(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Contribucion a la mamalogia cubana"

■^'^'T^v 



v^ 






fy_^^-^^rA 









V ./: 






-%¥t^ 



%:ff. 






Ifí».' 



,^ ^^ 







í ^¿_ 







\^. 




•r 



:V 



t>* 




v«ií^&^^^^ JL 




F 









CONTRIBUCIÓN 



A LA 



MÁMALOGIA CUBANA 



POE EL 



pi^. Juan Íj^uj^idlach, 



SOCIO DE MÉRITO 

DE LA Real Academia de Ciencias médicas, físicas 

Y naturales de la Habana; 

DE LA Real Sociedad Económica de Amigos del País; 

Y SOCIO DE mérito Ó CORRESPONSAL 

DE VARIAS Sociedades americanas y europeas. 



c^ 



V- 



4^4«3^/t> 



HABAHA. 



Jmpreíila de G. Mo?il¡el jy Comp^, 

AoriAR ni, ENTRE Teniente-Eey y Muralla. 

1877. 



l^ JUN281918 ^) 
J^'onaí lVíuse^i> 



MAMALOGIA CUBANA. 



NOTAS PAEA LA MAMALOGIA CUBAKA, SEGÚN OBSERVACIONES 
PEOPIAS DURANTE MAS DE TREINTA Y SEIS AÑOS. 



Muy pocas personas se han ocupado y se ocupan actualmente 
en el estudio de los mamíferos cubanos, y esta falta de interés 
se nota ya desde el descubrimiento de esta Isla, pues no se sabe 
hoy cuáles animales fueron los que los primeros españoles en- 
contraron en los bosques de la isla de Cuba. Varios sabios han 
publicado su opinión sobre las especies de mamíferos apuntados 
en los diarios de Colon y en las crónicas sobre esta Antilla. 
Véase V. gr. la Historia física, política y natural de la isla de 
Cuba> por D. Ramón de la Sagra, introducción á los Mamíferos; 
— el artículo de D. Felipe Poey en el periódico nombrado M 
Artista, tomo II, entrega 2 •'^ y luego en sus Memorias sobre la 
Historia natural do la isla de Cuba, tomo I, pág. 30 y siguientes; 
— el Diccionario de voces cubanas, por D. Esteban Pichardo. No 
pudiendo dar otras explicaciones, me limito al actual estado y á 
las especies que aun hoy existen, principal ó exclusivamente 
las terrestres, pues no he tenido ocasión de observar las marinas. 
He podido encontrar solamente un trabajo sobre los Mamíferos 
cubanos en general, y éste es el tomo de la obra citada de D. Ra- 
món de la Sagra, siendo el autor Mr. Gervais. Este tomo fué pu- 
blicado en 1838. — En cada familia indicaré cual otro autor ha 
tratado sobre una ú otra especie. 



Las especies indígenas de Maniíferos cubanos pertenecen á los 
cuatro órdenes de Ohiroptera, Insectivora, Glires y Cetácea; pues 
el venado, del orden Ruminantia, es una especie introducida, lo 
mismo que los perros y los gatos cimarrones, del orden Ferae. 



MURCIÉLAGOS. 

Este orden tiene en esta Isla representantes de casi todos los 
grupos, que se pueden formar, atendiendo á los caracteres prin- 
cipales y á las costumbres. Algunos naturalistas dividen los Clii- 
roptera en dos secciones, HistíopJiora [Istiophori Spix), que 
tienen una hojuela encima de la nariz, y Gymnorhina [Anistio- 
pJiori Spix) que carecen de esta membrana. Hay en esta Isla 
especies de ambas divisiones. 

Si comparamos ciertas partes del cuerpo, vemos que el género 
Macrotus, de la división Histiopliora, tiene las orejas por encima 
de la cabeza reunidas mediante una membrana, así como los gé- 
ñeros I^yctinomus y Molossus de la división Gymnorhina; los 
otros géneros cubanos las tienen separadas; — que los géneros 
Artibeus y Phyllops no 'tienen rabo, el género BrachyjDhylla lo 
tiene rudimentario, los géneros Cliilonycteris y Mormops lo tie- 
nen largo, pero menos largo c[ue la extensión de la membrana; 
interfemoral y cuya punta está libre encima de esta membrana, 
Ci[ue los géneros Natalus, Vesperus y ííycticeius lo tienen aca- 
bándose en el borde de la membrana interfemoral, y, en fin, que 
los géneros Molossus y Nyctinomus lo tienen más largo cpie la 
membrana; — vemos que las orejas son muy grandes en el género 
Macrotus, regulares en la mayor parte de los géneros, muy anchas, 
apenas salientes del pelaje y rodeando los ojos en el género 
Mormops. 

Hay en este orden también diferencias en el vuelo, pues los 
géneros Noctilio y Atalapha lo tienen pesado con aletazos pau- 
sados, mientras los Nyctinomus y Molossus vuelan rápidamente. 



En lo que corresponde al alimento liay diferencias notables, por- 
que los unos, Vesperus, Natalus, Nycticeius, Nyctinomus, Molos- 
sus y otros parecen alimentarse solamente de insectos; otros 
V. gr, Artibeus, Pliyllops y otros comen además frutas. Para 
convencerse de que son frugívoros bastará pasar al oscurecer por 
debajo de ciertos árboles v, gr. Yaba (Andira inermis), Sapote 
(Sapota achras), Ocuje (Calopbyllum calaba), las especies de Ja- 
güey (Ficus) etc. y se verán llegar muellísimos murciélagos, que 
á veces dejan caer frutas durante su vuelo, á veces á distancia 
de las matas; se verá también, en las cuevas donde viven millares 
de Artibeus, que todo el suelo. está cubierto de semillas peladas 
de la Yaba, y en la montaña se ven muchas veces matas de café 
en parajes donde hay cuevas y de consiguiente murciélagos que 
habrán llevado las fruticas y arrojado las semilla, después de co- 
mida la parte carnosa. En esta isla no hay especies que solamen- 
te comen frutas y cjue forman el género Pteropus, natural en la 
isla de Java etc. Según una obrita que forma parte de Smithso- 
nian Miscellaneous Collections, Nr. 165. Monograph of the Bats 
of Korth America, by Dr. H. Alien 1864, todas las especies de 
los Estados Unidos son puramente insectívoras. 

Unos géneros se esconden de dia en hendiduras v. gr. Molos- 
sus, Nyctinomus, Vesperus etc., y todas las especies de los Esta- 
dos-Unidos, y los otros se cuelgan en, cuevas, almacenes, etc. por 
las patas posteriores, quedando la cabeza hacia abajo; así Chilo- 
nycteris, Mormops, Artibeus, Phyllops, Phyllonycteris, Brachy- 
pliylla, Noctilio, Monophyllus, Macrotus etc. 

Respecto al daño ó utilidad para el hombre, se nota cjue el 
daño consiste casi únicamente en la destrucción de las frutas; pero 
se puede también tomar en cuenta que ensucian con sus excre- 
mentos, cjue esparcen un olor desagradable, no contando con el 
horror que causan los murciélagos á muchas personas cuando en- 
tran en los cuartos ó dormitorios. Utilidad prestan por la des- 
trucción de numerosos insectos; y cuando vuelan durante algún 
tiempo en una habitación, hay seguridad de c|ue han destruido 
una infinidad de mosquitos y de moscas. 

Las personas que han visitado cuevas grandes, habrán nota- 



do en los salones habitados por millares de murciélagos un piso 
blando, á veces convexo. Este piso está formado por los excre- 
mentos de los murciélagos; y como en la parte más alta del salón 
duerme mayor rúmero de ellos que en los lados, ha caido en el 
centro del suelo más estiércol que en las orillas. Estos excremen- 
tos son 2')iies una especie de guano y se han hecho pruebas de 
usarlo como abono en ingenios y en vegas. El resultado ha sido 
satisfactorio. 

Aunque la isla de Cuba sea tan pobre en Mamíferos indígenas 
de los otros órdenes, tiene sin embargo un gran número de es- 
pecies de murciélagos en comparación con otros paises. El Dr. 
Alien, en su monografía citada, enumera en 1864 solamente vein- 

' te especies para todo aquel vasto territorio, cuando la isla de 
Cuba me ha ofrecido hasta ahora diez y nueve especies, que to- 
das he podido observar en la parte occidental desde Cárdenas 
■ hasta San Cristóbal, porque las especie observadas en las otras 

. partes de la isla eran las ya conocidas. — En 1851 se conocían en 
la isla de Jamaica once especies, según Mr. Gosse en su catálogo 
de la fauna de Jamaica en la obra: A Is^aturalists Sojourn in Ja- 
maica, 1851. — Mr. Gervais describe, en la obra de la Sagra men- 
cionada antes, solamente cinco especies, de ellas dos nuevas para 
la ciencia y tres ya conocidas. Es posible que una de éstas esté 
equivocada en su clasificación (véase la especie Atalapha Pfeifferi 
Gundh), pero queda el número de las especies en cinco. En una 
nota de dicha obra menciona Mr. Gervais también algunas espe- 
cies observadas en las Antillas, y de éstas han sido cogidas va- 
rias por mí en esta isla. — En mi nombre fueron puljlicadas por 
mis corresponsales en Alemania, en Wiegmann Archiv 1840, 
pág. 358, cuatro especies, de ellas tres como nuevas. Tuve en esto 
poca suerte, porque una de las que creía no descritas ya era co- 
nocida desde mucho tiempo, dos fueron nombradas algún tiempo 
antes, y la cuarta especie considerada el Rhinopoma carolinenso 
no era tal, sino Nyctinomus brasiliensis. Desde 1840 quedaron 
las otras especies nuevas^ en manuscritos mios hasta 1861. En- 
tonces asociado con el Dr. Peters, director del Museo Zoológico 
de Berlin, éste publicó las descripciones délas especies nuevas 



y la lista de todas las conocidas en Monatsber. der Kon. Akad. 
der AViss. in Berlín, 1860, 13 Dic. y 1861, 17 Enero. El mismo 
sabio prepara una obra iconográfica, Mus. Zool. Berol. Cliiropte- 
ra, que contiene mis especies nuevas ú otras especies antes no 



bien figuradas. 



OBDEH CKIROPTEBA -RlURCIELñGOS. 



FAMILI/ PHYLLOSTOMÁT/. 

SUBFAMILIA VAMPYRI. 

GÉKEEO MACROTUS Gray. 

Maerotus Wcderhousei. 

Macrotus AYaterliousei Gray, Proc. Zool. Soc. Lond. 

1843, p. 21. 
)) » Peters, Mus. Zool. Berol, 

Cliiropt., tab. 7. 
» minor Gundl., Monatsb. Berl. Akad. der 

Wiss., 1864, pag. 382. 
Pelaje en las partes superiores ceniciento-oscuro, (los pelos con 
la base blanco-cenicienta,) en las inferiores de un color más cla- 
ro y lustroso. En los adultos se nota encima de la cabeza, detras 
de la membrana que casi une las orejas, pelos tiesos, lustrosos, 
ferruginosos (algunas veces morenos). Las partes poco velludas 
de la cara y las orejas pálido-ceniciento-pardas; las membranas 
voladoras morenas. Los brazos y dedos y las piernas algo rojizas 
por la trasparencia de la carne. Hojuela de la nariz más larga 
que ancha, regularmente atenuada, pero con la punta redondea- 
da. Entre las ventanas de la nariz hay una quilla. Desde la ho- 
juela á la frente hay igualmente una elevación verrucosa. Por 
encima del ojo hay una hinchazón. Labio inferior partido, en 



ambos lados con una parte desnuda callosa que desaparece desde 
la boca a la barba; detras del ángulo de la boca hay una verruga. 
Un poco detras de ésta nace la oreja, cjue al principio asciende 5 
milímetros, luego se inclina 3 milímetros hacia adentro, forman- 
do un ángulo obtuso. Desde aquí sube en un arco débil 19 milí- 
metros y baja luego 14 milímetros en un ángulo más curvo, in- 
clinándose en seguida hacia adentro; terminando enfrente del án- 
gulo mencionado. La última. parte de este margen anterior for- 
ma,, redoblándose hacia afuera, un canal que está vestido con 
pelitos blancuzcos. El margen superior de la oreja tiene hacia 
delante un hoyuelo y una escotadura, hacia detras algunos plie- 
guecitos. En la parte exterior se ven estrías trasversales semejan- 
tes á costillas; 6 milímetros más arriba de la base interior de la 
oreja nace (no en el. margen, sino donde empieza la escotadura) 
una membrana que se reuniría en un arco con la del otro lado 
en la frente, si no tuviera en el medio una incisión de 2 milíme- 
tros. En cada mitad de la unión se percibe una contracción ó ex- 
pansión causada, según la voluntad del animal, por un canal dia- 
gonal. Orejuela oblonga, atenuada hacia la punta, que es redon- 
deada. En la parte exterior sobre la base hay una eminencia 
cartilaginosa, hacia adentro gruesa y carnosa. Sobre la falange 
del pulgar hay pelitos cenicientos. Desde la mitad de la mem- 
brana interfemoral parte del rabo un tendón, cpie se extiende 
hasta la mitad del espolón, -teniendo algunas ramificaciones que 
salen en un ángulo casi recto. El rabo es algo más largo que la 
membrana interfemoral. 

Anchura entre las puntas del ala 0,290 mil. 

Longitud hasta la base del rabo 0,061 » 

» clelrabo 0,027 » 

)) de la cabeza 0,025 » 

» de la oreja ' 0,028 » 

)) del antebrazo 0,018 » 

» del pulgar 0,008 » 

» , del segundo dedo ó índice 0,052 » 

» del tercer » 0,080 » 

)) del cuarto » 0,061 « 



9 

Longitud del quinto dedo 0,062 mil. 

)) de la tibia 0,019 » 

)) del pié hasta el fin de las uñas 0,006 « 

)) del espolón 0,008 » 

Los ejemplares cogidos en el departamento oriental parecen 
ser el tipo de la Jamaica por su tamaño mayor; Ic'S del departa- 
mento occidental, al parecer siempre menores y descritos con el 
nombre Macrotus minor Guncll., constituyen una variedad ó aca- 
so forman una especie distinta. Los ejemplares mayores del de- 
partamento oriental tenian las medidas: 

Anchura entre las puntas del ala 0,351 mil. 

Longitud hasta la base del rabo 0,071 )> 

)) del rabo 0,037 )) 

» del pulgar 0,013 » 

)) del espolón 0,013 » 

Es especie común en algunas cuevas y en almacenes. Duerme 
colgada por las patas traseras y se alimenta de insectos. — ^Se en- 
cuentra también en la isla de Jamaica. 

SUBFAMlLIy^ GLOSSOPH/GAE. 

GÉNEEO MONOPHYLLUS. Leacll. 

Monophyllus Redmanni. 

Monophyllus Redmanni, Leach, Transact. of the 
Linn. Soc. of London, XIII, p. 76. 
» Tomas, Proc. Zool. Soc. London, 1861, 

p. 87, tab. 15. 
Glossophaga caudifer ? Geoffr., Mém. du Mus., IV, 
p. 418, tab. 17. 
Pelaje por encima ceniciento-pardo oscuro, por debajo pardus- 
co-ceniciento; las puntas de los pelos del pecho y del vientre 
blancuzcos. En la parte carnosa debajo del brazo y antebrazo tie- 
ne muchos pelos, los que faltan en la parte donde solamente hay 
tendones. Hojuela de la nariz corta y lanceolada; desde su base 
empieza una hinchazón que en forma circular continúa hasta de- 

2 



10 



bajo de las ventanas de la nariz. Detras la hojuela se encuentra en 
ambos lados una liincliazon con 5 pelos negros. Debajo de la bar- 
ba hay también pelos largos del color general. Labio inferior por 
delante partido y en ambos lados con un callo. (Por un accidente 
se destruy(5 en mis apuntes la parte donde estaba la descripción 
de la oreja, de la orejuela, etc. tomada en el individuo fresco. En 
mi ejemplar seco es la oreja de mediano tamaño y al parecer de 
forma ovalada. 'No se puede reconocer bien la forma de la ore- 
juela.) La punta del rabo sobresale un poco á la orilla de la 
membrana. 'No veo espolón. 

Anchura entre las puntas del ala 0,288 

Longitud hasta la base del rabo 0,060 

del rabo 0,010 

de la cabeza 0,014 

de 4a oreja, 0,010 

del antebrazo 0,040 

del pulgar 0,010 

del segundo dedo ó índice 0,051 

del tercer » 0,075 

del cuarto » , 0,058 

del quinto » 0,053 

de la tibia 0,019 

del pié hasta el fin de las uñas 0,006 

del espolón » 

Es especie muy rara. La he observado solamente en una cueva 
en la vecindad de Guisa (jurisd. de Bayamo), donde pocos indivi- 
duos dormían colgados por las patas traseras. Un amigo mió la 
ha cogido también en una cueva de la hacienda Rangel; pero 
como él ha muerto, no puedo saber en cuál cueva. 

Se puede conocer fácilmente la especie por el hocico largo y la 
forma de la lengua, que en la punta tiene una especie de pincel. 
Se encuentra también en la isla de Jamaica. 



mil. 
» 

» 

» 
» 
)) 



11 

GÉNERO PHYLLONYCTEEIS. GuncU. 

Phyllonycteris Poeyi. 

Phyllonycteris Poeyi, Gundl., Monatsb. Berl. Akad. 

derWiss., 1860, p. 817. . 
» » Peters, Mus. Zool. Berol. Clii- 

ropt., tab. 8. 
Pelaje por encima pálido amarillento-pardo; en la nuca y en 
los flancos más pálido, por tener cada pelo su base y punta blan- 
cuzca y un anillo pardo claro delante de la punta. En ejemplares 
jóvenes tiene el pelaje un color más pardo. Por debajo es el pe- 
laje más claro que por encima. Cara casi desnuda, pardo-clara 
con un viso casi violado. Las membranas interdigitales é interfe- 
moral de un pardo oscuro, las extremidades por la carnosidad 
algo encarnadas. Hojuela de la nariz casi redonda, sobre la mitad 
algo más alta, pero incisa, por lo que forma dos puntas chicas. 
Per detras de la hojuela pasa una elevación que en el medio tie- 
ne una escotadura. Labio inferior partido, los lados con verru- 
guitas. Oreja ovalada de mediano tamaño, en su margen exterior 
debajo de la punta algo escotada; orejuela atenuada, en su margen 
interior con una hinchazón callosa, en la base de su margen ex- 
terior con 2 ó 3 incisuras dentiformes. Rabo corto, el tercio api- 
cal libre de la membrana interfemoral. Esta llega á I de la tibia, 
la interdigital hasta 3 milímetros del tobillo. ISÍo hay espolón. 

Anchura entre las puntas de las alas 0,320 mil. 

Longitud hasta la base del rabo 0,077 » 

'» del rabo 0,015 » 

» de la cabeza 0,027 » 

» de la oreja 0,018i » 

)) del antebrazo 0,046 « • 

)) del pulgar 0,012 J » 



» del segundo dedo ó índice 0,041 » 

del tercer » 0,079 » 

del cuarto » 0,061 « 



» del tercer » 0,079 » 

» 

)) del quinto » 0,062 » 

)) de la tibia 0,024 » 



12 

Longitud del pié hasta el fin de las uñas 0,016i mil. 

Es una especie que vive en increíble número en algunas cue- 
vas de la jurisdicción de San Cristóbal y llega algunas veces de 
noche al interior de las casas, v. gr. en la vecindad de Matanzas. 
Se cuelga por las patas traseras durante el dia. 

Phyllonycteris Sezekorni. 

Phyllonycteris Sezekorni Gundl., Monatsb, Berl. 
Akad. derWiss., 1860, p. 818. 
Esta especie tiene la misma forma y el mismo color que la 
precedente, pero difiere por lo siguiente: la hojuela de la nariz 
acaba en una puntica y la membrana interfemoral desciende has- 
ta el tobillo, donde se vé un espolón corto. 

He cogido un solo ejemplar, remitido luego al Dr. W. Peters, 
director del Museo Zoológico de Berlin. Se notó alguna diferen- 
cia en las medidas. 

Anchura entre las puntas de las alas 0,330 mil. 

Longitud hasta la base del rabo 0,075 » 

)) del rabo 0,013 » 

)) del espolón 0,001i » 

Es una especie dudosa, pero hay una circunstancia que habla en 
pro. El Dr. Peters me escribió en 1866, cj^ue habia recibido desde 
Jamaica un ejemplar que tiene un espolón chico, de consiguiente 
un Ph. Sezekorni. Es notable este género Phyllonycteris por la 
falta del arco cigomático, que existe en los demás géneros. 



SUBFAMILIA STENODERMATA. 

OÉNEKO STENODERMA GEOFFR. 
SUBGÉNEKO AETIBEUS Leach. 

Artiheus perspicillatus. 

Vespertilio perspicillatus, Linn. Syst. nat. ed. XII, 
tom. I, p. 47. 



13 

Pliyllostoma perspicillatum, Geoffr., Aun. du Mus., 

XV, p. 176,tab. 11. 
» » Gervais in Sagra, Mamif., 

(edición esñola) p. 31. 
» » planiroske, Spix, Vespert. 

Bras., p. 66, tab. 36, f. 1. 
» » jamaicense, LeaclijTransact. 

Linn. Soc. , XIII, p. 75 (tes- 
te Peters.) 
» » Leavissi, Leacli, Transact. 

Linn. Soc. XIII, p. 82 (tes- 
te Gervais.) 
» » jamaicense Horsf., Zool. 

Journ, III, 338, pl. 21, 
1827, (teste Gervais.) 
Artibeus carpolegus, Gosse, ISTat. Sojourn, Jamaica, 
p. 271, tab. 6, f. 5. 
Pelaje por encima de un ceniciento-pardo oscuro (los pelos con 
la base blancuzco-cenicienta), por debajo ceniciento (los pelos 
con la punta blanca lustrosa, como plateada.) Desde la nariz pasa 
una línea blanca, como plateada, por encima del ojo y debajo de 
ésta es la cara negra. Las partes casi desnudas de la cara y las 
membranas interdigitales morenas. Las extremidades lucen por 
debajo, por la carnosidad, algo encarnadas. Hojuela de la nariz 
ovalada, pero mirándola con atención se nota una parte larga, 
angosta, gruesa, en la base muy recogida, hacia la punta insen- 
siblemente atenuada, y un ribete que en la ventana de la nariz 
empieza, luego se ensanclia, después se atenúa y termina obtusa- 
mente 2 milímetros por delante de la punta, Nace del centro de un 
plano cuadrangular con las esquinas redondeadas y con un margen 
en los lados y abajo libremente elevado. A su lado hay otra hin- 
chazón-. El margen del labio superior es verrucoso, el labio infe- 
rior tiene una verruga mayor en el centro y debajo de ésta un 
arco de verruguitas que llega hasta los ángulos de la boca. Ore- 
jas ovaladas y de mediano tamaño; su borde interior forma un 
arco y da punta es redondeada. El borde posterior, ó sea exterior. 



14 

desciende al principio en derechura hasta la mitad de su altura, 
sigue 2 milímetros oblicuamente hacia fuera y desciende ahora 
en derechura hasta un poco debajo de su base interior y 2 i milíme- 
tros hacia delante, donde acaba de pronto. Orejuela en su borde 
interior recta, en su punta engruesada, en su borde exterior hacia 
la base con un lóbulo cuadrangular y debajo de éste con 2 esco- 
taduras semejantes á dientes. En la membrana se vé por debajo 
hasta la mitad del antebrazo, en ambos lados, pelos cenicientos 
lanuginosos. 'No tiene rabo. 

Anchura entre las puntas de las , alas 0,420 mil. 

Longitud hasta el fin del cuerpo 0,080 )) 

)) de la cabeza 0,030 » 

» de la oreja 0,020 » 

» del antebrazo 0,055 » 

» del pulgar 0,010 « 

» del segundo dedo ó índice 0,065 » 

» del tercer » 0,105 » 

» del cuarto » 0,085 » 

» del quinto » 0,076 » 

» de la tibia 0,025 » 

» del pié hasta el fin de las uñas 0,010 » 

» del espolón 0,005 » 

Prolongación de la membrana interfemoral 0,015 )) 

En todas las cuevas abunda esta especie; algunas veces hay tan- 
tos individuos que han formado con sus excrementos una capa de 
guano de algunos 23Íés 6 varas de espesor. Ella vuela también á 
las habitaciones y come y lleva frutas v. gr. sapotes, caimitos, 
café, yaba etc. á las cuevas. 

En Abril encontré hembras con embriones grandes. Se en- 
cuentra en Jamaica, Puerto Pico, Santo Domingo, Brasil etc. 

SUBCJÉNEEO PHYLLOPS Peters. 

Phyllops falcatus? 

Artibeus falcatus Gray, Ann. and Mag. of Nat. 
Hist., 1838. 



15 

Phyllostoma albomaculatum Gundl., Monatsb. Berl. 
Akad. derWiss., 1861, p. 155. 
» Peters, Mus. Zool. Berol. Cliiropt.,tab. 10. 

Artibeus jamaicensis? Gosse, Nat. Sojourn, Jamai- 
ca, p. 270, m-. 27. 
» achradophilus? Gosse id. 
» sulphureus? Gosse, id. 
Pelaje por encima pálido-pardo, por debajo parduzco-cenicien- 
to. Debajo de cada oreja (al fin de la mandíbula) y entre hombro 
y pecho hay en cada lado una mancha blanca, siendo ésta mayor 
que aquella. Hojuela de la nariz y orejas del color del cuerpo, pero 
vistas en dirección oblicua parecen negruzcas. La membrana en- 
tre el dedo segundo ó índice y el tercero del color del cuerpo y 
dilatada por tener el índice una forma singular encorvada; el res- 
to de la membrana interdigital, es moreno oscuro. El borde an- 
terior y los dedos parduzco-blancos. Hojuela de la nariz de me- 
diano tamaño, ovalado-atenuada. Orejuela chica blancuzca, en su 
borde exterior con 6 puntas y hacia la extremidad con una séti- 
ma suplementaria. Orejas de mediano tamaño, ovaladas. Ante- 
brazo casi hasta la muñeca velludo, y lo mismo y aun más los 
dedos de los pies. Uñas negras. El pulgar es en proporción largo. 
Carece de rabo. 

Los individuos jóvenes tienen solamente la mancha del hom- 
bro bien visible; la otra debajo de la oreja es débil. Las medidas 
están tomadas en un ejemplar compuesto, seco y así acaso no 
muy exactas. ^ 

Anchura entre las puntas de las alas , 0,345 mil. 

Longitud hasta el fin del cuerpo 0,068 » 

)) de la cabeza 0,018 » 

» de la oreja 0,016 » 

» del antebrazo 0,043 )) 

)) del pulgar 0,010 )) 

)) del segundo dedo <5 índice 0,060 » 

» del tercer » 0,090 » 

» del cuarto » 0,067 » 

)) del quinto » 0,062 » 



16 

Longitud de la tibia 0,016 mil. 

» del pié liasta el fin de las uñas 0,010 » 

)) del espolón 0,004i » 

Prolongación de la membrana interfemoral 0,006J » 

Especie muy rara. La he cogido solamente en casas adonde 
llegaba por la noclie. Observada en fincas de las jurisdicciones 
de Matanzas, Cárdenas y Colon. Se encuentra también en la 
isla de Jamaica. 

El carácter más notable consiste en tener la membrana entre 
los dedos índice y medio dilatada en forma de hoz, y de aquí el 
nombre de falcatus que le dio Grray. — Para descansar se cuelga 
^or las patas traseras. En Junio encontré una 9 pronta á parir. 

GÉNERO BEACHYPHYLLA Gray. 

Brachyp hylla ca vernarum . 

Brachyphylla cavernarum, Gray, Proc. Zool. Soe. 

London, 1833, p. 123. 
* » Peters, Mus. Zool. Berol. Chiropt. 

tab. 13. 

Pelaje por encima ceniciento-oscuro (los pelos en su base blan- 
cuzcos), por debajo ceniciento-claro. Se nota un tinte más oscuro 
desde el hombro hasta encima la cadera, formando así sobre el 
cuerpo una V. La cara casi desnuda, ceniciento-parda. Membra- 
nas interdigitales morenas; la parte entre el dedo índice y el 
medio, así como los brazos y dedos con un viso rojizo. 

Hojuela de la nariz casi redonda, como el borde superior sale 
algo en los lados, forma sobre la-jiariz una escotadura chica. De- 
tras de ésta hay una foseta chica, pentágona irregular, termi- 
nada hacia detras en ambas mitades de la nariz por una 
elevación fina que hacia atrás se une con una hinchazoli más 
gruesa, la que forma el lado quinto de la foseta mencionada. Esta 
hinchazón nace en el labio superior, se extiende algo hacia detras, 
sube luego en un arco y se aproxima sobre la nariz á la hojuela y 
forma por la unión de ambas partes aquella elevación fina. En ca- 
da lado se ven 7 crines 6 pelos tiesos. Detras de la unión de las hin- 



17 



cliazones hacia la frente se' nota otra foseta. Entre el ángulo de 
la boca y la oreja hay una verruga grande con una crin. Labio 
inferior partido y con una hilera de verruguitas. Oreja ovalada, 
de mediano tamaño; orejuela ovalado-atenuada, con unas escota- 
duras dentiformes hacia la base de su borde exterior. Rabo corto, 
enteramente envuelto por la membrana interferaoral. Las medi- 
das son incompletas, por haberse extraviado mi apunte. 

Anchura entre las puntas de las alas 0,410 mil. 

Longitud hasta la base del rabo 0,074 » 

delrabo 0,009 » 

de la cabeza ? 

de la oreja .' ? 

del antebrazo , ? 

del pulgar 0,0L3 » 

del segundo dedo ó índice 

del torcer » 

del cuarto » 

del cjuinto » 

de la tibia 

del pié hasta el fin de las uñas 

del espolón 0,002 » 

déla membrana interfemoi'al desde el 

cuerpo 0,019 » 

En una cueva de la jurisdicción de San Cristóbal vive esta es- 
pecie en gran número. Además la he cogido de noche en las ca- 
sas de campo en la vecindad ele Matanzas y Cárdenas. Cogida, deja 
oir una voz fuerte y parecida á una risotada. Se cuelga por las 
patas traseras para descansar. 

Se encuentra tamlñen en la isla de Han Vicente. 



SUBF^MILU MOpOPES. 

GÉNERO MOEMOPS Loach. 

Mormops Blainvillei. 

Mormops Blainvillei Leach, Transact. Linn. Soc, 

VIH, p. 77, tab. 7. 



18 

Mormops Blainvillei, Peters, Mus. Zoo!. Berol. 

Chiropt. tab. 14. 
Lobostom a ci nnamom eum Guncll . , Wiegm . Arch .,1840. 

Pelaje por encima de. color de canela (los pelos en su base ca- 
si blancos); á veces, probablemente por la menor edad, pardo; por 
debajo más pálido. Lóbulos de la cara, orejas y membranas in- 
terdigital é interfemoral morenos. 

Orejas anclias, redondas, apenas salientes del pelaje. Ellas 
empiezan en el ángulo de la boca, ascienden en un arco de un 
cuarto de círculo hacia atrás, afuera y arriba, tienen en la altura 
del ojo una ondulación hacia adentro y ascienden luego en una 
curva hacia arriba, adentro y adelante. Desde la ondulación has- 
ta la punta mide unos 8 milímetros. Desde la punta se extienden 
3 mil. hacia adelante y abajo, ascienden de nuevo en un ángulo 
de 2 mil. hacia dentro, tienen aquí una cisura fuerte y des- ^ 
cienden luego oblicuamente á la parte superior de la nariz. Esta 
tiene encima un rollo transverso, formado de un pliegue de la 
piel, unos pelos pardo-oscuros que se extienden hasta la ondula- 
ción y parecen en la oreja unos párpados. El labio superior 
tiene en el ángulo de la boca pelos inclinados hacia abajo, lus- 
trosos como seda y del color de canela parda. En el medio del 
ángulo de la boca y la nariz hay un pezón formado de cutis, que 
no excede á los pelos; á éste sigue otro más chico, luego otro más 
ancho, desnudo, con margen redondo y á éste la ventana de la 
nariz, que tiene una orilla levantada, y por último la nariz infe- 
ferior plana tiene una quilla longitudinal sobre el medio y otra 
en cada lado y forma un margen anterior cortante, redondeado 
en un arco doble hasta la quilla media. En el lomo de la nariz 
hay en cada mitad, sobre cada quilla, un punto elevado, siendo la 
línea intermedia una quilla. Allí hay también algunos pelos más 
largos y tiesos. Lóbulo anterior del labio inferior transverso-cua- 
drilongo con ángulos redondeados, verrugosos, en su margen an- 
terior escotado en forma de un corazón, y en el medio con dos 
pezoncitos cutáneos. Lóbulo segundo parecido al primero, pero 
menos verrugoso, con unos pelos finos y en el medio casi partido; 
en su margen lateral al principio escotado como una r/2 acostada 



19 

y luego prolongada liasta el ángulo de la boca que tiene un ló- 
bulo agudo y tieso. Por debajo de ca,da mitad del segundo lóbu- 
lo empieza un tercero que se extiende en un arco alrededor del 
ángulo de la boca á la oreja. Delante del ángulo de la boca se vé 
una cisura fuerte. Los lóbulos segundo y tercero son algo den- 
tados en su borde. Encima de la nariz y debajo de la barba hay 
un hoyuelo. Los ojos parecen estar colocarlos dentro de la concha 
de la oreja y tienen un chichón por delante y otro por detras. Des- 
de la cisura del' margen superior de la oreja aparece un pliegue 
hacia abajo; allí se ensancha y termina redondamente. Se ven 
algunos otros pliegues dentro de la oreja, todos con unos pelos 
algo más largos y más oscuros. El lóbulo de la oreja es redon- 
deado. Orejuela en su base cartilaginosa, oblicuamente ascen- 
dente, luego anchándose y formando una lámina cartilaginosa, 
horizontalmente dilatada y algo cóncava, de cuyo borde anterior 
asciende una lámina que forma ondulaciones y termina en punta 
tronchada. El rabo sale en el|centro de la membrana interfemo- 
ra], y su parte libre mide 4 milímetros. 

Anchura entre las puntas de las alas 0,318 inil. 

Longitud hasta h\ base del rabo 0,055 » 

)) del rabo 0,025 » 

» de la cabeza 0,018 » 

» del antebrazo 0,046 » 

» del pulgar 0,005 » 

» del segundo dedo ó índice . . ., 0,050 » 

» del tercer » 0,082 » 

» del cuarto » 0,058 » 

» del cjuinto » 0,055 » 

)) de la tibia... 0,020 » 

)) del pié hasta el fin de las uñas 0,009 » 

» del espolón 0,021 » 

Especie no rara en ciertas estaciones del año, llegando enton- 
ces por la noche á las habitaciones. Pero siempre la he encontra- 
do en algunas cuevas colgada por la^ patas traseras. He obser- 
vado que si la he encerrado en un cuarto y abierto las ventanas 
de dia, quedaba tan profundamente dormida, que tocada con una 



20 



varita se dejaba caer al suelo, sin volar ni correr. En el mes de 
Mayo tenia una hembra dos embriones casi perfectos. Esta espe- 
cie se encuentra también en Jamaica y Puerto Rico; pero en esta 
Isla parece ser rara. 



GÉNEEO OHiLONycTERis Gray. 

Chiíonycteris Mac-Leayi. 

Cliilonycteris Mac-Leayi Gray, Ann. and Mag. of 
Nat. Hist., 1839, IV, p.5, tab. I, %. 2. 

Lobostomaquadridens Gundl., Wiegm. Arcliiv., 1840. 
Pelaje por encima parduzco-ceniciento {los pelos en la base 
cenicientos, en el medio ceniciento-bleaicos); por debajo más pá- 
lido por la falta de las puntas, oscuras de los pelos. En la gar- 
ganta y en él vientre se nota un viso amarillento. Algunos indi- 
viduos tienen el pelaje por encima más pardo, acaso por ser jóve- 
nes. Partes desnudas de la cara pardas con un viso rojizo (por la 
carnosidad y la transparencia de la piel). Membranas interdigita- 
les é interfemoral morenas. Orejas anchas; parten del lado del án- 
gulo de la boca, ascienden con un borde arqueado oblicuamente 
hasta la altura del ojo, forman aquí un ángulo algo escotado 
(que dista, del ángulo de la boca 6 mil.), ascienden después algo 
hacia adelante á la altura del cráneo (no contando el pelaje), in- 
clinándose arriba hacia la cabeza unos 7 milímetros. Aquí forma 
de repente, bajando y luego subiendo con un pliegue cjue nace en 
la oreja, una incisión fuerte de h milímetro. El borde posterior 
asciende al principio en línea recta, luego en una escotadura débil 
de 8 milímetros, forma ac|uí una punta redondeada y desciende, 
alejándose poco del borde posterior hasta que casi (I2 mil. faltan) 
iguala á la incisión que acabo de describir, pero habiendo forma- 
do antes 4 dientecitos chicos. Ahora continúa el borde anterior 
en un pliegue (4 mil. del borde posterior), aparece de nuevo por 
1 milímetro y desciende en un arco débil sobre el ojo. Este bor- 
de tiene pelos más tiesos y curvos parecidos á unos párpados. El 
pliegue últimamente mencionado tiene también pelos parecidos, 



21 

pero más suaves. Orejuela angosta, larga debajo de su punta, con un 
lóbulo inclinado liácia dentro, crespo en su base y cóncavo. Ló- 
bulos nasales terminados en punta aguda. De cada ventana de la 
nariz nace un círculo levantado, cjue saliendo algo hacia adelante 
termina en dos puntas, que uniéndose forman una escotadura an- 
gulosa de la nariz. Lóbulo anterior del labio inferior extendido 
hasta el ángulo de la boca; el posterior entero y algo más chico que 
el anterior, al cual se une con su borde. Las verruguitas del ló- 
bulo anterior existen solamente en el medio. La punta del rabo 
es libre sobre el centro de la membrana interfemoral, 

. Anchura entre las puntas de las alas 0,275 mil. 

Longitud hasta la punta del rabo 0,045 

» del rabo 0,020 

» • de la cabeza 0,017 

• » del antebrazo 0,042 

» del pulgar 0,004 

» del dedo segundo ó índice .-. 0,048 

» del tercer » 0,070 

» del cuarto » 0,051 

» del quinto » 0,050 

»- de la tibia 0,018 

» del pié hasta el fin de las uñas 0,008 

» del espolón. 0,012 

» de la membrana femoral detras del 

cuerpo 0,017 

En cierta estación del año abunda, llegando por la noche á 
las habitaciones. La he observado en la montaña de Vuelta- Aba- 
jo en innumerable cantidad, bajando por una vereda á la tierra 
llana y causando así un ruido. Duerme colgada por las patas, y 
despertada vuela vivamente y no se deja caer dormida como la 
especie antecedente. No la he encontrado en cuevas. 

Chilo nycter ís Boot/ii. 

Chilonycteris Boothi, Gundlach, Monatsb. Berol. 

Akad. der Wiss. 1861, 
p. 154. 



22 

Ohilonycteris Boothi, Peters, Mus. Zool. Berpl. 

Chiropt., tab. 15. 

Pelaje por eücima pardo-ceniciento (los pelos en la base blan- 
CLizco-cenicientos), por debajo blancuzco-ceniciento (los pelos en 
la base oscuro-cenicientos); en la garganta y en el vientre con 
un viso amarillento. Partes desnudas de la cara del color del pe- 
laje de las partes superiores, pero por su desnudez algo rojizas. 
Membranas interdigitales é interfemoral morenas. Orejas anchas, 
formando tres lados de un cuadrilátero. La oreja principia en el 
ángulo de la boca, sale 3 milímetros y se extiende por 10 milí- 
metros hacia atrás, ensanchándose en un arco débil. De aquí as- 
ciende en un ángulo recto por 7 milímetros; en el ángulo mismo 
hay una excisión chica. Este lado ensancha algo hacia arriba y 
retrocede en seguida, formando con el lado tercero una escotadu- 
ra. Este lado asciende al principio con orillas casi paralelas, lue- 
go se inclinan ambos y á 2 milímetros de la punta vuelve la orilla 
posterior á una dirección paralela, formando con la anterior, que 
en su punta es algo redondeada, una punta dirigida hacia atrás. 
El borde anterior es, hasta más allá de la mitad, doblado liácia 
dentro. Orejuela casi ovalada, con el borde posterior un poco es- 
cotado, en el anterior con un lóbulo cartilaginoso. La parte supe- 
rior de la nariz casi desnuda, con una tuberosidad carnosa de 2 
milímetros de altura, hacia atrás convexa y finamente velluda, 
algo prominente hacia delante, en su lado anterior cóncava, y 
con dos fosetas chicas parecidas á unas ventanas de nariz. Nariz 
en su parte superior delantera con una quilla longitudinal. Las 
ventanas de la nariz son casi circulares y de su intermedio sale 
un semicírculo de verruguitas chicas, que pasa por encima de la 
ventana y forma la orilla de la nariz, siendo el borde superior 
escotado. El labio superior aplastado forma al lado de las venta- 
nas una salida redondeada; el lóbulo anterior del labio inferior se. 
extiende hasta el ángulo de la boca y no ofrece carácter memo- 
rable. El posterior sobresale en el medio y está allí escotado. In- 
sensiblemente desaparece en el cutis. Entre la tuberosidad nasal 
y el ángulo de la boca hay pelos largos, formando una pared 



23 

(hablamos en sentido figurado) y sobre la nariz se ven algunas 
crines blancuzcas. ' . 

Anclmra entre las puntas de las alas 0,335 mil. 

Longitud hasta la base del rabo 0,056 » 

del rabo ].. 0,021 

de la cabeza '. 0,023 

de la oreja. .' 0,017 

del antebrazo 0,046 

del pulgar.... 0,007 

del segundo dedo ó índice 0,043 

del tercer » . .■ 0,086 

del cuarto » . . ! 0,065 

del quinto » 0,063 

de la tibia... 0,019i » ■ 

¿ '» del pié hasta el fin de las uñas 0,010 » 

)) del espolón 0,020 , w - 

He encontrado esta especie en la vecindad de Matanzas, de 
Cárdenas, de Güines, de Bayamo, y en pocos ejemplares. En 
^ayo tenia una hembra embriones grandes. 



FAMILIA BRAOHYURA. 



GÉNEEO KOCTILIO Linn, 



JSfociilio leporimis. 

Vespertilio leporinus Linné, Syst. nat., ed. X, p, 32. 
» americanus Linné, Syst. nat., ed. XII, 

p. 88. 
Noctilio unicolor (Geoffr.), Pr. AVied, Abb. und 
Beitr. Bras. II, p. 223. 
» dorsatus, Pr. Wied, id. id. 

» unicolor, Blainville, Ostéographie, Chi- 

roptéres. 
)) leporinus, var. dorsatus, Blainville, id. 

Pelaje en las partes superiores en el ^ ceniciento-pardo, en 



24 

la 9 pálido-bennej izo-pardo (los pelos en su base blancuzcos) 
con una faja desde el cogote á la base del rabo, en el rT blancuz- 
ca, en la 9 bermejizo-clara; en las partes inferiores del mismo co- 
lor, pero en la garganta, en los flancos y los muslos más pálido. La 
cara casi desnuda y las membranas interdigitales é interfemoral 
morenas. Las ventanas de la nariz abiertas lateralmente con un 
rollo alrededor, lo que liace el liocico dividido. Labio superior en 
el medio con una carina longitudinal. Detras de las ventanas de 
la nariz nace un rollo cpie se encorva hacia abajo en la orilla de 
la boca, y continuándose como labio, se une con el labio inferior, 
Cjue se divide por el medio y corre oblicuamente hacia el ángulo 
de la boca. Todos estos rollos labiales son agudos y cubren el 
borde verdadero de la boca, estando ésta cerrada. En la división 
del rollo del labio inferior está otro compuesto de cuatro -, que 
forman cada uno un semicírculo - w-, de los cuales dos están 
acompañados de otro lateral situado en el intermedio; y debajo 
de este último labio 2 verruguitas; detrás cuatro arrugas longi- 
tudinales, siendo el cutis de los lados arrugado. También 
hay algunas verrugas en ei labio superior y encima de la 
nariz y en la misma ceja. En el ángulo -de la boca nace un ro- 
llo que se ensancha debajo de los ojos y forma un hemisferio cón- 
cavo hacia fuera y a,bajo, continuándose como borde exterior ó 
sea posterior de la oreja. Esta es ovalada, hacia la punta enco- 
gida, pero luego prolongada en una punta redondeada; el color 
es por encima ceniciento, por debnjo ceniciento-blanco: está des- 
provista de pelos, excepto algunos pelos largos en el borde poste- 
rior; por debajo hay una especie de quilla á poca distancia del bor- 
de anterior. Orejuela alargada, 6 milímetros de largo, exte- 
riormente con 3 ó 4 dientes y además la punta; interiormente 
con 1 diente. Membranas interdigitales é interfemoral morenas, 
desprovistas de pelos. Pies posteriores en proporción muy gran- 
des y con uñas fuertes. 

Anchura entre las puntas del ala 0,610 mil . 

Longitud hasta la base del rabo 0,096 » 

» del rabo (la parte libre 6 milímetros.) 0,030 m 
» de la cabeza (>,033 » 



. . 25 

Longitud de la oreja 0,028 mil. 

)) del antebrazo , , 0,082 » 

» del pulgar 0,012 » 

» del segundo dedo ó índice 0,100 » 

» del tercer » 0, 1 75 » 

» del cuarto « 0,135 » 

)) del quinto » 0,107 » 

» de la tibia 0,042 » 

)) del pié basta el fin de las uñas 0.030 » 

)) del espolón 0,0'18 » 

Prolono-acion de la membrana interfemoral 0,040 » 

A veces vuela á las babitaciones durante la nocbe; de diaestá 
colgada por las patas traseras. La be visto volando al oscurecer 
en cierto número sobre una laguna en la Ciénaga de Zapata, que 
empezaba á secarse; el vuelo es lento y se efectúa por aletazos 
pausados. Se lian cogido ejemplares en las jurisdicciones de la 
Habana, Cárdenas, Colon y Sagua. Además se encuentra en el 
Brasil y en la Guadalupe. En el mes de Marzo tenia una hem- 
bra un embrión formado. Esta especie varía mucho por el color 
del cuerpo y por la ausencia ó falta de la faja dorsal. 



FAMILIA MOLOSSL 



GÉNERO DYSOPES Illig. 



SUBGÉNERO MOLOSsus Geoffr, 



Molossus gigcts. 

Molossus gigas, Peters, Monatsb. Berl. Akad. der 

Wiss., 1864, p. 383. 
Dysopes rufus, Temm., nec Geoffr. (teste Peters.) 
Nunca he observado esta especie. El Museo zoológico de Ber- 
lin posee un ejemplar todavía joven (porque lar osificación de las 
extremidades en las articulaciones es aún incompleta), traido por 

4 



26 

mi antigiio compafivíro Otto de la montaña Taburete en el parti- 
do de Gavnjábos, jurisdicción del Mariel. Difiere de la especie 
siguiente principalmente por su tamaño mayor, pues en este 
ejemplar joven mide el antebrazo 0,075 mil. (en fl ferox 0,057 
milímetros). 

El Dr. Peters, comparando la especie con Molossus perotis Pr. 
Wied, indica cjue las orejas no están verdaderamente unidas so- 
bre la cabeza, sino muy aproximadas; C|ue el pelaje de la mem- 
brana interfemoral, tanto por encima como por debajo, se extien- 
de tanto, que se puede ver en la membrana solamente 3 y no 5 
artículos caudales, &c. 

Molossus ferox. 

Molossus ferox, Gundlach, Monatsb. Berl. Akad. der 
Wiss., 1861, p. 149. 
' » )) Peters, Mus. Zool. Berl. Cliiropt., 

tab. 19. 
Pelaje por encima pardo con un viso ceniciento (los pelos con 
su base blancuzca), por debajo parduzco-ceniciento. Toda la cara 
y las membranas interdigitales y la interfemoral, morenas. La 
membrana tiene en su parte superior, al lado del codo, en el lado 
exterior del antebrazo y en ambos lados de la base del dedo 5'^ un 
pelaje igual al del lomo. La base de este dedo luce blancuzca por 
el tendón. Orejas poco velludas y dedos de las patas con pelos 
negros larguitos. Punta de la nariz aguda, en el medio escotada y 
al rededor de las ventanas de la nariz arqueada. El labio superior 
sobresale á los lados del inferior y pasa por una hinchazón á las 
ventanas de la nariz, formando así un llano entre la boca y el 
rostro, que está dividido por unaquilla longitudinal. Orejasgran- 
des, anchas, redondeadas y ovaladas. Al lado del ángulo de la 
■ boca se ve un lóbulo semicircular que forma con la oreja, que 
casi no tiene escotaduras, un pliegue hondo en forma de una pe- 
ra (con la punta hacia arriba). El borde aplanado asciende hasta 
la mitad, se estrecha luego y ensancha otra vez hacia arriba y 
adentro, formando un llano casi triangular, que hacia abajo pasa 
al antitrago y se une oblicuamente hacia afuera y al fin del plie- 



27 

gue ó lóbulo separado del borde exterior de la oreja. Los ojos casi 
cubiertos por el antitrago. 

Anchura entre las puntas del ala 0,430 mil. 

Longitud basta la base del rabo 0,083 )> 

)) de la cabeza 0,030 » 

)) de la oreja 0,024 » 

)) del rabo (la parte libre, 0,020) 0,054 )) 

» del antebrazo 0,057 » 

» del pulgar 0,011 » 

)) del dedo segundo ó índice 0,057 » 

)) del tercero » 0, 1 16 » 

» del cuarto » 0,083 » 

» del quinto » 0,060 » 

» de la tibia 0.021 » 

» del pié hasta el fin de las uñas 0,013 » 

» del espolón '.... 0,020 » 

Es una especie rara observada solamente por mí en Guanaba- 
coa, Matanzas y Bayamo, viviendo en las rendijas de las casas 
y volando por la noche á las habitaciones. Conservo un ejemplar 
que, por albinismo, tiene una faja blanca transversa en el vientre. 

Molossiis obscurus. 

Molossus obscurus, Geoffroy, Ann. du Museum VI, 
p. 155. 
» » Temminck, Monogr. Mamm., I, 

236, pl. 22, f; 2. 
» » Gervais in Sagra, Mamíferos, ed. 

hisp., p. 38. 

» » var. b.=:tropidorhynchus, Gray, 

Ann. and Mag. of Nat. Hist., 

1839, IV, 6. 

. Pelaje por encima pardo (los pelos en su base blancuzcos), por 

debajo más claro. Orejas medianas y velludas, sin las verrugui- 

tas que se ven en la especie siguiente. x\. lo largo, sobre toda la 

nariz, hiy una quilla ó línea levantada. Labio hinchado, mas no 

dilatado, sin los pliegues que tiene la especie siguiente; la parte 



28 

delanteiTc con muchísimos pelitos aplanados y, vistos con un 
lente, encorvados por la punta, loque le da un viso escamoso. La 
parte delantera de la nariz está dividida por una quilla pequeña, 
longitudinal; la parte divisoria algo saliente y partida en el me- 
dio. El rostro es más bien agudo que anclio. La orejuela forma 
solamente una punta y el lóbulo de la oreja es carnoso y lenticu- 
lar. Las membranas voladoras son morenas; en la interfemoral', 
al lado del rabo, no se ven las eminencias parecid^is á dientes, que 
se encuentran en la especie siguiente. En los dedos de los pies 
hay unos pelos largos y tiesos. Los pies posteriores son en pro- 
porción gruesos. 

En el macho se nota en la garganta la abertura de unaglándu- 
la, de color morado, que según la voluntad del animal aumenta ó 
disminuye en su tamaño. Si el animal está tranquilo, queda la 
glándula invisible por los pelos. Las medidas son en un cf : 

Anchura entre las puntas del ala 0,275 mil. 

Longitud hasta el fin del cuerpo 0,062 » 

)) del rabo 0,036 » 

» de la cabeza 0,021 » 

» de la oreja ? 

» del antebrazo 0,035 » 

» del pulgar 0,008 « 

)) del segundo dedo ó índice 0,033 » 

» del tercero » 0,069 » 

» del cuarto » 0,054 » 

)) del quinto » 0,037 » 

)) de la tibia 0,013 « 

» del pié hasta el fin de las uñas 0,008 » 

» del espolón 0,015 » 

» de la punta del rabo libro de la mem- 
brana :. 0,016 )) 

Esta especie vive en hendiduras, en palos huecos, entre el 
guano de los techos de las casas de campo, &c.; es muy común y 
vuela rápidvi mente. Existe también en el Brasil y en la Marti- 
nica. También conservo un ejemplar que, por albinismo, tiene el 
vientre blanco, parecido al ejemplar de la especie precedente. 



29 

SUBGÉNERO NYCTINOMUS Geoffroy. 

JSÍyctinomus brasiliensis. 

Nyctinomusbrasiliensis, Geoffroy, Ann. des Se. Nat., 

I, 1824, 337, pl. 22. 
Dysopes naso, Wagner,Suppl. Schreber, 1, 1840, 475. 
Nyctinomus multispinosus, Burmeister. 
Molossus fuliginosus, Cooper, Ann. N. Y. Lyc, IV, 

1837, 67, pl. 3, f. 3. 
Dysopes nasutus, Temminck, Mon. Mamm., I, 1827, 

234. 
Nyctinomus nigosus, var. cubana, Orb. et Gerv. 

» musculus, Gundlach, Monatsb. Berl- 

Akad. der Wiss., 1861, 
p. 149. 
» » Peters, Mus. Zool. Berol. 

Chiropt., tab. 18. 
Rliinopoma carolinense, Gundl., Wiegm, Arcliiv, 
1840, pag. 358, nec typus. 
Pelaje ceniciento-pardo, por encima más oscuro que por deba- 
jo (los pelos en su base blancuzcos). Orejas anchas, desnudas so- 
lamente por fuera, en la unión de las orejas, y por dentro, hacia 
delante, donde empieza la concavidad, velludas. En el borde an- 
terior de la oreja se ven 6 ó 7 verruguitas. Por encima de la na- 
riz, en los dedos de las patas, y en el orificio y las partes genita- 
les hay crines algo más largas. Labio superior grande y agudo, 
sobresaliendo en mucho al labio inferior, con la superficie arru- 
gada. Membranas voladoras morenas: la parte que está entre las 
extremidades anteriores y posteriores tiene próximo al cuerpo hi- 
leras de hacecitos de pelos. El borde de la membrana interfemoral 
tiene próximo al rabo dos protuberancias, semejantes á dientes, la 
una en el fin del espolón, la otra al lado del rabo. 0;.'ejuela cua- 
drangular, en su borde interno algo escotada, en su exterior algo 
hinchada. La nariz es hacia adelante aguda, el borde interior cor- 
tante, lateralmente continuado hasta encima de las ventanas de 
la nariz, con muchas puntitas. 



30 

Ancliura entre las puntas de las alas 0,262 mil. 

Longitud hasta el fin del cuerpo 0,052 » 

» del rabo 0,028 >> 

» de la cabeza 0,020 » 

» de la oreja 0,010 )> 

)) del antebrazo 0,038 » 

(( del pulgar 0,005 » 

» del segundo dedo ó índice 0,035 » 

» del tercero » 0,066 » 

» del cuarto » 0,052 » 

)) del quinto v 0,036 w 

» de la tibia 0,011 » 

» del pié hasta el fin de las uñas 0,008 » 

» del espolón 0.018 » 

)) de la punta del rabo libre de la mem- 
brana 0,012 :» 

Anchura de la punta de una oreja á la otra 0,023 )) 

Esta especie no es rara y vive debajo de los tejamaníes de 
los techos, entre el guano de los techos de campo, entre rendi- 
jas de maderas, &c. Vuela sumamente pronto. Ella puede recoger 
ó extender á su susto la membrana interfemoral. Se encuentra 

o 

también en el Brasil, y probablemente se la hallará en otras 
Antillas cuando sean bien estudiadas. 



FAMILIA VE3PERTILI0NES. 

GÉNKRO VESPERTILIO Keys. et Blas. 

SUBGÉNERO KATALUS Gray. 

Ncdalus lepidus. 

Vespertilio lepidus, Gervais in Sagra, Mamíferos, 

ed. hisp. p. "32, tab. I, f. 1-3. 

)) barbatus, Gindl., Wiegm. Archiv, 1840. 

■ Pelaje pálido-castaño (la punta de los pelos en las partes supe- 



riores más oscura), ó, según Gei'vais, pelos rojo-amai'illentos en 
su base, un poco pardos en la punía. Rostro con pelitos muy 
cortos y terminado por un arco de pelos largos desde un ángulo 
de la boca al otro, formando en el mismo un bigote (que dio mo- 
tivo á que se llamase la especie harbatus). Otro arco hay entre la 
nariz y este arco, compuesto de pelos menos largos y dividido 
encima del lomo de la nariz. Orejas anchas, ovales y obtusamen- 
te terminadas; sobre, la mitad del borde posterior algo escotadas. 
La base exterior de la oreja forn)a un ángulo obtuso. Orejuela 
en la base angosta, anchándose hacia la punta, que en su ángulo 
interior tiene una prolongación hacia delante. El borde de la 
punta está truncado, algo arremangado y tiene pelitos algo largos. 
La orejuehí es además cóncava como una cuchara. Respecto á 
las medidas, tengo dudas que provienen de no haberlas apun- 
tado con toda extensión á su tiempo, 3^ de tomar ahora algunas 
en un ejemphir compuesto desde hace veinte años, y de consi- 
guiente muy seco. Mr. Gervais, en la*'obra de La Sagra, da estas 
medidas: 

Longitud total 0,066 mil. 

» del cuerpo y de la cabeza 0,036 » 

)) de la cola.. *^. 0,030 « 

)) del antebrazo 0,030 )) 

)) del calcañal 0.009 « 

» de la pierna y dedos 0,019 » 

» de los brazos 0,163 » 

En mis apuntes, hechos en el año de 1839, tengo: 

Anchura... 0,2<)0 mil. 

Longitud del cuerpo 0,072 » 

« del rabo 0,030 « 

» del espolón 0,u06 » 

y en los apuntes hechos en 1 857 en el Cabo Cruz: 

Longitud total 0,060 mil. 

Anchura entre las puntas de las alas 0,156 « 

Las medidas siguientes, para completar las anteriores, las he 
tomado en el ejemplar seco compuesto en 1857: 

Longitud del antebrazo 0,030 mil. 



32 

Longitud del pulgar 0,003 mil. 

» del segundo dedo ó índice 0,033 » 

» del tercero )) 0,046 » 

» del cuarto » 0,035 » 

» del quinto » 0,034 » 

» de la tibia 0,013 » 

» del pié con las uñas 0,0(^5 » 

He observado esta especie solamente en dos ocasiones, y en- 
tonces volando al oscurecer en considerable número; la primera 
vez en 1839 en el cafetal Fundador de Cammar, cerca de Ma- 
tanzas, en las orillas de una cerca de piedras; y en la segunda 
ocasión en 1857 en el Cabo Cruz, en un terreno casi sin tierra y 
con muy poca vegetación. Los individuos sallan de las grietas 
de las piedras grandes ó rocas. Según noticias existe también en 
Güines. 

GÉNERO VE^PERUs Keys. et Blas. 

Vesperus DiUertreus. 

Vespertilio Dutertreus, Gervais en La Sagra, Mamí- 
feros, ed. liisp.. p. 33, tab. 2. 
Pelaje por encima pardo (los pelos en la base casi negros); por 
debajo más pálido, inclinándose un poco al amarillo. La nariz, 
que es algo dividida, las orejas y las membranas voladoras, mo- 
renas. Encima de la nariz hay algunos pelos negros y tiesos, y 
los lados de ella están hinchados. Orejas ovales con una escota- 
dura débil en el borde exterior hacia la punta. Orejuela oblonga, 
disminuyéndose un poco hacia la punta, en el borde interior un 
poco escotada y en la base exterior con una hojuela chica. La 
membrana entre el brazo y el muslo tiene algunos pelos berme- 
jizo-pardos, y la membrana interfemoral los tiene cortos. (Mr. 
Gervais indica el color de las membranas voladoras como claro- 
pardas; pero yo las encuentro en ejemplares frescos muy oscu- 
ras, casi negras). Las extremidades y el rabo son por debajo 
claros. Las medidas son las siguientes: 



o o 



Anchura entre las puntas del ala 0,328 mil. 

Lonsitud hasta la base del rabo 0,067 )) 

)) del rabo 0,043 » 

» de la cabeza 0,021 » 

)) de la oreja. 0,0x5 w 

» del antebrazo 0,048 « 

« del pulgar 0,006 « 



)> 



del segundo dedo ó índice 0,055 » 



)) del tercero » 0,080 » 

)) del cuarto » 0,068 « 

)) del quinto v 0,057 » 

)) delatibia 0,020 » 

» del pié hasta el fin de las uñas 0,010 » 

)) del espolón 0.015 » 

En ciertos parajes es esta especie común. Vive durante el dia 

en árboles huecos, en las hendiduras de edificios, ác, y acude al 

oscurecer á veces á las habitaciones. 

GÉNERO NYCTICEIÜS Rafinesque. 

Nyctíceius cuhanus. 

Vesperus cubanus Gundlach, Monatsb. Berl. Akad. 
der Wiss., 1861, p. 150. 
» » Peters, Mus. Zool.Berol.Chiropt., 

tab. 21. 
Pelaje por encima pálido-pardo (los pelos con la base negruz- 
ca), por debajo pálido bermejizo-pardo (la base de los pelos tam- 
bién negruzca). Cara y membranas voladoras, morenas. La nariz 
aparece algo dividida por las ventanas saltonas; entre la nariz y 
los ojos hay en cada lado un rollo con pelos tiesos. Orejas ovales, 
alargadas (por delante con 8 mil. de alto). La base anterior re- 
donda y extendida hacia fuera; la posterior pelada en el ángulo 
de la boca y extendida en un semicírculo, que inclinado hacia 
dentro hasta la orejuela, forma una segunda ampliación redon- 
da. Orejuela oblonga, adelgazándose apenas, algo encorvada en 

5 



34 

forma de hoz hacia delante, y provista en la base del borde ex- 
terior con un lóbulo dentiforme. Uñas pardas. 

Las medidas, tomadas de un ejemplar disecado, son: 

Anchura entre las puntas del ala 0,180 mil. 

Longitud hasta el fin del cuerpo 0,045 » 

)) del rabo 0,029 » 

» de la cabeza 0,016 » 

» de la oreja 0,012 » 

» del antebrazo .....0,030 » 

» del pulgar 0,005i » 

» del segundo dedo ó índice 0,029i » 

» del tercero » 0,055 » » 

» del cuarto » 0,046 » 

» del quinto w 0,040 » 

» de la tibia 0,011 )> 

» del pié hasta el fin de las uñas 0,0061 » 

)) del espolón 0,013 » 

Es especie rara. La he observado solamente en la Habana 
(Cerro), en una casa, donde vivia en las rendijas sobre una ven- 
tana, y en el campo cerca de Cárdenas, donde la m.até al oscure- 
cer volando. Una $ tenia en Mayo dos embriones. 

GÉNERO ATALAPIIA Rafinesque. 

Atalapha Pfeifferi. 

Atalapha Pfeifferi, Gundl., Monatsb. Berl. Akad. 
der AViss., 1861, p. 152. 
» » Peters,Mus.Zool.Berol,Chiropt., 

tab. 22. 
Nycticeius Blossevillei ?(Lesson et Garnot), Gervais, 
en Sagra, Mamíferos, ed. hisp., p. 32, tab. 
I, f. 4-8 (parece el joven, según la opi- 
nión del Dr. Peters.) 
Pelaje por encima en el ¿^ del color de canela roja, en la J más 
pardo, en ambos sexos con viso al ceniciento (los pelos en la ba- 
ee cenicientos, en el medio amarillento-blancos). Las puntas de 



35 

los pelos de la cabeza tienen un tinte mucho más pálido, berme- 
jo, y los pelos en la parte superior de la membrana interfemoral 
y encima de las extremidades posteriores son enteramente como 
el demás pelaje, solamente los de la base del rabo y encima de 
los muslos tienen la base algo cenicienta. El pelamen superior se 
extiende lateralmente hasta encima de la membrana voladora y 
es en la base del rabo muy largo, disminuyendo su tamaño en 
proporción hacia la ¡Dunta del rabo. La membrana voladora tie- 
ne á lo largo de los huesos del brazo y de los dedos, también en- 
tre el dedo índice y medio, un color de canela. En lo demás es 
morena, enrejada de canelo-blanco; la interfemoral es del color 
canelo-pardo, hacia fuera con estrías transversas negruzcas. En la 
base del pulgar hay una borla de pelos amarillento-blancos. Las 
partes desnudas de la cara, del color general. Delante del hom- 
bro hay Una mancha triangular de pelos cenicientos, en su pun- 
ta blancos. La garganta tiene el color del vértice, es decir, más 
pálido que el color general, y el pecho el color del lomo, sola- 
mente con un tinte ceniciento. Desde -la mancha blanca del hom- 
bro parte á lo largo del lado del pecho un arco de pelos pálidos, 
amarillento-cenicientos, en la base pardo-cenicientos. Los pelos 
debajo de los muslos son bermejo-cenicientos; los del rededor del 
ano y el pelamen, que se extiende hasta un* tercio de la longitud 
del rabo, el codo y la membrana detrás del brazo, así como la 
orilla del pelamen entre las extremidades, en el J^ del color de 
canela-roja y en la 9 rnas pardos. Orejas ovales, desde su base 
prolongadas, primero hacia delante hasta casi el ojo, luego 
con borde peludo oblicuamente hacia arriba hasta la mitad de 
su altura, y después con borde desnudo en dirección opuesta ha- 
cia atrás y arriba, redondeándose allí y descendiendo en un arco 
débil, formando una sinuosidad con el lóbulo de la oreja, que se 
dirige hacia delante, es muy velludo y tiene hacia delante una 
punta redonda. Orejuela oblongo-falcada en su borde posterior, 
en frente de la base con un diente, una sinuosidad y otros dos 
dientes. La nariz es algo partida por las ventanas de la nariz 
saltonas. Uñas negras. 

Las medidas son en un ejemplar disecado: 



36 

Anchura entre las puntas del ala 0,3-^5 mil. 

Longitud liasta el fin del cuerpo 0,054 » 

» del rabo 0,046 » 

» de la cabeza 0,017 » 

» de la oreja 0,011^ » 

» del antebrazo 0,045 » 

» del pulgar 0,009^ » 

» del dedo segundo ó índice 0,056 » 

» del tercero » 0,080 » 

» del cuarto » 0,068 » 

)) del quinto » 0,055 » 

)) de la tibia 0.020^ » 

» del pié basta el fin de las uñas 0,011 J » 

» del espolón 0,022 » 

Vuela por la noche en el campo y llega algunas veces á las 
habitaciones. La he observado en los alrededores de la Habana 
y de Cárdenas y en la Ciénaga de Zapata. Al principio de Mayo 
tenia una ^ tres embriones ya formados. Su vuelo es muy lento. 
Mi amigo D. Felipe Poey me regaló en 1864 un individuo, 
que parecía convenir en un todc» con la descripción del Vesper- 
tilio (ISÍycticeius) Blossevillei, dada en la obra de La Sagra por 
el autor de los Mamiferos, Mr. Gervais, la c[ue copio: 

« Color de un rojo castaño brillante sobre todo el cuerpo; pelos 
del mismo color en la parte superior de la membrana interfemo- 
ral, y más numerosos en la base y en el medio que no en los bor- 
des y en la extremidad. Los pelos negros en la base, pálidos en 
el medio, y rojo-castaños en la punta. Narices apartadas, ore- 
jas redondeadas, con arrugas transversales cerca de su borde ex- 
terior; opérenlo de la oreja redondeado. Orejuela fálciforme, bas- 
tante ancha y vellosa por debajo. Un mechón de pelos de color 
castaño en el punto de unión de los metacarpos. 

Longitud total 4 pulgs. 4 líns. ..0,100mil. 

» del cuerpo y cabeza 2 » 4 » ..0,054 » 

» de la cola 2 » O » ..0,046 » 

)) del antebrazo 1 » 10 » ..0,043 » 

)) de los brazos 12 » 3 » ..0,284 , » 



37 

Este individuo, conservado en agiiardicnto y mandado por 
mí al Dr. Peters, sirvió para nn examen escrupuloso, cuyo resul- 
tado fué: «el V. Blossevillei es dudoso, pues el individuo remitido 
por Poey es sin duda un jóvén de Atalapha Pfeifferi, en el cual las 
extremidades de los huesos de los dedos aún no están osificadas.» 
Yo no lie podido encontrar individuos iguales, ni jóvenes de A. 
Pfeifferi (con la membrana voladora enrejada de canelo-blanco). 

Recomiendo esta cuestión á los aficionados á la Historia Natu- 
ral. Recibiré gustoso y agradecido ejemplares en aguardiente, 
así como ejemplares, que comparados con las descripciones, parez- 
can ser diferentes de las especies aquí descritas. Para facilitarla 
comparación servirá la tabla sinóptica publicada en mi artículo 
sobre los Mamíferos cubanos en los Anales de la Sociedad espa- 
ñola de Historia Katural en Madrid, tomo I. Para su formación 
he preferido los caracteres" más fáciles de apreciar á los rigorosa- 
mente científicos. 

MUKCIÉLAGOS CUBAlsOS. 

I. Con una lámina en forma de hoja, ó con plie- 
gues encima de la nariz ó al rededor de la 
boca. — Se cuelgan durante el dia por las pa- 
tas traseras. Comen insectos y frutas. 

A, Orejas muy grandes; una hojuela en la~) Macrotus 

nariz i .Waterhousei. 

B. Orejas regulares. 

1. Hocico alargado; lengua lara;a; en am- 
bos lados de la punta unas punticas 
dirio-idas hacia atrás. 

o 

a. Hojuela de la nariz en forma de 1 Monophylius 

lanza j Redmíinni- 

/). Hojuela de la nariz poco desarro- 
llada, y no en forma de lanza 

( o- 1 I Pliyllonycteris 

T ^^i" espolón | \J^,^ 

tt Con rudimento de espolón [ ^'|^^ewt"' 



38 



Hocico no alargado, lengua sin pun- 
ticas. 

a. Hojuela de la nariz ovalada. 

f Membrana entre los dedos índi- 
ce y medio no dilatada 

f f Membrana entre dichos dedos di- 
latada 

b. Hojuela poco desarrollada 



Artibens 
jamaicensif, 

Phyllops 
falcatug. 

Bracbyphylla 
cavernarum. 



c. Hojuela representada por pliegues 

y lóbulos cutáneos al rededor de 

la boca, 
f Orejas muy abiertas, cortas, que 

rodean los ojos 

•(•f Orejas menos abiertas, y que no 
rodean los ojos. 

Borde anterior de la oreja con 
cuatro dientecillos 

Sin dientecillos en el borde ante- 
rior de la oreja, con un tubér- 
culo en el lomo de la nariz 

d. Sin hojuela, pero con labios dilata- 

' dos y colgantes 

11. Sin lámina ni pliegues cutáneos en la nariz, ó 
al rededor de la boca. — Duermen en hendi- 
duras, sin colgarse; sólo comen insectos 

A. Orejas unidas por una membrana por en- 
cima de la cabeza 
1. Sin verruguitas en el borde anterior 
de las orejas 
a. Orejas pequeñas; una quilla encima 

de la nariz 

h. Orejas grandes, anchas; nariz sin 

quilla 

c (jS^o he observado la 

especie.) 



MormopB 
Blainvillei. 



ClnloiiycterÍB 
^lac-Leayi. 



Chilonycteri?. 
Boothi. 



Noctilio 
leporinus. 



íilolossns 
obscurus. 

Molossua 
ferox. 

Molossus 
gigas. 



10 



2, Con seis ó siete verruguitas en el bor- ") Nj-ctlnomus 

de anterior de las orejas j brasüíensis. 

B. Orejas separadas encima de la cabeza. 
1. Membrana interdisital unicolor, mo- 



rena. 



(í. Pelos larguitos formando bigotes... — Xatalus lepidui» 
h. Sin bigotes; con una hincliazon car- 
nosa entre el labio y el ojo. 

t Especie mayor ) ^^^P""*^ 

' ^ J j Dutertreí 



eus. 



tt Especie menor | ^yf^'^^' 

2. Membrana intercligitai con dibujos re- ") , Atalapha 
ticulados, de color de canela claro... j rfeifferi. 



ORDEN INSECTÍVORA. 

FAMILIA CE:NTETINA. 

GÉNERO SOLENODON Brandt. 

Soledonon cubanus. — Airel (Oviedo Crónica); Tejo'ii (en Baya- 
mo); Ahniqíá (Poey). 
Soledonon cubanus Peters, Monatsb. Berl. Akad. 

der Wiss., 1861, p. 169. 
« » Peters, Abliandj. derK. Akad. 

der Wi5s.. zu Berlin 1863, 
Nr. ], p. 1-22, tab. 1-3. 
» paradoxus, Poey, Mem. sobre la Hist. E"at. 

de Cuba, t. I, p. 23. tab. 1 
(nec Brandt). 
La forma del animal se parece á primera vista algo á la de la 
Hutía; pero la nariz es prolongada en una trompa y las uñas de 



40 

las patas anteriores son muy largas; los ojos chicos en proporción 
al cuerpo, solamente de un diámetro de 3 milímetros; las orejas 
son de mediano tamaño, redondeadas, apenas más altas que an- 
clias, casi desnudas y con dos protuberancias fuertes dentro de la 
conclia. El pelaje de la trompa y de la barba es corto, salvo 
unas cerdas largas puestas en liileras longitudinales; el de la ca- 
beza aumenta en longitud gradualmente basta que los pelos del 
lomo alcancen 75 milímetros, siendo allí tiesos. La región pel- 
viana carece de pelos largos y tiene solamente una pubescencia 
suave aterciopelada; pero está cubierta por los pelos largos 
del lomo, de tal modo que parece provista de pelos. Así como 
por encima, está también por debajo en la región pelviana sin 
pelos y con la pubescencia. Las mamas están á 2 centímetros del 
ano y situadas en la parte posterior del muslo; se bailan con su 
contorno enteramente desnudas. La base del rabo está como el fin 
del cuerpo cubierta con pubescencia, el resto es desnudo y con 
anillos escamosos como el rabo de un ratón y con algunos pelos 
cortos. — El colorido del pelaje varía muclio y se compone prin- 
cipalmente de los colores moreno y leonado. En el ejemplar fi- 
gurado por el Sr. Poey en sus Memorias, ocupa el color leonado 
la cabeza y los lados del cuerpo; en el otro, figurado por el Dr. 
Peters, no ocupa el vértice ni los lados del cuerpo, sino solamente 
la parte sobre el omóplato y un poco del vientre. De los pelos 
largos del lomo unos son negros, otros leonados y la mayor parte 
de este color con puntas negras. 

El par de mi colección conviene con estos coloridos mencio- 
nados, pero la hembra tiene además muchos de los pelos largos 
del lomo con puntas blancas. 

Copio las medidas del individuo que sirvió para la monografía 
escrita por el Lr. Peters, que era Q adulta: 

Longitud hasta la base del rabo 0,340 mil. 

)) de la cabeza con la trompa 0,117 » 

Ancho de la cabeza delante de los ojos 0,050 » 

'Distancia de los ojos á la punta de la trompa 0,067 » 

)) )) » )) á la oreja 0,028 » 

Altura de la oreja 0,030 « 



41 

Anchura de la oreja 0,025 mil. 

Longitud de la trompa desde los dientes 0,035 » 

\y del rabo 0,190 » 

D del brazo 0,044 » 

» del antebrazo 0,053 » 

» del Ir dedo de la mano (la uña mide 9i mil.) 0,008 J » 

i> )) 2*? » « )) )) ( )) » )) 29 )) ) 0,016 )) 

» )) 3*? )) )) )) » { )) )) » 26 » ) 0,01 7i » 

7> )) 4^ )) » » » ( )) » )) 28 )) ) 0,017 )) 

)) . )) 5'^ )) )) » )) ( )) » »• 16 » ) 0,012 )) 

)) del muslo 0,050 » 

» de la tibia 0,065 » 

» del pié hasta la punta del dedo 3*? ?in con- 
tar la uña 0,056 » 

» del Ir dedo del pié (la uña mide 8 mil.) 0,010 » 

)) )) 2° » » » ( » )) » 9 i » ) 0,015 )) 

^ )) )) 3^ )> » » ( )) » w 9J )) ) 0,015 )) 

» )) 4° )) » » ( » » » 9 » ) 0,015 » 

)) )) 5° )) )) )) ( » w » Si » ) 0,014 )) 

Como en esto artículo describo solamente los animales como 
se presentan, omito las particularidades del esqueleto y de otras 
partes de la anatomía. Diré solamente que se cuentan 10 dientes 
en ambos lados, tanto arriba como abajo, pero que cada autor 
(Brandt, Poey y Peters) considera los dientes de un modo distin- 
to, dando Brandt la fórmula^ -5 — ^ — ~ j^f, Poey -^ — ¡ — 5 — g- 
-^ -| — ^ y Peters fr 4" ^ "T" ^- -^^ segundo incisivo inferior 
tiene en su base anterior un semi- canal, y de ahí proviene su 
nombre genérico 8ole}iodon. Estuve en un cafetal en la mon- 
taña al Sur de Bayamo y he podido ver las cueA'as ó madrigue- 
ras. El montero á quien yo acompañaba abria la tierra con un 
palo añlado. Raras veces se puede llegar así al fin de la madri- 
guera, pues si ésta pasa entre las raices de un árbol, o entre las 
piedras, es imposible seguirla. Solamente- cuando la madriguera 
pasa por tierra sólida y no profundiza demasiado, se llegíl al ex- 
tremo más espacioso con la familia. Durante la operación apli- 

6 



42 

caba el montero el oido y percibía una especie de gruñi- 
do, si la madriguera era liabitada. Luego no es difícil cap- 
turar todos los individuos. En el suelo encontré muchos vestigios 
de haber sacado el animal con sus uñas largas insectos ó lom- 
brices, porque la tierra floja circundaba un hoyo en forma de 
embudo. De esta relación se podrá creer que el animal abunda ó 
que es fácil conseguirlo, y nada de esto; pues durante seis sema- 
nas conseguí solamente un par; los demás individuos que he te- 
nido los debo al Ldo. D. Manuel Yero, padre (ya difunto,) médi- 
co en Bayamo, y á su* hijo de igual nombre y profesión, ahora 
en Santiago de Cuba. He tenido la hembra viva, la que sirvió, 
para la monografía tan excelente al Dr-. Peters en Berlin, y allí 
existe, en el Museo Zoológico, la piel montada, el esqueleto y los 
preparados anatómicos dibujadQS en la obra mencionada. Yo la 
alimentaba con carne picada y lombrices; digo picada, porque 
así podia comerla más fácilmente, y con todo mascaba algún 
tiempo antes de tragarla: bebía muy lentamente y gustaba 
bañarse. De dia se escondía en un lugar sombrío del cuarto, pe- 
ro de noche andaba. Aveces dejaba oirse una voz más penetran- 
te, pero por lo regular un gruñido parecido al de un curiel. Mo- 
vía bien la punta de la trompa; irritada, levantaba los pelos 
del lomo, lo que le daba un aspecto muy curioso por la desnudez 
de la última parte del cuerpo. D. Felipe Poey dice en sus Memo- 
rias, t. I, p. 30: «Si se me pregunta qué significa el grande inci- 
sivo acanalado de la mandíbula inferior, difícilmente podré res- 
ponder. 'No se me ocurrió observar si alguna de las glándulas 
salientes lleva su conducto excretorio á la base de dicho diente; 

en cuyo caso creyera, por analogía con lo que se nota en 

algunas serpientes, que está provisto el Almiquí de un líquido 
hasta cierto grado venenoso. Lo dudo mucho, porque á pesar de 
lo que se cuenta de las heridas enconosas de algunos roedores, 
no está aún demostrado que ningún mamífero ofenda con su ve- 
neno.» Más tarde fui yo mordido por el individuo manso, que 
me dejó cuatro heridas corresj)ondientes á los incisivos: las de 
los dos incisivos superiores se cerraron sin novedad, pero las de 
los inferiores se enconaron. Después pregunté en el cafetal al 



43 

montero sobre mordeduras, y supe que una vez se le inflamó 
un brazo fuertemente por haberle mordido la mano un ma- 
cho. El Dr. Peters dice que el canal existe también en los col- 
millos de Centetes y Nasua, que no se encuentra Mándula en 
conexión con el incisivo, y que los dientes de las culebras vene- 
nosas tienen siempre un canal tubuloso y por él pasa el veneno. 
Es, pues, probable -Cjue mi mano y el brazo del montero se in- 
flamaron por la. sola saliva, como muchas veces resulta en ani- 
males irritados, pero inofensivos. 

He preguntado en la montaña más cercana á Santiago de 
Cuba y en la de la jurisdicción deGuantánamo si se conocía allí 
este animal, y todas mis averiguaciones fueron infructuosas, 
pues nadie lo conocía. 

En la obra de La Sagra se lee (Mamíferos, p. 37 de la edición 
española) que el cónsul de Francia en Trinidad, Mr. Francis 
Lavallée, habia remitido noticias interesantes sobre la isla de 
Cuba á la Sociedad de Geografía en Paris, y que fueron 
publicadas en el Boletín de dicha corporación. Según ellas, fué 
hallado el mamífero, llamado por los naturales Tacuache, en las 
montañas de Buenos Ayres, Naranjos y Cimarrones, entre Tri- 
"•nidad y Cienfuegos. Poey en sus Memorias ha explicado que el 
nombre Tacuache es erróneo, y pertenece á otro animal bien di- 
ferente y no cubano. Dicho animal es considerado como el Sole- 
nodon. — Estando yo en la montaña de Trinidad, visité un hato 
perteneciente al ingenio Güinía de Soto, entonces de la propie- 
dad de D. Justo Germán Cantero, y situado al Norte del valle. 
Este hato se llama Naranjos, y yo creí haber llegado al lugar 
indicado por Lavallée; pero me equivoqué, pues el verdadero 
está al Oeste, ó sea entre Trinidad y Cienfuegos. Quiso la suer- 
te que encontrase un montero que antes habia vivido en 
aquellos terrenos; éste me aseguró que habia visto un individuo 
cogido por allí, y me indicó como particularidad extraña que las 
tetas estaban en la parte posterior del muslo, lo que me prueba 
que ha visto un verdadero Solenodon. La única duda que me 
queda sobre la especie es el color indicado como blancuzco. Aca- 
so depende ésto desque el color en este animal varía mucho. El 



44 

Dr. Peters indica como carácter distintivo entre las especies de 
Santo Domingo 8olenodon paradoxus Brandt y de Cuba Sole- 
nodon cuhanus Peters la longitud de los pelos del lomo, en j)ara- 
doxus 35 ípilímetros y en cuhanus 75 milímetros, y la form.a 
del hocico, que en cubanus tiene las ventanas de la nariz en el 
lado y cercanas á la extremidad, y están por debajo separadas 
por un intersticio angosto, mientras en el paradoxus el intersti- 
cio es ancho. 



ORDEN GLIRES. 



FAMILIA MURINA. 

GÉNERO CAPROMYS Desmarest. 

Capromys Fournieri. — Hutía Conga, [H. Valenzuela, H. Man- 
dinga.) 

Oapromys Fournieri Desm., Mem. de laSoc. d' Hist. 
Nat., Paris, I, p. 43, lam. I. 
» )) Gervais in Sagra, Mamíferos 

edictio hisp., p. 35, láms. 3 
et 4, 6 et 7. 
El pelaje varía mucho en color. En general son los pelos en 
las partes superiores del cuerpo morenos, con las puntas leonadas 
y con lustre (vistos de alguna distancia parecen pardos). En las 
partes inferiores del cuerpo son cenicientos, con las puntas ape- 
nas leonadas. El hocico, las mejillas, el borde de las orejas y los 
dedos tienen pelos grises ó canos con lustre sedoso. El rabo cu- 
bierto de escamitas puestas en anillos aproximados c|ue se notan 
bien entre los pelos; éstos en la base del rabo leonados, hacia la 
punta cada vez más oscuros. 

En otros individuos se extiende el color cano más á lo largo 
de la garganta y á veces también sobre los lados del pescuezo. 



45 

Otras veces hay manchas blancas como principio de albinismo j 
existen también albinos. En la obra de La Sagra está anotada bajo 
el nombre de Hutía Vctlenzuela una variedad amarillenta con 
uñas pálidas, y en los Cayos de la costa septentrional cercanos 
á Cárdenas he encontrado -una variedad enteramente negra, la 
que los pescadores llaman Hutfia Mandinga. 

El carácter específico no consiste en el color del pelaje, sino 
en las proporciones de las medidas del rabo en comparación con 
el cuerpo, en la longitud de los pelos del rabo y en los hábitos. 
La Hutía Conga tiene el rabo corto y con pelos cortos, llega al 
tamaño mayor, no es tan soberbia y se deja amansar de tal ma- 
nera que los negros las tienen á veces sueltas en su barracón y 
que las pueden tra,tar sin cuidado de ser mordidos: vive en cue- 
vas y en las hendiduras de las piedras en terrenos pedregosos, 
encima de árboles gruesos; escogiendo para dormitorio las plan- 
tas parásitas ó las bifurcaciones de las ramas, ó acomodándose 
entre bejuqueras espesas durante el dia, pues es animal nocturno. 
Es muy abundante en ciertos parajes, y en otros casi no existe por 
la persecución c|ue ha sufrido ó por el desmonte. Hay Cayos, 
tanto en el mar como en la Ciénaga, y de consiguiente aislados, 
en los cuales he visto las ramas peladas por el gran número de 
individuos, que suelen comer también la corteza, después de 
haber acabado con las hojas. Si viven cerca de plantíos, suelen 
ir de noche á los boniatales, á los platanales y comer lífs hojas 
y frutas. Rara vez causa daño á las arboledas ó á los árboles 
frutales aislados: al contrario, presta utilidad al hombre por 
su carne, que es buena y muy estimada por los negros. Las 
Hutías Congas, principalmente las de mediano tamaño, son 
muy buenas, aunque muchas personas blancas las despre- 
cian por su olor particular. Su piel curtida se puede apli- 
car á varios usos. En Jamaica vive una especie ó dos de Capro- 
mys, el hrachyurus Hill y el Broionii Fischer, que si no son la 
misma especie, son á lo menos muy parecidas. Estos animales 
necesitan aún un estudio compcirativo entre los individuos de 
diferentes parajes é islas. Santo Domingo tiene también una es- 
pecie parecida á Capromys, aunque lleva el nombre Plagiodon- 



46 

tía cedium Ouvier. En Puerto-Rico no existe ninguna. — Medidas: 

Longitud total cT 0,820 9 0,815 mil. 

» de la cabeza » 0,120 » 0,110 » 

» del tronco... » 0,430 » 0,445 y. 

» delrabo '.... » 0,270 » 0,260 « 

)) de la tibia » 0,140 » 0,115 « 

)) del pió con las uñas » 0,110 » 0,090 » 

Diámetro del ojo )> 0,010J « 0,010^» 

Longitud del brazo » » 0,095 » 

» del antebrazo » 0,094 » 0,090 » 

» pié anterior ó mano » 0,066 » 0,060 » 

De consiguiente ocupa el rabo como una tercera parte de la 
longitud total, 

Capi'omys Poeyi. — Hutía Carahcdi, {H. ratón, H. mono.) 

Capromys Poeyi Guerin, Mag.'de Zool., 1834, pl. 15, 
» prehensilis Poeppig, Journ. Acad. nat. 

se. Philad. 1824, IV, Nr. I. 

Aunque el nombre Capromys jjrehensilis sea anterior al nom- 
bre C. Poeyi, he adoptado el nombre posterior, porque en la 
descripción de Mr. Poeppig existe una inexactitud en describir el 
rabo por debajo desnudo, cuando la desnudez es causada por fric- 
ción. Además acompaña á la descripción de Guerin un dibujo. 

La especie es parecida en el color á la precedente, es decir, 
los pelos de las partes superiores son morenos y tienen la punta 
clara leonada, los de las partes inferiores cenicientos y los del 
rabo ferruginoso-pardos. 

En otros individuos son la cara, la garganta y el vientre blan- 
co-sucios; en otros tenia el cuerpo con la cabeza un color berme- 
jizo-blanco, pero el rabo era igual en color al de las otras varie- 
dades; otros son albinos, pero éstos son muy raros. 

Esta especie no llega al tamaño de la Hutía Conga; es abun- 
dante y vive entre ramaje espeso, entre bejuqueras ó en palos 
huecos; es muy arisca y soberbia, pues no se deja domesticar y 
si se logra tenerla viva, no vive mucho, y nunca se deja acari- 
ciar como la Conga. Los negros la estiman menos, y he observa- 



47 

do que los negros de los cafetales de Cuba y Guantánamo no 
querían comerla, nombrándola Hutía ratón. 

Esta especie tiene la facultad de agarrarse con la punta del 
rabo, que encorva, y ésto indica su nombre científico prehensilis 
y el nombre vulgar que le dan los negros en la montaña de Tri- 
nidad, Hutía mona; pero el rabo no es naturalmente desnudo 
por debajo como indica Poeppig, sino á veces se lian gastado los 
pelos hacia la punta. Es también especie nocturna. Las medi- 
das son: 

Longitud total <^ 0,690 <J 0,695 9 0,750 mil. 

)) hasta el rabo... » 0,420 « 0,395 » 0,425 » 
)) del rabo » 0,270 « 0,300 « 0,325 « 

De consiguiente ocupa el rabo casi la mitad de la longitud 
total. 

Capromys melanurus . — Hutía Andaraz. 

Capromys melanurus Poey, Monatsb. Berl. Akad. 
der Wiss., 1864, p. 381. 
El pelaje es más oscuro y el rabo tiene pelos más largos y ne- 
gros que en las dos especies precedentes. En lo demás y en las 
costumbres no difiere. Acaso no es más que una variedad local, 
pues la he encontrado solamente en los mismos lugares donde 
vive el Solenodon. Las medidas tomadas en tres individuos son: 

Longitud total J' 0,600 Q 0,615 ? 0,630 mil. 

» hasta el rabo.... )> 0,330 » 0,340 » 0,360 » 
» del rabo » 0,270 « 0,275 » 0,270 « 



GÉNERO MUS Linn. 

Las tres especies de este género observadas en esta Isla son 
iguales á las de otras tierras, y fueron indudablemente introdu- 
cidas por los buques y con las mercancías. No pertenecen á la 
fauna cubana, pero las enumero aquí por encontrarse entera- 
mente silvestres en el campo, en los montes y en las casas.' 



48 

Mus deciimanus. — Rata. 

Mus decumaiius Pallas Glires p. 91. 

Es la especie más dañina de las tres y alcanza el mayor ta- 
maño. Vive casi siempre en cuevas lieclias en el suelo. Su 
alimento consiste en toda clase de sustancias, tanto del reino 
animal como del vegetal, y así diezma la rata los víveres de los 
almacenes, destruye muebles, mata y como aves domésticas, roe 
las cañas de azúcar en su parte inferior, y causa así su pérdida. 
El nombre científico significa que toma el diezmo. 

El pelaje es en las partes superiores ceñiciento-pardo, en los 
lados más claro y en el vientre blanco. Hay pelos tiesos oscu- 
ros y más largos entre los otros, principarlmente á lo largo del 
lomo. Se ven á veces variedades albinas más ó menos perfectas. 
Esta especie vino á Europa desde el Asia y no se la conocía has- 
ta la primera mitad del siglo pasado. Desde entonces ha dismi- 
nuido la especie siguiente, tanto cpie hay parajes donde ya no 
existe. Aquí no se hace uso de la piel, pero en Europa, princi- 
palmente en París, se la curte para la fabricación de guantes. 

Mus rattiis. — Ratón: 

Mus rattus Linn. Syst. nat. I, p. 83. 

En esta Isla existe en abundancia, pero más en el campo que 
en las poblaciones. Suele vivir en los techos de las casas de cam- 
po cubiertos con hojas de palma y haces de yerba de Guinea, en 
los pisos altos de las casas, encima de los árboles y en ramas 
huecas de ellos. También causa muchísimo daño á toda clase de 
sustancias. 

El pelaje es más oscuro cjue en la especie antecedente, casi 
ceniciento negro, en los lados más claro y en el vientí-e blanco. 
También hay albinos. Desde la Edad media se conoce la especie 
en Europa; pero, por la ¡persecución que sufre por la Rata, va dis- 
minuyendo y falta ya en algunos parajes. 

Ho alcanza el tamaño de la Pata. He observado su nido, 
globuloso, grande, con una entrada lateral, y hecho de ramitas y 
hojas en la bifurcación de ramas ó. entre el ramaje espeso de ár- 
boles ó arbustos. Este nido sirve también para dormitorio. 



49 

Mus musculus. — Ratoncito, Guayahito. 

Mus musculus Linn. Syst. nat. I, p. 83. 

Muy común en todas partes, tanto en las casas como en el 
campo y en los montes; muy dañino, menos por lo que come que 
por roer la ropa, los muebles, víveres, cfec. No necesito describir 
el pelaje ni las costumbres, pues todo es muy sabido." Esta es- 
pecie era conocida en Europa desde la antigüedad más remota. 

La variedad albina es bien conocida, Dues se la cria á menudo 
en jaulas ó en pomos muy grandes. 

Se han observado no solamente en la Isla de Cuba, sino tam- 
bién en Europa (Alemania) ratoncitos cantores. Yo mismo los 
he oido cantar en una casa de la calle de Cuba en la Habana, y 
en otra de la calle de la División en Guanabacoa, y he tenido 
uno en una jaula, donde cantaba de noche. En esta operación se 
veian moverse los cachetes y el vientre. El canto era de pcxía 
fuerza, y parecía el de un pajarito que empieza á probar el canto 
de su especie. Un conocido mió, alemán, preso por causas políti- 
cas en Alemania, observó en su prisión por mucho tiempo dicho 
canto, y publicó después un artículo en el periódico ilustrado 
Gartenlauhe, 1861, p. 777. En los periódicos de la Habana, (no 
recuerdo en cuáles ni en qué año) se habló también de unos ra- 
toncitos cantores. Supongo que el canto es particular á algunos 
machos en el tiempo de los amores. 



OBOEN CETACEfi. 



FAMILIA herbívora. 

GÉNEKO MANATUS Linn. 

Manatus am ericayius . — Ma7iati . 

Manatus americanus, Cuvier, Ann. du Mus., t. 13, 
p. 282, pl. 19. 
En las embocaduras de los rios y en los esteros de agua salo- 
bre, En tiempos antiguos muy abundante; hoy más reducido, 



50 

pero no raro, aunque difícil de coger. Útil por su carne, estimada 
como la de vaca, y por su cuero grueso de que se fabrican bas- 
tones y el prohibido instrumento de castigo. 

En La (7(9?i.síía?¿c'¿a (periódico déla Habana) del 12 de Setiem- 
bre de 1871, segunda página, se insertó la noticia siguiente, co- 
mo remitida de Trinidad (ciudad en la costa meridional de Cuba 
con su puerto Casilda): «Mucbo es lo que se ha hablado en la úl- 
tima quincena de una «morsa» ó «vaca marina», que al decir de 
algunos ha sido pescada en un cayo próximo al puerto de Casil- 
da.» Si fuese verdaderamente una morsa (Trichechus), pertene- 
cería al orden Pinnipedos, y aumentaría el catálogo mastológi- 
co cubano con este grupo; pero como la noticia es acaso de una 
persona poco instruida en Historia natural, y como dice «mor- 
sa ó vaca marina», y vaca marina es uno de los nombres del 
manatí, como éste es frecuente en las costas de Cuba, supongo 
que no se trata de ninguna novedad, ó sea de un animal nuevo 
para la fauna de esta Isla. 

FAMILIA carnívora. 

? — Tonina. 

No habiendo examinado individuo alguno muerto, no puedo 
indicar su nombre científico. Se ven estos animales á menudo al 
rededor de las embarcaciones, y muchas veces las acompañan 
por algún tiempo. Pertenecen al género DelpJiinus L. 

El Sr. D. Francisco Jimeno observó un individuo de otra es- 
pecie en el año de 1865, muerto en la bahía de Matanzas, el cual 
pertenecía al género Phoccena Cuv., según se lee en el periódico 
El Liceo de aquella ciudad, Octubre del mismo año; el nombre- 
vulgar es el mismo. 

? — Ballenato. 

Tampoco puedo nombrar esta especie por falta de observación; 
pero me consta que se han visto algunos individuos, y aún que 
han sido arrojados á la costa ó á los cayos, muertos ó enfermos: 
de uno vi los huesos en la Punta de Maya (Matanzas), cuando 
llegué á la Isla en 1839. 



DE LOS NOMBRES CIENTÍFICOS. 



NOTA. — Los nombres de los órdenes de las familias y subfamilias 
están impresos con letras mayúsculas; los de los géneros tienen la pri- 
mera letra mayúscula; los de las especies, aunque tengan en el texto la 
primera mayúscula, la tienen minúscula. Los nombres tanto genéricos 
como específicos que valen para la especie, están impresos con letra 
bastardilla, y los nombres sinónimos con letras romanas. 



PÁGS. 

achradopliilus? Artibeus 15 

sedium Plagiodontia 46 

albomaculatum Phyllostoma. 15 

americanus Vespertilio 23 

americanus Manatus 49 

Artibeus 12 

achradophilus? 15 

carpolegus 13 

falcatus 14 

jamaicensis? 15 

perspioillatus 12 

sulpliureus? 15 

Atalapha 34 

pfeifferi 34 

barbatus Vespertilio 30 

blainviUei Monnops 17 

blossevillei Nycticeius 34 

boothi Chilonycteris 21 

JBrachyphylla 16 

cavernarum 16 

BRACHYURA 23 

brachyurus Capromys 45 

brasiliensis Nyctinomus 29 

brownii Capromys 45 



PAGS. 

CaproTTiys 44 

bracliyurus 45 

brownii 45 

fournieri 44 

nielanurus 47 

poeyi 46 

prehensilis 46 

carnívora 50 

carolinense Pv,hinopoma 29 

carpolegus Artibeus 13 

caudifer? Glossophaga 9 

cavernarum Brachyphylla.. 16 

Centetina 39 

CETÁCEA 49 

Chilonycteris 20 

boothi 21 

macleayi 20 

CHIROPTERA 7 

cinnamomeum Lobostoma... 18 

cubanus Nycticeius 33 

Solenodon 39 

Vesperus 33 

decumanus Mus 48 

Delpliinus 50 



52 

PÁGS. 

dorsatus Noctilio 23 

dutertreus Vespertilio 32 

Vesperus 32 

Dysopes 25 

naso 29 

nasutus 29 

rufus .25 

falcatum Phyllostoma 14 

falcatus Artibeus 14 

Fhyllops 14 

ferox Molossus 26 

fouT7iieri Caproniys 44 

fuliginosus Molossus 29 

gigcis Molossus 25 

GLIKES 44 

GLOSSOPHAG^ 9 

Glossophaga caudifer 9 

herbívora 49 

insectívora 39 

jamaicense Phyllostoma 13 

jamaicensis? Artibeus 15 

leavissi Phyllostoma 13 

lepidus Natalus 30 

Vespertilio 30 

leporinus Noctilio 23 

Vespertilio 23 

Lobostoma cinnamomeum... 18 

quadridens 20 

Tiiacleayi Chilonycteris 20 

MacTotus 7 

minor 7 

waterhousei 7 

Mayiatus 49 

aonericanus 49 

melanurus Caproviys 47 

minor Macrotus 7 

MO].ossi 25 

Molossus.. 25 

fcrox 26 

fuliginosus 29 



PAG3. 

gigas .' 25 

ohscurus 27 

tropidorhy nchus 27 

Monophylhcs 9 

rediiianni 9 

MORMOPES 17 

Mormops 17 

blainvillei 17 

multispinosus Nyctinomus... 29 

MURINA 44 

Mus 47 

decuonanus 48 

musculus 49 

rattus 48 

muscidus Mus 49 

Nyctinomus 29 

naso Dysopes 29 

nasutus Dysopes 29 

Natalus 30 

lepidus 30 

Noctilio 23 

dorsatus 23 

leporinus 23 

unicolor 23 

Nyctieeius 33 

blossevillei 34 

cuhanus 33 

Nyctinomus 29 

hrasüiensis 29 

multispinosus 29 

musculus 29 

rugosus 29 

ohscurus Molossus 27 

paradoxus Solenodon 39 

pcrspicillatum Phyllostoma. 13 

perspicillatus Artibeus. 12 

Vespertilio 12 

pfeifferi A talapha 34 

Phocasna 50 

Phyllonycterys 11 



53 



poeyi 11 

sezekorni 12 

FhyllojJs ' 14 

falcat'us? 14 

PHYLLOSTOMATA 7 

Pliyllostoma albomaculatum. 15 

jamaicenso 13 

jamaicensis 15 

Icavissi 13 

perspicillatuní 13 

plaiiirostre 13 

Platíiodontia aidium 45 

pía 11 i ros tre Pliyllostoma 13 

poeyi CaproTinys 46 

Phyllonyeteris 11 

preliensilis Capromys 46 

quadridons LoLostoma 20 

rattus Mus 48 

redmanni Monoj^li yllus 9 

Rhinopoma carolinense 29 

rufiis Dysopes 25 

rugosas Nyctinomus 29 



PAGS. 

sezehorni Pliyllo nycteris 12 

Solcnodon 39 

cuhanus 39 

paradoxus 39 

Steiioderma 12 

STENODERMATA 12 

siüpliiireus? x^ rtil )eus 15 

tropidorhynclins Molossus... 27 

unicolor Noctilio 23 

VAMPYRI 7 

VESPERTTLIONES 30 

Vespertilio 30 

americanus 23 

barbatus. 30 

dutertreus 32 

lepidus 30 

leporinus 2o 

perspicillatus 12 

Ves2:)erus 32 

cubauus 33 

dutertreus 32 

waterhousei Macrotus 7 



FE DE ERRATAS. 



En la página 3, línea 19, dice aun, léase aún. 

» 7, línea 12; dice Walerhousei, léase Waterhousei. 

1) 13, líneas 5, 7, 10 y 13, suprímase en el segundo lugar la seña », y sa- 
qúense las palabras planirostre, jamaicensis, 
Leavissi y jamaiconse más afuera; tanto como 
la palabra perspicillatum en la línea 1* 

n 18 línea 25, dice infe, léase in. 

n 39, línea 18, dice Soledonon, léase Solcnodon. 

D )) » 20, dice Soledonon, léase Solcnodon. 






LICSMMMItS 



3 ^Dflñ GDl7l^^ñ ^ 

nhmamm QL724 C9G9X 
Contribución a la mamalogia cubana, 



^-^^^•w.. 



ír^^-í 



w*^ 1 



- -i > .^ 






m^M 



til». 



^•'> 



^¿¿te^- 



^^^v' '^ 



í^'-.-. ■^> 



•".% 



,-. ^}^