(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Correspondencia de la Legacion mexicana en Washiington durante la intervention extranjera"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 



s/^-^^^z ^ 



) 




HARVARD 
COLLEGE 
LIBRARY 




Digitized by CjOOQ IC 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by VjOOQ IC 



Digitized by VjOOQ IC 



CORRESPONDENCIA 

DS LA 

mmm mmoana i wAsm 

DURANTE 

LA INTERVENCIÓN EXTRANJERA. 
1860-1868. 



COLECCIÓN 
) 



DX 

DOCUMENTOS PARA FOfiMAB U HISTORU^DE LA INTERVENCIÓN. 



TOMO XX. 



1862. 



^ MÉXICO. 



IMPRENTA DBIi OOBIERNO, BN. PALACIO, 

i OAMQO I>B J08< X. SAXDOVAL. 



1670. 



Digitized by VjOOQ IC 



S/4 M^l<f 




/S-Sr/. ^r¿ d^. 



^-r 



/ 









Digitized by 



Goó^^ 



INTRODUCCIÓN AL SEGUNDO VOLUMEN. 



En el año que ha trascurrido desde que se anunció la 
publicación de esta correspondencia, ha sido posible con- 
cluir los Yolúmenes primero y segundo de ella. El primero 
contiene una pequeña parte de la correspondencia de 1859 
y toda la de 1860 y 1861, y el segundo la de 1862. La cor- 
respondencia publicada en el primer volumen puede consi- 
derarse incompleta, no obstante el grande empeño que se 
toro por comprender en ella todos los documentos importan- 
tes k que en la misma se hacia referencia. Sin embargo de 
^te empeño, no se comprendieron en dicho volumen, por re- 
gla general, mas documentos que las notas de la Legación al 
Mímsterio de Relaciones y las del Ministerio á la Legación, 
ceñios principales de sus anexos, esto es, las comunicaciones 
dirigidas por la Legación al Departamento do Estado de Was- 
hington ó á los consulados de la República en los Estados- 
unidos, y comunicaciones del mismo género dirigidas por el 
Ministerio de Relaciones, y citadas de una manera especial 
e^ sus notas 4 la Legación. Todos los demás anexos, ya ma- 
nuscritos, ya impresos, citados enldichas comunicaciones, y 
que no pertenecen á la clase mencionada, no se insertaron en 
el tomo referido. Puede considerarse, por lo mismo, incom- 
pleto^ supuesto que muchos de estos anexos son casi indis- 
pensables para la mejor inteligencia de los asuntos á que di- 
chas notas se refieren. 

Digitized by VJ O OQ le 



IV INTRODUCCIÓN. 

En este segundo volumen se ha procurado subsanar en 
cuanto ha sido posible estos inconvenientes. Hasta el mes de 
Julio de 1862 se siguió^ sin embargo^ el método adoptado pa- 
ra el primer volumen; pero de ese mes en adelante se procuró 
insertar á continuación de cada una de las comunicaciones en 
que se citaban anexos, los que se pudieron obtener y se con- 
sideraron de mas interés. Para subsanarla falta que se nota 
en la correspondencia de los meses anteriores &, Julio de 
1862, se han incluido en un apéndice los anexos que se con- 
sideraron de mas importancia, y que ha sido posible conse- 
guir. Aunque todavía no puede decirse que la colección com- 
prendida en este volumen sea completa, sí es evidente que 
merece esta calificación, comparada con la del primero. 

Conociendo ya prácticamente las dificultades que se han 
presentado para adquirir todos los anexos, que por su interés 
puede considerarse que forman una parte integrante de esta 
correspondencia, se está procurando con redoblado empeño 
conseguirlos, á fin de que la correspondencia de los años pos- 
teriores al de 1862 sea tan completa como fuere posible. 

Tanto este volumen como el anterior adolecen, sin embar- 
go, de un defecto, que bien puede calificarse de grave, y que 
desgraciadamente ha sido muy difícil de evitar. Este consis- 
te en que no habiendo podido disponer del tiempo necesario 
para cuidar con la oportunidad debida de la corrección y con- 
veniente colocación de los diferentes documentos que forman 
dichos volúmenes, se notan en ellos faltas mas ó menos gra- 
ves á este respecto, que no seria ya posible evitar sino en 
otra edición de esta obra. Se ha procurado, sin embargo, sub- 
sanar en lo posible estas imperfecciones, por lo que hace á 
este volumen, en el índice con que termina* 

Está ya en .prensa, y algo .adelantada, la impresión de la 
correspondencia del año de 1863, y una parte de la de 1865. 
Uno de los objetos principales de esta spublicacion se al- 
canzarla, si pudiese concluirse en los primeros meses del año 

Digitized by VjOOQ IC 



INTRODUCCIÓN. v 

próximo^ la impresión de la correspondencia de los años de 
1865 á 1867^ pues como se manifestó en la introducción pu- 
blicada[en el primer volumen^ en la correspondencia de esos 
a&os se comprenden multitud de documentos muy importan- 
tes, que podrían servir de defensa eficaz á los derechos de la 
República en las reclamaciones presentadas contra ella^ ante 
la comisión mixta reunida en Washington^ en yirtud del tra- 
tado del 4 de Julio^de 1858. Aunque es ya muy difícil poder 
concluir la impresión con la oportunidad debida para que sir- 
va á ese importante objeto^ se hará todo género de esfuerzos 
porque se termine de manera que pueda llenar, entre otros, 
el fin indicado. 

La publicación de los dos volúmenes que han salido ya & 
luz, ha venido á afirmarme en la opinión que he tenido y 
que me movió á emprender esta obra, respecto de la con- 
veniencia de llevarla á cabo, por el servicio que con ella se 
bace á laNacion, contribuyendo, con materiales auténticos, á 
escribir la historia de una de las épocas de su vida política 

I borrascosas y llena de lecciones útiles. 

Mfaioo, Diciembre 4 de 1870. 



M. Romero. 



Digitized by VjOOQ IC 



Digitized by VjOOQ IC 



CORRESPONDENCIA 



DE LA 

LEGACIÓN MEXICANA EN WASHINGTON 

CON BL 

MDÍISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPÚBLICA. 

AÑO DE 1803. 



NUMERO 1. ♦ 

LEGACIÓN MEXICANA BN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington, JCnero 19, de 186$, 
Éi pueblo de los Estados- Unidos y las dificultades de México, 
Zjmn. Sr. 

Ififatíridad de este dia, en la que es costambre en este país hacer multitud de 
TÍBÉtu, me proporcionó la ocasión de ver ¿ un {pran número de personas promi- 
■ ca U g, entre las euales se encuentran algunos senadores y varios diputados. La 
pÓBcra pfregant» que me hacian casi un&nimemente, era qué noticias habia yo 
reeibido de México, en cuyos asuntos manifestaban ínteres y ansiedad. Yo con- 
testaba qae mis noticias no eran muy recientes; pero que por los antecedentes que 
teaia ereia que Veracruz Ueyaria algunos dias de estar ocupado por las fuerzas 
Bip^Bolas. Casi todos manifestaban deseos de saber qué clase de resistencia ha- 
ríamos y con qué elementos contábamos para hacer una oposición fructuosa. En 
iidoe adrerti también con una notable uniformidad muestras de pesar por los pe- 
rros qne amagan á nuestro país, de simpatías por nuestra causa, la creencia de 
foe si loe EsiAdos-Unidos no estuTÍeran empefiados en su actual guerra civil, las 
foiteiicias europeas no hubieran intentado siquiera intervenir en México, y el de- 
seo síneero, al parecer, de que cuando se arreglen aqui las dificultades interiores 
sesos concedan los auxilios que necesitemos. Mas de una persona me dijo: "Sos- 
ténganae vdea. un poco, que cuando nosotros terminemos nuestra guerra civil nos 
cacontrsrémoa mas fuertes que nunca con un ejército de 600,000 hombres.'' Todos, 
en embargo, manifestaban lo que es demasiado cierto, y he estado diciendo á ese 
IGniflieiio desde hace tiempo, esto es, que en las oirounstanoias actuales, cuyo tér- 
) está, por desgracia, muy distante, no es posible á los Estados-Unidos pres- 
\ ningan auxilio. Esta puede considerarse como la opinión de la parte sen- 
itfn é llastmda del país. 

TOMO II. 1 



Digitized by VjOOQ IC 



Por supuesto que yo procuré aprovechar la ocasión para manifestar á todos que 
no necesitábamos mas auxilio que el pecuniario para comprar armas y mantener 
nuestros ejércitos, pues que tendríamos de sobra gente aguerrida y entusiasta, y 
podríamos levantar tantos soldados cuantas armas tuyiésemos. También procuré 
impresionar & mis oyentes de que la expedición europea amaga tanto á los Esta- 
dos'^ünidos como á México, que es guerra de las instituciones monárquicas contra 
las republicanas, y que la considerable fuerza naval reunida en el Golfo es de- 
masiado grande para México, y no puede estar dirigida sino contra los Estados- 
unidos. 

Xjo que tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y fines consi- 
guientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libwtad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Ezmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 2. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 2 de 186$. 

^ D. Gregorio Barandiarán, 
Exmo. Sr. 

Tengo la honra de informar á vd. que hoy se presentó en esta Legación D. Gre- 
gorio Barandiarán, solicitando pasaporte para regresar á la República. 

Aunque me consta que ha sido el agente autorizado que la reacción ha tenido 
aquí desde la partida del ex-general Robles, que ha tratado de hacer todo el mal 
posible al Supremo Gobierno de la República y á la causa liberal de México en 
general, y que estando en la República trabajará de concierto con los planes del 
cabecilla D. Miguel Miramon, no me pareció conveniente denegarle el pasaporte, 
tanto por no tener prohibición legal de volver á la RepüTblica, cuanto porque creí 
que sn presencia en ella, donde no tiene prestigio ni influencia ninguna, será me- 
nos perniciosa para el interés de nuestro país que su residencia en esta capital, 
on donde por la posición que en otro tiempo ocupó y por las buenas relaciones que 
conserva con algunos miembros del cuerpo diplomático, nos haría mucho perjui- 
cio propagando noticias desfavorables y jLrabi^ando, en los limites de su esfera, en 
favor de la causa reaccionaria. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y fines 

consiguientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dio?, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

¿xmo. 8r. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 3. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 5 de 186t, 

Segunda conferencia con Mr. ¿^umner. 
Exmo. Sr. 
El dia 2 del actual se recibió aquí la desagradable noticia de que Veracruz ha- 
bla sido ocupado por las fuerzas españolas, y el'siguiente publicaron los periódi- 



Digitized by VjOOQ IC 



eos de Nueva-York los pormenores y editoriales que se encuentran en las tiras 
que remito adjuntas. 

Ayer busqué á Mr. Seward para hablarle sobre dichos sucesos; pero no pude 
▼erloy porque habla ido á Nueva- York, de donde parece volverá pronto. 

Las precedentes noticias, que hablan sido anticipadas por mi, me proporcionaron 
buenas razones para defender ante la comisión de relaciones exteriores del Senado 
el projecto de tratado propuesto por Mr. Corwin. Aprovechando, pues, la oportu- 
nidad, ocurrí á ver al senador Mr. Sumner, presidente de aquella comisión, con 
quien tuve una conferencia, cuyos pormenores referiré en seguida sucintamente* 

Le dije que la ocupación de Veracruz sin previa declaración de guerra y sin 
motivos que justifiquen . las hostilidades, era una prueba mas de las intenciones 
que la EspaBa tenia de reconquistar á México. aMi gobierno,» aSadi, «se consi- 
dera bastante fuerte para llevar & buen resultado una gueri'a con Espafia, porque 
el pueblo mexicano es, como el que mas, celoso de su independencia, que quieren 
arrebatarnos otra vez nuestros antiguos dominadores; pero contra el poder com- 
binado de BspaSa, Francia é Inglaterra, apenas podríamos luchar. Nuestra polí- 
tica debe ser, pues, aislar á la Espafia de las otras dos potencias, concediendo 6 
eslas cuanto esté en los límites de nuestrli posibilidad. Como los intereses de am- 
bas en México, y con espeoialdad de la Inglaterra, son principalmente pecunia- 
rios, es natural creer que si les podemos ofrecer la garantía de los Estados-Uni- 
dos, hayamos adelantado mucho en la celebración de un arreglo honroso y conve- 
niente; pero si los Estados-Unidos nos rehusan su ayuda, nos encontraremos con 
todas las puertas cerradas y en peligro inminente de sucumbir.» 

Mr. Sumner me preguntó si creía yo que una vea aprobado el tratado de Mr. 
Corwin surtiera el efeotode desarmar contra México á la Francia y la Inglaterra, 
4 lo que le respondí que inmediatamente no; pero que muy probablemente produ- 
eiria ese resultado, luego que aquellas naciones vieran la clase de resistencia que 
1» intervención iba k encontrar de parte del pueblo de México. Le d^e que sabia 
yo, por conducto fidedigno, que ambas potencias hablan convenido en la interven- 
ción, en el concepto de que contarían con el auxilio de una gran mayoría del país, 
y que la parte que. fuese hostil no haria ninguna resistencia; pero que cuando se 
desengafllasen, es casi seguro que desistirán de una empresa que les costaría tan 
oara si persistían en llevarla á cabo y de la que sacarían tan poco provecho. «Es de 
creer, proseguí, que entonces traten de celebrar una paz ventajosa, que se podrá 
concluir mas fácilmente si contamos con la garantía de los Estados-Unidos para 
satisfacer los intereses pecuniarios de aquellas potencias.» 

Mr. Sumner me dijo que mis ideas le parecian muy racionales, y que desde la 
primera conferencia que tuve con él le habia llamado la atención lo moderado de 
mis deseos. aTenemos las mas grandes simpatías por México,» agregó» «y deseamos 
sinceramente ayudarlo; pero vd. conoce lo difícil y critico de nuestra posición: te- 
nemos demasiadas complicaciones exteriores para que busquemos (tras nuevas: si 
podemos alejar de vdes. á Inglaterra y á Francia por medios pacíficos y sin ofen- 
der á ninguna de esas dos potencias, lo haremos con gusto.» 

Yo le dije que esto era precisamente lo que nosotros deseábamos. Me preguntó 
entonces ¿qué deseaba yo que se hiciera con el tratado que está ahora en poder 
del senado? y- le respondí que deseaba que se aprobara si esto era posible, y enca- 
so contrarío, no se tomara en consideración hasta que cambiasen las presentes cir- 
onnstancias. Pareció decidirse por el último extremo. 

Al concluir me dijo que el martes se reuniría la comisión do relaciones exterio- 
res, que entonces la informarla délo que yo le acababa de comunicar y que vería 
qué era lo que se podia hacer en este asunto. Quedó en verlo en ese diapara saber' 
el resultado. Por lo .que Mr. Sumner me dijo en la primera vez que lo vi y por lo 
que me dio á entender hoy, creo que si el tratado se sometiera ahora á la aproba- 
6íon del Senado seria desechado. Considerando lo perjudicial que esto nos seria 



Digitized by VjOOQ IC 



me he propuesto conseguir que bí no es posible aprobarlo se quede por ahora en 
tal estado. Siento que la falta de instrucciones de ese Ministerio sobre este asun- 
to me haya puesto en el caso de obrar & mi discreción, pues en negocios do tanta 
trascendencia temo que mi opinión no sea la mas conyeniente á los interese? de 
mi país. 

Reproduzco & yd. las seguridades de mi muy distinguida cansideracion. 

Dios, Libertad 7 Reforma. 

[Firmado}. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 4. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 5 de ISSB, 

Entrevista con el Dr, Corpancho. 
Exmo. Sr. 

A fines del mes pasado llegó á Nueya-York el Dr. D. Manuel Nicolás Corpancho, 
nombrado Encargado de Negocios del Peiiú cerca del Gobierno de la República, y 
que es la persona de que habl6 á ese Ministerio en mi nota número 878, de 18 de Di- 
oiembre próximo pasado. Hoy se presentó en esta Legación con una carta de in- 
troducción del Sr. Barreda, quien me dice que el objeto de su venida & esta ciudad 
era, ademas de informarse conmigo sobre los asuntos de México, solicitar por nú 
intermedio tina entrerista del secretario de Estado, para manifestarle las ideas del 
gobierno del Perú con relación á México. 

Creo excusado decir que recibí al Sr. Corpancho con las mayores muestras de 
consideración, y le manifesté la mejor voluntad para hacer cuanto estuviera de 
nú parte con objeto de llenar sus deseos. MaBana ó pasado veremos al Secre- 
tario de Estado, y en nota separada impondré & vd. de la entrevista que con él ten. 
gamos. Respecto de las noticias que' deseaba saber con relación á México, le di to- 
das las que me pareció conveniente que supiera respecto del estado que guardan 
nuestros asuntos y de las intenciones y planes de las potencias europeas. Muy po- 
co trabajo tuve al informarlo de la condición de la República, pues con pocas ex- 
cepciones, 80 manifestó al tanto de nuestros asuntos, circunstancia que no es co- 
mún en los extrangeros. 

Tuve la mayor satisfacción en hallar al Sr. Corpancho perfectamente de acuer- 
do con mis ideas respecto de la intervención europea. Conoce que el peligro no 
amenaza & México solamente, y va dispuesto á hacer cuanto esté á su alcance por 
cooperar & que*noBOtros salgamos con bien de él. No dudo por lo mismo que sea 
bien recibido en la República. 

£1 Sr. Corpancho me suplicó lo acompaOara yo 6 ver al Sr. Tassara, para quien 
iraia también cartas de recomendación. No encontré inconveniente en acceder & 
esta súplica, y en la noche ñiimos k ver & dicho sefior. Llegamos ¿ su casa en el 
momento que se levantaba de la mesa en unión de varios miembros del cuerpo di- 
plomático que hablan comido con él. Delante de ellos me invitó para que brindá- 
ramos por la independencia de Bléxico, brindis que por supuesto acepté desde lue- 
go, y me suplicó que informara yo de él á mi Gobierno. Agregó que no tendría 
inconveniente en repetir tal brindis en la Puerta del Sol ó en el Parlamento espa- 
Bol. Me favoreció, ademas, con otros cumplimientos personales que no creo nece- 
sario referir aquí. 

El Sr. Corpancho me dijo que habia visto á Miramon en Nueva- York, y que ha- 
bía oido decir que no pensaba ir á la Habana, sino directamente á un punto de la 



Digitized by VjOOQ IC 



costa de la República en donde pudiera desembarcar sin dificultad para internar- 
se m el país. 

Asegara qne se manifiesta muj resentido de los españoles; que dice que cono- 
ce sus planes y que va decidido á morir por su patria. Al preguntarle el Sr. Bar- 
reda por qué no ofrecía sus servicios al Gobierno ^e la RepCiblica, contestó que por 
que temía que lo fusilaran si iba solo, pues tenia muchos enemigos mortales que 
se encuentran hoy en el poder; pero que cuando reuniera alguna fuerza con la que 
se pudiera haeer respetar j que le sirriera de garantía, los ofrecería. 

Reproduzco á rd. con este motivo las seguridades do mi muy distinguida consi- 
deración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 5. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathinglon, Enero 6 de 186S. 

Intervención europea. — Patentes de corso, 
Exmo. Sr. 

El Sr. Fuente me dijo en una de sus comunicaciones, que habla sabido que el( 
Brasil iba á mandar dos buques de guerra con la expedición europea. Pregunté 
al Sr. Lisboa lo que habia sobre esto, y me dijo ^que no tenia ninguna noticia de/ 
ello y que lo consideraba enteramente improbable, pues en su concepto las ideas. 
de su gobierno estaban contra la intervención. 

He seguido recibiendo solicitudes para armar buques en corso con bandera me- 
xicana en caso de guerra extrangera. Anoche me vio una persona caracterizada 
de esta ciudad, y me dijo que ella sola podria armar veinte vapores. Estoy espe- 
rando eon ansiedad las instrucciones que tengo pedidas sobre esto para saber 4 
qaé atenerme. 

Con el fin de levantar mas el espíritu público de este pafs contra la intervenoioa 
europea, tocando la clave tan poderosa aquf del propio Ínteres, he hecho circular 
el mmor de que nno de los objetos de la Inglaterra es ocupar el puerto de Mata- 
moros para exportar por él el algodón del Sur y para introducir armas y otros ar- 
ticolos de contrabando de guerra. Mis trabajos han empezado & producir el efec^ 
ta que yo deseaba, como lo verá vd. en las tiras que remito adjuntas de varios pe- 
ri6dxeos de este país. 

He dado también & los agentes de la prensa de Nueva- York varias noticias de 
México, presentándolas bajo una luz conveniente & nuestra causa, de la manera 
que aparece en las tiras a(i|j untas. 

He puesto en juego algunos resortes de amistad para conseguir que el Tribuné 
de Nueva-York, que es el periódico que tiene mas influencia con el partido que 
hoy se halla en el poder, sostenga la causa de México. Hasta aquí habia ealum- 
niado á la República dicho diario y se habia manifestado el mas violento enemigo 
de la causa liberal en México. De pocos diaa á esta parte ha cambiado su tono y ha 
publicado ya los artículos razonables de los que remito ejemplares. Espero conse- 
guir qne conociendo m^or nuestra situación, se decida enteramente por nosotros* 
Llamo la atención de vd. hacia el artículo qup. remito del London Moming Po8t, 
órgano de Lord Palmerston, publicado el 30 de Noviembre último, en cuya fecha 
se tenia ya noticia en Inglaterra del tratado que celebró Sir Charles Wyke. Vd. 
verá la mala fé con qne el Gobierno británico estaba procediendo, pues al mismo 



Digitized by VjOOQ IC 



6 

tiempo que daba instruooiones á bu representante en Méxioo para que hiciera ta- 
les 6 cuales arreglos con objeto de reanudar las relaciones entre los dos países, 
manifestaba su determhiacion de no susperder sus procedimientos hostiles contra 
la República, aun en el caso de que el tratado fuera aprobado. En vista de esta 
rillania, los buenos patriotas debemos alegrarnos de la suerte que aquella Con- 
Tención suñrió en el Congreso. También remito un editorial que sobre esto misnio 
publicó el Times del 20 de Piciembre próximo pasado. 

£1 sábado supe en el Departamento de Estado, que el cónsul inglés en la Haba- 
na habia notificado al de los Estados-Unidos en el mismo puerto, que en lo suce- 
sivo no enviaría por el vapor inglés las balijas de los Estados-Unidos. Quedare- 
mos, pues, incomunicados^ con la República si este Qobierno no destina & ese ser- 
vicio postaí alguno de sus vapores, lo que en sus actuales circunstancias no me 
parece probable. La correspondencia de este mes la enviaré con el Sr. Corpanoho, 
cuyo conducto, aunque puede ser tardío, lo considero seguro. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Píos, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

' Bxmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 6. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTAPOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 7 de ISSe. 

Tercera conferencia cwi Mr. Suinner. 
Exmo. Sr. 

Hoy ocurrí al Senado con objeto de saber lo que habia resuelto respecto del pro- 
yecto de tratado de Mr. Corwin la comisión de Relaciones Exteriores de aquella 
Cámara, en la sesión que tuvo en la mafiana. Mr. Sumner me informó que habia 
manifestado detenidamente á sus colegas cuanto yo le expuse en la conferencia 
que tuve con él el 6 del que cursa, y de la cual hiformé & vd. en mi nota núm. 8, 
de aquella fecha, y que encontrando fundadas mis observaciones, habian determi- 
nado suspender por ahora todo paso en el asunto [to lay the papers^on the table] 
para dar lugar & que los acontecimientos futuros cambien el aspecto de la cuestión 
y haya mas probabilidad de que tenga buen éxito la negooiacion. Tuvo Mr. Sum- 
ner la bondad de ofrecerme que no haría nada respecto de este negocio sin avisar- 
me previamente, y me suplicó le comunicara yo las noticias que recibiera. 

Estoy casi convencido de que si el proyecto de tratado se tomara ahora en con- 
sideración no seria aprobado, y por esto prefiero que por ahora quede suspenso. 

El mensage con que el Presidente remitió el proyecto de tratado y demás doou- 
laentos relativos, se imprimió y distribuyó en lo confidencial & los Senadores. Es- 
toy tratando de conseguir un ejemplar, y si lo lograre, no dejaré de enviarlo i. vd. 

Aprovecho esta aportunidad para reproducir & vd. las seguridades de muy dis* 
tinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Bxmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



NUMERO 7. 

LEOAOION MEXICANA ES LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOA. 

Washington, Enero 7 de 186i. 

Chiiferencia entre Mr. Seward y d Dr. Carpancho, — Instniccionei 

del segundo. 
£xmo. Sr. 

Anocho regresó Mr. Seward de sa expedición al Estado de Nueva^York, y hoj 
ftii á Terlo para presentarle al Sr. Corpancho. Este sefior me dijapreviamente que 
el objeto de su venida á esta ciudad habla sido el de manifestar & este Gobierno 
el interés que el Perú toma en la condición actual de México, j el deseo que tiene 
de coadyuvar & eoigurar los peligros que lo amenazan: que en las instruccio- 
nes que se le dieron, se le previene que mientras la guerra que nos haga EspaBa 
■e conduzca legalmente, se limite á vigilar los acontecimientos; pero tan luego co- 
mo ve^-que aquella potencia intente reconquistar á México, manifieste en nombre 
de su Gobierno que el Perú se opondrá por la fuerza á tales planes, y que en unión 
de las demás Repúblicas Sudamericanas, procurará auxiliar e^cazmente á Mé- 
xico para que rechace la Invasión; que creyendo^' que el Gobierno de los Estados- 
Unidos participe de los mismos propósitos, habia venido para suplicar, en caso de 
que no fuese equivocada su creencia, que se dieran instrucciones 4 la Legación 
de los Estados-Unidos en México, á fin de que obre de Concierto con la del Perú 
para lograr el mismo abjeto. 

No sabiendo inglés el Dr. Corpancho tuve yo que servirle de intérprete: dije L 
Mr. Sevrard lo que precede, y en respuesta manifestó que le daria instrucciones 6 
Mr. Gorwin para que se entendiera con el Sr. Corpancho, y que por estar en ese 
momento muy ocupado no le era posible prolongar la entrevista; pero que dentro 
de poco fijarla una hora en que pudieran hablar libremente. No sé si la causa que 
tuvo Mr. Seward para no entrar en materia fué realmente la que alegó, ó porque 
no se ereyera en libertad para hablar con el Sr. Corpancho sobre nuestros asun- 
tos en presencia mia. En todo caso me excusaré de acompañar á dicho sefior en 
la próxima entrevista que tenga con el Secretario de Estado. Si supiere yo, como 
lo espero, el resultado de ella, lo comunicaré á ese Ministerio. 

Ayer presenté al Sr. Corpancho al Presidente de los Estados-Unidos. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NÜMEKO 8. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOB ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOA. 

Washington, Enero 9 de 1S6S. 

II conferencia entre Mr, Seward y el Dr, Corpancho, 
XIX conferencia con Mr, Seward. 
Bxmo. Sr. 

Por súplica del Sr. Corpancho lo acompañé, contra la resolución que habia yo 
formftdo, á una conferencia que tuvo hoy con Mr. Seward. Dije á este sefior, por 
encargo del primero, que luego que el Perú habia tenido noticia de la coalición 
formada contra México, habia expedido una circular á los gobiernos de las Ropú* 



Digitizecfby CjOOQ IC 



8 

blicas hispanoamerieaiiM, informindoUs del peligro que amenaza sus naciona- 
lidades, é imitándolas para unirse estrechamente á fin de defender hasta el últi. 
mo extremo la causa común. A la salida de Lima del Sr. Corpancho, no se habla 
recibido respuesta de ninguno de dichos Gobiernos. El Perú creía que el Gobier- 
no délos Estados-Unidos, consecuente con su política 'tradicional, participarla de 
los mismos deseos, j que si se decidla & prestar su auxilio moral & la causa de la 
autonomía en América, podia contar con que el Perú 7 los demás gobiernos Sud- 
americanos pondrían á su disposición todos sus recursos de gente 7 dinero para 
la defensa común. Que el Perú estaba listo para mandar por sí solo un cuerpo de 
ejército de cinco 6 seis mil hombres, que podría pasar por el Istmo de Panamá, pa- 
ra lo cual sería fácil recabar el permiso del Gobierno de NuCTa-Granada. 

Mr. Seward contestó diciendo que se alegraba de saber la disposición en que es- 
taba el Perú, 7 que desearía se le informara de las respuestas que dieran los de- 
más gobiernos hispanoamerícanos. Dijo que cuando el Perú acreditara un Mi- 
nistro cerca de este Gobierno, se le darían á él mas amplias explicaciones, 7 agre' 
gó otras generalidades. 

Befiríéadose al deseo manifestado por mí 7 por otras personas respetables, se- 
gún se expresó, de que este Gobierno tomara parte en la expedición, dgo que le 
habla parecido mejor abstenerse de entrar en ella, porque esta conducta era mas 
sincera, pues en el otro caso no habría tomado parte sino con el objeto de entorpe- 
cer el propósito para que se formó la misma coalición. D^jo también que tal medi- 
da manifestaba al mismo tiempo un espirítu mas amistoso hacia México, 7 que de- 
jaba en libertad á los Estados-Unidos para obrar como les pareciera couTenieáte. 

Como Mr. Seward se negó casi enteramente á entrar en explicaciones con el Dr. 
Gorpancho, por no estar acreditado ante este Gobierno, me aproveché de la opor- * 
tunidad para manifestarle la conteniencia de que el Perú mande desde luego á ua 
Ministro ampliamente facultado, pues en el caso de que llegue á firmarse alguna 
Confederación, probablemente se hará en esta capital. El Sr. Corpancho pareció 
quedar persuadido de esta necesidad, 7 me ofreció que urgiría á su Gobierno por 
el nombramiento del Ministro. 

Antes de que hablara 70 á Mr. Seward en nombre del Sr. Corpanoho, d^o que 
ignoraba lo que hubiera hecho el Senado con el pro7ecto de conTencion de Mr- 
Corwin. Yo lo informé entonces de las conrersaciones que había tenido con Mr- 
Sumner 7 del estado que guarda el asunto: me dio á entender que él estaba por- 
que s^ determinara brevemente, 7 me d\)0 que hablarla con algunos senadores pa- 
ra indicarles la urgencia del asunto 7 la conveniencia de que sea favorablemente 
despachado. Le manifesté que me parecia mu7 conveniente que lo hiciera asi, pues 
que nadie podia mejor que él vencer las resistencias que ha7 de parte de la ma70- 
ría de aquella Cámara. 

El Dr. Corpancho saldrá maQana para Nueva- York, 7 el 20 de Filadelfía para la 
Habana, en un vapor español que dide ha anunciado su partida para aquel día. 

Reproduzco á vd. las seguridaes de mi mu7 distinguida consideración. 

Dios, Libertad 7 Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

5xmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



NUMERO 9. 

l^fiQAOION MSXIOANA SN IiOB BSTADOS-U NIDOS DB AMÉRICA. 

Washington, Enero 10 de 186f, 

Derecho internacional mexicano. 
Exmo. 8r. 

Hoy se han recibido en estaXegacion el ejemplar de la «Constitución política de 
la Bepáblica» y el «Derecho internacional mexicano,» que ese Ministerio me aTlsó 
en nota número 272, de 4 de Octubre último, haberme remitido por conducto del 
administrador de correos de Veracruz, de conformidad con la súplica que hice en 
mi nota número 250, de 3 de Setiembre anterior. 

Al decirlo & vd. en respuesta, me es grato renovarle las seguridades de mi muy 
dislingaida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 10. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinglon, Enero 11 de lS6f. 

XX conferencia con Mr, Seicard. 
Exmo. Sr. 

Hoy tuve otra conferencia con Mr. Seward, en la que volví á hablarla de la con- 
-veaieneia que resultaría de que influyera con los Senadores á fin de conseguir una 
resolución fanrorable respecto del proyecto de tratado de Mr. Corwin, que está 
ahora en poder del Senado. Lo impuse minuciosamente de las tres conferencias 
que he tenido con Mr. Sumnér, y de mi temor, no infundado, de que si se sometie- 
ra ahora k la aprobación de aquella cámara seria desechado. Mr. Seward me re- 
pitió la promesa que me hizo antier de que hablaría á algunos Senadores, y agre- 
gó que comunicaría por escrito su opinión á la cámara. No me d\jo cuál era esa 
opinión; pero dejó entender que seria favorable. Al referirle yo la razón de Mr. 
Somner de que el Senado no quería complicar al país con nuevas dificultades, me 
hiso notar Mr. Seward, muy cuerdamente, que ese motivo había desaparecido ya, 
por haberse arreglado la cuestión con Inglaterra. 

En seguida me preguntó si tenía yo alguna noticia respecto de un cambio que 
los periódicos han dicho aqui tuvo lugar en México á mediados de Diciembre próxi- 
mo pasado, y en virtud del cual el general Doblado habia sido investido de facul- 
tades extraordinarias por el Congreso, y á D. Manuel Robles se le habia ofrecido 
el Ministerio de Guerra. To le respondí que no sabia mas que lo publicado en los 
periódicos, de lo cual no se deduce muy' claramente lo que en realidad ha pasado: 
que no creía que se hubiera hecho una nueva revolución, porque seria poner las 
eoaaa en peor estado, en momentos en que estábamos atacados por el invasor ex- 
trangero, y tenia demasiada confianza en el patriotismo 6 ilustración det Congre- 
so» para creer que hubiera recurrido á una medida revolucionaria: que habia sa- 
bido con anticipación que el Presidente habia llamado al general Doblado al Mi- 
Bísfcerio de Relaciones y le habia encargado la formación de un nuevo gabinete, y 
que probablemente lo que pasó fué que el Congreso qtiiso dar un voto de oonfisn- 
la al general Doblado y lo revistió de íboultades extraordinarias; que en la llama- 
TOMO II. 2 



Digitized by VjOOQ IC 



10 

da del general Rebles al nuevo gabinete no encontraba yo nada de eztra&o, tanto 
porque este general es amigo íntimo del Sr. Doblado, cuanto porque desde el mo- 
mento en que el enemigo exterior invadió nuestro territorio, desaparecieron nues- 
tras antiguas denominaciones 7 diferencias de partidosi y todos los mexicanos que- 
daron refundidos, en dos fracciones, de patriotas y traidores. Mr. Seward me pre- 
guntó entonces si nuestra Constitución autoriza al Congreso para deponer al Pre- 
sidente. Le d^e que no; pero que se le puede acusar ante el Congreso por de- 
terminados delitos, y que si el Con jpreso lo declara reo del delito que so le imputa, 
queda separado de su encargo. Me preguntó también si permitía la Constitución 
que se concedieran facultades extraordinarias & un Ministro de Estado, á lo que 
le dge que sobre esto, nuestro Código no tenia ninguna prevención, y que el proce- 
dimiento, aunque irregular, no seria cxtraQo en las presentes circunstancias, cuan- 
do tenemos que recurrir & medidas extraordinarias para salvamos. Me informó 
Mr. Seward de que ni el Cónsul de los Estados7Unidos en Veraoruz, ni el que re- 
side en la Habsíoa, le hablan comunicado nada sobre este asunto. 

Terminado este punto le pregunté si habia tomado alguna medida para comuni- 
carse con Mr. Corwin, pues según informó al Departamento de Estado el Cónsul 
de los Estados-Unidos en la Habana, no es ya posible seguir mandando por el pa- 
quete inglés las baligas de los Estados-Unidos. Me dijo que probablemente cuando 
el Cónsul británico en la Habana supiera que se hablan arreglado las dificultades 
entre este país y el suyo, continuaría mandando, como antes, la correspondencia 
de los Estados-Unidos para México; pero que á pesar de esto hablaría con el Se- 
cretario de Marina, para ver si era posible que un vapor americano hiciera el ser- 
vicio postal. Le encarecí la necesidad de que esto se hiciera así, sin embargo de 
lo cual no tengo muchas esperanzas de que este proyecto se lleve á cabo. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir Á vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. ^ 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Bxmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriorec. — México. 



NUMEKO 11. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 18 de 186S. 

Entrevista con d Sr. Tassara. 
Exmo. Sr. 

En una entrevista que tuve hoy con el Sr. Tassara me leyó un fragmento de un 
despacho, que con fecha de ayer dirigió á su Gobierno. La parte que oí dice casi 
literalmente lo que sigue: «México se disponía á hacer resistencia cuando creía que 
solo España lo iba á invadir; pero al saber que Espafia va acorapa&ada de la Fran- 
cia y de la Inglaterra, es muy probable que los hombres que están ahora en el 
poder se retiren y los del partido conserVlEidor ó algunos otros se encarguen de la 
situación y arreglen pacificamente con las potencias coligadas la consolidación de 
un Oobiemo estable. Se ha calumniado tanto y con tanta iigusticía á México co- 
mo á los Estados-Unidos se les ha elogiado y temido; ni el uno merece aquellas 
iignrias, ni el otro estos elogios. México tiene por si solólos elementos necesarios 
para reorganizarse, y se reorganizará con el auxilio de la Europa ó sin él, aun* 
que seria preferible que fucita del primer modo. La España no es demasiado fuer- 
te para llevar por si sola á buen resultado una guerra con México.» 

£1 Sr. Tassara me refirió, aunque supintamente, lo que él llama la historia 



Digitized by VjOO^IC 



11 . 

de U coalición contra México. Según f ü relato, aprareoe que la Francia y la 
Inglaterra se alarmaron al saber que la EspaSa hacia preparativos para invadir á 
México, 7 le pidieron explicaciones y solicitaron ir las tres en coman. El Gobier- 
no británico propaso nna cl&nsula en que se comprometían las partes contratan- 
tes, de ana manera disfrazada, & no adquirir territorio en México, 7 el gabinete de 
Madrid la enmendó poniéndola de manera que la estipulación ñiese clara 7 tuvie- 
ra aan mas latitud que la que primero se le babia dado. La cláusula relativa á la 
intervención provino exclusivamente de la Francia, á cu7a potencia atribu7e el 
Sr. Tassara deseos de conquista. Por los términos en que so expresa dicbo seflor, 
se deduce que la Espaffa vio con disgdsto que se le unieran las otras dos poten» 
das, pues conoce que tal unión, á lo menos por parte de la Inglaterra, no es para 
cooperar con ella en el desarrollo de sus planes, sino mas bien para oponerse á 
ellos 7 contrariarlos. De esto se deduce también que aunque tres potencias toma- 
ron parte en la alianza, la guerra será co^ la Espafia solamente, pues las otras dos 
potencias solo contribuirán con sus fuerzas navales 7 su apoyo moral, 7 eso mas 
bien para vigilar á la Espaffa que para ayudarla. 

Bespecto de la invasión súbita de la Espaffa antes de la llegada del general Prim 
j de las escuadras de las otras dos potencias, el Sr. Tassara dá las siguientes ex- 
plicaciones. Dice que el capitán general de la Isla de Cuba babia recibido órdenes 
expedidas antes de que se firmara el tratado de Londres, para invadir desde luego 
& México. En vísperas de salir la expedición supo de una manera extraoficial que 
se habia concluido el tratado, y no la quiso suspender porque consideró que si se 
díistaba mas, las ñierzas de la República tendrían tiempo de fortificar á Veracruz, 
y entonces seria mas diñcil tomar la plaza, y no se podría hacer sino con derrama- 
BÍento de sangre. El Sr. Tassara ha dado explicaciones en este sentido á los Mi- 
ostros é^ Francia é Inglaterra, residentes en esta ciudad. 

Al comunicar á vd. lo que precede para su conocimiento y fines que estimare* 
eoBvenientes, aprovecho la oportunidad para renovarle las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad 7 Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

£xfflo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — Méxloo. 



NUMERO 12. 

LEGACIÓN MEXICANA KN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinffton, Enero 18 de 186Í. 

XXI conferencia con Mr. JSetoard. 
Exmo. Sr. 

El 16 del actutvl llegó á Nueva- York el vapor espaflol «Noc Daqui» procedeíTte de 
Matanzas, con fechas de la Habana del ái% 7, y del 2 de Veracruz. Remito á vd. 
tiras que contienen las noticias publicadas por los periódicos de Nueva-York y 
artículos editoriales sobre la invasión espaSola, todos escritos en buen sentido pa- 
ra nosotros. ^ 

Hasta ahora no he recibido mi correspondencia oficial, que seguramente ven- 
drá por conducto de lílr. Plumb, quien aun no ha llegado á este país. Por el expre- 
sado vapor r^ibi, sin embargo, una carta de esa ciudad, con noticia de los princi- 
pales sucesos ocurridos en la República durante el mes próximo pasado, los cua- 
les considero bastante favorables para nuestra causa. Con objeto de hacerlos cir- 
eolar en este país di al corresponsal en esta ciudad del Trihune de Nueva-York, 



bigitized by VjOOQ IC 



12 

periódico acreditado del partido repablioano, las noticias qae aparecen en la tira 
del número de hoy de dicho diario, que también remito. 

En Bebida creí conyeniente comunicar á Mr. Seward las mismas noticias para 
destruir la mala impresión que hubieran producido en su ánimo las que antes se 
habían hecho circular aquí, y de las que hablé & yd. en mi nota número 10, de 11 dol 
que cursa. Hoy asistí, pues, ¿ su recepción ordinaria, y le pregunté si habia reci- 
bido su correspondencia de México. Me dijo qué no, y entonces le referí minucio- 
samente los importantes sucesos acaecidos en México durante el mes citado y el 
faTorable aspecto que presentan las cosas en virtud de los grandes sacrificios 
que el patriotismo ha obligado á hacer á los mexicanos para rechazar á los inva- 
sores extrangeros. Mr. Seward me dijo que celebraba mucho saber la prueba de 
buen juicio que habia dado el Congreso, procediendo en los términos que lo hiio. 
Me dijo también que anoche habia recibido un parte telegráfico en que se le co- 
municaba la llegada á Nueva- York de un vapor de guerra de los Estados-Unidos 
con oorrespondencia, y que creiü que entro ella vendría la de México. Tuvo la bon- 
dad de ofrecerme que luego que se recibieran los despachos del Departamento de 
Estado me mandaría llamar para comunicarme lo que en ellos se le dijera. 

En seguida le pregunté sí habia visto á la comisión de relaciones exteriores del 
Senado y habia mandádole la comunicación de que me habló en la última entrevis- 
ta que tuve con él. Me dijo que aun no lo habia hecho, tanto porque habia estado 
esperando la llegada de la correspondencia para tener noticia de loa últimos suce- 
sos y proceder en consecuencia de ellos, como porque el Senado habia estado ocu- 
pado, en el curso de la semana, con la confirmación de los nombramientos del nue- 
vo Secretario de Guerra y Ministro en Rusia, de lo cual hablaré á vd. en la rese- 
ña política del presente mes; pero que luego que recibiera la mencionada corres- 
pondencia agitaría el despacho del asunto, que permanece en poder del Senado. 

Le pregunté también si 'habia hecho algunos arreglos para establecer una co- 
municación regular entre México y los Estados-Unidos, mientras dure la preaente 
'guerra, y me dijo que habia recopiendado ya al Secretario de Marina que desti- 
nara un buque de guerra á ese servicio y que en cada viage iría un correo espe- 
cial que llevara la correspondencia haata México. Le supliqué me dijera sí había 
algún inconveniente en que mi correspondencia fuera por ese conducto, por no 
haber ahora ningún otro seguro, y me dijo que ninguno, y que me avisaría cuando 
se hubiera hecho el arreglo. 

Antes de ser recibido por Mr. Seward, estuve un rato en la antesala con el Sr. 
Asta Buruaga, encargado de negocios de Chile, que habia ido también con objeto 
de verlo. Le pregunté si había recibido algunas noticias de su país, respecto de lo 
que su Gorierno pensara hacer en virtud de la invasión de México, y me d\)o que 
aunque la desaprobaba enteramente y en esta cuestión tenia todas bus simpatías 
por parte de México, no creía conveniente hacer niguna protesta ni manifestaoion 
de fuerza, porque siendo Chile un pueblo débil y de pocos elementos [son sus pa- 
labras] no conseguiría sino ponerse en ridículo con recurrir á esas medidas. 

Llamo la atención de vd. hacia el artículo adjunto del Diario de la Marina de la 
Habana, correspondiente al 6 del actual, en que se habla de una ocupación mili- 
tar permanente del territorio de México. Remito también una noticia de la fuer- 
za de que se compone el ejército de la marina de España. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y el del Pre- 
• sídente, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. * 



Digitized by VjOOQ IC 



13 
NUMERO 13. 

LeOAClON MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 20 de 186S, 

Intervención europea, — Observaciones, 
Szsio. Sr. 
Tengo la honra de remitir & rá. unas tiras del Herald de Nueva-York, corres- 
pondiente al 18 del que cursa, en que están unas cartas de sus corresponsales en 
esa ciudad 7 en la Habana, y un articulo editorial sobre la política seguida por 
loe Estadoa-Unidos respecto de México. Vd. notará que lá carta fechada en esa 
ciudad es una historia fiel 7 exacta de las negociaciones de Mr. Corwin con todos 
sos pormenores é incidentes. 

También remito á vd. otra tira en que está una real orden del gobierno de Ma- 
drid, de 5 de Octubre último, por la cual se saca á pública subasta el estableoi- 
mieiito de una linea de vapores correos entre la Habana j Veracruz, y entre la 
Habana y Puerto Aico, con escala en la bahía de Samaná, de la isla de Santo Do- 
Búngo, á cuyo asunto se refirió mi nota número 868, de 9 de Diciembre próximo 
pesado. La Hnea deberá establecerse en Setiembre del presente affo, y en el ar- 
deiilo 81 del pliego de condiciones se estipula que «si el Gobierno [de la Habana] 
qmsiere embarcar en circunstancias ordinarias efectos de su seryicio, la empresa 
no podrá negarse á ello, siendo avisada con quince dias de anticipación.» £1 esta- 
2»leeimiento de t^l Unea que en circunstancias ordinarias debe ser metivo de sa» 
tisfiusfiion para los mexicanos, no puede ahora menos que ser visto con fundado 
temor de que no tenga otro objeto que el de facilitar las comunicaciones entre la 
Habana y Yeracruz para desarrollar los planes que la EspaQa tiene respecto de la 
tipúbliea. 
Ño ha llegado hasta hoy la correspondencia de ese Ministerio del mes próximo 
do, y probablemente no vendrá ya sino hasta fines del actual. MafSana debo 
* la mia para que pueda salir el 22 de Nueva-York por un conducto espe- 
cial, y antes de recibir las instrucciones que haya vd. tenido á bien comunicarme, 
creo conveniente manifestarle sucintamente mi manera de ver nuestros asuntos. 
He visto con el mas grande placer y la mas profunda emoción, el buen sentido que 
reina en la República, los aprestos que se hacen para rechazar la invasión, sin te- 
ner en cuenta el poder ni los recursos de los invasores, el olvido de las antiguas 
diferencias y la unión intima entre todos los mexicanos para defenderse del ene- 
migo oomunu Todo esto combinado será lo que contribuya con mas eficacia á pa- 
rar el golpe que pretende dársenos, y que de otra manera seria mortal. La expe- 
dición faé organizada, como vd. sabe, en el concepto de que el pueblo de México 
deseaba Bfc intervención, y que las fuerzas que se mandaran, lejos de encontrar re- 
sistencia, serian recibidas con los brazos abiertos. Esto explica por qué Espafia 
salo mandó 6,000 hombres de desembarco, Francia 2,000 é Inglaterra un número 
insignificante. Cuando los aliados vean la oíase de resistencia que van á encon- 
trar» los gastos inmensos que tendrán que erogar para sostener por largo tiempo 
aaa camphfla formal si se proponen llevar á cabo sus miras primitivas; cuando 
vean hasta qué punto han sido engafiados y alucinados por algunos malos mexica- 
aoa qne les pintaron nuestra situación con los colores mas falsos; cuando vean por 
ú miamoa que los mismos reaccionarios que los incitaron, y en cuyo provecho se 
fragoa la intervención, los reciben con las armas, no tengo duda que volverán so- 
bre 8EDS pasos, y procurarán concluir una paz honrosa. Esto por lo que se refiere á 
Fnacia é Inglaterra, pues en cuanto á Espafia, aunque tiene mucho que aprender 
\ de México y muchos desengafios que sufrir, no me parece que salga de 
> territorio, sino obligada por la fUerza ó haciéndonos aceptar condiciones 
WaifüantiBimae. 



Digitized by VjOOQ IC 



14 

Si Inglaterra y Francia^n yiriud de la obligación que se impusieron en el tra- 
tado de Londres, de obrar en común, y por no querer dejar sola & la EspaBa, si- 
guen sosteniendo la causa de esta potencia; el auxilio que le den serílb solamente 
pasivo, y hasta me atenturo á cr^er que ambas naciones verían con agrado en el 
fondo que las armas espailolas sufrieran algunos reveses. 

Por otra parte, la situación actual de Espaffa no es la mas favorable para llevar 
¿ buen término la lucha en que se ha empeñado. Los síntomas que han dejado 
percibirse en la Península indican que la situación de aquel país es violenta y que 
el gabinete del general O'Donell no está sentado sobre un terreno muy firme. La 
oposición crece y se robustece cada dia mas, y es seguro que se aprovechará de la 
menor desgracia que sufran las fuerzas españolas en México para redoblar sui 
ataques y tal vez derribarlo. £1 Sr. Tassara ha dicho aquí á un amigo suyo que 
teme mucho que dentro de poco estalle una revolución en España. 

Creo, pues, en virtud de lo expuesto, que de la perseverancia del pueblo de Mé- 
xico depende la salvación del país. Si continúa por algún tiempo mas, dando las 
pruebas de patriotismo que hast« aquí, nos salvaremos; pero si desgraciadamente 
desmayare ó si la discordia volviera á entronizarse en esta hora suprema, nuestra 
ruina será inevitable. 

En este momento acabo de recibir copia de una carta de persona oaracterizadi^ 
residente en la Habana, en la que se dan noticias ciertas 'de las disensiones qne 
empieza á haber entre los aliados, y que hacen creer que dentro de poco quedará 
la España entregada á sus propios esfuerzos. La recomendación que me hizo la 
persona que me facilitó dicha carta, y que estoy en el caso de respetar, no me per- 
mite decir & vd. quién es su autor, y cómo la obtuve. Puedo asegurar á vd., sin 
embargo, que el primero es persona caracterizada y respetable, y por lo mismo 
digna de toda fé. 

Varios italianos han venido á verme en diferentes ocasiones para manifestarme 
deseos de alistarse en el ejército de la República, y preguntarme cuál es la me- 
jor manera de trasladarse á ella. Por supuesto que no les he dado ningunas se- 
guridades ni hecho ningunos ofrecimientos, y me he limitado á manifestarles qae 
sus servicios podrían ser aceptados. Algunos de ellos han militado á las órdenes de 
Qaribaldi. 

£1 Tríbune de Nueva-York de hoy publicó el editorial que remito, respecto de 
México. Veo con gusto que empieza á percibir ya lo que yo no me be cansado de 
decir y propagar aquí, esto es, que la expedición amenaza á los Estadoe-Unidot 
tanto como & México. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. ^ 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Ezmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 14. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero SI de 1862. 
Reseña política. 
Exmo. Sr. 

El cambio de gabinete do Mr. Lincoln, de que tanto se había hablado, so veri- 
ficó al fin, aunque de la manera que menos se esperaba. El 13 del que cursa se 
separó del Ministerio de Querrá Mr. Cameron, que lo habla desempeñado hasta 
aquí, é inmediatamente nombró el Presidente á Mr. Edwin M. Stanton, de Pennsyl- 
vania, para que lo sustituyera. No se sabe aún las causas que motivaron este cam- 



Digitized by VjOOQ IC 



15 

bio, pues no se ha publicado la renuncia de Mr. Cameron, y por lo que hasta aho- 
n se trasluce parece que Mr. Cameron ni siquiera renunció aquel empleo, sino 
que ñié separado de él por el Presidente. Entre la multitud de congeturas que hay 
iobre los motivos que ocasionaron la remoción de Mr. Cameron, dos son á mi jui- 
cio las mas probables. La primera es la diTergeneia de miras que tienen respec- 
to de la cuestión de esclavitud el Presidente y Mr. Cameron. £1 segundo est& en 
fsTor de la emancipación y cree conveniente armar á los negros para hacerlos 
contribuir 4 la guerra contra el Sur, y el primero ha manifestado oposición & am- 
bas medidas. La segunda congetura es el descrédito en que habia caldo Mr. Ca- 
meron, por causa de los contratos que ha celebrado el Ministerio de Guerra 
para proporcionar armamento, vestuario y víveres al ejército. Esos contratos 
«m de una naturalesa tal, que desde las sesiones anteriores del Congreso llama- 
ron la atención de la Cámara de Diputados, la cual nombró una comisión que 
Be encargara de examinarlos y de informar después respecto de ellos. Los traba- 
jos de la comisión están ya concluidos, y han venido á confirmar los temores que 
le tenían respecto de los abusos cometidos en aquellas transacciones y á descubrir 
otros cuantiosos fraudes que no se conocían. Se atribuye también la separación 
de Mr. Cameron al antagonismo de ideas respecto de la manera -de proseguir las 
operaciones militares, que habia entre él y el general Me. Clellan. 

£1 nombramiento de Mr.Stanton para Ministro de Guerra, indica que el Presi- 
dente se propone cambiar de política en sentido conservador. Mr. Stanton es y ha 
ndo siempre demócrata, y en los últimos dias de la administración de Mr. Bucha- 
aan fué miembro de su gabinete. Su nombramiento encontró alguna oposición en 
•I Senado, y se aprobó por 88 votos contra 2. Este nombramiento no parece haber 
cansado grande impresión entre los republicanos. 

No se habla sino muy vagamente de otros cambios en el gabinete, y por ahora 
parece que ninguno otro tendrá lugar. 

Mr. Cameron fué nombrado Ministro de los Estados-Unidos en San Petersburgo, 
por renuncia de Mr. Cassius M. Clay, que ha manifestado deseos de regresar á su 
pais para tomar parte en \as operaciones militares. 3u nombramiento encontró la 
mas violenta oposición en el Senado por parte de los demócratas y do los republi- 
canos radicales: después de dos dias de acalorada discusión se aprobó al fin por 
28 votos contra 14. 

El Gobierno de Austria, á semejanza del francés, y probablemente por instiga- 
ciones del de S. M. B., dio instrucciones á su representante en esta ciudad para 
que hiciera una especie de protesta contra la conducta observada por el capitán 
IRíilkeB en la captura del «Trent.» Mr. Seward contestó diciendo que los Estados- 
Unidos habían arreglado de antemano ese negocio en los términos que el Austria 
lo deseaba. Remito á vd. un ejemplar de la correspondencia que medió sobre oc- 
ie asunto. La Rusia y la Prusia han hecho manifestaciones de la misma naturaleza* 

En la sesión que tuvo el Senado el 9 del que cursa, pronunció Mr. Sumner, se- 
nador por Massachusetts y presidente de la comisión de relaciones exteriores de 
mquella Cámara, el discurso de que acompaño un ejemplar. Esta composición, que 
ha sido muy elogiada por la prensa, tiene por objeto demostrar que con la devo- 
lución de los Srcs. Masón y Sildell han conquistado los Estados-Unidos el princi- 
pio que siempre habian defendido, el de la libertad de los mares. Es sabido que 
ÍM Gran Bretaña, que ha sido beligerante en casi todas las guerras que han tenido 
lagar en Europa en los últimos dos siglos, ha estado siempre por extender de una 
manera iliinitada los derechos de los beligerantes en alta mar contra los neutra- 
les, mientras que los Estados-Unidos, que han sido basta aquí neutrales, con solo 
dos excepciones, han pretendido restringir tales derechos. La Inglaterra se con- 
▼ierte ahora en defensor de los neutrales, porque ha llegado el caso de que ella lo 
eea, y los Estados-Unidos dicen que con esa conducta ha renunciado & sus anti- 
fiiM pre tenciones y reconocido las doctrinas americanas que olios han defendido. 



Digitized by VjOOQ IC 



16 

Dioen también que por ser consecuentes' con sus principios, consintieron en la 
devolución de aquellas personas: si las hubieran puesto en libertad inmediatamen- 
te después de su llegada & esto país, nadie dudarla de la sinceridad de sus moti- 
tos; pero como no lo hicieron asi, sino después de que les hablan llegado las de- 
mandas 7 amenazas de la Inglaterra, y después de haber aprobado de diferentes 
maneras la conducta del capitán Wilkes, no es aventurada la creencia de que fue- 
sen impulsados por razones distintas de sus antiguos principios. 

Las sesiones del Con|;re80 han tenido mucha importancia durante el presente 
mes. 1a Cámara. de Diputados aprobó un proyecto de ley para abolir el derecho de 
franqueo de correspondencia de que gozan los miembros del Congreso y que cues- 
ta al erario de cuatro á seis millones de pesos al aSo. Aprobó también otro pro- 
yecto de ley en que se autoriza el gasto de seis millones de posos para construir 
fortalezas y reparar las que existen en las costas del Norte y en los límites con el 
Canadá. £1 diputado Mr. Conklin, de Nueva- York, pronunció un discurso en la 
sesión del día 6, censurando muy amargamente á las autoridades militares por la 
derrota que sufrieron las fuerzas federales en BulFs Bluff, el 21 de Octubre último. 

Al discutirse en el Senado el proyecto de ley aprabado en la Cámara de dipu- 
tados, que autoriza al Ministro de Marina para flue gaste $50,000,000 en la cons- 
trucción de vapores de guerra forrados de hierro, Mr. Hall propuso que se refor- 
mara el proyecto, concediendo la autorización al Presidente por no inspirarle oon- 
fianza el Ministro del ramo, en virtud de que de las averiguaciones practicadas 
por la comisión de la Cámara de diputados, á que antes hice referencia, encarga- 
da de descubrir los fraudes cometidos en los contratos hechos con los Gobiernos, 
resultaba manchada la reputación de aquel funcionario por la preferencia que ha- 
bla dado á un pariente suyo para que hiciera la compra de buques, y por la comi- 
sión que le habia asignado. Después de algunas discusiones en que por una parte 
se echaron al Gobierno en oara sus despilfarres y por la otra se defendía la hon- 
radez de Mr. Welles, acordó el Senado pedir informe á dicho funcionario. Hace 
poco se publicó esto documento, y parece que vindica enteramente el buen nom- 
bre de Mr. Welles y su celo por los intereses de su país. Aun no se ha ocupado 
de él la Cámara. 

Mr. Trumbull, senador por Illinois, ha propuesto una ley, como presidente de 
la Comisión de Justicia, que dispone se confisquen las propiedades de los disiden- 
tes y se dé libertad á sus esclavos. 

£1 senado ha desaprobado algunos de los nombramientos y ascensos militares 
conoedidos por el Presidenta. 

Ambas Cámaras han aprobado una ley que dispono que mientras dure la guer- 
ra se colecten ^150,000,000 al aüo de contribución directa. No se han acordado 
aún los pormenores relativos á la manera de colectar dicha suma. Con excepción 
de esta medida, que contieno un precepto que no se cumplirá mientras no se aprue- 
be una ley secundaria que lo reglamente, nada ha hecho el Congreso para propor- 
cionar al gobierno los recursos de que tan urgentemente necesita. Los bancos se 
rehusan á adelantar mas dinero mientras no se les den garantías á satisfacción de 
ellos. Mandaron á esta ciudad apoderados que se entiendan con las comisiones de 
hacienda del Congreso y el Ministro del ramo. Han tenido ya varias conferencias; 
pero sin haber llegado, al parecer, á un resultado satisfactorio. Entre los apode- 
rados de los bancos hay dos partidos; unos que están en favor del Secretario del 
Tesoro y de sus planes para arbitrarse recursos, y otros en contra. Entretanto, 
el numerario ha desaparecido de la circulación, y ha sido sustituido por los bille- 
tes del Tesoro, y se tienen tales temores de que las cosas sigan peor, que en la Cá- 
mara de Diputados se ha propuesto un proyecto de ley para impedir la exporta- 
ción de la moneda. Entretanto la diferencia entre el precio del metálico y las no- 
tas del Tesero, qae á la fecha de mi última resefia era 2 por ciento, ha subido á ser 
de 6 por oie&to. 



Digitized by VjOOQ IC 



17 

Hace poco llegaron á Portland unas fuerzas inglesas con destino al Ganadi, que 
por estar helado el lio de San Lorenzo no pudieron llegar á Quebec. Este Gobier- 
no les concedió permiso para que siguieran á su destino, pasando al través del ter- 
ritorio de los Estados-Unidos. Se ha interpretado esta determinación diciendo que 
con ella ha querido elGobierno atraerse la buena amistad de la Gran Bretaíla, que 
i causa de los últimos sucesos se ha enfriado notablemente. Parece que el Se- 
nado de Mainel & cujo Estado pertenece Portland, tí6 con desagrado este per- 
miso. 

Aunque en el presente mes no ha habido ninguna batalla de importancia j tras- 
cendencia entre las fuerzas de las partes beligerantes, las que han tenido lugar 
Be han decidido en favor de este Gobierno, y los preparativos que se han hecho y 
signen haciéndose indican que dentro do poco se activará la campaBa muy consi- 
derablemente. 

La expedición del general Burnside salió de Oíd Point con varios buques de 
gnerra, trasportes y cerca de 20,000 hombres de desembarco. Las últimas noticias 
que se tienen de ella son que habla entrado en la Caleta de Hatteras, lo que in- 
dica que irá á desembarcar en las costas de la CoroUna del Norte, para internar- 
se en aquel Estado y ocupar una do las tres lineas de ferrocarril que ponen en co- 
municación á los Estados disidentes del Norte con los del Sur. 

La otra expedición que se habia estado preparando enñCairo al mando del gene- 
ral Grant, para bajar á Nueva-Orleans por el Mississippi, salió también, y el pri- 
mer punto que tendrá que atacar será la ciudad de Colombus, en que los disi- 
dentes han construido fortificaciones muy sólidas. El ataque será por mar y por 
tierra. 

El general Buttler ha estado en esta ciudad arreglando la salida de otra expe- 
dición, que se cree va á las bocas del Mississippi. 

Las fuenas del general Sherman que ocupan á Port Royal avanzaron en el rio 
de Beaufort y tuvieron un encuentro con los disidentes. Aunque se ha anunciado 
qae bu objeto era dirigirse á,Charleston 6 Bavannah, parece que ya es demasiado 
tarde para que puedan tomar cualquiera de dichas ciudades, pues ambas están 
bien fortificadas y con la fuerza necesaria para defenderlas. El castillo de Pio- 
kens volvió á abrir sus fuegos á principios del que cursa, sobre las balerías de los 
disideiites en Pansacola. Los fuegos de la fortaleza incendiaron otra vez el asti- 
llero de Warrington, y se cree que la quemazón habia destruido casi todos los edi- 
ficios de dicho arsenal. 

El telégrafo anunció ayer que las fuerzas unionistas hablan obtenido dos victo- 
rias completas en Kentucky, sobre los disidentes que mandaba el general ZoUicof- 
fer, cifyo gefí murió en la primera acción que tuvo lugar en Sommerset. Las fuer- 
zas que estaban á sus órdenes eran 9,000 hombres. Se cree que esta victoria ha 
dado una ventaja inmensa al ejército federal en Kentucky, por haber roto la Itiiea 
fortifieada del ejéroito del Sur. Cuando se reciba el parte de la acción y se conoz- 
can sus pormenores, informaré á vd. de los resultados que probablemente produ- 
cirá. 

El ejército del Potomao se conserva en sus antiguas posiciones, y en el curso 
del mes no se ha visto empeffado ni siquiera en escaramuzas. Se calcula su fuer- 
za en 200,000 hombres; el de Kentucky en 100,000, é igual fuerza se atribuye al 
de Missouri. 

£1 general Me Clellan continúa disfrutando de la confianza del Presidente. El 
Cong;re80 nombró una comisión que se encargara de hacer averiguaciones sobro 
la manera en que se conduce la guerra. El general se presentó ante dicha comi- 
ñon á manifestar lo que ha hecho hasta nqui, los inconvenientes con que ha lu- 
chado y lo que espera hacer en lo futuro. Sus explicaciones dejaron satisfecha á 
!a eomisioc, según se asegura. El general Fremont, que se encuentra ahora en es- 
ta ciudad, se presentó también á informar ante dicha comisión. 

TOMO II. 3 



Digitized by VjOOQ IC 



18 

El general Pillow» del ejército del Sar, renunció el mando que tenia en Men- 
phi8, por haber tenido algunas diferencias con el Gobierno de Richmond. 

El Congreso de los Estados disidentes ha aprobado una ley^en que se prohibe á 
los periódicos publicar noticias militares j relativas á las operaciones de la oam- 
paBa. 

Remito & Td. las últimas noticias publicadas por los periódicos de BronwSTÜle, 
respecto del sitio do Matamoros. Es increíble hasta dónde llega el encono y la 
ceguera do los mexicanos empeñados en aquella función de armas, que continúan 
destrozándose, mientras que el invasor extrangero ocupa un puerto inmediato, 
contribuyendo así á que seamos una presa mas fácil de nuestros enemigos. Va 
también una tira que contiene noticias de Yucatán, y por separado el Mcnsage del 
Presidente, de 9 de Diciembre próximo pasado, dirigido á la Cámara de Diputa- 
dos, en el que se rehusa remitir al Congreso los documentos relativos á la inter- 
vención europea en México, por no considerar compatible con el servicio público 
la publicación por ahora de tales documentos. 

Incluyo, por último, una tira del Herald de Nueva-York, con las noticias de la 
América Central y del Sur que tr^jo el último vapor de Colon. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 15. 

LBaACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 22 de 1862 
Documentos oficiales del Departamento <íe Estado. 
Exmo. Sr. 
Con la nota de esta Legación número ^62, de 9 de Diciembre próximo pasado, 
remití á ese Ministerio un ejemplar de los documentos oficiales del Departamento 
de Estado, que se publicaron anexos al Menskge del Presidente, que sirven para 
dar una idea exact« de la política exterior que ha seguido la presente administra- 
ción, y entre los que se encuentran íntegras las instrucciones dadas por Mr. Se- 
ward á Mr. Corwin, el 6 de Abril último, pocos dias antes de su partida para la 
República. "• • 

Teniendo fundados motivos para temer que tanto mi citada nota" como los refe- 
ridos documentos hayan sido detenidos en Veracruz por las fuerzas espafioias que 
ocupan aquella plaza, y deseando que ese Ministerio no carezca de tan importan- 
tes datos, remito hoy por conducto seguro otro ejemplar de los mismos documisntos. 
Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — Méxi'co. 



Digitized by VjOOQ IC 



19 
NUMERO 16. 

. LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Woíhington, Snero SS de 1869. 

Recibo de correspondencia. 
Bxmo. Sr. 

Tengo U honra de oomnnlcar á yd. que hoy se han recibido en esta Legación 
Im notas de ese Ministerio, números del 288 al 800, ambos inclusiyes, de la corres- 
pondencia ordinaria y la nota número 41 de la reseryada, salidas de Véracrus p.or 
«I paquete inglés el 2 del que cursa. 

Benuero & yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 17. 

LBOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero BS de 1869. 
Pliego para Mr. Sewtird. — XXHT conferencia. 
Bxmo. Sr. 

£n cumplimiento de la orden que me comunica yd. en su nota número 298, de 
28 de Diciembre próximo pasado, que recibí hoy, pasé esta mañana al Departa- 
mento de Estado, y puse en manos de Mr. Seward el pliego cerrado que para él me 
remitió yd. con su citada nota. 

Mr. Seward me dijo que acababa de recibir su correspondencia, y que las no- 
ticias que 80 le daban en nada adelantaban á las publicadas por los periódicos. 
Me informó también de que se hablan recibido dos tratados, uno postal y el otro 
de extradición,' firmados por Mr. Corwin, y aprobados por el Congreso de Méxi- 
eo. En presencia mia preyino al subsecretario de Estado quo los mandara al Se- 
nado para su ratificación. 

Me dijo, pbr último, que hoy preguntar ia al Secretario de Marina si ya habia 
hecho los arreglos conyenientes para enyiar periódicamente la correspondencia 
de este Oobierno á su Legación en México, por un yapor de los Estados-Unidos. 

Le supli'^ué me seSalara-nna hora en que pudiera yo hablarle detenidamente, y 
me fijó ¿a do mañana & las once. En la entreyista que tenga con él cumpliré con 
las inatmcciones qus me comunica yd. en su nota reseryada, número 41 , de 20 de 
Diciembre citado, de lo cual daré á yd. el debido conocimiento. 

Reproduzco á yd. las seguridades do mi muy distinguida consideración. 

Piosy Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Bxmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



20 
NUMERO 18. 

LEGACIÓN MSXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOA. 

Washington, Enero 2$ de 186t, 

Nota traspaj^elada. 
£xmo. Sr. 

Tengo la honra de manifestar á-Td. que no se ha recibido la nota del Sr. Fuen- 
te, dirigida á esta Legación, y que por equirocacion se mandó de París á ese Mi- 
nisterio, según se sirre Yd. comunicarme en su oficio número 287, de Diciembre 
próximo pasado, que llegó hoy 6 mis manos. 

Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

Bxmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 19. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Enero 2S de 136t, 

Enterado de la reseña de Diciembre. 
Exmo. Sr. 

Se ha impuesto con interés esta Legación de los importantes y trascendentales 
sucesos políticos que ocurrieron en la República durante el mes de Diciembre próxi- 
mo pasado, y que se sirTe vd. comunicarme en su nota número 299, de 28 de Di- 
ciembre citado. 

He hecho de dichas noticias el uso que he creído conreniente, según comuniqué 
& vd. en nota separada. 

Aprovecho esta oportunidad para reprodcir á vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 20. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero 24 de 186S. 

XXIV conferencia con Mr. Seward^ 
Exmo. Sr. 

Ayer llegó á, mis manos la nota reservada de ese Ministerio, número 41, de 20 
de Diciembre próximo pasado, en que se me recomienda solicite una conferencia 
privada del Secretario de Estado de los Estados-Unidos, para informarlo de los 
sucesos ocurridos en la República durante el mes citado, y manifestarle, sin dar- 
le á entender que para ello he recibido instrucciones especiales, la conveniencia 
y necesidad de que México pueda contar en este trance con la eficaz simpatía de 
los Estados-Unidos para resistir y aun repeler, si fuere posible, la intervención 
europea en su territorio, y que una de las medidas mas poderosas para conseguir 



Digitized by VjOOQ IC 



21 

•M fin seria el pronto enrío á Us ftgaaa de Veraerus de una fuerza naval respe- 
Uble de este país, según me dgo ese Ministerio hace un año en nota reservada, 
aámero 1, de 3 de Febrero último, de cuyo espíritu y contenido se me recomienda 
de naeTO me vuelva yo á penetrar. 

Desde que comenzaron, en Setiembre último, las presentes dificultades, he oon- 
Mgndoioda mi energía y todos mis esfuerzos en descubrir & este Gobierno cuá- 
les 80A las verdaderas miras que las potencias europeas han tenido al invadir á 
Mézieo, enáles los probables resultados de tal invasión, que serian tan peijudi- 
eisles para los Estados-Unidos como para México, y á conseguir de este pa^s algún 
suilio, por lo menos, el que teníamos derecho Á esperar que senos diera, y en últi- 
mo easo, á saber cuáles eran sus intenciones, para ponerlas en conocimiento del de 
IsBepública, á fin de que no se decidiera en su acción por falsas esperanzas, que 
nos podrían ser tan perjudiciales. 

Para conseguir estos objetos he hecho cuanto me ha sugerido el amor que pro- 
feso á mi país y ha estado al alcance de mi posibilidad; y de todos mis pasos he 
dado oportunamente cuenta & ese Ministerio con una minuciosidad que solo es 
ezousable por la importancia y trascendencia del asunto. Si las atenciones de vd. 
le permiten leer mi correspondencia desde Setiembre último á la fecha, encontra- 
rá consignada en ella, no solo la opinión respecto do nuestras dificultades del Pré- 
ndente, del Secretario deEsta'doy de otros miembros de su gabinete y de algunos 
Senadores, aino también la de la prensa y del pueblo en general, tal como ha lle- 
gado á mí, y aun la de los Ministros Sudamericanos residentes en esta capital. 

Desde el 7 de Octubre último me habia yo anticipado á las instrucciones que 
ahora he recibido respecto del envío do una fuerza naval americana & las aguas 
de Veraoruz. £n la conferencia que en aquella fecha tuve con Mr. Seward y de la 
que di cuenta (I esa Sccret^iría en mi nota número 289, del mismo dia, le hablé de 
lo conveniente que seria que los Estados-Unidos mandaran algunos de sus buques 
de guerra á aquel puerto, recordándole que esa medida habla bastado en una oca- 
sión semejante [.atendiendo d como so presentaba la presente en aquella fecha] pa- 
ra coigurar el peligro. Mr Seward no me dio entonces ninguna respuesta. Des- 
pués no insistí en esta medida, tanto por considerarla insuficiente, cuanto porque 
reza que mientras dure aquí la presente guerra civil y mientras este Gobierno 
qniera sostener el bloqueo que ha decretado do las costas del Sur, no solo no le 
bastarán los buques que tiene, sino que el doblo de ellos seria también insuficien- 
te para el mismo objeto y para otros que aquí se consideran de primera importan- 
cia, como son la persecución de los corsarios que logran evadirse do las costas del 
Sur. Cuando supe que este Gobierno habia determinado mandar á Yeracruz una 
fuerza naval, según se dijo á los representantes de las potencias europeas que in- 
vitaron á este Gobierno á tomar parte en la expedición, y según comuniqué á ese 
Ministerio en mi nota número 357, de 7 de Diciembre próximo pasado, volví á con- 
cebir esperanzas de que se podria hacer algo por ese lado, y renové mis esfuerzos 
para que la fuerza naval que se enviara fuera considerable; pero á mis manifesta- 
ciones, de que un solo buque iria á servir do ludibrio mas bien que de respeto, 
iiechas al Ministro de Marina, so me contestó que la escuadra bloqueadora del 
Qolfo estaba á pocas millas do distancia, y se compondría dentro de poco do se- 
senta buques» según comuniqué á esa Secretaría en mi nota número 865, de 12 del 
mismo Diciembre. 

A pesar de todo esto y de que las circunstancias han cambiado totalmente, se- 
gún lo habrá notado vd. al recibir las notas posteriores, me propuse cumplir lite- 
ralmente con las instrucciones de vd., y en la conferencia que tuve hoy con Mr 
Seward empecé por informarlo de los documentos adjuntos á la citada nota y de 
les sucesos ocurridos en Veraoruz durante el último mes. Me interrumpió dioién- 
dome que de todo le habían dado cuenta minuciosa la Legación americana residente 
en esa ciudad y el Consulado de los Estados-Unidos en Veraoruz. 



Digitized by VjOOQ IC 



22 

Le pregunté en seguida si el Secretario de la Marina, á cuya determinación se 
dejó lo relativo al envío de la fuerza naval á Veracruz, había dispuesto mandar 
algunos buques mas de los que al principio determinó, encareciéndole la conve- 
niencia de que se hiciera así, y me respondió que nada sabia, y que le recomenda- 
ría en la primera vez que lo viera que mandara algunas mas, si pedia disponer de 
ellas [if he can spare some]. Vd. sabe, agregó, cuántos y cuan grandes son los 
deberes que pesan sobre aquel Departamento, y cuan limitados los medios de que 
puede disponer para cumplirlos. **Le dije que esto me constaba, y que solo le ha' 
cia yo la recomendación, persuadido de que el objeto era también de la msa gran- 
de importancia." 

En seguida me dijo que iba & mandaí;^! Senado el lunes [29 del actual] copia 
de los últimos despachos de Mr. Corwin, con un Mensage del Presidente, en que le 
recomendé el pronto despacho del negocio que está pendiente en equella Cámara. 
Si el proyecto de tratado do Mr. Corwin merece la aprobación del Senado, agre- 
gó, propondré al Presidente que los Estados-Unidos se presenten como mediado- 
res entre México y las potencias europeas, facilitando al primero los recursos ne- 
cesarios para satisfacer las reclamaciones de las segundas. "Esto hasta ahora," 
prosiguió, *'no es mas que un proyecto mió, que no he comunicado al Presidente ni 
al gabinete; no puedo asegurar por lo mismo que se lleve á cabo literalmente. 
'<No quiero," me d^o, **que propongamos la mediación hasta que no lepamos que 
podemos conceder agun auxilio sustancial á México." Yo le dije que su idea me- 
recia mi mas completa aprobación, y que creia que obtuviera buenos resultados» 
pues que la Inglaterra y la Francia hablan sido inducidas á ir á México, en la 
creencia de que sus fuerzas serian recibidas p'or el país con los brazos abiertos 
como salvadores; pero que al ver hasta qué punto se les habia engaffado, procura- 
rían salir de la dificultad de una manera honrosa, la cual no podría ser mejor que 
con la intervención de este Gobierno. 

Me dy o también que iba á autorizar á Mr. Corwin para que entrara en arreglos 
con el Gobierno de México, á fin de que se estableciera y costeara entre ambos nn 
correo de México á Acapulco, en conexión con los vapores de Panamá. Le mani- 
festé que este proyecto seria secundado con la mejor buena voluntad por el Go-^ 
bierno de México, si antes no habia recurrido á él espontáneamente, como creo 
que lo hará. 

Mr. Seward me dijo que maQana se iba para Filadelfia, y que á su vuelta, que 
será el lunes próximo, agitaría este asunto. Me sugirió que viera yo á íír. Sum- 
ner y otros miembros de la comisión de relaciones exteriores del Senado para pre- 
pararlos favorablemente. Lo haré así en los dos dias que dure la ausencia de Mr. 
Seward, y procuraré que el martes próximo se someta el asunto á la resolución 
del Senado. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 21. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero S6 de 1869. 

Despacho de efectos para Veracniz. 
Exmo. Sr. 
Tengo la honra de remitir á vd. copia de la correspondencia cambiada entre es- 
ta Legación y el Consulado de la República en Nueva- York, sobre el despacho de 



Digitized by VjOOQ IC 



23 

efectos para Veraoruz mientras dure aquel puerto en poder de las ñierxas inra- 
soras. 

Beproduico á vd. las seguridades de mi muj distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Consulado Mexicano en Nueva- York. -*Nueya- York, Enero 20 de 1862. — Núme- 
ro 1. — Por las noticias que últimamente han publicado los periódicos he visto que 
él Supremo Gobierno de la República ha declarado cerrado para el comercio ex- 
trangero el puerto de Veracruz desde el dia 14 de Diciembre último; y como 1» 
barca americana '*Acme" se halla en este puerto cargando para aquel, carecien- 
do este Consulado de noticias oficiales é instrucciones acerca de dicha clausura, 
me ha parecido conveniente dirigirme á esa Legación & fin de que se sirva indi- 
carme lo que se deba hacer en caso de que el capitán del buque pida su despacho 
por esta oficina. En la apreciable nota de vd. de 20 de Diciembre dijo: «que lue- 
go que se tuviere noticia oficial de la ocupación de las puertos mexicanos por las 
fuerzas in vaseras, se rehusara dar despachos ¿ buques para aquellos;'' pero no sé 
8i los que hasta ahora tenemos deban reputarse como tales. — Con respecto al certi- 
ficado de facturas de los remitentes de efectos, dos de ellos lo han sido hace algu- 
nos dias: pero desde que vi publicada la noticia relativa á la clausura del puerto, 
me he abstenido d^ certificar otras hasta no oír la opinión de esa Legación, sobre 
lo cual me parece oportuno hacerle algunas observaciones que oreo convenientes 
al mejor servicio de la nación. — Suponiendo que se rehuse el despacho del buque 
por estar cerrado el puerto de Veracruz para el comercio extrangero, la certifica- 
eion de las facturas de los efectos que á su bordo se remiten, seria tal ves conve- 
niente que no se negara. Al traer un remitente su factura consular se retiene en 
esta oficina dicho documento, y se dá por él un recibo con arreglo al arancel vi- 
gente: dicha factura se registra en un libro de facturas *^j el original se remite al 
Gobierno, quien por el total número de facturas del buque, qu¿da perfectamente 
impuesto de la clase, cantidad y valor del cargamento de este, y por una opera- 
eion simple puede determinar el monto de los derechos causados en la aduana res- 
pectiva. — Ahora, si se rehusare la certificación de facturas, el Consulado, y po¿ * 
consecuencia el Gobierno, quedaría privado de tales constancias, y no podria, co- 
mo tiene derecho á hacerlo á su debido tiempo, reclamar de los poderes agreso- 
res las cantidades que como derechos de importación han percibido en nuestras 
aduanas, por carecer de aquellas noticias; j de aquí resulta que siempre que los 
comerciantes presentasen voluntariamente sus facturas consulares, seria conve- 
niente, si no darles el recibo que la ley previene, y cuyo documento tiene por ob- 
jeto su presentación en li^ aduana respectiva para recoger los efectos de que la 
factura consta, al menos recoger un ejemplar de esta y poner en el duplicado un 
certificado de que ella ha sido presentada en el Consulado maxicano.-*-Sin embar- 
go de todo lo expuesto, esa Legación determinará lo que creyere mas convenien- 
te, reiterando ¿ vd. con este motivo mi aprecio y consideración. — Dios, Libertad 
y Reforma. — [Firmado]. J. M. Duran. — SeSor Encargado de la Legación mexi- 
cana en ashington. 

Es copia. Washington, Enero 25 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — ^Washington, Enero 25 
de 1862. — Oportunamente se recibió en esta Legaoion la nota de ese Consulado, 
número 1, de 20 del que cursa, en que consulta vd. si recibe las facturas de los efec- 
tos que se manden & Veracruz, tomando razón de ellas y dando los certificados 
correspondientes, de «uya práctica indica vd. que se seguirá la ventaja de que el 
Supremo Gobierno tendrá los datos necesarios para saber, cuando terminen las 



Digitized by VjOOQ IC 



24 

presentes dificultades, cuál ha sido el monto de les derechos oausados en la adua- 
na respectiva, y poder reclamarlo & su tiempo á las potencias agresoras. — Con 
posterioridad á la referida nota de yd., se recibió en est-a Lección el decreto 
expedido por el SuprQmo Gobierno el 17 de Diciembre próximo pasado, cuyo ar- 
ticulo 1? dispone que desde el 14 del mismo mes quede cerrado el puerto de Ve- 
raoruz para el comercio de altura y de cabotage. Ha llegado, pues, respecto de 
aquel puerto á que se refiere la nota de esta Legación, número 18, de 20 de Diciem- 
bre citado, en que se recomendó á yd. que rehusara absolutamente despachar 
.los buques que pretendan salir para el mismo puerto. — ^Respecto del certificado de 
facturas de los remitentes de efectos, debo decir á yd., que sin embargo de que son 
muy atendibles las razones que indica en favor del recibo de estas por ese Consu- 
lado, esta Legación no puede estar conforme con tal práctica, tanto porque ella im- 
portará un reconocimiento, aunque indirecto, déla legalidad del despacho de efec- 
tos para Yeracruz, & lo cual deben rehusarse abiertamente los agentes de la Bepú- 
bUce, como porque, aun en el caso de que se recibieran ías facturas, no se conse- 
guiría el efeoto deseado, pues no es de creer que todos los comerciantes se sometie- 
ran y\>luntariamente & un requisito que para nada necesitan si quieren mandar sus 
efectos mientras Yeracruz esté en poder de los invasores y las noticias que se colec- 
tarían en ese Consulado, serían por lo mismo ineficaces á insuficientes. Ademas, es- 
tos datos se encontrarán con mas precisión y exactitud y sin necesidad de autori- 
zar ese reconocimiento indirecto del despacho de los buques en la aduana de Ye- 
racruz, cayos archivos y libros corrientes serán entregados al Supremo Gobierno 
cuando se* celebre la paz con las potencias invasoras. — Esta Legación recomienda 
á yd. que haga extensivas estas instrucciones al despacho de buques para los de- 
mas puertos de la República cuando se hallen en el mismo caso que el de Vera- 
cruz. — Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi aprecio y conside- 
ración. — Dios, Libertad y Reforma. — [Firmado]. M. Romero, — SeHor Cónsul de 
U República en Nueva- York. 

Es copia. Washington, Enero 26 de 1862.— [Firmado]. Homero. 



NUMERO 22. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Uñero So de lS6t. 

Vicecónsul español en Puebla. 
Exmo. Sr. 

Se ha impuesto esta Legación por la nota de ese Ministerio, de 28 de Diciem- 
bre próximo pasado, y copias anexas, del incidente que ocurrió en la ciudad de 
Puebla el 17 del mismo, y de las contestaciones á que dio lugar por parte del vice- 
cónsul español en aquella capital. 

Do conformidad con las instrucciones de vd., he dadoá los periódicos una rela- 
ción verídica de lo ocurrido, y conseguí que la Crónica de Nueva-York publicara 
las referidas copias, que remito en la lira inclusa. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



25 
NUMERO 23. 

LBOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washitiffion, EnerQ Í5 de 1862. 
Circular á los Cdnsides mexicanos sobre clausura del puerto de Veracntx. 
Exmo. Sr. 

Hoy he dirigido á los Cónsules de la República en Nnevar-York y San francis- 
co, 7 á los Vicecónsules en Filadelfia, Boston y Baltimore, la siguiente circular: 

*<Con fecha 17 de Diciembre próximo pasado expidió el Supremo Gobierno un 
decreto, cuyo articulo 1? dice á la letra lo que sigue: *<Qucda cerrado el puerto de 
Veracruz desde el día 14 del corriente para el comercio de altura y cabotage." 

«En cumplimiento de esta suprema determinación, recomiendo & ese Consulado 
que no despache ningún buque para aquel puerto, ni reciba las facturas de efeo- 
t08 que los remitentes le presenten de conformidad con lo provenido por la Orde- 
nanza general de aduanas. 

"Suplico & yd. me acuse recibo de esta nota, y acepte las seguridades de mi 
consideración. — Dios, Liberlad y Reforma. — [Firmado]. M, Romero.^* 

Y tengo la honra de trasladarlo á vd. para su conocimiento y fines consiguien- 
tes, reproduciéndole con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
ñderacion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M, ROMERO. 

£zmo. Sr. Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 24. 

|l«£GACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathingtoriy Knero 27 de 1862. 

Sueldos de esia Legación. 
Exmo. Sr. 

Hoy digo al Sr. Bíinistro de Hacienda y Crédito público loquo sigue: 
«'Suplico á vd se sirva mandar pagar & la orden de los Sres. Schepeler y C?, del 
comercio de Nueva-York, la cantidad de dos mil quinientos ocho pesos [$2508] 
qne el C. Presidente me ha autorizado para girar por cuenta de los haberes de 
esta Legación. 

'^Picha suma se cargará en la forma siguiente: 

Por cuenta de mis sueldos .*. $ 2,000 

M „ del agregado Sr. Escobar 200 

„ ,, cambio al 14 por ciento sobre 2,200 308 

Total 2,608 

Y tengo la honra de trasladarlo á vd. para su conocimiento y fines consiguientes, 
iBUiifestándole que he girado dicho libramiento por autorización especial que pa- 
ra hacerlo he recibido del C. Presidente, y suplicándole se sirva dar las órdenes 
correiipondientes para su pago. 
Beproduieo á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

¿xino. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — ^México. 

TOMO II. 4 



Digitized by VjOOQ IC 



26 
NUMERO 25. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washingiotit Enero B7 de 18B9» 

Entrevista con Mr. WeUes. 
Ezmo. 8r. 

Habiendo visto en la tira adjunta que la fragata de los Estados-ünidoa "Poto- 
mac," estaba destinada á Veracruz, y creyendo que este Gobierno se hubiera de- 
terminado á mandar algunos otros buques de guerra á aquella estación, flií hoy, 
con objeto de informarme de lo que hubiera, á yer al Secretario de Marina, quien 
me dyo que nada sabia respecto del **Potomac," ni de algún otro buque, pues que 
como antes me habia manifestado, la estación en Veracruz se habia dejado á car- 
go del comodoro que manda la escuadra bloqueadora del Golfo. Supe también 
que Mr. Seward no le habia dicho nada respecto del aumento de la fuerza naval 
americana en Veracruz, en favor de cuyo asunto le hice algunas observaciones. 

Pregunté también & Mr. Welles si habia dispuesto que un buque de los Estados- 
Unidos llevara á Veracruz la correspondencia de este Gobierno, según habia so- 
licitado Mr. Seward, y me contestó que habia dicho al Departamento de Estado, 
que el de Marina no tenia ningún buque de que disponer para ese servicio, y que 
si los pliegos que se deseaba mandar á Veracruz eran urgentes, se contratara un 
vapor mercante para que los llevara, cuyo negocio se podria hacgr por conducto 
del Departamento de correos. 

Lo cual tengo la honra de comunicar & vd. para su conocimiento y fines oonsi- 
guientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 




NUMERO 26. 

LEGACIÓN MEXICANA EN L08 ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washingtonj Enero S8 de 186t, 

IV conferencia con Mr. Sumner. 
Exmo. Sr. 

Anoche tuve otra conferqncia con el Presidente de la comisión de relaciones ex- 
teriores del Senado, ú, quien informé de las últimas noticias recibidas de la Be- 
públioa y de la conveniencia de que aprobando aquella Cámara con mas 6 menos 
modiGcaciones, el proyecto de tratado de Mr. Corwin que se le sometió, ofrezca 
este Gobierno su mediación á las potencias europeas para terminar las presentes 
dificultades en México, de conformidad con lo que me dijo Mr. Seward en la entre- 
vista de que informé á ese Ministerio en mi nota número 20, de 24 del que cursa. 

Dije á Mr. Sumner todo lo que me pareció conveniente, con objeto de persua- 
dirlo de que la4)resente es buena ocasión para obrar en aquel sentido, pues se- 
gún todas las noticias, los aliados empezaban á desalentarse al ver la oposición 
que se les hacia, y aoeptarian un medio honroso que se les presentara para salir 
de la dificultad, y en respuesta me manifestó que á su juicio no era aún tiempo 
de tomar ninguna determinación. Me dijo que México y los Estados-Unidos ga- 
narían con el trascurso del tiempo tanto como perderían los aliados. Su idea car- 



Digitized by VjOOQ IC 



27 

diial 68, segon me dí6 6 entender, que mientras este Gobierno no obtenga alguna 
Teniaja importante sobre los disidentes, no debe bacer proposiciones de ninguna 
dase. Ha dicho á los miembros de la comisión de relaciones exteriores, según me 
refirió, que toda la energía j todos los recursos del Gobierno deben destinarse 6 
Bofoear la reyolueion, j que las proposiciones que se presenten mientras no se ha- 
ya conseguido este objeto, deben desecharse, ó por lo menos posponerse si ellas 
pueden contribuir & debilitar los recursos del Gobierno 6 6, distraerlo de aquel 
fin. Me d^o, sin embargo, que si el Presidente mandaba otro Mensage urgiendo 
por la resolncion del Senado, daria cuenta á la comisión y su dictamen se some- 
tería á la consideración de aquella Cámara. 

Ofrecí remitirle algunas obserTaciones por escrito para que me hiciera favor de 
eomoníearlaa 6 la comisión cuando se ocupe del asunto. 

Creo que la mayoría de la comisión está favorablemente dispuesta y se decidi- 
rá por la acción inmediata. Voy á cerciorarme de ello, y si fuere asi y hubiere 
probabilidades de buen éxito, seguiré, trabajando porque desde luego se tome el 
asunto en consideración. He visto también á algunos otros Senadores, y he encon- 
trado su sentir de una manera satisfactoria. £n el trabajo de hablar con los Se- 
nadores y de informarlos de nuestra situación, he tenido una buena ayuda con la 
llegada de Mr. Plumb, agregado que era á la Legación de los Estados -Unidos en 
cía ciudad, y que lleva pocos dias de est4&r aquí. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida consi-* 
deraeion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 27. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÍRIOA. 

Wathinffíon, Enero 28 de 18€f. 

Tratado postal 
Exmo. Sr. 

Aunque ese Ministerio no me ha dicho nada respecto del tratado postal con los 
Estad os-ünidos, firmado en esa ciudad el 11 do Diciembre próximo pasado, ni 
respecto délos motivos que hubo para no aprobar el que se negoció aquí en Julio 
filximo, á fin de que fuesen comunicados á este Gobierno, creo conveniente infor- 
Bar 4 vd. de que en una entrevista que tuve hoy con Mr. Seward mo dijo que ha- 
bía sometido el primero al administrador general de Correos, quien le habia di- 
eho en respuesta, que no era nada satisfactorio. Me leyó la nota de ülr. Blair, 
que dice qu<» el tratado deja las cosas en el mismo estado que antes guardaban, que 
■o provee al establecimiento de una linca de vapores, y que como nada se pierde 
ni se gana con él, no tiene niideseo deque se deseche, ni ansiedad porque se aprue- 
be. Mafiana me propongo ver á Mr. Blair, y le pediré copia de su respuesta, que 
enviaré á vd. si me la diere. 

Mr. Seward me dijo que á pesar de la opinión de Mr. Blair, iba á mandar hoy el 
tratado al Senado, remitiendo al mismo tiempo copia de dicha nota, lo que hará 
qne las probabilidades de su aprobación sean muy escasas. 

A pesiar de la posición embarazosa en que me encuentro respecto de esto asun- 
te, y de que no tengo instrucciones de ninguna clase de mi Gobierno, me basta 
ttber que el tratado m^eció la aprobación del Presidente, y que fué ratificado por 



Digitized by VjOOQ IC 



28 

el TOto un&nime del Congreso, para considerar de mi deber hacer lo que pueda ea 
favor de su aprobación por el Senado de los Estados-Unidos. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro do Relaciones i^xteriores. — México. 

Washington, Enero 29 de 1862. — Hoy tí ú Mr. Blair y me di6 copia de su res- 
puesta, que remito en inglés acompaQada de la traducción correspondiente. — ' 
Romero. 

««Departamento de Correos, Enero 25 de 1862. — Seffor: He leido el adjunto tra- 
tado postal con México y la carta de Mr. Corwin que lo acompafia, que sometió 
Td. á mi consideración, con fecha 23 del corriente, y que ahora le devuelvo, de 
acuerdo con la súplica que de ello me hace. — El tratado deja nuestras comunica- 
ciones postales con México sustancialmente lo mismo que están ahora sin él. No 
provee ningún arbitrio para la conducción de las balij as entre los dos países, y so- 
lamente fija los portes que ahora existen sobre las cartas é impresos que ne con- 
duzcan por los buques que por casualidad se presenten. — El tratado que se ne- 
goció aquí con el Sr. Romero proveía á la conducción de las balijas, establecía 
portes que se consideraron mas justos que los actuales, y establecía un plan con- 
veniente de pago, sin necesidad de llevar cuentas entre los dos países. So creia que 
la estipulación contenida en el artículo 9? de aquel tratado, que dá d los buques 
empleados en llevar las balijas todas las ventajas de los buques costaneros, pro- 
ducirá el efecto de reducir considerablemente el precio que hubiera de pagarse 
por el trasporte de las baldas, y me sorprende el que sé objetara, tanto por este 
motivo, cuanto porque la cláusula estaba contenida en el proyecto original some- 
tido por el Ministro mexicano antecesor del Sr. Romero. — Como nada se gana ni 
se pierdo con el tratado negociado por Mr. Corwin, no tengo ninguna solicitud 
respecto de lo que piense hacerse con él. — Soy, señor, muy respetuosamente su 
obediente servidor. — [Firmado]. M. Blair. — llon. Mr. H. Sevvard, secretario de 
Estado." 

Es traducción. Washington, Enero 28 do 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 28. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Enero ;S9 de 1S6S. 

D. Domingo de Goiruria. 
Exmo. Sr. 

Antier se presentó en e^ta Legación D. Domingo de Goicuria con un ofício de 
ese Ministerio, en que se le autoriza ampliamente para que so proporcione recur- 
sos y municiones de guerra, erapefíando las rentas del Supremo Gobierno. Le di- 
je, por supuesto, que estaba yodÍ8pue.sto á auxiliarlo en loque do mí dependiera 
en el desempeSo de su comisión. 

Me manifestó deseos de ser presentado al Secretario do Estado, y le dije que lo 
presentarla luego que regresara de Filadclfía, en donde entonces se encontraba. 

En la noche de ese dia dio el Sr. Goicuria á los correaponsoles de los periódi- 
cos de Nueva-York noticia de que habia sido comisionado del Gobierno de Mé- 
xico con facultades amplísimas para negociar con el de los Estados-Unidos y cele- 
brar tratados. Remito á vd. bajo el número 1 una tira del Trihtine de Nueva- York 
de ayer que contiene esta noticia. 



Digitized by VjOOQ IC 



29 

Ajer regresó Mr. Seward, y en la tarde ful al Departamento de Estado i pre- 
tentarle al Sr. Goicuria. Este seflor le dejó entender que habia sido nombrado 
SGnistro de México. Mr. Seward le preguntó si habia recibido sus credenciales, 
j le contestó qae por el próximo rapor esperaba sus instrucciones, que por falta - 
de tiempo no se le hablan mandado ahora. Preguntó & Mr. Seward si no creta 
oonTeniente presentarlo al Presidente, 7 este señor le respondió que no, antes de 
que le llegaran sus credenciales. En seguida hizo publicar en el Times de hoy el 
parte que remito en la tira número 2, en que se repite el concepto de la autoriza- 
oioa que tíene para celebrar tratados, 7 se pinta la entrevista tenida con Mr. Se- 
ward como SQ recepción oficial 7 presentación de credenciales. Después de nues- 
tra entrevista con Mr. Seward regresó a7er para Nueva-Tork el Sr. Qoicuria. 

Si el Supremo Gobierno ha nombrado realmente al Sr. Goicuria su represen-, 
tante en este pafs, siento que no lo lra7a hecho de una manera formal que me au- 
torizara para entregarle la Legación 7 regresar ú, la República, & alistarme en 
el ejército nacional, según lo tengo solicitado; pero si su intención ha sid.o, como 
ne inclino 4 creerlo, nombrarlo agente confidencial pai .1 t\u<* intervenga en los 
asuntos en que no puede tomar parte la Legación, tanto |)i)r propio decoro, como 
perno distraerse de sus graves atenciones cerca de este (gobierno, lamento infini- 
to qae el Sr. Goicuria se ha7a equivocado tanto en la extensión de sus facúlta- 
les, pues tal equivocación no podrá menos que redundar en perjuicio de los inte- 
reses nacionales, asi porque no le dar& 4 él carácter de Ministro, mientras no es- 
té acreditado en la forma propia, como porque & mi me quita enteramente la poca 
influencia 7 consideración de que disfruto, en virtud de que se creerá que no ten- 
ge la confianza de mi Gobierno, puesto que ha nombrado ó va d nombrar otra per- 
sona para que me sustita7a, ó á lo menos, le ha dado una especie de sobrevigil»n> 
da ó superintendencia sobre mí. 

Yd. me permitirá' que insista 70 en este incidente, que aunque puede parecer 
sna peqneDez de amor propio, no es en realidad sino una consecuencia forzosa de 
la poaieion en que e8t07. Si el Supremo Gobierno quiere que mis trabigos en esta 
capital sean fructuosos, que se oigan con atención mis observaciones 7 que se les 
considere como la expresión fiel de los sentimientos de mi Gobierno, debe comen- 
lar por robustecer mi posición; pero si en vez de hacerlo asi la debilita mas de lo 
qoe por si está, mi permanencia entonces en esto pais, no servirla sino para lie- 
■sr nna fórmula de etiqueta 7 cubrir un empleo de los que se encuentran en el 
presopaesto general de la República; 7 creo excusado manifestar que de esta ma- 
nera ni mi decoro, ni el sentimiento de mi deber, me permitirán seguir en esta 
Legación, en la que aun sin este nuevo motivo, he tenido 7a demasiados sinsabores. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi mu7 distinguida consideración. 

Dio», libertad 7 Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

¿xmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 29. 

LIGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS *DE AMÉRICA. 

Washington, Enero SO de 1869. 

XXV conferencia con Mr. Seicard. 
Exmo. 8r. 



ÍEsta maSana recibí una carta del Sr. Corpancho, que aun permanece en Nue- 
^^Ycrk, en la que me encargaba viera 70 á Mr. Seward con el objeto que se ox- 
VRsa en la copia que del párrafo respectivo lo remito adjunta. En seguida ocurrí 



Digitized by VjOOQ IC 



30 

al Departamento de Estado, 6 informé 6 Mr. Seward del asanto, leyéndole la tra. 
docoion al inglés de dicho párrafo, que lleraba dispuesta, y de la que también rer 
mito copia. Mr. Seward me pidió la traduocion, la leyó de nuevo para si y me su- 
plicó que se la dejara para dar cuenta con ella al Presidente, diciéndome que la 
resolución de este Gobierno seria comunicada al del Perú por conducto del Minis- 
tro de los Estados-Unidos en Lima. 

Le pregunté en seguida si habia ya mandado al Senado el segundo mensage del 
Presidente sobre el proyecto de tratado de Mr. Corwin, y medijo que habia ido el 
mismo dia en que lo vi la última vez (28 del corriente); pero que fué tarde ya pa- 
ra que se diera cuenta con él & aquella Cámara en la sesión del mismo dia. Ayer 
tuYO el Senado sesión ejecutira [executive session] y probablemente acordarla pa- 
sar el mensage ala comisión de relaciones exteriores que tiene los antecedentes. 

Pregunté también á Mr. Seward si habia hablado ya con los miembros de la co- 
misión, y mo respondió que no, porque estaba esperando sus despachos de Europa, 
que debe traer el yapor del mismo nombre, que pasó antier por Halifax, y que se 
espera hoy ó maQana en Nueva- York. Los partes telegráficos que mandó dicho 
vapor son satisfactorios á este Gobierno, pues manifiestan que el Gobierno inglés 
habia quedado muy complacido con la solución del de los Estados-Unidos en el 
negocio del '*Trent." <'Si mis despachos confirman esas noticias*' agregó Mr. Se- 
ward, '«aumentan las probabilidades de que la determinación del Senado en los 
asuntos de México sea favorable." Le encarecí la conveniencia de que viera á los 
Senadores miembros de la comisión para recomendarles el despacho del negocio, y 
' mo despedí de él. 

^an sido cambiados los dias en que Mr. Seward recibe al cuerpo diplomático: 
antes eran los sábados y ahora son los jueves de cada semana. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Nueva-York, Enero 28 de 1862.— Sr. D. Matías Romero, Ministro de la Repú- 
blica Mexicana en los Estados-Unidos. — Muy apreciable amigo: Se me 

encarga por los oficios que he recibido ayer recabe de este Gobierno que autorice 
& su Ministro en Lima, ó á un agente ad hoe^ para que trate y acuerde en un con- 
venio la actitud defensiva que importa tomen todas las Repúblicas americanas pa- 
ra no dejar que la intervención europea se extralimite en este continente. Sírvase 
vd. ver con tal objeto á Mr. Seward y trasmitirle esta idea confídenoialmente en 
nombre del Gobierno peruano, y avisarme su resolución antes de mi partida. Tal 
paso será muy secreto, de modo que no se aperciban de él los agentes europeos.... 
— [Firmado]. Manuel Nicolás Corpancho. 

Es copia. Washington, Enero 80 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 30. 

Í.BaA0ION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

> Waíhington^ Enero 31 de 186t, 

Jntervcncw7i europea. 
Exmo. Sr. 

Tengo la honra de remitir á vd. tiras que contienen las noticias de México, y 
editoriales sobre las mismas, publicados en la última semana por los periódicos 
de Nueva- York. Una gran parte de las noticias contenidas en los despachos tela- 



Digitized by VjOOQ IC 



31 

jráfieos, han sido dadas por mi á los corresponsales en esta ciudad de aquellos 
diiríos. Todas son bastante favorables á la causa de la República. 

El Senador de quien esperaba yo conseguir un ejemplar del mensage con que 
el Presidente remitió al Senado, el proyecto de tratado de Mr. Corwin, me dgo que 
en dicho documento no hace el Ejecutivo recomendación de ninguna especie en fa- 
Tor del tratado, y solo dice que lo remite para oir la opinión del Senado. Esto es 
cuanto he podido por ahora saber respecto de aquel mensage. 

Ha llegado á mi noticia de una manera fidedigna, que el partido taty de Ingla- 
terra, á euya cabeza está Lord Berby, y que hace la oposición al gabinete Pal- 
aerstoQ, envió un agente á México, que lo fué Mr. Charles Lempriere, con obje- 
to de que estudiara la situación del país y recogiera datos que sirvan para atacar 
il gabinete actual por su impremeditada alianza con España en contra de la Re- 
pública. Mr. Lempriere regresó* ya á Londres, satisfecho de la imprevisión y ma- 
la política de Lord Palmerston, y con un caudal suficiente de hechos para hacerle 
sereros cargos en el Parlamento inglés luego que se abran sus sesiones, lo cual se 
reriJicará á principios del entrante. Si como es de esperarse, el partido tory sabe 
dirigir bien sus tiros, su oposición no podrá menos que embarazar la acción del 
gabinete. 

El Htrald de Nueva-York ha reproducido el articulo que remito del Herald de 
Londres, órgano de Lord Derby, en que se empieza á atacar al gabinete porla 
polítíea que ha seguido con México, y quecsun preludio de la que se seguirá des- 
pués de la llegada á Londres de Mr. Lempriere y de la apertura de las sesiones 
del Parlamento. 

El vapor '*Earopa," llegado antier á Nueva- York, trajo el articulo que remito 
idjonto, del BoersenhálU de Hamburgo, en que se asegura, con referencia á una 
carta de Venecia, que el Emperador Napoleón habia ofrecido el trono de México 
al Archiduque Maximiliano de Austria, á condición de que esta potencia ceda su 
Mberanía sobre Venecia. Se asegura también que el príncipe Poniatowski iba á 
México con una misión confidencial. 

£1 mismo vapor trsgo la reseSa de ese Ministerio, correspondiente al mes de No- 
ríembre último, que publicó en inglés en los periódicos de Londres el Cónsul de 
la República en aquella capital. Acompafiío una tira que contieno dicha resefía. 
Keproduzco á vd. las seguridades do mi muy distinguida consideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 31 

LSOAOION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero P, de 1862. 

Inglaterra y los Estada»-- Unidos. 
Ezmo. 8r. 

n vapor **City of Washington," salido de Liverpool el IGMe'l próximo pasado, 
jQegado antier á Nueva- York, trajo la respuesta deUQobierno británico á la no- 
<t de Mr. Sewar3, sobre la devolución de los Sres.^asson y Slidell, capturados- 
ibordo del **Trent," y á cuyo asunto se refirió mi nota número 888, de 28 de Di- 
eácabre último. 

Vd. recordará que Lord John Russell, habia pedido la devolución de los pri- 
\ 7 una satisfacción á la Inglaterra. Mr. Seward accedió á lo primero, y 



Digitized by VjOOQ IC 



32 

no d^o nada sobre lo segundo, por lo que so temia que el Gobierno inglés no se 
diera por satisfeoho y continuara el peligro de que al fin se declarara la guerra. 

Por las comunicaciones del Gobierno de la Gran Brotafia sobre este asunto, que 
se han publicado, y que remito adjuntas, verá yd. que Lord John Russell baque- 
bado enteramente satisfecho con la devolución, sin condiciones, de los prisioneros, 
y que considera como satisfacción á la Gran Breta&a la declaración de este Go- 
bierno de que no habia autorizad\9 el acto del capitán Wilkes, de la corbeta ''San 
Jacinto," con lo cual todo queda defínitivamente arreglado. Lord John Russell 
dice también que no puede aceptar todas las conclusiones 6, que Mr. Seward lle- 
ga respecto de los derechos de los neutrales, y que este asunto será objeto de una 
discusión detenida entre los dos países. 

El tenor de los despachos de Lord John Russell manifiesta de una manera muy 
clara, cuánto temor teníala Inglaterra de empellarse en una guerra con estopáis, 
& pesar délas desventajosas circunstancias en que ahora se encuentra, y oon cuán- 
to gusto ha recibido las explicaciones que se le dieron, hasta el grado de violen- 
tar su sentido para hacerlas aparecer mas extensas de lo que en si eran, y como 
accediendo á todas las demandas de aquella potencia. 

La recepción que se preparaba en Inglaterra á los Sres. Masson y Slidell, era 
bastante fria, pues no se puede olvidar muy fácilmente la inquietud que por causa 
do ellos sufrió el pueblo inglés. £1 Times de Londres, los llama botín despreciable, 
y dice que la Inglaterra no habria procedido en los términos que lo hizo, si en vez 
de aquellas personas hubieran sido capturados dos de sus esclavos. 

Terminado este asunto, parece que la Inglaterra, ó por lo menos los simpatiza- 
dores del Sur, están buscando otro motivo de querella con este país, y han elegi- 
do, ó van á elegir, el de la clausura de los puertos del Sur, echando á pique bu- 
ques balleneros, cargados de piedras. Se asegura que la Inglaterra va á interve- 
nir en unión de la Francia, para que este Gobierno no cierre de esa manera nin- 
gún otro puerto. Si resultare algo cierto sobre esto, lo comunicaré & vd. oportu- 
nemente. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

£xmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 32. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Fehrjsro i? de 1869. 

Conferencia con Mr, Blair. — D. Domingo de Goícurta. 

£xmo. Sr. 

Hoy tuve una entrevista con Mr. Montgomery Blair, que es, como tengo dicho 
á ese Ministerio, administrador general de Correaos de este país, y uno délos miem- 
bros mas influentes del gabinete de Mr. Lincoln. Me refirió que Mr. Dunbar y 
el Sr. Goicuria hablan ido á verlo para proponer al Gobierno de los Estados-Uni- 
dos la venta de la isla de Co^umel, cuyo proyecto le agradó bastante, pues según 
cree, es lugar muy á propósito para enviar á los negros del Sur. Me preguntó si 
el Sr. Goicuria tenia facultades del Supremo Gobierno para hacer con el de los 
Estados-Unidos un arreglo de esa naturaleza, á lo que le respondí que ningunas, 
según lo que yo entendía, pues aunque había recibido recientemente una comisión, 
era solamente para conseguir dinero en Nueva- York. Le dije ademas, que no oreia 



Digitized by VjOOQ IC 



33 

que fuera posible celebrar un convenio en aquella forma, pues quo el Gobierno y 
el pueblo de 5r<*xico estaban firmcmento decididos ano enagenar una pulgada mas 
del territorio nacional. '-Si el Gobierno de los Estados-Unidos," le dije, "desea tras- 
portar á aquella isla algunos 6 todos los negros del Sur, puede concluir un arreglo 
con México, para el que no dudo que mi Gobierno estará favorablemente dispues- 
to, en virtud del cual se hará la colonización en la forma que los Estados-Unidos 
la deseen; pero sin que México pierda la Soberanía de la isla." "Esto no scri» po- 
sible," repuso ?>Ir. Blair, "porque esa gente [los negros] no querrán ir á ninguna 
parte, sino bajo la protección de la bandera de los Estados-Unidos." 

"Esta dificultad," contesté, "se puede allanar muy fácilmente, pues confcervan 
do los negros su carácter de ciudadanos de los Estados-Unidos, estarán bajo la 
prcteccion de este Gobierno." "Ciertamente," dijo Mr. Blair, "pero entonces no 
podrían adquirir bienes raices." Le dije que nuestras leyes permiten ahora á loa 
exfrangeros adquirir propiedades inmuebles, y que por lo mismo tampoco existia 
esta dificultad. 'Mr. Blair pareció persuadido de mis razones y empezó á referirme 
los motivos que le habían hecho creer que el proyecto era aceptable para ambos Go- 
biernos. "Cozumel,"med!Jo, "es una isla desierta quo á vdes. do nada les sirve, y 
tanto en ella como en Yucatán, quo está habitado por indios, no es posible que se 
aclimate la raza blanca: osas regiones e^tán destinadas á ser pobladas por los ne- 
gros. Nosotros necesitamos deshacernos de ellos, y no podríanlos encontrar otro 
lugar mas á propósito para mandarlos, que aquella isla." Estofuij suficiente para 
que con los antecedentes que tenia yo, y que después referiré á vd., traslucieran 
desde luego los verdaderos proyectos de Mr. Blair. Le dije de la mejor manera que 
pude, que si los Estados-Unidos deseaban ganarse la buena voluntad de todos los 
mexicanos, debian empezar por'persuadirlos que la antigua politica de agresiones 
eonstantes sobre nuestro territorio so había abandonado absoluta y permanente- 
mente. Que el Gobierno y el pueblo de México esperaban que la presente adminis- 
tración que tiene una politica mas elevada quo la se guid.'v hasta aquí, de adquirir 
oaestro territorio, aun por los medios mas reprobados, con el solo objeto de intro- 
dacir en él la esclavitud, no entretendrían ni por un momento tales proyectos. Le 
dije que los Estados^Unidos podrán sacar mas provecho de México, como nación 
independiente con sus limites actuales, que si lo tuvieran dentro déla Union y for- 
mando parte integrante de su territorio, pues que entonces la falta de homogenei- 
dad de la población, que ha sido la causa de la presente guerra civil, seria mayor 
j habria por lo mismo mas dificultades de conservar la unión. Ilustré este concep- 
to con el ejemplo de los mismos Estados-Uuidos, que después de su independencia, 
han producido á Inglaterra cien veces mas de lo que le producian cuando le esta- 
ban sujetos. "Podemos celebrar," nOadí, "arreglos comerciales, en virtud de los 
que los £stados manufactureros del Norte adquieran en México el mercado que han 
perdido en el Sur, y del que hasta hoy han estado privados por el celo y descon- 
fianza con que era natural que México viera á este pais. Como nuestras tendencias 
é intereses políticos son idénticos, podemos hacer otros arreglos igualmente satis- 
factorios, de los que resultará que los Estados* Unidos sacarán de México todas las 
ventajas que si se le anexara á la Union americana y no sufrirían ninguno de los 
inconTeníentes que de tal medida nacerían." 

Mr. Blair se manifestó enteramente conforme conmigo; me dio algunas razones 
mas para hacer poco deseable la anexión de México á este país, de las cuales es 
la principal que en todo el terreno que se anexara tendría el Sur la preponderan- 
cia, lo cual es contrario á la politica de la presente administración, y trató de 
tranquilizarme enteramente rcspe'oto de los proyectos de este Gobierno, dioiéndo- 
me qae se habia pensado en la compra de Cozumel, no precisamente por adquirir 
territorio, sino porque se Cf cia que así seria mas fácil llevar á cabo la ooloniza- 
óon. Por supuesto que yo aparenté quedar enteramente satisfecho. 

I>esgraciadamente no lo estoy. Lo que el Presidente dgo en su mensage [nota 
TOMO 11. 5 



Digitized by VjOOQ IC 



34 

número 348, de 3 de Diciembre de 1801] respecto de la compra de territorio para 
la colonización de negros; la pregunta que me hizo Mr. Seward sobre Yucatán, 
[nota numero 3G3, de 9 de Diciembre de 1801], las conversaciones prfevias de Mr. 
Blair sobro el mismo asunto, [nota número 160, de 6 de Junio de 1501], un proyecto 
de ley presentado por un hermano de Mr. Blair, que es Diputado por Missouri, 
en que se autoriza al Presidente para comprar el territorio que juzgue propio con 
aquel objeto, y una conversación que respecto de la isla de Cozumel tuvo hace po- 
co con el Senador Mr. Doolittle, de Wisconsin, Ministro de la comisión de reía- 
■ clones exteriores del Senado, y que fué aprobada por él, son motivos mas quejsu- 
ficientes para creer que este Gobierno lleva tiempo de estar meditando la adquisi- 
ción de Cozumel y aun de la península de Yucatán, que por mas de un motivo se- 
ria ventajosísima para este país, y para nosotros una pérdida irreparable. 

Los £8tados-Unidos tienen una gran parte de sus costas en el Golfo do México, 
y poseen una de las bocas de ese mar, la que forma el cabo de Cayo Hueso, en la 
península de Florida con la punta Noroeste de la isla de Cuba. Si adquieren 
Yucatán, entonces serán dueños de las dos entradas del Golfo, y ese mar en quo 
nosotros tenemos la mitad de nuestras cost&s y los principales de nuestros puer- 
tos se convertirá en un lago de la Union americana, sin esperaAza ninguna de que 
reconquistemos en lo futuro su dominio. A la política menos previsora no se pue- 
de ocultar que la posesión de Yucatán es la mas importante de lo que nos queda 
en el Golfo de México. 

Me causó, por lo mismo, la mas grande sorpresa quo el Sr. Goicuria, á quien en 
nn oficio que me enseñó, se le previene expresamente que no empeñe para nada 
lo soberanía del territorio de México^ haya comenzado por hacer promesas y dar 
esperanzas á esto Gobierno, que nunca debieron hacérsele concebir. Esta sorpre- 
sa disminuye muy considerablemente cuando se atiende á que el Sr. Goicuria no es 
mexicano, ni se interesa por la suerte de México, sino en cuanto puede servirse 
de nosotros para sus fin^s ulteriores. En otras ocasiones ha tenido bastante fran- 
queza para decírmelo así sin rodeos. 

Me he visto tentado de rectificar por medio de la prensa, la clase de facultades 
y la extensión de ellas que ha recibido el Sr. Goicuria, para evitar que acontezcan 
otros casos como el presente; y solo me he abstenido de hacerlo por la considera- 
ción de que al fin es agente del Supremo Gobierno, y que no presentaríamos un 
ejemplo muy edificante, si entabláramos una polémnica sobre la extensión de los 
poderes con que lo ha investido ese Ministerio. 

Concluido este asunto, hablé á Mr. Blair sobro la actitud de este Gobierno res- 
pecto de la intervención europea. Me dijo que Mr. Seward le habla encargado vie- 
ra á los Senadores que fueran sus amigos, para prepararlos favorablemente, y que 
ya habia hablado á varios. Me dijo también que él era de opinión que los EstA* 
dos-Unidos mandaran un representante á Veracruz para conferenciar con los ple> 
nipotcnciarios de los aliados: que creía que el éxito de tal misión dependería en- 
teramente de la persona á quien se nombrara 'para desempeñarla: que habia ha- 
blado en este sentido al Presidente y á Mr. Seward, y que ambos hablan recibido 
bien la idea: que la persona que consideraba mas á propósito para desempeñar esa 
misión, era Mr. Edward Everett, de Boston, sobre cuyo nombramiento me pregun- 
tó mi opinión. Le dije que creia muy difícil que pudiera hacerse elección mas acer- 
tada, pues Mr. Everett es uno de los hombres prominentes de este país; tiene una 
reputación europea muy bien sentada, y su larga experiencia en la carrera diplo- 
mática y la respetabilidad de su carácter personal, lo hacen muy á propósito para 
asegurar el buen éxito en la empresa. 

Reproduzco á vd. las seguridades do mi muy distinguida consideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 
Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



35 
NÍÍMERO 33. 

LBQACTON MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Ferero 2 de 1S62. 
Notijicacimí de la clUu»ura del puerto de Veracruz. 

Tengo la honra de remitir á Td., bigo el número 1, copia de un oficio del Cónsul 
de la República en Nueva-York, en que me dice que los comerciantes de aquel 
puerto piden que si no se les despachan sus buques para Veracruz, se les dé cons- 
taneta de la neg.itÍYa; j bajo el número 2, copia de la respuesta que le he dado ho^ 
remitiéndole la fórmula en que debe dar la negativa, y que he procurado redactar 
de manera que no sea otra cosa que una notiíjcacion oficial de la clausura de aquel 
puerto, y una declaración formal de que es ilícito el tráfico que con él se haga, 
mientras permanezca clausurado. 

Voy 4 circular á los demás agentes de la República, en los puertos no bloquea- 
dos de este país, mi nota al Cónsul de Nueva-York, para que se sometan á las ins- 
trncoiones en ella contenidas, en los oaso^ que se les presenten. 

Marcada con el número 3 remito & vd. copia de una carta que recibí hace pocos 
días dorios Sres. Hargous y C^ de Nueva-York, sobre este mismo asunto, y con el 
número 4, copia de la respuesta que les di. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muy 
diatinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeBor Ministro de Relaciones Exteriores. — ^México. 

Kúmero 1. — Nueva-York, Enero 81 de 1862. — Número 2. — Se ha recibido en 
esie Consulado la circular de esa Legación, de fecha 26 del que fina, relativa á la 
elaoBura del puerto de Veracruz para el comercio extrangcro, y quedo entendido 
de que no se debe recibir factura ó manifiesto alguno, asi como despachar buques 
para el puerto expresado. — Algunos comerciantes insisten absolutamente en que 
si no 80 les despacha legalmente su factura ó manifiesto de buque, se les diga esa 
Begativa por escrito; y como á esto no puede negarse el Consulado, podría exten- 
dérseles un instrumento en la forma siguiente: — "Certifico: que D. N. N se ha 
presentado en esta oficina en la fecha, con una factura para Veracruz de efectos que 
lia embarcado á bordo del buque N. N.; y habiéndosele dicho que el expresado 
puerto está cerrado por supremo decreto de 17 del próximo pasado, en cuya con- 
sireaencia no pueden expedirse los documentos de estilo, pidió se le haga constar 
por escrito esa negativa al despacho de su buque ó factura, para lo cual expido el 
presente en Nueva-York, &c., &c." — Ruego á vd. se sirva decirme si encuentra el 
tenor de ese certificado correcto, ó en caso contrario me digala forma que le parece 
mas conveniente, ó si absolutamente me debo resistir á dar por escrito la negativa 
del deiTpAcho de documentos. — Reproduzco á vd. mi aprecio y consideración. — 
I>io8y Libertad. — (Firmado). J. M. /?tór¿íyt,—Sr. Encargado de negocios do Méxi- 
ex — Washington. 

Es copia. Washington, Febrero 2 de 18C2. — [Firmado]. Romero. 

Número 2. — Legación Mexicana en los Esta'los-Uulios do América. — Washing- 
tco. Febrero 2 de 1862. — Número 8. — Mo he impuesto del oficio de vd., número 2, 
ffscha 31 de Enero próximo papu'lo, en que con referencia d la circular do esta Le. 
gmcioD, de 2G del mismo, relati Ai u In clausura del puerto de Veracruz para el co- 
skcrcio cxtrangero, manifiesta vi. que algunos comerciantes de esa ciudad insis- 



Digitized by VjOOQ IC 



36 

ten absolutamente en que si no se les dcspacka su factura ó manifiesto del buqne, 
4 lo menos se les diga por escrito la negativa; y como en efecto íi esto no puede 
^negarse el Consulado, y la constancia que de ello se les dé servirit mas bien para 
ju-itifícar después que despacharon sus efectos, no obstante la notificación formal 
que se les hizo de que no era legal hacerlo por estar cerrado el puerto, he tenido 
á. bien resolver que á los comerciantes que exijan la referida constancia se les dé 
en la forma siguiente: — "Certifico: que D. K. N. se ha presentado en la fecha en 
este Consulado, con una factura de efectos, que intenta mandar al puerto de Ve- 
racruz, á bordo del buque N. N.; y habiéndole hecho notificación formal de que el 
expresado puerto está cerrado al comercio de altura y do cabotage, por supremo 
decreto del Gobiei^no de México, de 17 do Diciembre último, cuyo artículo 1? le fué 
teido, y que en consecuencia no pueden expedirse los documentos de estilo, y es 
ilegal el comercio que con él se haga, mientras dure clausurado, pidió se le haga 
constar por escrito esa negativa al despacho de su buque 6 factura, en cuya virtud 
se le expide el presente, que sirve también de notificación de la clausura del refe- 
rido puerto, en Nueva-York, &c., &c.*' — Reproduzco á vd. las seguridades de mi 
consideración. — Dios, Liberkid y Reforma. — [Firmado]. M. Romero. — Sr. Cónsul 
de la República en Nueva-York. 

Es copia. Washington, Febrero 2 de 1862. — [Firmado]. Homero. 

Número 3.— Nueva-York, Enero 28 de 18^.— Sr. D. M. Romero, Washington. 
— Muy señor nuestro: Pensamos despachar el dia 8 del próximo mea, la barca 
"Acmé" para Veracruz, y al participarlo al señor Cónsul de esta ciudad nos dijo 
que en virtud de las circunstancias particulares en que se halla el referido puer- 
to, no podía ni despacharnos el buque, ni tampoco las facturas de los efectos que 
en él hemos embarcado. Hicimos entonces presente á dicho Cónsul que desearía- 
mos tener alguna constancia que nbs cubriese en cualesquiera evento de toda res- 
ponsabilidad, y nos ofreció consultar il vd. sobre el particular, convinrendo en 
que lo que pedíamos era con arreglo & justicia. Mas últimamente nos ha dicho 
que tiene instrucciones expresas de vd. para no dar documento alguno, y aunque 
respetando las razones que vd. haya tenido para tomar esa determinación, nos ve- 
mos en el caso de suplicarle que dé al Consulado las órdenes convenientes, á fin 
de que tanto para lo relativo al buque, como paralas facturas que cada uno de loe 
embarcadores expiden, si no los documentos de costumbre 6 un oertificado que & 
olios equivalga, un documento por lo menos que pruebe que hemos acudido al Con- 
sulado, con arreglo á las leyes mexicanas. — Nos repetimos de vd. atentos servido- 
res Q. B. 8. M. — (Firmado). Ilargous y compañía. 

Es copia. Washington, Febrero 2 de 18G2. — [Firmado]. Romero. 

Número 4. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 
ton, Febrero 2 de 1862. — Sres. Hargous y C? Nueva-York. — Muy se&ores mios: 
En respuesta & la carta de vdes. do 28 do Enero próximo pasado» tengo la honra 
de decirles que hoy comunico al Cónsul mexicano eíl ese puerto los instrucciones' 
convenientes, para que dé constancias por escrito de que no es legal despachar 
cargamentos al puerto de Veracruz, mientras permanezca clausurado al comercio 
extrangero. — Soy do vd¿B. atento y seguro servidor Q. B. S. M. — |.Pi>i'0^a4o]. M» 
Romero. 

Es copia. Washington, Febrero 2 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



Digitized by VjOOQ IC 



37 
NUMERO 34. 

L1SOACI0N MEXICANA BN LOS BSTADOS-UMDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero 2 de 1802. 
Los €í»unios de México en el Senado de los Bsfados-Ufu'don. 

Anoche ▼! al Senador Mr. Harria, de Nueya^York, miembro de la comisión do re- 
ladones exteriores del Senado, y tuve la satisfacción de encontrarlo animado de 
Isa mejores disposiciones para auxiliar á México en las presentes circunstancias, 
siestpre que con ese auxilio se consiga el que las potencias europeas prescindan'de 
sa inTasion contra la República. Me dijo que no vacilaria en votar por que se nos 
dieran naeve ó diez millones do pesos para satisfacer las reclamaciones p<^cunia- 
Has de los alxad(*s, sin necesidad de que México pague después este dinero & los 
Estados- Unidos. 

Esta mañana me informó Mr. Sumner, que habia recibido ya el segundo men- 
sage del Presidente, de que he hablado á vd. en mis nóUa anteriores, y que el 
martes de esta semana [4 del actual], lo someterla á la comisión de relaciones. 
Como en ese mismo dia debo mandar esta correspondencia, no me scrii posible co- 
municar á vd. por este vapor ouál sea el acuerdo de la comisión. 

Miopini{>?i por ahora es que 80 determinará algo en favor nuestro, aunque tal vez 
no bajo las mismas bases propuestas por Mr. Corwin, pues por lo que he visto 
hasta ahora, creo que prevalece lo opinión entre los Senadores, de que en caso de 
hacer algún desembolso para ayudar á México, sea con la condición de que el di- 
nero que se le dé se aplique precisamente ú satisfa'cer las reclamaciones pecunia- 
rias de los aliados, con objeto de evitar que prosigan en sus operaciones hostiles 
contra la Bept^blica. 

Ademaa, hay aquí personas que presentan bajo una luz no muy favorable los 
designios de Mr. Oorwin, y explican su conducta de una manera poco satisfacto- 
ria. Aaeguran que su objeto al estipular en su proyecto de tratado que se entre- 
gara el dinero al agente de México en Nueva-York, es favorecer á un amigo su- 
yo, residente en aquella ciudad, y á quien debe favores que tratado rec3mpensar 
haciéndole ganar á expensas de México, cien 6 doscientos mil pesos, solo porque pa- 
se el dlnerp por sus manos. £1 nombre de esta persona es D. Federico L. Barreda, 
eomerciante peruano establecido en Nueva-York. Agregan^ue su objeto al hacer 
que el dinero se entregue al Gobierno de México sin obligación precisa de aplicar- 
lo 4 tal ó cual cosa, es hacer pagar con él algunas reclamaciones de ciudadanos 
americanos, en las que también le atribuyen interés, y citan como ejemplo la del 
Sr. Ajuria, contratista de la casa de moneda de esa capital, por los permisos que 
concedió el Supremo Gobierno mientras estuvo en Veracruz, para exportar barras 
de plata, cuya reclamación ha sido reconocida y el Gobierno se ha obligJido á pa- 
gar sa monto [$250,000], del primer dinero que reciba de este país. 

Los amigos de Mr. Corwin atribuyen á. su vez & Mr. Seward los desigi4ps que 
loe otros imputan al primero. Dicen que Mr. Seward desea que el dinero no se 
entregue & México, sino que sea pagado por los Estados-Unidos & los acreedores 
de México, para tener él su manejo y dar una comisión fuerte al que lo adminis- 
tre, cuya comisión llegan hasta el grado de asegurar que será dividida entre 
ambos. 

Estas disputas, que se prosiguen con tanto calor aun antes de saber si habrá 
dinero que manejar, no podrán menos que contribuir á frustrar el buen éxito de 
la negociación, pues con los colores que cada parte la pinta, no tiene otro carác- 
ter que el de un negocio do lucro personal en favor de Mr. Seward 6 Mr. Corwin, 
según quien fuere el yictorioso. 

Sin asentir por mi parte alo que se dice respecto de estas personas, creo que 



Digitized by VjOOQ IC 



38 

teniendo en consideración los proyectos de los negociantes que esperan participar 
del dinero, se podría hacer el arreglo en términos que México no sufriera ningún 
menoscabo con el pago de comisión y otros gastos de la misma naturaleza. Esto so 
conseguiría, á mi juicio, tS bien nombrando el Gobierno de México una persona 
que lo reciba y lo administre, en caso de que se lleve A cabo el proyecto de Mr. 
Corwin, concediéndole un sueldo men-iual de quinienU)? pesos, por ejemplo, y eli- 
giendo para esto una persona de acreditada probidad y honradez, ó bien haciendo 
en el otrd caso que la cantidad que haya de pagarse por indemnizaciones pecu- 
niarias se entregue á los Gobiernos respectivos en libranzas giradas por el Gobier- 
no do México contra el Tesoro de los Estados-Unidos, lo cual evitaría la necesidad 
de manos intermedias y de mayores gastos. 

Creo conveniente informar ávd. de estos pormenores, que en mi concepto sondo 
ínteres, para qije el Supremo Gobierno los tenga presentes por si llegare el caso 
de que reciba algún dinero, á fin de que no sea sorprendido por los cppeculado- 
res de este país, que tienen mucha sutileza y habilidad, y que medran con las ma- 
yores desgracias de las naciones que se encuentran en diñcultades. 

Reproduzco (i vd. las se'guridades de mi mas distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. - 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 35. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wa^hinglon, Febrero 3 de 1S6S. 
Solicitudes de ciudadanos americanos. 

Tengo la honra de remitir á vd. para conocimiento y resolución del Supremo 
Gobierno, las .«siguientes cartas y ocursos que he recibido de personas residentes 
en este país, que desean prestar sus servicios en México ó introducir en la Repú- 
blica adelantos de su invención en el arte de la guerra. 

Número 1. — Una carta de Mr. W. W. Meunn, de Nueva-York, que recomienda 
& un oficial del ejército inglés, inventor de un nuevo género de cañones y autor 
de un tratado sobre la/}iencia del ingeniero militar. 

Número 2. — Una carta de Mr. Edwin Gómez, de esta ciudad, & 1& que acompa- 
sa una circular que dá una descripción de un invento suyo que cree puedo serde 
"grande utilidad al Gobierno de México. 

Número 8. — Una carta de Mr. M. J. De Laño, do Sandusky oity, Ohio, acompa- 
ñada de una descripción de un proyectil de su invención, que propone al Supremo 
Gobierno,* ofreciendo también sus servicios personales. 

Número 4.— Una solicitud de Mr.* Wi N. Early, de St. Louís, Missouri, en que 
pregunta si podrá conseguir un empleo en el ejército de la República. 

Número 5. — Una carta del ingeniero civil Mr. Charles EUiott, do Gcorgetown, en 
que propone un plan que juzga seguro para acabar con la flota aliada que bloquea 
los puertos do la República. 

Adjunta & cada pieza va copia de la contestación que he dado'á los interesados. 
La falta de tiempo no me permito remitir traducción de todas las cartas, y 'sola- 
mente la mando de la número 5, porque me parece la mas importante de las ad- 
juntas. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida oonsideracion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



39 

Número 5.— Altaras de Georgetown, D. C. — Enero 28 de 1662. — A su Excelencia 
elSr. Matías Romero, Ministro Mexicano, &c., &c. — Señor: — Perdone vd. que un 
extracgero se mezcle en los negocios de su patria: pero pienso que todo el mundo 
tiene derecho de simpatizar con una nación que se encuentra siendo victima de 
un» poderosa y cruel combinación de opresores. — Deseo solo decir 6, vd'. que está 
enteramente en manos de su patria dar el golpe mas súbito, inesperado y terrible 
sobre los aliados, que están poco dispuestos para recibirlo, y esto será en el mar. 
Dispénseme vd., señor, y permítame que le aconseje que con todo el secreto y pron- 
titud posibles, so compren, por medio do algún mexicano de confianza, conocido 
en esto país, dos, tres 6 mas rapores mercantes, fuertes y ligeros, ni muy gcandes 
ni muy costosos; so les hagan fortalecer muy bien sus cascos, aparejándolos con 
falsas proas y proveyéndolos con una tripulación corta, pero escogida. — De estos 
bnqaea debe usarse uno como arieU de vapor para correr sobre un buque do guer- 
ra enemigo y echarlo á pique con la fuerza del choque. — Deben por lo mismo ser 
mny fuertes y tener una figura propia en la proa, y no necesitan llevar'armamen- 
to de ninguna clase. — Creo que pueden disponerse estos vapores sin excitar sospe- 
ebas y pueden salir al mar on viages mercantiles ordinarios. — Que estos vapores 
así preparados entren en compañía, 6 lo mas juntos posible, on algún puerto blo- 
queado que esté en manos del enemigo de vd., por ejemplo, Tampico ó Veracruz. 
—Ninguna sospecha podria excitar por parte de los almirantes aliados, la aproxi- 
mación de tales buques, de que fueran do carácter hostil y podrían por lo mismo 
correr directamente sobre los mas grandes navios de línea en el puerto, y sumergirlos ins- 
tantáneamente con el golpe. — Seria tal la confusión creada con la pérdida de dichos 
buques, que los arietes agresores podrían probablemente retirarse, disponerse de 
nuevo y volver á la carga, sumergiendo otros buques antes de que se les pudiera 
perseguir, en caso de <iue la persecución fuese posible. — Si pudiera vd. conseguir 
laclase propia de propeles para esto objeto, probablemente no so necesitarían jau- 
ehospara echar á pique toda la flota aliada en alguna de las bahías del Golfo, y 
dejar á sus ejércitos, en la ribera, sin recursos y en disposición de ser cortadqs por 
Tdes. á su placer. — Aseguro á vd. que no tengo ventaja perj^onal á la mira. Mis 
mtereses está.n todos aquí. Solamente deseo á vdes. buen éxito en repeler un ata- 
que injustificable, y creo que vd. podrá hacer aquí mucho para animar á su pue- 
blo. — Soy perfectamente bien conooido en Washington, y no neceaito dar á vd nin- 
gunas referencias. Mi plan es practicable, aunque mi propio Gobierno no lo ha fa- 
vorecí io nunca. — Con mis mejores deseos y alto respeto, soy, señor, su mas obe- 
diente servidor. — [Firmado]. Charles Elliott^ ingeniero civil. 
Es tradnccion. Washington, Febrero 3 do 1862. — [Firmado] Romero. 



NUMERO 36. 

liBOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero .j de JS6^. 
Solicilud de Mi: Groom. 

Tengo la honra de remitir á vd. traducción de una carta quo recibí ayer de Mr^ 
Samuel S. Cox, Diputado por elEstado deOhio, acompaOada do un ocurso do Mr. 
John C. Groom, en que solicita entrar al servicio do la República con el carácter 
de general de brigada. 

Como Mr. Cox ha estado siempre en favor de México y de la causa constitucio- 
Aal en la Bepública, y ha consagrado una gran parte de su tiempo al estudio de 
nuestras cuestiones y nuestra condición actual, sobro lo que ha pronunciado dos 
importantes discursos en la Cámara de Diputados, creí quo debía hacer con la so- 



Digitized by VjOOQ IC 



40 

licitud que Tenia por su conducto y recomendada por él, algo mas que Umitarmo 
& darle una fria contestación de que la sometería al Supremo Gobierno, y le res- 
pondí en los términos que verá vd. en la traducción que le incluyo de mi respuesta. 

Por lo demás, debo decir á vd. que me es enteramente desconocido Mr. Groom, 
y que no só por lo mismo qué cualidades tenga que lo recomienden para desempe- 
fiar el empleo quo solicita. 

Reproduzco á 7d. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seüor Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 

Washington, D. C, Febrero 1? de 1862. — Estimado seílor: Un caballero de cono- 
cimientos militares y que havisto servicio activo en la guerra, el mayor J. C. Groom, 
desea sabet si puede conseguir un empleo aliora en México. Desea un despacho do 
general de brigada. Es bravo como un león. — Yo acostumbraba tomar interés en 
los negocios de vdes. ¿ntes do que empezaran nuestras presentes diñcultades; siem- 
pre me puse del lado do Juárez, como lo verá vd. por uno de mis discursos que le 
incluyo. Me tomo la libertad, señor, de enviárselo á, vd. — Muy respetuosamente, 
&c., &c.— [Firmado]. S. S. Coz, 

Es copia. Washington, Febrero 1 de 1862. — [Firmado]. Romero, 

Washington 3 de Febrero de 1862.— Al Hon. Samuel S. Cox, &c., &c., &o.— Es- 
timado sefior: Tengo la honra do aousar recibo de sii esquela de 1? del corriente,* 
&la que incluye una carta del mayor Joi«n C Groom, de Columbus, Ohio, en que 
manifiesta deseos de en trar al servicio de México, con el carácter de general de 
brigada. — Viniendo tal solicitud recomendada por vd., que es y ha sido siempre 
tan buen «migo de México, no podría yo recibirla sino de una manera favorable. 
Pero desgraciadamente no tengo autorización de mi Gobierno para conceder tales 
empleos, y todo lo que puedo hacer y lo que haré inmediatamente es enviar la so- 
licitud á México é informar al Gobierno de la República que ha sido presentada y 
apoyada por vd. — Luego que reciba yo la respuesta la comunicaré á vd., y entre- 
tanto tengo la honra de ser, seSor, muy respetuosamente su obediente servidor. — 
[Firmado]. M. Romero, 

£s copia. Washington, Febrero 4 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 37 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS EStADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero 4 «^« 1S6S. 

Reseña política de la última quincena. 

La presente quincena no ha sido tan fecunda en acontecimientos políticos como 
lo fué la que le precedió. La expedición del general Burnside, do la que tanto se 
esperaba, ha sufrido contratiempos quo volverán estériles todas las ventajas que 
en otro caso hubiera podido adquirir Antes de llegar á su destino, le cogió un 
temporal que arrojó á la playa seis trasportes do vapor y averió un gran número 
de los otros buques. Esta misma causa lo impidió desembarcar con la prontitud 
conveniente y que era indispensable para obtener buen éxito. Hasta ahora no se- 
ha tenido noticia do que se haya verificado el desembarco, y aunque tenga lugar 
sin obstáculo, como las fuerzas del Sur saben ya los puntos que están amenazados 
por la expedición y han tenido tiempo suficiente para reforzarlos y fortificarlos, 
no es muy probable que el general Burnside pueda conseguir el objeto que se le 
encargó. 



Digitized by VjOOQ IC 



41 

Se habla ja de otra expedición que cr(& preparündose para ir al Sur y que fie 
pondrá & las ordenen del general Heintzelman, que tiene ahora el mando de una 
de las divisiones del ejército federal del Póforaac. La segunda, del general Bu- 
tler, se preparaba á saiir de Oíd Point para' Ship Island, cerca del Delta del Mis- 
sissipi.' 

Estas expediciones no han correspondido á las esperanzas que de ellas se hi- 
cieron concebir, pues hasta ahora se han reducido á ocupar el terreno en que des- 
embarcan'y sus Inmediaciones, sin atacar las ciudades principales, aunque estén 
despreTenidas, como sucedió con Charlcston y Savannah, cuando desembarcó de 
Port Royal el general Sherman. Ademas, cuando entre el verano y con él la esta- 
ción malsana de los puertos, será casi imposible para las tropas del Norte conser- 
var aquellas posiciones. 

Por conducto de los periódicos del Sur se ha recibido la noticia de que los bu- 
ques bloqueadores del puerto de Savannah hablan entrado en el rio del mismo 
nombre é interpuéstose entre la ciudad y el fuerte Pulaski, con objeto de cortar 
toda comunicación entre ambos y tomar jil fin al segundo por hambre. Los mismos 
periódicos aseguran que en el fuerte hay provisiones para seis meses. 

No obstante la grita que se ha levantado en Europa contra la manera de blo- 
quear los puertos del Sur, obstruyendo sus canales, ha salido una segunda flota 
de buques balleneros cargados de piedras para acabar aquella operación. 

No 5d confirmó la noticia que di á, vd. en mi reseña nnturior, de la salida de Cai- 
ro de una expedición al mando del general Grant, que debia bajar por el Mississipi* 
yo hay por lo mismo peligro próximo de que sea atacado Oolumbus. La pose- 
sión de esta ciudad debe ser de gran importancia para el Sur, pues el Gobierno de 
Richmond ha trasladado á aquel campamento al general Boaurogard, que tenia e( 
mando del ejército disidente del Potomae, y que os uno de los gcfes mas hábiles 
con qne cuenta aquélla cansa. 

£1 Departamento de Estado ha expedido las instrucciones que remito, relativas 
á los negros que se tenian en prisión en esta ciudad, sin mas razón que la del co- 
lor de su cara. Se previene que si no se les acusa dentro de diez dias de algún 
crimen, sean puestos en libertad, y que en lo sucesivo no se pueda arrestar á nin- 
guno sino por cargos especificados. Asi terminará, aunque tarde, una de las mas 
grandes arbitrariedades de que hay noticia en los anales de los países civilizados, 
y que se habia cometido en esta ciudad á ciencia y paciencia del Gobierno de la 
ünion, y sin ser notado mas que por dos 6 tres senadores que accidentalmente 
fneron á la prisión. 

Las sesiones del Congreso han estado destituidas de iníéres en los últimos dias* 
£1 Senado se ha ocupado casi exclusivamente en discusiones sobre la expulsión de 
aquella Cámara del Senador Mr. Bright, de Indiana, por baber escrito una carta 
á Mr. Jefferson Davis, recomendándole á una persona que pretendía introducir 
mejoras en las armas d^ fuego. £1 Senador Mr. Hale dictaminó sobre la conducta 
del Ministro de Marina, relativamente á haber concedido la comisión de dos por cien- 
to 4 Mr. Morgan, que es la persona que compró varios buques para el servicio de 
los Estados-Unidos. Mr. Hale opina que se devuelvan al Tesoro de los Estados- 
Unidos los $80,000 á que asciende la comisión, y que se asigne á Mr. Morgan un 
sueldo moderado de qne gozará mientras esté al servicio del Gobierno. Es proba- 
ble que este incidente sea el que haya dado motivo á los periodistas para decir que 
Kr. "W^lles va á separarse del Ministerio de Marina, y que el general Banks será 
su sucesor. Una persona que de ordinario está bien informada, me ha asegurado 
qoe el Secretario del Interior, Mr. Smith, va á ser nombrado Ministro de la Supre- 
ma Corte de Justicia, y que Mr. Davis, de Illinois, lo sustituirá en aquel Depar- 
tamento. 

Ninguna de 'as dos Cámaras ha hecno todavía nada para proporcionar recursos 
tX Gobierno, y ni siquiera se han puesto de acuerdo en el plan que deban seguir. 
TOMO II. 6 



Digitized by VjOOQ IC 



42 

Como es natural suponerlo, esto ocasiona muchas inquietudes y hace cada día mas 
difícil la situación de este Gobierno. Los gastos mensuales no bajan de $ 45.000,000, 
y según el giro que llevan las cosas, es mas probable que aumenten en lo sucesivo 
y no que disminuyan. Él Senador Mr. Simmons presentó ayer una resolución en 
favor del establecimiento de un banco nacional. 

Ha aprobado la Cámara de Diputados el proyecto de ley que remito adjunto, 
para prohibir que los ciudadanos y buques de los Estados-Unidos se empeñen en 
el tráfico de asiáticos, llamados coolies. Es probable que pase en el Senado con po- 
cas modificaciones. 

Se ha publicado ya el parte oficial, del que es adjunto un ejemplar, do la victo- 
ria que las fuerzas federales obtuvieron en Sommerset sobre el general disidente 
Zollicoffer, de cuya acción hablé á vd. en mi reseña anterior. 

También se han publicado las comunicaciones adjuntas sobre el permiso conce- 
dido por el Gobierno á las tropas británicas para que pasen al Canadá, al través 
del territorio de los Estados-Unidos. 

El genieral Lañe, Senador por el Estado de Kansas, salió hace poco para Lea- 
venworth, con objeto de ponerse á la cabeza de una expedición que se habia orga- 
nizado para el Sur, y que se aseguraba tenia por objeto fomentar la insurrección 
de los esclavos. Antes de que el general Lañe llegara á aquella ciudad, el general 
Hunter que manda en gefc el Departamento militar de Kansas, se apresuró á sa- 
lir con la expedición, poniéndose él mismo ala cabeza de ella. Esto ha disgustado 
mucho á los Senadores abolicionistas, y uno de ellos presentó ayer una moción en 
el Senado para que informe el Gobierno lo que haya ocurrido sobre el particular 
y las órdenes que al efecto se hayan dado. 

El término de la presente guerra civil está todavía bastante lejano, y sin embar- 
go, se asegura que este gobierno se ocupa ya de la manera en que debe considerar 
al territorio del Sur cuando sea subyugado. Se dice que hay dos opiniones en el 
gabinete sobre este asunto: la primera, en favor de considerarlos como Estados, 
reconociéndoles los derechos que la Constitución concede á tales, y la segunda, que 
sostiene que se lea debo tratar como terreno conquistado y como si fueran territo. 
rios de la Union. 

El gobernador de Virginia remitió á la Legislatura del Estado, el 6 de Enero 
próximo pasado, el mensage que incluyo, en que propone la adopción de unas re- 
soluciones de la Legislatura de Georgia, relativas á que se proniga la presente guer- 
ra civil con el mayor vigor y actividad, hasta que la independencia de los Estados 
del Sur sea reconocida sin condiciones ni reservas por los Estados-Unidos. La le- 
tra de las resoluciones y el tenor del mensage del gobernador Letcher, en que se 
copia la declaración de la independencia de los Ejtados-Unidos, haciendo á este 
Gobierno los mismos cargos que en 1776 hicieron las trece colonias al Gobierno de 
Jorge III de Inglaterra, manifiestan m.uy claramente cuan léjoa está de ser conci- 
liador el espíritu de los Estados del Sur, y cuan distante, por lo mismo, el térmi- 
no de la presente guerra civil en este país. 

La Legislatura de Tennessee ha i<Io mas lejos todavía, pues en las resoluciones 
que remito, que se presentaron eu ella y que probablemente serian aprobadas, lo 
cual no se sabe aquí todavía, entre otras disposiciones que manifiestan hasta dón- 
de llega el odio que profesa el Sur á los Estados del Norte, está la de que si este 
Gobierno enviase al de Richmond algunos comisionados con objeto do reconstruir 
la ünion^ se les despida inmediatamente por el Gobierno confederado. 

Remito también un artículo publicado por la Revista de Brow^ que se considera 
come una exposición semioficial de la políticadel Gobierno de Richmond. En él se 
explica por qué el ejército disidente ha preferido estar ala defensiva y se manifies- 
ta la confianza mas ciega en su fuerza y aptitud para conservar la independencia 
de los Estaiiks del Sur. La opinión corriente allí es que la guerra no tiene por ob. 
jeto conquistar la independencia, que se considera ya consumada, sino los limites 



Digitized by VjOOQ IC 



43 

déla CcDfederacxon, en la que K^e Irnta de incluir & los Estados do Maryland. Ken- 
toekj 7 Uissouri. 

IbcIojo una tira qne contieno las últimas noticias de la América del Sur reci- 
bidas de Colon por el vapor de San Francisco. 

Eeprodazco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores^ — México. 



NUMERO 38. 

I..EOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinjlon, Febrero 7 de tSG2. 

Los asuntos de México en lá common de ralaciones exteriores del 

Senado. 

En la sesión que tuTO la comisión de relaciones exteriores del Senado el martes 
4 del actual, debia haberse tratado de los negocios de México, según informé á vd. 
en m nota número 84, íéoha 2 del que cursa. En aquel dia, sin embargo, se en- 
treioTo la comisión en discutir el dictamen sobre el reconocimiento de la indepen- 
dencia de las Repúblicas de Hay ti y Liberia, y no se llegó á la de los asuntos de 
México, sino hasta una hora muy avanzada, en yista de lo cual la comisión deter- 
miaó tener hoy una sesión extraordinaria para ocuparse exclusivamente de este 
smnto. 

Con objeto de saber cuál había sido el resultado, fui al Capitolio hoy al medio 
&, y supe por medio de Mr. Sumner, que la comisión habia resuelto presentar al 
Seaado una resolución [ joint resolution], en la que se aconsejo al Gobierno que 
tfresea sn mediación en las cuestiones entre México y los aliados europeos, pro- 
pcBÍendo el que los Estados-Unidos asuman el pago del interés de la deuda exte- 
lior de México, siempre que con esto se consiga que los aliados retiren sus fuer- 
as del territorio de la República. Mr. Sumner quedó encargado de redactar la 
resolaeíon y presentarla en la reunión que tendrá la comisión el martes de la se- 
Bana\ntrante, 11 del actual, di fuero aprobada por esta se presentará en seguida 
al Senado. 

Me propongo yer á Mr. Sumner después que haya redactado la resolución, y pro- 
curaré infiair de alguna manera en ella. 

Ti también en el Capitolio & otros dos Senadores, miembros de la misma comi- 
sen, que me refirieron igualmente lo que antes me habia dicho Mr.>Sumner. Uno 
de ellos me dijo, ademas, que el objeto de la comisión era descubrir de esa manera 
si el propósito de los aliados es realmente el que han alegado, ó si tienen algunas 
sirae hostiles respecto de los Estados-Unidos. *<Si solo han ido á, México por pa- 
garse de sus deudas, como lo han proclamado, me dijo, aceptarán nuestra media- 
dan; pero si la desechan; manifestarán que sus miras son hostiles á este Gobier- 
ne, p«ies es indudable que la guerra con México no durará mucho sin que este país 
§eTea complicado en ella.'* Por supuesto que apoyé este concepto que realmente 
se parece muy puesto en razón. 

A fin de neutralizar el mal efecto que pudieran producir las ideas de Mr. Sum- 
JKT, qne según tengo comunioado á vd», están en contra de toda acción inmediata, 
preseaté á dichos Senadores el siguiente raciocinio en favor de la conveniencia de 
«orar «in pérdida de tiempo. Cuando llegue á los gabinetes aliados la noticia de la 
, en que la expedición fué recibida por el pueblo mexicano, y de la derrota 



Digitized by VjOOQ IC 



44 

que sufrieron las fuerzas eRpafiolas en el Puente Nacional [cuya noticiase recibi6 
aquí esta maBana por la vía de San Francisco], descubrirán cuan engañados es- 
taban, y 80 persuadirán de que con la fuerza que tienen ahora en la República no 
pueden hacer nada. La primera cuestión que se les presentará entonces es la de 
si les conviene mas proseguir la guerra ó terminarla: para lo primero necesitan en- 
viar á México una fuerza muy considerable, gastar sumas inmensas de dinero y 
distraer su atención de otros objetos que para ellos son mas importantes. Gomóla 
guerra contra México, concediendo que triunfaran en ella, no podria compensar- 
los de los gastos y sacrificios que hagan en la misma [á no ser que se dividieran 
el territorio del país], y como ademas cada uno tiene pretensiones irreconciliables, 
es muy probable que no se decidan por proseguir las hostilidades. Si en esas cir- 
cunstancias, pues, se les ofrece la mediación de los Estados-Unidos y el pago délas 
deudas que México tiene con ellos, es muy probable que acepten ese medio hon* 
roso de salir de la dificultad; pero si se deja pasar el tiempo sin hacer tal ofreci- 
miento, es muy fácil que llegue tarde después que aquellas potencias so hayan de- 
cidido acasb á proseguir las hostilidades." Ambos Senadores quedaron, al pare- 
cer, persuadidos de la conveniencia de la acción inmediata. 

*No terminaré esta nota sin referir á vd., que mientras estuve en el Senado, va- 
rios Senadores me felicitaron por el triunfo quo obtuvieron las armas de la Repú- 
blica en el Puente Nacional, y uno de ellos [Mr. Hale], me dijo que se alegraba 
muchísimo de nuestra victoria, y que lo mismo que él sentia toda la Cámara. 

Renuevo á vd. con este motivo las seguridfidea de mi muy distinguida conside- 
ración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 39. 

LEGACIÓN MEXICAIÍA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOAT 

Washington^ Febrero 9 de 1862. 
V conferencia con Mr. Sumner. 

Con el objeto que indiqué á vd. en mi nota número 88, de antier, tuvo h<^ una 
conferencia con Mr. Sumner, en la que le pregunté si habia redactado ya el pro- 
yecto de resolución que ha de presentarse al Senado, sobre los asuntos de México. 
Me dijo que aun no, porque sin embargo de que en abstracto estaba ya persua- 
dido de la conveniencia do obrar desde luego, y habia coordinado ya sus ideas, al 
reducir estas á la práctica^ pulsaba varias dificultades que aun no habia vencido. 
Pof lo que me dijo infiero que la resolución contendrá las bases siguientes: 

1? Ofrecimiento de la mediación. 

2? El pago por los Estados-Unidos de las reclamaciones inmediatas de los alia- 
dos contra México, que se hará también inmediatamente. 

8^ El pago por cinco afios del interés de la deuda exterior de Méxioo. 

4? £1 pago de las convenciones extraugeras, reduciéndolas á un fondo que se 
amortizará en el período de cinco á diez años. 

5? No hacer arreglo ninguno sino de concierto y á satisfacción de los aliados. 

Me dijo que pensaba reducir á tres aOos el plazo, durante el cual asumieran los 
Estados-Unidos el pago del interés de la deuda de México, á lo que le manifesté 
que tal vez en ese caso no seria aceptado el arreglo por los aliados. 

Me preguntó qué garantías querría dar el gobierno de México para ol reembol- 
so del dinero que suplan los Estados-Unidos, y le respondí que las mismas que se 



Digitized by VjOOQ IC 



45 

estipularon en ol projecto de tratado de Mr. Corwin, á lo que repuso que no I 
gustaba el CFtahlecimiento de una junta mixta porque daba lugar á favoritismo y 
fraude?, y que preferia las garantías pedidas por Mr. Seward en sus instruccio- 
nes de 2 dé Setiembre último, que consisten en la hipoteca de los Estados fronte^ 
riios. Yo le manifesté que no creía que el Gobierno de México conviniera en dar 
tal garantía, ademas de que semejante estipulación nunca seria aceptada por los 
aliados: que si so insistía en ponerla como condición precisa, cuanto se hiciera so- 
bre este asunto seria pérdida de tiempo, y que si los Estados-Unidos deseaban sin- 
ceramente llevar &, buen resultado la negociación, debian de empezar por poner 
en ella nna cláusula en que se comprometieran expresamente (i no adquirir terri- 
torio de México en virtud de esta transacción. 

Mr. Sumner me dijo que si redactaba la resolución antes del martes 11 del ac- 
tnal, que es el dia en que se reúne la comisión do relaciones, la presentaría enton- 
ces, y que si merecía la aprobación desús colegas, daria cuenta con ella al Senado 
en el mismo dia. Es dudoso si una resolución de esa naturaleza requiere para ser 
aprobada el voto de la mayaría ó de dos tercias de los Senadores presentes. Aun 
en este dltimo caso hay probabilidades de que pase á aquella Cámara. Si fuere asj, 
probablemente se llevará la negociación (i V^racruz 6 al punto en que residan los 
plenipotenciarios de los aliados. También es probable que los Estados-Unidos 
manden en ese caso un comisionado especial, que tal vez será Mr. Everett, según 
tengo comunicado á vd. 

Mr. Sumner me dijo que Mr. Seward lo habiawisto ayer y le habla manifestado 
grande ansiedad porque el Senado se ocupara de este asunto. 

Me informó también Mr. Sumner del estado que guardan en aqtieUa Cámara el 
tratado de extradición y la conveticion postal de 11 de Diciembre último. A la se- 
gunda no lo encuentra objeción, y respecto del primero, no está decidido si pedi- 
rá 6 no que se le quite la cláusula que autoriza la extradición de los reos de hur- 
to de propiedad particular. 

Remito á vd. los artículos publicados por la prensa de este país respecto de 
nuestra victoria en el Puente Nacional, y unas tiras que contienen artículos de 
los periódicos franceses é ingleses, con relación al nuevo aspecto que empeza- 
ban á tomar nuestros asuntos en Europa. En los últimos verá vd. la noticia de que 
la Francia se disponía á enviar ocho mil hombres mas á México' para ocupar per- 
manentemente el país y establecer en él una monarquía. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dio», Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro dé Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 40. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington, Febrero 10 de 186S 

Áprohacion del tratado postal. 

Tengo la honra de informar á vd. que en sesión ejecutiva de hoy aprobó el Se- 
nado de los Estados-Unidos la convención postal firmada en esa ciudad el 11 de 
Diciembre último, entre México y este país. 

Reproduzco á vd. con est^ motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



46 
NUMERO 41. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

WaMngton, Febrero IS de 186^, 

XXVI conferencia con Mr. Sexcard. 

Anoche recibí la importante nota del Sr. Fuente, dirigida & ese IVUjústerio, que 
remito adjunta, y luego que me impuse de bu contenido, determiné comunicar de 
él lo que fuera conYenicnte á Mr. Seward y á Mr. Sumner, de quienes depen^le 
ahora mas que de ninguno otro la conducta que este país siga en nuestras diferen- 
cias con los aliados. 

Hoy, pues, tuve una conferencia con Mr. Seward, en la que lo informé del cam- 
bio que ha tenido en Europa, respecto de la manera de conducir la expedición con- 
tra México, y en yirtud del cual la dirección ' de aquella ha sido trasferida á la 
Francia, cuya potencia manifiesta, sin disfraz, su resolución de establecer una mo- 
narquía en nuestro país. Hice esta relación en los mismos términos que la hace el 
Sr. Fuente en su nota citada. Mr. Seward se manifestó perfectamente bien versa- 
do en los pormenores de dichos asuntos. Me dijo que en la correspondencia que 
recibió por el paquete anterior, y cuyas fechas de Paris alcanzaban hasta el 25 de 
Enero próximo pasado, se aseguraba que el emperador Napoleón anunciarla al 
Cuerpo Legislatiyo en su discurso inaugural, que la Francia iba á establecer una 
interyencion armada en los asuntos de este país y una monarquía en México; pero 
que en los dias que trascurrieron del 25 al 27, que fué la reunión de las Cámaras, 
se recibió la noticia de las yictorias obtenidas por las fuerzas federales en Ken- 
tucky sobre los gefes disidentes Marshall y Zollicoffer, y que esos sucesos hicieron 
cambiar el ánimo del Emperador, quien en su discurso de instalación, del que re- 
mito un ejemplar, dice que la Francia permanecerá neutral en los asuntos de este 
país, y no habla nada sobre el establecimiento de lamonarquía en México. "Las yic- 
torias que posteriormente hemos obtenido, agregó Mr. Seward, y la manera con 
que la expedición europea ha sido recibida por el pueblo de México, son motivos 
mas que suficientes para que haya una reacción en Europa, en contra de toda in- 
tervención armada en los negocios de esto continente." 

Puede ser que esta apreciación no sea muy exacta; pero tengo motivos para creer 
que es la opinión sincera de Mr. Seward, quicio en los últimos dios ha obrado con- 
migo de una manera tal, que no he podido menos que persuadirme de que toma 
vivo interés en nuestros asuntos, y de que si no hace mas en nuestro favor, es so- 
lamente por la imposibilidad á que está reducido en yirtud de las circunstancias 
que guardan los Estados-Unidos. 

En la conferencia que tuve hoy con él ocurrió uno do esos incidentes que des- 
cubren de una manera inesperada lo que las conveniencias de la diplomacia de- 
searían ocultar, y es el que paso á referir. Hace pocos dias me avisó el Cónsul en 
Nueva-York, que varios comerciantes de aquel puerto estaban mandando á Vera- 
' cruz provisiones y otros rrtículos para el consumo del ejército aliado. Informé IL 
Mr. Sevard de estas noticias y le pregunté si no habria ningún medio ¿e evitar el 
envío de tales auxilios. Me dijo que le escribiera yo un memorándum en forma 
confidencial, refiriendo esas transacciones, y que daria cuenta con él en el gabi- 
nete. "Creo, ailadí, que si los Estados-Unidos tienen el carácter de neutrales en 
nuestras diferencias con los aliados, la exportación de tales artículos, quo son de 
contrabando de guerra, debia prohibirse estrictamente por el Gobierno federal." 
Mr. Seward me hizo notar que los Estados-Unidos no habían reconocido el estado 
de guerra existente entre México y los aliados, por no haber habido to'davía decla- 
ración de guerra, y que su conducta, por lo mismo, no podia someterse á las reglas 



Digitized by VjOOQ IC 



47 

de los neutrales. "Todavía consideramos á México como una nación amiga, me 
dijo, 7 no la Temos con la indiferencia que si fuera beligerante y nosotros neu- 
trales." Conociendo desde luego la gravedad de esta reflexión, le dije que me pa 
recia mas conveniente para México no introducir variación alguna en el presente 
estado de nuestras relaciones con los Estados-Unidos. '*Si este país toma el ca- 
rácter de neutral, proseguí, sus puertos quetlarán* cerrados, tanto para México 
como para los aliados, y como México espera obtener de ellos mas recursos que 
gas enemigos, nos es mas ventajoso tenerlos abiertos, aunque sea con et inconve- 
niente de que también los aliados puedan proveerse de ellos." Mr. Seward pene- 
tró con su natural viveza la fuerza de esta observación, y con marcadas muestras 
de interés me dijo: *'En efecto, la cercaníade nuestros puertos á México y la con- 
dición actual de aquel país, hacen creer que od(>íi. podrán sacar mas utilidad de ellos 
qwfht aliadoSf y conviene en consecuencia^ que permanezcan alnertos.^^ £1 haberme da> 
do la copia de lu nota que remití á vd. con mi comuuicaciou reservada, número 1, 
de 20 de Enero próximo pasado, es otro do los motivos que me hacen creer que 
empieza á tomar ínteres en nuestro favor. 

HabUmos en seguida del estado que guardan los asuntos de México en el Se- 
nado, lo cual serü objeto de nota separada. 

' Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Se&or Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 42. 

CSaAOION MEXIOANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Febrero 14 de 1862, 
Recibo de corr€sponde7icia. 

Tengo la honra de informar ¿ vd. que hoy se han recibido en esta Legación las 
notas de ese Ministerio, números del 801 al 813, ambos inclusives, de la corres- 
pondencia ordinaria, con fechas del 20 al 27 de Enero próximo pasado, las cuales 
salieron de Veracruz el 2 del que cursa, á bordo del paquete inglés ''Avon,*' y vi- 
nieron por la vía de la Habana. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeBor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 43. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero 15 de 186t. 

Devolución de los Sres. Masaoni/ ¿lUdclL — Inglaterra t/ los 
Estados- Unidos. 

He tenido la honra do recibir la nota do ese Ministerio, número 810, de 27 de 
Enero próximo pasado, en que so me recomienda me informe yo de los nr^tivos quo 
lia tenido este Gobierno para devolver al de la Gran BrctaQa d lo*? .Sixv. Masson 
y Slidell, capturados á bordo del "Trent." 



Digitized by VjOOQ IC 



48 

En mis notas números 883, de 23 de Dióiembre último, y pi, de 1? del que cursa» 
me anticipé á llenar los deseos de esa Secretaria, informándola detalladamente de 
las circunstancias qu^ acompaílaron la devolución y dcliv manera con que esta fué 
recibida por el Gobierno inglés. Ahora solo me resta decir que, á mi juicio, 
la causa principal que determinó d este Gobierno d acceder d la devolución, fué 
el deseo de evitar una guerra con Inglaterra, que en las presentes circunstancias 
no babria podido ser muy favorable para este país. Hubo también la circunstan- 
cia de que con la Inglaterra hicieron causa común, respecto de este asunto, las 
principales potencias de Europa, esto es, lt> Francia, laPrusia y el Austria, según 
tengo comunicado á ese Ministerio. 

Con relación á este mismo negocio tengo que informar 6. vd., que se ha recibido 
ya la respuesta que el Gobierno inglés diu ¿ la nota de Mr. Seward, de 27 de Di- 
ciembre último, sobre los derechos de los neutrales, en la cual Lord John Russell 
difiere de todas las conclusiones asentadas por Mr. Seward. Probablemente este 
asunto será objeto de una larga correspondencia diplomática. Remito adjunto un 
ejemplar de la nota de Lord Russell. 

También acompaSo las comunicaciones publicadas en Londres, respecto del blo- 
queo de los puertos del Sur, por medio do buques cargados.de piedras sumergidos 
en la bahías. De aquellas aparece que Lord Lyons pidió explicaciones á este Go- 
bierno por orden del de la Gran BretaSa, respecto de aquel asunto, y que Mr. 
Seward le respondió que no era el objeto del Gobierno cerrar permanentemente los ' 
puertos, y que tiene el propósito de quitar los bancos sumergidos luego que ter- 
mine la presente guerra civiL 

Con fecha 81 de Enero próximo pasado dirigió Lord John Russell ¿ los Lores 
comisionados del AlmirantazgoMnglés, las instrucciones que remito, prohibiendo 
que se reciban en los puertos ingleses los buques de guerra de este país y los cor- 
sarios del Sur, mientras dure aquí la presente guerra civil. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seflor Ministrado Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 44. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinfflojit Febrero 16 de 1862. 
XXYII conferenjcía con Mr. Seward. - 

Ayer recibí una esquela de Mr. Seward, en la que me suplicaba pasara yo 4 
verlo hoy. En la noche asisCl á una tertulia que dio en su casa y para la que me iia- 
bia invitado previamente. En ella me dijo que habia recibido despachos importan- 
tes de Mr. Corwin, cuyo contenido deseaba comunicarme, y que para ese objeto 
me habia mandado la esquela. 

Esta maQana ocurrí, pues, al Departamento de Estado, en donde me informó que 
los despachos de Mr. Corwin de principios del mes de Enero daban una pintura 
muy triste de la situación <ie las cosas en México; pero que en los de fecbas pos- 
teriores se referían las negociaciones que habían tenido lugar con objeto de arre- 
glar pacificamente las dificultades, y se expresaba la opinión de que era proba- 
ble que todo terminara al fin sin derramamiento de sangre y sin gran menosca- 
bo en los derechos é intereses de México. Mr. Corwin dice que es probable que se 
acepten los mismos términos estipulados en el tratado concluido con sir Charles 



Digitized by VjOOQ IC 



49 

W/ke, en Noviembre último, y que en ese caso so exigirá la garantía de los Esta- 
dos-Unidos para el pago de los iniereses de la deuda exterior, de México, y pide 
instrucciones para obrar en consecuencia. 

Mr. Seward me dijo que le iba á contestar por el próximo vapor, diciéndole que 
celebrara los arreglos que estimara conyenientes en vista de las circunstancias, y 
qne los enviara á esta ciudad para que sean considerados por el Gobierno federal. 
"La acción del Senado, agregó, es muy lenta, y no puede prever todos los inci- 
dentes y dificultades que se presenten en el teatro de los sucesos, por lo cual es mas 
coavenlente dejarlo todo & la discreción de Mr. Corwin.'' ^<Si no he entendido mal 
lo qae vd. acaba de decirme, repuse, va vd. á autorizar á Mr. Corwin para que 
conelayalos tratados que crea convenientes, con objeto de arreglar las dificul- 
tades entre México y los aliados.'' '*No lo concederé autorización sino permito 
para que los celebre," me respondió. Me dijo también que, como el objeto de 
los Estados-Unidos era loable, se proponía comunicar & los Ministros de Fran- 
cia, Inglaterra y Espafia, residentes en esta capital, las instrucciones que dé ¿ Mr> 
Corwin, que serán sencillas y no contendrán ninguna cláusula secreta. * 'Nuestro 
objeto es arreglar de buena fé, me dijo, las diferencias entre México y los aliados, 
j debemos por lo mismo proceder con sinceridad con todas las partes intere- 
sadas, de cuya cooperación necesitamos." Le dije que este plan merecía mi mas 
completa aprobación, pues á mi juicio, es el mas eficaz para el arreglo pacífico de 
las dificultades. Entré en otros pormenores sobre las razones que me hacen creer 
que hay grandes probabilidades de que los aliados deseen ahora la paz, y sóbrela 
conveniencia de no esperar la acción del Senado, cuyas razones no creo necesario 
enumerar aquí. 

Mr. Seward me dijo que sabia que los aliados no hablan podido ponerse de acuer- 
do, ni aun en las demandas que hacían á México, por lo cual cada uno había man- 
dado distinto ultimatwn. Hablamos también del arresto de Miramon, que es otro 
de los motivos do discordia entre los aliados. Mr. Seward se rió con mucha gana 
del chasco que con ese motivo ha llevado España, y me dijo que el Cónsul de los 
Estados-Unidos en la Habana le escribe diciéndole que la.conducta del Comodo- 
ro inglés ha causado grande disgusto á las autoridades españolas de la Habana. 
Por lo que Mr. Seward me dijjo hoy, conozco que ha variado en su política res- 
pecto de los negocios de México, y la variación me parece favorable. Cuando man- 
dó el negocio al Senado, quiso darle dilatorias y quitarse la responsabilidad de 
obrar por sí; ahora que el Senado está en vísperas de resolverlo, se decide á obrar 
por sí y sin esperar siquiera una semana mas, que seria tiempo suficiente para ob- 
tener la resolución de aquella Cámara. Esto y los incidentes á que hice rcfj^ren- 
da en mi nota, número 41, fecha de antier, me hacen concebir esperanzas de que 
podamos conseguir ahora de este país la ayuda que necesitamos para allanar nues- 
tras dificultades exteriores y conjurar los peligros que amenazan la independen- 
cia de nuestra patria. Procuraré aprovecharme de estas favorables circunstancian ' 
p»ra sacar de ellts el mejor partido posible para México, de lo cual daré á vd, 
eaenta con la debida oportunidad. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Oíos, Libertad y Ileforraa. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

rfeuor Minííjtro de Relaciones Exteriores. — ^léxico. 



íOMo II. "^ r^ T 

Digitized by VjOOQIC 



50 
NUMERO 45. 

LEGACIÓN MEXIOANA EN LOS KSTADOS-U NIDOS DE AMÉRICA. 

Waskingtotif Febrero 15 de 186S, 
Entrevista con el <SV. Tassai^o. 

Anoche vi al Sr. Tassara en la tertulia que dló Mr. SewaiPd en su casa. Me dijo 
que había recibido noticias importantes,, y me invitó á. pasar á su casa para co- 
municármelas. Hoy en la tarde lo vi y me dijo que sus noticias lo hacían creer 
que nuestras diferencias con los aliados se arreglarían pacificamente. 

Respecto al arresto de Miramon, me dijo que desaprobaba enteramente la con- 
ducta del Comodoro inglés, porque había procedido sin consultar á los otros dos 
aliados. Si les hubiera preguntado su parecer, agregó, todos habrían convenido 
en oponerse á su desembarco en México. No pudo disimular, sin embargo, la ma- 
la impresión que le causó tal arresto. 

Con relación á los rumores sobro el establecimiento de una monarquía en Mé- 
xico, se expresó de una manera muy racional. Dgo que era una idea concebida 
en Europa por hombres que no conocen la situación de México. <'Una monarquía, 
agregó, no se puede improvisar en ,un día." Ademas, mientras las tres potencias . 
no se pongan de acuerdo en la elección de candidato, no podría hacerse nada ab- 
solutamente; el candidato de una sola que quisiera hacerse prevalecer, no serTÍ- ^ 
ría mas que para suscitar discordias entre los aliados. Si la Francia insistiera en 
poner un candidato de su exclusiya elección, nosotros lo podríamos derribar des- 
de Cuba con la mayor facilidad. Esta es, á mi juicio, una confesión tácita del par- 
ticipio que la España ha tomado en nuestras cuestiones domésticas desde la isla 
de Cuba. Manifiesta también que el Archiduque Maximiliano, que hasta ahora es 
el candidato de la Francia, no satisface absolutamente á la Espafia, lo cual está 
conforme con unos artículos de La Correspondencia de Madrid, quo remito adjuntos. 

Lo informé en seguida de lo que me había dicho Mr. Seward de las instruc - 
clones que va á dar á Mr. Corwin y que debe comunicar fi los representan- 
tes de los aliados en esta capital, y le pregunté sí creía que prodigeran buen 
resultado. Me dijo, con los rasgos de franqueza que tiene algunas veces, qae 
cuando se le comunicaran á él contestarla que le parecían satisfactorias y que 
esperaba fueran aprobadas por los aliados; pero que en lo particular las desapro - 
baba, y no teníala mas ligera duda de quo su Gobierno las desaprobaría también. 
La^azon que tiene para esto es la de que sí los Estados-Unidos asumen el j^aga de 
las deudas de México, todas estas se trasferirian do los aliados al Gobierno de la 
Union, y la influencia que aquellos tienen abora sobre México, en virtud de dichas 
deudas, seria trasferida tambieíi d este país, lo cual de ninguna manera conviene 
á la política europea! Esto oquílvadría, agregó, & entregar 6. México maniatado á 
la merced^de los Estados-Unidos, para que al cabo de pocos aSos hiciera de él lo 
que le pareciera. Creo indudable que esta misma sertl la idea que forman del ne- 
gocio los Gobiernos aliados, ó por lo menos la Espafia y la Francia, prinoipalmexxte 
sí se atiende á, que la segunda casi no tiene ningunos intereses pecuniarios cu 
México. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir úvd. las seguridades de mi nxxxy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

' - [Firmado]. M. KOMKHO. 

SeDor Ministro de Kelaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



51 
NUMERO 46. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero 16 de ISGH* 

El Gobierno de ¿os Estados- lli idos i/ la interveiKion europea. 

Tengo la honra de contestar la nota de esc Ministerio, número 313, do 27 de 
Enero próximo pasado, en la quo se me recomienda procure yo ayeriguar si este 
Gobierno ha tomado parte secretamente en la interyenoion extrangera que 'be está 
proyectando sobre la República. 

Puedo asegurar á vd. que el Gobierno de los Estados-Unidos no ha contraído 
compromiso de ninguna clase con los aliados europeos respecto de la intervención 
en México. Sus simpatías han estado indudablemente de nuestra parte, y solo lo 
erlUco de sus circunstancias en el interior del país y el peligro de verse envuelto 
en guerras extrangeras con algunas potencias de Europa, le han impedido mani- 
festarlas mas francamente y ofrecernos auxilios positivos. Pero desde el momento 
en que la situación interior mejoró, con motivo de las victorias que ha obtenido 
este Gobierno en el último mes, y . que desaparecieron los peligros de guerra con 
la Gran BretaOa, la opinión y la conducta de Mr. Seward y del Senado han cam- 
biado de una manera muy notable, según tengo comunicado á vd. en varias notas, 
de las cuales algunas se habrán recibido á esta hora en esa secretarla y otras se 
recibirán dentro de poco. 

Del 20 de Enero próximo pasado & la fecha, he notado que Mr. Seward, no solo 
es mas expansivo y franco conmigo, sino que hasta me parece que aprecia ya la 
importancia de la cuestión y toma interés en ella, pues me recibe siempre que lo 
voy á ver, aunque no sea dia de recepción para el cuerpo diplomático, me manda 
Hamar frecuentemente y me comunica despachos é informes de sus agentes, á los 
que antes ni siquiera hacia referencia. 

Por lo demás, debo manifestar á vd., que mis esfuerzos constantes cerca de esto 
Gobierno y con los miembros mas influentes del Senado, se han dirigido á procu- 
rar persuadir á todos de que la expedición europea amaga á los Estados-Unidos 
taeto como á México: que en último análisis es una guerra de instituciones monár- 
quicas contra las republicanas, del viejo contra el nuevo mundo. Con objeto de in- 
eolcar esta creencia, he hecho observar que la exhorbitante fuerza naval reunida 
por los aliados en las aguas del Qolfo, quo para nosotros que no tenemos ni mari- 
aa ni fortificaciones en las costas es excesiva, no puede estar dirigida á otro pun- 
to que á los Estados-Unidos. Esta consideración y otras semejantes de que me he 
valido, son tan poderosas, que no he podido monos que contribuir á hacer conocer 
á los hombres do Estado de este país los peligros de la situación, y á esto se debe mas 
que á ninguna otra cosa la buena disposición que tiene un gran número de Senadores 
para que este país contribuya hasta donde le sea posible á allanar nuestras din- 
euUades con los aliados, de lo cual he informado detalladamente á eso Ministerio 
en Tarias comunicaciones. 
Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Dio*, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeHor Ministro de Roiacioncs Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



52 
iVUMERO 47. 

liEOACION MEXICANA fíN LOS KSTAD0S-UN11»0S UE AMÉRICA. 

Washington, Febrero 16 de 1869, 
VI conferencia con Mr, Sumner. 

8cgUD comuniqué á vd. en lui nota número 30, de 9 del que cursa, en la junta 
que tuvo la comisión de relaciones exteriores del Senado, el dia 11, so proponía 
presentar Mr. Sumner la resolución sobre los negocios de México, cuya redacción 
se le encargó. 

En esos dias se recibió aquí la noticia de que el Emperador Napoleón iba á de- 
clarar cu su discurso de instalación del cuerpo legislativo francés, que se propo- 
nía establecer una intervención armada en los' negocios de esto país, la que por 
liabcr sido presentada con algunos visos do probabilidad, liizo 4 Mr. Sumner sus- 
pender todo paso en nuestros asuntos, hasta recibir el texto del discurso imperial. 
Este vino poco después y fué enteramente satisfactorio para este país, pues solo 
dice el Emperador que mientras los Estados-Unidos respeten los derechos de los 
neutrales, la Francia debe limitarse á desear que se tbrmineu pronto laa diferen- 
cias que los dividen. Después do esto, determinó Mr. Sumner esperar la llegada 
de la correspondencia de México, del mes do Enero próximo pasado, para ver cuál 
ei'a el aspecto de las cosas á última hora. La correspondencia se recibió el 14 y 
quedó vencida esta otra dificultad. 

Esta maBana vi á Mr. Sumner para informarlo do las noticias de México y de 
Paris que he recibido recientemente, y para saber si habia redactado ya la reso- 
lución mencionada. Me d^jo que esta noche pensaba escribirla, y que en la reu- 
nión inmediata de lacomision, que se verificará el martes 18 del que cursa, lapre- 
senTará á sus colegas. Ya no me apuro mucho porque esto se haga pronto, porque 
según informé ú vd. cu mi nota número 44, He ayer, ^Ir. Sewardra (i mandar ins- 
trucciones á Mr. Corwin, sin esperar la resolución del Senado. 

Mr. Sumner ha seguido pensando en las garantías que será conveniente pedir 
á México en pago del dinero que adelanten los Estados-Unidos. i^Ir. Plumb le ha- 
bia sugerido que exigiera el derecho do tránsito por Tehuantepecy por la frontera 
del Norte, con el privilegio de pasar tropas en los términos estipulados en el tratado 
Me. Lane-Ocampo. Yo consideré desde luego inadmisible tal pretensión, tanto para 
México como para los aliados, y dije á Mr. Sumner quqese privilegio no podía con- 
siderarse como una garantía^ sino como una concesión, de lo cuaLno se trata aho- 
ra, y por la que de seguro no pasarán Francia y Espaüa. Le referí lo que comu- 
niqué en Noviembre último [nota número 339, de 2o de Noviembre del aüo próxi- 
mo pasado] á ese Ministerio, sobre que la noticia del permiso concedido por el Go- 
bierno de México para que pasaran por nuestro territorio, por una sola vez, tropas 
de los Estados-Unidos, habia sido una de las causas que mas contribuyeron á de- 
terminar el ánimo del emperador Napoleón á intervenir en México para derrocar 
á BU Gobierno, que de manifestaba tan favorable al de los Estados-Unidos. Concluí 
diciéndole que, á mi juicio, el uso de las garantías dcbia dejarse 4 la discreción de 
Mr. Corwiu, porque no seria posible adoptar ninguna, sino de conformidad conc^ 
(lobierno do México y con los aliados. 

Mr. Sumner me dijo que ayer habia visto á Mr. Seward, á quien le Uianifesló 
detalladamente sus miras sobre los asuntos do México, -y la fortna en que piensa 
redactar la resolución. Mr. Seward le preguntó si seria posible que el Senado la 
aprobara para el 19, en que debe salir de aquí esta correspondencia, y Mr. Sum- 
ner le respondió que no lo creía fáciL Si Mr. Seward remite á Mr. Corwin la au- 
torización general de que mo habló ayer, hay el peligro de que este sefíor haga en 



• Digitized by VjOOQ IC 



53 

esa ciudad algunos arreglos que uo sean conformes! d la resolución que acuerde el 
Senado, lo cual complicará demasiado el asunto. 

Keprodnico á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dio!, Libertad y Reforma. 

[Firmado], M. ROMERO. 

í?euor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Nr.MKKO 48. * 

LEOACION MEXICANA EN LOK.ESTADOS-UNIDOtí DE AMÉRICA. 

IVashinffton, P'/hr^ro 11 de l-^H^'. 
I). If/nacio P. Oropeza. 

í^e ha impuesto esta Legación de la nota de esc Ministerio, número 300, d'e 21 
(ie Enero próximo pasado, en que se me comunica que el Supremo Gobierno dis- 
puso quede insubsistente el nombramiento hecho por esta Legación en Setiembre 
último, en favor de D. Ignacio X'. Oropeza, para que se encargara del Consulado 
general de la Repüblica en Nueva-Orleans, y que se ha autorizado al Sr. Iluiz, que 
era canciller de aquella oñcina, para que la desempeue iutorinamente. 

Reproduzco ¿ vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMKHO. 

Heñor Ministro de Relaciones iíxteriores. — M(?xico. 



NUMERO 4». 

-.hrACION MEXKWNA EN LOS ESTADOS-UNIDOS 1)K AMÉRICA. 

Waehint/íon, Frhrtro IS de AS6V. 
Texto (le la respu^Md (h' rsff Ohhiono á In iiiriUirinn de !os (lUndoa. 

£1 T^M de Nueva-York de ayer publicó la respuesta que con fecha 4 de Diciem- 
bre último di6 este Gobierno (\ la invitación que le hicieron los aliados europeos 
para que tomara parte en la expedición contra México, de cuya respuesta remití un 
extracto 4 ese Ministerio con mi nota número 860, de 8 de Diciembre citado. 

Ineluyo ahora la tira correspondiente del Times^ acompafiada de la traducción 
respectiva. La nota, como verá vd., está tomada do un periódico do Londres, y lo 
ónice que falta en ella es el preámbulo. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades do mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — M<5xico. 



Digitized by VjOOQ IC 



54 
NUMERO 50. 

TiEGACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero IS de 1863. 
Otra entrevista con el Sr. Tassara. 

Hoy me enseñó el Sr. Tassara un despacho que acababa de recibir de su Gobier- 
no, al que se le acompafla copia de una comunicación dirigida por el Secretario 
de Estado de Madrid al general Prim, en respueata á un oficio de este gefe 6, aque- 
lla Secretaría, escrito en la Habana, en el que participaba su llegada á aquel puer- 
to, y decia que estaba preparándose para marchar á Voracruz luego que llegaran 
. las fuerzas de las otras dos naciones aliadas. 

El Sr. Tassara me permitió sacar copia de dicha comunicación, de la cual re- 
mito^á yá. un ejemplar. Omití solamente el preámbulo contenido en el primer párn. 
rafo, y el último, que no tiene mas de cumplimientos. 

Si las ideas expresadas en ese documento son realmente las del Gobierno espa- 
ílol, no dudo que dicho Gobierno es el que está animado de ideas menos inicuas res- 
pecto de nosotros, que los otros dos aliados, de lo cual, en aquel supuesto, podría 
tal Tez sacarse algún partido en las negociaciones que se seguirán en la Repúbli- 
ca^ En todo caso, creo conveniente remitir á vd. la copia citada para su conoci- 
miento y. fin es que estimare conyenientes. 

Reproduzco á yd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguichk con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seilor Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 
Madrid, Enero 22 de 1862. 



El Emperador de los franceses ha hecho »aber al Go- 
bierno de S. M. por conducto de su embajador en esta corte, que ha resuelto au- 
mentar las fuerzas de la expedición destinada á México, con tres mil hombres. £1 
objeto de esta medida parece ser reunir los elementos suficientes con las tropas de 
las tres naciones amigas, para ir á la capital en caso de ser absolutamente nece- 
sario, á fin de no prolongar las operaciones ni la permanencia de las fuerzas de 
mar y tierra en aquel país y sus costas. — Nada hay que añadir á las instruooiones 
que se dieron á Y. E.; pero conviene que sepa que al parecer toma cada día mas 
cuerpo el proyecto del establecimiento de una monarquía en México. Algunos de 
los'naturales de aquel paíü, residentes ó establecidos en Europa, trabajan en este 
sentido; pero ni el Gobierno del Emperador ha hecho la menor indicación al de S- 
M. sobre este asunto, ni es posible prescindir del principio fundamental de la po- 
lítica española en América, de dejar á sus habitantes en plena libertad de estable* 
cer el Gobierno mas conformo á sus creencias y necesidades. — La conducta leal, 
jnoderada y generosa que observaron las tropas á quienes la Reina ha confiado la 
defensa de los intereses [del país], y la honra del país en tan importante expedi- 
ción, ha de contribuir á establecer la confianza que los mexicanos deben tener en 

los altos sentimientos que animan á la Reina y á su Gobierno 

[Firmado]. S, Calderón Callantes, 
Es copia. Washington, Febrero 18 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



Digitized by VjOOQ IC 



S5 
NUMERO 51. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero ÍS de 1S6?. 
Tratado de extradición. 

Tengo la lionra de informar á vd., que la comisión de relaciones exteriores del 
Senado acordó dictaminar en favor del tratado de extradición, concluido en esa 
oiodad el 11 de Diciembre último, con excepción de la cláusula relativa ¿ la ex- 
tradición de los reos de hurto, la cual consulta la comisión que se omita. 

En el curso de esta semana se presentará probablemente al Senado aquel dicta- 
men, 7 con la oportunidad debida informaré á vd. del resultado. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Keforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seffor Ministro de Relaciones Extpriores. — México. 



NUMERO 52. . 

LCOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero W de ISfSt. 
Dicidmeu de la comisión de relaciones del Senado. 

Ayer discutió la comisión de relaciones exteriores del Senado la resolución que 
presentó Mr. Sumner sobre los negocios de México. Al medio dia fui al Capitolio 
i Ter cuál habla sido el resultado. Mr. Sumner estaba ocupado en una discusión 
del Senado, en que habla tomado parte, y no pude hablare. Otro Senador, miem- 
bro de la comisión, me informó, sin embargo, que la resoluoion de Mr. Sumner ha- 
bía sido adoptada con modificaciones. 

£n la noche tuve ocasión de hablar detenidamente con Mr. Sumner en una co- 
mida á que nos invitó el Secretario del Tesoro. Me d\jo que no se consideraba en 
libertad de enseñarme la resolución tal como quedó aprobada por la comisión, por- 
que lo prohibía estrictamente el reglamento del Senado; pero no encontró dificul- 
tad en decirme la esencia de aquella. Con poca diferencia las siguientes fueron sus 
palabras: <^Se autoriza á nuestro Ministro en México para que exigiendo garan- 
tías suficientes, en lo cual no se comprenderá la adquisición de territorio, pues los 
Estados-Unidos declaran que no se proponen adquirir ninguna ventaja territorial 
por medio de esta transacción, ni perjudicar ó disminuir los derechos de sobera- 
nía de México, celebre los arreglos convenientes con el Gobierno de aquella Repú- 
blica con el consentimiento de los aliados, para que los Estados-Unidos- asuman 
por un período fijo de tiempo el pago de los intereses de la deuda exterior de Mé> 
xieo y de las reclamaciones, cuya satisfacción se exija inmediatamente, siempre 
que con tales arreglos se consiga que los aliados retiren sus fuorxns del territorio 
mexicano."' 

Mr. Sumner quedó encargado de redactar el diotámcn que debe preceder á tal 
resolución, y cuando lo vi anoche me dijo que ya lo habia escrito, que hoy lo daria 
'para que lo impriman, y que luego que esté impreso lo presentará al Senado, lo 
cual' espero que sea en esta semana. 

He sabido también que Mr. Seward escribió ya sus instrucciones á Mr. Corwin, 
las cuales irán por el mismo vapor que esta nota. En ellas se le dice, ademas de lo 



Digitized by VjOOQ IC 



56 

que comuniqué á vd. en mi nota número 44, de 15 del actual, que el Senado se 
e8(j|)t>a ocupando del asunto, y que pensaba casi unánimemente en que solo se pa- 
gara el interés de la deuda do México y las reclamaciones y convenciones, siempre 
que con esto se consiguiera el que los aliados retiren sus fuerzas de México. 

Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios. Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seííor Ministro de Relaciones Exteriores* --México. 



NUMERO 53. 

LKi; ACIÓN .MEXICANA RN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero 10 de 1863. 

Cuestt'an mexicana. 

* Tengo la honra de remitir ávd. varian tiras de periódicos que couticnon las noti- 
cias y artículos publicados sobre México durante la presente quincena. 

El Times de Nueva-York del dia 8 publicó, en la tira que remito, la noticia de 
que el general Scott iba á México como comisionado de los Estados-Unidos, cuya 
noticia, que carecía de fundamento, fué desmentida al dia siguiente por el Heraldo. 

Este mismo periódico, en su número de ayer, publicó el editorial, que también 
remito, en que se indica la idea de que cuando termine aquí la guerra civil, el ejér- 
cito de los Estados-Unidos podrá emplearse en arrojar de México á los invasores 
europeos. Esta idea, que no es solo de aquel periódico, va ganando cada dia mas 
terreno entre personas de influencia. El general Fremont, que lleva dias do estar 
en esta capital, me dijo hace poco que estaba disponiéndose á llevar una expedi- 
ción al Estado de Jcxas para tener allí un punto de apoyo contra los aliados en 
caso de que lleven ú cabo la ocupación del territorio de México. 

Acompaño también unas cartas del corresponsal en Paris del Times de Nueva- 
York, en que se refieren minuciosamente los trabajos do Almonte en Europa, pa- 
ra decidir á alguno de los príncipes de las familias reinantes do aquel continente 
á aceptar el supuesto trono de México. 

Renuevo á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exterio»es. — México. 



NUMERO 54. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Febrero 19 de 186í. 
Reseña política de la última quincena» 

La presente quincena ha sido fecunda en hechos de armas verifícadoa en diver- 
' sos lugares del país, y que han resultado, sin excepción, en favor de la causa de 
este Gobierno. 

La expedición del general Burnside, que tantos obstáculos encontró en su prin- 
cipio, ha obtenido mejor éxito de lo que generalmente se esperaba. Al pasar de la 
sonda de Pambio ü la de Albemar, le atacó la isla de Roanoke, que estaba fortlfí- 



Digitized by VjOOQ IC 



57 

c»(ii 7 defendida por 3,000 hombres del ejército disidente. Después de un dia de 
combate por mar y tierra, que no^ebió ser muy encarnizado, atendiendo al corto 
número de muertos j heridos que tuvieron los asaltantes, las posiciones de los di- 
sidentes fueron tomadas y sus fuerzas quedaron prisioneras. Los pormenores, de la 
acción ae encuentran en el parte ofícial que remito. £1 Comodoro Goldsborough> 
qae manda las fuerzas navales, se dirigió en seguida d Elizabeth City, en las cos- 
tas déla Carolina del Norte, cuya ciudad fué evacuada por Jas fuerzas que la de- 
fendían, y varios de sus edificios incendiados. 

instas victorias, aunque importantes, se eclipsan ante las obtenidas en el Tennes- 
see occidental. La escuadrilla que se habia organizado en el Mississipi á las ór- 
denes del Comodoro Foot, subió el rio Tennessee hasta el fortin Henry, que des- 
pués de una resistencia de poco mas de una hora, se rindió á discreción. £1 Como- 
doro Foot tomó prisioneros al general confederado Tilghman, que defendía el fuer- 
te, y á 60 hombres. A poco llegó á aquel lugar el general Grant, que manda en ge- 
fe 2a expedición contra el Tennessee occidental, y se ocupó desde luego de prepa- 
rar sus fuerzas, que debian obrar en combinación con otras, salidas de Missouri 
para atacar á los disidentes, que en número de 15,000 tiombres y guarecidos con 
buenas fortificaciones, se hablan concentrado en el fortin Donelson, en el rio Cum- 
berland. £1 ataque se verificó sin demora y se prolongó por cuatro dias; las fuer- 
vtí navales de este Gobierno sufrieron mucho; los vapores tuvieron varias averías, 
y al fin se vieron obligadas á retirarse. Las fuerzas de tierra tuvieron mejor éxito, 
pues al cuarto dia tomaron el fuerte é hicieron prisioneros á los 15,000 hombres 
que lo defendían. Entre ellos se cuentan los generales Pillow, Johnstony Buckne, 
qae son de loa principales entre los gefes del Sur. Aun no se tienen los detalles 
de est% importante victoria, y las noticias que hasta ahora ha comunicado el telé- 
grafo no contienen nada particular ademas do lo que acabo de referir. Es seguro 
qoe Jas fuerzas federales no quedarán ociosas después do la victoria, sino que 
sabrán aprovecharse de ella y conseguirán todavía mayores ventajas. Los vapo- 
res de los Estados-Unidos han subido el rio Tennessee hasta Florencia, en el Esta- 
do de Alabama, y en todas partes fueron recibidos con marcadas muestras de sim- 
patía, lo cual ha dado nueva confianza á este Gobierno, en el deseo que tiene una 
parte de la población del Sur en conservar la Union, cuya población se cree que 
está ahora subyugada por los disidentes. 

No paran aquí las ventajas adquiridas por este Gobierno: el campamento de 
Bowling Green, en donde los disidentes de Kentucky hablan reunido una fuerza 
oo&siderable con objeto do mantener á raya al ejército unionista, fué abandonado 
súbitamente por sus defensores y ocupado en seguida por las tropas federales. £1 
general disidente Price, que estaba enSpringfield, Estado de Missouri, abandonó 
tUDbien aquella ciudad, y el general unionista Curtis la ocupó en seguida. 

Todos estos sucesos ¿ienen tan satisfechos á este Gobierno y al pueblo del Nor- 
te, que ya es general la creencia de que antes de noventa dias habrá terminado 
eompleti^menie la guerra civil, lo cual, sin embargo, no me parece á mí muy pro- 
bable. 

Ha circulado aquí el rumor xle que el nuevo Secretario do Guerra había quitado 
al general Mc.-Clellan el mando en gefe del ejército federal y le habia dejado so" 
iamente el de las divisiones del Potomac, lo que hasta ahora no so ha confirmado- 
El general Stone, que mandaba una división del ejército del Potomac, fué arres- 
tado por traición y enviado al castillo de Lafayette. Aun no se sabe cuáles son los 
eargos que se lo hagan. También fue arrestado por orden del Ministro de la Guer- 
ra, Mr. Joes» corresponsal del Heraldo de Nueva- York, por tratar de adquirir su- 
breptíciamente informes secretos sobré las operaciones militares para enviarlos á 
aquel periódico. 

El Secretario de Guerra expidió la orden que remito, en que restablece en su an- 
ti^o vigor el derecho de kabecu corpus, que habia sido suspendido por el Secreta- 
TOMO II. 8 



Digitized by VjOOQ IC 



58 

V 

rio de Estado, y dispone que los arrestos que se bagan en lo sucesiyo sean ordo- 
nados por el Departamento de Guerra. 

Las sesiones del Congreso tampoco han oarecido de ínteres. El asunto principal 
que ocupó á ambas Cámaras durante la quincena fué la discusión del bilí de los 
billetes del Tesoro, con la cláusula de circulación legal y A)rzosa. Al principio se 
levantó una fuerte oposición contra dicha cláusula; pero el Gobierno que la pro- 
puso empleó todos sus recursos para sostenerla, y al fin se aprobó por el Congre- 
so. £1 bilí autoriza al Gobierno para que expida $150.000,000 en billetes del Te- 
soro que no ganarán interés y sin tiempo fijo para su redención, los cuales por la 
circunstancia do la circulación legal y forzosa se convierten en verdadero papel 
moneda. Los opositores de aquella cláusula la consideran como uno de los golpes 
mas rudos que podia recibir el crédito de este Gobierno. 

El Senado expelió de su seno á Mr. Bright, de Indiana, acusado de traición, 
por la causa que referí á vd. en mi última resefia. 

La comisión de relaciones de aquella Cámara presentó un dictamen en favor del 
reconociifllento de la independencia do las Repúblicas de Hayti y Liberia, y del 
nombramiento de un Encargado de Negocios para cada una do ellas. Aun no se 
discute ese asunto en el Senado. 

Mr. Sumner presentó las resoluciones que remito, relativas al carácter con que 
debe considerarse el territorio del Sur cuando vuelva á la obediencia de este Go - 
bierno. En ellas se determina que se les considere como territorio, y se declara 
que la esclavitud ha quedado abolida en aquellos Estados, por el mismo hecho de 
haberse insurreccionado. 

La comisión del Distrito de Colombia del Senado, dictaminó en favor del pro- 
yecto de ley que provee á la abolición de la esclavitud en el mismo Distritot 

En la Legislatura del Estado de Delaware, se ha presentado un proyecto de ley 
para abolir la esclavitud en aquel Estado, indemnizando á los propietarios de es- 
clavos por cuenta del Tesoro federal. 

Mr. Seward remitió al Senado las comunicaciones que remito sobre la pi'esen* 
tacion de los ciudadanos de los Estados-Unidos al Emperador de Francia. Este 
Gobierno determinó que siendo la presentación una gracia del Emperador, hay 
que atenerse á los términos en que él tenga á bien concederla. 

Se han publicado las comunicaciones oficiales que incluyo, sobre el tránsito de 
tropas británicas por el territorio de los Estados-Unidos. Va también la discusión 
que con este motivo hubo en el Senado del Estado de Maine. 

Remito ávd. un ejemplar del parte oficial de la batalla de BulFs Run, que dio el 
. general Beauregard, y que hasta hace poco vio la luz pública en los periódicos del 
Sur, También van las últimas noticias de la América Meridional recibidas por loa 
vapores de Panamá. 

Desde ayer están circulando rumores de la capturado Savanuah y del fuerte de 
Pulaski, en el Rio Savannah, y de Clarksville, en el Tennessee occidental; pero 
hasta ahora ninguno se ha conformado, y los dos primeros presentan pocas apa- 
riencias d^ verosimilitud. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



59 



NUMERO 55. 

LEGACIOX MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero SO de 1869. 
XXVI 11 conferencia ron Mr. Seward. 

Elyapor "Edinburgh'* llegado ayer á Nueva- York, con fechas de Queenstown 
de 5 del actual, trajo la noticia, según yerá yd. en las tiras que remito adjuntas, 
de que los rumores relativos al establecimiento de una monarquía en México con 
el Archiduque Maximiliano á la cabeza, iban tomando consistencia, y el proyecto 
merecía no solo la aprobación del Emperador de los franceses, sino también la del 
Gobierno inglés. 

Hoy al medio dia ocurrí al Departamento de Estado á comunicar estas noticias 
4 Mr. Seward, quien me d^o que ñolas oreia, porque nunca daba crédito á los ar- 
tículos de los periódicos. Le expliqué cómo se pensaba llevar á cabo la intriga pa- 
ra darle visos de legalidad, que según las noticias que tengo, es ocupando prime- 
ro el territorio de la República y sometiendo después ala votación [b%}o la influen- 
cia de las bayonetas extrangeras], á las clases privilegiadas si se ba de establecer 
6 no la monarquía en México, & semejanza de la parodia de votación que Napoleón 
deeretó en Francia para hacerse Emperador. 

Mr. Seward me dijo que si los aliados pretenden subvertir la for-ma de Gobier- 
no que «hora existe en México, deberán notificarlo previamente al Gobierno délos 
lEstados-ünidos, según el compromiso que han contraído de antemano, y que en- 
tonces seria ocasión propia para que este país tomara una parte activa en el nego- 
do. <*Por lo demás, agregó, prefiero que no se nos avisé sino hasta última hora, 
pnes mientras mas tiempo pase sin que se nos haga tal notificación, estará mas 
próximo el término de. la guerra civil en este país y nos encontraremos por lo mis- 
Bo mas ftiertes." lie informó, ademas, de que Mr. Adams le habia escrito, oomu- 
aieándole lo que decian los periódicos ingleses, respecto del establecimiento de 
uia monarquía en México, y que le habia contestado en los términos mismos que 
lo teababa de hacer conmigo. 

Cree también Mr. Seward que luego que los aliados descubran sus planes, se 
pronunciará contra ellos el espíritu republicano de la Europa, y habrá una reac- 
ción poderosa en aquel continente. 

Al despedirme le entregué el memorándum de que remito copia, relativo al des- 
ptclio de baques de este país para Yeracruz, cargados de provisiones, diciéndole 
qne le suplicaba yo informara de este asunto al gabinete, por si creia conveniente 
tomar alguna medida que impidiera la remisión de esos auxilios al ejército aliado 
que ha inyadido á México, siempre que con ella no se perjudicaran los intereses 
de la República, para obtener de este país los auxilios que necesitare cuando ftie- 
reeonvenieDle. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida consi- 
«aeración. 
IMos. Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. UOMEllO. 

f?€Bor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Xneva-York, Febrero 17 del862.-'£n los dias 5, 7 y 12 del actual han salido de 
«itc puerto con destino á Yeracruz, la goleta americana <<Euphemia," su capitán A. 
^*2l^ la ídem, idem, <<Francis," capitán O'Donnell, y la barca americana *<Rapid," 
n^lan C. Campbell. De estos tres buques, los dos primeros han ido exclusiva - 
s*&te earg^ados de provisiones. La barca *<Rapid/' aunque llevó algunas, la ma- 



Drgitized by VjOOQ IC 



60 

yor parte de su cargamento se compone de meroAncias yariadas. — Los capitanea 
7 cargadores de los referidos buques se presentaron en el Consulado mexicano, en 
Nueya-York, para que seles dieran los respectiyos despachos. Pero estos se les ne< 
garon en virtud de estar cerrado el puerto de Veracruz al comercio de altura y ca- 
botage, por decreto del Gobierno de México, de 17 de Diciembre de 1861. 
Rs copia. Washington, Febrere 20 de 1861. — [Firmado]. Romero, 



NUMERO 5G. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-ÜNIDOtí DE AMÉRICA. 

Washington^ Febrero 21 de 186S!. 
Texto (h fffs insfrnri^tones á Mr. Coricín i/ (fe fas resoluciones del Senado. 

Esta mafiaba recibí la esquela de Mr. Seward, de la que remito copia, marcada 
con el número 1, y á la cual me acompañó las resoluciones presentadas al Senado 
por la comisión de relaciones exteriores de aquella Cámara, que también remito 
adjuntas con la traducción correspondiente [números 3 y 4]. La copia número 2 
lo es de mi respuesta á Mr. Seward. 

Vd. notará que la relación que me hizo Mr. Sumner el dia 18 de dichas resolu- 
ciones, y que trasladó á ese •Ministerio en mi nota número 52, de antier, era bas- 
tante exacta, aunque omitió referirme la desaprobación expresa que ^e hace del 
proyecto de tratado de Mr. Corwin y la recomendación de las instrucciones^ de Mr. 
Seward de 2 de Setiembre último. La puiíe inaceptable de aquellas instrucciones, 
sin embargo, ha sido desechada, pues la cláusula final de la tercera resolución es 
bastante explícita, lo cual me atreyo á creer que se debe á los esfuerzos que he 
hecho para conyenocr & algunos miembros de la comisión, de que si querían pre- 
sentar una cosa razonable, debían empezar por incluir en cll» aquella cláusula, 
por ser la única manera en que podria ser el arreglo aceptable á Mi^xico y á los 
aliados. 

He conseguido, ademas, yer las instrucciones que mandó Mr. Seward á Mr. Cor- 
win por el yapor **Columbia," que salió ayer de Nueva- York, y de las cuales ha- 
blé 4 vd. en mi nota número 44, de 15 del que cursa. Envío copia de ellas bajo el 
número 5, y marcada con el 6 va la traducción correspondiente. También notará 
vd. que fué bastante exacto el extracto que de dichas instrucciones hice en mi ci- 
tada nota* número 44, y en la posterior, número 52, del dia 10, cuyas comunica- 
ciones fueron por el mismo vapor que llevó las instrucciones originales. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muy 
'distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Número 1. — Mr. Seward presenta sus cumplimientos á Mr. Romero, y tiene lia 
honra de incluirle confidencialmente copia de ciertas resoluciones recientemente 
recomendadas al Senado por la comisión de relaciones exteriores 4^ aquella Cá- 
mara. — Departamento de Estado, 21 de Febrero de 1862. 

Es traducción. Washington, Febrero 21 de 1862. — [Fií-ínado]. Romero. 

Número 2. — M. Romero presenta sus respetos á Mr. Seward, y tiene la honri^ 
de agradecerle su fineza en mandarle confidencialmente copia de ciertas resolucio- 
nes relativas á los asuntos do México, recomendadas recientemente al Senado pos* 



Digitized by VjOOQ IC 



61 

Ib comisión de relaciones exteriores de aquella Cámara. — Legación Mexicana, 
Washington, Febrero 21 de 1862. 
JBs copia. Washington, Febrero 21 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Número 3. — Copia. — Confidencial. — Resoluciones de la comisión de relaciones 
exteriores del Senado. — Se resuelve: Que en el estado mudable que guardan las 

relaciones entre México y las potencias aliadas, y careciendo de informes precisos, 
es imposible para el Senado aconsejar al Presidente, respecto de todos los t<5rmi- 
S08 de nn tratado con México, de manera que se evitara el ^ercioio de una gran 
discreción en nuestro Ministro en aquel país, de conformidad con la.s instrucoio- 
aes del Presidente, pero que en respuesta á los dos diferentes mcnsages del Presi- 
dente, el Senado expresa las* siguientes condiciones: — Primera. £1 Senado aprueba 
los términos de las instrucciones dadas á nuestro Ministro en México, que se con- 
tienen en el despacho fecha 2 de Setiembre de 18G1. — Segunda. El Senado no acon- 
seja que se celebre un tratado de conformidad con el proyecto comunicado por 
nuestro Ministro en México en su despacho de 20 de Noviembre de 1861, porque 
aquel no asegura de ninguna manera que so destine el dinero en cuestión á satis- 
facerlas reclamaciones de las potencias aliadas 6 de alguna de ellas, y no puede ser, 
por lo mismo, en manera alguna satisfactoria á las mismas. — Tercera. El Senado 
aconseja que se celebre un tratado cou México, por el cual se asuma el pago del 
interés de la deuda que México tiene con las potencias aliadas, por un período li- 
mitado de tiempo, y también el de ciertas reclamaciones inmediatas en favor do 
dichas potencias, procuri^ndo que la suma total que se asuma sea la mas corta po- 
sible, entendiéndose que el'reembolso de la misma deberá asegurarse por prendas 
ó hipotecas de la naturaleza que sea mas practicable obtener 8¡n ninguna adqui- 
sición territorial ó desmembración de Aléxico. 

Es traducción. Washington, Forero 21 de IStJli.— [Kirmudo |. Romero. 

Número 4. — ^Copia. — Número 37. — Departamento de Kstado, — Washington, Fe- 
brero 15 de 1862. — Al caballero Thomas Corwin, &c., &c., &o. — Señor: Se ha re- 
cibido el despacho de vd. número 14, de 26 de Enero próximo pasado.— Tengo ra- 
zón para suponer que el Senado está considerablemente ocupado con nuestros ne- 
g<fcios domésticos, y que al mismo tiempo está algo perplejo por el extraordinario 
csudo que guardan los asuntos de México, por lo cual no ha tomado todat<a nin- 
guna resolución sobre las cuestiones que el Presidente sometió á aquella Cámara, 
pidiéndole su consejo. — En virtud de estas circunstancian, me parece conveniente 
qnesi se presenta á México la ocasión de Iiacer un tratado cou sus invasores, y si 
al mismo tiempo ocurre á vd. solicitando algún auxilio pecuniario délos Estados- 
Tnidos, con objeto de que se lo ayude en esta craergcnL-ia, ejerza vd. su mejor dis- 
creción celebrando un tratado que sea útil á México y que embarace á nuestra pa- 
tria lo menos que fuere posible, enviándose aquí sin dilación, para que este (Jo- 
Merno lo tome en consideración. Hay, sin embargo, indicíicionGS indudables de 
que el Senado requerirá dos cosan en cualquier tratado que negocie vd., á saber: 
Primera. Que el auxilio que se presto á México sea en la forma do asumir el pago 
'leí ínteres. Segunda. Que el auxilio que se preste téngala garantía do que sea 
efectivo en asegurar á México el arreglo do todas sus com/.icaoioncg con los alia- 
dos que ahora le hacen la guerra. — Tales parecen ser las miras de vd. sobre este 
isunto, y ellas han merecido la aprobación del Presidente. — Las miras que expi'esa 
vd., relativas á conceder á la República Mexicana una ayuda favoi'ívble para que 
salga de los embarazos que la rodean, sin que pierda su independencia, cstúu llenas^ 
Je ínteres, y esperamos que los acontecimientos las justifiquen. — Deseando obrar 
Je buena fe con los aliados que invaden ahora á México, y creyendo que tal conduc- 
ta, por nuestra parte, producirá resultados benéficos á aquella nación, he comuni- 
cado de una manera extraoficial el tenor general 'Tv catas instrucciones á los Oo- 



Digitized by VjOOQ IC 



62 

biernos de EspaSa, la Gran Bretaüa y Francia, y yd. por supuesto las hará conocer 
al Presidente de la República Mexicana. — El Cónsul en Minatitlan habia sido re- 
puesto antes de que se recibiera el despacho de vd. — Soy, señor, muy repetuosa- 
mente su mas obediente servidor. — [Firmado]. Wülia?n II. Seward. 
Es traducción. AVashington, Febrero 21 de 1862. — [Firmado]. Ronero. 



NIJMKRO 57. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero 22 de 1863 
Ijos asuntos de México en el Parlamento inglés. 

£1 6 del actual so abrieron las sesiones del Parlamento británico, y en el mismo 
día 80 ley 6 el discurso de la corona, de que remito un ejemplar. £1 párrafo que se 
refiere é México es del tenor siguiente: 

'*Lo8 agravios cometidos por varios partidos y por gobiernos sucesivos en Méxi- 
co contra los extrangeros residentes en el territorio mexicano, y por los cuales no 
se podia obtener una retribución satisfoctoria, han ocasionado la conclusión de una 
convención entre S. M. el Emperador de los franceses y la Reina de Espafia, con el 
objeto de regular operaciones combinadas en las costas do México, á fin de obtener 
la satisfacción que hasta aquf se ha negado. Lti convención y los documentos re- 
lativos á esto asunto os serán presentados.'* 

En seguida Mr. W. H. Postman, del partido whig, propuso en la Cámara de los 
Comunes una respuesta al discurso de la corono, y entre otras cosas dijo lo quo 
sigue: 

"Al intervenir en México el gobierno no tiene otro objeto que el de obtener re- 
paración do las injurias inferidas á subditos británicos.'' 

Lord Palmerston, gefe del gabinete, dijo en la misma Cámara, con relación á 
México, lo que traduzco á continuación. *'E1 Gobierno no intenta intervenir en los 
negocios interiores de aquel país; su objeto fué obtener reparación de las injurias 
inferidas á subditos británicos, y ha hecho una convención con sus aliados para 
uo tratar de Imponer al pueblo de México una forma de gobierno á la que sea ad- 
verso. El único interés de Inglaterra es que México tenga un Gobierno que trate 
á los extrangeros con justicia, y con el cual se puedan llevar relaciones de pai y 
comercio." 

En la Cámara de los Lores habló Lord Derby, gefe del partido tory, y promm- 
ció respecto de México, las siguientes palabras: 

''Loe otros tópicos contenidos en el discurso real no eran de menor importancia; 
pero al mismo tiempo esperaba que el Gobierno de S. M. diera sin retardo algunog 
exj;)licaciones sobre la convención que se habia celebrado con Francia y España, 
respecto de los negocios de México. La convención que se celebró con el Empera- 
dor délos franceses era de un carácter inusitado, aunque sin duda podria sor jus- 
tificada por las circunstancias peculiares del caso á que se aplicó." 

A esto contestó Lord Russcll, que todos los documentos relativos á las dificulta- 
des americanas y á los negocios de México, se presentarían sin dilación al Parla- 
mento. 

Notará vd. que hasta ahora la oposición de Lord Derby no ha sido tan decidida 
como teniamos razón de esperar. 

Remito un Impreso que contiene íntegros los discursos á que hago referencia. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



6a 



NUMERO 68. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTAD08-UNI1)Ü8 1>E AMÉRICA. 

^ Wathington, Febrero 23 de 286.'í. 

D. Jems Escobar. 

La nota de ese Ministero, número 308, de 24 do Enero próximo pasado, me lia 
iiipaesto de que el Presidente se sirTió mejorarla graüfícaeion que tenia scHalada 
al agregado á esta Legación D. Jesús Escobar y Armend&riz, disponiendo que en 
lagar de los treinta pesos asignados, se le abonen en adelante cincuenta mcnsua- 
I^ 7 que con arreglo á dicho sueldo se le remita á la mayor brevedad posible un 
trimestre por lo pronto. 

Aunque conozco la aflctiva situación pecuniaria en que por causa do la guerra 
<{ue se tiene eon los aliados se encuentra el Supremo Gobierno, y no quisiera yo 
iaportunarlo pidiéndole recursos, creo de mi deber, en vista de las circunstancias 
especiales del caso, llamar la atención de vd. hacia la urgente necesidad que tiene 
el Sr. Escobar de recibir algún abono por cuenta do sus sueldos, pues en todo el 
timpo que lleTa de estar sirviendo en esta Legación, y que es ya cerca de un aflo, 
el SnpTemo Gobierno no le ha remitido ninguna cantidad en abono de sus alcan- 
ces, j hk estado reducido á las sumas insignificantes que yo he podido proporcio- 
sirle de los escasos recursos de que me ha sido posible disponer, mientras que él 
por su parte ha ocupado todo su tiempo en las labores de esta Legación. Ha con- 
tiaido, pues, algunas deudas que no podría satisfacer sino con los recursos que le 
mande el Supremo Gobierno. 

En esta Tirtud, suplico & esa Secretaría se sirva repetir sus órdenes, para que 
ademas del trimestre que el Presidente dispuso se enviara al Sr. Escobar, se pa- 
gue la libranza que giré contra el Ministerio de Hacienda el 27 de Enero próximo 
pasado, ¿¡que se refiere mi nota número 24, de aquella fecha, en la que se compren- 
dea doscientos pesos por cuenta de los sueldos del mismo Sr. Escobar, para que 
reciba á la vez la cantidad de trescientos cincuenta pesos, que lo habilitará para 
salir de sus mas urgentes compromisos. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado], M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 59. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washimjtony Febrero 24 de 186'S, 

Nombramiento del general Scott para Ministro en México, 

Ajíii me aseguraron personas fidedignas, que este gobierno había determinado 
mandar al general Scott con una misión extraordinaria á la República^ y que sal- 
dría desde luego en un buque de guerra de los Estados-Unidos. Esta noticia, que 
parecía casi increible, en vista de la conducta quer habia observado Mr. Seward 
pocos días antes, remitiendo á Mr. Corwin instrucciones generales para que hi- 
ciera los arreglos convenientes, que pusieran á México en aptitud de cumplir bus 
coBipromisos pecuniarios con los aliados, llamó mucho mi atención, y deseoso de 



Digitized by VjOOQ IC 



tí4 

cerciorarme de su verdad, fui en la noche [no obstante de ser domingo y no acos- 
tumbrarse aquí hacer visitas en los dias festivos], á ver á Mr. Blair, quien me di- 
jo que en la última reunión que tuvo el gabinete el vivirnos 21 del que cursa, ha- 
bia propuesto Mr. Seward enviar ú. México al general Scott, en cuya medida h&- 
bian convenido los demás Ministros, y el negocio habia quedado por lo mismo de- 
finitivamente acordado. El nombramient9 se envió al Senado para su confirmación, 
y Mr. Seward habia ido previamente en persona á comunicarlo á los miembros de 
la comisión de relaciones do aquella Cámara, pidiéndoles su opinión. Todos se ma- 
nifestaron, según me aseguran, favorables al nombramiento. 

Mr. Blair me dijo que considera muy desacertada la elección del general Scott. 
>]s persona de edad muy avenzada,. que^padece mucho con los achaques y dolen- 
cias propias de la vejez, y que por sus hábitos militares y costumbre de mando, es 
impropio para la delicada misión que so le ha confiado. Los plenipotenciarios de 
los aliados, agregó, lo pueden enredar fácilmente, y no será diñcil que ponga nues- 
tros negocios en México en peor condición, porque si lo sorprenden los aliados y 
en sus despachos se manifiesta favorable á ellos, después nos argüirán con los mis- 
mos términos de las comunicaciones de nuestro enviado. Lo que necesitamos aho- 
ra en México es un buen abogado que sepa reunir pruebas intachables de los pro- 
yectos de los aliados, pues aunque ya los conocemos bien y tenemos certidum- 
bre moral de ellos, nos faltan pruebas tangibles que sirvan para basar nuestra 
acción futura sobre este asunto. 

Me informó también Mr. Blair de que uno de los Senadores mas i^uentes le 
habia dicho que él y alguitos de sus colegas estaban en contra de las resoluciones 
presentadas por la comisión de relaciones exteriores y de la ida á México del ge- 
neral Scott, porque creia que en caso de que aquellas no fueran aceptadas por los 
aliados, los Estados-Unidos debian intervenir por la fuerza inmediatamente en los 
negocios de México, pues la negativa á aceptar aquellas era la mejor prueba de 
los designios de los aliados, y que como todavía no están en posición de intervenir, 
es mas conveniente dilatar algo mas las medidas propuestas, mientras la guerra 
civil so termina aquí. A Mr. Blair pareció muy razonable esta opinión. 

Mr. Blair tiene gran confianza en el pronto término de las dificultades de-este 
pais y de que entonces es seguro que el Gobierno intervendrá en ]fkS cuestiones 
entre México y sus invasores. *<Si vdes. pueden detener un mes á los aliados en 
las costas, me dijo, so habrán salvado, pues para entonces estaremos nosotros en 
aptitud de ayudarlos." Me aseguró que antes de treinta dias habrán ocupado A 
Nueva-Orleans las fuerzas de los Estados-Unidos. 

He hablado con otras varias personas sobre el nombramiento del general Scott, 
y todas lo desaprueban, expresando unánimemente la opinión de que es inepto 
para dcsempefíar aquel delicado encargo. El único lado bueno que se encuentra á 
tal nombramiento, es el do que los aliados conocerán por medio de él, que los Es- 
tados-Unidos aprecian la magnitud de los acontecimientos de que ahora es teatro 
la Kepública, y que envían á ella á uno de sus hombres mas prominentes y de los 
que aon mas considerados y respetados en Europa. 

Si el general Scott va al fin, es probable que lleve en su comitiva alguna perso- 
na hábil, de la con^anza de este Gobierno, que le sirva de consejero y quesera quien 
descmpeOe realmente los trabajos de la misión. Sé de algunos que están trabajan- 
do ya porque recaiga en ellos ese nombramiento. 

El Senado no ha podido ocuparse hoy do este negocio, porque cerró temprano 
^us sesiones, á causa do verificarse esta tardo el entierro de un hijo del Presiden- 
te, que murió hace pocos dias. 

MaSIana se ocupará aquella Cámara do este asunto, y se discutirán también las 
resoluciones presentadas por la comisión de relaciones exteriores. 

Hay quienes crean que el general Scot^t no aceptará la misión, persuadido do la», 
imposibilidad física en que está para desempefiarla. 



Digitized by VjOOQ IC 



65 

Oportunamente comunicaré á vd. los demás incidentes que tenga este nombra- 
miento, que probablemente ocasionará el regreso de Mr. Corwin. 
Reproduzco á td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
DÍ08, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 60. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AmAiIOA. 

Washington, Febrero S5 de 186Í 

. Cuestión mexicana. 

Tengo la honra de remitir á vd. tiras de periódicos que contienen las noticias 
de Veracrux y la Habana que trigo el yapor "Roanok^," llegado á Nueva-Tork 
el día 20. Van también los editoriales publicados recientemente sobre nuestros 
asuntos. # 

Dun Z>. de Ooieouria. — En la carta de la Habana publicada en el Trihune el dia 21, 
Terá Td. el mal efecto que habia producido en las autoridades españolas de la Isla 
de Cuba, la noticia de que el Sr. Ooieouria había sido nombrado Ministro de la Re- 
pública en este país, y las infundadas acusaciones que con tal motiyo se hacen al 
Sopremo Gobierno. He dado los pjisos necesarios. para que se desmienta tal noti- 
cia, por no ser cierta, con lo cual creo haber quitado un pretexto mas de los que 
se Talen nuestros enemigos para tratar de desacreditarnos. ^ 

Artiado del Boletín de noticias de Nueva-York. — Llamo la atención de Td. h&oia 
un articulo que remito del boletín de Noticiéis de NueTa-York, periódico que ha 
empezado á publicarse en espaüol y que está escrito especialmente para circular 
en las Repúblicas hispanoamericanas. Considera el peligro que amaga á México, 
amenazando' de la misma manera á las demás Repúblicas de este continente. 

Discurso de Mr. Bancro/t.^-^Como una prueba mas de que el peligro común ya 
alarmando á los hombres pensadores del país y & las masas, cito un pasage del dis- 
corso que pronunció en el Instituto' de' Cooper, en NueTa-Tork, Mr. Goorge Ban- 
croít, el 22 del actual, con motlTO de la celebración del aniyersario del nacimiento 
de Washington. Traduzco á continuación, por su importancia, la parte relatiya. 
"Nos ha llegado un rumor, que éliperamos sea infundado, de que tres potencias 
de Europa se ban combinado para forzar á la República yecina de México Á esta- 
blecer un gobierno monárijüico, al tiempo en que pareoia mas capaz que hasta 
aqoi de gobernarse por si misma, si se le dejara sola. Confieso que soy incapaz de 
descubrir el interés material ó político de Inglaterra, que pueda ser promoyido 
por esta siniestra pretensión. Ademas, la Am<yrica nunca ha sido propagandista: 
nuestro pueblo, aun en los dias de nuestra reyolucion, no hizo la guerra á las mo- 
narquías, y ni siquiera pidió ó pareció desear que su templo fuera seguido por 
Bftciones que estuyieran en diferentes circunstancias que nosotros. D^aron que 
cadft hemisferio tuyiera cuidado de sí mismo. 

'•Xa unión de tres monarcas para establecer instituciones reales en nuestro flan- 
eo, tiene una importancia que no se nos puede ocultar. [Aplausos]. Las familias 
reales de Europa se alarmarían justamente si las potencias republicanas de Amé- 
rica se unieran para forzar á alguna de aquellas Á adoptar un gobierno republi- 
eaao. ¿Es justiTque se pretenda establecer por la fuerza una monarquía éntrelos 
aaerieanos? ¿Es juicioso proyocar un choque entre dos sistemas, ó tratar de hacer 
experimentos con las misteriosas simpatías de los millones?'' 

TOMO II. 9 



Digitized by VjOOQ IC 



66 

La buena posición que tiene en este país Mr. Banóroft, que ha sido Ministro en 
Londres j Secretario de Marina, y su reputación literaria como autor de una de 
las principales historias de los Estados-Unidosy dá mucha importancia & sus pa- 
labras, que por lo demás son bastante juiciosas y moderadas. 

D. P. A, Hargoui. — ElSr. D. Pedro A. Hargous, de , Nueva- York, ha yenido 4 
9sta ciudad á solicitar que entre las garantías que exija este Gobierno por el dinero 
que facilite k México, se incluya el reconocimiento de la antigua concesión Ga- 
ray para la apertura del itsmo de Tehuantepec, ó un privilegio en favor de la 
casa de Hargous y OompaHía, de Nueva- York, bajo bases semejantes. Ha hablado 
con el Secretario de Estado y« con algunos Senadores; pero al parecer no ha con- 
seguido hasta ahora absolutamente nada. Quena ir también á esa capital investi- 
do de algún carácter páblico pof este Gobierno, para obtener, valido do él, la'con- 
cesion que desea; pero tampoco respecto de esto se le han dado las mas ligeras 
esperanzas: tenia, por último, otros planes descabellados respecto de compra por 
este Gobierno, de parte del territorio de la República, que afortunadamente pue- 
do asegurar á vd. que ni siquiera serán oidos. 

Ocupación de los puertos del Pacifico, — Remito á vd. una carta de Panamá, de fe- 
cha 16 del actual, publicada en el Times de hoy, en que se dá la noticia de que un 
número considerable de buques franceses é ingleses se estaban reuniendo en la 
costA occidental do México, con objeto, según se asegura, de ocupar las aduanas 
de Acapulco, Manzanillo, San Blas, Mazatlan y Guaymas. 

El Tríbune de Nueva-York. — El Tribuné de Nueva-York ha seguido ocupándose 
déla cuestión de México en buen sentido y con notable acierto. Remito un impor- 
tante artículo en que hace un paralelo entre la intervención europea en México y 
la intervención en la Polonia en el siglo pasado. . 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida co;isideracion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Se&or Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 61. 

LKOAOION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. - 

Washington,' Febrero 26 de 1862* 
Desajyrobacian de las resolucione» presentadas al Senado. 

AjQT y antier se ocupó el Senado, en sesión ejecutiva, de discutir el dictamen y 
las resoluciones respecto de los asuntos de México, que le fueron presentados por 
la comisión de relaciones exteriores de aquella Cámara. En la sesión de ayer se 
terminó la discusión y las resoluciones fueron desechadas por 28 votos contra 8. 

Como la sesión fué secreta, no he podido averiguar todos los pormenores é inci- 
dentes de la discusión. Sé, sin embargo, que la oposición á las resoluciones fué 
basada, no en la conveniencia de esperar el desarrollo de los sucesos y ganar tiem- 
po, ni en la idea de presentar otro plan mas eficaz para auxiliar á Méxioo en el 
arreglo pacifico de sus diferencias con los aliados, sino por el sentimiento egoista 
de que este Gobierno debe emplear todos sus recursos y todos sus esfuerzos en 
atender á sus asuntos domésticos, sin buscar complicaciones exteriores y sin cui- 
darse de lo qne pase fuera. Tengo motivos para creer que en la larga discusión 
que este asunto ocasionó, no hubo por parte de los 28 Senadores que votaron en 
contra de las resoluciones, una sola palabra de simpatía para México, sino antes 
bien, reproches y recriminaciones infundadas é inoportunas. Los miembros de la 



Digitized by VjOOQ IC 



67 

/ 

comúion fueron casi los únicos que votaron en favor, j el presidente de ella, Mr. 
Samaer, con un celo digno de mejor suerte, pronunció varios discursos en favor 
de Eas resoluciones j tomó varias veces la palabra para contestar las objeciones 
que se les hacian. 

Confieso que este resultado ha sido enteramente inesperado para mi j que me ha 
producido la mas desagradable sorpresa 7 muy penosa impresión. No sé de qué 
asombrármelas, si del egoísmo sapino de esta gente, que nos niega aun su auxi- 
lio moral por el infundado temor de complicaciones que de ninguna manera po- 
drían resultar con hacer á los aliados las proposiciones que consultó la comisión 7 
qoe era seguro que no serian aceptadas, ó su profunda ignorancia, que no les per- 
mite Ter que los planes de los aliados son tan hostiles hacia este país como ¿ Mé • 
zico mismo, y que si no procuran neutralizarlos desde ahora, se hará de^ues ine- 
fitable un rompimiento con aquellos, y entonces bi^o circunstancias mas desven- 

tl\J0BS8. 

Suplico á vd. me disimule este desahogo, que hasta cierto punto es natural en 
ni, no solo por lo mucho que la acción del Senado perjudicaria 6, la causa de mi 
país, sino porque he visto que en la ocasión oportuna han sido infructuosos mis 
eonetantes trabajos de los últimos dos meses. He tenido el gusto de ver que los 
miembros de la comisión, á quienes me dediqué de preferencia por creer que lo que 
ellos propusieran tenia grandes probabilidades de ser aprobada por el Senado, no 
solo estuvieron uniformes en proponer las resoluciones, sino que las defendieron 
en la discusión y votaron en favor de ellas. 

Por grande que haya sido este golpe, cuyo tamafio po se me oculta, no me hará 
desmayar una sola linea en mis trabajos en favor de los intereses de mi país, y mas 
bien me servirá para redoblar mis esfuerzos en el mismo sentido que los he esta- 
do aplicando recientemente. Yeré & los Senadores que se manifestaron mas encar- 
AÍzados en la oposición, y con el auxilio de los hechos, que dentro de poco sacarán 
á todos del letargo en que han estado y en que permanecen aún, creo todavía que 
se podrá ha^r algo. Si no fuere así, me quedará á lo menos la satisfacción de que 
no filé por culpa ú omisión mia y de que hasta el último extremo cumplí con mi 
deber. 

Hasta ayer no habia dictaminado la comisión sobre el nombramiento del gene- 
ral Seott. Hoy pensaba Hacerlo, según me informó anoche Mr. Sumner. 
Eennevo á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Dio9, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Selknr Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 62. 

i^OACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Febrero t7 de 186». 
XXIX conferencia con Mr. Seward. 

Hoy tuve una conferencia con Mr. Seward, en la que le pregunté qué pensaba 
fiaeer este Gobierno respecto de los asuntos de México, en vista de la resolución 
iel Senado. Me respondió que- nada absolutamente. <*Como consultamos al Sena- 
do, Si^regó, para obrar de acuerdo con 61, y como el Presidente tiene el deber de 
easfonnarse con las determinaciones de aquella Cámara, no nos queda otra cosa 
q«e hacer mas que enviar á Mr. Corwin copia de las resoluciones del Senado, la 
Ral le mandaremos próximamente." <Tor supuesto, le d^e, que de dicha resolu- 



Digitized by VjOOQ IC 



68 

eiou abrogan las iDstracciones enviadas por yd. & Mr. Corwin, con fecha 15 del que 
cursa." * 'Naturalmente, me respondió, pero si en virtud de ellas y antes do recibir 
la resolución del Senado se apresurase Mr. Corwin & concluir un tratado^ luego 
que se reciba aquí lo enriaré á la referida Cámara para que sea tomado en consi- 
deración por ella." Temo que Mr. Corwin reciba al mismo tiempo que sus instruo- 
clones, la resolución del Senado, ó por lo menos noticia de ella, comunicada por 
BUS amigos, en cuyo caso se rehusará justamente á hacer uso de las primeras. 

Después de lamentaciones inútHes, que no es del caso referir aquf, por la ines- 
perada 6 incalificable resolución del Senado, que coloca las cosas en peor posición 
de la que ábles tenian j que ata enteramente las manos de este Gobierno, me dgo 
Mr. Seward que no podia hacerme ninguna indici^cion de lo que este Gobierno 
hiciera en lo sucesivo, porque debia manifestar respeto á la resolución del Sena- 
do, especialmente por haber sido esta contraria 6. la política que él habla adopta- 
do y propuesto. 

En seguida me informó que habia retirado el nombramiento del general Scott 
para Ministro de los Estados-Unidos en México, por haberle manifestado el general 
que no le era posible viajar de Yeracruz & México, á causa de no poder andar en 
coche. Le pregunté si pensaba nombrar & alguna otra persona que no tuviera ese 
inconveniente, y me dgo que no, porque como la misión no tenia ya objeto, era inú* 
til hacer el nombramiento. ''Los tratados postal y de extradición que deseábamos 
celebrar con México, agregó, están concluidos ya, y el Senado se opone á que en- 
tremos en negociaciones de cualquiera otra clase." 

En esta conferencia, lo mismo que en la sesión del Senado, á que me referí en 
mi nota número 61 de ayer» no salió de los labios de Mr. Seward una sola palabra 
que pudiera hacerme creer que al fin contaríamos con el auxilio de este Gobierno. . 
1^0 parece sino que resentido del desaire personal que le ha hecho el Senado, ve 
nuestras cosas con indiferencia y no quisiera ya ni hablar de ellas. 

Me dijo también Mr. Seward que por el último vapor habia recibido carta de 
una persona muy hábil, residente en la ciudad de México, en la que se le asegura 
que las fuerzas cspaSolas iban á retirarse de la República, porque el Supremo Go- 
bierno habia concedido lo que reclamaba el de S. M. C, y que habia negociacio- 
nes pendientes con Francia, en virtud de las cuales, el Gobierno del Emperador 
iba á dar ó á prestar cuarenta millones de pesos al de la República en cambio do 
ciertos privilegios que se le iban á conceder en él tránsito por el istmo de Tehuan- 
tepec. Yo le manifesté que ámíno se me habia comunicado una sola palabra sobre 
esto y que no lo creía muy probable, por varios motivos que le manifesté detalla- 
damente. • 

Reitero á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 63. 

LEGAOION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo 2 de 1S6B. 
Historia de la intervención europea en México, 

Al abrirse las sesiones del Parlamento inglés, le envió el Gobierno los documen- 
tos relativos á las cuestiones internacionales suscitadas durante el último afio, 
entre las que se comprende la intervención en México. No me ha sido posible con* 



Digitized by VjOOQ IC 



69 

seguir un ejemplar del libro azul (blue book), que contiene dichos documentos, 
ni tengo esperanza de conseguirlo; pero he vist^ varios fragmentos de aquellos pu- 
biiesdoB por los periódicos de Londres, que dan una idea bastante exacta de la 
historia de esa infame negociación, y cuyos fragmentos remito á Td. para conoci- 
miento del Presidente. 

£1 fferald de Nueva- York de ayer publicó el texto de algunas comunicaciones. 
Incluyo la tira que las contieue, y ademas traducción de las que & mi juicio son 
mas importantes. De ellas se deducen los hechos siguientes: 

1? Que la falta de cumplimiento de fispaSa á 1^ Conyencion de Londres, aunque 
produjo disgusto á los otros dos aliados, no fué el suficiente para ocasionar una 
mptnra, y que antes bien, la Francia se aproyechó de aquel motivo tomándolo de 
pretexto para asumir la dirección de la expedición y para descubrir sus miras. 

2? Que la Inglaterra no mandará ningunas fuerzas de desembarco, y que aun 
los setecientos marineros que tiene ahora en Veracruz los retirará luego que en- 
tre ht estación malsana, si no es que los ha retirado ya, por lo cual debe conside- 
rarse que las potencias contra quienes la República tiene que luchar en caso de 
guerra, serán solamente la Francia y la Espaila. 

8? Qne la Liglaterra no se opondrá á la ascensión del Archiduque de Austria 
al soñado trono de México, puesto que, según la confesión de Lord Russell, nada 
hkj en la Convención que Iq impida. 

4? Que dentro de poco se ocuparán nuestros puertos del Pacífico, 6 á lo menos 
Acapuloo, San Blas y Mazatlan, si no lo estuviere ya cuando llegue á manos de 
Td. esta nota. 

Si antes de que despacho yo esta correspondencia se recibieren algunos otros 
doGomentos sobre nuestros asuntos, tondré cuidado de mandarlos á ese Ministerio. 

Beproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeRor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 64. 

LEQAOION MEXICANA EN LOS ESTADO^UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo S de 186M, 
Preuntaiion del nuevo Ministro del Perú, 

Hoy presentó el Sr. D. F. L. Barreda al Presidente de los Estados -Unidos, las 
eredeneiales que le acreditan como Ministro residente del Perú cerca de este Go- 
bierno, con cuya ocasión pronunció el discurso de que tengo la honra de remitir á 
vd. un ejemplar, acompasado de la respuesta del Presidente. 

Esta tiene la particularidad de contener una declavacion solemne de la predi- 
lección con que este Gobierno asegura ver á las Reptiblicas hispanoamericanas y 
alas instituciones republicanas que las rigen, en lo cual parece dirigirse espe- 
dalmente á México, por lo que he creido conveniente informar á vd. de ello en 
nota separada, trasmitiéndole la traducción do los párrafos respectivos de ambos 
discursos. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seüor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



70 

Washington, Mayo 5 de 1862. — El último vapor de Europa trajo la noticia de 
que la interyencion extrangera se ya & extender á todo el continente americano, 
7 hasta se ha hecho ya la distribución de él en monarquías. Se ha propuesto tam- 
bién un candidato para el trono del Perú, según yerá yd. en los impresos adjuntos. 

El Times 'de Nueva- York, en el editorial que remito, dice que & esto se debe la 
sugestiva respuesta que di6 el Presidente al discurso del nuevo Ministro del Pe- 
rú. — [Firmado]. Romero. 

Washington, Mayo 10 de 1862. -^ Las noticias del Perú recibidas por el último 
vapor de Panamá hablan de haberse descubierto en Lima una conspiración para 
anexar aquella República á España. Esta potencia ha enviado una flotñla de cua- 
tro buques de guerra á las aguas del Perú. — [Firmado]. Romero. 

Discurso del Sr. Barreda , 

Será muy grato para mí merecer la aprobación de Y. E. en el desempeño de la 
comisión que me ha sido confiada, y.apreciando los sentimientos que Y. E. abriga 
con respecto á las Repúblicas hispanoamericanas y los elevados principios de jus- 
ticia que dirigen los actos de la administración de Y. K. con relación á ellas, es- 
pero confiado que obtendré la aprobación que deseo. 

Repuesta del Presidente. — Sr. Barreda: Los Estados-Unidos no tienen enemis- 
tades, animosidades 6 rivalidades ni intereses que estén en conflicto con el bienes- 
tar, seguridad, derechos ó intereses de alguna otra nación. Su propia prosperi- 
dad, felicidad y engrandecimiento se consiguen con mas seguridad y ventaja en la 
preservación, no solo de la paz por parte do ellos, sino también entre todas las 
otras naciones. — Pero al mismo tiempo que los Estados-Unidos son asi amigos de 
todas las otras naciones, no pretenden ocultar el hecho de que abrigan sentimien- 
tos especiales de amistad y simpatías por las naciones que, como ellos mismos, han 
fundado sus instituciones en el principio de la igualdad de derechos del hombre, 
y mas particularmente aquellas que, siendo vecinas de los Estados-Unidos, están 
cooperando con ellos en establecer la civilización y cultura en el continente ame- 
ricano. — Siendo tales los principios generales que rigen á los Estados-Unidos eñ 

sus relaciones exteriores, puede vd. etftar seguro, &c...- , 

Es traducción. Washington, Mayo 8 de 1862. — [Firmadlo]. Romero. 



NUMERO 65. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

♦ » 

Washiufflotif Marzo 4 de 186Sm 
El reino ch Italia en los negocios de México. 

Los periódicos de Nueva-York de antier publicaron la noticiado que el Rey de 
Italia iba á mandar una fragata de guerra á las aguas de Yeracruz. Ayer vi al ca- 
ballero Bertinatti, Ministro residente del Reino de Italia, y le pregunté si su Go- 
bierno le habia comunicado algo sobre esto: me dijo qiio nada, pero que no tenia 
duda de la verdad de la noticia, por haberla vipto en el periódico oficial de Turin. 

El Herald de Nueva- York de ayer tiene el párrafo que remito adjunto y cuya 
traduccioaes como sigue: **Una carta de Turin del 10 de Febrero, hablando del 
envío de una fragata italiana al Golfo de México, cuya noticia se refiere en el lie- 
raid de ayer, dice: *'£1 Departamento de Marina de Genova, ha recibido órdenes 
de disponer una fragata de vapor para que vaya á Mtlxico. Siendo considerable 
el número de italianos que residen allí, lo mismo que en la América del Sur en ge- 
neral, los acontecimientos que están para verificarse en aquellas distantes playas 



Digitized by VjOOQ IC 



71 

neeesitiiQ )a presencia de la bandera de una nación que tiene tan gran número de 
subditos á quienes protejer. El comandante de dicha fragata tiene órdenes de po- 
nerse 4 disposición de la escuadra aliada j de obrar bajo las órdenes del almiran- 
te francés." 

Si esto fuera cierto, indicaría que Napoleón habia inducido k Víctor Manuel á 
nnirse á la expedición, con el aliciente de la adquisición de Yenecia, que los dia- 
rios europeos aseguran, no sin fundamento, sec lo que el Emperador se propone 
sacar dando al Archiduque de Austria el soñado trono de México. 

El Tapor **Arabia" que llegó & Nueva- York c*on fechas posteriores, trajo la no 
ticia de que el barón de Ricasoli iiabia declarado en el Parlamento italiano, que 
el Gobierno no tenia intención de mandar buques con objeto de reforzar la expe 
dicion contra México, 8inj> que solo consideraba conyeniente enviar unas pocas 
fragatas á las colonias para protejer á los subditos italianos. 

Esto es cuanto hnstá ahora se ha sabido por aqnf. Comunicaré á vd. con la opor- 
tunidad debida lo demás que llegue -íí mi noticia sobre este asunto. 

Reproduzco & vd. las seguridades do mi muy distinguida consideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 66. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Marzo 5 de 1862. 
Trabajos de Mr. Dunhar. 

Mr. Edward £. Dunb'ar ae ha estado ocupando en escribir un resumen históri- 
co de la intervención europea en México, considerándola en lo que afecta á los 
mieresea de este país. Cuando se concluyó, me dijo que quería leerlo en la casa 
en qne vivo, ante algunos Senadores y Diputados y publicarlo después en los pe- 
riódicos. No me pareció conveniente acceder á lo primero, por no dar á la compo- 
sición un carácter oficial que le perjudicaría á los ojos del pueblo de los Estados- 
Unidos cuando salga á luz, y porque no estoy de acuerdo con varios de los con- 
eeptos que contiene, pues en ella se considera la cuestión bajo un punto de vista 
puramente norteamericano. 

Mr. Dunbar desistió de su primer propósito, y se determinó á que la lectura tu- 
viera lugar en su propia casa, lo cual se verificó anoche. Me invitó para que asis- 
tiera yo á ella y no encontré inconveniente en aceptar la invitación. Concurrieron 
tares Senadores, cinco Diputados, un empleado del Departamento de Estado, dos 
militares y otras personas, siendo veinte el número total de los concarrentes. 

He sugerido á Mr. Dunbar, que dntes de publicar su trabajo, lo lea on el Insti- 
lo Smithsoniano de esta ciudad, en donde será escuchado por una audiencia mu - 
ehomas numerosa. Luego que se imprima remitiré á vd. un ejemplar de él. 

Creo de mi deber hacer lo que esté á mi alcance por fomentar las publicacio- 
nes y trabajos de esta clase, porque en el estado á que las cosas han llegado aquí, 
el único recurso qne nos queda es trabigar porque la cuestión se agite entre el pue- 
blo lo mas qne fuere posible, para que una vez formada la opinión pública respec- 
to de ella, pueda llevarse de nuevo ante el Senado con probabilidades de mejor 
éxito. En un país como este, en que la opinión pública es el arbitro de los desti- 
nos de la nación, no es en manera alguna tiempo perdido el que se emplee en for- 
aqnella. El pueblo empieza ya á ocuparse de la cuestión. En una di- 



Digitized by VjOOQ IC 



72 

sertaoibn qae leyó en el Instituto Smithsoniano, el 1? del aotual, Mr. Garret Smiih, 
que 70 presencié, aludió incidentalmente al establecimiento de una monarquía en 
México, 7 las ligeras obseryaciones que hizo de que el pueblo de los Estados- 
Unidos no permitirla semejante cosa, fueron recibidas con grandes j es pontáneos 
aplausos. 

Reproduzco á yd. con este motiyo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[í'irmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 67. 

* LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. » 

Waakififfton, Marzo 6 de X86S. 
Remüe un pliego de la Legación en París, 

Tengo la honra de remitir adjunto un pliego que he recibido hoy de la Legación 
de la República en Paris, dirigido á ese Ministerio, con una carta del Sr. Fuente, 
en que me suplica lo haga yo llqgar cuanto antes y por conducto seguro á su des- 
tino. 

Reproduzco & yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROftíERO. 

SefXor Ministro de Relaciones Exteriores. — ^México. 



NUMERO, 68. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waikington, Marzo 6 dé 186t, 
Idbértcuf- de dos ciíidadanos mexicanos. 

Hace como quince dias que recibí una carta suscrita por Carlos Eastwood y 
Carlos Smith, en que medecian que son ciudadano^ naturalizados de }a República 
y que fueron capturados por los cruceros de los Estados-Unidos á bordo de la go- 
leta texana <<Vénus," en la que iban como pasageros, y reducidos á prisión en la 
fortaleza de Lafayette, en la bahía de Nueya-York. 

Como no me constaba ni la nacionalidad de los interesados, ni la yerdad de los 
hechos que referían en su narración, no creí conyeniente dirigir una nota formal 
al Departamento de Estado, en su fayor, y me limité á ensefiar á Mr. Seward la 
carta de una manera extraoficial, y á decirle que le agradecerla yo los mandara 
poner en libertad si resultaban ciertos los hechos, tales como los solicitantes los 
referían. Mr. Seward me ofreció hacerlo asi de buena gana, y hoy me remitió la 
nota de que a(]^unto copia con la traducción correspondiente, en la que me dice 
que el Secretario de Marina los ha mandado ya poner en libertad. También acom. 
pafio á yd. copia de la respuesta que doy á Mr. Seward con esta fecha. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á yd. para conocimiento del Supremo 



Digitized by VjOOQ IC 



73 ■ ■ • 

Gobierno, y al hacerlo le renueyo las seguridades de mi muy distinguida coiui- 
derioion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Departamento de Estado. Washington, 6 de Marzo de 1862. — SeSor: Refirién- 
dome 4 la nota que devuelvo inclusa, dirigida á yd., con fecha 9 del próximo pa- 
sado, por Carlos Eastwood y Carlos Smlth, de la fortaleza de Lafayette, tengo la 
honra de informarlo de que en una carta del Secretario de Marina, fecha de ayer, 
se me hace saber que las dos personas nombradas que fueron capturadas á bordo 
de la goleta <*Vénu8," se conservan en seguridad, como testigos, y que habiendo 
informado al Departamento el fiscal de Distrito de los Estados-Unidos, que no se 
lea necesitará mas, he suplicado al teniente coronel Bnrke, de la fortaleza de La- 
fajetíe, que los ponga en libertad. — Aprovecho la ocasión para renovar á vd., se- 
fior, las seguridades de nu alta consideración. — [Firmado]. William H, Seward. 
—Al Sr. D. Matías Romero, &o., &c., &c. 
£a traducción. Washington, Marzo 6 de 1862. — [Firmado]. Romero, 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, 6 de Mar- 
io de 1862. — Sefior Secretarlo: He tenido la honra de recibir la nota que se sirvió 
Td. dirigirme con fecha de hoy, participándome que el Hon. Secretario do Mari- 
naba dado las órdenes correspondientes para que se pongan en libertadlos ciuda- 
danos mexicanos Carlos Eastwood y Carlos Smlth, que fueron capturados & bor- 
do de la goleta <'Vénus," y que han estado detenidos en la fortaleza de Lafayette, 
en la bahía de Nueva-York.— Agradezco á v.d. la prontitud con que por su inter- 
vención so dieron las referidas órdenes, y aprovecho la oportunidad para repro- 
dncirle las seguridades de mi muy distinguida consideración. — [Firmado]. M, 
Romero, — Al Hon. William H. Seward, &c., &c., &c. 

Es copia. Washington, Marzo 6 de 1862. — [Firmado]. Romero, ,. 



NUMERO 69. 

USOAOION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉBIoi. 

Woéhmffion, Marzo 6 de 1S6B. 
XXX coiiferencia qo7¥ Mr, Seward. 

£n la sesión que túvola Cámara de Diputados el 3 del actual, se presentaron las 
dos proposiciones que remito, en que se pide al Presidente envíe á aquella Cáma- 
ra la correspondencia relativa á la situación que guarda México, á los designios 
de los aliados para establecer allí una monarquía, y ademas informe sobre si se 
hablan hecho proposiciones á los mismos aliados ó á alguno de ellos para que los 
Estados-Unidos asuman el pago de la deuda pública de México ó de alguna parte 
de ella. 

Creyendo conveniente en las circunstancias actuales la publicación de los refe- 
ridos documentos, fui hoy á ver á Mr. Seward oon objeto de manifestarle las ra- 
zones que á mi juicio «labia en favor de que enviara al Congreso los documentos 
pedidos al Presidente. Se las expuse detenidamente, y me dgo que las habia teni- 
do en consideración, y que habia resuelto enidar todos aquellos á la referida Ca- 
ñara con algunos mas que habia recibido recientemente, y que forman la historia 
de las negociaciones secretas de los aliados. Seguramente se pasará algún tiempo 
iates de que estos papeles se puedan mandar, por no haber el necesario para co- 
piarlos. Luego que los reciba la Cámara de Diputados los mandará imprimir, según 
n reglamento, y cuando estén impresos enviaré á vd. un ejemplar de ellos. 
TOMO II. 10 



Digitized by VjOOQ IC 



74 

En seguida me leyó Mr. Seward una nota que liabia escrito dirigida á Mr. Day- 
ton, Ministro de, los Estados-Unidos en París, fechada el 3 del que cursa, en que 
se indican las miras del Presidente sobre el establecimiento de una monarquía en 
México con un príncipe ex.trangero en el trono, y se procura también neutralizar 
el mal efecto que necesariamente debe producir la resolución del Senado, que co- 
muniqué á yd. en mi nota número 61, de 26 de Febrero próximo pasado, diciendo 
que aquella solo manifiesta una diferencia de opinión entre los medios propuestos 
por el Presidente y los que quiere adoptar el Senado, y que es por lo mismo un 
asunto doméstico que en nada altera la resolución de este Gobierno, de oponerse 
al establecimiento de la monarquía. Como he de mandar íi vd. copia de dicha no- 
ta, no me detendré mas en referirle su contenido. 

Concluida la lectura, me dijo Mr. Seward, que ese era el mejor modo que habia 
encontrado do eludir la resolución del Senado. Yo le manifestó que su nota mereoia 
mi mas'completa aprobación, y que en las presentes circunstancias creía que era lo 
mas oportuno. ''Esta nota, agregó, será recibida de muy diferente manera en Eu- 
ropa de como lo habría sido- hace cuatro meses, pues nuestras recientes yictorias 
harán cambiar mucho y en sentido muy favorable nuestra posición.^ Me dijo tam- 
bién que habia leido dicha nota á Lord Lyons y á Mr. Mercier, y que se la leería 
al Sr. Tassara luego que lo viera. Le pedí copia de ella y me ofreció mandármela. 
Luego que la reciba yo la incluiré á esta nota accmipañada de la traducción cor- 
respondiente. Por el próximo vapor va á enviar copia dé ella & Mr. Corwin. 

Pregunté en seguida á Mr. Seward cuáles eran las últimas noticias que habia 
recibido de Europa, y me dijo que, según ellas, la España se oponía á la candida- 
tura del Archiduque Maximiliano, y la Inglaterra quería mas bien salir delberen- 
genal en que se ha metido. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Departamento de Estado. Washington, 3 de Marzo do 18(^2. — Seflor: Observa, 
mos indicios de que en Europa crece la opinión relativa á que las demostraciones 
que las fuerzas españolas, francesas y británicas están haciendo ahora contra Mé- 
xico, serán probablemente seguidas de.una revolución on aquel país, que llevará 
á él una forma de gobierno monárquico, en la cual asumirá la corona algún prín- 
cipe extrangero.- Este país está profundamente interesado en la paz de las nacio- 
nes, y trata al mismo tiempo de ser leal en todas sus relaciones, así con los aliados 
como con México. El Presidente me hadado instrucciones, por lo mismo, para que 
someta yo á las partes interesadas sus miras sobro el nuevo aspecto que ha toma- 
do el asunto. — Ha confiado en las seguridades dadas á este Gobierno por los alia- 
dos, do que no iban en prosecución de objetos políticos, sino solo para satisfacer 
agravios. No duda de la sinceridad de los aliados, y si vacilara su confianza en la 
buena fé de ellos, seria avivadaporlas explicaciones dadas aparentemente en nom- 
bre de aquello», de que los Gobiernos de España, Francia y la Gran Bretaña no 
están procurando intervenir y no intervendrán para efectuar un cambio en la for- 
ma de gobierno constitucional que ahora existe en México, ó para producir allí 
algún cambio político en oposición á la voluntad del puebío mexicano. Es verdad 
que entiende que los aliados están unánimes eft declarar que lá propuesta revolu- 
ción en México está movida solamente por ciudadanos mexicanos que residen aho- 
ra en Europa. — El Presidente, sin embargo, considera de su deber expresará 
los aliados con toda sinceridad y franqueza, la opinión de que ningún Gobierno 
monárquico que pudiera formarse en México en presencia de ejércitos y de ar- 
madas extrangeras, en las aguas y sobre el territorio de México, tendría ningu- 



Digitized by VjOOQ IC 



75 

IU5 probabilidades de seguridad 6 permanencia En segundó lugar, la instabili- 
dad de la tal monarquía se agrayaria si el trono se asignara á alguna persona 
qoe no faera mexicana de nacimiento. Bajo tales circunstancias, el nuevo Go- 
bierno deberá caer precipitadi^mente, á no ser que esté sostenido por alianzas 
europeas que, refiriéndose á la primera inyasion, seria de hecho el principio de 
osa política permanente de interyencion monárquica europea armada, injuriosa, 
7 prácticamente hostil al sistema mas general de gobierno del continente de 
América, y esto seria el principio mas bien que el fin de la reyolucion en Méxi- 
co.— Estas miras están fundadas en el conocimiento de los sentimientos políticos 
yliábitos de la sociedad en América.: — ^En tal caso no es de dudarse que los inte- 
resa permanentes y las simpatías de este país estarian con las otras Repúblicas 
americanas. — ^No se intenta en esta ocasión predecir el curso de los acontecimien- 
fo5 gao puedan tener lugar como consecuencia del procedimiento que se contem- 
pla tanto en este continente como en Europa. Es suficiente decir que en opinión 
del Presidente, la emancipación de este continente do la dirección europea, ha si- 
do el rasgo principal de su historia durante el último siglo. No es probable que 
tnriera buen éxito una reyolucion en sentido contrario en el siguiente siglo, mién- 
tns qne ]& población está creciendo tan rápidamente en la América, los recursos 
se están desarrollando con tanta prontitud y la sociedad se está formando tan 
irmemante sobre principios de gobierno democrático americano. Ni es necesario 
eogerir á las aliados la imposibilidad de que las naciones europe&s puedan oonye- 
si? fijamente en la política fayorable á tal contrareyoluoion, de manera que con- 
(Auca á su propio interés, 6 sugerirles que por mas estudiosamente que los alia- 
^ procuren obrar para impedir que presten el auxilio de sus fuerzas de mar y 
titira á las reyoluoiones domésticas de México, el resultado no podria dejar de 
itriboirse, sin embargo, á la presencia de aquellas fuerzas allí, aunque con ob- 
jeto diferente, pues que se consideraría cierto que sin su presencia en aquel país, 
probablemente no so hubiera emprendido ni concebido siquiera tal revolución. — 
Ss cierto que el Senado de los Estados-Unidos no ha dado su sanción oficial á las 
fiedídas precisas que el Presidente le propuso para prestar nuestra ayuda al Go- 
femo existente en M^éxico, con la aprobación de los aliados, con objeto de sacar- 
^ de BUS presentes embarazos. Esta es, sin embargo, una cuestión de administra- 
ría doméstica. Seria muy erróneo considerar que esta diversidad de juicios in- 
fia alguna diferencia seria de opinión en este Gobierno, ó entro el pueblo ame- 
nnoo, en bus buenos y cordiales deseos por la seguridad, bienestar y estabilidad 
tó sistema de gobierno republicano en aquel país. — Soy, señor, su obediente ser- 
raí».— [Firmado]. William H. Seward. — Al caballero William L. Dayton, &c., 
ie., &c. 
Es copia. Washington, Marzo 6 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 70. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washitiffton, Marzo 6 de Í86S. 

Entrevista con el Sr, Asta—Bwruaga. 

oyal medio dia yino á yerme el Sr. Asta-Buruaga, Encargado de negocios de 
^^ qoien me manifestó que habia recibido instrucciones de su Gobierno para 
^•^er al de los Estados-Unidos que encabezara una demostración formal del 
^í^ittd con que iodo el continente yeria el establecimiento en México de una mo- 
:*^íía exirangera» seguro de que en tales pasos seria seguido por Chile y las 
«^Bepüblicas de esto continento. El Sr. Asta-Buruaga agregó: <*Los aliados 



Digitized by VjOOQ IC 



76 

parece que han querido enagenar de los Estados-Unidos la voluntad de la América 
espaSola» y con su intervención solo han conseguido estrechar mas las relaciones 
que existían entre aquellas y este país, pues ahora todas las miran como el país 
que mas puede contribuir á su salvación." 

Me informé también que hoy habia tenido una conferAicia con Mr. Seward, en 
la que le comunicó las referidas instrucciones, y en respuesta le leyó Mr. Seward 
la misma nota á que se refiere mi comunicación número 69, de esta fecha, y ledi^e 
que los Estados-Unidos no consentirían en el establecimiento de la monarquía en 
México, con cuyas seguridades quedó satisfecho el Sr. Asta-Buruaga. 

Las instrucciones comunicadas al Sr. Asta-Buruaga fueron del mismo tenor que 
las que el Gobierno del Perú envió al Sr. Corpancho, y á las cuales se refirió mi 
nota número 29, de 80 de Enero último, lo cual indica claramente que continúa 
cundiendo la alarma entre las Repúblicas sudamericanas, que no podian hacerse 
por mas tiempo la ilusión de que solo México es el país amenazado por la inter- 
vención europea. 

Informé al Sr. Astar-Buruaga de lo que me pareció conveniente que supiera res- 
pecto de las últimas noticias recibidas de la República, y respecto del estado que 
guardan aquí nuestros negocios. £1 me dio á su vez algunas noticias que habría 
sabido en la Legación española, que comunicaré á vd. cuando las sepa yo mas de- 
talladamente. • ^ 

Aprovecho esta oportunidad para renovar á vd. las seguridades de mi muy dis- 
tinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 71. 

LSOAOION MEXIOANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOA. ' 

Washington, Marzo 8 de 186B* 
Abolición de pasaportes. 

Tengo la honra de remitir á vd. copia de una nota que he recibido hoy del De- 
partamento de Estado, acompasada de la traducción correspondiente, • en que se 
me comunica que han sido derogadas las prescripciones establecidas hace algon 
tiempo por este Gobierno, para que estuvieran provistas de pasaportes todas las 
personas que llegaran á salir de este país. También adjunto copia de la Respuesta 
que he dado hoy á Mr. Seward. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi may 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Circular. — Departamento de Estado. — ^Washington, 7 de Marzo de 1862. — SeBor: 
Tengo la honra de informar Á vd. que se han rescindido las prescripciones esta- 
blecidas hace algún tiempo por este Departamento, por disposición del Presiden- 
te, en virtud de las cuales se exigía á todas las personas que llegaran 6 salieran 
de los Estados-Unidos, que estuvieran provistas de pasaportes. Sin embargo, has- 
ta ulterior aviso se arrestarán por orden del Secretario de Guerra las personas 
de quienes se sospeche razonablemente que hacen traición & los Estados-Uni- 



Digitized by Vj-OOQ IC 



77 

doi.~Me aprovecho de esta ocasión para ofrecer á yá, las renoTadas seguridades 
de mi alta consideración. — [Firmado]. WiUiantH. Seward, — Sr. Matías Romero, 

Es traducción. Washington, Marzo 8 de 1862. — [Firmado]. Romero, 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — ^Washington, 8 de Mar- 
io de 1862. — ^Seflor Secretario: Tengo la honra de acusar recibo de la nota oircu. - 
lar que se sirvió vd, dirigirme con fecha de ayer, avisándome haber sido deroga- 
das las prese ipciones establecidas hace algún tiempo por ese Departamento, en las 
qne se prevenía que estuvieran provistas de pasaportes todas las personas que 
negaran 6 salieran de los Estados-Unidos. — Aprovecho gustoso esta oportunidad 
para reproducir k vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. — [Fir- 
mado]. M. Romero. — ^Al Hon. William H. Seward, &c., &c., &c. 

Bi copia. Washington, Marzo 8 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



NUMERO 72. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mano 8 de 186g. 
Enirevüia con el Sr, Tasaara. 

Con objeto de saber las noticias á que se refiere mi nota número 70, de antier, 
foi hoy á ver al Sr. Tassara, quien tuyo la bondad de ensenarme la corresponden- 
cia que recibió de su Gobierno por el último vapor. Entre las notas que me leyó, 
la principal es una dirigida por él^Sr. Calderón CoUantes al Embajador espaQolen 
París, con fecha 6 de Febrero próximo pasado. No pude conseguir que el Sr. Tas- 
lafa me diera copia, ó á lo ménoá me permitiera tomar algunos apuntes de ella, 
7 como ia considero de injportancia procuraré consignar aquí los conceptos que 
aquella contiene hasta donde me sea posible recordarlos después de haberla oido 
leer por una sola vez. Empieza diciendo el Sr. Calderón Collantes, que el Qobier- 
Bo francés propuso secretamente al de S. M. C. el establecimiento de una monar- 
quía en México con el Archiduque Maximiliano ea el trono, y que porcia forma en 
que este secreto se le confió, no se habia considerado en libertad para descubrirlo. 
Que al partir el general Prim se le dieron sobre este asunto las instrucciones con- 
tenientes de palabra y por escrito. Que encargó al Sr. Istúriz, Embajador en Lon- 
dres, que hablara sobre esto "á Lord Russell, quien contestó que á la Inglaterra 
habia heclu) el Gobierno francés igual manifestación, y que se le habia cont(fsta- 
do qne el de S. M. B. no encontraba inconveniente en el desarrollo del plan, si era 
de la aprobación del pueblo de México. Estas explicaciones no satisfaccieron al 
Sr. Calderón, y pidió. que se ampliaran por conducto de Sir John Crampton, Mi- 
nistro británico en Madrid. La que dio con este motivo Lord Russell fueron mas 
satisfactorias al Gobierno espafiol, pues adamas de repetir lo que antes habia di- 
cho, agregó que las fuerzas aliadas no debían usarse en privar & los mexicanos del 
indisputable derecho que tienen de elegir su propio gobierno. Este despacho de 
Lord Russell es indudablemente el primero de los que remití traducidos á ese Mi- 
nisterio con mi nota, número 68, de 2 del que cursa. 

£1 Sr. Calderón Collantes continúa diciendo que nada podria establecerse en 
México sin el consentimiento de las tres potencias aliadas; asegura que la monar- 
quía no podria sistemarse sino con el apoyo de los ejércitos aliados que deberían 
pcnnanecer en aquel caso indefinidamente en el pais, y dá á entender que la Es- 
pt8a no consentiría en ello. Dice que con el mismo derecho que el Emperador 
propone al Archiduque de Austria, podria la Espafla proponer á un príncipe da la 



Digitizedb'y Google 



78 

familia reinante en la Península, y que aun en el caso de que México proclamara 
espontáneamente la monarquía y pidiera á un príncipe de la citada familia, el Go- 
bierno espaQol, sin asegurar que lo negara, lo pensaria mucho antes de enviarlo. 
Pero que no se debe desnaturalizar el objeto déla expedición, y que deben dejar 
á México en plena libertad para que se constituya conforme á sus necesidades. 

De esta despacho se deduce muy claramente que el^Gobierno espaBol estaba en 
fayor de la monarquía cuando creia posible establecerla con un príncipe de la fa- 
milia reinante de EspaQa; pero que habiendo propuesto otro candidato el Empe- 
rador de los franceses, no solo se opone decididamente á esta candidatura el gabi- 
nete de Madrid, sino que hasta rechaza el plan primitivo de la monarquía. 

Otro de los despachos que me leyó el Sr. Tassara está dirigido al Sr. Istáriz, á 
quien se le dice que el Gobierno espaOíol está conforme con el de S. M. B. en que 
hubiera sido conyeniente fijar en la convención el contingente de sangre de cada 
uno de los aliados: que según las noticias comunicadas por el gefe de la expedi- 
ción española, las fuerzas enviadas por la España son insuficientes, y que se pien- 
sa en aumentarlas. Que antes de determinarse á enviar dichos refuerzos, seria con* 
veniente subsanar aquella falta celebrando un protocolo en que se determine la 
proporción de la fuerza que cada país debe tener. Esta nota in'dica que el Gobier- 
no español enviará probablemente y dentro de poco mas fuerzas de la Península, 
y que está celoso de que la Francia aumente su contingente á su voluntad, á lo 
cual quiere ponerle coto por medio de una estipulación formal. 

El tercero de los despachos, cuya lectura oí, est6. dirigido al Sr. Mon. El Sr. 
Calderón CoUantes le dice que en las Cortes le han hecho y le seguirán haciendo 
interpelaciones sobre el establecimiento de la monarquía en México, y que por no 
considerarse en libertad para descubrir los secretos que lo había confiado el' Go- 
bierno francés, no podia responderlas sino de uga manera muy vaga. Que por lo 
mismo Mr. de Thouvenel deseaba lo pusiera en libertad de contestarlas mas sa- 
tisfactoriamente. Con referencia á la respuesta que dio el Sr. Diputado Castj-o, 
en la que dijo que la España esperaba sacar de México ventajas especiales, mani- 
fiesta qué clase de ventajas son estas, ó mas bien, indica que no se trata de las co- 
merciales, y dá á entender que serian las de alianzas que celebrara con México, 
por ser nuestro país de la mjsma raza, y- otras por este estilo. 

Oí, por último, una nota dirigida al Sr. Tassara, en la que le pide su Gobierno 
dé las razones que tenga para creer que México se puede constituir sin el auxilio 
de la Europa, lo cual habla dicho á la Secretaría de Estado de Madrid, en el des- 
pacho que trasladé á ese Ministerio, en mi nota número 11, de 18 de Enero último. 

Todo esto demuestra que crecen las disensiones entre los aliados, y que la Es- 
paña hacia oposición formal á la candidatura del Archiduque de Austria. 

El Sr. Tassara sabia ya que este Gobierno habia escrito una protesta contra el 
establecimiento de la monarquía en México, y cree que eso se debe á las disensio- 
nes de Ibs aliados, que han llegado á noticia de este Gobierno. "Si las tres poten- 
cias estuvieran acordes en el proyecto, agregó, no protestarían contra él los Es- 
tados-Unidos." 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimieutoy fines que 
estimare convenientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consi- 
deración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



79 
NUMERO 73. 

lEQACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathingtofij Mano 8 de 186S. 

Los nsimtos de México en el Congi'eso de los Estados- Unidos. 

Los periódicos de Nueva-York de ajer publicaron los partes telegráficos que 
remito, en que se habla de un nuevo mensage sobre los asuntos de México, remiti- 
do por el Presidente al Senado. Ayer se me aseguró ademas que dicha cámara 
iisbia resuelto tomar 'de nuevo en consideración el voto en virtud del cual desechó 
las resoluciones de su comisión de relaciones. 

Deseando saber lo que hubiera de cierto, fui esta maüana á ver á Mr. Sumner, 
({xúeo. me informó de que tales rumores carecen absolutamente de fundamento, 
pues ni el Senado tiene disposición para ocuparse por ahora de los asuntos de Mé- 
xico, ni el Presidente le ha enviado algún otro mensage. Lo único q^e hay de cier- 
to es que Mr. Seward va & mandar el expediente á la Cámara de Diputados, que 
haee poco lo pidió, jsegun informé á vd. en mi nota número 69, de 6 del que curSa. 

Mr. Sumner me informó al m!smo tiempo que se le hacian nuevas objeciones al 
tntftdo de extradición, y que ó no se aprobará, ó en caso de aprobarse lo será con 
Turias modificaciones. 

Reproduzoo á vd. las seguridades do mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Mln istro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 74. 

LEGAGIOI^MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo 9 dé 1862. 
Inglaterra y los Estados- Unidos, 

Entre los documentos remitidos por el Gobierno inglés al Parlamento á princi 
pios del mes próximo pasado, y publicados en e} libro axul \hlue book], se encuen- 
tra nn número muy considerable, con relación á las dificultades de este país y las 
enestiones pendientes con él. 

La publicación de estos documentos ha llenado de regocijo al Gobierno y al pue- 
Uo de los Estados-Unidos, pues de ellos aparecen los siguientes hechos: 

1? Que la Inglaterra no ha estado deseando, como se la creia, provocar un con* 
Seto oon los Bstados-Unidos, sino que por el contrario ha dirigido todos sus es- 
fuerzos á arreglar pacificamente las cuestiones pendientes. 

2? Que no piensa en reconocer por ahora la independencia de los Estados de 
Sor. 

3? Que seguirá reconociendo la validez del bloqueo de los puertos del Sur, mien- 
tras se mantenga como hasta aquf, no obstante hk presión que sufre de diferentes 
lagares para romperlo. 

4? Que se dio por satisfecho con las explicaciones de este Gobierno respecto de 
bloqueo de Obarleston y Savannah, sumergiendo barcos cargados de piedras. 

5? Que también quedó satisfecho con las explicaciones que se le dieron sobre 
srreatoa en este país, de subditos británicos acusados de traición contra este país 
7 reducidos por tal motivó á prisión, y que ha aprobado la suspensión ordenada 
por el Presidente, del derecho de habeat eorpué. 



Digitized by VjOOQ IC 



80 

6? Que no ha manifestado gran simpatía por los Estado^ insurrectos, y que las 
del Gobierno y pueblo inglés, y especialmente las del Ministro británico residen- 
te en esta ciudad, están mas bien del lado de este Gobierno y de su causa. 

Remito á vd. los documentos del libro azul relativos á este país, que han repro- 
ducido los periódicos de Nueva-York, y extractos de yaYias discusiones habidas 
en el Parlamento inglés sobre los asuntos de los Estados-Unidos, todas las cuales 
manifiestan en aquel Gobierno un espíritu favorable hacia este país. 

Se han deavanecido, pues, por ahora, los temores de una guerra con Inglaterra, 
que por varios meses se habia' llegado & creer inevitable. Ademas, las ventajas 
que está obteniendo diariamente este Gobierno sobre los disidentes, robustecen 
muy considerablemente esa opinión. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



^ NUMERO 75. 

LEtíAOION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA 

Washinffiony Marzo 10 de 1862, 
Solicitudes de civdadanos americanoí. 

Desde que remití á ese Ministerio mi nota número 35, de 3 de Febrero próximo 
pasado, he recibido las siguientes cartas y ocursos de ciudadanos de este país que 
desean prestar sus servicios en México y vender al Supremo Gobierno armas y 
municiones de guerra. 

Número I. — Carta de Mr. George Welli'ng, capitán del 4? Regimiento de Een. 
tucky, en que ofrece sus servicios personales y los de una compañía ó escuadrón 
para cuando termine la guerra civil en este país, si se le provee con los medios 
de trasporte para trasladarse á la República. ^ 

Número 2. — Carta de Mr. W. D. Hooker, teniente del mismo regimiento, en que 
ofrece, bajo las mismas condiciones, sus servicios y los de doscientos hombres ó 
mas que asegura podrá levantar con tal objeto. 

Número 3. — Dos cartas de Mr. George D. Fanan, de Nueva-York, en que pre^ 
gunta si serán aceptados sus servicios en México. 

Número 4. — Carta de Mr. John Pardin, en que ofrece en venta una cantidad 
considerable de armas. 

Número 5. — Un prospecto de un nuevo sistema de rifles y fusiles que se cargan 
por la culata, inventado por Mr. Moore, y que me han ofrecido en venta para el 
Supremo Gobierno. 

Número 6. — Carta de Mr. Ledyard Smith, de New-London, en que comunica 
algunas noticias de la Habana, en donde estuvo hace poco, con respecto ^ la expe- 
dición contra la República. 

A las ofertas de servicios personales que se me han hecho, he contestado que 
carezco de autorización para aceptarlas, procurando hacer comprenderá los soli- 
citantes que tal vez dentro de poco se les aceptarán con gusto, y á ios que me han 
ofrecido en venta armas y municiones de guerra, les he dicho que se entiendan 
con elSr. Goioouria,)que está especialmente autorizado para hacer tales compras 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida . consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exterior'so — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



81 
NUMERO 76. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo 10 de 186B 

Política continental americana. 

Hoy Tino á Yerme el Sr. Barreda, Ministro residente del Perú, para liablanue 
de la conTeniencia de que todas las naciones americanas adopten una política uni* 
forme respecto de los sucesos que están teniendo lugar en este pafs, para que al 
mismo tiempo que promuevan la causa cuyo triunfo les es mas favorable, se atrai- 
gan la amistad é influencia de este Gobierno en los peligros que las amagan de 
parte de la Europa. 

Con objeto de prevenir á su Gobierno favorablemente respecto de este plan, le 
dirigió el 8r. Barreda una nota que me leyó confidencialmente, permitiéndome 
sacar de ella la copia que remito adjunta. En ella verá vd. cuáles son sus ideas j 
ca4le8 las medidas que propone. Me dijo que iba á hablar sobre este asunto á los 
demás representantes de las Repúblicas hispanoamericanas, residentes en esta 
ciudad, y que si todos participaban de las mismas ideas, tratarla de que se firma- 
ra en esta capital ad referendum un protocolo que contuviera las bases do negocia- 
eiones nlteriores. Yo,le dije que el proyecto me parecía bueno y que aprobaba mu- 
elias de sus ideas, y que aunque no estaba conforme con otras, cooperaría de bue- 
Bs gana en llegar á un resultado que promoviera los intereses del continente. 

Ija nota del Sr. Barreda me parece hábilmeníe escrita: los puntos en que difiero 
de él son dos principalmente: 1?, la prontitud con que él oree que quedará sofocada 
aqni la revolución del Sur; y 2?, la conveniencia que resulta á la América EspaQola 
de que se reconstruya y preserve la Union. La falta de tiempo no me permite ahora 
entrar en ningunas consideraciones sobre este importante asunto que me propongo 
kaeer en lo sucesivo objeto de notas separadas. Por ahora, puos, solo diré á vd. 
q^KLe &eeptlkndo de buena gana la idea del Sr. Berreda, procuraré dirigirla de ma- 
nera qae saquemos algún partido de ella en nuestras presentes dificultades, y que 
en niagun caso me olvidaré de la posición difícil en que nosotros nos encontramos 
respecto del Sur, por tenerlo de vecino, en la mayor parte de nuestra frontera se- 
tentrional. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dice, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Námero 77. — ^Washington, Marzo 9 de 1862. — Señor Ministro:. Los sucesos oon- 
tinoados de las armas federales han empezado á ejercer su influencia en los gabi- 
netes europeos, y las últimas noticias anuncian un cambio de opinión en favor de 
la cauaa del Gobierno. Empieza á disiparse la idea de una destrucción fácil de es- 
&« país, que habia hecho concebir la inercia de la {administración anterior, ante 
lee primeros movimientos revolucionarios y los descalabros sufridos por lilta de 
preparativos adecuados para la emergencia. La actividad del Gobierno y la reso- 
Ineion de los Estados libres, presentan hoy al mundo una marina y un ejército 
aoficieniee para dominar la revuelta á la vez que las medidas de conciliación, hi- 
jas de una política moderada y patriótica, despiertan el sentimiento unionista en 
los Estados del centro y afirman las adquisiciones que el ejército va haciendo en 
aa marcha hádalos Estados algodoneros. £1 descorazonamiento de los del Sur es 
▼inble y lo acredita la resistencia débil que oponen al progreso del ejército federal 
¿el Oeste. A juzgar por todos los datos razonables al alcance de loi menos esper- 
TOMO II. 11 



Digitized by VjOOQ IC 



82 

tos, debo esperarse que antes de quince dias el ejercito del Sur que cubre la Vir- 
ginia se verá forzado á abandonar ese Estado, ó á presentar él mismo una batalla ^ 
con desventaja de número y posición, j cuyo resultado no parece dudoso. Ante el 
elocuente argumento de los hechos, la Europa no podrá permanecer como hast« 
aquí, insistiendo en que existe en el Sur un Gobierno que funciona regularmente 
y que tiene el poder y la fuerza para mantener su autoridad y la independencia 6 
integridad de su territorio. — La precipitación de la Inglaterra, Francia y España 
en reconocer á los insurrectos como beligerantes é investirlos con derechos sobe- 
ranos, cuando apenas el Gobierno del Presidente Lincoln habia tenido tiempo pa- 
ra instalarse, no pudo tener otro móvil que el do aseguran, en cuanto de su influen- 
cia moral dependiese, el fraccionamiento y destrucción de su país, fuerte y enér- 
gico, que servia de obstáculo para el desarrollo de una política de usurpación y de 
conquista en la América Española. Bien sabían esos Gobiernos que el triunfo del 
partido republicano en las elecciones de Noviembre arrancaba el poder y la in- 
fluencia de manos de los anexionistas y filibusteros, de los esclavistas y enemigos de 
nuestra raza, para irasfadarlos á los conservadores y álos que mas garantías ofre- 
cían al mundo, de paz y de respeto por los derechos de los otros, y sin duda esa 
convicción es la que los ha precipitado & obrar en México, mientras los Estados- 
Unidos estaban ocupados en reunir los elementos necesarios para sofocar una in- 
surrección que no habría tomado él desarrollo que tomó, & no haber sido patroci- 
naba por esas potencias. Recientemente aun cuando el Gobierno empezaba á mos- 
trar energía en sus aprestos militares y síntomas de movimientos activos, esos po- 
deres se ocupaban seriamente en reconocer al Sur como nacio^ libre y soberana, 
y aun llegó á fijarse la época en que se haría. Es indudable, en mi opinión, que 
vencedor ZoUicoflfer en vez de vencido, 6 vencidos Foot y Grant en sus operacio- 
nes en el Cumberland, Tenessec y Mississipi, en vez de vencedores, el Sur figura- 
ría hoy en el catálogo de las naciones, manchándolas con el absurdo principio en 
que 80 funda su autonomía é independencia: la esclavitud. Afortunadamente para 
la causa de la civilización y de las instituciones republicanas, la autoridad federal 
se restablece rápidamente en los Estados sublevados, y dentro de poco esa insur- 
rección quedará confinada á los del Golfo de México, con sus prinoipales puertos , 
en la costa ocupados por tropas federales y el resto do ellos herméticamente cer- 
radas por el bloqueo.- Ni es tampoco seguro que esa insurrección pueda durar mu- 
cho en aquellos, puesto que si el único objeto era asegurar una propiedad que 
creían amenazada y que constituye la principal riqueza de esos Estados, desde que 
ella es respetada por el Gobierno federal, desdo que este ha declarado que adopta 
el principio de la manumisión gradual, según la fijen los Estados mismos, previa 
indemnización, desaparece el principal elemento sobre el que los caudillos de la 
insurrección fundan el proyecto fratricida de erigir una nueva República en su 
propio provecho. Los buenos instintos volverán á las masas extraviadas, y entro 
un porvenir de encarnizada lucha, de ruina y de miseria, y un prospecto de paz y 
de prosperidad, debe esperarse que no vacilarán en abandonar á esos caudillos, 
cuyos instrumentos han sido. £1 plan de las potencias ya nombradas ha sido, pues, 
derrotado pror los últimos acontecimientos, y no podrían ahora con la mas liecra 
sombra de racionalidad extender su reconocimiento á un Gobierno que retrocede 
casi sin combatir ante las armas del que pretendía hacer desaparecer del mundo. 
Aun cuando el éxito de la próxima batalla en Virginia fuere desfavorable al Go- 
bierno, este incidente prolongaría sin duda la lucha y la haría quizás mas encar- 
nizada; pero no alteraría el resultado fincl, al menos en cuanto se refiere á los 
Estados del centro, cuyos pueblos empiezan ya á comprender que han sido enga- 
sados. Los caudillos de la rebelión proclamando al algodón el rey del mundo y 
especulando sobre la política europea de destruir á este país; prestándose sumisos 
al desarrollo de aquella sobre México y la América del Sur, y creyendo al Norte 
incapaz de sacrificio alguno por sostener la Union, han creído y hecho creer á sus 



Digitized by VjOOQ IC 



83 

seetarios y á Us masas, no solo que ae barian fácilmente independientes, sino que 
esUban seguros del apojo j protección de la £uropa. En el reconocimiento como 
beligerantes, las acusaciones y quejas contra el bloqueo, la cuestión del "Trent" 
7 las complicaciones de México, han supuesto ver el principio de la realización de 
esas esperanzas; y ahora que la opinión pública en Europa se rebela contra 
ellos, y que los Gobiernos se ven forzados á declarar una neutralidad absoluta ba- 
jo la presión de aquella, el desaliento del Sur solq iguala á la rabia con que pre- 
gona la supuestA perfidia do aquellas naciones. — Pero si la política de Europa es 
y ha sido aumentar la desunión y la guerra en este país para hacerle impotente, 
la política de la América debe ser enteramente contraria, porgue esa desuni ón 
destruirí a el equilibrio del mundo y de struirla el único poder q^ft tieue Tos e le- 
mentos necesarios para contrarestar los planea do yec . 9ñQuÍBt& europe a. Si los pri- 
meros proyectos de separación lian traido la invasión do México y las amenazas 
contra su independencia, la convimacion de esa separación y consiguiente desmo- 
ronamiento de la Union haría la América del Sur una fácil presa de la ambic ión 
e nropea. — ^Por otro lado, el establecimiento do la Confederación del Sur como po- 
der independiente y soberano, bajo la base de una esclavitud que amenaza aho- 
garlo, crearía una nacionalidad mas fuerte que sus vecinas de la raza latina, y 
cuya propia seguridad y existencia le impondría el principio de absorción y expan-l' 
sion [principio que han profesado todas las administraciones democráticas del 
Sur] como fundamento de su poltticfi exterior. — Derívase do aquí gn» la. ^^ ^j^*»'^ 
R«HftWftU AtL^f. wftA[>g|^T'ift.»npntft «RY ¡ft ñli"^^° y ]afllll¿1 3 4^ja ^^ "B Bftrfti'V*^^'^^^"** 
jejos ja gli^os con que la amenazan'las ambicion esj r comb inac ione s de_l a Europ ^: 
yyá^i^^ y *^Tn^gft JfI.yorte'eú eT c'ti^o de !á s oparac io njicl Su r. — La causa, pues, 
del G obierno federal es en último resultado l a causa de ja Améric a .Lspanola. — Si, 
como creo, el Supremo Gobierno esift ele acuerdo con las ideas expuestas, debo 
SQponer: 1?, que no reconoce en estopáis otro Gobierno 6 poder que' el constituido 
conforme á sus leyes, y cerca del cual estoy acreditado: 2?, que sin mezclarse á 
calificar cuestiones de política interior, en los sucesos del Sur no puede ver otra 
eoea que la existencia de una insurrección contra el Gobierno único del país: 8?, 
que no reconoce en los gefes de esa insurrección el derecho de dar patentes de 
coreo ni de reclamar la admisión de una bandera que no representa una naoio^ 
nalidad reconocida en los puertos del Perú. — ^j p"*^° prinfíimQ«i f^^<*p" ftrl^íHfiAQ 

^Pf<^c^|LmyHft« ATI t^^i^p ia« >'ft^<^if])^fífjjjfifíftnQfiTn""'"°"iini ^^ AP^'^^^'^fií^ft? ?" ^iít""í- 

BQ9 |^i*n^r«.lPMj pnr ^fHin de uua convcncion recíproca con los Estados-Unidos, no 
solo tendrían una grande influencia en'las cuestiones de actualidad, sino que ofre- 
cerían para lo futuro una importante ventaja respecto á nosotros, privando á los 
trastomadores- del orden, de la fuerza moral que derivan de un reconocimiento 
prematuro por las potencias extrangeras. De esa convención j)odria nacer otra que 
estableciese la unidad de acción contra los planes de intervención, reconquista 6 
BOD&rqola que perturban ahora la paz de América. — Quizás S. E. el Presidentol 
encnentre útil entrar en comunicación con los Gobiernos hispanoamericanos para ? , 
uniformar su política en los puntos referidos. A él que ha sido el primero en com- j 
prender la importancia de los pasos do la Europa y en levantar la voz para la re- / 
fifitencia, es á quien justamente compete tomar la iniciativa en todo lo que tienda/ 
á organizar esa resistencia por medio de la unión continental. — Soy de vd., senoi/ 
Ifinistro, atento servidor. — [Firmaío]. F. L. Barreda. — Al sefiíor Ministro do Ro-^*^ 
Jaeiones Exteríores. — Lima. 
Es copia. Washington, Marzo 10 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



Digitized by VjOOQ IC 



84 



NUMERO 77. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Watkington, Marzo 11 de 1862. 

Intervención europea. 

Tengo la honra de remitir á vd. tres carpetas marcadas con los números 1, 2 y 
3, con tiras de^periódicos de este país que contienen artlcalos respecto de México. 
La número 1 contiene las noticias de Veracruz y la Habana, traidas por el vapor 
**Columbia," que llegó el dia 5 k Nueva- York: la número 2, los editoriales sobre 
México y la intervención europea, publicados porcia prensa de aquel puerto, y la 
número 3, los artículos que sobre el mismo asunto ha publicado la prensa europea 
y que han sido reproducidos por .los periódicos de Nueva- York. 

Koticias desfavorahlea respecto del Sr. Doblado. — Algunos do estos han tratado de 
presentar los arreglos hechos por vd. en la Soledad con el general Prim, como una 
traición á la patria, opinión que si se generalizara aquí nos seria demasido des- 
ventajosa y ejercerla muy mala influencia kobre el resultado final de nuestros asun- 
tos cerca de este Gobierno. Con objeto de rectificar la opinión y corregir aquella 
mala impresión, he hablado con el corresponsal del TiiAes en esta ciudad, le he 
explicado lo que ocurrió, y le he referido rasgos de la vida de vd., que infundieran 
confianza en los que lleguen á saberlos. No he podido hacer mas, porque carezco 
de datos oficiales, pues la correspondencia del mes pasado aun no llega á estopáis. 

Discurso de Mr. Disraeli. — A poco de haber abierto sus sesiones el Parlamento 
inglés, pronunció Mr> Disraeli, orador distinguido, gefe que es del partido Tory 
en la Cámara de los Comunes, un discurso en el que con referencia á. México dgo 
lo que sigue: *<No puedo olvidar que la Inglaterra fué la primera nación que re- 
conoció la independencia de México, acontecimiento que está enlazado con la no- 
table política de un hombre memorable. Debió ser muy grave el motivo que 
hizo á los consejeros de S. M. y á Inglaterra asestar el primer golpe á la inde- 
pendencia política que ellos mismos ci'earon. Pero hay otra razón que me hace 
ver este anuncio con algún temor, y que me hace desear con ansiedad que aun al 
principio de estas sesiones preste la Cámara su atención á este importante asun- 
to. En cuanto podemos formar opinión por los artículos de los periódicos que se 
consideran auténticos, y que salen á luz por medio de diarios favorecidos, vemos 
que han cambiado en el curso de un período muy corto de tiempo los mismos mo- 
tivos que han ocasionado la intervención en México. Primero se nos dijo que el 
objeto de la expedición era obtener reparación en favor de los subditos británicos 
que habian sido víctimas de extorsiones y confiscaciones; pero ahora corre muy 
esparcido el rumor de <\x\e el objeto es mucho mas alto, de que no solo se pretende 
obtener satisfacción en favor de subditos británicos perjudioadoá, sino que su ob- 
jeto y efecto puede sor introducir en la América del Norte nuevos principios de 
gobierno y aun establecer absolutamente nuevas dinastías. — He dicho ya, seQor, 
que en esta noche no expresaré ninguna opinión sobre este asunto. £s imposible, 
mientras no estemos perfectamente bien impifestos de todo lo que ha pasado, que 
podamos llegar á una conclusión satisfactoria. Pero creo que el estado de las co- 
sas es tal, que justifica el que tengamos la mas grande ansiedad, y que aun puede 
conducir á embarazos considerables." 

Esto es un preludio de lo que se espera en el Parlamento inglés respecto de la 
intervención en México. Los periódicos franceses creen que este asunto ocasiona- 
rá la oaida del gabinete de Lord Palmerston, si antes no se retira la Inglaterra 
de la intervención. Remito á vd. el texto del discurso de Mr. Disraeli, en un edito- 



Digitized by VjOOQ IC 



85 

mi qae eon moÜTo de él pablioó el Trílnme de Nueva-York y la noticia relativa 
áheaida del gabinete Palmereton. 

Reprodnseo & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dies, Libertad j Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 78. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS EáTADOS-üNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo 11 de 186-2 . 
Reseña política. 

En el presente mes no ha tenido lugar ninguna otra batalla de importancia co- 
mo las que ocurrieron en el pasado: pero no por eso han dejado los sucesos, con 
ezeepcion de la batalla naval de que después hablaré, de ser igualmente favora- 
bles á este Gobierno, que sin derramar una sola gota de sangre ba ocupado varios 
4e los puntos mas fuertes de los disidentes. 

Después de la captura del fuerte Donelsón, las fuerzas del Sur evacuaron á 
Cbrksville, en la ribera del rio Tennessee, lo que dló por resultado que la nave- 
gaeú>a de dicho rio quedara libre hasta la ciudad de Nashville, capital del Estado 
de sqael nombre. Como las tropas disidentes que se encontraban allí estaban des- 
ZBoralizadas y no se creyeron bastante fuertes para resistir el ataque de los vapo- 
res de guerra forrados de hierro, abandonaron la ciudad, que fué ocupada ¿ poco^ 
lo mismo que Clarksville, por las tropas del general unionista BucU. El goberna- 
dor disidente del Teneseee se trasladó á la ciudad de Menñs, en la ribera del Mis- 
sissipi, que está bien fortifícada, y convocó en aquel lugar á la Legislatura. En 
Tirtud de estos movimientos puede asegurarse que el Estado de Tennessee, que 
¿Ates estaba todo entero en poder de los disidentes, ha quedado en posesión de es- 
te Gobierno. El Presidente se apresuró á nombrar al Senador Mr. Andrew John- 
Ma Gobernador provisional dM Estado, dándole previamente el empleo de gene- 
til de brigada. Este nombramiento se considera muy acertado y se espera mucho 
ie él, pues Mr. Johnson hi^ sido antes Gobernador de Tennesse, es Sonador por 
sqncl Estado y tiene en él una grande influencia, especialmente entre los unionis- 
ta!. Mr. Johnson partió ya para su destino. Nashville era la ciudad á que habia 
resuelto trasladarse el Gobierno de Richmond. 

A la evacuación de Nashville siguió la de Columbus, que después de la de Bow- 
liag Greenc, que comuniqué á vd. en mi última reseña, era el único punto del Es- 
tado de Kcntucky que quedaba en poder de los disidentes. Como intejitaban esta- 
blecerse en él permanentemente, habian construido fortifíoaciones de tal natura- 
leza, que los diarios le llamaban el ^'Sebastopol" del Oeste. Una gran parte de la 
dadad fué incendiada ánt^s de ser abandonada por los disidentes, y ahora está en 
poder de las fuerzas federales. 

£n Missouri ha conseguido el general Curtís arrojar del Estado á las fuerzas di- 
sidentei de los generales Price y Mo. Coullogh, y ahora los persigue en el Estado 
de Arkansas, en donde tomó & Lafayettesville. 

Puede, pues, considerarse como resultado de la toma del fortín Donelson la ad- 
quisición por este Gobierno de todo un Estado y la recuperación de dos que antes 
ettaban divididos, y en los cuales tenían los disidentes puntos estratégicos muy 
ventajosos y muy bien fortificados. 

£1 abandono de Columbus hace que el próximo punto en el Mississpi sobre que 
le dirijja el ejército federal de Occidente sea Menfís, que probablemente será ev&- 



Digitized by VjOOQ IC 



cuado también, por estar distante de las lineas á que han quedado reducidos los 
disidentes. 

El ejército del Potomac ha estado preparándose para avanzar. Como el invier- 
no está ya terminado, los caminos empiezan & secarse y 6, ponerse transitables. 
La división del general Banks cruzó el rio Potomac á fines del mes pasado, y ocu- 
pó 6. Harpers Ferry, Martinsburg, Charleston y Leesburgh. Los disidentes se 
han concentrado en Winchester á las órdenes del general Jackson, en donde tie- 
nen la ventaja do poder ir en pocas horas por ferrocarril á Mannassas, que es la 
fortificación principal del ejército disidente del Potomac. £1 general Me. Clellan 
ha cruzado el rio dos ocasiones en la última quincena, ha enviado algunas briga- 
das al lado do Virginia, y está disponiénfiose para avanzar dentro de poco. Si ob- 
tiene buen éxito en MannasJas puede considerarse la insurrección como tocando 
á su término, pues el ejército federal se dirigirá sin demora sobro Richmond. La 
impaciencia pública por que se mueva el ejército del Potomac es tan grande, que 
apenas es posible contenerla. 

El general Bumsido ocupó á Wintou y Edenton, en la Carolina del Norte, y des- 
truyó los puentes del ferrocarril que ponia en comunicación ú dicho Estado con 
Richmond y Norfolk. Esta úUi:na ciudad se considera amenazada por dicho gene- 
ral, por cuyo motivo la declaró el Presidente Davis en estado de sitio, y suspendió 
el derecho de hahtas coqjus, en la proclama que remito. 

Tan larga cadena de reveces para el Gobierno de Richmond, tuvo al fin que ser 
reconocida por el Presidente Davis, quien en un mensage que remitió hace poco 
al Congreso del Sur, confiesa que los acontecimientos han demostrado que el Go- 
bierno confederado intentó hacer mas do lo que estaba á su alcance. Ademas déla 
desmoralización consiguiente á los mencionados reveses, el ejército del Sur tiene 
el inconveniente de que en este mes espira el aílo por que fué aliptado, y que no 
parece estar dispuesto todo á alistarse de nuevo por el tiempo quo dure la guerra. 
Así lo deja entender Mr. Davis muy claramente en el mensage referido, del que 
remito un ejemplar. El espíritu unionista ha empezado á despertar en Richmond 
y en otros lugares. Aparecen ya carteles en las calles y se habla do organizacio- 
nes secretas do unionistas, que han alarmado á las autoridades y causado el ar- 
resto de varias personas. Mr. Davis expidió una proclama el dia 1? declarándola 
ley marcial en Richmond y sus inmediaciones. 

. Mr. DaviH, sin embargo, no se manifiesta alarmado en sus últimos" mensages. 
Habla en ellos como si la- independencia de la Confederación estuviera plenamente 
asegurada, y dice quo los últimos descalabros solo servirán para enardecer mas 
el espíritu del pueblo del Sur, que tan celoso se ha mostrado de su independencia, 
y que estará dispuesto á hacer nuevos sacrificios por conservarla. 

Los hechos están en confirmación de estas palabras. El dia 8 tuvo lugar en las 
inmediaciones de la fortaleza de Monroe un combate naval, que manifiesta cuan 
grande es latletcrminacion del Sur, y en el que la flota confederada obtuvo los 
honores del dia. La fragata *'Merrimao," que es de las mejores que tenia la ma- 
rina de eFtc país, fué echada á pique en el astillero de Norfolk cuando lo abando- 
naron hi3 fuerzas federales. Los confederados consiguieron ponerla á flote y se 
han ocupado por varios meses en repararla, armarla y forrarla con una capa do 
fierro de tres pulgadas de ancho. Así dispuesta, salió acompañada de otros dos 
vapores contra la c<?cuadrilla federal que estaba en Oíd Point. Echó á pique la 
fragata *'('umbcrland," capturó á la de igual clase "Congress," y causó varias ave- 
rias á los demás buques, que sft vieron obligados á retirarse. El **Monitor," que 
era el único quo estaba forrado de hierro, fué también el único que pudo resistir- 
le, y después de un combate de algunas horas, se retiró la "Merrimac" á Norfolk, 
seguramente para volver á poco á continuar la refriega con enemigos contra quie- 
nes puede pelear tan ventajosamente. Estas noticias ocasionaron aquí la mayor 
alarma, pues se temía que la "Merrimac" bombardeara á la fortaleza de Monroe, 



Digitized by VjOOQ IC 



87 

ó qae faera á Nueya-York á echar A pique los buques mercantes y á bombardear 
la ciudad. 

Corren rumores de que el ejército disidente del Potomac se ha retirado do Man- 
IU5SAS, unos dicen que para defender á Richmond, y otros que para concentrar- 
se en Norfolk, tomar la fortaleza de Monroe 6 invadir el Estado de Maryland. 
La política de los Estados del Sur ha sido hasta aquí puramente defensiva: una 
gr&n parte del país ha estado en favor do tomar la ofensiva, y-como aquella ha 
prodaeido tan malos resultados, uo es nada difícil que se recurra (i esta. 

El 21 de Febrero tuvo lugar una rcriida acción, en Valverde, distante diez millas 
del fortín Craig, en Nuevo-México, entre las fuerzas de aquel territorio y las de Te- 
las. Se dice que la acción quedó indecisa y que se iba á renovar al dia siguiente. 
El nuevo Congreso confederado abrió sus sesiones en Richmond el 18 de Febre- 
ro próximo pasado. En la primera sesión estuvieron presentes 19 Senadores y 87 
Diputados. Al siguiente dia se computáronlos votos electorales para la presiden- 
cia y vicepresidenóia de la Confederación, y so encontró el total de ellos, quo es 
de 109 en favor de Mr. Jefferson Davispara el primer cargo, y Mr. Alexander A. 
Stephens para el segundo, por el término de seis años. El dia 22, aniversario del 
nacimiento do Washington, tuvo lugar la inauguración de los nuevos magistrados, 
y así quedó organizado lo que en el Sur se llama gobierno permanente de los 
Estados confederados. Con motivo <le la inauguración, pronunció Mr. Davis el 
discurso que remito. Antes habia expedido una. proclama, sefialiindo el '28 de 
Febrero para que fuera dia do ayuno y oración, en facción de gracias por haber 
terminado la Confederación el primer año de su existencia política. 

El Secretario de Guerra ha expedido recientemente las dos órdenes que rtimito, 
en la primera de las cuales so manda que dos comisionados uxaminen las causas 
de las personas detenidas en prisión militar y las pongan en libertati ó las some- 
tan á los tribunales según las circunstancias, y en la segunda so tonta nnlitarmontc 
posesión de las líneas telegráficas y se prohibe que se manden álos periódicos par- 
tes4elegráfícos que descubran los movimientos militares, y en general que aque- 
llos publiquen noticias sobre los referidos movimientos. Esta medida se hacia ya 
absolutamente necesaria, pues merced al telégrafo y á la multitud do agentes que 
los periódicori tienen en el teatro déla guerra, era verdaderamente imposible guar- 
dar el secreto aun en las operaciones militares que mas imperiosamente lo requo- 
rian. Algunos periódicos han censurado la orden como atentatoria (i la libertad 
de imprenta. 

£1 Departamento de Estado ha derogado la orden del Presidente, que exigij^ que 
nadie pudiera salir de este país sin estar provisto de un pasaporte expedido ó vi- 
sado por el propio Departamento. 

El Gobierno de Italia ha cumplimentado al de este país, en las notas que remi- 
to, por la buena solución que tuvo ol asunto do la captura de los Sres. Masson y 
Slidell, 

El 1? del que cursa envió el Presidente al Congreso el mensage que remito, en 
qne propone se adopte una resolución en que se declare que si algún Estado adop- 
ta la abolición gradual de la esclavitud, el Gobierno de los Eatados-Unidos debe 
cooperar con el dándole el auxilio pecuniario conveniente. La prensa abolicionis- 
ta y moderada ha recibido con el mayor entusiasmo tal mensage, porque él indi- 
ct qne el Presidente al fin se declara en favor da la abolición de la esclavitud. El 
Congreso no se ha ocupado todavía de él^pero es indudable que traerá de nuevo 
á discusión la cuestión de esclavitud, que se habia abandonado en cierto modo. El 
Presidente se ha bolocado en terreno constitucional, pues según la Constitución, 
solólos Estados tienen derecho de legislar en materia de esclavitud. La resolución 
iwse propone es solo un aliciente c|ue se ofrece á los Estados para decidirlos á 
ibolir tal institución. Es probable que algunos sé aprovechen de ella en caso de 
'ine la resolución sé apruebe por el Congreso. 



JDigitized by VjOOQ IC 



88 

El Secretario de Hacienda remitió el 25 de Febrero la comunicación de que in- 
cluyo un ejemplar, al Presidente do la comisión de. Hacienda de la Cámara de Di- 
putados, en que maniñesta que el gasto diario de este Gobierno es de millón y me- 
dio de posos, que la cantidad que por falta de fondos ha dejado de pagarse á los 
acreedores del erario era de $ 26.430,557 83 es., y el importe de la deuda flotante 
de mas de cuarenta millones. £1 Congreso determinó que se pagara á los acreedo- 
res con los bonos del Tesoro. 

La comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados presentó un proyecto de 
ley que establece una contribución directa, con objeto de proporcionar al Gobier- 
no los recursos necesarios para atender á las necesidades de la guerra, y para pa- 
gar el interés de la deuda pública, que tanto ha aumentado. Aun no se discute en 
el Congreso tal medida. 

El Senado se ha ocupado en discutir un proyecto de ley, en que.se manda con- 
fiscar las propiedades de las personas que han tomado parte cn.la insurrección del 
Sur, y se dá libertad á sus esclaTOS. Esta discusión ha venido á marcar la dispo- 
sición en que está aquella Cámara para hacer un compromiso con los disidentes. 
Los que están contra toda transacción defienden el proyecto, mientras que se opo- 
nen á él los que quierem seguir una conducta de conciliación y celebrar arreglos 
y compromisos. 

El 21 de Febrero sufrió la última pena, en la ciudad de Nueva- York, Nathaniel 
Gordon, capitán del buque "Erie," por el infame delito de hacer el tráfico do ne- 
gros. Este es seguramente el primer caso en que se ha hecho cumplir inflexible- 
mente la ley, pues bajo las administraciones democráticas se alentaba mas bien 
que se castigaba tan atroz crimen. La muerte de Gordon causó profunda sensa- 
ción en Nueva-York: se hicieron prodigios inauditos por salvarle la vida; pero el 
Presidente, con una firmeza que lo honra mucho, denegó la gracia de indulto que 
le pidieron millones de ciudadanos, y al fin lo ministraron estricnina para que se 
librase de la muerte afrentosa del patíbulo; pero se le administró contraveneno y 
se le mantuvo vivo el tiempo suficiente para que la ley tuviera cumplimiento. 

Remito tiras que contienen las últimas noticias de la América del Sur, venidas 
por el vapor de "Colon." Notará vd. entre las del Perú, la de haberse descubierto 
en Lima una conspiración para anexar aquella Hepública á Espafía. 

Escrito lo que precede, he visto en los periódicos de hoy partfes telegráficos con 
las siguientes noticias: 

El ejército del Sudoeste, al mando del general Curtís, después de una acción 
que duró tres dias, cerca de Sugar Creck, en Arkansas, obtuvo una victoria so- 
bre las fuerzas combinadas de los generales disidentes, Van Doon, Me. Coullogh, 
Price y Me. Intosh. Los muertos y heridos de este Gobierno ascienden á mil. 

El comodoro Dupont ocupó á Brunswick, en el Estado de Georgia, y á Fernan- 
dina en el de Florida. 

La división del general Hookcr, que estaba cuarenta millas abajo de esta ciudad 
en la ribera do Maryland, del rio Potomac, en frente de Aquia Creck, cruzó el ? o 
y oci\pó aquella posición, que de antemano fué abandonada por los disidentes. 

El bloqueo del Potomac ha sido levantado porque los del Sur han abandonado 
las baterías que hablan construido en la ribera de Virginia 

Siguen los rumores de que las fuerzas del Sur abandonaron á Mannassas, y á 
Winchester las del general Jackson, que defendían aquella ciudad. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y fines con- 
siguientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



89 
NUMERO 79. 

^.¿OACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washiriffton, Marzo 13 de 18GS. 

Goleta mexicana ^^ Brillante** 

Kl Cónsul de la Repúbiioa en NuoTa-York me remitió el 4 del actual, oon la no- 
ta de qae ad[}unto copia bigo el número 1, la solicitud que le dirigieron los agentes 
es a.)Della ciudad, de los dueños de la goleta nacional ''Brillante," capturada en 
Jonio último, cerca de Nueva-Orleans, por el vapor de guerra de los Estados-Uni- 
dos ''Maflsachussetts," pidiendo se les dijera le que' debian hacer para recobrar 
c¿ buque. 

Con este motivo dirigí al Departamento de Estado la nota de que remito copia, 
smreada con el número 2, en que solicité se me comunicaran los datos oficiales 
sobre este asunto, existentes en poder de este Gobierno. Hoy recibí la respuesta de 
Mr. Seward, de la que mando copia bigo el número 8, oon la traducción correspon- 
diente b^o el 4. Los números 5 y 7 son copias de los documentos anexos & la nota 
de Mr. Seward, y las copias 6 y 8, traducciones de las mismas. La copia número 9 
k es de ana nota que dirijo hoy & nuestro Cónsul en Nueva-York, diciéndole lo 
que deben hacer los interesados para obtener la devolución del buque y su car- 
amento, en caso de que hayan ocurrido en la captura circunstancias atenuantes 
qae merezcan tomarse en consideración. 

Todo le cual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y fines con- 
signientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Keforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Númeri> 1. — Consulado Mexicano en Nueva-York — Nueva-York, Marzo 4 de 
1862. — húmero 4. — Original acompaHo & vd. una carta que en 27 del próximo pa- 
sado me han dirigidolos Sres. Riera y Thebaud, de este comercio, á la cual adjun- 
to ana carta de los Sres. Preciat y Qual, de Campeche, dirigida ¿ vd., incluyén- 
dc^ otra del señor Presidente de la República. — Por la carta de los Sres. Riera y 
Thebaud verá vd. que desetn saber los pasos que tienen que dar para ver si lo- 
gran la restauración de la goleta mexicana "Brillante " y su cargamento, de la 
pertenencia de los expresados Preciat y Gual, que fué apresada corea de Nueva- 
Qrieana. Suplico á vd., pues, se sirva decirme lo que le parezca oportuno sobre el 
particular, para trasmitirlo á aquellos seOorcs. — Reitero á vd. mi aprecio y consi- 
deración. — Dios, Libertad y Reforma. — [Firmado]. J, M. Duran. — Señor Encar- 
gado de la Legación Mexicana en Washington. 

Número 2. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 
ton, 6 de Marzo de 1862.-*Señor Secretario: Tengo la honra de remitir á vd. copia 
de ana carta dirigida por los Sres. Riera y Thebaud, del comercio de Nueva-York» 
al Cónsul mexicano en aquel puerto, sobre la captura por los cruceros de los Es- 
tados-Unidos del bergantín mexicano * 'Brillante, '' propiedad de los Sres. Preciat 
▼ Gaal, de Campeche. — Suplico á vd., seffor, se sirva comunicarme las constancias 
oficíales que tenga el Gobierno de los Estados-Unidos sobre las circunstancias que 
ocasionaron la captara de dicho bergantín y el estado en que se encuentre ahora 
este negocio para conocimiento de los interesados, y para que esta Legación haga, 
«a vista de aquellos informes, lo que fuere conveniente en defensa de la propie . 
dad de ciadadanos mexicanos. — Aprovecho esta oportunidad para reproducir á 
TOMO 11. '12 



Digitized by VjOOQ IC 



90 . . 

vá.f seSor, las seguridades de mi muy distinguida consideración. — [Firmado]. M. 
Homero. — Al Hon. Willian H. Seward, &o., &c., &c. 

Número 4. — Departamento de Estado. — Washington, 12 de Marzo de 1862.— 
Señor: Ilabienáo comunicado al Secretario de Marina traducción de la nota doTd. 
de 6 del corriente, con copia de la carta de los Srcs. Riera y Thebaud, que la 
acompaíía, acabo de recibir de aquel funcionario una comunicación sobre el mis- 
mo asunto, de la cual, lo mismo que del cfocumento ao^unto, trasmito á vd. copia* 
— Me aprovecho de esta ocasión para renovar (i vd. las seguridades de mi distiu* 
guida consideración.^ — [Firmado]. WUliam H, Seward. y— Al Sr. D. Matías Rome- 
ro, &c., &c., &c. 

Número 6. — Copio. — Departamento de Marina. — Marzo 11 de 1802. — Señor; 
Tengo la honra do acusar recibo de la carta de vd. de 8 del corriente y de los do- 
cumentos adjuntos, y de trasmitirle la parte conducente de un informe fechado el 
25 de Junio de 1801, dado al comandante de la escuadrilla bloqueadora por el co- 
mandante Melaneton Smith, que contiene todos los informes quo existen en este 
Departamento, con relación á la captura déla goleta mexicana * 'Brillante*' por el 
vapor de los Estados-Unidos "Massachussetts. " No sé cuál ha sido el resultado 
de los procedimientos judiciales en esta caso, por no haberse recibido en este De- 
partamento ningunos informes sobre ese asunto. — Soy, señor, muy respetuosamen- 
te, su obediente servidor. — [Firmado]. Gedeon Welles. — Hon. William H. Seward, 
Secretario de Estado. 

Número 8.— extracto. — A la altura de Paso & Loustre. — Vapor do los Estados- 
' Unidos "Massachussetts". — Junio 25 de 1801. — Señor: Tengo que informar ávd. 
que el 23 del corriente capturé en la sonda del Mississipi, con los botes pertene- 
cientes al buque, seis goletas, de las cuales cuatro pretendían pertenecer á un 
Gobierno no reconocido por los Estados-Unidos, y tenian á bordo la bandera 
adoptada por los Estados que están en rebelión, y la otra, un buque mexicano 
procedente de Nueva-Orleans, que ha violado el bloqueo. — La goleta mexicana 
«'Brillante," cuya carga es de 000 barriles de harina, 2 cañones desmontados y 
una cureña, habia sido notificada del bloqueo por un oficial del vapor "Brooklen," 
y su registro estaba debidamente anotado. Fué despachado para Nueva-Orleans 
cuatro dias después de haber espirado el término del aviso dado á los buques neu- 
trales para partir 

Estos buques fueron enviados áCaytflIueso. — Muy respetuosamente su obediente 
servidor. — [Firmado]. Melaneion Smilh^ comandante, — Al comandante William . 
Mervine. de la marina de los Estados-Unidos. 

Número 9. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 
ton, Marzo 13 de 1802. — Luego que se recibió en esta Legación el oficio de vd. nú- 
, mero 4, de 4 del que cursa, relativamente á la captura de la goleta mexicana "Bri- 
llante," me dirigí al Secretario de Estado, suplicándole me comunicara los datos 
oficiales que existieran en poder de este Gobierno sobre tal asunto. Hoy acabo de 
recibir la respuesta de aquel Departamento, de la que remito á vd. copia con los 
documentos á ella adjuntos, para conocimiento de los interesados. — Si son ciertos 
los hechos que el comandante Smith refiere en su informe, creo que la goleta fué 
le^almente capturada, y en tal caso nada queda qué hacer á esta Legación en este 
asunto; pero si los hechos son diversos 6 si los interesados alegan algunas circuns- 
tancias atenuantes que merezcan tomarse en consideración, deben presentarse al 
tribunal de circuito de esa ciudad, reclamando la devolución del buque y su car- 
gamento, lo cual seria conveniente que hagan con consejo do abogado. — Si en el 
curso de dichos procedimientos se necesitare obrar de alguna manera cerca de 



Digitized by VjOOQ IC 



91 

este Gobierno, haré lo qae fuere debido y se me pidiere por conducto de ese Con- 
solsdo.— Reproduzco & yd. las seguridades de mi aprecio y consideración. — Dios, 
Libertad y Reforma. — [Firmado]. M. Romero, —Señor Cónsul de la República en 
iVoeFi-york. 
Son copias. Washington, Marzo 13 de 18G2. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 80. 

LEGACIÓN MEXICANA EN I/OS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Marzo 13 de 1S6:2. 
XXXI conferencia con Mr. Seward. 

Enana conferencia que tuve hoy con Mr. Scward, le pregunté si habia recibi- 
do algunas noticias' de Europa con relación á Mesico. Me dijo que si y que ya sa- 
bia la historia completa del proyecto relativo al establecimiento de la monarquía. 
Le pregunté cuál era, y me refirió minuciosamente lo mismo que dice el despacho 
del 6obíeri)p español & su embajador en Paris, que me enseüó hace poco el Sr* 
Tassara, y cuyo contenido comuniqué 4 vd en mi nota número. 78, de 8 del actual. 
Después me dijo que el Sr. Tassara le habia leido aquella nota. Me informó tam- 
bién de que el Gobierno de Austria no habia recibido con favor la candidatura del 
.4rehiduque Maximiliano, que no habia querido tomar ningún participio en el 
asunto, y que el Archiduque habia dicho que aceptarla el trono con la condición 
de que los aliados se lo garantizaran por diez años, manteniendo en México por 
uAo ese tiempo las fuerzas necesarias; que le dieran ademas cincuenta milloües 
de pesos y una marina regular. ^ 

Antes habia yo oido mencionar estas mismas condiciones al Sr. Ministro de Pru- 
sia. Todo esto hace creer á Mr. Seward que ahora tiene menos probabilidades que 
Mnc* el mencionado proyecto, y que puede considerarse como seguro, en su opi- 
nión, que no se llevará á cabo. Entre las últimas noticias de Europa recibidas en 
Nueva-York hay un parte telegráfico de Viena fechado el 1? del que cursa, en que 
^ dice que el viage del Archiduque á Paris y Londres ha sido diferido por ha- 
ber encontrado dificultades las negociaciones relativas á la candidatura al trono 
de México. Cuando se reciban mas pormenores sobre esto los comunicaré á vd. 

Pregunté en seguida á Mr. Seward si habia mandado ya al Congreso los docu- 
mentos sobre México, á que se refiere mi nota número 69, de O del corriente, y me 
^jo que aun no lo había hecho por no haber acabado de sacarse las copias de aque- 
^. Le supliqué me prestara el libro azul inglés para ver la parte relativa á Mé- 
^0, y dio orden de que se me diera, diciéndome al mismo tiempo que iba á man- 
dar al Congreso todos los documentos, que con relación á México fueron publica- 
dos en dicho libro, para informe de los Diputados. Con esto creo que so propone 
f^sgtrá Lord Russell el cumplimiento que le hizo, mandando al Parlamento un 
ejemplar de los despachos de Mr. Seward, que remití á ese Ministerio con mi no- 
tan^ero 362, de 9 de Diciembre último. He leido ya dichos documentos en los 
<lBe encuentro rarias cosos notables de que hablarla en nota separada, sino tuvie- 
i^ esperanza de remitirle el texto mismo de ellos cuando sean reimpresos por este 
Gobierno. Voy á procurar que -entro los documentos que mande Mr. Seward va- 
J*» todos loa que sean favorables á nosotros, para lo cual le ofrecí copias de los 
fae existen en mi poder, que desgraciadamente no son muchos. 
Me habló al fin Mr. Sevard del favorable aspecto que presentan las relaciones 
áe este país con Europa, y terminó así nuestra confereneia. 



Digitized by VjOOQ IC 



92 

Aprovecho esta oportanidad para renovar á vd. las se guridades de mi muj dis- 
tinguida consideración. 
Dios, Libertad j Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

I 

NUMERO 81. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Marzo 15 de 1862» 
Despacho del Gobierno francés d su Ministro en Washington. 

Hace pocos días hubo un incendio en la Legación de Francia residente en esta 
capital, en que se quemaron los archivos de la misma y los de la Legación del Pe- 
rú, que estaban depositados en aquella. Terminada la quemazón quedaron rega- 
dos entre laS ruinas de la casa varios papeles en estado legible, de los cuales me 
trsjo algunos el agregado á esta Legación. Entre ellos encontré un despacho di- 
rigido por el Ministerio de Relaciones Exteriores do París al conde de Sartiges, 
Ministro que era de Francia en esta ciudad, con fecha O de Junio de ^856, y bajo 
el número 10, en que hay un párrafo con relación á México y la expedición filibua- 
térica del conde Raousset de Boulbon, contra el Estado de Sonora. Creyendo que 
puede ser útil alguna vex al Supremo Gobierno tener en forma auténtica la opinión 
del gabinete de las Tullerias sobre tal asunto, remito & vd. la nota original con tra- 
ducción del párrafo relativo á México. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Ministerio do Negocios Extrangeros. — Dirección política. — Paria, 9 de Junio de 
1856.— Número 10 

En uno de los últimos despachos de nuestro Cónsul en San Francisco, he visto que 
ha debido dar á vd. aviso de una expedición que M. de Raousset se proponía di- • 
rigir contra Sonora. Luego que tuve noticia de esto escribí á M. Dillon para re- 
cordarle, en caso do que haya podido olvidarlo, que si con motivo del negocio de 
Sermosillo tenemos que tomar en cuenta las circunstancias difíciles en que M. de 
Raousset se encontró, y que habian en cierto modo constituido para él un caso de. 
defensa legítima, no intentamos en manera alguna aceptar la solidaridad de cual- 
quiera empresa que él dirigiera contra México y que fuese contraria á los prin- 
cipios del derecho de gentes y al conjunto de nuestras relaciones políticas. Lo he 
invitado, pues, de la manera mas formal, no solamente á que se abstenga de todo 
paso y de toda palabra que tiendan á hacer suponer que nosotros alentamos de al- 
gún modo la nueva expedición de M. de Raousset, sino aun á declarar formal- 
mente que este antiguo oficial obra por su éuenta y riesgo contra las intenciones 
del Gobierno de S. M. Será bueno, ademas, que sepa vd. que de los informes de 
M. Dillon, resulta que los fondos necesarios para preparar y sostener esta expe- 
dición, debian ser ministrados por casas americanas, de lo que resulta que aun- 
que la empresa está dirigida por un francés, tiene bajo cierto aspecto carácter 
americanjo 



Digitized by VjOOQ IC 



93 

—Reciba rd., eefior conde, las seguridades de mi alta oonsideracion. — [Firmado] . 
Droujfn de Lkuys. — ^Al 8r. oonde de Sartiges, Ministro de Francia en Washington. 
Bs traducción. Washington, Marzo 15 de 1862.--^[Firmado]. Romero, 



NUMERO 82. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo 15 de 1862. 
Sueldos y gastos de oficina de esta Legación. 

Con fecha 21 de NoTÍembre último recibí de la aduana marítima de Veracruz 
una letra de cuatrocientas libras esterlinas, girada por los Sres. R. C. liitter y 
Compañía, de aquel comercio, á sesenta dias vista, contra los Sres. Unlhoffy Com- 
pafiia, de Londres, endosada & mi faTor, que mo fué remitida por dicha oñciuo^el 
81 de Octubre anterior. 

Sin embargo de la urgente necesidad en que mo hallaba cuando dicha letra lle- 
gó á mis manos, no la quise negociar en Nueva-York por no gravar al erario pú- 
blico con el descuento do tres meses, y no reducir de esa manera la cantidad lí- 
quida que hubiera yo de percibir. La envió, pues, á mi corresponsal en Nueva- 
York para que la mandara ¿ Londres, á fin de que fuese cobrada á su vencimien- 
to. Lo ha sido ya, y por la cuenta que remito original verá vd. que la libranza 
produjo la cantidad de mil novecientos sesenta y cuatro pesos treinta centavos 
[$ 1,964 30 es.] de la moneda corriente ahora en este país. 

Pe esta suma tengo que deducir, en primer lugar, los ciento cuarenta y ocho 
pesos veintiocho centavos [$ 148 28 es.] que importaron los gastos de oficio ero- 
gados en esta Legación durante el último tercio del año próximo pasado, según 
comuniqué á ese Ministerio en mi nota número 390, de 81 de Diciembre último, y 
eien pesos [$ 100] mas para cubrir los del presente tercio, quedando por lo mis- 
mo á mi favor la cantidad de mil setecientos diez y seis pesos, dos centavos 

[$1,716 2 es.] que abono hoy á mis alcances. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd., renovándole con este motivo 
las seguridades de mi muy distinguida. consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 83. 

LEtíAClON MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA 

Washington^ Marzo 17 de 186$, 

XXXII conferencia con Mr, Seward. 

Con el objeto que indiqué á vd. en mi nota número 80, de 13 del que cursa, res- 
pecto de la publicación de los documentos favorables á la causa de México, en el 
menBage que va á remitir el Presidente al Congreso, fui esta mafiana á ver á Mr. 
Seward, á quien dije que existían en mi poder varios documentos, que al mismo 
tiempo que contenían muchos informes sobre la intervención europea en México, 
presentaban el lado de la cuestión favorable & la República, y que si él no encon- 
traba inconveniente, seria bueno que los enviara á la Cámara de Diputados con 
los demás que con tal objeto se están disponiendo en el Departamento de Estado. 



Digitized by LjOOQ IC 



94 

Tuyo la bondad de decirme que los mandaría oon gusto. Le pregunté en qué for- 
ma quería que se los enviara yo, sugiriéndole al mismo tiempo que le pondría una 
nota con fecha del día siguiente al en que fué aprobada la proposición dol Congre- 
so sobre remisión de informes, diciéndole que había visto en los periódicos tal re- 
solución, y que le remitía los inclusos por si creía conveniente mandarlos al Con- 
greso. Me dijo que me pasaría una nota pidiéndome lo que yo tuviera. Reflexionó 
un poco, y cambiando de plan me manifestó que el mejor modo de arreglar este ne- 
gocio era que le pusiera yo espontáneamente una nota con fecha atrasada anterior 
ala proposición del Congreso, diciéndole que tenia mucha inquietud por los de- 
signios de los aliados respecto de México, y que deseando que este Gobierno estu- 
viera impuesto minuciosamente de la cuestión, lo remitía para su conocimiento 
tales y cuales documentos. Quedó por supuesto en hacerlo asi, y le di las gracias 
por BU buena disposición. 

Estando para despedirme, me dijo que acababa de recibir despachos importan- 
tes de Europa, en los que se lo decía que el peligro del establecimiento de la mo- 
narquía en México había pasado ya completamente, pues la candidatura del Ar- 
chiduque de Austria habla sido abandonada por sus. principales sostenedores. 

He hecho ya un índice, del que adjunto copia, de los documentos que enviaré á 
Mr. Seward con la nota de remisión que también mando en copia, y que forma- 
rán la primera serie; voy á ocuparme de sacar las copias de dichos documentos, y 
luego que las concluyere las enviaré al Departamento de Estado. Si después en- 
cuentro 6 recibo algunos otros documentos favorables para nosotros, los enviaré 
en una segunda serie, y do ello daré á vd., con la oportunidad debida, el aviso 
correspondiente. 

Beproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, «Libertad y Reforma. , 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Setiem- 
bre 21 de 1861. — Seíior Secretario: Tengo la honra de remitir á vd. las copias que 
expresa el índice ac^unto, de los documentos á que me referí en la conferencia oon 
que me favoreció vd.' esta mañana, y en las tenidas en dias precedentes, con rela- 
ción á la actitud que los Ministros de Francia é Inglaterra, residentes en México, 
y sus Gobiernos respectivos, han' tomado respecto de aquella República. — Aprove- 
cho esta oportunidad para renovar á vd., señor, las seguridades de mi muy dis- 
tinguida consideración. — [Firmado]. M. Romero.— Al Hon. William H. Seward, 
&c., &c., &,o. 

Es copia. Washington, Marzo 17 de 1862. — [Firmado], Romero, 



Digitized by VjOOQIC 



95 



LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

INDICEíU lo9 documentos que con fecha de hoy remite esta Legación al Departamento 
de Estado de los Estados- Unidos ^ sobre suspensión de relaciones de los Ministros fran^ 
ees é ingUs en México con el Gobierno de aquella República. 



DE gUlKN X QUIEX. 



ccntenIdo. 



rEl 5r. Zamaconaal Sr. Romero. | Julio 29 de 1861. 
2! „ ,, al Sr. Fuente. I ,, ,, „ 

3' I Julio 17. 

4-' „ 18. 



5'Sir C. "NVykeal Sr. Zamacona. | 

' I 

6 M: de Saligny alSr. Zamacona.' 



7 El Sp. ZamacotíaáloaSres. Wy-! 
, ke y Saligny. I 

8 El Sr. Zamacona á M. Saligny. <; 

9< El Sr. Zamacona á Sir Charles 
i Wyke. I 

10 Sir Charles Wyke al Sr. Zama-¡ 
cena. 

■*■■*' »» »» i> 



12 M. Saligny al Sr. Zamacona. 

13| ,, », ' ,, 

14. El Sr. Zamacona íi M. Saligny. 

I5'BlSr. Zamacona á Sir Charles 

' Wyke. 
16(M. de Saligny al Sr. Zamacona. 
17; El Sr. Zamacona á M. Saligny. 
18 Sir Charles Wyke al Sr. Zama- 

I cona. 
19. £1 Sr. Zamacona á Sir Charles 

, Wyke. 
20] Sir Charles Wyke al Sr. Zama- 

' cona. 
21|ElSr. Zamacona á Sir Charles 

I Wyke. 

22 M. Saligny al Sr. Zamacona. 

23 El Sr. Zamacona & M. Saligny. 
24' „ „ al Sr. Romero. 
2-5 1 „ „ al «Sr. Fuente. 
26, El Sr. Fuente al Sr. Romero. 



27 ,, y, „ Zamacona. 

28 „ M M. de ThouYenel. 

Es copia. Washington, Setiembre 21 de 1801. — [Firmado]. Romero 



19. 
20. 

21. 

21. 



23. 

21. 
26. 



Í6. 

27. 

26. 



„ 27. 
Agosto 29. 

>» >» 
Setiembre 5. 

,, 4. 



Instrucciones. 

I» 

Ley de suspensión de pagos. 

Circular explanatoria de di- 
cha ley y programa del gabi- 
nete. 

Preguntando si la ley que ha- 
bla Tisto en los periódicos era 
auténtica. 

Preguntando si la ley que 
habia visto en los periódicos 
era auténtica. 

I Incluyendo -copia de la ley 
I y explicando su contenido. 
' Respuesta á la nota sobre si 
lia ley era nuténtica. 



Respuesta á la nota núme- 
ro 9. 

Pidiendo que se derogara la 
ley de 17 de Julio dentro de 
48 horas. 

Respuesta al número 7. 

Pidiendo so derogue la ley 
en 24 horas. 

Diciendo que solo el Con- 
greso puede derogar la ley. ' 



Cortando las relaciones. 
Respuesta al número IG. 

Suspendiendo las relaciones 

Respuesta al número 18. 

Respuesta al número 19. 

Respuesta al número 20. \ 
Respuesta & los números 
14 y 17. 
Respuesta al número 22. 
Instrucciones. 



Informándolo de la resolu- 
ción del Gobierno francés. 

Entrevista con M. de Thou- 
venel. 

Suspendiendo sus relacio- 
nes. 



Digitized by 



Google 



^ '96 

NUMERO 84. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA, 

Washingtoíiy Marzo 18 de I86S. 
Recibo de correspondencia. 

Tengo la honra de informar á yd. que hoy so han recibido en esta Legación las 
notas do eso Ministerio, números del .314 al 823, ambos inclusive, de la corres- 
pondencia ordinaria, salidas de Veracruz el 2 del actual á bordo del paquete in- 
glés, y llegadas ayer á Nueva-York. 

Reproduzco á vd. las seguridades do mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmadol. ^í- ROMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones Exteriores.»— México. 



NÜMEEO 85. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington, Marzo 19 de 186S. 
Enterado de la reseña de Febrero. 

Se ha impuesto esta Legación con ínteres de los importantes acontecimientos 
políticos que tuvieron lugar en la. República durante ol mes de Febrero próximo 
pasado, y que se refieren en la neta de ese Ministerio, número 822, de 28 del mes 
citado, y en los impresos á ella anexos. 

Cumpliendo con las recomendaciones contenidas en dicha nota, he dado publi- 
cidad & los preliminares de paz celebrados en la Soledad oon los comisionados de 
las potencias aliadas, según informaré á vd. en nota separada. 

Reproduzco d vd. con esto motivo las seguridades de mi muy distinguida consi- 
deraoiou. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones ExterioreE. — México 



NUMERO 86. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington, Marzo ÍÍO de 1862 
XXXIII conferencia con Mr. Seward, 

Ayer concluí las copias de los documentos que contiene el índice que remití á 
vd. oon mi nota número 83, de 17 del que cursa, y las llevé al Departamento de 
Estado, en donde las entregué á Mr. Hunter, oficial mayor dé la Secretaría, infor- 
mándolo del objeto oon que las habia hecho. En seguida dirigí & Mr. Seward la 
esquela de que remito copia, acompañada de la traducción correspondiente. 

Esta mañana lo vi y me dijo que habia mandado traducir los documentos, y que 
cuando lo estuvieran los leería y tomarla do ellos los que le pareciera conveniente 
para enviarlos & la Cámara con el mensagc del Presidente. Procuraré conseguir 



\ 



Digitized by VjOOQ IC 



97 

qae se enriea todos. Los que Tan marcados en el índice con la palabra extracto^ 
no fueron remitidos íntegros, sino solo los párrafos que creí propios. 

Kl 17 llegó á Nuera-York el vapor *<Roanoke" procedente de la Habana, con la 
correspondencia de México. Remito & yd. tiras de periódicos que contienen las 
noticias traídas por dicho yapor, y los editoriales que con motiyo de ellas han pu- 
blicado los periódicos de Nueya-Tork. En la conferencia que tuye hoy con Mr. 
Seward, le pregunté si había recibido despachos de Mr. Corwin. Me d^ o que solo 
uno de fecioL atrasada; pero que tenia yarios de los Cónsules americanos en Vera- 
cruz y en la Habana, con noticias importantes. Los pidió y tuyo la bondad de 
leérmelos todos Se refiere en ellos que un porta-pliegos de la Legación de los Es- 
tados-Unidos había sido ajsesinado cerca de Puebla por las partidas de Márquez; 
que este cabecilla habla interceptado el camino de Veraoruz á México; que los ar- 
reglos preliminares de la Soledad habían sido mal recibidos por el pueblo y el ejér- 
cito de la República, y todo lo relatiyo á las serías diferencias que se habían sus- 
citado entre los aliados, con motiyo de la llegada de los refuerzos de Francia, y 
que no creo necesario referir aquí, porque supongo que tales sucesos llegarían á 
uotioia de yd. con mas precisión y exactitud á poco de haber ocurrido. 

Á mi yez le dije que, según las noticias que tenía yo, podía asegurarle que los 
conyeoioB de la Soledad hablan sido bien recibidos en lo general por el pueblo de 
México y por los Gobiernos de los Estados, lo cual era muy natural, pues en ellos 
reconocían formalmente los aliados la existencia del Gobierno constitucional y su 
aptitud para conseryarse sin auxilio extraffo y para sofocar la rebelión reaccío- 
luuia al mismo tiempo que contenían una protesta solemne de que nada intentan 
los aliados contra la independencia y soberanía de la República. Le dg^ también 
que nada sabia yo sobre el asesinato del porta-pliegos, especifican iole que, según 
el informe del Cónsul en Yeracruz, había sido, cometido por Márquez, que está 
sustraído á la obediencia del Gobierno, en abierta rebelión, y, según parece, en 
combinación con los aliados. 

Me dijo por último Mr. Seward, que acababa de recibir un parte telegráfico de 
Poriland, en que seUe comunicaba la llegada de un yapor de Europa con fechas 
reoientes, que ha traído la noticia de que el yalor de los bonos mexicanos en Lon- 
dres había bajado por haberse sabido que el Gobierno de los Estados-Unidos se 
oponía al establecimiento de la monarquía en México. 

Reproduzco á^yd. con es(>e motiyo las seguridades de mi muy distinguida consi- 
deración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

^[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Priyada y confidencial. — Estimado seSor: Refiriéndome á la entrevista con que 
me favoreció vd. el lunes pasado, tengo ahora el gusto de decir que he puesto en 
manos del Sr. Hunter la serie de documentos relativos á los asuntos de México 
que estaban en mi poder, y que comparados con los del libro azul y los que están 
á cargo del Sr. Me. Kie, encuentro que faltan para completar la historia diplomá- 
tica de los acontecimientos. — Espero, señor, que después de examinar los docu- 
mentos que he puesto á disposición de vd., y los cuales siento no me haya sido po- 
«ble traducir por falta de tiempo, perciba lo importante que será para un com- 
pleto y exacto conocimiento de nuestras complicaciones el que vd. las remita ala 
Cámara con su informe. — Mañana ó pasado remitiré ávd. algunos otros documen- 
tos sobre el mismo asunto. — De vd. afectísimo, &c. — [Firmado]. M. Romero. 

Es copia. Washington, Marzo 20 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



TOMO ir- 13 

Digitized by VjOOQ IC 



98 
NUMERO 87. 

LEOACfbN MEXICANA KN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

. Waskingtofif Marzo SI de 186i. 

Intervención europea. 

£1 Ti$nes de Nueva-York del 16 del actual publicó la carta respecto de la per- 
sona de vd. á que me referí en mi nota número 77, de 11 del que cursa. La remi- 
to & vd. entre las tiras adjuntas marcada con el número 1 . 

Publicación del Sr. Doblado, — Mr. Eriaton, — Mr. Ericsson, inventor y construc- 
tor del vapor blindado "Monitor/^ que tan oportunan^ente llegó & Oíd Point para 
salvar á la escuadrilla de los Estados-Unidos de una destrucción completa, en res- 
puesta & una carta en que sus amigos lo felicitan por su buen éxito, di6 la con- 
testación que remito bajo el número 2, publicada por un periódico de Filadelfia, en 
la que dice lo que en seguida traduzco: *< Acepto con gran placer vuestras congra- 
tulaciones, 7 os aseguro que haré cuanto de mi dependa por proporcionar & la na- 
ción buques de guerra que nos permitan desafiar á la Europa entera. Dénseme solo 
los medios necesarios, y en muy poco tiempo podremos decir & aquellas potencias, 
que ahora están empeñadas en destruirla libertad republicana: "¡ Idos del Golfo 
con vuestros frágiles navichuelos, ó pereceréis ! " Me ha parecido conveniente 
mencionar aquí esto por la conexión que tiene con nuestros negocios. 

Discurso de Mr, Raymond. — Mr. Henry H. Raymond, presidente do la Cámara de 
Diputados de la Legislatura del Estado de Nueva- York y editor del Times de .la 
ciudad 4el mismo nombre, pronunció el 6 del actual un discurso sobre las relacio- 
nes exteriores de los Estados-Unidos, con motivo de estarse discutiendo un pro- 
yecto de ley para proveer á la defensa pública en caso de guerra extrangera. Ha- 
bló, por incidente, de la intervención en México, en los términos que verá vd. en 
la tira que remito, marcada con el número 8. La opinión de Mr. Kaymond es, 
siento decirlo, que no amenaza á los Estados-Unidos ningún peligro por las com- 
plicaciones de México, y que México mismo no tiene ya nada que temer. 

Remito otras tiras do periódicos con editoriales, respecto de la intervención en 
México. 

Editoriales de los diarios de Nueva-York. — El general Fremont. — La expedición de] 
general Fremont á Texas, de que hablé á vd. en una de mis notas anteriores, no tu- 
vo lugar al fin, pues se le ha dado el mando de una división en el Oeste, según in- 
formo á vd. en la reseña política de esta semana. 

Sugestiones del Herald de Nueva-York. — El Herald do Nueva-York ha estado su- 
giriendo con mucha frecuencia, lo conveniente que dice será que los caudillos del 
Sur se retiren á México para auxiliar al Gobierno de la República á repeler la in- 
vasión extrangera. Lo ha repetido tantas veces, manifestando que solo asi podrían 
rehabilitarse tales caudillos, que ya hay muchos que creen probable que cuando 
fueren derrotados se retirarán á México oon ese objeto ó con algún otro diatinio. 
Estaré á la mira de lo que ocurra y lo comunicaré á vd. oportunapiente. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores.^-México 



Digitized by VjOOQ IC 



99 
NUMERO 88. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo SI de 1S6S 

Reseña de la última semana. 

Los sucesos de la última semana han sido, sin excepción, favorables á la causa 
de tile Gobierno. Xas fuerzas confederadas abandonaron las posiciones que te- 
nian en CenterTille y Manassas, y sea cual fuere el motivo que las impulsara á dar 
tal paso, esto prueba que no se consideraban suficientemente fuertes para defen- 
der el terreno que babian elegido, que habian fortificado por cerca de un aSo y en 
donde habian obtenido la principal do sus victorias. Centerville, Manassas 7 Win- 
chester están ahora en poder de las fuerzas federales. 

La-eraenacion de Manassas causó aquí la mas grande impresión y dio motivo & 
las mas amargas censuras del general Me. Clellan, que dejó se le escapara de las 
manos, con todos sus trenes y municiones, la flor del ejército confederado. 

De unas órdenes del Presidente que se publicaron hace poco, y de las que re- 
mito un ejemplar, aparece que el Gobierno habia dispuesto que el ejército hiciera 
on movimiento simultáneo, el 22 de Febrero próximo pasado^ Por causas que no 
se saben, no se verificó en aquella fecha el movimiento de las divisiones del Po- 
tomac. Se asegura que después se reunió una junta de generales que discutió la 
posibilid^ y conveniencia de tal movimiento, y que cuatro estuvieron por la afir- 
mativa y ocho por la negativa, siendo el general Me. Clellan de los últimos. El 
Presidente determinó contra la opinión de la junta, que se verificara el movimien- 
to y dividió el ejército del Potomac en cuatro^divisioncTs, á la cabeza de cada una 
de las cuales puso á uno de los generales que habian estado por la afirmativa. 

El 11 del que cursa, en que se sabia ya la evacuación do Manassas, expidió el 
Presidente otra orden quitando al general Me. Clellan el mando de todo el ejército 
federal y confiriéndole el del cuerpo del Potomac. Estableció ademas otros dos de- 
partamentos militares en el Oeste, uno del Mississippi y el otro de las montaflas, 
cuyos mandos confirió á los generales Halleck y Fremont, respectivamente. 

Se ignbra enteraipente á dónde se han ido las fuerzas del Sur, aunque hay mil 
rumores y congeturas que no merecen referirse. £1 general Me. Clellan no las per- 
nguió, ni se ha movido hasta ahora de Manassas. El 14 expidió la proclama que 
remito, en que explica los motivos que habia tenido para no haberse movido antes, 
ofrece proseguir las operaciones militares con actividad, y recuerda la promesa 
^e hizo en otra ocasión, de que la campafia será corta. 

Gomo el general Me. Clellan pertenece al partido democrático, le hacen oposición 
V» republicanos extremistas, que temen so engrandezca mas y llegue á la presi- 
dencia en el próximo periodo. Lo acusan ya de que desde ahora piensa en eso, y de 
que su'conducta militar ha sido dirigida por el deseo de obtener buen éxito en 
aquella empresa, mas bien que teniendo á la mira el interés público. 

El ejército federal del Oeste ha seguido su marcha hacia el Sur, venciendo los 
obstáculos que se le oponian. La división del generaf Pope atacó el día 13 á Nue- 
to->Madrid, en la ribera del Mississippi, que los confederados habian fortificado de 
antemano; pero que no quisieron ó no pudieron defender y lo abandonaron, de - 
jando 26 cañones rayados de grueso calibre, 82 piezas de campafia, una cantida d 
inmensa de armas y municiones, tiendas suficientes para 12,000 hombres y otros 
efectos, cayo valor calcula el general Popo en $ 1.000,000. 

£1 punto inmediato á Nuevo-Madrid, que tos disidentes tienen fortificado en e^ 
no Mississipi es una isla que está entre dicha ciudad y Menfis y que se llama h . 
Innúmero 10. Desde el 16 comenzó el ataque de aquella posición, que está defen- 
dida, según se asegura, por el general Beauregard. Las fuerzas del general Pop 



Digitized by VjOOQ IC 



100 

la atacan por tierra, y la flotilla blindada del Comodoro Foot por agua, pero bas- 
ta este momento no ha sido tomada. Diariamente se publican partes telegráficos 
que indican los progresos que hacen en el sitio las fuerzas de este Gobierno. 

La expedición del general Burnside obturo otra victoria sobre los disidentes el 
14 del actual en la ciudad de Newburn, Estado de la Carolina del Norte. La acción 
duró cuatro horas, y parece haber sido bastante reñida. Las fuerzas federales tu- 
yieron cien muertos y cuatrocientos heridos. Los confederados se retiraron de la 
ciudad dejando en ella tres baterías de artillería volante, 4G piezas de batir de 
grueso calibre, 3,000 fusiles y 200 prisioneros. Remito á vd. el parte oficial de la 
acción. 

Hay ya mas detalles de la acción que tuvo lugar el 21 de Febrero, en Nuevo- 
México, cerca del fuerte Graig, y de la cual hablé á vd. en mi última resefía. La 
pérdida de este Gobierno fué de 62 muertos, 140 heridos y C piezas de artillería 
que quedaron en poder de los texanos. Las fuerzas federales abandonaron á Albur- 
querque y se retiraron al fuerte de la Union, según verá vd. en el parte que re- 
mito, del que aparece, que los disidentes ganaron terreno en el territorio de Nue- 
Yo-México. 

El Presidente Mr. Davis envió al Congreso confederado el mensage que remito, 
en que anuncia que ha suspendido (i los generales Fioyd y Pillo w por haberse re- 
tirado del fuerte Donelson. 

£1 gobernador disidente de Virginia expidió la proclama de que también remi- 
to un ejemplar, en que llama alas armas á la milicia y los voluntarios del Estado 
para llenar el contingente de 40,000 hombres mas que le ha pedido el Gobierno 
confederado. 

En el Senado se han presentado los dos proyectos de ley que remito, sobre la 
confiscación de las propiedades délos disidentes. £1 Senador Mr. Hale presentó 
el proyecto, que también remito, para emancipar á los esclavos existentes en el 
distrito de Columbia, y abolir la esclavitud en el mismo, cuyo proyecto ha ocupa- 
do á aquella Cámara por varios dias. Se cree que con mas ó menos modificaciones 
será al fin aprobado. 

£1 mismo senador presentó otro proyecto, del que igualmente a compaño un ejem- 
plar, en que se autoriza al Gobierno para que mande construir un ariete blindado, 
y vapores blindados también y para que procure que se concluya la batería blinda- 
da de Stevens. Para el ariete se destinan $ 1.000,000, para los vapores $ 13.000^000 
y $ 700,000 para la conclusión de la batería. Esto ha sido ocasionado por el buen 
éxito que obtuvieron en las aguas de Oíd Point los vapores blindados, y lo cual Cau- 
sará una revolución completa en la marina del mundo. 

La Cámara de Diputados se ha ocupado casi exclusivamente de discutir el pro- 
yecto do ley que establece la contribución directa. En dicha ley se grava de una 
manera muy considerable la propiedad y la industria. 

La misma Cámara aprobó una resolución contenida en los mismos térmicos que 
la propuesta por el Presidente en el mensage do que hablé á' vd. en mi última re- 
seña, sobre que el Gobierno de los Estados-Unidos ayude pecuniariamente á los 
Estados que quieran abolir la esclavitud. 

La comisión de territorios de la Cámara de Diputados presentó el proyecto do 
ley, del que remito un ejemplar, en que se organiza el territorio de Arizona. £s 
probable que estp proyecto se apruebe, por haber entro los miembros de ambas Cá- 
maras muchos que han comprado terrenos en Arizona ó acción eu las minas, y que 
desean la organización del territorio para que su propiedad empiece á tener algún 
valor. Las mismas personas trabajan á fin de que este Gobierno mande alguna 
fuerza á aquel lugar para ponerlo á cubierto de las incursiones de los bárbaro?. 

£1 Presidente concedió su sanción á una resolución aprobada por ambas Cáma- 
ras, en que se declara que no es parte de las obligaciones del ejército ni de la ma- 
riña de los Estados-Unidos, el apresar los esclavos fugitivos, ó devolverlos á sus 



Digitized by VjOOQ IC 



101 

doefios. Con esto ha recibido el primer golpe ele muerte la infame ley de deYolu- 
eion de fugitÍToa. 

Reproduzco á Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeOor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 89. 

LEGACIÓN MEXICANA EN L(/S ESTADOtí-UNIDOS I)E AMÉRICA. 

Washington, Marzo 21 jie 1SC2. 
Nuevo Cóiutil (jeiieral de la República en los jtJstados— Unidos. 

Luego que recibí la nota do ese Ministerio, número 814, de 81 de Enero último, 
relalÍTa al nombramiento del St Duran para Cónsul general interino de la Repú- 
blica en los Estados-Unidos, con residencia en Nueva-York, mandé al Departa- 
mento de Estado la patente respectiva, con la nota de que remito copia bajo el 
número 1. 

Hoy recibí la nota de Mr. Seward, que también mando en copia, marcada con 
fci número II, y la traducción con el 8, adjunta íi la cual me devolvió la patente con 
tlczeguatur respectivo, cuyos documentos mando hoy al Sr. Durún, de conformi- 
dad con lo que vd. se sirve recomendarme en su citada nota. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir ú vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad v Reforma. 

[Firmado]. :\í. HOMERO. 

ácRor Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 

Xúmero 1. — Legación Mexicana en lo» Estados-Unidos de América. -^AVanhing- 
íon. Marzo 18 de 180*2. — Seílor Secretario: Tengo la honra de remitir inclusa una 
patente que he recibido hoy del (iobierno do México, en la cual se nombra á D. 
José María Duran Cónsul general interino de la RepCiblica Mexicana en los Esta- 
Jos-Unídop, con residencia en Nueva-Vork, suplicando á vd. se sirva recabar el 
fTequntur correspondiente del Gobierno do este país, y devolvérmela con ese requi- 
sito- — Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd., seííor. las seguridades 
de nal muy distinguida consideración. — [Fiíinndo]. M. Romert,. — Al Hon. AVilHam 
H. Seward, &c., ¿ce, '^c. 

Xúmefo 2. — Departamento de Estado. — Washington, '1\ dw Marzo de 1862. — 
Señor: Obsequiando la súplica contenida en la nota de vd. de 18 del actual, tengo 
la honra de incluirle el exequátur del Presidente en favor de D. José María Duran, 
como Cónsul general interino de México en Nueva -York, devolviendo á vd. al mis- 
mo tiempo la patente de aquel caballero. — Me aprovecho de esta oportunidad pa- 
ra renovar á vd., señor, las seguridades de mi alta consideración. — [Firmado]. 
waiinm II. Seu'ard.-—A\ Sr. D. Matías Romero, &c., &c., &c. 

Son copia», «na de ellas traducción. Washington, Marzo 21 de 1 802. — [Firmado]- 
Romero. , 



Digitized by VjOOQIC 



102 . ' 

NUMERO 90. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo B5 de 1862. 
Reinmon de varias copias al Departamento de Estado, 

Anoche concluí las copias do los demás documentos que me proponía enviar á 
Mr. Seward, con objeto de que sean remitidos al Congreso con el mensage del Pre- 
sidente, sobre la InterTencion europea en México, y esta mañana las llevé al De- 
partamento de Estado. Las dividí en dos series: la primera comprende los docu- 
mentos que manifiestan el estado que guarden las cuestiones pendientes entre 
México y Espafia, y la segunda es una miscelánea que abraza todos los demás 
que me pareció propio remitir. Envié la primera con una nota, á. la que puse fe- 
cha de 30 de Setiembre último, por haber sido entonces cuando se supo aquí que 
la España se disponía á tomar medidas hostiles oonfra la República. En dicha nota, 
de la quo mando copia bt^'o el número 1, me pareció conveniente hacer una ligera 
relación de tales diferencias, á la cual sirven de apoyo los documentos que for. 
man la primera serie y que se comprenden en el índice de que mando también co- 
pia, bajo el número 2. 

La copia número 3 lo es la nota de remisión do la segunda serie de documentos 
que la forman, los que expresa el índice número 4. 

Procuraré enviar dos notas mas, una relativa á la constitución de la República, 
y la otra á los supuestos conatos do asesinato de M. de Saligny. Oportunamente 
comunicaré á ese Ministerio lo demás que hiciere sobre este asunto. 

Entretanto, reproduzco ti vd. las seguridades de "mi muy distinguida conside- 
ración. ^ 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado!. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Número 1. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing-' 
ton, Setiembre 80 do 1861. — Señor Secretario: Estando ya fuera de toda duda, 
scj^un lo manifiestan las noticias recienlemente venidas de Europa, que el Gobier- 
no español ha determinado ó unir su acción á las de ^rancia é Inglaterra, en las 
medidas agresivas que osas potencias se preparan á tomar respecto de México, ü 
obrar hostilmente desde luego y por sí solo contra aquella República, creo oportuno, 
en virtud de las relaciones de amistad y buena vedindad que ligan & México y \ob 
Estados-Unidos, manifestar á vd. someramente, para conocimiento del Gobierno de 
este país, cuál es el estado qua guardan en la actualidad las cuestiones pendientes 
entre México y España. — Prescindiendo de los justos y sobrados motivos de queja 
que México tiene contra el Gobierno de S. M. C, por no ser del caso referirlos 
aquí, me concretaré á enumerar los quo el gabinete de Madrid alega tener contra 
la República Mexicana, porque estos serán probablemente los que lo hayan deci- 
dido á adoptar la actitud hostil que ahora está tomando respecto do México. — 
Estos supuestos agravios se reducen- á dos: el primero es la expulsión de México r 
decretada en Enero de 1861, deD. Joaquín Francisco Pacheco, quien salió de Ma- 
drid el año anterior, con el nombramiento de Embajador de S. M. C; y el segun- 
do es, el quo el Gobierno mexicano no se considere obligado á cumplir las estipu- 
laciones de un documento singular á que se ha dado el nombre tan pomposo como 
impropio de tratado Mon-Almoníe, — Respecto de lo primero, tuve la honra ^e ma- 
nifestar á ese Departamento, con fecha 4 de Febrero del año próximo pasado, 
onáles fueron los motivos que determinaron al Gobierno de México á ordenar la 



Digitized by VjOOQ IC 



103 

ezpolsion del Sr. Pacheco, cuya permanencia en el país se consideró incompatible 
con Ift eoDserracion de la paz y tranquilidad pública, por el participio activo que 
bshig tomado en la guerra civil que entonces afligía á la República^ y el empeño 
decidido qae tenia en sostener á la facción rebelde que acababa de fier derrocada 
por el pueblo de México. — Gomo desgraciadamente el Sr. Pacheco habia salido de 
SQ país investido del elevado carácter de representante de S. M. C, los enemigos 
de México, que desean provocarle conflictos exteriores para medrar con ellos, se 
aprorecharon de aquel incidente para tratar de hacer creer que con la expulsión 
del Sr. Pacheco s» insultó al Gobierno español, de cuya opinión no sé ^asta qué 
punto p&rticipo el Gabinete de Madrid. — El Gobierno de México ha declarado re- 
petidas veces, en varios documentos oficiales, que no fué su intención ofender en 
manera alguna al de S. M. C, con quien sinceramente desea arreglar las dificulta- 
des pendientes, y restablecer la armonía, y las buenas relaciones que deben existir 
entre ambos países, pues que no veia en el Sr. Pacheco carácter alguno oficial, 
pomo haber estado nunca acreditado cerca del Gobierno constitucional, y dehe- 
clio no era mas que un extrangero, que por su conducta poco prudente, se habia 
colocado en la categoría de los que las leyes mexicanas denominan perniciosos. 
Sntre las copias que tengo la honra de remitir inclusas, de los documentos que ex- 
presa el Índice ac^nnto, encontrará vd. dos circulares qt^e fueron publicadas opor- 
iunamentey que confirman lo que acabo de decir. — ^£1 Gobierno de México hizo 
todavía mas: dio instrucciones á un Ministro que envió á Paris en Mayo último^ 
para que pasara á Madrid á dar directamente estas explicaciones al de S. M. C, 
autorizándolo ampliamente al mismo tiempo para celebrar el arreglo de las dife- 
rencias pendientes. Apenas parece creíble que el Gobierno español, que habia es- 
perado por siete meses oir esas explicaciones, sin recurrir entretanto á medidas 
Tiolentas, eche mano de estas, precisamente cuando estaba en vísperas de recibir 
tales explicaciones. — El llamado tratado Mon~Almonte fué firmado en Paris el 26 
de Setiembre de 1359, por D. Jua^ N. Almonte, en nombre de los rebeldes que ocu- 
paban la ciudad de México, pero que no podían representar á la Reptiblica Mexi- 
cana, porque se hablan alzado contra la Constitución del país y estaban sustraídos 
i la observancia de las leyes, al paso que el Gobierno constitucional de la Repú- 
blica, que habla sido legal y popularmente electo, no habia dejado de existir un 
solo instante, residía en Veracruz, era reconocido, acatado y sostenido por tres 
coartas partes del territorio de México y por una inmensa mayoría del pueblo me- 
xicano, y habia sido reconocido por los Estados-Unidos como único Gobierno de 
México, desde Abril de 1859. La circunstancia do no residir dicho Gobierno en la 
eisdad de México, que habia sido antes y es ahora de nuevo la capital del país, y 
la de estar reconocidos los rebeldes como gobierno de la República por tres 6 cua- 
tro potencias europeas, en nada podia alterar la naturaleza de la rebelión ni hacer 
perder su imperio á las leyes fundamentales de México. — El representante en Pa- 
riz del Gobierno constitucional protestó reiteradas veces contra la celebración del 
eooTenio, ántés y después que se firmara. También el Gobierno de México protes- 
tó solemnemente contra él luego que tuvo noticia de su conclusión, y de antema- 
■0 liabia declarado de la manera mas formal que los rebeldes carecían de faculta- 
des para empeSar á la nación, y que los arreglos que con ellos se hicieran serian 
nolos y de ningún valor. Éntrelos documentos adjuntos remito copia de las di- 
▼eraas protestas á que tal convenio dio lugar. — Aprovecho esta oportunidad para 
nprodudr á vd., señor, las seguridades de mi muy distinguida consideración. — 
[Pirmado]. M. Romero,— Al Hon. William H, Seward, &c., &c., &c. 



Digitized by VjOOQ IC 



104 

Número ¿» 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS -UNIDOS DE AMÉRICA. 

ÍNDICE de loa documentos que con fecha de hoy remite esta Legación al DepartameH' 
to de Estado de los Estados- Unidos, sobre las cuestiones pendientes entre México if 
España^ anexos A la nota de esta fecha. 



DE QUIEN Y A QUIEN. 



1. 
II. 
III. 



IV. 



V. 

VI. 
VII. 

VIII. 

IX. 

X. 

XI. 



XIL 



JEl Sr. Ocampo al Sr. Pacheco. 



1861. 

Enero 12. 
„ 15. 



CONTENIDO. 



£1 Sr. Zarco al Sr. Calderón Collantos. 



El Sr. Lafragua al Sr. Ocampo. 



El Sr. Ocampo al Sr. Mata. 
£1 Sr. Lafragua al Sr. Almonte. 
El Sr. Lafragua al Sr. Ocampo. 



Febrero 21. 

1859. 

Julio 9. 



Orden de expulsión.. 

Circular á. las Lega-' 
j clones de México en el 
. extrangero, refiriendo ■ 
líos motivos que causa- 
ron la expulsión. 

Circular á los gober- 
jnadores délos Estados, 
sobre lo mismo. 

Explica lo» motivos 
de la expulsión. 



Junio 8, 
Setiembre 2G 

Diciembre 6. 
Octubre 4. 



22. 



li=00. 
Enero 20. 



Remite la protesta 
qde sigue. 

Protesta. 

Convenio Mon - Al- 
monte. 

Instrucciones. 

Protesta. 

Remite copia de la 
protesta anterior. 

Remita la prot^ista 
¡número VI. 



I Protesta del Gobierno 
constitucional deMéxi- 
'co. 



Washington, Setiembre 20 de 1861. — [Firmado]. M. Romero. 
Es copia- "Washington, Marzo 20 do 18G2. — [Firmado]. Rotucro. 

Número 8. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 
ton, Enero 24 de 1862. — Seilor Secretario; Tengo la honra de remitir inclusas las 
copias que menciona el índice adjunto, de los documentos que recibí ayer del Go- 
bierno de México, que manifiestan el estado que guardaba la República á fines de 
Diciembre próximo pasado, con motivo de la invasión española, y á los cuales hi. 
ce referencia en nuestra entrevistado esta maSana. — Aprovecho gustoso esta opor- 
tunidad para reiterar á vd., señor Secretario, las seguridades de mi muy distin' 
guida consideración. — [Firmado j. if. Romero. — Al Ilon. William H. Seward, &c.' 
&c., &c. 

Es copia. Washington, Marzo 26 de 1862.— [Firmado]. Rowhc. 



Digitized by 



Google 



105 



Número 4» 
LEtiACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

índice de los documentos que remite hoy esta Legación al Departamento de Estado 
de los Estados-Unidos, anexos á la nota ds esta fecha. 



DS QUIEN T Á QUIEN. 



II. 



ÍF. 



TI. 

vn. 



mi. I 



11. 



'£1 Sr. Rubaloava al Sr. Llave. 

i 

;£1 Sr. Llave al Sr. Rubalcava. 

fil Sr. Doblado al Sr. Llave. 



CCNTENID9. 



1861. 

iDiciemb. 14. Pide la entrega de Ve- 

I iracruz y Ulúa. 

i ,, 15. 1 Contesta la anterior. 

! „ 17. 1 Respuesta del Go- 

I , bierno general sobre la 

entrega de Veracruz. 

! „ „ i Circulará los Gobier- 
nos de los Estados so- 
bre invasión espaSola 
y garantías de los ex- 
trangeros. 
., ,, I ^Decreto que cierra el 

'puerto de Veracruz. 
„ 18. j Manifiesto del Presi- 
1 dente. 

Noviemb. 26 Deoreto que deroga 
I la ley de 16 de Julio en 
'lo relativo ú. la suspen- 
¡BÍon de pagos de ladeu- 
Ida extrangera. 
i Discurso del Presi- 
^ i dente al cerrar las se- 
siones del Congreso. 
1 Respuesta del Presi- 
;dente del Congreso. 



Washington, Enero 24 de 1862. — [Firmado]. J/. Romero, 

Es copia. Washington, Marzo 26 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUiMERO n, 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo 26 de 1862, 
Jja íitter vención en México en el ParlanienU) imjUs. 

El 10 del que cursa se ocupó la Cámara délos Comunes del Parlamento britá< 
Aieo, de la intervención europea en México. Mr. llaliburton, del partido de Lord 
l^erby, pronancló el discurso que remito, censurando amargamente & la adminis- 
íncÍQzi, aunque, siento decirlo, sin hacer justicia á la República. Mr. Ledyard, 
Snbtecrelario de Estado, se encargó do contestarlo, y lo hizo defendiendo al Go- 
bierao y rectificando algunas de las especies vertidas por Mr. Haliburton, en los 
ténünos que Terá vd. en el discurso que también remito. La extensión de ambos 
discursos y la falta de tiempo y escasez de manos, no me permite remitir traduo- 
cifia de ellos. 

£& el curso de la discusión se dijeron, sin embargo, dos cosas que no dejaré pa- 

■r desapercibidas. La primera es relativa á la proclama que expidieron los alia- 

'^ «i Veracruz el 10 de Enero último, en la que dijeron que iban á ayudar & los 

fitzicanos á Granizar un buen gobierno: Mr. Haliburton censuró la proclama con 

TOMO n. 14 



Digitized by VjOOQ IC 



106 

la mayor acritud, y Mr. Ledyard d^o, que en cuanto á esto participaba de la mis- 
ma opinión. Aseguró ademas, que el Gobierno no aprobaba la parte de la procla- 
ma en que se dice que el objeto de la interyencion era ayudar á los mexicanos ¿ 
organizar un gobierno, y agregó las palabras que en seguida traduzco: "Está tan 
lejos de ser este el caso, que los (documentos que se h&llan sobre la mesa manifies- 
tan que el objeto de ir á México no fué intervenir en los negocios interiores de 
aquel pais, sino solainento con el propósito de reclamar el debido cumplimiento de 
compromisos contraidos entre el Gobierno mexicano y este país, y para la protec* 
cion de la^yida y la propiedad de los ingleses allí residentes. 

El segundo punto que deseo hacer notar es relativo á las patentes de corso. 
Mr. Haliburton dijo que no sabia si Inglaterra estaba en guerra con México, por 
no haberse hecho ninguna declaración; pero defendió al mismo tiempo que la guer- 
ra existia de hecho, y que en tal caso México tenia derecho para expedir patentes - 
de corso. Preguntó en seguida si el Gobierno habia recibido noticia de que exis- 
tian en este pais agentes mexicanos encargados de armar buques en corso para 
perseguir á los barcos mercantes ingleses, y qué medidas pensaba tomar el Go- 
bierno para evitar tales perjuicios. Mr. Ledyard contestó que el Gobierno no tenia 
informes positivos sobre este asunto, pero que se le habia asegurado que el Go- 
bierno de México habia enviado agentes provistos de patentes de corso á Nueva- 
York y á otros puntos en los Estados del Norte; que ol Gobierno no habia sabido 
hasta entonces que se hubieran expedido ninguaas patentes de dicha clase; pero 
que habia adoptado medidas para protejer al "comercio y propiedad británicas,'* 
informando al Almirante Sir A. Milne, que se orei% ^ue agentes mexicanos con 
patentes de corso estaban en los Estados-Unidos, y que no habia duda de que aquel 
Almirante daria buena cuenta de cualquier corsario que pretendiera molestar al 
comercio británico. 

' En el Cuerpo Legislativo francés se ha tratado también de la cuestión de Méxi- 
co; pero me obstengo de referir los términos de tal discusión, t«nto porque ella 
entra en la esfera del Sr. Fuente, cuanto porque este señor informará á ese Bfi- 
nisterio con mas oportunidad y mas detalladamente de lo que yo podría hacerlo. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 92. 

LEGACIÓN MEXICANA BN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIG/l. 

Washington, Marzo S7 de 1S6S. 

Ivgla térra y los Estados- Unidos. 

Tengo la honra de remitir á vd. tiras que contienen las discusiones que ha habi- 
do en el Parlamento inglés sobre los negocios de este pais. En la sesión que tuvo la 
Cámara de los Comunes el 7 del corriente, habló Mr. Grcgory respecto del bloqueo 
de los puertos del Sur, diciendd que no era efectivo, y por lo mismo no debia res- 
petarse por la Gran Bretaña. Concluyó pidiendo que él Gobierno enviara los do- 
cumentos relativos al bloqueo, posteriores á los que se remitieron al abrirse el Par- 
lamento. En esta moción fué sostenido por Mr. Lindsay, Mr. Bentenh, Sir James 
Ferguson y Lord Cecil. Se opuso á ella y habló en defensa de la legalidad y efi- 
cacia del bloqueo el procurador general de la nación, que es el consultor de la 
coronicen lo^pitntos de derecho. 



Digitized by VjOOQ IC 



107 

En la Cámara de los Lores, Lord Strahecden hizo en la sesión del dia 10 una 
moción semejante ¿ la de Mr. Gregory, y pronunció el discurso que se encuentra 
entre las tiras adjuntas, 7 que fué contestado por Lord Russel en términos bas- 
tante favorables para este Gobierno. El discurso de Lord Russel es acaso la ez~ 
posición mas explícita que hasta hoy se haya publicado de la política de Inglater- 
ra respecto de la guerra civil de este país, por lo eual me permito recomendarlo 
á la lectura de vd: 

Estas manifestaciones oficiales vienen á dar nuevo apoyo á la seguridad que de 
antemano tenia este Gobierno respecto á que la Gran Bretaña está resuelta á no 
reconocer por ahora la independencia del Sur y á respetar el bloqueo de los puer- 
tos de aquellos Estados, decretado por este Gobierno. 

En la sesión del dia 11 se ocupó la Cámara de los Comunes en discutir los de- 
rechos de los beligerantes, y varias cuestiones sobre contrabando de guerra y 
bloqueos. Esta discusión va también entre las tiras adjuntas. 

Se habia recibido ya en Inglaterra la noticia de las victorias obtenidas por este 
Gobierno en las fortalezas de Henry y Donolson. Una 'gran parte de la prensa de 
Londres parece creer que estas victorias presentan á este Gobierno una buena 
oportunidad para hacer la paz con el Sur, reconociendo la independencia de los 
Estados algodoneros. 

Todo lo Qual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y fines con- 
signientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[FirmadoJ. M. ROMERO. 

Sefíor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 93. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wanhington, Marzo 27 de 186S, 
XXXIV cofi/erencía con Mr. Sena ni. 

Esta mailana vi á Mr. Seward: me dijo que ayer habia recibido un despacho de 
Mr. Corwin, fechado el 27 de Febrero, en que explicaba y defendía ^1 proyecto de 
tratado que remitió á este Gobierno. Mr. Seward hizo grandes elogios dé dicha 
nota, y me dijo que creia que ella podria contribuir á hacer cambiar la opinión de 
algunos Senadores, con cuyo objeto iba á publicarla, enviándola entre los docu- 
mentos respecto de México que ha pedido la Cámara de Diputados. "En efecto," 
agregó, <''ha cambiado ya la opinión de muchos de los Senadores con quienes he 
hablado recientemente, y la publicación ^el despacho de Mr. Corwin acabará de 
producir el efecto que deseamos. *' 

Me d^jo ademas, que ayer recibió un despacho del Ministro de los Estados-Uni- 
dos en Bruselas, quien lo informa de que el rey de los belgas, que es suegro del 
Archiduque Maximiliano de Austria, habia recibido al principio con favor el pro- 
jeeto de la elevación de aquel príncipe al trono de México; pero que pensándolo 
maduramente, habia cambiado de parecer é interpuesto su influencia para que el 
Archiduque desechara la idea. Las correspondencias de Europa publicadas en los 
periódicos de Nueva-York de ayer, dan por abandonada eivlo absoluto aquella 
candidatura. Di á Mr. Seward la esquela de que remito copia con la traducción 
•errespondiente, acompañada de fragmentos de los discursos pronunciados por los 
presidentes del Congreso y del Senado de las Cortes espa&olas, en respuesta al dis- 
curso de apertura de la Corona, cuyos discursos remití á ese Ministerio con mi 



Digitized by VjOOQ IC 



108 

DOia número 376, de 21 de Diciembre último, diciéndole que se los daba yo ahora 
por b1 creia conveniente incluirlos entre los documentos que ya á remitir al Con- 
greso, y me dijo que los mandarla. * 

Le dije que iba yo á enviarle otras dos notas mas sóbrelos negocios de México, 
con fechas atrasadas, para que fueran al Congreso si aun era tiempo y él lo creia 
oportuno, y me contestó que se las remitiera yo y las enviarla con gusto, lo cual 
haria con todo lo demás que con tal objeto le envíe yo. 

Reproduzco ¿ vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

I [Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Confidencial. — ^Was- 
hington, Diciembre 21 de 1861. — Mi estimado señor: Tengo'la honra de remitir 
adjunta copia de la traducción que leí á vd. en nuestra entrevista de esta maña- 
na, de los conceptos que se virtieron respecto de México en los discursos pronun- 
ciados por los presidentes del Congreso y del Senado do las Cortes españolas, en 
respuesta al discurso de apertura de la Reina. — Soy, señor, muy respetuosamen- 
te, su atento servidor. — [Firmado]. M. Homero, — Al Hon. "William H. Seward, &c., 
&c., &c. 

Es copia. Washington, Marzo 27 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



' NUMERO 94. 

LEGACrON MEXICANA EN LOS E8TAD0S-UNID0S DE AMÉRICA 

Washington, Marzo -29 de 186^. 

Xfjtas dirigidas al Departamento de Estado. 

' Hoy acabé y mandé al Departamento de Estado las cuatro notas de que remito 
copia, acompañada cada una de los documentos que en ellas se citan. La primera, 
á la que le puse fecha de 30 de Octubre último, es relativa íi los supuestos insul- 
tos y tentativas de asesinato de M. de Saligny. Procuré hacer un extracto de la 
sumaria que se instruyó, para que aun en el caso de que no se publique esta, se 
sepa lo que en ella resultó probado y se rectifiquen los hechos que de propósito se 
tratah de presentar bajo una luz muy desfavorable para México. 

Respecto de las otras tres no tengo que hacer ninguna observación. Procuraré 
que se traduzcan todas y se envíen d la CA.mara de Diputados con los demás do- 
cumentos respecto de México, á fin do«Kiue cuando se impriman, se presente la 
cuestión bajo el punto de vista que conviene á la República ante el pueblo de este 
país y ante el de la Gran Bretaña, pues laá publicaciones hechas aquí son Icidas y 
comentadas en Inglaterra. 

Reitero á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Spñor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Octubre 
30 de 1861. — Señor Secretario: Creyendo que Mr. Corwinhaya informado áese 
Departamento de la queja que el cuerpo diplomático de México elevó al Gobier- 
no de aquella República, en Agosto último, con motivo de haberle asegurado 
el Ministro de Francia, que en la noche del día 14 del propio mes se le hablan 



Digitízed by VjOOQ IC 



109 

dirigido injurias yerbales por una reunión popular y se habia intentado cometer 
OB asesinato en su persona, me parece oportuno remitir á vd. un cuaderno que 
acabo de recibir y que contiene la averiguación judicial que las autoridades de Mé- 
xico practicaron en rirCud de aquella denuncia y que arroja suficiente luz sobre 
los sucesos para oonocor lo que realmente ocurrió. — Dos eran los puntos conteni- 
dos en la denuncia del señor Ministro francos; primero, las injurias que se le di- 
rigieron de palabra, y segundo la tentativa de asesinato. Respecto de lo primero, 
resulta probado en la referida sumaria, que en la noche citada se celebraba en la 
eiadad de México el triunfo que las armas del Gobierno habían obtenido sobre los 
rebeldes en Jalatlaco. £1 pueblo de México, como tione la costumbre de hacerlo en 
casos semejantes, se reunió en diferentes grupos que, con bandas de música d la 
cabeza de cada. uno, recorrían la ciudad en diversas direcciones, arrojando cohe- 
tes, victoreando al Gobierno, & los vencedores y ¿ la Constitución. Uno de estos 
grupos pasó por la Legación de Francia: M. do Saligny asegura que se detuvo en 
I* puerta y gritó: ¡mueran losfraceses! ¡muera el Ministro de Francia! Pero ¡cosa 
rara! nadie mas oyó tales declamaciones. Entre las personas examinadas por la 
autoridad judicial competente, hay mexicanos caracterizados y extrangeros, entre 
los cuales se encuentran algunos franceses. Unos viven en la misma calle en que 
está la casa de la Legación y otros en un hotel contiguo, y todos aseguran unifor- 
memente que ni se detuvo el grupo ante la Legación franoesa, ni profirió ningunas 
palabras ii\juriosas á la Francia ni á sus subditos ó ¿ su Ministro. — En cuanto 
al segundo cargo, resulta que estando M. de Saligny en pié en uno de los corre • 
dores de su cl»a, sin oir detonación ninguna, sintió un ligero chasquido que pa- 
saba junto & él, y en seguida un golpe leve en el brazo derecho. Examinando des- 
pués el lugar, encontró que una bala habia pegado en la columna del corredor, 
cerca de la cual estaba parado. Del reconocimiento del lugar que practicó el juez 
aeompaQado de dos peritos ingenieros, resultó que la bala no habría podido pegar 
originariamente en el lugar en que se estrelló, sino en el caso de haber sido dispa- 
rada en la azotea de la misma casa, lo cual no era probable, por haber declarado 
los críadoB de la misma, en los que M. de Saligny manifestó tener gran confianza, 
que ninguna persona hablo estado en la azotea en la noche citada. — Los mismos 
ingenieros que acompasaron al juez en dicho reconocimiento, dieron en seguida 
informe por escrito, y en él expresan la opinión, teniendo en cuenta todas las oir- 
eunatancias del caso, de que el proyectil no fué dirigido exprofeso á la columna, 
sao que disparada fa arma que lo arrojó en algún punto inmediato, al Norte de la 
casa, chocó en la pared del Teatro Nacional que está contiguo á la misma y ve há- 
sia aquel rumbo, produciendo esto un movimiento de repulsión irregular hacia el 
punto en que se encuentra la marca. Los fundamentos de esta opinión se robus- 
leeea muy considerablemente si se atiende á que M. Saligny no oyó, según él mis- 
mo lo declara, la detonación de la arma que arrojó el proyectil, y á que al tiempo 
qne tal suceso tuvo lugar se quemaban cohetes en diferentes direcciones y proba- 
blemente se disparaban también algunas armas al aire, por causa del regoc^o pú- 
blico. — La evidencia que se tuvo fué tal, que el juez que instruyó la sumaría, de- 
claró que no habia mérito para continuarla. — El interés que naturalmente siento 
ea rectificar las ideas erróneas que se puedan formar de México á consecuencia 
de informes inexactos, me hace dirigirme á vd. sobre este asunto, recomendándo- 
le la lectura de la averiguación at^unta. — Me es muy grata esta oportunidad para 
reproducir á vd., sefior, las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
—[Firmado]. M, Romero,— A\ Hon. William H. Seward, Ac, &c., &c. 
£a copia. Washington, Marzo 29 de 18G2.^^[Firmado]. Romero. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Noviem- 
bre 28 de 1861. — Señor Secretarío: Tengo la honra de llamar la atención de vd. 
káeia el impreso adjunto, que contiene un tratado concluido en Londres el 81 de 



Üigitized by VjOOQ IC 



lio 

Oetubre próximo pasado, entre la Inglaterra, Franoia y Espafia para intervenir 
en México, y que me fué remitido por el Ministro mexicano residente en ?ari8, 
quien me asegura de la autenticidad de tal documento. — En el párrafo segundo 
del artículo primero de dicho convenio notará yd. que se autoriza de la manera 
mas amplia á los gefes de las fuerzas aliadas para llevar á cabo las demás opera- 
ciones, después de ocupadas las diferentes fortalezas y posiciones militares del 
litoral de México, que les parezcan propias estando en el lugar^ para realizar el fin 
con que se ha concert{ido la expedición. En el articulo segundo se obligan las par- 
tes contratantes á no ejercer en los negocios interiores de México influencia nin- 
guna capaz de menoscabar el derecho que tiene la nación mexicana para escoger y 
constituir libremente la forma de su Gobierno. — La sola declaración de que Méxi- 
co tiene derecho para escoger y constituir libremente la forma de su Gobierno, de- 
ja traslucir el objeto verdadero de la expedición, que se quiso disimular precisa- 
mente con aquellas palabras. ¿Quién cuestiona tal derecho? Si los aliados van á 
garantizárselo no dan á entender con esto mismo que á sus ojos el Gobierno cons- 
titucional de la República es un Gobierno impopular que tiraniza á la nación, y se 
conserva en el poder solo por la fuerza de las armas, contra cuya tiranía se de- 
claran campeones los aliados y emprenden su expedición para derrocarla? ¿Qué 
aliciente no recibirán en México los constantes trastornadores del orden público, 
al ver que casi se les invita á levantarse para destruir el despotismo que se supo- 
ne pesa sobro ellos, y que tres de las principales potencias de la Europa occiden- 
tal les garantizan expresamente la* libertad de escoger y constituir la forma de Go- 
bierno que les convenga? ¿Qué Gobierno despótico es ese que pesa sobre el pueblo 
mexicano, que sin mas elementos que su fé ciega en los principios republicanos y 
su adhesión absoluta á los derechos del pueblo, luchó y triunfó en los campos de 
batalla y en las urnas electorales de las clases privilegiadas, que reunían la fuer- 
za moral y material del país, y cuya existencia era anterior á la de México como 
nación independiente? ¿Qué será lo que á los aliados, una vez en México, se les 
antoje caliñcar de voluntad nacional, y cuáles los movimientos que emprendan en 
virtud de los términos adrede vagos de la convención? — Es en verdad muy sensi- 
ble que precisamente en los momentos en que el órdeti y la tranquilidad pública 
estaban para sistemarse en México, si se dejara al país arreglar sus propios asun- 
tos, se organice una expedición extrangera, al parecer con el objeto de interyenir 
por la fuerza en los negocios interiores de aquella República, derrocar al Gobier- 
no existente y dar nuevo pábulo á la guerra civil que habia llegado á su término. 
— Como las instituciones que actualmente rigen á México son idénticas á las de 
esto país, y como si se lograra subvertirlas allí sufririan un golpe rudo que las 
haría vacilar en las demás Repúblicas de este continente, me parece que los peli- 
gros quo amagan en la actualidad á México no son exclusivos de él, sino que se 
extienden á toda la América republicana. — Espero, señor, por lo mismo, que los 
Estados-Unidos, que fueron los primeros en establecer tales instituciones^ al pro- 
pio tiempo que los que hasta ahora han sacado mas provecho de ellas y han mani- 
festado mas celo por su conservación y propagación, no verán con indiferencia la 
tempestad que se prepara, no contra la nacionv mexicana, sino contra las institu- 
ciones republicanas en Améríca'y la autonomía de este continente. — Muy satis- 
factorio me será trasmitir á mi Gobierno las seguridades que sobre este impor- 
tante asunto pudiere vd. darme en nombre de los Estados-Unidos. — Aprovecho es" 
ta oportunidad para renovar 6 vd., señor, las seguridades de mi muy distinguida 
consideración. — [Firmado.] M. Romero. — Al Hon. William H. Seward, &o., &o., &o. 
Ks copia. Washington, Marzo 29 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, 28 de No- 
viembre de ^861.— Señor Seoretario: Como según demuestran todas Us «parlen- 
ciss por las que se puede juzgar razonablemente, el objeto real de los aliados eu- 



Digitized by VjOOQ IC 



111 

repew que finaaron en Londres el tratado de 81 de botubre, es aubvertir la for- 
tt de ¿oMemo que existe actualmente en México y derrocar la constitución que 
ae dio libremente el pueblo de aquella República, creo que no será fuera de propó- 
9to remitir á Td., para conocimiento del Oobiemo de este pais, un ejemplar en in- 
gUsde la Constitución política de México. — ^Notará id., seflor, que este Código est¿ 
fudsdo en las mismas bases sobre que descánsala Constitución de los Eetados-Üni. 
dos. obra de las meditaciones j estudio de los sabios y patriotas hijos de este país 
que lo hicieron indepfndiente y que supieron echar los oimientos de su grandeza 
r desarrollo.— El pueblo de México, que ha contemplado con asombro la fabulosa 
pnqperídad á que ha llegado este país en el corto periodo de su existencia como 
meioa independiente, ha querido llegar & ese mismo resultado, .recorriendo {)ara 
eoBsegnirlo el mismo camino y raliéndose de los miemos medios. Creyó que esto 
¡«seria tanto msiB probable, cuanto que México abunda en los mismos elementos 
que la naturaleza derramó con mano pródiga en este país, y cuanto que su pue* 
Uo habiendo gustado una Tez las dulzuras de las instituciones democráticas, está 
determinado 4 conservarlas y á defender sus libertades. — No bien se habia pro- 
Bolgtdo la Constitución de 1857, cuando las clases privilegiadas de México, el 
clero y el ejército, acostumbrados & regir despótioamente el país, se rebelaron 
eontra el Código que reconocía y sancionaba los derechos del pueblo y la igualdad 
tote la ley. Entonces empezó una lucha gigantesca y desigual, en 'que peleaban 
por ma parte tifopas organizadas y disciplinadas sostenidas con el dinero del ole- 
n, 7 por la otra masas populares sin' disciplina y sin elementos para subvenir ú, 
ksgvstos de la guerra, que se propagó por toda la extensión del territorio mexi- 
eifta— Los reveses multiplicados que al principio sufrió el pueblo sirvieron para 
dimpünarlo: los caSones de sus enemigos para armarlo,. y al cabo de tres años 
de on^ locha sangrienta y sin tregtia, la causa constitucional y popular obtuvo 
síb tsiilio extraño de ningún género la victoria á que la hacian acreedora la jus- 
üda de los principios que defendía y la constancia é inflexible resolución de sus 
softenedores.— Restablecido el imperio de la ley al través de todo el territorio me- 
xictno, los eonstantes enemigos de las libertades populares trataron de derrocar la 
Cooftitncion, TaUéndose de diferentes arbitrios; pero el pueblo de México, con 
oat unanimidad extraordinaria y manifestando un buen sentido que haria honor 
üpQeblo mas culto del mundo, rehusó terminantemente recurrir d los medios que 
K le proponían con el pretexto de salvar la situación, pero con el fin real de sub- 
vertir las libertades públicas, y casi todas las Legislaturas de los Estados expidie- 
raa decretos 'renovando su alianza á la Constitución, protestando solemnemente 
ao reconocer & ninguna autoridad que se creara fuera de aquella, y amenazando 
nasomir su soberanía en caso de que se estableciera tal autoridad revolucionaria. 
— 31irando la ineficacia de los medios propuestos, se recurrió á otros: se quiso pre- 
latar la cuestión como meramente personal, y se trató de hacer renunciar la pre- 
ádeneia á la persona que actualmente desempeña el Poder Ejecutivo de la nación. 
Afortanadamente el buen sentido del país y su amor & la ley fué tan grande, que 
^otro arbitrio se estrelló también ante la determinación de los Estados de sos- 
te&er al Gobierno emanado de la elección popular. Las Legislaturas ratificaron sus 
nteriores protestas contra todo cambio; protestaron de nuevo sostener al Gobier- 
u establecido por el voto de la nación, y lo mismo hicieron los Gobernadores de 
Tirios de los Estados. — En una colección ^e periódicos del mes pasado, que acabo 
<b recibir de México, encuentro algunos de los decretos y protestas á que he he- 
do referencia y que tengo la honra de remitir á vd. en número de seis, en el or- 
den que expresa el índice que las acompaña. — Habiendo resultado ineficaces to- 
<l«elo8 refuerzos hechos en el interior de México para subvertir al Gobierno Cons- 
títoeioaar existente, no parece sino que los constantes é implacables enemigos de 
IisiBstitaeiones democráticas y liberales han recurrido al último extremo imagi. 
Btble que les quedaba, buscando en el exterior del país los medios que no podian 



Digitized by VjOOQ IC 



112 

enconti'ar en otra parta para realixar su deseado objeto. Hasta qué punto sea fun- 
dado ese temor, es cosa que los aoontecimientos se encargarán de manifestárnoslo 
dentro de muy pooo. — Aprovecho esta oportunidad para reproducir á yd., seSor, 
las seguridades de mi muy distinguida consideración. — [Firmado.] M. Romero»-- 
Al Hon. WUliam U. Seward, &o., &c., &o. 
Es copia. Washington, Marzo 29 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

.^jíGACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

índice de los doeument09 que se remiten al Departamento de Estado de loe Ettadoe- , 
Unid^Sf con la nota de esta Legación/echa de hoy, 

\J I . 



' N? 


FKCUA. 


I. 


Febrero 5 de 1869. 


II. 


Junio 22 de 1861. 


III. 


Setiembre '30 „ 


IV. 


Octubre 8 „ 


V. 


»j i> 


VI. 


Setiembre 22. „ 


VIL 


30 



CONTKNIDO. 



Ejemplar en inglés de la Constitución federal de los 
Estados-Unidos Mexicanos, sancionada y jurada el 5 
de Febrero de 1867. 

Decreto de la Legislatura del Estado de Durango, pro- 
testando contra el establecimiento de cualquiera auto- 
ridad revolucionaria. 

Decreto de la. Legislatura del Estado de Chiapas, con 
el mismo objeto que el anterior, y protestando sostener 
al Gobierno del Sr. Juárez. 

Decreto de la Legislatura del Estado de Aguasoalien- 
tes, con el mismo objeto que el anterior, y pidiendo al 
Sr. Juárez que no abandone la presidencia. 

Manifestación del Gobernador del Estado de Aguas- 
calientes en contra del proyecto de renuncia del Sr. 
Juárez. 

Manifestación del Gobernador del Estado de Queré- 
taro, con el mismo objeto que la anterior. 

Manifestación del Gobernador del Estado de Jalisco, 
con el mismo objeto que la anterior. 



Washington, Noviembre 28 de 1861. — [Firmado]. M. Romero. 
Es copia. Washington, Marzo 29 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, 16 de Fe- 
brero de 1862. — Seflor Secretario: Recientemente ha recibido tres importantes 
documentos que vienen á confirmar los temores que he^ manifestado á vd. en di- 
versas notas y en varias entrevistas, respecto de los designios reales de las po- 
tencias signatarias del tratado de Londres. — El primero de dichos documentos 
comprende las instrucciones que el Ministro de Negocios Extrangeros de Fran- 
cia dio al Contralmirante Jurien de la Gravi^re el 11 de Noviembre último, poco 
antes de que el contingente francés partiera para las aguas de México, y que han 
sido recientemente publicadas entre los documentos remitidos al Cuerpo Legisla- 
tivo por el Gobierno del Emperador. En tales instrucciones, que fueron escritas 
casi al mismo tiempo que se ratificaba en París el tratado de Londres, se en- 
cuentra este muy insuficiente, y para subsanar tal falta, se concede autorización 
expresa al comandante de las fragatas francesas, para que una ves ocupado el li- 
toral de México, se interne en el país y llegue hastA la capital de la República. M. 
Thouvenel se encargó, ademas, de examinar una hipótesis que se presenta á su 
previsión. '^Puede suceder, dice, que la presencia de las fuerzas aliadas en el ter- 
ritorio de México, determine á la parte sana de la población, fatigada de la anar- 
quía, ávida de orden y de reposo, á hacer un esfuerzo para constituir en el paía 
un Gobierno que preste las garantías de fuerza y de estabilidad que han faltado 
á todos los que se han sucedido en él desde su emancipación." — M. Thouvenel 



Digitized by 



Google 



113 

bftbla del ínteres que tienen los aliados en quo se verifique el oambio que él tuTo 
Iaag;udeza de prever, y continúa diciendo: <> Este ínteres los debe decidir á no 
desalentar las tentativas de la naturaleza que acaba de indicarse, y vos [el Con- 
tralmirante La Graviére] no deberéis rehusarles vuestros auxilios y vuestro apo- 
yo moral, si por la posición de los hombres que tienen la iniciativa y por la sim- 
patía que encuentre en la masa de la población, presentan apariencias de buen 
éxito para el esiablecimiento do un orden de cosas de tal naturaleza qué asegure 
i los intereses do los residentes estrangeros la protección y las garantías que 
hasta ahora les han faltado." Estas instrucciones están tan explícitas, que es en- 
teramente excusado agregar una sola palabra para conocer el fin con que han QÍdo 
dictadas, y el objeto á que se dirigen. ¿Puede concebirse un llamamiento mas di- 
recto á la rebelión? — ^£1 segundo documento es una proclama quo el Contralmiran- 
te La Graviére expidió en cuilnplimiehto de dichas instrucciones, el 28 de Noviem- 
bre en la rada de Tenerife, y el tercero un manifiesto firmado en Veracruz el 10 de 
Enero próximo pasado, por los plenipotenciarios de las potencias aliadas y los ge- 
fes de las fuerzas navales. En este se asegura que los aliados han ido ú, México ú. 
ayudar al pueblo mexicano á establecer un buen Gobierno, y en aquel se dice lo 
suficiente para conocer los deseos de la Francia respecto de dicha República. — 
Tengo la honra de remitir á vd. un ejemplar de cada uno de los documentos refe- 
ridos en esta nota, por si no liubieren llegado 4ntes por otro conducto á conoci- 
miento del Gobierno de los Estados-Unidos. — Aprovecho gustoso esta oportunidad 
para renovar á vd., señor, las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
[Firmado]. M. Romero, — Al Hon. William H. Seward, &c., &c., &c. 
Es copia. Washington. Marzo 29 de 1862. — [Firmado.] Jlomfro. 



NUMERO 95. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Marzo 29 de 186S. 
Entreoisla con eí JSr. T'dssara. 

Hoy me enseñó el Sr. Tassara otros despachos importantes que recibió hace po- 
C) de su Gobierno. 

De ellos aparece que el Gobierno francés desaprobó los términos en que los co- 
KÍsionadoB de los aliados pusieron la nota colectiva que desdo Veracruz dirigieron 
al Supremo Gobierno, por tres consideraciones: l'^, porque no se entablaron desde 
cfttónees las reclamaciones que la Francia dice tenor contra México: 2?, porque 
pidieron permiso para internarse en México ouando tenían la fuerza suficiente para 
haberlo hecho sin solicitar permiso do nadie; y 8% por haber entrado en relacio- 
nes con el Gobierno del Sr. Juárez, á quién se prodigan los mayores denuestos y 
se aparenta tratar con el mas alto despreoio, y cuya existencia se asegura que de- 
be de ignorarse absolutamente. La España dijo que estaba enteramente de acuer- 
do con las ideas precedentes; pero que no podia desaprobar la conducta del conde 
de Ketis, porque aunque no era conforme con las instrucciones que se le habían 
dado, las circunstancias que se le presentaron en el terreno de los hechos debie- 
ron aer suficientes para modificarlas en los términos que lo hizo. 

El Gobierno espa&ol trata también con la mayor dureza al del Sr. Juárez, pero 
da 4 entender que, si no es posible establecer otro, la Espafla no se empeñará en 
derrocarlo, cuyo concepto se expresa sobre poco mas ó menos con estas palabras': 
**^Si la parte sana de la población de México, cansada de la anarquía, y aprove- 
chándose de la permanencia de los aliados en su territorio, estableciere un Go- 
kserno que fuere sostenido por la mayoría y dé garantías de orden y protección k 
TOMO 11. 15 



Digitized by VjOOQ IC 



114 

los extrangeros, los aliados dcberáa coacclerle todo au apoyo moral; pero solt^ 
mente hasta ese límite deberá llegar la iatervencioQ que tengan en los asuntos in- 
teriores de México.'' La resolución do la Francia es derrocar ante todas cosas al 
Supremo Gobierno constitucional. 

£l Sr. Tassara tuvo adamas la bondad de leerme una comunicación dirigida por 
el Sr. Calderón CoUantes al conde de P^eus, en respuesta á la que el segundo man- 
dó al primero, acompañándole copia de la nota colectiva. Se le dice que se aprue- 
ba su conducta y se le recomienda que se ponga en contacto con las personas pro- 
minentes de todos los colores políticos de México, y les manifieste que las inten- 
ciones de la Espatia no son mezquinas ni interesadas, sino que se reducen á ayu- 
dar de buena fe á México u constituir uu Gobierno estable, de conformidad con 
las necesidades y la voluntad de su pueblo, la influencia que legítimamente le cor- 
responde y que solo aspira ú tener. 

Se le manda ademas copia de unas bases para conseguir la pacificación de Mé- 
xico, que la España sometió á la aprobación de la Francia y de la Inglaterra, 
cuando estaban en las negociaciones que precedieron al tratado de I^óndrcs, y que 
por el resultado parece que no se admitieron. Si mi memoria no es infiel, las ba- 
ses contienen los puntos siguientes: 

1? Que los partidos contendientes celebren un armisticio de seis meses, duran- 
te el cual cada uno conservará las posiciones que ocupé al celebrarse aquel. 

2? Que inmediatamente se abrirán los baminos al libre tránsito y cesarán las 
persecuciones por causas políticas. 

3? Que desde luego se convocará un Congreso elegido con arreglo á las bases 
orgánicas para que forme la Constitución de México. 

4? Que luego que sa reúna el Congreso," procederá ú elegir un Presidente pro. 
visional, á quien entregarán las armas sin objeción los gofos de los partidos con- 
tendientes. 

5? Que dentro de tres meses, contados desde la reunión del Congreso, formará 
y aprobará este la Constitución política de México, que el Presidente provisional 
hará publicar sin hacer observaciones de ningún género. 

6? Que el Gobierno que en virtud de dicha Constitución se organice, será reco- 
nocido incontinenti por los aliados y recibirá la protección detapoyo moral de estos. 

Seguramente el Gobierno español no hf#rá abandonado este proyecto y lo en- 
vía ahora al general Prim para ver si es posible realizarlo, üe él se esperaría pro- 
bablemente que naciera la monarquía. 

Hoy mando al Sr. Fuente copia de esta nota. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida cüiisideraoioa. 

Dios, Libertíid y Reforma. 

[Firmado], M. ROMERO. 

Seííor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 96. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washvngt07i, Marzo i'9 de 1869. 

Misión de D. Felipe Ner¿ del Barrio. 

Hoy me dijo el Sr. Barreda, Ministro del Pera, que habia sabido de una mane- 
ra fidedigna qco el Gobierno de Guatemala habia mandado á Europa á D. Felipe 
Neri del Barrio, acreditándolo como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipo- 
enciario de aquella Repüblica en Londres, Paris y Madrid, cDu instrucciones de 



Digitized by VjOOQ IC 



115 

|i»ap«ye el proyecto del estableeimieato de la monarquía en Méxioo, y asegure 

kksaliidos qne si tal plan se lleva íi cabo, Guatemala se anexará al reino de 

Jíáxá». 

MeiofonDó ademas el Sr. Barreda, que habia comunioado esto mismo & Mr. 
Sevud, quien le dijo que iba á dar instrucciones al Ministro de les Estados-üni- 
ioieiGaatemala, para que trabaje en contra de dichos planes, y & los Ministros 
ea láidresj París y Madrid, para que procuren neutralizar los trabajos del Sr. 
Seno. £1 Sr. Barreda escribió ya con el mismo objeto á los Ministros del Perú 
'aLikidpesyParis. 

£b Ii próxima conferencia que tenga yo con Mr. Scward le hablaré sobre el 
imto. Hoy informo de él al Sr. Fuente. 

Reprodazeo 4 Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

DicSj Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 97. 

LIGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washijigton, Marzo 30 de 1862. 
Libro azul inglés respecto de México. 

Tingo Ift honra de remitir adjunto un ejemplar del THmes de Nueva-York de ayer, 
o qoe se reimprimieron los principales de los documentos que respecto de Méxi- 
» se publicaron en el libro azul inglés. Aunque tales documentos Tan á reimpri- 
^íntegros, entre los que este Qobierno va ú remitir á la Cámara de Diputa- 
^segnn tengo comunicado ú, vd. en mis notas anteriores, creo conveniente en- 
Zahora á ese Ministerio los que reprodujo el Times, por ser altamente impor- 
Ab» 7 porque llegarán á esa capital con un mes de anticipación, pues la edición 
*^ qne mande hacer la Cámara de Diputados, de los que le* remita el Presiden- 
k|M podrá estar á tiempo para ser en iada por el paquete inglés que llegará á 
^aicrui á fines del mes entrante. 

i» considerable extensión de dichos documentos no mo permite enviar traduc- 
«B de ellos. *^ 

También remito un editorial que sobre ellos publicó el mismo periódico en su 
ifisKfo de ayer, comentando de una manera desfavorable la conducta de Mr. 
Gewin. 

^produzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

K«, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NÜIVIERO 98. 

UMACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

. Wcuhingtonj Marxo SO de Í862. 

Las cuestiones de México en el Cuerpo Legislativo de Francia. 

íago la honra de remitir á vd., por si la correspondencia del Sr. Fuente su- 
frió» algún extravío, una tira del Times do Nueva-York, que contiene los disour- 

Digitized by VjOOQ IC 



116 

BOB pronunoiad<vs en el Cuerpo LegisUtiyo de Franoia, en la sesión del 13 del que 
finaliza, al discutirse el proyecto de respuesta al discurso de la corona sobre los 
derechos de neutralidad, bloqueo de los puertos del Sur é interrencion en México. . 

M. Achule Jubinal, fué el primero en hablar respecto de México, y lo hiso en 
términos bastante razonables. M. Jules Favre propuso en nombre suyo y de otros 
Diputados, una enmienda al párrafo del proyecto de contestación relativo á Mé- 
xlco, desaprobando la expedición. En seguida pronunció aquel orador un discurso 
muy elocuente y en términos muy farorables á* México, el cual fué contestado por 
M. Billault, Ministro sin cartera, que habló en nombre del Gobierno, repitiendo 
lo que aquel ha declarado hipócritamente varias veces. La enmienda do M. Fayre 
foá desechada por la Cámara. 

£1 TVm» y el Tribune de Nueva-YorlL han comentado en los editoriales que re- 
mito, los términos de dioha discusión y las miras de Francia respecto de México, 
de una manera que no deja nada que desear. 

Reproduzco á vd. con este motivo li\s seguridades de mi muy distinguida consi- 
deración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

• [Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 99. 

LKGACION MEXICANA EN l,OS ESTADOS-UNIDOS DE AHÉRIGa. 

N. 

Waskirtffion, Marzo .31 de 1863. 
XXXV confertncUi con Air. Seward. 

Creyendo conveniente que Mr. Seward supiera la determinación de lo» Gobier- 
nos de Francia y Espafla con relación á México, que participo á vd. en mi nota 
número 95, de 29 del que finaliza, faí á comunicársela hoy al Departamento de Es- 
tado. Lo encontré saliendo del edificio con dirección á la casa del Presidente: lo 
acompasé hasta ella, y en el camino le refbrí lo mismo que digo á vd.' en mi nota 
citada, con la sola diferencia de que no le dije que tales noticias mp hablan sido 
comunicadas por el Sr. Tassara, sino que las habia yo recibido esta maSana de 
Paris por conducto enteramente fidedigno. 

Mr. Seward las oyó con atención y me dijo que desde luego se hi^ comunicarla 
al Presidente y haria uso de ellas. 

Vi después á un empleado del mismo Departamento, quien me dijo que por el 
correo de hoy se mandaban á Mr. Dayton, Ministro de los Estados-Unidos en Pa- 
ris, instrucciones para que manifieste de nuevo al Gobierno del Emperador la re- 
solución do los Estados-Unidos de oponerse á que la intervención ocasione un 
cambio en la forma de gobierno actual en México. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



117 
NUMERO 100. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉIUGA. 

Waskinfflofif Mano SI de 186S, 

Sueldos de esta Legación. 

Con la nota de eae Ministerio, número 823, de 27 de Febrero próximo pasado, 
lave la honra de recibir una letra girada contra los Sres. Baring Hermanos y oom- 
pftfiia, de Londres, ü sesenta días vista, por ochenta y nueve libras esterlinas, on- 
ce ehelines y ocho peniques [£ 89-11-8], endosada á mi favor. 

Desde Inego la mandé á mi corresponsal en Naeva-York para que fuera nego- 
ciada en aquella capital, y hoy recibí la cuenta de venta que remito original y de 
U que aparece que la libranza produjo la cantidad liquida de cuatrocientos trein- 
ta j siete pesos noventa y tres centavos [$ 487 98 os.] 

Cumpliendo con las órdenes que esa Secretaria me comunicó en su nota citada> 
he entregado al agregado de esta Legación, D, Jesús Escobar, doscientos veinti- 
cinco pesos [$ 225] ¿ cargo de sus haberes, según aparece del recibo que remito, 
7 he tomado el resto de doscientos doce pesos noventa y tres centavos L$ 212 98], 
por cuenta de mis sueldos. 

Reproduzco ¿ vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

IMos, Libertad y Keforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeCor Ministro de Relaciones Exteriores. — México.' 

Üuenta de la negoeiaeion de una letra de £ SO^ll S, á 60 dios vúlo, á cwgo de lo9 
Sra. Baring Hervianoe y Compañía^ de Londres, por orden y éHenta del 8r. D, U. 
Homero. 

Libranza á 60 dio* viita, de £89 11 8, á 111 .$44^ S5 

Oafmieion al 1 por ciento 4 4^ 

^4S7 9S 

f^. r. ú O, 

Xueva-Vork, Marzo 29 de 1862. 

( Firmado ). Brugniere 4* Tkebáud. 



NUMERO 101. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOA. 

Washington, Abril i? de 186S. 

Miscelánea. — Publicaciones ile los diarios de Nueva- York respecto 
de México. 

£n la ¿Itima semana han llegado dos vapores de la Habana, el <<Harnack" y el 
"Cohimbia." Ambos trajeron pocas noticias de Veracruz y ningunas del interior 
de la República. Remito á vd. tiras de los periódicos de Nueva- York con las noti- 
cias recibidas por dichos vapores, y editoriales de los mismos, en que se comentan 
las referidas noticias. También remito tiras que contienen los articules de la pren- 
sa de Londres sobre México que han reproducido los diarios de Nueva- York. 

Carta de Mr. Plumb á los Sres. Duncan, Sherman y compañía. — Mr. Plumb ha es- 
crito una carta á los Sres. Duncan y Sherman, de Nueva- York, que tienen influen- 
cia eon los tenedores de bonos mexicanos en Londres, manifestándoles lo mucho que 



Digitized by VjOOQ IC 



118 

Be perjudican los intereses de aquellos, si á consecuencia de la intervencioii Beim- 
pusiere á México el reconocimiento de los bonos dé Jecker y Peza, pues ellos au- 
mentarán en 52.000,000 la deuda exterior de la Hepública, con perjuicio de los 
acreedores legítimos. 

Fuerza marítima aliada en el Pacífico, — El último vapor de Colon trajo la noticia 
de que una gran fucrxa naval francesa é inglesa que habia llegado (i Panamá, sa- 
lió parala costa occidental de México, seguramente para ocupar nuestros puertos 
del Pacifico. Remito á vd. la carta de Panamá que contiene dicha noticia. 

trivio de refuerzos franceses á México. — £ntre las noticias traídas por un vapor de 
Europa que llegó ayer á Portland, se encuentra la de que la Francia iba á enviar 
mas refuerzos á México. El Sr. Fuente me dice, sin embargo, en una carta fecha- 
da en Londres el 18 del próximo pasado, que lo que se iba á mandar de Tolón era 
material de guerra en la fragata ''Sena." ' 

Pliego para el MinisteriOi — Acabo de recibir del Sr. Fuente el pliego para esc 
Ministerio, que tengo la honra de incluir. 

Expedición filibustérica contra Sonora, — El Herald de Nueva-York reprodigo hace 
poco unas noticias publicadas el 7 de Febrero último por el Herald de San Fran- 
cisco, en que se dice que habia entrado en Sonora una expedición fílibusUricadel 
Sur. Estos rumores me parecen tan* vagos, que no los creo suficientes para pedir 
á este Gobierno, ¿ consecuencia de ellos, que tome las medidas necesarias para 
impedir la expediclpn. Si tomaren mas cuerpo daré los pasos convenientes. En- 
tretanto, tengo comunicadas al Cónsul de San Francisco las instrucciones respec- 
tivas. 

Avance de las fuerzas del Sur en la frontera de México. — Las fuerzas del Sur han 
avanzado considerablemente en Nuevo-México j en Arizona: Santa Fé, capital de 
aquel territorio, fué ocupada por ellas,'^ se hablan adelantado tanto hacia el Oes- 
te, que amenazaban ya el fuerte Yuma, en el rio Colorado, Estado de California.' 
Se asegura que en San Francisco se estaban organizando cuerpos de voluntarlos 
para atacar á los disidentes, y que vendrían por Guaymas á Arizona. 

Territorio de Arizona. — El Congreso tiene pendiente un proyecto de ley en que 
ee organiza el territorio de Arizona, y se cree que cuando pase se enviarán tro- 
pas al nuevo territorio. El proyecto no se ha discutido todavía, porque negocios 
mas urgentes han ocupado haaCa ahora á la Cámara de Diputados. Cuando se dis- 
cuta ocasionará probablemente algunas dificultades, por haberse declarado en el 
proyecto que nunca podrá establecerse la esclavitud en aquel territorio, lo cual 
removerá la discusión, no terminada todavía, de la esclavitud en los territorios. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

' SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 10:i 




liJBOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 3 de ISSjí 

XXXVI conferencia con Mi\ Seward. 

Hoy tuve otra conferencia con Mr. Seward. Lo informó de la naturaleza de 
plan que el Gobierno espaHol envió al general Prim piya la pacificación do Mé- 
xico, lo que por falta de tiempo no le pude comunicar en la última vez que lo tí 
y le expliqué detenidamente la gran probabilidad que hay de que un Congresi 
elegido con arreglo á las bases orgánicas y en que solo estén representadas !&' 



DigitizecTby 



Google 



119 

tiampnvüegiadaty y no el pueblo, se preste íi secundar las miras de los aliados y 
idoptelft monarquía. Me preguntó si creía yo que la Francia y la EspaQá estuvieran 
de acaeido en sus planes respecto de México, y le respondí que aun en el caso de 
que difirieran en el fondo, lo que no creo probable, pues solo diñeren en los can- 
didata^ la EspaQa no haría una oposición abierta á la Francia, por ser comparati- 
vamente mas débil que esta potencia. Me dijo que sus noticias le aseguraban que 
había gran dlTorgencia entre los planes de ambas naciones, á lo que lo manifesté 
que desde el principio la habia habido, y que eso no habia impedido que la expe- 
dición se organizara y se llevara á cabo. 

. Me referí en ¿eguida á la noticia de los refuerzos enviados á México por la Fran- 
cia, de que hablé á vd. en mi nota número 101, de 1? del actual, diciéndoles que 
ellos comprobaban la exactitud de las noticias que le habia comunicado en mi últi- 
ma entrcTÍsta con él. y los designios del Emperador. Xo ino respondió sobre esto 
ana sola palabra. 

Concluyendo el 11 del mes entrante el término para cangear la ratificación del 
tratado postal de 11 de Noviembre último, que ha sido aprobado y ratificado por 
ambos Gobiernos, dijo íi Mr. Scward que si no se mandaba li México en este mes 
BO podría llegar á tiempo para haoer el cangc. Me suplicó informara yo de estos 
hechos ul oficial mayor de la Secretaria, para que dispusiera la remisión del tráta- 
lo. La causa de la dilación ha sido que se esperaba en el Departamento que so apro- 
bara el de extradición para enviar los dos juntos; pero como este no se ha apro- 
bado todavía, ni hay esperanza de que se apruebe pronto, puede considerarse co- 
mo perdido, y he querido salvar do la misma suerte al podtal. 

Hable con Mr. Seward sobre otros asuntos, de que no creo necesario informar 
á vd. por ahora. 

La traducción de los documentos que he mandado al Departamento de Ksttfdo 
par» que sean enviados á la Cámara de Diputados con el menHage del Presidente 
fobre la intervención en México, se va haciendo muy lentamente y no creo que se 
acabe en dos semanas. La impresión de ellos no podrá, pues, concluirse sino has- 
ta fines del presente mes. 
Reproduzco á vd. las seguridade>i de mi muy distinguida consideración. 
Dios. Libertad v Reforma. 

[Firmado]. M ROMERO. 

Señor Ministro do Relaciones Exteriores. — México 



NUMERO 108. 

::,E<?ACION MKXICAN.V EN LOS K.ST.\1>0S-U NIDOS DK .VMKRICA. 

Wa.'iUiu'jtun, Ahril .^ Jr ¿,\(: .'. 
l^olítica contiiv'iital umerirana. 

Tratando el Sr. Barreda, Ministro residente del Perú, de llevar á cabo las ideas 
MaceniJas en la nota que mandó {\ su Gobierno á principios del mes próximo pa- 
gado, según comuniqué á vd. en mi oficio número 7G, d.e 10 de Marzo citado, es- 
sribió laa bxses que remito en copia, cuya aceptación me ha propuesto ú mí y {\, 
1m reprcaentantcs délas Repúblicas hispanoamericanas, acreditados cercado este 
0«lMemo, y que son ademas de México y del Perú, Nueva-Granada, Chile y las 
naeo Repúblicas de la América. Central. 

El 1? del que cursa nos reunimos en k cana del Sr. Rarreda para discutir di- 
«baa b&ses, exceptuando solamente al Sr. Irisarri, Ministro de Guatemala" y el 
^vador, que reside en Brooklyn. Mis colegas manifestaron que las aprobaban cu 
•^form» actual, y yo sugerí que ií? redactara en términos menos vagos el artícu- 



Digitized by VjOOQ IC 



120 

lo 1?, expresando que el voto de los gobernados que se requiere para legaluar los ^ 
gobiernos de hecho debe tomarse en la forma prevenida por las leyes eleotorales 
del país respectivo. No creyeron necesaria esta adición y yo no insistí en ella por 
no entorpecer el curso y pronto arreglo del asunto, y principalmente porque las 
bases una vez adoptadas aquí por nosotros, ú, nada nos obligan, pues como terá 
vd. en el preámbulo que las acompafia, se firman para someterlas á la aproba- 
ción de los Gobiernos americanos, á fin de que sirvan de fundamento para celebrar 
un convenio continental que constituya el derecho internacional americano. 

El objeto de las bases es muy loable, pues tiende á evitar los constantes cam- 
bios de Gobierno, de que por desgraeia han sido víctimas las Repúblicas hispano- 
• americanas desde la consumación de su independencia, impidiendo que países ex- > 
trangeros, interesados en fomentar las revueltas ó en sostener las facciones, con- 
cedan á los amotinados el apoyo del reconocimiento oficial como gobierno de he- 
cho y traten de imponer por la fuerza al paÍ3 el cumplimiento de las transaccio- 
nes celebradas por los rebeldes. 

En principio, pues, y bajo el punto de vista que afecta, los intereses de México, 
las bases no tienen objeción de ninguna clase, sino que por el contrario, su acep. 
tacion por las naciones de Europa seria altamente favorable para nosotros. Pero 
si, como es probable, solo son aprobadas por las naciones hispanoamericanas, no 
nos serán de ningún provecho, pues á causa de las pocas relaciones que tenemos 
con ellas, y de la ninguna influencia que ellas ejercen en México, el reconocimien- 
to 6 no reconocimiento de las mismas, délos motines que haya en la República, de 
nada servirla para alentar 6 desalentar en lo mas mínimo á los facciosos, 6 para 
conservar al Gobierno legítimo el prestigio que debe tener. 

El Sr. Barreda me ha asegurado que hay grandes probabilidades de que los Es- 
tados-Unidos acepten todas 6 algunas de dichas bases. 

Ayer se las leyó á Mr. Seward, quien las recibid con agrado, y ofreció comuni- 
carlas al Presidente en junta de Ministros, y decirle el lunes la resolución del ga- 
binete. No es difícil que este Gobierno las vea con favor, porque ahora saca él 
desde luego todas las ventajas que ellas puedan producir. En verdad no parece 
sino que han sido hechas exprofeso para defender la causa de este Gobierno contra 
los disidentes del Sur, y yo recuerdo que poco antes de escribirlas, me dijo el Sr. 
Barreda que se cqlócaba en un terreno muy favorable al Norte. 

Por mi parte, pues, las he considerado como si fueran concluidas entre México 
y los Estados-Unidos, y midiendo bajo este punto de vista las ventajas y los in- 
convenientes que nos resultaiúan de su adopción, me han parecido las primeras 
de mas peso que los segundos, y esto es lo que me ha decidido á aceptairlas. 

Las ventajas que obtendríamos de un pacto semejante celebrado con los Esta- 
dos-Unidos, especialmente ahora en que por causa de las intrigas de los aliados 
no es nada i^emoto que los restos de la reacción organicen en la Repúblioa una 
sombra de Gobierno, son demasiado patentes para que me detenga yo á examinar- 
las. Considerando á dichas bases en abstracto y bajo un punto de vista mas ele- 
vado, ellas constituirian una garantía de que este Gobierno renunciaba á su po- 
lítica de ensanche territorial en perjuicio nuestro, lo que por sí solo bast^^ria para 
hacérnoslas aceptables. 

Examinando el otro lado de la cuestión, aparece que el principal inconveniente 
del arreglo seria la obligación que se imponía México de no reconocer la indepen- 
dencia délos Estados del Sur, sino después de que este Gobierno la haya reconoci- 
do. Por las circunstancias en que se halla actualmente la República, y por la ne- 
cesidad que tiene de mantener la mejor armonía posible con este Gobierno para 
conseguir que con sus buenos oficios nos ayude á conjurar los peligros que amena- 
zan á nuestras libertades y aun á la independencia de nuestra patria, es natura^ 
creer que México no reconocerá la independencia de aquellos Estados sino cuando 
tal reconocimiento no se considerara ofensivo por este Gobierno, es decir, despaos 



Digitized by VjOOQ IC 



^ 121 

de qaetl mismo lo hubiera hecho. £u este oaso resulta, pues» que el Gobierno de 
México solo se obligará formalmente á hacer lo que sus Id ter eses requieren en todo, 
Msqque hiciera. Es cierto que eeria mejor no obligarse á hada y quedar expedito 
pura obrar después como lo exijan las circunstancias; pero conviene tener presente, 
que ademas de que el principio relativo al reconocimiento es una espada de dos 
filos de la que si hoy podemos valemos para herir 4 nuestros enemigos, maBana 
podrán estos servirse para herimos ü nototros, es un principio sano fundado en 
la equidad y que nace de la doctrina de no intervención, que si se observara de 
bnena fé por las naciones civilizadas, haría prodigios en favor de los pueblos y de 
las instituciones liberales. 

En algunas de las notas que dirigí á ese Ministerio á principios del año próxi- 
mo pasado, procura inculcar dos ideas: I?, que la división de este país tenia mu- f 
ehas probabilidades de llegar &ser uu hecho consumado; y 2^, la conveniencia que 
de tal división resoltaría ¿México teniendo por vecinos & dos países rivales, y con 
faenas, si no equilibradas, á lo menos en una proporción mucho mas regular de 
la que guardan las de México con la Union Amerícana. Esto conduce á creer, y 
era mi opinión, que México debia hacer lo que estuviera é, su alcance, sin com- 
prometerse, por eoadyavar ¿ que se realizara tal división. En el convenio de que 
ahora me ocupo se sigue la política opuesta, por lo cual creo de mi deber mani- 
festar á vd. someramente las razones que me han hecho modificar mi opinión. 

Antes de que comenzara la guerra civil en los Estados-Unidos parecía que ellos 
eran los únicos enemigos que tenia México, pues con sus ideas y su política nos ha- 
bían hecho perder casi una mitad de nuestro territorío, y eran un amago constante 
contraía inte¿Hdad del que nos quedaba. Nada era, pues, mas natural que ver con 
agrado y procurar que se realizara una división', que por una Téliz combinación de 
eircnnstancias harían casi impotentes para contra nosotros á cada una de las par- 
tes que quedaran con existencia política independiente. Pero desgraciadamente no 
Meo había estallado la sedición, de la que esperábamos tan favorables consecuencias 
eoando descubrimos otro peligro de que (intes nos habla libertado la fuerza de este 
país y de que ahora su unión serift la mas segura garantía que tendríamos para con- 
jurarlo. Nos encontramos, pues, en la dura alternativa de tener que sacrificar nues- 
tro territorio y nacionalidad en manos de este país, 6 nuestras libertades y nue^^ra 
independencia ante los tronos de los déspotas de Europa. El segundo peligro es aho- 
n inmediato y mas inminente': para conjurar el primero contamos con el porvenir 
y las lecciones de la experíencia. 

Si el Supremo Qo'bierno fuero de mi opinión en este importante asunto'y se de- 
iennínarc á adoptar las bases, sería conveniente que enviara á esta Legación las 
iaatraeciones correspondientes, pues es probable que la negooiacion se siga en es- 
ta oapital, por residir en ella mayor número de representantes de las naciones ame- 
neaaas que en cualquiera otro lugar, y por ol iatcre» que todas tienen en cons^*- 
foir que este Gobierno entre en el arreglQ. 
lUproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Dios, Libertad v Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERí). 

Señor Ministro ile Kelucione» Exteriores. — México. 

los infrascritos representantes diplomáticos en los Estados-Uuidos de América 
^e las naciones americanas quo se registran al margen, reunidos cu conferencia 
e«nel objeto de uniformar la acción de sus Gobiernos, respecto' tlosiortosprinol- 
pioa, que tanto el estado actual de la América como los intereses de su porvenir 
iaeen de alta importancia, han convenido en someter íl la aprobación de sus Go - 
únenos laa bases siguientes, con la esperanza de que siendo adoptadas, sirvan de 
fkmdamento para celebrar una convención continental que constituya el derecho 
^ttemacional americano y afiance la independenoia, integridad y autonomía do 
TOMO n. 1<> 



Digitized by VjOOQ IC 



V¿2 

sus nacionalidades. — If Los Gobiernos de hecho para ser reconocidos por las na- 
ciones americanas, deberán haber recibido la sanción nacional por medio dol to- 
to de los gobernados. — 2^^ En los casos de guerra civil, las naciones americanas 
continuarán sus relaciones diplomáticas y de amistad con el Gobierno que repre- 
sente la legalidad, ó que haya sido reconocido por ellas antes de empezar la guer- 
ra [hállese ó no en posesión de la capital] hasta que el oponente haya sido con- 
firmado por el sufragio del país después de concluida la lucha. — 3? Durante el es- 
tado de guerra civil, las naciones de América no reconocen en los sublevados 6 re- 
volucionados ó sus caudillos, el derecho de ejercer ningún acto de soberanía ó 
autoridad de la competencia de los Gobiernos ó poderes regularmente constitui- 
dos. — 4* La naciones de América se comprometen recíprocamente á no dar pro- 
tección, intervenir ni reclamar en favor de sus conciudadanos, por contratos, au- 
xilios, préstamos, ayuda ó cualquiera otro acto espontáneo de ellos que favorezca 
directa 6 indirectamente á los rebelados ó revolucionados contra los Gobiernos ó 
autoridades que ellas hayan rcconopido. — 5"? Las naciones declarantes se recono- 
cen recíprocamente sus derechos de soberanía y jurisdicción sobre el territorio 
que actualmente comprenden y no reconocerán ninguna s«bdivision, separación, 
ó fraccionamiento ó alteración de los respectivos límite^ actuales, mientras no sea 
sancionada respoctivamente por medio de tratados hechos en forma legal éntrelas 
partos interesadas y ratificados conforme á sus leyes. — 6* Las naciones america- 
nas se garantizan recíprocamente su independencia y autonomía nacional contra 
la intervención 6 protectorado que otro poder intente establecer en el Gobierno 
interior de cualquiera de ellas por medio de la fuerza, y unirán sus armas y re- 
cursos para oponerse á la conquista de sus respectivos territorios por fuerzas ex- 
trangeras. — ün tratado especial regulará el modo do dar operación práctica á es- 
ta liga defensiva. 

Ms copia.. Washington, Abril 4 de 1863. — [Firmado]. Romtro. 



NUMERO l(í4. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LO.S ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

WoísJñngton, Ahril 7 de 1S63. 
Dijtcursos resjKcfo de México. 

Tengo la honra de remitir á vd. las adjuntas tiras que contienen íntegros los 
discursos pronunciados en la Cámara de los Comunes'de la Gran üretafla el l?de 
Mayo próximo pasado, y en el Cuerpo Legislativo de Francia el dia 13, respecto 
de la intervención en México, á los cuales se refirieron mis notas números 91 y 98, 
de 26 y 30 del mes citado, con las que remití extractos de los mismos. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. IIOMKRO. 

¡Señür Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



123 



NU3IERO-105. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Abril 9 de 1862 

Navegación en el Río Grande, 

Los buques de Ips Kstados-Unidos que bloquean la boca del Rio Grande» han ' 
Cftpiorado recientemente varios barcos ingleses y espaSoles, por sospechas de 
qae intentan correr el bloqueo. El vapor inglés *<Lauban" fué capturado el 1? de 
Febrero último por la corbeta de guerra do los Estados-Unidos <'Portsmouth/' 
por llevar & bordo un cargamento de algodón que habia tomado de Matamoros. 

Con ^ie motivo Mr. Gregory interpeló al Gobierno británico en la Camarade 
los ComuneSf si habia fijado su atención cu tul captara, y Mr. Layard, subsecre- 
tario de Estado, contesta que se habían mandado instrucciones á Lord Lyons, pa!*a 
que hablara k Mr. Seward sobre este asunto. Mr. Layard agregó que no podia 
decir qué conducta seguirla el Gobierno británico; pero que habia determinado 
BHUidar un buque de guerra á Matamoros para la protección de los intereses bri- 
tinicos en las aguas americanas. 

* El vapor *'Roanoke" llegado antier á Nueva-York, procedente de la Habana, 
tr^o la noticia de que el 20 del próximo pasado llegaron al Rio Grande el vapor in- 
^ "Phoeton," de 52 caBones, y el francés '*Bertholet," de 6. La correspondencia 
ie la Habana que remito entre las tiras adjuntas, Mice que el capinad del ''Phoe- 
tOB** aseguró que su misión era mantener abierta la navegación del Rio Grande 
eoolra todo inoonveniente. 

Lo qüc tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y fines consi- 
goientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
IMo», Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

?e5or Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 106. 

LSaACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS D? AMÉRICA. 

Wa^hinglon^ Abril 9 dt ISGW 
yVafado de extradición. 

SI 6 del que cursa fui á ver á Mr. Sumner, presidente de la comisión de rela- 
CMies exteriores del Senado, para manifestarle que el 11 del entrante Mayo es- 
|ira el térm.ioo, dentro del cual se debe hacer el cange de ratificaciones del trata- 
do dé extradición, concluido entre México y los Estados-Unidos. Le dije que sino 
fe mandaba por el "Roanoke," que saldrá el 15 de Nueva- York, nopodria llegar 
¿México dentro del término estipulado para verificar dicho cange, y debia con- 
fi'ierarse como perdido. Agregué otras consideraciones que hacen de desear el 
fBc haya un tratado de extradición entre México y los Estados-Unidos, é indiqué 
^dificnltad que habría en lo sucesivo de celebrar otro que reuniera las ventajas 
^elpresente, f que hubiera sido aprobado por el Congreso do México. Mr. Sum- 
S€rme dijo que haría lo posible por obtener la resolución del Senado áut es de la 
Aüda del '<Rcanokc," y manifestó grande interés por salvar el tratado. 

Ea sesión ejecutiva de ayer se ocupó el Senado de dicho pacto, y en la do hoy 
^aprobó por 27 votos contra 13, con la modificao'ion propuesta por la comisión de 



Digitized by VjOOQIC 



124 

relaoiones exteriores, relativa á omitir la cláusula en que se estipula la extradi- 
ción por los delitos de hurto y peculado. 

Procuraré que en el Departamento de astado se disponga el ejemplar del trata- 
do firmado por el Presidente, (i tiempo que lo lleye Mr. Plumb, que ha sido comi- 
fsioiiftdo por Mr. .Seward para conducir el postal, y que saldrá, de Nueya-York & 
bordo del vapor "Roanoke." 

Bepr eduzco á yd. con esfe motivo las seguridades de mi muy distinguida consi^ 
de radon. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seftor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 107. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abrü 10 de 1862. 
XXXVII conferencia con Mr. Seicard. 

El T del actual llegó á Nueva-York el vapor ^^Roanoke" con fechas de la Haba- 
na del 2 del que cursa, y de Veracruz hasta' el 22 del próximo pasado. Las noti- 
cias que trajo no son muy satisfactorias, pues indican que el elemento f ranees em- 
pegaba á predominar en la expedición, y que era casi segura la ruptura entre Mé- 
xico y los aliados. Hoy fui (i comunicar estas noticias á Mr. Seward y 6, manifes- 
tarlo mis temores de que las fuerzas francesas establecieran un simulacro de Go- 
bierno con Almonte á la cabeza y atacaran la capital. Mr. Seward me dijo que con 
motivo de los rumores que hablan corrido respecto de los planes le la Francia en 
Mííxieo, habia mandado instrucciones á Mr. Dayton para que pidiera explioaoio- 
nca al Gobierno del Emperador, y que hace poco leyó dichas instrucciones ¿ M. 
ML^rcier, Ministro de Francia en esta ciudad, quien le habia asegurado que serian 
coDíestadas por su Gobierno de una manera satisfactoria para el de los Estados- 
Unidos. M. Mercier le dijo ademas que eran infundados los rumores que circula- 
ban respecto de las intenciones de la Francia, de establecer una monarquía en 
Móxico. Mr. Seward me dijo que Ol era de la misma opinión, pues ademas de te- 
ner confianza en las seguridades que le habían dado, no creía que le resultara 
ninguna ventaja á la Francia do la monarquía, y tenia casi seguridad de que no 
He düterminaria á desarrollar tales planes con peligro de agriar sus relaciones con 
tos Estados-Unidos, pues en su concepto el deseo do aquella potencia es derrocar 
al Gobierno constitucional de México, no para establecer una monarquía, siuo pa- 
ra organizar otro que reconozca y pagúelos bonos de Jecker y Peza. 

Vo le dije que íl mis ojos ora muy patente el interés de la Francia en establecer 
la monarquía en México y extenderla en las Repúblicas Sudamericanas, para au- 
niciitar su influencia en ellas y convertirlas en s.us satélitee, y quo cualquiera que 
fueran sus protestáis, en las cuales no tenia yo la mas ligera fé, procucaria siem- 
pre desarrollar sus planes de una manera en quo apareciera que ella no tenia na- 
da que hacer, y de la que por lo mismo los Estados-Unidos uo se podían dar por 
ofendidos si llevaban su credulidad hasta el grado de cerrar los ojos á, la eviden- 
cia de los hechos. Hago á Mr. Seward la justicia de creer que no fué sincero en 
siisprotestas de confianza con la Francia, y que solo la aparentó por convenir as^ 
d líi política que se proponga seguir. 

Díjcle en seguida que me parecía conveniente que me contestara las notas que 
\& he puesto coa fechas atrasadas para que sean enviadas al Congreso con los do- 
cumen tos respecto de México, aunque fuera acusando simplemente recibo de ellas, 



Digitized by VjOOQ IC 



125 

p»r»que apareciera que so habían recibido y contestado en las fechas que oada 
naa Itera. Me ofreció que lo baria asi. 

Las traducciones y copias de dichos documentos están ya concluidas, y ayer tu- 
re ocasión de examinarlas todas. Me llamó mucho la atención el yer lo poco de su 
tiempo que había consagrado Mr. Seward á nuestros asuntos, pues sus trabajos en 
nuestras cuestiones, tan importantes ahora para los Estados-Unidos, solo hitn con- 
sisUdo en diez notas poco mas ó menos ú, Mr. Corwin, y cinco ó sois á Mr. Day ton, 
siendo todas de poca importancia. La publicación de esos documentos va, pues, á 
poner de manifiesto, ó que Mr. Seward no ha comprendido la cuestión, ó que no 
ba creido conyeniente por ahora ocuparse seriamente do ella. 

Hoy b1 medio dia fui al Capitolio á sugerir á algunos Diputados lo conveniente 
que seria que cuando se reciban en aquella C&mara los documentos respecto de 
México, se acuerde imprimir un número mayor que el común, para que pueda dis- 
triboirsc con abundancia entre el pueblo de los Estados-Unidos. El ndmero de 
ejemplares que ordinariamente se imprime de los mensages del Presidente es de 
1,500. Los Diputados á quienes vi me ofrecieron que harian moción para que se 
imprimieran diez ó veinte mil ejemplares del relativo á, México. Cuando estén im- 
presos cuidaré do que se manden algunos d los principales periódicos de Londres 
y París. 

Hablé al fin íc Mr. Soward sobre la condición de la frontera, lo cual será objeto 
de nota separada. 

Aprovecho esta joportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muy 
distisgnida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMKIIO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 108. 

J-KOACrON MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMERICA. 

Washington, AhrillO de lSG:í. 
Condición de la frmitci'a. 

Las fuerzas del 6ur han ocupado r4>cientemente á casi todo el territorio do Nue- 
To-México y á Arizona que linda con Sonora. Se* les atribuyen proyectos fílibus- 
térieos contra dicho Estado, y el Times de Nueva-York, en el editorial que remito, 
n&rnó la atención de este Gobierno h»loia el peligro que hay de que los disidentes 
Invadan el terntorio de México. 

En la conferencia que tnve hoy con Mr. Seward y de la que informo á vd. en ^ 
diversa nota de esta fecha lo hablé sobre este asunto, comunicándole mis temores. 
Me dijo en respuesta que no creía probable que los disidentes se dirigieran á Mé- 
xico; pero que si lo hadan seria mas fácil acabarlos de derrotar allí. Me enseQó 
en seguida un parte telegráfico que acababa de recibir, en que se le dice que Mr. 
Jefferson Davis habia situado en la Habana una cantidad considerable de dinero 
de su pertenencia^ lo que cree que indica que está para salir del país y que la in- 
Burreeeion del Sur está eii agonía. 

Los texanos organizaron un Gobierno en Nuevo-México, y los periódicos ase- 
guran que Mr. Davis habia nombrado los empleados necesarios para organizar el 
territorio de Arisona, y que el Senado de Riohmond los habia confirmado. El pro- 
yecto de ley que se presentó en la Cámara de Diputados de este Gobierno para or- 
ganizar dicho territorio, se reservó para discutirlo cuando la Cámara acabara la 
4isai¿oii de la ley de contribución directa. Esta se terminó ya, y ahora se está 



Digitized by VjOOQ IC 



126 

ocupando del proyecto de ley reUtivo á la abolición de la esclavitud en el distrito 
de Columbia. ^Pn el Senado se presentó un proyecto de iey semejante que no se 
discute todavía. 

Entre los Senadores y Diputados hay varios que han comprado tierras y minas 
en Arizona, y que están interesados en que se organice el territorio y se mande á 
é\ una fuerza regular para protejerlo contra las incursiones de los indios y de los 
disidentes. La influencia de estas personas haríi que se apruebe sin gran demora 
aquel proyecto de ley. 

Este Gobierno ha dado orden para que vayan, de Kansas ú. Nuevo-México 0,000 
hombres, se^un me han informado, con objeto de recuperar aquel territorio y el 
de Arizona. 

Se habla de un proyecto en que piensa éste Gobierno, y que consiste en mandar 
un ejército respetable á Texas, y dividir á aquel Estado en dos, de los cuales el 
nuevo será Estado Ubre. 

Reitero á vd. las seguridades de jni muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Rclaciouea Exteriores. — México. 



NUMEKO lOy. 

LEGACIÓN MEXICANA EN hOti KSTADOS-U NIDOS DE AMÉRICA. 

W(vsldngton, Abril 11 de IHSf 
Re/uerzo!^ /rajireses 'enviados á México. 

Los periódicos de Europa recibidos últimamente y las correspondencias de Pa- 
rís y Lóndes publicadas en los de este país, contienen varias noticias contradicto- 
rias sobro el envío á México do refuerzos para el contingente francés. Remito ú 
vd. las tiras en que so hallan las referidas noticias. 

Se aseguraba primero que se iba á mandar una brigada entera al mando del 
general Douay, y hasta se daba por salida tal fuerza del puerto de Tolón. En una 
tira de la Pre.sse de París, del 21 de Marzo próximo pasado, que ;icabo de recibir 
del Sr. Fuente, y que se encuentra entre las tiras adjuntas, s(f dice que el general 
Douay partirá para Veracruz acompaííado solamente de su eátado mayor parti- 
cular, y que si las circunstancias lo exigen se mandarán algunos destacamentos; 
pero no una brigada. Se dice .ademas que dicho general habrá recibido instruc- 
ciones particulares que completan las que se dieron al general Lorcncez. 

Los periódicos franceses niegan uniformemente que el Almirante la Gravióre hu- 
biera hecho arreglo de ninguna especie con el Supremo Gobierno antes de la lle- 
gada del general Lorcncez, y aseguran que se le habia mandado un parte telegrá- 
fico, previniéndole que suspendiera toda negociación y movimiento militar hasta 
la llegada de dicho general. 

El corresponsal del Ternes de Londres en Paris escribió á dicho periódico, con 
fecha 29 de Marzo, la carta que remito entre las tiras adjuntas, en la que dice qne 
el Gobierno francés estaba disgustado con el Almirante la Graviére, porque habia 
entrado en comunicaciones con el Gobierno constitucional de México, y que pen- 
saba mandarle du dimisión del cargo que actualmente tiene. Habla también délas 
diferencias entre la Francia y la España. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



127 
NUMERO 110. 

LEGACIÓN MEXICANA iSN LOS ESTADOS-UNllX^tí DE AMÉRICA, 

WíKéhington, Abril 11 d^ ISGÜ. 

Efpana y iá intervención. 

Cq amigo mío, cuyo nombre no puedo descubrir, vio una comunicación dirigi- 
jiporel capitán general de la Isla de Cuba al Sr. Tassara, en la que se le dice 
^a las tropas espaííolas hablan llegado á Orizava, y que no habían sido recibi- 
das en aquella ciudad tan cordiajmentc como lo fueron en Córdoba, pues aunque 
dpaeblo había salido íl verlos entrar, era mas bien por curiosidad que animado 
. per un sentimiento de simpatía.* So le dice ademas, que seguramente el espíritu 
de aoderacion y benevolencia que habia manifestado el ejército espaílol, habla 
tlesiado al Supremo Gobierno 'X imponer una coiitribucion de cien mil pesos so- 
bre cada uno de tres subditos españoles residentes en esa capital: que el general 
Prim habia considerado esta medida como altamente ofensiva al Gobierno de S. M. 
C.,j habia pedido que se anulara desde luego el decreto relativo, amenazando oon 
roaperlas hostilidades en caso de que no se hiciera asi. 

Entre las últimas noticias venidas de Europa, se ha recibido la de que el Gobier- 
BdespaSol habia mandado instrucciones terminantes al general Prim para que no 
«Qtre ea ninguna negociación con Jléxico, sino después que las fuerzas cspaSolas 
iiajsa oeapado la capital. £1 Sr. Tassara me dijo ayer en una entrevista que ixx- 
^eeooél, que creia cierta esta noticia: que la razón de ella, le parecia, que era el 
lieseo de la España de no abandonar el campo ú, la Francia, pues teniendo tales 
ÍH«Qeiones, las fuerzas francesas procederían solas á México y tendrían en los 
^suatos de la expedición una preponderancia cu que la España no puede consen- 
i'. Por Bopuesto que á mí no me parece plausible la explicación, y me inclino á 
oter qae si, como se asegura, el Gobierno francés abandonó ya la candidatura 
iel Archiduque de Austria, la España habia llegado ú entenderse con él para el 
ftítode que ambos derroquen al Supremo Gobierno y traten do establecer otro. 
(^ el cual cada una de aquellas potencias esperará poder desarrollar sus planes 
•'í^tívos. Si esto fuere así, hemos perdido el auxilio que podíamos tener con la 
í^encia de intereses y de política de la Francia y la España. La Independen- 
"Aklga, en uno de los últimos números, asegura que las diferencias entro dichas 
liotsucias son de un carácter militar mas bien qae político. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideraoion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 111. 

LEGACIÓN MKXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wasbitiglon, Abril IS de J8S2, 

Misión del Sr. Moatúfar. * 

Q objeto de la misión á Europa del Sr. Barrio, que comuniqué á vd. en mi no- 
^Qúmero 96, de 29del mea próximo pasado, se supo en la República del Salvador, 
^ está representada cerca de este Gobierno por el Sr. Irizarri, quien no está en 
^OT del plan que so ha formado en Guatemala, y deseando contrarentarlo y opo* 



Digitized by VjOOQ IC 



128 

nerse á la influencia europea y establocimiento <lc monarquUseu cate continente, 
ha mandado credenciales al Si". Montúfar, ciudadano del Salvador, que reside en, 
Nueva-York, y que en otra ocasión ha sido representante de su país, dándole ins- 
trucciones para que solicite el apoyo de esto Gobierno, con el objeto de preservar 
las instituciones republicanas y la autonomía del continente. 

El Sr. Montúfar está en vísperas de venir á esta ciudad para cumplir con sus 
instrucciones. Luego que llegue lo veré y comunicaré á vd. con la opurtunidad 
debida el resultado de su misión. 

La misma persona que me dio los informes que preceden y que los ha sabido de 
muy buena fuente, me ha asegurado que la misión ú Europa del Sr. fíarrio, fué 
emprendida de acuerdo con el partido reaccionario de México y á instigación suya. 

Renuevo ú vd. las seguridades de mi Vnuy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 112. 

UÍGACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉEtlCA. • 

Washington, Abril 12 de 1SK^. 
Respuesta de Mr. Scmani á mü notas de remisión de dwuríientos. 

Hoy ho recibido las dos notas de Mr. Seward, de que remito copia en iiíglés, 
aoompaüadji de la traducción correspondiente, fechadas la primera el 24 de se- 
tiembre último, y la segunda ayer, ambas en respuesta ¿i las ocho notas que le he 
dirigido últimamente acompaflándolc varios documentos, con objeto do que sean 
enviados á la Cámara de Diputados con el mensago del Dresidcnte. sobre los ne- 
gocios do México. 

Mr. Seward ha estado leyendo los documentos que se van á mandar al Congreso, 
y ha ordenado que so envíen otras notas suyas y de las Legaciones de los Esta- 
dos-Unidos en Paris, Londres y Madrid, de las cuales se están sacando copias aho- 
ra. Esto dilatará por algunos días mas el envío do los documentos, aunque es cier- 
to que hará la colección mas completa. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO, 

Señor Ministro de Kclacioney Exteriores. — México. 

Departamento de Estado. — Washington, 24 de Setiembre de 1861. — Señor: He 
leido con grande interés é instrucción los documentos relativos á las diferencias 
entre el país de vd. y varios de los Estados europeos que me sometió con su nota de 
21 del corriente. — Creo que no será impropio para mí el decir que tales documen- 
tos manifiestan abundantemente que el Gobierno mexicano es digno del mas alto 
respeto, al paso que los nuevos embarazos del país de vd. no pueden dejar de des- 
pertar en su favor una profunda simpatía entre el pueblo americano. — Mo apro- 
vecho de esta ocasión para renovar á vd., seflor, las seguridades de mi mas alta 
consideración. — [Firmado]. WiUiam Tí. Srward.-^W Sr. D. Matías Romero, &c.. 
&o., &c. 

Es copia traducida. Washington, .\bril 12 de 1862. — ^(Firmado], iíomcro. 

Departamento de Estado, Washington, Abril 11 de 1862. — SeQor: Confrontado 
el informe que voy á dar al Presidente sobre los asuntos de México, en virtud de 



Digitized by VjOOQ IC 



1129 

lUA resolución de la Cámara de Diputados, en que se pidió la correspondencia res- 
pecto de elloSy iie encontrado al hacer el examen de los documentos, quo no so ha 
acusado recibo de las varias notas de vd., de 80 do Setiembre, 80 de Octubre, 28 
y 28 de Noviembre, de su nota conñdencial del 21 de Diciembre, y las subsecuen- 
tes comunicaciones oficiales de 24 de Enero y 26 de Febrero. — Como vd. tuvo la 
bondad de poner dichas notas en mis manos, en persona, y de hacer de ellas en di- 
ferentes veces el objeto de varias conversaciones, no se consideró necesario hacer 
por escrito el acuso de su recibo en sus fechas respectivas, al paso que los sucesos 
pendientes parecían prometer que continuarla vd. favoreciéndonos con sus valió. 
sas contribuciones para la historia de las complicaciones mexicanas. — Deseo ahora 
expresar mi opinión sobre lá importancia é Ínteres de los documentos que. ha some- 
tido yá, á mi consideración y que arrojan bastante luz sobre los embarazos políti- 
cos en que está envuelta la patria de vd., y en los cuales sienten los Estados-Uni- 
dos tan serio interés; y suplico á vd. me permita asegurarle el alto concepto que ho 
formado de la industria, habilidad y celo que ha desplegado vd., no solo en soste- 
ner los intereses de su propio Gobierno, sino también en contribuir tan considera- 
blemente á la comprensión intoligente de aquellos por el Gobierno de los Estados- 
Unidos. — Me aprovecho de esta ocasión para ofrecer d. vd. las renovadas segurida- 
des de mi alta consideración. — [Firmado]. William II. S*ward. — Al Sr. D. Matías 
Romero, &c., &c., &c. 

Es traducción. Washington, Abril 12 de 1802. — [Firmado]. Romero 



NUMERO 113. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

WoHhington.Abril 13 de 1S6^í 
* liases (Id Sr. Barreda. 

Tengo la honra de remitir á vd. copia do una carta, quo con fecha 8 del que 
corsa me mandó el Sr. Barreda, informiindome del estado que guardábala negocia- 
dcn relatira á las bases propuestas por él. En el mismo dia le contesté dioiéndole 
que era de opinión que antes do firmarlas esperáramos la respuesta del Sr. Irisar- 
rí, 7 la resolución de Mr. Seward. 

Antier vino ¿ verme el Sr. Barreda y me comunicó que habia tenido otra confe- 
rencia con Mr. Seward, quien le manifestó que las bases merecían su mas comple- 
ta aprobación; pero que ánfes de aceptarlas, esperaba recibir una respuesta del 
Gobierno francés, que llegaría probablemente dentro de una semana, y que aca- 
baría de determinar su acción. A otras personas les ha hablado de esta misma 
respuesta que está esperando y que tal voz lo será á la nota que dirigió á Mr. 
Dajton, el 3 de Mayo próximo pasado, sobre el establecimiento de una monarquía 
en México, y de la cual mandé copia á ose Ministerio con mi comunicación núme- 
ro 69, de G del mes citado. Procuraré saber en qué términos venga dicha respues- 
ta y los comunicaré á vd. oportunamente. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dioe, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Martes, Abril 8. — Mi estimado amigo: Mr. Seward ayer me pidió que dejase el 
isnnto con él por cuatro 6 cinco dias mas, porque deseaba considerarlo mas de- 
tenidamente, y ver entretanto las noticias que reciba de Francia, que si, como es- 
peraba, estas eran favorables, el tal asunto se arreglaría satisfactoriamente. — Es- 
TOMO 11. 17 



Digitized by VjOOQ IC 



; 130 

^o me ha hecho creer que la fmica cláusula cu que trcpida'es la de laaliaaza 6 ga- 
rantía de indipendencia^ó autonomía. No me ha*parcoido todavía prudente indicarle 
que nos confor Jiariamos con que adoptase las otrns cinco, pues hay tiempo para ha- 
cer esto mas tarde. Mientras tanto, me parece que nosotros debíamos ñrmar esas 
bases para remitirlas sin demora á nuestros Gobiernos, pidiendo autorización para 
formalizar una convención, si ellos prefieren esto á tratar entre sí por otro medio. 
Si vd. y los otros colegas prefieren aguardar para la firma á saber si el Sr. Irisar- 
ri se unirá y lo que decidirá Mr., Seward, siempre será bueno remitir á nuestros 
Gobiernos esas bases como aprobadas por nosotros, indicar lo hecho por el Secre- 
tario de Estado, y pedir la autorización para evitar demoras. Todo esto desde lue- 
go, salvo el mejor parecer de vdcs. — De vd. afectísimo servidor y amigo. — [Fir- 
mado]. F. L. Barreda. — Sr. D. Matías Romero, &c., &c., &c. 

Washington, Abril 8 de 1862. — Mi estimado amigo: Agradezco á vd. me haya 
comunicado lo que le dijo ayer Mr. Seward sobre el asunto que tenemos pendiente. 
— Por el "Roanoke" que sale el 15 de Nueva-York, enviaré á mi Gobierno las ba- 
ses, con la firma de nosotros ó sin ella, pidiendo instrucciones. Yo considero ya 
esto como negocio concluido para mí, desde el momento en que expresé mi acepta- 
ción. — ^En cuanto á lo demás, y por lo que á mí toca, creo que seria conveniente 
antes de firmarlas, recibir la respuesta del Sr. Irisarri y conocer la resolución de 
Mr. Seward. — Soy de vd. afectísimo servidor y amigo.— ^[Firmado]. M. Romero.— 
Sr. D. F. L. Barreda, &c., &c., &c. 

Son copias. Washington, Abril 13 de 18G2. — [Firmado]. Jioricro. 



NUMERO lU. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 13 de 136:^. 
Nota del aSV. Fuent^ á M. de Thouvenel. 

Hoy recibí una carta del Sr. Fuente, fechada en Londres el 18 de Marzo próxi- 
mo pasado, ootí la que me remitió una tira del Morning Adveríiserf de aquella ciu- 
dad, de la misma fecha, que contiene en inglés la nota que dirigió el 7 de Marzo 
á M. de Thouvenel, retirando de Paris la Legación de la República, pidiendo «as 
pasaportes para salir de Francia, y protestando solomhemcnte, en nombro del Su- 
premo Gobierno, contra la conducta seguida por el Emperador, respecto de 
México. 

Deseando que esta importante comunicación so publique con el mensage del Pre- 
sidente, respecto de los asuntos de México, me he determinado á llevarla á Mr. 
Seward, maflana temprano, con la nota de remisión, de que remito copia. Para 
^que no se pierda tiempo en la traducción, la he hecho yo de mi citada nota, de la 
cual también adjunto copia, para que si, como me han asegurado hoy, mañanase 
mandan los documentos al Congreso, no sea un inconveniente para incluir este 
otro, la dilación que seria necesaria para hacerlo traducir. 

Notará vd. que he puesto á mi nota fecha del 10, y esto ha sido porque creo 
que el informe de Mr. Seward tiene fecha del 11 y nada puedo ir con posteriori- 
dad á él. Si Mr. Seward lo descare la cambiaré por la que él me indique. 

El Sr. Fuente me dice que pensaba venirse á este país, aunque no estaba aún 
determinado á hacerlo así. En caso do verificarlo so proponía salir de Londres el 
15 del corriente. Si salió en esa fecha, llegará á Nueva-York por el dia 20. 

Por este vapor contesta Mr. Seward á Mr. Corwin su nota, en que hiz^o una ex-- 



Digitized by VjOOQ IC 



131 

púoeioB raxonftda de su proyecto de tratado de préstamo. He le dioe que si no lo 
kt celebrarlo, se abstenga de concluirlo, porque la opción del Senado es desfa- 
renble ai proyecto. Se le comunica ademas que se va á mandar el expediente re- 
ktÍTo i la Cámara de Diputados, y se le dice que tal Tei la discusión que con mo> 
tiro de ello se suscite en aquella asamblea, sugerirá al Gobierno la política que 
jtba seguir en los asuntos de México. 

TeDgola honra do reproducir á vd. con e»tc motivo las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. ' 

Dios, Libertad y Reforma. 

• [Firmado]. iM. ROMERO 

Seuor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, 10 de 
Ahrilde 1862. — Señor Secretario: Tengo la honra de remitir á vd., para conoci- 
Biiaito del Gobierno de los Estados* Unidos, copia de una nota que el Sr. Fuente, 
Ministro mexicano en Paris, dirigió con fecha 7 do Marzo próximo pasado, á M. 
deThonrenel, retirándola Legación de México en Paris, pidiendo sus pasaportes 
ptn salir de la Francia, y protestando solemnemente en nombre del Gobierno de 
México contra la conducta seguida por el de Francia, respecto de aquella Repú- 
Uiea. — Me es muy grata esta oportunidad para Yenovar á vd., seBor, las segurida- 
des de mi mas distinguida consideración. — [Firmado]. M, Romero, — Al Ilon. Wi- 
fliun H. Seward, &c., &c., &c. 

Es copia. Washington, Abril 13 de 1H(>2. — [Firmado]. Homero. 



NUMERO 115. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Afyrü U de 1862 
Solicitudes ele ciudadanos americanos. 

Con posterioridad á mi nota número 75, de 10 de Marzo próximo pasado, he re- 
cibido jos siguientes ocursos de personas de esto país que desean prestar sus ser- 
▼ieioa en México, levantar fuerzas para el servicio de la República, y vender al 
Sopremo Gobierno armas, municiones y máquinas de guerra. 

Número 1. — De Mr. Jonathan Wolf, que se dice general en gefe de la brigada 
14, de la 4? división de Pensilvania, en que pide sus pasaportes para México, y 
£ee que él y el coronel Higgins van á unirse al ejército de la República. 

Xdmero 2.— De Mr. A. B. Cobb, fechada en Rockland, [Ms.] el 17 de Marzo 
próximo pasado, en que ofrece construir para el Supremo Gobierno un aparato de 
pierra de su invención, con el que asegura que se puede destruir cualquier buque 
<1« guerra, blindado ó sin blindar. 

Námero 3. — De Mr. P. W. Conroy, que so dice coronel, fechada en Filadelfía el 
^ de Marzo próximo pasado, en que ofreco sus servicios y los de un batallón de 
iziíniteria que promete levantar si se le conceden las facilidades convenientes. 

Número 4.— De Mr. Wellington A- Cárter, fechada en Nueva-York el 8 del ac- 
toa], en que ofrece en venta los artículos de guerra que se expresan en el memo- 
indiun que acompañó á su carta. 

Número ó.-^-De Mr. William H. Elsegood, que se dice coronel, en que ofrece sus 
*rricios y levantar algunas fuerzas para defender á México contra los aliados 
««ropeos. 

Ademas de estas solicitudes he recibido otras varias de servicios personales que 
«aehan hecho de palabra, d las que he contestado en los términos que informé 



Digitized by 



Google 



132 

á Td. en mi citada nota, número 75, de 10 de Marzo. A las que se me han hecho 
por escrito he dado res|^uestas en la misma forma, de las cuales remito copias 
anexas ¿ cada una de dichas solicitudes. 

Reproduzco ¿^vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor ^linistro de Relaciones Exteriores. — México. 



1 



NUMERO 116. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LCS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wivthingtony Abril U de 1862. 
Miscelánea . 

El 7 del actual llegó & Nueva-York el vapor '^Roanoke," procedente de la Ha- 
bana, con noticias de Veracruz que alcanzan hasta el 22 de Marzo próximo pasa- 
do. Remito adjuntas tiras de periódicos que contienen las noticias recibidas y los 
editoriales que con motivo de ellas ha publicado la prensa de Nueva- York. 

Dos editoriales del **7Vibune" de Nueva- Vork. — El Tribune ha dado á luz recien- 
temente dos editoriales sobre los asuntos do México, que no dejaré pasar desaper- 
cibidos. En el primero se echa en cara á la Inglaterra la conducta tortuosa se- 
guida, respecto de México, desatendiendo los informes de Mr. Mathew, favorables 
al Gobierno constitucional; y en el segundo se indica la probabilidad de que la 
Francia obre respecto de México, de acuerdo con los Estados Confederados, con- 
cluyendo con un reproche contra Mr. Corwin. 

Carta de Mr. Plumb á Mr. Seicard. — Sobre este asunto de la identidad de miras 
entre Francia y los Estados disidentes, escribió Mr. Plumb una carta á Mr. Sc- 
ward, informándolo de la intimidad y perfecta inteligencia que reinaba entre M. 
de Saligny y Mr. Pickett, y de otras circunstancias que corroboran los temores 
que expresa el -editorial del Tribune. También escribió al Secretario de Guerra 
con el mismo objeto, recomendando el envío de fuerzas á Texas. 

Libro de M. Lampricre. — M. Lampriere, que fué enviado á México como agente 
del partido tory de Inglaterra, para reunir datos con que atacar en el Parlamento 
la política de Lord Palmerston, según informé en mi nota número 30, de 31 de Ene- 
ro último, escribió hace poco á un amigo suyo, residente en esta capital, diciéndo- 
le que iba á publicar un libro sobre México, que seria el resultado de sus estudios 
y averiguaciones personales, y un ataque á la política del Gobierno. Dice también 
que la opinión pública en Inglaterra era hostil á la intervención. 

Regreso de Mr, Fluvil. — En el Departamento de Estado se ha recomendado áMr. 
Plumb que á su regreso do esa capital traiga las ratifícaciones de los tratados 
postal y de extradición. 

Sitio de Matamoros. — El Times de Nueva-York, en la tira que remito, rcprodiyo 
los pormenores que dieron los periódicos de Texas sobre el resultado que tuvo el 
sitio de Matamoros, y que terminó con la derrota del general Carvajal. 

Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



/ 



133 
NUMERO 117. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

JVashinffion, Abril I4 de 1SG2 
Reseña ^yolü lea. 

Los acontecimientos públicos que han tenido lugar en este país durante la últi- 
mft quincena son de grande importancia. 

AI referirlos á yd., creo conyeniente, en obsequio do la claridad, adoptar las di- 
TÍnones correspondientes. Comienzo por las 

Operacionet militaret. — £n los dias del 1-8 al 23 de Marzo hubo yarias escaramu- 
zas cerca de Winchester, entre las fuerzas del general Shilds y las del general di- 
sidente Jackson. En el último dia tuyo lugar una batalla formal, de la que cada 
parte reclama la yictoria. Sus resultados, sin embargo, no fueron de trascenden- 
cia. El general Shilds quedó herido. Remito adjunta una relación do dicha fun- 
ción de armas, dada por el general Shilds á un amigo suyo. 

El general Burnside ocupó six) resistencia & Beaufort, en la Carolina del Norte. 
£1 Tapor confederado "Nashyille," que estaba en aquel puerto, logró escaparse 
de la persecución de los unionistas, lo cual ha sido motiyo de quejas contra el Se- 
cretario de Marina. Una partida de la expedición de dicho general ocupó á Was- 
liington, en aquel mismo Estado, cuya ciudad fué preyiamente eyacuada é Incen. 
diada por los disidentes. 

JSI Comodoro Dupont, que manda la escuadrilla que ocupa las costas de la Ca- 
rolina del Sur y Georgia, ha emprendido yarias expediciones & diferentes puntos 
del Estado de Florida, habiendo tomado sin resistencia ¿ Jacksonyille y San Agus- 
tín. Acompaño los partes oficiales que ha dado de sus excursiones. Este Gobier- 
no ha organizado un nueyo Departamento militar con los puntos que ocupa en los 
¿atados de la Carolina del Sur, Georgia y Florida, y lo ha puesto al mando del ge- 
neral Ilunter, que salió ya para su destino. £1 general Sherman, que lo mandaba 
antes, regresó á esta ciudad. No hay noticia del sitio del fuerte Pulaski ni del 
ataqae que se anticipaba contra Sayannah. 

ün periódico del S\íV anuncia que 2,000 hombres de la expedición del general 
Batler habían desembarcado en Biloxi, Estado del Mississppi, y cortado la co - 
annicacion telegráfica entre Nueya-Orleans y Mobila. 

Las operaciones militares de las fuerzas unionistas contra la Isla número 10, en 
el rio Mississppi, que en mi última reseSa informé á yd. habían comenzado, se 
prolongaron* por muy cerca de un mes, y terminaron el 8 del que cursa con la 
erunacion de aquella isla por las fuerzas confederadas. El Comodoro Foot la ocu- 
pó desde luego, tomando material de guerra considerable y un número crecido 
de prisioneros, entre los cuales se cuenta un general de diyision \ tres de bri- 
gada. * 

£1 grueso de las fuerzas disidentes del Sudoeste se había concentrado en la ciu- 
dad de Corinto, Estado de Mississppi, con objeto de impedir que este Gobierno se 
kieiera dueffo del yalle del mismo nombre y pudiera bajar hasta Nueya-Orleans* 
£1 general Be&uregard y otro de los mejores gefes del Sur ocurrieron á aquel lu- 
gar. Las fuerzas federales al mando del general Grant llegaron al desembarcade- 
ro de Pitsburgh, en el Estado del Tennesseo, distante pocas millas de Corinto. El 
general Buell debía llegar á poco con refuerzos considerables para batir las posi- 
ciones confederadas: el general Beauregard se determinó á atacar á su adyersa- 
rio antes de que le llegaran los refuerzos que esperaba, y el (5 del actual hubo un 
combate reflido en dicho desembarcadero, en que los disidentes obtuyieron yen- 
tajas mny importantes, cogieron prisioneros al general Prentiss y acerca de 4,000 



Digitized by VjOOQ IC 



134 

hombres con Tarias piezas de artillería. £n la noche del dia 6 llegó al campo' de 
batalla el general Baell, y al dia siguiente ec declaró la fortuna por los federales, 
que obligaron á sus contrarios á replegarse en Corinto. Hasta ahora no se ha re- 
cibido el parte oficial de la acción, j los pormenores que se tienen de ella son los 
publicados por un periódico de Nueva-York, que la representa como la mas san- 
grienta j reBida de las que han tenido lugar en la presente campafEa. Las pérdi- 
das del ejército federal se hicieron ascender primero á 20,000 hombres, y despaes 
se han reducido & 5,000. Se asegura que el general Beauregard perdió un brazo 
en la acción, y que el general Albert Johnston quedó muerto en el campo. 

Tan fayorables noticias fueron recibidas por este Gobierno con la mayor ale- 
gría: el Presidente expidió el dia 10 una proclama en que recomienda al pueblo 
de los Estados-Unidos, que en la reunión semanal que tenga en sus iglesias res- 
pectiyas, después de publicada la proclama, dé gracias al Todopoderoso por las 
bendiciones que ha derramado sobre este país, concediendo la Tiotoria á las fuer- 
zas que se ocupan en suprimir la rebelión y evitando al mismo tiempo lospeliffros 
de intervención é invasión extrangera. Remito un ejemplar de dicha proclama. El Se- , 
cretario de Guerra habla expedido el dia anterior una orden general en que pre- 
venía que se hiciera un saludo de cien cafionazos en el arsenal de esta ciudad en 
honor de las victorias, y que los capellanes de cada cuerpo rezaran oraciones en 
acción de gracias por las mismas. 

£1 ejército del Potomac, en número do 100,000 hombres poco mas ó menos, se- 
gún se asegura, al mando del general Me. CleUan se embarcó en Alejandría k 
principios de este mes para la fortaleza de jSIonroe. De allí %vanzó por tierra con 
dirección & Richmond. Los disidentes so replegaron en Yorktown, punto que con 
anterioridad habían fortificado y que es celebra en la historia de este país, por 
haber sitiado en él Washington ú. los ingleses, al mando de Lord Cornwallis en 
Octubre de 1781. £1 general Me. Clellan llegó á las posesiones de sus enemigos el 
dia 5. El 6 y el 7 practicó varios reconocimientos, y las encontró tan fuertes, que 
no se decidió á asaltarlas, sino que prefirió adoptar las operaciones de un sitio 
formal. £n los tres días siguientes hubo un temporal' que inundó los caminos y 
suspendió las operaciones del ejército. Entretanto, las fuerzas confederadas han 
estado concentrándose á gran prisa en Yorktown, y se asegura que ya ascienden 
á 100,000 hombres los que hay allá reunidos, mandados por Mr. Jefferson Davis, 
por los generales Lee y Joseph Johnston, con 500 caüones.'^ Del éxito del sitio de 
Yorktown dependerá en gran parte el curso que sigan los sucesos en este país. Si 
el general Me. Clellan toma á Yorktown, seguirá sin grandes obstáculos hasta 
Richmond; si fuere rechazado, quedarán las cosas con poca diferencia como lo es- 
taban después de la derrota de Manassas. 

£1 vapor blindado **Merrimac," al que los disidentes han puesto el nombre de 
"Virginia," ha vuelto á salir, reparado y reforzado: capturó. tres buques mercan- 
tes y disparó dos descargas sobre el '«Monitor." Se cree que de un día á otro se 
renovará con mas ardor el combate entre estos dos vapores. 

Con la primera división del ejército del Potomao, que quedó ocupando á Manas- 
sas, y que probablemente marchará sobre Richmoud en esa direocion, se organi- 
zó un nuevo Departamento militar, llamado de Rappahannook, que se puso al 
mando del general Mo. Dowell. 

£1 general Mitchell ocupó la ciudad de Huntsville, en el Estado de Alabama, j 
cortó una de las líneas de ferrooarril que ponen en comunicación á Richmond con 
el Sur de los Estados disidentes. '^ 

No se tienen noticias ciertas de las operaciones militares, porque se ha*hecho 
efectiva la orden de este Gobierno que prohibió su publicación. 

De los documentos oficiales que mandó el Presidente Mr. Davis al Congreso de 
Richmond, aparece que el ejército confederado se componía el 1? de Mayo próxi- 
mo pasado, de 465,000 hombres, de los cuales el ejército del Rappahannocfc aseen- 



Digitized by VjOOQ IC 



135 

diaá 126,000, y el de Chesapeake á 45,000, lo que dá un total de 170,000 en el 
Estado de Virginia. 

Seú(ynM del Congreso. — Ambas Cámaras se han ocupado de asuntos de verdade- 
ra importancia. £n la de Diputados se terminó la discusión de la ley de contribu- 
ción directa, que pasó al Senado. Al concluir el debate dijo Mr. Stevens, presi- 
Jente de la comisión de Hacienda, que el gasto diario del Gobierno era de mas de 
$3.000,000. una proposición que se presentó estableciendo el impuesto sobre es- 
cIatos de dos pesos por cabeza, fué desechada. 

El Senado aprobó y ^1 Presídante sancionó la resolución adoptada por la CáiAa- 
ra de Diputados é iniciada por el ejecutivo, relativa :i que los Estados-Unidos 
luiílien pecañiariamente á lo.s Estados que quieran abolir la esclavitud. 

Las dos Cámaras aprobaron también una ley para abolir la esclavitud en el dis- 
trito de Columbia, indemnizando á los propietarios que sean leales á este Gobier- 
no. Se dispuso ademas emplear $100,000 en facilitar el viage li los negros que 
quieran emigrar. 

No s€ queda hasta aquí lo que el Congreso ha hecho contra la esclavitud. El 
Senador Mr. Wilson presentó un proyecto de ley para la devolución de los escla 
TOS fugiti?os, que modera muy considerablemente el rigor bárbaro de la que aho- 
ra está vigente y que fué aprobada en 1850, y en la misma Cámara se aprobó una 
resolución de Mr. Sumner, relativa á que no se haga diferencia de colores para 
el efecto de conducir las balijas de los Estados-Unidos. 

El Diputado Mr. Arnold, de Illinois, presentó un proyecto de ley que tiene por 
objeto declarar que la libertad es nacional en los Estados-Unidos, y la esclavitud 
ífífwna/, y previene quede abolida en los territorios que ahora existen y en los 
que se adquieran en lo sucesivo, de cualquiera manera que fuere, en todos los lu- 
gares comprados por los Estados-Unidos, para erigir fortalezas, almacenes, arse- 
Mles, astilleros y edificios de esta clase, en los buques en alta mar, y en todos los 
demás lugares en que el Gobierno federal tenga jurisdicción suprema ó poder ex- 
elaiÍTO. 

El Senado está ocupándose ahora del proyecto do ley para conñucar las propie- 
dades de las personas que han tomado parte con los disidentes. 

El Diputado Mr. White presentó una resolución, que fué aprobada, proponiendo 
» nombre una comisión compuesta de nueve individuos para que examine é infor- 
me si.ge puede adoptar algún plan para la emancipación gradual de los esclavos 
^canoe y la extinción de la esclavitud en los Estados de Delaware, Maryland, 
Virginia, Kentuoky, Tennessee y Missouri, y sobre si os conveniente promover la 
emigración de los negros emancipados. 

El Secretario de Marina remitió al presidente do la comisión de negocios nava- 
1^ del Senado, la comunicación de que acompaño un ejemplar, en la que propo- 
ne la construcción de una marina de buques blindados, por estar ya fuera de to- 
^ duda que los de madera no pueden oponer resisteuciiHle ninguna clase á aque- 
Qoe. Este negocio se considera tan importante, que luego que se tuvo noticia en 
Uodres del combate naval entre los vapores blindados "Merrimac" y "Monitor,*' 
se Uto moción en el Parlamento para suspender la construcción de los buques que 
s« están haciendo, hasta que la experiencia demuestre la manera de construirlos 
con mas ventaja. 

Trobojot del partido democrático, — Los miembros del Congreso pertenecientes al 
partido democrático tuvieron una reunión á fines del mes próximo pasado, que 
Ittsido comentada de muy diversas maneras. Unos aseguran que tuvo por objeto 
coarenir en ciertas bases para reorganizar dicho partido; otros, que para sostener 
^general Me. €lellan, y otros, que para oponerse á la política de emancipación 
^e los esclavos. El resultado de la reunión no ha de haber sido de grande impor- 
Uaeia, porque hasta ahora no se ha vuelto á hablar de ella. 
Tranco ton los Estados disidentes. — Este Gobierno acaba de moderar considera- 



Digitized by VjOOQ IC 



136 . 

blementc el rigor de las prohibiciones que habia decretado en el tráfico con los 
Estados disidentes. El Secretario del Tesoro expidió la circular que remito, en 
que dice que los administradores de diversas aduanas están autorizados para per- 
mitir la remisión de efectos que no sean de^ contrabando, enviados por ciudada- 
nos leales de los Estados del Norte á ciudadanos leales residentes en las partes 
de los del Sur ocupadas por las fuerzas federales. 

Oobierno de Richmond. — Mr. Davis organizó nuevamente su gabinete, el que que- 
dó en la forma siguiente: 

Secretario de Estado. — Mr. J. P. Benjamín, de Luisiana.. 

,, „ Guerra. — Mr. Qeorge B. Randolph, de Virginia. 

,, ,, Marina. — R. S. Mallory, de Florida. 

,, ,, Tesoro. — C. G. Memminger, de la Carolina del Sur. 

Procurador general.— Mr. Thomas H. Watts. 

Administrador general de Correos. — Mr. Reagand, de Texas. 

Los periódicos del Sur aseguran que Mr. Davis se habia ido íí Mcnfis para to. 
mar el mando d<^l ejército confederado del Oeste; pero esta noticia no se ha con- 
firmado. 

A principios del mes pasado tuvo lugar en el Senado de Richmond una importan- 
te discusión, con motivo de una proposición de Mr. Brown, para que se prohibie- 
ra á los cosecheros la siembra de algodón en el presente afio. La proposición se 
desechó por 11 votos contra 8. En el curso de la discusión dijeron algunos Senado- 
res que estabati ya desengaüados respecto de que el algodón no es el rey del mundo, 
como antes lo creían. Se virtieron otras especies dignas de que lleguen al conoci- 
miento de vd.; por lo cual le remito entre las tiras adjuntas, la acta de la sesión 
respectiva. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar k vd. para su conocimiento y fines 
consiguientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México 



NUMERO 118. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinfffofi, Abril U de 1S62. 
Nota del Sr. Fuente, á M. de Thouveiie/. 

Concluida y corrada ya mi comunicación número 114, fecha de ayer, relativa á 
la nota que el 7 del mes próximo pasado Marzo dirigió el Sr. Fuente á M. Thou- 
venel, leí con mas atención la carta á la que el Sr. Fuente me acompafió dicha no- 
ta y en la qlie encontré el párrafo que sigue: 

<*Tengo el gusto de enviar á vd. la traducción de mi última nota dirigida al Go- 
bierno francés. Tiene algunas faltas que fácilmente notará vd. si, como lo supon- 
go, ha sacado copias de La que lé mandé en francés el dia 11 del corriente para el 
Ministerio de Relaciones Exteriores de México; suplico á vd. corrija dichas faltas 
en caso que le parezca, como á mí, conveniente hacer reimprimir este documento 
por algunos diarios de ese país." 

No habiendo recibido hasta aliora la copia en francés á que elSr. Fuente se re- 
fiere, ni comunicación alguna ó carta particular suya de la fecha que menciona, 
probablemente por haber sido interceptada en la estafeta de París, he creído oon- 
yeniente remitir á vd., para conocimiento del Supremo Gobierno, el ejemplar mis- 
mo que recibí ayer, y que habia pensado enviar al Departamento d^ Estado, y sa- 



Digitized by VjOOQ IC 



137 

cando preTiamente una copia de él qué entregué esta maSana á Mr. Seward, quien 
me ofreció que la mandarla d, la Cámara de Diputados con los'demfls documentos. 

En otra carta que me escribió el Sr. Fuente de Londres j con fecha 25 de Mayo 
citado, me dice que habia hecho con M. Van de Weyer, Ministro belga en Londres, 
el cange de ratificaciones del tratado concluido entre la República y la Bélgica. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 119. 

LEOACION MEXICANA EX LOS ESTADOSy-ÜNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Abril IG de 136.7. 
Tratado 2^otital ¡/ de extradición. 

£1 13 del actual salió Mr. Plumb de esta ciudad con las ratificaciones de los tra- 
Udos postal y de extradición celebrados entre México y los Estados-Unidos, con 
objeto de embarcarse parala Habana en el vapor **Roanoko," que habia anun- 
ciado BU salida de Nueva-fork para el 15. Al llegar á este puerto so encontró con 
que el "Roanoke" habia diferido bu salida para el sábado 19 del que cursa, por lo 
cual no podrá llegar á la Habana d, tiempo para tomar ol paquete inglés de este 
mes. • 

SI dia 14 en que tuve noticia de este trastorno, ocurrí al Departamento de Es- 
tado & informar de él á Mr. Seward. Habia salido ya este seflor y ví al oficial ma- 
yor, & quien manifesté que si los tratados no llegaban á Voracruz por el mencio- 
nado paquete inglés, no podrían estar en México antes del de Mayo, en que 

espira el término fijado para hacer el cange de las ratificaciones. Mr. Hunter me 
d^o que el Departamento pedirla al Senado que ampliara por un mes el término 
^ado para hacer dicho cange. Antier se mandó dicha petición, y en sesión ejecu- 
tÍTa de ayer concedió aquella Cámara lapróroga por sesenta dias, contados dosde 
el 11 de Mayo próximo entrante, con lo cual quedan allanadas las dificultades con- 
siguientes al trastorno habido en la salida del vapor. 

Renuevo á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

ScBor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 120. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 17 de 1863 

XXXVIl I conferencia con Mr. Seicard. 

Las últimas noticias llegadas de Europa'por los vapores *'Norwegian," y "City 
of Baltimore," cuyas fechas de Paris alcanzan hasta el 8 del actual, y que encon- 
trará vd. en las tiras adjuntas, aseguran quo la Francia y la EspaHa iban á firmar 
un nuevo tratado que regulo su acción unida respecto do México, y que España 
litbia desaprobado, lo mismo que Francia, el convenio de la Soledad. Se dice tam- 
TOMO II. - 18 



Digitized by VjOOQ IC 



138 

bien que el Gobieruo francés retiró al Contralmirante La Graviére los poderes di- 
plomáticos con que lo Iiabia investido, y que habia conferido el total de estos &M. 
de Saligny. 

Esta mañana fui á informar de estas noticias ú Mr. Seward y á preguntarle al 
mismo tiempo si sus agentes en Europa le hablan comunicado algo respecto de 
ellas. Me dijo que no le decían nada; pero que habia recibido una nota muy re- 
ciente de Mr. Dayton, en que se le participa que el Gobierno francés habia reno- 
Tado sus seguridades de que no se proponía intervenir para nada en el Gobierno 
interipr de México. Me leyó la parte relativa de dicha nota, de la cual le pedí co- 
pia, que me ofreció mandarme en forma confidencial. A poco la recibí y acompailo 
á vd. copia de ella con la traducción correspondiente. También va la nota de re- 
misión, en inglés y espaOol, y copiíl de mi respuesta. El despacho á que Mr. Day- 
ton se QBfíere es el que le dirigió Mr. Seward con fecha 3 de Mayo próximo pasado^ 
y del cual mandé á ese Ministefto copia adjunta á mi nota número 69, de G del mes 
citado. 

Mr. Seward me dijo que estas explicaciones del Gobierno franoes le parecían 
enteramente satisfactorias, y que ellas lo confirmaban en la creencia que tenia y 
que me indicó en la última conferencia que tuvimos, de que. las miras de la Fran- 
cia eran puramente pecuniarias, y que si el Supremo Gobierno hacia arreglos pa- 
ra el pago de los bonos Jecker y Peza, todo, podría allanarse fácilmente. 

Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distingnida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

-[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

ConfidenoiaL — El Secretario de Estado presenta sus cumplimientos al Sr. Ro- 

« moro, y tiene la honra de incluirle para su conocimiento y el de su Gobierno, un 

fragmento do un despacho de nuestro Ministro en París, fechado el 81 de Marzo 

último, relativo & los negocios de México, y que acaba de recibirse. — Departamento 

de Estado. Washington, 17 de Abril de 1862.— Sr. D. Matías Romero, &c., &c., &c. 

Mr. Dayton & Mr. Seward. — Extracto. — Número 181. — París, 81 de Marzo de 

• 1862 

Entonces referí á M. de Thouvenel al despacho de vd. número relativo & la 

acción de los aliados hacia México. Dijo que Francia no podrá hacer mas de lo 
que habia hecho ya, y que era volvernos á asegurar de que su propósito no es in- 
t-ervenir do ninguna manera en el Gobierno interior "de México. Que su único ob- 
jeto era obtener el pago de sus reclamaciones y reparación por losLperjuicioa é in- 
jurias que se le han hecho. Manifesté en respuesta qae el Presidente ponía entera 
fé en estas seguridades, pero que sintiendo grande ínteres en el bienestar de Mé- 
xico y de BUS instituciones, creyó que la ocasión justificaba el que expresara de 
una manera general sus miras con referencia al presente y futuro probable de 
aquel país. Para evitar malas interpretaciones de dichas miras, le dije que aun- 
que el despacho de vd. no me autorizaba para darle copia de él, se lo dejaría ori- 
ginal en sus manos para que lo leyera. Así lo hice. — Soy, seflor, su obediente ser- 
vidor. — [Firmado]. W.^ L. Dayton. 

ConfidenoiaL — M. Romero, encargado de negocios de México, presenta sus res- 
petos á Mr. Seward, y tiene la honra de decirle que ha recibido el fragmento del 
despacho de Mr. Dayton, fechado en París el 81 de Mayo próximo pasado, relativo 
á los negocios de México, que tuvo la bondad de remitirle con su nota confiden. 
oial de hoy para su conocimiento y el de su Gobierno. — Washington, 17 de Abril 
de 1862.— Al Hon. William H. Seward. &c., &c., &c. 

Son copias. Washington, Abril 17 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



Digitized by VjOOQ IC 



139 



NUMERO 121. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTAD OS-U NIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 17 de 1862, 
Tratado jwstal y de extradición. 

Tengo la honra de remitir á vd. copia, acompafiada de la traducción correspon- 
diente^ de una nota qne me dirigió Mr. Seward, con fecha de ayer, comunicándo- 
me Jas resoluciones del Senado, en que se proroga por sesenta dias el plazo para 
U ratificación de los tratados postal y de extradición, entre México y los Estados- 
Unidos, firmados el 11 de Diciembre de 1861, é informándome de las órdenes que 
se han comunicado al comandante de la estación nj^al de los Estados-Unidos en 
la Habana, para que Mr. Plumb llegue cuanto antes á la República. También man- 
do copias de dichas resoluciones. 

Hoy contesto^ Mr. Seward en los términos que verá vd. en la nota de que igual- 
Déntele acompafio copia. 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

, Departamento de Estado. — Washington, Abril 16 de 1862. — Señor: A consecuen- 
cia de la detención hasta el sábado próximo del vapor, en el cual se esperaba que 
saliera Mr. Plaisb de Nueva-York para la Habana el martes último, es dudoso si 
podrá llegar al último puerto á tiempo para tomar el vapor inglés de este mes para 
Veracruz. — En consecuencia, se*ha juzgado prudente obtener el consentimiento del 
Senado para ana próroga del plazo para el cambio do ratificaciones de los dos tra- 
tados de 11 de Diciembre de 1862. — Van incluidas á esta nota copias de las dos 
resolaeiones de aquella Cámara, del 16 del corriente, que conceden tal próroga. 
—Deseando, sin embargo, no omitir paso que pueda facilitar la llegada- de Mr. 
?hunb á la ciudad de México, se han expedido órdenes al Comodoro Mo. fi^an, 
eoBULDdante de la estación naval de los Estados-Unidos en la Habana, para que 
la trasporte de allí á Veracruz en un buque de guerra de los Estados-Unidos, en 
ttso de que haya alguno que pueda destinarse á ese servicio y de que asi se expe- 
dito su viage. — Me aprovecho de esta ocasión para renovar á vd., sefior, las segu- 
ridades de mi mas alta consideración. — [Firmado]. ^William H. Seward. — Al Sr. 
D. Matías Romero, &c., &o., &c. 

Copia. — En sesio% ejecutiva del Senado do los Estados-Unidos. — Abril 15 de 
1862.— Se resuelve [concurriendo el voto de dos tercios de los Senadores presen- 
il: Que el Senado aconseja y consiente en la próroga del plazo para el cange de 
'«tifieaciones del tratado entre los Estados-Unidos de América y los Estados-Uni- 
dos Mexicanos, para la extradición do criminales, firmado el 1 1 de Diciembre de 
1861, por el término de sesenta dias, contados desde el 11 de Junio próximo, sin 
9iie obsten las limitaciones' en contrario contenidas en aquel contrato. — [Certifi- 
cado], J, W. Fomey^ secretario. 

Copia. — £n sesión ejecutiva del Senado de los Estados-Unidos. — Abril 15 de 
1862.^ Se resuelve [concurriendo el voto de dos tercios de los Senadores presen- 
^M]: Que el Senado aconseja y consiente en la extensión del término para el can- 
ge de las ratificaciones de la convención postal entre los Estados-Unidos de Amé- 
ncay los Estados-Unidos Mexicanos, concluida en México el dia 11 de Diciembre 



Digitized by VjOOQ IC 



140 

do 1861, por el término de sesenta dias, contados desde el 11 de Junio próximo, 
sin que obsten para esto las limitaciones en contrario contenidas en aquella con- 
vención. — [Certificado]. — J. W- Fomey^ secretario. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Abril 17 
de 1862. — Seílor Secretario: He tenido la honra de recibir la nota que yd. se sir- 
vió dirigirme con fecha de ayer, comunicándome las resoluciones que aprobó el 
Senado el dia 15, con objeto de prorogár por sesenta dias el término para la ra- 
tificación de los tratados postal y de extradición entre México y los Estados-Uni- 
dos, firmados el 11 de Diciembre último, é informándome al mismo tiempo de las 
órdenes que se han comunicado al comandante de la estación naval de los Esta- 
dos-Unidos en la Habana, para que facilite la pronta llegada á Yeracruz de Mr- 
Plumb, que es portador de 1m ratificaciones de dichos tratados. — Aprovecho esta 
oportunidad para renovar á vd., señor, las seguridades de mi muy distinguida 
consideración. — [Firmado]. 3/. Romero. — Al Hon. William H. Seward, &c.. 
&c., &c. 

Son copias. Washington, Abril 17 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 122. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washitigtony Abril 18 de 1862. 
Miscelánea, — Noticias de México. 

Antenoche llegó á Nueva- York el vapor *<Columbia,*' procedente de la Habana, 
y con noticias de esa capital que alcanzan hasta el 29 del próximo pasado. Remi- 
to á vd. tiras del Herald y del Tribune de Nueva-York de ayer, con las noticiaB 
publicadas por ambos periódicos. 

NotieÍ€ude Europa. — £1 vapor "Canadá" llegado á Halifax antier oon fechas de 
Queenstown del 6 del que cursa: trae noticias relativas á México. Acompafio 
una tira que contiene las que hasta ahora ha comunicado el telégrafo. De ellas 
aparece que Mr. Layard, subsecretario de Estado, manifestó en el Parlamento in- 
glés que la Inglaterra no tomarla parte alguna en la expedición de los aliados al 
interior de México, y que aunque no aceptaba todos los artículos del convenio de 
la Soledad, lo aprobaba en lo general. 

Mensage del Presidente sobre los asuntos de México. — £1 15 del actual envió el Pre- 
sidente á la Cámara de Diputados el mensage con la correspondencia relativa á 
los asuntos de México de que he hablado á vd. en varias de mi notas anteriores. 

A moción del Diputado Mr. Washburne, de Illinois, dispusQ la Cámara que pa- 
sara 'á la comisión do relaciones exteriores. Mr. Cox, de Ohio, propuso que se im- 
primieran 2,000 ejemplares ademas de los comunes, cuya proposición fué aproba- 
da. Siendo insuficiente este número, ordenó Mr. Seward la impresión de 10,000 
mas para uso del Departamento de Estado. Los periódicos han publicado ya lige- 
ros extractos de dicha correspondencia, de los cuales envió á vd. ejemplares en- 
tre los impresos adjuntos. Estoy trabajando por que la impresión se haga lo mas 
breve posible. Procuraré enviar por el próximo vapor aunque sean pruebas de 
la parte que esté impresa. Sé que Mir. Seward ha mandado que le remitan las 
pruebas para hacer algunas omisiones, y que por haber extraviado una nota im- 
portante de Mr. Adams, quiere dilatar la impresión hasta que reciba el duplicado 
de ella, que ha pedido ya. 

Viage á Richmond de M. Mercier. — El Ministro francés acreditado cerca de este 
Gobierno fué á Kichmond á principios de esta semana. El objeto de su viage ha 



Digitized by VjOOQ IC 



141 

sido eomentado de muy diycrsas maneras. Creo que no tiene nada hostil á este 
Gobierno, pues según me han asegurado, M. Mercier dijo á Mr. Seward que se 
abstendría de hacer el yiage si no era enteramente satisfactorio para el Gobierno 
de los Estados-Unidos.. 

RenueTO á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 123. 

liEGACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 18 de 1S62, 
Falta de correspondencia de este Ministerio. 

Antenoche llegó & Nueva- York el vapor "Columbia" con fechas de la Habana 
del 12 del actual, y con la correspondencia que salió de Veracruz por el paquete 
inglés el 2 d^ que cursa. Hasta e.ste momento, que son las tres de la tarde, no he 
Teeibido la correspondencia de ese Ministerio. En la maiíana recibí cartas parti. 
eiü&res directamente por el correo y por conducto del Departamento de Esta- 
do. Puí en seguida á dicho Departamento á preguntar si habia venido algo mas 
para mi, y me dijeron que nada. No sé á qué atribuir este trastorno, y siento mu- 
cho Terme privado déla correspondencia de miQobiernoen circunstancias en que 
debe ser del mayor interés. 

Reproduzco á vd.. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 124. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADO S-Ulff DOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 18 de 1862. 
D. G. Cevallos y Méndez. 

£1 Vicecónsul de la República en Filadelña me remitió, con fecha 28 de Mayo 
próximo pasado, una solicitud que le habia dirigido el ciudadano mexicano D. G. 
Cevallcs y Méndez, que se hallaba preso en aquella ciudad, y de la cual remito d 
Td. copia bajo el número 1. 

En TÍsta de dicha solicitud remití al Departamento de Estado la nota de que 
mando copia, marcada con el número 2, solicitando se le mandara poner en liber- 
tad, 8i las circunstancias del caso lo permitian. 

Con fecha 8 del que cursa me participó el referido Vicecónsul que Méndez ha- 
bia sido puesto en libertad. 

Hoy recibt una nota de Mr. Seward, de la que remito copia [número 3], acom- 
pasada de la traducción correspondiente [número 4], con la que me remitió co- 
pia de la correspondencia cambiada entre el Departamento de Estado y el de Ma- 
rina j con el Procurador do los Estados-Unidos, en el distrito de Filadelfía, rela- 
tivamente á la prisión de Méndez, y que manifiesta el deseo que tenia Mr. Seward 



Digitized by VjOOQ IC 



142 • 

de hacer cesar los sufrimientos de un ciudadano de México, si esto era compatible 
con la administración lie justicia. 

He oreido que debia agradecerle esta buena disposición, j lo hice en los térmi- 
nos que verá vd. en la nota que hoy le dirijo y que mando en copia bajo el núme- 
ro 18. Las copias números 5, 7, 9 y 11 lo son de las piezas de que se compone el 
expediente anexo (i la nota de Mr. Seward, ylosnúmerosG, 8, lOy 12, tradaocion 
de las mismas. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar, á vd. para su conocimiento y fines 
consiguientes, renovándole con este motivo las seguridades de mi muy distingoida 
• consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

• [Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

• Número 1. — Filadelfia, Marzo 27 de 18G2. — Sr. D. Félix Merino, Cónsul mexi- 
cano. — Muy sefior mió: El 20 de esto mes he llegado á. cstA á bordo del vapor de 
guerra de los Estados-Unidos y conducido á esta prisión, habiendo sido captura- 
do en la bahía do Lafourche, Luisiana, & bordo de la goleta mexicana *<Alfonsi- 
na:" habiendo llegado á, Nueva-Orlcans en el mismo mes que dicho puerto fué blo- 
queado, me vi obligado á permanecer allí esperando que seria abierto en pocos 
meses; pero abiendo pasado nueve meses y viendo que no habia esperanzas de 
que se habriera, me resolví á comprar la referida goleta, siéndome de mucha ne- 
cesidad salir de aquel puerto. Desgraciadamente fui hecho prisionero y la goleta 
y cargamento fueron quemados por el vapor de guerra de los Estados-Unidos "De 
Soto." Como me dijeron el dia que fuimos conducidos á esta prisión, que seriamos 
puestos en libertad en dos ó tres dias, no quise molestar á vd., pues con un poco de 
paciencia seriamos libres. Pero como hoy hace siete dias que estoy aquí y no sé 
cuándo saldré libre, me dirijo á vd. suplicándole haga lo que pueda por su afectí- 
simo servidor Q. B. S. M. — Ciudadano mexicano, G. Cevallos y Méndez. 

Número 2. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 
ton, 29 de Marzo de 1862. — Señor Secretario: Tengo la honra de remitir á vd. co- 
pia de una carta dirigida al Vicecónsul de México en Filadelfia, por el ciudada- 
no mexicano D. 6. Cevallos y Méndez, que fué capturado en las aguas de Luisia- 
na á bordo de la goleta •''Alfonsina," y que hoy se encuentra reducido á prisión 
en Filadelfia, suplicándole que si las circunstancias del caso lo pernaiten, ae sir- 
va recabar las órdenes del Presidente para que se le ponga en libertad. -^Aprove- 
cho esta oportunidad para renovar á vd., Beñor, las seguridaxtes de mi muy dis- 
tinguida consideración. — [Firmado]. M. Romero. — Al Hon. William H. Seward, 
&c., &c., &c. ' 

Número 4. — Departamento de Estado. — Washington 18 de Abril de 1862: — Se- 
ñor: Refiriéndome á la comunicación de vd. del 29 del próximo pasado con bus 
anexos, relativa á la prisión del ciudadano mexicano D. G. Cevallos y Méndez, 
tengo la honra de comunicar á vd. copia de la correspondencia cambiada entre 
este Departamento y el de Marina, y con el Procurador de los Estados-Unidos en 
el distrito de Filadelfia, en la que verá vd, que el Sr. Cevallos y Méndez no está 
ya sujeto á detención ninguna. — Me aprovecho de esta ocasión para renovar á vév, 
señor, las seguridades de mi mas alta consideración.— [Firmado]. William //. 
Seward. — Sr. D. Matías Romero, &c., &c., &c. 

Número 6. — Copia. — Oficina del Procurador délos Estados-Unidos en el distri- 
to oriental de Pensylvania. — Número 128. — Calle Oeste meridional. — Filadelfia, 
Abril 17 de 1862.— Al Hon. William H. Seward, Secretario de Estado. — Señor: 



Digitized by VjOOQ IC 



143 

Tengo U honra de acusar recibo de la nota de vd. de 14 del presente, en que me 
soplicft haga indagaciones acerca de la supuesta prisión del ciudadano mexicano 
G. CeTftllos 7 Méndez en esta ciudad, persona encontrada á bordo de la goleta me- 
xiean&f que faé capturada á la altura de la costa de Luisiana, por el vapor de 
los Estados-Unidos "De Soto.'' — Tengo que decir en contestación, que el buque á 
qae se hace referencia no fué traido aquí para ser adjudicado. lie indagadortam- 
bien dol Vicecónsul mexicano en Filad elfía, que aunque el Sr. Méndez fué dete- 
nido en prisión por un poco de tiempo, lia sido puesto en libertad j salido de la 
eindad. — Tongo el honor de ser muy respetuosamente su obediente servidor. — 
Gio. A Cofe7/, Procurador de los Estados-Unidos. — J, IludUy Ashfon, ayudante 
del Procurador de los Estados-Unidos. 

Números. — Copia. — Departamento de Estado. — Washington. 14 de Abril de 
1862.— Al caballero George A. Coffcy, Procurador de los Estados-Unidos en el 
distrito do Filadelfia. — Señor: Con fecha de 27 del próximo pasado, el 8r. G. Ce- 
Tallos y Méndez, que se dice ciudadano mexicano, dirigió una comunicación al 
Cónsul de aquella Kepública en Filadelña, manifestando que habia ^ido captura- 
do á bordo de la goleta mexicana < 'Alfonsina," á la altura de la costa de la Lui- 
siana por el vapor de los Estados-Unidos "De Soto," y que al ponérsele en pri- 
sión se le dijo que seria puesto en libertad dentro de dos ó tres dias. El caso lia 
llegado á noticia de este Departamento por medio del Ministro mexicano, y ha- 
biendo pedido informe del Departamento de Marina, hemos sabido que no hay da- 
tos oficiales sobre tales hechos. — Deseo que vd. haga indagaciones inmediatamen- 
te sobre el asunto, y si no hubiere cargos hechos contra el Sr. Méndez, ó no es- 
tuviere detenido como testigo, lo comunique á este Departamento. — El objeto de 
esta nota es simplemente, como vd. lo comprenderá, libertará, un ciudadano de 
una nación amiga, de las penalidades de una detención personal, cuando no hay 
razón suficiente para que se prolongue. — Soy, señor, su obediente servidor. — 
WilUam n. Seward. 

Número 10. — Copia. — Departamento de Marina. Abril 12 de 18G2. — Señor: Ten- 
go la hora de acusar recibo de la nota do vd. del 10 del presente, incluyendo la 
tradaccion de una nota que le fué dirigida por el Sr. Romero, encargado de ne- 
gocios de México, y de la comunicación del Sr. Méndez que la acompañó, y ma- 
nifesté en contestaaion á su pregunta, que no be recibido informe oficial relativo 
i U captura del Sr. Méndez, ó al incendio de la goleta "Alfonsina," de donde fué 
tomado. — Soy respetuosamente su obediente servidor. — Qedton Welles. — Al Hon. 
William H. Seward, Secretario de Estado, &c., &c., &c. 

Número 12. — Copia. — Departamento de Estado. — Washinton^ IC do Abril de 
1862. — Al Uon. Qedeon Welles, Secretario de la Marina. — Señor: Tengo la honra 
de incluir la traducción de una nota que ñié dirigida en 29 del próximo pasado 
por el Sr. Romero, encargado de negocios de México, y de los documentos que la 
acompañan, y agradeceré & vd. me informe si tiene algún dato oficial que lo pon- 
ga en aptitud do juzgar si es debido ó no decretar la libertad del Sr. Méndez. — 
Soy, señor, su obediente servidor. — William U, Seward. 

Número 13. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América, — Washiug- 
too, 18 de Abril de 1862. — Señor Secretario: He tenido la honra de recibir la no- 
ta de vd. de esta fecha, & la que so sirve acompañarme copia de la corresponden- 
cia cambiada entre eso Departamento y el de Marina, y con el Procurador de los 
Bstados-Unidos en el distrito de Filadelfia, relativamente á la prisión del ciudadano 
mexicano D. G. Cev^Uos y Méndez, que no está ya sigeto á detención alguna. — El 
^eecóiLsul naexicano en Filadelfia me habia avisado que Méndez habia sido pues- 



Digitized by VjOOQ IC 



144 

to en libertad. — Mucho agradezco á yd. la prontitud con que se sirvió averiguar 
las circunstancias del caso, con objeto de hacer cesar, si era debido, los consigaien> 
tes sufrimientos á la detención personal de un ciudadano de México.-^Aproveoho 
esta oportunidad para renovar á vd., señor, las seguridades de mi mas alta coa- 
sideración. — [Firmado]. M. Romero, — Al Hon. William H. Seward, &c., &c., &c. 
Son copias, algunas de ellas traducidas. — AVashington, Abril 18 de 1862. — [Fir- 
mado]. Romero 



NUMERO 125. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 19 rie 1S62, 
Recibo de correspondencia. 

Tengo la honra do informar á vd. que hoy han llegado á mis manos las notas de 
ese Ministerio, números 324, 825 y 326, de 28 de Marzo próximo pasado, que sa- 
lieron de Veracruz el 2 del actual en el vapor inglés "Avon,*' y llegaron á Nueva- 
York en la noche del 17 á bordo del "Koanoke." 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 126. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 19 de 1863. 
D. Domingo de Goicoxtria. 

Me he impuesto de la nota de ose Ministerio, número 824, de 28 de Marzo próxi 
mo pasado, en la que se sirve vd. manifestarme la clase de comisión que el Supre- 
mo Gobierno había confiado á D. Domingo de Goicouria y trascribirme el oficio que 
le dirigió el 19 del mes citado en contestación á la oferta que hizo de sus servicios. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores.— México. 



NUMERO 127. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 19 de 1363. 
Sueldos de esta Legación. 

Con la nota de ese Ministerio número 325, de 28 de Marzo próximo pasado, reci- 
bí el duplicado de la letra de cambio do £ 69 11 8, girada el 27 de Febrero último 
por los Sres. Agüero, González y Compañía, de esa ciudad, contra los Sres. Baring, 



Digitized by VjOOQ IC 



145 

Brothers y Compafiia, de Londres, á sesenta dias vista, cuyo principal me remitió 
esa Secretaria, con su nota número 823, de la fecha últimamente citada. 

Su mi comunicación número 100, de 81 de Marzo, informé á vd. que negociada 
dieha libranza en Nueva- York, prod^jo la cantidad de $ 487 98 es., de los cuales 
entregué $ 225 al agregado á esta Legación por cuenta de sus haberes, y tomé en 
abono de mis sueldos los doscientos doce pesos, noventa y tres centavos ($212 98 es. ) 
restantes. 

Con objeto de evitar el que vuelva yo á verme en la situación en que estuve du- 
rante el afio próximo pasado por falta de recursos, reitero á vd. mi súplica para ' 
qne ee sirva ordenar el pago de la letra de $ 2,500, que por autorización especial 
del Presidente giré el 27 de Enero último contra el Ministerio de Hacienda, según 
eomaniqué 4 vd. en mi nota número 24, de la fecha citada. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeBor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 128. 

LSaAGION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOA. 

Wofhington, Abril 20 de 1862. 
Pruebas íZe la correspondencia sobre los asuntos de México, 

Aunque con alguna dificultad, he podido conseguir un ejemplar de las pruebas 
de la correspondencia respecto de los asuntos de México, que acompasó el Pre- 
sídente & su mensage de 14 del actual, y que se está imprimiendo ahora por acuer- 
do de la Cámara de Diputados. 

Dos son las ventajas que resultan de haber conseguido estas pruebas; la prime- 
ra, que puedo mandar á vd. desde luego la parto impresa ya de dicha correspon- 
dencia, sin necesidad de esperar á que la impresión se concluya, lo cual podrá 
tardar todavía algunas semanas; y la segunda, que en la edición oficial tal como 
quede al fin, se omitirán varios párrafos y despachos de los contenidos en las prue- 
ba», según me ha asegurado el superintendente de las impresiones públicas do 
este Gobierno, á quien Mr. Seward le encargó le remitiera las pruebas con el ob- 
jeto indicado. 

Remito á vd. 48 páginas de las pruebas que comprenden casi toda la correspon- 
dencia cambiada entre Mr. Seward y Mr. Corwin sóbrelos asuntos de la Repúbli- 
e^^ desde la llegada del segundo á esa ciudad, y como va el texto mismo de ella 
S.O ereo necesario hacer aqui las observaciones que su lectura me ha sugerido. No 
puedo ocultar, sin embargo, el pesar con que he visto que la conducta de Mr. Cor. 
win no corresponde á las esperanzas que yó habia concebido de él en vista de sus 
honrosos antecedentes para con México. Creo que no ha sabido colocarse á la altura 
de la situación, ni ha podido comprender los peligros de ella: su conducta me pa- 
rece tímida, vacilante é impropia de las circunstancias. Si su correspondencia se 
publica tal como aparece en las pruebas adjuntas, el texto mismo de sus despa- 
chos será la mejor justificación que podrían presentar los aliados á este país de su 
expedición contra México. Su deseo de adquirir la Baja-California es también oir- 
constancia que sorprenderíT á los que conozcan sus antecedentes y que le hará 
perder la confianza de los buenos mexicanos, como le ha hecho perder la mia. Ha« 
hia yo oido quejas amargas y cargos muy severos contra la conducta que Mr. Coi\ 
win ha seguido en México, que no me hablan parecido muy fundadas por no 
e«iQeer bien las circunstancias del caso; pero la lectura de su correspondencia me 

19 



TOMO ir. 



Digitized by VjOOQ IC 



146 

ha convencido ahora de que por desgracia estas quejas tienen sobrados fanda- 
mentes. 

Las tres primeras notas que aparecen en la correspondencia adjunta, se publi- 
caron entre los documentos anexos al mensage del Presidente, de 3 de Diciembre 
último, d3 los cuales mandé un ejemplar & ese Ministerio con mi nota número 362, 
de 9 del mes citado. Del despacho de Mr. Corwin, número 2, de 29 de Junio del 
año próximo pasado, no se publicaron entonces mas que dos p&rrafos, los cuales 
se reproducen ahora, j en otro lugar [página 12] se imprime casi Integro eljnis- 
mo despacho, que es digno de mención especial por las inexactitudes y falsas apre- 
ciaciones de que está plagado. No parecería sino que para escribirlo habia tomado 
Mr. Corwin sus apuntes del discurso que respecto de México pronunció el Sr. Pa-v 
checo en el Senado espafi\)l, si no fuera porque dicho discurso fué posterior á este 
despacho. Es muy probable que Mr. Seward lo supribaa enteramente. 

En la parte suprimida del despacho, número 8, de Mr. Seward á Mr. Corwin» 
[página 10], fechado el 3 de Junio último, es donde se contienen las instrucciones 
respecto de la adquisición por este Gobierno do la Baja-California, que comuni- 
qué á Td. en mi nota reservada, número 29, de 28 de Junio citado. 

La publicación de esta correspondencia ha venido á poner de manifiesto un he- 
cho satisfactorio para mi, y es que casi no ha habido un solo despacho importante 
dirigido por el Departamento de Estado á Mr. Corwin, de cuyo contenido no haya 
yo tenido noticia oportuna, que he comunicado sin dilación á esc Ministerio. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida consi- 
deración. . 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 129. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMERICA. 

Washington, Abril SO dé 186S. 
Encargado de negocios de México en los Estados- Unidos. 

La nota de vd., número 326, de 28 de Marzo próximo pasado, me ha impuesto 
de que el Presidente acordó que por el paquete del mes entrante se me remita el 
nombramiento de encargado de negocios de la República, en propiedad, cerca del 
Gobierno de los Estados-Unidos, y que entretanto se me faculta para que haga yo 
de tal aviso el uso que estime conveniente al mejor desempeño de los negocios que 
están á mi cargo. 

En una conferencia que me propongo tener mañana con el Secretario de Estado, 
comunicaré á Mr. Seward la determinación de mi Gobierno. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida consi- 
deración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



147 
NUMERO 130. 

LXOAOION MEXICANA £N LOS ESTADÚS-UNÍDOS DE AMÉRICA. 

Wathinffton, Abril gl de 1868, 

Los asuntos de México en el Parlamento ingUs. 

Antier llegftron á Nuevar-Tork las balijss del vapor **Canadá," salido de LiTer- 
pool el 5 del actual, y en ellas Tino el texto de la discusión habida el dia 3 en el 
Parlamento inglés sobre los asuntos de México, á que me referí en mi nota núme- 
ro 122, de 18 del que cursa. 

Mr. S. Fitzgerald preguntó en la Cámara de los Comunes si el Gobierno habia 
recibido noticia oficial respecto del convenio de la Soledad, que se deoia haberse 
celebrado entre las potencias aliadas y el Gobierno de México, si las fuerzas bri- 
tánicas se hablan retirado 6 estaban para retirarse del territorio de la República, 
j ai se liabian mandado instrucciones al Ministro británico, aprobando los térmi- 
nos de la convención. 

Mr. Layard, Subsecretario de Estado, respondió que el Gobierno habia recibi- 
do noticia oficial de que se habia firmado una convención no entre las potencias 
aliadas y el Gobierno de México, sino entre los comisionados de lets potencias alia- 
das y el Gobierno de México. Que era cierto que las fuerzas británicas hablan si- 
do probablemente retiradas en aquella fecha del territorio de México, con excep- 
ción de un corto número de hombres. Que la Cámara sabia que esta fuerza solo se 
eomponia de 600 marineros, y que si se leían los documentos presentados á la Cá- 
mara, tfe sabría que no habia sido la intención del Gobierno de S. M. que dichos 
marinos tomaran parte alguna en la expedición al interior del país. Debían ser 
enTiados á Inglaterra, con excepción de cien hombres que quedarían para deoem- 
peffar loe deberes ordinarios en Yeracruz ó en cualquiera otro lugar. Con respec- 
to á los términos del convenio, dijo Mr. Layard que el Gobierno de S. M. B. lo 
aprobaba, aunque tal vez no aprobara todos los artículos de él. Sin embargo, en 
conjunto consideraba que se habían desarrollado en él las miras del propio Go- 
bierno. Que el mismo Gobierno desechaba todo deseo de intervenir en los nego- 
cios interiores de México, y teníla la esperanza de que las presentes dificultades 
serian arregladas por negociaciones y medios pacíficos, y que no seria necesario 
recnrrir & las medidas hostiles: y que era de esperarse que el convenio llenara 
tales deseos y que no fuera necesario hacer la guerra á México. Tal fué la res- 
puesta de Mr. Layard, que he traducido casi literalmente. 

Remito el texto inglés de la interpelación de Mr. Fitzgerald y la respuesta de 
Mr. I#ayard. 

Reproduzco á vd. las seguridades do mi muy distinguida consideración. 
Dios. Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeBor Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 131. 

1.J6GACI0N MEXICANA EX LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Abril 21 de 1862, 

XXXIX conferencia con Mr. Seward. 

Este mafiana fiíi al Departamento dp Estado á ver á Mr. Seward para informar- 
lo de las noticias recibidas de México por el último vapor. Le leí la traducción que 



Digitized by VjOOQ IC 



148 

llevaba yo «dispuesta de una carta del Presidente, de la cual remito copia, y que 
da una idea bastante clara de la situación. Me dijo que celebraba saber que las 
noticias eran mas favorables que las traídas por los vapores anteriores de la Ha- 
bana. Respecto de la declaración de Mr. Corwin, de que se hace mención en di- 
cha carta, relativa á la. contribución de dos por ciento sobre capitales, me dijo 
que la determinación del Departamento de Estado era todavía mas favorable al 
Gobierno de México de lo que lo habia sido la opinión de Mr. Corwin. Entre los 
documeivtos impresos que remito con mi nota número 128, de ayer, se encuentra 
en la página 34 un despacho dirigido á .Mr. Corwin por el Departamento de Esta- 
do, con fecha 11 de Noviembre último, y bajo el QÚmero 29, sobre la obligación 
en que están los ciudadanos americanos residentes en México de pagar la contri- 
bución decretada por el Supremo Gobierno el 27.de Agosto anterior, á cuyo des- 
pacho probablemente se refirió Mr. Seward, y que es en efecto enteramente satis- 
factorio para nosotros. 

En seguida le leí una traducción que también llevaba yo dispuesta, de^a nota 
de vd. número 826, de 28 de Marzo próximo pasado, de que adjunto copia relati. 
va á mi nombramiento de encargado de negocios de la República en propiedad, 
cerca de este Gobierno. Le dije que en virtud de la importancia de los negocios 
que están ahora á cargo de esta Legación, habia yo solicitado en diversas ocasio- 
nes que se mandara á ella á un Ministro de primera clase, que ademas de tener 
mas ilustración y experiencia que yo, gozarla por razón de su carácter de la con- 
sideración é influencia cerca de este Gobierno en mayor grado que al que yo po- 
dría aspirar: que mi Gobierno, por circunstancias accidentales é independientes 
de mi voluntad, entre las que no se contaban ni la falta de consideración hacia 
este Gobierno, ni la falta de apreciación de la importancia de los asuntos .que 
México tiene ahora en este país, no habia podido enviar un Ministro de prime- 
ra clase, y que estando satisfecho con mis trabigos y deseando darme un carácter 
de permanencia cerca do este Gobierno, me habia nombrado encargado de nego- 
cios en propiedad, ofreciendo mandarme el mes entrante las cartas para el Go- 
bierno de los Estados-Unidos, en que se le comunique este nombramiento. 

Mr. Seward tuvo la bondad de favorecerme con varios cumplimientos persona- 
les de un carácter tal, que no creo propio de mí referirlos aquí. 

Para despedirme, le avisé que esta tarde me iba yo para Nueva-York á recibir 
al Sr. Fuente, que debe á llegar mañana á aquella ciudad, y que dentro de poco 
regresaría. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sen OY Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 132. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉaiOA. 

NuevOr-YoTk, Abril 25 át 186M. 

Pruebas de la correspondencia. 

Tengo la honra de remitir á vd. 20*) páginas mas de las pruebas do correspon- 
dencia, respecto de los asuntos de México, que se está imprimiendo en Washing- 
ton por orden de la Cámara de Diputados. La parte que remito, que es oontinoa- 
don á la que envié con mi nota número 128, de 20 del actual, comprende las nue- 
vas notas con los sesenta y cuatro documentos adjuntos que dirigí al Departamen- 
to de Estado, dos respuestas de Mr. Seward, y parte de la corres|»ondencia cam- 



Digitized by VjOOQ IC 



149 

Intda entre Mr. Beward y Mr. Adama sobre ios referidos asuntos. £n ia traduo- 
eion de mis notas y de los documentos á ellas apuntos, noto inexactitudes grandes 
j mutaneiales que procuraré hacer corregir luego que regrese yo á Washington. 
Por el primer conducto mandaré á vd. el resto de las pruebas. 

Reproduzco & yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

NucYa-York, Abril 26 de 1862. — Acabo de recibir y remito cuatro pliegos mas 
de las pruebas, que comprenden el final de la correspondencia entre Mr. tSoward 
j Mr. Adams, toda la cambiada entre Mr. Seward y Mr. Dayton y Schurz, y el 
principio del libro azul inglés. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 133. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS KSTADOS-tlNIDOS DE AMÉRICA. 

Nueva-York, Abril 25 de 1SG2. 
Conferencian con el Sr. luiente. 

Se^un indiqué & vd. en mi nota número 131, de 21 del actual, en la tarde de ese 
día salí de Washington, á fin de encontrar en est^ ciudad al Sr. Fuente, que me 
lisbia Boplioado viniera yo á verlo en los dias que permaneciera a^ul, para hablar 
de los negocios de nuestro país. El Sr. Fuente llegó á esta ciudad en la mañana 
del día 23, y desde entonces he tepido el gusto de haber estado casi en conferen- 
cia constante con él sobre los asuntos de México, informándolo minuciosamente del 
estado que guardan nuestros negocios en este pais, é imponiéndome al mismo tiem- 
po de las ideas del Sr. Fuente, respecto de la disposición de la Europa con rela- 
ción á nosotros. 

Uno de los motivos que mas me decidieron 6. venir, fué el deseo que tenia yo de 
persoadir al Sr. Fuente que se quedara en este país, en donde tan importantes 
podrían ser sus servicios, hasta que el Supremo Gobierno determinara otra cosa. 
Pero habiendo recibido dicho seffor instrucciones expresas y terminantes de re- 
gresar sin demora á la República, según me ha manifestado, no pudo acceder & 
mis indicaciones. Frustrado este paso, del cual me prometia vo tantas ventajas, 
indiqué al Sr. Fuente que seria conveniente que fuéramos & Washington para que 
manifestara & Mr. Sevrard el resultado de sus averiguaciones y estudios persona- 
les respecto de las intenciones de los aliados para con México^ pues que viniendo 
directamente de aquellas cortes, sus palabras y seguridades podrian tal vez tener 
mas inflaencia en el ánimo de Mr. Seward, que todos mis esfuerzos pasados para 
persuadirlo do los peligros que amenazan al continente por parte de la Francia. 
El Sr. Fuente, con su natural modestia, creyó que él conseguiría poco, y que cuan- 
to fuera conveniente decir á Mr. Seward lo podría conseguir en un memorándum, 
euya lectura produciría el mismo efecto que si él expresara sus ideas personal- 
mente. Se determinó al fin á aceptar este partido con tanta mas razón, cuanto que 
habiendo resuelto el embarcarse maff ana para Veracruz á bordo de la barca ame- 
ricana **Rapid," no le alcanzaba el tiempo para ir & Washington y volver antes 
del 26, sino en el caso de que caminara de noche, lo cual no le permitía el estado 
quebrantado de su salud. Ahora está escribiendo el memorándum, que leeré á Mr. 
Seward luego que vuelva yo á Washington, y del cual daré á vd. oportunamente 
u noticri as correspondientes. 

Nada digo á vd. respecto de los demás puntos que hemos tocado en nuestras 



Digitized by VjOOQ IC 



150 

conferencias el Sr. Fuente y 70, porque debiendo llegar dicho sefior á esa capital 
al mismo tiempo que esta nota, él podrá referirlas & Td. de una manera mas de- 
tallada. 

Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Liberiad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 134. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Nueva-York, Abril S6 de 1S62. 
Miscelánea. 

El vapor "Persia," llegado de Liverpool con fechas de 13 del actual, trajo la 
noticia de que el Gobierno espaiiol aprobó el convenio de la Soledad y en lo ab- 
soluto la conducta del general Prira, según lo verá vd. en el impreso que le remi- 
to, con lo cual quedan desmentidos los rumores que se hablan hecho circular so- 
bre la ^pretendida uniformidad de política entre la Francia y la EspaHa en cuanto 
á los asuntos de México. También resulta desmentida la orden que se aseguró se 
habia dado al general Prim para que no tratara con el Gobierno de México sino 
después de haber ocupado la capital. El Gabinete de Madrid ha reiterado recien- 
temente BUS protestas de que no intervendrá en manera alguna en la política in- 
terior de México. 

El vapor de guerra español «'Isabel la Católica," que llegó antier á esta ciudad 
procedente de la Habana, trajo noticias de Veracruz que alcanzan hasta el 6 del 
que cursa. Remito á vd. tiras de periódicos en que se publican aquellas y los edi- 
toriales que con motivo de ellas ha dado á luz la prensa de este puerto. 

El Sr. Montáfar, de quien hablé á vd. en mi nota nüimero 111, de 12 del actual, 
fué recibido antier por el Presidente, como Ministro del Salvador. Remito á vd. 
un ejemplar de los discursos que so pronunciaron en dicha presentación. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUxMERO 135. 

, LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Xtieva-York, Abril .26 de 186:^. 

Eqiiijmge ti el Sr Fuente, 

El Cónsul de la República en este puerto me avisó el 20 del que cursa, que el 
Sr. Fuente le habia consignado su equipage, salido del Havre en la fragata *'Ti- 
gress," recomendándolo lo mandara de aquí á Veracruz en un buque de vela, y 
me suplicó solicitara yo de este Gobierno se lo entregara en esta ciudad libre do 
\ derechos. Aunque según el tenor de las disposiciones de este Gobierno sobre en- 

trada y entrega libre de derechos de efectos de los agentes diplomáticos residen- 
7 tes en Washington, que comuniqué á ese Ministerio con mi nota número 144, de 

Jr- 31 de Octubre de 1860, no tenia yo derecho para pedir la entrada libre de dicho 



Digitized by VjOOQ IC 



151 

eqnipsge, por no ser mió y no tener el Sr. Fuente carácter diplomático cerca de 
este Gobierno, me determiné á pedir el faYcr de que se hiciera la entrega por el 
respeto que me merece el dueffo de aquel, j puse al Departamento de Estado, con 
fecha 21, ]a nota de quo remito copia bajo el númerj 1. Mr. Seward se sirvió con- 
cederla desde luego, según lo verá yd. en la nota que adjunto en copia bajo el nú- 
mero 2, acompaQada de la traducción correspondiente bajo el 3. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimiento y fines 
consiguientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de America. — Washington, 21 de 
Abril de 1802. — SeOor Secretario: El Cónsul mexicano en Paria remitió á la con- 
signación del Cónsul de México en Nueva-York, por conducto de los Sres. Hassel- 
brinic y Oriot, del Havre, en la fragata **Tigrc93." su capitán Crabtree, diez pa- 
JM marcadas J. A. F., números del 1 al 10, y que contienen libros, porcelana, cris- 
talería, &c., déla propiedad y uso del Sr. D. Juan Antonio de la Fuente, Enviado 
Extraordinario y Ministro Plenipotenciario que era de México en Paris y que aho- 
ra regresa para la República. — Mucho agradeceré á vd. se sirva dar las órdenes 
correspondientes, para que luego que lleguen diohos efectos los entregue la adua- 
na de Nueva-York, libres de derechos, al Cónsul mexicano en aquel puerto, para 
que este funcionario los deposite hasta la llegada del Sr. Fuente. — Reproduzco á 
td., señor, las seguridades de mi muy distinguida consideración. — M. Romero. — 
Al Hon. William H. Seward, &c., &c., &c. 

Ifepartamento de Estado. — Washington, 23 de Abril de 18G2. — Scíior: Teugo la 
honra de informar á vd. que se han librado las órdenes necesarias para la libre 
importación y entrega al Cónsul mexicano en Nueva-York de las diez cajas men- 
cionadas en la nota de vd. de 21 del presente. — Aprovecho esta ocasión para re- 
novar á vd., seSor, las seguridades de mi mas alia consideración. — [Firmado]. — 
William n. Seward. 

Es copia. Nueva-York, Abril 2G de 1802. — [Firmado]. — Romero. 



. NUMEKO 136. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Nueva-York, Abril 26 de lS(h?. 
Partida del Sr. Fuente. 

Tengo la honra de informar á vd. que hoy á la una del dia se embarcó el Sr. 
Fuente con sir/familia y el oficial de la Legación en Paris, I). M. Orozco, á bordo 
de la barca americana "Rapid," que salió (\ poco de este puerto para el de Vera- 
cruz, á donde se cree que llegará dentro de quince ó veinte dias. Habiendo deja- 
do & bordo al Sr. Fuente, me regresaré esta noche para Washington á continuar 
trabajando en los negocios pendientes que tengo á mi cargo en aquella ciudad. 

Reproduzco si vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios. Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



152 
NUMERO 137. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril 27 de 18G2. 
España // México. 

Tengo la honra de remitir á vd. copia de un memorándum escrito anoche por el 
Sr. Barreda, inmediatamente después de haber leido en la Legación española ya- 
rios despachos importantes relativos á los asuntos de México, que manifiestan cla- 
ramente el estado que guardaban las cosas en la República & principios del actual, 
4 causa de las disensiones de los aliados. 

En la próxima conferencia que tenga yo con Mr. Seward lo informaré de estas 
noticias. 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Washington, Abril 26 do 1862. — Madrid, 22 de Marzo.— iVo/a del Sr. Calderón 
Collanies al general Prim, haciéndole observaciones al convenio de la Soledad y exi- 
giendo que se aclare. — Se desaprueba el no haber presentado definitivamente las 
reclamaciones y el haber reconocido al Gobierno del Sr. Juárez, dándole asi un 
apoyo moral que no tenia. Se le previene obre de acuerdo con los aliados y se le 
comunica que el Emperador desaprueba el convenio, y ha retirado al Contralmi- 
rante La Graviére. Se critica la asociación de la bandera mexicana d la de los alia- 
dos, y se dice que Veracruz debe ser gobernado por los aliados, cuya prenda de 
pago es. Se le dice que el Gobierno aprueba sus razones, &c. 

Habana, Abril 18 de 1862. — OJicio del capitán general, en que se dice que los 
plenipotenciarios franceses se hablan negado & entrar en conferencias é indicado 
que solo hablan 'firmado el convenio de la Soledad por deferencia personal al ge- 
neral Prim: que se retiraban y emprenderían operaciones sobre México. A las 
observaciones del general Prim y Sir Charles Wyke consintieron en esperar la 
llegada del paquete inglés. Llegado este se reunieron y declararon que no entra- 
ban en convenio alguno, y que procederían á operaciones hostiles. El general Prim 
les dijo que esa actitud, la protección manifiesta que prestaban ú Almonte y 
demás reaccionarios y otras' varias circunstancias, le hacian considerar como roto 
por ellos el tratado de Londres, y convertida la expedición en objeto para el que 
no se había formado: que protestaba en unión de la Inglaterra, y que si la Fran- 
cia persistía, se retiraría del país. Los franceses insistieron, prometiendo obtener 
de México reparación cumplida para todos, aun cuando aquellos no cooperaseli. 
Las fuerzas espadólas emprendieron su regreso á Veracruz, y Prim pidió al ca- 
pitán general trasportes para regresarlas & Cuba. El general Serrano reunió el 
gran consejo, expresó la situación, y se convino en que era un paso demasiado gra- 
ve para darlo sin orden del Gobierno de S. M. C. Se decidió que la retirada & Ve- 
racruz era buena; pero no ol abandono del país. £1 17 mandó el general Serrano 
un extraordinario á Prim, informándolo de ese asunto, y le mandó al general Gas- 
sett, por si aquel creía que su honor le exigía el separarse. La fragata * 'Isabel la 
Católica" salió para Nueva-York trayendo dichas comunicaciones á Washington» 
y un correo para Madrid que saldrá, de Boston el día 80. — El Ministro de España 
escribirá á su Gobierno en el sentido de que la expedición espaQola no debe aban- 
donarse, sino que es conveniente sostenerla bajo el mismo pié que la de Francia 



s 



Digitized by VjOOQ IC 



153 

é impedir que esta potencia desarrolle sas planes insistiendo en que se respete la 
rerdadera noluntad de México para el Gobierno que se constituya, 
fia copia* Washington, Abril 27 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 138. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril e? de 186S. 
Liga corUmental americana. 

Tengo la honra de remitir á Td. copia de la reforma que el Sr. Irisarri, Minis- 
tro de Guatemala, propuso á la 6? de las bases del Sr. Barreda, sobre liga conti- 
nental americana. Tal enmienda Tiene á poner de manifiesto^ por si alguna duda 
quedara todavía, la complicidad del Gobierno actual de Guatemala en los x^l&nes 
traidores del partido monarquista de México. Por' supuesto que la reforma del 
Sr. Irisarri no ha sido aceptadla Durante mi permanencia en Nueva- York comu- 
niqué al Sr. Fuente dichas bases, y tuve el gusto de ver que merecieran Isu apro- 
bación. Me dijo que seria conveniente agregar otrn. oñ que se estableciera el prin- 
cipio de que las naciones americanas solo necesitan bloquear los puertos de las 
potencias extrangeras, pues que para impedir el comercio en los que estén den- 
tro de su jurisdicción ó territorio, les basta cerrarlos por medio de una ley 6 de- 
creto. Considerando lo conveniente que nos seria la adopción de tal máxima, 
mientras no tengamos marina, la adopté desdo luego y la propuse hoy al Sr. Bar- 
reda; pero este aeSor, que parece estar casado con sus propias ideas y que no le 
gasta recibir inspiraciones agenas, opuso dificultades á la adición, diciendo que 
era inútil, porque el principio establecido en la adición propuesta se deducía de 
no reconocer en manera alguna la existencia do los Gobiernos de hecho, y que 
ademas, con ella se aumentarian las dificultades de que las bases fuesen acepta- 
das por mayor número do naciones. 

Me informó, ademas, el mismo Sr. i3arreda, que habia hablado de nuevo sobre 
este asunto con Mr..Seward, quien me dijo que aunque en principio adoptaba las 
bases 7 por ellas se regia y habia regido en su política respecto délos 'Gobiernos 
de heeho, no podia aceptarlas por ahora, porque el estado actual de las relaciones 
de los Estados-Unidos con las potencias do Europa, era muy delicado, y lo obliga' 
ba á abstenerse de todo lo que pudiera ser mal recibido y mal interpretado por 
aquellas potencias. Esto es otra prueba mas de la timidez natural de Mr. Seward, 
y manifiesta lo que tenemos que esperar de 61 en nucstraa dificultades con los 
aliados. 

ElSr. Montüfar, Ministro del Salvador, aceptó dichas bases y las mandó á su Go- 
bierno con recomendación especial. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

' El Sr. Irisarri, con fecha 17 de Abril de 1862, dice desde Brooklyn al Sr. Barre- 
da lo que sigue: — "He leido con detención el proyecto y estoy pronto k suscribirlo 
ñempre que la cláusula 6?^ se reformo en estos términos: Las naciones americanas 
w garantizan recíprocamente su independencia y su autonomía nacional, contra 
la intervención 6 protectorado que otro poder intente establecer en el Gobierno in- 
terior de cualquiera de ellas, por medio de la fuerza, y unirán sus armas y reour- 
Kspara oponerse á la conquista de sus respectivos territorios por ñierzas oxtran- 

TOMO n. 20 



Digitized by VjOOQ IC 



154 

geras, á menos que la intervención 6 protectorado sea solicitado por la mayoría de 
la nación en que se ejerza; pues en tal caso seria quitar la libertad y contrariar los 
intereses de una de las Repúblicas aliadas, el oponerse á lo que ella ttiyiere por 
conveniente. — Las alianzas deben hacerse en bien de todos los aliados, y no puede 
resultar provecho de renunciar ú. la propia libertad en favor do otras naciones." 
Es copia. Washington. Abril 27 do 1862. — [Firmado]. Romero. 



, NUMERO 139. 

LEGACÍON MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril ;i8 de 1862. 
jtJnfreuiüfa i(ni el Sr. Asta Bumiagc. 

Hoy vino ii verme el Sr. AstaBuruaga, encargado de negocios de Chile. Ledí 
para que lo remitiera ti su país un ejemplar en francés de. la nota dirigida por el 
Sr. Fuente á M. do Thouvenel, el 7 de Marzo próxi^no pasado; me prometió que la 
traducirla y la mandaría á su Gobierno. Le dije que me parecía conveniente pro- 
pusiera el envío á México do un representante de Chile, pues en las presentes oir- 
cunstancias era muy conveniente reunir en esa capital el mayor número posible de 
representantes do las Repúblicas hispanoamericanas. En apoyo de esto le leí la 
posdata que puso Mr. Corwin k su despacho húmero 11, de 24 de Diciembre úl- 
timo [página 39, documentos anexos al mensage del Presidente, sobre los asun- 
tos de México], que se remiten con la nota número 141, que traducida dice: "Aho- 
ra debían estar representadas aquí todas las Repúblicas del Sur. Esto serviría de 
contrapeso á la influencia europea, que al presente es demasiado fuerte aquí para 
la seguridad do los intereses americanos. Suplico ú vd. dé los pasos necesarios 
para conseguirlo. Solo el Ecuador estíi representado aquí. Se teme que España y 
Francia hayan puesto sus ojos, codiciosos en las débiles Repúblicas sudamerica- 
nas. Debían encontrarse con aquellas aquí, que es donde están haciendo su pri- 
mera demostración." 

El Sr. Asta Buruaga me dijo que recientemente había recibido una carta de un 
pariente suyo que reside en Santiago y que tiene acceso é influencia en el Gobier- 
no de Chile, en que se le dice que se pensaba en él para enviarlo de Ministro á 
México. Agregó que sí recibía el nombramiento no sabría qué hacer, pues la oxis- 
toncia de la Legación de Chile aquí le parecía tan importante como en México. Yo 
le dije que á mi juicio no debería vacilar en ir á México de preferencia y que se- 
ria conveniente que escribiera con anticipación á su Gobierno para que mande á 
otra persona á esta capital, encareciendo la necesidad do tener agentes en ambas 
partes. 

Me dijo ademas que Chile tiene un Cónsul en México, con quien su Gobierno le 
ha recomendado esté en comunicaciones frecuentes; pero que no conociendo sus 
antecedentes, no le había escrito con entera libertad. Ofreció que me traería su 
nombre para que si yo lo conocía y era persona de confianza, le pudiera enviar 
instrucciones, que de otra manera omitiría. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mí muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeHor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by 



Google 



155 
NUMERO 140. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington, Abril S8 de 1862. 

Tratado entre los Estados— Unidos é Inglaterra^ sobre abolición del tráfico 

de negros. 

Tengo la honra de remitir á yd. para conocimiento del Supremo Gobierno, -un 
ejemplar en inglés del tratado firmado en esta ciudad el 7 del que cursa, entre los 
Estados-Unidos y la Gran Bretaña, para la supresión del tráfico de negros afri- 
canos. Este pacto, que está fundado poco mas ó menos sobre las mismas bases que 
nuestro tratado de 24 de Febrero de 1841, fué sometido al Senado y aprobado sin 
dilscion por dicha Cámara. £n él renuncian los Estados-Unidos á los principios 
que sostuTieron con tanto calor durante In administración de Mr. Bvchanan, y 
que hasta estuyieron á punto de ocasionar un rompimiento entre este país y la 
Gran Bretafia. Este es otro de los puntes en que se hace notar de una manera mas 
marcada la diferencia de política entre esta administración y las democrátici^s 
que le precedieron, principalmente en lo que respecta á esclavitud. Mr. Bucha- 
nan consideró como un casus helli el que los cruceros ingleses pudieran registrar 
4i>aqaes americanos sospechosos de hacer el tráfico de negros, y ahora se les con- 
cede ese derecho con pocas restricciones en un instrumento público y solemne. 

Me parece indudable que este tratado será desde luego ratificado por el Gobier- 
no británico como lo ha sido ya por el Presidente do los Estados-Unidos. 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. ^ 

[Firmado]. M. ROMERO» 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 141. 

LBOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washitifftouy Abril 30 de 1862, 

Entrevista con el Sr. Mon tufar. 

Hoy he visto al Sr. Montúfar, Ministro del Salvador. Me dijo que habia venido 
¿ Panamá en el mismo vapor que D. Felipe Neri del Barrio, de quien habia sabi- 
do que el objeto de su misión á Europa era promover el establecimiento de la 
monarquía en México, ofreciendo, en caso de llevari^e á cabo el proyecto, la anexión 
al nuevo reino, no solo de Guatemala, sino también do los otros cuatro Estados de 
la América Central. £1 Salvador, que se opone al establecimiento de la monarquía 
7 que no tiene confianza en el Sr. Irisarri, quo hasta aqui lo habia represent-ado, 
Bando al Sr. Montáfar para que neutralizara aquellos planes y solicítenla ayud' 
<Í« este Gobierno en favor de la autonomía de los Estadcm americanos. £1 Gobierno 
de Carrero aprueba la candidatura del Archiduque Maximiliano, por recomenda- 
ción que de él hizo á Barrios D. M. Gutiérrez Estrada,. quien se asegura tiene pa- 
rentesco de afinidad con el Archiduque. 

Impuse al Sr. Montáfar del estado que guardan nuestros asuntos y de lo poco 
qne 86 puede esperar de este Gobierno. Le dije que si los Estados de la América 
Central querían espontáneamente unirse ú México porque creyeran que así con- 
Tenia mejor & sus intereses, y que de esa manera podían garantizar la forma de 



Digitized by VjOOQ IC 



156 

gobierno republicano que ahora los rige, México los recibirla con gusto; pero que 
nunca trataría de procurar la anexión por medidas violentas y contra la voluntad 
de los pueblos. 

£1 Sr. Montúfar tuvo la bondad de decirme que deseaba auxiliarme en mis la- 
bores en favor do México, trabajando de concierto conmigo en el desempeño de 
a misión con que viene investido, y me preguntó qué podría hacer en favor de la 
República. Después de agradecerle debidamente su buena disposición, le dije que 
por ahora lo mejor que podría hacer en favor de México, sería recomendar alQo- 
bierno del Salvador que mandara un representante á México y que influyera con 
los otros de la América Central para que hicieran lo mismo. Como tal vez no podrían 
sufragar los gastos consiguientes al envío de una Legación, le sugerí que se man- 
daran credenciales á algunos ciudadanos de la América Central residentes en esa 
capital, 6 á algunos mexicanos que merecieran la confianza de dichos Estados. £1 
Sr. Montúfar recibió con agrado esta indicación, y me preguntó que cómo se re* 
cibíria en la Hepúblioa el nombramiento del Dr. Gálvez. Le dije que no me pare- 
cía que fuese la persona mas á proposito para esta comisión, ademas de que sus 
asuntos personales seguramente no le permitirían aceptarla. 

El Sr. Montúfar propuso á Mr. Seward un artículo adicional, al tratado vigente 
entre el Salvador y los Estados-Unidos, en el que se estipula que ambos países se 
garantizarán recíprocamente su independencia. Mr. Seward ofreció informar al 
Presidente de dicha proposición y comunicar al Sr. Montúfar el resultado en la 
semana entrante. 

El Sr. Montúfar tiene ademas otros planes que serán objeto de nota separada. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mí muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

4;Fírmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 142. 

LEGACIÓN xMEXIOANA EK LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Abril SO de 186^. 
Mensage del Presidente sobre los asuntos de México, 

Tengo la honra de remitir á vd. un ejemplar del mensage del Presidente, de 14 
del que finaliza, con la correspondencia sobre los asuntos de México que se publi- 
có anoche. 

Luego que regresé de Nueva-York traté de ver sí se podrían hacer las correc- 
ciones de que hablé á vd. en mi nota número 132, dé 26 del actual; pero desgpra- 
ciadamente era ya tarde, pues la impresión iba muy adelantada y loa diez prime* 
ros pliegos se habían ya tirado. Solo en los marcados con los números 11 y 12 se 
pudieron hacer las correcciones de las faltas que noté. Quise ver á Mr. Seward 
para que se omitieran algunos párrafos de las notas de Mr. Corwin, cuya publi- 
cación no podrá menos que ser perniciosa, pero también era ya tarde, pues ade- 
mas de estar tirados todos los ejemplares, se habian dado ya algunos á los perió. 
dicos, y no habia modo por lo mismo de hacer ninguna supresión. 

He visto á dos diputados que pertenecen á la comisión de relaciones ezteiiores 
de la Cámara de representantes, y haciéndoles notar lo que dice Mr. Seward en 
despacho á Mr. Corwin, número 43, de 8 del corriente [pagina 61], sobre que es- 
pera que los debates que la lectura de tal correspondencia ocasione en la Cáma- 
ra, iluminen al Gobierno á encontrar algún arbitrio para auxiliar á México, lee 
manifesté lo conveniente que seria que ya que la Cámara acordó que el asunto pa- 



Digitized by VjOOQ IC 



157 

nr» i dichft comisión, se presenten algunas resoluciones protestando contra la 
ioterreaeion europea en México, y se pronuncien algunos discursos sobre el mis- 
mo aannto. Dentro de poco veré con el mismo objeto al Diputado Mr. Crittenden, 
presidente de dicha comisión. 

La publicación de dichos decnmentos Tiene á demostrar de una manera palpa- 
ble Is inconyeniencia de que el Supremo Gobierno euTÍe á esta Legación copia de 
todos los documentos importantes relativos & nuestras presentes complicaciones 
coa los aliados, para que se jremitan al Departamento de Estado y salgan á luz'en 
otra Tez que este Gobierno mande al Congreso la correspondencia sobre los asun- 
tos de México. En la presente ocasión agoté los archiyos de esta Legación y aun 
reeorrí á documentos que no existían en ella por tal de presentar una serie com- 
pleta en nuestro favor; pero bay algunos que no es posible obtener si el Supremo 
Gobierno no los manda, y á estos es á los que principalmente me refiero en la pre- 
. se&te nota. 

Voy & hacer remitir ejemplares del mensago del Presidente á algunos periódi* 
«16 de Londres. 

No concluiré esta not-a sin manifestar ¿ vd. que la publicación de dicha corres- 
pondencia ha Tenido á poner de manifiesto cuan fundados eran los temores que 
expresé en mi nota reserTada número 33, de 2 de Setiembre último, sobre que el 
arbitrio propuesto por este Gobierno en el despacho número 17, de Mr. Seward Á 
Ur. Gorwin, de la misma fecha, para prestar dinero á México con que pagar lo s 
intereses de la deuda exterior, era una Tenta mal disimulada de los principales 
de nnestros Estados fronterizos por una miserable cantidad. Aunque el texto del 
despacho citado estaba bastante claro, ahora se aclara todavía mas con la publi- 
cteion de los otros documentos. Siento decir, que como vd. lo notará, el arbitrio 
faé propuesto por Mr. Gorwin, quien on su despacho número 3, de 20 de Julio úl- 
timo, página 15, dice lo que sigue: * 'Estoy persuadido de que México consentirla 
en hipotecar todos sus terrenos baldíos y derechos minerales en la Baja «California, 
Chihoahua, Sonora y Sinaloa, lo mismo que su fé nacional para el pago de esta ga- 
rantía. Esto probablemente vendria á parar en la cesión de la soberanía. Indu- 
dablemente que este seria el resultado si el dinero no se pagara prontamente en 
los términos convenidos.'' 

Ib también digna de notarse la contradicción en que están el Sr. de Zamaoona 
7 Mr. Gorwin respecto de la manera en que se hipotecaban los terrenos baldíos y 
derechos minerales de México en el proyecto de tratado del segundo. El Sr. Za- 
ZBsoona me dijo en Tarias comunicaciones, que se hipotecaba el producto de dichos 
terrenos y derechos, y Mr. Corwin asegura [despacho número 8, de 29 de Noviem- 
bre último, página 85], que los terreno» mismot eran los hipotecados, y que el Su- 
premo Gobierno habia aceptado esa cláusula de su proyecto. 

Keproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Beforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores.— México. 



NUMERO 143. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waehington, Abril 30 de 186i. 

Gastos de oficio de esta Legación. 

Tengo la honra de remitir á vd. la cuenta documentada de los gastos de oficio 
erogados en esta Legación, durante el primer tercio del presente affo que espira 
^. Para cubrir los ciento cuarenta y tres pesos, setenta y ocho centavos ($ 148 



Digitized by VjOOQ IC 



158 

78 C8.) que ella importa, he tomado los cien pesos que reservé oon este objeto, de 
la cantidad que produjo la libranza de cuatrocientas libras esterlinas, que oon fe- 
cha 21 de NoTiembre ' último me remitió la aduana marítima de Veraoruz, según 
informé & vd. en mi nota número 82, de 15 de Marzo próximo pasado. Los cuaren- 
ta y tres pesos, setenta y ocho centavos restantes los satisfaré con el primer dine- 
ro que me remihb el Supremo Gobierno. 

Renuevo á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

• [Firmado]. M. ROMERO. 

SeHor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

CUENTA documeiit'ada de los gastos de oficio erogados en esta Legación duran^' 
fe el primer tercio del presente año, 

1861. ^ CORREO. 

Marzo 31. Pagado en el correo por la correspondencia venida 
sin franquear á esta Legación del 1? de Enero al 1? de 
Abril último. — Recibo número 1 i 8 27 

Febrero 26. Sellos comprados en la estafeta para franquear la 
correspondencia remitida por esta Legación? — Recibo 
número 2 12 76 

Enero 14. Pagado & los Sres. Brugiére y Thebaud, de Nueva- 
York, por portes de correspondencia enviada á Vera- 
cruz por su conducto y vía de la Habana. — Recibo nú- 
mero 3 : 66 50 

76 68 

PERIÓDICOS. 

Enero 1? Suscricion por cuatro meses al National R^uhlican 

de Washington 1 00 

Febrero 13. Suscricion por seis meses al New-York Daily Times, 

— Recibo número 4 3 60 

„ ,» Suscricion por seis meses al New- York Daily Tribu-- 

ne. — Recibo número 6 8 00 

7 60 

ARCHIVO D£ LA LSOACICK. 

Abril 14. Pagado á Mr. Morrison por cuatro meses de arren- 

damiento del cuarto que ocupa el archivo de la Lega- 
ción. De Enero á Abril inclusive — Recibo número 6... 20 00 

ÚTILES DE ESCRITORIO. 

Por útiles de escritorio comprados en la librería de 

Philps y Salomón. — Recibo número 7 28 75 

Abtil 21. ViAOB A NuBVA-YoRK hecho por el que suscribe pa- 
ra ver al Sr. Fuente, por llamado suyo. Se carga sola- 
mente el pasage del ferrocarril 16 00 

Suma total v ^^^^ 78 

Es copia. Washington, Abril 80 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



Digitized by VjOOQ IC 



159 
NUMERO 144. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉEICA. 

Wat/ufi^ton, Mayo i? de 186¿i. 

XL conferencia con Mr. Scward. 

Esta mañana tuye una larga conferencia con Mr. Seward. Comencé por decirle 
\u cansas por que el Sr. Fuente no habia venido á esta ciudad, que comuniqué á 
»e Ministerio en mi nota número 133, de 25 del próximo pasado, y en seguida le 
lei el memorándum á que se refiere la misma nota, y que remito ahora en copia. 
Pa^ hacer la lectura mas fácil lo llevé traducido al inglés, de cuya traducción 
también acompaQo copia. Mr. Seward lo oyó con grande atención. Al concluir le 
dije ou&les eran los datos secretos á que el Sr. Fuente alude. Le dge también que 
el Sr. Fuente ^se referia casi exclusivamente á la disposición do Francia, respecto 
de los Estados-Unidos, porque en lo relativo á México creia que no podia agre- 
garse nada á lo que yo habia dicho. 

Mr. Sevrard pareció convencido por las razones del memorándum, y me dijo, 
sobre poco mas ó menos, estas palabras: <'No hay cuidado: en Europa disponen de 
nosotros á su arbitrio y hasta se dividen ya nuestros despojos; pero todos esos pla- 
nes vendrán abajo con nuestros esfuerzos. Nuestra situación, agregó, mejora ca- 
da dia mas, y espero que lo mismo suceda con la de México. Los aliados llevan ya 
mas de cuatro meses de estar en el país y hasta ahora no han hecho nada. Si ocu- 
pan la capital habrán adelantado poco y les pasará lo que á nosotros, que no sa- 
bíamos cómo desembarazarnos de ella en 1847." Tuvo la bondad de decirme con 
este motivo, que él siempre habia estado en contra de la guerra que nos provocó 
entonces la administración de Mr. Polk. Continuó diciendo que suponia que una 
reí ocupada la capital, se iria el gobierno á las montafias, en donde podria soste- 
nerse por algún tiempo. Aprovechándome de esta indicación suya, le dge que no 
ereia yo que fuera fácil la toma de la capital por los aliados con la fuerza que tie- 
nen ahora en la Bepública; pero que como este caso era pdsible, seria conveniente 
preverlo y mandarle instrucciones á Mr. Corwin, para que si tal cosa sucede, no 
reconozea al Gobierno que los aliados trataran de establecer en México, sino que 
siga al Constitucional en el punto que fije su residencia. Me dijo que no habia pe- 
ligro de que Mr. Corwin reconociera al Gobierno establecido por los aliados, por- 
que para hacerlo necesitaba instrucciones expresas que no se le habían dado. Le 
recordé lo que sucedió en 1868 con Mr. Forsyth, y que reconoció motu propio al 
Samado Gobierno de Zuloaga, y me dgo que tomaría el asunto en consideración. 
Lo informé en seguida de los motivos por que el Sr. Fuente no dejó, como lo 
deseaba, biigo la protección^ de les Estados-Unidos, á los ciudadanos mexicanos re- 
sidentes en Francia. Pareció avergonzarse de la relación que le hice, y que le co- 
gió de nuevo, porque Mr. Bayton no le habla comunicado nada sobre ello. Me di- 
jo que Mr. Adams había usado de sus buenos oficios para proporcionar al Sr. 
Fuente una entrevista con Lord Russell, y que el Departamento habia aprobado 
J elogiado su conduct^ en ese particular. Todo esto aparece en el mensage acyun- 
to á mi nota número 142, fecha de ayer. 

Para concluir le hablé sobre las noticias de Arizona recibidas hoy por la vía de 
San Francisco, que encontrará vd. en la tira a(^unta, y en las que se dice que las 
fuerzas del Sur enviaron á Sonora al coronel Rcilly, con objeto de proponer que 
se encargarían de castigar á los apaches siempre que en cambio so les permitiera 
tttrar en el Estado y se les concediera el derecho de tránsito do Guaymas á Ari- 
zona. Dije á Mr. Seward que esto era una confirmación de los temores que en 
^ra ocasión le habia yo manifestado respecto de que las fuerzas disidentes hioio- 
nm alguna incursión sobre Sonora, ó trataran de refugiarse en México si eran 



Digitized by VjOOQ IC 



160 

derrotadas en Texas. Me dijo que el Gobierno había pensado varias veces en en- 
viar fuerzas & Texas; pero que se habrian encontrado dificultades insuperables: 
que la ocupación de Nueva-Orleans haría mas difícil la retirada de los disidentes 
á México, j que no se irian para la. República sino cuando estuvieran muy debi- 
litados, en cuyo caso seria mas fácil derrotarlos allí. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

L Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Como desde antes que partiese yo para Francia, estaba profundamente oonvsji- 
cido de que las diferencias suscitadas entre México y algunas potencias europeas 
indicaban por "parto de estas últimas la renovación de sus antiguas pretensioaes 
á cambiar la forma de República en las naciones hispanoamericanas; procuré des- 
de mi permanencia en París examinar atentamente el espíritu del Gobierno impe- 
rial, no solo con relación á México, sino también á, las demás naciones de este con- 
tinente, y con especialidad á los Estados-Unidos, puesto que solo por la guerra 
en que ellos están empeñados pudieran creer los Gobiernos de Franoiay de Espa- 
fia que era llegada la ocasión de establecer su influencia en el Nuevo Mundo.— 
Las potencias que merecen llamarse representantes del absolutismo, hallaron otro 
motivo de complacencia en las disensiones de los Estados-Unidos, celebrándolas 
como la confirmación de los siniestros vaticinios que los políticos propugnadores 
do las monarquías despóticas han lanzado contra el porvenir de las instituciones 
republicanas. — Diré rápidamente las observaciones mas principales que pude ha- 
cer sobro el espíritu de la opinión pública y del Gobierno de Francia, con rela- 
ción á los Estados-Unidos: — Primera: les favorece decididamente el partido libe- 
ral y sus mejores y mas acreditados órganos. Así Le Journal dea Debau, L^ Opinión 
Nationale, Le Siichf La Pr^síe, Le Tempa publican á menudo artículos, noticias y 
correspondencias en pro de la Union americana y contra los Estados separatistas, 
y se fundan, entre otras cosas: 1?, en que habiendo ayudado Francia á este país en 
su guerra de independencia, creó un título de amistad mutua y permanente entre 
ambas naciones: 2?, en que la Union americana defiende la causa de la libertad 
de los esclavos contra el Sur, manchado con esa odiosa institución: 3?, en que ú 
alguna vez se declara la guerra entre Francia y la Gran Bretafia, los Estados- 
Unidos serian los naturales, poderosos y quizá necesarios aliados de la nación 
francesa. — Los diarios á que acabo de aludir publican-siempre, con amistosos co- 
mentarios, las noticias favorables á la Union, y la han defendido en las cuestio- 
nes sobre suficiencia del bloqueo; sobre obstrucción de algunos- puertos; sobre 
pretendida violación del derecho de gentes, por los obstáculos opuestos al comer- 
cio de algodón, que se clasifica entre los artículos de primera necesidad; sobre el 
caso del **Trent," &c., &c.: especialmente U Opinión Nationale, que pasa por ser el 
órgano del príncipe Napoleón, se distinguió en la polémica relativa al <*Trent," cri- 
' ticando la nota de M. de Thouvenel, en cuanto abandonaba la cuestión general so- 
bre derechos de los neutrales para declararse parcial y exigente en favor do la In- 
glaterra. — Segunda. Por el extremo opuesto, nuestra grande aversión 4 la causa 
americana, el partido Icgitimlsta, el clerical y los diarios que pertenecen á esas 
banderías. — Tercera. £1 mismo sentimiento de malevolencia resalta en los diarios 
llamados oficiosos, aduladores perpetuos del Gobierno imperial, y favorecidos oon 
las inspiraciones del poder, que se reserva, sin embargo, el derecho de descono- 
cerlos y de desmentirlos cuando le acomoda. Esos diarios son tres: Le Constitutwn" 
ndf Le Peya y La Patrie. — Cuarta. El tono de esos periódicos junto á la frialdad 
del Monitewr en las cosas de los Estados-Unidos, produce naturalmente la sospe- 
cha de que el Gobierno imperial no tiene sirnpatías por los Estados-Unidos; sos- 
pecha que se corrobora: 1? Por la invencible mala voluntad del Emperador hacia 



Digitized by VjOOQ IC 



161 

las RepúbUcaa» de que ha destruido la francesa j la romana. Las Repúblicas, en 
efecto, est4n basadas sobre el espíritu de igualdad y de aversión á las monarquías; 
j no haj nada tan distanto de esos sentimientos como el ánimo de Napoleón III. 
—i? Por la«propenBÍon del Emperador, ya bien conocida, para extender por todo 
elmimdo lo que él llama la respetabilidad y la gloria de la Francia, con el fin de 
qae los franceses olviden el terrible y duro despotismo con que los tiene domina- 
dos; / como para imponer sobre las Repúblicas hispanoamericanas esta prepon- 
denncia, el pueblo de los Estados-Unidos habla sido hasta hoy el único obstácu- 
lo serio que el Emperador hubiese visto, natural es suponer que aquel soberano 
tenga un deseo violento de debilitar la Union. — 3? Afiádase que los diarios oficio . 
sos de Paris han descrito como aconsejada por el espíritu de absorción, la polí- 
tica de los americanos con México y los demás pueblos de este continente; y M* 
BUlault, Ministro sin cartera, d^ o en el Cuerpo Legislativo, á nombre del Gobier- 
so imperial, que no convenia á la Francia la influencia de la política americana 
en la República de México. Se pretende que el protectorado de la Francia en 
iqncl país, le libertará de ser conquistado por los Estados-Unidos. — 4? No necesi- 
to aducir como prueba del mal espíritu que anima á la Francia contra la Union 
americana la política enormemente agresiva que desplegó la última en el negocio 
del^Trent/' porque esto lo debe valuar mejor que yo el pueblo y Gobierno de los 
Efitadoa-UnidoB. — 5? En fin, diversos datos irrefragables, aunque secretos, que he 
comnoicado al Sr. Romero, vienen á poner este punto fuera de toda duda. — Por 
todo lo que precede, yo me inclino fuertemente á pensar que es cierta la noticia 
que me comunicaron en Paris, sobre estar Francia convenida con Inglaterra en 
que trascurrido un plazo [queme parece espira en Mayo], sin que la guerra ac- 
tual de los Estados-Unidos se termine, ambos Gobiernos reconocerán la indepe n- 
dencia de los Estados del Sur. — En lo que respecta á México, los hechos están pro- 
bando todas las previsiones de la Legación mexicana en Paris, y patentizan tam- 
bién cómo los Estados-Unidos han sido engafiados al confiar en la seguridad de 
que la triple alianza no promoverla el trastorno de las instituciones republicanas 
ca México. — Si este país sucumbe á la inicua expedición de los franceses, me pare- 
ce clarísimo quo los Estados-Unidos han de reconocer que la dominación europea 
en la antigua Repúbica Mexicana anunciarla un trastorno próximo en todo el con- 
tinente americano; trastorno do que los mismos Estados-Unidos deberían tarde 
6 temprono participar, por la incontrastable fuerza de los acontecimientos. 
£3 copia. Washington, Mayo 1? do 1862. — [Firmado]. Romero, 



NUMERO 115. 

CEOACION mexicana en los ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wasliiiigton^ Mayo 3 de 1S62. 
Comunicaciones con Nueva- OrUans, 

Tengo la honra de remitir á vd. para conocimiento del Supremo Gobierno, co- 
pia de una nota verbal que recibí hoy de Mr.^eward, á la que acompañó un ejem- 
plar impreso de lá circular expedida ayer por el Departamento de Estado, relati- 
^uaente á haberse abierto las comunicaciones postales con Nueva-Orleans y demás 
lagares recobrados de los disidentes por las fuerzas d^ mar y tierra de los Estados- 
l^mdos. Mando apuntas las traducciones de dichos documentos, y ademas copia 
íá aense que hago hoy á dicho Departamento del recibo de aquellos. 

Heproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

TOMO 11. 21 



Digitized by V3OOQ IC 



162 

Mr. Seward presenta sus cumplimientos al Sr. Romero» j tiene la honra de in- 
olnirle copia de una circular de este Departamento, relatira á las comunicaoionM 
postales con los puertos y lugares recobrados de los insurrectos. — Departamento 
de Estado. Washington, 3 de Marzo de 1862. — Al Sr. Matías Homero, &c., &o. 

Circular. — Departamento de Estado. Washington, 2 de Mayo de 1862.— Sefior: 
Tengo la honra de manifestar á vd. para su conocimiento, que se ha dispuesto que 
las balijas de correspondencia vayan & Nueva-Orleans y vengan de allí extendién- 
dose esta disposición á los otros lugares que, habiendo sido ocupados por las fuer- 
zas insurgentes, se han recobrado después y están ahora en posesión do las fuer- 
las de tierra 6 navales de los Estados-Unidos. — Es conveniente agregar, sin em- 
bargo, que se establecerá una sobrevigilancia militar sobre tales baldas, en cuan- 
to el Gobierno lo crea necesario para la seguridad pública. — Soy, seBor, su obe- 
diente servidor. — WilUam U. Setcard. 

M. Romero presenta sus cumplimientos á Mr. Seward, y tiene la honra de decir- 
le que ha recibido su nota verbal de hoy, á la que se sirvió acompañar un ejemplar 
impreso de la circular de ese Departamento, fecha de ayer, relativamente á haber- 
se abierto las comunicaciones postales con los puertos y demás lugares recobrades 
de los disidentes por las fuerzas de mar ó tierra dé los Estados-Unidos. — Legación 
Mexicana. Washington, 8 de Mayo de 1862. — Al Hon. William H. Seward, &c.» 
&o., &o. 

Son copias. Washington, Mayo 3 de 1862. — [Firmado]. Homero. 



NUMERO 146. 

LSOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 5 de lS€i, 
Apertura deljyaerto de Nueva- Orleans. 

Tengo la honra de remitir á vd. copia, acompaQada de la traducción correspon- 
diente, de una nota que he recibido hoy del Departamento de Estado, en que se 
me manifiesta, para que lo comunique yo al Supremo Gobierno, que el Presidente 
de los Estados-Unidos nombró ya administrador do la aduana de Nueva-Orleans, 
y que se están haciendo los preparativos necesarios para modificar el bloqueo, de 
manera que se permita con restricciones el envío de efectos á aquel puerto y i 
dos ó mas de los que ahora están cerrados por el bloqueo, en el tiempo y bajo las 
condiciones que se harán saber por medio do una proclama. 

También acompaso á vd. copia de mi respuesta á Mr. Seward. 

Creo conveniente que el Supremo Gobierno publique esta determinación, pan 
conocimiento del comercio de la República. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

' [Firmado.] M. ROMERO. | 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. I 

Circular. — Departamento de Estado. Washington, Mayo 6 de 1862. — Seflo 
Tengo la honra de manifestar á vd. para conocimiento de su Gobierno, que el Pr 
Bidente ha nombrado un administrador para la aduana de Nueva-Orleans y qi 
se están haciendo los preparativos necesarios á fin de modificar el bloqueo i 
cuanto sea preciso para permitir el envío de efectos, con restricciones» de aqiq 
puerto y de uno ó dos mas que están ahora cerrados por el bloqueo, en el tiempu 



Digitized by VjOOQ IC 



í 



163 

bijolu oondioioneB que se harán saber por medio de una proclama. — Soy, sefior, 
ra obediente eeryidor. — [Firmado]. WüUaim H. Seward, — Al Sr. Matías Romero» 
&e., &c., &c. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Mayo 5 
de 1862. — Sefiior Secretario: Tengo la honra de acusar recibo de la nota de vd. de 
egU fecha, en que se sirve manifestarme, para conocimiento de mi Gobierno, que 
el Presidente ha nombrado un administrador para la aduana de Nueva-Orleans, 
j que se están haciendo los preparatiros necesarios á fin do modificar el bloqueo 
de manera que se permita con restricciones el envío de efectos á aquel puerto y 
i ano ó mas de los que están ahora cerrados por el bloqueo, en el tiempo y bajo 
las condiciones que se harán saber por medio de una proclama. — Por el vapor que 
8tle el día 7 de Nueva-Tork daré noticia al Gobierno de México, de la deteraü- 
nacion que se ha servido vd. comunicarme. — Aprovecho esta oportunidad para 
reproducir á vd., seffor, las seguridades de mi mas distinguida consideración. — 
[Firmado]. M. Romero. — Al Hon. William H. Seward, &c., &c., &c. 

Son copias. Washington, Mayo 6 de 18G2. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 147. 

LEGACIÓN MEXICANA- EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉBIOA. 

Washington, Mayo 6 de 186$. 

Publicaciones respecto de México. 

Antier llegó á Nueva- York el vapor "Roanoke" procedente de Cuba, con fechas 
de la Habana del 20 y de Veracrua del 22 del próximo pasado. Las noticias que 
se recibieron son la confirmación de las que habia traído el vapor * 'Isabel la Ca- 
tólica," que comuniqué á vd. en mi nota número 137, de 27 del mea citado. Aemi- 
to á vd. tiras de periódicos que contienen las noticias publicadas por los de Nue- 
va-York, respecto de México. Un amigo mió residente en la Habana me mandó 
varios de los documentos oficiales publicados en aquella ciudad sobre los asuntos 
de México, de una importancia tal, que los trasmitiría desde luego al Departa- 
mento de Estado, si no fuera porque dentro de poco espero recibir la correspon- 
dencia de ese Ministerio, en la que tal vez se me mandarán instrucciones detalla- 
das, que no quiero preocupar anticipándome á obrar desdo ahora y de mi motivo. 
Los documentos enviados por mí al Departamento de Estado, y publicados con 
elmensagedel Presidente, han empezado á producir el efecto que yo deseaba. 
H Trihune de Nueva- York de ayer publicó el editorial que remito entre las tiras 
apunta», muy favorable á la causa de la República, y en el que se comenta de la 
manera conTeniento la conducta observada por M. de Saligny, 

Remito también varios artículos del Timeí sobre nuestros asuntos, escritos en lo 
general en términos favorables, y una carta do Veracruz publicada en el Courrier 
iet £taU-UnÍ8, y reproducida por el expresa de Nueva- York, quo es el libelo mas 
infamatorio que hasta ahora ha visto la luz pública en este país contra nosotros. 
Acompaño una carpeta con tiras de periódicos de Europa, que contienen articu- 
la» respecto de México y que me dejó el Sr. Fuente á su tránsito por esto país. 
Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 
Piof, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. —México. 



Digitized by VjOOQ IC 



164 
NUMERO 148. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waskingtoriy Mayo 6 de 1S63. 

Reseña política. 

En el último mes ha seguido la fortuna fayoreciendo invariablemente á la cau- 
sa de este Gobierno. La ocupación de Nueva-Orleans y de Yorktwon por las fuer- 
zas federales son sucesos de muy grande importancia. 

La escuadrilla de los Estados-Unidos al mando del Comodoro Farragut, subió 
el rio Mississippi hasta los fuertes Jackson y Saint Philip, que eran la principal de- 
fensa de Nueva-Orleans. Después de algunas horas de combate logró la escuadri- 
lla pasar los referidos fuertes y siguió para Nueva-Orleans. El general disidente 
Lowell, que mandaba las fuerzas del Sur estacionadas en aquella ciudad, la eva- 
cuó y se retiró al campamento Moore, distante sesenta y cinco millas de Nueva- 
.Orleans. £1 26 de Abril pidió el Comodoro Farragut la rendición de la ciudad, y 
en seguida fué ocupada por un batallón de marinos. Todas estas noticias se han 
recibido por conducto de los periódicos del Sur, por lo cual no se tienen hasta 
ahora pormenores. Se dice que el general Butler, que manda las fuerzas de tierra 
encargadas de tomar á Nueva-Orlcáns, estaba ya cerca de la ciudad -y se asegura 
que el Comodoro Farragut habia mandado una expedición á Baton Bouge, capital 
de la Luisiana, cuya ciudad y el arsenal que en ella existe habian caido en poder 
de las fuerzas federales. Este Gobierno se ha apresurado á establecer las comuni- 
caciones con Nueva-Orleans y á abrir dicho puerto al comercio extrangcro, según 
comunico á vd. en notas separadas. 

Las operaciones sobre Yorktown seguían su curso con lentitud, cuando las fuer- 
zas disidentes, seguramente porque temieron ser cortadas por las de los generales 
Banks y Me. Dowell, que se les iban aproximando por la retaguardia, 6 porque 
consideraron que con la ventaja de tener el general Me. Clellan el rio York, no 
era sostenible su posición, la abandonaron el 4 del que cursa, con gran sorpresa de 
todo el país, que esperaba se hiciera allí una resistencia desesperada. Los caudi- 
llos del Sur dejaron en su campamento algunos caHones y gran cantidad de efec- 
tos de guerra, después de haber arrojado otra al rio para impedir que cayera en 
poder de los federales. Los disidentes se retiraron ü Williamsburgh, ciudad pocas 
millas distante de Yorktown, en la dirección de Richmond, en donde de antemano 
habian consCtuido obras de defensa. Un destacamento del ejército federal llegó 
ayer hasta las inmediaciones de dicha ciudad y tuvo una escaramuza con sus ene- 
migos: se esperaba la llegada del grueso de las fuerzas para atacar formalmente 
a "Williamsburgh. No so sabe si los disidentes se sostendrán allí ó si continuarán 
retirándose. Tal vez en el curso del dia de hoy se recibirán noticias importantes, 
pero no me será ya posible comunicarlas á vd., por tener que cerrar temprana es- 
ta correspondencia. Se cree que la retirada de Yorktown contribuirá mucho á 
desmoralizar las fuerzas del Sur, 

Las fuerzas que forman la división del Sur, al mando del general Hunter, toma- 
ron ell3 de Abril el fuerte Pulaski, en el rio Savannah y cerca de la ciudad del 
mismo nombre, después de» un' sitio de varios dias. El 11 se abrieron los fuegos. 
El bombardeo duró por treinta horas, al cabo de las cuales se rindió la guarni- 
ción. Los despojos del general Ilunter consisten en todo el armamento del fuerte, 
47 cañones, gran cantidad de municiones y pertrechos de guerra, y 360 prisiones 
ros. Kemito á vd. los partes oficiales de la acción. Esta victoria da á los Estados- 
Unidos una base muy ventajosa en sus operaciones contra Savannah, cuya oiadad 
tal vez no tardará en caer en poder de ellos. 

El general Burnside ha continuado venciendo en las diferentes batallas que ha 



Digitized by VjOOQ IC 



165 

dftdo & loa disidentes en la Carolina del Norte. A fines' del pasado tomó el fuerte 
líMon, después de once horas de bombardeo, haciendo prisionera á la guarnición, 
compuesta de 400 hombres. £1 general Beño, con una brigada de dicha expedi- 
ción, atacó á los disidentes en Sonth Mills, de donde los rechazó, sufriendo una 
pérdida de 90 hombres puestos fuera de combate. Acompaso el parte oficial de la 
acción. 

Han corrido varios rumores sobre el abandono de Corinto por las fuerzas disi- 
dentes, ninguno de los cuales se ha confirmado hasta ahora. El resultado de la 
batalla de Pittsburgh Landing, de que hablé en mi última reseña, ha quedado in- 
deciso todavía. Ambas partes reclaman la victoria y ambos Presidentes han man- 
dado dar gracias al Todopoderoso por la ventaja que concedió & sus respectivos 
ejércitos en aquel hecho de armas. Los dos ejércitos quedaron ocupando las posi- 
ciones que tenían antes de la batalla, y como el del Sur fué el que atacó al fede- 
ral 7 no consiguió arrojarlo de sus posiciones, sin embargo de que el primer dia 
obtnvo una ventaja parcial, j al fin fué rechazado, debe creerse que él fué el que 
enfrió los reveses del dia. Los dos ejércitos han sido reforzados considerablemen- 
te y están listos para volver de nuevo á la pelea. Si el del Sur no se retira, como lo 
ha hecho en otros lugares, habrá por allí una batalla sangrienta, cuyo resultado 
iofluirámuy considerablemente en el aspecto que tomen los negocios de esto país. 

El general Mitchell ha enviado diversas expediciones al interior del Estado de 
Alabama, que han obtenido ventajas parciales. 

£1 general Mo. Dowell, en gefe del Departamento del Eappahanock, se aproxi- 
mó á Fredericksburgh, cuya ciudad fué abandonada por los disidentes, no obstan- 
te estar considerada como una de las puertas de Richmond. Antes de evacuarla 
quemaron los puentes del ferrocarril y procuraron ocasionar en este el mayor 
daSo posible. 

Las fuerzas federales en Nuevo-México han obtenido varias ventajas sobre los 
disidentes que abandonaron ya á. Santa Fé. Remito & vd. entre las tiras adjuntas 
los pormenores de dichas acciones. 

Los multiplicados reveses que ha sufrido la causa del Sur deben necesariamen- 
te hacer decaer la confianza y el espíritu de los pueblos que la sostienen. Se ase- 
gura que Mr. Da vis tenia su equipage listo para salir de Richmond. £1 Congreso 
Confederado cerró sus sesiones en las horas de peligro, y sus miembros salieron 
precipitadamente de Richmond, lo que les ha valido la rechifla de la prensa de 
Sur. Seguramente por el vapor '«Colombia," que saldrá de Nueva-York el 14 del 
actual, podré comunicar á vd. mayores y mas importantes ventajas obtenidas por 
las fuerzas unionistas en el Estado de Virginia. 

El Congreso de los Estados-Unidos ha seguido dando á la esclavitud cuantos 
golpes puede en el límite de sus facultades constitucionales. La aprobación por 
el Senado del tratado celebrado con la Inglaterra para abolir el tráfico de negros, 
i que se refiere mi nota número 140, de 28 del próximo pasado, os una prueba de 
ello. La misma Cámara aprobó ademas el dictamen de la comisión de relacio- 
nes exteriores en favor del reconocimiento por los Estados-Unidos de las Re- 
públicas de Liberia y Haiti y el envió á ellas de agentes diplomáticos. El Sena- 
dor Mr. Sumner presentó ademas un proyecto de ley en que se prohibe el comer- 
cio de esclavos entre los Estados negreros, ya sea que se haga por tierra ó por 
tgua. 

La comisión de territorios de la Cámara de Diputados dictaminó favorablemen- 
te sobre el proyecto de ley de Mr. Arnold, de que hablé á vd. en mi última rese- 
ña, **para hacer á la libertad nacional y á la esclavitud seccional en los Estados- 
unidos." La única enmienda que propone la comisión es que se llame al proyecto 
*4eypara asegurar la libertad á todas las personas que estén bajo la exclusiva ju- 
risdicción de los Estados- Unidos." 

La Cámara de Diputados aprobó una resolución de censura contra Mr. Came- 



Digitized by VjOOQ IC 



166 

ron, ex-MinÍ8tro de Guerra, por haber empleado para la compra de efectos de 
guerra & personaa irresponsablee y que no eran las designadas por la ley. Vn^ 
resolución de la misma naturaleza en contra de Mr. Welles, actual Ministro de 
Marina, fué desechada por la Cámara. Esta se ha ocupado en los últimos días de 
discutir el proyecto de ley para construir un ferrocarril al Pacifico. 

£1 Senado ha estado discutiendo el proyecto de ley para confiscar la propiedad 
de los disidentes, sin que hasta ahora haya llegado á ninguna determinación. La 
comisión de Hacienda no presenta todavía su dictamen sobre el proyecto de ley de 
contribución directa aprobada ya por la Cámara de Diputados. Según parece, el 
Senado le hará modificaciones sustanciales. Terminado este asunto, se ocupará er 
Congreso de reformar el arancel vigente. Se creo que el Congreso permanecerá 
en sesiones por dos meses mas. 

Mr. Pierce Buttler, residente en Filadelfia, que fué reducido á prisión por or- 
den de Mr. Cameron, mientras estuvo en el Ministerio de Guerra, se presentó en 
contra de este en aquella ciudad, acusándolo de procedimientos ilegales contrarios 
á la libertad de los ciudadanos. La Corte lo mandó aprehender y su abogado se di- 
rigió á Mr. Seward, refiriéndole el caso para la determinación del Presidente» 
quien resolvió que él era el único responsable de las órdenes expedidas por Mr. 
Cameron. Remito á vd. los documentos oficiales respecto de este asunto. 

El general Horran, Ministro de los Estados-Unidos de Colombia, ha sido des- 
tituido de ese empleo y del de general por el Gobierno de Mosquera, por haberle 
traicionado aquí sirviendo á la facción reaccionaria que está rebelada contra Mos- 
quera. 

El Ministro francés fué hace tres dias á Yorktown, después de haber estado una 
semana en Richmond. 

'Remito á vd. una tira de periódico que contieno las últimas noticias de la Amé- 
rica del Sur y Central traídas por el vapor de "Colon." 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 149. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 7 de 1862, 
Viage de M. Mcrcier á Riclimond, 

En mi nota número 122, do 18 de Abril próximo pasado, dí cuenta á ese Minis- 
terio del viage que había hecho á Richmond el Ministro francés, acreditado cerca 
de este Gobierno. Posteriormente he sabido algo mas sobre este incidente, que 
creo conveniente comunicar á vd., por la conexión íntima que tiene con los asun- 
tos de México. 

Después do haber dirigido Mr. Seward á las Legaciones do los Estados-Unidos 
en Londres, Paris y Madrid la nota do 3 de Mayo último, expresando las ideas 
del Presidente contra el establecimiento de la monarquía en México, de cuya no- 
ta mandé á vd. copia con la mía número 69, de 6 del mismo mes, y que aparece en 
la página 216 de los documentos publicados por este Gobierdo, respecto de Méxi- 
co, y antes de recibir la respuesta de Mr. Dayton, que remití á vd. con mi nota 
número 120, de 17 del próximo pasado [página 218], dirigió Mr. Seward otro des- 
pacho á Mr. Dayton, sobre el mismo asunto. 

Al informar Mr. Dayton á M. de Thouvenel do las instrucciones últimamente 



Digitized by VjOOQ IC 



167 

eitftdu, el segundo se dio por ofendido de qae se pusiera tan poca fó en las segu- 
ridades dadas por el Gobierno del Emperador, y dijo al primero que este Qobier- 
tio debia dar mas crédito á las reiteradas explicaciones que so lo hablan hecho, 
reipeeto de que la Francia no intentaba intervenir on la política interior de Mé- 
xico. Esto probablemente acabará de intimidar 6. Mr. Seward. 

Ademas de esto, & principios de Mayo mandó Mr. Seward instrucciones á Mr. 
DijioQ para que solicitara del Gobierno francés que retirara el reconocimiento 
qoe liabia hecho de los disidentes como beligerantes, á causa de que las ycntajas 
qae entonces habia obtenido este Gobierno- sobre sus adversarios, hacian creer 
qne pronto seria sofocada la insurrección j lerantado el bloqueo de los puertos 
del Sur. Mr. Dayton turo, á consecuencia de estas instrucciones, una entrevista 
coa el Emperador, quien le dijo que la Francia estaba sufriendo muchísimo por 
etott del bloqueo de dichos puertos: que dentro de dos meses no habría una sola 
libra de algodón en el Imperio, y que los distritos manufactureros que han sufri- 
do ya demasiado, quedarían entonces enteramente arruinados: que el fisco había 
tenido grandes quebrantos por la falta del tabaco, que es renta estancada en Fran- 
ela, y que el Gobierno se habia visto obligado & comprar ese artículo cu otras par- 
tes, de peor calidad y mas caro, para acallar la exigencia pública. Concluyó di- 
eiendo que esa situación no podía prolongarse por mas tiempo para la Francia. 

Al mismo tiempo parece que se msndaron instrucciones á M. Mercier para que 
preguntara á este Gobierno cuándo pensaba levantar el bloqueo y para que ur- 
giera sobre la necesidad de hacerlo lo mas pronto posible, autorizándolo ademas 
para que examinara por sí mismo los sucesos, y si creía que no había esperanza 
de redaeir al Sur, le ofreciera el apoyo de la Francia y aun lo reconociera dentro 
de cierto período. Esto fué lo que determinó la ida á Richmond do M. Mercier. 
Estovo allí una semana, al cabo de la cual regresó por el ferrocarril á Norfolk, y 
de allí por agua á esta ciudad en el vapor francés ^'Gasscndi." A su regreso aquí 
dijo que el Sur no estaba desanimado en lo mas mínimo, y aseguró que ni Nue- 
vi-Orleans, ni Yorktown serian nunca tomados por las fuerzas de este Gobierno. 
A poco fué á Torktown á ver el estado que guardaba el ejército federal, y estan- 
do allí ñié evacuada la plaza por los disidentes y se recibió la noticia do la toma 
de Nueva-Orleans, con cuyos sucesos vio demostrado prácticamente en un solo 
dia lo infundado de sus predicciones. 

Es probable que estos reveses que han hecho perder tanto al Sur, hagan abste- 
ner á M. Mercier de tomar medidas inmeditadas en favor de la causa por la que 
están todas las simpatías y todos los intereses de su Gobierno. 

Se cree, ademas, y tal vez no sin fundamento, que la visita de M. Mercier á 
Riohmond tuvo por ojeto decidir á las autoridades disidentes á apoyar los planes 
de la-Francia respecto de México. 

Remito á vd. algunos de los artículos de la prensa de Nueva-York sobre el vía- 
ge de M*. Mercier á Richmond. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — [México. 



Digitized by VjOOQ IC 



168 
NUMERO 150. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 8 de 1862. 
XL I conferencia con Mr. Seicard. 

Acabo de tener una importante conferencia con Mr. Seward, de cuyo contenido 
paso á informar á vd. 

Le comuniqué las noticias de México recibidas por el **Roanoke," relativas ala 
retirada de los ingleses y espaQolcs de la República y á la actitud hostil asumida 
por los franceses. Me leyó un despacho que acababa de recibir de Mr. Dayton, 
fechado en Paris el 22 del próximo pasado, en que le dá cuenta de una conferen- 
cia que tuvo con M. de Thouvenel, en virtud de las instrucciones que so le comu- 
nicaron con fecha 31 de Marzo último [páginas 218 y 219 de los documentos ofi- 
ciales sobre los asuntos de México], en que se le prevenía manifeEtara á M. de 
Thouvenel que ol Presidente tenia grande inquietud por los rumores que corrían 
respecto de que la Francia intentaba establecer la monarquía en México, y. que 
le indicara que no estaba autorizado para pedir explicaciones; pero que tenia se- 
guridad de que si se daban algunas .serian bien recibidas por este Gobierno. 

Mr. Dayton refiere en su nota citada, que M. de Thouvenel le reiterólas segu- 
ridades que antes le hablan dado de que la Francia no pensaba mezclarse en los 
asuntos interiores de México: que lo único que deseaba era ver establecido un 
Gobierno, pues que ahora no habla ninguno, y que si el pueblo de México prefe- 
ría la monarquía, la Francia se alegrarla mucho de ello por estar regida por ins- 
tituciones análogas; pero que si prefería la República se respetaria su voluntad. 
M. de Thouvenel agregó que la política del Gobierno del Emperador estaba explí- 
citamente desarrollada en el discurso que pronunció M. Billault en el Cuerpo Le- 
gislativo, y que no tenia una sola palabra que añadirle ó quitarle. Mr. Dayton le 
preguntó que si en caso de establecerse la monarquía, se quedarían en México lag 
fuerzas francesas para sostenerla, á lo que M. de Thouvenel respondió que de nin- 
guna manera, sino que desde luego se retirarían dejando al Gobierno establecido 
que tuviera cuidado de sí mismo. 

Guando Mr. Seward concluyó su lectura, le dije que este lenguige era todavía 
mas explícito que el usado hasta aquí por el Gobierno francés: que se pretendía 
acatar la voluntad del pueblo de México solo para disimular hipócritamente' los 
fines inicuos de la intervención, y que el discurso de M. Billault decía lo bastante 
para descubrir las verdaderas intenciones y propósitos de la Francia. Mr. Seward 
me manifestó deseos de leer dicho discurso, y le ofrecí conseguirle un ejemplar. 

£n seguida me leyó una nota de Mr. Pcrry, encargado de negocios de los Esta- 
dos-Unidos en Madrid, en que da cuenta de una conferencia que tuvo con el Sr. 
Calderón CoUantcs, en la que le leyó la circular de Mr. Seward de 8 de Marzo úl- 
timo, sobre establecimiento de la monarquía en México, de la que remití copia á 
ese Ministerio con mi nota número 69, de 6 del mismo mes. El Sr. Calderón hace 
varias protestas respecto délas sanas intenciones de la Espa&a, y dice á sem^an- 
za de M. de Thouvenel, que los aliados solo desean sccabar con la anarquía que 
hay en México y que se establezca en el país un Oobieino fuerte, ya sea monár- 
quico ó republicano. El Sr. Calderón dgo que desearía que en el segundo caso el 
Presidente durara quince ó veinte afios para que el Gobierno fuera mas estable. 
Aseguró por último, que la España no impondría al pueblo de México, Gobierno 
ninguno contra su voluntad, ni consentiría que alguna otra potenoia se lo impu- 
siera, y que si la permanencia de los aliados en el territorio mexicano ocasionaba 
un cambio de gobierno en México, eso nada tendría de extraño, pues aun por me- 
nores causas se habían verificado mayores cambios. 



Digitized by VjOOQ IC 



169 

Mr. Seward me dijo entonces que por lo que podia juzgar del asunto, le pare- 
fia que el objeto de la Francia era establecer en el poder & Almoutei para que ba- 
jo su influencia se hiciera una especie de elección popular que diera por resul- 
ttdo la monarquía: que mientras las fuerzas francesas permanecieran en México, 
el partido reaccionario seria el mas fuerte; pero qne en el mometo que salieran del 
paÍB, quedarla debilitado y no podría sostenerse el Gobierno establecido por los 
aliados. Yo quedé satisfecho con esta relación, que manifiesta que se ha posesio- 
nado de la cuestión, j solo le dije que aunque la Francia protestaba ahora salir de 
México luego que dejara establecido al Gobierno que habla ido á. formar, no es de 
creer que lo hiciera así, sino que por el contrario, tratarla de establecerse perma- 
nentemente; como lo ha hecho en Roma, y que sus seguridades de ahora eran una 
protesta mas de las que acostumbra dar con intención deliberada de faltar á ellas. 
Entonces me dijo Mr. Seward que en el estado actual del negocio no creia que 
fsera conveniente hacer otra cosa mas que archivar las protestas de la Francia y 
esperar el desenvolvimiento de los sucesos. "Mientras los hechos no prueben lo 
contrarío, me dijo, tenemos que creer las palabras que se nos digan. Entretanto 
nuestra situación mejora cada día mas, y dentro de poco habrá terminado la pre- 
sente guerra, y los Estados-Unidos estarán en actitud do asumir de nuevo la po- 
sición que antes ocupaban entre las naciones." Aprovechándome de esta indica- 
ción, le manifesté que nosotros no dudábamos que cuando las presentes dificulta- 
des se arreglaran aquí, los Estados-Unidos nos ayudarían en nuestra contienda 
por la independencia y libertad, pues que nuestra causa era su causa, y entonces 
se encontrarían con todos los elementos necesarios para emprender fructuosamen- 
te una guerra con cualquiera de las potencias de Europa; pero que en el entre- 
tanto seria conveniente que nos dieran algunas seguridades de auxilio futuro pa- 
reanimar al pueblo de México á perseverar en la defensa de sus derechos y neu- 
tnliiar los trabajos del partido conservador, con objeto de hacer creer que no es 
posible contar con auxilio presente y futuro, por parte de este país. '^Esto se po- 
dría eonseguir, le dije, dirigiendo yo á vd. una nota en que le refiera lo que los 
íhitceses han hecho en México y que manifiesta que trabajan por el estableci- 
miento de la monarquía; y le pregunte si los Estados-Unidos consentirán en que 
tal forma de gobierno se imponga por la íUerza sobre el pueblo de México. Si vd. 
me la contesta dándome las seguridades convenientes que sirvan para producir el 
efecto deseado, se la pondré á vd. desde luego." Me respondió sin vacilar que me 
la contestaría de una manera satisfactoria, y así terminó nuestra conversación so- 
bre este asunto. Me ocuparé de preferencia en poner esa nota, y procuraré que 
Mr. Seward me dé su contestación á tiempo para mandarla por el vapor que lle- 
va esta correspondencia. 

En seguida le hablé del viage á Richmond del Ministro francés, diciéndolo que 
habia yo oido por conducto fidedigno rumores alarmantes para la causa de la 
Union. Me dijo que no habia nada 'que temer por ese lado. '<M. Mercier, agregó, 
es hombre de buena fé, y al principio habia creido que no habia modo de resta- 
blecer la Union. Los sucesos lo han persuadido después de la posibilidad de ese 
ronltado, y cuando fué á Richmond me dgo que su objeto era persuadir á los di- 
sideotes que hicieran las paces, porque les era inútil la resistencia. Al llegar allí, 
8ÍB empargo, se impresionó tanto con lo que le dijeron los cabecillas de In sedición, 
qne exiando vino me dgo que no nos seria posible tomar Nueva-Orleans ^i York- 
towiL Los hechos lo han desonga&ado de nuevo, y ahora está enteramente de 
acuerdo conmigo en mis ideas, respecto del término de la rebelión y de los asun- 
to! de México. Cuanto he escrito sobre esto se lo he comunicado á él, y todo ha 
oereeido su aprobación. No haga vd. uso de efi^a noticia, me dijo, porque de 
uda girre al Gobierno de México saber cuáles son las relaciones que median en- 
tre nosotros, al paso que á mi me es conveniente tener las relaciones que ahora 
cultiramos." 

TOMO II. 22 



Digitized by VjOOQ IC 



170 

Para concluir me dijo quo estaba tratando de conseguir que las poiencias euro- 
peas retiraran el reconocimiento que habían hecho del Sur como beligerante, con 
lo cual quedarían bajo muy buen pié las ralaoiones exteriores de este Gobierno. 
Los rumores que había yo oido por conducto fidedigno, respecto del Txage de M. 
Mercier & Richmond, son los que refiero en mi nota número 149, fecha de ayer, y 
á la cual sirye esta de explicación y adición. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMlilKO 151. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo O de 1868. 
Entrevista con Mr. Blair. 

El lunes 5 del actual fui á rer á Mr. Blair para hablarle de un negocio del Sr. ' . 
Montúfar, relativamente á la misión que trae á este país, y de lo cual informaré á 
yd. en nota separada. Tuvimos una larga conversación en la que hice yo de intér- 
prete, y en el curso de ella hablamos por incidente de los asuntos de México. 

En esta nota mo propongo referir á vd. someramente lo que Mr. Blair me dijo 
respecto de la actitud que tomarán los Estados-Unidos en las complicaciones de 
México, pues su opinión merece ser atendida, no solo como la de un hombre de 
Estado, conocedor de su país y que puede juzgar mas fácilmente que otro alguno 
lo que se haga en lo futuro en vista de tales complicaciones, sino también como 
miembro del Gabinete actual y consejero del Presidente. 

Cree Mr. Blair que luego que sea sofocada la insurrección del Sur, los Estados- 
Unidos mandarán un ejército á México con objeto de arrojar del país & los fran- 
ceses. Dice que esta es una necesidad imprescindible para los Estados— Unidos, y 
que aunque una sabia política no lo aconsejara así, el pueblo de los Estados-Uni- 
dos lo exigiría, y si el Presidente 6 algún Ministro rehusara hacerlo caería el Mi- 
nistro renuente, y el Presidente se vería obligado á obrar [should be overruled] 
por el Congreso que mas inmediatamente representa el espíritu popular. «'Hasta 
las dificultades de organizar un ejército y proveerlo de armamento y municiones 
de guerra, que en otro caso habrían sido suficientes para hacer vacilar al Gobier- 
no y al país antes de emprender una guerra extrangera, están ya allanadas" me 
dijo Mr. Blair, "pues ahora tenemos los ejércitos listos para el combate, el espíri- 
tu marcial desarrollado en nuestro pueblo, y el conocimiento de nuestra propia 
fuerza demostrado prácticamente." "Si vdes. pueden sostenerse por algún tiem- 
po mas, agregó, háganlo así, con la confianza de que dentro de poco iremos noso- 
tros á ayudarles." 

Estas mismas ideas las he oido con una notable uniformidad, de boca de todas 
las personas á quienes he hablado sobre nuestros asuntos en todas las olases de 
la sociedad, desde el Senador hasta el jornalero. Este pueblo conoce qae la Euro- 
pa se aprovechó de su debilidad para disponer de la suerte de México, y que solo 
el curso favorable que llevan aquí los sucesos ha hecho retirar de la empresa á la 
Inglaterra y á la EspaBa. Hay muchos quo creen que la noticia de las últimas é 
importantes ventajas obtenidas por este Gobierno, hará cambiar la política de la 
Francia. 

£1 Diputado por Missouri, Mr. Frank P. Blair, hermano del administrador ge- 
neral de correos, expresó estas mis^nas ideas en un discurso que pronuncia el 11 



Digitized by VjOOQ IC 



171 

de Abril próximo pasado en la Cámara de Diputados, y del que acompaño un 
ejemplar, aunque las mezcló con su idea favorita de hacer emigrar á los negros 
del Sor á las regiones tropicales ó ecuatoriales de este continente. 

Loe editoriales de los periódicos de Nueva-Tork« que he remitido á ese Minis- 
terio en diferentes ocasiones, expresan uniformemente la misma idea relativa & 
que la Francia ser& arrojada del continente cuando la paz se restablezca aqui. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muy 
distingaida consideración. 

Dios. Libertad y Reforma. 

[Firmado!- M. ROMEJIO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 152. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 10 de 1S62. 
, Artículo.^ de M. Chevalier. 

Tengo la honra de remitir á vd. una carta escrita en París el 25 de Abril próxi- 
mo pasado, por el corresponsal dd Tribune de Nueva- York, j publicada ayer por 
dicho perió dico, en la que se dan alganas noticias circunstanciadas de dos artícu- 
los sobre México, publicados por M. Michel Chovaller en los ndmeros del 1? al 15 
de Abril citado, de la Revue des Deux Mondes. 

P&rece que estos dos artículos pertenecen á la clase do los opúsculos de M. de 
la Guerroniére, sobre las cuestiones pendientes en Europa, que eran escritos por 
inspiraciones del Emperador, y que tenian por objeto averiguar el sentido de la 
opinión pública y ver el efecto que la publicación de tales miras produci^. Bajo 
este aspecto son muy importantes los artículos de M. Chavalier, y no pudiendo re- 
mitirlos á vd., he creído conveniente enviarle la carta citada, que contiene la re- 
lación mas detallada que hasta ahora he visto de ellos. 

Demasiado se dice en tales artículos para acabarse de persuadir que la resolu- 
ción del Emperador es cbligamos & recibir un rey, y que lo único que podríi des- 
coneertar tales maquinaciones é intrigas es nuestra determinación firme ó inva- 
riable de resistir á todo tranco tan inicuo proceder. 

Bemito también algunos otros artículos sobre el mismo asunto de la prensa de 
Naeva-York. 

Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 153. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Mayo 10 de 186S. 

Nota á Mr, Seward sobre el partido que tomarán los Estados- Unido» en 
las complicaciones de México. 

En virtud de lo que convine con Mr. Seward en nuestra entrevista do antier, 
de la que informé & vd. en mi nota número 150, de la fecha citada, puse la nota 



Digitized by VjOOQ IC 



172 

de que acompaño copia, que con loa .documentos que expresa el índice adjunto le 
entregué esta mañana, recordándole que el martes 18 del actual sale la corres- 
pondencia para la Habana, que tomará en aquel puerto el paquete inglés para 
Veracruz del mes presente, 7 manifestándole que si era posible desearla yo man- 
dar la respuesta de este Gobierno por dicho vapor. Con objeto de facilitar este 
resultado yi en seguida al traductor del Departamento, á quien supliqué que se 
ocupara de preferencia de la traducción de dicha nota, lo cual ofreció hacer asi 
Si recibiere la respuesta de Mr. Scward el lunes 6 el martes temprano, podré 
mandar á vd. copia de ella con esta correspondencia. 

Si quiere tomar el acuerdo del Presidente antes de contestarme, seguramente 
tendrá que esperar algunos días, pues Mr. Lincoln se fué hace poco con el Secre- 
tario de Guerra al campamento del ejército federal en Yorktown y no regresa 
todavía. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Mayo 10 
de 1862. — Señor Secretario: Los extraordinarios acontecimientos que han tenido 
lugar en México durante el mes pasado, y que Tienen á confirmar los temores que 
en diversas ocasiones he manifestado á yd. de palabra y por escrito, respecto de 
que la intención real de los aliados era subvertir la forma republicana de gobier- 
no existente ahora en México y establecer allí una monarquía con un príncipe eu- 
ropeo en el trono, me haceü dirigirme de nuevo á vd. para remitirle loa documen- 
tos que expresa el índice adjunto, y que examinados atentamente, dejan fuera de 
toda duda, si fuera posible que hubiera alguna todavía, cuál es el objeto con que 
la Francia entró en la expedición, y cuáles los planes que sus comisionados se 
proponen desarrollar. — El 19 de Febrero último firmaron en la Soledad el Minis- 
tro de Relaciones de México y los plenipotenciarios de España, Inglaterra y Fran- 
cia los convenios que se encuentran entre los documentos adjuntos, en cuyo ar- 
tículo 1? reconocieron implícitamente los aliados <<que el Gobierno constitucional 
que actualmente rige en la República Mexicana, tiene en sí mismo los elementos 
de fuerza y do opinión para conservarse contra cualquiera revuelta intestina;" y 
en esta virtud y no habiendo sido aceptados los auxilios que ofrecían al pueblo de 
México para establecer un Gobierno, convinieron en «'entrar desde luego en el ter. 
reno de los tratados para formalizar todas las reclamaciones que tenían que ha- 
cer en nombre de sus respectivas naciones." En el artículo 2? protestaron solem- 
nemente * «que nada intentaban contra la independencia, soberanía é integridad del 
territorio de la República," y merced á estas protestas que el Gobierno de Méxi- 
co creyó haber sido hechas do buena fé, se permitió á las fuerzas francesas, lo 
. mismo que á las de las otras dos potencias aliadas, que salieran de la zona mal- 
sana de Veracruz, en donde la influencia del clima las^habia diezmado y habría 
bastado para derrotarlas sin combatir. — A poco de firmado dicho convenio llegó 
á Veracruz el general Lorencez con un refuerzo de 3,000 hombres para el contin- 
gente francés, y sin embargo de que del espíritu del convenio parecía deducirse 
que los aliados no aumentarían sus fuerzas, el Gobierno de México, deseando qui- 
tar todo motivo de desacuerdo, no se opuso á que tales refuerzos desembarcaran 
en Veracruz, ni á que se internaran en el país. En el citado artículo 2? del con- 
venio de la Soledad se convino en abrir las negociaciones en la ciudad de Orízara 
para el arreglo de reclamaciones. Al principió se ^ó el 1? do Abril próximo 
pasado para inaugurar estas negociaciones, lo cual se difirió después para el 
15 del mismo mes. Entretanto llegaba el plazo convenido, un mexicano degene- 
rado, á quien la Francia ha cogido de instrumento para llevar á cabo sus planes 



Digitized by VjOOQ IC 



173 

de establecimiento de monarquía en México, desembarcó en Veracruz llevando 
instracciones del Gobierno del Emperador de un carácter incompatible oon las 
estípulacioaes del conrenio de la Soledad. Teniendo los plenipotenciarios france- 
ses que enjetarse & estas instrucciones, no vacilaron, no ya 6, faltar á unos con- 
. yenioa solemnes que hablan firmado en nombre del Gobierno imperial, y & des- 
conocer y declarar **minoría opresiva y violenta al mismo Gobierno á quien poco an- 
tes acababan de reconocer como rigiendo constitucionalmente al país y oon todos 
lofl elementos de fuerza y opinión para conservarse contra cualquiera revuelta in- 
testms," sino que llegaron hasta á romper el tratado de Londres que los ligaba oon 
eas otros aliados, dándole para teñir su incalificable conducta con un débil colori- 
do de razón, una interpretación violenta y contraria á la manera en que lo entien- 
den los comisionados de Inglaterra y Espaffa. — Los plenipotenciarios franceses, 
ijporando completamente los convenios de la Soledad, comunicaron al Gobierno 
de México, con fecha 9 de Abril citado, que el 20 del mismo romperían las hostili- 
dades, al mismo tiempo que las fuerzas espaSolas se retiraban del país para no 
aatorízar con su presencia los atentados que se disponían á cometer sus alia- 
dos. En un manifiesto singular que los comisionados franceses expidieron en Cór- 
doba el 16 de Abril, que se encuentra entre los documentos adjuntos, y en que 
empiezan por protestar de nuevo que no han ido á México "para tomar parte en 
las disensiones interiores, aunque sus hechos manifiestan lo contrario, y, sea di- 
cho de paso, no es este el primer caso en que sus palabras se encuentran en una 
lamentable contradicción con sus hechos, arrojan de una vez la máscara con que 
se hablan cubierto y hacen un llamamiento á todos los mexicanos que tengan confian- 
iaenfít intervención para derrocar á la minoría opresiva y violenta^ que aseguran 
estar formada de un décimo de la población del país. Declaran, pues, que van á dar 
áhs nueve décimos restantes el valor de pronunciar su voluntad. — Después de llamar 
los representantes de la Francia en este mismo documento á la parte oprimida de 
^ población y de exhortarla á que tenga el valor de expresar su voluntad, se le 
amenaza con que si permanece inerte y si no va á dar con sus esfuerzos un senti- 
do 7 una moralidad práctica al apoyo de la Francia, la dejarán abandonada á su 
saerie, y no se ocuparán los comisionados mas que de los intereses precisos, en 
vista de los cuales la convención- de Londres fué concluida." ¿No es ésto recono- 
cer explícitamente que el apoyo de la Francia en sí mismo y sin la cooperación de 
los malos mexicanos, no tiene ni sentido ni moralidad práctica, y que tal apoyo 
&o fué uno de los intereses precisos para que se firmó el tratado de Londres? — Si 
alguna duda quedara respecto do la complicidad de D. Juan N. Almonte en los 
planes que contra su patria abriga la Francia, bastarla leer el manifiesto que pu- 
blicó en Córdoba el 17 de Abril, y la nota de los plenipotenciarios franceses al 
Gobierno de México, fechada el 9 del mismo mes, en que rehusan alejar al primero 
del campamento francés. D. Juan N. Almonte asegura que * 'tiene motivos para 
«mocer y que conoce los deseos de los Gobiernos aliados, y especialmente los de 
S. M. el Emperador de los franceses, cuyos representantes, dice, que manifiestan 
los verdaderos deseos de los aliados. Los comisionados franceses á su vez asegu- 
nn que ^'Almonte fué invitado por el Emperador á ir á México para llenar una 
Biisionile paz'' y que "está investido de la confianza de uno de los Gobiernos alia- 
dos." — Entre una correspondencia que se interceptó al mismo D. Juan N. Almon- 
te, se encontró el plan de un pronunciamiento en bu favor, que remito adjunto en- 
tre los documentos anexos. Después de una lectura atenta de dicho plan y de con- 
siderar las demás circunstancias del caso, aparece muy claramente que los proyec- 
tos de la Francia consistan en tomar la ciudad de México, instalar allí un titula- 
do Gobierno con D. Juan N. Almonte á la cabeza, y heoer que á la sombra de este 
J bajo la presión de las bayonetas extrangeras se proclame la monarquía y se Ua- 
ae al trono al Archiduque Maximiliano de Austria, 6 al príncipe que el Empera- 
dor tenga por conveniente designar. Es induduble que la Francia se valdrá de 



Digitized by VjOOQ IC 



174 

todoB los rodeoB j precauciones que fueren oonyenientes para hacer aparecer á 
los ojos del mundo que sus fuerzas no hacen mas que acatar la Yoluntad del pue- 
blo de México, y que no emana de ella el cambio que tenga lugar en aquel país. 
Aun en el caso do que consiguiera hacer creer tal cosa, no podría ocultar el hecho 
flagrante de que abandona en su política en América el principio de no intenen- 
don que ha seguido en su política en Europa. Tampoco es este el primer caso en 
que se nota que las potencias europeas siguen en su relaciones con los pueblos de 
este continente, reglas distintas de las que ellas observan entre sí. — La guerra en. 
tre México y Francia, que mi Gobierno trató de evitar en cuanto pudo, aun & cos- 
ta de concesiones indebidas, debe, pues, haber estallado ya, y como en ella no se 
versan intereses momentáneos referentes exclusivamente & México, sino' que se 
defiende la caUsa de la democracia contra los avances de la Europa, que trata de 
imponemos instituciones que repudiamos, la causa de la autonomía nacional con- 
tra la intervención y dominación extrangera, en lo cual tienen igual interés que 
México las demás naciones que forman este continente, creo de mi deber dirigir- 
me á vd. para preguntarle si en el caso desgraciadamente muy probable de que la 
Francia continúe usando de la fuerza que tiene en México en la dirección que has- 
ta ahora lleva para obligar al pueblo mexicano & sustituir sus presentes institu- 
ciones con las monárquicas, y á aceptar como rey á un príncipe europeo, los Es- 
tados-Unidos verán con indiferencia la contienda, ó si tomarán, eh defensa de las 
instituciones republicanas y de la independencia de América, la parto que les cor- 
responde en virtud del importante papel que representan en el continente, y de 
los grandes intereses que tienen en él. — No puedo dudar ni por un momento, que 
los Estados-Unidos, que debo suponer aprecian en su verdadero valor la gravedad 
de la situación, adoptarán el partido que justamente les corresponde como propa- 
gadores y defensores que han sido de las instituciones republicanas en América. 
No es posible que se les oculte qu^e si estas instituciones sucumbieran en México, y 
aquel país quedara de hecho bajo el dominio de la Europa, la Union Norteamericana 
se vería amenazada de complicaciones y peligros, que tal vez le seria posible evitar 
desde ahora, tomando contra lo8 avances europeos la actitud imponente y decidi- 
da que requieren su política tradicional y sus propios intereses identificados con 
los del continente. — Mucho celebraré poder trasmitir á mi Gobierno las seguri- 
dades que sobre este asunto se considere vd. en libertad de darme en nombre de 
los Estados-Unidos, pues ellas tal vez podrían influir en avivar la determinación 
del pueblo de México para resistir infatigablemente y hasta la última extremidad, 
& los que pretenden arrebatarle los bienes inestimables de sus libertades y su in- 
dependencia, encadenándolo á las plantas de los tiranos de Europa. — Aprovecho 
esta oportunidad para renovar á vd., seQor, ias seguridades de mi mas distinguida 
consideración. — [Firmado]. M Romero, — Al Hon. William H. Seward, &c.. 
&c., &c. 
Es copia. Washington, Mayo 10 de 1862. — [Firmado]. Somero. 



Digitized by VjOOQ IC 



176 



LXGAOION MEXICANA EN LOS ESTADÓS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

INDICB de lo» documento* que con fecha de hoy remite lu Legación Mexicana en Wa»- 
lángton al Departamento de Estado de los Estados- Unidos^ anexos á la nota de esta 
fecha, sobre el pretendidio establecimiento de la monarquía en México. 



N? 



FECHA. 



CONTBKIDO. 



1862. 

Febrero 19. 
» 23. 

Abril 9. 



4 


jj 


11, 


6 


1) 


9. 


6 


fi 


16. 


7 


»» 


12. 



14. 



„ 17. 
Majo 3. 



Convenio preliminar de la Soledad. 

Circular á los Gobernadores de los Estados mexicanos, acom- 
paflando dicho convenio. 

Nota de los comisionados aliados al Gobierno do *Mézico, in- 
formándole que no convienen en la interpretación del tratado de 
Londres j que cada uno obrará por separado. 

Respuesta del Gobierno mexicano á la anterior. 

Nota délos comisionados franceses, negándose ¿entregar á D. 
Juan N. Almonte y avisando que van á romper las hostilidades. 

Manifiesto de los comisionados franceses á los mexicanos. 

Manifiesto á la nación del Presidente de México. 

Decreto del Gobierno de México regulando las operaciones mi- 
litares. 

Circular del general Zaragoza, en gefe del ejército mexicano 
de Oriente. 

Proclama del mismo á sus subordinados. 

Plan de pronunciamiento en favor de Almonte, circulado por 
él, y carta que lo acompasa. 

Manifiesto de D. Juan N. Almonte. 

Circular del Gobernador espaSol de Veracruz á los capitulares 
que forman el ayuntamiento de Veraruz. 



Washington, Mayo 10 de 1862. [Firmado]. 
Es copia. Waahington, Mayo 10 de 1862.- 



M, Romero. 
-[Firmado]. Romero. 



NUMERO 154. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Mayo 10 de 186S, 
Los asuntos de México en el Congreso español. 

Tengo la honra de remitir á vd. una tira de la Crónica de Nueva- York del 7 del 
•etoal, en que está la discusión habida en el Congreso español el 9 de Abril próxi- 
mo pasado, sobre los asuntos de México, en virtud de una proposición presentada 
por el Sr. Castro y otros diputados de la oposición. De las explicaciones que dio 
el Sr. Calderón Collantos, aparece que el Gabinete de Madrid aprobó sin reserva 
Job preliminares de la Soledad. 

Los términos de la discusión hacen probable que el Gobierno de S. M. C. apruebe 
la conducta observada por el general Prim al ordenar el retiro de las ñierzas es- 
paSolas, lo que por otra parte me parece bastante difícil, pues no creo que tenga 
el Qabinete O'Donnell la suficiente indepqndencia para mantener una actitud tan 
opnesta á la de la Francia. ^ 

Reproduzco á vd. las seguridades* de mi muy distinguida oonsideracion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by 



Google 



176 
NUMERO 155. 

CiEGAOION MEXICANA £N LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waíhington^ Mayo 12 de 1862. 

Trabajos del Sr. Montúfar. 

El Sr. Montúfar, Ministro del Salvador,, me ha hecho revelaciones importantes 
respecto del objeto de su misión cercado este Gobierno, y del espíritu de los pue- 
blos en la América Central. 

El Gobierno despótico clerical del general Carrera en Guatemala está sostenido 
solamente por la arbitrariedad y la fuerza brutal de aquel gefe, y es el obstáoulo, 
que constantemente se ha opuesto á que haya una unión intima entre aquellos 
Estados. El Presidente del Salvador ha concebido el proyecto de derrocar á Car- 
rera, para lo que cuenta con las fuerzas que de antemano ha estado organizando, 
con el apoyo do Honduras y aun con el de Nicaragua, en el calso probable de que 
en la próxima elección presidencial en este Estado obtenga la mayoría de votos el 
Sr. Martínez. Ademas de estos elementos, el Gobierno del Salvador desea tener el 
apoyo moral de los Estados-Unidos, y para conseguirlo es para lo que principal- 
mente mandó á esta capital al Sr. Montúfar. 

Derrocado Carrera, se cree fácil establecer en Guatemala, con el auxilio, de los 
liberales de aquella República un Gobierno constitucional, que al paso que pro- 
mueva la unión entre los cinco Estados Centroamericanos, sea un dique contra 
la propagación de las instituciones monárquicas en este continente, de cuyos pro- 
yectos aparece Carrera como el principal' sostenedor. 

EÍ Sr. Montúfar me dijo que el Salvador no necesita para llevar á cabo estos 
proyectos, de auxilio ninguno material de los Estados-Unidos, sino que le basta- 
rla una sola palabra ó frase que manifestara á los pueblos Centroamericanos qué 
en el último caso serian apoyados por este Gobierno. Con esté^ objeto, pues, pro- 
puso enmendar el tratado de comercio entre el Salvador y los Estados-Unidos, di- 
ciendo en el artículo 1? que habia entre los dos países paz, amistad y aliaiiza. 

Por súplica del Sr. Montúfar lo llevé á ver á Mr. Blair, para que en caso de 
que aprobara estos planes, los sostuviera en el Gabinete. Se los descubrimos, y 
creyó muy fundadamente, en mi concepto, que no era conveniente poner en prác- 
tica por ahora estos proyectos, pues ellos traerían consigo la intervención europea 
en la América Central para restablecer al Gobierno de Carrera y para hacer pro- 
clamar después la monarquía. Mr. Blair aseguró, sin embargo, al Sr. Montúfar, 
que el Salvador podrá contar cuando la guerra civil termine aquí, con el auxilio 
de este Gobierno en favor de la resistencia de la América Central para aceptar la 
dominación de la Europa. '*Es contrario á nuestrbs intereses, le dije, permitir 
que la Francia ó alguna otra nación de Europa se establezca en el continente y 
tenga vd. seguridad deque jamas lo consentiremos." El jueves 8 del actual vimos 
á Mr. Seward para saber si habia acordado con el Presidente la respuesta que 
debe darse á las proposiciones que le presentó el Sr. Montúfar. Dijo que aun no 
habia podido ocuparse de dicho asunto, primero, por haber estado él ausente, y 
después por haberse ausentado el Presidente. 

Informaré á vd. del resultado que tengan los trabajos del Sr. Montúfar. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



k 



Digitized by VjOOQ IC 



177 
NUMERO 15G. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 12 de 1S6J. 
Instrucciones á Mr. Concin. 

Esta mafiana fui al Departamento de Estado á ver si se había hecho la traduc- 
ción de mi nota de antier, de que remití k vd. copia con mi oficio número 153, de la 
misma fecha, y supe accidentalmente que por el vapor de mañana se van á mandar 
i Mr. CorwÍQ unas instrucciones que fueron escritas hoy, en las que se le previe- 
ne que no reconozca el orden de cosas que se establezca en México bajo la presión 
de la Francia, si las fuerzas do esta potencia llegan alomar la capital. Estas ins- 
trueciones fueron eeguramente puestas á consecuencia de la indicación que hice 
áMr. Seward el 1? del actual, según informé á vd. en mi nota número 144, de 
aqaella fecha. 

Reproduzco ¿ vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

L Firmado]. M. HOMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 157. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 12 dt 1862, 
Conferencia con Mr, Crittendenl 

Deseando llevar á cabo la idea que indiqué á vd. en mi nota número 142, do 80 
d^ próximo pasada, respecto de que la "comisión de relaciones exteriores de la 
timara de Diputados presentara algunas resoluciones sobre los asuntos do Méxi- 
co, en vista de la correspondencia que lo remitió el Presidente, he tenido dos 
conferencias con Mr. John J. Crittcnden, Diputado por Kentucky, y presidente 
de dicha comisión. 

La primera vez lo vi en su casa el 6 del que cursa, le habló ligeramente sobre 
y asunto y quedé en volver á vo|lo después do que hubiera leído dicha corres- 
pondencia. Esta tarde fui al Capitolio y lo vi en la Cámara de Diputados: le dije 
qne después de nuestra última entrevista se hablan recibido noticias que ponían 
fuera de toda duda las intenciones de la Francia, informándolo detalladamente do 
cuáles son estas. Me preguntó que si el Gobierno tenia alguna noticia de los hc- 
clios qne acababa yo de referirle, y le dijo que hacia dos dias los había comuni- 
cado al Departamento do Estado, y que suponía que Mr. Corwin los comunicaría 
t*mbien: que si le parecía conveniente tener á la vista estos datos antes de discu- 
úrel asunto, los pidiera al Presidente, y que no creía yo quo hubiera dificultad 
en que se enviaran d la Cámara. Me dijo que así lo haría. 

En el curso de nuestra conversación le manifesté lo conveniente que seria quo 
se presentaran algunas resolucione protestando, por ejemplos, contra el restable- 
cimiento de una monarquía en México por la fuerza de los ejéroitos aliados ó en 
loa términos y forma que le parezcan mas convenientes; pero que hiciera ver 4 la 
íaropa que los Estados-Unidos no ven con indiferencia su intervención en Méxi- 
co, y que se reserva para tomar las medidas convenientes cuando las circunstan- 
cias se lo permitan. También le indiqué la conveníenoia de pronunciar algunos 
^Kursos en el mismo sentido, aunque no sea mas que para hacer ruido. 
Toaio II. 23 



Digitized by VjOÓQIC 



178 

Mr. Criltenden pareció persuadido de la conveniencia de dar estos pasos. Me di- 
jo que cuando las cosas ee arreglaran aquí, los ejércitos de los Estados-Unidos se 
dirigirían á arrojar de México á los europeos intrusos, y me suplicó hiciera yo al 
Supremo Gobierno una recomendación, que será objeto de nota separada, que man- 
daré íi vd, cuando reciba una carta que sobre este asunto ofreció mandarme. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 158. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOB-U NIDOS DE AMÉRICA. 

Bc.'ijmrf'.t'i (ir Mi\ Scvard á mí nota de antier. 

Acabo de recibir la respuesta de Mr. Scward á mi nota de antier. Remito á vd. 
copia de ella, lo mismo que de los despachos que cu la misma se citan, todo acom- 
pasado de la traducción correspondiente. 

Vd. notará que la nota de Mr. Scward es muy poco satisfactoria, que evade la 
dificultad saliéndose por la jLangente, y que no está conformo con la promesa que 
me hizo en nuestra entrevista del 8 del actual. 

Luego que despacho yo esta i3orrespondcncia mñ ocupare de contestar la nota 
de Mr. Seward, manifestándole con cuanta claridad me sea posible, que los he- 
chos desmienten las palabras do la Francia, y que de hecho está haciendo cuanto 
puede por subvertir el Gobierno de México, que no tiene mas delito que ser re- 
publicano. Tal vez sea conveniente esperar, antes de mandar dicha nota, la lle- 
gada de la correspondencia de esa ciudad del mes pasado, pues cu ella puedo re- 
cibir instrucciones sobro este mismo asunto. No ten^o confianza, sin embargo, én 
conseguir nada favorable de Mr. Seward, á quien parece ha intimidado comple- 
tamente la Francia, temor que es natural crezca con las noticias de Europa trai- 
das por el vapor "Etna," salido de Queenstowa el 1? del actual, sobro interven- 
ción francesa en los asuntos de este país, cuyas noticias comunicaré á yd. maña- 
na que las sabré con mas detalles. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

iíepartamento de Estado. — Washington 12 de Mayo de 1862. — Señor: So lia re- 
cibido la nota de vd. do 10 del corriente; y su contenido, juntamente con los docu- 
mentos que la acompaüan, fueron sometidos al Presidente. — Yd. sabe que este Go- 
bierno ha usado de entera franqueza y rectitud en sus relaciones con respecto á 
las oomplicaciones mexicanas, no solo con el Gobierno de vd.^ sino también con 
los de las potencias que recientemente se coligaron- para emprender la expedición 
contra ^léxico. Últimamente se han cambiado notas entre esto Gobierno y el de 
Francia sobre el mismo asunto. El Presidente no ve ninguna impropiedad en que 
dé yo '6 vd. informalmente oxtraoto de la relación de una conferencia de Mr. Day- 
ton con Mr. de Thoavenel, y copia do mi respuesta á él. — Me aprovecho de esta 
oportunidad para renovar á vd., seSor, las seguridades de mi distinguida consi- 
deración. — [Firmado]. William JL Seward. — Al Sr. D. Matías Romero, &c., &o. 



Digitized by VjOOQ IC 



179 

?ragmeto8.JNíimero 142. — París, Abxil22 de 1862. — Señor: He comunicado á M. 

ThonTenel, según me lo recomendó vd. en su despacho número la ansiedad 

del Presidente con respecto Á la acción del Gobierno francés en México, asegu- 
rándole al mismo tiempo que no tenia ni autorización ni indicación alguna para 
pedir explicaciones. Le dijo, sin embargo, que estaba enteramente seguro de que 
caalquiera explicaciones satisfactorias que el Gobierno francés quisiera dar, so- 
rían recibidas con el major agradecimiento. Me manifestó en respuesta [lo que 
este Gobierno ha dicho tan frecuentemente] que no tenían el propósito ó el deseo 
de intervenir en la forma de gobierno de México: todo lo que querían era que hu- 
biera un gobierno y no la anarquía, con la que las otras naciones no podían tener 
relaciones. Bijo que en punto á hechos no habla Gobierno ahora en México. Que 
si el pueblo de aquel país quería establecer una República, todo estaba bien; Fran- 
cia no haría objeción. Si quería establecer una monarquía, como esta era la for- 
ma de gobierno aquí, seria encantador [charmant], pero»que no intentaban hacer 
nada para inducirlo á adoptar ese. curso do acción; que todos los rumores do quo 
Francia pretendía establecer al Archiduque Maximiliano en el trono de México, ca- 
recían <lel mas ligero fundamento; que, en una palabra, podríamos tomar el discurso 
deM. BíUault en la^Cumara de Diputados, como la encarnación de las miras y pro- 
pósitos del Gobierno francés; qué no tenían nada que agregarlo ó quitarle. Le in- 
diqué qiue un ejército francés en México podría infundir al pueblo mexicano ten- 
dencias á una forma particular do gobierno, y que si ese gobierno so establecía^ 
podría protcjer después su existencia. Dijo desde luego que el ejército no estaba 
allí paral semejante objeto, y que podíamos estar seguros de quo Francia no se 
•'dÍTertirá'* nunca manteniendo un ejército en México para sostener alguna for- 
ma de g^obierno. Si los mexicanos establecen una monarquía, ellos mismos deben 
cuidar después de ella. Fui algo preciso en mis preguntas sobro este punto [aun- 
que le dije que vd. no mo había autorizado para pedir explicaciones], y él no pro- 
curó en lo absoluto eledirlas; sino que por el contrario reiteró cubiles eran los ob- 
jetos y miras de su Gobierno, según loa había manifestado antes, y dijo que no 
quería que su lenguage ó intención fuesen mal entendidos. Entonces llamé su 
atención á lo ocurrido últimamente en México y al heoho do que la conyenoion á 
que se refiero la carta do nuestro Cónsul en la Habana, que me incluyó vd., habla 
sido repudiada de M. de Saligny, y que las fuerzas francesas estaban marchando 
Ucia México. DSjome que no sabia nada de ningupa convención que hubiera sido 
firmada y repudiada; que una especie de convención se habia concluido en la So- 
ledad entre las fuerzas francesas, las españolas y las mexicanas, no habiendo des- 
embarcado todavía las inglesas; que el Emperador juzgó enteramente falta de dig- 
nidad, y por esta razón no la aprobó; pero que esteno sería motivo para que no se 
ejeeatara si se habia hecho; que iba á haber una conferencia final sobre el asun- 
to, si lo entendí bien, el 15 del actual en Orizava, y si se hacia algún tratado se- 
ría enviado aquí para la aprobación del Gobierno. Si ocurriere algo que rompa 
las negociaciones,' las tropas do Francia contramarcharian por las gargantas del 
camino de Veraoruz ^ un punto que no quiso ó no pudo indicar con preoisiou; que 
de ese panto marcharían de nuevo como beligerantes, en camino para México, é 
irían allí si tenían fuerza suficiente para ello. Creo que esta fué la sustancia de 
sus explicaciones, aunque puede no haberlas dado con perfecta exactitud. Debo 
decir que pareció estar franco y comunicativo, sin tener disposición de encubrir 
propósitos 6 miras oculta» 

—Soy, señor, su obediente servidor. — [Firmado]. }VilHam L. Dai/ton.~~A S. E. 
WiUiem n. Seward, &c., &o., &c. 

Número 158. — Departamento de Estado. Washington, 12 de Mayo de 1862. — 
Señor: Será conveniente que informe vd. á M. ThouYcnel que he comunicado á 



Digitized by VjOOQ IC 



180 

Mr. Romero la sustancia de las explicaciones que dio \d. sobre el asunto de la 
complicaciones mexicanas, excluyendo, sin embargo, toda la parte de dicbas ex- 
plicaciones que M. de Thouvenel manifestó á vd. ser confidencial. La franqueza y 
rectitud de que hemos usado durante el curso de este grave asunto con las partes 
interesadas en él parecieron exigir este procedimiento. — Soy, señor, su obedien- 
te seryidor. — [Firmado]. William JI. Seward. — William L. Dayton, Esq., ftc, 
&c., &c. 
Son traducciones. Washington, Mayo 12 de 1862. — [Firmado]. Romero 



NUMERO 159. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

. WashinifLon, Mayo 13 de 1S63. 
Solicitudes de. ciudadanos americanos. 

Con posterioridad á mi^ota número lió, de 14 de Abrfi próximo pasado, he re 
oibido los siguientes ocursos de personas de esto país que desean prestar sus ser- 
vicios en México, y levantar fuerzas para el servicio de la República. 

Número 1. — De Mr. John C. Groon^, de Columbus, Ohio, fechada el 18 do Abril 
citado, en que pregunta si ha contestado el Supremo Gobierno á la solicitud que 
hizo por conducto del Diputado Mr. Cox, y que remití á vd. con mi nota número 
36, de 4 de Febrero último, para que se le nombre general de brigada del ejército 
de la República. Le contesté lo que verá vd en la copia que le remito de mi res- 
puesta. Suplico á vd. se sirva trasmitirme el acuerdo del Presidente sobre tal so- 
licitud, que tiene la circunstancia de haber venido recomendada por Mr. Coz, Di- 
putado que ha tomado en diversas ocasiones en el Congreso la defensa de México, 
y que ahora pertenece á la comisión de relaciones exteriores de la Cámara de re- 
presentantes, en donde espero que nos preste buenos servicios. 

Número 2. — De Mr. William H. Elsegood, de Filadelfia, titulado coronel, fecha- 
do el 24 de Abril, en que ofrece levantar una ó dos brigadas de irlandeses para 
el servicio de la República. Este Mr. Elsegood es la misma persona á quien se re- 
fiere la 5^ de las solicitudes que remití con mi citada nota número 115, de 14 de 
Abril próximo pasado. Adjunto también copia de mi respuesta. 

Número 3. — De Mr. J. Ledyard Smith, de New-London,^ Connecticut, fechada 
el 4 del actual, en que me pregunta si ha habido respuesta á la solicitud que hizo 
para que se aceptaran sus servicios. 

Mr. Alfred AV. Chantry, de Filadelfia, vino á ofrecerme, como lo han hecho 
otras muchas personas, que levantarla aquí algunas fuerzas para el servicio de 
México. Le dije que no tenia yo instrucciones do ninguna clase sobre este asun- 
to, y me dijo que iría & entenderse directamente con el Supremo Gobierno. Le 
apoyé esta idea y le di una carta de introducción para el Presidente. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. 'M. ROMERO. 

Seíior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



181 



NUMERO 160. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

WashiiKjton, Mayo 13 de 186-2. 

Miscelánea, — Llegada del ^' Columhia^ con noticias de México. 

El 7 del actual llegó á Nueva-York el vapor **Columbia" con noticias de la Ha- 
bana que alcanzan hasta el 3 del que cursa. Dicho vapor no trajo la corresponden- 
cia de México. Remito tiras do periódicos de Nueva-York que contienen las noti- 
cias del *'Columbia/' y los editoriales publicados á consecuencia do ellas. Van tam- 
bién los artículos de los periódicos europeos respeclo do México, que ha reprodu- 
cido 1» prensa de Nueva- York. 

Publicación del proyecto de tratado de Mr. Corwin. — Los amigos de Mr. Corwin, 
interesados en la aprobación del proyecto de tratado que propuso al Supremo Go- 
bierno, han hecho aquí una edición especial de dicho projeclo, de la cual remiío 
un ejemplar, para circularla entre las personas de influencia. Tal proyecto no se 
publicó entre los documentos relativos á México, enviados por el Presidente á la 
Cámara de Diputados. 

I). Domingo de Goicouria. — El 30 del próximo pasado vino á esta ciudad D. Do- 
mingo de Goicouria con objeto de hacer un contrato con este Gobierno, para el 
enrío á Veracruz de 2,000 negros de los refugiados del Sur, que aquí se llaman 
contrabandos, destinados á trabajar en el camino do fierro. Vio al Secretario del 
interior, y en seguida se regresó íi Nueva-York, diciéndorao previamente que ha- 
bía probabilidad de que se arreglara el negocio para que habia venido. 

DUertacion de Mr. Dunbar. — En la nocho del 8 del actual leyó Mr. Edwrard 
Dunbar, en el Instituto Smithsoniano, una disertación de dos horas, sobre >réxlco 
7 los mexicanos, una parte de la cual hace referencia á nuestras presentes dificul- 
tades con los aliados. Esta disertación no es la misma que leyó el 4 de Marzo úl- 
iifflo, y de la cual informé á vd. en mi nota número 05, de 5 del mismo Marzo. Si 
la imprimiere mandaré á vd. un ejemplar.* 

Intervención europea en los Estados- Unidos. — El vapor ''Etna," salido do Queens- 
town el 1? del actual^ llegado á Nueva-York, trajo la noticia de que el Gobierno 
francés habia propuesto al de Inglaterra que intervinieran do concierto en le 8 
asantos de los Estados-Unidos. La Presse de Paria del dia I? dice que durante 
el mea de Abril se hablan seguido negociaciones entre los Gobiernos de Paria y 
Londres, relativas & la intervención diplomática en los negocios marítimos de Amé- 
rica, y al reconocimiento de los Estados del Sur por las principales naciones de 
Europa. Se dice ademas, que se hablan enviado ¿ M. Meroicr, instrucciones en es- 
te sentido; pero que la noticia de las últimas victorias obtenidas por este Gobier- 
no habia hecho cambiar de conducta por ahora al Gobierno francés, liemito á 
Td. los partea que hasta ahora han publicado los periódicos sobro este asunto. 

Proclama del Presidente. — En los periódicos de la maQana apareció una procla- 
ma que firmó el Presidento ayer, abriendo al comercio extrangero los puertos de 
Beaufort, en la Carolina del Norte, Port Hoy al, en la del. Sur, y Nueva-Orleans, 
eon las restricciones que se impondrán en unas instrucciones del Ministro de Ha- 
cienda, que aun no se publican. Remito á vd. un ejemplar de la proclama. Tal 
vez en el curso del dia me la comunicarán oficialmente en el Departamento de Es- 
tado; pero ya no tendré tiempo de avisarlo á vd. por este vapor. 

Kemito ¿ vd. una carta dirigida por el ingeiyero Mr. II. Hampt al Senador Mr. 
Hale, presidente de la comisión de marina, sobre el asunto de defensa de las coa 
tas y bahías, y de armamento de buques do guerra. 



Digitized by VjOOQ IC 



182 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades do mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. U. ROMERO. 
Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 161. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS- UNIDOS DU AMÉRICA. 

Washington^ Mayo 18 de 1862. 

Reseña política de la última semana. 

La causa de este Gobierno ha obtenido ventajas muy importantes en la última 
semana. A la ocupación de f orktowu siguió la derrota del ejército del Sur en 
WiUiamsburgh, en donde informé á vd. en mi última reseña, que parecía pensaba 
defenderse. Las personas que están en favor del Sur creyeron que la retirada de 
Yorktown habia sido ocasionada por la' ventaja que daba alas fuerzas federales la 
posesión de los dos rios York y James, en donde podían hacer obrar sus baques 
blindados, y que en WiUiamsburgh, que está en tierra firme, se sostendrían los di- 
sidentes; pero sea que no se consideraran suficientemente fuertes para conseryar 
aquella ciudad, 6 que solo dejaran en ella una fuerza comparativamente corta pa- 
ra contener á sus adversarios y facilitarse la retirada, lo cierto es que después de 
una resistencia no muy encarnizada, fueron arrojados de la ciudad, y esta ocupa- 
da por las fuerzas federales. 

El general Mo. Clellan mandó desde luego & la división del general Franklin & 
ocupar West Point, hasta cuyo punto es navegable el rio York, para cortar la re- 
tirada 6, los disidentes. Dicho lugar fué ocupado y los puentes de ferrocarril para 
Richmond destruidos: el general Me. Clellan ha seguido avanzando hacia Rich- 
mond, y á últimas fechas se encontraba ü veintidós millas de distancia de aquella 
ciudad, que probablemente caerá dentro de poco en su poder, pues las fuerzas di. 
Bidentes deben haberse desmoralizado con tantas retiradas y ha de ser diñcil ha- 
cerlas pelear contra un ejército victorioso. Ahora se dice que el del Sur se defen- 
derá en Benton Bridge, lugar pocas millas distanto do Richmond. 

Los disidentes han sufrido otra pérdida muy difícil de reparar con el abandono 
de Norfolk y la destrucción del vapor blindado "Merrimac." Norfolk es un punto 
estratégico importante, que tiene ademas la grandísima ventaja de que en él se 
encuentra el astillero mas grande y mas bien provisto de la Union americana. El 
"Merrimac" era ademas casi igual en poder para hacer el mal, á todos los ejérci- 
tos de los disidentes. Al decidirse, pues, á abandonar al primero y á destruir al 
segundo, manifiestan la debilidad á que los han reducido las victorias de este Qo- 
blerno, y que no les permitirá hacer por mucho tiempo una resistencia fructuosa. 

La ocupación de Nueva-Orleaus es uu suceso mas importante de lo que apare* 
cía de las relaciones hechas por los periódicos del Sur. Las fuerzas disidentes se 
propusieron defender la ciudad, en los fuertes Jackson y Saint Philip, que domi- 
naban el paso del Mississippi. Para hacer mas fructuosa la defensa cruzaron el rio 
con una cadena gruesa de fierro, construyeron baterías en varios puntos ventajo- 
sos é hicieron concurrir á la defensa á la flota confederada en el Mississippi, com- 
puesta de varios buques de guerra, entre los cuales habia dos blindados á seme- 
janza del "Merrimac" y una batería flotante de hierro. La flólilla de este Gobier- 
no bombardeó los referidos fuertes por seis dias, al cabo de los cuales consigaió 
vencer los obstáculos que se le tponian, pasó los fuertes, echó á pique trece bu- 
ques confederados y destruyó á uno de los blindados. Después de tan gran yioto- 
ria subió sin obstáculo hasta Nueva-Orleans. Los disidentes quemaron el otro ra- 



Digitized by VjOOQ IC 



183 

por blindado j la batería flotante para impedir que cayeran en poder de sus ad- 

Tersaríos. A poco se rindieron ú, discreción los fuertes Jackson y Saint Philip, y 
fueron ocupadas las baterías que los disidentes tenian en las márgenes del rio, y 
Xoeya-Orleans fué ocupado sin disparar un solo tiro. Se asegura que los disiden- 
tes destruyeron algodón y otros artículos por valor de $10.000,000. Tan impor- 
tflnte TÍctoria dará á este Gobierno la posesión absoluta del rio Mississippi. Re- 
mito á yd. los partes oficiales de dichas acciones, que acaban de ser publicados por 
este Gobierno. 

En nada ha cambiado durante la última semana el aspecto de las cosas en las 
inmediaciones de Corinto. Las fuerzas del general Halleck están á dos millas de 
distancia de las del general Béauregard. £1 segundo ha sido reforzado con fuer- 
US de Texas y de Arkansas. De los partes oficiales de la batalla de Shiloh, resul- 
ta qne la pérdida del ejército federal entre muertos, heridos, dispersos y prisio- 
neros asciende á 13,508 hombres. 

Antes de la oyacuacion de Norfolk, la flotilla de los Estados-Unidos en Hamp- 
ton Boads, se estaba disponiendo para |tacar Sewall's Peint. El Presidente y los 
Secretarios de Guerra y Hacienda hablan ido á presenciar el ataque y permane- 
cieron todavía en aquella dirección. Sewall's Point fué evacuado por los disiden- 
tes poco antes que Norfolk. 

La flotilla del alto Mississippi, á las órdenes del Comodoro Foot, después de to- 
mar la isla número 10, se dirigió contra el fuerte Pillow, que era el punto inme- 
diato fortificado por los disidentes, y ha permanecido allí hostilizándolo por algún 
tiempo. Las heridas del Comodoro Foot lo han obligado á abandonar temporal- 
mente el mando de la escuadrilla, que tomó el capitán Davis. El 11 del actual hu- 
bo en las inmediaciones de aquel fuerte un combate naval, en el que el vapor blin- 
dado "Mallory" de los disidentes, fué echado á pique por el vapor de los Estados- 
Unidos *»Cincinnati." 

Las sesiones del Congreso no han estado destituidas de interés. La Cámara de 
Diputados aprobó el proyecto de ley que se habia discutido en varias sesiones, pa- 
ra construir á expensas del Gobierno un ferrocarril al Pacífico. El Senado pasó 
dicho proyecto á una comisión especial que dictaminó en favor de aquel con pocas 
modifieaciones. 

£1 proyecto de ley presentado en la Cámara do Diputados para declarar á la 
libertad nacional y á la esclavitud seccional en los Estados-Unidos, de que he ha- 
blado á vd. en mis reseñas anteriores, fué discutido ayer en dicha Cániara. La 
comisión lo modificó, reduciéndolo á declarar que la esclavitud no debia existir 
en los territorios, y en estos términos pasó por 85 votos contra 50. 

La comisión de Hacienda del Senado presentó su dictamen sobre el proyecto de 
ley de contribución directa, aprobado por la Cámara de Diputados. La comisión 
se dividió en sus opiniones y presentó dos dictámenes: en ambos se reducen muy 
considerablemente las contribuciones impuestas en él proyecto aprobado por di- 
cha Cámara. 

£1 Senador Mr. Wilson propuso un proyecto de ley para poner bajo el mismo 
pié á los negros del distrito de Columbia con los blancos del mismo, en lo que res- 
pecta á negocios judiciales 

El mismo Senador presentó el proyecto de ley, de que remito un ejemplar, para 
redaeir el número de generales de división y brigada en el ejército de los Esta- 
dos-Unidos, limitando á 80 los primeros y 200 los segundos. 

Catorce Diputados del partido democrático han firmado una exposición en fa- 
vor de reorganizar á dicho partido, respetar la constitución tal como es, y resta- 
blecer la Union tal como era. Remito á vd. un ejemplar de dicho maniñesto. 

El 11 del actual se reunieron los miembros conservadores de ambas Cámaras, en 
n&mcTo de 50, con objeto de acordar las medidas que debiao tomar para oponer- 
se al abolicionismo. Pasaron las resoluciones que remito. 



Digitized by VjOOQ IC 



" 184 

£1 Sr. Grimes propuso, hace algunos días, que se organizaran batallones de ne- 
gros para dejarlos de guarnición en las costas y fuertes del Sur durante la esta- 
ción malsana, que se teme haga estragos en los soldados blancos que no e^tán acli- 
matados. No se volvió á hablar mas de este asunto hasta hace poco, que espidió 
Mr. Wellcs, Ministro de Marina, la orden que remito, en que autoriza á los coman- 
dantes de buques para que empleen d. los negros en todos los departamentos del 
buque en que se requieran sus servicios; pero con especialidad como bogas en loa 
botes de los referidos buques. Esto manifiesta quo el espíritu de este Gobierno va 
siendo cada dia mas liberal respecto de los infelices negros, aunque está todavía 
muy li^jos de Ifegar al punto que la civilización y la humanidad exigen. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seílor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 1G2. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Watihiníflon^ Mayo 16 de 1SC2. 
Entrevista ron el PrtiAulnttv. 

Deseando informar de una manera confidencial y privada al Presidente do 
los Estados- [Juidos, del estado que guardan nuestros asuntos, al mismo tiem- 
po quo procurar saber cuáles son sus ideas y miras para lo futuro respecto de la 
intervención francesa en este continente, me he prj[>pue3to hacerle algunas visitas 
con la frecuencia que fuere conveniente. Sin embargo de- que el caríictor que ten- 
go cerca do este Gobierno no es el mas propio para tener derecho de ser recvbido 
por el Presidente, me he determinado íi cometer esa pequeña irregularidad, en 
obsequio de los intereses de mi país. 

Esta mañana tuve la primera entrevista con Mr. Lincoln. Adopte para verlo cl 
pretexto de darle cl pésame de un hijo que perdió en Febrero ultimo, diciendo^ 
que no habla yo ido antes, porque esperaba que le empezara a cicatrizar la he- 
rida que le ocasionó aquella desgracia. Me recibió muy bien y estuvimos ha- 
blando de cosas indiferentes por algunos minutos. Poco tintes de despedírmele 
dije que lo felicitaba yo por el buen éxito que habia tenido su viagc reciente á la 
fortaleza Monroc, y le manifesté mi ansiedad por ver restablecida la paz en los 
Estados-Unidos, porque de esto, le dije, depende en gran parte el arreglo de la? 
cosas en México. Me extendí un pooo sobre quo l'a expedición europea fué em- 
prendida en cl concepto de que los Enlados-Unidos estaban divididos permanen- 
temente, sobre que la política de los franceses en México era hostil 4 esta nación, 
y sobre la identidad de intereses entere los dos países. A su vez me dijo que él tam* 
bien creia quo cl arreglo de nuestras presentes diñculbades depende del curso que 
tomen aquí los sucesos. 

Le dije que como las cosas de México eran un asunto que tanto importaba á los 
Estados-Unidos, me ternaria yo la libertad de ir ii hablarle algunas veces ein ca- < 
rácter alguno oñcial sobre tales asuntos, y me despedí en seguida. 

Reproduzco i\ vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Diop, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeHor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



185 
NUMERO 163; 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTA DOH-U NIDOS DE iVM ERICA. 

Washington, Mayo 18 de 1S62. 
Nota á Mr. Seward sobre la conferencia de Mr, D(tt/ton con M. ih: 
Thoiaenel. 

Por haber estado indispuesto no liabia yo podido concluir íintea de ahora la no- 
tAque en mi oficio número 158, de 12 del que cursa, dije sí vd. iba á dirigir k Mr. 
Seward, procurando refutar las aseveraciones de M. de Thouvencl <3n la conferencia 
qnetuTo con Mr. Dayton el 22 de Abril próximo pasado. 

Mañana mandaré al Departamento de Estado esa nota, de la cual tengo la hon- 
ra de remitir ¿ Td. copia. La que en ella se cita lo es de la nota que dirigió vd. el 
11 de Abril á los comisionados franceses con relación al traidor Alraontc. 

No espero que esta nota produzca ningún efecto, y solo la he escrito para que 
cuando se publiquen otra vez los documentos respecto de los asuntos de México, 
Aparezcan desmentidas las seguridades de M. de Thouvenel, y un razonamiento 
claro qae demuéstrelos fines torcidos de la Francia. 

Macho me alegraré si dicha nota mereciere lo aprobación del Supremo Gobierno. 

Reproduzco á vdb las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Kelaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de Aiuérica. — Washington. 18 de Ma- 
^ yo de 18G2.— Señor Secretario: Con la nota de vd de 12 del corriente, tuve la hon- 
ra do recibir el extracto que so sirvió vd. remitirme del despacho de Mr. Dayton, 
de 22 de Abril próximo pasado, en que dii cuenta a ese Departamento de una con- 
ferencia que tuvo con Mr. de Thouvenel sobre los negocios do México. — Mucho 
agradezco ú vd. su bondad en facilitarme copia de ese despacho, que me pone en 
aptitud de hacer conocer ib mi Gobierno las explicaciones qiíe el do Francia da d 
una nación amigaré interesada en la suerte y porvenir do este continente, respec- 
to de la conducta que aquella potencia ob"?erva en México. — Aquí dcbia concluir 
esta nota, si no fuera porque en las aseveraciones do M de Thouvenel encuentro 
conceptos que creo conveniente rectificar para la mejor inteligencia de esto de- 
licado asunto que afecta tan directa y traacendentalmente los intereses de mi 
I»íria.--M. do Thouvenel asegura que es un hecho que no hay ijobierno en Méxi- 
co, y todo lo que la Francia quiere es que haya uno. Si esto es cierto, ¿cómo es 
que los plenipotenciarios de las potencias recientemente aliadas contra México, 
entre los cuales se comprenden los de Francia, reconocieron solemnemente en los 
conTenios que firmaron en la Soledad, el 19 de Febrero último, que "el Gobierno 
constitucional que actualmente rige la República Mexicana, tiene en si mismo 
los elementos de fuerza y opinión para conservarse contra cualquiera revuelta 
interior?" — Si la opinión de los mexicanos que se han dado espontáneamente 
el Gobierno que existe en la actualidad en México, y que están dispuestos á sos- 
tenerlo contra las maquinaciones que se hacen en Europa para derrocarlo, no se 
toma en censideracion en esto- caso, que exclusivamente concierne á ellos, véanse 
los informes de los agentes extrangeros en México y por ellos se sabrá si hay 6 no 
fobiemo en aquella República. Mr. Corwin, á quien ciertamente no se le podrá 
taebar de parcial, y á quien estoy seguro que á lo menos su Gobierno y sus com- 
P^iotas darán entera fé y crédito, dijo á ese Departamento en su despacho nú- 
vero &, de 7 de Setiembre último, publicado en las páginas 23 y 24 de los docu- 
TOMOI?. 24 



Digitized by VjOOQ IC 



186 

menios sobre la condición actual de México, que remitió el Presidente ala Cáma- 
ra de Diputados con su mcnsage de 14 de Abril próximo pasado, que "el presen- 
te Gobierno, lejos de estar en peligro de desaparecer, estaba entonces, á su juicio, 
mas fuerte que en cualquiera otro período anterior do su existencia.'^ "Pero esta 
apreciación, agrega, no seria cierta si la intervención europea tuviere lugar. El 
efecto de esa intervención seria, á su juicio, 6 bien el derrocar al presente Gobier- 
no constitucional y sustituirlo con otro que seria un mero instrumento de las po- 
tencias interventoras, ó podria resultar en disolver la Union " Poco antea, 

en su despacho número 3, de 29 de Julio último, [páginas 15 y 16 de los documen- 
tos citados] habia dicho Mr. Corwin, refiriéndose Á ese mismo Gobierno que tan- 
to se empeña la Francia en hacer desaparecer, que "no podia encontrar en aque- 
lla República ningunos hombres, ni ningún partido, mas aptos, á su juicio, para 
la tarea, que los que estaban en el poder." Dijo todavía mas, esto es, qu« "si ellos 
no salvaban (i aquella Repú))lica, est.aba enteramente seguro de que seria presa 
de alguna potencia extrangera." — El voto de Mr. Corwin no es el único que se pue- 
de citar. No es menos explícito el de un agente de una de las tres potencias que 
tan celosas se muestran de establecer en México un gobierno. Mr. George B. Ma- 
thew, Encargado de negocios de S. M. B. en México, que residió en la República 
por tres afíos, y que llegó á. adquirir algunas ideas do la situación y ¿ hacer apre- 
ciaciones exactas, en lo que fué mas feliz que muchos otros de los agentes britá- 
nicos en México, escribía á Lord Russell, con fecha 12 de Mayo del jvl o próximo 
pasado, el despacho que se publicó bajo el número 7, en la correspondencia sobre 
los negocios de México, presentada al Parlamento británico al pricipio de sus se- 
siones del presente año [páginas 245 y 24G de los documentos citados], en el que 
dice lo que sigue: "Bajo otros respectos, no se ha perturbado la tranquilidad públi- 
ca, y cualesquiera que sean las faltas y la debilidad del presente Gobierno, los que 
presenciaron los asesinatos, las atrocidades y los robos casi diarios del Gobierno 
del general Miramon y sus consejeros el Sr. Diaz y el general MárqueZ; no pueden 
menos que apreciar la existencia de la ley y la justicia." — * 'Especialmente los ex- 
trangeroB que tan rudamente sufrieron bajo aquel poder arbitrario, por el odio é 
intolerancia respecto de ellos, que es el dogma del partido clerical en México, no 
pueden menos que hacer una gran distiucion entre el pasado y el presente.'* — 
"Aunque al Presidente Juárez le falta la energía necesaria para la presente crisis, 
es un hombre recto y de buenas intenciones, excelente en todas las relaciones de 

la vida privada " "Se asegura que existe ya el deseo de cambios en algunas 

partes, y se ha presentado la idea de elegir un dictador militar; pero apenas es 
necesario observar que tal paso no podria satisfacer las necesidades presentes ni 
impedirla los peligros futuros del país " "Pero mirando, como veo, á tan- 
tos del país y de fuera que trabajan en destruir el orden existente de cosas, no 
puedo menos que convencerme de que á menos que el presente Gobierno ó los 
principios del mismo sean abiertamente sostenidos por Inglaterra ó los Estados- 
unidos, por una alianza protectora, 6 por la declaración de que no se permitirían 
movimientos revolucionarios en ninguno de los puertos de ambos Océanos, este 
desgraciado país se verá afligido por deplorables convulsiones ulteriores, con gra- 
ve perjuicio de los intereses y comercio británico, y para deshonra de la humani- 
dad." — ^El mismo Sir Charles Lennox Wyke, cuyas ideas son enteramente adversas 
al presente Gobierno de México, como se ve leyendo su correspondencia, no pudo 
menos que reconocer, en su despacho á Lord Russell, de 25 do Junio último [pági- 
na 260 de los documentos antes citados] que "si el antiguo partido clerical conse- 
guía arrojar del poder á la presente administración ultraliberal, quedarían enton- 
ces las cosas aun en peor condición " Refiriéndose al personal del Gobierno 

actual, cuya existencia niega M. de Thouvenel, dice Sir Charles Wyke en el despa- 
cho á Lord Russell, de 29 de Diciembre último [página 431], que el Sr. Doblado, 
actual Ministro de Relaciones Exteriores y gefe del Gabinete de México, ea *^ii 



Digitized by VjOOQ IC 



187 

hombre de un talento é influencia tales en el pafs, que luego quo se supo sn nom^ 
br&miento, empezaron lea gefes reaccionarios á deponer sus armas y d someterse 
al Gobierno, y que se ocupaba entonces en formar su Gabinete con los mejores 
hombres quepodia encontrar, sin atender á sus opiniones políticas." — Péi'o Méxi- 
co no necesita recurrir al voto de los agentes extrangeros, por respetable que es- 
te pneda ser, para saber si tiene ó no Gobierno. .El pueblo mexicano, en uso de su 
soberanía, se dló una constitución y eligió con arreglo á ella al Gobierno que aho- 
ra lo rige, y si esa constitución y ese Gobierno desagradan d alguna 6 algunas de 
las potencias europeas, por lamentable quo esto sea, es un asunto en que el pue- 
blo de México no debe tener condescendencias, sino atender únicamente ú. sus 
propias necesidades, y en que aquellas potencias no deben mezclarse, si es que 
respetan los principios mas triviales del derecho de gentes. La resistencia que ha- 
rá el pueblo mexicano á las maquinaciones que tienen por objeto derribar al Go- 
bierno que él mismo so dio libremente, serán la mejor prueba que pueda presen- 
tarse á los ojos de las naciones imparcitties, de si hay ó no Gobierno en aquella 
nación, y de si este Gobierno está y ha estado sostenido únicamente por la volun- 
tad de aquel mismo pueblo. — Partiendo M. de Thouvcnel de bu hipótesis de que 
no hay Gobierno en México, y de que las naciones aliadas van á darle uno, res- 
petando, sin embargo, la voluntad nacional, dice que "si el pueblo de México elige 
lamonarqnía, como esta es la forma de Gobierno que existe en Francia, seria en- 
cantador; pero que los franceses no harían nada para que se adopte esa oonduc- 
ta.''--E8la declaración está de acuerdo con la que hizo el conde de Russell en su 
despacho ¿ Sir John Crampton, de 19 de Enero último [página 421 de loa docu- 
mentos arriba mencionados] y con las que se me ha asegurado ha hecho también 
el Gobierno español, aunque todos protestan que no usarán de la fuerza para pro- 
mover el cambio quo tanto desean, y que aseguran les agradaría tanto ver con- 
lunado: protesta que hasta ahora solo la Inglaterra y la España han sabido cum- 
pHr. Lasóla manifestación de esa preferencia por parle de la Francia mientras 
mantenga sus ejércitos en México ¿no es aliciente bastante para animar á los des- 
eoitentos que viven con los cambios y trastornos á provocar una nueva rebelión, 
Mgoros de que contarán con las simpatías y el apoyo moral que les ofrece 'abier- 
ttnente una nación poderosa, que con el hecho de dirigir sus esfuerzos á destruir 
el Gobierno existente les asegura el triunfo, aunque esto no e.i mas que para ser- 
vine después de ellos como de meros instrumentos á ñn de desarrollar sus planes 
ulteriores? El Gobierno francés protest a que no hará nada para inducir al pueblo 
de México á proclamar la monarquía, y los hectios están en contradicción con esas 
protestas. La conducta de los comisionados franceses que han convertido su cam- 
pamento en el foco de las maquinaciones de los traidores mexicanos, que no vaoi- 
Un en sacrificar los intereses de su país, por ser elevados á un poder efímero, 
aunque después de ellos veng^a el diluvio, maniñesta otra cosa muy distinta de 
aquellas palabras. La determinación del Gobierno del Emperador, que por ahora 
parece eatar reducida á derrocar al Gobierno actual de México, por cuyo motivo 
no aprobó y declaró enteramente indiffnoSf según la expresión de M. de Thovenel, 
álos convenios de la Soledad, en que se hacia un reconocimiento explícito de It^ 
existencia y legalidad de ese Gobierno, y de su aptitud para conservarse contra 
esalqaiera revuelta interior, tampoco es* hecho que esté en conformidad con aque- 
Qi8 palabras. — M. de Thouvenel dfbe que en el supuesto de que se establezca la 
monarquía en México, la Francia no "se divertirá'' en mantener un ejército en 
tquel pafs para conservar tal forma de Gobierno. Si realmente intentara proceder 
arf, no emprendería establecer en México un Gobierno odioso, que si llega á exis- 
tir, eaerá el dia en que le falte el apoyo extrangero á merced del cual llegó á en- 
troBíxarse. Pero si M. de Thoutenel declara que la Francia no se divertirá en con- 
Krvar ese Gobierno, no dice si una voz derrocado su criatura adoptará la diver- 
ásB de enviar sus ejércitos para restablecerla en el poder, con lo cual seguirla 



Digitized by VjOOQ IC 



188 

gozando ese Gobierno de un apoyo tan poaiii?o de la Francia, como si esta poten- 
cia mantuviera sus ejércitos en México en la misma forma y con el mismo objeto 
con que los mantiene en Roma. — ^Supuesto^que M. de Thouyenel se refiere al dis- 
cursa que pronunció M. Billault á. nombre del Gobierno francés ante el Gaerpo 
Legislatiyo, en la sesión del 18 de Mayo último, sobre la expedición á México, j 
dice que es la encarnación de las miras y propósitos del Gobierno del Emperador, 
y que no tenia nada que quitarle ó agregarle, creo couTeniente hacer algunas ob- 
seryaciones con relación á ese discurso. — Este trabajo oratorio es notable bajo dos 
aspectos: primero, por la censura que fulmina y los cargos que hace, no contra 
el Gobierno actual de México, sino contra todos los Gobiernos que aquel paia ha 
tenido en los cincuenta aílos de su existencia republicana; y segundo, por la des- 
aprobación y el desden con que aparenta ycr, no solo al Gobierno actual de Mé- 
xico y á los que le han precedido en los últimos cuarenta aüos, sino & lo que él 
llama "las Repúblicas desordenadas del Nuevo Mundo." — Tengo á la vista la edi- 
ción de ese discurso que se publicó en el número 73 del Moniteur Universel de Pa- 
rís de 14 de Mayo citado [ijíigina 370]. En el párrafo 4? dice M. Billault que 
''todos los Gobiernos efímeros que sucesivamente oprimen á México, ó no duran lo 
necesario para llcgdv al tiempo en que deben cumplir sus promesas, ó se apresu- 
ran á violarlas.'* En seguida [párrafo 7] llama al Gobierno de México "un Go- 
bierno que no ha cesado en cuarenta afios de dar á la Europa el espectáculo oon> 
tínuo de la violación del derecho y do los principios mas sagrados." Ei^el párra- 
fo 20 dice que "durante cuarenta aSos ha sufrido México la alternativa incesante 
de anarquía y tiranía." Al fin de su discurso [párrafo 28] dice, que los franceses 
van á ayudar á los mexicanos á darse por si mismos un buen gobierno^ lo cual será 
la mejor garantía que los primeros pueden encontrar de la seguridad de sus na- 
cionales." Después de haber anatematizado así & todos los Gobiernos republica- 
nos que ha tenido México, sin exceptuar ni al llamado de Miramon, qiíe tanto con- 
tribuyó la Francia á sostener en su diplomacia y su apoyo moral, ¿qué otra cosa 
puede ser lo que M. Billault llama buen gobierno^ sino una monarquía, pues que 
en los Gobiernos que él condena tan severamente se comprenden todas las formas 
bajo las que so pueden presentar las instituciones republicanas? No entra en mi 
propósito refutar aquí las acusaciones contra mi país, tan gratuitas como extraoi- 
diñarías que contiene el discurso de M. Billault, ni rectificar las inexactitudes en 
que abunda, pues solo trato de manifestar que en él se dice lo bastante para oo* 
nocer que la Francia quiere establecer la monarquía en México. — £1 disgusto de 
M. Billault contra los gobiernos efímeros^ no se limita á los de México; en el párra- 
fo 8 de su discurso dice, que el término del sufrimiento de la Francia debe cesar 
desde el momento en que por hallarse los intereses franceses en todas ea^srepúhlicM 
desordenadas del Nuevo 'Mundo expuestos todos los días á las violencias de la anar- ' 
quía que devora tan bellos y desgraciados países, se hace necesario un ejemplo sa- 
ludable. ¿No indica esto que las miras de la Francia no se limitan á dar los bene- 
ficios de un bueti gobierno á México, sino que si el experimento le sale bien en aquel 
país extenderá su benevolencia á las demás repúblicas desordenadas de este conti- 
nente,' de las cuales M. Billault no exceptúa á los Estados-Unidos? — En el párrafo 
20 dice M. Billault que "si los mexicanos, cansados de todos los malee que los han 
afligido por cuarenta años, quieren sacudir definitivamente el yugo de sus opreso- 
res [el Gobierno de México] vencidos por /o^^a/íCMM, «Je," y poco antes [párrafo 
17] que "era preciso ir á descargar el golpe decisivo en el ooraZon mismo de aque- 
lla potencia \}a ciudad de México]." ¿No manifiesta esto muy claramente & los ojos 
menos perspicaces que los franceses se proponen ir á la ciudad de México para 
descargar el golpe decisivo sobre el Gobierno para veneerh, y para que despuea de 
vencido den lugar á los pocos simpatizadores que puedan tener, y que ellos lla- 
man \ti parte sana de la población, á establecer lo que ellos mismos califican de buen 
gobicmot Si la guerra que hace ahora á México fuera una guerra justa que Bolo 



Digitized by VjOOQ IC 



189 

isTÍera el objeto que han alegado, de obtener la reparación de los perjuicios que 
(üeeD se les han inferido, ¿por qué no se limitan áiíacerla conforme al derecho de 
feotes, sino que dirigen bus pasos todos principal y casi exclusivamente á derri- 
lar ftl Gobierno constitucional de aquella República, cuya existencia niegan, y 
psrima contradicción singular, precisamente pocos dias después de haberlo reco- 
Boeido de la manera mas solemne por medio de sus plenipotenciarios, el Central- 
EttTMte La Graviére y M. de Saligny? M. de Thouvenol aseguró que los plenipo- 
líicUrios franceses respetarían los convenios de la Soledad, y, es trisóte decirlo, 
tiopoeo estas seguridades se han cumplido. Laliota del Qobierno mexicano á di- 
f^os plenipotenciarios, que llegó á mis manos con posterioridad á la comunicación 
que dirigí & ese Departamento el 10 del actual, remitieddo varios documentos, y do 
Cüyínota tengo ahora la honra de incluir copia, demuestra que tales comisiona- 
dos no v&cilaron en romper aquel pacto solemne en que estaba comprometida la 
féiesn nación, por convenir así & sus planes ulteriores, y que para paliar su in- 
jastiücable proceder, se valieron del pretexto de que el Gobierno dfe México habia 
u&dtdo aplicar leyes vigentes expedidas con anterioridad al cabecilla de los trai- 
airee que la Francia -pro teje con su bandera y con la fuerza do sus armas, en el 
fado mexicano. — Por conductos particulares ha llegado ademas á mi conocimien- 
19 k noticia de una violación de dichos convenios, aun mas injustificable, que me 
ibstengo de referir aquí por no saberlo todavía oficialmente, y que comunicaré á 
ii n resulta confirmada cuando reciba la correspondencia oficial de mi Gobier. 
M.— aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd., señor, las seguridades de 
■i B&s distinguida consideración. — [Firmado]. M, Homero. — Al Hon. Willinm 
H. Seirard, &c., &c., &c. 
Escopia. Washington, Mayo 18 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 164. 

LKaACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 20 de 18G2, 
Solicitud de D. AguUin Ainza.^^ 

B. Agastin Ainza, la misma persona que tomó parte en la expedición filibusté- 
*i<íe Crabb contra el Estado de Sonora en 185G, vino ú, esta ciudad en Octubre 
iúmo, llamándose representante de Arizona d trabajar por la organización de 
•^wl territorio. Las personas de los Estados del Norte, y principalmente las de 
tt«de Island, que hablan comprado acciones en las minas de Arizona y tienen allí 
«rsi intereses, apoyaron los trabajos de Arizona, y merced á ellas pasó ya en la 
Qwtta de Diputados el proyecto de ley quo organiza dicho territorio, y proba- 
^feacnte pasará dentro do poco en el Senado. Algunos de los que trabajan en es- 
^a«mto desean que este Gobierno mande fuerzas (\ Arizona para protejer el 
*writorio contra las incursiones de los bárbaros, y con objeto de lucrar tomando 
hiccntratos para proveerlas de víveres, &o., aunque Arizona pretendo que su de- 
•» p«r conseguir que haya tropas en Arizona es para protejer á Sonora do tales 
Kvsiones. 

Es muy probable que estas personas tengan ademas algunos designios sobre el 
fcitdo de Sonora. 

I^nes de que el citado proyecto de ley habia pasado en la Cámara de Dipu- 
Wos, me dijo Ainza que ya el negocio estaba arreglado y que ahora el territorio 
■■Biífflda un puerto. Le pregunté que queria decir con esto, y me dijo que México 
••fera al territorio un pedazo del Estado de Sonora para darle al primero acce- 
Miaaiediato al Golfo de California, y que el puerto que deseaba tener era el de 



Digitized by VjOOQ IC 



190 

Lobos, que según la nueva demarcación de límites que habia formado, se compren- 
dia en el terreno cedido. Le dije, por supuesto, desde luego, que no se ocupara de 
semejante cosa, pues que el Supremo Gobierno no pensaba vender una sola pul- 
gada del territorio -nacional. Entonces me habló de que al menos se concediera 
privilegio (i dicho territorio para importar libres de derechos sus efectos por el 
mencionado puerto do Lobos, para mantener una escolta y para construir un facr- 
te de los Estados-Unidos en terreno mexicano. Le dije que esto también era in- 
admisible, con excepción de las ventajas comerciales, que tal vez las concedcria 
el Supremo Gobierno en cuanto le fuera dable. Me dijo quo me baria una solioi- 
tud, expresando por escrito lo que deseaba, y ayer me mandó la comunicación de 
que remito copia, y (i la que contesté en los términos que verá yd. en el oficio de 
que también le remito copia, devolviéndole su carta en virtud de la orden conte- 
nida en la nota de ese Ministerio, número 56, de 19 do Agosto de 1859. 

Sé que van á trabajar aquí con Mr. Seward para que recomiende á Mr. Corwin 
obtenga esta concesión. del Supremo Gobierno, y que por este mismo vapor le es- 
criben á Mr. Corwin algunos amigos suyos en favor del mismo asunto. Procuraré 
estar al tanto de lo que so haga en lo sucesivo para comunicarlo á vd. 

Entretanto reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida conside- 
ración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. HOMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones Exteriores. — Méxioo. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Mayo 20 
de 1862. — En respuesta ó. la comunicación que me dirigió vd. con fecha de antier, 
solicitando varios privilegios del Gobierno de México en favor del territorio de 
Arizona, debo decirle que teniendo esta Legación órdenes de su Gobierno de no 
recibir las reclamaciones y memoriales de gracia que se le presenten por ciuda- 
danos de los Estados-Unidos, aunque sea solo para trasmitirlos al mismo Gobier- 
no, no me es posible hacer otra cosa en el memorial de vd. que manifestarle que, 
según el tenor do dichas instrucciones y la naturaleza del asunto, debe este ser 
presentado al Gobierno de México por la Legación de los Estados-Unidos residen- 
te en aquella ciudad. — Ofrezco & vd. las seguridades de mi consideración. — [Fir- 
mado]. — M. Romero.— ^T, D. Agustín Ainza. 

Es copia. Washington, Mayo 20 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 165. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo 25 de 186:3. 

EiUremsta con el Sr. Tassara, 

Esta maflana vi al Sr. Tassara en La casa del Ministro del Perú, & quien había 
ido ¿ enseñar varías comunicaciones de su Gobierno que recibió antenoche. Tuvo 
la bondad de permitirme que yo las leyera^ y del contenido do ellas paso & infor- 
mar & vd. en esta nota. La primera es copia del memorándum de la conferencia 
(](ue tuvo Mr. Ferry, Encargado de negocios de los Estados-Unidos en Madrid con 
el Sr. Calderón Collantes, de cuyo memorándum me leyó parte Mr. Sovrard en la 
conferencia que tuve con él el 8 del que curga, según informé & vd. en mi nota 
número 150, do la misma fecha. Este memorándum está acompaüado de unas ina- 
trucciones al Sr. Tassara, de las cuales, lo mismo que del memorándum, espero 
conseguir copia, que remitiré á vd. adjunta á la presente nota, lo cual me exooBa 
la necesidad de referir su contenido. 



Digitized by VjOOQ IC 



191 

La segunda comunioacion que tí es un traslado que se hace al Sr. Tassara de 
nna nota dirigida por el MÍDisierio de Estado do Madrid al general Prim con fe- 
cha 22 de Abril próximo pasado, en respuesta á. un oficio de dicho general de prin- 
cipios ó mediados de Mayo, en que dice que el Supremo Gobierno estaba tratan- 
do mal ¿algunos subditos espaHoles. Creo que se referia á loa rumores que cir- 
eolaron en Orizava y Veracruz, de que se tiabia impuesto 4 cada, uno de tres es- 
pañoles residentes en esa capital un préstamo forzoso de $ 100,000. El general 
Prim dijo, que de acuerdo con el Ministro inglés, que era el ímico que entonces 
residía en Orizava, habla dirigido al Supremo Gobierno las mas enérgicas recla- 
maciones y protestas, y que si no se accedía (i ellas romperla las hostilidades. 
EJ Ministro de Estado aprueba enteramente la conducta del general y censura lo 
que él llama "la ceguedad del Gobierno de Juárez," por un acto que nunca tuvo 
lagar, y en que ni siquiera se punsó. ^ 

La tercera comunicación es un traslado dirigido 6, la Legación española en Was- 
hington, de un despacho «del Sr. (Jaldcrou ("ulhinlos al general Prim, fechado el 
22 de Abril, en respuesta íl varios suyos del mus de Mayo, relativos á la situación 
de México. Se lo dice que el Gobierno cspaílol empieza d conocer que los partida- 
ríos de la monarquía exageraban en Kuropa los deseos del pueblo mexicano por 
adoptar esa forma do gobierno: que todo lo que deisoa el Gabineío do Madrid os 
que dicho pueblo se constituya, según fuere su voluntad hacerlo: que se aprueba 
enteramente la conducta del general y se lo recomienda muy especialmente que 
obre siempre de acuerdo con los plenipotenciarios de los otros dos aliados. Se le 
'Jice también que el único cambio que estos podían esperar, era uno pacífico que 
resaltara de que los hombres de influencia en el país se reunieran á la llegada de 
loa aliados para organizar un buen Gobierno con aceptación general; pero que no 
habiéndose verificado esto, no debía provocarse ningún cambio por la fuerza. La 
última comunicación que vi es un traslado do un despacho dirigido por el Minis- 
tTo de Estado de Madrid al Encargado de negocios de España en París, en res- 
puesta ú otro de este funcionario, en que daba cuenta de una conferencia que ha- 
bía tenido con M. de Thouvenel. El Sr. Calderón CoUantes se refiere al discurso 
que pronunció en el Congi-eso á interpelación del Sr. Castro, del cual mandé á vd. 
un ejemplar con mi nota número irj4, de 10 del presente, diciendo que aunque en 
fl había asegurado que el Gobierno de S. M. habia aprpbado enteramente los con- 
Tenios de la Soledad, esto habia sido por evitarse la necesidad de explicar los pun- 
tas en qno dichos convenios no satisfacían á la España, y no porque la aprobación 
Ifflbiera aiio sin restricciones. Se le encarga que lo manifieste así al Gobierno 
francés. El Sr. Calderón Collantes refiere que habia manifestado al Embajador 
íraaces en Madrid, lo conveniente que seria organizar una comisión compuesta do 
plenipotenciarios de los tres aliados, que so encargue do examinar y resolver los 
pastos que se presentaren en el curso de los sucesos, para evitar que se repita la 
anomalía que se habia visto yo* ^^ que dos de los aliados declararan que habia 
JtpTobado los convenios de la Soledad y el tercero dijera que eran contrarios á su 
dignidad. La Crónica do Nueva-York do ayer publicó el artículo que remito de 
U Correspondencia de Madrid, en que se declara que varios artículos publicados 
por La Época, diario ministerial de Madrid, en favor do la candidatura del Ar- 
<Üdoqae de Austria para el soñado trono de México no expresan en manera al- 
guia las opiniones y sentimientos del Gobierno español. 

El Sr. Tassara me dijo que euando tuvo noticia de que el general Prim pensa- 
ba salir de México con la expedición española, no creyó conveniente ese movi- 
miento pomo dejar el campo libre li los franceses, y* escribió á su Gobierno en 
eoatra de ese abandono; pero que al saber que el ejército habia salido ya, volvió á 
fiseribír, diciendo que no le parecía conveniente hacerlo regresar & México. 

Cuando se despidió el Sr. Tassara, ^ue me quedé hablando con el Sr. Barreda, 
ae dijo esto seSor que temia mucho que los Estados-Unidos sancionaran la oon- 



olgitized by VjOOQ IC 



192 

duela de la Francia en Mdxico y reconocieran al Gobierno que establezcan los 
franceses, por temor á dicha nación y por alejarse el peligro, no remoto al pare- 
cer, de que intervenga en los asuntos de este país. Me dijo ademas, que por el úl- 
timo vapor habia escrito al Sr. Corpancho, previniéndolo de ese peligro y reco- 
mendándole que no siguiera ciegamente la política americana en México. En el 
estado que presentan ahora las cosas, no creo que puedan realizarse los temores 
del Sr. Barreda. Las instrucciones que informé íí vd. en mi nota número 156, de 
12 del actual, se habiau mandado á Mr. Corwin, manifiestan que este Gobierno 
no tiene disposición de reconocer al que orgaiíicen los franceses. Pudiera suceder 
que las circunstancias empeoraran aquí, y que el peligro de intervención fraBce- 
sa se hiciera mas inminente, y entonces creo que todo lo debíamos de temer del 
egoísmo do este país; pero afortunadamente no veo muy próximo este estado de 
cosas. 

KepToduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración'. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. • 

Primera Secretaría do Estado. — Dirección política. — Número 87. — La Reina 
nuestra señora so ha enterado del despacho de vd., número 59, del 11 de Mayo 
próximo pasado, en el que remite copia del despacho dirigido por Mr. Seward i 
los Ministros norteamericanos en esta corte y las de Paris y Londres, sobre los 
planes do monarquía en México. — El memorándum de las conferencias última- 
mente celebradas con Mr. Perry, del cual es adjunta copia, informaríí á vd. de 
las opiniones del Gobierno de S. M., respecto á la citada nota circular de esa Se- 
cretaría de Estado. — Si el Gobierno de Washington confírmalas declaraciones que 
me ha hecho Mr. Perry acerca de la política desinteresada que aquel se propone 
seguir en lo sucesivo, no es dudoso que ningún conflicto podía ocasionar la expe- 
dición combinada en la que el Gobierno do S. M. se ha propuesto fines tan nobles 
y aun generosos. — Ni la España ni otra alguna nación europea pretende estable- 
cer su dominación en el continente americano; pero tampoco podrán ver con in- 
diferencia la absorción de los territorios que un dia fueron españoles, por ningún 
otro Estado, cualesquiera que sean su origen y sus principios de Gobierno. Es 
preciso, por tanto, inspirarse mutua confianza y darse seguridades completas de 
consideración y respeto á lap nacionalidades creadas después de la emancipación 
de las Américas; y como la España no faltará á la política que se ha propuesto, so- 
lo desea que su lealtad y desinterés sean debidamente correspondidos. — De real 
orden le digo á vd. en contestación á su citado despacho, para que sepa á qué 
atenerse en sus conversaciones con ese Secretario do Estado. — Dios guarde á vd. 
muchos anos. — Madrid, 25 de .\bril de 1862. — [Firmado]. S. Calderón Collantcs 
— Sr, Ministro Plenipotenciario de S. M. en Washington. 

Es copia. Washington, Mayo 21 de 18C2. — [Firmado]. Homero. 



NUMERO 166. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOB DE AMÉRICA. 

Waskitiffíonj Mayo 27 de 1862. 
Ajmiwa de fren puertos del Sur. 

No habiendo recibido hasta ahora ni esperando recibir ya del Departamento de 
Estado la proclama del Presidente, do 12 del actual, en que se abren al comercio 
cxtrangero loe puertos de Beaufort, Port Rbyal y Nueva-Orleans, áquc me referí 



Digitized by VjOOQ IC 



193 

ea mi nota número 160» del día 18, remito á vd. para oonoeimiento del Supremo 
Gobierno 7 noticia de ndestros conciudadanos, un ejemplar de la referida proola- 
ffls, tomada de un diario de Nueya-York, y otro do las instrucciones del Ministro 
de Htcienda, con arreglo á las cuales debe hacerse el comercio con los puertos 
recientemente abiertos, de cuyos dos documentos remito adjunta la traducción cor- 
respondiente. 

Beproduzoo á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

TFirmado]. M. ROMERO. 

Beftor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Ptodama del Preñdente.-^Vov cuanto en mi ploclama de diez y nueye de Abril de 
mil ochocientos sesenta y uno, se declaró que los puertos de ciertos Estados, iocluso 
el de Beaufort, en el Estado de Carolina del Norte, el de Port Roy al, en el Estado 
de Carolina del Sur, y Nueva-Orleans, en el Estado de Luisiana, serian bloqueados, 
por las razones que en dicha proclama se exponían, y en consecuencia, han per- 
muieeido bloqueados desde entonces; pero como ahora puede leyantarse el blo- 
queo sin peligro y con yentaja para los intereses comerciales: — Por la presente 
higo saber: que yo, Abraham Lincoln, Presidente de los Estados-Unidos, usando 
de la autorización que me fué concedida por el articulo 6? del decreto del Con- 
greso, aprobado el 18 de Julio último, intitulado: <*Decreto sobre la recaudación 
de los derechos de importación y otros," declaro perlas presentes, que el bloqueo 
de los mencionados puertos de Beaufort, Port Royal y Nueya-Orleans deberá oe** 
sftr 7 terminará el día 1? del mes de Junio próximo yenidero, y que podrá desde 
et& fecha hacerse con dichos puertos el tráfico mercantil [exceptuando las per- 
sonas 6 cosas que puedan ser contrabando de guerra], con sujeción á las leyes de 
ios Estados-Unidos y á las limitaciones prescritas en las reglas que constan en la 
6rden del Secretario de Hacienda, de esta fecha, quo se inserta al fin de esta pro- 
clama. — En testimonio de lo cual he puesto mi firma y mandado poner el sello de 
ios Estados-Unidos. — Dado en la ciudad de Washington, á doce de Mayo del año 
del Seflor, mil ochocientos sesenta y dos, 86? de la independencia de los Estados- 
Uoídos.— [Firmado]. Abraham Lincoln. — Por el Presidente, William JI, Seward, 
Seeretario de Estado. 

Departamento de Hacienda. — Mayo 12 de 1862. — Reglamento para el comercio con 
l^jmeríot abiirtos por la proclama del Fretideníe. — Primera: Los buques que se des- 
psehen de puertos extrangeros con destino á los puertos abiertos por la proclama 
del Presidente de los Estados-Unidos, de esta fecha, que son: Beaufort, de Caro- 
íín» del Norte, Port Royal, de Carolina del Sur, y Nueya-Orleans, do Luisiana, 
deberán tener un permiso coiloedido por los respectivos Cónsules de los Estados- 
finidos, preyias las pruebas suficientes de que dichos buques no'conducirán á los 
poertoa mecionados ni tomarán de ellos personas, propiedades, ó informes que 
pnedan ser contrabando de guerra: dichos permisos deberán ser presentados al 
Administrador del puerto á donde se dirgan los buques respectivamente, inme- 
diatamente después de su llegada: al salir del puerto, todos los buques deberán 
tener nn documento del Administrador de la Aduana, con arreglo á la ley, en 
qie se manifieete que no ha habido violación á las condiciones del permiso, cuyo 
doenmento podrá ser exigido por los oficiales encargados del bloqueo. La viola- 
ción de cualquiera de las condiciones citadas causará la confiscación y condena- 
ñon del buque y su cargamento, y los buques que en ella tengan parte tendrán pro- 
Hlncion de entrar á los Estados-Unidos durante la gueriia, con objeto alguno. — 
Segunda: Los buques de los Estados-Unidos que se despachen costeando para los 
aencionadoB puertos, solo podrán obtener permiso del Departamento de H^cien- 
TOMo ir. ^ 25 



Digitized by VjOOQ IC 



194 

da. — Tercera: Pop lo demás, el bloqueo permauece en toda su fuerza y vigor, 
según ha estado establecido j sostenido, no habiéndose levantado por la procla- 
ma sino para los puertos que se nombran expresamente en dicho documento.— 
(Firmado). S. P. Chase, Secretario de Hacienda. 

Departamento de Hacienda. — Washington, Mayo 16 de 1862. — Señor: Adjunia 
trasmito á vd. para su conocimiento, copia de la proclama del Presidente, de 12 de 
Mayo de 1862, en la cual abre los puertos de Beaufort, Carolina del Norte, Fort 
Roy al, Carolina del Sur y Nueva-Orleans, Luisiana: también remito á vd. el regla- 
monto del Secretario de Hacienda, relativo á la manera de hacer el comercio con 
dichos puertos. En virtud de la referida proclama y en cumplimiento del reglamen- 
to mencionado, queda vd. autorizado para expedir certificados y conceder permi- 
sos á los buques que so dirijan á alguno de dichos puertos, bajo las siguientes res- 
tricciones: antes de expe<lir el certificado ó permiso indicados, exigirá vd. al dueño 
de cada buque que presente un manifiesto ó memoria descriptiva de su cargamen- 
to, y una lista de los pasageros y de la tripulación de su buque, y ratificará todo esto 
bajo su juramento ó solemne afirmación: se satisfará vd. por si mismo de que dicho - 
buque hace de buena fé el comercio legal, y que de ninguna manera directa ni in- 
directa violará lo prevenido en la referida proclama ni el reglamento á que ella se 

refiere. En cada certificado insertará vd. lo siguiente: '*E1 dueño del de 

...»me ha presentado un manifiesto ó memoria descriptiva de su cargamen- 
to, asi como una lista de sus pasageros y tripulación; y habiendo ratificado esto 
por su juramento ó afirmación solemne, y estando yo satisfecho de que dicho buque 
hace de buena fó el comercio legal, y solo el comercio legal, le concedo por el pre- 
sente permiso para' que dicho buque se dirija al puerto de en el Esta- 
do de en virtud de la autorización del Secretario de Hacienda, y con 

arreglo á una proclama del Presidente de los Estados-Unidos, y al reglamento del 
Secretario de Hacienda, expedido el 12 de Mayo de 1862: el buque podrá salir de 
dicho puerto con destino legal, bajo las condiciones que adelante se indican, á sa- 
ber: que no conducirá á dicho puerto, ni tomará de él personas, propiedades ó no- 
ticias que puedan ser contrabando do guerra, y que el certificado ó permiso será 
presentado al administrador de la aduana del citado puerto de á la lle- 
gada del buque y á cualquier oficial encargado del bloqueo, si lo pidiere, así como 
que el dueño del buque y todas las personas que tengan relación con bu dirección 
y administración, cumplirán fielmente con las leyes fiscales y los reglamentos de los 
Estados-Unidos y con las condiciones de este certificado y permiso. La violación de 
cualesquiera de las condiciones do este [certificado traerá consigo la confiscación y 
condenación del buque y su cargamento, y la exclusión de los interesados en todos 
los privilegios concedidos p&ra tomar parte en el comercio abierto por la proclama 
del Presidente de los Estados-Unidos. Los oficiales de buques de guerra y cuales- 
quiera otras personas respetarán esté certificado y permiso, y dejarán á dicho bu- 
que en libertad de continuar su viagc legal sin molestarlo, siempre quo lo haga con 
arreglo á sus condiciones. En todos los certificados que se expidan con anteriori- 
dad al 1? de Junio, deberá vd. expresar que el buque que se despacha no entrará' 
en ninguno de los puertos indicados, antes del 1? de Junio, so pena de ser confisca- 
do, así como su cargamento. — Soy de vd. muy respetuosamente obediente servidor. 

[Firmado.] S. P, Chase, Secretario de Hacienda. 

Son copias. Washington, Mayo 27 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



Digitized by VjOOQ IC 



195 
NUMEKO 167. 

LSQAOION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRIOA. 

Woihington, Mayo 21 de 1862. 
Solicitud de D. Agustín Avuza, 

Luego que recibió D. Agustin Ainza la respuesta que di & su solicitud y de la 
qae remití á yd. copia, con mi nota número 164, de ayer, se dirigió al Departa- 
mento de Estado pidiendo se dieran instrucciones á Mr. Corwin para que solici- 
tan del Supremo Gobierno lo que él me habia pedido. Hoy le contestó Mr. Se- 
wardla nota de que remito copia, que deja terminado por ahora este incidente. 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Departamento de Estado. — Washington, Mayo 21 de 1862. — Al caballero A. Ain- 
za, 268, calle G. — Señor: Ha recibido mi atención la carta de vd. de ayer y los 
doeamentos & ella adjuntos. — Debo informar (\ vd. que en la presente ocasión no 
parece sea practii^able ó conveniente acceder & la solicitud contenida en esta car- 
ta.— Deruelvo & vd. el mapa que le puede ser útil, y queda do vd. obediente ser- 
TÍdor. — (Firmado). William JI, Seward. 

Es traducción. Washington, Mayo 21 de 1862. — [Firmado], Romero. 



NUMERO 168. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Mayo 22 de 1862. 
XL II conferencia con Mr. Seicard. 

£1 jueves de la semana pasada no pudo ver á Mr. I^eward porque se habia ido 
4 la fortaleza Monroe, de donde volvió el 19 del actual. Hoy estuve con él y me 
^jo que no habia recibido nada respecto do México, ni de la República, ni de Eu- 
ropa^ y me suplicó que luego que llegue el vapor de la Habana, que estamos espe- 
n&do con la correspondencia de esa ciudad, lo viera yo para comunicarle mis no- 
tieias. Por supuesto que le ofrecí hacerlo así. 

En seguida me invitó á ir al Capitolio para ver el juicio de West H. Hemphreys, 
jaez del distrito de Tennessee, que iba á comenzar en el Senado. Acepté su invi- 
tación, y mientras llegábamos al Capitolio le dije que habia yo mandado una con- 
testación & sn nota de 12 del actual, con el objeto de que la hiciera pública cuan- 
do llegara el caso de dar á luz los documentos respecto do México, para poner á 
los ojos del pueblo americano la falsedad é inexactitudes de M. de Thouvenel en 
m última conferencia con Mr. Day ton. 

Hablamos de la intervención europea en los asuntos de este país en loB térmi- 
nos que verá vd. en nota separada de esta fecha. 



Digitized by VjOOQ IC 



196 

Beprodazco & yd. oon este motiyo las seguridades de mi muy distinguida ccn* 
sideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores.-— Méxieo. 



NUMERO 169. 

LBGAGION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÍBIOA. 

Washington, Mayo SÍS de 186i, 
Intervención europea en los Estados- Unidos, t 

Tengo la honra de remitir ¿ yd. tiras de periódicos de Nueya-York que contie- 
nen yarios artículos sobre la interyencion europea que amaga & este pafs. 

Como la yisita á Richmond de M. Meroier ha sido considerada como el prinoi- 
pio de dicha interyencion, este Gobierno ha hecho publicar el objeto y pormeno- 
res de dicha yisita en los términos que lo yerá yd. en la tira número 1, en donde 
se asegura que aquella se hizo sin órdenes é instrucciones del Gobierno franoes. 
Mr. Layard, Subsecretario de Estado de S. M. B., doclaró ademas, en la G&mara 
de los Comunes, en la sesión del dia 9 del que cursa, que el yiage de M. Mercier & 
Richmond había sido emprendido sin instrucciones de su Gobierno, y que no h%- 
bia sido seguido de ningunos resultados políticos. 

En la misma Cámara inculpó Mr. Disraeli al Gabinete, de que andaba muy tor- 
pe en su política exterior y de que no mantenía una alianza íntima con la Francia, 
á lo que contestó Lord Palmerston, diciendo que ^* la política de loe dos Gobiernos 
en los negocios de América habia sido perfectamente acorde; que en el negocio 
del ^'Trent" la conducta del Emperador fué muy honrosa, y que nunca hablan 
sido las relaciones de dos diplomáticos mas francas y mas cordiales que las que 
existen entre M. Mercier y Lord Lyoñs. Esto indica que continuáis obrando de 
concierto la Francia y la Inglaterra en los negocios de los Estad os- CTnidos, lo cual 
es causa de grande inquietud para los que temen la interyencion. Remito bigo el 
número 2 la tira que contiene los extractos de la sesión del Parlamento. 

En una entreyista que tuye hoy con Mr. Seward, le pregunté que si no tenia 
ningún temor de interyencion extrangera, y me d^o que sus noticias de Europa 
eran de un carácter satisfactorio y que le hacían creer que eran infundados los 
rumores que corrían sobre interyencion. 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. * 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



r' 



197 



NUMERO 170. 

LIGACIÓN MBXIOANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÍRIOA. 

Wathingtont Mayo tS de 186M, 
' Recibo de correspondencia. 

Tengo U honra de informar á yd. que hoy ee han recibido en esta Legación laa 
notos de ese Ministerio, números del 827 al 841, ambos inclusiTe, con fechas del 
SI de Marzo al 28 de AbrU últimos, cuya correspondencia salió de Yeraorus el 2 
del letual á bordo del paquete inglés. 

Separadamente contestaré las notas qne asi lo requieran. 

Reprodnioo á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado*!. M. ROMERO. 

SeBor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 171. 

LEOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo f.^ de 1869. 
Enterado de la reseña de Abril, 

Me he inpuesto con interés de la nota d3 ese Ministerio, número 841, de 28 de 
Abril próximo pasado, é impresos íl ella adjuntos, relatiyos á los importantes 
icoDtecimientos políticos que tuyieron lugar en la República durante el mes 
át&do. 

Cnapliendo con las instrucciones contenidas en la referida nota, conseguí que 
sepablicaran casi todos los documentos relatiyos á la disolución de la alianza de 
uestros iuTasores y ú la conducta sin escrúpulos de los franceses. 

Toj & ocuparme de escribir una nota ú este Gobierno, Inforiñándolo detallada- 
laate de estos sucesos y remitiendo aquellos de los citados documentos que no 
se eomprendiesen entre los que mandé ú Mr. Seward con mis notas de 10 j 18 del 
leUuI, de las que enyié & yd. copia adjunta ú mis comunicaciones números 158 y 
1^ de las fechas arriba mencionadas. 

Oportunamente mandaré á ese Ministerio copia de la nota que dirija yo al De- 
ptrtsmento de Estado, en la que procuraré hacer resaltar la felonía de los fran- 
jees en no regresar á Paso Ancho y el auxilio descarado que prestan & la reao- 
doo. 

Reproduzco d yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores.-— México. 



Digitized by VjOOQ IC 



198 
NUMERO 172. 

LSOAOION MEXIOANA EN LOS ESTAD0S-UNII>08 DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo $4 de 186t, 
Correspondencia sobre México, 

£1 martes 20 del actual, TÍspera de la reunión semanaria de la comisión de rela- 
ciones exteriores de la C&mara de Diputados, tí al Diputado Mr. Crittenden, pre- 
sidente de dioha comisión, con quien hablé largamente sobre los asuntos de Mé- 
xico, insistiendo en la necesidad de que la Cámara diera algún paso que indicara 
que no veia con indiferencia los ayances europeos en este continente. Encontré á 
Mr. Cri tienden bien dispuesto, y me dijo que al dia siguiente presentarla el ne- 
gocio ante la comisión. La acción de esta se redujo & presentar en la Cámara una 
moción, que ñié aprobada, pidiendo al Presidente la correspondencia recibida con 
posterioridad á su Mensage do 14 de Abril próximo pasado. 

£n el mismo dia en que se hizo esa moción [juéTOS !22] j sin tener noticia de 
ella, estuTC en el Senado j manifesté al Senador Mr. Me. Dougall, de California, 
la conTeniencia que resultarla de publicar dichos documentos. Mr. Me. Dougall, 
que empieza & tomar bastante interés en los asuntos de México, convino conmigo 
7 me encargó le escribiera yo la proposición en los términos que me pareciera con- 
▼eniente, para presentarla desde luego. Lo hice así, pidiendo la correspondencia 
recibida conposteriorÍG[a4al referido Mensage, sobre la condición actual de Mé- 
xico 7 sobre el rompimiento de la alianza entre las potencias que inyaden ¿ la 
República. Esta moción pasó sin dificultad, al mismo tiempo que la Cámara de Di- 
putados aprobaba una con el mismo objeto. 

Esta maSana fui á ver á Mr. Seward para hablarle en favor del envío de los do- 
cumentos pedidos, 7 supe que ya habia resuelto contestar que por ahora no era 
conveniente mandarlos. Ya no creo, pues, que haya otra oportunidad para que se 
publiquen sino hasta Diciembre próximo, si Mr. Seward los incluye, como lo pro- 
curaré, con los que os costumbre publicar con el mensage anual del Presidente. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

ScSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 173. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinfftony Mayo 25 de 186$. . 
Intervención francesa en los Estados- Unidos. 

£1 Sr. Barreda me refirió confidencialmente el resultado de una conferencia que 
tuvo hace poco con Mr. Seward, qué por ser de grande importancia me apresuro 
á comunicar á vd. 

Mr. Sewajid d^o que el Emperador de los franceses estaba decidido á interve- 
nir en los asuntos de este país, y que habría intervenido ya, á no ser por los triun- 
fos obtenidos por este Qobierno; pero que si sufría algún descalabro en Richmond 
6 en Corinto, la intervención era segura. Agregó que este Gobierno estaba resuel- 
to á oponerse hasta el último extremo á tal intervención, que tuviera por base la 
independencia del Sur; y que si llegaba el caso, no se detendría ante considera- 
ción ninguna para sofocar la rebelión, y aun llegarla hasta el extremo de procla- 



Digitized by VjOOQ IC 



199 

mar la libertad de los esclavos, si era necesario, cuja medida se habia abstenido 
hasta ahora de tomar, mas bien por consideración á la Europa que por algún 
otro motivo. • 

El 8r. Barreda le preguntó si establecido en la dudad de México un gobierno 
b^o la presión de las bayonetas francesas, seria reconocido por los Estados-Uni- 
dos; á lo qae Mr. Seward contestó que no, aunque dijo que podria llegar el caso 
en que tuvieran que reconocerlo. 

Todo depende abora, al parecer, del resultado de las batallas pendientes. Si las 
ganare este Gobierno, su posición no será tan Tentajosa que pueda desafiar á la 
Francia. Qaed&rá, con poca diferencia, en el mismo estado que guarda ahora; si las 
perdiere, y como consecuencia de ello viniere la intervenoion europea, ó abando- 
nará enteramente á México á su propia suerte, ó hará una alianza con nosotros 
para pelear contra ol enemigo común. Procuraré, hasta donde me fuero posible, 
conseguir este resultado. 

Reprodazco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 174. 

LEGACIÓN MEXICANA RN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo S5 de ISGS, 
Tratado con los Estados-' Unidos, 

Aunque ese Ministerio no ha tenido á bien comuniqarme nada respecto del tra- 
tado firmado en esa capital con Mr. Corwin el 6 de Abril próximo pasado, y ni 
siquiera conozco sus estipulaciones; como el Presidente me recomionda en carta 
particular de 28 del mismo Abril, que trabaje yo en que sea aprobado por el Se- 
nado y ratificado por el Presidente de los Estados-Unidos, me considero obligado 
á hacer lo que esté á mi alcance por conseguir aquel objeto. El portador del tra- 
tado, Mr. Alien, llegó á esta capital en la noche de antier. Ayer por la maQana lo 
entregó en el Departamento de Estado, y á las doce del mismo dia fui á Ter á Mr. 
Seward para preguntarle si pensaba mandarlo desde luego al Senado, y suplicar- 
le me permitiera leerlo, á fin de sabor en fayor de qué debo trabajar. Me dijo que 
ann no habia leído los pliegos que le habia lleTado Mr. Alien, y me suplicó lo vie- 
ra jo hoy para que él pudiera hablar por du' parto con conocimiento de causa. En 
la noche del mismo dia 24 tío á Mr. Alien, u quien dijo que no le parecía convc- 
niente mandar por ahora el tratado al Senado. 

Mr. Alien me ha hablado de la necesidad de emprender algunos gastos para con- 
seguir el resultado que se desea, empeQando el crédito del Supremo Gobierno por 
veinte 6 treinta mil pesos. Aunque yo estoy convencido de la conveniencia que 
resultaría de gastar alguna suma en publicaciones y otras cosas por el estilo, no 
emprenderé ninguno, por calvecer de fondos, y tampoco empeflaré el crédito del 
Gobierno, por falta de autorización para hacerlo. Suplico á vd. se sirva enviarme 
instrucciones sobre este punto. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

IMos. Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. HOMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



200 • 
NUMERO 175. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉKICA. 

Washington, Mayo S6 de 186S. 

XLIII conferencia cotí Mr. Seward, 

Hoy fai á ver á Mr. Seward en Tirtud de la cita que me dio el sábado. Lo en- 
contré muy excitado con motilo de una derrota que sufrieron hace pooo las fuer- 
zas del general Banks, que estaban en Winchester, y de la cual hablaré & yd. en 
la resefia política de esta semana. 

Le dije que las noticias recibidas de México no eran tan malas como algonos 
periódicos las habian publicado; que ^ Supremo Gobierno no habla salido de la 
capital ni pensaba abandonarla; que la eleocion de Almonte había sido una pura 
farsa, y que los franceses no habian obtenido ninguna yictoria formal sobre el 
ejército de la República. Le dije ademas que habia yo recibido orden de informar 
de todos estos hechos al Gobierno de los Estados-Unidos, y que dentro de poco le 
dirigiria una nota sobre el asunto, acompañada de varios documentos importan- 
tes. Me suplicó que se la enviara antes del jueves, porque ese dia iba & dar cuen- 
ta al Presidente de los negocios de México. 

Le hablé entonces sobre el tratado, preguntándole si pensaba mandarlo desde 
luego al Senado. Me respondió que iba á tomar primero el acuerdo del Presiden- 
te, y que esto no seria posible hacerlo antes del jueves, porque ahora solo se ocu- 
pado dictar las disposiciones militares que se hacen necesarias para reparar el 
desastre del general Banks. Esto me impidió entrar en mas pormenores, y me des- 
pedí, quedando en verlo el jueves próximo. 

Antes de salirme le hablé de mi nombramiento de Encardado de Negocios cerca 
de este Gobierno, en los términos que comunicaré á vd. en nota separada. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridadect de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seilor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 176. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS- UNIDOS DE AMÉRICA 

Waskingtorif Mayo 26 de ISÚg. 
Encargado de negocios en los Estados-Unidos, 

He tenido la honra de recibir la nota de vd. nómero 333, de 8 de Abril próxi- 
mo pasado, á la que se sirve acompasar las cartas para este Gobierno que me 
acreditan como Encargado de Negocios de la República en este país. 

En una entrevista que tuve esta mañana con Mr. Seward le dge que habia yo 
recibido estas credenciales, y que aunque estaban dirigidas á él, como debía ser, 
si lo creia conveniente, seria bueno que se las entregara yo al Presidente en au- 
diencia oficial, para tener ocasión de pronunciar una alocución adecuada á las 
circunstancias. Mr. Seward me dijo que le dejara yo una traducción que llevaba 
hecha de la referida credencial, y que hablarla con el Presidente y me comunica, 
ria el resultado. 

En seguida le puse la nota de que acompaño copia. Si recibiere yo su respues- 



Digitized by 



Google 



201 

ta antes de mAndar esta correspondencia, que saldrá de aquí mañana al me<lio 
dia, enriaré á vd. copia de ella adjunta á la presente nota. 

Beproduzeo & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad j Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores.— México. 

Washington, Mayo 27 de 1862. — ^Anoche recibí la respuesta de Mr. Seward que 
remito en copia, acompasada de la traducción correspondiente. — El National Iti' 
tíiiffencer de esta ciudad, de hoj, da la noticia de mi recepción en los términos que 
▼erávd. en el párrafo que le remito. — fFirmado]. Romero, — Señor Ministro de 
Relaciones. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Mayo 26 
de 1862.— Señor Secretario: Deseando el Gobierno mexicano cultivar y estrechar 
fflas y mas las relaciones de amistad y buena inteligencia que felizmente existen 
entre México y los Estados-Unidos, ha tenido á bien acreditarme permanentemen- 
te cerca del Qobiemo norteamericano con el carácter de Encargado de Negocios, 
eon qne hasta aquí habia estado investido interinamente. — Tengo la honra de re- 
nltir á vd. copia de la carta en que se me acredita con este carácter, y de supu- 
tarle se sirva designarme el dia y hora en que podré entregar personalmente el 
original. — Espero, señor, que el Gobierno de los Estados-Unidos recibirá este 
nombramiento como una prueba mas de la consideración que el de México tiene 
por el Gobierno y el pueblo americano, y del sincero deseo que lo anima de es- 
trechar BUS relaciones amistosas con los Estados-Unidos en las presentes difíciles 
eirennstancias para los dos países. — Aprovecho esta oportunidad para reproducir 
&Td., señor, las seguridades de mi muy distinguida consideración. — [Firmado]. 
M. Romero.— Al Hon. William H. Seward, &o., &c., &c. 

Es copia. Washington, Mayo 26 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Departamento de Estado. — Washington, 26 do Mayo de 1862. — Señor: Tengo 
la honra de acusar recibo de la nota de vd. de esta fecha, á la que acompaña co- 
pia de la carta que acredita á vd. como Encargado de Negocios de la República 
Hexicana cerca de este Gobierno, suplicando se le designe dia para entregarme 
la original. — Tendré mucho gusto en recibir á vd. con tal objeto el próximo jue- 
ces tt las doce del dia. — Aprovecho esta oportunidad para repi'oducir á vd., se- 
Sor, las seguridades de mi distinguida consideración. — [Firmado]. Willtaví 11. 
SeiMrrf,— Señor D. Matías Romero, &c., &o. &c. 

Son traducciones. Washington, Mayo 26 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



NUMERO 177. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Woihingtony Mayo 27 de 1862. 
Miscelánea. — Llegada del vaj)or *^^ Moctezuma.** 

81 19 del actual llegó á Nueva- York el vapor de guerra francés "Mooteiuma" 
na el Contralmirante La Graviére á bordo, trayendo las noticias que remito en 
^f<ÓA adjunta, número 1. Bu la misma van varias tiras que contienen diversos 
*los artículoa publicados por la prensa de Nueva-York sobre los asuntos de Mé- 
^ hasta la fecha citada. Van también tres editoriales do la Prema de la fíaba- 
tt. Recomiendo á vd. la lectura de una carta del Emperador Napoleón al general 
TOMO II. 26 



Digitized by VjOO^IC 



202 

Prim, de 24 do Enero, y la de un editorial del Boletín de Notiaae de Nueva-York, 
también adjunto. 

Llegada del **Roanoke" con noiidae de México. — El 21 llegó el yapor **Roanoke" 
con fechas de la Habana del 17 y la correspondencia de esa ciudad. Con la foja 
número 2 remito Ins noticiaR de la República publicadas por los periódicos de 
Nueva-York, y los editoriales que con motivo^ de ellas escribieron los referidos 
diarios. Las noticias publicadas en el Herald son un conjunto de falsedades, ca- 
lumnias groseras y exageraciones increíbles, que me hacen creer que el corres- 
ponsal de dicho periódico en Veracruz está vendido & los franceses. Por degracia 
sus noticias producen mal efecto, pues es periódico que circula mucho. Los otros 
diarios han rectificado las noticias. Yo di algunas al corresponsal en esta ciadad 
del Tribune, y supliqué & un amigo en Nueva-Tork hiciera lo mismo con el Times. 
Mr. Alien escribió el remitido que adjunto, de cuya publicación me encargué. 

Intrigae del Sur en la frontera. — Los periódicos de Nueva-York han reproducido 
la carta ac^unta, escrita en Guaymas y publicada en un diario de San Francisco, 
en que se habla de las intrigas que las fuerzas del Sur están haciendo en los Es- « 
lados fronterizos, para proYOcar trastornos y aun la anexión de aquellos al Sar. 
La situación de este Gobierno no es la mas & propósito para hacerlo ^ar su aten- 
ción en la frontera y decidirlo 6. que mande allí alguna fuerza. Si las circunstan- 
cias cambian no me olvidaré de urgir porque este Gobierno trate de remediar los 
males de la frontera. Una persona que tiene acceso al Ministerio de Guerra, me 
ha informado que se sabe oficialmente en aquella Secretaria que el 20 de Abril 
último salieron de San Francisco cuatro batallones para Arizona, aunque esta 
fuerza no se considera suficiente. 

Discurso de Mr. Broivnlow. — Como otra prueba del espíritu que reina entre el 
pueblo de este país respecto de la invasión francesa en México, me parece conve- 
niente traducir aquí lo que Mr. Parson Brownlow dijo respecto de la referida in- 
vasión en un discurso que pronunció el 15 del actual en una reunión pública en 
Nueva York. Mr. Brownlow es uno de los principales caudillos que la causa de 
la Union tiene en Tennessee, en cuyo Estado parece gozar de gran popularidad 
entre sus correligionarios políticos. 

Dijo así: "Y habiendo hecho esto [sofocar la insurrección] seílores y seUoras, 
y si vdes. nos dan unas pocas semanas para descansar y reclutar, y si Inglaterra 
y Francia lo quieren, las zurráremos á ambas. [Aplausos]. Y no estoy cierto de 
que no tengamos que hacerlo. La vieja Ingli^erra en particular ha estado jugan- 
do un juego doble, un juego de dos caras, y estaba bien representada por su Dr. 
Russell cuando estuvo aquí, pues que llevaba agua en ambos hombros. No me gus- 
ta el tono de sus periódicos, y cuando termino este aQo tendremos cuatrocientos 
ó quinentos mil soldados y oficiales bien ejercitados y acostumbrados & las faenas 
de la campaSa, y entonces estaremos listos para habérnoslas con el resto del mun- 
do y del género humano.'' [Aplausos]. Remito á vd. en la foja número 3 el dis- 
curso íntegro y un editorial que respecto de él publicó el Times de Nueva- Y'ork, 
comentando las palabras que acabo de copiar. 

Documentos sobre México. — El National Intelligencer de esta ciudad, de hoy, em- 
pezó & publicar los documentos respecto de México, adjuntos al Mensage del Pre- 
sidente, de 14 de Abril próximo pasado. En el número de e3ta fecha publicó con 
relación á ellos el editorial que remito. 

Noticia de la derrota de los franceses. — Ayer recibí una carta del Cónsul de la 
República en la Habana, en la que medico que se habia recibido otra do Oriaava, 
de 9 del actual, en la que se. daba la noticia de que los franceses hablan sido der- 
rotados á cuatro leguas do Puebla por el ejército de la República. Inmediatamen- 
te mandé la noticia al corresponsal de la prensa asociada en esta ciudad, y hoy 
apareció publicada en la mayor parte de los periódicos del país. 

Envió de un Ministro en Madrid. — Me tomo la libertad de sugerir & vd. lo con- 



Digitized by VjOOQIC 



203 

T«ai«ate qae seria eiiTUr en Im presentes oiroanstaneiea un Ministro & Madrid, 
qae al peso qne reeande Us releeiones entre la República y la Bspafia, trabige en 
qoe esta peteneia se oponga & los planes que la Francia trata de desarrollar en 
Méxioo. 

Rgmerúl Oküardi, — ^Hoy se ha presentado á esta Legación el Sr. general Obi- 
Urdí, qne Tino hace poco de Enropa, con objeto de prestar sns servicios en defen- 
sa de la República. £n nota separada hablaré á vd. de los trabigos que s^ propo- 
ne emprender aquí. Procuraré decidirlo á que marche lo mas pronto posible á 
México» en donde considero sus serricios de mucha utilidad. 

Reproduzco á Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

IH08, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Ezterioree. — México. 



NUMERO 178. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathin^tony Mayo 27 de 1S6B, 
Reseña política de la última quincena. 

Los aeonteotmientos de la última quincena no tienen nada do favorable para el 
Gobierno de los Estados-Unidos. Sus fuerzas navales y de tierra han sufrido re- 
Teies que, aunque no son de mucha consideración, pueden producir resultados 
tnscendentales, dando pretexto á la Europa para reconocer al Sur é intervenir 
en los negocios de este país. 

Cinco buques de los Bstados-Unidos, entre los que se contaban los blindados 
**GaIena'' y **Monitor/' de los cuales el segundo se tenia por invencible por el buen 
éxito con que sostuvo el combate contra el *<Merrimac," recibieron orden do su- 
bir el rio James hasta Richmond. A siete millas de dicha ciudad habian construi- 
do las fueintas disidentes sobre una altura en la margen del rio, una fortificación 
4 la que pusieron el nombre de *<Darling," y en ese mismo lugar del rio echaron 
á pique varios buques, los ataron con cadenas y pusieron otros estorbos para que 
la escuadrilla enemiga no pudiera pasar de dicho punto. Esta atacó al fuerte: el 
Tapor **Galena/' que fué el que mas'se acercó, recibió varios tiros, de los cuales 
•Iguoos penetraron la armadura de fierro. Ninguno de los vapores podia levantar 
iníicientemente sus cañones para ofender al fuerte, y al fin tuvieron que retirar- 
le, llevándose consigo sus muertos y heridos. 

Sste golpe, que es el primero que recibieron las fuerzas navales de los Estados- 
Uziidoe, lia venido ¿ animar á los disidentes que estaban ya agobiados & causa de 
bs multiplicados reveses que habian sufrido. Aquí se lia querido pintar como 
on asunto de muy poca importancia: se dijo que los buques iban á componer sus 
eaflones para poderlos elevar suficientemente; pero hasta ahora no han vuelto á 
la carga. Remito & vd. los partes oficiales de la acción que se han dado á este 
Gobierno. 

£1 otro desastre sufrido por las fuerzas del Norte es la derrota y retirada de 
Tirginia de la división del general Banks. Este general tenia á sus órdenes 20,000 
bombres que habian avanzado de Harper's Ferry hasta Winchester. Hace poco que 
le quitaron 12,000 hombres para reforzar la división del general Me. Dowell. El 
general disidente Jackson con 14,000 hombres cargó sobre las fuerzas unionis- 
tas, las derrotó, tomó nn número considerable de prisioneros y los obligó á reti- 
rarse de Winchester & Harper's Ferry, y de Harper's Ferry á Williamsport, en 
•1 Estado de Maryland. Luego que este Gobierno tuvo noticia de la derrota de 



Digitized by VjOOQ IC 



204 

BankB, le onviO refuerzos 7 di6 órdenes al general Mo. Doweil para que eon par- 
te de la división corte la retirada Á Jaokson. Se espera el resultado de estas ór- 
denes. 

La noticia de la derrota de Banks prodigo (prande excitación en Baltimore, sn 
cuja ciudad hay un número muy considerable de partidarios del Sur, y hasta se 
llegó á temer que ella ocasionara la ocupación de Washington por las fUerias de 
Jackson. El Gobierno se ha ocupado activamente en reunir tropas, y con este ob- 
jeto publicó el Presidente la orden que remito, en que toma posesión de todos los 
ferrocarriles del país. 

£1 general Me. Clellan ha seguido avanzando lentamente sobre Biehmond, y & 
últimas fechas se encontraba su cuartel general & doce millas de aquella ciudad, 
y sus avanzadas 6, siete. Sus fuerzas han tenido algunas escaramuzas con las di- 
sidentes, do poca importancia. 

£1 general Hunter, en gefe del Departamento del Sur, expidió el 9 del actual, 
en Hilson Head, una orden en que daba libertad álos esclavos de los Estados de 
Georgia, Florida y Carolina del Sur, quG^dTman aquel Departamento, diciendo 
que en virtud de las circunstancias los^habia declarado ^en estado de sitio, y que 
el estado do sitio y la esclavitud eran incompatibles con un país libre. Cuando el 
Presidente tuvo noticia de esta determinación la derogó, manifestando que en lo 
relativo & esclavitud no habia delegado ningunas facultades á los generales, sino 
que se las reservaba á si mismo para hacer lo que creyere conveniente. Incluyo 
la proclama del Presidente. 

Esta determinación desagradó á algunos Estados, y principalmente al de Mas- 
sachuBsets, cuyo gobernador, en el oficio que dirigió al Ministro de Guet-ra, de que 
remito un ejemplar, dijo que Massachussets no contribuiría con mas fuerzas si el 
Presidente no aprobaba la orden del general Hunter. 

La Legislatura del Estado de Virginia, temerosa de que el Gobierno confedera- 
do abandonara & Richmond, aprobó unas resoluciones el 14 de Mayo, en favor de 
defender dicha ciudad hasta la última extremidad, y nombró una comisión que las 
comunicara al Presidente Mr. Davis, quien dijo en respuesta que no le habia pa- 
sado por la imaginación evactiar á Richmond, y que aun en el caso de que se per- 
diera en los azares de la guerra, el ejército confederado podria sostener con buen 
éxito la guerra en el Estado de Virginia por veinte aQos. 

Pansacola taé evacuado por las fuerzas del Sur y ocupado por las de los Esta- 
dos-Unidos. Antes de la evacuación quemaron los disidentes el astillero de Was- 
hington y las demás propiedades públicas que se encontraban en aquella ciudad. 
Esto disminuyo considerablemente el número de puntos forliñcados que el Sur 
ocupa en el litoral. 

Esto Gobierno ha pedido á los Estados 20,000 voluntarios- mas para cubrir las 
bajas del ejército. En el Senado se presentó un proyecto de ley autorizando al 
Presidente para levantar dicha fuerza, y luego que pase este proyecto, expediniel 
Presidente una proclama llamando á los voluntarios. Las fuerzas contendientes 
en el Oeste permanecen en el mismo estado que 6, la fecha de mi última reseña. El 
general Beauregard está fortificado en Corinto, y el general Halleck en las inme- 
diaciones de otra plaza. 

El Senado se está ocupando en discutir la ley de contribución directa. La Cá- 
mara de Diputados discutió y aprobó una ley de confiscación de la propiedad de 
los disidentes. Un articulo en que se daba la libertad á los esclavos de los disi- 
dentes fué desechado por una mayoría de 4 votos solamente. 

Ambas Cámaras han aprobado y el Presidente sancionado la ley agraria en que 
se distribuyen los terrenos baldíos de los Estados-Unidos entre los ciudadanos 
que los quieran ocupar para cultivarLos. Este proyecto se inició hace afios y siem- 
pre habia encontrado oposición en alguna de las Cámaras ó en el Presidente. Be- 
mito á vd. un ejemplar de la ley, tal como se aprobó por el presente Congreso. 



Digitized by VjOOQ IC 



205 

También acompaño un ejemplar de otra ley recientemente sancionada, en que se 
ercay organiza un Ministerio de Agricultura. 

Aoompafio una tira del Herald de Nueva-Tórk, que contiene las noticias de Pa- 
namá y de la América' del Sur traídas por el último Tapor de '«Colon. " 

Reproduico & yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 179. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Mayo íS9 de I86£. 
Respuesta de^Mr. Seward á mi nota de 18 del actual. 

Tengo la honra de remitir á vd. copia^ acompasada de la traducción correspon- 
diente, de una nota que he recibido hoy de Mr. Seward, en respuesta & la que le 
dirigí con fecha 18 del que finalixa, haciendo observaciones & las seguridades que 
di6 M. de Thouyenel respeto de los propósitos de la Francia en México, en la úl- 
tima entrcTÍsta que tuvo con Mr. Dayton. Gqp mi oficio número 168, de la fecha 
eitada, remito á yd. copia de dicha nota. 

Estoy preparando una nota sobre este mismo asunto, según tengo comunicado á 
Td., qae acabaré en los primeros dias del mes entrante y que remitiré sin demora 
al Departamento de Estado, 6 fin de que se tenga presente en el acuerdo del Pre- 
sidente sobre los asuntos de México, & que Mr. Seward se refiere en su nota de 
hoj. 

Beproduzco & yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

IMo», Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Departamento de Estado. — Washington, 29 de Mayo de 1862. — Sefior: Tengo la 
iionra de acusar recibo de la nota de yd. de 18 de Mayo, después de una dilación 
qae se prolongó un poco por la necesidad de tener la traducción de aquella. — El 
ínteres de ese documento aumenta con la noticia de los acontecimientos militares ' 
que han ocurrido en México, y de importantes negociaciones diplomáticas que han 
tenido lugar entre Mr. Corwin y el Gobierno de yd. — El Presidente tomará en con- 
sideración todo este asunto con el auxilio de la comunicación de yd., é4ndudable- 
mente me dará sus idstrucciones tan luego como tenga el desahogo que necesita, 
después de haber dispuesto de algunos asuntos domésticos que toman ahora una 
gran parte de su atención personal. — Me aproyecho de esta oportunidad para ofre- 
cer á yd. renovadas seguridades de mi alta consideración. — [Firmado]. WüUam 
R. Seward. — Al Sr. Matías Romero, &c., &o., &c. 
Es traducción. Washington, Mayo 29 de 1862. — [ Firmado ].Í2ointff o. 



Digitized by VjOOQ IC 



206 
NUMERO 180. 

L£aAGION MEXICANA EN LOS E8TAI>06-U NIDOS DE AMÉBIOA. 

Wathingtoiij Mayo S9 de 186g. 
XL IV conferencia con Mr. Seicard, 

En Tirtud do la cita qué me dio Mr. Seward en su nota de 26 del que finaliza, 
de que mandé ¿ yd. copia con lamia número 176. de la misma fecha, fui hoy & Ter- 
lo al Departamento de Estado. 

Le entregué la carta credencial de yd. en laque se le participa mi nombramien- 
to de Encargado de Negocios de la República cerca de este Oobierno, y le dge que 
sentia yo mucho que no hubiera mandado mi Gobierno un Ministro de primera 
clase; pero que como antes le habla manifestado, esto no era por falta de considera- 
ción al Gobierno y al pueblo de tos Estados-Unidos, sino por causas muy secun- 
darias, de la cuales la principal era la falta de recursos.* Mr. Seward me dijo que 
sabia bien esto; que me daba el parabién por mi nombramiento, y tuyo la bondad 
de agregar que solo sentia que no se me hubiera acreditado como Ministro. Me 
dijo también que habia hecho publicar oficialmente la noticia de mi presentación 
en términos lisongeros para mi. La publicación 6, que se refirió es la que hizo el 
National Intelligencer de esta ciudad, de 27 del que espira, según comuniqué (\ yd. 
en mi citada nota número 176. 

Le pregunté en seguida si habia hablado ya con el Presidente sobre el tratado 
de Mr. Corwln, y me dijo que. según me habia comunicado en nota de hoy [de la 
quo remito copia adjunta á mi oficio número 179 do esta fecha], no habia podido 
hablar todayia con el Presidente, á causa de las atenciones domésticas que lo han 
ocupado en los últimos dias. '*Se nos han metido 20,000 hombres del ejército del 
Sur en la retaguardia del nuestro, me dijo, y ahora todos los cuidados del Gobier- 
no se reducen & dictar las disposiciones militares necesarias para capturar dicha 
fuerza 6 impedir que nos haga perjuicios." < 'Ademas, agregó, estamos ahora en 
el periodo de crisis de nuestras operaciones militares: puede ser que en este mo- 
mento se estén decidiendo los destinos do la nación en Richmond y en Corinto, y 
con la ansiedad ^ue esto nos ocasiona no es posible ni oonyeniente que pense- 
mos en otras cosas." Me informó de que habia escrito á Mr. Corwin en los térmi- 
nos que acababa do hablarme, esto es, manifestándole que se habia recibido su 
tratado, y que por ahora no podía tomarse en consideración. 

Después supe que el Departamento de Estado dice á Mr. Corwin, además de lo 
que me refirió Mr. Seward, que no se enyiaba ahora el tratado al Senado, porque 
en las circunstancias presentes probablemente seria desechado, y que se guarda- 
ba para mejor oportunidad. I 

La resolución de este Gobierno que se me ha comunicado hoy, es mas fayorable 
de lo que yo esperaba. En el presente estado de cosas y con el peligro que hay de 
que la Francia interyenga en los asuntos de este país, y por lo desmoralizados que 
con tal motiyo están estos señores, creia yo que no dijeran una sola palabra so- 
bre el tratado, que por su carácter de préstamo puede considerarse en las pre- 
sentes circunstancias como un tratado de subsidio, y por lo mismo, de alianza de- 
fensiya entre México y los Estados-Unidos. Aunque este Gobierno no manifiesta 
haberlo aprobado, los términos en que Mr. Seward habla de él en su nota citada, 
demuestran que tampoco lo ha desaprobado, y que aun hay probabilidad de que 
lo apruebe. El solo hecho de que se hable del tratado me parece que es fayora- 
ble, pues no creia yo que este Gobierno tuyiera el yalor de hacerlo asf. 

En seguida hablé á Mr. Seward de la misión á este país del Sr. D. Juan Busta- 
mante, lo cual será objeto de nota separada. 



Digitized by VjOOQ IC 



207 

Reproduxco Td., oon este moÜTO, las seguridades de mi muy distinguida eonsi- 
dendon. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seilor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 181. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

WaMngton, Mayo 29 de 1862. 
Misión del /SV. Bnafamante. 

Ayer sé presentó en esta Legación el Sr. D. Juan Bustamanto, Diputado al Con- 
greso general y comisionado por algunos Estados del interior do la República pa- 
n eomprar armamento en 'este país. Me trajo una carta de introducción del Pre- 
skieste, en que me recomienda haga yo lo que pueda por facilitar al Sr. Busta- 
aaite el desempeño de su misión. 

Por supuesto que extenderé al Sr. Bustamante cuantas facilidades estén á mi 
alesBce, relacionándolo con las personas que sea conveniente, de lo cual, sin em- 
bargo, no me propongo hablar á yd. por ahora. 

ISSr. Bnstamante, en el curso de su conrersacion, me dijo que si este Gobier* 
no ooB diera algunas armas nos haría un gran servicio, pues que los recursos que 
ka Estados han destinado & la compra de ellas los podrían emplear en otras aten- 
eíooes de la guerra, no menos urgentes. Aunque por el estado actual de cosas en 
«te país, no consideré que fuera probable el que nos quisieran dar armas, por las 
iodieaeiones del Sr. Bustamante me resolví á hablar de esto á Mr. Seward. 

Ea una conferencia que tuve con él hoy, empecé por comunicarle la llegada á 
ots capital del Sr. Bustamante y el objeto de su venida á este país. Le dije que 
ucgoraba que en México habia el mayor entusiasmo para resistir á los franceses, 
7 qse se podrían levantar tantos hombres cuantos fusiles hubiera para armarlos; 
900 desgraciadamente carecíamos mucho de este articulo, y que si los Estados- 
laudos podían facilitarnos algunas armas, nos prestarían un gran servicio. Le di- 
je^ sdemas, que el Sr. Bustamante estaba dispuesto & comprarlas como particular, 
a IQ nombre ó en el de alguna tercera persona, y que habia sido informado de 
^e en los arsenales de este Gobierno existían muchas que se nos podrían vender. 

Mr. Seward me dijo que no sabia que el Gobierno tuviera armas de sobra, y que 
«Mba en la inteligencia de que necesitaba mas de las que tenia, pues que de mu- 
^ partes hacían pedidos de armas que no era posible atender. Me ofreció, sin 
sabargo, que se informarla con el Ministro de la Guerra, y me comunioaria des- 
pms el resultado. 

Por los términos y manera en que me habló, conocí que no tenia disposición de 
<ittB0s las armas, aunque las tenga, lo cual hasta cierto punto es disculpable, 
itendiendo á las circunstancias en que se encuentra este Gobierno y álos peligros 
qse lo amagan, de que la Francia intervenga en los asuntos de este país. 

No desmayaré yo por esto, y seguiré trabajando empeSosamente por ver si es 
Fusible conseguir aquí algunas armas. 

Mr. Seward me dijo, sin embargo, que el Gebierno no se ingerirla en los nego- 
ÓM del Sr. Bustamante, y que le permitiria comprar las armas quo quisiera, y 
llevarlas 4 donde gustara, siempre que no sea al Sur. 

Seguiré informando á vd. de lo que ocurra sobre este asunto. 

£1 Sr. Bustamante me habló también de la necesidad de urgir á este Gobierno 
pira que mande una fuerza á Texas á fin de impedir que los insurrectos pasen á 



Digitized by VjOOQ IC 



208 

nuestro territorio. Le dije que me presentara por escrito sas ideas, y que las so- 
met-eria yo al Departamento de Bstado. En nota separada volveré á hablar á Td. 
de este asunto. 

Reproduzco & yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Iteforma. 

/ [Firmado]. M. ROMERO 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 182. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÍRICA. 

Wathington^ Mayo SI de 1862, 
♦ El general Ghilardí. 

£1 27 del que finaliza se presentó en esta Legación el general D. Luis Ghilardi, 
según comuniqué & yd. en mi nota número 177, de aquella fecha. Vino á este país 
de tránsito para la República, á donde ya á prestar sus servicios en favor de nues- 
tra causa. Trajo cartas de introducción del general Garibaldi para el Presidente 
te de los Estados-Unidos y para el general Me. Clellan, y durante su permanencia 
en esta capital se proponía obtener algunos auxilios para México de armaa 6 mu- 
niciones de guerra. Tuvo dos conferencias con Mr. Seward, y en ellas se conven- 
ció de que por ahora no le seria posible conseguir nada, y se decidió á marchar 
desde luego al término de su destino. 

Conociendo yo los buenos servicios que el general Ghilardi prestó en otra épo- 
ca á la República en circunstancias aciagas, y cayendo que en las presentes 
serian muy útiles al país tales servicios, no vacilé en animarlo para que se fuera 
desde luego, diciéndole que tenia casi seguridad de que seria bien recibido y ocu- 
pado en nuestro ejército, y de que su persona se consideraría como una importan- 
te adquisición. 

Para que continuara su marcha á la República había, sin embargo, un grande 
obstáculo, y era la falta de recursos del general, que solo había traído de Italia los 
necesarios para llegar á Nueva- York. Yo estaba dispuesto á busoárselos, aunque 
con poca esperanza de conseguirlos por lo mucho que ha padecido el crédito de la 
República; pero afortunadamente el Sr. Barreda, Ministro del Perú, laego qua 
tuvo noticia de esta necesidad, y deseando también favorecer al general Ghilardi, 
ofreció los que se necesitaran. 

De acuerdo con el general le pedí la cantidad de mil ochocientos pesos L$ 1,800] 
que me dio y que entregué desde luego al general, según indica el recibo adjunto. 
Aunque esta cantidad parece considerable, no lo es si se atiende á que oonveni- 
mos que el general se fuera po? Panamá á Acapulco, que es la vía mas segura, y 
que por ser mas larga es también la mas costosa, y á que lleva consigo cinco ofi- 
ciales italianos que abona como personas útiles, y cuyos pasages también era ne- 
cesario pagar. El general saldrá de Nueva-York el 2 del actual en el vapor para 
San Francisco. 

Para satisfacer al Sr. Barreda la cantidad que sin descuento ni interés, tan 
bondadosamente facilitó, le he dado una letra por valor de mil ochocientos pesos, 
[$ 1,800] girada por mí contra el Ministerio de Hacienda, y de la cual remito co- 
pia adjunta, suplicando á vd. se sirva recabar del Presidente las órdenes mas efi- 
caces para que se pague á su presentación, pues es una deuda de honor, cuyo pa- 
go creo que debe hacerse de toda preferencia. Si, como no lo espero, el Supremo 
Gobierno no tuviere á bien aprobar este gasto que he hecho guiado solamente de 
lo que he creído que conducia al mejor servicio de mi patria, aunque sin tener 



Digitized by VjOOQ IC 



209 

aotoríueion para erogarlo, espero que no por ello se deje de pagar la libranza, y 
snplioo i Td. que su importe se abone en tal caso & los alcances que tengo contra 
el erario público como Encargado de negocios de la República. 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — Mézico. 

He recibido de S. £. el 8r. Romero, Ministro de México en Washington, la can- 
tidad de mil ochocientos pesos fuertes para poder costear los gastos de mi yiage 
hacia la República [vía Panamá] acompañado de cinco oficiales. — Washington, 
31 de Mayo de 1862.— [Firmado]. L. GkilardL^Bon 1,800 pesos fuertes. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Mayo 81 
de 1861.— Suplico á yá, sesirya mandar pagar á la orden del Sr. D. Federico L. 
Barreda, Ministro del Perú en esta capital, la cantidad de mil ochocientos pesos 
[$ 1,800], que me ha facilitado sin descuento ninguno para facilitar la marcha & 
ia República del general D. Luis Ghilardi y cinco oficiales que lo acompa&an; 
cargando esta suma á gastos extraordinarios de guerra ó á los alcances que tengo 
como Encargado de Negocios de la República, según lo determine el Presidente. 
—Reproduzco á vd. las seguridades de mi mas distinguida consideración. — Dios, 
Libertad y Reforma.— [Firmado]. M, Romero. — Seflor Ministro de Hacienda.— 
México. 

Son copias. Washington, Mayo 31 de 1862* — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 183. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waahingfbn, Mayo SI de 186S, 
El general Prim. 

Hoy recibí la esquela del Sr. Barreda, Ministro del Perú, de la que tengo la 
licnra de remitir copia, en que se me invita para asistir á una comida qtie yarios 
espaSoles é hispanoamericanos residentes en Nueva-York se proponen dar al ge- 
aeral Prim, á quien se espera hoy en aquella ciudad. 

£n seguida tí al Sr. Barreda y le dije que aceptaba la invitación, lo que creí 
que era de mi deber hacer, á fin de darle una muestra de consideración & dicho 
general, y para manifestarle personalmente mi gratitud por la conducta justifica- 
da y noble que observo para con mi patria. 

Siento mucho que mi situación pecuniaria no me permita obsequiarlo como qui- 
aera y como debia hacerlo. 

Lnego que reciba, pues, el aviso del dia en que se verifique la comida, me iré 
pera Xneva-York, procurando regresar á esta ciudad lo mas pronto posible pa- 
ra que no sufran dilación ninguna los asuntos que están & mi cargo. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

IHot, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

Señor ftiinistro de Relaciones Exteriores. — México. 

F. D. B.— S&bado, 81 de Mayo — Mi estimado amigo: Una reunión de espaSoles 
é hispanoamericanos de alta posición en Nueva-York se proponen dar una comi- 
da al general Prim el dia que él fije, y desean que los representantes de EspaSa 

TOMO ir. 27 



Digitized by VjOOQ IC 



210 

y de América canourran 6, ella, para lo cual les avisarán por telégrafo coa toda 
la anticipación posible. Tengo encargo de preguntar á vd. si querrá vd. hacerles 
el favor de aceptar esa invitación. — Por mi parte desearía que no se excusase vd.; 
por razones que vd. comprenderá. Contésteme para escribir hoy. — De vd. afectí- 
simo amigo y servidor. — F. D, Barreda, — Sr. D. Matías Romero, &c., &c.,.&c. 
Es copia. Washington, Mayo 31 de 1862. — [Firmado]. — Romero, 



NUMERO 184, 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-ütíIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Junio 2 de ISCB. 
Nota á Mr. iSeward sobre la conducta de los franceses en México. 

Hoy acabé la nota, que según dye á vd. en mi comunicación ndmero 179, de 29 
de Mayo próximo pasado, estaba escribiendo para el Departamento de Estado con 
objeto de informar á este Gobierno de la conducta observada por los franceses en 
México desde la disolución de la alianza, procurando hacer resaltar la perfidia y la 
traición con que han procedido, é indicando que ya proclaman sin embozo, que su 
objeto es establecer la monarquía en nuestra patria. Creí conveniente concluirla 
haciendo una apelación indirecta á este Gobierno para que intervenga en contra 
de la Francia, recordándole los principios proclamados y sostenidos á este respec- 
to por los mejores estadistas de este país. Remito á vd. copia de dicha nota para 
conocimiento del Supremo Gobierno. Tuve mucho trabajo al escribirla por fal- 
ta de datos, y solo pude formar la relación completa de los sucesos, merced á la 
bondad de algunos amigos que me remitieron de esa ciudad varios de los docu- 
mentos publicados en los periódicos y á que pude conseguir otros en este país. 

Esto me hace reiterar á vd. la súplica que le he hecho en otras ocasiones, de 
que ya que el Supremo Gobierno no tiene á bien mandarme copia de ninguno de 
los documentos que tienen relación con las presentes complicaciones del país, á 
lo menos se sirva ordenar que se me remitan, si en esto no hubiere inconvenien- 
te» ejemplares impresos de los documentos que por orden del mismo Supremo Go- 
bierno vieren la luz pública. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. • 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México* 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, 2 de Ju- 
nio de 1862. — Sefior Secretario: Tengo la honra de comunicar á vd. que he reci- 
bido instrucciones de mi Gobierno para informar al de los Estados-Unidos de los 
extraordinarios sucesos que han tenido lugar en México durante el mes de Abril 
último, desde que los comisionados de las potencias aliadas contra aquella Repú- 
blica declararon que no podían ponerse de acuerdo en la interpretación que debia 
dar6e al tratado de Londres, y que cada una obraría por separado; á oonsecaencia* 
de cu^a determinación las fuerzas inglesas y españolas salieron del país, y las 
francesas quedaron en él para ayudar á conquistar el poder á una facción de me- 
zióanos descarriados que de antemano han vendido su patria á los invasores ex- 
trangeros. — Son, sefior, tan inauditos los acontecimientos que voy á referir, que 
apenas serian creíbles si no fuera porque documentos oficiales - emanados de los 
agentes mismos que la Francia tiene en México, los vienen á poner fuera de toda 
duda. — La violación escandalosa del articulo 3? de los convenios de la Soledad que, 
alegando pretextos verdaderamente pueriles, cometieron los franceses rehosándo* 



Digitized by VjOOQ IC 



211 

80 á eninr en las negociaciones que se había estipalado abrir en Orizava, y de lo 
onftl tuve la honra de informar ( ese Departamento en mi nota de 10 de Mayo próxi- 
mo puado, es on hecho tan atroz que se hace necesario decir aquí dos palabras 
mu respecto de éL — ^£1 Gobierno de México, en uso de sn derecho incontestable 
d« soberanía, expidió el 25 de Enero último una ley para castigar los delitos con- 
tra la nación, contra el orden, la paz pública y las garantías indiyidaales, cuyo 
articulo 19 declara que entre los delitos contra la independencia y seguridad de 
U nación, se comprenden. — <*I. La invasión armada hecha al territorio de la Re- 
pública por extrangeros y mexicanos, ó por los primeros solamente, sin que haya 
precedido declaración de guerra por parte de la potencia & que pertenezcan/' — 
"II. £1 serricio de Yoluntarios mexicanos en las tropas extrangeras enemigas^ sea 
coalfaere el carácter con que las acompasen/' — *<III. La invitación hecha por 
mexicanos, ó por extrangeros residentes en la República, & los subditos de otras 
potencias para invadir el territorio nacional ó cambiar la forma de Gobierno que 
se ha dado la República, cualquiera que sea el pretexto que se tome;" — '*IV. Cual- 
quiera especie de complicidad para excitar ó preparar la invasión ó para favore- 
cer sa realización y éxito." — **Y, £n caso de verificarse la invasión, contribuir de 
algnna manera á que en las partes ocupadas por el invasor se organice cualquiera 
ámtUaoro de gobierno, dando su voto, concurriendo á juntas, poniendo actas, aoep- 
tando empleo ó comisión, sea del invasor mismo ó de las otras personas delegadas 
por este.'' — <*Los delitos comprendidos en las fracciones I, II, III y IV se casti- 
gan, segon la misma ley, con la pena de muerte." — Dos meees después de expedi- 
da dicha ley, llegó á Veracruz D. Juan N. Almonte, que desde Paris habia estado 
(labrando en preparar y llevar á cabo la invasión contra su patria, por medio de 
la que esperaba llegar al poder, y su crimen horrendo se hallaba desde luego 
comprendido en las fracciones III y IV del artíeulo 1? de la ley antes citada. Sin 
embargo de que, como se ve claramente, tanto el crimen como la pena condig- 
na, estaban ajadas por una ley expedida con anterioridad á su llegada, los comi* 
aionados franceses no vacilaron en recibirlo b^jo la protección de sus banderas y 
en eausar así la infracción de las leyes del país á donde pretendían ir & estable- 
eer el imperio de la ley, ofendiendo & la vindicta pública con dejar impune & uno 
de los mae grandes criminales. Sin embargo de que la pena designada por la ley 
para castigar los crímenes de Almonte, era la capital, el Gobierno de México, con 
el espirita de moderación que lo animó en sus transacciones con los aliados, espí« 
ntn qoe hasta ahora no se ha sabido apreciar, se limitó & pedir & los comisiona- 
dos francetfhi que alearan de la República al traidor, que no contento con la inva- 
áon extrangera que habia traído sobre su patria, se ocupaba en conspirar contra 
el orden legal generalmente reconocido en la República, y en estimular con todo 
genero de intrigas y de promesas á las |)andas de foragidos, que sin color políti- 
co merodean en algunos puntos montaQosos, y ¿quienes la Francia ha tenido á bien 
Hanuur pafte sanado la población y mayoría oprimida del país. £n esto parece que 
la Francia debia haber seguido el ejemplo que acababa de darle su buena aliada 
la Gran Bretafia, que por motivos, no tan poderosos como los que habia para no 
permitir el ingreso de Almonte al paíc, se opuso al de D. Miguel Miramon, á quien 
lúio regresar ¿ la Habana, habiéndole exigido previamente, según se asegura, su 
palabra de que no intentaría volver & la República mientras duren las presentes 
eompUcacionea. — ^Esta justa, racional y moderada demanda del Gobierno de Mé- 
xico, fué el pretexto que alegaron los comisionados franceses para violar y rom- 
P» los conyenios de la Soledad. Su respuesta altanera é indultante fué que «la 
bandera francesa^habia acogido muchos proscritos, y que no habia ejemplo de que 
babiera retirado su protección á los que una vez la hablan obtenido," como si Al- 
monte faer» un proscrito que se alejaba de su país perseguido por las facciones, 
J no un trastomador que iba del extrangero á> provocar una guerra civil por me- 
dio de la expedición armada contra su patria, que tanto trabajó por organizar. — 



Digitized by VjOOQ IC 



212 

Al permitir el Gobierno de México en los conyenios de la Soledad, que las fuerzas 
de los aliados se internaran en el país, lo hizo solamente cediendo á sus sentimien- 
tos de humanidad, por evitar que el clima malsano de la costa acabara con las re- 
feridas fuerzas, á las que estaba destrozando. Jamas tuyo la intención de renun- 
ciar sobre los lugares ocupados por los aliados, ni mucho menos de ceder á estos 
la soberanía de los mismos. Las autoridades locales debían continuar sin emba- 
razo alguno en el ejercicio de sus atribuciones, y los tribunales administrando 
justicia conforme & las leyes vigentes. En prueba de que esta fué la inteligencia 
que las partes contratantes dieron á los citados conyenios, citaré la circular 
expedida por el general Zaragoza, en gefe del ejército mexicano de Oriente, de al- 
gunos de cuyos párrafos remito copia, en el documento número 1, de los que ex- 
presa el índice adjunto, y contra la cual no reclamaron los aliados, prestándole 
con este hecho un asentimiento tácito. Los comisionados franceses, sin apreciar ni 
comprender los sentimientos humanitarios del Gobierno de México, á los que úni- 
camente deben la salvación de sus tropas, violaron también en esta parte los con- 
venios de la Soledad, pues no solo abrigaron á varios reos de la República, de los 
cuales unos habiaü venido de Europa, otros estaban en Veracruz huyendo de sus 
jueces, y otros se habían separado de las fuerzas sublevadas en que militaban pa- 
ra ir á concertar de consuno el trastorno del orden público, impidiendo que esos 
reos fuesen aprehendidos por las autoridades locales y consignados á sus jueces 
competentes, sino que llegaron hasta el extremo de trasladar á esos ndsmos reos 
á poblaciones sujetas exclusivamente al Gobierno de México y fuera de los radios 
de los distritos designados en el artículo 3? de los convenios de la Soledad para 
que fueran ocupados por los aliados, custodiando á los referidos reos con fuenas 

. francesas, cuyos gefes impedían á las autoridades locales el libre ejroicio de sus 
funciones, estipulado en dichos convenios. Otros gefes franceses cometieron to- 
davía mayores desafueros, pues llegaron hasta á reducir á prisión á algunas auto- 
ridades mexicanas y las amenazaron con fusilarlas por injustos y frivolos pretex- 
tos. — En la nota que los plenipotenciarios franceses dirigieron al Gobierno de Mé- 
xico el 9 de Abril último [copia número 5 de los documentos anexos á la nota de 

' esta Legación de 10 de Mayo próximo pasado] diciendo que no abrían las nego- 
cieciones convenidas porque dicho Gobierno exigía que se alejara del país el trai- 
dor Almonte, fulminan ademas otros dos cargos contra el mismo Gobierno: el pri- 
mero, que desde la conclusión de los convenios de la Soledad se cometieron nue- 
vas Tejaciones contra los franceses; y el segundo, que se hablan adoptado medidas 
violentas para ahogar la expresión de los votos del país y de la verdadAra opinión 
pública. — El primer cargo es tan vago, que ni siquiera merece tomarse en consi- 
deración. El principal cuidado del Gobierno de México desde que se firmaron los 
convenios de la Soledad, fué no dar el menor motivo de queja á los aliados, cir- 
cunscribiéndose á hacer solo aquello para lo que tenia un derecho claro é irre- 
cusable, á fin de que en el caso de un rompimiento fueran aquellos los únicos res- 
ponsables, quedando á México la satisfacción de haber cumplido con lo que ofre- 
ció y de haber respetado lo que pactó con tanta solemnidad. £1 Gobierno de Mé- 
xico no tuvo noticia de ninguna de las medidas violentas á que los comisionados 
firanceses se refieren; ningún hecho notable de esa clase le ííié participado por las 
autoridades subalternas de la República; y en la nota dirigida á aquellas el 11 de 
Abril citado, de la que envié copia á ese Departamento con mi comunicación de 
18 del próximo pasado, les dijo que si realmente se habían cometido tales violen - 
cías, dichos comisionados habían tenido libertad y oportunidad para reclamar 
cualquiera falta, y que su silencio hacia presumir que nada había ocurrido que 
prestase materia á una reclamación. — Esto era una insinuación patente que se les 
hacia para que designaran las violencias cometidas, á fin de repararlas en caso de 
ser ciertas. La réplica de los comisionados franceses, de la cual remito hoy copia 
bajo el número 8, tampoco especifica ningunos atentados ni ninguna medida tío- 



Digitized by VjOOQI^ 



213 

lenta, siiLO que vuelve ¿ repetir el concepto vago, inexacto, y que no está justlfí- 
eftdo por los hechos, de que el Gobierno de México fué quien despedazó los preli- 
minares de la Soledad con supuestas violencias, cuya enumeración no les es posible 
hacer por mas que se les haya pedido. Dicen, sin embargo, que no la hacen, por 
eTitar recriminaciones sin objeto y sin dignidad, cuando en todas sus comunioacio- 
oes al Gobierno de México, y en los demás documentos en que hablan de él, no solo 
boBoan cuanto puede aparecer contra él y hasta lo calumnian para tener el mate- 
rial en su contra que de otra manera no pueden encontrar, sino que usan de un len- 
guage mas que indigno y también indecoroso. — Por lo demás, con semejantes ad- 
renarios, que recurren á estos ardides cuando no pueden justificar y ni siquiera 
enamerar sos gratuitas recriminaciones, el Gobierno de México no debió hacer 
mas que declarar, como lo hizo en nota de 20 de Abril último [número 4 de los 
docnmentos adjuntos], que «es de todo punto falso que el Presidente haya ataca- 
do la prQpiedad de ningún subdito francés." — En esta misma réplica, los comisio- 
nados franceses hacen un cargo mas al Gobierno mexicano; dicen que «^hechos en- 
teraménle rosientes, como el asesinato de varios soldados franceses en el camino 
de Yeracruz y aun en los alrededores de Córdoba, proporcionan una nueva prue- 
ba de que el Gobierno mexicano no tiene ni voluntad ni poder para cumplir con 
las obligaciones impuestas & todo Gobierno civilizado '* Hay que notar que si es- 
tos asesinatos se han cometido, lo han sido en el terreno ocupado por los aliados, 
7 coa especialidad por los franceses, en donde estos ejercían el poder arbitraria y 
ezclnsivamente en violación de los convenios de la Soledad, y en donde, por lo 
mismo, debia recaer sobre ellos la dura calificación que arrojan sobre el Gobier- 
no de México, por causa de esos asesinatos. Sin embargo de todo esto, luego que 
en Tirtnd de dicha denuncia de los comisionados franceses, supo por primera vez 
el Gobierno mexicano que se hablan cometido dichos delitos, dio orden para que 
se practicara la averiguación correspondiente. — Aunque esta incalificable conduc- 
ta de la Francia con respecto & México, en que la primera ha hollado los prinoi- 
pioa mas triviales de la ley de las naciones y ha violado sin pudor sus compromisos 
mas solemnes, autorizaba á la segunda para hacer salir de su territorio á los sub- 
ditos franceses en los términos convenidos en los tratados, por existir de hecho el 
wtado de guerra, el Gobierno de México, deseando dar hasta el último extremo 
pniebas del espíritu de conciliación que lo anima, y creyendo al mismo tiempo 
que el Emperador no sancionará los procedimientos de sus subalternos, y que los 
bachos lo sacarán pronto del engaffo en que ha estado respecto de México, no ha 
querido usar de las medidas para las que tiene un derecho indisputable, y ha con- 
testado á los ataques de todo género que recibe de los comisionados franceses, con 
nna ley expedida por el Presidente el 12 de Abril último [número 8 de los docu- 
mentos adjuntos á mi nota de 10 de Mayo próximo pasado], en cuyo articulo 5? se 
declara que "los franceses pacíficos residentes en el país quedan bt^o la salva- 
guardia de las leyes y autoridades mexicanas," y con una circular de la misma 
fecha del Ministerio de Relaciones [número 2 de los documentos que menciona el 
índice adjunto], en que se recomienda á los Gobernadores de los Estados, b^jo su 
mas estricta responsabilidad, el puntual óumplimiento de dicha ley. — El segundo 
de los cargos hechos al Gobierno mexicano por los plenipotenciarios franceses, 
en nota de 9 de Abril citado, es '*que á la vista de ellos se hablan adoptado medi- 
das violentas para ahogar la expresión de los votos del país y de la verdadera opi- 
nión pública." Pura que pueda formarse idea del grado de exactitud que tenga 
esta recriminación, creo que será bastante decir que el Gobierno de México, en 
ni de poner trabas á la expresión de la opinión pública en favor de los aliados, 
prohibió toda publicación en que se hablara en contra de estos y en que se discu- 
tieran ios negocios relativos á la expedición europea. El sentimiento de indignación 
qoe se levantó en el país contra los invasores era tan grande, que si recibía nue- 
TO pábulo por medio del poderoso agente de la prensa, habría peligro de provo- 



Digitized by VjOOQ IC 



214 

car trastornos, que el Gobierno de la República quiso evitar 4 todo trance, aun & 
costa de resfriar el entusiasmo y espíritu patriótico del pueblo mexicano. Si esta 
disposición es lo que se le echa ahora en cara, esto no debe sorprender 6 los que 
conozcan hasta dónde los comisionados franceses tergiversan los hechos mas pa- 
tentes para hacerlos serrir Á sus miras altamente indignas é innobles. En cuanto 
á lo demás, doy una prueba de la mayor moderación en abstenerme, como lo ha- 
go, solo por respeto al Gobierno de los Estadoa-Unidos, de hacer un exfimen com- 
paratiyo de las garantías indiyidnales que conceden las leyes de la República & 
los ciudadanos mexicanos y las que se conceden por las leyes francesas 4 los sub- 
ditos del imperio, de la libertad que tiene la prensa en México y de la que dis- 
fruta en Francia, si es que así pueden llamarse las restriccianes que allí la tienen 
encadenada, y de otros varios derechos que manifiestan que es mas ventigosa la con- 
dición política y social del ciudadano mexicano que la del subdito francés; que al 
primero se le reconocen derechos que se le niegan al segundo, y que la nación que 
tan atrozmente se calumnia en Europa está mas adelantada en lo que concierne 4 
las conquistas hechas en favor de los derechos del hombre, que muchas de las que 
figuran en primer término en aquel continente, sin exceptuar por supuesto 4 la 
Francia. — No dejaré de hacer notar el concepto que envuelve el último párrafo de 
la nota de los comisionados franceses de 16 de Abril [número 8 de los documen- 
tos que menciona el índice adjunto], que 4 la letra dice: "En semcgante estado de 
cosas, los infrascritos, convencidos de la inutilidad de venir por mas tiempo á la 
vía de las negociaciones, no pueden referirse mas que 4 su nota de 9 de Abril." 
En estas palabras confiesan los franceses inadvertidamente, pero sin rodeos, que se 
rehusan 4 entrar en las negociaciones estipuladas en los convenios de la Soledad, 
porque las creen inútiles. ¿Es semejante creencia, por fundada que fuera, motivo 
suficiente para violar estipulaciones solemnes en que se habia empeSado la fé de 
la Francia y del Gobierno del Emperador? Desde el momento en que la ley de las 
naciones reconociera la validez de tal excusa, seria una mentira la fé de los tra- 
tados y no habría compromiso posible entre los Estados, supuesto que cada uno 
quedaba en libertad de faltar 4 sus obligaciones con solo creer 6 aparentar creer 
que le era inútil el cumplirlas. Para manifestar 4 vd. hasta dónde llega el extra- 
vio de ideas de los comisionados de Francia, que en su arrogancia y ceguedad tra- 
tan 4 México como si fuera ya colonia francesa, le incluyo copia de una nota que 
dirigieron al Gobierno mexicano con fecha 15 de Abril [número 5 de los docu- 
mentos a(\juntos], en que protestan solemnemente 4 nombre del Gobierno del Em- 
perador contra cualquier tratado ó convenio que celebre el Gobierno mexicano, 
que tenga por objeto, de parte de México, vender, ceder, en^genaró hipotecaren 
fiivor de quien quiera que sea, todo ó parte de los terrenos, propiedades ó rentas 
del Estado, por formar dichos terrenos, propiedades y rentas la prenda sobre que 
descansan los créditos que la Francia tiene que hacer valer contra México." ¿Pue- 
de concebirse un ataque mas rudo contra la soberanía de una nación independien- 
te, soberanía que los comisionados franceses ofrecieron respetar en el articulo 2? 
de los convenios de Soledad? Los fundamentos de esta protesta singular no tic* 
' nen ni siquiera el mérito de la verdad. La suma total de la deuda reconocida que 
México debe 4 subditos franceses no llega 4 la friolera de doscientos mil pesos. 
¿Cómo pueden, pues, formar los terrenos, propiedades y rentas de México la 
prenda sobro que descansen los créditos de Francia, hasta el grado de absorberlos 
todos, y de impedir que otras naciones que tienen mayores intereses y créditos 
mucho mas crecidos que la Francia, puedan hacer arreglos para satisfacer sus 
respectivos derechos? — ¿Qué muestra de consideración d4 la Francia con esta in- 
sensata protesta 4 su grande y buena aliada la Gran Bretaffa, que acaba do cele- 
brar un tratado con México garantizando el pago de sus créditos? Si, como la 
Francia lo ha declarado, la expedición europea enviada 4 México no tenia mas 
objeto que obtener la satisfacción de las reclamaciones de los aliados y garantías 



Digitized by VjOOQ IC 



215 

para lo futuro, ¿cómo es que cuando llega el caso de que México dé esas satisÍM- 
eionee j esas garantías, la Francia protesta contra los arreglos que para lleTar & 
Mtbo Mte objeto celebre México? ¿Cabe uaa contradicción mas absurda? — México 
tiene deuda con la Inglaterra y con la Espafiapor cantidades muy superiores &la 
mexquindad de doscientos mil pesos que debe á subditos franceses. Como garan- 
tía, de esta deuda, ha ofrecido y dado lo que todas las naciones ofrecen y dan en 
caaos semejantes, una parte de sus rentas. Oponerse ahora & que se hagan trata- 
dos en que se revaliden las asignaciones concedidas anteriormente, es una preten- 
sión necia y altanera que ofende tanto los derechos de México como á los de las 
demás naciones sus acreedoras. — Pero aunque la protesta comprende todos los 
«rreglos que celebre México con sus acreedores, por el pre&mbulo y los inciden- 
tea que la precedieron y la acompañaron, se conoce que ha sido dirigida especial 
y directamente contra el tratado de préstamo firmado en el mes próximo pasado, 
entre México y los Bstados-ünidos. Hasta dónde sea, pues, ofensiva dicha pro- 
sita á la dignidad de los Estados-Unidos, es punto que me abstengo de conside- 
rar, porque indudablemente vd. sabrá apreciarlo m<gor que yo. — ^Por otra parte, 
con el hecho de dirigir los comisionados franceses esa protesta, se ponen ^n una^ 
contradicción manifiesta con sus asertos de pocos dias antes y con las declaracio- 
nes de BU Qobiemo de que no hay gobierno en México. Si el Gobierno actual no 
es Gobierno, como lo asegura M. de ThouTenel, si es solo una minoría opresiva y 
violenta, como lo llaman los comisionados, ¿cómo es que se le reconoce el derecho 
de liaeer tratados en nombre de la nación, y solo se protesta contra ellos, no por 
&lta de facultades para celebrarlos, sino porque creen que perjudicarían los in« 
tereses de la Francia? Esa atribución, la mas importante de la soberanía nacio- 
nnl, no puede existir sino en un Qobiemo verdaderamente nacional, y al reconocer 
los eomiflionadoB de los aliados que el de México lo tibne, supuesto que protestan 
contra él, reconocen esplícitamente que es Gobierno. — Ha llegado & mis manos 
nna manifestación de los demócratas franceses imparciales, residentes en México, 
firmada en aquella ciudad el 16 de Abril último, y de la que remito copia bajo el 
número 7, entre los documentos ac^untos. La lectura de este documento, aun cuan- 
do no hubiera otros hechos en apoyo de lo que voy diciendo, seria bastante para 
hskeer conocer al mas obcecado, si la conducta que los comisionados franceses han 
ae^oido en México es no ya justa, no ya decorosa, sino conveniente á los verda- 
deros intereses de la Francia y de sus sábditos en aquella República. Creo conve- 
nioite hacer notar que los franceses, autores de dicha manifestación, no se deci- 
dieron k firmarla por no exponerse & las persecuciones que caerían sobre ellos en 
el caso de que los agentes del Emperador ocuparan la ciudad de México. — Los 
beehes que hasta aquí he referido, las violaciones de la fé pública cometidas por 
les franceses, lod desmanes que se han permitido contra la nación mexicana y sus 
aotorídades, su conducta injustificable reducida & elevar al poder á una facción 
detestada por la opinión de sus conciudadanos, y todos los demás desafueros que 
acabo de mencionar^ en una palabra, lo que podria llamarse la conducta diplomá- 
tica de los comisionados franceses, atroz como es en sí, aparece como falta muy 
ligera, casi disimulable, cuando se compara con lo que tengo el deber de referir 
en seguida, en cumplimiento de las instrucciones de mi Gobierno, y que denomina- 
ré la conducta militar de los mismos comisionados. — Para las personas que conser- 
Ten un resto de caballerosidad y honor militar, la sola lectura de lo que paso á 
referir causará una penosísima impresión, mirando que en el ejército de una de 
las naciones mas civilizadas del mundo hay gefes capaces de cometer tan grandes 
dealealtades. £1 pueblo francés estoy seguro que se avergonzará al tener noticia 
de estos hechos que tanto lastiman el honor del pabellón de ia Francia. Tan ex- 
traordinarío es el hecho, que sin embargo de que al escribir á vd. mi nota de 18 de 
Mayo, habla llegado á mi noticia, en forma confidencial, pereque no me dejaba duda 
de BU autenticidad, no pude creerlo, y según dije á vd. al fin de dicha nota, me 



Digitized by VjOOQ IC 



216 

reservaba para hablar de él» en caso de que se confirmara» cuando se recibieran 
los documentos oficiales relativos al asunto» que me permitieran juzgar del mismo 
con todos los datos necesarios. Han llegado estos á mis manos y tengo la dará 
obligación de comunicarlos & vd. — £n los oonv.enios de la Soledad habia las esti- 
pulaciones siguientes: — 8? **Durante las negociaciones» las fuerzas de las poten- 
cias aliadas ocuparán las tres poblaciones de Córdoba» Orixava y Tebuaoan con 
BUS radios naturales."-^? <<Para que ni remotamente pueda creerse que los alia- 
dos han firmado estos preliminares para procurarse el paso de las posiciones for- 
tificadas que guarnece el ejército mexicano» se estipula que en el evento desgra- 
ciado de que se rompieran las negociaciones» las fuerzas de los aliados desocupa- 
rán las poblaciones antedichas y volverán á colocarse en la línea que está delante 
de dichas fortificaciones» en rumbo á Veracruz» designándose como puntos extre- 
mos principales el de Paso Ancho» en el camino de Córdoba» y Paso de Ovejas, en 
el de Jalapa." — 5? <*Si llegare el caso desgraciado de romperse las negociaciones 
y retirarse las tropas aliadas á la linea indicada en el artículo precedente» los hos- 
pitales que tuvieren los aliados quedarán bajo la salvaguardia de la nación mexi- 
cana." — Los plenipotenciarios franceses reconocieron todavía esta obligación al 
romper el tratado de Londres, pues en la nota que en unión de los comisionados 
de las otras dos potencias «aliadas dirigieron al Gobierno mexicano el 9 de Abril 
[número 3 de los documentos adjuntos á la nota de esta Legación» de 10 de Mayo 
próximo pasado] dijeron lo que sigue:— "El ejército francés se encontrará en Pa- 
so Ancho tan luego como las tropas espaffolas hayan pasado de esa posición» es 
decir» probablemente hacia el 20 de Abril» comenzando en el acto sus operacio- 
nes." — De esto aparece» pues» que el compromiso del ejército francés, de regresar 
á Paso Ancho antes de comenzar las hostilidades» no podia ser ni mas explícito ni 
mas solemne, puesto que sin ese compromiso» el Gobierno mexicano no le habría 
permitido pasar de aquel punto y colocarse delante de las posiciones fortifioadas 
de la República. Sin embargo de todo esto» el ejército ftrances despreciando sn 
palabra» hollando las leyes de la guerra y sobreponiéndose á cuanto hay de mas 
sagrado sobre la tierra, tanto para los individuos como para las naciones» no so- 
lamente no retrocedió á Paso Ancho» sino que se lanzó sobre Orizava» batiendo á 
las avanzadas mexicanas sin previa declaración de guerra.» Desde que los comi- 
sionados de las potencias aliadas avisaron que quedaba disuelta la coalición» se 
aseguró al Gobierno mexicano que los franceses no volverían á Paso Ancho» y 
que buscaban pretextos para eludir su compromiso^ pero el Gobierno despreció 
esos avisos» porque le era imposible creer que un ejército francés echara semejan- 
te mancha sobre su honor y diera tal ejemplo de cobardía» pues no puede darse 
otro nombre al hecho indigno de salvar posiciones enemigas mediante una perfi- 
dia» en vez de tomarlas por la fuerza. — Tengo la honra de remitir á vd. bajo el 
número 8 el parte que el general Zaragoza dio al Gobierno de la Bepúblioa de tan 
negra tracion. — En un papel publicado en Córdoba el 20 de Abril por el general 
francés» conde de Lorencez» y del que remito copia bajo el número 9» está la ex- 
plicación y defensa que los franceses dan de aquella traición. El general dice que 
se proponía cumplir con las obligaciones contraidas por los plenipotenciarios de 
las potencias aliadas; pero que habia recibido una carta del general Zaragoza en 
que se amenazaba la seguridad de los enfermos franceses dejados en Orizava bajo 
la protección de los convenios de la Soledad, y que en presencia de tales actos no 
debia vacilar en marchar sobre Orizava para protejer á sus enfermos. . Aquí tene- 
mos» pues, en prímer lugar» una declaración terminante del general Lorencez, de 
que al marchar de Córdoba á Orizava sin haber regresado á Paso Ancho, "no cum- 
plió con las obligaciones contraidas por los plenipotenciarios de las tres potencias 
aliadas," y tenemos ademas la inducción de que faltó á esas obligaciones, por la 
suposición de que el Gobierno mexicano habia faltado al artículo 5? de los conve- 
nios de la Soledad» que prevenía que en caso de romperse las hostilidades, '^los 



Digitized by VjOOQ IC 



217 

faospitaleg de loa aliados quedaban bajo la Balraguardia de la nación mexicana." 
— Nada es mas flicil de desranecer que esa grosera calumnia de los franceses. El 
general Zaragoza en el parte oficial & que me acabo de referir [número 8 de los 
docnmentos adjuntos] dice que ademas del rumor que se dirnlgó de que los fran- 
ceses no retrocederían á Paso Ancho, como lo hablan ofrecido, sino que de Cór- 
doba se moTerian hacia el interíor de la República, andaba corriendo muy válida 
la Toz deque en Orizava se trataba de hacer un pronunciamiento contra el Go- 
bierno de la República por los traidores mexicanos, que protegidos abiertamente 
por los comisionados franceses, se preparaban para ejecutarlo tan luego como em- 
prendiese su marcha el general Prim, cuyo acto de sedición servirá de pretexto á 
las tropas francesas para avanzar á apoyar el movimiento mencionado, y que á es- 
te propósito y con pretexto de enfermedad, se hablan situado en el convento de 
San José de Gracia de Orizava seiscientos soldados franceses. **El general agre- 
ga que & sn llegada al Ingenio tuvo ocasión de adquirir mejores datos sobre lo 
e«meial de este asunto; que ya no eran noticias de cartas privadas, sino que exis- 
tían documentos oficiales con los que no se podía vacilar en dar crédito á las no- 
ticias anteríores." **Para evitar el escándalo que se preparaba y obrar con mayor 

seguridad, continúa el general Zaragoza mo dirigí al gefe de las fuerzas 

firaneesas para que retirase toda escolta armada del hospital que tenían estable- 
cido en dicha ciudad (Onzava), supuesto que sus enfermos quedarían bajo la sal- 
vagaardift del ejército y autoridades mexicanas." — En estas últimas palabras es- 
tá descifrado todo el enigma. ¿Dónde están las amenazas contra la seguridad de 
los enfermos franceses de que el general Lorencez hace mérito? Lo único que hay 
ea ana demanda justa y racional contra la permanencia de guarnición francesa en 
d hospital de Onzava y un reconocimiento eipreso de la 5* estipulación de los 
eonTenio9 de la Soledad, acompasado de una promesa terminante do cumplirla 
fielmente. — Afortunadamente, para la mayor claridad y mejor inteligencia de este 
afiOBtOy en que tan mal parado queda el honor y buen nombre del ejécito francés, 
existe el texto mismo de la comunicación que el general Zaragoza dirigió al gefe 
del ejército francés, con el objeto indicado [copia número 4 de los anexos al do- 
emnento número 8, que expresa el índice adjunto], y que es la carta de que hace 
meselon el conde de Lorencez. £1* general Zaragoza dijo que, '<sín embargo de 
^ne los comisionados tie Francia fueron los primeros en romper los preliminares 
de la Soledad, por un mero deber de humanidad, permitía que los enfermos del 
i^jéreito de aquella potencia, existentes en Orizava, permanecieran en el hospital; 
pero que ellos estaban seguros bajo la salvaguardia y lealtad del ejército moxi ca- 
so, y que no había necesidad, por tanto, de que los custodiara fuerza alguna de 
sus nacionales, y que por lo mismo esperaba que el general en gefe de las fuerzas 
francesas mandase retirar la escolta á que se refería." En prueba do que esta co- 
monieacion no contenia amenaza ninguna contra la seguridad de los enfermos del 
ejército francés, ni violación alguna de los convenios de la Soledad, citaré el he- 
eko de qae el general Lorencez no se di6 por ofendido en el momento de recibirla, 
el día 19 de Abril, es decir, el mismo día en que se movió de Córdoba sobre Ori- 
sara: en vez do hacer reclamación de ninguna especie, dijo solamente que no se 
había dejado ninguna escolta en el hospital de Orizava, y que si había algunos 
hombres sanos, serian solo los enfermeros y los convalecientes [copia número 6 
de las anexas al documento número 8 que menciona el índice adjunto]. Pero des- 
pués de cometida la traición, después de haber ocupado á Orizava sin haber re- 
gresado á Paso Ancho, se buscó un pretexto con que paliar la perfidia, y se eli- 
gió acaso el que está menos justificado por los hechos. — No paran aquí las proezas 
eon qae se ha distinguido en México el ejército francés, que parece se ha propuesto 
Tolrer altamente odiosas con aquella República á la Francia y á su Gobierno. Una 
partida del ejército mexicano que venia escoltando á la Sra. condesa do Reus, en 
m tránsito de Orizava á Yeracruz, fué asaltada y batida por las fuerzas franco- 
TOMO II. 28 



Digitized by VjOOQ IC 



218 

sas. Un batalloa de zuavos franceses atAo6 6 una partida de obserraolon del 9iét' 
cito mexicano que mandaba el teniente coronel D. Félix Dias, y tomó prisioneros 
¿19 soldados. £1 teniente coronel Diaz, que después de la escaramuza, fué á re- 
clamar contra la agresión inteml>estÍTa de los fsanceses, cuando no estaban rotM 
todavía las hostilidades j los mexicanos se mantenían pacíficos en su campo, faé 
hecho prisionero perlas fuerzas francesas, y solamente en virtud de la interposicioii 
del general espafiol Milans del Bosch, que presenció los acontecimientos, se obtuvo 
BU libertad. — Entretanto, las fuerzas francesas continúan protegiendo con el ma* 
y or descaro & Almonte y á los traidores que trabi^an de concierto con él en derrocar 
al Gobierno de la República y eu entregar al país en manos de la Francia. Han 
animado los pronunciamientos en favor de Almonte en los puntos ocupados por ellas* 
£n Córdoba se iniciaron estos el 19 de Abril, y continuaron en Oríiava luego que 
esta población fué ocupada por los franceses. Remito á vd., bajo el número 11, co- 
pia de la acta del pronunciamiento de Córdoba, y tengo la honra de llamar su 
atención hacia la semejanza que se nota entre dicho plan y el circulado por Al- 
monte con anterioridad, y del que remití ¿ vd. copia [número 11] con mi not»4e 
10 de Mayo citado, en la que le hablé de la complicidad de las fuerzas francesas 
con los planes traidores de Almonte. También creo conveniente hacer notar que 
dicho pronunciamiento fué un mero motin militar que no puede expresar, no ya 
la voluntad de la nación, pero ni aun siquiera la de la localidad en que se verifi- 
có, pues solo está firmado por 87 personas, de las cuales la mayoría son militares 
rebeldes y traidores, y muchas de las firmas de ciudadanos que aparecen en la ac- 
ta son supuestas, como lo demuestra el comunicado de D« Luis Valdevilla, D. Pa- 
blo Pastor y D. Vicente Quijano á un periódico de Córdoba, de ouyo comunicado 
remito copia bi^o ^^ número 12, en que aseguran ser enteramente falso que ellos 
hubieran firmado ese documento, pues aunque dicen que se les citó para asistir ¿ 
las casas consistoriales en el dia del pronunciamiento, se rehusaron á concurrir 
por no ser legítima la autoridad que los citaba. Esta prueba de dignidad é inde- 
pendencia en un punto sometido al despotismo de las bayonetas francesas no será 
la única ni la mas relevante que encuentren los franceses durante su permanen- 
cia en la República Mexicana. El pronunciamiento de Orizava fué una farsa idén- 
tica & la de Córdoba. — Examinando atenta y detenidamente la conducta seguida 
por los comisionados franceses, no puede uno menos que convencerse de que solo 
firmaron los convenios de la Soledad para aprovecharse de las ventilas que sus 
estipulaciones les daban, libertando á sus fuerzas de la influencia del clima mor- 
tífero de Yeracruz, y ensanchando su esfera de aCoion, en la que pretendían po- 
ner en juego sus maquinaciones é intrigas traidoras para ocasionar los pronun- 
ciamientos de que esperaban la oaida del Gobierno constitucional de México; pe- 
ro sin que tuvieran por su parte la mas ligera intención de cumplir con los com- 
promisos que hablan contraído para oonlaRepúblicay su Gobierno. Esto bastarla 
por sí solo para demostrar la mala fé con que esos comisionados han procedido en 
todas sus transacciones con el Gobierno mexicano. Han llegado, pues, & realizar- 
se, cualesquiera que sean las seguridades dadas en contrario por la Francia, los 
temores que concibieron los mexicanos previsores desde que se organizó la expe- 
dición europea contra México, de que el objeto de ella no seria el que la alianza 
declaraba, sino que se dirigiría ¿ subvertir la forma republicana de Gobierno 
existente en aquel país, y á sustituirla con un simulacro de gobierno establecido 
bajo la presión de las bayonetas extrangeras y que debía ser un instrumento ciego 
de los interventores, por medio del cual podrían establecer la monarquía 6 redu- 
cir al país al estado colonial. Los últimos ^desenvolvimientos de este proyecto in- 
dican que la Francia es la única potencia que parece resuelta & llevar & cabo el 
plan que primitivamente se concibió. No puedo creer, ni por un momento, que el 
Gobierno de los Estados-Unidos permanezca indiferente ante los peligros que ame- 
nazan en América al sistema de gobierno republicano, y que pueda ser espectador 



Digitized by VjOOQ IC 



219 

ijDpaáible de ana ludia en que se Tena, lo digo sin temor de parecer exagerado, 
Ift saerte íhtnra del continente 7 cuanto pueda ser mas caro al hombre sobre la 
tiem, su independencia, su libertad, su autonomía. No es posible que el pueblo 
y el Gobierno de los Estados-Dnidos olviden los principios que les dejó consigna- 
dos ano de sus mas distinguidos Presidentes, James Monroe, que en su Mensage 
de 2 de Didembre [de 1828 (página 250 del tomo Y de la primera serie de los do> 
enmentos de Estado americanos), refiriéndose á los planes de la Santa Alianxa, 
trti6 las siguientes lineas que parecen escritas para el presente caso: '<£! siste- 
na político de las potencias aliadas es esencialmente diferente en este respecto del 
de la América. Esta diferencia procede de la que existe en los Gobiernos respeo- 
tiros. T,4 la defensa del nuestro que fué ajlquirido con pérdida de tanta sangre 
y tanto dinero, 7 oáadurado por la sabiduría de nuestros mas ilustrados oiudada- 
oes, 7 b^o el cual hemos gozado de una felicidad sin ejemplo, está consagrada 
toda esta nación. Debemos, por lo mismo, declarar en obsequio de la sinceridad 
7 de las amigables relaciones que existen entre los Estados-Unidos 7 aquellas po- 
teneiaBy que consideraríamos cualquiera tentatira de parte de aquellas potencias 
para extender su sistema en cualquiera poroion de este hemisferio, como peligro- 
sa & nuestra paz 7 seguridad. No hemos interrenido ni interTondrémos con las 
colonias 6 dependencias existentes de cualquiera potencia europea;' pero con los 
Gobiernos que han declarado 7 mantenido su independencia, 7 ou7a independen- 
cia hemos reconocido por importantes consideraciones '7 justos principios, no po- 
driamos Ter cualquiera interposición de cualquiera potencia europea con objeto 
de oprimirlas ó de influir de cualquiera manera en sus destinos, bigo ninguna otra 
laz, que bomo la manifestación de una disposición poco amistosa hacia los Esta- 
dos-Unidos." — Hablando el mismo distinguido hombre de Estado, sobre la inter- 
Teacion de la Santa Alianza en los asuntos domésticos de Espaff a, hace las siguien- 
tes juiciosas reflexiones, cu7a oportunidad é importancia aumenta mu7 conside- 
rablemente cuando la intervención no es en los asuntos interiores de una potencia 
europea, sino en los de una naoion de este continente, 7 nada menos que vecina 
délos Estados-Unidos. "Los últimos acontecimientos en EspaSa 7 Portugal, dice, 
manifiestan que la Europa está perturbada todavía. No puede aducirse prueba 
mas íberte de este hecho importante, que el que las potencias aliadas ha7an creí- 
do propio, por principios satisfactorios para ellas, interponerse por fuerza en los 
asaatos interiores de Espafia. Hasta dónde puede llevarse tal interposición en vir- ^ 
tod de los mismos principios, es una cuestión en que están interesadas todas las 
naciones independientes, CU70S Gobiernos difieren de los de las potencias aliadas, 
sanios mas remotos, 7 seguramente ninguna mas que los Estados-Unidos." Mas 
adelante agrega: <*Es imposible que las potencias aliadas extendieran su sistema 
poUüeo en cualquiera naoion de estos dos continentes,' sin poner en peligro núce- 
te paz 7 nuestra felicidad: ni puede nadie creer que nuestros hermanos del Sur 
la adopten espontáneamente dejados á sí propios. Es, por lo mismo, igualmente im- 
posible que veamos con indiferencia esa interposición en cualquiera forma que se 
presentara." — Esta*^sabia 7 preciosa política no solo fué seguida por la adminis- 
trdon que la inició, sino que está destinada á ser la regla de conducta de todas 
las naciones que forman los continentes americanos, cuando tengan la fuerza su- 
ficiente para hacerla respetar. Vd. sabe, sefiíor, que la administración de John 
Qaiac7 Adams, uno de los hombres mas patriotas, mas firipe»y mas ilustrados que 
Itt producido este país, la adoptó también por regla de conducta. En las instruo- 
eiones que dio el Secretario de Estado, Henr7 Cla7, el 25 de Marzo de 1826, á Mr. 
Poinsett, el primer Enviado Extraordinario 7 Ministro Plenipotenciario que los 
Estados-Unidos mandaron á México, al partir para su misión (página 909 del to- 
mo antes citado), 7 cu7as instrucciones debían ser la base futura de las relaciones 
entre los dos países, se encuentra esta notable recomendación: "Llamará vd. la 
ateDcion del Gobierno mexicano al Mensage del último Presidente de los Estados- 



Digitized tjy VjOOQ IC 



220 

Unidos al Congreso de los mismos, de 2 de Diciembre de 1828, en qae se defienden 
ciertos principios importantes de derecho internacional, en las relaciones entre 

Europa y América El otro principio que se defiende en el Mensage es el de 

' que, al paso que no deseamos interrenir en Europa con el sistema político de las 
potencias aliadas, yeriamos como peligroso para nuestra pas j seguridad cualquie- 
ra tentatiya por parte de ellas para extender su sistema en cualquiera porción 
de este hemisferio. Los sistemas políticos de los dos continentes son esencialmen- 
te distintos. Cada uno tiene derecho exclusivo de juzgar por sí mismo cuál es el 
que mejor se adapta & su propia condición j el que mas probablemente promore- 
rá su felicidad; pero ninguno tiene derecho de forzar sobre el otro el estableci- 
miento de un sistema peculiar. Este principio fué declarado d la faz del mundo, 
en momentos en que habia razón para temer que las potencias aliadas estaban 
concibiendo designios contrarios & la libertad si no á la independencia de los nue- 
vos Gobiernos. Hay fundamento para creer que la declaración de ese principio 
tuTO una parle considerable en impedir, si no en causar que se abandonaran, esos 
designios. Ambos principios se adoptaron por la administración pasada, después 
de una deliberación madura y dilatada. El Presidente, que formaba entonces par- 
te de aquella, continúa coincidiendo enteramente con ambos. Manifestará rd. al Go- 
bierno mexicano la utilidad y conveniencia do defender esos principios en todas 
las ocasiones convenientes." — En el mismo Mensage (página 246 del tomo arriba 
citado) dijo Mr. Monroe, con referencia á las negociaciones iniciadas por el Go- 
bierno imperial de Rusia con los Estados-Unidos y la Gran Bretafia, para fgar 
los límites en la costa Noroeste de este continente, lo que sigue: <<Las discusiones 
á que este asunto dio lugar y los arreglos con que puede terminar, se han consi- 
derado ocasión propia para sostener como principio en que están envueltos los 
derechos é intereses de los Estados-Unidos, que los continentes americanos á con- 
secuencia de la condición libre é independiente que han asumido y mantenido, no 
se consideran sujetos desde ahora á la colonización futura de cualquiera potencia 
europea. *' — Mr. Clay, en sus instrucciones citadas á Mr. Poinsett, explica este 
principio en los términos siguientes: "El primer principio defendido en aquel 
Mensage, es que los continentes americanos no se consideran desde ahora si^etos 
á colonización futura de cualquiera potencia europea. En el mantenimiento de es- 
te principio están interesados todos los Gobiernos independientes de la América, 
y los Estados-Unidos son los que probablemente lo están menos. Cualquiera fun- 
damento que haya existido hace tres siglos y aun en época posterior, cuando todo 
este continente estaba subyugado por la Europa, para el establecimiento del do- 
minio nacido de la prioridad del descubrimiento y ocupación, para dividir entre 
las potencias europeas las secciones de este continente, ninguno se puede admitir 
ahora como aplicable á su condición presente. No hay disposición de perturbar 
las posesiones coloniales de ninguna de las potencias europeas, como quiera que 
existan ahora; pero contra el establecimiento de nuevas colonias europeas en es- 
te continente es á lo que el principio se dirige. Los países en que se pretendiera 
astablecer las nuevas colonias están abiertos ahora á las empresas y comercio 
de todos los americanos. Y no puede reconocerse la justicia y propiedad do limi- 
tar y circunscribir arbitrariamente esas empresas y ese comercio, por el acto de 
plantear voluntariamente una nueva colonia, sin el consentimiento de la América 
bajo los auspicios de poftencias extrangeras, perteneciendo á otro y lejano conti- 
nente. La Europa se indignarla si la América intentara plantear una colonia en 
cualquiera parte de sus playas, y su justicia debe prescribirle en la regla que se 
defiende, solamente una perfecta reciprocidad." — La fuerza de estas importantes 
consideraciones aumenta muy considerablemente, si se atiende á que en el presen- 
te caso no se trata de establecer una colonia en una parte despoblada y descono- 
cida de este continente, sino que se pretende nada menos que reducir al estado 
colonial á una nación civilizada y que ocupa un lugar prominente entre laa que 



Digitized by VjOOQ IC 



221 

iomuL los continenies amerioanos. — Aprovecho esta oportunidad para renovar & 
Td., seffori las- seguridades de mi mas distinguida consideración. — [Firmado]. Jí, 
Rmero.—MUon. WiHíam H. Seward, &o., &o., &;o. 
Es copia. Washington, Junio 2 de 1862. — [Firmado]. Montero, 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ^TADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

índice de toe documentos que remite la Legación Mexicana en Washington al Depar- 
ianunto de Estado de los Estados-Unidos, anexos á la nota de esta fecha, sobre la 
conducta de los franceses en México. 



N? 



9 
10 

11 
12 



DE QCl£lf T í QUltN. 



£1 Sr. Doblado & los Gobernadores 
de los Estados. 



Los Sres. Saligny y Jurien al Sr. 
Doblado. 



El Sr. Terán á los Bres. Saligny 

y Jurien. 
Los Sres. Saligny y Jurien al Sr. 

Doblado. 



El Sr. Terán & los Sres. Saligny 
y Jurien. 



El general Zaragoza al general Hi- 
Dojosa. 



£1 Sr. Terán á los Gobernadores 
I de los Estados. 



FECHAS. 



1862. 

Alril 12. 

„ 16. 

„ 20. 
.. 16. 



20. 
16. 



22. 

20. 

26. 

19. 
24 



COHTENIDO. 



Circular del general Zarago- 
za, reglamentando la adminis- 
tración en los lugares ocupados 
por las fuerzas aliadas. 

Circular, remitiendo la cor- 
respondencia sobre la ruptura 
del tratado de Londres y de los 
convenios de la Soledad. 

^ Manifestando que creían inú- 
til abrir las negociaciones en 
Orizava. 

Respuesta á la anterior. 

Protestando contra los trata- 
dos que celebre México con po- 
tencias eztrangeras. 

Respuesta á la anterior. 

Manifestación de los france- 
ses demócratas imparciales, re- 
sidentes en México. 

Informa t^uelos franceses ocu- 
parán á Orizava sin regresar á 
Paso Ancho. (Con 7 copias in- 
clusas). 

Proclama del general Loren- 
cez. 

Circular sobre la ocupación 
de Orizava por el ejército fran- 
cés sin volver á Paso Ancho. 

Plan de pronunciamiento de 
Córdoba en favor de Almonte. 

Protesta de tres personas cu- 
yos nombres aparecieron en el 
plan sin haberlo ellas suscrito. 



Ei copia. Washington, Junio 2 de 1862 — [Firmado]. Romero, 



Digitized by 



Google 



222 
NUMERO 185. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

WatUngtofiy Junio 2 de 1862. 
Situación de la frontera. 

Hoy me trajo el Sr. Bustamante la comunlcacioa sobre la situación de la fron- 
tera, de que hablé & yd. en mi nota número 181, de 29 de Mayo próximo pasado, 
de que tengo la honra de remitir á vd. copia bajo el número 1. En vista de ella 
puse á Mr. Seward la nota que remito en copia bajo el número 2. 

Varias personas continúan trabajando aquí, según tengo informado á vd., para 
que este Gobierno mando fuerzas & Arizona que contengan los avances de los di- 
sidentes del Sur. El delegado del territorio de Nueyo-México, Mr. Watts, presen- 
tó al Ministro de Guerra el memorial de que remito copia en inglés (número 8), 
no pudiendo ir en espaSol por falta absoluta de tiempo para hacer la traducción 
correspondiente. Yd. notará que Mr. Watts propone que las fuerzas que pide se 
enyien á Arizona estén autorizadas para protejer á los Estados fronterizos con- 
tra la invasión francesa, en caso de que esa protección sea pedida por dichos Es- 
tados y el Gobierno de México. No creo que este memorial produzca ningún re- 
sultado. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Número 1. — Aprovecho mi llegada á esta capital para dirigirle la presente, con 
el objeto de poner en su conocimiento, que en Abril próximo pasado fué asaltada 
la población de Piedras Negras por una partida de téjanos, en número de dos- 
cientos, que robaron é incendiaron dicha población. Este atentado no será el úl- 
timo, puesto que los téjanos están mal dispuestos con los mexicanos por no ha- 
ber recibido nuestro Gobierno al representante que mandaron los insurrectos del 
Sur. Esta circunstancia y la facilidad que tienen aquellos para Invadir nuestro 
territorio, dará lugar á que se repitan otras incursiones, si el Gobierno de esta 
República no manda fuerzas respetables, que eviten no solo el robo, sino que los 
téjanos presten algunos auxilios al bando retrógrado de México, quienes les han 
ofrecido reconocer la independencia de los Estados del Sur. Esto es bastante para 
creer que los referidos téjanos les ayudarán en cuanto puedan para derrocar al 
Gobierno que por el voto de la nación mexicana rige hoy sus destinos. — Por lo 
expuesto verá vd. que es muy importante remediar tan graves males, j no dudo 
que como representante de México en esta República hará cuanto esté de su par- 
te para que este Gobierno acuerde lo conveniente, á fin de evitar que los lejanos 
nos hostilicen, poniéndose de acuerdo con los gefes del bando clerioaL — Al diri- 
girle la presente, me es satisfactorio ofrecerle mi respeto y consideración. — Li- 
bertad y Reforma. Washington, Mayo 81 de 1862. — [Firmado]. -Juan Bustamante. 
— C. Lie. M. Romero, Encargado de Negocios de la República Mexicana en Was- 
hington. — Presente. i 

Es copia. Washington, Junio 2 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Número 2. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 
ton, Junio 2 de 1862. — Sefior Secretario: £1 ciudadano mexicano Juan Bustaman- 
te, Diputado por el Estado de San Luis Potosí al Congreso general de México, y 
que se encuentra actualmente en esta capital, á la que ha venido á negocios par. 
Üculare8,>me manifestó á su llegada el estado poco satisfactorio que guarda la 



Digitized by VjOOQIC 



223 

pirU oriental de México j los Estados-Unidos, j los asaltos que en violación de 
los tratados y los derechos do soberanía de México han dado los insurrectos de 
T^as sobre el territorio mexicano. Le supliqué me comunicara por escrito dichos 
informes, y hoj he recibido la comunicación de que tengo la honra de remitir á 
Td. copi&para conocimiento del Gobierno de los Estados-Unidos. — ^Por otros con- 
daeto» había yo recibido noticia de las incursiones hechas por los téjanos insur- 
rectos contra pueblos indefensos de México, y me habia abstenido de comunicar- 
las i ?d. por falta de datos oficiales que las confirmaran. La situación de la fron- 
tera se representa, en lo general, como muy peligrosa para México. Los disidentes 
del Sur mantienen siempre considerables fuerzas armadas en la frontera de Chi- 
hnibuík y Sonora, y parece que quieren hacer causa común con los traidores de 
México, lo cual ocasionará grandes perjuicios, tanto al Gobierno de aquella Re- 
pública, como al de los Estados-Unidos. Creo por lo mismo, de mi deber, llamar 
la atención de vd. sobre este asunto, suplicándole que el Gobierno de los Estados- 
Unidos tome las medidas conTcni entes para impedir que pasen de sn territorio 
partidas armadas para invadir á una República amiga. — Tendré mucho gusto en 
trasmitir & mi Gobierno las seguridades que puedawvd. darme -d este respecto. — 
Aprovecho esta oportunidad para reproducir 6, vd., sefior, las seguridades de mi 
muy distinguida consideración. — [Firmado]. M. Romero, — Al Hon. William H. 
Seward, &c., &c., &c. 

Es copia. Washington, Junio 2 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



NUMERO 186. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Junio S de 1863, 
Los asuntos de México en el Parlcmeiito ingUs. 

£1 16 de Mayo próximo pasado preguntó Sir C. Browger en la Cámara de los 
Comones del Parlamento británico al primer Lord del Tesoro, qué informes habia 
lecibido el Gobierno de S. M. B. respecto de la ocupación de México por Fran- 
ela j de las intenciones del Gobierno francés con relación & México. 

Lord Palmerston contestó en los términos que siguen: <<De las últimas noticias 
qae hemos recibido de Sir Charles Wyke, nuestro Ministro en México, aparece 
toe la intención del ejército francés era avanzar á la ciudad de México. Sin em- 
Wgo, hasta últimas fechas no se habia avanzado, pero tal era su Intención. Con 
respecto & la intención que el Gobierno francés pueda tener, solo puedo referir 
al luinorable barón & la convención de Octubre, en que se consigna la intención 
de las tres potencias para emprender una acción común en México. Un Ministro 
de Ja corona brit&nioa no puede hablar de otra manera de las intenciones de un 
Gobierno extrangero. (¡Atención, atención!) Tal vez sea satisfactorio agregar é. 
nú respuesta, que por un despacho de Sir Charles Wyke, fechado el 18 del mes 
próximo pasado, aparece que esperaba tener una entrevista el 17 del mismo mes 
coa el Ministro.de Relaciones Exteriores del Gobierno mexicano, & fin de concluir 
Bsa convención para satisfacer las reclamaciones británicas. [¡Atención, atención!] 
Hi noble amigo el Lord que está á la cabeza de las relaciones exteriores, cpnside- 
la qne estará enteramente preparado para presentar á la Cámara los documen- 
tos relativos á los arreglos que se han hecho en México, y siendo este el caso 
talveí, el honorable caballero, miembro por Horsham (Mr. Fitzgerald), que ha 
dado noticia de una moción que ya á hacer sobre este asunto, consentirá en pro- 
ponerla." 

tfr. Fitxgerald preguntó si podría esperarse que se enviaran los documentos á 



Digitizeaby VjOOQIC 



224 

la Cámara deafro do un plazo corto, á lo que Lord Palmerston respondió afir* 
matiyamente. 

Remito á Yd. el texto inglés de la discusión y yarios artículos importantes res- 
pecto de los asuntos de México, publicados por el Times de Londres, el Moniteur y 
la Patrie de Paris. ^ 

Cuando se reciban noticias mas importantes sobre este asunto, las comunicaré 
ávd. 

Reproduzco yd. con este motiyo las seguridades de mi muy distinguida consi- 
deración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 187. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinfftonf Junio S de 186$. 
Miscelánea. — Llegada del ^^Columbia." 

El 29 del próximo pasado llegó el yapor "Columbia" & Nueya-York, con fechas 
de la Habana del 24. Sus noticias, que se encuentran entre las tiras adjuntas, en 
nada adelantan á las que trajo el *'RQanoke." 

Por la vía de San -Francisco se lia recibido la noticia, que también remito, de 
que el 8 de Mayo citado se retiraron los frantseses de Puebla. Enyío entre las ti- 
ras adjuntas todos los artículos y noticias que respecto á México han publicado 
los periódicos de Nueya-York en la última semana. Van también los artículos re- 
latiyos á la interyencion francesa en los negocios de los Estados-Unidos. 

Llegada del general Prim, — El 81 de Mayo llegó á Nueya-York el general 
Prim con su familia y estado mayor, á bordo del yapor espafiol "Ulloa." Los pe- 
riódicos han publicado una carta que escribió dicho general á un amigo suyo re* 
sidente en Londres, sobre las causas que ocasionaron la disolución de la alianza, 
de cuya carta remito un ejemplar en inglés éntrelas tiras inclusas. El Sr. Tassara 
me dijo anoche que le habia escrito el general, diciéndole que hoy ó maSana yen- 
dria á esta ciudad. 

Discurso de Mr. Doolilíle. — Tengo la honra de remitir á yd. un ejemplar del dis- 
curso que pronunció el 11 de Abril último en el Senado de los Estados-Unidos 
Mr. Doolittle, Senador por Wisconsin, en fayor de la emigración de los negros que 
existen en los Estados-Unidos, á algún punto de México, ó de la América CentraL 
Tal yez en lo de adelante conyendrá tener presente este discurso, pues creo que 
él expresa las ideas del Presidente sobre la colonización de los negros. 

El gobernador de California preguntó al Secretario de Estado délos Estados- 
Unidos, si las relaciones exteriores del país presentaban un aspecto tal que fuera 
necesario poner en estado de defensa la bahía de San Francisco. Mr. Seward con- 
testó ayer lo que sigue: *<E1 aspecto de nuestras relaciones exteriores es pacífico; 
pero el Presidente conserya la opinión expresada ya diferentes yeces, de que mien- 
tras esta guerra ciyil continúe actiyamente, puede haber agresiones extrangcras. 

««Ninguna parte importante de los Estados-Unidos debe estar expuesta: uno ó 
dos yapores blindados serian suficientes para la seguridad de San Francisco, con 
un gasto pequeño." 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



225 
NUMERO 188. 

LBOACION MEXICANA SN LOS ESTADOS-UNIDOS DS AMÉaiOA. 

Waakingtofty Junio 3 de 186^. 
Re»eña política (le la última semana. 

En la presente semana han tenido lugar importantes moyimientos militares que 
comunicaré á vd. someramente, porque la premura del tiempo no me permite en- 
trar en pormenores. 

Las fuerzas, del Sur que estaban fortificadas en Oorinto al mando del general 
disidente Beauregard, evacuaron dioha posición sin que se sepa hasta ahora & 
dónde se han ido. Hay muchos rumores respecto de la dirección que han tomado 
los insurrectos. Los amigos de este Gobierno dicen que se han desbandado y que 
estaban desmoralizados desde antes do abandonar á Corinto, y sus enemigos ase- 
guran que se han venido á Richmond para batir al general Mo. Clellan, que está 
■hora delante de aquella ciudad, y después de obtenido esto resultado volverse so- 
bre el general Halleck, y destruir su ejército con la superioridad numérica. Este 
general ocupó Corinto luego ^ue fué abandonado por Beauregard. El general Po- 
pe, del ejército federal do Oc<*idente, ocupó á Brownsville, en el ferrocarril de Co- 
rinto á Mobila, que es el camino que el ejército disidente debia tomar para ve- 
nir á Richmond, destruyó varias locomotivas y carros, y capturó 10,000 armas. 

Loe ejércitos contendientes que están en las inmediaciones de Richmond, tuvie- 
ron un encuentro el 21 del próximo pasado. Una división de las fuerzas federales 
fué derrotada primero por los del Sur, que salieron de sus posiciones; pero se le 
rcfonó oportunamente, y con esos refuerzos, los federales rechazaron á sus ene- 
migos, sin que pudieran, sin embarga, avanzar contra los disidentes. 

£1 general Curtis ocupó á Little Rock^ capital del Estado de Arkansas. 

Las ciudades de Katohes, del Estado de Mississippi, y que están en la ribera 
del mismo nombre, han sido también ooupadas por las fuerzas federales. 

Bcprodnzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dio», Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seior Ministro de Relaciooes Exteriores. — México. 



NUMERO 189. 

LSGAOION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉBIOA. 

Wathinffíotiy Junio 5 de 186S. 
Niegociactojies con este Gobierno. 

Aunque hasta ahora este Gobierno ha procedido, en lo que respecta á los ne- 
godos de México, con un exceso do precaución que tiene el objeto evidente de 
BO ofender en lo mas mínimo á la Francia, no es nada remoto «I oaso de que ob- 
tcBgs ventajas positivas sobre los insurrectos y cambie súbitamente de tono y de 
coadacta para con aquella potencia. 

Como estos sefiores no tienen experiencia de lo que es la guerra civil, no es difí- 
cO que si obtienen alguna victoria importante, lod ciegue el entusiasmo y les haga 
ener que todo está concluido, y los determino á declararse abiertamente contra la 
Francia. Este resultado es tan probable, ^ue el Administrador de correos, á quien 
vi hace poco, cree que aun las victorias que referí á vd. en mi nota número 188, 
de 3 del actual, son motivo suficiente para que los Estados-Unidos cambien de to- 
sa respecto de la Franóia en los negocios de México. 

TOMO II. 29 



Digitized by VjOOQ IC 



226 

Para «ste caso, que conviene saber aprovechar, seria muy importante que to. 
viera yo instrucciones del Supremo Gobierno, para hacer lo que fuere nías conve- 
niente á los intereses de nuestra patria. Si el caso se presenta., lo primero que 
procuraré conseguir será, la aprobación del tratado tle 6 de Abril último, pues él 
se puede considerar como un tratado de subsidios que de hecho hace á los Esta- 
dos-Unidos aliados de México y beligerantes para con la Francia. Pero tal vex 
seria posible conseguir aún mas. 

Muchas ventajas nos resultarían & nosotros de trasladar las negociaciones & es- 
ta capital en veí de seguirlas en México. £1 carácter tímido de Mr. Corwin, que 
indudablemente se alarmará muchísimo con la ostentación militar de los ftanoe- 
ses, no es ciertamente el mas á propósito para comprometer á este país. Ademas, 
quedando todo lo que él haga svgeto 4 la aprobación de esto Gobierno, y debiendo 
obrar con instrucciones suyas, hay una pérdida muy considerable de tiempo y 
ocasión para que este Gc^bierno piense con madurez y rehuse por consiguiente ha- 
cer lo que en otro caso tal vez seria fácil obtener de él. 

En caso de que el Supremo Gobierno crea preferible trasladar aquí las nego- 
ciaciones, seria conveniente que acreditara en* esta capital como Ministro de pri- 
mera clase á uno de los hombres mas distinguidos de nuestro país, revistiéndolo 
de las mas amplias facultades y dándole los mas plenos poderes para que celebre 
con este Gobierno los arreglos que creyere convenientes. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMEKO 190. 

LEGACIÓN MEXIOANA EN LOS ESTADO&-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinfftofiy Junio 6 de 2S6S. 
XLV conferencia con Mr* SewardL 

Esta mafiana vi á Mr. "Seward. Me dijo que acababa de recibir de Eoropala 
noticia de que la Francia intentaba ocupar la ciudad de México y los puntos es- 
tratégicos de la República, y conservarlos por tres afios, para dar tiempo á que 
se conociera la verdadera opinión del país. Me refirió en seg)iida un cuento que 
tenia por objeto manifestar que la ocupación seria permanente, y cuando trascur- 
rieran los tres años fijados ahora, se buscaría otro pretexto para continuarla. Le 
pregunté qué harían los Estados-Unidos si se confirmaba esta noticia, j me d^o 
que cuando se recibiera la confirmación habrían cambiado ya las circunstancias 
aquí, y entonces se pensarla qué era lo que convenia hacer. 

Le pregunté á continuación si habia hablado con el Ministro de guerra sobre 
las armas que tenia este Gobierno, Inútiles para los voluntarios, y que nosotros 
podríamos utilizar en México; y me dijo que no era posible que nos vendieran 
ningunas, porque si el ejército del Sur se desbandaba y hacia la guerra de guer- 
rillas, todas las poblaciones desearían tener armas para defenderse por sí mis- 
mas contra las partidas de merodeadores, y que no podrá venderse ni un solo 
fusil de los existentes en los arsenales de este Gobierno, por necesitarse todos 
. para el país. 

Al fin le hablé de unas armas que ha contratado para el Supremo Gobierno el 
Cónsul de la República en la Habana, y que es necesario embarcar de Nueva- 
York para la Habana. Me ofreció que le hablaría al Ministro de Hacienda. De 
este negocio informaré á vd. en nota separada. 



Digitized by VjOOQ IC 



227 

Jiefroduxco & Td. con este motivo las segaridades de mi muy distinguida^ con- 
BÍderacion. 
Dios, Libertad 7 Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores.. — México. 



NTJMEBO 191. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS- UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio ó de 186IS, 
Situación de la frontera. 

Tengo la honra tle remitir á Td. copia con la traducción correspondiente de una 
nota d^ Mr. Seward, que he recibido hoy en respuesta & la que le mandé el dia 2 
!obr« la eondioion de la frontera, y de la cual envié copia & ese Ministerio con mi 
oficio flamero 185, de la misma fecha. 

Procuraré hablar sobre este asunto al Ministro de la Querrá, y haré todo lo de- 
OM que oreyere conveniente para conseguir que este Gobierno atienda & las ne- 
atddades de la frontera. 

Reproduico & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

L Firmado]. M. ROMERO. 

Seffor Ministro de Relaciones Exteriores.^Mézioo. 

Departamento de Estado. — Washington, 6 de Junio de 1862. — Sefior: Tengo la 
honra de acusar recibo de la nota de vd. de 2 del corriente, relativa & las incur- 
siones perpetradas sobre el territorio mexicano por los insurrectos de Tejas con- 
tnel Gobierno de los Estados-Unidos, y de informar que la he sometido al Se- 
cretario de Guerra con la súplica de que, si fuere posible, se tomen medidas 
psra impedir los malea de que vd. se queja. Su respuesta será prontamente 00- 
mmiieada & vd. Me aprovecho de esta ocasión para renovar 6 vd., seflor, las se- 
guridades de mi muy distinguida consideración. — [Firmado]. William H. Seward. 
-fir. D. Matías Romero, &c., &c., &c. 

£s copia. Washington, Junio 6 de 1861.— fFirmado]. Romero. 



NUMERO 192. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Woihington, Junio 6 de 186$. 

Entrevista can el general Prim. 

Antier & laa siete de la noche llegó 6 esta ciudad el general Prim, acompasado 
del brigadier Milons del Bosch y de otras personas de su comitiva. Ayer por la 
BaBana fui á hacerle una visitA para presentarle mis respetos. Estuve con él un 
uto corto. Me preguntó con el mayor interés qué noticias tenia yo de México, y se 
sorprendió mucho al saber que solo una vez al mes se reciben aquí. Le hablé en tér- 
■iaos generales de su conducta en México, diciéndole que la consideraba tan ven- 
tajo» para México, como para Espafla; que ella inaugurarla una nueva época en 
be relaciones entre EspaSa y las Repúblicas hispanoamericanas, pues que hasta 
tqaí, por una cadena de circunstancias desgraciadas, la Espafla habla aparecido 



Digitized by VjOOQ IC 



228 

como un amago constante contra la independencia dodicbas Repúblicas; pereque 
llevando 4 cabo la política iniciada por el general, seria en lo futuro una garantía 
efectiya de la independencia de las mismas. 

El general Prim me dijo que en lo hecho habia tenido una parte muy corta, pues 
que todo era debido á las sanas intenciones de la Reina de EspaQa, cuyos deseos 
habia seguido; que antes de aceptar el mando del ejército expedicionario^ trató 
de saber cuáles eran las verdaderas intenciones de su Gobierno, y que cuando 
supo que eran idénticas á las suyas, no vaciló en aceptarlo. 

En la noche le dio una comida el Sr. Tassara á él y á sus ayudantes, para la 
que tuvo la bondad de invitadme. Mr. Seward, que también asistió 4 la comida, 
estuvo hablando después de ella un rato largo con el general Prim, en cuya con. 
versación serví yo de interprete. El general Prim dijo que las intenciones de los 
franceses eran de poner & todo trance en el trono do México al Archiduque Maxi- 
miliano de Austria; pero que él consideraba esta empresa enteramente irrealUable; 
que para no tener participio ninguno en la responsabilidad de dicho atentado, re- 
solvió salirse del país con sus tropas; que los comisionados franceses le pusieron 
cuantos obstáculos pudieron á su marcha, y que hasta le dijeron que si volvia & 
Veracruz moriría la mayor parte de su fuerza, á lo que contestó, que prefería 
verlos muertos á todos y aun él mismo, antes que autorizar con ea presencia los 
desafueros de los franceses; y concluyó diciendo que la España habia hecho ya 
cuanto podia en favor do la independencia de México, y que ahora quedaba á los 
Estados-Unidos desempeQar su parte. 

Mr. Seward no contestó nada á esta última indicación: dijo generalidades, co- 
mo que la época de las conquistas habia pasado ya; que no habia ejemplo de que 
una conquista hecha por la Francia de posesiones inglesas hubiera sido conserva- 
da, mientras que todas las de posesiones francesas hechas por la Gran Bretaña 
lo habían sido: que si la Francia quería ser colonizadora, por qué no empezaba 
con el Bajo Canadá que ha sido y permanece una provincia francesa, y no que 
quería conquistar á México, que es un país eminentemente espafiol y oon pocos 
puntos de afinidad con la Francia; que la Europa no podia meterse & colonizar en 
este continente, pues que harto haría oon impedir que la influencia que sale de . 
aquí se difundiese de tal manera en aquel continente, que trastornase el sistema 
político actual: dijo también que era una cosa muy sensible que la expedición 
francesa á México no hubiese ocurrido un afio mas tarde, para cayo plazo oree 
que los Estados-Unidos estarán ya en paz. En el curso de su conversación d^o 
que los Estados-Unidos no deseaban un palmo mas de territorio de México, y qno 
si México les oñrecia alguna parte de él, no lo recibirían, á lo que yo le respondí 
fue me alegraba mucho de saber que tales fueran las ideas de la administración: 
dijo ademas, que para el 1? de Agosto próximo, tendrían los Estados-Unidos vein- 
te vapores blindados iguales al <*Monitor,'* y continuarían construyendo mas has* 
ta que hicieran reconocer á las potencias marítimas de Europa el hecho de que 
este país no está dividido. 

En seguida se despidió Mr. Seward y me quedé yo hablando solo con el general 
Prim: le dije que esperaba yo que continuaría siendo en el Senado y ante el Gobier- 
no espaQol el amigo desinteresado y sincero de México, y que seguramente tendría 
ocasión para prestarle en lo futuro servicios tan grandes é importantes oomo los 
pasados. Me contestó que lo haria así, y volviéndome á hablar de las noticias de 
México, me suplicó que escribiera yo á mi Gobierno, que haga Cuanto esté á so al- 
cance por que en todos los buques que salgan de la República, de todos los puertos 
en ambos Océanos, vengan noticias fidedignas y oficiales de lo que pasa, pues que 
si los franceses continúan como hasta aquí con el monopolio de las noticias, ha- 
ciendo circular solamente las que les convengan, la opinión pública continuará 
extraviada en Europa y aun á él mismo le seria diñcil defender nuestra cansa en 
España. Le dije que yo ostaba persuadido de la necesidad que él quería hacer 



Digitized by VjOOQ IC 



229 

rmeálvTy j que comunicaria sus deseos á mi Gobierno, teniendo seguridad de 
que baria lo posible por satisfacerlo, pues no tenia Iluda de que cualquiera indi- 
cación que emanara de él seria recibida con la mayor consideración 7 atendida 
ea todo lo posible. 

Esta maSana se recibió un parle telegráfico con la noticia de que la fragata de 
¡08 £stados-ünido8 ^^Potomac," habla llegado á Kcy West coa la noticia de que 
los franceses habian sido derrotados en México, y de que se retiraban para Yera- 
cnií. Vino también la de que el Gobierno español habia aprobado la conducta del 
general Frim al retirarse de la República con las fuerzas espafiolas. Se las llevé 
desde luego al general, quien me dijo que no creía la primera, porque habla visto al 
^éreito francés y no le parecía que nuestras fuerzas lo pudieran derrotar en una 
batalla campal, y le causó satisfacción sobre la segunda. El general fué presen- 
tado hoy al Presidente, y en la tarde salió para el campamento del general Me. 
Qellan, en las inmediaciones de Richmond. 

£1 brigadier Milans del Bosch dijo anoche al Sr. Tassara, en presencia mía, 
qne no habia vjsto pueblo mas patriota que el mexicano, ni hombres mas puros, 
mas sinceros, mas dispuestos á sacrificarse por los intereses de su país, que los 
qne forman el actual Gobierna de México. Dijo que del ejército mexicano no se 
babia pasado un solo soldado al espailol, mientras que del espaflol se pasaron seis» 
cientos al mexicano: que al salir de Madrid iba creyendo en la conTcniencia de 
restablecer en el poder á Miramop, pero que muy pronto se desengalló: que en 
todo el tiempo de la permanencia en México del ejército ospaíiol, no habia habido, 
eonezeepcion de D. Manuel Robles, un solo mexicano que fuera á pedirle protec- 
ción, 6 á quejarse de que estufera oprimido. Me dijo á mí en seguida que Mr. Se- 
ward le habla pedido informes sobre el personal del Gobierno de la República, y 
que le habla dado los mas satisfactorios. Scgurameute ti esto se debe el que Mr. 
Seward dijera al general Prim, en la conversación que antes referí, que estaba sa- 
tisfecho del patriotismo, prudencia y tino que ha manifestado en esta ocasión el 
Qobierno de México, cuyo cumplimiento tuvo la bondad de haoorlo extensivo á mí 
personalmente. Me dijo ademas el brigadier Milans, que al partir el general Prim 
de Madrid, le había encargado la Reina que procurara evitar una guerra con Mé- 
xico, *'pues que una guerra contra vdes. y los mexicanos, fueron sus palabras, 
neoostaria á mí lágrimas de sangre." Kl.brigadier se manifestó muy satisfecho 
debaber evitado la guerra y de que con la noble conducta que siguieron en México 
bn6íeraB conseguido tornar el nombre español de odioso y despreciable que era, 
en querido y respetado. Reconoció lo mismo que el general había dicho antes, 
qoe la mala voluntad que tenían los mexicanos para con los españoles, se debía 
en gran parte & la mala representación que España habia tenido en México, é in- 
dicó qne iba 4 trabajar porque el Sr. D. Miguel de los Santo» Alvarez volviera á 
^ República como Ministro español. 

Tanto el brigadier Milans, como los demás miembros de la comitiva del gene- 
ral Prim me informaron que el general Serrano, capitán general de la Isla de Cu- 
ba, estaba decididamente en favor de los franceses: no se publican en la isla sino 
las noticias y documentos oficiales favorables á ellos, y todo sometiéndolo á la pre- 
Titfee^sura del Cónsul francés. Varias cartas del Sr. Pérez Calvo, cronista de la 
expedición, aprobadas por el general Prim, no se imprimieron por causa de la re- 
ferida censura, y las cosas llegaban al grado do que el general Serrano usaba en 
SBs eomunicftciones al Gobierno español fraseo mal traducidas de las cartas de M. 
de 8aHgny . A la llegada ¿ la Habana del general Prim, reconoció el general Ser- 
rano el error en que habia estado respecto de los asuntos de México, y asi lo dijo 
al Gobierno de Madrid,- agregando que el partido adoptado por el general Prim le 
pareeia el mejor que pudo haberse seguido. 

El cronista de la expedición lleva varios datos importantisimos y documentos 
ofieiales que descubren de una manera irrefragable todas las infamias de los fran- 



Digitized by VjOOQ IC 



230 

ceses. Todo esto se propone publicarlo á su llegmda & Madrid, la que espera ten- 
drá lagar á mediados del mes entrante. 

Al salir el general Prim para Baltimore lo tí en los carros j me dijo que aca- 
baba de recibir noticias oficiales de so Gobierno, en que se le comunicaba que su 
conducta en México, inclusa la retirada del ejército espafiol, habia sido entera- 
mente aprobada. Me suplicó trasmitiera yo á Td. esta importante noticia por la 
primera oportunidad. 

Beproduzco á Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 193. 

LEOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE ^AMÉRICA. 

Washington, Junio 6 de 186$. 
Puertos dd Sur abiertos al comercio extranjero. 

Tengo la honra de 'remitir & yd. bi^o el número 1, una copia de una nota yerbal 
que recibí hoy del Departamento de Estado, con fecha de ayer, acompañada de la 
traducción correspondiente, bajo el número 2. La copia número 8 lo es de las ins- 
trucciones que se citan en la nota de Mr. Seward, relatiyarf al tr&fico con los puer- 
tos recientemente abiertos al comercio extranjero, y la número 4 traduccionjal es- 
pafiol de las mismas. 

El número 5 es copia de la respuesta que doy á Mr. Seward, con esta fecha. 

La proclama del Presidente y las instrucciones del Ministro de Hacienda & que 
se refieren los documentos anteriores, las mandé & ese Ministerio con mi nota nú- 
mero 1>66, de 21 de Mayo próximo pasado. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicltr 6 yd. para que por su conducto lle- 
gue & conocimiento de los comerciantes de nuestro país; renoyilndole con este md- 
tiyo las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Número 2. — Departamento de Estado. — Washington, 5 de Junio de 1802. — Mr. 
Seward presenta sus cumplimientos al Sr. Romero, y tiene la honra de incluirle 
copla de una circular de este Departamento, de 80 de Mayo próximo pasado, rela- 
tiya al comercio con los puertos que hace poco estaban en posesión de los insur- 
rectos y que han sido ahora abiertos por decreto del Presidente de los Estados- 
Unidos. — Sr. Matías Romero, &c , &o., &c. 

Es copia. Washington, Junio 6 de 1862. — [Firmado]. Romero, ^ 

Número 4. — Circular. — Número 18. — Departamento de Estado. — Washington, 

Mayo 80 de 1862.— Al Cónsul de los Estados-Unidos en —Sefior: Refiriéndome 

á la circular de este Departamento, número 12, de 12 del actual, con la que trasmití 
el decreto del Presidente que leyantabael bloqueo de ciertos puertos délos Estados- 
Unidos, juntamente con las instrucciones del Ministerio de Hacienda, relatiyas al 
tráfico con los puertos abiertos por dicho decreto, y que fijan las obligaciones de 
yd. sobre este asunto, tengo ahora que trasmitirle para su guii^ y conocimiento ul- 
terior, instrucciones adicionales sobre el mismo asunto. — El Ministro de Hacienda 
ha comunicado & este Departamento copia de la carta que dirigió el 20 del corriente 



Digitized by VjOOQ IC 



231* 

ilw administradores de las aduanas de los patrios de los Estados leales, prohibien- 
do el embarque de ciertos artículos de contrabando de guerra, & los puertos de 
Beiufort, en el Estado de la Carolina del Norte^ Port Rojal, en el Estado de la Ca- 
rolina del Sur, y Nuera-Orleans, en el Estado de Luisian^. — Se rehusará el des- 
pacho para los arriba mencionados, á todos los buques en que Tengan & bordo los 
artienlos que el Ministro de Hacienda califica de contrabando, 6 cualquiera de 
ellM— Dichos articules son los siguientes: cafiones, morteros, armas de fuego, 
pistolas, bombas, granadas, fusiles de chispa, piedras de chispa, fósforo, pólvora, 
salitre, balas, municiones, picas, espadas, axufre, yelmos 6 boardine caps, ointu- 
rones, sillas de montar j frenos [siem)[>re con excepción de aquella cantidad de di- 
chos artienlos que pueda ser necesaria para la defensa del buque j de los que com- 
pongan la tripulación], mat»srial de forro de cartuchos j de caequillos de perou- 
non 7 de cualquiera-otra clase, efectos propios para uniformes, trementinsk, re- 
láaen^ o&Bamo j cordajes, mástiles, madera para navios, pez, alquitrán, espíri- 
tu mflamanbles, militares al seryicio del enemigo, despachos del enemigo j ar- 
tíeoIoB de carácter semejante á los ya especialmente enumerados. — Se ha infor- 
fflado á Td. también que los administradores de Aduanas de los Estados- Unidos han 
redbido instrucciones para exigir las seguridades necesarias, fiansa oondieional 
para el fiel cumplimiento de todos los requisitos impuestos por leyes 6 reglamentos 
departamentales de cargadores de los artículos siguientes á los puertos abiertos, 
óieoalquiera otros puerV>8 de los que puedan fácilmente ser, é intentan proba- 
blemente ser reembarcados en ayuda déla actual rebelión, á saber: — Licores de 
tedas clases, o&rbon, fierro, plomo, cobre, estaOo, bronce, instrumentos telegráfi- 
cos, alambre, platina, ácido sulfúrico, zinc y toda clase de materiales de telégra- 
fos, máquinas de buqnes de vapor, de hélice para vapores, ruedas para los mis- 
Bios, cilindros, calderas, tubos para calderas, palas para revolver la lumbre y 
enalqnier otro articulo 6 parte componente de máquina 6 caldero, y cualquiera ar- 
tienlo que sea 6 pueda ser aplicable á la manufactura de maquinaria de marina 
i pan armamento de buques. — De acuerdo con el espíritu de dichas instruoeiones 
i los administradores de Aduanas, por las que se imponen restricciones severas 
i los baques de los Estados-Unidos, se recomienda á vd. especialmente que re- 
huse el despacho de todos lo buques, cualesquiera que sea su destino ostensible, 
qse en opinión de vd., por razones satisfactorias, se dirgan á puertos 6 lugares 
ea posesión 6 bago la dirección de los insurrectos contra los Estados-Unidos, 6 de 
desde haya peligro de que los efectos 6 mercaderías de cualquiera descripción, 
cargadas en dichos buques, caigan en posesión 6 bigo el dominio de los insurrectos, 
7 en todo caso cuando á juicio de vd. haya razón por temerse que los efectos 6 
■ereancías embarcadas en ese puerto se usen de cualquiera manera en ayudar á 
les iasurectos ó á la insurrección, 6 para ser trasportados á cualquiera lugar hBJo 
el dominio de los insurrectos y para ser usados en ayudar á dichos insurrectos. — 
Ka una palabra, se le previene á vd. 'muy especialmente, que se rehuse á despa- 
char cualquier buque que tenga á berdo como parte de su cargamento cualquiera 
délos artículos contenidos en ambas de las listas remitidas por el Ministro de Ha- 
cienda. Notará vd. que esas listas han sido prescritas en virtud de las facultades 
^e la íey concede al Ministro de Hacienda para regular nuestro oomeroio domés- 
tieo, y exigirá vd. á todos los americanos que embarquen efectos para los puertos 
aiendonados, fianza de que no abusarán de este privilegio. — ^Comprenderá vd. fá- 
cilmente que los cargadores extranjeros no pueden ser colocados en una posición 
nuaiavorable que la de los comerciantes americanos en los puertos leales de los 
Estados-Unidos. — Soy, sefíor, su obediente servidor. — [Firmado]. Wüliam H. Se- 
«ora. 
Es copia. Washington, Junio 6 de 1862.— [Firmado]. Montero, 

Número 5. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 

Digitized by VjOOQ IC 



232 

^OD, Junio 6 de 1862. — M. Romero presenta sus respetos á Mr. Seward,y llénela 
honra de manifestarle que ha recibido su nota verbal de ayer, con la circular ad- 
junta relativa al comeroio con los puertos del Sur recientemente abiertos por de- 
creto del Presidente de los Estados-Unidos, y que enviará copia y traducción de 
ella al Gobierno Mexicano. — Hon. William H. Seward, &o., &c., &c. 
Es copia. Washington, Junio 6 de 1802. — [Firmado]. Rorruro, 



NUMERO 194. 

LEGACIÓN MEXICANA iSN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waíhington, Junio 7 de 18SB. 
La cuestión de México eii París. . 

Los últimos vapores de Europa» cuyas fechas alcanzan hasta el 24 de Mayo próxi- 
mo pasado, han traído noticias muy importantes sobre el aspecto qtie iba toman- 
do la cuestión mexicana en Paris. Remito á vd. las tiras de los periódioos de Nueva- 
Tork que contienen las referidas noticias por extenso. 

Los periódicos están en contradicción sobre la determinación del Emperador al 
recibir la noticia de la disolución de la alianza:- unos aseguran que iba & retirar 
su ejército de México, y otros, que lo iba á reforzar y queestaba resuelto á llevar 
á cabo los planes que lo hicieron entrar en la expedición. Cuál sea la verdad, es 
cosa que probablemente sabrá vd. ya al recibir esta nota. 

Los periódicos liberales de Paris atacan la polítioa del Emperador oon una ener- 
gía de que no hay ejemplo en la prensa francesa desde la inauguración de Napo- 
león. Le dicen que si no tiene mas objeto que establecer en el poder á Almon- 
te, es una gr/inde aberración, y que si se propone quitarle el Véneto al Austria, 
una guerra con esta potencia en el Cuadrilátero, C9stivria á la Francia infinita- 
mente menos en tiempo, hombres, dinero y honor, que una guerra con los fista- 
doB-XJnidos, que indispensablemente seria la consecuencia de ese arreglo. 

Los periódicos oficiosos La Patrie^ Le Consíitutionfl y Le Payt, defienden con es- 
lor la política del Gobierno y la prosecución de la expedición, y atacan Tiolenta- 
mente á U Opinión National y á los demás periódicos que están en contra de qne 
se lleve adelante la expedición, y hasta los llama traidores. Le Moniteur ha guar- 
dado silencio; pero no hacia mucho que había publicado una correspondencia de 
México en la que se decia que seria contrario al honor y dignidad de la Franela 
reconocer y tratar con el presente Gobierno de la República. Estos y otros inoi- 
dentes me hacen creer á mí que el Emperador insiste en llevar á cabo aus planes 
en México. Hay la coincidencia notable muy significativa á su juicio, de que los 
mismos periódicos de Paris que defienden la causa de loe Estados del Sur, estaban 
en favor de que se prosiga la expedición, y los que defienden la causa de la ünloa 
americana están también en favor de nuestra patria. 

Aunque el Timeeá^ Londres sigue calumniándonos y desfigurando los heohos pa- 
ra darla razón á la Francia, por quien parece estar comprado, es grato ver que eF 
London Morning Pott, órgano de Lord Palmerston y del Gobierno inglés, esté de 
nuestra parte y censure amargamente la conducta de la Francia. Esto Tiene á 
confirmar la noticia de que el Gobierno inglés, lo mismo que el espaffol, había apro- 
bado sin restricciones la conducta de Sir Charles Wyke, al declarar roto el tra- 
tado de Londres y ordenar la salida de la República de las fuerzas británicas. 

Los impresos que remito adjuntos dejan fuera de toda duda que la Francia se 
proponía conquistar el trono de México para el Archiduque Maximiliano^ á con- 
dición de que este cediera después al Emperador el Estado de Sonora y algunos 
mas del Pacífico. Por fortuna el patriotismo del pueblo mexvano dejará burlados 



Digitized by VjOOQ IC 



233 

esos planes j 1& codicia de los que los concibieron. He dado ya los datos que ma- 
mfieBtan los planes de Napoleón en el Pacifico, al Senador Me. Dougall, de Cali- 
fornia, quien los conocia hace tiempo, y en la primera oportunidad hablará, de 
ellos en el Senado. 

Al mismo tiempo que las noticias precedentes, se recibió aqui la muy impor- 
tante de qae las fuerzas francesas fueron derrotadas por el ejército de la Repú- 
blica en las imnediaoiones de Puebla, cuya noticia ha causado una satisfacción 
general en este pueblo, tanto mayor, cuanto que nadie esperaba ese resaltado. 
Cuantas personas habiftn yisto al ejército invasor francés, aun nuestros mejores 
Uttigos, decian que nuestras fuerzas no podian derrotarlo, y que nuestra salva- 
don oonsistia en hacerle guerra de guerrillas, abandonándole sin resistencia los 
pnntos que qnisiera ocupar. Apenas puedo expresar el goxo quo esta» noticias 
me ban cansado: espero con la mayor ansiedad los pormenores para conocer la 
importancia del revés snfrido por los franceses. 

Me es muy grata esta oportunidad para renovar ú vd. las seguridades de mi 
mnv distiognida consideración. 

Biog, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 195. 

LEGACrON MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waihington^ Junio 7 de 186S, 
Buquen torjyedos submarinos. 

Mr. Oliver Price, se presenta ayer en esta Legación, ofreciéndome un buque 
SBbmaríao, de sa invención, que tiene por objeto destruir á los baques de guerra, 
lin poder ser ofendido por ellos. Me explicó detalladamente su sistema, que en- 
«oitré praetíeable y poco costoso. Le dije que me presentara nn oourso, dicién- 
^Mie someramente en qué consiste su invención y los términos bajo los cuales la 
oímea á México. 

£d la noche me tri^o la carta, de qne remito traducción, y me dejó para que 
tKTiera yo noticia de rus antecedentes el impreso qne también remito. De él «pa- 
nsa qne es clérigo protestante del Estado de Nueva-York, que estaba organisan- 
4o UÁ regimiento de voluntarios, del quo dice ser coronel. 

He dfjo que había ofrecido la misma invencfon & esto Gobierno, y que ahora la 
citaba examinando una comisión científica; que si el Supremo Gobierno quería 
■tadar construir algunos buques, nombrara yo previamente dos peritos que exa- 
Bisaran sus modelos y le oyeran las explicaciones correspondientes para persua- 
diine de la practi habilidad de la empresa; que no pedia mas que el valor intrin- 
Heode los baques; pero quo esperaba que si con ellos se obtenían buenos resul< 
teddfl, como no lo dudaba, se le diera una gratificación, cuyo monto se dejaba á la 
^uereeion y munificencia del Supremo Gobierno*. Me dijo también que dos sema- 
tti terwa suficientes para la construcción de cada buque. 

8i la guerra con Francia continúa, como me parece probable, y si eatA poten- 
cia intentare cargar sobre nosotros una fuerza considerable, seria muy conve- 
uente que noe valiéramos de la invención de Mr. Price, para hacer el mayor 
^0 posible á su marina; impidiendo de esa manera los medios de trasportar sus 
tropas á^éxico. 

Snplieo á vd. se sirva comunicarme la resolución delSupremo Gobierno sobre 
ctte asunto, para participarla yo 6 Mr. Price cuando venga por ella. 

TOMO II. 30 



Digitized by VjOOQ IC 



234 

, Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

A S. £. el Sr. Romero, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de 
México. — Sefior: Opuesto siempre desde el fondo de mi corazón & las guerras agre- 
siyas, y creyendo que los planes presentes de) Emperador ^de los franceses son de 
ensanche para arreglar cuestiones de la política francesa en Europa á costa de 
México, aun con el sacrificio de su independencia y de su existencia nacional: cre- 
yendo, ademas, que las naciones de este continente, de conformidad con lo que es- 
tamos acostumbrados & llamar la «doctrina Monroe" de no interrencion, 'deben te- 
ner libertad para resolver por si mismas el problema de sus propios destinos, sin que 
intervengan los G.obiernos extranjeros, con excepción del caso de violación flagran- 
te de los derechos de las naciones 6 déla humanidad; y estando plenamente seguro 
de que los franceses no habrían atentado contra la convicción y conocidos sentí- 
' mientes de los Gobiernos y ciudadanos de los países occidentales, si no fuera por el 
hecho de que mi patria est& ocupada con la rebelión actual establecida por los pode* 
res del infierno para establecer un imperio de tinieblas, fundado en la esclavitud del 
'género humano; y no dudando que la retirada de México de Inglaterra y Espafla, 
es solo para justificar sus agresiones futuras en otras partes de este continente; 
persuadido de todo esto, ofrezco al Gobierno de vd., la invención de mi vapor de 
guerra submarino con sus torpedos, estipulando solamente que nunca se use por 
México para molestar el comercio de mi país, y que se guarde el secreto religio- 
samente para que no sea descubierto por los rebeldes en la guerra que hacen ae- 
tualmente contra la constitución y la Union de su país. — Con esta invención, con 
una tripulación de seis hombres solamente, puedo navegar en los rios, bahías 6 
en el Océano, debigo del agua 6 encima de ella, permaneciendo sumergido por ho- 
ras, y si fuere 'necesario, por dias. — Me puedo levantar y sumir & mi voluntad 
como un pez en su propio elemento. — Puedo entrar 6 salir del buque cuando esté 
enteramente sumergido, sin que le entre agua. — Puedo tomar conmigo un torpedo 
de 100 libras, de 600, ó de mayor número de libras de pólvora, atarlo firmemente' 
al fondo 6 en los lados del buque enemigo, retirarme después debajo del agua & 
una distancia suficiente de un cuarto 6 media milla, é incendiar al torpedo, ani- 
quilando al buque, su armamento y su tripulación. — Y puedo tomar otro torpedo 
y repetir indcffinidamente la misma operación en otros buques, destruyendo varloÉ 
en un día. — Mientras que algunos de estos buques se ocuparan así en las costas de 
México, tanto en el Golfo como en et Pacífico, otros podrían ir á Europa para des- 
truir en Tolón y Cherbourg y otros puertos del<^s franceses toda la marina impe* 
rial, despojando así á Napoleón de su poder naval, exponiéndolo á las rivalidades 
de sus enemigos de Europa, y enseQándole por medio del miedo por su nación, por 
su trono y por su cabeza, las importantes lecciones de justicia, sufrimiento y paz. 
— ^El costo de un solo buque para la defensa de una bahía, siendo impulsado por 
manos de hombres, será de solo $ 2,600, incluyendo dos torpedos de 400 libras de 
pólvora cada uno; perb uno construido para salir al mar para atacar & los buques 
enemigos que est&n en la costa, será de $ 6,000 á $ 10,000 incluyendo torpedos y 
una máquina de vapor ó de aire caliente, del sistema de Erickson, para hacerlo 
andar.— -Soy de vd. obediente servidor. — [Firmado]. Olivier B. Priee, — Por liber- 
tad, justicia y pax.—Washington, D. C, Junio 6 de 1862. 
Es traducción. Washington, Junio 7 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



Digitized by 



Google 



285 
NUMERO 196. 

L£OA0ION MEXICANA EN LOB SSTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Woihinffton, Junio 8 de 1869. 

Nota á Mr. Seward nobre la carta del geMral Prim. 

Laego que llegó & mis manos la carta del general Prim, de la que mandé & vd. 
m ejemplar con mi nota número 187, de 8 del que cursa» creí couTeniente mandar 
copia de ella al Departameno de Estado, por ser la mejor prueba que podia adu- 
cirse de las intenciones torcidas de los franceses que inyaden la República, inten- 
•^ dones que he estado denunciando sin cesar á este Gobierno en mis comunicaciones 
Yerbales y escritas. Quise, sin embargo, persuadirme primero de la autenticidad 
de la carta, 7 habiéndolo conseguido cuando el General Prim estuvo aquí, la re- 
Hito hoy al Departamento de Estado, con la nota dé que remito copia para conoci- 
aiento del Supremo Gobierno. 

Beproduxco á vd. coq este motivo, las seguridades de mi muy distinguida oon- 
nderaoion. ^ 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Selor Ministro de Relaciones Exteriores. — ^México. 

Número I. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Was. 
Mngtott , Jonio 8 de 1862. — Sefior Secretario: Son tantas las pruebas que 
recibo Mula dia de que las intenciones de la Francia respecto de México, no 
son las que tan reiterada como hipócritamente ha declarado su Gobierno al de 
los Estadoa-Uifídos, sino que consisten en subvertir el ^sistema político repu- 
büeano que existe en aquel país y establecer una monarquía que convierta á 
México en satélite de la Francia, 6 lo reduzca desde luego á la cbndicion de co- 
Icnia firaneeca, en los términos que manifesté á vd. en mis notas de 10 y 18 de Ma- 
ye próximo pasado, y 2 del actual que en mis comunicaciones con ese Departamen- 
to tengo una verdadera dificultad no en encontrar esas pruebas, para presentar- 
Isa al Gobierno de los Estados-Unidos, á fin de que codoxca las verdaderas inten* 
eíoBes de la Francia, sino en saber cuáles de ellas son las que debo desechar. Ha- 
ce poeo llegó á mis manos una carta del Igeneral Prim, en gefe de las fuerias es- 
paSolas en México, escrita en Orizava el 14 de Abril último, y dirigida á un ami- 
ge sayo residente en Londres, que fué publicada por un periódico inglés. Aunque 
spenaa habia duda de la autenticidad de dicho documento, no quise hacer mérito 
de él hasta no estar plenamente convencido de que no era apócrifo. Durante la 
permanencia del general Prim en esta ciudad, tuve ocasión de saber de una ma- 
nera indudable, que la referida carta es auténtica. — El representante del Gobier- 
ne da 8. H. G. en México y general en gefe del ejército espaOol en la misma Repú- 
Mica, sin duda la persona que tiene mas motivo para saber lo que ha pasado entre 
les aliados europeos en BÍéxico, y para conocer los planes mas clisimulados de la 
Francia, asegura en dicha carta, de la que tengo el honor de remitir á vd. copia 
en inglés, los hechos siguientes: — 1? "Que la triple alianza no existe ya, por haber 
teto les franceses «I tratado de Londres, que al principio creyeron bastante para 
nevar á cabo su empresa; pero que con posterioridad encontraron insuficiente, y 
sn detenerse ante sus estipulaciones, no vacilaron en violarlas para conseguir sus 
iaes, aunque á esta violación llaman verdadera interpretación del tratado.** — ^2? "Que 
los soldados del Emperador permanecen en México para establecer un trono para 
el Arehidaque Maximiliano, mientras que los de Espafia é Inglaterra se retiran 
i no autorizar con su presencia tan grande atentado contra la soberanía de un 



Digitized by VjOOQ IC 



236 

pueblo." — 3? "Que el pretexto de que los comisionados franceses se Talieron para 
romper el tratado de Londres y xiolar villanamente los convenios de la Seledad, 
fué la protección que insistieron en conceder á Almontc y al resto de mexieanos 
emigrados que llegaron á Y cracruz, declarando abiertamente que iban con el plan 
fijo de destruir la República, con el objeto de crear una monarquía en favor del 
Archiduque Maximiliano." — La verdad de estos hechos se corrobora mas y reci- 
be todavía mayor fuerza cuando se considera que el Gobierno espaflol, que de los 
tres aliados es indudablemente el que tiene en México el mayor interés político, 
y cuyo interés pecuniario solo es menor al de la Gran BretaSa, ha aprobado en- 
teramente la conducta del general Prim, basada en los hechos referidos y de cuya 
verdad debió naturalmente satisfacerse el Gobierno de S. M. C. antes do conce- 
der su sanción á una política que diñere tan completamente de la seguida por 
otro de los aliados con quien está en el interés de la España conservar las mejo- 
res relaciones y la mas buena armonía por razones de vecindad y otras. — A estas 
poderosas razones debe agregarse la no menos importante de que los comisiona- 
dos ingleses obraron por los mismos motivos de absoluta conformidad con el ge- 
neral Prim,. y de que su conducta ha sido también aprobada sin restricciones por 
el Gobierno británico. — Durante la corta permanencia del general Prim en esta 
ciudad, tuve ocasión de saber los pormenores de las atrocidades sin ejemplo y de 
los desafueros tan inauditos que han cometido los franceses en México, que estoy 
seguro que asombrarán al mundo cuando salgan áluz. Me abstengo de referirlos 
aquí, porque según entiendo, todo se publicará dentro de poco en Madrid, y en- 
tonces podré presentarlos á vd. para conocimiento del Gobierno de los Estados- 
Unidos, de una manera mas detallada y mas auténtioa. — Al Gobierno de los Esta- 
dos«Unido8 toca decidir ahora si las seguridades que la Francia le ha dado respecto 
de que no se iba á México con ánimo do establecer una monarquía, ni mezclarse 
en los negocios interiores del país, seguridades que los hechos han venido á de- 
mostrar, se dieron con la intención deliberada do engañar al Gobierno de los Es- 
tados-Unidos y que los sucesos posteriores han desmentido, son motivo suficien- 
te, no solo para* pedirle nuevas explicaciones do la conducta que observa en Mé- 
xico, porque de nuevo seguramente respondería dando las mismas seguridades, 
sino para declarar de una vez si ha de vindicar, como lo oreo, las doctrinas y 
tradiciones de este país que le han sido legadas por sus mas sabios hombres de 
Eetado^ en lo cual no se liará mas que atender á su propia seguridad y defen- 
der sus propios intereses. — Aprovecho esta oportunidad para renovar á vd., se- 
ñor, las segurídades de mi muy distinguida consideración [Firmado]. M. Ro- 
mero, — Al Hon. WiHiaín H. Seward, &c., &c., &c. 

Es copia. Washington, Junio 8 de 1862. — [Firmado]. — Romero, • 

Número 2. — Orizava, 14 de Abril do 18G2. — El inexorable destino es mas fuer- 
te que el querer del hombre: si de ello hubiese yo dudado, convenciéi'amc de esta 
verdad lo que pasa aquí. — La triple alianza ya no existe. Los soldados del Empe- 
rador permanecen en este país para establecer un trono para el Archiduque Mazmi^ 
¡iano ¡qué locura! mientras que los soldados de Inglaterra y EspaÜa se retiran 
del suelo mexicano. — Vd., que sabe bien cuan afecto soy al Emperador y conoce 
la estima verdaderamente fraternal en que tengo á los valientes franceses y 4 to- 
do cuanto les concierne, fácilmente comprenderá la amargura de mi corazón al 
verme obligado á dejar el campo do batalla y á separarme de mis cámaradas, cuan- 
do el mas bello sueño de mi vida era pelear por una misma causa y en un mismo 
suelo con los franceses. — Pero imposible so ha hecho para mí el permanecer eft 
eiste país, sin olvidar enteramente lo que debo á mi Reina y á mi patria. — La v^- 
dad'del caso, hablando francamente, es que los comisionados dol Emperador se 
han apartado completamente de la convención de Londres, resueltos á^brar por 
su sola cuenta. El pretexto para ello ha sido la protección que se empeñan e& 



Digitized by VjOOQ IC 



237 

qoerer extender á los emigrados mexicanos, Almonte y demás, que llegaron á Ve- 
raeruz confesando que hablan Tenido con el proyecto determinado de destruir la 
RqiviUea y crear una monarquía para el Archiduque Maximiliano. Desde aquel mo- 
mento, eo la conferencia del 10, es decir, cinco dias ¿ntes de las propuestas no- 
goeisoiones con el Gobierno mexicano, M. de Saligny declaró que no queria ya 
tratar con el Gobierno de Juárez. — En la última acta todo esto se consigna clara- 
mente y se expresa **2n extenso" como diceu los diplomáticos. — Este documento 
por 8Í solo basta para que la opinión pública decida quién tiene razón y quién no 
la tiene.— En cuanto d mí, espa&ol, vd! comprenderá desde luego que no me era 
litito sostener semejante cambio radical en el sistema político de este país, para 
imponerle un principe de ia casa de Austria. — Los aliados yinieron aquí ligados 
por la conYencion de Londres. No podíamos apartarnos de ella, sin: colocarnos en 
la sinrazón. Me retiro, pues, con mis tropas, y paso á la Habana á esperar las 
6rdenes de mi Gobierno. — Soy de vd., &c. — [Firmado]. Juan Prim. 
Es copias. Washington. Junio 8 de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 197. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS E8TAP0S-UNID08 DE AMÉRICA. 

Waekington, Junio 10 de 186S. 
XL VI co^fferencia con Mr. Sexoard. 

Ayer sope que el Presidente habla resuelto enviar al Senado el tratado de Se^. 
Corwin, de 6 do Abril último, y hoy füí á ver á Mr. Seward. Sin darme por en- 
tendido de esa determinación, le pregunté si h%bia podido hablar con el Presiden- 
te sobre el referido tratado: vaciló un^yooo en responderme, como si mi pregunta 
le hubiera causado sorpresa, y me dijo en seguida que probablemente seria en- 
riado al Senado. Le manifesté entonces que las sesiones de dicha Cámara se cer- 
raríaa dentro de poco, y que si no se mandaba desde luego, corría peligro de que 
ao pudiera ser tomado en consideración en el presente período. Me aseguró que 
alcanzaría ehtiempo para que el Senado resolviera lo conveniente sobre este asun- 
to. Entonces le dye que esta seria ocasión oportuna para remitir al Senado los 
documentos relativos á la disolución de la alianza europea y á la condición actual 
de México, que tanto el Senado como la Cámara de Diputados pidieron al Presi- 
dente hace poco. Me dijo que ahora los enviaría. Le recordé que yo le habla di- 
ñado varias notas sobre dicho asunto, y le manifesté que deseaba que se remi- 
tiera traducción de ellas al Senado. 

Creo que con esta determinación hemos giwado mucho, pues olla equivale á una 
sprobacion del tratado i>or parte del Presidente. 

Hablamos en seguida de la aprobación de los Gobiernos de Espafia é Inglater- 
n de la conducta de sus respectivos comisionados en México, y me dijo que ha- 
Ims recibido noticias oficiales que confirmaban las que primero se recibieron. Le 
pregante si se le comunicaba alguna otra cosa particular por sus agentes en Euro- 
ps respecto de la cuestión de México, y me dijo que nada. 

Todo lo que tengo el honor de comunicar á vd. para su conocimiento y fines 
eoBsigaientes; renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

8e&or Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



238 

numero' 198. 
legación mexicana en los estados-unidos de américa. 

Washington, Junio 10 de 18$t 
Los asuntos de México en las cortes española*. 

Tengo la honra de remitir adjunta una hoja de la Crónica de Nueva-York de 
ayer, en la que está integra la discasion cfue tuyo lugar en el Congreso de los Di- 
putados en Madrid en la sesión del 19 de Mayo próximo pasado^con motivo déla i)p- 
ticia recibida en aquella capital de la retirada de las fuerzas espaQolas del terri- 
torio de la República. En las contestaciones del Sr. Calderón CoUantes y del ge- 
neral O'Donnell al discurso del Diputado Castro,. que propuso un voto de censura 
al Gobierno por la conducta seguida en la cuestión mexicana, encontrará vd. con- 
ceptos importantes que convencen dé la buena fó con que la Espafia entró en la 
expedición europea organizada contra la República. 

Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

<■«-»-'•' . ■■■» 

NUMERO 199. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADO S-T7.NID0S DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 10 de 186£, 
Union Centroamericana. 

Tengo la honra de remitir á vd. para conocimiento del Presidente, un ejemplar 
de las comunicaciones cambiadas entre los Gobiernos de Guatemala y de Hondu- 
ras, sobre la reorganización de la Confederación Centroamericana, que han sido 
publicadas por la Oaeeta de Guatemala de 27 de Abril último. 

Personas bien informadas, venidas recientemente de aquel país, me han asegu- 
rado que todos los Estados de la América Central, con excepción de Guatemala, 
desean con el mayor ardor la reconstrucción de la antigua República de Centro- 
América, pero que Guatemala, que por desgracia es lamas fuerte, se opone siempre 
á dichos proyectos, porque si ellos se llevaran á cabo, perderla la facción conser- 
vadora clerical que ahora rige sus destinos, la influencia omnímoda de que dis- 
fruta en la actualidad. Esta clave explica perfectamente bien la contestación que 
el Gobierno de Guatemala dio á la iniciativa patriótica y desinteresada del de 
Honduras, dando & entender que Guatemala solo aceptaria la unión en caso que 
los otros Estados renunciaran al sistema federativo, ó en otros términos, si con- 
sintieran en someterse con las manos atadas, & la tiranía oligárquica que gobier- 
na ahora con un yugo de hierro á la infeliz Guatemala. 

Mientras Carrera y la facción que lo sostiene se conserven en el poder en Gua- 
temala, serán estériles cuantos esfuerzos hagan los otros Estados por llegar al 
importante resultado de reconstruir la Union Centroamericana, y no hay esperan- 
za que este deseado objeto se lleve & cabo, sino cuando Guatemala esté regida por 
un Gobierno mas ilustrado, mas liberal y mas patriótico. 

Reproduzco & vd. con este motivo las seguridades de mi muy disting^da oon 
sideración. 

Píos, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefioir Ministro d« Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



239 



NUMERO 200. 

LIGACIÓN MEXIOANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 11 de 186B, 
• Admisión de corsarioft en puntos extranjeros, 

L& Cámara de Diputados aprobó el 24 de Febrero último una reaoluoion en que 
Be pedia al Presidente la correspondencia relativa & la admisión en los puertos 
extranjeros de los buques armados en corso por los insurrectos del Sur. £1 Pre- 
sidente la mandó el 26 de Abril. La Cámara ordenó que se imprimiera dicha 
eorrespondencia, y se acaba de concluir la impresión, que forma un volumen de 
212 páginas, del que tengo la honra de remitir un ejemplar á ese Ministerio para 
conocimiento del Supremo Gobierno. 

AproTCcho esta portunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi muj 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 201. 

LEOACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathingtonj Junio IS de 1862. 
JStieldoa de la Legación, 

Con fecha 81 de Octubre del affo próximo pasado me remitió la aduana maríti. 
ms de Veraoruz una letra dé cuatrocientas libras esterlinas, en abono de \os 
biberes de esta Legación, de cuya cantidad me tocó & mí por cuenta de sueldos 
mü eetecienios diez y seis pesos, dos centaTos [$ 1,716 02 es.], según comuniqué 
& Td. en mi nota número 82, de 15 de Marzo último. 

Con fecha 27 de Febrero último me mandó ese Ministerio una letra de ochenta 
yaueve übvae, once chelines y ocho peniques [£ 89 11 8], de cuya cantidad me 
tocaron doscientos doce pesos, noventa y tres centaTos [$ 212 93 os.], según arisé 
á esa secretarla en mi nota número 100, de 81 de Marzo siguiente. 

Resolta, pnes, que en ocho meses he recibido menos de dos mil pesos, y que por 
no haber percibido en abono de mis sueldos mas que quinientos y tantos pesos du- 
nate el afio próximo pasado, la mayor parto del dinero recibido en el actual ha 
sido empleado en pagar deudas atrasadas. £1 resto lo he consumido ya y me en- 
cuentro ahora sin los recursos necesarios para atender á mi subsistencia. 

£1 Presidente, que conoce lo precario de mi situación, me dijo en carta parti- 
ticnlar, fechada el 28 de Diciembre último, lo que sigue: <'Si puede vd. girar por 
•Igana otra cantidad de mil ó dos mil pesos, yo haré que se paguen inmediata- 
mente." En virtud de esta autorización giré el 27 de Enero último la cantidad de 
dos mil quinientos ocho pesos, por cuenta de mis sueldos y los del agregado á es- 
ta Legación, á cargo del Ministro de Hacienda y á la orden de los Sres. Sohepe- 
1er y Compa&ia, de Nueya-Tork, quienes deberán darme el dinero aquí al recibir 
Botieia de que mi libranza habrá sido pagada. De todo esto informé á esa Secre- 
tiila en mi nota número 24, de 27 de Enero citado. 

Despnes de haber trascurrido cuatro meses de girada la letra y no recibiendo 
ítíso de ese Minislerio de si se pagaría ó no, me dirigí & los Sres. Schepeler y 



Digitized by VjOOQ IC 



240 

Compafiia, preguntándoles qué noticia habían recibido de bu corresponsal en Mé- 
xico respecto de U referida libranza. Con fecha 2 del actual me contestaron tras- 
cribiéndome los párrafos relativos de las cartas de su corresponsal en México. En 
carta de 5 de Abril último les dice: '«Estamos procurando cobrar la orden de $2,508 
sobre el Ministerio de Hacienda, aunque tenaos poca esperanza de buen^zito por 
el estado de pobreza en que se encuentra la gente de palacio." El 29 del mismo 
mes les dice: "No podemos encontrar manera alguna de cobrar .la orden sobre 
este Gobierno de $ 2,508, y procuraremos que se le respalde para devolTérsela á 
▼des." Asi, pues, está perdida por ese lado toda esperanza de obtener recursos, y 
se han perdido ademas los cuatro meses trascurridos desde que la referida letra 
fué girada. 

El 28 del próximo pasado Mayo rocibi la nota de ese Ministerio número 333, de 
8 de Abril último, en la que se me traslada la orden comunicada al Ministerio de 
Hacienda para que la Tesorería general proceda á la liquidación de los sueldos 
que esté yo alcanzando y para que en lo secesiyo se me remitan con la mayor re- 
gularidad posible las dotaciones que tiene señaladas la Legación de mí cargo. 
Del dia 8 de Abril en que se dio la érdcn, al dia 29 en que salió la corresponden- 
cia de esa capital, hablan trascurrido yeintiseis días, y en ese tiempo ni se ha« 
bia formado mi liquidación ni se atendió la orden en la parte relativa á que se re- 
mitieran con puntualidad los haberes de la Legación. 

Nadie está mejor dispuesto que yo á hacer los sacrificios que fueren necesarios 
para salvar el país de las presentes dificultades. Mientras que otros dignísimos 
ciudadanos están prestando un servicio muy glorioso dando gustosos su vida y su 
sangre por conseguir el objeto que deseamos, apenas les queda derecho á los demás 
servidores do la nación para distraer con* sus insignificantes personas la atención 
del Supremo Gobierno. Desde que consideré yo que las hostilidades serian inevita- 
bles, es decir, desde el 81 de Diciembre del aQo próximo pasado, ofrecí al Supre- 
mo 'Gobierno en mi nota número 892, do la fecha citada, mis servicios como solda^ 
do raso en el ejército nacional^ y si estos no eran aceptados, ofrecí ceder alorarlo 
público, para ser empleado en los gastos do la guerra, el total de mis vencimien- 
tos, que hasta aquella fecha ascendían á siete mil ciento ochentay cinco pesos, se- 
senta y cinco centavos [$ 7,185 65 es.], y dos tercios de mi sueldo corriente. Ese 
Ministerio, sin embargo, no ha tenido á bien contestarme si mi oferta fué aceptada 

' ó no por el Presidente, y ni siquiera me ha acusado recibo de mi nota relativa. 
Mientras no se me avise que ha sido aceptada, debo considerar que no lo es, y he 

• vivido como si se me pagara mi sueldo íntegro: si se me hubiera aceptado habría yo 
reducido mis gastos en proporción. Me encuentro, pues, sin recursos, sin mane- 
ra, sin esperanza de conseguirlos, cuando por las importantes negociaciones pen- 
dientes con este Gobierno mas los necesito para sufragar algunos gastos y para 
vivir de una manera decorosa, en momentos en que los sucesos que^están tenien- 
do lugar en mi país y las referidas negociaciones me sacan de la oscuridad on que 
quisiera yo estar sumergido para vivir mas humildemente, y me dan una especie 
de notoriedad desagradable por causa de las circunstancias. 

Aunque con arreglo al artículo 20 de la ley de Legaciones, de 25 de Agosto de 
1853, desde el 16 de Febrero de 1861 he tenido derecho para que el Supremo Go- 
bierno me abone la cantidad que estime conveniente para establecimiento de casa, 
me he abstenido de pedirla y aun de hacer indicación alguna sobre esto. 

Considerando, sin embargo, lo conveniente que seria ahora poner casa para 
que la Legación existiera con mas decoro, llamo la atención de vd. sobre este pun- 
to, aunque sé que estas son las peores circunstancias para pedir dinero. 

El agregado de esta Legación está también en una situación tal, que reclama la 
seria atención del Supremo Gobierno. En mas de un año que lleva de estar sir- 
viendo con empeño y constancia, el erario público solo le ha remitido doscientos 

j tantos pesos. Creo indispensable que se le atienda para que continúe prestan- 



Digitized by VjOOQ IC 



241 

do sus sairioíoB que me BÍgaen siendo índispensableB y para que pueda vÍTir con 
DM decencia, por decoro mismo de la República. 

Reproduzco á Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERQ.^ 

8«fior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 202. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Nueva- York, Junio I4 de 186S, 
Nbticas de la República, 

Anoche llegó de la Habana el vapor «British Queen," oon la correspondencia 
del paquete inglés y la confirmación completa de la gloriosa noticia de la derrota 
dd ejército francés por las armas do la República en las inmediaciones de la oiu- 
dftd de Puebla. 

Los periódicos de esta ciudad, de hoy, publican las noticias y pormenores que 
Ter& rd. en las tiras que le adjunto. Van también los editoriales publicados con 
reUeion á México y á la derrota de los franceses. 

La correspondencia oficial para esta Legación debe estar ya en Washington, 
pan donde salaré mafiana, habiéndose terminado el asunto que me trsjo & esta 
dndad, pues acabo de dejar al general Prim & bordo del yapor **Ulloa.'' 

Beproduzoo á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 203. 

LBGACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Woéhington^ Junio 16 de 1862. 
Banquete en honor del getieral Prim, 

£1 11 dol actual recibí un parte telegráfico del Sr. .Barreda, en que me avisaba 
que el dia 13 debia yerificarse la comida que varios espaSoles é hispanoamericanos, 
naidentes en Nueva-Tork, iban & dar al general Prim. £1 12 sali de est-a capital, 
7^13 asistí al banquete. Me dieron el segundo lugar á la izquierda del general 
PrÚB, teniendo & mi derecha al Sr. Tassara. 

La comisión encargada de arreglar el banquete habia convenido -en presentar 
flaeo b^dis, que se escribieron de antemano. El primero, & la Reina do España, 
fue foé contestado por su representante el Sr. Tassara, quien á su vez brindó por 
d Presidente de los Estados- Unidos. El segundo fué al general Prim, y lo con- 
t«t6 S. E. en los términos que verá vd. en la relación que le remito de lo ocurrido 
CB el banquete, publicada por la Crónica, El tercero, que fué á la unión entre la 
Z^aSa y las Repúblicas hispanoamericanas, se habia convenido con anticipación 
fae lo contestarla el Sr. Irisarri, Ministro de Guatemala y decano del- cuepo di- 
lioaático. El cuarto fué al ejército español, y el quinto á la marina espaflola. 
Cndoidos los brindis precedentes, creí de mi deber brindar por el general Prim 
yipor sa Gobierno, ^¡on testando á las diferentes alusiones que se habian hecho 
TOMO IT. 31 



Digitized by 



Qoogle 



242 

México, 7 lo hice en los términoB que Terá Td. en la citada relación de la Crónieoy 
que, con pocas excepciones, está exacta. El espíritu de la reunión fué cordial, fran- 
co 7 animado, y se cambiaron sentimientos verdad eram ente fraternales. 

Hubo, sin embargo, brindis por parte de algunos americanos, en que casi se da- 
ba á entender que era una calamidad la emancipación de la América. Esto me hi- 
zo aparecer menos afectuoso para con la Espa&a de lo que tal vez hubiera sido 
conyeniente. Mi posición, adornas, era muy difícil, por causa de los sucesos que 
acababan de tener lugar en la República, y yo procuré salir de ella lo mejor que 
pude, no habiendo estado prevenido en manera alguna. £1 dia siguiente [14] pa 
sé con el Sr. general Prim la mayor parto de la maSana, y en ella hablamos, co- 
mo era natural, de los asuntos de México. Le pregunté que si se iba directamen- 
te á EspaSa, y me dijo que de Nueva-York se iba á unas islas portuguesas á hacer 
carbón, porque el *'UIloa" no podfa llevar el suficiente para ir directamente & Eu- 
ropa. De dichas islas seguiría para Londres, y de Londres iria á Santander. Le 
pregunté si pensaba ver al Emperador, y me dijo que no, 4 'menos que sea llama- 
do por él, y que ni siquiera pensaba ir á París. Me dijo también que luego que 
llegara á Madrid hablarla eu el Senado espaQol de los asuntos de México, refirien- 
do >y explicando minuciosamente la conducta que observó en ta República. 

Se manifestó muy contento de que se hubiera confirmado la noticia de la derro- 
ta de los franceses, y expresó graa^esentlmiento contra ellos por las iniquidades 
que han cometido en México. 

A las dos de la tarde lo dejé & bordo del vapor, á donde fueron también los Mi- 
nistros de EspaOa y el Perú. Ya para partir me reiteró las recomendaciones que 
&ntes me habla hecho sobre que se le manden noticias de México. "Diga vd. á su 
Gobierno, me dijo, que me tenga al corriente de todo lo que pase en su pais: que 
me comunique por todos los conductos posibles todas las noticias baena^ 6 malas 
que haya para que yo pueda hacer de ellas el uso conveniente. Indique vd., agregó, 
que México se proporcione algunos órganos entre los periódicos de Europa para 
que desmientan las calumnias publicadas en los diarios, y para que publique rela- 
ciones de lo ocurrido y rectifique los hechos. Con pocos gastos se podría conseguir 
esto en términos satisfactorios. Me dijo que en EspaBa muchas personas de buena 
fé, que daban crédito á las noticias de los periódicos que pasaban sin ser contradi- 
chas, estaban con las ideas mas absurdas respecto de México, creyendo que el 
país estaba en la mas deplorable y espantosa anarquía, y que la Europa no podia 
conferirlo un beneficio mas grande que intervenir para hacer cesar tan desastro- 
so estado de cosas. Le ofrecí, por supuesto, comunicar sus deseos á mi Qoblerno, 
y le manifesté mi gratitud sincera por su conducta pasada, respecto de México, y 
por la que espero observe en lo futuro, y que creo no será menos benéfica para 
mi patria. Partimos en los términos mas amistosos y satisfactorios, y quedé yo 
oon la satisfacción de haber conocido y tratado á un grade hombre. 

Reproduzco á vd. las seguridades de nú muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M^ ROMERO. 

Sellor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

a- 

Oran banqueU dé lot eépañolu de Nueva- York, en honor del general /Vím.— Al sa- 
berse de positivo la próxima venida del Sr. general Prim & esta ciudad, varios de 
los espafioles en ella residentes concibieron la idea de hacer por sí mismos y en 
nnion de los demás que con tal idea estuviesen conformes, una manifestación ade. 
ouada del alto aprecio en que tienen á tan benemérito militar. Porque aquí, fuera 
del teatro de nuestras luchas políticas, y extinguido ó cuando menos dabilitado 
por él tiempo y la di:itancia el fervor de la pasión de partido, late siempre con 
yor brío, con mas puro y generoso entusiasmo, el corazón verdaderamente 
fiel al dulce recuerdo de la patria, como suele entusiasmarse todo h\|o cáriüoMJ 



Digitized by VjOOQ IC 



243 

ooak ia^jen de su madre ausente. Y por eso también, por lo mismo que pode- 
Bos eoBfliderar desde aqui eon oierta impareialidad & nuestros hombres y núes- 
tits sosas, acertamos ft'eoaentemente á juxgar de unos j otras algo mejor que en 
h propia BspaSa, sin ex^jerar tan á menudo ni la alabanza ni el yituperio. ^ 

£1 presente easo era de sujo muy especial. Tratábase de un espaBol cuyos in- 
signes merecimientos reconocen por igual propios y extrafios; de ungefe superior 
de ausstro ejército, yaliente entre los mas yalientes, del que en la reciente oam- 
pafia de espaffoles contra marruecos, ese episodio magnifico de nuestra blstoria 
Aicional contemporánea, ray6 tan alto por sus hazafias, á modoso paladín de los 
tiempos heroicos; y en tal couiíepto, y una Tez convenidos unánimemente en no dar 
á este aeto el menor carácter de parcialidad política, cuando debia significar ex- 
olosÍYamente una idea patriótica, desde luego se prestaron á tomar parte en él 
todos los espaSoles inyitados, .así como varios de los hispanoamericanos que se 
eneoentran en Nueva-York, mas 6 menos adictos arpersonaje de quien vamos 
oeapáadonos. El obsequio acordado, que fué un banquete en el nuevo elegante 
Hotel de Delmónico, tenia, pues, por único móvil, nuestra simpatía y oonsidera- 
•ion hacia un distinguido compatriota, hacia un buen servidor de nuestra nación, 
que en su vitge de regreso á la Península debia detenerse unos dias en la gran 
metrópoli de los Estados-Unidos. Nada mas. 

Al día siguiente de haber llegado el seSor marques de los Castillejos, pasó á vi- 
sitare en el Hotel de Clarendon, dondo estaba alojado, una comisión encargada 
de manifestarle el proyectado festejo y do hacerle la correspondiente invitación; 
j el general, recibiendo esta con vivas muestras de gratitud, la acepCb en seguida 
pera cuando hubiese regresado de Washington, á donde pensaba trasladarse, co- 
BU lo verificó, dos dias después. 

También fueron invitados luego los seDores Ministros de EspaOa y de las dife- 
rentes Repúblicas hispanoamericanas en Washington, y los Cónsules de los pro- 
pies países en Nueva-York; como también el actual Secretario do Estado Mr. Se- 
ward y el Corregidor de la ciudad, Mr. Opdyke. Todos acogieron complacidos la 
invitación, aunque algunos de ellos, inclusos los dos últimos, no pudieron aceptar- 
la por motivos mas ó menos poderosos é independientes de su voluntad. 

B banquete se celebró en la noche del viernes 18 del corriente, el mismo día en 
4piB el general Prim regresó de su breve excursión á Washington y Riohmond. 
Decir que ha sido en todos conceptos uno de los mas suntuosos y de mejor gusto 
fie hayan tenido lugar hasta hoy en Nueva-York, no seria en verdad hacer nin- 
gm elogio á las personas encargadas de prepararlo: seriamos justos, nada mas 
qae justos. £1 Hotel, profusamente iluminado por dentro como por fuera, presen- 
taba nn aspecto en alto grado alegre, vistoso, verdaderamente primaveral, según 
la inmensa copia de flores de todas clases que, ya en lindos ramilletes, ya en pri- 
■orosaa {guirnaldas, ostentaba por donde quiera, hasta en las mismas escaleras 
que conducen al salón principal, y que tenian impregnado el aire de su exquisito 
aroma. Pero en el salón, sobre todo, la ilusión óptica era completa. Las paredes 
adornadas con escudos de armas y banderas de Espafla, formando airosos pabe- 
Dones eon las de las Bepúblicas hispanoamericanas y de los Estados-Unidos; las 
estatuas, los búcaros de colores y otros adornos semejantes; los magníficos cande- 
labros que inundaban de luz el salón, hermoseando todos los objetos; la mesa, que 
abrasaba por completo la longitud del mismo, engalanada y servida con un gusto 
saperior á todo encarecimiento; nada, en fin, dejaba de ser allí digno de la ooa- 
sioo. Durante la oomida, en que los ricos y variados manjares, verdadero prodi- 
gio del arte culinario, corrieron parejas con las frutas mas delicadas y exóticas 
7 eon los mejores vinos y licores de distintos países, una banda militar tocaba en 
el aposento inmediato diferentes piezas de música, habiendo comenzado, con gran- 
de oportunidad, por la "Marcha real '' de Espafia. 
En el centro de una de las alas de la mesa estaba sentado el Sr. conde de Beus, 



Digitized by 



Google 



244 

entre los Srea. D. Juan J. Barril y D. Federico L. Barreda, Ministro del Perú en 
Washington, oomo individuos ambos de la comisión del convite; y al otro lado del 
Sr. Barril, el Sr. D. Gabriel Qarcia Tassara, Ministro de EspaBa. £1 seQor con- 
de, veetido de rigurosa etiqueta, como todos los presentes, llevaba ceñida la banda 
de San Fernando. Para no ser prolijos, nos limitaremos, en cuanto á los demás 
concurrentes, 6, citar sus nombres según los recordamos en este momento. 

SeQores, brigadier Mlians del Bosch, coronel Detendré, Feroz Calvo y San Mi- 
guel, del séquito del general Prim; segundo comandante del vapor <*Ulloa,"y des 
oficiales del mismo; coronel Cortázar; D. J. A. Irisarri, Ministro de Guatemala; 
D. N. Montúfar, representante del Salvador, y D. M. Romero, que lo es de Méxi- 
co; D. F. Stoughton, Cónsul, y D. F. Cea, Vicecónsul de EspaSa en Nueva-Tork; 
D. Felipe Casado, Cónsul del Perú; D. Simón Camacho, id. de Venezuela; D. J. 
"hl. Duran, id. de México, y D. Manuel Echeverría, id. del Salvador; D. Luis Bar- 
jau, D. Roberto Barril, Dr. Bcales, D. Enrique Cardosa, D. Juan Ceballos, D. Pe- 
dro Ceballos, D. F. Echemendia, D. I. Esooriaza, D. Pió Echeverría, D. Paulino 
Echeverría, D A. Francia, D. Ramón Gómez, D. Salvador Gómez, D. Tomás Gal- 
wey, D. Federico Grund, D. Robusliano Herques, D. Antonio Iznaga, D. Carlos 
Marti, Sr. Sidney Masón, D. N. Maseras, D. José Navarro, D. J. V. OSativia, D. 
Ramón Palanca, D. M. Rodríguez, D. Jaime Riera, D. Eladio Rubira y D. Jaime 
Reynés. 

Varios, y & cual mas plausibles, fueron los^bríndis que se oyeron en aquella es- 
cogida reunión: vamos á mencionar por sa orden los principales. 

Sr. D. J. J. Barril [de la comisión directora del banquete]: 

*<A. S. M. la Reina de EspaQa, á la digna sucesora de Isabel primera, en cuyo 
reinado la nación española, conoiliando las tradiciones de su^gloriosa historia con 
las libertades modernas, vuelve á levantarse y & ocupar el puesto que le corres- 
ponde entre las potencias del mundo ! '* [Aplausos]. 

£1 Sr. García Tassara, Ministro de España; tomó entonces la palabra, y dijo 
que aceptaba el brindis propuesto por el Sr. Barril á S. M. la Reina de EspaQa, y 
que lo hacia con tanta mayor efusión, cuanto mayor era su seguridad de que nin- 
gún otro pudiera ser mas grato al corazón de aquella augusta señora, viniendo 
como venia de labios que, si bien españoles, debia creerse que en aquel momento 
eran también la expresión de sentimientos hispanoamericanos, es decir, de senti- 
mientos dos veces españoles, porque españoles eran y serian siempre todos los del 
uno como los del otro hemisferio, una sola nación en otro tiempo, diferentes na- 
ciones ya, pero siempre hermanas, siempre una sola familia, siempre una misma 
nación en el gran sentido de la palabra. [Aplausos.] 

Su satisfacción personal, continuó, era también muy grande, porque simboli- 
zando en algún sentido aquella reunión, celebrada en honor de su ilustre amigo 
el general Prim, la unión mas cordial y la fé mas profunda en los renacientes des- 
tinos de la gran familia, le cabia el noble, legítimo orgullo deTno haber' Taoilado 
en aquella fé cuando todos vacilaban, y de haber, por las circunstancias de su po- 
sición, contribuido por lo menos, como el que mas, á mantenerla y fortificarla en 
el corazón de los españoles y de los hispanoamericanos. [Aplausos estrepitosos.} 

Dijo ademas, que hace cinco años, cuando él vino á este país, la nube de uni- 
versal decadencia que por tan largo tiempo habia envuelto los destinos siempre 
enlazados de las dos pa^i^as, era todavía tan espesa, que para los mismos es. 
pañoles era un secreto la restauración de esta España que, sin embargo, ae habi» 
levantado ya de su letargo; y que las preocupaciones do la época son hoy mismo 
tan tenaces, que hablar de la resurrección de la otra América parece todavía un 
sueño tan grande, que los grandes hombres de Estado, asi de'Europa como de Amé- 
rica, no tienen todavía para«esa idea sino una sola caHficaoion:[absurdo, imposible! 
Que él y muchos de los presentes eran testigos de esta verdad. Que habia tenido 
siempre una fé no ciega, sino una fé con los ojos abiertos, una evidencia superior 



Digitized by VjOOQ IC 



245 

á I«0 razones comunes, en la ineyitable é inmediata realización de esos dos gran- 
des hechos. [Poloogados aplausos], mostrándola en términos que, él lo sabia muy 
bien, en medio de la incredulidad general le habían hecho paBar por un enlusias- 
U, por un visionario. 

"Pues bien, seOores, aOadió, una de esas visiones va tomando pt cuerpo, y esa 
visión es la Espaüa que vuelve & levantarse Sn el mundo; [aplausos] la EspaSa» 
que en otro tiempo fué la mas grande entre las grandes; [aplausos] que tan in- 
menso tributo ha rendido & la civilización y á la historia; que, en América esta- 
mos y se puede decir sin jactancia, ha dado un mundo al mundo; [estrepitosos 
aplausos] la Espada, repito, esa nación esencialmente cosmopolita y universal, 
coya aparición entre las grandes naciones que la creian muerta es un hecho mu- 
cho mas importante de lo que aún se cree en la historia de la época que atrave* 
samos. [Aplausos.] £1 otro sueño, la otra visión es la reorganización, la recons- 
titución, la resurrección de la América espa&ola, [aplausos] y esa otra anciana 
moribunda para cuyo despedazado cadáver parece no faltar ya sino el entierro y 
un sepulcro, la otra América, digo, por la fuerza de un movimiento común á toda 
la raía, reaparecerá bien pronto también, con sus diferentes nacionalidades, en 
el Congreso de las naciones definitivamente constituidas, con su libertad, con su 
independencia, con sus instituciones, cualesquiera que sean, [frenéticos aplau- 
sos] con todos sus derechos que cada dia mas son el patrimonio asi do los peque- 
Eos como de los grandes {Pueblos, [aplausos.] 

"Sn nombre, pues, de Dofia Isabel segunda, concluyó el Sr. Tassara, brindo & 
mi vez por la América espaBola. [Aplausos.] Dedos, señores representantes de la 
otra América, decios á vosotros mismos todas las palabras de bondad, de'^arifio, 
de amor, de lealtad, de respeto & la independencia, de confianza en el porvenir que 
pueda inspiraros vuestro patriotismo, y esos sen los sentimientos de la Reina de 
KspaSa hacia Tosotros y hacia yuestros pueblos. [Aplausos prolongados.] 

"Brindo por las dos Españai regeneradas: la de América y la de Europa, [aplaa- 
"sos] que se enlazan aquí estrechamente en un fraternal abrazo." [Aplausos.] 

£1 Sr. Tassara terminó proponiendo un brindis que fué respondido con efusión 
— "Al Presidente de los £stados>Unidos y & la tranquilidad j^prosperidad de es- 
te pais.*' 

ün aplauso estrepitoso coronó este discurso, que decidió de la suerte del festín. 

Todo el entusiasmo que hubo en él no fué sino emanación de este brillante arran* 

que del Sr. Tassara, que al mismo tiempo reposado y enérgico, lleno de fé y de 

convicción, supo inspirarla á todos los presentes, * como la inspirará 4 cuantos 

, lean sn discurso. 

Sn este momento se levantó el Sr. Camacho, Cónsul de Venezuela, y dio lectura 
i las comunicaciones recibidas por la comisión directora, del Secretario de Esta- 
do, Mr. Seward y otras personas invitadas, manifestando los motivos que les im- 
pedían asistir al banquete. Reproducimos á continuación la del Sr. D. F. S. Asta 
Bnraaga, Ministro de Chile. 

Washington, 12 de Junio de 1862. — Sr. D. Federico L. Barreda, Nueva-Tork. — 
Mi muy estimado amigo: Siento verdaderamente no poder asistir á la comida dada ^ 
maSana en esa en obsequio del Sr. general Prim, por impedírmelo la enfermedad 
de mi señora, de que hablé á vd. en mi anterior. Créame vd. que desde el princi- 
pio en que vd. promovió esta manifestación de defereifbia á España por su última 
actitud respecto de la. cuestión de México, mi deseo fué tomar parte en ella, como 
qae concurro con vd. en el pensamiento y significación que envuelve. 

Para nosotros los americanos es una satisfacción ver á la antigua madre patria 
siempre digna de su tradicional lealtad y nobleza. Esa política de España qne 
aprobamos en la conducta de su general en México, contribuirá mas que otra eo- 
sa alguna & qae nuestras relaciones con ella sean cada vez mas estrechas y fran- 
ela, mas cordial y espontánea nuestra comunidad con ese gran pueblo, pues esas 



Digitized by VjOOQ IC 



246 

BOñ las comunes aspiraciones de nuestras Repúblicas, como lo es también su dis- 
poflioion 6 defender su independencia y los principios consagrados en nuestras 
instituciones. Repito, pues, & yd. mis excusas, y quedo su afectísimo amigo j co- 
lega. — F. 8. Asta Buruaga, 

También leyó el Sr. Camacho un soneto en alabanza del Sr. marques de los Cas* 
tillaos, el cual fué acogido con yisibles muestras de aprobación. 

*Sr. D. J. J. Barril: — *<A1 Exmo. Sr. general D. Juan Prim, conde de Reosi 
marques de los Castillejos; al raliente soldado cuyas proezas Uenar&n una página 
gloriosa en la historia de su país; cuyo patriotismo enaltecerá sus hechos, y cuyas 
cualidades como hombre podemos apreciar los que hemos tenido la fortuna de co» 
nooerle." 

Contestando & este brindis, el Sr. conde de Rens se expresó asf: 

«Tengo & gloria, seBores, contestar & este brindis que me es personal, porque 
me TOO rodeado de buenos espaSoles é hispanoamericanos, 6 sea de espaffoles y 
espaBoles, como tan acertadamente ha dicho el seffor Ministro de Espafia, y en 
momentos en que mi conducta está 8t:geta á la sanción pública. 

«Muchos han creido, seSores, que nosotros fuimos á México movidos por pasio- 
nes bastardas y opresiyas. Nunca mi Reina ni mi patria, desde el primer momen- 
to en que se formó la expedición hasta la hora en que tengo el honor de hablar, 
nunca, seSores, tuTO nadie la idea de atacar la independencia de México. [Gran- 
des aplausos.] Digo que nunca, porque EspaOa es la primera en respetar y será 
la primera en hacer respetar la libertad de México, [aplausos] programa que to- 
dos sostenemos, desde la augusta sefiora hasta el último manólo, si hay último en- 
tre nosotros, que somos todos ciudadanos, como la Reina misma, que es el primer 
ciudadano. 

«A tan buenas palabras como me han dirigido el sefior Ministro do EspaQa y ef 
Sr. Barril y Camacho, no sé en mi emoción qué coirtestar. Mucho de agradecer 
son las buenas palabras en todas ocasiones; pero doblemente dulces suenan en 
tiernas lejanas cuando en sus ecos lloran la paz y el amor á los demás pueblos de 
nuestro origen para que ellos nos amen como nosotros los amamos^ para que se- 
pan que los respetamos en su desgracia,- para que sepan que si un dia los comba- 
timos, fué como el hijo á quien el padre no creyó todayia de edad bastante para 
andar de propia cuenta. [¡Bien! ¡bien!] 

«Hoy son libres, son independientes, y hoy les decimos: «Venid á nosotros, que 
08 recibimos sin segunda intención, sin dejar oculto nada, con todo nuestro afec- 
to. [Aplausos. ] Venid como queráis, que si sois felices, esa dicha será la de Tues* 
tra' madre!" 

«En México no queria Espafia sino que se respetasen los tratados. Pero desde 
el instante en que una de las tres naciones aliadas cambió de intención y trocó la 
satisfacción del agravio en otra cosa, Espafia se retiró del campo, porque se que- 
brantaba la base del pacto, se contravenia á los deseos de su Reina, se infrinjia 
la poUtica de su gobierno, y séame lícito después de tan altos principios afiadir, 
que se contrariaban mis propios sentimientos. 

«Tal vez haya quien me censure por imprudente, ó siquiera me califique de li- 
gero al expresar estos conceptos. Pero yo no pretendo hacer de ellos un secreto, 
no; quiero decir lo mismo aquí y en todas partes. Quiero que el continente ame- 
rieano sepa que somos amigos y que sabemos serlo. [Aplausos.] 

«La Reina mi sefiora y su Gobierno han aprobado mi conducta, porque era 
conforme á la letra y al espíritu de los tratados, á las órdenes y á las nobles Inten- 
oiones de la excelsa soberana, á la independencia de los pueblos hispanoomeríca- 
nos. [Grandes aplausos.] 

«Sefiores, permitidme ahora, en nombre del agradecimiento por la cordialidad* 
el afecto amistoso, la benevolencia con que por todas partes se nos ha tratado aquí» 



Digitized by VjOOQ IC 



247 

brífidar por los ciadadanos, por los soldados, por el país hermoso de los Estados^ 
Uflidoe." [Prolongados aplausos.] 

El sexto brindis, propuesto por el Sr. Barril, deoia: 

"Paz perpetua y amistad sincera entre EspaDa y los pueblos hispanoameri- 



A\ cual contestó de este modo el Sr. Irisarri, Ministro de Guatemala: " Se ba 
brindado 6 la pax perpetua y & la amistad sincera entre EspaSa y las Repúblicas 
hispaacamericanas. £a este brindis se ha manifestado el deseo mas natural, mas 
jisto y mas eminentemente político que puede existir entre naciones de un mismo 
oiíg^en, de un mismo idioma, de una misma religión y de unas mismas costumbres. 
Los espaSoles, tanto euiopeos eomo americanos, hemos tenido una misma historia 
por mas de trescientos aSos, y comunes han sido durante este tiempo las glorias 
ylas desgracias de la nación. Los h\ios de los espaBoles en el NtieTO Mundo no 
haa podido menos de enorgullecerse de pertenecer á aquella raza á que pertene- 
níoa Pelayo, un Cid, un Gusmaa el Bueno, un Las Casas y muchos otros Tarónos 
flsstres que descuellan entre los mas célebres de la tierra. Si el curso de los aoon- 
ieeimlenios humanos ha hecho que la nacionalidad espaSola se haya dÍTidido en 
Ttrias nacionalidades en América, no por eso se ha hecho que los h\jos dejen de 
Birlo de sos padres, ni que la sangre de estos hgos se haya conyertido en sangre 
dt ina raza diferente y mucho menos enemiga. Yo reo con sumo placer que el Qo- 
bienio de Lsabel II, la déoimatercia nieta de la gloriosa Isabel á quien se debió 
el deseabrlmienio de América, acaba de dar al mundo la prueba mas solemne, mas 
olsia, mas convincente de la simpatía, de la moderación y de la generosidad con 
^e quiere proceder en sus cuestiones con sus hermanos hispanoamericanos. 
So?ia á Méxioo un ejército para conseguir la reparación de los agrayios que se 
le habían hecho; pero desde que yo que por circunstancias impreyistas las cosas 
podiaa ir mas lejos de lo que era tolerable Á la soberanía y á la independencia de 
aqaeUa Repábliea, reembarca su ejército y suspende el arreglo de la cuestión has- 
ta que pueda hacerse con menos perjuicio de México. Tal nobleza y generosidad 
Bopoede menos de redundar en mayor gloria de quien da ejemplos tan dignos de 
imitarse como ellos son insólitos, ó mas bien- diré, desconocidos entre las nacio- 
nes. En esto ha manifestado el Gobierno espaSol, que no solo no tiene los deseoift 
ambiciosos que sus enemigos le atribuyen, bino que trata con la mayor magnani- 
midad de eyftar 6 México todo género de ixguria, y procura que esta República 
eosserre su independencia y que se gobierne según los principios que establezca 
la libre voluntad de sus habitantes. Sea esta manifestación del Gobierno espaSol 
bastante poderosa para estrechar los lazos do confraternidad y de amistad, la mas 
cordial y mas perfecta, con los cuales se hagan cada rez mas íntimas las relacio- 
nes de coman interés entre los habitantes do la Península y los de las nuevas Re- 
siblicas hispanoamericanas. Vean todos los pueblos de estas Repúblicas que los 
eapafioles son sus aliados naturales, sus amigos verdaderos y sus verdaderos her- 
maiiQB, y que no hay que temer de ellos^que, valiéndose de falsos pretextos para 
Uerar la guerra ¿ aquellos países, vayan á ellos con el fin de apoderarse de nin* 
gana parte de su territorio, ni con el de obligarlos 6 gobernarse según las formas 
que no encuentren convenirles. La América Central es felizmente el país en que 
80 hizo la separación de la antigua metrópoli sin que costlise una sola gota de san- 
gre, y sin que aquella antigua metrópoli haya jamas intentado otra cosa que es- 
tablecer entre ambos países las relaciones mas amistosas y de un común interés; 
fesóraeno extraordinario en la historia de las trasformaoiones políticas. Ted, se^ 
Sores, en la bandera de Guatemala, el testimonio mas claro de la amistad que con- 
lerva aquel pueblo hacia Espafla: ved ahí todo el pabellón espaflol en el centro del 
guatemalteco con el agregado de las listas blandas y azules que adoptaron los Es- 
tados cuando se declararon independientes. Y es bien de notar que estos senti- 
mientos aon los mismos que abrigan los pueblos del Salvador, & quienes tengo 



Digitized by vJOOQ IC 



248 

también la honra de representar en este país, y los mismos que manifiestan los 
otros pueblos de la América Central. Haya, pues, para el bien de las Repúblicas 
hispanoamericanas, para el bien de Espafia y para el bien del mundo entero, pai 
perpetua y amistad sincera entre los espaQoles de ambos continentes." 

Los dos brindis siguientes fueron dedicados el uno al ejército y el otro & la. ma- 
rina de España. 

lié aquí el primero: 

El Sr. Barril: — "Al ejército espaüol tan dignamente, representado en esta mesa; 
& los Talientes que militan bajo la gloriosa bandera vencedora en los Castillejos y 
en Tetuan." 

En seguida hizo uso de la palabra el Sr. brigadier Milaas del Bosch; y sentimos 
sobremanera no haber podido tomar nota, para trasladarla á nuestras columnas, 
de su elocuente improvisación, en que no sabemos qué celebrar mas, si la oportu^ 
nidad y elevación de los conceptos, 6 lo fácil, correcto y galano de la expresión. , 
£1 Sr. Milans nos ha causado una verdadera sorpresa, bien agradable por cierto: 
lo conocíamos de fama como militar bizarro 6 inteligente, pera no teníamos noti- 
cía de sus dotes oratorias; porque el Sr. Milans es orador, y orador aventajado. 
Tal fué desde luego nuestra opinión, y tuvimos el gusto de verla apoyada por to- 
dos los demás que oyeron su discurso. Habla mucho, y siento y piensa tanto y tan 
bien como habla, de modo que deja siempre á su auditorio con deseo de que hable 
mas todavía. 

Solo conservamos, aunque confusamente, en la memoria una de sus frases mas 
felices y mas aplaudidas, aludiendo & lo que acaba do pasar en México. — *(LaRei* 
na Doña Isabel I, dijo, envió sus huestes á estas reginospara conquistar un mun- 
do; la Reina Doña Isabel II ha enviado acá las suyas para conquistar corazones.'' . 

El brindis á la marina española decia así: 

El Sr. Barril: — <*A la marina española, que en el reinado de la segunda Isabel 
renace como el Fénix, prometiendo volver á elevarse antes de mucho á la altura 
que alcanzara en los tiempos gloriosos de los Churrucas y de los Galianos." 

Contestó en breves palabras el Sr. Surrá, segundo comandante del vapor "ülloa," 
en ausencia del primero, que no pudo asistir al banquete por encontrarse enfer- 
mo á la sazón. 

Véanse ahora los otros discuraos que sucesivamente se pronunciaron. 

El Sr. Montúfar, representai^te del Salvador: — * «Señores: La pequeña Repúbli- 
ca del Salvador ama á España porque es la patria de nuestros padres', y- la respe- 
ta por la grandeza de su historia. 

'<La política de España en el continente americano, ha dicho el Sr. Calderón 
Collantes, es desinteresada, nacida de la justicia é inspirada por la fraternidad." 

<<£sta declaración solemne, la hidalguía del pueblo español, la noble conducta 
del conde de Reus, y los discursos que el señor Ministro de España ha pronuncia- 
do en esta mesa, nos demuestro n que España no pone en peligro la independeneift 
hispanoamericana, y que nuestras relaciones con ella deben ser las que existen 
entre un padre querido y su h^o emancipado. Pero el Sr. Calderón Collantes ka 
dioho mas. Ha declarado á nombre del Gobierno de la Reina, que Erpaffa no solo 
no pretende dominar á las naciones que en otro tiempo fueron sus colonias, sino 
que no consentirá que ninguna otra potencia ejerza dominación sobre ellas. 

'*Esta declaratoria ha producido nuevas y grandes simpatías en todos los cora* 
iones hispanoamericanos. Brindo, pues, por los nobles sentimientos que la han 
dictado y porque ninguna consideración política ni social sea nunca capaz de dis* 
minuirlos. [Aplausos.] 

£1 Sr. Romero, Ministro de México: <*Señores, amigos, hermanos: Bs muy gra- 
to para mi encontrarme en esta distinguida reunión rodeado de caras que me son 
familiares, de personas que hablan mi misma lengua, que profesan mi misma re- 
ligión, que tienen mis mismas costumbres, y que pertenecen al mismo tronco de 



Digitized by VjjOOQIC 



249 

¡•especie hamana á que yo. Me enouentro, lo digo sin yacilar, en el seno de mi 
£uBÍIis. Muy solemne es la ocasión que nos tiene reunidos en este lugar: Teñimos 
á eelebrar el renacimiento de la gran familia espaQola, la reconciliación entre el 
tronco y las diferentes ramas de la misma familia, renacimiento y reconciliación 
que están simbolizados en la persona del ilustre conde de Reus. — Señores, por 
imacsdoDade circunstancias lamentables, que no debemos recordar sino para ol- 
Tidarlas perpetuamente, la EspaBa habia aparecido hasta aqut como amenazando 
la independencia, como queriendo reconquistar á las Repúblicas americanas sus 
antiguas colonias: este era el caso con México, y puedo asegurar que los mismos 
temores existían de parte de las Repúblicas hermanas. £staba reservado á la Espa- 
Ba liberal de 1862 rasgar ese Telo, y manifestar con hechos dignos y nobles, que 
1^08 de pretender la reconquista de fa América, habia resuelto hacer lo posible 
para eonserrar esa independencia, de la que quiere TolTcrse campeón, defensora 
jgarantiar Tan noble proceder y tan s&bia política estaban reserTados desarro- 
llará la distinguida persona del dignísimo conde de Reus, quien, aunque según 
acaba de manifestJirnos, no hizo mas que poner en práctica las instrucciones de 
sa Gobierno, en el Tasto campo que naturalmente se dejó á su discreción para que 
obrara como lo exigieran las circunstancias del caso en el terreno do los hechos y 
sobre el lugar de los sucesos, se manejó con una lealtad, una justificación, un 
acierto, un tino y una prudencia dignos de sus muy honrosos antecedentes y que 
contribuirán á enaltecer su nombro en ambos mundos, mas de lo que hasta ahora 
lo habia estado por los lauros que ha conquistado en los campos de batalla. Creo , 
séSores, que expreso fielmente las ideas y los sentimientos del pueblo que tengo 
U honra de representar, al manifestar que estoy plenamente satisfecho de la con- 
ducta obserTada por nuestro ilustre amigo el conde de Reus durante su perma- 
nencia en México y su difícil misión en aquella República, y que la considero tan 
Tentajosa á los intereses de México, como á los de España. El conde de Reus lle- 
g6 á México como enemigo, y cuatro meses de residencia le bastaron para que 
Múiese como «amigo, sin haber disparado un solo tiro, y habiéndose ganado com- 
pletamente, para sí y para su patria el corazón de los mexicanos amantes de su 
país y admiradores de todo lo que es grande, de todo lo que es noble, de todo 
lo que es hidalgo. Espero, señores, que la sabia y prcTisora política iniciada en 
México por el dignísimo conde de Reus, sabrá desarrollarse en todos sus porme- 
nores y consecuencias naturales, y que producirá una rcTolueion en todo el mundo 
político, mas grande que la que ocasionó el descubrimiento de la América por 
Cristóbal Colon; mayor que la que produjo la emancipación del continente de la^ 
madre patria, cuando por creer que tenia los elementos i^iecesarios para gober- 
nane por sí misma, proclamó su independencia é inició su existencia como pueblo 
independiente. — Tenemos, señores, demasiado motÍTO para estar orgullosos de 
nnestro ponrettir y nuestra historia. Nuestro idioma se habla en una grande ex- 
tCBsion del mundo cÍTÍlizado; nuestro porTcnir simboliza la razoa, la justicia, el 
honor y la libertad. Unidos todos, no tendremos nada que temer de todos los que 
porAo conocernos nos Ten de reojo y tratan de imponernos su toI untad. El pri- 
mer paso para tan deseada unión está dado ya, y tan propicio acontecimiento de- 
be llenar de regocijo á todas las ramas de la familia española.' Brindo, pues, se- 
Sores, por la salud y prosperidad del conde de Reus, que ha tenido la fortuna en- 
Tídiable de inaugurar la nuoTa era en que siento que Ta á entrar la familia espa- 
Bola, y por el ilustrado Gobierno español, por cuyas instrucciones y en cumplí - 
miento de cuyos deseos se ha comenzado la era de nuestra regeneración.'' 

El Sr. Barreda, Ministro del Perú: — "Señores: 8e ha brindado por S. M. la 
Rcioa de España, por el Sr. general Prim, por la paz y amistad entre España y 
la Amériea española y por otras cosas y personas que no es necesario puntualizar. 
pero en medio del natural entusiasmo y general aplauso que esos brindis han sus- 
citado, no se ha hecho mención aún de uno que espero será bien aceptado por to* 

TOMO II. 32 • 



Digitized by VjOOQ IC 



250 

dos, porque se dirige al digno representanie que, declarado campeón do nuestra 
raza, ha sostenido por cinco años su dignidad j sus intereses. Hablo, sefiores, del 
seSor Ministro de Espada. [Aplausos.] 

«Yo, sefiores, he sido testigo de las luchas y de los trabajos de ese digno repre- 
sentante. Durante ese tiempo, el Sr. García Tassara, lleno de fé en el ponrenir jr 
de entusiasmo en el corazón, ha vindicado heróioamente la posición que ha ocu- 
pado y ocupará en el mundo la raza á que todos pertenecemos. 

<<Aunque representante de una nación, cuya independencia no ha sido todatia 
reconocida por la Espafia^ [El 8r. Tassara: Está reconocida. El general Prhn: SI.] 
creo oonocer bastante las ideas y sentimientos de mi Gobierno para declarar que, 
después de lo ocurrido en México, el Per6 será el primero en tender la mano de 
amistad á Espafla. [Aplausos.] 

*<Seaores, desde que la América conquista su independencia, sumida la Espafla 
en disturbios internos que, si bien han producido para ella el orden consütuoio- 
nal, la libertad oiyil y los derechos políticos, no le permitieron cultivar, como era 
de desearse, sus relaciones exteriores, parece natural que entre ellas y la Améri- 
ca espaOola se hayan conservado ciertos recelos y preocupaciones que antes de 
ahora se habrían disipado si esas desgraciadas circunstancias no lo hubiesen im- 
pedido. 

"Volvemos al estado en que nos encontrábamos poco después' de obtenida esa 
independencia. El general Prim acaba de levantar en México la bandera de la re- 
conciliación, y ella será tanto mas absoluta y completa, cuanto que no existen en- 
tre América y Espafla intereses encontrados. 

"Raza, religión, idioma y costumbres, todo es idéntico en ambas. No hay razo- 
nes de política, de intereses ni de influencias que se choquen, y la paz y amistad 
que entre ellas se establezcan serán tanto mas duraderas, cuanto mas solidas son 
las bases en que se fundan. 

"Habrá, pues, lo espero, en época no l^ana, entre ambos pueblos, una alianza 
algo mas estrecha y duradera que la que tan enfáticamente se pregona hoy en el - 
mundo entre ciertas naciones en las que raza, religión, idioma é intereses, todo 
en fin, es heterogéneo. [Aplausos.] 

"Sefiores, lo que y6 he dicho no es mas que un plagio, hasta cierto punto ridi- 
culo, de las ideas y sentimientos de un hombre en quien reconozco capacidad, ta- 
lento, posición y otras dote^ muy superiores á las mias, y ese es el Ministro de 
Espafla, por quien brindo." [Aplausos.] 

El Sr. Tassara conteató que aceptaba con placer el brindis á su persona, que en 
términos de tanta cordialidad y elocuencia había tenido la bondad de proponer su 
particular y distinguido amigo el seflor Ministro del Perú, y que lo hac\^ no solo 
sin humildad, sino con un legítimo orgullo, porque en efecto, ya que. no con otras 
cualidades, con las de un corazón ardiente y de un común patriotismo, él habia 
sido siempre el defensor mas infatigable, el campeón en cierto sentido mas intole- 
rante de los pueblos hispanoamericanos; [aplausos] siendo cosa sabida de todo el 
mundo que para él en América no habia habido diferencia ninguna ontre hispa- 
noamericanos y espafloles sino en favor de los hispanoamericanos, [aplausos] y 
que le causaba una inmensa satisfacción el verlo así reconocido por un hombre de 
la importancia del Sr. Barreda. Que en cuanto á las relaciones de Espafla con el 
Pera y con alguna otra de las Repúblicas hispanoamericanas, era cuestión de tra^ 
tados y de cancillerías, de quien quiera que fuese la culpa de no estar definitiva- 
mente establecidas. Que el reconocimiento do la independencia era un principio 
hace ya tiempo tan admitido y tan sancionado por el Gobierno espafiol, qae él res- 
pondía de que el Gobierno actual estaba desde luego dispuesto á haoer un tratada 
con el Perú, y que por su parte ayudarla á ello con tanto mayor ínteres, ouanto 
que el Perú es de las Repúblicas que mayor iniciativa deben tener en el movimien- 
to general de la regeneración de la otra América." [Aplausos.] 



Digitized by VjOOQ IC 



261 

También merecieron un yíto aplftuso un brindis del Sr. García Tassara en ho- 
Bor del ilustre general Serrano, gobernador y capitán general de la Isla de Cuba; 
ano del Sr. Pérez CalTO por la sefiora condesa de Reu3 y su tietno hijo, j uno del 
Sr. Eehemendia, concebido en estos términos: 

'«Sellores: Después de lo que con tanta oportunidad acaba de decirse, 7 á que 
de todo corazón me adhiero particularmente en cuanto concierne al Exmo. Sr. 
«onde de Beus, objeto del presente obsequio, seame permitido, como espaflol, hijo 
de la bia de Cuba, aBadir siquiera dos palabras. Brindo, seflores, por el general 
iltttre que, firme en sos couTieoiones j siempre consecuente, ha sabido en todas 
Jai latitadee, lo mismo ea la zona tórrida que en la sena templada, defender la 
oiiisa de la rason, de la justicia 7 de la libertad." 

Yíneronno menos aplaudidos los deles Sres. coronel Cortasar 7 D. C4rloB 
Usrti en honor del conde de Reus; uno del Sr. Barril, D. Roberto, en este sentido: 
"Al Sr. general Prim, que ha logrado en un dia lo que otros no pudieron en el es- 
peeio de cuarenta aOoe;" 7 pdr últimoi uno del Sr. Palanca "por la independen- 
eis de México." 

Mocho nos oomplaoemos en manifestar, 7 con esto daremos fin & nuestra reseSa 
del banquete, 7a tal Tez algo prolga, que entre todos los concurrentes reinaron la 
ottjor cordialidad 7 armonía» siendo igual e\. entusiasmo manifestado h&cia el es- 
ebrecido huésped por parte de los eepaSoleB como de los hispanoamericanos. No 
btbia allí diferencia de nacionalidades: iodos parecían unidos todavía por una nv 
eioaalidad común, como lo estaban de hecho por los yícuIos de la sangre, en cuan- 
to iadi?idao8 pertenecientes 6 una misma razai Creemos mas [7 si ÍUese una me- 
n ilosioa nuestra, siempre nos seria íprato acariciarla]; creemos firmemente que^ 
aun entibiado después ese entusiasmo del momento, siempre ha de dejar alguna 
bseDa, en el corazón 7 en la memoria, de todas las impresiones recibidas en aque- 
lla no^e tan halagüeSa. Sí: al recuerdo del general Prim quedará asociado en- 
tre los eapafioles é hispanoamericanos de Nueva- York el de la cordial inteligencia 
que por primera yei los turo reunidos durante algunas horas como yerdaderos 
hermanos. Doble motivo de satisfacción para nosotros, 7 sin duda también para 
el mismo general» hasta por haber sido quien cabalmente dio lugar & la reunión 
coa mt casual venida á esta ciudad. 



NUMERO 204. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wafhington^ Junio 16 dé 18St» 
Recibo de correfpoixdencia. 

Tengo la honra de informar á vd. que al regresar ho7 de Nueva-York recibí en 
esta capital las notas de ese Ministerio, números del 342 al 846, ambos inclusive, 
•BTas fechas alcanzan hasta el 20 de Ma7o próximo pasado, 7 que fueron (raídas 
|or Mr. Edward L. Plumb, portador de pliegos de este Gobierno. 

Beprodnzco á vd. las se^ridades de mi mu7 distinguida consideración. 

Bioa, Libertad 7 Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

8aBor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOÓQ IC 



, 252 
NUMERO 205. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 17 dé 18€t, 
Carta del general Pn'm al Emperador Napoleón. 

Hablando en una de las entreyistas que tnye recientemente en Nueva-Tork oon 
el general Prim, de los artículos publicados por la prensa oficiosa de París, inoul- 
pando al conde de Beus por todo lo que ha pasado en México, me dijo S. E. que si 
aquellos periódicos seguían haciéndole tan gratuitos cargos, publioaria rarios do- 
cumentos importantes para desyanecerlos, j entre ellos me cit6 como el principal, 
una carta escrita al Emperador Napoleón en Marzo último, de la cual tuvo la bon- 
dad de hacerme un extracto. To le dije que ya hablan dicho los periódicos fran- 
ceses cuanto podían en su contra, y que por lo mlAno la publicación seria mas. 
oportuna mientras mas pronto la hiciera. £1 general Prim escribió esa carta en 
respuesta & la autógrafa de Napoleón que recibió de nuinos del general Lorencex, 
y de la cual mandé á yd. copia con mi número 177, de 27 de Mayo último. 

La Crónica de Nueya-York, de ayer, publica dicha carta tom&ndola de los pe- 
riódicos de Madrid, en donde dice que todos los diarios la han reproducido, 0ÍB 
distinción de colores políticos y cuya publicación se ha hecho seguramente sin 
conocimiento y probablemente, sin autorización del general Prim. Tengo la hon- 
ra de remitir & yd. un ejemplar de ella para conocimiento del Supremo Gobierno. 
Pienso mandar otro al Departamento de Estado con algunos documentos mas, que 
enyiaré luego que esté un poco desahogado, para escribir la nota de remisión. 
Mando también, entre las tiras acijuntas, yarios artículos sobre México publicados 
por los periódicos espaffoles, la relación de una entreyista que tuyo con el Empe- 
rador el Sr. Mazo, Diputado & Cortes y comisionado por el general Serrano para 
Ueyar & Madrid la noticia de la retirada de México del general Prim, y el artícu- 
lo de la Patrie de Paris, respecto á México, y que por haber sido reproducido por 
el Moniteur, se considera como la expresión fiel de las miras y la polítioa del Go- 
bierno imperial. Van, por último, extractos de las sesiones habidas en las Cortes 
espaffolas el 21 y 26 de Mayo próximo pasado, en que se hicieron interpelaciones 
al Gobierno sobre los asuntos de México. 

Reproduzco 6 yd. con este motiyo las seguridades de mi muy distinguida consi- 
deración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 206. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington^ Junio 17 de lS6t* 

Nuevo libro azxd ingle» sobre México. — Noticias de Europa. 

Tengo la honra de remitir & yd. tiras de periódicos que contienen imporCaates 
extractos del nueyo libro azul inglés sobre Ios-negocios de México, que el Oobíer- 
no británico acaba de mandar al Parlamento. £1 Herald de Nueya-York contiene 
íntegro el protocolo de la conferencia tenida en Orlzaya el 9 de Abril ülümo por 
los comisarios aliados, la nota de Lord Russell, en que se aprueba la oondaota ob- 
•eryada por Si.r Charles Wyke, y tres notas del representante inglés á su Gobier- 



Digitized by VjOOQ IC 



253 

no. Las grandes dimensiones de esos documentos y el poco tiempo de que puedo 
disponer, no me permiten remitir, como desearia, la traducción de ellos. Remito 
Uunbien varios editoriales de los periódicos de Nueva- York sobre dichos docu- 
mentos, j otros artículos de los diarios ingleses reproducidos por la prensa de 
Jineta-York. 

Van ademas algunas cartiis de los corresponsales en Londres y Paris, de los pe- 
riódicos de Nuera-York, en las que se refiere lo que por allí ocurre respecto de 
la eaestion de México. _ • 

Hace poco que Tino de Europa la noticia de que el Gobierno de Madrid habia 
nombrado su Embajador en México, al general Serrano, capitán general de la Is- 
la de Cuba. Mientras estuve en Nueva-York, pregunté al general Prim si creia 
que era cierto esto nombramiento, y me dijo que casi tenia seguridad de que no 
podia serlo, pues que la política del general Serrano babia sido opuesta á la suya 
[del general Prim], y esta habia sido aprobada por el Gobierno espaBol. Después, 
sin embargo, ha venido la noticia de que el Gobierno espaSol habia aprobado tan- 
to Ja poUtioa del general Prim como la del general Serrano. 

£1 Monitor de París del 7 del actual, publica la notificación oficial del Gobierno 
íia&oes en que se declara la intención de la Francia de bloquear los puertos de 
Tampico y Alvarado. 

El mismo periódico publica el parte oficial que dio el general Lorencez á su Go- 
biemo de la acción de las Cumbres de Aoultzingo, y del cual remito un ejemplar. 

Remito igualmente una carta escrita el 6 del corriente, por el corresponsal en 
París del Timet de Nueva-York, en la que se inserta un artículo publicado por la 
independencia Belffa, que contiene, al parecer, el nuevo programa que Napoleón se 
propone seguir en México. 

Reproduzco & vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 207. 

•LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 18 de 1862. 
Remite tm pliego del Consulado en Nucoa-Orleans. 

El Canciller del Consulado de la República en Nueva-Orleans, en nota número 
43, de 22 de Mayo próximo pasado, recibida hoy, me dice que á causa de la ocu- 
pación de dicha ciudad por las fuerzas de los Estados-Unidos so habia suspendi- 
do el correo por tierra & Brownsville, y que no le quedaba mas conducto para 
eemuniearse.con el Supremo Gobierno, que por medio de esta Legación, y al mis- 
mo tiempo ine mandó el pliego para eso Ministerio, que tengo la honrado incluir.' 

ffoy le oontesío, diciéndole que mande su correspondencia por la Habana, Á fin 
de que tarde menos tiempo en llegar á la República. 

¿eproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores.—Méxioo. 



Digitized by VjOOQ IC 



254 
NUMERO 208. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinffton, Junio 19 de 186h 
XL VII conferencia con Mr. Seioard, 

El 11 del actual se fué Mr. Seward & Auburn, en el Estado de NueTa-Tork, en 
donde reside su familia. Anoche regresó á esta ciudad. Durante su ausencia que- 
daron paralizados todos los negocios del Departamento de Estado, inclusa la re- 
misión al Senado de^ tratado firmado entre vd. y Mr. Corwin en Abril último. 

Esta mafiana fui & ver á Mr. Seward. Le dije que se habia confirmado ente- 
ramente la noticia de la derrota de los franceses, y que todo habia pasado de una 
manera tan favorable para México, que aun habia excedido & mis esperanzas: el 
entusiasmo del pueblo y del ejército habia crecido muy considerablemente, y loe 
que antes se disponían á pelear contra los franceses por saWar el honor nacional 
solamente, y sin esperanza de vencer, *están ya seguros de triunfar. Mr. Seward 
me dijo que cuando un pueblo se levanta todo, está salvado. Se detuvo en algu- 
nas consideraciones generales, y me dijo que habia en Europa una persona que 
habia hecho mucho bien ü este país, sin estar guiado de otro ínteres que el amor 
k la justicia. Le pregunté quién era esa persona, y me respondió que el autor de 
un libro publicado en París hace tiempo sobre los asuntos de este pais, y que tie- 
ne por titulo: <*Un grand peuple qui s* eleve." Me dijo que seguramente querría 
encargarse de la defensa de México, que se encuentra todavía en posición mas cri- 
tica de la que guardaban los Estados-Unidos cuando dicha persona emprendió la 
defensa de ellos, y me indicó que seria conveniente que le dirigiera yo una car- 
ta suplicándole que escribiera algo respecto de México. Le manifesté que adop- 
taría con gusto su indicación, si tenia la bondad de darme el nombre y direooioa 
de dicha persona, y ofreció enviarme ambas cosas. 

Terminado este incidente, continué diciéndole que para no hacer esiénles nues- 
tras victorias contra los franceses, y para que pudiéramos resistir con buen éxi- 
to & los refuerzos que nos envíe el Emperador, neccHÍtamos imperiosamente de 
recursos, y que ahpra no habia otro medio de obtenerlos que por medio del 
tratado de Mr. 6orwin. Le aseguré que por el último vapor habia yo recibido 
instrucciones en que se me recomendaba que con el mayor empefio procurara 
yo la aprobación del tratado, pues era la única tabla de salvación que Tela mi 
Gobierno. Me dijo que él también hab}a recibido una not* de Mr. Corwin en el 
mismo bentido. Le pregunté si habia mandado el tratado al Senado, y me contes- 
tó que al irse dejó ordenado que se hicieran la» copias, que suponi» que ya esta- 
rían concluidas, y que en tal caso iría mafiana. Después fui & ver el estado que 
guardaban las copias, y me encontré con que están muy l^os de concluirse. Su- 
gerí que mandaran los documentos originales para ganar tiempo, encargando en 
- la imprenta que los traten con cuidado y limpieza y que los devuelvan deapaes. 

Le manifesté en seguida que en las dos últimas notas que le he dirigido y que * 
creo que aun no las ha leido por no haberse acabado la traducción de ellas después 
de haberse ido, le decia que ya estaba fuera de todaduda la mala fé con que I» Fran. 
oia habia procedido respecto de México y los Estados-Unidos, dando estas seguri. 
dades falsas, con la intención deliberada de engasarlos y que creta llegada la 
ocasión de que este Gobierno hiciera al de Francia las man if estación ea que cre- 
yera convenientes en vista de los sucesos y de las circunstancias. Me oyó con 
atención, y me contestó diciéndome que el asunto era grave, y que lo habla toma- 
do ya en consideración, y que mientras no se supiera qué es lo que la Francia ha- 
ría en vista del nuevo estado de cosas, y cuál es el espíritu del pueblo^fránces, n^ 



Digitized by VjOOQ IC 



255 

er«ÍA oonTeoiente hacer nada, por temor de dar un paso en falso. '*He tenido no- 
tieii, me dijo, dé que empieza & descubrirse un espíritu de antagonismo entre los 
frtneesec y los Estados-Unidos en Mélico, y «so merece examinarse seriamente. 
Pnede ser que no sea mas, agregó, que una riyalidad semejante & la qucexistió 
entre los fraooeeey por una parte y los espafioles é ingleses por la otra." Yo me 
iproTeehé de esta indicación snja para decirle que no tenia duda de que el espi- 
rita del Gobierno francés era tan hostil h&cia México como hacia los Estados- 
Usidos. «Ahora tenemos & los espaHoles y & los ingleses, afiadió, muy comunica- 
tÍToey amistosos con nosotros, mientras qualos franceses están recelosos 7 reser- 
▼ftdoB. £a nuestra conduce futura podrán servirnos 7 a7udarno8 mu7 bien los 
GobiernoB de Inglaterra 7 Espaffa." Noté que no quiere haces nada por ahora, 
tanto para ganar tiempo como para rer lo que haga el Qobierno francés. Por lo 
demas^manifestó gran confíansa 7 satisfacción en el presente estado de cosas en 
este pafs, 7 me dijo que 7a se consideraba la guerra cítíI como terminada en Bu- 
ropa, 7 que lo que quedaba eran solo guerrillas, con las que prpnto se acabaría. 
Desgraciadamente 70 no participo de esta opinión. 

Me dijo que la Francia pareóla resuelta á hacer una guerra formal á Méxice, 
eomo lo indica el haber bloqueado algunas de nuestros puertos; pero que no sabia 
en el atolladero en que se iba á meter. Yo le indiqué que si lleyaba á cabo el blo- 
queo que ha anunciado 7 lo hacia extensivo á los demás puertos, se yeria en las 
mismas dificultades en que se encontraron los Estados-Unidos cuando tuvieron 
bloqueados á los puertos del Sur, 7 que esta era una buena ocasión para que loa 
Estados-Unidos se desquitaran de todo lo que les hizo la Francia mientras duró 
dieho bloqueo. 

Al hablar' de la derrota de los franceses 7 de lo probable que era que sufrieran 
ia misma suerte los refuerzos que se envíen si no son en número mu7 considera- 
ble, Mr. Seward procuró contener una risa sarcástica que se asomó á sus labios, 
j que indicaba que veia con el ma7or agrado la mala suerte de las armas france- 
sas, lo que se lea espera 7 las complicaciones en que se han metido. Me dijo tam- 
bién cea emoción: **Ojalá 7 vdes. puedan sostenerse por tres ó seis mes^ mas;" 
pero considerando después que esta espansion podría parecer indiscreta, trató de 
tmnendarla dando á entender que habia querido decir que deseaba que dentro de 
tres ó seis meses arregláramos nuestros asuntos. «'Nosotros hemos necesitado de 
an afio, agregó, 7 nada extraBo será que vdes. se tomen el mismo tiempo." No sé, 
le respondí, cuánto tiempo durará nuestra guerra; pero sí puedo asegurar á vd. 
que nunca nos daremos por vencidos, 7 que al fin saldremos con bien de nuestras 
presentes dificultades." La fuerza é importancia de la indicación de Mr. Seward, 
aumentan mu7 conliderablemente si se tienen en cuenta otros incidentes de que 
hablaré á vd. en nota separada. 

Antea de despedirme me d^oque veia con placer que el espíritu republicano 

estuviera tan arf algado en México 7 en las otras Repúblicas hispanoamericanas. 

No omitiré paso ni esfuerzo ninguno porque el tratado se mande cuanto antes 

al Senado, 7 porque una vez allí se tome en consideración 7 se apruebe antes de 

cae el Congreso cierre sus sesiones anuales. 

.Aprovecho esta oportunidad para reproducir á vd. las seguridades de mi mu7 
distinguida consideración. 
Dios, Libertad 7 Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



256 
NUMERO 209. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE ABIÉRIOA. ' 

Washington, Junio 19 de 1862. 
Ministro de Chile en México, 

Esla maSana vi al 8r. Asta Buruaga en el Departamento de Estado, en donde 
me enseSó un despacho de su Gobierno en que se comunica que se iba ¿ mandar 
una Legación chilena á la Repüblica. Le supliqué me diera copia de la parte re- 
lativa del despacho, j en seguida recibí la nota, de qué remito copia, & la (fue 
contesté en los términos que verá vd. en la copia también adjunta de mi respuesta. 

Creo que esta determinación del Gobierno de Chile se^ebe en parte ü Ws indi - 
caciones que he hecho & su representante en esta capital para que enviara su 
agente á esa ciudad, según he informado á vd. oportunamente. 

£1 Sr. Asta Buruaga no sabe ni el nombre de la persona que vaya & México 
como Ministro de Chile, ni el camino que lleve. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida cor. 
sideración. 

Dios, Libert4d y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro do Relaciones Exteriores. — México. 

Legación de Chile en los Estados-Unidos de América. — Washington, 19 de Ju- 
nio de 1862. — El Encargado de Negocios de Chile tiene el placer de comunicar á 
BU colega el dr. Romero, que por despacho de su Gobierno, fecha 17 de Mayo úl- 
timo, se le dice que, *'á consecuencia de la distancia, y sin informes seguros del 
estado de esa República [México], y délas exigencias de las potencias aliadas, no 
es dable poder adopt^ir una resolución conveniente:*' el Gobierno tiene en mira el 
envío de una Legación á México, que es muy posible parta á su destino por el próxi- 
ma vapor [el 2 del corriente]; y al mismo tiempo aprovecha la oportunidad de 
saludarle y de ofrecerle sus ardientes simpatías por la causa de su país y do la 
República. — F, S. Atta Buruaga. — Señor Encargado de Negocios de México, &c. 

Es copia. Washington, Junio 19 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Junio 19 
do 1862. — El infrascrito. Encargado de Negocios de México, ha teñido la honra de 
recibir la nota que, con fecha de hoy, se sirvió dirigirle su colega el Sr. Asta Bu- 
ruaga, Encargado de Negocios do Chile, parlicipándale que su Gobierno tenia en 
mira el envío á México de una Legación de Chile, que es probable baya par- 
tido para su destino por el vapor del 2 del actual, y tiene la honra de ofrecerle sus 
ardientes simpatías por la causa del país del infrascrito y de ia República. — £1 in- 
frascrito ha recibido con satisfacción esta noticia, que se apresurará & trasmitir á 
BU Gobierno por el correo de mañana, y que no duda seríl recibida en México co- 
mo una prueba del interés que toma la República de Chile en la suerte de Méx^ 
co, en donde se están decidiendo ahora, ajuicio del infrascrito, los destinos del con- 
tinente. — El infrascrito aprovecha gustoso esta oporlunidad para reproducir al Sr. 
Asta Buruaga las seguridades de su mas distinguida consideración. — [Firmado]. 
M. Romero,— k\ Sr. D. J. S. Asta Buruaga, Encargado de Negocios de Chile, &o., 
&c., &c. 

Es copia. Washington, Junio 19 de 1862. — [Firmado]. Romero» 



Digitized by VjOOQ IC 



257 
NUMERO 210. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 19 d& 1862, 
Auxilios de los Estados- Unidos para México. 

Tengo la honra de remitir á vd., para conocimiento del Presidente, copia en in- 
glés y tradaccion al espaSol, de una carta escrita por el general Mo. Clellan, en 
gefe del ejército del Potomac, de los Estados-Unidos, al general Ghilardi, en la 
que aquel distinguido personaje expresa su opinión, de que cuando las cosas so 
arreglen aquí, los Estados -Unidos «'manifestarán sus simpatías por México de 
ofis manera mas fueite que por meras palabras." 

D. J. Kapoleon Zerman fué nombrado general de brigada por este Gobierno. Su 
nombramiento, aunque encontró oposición en el Senado, se aprobó al fin. Después 
se hizo una moción para reconsiderar el voto de aprobación. En tal estado no se 
tiene ni por aprobado ni por desechado.- So me ha asegurado que este Gobierno 
«U pensando mandarlo á México, seguramente como la alanzada de los Tolun- 
tirios, que después querrá enviar. Cuando sepa mas detalladamente el objeto de 
este Gobierno al enviar & Zerman á la BepúbUoa, me apresuraré á comunicarlo 
ivd. 

Reproduzco 4 vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Píos, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

^eSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Caartel general cerca de Richmond, Junio 10 de 1862. Sr. general D. Luis Ghilar- 
di. Oeneral: He recibido su carta de 21 de Mayo. Siento en extremo no haber dis- 
frutado el plaoer de una entrevista personal con vd. antes de su partida para Mé- 
lico.— La desgraciada condición de este país £xige todos los recursos y esfuerzos 
de su Gobierno para la restauración de la paz; pop esta razón seguramente fué 
que vd. encontró & nuestro Gobierno limitado á manifestar sus buenos deseos por 
el de México. — ^Estoy seguro, general, que México posee las ardientes simpatías 
de todo verdadero americano, y que tal simpatía será expresada eventualmente de 
una manera mas fuerte que por meras palabras. — Soy de vd. verdaderamente.^ 
Oto. B. Me. Clellan, Mayor general en gefe. 

Bs copia. Washington,* Junio 19 de 1862. — [Firmado]. ¡Homero, 



' NUMERO 211. 

LEGACIÓN MEXICANA £N LOS ESTADOS- UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washinffton, Junio SO de 186£, 
Llegada del " Cohimhia" 

Antier llegó á Nueva-Tork el vapor «'Columbia,'' con feohas de la Habana del 
día 14, y noticias de Veracruz que alcanzan hasta el 2 del que cursa. Remito á 
vd. tiras de los periódicos de Nueva-Tork que contienen las referidas noticias y 
^ editorialefl que con motivo de ellas han publicado. 

En la primera verá vé. las discusiones que ka suscitado en la Habana los trai- 
dores Zuloaga, Cobos, Aceval y comparsa. 

El traidor Miranda llegó á Nueva- York, de donde probablemente se embarcará 
I^tfa EaropA. En aquella ciudad se han reunido con D. Isidro Díaz, quien lleva co- 
TOMO II. 33 



Digitized by VjOOQ IC 



258 

mo un mes de residir en ella. Uno de estos dos traidores mandó al Herald de Nue- 
va-York la carta de que remito un ejemplar, que se ha visto aquí con gran despre- 
cio aun por el mismo periódico que la publicó, y que la impugna en el mismo nú- 
moro en que la dio á luz. 

Reproduzco ti vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

Seflor Ministro de Relaciones Estoriofes. — México. 



NUMERO 212. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 21 de 1S6S, 

Nota á Mi'. Sewcü'd sobre la política francesa en México, 
•t 

Esta mafiana fui al Departamento de Estado á. informarme de cuándo se man- 
daba al Senado el tratado de Mr. Corwin, y supe que se adoptó mi indicación de 
remitir las comunicaciones originales con el encargo de que se devuelvan después 
de impresas. Supe también que Mr. Seward hábia dispuesto mandar mis notas so- 
bre la política francesa en México. Me dijeron que todos los documentos estaban 
listos para enviarlos el lánes próximo. 

Desde la fecha de mi última nota á Mr. Seward, de 8 del corriente, han apare- 
cido' dos documentos muy importantes que contienen revelaciones dQ mucha mag- 
nitud. Estos documentos son la carta del general Prim al Emperador Napoleón, 
de que remití á vd. copia con mi nota número 205, de 17 del que cursa, y el pro- 
tocolo de la conferencia que tuvieron los plenipotenciarios aliados en Orizava el 
9 de Abril último, del que envié un ejemplar á ese Ministerio con mi oñclo núme- 
ro 206, de la misma fecha. Deseando que el Senado tenga presentes ambos docu- 
mentos al ocuparse del tratad(9 y de los asuntos de México en general, remlti hoy 
copia de ellos en inglés al Departamento de Estado, con la nota de que acompafio 
copia, que redacté lo mas concisamente que me fué posible para que tengan tiem- 
po de traducirla en el Departamento de Estado y de enviarla el lunes con los otros 
documentos. 

Concluida dicha nota la llevé al Departamento y la entregué al oficial mayor, 
á quien indiqué mi deseo de que se enviara al Senado con los demás documentos 
relativos & México. Mr. Hunter me d^o que irá. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

% [Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Junio 18 
de 1862. — Sefior Secretario: Como pruebas adicionales dé que la Francia no se ha 
propuesto en la expedición que organizó contra México los objetos que declaró al 
mundo civilizado en general en la convención de Londres del 81 de Octubre últi- 
mo, y á los Estados-Unidos en particular en las explicaciones que tan reiteradas 
veces ha dado á su Gobierno sobre el mismo asunto, tengo la honra de remitir & 
vd. copia de una carta del general Frim, en gefe de las fu^fzas espaflolas en aque- 
lla República, dirigida á S. M. el Emperador de los franceses el 17 de Mayo'últi* 
mo, y del protocolo de la conferencia que celebraron en Orizava el 9 de Abril si- 
guiente los plenipotenciarios de lastres potencias aliadas, y en la que declararon 



Digitized by VjOOQ IC 



259 

qae no podi&n ponerse de acuerdo en la interpretación que debía darse al tratado 
de Londres.— Estoy satisfecho de la autenticidad de ambos documentos. El pri- 
m«ro me fué entregado por el mismo general Prim, autor de la oarta, en el mismo 
día que partió de Nueva-York para Europa. El segundo ha sido tomado de los docu- 
mentos ofioiales que el Gobierno de la Gran Bretafla acaba de presentar al Parla- 
mento, sobre los asuntos de México. Va ademas iicompafiado de la nota de remi- 
sión de Sir Charles Lcnox Wyko, Ministro británico en México, y de la respuesta 
de Lord Bussell. — Las consideraciones que se desprenden de tan importantes do- 
comentos, y los hechos que ellos revelan, son de tal magnitud y trascendencia, 
qae cualquiera comentario que hiciera yo respecto de ellos, no producirla otro 
efecto que el de debilitar la fuerza con que estos hechos se presentan, referidos 
como lo están en los citados documentos con toda la sencillez y claridad deseables. 
Me limito por lo mismo á someterlas ' sin observaciones de ninguna especie á la 
Üastrada consideración del Gobierno de los Estados-Unidos, esperando que les dé 
la importancia que merecen. — Aprovecho esta oportunidad para renovar á vd., 
sefíor, las seguridades de mi mas distinguida consideración^ — M. Romero, — Al Hon. 
William H. Seward, &o., &c., &c. 
Es copia. Washington, Junio 21 de 1862.— f Firmado]. Romero, 



NUMERO 213. - 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 21 de 1S62. 
Nota de Mr, Seivard en respuesta á las tres líUimas de esta Legación. 

l^tkgQ la honra de remitir á vd., para conocimiento del Presidente, copia en in- 
^és acompañada de la traducción al espafiol, de una nota que acabo de recibir de 
Mr.Seirard, en la que se me acusa recibo de las que con fechas 2, 8 y 18 del que 
corsa he dirigido al Departamento de Estado, sobre la política francesa en Méxi- 
co, y s^ me comunica que tanto dichas notas como los demás documentos relativos 
i \h condición actual de México se someterán á la consideración del Senado con 
el tratado recientemente negociado por Mr. Oorwin. Esta nota viene á confirmar 
lo que comuniqué á vd. en mi oficio número 212, de hoy. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
úderaolon. ^ 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



departamento de Estado.— \yashington. Junio 20 de 1862.— Sefior: Xengo la hon- 
ra de acusar recibo de las importantes comunicaciones de vd., de 2, 8 y 18 deiac- 
taal, con los diferentes documentos á ellas adjuntos, las cuales juntamente con los 
fiemas documentos relativos á Ja condición presento de los negocios en México, 
serán sometidas á la consideración del Senado con el tratado recientemente nego- 
ciado por Mr. Corwin con la República de México. — Soy, seBíor, con gran respe- 
to, BU obediente servidor. —[Firmado.] Wülia^ H. Seward.-^AX Sr. Matías Ro- 
mero, &o., &c., &c. 

Es copia. Washington, Junio 21 de 1862.— [Firmado]. Romero, 



Digitized by VjOOQ IC 



260 
NUMERO 214. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washim/toiiy Junio SS de 1862. 
Misión del coronel lieili/ á Sonora. 

La n<^ta de vd. número 846, del mes de Mayo próximo pasado, y los docttmenlos 
anexos, me han impuesto de la misión que llevó al Estado de Sonora el coronel 
'confederado Reily, y de las comunicaciones que con tal motiyo se han cambiado 
entre ese Ministerio y la Legación de los Estados-Unidos. 

Creyendo conyeniente llamar la atención de este Gobierno h&cia los objetos in- 
dicados en la referida nota de vd., mando hoy al Departamento de Estado las co- 
municaciones de que remito copia. Como se trata de dos asuntos enteramente dis- 
tintos, me pareció necesario mandar dos notas separadas. Luego que reciba yo 
las respuestas de este Gobierno las trasmitiré & esa Secretaria. 

Reproduzco á rd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. H. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, 28 de Ju- 
nio de 1862. — Sefior Secretario: La situación de la frontera sigue complicándose 
cada dia mas. Los peligros que indiqué á> vd. en lá nota que tuve la honra de di- 
rigirle con fecha 2 del actual, han venido á agravarse muy considerablemente con 
la circunstancia de que los llamados Estados confederados están buscando en la 
concesión hecha por el Gobierno de México al de los Estados-Unidos para pasar 
tropas americanas de Guaymas á Arizona, un motivo de guerra, 6 á lo menos un 
pretexto para invadir la frontera mexicana y avanzar sobre Sonora, que ha sido 
y es el deseo oonstantemente manifestado por los habitantes del Sur de los Esta- 
dos-Unidos. Las autoridades de los Estados disidientes mandaron al coronel James 
Reily á los Estados de Chihuahua y Sonora á oetroiorarse de si era cierto que se 
habia hecho tal concesión, á pedir expUeaoiones respecto de ella, y á anaenasar 
con hacer la guerra en caso de que se lleve á oabo. La misión del coronel Beily 
tenia ademas el objeto de obtener de los mismos Estados el derecho de que las tro- 
pas confederadas entraran en el territorio de ellos para perseguir á los indios, y 
el de establecer un dep^ito en Guaymas. No remito á vd. las comunicaciones que 
sobre este asunto se han cambiado entre las autoridades de Sonora y el coronel 
Reily, porque fueron trasmitidas á Mr. Corwin por el Gobierno de México, y su- 
pongo que él las habrá enviado á ese Departamento. — Estos motivos aumentan la 
necesidad de que el Gobierno de los Estados-UnidoB fije su atención en la situa- 
ción que guarda la 'frontera, y fCdopte las medidas que creyere convenientos para 
prevenir las invasiones armadas del territorio de los Estados-Unidos contraía Be- 
pública de México. — Aprovecho esta oportunidad para reiterar á vd. las seguñ- 
dades de mi mas distinguida consideración. — [Firmado.] Af, Romero. — Al Hoa. 
William H. Seward, &c., &c., &c. 

Es copia. Washington, Junio 23 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos do América. — Washington, Junio 23 
de 1862. — Sefior Secretario: Tengo la honra de informar á vd. que he recibido 
instrucciones de mi Gobierno para llamar la atención del de los Estad os-Unidoa 
hacia la conducta irregular que observan algunos buques de guerra de los Esta- 
dos-Unidos, principalmente en la costa del Pacifico, haciendo reclamaciones di* 



Digitized by VjOOQ IC 



261 

nt\MA i las autorhladed de los Estados Mexicanos, y aun permitiéndose con ellas 
MDi«iiaiá8 y Y^aciones; abusos incalificables, quo son contrarios á las estipulacio- 
nes de los tratados y á las reglas que norman las relaciones de los Gobiernos en- 
tre sí.~El gobernador del Estado de Sonora se quejó recientemente de estos abu- 
sos al Gobierno federal de México, en ?a comunicación de que tengo la honra de 
.mandar copia en extracto.-Mi Qobierno comunicó & Mr. Corwin esa queja, y le su- 
plicó la elevara al conocimiento del Gobierno de los Estados-Unidos, con el fin de 
que se sirvh dictar las órdenes convenientes para que por parte de sus buques de 
guerra no vuelvan á repetirse dichas irregularidades. Mr.' Corwin contestó desde 
luego, diciendo que e^ < 'asunto recibirla la pronta atención del Gobierno de Was- 
hington, y que sin duda el remedio seria tan prontamente aplicado como la injus* 
ticía del caso lo requiere.'* En consecuencia de esto, se mandaron instrucciones & 
esta Legación para que traiga de nuevo este asunto á la consideración del Gobier- 
no de loa Estados-Unidos, y para que procure que la resolución sea conforme con 
lo que se espera do la justificación del mismo Gobierno y con los deseos del de 
México.— £1 caso me parece tan obvio y estoy tan satisfecho del espíritu de jtts- 
ticia y de consideración h^ácia las naciones amigas que abriga el Gobierno de los 
Estados-Unidos, que no creo necesario detenerme aquí en consideraciones de nin- 
guna especie, y espero confiado que la determinación del Presidente sea del todo 
satisfactoria al Gobiorno de México. — Aprovecho esta oportunidad para renovar 
&Td., sefior, las seguridades de mi muy distinguida consideración. — [Firmado.] 
M. iZom^ro.— AlHon. William H. Seward, &c., &c., Slís. 
Es copia. Washington, Junio 23 de 1862.— [Firmado]. Romero. 



NUMERO 215. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathififfton, Junio 21 de 1S6¿, 
Tratado ccn\ los Estados- Unidos, 

Tengo la honra de informar á vd. que á la una del día de hoy se mandó del De- 
partamento de Estado & la Secretaria particular del Presidente, el tratado entre 
tféxico y los Estados-Unidos, concluido el G de Abril último, y los documentos re- 
lativos á él, con el Mensaje de remisión del Presidente, para que fuera firmado 
por este funcionario y enviado después al Senado. Prú%ablemente el Presidente 
lomando en seguida, y el Senado se. ocupó de él en la sesión ejecutiva que tuvo 
lioy. El trámite de reglamento es mandar imprimir el Mensaje y documentos & 
él adjuntos, y pasar todo á la comisión de relaciones exteriores. 

Esta noche voy á ver al superintendente de las impresiones públicas, con quien 
tengo buena amistad, para suplicarle que haga imprimir de preferencia los ci- 
tados documentos, & fin de que la impresión se concluya cuanto antes. 

He visto ya al Senador Mr. Sumner, presidente de la comiaión de relaciones ex- 
teriores y & otros Senadores, y seguiré trabajando en conseguir que el tratado se 
apruebe. 

Reproduzco á, vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

SeBor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Remito & vd. un ejemplar de un impreso en favor del tratado, hecho por las 
personas con quienes trabaja Mr. Allam. La idea que se da del tratado en dicha 
publicación es la que tiene de él Mr. Corwin y las personas que conocen el trata- 



Digitized by VjOOQ IC 



262 

do. Yo, que no4o he visto todaviai porque el Ministerio no ha tenido á bien decir- 
me una sola palabra sobre él, no puedo saber si tan desventajosa idea es exacta y 
fundada. — [Firmado.] Romero. — Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — 
México. 



NUMERO 216. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington, Junio S4 de 1862. 
Miscelánea. 

Los documentos relativos ¿ la cuestión de México fueron presentados á las Cor- 
tes por el Gobierno español el 8 del actual. Remito & vd. el extracto rápido que 
de ellos ha hecho la Época de Madrid. 

fDocumentoa tobre México presentados á las CorUs españolas, — Entre los documen- 
tos presentaddb recientemente al Parlamento por el Gabinete británico» & que se 
refiere mi nota número 206, del 17 del que cursa, hay un despacho de Lord Ljons 
al conde Russell, en que da su opinión respecto de la manera en que los Estados- 
Unidos ven la expedición contra México, en Jos térmidos que siguen: <<Creo que 
la expedición aliada contra México, dice el Lord, es extremadamente desagrada- 
ble al pueblo americano, y que el establecimiento de una monarquía en aquel pala 
seria considerado por él como una cosa extremadamente ofensiva; pero ein em- 
bargo, se conoce que la intervención de los Estados-Unidos debe proponerle has- 
ta que pueda ser efectiva." 

La comunicación de Mr. Seward al Cónsul de los Estados-Unidos en París pa- 
ra que manifieste á los solicitantes, que no se pueden admitir sus servicios en el 
ejército de los Estados-Unidos, de que hablé (v vd. en mi nota numero 217, de es- 
ta fecha, está solo dirigida al Cónsul cu Paris, por lo que parece que solo serra- 
ta de excluir del ejército & los franceses, tal vez porque se tiene á la mira la pro- 
babilidad de una guerra con Francia. AcompaQo & vd. una copia de la orden re- 
lativa. 

Remito á vd. los editoriales publicados por los periódicos de Nueva- York y de 
otras ciudades, sobre la cuestión de México y sobre otros asuntos que afectan los 
intereses de la República. 

Reproduzco á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida con- 
sideración. • 

Dios> Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

ScHor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



x\UMERO 217. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

WaMngton, Junio 34 de 18S8, 

ReserUi política. * 

El ejército federal del Potomac permanece en las inmediaciones de Richmond, 
teniendo escaramuzas diarias con las fuerzas del Sur, y manteniéndose con difi- 
cultad en el terreno que ha conquistado. El 31 del próxiq;^o pasado había cruzado 
el Chicahominy una división federal, y el resto del ejército estaba del otro lado del 
rio. Los disidentes se aprovecharon de esta circunstancia para atacar á la divi- 



Digitized by VjOOQ IC 



263 

sjon que liabia avanzado y |ue estaba separada del grueso del ejércilo. £1 ataque 
fué may decidido, j aunque los federales hicieron lo posible por resistirlo, se yie- 
roD obligados á ceder, y fueron arrojados de sus posiciones. En la noche hizo el 
general )Ie. Clellan pasar eWo & la división del general Helntzelman, y al dia si- 
goíenie se renovó el combate con nueva furia. Los federales, que habian recibido 
refaerios considerables, tuvieron en esa vez mejor éxito y recobraron sus posicio- 
nes perdidas, haciendo regresar á sus adversarios á Richmond. Ambas partes pre- 
tenden haber obtenido la victoria, aunque ninguna ha publicado hasta ahora parte 
oficial de la acción. Las pérdidas fueron muy considerables. Las del ejército federal 
secalculanen seis mil hombres. £1 general Johnston, en gefe del ejército confede- 
rado, fué herido el segundo dia y ha sido sustituido en el mando por el general Lee. 
Después áí: dicha batalla, el general Mo. Clellan avanzó sus fuerzas, constru- 
j6 varios puentes para que pudieran pasar el Chicahominy á la vez en número 
considerable, y eligió para colocar ¿ su ejército lugares salubres, en cuanto cabe, 
en los pantanos sobre los que esté, su campamento. Las bajas que tiene 6. conse- 
enencia de las enfermedades son de mucha consideración. Se asegura que pierde 
4 razón de un regimiento por semana. Se le han enviado algunos refuerzos y se 
espera qae de un dia á otro tenga lugar la gran batalla que ha de decidir de la 
snerte de Richmond. 

. £n mi última resoña avisé d, vd. la evacuación de Corinto por el ejército del ge- 
neral disidente Beauregard, y la ignorancia en que se estaba del camino que hu- 
biera tomado. Hasta ahora no se ha aclarado este misterio: por mas de quince 
diasoo se ha publicado una sola palabra respecto de dicho ejército ó del general 
onionista Halleck que lo perseguía. Las últimas noticias que se tuvieron fueron 
que el general Pope habia capturado, «30 millas al Sur de Corinto, diez mil sóida* 
dos j quince cañones de los disidentes. Unos rumores aseguran que el grueso de 
las fuerzas de Beauregard está, en Okalona, cerca de Corinto, y otros, que se di. 
TÍdíó en fracciones, que fueron á diferentes lugares, siendo Richmond el destino 
de una part« considerable de ellas. 

£1 general disidente Jackson, que hizo replegar al general Banks hasta Wi- 
Uiamsport, fué á su vez arrojado por el general Fremont, de todos los puntos que 
habia conseguido ocupar. Se batió en retirada causando pérdidas considerables 
»I ejército federalf parece que su expedición tuvo por objeto amagar á esta ciu- 
dad para ver .si el general Me. Clellan destacaba algunas de sus fuerzas en defensa 
de Washington, cuyo objeto so les frustró. Remito los partes oficiales dados por los 
generales Banks y Fremont, do los encuentros que tuvieron con Jackson. 

La escuadrilla federal en el rio Misslssippi tuvo el d^i 7 una acción con los 
baques confederados que defendían á Menñs, en la que todos estos, con excepción 
de uno, fueron capturados ó ochados íi pique. A continuación de esta victoria, la 
ciudad de Menfis se rindió sin mas resistencia ú las fuerzas federales, en cuya po- 
sición pacífica está ahora. Los Estados-Unidos tienen ya en su poder todos los pun- 
tos importantesi fortificados y estratégicos del rio Mississippi, con excepción de 
VIcksbarg. que sirve á. los disidentes para estar en comunicación con los Esta- 
dos del Sur, que están al Este del Mississippi. La importancia de Vicksburg pr.ra 
el Gobierno dé Richmond, hace creer que la defenderá hf^sta la última extremidad, 
pues si la perdiera quedarla cortado con los Estados de Tejas, Arkansas y Lui- 
siana. 

Las fuerzas navales de los Estados-Unidos habian empezado á atacar á Charles- 
ten, y se disponian 4 hacer lo mismo con Mobiln, según parece de las noticias pn- 
Uieadas por los periódicos del Sur. 

£1 Ministro de la Querrá expidió el O del actual una orden, en que previene 
\w se organice en Annapolis un campamento de instrucción, compuesto do 60,000 
bombres de l&s tres armas, que servirá de reserva al ejército, al paso que lo man- 
tendrá á cabierU) de cualquiera ataque por parte del Sur. El campamento, que no 



Digitized by VjOOQ IC 



264 

ec ha organizado todavía, ae puso bajo el mando del general Wool, á. quien se le 
dio el mando do Baltimore, 7 al general Dix, que mandaba diclia oiudad, se le di6 
el mando de la fortaleza de Monroe. 

Las sesiones del Congreso han estado llenas de intei^es en el mes actual. £1 Se- 
nado aprobó y el Presidente sancionó el proyecto de ley que habla aprobado la 
Cámara de Diputados, autorizando al Gobierno para reconocer la independencia 
de las Repúblicas de Haití y Liberia. El Presidente nombró ya los agentes que 
han de ir á representar en ellas & los Estados-Unidos. 

La C&mara de Diputados aprobó hace poco un proyecto de ley, en que se dis- 
pone que queden emancipados los esclavos, del Presidente, el Vicepresidente, los 
Diputados y Senadores, Gobernadores de los Estados, Jueces y demás personas que 
obtengan empleos de los Estados confederados, ó que hayan tomado parte en la in- 
surrección, y ademas so declara libres á los esclavos existentes en los Estados in- 
surrectos al caer en poder de las fuerzas federales. Se autorizó al Presidente de 
los Estados-Unidos para que entable negociaciones ú. fin de adquirir por medio de 
tratados ó de otro modo, en la América Central ó en la del Sur, 6 en las islas del 
Golfo de México, el derecho de enviar á. dichos países á todos los negros emanci- 
pados con arreglo ú dicha ley, y que voluntariamente consientan en ir. En la mis- 
ma Cámara se ha'presentado un proyecto de reforma al arancel, subiendo los de- 
rechos sobre algunos artículos para aumentar las rentas del Gobierno. 

El Senado aprobó también y el Presidente soncionará el proyecto de ley que 
declara que la esclavitud es escisional y que no podrá existir en los territorios. 
Acabó de discutirse la ley de contribución directa, aprobando con muchas modi- 
ficaciones el proyecto de la Cámara de Diputados. 

£1 proyecto de ley que autoriza la construcción del ferrocarril al Pacifico, que 
habia sido aprobado por la Cámara de Diputados, acaba de serlo por el Senado, 
con lo cual quedó concluido un asunto que haco once ailos se inició, que entonces 
se consideró como una utopia irrealizable, y que ahora trata de ponerse en prác- 
tica haciendo desembolsar al Gobierno millones de pesos, cuando los gastos que 
eroga con motivo de la guerra civil son inmensos y muy superiores Á sus rentas. 
Con motivo de la resolución que adoptó la Cámara de Diputados, censurando la 
conducta del ex-Ministro de la Guerra Mr. Cameron, el Presidente le envió el 
Mensaje, de que acompaQo uu ejemplar, en que dice que la conducta de su Mi. 
nistro fué sancionada por 61 y aprobada por todo el Gabinete, y que si en ella hu- 
bo algo de malo, él y los demás ministro's están dispuestos á reportar la parte de 
censura que los corresponda. 

En estos días han salido á luz dos notas importantes, una del Ministerio de Ha- 
cienda á la comisión del mismo ramo de la Cámara de Diputados» y la otra del 
Ministerio do Marina á la comisión de negocios navales del Senado: en la primera 
se manifiesta que el Gobierno ha agotado los recursos que el Congreso puso en 
sus manos: se dice que los ingresos son do $38O.p00,00O mientras que los egresos son 
de $ 1.000,000 aun haciendo cuantas economías fueren posibles, y se concluye pi- 
diendo la emisión de nuevos billetes del Tesoro por valor de $150.000,000: la segun- 
da comunicación tiene por objeto recomendar la introducción do las reformas con- 
venientes en los astilleros de los Estados-Unidos para que se construyan sin difi- 
cultad buques de hierro, ó á lo menos forrados del mismo metal, á fin de que las 
potencias europeas no aventajen en este importante ramo á !os Estados-Unidos. 

El tratado para abolir el tráfico de negros concluido últimamente entre Ingla- 
terra y los Estados-Unidos, y al cual se refiere mi nota número 240, de 28 de 
Abril último, fué aprobado y ratificado por ambos Gobiernos c^trat«nte8, y las 
ratificaciones fueron canjeadas en esta ciudad. Acompaso un ejemplar del trata- 
do y de las piezas á él anexas. El Presidente lo envió al Congreso para que adop- 
te la legislación que se hace necesaria en virtud de las estipulaciones de dicho 
pacto. 



Digitized-by VjOOQ IC 



265 

£118 salió de Naova-York para Liverpool, con Ucencia de su Gobierno, el Lord 

L70118, Ministro de S. M. B. en esta capital. Quedó encargado de la Legación el 
primer secretario dé la misma. £1 viaje de Lord Lyons en las presentes circuns- 
Udoía^, se ha comentado de muy diferentes maneras: Á mi juicio no significa mas 
que el que los asuntos de la Inglaterra con los Estados-Unidos no están ahora en 
ana situación tal que haga necesaria la presencia de su Ministro en Washington. 
Se dice también que el Ministro francés piensa ir 4 Europa dentro de poco. 

£1 Encargado de Negocios do Dinamarca propuso & este Gobierno'Uevar á la isla 
danesa de Santa Cruz á los negros que d causa de las circunstancias hayan sido 
emancipados. Mr. Seward contestó diciendo que el Presidente no tenia facultades 
para disponer de dichas personas, y que someterla el asunto al Congreso para su 
resolución. 

J3« ha publicado la correspondencia oficial que remito, y de la que aparece que 
el Gobierno del Sultán ha prohibido la entrada en los puertos turcos de los buques 
confederados, disponiendo se les considere como piratas. Este Gobierno está muy 
satisfecho á consecuencia de dicha determinación. El Departamento de Estado inter- 
ceptó un despacho dirigido por Mr. Roste, agente confederado en Madrid, al Go- 
biemo de Richmond, informándolo de la poca probabilidad que hay de que la in- 
dependencia del Sur sea reconocida por las potencias europeas, y proponiendo que 
se retiren las Legaciones confederadas de Europa. Remito un templar del des- 
pacho interceptado. Los periódicos de Paris han publicado una nota dirigida por 
Mr. Seward al Cónsul de los Estados-Unidos en aquella capital, en la que le dice 
informe á las personas que quieran prestar sus servicios en el ejército de los Es- 
tados-Unidos, que no pensando el Gobierno aumentar este, y estando ya cubier- 
tas todas las plazas, no es posible aceptar los seryicios de los que en lo sucesivo 
los ofrezcan. 

Acompaño entre los impresos atlj untos tiras que comprenden las últimas noti- 
cias recibidas de la América del Sur por los vapores de Colon. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dio9, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Süñor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 218. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Woíkinffton, Junio 20 t/.« 1SG2. 
Intervención europea en los Estados- C wiWo^. 

Tengo la honra de informar á vd. que ayer se recibieron en Nueva-York noti- 
cias de ]5uropa por el vapor "Arabia," que salió de Queenstown el lo del actual, 
d« un carácter alarmante para los Estados-Unidos, pues dejan fuera de toda du- 
da que seguían madurándose los planes de intervención europea en sus asuntos 
interiores. 

En la sesión que tuvo la Cámara de los Lores de Inglaterra el 18 del que cursa, 
preguntó al Gobierno Lord Carnavon si era cierto que la Francia había hecho 
pn>pae8ta8 & la Gran Bretaña para que mediaran de común acuerdo en los asun- 
tos de los Estados-Unidos. Lord Russell contestó diciendo que el Gobierno fran- 
cés no habla hecho ninguna proposición é este respecto, ni tampoco se le hablan 
hecho 4 él por el británico, terminando su respuesta con estas palabras: '*No era 
cxertamente la^intencion del Gobierno de S. M. 6. intervenir por el presente.*' 

En la Cámara de los comunes hizo Mr. Hapwood una pregunta semejante, á la 
TOMO ir. . • 34 



Digitized by VjOOQIC 



266 

que contestó Lord Palmerstou que <<no se había yeoibido ninguna comunicación 
sobre el asunto del Qobierno francés, y que el británico no pensaba por ahora 
ofrecer su mediación." 

La negativa terminante de Lord Palmerston y Lord llussell puede no haber si- 
do mas que un subterfugio para evitar la necesidad de descubrir planes, de cuya 
reserva tal vez depende su buen éxito. Ademas, la circunstancia de haber dicho 
ambos que la Inglaterra no pensaba mediar por ahora, indica que tal vez lo hará, 
dentro de poco. 

Personas bien informadas aseguran que el plan de mediación 6 intervension, 
que para el efecto viene ¿ ser lo mismo, está ya combinado. Francia aparecerá 
ofreciéndola mediación para terminar la guerra civil en este país y la Inglaterra 
la ayudará con su apoyo moral y aun físico, si fuere necesario. Las bases de la 
intervención serán, si no la separación inmediata del Sur, á lo menos el que la 
determinación del asunto se deje al voto del pueblo de los Estados del Sur, resol- 
viendo cada Estado si ha de quedar umdo á la confederación del Norte ó á la del 
Sur, y que para llevar á cabo este arreglo haya un armisticio de seis meses. Se 
asegura, ademas, que las proposiciones se harán simultáneamente á este Gobier- 
no y al de Richmond, á mediados de Julio próximo, y que si el Norte se rehusa á 
aceptar estos términos, las potencias europeas reconocerán desde luego la inde- - 
pendencia del Sur. ' ' • 

Remito á vd. varias tiras de periódicos que contienen el pormenor de las noti- 
cias precedentes, varios editorioles de los periódicos de Londres y París y de la 
prensa americana, y el texto de las discusiones habidas en el Parlamento, tanto 
respecto de la intervención, como á causa do una proclama expedida en Nueva- 
^rleans por el general Buller, para que á las mugeres que insultaran en ^a calle 
á los soldados de los Estados-Unidos, se les castigue como á mugeres públicas, cu- 
ya proclama fué denunciada en ambas Cámaras del Parlamento en los términos 
mas duros, calificándola de un acto salvaje, que hará ruborizar á las personas de 
la raza anglosajona. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dio8,JLibertttd y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

Señor Ministjo de Relaciones Exteriores. — México. 



NÜMEllü 2U). 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA 

Washington^ Junio 2G de 18GS. 
XL VIH co)ifer encía con Mr. Seward. 

Esta mañana fui á ver á Mr. Seward con los objetos que en seguida diré & VQ. 
Luego que me vio me preguntó si creía yo cierto el parte telegráfico yenido de San 
Francisco y publicado en los periódicos de ayer, en que se dice que los franceses 
hablan capitulado. Le dije que podria serlo, aunque en ese caso estaría equivo- 
cada la fecha, pues que se tenian noticias de esa ciudad del 28 del próximo pasa- 
do, y que hasta entonces no había tenido lugar tal capitulación. Le manifesté ade- 
mas, que la noticia no tenia nada de inverosímil, 'supuesto que á principios del 
actual debíamos tener veinte mil hombres sobre Orizava. 

Le pregunté si no habia recibido algunas noticias de Europa con relación á Mé- 
xico, y me respondió que ningunas. Refiriéndome al artículo que acompaño de la 
Patrie de París, en que se asegura que se habían mandado instrucciones á M . 
Mercicr para que protestara ante este Gobierno contra el tratado celebrado entre 



Digitized by VjOOQ IC 



267 

México y los Estados-Unidos el 6 de Abril' último, pregunté á Mr. Seward si ha- 
bía recibido Alguna protesta ó indioacion del Gobierno francés sobre este asunto, 
7 me dijo qoe ninguno hasta ahora. 

Me habló en seguida de las noticias 'de Europa recibidas ayer y & las que me 
refiero en Dota separada de esta fecha, diciéndome que no le parecian alarmantes, 
j que estaba procurando conseguir que la Francia y la Inglaterra, que tanto de- 
seo manifiestan de que termine la guerra cítíI en este país, cooperen & ese resul- 
tado haoiendo perder al Sur toda esperanza de intervención en su favor. ^<La In- 
glaterra dice, agregó, que no nos ha de prestar dinero, y con ello manifiesta que 
so quiere ^er terminada aquí la guerra, pues que silo quisiera nos facilitaría los 
medios de que necesitamos para obtener este fin." 

Al fin le hablé del envío de armas & la República, diciéndole que probablemen- 
te llevaría algunas el Sr. Bustamante, y que en ese caso, las mandaría d Mata- 
moros, para lo cual era necesario el permiso previo de este Gobierno, por tener 
clausarado á dicho puerto. Vaciló en contestarme, y le clije que si le parecía con- 
veniente me entendiera yo para este asunto dircctamento con el Secretario del Te- 
soro. Me dijo que le haría un favor si trataba el negocio con Mr. Chase, y quedé 
en hacerlo así. 

. Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd. para su conocimionio y fines 
consiguientes, reproduciéndole las seguridades de mi muy distinguida conside- 
ración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Beflor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 220. 

LEGAClOxN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 26 de 1862, 

" Jíhitrevista con M. Mercíer. 

Antes de ver esta mañana á Mr. Seward, con quien tuve la conferencia de que 
^7 cuenta en nota de esta fecha, vi il M. Mercíer, qu« estaba esperando en la 
tttesala, ¿ quien no había yo viáto por algún tiempo, pues desde Agosto úl- 
timo en que comenzaron las presentes complicaciones no lo he visitado. M. Mer- 
ei€r me preguntó qué noticias había yo recibido de México, y le dije que ningunas 
posteriores á la derrota de los franceses y su retirada & Orizava. Me manifestó 
ie buena manera que había sentido mucho este revés, porque él conduciría & ma- 
yores complicaciones y á gastos considerables de dinero y de sangre. ''La cuestión 
ftlora, me dijo, es puramente militar; nuestro honor está empeñado y debemos 
tornar la ciudad de México, cualquiera que sean los sacrificios de gente y dinero 
^36 para ello tengamos que hacer.*' "Nosotros también, le respondí, considera- 
mos la cuestión como de honor, y itiucho mas que do honor, de vida ó muerte; y 
e^mos firmemente resueltos & repeler la fuerza con la fuerza, y á defender has- 
ta el último extremo nuestra independencia y nuestras libertades." Entóneos me 
^0 que la Francia no intentaba nada contra la independencia de México; que las 
áteociones del Emperador eran las mas sanas, pues que solo trataba de sacar d Mé- 
xico del estado en que se le habla asegurado que estaba, para tener la gloria de 
¿iberle hecho eso beneficio: t^e su opinión particular había estado siempre con- 
cia interYencion y contra la conducta que está siguiendo la Francia; pero que 
saooeia las buenas intenciones de su Qobierno, y que en el estado á que habian 
Kegado las cosas, creía, como francés, que la dignidad de su patria exigía impe- 



Digitized by VjOOQ IC 



268 

riosamente que la ciudad de México fuese tomada. Me aproveciié de estas mani- 
festaciones confidenciales y francas de M. Mercier, para decirle que **el Emperador 
habia sido completamente engañado po^ las representaciones falsas .de Almonle y 
Saligny, que con miras torcidas le hablan hecho creer-que el país estaba claman- 
do por la intervención y deseando derrocar al Gobierno constitucional." "Los he- 
chos, agregué, deben haberlo desengaQado ya, pues Almonte no ha encontrado 
eco en ninguna parte del p&ls, con excepción de los lugares ocupados por los fran- 
ceses, y que lejos de desear la intef vención, todo el país se disponía á rechazarla." 
Los plenipotenciarios inglés y espailol que fueron á México con los mismos deseos 
y el mismo engafio que los franceses, vieron muy pronto que no habia deseo de 
cambio, y que el Gobierno actual oetá realmente sostenido por la opinión pública. 
**Yú. que ha estado en México, proseguí, conoce lo bien vistos y lo queridos que 
eran allí los franceses, y la Francia era ciertamente la que menos motivos tenia 
para invadirnos. Estoy seguro que todo se hubiera evitado, y las dificultades Ee 
habrían arreglado satisfactoriamente como lo han sido con la Inglaterra y la £s- 
paSa, si la Francia tuviera en México otro agente que no fuera M. de Saligny; 
pero ese hombre ha antepuesto su Ínteres y sus odios personales á los intereses de 
su país, y lo ha sumergido en complicaciones terribles, cuyo resultado no es posi- 
ble prever. 

M. Mercier me repitió que sentía mucho lo ocurrido; pero que en el aspecto qué 
las cosas hablan tomado, el honor y los intex^ses de la Francia exigían que las 
operaciones militares se prosiguiesen con- la mayor actividad. 

Todo lo cual 'tengo la honra de comunicar & vd. para conocimiento del Presi- 
dente, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO.. 

Se&or Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 221. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-*ÜNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington, Junio 27 de 1862, 
Contrato de amvas del Sr, Bustamante. 

£1 Sr. D. Juan Bustamante, que vino comisionado por algunos Estados del in- 
terior de la República para comprar armas en este país, no trajo eljdinero nece- 
sario para hacer las compras, y esto ha ocasionado grandes dificultades. De9Í>ue8 
de algunos esfuerzos hemos conseguido que una casa de Nueva- York ofrezca lle- 
var las armas & Matamoros, con la condición de que al llegar allí y ¿ñtes de en- 
tregarlas, se pagara el importe de ellas en el mismo puerto en efectivo. Ademas de 
esto exige que en caso de que por cualquier accidente no esté el dinero listo en 
Matamoros á la llegada de las armas, se pague el importe de ellas del dinero que 
México debe recibir de los Estados-Unidos, si se aprueba el tratado de 6 de Abril 
último. To dije 6, la persona que propuso e.sa condición, que por mi parte no po- 
día contraer tal obligación, porque no estaba autorizado para disponer de un solo 
centavo del dinero del tratado; pero que me parecía probable que mi Gobierno 
empleara una parte de él en la compra de armas, por ser artículo que necesitamos 
imperiosamente. 

Entonces me suplicó la persona á que antes hice referencia, que sometiera yo 
el caso ¿ la consideración de mi Gobierno, para que si la resolución es conforme 
con lo que desea, haga el negocio con el Sr. Bustamante. 

Suplico & vd. se sirva comunicarme la determinación del presidente sobro este 



Digitized by VjOOQ IC 



269 

amo, para mi gobierno y conocimiento de los interesados, y acepte para si las 
s^nriiiades de mi mas distinguida consideración. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 222. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathingíon, Junio 28 de 186^, 
Nota á Mr. Seward sobre la invaiion francesa en México. 

Laego que despaché la correspondencia para ese Ministerio, que llevó el vapor 

'Colombia," salido de Nueva-York el 25 del que finaliza, me ocupé de escribir 
su nota al Departamento de Estado, refiriendo minuciosamente, para conocimien- 
to de este Gobierno, los importantes acontecimientos políticos que tuvieron lugar 
ealaRepáblica durante el mes de Mayo próximo pasado, con motivo de la inicua 
isTvioo francesa. Hoy concluí y mandé á Mr. Seward dicha nota, de la que re. 
i&ilo á Td. copia, acompañada de los catorce documentos que expresa el índice 
que también remito en copia. 

l^eseo qae mi nota merezca la aprobación del Presidente. 

Reproduzco á Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, lábfert&d y Reforma. 

[Firmado 1. M. ROMERO. 

St^T Ministro de Relaciones Exteriores.— fMéxico. 

Námero 1. — ^Legacion Mexicana en los Estados-Unidos. — Washington, Junio 28 
<i» 1862.^— Señor Secretarlo: Tengo lahonrra de informar á vd. que he recibido cor- 
leqxttdencia ofidial de mi Gobierno, del mes de Mayo próximo pasado, en la que 
cQcaeatro dates auténticos y detallados de los sucesos que tuvieron lugar en la 
Bcpáblica Méúcana en el mes citado, con motivo de la invasión francesa, cuyos 
^ creo conveniente oomunioar al Gobierno de los Estados-Unidos por el in- 
teresé importancia trascendental que los acontecimientos de que México está sien- 
^ thon el teatro considero que tendrá, no solo en este país sino en todo el 
ODÜatnte amerioano. — Al firmar el Gobierno Mexicano con los plenipotenciarios 
^lu potencias aliadas los convenios de la Soledad, se le hizo creer que las cues- 
tíncs pendientes entre dichas potencias y la República de México^ se arreglarían 
IMlüamente, y que por consiguiente no se llegarla 6, un rompimiento. Tan firme 
<n la convicción que de esto se tenia, convicción que los plenipotenciarios fran- 
<sseiiu> fueron los que menos hicieron por inculcarle, s^ue á poco de firmados 
^^ preliminares, retiró la mayor parte de la fuerza que habia logrado reunir 
cn«a de Verroruz, y que llegó & ser de mas de 16,000 hombres, enviando una par- 
^ de esta fuerza ¿ perseguir á las bandas armadas de merodeadores, que después 
*ebui unido á los franceses, y enviando otra & sus Estados respectivos. En todo 
<M9 se GTeoA, y debía creerse, porque no era posible imaginar que los plenipoten- 
6Ários franceses tuvieraa en tan poco su palabra de honor y los compromisos que 
^t^ contraído en nombre de la Francia, que si se declaraba la guerra esto no 
J*Ua ser sino después que las negociaciones se hubieran abierto y que se si- 
pksnn. de buena fé hasta agotar los medios conciliadores y pacíficos, lo cual ha- 
ú seguro qne en caso de llegar & las hostilidades no empezarían sino & fines de 
^Vfil ó i principios de Mayo, pues las negociaciones debían abrirse el día 16 del 
pn&ero de dichos meses. — ^Los comisarios franceses, que han manifestado mas de 



Digitized by VjOOQ IC 



270 

una Yez que no se detienen en oonsideraciones de ninguna eapecie, por sagradas que 
sean, para adquirir ventilas militares que de otra manera no podrían obtener 
sino á costa de una batalla de éxito dudoso, se apresuraron d romper las hostili- 
dades antes de que llegara el dia en que debian abrirse las negociaciones que ellos 
se habían comprometido & entablar, tratando de aprovecharse del momento en que 
el Gobierno de México estaba desprevenido, y creyendo llegar á la capital sin en- 
contrar oposición seria. Esta consideración fué la que los determinó á proceder sin 
escrúpulos de ningún género, y á arrostrar con toda especie de respetos, no solo pa- 
ra el país que invadían vandálicamente, sino también para con las naciones sos 
aliadas, con las que habían contraído compromisos solemnes por medio de trata- 
dos públicos, que no vacilaron en romper, pretextando darles su verdadera ínter- > 
protacion. — Esto explica por qué no regresaron 6, Paso Ancho, como estaban tan 
formalmente coiñpromctidos & hacerlo, y por qué marcharon oon tanta precipita- 
ción de Orizava para el interior con rumbo & la ciudad de México. Hay mas to- 
davía; cometieron otra irregularidad inaudita, digna de una calificación mas seve- 
ra, para hacerse de medios de trasporte de que carecían absolutamente y que 
necesitaban imperiosamente para moverse. Fingieron asentir á las demandas del 
Gobierno Mexicano para que se les entregara la aduana de Veracruz, teniendo 
por objeto tal asentimiento el que se permitiera al comercio que enviara sus car- 
ros y medios de trasporte para conducir las mercancías de Veracruz al interior, 
y cuando llegaron dichos artículos los detuvieron para servirse de ellos en el tras- 
porte de sus víveres y municiones é impidieron que la conducta fuese devuelta.— • 
£1 28, después de ha>)er atacado & partidas que iban escoltando & seüoras ditin- 
guidas, llegó el ejército francés á, las Cumbres de AcuUzfligo, primer punto que 
hablan escogido las fuerzas mexicanas para hostilizar Á los invasores. No era el ob- 
' jeto del general en gefe del ejército de la República disputar allí el paso & los 
franceses, porquo no contaba con la fuerza necesaria para ello, y solo se propuso 
causarles algunas pérdidas. El resultado, sin embargo, hubiera excedido & las 
esperanzas del gefe de las fuerzas mexicanas, si él general Arteaga, que mandaba 
la división que ocupaba las Cumbres, no hubiera recibido una herida que ocasio- 
nó el que sus subordinadoH comenzaran la retirada, que de antemano estaba dis- 
puesta y combinada. Entre los documentos que remito con el índice adjunto [nú- 
mero 3], se encuentra el parte oficial que dio el general Zaragoza de la acción de 
las Cumbres de Acultzingo. — Vencido este ligero inconveniente, el ejército fran- 
cés, en número de 5,000 hombres, continuó precipitadamente su marcha sobre Iñ , 
ciudad de Puebla. £1 general Zaragoza reunió allí fuerzas suficientes para ofre- 
cer batalla al enemigo, aunque todavía eran inferiores en número á las de este: 
construyó en un dia una fortificación muy ligera, y el memorable 5 de Mayo lie- 
garon los franceses á la vista de la ciudad, y después de haber descansado tína 
hora, cargaron sobre las fuerzas mexicanas. La Providencia se sirvió conceder la 
victoria á las armas de la República, á los soldados humildes que en justa defen- 
sa de sus libertades y derechos atrozmente ultrajados, pelearon con un heroísmo 
y una decisión digna de la santa causa que tan esforzadamente defendían: tres 
veces cargaron los franceses sobro nuestros parapetos oon ardor y bizarría, y otras 
tantas los obligó á retroceder el soldado mexicano, que en algunos puntos salió de 
sus ligeros parapetos para pelear á campo raso y & pecho descubierto con el atre- 
vido invasor. La victoria coronó al fin los esfuerzos de aquellos patricios que de- 
fendian la libertad y soberanía de su país, su honra, su dignidad, su independencia 
y cuanto puede tener el hombre de mas grande sobre la tierra. Después de cinco 
horas de combate se retiraron los franceses fuera del alcance de los fuegos del 
ejército mexicano, y permanecieron por tres dias indecisos entre Tolver á la car- 
ga 6 regresar á Orizava. El dia 8 salió el general Zaragoza de sus atrinchera- 
mientos y ofreció batalla campal al orgulloso invasor que creía conquistar al país 
con su sola presencia, y que soQaba tener una marcha triunfal hasta la ciudad de 



Digitized by VjOOQ IC 



271 

2tíézioo,f la batalla & campo raso fué esquivada por los franceses, quienes en vez 
do seeptarla se retiraron para Orizava. Asi fueron recibidos por la ciudad en que 
oonUbui saldrían á encontrarlos con arcos de triunfo como soldados del país. — 
B^o los números 4, 5, 6 jr 7 de los documentos que expresa el índice adjunto, re- 
mito cuatro partos oficiales de la batalla de Puebla.-*— En esta batalla tomó el ejér- 
alo mexicano varios prisioneros y recogió algunos de los heridos franceses que 
faeron abandonados por sus compatriotas en el campamento mexicano. Tanto 6 
1o8 prisioneros como á los heridos, y ^pecialmente á los segundos, se les dispen- 
saron en los hospitales de Puebla todas la atenciones compatibles con sus respec- 
ÜYU condiciones. Los subditos franceses residentes en aquella ciudad, que fueron 
testigos presenciales de este buen comportamiento, quedaron tan satisfechos de 
él, que elevaron al Gobierno del Estado un voto de gracias [documento número 
9 de los que expresa el índice adjunto]» * 'por la conducta noble y generosa que 
habia observado hasta con los franceses heridos y prisioneros," de cuyos senti- 
mientos de gratitud aseguran ser «'intérpretes fieles." Así es como vienen los he- 
cJios á desmentir ¿ la faz del mundo entero las calumnias inauditas con que el ge- 
neral engefe de las fuerzas france'sas quiso denigrar á México, adoptando como 
pretexto para marchar «obre Orizava, sin volver ¿ Paso Ancho, la suposición de 
qne se hallaban en peligro los enfermos franceses que habían quedado en aquella 
ciudad bigo la salvaguardia de la bandera mexicana. Si á los prisioneros cogidos 
por la fuerza de las armas en una guerra inicua y sin motivo, se les trata con tan- 
Ios cuidados, ¿es posible imaginar siquiera que se atentaba contra la vida de los 
inválidos que estaban bajo la garantía de las autoridades mexicanas y á quienes 
una mano invisible se habia encargado yrwde castigar condignamente por los aten- 
tados que hablan cometido contra la soberanía de un pueblo independiente; aun- 
que de esto sean principalmente responsables los prisioneros de la guerra? — No 
paran aquí las muestras de magnanimidad y consideración dadas por el Gobierno 
da Aléxico á los vencidos. £1 Ministro de la Guerra, en comunicación de 10 de 
Hayo dirigida al general Zaragoza, y de la cual tengo la honra de remitir copia 
bajo el número 11,, entre los documentos adjuntos, dispuso, por orden del Presi- 
dente, que todas las condecoraciones que en el calor del combate arrancaron los sol- 
dados de la RepúbUea & los vencidos, les fueran devueltas en nombre del ejército 
dt Oriente y de la nación mexicana, quedando solamente en poder del Gobierno 
las qne furon recogidas en el campo de batalla ó tomadas de soldados muertos en 
ella. ¡Con esta generosidad trata el Gobierno mexicano, que tanvilependiado ha 
«idoen Europa, á los franceses armados que han ido & hacer una guerra loca, ho- 
naadolos principios mas triviales de*la ley de las naciones! — Cuando las fuerzas 
francesas estaban ya en Orizava, trataron de unírseles, invitados por ellos, las 
psfrtídas de foragidos, que sin bandera ninguna y sin proclamar principios políti- 
eos, han estado asolando á las poblaciones indefensas de la República, con todo 
género de excesos, crímenes y vejaciones, partidas & quienes los plenipotenciarios 
franceses, seguramente en cumplimiento de las instrucciones de pa Gobierno, han 
llamado ^^paríe sana de la población cansada de la anarquía, deseosa de unbuengobier- 
M,^ mayoría de nueve décimo f oprimida por el décimo restante,*^ Dos mil de estos me- 
rodeadores estaban ya á cinco leguas de Orizava, cuando fueron encontrados por 
igual número de fuerza del ejército nacional, que & las órdenes del general Tapia 
^bia salido para batir & los traidoras é impedir se incorporaran á los franceses. 
A poco de haber empezado el combate en Barranca Seca, llegaron dos mil fran- 
ceses que el general Lorencez mandó para auxiliar & los traidores luego que supo 
que la acción habia empezado y que sus aliados estaban en j)eligro de no llegar al 
campamento francés. Aunque las fUerzas nacionales tuvieron que luchar con do- 
ble número, permanecieron en el campo de batalla hasta que la noche vino á po- 
ner término 6, aquella lucha sangrienta, y el resto de los franceses unidos á los 
qne quedaron de los traidores, sus aliados, se retiraron á Orizava. — Mucho siento 



Digitized by VjOOQ IC 



272 

no poder remitir á vd. el parte oficial que di6 el general Tapia de la acoiou de 
Barranca Seca, por no haberlo recibido todavía; pero ocultameutQ llegó 4 mi¿ ma- 
nos el (Tel cabecilla de l5s traidores, Leonardo Márquez, dado á su cómplice Juan 
N. Almonte, que para el efecto de probar el auxilio que le prestaron los france- 
ses, hace tanta fé como cualquiera otro documento. De él aparece que los traido- 
res no estaban en aptitud do comenzar el combate por sí solos, y que lo que Már- 
quez llama victoria se debió exclusivamente á la llegada y auxilio de los france- 
ses. — Estaba reservado á M. Saligny y al general Lorencez humillar á su patria 
hasta el extremo de volverla aliada j cómplice de los bandoleros de camino real, 
de los monstruos que se han manchado con todo género do crímenes contra la hu- 
manidad. — Pero prescindiendo de estas consideraciones sobre la dignidad humi- 
llada de la Francia', que no son de mi incumbencia^ me limitaré á hacer notar otro 
caso en que los comisionados franceses en México y el general en gefe de las fuer- 
zas de su nación se han burlado de las mas claras y reiteradas protestas de su 
Gobierno, por conseguir los fines que se hablan propuesto alcanzar. — En las dife- 
rentes ocasiones en que los referidos comisarios se han permitido dirigir procla- 
mas al pueblo mexicano, hafi dicho hipócritamente que no iban á ingerirse en las 
discusiones interiores de México. En el párrafo segundo del manifiesto que los 
plenipotenciarios de las tres potencias aliadas expidieron en Veracruz el 10 de 
Enero del presente año, y que remití á vd. en copia con mi nota de 16* de Febrero 
siguiente, so leen estas palabras: "Os engafiau los que tratan de haceros creer que 
tras de nuestras pretensiones tan justas como legitimas, vienen cnTueltos planes 
de conquista y restauración, y de intervención en vuestros asuntos políticos 6 
en vuestro Gobierno." — En otra proclama que los plenipotenciarios franceses ex- 
pidieron desde Córdoba, el 16 de Abril último, y de la cual tuve la honra de man- 
dar copia & ese Departamento^ bajo el número 6 de los documentos aoU untos á mi 
nota de 10 de Mayo siguiente, empezaban diciendo: "Mexicanos: No hemos ve* 
nido aquí para tomar .parte en vuestras disensiones." — Querer, sin embargo, que 
los plenipotenciarios franceses hubieran cumplido estas promesas, era exigir de* 
masiado de ellos, cuando se sabe que no han cumplido aún lo que han pactado con 
las solemnidades que entre las naciones civilizadas se tienen por suficientes para 
hacer los pactos obligatorios. No daré, po^ lo mismo, importancia ni valor ningu- 
no á las especies salidas de boca de dichos comisarios; pero las seguridades dadas 
directamente por el Gobierno imperial, deben ser, sin embargo, dignas de mayor 
atención. Es penoso decirlo; estas seguridades han sido mucho mas explícitas y 
mas reiteradas que las de sus comisarios en México, y á pesar de esto se han que- 
brantado también y de la n^aneramas flagrante.-— En la conferencia que tuvo Mr. 
Dayton con M. de Thouvenel el 31 de Marzo último, y de la cual dio cueata á. ese 
Departamento en su despacho número 181, de la fecha citada [página 218 de loB 
documentos adjuntos al Mensaje dirigido por el Presidente á la Cámara de Dipu- 
tados el 14 de Abril siguiente, sobre la condición actual de México], se leen es- 
tas palabras que fueron dichas por M de Thouvenel: "Francia no podía hacer 
mas de lo que ha hecho ya; esto es, volver á asegurar qué no te propone intervenir 
en manera alguna en el gobierno interior de México. Que su solo objeto era obtener 
el pago de sus reclamaciones y reparación por los agravios é injurias que se le 
han hecho." — ^En otra conferencia que Mr. Dayton tuvo posteriormente con el 
Ministre de Negocios Extraigeros del Imperio Francés, y de la que el primero in- 
formó á vd. en su despacho número 142, de 22 de Abril último, del cual me hixo 
vd. ia honra de mandarme copia con su nota de 12 de Marzo, M. de Thoavenel ase- 
guró "que no tenia ni el propósito ni el deseo de intervenir en la forma de gobierno 
de México f*^ y agregó que podia tomarse el discurso pronunciado por M. Billault, 
en la Cámara' de Diputado^ de Paris, como la encamación de las miras y propósi- 
tos del Gobierno, á cuyo discurso no tenia nada que agregarle ni quitarlo.'^— 
Eftto me hace referirme de nuevo á tal discurso. — Hablando M. Billault de la pro- 



Digitized by VjOOQ IC 



' 273 

btbilidid qae había de que la invasión aliada * 'diera aliento á las poblaciones des- 
gneisdts de México para sacudir el yugo de sus opresores" y para establecer un 
buen gobierno, dijo que si seguían este camino, la Francia las animarla con to- 
dM 8U8 simpatías, con todos sus consejos y con todo su apoyo m6ral, y al fin del 
pirrafo 28, dijo claramente estas palabras; «pero por la fuerza, j jamasl" — Desde 
I el dis en que las fuerzas de Francia desembarcaron en Veracruz han estado con- 
cediendo todo el auxilio que les ha sido posible, no & la parte sana de la pobla- 
ción de la República, no á la mayoría del país, sino á los traidores, por medio de 
lis cuales esperan llegar á disponer & su arbitrio de los destinos de México. Esta 
protección era mas disimulada cuando las fuerzas francesas en Veracruz estaban 
débiles, pues- se componían de tres mil hombres solamente; pero luego que se du- 
plicaron con la llegada de los refuerzos Uevados por el general Lorencez, los co- 
misarios franceses arrojaron sin pudor la careta que hasta allí los habla mal en- 
cubierto y comenzaron protegiendo abiertamente & Almonte y i los demás trai- 
dores expatriados que se refugiaron en el campamento francés, haciéndolos mar- 
char de un punto á otro del país escoltados por batallones Aranoeses, obligando & 
Ua poblaciones inermes que han[ocupado,[á hacer farsas de pronuncisimientos por 
el plan qne proclama al cabecilla de los traidores gefe supremo de la nación, y 
para coronar la obra, yendo á auxiliar con la fuerza & las partidas de traidores 
srmadoft en el momento en que estaban empezadas á derrotar en un combate do- 
néttico con las tropas leales de la República. — A principios de Marzo próximo 
pasado euTiaron los franceses un buque de guerra & la isla del C&rmen, Estado 
de Yucatán, con el único objeto de derrocar á las' autoridades locales popular- 
mente electas y legalmente constituidas, existentes allí, y sustituirlas con otras 
intrusas que se pronunciaran por el plan de Almonte y que traicionaran & su 
país. Así es como las fuerzas francesas est¿n manufacturando la opinión pública 
en México, aunque afortunadamente, á pesar de todos sus esfuerzos, solo han 
eons^uido descubrir sus reprobados fines á la faz del mundo civilizado. — La opi- 
nión pública se declara por el contrario, cada dia con mas fuerza, en favor de la 
independencia de la nación, que todos saben seria un nombre vano el dia en que 
el país quedara en manos déla Francia. El manifiesto del Congreso constitucional 
de los Estados-Unidos Mexicanos, de que tengo la honra de incluir copia entre los 
doeumentos que menciona el índice adjunto [número 8] la manifestación de la 
diputación permanente del Estado de Zacatecas [número 18], y la carta d^ Go- 
bernador del Estado de Jalisco [número 14], son documentos que expresan la 
opinión del pueblo de México, opinión que es tan decidida, tan marcada, tan 
tenoinante, que los mismos plenipotenciarios de Inglaterra y de Espaff a, que fue- 
ron á México fuertemente preocupados con la idea errada de que el país deseaba 
ti monarquía, no han podido menos que reconocer explícitamente el Gobierno 
tetoal, apoyado en la opinión pública y sostenido por la libre voluntad de los 
mexicanos. — No es en la verdadera voluntad del pueblo mexicano respecto del 
gobierno, por el que desea ser regido, el único punto en que los hechos han ve- 
nido á desmentir las aseveraciones tan gratuitas como infundadas de los comisa- 
rios franceses: en las supuestas tropelías cometidas contra los subditos franceses 
restdeniafl en México, de las que dichos comisarios se quejaron en voz tan alta y 
de una manera tan vaga, han venido & quedar en evidencia, no solo coft la opi- 
nión de los comisarios de las otras dos potencias aliadas, quienes en la confe- 
rencia que tuvieron en Orizava el 9 de Abril último, y cuyo protocolo envié & vd. 
con ai nota de 18 del que finaliza, dijeron que creían inexactas las aseveraciones 
de suB oolegas franceses y que no habla lle^o & su conocimiento la noticia de 
níngnn* de las tropelías 6 que los primeros se referían; sino también con averí- 
guefones judiciales, que es el medio que en los países civilizados se considera mas 
legiiro para averiguar |la verdad de los hechos. — El Supremo Tribunal de Justi- 
cia del Sotado de Jalisco dispuso se practicase una inrfomacion sobre las trope- 
TOMO II. 35 



Digitized by VjOOQ IC 



274 

lias que los subditos franceses residentes ea el Estado hubieran sufrido desde que 
llegaron & la Bepública Mexicana, por qué autoridades 6 funcionarios de la ad- 
ministración pública, en qué época se hubieran hecho reclamaciones & consecuencia 
de aquellas, 7 si ellas hablan sido atendidas. Dicha averiguación se hizo con cita- 
ción délos Cónsules, Vicecónsules franceses ó Síndicos de los ayuntamientos en las 
municipalidades en que no existan aquellos funcionarios, y en ella se examinó á to- 
dos los subditos franceses residentes en aquel Estado. De sesenta y dos subditos 
franceses que, según el registro oficial, residen en Jalisco, todos, con excepción 
de tres, que usando de la libertad que se concedió, tenian para votar ó nó, se ne- 
garon por ignorancia ó malicia & contestar la sencilla pregunta que se les hizo, y 
otros tres que no se encontraron, manifestaron unánimemente que ningunas tro- 
pelías han sufrido de las autoridades mexicanas; que los que han tenido que pedir 
justicia contra ciudadanos del país ó extranjeros, la han obtenido cumplida; (^ue 
si algunos de ellos han sufrido en sus intereses y aun en sus personas con motivo 
de la guerra civil que ha afligido al país, sus n;tales no han sido mayores que los 
que han recaído sobre los mismos mexicanos y sin culpa de las autoridades y g&> 
fes; y por último, que si por razón de contribuciones ó por las consecuencias mis- 
mas de la guerra, han hecho reclamaciones particulares, lo han verificado por 
conducto de sus Cósules, y no encuentran por ahora motivos para asegurar que 
no se les haga justicia, pues sus quejas están pendientes de resolución. — Aprove- 
cho esta oportunidad para renovar ár vd., seffor, las seguridades de mi muy dis- 
tinguida consideración. — [Firmado,] — iV. Homero. — Al Hon. William H. Seward, 
&o., &c., &c. 



íiüMEBO 2. LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 



índice de ¡08 documentos que con esta fecha manda la Legación Mexicana en Was- 
hington al Departamento de Estado de los Estados- Unidos, anexos á la nota de hoy 
relativa á los sucesos que tuvieron lugar en México durante él mes de Mayo próximo 
pasado, con motivo de la invasión francesa. 



FECHAS. 



CONTENIDO. 



10 



1862. 
Marzo 15. 



AbrU 29. 

Mayo 9. 
„ 6. 
„ 6. 
„ 6. 
« 9. 



Discurso del Presidente de los £stados>Unidos Mexicanos, al 

abrir el segundo periodo de sesiones del Congreso general de 

los mismos. 
Contestación del Presidente del Congreso. 
Parte oficial del general Zaragoza, de la batalla (le las Cumbres 

de Acultzingo. 
Parte oficial del general Zaragoza, de la batalla de Puebla. 
Parte oficial del general Negrete, de la misma batalla. 
Parte oficial del general Berriozábal, de la misma batalla. 
Parte oficial del general Diaz, de la misma batalla. 
Manifiesto del Coi^greso Mexicano á la nación, sobre la invasión 

de los franoeses. 
Voto de gracias de los subditos fraceses residentes en Puebla al 

general J^apia, por las atenciones que se han dispensado á los 

heridos y prisioneros franceses. 
Respuesta del general Tapia á la anterior. 



Digitized by 



Google 



275 



n 



1862 
Mayo 10. 

„ 23. 

Abril 2($. 



26. 



CONTENIDO. 



Orden del Ministro de la Guerra, mandando deyoWer á los heri- 
dos j prioneros franceses sus condecoraciones y medallas. 

Parte de la batalla de Barranca Seca, dado por el traidor Leo- 
nardo Márquez 6, su cómplice Juan N. Almonte. 

Manifestación de la Diputación permanente de la Legislatura de 
Zacatecas, expresando la opinión del Estado sobre la invasión 
francesa. 

Carta circular del Gobernador de Jalisco 6. los Gobernadores de 
los otros Estados, sobre la invasión francesa. 



Washington, Junio 28 de 1862.— [Filmado]. Romero. 



NUMERO 223. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 28 de 1862. 
Promidgacion de ¡os tratados postal ¡/ de extradición. 

Tengo U honra de informar á vd. que el periódico oficial de este Gobierno ha 
publicado las dos proclamas del Presidente, que remito, en las cuales se promul- 
gan, con las solemnidades requeridas por las leyes americanas, los tratados postal 
y de extradición, firmados en esa ciudad el 11 de Diciembre último, entre México 
y los Estados-Unidos. 

Beproduzoo á vd. con este motivo las seguridades de mi muy distinguida oon- 
sideraeion. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Seiior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 224. ' 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UÑIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio 28 de 1862. 
Metuaje del Presidente sobre el tratado de Mr, Corwin. 

Ayer se acabó de imprimir y se distribuyó á los Senadores en lo confidencial, 
el Uensige del Presidente, del dia 28, al que acompafíó el tratado de préstamo fir- 
mado el 6 de Abril último, la convención de 1& misma fecha y^la correspondencia 
relativa al mismo asunto. 

Aunque con arreglo al reglamento del Senado, los miembros de dicha Cámara 
tienen prohibición de enseñar los documentos que se les dan en forma confi- 
dencial, pude conseguir que uno de ellos me diera el ejemplar que á él le tocó, y 
que tengo la honra de remitir á vd. para conocimiento del Presidente. DeE^losd 
4e dicho ejemplar de la página 81 para adelante, por contener las comunicacio- 
nes dirigidas por mí al Departamento de Estado,- con fecha 10 ylS de Mayo próxi- 
mo pasado, el 2, 8 y 18 del actual, que necesito para el uso que después diré á vd. 
y que son ya conocidas de ese Ministerio al que las mandé en oopia con mis notas 
Aámeros, 158, 168, 184, 196 y 212, y las respuestas de Mr. Seward de 12 y 28 de 
Mayo citado, y 21 del que espira, de las que remití á vd. copias con mis notas 
númeroff 168, 179 y 218. 



Dlgitized by VjOOQ IC 



276 

No hago ninguna observaolon sobre la correspondencia de Mr. Corwin, porque 
remitiendo el texto mismo de ella, Td. notará con mas perspicacia y acierto que 
yo los puntos principales que de ella resaltan. ^ 

AproTocho esta oportunidad par& reproducir & vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 225. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathingtoriy Junio SO dt 186B. 
Circular del Departamento de Estado soWe Cónsules, 

Tengo la honra de remitir á vd. copia, acompafiada de la traducción correspon- 
diente, áñ una nota -circular del Departamento de Estado, que he recibido hoy, 
aunque tiene fecha de 25 del que finaliza, en la que se me comunica que se ha con- 
siderado indispensable que se informe prontamente á dicho Departamento de loa 
nombramientos que se hagan de empleados consulares de las potencias extran- 
jeras en los Estados-Unidos. También envío copia de la respuesta que doy con 
esta fecha á Mr. Seward. 

Reproduzco ¿ yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

SeQor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Número 1. — Circular. — Departamento de Estado. — Washington, 25 de Junio de 
1862. — Sefior: Con objeto de evitar dudas é inconyenientes, se considera indis- - 
pensable que este Departamento sea prontamente informado de los. nombramien- 
tos de Cónsules de las potencias extraqjeras en los Estados-Unidos, ya sea que 
dichos nombramientos sean ocasionados por muerte, enfermedad ó ausencia de un 
Cónsul ó Vicecónsul debidamente reconocido por exequátur del Presidente, ^a sea 
que la persona nombrada sea un Vicecónsul ó agente consular que ejerza fanciones 
oficiales con ese car&cter subordinado á un Cónsul. — Es también de desear que se 
comunique si la persona nombrada es ciudadano de los Estados-Unidoe ó subdito 
del Gobierno que lo nombra. — En consecuencia, se llama la atención de rd. háoia 
esta circular, señor, por su obediente servidor. — [Firmado.] Wüliam H, Seward, 
— Sr. Matías Romero, Encargado de Negocios de México. — ^Washington, D. C. 

Es copia. Washington, Junio 80 de 1862.— {Firmado]. Romero. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing^ton, 80 de Ju- 
nio de 1862. — Sefior Secretario: He tenido la honra de recibir la nota circular 
que con fecha 25 del que finaliza se sirvió vd. dirigirme, manifestándome que se 
ha considerado indispensable que ese Departamento sea prontamente informado 
de los nombramientos que se hagan de empleados consulares de las potencias ex- 
tranjeras en los Estados-Unidos, ya sea que dichos nombramientos sean ocasiona- 
dos por muerte, enfermedad ó ausencia do un Cónsul ó Vicecónsul debidamente 
reconocido por exequátur del Presidente, ya que la persona nombrada sea un Yi- 
oeeónsul ó agente consular que ejersa funciones oficiales con tal oaráoter, subor- 
dinado ¿ un Cónsul. — Tengo la honra de manifestar á rd. que dicha determinación 



Digitized by VjOOQ IC 



277 

será por mi parte debidamente atendida. — Aprovecho esta oportunidad para reno- 
TuáTd., seflor, las seguridades de mi muy distinguida consideración. — [Firma- 
do.') M. Romero. — Al Hon. William H. Seward, &0o &c., &c. 
£i copia. Washington, Junio 80 ele 1862.' — ^f Firmado]. Romero. 



NUMERO 226. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DS AMÉRICA. 

Washington, Junio 30 de 1862» 
Consulado en Nuevor- Orleans. 

Tengo la honra de remitir & yd. copia de una nota que dirgo hoy al Departa- 
• mentó de Estado, comunicándole que á consecuencia del fallecimiento de D. Fran- 
cisco Beibaud, Cónsul que era de la República en NucTa-Orleans, dispuso el Su- 
premo Gobierno que el ciudadano mexicano D. Feliciano Ruiz quede encargado 
de aquella oficina, mientras Tiene á desempefiar sus funciones el Cónsul que nue* 
tunente se nombre. Este ariso lo doy eix rirtud de lo que se sirvió vd. comuni- 
carme en su nota número 806, de 21 de Enero último, y á consecuencia de la reco- 
mendación contenida en la circular de Mr. Seward, de 25 del que finaliza, sobre 
Cónsules, de la cual remito á yd. copia con nota separada de esta fecha. 

Beproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washington, Junio 80 
de 1862.— Sefior Secretario: Tengo la honra de comunicar á yd. que á consecuen- 
cia del falleoimiento de D. Francisco Reibaud, Cónsul que era de los Estados- 
Unidos Mexicanos en Nueya-Orleans, mi Gobierno ha dispuesto que el ciudadano 
aezicsno D. Feliciano Ruiz quede encargado de aquella oficina mientras Tiene & 
desempefiar sus funciones el Cónsul que nueyamente se nombre. — Aproyecho esta 
oportunidad para renoyar á yd., seQor, las seguridades de mi muy distinguida 
consideración. — [Firmado.] M. Romero. — Al Hon. William H. Seward, &o., &c., &c» 

Es copia. "Washington, Junio 30 de 1862.— [Firmado]. Romero. 



NUMERO 227. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS- UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Junio SO de 186t. 
Protestas de los Cónsules europeos en Nueva- Orleans. 

Tengo la honra de remitir ¿ yd. para conocimiento del Presidente, copla de una 
oomonicacion que recibí hoy bajo el número 52, del Encargado del consulado de 
la Bepública en Nueya-Orleans, relativamente á las protestas que los Cónsules eu- 
ropeos en aquella ciudad han hecho contra la conducta del general Butler, y de 
la respuesta que con esta fecha le doy. También acompaño las tiras de periódicos 
qae se citan en dichas notas. 

Reproduzco á yd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. >I. ROMERO. 

Sefior Ministro de Relaoiotres Exteriores. — México. 



Digitized by VjOOQ IC 



278 

Número 1. — Consulado Mexicano en Nueya-Orleanfl. — NueTa-Orleans, Jimio 19 
de 1862. — Ezmo. Sr. — Como desde el principio dQ las dificoliades oaosadas en etk 
ta ciudad por las Tioisitudes de la guerra, resoM no ponerme en nada al lado de 
los representantes europeos, asi, siguiendo el. mismo rumbo, no participo en la» 
que promueven hoy los agentes consulares, cuyas firmas verá Y. £. en las ti- 
ras de periódicos que acompafio. En mi opinión, las contestaciones del Sr. gene- 
ral Butler ilustran la posición y las atribuciones consulares b^o el punto de vis- 
ta americano. Por lo tanto creo merecer bien de Y. E. poniendo en su conoci- 
miento los hechos que se seffalan en esas tiras, y á la vez le protesto mi subordi- 
nación y respeto.— Libertad y Reforma. — [Firmado.] F. Ruvi, — Sefior Encargado 
de Negocios de la República en Washington. 

Número 2. — Legación Mexicana en los Estados-Unidos de América. — Washing- 
ton, Junio 30 de 1862. — En respuesta á la nota de vd., número 52, de 19 del que 
finaliza, relativamente & las protestas hechas por los Cónsules europeos residentes 
en ese puerto contra la conducta del general Butler, tengo el gusto de decirle que 
esta Legación ha visto con agrado que en ellas no aparezca la firma de ningún Cón- 
sul de las Repúblicas americanas. — Recomiendo & vd. se conservo separado, como 
hasta aquí, de la acción de dichos Cónsules, y no preste apoyo ninguno & sus tra- 
bf^os, ¿ no ser en los casos que lo requieran los intereses de México y que no 
haga nada que pueda comprometer nuestras relaciones con este Gobierno. — Re- 
produzco & vd. las seguridades de mi consideración. — Dios, Libertad y Reforma. 
— [Firmado.] M. Romero, — Sr¿ D. Feliciano Ruiz, Encargado del Consulado de 
la República en Nueva-Orleans. 

Es copia. Washington, Junio 30 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



NUMERO 228. 

LEGACIÓN MEXIOANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Julio i? de 1862. 
Tratado con los Estado»- Unidos. 

Hoy tuvo la comisión de relaciones exteriores del Senado su reunión semanal 
de reglamento y en ella se ocupó del tratado de 6 de Abril último. 

Con anticipación babia yo-^hablado do este asunto á varios Senadores, y unos 
me habian asegurado desde luego que votarían por el tratado, y otros, al paso que 
me manifestaban buena disposición respecto de México, no me daban una re^ 
puesta categórica, porque según me dcoian, no habian leido todavía el tratado y 
la correspondencia & él adjunta. 

El Times de Nueva-York, de ayer, publicó la carta y el editorial que remito, en 

contra del tratado: la primera fué escrita por Mr y el segundo por Mr. 

Deseando neutralizar el efecto que dicha publicación pudiera producir, 

fui anoche á ver á Mr. Sumner, presidente de la comisión, y á. otros Senadores 
miembros de'ella, Á quienes dije que eran dos las objeciones que se hacian al tra- 
tado; la primera, que era un negocio de Mr. Corwin, del que esperaba hacer su 
fortuna; y la segunda, que complicarla las relaciones de los Estados-Unidos con 
la Francia. Respecto de la primera, dije que me parecía una calumnia que no te- 
nia mas objeto que predisponer la opinión pública contra el tratado; pero que pa- 
ra mayor seguridad, si el Senado lo creía conveniente, podría enmendarlo agregán- 
dole una cláuscla en que se previniera que ninguna parte del dinero que en él se 
conviene prestar á México se emplee en pagar reclamaciones atrasadas de duda* 
danos de los Estados- Unidos. 

En cuanto á la segunda objeción, me esforcé cuanto pude por manifestar que 



Digitizé'd by VjOOQ IC 



279 

el tratado no es hostil "á la Francia: que tiene por objeto dar á México los reoor- 
' sos neeesaríos para que pueda satisfacer las reclamaciones de los aliados, entre 
1m que se encuentran las de Francia, cuya potencia podria aproYecharse del tra- 
tado, si lo deseaba: que no habiendo declaración ninguna de guerra contra Méxi- 
eo 7 Francia que hubiera sido debidamente notificada 6 los Estados-Unidos, es- 
tos estaban todayia en aptitud de auxiliar ¿ México sin que la Francia pudiera 
considerar ese auxilio como un ecuuf helli conforme al derecho de gentes. Mani- 
festé ademas, que el tratado produciría desde luego el efecto de desarmar á la In- 
glaterra, j que el dinero que en él se estipulaba prestar & México, lo necesitába- 
mos de la manera mas imperiosa para conservar nuestra organización actual, y 
que sin él, los males que se seguirían & México serian sin cuento, y de los cuales 
precisamente se resentirían los Estados-Unidos. Me extendí, ademas, en otras mu- 
chísimas consideraciones que no creo necesario referír aquí. 

Mr. Samner, que fué quien estuvo mas explícito conmigo, me dijo que deseaba 
miliar ¿ México; pero que si de ese auxilio resultaba alguna complicación con 
la Franela, se abstendría de prestarlo por la ley de propia conservación. Le su- 
pliqué, por último, que si la opinión de Ja mayoría de los miembros de la comisión 
estaba en <!ontra, dejaran el asunto sin acuerdo ninguno, mas bien que con uno 
desfaTorable. 

En la reunión que tuYo dicha comisión esta mafianá, se discutió el asunto: se 
dijo que la aprobación del tratado seria un buen pretexto que aprovecharía la 
Francia para intervenir en los asuntos de este país, y que no era oonveniente dar- 
le ningún motivo, ni el mas ligero. En esta virtud se resolvió dejar el negocio pen- 
diente para la sesión de la semana entrante. 

Han ocurrido ademas dos sucesos importantes que hacen creer casi como seguro 
qaeel tratado no se aprobará^n las actuales sesiones del Congreso: el primero es un 
terrible desastre que las fuerzas de este Gobierno han sufrido en las inmediaciones 
deAiebmond, y del oual«hablaré á vd. en nota separada cuando se tengan los por- 
menores; y el segundo, la noticia que se ha recibido de que el Gobierno inglés rehusa 
aprobar el tratado de Sir Charles Wyke^ precisamente porque en él se hace refe- 
rencia al concluido poco antes por Mr. Corwin, cuyo asunto será también objeto 
de nota separada. 

Puedo asegurar á vd., pues, que á no ser que ocurriera algo muy extraordina- 
rio, como por qjemplo, la toma de Richmond, que por ahora es improbable, en el 
mes que falta para que el Congreso cierre sus sesiones, el tratado no seria apro- 
bado por el Senado. En este caso procuraré que tampoeo sea desechado, y que so 
deje el asunto pendiente para las próximas sesiones del Congreso, que se abri- 
rán el primer lunes de Diciembre próximo. Entretanto, yo no cesaré de trabigár 
en favor del tratado, aunquo estoy casi seguro de que mis trabajos serán estériles. 
Reproduzco á vd. las segurídades de mi muy distinguida coneideracion. 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado.] M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 229. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS 'DE AMÉRICA. 

Wanhington, Julio i? de ISGS. 

Caratulado en Nueva- Orleans, 

Tengo la honra de remitir á vd. copia de una nota que he recibido hoy del De- 
partamento de Estado, en respuesta ^ la que dirigí ayer á dicha Secretaria, par 



Digitized by VjOOQ IC 



280 

ticipando que D. Feliciano Ruiz habla sido nombrado por el Supremo Gobierno 
para encargarse del Consulado en Nueva-Orleans, mientras se baoe el nombra- 
miento de nuevo Cónsul. » 

Reproduzco á Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad 7 Reforma. 

[Firmado!. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. ^ 

Departaihento de Estado. — Washington, 1? de Julio de 1862. — SeSor: Tengo U 
honra de acusar recibo de la nota de rd., de ayer, en que me comunica la muerte 
de D.* Francisco Reibaud, y el nombramiento de D. Feliciano Ruiz, para que cui- 
de del Consulado Mexicano en ^ueya-Orleans, y de informar á yd. que he comu- 
nicado dichos cambios & los Secretarios del Tesoro y de la Guerra. — ^Me aprove- 
cho de esta ocasión para ofrecer á vd., señor, las seguridades de mi mas alta con- 
sideración. — [Firmado.] WiUiamH, Seward, — Sr. D. Matías Romero, &c., &c. &c. 

Es copia. Washington, Julio 1? de 1862. — [Firmado]. Romero. 



NUMERO 230. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Julio 2 de 1862. 
Noticias de Europa redecía deMéxico. 

Tengo la honra de remitir á vd; tiras de peri6dl<^os que contienett las notioias 
de Europa relativas á México, recibidas en la última semana. El vapor «'Sootia,'' 
que llegó ayer á Nuevar-Tork, con fethas de Liverpool de 22 de Junio próximo pa- 
sado, trajo las últimas y las mas importantes. 

Según ellas, el Gobierno francés pensaba mandar refuerzos Á México hasta el 
número de 80,000 hombres, de los cuales 12,000 debían saUr desde luego. Para 

expediiar los gastos de la campaña pidió el Gobierno al Cuerpa Legislativo 

15.000,000 de francos. Acompaño la oomunlcacion del Gobierno Arances, en que 
pide dichos recursos, que publicó el Herald de Nueva-York, de hoy, aunque sin 
fecha ni firma, y remito traducción de la misma, por si el Supremo Gobierno no la 
recibiere por otro conducto. Espero que esta%.noticias acaben de persuadir al Pre- 
sidente de que la Francia no está dispuesta á volver sobre sus pasos, y que. si no- 
Botros tratamos de contemporizar con ella, solo conseguiremos empeorar nuestra 
situación, pues que el único remedio que nos queda es pelear oon desesperación 
contra el déspota que tan inicuamente trata de arrebatarnos nuesira independen- 
cia y nuestras libertades. 

También remito extractos de una discusión que hubo en las Cortes españolas, 
el 11 de Junio citado, sobre los asuntos de México. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

Señor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

Señor: En el discurso del Emperador á los grandes Cuerpos del Estado, de 27 de 
Enero último, se encuentra esta frase: **N o estaríamos empeñados ahora en guerra 
con nadie, si los procedimientos en México de un Gobierno sin escrúpulos, no 
nos hubieran obligado á unimos con España é Inglaterra, para la protección de 
nuestros compatriotas y para la reparación de actos violentos contra la humani- 
dad y la ley de las naciones." — En el intervalo que ha trascurrido desde entonces. 



Digitized by VjOOQ IC 



281 • 

Inglaterra y EspaSa han creído conveniente relirar bus fuerzas de México, y un 
pequefio cuerpo francés de 7.000 hombres ha permanecido para continuar solo las 
operaciones comenzadas en común. Este cuerpo de hombres, no obstante su muy 
moderado número, no dejará de llenar su misión cÍTÍlizadora y saldrá TÍctorioso» 
estamos enteramente convenidos, de las pruebas que puedan esperarle. Pero cual- 
quiera que sea nuestra confianza en su buen éxito final, la prudencia nos manda 
colocamos en posición de proveer contra todas las eventualidades de la guerra, y 
ette es el objeto con que el Gobierno se dirige al Cuerpo Legislativo, antes de 
qne terminen sus sesiones, por los créditos necesarios para conducir según se re- 
quiera, los refuerzos de hombres y municiones que fueren indispensables. — Los 
primeros refuerzos se envi&rán desde luego. Tal es el objeto del proyecto de ley 
para créditos suplementarios que presentamos ahora, siendo 7.000,000 de francos 
para el Ministerio de Guerra, y 8.000,000 para el de Marina. 
Es traducción. Washington, Julio 2 de 1862. — [Firmado]. Romero. 

Telegrama. — Madrid, 11 de Junio de 1862. — ;En la sesión de las Cortes que tuvo 
logar lioy, se trató de los asuntos de México. El Senador Alozagata habló de los 
sacesos que se han verificado. — El Sr. Calderón Collantes contestó á la crítica que 
se hizo de k conducta del Gobierno, declarando que permanecía fiel á su políti- 
ca ñi retpeiar á la independencia de México^ de evitar una guerra fratricida y de obtener 
ftpvúdon i indemnización. 



NUMERQ 231. 

LSQACION MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Julio 3 de 186B. 

Los asuntos de México en el Parlamento inglés. 

El vapoic '*Scotia," llegado antier á Nueva-Tork con noticias de Europa que al- 
eanian hasta el 22 del próximo pasado, trigo ^^ texto de una manifestación que 
Mío Lord'Russell en la Cámara de los Lores del Parlamento inglés en sesión del 
^ 19, sobre los asuntos de México y de las observaciones que ella sugirió 'á al- 
gunos miembros de la misma Cámara. Remito á vd.«el iexto en inglés de dicha 
disooBÍon, acompasado de su traducción al español. De ella aparecen los hechos 
ngnienjes: 

1? Que el Gobierno británico no quiso ratificar el tratado que firmó Sir Char- 
les Wyke con el Supremo Gobierno, porque refiriéndose á otro co\icluido entre 
México y loa Estados-Unidos, habia peligro de que envolviera á la Inglaterra en 
^ííonltades. 

2? Que la asistencia de Sir Charles Wyke á una representación pública dada ^ 
l>^efieio de los heridos que tuvimos en la acción de Puebla, se ha considerado por 
m Gobierno como un acto muy poco juicioso. 

3? Que no debe esperarse del Gobierno británico que dé ningún paso en los 
Montos de México, que lo ponga en directo antagonismo con la Francia. 

El objeto principal de Lord Russell parece haber sido rectificar los hechos para 
defender á su Gobierno de las acusaciones de deserción que se le hablan hecho en 
Pnuioia.. Es también digna de notarse la opinión que el conde de Malmesbury ex- 
presó, de la comunicación que el Gobierno firances dirigió al Cuerpo Legisla- 
^▼io, en cuya opinión convino Lord Bussell, de que dicha comunicación estaba 
ndaetada de manera que producirla el efecto de robustecer mas bien que dismi- 
aoir las referidas acusaciones de deserción que se hadan en Francia contra la 
Inglaterra. En nota separada mando á vd. copia de dicha comunicación. De todo 
TOMO ir. 36 



Digitized by VjOOQ IC 



282 

^sto deduzco que aunque la Inglaterra no esté de acuerdo con la Franela respecto 
de la política que deba seguirse en los negocios de Mézioo, no hará oposición for- 
mal á la que la Francia se propone desarrollar, j que lo poco que pudiera hacer 
en favor de México no seria suficiente para influir en manera alguna en el ¿samo 
del Emperador. 

Aprovecho esta portunidad para reproducir & vd. las seguridades de mi muy 
distinguida consideración. 

DioSi Libertad j Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO 

Sefior Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 

En la -Cámara de los Lores dijo el conde de Russell el 19 de Junio próximo pa- 
sado, después de presentar una petición de Auckland, pidiendo que se le separe 
de las otras partes de la Nueva Zelanda, lo que sigue: — ^'Suplico same permita 
aprovecharme de esta oportunidad para hacer una manifestación á esta Cámara 
sobre asuntos de considerable importancia, respecto de los ouales es conveniente 
que no exista ninguna mala inteligencia. Se ha dicho por la prensa que se habla 
hecho una convención entre Sir Charles Wjke j el Comodoro Dunlop, por una 
parte, y el Gobierno mexicano por la otra, por la cual se satisfacian las reclama- 
ciones británicas contra México, y se ha asegurado ademas, que la convención 
habia sido ratificada por el Gobir^o de S. M. Por lo que hace á la primera par- 
te, es enteramente cierto que se firmó una convención por Sir Charles Wyke y el 
Comodoro Dunlop, y que se envió aquí para su ratificación. El arreglo en que se 
convino para satisfacer las reclamaciones británicas era justo y liberal, pero en- 
contramos que la mencionada convención se referia á otra concluida entre México 
y los Estados-Unidos, y temiendo que esto pudiera envolvernos en dificultades, el 
Gobierno de S. M. determinó no ratificarla. Hay otro punto sobre el que deseo 
hablar á la Cámara. Se creo generalmente en Francia, y este rumor se ha circu- 
lado mucho aquí, que las tropas de S. M. juntamente con las de EspaSa, se reti- 
raron de México dejando que las francesas solas lucharan con las dificultades de 
la situación. Después de la detención [check] temporal que recibieron las fuer- 
zas francesas, nadie puedo sorprenderse de que el Gobierno francés haya resuelto 
enviar grandes refuerzos á México; pero esta determinación no se funda.en la con- 
ducta seguida por el Gobierno británico. En la convención original de Octubre no 
habia ningún convenio especifico respecto del número de tropas que debían de en- 
viarse por parte de los diferentes Gobiernogj.sino que aquel se fijó en comunica- 
ciones que fueron hechas separadamente por cada Gobierno. Los españoles decla- 
raron que pensaban enviar 6,.000 ó 7,000 hombres. Los franceses dijeron primero 
que enviarían 2,000, cuyo número fué después aumentado á 2, 500 hombres. El Go- 
bierno británico se propuso enviar un escuadrón de 700 marinos, con objeto de des- 
embarcar los si fuere necesario, para la ocupación do los puertos. Los marinos salta- 
ron á tierra, y por poco tiempo ocuparon algunos puertos. Parece que las fuerzas 
de^tierra encontraron algunas dificultades, y el Comodoro Dunlop, para no tener 
ni la apariencia dé que abandonaba á los aliados* dgo que los proveria por si 
mismo de equipo de campo y medios de trasporte. Esto, sin embargo, no ha sido 
aprobado por el Gobierno de S. M., y se enviaron órdenes para que loa mari- 
neros fuesen reembarcados. El Comodoro Dunlop, por su parte, vio muy pronto 
que no habia peligro inmediato de un choque con los mexicanos, y dispuso reti- 
rar á los marinos, que nunca se pensó hacer marchar al interior del pala. Fue- 
ron en consecuencia removidos de Yeracruz. Después de esto vino la oonvencion, 
y los comisionados aliados convinieron en levantar una acta respecto de la cual no 
diré ahora nada, porque no quiero entrar en la gran cuestión que euYuelve. Pe- 
ro debe saberse que entonces solo existían 150 marinos ocupando varioa puer- 
tos, y cuando el rompimiento tuvo lugar entre los comisionados 'franceses por una 



Digitized by VjOOQ IC 



283 

ptrte, j los ingleses j españoles por la otra, determinó el Comedero Dunlop ar- 
liarla bandera británica de los puertos de México y retirarse con esta pequeña 
ftieru. Asi, paes, no era la cuestión el retirar las tropas de México, porque nun- 
ttliabe fuerxas allí; la única fuerza que llegamos & enviar con la escuadrilla fué 
áe 700 marinos, la mayor parte de los cuales hablan sido retirados algún tiempo 
ímíu [atención]. Creí necesario hacer esta manifestación, poi^que me parece 
qae bay muchas eqniyocaciones respecto de este asunto. — Se me ha informado 
que en Francia se ha expresado marcada indignación por la supuesta retirada 
de tropas por este país en un momento muy critico. Como he manifestado, dicha 
npoácion no tiene de hecho fundamento, pues que no habla tropas británicas 
gne retirar de México. — £1 conde de Malmesbury manifestó que se alegraba mu- 
eho de oir la explieaision que acababa de darse respecto de un asunto que ha- 
las excitado en Francia sentimientos desagradables hacia este país. CouTenia 
entenmente en las modificaciones 'que el noble Lord había creído de su deber 
keer & la conyenolon* Tales modificaciones eran muy sabias y prudentes, y 
ks peligros que temía el noble conde eran exactamente los que él mismo creía 
qneoenrririan mny probablemente. Pero el noble Lord apenas habla hablado con 
Jt&erza debida de la indignación que se sentía en Francia, con motlyo de la su* 
pneeta deserción de su aliado, por el Qoblerno Inglés. Esto no solamente era un 
niBKff; no era solamente una mala Inteligencia de las clrcunstanicias del caso, si- 
se qae la comunicación dirigida por el Gobierno francés á las Cámaras estaba 
ndietada en tAles términos, qne probablemente la mala Inteligencia se prolonga- 
ría flabia leído la comunicación referida, é indudablemente daba á entender que 
bebía babido un acuerdo común entre las dos potencias con respecto á un ayance 
BÍfitir en México, cuyo conyenlo no hablamos cumplido; que en un momento muy 
eiftieo habíamos desertado de las tropas franoeeas, y que en consecuencia de ello 
bebita'estaa sufrido un pequeSo desastre por la superioridad numérica de sus 
Mcaügos, & quienes pudieron haber resistido con nuestra ayuda. Ahora era cler- 
taae&te importante, tanto para el honor del país como para la rectificación de las 
einiiBstaneiae del caso, que el noble conde hiciera notar al Gobierno francés los 
bedws tales como fueron, y que hiciera lo que pudiera para desengaOar al pue- 
bla fie Francia. Respecto de estos hechos, que según él los conocía, oran precisa- 
■este del carácter que el noble conde habla indicado, las equivocaciones que' 
bebia ea Francia se robustecerían muy considerablemente por el lenguaje usado 
(er el Gobierno francés en la Cámara. — £1 conde de Carnavor preguntó si era 
óerto que Sir Charles Wyke habla salido de México ó ido á Nueva-York, después 
üla cual habla hecho la convención. El conde Kussell dijo que ni el Comodoro 
Do&Iopni Sir Charles Wyke habian Ido á Nueva-York. Sir Charles Wyke escribió 
•¡Gobierno que tenia la Instrucción de ir á aquella ciudad; pero nunca ejecutó esa 
ÍK«Beion. Estaba viviendo ahora en México, pero'no con carácter oficial, y habla 
biferttado al Gobierno mexicano que no reasumirla dicho carácter sino hasta que 
I&fe&venelon hubiese sido ratificada por su Gobierno.— <-Creia que también el Se- 
creUrio de la Legación Espa&ola estaba viviendo allí sin carácter oficial. Respec- 
te i la comunicación dirigida por el Gobierno francesa la Cámara, estaba evlden- 
; teoeale expuesta á ser mal entendida; pero que los documentos que habla presen- 
tido el Parlamento corregirían probablemente estas equivocaciones, y que escrlbl- 
n* despachos sobre el asunto, que tendieran al mismo resultado. El conde de Mal- 
Kcsbary dijo que habla visto en los periódicos que la opinión en México era que 
Sb darles Wyke habla tomado una parte decidida en favor del Gobierno mexicano 
y ea contra áe los procedimientos de los franceses. Que no lo habia creído primero t 
|vo qae se habia dicho que Sir Charles habla asistido á una representación pú- 
bliss que se habla dado en un teatro á beneficio de los heridos mexicanos. SI esto 
^Kfe cierto no podría menos que considerarse como un acto muy poco juicioso; No 
be^ en este país espíritu alguno contra los procedimientos de los franceses en 



Digitized by Vj'OOQ IC 



284 

México. Su propia opinión era que se habían equÍTOcado grandemente en un pun- 
to de política; pero que el estado de México era tal, que cualquier cambio en su 
Gobierno debia ser una mejora. [Atención]. El pueblo de México y el mundo en 
general se aprovecharían probablemente de los actos de los franceses, por mas que 
dichos actos sean opuestos á los intereses de la Francia. [Atención, atención].— 
El conde Russell dijo que el Gobierno de S. M. no tenia noticia de que Sir GhftT. 
les Wyke hubiera obrado de la manera referida. Sabia que este rumor habia lle- 
gado é, París; pero que la carta de Sir Charles Wyke, fechada el 12 de Hayo, 
no contenia nada sobre el asunto. Si Sir Charles Wyke apareció públicamente en 
el teatro en aquella ocasión, conrenia enteramente con el noble conde en que era 
un acto muy poco juicioso de su parte. 

Es traducción. Washington, Julio 8 de 1862. — [Firmado]. Romero, 



NUMERO 232. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wcukington, Jttlio S de lS6i. 
Ihitrevista con el Subsecretario de Estado. 

El sábado de la semana pasada [29 del próximo pasado], se fué Mr. Sewacd 
para NucTa-York & negocios de este Gobierno. Su objeto, según parece, es arre- 
glar la organización de 800,000 Toluntarios mas que ra ¿ levantar este Gobierno, 
y negociar los recursos que necesita para proseguir las operaciones militares des- 
pués de los desastres que sufrió en las inme(lÍRciones de Kiohmond. 

Hoy fué dia de recepción al Cuerpo Diplomático en el Departax^ento de Estado, 
y estando ausente el Secretario fuimos recibidos por el Subsecretario Mr. Frede- 
rick W. Seward. Le pregunté si habia recibido alguna noticia de Europa con reía 
cion á México, y me dijo que ninguna ademas de las publicao^as en loa periódioos. 
Hablamos sobre las probabilidades de que sea aprobado el tratado de préstamo, y 
notando que estaba muy preocupado con los negocios interiores del paía 6 oonse- 
ouenoia de )a derrota del general Mo. Clellan, me despedí de él. Antes de irme me 
dijo que el Secretario volveria & esta ciudad el 6 6 6 del actual. 

Reproduzco á vd. las seguridades de mi muy distinguida consideración. 

Dios, Libertad y Reforma. 

(Firmado). M. ROMERO. 

Seüor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 233. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Wathington^ Julio 4 de ISSt. 
Bloqueo de los puertos de la República. 

Tengo la honra de remitir á vd. traducción del ayiso oficial publicado por el 
Moniior de París, relatiyo á la notificación de la intención que tiene el Gobierno 
trances de bloquear los puertos de Tampico y Alrarado. 

Aoompafio también copia en ingléff con la traducción correspondiente ¿ la in- 
terpelación que respecto de este bloqueo se hizo en la Cámara de loa Comunes •! 
Gobierno británico, el 20 de Junio próximo pasado, y la contestación que dio Mr. 
Layard, Subsecretario de Estado. 



Digitized by VjOOQ IC 



285 

El Heraldo de Nuera- York, de hoy, ha publicado el parte que remito, j que le 
fiéenTiado de esta ciudad, relativo al bloqueo de nu^estros puertos del Pacifico. 
Beproduxeo á Td. las seguridades de mi muy distinguida consideración. . 
Dios, Libertad y Reforma. 

[Firmado]. M. ROMERO. 

S«ffor Ministro dcC Relaciones Exteriores.— México. 

Departamento de Marina j de las Colonias. — Por la presente queda notificado 
que S. £. el Ministro de Marina y de las Colonias ha sido informado por el Yice. 
almirante, comandante en gefe de las fuersas navales francesas en el Qolfo de Mé- 
xieo, que desde el dia 1? de Majo las fuersas nayales de su mando han estable 
eido el bloqueo efectiTO de los puertos de Tampico y Alrarado. — Queda igualmen- 
te Botifieado que todas las medidas autorizadas por el derecho de gentes y por los 
tratados respectivos existentes entre S. M.y las diferentes potencias neutrales, 
serán adoptadas y ejecutadas en lo relativo & todos los buques que traten de vio- 
lar este bloqueo. — París, 5 de Junio de 1862. 

£s traducción. Washington, Julio 4 de 1862. — [Firmado.] Romero, 

En la Cámara de los Comunes preguntó el 20 de Junio el Lord R. Montague al 
Sabeeeretarío de Estado, por qué razones habrían comenzado los franceses el blo- 
queo de los puertos mexicanos el 1? de Mayo, y si el Gobierno francés no habia 
notifieado el bloqueo sino hasta el 5 de Junio, y por qué el Qobierno de S. M. no 
aamició el bloqueo sino hasta el 17 de Junio. — Deseaba también saber qué plazo 
se concedía á los buques que estaban ya en camino 6 que estaban cargando en In- 
gUterra para entrar en los puertos mexicanos. — Mr. Layard, dijo, que el noble 
Lord estaba errado al suponer que el Gobierna francés habia notificado el bloqueo 
él 5 de Majo. El aviso que aparecia en el Monitor de aquella fecha, no importa- 
ba nna notificación oficial. La noticia oficial no se recibió en la EmbiO<^<^<^ inglesa 
ñno en la noche del 18 de Junio. A su llegada á Londres se envió & los abogados 
de Ifi corona para ser examinado, y entonces se publicó en la Gaceta del 17. No 
habia recibido noticia respecto á la última pregunta del noble Lord, y no podia 
por lo mismo responderla satisfactoriamente en aquel momento. Responderla e 
láoes. — Lord R. Montague preguntó si el bloqueo no habia comenzado el 1? de 
Majo. Mr. Layard dijo que antes do que un bloqueo pueda ser propiamente esta- 
Ueeido, se debe dar noticia oficial de él & las naciones interesadas. 

Ee traducción. Washington, Julio 4 de 1862. — [Firmado.] Romero. 

Telegrama. — Washington, Julio 8 de 1862. — Ordenet dada» á la eeeuadra franee" 
M del J'atífico, con relación á México, — ^£1 Ministro francés en Washington, en vir- 
tad de haber tenido noticia de que se han despachado varios cargamentos de efec- 
tos j municiones ^de guerra de Nueva-Tork ¿ México, por la vía de Panamá, y 
can, destino á Acapulco y Mazatlan, ha dado orden 6, la escuadra francesa del Pa- 
effieo, de resguardar con gran cuidado la costa de México, y no permitir que pa^ 
90 'por ella contrabando alguno de guerra. Entre los varios pertrechos de guerra 
enviados al Presidente do México» hay una máquina inventada recientemente, pa- 
ra íkbricar balas de plomo, que se dice puede construir sesenta mil balas por ho- 
ra. Be supone aquí que el Gobierno francés habrá tomado ya todas las medidas 
nceeaanas para evitar que entre á México cualquier género de contrabando de 
goerra, y que se habrá declarado ya el bloqueo de todo el territorio de México. 



Digitized by VjOOQ IC 



286 
NUMERO 234. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Waihington, Julio 5 de 1862» 
Los Príncipes de Orleam. "' 

Tengo la honra de informar á Yd. que los principes de Orleans, el mayor délos 
oualea es heredero de la corona de Luis Felipe, que han estado por cerca de un 
aQo prestando sus servicios en el ejército del Potomac, como ayudantes del gene- 
ral Me. Clellan, se han retirado sábitamente del teatro de la guerra, y han toma- 
do pasaje para irse á Inglaterra en el vapor que saldrá de Boston el 9 del que 
cursa. 

La retirada de los referidos príncipes en las presentes circunstancias de peligro 
en momentos en que el ejército del Potomac está teniendo combates diarios con 
las fuerzas confederadas, hace creer que la causa que los obligue & irse no sean 
consideraciones de familia, como se ha publicado por algunos periódicos, sino ra- 
zones muy graves de Estado y consideraciones de interés público. 

A causa de las complicaciones en que el Emperador Napoleón está sumergiendo 
á la Francia, por su conducta inicua en México y por la guerra eu que probable- 
mente se verá empeñado con los Estados-Unidos, se creo que el descontento del 
pueblo francés contra el Gobierno imperial llegará al grado de hacer efectiva la 
oaida del déspota. Para este caso, y llamados seguramente poc sus amigos y parti- 
darios, se van á Inglaterra los príncipes de Orleans. Me han asegurado que la rama 
de Orleans y la que representa la causa de los legitimistas, que hasta aquí hablan 
estado en antagonismo, tratan de reconciliarse para unir la fuerza dé sus respecti- 
vos partidarios^ que ambas los tienen numerosos en Francia, contra el Gobierno 
de Napoleón. A estos elementos ve unirá probablemente el partido republicano, 
interesado también en derrocar á Napoleón, y con esta convicción se verá el Em- 
perador obligado á ser mas cauto en su política exterior y á emplear toda su ener- 
gía y sus recursos en conservarse en el trono y en neutralizar los trabajos de sus 
enemigos en el interior de la Francia, sin poder continuar por lo mismo, á lo me- 
nos en grande escala, la injusta guerra que ahora nos está haciendo. 

Todo lo cual tengo la honra de comunicar á vd. para conocimiento del Presi- 
dente, renovándole las seguridades de mi muy. distinguida consideraoipn. 

Dios, LiberUd y Reforma. 

[Firmado]. M. BOMERO. 

SeSor Ministro de Relaciones Exteriores. — México. 



NUMERO 235. 

LEGACIÓN MEXICANA EN LOS ESTADOS-UNIDOS DE AMÉRICA. 

Washington, Julio S de 186S* 
Tratado con los Estados- Unidos, 

Hoy tuvo su reunión semanal la comisión de relaciones exteriores del Senado- 
Antes de que se reuniera fui á ver á Mr. Sumner para preguntarle si pensaba 
continuar la discusión del tratado de Mr. Corwin, y reiterarle mi súplica de que 
en caso de que no hubiera probabilidades de buen éxito, como no las hay, dejara 
el negocio pendiente para las próximas sesiones. 

En la tarde fui al Capitolio para saber ouál habia sido el resultado de las deli- 
beraciones de la comisión. Mr. Sumner me dijo que después de considerar dete- 



Digitized by VjOOQ IC 



I 



287 

nidamente el asunto, había oonvenido la oomisioa en que el tratado no era acep- 
Uble, porque la Francia lo consideraria como una medida hostil hacia elliTy oca- 
EÍonaría complicaciones, que en el estado actual del país es conyeniente evitar; 
pero que por consideración & México, para el que se tenian las mejores disposi- 
ciones, y á Mr. Corwin, no se desecharla el tratado, sino que se dejaría sin apro- 
barlo ni desaprobarlo. 

En consecuencia de esto, la comisión convino en que Mr. Sumne'r escribiera' un 
dictamen en que se proponga dejar el tratado sobre la mesa [to laj the treaty on 
the table], que es un trámite especial que tiene el reglamento de debates del Con- 
greso de los Estados-Unidos, y que equivale 6, dejar los negocios sobre que recae 
ñu resolución ninguna, pudiendo tomarse después en consideración por el voto de 
la mayoría de la Cámara. 

Mañana O pasado presentará probablemente Mr. Sumner al Senado, el dicta- 
men de la referida comisión, que será aprobado sin discusión por aquella, con lo 
enal quedará tertninado este negocio. 

Siento mucho este resultado, que destruye los planes del Supremo Gobierno pa- 
ra proporcionarse recursos. Hice lo que pude por evitarlo; pero las circunstan- 
cias actuales que he manifestado á vd. en varias notas son tales, que hacen casi 
imposible por ahora la aprobación del tratado. 

Reproduzco á vd. las seguridades de