(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Cuadro descriptivo y comparativo de las lenguas indígenas de México"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at jhttp : //books . qooqle . com/ 



111*1 




-> « 



HU 2<2Jt J 









0) ' 



fá¿.á***cí/'f/j; 




Digitized by VjOOQIC 



Digitized by VjOOQ IC 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



CUADRO DESCRIPTIVO ¥ COMPARATIVO 



X>^ LAB 



LENGUAS INDÍGENAS DE MÉXICO 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by 



Google 



© 

CUADRO DESCRIPTIVO Y COMPARATIVO 



LENGUAS INDÍGENAS DE MÉXICO 



D. FRANCISCO PIMENTEL 



SOCIO DS NUMERO 
DS LA 80CIEDAD MEXICANA DS GEOGRAFÍA T ESTADÍSTICA. 



TOMO PRIMERO 




* MÉXICO 

IMPRENTA DE ANDRADE Y ESCALANTE 

OALLB DI TIBÜBCIO NUMERO lt. 



4862 



Digitized 



by Google 









ÍUNIVERSITY 

LIBRARY 
l MAK 21 1962 



W it-7r , 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN. 



Una de las ciencias que mas han llamado la aten- 
ción de los sabios de Europa en los últimos tiempos, 
principalmente de los profundos y estudiosos alema- 
nes, es la lingüística, conocida también por los nom- 
bres de Filología comparativa ó ethnográfica, ó simple- 
mente ethnografía, aunque este último no cuadra bien 
con su objeto, hablando con todo el rigor etimológico. 
Está dividida en dos partes* esencialmente distintas, 
el conocimiento práctico de las lenguas, y su estudio 
comparativo. . 

Como otras muchas ciencias, comenaó la lingüística 
por dedicarse á indagaciones estériles, y usar métodos 
falsos : quiso edificar antes de tener materiales. 

Buscar, la lengua primitiva, la que debia contener 
el germen de todais las demás; hé aquí el objeto de los 
primeros lingüistas. Su medio de comprobación fué 
la etimología; pero no una etimología juiciosa y fun- 
dada, como/realmente existe ; no la comparación de las 
palabras, sino la suposición de que en tal voz existia 



Digitized 



by Google 



VI INTBODÜCCION 

el sentido de tal otra Por ejemplo: Goropio Becario, 
en 1569, quiso probar que la lengua del paraíso ha- 
bía sido el flamenco, y para ello se valió de etimolo- 
gías como las dos siguientes: Adán es una palabra 
compuesta de hat, odio, y dam, dique; porque era un 
dique opuesto al odio de la serpiente. Eva se compo- 
ne de e, juramento, y vat, tina; porque era el recep- 
táculo de la promesa de un redentor. De esta manera 
fué siempre fácil elevarse desde alfana hasta equus, 
etimología de Menage con que se caracteriza lo ri- 
dículo del sistema etimológico. 

Alfana vient ¿2'equus sans doute 
Mai* ilfaut convenir ausñ 
Qu'en venant de lájusqu'ici \ 

11 a bien changé sur la route. ( Cailly.) 

Pero no solo el flamenco, defendido por Becano, 
pretendió ser la lengua primitiva; en el siglo XVII 
vemos á Web abogando por el chino; en el XVIII á 
Perron por el celta, y á principios del presente á va- 
rios autores por el vascuence ó cántabro. Empero, en 
todos tiempos, el hebreo fué el que obtuvo mas votos, 
y aun para literatos de nota era cosa averiguada que 
en él debía verse el origen de todas las lenguas, opi- 
nión todavía defendida por Antón en 1800. Autor 
hubo, Duret, que no solo le pone en primer lugar, si- 
no que asegura también, con toda formalidad, que en 
idioma hebreo se entienden los ángeles y los bien- 
aventurados. 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN ' VU 

Entretanto, y por varios ponductos, se reunían ma- 
teriales, por, lo cual debia haber comenzado la ciencia 
para proceder de un modo satisfactorio. Por una par- 
te las cuestiones sobre la lengua primitiva algo deja- 
ban que se podia aprovechar, por otra los viajeros reu- 
nían listas de palabras, ó noticias de algunos idiomas 
desconocidos, y por otra los misioneros aprendían len- 
guas extrañas cuyas reglas fijaban en sus escritos. 

Pero por lo que toca á los principios en que debia 
descansar la ciencia, parece que Leibniz fué el pri- 
mero en indicarlos, sobre cuyo punto veamos lo que 
dice el Sr. Wiseman en el primero de sus conocidos 
discursos : " La ethnografía debe á Leibniz los princi- 
44 pios que le permitieron al fin reclamar un lugar en- 
44 tre las ciencias. Aunque por algunos pasajes de sus 
" escritos se supone que apoyó los derechos del he- 
44 breo á la primacía del lenguaje, en su carta á Ten- 
" sel rechazaba las pretensiones de aquel idioma. Co- 
" mo quiera que sea, en cuanto pueda extenderse la 
" simple comparación de las palabras, hay que admi- 
" tir que propuso los primeros principios racionales, 
44 y que apenas existe una analogía anunciada por los 
44 partidarios del sistema comparativo en los tiempos 
44 modernos, que no indicase él en alguna parte : mu- 
44 chas de sus esperanzas se han cumplido, y verificá- 
44 dose muchas de sus conjeturas. En vez de reducir 
44 el estudio de las lenguas al inútil objeto seguido por 
44 los primeros filólogos, descubrió é indicó su utilidad 



Digitized 



by Google 



TIII INTRODUCCIÓN 

u con relación á la historia para seguir el rastro <íe las 
" emigraciones de los primeros pueblos, y para pene- 
"trar la oscuridad en que están envueltos sus docu- 
mentos mas antiguos y menos ciertos. Esta amplia- 
ción de fines produjo necesariamente una variación" 
w de método. Aunque Leibniz, en ocasiones, y cotno 
a por via de solaz, se haya dejado llevar de insignifican- 
" tes etimologías, conoció muy bien, que para aumen- 
" tar la utilidad que quería dar á la ciencia, era preciso 
" establecer comparaciones entre los idiomas de los 
" pueblos mas distantes. Quéjase de que los viajeros 
" no cuidaban bastante de reunir ejetiiplos de idiomas, 
" y su sagacidad le hizo comprender que estos ejem- 
" píos debían formarsecon arreglo á una lista uniforme 
" que contuviese los objetos mas simples y elementa- 
"les. Exhortaba á sus amigos á reunir palabras en 
" tablas comparativas, á analizar el idioma georgiano, 
" y á confrontar el armenio con el cofto, y el albanes 
" con el alemán y el latín." 

La Emperatriz Catalina II de Rusia comenzó á 
realizar los pensamientos del fil<Ssofo alemán, pues 
después de concebir la idea de un vocabulario com- 
parativo de todas las lenguas entonces conocidas, y de 
haberle comenzado á formar ella misma, encargó la; 
continuación de la tarea al naturalista Pallas. 

Mas adelante, en 1784, se fundó la Sociedad Asiá- 
tica de Calcuta, y por su estímulo comenzaron á cul- 
tivarse las lenguas del Este y del Sur del Asia, entre 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN IX 

las cuales figuraban principalmente el chino y el sáns- 
crito. 

Siguiendb la via marcada por Catalina, los filólogos 
casi se habían limitado á la comparación de los dic- 
cionarios; pero faltaba que considerar la parte prin- 
cipal de las lenguas, lo que les da ser y vida, la gra- 
mática, hasta que á principios de este siglo apareció 
una obra notable, que causó una verdadera revolución 
en la ciencia, la cual fué el Mithridates, honor d$ la 
Alemania. La comenzó Juan Adelung en 1806 ; pero 
murió este sabio sin haber publicado mas que el pri- 
mer tomo, que trata de las lenguas de Asia, y hasta 
1809 no apareció el segundo, que se ocupa en las de 
Europa : el tercero, que trata de los idiomas de África 
j América, se debe al profesor Vater, y fué publicado 
de 1812 á 1816, saliendo al a&o siguiente el último 
tomo (que contiene un suplemento), formado por el 
mismo Vater y Adelung el joven. En el Mithridates 
se vio, por la primera ves, una descripción de todas las 
lenguas conocidas, con un ejemplo de cada una, que 
generalmente es la Oración Dominical. 

También merece un lugar distinguido en la historia 
de la lingüística, el infatigable jesuita español Hervas, 
que en su Catalogo delle lingue, el Vocabulario poliglota 
to, el Tratatto delle grammaticke y V Aritmética delle 
nazioni eonmciute dejó importantes materiales para la 
ciencia; de manera que el Vocabulario de Pallas, las 
Colecciones de Hervas y el Mithridates de Adelung 



Digitized 



by Google 



X INTRODUCCIÓN 

y Vater deben considerarse como las obras fundado- 
ras de la filología comparativa. 

Después de Hervas y Adelung ha seguido la ciencia 
un curso constante y progresivo, cultivándose princi- 
palmente en Alemania y Francia, como lo prueba, en 
este último pais, entre otras obras, el Atlas ethnográ- 
fico publicado por Balbi, que puede llamarse el Mi- 
thridates de los franceses. 

Por lo que toca á la América, he dicho que Vater 
incluyó en el Mithridates las lenguas de esta parte del 
mundo; pero como no le fué dable hacerlo de una ma- 
nera completa, se conoció ia necesidad que habia de 
ocuparse mas seriamente en los idiomas del nuevo 
continente, y entonces la Sociedad filosófica america- 
na de Filadelfia, fundada por Franklin, comenzó tan 
interesantes tareas, siendo el resumen de sus trabajos 
la Relación sobre el carácter general y las formas gra- 
maticales de las lenguas americanas, presentada por el 
Sr. Du Ponceau, presidente de aquella Sociedad» Ei 
mismo sabio escribió mas adelante una Memoria sobre 
el sistema gramatical de las lenguas de algunas naciones 
indias de la América del Norte, obra á la que el Ins- 
tituto real de Francia acordó el premio fundado por 
el conde Volney. 

Ademas, se han publicado en los Estados-Unidos 
otras obras interesantes, siendo notable, entre ellas, la 
que lleva el título de Ojeada sinóptica de todas las lenr 
guas indias que existen ó kan existido en los Estados- 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XI 

Unidos y en las posesiones británicas de la América 
del Norte, por M. Alberto Gallatin, impresa á fines 
de 1836. 

Entretanto, muy poco, casi nada, se ha hecho res- 
pecto á las numerosas é interesantes lenguas que se 
hablan en el vasto territorio de México. 

De ios hijos del país, solo uno es digno de figurar 
entre los filólogos modernos, y este no dio á luz mas 
que un libio capaz de ponerse al lado de las obras 
contemporáneas. Hablo del P. Fr. Manuel Crisósto- 
mo Nájera y de $u J?isertimon sobre lq lengua othomí. 
Sin embargo, e^ta óbf a f aunque pequeña en volumen 
y referente á un, solo idioaaa, ha sido de grandes resul- 
tados para la filología americana, pues sirvió para mo- 
dificar las conclusiones asentadas por Du Ponceau 
sobre las lenguas de América. Este filólogo habia 
creido que todas esas lenguas eran polisilábicas, y el 
Padre Nájera le hizo renunciar á la generalidad de sa 
opinión, demostrando que el othomí es un idioma mo- 
nosilábico y de estructura semejante al chino, cosa 
que el mismo Du Ponceau ha confesado con la inge- 
nuidad propia de un verdadero sabio. 

Entre las obras escritas por extranjeros, solo en el 
Mithridates se trata de algunas lenguas mexicanas. 
Empero, faltan muchas; de otras se da una noticia tan 
vaga y superficial, que apenas nos enteramos de su 
nombre, y aun en las que mas largamente se descri- 
ben, hay omisiones y errores muy notables: fácil- 



Digitized 



by Google 



XII INTRODUCCIÓN 

mente podrá conocerles el que quiera comparar esa 
obra con las descripciones que se ven -en la presente. 

Los demás escritos que hay sobre las lenguas indí- 
genas de México, no son sino materiales para la gran- 
de obra que ha emprendido la biología, aunque sí muy 
abundantes respecto á los que existen sobreotras len- 
guas de América, como lar de Ips Estados-Unidos: 
basta leer las obras de Du Ponceau para conocer la 
escases de libros *x>n que trabajó, i>o obstante mt& 
diligencias. ¡Honor 4 los misioneros castellanos que, 
con fines mas altos, procuraron también & Ja ciencia 
documentos tan preciosos! Clavijero, en su diserta- 
ción 6* sobre la Historia 4e México, y con el objeto 
de refutar á un escritor ligerísimo, Paw, trae un ca- 
tálogo de los autores que han escrito en lenguas de 
México, y pasan de ochenta, no obstante que su catá- 
logo es muy corto respecto á lo que. podría ser. 

El Padre Nájera, en el prólogo á su obra citada, 
exdlama: "¿Cómo podría yo enumerar compendiosa 
" y fácilmente las obras que en México se han escrito, 
" ya en, ya sobre las lenguas de los indios? La mexi- 
" cana está con todas sus gracias, y en toda su pureza, 
" en cerca de doscientas obras diversas de todo género 
" de conocimientos : el othomí, en la pluma de eesenta, 
" ó mas mexicanos, está diciéndonos, que si bien no 
"compite en riqueza de formas con su vecina, no le 
•" cede en la de las palabras, pues no es ni muda ni 
■" limitada en medio de *u rusticidad; la tarasca ni ha 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XIH 

"sido meaos fecunda en escritores que Ja othomí, ni 
*\está menos contenta de los suyos que la mexicana: la 
"yuo&taca, entae muchos escritos que posee, nos ense- 
ba IMoseórides áíesa lengua traducido, y á Fleury 
" hablando en la lengua maya, siendo su intérprete el 
" R. P. Fr. Joaquín JRxiz ; y no hay una sola lengua de 
"cuantas se hablan en el territorio que se denominó 
u Hueva España, que no cuente con su gramática, su 
"-diccionario, mas ó menos extenso, y su catecismo, 
"si bien no de todas se hayan publicado por la hn- 
"prenta. No existía la filología como ciencia en Eu- 
ropa, cuando la metafísica de las lenguas se conoció 
"por uno que otro, en nuestro país. Aun no había la 
" Emperatriz Catalina concebido la idea de un dic- 
cionario poligloto comparativo, ni Adelung y Vater 
" habían publicado sus obras filosóficas sobre las len- 
" guas, cuando el pensamiento de ellas ya se veia, 
" dando resultados, en algunos escritores nuestros. Si 
" alguno tuviere esto por paradoja, se desengañará le- 
" yendo en Beristain, cómo un Betanzos desde 1570 
" compamba entre sí esas lenguas de Guatemala, de 
"las que Juarros enumera hasta veintisiete y las se- 
paraba por familias, dándoles á reconocer respecti- 
" vamente, por madres, á las tres que él considera serlo 
"de las demás; la kiohé, la kachiquel y la tzutuhil: 
"allí mismo verá que Val, se habia ocupado en escri- 
" bir un diccionario comparativo de cuatro lenguas in- 
u dígenas: allí, en fin, encontrarán Lázaro empeñado 



Digitized 



by Google 



XIY INTRODUCCIÓN 

" en formar una gramática comparativa de algunas len- 
"guas indígenas. Y ¿no habla el mismo bibliógrafo 
" de dos escritores lenguaraces, que tuvieron el em- 
" peño de comparar entre sí, el uno el mexicano y el 
" español, y el otro el othomí y el mexicano 1 Esto era 
" ciertamente trabajar en leña verde; pero j hubieran 
" esos escritores emprendido semejante tarea, si no 
" estuviesen penetrados del principio que dio origen 
" á una de las ciencias que mas célebres son en nues- 
" tro siglo?" 

Hay, pues, entre nosotros, muchas obras que facili- 
tan el estudio de los idiomas mexicanos; pero falta un 
libro que los comprenda todos, conforme á las miras 
de la lingüística; es decir, un libro donde se analicen, 
describan, juzguen y comparen. En consecuencia, 
siendo este el objeto de la presente obra, tiene el ca- 
rácter de oportuna, el primero que debe poseer todo 
escrito que se da á la luz pública. 

Pero como no basta que una obra sea oportuna, sino 
que ademas debe ser útil, me creo obligado á hacer 
algunas explicaciones acerca de la utilidad de la filo- 
logía, y, en consecuencia, de mi libro, que es una parte, 
aunque pequeñísima, de esa ciencia. Tanto mas nece- 
sario es esto, cuanto que se trata de una ciencia nueva, 
cuyo objeto y aplicaciones pocos alcanzan, y cuando 
desgraciadamente aun de la utilidad de ciencias cono- 
cidas se duda por los que no las profesan, acaso por 
la razón que daba el médico suizo Zimmermann : "El 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XV 

"amor propio da al hombre una falsa idea de su valor, 
"y extravía sus ideas acerca del mérito de las cosas. 
"El ocioso se burla del estudioso; el jugador mira co- 
" mo un ignorante ál que no conoce las cartas ; el bur- 
" gomáestre, hinchado con su vana importancia, pre- 
"gunta con orgullosa satisfacción de sí mismo para 
" qué puede servir el miserable ser que tiene tiempo 
" dé hacer un libro. La misma fatuidad entre los sa- 
" bios, y la misma injusticia hacia sus émulos. El natu- 
" ralista afecta un profundo desprecio por las opinio- 
nes del médico; el físico, que cifra toda su gloria en 
" electrizar una botella, no comprende cómo el público 
" puede divertirse en leer discursos insulsos sobre la 
" paz y sobre la guerra: el autor dé un infolio despre- 
cia al que no escribe mas que un dozavo: el mate- 
" mático todo lo desprecia. Se preguntaba un dia qué 
" cosa era un metafísico. Es un hombre que nada sabe, 
* respondió un matemático.". 

Para poner, pues, á cubierto la lingüística del des- 
precio ignorante ú orgulloso, haré las siguientes ex- 
plicaciones. 

La historia es la primera ciencia que recibe pode- 
rosos auxilios de la filología. Los hombres no conser- 
van ya el recuerdo de una gran parte de los aconte- 
cimientos pasados, los documentos que acreditan el 
origen de muchas naciones se han perdido ó se hallan 
tan confusos, que es preciso una nueva luz que los 
ilumine: muchos pueblos se encuentran mezclados, 



Digitized by LjOOQIC 



ZTI INTRODUCCIÓN 

unos con otros, sin saber si fueron hermanos ó hués- 
pedes, amigos ó enemigos, conquistadores ó conquis- 
tados. Basta fijar la vista en nuestro propio suelo, en 
México, i Cómo conocer las familias que le habitan! 
¿cómo clasificarlas? ¿cómo saber su origen t No hay 
otro medio sino el estudio y clasificación de sus len- 
guas; y lo mismo sucede respectivamente en los otros 
países. 

Balbi considera que "el estudio comparativo de 
"las lenguas, tan interesante por sí mismo, y tan fe- 
" cundo en resultados importantes, está bien lejos de 
" obtener la estimación que merece. Solo un corto 
" número de sabios verdaderos saben apreciarle dig- 
namente; casi todos los otros, no le consideran sino 
" como un estudio inútil, ó, á lo sumo, de una utilidad 
" limitada. . . . Vamos, pues, á indicar brevemente al- 
" gunas de las numerosas aplicaciones de que es sus- 
" ceptible, comenzando por que puede ser la base de 
" la historia y de la ethnografía. ¿ Qué es nación? No 
" se puede responder de una manera conveniente á 
" esta pregunta tan interesante para el geógrafo, el 
" filólogo y el historiador, sin ayuda de la lingüística, 
" pues es la única ciencia que suministra los elementos 
"que determinan el carácter mas constante que dis- 
" tingue una nación de otra. . .. El nombre de nación, 
" en el sentido político ó histórico, es tan variable co- 
" mo los acontecimientos que cambian tan frecuente- 
" mente la faz de la tierra La lengua es el signo 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN X7II 

"característico que distingue una nación de otra, y á 
"veces es el único, porque todas-las otras diferencias 
^^oducidas por la diversidad de raza, de gobierno, 
" de usos, de costumbres y de religión, ó no existen, 
"dbien ofrecen matices casi imperceptibles. ¿Qué 
" diferencia esencial presentan entre sí las principales 
* naciones de Europa si no es la de la lengua?.... 

"Solo, pues, por el examen de los idiomas que 
"hablan los diversos pueblos de la tierra, se puede 
"llegar ai» origen primitivo de las naciones que la ha- 
rtan. La historia no puede guiarnos en esta inves- 
"tigacion, sino hasta los tiempos á que alcanza, y aun 
"eso no es posible sino respecto al corto número 
"de naciones que poseen anales, ó á aquellas de las 
*gue se conservan algunos recuerdos por historiado- 
res extranjeros. El mayor número de las naciones 
"del mundo está fuera de su alcance ; pero se presenta 
"la ethnografía para ayudarnos, por medio de la sabia 
"aplicación de los hechos que ha recogido, á llegar 
"hasta el origen primitivo de las diferentes naciones. 
"Si se ha dicho, con razón, que la geografía y la cro- 
" nología son los dos ojos de la historia, me parece que 
" la ethnografía es para ambas lo que la cronología es 
"para la historia. Sin una división bien distinta de las 
"fechas y de las épocas, todo es confusión en esta úl- 
"tima; sin la distinción bien precisa de los pueblos, 
"la historia y la geografía se vuelven un verdadero 
"caos, un laberinto donde se pierden los mas claros 



Digitized 



by Google 



XVUI INTRODUCCIÓN 

" talentos, los sabios dotados de la mas vasta erudi- 
ción," . . 

En un discurso leído por D. Pedro Felipe Monlau 
ante la Academia Española, dijo: " Un estudio pro- 
44 fundo de los diversos idiomas equivaldría, en vefrdad, 
" á una historia completa universal: y si acertado an- 
" duvo Buffon al afirmar que el estilo es el hombre^ bien 
" puede añadirse, con no menor fundamento, que la 
" lengua es la nación. Efectivamente, señores, si los 
"contemporáneos no refiriesen las guerras feroces, 
" las emigraciones de los pueblos, el cruzamiento y 
" confusión de las razas que dieron origen á los mo- 
" demos, los filólogos descubrirían lo sustancial de 
44 esas vicisitudes en los idiomas que han conservado 
" la huella que indeleble imprimieron aquellas inun- 
" daciones é incendios de la historia. Bien así como 
" los geólogos reconocen las catástrofes del globo ter- 
" raqueo en las diferentes capas de terreno y bancos 
" de rocas, la análisis del filólogo j)uede llegar también 
44 á distinguir en el idioma de un Jmeblo las diferentes 
" capas de lenguas extranjeras que atestiguan las ca- 
44 tástrofes de los imperios." 

44 A pesar de los esfuerzos de la historia por con- 
44 servar la memoria de los sucesos pasados, dice el 
44 Padre Nájera, muchos de ellos no han podido Ue- 
44 gar á nosotros; de no pocas noticias somos deudo- 
44 res al canto de la fábula, y es tal la confusión con que 
44 otras se nos presentan á la vista, que mas bien son 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XIX 

"objeto de nuestras conjeturas que de nuestro cono- 
" cimiento. La filosofía había conseguido poner á su 
"luz muchos hechos de este género, mas otros no 
" atinaba á colocarlos donde pudieran ser examina- 
" dos. Ella misma no hacia sino contemplarlos á lo le- 
" jos, multiplicando sus tentativas, aunque inútilmen- 
" te, para poderlos ver de cerca. De este número de 
" hechos han sido las emigraciones del género huma- 
do, y su extensión por muchas partes del Orbe. ¿Qué 
" era lo que la filosofía nos decia de nuestros antiguos 
" indios í Que eran hombres como nosotros, si bien de 
" distinto color, en la mayor parte. Mas, ¿quiénes eran? 
" ¿de dónde vinieron ? ¿ qué camino trajeron í Hé aquí 
" cuestiones que la atormentaban y hacian formar dis- 
antos sistemas, que, como todos, á los cuantos dias 
" perdian su probabilidad, á manera de los malos cha- 
" roles que expuestos al aire se quedan sin brillo, y 
" nada, nada podia enseñar en la materia la que de 
" nada estaba cierta. En tal conflicto, se dirige á la 
"historia: busca las antiguas tradiciones de estos pue- 
" blos, las halla confusas, oscuras y como los orácu- 
" los de las sibilas entretejidos de la verdad y de la 
" fábula : registra los monumentos y se encuentra con 
" que algunos de ellos recuerdan la sencillez de los 
" dias de Abraham y de Jacob, y en otros conoce la 
" grandiosa tosquedad de los egipcios, y no faltan algu- 
" nos, que tengan algo de la cultura de los griegos : se 
" encuentra con restos aislados de ciencias conocidas 



Digitized by VjOOQIC 



XX INTRODUCCIÓN 

" en el Oriente, los usos y costumbres de esa parte 
" del mondo conservados en el que tantos problemas 
" ha presentado á la Europa. Todo esto, pero no mas 
" esto, ha ensenado la historia á la filosofía. ¿ Y qué 
" ha podido averiguar de los templos, palacios y se- 
" pulcros del Palenque y Mitla, donde tal vez ni los 
* Zapotecas ni los Tcholas, sino un pueblo mas anti- 
" guo que ellos adoraron sus falsos dioses, vivieron, y 
" enterraron á sus padres? Nada ciertamente. Enton- 
" ees la filosofía, saliendo de sus profundas meditacio- 
" nes, no desespera, sino que se abre un nuevo cami- 
" no. Esos pueblos son nuevos, lenguas tienen ; me 
" acercaré á ellos, Jas aprenderé, las compararé entre 
" sí con las que ya conozco del antiguo mundo : las 
" lenguas no mienten. Esta fué una nueva ocupación 
" para la filosofía y en ella comenzó á hficer nuevos 
" beneficios á la causa de las ciencias. De entonces 
" acá ¡ qué no debemos á los trabajos que ha empren- 
" dido con el nombre de filología! ¡Qué hombres no 
" ha inmortalizado ! ¡ Qué de verdades no ha puesto en 
" claro ! Mas aun no ha concluido su obra: no la deja 
" de la mano, es cierto, y por esta razón la llevará á 
" cabo." 

Después de la historia debe mencionarse la geo- 
grafía, como otra ciencia á la que es muy útil la lin- 
güística, y cuyas aplicaciones pueden verse en Balbi: 
considérese aunque sea solamente la ventaja que re- 
sulta de la interpretación exacta de los nombres pro- 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XXI 

pios de lugares, rios, montañas, etc. "Los hombres 
" mueren, dice Salverte, en su Ensayo sobre los ñora- 
" bres propios ; los rios, las montañas, los valles, aun las 
" ciudades, quedan y conservan largo tiempo sus nom- 
" bres. Los antiguos nombres de lugares son otros 
" tantos monumentos que mantienen el recuerdo de 
" la población primitiva de un pais, mucho tiempo des- 
pués que ha desaparecido por el exterminio, la fuga 
" <5 la mezcla con la raza de los vencedores." 

También la filosofía debe esperar grandes adelan- 
tos de la lingüística, porque como dice Du Ponceau: 
"El estudio de las formas del lenguaje nos descubre 
" los misterios mas ocultos del entendimiento humano; 
"nos manifiesta de qué manera las ideas, nacidas de 
"las percepciones, se presentan absolutamente puras 
"al espíritu del hombre, que no ha encontrado toda- 
" vía, y busca los medios de comunicarlas á sus seme- 
jantes." "Estudiar el lenguaje es estudiar el pensa- 
miento, dice Balmes en su filosofía; el adelanto en 
" un ramo es un adelanto en el otro : así lo trae con- 
" sigo la íntima relación de la idea con la palabra." 

La gramática general no §xiste todavía, y sclo exis- 
tirá por medio del estudio de las diferentes lenguas. 
Las obras que hasta hoy llevan elnombre de Gramá- 
tica general, no son mas que la reunión de principios 
comunes á ciertas lenguas determinadas, las mas cono-" 
cidas, de manera que teniendo conocimiento de otros 
idiomas, verdaderamente admira ver cómo los auto- 



Digitized by VjOOQIC 



XXII INTRODUCCIÓN 

res asientan que tal y tal principio es común á todas 
las lenguas; cómo creen que un mismo sistema es 
aplicable á todos los idiomas. Este error viene de ha- 
ber olvidado que el lenguaje es un hecho; que no se 
puede conocer kpriori; que si no se empieza por la 
análisis no tendremos mas que teorías infundadas. 
Para que haya, pues, una verdadera gramática gene- 
ral, ó mejor dicho, comparada, es preciso que antes la 
filología comparativa haya clasificado todas las len- 
guas que sea posible, según las analogías y diferen- 
cias que presenten sus gramáticas: entonces bastará 
hacerse cargo del sistema de cada grupo, ó familia, y 
la exposición y comparación de los sistemas, será la 
única y verdadera gramática universal, pudiéndose 
entonces fijar y conocer perfectamente los elementos 
verdaderos y absolutamente necesarios del lenguaje. 
Esa gramática podrá llamarse general, porque expli- 
cará todos los sistemas diferentes; no porque uno solo 
sea común á todas las lenguas, como algunos han ima- 
ginado erróneamente. Se ha confundido la identidad 
de ideas expresadas, que no pueden menos de ser 
iguales en todas las lenguas, con las formas, que son 
diferentes. Entre los diversos sistemas no hay mas 
que una cosa común ; que todos expresan el pensa- 
miento. 

Mucho mas claro es el influjo de la lingüística ex* 
las lenguas particulares, porque ella no se contenta 
con enseñarlas conforme á la rutina, sino que las ana.- 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XXIII 

liza, descompone y explica en todos sentidos, de lo 
cual ha venido la regeneración de machas gramá- 
ticas particulares, el conocimiento perfecto de idio- 
mas extraños y la explicación de las anomalías apa- 
rentes que se notan en las lenguas. El hebreo, por 
ejemplo, era tenido por una lengua bárbara; pero los 
trabajos de Herder hacen ver que, según su propia 
expresión, no es sino "una bella y poética campesina:" 
en la misma lengua, 7 en las demás semíticas, se te- 
nia por cierto que las mees eran de dos sílabas, hasta 
que la filología estableció que las raices de todas las 
lenguas son monosilábicas: el chino que se habia teni- 
do por inaccesible, dejó de feerlo, luego que se le apli- 
có la análisis por los lingüistas. Como ejemplos de 
las anomalías que pueden explicarse con la compara- 
ción de las lenguas, bastará reeoídar que por la aná- 
lisis de los pronombres sánscritos quedan Ubres de 
toda irregularidad los de las demás lenguas de la mis- 
ma familia: el verbo sustantivo que en latín, como 
en casi todas las lenjguias* es irregular, encuentra en 
el mismo idioma dos formas regulares de donde se 
derivaren el inglés el coifcparativo better no puede 
derit&rse del positivo good; peío el estudio del persa 
nos demtté&tra qué de él se tomó, pues behter tiene 
la misma significación, derivado regularmente de beh, 
bueno. 

De la influencia de la filología en las lenguas par* 
ticulares se desprende la que tiene fea la literatura» 



Digitized 



by Google 



XXIV INTRODUCCIÓN 

que solo se comprende por medio de ellas. ¡ Cuán- 
ta poesía no se ha encontrado en el místico hebreo! 
¡Qué abundancia en la literatura china! ¡Qué teso- 
ros de filosofía en los libros donde se ha estudiado la 
lengua de la Italia! De la literatura sánscrita tene- 
mos ya una historia completa en las lecciones pro- 
nunciadas por Weber en Berlin (Academische Vorle- 
sungen über indische literaturgeschickte). 

Aun la zoología y la botánica pueden sacar partido 
de la filología. Un sabio zoólogo, Desmoulins, redujo 
á cuatro puntos las aplicaciones de la lingüística á la 
ciencia que profesaba, y son: 

1? La comparación de los sinónimos en las lenguas 
de los paises de donde son indígenas los animales, 
sirve para rectificar los errores de las nomenclaturas 
clásicas respecto á las especies, ó sobre la patria ver- 
dadera de los animales. 

2? Cuando un animal vive esparcido en uno ó varios 
continentes, ó en una zona muy extensa de uno mis- 
mo, la unidad ó la pluralidad de la raiz de los nombres 
que lleva en cada pais, indican si es ó: no indígena. 

3? Cuando algunos pueblos son de origen diferente 
y han tenido pocas relaciones, pueden, por casualidad, 
haber dado el mismo nombre á animales diversos. 

4? Los nombres que un pueblo emigrado da á los 
animales de un nuevo pais, si no adopta los de este, 
indican, á falta de otros testimonios ó pruebas, el orí- 
gen de este pueblo. 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XXV 

El mismo autor comprueba todo lo dicho con sufi- 
cientes ejemplos; y de la misma manera, relativamen- 
te, la botánica saca iguales ventajas de la lingüística. 

En fin, la filología ha puesto ó pondrá término & 
multitud de cuestiones ociosas sobre el lenguaje, pro- 
pias para perder el tiempo, y para ocupar á los hom- 
bres estudiosos en vanas discusiones, lo cual es cierta- 
mente uno de los mayores beneficios que puede hacer 
una ciencia: esas cuestiones son tales como las que 
se refieren á la lengua primitiva, al lenguaje único,.<S 
afinidad de todas las lenguas, al proyecto de una len- 
gua sabia, al alfabeto universal, etc., etc. 

Con lo dicho creo ya suficientemente probado lo 
que me proponía, atendiendo á los límites en que de- 
be encerrarse una introducción. Paso, pues, á tratar 
del sistema que seguiré en la presente obra, sin cuyo 
conocimiento carecerían de valor mis conclusiones. . 

Los filólogos se dividen en dos escuelas, por lo que 
toca al medio de clasificación, pues unos buscan la 
afinidad de las lenguas en sus voces, y otros en su 
gramática. Los partidarios mas notables del sistema 
léxico son Merian, Klaproth, Rémusat, Balbi y Ade- 
lung el joven, y los del sistema gramatical Guillermo 
Humboldt, J. Adelung, W. Schlegel y su hermano 
Federico, porque aunque el Sr. Wiseman pone á es- 
te entre los primeros, yo veo que da la preferencia á 
la gramática, en su obra sobre la lengua y lajilosofia 
de los indios. A los gramáticos se pueden agregar en 



Digitized 



by Google 



JtVl INTRODÜOCION 

tiempos mas modernos otros filólogos distinguidos, 
como Ernesto Renán. 

El principio de los partidarios del diccionario se ex- 
presa con. las siguientes palabras de Klaproth: "Las 
" raices y las palabras son la tela de las lenguas; la 
" gramática da forma á esa tela; pero no por eso cam- 
" bian las lenguas esencialmente, así como el diaman- 
" te queda siempre tal, de cualquier modo que esté 
" labrado." 

El otro partido se funda en que la gramática es in- 
génita, connatural á la lengua, por lo cual no puede 
un pueblo poseer la tela ó materia (las palabras) sin 
la forma (la gramática). 

Para apreciar el valor de uno y otro sistema es pre- 
ciso marcar, ante todo, sus justos limites, porque de 
otra manera nos expondríamos á confundir el princi- 
pio con la aplicación, el uso con el abuso. En lingüis- 
tica, lo mismo que en otras ciencias, se ha exagerado 
á veces, se ha errado, ó se ha andado mas allá de lo 
debido, según el juicio, la parcialidad, ó la viveza de 
imaginación del filólogo, lo cual da á entender que no 
es la ciencia, sino su mala aplicación, la causa de cier- 
tos errores. 

Esto supuesto, vemos que en la escuela léxica se ha 
caído varias veces en la equivocación de creer que dos 
lenguas tienen, un mismo origen, porque se les en- 
cuentran ciertas palabras* comumes; pero palabras que 
en ninguna manera deben dar ese resultado, sino que 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XXTO 

son introducida» por el comercio, la vecindad, los via- 
jes, las guerras ó las conquistas. Por ejemplo: en la 
lengua castellana hay muchas palabras árabes y al- 
gunas hebreas, y sin embargo estos dos idiomas per- 
tenecen á la familia semítica, mientras que el caste- 
llano es de la indo-europea. En este caso la historia 
nos, explica que los árabes dominaron en España, y 
qoe muchos hebreos se establecieron allí; pero á falta 
de historia, ¿ no se engañarían los que quisieran supo- 
ner una comunidad de origen al castellano y al árabe 
6 hebreo, por sus palabras comunes? De la misma 
manera es seguro que se equivocan los que quieren 
hallar afinidad entre el sánscrito y el vascuence, por- 
que tiene este algunas voces de aquel, siendo así que 
nada es mas natural, si consideramos que el vascuence 
está rodeado de lenguas indo-europeas, que han po- 
dido fácilmente comunicarle algunas voces. 

Lo dicho es en cuanto á la clase de palabras; en 
cuanto al número de ellas no ha faltado quien crea 
que tres ó cuatro, algo parecidas, son bastantes para 
probar la analogía de dos lenguas, sin considerar que 
la conformidad de nuestros órganos y la ley de la 
onomatopeya pueden producir algunos sonidos seme- 
jantes. 

Tan natural es esto, que así sobre ello como sobre 
la clase de palabras que deben compararse, han lla- 
mado al orden los lingüista» juiciosos de la escuela 
léxfca> pudiéndonos servir de intérprete ó represen- 



Digitized 



by Google 



XXVIII ' INTRODUCCIÓN 

tente suyo Abel Rémusat, á quien no hay tacha que 
poner. Veamos cómo se expresa este distinguido lin- 
güista en su discurso preliminar á las Investigaciones 
sobre las lenguas tártaras. 

44 Si se quiere rehacer la historia de un pueblo, del 
" cual se posee el vocabulario y la gramática, he aquí 
44 cómo creo que se debe proceder. Será preciso, pri- 
44 meramente, tomar algunas voces en corto número, 
44 pero verdaderamente esenciales; palabras que expre- 
44 sen las ideas mas simples, cuya existencia es insepa- 
44 rabie de la del hombre en sociedad, y que los niños 
44 inventarían aunque no se les enseñaran, como padre, 
u madre, hombre, mujer, cabeza, mano, sol, estrella, pie- 
44 dra, árbol, uno, dos, diez, etc. Si la lista de estas pa- 
labras fuese recogida por un entendimiento juicioso 
44 y severo, causaría sorpresa el corto número de las, 
44 que podrían ser admitidas, y no causaría menos el 
44 número igualmente reducido de razas á las cuales 
44 corresponderían las lenguas del antiguo continente, 
"juzgadas por esas palabras fundamentales. En fin, 
" no se podría observar sin asombro, que lenguas que 
44 tiepen por base el mismo fondo de expresiones ra- 
" dicales, y que se tiene derecho á considerar como 
" dialectos de un mismo idioma, se parecen especial- 
44 mente en las palabras que expresan ideas de primera 
44 necesidad, y que difieren algo más en las que son se- 
44 cundarias. Los nombres de número que pasan de 
44 diez, y los grados de parentesco mas lejano que her- 



Digitized 



by Google 



INTBODÜCCION XXIX 

"mano ó sobrino son los primeros que difieren. Las 
" palabras dos y tres han recorrido la Europa y el Asia, 
"y las He padre y madre ofrecen notable analogía de 
" uno á otro extremo del antiguo continente» Confor- 
" me á esta elección de palabras, se debería juzgar la 
"lengua del pueblo que se tratara de estudiar. Si 
" ellas difieren de las que en otras lenguas expresan 
" ideas correspondientes, el pueblo forma una raza dis- 
11 tinta; si son las mismas* trae su origen de la nación 
" que llama las cosas de la misma manera: no hay que 
" vacilar, la distancia no importa; la casualidad puede 
" producir la coincidencia de tres ó cuatro expresio- 
" nes, nunca de trescientas ó cuatrocientas." 

Se ve, pues, que la clase de palabras que deben es- 
cogerse para determinar la identidad de dos lenguas, 
son primitivas, y aunque su número sea corto, nunca 
tanto que pueda atribuirse á la casualidad. Después 
de asentar tan juiciosos principios, continúa Rémusat 
diciendo que también deben compararse las palabras 
que expresan ideas secundarias, como los nombres de 
animales domésticos, metales, armas, frutas, plantas é 
instrumentos aratorios, las cuales prueban comunica- 
ción de ideas, pero no un origen común : que las ex- 
presiones teológicas, los nombres de divinidades, sa- 
crificios y fiestas, así como las palabras abstractas que 
expresan ideas morales ó metafísicas, deben colocarse 
en otra clase, pues sus semejanzas no prueban un mis- 
mo origen, sino relaciones de vecindad ó comunicación 



Digitized 



by Google 



XXX INTRODUCCIÓN 

debida al celo religioso; y que, en fin, las palabras co- 
munes de literatura, artes y ciencias solo prueban que 
nn pueblo ha recibido lecciones de otro. 

Después de estas explicaciones, concluye con las 
siguientes palabras : " He aquí, según creo, los puntos 
" principales en que es preciso fijarse para el examen 
" etimológico de las lenguas. Los resumiré en pocas 
" palabras. Las semejanzas de la primera clase, ó pa- 
" labras primitivas, prueban la descendencia de uji 
" mismo origen ; las diferencias prueban la diversidad. 
M Las de la segunda clase indican relaciones políticas; 
"las de la tercera, una conversión religiosa; las últi- 
" mas, comunicaciones literarias ó científicas. Palabras 
" aisladas nada prueban, y si existen en gran número 
"indican la fusión de algunas familias en el seno de 
" una nación, el establecimiento de algunas colonias; 
"pero en todo caso es preciso apreciar los analo- 
" gías según la clase de las palabras, y pesar antes de 
" contar." 

Según esto, podemos asentar que el principio del 
sistema léxico, reducido á sus justos límites, es este: 
" La comunidad de palabras primitivas en dos lenguas, 
" en un número prudente que no pueda, ser obra de 
" la casualidad, prueba la igualdad de origen, y vice 
" versa! 

Sin embargo, es preciso tener presentes algunas 
observaciones para no caer en el error de tomar como 
yoces primitivas, que tienen por principio el origen 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XXXI 

común de las lenguas, algunas que no llenan esta con- 
dición: tal sucede con las voces onomatopeyas. 

Se ha observado que en muchas lenguas hay cier- 
tas voces primitivas llamadas onomatopeyas, las cuales 
imitan los sonidos, los pintan, son, con toda propiedad, 
el eco de la naturaleza. Muchas palabras de esta es- 
pecie pueden ser comunes á pueblos separados que 
al principio fueron uno solo; pero también la misma 
causa, el mismo motivo de imitación, pueden haber 
producido onomatopeyas semejantes entre razas di- 
versas: esta es cosa muy natural; asi es que el lingüis- 
ta debe caminar con desconfianza cuando se trate de 
palabras que indiquen objetos cuyo sonido puede ha- 
ber motivado la expresión. Un solo ejemplo creo que 
«era bastante para ser mejor comprendido. La pala- 
bra rayo ó relámpago es, sin duda, primitiva, pues ex- 
presa uno de los fenómenos que desde luego debieron 
Hamar la atención de los hambres. Pues bien, encon- 
tramos que en china la palabra fey quiere decir rayo, 
y que ella es igual en forma y de idea muy análoga al 
vocablo huaxteco ley, que significa relámpago, y sin 
embargo una y otra lengua son tan diferentes como 
los pueblos que las hablan. Un etimologista podría 
equivocarse diciendo que no solo ley prueba un mis- 
Bao origen en el chino y el huaxteco, sino hasta en el 
español, pues este tiene relámpago, donde re se puede 
eonsiderar como la raiz trocada en le en las otras dos 
lenguas, porque carecen de re, y porque esta letra es 



Digitized by VjOOQIC 



XXXIV INTRODUCCIÓN 

considerar análogas dos lenguas tan solo por la seme- 
janza de ciertas formas aisladas, de ciertos giros, de 
algunos modismos que pueden ser comunicados de la 
misma manera que las palabras, es decir, por las rela- 
ciones políticas, comerciales, literarias, etc. Volviendo 
á poner de ejemplo el castellano, el hebreo y el árabe, 
vemos que la primera de estas lenguas usa á veces 
afijos como la última, y que tiene algunas modismos 
comunes al hebreo. Tales analogías nos las explica la 
historia; y tal ejemplo nos hace tomar experiencia 
para desconfiar de ciertas conclusiones. 

El otro error de los gramáticos puede consistir en 
pretender que algunas analogías prueben origen co- 
mún de lengua, cuando no vienen sino de la unidad 
del pensamiento humano, de las ideas comunes y ne- 
cesarias, de la igualdad de sentimientos, en una pala* 
bra, de la identidad del sistema psicológico. Que unas 
mismas causas producen ios mismos efectos, es una 
verdad que no debe olvidarse en la lingüística, antes 
es preciso tenerla muy presente, i Qué tiene de ex- 
traño, por ejemplo, que un pensamiento se exprese 
con los mismos giros en lenguas que conservan toda 
su libertad y sencillez, como se observa en el estilo de 
Esquilo comparado con el de los poetas hebreos? 

Así, púas, los partidarios verdaderamente juicio- 
sos del sistema gramatical han evitado también toda 
exageración: Guillermo Humboldt dice, en m carta 
á Eémusat, que ciertas analogías de gramátiea solo 



Digitized 



by Google 



INTBODÜOCIOK XIXT 

prueban igual grado de civilización ; y el mismo sabio, 
para deducir la analogía que se observa entre diver- 
sas lenguas americanas, se fija, no en tales y cuales 
formas secundarias, sino en el verbo que es el alma del 
discurso. Federico Schlegel al comparar el persa y el 
sánscrito, explica que el primer idioma tornó algunas 
formas del árabe, por las relaciones de los dos pueblos 
que hablaban esas lenguas, y sin embargo, hace ver 
la semejanza del indio y del persa, analizando la conju- 
gación. Ernesto Renán, cuando ve el empeño de al- 
gunos autores por asimilar el copto á las lenguas se- 
míticas, observa que "cierta clase de analogías son 
"insignificantes para establecer un parentesco primi* 
" tivo; que un sistema gramatical se forma de una vez; 
"y que es un absurdo Suponer que dos grupos de lea- 
"guas posean en común una mitad de su sistema gra- 
" matical, sin asemejarse en la otra." 

Si, pues, comparando dos lenguas se encuentra que 
tienen un mismo sistema, en lo general, puede asegu- 
rarse su analogía; si tienen solo parte de él, debe creer- 
se que la una tomó algo de la otra, ó que la igualdad 
de causas produjo en ellas los mismos efectos. Por 
ejemplo, el tarasco usa de inflexiones en él verbo, y 
el nombre tiene declinación. ¿Será por esito igual al 
latín ó al griego ? De ninguna manera, porque excep- 
tuando estos 4ps puntos, vemos que la voz pasiva y 
todas las demás modificaciones del verbo activo, no 
se expresan cotí inflexiones, sitio con partículas ínter- 



Digitized 



by Google 



. XXXVI INTBODÜOCION 

calares; que lo mismo sucede respecto alas preposi- 
ciones, de que carece el tarasco; y en fin, analizando 
bien la lengua nos convencemos de que en ella domi- 
na el sistema de partículas, no el de inflexiones. No 
hay, pues, armonía de sistema; hay solo una analogía 
casual que tuvo por principio común la necesidad de 
expresar por algún medio los accidentes del nombre 
y del verbo, cuyo medio, aunque vario, puede en parte 
resultar igual en dos idiomas muy distintos en lo ge- 
neral. Podrían encontrarse otros casos por el estilo. 
¡Qué tiene, si no, de imposible que los verbos de dos 
lenguas presenten los mismos tiempos? Estos no son 
realmente mas que tres, presente, pasado y venidero; 
pero pueden combinarse de varios modos, y resultar 
que en dos lenguas diversas se hagan las mismas com- 
binaciones. Los objetos son uno ó muchos, de donde 
vienen los números singular y plural; pero entre la 
unidad y la muchedumbre hay ideas intermedias, dos, 
tres, etc. : pueden, pues, dos pueblos fijarse á la vez 
en los grupos de dos y tres cosas, é inventar el nú- 
mero dual y trial, y no por eso ser hermanos ni tener 
igual idioma. ¡El matlatzinca será el hebreo porque 
tiene dual? De ninguna manera, porque en lo demás 
son muy distintas las dos lenguas. 

x Comparando los idiomas de esta manera, podremos 
conocer «i se verifica ó no lo que expcesa Renán con 
las siguientes palabras, que todo lingüista debe tener 
muy presentes, á fin de comprobar las analogías ó 



Digitized 



edby Google 



INTRODUCCIÓN XXXVII 

diferencias que crea ver en las lenguas : " El criterio 
" para establecer la distinción de las familias, es la im- 
" posibilidad de explicar cómo el sistema de la una 
" ha podido salir del sistema de la otra por medio de 
" transformaciones regulares." 

En efecto, ¿ podrá concebirse, por ejemplo, cómo el 
sánscrito se volvió cliino, ó el huaxteco se volvió espa- 
ñol! Tomemos, si dudamos, la conjugación de estas 
dos últimas lenguas, y expliquemos : Primero, cómo al 
volverse español el huaxteco perdió completamente 
sus prefijos sin dejar traza de ellos. Segundo, cómo 
perdió su voz pasiva para suplirla con el verbo ser, de 
que carece el huaxteco. Tercero, qué hizo de las par- 
tículas con que expresa reflexión, ó cómo estas se con- 
virtieron en los pronombres me, te, se. Cuarto, por qué 
abandonó la sílaba chin para marcar los verbos fre- 
cuentativos, y ahora, en el español, solo por la idea 
pueden conocerse. Quinto, en fin, cómo adoptó, ó de 
dónde sacó los verbos auxiliares para la conjugación. 
Nada de esto se explica ni puede explicarse. 

Por el contrario, si comparamos el idioma caste- 
llano con el latin, veremos que aunque tiene. ciertas 
diferencias, naturales por ser el español una mezcla 
de varias lenguas, en la parte correspondiente se com- 
prende cómo pudo el latin volverse español ; pues aun- 
que este, por ejemplo* no tiene terminaciones para el 
nombre con el objeto de expresar el caso, sí las tiene 
para el número y género, y en el pronombre se ha con- 



Digitized 



by Google 



xxsyki introducción 

éervado casi completa la declinación: aunque ha per- 
dido ía terminación para el comparativo, la corriem 
én el superlativo: el mecanismo del terbo es igual, 
fmes se forma por medio de terminaciones afi&didag 
á la raiz : aunque la pasiva no se Conserva, sitio qué ¿é 
suple eóri el Verbo éer, ya vemos esto mismo enlatin 
en los tiempos pretérito perfecto y pluscuamperfecto, 
y de esta manera se explica todo lo demás respecta 
Vámente. 

Resulta, pues, que él buen principio del sistema 
gramatical es este: "Dos lenguas son análogas cuatí* 
" do hájr armonía en su sistema general y en sus fortüas 
" principales (el terbo) ; cuando una de ellas pueda 
" transformarse en la otra pof medio dé procedimien- 
u tos regulares." 

Analizados ambos sistemas, debemos ya escoger 
entre uno y otro, por lo cual diré que, para mí¿ no hay 
resultado satisfactorio m no está fundado en los dos. 
Por varios motivos: Primero, porque así lo aconseja 
la naturaleza misma de las lenguas. Segundo, porqué 
de hecho no es posible considerar como resultados 
Científicos, sino los que se apoyan Cn los dos sistemas. 
Tercero, porque las concesiones que haden loa parti- 
darios de un sistema &1 otro, prueban la insuficiencia 
de uno solo. 

Toda lengua consta de gramática y diccionario 
desde el primer instante de sü aparición, y no puede 
ser de otra manera. Que empezara el lenguaje por 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XXXI* 

gflunitíct-vsiu dicdonario, es decir, que hubiera forma 
sin materia es. cosa tan absurda que á nadie le ha 
ocurrida; y lo segundo, que primero hubiera palabra» 
y luego gramática» es suposición que carece de funda* 
meato; el estado ante-gramatical, como llaman algu- 
nas, w puede comprenderse, porque ¿ qué es la ma* 
teria sin la forma l ¿ qué Jas palabras sin la gramática! 
Un idioma que no lo es, una reunión de voces sin sen- 
tido, un ruido confuso. Abrase el diccionario de cual- 
quier lengua, léase de un cabo á otro, y dígase ¿qué 
raciocinio se encuentra expresado í jqué juicio? ¡(pié 
idsa completa? 

ho natural es, pues, que las lenguas sean iguales ó 
difieran en los dos puntos que las constituyen desde 
el principio, siendo así que en el curso de sus revi>- 
luciones zmo cambia su esencia, como lo demuestra la 
historia» Aunque las palabras varíen de fbrma r la raiz 
queda inalterable ; aunque la gramática sufra' alguna* 
modificac^ne^ el $üterw propio y genuino de la len- 
gua siempre es el mismo. Exaniínense el chino, el vas- 
cuence, las lenguas americanas y otras muchas, y 
después de centenares de afios se encontrarán incó- 
lumes* sohne todo en las lenguas derivadas, es decir, 
en la» que wm tra^fyrmacioues han sufrido, es donde 
mejpr se conoce la verdad de lo que he dicho; y en 
prueba bastará citar los dialectos del latin, cuya gra- 
mática y diccionario encuentran perfecta explicación 
en la lengua madre, ka historia presenta ejemplos de 



Digitized 



by Google 



XL INTRODCCCION 

pueblos que han olvidado completamente su idioma 
para adoptar otro ; pero que una nación haya adulte- 
rado su lengua al extremo de perder sus raices y su 
sistema, es cosa que nunca se ha visto. 

Respecto al segundo punto, es natural que así sea, 
y consta á todos los que están versados en filología 
Hasta ahora, no se tienen por miembros bien carac- 
terizados de una familia, sino las lenguas que han su- 
frido el examen gramatical y léxico, como sucede á 
las que forman las familias indo-europea, semítica, etc. 
Por-el contrario, las conclusiones de una sola escuela 
no pasan de opiniones; tal sucede con la afinidad del 
cofto con las lenguas semíticas; del vascuence con 
las indo-europeas ; de las americanas con las del an- 
tiguo continente, etc., etc. 

En fin, que los partidarios de un sistema tienen que 
apelar al otro, es fácil de probar. Merian, que en su 
Estudio comparativo de las lenguas ha desarrollado los 
principios de su escuela, dice que en los idiomas hay 
una doble afinidad; la una que consiste en los lazos 
comunes de parentesco que unen todas las lenguas ; 
la otra en ciertas analogías que permiten colocarlas 
por familias. Para esto último cree útil la compara- 
ción de las formas gramaticales, pues dice : " No hay 
" que parar la atención en el edificio gramatical, sino 
'' por lo que respecta á su división por familias." Pues 
bien, esto basta, porque la buena filología no preten- 
de mas que la división de lenguas por familias; pero 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XU 

no ia unión de todas como h$m querido Morían y otros; 
ni sostiene la infundada suposición de que las lenguas 
son dialectos de una sola, porque ya está probado que 
esto es imposible. 

Otro escritor, amigo de la comparación de raices y 
palabras, Bergier, en sus Elementos primitivos de las 
lenguas, después de querer probar que de la compara- 
ción de las raices se infiere que todas las lenguas son 
una misma, dice : " Para suponer la identidad de dos 

" lenguas no basta que tengan las mismas raices . 

"ni que tengan varios términos comunes, pues todas 
"tienen algunos; sino que es preciso que esos térmi- 
"nos sean en muy graü número; sobre todo en la sin- 
"taxis de las lenguas (es decir en la gramática) es 
"preciso fijarse para decidir sobre su diferencia." 

Balbi, en su Introducción al atlas i no obstante su 
preferencia por las palabras, conoce que "para juzgar 
" de la analogía de las lenguas n<rbasta comparar sus 
"vocabularios respectivos, sino que es preciso tam- 
"bien extender la comparación á sus gramáticas: es- 
"tos dos medios tomados aisladamente podrían dar 
11 los resultados mas erróneos." 

Por parte de los gramáticos bastaría citar al que 
es quizá el mas profundo, no solo de su escuela, sino 
de todos los filólogos modernos* á Guillermo Huip- 
boldt. Este sabio en su Ensayo sobre los mejores medios 
de determinar las afinidades de las lenguas orientales, 
concede la debida importancia á las analogías verba- 



Digitized 



by Google 



1UI ÍNTSODÜCCIOH 

les. Su hermano Alejandro, respetable por la Varié* 
dad de sus conocimientos, dice: a El estudio de la* 
" palabras debe siempre ir acompañado del de k es* 
" tructura de las lenguas, y del conocimiento íntimo 
u de las formas gramaticales." 

Sm embargo de todo lo dicho, exacto y verdadero 
como és, ocurren estas preguntas: siendo la filología 
una ciencia que debe fundarse en hechos, jquá es lo 
que estos nos dicen acerca de la presente euestiotí! 
¿Real y positivamente no hay lenguas iguales solo en 
la gramática ó el diccionario! 

A esas preguntas contestará que yo por lo menos 
no recuerdo se haya probado hasta ahora semejante 
cosa de una manera verdaderamente científica, pues 
aunque algunos escritores lo han pretendido, ha sido 
incurriendo en alguno de los vicios de unoti otro sis- 
tema refutados anteriormente. Por ejemplo: se dieé 
que las lenguas semíticas, comparadas con las indo- 
europeas, tienen el mismo diccionario, y la gramática 
diferente; y que en las americanas se nota lo con- 
trario; pero lo mas cierto es que aunque en efecto 
las primeras de esas lenguas tienen voces semejantes, 
algunas no son primitivas, sino comunicadas; y otras 
pueden referirse á la ley de la onomatopeya, como 
minuciosamente lo explica Renán en su Historia ét 
las lenguas semíticas. Por le que toca á la igualdad 
de gramática de las lenguas americanas, tampoco eá 
exacta. Es verdad que Du Pbnceau, el que mejor hh 



Digitized 



by Google 



m&ifo wk& eJAm, #0$: "ka* ferrar pptf sintética* 
"paraos?* ¿*$#r m todas 1** to»g&»s ftiperéftw* das* 
" de Éhwkndi* ¿W*t* £l £W*9 de Hemos ; " pero 4 es- 
to Imy <1&£ fcafler algpitfis obeeTVaoiojies. 

JL* primera e& ^ue fio bp resaltado ex»oto q#e to- 
cto ka lenguas £i&eró0fó$ ?qa*i poüMütétkps, PP69 4 
Pftdje i&ijerg, segw i»íJiq#é ja^es, ib* probado ¿o 
omfamb impecto al othwí. 

Por ota* parte* dos Jea*guas ppedea sef pqiisí na- 
tíos* y tener tfn sbtentfi gramatical diferente, JLo qu$ 
no ole c&wiLré «£ pfpbar, poflque en la peléate í>bf* 
«c Teca Bt^iisn^«ffc€tóe 4emwt*>4o, Adefiaaa, dsbe» 
considerarse la síntesis y la fwtisfetedip oomo ottac- 
teses á¡«e üo tienen por principio la iguaídad áe prf- 
gan,«ino joétp, el cual as aquí la edad, la antigüedad, 
jraep se ha observado que g)eaeif*lmente Jas lenguas 
mientras mas antiguas son mas complicada*, y iqttt 
ffl sq. craso üe han ido volviendo analíticas. Compá- 
rense, en prueba, los dialectos del latín con esta len- 
gua, 6 véame las olmei;¥aeio*es que fiebre el particu- 
lar ¡hace fien*a en mi Origen fkl ¿enguqfe, 

Pora *i m «bátante «sfco queremos llevar la duda 
wm adelante, y jparegunÉamos de puev/o si es abselnta* 
matte imposible encontrar lenguas de la dase qañhá 
mencionado, será preciso decir que no puede con tea* 
tat*e sin ligereza ¿Le una maceará completamente ne- 
friura, porque para esto éna praéise ¡que conociéramos 
ya iodos loe idiomas dea globo, y que elfos fctmftrmaraa 



Digitized 



zedby G00gle 



lUY INTRODUCCIÓN 

lo que se ha tratado de sostener. Mas como muchas 
lenguas aun son desconocidas, como en las que cono- 
cemos se encuentran grandes anomalías, y como loé 
idiomas sufren revoluciones, acaso, por mas extraño 
que parezca, se encuentren algunos que realmente 
sean solo análogos en el diccionario ó en la gramáti- 
ca. Eu este caso, y con tal de que se observen las re- 
glas asentadas anteriormente, el filólogo puede asegu- 
rar la analogía de tales lenguas, porque aunque lo 
completamente satisfactorio, como se ha sostenido, y 
lo indudable, es la igualdad ó diferencia en dicciona- 
rio y gramática, tampoco se puede atribuir & la casua- 
lidad la analogía en solo una ú otra cosa. 

Quedan, pues, discutidos los sistemas empleados 
por los filólogos, y fundado el que me propongo se- 
guir: réstame únicamente explicar el pian.de la pre- 
sente obra. 

Va dividida en tres partes : la primera descriptiva, 
la segunda comparativa, y la tercera crítica. 

Los materiales que hoy poseemos sobre las lenguas 
de México, y de que ya he hablado, son gramáticas» 
diccionarios y escritos religiosos hechos por los misio- 
neros, en su mayor parte. En el tiempo en que escri- 
bieron, la gramática estaba muy atrasada, dé modo 
que no tuvieron, generalmente hablando, mas modelo 
que la latina de Nebrija, y 4 ella quisieron amoldar 
las lenguas del país. De aquí han resultado tales erro- 
res, que es preciso purificar una á una cada gramáti- 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIÓN XLT 

ca para jioder presentar en la pasible pureza las len- 
guas de México. " Si Be desea conocer la bella lengua 
" mexicana, dice Du Ponceau, no hay que contentarse 
" con lo que dicen los gramáticos españoles; es pre- 
" ciso estudiar, comparar y juzgar por si" Lo mismo 
puede decirse de todas las otras lenguas. En conse- 
cuencia, la parte descriptiva servirá para describir 
cada una de la manera mas clara, sencilla y concisa 
que me sea posible, á fin de dar á conocer su sistema, 
que es lo que hace á mi objeto. 

Dos métodos pudiera seguir; uno presentar senci- 
llamente el resultado de mis trabajos; el otro ir dis- 
cutiendo los puntos necesarios y sacar las consecuen- 
cias. El primer método tiene la ventaja de no fatigar 
al lector, y el segundo de satisfacerle : he creído, pues, 
deber adoptar un medio. En el texto presento senci- 
llamente los resultados de mis estudios; pero agrego 
al fin de cada lengua las notas necesarias para com- 
probar las faltas que he advertido en los* autores que 
sigo. 

Como todo lo que puede decirse sobre una lengua 
se reduce ásu mecanismo, su diccionario y su gra- 
mática, en esas tres partes se divide la descripción 
que hago de cada una. Considero como su mecanismo 
las letras de que se componen las palabras, sü clase, 
cambios, pronunciación y combinación; el número de 
sílabas que tienen las voces; su acentuación; compo- 
sición, 6 formación. Sobre el diccionario diré la clase 



Digitized 



by Google 



XL7I . IKmODOOCfljON 

de pakbnrc qt*e abimdan, <5 que haya notabas m ú~ 
gft&aontída Las forma* gfltonatíe&fes afilan el &l&»e 
objeto. Ciando la Jangua tenga dialecto*, la e*pü#i- 
ró ai fin. Coa el nombre de noticias pretimévarts dxté, 
al principio de cada lengua, el lugar deuda #& babla¿ 
explicaré la etimología de su otaibm y daré algft&w 
noticias bibtípgfcáficaa; aquello* ánkwe^ote que ea 
d. oureo de mia «sitadlos ote ta «do dable adquirid 
. Respecto á k ortografía que pienso ftegmir en fo>r 
das las lenguas, haré uoa advertenoia ge»e^JL Y>a*io$ 
aiatores respetables kan querido reformar ía ortogra- 
fía, de modoqns se eacriba lo mistan que ae ipromifb- 
cía» y han aducida á favor de m peaMmento kmtnw 
niada despreciable*. Sin iewíLbtegó, Dto>a *e q»ie*s& 
que íío altere en lo roa$ intento, y <eí?&e ellos Jfodte 
llega ha*ta llamar bárbaro, ignorante y faíawSo al 41» 
tai feace. Yo aóy <te la opiniotí de íípdkr* jp$rq&¿ 
atondo el leaguaje b&x$tm&n d# auj&íifrpg pefts&r 
adenÉoa, too que lo importante 1» coatfoer tílwfcá*' 
dero sentido de las palabras, y esto no puede lograim 
en km lenguas «feriTadaí, atnojpor medio de la letíjtoo- 
logfc ; y fe etimotagfa se piondé ai m se rápete Ja <w> 
togfiafía, Pem ebtas i-asonas m efe» q*e aeJo habla* 
oon ks Acaguas tesoratas ; «pe nada falsía* pmaa, Mp- 
pecto á las indígenas de Méri», y que, por lo tánio, 
e* un deeprn^eito querer adaptarte* fautor lee defeca 
to« déla ortografía «a^eilana. JSn oanseoupnoia, aít 
▼áerto que el al&faeto die esafe tenguás^íc© pa¡ra waí A 



Digitized 



by Google 



INTRODUCCIO* Itm 

<$ae naturalmente les corresponde, ségun el sonido, 
con cuya explicada» *no se extrafiarán iae «diferencias 
qae en este punto se me «oten con loe autora q«te 
me sirven de guia. . 

A este propósito tengo presenten las reglas de tma 
ortografía perfecta que desde el siglo XVII diere* 
los sabios de Pórfr-Royai en su gramática general. 

Primera. Que toda letra exprese algún sonido, es. 
decir, que no se escriba nada que no se pronuncie. 

Segunda. Que todo sonido tenga su letra icorres- 
pondiente, es decir, que no se pronuncie nada qtfe né 
esté escrito. 

Tercera. Que cada letra solo expreie un sottid* 
simple tS doblé. 

Ouarta. Que mi mismo sonido no se exprese eofc 
carias letras. 

Esto supuesto, se verá, por ejemplo, q«e las letras 
c,q y z las supk>con solo la k y la e, porque la c fittt» & 
la regla tercera en castellano, pues expresa dos soni- 
dos ¿rc, co,€u y como A, y ¿e> ci, como z; la q se expresa 
mejor cofc k k, omitiendo una u inútil en que, qm, con- 
forme á la regla primera. 

Lo que sí no será posible remediar de un modo per- 
fecto, es lo que previenen dichas reglas, en cnanto sea 
heéesarió usar de caracteres nuevos, porque no es Fácñ 
encontrarlos en la imprenta, por lo cua! en eate punto 
the supliré del mejor modo posible con nuestros prof- 
etas letras, haciendo las debidas explicaciones. 



Digitized 



by Google 



ILVUI INTRODUCCIÓN 

Me ha obligado también á adoptar esa ortografía 
otra razón, y es la de que para comparar las lenguas, 
conviene hacerlo fijándolas de una manera uniforme, 
lo cual no se consigue sino adoptando un mismo mé- 
todo para todas* Donde un autor pone #, otro pone y; 
donde aquel puso c, éste puso q, de lo cual resulta que 
palabras igualas parecen diferentes, y que es preciso 
cansarse en hacer explicaciones para demostrar su 
analogía. 

Respecto á otros puntos, y donde crea que de in- 
troducirse variaciones pueda resultar oscuridad, pre- 
feriré seguir la costumbre. La gramática filosófica ha 
examinado ya varios puntos satisfactoriamente, y las 
gramáticas particulares se van aprovechando de sus 
observaciones ; pero esto está muy distante de ser co- 
mún, y así es que si adopto nombres técnicos desco- 
nocidos, y hago divisiones y subdivisiones poco usadas, 
aumentaría la dificultad de entender lenguas extrañas, 
y no conseguiría mi principal objeto, que es la clari- 
dad. Empero, podrá haber algunos casos en que rér 
sulte esta, y no confusión, al apartarme de la costum- 
bre, y entonces lo haré. 

Sobre la pronunciación, solo explicaré la de aque- 
llas letras que se diferencien de las del castellano, 
entendiéndose que las demás se pronuncian como en 
nuestra lengua, cosa que no podía hacer de otro modo, 
porque, ó la pronunciación se ensefla de viva voz, ó 
comparándola con la de otros idiomas: lo primero no 



Digitized by 



Google 



INTRODUCCIÓN XUX 

puedo hacerlo; luego el segando medio es el que me 
queda, y ninguna cosa mas natural que tomar por 
punto de comparación el idioma Qn que escribo y que 
mejor conozco. 

En cuanto al orden de presentar las lenguas, me 
ha parecido indiferente, pues cada una puede formar 
parte separada; así es que las he puesto según aquel 
en que las he ido estudiando. 

La parte comparativa tratará de lo que su nombre 
indica, usando él sistema misto, que he discutido y 
tratadp suficientemente; advirtiendo que en la com- 
paración de las palabras, no me limitaré á las primi- 
tivas, sino que#me extenderé á las que indiquen rela- 
ciones políticas comerciales, &c, porque es clara la 
importancia de ésto para la historia de los pueblos. 

Debo advertir para conocimiento de los lectores 
poco instruidos (pues mi idea no es la de escribir solo 
para los sabios), que al comparar las palabras no debe 
esperarse resulten enteramente iguales en las lenguas 
análogas, es decir, que conserren exactamente la mis- 
ma forma, porque teniendo tanta flexibilidad nuestros 
órganos, con la mayor facilidad se cambian las letras 
al pasar de un idioma á otro. 

Lo primero que se observa en este punto, es que 
las vocales, cuya pronunciación es mas fácil, son, por 
lo mismo, las mas frecuentes en cambiar, como se ve 
de la palabra piedra, en las lenguas siguientes : 



Digitized by VjOOQLC 



1, IXT80&3CCHU* 

AAbiw»^^-* --.«* Sto*. 

Godo Stains. 

Anglo-sajon Stan. 

JagWs.*.. .-.*-,*....--.- £&*#. 

Bajo alemán Steen. 

Cimbro ^ «-- Stoane. 

Irlandés. .... — '. - ... — . ...... Stevm. 

Tmm.4* - - #** 

Sueco. «„.,, w Sten. 

Danés Steen. 

Lo segundo que se observa es $ que las consonantes 
se truecan por sus afínes, es decir, labiales por labia- 
les, dentales por dentales, &c, como se ve en los si- 
guientes ejemplos de la palabra cavar. 

Gocto r .- ... ,„•, ..4**.„, Qraba. 

Antiguo alemán ,.„ Gh-apo. 

Danés Gravé. 

Sueco* «. + ... ..«......,..,.,,...,.* * Cfrvqfva* 

Estoniano Krawi. 

Lo tercero es, que aunque suele fallar la regla tuv- 
- tenor, el estadio hale ver que hay cierta» mutacioaea 
particulares que pueden fijarse, pues de observa que 
generalmente tal letra se cambia en tal otra, aunque 
no sea su afia; *. g«, la/ latina se vuelve frewente- 
mente b en espaSol 

Lo cuarto es, que no solo cambia* letras las pala- 
bras, al pasar de un idioma á otro, sí»q que pierden, 
<S agregan algunas, como puede observarse en algunos 
de los ejemplos puestos anteriormente. 

En fin, la parte crítica tiene por objeto hacer u» 
juicio de las lenguas de México, apreciar sus buenas 



Digitized 



by Google 



tmikomeowv u 

mtídades y confe^r *ua defectos, como también ob- 
serrar ?eepe$tg á ella» tocto lo que me parezca inte* 
tmiáe á la ciencia. 

La p*ese&te obra podrá salí? en dos ó tres volóme* 
rtáüi los cuales publicaré sucesivamente, porque es 
muy dSfídl adquirir á la vea tode» los materiales n#~ 
édsáriosí )a ca&tfatódad que proporciona boy un buen 
sttftido dé MHros, deja dé presentarse despwe» duibsta 
mucho tiempo, lo cual es natural que suceda en tm 
pais donde todas las empresas literarias están á cargo 
de los particulares, donde la falta de gobierno ha he- 
cho imposible hasta ahora la formación de una bi^ 
blioteca nacional, que debia contener todos los docu- 
mentos de nuestra historia y antigüedades. Solo, pues, 
al favor de mi hermano político D. Joaquín García 
Icazbalceta y de los ©res. Licenciados D. José Fer- 
nando Ramírez y D. Pascasio Echeverría, debo los 
documentos con que he podido comenzar. 

Esa misma dificultad que hay para conseguir ma- 
teriales, me hace imposible fijar cuáles y cuántas len- 
guas deban aparecer en la presente obra; pero sí ad- 
vertiré, que en manera ninguna he pensado estudiar 
todas las que se hablan en México, pues seria un tra- 
bajo inútil. Los misioneros, á quienes debemos el 
conocimiento de ellas, notaron al usarlas la analogía 
de las mas parecidas, con solo la simple práctica, y 
sin necesidad de análisis científicas. En consecuen- 
cia» cuando esos prácticos dicen que ciertos idiomas 



Digitized 



by Google 



LII . INTRODUCCIÓN 

tienen analogía, no es preciso estudiarlos todos, siaa 
solo algunos por via de rectificación y para conocer 
su sistema: si ya se sabe que tales y cuales lenguas 
tienen analogía, seria, en efecto, fastidioso y supérfluo 
repetir una misma cosa. A lo que se dirige, pues, prin- 
cipalmente la presente obra, es á presentar aquellos 
idiomas, cuya analogía ó diferencia no se conoce, ni 
puede conocerse, si no es por medio de procedimien- 
tos lingüísticos. 



Digitized 



by Google 



PARTE DESCRIPTIVA. 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQLC 



EL HUAXTECO. 



NOTICIAS PRELIMDJARE& 

Nada nos dice la .historia respecto al origen de los 
huaxtecos, ni sobre su establecimiento en Anáhuac. 
Guando llegaron los españoles, el lugar que ocupaban 
érala frontera Norte del reino de Texcoco, y parte de 
la del mexicano, siendo independientes de uno y otro. 

Hoy se conoce su pais con el^nombre de la Huax- 
ieca: comprende la parte Norte del Estado de Vera- 
cruz y una fracción lindante del de San Luis, con- 
finando, al Oriente, con el Grolfó de México, desde la 
barra de Tuxpan hasta Tampico, según. el Mapa eth- 
nográfico de D. Manuel Orozco y Berra. 

Huaxtlan es una palabra mexicana que significa 
" donde hay, ó abunda el huaxi? fruto muy conocido 
*n México con el notfibre castellanizado de guaje. 
/Compónese aquélla palabra de huazin, perdiendo in 
por contracción, tnuy usada en mexicano al compo- 
nerse las palabras, y de tlan, partícula que significa 
"donde hay, ó abunda ^algo," y qwe sirve para formar 

Digitized by VjOOQIC 



6 EL HUAXTECO 

colectivos. De huaxtlán es de donde, según parece, 
viene el nombre gentilicio huaxtecatl, que los españo- 
les convirtieron en huaxteca ó huaxteco. 

En cuanto á los autores que han escrito en, ó sobre 
este idioma, tengo noticia de Fr. Andrés de Olmos, que 
compuso una Gramática, un Diccionario, sermones 
y otros escritos, cuyas obras parecen haber quedado 
manuscritas, y haberse extraviado; Fr. Juan Gueva- 
ra, autor de una Doctrina cristiana, que se imprimió; 
Fr. Juan de la Cruz, que escribió un Catecismo y una 
Cartilla, habiéndose impreso esta en 1689 ; Carlos de 
Tapia Zenteno, autor de una Noticia sobre la lengua 
huaxteca, con diccionario y doctrina cristiana, impresa 
en México el año de 1767. De este libro me he ser- 
vido, supliendo y rectificando la noticia, en todo lo po- 
sible, con el diccionario y la doctrina, pues aquella 
está escrita muy de prisa, con oscuridad y bastantes 
contradicciones. 

El huaxteco es una de las lenguas de México que 
^stán incluidas en el Mithridates de Adelung y Vater. 



DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — Las vocales y consonantes de la 
lengua huaxteca pueden expresarse con las siguien- 
tes letras: 

a. b. ch. d. e. g. h. i.j.k. 1. m. n. o. p. t. u. 
v. x. y. z. tz. (1). 



Digitized 



by Google 



EL HUAXTECO 7 

2. Pronunciación. — Es muy suave su pronuncia- 
ción, y en particular, lo que hay digno de notar sobre 
ella, según las propias palabras del autor de la noticia 
que sigo, es lo siguiente : 

" La z se pronuncia con todo rigor, con la lengua 
"algo fuera de los dientes, pegada á ellos: la tz cer- 
"rando los dientes, y difundiendo por todos ellos la 
"lengua, formando un silbido sin violencia: la x se pre- 
veré algo apartados los dientes, sin llegar á ellos la 
"lengua y asentándola en lo inferior de la boca bien 
"abiertos los labios: la ch, en las finales, y cuando se 
"le sigue consonante, es semejante á la x, aunque se 
"pronuncia bien cerrados los dientes, sin tocarles la 
"lengua, y los labios juntos par los extremos, abiertos 
" un poco en el medio: en el principio, y cuando se le 
"sigue vocal, se pronuncia como en castellano; y en 
"fin, algunas veces se hiere la h de la ch no mas que 
"como una aspiración que da fuerza á la vocal que le 
"sigue, conservando la c su sonido." También es de 
advertir, que la // suele encontrarse; pero no es una 
sola letra, sino doble /, como en latin; y que la h es 
una aspiración muy fuerte á veces. Las vocales son 
claras. 

3. Combinación de letras.— Exceptuando algunas 
palabras, como xappa, clavar; kpakloux, voltear, y otras 
en que generalmente concurre la tz, vemos que está 
bastante bien proporcionada la reunión de vocales y 
consonantes, evitando el idioma la cargazón de estas, 

Digitized by LjOOQIC 



8 EL HÜAXTKCO 

y propendiendo mas bien á la repetición de vocales, y 
al uso frecuente de la aspiración, todo lo que se ve, 
por ejemplo, en : 



Aam, 


araña. 


Xaal, 


vomitar. 


Pamtaaakam, 


pantorrilla. 


Teem, 


ciruela. 


Xootz, 


cangrejo. 


Tiaeb, 


el cielo. 


Lahban, 


agorar. 


Huatzih* 


afeitarse. 



Pocas palabras acaban en d, muchas en tz, y las más 
con variedad. Esto último se ve en principio de dicción. 

4. Silabas. — La mayor parte de las palabras son 
de dos sílabas; pero las he visto- de una y hasta de 
ocho, y acaso haya de mas. t 

lk 

Ta-meL 

Hua-te-nal. 

Tom-fciz-ta-lab. 

La-bin-chix-ta-lab. 

Bi-ti-ti-lin-jil-li. 

Ta-tu-rka-huin-chix-lom. 

Ta-ku-ku-li-be-lax-ta-!ab. 

5. Composición de las palabras. — Abunda en vo- 
ces compuestas; v. g., la partícula ó preposición tam, 
compuesta con el verbo venir, significa cuando 6 como; 



Digitized 



by Google 



EL HÜAXTECO 9 

y así taminullitz, es lo mismo que " cuando yo vine;" 
si se une á un sustantivo, significa en, ó lugar; como 
tamtiteopam, " en la iglesia," en cuya acepción se aplica 
siempre á los nombres de lugares, como Tampamolon, 
"en donde hay puercos á montones, ó á cargas; " y de 
esta manera se verifica la composición con otras .pa- 
labras y partículas, no limitándose el huaxteco á este 
medio de componer, sino que también usa partículas 
intercalares. De voces simplemente yuxtapuestas, ci- 
taré, por ejemplo, huitzkqjal, flor-corona, es decir, co- 
rona dé flores; apatztat, palma-estera, ó sea estera de 
palma. La inclinación de esta lengua á componer, la 
notamos aun después de la conquista en multitud de 
voces que los huaxtecos ttenian que crear para expre- 
sar las nuevas ideas que recibían; como en inlukuv- 
ichich, yo confieso el corazón, ó sea me confiero de 
todo corazón; incorporando al verbo, ichich, corazón. 
Cuando el sustantivo se compone con adjetivo, va este 
primero, como ikatinik, animoso hombre. 

6. Metaplasmo. — El metaplasmo era tan usado en- 
tre los huaxtecos, y con tal libertad, que Tapia dice: 
"Las palabras (en unos) parecen muy diversas de lo 
" que son en otra boca." 

7. Sinónimos. — Respectivamente á $u diccionario 
es rica en sinónimos, de los que nos dan idea los si- 
guientes : 

Correr, áklatz, azil. 

Después, talbel, kahuil, tailab, zatoiki. 



Digitized 



by Google 



10 EL HÜAXTECO 

Frío, en general, tozob, y con aire norte, tzailel 

Hablar, en general, kahuh, kahui; con descorte- 
sía, olomkauh; murmurando, tilimnal; chan- 
ceando, katzuknal. 

Hacer, en general, tahjal; hacer bien, tzehuatti. 

Ver, tzutal; mirar, tellcU. 

Decir, ulu, oUhial, olna. 

Amar, en general, kanezal; con pasión, ktemzaL 

Compañero en el camino, injunil; en el trabajo, 
tolrnihual; en el oficio, attohom. 

De la misma manera se encuentran otros sinóni- 
mos, para expresar todas las modificaciones de las se- 
millas, plantas, animales, etc.; así es que el maiz tiene 
seis, igual número la hormiga, tres la lagartija, cuatro 
el tordo, etc., etc. 

8. Onomatopeyas. — Encuentro en este idioma bas- 
tantes voces onomatopeyas, como las siguientes : 



Tzoh 


rayo. 


Zum r 


abeja. 


Kukum, 


paloma. 


Kokokol, 


cacarear. 


Zuzum, 


lloviznar. 


Ululul, tininil, 


tronar. 


Atix, 


estornudo. 


Huahualy 


ladrar. 


Kua, 


sapo. 



Digitized 



by Google 



N 



KL HÜAXTECO 11 

9. Géneros. — No tiene variedad de terminaciones 
que distingan el sexo, sino que, generalmente, cada 
uno tiene su nombre del todo diferente que le distin- 
gue, como hombre, inik; mujer, uxum. Sin embargo, 
hay nombres que por su identidad no pueden, por sí 
solos, dar á conocer el sexo, y esto lo remedia el huax- 
teco, agregando al nombre, en tales casos, la palabra 
macho ó hembra; izedle, el rey; uxumtzalle, hembra- 
rey, es decir, la reina. 

De la misma manera procede con el sustantivo 
acompañado de adjetivo, habiendo nombres diversos 
que, por sí solos, expresan uno y otro con perfecta dis- 
tinción del sexo; yetzel, hombre viejo; uxkuae, mujer 
vieja; tziom, cosa vieja; tuz y hombre gordo; kocfiol, co- 
sa gorda, ó bien tzejelinik, joven hombre; tzejeluxum, 
joven mujer. 

Ademas tiene otro modo de distinguir el sexo: el 
hombre, cuando habla, da á sus parientes un nombre 
diferente que la mujer ; esta dice á su hijo tam, y aquel 
le llama atik. Hay, empero, alguna excepción, como 
madre, á quien los hijos varones llaman del mismo 
modo que las hembras; y tomol, esposo, que se apli- 
can igualmente ambos consortes. 

10. Numero. — Tiene número singular y plural; fór- 
mase este del primero, añadiendo la terminación chik; 
<Uik, hijo ; atikchik, hijos, regla que tiene algunas ex- 
cepciones. 

Cuando de usar la partícula chik? puede resultar 



Digitized 



by Google 



12 EL HÜAXTBCO 

anfibología, cuida el huaxteco de evitarla, expresando 
él plural con el numeral correspondiente, si se puede 
fijar el número de cosas de que se habla, y si es in- 
determinado con la partícula yam, que significa mu- 
cho, ó cosa mucha: si á kua, el sapo, se le agrega chik, 
se confundiría con el verbal de estar, y para evitarlo 
se dice yam kua, anteponiendo yam, cuya forma acos- 
tumbran á veces, aun sin necesidad de evitar confu- 
sión. 

Basta que el sustantivo indique plural, para que no 
lo haga el adjetivo, y mee versa, lo cual se nota también 
en ios sustantivos acompañados de pronombre ; patax 
hualabchik, literalmente, es todo pecados; hmkuapai- 
4omchik, santo padres; naxe lahu intzalle takixtal, este 
diez del rey mandamiento; huahua yaatichuaUe, noso- 
tros el desterrado; yam inik, muchos hombre, etc. No 
hay, pues, concordancia de número. 

11. Caso. — No tiene declinación para expresar di 
caso, pues sus nombres no varían de terminación si 
no es en el vocativo, agregando una e al nominativo; 
ajatik, señor; ajatike, ¡oh Señor! alargando la e cuando 
se quiere demostrar respeto, como de pailom, padre, 
pailome, pailomee. Hay algunas irregularidades ; á iza- 
He, él príncipe, ó rey, se le añade la sílaba hm, antes 
de la e, tzállelome, y lo mismo á los verbales en ¿r 6 
en ox; y así de te, salvador, sale looxlome: cuando se 
quiere demostrar amor ó familiaridad, se añade la par- 
tícula tatú antepuesta, como de exopchix, maestro, tar 



Digitized 



by Google 



EL HUASTECO 13 

tuexopchixlome, en cuyo caso suele omitirse la partícu- 
la á?m, sincopando, y esto es mas usado por las mujeres, 
que rara vez acostumbran la otra forma. El genitivo 
se puede expresar, á veces, con el pronombre pose- 
sivo; el acusativo se indica con la partícula intercalar 
cki, en algunas modificaciones del verbo* como vere- 
mos al tratar de este. También hay preposiciones y 
partículas componentes para expresar la relación de 
las ideas, y en fin, muchas veces se conoce esa rela- 
ción solo por la posición de la palabra en el discurso, 
por su contexto, ó por la simple yuxtaposición; v. g., 
para decir "corona de flores/ 1 se dice huitzkojal, floiv 
corona, sin preposición de, puesto en primer lugar, el 
término consecuente y después el antecedente. En la 
Oración dominical, que pondré luego, se verá el sus-r 
tantivo tiaeb s cielo, en ablativo, sin ningún signo ni 
preposición que le indique, y solo expresado por el 
contexto del discurso. 

12. Derivados. — Fórmanse los abstractos con la 
terminación talab; de káknax, cortés; kaknaxtalab, 
cortesanía, omitiendo algunas veces, por apócope, la 
sílaba áb. 

Con la preposición ó partícula tam, antepuesta al 
primitivo, se suplen los colectivos, significando en, ó 
"dónde hay," como vimos al tratar de los compuestos: 
á estos nombres llama Tapia impropiamente semi- 
ábstract'os. 

Se forman los diminutivos generalmente perifra- 



Digitized 



by Google 



14 EL HÜAXTBCO 

seando por medio del adjetivo chichik, peqaeño; te, 
árbol; chichikte, pequeño árbol, ó sea arbolito, ante- 
poniendo el adjetivo: para decir hombrecito y mujer- 
cita varía el adjetivo, pues de inik, hombre, sale tza- 
kaminik. También la terminación il suele usarse para 
significar diminución, la cual sirve igualmente de nota 
de posesión, como en yabakanil, nuestro pan, pala- 
bra que veremos adelante, en la oración del Padre 
nuestro. 

Los patronímicos se forman añadiendo al nombre 
de la madre la sílaba antepuesta pa< que tal vez sea 
contracción de pap, padre. 

No hay inflexiones peculiares para el comparativo, 
usando del adverbio óhox, ó de Jcahuil, en significación 
de más ó mejor. 

El superlativo se forma por medio de la sílaba ante- 
puesta le; pullik, grande; lepuUxk, muy grande. (2) 

13. Pronombres personales. — Los pronombres 
personales son : 



Nana, 


yo. 


Tata, 


tú. 


Jajá, 


aquel. 


Huahua, 


nosotros. 


Xaxa, 


vosotros. 


Baba, 


aquellos. 


14. Posesivos. — Los posesivos se expresan así: 


Nana ukal, ó solo 


u, mió. 



Digitized 



by Google 



EL HCJAXTECO 15 

Tata akal ó anakal, ana ó a, tuyo. 
Jajá inkal y ó in, suyo. 

En el plural dícese simplemente zaxafazl, de voso- 
tros ó vuestro; y nuestro parece que se expresa con la 
sílaba prepositiva ya. ¿7, ana óaéin se componen con 
el verbo, antepuestos, como veremos luego, y también 
con el nombre; v. g., mim, madre; umim, mi madre; 
amim, tu madre; inmim, su madre. 

15. Interrogativos. — En interrogativos no es es- 
caso el idioma. 

Itam, ¿quién? para preguntar por personas. 
Itama, ¿quién? de una manera indefinida. 
Atam, ¿qué cosa? para inanimados. 
Atamto, ¿qué? 

16. Demostrativo. — El demostrativo no tiene las 
modificaciones que en otras lenguas, para señalar la 
persona que está cerca del que habla, ó de aquella á 
quien se habla, y el único que hay es exe ó naze 9 este, 
ese, ó aquel. 

17. Relativo.— No hay relativo, de modo que las 
oraciones donde debiera concurrir, se forman como si 
estuviera tácito ; v. g., ubellal á Diospaüom patax hua- 
huil intahjamal tiaeb mi tzabal, literalmente significa: 
"Creo en Dios Padre Todopoderoso hizo cielo y tier- 
"ra," en lugar de "que hizo," etc. 

18. Conjugaciones de los verbos. — Las conjuga- 
ciones de los verbos pueden reducirse á dos ; unos que 



Digitized 



by Google 



16' El, HUASTECO 

hacen la terminación del pretérito imperfecto de in- 
dicativo en itz ó titz y al 6 mai, y otros en nek 6 nene\ 
" siendo solo motivo de hacer clase ó conjugación apar- 
" te, dice Tapia, el que aunque estos verbos hacen el 
" pretérito en itz, como los de la primera, los de la pri- 
" mera nunca hacen en nek ni nenek como los de esta 
" segunda." 

19. Sus modificaciones. — Tiene el verbo varias 
modificaciones, activa, pasiva, reflexiva, y ademas otras 
cinco para expresar diversas relaciones que, en nues- 
tras lenguas analíticas, solo pueden formarse con va- 
rias palabras que acompañan el verbo: he aquí un 
ejemplo que lo hará comprender. (3) 

1?, yo hago, uúahjal 6 intahjcU. 
2?, yo soy hecho, tanintahjal. 
3?, yo me hago, utáhjaltuba. 
4?, yo me lo haga, utahchialtuba. 
5?, yo te lo hago, tatutahchiql. 
6*, yo se lo hago, utahchiaL 
7?, yo lo hago muchas veces, utahchinchial. 
, 8?, hacer ú obligar á otro á ejecutar alguna 
acción; v. g., comer, kapunza. 

20. Ejemplo de conjugaoio»*— He aquí un ejemr 
pío dfe la primera conjugación* que, con las subsecuen- 
tes explicaciones, dará á conocer el mecanismo del 
verbo huaxteco. 



Digitized by VjOOQLC 



£L HUAXTBOD 17 

INDICATIVO. PRESENTE. 

Nana utahjal ó intohjal^ yo b^go, etc. 

Tata atahjal ó ittahjql. 

Jajá intahjaL 

Huahua yatahjaL 

Xaxa y atahjal. 

BabaJabjal. 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

Nana utahjalitz 6 vntahjalitz, yo hacia, etc. 

Tata atáhjalitz 6 ittahjaütz- 

Jajá ittahjalitz. 

Huahua huatahjalitz. 

Xaxa itztahjalitz ó atáhjalitz. 

Baba uttahjalitz. 

Nana,wtc$%tátzi) y&tf&wwtt ó wtétymalltz, 

yo hice, etc. 
Tata atahjaitz 6 atahjamql,¡á atahjamalüz. 
Jeja intahjaitz, etc. 
Huahua yatahjaitz, etc. 
Xá±ay<Udhjdit!z; etc. 
2?a6tf tahjaitz, etc. 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Atina Utahjalak 6 utahja?fks^^6\utah^ptti' 
% lakitz, yo habia hecho, .efce. , " 



Digitized 



by Google 



18 BL HUAXTECO 

Tata atahjalak, etc. 
Jajá intahjalak, etc. 
Huahua yatahjalak, etc. 
Xaxa yatáhjalak, etc. 
Baba tahjalak, etc. 

FUTURO IMPERFECTO, 

Nana ku ó kin, ó kiatahja, yo haré, etc. 
7#to kiatahja, etc. 

IMPERATIVO. 

jTtfto katahja, haz tú, etc. 
Jij/tf katahja. 
Huahua katahjan. 
Xaxa katahja. 
Baba katahjan. 

SUBJUNTIVO.' PRESENTE. 

Nana kutahja 6 kiatahja, yo haga, etc. 
Tata katahja ó kiatahja. 
Jajá katahja, etc. 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

Nana Jan, u, 6 intahjalak, yo hiciera» eta 

Tata a 6 ittahjalak. 

Jajá kiatahjalak. 

Huahua yatahjalak. 

Xaxa kiatahjalak. 

Baba Ifiatahjalak. 



Digitized 



by Google 



EL HUASTECO 19 

INFINITIVO. 

Táhjál, hacer. 

21. Explicación del verbo. — Se ve, pues, que la 
conjugación huaxteca, tomando por punto de compa- 
ración el infinitivo, se forma agregando á éste partícu- 
las, prefijos y terminaciones (4). 

El presente de indicativo es el infinitivo con los 
prefijos ó pronombres posesivos, u 9 a, in, en las per- 
sonas del singular, y la partícula ya, antepuesta á la 
1? y 2? persona de plural: la 3? persona de este nú- 
mero se conoce solo por et pronombre personal baba: 
la segunda del singular puede ir marcada con la par- 
tícula prepositiva it, sola, ó con ella y el posesivo an. 
El pretérito imperfecto lleva también prefijos y par- 
tículas antepuestas, y la terminación itz. El perfecto 
usa los prefijos y partículas del présente, y tiene trds 
terminaciones que se forman sobre el infinitivo quita- 
da la letra final. El pluscuamperfecto se distingue por 
las terminácioiieá a\ nkiktkóiñalaJdtz. El futuro no 
tiene prefijos; pero 1 sí las partículas antepuestas fcú, 
fdn ó kia, y eiiisu final pierde la última letra del infi- 
nitivo, ! ./ . i 

Igual letra falta á las personas del imperativo, ex- 
ceptuando dos que acaban en n: Tea es la partícula que 
se antepone á todas las personas. 

El subjuntivo tiene igual mecanismo á los otros mo- 
dos; y si bien se examina, podrá verse que el presenté 



Digitized 



by Google 



$0 EL HIJAXTBCO 

está suplido por el futuro de indicativo y el impera- 
tivo, excepto la 1* y 8? persona del plural. La termi- 
nación del pretérito es una de las del pluscuamperfecto 
de indicativa 

£1 infinitivo es el presente de indicativo, sin nin- 
guna partícula ni prefijo. 

22. Verbales y participios. — Los nombres ver- 
bales se forman agregando x ó chix al infinitivo ; v. g., 

.de tzobnal, saber; tzobnaz, el que sabe. 

Participios, según parece (5), hay de pre$e©tey de 
.pretérito: al menos de este último dice Tapia, que se 
forma por medió de la terminación titz; tafyai, bases 
-tahjatitz, el que bizo. 

23. Qué se usa gbjtcbalmente ?n ugqám djei. *n- 
-iwmvo.—En lugar del infinitivo se usa cotminmeftte 
<$1 futuro de indicativo ü otro t*eu*po, de modo qjie 
.para decir yo quiero hacer, digo ule Idútahja, <púew) 
bffré* el primer (piandamiei>tq) oir m¿sa, sexbtin hmil 
rjeaatza misa, eeto es, oye misa, usando del imperativo. 
, No por esto deja de usarse algunas veces el infiniti- 
vo (6), del cual se encuentra una variedad, y consiste 

.en no usar lp, misma terminación d^l presiente de in- 
dicativo, sino b; v. g., tahjab en lugar de tahjal. £}obre 
_esta forma ensefia Tapia, que "cuando estos infiniti- 
, "vos» se modifican son advenios de íWUpi?V V*G ftuedp 
«• indefinida la acción, #Q interpone enl?re el adverhip 
"y el verbo este semiprpnombre, hupL" Y^.ekfto, 
,así le veremos upado en laoracipn/lel í?adpe puerta). 



Digitized 



by Google 



EL HÜAXTBCO 21- 

2é 2? modificación del vekbo. — La segunda mo- 
dificación del yerbo ó pasiva, se forma con las mismas 
terminaciones que la primera; pero eoo diferentes par- 
tículas para las primeras y segundas personas, y ter* 
minando en chial las terceras, como se ve aquí: 

Tanintuhjal, yo soy hecho, etc. 

Tatitahjal. 

Intahchial. 

Tahuatahjal. 

Taxitahjal. 

Intahchial. 

Para comprender bien esta forma, así como las de- 
mas, obsérvese que la faiz del verbo es tah. 

25.' 3? modificación. — La tercera modificación, ó 
reflexiva, es iguai á la voz activa, sin mas que el agre- 
gado de ciertas partículas que suplen á los pronom- 
bres me, te, se del francés ó castellano, y son, según el 
orden de las personáis, tuba, taba, timba, tuaba, Haba, 
timba; y así yo me hago, será utahjaltuba ; tú te haces, 
atahj altaba, &c. 

26. 4? modificación. — De la cuarta modificación 
pondré un ejemplo: 

Yo nie lo hago* utakshütttuba. 
Tú te lo haóes, atahchialtaba* 
Aquel se lo hiace, intahthialtiiHba. 

21 5? y 6? modificación. — La 4? modificación, co- 
mo se ve, es la reflexiva con- inclusión del acusativo lo, 



Digitized 



by Google 



22 EL HUAXTECO 

ó esto, representado por la sílaba intercalar chi. Esta 
misma, y con igual significación, figura en las modifi- 
caciones quinta y sexta, que incluyen el pronombre 
en dativo, combinado del modo que se ve en los ejem- 
plos siguientes: 

Yo te lo hago, tatutahchial. 
Tú me lo haces, tanatahchicU. 
Aquel me lo hace, tanintahchial. 

Yo se lo hago, utahehial. 
Tú se lo haces, atahchial. 
Aquel te lo hace, tatitahchiaL 

28. 7? modificación. — La sétima modificación, que 
puede llamarse frecuentativa, se forma intercalando á 
las anteriores la sílaba chin, de esta manera: 

Yo se lo hago muchas veces, utahchinchial. 
Tú se lo haces, etc., atakchinchial. 
Aquel se lo hace, etc., intahchinchiaL 

29. 8? modificación. — Por último, la octava mo- 
dificación se ofrece en los verbos que con propiedad 
pueden tomar significado compulsivo, y se forma aña- 
diendo la terminación anza; v. g., utzcU, beber? hacer 
beber á otro será utzanza, cuya regla tiene pocas ex- 
cepciones : cuando el verbo acaba en n, en infinitivo, 
entonces la pierde, y solo recibe la terminación za; 
abchin, bañarse; bañar á otro, abchiza; regla que tam- 
bién tiene algunas pocas excepciones. 



Digitized 



by Google 



BL HÜAXTECO 23 

30. Vebbos de la segunda conjugación. — Por 
lo que respecta á los yerbos de la segunda conjuga- 
ción, que hacen el pretérito en nek, ya se dijo en qué 
consistía su diferencia, y por lo demás se conjugan de 
la misma manera que los de la primera, siendo de ad- 
vertir que los en nek, parecen ser intransitivos, ó to- 
mados como tales, y que algunos hay que admiten las 
dos terminaciones del pretérito para dar mas fuerza á 
la expresión. "Cuando estos mesmos verbos (en nek)> 
" dice Tapia, admiten construcción de activos, es lo 
" mas usado preterizar como los de la primera coiyu- 
*' gacion " 

31. Verbos derivados. — Hay algunos verbos, de- 
rivados de nombres, que tienen generalmente su ter- 
minación en beza ó meza; v. g., tzikot, cosa ancha; 
tzikotmeza, ensanchar. 

32. C(5mo se suple el verbo sustantivo.-í-No hay 
yerbo sustantivo, que se suple por elipsis; v. g.,¿itam- 
tami nana? \ quién yo l en lugar de ¿quién soy yol 
Otras veces, y es forma notable de esta lengua, se 
usa el pronombre personal conjugado, en pretérito, 
agregándole la terminación itz; y así nanaitz, tataitz, 
jajaitz, significan yo fui, tú fuiste, aquel fué. Otras 
veces se suple con el verbo estar fanitz kuachik, así 
está, que significa así es. 

33. Preposiciones. — Hablando de las preposicio- 
nes, dice Tapia: "De ellas á los •adverbios hay po- 
" quísima diferencia en el sonido y aun equivocación 



Digitized 



by Google 



84 SL HÜAZTBCO 

u muchas rece» en el significado." Sin embargo, hay 
alguna» que. muy bien equivalen á las nuestras, como 
ha siguiente»: 



Tin, 


á, en. 


Kaly tinkal, 


por ó coa 


Ti, 


en. 


AU tinal, 


entre. 


Timba, 


de, cerca de 


Mazakti, 


hasta 


Mazakmab, 


desde. 


Tintamet, tinxot, 


ante. 


Ebal y tinebaly tineb, 


por. 



La preposición nunca se pospone. 

34. Partículas. — Hay varias partículas que se 
usan en composición, algunas de las cuales tienen dig- 
nificado de adverbio y otras de preposición, ó de uno 
ú otra según» el sentido deí discurso (7), siendo las 
principales ki, tieb, tam ó tan, ni, zay, at. La partícu- 
la %t, pospuesta, sirve para formar adverbios de los nú- 
meros, hun, uno; hunil, una vez: también admiten los 
numerales las partículas tam, tineb, ki, con las cuales 
se forman adverbios, ó modos adverbiales de personas 
ó tiempo ; v. g., tres personas, oxtineb, ú oxtieb, sin- 
copando ; oxki, de aquí á tres dias; tzabki, pasada ma- 
ñana, es decir, deAfro de dos días: ni, pospuesta á 
hun, uno, le da la significación de tftrico, y tieb hace 



Digitized 



by Google 



EL HUATFBCO 95 

h «crismo, con los otros números, gomo0£¿v*&? tres úni- 
cos, ó tres solos : ki, pospuesta, sirve también para de- 
notar femiÜaridad ó carino, 6 que la (fue se dice no es 
cosa de importancia. 

35. Adtbbbk» rm modo, — Carece esta lengua de 
adverbios de modo, los cuales se suplen oom la prepon 
•ícíoq /cal, ex», y el sustantivo abstracto, de modo quq 
buenamente será hal alhtiatalab, es decir, con bondad, 

$& CoNJUHCÍON.~"No me parece la conjunción 
*oosa particular, digna de lugar propios dice Tapia, 
" porque an propia vocablo ya es adverbio, ya es oonr 
"•fondón, ya es disyunción; v. g^ Pedro y Juan han 
" de ir, Juan ani Pedro kanatz : aquí el ani es ccnjun- 
"cion rigorosamente. En esta otra: sea asf, ó no sea 
44 así, yo lo he de hacer, max ani max ibani nana ku- 
44 tahja, la mesma voz repetida es adverbio. En esta 
" propia oración* el max, como se ha visto, es disyun- 
" cion, en esta otra es adverbio : si lo ha de hacer, que 
" lo hagas max kktiafya hiatahjar 

37. Dialectos* ~ De las siguientes palabras del 
autor de la noticia sobre el huaxteco, se ve que tenia 
un dialecto usado en Tamtoyoc: " Tendrá gran cui- 
dado el principiante en.no tropezar en el dialecto y 
44 pronunciación de los de Tamtoyoc y la mayor parte 
" de la jurisdicción de Tampico, excepto Pánoco, que 
" no pronuncian la tz como está dicho, mayormente 
44 los serranos de Tamtino, sino que en lugar de U tz 
" usan de ch y pronunciándola ooaao nosotros en caste- 



Digitized 



by Google 



26 KL HUAXTECO. 

" llano y afectando un remilgo: con esto hacen con- 
" fusísimo el idioma y le llenan de equívocos." 

En la colección de Padre nuestros en lenguas in- 
dígenas, publicada por la Sociedad de Geografía y Es- 
. tadística de México, se ve esa Oración traducida al 
huaxteco en tres dialectos diferentes, de manera que 
puede asegurarse por lo menos la existencia de tres 
variedades del idioma. 

88. Ejemelo de la oración dominical. — Presen- 
taré, por último, el Padre nuestro en huaxteco, y haré 
su análisis para que el lector pueda, en lo posible, com- 
pletar la idea que he querido darle de esa lengua. (8) 

Pailome anitkuahat ** tiaeb kuakua- 

Padre (que) estás (en el) cielo santo 

uhlu anabi hachik anatzalUtal ka- 

dicho (sea) tu nombre venga tu reino se 

tahan analenal tetitzabal nucmtimi 
haga tu querer sobre (la) tierra oomo 

huatahab tiaeb. Ani takupiza.... 

hacer (en el) cielo. Y tú darás-.. 

xahtie kailél yábakanil ani takupa- 
hoy cada dia nuestro pan y tú per- 

kulamchi antuhualabchik antiani hua- 
donarás (nuestros) pecados como no- 



Digitized 



by Google 



EL HUASTECO 27 

kua twpakularriehial tutomnanchixlom- 

8otros perdonamos "(£ nuestros) deudo- 

chík ani ib takuhüa, tinkal ib 
res y no , (nos) dejarás, para que no 

fcukuallam tin exextalab timat takulouh 
caigamos en tentación antes (nos) salvarás 

timba ib huahua. Anitz hatálian. 

8e (lo) no santo (lo malo). Así se haga. ' 

39t Análisis. — Paitóme: vocativo de pailom, indi- 
cado por la terminación e. 

Anitkuahat : del verbo kuáhat, estar, segunda per- 
sona de indicativo, presente, como lo demuestra su 
terminación igual á la del infinitivo, la partícula it j 
el prefijo an. Respecto al castellano, queda tácito, 
antes del verbo, el pronombre relativo de que carece 
el huaxteco. 

Tiaeb: sustantivo en ablativo; pero sin-preposiciou 
ni signo que indique el caso. 

Kuakuauklu : huahua significa bueno, santo ; uhlu, 
dicho, de ulu, decir. 

Anabi: compuesto de bi, nombre, y de ana, posesi- 
vo, correspondiente á la segunda persona del singular. 

Kachik : imperativo del verbo chík, venir, marcado 
con la partícula ka. 

Anatzalletal: compuesto del poisesivo ana f tuyo, y 



. Digitized 



by Google 



28' EL HUAXTKO 

de tzalletal, reino, en la forma abstracta, pues se de- 
riva de t zalle, rey, señor, dueño ó gobernador, tomando 
la terminación tal de los abstractos. 

Katahan: es un impersonal del verbo tahjal, hacer, 
según explica Tapia (pág. 91). 

Analenal: ana, posesivo; lenal, parece contracción 
ó abreviación de lehenal, que significa querer, lo que 
no es extraño sabido el mucho uso que los huaxtecos 
hacían del metaplasmo. 

Tetitzabal: compuesto de la preposición teti, y de 
tzabal, tierra. 

Nncmtiani: adverbio. 

Huatahab: es la variedad del infinitivo takja/ y h&cer, 
explicada en el párrafo 23. 

Tiaeb; sustantivo en ablativo, sin ningún signo que 
indique el caso, como anteriormente observamos. 

Ani: conjunción copulativa. 

Takupiza: segunda persona del singular de futuro' 
de indicativo del verbo pizal, dar, como lo indica la 
falta de la última letra, respecto al infinitivo, la par- 
tícula ku, y el pronombre ta> abreviación de ¿ata. 

Xahue: adverbio. 

Kailel: adverbio. 

Yabahaml: balear*, significa pan; ya, según esté 
ejemplo y otros que se ven en la gramática y doc- 
trina cristiana, corresponde á nuestro; ü es una ter- 
minación explicada al tratar de los derivados, 

Ani: conjunción. 



Digitized 



by Google 



«L HCAXTCOO '29 

Takupakulamchi : aquí «e Te tefttt, de que se habló 
anteriormente; pakulamchia, es el futuro depaktdam- 
chial, perdonar, perdida la / final del infinitivo, según 
'la forma común. 

Anúuhualabchik : hualab, significa pecado; cbdk, es 
la terminación de plural; antu y no le be visto expli- 
cado en ninguna parte. 

Antiani: es un adverbio. 

Huahua: pronombre de la primera persona de 
plural. 

Tupakulamchial : del mismo verbo perdonar, expli- 
cado ya. 

Tutomnanchixlomchik : tutomnanchix, es un parti- 
cipio, ó verbal de los que terminan en chix; la ter- 
minación chik, es la de plural ; lom, según la noticia de 
Tapia, se usa con los participios terminados en chix, en 
vocativo ; pero también cuando están en plural, según 
dice á la página 9. 

Ani: conjunción. 

Ib: adverbio. 

Takuhila: taku, se ha explicado ya; hila, es el fu- 
turo de hilal, dejar. 

Tinkal: preposición. 

Ib: adverbio. 

KukuaUam : subjuntivo del verbo kuallam, caer, se- 
ñalado con la partícula ku. 

Tin: prepdfcicion. 



Digitized 



by Google 



30 SL HUAXTRCO 

Exextalab: abstracto, según se ve de su termina- 
ción Uúab. 

Timat: adverbio. 

Takuíouh: taku, ya se explicó; ¿ouk,e* el verbo 
salvar. 

Timba: preposición. 
, Ib: adverbio. 

Kuakua: nombre sustantivo. 

Anitz: adverbio. 

Katáhan : ya se explicó. 



Digitized 



by Google 



NOTAS. 



(1 ) Tapia omite las letras ch y tz en el alfabeto ( pág. 1* ); 
pero las meneiona mas adelante (pág. 2 y 8): en rigor hay 
tees ch, pues esta letra tiene tres sonidos, y así debia haber 
otros tantos caracteres para expresarlos* 

(2) Así se ve claramente de la explicación del autor que 
sigo (Tapia, pág. 12), no obstante que poco antes dice : " No 
w hay nombre que pueda formar comparativo ni superlati- 
" vo." Tal contradicción creo que viene de que acaso para 
el autor no hay superlativos, si no se forman por medio de 
terminaciones, como si las partículas antepuestas no pu- 
dieran hacer el mismo oficio. 

(a) Nuestros antiguos gramáticos, como dije en la intro- 
ducción, se regían para sus explicaciones por 1» gramá- 
tica latina, y así es que querían amoldar á ella las lenguas 
mexicanas: no es, pues, extraño que vuestro Tapia diga 
(pág, 21) que no hay sino vpz activa y pasiva; pero el he- 
cho es que mas adelante tiene que suponer una segunda voz 
pasiva, en la que incluye todo lo que le faltaba. 

(4) Prefijos 6 afijos llamaré á los pronombres posesivos 



Digitized by VjOOQIC 



32 BL HUAXTBCO 

6 persouales que se juntan á las palabras 6 radicales: los 
primeros, como lo indica su nombre (prsefixus), se po- 
nen antes, y los otros después. Por terminaciones se entien- 
den las letras ó sílabas finales que se unen á la radical, 
formando con ella un cuerpo. El nombre de partículas le 
reservo para las letras ó sílabas que se anteponen, inter- 
calan ó posponen ; pero que ni son pronombres, ni aunque 
se pospongan, se unen á la radical. Sirva esto de adver- 
tencia general respecto á todas luq lenguas que se ven en 
la presente obra. 

(5) En medio de la co nfusi ó n c on que está escrita la no- 
ticia de Tapia, no es fácil conocer de un modo satisfactorio 
.si jiay participios en tma*t?0Q ; de jpodcxqupwlo |, e pinato 
lo que me parece mas prpbftble. Pftste ,<tecir que ¿}1 dipbp 
AUtor, analizando ciertos p^luhras, ¿asiera que <4 uo>paria- 
" cen rigorosos pfurtícipios^auttqMie.se.d^riYeí^de vecb^s«y 
"signifiquen cosa que- nfwynta tiewpo p*ra -su *ceipn." 
¿C^i^Qouoiliar^to con la siguieute defiuicioi* d# loa jue- 

_je*e3,gr«amáti<W? "Un mnibw es tw;éa¿aiwMitío<se deriva 

*'de verbo; pero «si a^lea^^ 0oi>»erv^ laisigaifioacTon.de 

.« tiep»ppy,^^on : 6rpaeiop>.es.^<^^íiíp-'' ^Porqué, f*u*«, 

fi hay p^labc^^a brU$ixteeo,'qutí tengan e^teíiar&ttor,! «o 

le parecen participios á Tapia? ;&<*<& ^Uadhiijtarto* 

(6) ,Se#un Tapia uo le» boy» «osaqjie yojuo admita, por 

^ílW0*íefi|i»J5«j«ttÉ^sr ..i í. í. ..:-:■ 

- : 1? - Porque lo q#H el Agtaritlarpa impropiamente jrak A* 
,to*i w|pk>í, que viene £ aer. el /prpe^n^e ^k. indicativo «in 
-piíefejoa, te- too jugado «a>aoepcÍAtt'de 1 úlfiiutivf, \étx po^er 
:teiWr otra, ¿en variost pasajes de fodmrfite^mtiaifar; \o íg», 
en los Artículos dé la féee dice: tmtzeühdlal.h\Dios r kte- 
raím^ttte^lft.cwarta ve«- CDeenen Dioe v , \ • 



Digitized 



by Google 



BL HUAXTRCO 33 

2? Porque el mismo Tapia pone el verbo, en la forma 
dicha, significando infinitivo, sin que pueda ser otra cosa, 
en varios ejemplos; v. g., al hablar de las preposiciones 
(pág. 43), dice que netz ún tahjal significa voy á hacer, en 
cuyo ejemplo ton es la preposición a, y no prefijo de verbo. 

3? Porque igual forma vemos en otras de las lenguas 
indígenas, con las cuales tiene grande analogía el huaxte- 
cos según veremos en la parte comparativa. 

4? Porque Tapia no hace mas que contradecirse y va- 
cilar en sus docítrinas. En la página 21, dice : " El infiniti- 
" vo.... siempre se suple con el presente del indicativo, etc." 
En la página 33: "lo mas común es suplirle (el infinitivo) 
"con el futuro, etc." En la página 25: "el infinitivo se 
"forma de la raiz del verbo quitada la l y puesta b, etc." 
Conque, en un lugar, siempre se suple el infinitivo, en otro, 
por lo común, y en otro ya se concede cierta especie de in- 
finitivo. 

5? El usar otros tiempos por el infinitivo, no prueba sino 
un modismo de la lengua huaxteca, una variedad de ora- 
ciones, y nada más. 

6? Que no haya infinitivos " porque no pueden por sí 
" solos ser entendidos," como dice Tapia ( pág. 33 ), no es 
razón, pues lo mismo sucede en todas las lenguas donde los 
hay : ¿qué significan las palabras aisladas tener, haber, etc? 

(7) Tapia llama impropiamente semiadverbios á estas par- 
tículas componentes, y se equivoca al dar á entender que 
solo significan como adverbios, pues de sus mismos ejem- 
plos (pág. 46) se ve que tan puede equivaler á en 6 a, que 
no son otra cosa sino preposiciones, y at equivale á con, 
según su vocabulario (pág. 87). 

(8) La oración del Padre nuestro, en cada una de las 



Digitized 



by Google 



34 BL HCAXTSCO 

lengua» que se ven en le presente otare, «etá sacada 4e 
loe mejores autores» Mí trafcajo, en eeia {Marte, w védate* 
pues, á becer la traducción al castellano y tina análitisgr*- 
matioal* cosas que serán mas 6 menos perfectos, fteguü te 
permitan las gramáticas j diccionarios de qae me eea po- 
sible didpoüer. 



Digitized 



by Google 



EL MIXTECO. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google' 



EL MIXTECO. 



NOTICIAS PRELIMINARES. 

• 

La lengua mixteca se habla en la antigua provincia 
de este nombre, situada sobre la costa del mar Paci- 
fico, que comprende actualmente, hacia el Norte, una 
fracción del Estado de Puebla; hacia el Este, una del 
de Oajaca, y al Oeste, parte del Estado de Guerrero. 
Divídese la Mixteca en alta y baja, estando lá primera 
en la serranía, y la segunda en las llanuras contiguas 
á la costa. 

Según la tradición que refiere Torquemada en su 
Monarquía Indiana (Lib* 3?, cap. 7), "estando poblada 
"la provincia de Tula.... vinieron de. hacia la parte 
" del Norte ciertas naciones de gentes qué aportaron 
"por la parte del Panuco.... Estas gentes pasaran 
"adelante hasta Tula, donde llegaron y fueron bien 
M recibidas, y hospedadas dé los naturales de aquella 
" provincia; allí fueron muy regaladas, porque era gen- 
H te muy entendida y hábiles, de grandes tratas éiri- 



Digitized 



by Google 



38 EL MIZTECO 

" dustrias .... Mas esta nación no se sabe de adonde 
" haya podido venir, porque no hay mas noticia de 
" esto, que al principio dijimos, que vinieron á aportar 
" á la provincia del Panuco .... Y visto por estas nue- 
" vas gentes, que en Tula no se podian sustentar, por 
" estar la tUriAtqn poblac^piocvrarQni pa$ar adelante 
" y fueron á poblar á Cholula, donde por el consiguien- 
te fueron muy bien recibidos, y donde conocida- 
" mente se sabe que emparentaron los naturales de allí 
" con ellos, y qjiedfiíQtt (M?Mado& 7 arraigados mucho 
" tiempo." Continuando su narración el mismo autor, 
agrega, en sustancia, cpae de Cbohik fueron algunas 
do esas gentes á poblar la Míxteca y kt Zapoteca, y 
qwt eUaSr "hicieron aquello* grandes y saaífcuasfcimas 
* edificio romanos de Mictlan, qae ciertamente* es «&■ 
*6ero muy de ve*.'* 

En sücfaK &*>* palacio» ha» llamado éempte la 
•Aencú» d* loa viajeros, y prueban i^ta adebatad» 
civilización, siendo notables principalmente seis eo 
taragas sin baj»a ni capiteles, qite di barón ALe^odro 
Humbokte y km que le kaa copiado, oree* ser acaso 
las úpieaa del Nuevo Mundo. Etapeiot Sabagwi* dice 
que entte taa ramas de la ciudad de Taja se* veían ett 
m tiempo usas columnas em fbisna de oalebra, que 
teafc* la eabez&por basa y la cata por capitel (Hbt 
<fe Ni. El, teML 3& p% 106.) 

palito kts m¿xiecaa $am&x ios «apotecas eraa cultps 
é industriosos, y esfeavieron dávididoa en varios este- 



Digitized 



byGoogle 



BL MIXTRC0 39 

desmandados per reyezuelos, hasta que los mexicano* 
los conquistaron. 

La palabra mexicana Mixtzcail, es- nombre naoiq* 
nal, derivada de mtxAlan, tugar ée nubes <fc nebuloso, 
compuesto de mixúli, nube, y de la terminación tímm. 
Asimismo* todos lies pueblos y lugares dse la Mixteca 
tienen nombres mexicanos, que en la gramática del 
R Reyes, citada adelante, traen su equivalente en 
mixteco; v. g. 7 Yanguitlan en mexicano, es IfcdSstfbiAt 
m mixteoo. ÜJeío qoofirma W que digp* ü hablar del 
ww&om, costra las que creen que loe ciüchiqaecM 
Qraai dte & uaisBaa raaa que kn&aatecas, porque sus u&«*? 
bres propios de gentes" y lugares son mexicanos. 

Las abras 4a que be usado para describir el mix- 
teco, son estew ; Arte, pw F*< Autwio de loa Reyes 
(México, 1&&3> Vocabulario en tengua uaixteea» por 
IttFF* delaOfdeftáe Predicadoees, recopilado y ajo- 
bado por Fr. Francisco de Al varado (México 1533)í 
Ctóociaiaw a» idioma mixteeo CPüefcb, 18&7). 

La gramática m refiere especialmente al dialecto 
principe! de k lengua máxteca, que es el tepuaculano, 
aunque explica las mas notables diferencias de los 
otros. A pesar de que está e&arit& eoq lasl Método, 
coaliene t&das las explicaciones recesarías para for- 
marse mi* idea del idioma, si bien es preciso tone* 
tmdsda de? distinguir oróles saa las farwas propias 
de la lengua y cuáles las suplidas respecto 4 nuestro 
¡di&roi y **t latift, pvws, e$ *a,Uid<* que iw^to gmmá- 



Digitized 



by Google 



40 «L MIXTRCO 

ticos trataban de amoldarse á la gramática de esta 
última lengua. Sin embargo, el P. Reyes es de los 
que menos erraron por este lado. 

El diccionario es bastante copioso, y se refiere tam- 
bién al tepuzculano. 

De los catecismos, uno está en mixteco bajo y otro 
en montañés. 

Ademas de estas obras, tengo noticia de las si- 
guientes. 

Prontuario del idioma mixteco, dividido en tres par- 
tes, arte, vocabulario y manual, escrito en 1755 por el 
cura D. Miguel Villavicencio, y que ha quedado ma- 
nuscrito. 

Otro arte y vocabulario, por el cura D. Francisco 
Antonio Morales, manuscritos en 1761. 

Exposición de la doctrina cristiana, por Fr. Benito 
Hernández (México, 1567), la cual está en los dia- 
lectos de Tlachiaco y Chiutla. 

Catecismo del P. Ripalda; traducido al mixteco por 
Fr. Antonio González. (Puebla, 1719.) 

Autos sacramentales, en idioma mixteco, por Fr. 
Martin de Acebedo. 

Sermones, por Fr. Lope Cuellar. 

Doctrina cristiana, evangelios y epístolas, en len- 
gua mixteca, por Fr. Domingo Santa María. 

Tratados espirituales, sermones y diccionario, por 
Fr. Diego Rio. 

Gramática mixteca* por Fr. Francisco Ortií : existía 



Digitized 



by Google 



El, IllXTKCO 41 

manuscrita en la librería de Sao Pedro y San Pablo 
de México. 

Sermones en la lengua de los mixteeas, por Fr. Joan 
Toro. 

Vater incluyó el mixteco en el Mithridates, sacando 
s#s noticias de la gramática del P. Reyes. 



DESCRIPCIÓN- 

1. Alfabeto. — El alfabeto mixteco puede redu- 
cirse á estas letras : 

a ch d e h i j k m n fí o a t u v x ó ks gs 
y z dz nd tn kh. 

La g se halla únicamente en una voz, que significa 
un pájaro llamado solitario. (1) 

2. Pronunciación. — La pronunciación de las vo- 
cales es clara ; la h es aspirada ; la v se pronuncia como 
lo hacen los hombres en mexicano (véase) ; la kh tiene 
un sonido nasal; lo mismo la ndy la /tí. 

3. Combinación de letras. — Encuéntrense algu- 
nas palabras hasta con tres consonantes juntas;. pero 
lo común es no pasar de dos, como donde concurren 
las letras dobles que he señalado: Las vocales se re- 
piten con frecuencia; tnma, frente; yeke tékyoo, nuea 
déla garganta; tnii, uña; ñise-dzi yu, redaHo; nut¿, ros- 
tro. La aspiración es de mucho uso. 



Digitized 



by Google 



44 bl ínrrcco 

Yosichindi, me bafio; chupo callas; meneo. 

8. Sinónimos. — Al mismo tiempo no faltan sinó- 
nimos, de que dan idea los que siguen : 

Yanee, acabo una cosa entera; yondehe, acabo cosas 
divididas ó apartadas; yondoko, acabo cosas líquidas; 
yosinokaoua, acabo una obra. 

Yochidzondi, pongo cosas redondas ó llanas sobre 
otra; yosakndi, pongo cosas tendidas. 

Natika, yatnini, yoinihuy, cerca. 

Yosahandi, yo voy en general; yonukundi, voy á la 
casa ó pueblo propio. 

Yokesindi, yo vengo, en general; yondesindi, vengo 
á la casa ó pueblo propio. 

Yosivuindi, entro en casa ajena; yondevwndi, entro 
á casa propia. 

Yokcándi, salgo de casa propia ó ajena para otra 
parte; yokoondi, salgo para casa ajena; yonoendi, salgo 
para casa propia. 
.. Yosikandi, pido; yondakandi, demando. \ 

Dzuta, mollera de los hombree ; numa, de los niHos. 

Idza, mazorca de maíz antes que cuaje el grano; 
dedzi, ya cuajado; ñeñe, ya seco. 

9. Voces metafísicas. — No encuentro voces en 
mixteco para expresar ciertas ideas metafísicas, como 
cosa, esencia, ser, etc. ; pero no faltan para las faculta* 
des intelectuales y otras cosas que no tienen repre- 
sentación material. 



Digitized by LjOOQIC 



BL MIXTKCO 46 

Sanakaha, memoria. 

Yotakusindi, entender. 

Sakuvuiini, albedrfo. 

Huiko, kevui, kuiya, tiempo. 

Sandisa, cosa verdadera. 

Algunas palabras que significan cosas materiales, 
suplen bien las que no lo son ; v. g., yosinindi, ver, sig- 
nifica también conocer, entender; yotaanúnindi, atar, 
puede servir de recordar, porque lo que se recuerda 
está como atado ó pegado á la persona que recuerda. 

10. Reverenciales. — Esencialmente respetuosa 
la lengua mixteca, se necesita un vocabulario espe- 
cial para hablar con los grandes señores y personas 
de respeto, como por ejemplo: 

Noho, dientes, y los de un sefior son. yeknya 

yuchiya. 
Sata, espaldas, y las de un señor, yusaycu 
Dzitui, nariz, y la de un señor, dutuya. 
Tutnu, dzoho % orejas, y las del sefior, tnahaya. 

Por este estilo hay otros sustantivos, verbos, etc.: 
otras veces el nombre común se hace reverencial, figu- 
rando el pronombre ya, de que luego hablaré; v. g., de 
kaka, muslos; kakanduaya, muslos del señor; de tnaa, 
frente; tnaayayaya, frente del sefior; de ifie, estar en 
pié; vhedtikaya, estar en pié el sefior; de yotnáhanda- 
handi, casarse; yotnahwndahaya, casarse el sefior, etc. 

11. Caso. — El nombre no tiene declinación: sin 



Digitized 



by Google 



46 BLMltffeOO 

embargo, él vocativo se forma agregando la termina- 
ción y al nominativo, cuando hablan los hombres, y 
ya las mujeres; v, g^ üani, hermano; ftaniy, .joh her- 
mano ! Para el genitivo se usa el pronombre personal 
como afijo, según veremos adelante, ó las partículas 
si ó sasi antepuestas; así es que si Pedro, si Juan sig- 
nifican de Pedro, de Juan, y también pueden apro- 
vecharse dichas partículas pospuestas para el dativo, 
como, por ejemplo, sakuvuisi Pedro, sakuvuisi Juan, 
será para Pedro, será para Juan. El acusativo se co- 
noce por solo el paciente, ó se marca con la partícula 
ñaha, como veremos al hablar del verbo. 

La simple yuxtaposición suele indicar el caso, como 
de yutnu, árbol, y kuihi, fruta; yutnukuihi, árbol de 
fruta, sin preposición. Sin está parte del discurso, ni 
yuxtaposición, ni signo alguno, veremos varias Vtíces 
en la oración del Padre nuestro el nombre en abla- 
tivo, entendiéndose soló por el fconterfto detfa'offcrióp. 

12. Numero. — Ko hfcy signos que indiquen «iíigular 
ni plural, de modo qke para 'distinguí* el número se 
tiene que atender al valor de las dicciones que acom- 
pañan el nombre, como si en español dijáramos "mu- 
chos hombre," " pocas mujer," "un joven," "dos mu- 
chacho," etc. 

13. Genero. — Tampoco para expresar ^1 genero 
encuentro variedad de inflexiones reguladas, de modo 
que es preciso posponer al nombre las palabras \yee, 
macho; fiahadzehe, hembra, para marcar el sexo cuando 



Digitized 



by Google 



El, M1XTOC0 47 

ne k> -hace por &í aolo ; v. g., dzayayee, tojo ; dzayadzetw, 
h^t, contíayefído fiakdd¡Sehe;adzu t cabítilo ; ideudzihe, 
yegua; ¿«#00, gallina ; ¿iftrt? keteyte, galb, pues hablan* 
do de a»imak« Be sude poner también fete, animal 

Algunas veces hay un vocabulario diferente para 
cada sexo, que marca él 4el que habla ;t. g n hermana 
(ticen los ;hotnbres 'kuhua> $ ¿as mujeres fauhui; paro 
lo^caoiun^e» que toscos sexos usen un mismo netikbito. 

Nd obstante Ib dicho, vetemos que. el {Tro**amb*e 
de la tercera ^perstfona, varia {tara expresar femé raro ó 
masculino, y con éLpuede marcarse muchas veces d 
sexo; y 'lo mismo sucede por imedio de ciertas partí» 
colas d$ que luego hablad 

14. Derivados. -^Lós (abstractos se forman aña- 
diendo al primitivo líi-partíoula antepuesta utf ; v. ig., 
Aum, blanco; saJcuisi, blancura. 

Para otros derivados, como los colectivos, etc M es 
necesario un circunloquio, v. g.» ywénu ywsa significa 
pino, y P ara expresar pinar, diremos sakaa 6*áisi yut- 
nu yusQ, en cqyo ejemplo sakaa. y sáisi son dicciones 
que vienen A significar <¿m¿fe hay. 

Tampoco encueutro auaiíentatkoe m^dijiiiatttiTOB, y 
para- expresarlos efe preciso usar .alguna palabra que 
signifique grande ó pequeño. 

Sállenselos comparativos cotí las palabras yot¿<9, 
yodzoka, que significan mas ó encima ma^ el verbo 
tasitiyo, que quiere decir sobrepiujar, y otras Toces 
análogas, como huaha¡m 9 mejor ó mas bueno. Sin em- 



Digitized 



by Google 



48 RL M1XTKCO 

bargo hay una terminación ka, que indica la compa- 
ración; v. g., Pedro es mas bellaco, dzanaka Pedro, 
donde ka se une á dzana, bellaco: para, "mejor es 
Pedro que Juan," tenemos huahaka Pedro dza Juan, 
significando mejor Pedro, después Juan, porque dza 
significa después, contracción del adverbio ikadza. 

Para formar los superlativos se usa de las voces 
referidas yodzoka, dza, y también de hooka y otras 
análogas, y acemas del adverbio chidzu que significa 
muchísimo; v. g., kuaita, humilde; chidzu htaita, hu- 
milfsimo : é igualmente de iyo, que mas propiamente 
tiene todos los grados del adjetivo, pues iyo quiere de- 
cir mucho, iyoka mucho mas, pospuesta ka, é iyoyuka, 
muchísimo mas, intercalando la sílaba yu. 

15. .Pkonombee personal. — Los pronombres per- 
sonales son: 

Yo, hablando con iguales é inferiores, duhu, ndi. 

Yo, hablando con superiores, ftadzaM, ftadza, ndza. 

Tú, doho, ndo. 

Tú, usado por las mujeres como término muy fami- 
liar para hablar con sus hijos, y que usado con otras 
personas indica desprecio ó enojo, diya, nda. 

Usted, ó sea un equivalente, disi, maini, ni. " 

Aquel, ta, tay, yukua. 

Aquella, ña i el cual hablando las mujeres le aplican 
aun á los hombres. 

Aquel y aquella, hablando de personas de respeto, 
es ya, acaso aféresis de iya, señor. 



Digitized 



by Google 



EL KIXTRCO 49 

Nosotros* ndoo. 

Vosotros, doho s como en singular. 

Aquellos, ta, tay, yukua, como en singular» 

Los pronombres ndi, nda^ tu se posponen al vgrbo 
y nombre como afijos, y duhu y doho, tai se anteponen, 
de modo que puede decirse yodkandi, yo ando; duhu- 
nidfciza, yo te acompañaré: ftadzafta comunmente se 
antepone, y fladza ó ndza sé posponen: disi y rnaini 
generalmente también se anteponen, asi como ni se 
pospone: diya se antepone, y nda se pospone: ña, ndoo, 
ya¿ se posponen. 

16. Posesivo. — Para formar el posesivo ó, mejor 
dicho, para radicar posesión, basta agregar el personal 
al nombre como afijo ; v. g., de huahi, casa, huaindi, nar 
casa; hisahinde, tu casa; huahua, su casa, cuyo modo 
de hablar eselmaa coman; pero suele intercalarse la 
partícula si, cuando se expresa alguna pasión ó senti- 
miento» ó cuando se quiere evitar anfibología; v. g<* mi 
alegría, sadzee inittndi ; idzurita, su caballo, pues idzuta, 
literalmente es cabailo-aquel, lo cual es equívoco, pues 
parece que á alguna persona se le llama caballo. 

17. Partículas relativas* — Hay en mixteco cier- 
tas partículas cuyo objeto es, por lo común, acompa- 
ñar el nombre de la persona con quien se habla ó de 
la persona, animal, 6 cosa de que se habla, ó se hace 
relación, por lo cual se pueden llamar relativas. Sin 
embargo, algunas de esas partículas no solo se usan 
con el nombre, sino aun en su lugar. (2) 



Digitized 



by Google 



50 BL MXTftCO 

Con ellas, como indiqué anteriormente, puede á ve- 
ces distinguirse el sexo del que habla y de quien se 
habla. 

Algunos ejemplos harán comprender mejor esta 
forma de la lengua mixteca, en los cuales veremos que 
varias de dichas partículas no tienen traducción en 
castellano ; pero que otras no son, ó parecen ser, mas 
que sustantivos ó adjetivos. 

Hablando los hombres de, ó con mujeres, usan la 
partícula do antes del nombre ; v. g., do María, do Jua- 
na; y las mujeres haciendo relación de hombres usan 
dzu, como dzu Pedro, dzu Juan. Los hombres, hacien- 
do relación de otros hombres, dicen ye, como ye Juan, 
que parece ser un apócope de yee, hombre, y dzi cuan- 
do hablan á alguno, que quiere decir tío, dzito; y del 
mismo modo las mujeres usan también dzi, que es tía, 
de dzidzi. Guando las muchachas hablan de otras mu- 
chachas ó mujeres usan ko, ke, iko; pero si unas y otras 
hablan de muchachos dicen dzuk: kuachi significa mu- 
chacho sin expresión del sexo; pero supuesto* lo dicho 
iko kuachi será la hembra y dzuk kuachi el varón, bas- 
tando muchas veces iko ó dzuk, solos. Los hombres y 
muchachos, hablando de muchachos, dicen daku, solo, 
<S daku kuachi. Refiriéndose á personas muertas dicen 
fíu ó fíuu, que viene de Fíuhu, tierra, y puede equivaler 
á difunto, cuando hablan de uno en particular, y en 
general usan si, que sirve también para hablar de co- 
sas inanimadas y de niños pequeños. Cuando se trata 



Digitized 



by Google 



EL MIXTBCO 51 

de un animal usan por aféresis, te, de hete, animal en 
general. 

18. Personas, modos y tiempos del verbo. — Las 
personas del verbo mixteco son las que hemos visto 
al hablar del pronombre ; los modos se reducen á in- 
dicativo é imperativo; los tiempos son presente, pre- 
térito perfecto, pluscuamperfecto, futuro imperfecto y 
futuro perfecto (3). 

19. Su mecanismo. — El mecanismo de la conjuga- 
ción mixteca es de lo mas sencillo, reduciéndose á mar- 
car las personas con los pronombres ndi, ndo, ta 9 ndoo, 
usados como afijos, ó duhu, doho, tai, antepuestos, como 
vimos al tratar del pronombre, aunque no hay necesi- 
dad de esto cuando se expresa la persona ó cosa misma, 
como veremos en la análisis del Padre nuestro. Los 
tiempos se señalan con las partículas siguientes ante- 
puestas: yo para el presente; ni para el pretérito per- 
fecto; sani para el pluscuamperfecto; el verbo solo para 
el futuro imperfecto, y sa para el futuro perfecto, al 
que ademas se pone la terminación ka. En el impera- 
tivo hay algunas otras variaciones que, con las explica- 
ciones hechas, podrá fácilmente conocer el lector en el 
siguiente ejemplo de conjugación, siendo de notar que 
la segunda persona del singular es el verbo en su ma-- 
yor pureza sin afijo ni partícula, por lo que puede ser- 
vir de punto de comparación. Empero, veremos en la 
análisis del Pater noster que al menos el afijo reveren- 
cial ni, se usa con la segunda persona de imperativo. 



Digitized 



byGoogle 



58 el nizrico 

20. Ej:KMPLO de conjugación. 

INDICATIVO. PRESENTE. 

Yo-dzjatevui-ndi, yo peco. 
Yo-dzatevui-ndo, tú ó vosotros pecáis. 
Yo-dzatevui-ta, aquel ó aquellos pecan. 
Yo-dzatevui^ndbo, nosotros pecamos, 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Ni-dzatevui-ndi, yo pequé, etc. 
Ni-dzatevui-ndo. 
Ni-dzatevui-ta. 
Ni-dza¿evm-4tdoo. 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Sani-dzatmmi-ndi, yo había pecado* etc. 
Sam~dzatevuir-?ido. 
S(wi-dzaUvui~ta. 
Sani^zatevuv-ndoo. 

FUTURO IMPERFECTO. 

Dzatevui-ndi, yo pecaré, etc. 
Dzatevui~nda. 
Dzatevui-ta. 
Dzatevui-ndoo. 

FUTURO PERFECTO. 

Sar-dzatevui-kandi y yo habré pecado» eéc. 

Sor-dzalevui^kajído. 

Sa-dzatevui-ta. 



Digitized 



by Google 



M, MIITEOO 53 

Sar-dzatevui-kandoo. 

Sar^&aevui'-fattay aquellos habrán pecado. 

IMPERATIVO. 

Na-dzatevui-ndi, peque yo. 
Dzatevui, peca tú. 

Na-dzatevui-ta, peque aquel y aquellos. 
Nar-dzaievui-ndoo, pequemos nosotros. 
Chi-dzatewi, pecad vosotros. 

21* Número en el verbo. — Exceptuando la ter- 
minación ka, de la tercera persona del plural de futuro 
perfecto, y la partícula chi de la segunda del impera- 
tivo, vemos que no hay modo de distinguir las segun- 
das y terceras personas del plural, pues el pronombre 
no tiene este número, «i no es en la primera persona. 
Sin embargo, hay cierta variedad para distinguirle, 
aunque solo en el presente de indicativo, y es la de 
qae la partícula yo se convierte en i; v. g., yodzate- 
wka, aquel peca; idzotevuita, aquellos, ó todos, 6 mu- 
chos pecan. Ademas hay tres verbos, en los cuales 
queda bien marcada la diferencia del plural al singu- 
lar; pero esto debe verse como una excepción, cuyos 
verbos son iñendi, estoy en ptó; iyondi, etítoy sentado; 
yoíoontcoondi, yo me siento. 

22. Cásio se suple el pretérito imperfecto, íx 
subjuntivo, etc. — El pretérito imperfecto de indi- 
cativo se suple con el presente del verbo de que se 
torta, y él pretérito <lel pasivo yofomá, ¡ser hecho, en 
ttta forma: 



Digitized 



by Google 



64 El' MIXTECO 

Yo pecaba, yo-dzatevui-ndi nikuvui. 

Tú pecabas, yo-dzatevui-ndo nikuvui, etc. 

Aunque basta el presente solo para suplir al pre- 
térito imperfecto, lo que me parece mas conforme al 
genio de la lengua; v. g., "yo como cuando tú veniste," 
por "yo comia cuando tú veniste." 

Súplese el subjuntivo con el futuro imperfecto y el 
adverbio kuevi, cuando ó como; por ejemplo: 

Kuevui dzaievui-ndi, literalmente, cuando 

pecaré yo. 
Kuevui dzatevui-ndo, cuando tú pecarás, etc. 

El optativo puede suplirse con la interjección ha, 
que significa deseo, tana ó tani f si, y el futuro im- 
perfecto, como ¡oh si yo pecase! ha tana dzatevui- 
ndi, etc. 

Aun el infinitivo se suple con el futuro imperfecto, 
componiéndose, á veces, el verbo regente con el re- 
gido; kdezatevuindi, voy á pecar, compuesto del verbo 
yosaha, yo voy, futuro khu, el cual pierde hu; y la sig- 
nificación literal del ejemplo puesto es, iré-pecaré. 

También los gerundios se suplen con el futuro. 

Los participios de presente ó futuro se suplen con 
el pronombre tai y el tiempo correspondiente, en esta 
forma: el que peca, tai yodzatevui; el que ha de pecar, 
tai dzatevui, etc. 

23. Verbales. — En* cambio de participios adje- 
tivos, hay algunos sustantivos verbales que expre- 



Digitized 



by Google 



EL MIXTBCO 55 

san tiempo. Así debe inferirse de estas palabras del 
P. Reyes: "Los verbales se forman del presente de 
" indicativo, anteponiendo sa 6 sasi; v. g., de yosihindi* 
" yo bebo ; sasihi, la bebida. Para hablar con mas con- 
" gruidad, se debe tener atención en esto de la comida 
"y bebida y sus semejantes, si es pasada, presente ó 
"por venir. Porque si se hace relación de comida pa- 
" sada, dicen sanisari, que es pretérito, y si actualmen- 
" te está comiendo, dicen el presente sasasi ó sayósa- 
" sindi, y si es futuro, sakasi." De este ejemplo y de( 
otros que he consultado, la explicación mas general 
que puede sacarse es esta: el verbal del presente es el 
indicativo del mismo tiempo, puesta la partícula sa 6 
san en lugar de yo; los de pretérito y futuro se marcan 
con sa ó sasi, y ademas con las partículas propias del 
tiempo ; de modo que de yosasindi, yo como, sale sasasi, 
comida presente; de nisasindi, yo comí, sanisani, co- 
mida pasada; y de kasindi, yo comeré, sakasi, comida 
futura. En estos verbales se omiten los afijos del ver- 
bo. Si consideramos estos nombres, no como deriva- 
dos de verbo, sino como simples sustantivos, entonces 
puede darse una explicación inversa, y decir qiie algu- 
nos sustantivos se vuelven verbos, ó se conjugan en 
mixteco, con solo agregarles las partículas del verbo. 
(Véase la nota 15 del zapoteco.) 

24. Voz pasiva. — Para expresar la voz pasiva no 
hay inflexión que cambie la activa, sino que hay ver- 
bos independientes que por sí tienen significación 



Digitized 



by Google 



56 EL M1XTBC0 

a#tiva y otros pasiva, conjugándose ufcofc y otaros del 
mismo modo, de los cuales algunos suelen -correa- 
po&derse en significado y otros no; v. g„ yetfúñondi, 
yo echo, y el correspondiente pasivo es tocho; yoscsin- 
4t, labrar madera, etc., y su pasivo ea yotusi; yoMh 
mindi, yo quemo, y su pasivo yosid; yakidzémdi, yo 
hitgo, y su pasivo yokiwuindi, etc., de manera que aour 
que en mixteco no hay voz pasiva, sí huy verbos pa- 
sivos, algunos de los cuales, como se ha indicado, no 
tienen activos que les correspondan (4), como yoM&~ 
TVwdiyoho^ yo soy azotado ; yonihihuakindi, yo soy he* 
rido ó lastimado, etc., y del mismo modo hay activos 
sin pasivos correspondientes. En este caso pueden 
suplirse los pasivos del modo que explica el P. Reyes: 
"Piara decir Juan es amado de Pedro, tomaremos el 
" verbo pasivo yokuvüi, ser hecho, y anteponerse el ver- 
" bo activo, y al cabo se pondrá la persona que hace 
" con esta partícula si, poniendo la que padece al priafc- 
"cipio de esta manera: yokuvui manindisi Pedro 6 
" yokuvui rnanitasindi, <S nm Pedro ó unundi, lo mismo 
"dicen iyo manindisi Pedro iyonditandui Juan. Hay 
" otro modo de componer verbos pasivos, que es con 
"estos dos verbos, yehe, su futuro hehe, y yo&ka, iar, 
" futuro khu : el yehe, significa estar alguna cosa pites* 
"ta en otra: su composición es, que tomando la se- 
"jgunda sílaba del yas&ha, qne es -so, se Anteponga al 
"futuro del yehe, y dirá yosakeke; así dicen yosakekt 
" tata itundi, fué sembrada mi milpa : también se pue* 



Digitized 



by Google 



BLmxreoo 57 

"tile decir pasiva eH yehe ampie, sin composición de 
" mha, co«toyifaasfatfett yehedzik* iyvwii, estoy puesta 
" en mucha estima, y también se dice con el *a, como 
"nisake hendxtdzu nisa feekedziico iyondi, en pretérito, 
''rpjte ¡ es k) mismo." 

26. VírBío heflbjovo. — El verbo reflexivo se for- 
ma con los pronombres mamdi, maindo, maita, com- 
puertos de mu, wfo, ta, y la sílaba muí, los cuales saplea 
á los pronombres me, 4e, #0, del castellano y francés; 
y. g., yo amo, yosvmmanindi; yo me amo, yosinimu- 
nindi maindi ; pero hay otros verbos que sin necesidad 
de agregar este signo, tienen por sí significación re- 
flexiva, como yodzakuahancH, yo me enseño. 

2$. Gompulsito.— La partícula dza, intercalada en 
los futuros imperfectos de ios activos y neutros, forma 
compulsivo (5); v. g., yosihindi, yo bebo, su fiíturo 
haho ; yodzakohomfáto, yo hago 6 doy de beber á otro, 
agregando también á ndi, yo; ta, aquel; yoMximdi, yo 
cerno, su futuro kasi; yodzakmndita, yo hago comer 
á eta>. Pero es de advertir que no todo verbo epate 
tenga dará es compulsivo, pues los hay con ©tras sig- 
nificaciones ; v. g. f yodzahuinindi, embriagarse, es re- 
cíproco ; yodzatevuindi, yo peco, es neutro ; yodzundm- 
htindi, yo engaño, es Activo. De algunos verbos eco 
<fa* se forman pasivos, quitando esa partícula, segtm 
Reyes; pero de los ejemplos que pone se ve, que mas 
Mea resultan verbos recíprocos. 

$7. Impersonal. — Según el mismo autor no haf 



Digitized 



by Google 



£8 BL MIXTBCO 

verbo impersonal; pero no por esto debe entenderse 
que deje de expresarse absolutamente, sino que se 
suple, según creo, con el verbo iñe, estar en pié; v. g., 
¿ñendij, está en pié el sol, es decir, hace sol. 

28. Verbos frecuentativos y otros derivados. — 
Los verbos frecuentativos se forman repitiendo dos 
sílabas del primitivo, como de yosakundi, yo lloro; yo- 
sakusakundi, repitiendo saku, yo lloro mucho, ó á me- 
nudo; de yosasi, yo como, yosasisasindi, yo como á 
menudo, repitiendo sasi. La misma acepción tiene la 
partícula Jco compuesta con los verbos. 

También la partícula sa expresa frecuencia de la 
acción, como de yodzatevuindi, yo peco, sadzatevuindi, 
yo ando pecando, poniendo sa en lugar de yo, en el 
presente de indicativo, y á veces, en el futuro imper- 
fecto ó en este, ka, sobre cuyas partículas observa el 
P. Reyes: "Puede ser que se entienda que este ka 
" sea futuro del sa, y no va fuera de camino, supuesto 
"que quiere decir continuación; pero lo mas cierto 
" es, que puesto al fin del verbo significa que se haga 
" mas veces lo que el varbo significa; y al principio el 
"dicho ka denota que sea andando, yendo ó viniendo, 
" y que el sa y el ka sean correlativos, y el sa sea de 
" presente y el ka de futuro, no negando que el ka 
" venga del verbo yosika, andar, y el sa no tiene de 
"donde se derive." 

La partícula na, compuesta con el futuro imperfec- 
to, significa repetición; v. g., yosadzendi, futuro kadze, 



Digitized 



by Google 



KL MIXTKCO 59 

quiere decir, cierro algo, como una puerta 6 ventana 
la primera vez; y la segunda, tercera, etc., seráyioo- 
hadzendi. 

La partícula kua, que propiamente es pretérito de 
yosáha, ir, significa con los verbos que se va acabando 
algo. 
Hua> sirve para formar incoactivos. 
Para expresar que una cosa dañada se reforma, ó 
compone, se usa la partícula nda, con el futuro imper- 
fecto del verbo yokidzandi, yo hago; futuro kadza, 
mudando la sílaba ka en nda, y así tendremos yonda- 
dzqhuahandi, volver á hacer bueno lo dañado, en cuyo 
ejemplo se ve intercalada la voz huaha, que quiere 
decir bueno. 

La partícula nini da al verbo la significación de una 
acción oculta ó encubierta. 

La palabra naha, significa deudo ó pariente, y com- 
puesta con los verbos, les da la acepción de juntar 6 
comunicar. 

El verbo nisiyo, pretérito de iyo, estoy, se junta con 
todos los verbos, componiéndose con el futuro imper- 
fecto de indicativo, dando el significado de que se solia 
ó acostumbraba hacer aquello que el verbo expresa. 

29. Verbos que varían de forma. — Son notables 
en este idioma algunos verbos que varían de forma, 
según que la persona sobre que recae su acción es 
primera, segunda ó tercera, lo que se comprenderá 
con un ejemplo material: yokachindi, yo digo, se usa 



% D¡g¡t¡zed by Li( 



60 BL MIXTBCO 

en «stos* casos : yo te digos de primera á segunda per- 
sena; tu me dices, de segunda á primeTa persona; 
aquel me dice de tercera á primera: yosisindi se usa 
para "yo digo á aquel," "tú dices á aquel/' 6 "aquel 
dice á aquel." Y por este estilo hay varios verbo® 
que cambian según es la persona que hace y la que 
padece. 

30. Verbos de varia significación. — Hay otros 
verbos que en el presente tienen un significado y va- 
rios en futuro, cambiando de forma en este tiempo, 
como por ejemplo, yasasindi, inalterable en el presea- 
te, tiene el futuro kasi y significando comer, y kusi en 
acepción de labrar madera ó piedra, enterrar muertos 
y tirar con cerbatana. 

31. Composición de unos verbos con otros. — 
Otros verbos se componen anos con otros; v. g., de 
yokoo, desciendo, y de ikaa estoy echado, sale yokoo- 
hawiandi, caigo de lo alto, y con ifte, estar en pié, £á- 
turo kuifte, sale yokookuifíendi, me detengo al andar, 
ó literalmente, caigo de pies; habiendo ejemplos de 
composición hasta de tres verbos, con la mayor abun- 
dancia y variedad. 

32. De verbos con adverbios. — Pero lo mas cu- 
rioso que presenta el mixteco, en este punto, es cuando 
se componen los verbos con algunos adverbios para 
que participen de su significación, como vamos á ver. 

A naiyondidza, cómo, ó en qué manera, se le quita 
i#an t y de las tres silabas restantes, tw? se pone al piia- 



Digitized by VjOOQIC 



EL MUETBCO 61 

cipio del verbo, y didza, entre el verbo y el prancnv- 
bre, ó solo después del verbo, si no hay pronombre; 
v. g., nayokackintUdzcmdOy ¿cómo, ó en qué manera 
dices? nanikumiindidza, jen qué manera se hizo ? £1 
adverbio dzoadaam, solamente, casi desaparece en 
composición, pues dzo se pone antes del verbo, y e*- 
tre el verbo y el pronombre la silaba ha> anteponiendo 
¿esta la ni final; v. g., dzoyonikandi, satamente estoy: 
muchas veces se deja ni, y otras se añade h*o, que 
significa una vez. El adverbio taftahaka, huatatiíaha, 
huaéaka, aun no, se compone con los verbos quitando 
fktha y dejando ta y ka, juntándose generalmente con 
el futuro imperfecto de indicativo, de modo que toó 
huata, se ponga antes del verbo, y lea, entre el verbo 
y el pronombre; v. g., tandUaakaba, aun no ha venido, 
podiendo agregarse hoo, una vea; y por el estilo oteas 
varias combinaciones. 

33. DEFECTivoe.^Hay verbos defectivos,, como 
riño, anda; kasifto, ve andando; chisifta> andad voso- 
tros, el cual no tiene mas modo ni tiempos : ythe, estoy 
puesto, no tiene pretérito : htumndi y kuandesindi, vea- 
go, solo tienen pregante, y así otros, de los cuales, al- 
gunos suplen lo que les falta juntándose con otros 
verbos. 

34. Irregulares.— Loe irregulares son máa en 
mixteco que los regulares, cuya irregularidad se nota - 
en las partícula* de prese«te y pretérito, y en el fu- 
turo imperfecto, pues algunos como irle, estoy en pié, 



Digitized 



by Google 



62 EL M1XTBC0 

y todos sus compuestos; iyo, estoy, y sus compues- 
tos, etc., no reciben yo en el presente: otros reciben 
la partícula ni de pretérito, de diferente modo como 
ifte, ya citado, pues hace nisifte y no ni iñe ; iyo hace 
nisiyo, etc. En el futuro imperfecto es donde general- 
mente son irregulares los verbos mixtéeos, pues no 
siguen la regla de formar ese tiempo del presente sin 
mas que la falta de partícula, sino que por el contra- 
rio, no hay conformidad entre ellos; v. g., ifle hace el 
futuro kuifte; iyo hace koo, etc. 

35. Verbo sustantivo. — Verbo sustantivo no hay 
en esta lengua; pero puede suplirse con el pasivo yo- 
kuvui, ser hecho; así es que yohwuikuyundi, equivale 
á soy diligente; dzananihuvuindo, á tú eres bellaco, ó 
mas bien, tú eras bellaco, conforme á la libertad de 
cambiar un tiempo por otro, que luego veremos (6). 
Y aun sin necesidad del verbo yuhivui, expresan sus 
juicios los mixtéeos callando la cópula por elipsis, co- 
mo si dijéramos "tú perezoso," por M tú eres perezo- 
so," lo cual creo que es lo mas conforme al genio de 
la lengua. 

36. Complemento del verbo. — El acusativo pue- 
de ir sin ningún signo que le distinga, en esta forma: 
yo amo á Juan, yosinimandi Juan, que es amo-yo-Juan; 
tú me amas, yosinimanindondi, amas-tu-yo; como pan, 
yosasindi dzita. 

Sin embargo, el mixteco aun da un paso más para 
distinguir bien la persona que hace de la que recibe 



Digitized 



by Google 



EL MIXTBCO 63 

la acción del verbo, pues tiene la partícula ftaha, que 
casi siempre marca el acusativo, puesta en su lugar; yo 
te amo, yosimanifíahandi, compuesto de yosimanindi r 
yo amo, y de nafta, interpuesta, en donde se ve que la 
persona que hace va después de la que padece, como si 
literalmente dijéramos amo-te-yo. La partícula ftaha 
vale por la primera ó segunda persona, según fuere 
la <jel pronombre que queda, es decir, si éste es de 
primera, aquella es de segunda, y al contrario; pero 
cuando se trata de tercera persona, entonces se ex- 
presa esta anteponiéndole la partícula si ; v. g., yo amo 
á Juan, yosinimaniftahandi si Juan. 

Aun los nombras verbales distinguen la acción con 
la partícula ñafia; pues, por ejemplo, zadzakuaha sig- 
nifica la doctrina que se enseña, y sadzakuahafla doc- 
trina que se enseña á otro. 

37. Modismo del verbo. — La gramática mixteca 
permite usar un tiempo de.- verbo por otro, como el 
presente por futuro, futuro por presente, y pasado 
por presente, como adonde irás, en lugar de adonde 
vas; tú eras ligero, por tú eres ligero, etc. 

38. Adverbios. — En adverbios no me parece es- 
caso, siendo notable que para el negativo no, hay ftaha, 
que ,sirve para acompañar á los tiempos presente y 
pretérito, y á los que de ellos se forman; hua para fu- 
turo, y sus derivados; y huasa para imperativo, de 
modo que hay tres con un significado, cuyo uso varia 
«egun el tiempo ó modo de que se trata. 



Digitized 



by Google 



^4 ELMUBfCCO 

39. Pr£F06ICK)N.— Encuéntrase en mixteeo tai* in- 
determinada la preposición, que algunas de las que 
4»mo tales menciona ék P. Bajea, no son sino adver- 
bio», ó modos adverbiales, como los que equivale a á 
an dia antes, un día despulo, poco mas ó menos, por 
lo cual, eacondidamente, ele. Otras no son sino nom- 
bres sustantivos con los cuales se suplen las prepoet- 
eioaes^ á saber: mm, roeros ó cara, vale.por en, jpnfco, 
(apud) ante, ó delante, contra y sobre: m&i, espalda, 
-equivale á tras ó detras: tni&i, en el corazón, quiere 
.decir entre: chisi, barrica, se toma por debajo (subter), 
j por delante (pr«). 

Las que parecen mejor determinadas son : 

dzuhua, hacia. 

néedzavua, hasta. 

saha, para ó por 

dzavuatnaha, según. 

dodzo, kodzo, sobre. 

naho, entre. 

sihi, con. 

Las preposiciones y adverbios van generalmente 
«delante del nombre ó verbo; pero no falta preposición 
«orno dzuhua, hacia, que vaya después. 

40. Conjunción. — Respecto alas conjunciones di - 
oe el P. Reyes : " Las que se usan son dehe, sihi, twku, 
" todas quieren decir y." Pudiera entenderse de esta 
explicación, que no hay sino estas tres conjunciones, 



Digitized 



by Google 



KL MIZrRCO $£ 

por lo que advierto no ser así, pues se encuentran otras 
ranas de las que llevan ese nombre en todas las len« 
gaas, como adzi, ó; dzoko, empero: tana, si, etc. Las 
conjunciones dehe y siki, se ponen entre los dos nonr 
bres, cuja unión indican; v. g., vengan Pedro y Juan* 
nakesi Pedro sihi 6 dehe Juan ; pero la conjunción tuku, 
se pospone nakesi Pedro, Juan tuku. \ 

41. Partículas expletivas y de encarecimien- 
to. — Hay dos partículas que pueden considerarse 
como expletivas, pues según Reyes, "no sirven mas 
"de adornar á la oración," y son tú, kh. 

Hay otra partícula, que es du, la cual, dice el mismo 
autor, " por sí no significa nada, y acompañada es como 
" mas encarecimiento de la parte de la oración con que 
44 se junta;" v. g., con niñu noche, tendremos niñundu 
que viene á significar " toda la noche." 

42. Dialectos. — Según el autor que sigo había 
muchos dialectos del mixteco ; oigámosle : " Hoy dia 
" se ve que no solamente entre pueblos diversos se 
" usan diferentes modos de hablar; pero en un mismo 
" pueblo se habla en un barrio de una manera y en 
" otro de otra, siendo la lengua mixteca toda una. Pero 
" hablando sin agravio de los demás pueblos de la mix- 
" teca, que merecen mucha loa y ternán otras cosas 

^ " particulares que notar en ellos, del de Tepuzculula 
" podemos decir que es el que mas ha conservado la 
" entereza de la lengua, y que con menos mezcla de. 
" otras se halla el dia de hoy." Y en otros lugares 



Digitized 



by Google 



66 BL ürXTECO 

agreda: "Todos (los dialectos) fce reducen á las dbs 
"lenguas principales, que son ks dé Tépuzcuhila y 
"Yanhuitlan, éomo raíces de las demás, aunque lado 
"Tepuzculula es mas universal y clara y que mejor se 

u entiende en toda la Mixtees y el que entendiere 

" bieh la-lengua de Tepuzculuia la puede hablar en to* 
" das las partes de la Mikteda, coh seguridad dé qué 
€i será entendido de los naturales." 

Esto supuesto, me he contraído en las noticias hasta 
aquí dadas al tepuzculano ; pero ahora explicaré las di- 
ferencias mas notables de los dialectos secundarios. 

El de Yanhuitlan cambia generalmente la pronún- 
éiación de la sílaba ta en cha, como por ita, yerba, icha; 
y aun la ¿, en otros casos, se Vuelve también ck, como 
por tnifto, tequio ; chiflo. 

El pronombre personal duhu, yo, es en YánguitlaH 
juhu, aunque se inclinan mas bien los naturales á pro- 
nunciar Ihj como ch, és decir chuhu : las^mujeres atm 
usan otro pronombre después del Verbo que no es ni 
di ni juhu; sino de: pót el pronombre dohó se usa choho, 
y en cuanto al ta de la tercera persona cambia en 
cha, conforme á la diferencia de pronunciación yá ob- 
servada. 

El signo dé posesión es mas perspicuo que en Te- 
puzculuia, pues sé usa la partícula ko, antepuesta, para 
la primera persona, y si para la segunda y tercera; 
v. g., mi padre Jcotaanchu ; tu padre sitaancho ; su pa- 
dre sitaancha 



Digitized by VjOOQIC 



EL MUffBCO #7 

EncuéatrtiilBe también algunas diferencias en la 
forma de varios vocablos coma yosidpindi, dormir, por 
pbídzindi; iyokadzindi, estar quedo, por iyodzadzin- 
& La partícula negativa üaka de Tepuzculula es eq 
Janhuitlan tu. 

Los mixtéeos de Cuixtlahuac usan el dialecto de 
Yanhuitlajn; pero con algunas diferencias, como, por 
ejemplo, en lugar de yutna, mañana, dicen yucha. 

Desde Tl^chiaco & Chiutla y otros pueblos, la pro- 
nunciación es dificultosa y muy diferente á la de Te- 
puzculula: en este lugar di<?en yosasindi, comer, y en 
Tlachiaco yog^ajhindj^ cambiando también generala 
mente la sílaba dza en sa, y por el estilo otras dife- 
rencias; aunque según el P. Reyes, " tienen algunos 
" modos de hablar exquisitos y cortesanos que: exce- 
11 den á otros pueblos, por haber tenido principales 
" de calificados ingenios que han ilustrado mas su 



En los pronombres suelen decir yo por do % ^un para 
kfHi mera, persona 4el plural 

Eu la Mixtwa b^Jft qsan el pronombre yuhu para la 
• Jrimerar parpóla, y ; ^ parala segundar. \ 

En la Mixteca alta nótense varias diferencias en la 
forma de las palabras, cambiando generalmente la a 
en e, como por yotaandi, yo escribo, yoteendi. 

En la costa convierten én cha chi las sílabas saysi y 
y las cha 6 chi de Tfepuzculula en tá 6 ti: la segunda 
persona dej prohombre es él gu de la Mixteca baja. 



Digitized 



by Google 



$8 C1« M1XTK00 

El dialecto de Cuilapa tiene mueho del de Yanhui- 
tlan y del de la Mixteca baja. 

En Mictlantongo es el único lugar donde usan la £ 
como se ve, por ejemplo, en la primera persona del 
pronombre personal que es luhu; la segunda es Joohe 
y la tercera dzai. 

En Tamazulapa se usa gu para la segunda persona 
del pronombre. 

En Xaltepec y Nuchistlan siguen el dialecto de 
Yanhuitlan generalmente; pero en Xaltepec muchas 
de sus voces difieren de las de los otros dialectos, y 
como en la Mixteca baja, cambian la a en e. 

43. Comparación de nombres de parentesco. — 
Presentaré una lista de algunos nombres de parentes- 
co en Tepuzculano, según el P. Reyes y el diccionario, 
comparados con los correspondientes del Mixteco alto 
y bajo, conforme al Manual de párrocos impreso en 
Puebla: podrá notarse, entre otras cosas, que el mix- 
teco alto es el que usa las consonantes dobles, comu- 
nicando así al lenguaje una pronunciación áspera, aná- 
loga á la naturaleza de sus montanas. ¡Cuan cierta es 
la analogía del lenguaje con el clima y el terreno, as( 
como con las costumbres de los pueblos! 





TepraeaJaao. 


Mixto» bajo. 


MixUooal 


Padre, 


dzutu. 


yaca. 


yua. 


Madre, 


dithe. 


xidiki. 


xi dxihi. 


Abuelo, 


tyóo»jo& 


*«*: ; • 


xH. 


Abuela, 


iitna 6titnan4i. 


zuna. 


zitnm. 


Hijo, 


dzaya ffee 6 dzapa ifeendi. 


d&e h$. 


diakya ti. 



Digitized 



by Google 



«L MXfRCO 



6* 



Tepuralano. Müxttootatfo. Mixtéco tito. 

Hija, * dztya dzcke 6 diaga dzskendi. ddU diki. dzmky* diiki. 

Nieto, dzaya ñani 6 ñanindi. dekefiani. dzakf imt. 

Hermano, ñani. ñani. SU*». 

Hermana; kuhua. kukm. Jcnha. 

TÍO, dxit*. dito. dxitú. 

Tía, dzi 6 dzúhindi. didi. dzidzi. 

Sobrino, dzcui. d*zi. dzmzin. 

En estos ejemplos encontraremos que los nombres 
tepuzculanos que llevan la terminación ndi y se pare- 
cen mas á los de los otros dos dialectos, si considera- 
mos que esa terminación no es de los nombres, sino el 
pronombre personal significando como posesivo, así 
es que, por ejemplo, sij significa abuelo y sijndi mi 
abuelo : de este último modo es como se usan comun- 
mente los nombreB de parentesco. 

44. Ejemplo de la oración del padre nuestro. — 
Con la análisis del Padre nuestro en Tepuzculano 
concluiré la descripción del mixteco. 



Dzutundoo 
Padre nuestro 



yúdzihani 
(que) está V. 



anéevui 
(en el) cielo 



nakafatiwhijwab&ndoo 
alabemos 



sananini na* 

(el) nombre de V. ven- 



áis* 



santoniisini 
(el) reino de V. 



nakuvui 
sea hecho 



ftuuflaye- 
(en el) mun- 



tna tnini 

do (la) voluntad de V, 



cfeavuatnaha 
así como 



yoku- 
es he- 



Digitized 



by Google 



ÍO 



EL ftTXTEOO 



vui andevui. Dzitandoo yutnaa yutnaa 
cha (en el) cielo. (El) pan nuestro (de) cada día 



tasinisindo 
darás umoho 

chisindoo 
oado de nosotros 

suhani 
(al) deudor 

vuiñahani 
deje V. 

tavuiñahani 
líbrenos V. 



huitno 
hoy . 

dzavuatnaha 
así como 

sindoo 
de nosotros 



dzaandonx 
perdone V. 



kua-> 

(el) per 



yodzandoondoo 
perdonamos 



huasa 



no 



nukuitandodzondoo 
caeremos (eaer) 

safiahuahq. Vzavw 
de mal. , Así 



hi- 
ño* 

fcuachi 

(en) pegado 

naJcuvui, 
sea hecho. 



45. Análisis. — Dzutundoo: compuesto de rfzutú, 
padre, y ndoo, pronombre personal, afijo dé la primera 
persona del plural, usado aquí como posesivo según 
la forma de la lengua. 

Yodzikani: el diccionario trae varias traducciones 
del verbo estar, según sus diversas áceptefcroes, y de 
ellas la que conviene á yodzikani es la que se usa en 
la frase "estar Dios lejos del pecador," en la cual la 
palabra correspondiente á estar, es yodzikasto: la ter- 
minación sto, que se ve en ella, no la encuentro expli- 
cada ejx la gramática; pero\sí la ni del Pater, qu& es, 
según dije en su lugar, el pronombre afijt* reverencial 



Digitized 



by Google 



«L MUTJCCO 71 

de la segunda persona del singular, en español uyted: 
yo, sabemos que m^rca el presente de indicativo. El 
relativo que debía ir antes del verbo; pera no se en- 
<W$nt*a> t&gw parece, porqi*s el mixtew calece de 
él no recordando por lo menos que se explique en h 
gramática. 

Andevui: austaptivo en ablativo, sin ningún signo 
ni pa^bra que iu4iq*e el caao. 

Nakakunahihuahandoo: primera perapn^ del plural 
de impera&vq del v^rb? yoJ^ikunahihuahandi y alabar, 
come Iq \ifcdk»» l* pí»rtí0ul* m y -el-afijo ndoa. 

$4nm¿Pi: wtomv sigmífcffc nwa)>ire, y ni, e* Ql pro^ 
nombre Mijo cjqaiyalwte bmte¿> e#plio$do yn, *ignifk 
cando aquí como posesivo. 

N<*fci$i~ enfee lo» ejemplos de palabras sinónimas 
^^;^^f^ K y^ v$i>g&, huWandq en general <S4 caw 
ajsw^y yfád&iwti, v«ngft á la $a¿* ó pueblq propip; 
p^ro^ajte^s^iíyptr^d^ft verbos, que significan tfei 
flárvy Ho«e i|f$# p^^eQ eLprefieptg, los muíales spa 
¿iAe^i9^^¿:y Atí9m^«!4^í^<^, . t^aiejftdiO ; QÍart^^ y determina 
dbs,aMpcmeg. . JM primerb dfi esos cuateo verbos 
tieitó »a&w»; fcfarctero peraw*; de impe^ivo* p4*rque 
aunque le; falta el afijo, $*> le necesite cuando se s*r 
presa la persona, ó se conoce por el* contexto, dé. la 
oración: en el; presante caso la, palabra siguranlein- 
diíja que se¡ tqaéaJd^ tercera pejrawa»^ . 

Skmteni&mü susta«t¡Koco*veUfijci ¿nVreverejiGiali 
ya eípüoadb. , ¡ •*:._: ••, \ • ■; !•■*■■' *••« 



Digitized 



by Google 



72 . Í5L MIXTBCÜ 

* Nakumi: tercera persona del singular de impera- 
tivo del verbo pasivo yofcuvui, ser hecho. 

Ñuufíayevui: sustantivo. : 

Inini: la terminación ni es el afijo reverencial, qué 
ya conocemos. 

Dzavuatnaha: adverbio. 
1 Yokuvui: tercera persona del singular de presente 
de indicativo del verbo pasivo yakuvuiHdi, ser hecho. 
1 Andevut: explicado antes. 
r Dzitandoot de dzita, pan, yndoo, nuestro. 

Yutnaa yutnaaryutnaa significa mañana; pero re- 
petida quiere decir cada dia; según el diccionario, es 
decir, todos ios dias, cuya idea se expresa repitiendo 
la palabra. 

Tasinisindo: segunda persona de singular del fu- 
turo imperfecto de indicativo del verbo yotasindi, dar, 
indicado el tiempo por la falta de partícula, y la per* 
sona por el afija ndo, que parece debía ser el reve- 
tencial ni: la repetición de sin (con una i eufónica) 
es una de las formas que indican frecuencia ó repe- 
tición, y que he traducido por mucho. Este vjerbo es 
uno de los que varían según es primera, segunda ó 
tercera la persona que ejecuta y recibe la acción del 
*erbo. ■ 

Hui t no: no tiene nada que observar! 

Dzandooni: segunda persona del imperativo, pue* 
aunque lleva el afijo ni, veremos demostrado mas ade- 
lante en la palabra kivuinahani, que puede usarle. 



Digitized 



by Google 



*l nnmod *S 

Kuachúnndo* : kuachi, rigorfica pecado; «, es la par- 
tícula posesiva que el diccionario traduce por «fe; ndoo, 
el pronombre afijo nosotros. 

Dzavuatnaha: adverbio. 

Yodzandoondoo: primera persoga del plural de pre- 
sente de indicativo, marcada con la partícula yo y el 
afijo ndoo: ya vimos antes este verbo. 

Suhani: esta palabra es la que parece corresponder 
á deudor, enemigo, ú otra semejante; pero no la en- 
cuentro en el diccionario, por lo cual no me es posi- 
ble rectificarla, y por eso no la junto con la siguiente, 
como creo que debe estar, aunque en el ejemplo que 
tengo á la vista se vea separada. 

Sindoo: compuesto de la partícula posesiva si, y el 
afijo de la tercera persona del plural 

Huasa: negación correspondiente á imperativo. 

Kivuifíahani: segunda persona del verbo yokevuin- 
di, dejar, ó mejor desamparar: la falta de partícula 
indica que es imperativo, así como el adverbio ante- 
rior, y esta es la prueba de que se puede usar afijo 
con imperativo. La partícula intercalar fiaha, es la 
que indica acusativo, estando aquí en lugar de nos. 

Nukuitandodzondoo : futuro irregular de yosata- 
vuindodzo, en primera persona de plural, supliendo al 
infinitivo caer. 

Kuaehi: sustantivo en ablativo, sin ningún signo 
que indique el caso. 

Tavuiñahani: imperativo, segunda persona de yo- 



Digitized 



by Google 



74 wLwvmoo 

twmwti, librar de un, peligra; ni, es el afijo reveren- 
cial, j ñafra, la partícula dé acw&tivo ea logar de nm 
Sañahuaha: nombre ea aUsfera* «in nada que útr 
dique lo correspondiente á niueatra prépofticion ífo, 

Nahwui; qmedi explicada ant#&; 



. r # nj>»i»iin, * 



Digitized 



by Google 



NOTAS 



(1) Por hallarse en el silabario mixteco, que se ve al 
principio del catecismo de este idioma, las letras g 9 r, 7, 
observaré aquí : que en el idioma puro de los antiguos mix- 
téeos jamas se usó la r, como se prueba con. las siguientes 
palabras del P. Reyes: "En Texupa usan de la r, sin que 
"se halle en otra parte de la Mixteca, y allí afirman los 
"naturales antiguos ser introducción nueva en aquel pueblo > 
" que antes que viniesen españoles no se hablaba ansi." 

'Respecto á la g he dicho que solo en un vocablo se en- 
cuentra, y por lo que toca á la l veremos, al hablar de los 
dialectos, que solo se usa en Mictlantongo, todo lo cual es 
conforme al citado autor, al que nos debemos atener, eá 
todo lo que sea conforme á razón, porque trató el idioma 
mixteco en su pureza, según nos lo dá á' entender con las 
palabras siguientes: "Poniendo (en este arte) Tos voca- 
blos y modos de hablar al uso antiguo de Tépuzculula, y 
" como hoy dia hablan los viejos que tienen mas noticia dé 
"la lengua." 



Digitized 



by Google 



76 EL MIXTKCO 

Auq respecto de la A el mismo autor observa: "Solo se 
" puede saber acerca de innumerables vocablos, que por mas 
" claridad se escriben con A antes de vocal, y no por eso se 
" ha de entender que es aspiración, sino que la pronuncia- 
" cion ha de ser de tal suerte que parezca dejar la vocal 
" sola .... por la mesma razón se escribe mejor con A al prin- 
" cipio de parte como huahi, y si se escribiese con v los que 
" no supieren de la lengua, entenderían que se habia de 
*" pronunciar como consonante." J>e esto se infiere, prime- 
ro : Que en muchas palabras mixtecas se usa inútilmente 
la A, ó por v. Segundo : Que la v se pronuncia como A con 
vocal. Esto último lo explico en el texto ; pero lo primero 
no es fácil de remediar, porque no lo es adivinar hoy dónde 
se usa malamente la h, y así prefiero dejarla donde la en- 
cuentro. 

. Aunque dealgunas explicaciones del P. Reyes parece que 
no hay d sola, sino nd, de sus mismos ejemplos resulta que no 
falta aquella, como se ve en los pronombres doho, duhu, y 
demás que se anteponen, solos, ó compuestos (c. 3?): los 
pronombres di> do, y todos los que se posponen, sí se ve 
que al componerse con otras voces (lo que siempre sucede) 
se convierten en ndi, ndo, etc., por lo cual así los llamaré. 

(2) Esto es lo que resulta de los ejemplos que pone Be- 
yes, á los cuales me atengo mejor que á sus explicaciones. 
En estas dice " que hay ciertas partículas ó silábicas ad- 
" jecciones que sirven como de artículos, ó relativos, que 
" sejponen en lugar de pronombres." Que se consideren 
como artículos no es propio, porque el artículo sirve para 
determinar los nombres comunes, y las partículas mixtecas 
van aun con nombres propios. Que se pongan en lugar del 
pronombre, y de consiguiente del nombre, tampoco es exac- 



Digitized 



by Google 



SL M1XXKG0 77 

to, hablando en general, pues si bien vemos de ello ejem- 
plos, como cuando se usa la partícula daku en lugar del 
sustantivo htocki, muchacho, lo general es que las partícu- 
las acompañen el nombra, y no que se pongan en su lugar. 
No deben, pues, confundirse de una manera absoluta oen 
las partes de la oración que conocemos en nuestras lenguas; 
son sui generit; así es que el P. Reyes se expresa con ntarf 
exactitud cuando' dice: "Las maa de las relaciones aquí 
" puestas no tienen dependencia de vocablos, ni eorrespon- 
" dencia á cosa que se les pareeca." Con lo único que acaso 
pudieran compararse dichas partículas, es con ciertas ter- 
minaciones del chifeway de que habla Du Ponceau. (Me- 
moria, pég. 171 y 190*) 

(3) Aunque el P. Reyes pone como modos del verbp 
mixteco el subjuntivo, optativo é infinitivo, no es cierto 
que propiamente haya tales modos, pues para formarlos 
tiene que hacerlo por medio de perífrasis (como veremos 
después), lo cual no es otra cosa sino suplir lo que falta á 
la lengua, y esto es tan cierto, que el mismo escritor con- 
fiesa que "esta lengua es imperfectísima en estos modos 
" optativo y subjuntivo, que casi se vienen á expresar am- 
u bos con esta partícula Urna, que quiere decir si; solamente 
" en el optativo se antepone esta Aa." Respecto al infini- 
tivo, gerundios, etc., se suplen con el futuro, como el mis- 
mo Reyes explica, y de consiguiente ninguno de estos mo- 
dos debe figurar en la conjugación. No cuento entre los 
tiempos el pretérito imperfecto, como lo hace Reyes, por- 
que no le hay sino suplido, como mas adelante veremos. 

(4) A estos llama el P. Reyes neutros pasivos, según pa- 
rece, porque neutros se llaman los que no tienen voz pasi- 
va, y de consiguiente deben llamarse lo mismo los pasivos 



Digitized 



by Google 



78 el mixteco 

q«e parecen de activa. Pera luego se ve cuan distinto es 
eateeer accidentalmente un verbo de voz aótiva^ oomo acon- 
tece en mixteco, que carecer esencialmente de péstva, como 
sucede á los neutros en todas las lenguas: que el verbo 
pasivo mixteco tenga activa propia, tácita 6 suplida, eapo- 
iibie; pero que un neutro tenga pasiva es impásMóf en toda 
lengua. La consecuencia del P. Beyes es, pues, falto, y el 
nombre que da á diohos verbos, impropio. 

(6) Esto es realmente lo que resulta de lo que diee Be- 
yes en eVcap. 6, aunque so explicación es diferente. 

(6) Según el diccionario, yokuvtándi significa ser; pero 
este verbo no es otra cosa sino el pasivo dé yvkidzandi, 
hacer, como varías veces confiesa el P* Reyes, sieqdo cosa 
muy diferente suplir al verbo sustantivo que s^r él misino. 



Digitized 



by Google 



IL MAME Ó UIíaiPAUP. 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQLC 



EL MAME Ó ZAKLOHPAKAP. 



NOTICIAS PRELIMINARES. 

Al hablar Balbi sobre las lenguas de la región de 
Oudtermala, dice: " El Mame ó Pocoraan le-usan los 
** mame^ y podomaites, que parecen no ser mas que 
44 dos tribus de una misma nacicn, la cual formaba un 
44 tístado poderoso en Guatemala. Se extendió por el 
44 distrito de Huehuetenango, en la provincia de este 
" nombre, y por parte de la de Quetzaltenango, así 
" como por el distrito de Soconusco en Cbiapas. En 
" todos estos lugares se hablaba mame ó pocoman, lo 
" mismo que en Amatitlan, Mixco y Petapa, de la pro- 
vincia de Zacatepec ó Guatemala; en Chaichuapa, 
" perteneciente á la de San Salvador; y en Mita, Ja- 
" lapa y Jilotepec, de la de Cbiquimula." 

La circunstancia de hablarse en Soconusco,- perte- 
neciente á México, es la que hace aparecer la lengua 
mame en la presente obra. Sin embargo, debe adver- 



Digitized 



by Google 



82 EL MAM B Ó ZAKLOHPAKAP 

tirse que no se habla en todo el distrito, sino solo en 
Tapachula. 

Por lo que dice Balbi, parece que el mame y el 
pocoman son un mismo idioma ; pero yo no lo creo así ? 
y me lo confirma Juarros, quien, en su Historia de 
Guatemala, al enumerar las lenguas del pais, cita 
aquellas dos como diferentes. 

Respecto á la historia de los mames, resumiré en 
pocas palabras, lo que cuentan el mismo Juarros y 
Torquemada. 

Esa nación habitaba en Soconusco desde tiempos 
muy antiguos sin saberse de dónde habia venido, go- 
bernándose con independencia, hasta que un pode- 
roso ejército de olmecas venido de la parte de México 
los conquistó y redujo ai estado de tributarios. - Quié- 
nes -fueron esos olmecas no es fácil de aclarar; pero 
atendiendo al nombre, parecen ser parte de la nación 
á que atribuye Ixtlixochitl (Historia chichimeca) la 
cpnstruccion de la famosa pirámide de Cholula, y que, 
según la opinión mas acreditada, habitaron aquellos 
paises antes que los toltecas. 

El hecho es que los mames quedaron Sujetos á lá 
servidumbre, y para salir de ella emigraron la mayor 
parte hacia el Sur, buscando tierras libres donde es- 
tablecerse, y llegando según se dice hasta Nicaragua- 

Después de la invasión de los olmecas, los mames 
que aun quedaban en Soconusco, se vieron atacados 
y vencidos por los toltecas, cuyo gefe dio á un her- 



Digitized 



by Google 



EL MAMK ó ZAKLOHPAKAP 83 

mano suyo él señorío de los mames. Es de suponerse 
que este acontecimiento tuvo lugar cuando la disper- 
sión de los primeros, y de que hablo al tratar del me- 
xicano (véase). 

Mas adelante, mames y toltecas tuvieron varías 
guerras con sus confinantes los kichés, hasta que un 
rey de estos, Kikab II, los derrotó completamente, al 
grado de que losmames tuvieron que ocultarse en los 
bosques. 

En fin, Áhuitzotl, octavo rey de México, mandó sus 
ejércitos triunfantes hasta Guatemala, quedando des- 
de* entonces los habitantes de Soconusco dependientes 
y tributarios del imperio. 

Es sabido que Chiapas era de lo mas poblado y ci- 
vilizado en el Nuevo-Mundo, cuyas dos circunstancias 
concurrían en Soconusco, según las noticias que se 
conservan. 

La palabra Xoconochco, de la que hicieron los espa- 
ñoles Soconusco, es mexicana y significa " en donde 
hay tuna agria " pues se compone de xocotl, cosa agria; 
nochtli, tuna; y la posposición co, en. ó en donde. Sin 
embargo, los habitantes de Soconusco han conservado 
el nombre de mames, que no es mexicano, sino de su 
propia lengua, y cuyo significado nos explica el padre 
Reynoso en su Arte, que luego citaré, diciendo: "A 
44 esta lengua llaman Mame, é indios mames á los de 
" esta sierra, porque ordinariamente hablan y respon- 
44 den con esta palabra man, que quiere decir padre, y 



Digitized 



by Google 



86 EL MAME Ó ZAKLOHPAKAP 

6. Riqueza. — No parece escaso el idioma en nú- 
mero de voces, y una de las circunstancias que lo indi- 
can es la abundancia de ciertos verbos, cada uno de 
los cuales expresa conceptos para los que, aun en len- 
guas ricas como el castellano, es preciso usar de auxi- 
liares ó circunloquios: 

Biam, poner nombre. 
Zukum, anudarse las enaguas. 
Paom, partir palos. 
lpa?n, tener paciencia. 
Bizum, tener pena. 
Petin, poner piedras. 
Ixpukpiam, saltar con un pié enco- 
giendo el otro. 
Xiekbem, hacer señas. 
Ixmutzbem i hacer señas con los ojos. . 
Xoon, tirar piedras. 
Bakoh, torcerse la madera. 
Kuke, ponerse el sol. 
Vuia?n, poner precio. 

7. Sinónimos. — Como ejemplos de sinónimos pon- 
dré: 

Bitzan, cantar en general ; oke f cantar las aves. 
Xtalem> amar; ahon, querer. 
Lekon, sombra de árbol; ixneunokx, sombra de 
hombre. 



Digitized 



by Google 



BL MAME Ó ZAIUOHPAjt&P 87 

" Kakzam, tañer en general; züim, tañer chirimía; 
chuñara, tañer trompeta. 

Chovuim, okzamixbcUon, vestirse; kolbam, vestirse 
huípil; atnin, vestirse enaguas. 

Meltzum> volver en general; tzauh, volver de un 
lugar. 

Züin ó zannahe, estar desnudo por pobreza; zo- 
ponhe, estar desnudo por deshonestidad. 

Kubiakon, poner en general; pake, poner boca 
arriba; mutzban, poner boca abajo; chale, po- 
nerse de lado; hoke, ponerse de bruces; chol- 
bam, ponerse en hilera. 

8. Onomatopeyas. — Abundan las onomatopeyas, 
de que daré algunos ejemplos: 



Tililin, 


ruido. 


Tzubp, 


beso. 


Aiam, 


bostezo. 


Tokdkon, 


cacarear. 


Xenahe, 


acezar. 


Xeu, 


aliento. 


Tzup, 


escupitina. 


Vuaimam, 


gritar. 


Xup, 


soplo. 


Zilum, 


zumbar. 


jffululum, 


gruñir. 


Kitzitzim, 


rechinar. 



Digitized by VjOOQIC 



EL II AlfB Ó ZAKLOHPAKAP 



9. Vocss METAri8icAe.-^Hay vooes metafíaiew es- 
tantes para expresar conceptos como los siguientes: 



Naom, 

Kuhzibiü ó kuikuhi, 

Tzaláhbil, 

Naobil, 

Biz, 

Bizum, 

Ixhanaobil, 

Ipibil, 

Nabam, ' 

Yuvuanil, 

Tzakehlze 9 

Ahobil 6 ahbil, 

Bañil, 

Tinikialtih, 

Tiloti, 



acordarse ó pensar. 

ánimo. 

contento. . 

entendimiento. 

imaginación. 

imaginar ó pensar. 

olvido. 

paciencia. 

recordar. 

rudeza. 

tristeza. 

voluntad» 

virtud. 

verdad. 

cosa. 



Y otras por el estilo, aunque no por qsq creo que 
se encuentren todas las que usan las lenguas filosófi- 
cas, como ente, sustancia, accidente, ser, ete^ no faltando 
ejemplos de suplir con una voz material una idea me- 
tafísica; v. g., kih f dia, también significa tiempo. 

10. Genero. t~ No hay géneros, es dscir, signos 
propios para expresarlos, sino que cada nwibre tiene 
forma del todo diferente para distinguir $1 sexo, ó la 
falta de él, habiendo nombres que encierran, á la vez, 
la idea adjetiva; v.g., mama, hombre viejo; ahkimi- 



Digitized 



by Google 



■L ITAIflS 6 SAKLOHPAKikP S9 

heiu, mujer vieja; hty&k, cosa vieja: e#ta forma no ca- 
rece de ejemplo en nombres abstractos y verbas ; wm* 
mail, veyep del hombre; ¿e¿ii/ ó ahkmítcil, vejéis de 
. la mujer; matnaiz, envejecerse el hombre; keiaix ó. 
akkitmkix 9 envejecerse la mujer. 

Hay varios nombres de parentesco* diferentes %&* 
g«m el sexo del que habla; Balok, cufiado, hablando* 
el hombre; hzctm, «cufiado, hablando la mujer; Ixiben % 
hermano ó. hermana de ia mujer; Vuanap, hermano* 
<S henpnana del hombre; TikiaHxil ¿pavui, entenado 6 
entenada del varón; Vualbil, entenado ó entenada 4e 
la mujer, Ikscman, nieto ó nieta del varón ; fiechet^ nieto 
ó nieta de la mujer. 

11. NüMEno.-^Para expresar el número plural 
hay la partícula prepositiva e, cuando ae traia de seres 
animados; vuinak f persona; emiinak, personas, consi- 
derándose coma elegante poepoáer adeudas |a e; kia* 
hol, hijo; ekiafmle, hijos. (2) 

Para los inanimados no hay signo que exprese 
plural, sino que es preciso usar de los numerales d 
de algún adverbio que indique plaralida4 ; ▼• g<* obethy 
piedra, y para decir piedras antepondré el adverbio 
ikoh y que signifipa muchos ó muchas, ihoh abak. 

El adjetivo es invariable: el único caso en que re- 
cibe la partícula de plural es en superlativo; v. g., 
ihielxi, mucho mejor; eiknélxi, mucho mejores; y por 
excepción son plurales koks, pequefiop, plural de chim- 
chim, pequeño ; ymimah, graadesy denim. Pero xÁ aun 



Digitized 



by Google 



90 Bi* MAMS Ó ZAKLOHPAKAP 

en estos casos hay concordancia» porque él sustantivo . 
no forma entonces plural, bastando que el adjetivo le 
indique; v. g*„ con kuái, ñiño, diré koke kual, pequeños 
niño, literalmente. 

12. Caso. — El nombre carece de declinación para 
expresar el caso. 

13. Derivados.— No encuentro signos propios 
para formar aumentativos, diminutivos, comparativos 
ni otros derivados, sino solo adverbios ó adjetivos con! 
que suplirlos; como mm f grande; chinichim^ pequeño 
ó poco; ikna, mejor; ikhi, así como, etc. 

Para el superlativo sí hay terminaciones, y son e¿r¿, 
elxiix, xiix; v. g., de han, bueno ; banéla¿ 9 bonísimo; dé 
ikoh s mucho; ikohelxi, muchísimo ; de ikna, mejora ikr 
nelxi, mucho mejor. (3) 

Para los abstractos se encuentran también termi- 
naciones propias; de kiah, flojo ; kiahü, flojera; de -nim, 
grande ; nimal, grandeza ; de chuuh, loco ; chuhil, locura. 

De verbos ó nombres se derivan otros hombre» que 
indican la persona que ejecuta ó usa lo que el primi~ 
tivo expresa, por medio de la partícula antepuesta ah; 
v. g., de zu, flauta; ahzu, ei que la toca, es decir, el 
flautista; de kuvtán t predicar; ahkuv, predicador; ha- 
biendo algunos nombres que no tienen traducción li- 
teral, como de tzi, boca; afUzi, qué equivale á intér- 
prete» í 

Los verbales que acaban m el yon, de significación 
activa, son poco usados, según Reynoso: 



Digitized 



by Google 



EL, MAME Ó ZAKIiOHPAKAP 91 

Xtalinel, el que ama, de ootalem, amar. 

Okzalon, el que cree. 

Kikilon, el que guarda. 

Vucúizon, ó vuatoñ, el que duerme en la . 

casa para guardarla. 
Vetan f el que anda. 
Ixkuilon, el que se casa. 
Lebon, el que pesca ó pescador* 
Ihxmamon, el que tiene muchos nietos. 
Alón, la mujer que pare. 
Chutizan, la mujer que da de mamar. 

Los verbales sustantivos en il son de mucho uso, 
como los siguientes : 

Xtalhil, el amor, de ztalem, amar. 
Yahil, el trabajo, de yahun, afligir. 
Ahbil r voluntad. 
Nahbil, vivienda. 
Ankibil, duración de la vida. 
Buhbil, la acción de azotar. 
Kaililil, maravilla. 
Kivuilalbily deidad. 

Hay otros verbales de significación pasiva acaba- 
dos en li f na, el; v. g.: 

Ambli, desocupado, de amet. 
Kkztli, acostado, de kutze. 
Okña, entrado, dé aki. 



Digitized 



by Google 



98 BL MAMR O ZAKUmrAKAV 

Chimbina, aporreado, de chinan. 

Xina, ido, de xi. 

Zubet, engañado, de zubum. 

De los mafi sustantivos /adjetivos se derivan ver- 
bos, añadiéndoles las terminaciones an y in, zan, x> ix, 
6 ax. (4) 

Chihüan, tomar carne, ó encarnar de chi- 

hil, carne. 
Pakin, pecar, depah, pecado. 
Bautizan, que no tiene traducción literal, 

de han, bueno. 
JZhenx, enfriarse, de ehen, el frió, 
Mamaix, envejecerse, de mama % viejo. 
Tzilax, que no tiene traducción literal, de 
tz-il, la porquería. 
14. Pronombre personal.-^ Los pronombres per- 
sonales son : 



Ain, 


yo. 


Aia, 


tú. 


Ahu 6 ahi, 


aquel. 


Ao ó aoio, 


nosotros. 


Ae 6 aeie> 


vosotros. 


A&hu 6 aehi, 


aqijellos. 



Aunque el pronombre carece de declinación, los 
siguientes expresan algunos gmwi 

Vuih, á mí, para mí, en mí. 

Tiha, ¿ tí, para tí, en tí. 



Digitized 



by Google 



EL MAME O ZAKLOHPAKAP 



93 



Tihu, 


á aquel, para aquel, en 




aquel. • 


Kiho, 


á nosotros, para nosotros, 




en nosotros. 


Kihae, 


á vosotros, para vosotros, 




en vosotros. 


Kihaehu, 


á aquellos, para aquellos, 




en aquellos. 


Vuxm, 


de mí, por mí. 


Turna, 


por tí. 


Tumhi, 


por aquel. 


K/ttmó, 


por nosotros. 


KMü/ié, / 


p<yr vosotros. 


Rutnku, 


por aquellos. 


Vuib, 


' por mí mismo. 


Tipa, 


por tí mismo. 


Tiphi, 


por aquel mismo. 


Ktbo, 


por nosotros mismos. 


Kibe, 


por vosotros mismos. 


Kibaehu 6 kibhu, 


por aquellos mismos. 



Pero en estos ejemplos, más que inflexiones regu- 
ladas que formen declinación, lo que se descubre es 
la composición del pronombre personal con alguna 
preposición, pues tih ó ti, tum, vum, etc., son preposi- 
ciones como veremos en su lugar, 

15. Posesivo. — De las explicaciones (algo confu- 
sas) que sobre el pronombre hace el P. Reynoso, creo 



Digitized 



by Google 



94 EL MAMR Ó ZAKLOH^AKAr 

que lo que debe entenderse respecto al posesivo es lo 
siguiente : 

Vua, vue, vui, vuo, vu, y na, ne, ni, no, rtu, 
significan mió, raí, ó de mí. 

Tea, tuyo. 

Tehu, tehi, teha, de aquel. 

Ka, ke, ki ó kie, ke, ku, nuestro. 

Ke, ki, kie (pronunciando suavemente), 
vuestro. 

Kehu, kiehu, de aquellos. 

Para el uso de estos varios pronombres se atiende 
á la primera vocal de la palabra con que se juntan, 
pues siempre se usan en composición, haciendo de 
modo que corresponda la del pronombre; y así, si la 
primera vocal del nombre es a, usaré vua, na t ka ; si 
es e, usaré ke, etc.; v. g., con akum, trabajo, diré ka- 
kum, nuestro trabajo; con etlebü, costumbre; ketlebü, 
nuestra costumbre; en cuyos ejemplos se pierde una 
letra por evitar la cacofonía, cosa que en otros casos 
no es necesaria; v. g., con chu, madre, diré nvchu, mi 
madre; con bañil, bondad; nabanil, mi bondad; con 
kuxomal, mocedad; kukuxomal, mi mocedad. 

Se observa también que entre kehu y kiehu, de 
aquellos, se intercalan las palabras con que se juntan, 
y lo mismo entre kie, nuestro; v. g., etlebil, costumbre; 
ki-etlebil-e, nuestra costumbre ; kuxomal, mocedad ; Aí- 
kuxomal-hu, la mocedad de aquellos: creo que igual 
forma se observa con tehu, etc. 



Digitized 



by Google 



RL IfAllR Ó ÍAKLOHPAKAP 95 

16. Demostrativos. ~ Los demostrativos son lu t 
aquel ó ese; lukiehd, esos ó aquellos; aha, ae, ahi, aehi, 
ahu, esto, aquesto. 

17. Verbo sustantivo. — Lt> primero que se ofrece 
al tratar del verbo es la conjugación del sustantivo,, 
que no es otra cosa sino el pronombre personed conju- 
gado. (5) 

Tiene modos indicativo, imperativo y optativo, y los 
tiempos siguientes. En indicativo, presente, aunque 
no posee con propiedad mas que primera persona, pues 
las demás se suplen con el pronombre puro; pretérita 
imperfecto y perfecto; pluscuamperfecto, el cual, si 
v exceptuamos la primera persona de singular, está su- 
plido por el imperfecto ; dos futuros imperfectos y fu- 
turo perfecto. El imperativo no tiene mas que un 
tiempo. El presente de optativo es el pronombre y 
la interjección vuit, ojalá, intercalada, menos la pri- 
mera persona de singular que tiene terminación pro- 
pia; el pretérito perfecto está compuesto del de indi- 
cativo y vuit; el pluscuamperfecto y futuro llevan 
también vuit. Los tiempos repetidos que se ven en 
la conjugación del verbo sustantivo y en la de los ver- 
bos adjetivos, deben contener alguna modificación de 
sentido, unos respecto de otros; pero no siempre me 
es posible conocerla, por falta de explicación en la gra- 
mática que tengo á la vista. Cuando la conozca, haré 
la debida observación. 

Para comprender el mecanismo del verbo sustan- 



Digitized 



by Google 



*96 EL UAMR é %áM.iJOBFAEJkF 

tiv^ podemos considerar como n mz el profnofcíbre 
personal raodifioado por terminaciones, e» las piúna- 
ras personas de singular, partículas intercaladas e*ks 
otras, metaplasuwí, y paírtículas aatepuestee efa el fií- 
tofo de optativo. 

He fequ¿ el verbo por e* tere* seftelancta las^ariícufa» 
modificativas para perfecta claridad. 

INDICATIVO. PRESENTE. 

Ainr4n* 6 ain^inñn, á am^kine^ yo »r, ete. 

Aia. 

Ahu. 

Ao 6 aoio. 

Ae ó aeie. 

Aehu. 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

Ain-tok* yo era, etc. 

A-4ok-a. 

A-tok~hu. 

Ao-tok-o. 

Ae-toh-e. 

Ae-Hok-hu. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Ain-hi, yo fui, etc. 

A-hi-aa. 

A-hi-hu.- 



Digitized 



by Google 



EL MAME Ó ZAKLOHPAKAP 97 

Ao-hi-io. 
Ae-hi-4e. 
Ae-hi-hu; 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Ain-tokem, yo había sido, etc. 

A-tok-a. ' , 

A-tok-hu. 

Ao-tok-o. 

Ae-tok-e. 

Ae-tok-hu. 

FUTURO IMPERFECTO. 

In-abenelem, yo seré, etc. 

A-benel-a. 

A-benel-Jiu. 

O-abenel-o. 

E-abenel-e. 

E-abenel-hu. 

De otro modo, y acaso con alguna modificación en 
el significado : 

Ain— loiem. 

A-lo-*ia. 

A-lo-hu. 

Ao—lo—io. 

Ae-Ío-ie. 

Ae-lo—hu. 






98 EL MAME Ó ZAfcLOHPAKAP 

FUTURO PERFECTO. 

Ain-lohi, yo habré sido, etc. „ 

A-4ohi-ia. 
A-lo-hu. 
Ao-lohi-jo. 
• Ae-lohi-ie. 
Ae-lo-hu. 

IMPERATIVO. 

A-u-ia, se tú, etc. 

A-u-hu. 

A-uk-oio. 

A-uk-eie. 

A-uk-ehu. 

OPTATIVO. PRESENTE. 

Ain-vuit-em, ojalá que yo sea, etc. 

A-vuit-a. 

A-vuit-hu. 

Aó-writ^o. 

Ae-vuit-e. 

Ae-vuit-hu. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Ain-vuit-hiem, ojalá que yo haya sido, etc. 

A-vuit-hi-iá. 

A-vuit-hi-hu¿ 

Ao-vuit-hi-io. 



Digitized by VjOOQLC 



EL lf AMR 6 8AKL0»AKAP 99 

Ae-vuit—hi-ie. ■ 

Ae-vuit-hi-hu. 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Ain-vuitrrtokhiem, ojalá que yo hubiera 6 

hubiese sido» etc. - 
A-vuit—tokhv-ia. 
A-vuit-tokfá-hu: 
Ao-vuit-tokhi-io. 

" . - i 

Ae~-vuit-tokhi-4e. * v 
Ae-vuiú—úokhi—hu. 

FUTJJRO. 

Kar4n-vuit-en y ojalá que yo fuere, etc. 

Kctr^vuit-a; i ( 

Ka-vuiú-hu. :.'-,.. 

Ka-ao-vuit-o. 

Ka-ae-vuit-e. f 

Ka-ae-vuit-hu. 

18. Verbos adjetivos. — Los verbos adjetivos son 
de varias terminaciones : an, en, in> on,'un, it;ban 9 zan, 
et, lan, he f ix, *#r, $h; pefQ todos $e conjugal) de una 
misma manera, siendo lacanjugacion sumamente com- 
plicada, como se ve del siguiente^j^jtpplo y su /corres- 
pondiente explicación. . ; 

19. Ejemplo de conjugación. 

INDICATIVO. PRESENTA - 

Ain—tzum-chim—xtálem, yo amo,- etc. - 
Tzum—xtcUem-a. 



Digitized 



by Google 



t0O 3I.4MM* <VZ4HU»BAKAI' 

Tzwm—xtalem-hu. \ '■ 

Tzum-ko-xúalem-o. ' .* 

Tzum^heri$tcUem-&. 
Tzum-€hf-xtaf#m-Jtys . ,■ 

■ • r 

PRETÉRITO IMPÉRfrltoto: 

Tzum-tok-chi?n-xúalem 9 yo am&ba, etc. 

Tzum-tok-xtalem—a. 

Tzu?n-tok-~xtalem-hu. 

Tzum-tok-Jco-xtalem-o. 

Tzum-tok-^he-xtátem-e. 

Tzwn-úok-che-xtáteni-húi 

1. PRETÉRITO PERFECTO.. 

Ini-xtcUim, yo amé, etc. .* - x 

Ui-xtalim-a. - V 

Ui—xtatym—hu. - -■ \ 

Oi-xtalim-o. 

Ei-txtafan^e. : ,,-.." / \l 

]$i-<xtalim-hu. v ■ t . ^ . ., .. .• ,; - ; ; ,;< .,,- * r , 

' U)ii-*xttite i yo Ib &mé, : 'etc. " " . ¡. f 

Uti—xtali-a. .■■;.-. : '* 

Uti-xtali-hu. l l v 

Uki—xtáli-o¿* i . ; . -: 

UkÍ-XtQM-fr< .•; i, # • ' ^.- / .-.-■•. 

Uki-xtali—hu. \-> T .- , »";" 



Digitized 



by Google 



fáUMAUlb «LÍL5Hl»*&At> AÜl 

3. OTRO CUYO 8IGNIFICADa^R$Cfl£ES DREJEMPO ' 

MAS ANTERIOR. 

Ma chim-zthñrn 9 yhyá atíi¡£, etc. 

Ma xtalim-a. ,lJ r íu ( '. - » 

Jbfo xtalim-hu. - v 

Ma ko-xtalim-o. •" "' ' v 

itfa che-xtalim-e. - v "- ''' 

üfiz che-xtalim-hu. ~ : " ; L 

4. OTRO QUE TIENE EL SIGNIFICADO DEL ANTERIOR 

jlfiz ni-xtale, yo ya le amé, etc. " ' 

-Ma ti-xtali-a. " 

Ma ti-xtali-hu. . ■- 
üía M-xtali-o. 

Ma ki-xtali-e. ^ 

Ma ki-xtali-hu. ;> " 

6. OTRO CON EL MISMO SIGNIFICADO DEL ÚLTIMO. 

.L)í) ( ". : , d; J- : .:■'} </{ ,. ' ' '■ -' -t - ~ • "¿ 

ilía uni-xtale. 

ilfiz uti-xtali-a, etc. vl . ..* — 

PBBTEEITO PLüSCüA^Ett^Cfb. " 

Ixtok chim-xtalim, después que yo babi& 

amado, etc. 
Ixtok xtalim-¿ü. T "-"' ' ! 

Ixtok)xtdlimHÍik*'zA v. t ,. < * >v ■-. - - ..'.*. 
Ixtok ko-xtalim-o. r - - — 



Digitized 



by Google 



102 KL MAM K Ó AAKL0HPAKAP 

lxtok che-xúalim-e. 
Ixtok che-~xtalim-hu. 

FUTURO IMPERFECTO. 

Uhi-xtalibeúz, yo amaré, etc. . 

Ti-xtalibeúz-a. .. : \ 

Ti-xúalibetz-hu. 

Ki-xtalibetz-o. 

Ki-xtalibetz-e. 

Ki-xtalibetz-hu. 

OTRO FÜTUROu 

Ain chim-xtalem. 

Aia xtalem. - . * 

Ahu xtalem. 

Ao ko-xtalem. 

Ae che-xtalem. 

Ae che-xtalem. 

FUTURO QUE INDICA OBLIGACIÓN 6 DEBER. 

Tzok-ni-xtale, yo tendré de amar, etc. 

Tzok-ti-xtali-a. 

Tzok-ti-xtali-hu. 

Tzok-ki-xtali-o. , , r 

Tzok-ki-xtali-e. t ' 

Tzok-ki-xtali-hu. 

FUTURO PERFECTO» , * *\ 

Ain-lo-in xtalem, yo habré «Hilado, etc. 
A-lo-ia u-xtalem. 



Digitized 



by Google 



Kh MAMK Ó ZAKLOHPAKAP 103 

A-lo-hu o-xtalem. 
Ao-h-io o-xtalem. 
Ae-lo-ie e-xtalem. 
Ae-lo-hu e-xtakm. 

IMPERATIVO. 

Ixtalin-o-ia, ama tú, etc. 

Ixtalin~o-hu. 

Ko-ixtalin-o. 

Ixtalin-ke-ie. 

Ixtalin-ke-hu. 

optativo* presente. 

ÁÍ7t^uifakim-xfaie?n, ojíala que yo 

ame, etc. 
Ahvuitt-a xtakm. 
A-rvu4¿-ku oct&lem'. 
Aoi-vuii~o ko^xtalem. 
Ae-wuit-e ehe-xtátem. 
A&-vuifi-hu cke-*xtalem., 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

bwuit^Mrif-xtaleTn, ojalá que yo hubiera 

ó hubiese amador etc. 
Ix^vuiú-x^tkm-a. 
Ix-wífr-opfáfám*-ku. 

ItrWÍb-k<^xtokmH>~ - < 

Ix-vuit—che-xtalem-e. 



Digitized 



by Google 



104 EL MAME Ó ZAKLOHPAKAP 

" OTRO. 

Ix-vuit-ni-xtali. 

Ix-vuit-ti-xtali-a. 

Ix-vuit-ti-xtali-hu. 

Ix-vuit-ki-xtali-o. 

Ix-vuit-ki-xtali-e. 

Ix-vuit-M-xtali-hu. 

INFINITIVO. 

Xtalem, amar. 

Se puede tener por participio de este verbo al ver- 
bal terminado en el; xtalinel, el que ama. 

20. Explicación del verbo. — Tomando como 
punto de comparación el infinitivo, pueden hacerse 
las siguientes explicaciones acerca del verbo. 

La primera persona de singular del presente de in- 
dicativo se forma por medio del pronombre personal 
ain y las partículas tzum y chim; las demás personas 
con solo tzum y los afijos ó pronombres personales 
abreviados a, hu, etc., llevando ademas las dos últi- 
mas personas del plural la partícula che, y la primera 
persona del mismo número ko y la cual parece ser el 
pronombre posesivo, usado como prefijo. La primera 
persona del singular de presente de indicativo puede 
también formarse anteponiendo tzum y el posesivo, y 
esta forma indica que se expresa el complemento del 
verbo, mientras que del modo que se ve en el ejem- 
plo queda tácito. 

El pretérito imperfecto lleva las partículas tzum y 



Digitized 



by Google 



EL MAMB Ó ZAKLORPAKAP 105 

tok en todas las personas; ko> che, che en las de plural; 
y los afijos, menos en la primera persona de singular, 
que en cambio lleva chim: la falta de afijo se nota en 
todas las primeras personas de singular, por lo cual 
no me cansaré en repetir esta observación. 

El pretérito perfecto primero lleva las partículas 
prepositivas ini 9 ui, etc., algunas de las cuales parecen 
ser el pronombre personal abreviado, y los afijos: la e 
del infinitivo cambia en i. 

El segundo perfecto, ademas de los afijos, tiene 
las partículas uni, uti, etc., compuestas de la letra u, 
y, según parece, los posesivos w, ti, ki: la primera 
persona dé singular pierde la m final respecto al infi- 
nitivo, y las otras respecto al primer pretérito per- 
fecto. 

La formación de los otros dos perfectos (tercero y 
cuarto) se comprende fácilmente con lo que va expli- 
cado; pero obsérvese ademas la concurrencia de ma, 
que no es un signo, sino la conjunción ya. Con esta 
misma conjunción, agregada al segundo perfecto, se 
forma el quinto, que, por lo tanto, es mas bien un su- 
pletorio, pues no tiene signos propios que le distin- 
gan. (6) 

El pluscuamperfecto es igual al tercer pretérito 
perfecto poniendo en lugar de ma los adverbios ixtok 
6 maitok. 

En el futuro imperfecto primero, lo mas notable es 
la terminación ibetz en lugar de la em del infinitivo. 



Digitized 



by Google 



106 EL MAME Ó 2AKLO0PAKAP 

El otro futuro ge forma de las partículas chim* fa^ 
che y el pronombre personal. 

El futuro que indica obligación es igual al cuarto 
pretérito perfecto, puesta la partícula tzok en lugar 
del adverbio ó conjunción ma. 

En el futuro perfecto parece Concurrir el abundo 
imperfecto del verbo sustantivo. 

El imperativo, ademas de los otros signos que se 
ven en el ejemplo, tiene su terminación particular ¿t» 
y una i antepuesta. 

El presente de optativo tiene notable analogía coa 
el del verba sustantiva, figurando en él, así como en 
los pluscuamperfectos, la interjección wát % ojalá. 

El subjuntivo, según creo, ea el optativo sin vuit. 

El infinitivo tiene la misma terminación que el prén- 
sente de indicativo; pero ningún otro signo. 

21. Vebbo pasivo. — El verbo ó voz pasiva se for- 
ma cambiando la terminación de la activa; v. g. : 

Tzum chira xtalemhetz, yo soy amado. 
Tzum xtalinhetz-a, tú eres amado. 
Xtalimin-tok, yo era amado. 
U-xtaleh-ia, tú fuiste amado. 
Tu xtalbah, yo seré amado. 

Por lo demás el mecanismo de la voz pasiva es igual 
al de la activa. 

22: Óteos vebbos. — Añadiendo al verbo activo ó 
neutro la terminación zam, ó bam f se forman verbos 



Digitized 



by Google 



EL MAMB 6 ZAKLOHJP¿KAP 10J 

compulsivos ó reflexivps^detrt^wíi, ootn€¡x>vuat¿zam, dar 
de comerá otro; de ?w%w, recordar, ft#0W¿saw, hace* re- 
cordar á otro; de wpti^ Gn&rmzt-iaptámfo, hacerse en- 
fermo; de mün* estar,desnud<>, ^7&^.despttda«eTde 
khím 9 bañarse, ichimzmx kS ichim¿t&k\ bañará otro, éte: 

Ademas hay, según Reynoso, verbos impersonales, 
deponentes y defectivds, y en otro lugar observa quei 
"Estos naturales usan mucho de estas. dos dicciones 
"xi y tzáh pospuestas al verbo: papa- hablar de accio- 
" nes afuera, de llevar, enviar ó mirar lejos usan del 
u zi; y del tzah para nosotros ódkácia nosotros; v: gj 
" akonxi) llévalo á dar, dalo llevándolo ; akimizak, dalo 
"á mí ó hacia mi; ilonzi, mira hacia fuera, esto : e¿; 
"cosa distante de la vista, etc;; ilontzah y mira. acá ó 
" hacia donde yo estoy. Be inodó que si k acción 
"es hacia nosotros, usamos del tzah, y si es á otro ó 
" parte distente* usaremos- siempre del ¿»." 

23. Conjugación de los verbales^ " De muchos 
" verbos aetivos, neutros y deponentes, dice el mismq 
"autor, se derivan y salen otros verbos (nombres, vér- 
" bales) acabados enJi; de-harnen, arrastrar; ko%di\ 
" arrastrado ; de tzumm 1 coger 6 prender ; tzuizli, prese 
" ó cogido . /* . de tzubum, eftg*8fu?; fttbli, eagfefíado. Y 
" otros muchos, los cuales se conjugan con tzumj chim 
"en el presente de indicativo pasivo..»; Y estóg ver- 
"bos (verbales) en li no tie^etímas.da estos doétiem- 
" pos pasivos .... Sácanse dos que dabiaft terminar en 
" li y acaban en chi, que son lokchi, de lokoty, comprar, 



Digitized 



by Google 



IOS BL STAlnS Ó 25AKLOHPAKAP 

«láhehi, desterrado; de í&hon, [ahuyentar y destarrar. 
"Qtro h&y en #&¿, que es (te ¿&m> itiitw; &m¿^ visto 
*- 4 ió mirada Y no hallo más, loa <^raks se c©njagau 
44 como las pasados . , . , De estos dichos verbos se de¿ 
«* man otros (Turbales) acabador efc i¿,qftte tienen ú 
\ romance y. sentido pasivo, y -se forma» ¿moa kwr'-pa- 
V «ados . . . / de kanmi, komet; de puhwt s jmkst; de<ft*+ 
**bum, zübet*..." '- 

* Desde iuego se ve que los que Reyposp llama ver- 
bos no son sinos los adjetivos verbales / que «sptiqué 
fin el pérarafo 13, y lo- que realmente resulta es que 
esoB yerbales se conjugan adaptando! e<£ las partículas 
$el verbo; v* g.: . ¡' 

Tzum ckimzubefc yo, soy engañado. : 

Tzum zubet ict»> tú eres, etc*. 

Tzum xubet hu, aquel «s, etc* 
De modo qué por spr su sentido pasivo, súplese cpn 
esta forma et verbo sustantivo* la cópiüa de la& pro- 
posiciones. 7 

-■ También de otto modo se donjuga/él- adjetivo; ver- 
bal, segun otros ejemplos que trae Rey naso, combo el 
siguiente de nahli, acostumbrado. 

NétJcli~fo4n, yo soy «dDstutntortid6,.ete. ' 

NakH-hu. ■;'■'* • *'•' • " 

NakM*+k~o,'6>ttfiklp+h+e. 
; Nakli-ki-eie. 

Nakii-ki~eku. - 



Digitized 



by Google 



BI> MAME Ó Z4&L0HPAKAP tfft 

Tenemos, pues, ejemplos de conjugación de los ad- 
jetivos verbales pasivos terminados en li y.et; piro es 
de advertir que también los en na se conjugan, d§ lo 
cual resulta que todos, pues, según vimos en su lugar, 
solo los hay con una d$ esas tres terminaciones. 

En fin, mencionaré otra forma de la lengua marae, 
de que nos dio idea el wnixtecQ, y consiste en que los_ 
verbales sustantivos en il, según su terminación, ex- 
presan tiempo présente ó pasado: ti significa presente,, 
y agregando betnóen, pagado; v. g., kimil, muerte pre- 
sente; kimilen % muerde pasada. 4 

24. Adverbios y partícula. — Hay adverbios d$ 
todas clases y significados: interrogando se suelen, 
juntar dos, y algunos negativos, se reúnen qon verbo. 
Hay una partícula lo que concurre en toda locución 
dudosa. 

25. Preposición. — Las preposiciones que encuen- 
tro correspondientes á las del castellano son : 

Je, tih vuih, á, denotando dafio ó provecho. 

Vuitz, ante ó delante. 

Ti, para, ó de, significando posesión. 

Tibah, tivuiy sobre ó encima. 

Toh 9 en ó dentro. 

Tih, en ó para. 

Tukil, con. 

Tozol, entre. 

Tzuma, hasta. , 

Turriy por ó de. 



Digitized by VjOOQLC 



110 EL MAMK <V ZAKHOHPAKAP 

Tihxi, tras. 
Vum, de. 

El acusativo no va regido de preposición, según se 
ve de algunos ejemplos; v. g., ain tzurn chim xtalem 
Dios, yo amo á Dios; de modo que el complemento 
del verbo no toma signo particular. 
- 26. Conjunción. — Sobre la conjunción dice Rey- 
noso: " Conjunción es la que traba y junta las partes 
a de la oración, son estas: atzum, atzumhi, atzunkum, 
" ikzumkumani, iktzumkum, tzurn, tukil kaláh, vuechi, 
'"tizen, kati, vuitxi. Como nosotros solemos trabar y 
"juntar las partes y razones que hablamos de sí ó nó, 
"y, cómo, y por esto, sí, así, pero: eso niismo suenan 
" los vocablos dichos." (7) 



Digitized.by LjOOQIC 



NOTAS. 



(1) Según Reynoso, carece el mame de cuatro tetras, 
d,f> g, r; pero yo tampoco encuentro j, 11, ñ, s, por lo cual 
las omito* Respecto á la f es de advertir que aunque se 
encuentra ph no debe creerse que tiene aquella pronun- 
ciación, sino que se pronuncia separadamente cada letra; 
v. g., en ziphen, ahito, diré zip+hen. Hay otra letra que, 
según el autor citado, es "un carácter que son dos c pe- 
" gadas;" pero agrega, M es lo mismo que si se escribiera y 
"pronunciara con la letra A;" luego es inútil una letra 
nueva y extraña, y con la k nos basta. 

(2) No cabe la menor duda sobre lo que digo respecto 
al número, y todo consta de las explicaciones jy ejemplo* 
del P. Reynoso. Cuando, pues, este autor dice {foL 1) 
" que <el nombre no tiene singular y plural, como en kt 
" lengua latina,"* solo debe entenderse que carece de ter- 
minaciones para ello; , peroro de otro medio que da eL mis- 
mo resultado. • * 



Digitized by VjOOQIC 



112 EL MAME Ó ZAKLOHPAKAP 

(3) Según Reynoso, los sustantivos también tienen su- 
perlativo; pero debo observar que tal forma es contraria 
á la naturaleza misma de las cosas, pues solo el adjetivo, 
ú otra parte de la oración que exprese cualidad, es sus- 
ceptible de grados : así es que cuando en castellano encon- 
tramos, como se lee en Iglesias, " señorísima portera," es 
solo en estilo familiar, tomando el sustantivo como adje- 
tivo. Un ejemplo que pone Reynoso nada prueba, porque 
erradamente parece suponer que milagrosísimo es un deri- 
vado de milagro, cuando no es sino biderivado, porque de 
milagro, viene milagroso, y de milagroso, milagrosísimo. 

(4) Los terminados en an 6 zan, según Reynoso, son ac- 
tivos, y los otros neutros ; pero los que cita de los primeros 
son intransitivos, al menos 'pecar y encarnar, que tienen 
significado propio en castellano, de modo que su regla pa- 
rece falsa. 

(5) "En esta lengua, dice el P. Reynoso, no bay propio 
44 sim, es, fui; suplente con el pronombre primitivo ain f aia, 
44 aku, en la persona y número que quieren. Hay quien 
" diga que con diversos aditos de verbos, adverbios, y nom- 
44 bres adjetivos antepuestos y pospuestos ni pronombre 
a primitivo am, hacen con ellos el mismo sentido del verbo 
44 sum, es, fui. Todo lo cual repruebo por inusitado y supér- 
u fluo, y digo: que hay verbo swm, es, fui, suplido con el 
44 pronombre primitivo ain, sin adito de verbo, ni nombre 
44 adjetivo y sustantivo, sino solamente de adito de adver- 
44 bio, 6 una dicción que es con la que el indio varia y dife* 
44 rerícia los tiempos, como se verá abajo. Y cuando el vene- 
44 rabie padre predicador Fr. (Jerónimo Latios le conjuga, 
44 anteponiéndole el adjetivo han, no hace el sentido cte 
44 sum, es, fui . . .*. Luego no se ha de conjugar á sum, es,Jni 



Digitized 



by Google 



EL MAME Ó ZAKLOHPAKAP 113 

"con la partícula ion, sino con los aditos y adverbios con 
" que el indio varia y diferencia los tiempos de dicho verbo, 
"supliéndole solamente con el pronombre primitivo ain, 
" que lo demás es confundir verbos, etc." 

(6) No se deben tener por verdaderos tiempos del verbo 
sino aquellos que se forman por medio de signos 6 inflexio- 
nes reguladas, y todo lo demás no son sino medios suple- 
torios. Por esto es que en las lenguas aquí descritas, no 
admito tantos tiempos cuantos suponen los autores, y por 
esto se ve también que los mejores gramáticos españoles 
no admiten ya, como tiempos" propios de la conjugación 
castellana, los que se forman con los verbos auxiliares, 
porque lo que resulta con ellos son verdaderas oraciones. 

(7) No me es posible, como en las otras lenguas, hacer 
la análisis del Padre nuestro ni de otra oración, porque no 
he logrado conseguir ninguna. El ejemplar que poseo de 
la obra del P. Reynoso no tiene mas que gramática y dic- 
cionario, no obstante que en la pág. 1? dice : " Arte, vo- 
" cabulario, confesionario y modo de administrar el santo 
"sacramento de la Eucaristía y el de la Extrema-Unción 
" y Doctrina cristiana." En la portada no se anuncia mas 
que: "Arte y vocabulario en lengua Mame" que, como 
digo, es lo que yo he visto. 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQIC 



El ÍOTHOMÍ I IHI-IIII , 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQIC 



El OTHOMÍ 6 HU-HIfl. 



NOTICIAS PREUMÜÍARES. 

El othomí es una de las lenguas mas extendidas en 
la República mexicana; pues se habla en todo el Es- 
tado de Querétaro y en una parte de los de San Luid, 
€ruanajuato, Bfichoacan, México, Puebla» Veracruz y 
Tlaxcala. 

La provincia de los othomíes, según Clavijero* co- 
menzaba en la parte septentrional del ralle de Méxifeo, 
y se extendía por aquellas montañas hacia el Norte, 
hast^ 90 millas de la capital. Entre todos los lugares 
habitados, qjue eran muchos, sobresalían la antigua y 
cáleb;re ciudad de Tula (fundada por los toltecas), y la 
de Xilptepec, la cual, después de la, conquista de los 
QspaliQles, firé la metrópoli de los othomíes. 

Esta nación es tenida por \ma de las mas antiguas 
Ae A^áhuac, habfendo permanecido en el estado sal- 
vaje durante muchos siglos* de modo que siempre se 



Digitized by VjOOQLC 



118 EL OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 

la ha reputado por la mas grosera de aquellos países. 
El P. Sahagun, hablando de ella, dice: "Los othomíes 
" de su condición eran torpes, toscos é inhábiles : ri- 
" fiéndoles por su torpedad les suelen decir en oprobio 
" ¡ ah que inhábil ! . . . . eres como othomí .... lo cual se 
" decia por lo regular al que era rudo y torpe, repren- 
" diéndole de su poca capacidad y habilidad." 

En el siglo XV comenzaron los othomíes á vivir 
en sociedad, sujetos á los reyes de Tezcoco, y funda- 
ron muchos pueblos. Sin embargo, una gran parte de 
ellos quedó en el estado salvaje, habiendo dado mucho 
trabajo su conquista á los españoles, la cual se veri- 
ficó totalmente hasta el siglo XVII. 

Según Buschmann, la palabra othomitl se puede 
considerar como mexicana; pero esto no es exacto, 
pues otho en la misma lengua othomí quiere decir na- 
da, y mi, quieto, ó sentado, de manera que traducida li- 
teralmente la palabra, significa nada-quieto, cuya idea 
pudiéramos expresar diciendo peregrino ó errante. 

Hiá-hiUy es un compuesto de hia, lengua, y hiü, 
sentarse, permanecer ó descansar; así es que aquella 
palabra debe traducirse "la lengua que permaneció." 

Clavijero cita varios autores de gramáticas y dic- 
cionarios othomíes, y lo mismo León Pinelo y Beris- 
tain; pero D. Luis de Nevé y Molina, en el prólogo 
á su Arte, dice : " Para el idioma othomí no ha habido 
" un solo individuo que se ataree en discurrir, que se 
" desvele en pensar un piodo fácil para enseñarlo. Y 



Digitized 



by Google 



EL OTHOMÍ Ó HIA-HIU 119 

" si algunos se han dedicado á escribir algunos papeles 
" sueltos, que en mi poder he tenido, ha sido con tanta 
"oscuridad, confesando tantas dificultades, y discur- 
" riendo tantos caracteres, tan difíciles, que para en- 
" tenderlos aun era necesario que ellos mismos verbal- 
" mente nos los explicaran ; tan contrarios unos con 
"otros, y tan disonantes que lo que uno escribió es 
" difícil que otro lo entienda, haciendo por este cami- 
" no el idioma mas difícil de lo ¿jue es en sí, y dificul- 
"tando con tantos caracteres y figuras el poderse dar 
" á la imprenta, y lo que es más, no haber seguido 
"unánimes una regla, ó modo de escribirlo, que es de 
" donde han dimanado tantas dificultades." 

El examen que he hecho de algunas obras sobre el 
othomí, confirma lo que dice Nevé; de manera que, 
como observa el P. Nájera, la obra de aquel autor " es 
"la única por donde se viene en conocimiento de la 
"naturaleza de la lengua." Esto supuesto, ha sido mi 
principal guia el libro que él escribió con el nombre 
de Reglas de ortografía, diccionario y arte del idioma 
othomí. (México, 1767.) 

Sin embargq, la obra de Nevé participa de la falta 
de conocimientos lingüísticos de su tiempo, por lo cual 
el que quiera tener una idea mas exacta del othomí, 
y conocer todos los defectos en que incurrió Nevé, es 
preciso que lea, como yo lo he hecho, la excelente di- 
sertación del P. Nájera, de que he hablado en la in- 
troducción. 



Digitized 



by Google 



120 EL OTHOMÍ 6 HIA-HIÜ 

La lengua othomí está inclusa en el Mithridates, 
hiendo una de las de México qu# contiene mas equi- 
v^cadpnes. 



DESCKIPOIQN. 

1. Alfabeto, — rj)e treinta y cuatro letras consta 
el alfabeto othomí (1), de las, cuales trece son voca- 
les, y cuya diferencia va marcada con signos: encima 
de cada letra, excepto las vocales claras que no llevan 
ninguno. 

a, e 9 i, o, u, claras. 
a, e, 1, u> nasales, 
é, ¿, guturales. 
é, pectoral. 
é, pectoral nasal. 

Las consonantes son: 

b. ch. d. g. h. k. m. n, ñ, p. r. s. t. y f y. z. 
kk. hh* ó kj. ph. <5 pj. tt. úz. 

2. Pronunciación. — Los nombres de las vocales 
indican el órgano que las modifica; pero para mayor 
claridad d¡ebe advertirse: que la é pectoral se pronun- 
cia "remedando el balido de la oveja," por lp cual la 
llama Nevé ovejuna^ y la é pectoral nasal "comienza 
"en el pecho ó garganta, y cerrando suavemente los 
"dientes termina en la, nariz," según la explicación 
de Nájera. 



Digitized 



by Google 



EL OTHOMÍ Ó HIA-H1Ü 121 

La h se aspira con fuerza; la r es suave ; la x es ks; 
la kh y l&ph se pronuncian aspirando con flierza la h; 
la tt, dice Nevé, "pronunciase tocando fuertemente la 
" lengua á los dientes y echando el sonido con violen- 
"eia hada fuera:" la kk tiene ün sonido muy fuerte 
apretando el nacimiento de la lengua contra la bóveda 
superior del paladar y arrojando hacia fuera lft voz. 

Empero* e$ preciso repetir con el P. Ná/jera : " Todo 
"lo dicho ni da una regla fija para la pronunciación, 
"ni po**e en claro totalmente cuál debe ser en cifertos 
" casos. En efecto, ¿cómo pueden bastar las letras para 
" hacer entender algunas palabras que apenas cpmien- 
" zan á sonar, cuando espiran en los labios, y otras que, 
" á lo mas, constan de dos sílabas separadas la una de 
" la otra por el tono, que unas veces les da la nariz, 
" otras la garganta, y en el que en otras tiene parte la 
"mayor ó menor fuerza para aspirar ó respirar t Esta 
" dificultad se presentó como insuperable á los que aí 
" principio quisieron escribir la lengua con solo las le- 
"tras, y bajo dé ella sucumbieron, confundiéndose y 
"haciéndose ininteligibles, pues inventaron agregará 
"la palabra las letras A, ng> nn, nug, mm; con lo que 
" después no se sabia si eran parte de la voz, ó solo el' 
" signo musical de ella. ¡ Grande esfuerzo de ingenio 
"necesitó D. Luis Nevé y Molina para descubrir el 
"sistema bajo del cual publicó su obra, única por don- 
" de se viene en conocimiento de la naturaleza de la 
"lengua! De lo expuesto se sigue que, en el sistema 



Digitized by VjOOQIC 



122 EL OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 

" de escritura hebrea, griega y la actual europea, no 
" puede, sin gravísimas dificultades, escribirse el otho- 
" mí. En esos sistemas nos seria imposible distinguir 
"y anotar las» palabras homónimas, cuya significación 
u varía, no por la mutación de las letras, sino ya por 
Ái la expresión, ya por la modulación de la voz, y á 
" veces por el solo significado de la palabra. Luego 
4 ' el othomí necesita para escribirse con perfección de 
u un sistema propio y peculiar de ortología. En él no 
" solo debería haber las letras que representasen los 
" sonidos, sino también los signos de los tonos que dan 
" la expresión á las letras, pues una misma palabra, 
"según los diversos tonos, significa diversas cosas. 
" Aun cuando para atender á todo esto, usáramos de 
" algunos puntos, como los de la Mashorra, nos que- 
" daba un hueco que llenar, pues muchas palabras, 
"aun con los mismos tonos, significan distintas cosas, 
"según sus distintas raices; clasificación que no po- 
" dría hacerse con solos los puntos musicales. Hé, es 
" el monte ó oerro ; hé, el hielo ; hé, fingir : muy, el co- 
" razón; muy, el alma; muy, la índole; muy, afecto del 
" ánimo : nho, bueno ; nho, hermoso ; nho, apto ; nho, jus- 
"to; nho, perfecto; nho, urbano, y aun significa otras 
" muchas cosas : por lo tanto, el othomí necesita de un 
" género de escritura en el que hubiere signos con que 
" fijar el significado de las palabras que con las mis- 
" mas letras y tono pueden tenerlo diverso. Esto se 
" podría conseguir acaso con la escritura china." 



Digitized 



by Google 



EL OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 123 

3. Silabas y composición. — La lengua othomí es 
esencialmente monosilábica, pues aunque hay algunas 
voces de dos sílabas y muy raras de tres, en unas y 
otras cada sílaba es una palabra que conserva su sig- 
nificado, resultando compuestos de que nos darán idea 
los siguientes ejemplos. (2) 

Dame; da, maduro; me, madre; el marido. 
. Dánsü; da, madura; nsü, hembra; la mujer. 
Sine; si, hoja; ne, boca; el labio. 
Nehiá; ne, boca; hiá, palabra; el locuaz. 
Dogua; do, piedra; gua, pié; el cojo. 
Guidd; gui, jugo; da, ojo; las lágrimas. 
Sitho; si, hoja; tho, toda; el vidrio. 

Pero para que el lector conozca mejor lo significa- 
tivo de las sílabas othomíes, vea con atención el pár- 
rafo 7. 

4 Onomatopeyas. — Imita esta lengua la natura- 
leza en cuanto lo permite su monosilabismo, como 
vemos en estas onomatopeyas. 

A, respirar. 



Bu, 


hacer vient 


Hiá, 


aspirar. 


l 


el dolor. 


Si, 


grito. 


Yú, 


aullar. 


Ztzo, 


escupir. 


He, 


estornudar. 



Digitized 



by Google 



124 EL OTHOMf Ó HU-HH7 

Nkku, hipar. 
Huy, soplar. 
Hehe, toser. 

5. Homónimos. — r Abunda en homónimps el Ptbp- 
mí, cuyos varios significados algunas veces tienen en T 
tre sí cierta analogía, que fácilmente se comprende; 
otras no presentan ninguna relación; y varias ocasio- 
nes consiste su diferencia en que la misma palabra 
puede ser una ú otra parte de la oración, aunque ex- 
presando la misma idea genérica. De todo daré ejem- 
plos. 

A, el blanco, el fin, conseguir el fin. 

Bá, usar, uso, pecho de mujer, ubre, leche. 

Bi, temer, temblar. 

Buy, vivir, vida. 

Da, cocido, digerir. 

Da, madurarse, maduro, á propósito. 

Iñ, sonar, comenzar, tejer. 

Ria, inquirir, palabra, idioma, aspirar, el 
aire, la luz. 

Hog, dulce, hpnegto, el caballero por sus 
portes. 

Ki, venerable, remover. 

Ku, leve, ligero. 

Kuy, gustar, sabor, hacer algo, correr, aco- 
sar, perseguir. 

Má, desagradar, fastidiarse, estar lleno. 



Digitized 



by Google 



EL OTBTOMÍ Ó HTA-Hnr 125 

Mé, espejar, condensar, sefiór de alguna 
cofca, habitante dé la casa. 

úSfoo, buena, hermoso, perfecto, justo, urbano. 

>Ñu, lleflo, él Cami&o. 

JPhé y gobernad, gobierno. 

Ma, ígifal, semejante. 

JSá, benévolo, benevolencia. 

Si, plano, color, eórte^a, hójd, extehdér, cu- 
tis, acaso, por vefctutfa. 

Téi, el pasto, la paja. 

Ti, el ebrio, embriagarse, ofuscar, confundir. 

'Tm, meramente, propiamente, sanar, gozar 
de salud, la punta, la cúspide de un cuer- 
po, pót dentro, lo interior, lo agudo, lo 
dividido. 

Tfi, rechinar, disminuir. 

JJ, la sal, ahora. 

Za, redéndo, fredondefc, el artío, levantar un 

. arco. 

Zá, léfiá, léfiar. 

Étá, elegir, bebéh 

Veremos adelante cómo puede saberse lo que re- 
presenta ühá palabra de las que se toman por verbo, 
sustantivo, ú otra parte de la oración, y aquí solo diré 
que para remediar los inconvenientes que resultarían 
dé los homónimos pueden usarse palabras compues- 
tas, una dé las cuales determina el sentido dé la otra. 
Eñ ¿ti itiee dé, vemos que di nee significa yo quiero; 



Digitized 



by Google 



126 EL OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 

pero no se sabe qué cosa, porque de es el agua, ó 
vestido: si quiero, pues, aquella, diré dehe; he, sig- 
nifica frió; si lo segundo, deye; ye, significa lo largo. 
No hay necesidad de esta forma cuando no se teme 
el equívoco, como si yo dijera "quiero beber agua;" 
entonces de basta, porque lo demás con que puede 
equivocarse no es cosa de beber. En el imperativo 
de los verbos veremos que se usa la misma composi- 
ción, y desde aquí advierto que es con igual objeto 
que la de los nombres. 

6. Voces metafísicas. — Encuéntrense voces para 
expresar varías ideas metafísicas, cosas que no tienen 
representación material, como pensar, olvidar, enten- 
dimiento, esperanza. Acaso algunas de esas palabras 
tengan un origen independiente de todo lo que está 
bajo el dominio de los sentidos; pero de varias se 
puede asegurar que no es así: O, significa acordarse 
y también la recámara, como si la memoria se com- 
parara con un retiro donde están guardadas las cosas: 
muy, significa él alma; pero también el corazón: lo 
bueno se expresa con la misma palabra que lo her- 
moso, nho : lo feo y lo malo tienen por signo común á 
ntzo: té, significa alto y noble: crear y hacer es te. 

7. Palabras expresivas. — Del monosilabismo 
othomí resulta lo que el P. Nájera explica muy bien 
con estas palabras: " Cuantas sílabas hay en el otho- 
" mí, son otros tantos signos de una idea, son palabras, 
" todas hablan, pues tienen significado que no pierden, 



Digitized 



by Google 



EL OTHOMÍ 6 HIA-HIÜ 127 

u aun cuando dos ó mas de ellas se unan, pues en este 
"caso se forma de dos ideas simples, la tercera que 
"se busca, como de o, recordar, y phó, conocer, se ha 
"compuesto el verbo ophó, escribir: esta manera de 
" hablar encierra la lengua dentro de límites mucho 
"mas estrechos que los que pueden llegar á tener las 
"sintéticas; pero es un manantial de imágenes poé- 
" ticas y un depósito de analogías filosóficas, que en 
"la misma palabra definen la cosa, ó la dan á conocer 
" en sus causas ó efectos." 

Algunos ejemplos convencerán al lector de la ver- 
dad de estas palabras. 

Tinm, tzinsu; ti, tzi, retoño; nsu, la hembra; 
la hija. 

Bátzi; bá, engendrado; tzi, retoño; el hijo. 

Kasti; ka, rubia; sti, superficie; el oro. 

Kogkhai; kog, dulce; khai, gente; el hombre 
de buena índole. 

Sikei; si, piel; kei, cuerpo; el cutis. 

Éhmi; e, airado; hmi, cara; el mal agestado. 

Yohmi; yo, dos; hmi> cara; el pérfido. 

Meti; me, el que carece; ti, riqueza; el men- 
digo. 

Dansü; da, florida; nsu, hembra; la niña. 

Heme; hé, fingir; me, madre; la madrastra. 

Thugu; thu, estar colgado; gu, oreja; el pen- 
diente. 



Digitized 



by Google 



1£8 K** OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 

Dodo; do, piedra; do, piedra; el tonto. 
ffiadi; hia, luz; di, producir; el sol. 
ffiatsi; hia, luz; tú, hacer; el dia. 
Ngéde; ngé, carne; de, cubrir; las enaguas. 
Razana; ra, una; zana, luna; el mes. 
Okhá; o, acordarse; kha, santo; Dios. 

8. Partes de la oración. — Las categorías grama- 
ticales se hallan tan poco determinadas en othomí, que 
una misma palabra ya es sustantivo, ya adjetivo, ya 
verbo ó adverbio^ En na nho nho ye na nho he nho 
" la bondad del varón es buena y le está bien;" tene- 
mos que nho es sustantivo, adjetivo, verbo y adverbio, 
como se ve de la siguiente análisis. Na, aquella ( por 
la); nho, bondad; nho, bueno (del buen); ye, varón; 
na, partícula de la tercera persona de indicativo, con 
que se conjuga como verbo el nombre ; nho, ser buena 
(es bueína); he ó ha, y; nho, bien. 

Sucede, pues, que muchas veces el sentido del dis- 
curso pende solo de su encadenamiento, es decir, de 
la sintaxis, de la posición de las palabras. Sin embar- 
go, hay otros medios para poder distinguir las partes 
de la oración, que se usan generalmente con el objeto 
de evitar anfibologías: ademas, se ven algunos Sustan- 
tivos, adjetivos, verbos y adverbios, que lo son natu- 
ralmente, por todo lo cuál trataré de cada óosá en par- 
ticular, cotno lo hago en las demás lenguas. (3) 

9. Genero y caso. — El nombre no tiene declina- 



Digitized 



by Google 



EL OTHOMÍ Ó H1A-HIU 129 

cion ni género. Este se expresa con nombres distintos 
6 con las palabras ta ó tza, macho; nsu ó nxu, hem- 
bra; tayo, el perro; nxuyo, la perra- Lo mas general 
es que el nombre se tome por masculino. Hay pala- 
bras diferentes según el sexo del que habla, para al- 
gunos nombres de parentesco: khuada, hermano, dice 
el hombre; ida, hermano, dice la mujer. 

10. Numero. — El número singular se marca con 
na, aquel, aquella, aquello, y también el, la, lo, ó uno, 
una : el plural con la partícula pospuesta ya, ó e ante- 
puesta que, según Nájera, significa la üuma. 

11. Nombre. — Si se quiere evitar todo equívoco 
entre el sustantivo y el adjetivo, se antepone al pri- 
mero la partícula na, que quiere decir uno, una, y á 
veces, el, la, lo, ó aquel, aquella, aquello, como se acaba 
de decir, y al adjetivo la palabra ma, que significa cosa; 
nanho, la bondad; manhó, el bueno, ó cosa buena. 

Hay nombres, como indiqué al tratar de las partes 
de la oración, que siempre son sustantivos ó adjeti- 
vos; v. g., ye, hombre; tho, todo. 

Hay sustantivos que se unen á otros para explicar 
un atributo, como sihta, corteza del padre, es decir, 
el abuelo. 

En los compuestos suele el antecedente colocarse 
después del consiguiente ; mate, del amor hacedor, que 
significa el amante. 

El adjetivo se antepone siempre al sustantivo, como 
ka ye, santo hombre. 



Digitized 



by Google 



13t) EL OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 

12. Comparativo y superlativo. — El compara- 
tivo se expresa con el positivo y nra, iñas, ó chu, tóe- 
nos; nho, bueno; nra nho, mas bueno:. el superlativo 
con tza ó tze que significan mucho, sumo; así es que 
tza nho quiere decir muy bueno ó bonísimo; tze ntzo, 
muy malo. 

13. Diminutivos. — "Para hacer diminutivos loé 
"nombres, dice Nevé, se les antepoüe la partícula 
" ztzi, 6 ztzü; v. g., papelito, ztzi Kensi. De estas mis- 
<* mas partículas usan para decir tontito ;" esta pala<- 
bra tantito es el significado propio de ztzi ó ztzü. 

14. Pronombre personal. — Los pronombres per- 
sonales son : 

Nuga, nugaga, nugui, yo. 
Gui, ki, me, para mí. 
Nugué, núy, tú, 
Y, hi, te, á tí, para tí. 
Nunü, aquel. 

Bi 9 ha, ki, le, á ó para aquel, se para sí. 
Nugahé, nugagahé, nuguihé, nosotros, ó nos. 
Nuguégúi, nuguehüy núygúi, núyhu, voso- 
tros ó vos. 
Nuyü, aquellos, les. 

Nájera (pág. 79 y 138), explicando á Nevé, ad- 
vierte que el pronombre personal es propiamente gñ, 
gué, nü, y que nu es partícula, cuyo oficio es indicar 
que la palabra siguiente es pronombre para fijar él 



Digitized 



by Google 



SL OTHOMÍ Ó HIA-HIU 131 

sentido. El mismo autor añade: "en los que mejor 
" hablan el othomí no suena la u; pero tampoco deja de 
"sonar n: el pronombre de la primera persona es nga 
"ó #2, etc." (4) 

Es frecuente usar el pronombre contraido ó abre- 
viado; por ejemplo, hé en lugar de nugahé. 

El pronombre personal es de poco uso : en su lugar 
acostumbran los othomíes un nombre que expíese 
autoridad, benevolencia ó amistad, según con quien 
se habla. Por ejemplo: "tu servidor te obedecerá," 
por "yo te obedeceré:" "tu amigo te ama," por "yo 
te amo," etc. 

15. Posesivos — Los posesivos se expresan así: 



Mu, 


mío. 


Ni, 


tuyo. 


Na, 


suyo, 



Carecen de plural, que se suple con la adición del 
personal; ma te he, literalmente " mió padre nosotros," 
que en buen castellano es "padre nuestro." 

En el capítulo 15 habla Nevé de unas oracio- 
nes cuya naturaleza fácilmente se comprende, y que 
él llama "de pertenecer ó tocar," diciendo: "Estos 
" romances fácilmente se responden con los pronom- 
" bres posesivos y el nombre mehti, que significa bien * 
" ó riqueza, y así es lo mismo decir á mí me toca ó 
" pertenece, que decir es mió ó es bien mió, y así di- 
" remos ma mehti. Con mas elegancia se le posponen 

Digitized by VjOOQLC 



132 BL OTHOM1 O HIA-HIU 

"los pronombres primitivos; pero sincopados; v. g. t 

" ma mehti ga, es tuyo, ó á tí te toca ó pertenece 

"Y adviértase que cuando la tercera persona que 
" posee no es determinadamente el pronombre aquel 
"sino otro nombre, entonces se omite el nü, y en su 
" lugar se pone el nombre que fuere." 

16. Relativos. — Los relativos son toó f gm, gue. 

17. Demostrativos. — Los demostrativos núa, 6 
núnáy este, esta, esto; nuyu> estos, estas, estos; na 9 
aquel, aquella, aquello, y, á veces, puede significar el, 
la, lo, ó uno, una, como varias veces he dicho; ya, aque- 
llos, aquellas, etc. 

18. Verbos. — En othomí no hay mas que verbos 
activos, pues como tales se usan aun los neutros: al- 
gunos, como en otra parte se dijo, son verbos por na- 
turaleza como te, envejecerse. Generalmente cuando 
un nombre se toma como verbo cambia el acento; hiá, 
amanece; hiá, la palabra. 

19. Modos y tiempos. — Los modos son indicativo 
é imperativo : los tiempos, en indicativo, presente, pre- 
térito imperfecto, pretérito perfecto definido, el mis- 
mo indefinido, pluscuamperfecto, futuro imperfecto y 
futuro perfecto (5): en imperativo no hay mas que un 
tiempo. 

.20. Mecanismo del verbo. — La conjugación se 
hace con el auxilio de partículas separadas, que deno- 
tan el tiempo y marcan la persona; pero como las mis- 
mas que se usan en singular hay en plural, se distingue 



Digitized 



by Google 



EL OTHOJlf Ó HIA-H1I7 133 

este número por los pronombres hé, nosotros; gúi, 6 
hü, vosotros; y ü, aquellos. EL presente de indicativo 
lleva las partículas di, gui, y: el pretérito imperfecto 
tiene las mismas partículas y ademas hma, 6 rria que 
le distingue; el pretérito perfecto definido usa las par- 
tículas da, ga, bi: el indefinido xta, xka, xa, las cuales 
sirven también al pluscuamperfecto que lleva, ademas, 
la hma del imperfecto: con ga, gui, da, se marca el 
futuro imperfecto, y el perfecto con gua y las partí- 
culas del pretérito perfecto indefinido. El imperativo 
no tiene mas que segunda persona de singular y se- 
gunda de plural, considerada aquella por los gramá- 
ticos como la raiz del verbo, porque en ella se pre- 
senta éste en toda su pureza, es decir, sin partícula ni 
nada que le acompañe ó altere. 

21. Ejemplo de conjugación. — Examinemos el 
siguiente ejemplo: 

INDICATIVO. PRESENTE. 

Di nee, yo quiero, etc. 
Gui nee. 

Y nee. 
Di nee hé. 

Gui nee gúi, ó gui nee hü. 

Y nee yü. 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

Di nee hma, yo quería, etc. 
Gui nee hma. 



Digitized by VjOOQLC 



134 RL OTHOMÍ Ó H1A-HIU 

Y nee hmá. 
Di nee hmá hé. 

Ghtí nee hmá gúi ó hu. 

Y nee hmá yu. 

PRETÉRITO DEFINIDO. 

Da nee, yo quise, etc. 

Ga nee. 

Bi nee. 

Da nee hé. 

Ga nee gúi 6 hit. 

Bi nee yu. 

PRETÉRITO INDEFINIDO. 

Xta nee, yo he querido, etc. 

Xka nee 6 xpi nee. 

Xa nee. 

Xta nee hé. 

Xka nee gúi ó hü. 

Xa nee yü 6 xpi nee yü. • 

PLUSCUAMPERFECTO. 

Xta nee hma, yo había querido, etc. 

Xka nee hmá. 

Xa nee hmá 6 xpi nee hmá. 

Xta nee hmá hé. 

Xka nee hmá gúi ó hü. 

Xa nee hmá 6 xpi nee hmá yu. 



Digitized 



by Google 



Bt OTROMÍ Ó HU-HIÜ 135 

FUTURO IMPERFECTO. 

Ga nee, yo querré, etc. 

Gui nee. 

Da nee. 

Ga nee hé. 

Gui nee gúi ó hu. 

Da nee yu. 

FUTURO PERFECTO. 

Gua xta nee, 70 habré querido, etc. 

Gua ocha nee. 

Gua xa nee 6 gua xpi nee. 

Gua xta nee hé. 

Gua ocha nee gui 6 hu. 

Gua xa nee ó gua xpi nee yu. 

IMPERATIVO. 

Nee, quiere tú. 

Nee gúi ó nee hu, quered vosotros. 

22. Imjpbjutivo. — Vemcfs, como antes advertí, qn» 
la segunda persona del singular de imperativo e? el 
verbo en toda su pureza; pero es muy importante aña- 
dir que, á veces, esa persona se forma con la repeti- 
ción del verbo; v. g., con te, hacer, diré te fe, hacer 
hacer, que significa haz tú : otras veces se forma del 
verbo y otro, ó de un nombre con el que tiene analo- 
gía; t. g., de ó, acordarse, y phú, conocer» resulta Qpho, 
escribe tú. No pocas vocea al verbo m une otro d& 



Digitized 



by Google 



136 KL OTHOMÍ 6 HIA-HIU 

los que significan acción, movimiento, ejecución, uso 
y ejercicio; así es que de o> acordarse, y kha, hacer, 
sale okha, acuérdate; de sai, extraer, y tza, poder; sái- 
tza, extrae tú; de húi,o\ev, y ni, germinar, huini, huele 
tú, etc. (6) 

Por urbanidad se hace preceder el imperativo, de 
sa, agrádete, ó da, concede. Hay verbos como muk, 
morirse, que nunca se usan en imperativo. 

23. CtíMO SE SUPLE LO QUE FALTA AL VERBO. To- 

dos los demás modos de que carece el verbo se suplen 
por el futuro imperfecto ; v. g., di nee ga te, quiero haré, 
es decir, "quiero hacer." "Al pretérito imperfecto de 
" subjuntivo, aunque se suple por el futuro imperfecto, 
" se le pospone la partícula má" dice Nevé. 

24. Participios, gerundios y verbales. — No se 
derivan del verbo participios, gerundios, ni nombres 
verbales: así como el adjetivo se convierte en sustan- 
tivo, así el verbo significa como verbal, aunque, á ve- 
ces, algunos verbales se distinguen por una ligera mo- 
dificación de la voz, que Nevé explica con la adición 
de algunas letras (7). Por ejemplo: 

ophó y escribir; na ttophó, la escritura. 
agui, enterrar; na y agui, el entierro. 
nee, querer; na hnee, la voluntad. 
nu> ver; na hnu, la vista. 

En cuyos ejemplos la partícula na es la misma que 
hemos visto con el sustantivo. Según Nevé, también 



Digitized 



by Google 



BL OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 137 

usan ya los verbales, y una y otra partículas sirven 
para distinguirlos del verbo. 

Para formar concretos se usa te ó the, hacer, aña- 
dido al verbo; ma, amar; ma fe, el amante: también se 
usa agregar el verbo te á la segunda persona del singu- 
lar de imperativo, como Aepephi,pephate, el servidor. 

Súplese el participio con el relativo too, el que ó la 
que; too ma te, el que ama ó amaba; too da nía, el que 
amará. 

25. Verbo sustantivo. — Carece el othomí, pro- 
piamente hablando, de verbo sustantivo (8); pero se 
suple con el nombre usado como verbo, el cual se con- 
juga y significa así: 

Dna nho, yo soy bueno. 
Gna nho, tú eres bueno. 
Na nho, aquel es bueno. 

En este caso las partículas que señalan las perso- 
nas son las mismas que en los verbos, menos en el 
presente é imperfecto, pues se usan dna, gna, na, en 
vez de di, gui, y, no obstante que algunos usan de unas 
ú otras indistintamente. 

La partícula ui sirve para el imperativo, pospuesta; 
nho ui, só bueno; meti ui, sé rico. 

Otras veces se hace elipsis del verbo sustantivo,* 
ngui meti, yo (6oy) rica Hay también otro medio, 
aunque poco usado, y es el uso de la partícula gue, que 
indica existencia, como en meti gue, ser rico. 



Digitized 



by Google 



138 RL OTHOMÍ Ó 3IA-HIÜ 

26. Verbos con posesivo.*— Es de advertir con 
Nevé, que hay verbos que se conjugan con interposi- 
ción del pronombre posesivo; v. g., yo resuello, di hue 
ma hiá, que es lo mismo que "saco mi resuello/- 6 
"sale mi resuello/' 

27. Fokma antigua DEi, verbo. — En fin, no quiero 
concluir lo correspondiente ai verbo, sin hacer upa 
observación interesante, y es que, según las observa- 
ciones deNájera, el verbo othomí tuvo primitivamente 
uaa forma diferente á la descrita, y oree que en él de- 
ben considerarse tres épocas: la primera» cuando no 
había diferencias gramaticales para distinguir los mo- 
dos y personas; la segunda, cuando se formaron lo* 
yerbos con el auxilio de otros en el imperativo; la 
tercera, cuando adoptaron el modo dé conjugar que 
hemos visto, y participa en algo del antiguo. Daré un 
ejemplo de la antigua forma. (9) 

Presente. Ni rza % acaecer ahora, por acaece. 
Pretérito. Ma ó mi rza, acaecer antes, por 

acaeció. 
Futuro. Na rza, acaecer después, acaecerá. 
Presente. Ni é ga, ahora envejecer ^o, por 

envejezco. 
Pretérito. Ma é ga, antes env^ecer yo, por 

eavejecí. 
Futuro. Na é ga f después envejecer yé f por 

ejavéjeceré. 
Imperativo. JS¿> envejece. 



Digitized 



by Google 



RL OTHOMÍ Ó HIA-HIU 139 

Aun hay restos de esta forma en el uso de las pftr- 
tientas ma, ni, na: ma significa lo pasado» ni lo pre- 
sente y na \o futuro, y así suelen decir los othamíes: 

ni di ma, al presente yo amar. 
ma di ma hmU, antes yo amar. 
na ga ma, en lo futuro yo amar. 

Lo cual equivale á yo amo, yo amé, yo amaré. (1Q) 

28. Adverbios. — Los adverbios pueden ser ios 
mismos adjetivos tomados en sentido adverbial; pero 
k> noas común es agregar el adjetivo tha, todo» pos- 
puesto; ufo*, bueno; nhotho, bien. Hay palabras qua 
por sí tienen sentido adverbial. 

Lo camun es posponer el adverbio al verbo. 

29. Preposicioííbs. — He aquí algunas preposicio- 
nes # ejemplos de su uso según Nájera. 

Ga, de; se, á, ó para; kha, en; bi, bajo; se, so- 
bre; gui, junto. 
Ngú ga do, casa de piedra. 
Ngu bi ngu, casa bajo de casa. 
Ngu se he, casa para nosotros. 
Ga he nú y guí, tú y yo juntamente. 
Ngu se ngu, casa sobre easa. 
Kha ngu, en la casa. 

Estos ejemplos confirman una regla que da la gra- 
mática othomí, y es que la preposición se ha de co- 
locar inmediatamente antes de su complemento. 



Digitized 



by Google 



140 EL OTHOMÍ Ó HIA-HIÜ 

Ninguna preposición rige al acusativo, de modo que 
solo en la posición se conoce, yendo primero el nomi- 
nativo, luego el verbo y después el acusativo. Lo mis- 
mo sucede para expresar otras relaciones; v. g.,nama 
okKa, literalmente aquella Madre Dios, es decir, la 
Madre de Dios; solo la posición expresa de. 

30. Conjunciones. — Según Nevé, en el othomí 
solo se hallan conjunciones copulativas; pero también 
se encuentra gua, significando la disyuntiva 6. 

31. Dialectos. — En cuanto á los dialectos del 
othomí, solo diré que son tantos cuantos los pueblos 
donde se habla. Unos indios dicen oJcfiñ, Dios, y otros 
okhu; algunos pronuncian má, irse, y otros pá, y así 
diferencian su modo de hablar, hateta el grado que los 
de un rumbo suelen no entender á los de otro, cosa 
que no debemos extrañar en una lengua donde tanto 
importa la mas ligera modificación. 

32. Análisis de la oeta undécima de anacreon. — 
Para que se conozca mejor el carácter del othomí, co- 
piaré la traducción y análisis de la Oda undécima de 
Anacreon por el P. Nájera. 

Na tuhu reta nra 

na Nakreo 

ga bi ze. 

E nsu tsi di ma yu gui 

Go Ñakreo, nuy ndé 

8a kutti na Me ha nuti bi 



Digitized 



by Google 



EL OTHOMÍ Ó HIA-HIU - 141 

Y khoo na stá 
Ha do ni de 
Khüani di him phá 
Maz e stá oca kha yu 

Chía maz yu xa iría yu 
Haa di phá na 

Y ho gu nra na dúskhoo 
Da búy ha da khohia 
Ngú da kua na dü. 

Na, él ó aquel, partícula que sirve para sustantivar 
el verbo siguiente tühü, cantar; reta, diez; nra, uno; 
na, él ó aquel; Nakreo, Anacreonte. 

El cantar diez (y) uno (de) el Anacreonte; 
"canto undécimo de Anacreonte" 

Ga, de, preposición ; bi, se, acusativo y dativo del 
pronombre de la tercera persona; ze, mismo. 
De sí mismo. 

E, signo de plural, contracción de ye, lluvia; nsu, 
hembra, palabra que designa el género femenino; tsi, 
el retoño; di mayu, dicen, tercera persona del plural 
de presente de indicativo del verbo ma, designada por 
la partícula di y el pronombre yu; gui, pronombre 
de la primera persona en los casos oblicuos. 
(Las) hembras retoños dicen á mí; 
"las muchachas me dicen/' 

Go, señor, partícula reverencial; nuy, tá; ndé, viejo. 
Señor Anacreon (eres) viejo. 



Digitized 



by Google 



142 KL OTHOMÍ Ó HIA-HIU 

8a 6 xa, si gustas, palabra reverencial; kutti, toma, 
imperativo compuesto de hit, tomar, y ti, ejecutar; na, 
el; hie, espejo; ha, y; nuti, contempla, imperativo com- 
puesto de nu, contemplar, y ti, ejecutar; bi, le. 
Si gustas toma el espejo y contémplale. 

Y khoo, se ausenta, tercera persona de presente de 
indicativo del verbo khoo, designada por la partícula 
y ; na, el ; stá, cabello. 

Se ausenta el cabello; "fuéronse los cabellos. ,, 

Ha, y; do, piedra; ni, tú; dé, frente. 

Y (de ó cómo) piedra (es ó está) tu frente ; 
"tu frente está calva ó desnuda/' 

Khüani, verdad, verdadero, lo que existe realmen- 
te; di, partícula del verbo; him, no; phá, sé, verbo. 
(A la) verdad no sé. 

Maz, si; e, signo del plural; stá, el cabello; xa kha 
yu, han existido, tercera persona de plural del preté- 
rito perfecto, marcada con xa, partícula, y yu, pro- 
nombre. 

Si cabellos han existido ; " si los cabellos existen." 

Gua, 6; maz, si; yu, aquellos; xa má yü, se han ido» 
tercera persona de plural del pretérito perfecto del 
verbo ma, irse. 

O si ellos se han ido. 

Haa, si; di phá, yo sé; na, esto, contracción de 
nuna. 

Sí sé esto. 



Digitized 



by Google 



El, OTHOMÍ Ó HIA-HIU 143 

Y ho, conviene; gu, tanto, contracción de angu; 
nra, mas, contracción de manta; na, un; dáskhoo, vie- 
jo, compuesto de dá, floreciente, florido, y khoo, au- 
sente, estar ausente, como quien dice, hombre que 
dejó de florecer. 

Conviene tanto más (á) un viejo. 

Da búy, vivirá, futuro, como lo indica la partícula 
da, usado aquí por infinitivo ; ha, y; da khohia, morará 
en la luz, futuro usado por infinitivo, metáfora que 
significa vivir alegremente. 

Vivirá y estará en la luz ; 
" vivir alegremente." 

Ngú, contracción de hangú, menos ; da kua, se acer- 
cará; na, la; dü, muerte. 

"Menos se acercará la muerte." 

Menos en lugar de mas, es un idiotismo. El sen- 
tido es: 

"Tanto ó cuanto menos lejos esté la muerte." 



Digitized 



by Google 



Digitized 



b'Google 



NOTAS. 



(1) Adopto én él las correcciones que hace N ajera á N*- 
ve ; pero ademas admito la y de que no da raoon Néjete, y 
se ve, sin embargo, en su disertación, p$g. 123 et patsim. 
La tu que el mismo autor usa (pág. 123) es para mí g; y 
su ib la convierto en x, porque explicando su pronuncia- 
ción no hay necesidad de usar dos letras donde hasta una. 

(2) Se llama monosilábica una lengua cuando cada una 
de sus sílabas es una palabra, y esto sucede en othomí, 
pues aunque se encuentran algunas partículas sin sentido 
son muy pocas,, y el que hoy no conozcamos su significa- 
do, no prueba que siempre hayan carecido de él. 

Sin embargo, leyendo las gramáticas y diccionarios otho- 
míes puede dudarse del monosilabismo de la lengua, por lo 
cual el P. Nájera ha dado á conocer sus yerros y ha expli- 
cado los motivos que pueden dar lugar á dudas. Recapitu- 
laré todo en los puntos siguientes : 

1? Las partículas que veremos al tratar del verbo, aun- 
que no tienen hoy significación, se conservan separadas sin 
alterarle ni descomponerle, como palabras distintas. 



Digitized 



by Google 



146. EL 0TH0MÍ Ó HIA-HIÜ 

2? En los diccionarios los yerbos constan de dos síla- 
bas; pero realmente no tienen sino una: lo que sucede es 
que en esta lengua, como veremos, se forma el impera- 
tivo del verbo agregando otro que fija el sentido, por lo 
cual dieron los autores á conocer los verbos por aquel modo 
con el agregado del segundo verbo. 

3? Muchos autores, queriendo escribir todas las modifi- 
caciones del sonido, han desfigurado las palabras aglome- 
rando letras que no lee pftrtetiee«i <para indicar aquel. 

4? Aparecen en algunos diccionarios nombres disílabos, 
siendo monosílabos, porque de las partículas significativas 
que sirven para distinguir las partes de la oración, como 
-veremos, y :d©;la vws, euyo sentido fijan, ¿bimprím l^t )au- 
iarms usta paktbra atead* 4oe* 

(E) N«v^, de^pue^ de »W^tflj de laa partee i^-Uieracicni, 
t>c«p& ua o»pft*ilp en bftbiar.de oiertí^ p6rtÍBuftas,io»i»i>dfe 
•^Osa (diferente ; pwo siendo significativas pueden muy biea 
¿enera* por «rotees, verbo*, etc., tegun se ve en seguida. 



Na, 


no. 


Go; 


partícula reverencial, es decir, que 




indina respeto, y <que Nijrera (p&g. 




118) ¡traduce porseitor 6 «eSoifc. 


Kkoo. ~ - 


mtsetametite. . > , , . 


Njgwkgmi* 


ei memoró oesa ilíquida 


Na> ' ' 


tofi&a. 


Raygwh 


vpo.ftcé- * : 


i&ur#ai 


espfawfo ^ .; 


Dá, 


grande. 


Bo, 


jwrieta. . * , 


Ga 9 


de. 


Gué, 


sino. 



Digitized by VjOOQIC 





«L OTHOMÍ^ HH-H1U 


Si, 


l^tié? 


Mí, 


- ¡el señor 4 dueño *fe alguna ecea, «1 




«habitador 4a la «asa. 


Ma, •»*, n€k, 


partíoslas de la qenjugaoioa anti- 




gua, cuyo significado veremos en 




su lugar. 


Xa, 


pues. 


Mí,, 


.partícula del pretérito imperfecto de 




-indicativo. 


2fau, 


hembra. 


Maz, 


sí condicional! 


Ha, 


sí afirmativo. 


Magua, 


daca. 


Domé, 


concede. 


mío, 


muehfcfcno, ea gran maneja» nemas. 


Gm, 


que relativo. 



«F 



También es de advertir que ademas de ¿-o hay otras pa- 
labras 6 partículas con que indicar respeto, como.Ao, dig- 
nidad ; rzu, grandeza, etc. ; pero la mas usada es ¿-o. (Véase 
á libera, pág. 138.) 

(4) Supuesta esta explicación el pronombre nugagahé^ 
que parece de cuatro sílabas, viene á quedar en gágahé, 6 
ngangahé. 

(5) El P. N ajera duda, con ra?pn, de tantos tiempos.co^ 
mo se conceden al verbo othomí, pujes ese lujo es contrarío 
á la sencillez, y aun pobreza de la lengua : T cjree, pues, que 
el mexicano, buaxteco, español ó latín han inflpidp en el 
othotní, . 

Respecto £ las dos últimas lenguas no tiene nada de ex- 
traño, en cuanto á que, como ya sabemos, nuestros gra- 
máticos jfcratarpn de explicar todo por ellas, y ya muchas 



Digitized 



by Google 



14$ BL OTHOMÍ Ó H1A-H1Ü 

veces he notado, al tratar de las otras lenguas indígenas, 
varios yerros cuyo origen no es otro que el prurito de imi- 
tar á Nebrija. Por lo que hace á la comparación que en- 
tabla Nájera entre el othomí, huaxteco y mexicano, ha- 
blaré en la parte comparativa. 

(6) Vimos en la nota segunda, y ahora comprenderemos 
mejor, por qué motivo no aparecen de una sílaba los ver- 
bos entre los gramáticos othomíes, de lo cual ha venido 
una equivocación, que censura Nájera (pág. 49) á Nevé, y 
consiste en que este autor supone que los verbos son natu- 
ralmente como vienen en los diccionarios, es decir, disíla- 
bos, como se usan á veces en la segunda persona de impe- 
rativo ; y como esto no se observa en las demás personas, 
infiere Nevé que en ellas hay contracción, lo que no es exac- 
to, pues en ¿odas se conserva el verbo tal cual es, y en el 
imperativo en lugar de perder algo agrega otro verbo. 

Por este estilo hay otros yerros en el capítulo 14 de^e- 
ve, que trata de la síncopa, como llama á toda figura de 
dicción. 

(7) Según Nájera (pág. 44), es inútil el trabajo-de los 
gramáticos para explicar en este caso la modificación de 
la voz por media de letras ; pero el hecho es que confiesa 
haber " alguna diferencia en la voz, un ligerísimo cambio 
"de las articulaciones:" es, pues, preciso explicar esto, y 
no hallo otro modo sino seguir á Nevé. 

(8) Según Nevé, sí le hay; pero oigamos á Nájera : ** Este 
44 modo de conjugar los nombres (que voy á explicar inme- 
" diatamente), cuando se emplean como atributo de la per- 
44 sona, está probando estar por demás el verbo sustantivo. 
44 ¿Puede haber de sobra en una'lengüa un verbo tan im- 
44 portante, si desde el principio existió en ella? No ; y ¿qué 



Digitized 



by Google 



BL OTHOMÍ Ó HIA-H1Ü 149 

" (juiere decir esto? Yo ya habia sospechado que tal verbo 
" fuera una de las introducciones que las lenguas greco- 
" latinas habían hecho en el othomi, y analizándolo me he 
" confirmado en esa conjetura. Goguehgue (según Nevé) 
" quiere decir soy. 6fo, es una partícula reverencial que se 
" ha dado en usar aun en los verbos, según dice Nevé en 
Mía página 189; gue t WUwhitripartíeula que se puede tta- 
" dudr por *er 9 como lo está en la página X3S, y la otwgue 
" (el gui 6 qui de que se habla en la 153) quiere decir yo. 
" Vése esto mas palpablemente en uno de los tres modos 
" con que se* dice yo soy* que es goguehcaga; go, partícula 
" reverencial ; gue, la que significa ser; y hcagá, que suena 
" aga, el pronombre yo. En las otras personas está mas vi- 
" sible el artificio de la composición gogue y gogueh-nü\. . , . 
" Nada tiene de común, ni parecido, este modo de conju- 
" gar, al de los otros verbos, y es tan poco usado, dice Ne- 
" ve, que solo lo ha puesto en su obra para que no lo echen 
" de menos los principiantes." 

(9) En nada se opone esto á lo dicho en la introducción 
respecto á que las lenguas se conservan inalterables, pues 
esto es en cuanto á lo sustancial de su sistema, en lo cual 
no ha cambiado el othomi. 

(10) En el capítulo 7? trata Nevé de las mutaciones que 
suelen sufrir los pretéritos del verbo othomí; v. g., los ver- 
bos que comienzan por vocal reciben una y; de a, pedir; 
bi ya, pidió. 

Pero el mismo autor añade que " este es el modo de mu- 
" dar los pretéritos de muchos verbos de este idioma: todo 
" lo cual no pertenece a lo sustancial precisamente, ni al 
" general uso de todos los nativos, sino á la mayor energía con 
" que hablan los mas cultos, por lo cual aunque no se óbser- 



Digitized 



byGóogle 



* Taran esta* regfas, m por eso dejan a dé entenderse toque 
44 ge quisiera dtecir." Kájera observa que " eso» radios cul- 
94 ío9 de que habla Nevé, son los que llamamos ladinos 6 
"latinos, y m sabido m nuestro pais que eon ese epíteto 
"se designaba * los» que mejor sabían «1 español, y mas 
" afectaban las costumbres y lenguaje de la nación conquista- 
"dfepa*" Per lo dicho, no he creída dober hablar de esa 
forma como poco castra*, bastando este nota para que sé 
conozca el mofóte de lá omisión. 



Digitized 



by Google 



EL MEXICANO, 1HMTL Ó AZTECA. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



EL MEXICANO, NÁHUATL Ó AZTECA. 



NOTICIAS PRELIMINARES. 

A mediados del siglo VII, según la Cronología de 
Clavijero, apareció en Anáhuac la celebre nación Tol- 
teca que fundó el reino de Tula y la adelantada civili- 
zación que los españoles encontraron entre los aztecas 
y tezcucanos. La monarquía tolteca terminó antes de 
cuatro siglos por la peste, la hambre y la guerra civil, 
quedando en el pais algunas familias, y emigrando el 
resto, principalmente hacia el Sur, aun hasta Guate- 
mala y Nicaragua, según el historiador Ixtlilxochitl. 

Como un siglo después, llegó al valle de México 
una numerosa tribu casi salvaje, llamada chichimeca t 
la cual unida con los toltecas, que aun quedaban en, 
el pais, y civilizada por ellos, fundó el reino de Tez- 
coco ó Alcohuacan, todavía existente á la llegada de? 
los españoles. 

Algunos años después dé establecidos los chichi- 



Digitized 



by Google 



154 EL MEXICANO, 

mecas, llegaron del Norte seis tribus de las siete co- 
nocidas con el nombre de Nahuatlatas, pues una de 
ellas, la mexicana, se quedó atrás, y hasta 1196 arribó 
á'Tula. Los nombres con que se conocieron después" 
esas tribus fueron: Xochimilcos, Chalcas, Tepane- 
cas, Tlahuicas, Colhuas, Tlaxcaltecas y Mexicanos, 
cayos nombres tomaron áe lo» lugares que fonda» 
ron, ó de los en que se establecieron. Todos fueron 
al principió tributarios de los chichimecas; pero des* 
pues los tlaxcaltecas fundaron una república indepen- 
diente, y los mexicanos un imperio mas vasto que el 
de los chichimecas, y el mas poderoso que en estas 
legiones encontraron los* españoles. 

Las noticias históricas que tenemos sol) re eso* pue- 
blos están conformes en que los antiguo» toHtecas* y 
fes siete tribus nahuatlatas tenían un imsttta origen 
y hablaban la misma lengua* que era el mexicano; na*, 
hutíti & azteca ; pero de ningunk manera gueedte esto 
tiespecto á los chiehimecas, aunque haftta hoy por tnr 
efrót muy eftmuA se cree k contrario*. . 

Clavijero* y Veytiaj únicos entre íosmpcternóffqiie 
se han ocupado seriamente en dar á cóúóc¿r nuestra 
historia antigua, y cuya ophriotv, de consiguiente, tfó* 
dbs siguen, son los que han divulgada esa equivoca* 
cfon*: el primero, sin duda, por la escasez de doou»*en^ 
tas con que escribió; y el segundó jtor felfea de crítica. 
Fundados en el dicho de esos dos escriture»* todos fo# 
demás han repetido lo misnío, atin alguno» tan ftota- 



Digitized 



by Google 



fetos* e€raK> Alejandro flfctnboldti Pregcett, Vate* y 
Bfesefamiuuii Con ei objeto, entre otros, de aclarar ese 
pWite, estribí el artículo Textwo m él D&cwncmodü 
histeria, impreso» en Mixteo (tom# <R;-185&}} deeuyo 
«molido puede* sfcgusttH imponerse 1 el tector, aunqug 
aquí resumiré las razones que allí expuse y aun ag*e* 
gwá dtras, á fin de probar que los chwhimecw no eran 
dte la- misma lengua y ftmiliaque ló« fo&&as>yn¡a/íuép 

XrCZBGCÍS, 

"* 1? Los 1 escritores cuyas obras sos lfc ffrente mas 
pura efe nuestra historia antigua, tales como Tbrqtte^ 
táradfe; BrtRIxocMÜ y Fbtwar, atestiguan que los folte- 
cas y cbtehimecas tenían lengua diferente. Eí pri- 
merb, éh su Mmatyttfain^na (Hit. 1?, cap 1 . $9% dfce 
que los-toltecás que qúéd&ban en el valle de México 
no entendían á los cMchtmecás que Begaban. txtRlxo- 
éM$ sostiene en %dL$&m& relaciones que chíteMmecas 
y tbKecástetfiatt diversa lengua, y* ert su Historia dé 
las chichimécas, cap: Ü3 (apud Ternaux, volumen 1 12), 
agrega que el emperador Téehotlálla hteo< se exten- 
diera &í idioma inetfiCaiK) 1 entre sus 1 subditos: D: Juan 
Bautista Pomar, descenffienífe como IxtKlfcóchitT dé 
lóS reyes- de Tfezcoco, en si* Retttcion manuscrita (de 
que posee un ejemplar mi hermano político D. Joa- 
^[uih Gattcíalcacbalceta)' ireffére un hecho que rio deja 
tú: írtem&r dtídfet, y 6& que d j aflo de 1582 aun qued&Baí* 
restos dtel idioma chicbinmco en Yarfos nombres que 
ntídii&podXd trafcfatcir. 



Digitized 



by Google 



156 EL MBUOAWO, 

2? Los toltecas y nabaatlacas eran pueblos civi- 
lizados, mientras que los chichimecas estaban casi en 
estado salvaje. La religión, gobierno, leyes y cogtt*m- 
bres de estos demuestran un pueblo nuevo, mientras 
que las instituciones de los otros uno muy antiguo y 
muy diferente. 

3? Que una nación no pueda cambiar su idioma por 
otro, como arguye Clavijero, es cosa desmentida por 
la historia. En efecto, la regla general es que cada 
pueblo comerve tenazmente su idioma; pero aconte- 
cimientos extraordinarios pueden hacer excepción á 
esta regla. Los griegos y romanos, por ejemplo, hicie- 
ron desaparecer los idiomas de la Europa meridional 
y de parte de la central, imponiendo el suyo: lorfnis- 
mo sucedió con los áxabes en una gran parte del Asia 
occidental y del África septentrional. 

4? Que siendo los chichimecas los conquistadoras 
su lengua era la que debia haber dominado, es razón 
que nada vale, porque, como ha observado Balbi, "no 
" es la lengua del pueblo conquistador la que precisa- 
14 mente domina, sino la mas regular y culta." Natural 
es, en el caso que nos ocupa, que la lengua tolteca fuera 
la mas perfecta como la del pueblo mas adelantado énr 
civilización. 

5? Que los nombres propios de lugares y perdonas 
pertenecientes á los chichimecas, estén ó hayan es-? 
tado en mexicano, es argumento que tiene varias solur 
ciones: en primer lugar no es eso exacto, en lo gene- 



* Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTECA l5t 

ral, pues hemos visto que Pomar tuvo conocimiento 
de nombren chichimécos que nadie podía traducir: en 
segundo lugar, muchos nombres de pueblos ó ciuda- 
des, como Tula, Colkuacan, etc., fueron puestos por 
los toltecas, es decir, desde antes de la venida de ios 
chichimeeas, y no es, pues, extraño que estuvieran en 
mexicano, explicando Ixtlilxochitl que "todos los nomr 
•* bres *fe lugares quedaron en lengua mexicana : " en fin, * 
como la historia de estos pueblos nos ha sido referida 
principalmente por mexicanos, no- es inverosímil que 
estos expresaran en su lengua hasta los nombres pro- 
pios, cosa fácil si atendemos. á que esos nombres son 
significativos en las lenguas antiguas: esta sospecha 
llega al grado de certidumbre, cuando vemos que así 
se ha hecho hablando de gentes y naciones que hasta 
hoy conservan un idioma diferente. Bastará citar, en 
prueba, el nombre del último emperador de Miohoa- 
cari, el cual, aunque hablaba tarasco, es conocido con 
el nombre. mexicano de Caltzontzin, y el de todos los 
reyfcs totonacos, como vemos en el lugar respectivo de 
«ata obra r en cuanto á nombres mexicanos de Jugar es 
donde se hablan otras lenguas, se encuentran donde 
quiera, como Michoaaxn, Ihuaocttca, Mixteen, etc., etc. 
¿No es, pues, mas natural que esto sucediera respecto 
á una nación meaclada con los que hablaban mexica- 
no, educada y civilizada pop ellos t 

Resulta, pues, <jue los únicos pueblos antiguos de 
Anáhuac que hablaron el mexicano fueron los toltecas 



Digitized 



by Google 



15$ %h MBXKMUfO, 

y nahuatlatas ; los^kiehifiíecas le adoptaron ; ¿per* an- 
tes tenia» un Mioma diferente, h&y <Jesoaoeieído;.qtte 
acaso no ^tiüte -ó Be eoftaerva entre algunos de %m 
compañeros del Norte que »o salieron de ms tiermé, 
ó se quedaron fen el camino* 

Hoy se tabla el asteen en los Estados áeMéxxcto, 
Puebla, Yeraciw, Oajaoa, Jalisco, Guerrera Colina*, 
'San Luis, Tabanco, Micheaoan, Sinaloa, Zacatecas, 
Tefcuantepec, Tiaxcala y Durango, pertenecientes á 
la República mexicana, aunque en algunos de esto? 
Estados se hablan ademas otras lenguas. 

Según Buschmann se usa también en algunos $tat* 
tos de Guatemala y Nicaragua, lo asnal -cotóraaa Jas 
noticias históricas que tenemos acerca de la emigra^ 
«ion de k>s tolfcecas hacia el Sur. 

La palabra Mégmo se deriva de Aferith, diasde la 
guerra, según la etimología generalmente recibida,/ 
de México viene el nacional Me&katL, es dedtr, ro¿- 
xicaam. 

Nahoatl ó náhuatl, según el diccionario de Molina, 
*ig»ifica co*a gw *a#flK& Wm> de. modo que viene á ser 
un adjetivo que aplicado al sustantivo idioma, oreo 
que puede traducirse .par armoniosa. 

El lugar del Norte de donde vinieron ¿os -aahxía- 
tlacas, se llamaba Aztkm, según la tradición, y de 
Azulan se deriva el Jiaoional Azttcabl (astetea), el cual 
se da generalmente *olo á tos mexicanos; pepo pro- 
piamente tea» viene á lias siete tribu a 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZIFXA ,1£0 

Las obras que conozco sobre el mexicano won 'va- 
rias; pero las que : principal*ne<nte be usado son e&tas: 
Arte» portel P. Horacio Oarocbi. (Mésico, M>45*) Arte, 
por D. Agustín Aldama y Guevara. (México, 1754.) 
Arte, pQr-el JBr. D. jR^feel Sandovai (Méxieo, IStO.) 
Arte del mexicano, como se usa en ^1 obispado de 
Guadalajara, por el Pr. B. Gerónimo Tomas Cjortés 
yZeúvño. (Puebla, L76f>.) Vocabulario mexitfmo, por 
el P. Alonso de Molina. (México, 1571.) Catecismo 
de laD^ctriaa cristiana, en mexicano, par ei P; Igna- 
cio Paredes. (México, 1753.) Ademas me he aprove- 
clmdo de lo que dioe Clavijero «abre el aeteca en su 
Historia antigua de México. 

La gramática del P. Caroebi es eoaqtio mas minu- 
ciosa y clara se puede desear, como escrita con eliob- 
jsio de aprender ¡aun sui maestro, La <de Aldama es 
un excelente compendio de hw maestros antiguos los 
PR Molina, Rincón, Galdo, Vetan&ourt, Pérez, A/rila, 
Gastelú y aun el mismo Caroohi. La cte Sapdoval 
carece de mérito y su brevedad la bace oscura, ha- 
biéndola consultado-par .&eT la ma» moderna qrie pude 
encontrar, en cuya virtud esperaba w,alguw obser- 
vación rnteva. 

Los demás autores flue basa escrito sobre pl mexi- 
cano, ó en este idioma, dé fpae t$ugp noticia, so* los 
siguientes : . 

, D. Diego Adrián ; varias traducciones <lel latin al 
mexicano. 



Digitized 



by Google 



160 " EL MEXICANO, 

P. Martin Alcocer: Tratados doctrinales. 

Fr. Francisco Almaraz : Sermones. 

Bartolomé Al va: Confesionario y Pláticas. (Méxi- 
co, 1634.) 

Fr. Domingo de la Anunciación: Doctrina. (Mé- 
xico, 1545.) 

Fr. Juan de la Anunciación: Doctrina y Sermones. 

Fr. Francisco Avila: Arte y Plátiqas. (México, 
1696.) 

D. Gabriel Ayala: Apuntes históricos de la nación 
mexicana, de 1243 á 1562. 

Illmo. D. Juan Ayora: Arte, Diccionario y Trata- 
do sobre el Santísimo Sacramento. 

P. Juan Baltazar: Sermones. 

Fr. Arnaldo Basac: Sermones. 

Fr. Juan Bautista: Sermones. (Tlaltelolco, 1609.) 

D. Juan Berardo: Versiones del latín y castellano. 

Agustín Betancourt: Sermones, Vidas de S. José 
y S. Juan Bautista, Arte. 

Br. Cayetano Cabrera: Arte. 

Br. Carlos Cárdenas : Confesionario. 

Fr. García Cisneros : Sermones. 

Fr. Pedro Contreras : Manual para administrar los 
Sacramentos. (México, 1637-1638.) 

Antonio Dávila Padilla: Arte. 

Alonso Escalona: Sermones. 

Illmo. Fr. Juan de S. Francisco: Confesionario y 
Sermones. « 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTftCA 161 

Fr. Luis Fuensalida: Sermones y Diálogos. 

Br. D. José Antonio Pérez Fuente: Maestro ge- 
nuino del idioma náhuatl: Cartilla, una Come- 
dia y otras obras. 

Fr. Pedro de Gante: Doctrina. (Amberes, 1528. — 
México, 1559.) 

Fr. Juan de Gaona: Sermones y otros escritos. 

Fr. Francisco Gómez: Opúsculos para la inteli- 
gencia del mexicano; Aparición de la Virgen de 
Guadalupe. (México, 1648.) 

Fr. Jacinto González: Instituciones gramaticales. 

Fr. Juan Guerra: Arte, según el dialecto mexicano 
de Nueva Galicia. (México, 1669.) 

P. José Guevara: Sermones. 

Fr. Alonso Herrera : Sermones. 

D. Diego Hierro: Arte. 

P. Juan Fragorri : Vocabulario y Diálogos. 

Fr. Elias de San Juan Bautista: Diálogos. (Méxi- 
co, 1598.) 

Fr. Martin de León: Vocabulario, y otras varias 
obras. 

D. Francisco Lorra Bacbio: Manual para la admi- 
nistración de los Sacramentos. (México, 1633): 
explicación sobre los Sacramentos. 

Fr. Juan Mendoza: Doctrina cristiana. 

Fr. Nicolás Mercado : Arte del mexicano, según el 
dialecto que usan los indios de la costa del Sur 
de Sinaloa. 



Digitized by VjOOQIC 



162 RL MEXICANO, 

Fr. Alonso de Molina: ademas del diccionario <le 
que hablé anteriormente, escribid varias obras 
en mexicano y un Arte sobre este idioma* (Mé- 
xico, 1591.) 

Br. D. Pedro Mora: Disertación sobre la palabra 
cuatiquia, equivalente á la latina baptizo. 

Fr. Toribio Motolinia: Doctrina cristiana. 

D. Antonio Olmedo : Arte de la lengua mexicana 
de Vázquez Graztelú, corregido y aumentado. 
(Puebla, 1726.) 

Fr. Andrés de Olmos: Arte (México, 1565.); Vo- 
cabulario; Tratado sobre los pecados capitales; 
otro sobre los Sacramentos; otro sobre los sacri- 
legios; Sermones; Pláticas qoe los señores me- 
xicanos hacian á sus hijos. 

Fr. Pedro Oroz: Sermones, 

Fr. Bernabé Paez : Reglas para aprender el mexica- 
no; los cuatro Evangelios en mexicano; Método 
de confesión y Símbolo de S. Atanasio, en idemu 

Br. D. Victoriano Palma: Examen crítico de todos 
los catecismos publióados en lengua mexicana. 

P. Ignacio Paredes : ademas del catecismo que cité 
anteriormente, escribió varios sermones y pláti- 
cas (México, 1758), y un Compendio del arte 
escrito por Carochi. (México, 1751.) 

Fr. Alonso Rangel: Arte, Sermones. 

D. Fernando Bivas : varios tratados en mexicano. 

Fr. Juan Rivas: Doctrina cristiana, Sermones. 



Digitized by LjOOQIC 



NÁHUATL Ó AZTECA 163 

lilaao. D. Sebastian Rivero: Diálogos sobre la doc- 
trina cristiana,; Tratado del alma. 

P. Antonio del Rincón : Arte. (México, 1595.) 

Fr. Iaiis Rodríguez: Sermones, Doctrina cristiana 
y Tarias traducciones al &*exic*n&. 

Fr. Antonio Ronjse¡ro: Arte de las artes de lengua 
naexicaaa. 

Fr. Bernardino Sahagun: Arte; Diccionario espa- 
ñol, latino y mexicano; Sermones; Catecismo y 
otros escritos religiosos. 

D. Manuel Salázar: Pie&as dramáticas. 

Fr. Francisco Salcedo : Arte y Diccionario. 

Fr. Damián Serna: varios opúsculos. 

P. Lorenzo Swarez: ^ernaones. 

Fr. Juan Tecto: Doctrina cristiana. 

Br. D. Antonio Tobar Cano y Moctezuma: Ele- 
mentos de gramática mexicana. 

Fr. Alonso de Trujillo: Sermones. 

D. Diego Vaca; Catecismo. 

Fr. Miguel Val: Comparaciones entre las lenguas 
cjwteHana y mexicana. 

Fr. Diego Valadez : Catecismo y otros opúsculos. 

Illmo. D. Fr. Francisco Jiménez: Arte, Vocabu- 
lario y Cateci&mGs mexicano*. 

D. Pedro Juárez: "Memorial ^le cosas memora- 
bles," en mexicano. 

D. Juan Zapata Mendoza: Crónica de Tlaxsala, en 
mexicano. 



Digitized 



by Google 



164 KL MEXICANO, 

Fr. Miguel Zarate : Opúsculos doctrínales y mora- 
les; "Los coloquios mexicanos del P. Gaona," 
corregidos. (México, 1582.) 

D. Antonio Valeriano : Catón cristiano, en mexica- 
no ; Relación sobre la imagen de Guadalupe. 

Celedonio Velazquez : Doctrina cristiana. 

P. Juan Romualdo Amaro: Catecismo. (México, 
1840.) 

Silabario del idioma mexicano, por el Lie. D. Faus- 
tino Chimalpopoca Galicia. (México, 1869.) 

Carlos de Tapia Zenteno : Arte. (México, 1753.) 

Antonio Gaztelú: Arte. 

Juan Focher: Arte. 

Pedro de Arenas: Vocabulario manual. (Puebla, 
1793.) 

Diego de Galdo Guzman: Gramática. (México, 
1642.) 

Fr. Andrés de Castro: Arte. 

En el Sagg. de Stor. Americ. de Gilij hay una 
breve Gramática y un Diccionario. 

El mexicano está incluido en el Mithridates. 



DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — El alfabeto mexicano consta de 
las siguientes letras: 

a. ch. e. h. ¿. k. 1. m. n. o. p. t. ti. tz. u. clara, 
u. oscura, v. z. y. ¿. (1). 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTECA 165 

2-. Combinación, de letras. — Es proporcionada 
la reunión de vocales y consonantes, abundando la /, 
x, t, 2 9 tz, ti. No hay ninguna palabra que comience 
por/; pero las demás letras se usan oon variedad en 
principio y fin de dicción. 

3. Pbonunciacion. — La pronunciación del mexú 
cano es suave, y nunca requiere el uso de la nariz. 
La a es clara: la ch, antes de vocal, se pronuncia co- 
mo en castellano ; pero antes de consonante ó cuando 
es final difiere algo, aunque se parece mucho : la e es 
clara: la h es una aspiración moderada y suave, y solo 
se aspira fuertemente cuando le precede u: la // que se 
ve en algunas palabras, no es una letra como en cas- 
tellano, sino doble /; se omite la t en aquellos casos en 
que de no omitirse quedara entre dos /: la ¿/en medio 
de dicción suena como en castellano ; pero al fin se 
pronuncia tle, la e semimuda, es decir, sin llegarla á 
pronunciar bien ^la pronunciación de la tz es parecida 
á la de la s en español ; pero mas fuerte y áspera: la v 
la pronuncian las mujeres como en castellano y fran- 
cés; pero los hombres, dice Aldama, "le dati un sonido 
" muy semejante al que tiene el hu de la voz española 
" hueco : " la x suena como sh inglesa ó ch francesa : la z 
es casi como la s española, pero no silba tanto. 

4. Silabas. — Del uso de la composición resultan 
en mexicano palabras muy largas, de modo que las 
hay hasta de diez y seis sílabas. Sin embargo, hay 
también palabras simples muy largas. 



Digitized 



by Google 



166 BL M8XICAK0, 

5. Acentos. — " Lo» acentos» dice Aldama, soa cua- 
" tro : breve, largo, saltillo y salto . ... la pronunciación 
"del saltillo tiene el sonido muy parecido al que ten- 
" drá si pronuncias aspirando suavemente como si 1ra- 
" biere h después de la vocal . . . . ; pero no consiste su 
" recta pronunciación solo en eso, sino que se pro- 
" nuncia la vocal con un generito de suspensión que 
" yo no te puedo explicar, y tá entenderás fácilmente 
" haciendo que un indio te pronuncie la voz pátli, ú 
w otra que veas con dicho acento. Lo mesmo te acón- 
41 sejo de la pronunciación del salto ; mas por decir algo 
" digo que se pronuncia esforzando algo la voz en la 
''sílaba que tiene dicho acento.... La larga se pro- 
" nuncia gastando en pronunciarla mas tiempo que la 
" breve." Carochi agrega que hay sílabas entre largas 
y breves. 

No hay palabras de terminación aguda si no son al- 
gunos vocativos, y casi todas tienen la penúltima sílaba 
larga. 

Para que se conozca la importancia del acento y 
cantidad, ftn mexicano, pondré estos ejemplos: natez 
Con tex breve, es mi harina, y larga mi cufiado : tatli, 
con saltillo en ta, significa padre; ta larga, sin saltillo, 
y la i breve, quiere decir tú bebes agua. 

6. Composición de las palabras. — Componen los 
mexicanos reuniendo varias palabras en una sola; pero 
no por simple yuxtaposición, sino que atentos ala bre- 
vedad y á la eufonía hacen, al componer, mucha uso 



Digitized 



by Google 



NA«UTL 6 AOTECA * 167 

del meiapUamo, quitando letras ó sílabas, de lo cual 
nos da fcbsa el siguiente ejemplo : de tlazotli, apreciado 
<S amado; mémziik, honrado ó reverenciado; teopixJá, 
sacerdote; tatli, padre, y no, mió, resulta notlax&ma» 
vizteopizkatatzin, cuya voz significa "hh apreciado 
señor padre y reverenciado sacerdote; " viéndose, ade- 
mas, en este <&jempk> la terminación tzm con la que 
se expresa respeto, cerno luego veremos, y compren- 
diendo la palabra teopixki, compuesta, á su vez de teatl, 
Dios, y de pia, guardar ó custodiar» perdiéndose en 
toda la composición varías consonantes y vocales. 

El nombre que va al fin de la voz compuesta no se 
altera, aunque esto no se entiende de los posesivos, 
por lo que veremos luego. 

En la composición coa verbo siempre este queda 
al fin» y k> mismo sucede al nominativo; pero el adjet» 
tivo se pone primero que el sustantivo, y lo mismo el 
adverbio respecto del verbo. 

Es digno de observarse que en composición el ad- 
verbio suele significar como adjetivo, y el adjetivo 
como adverbio; v. g., de nen, inútilmente, y tlatólU, 
palabra*, sale nentlatolli, palabras inútiles; de yeleth, 
bueno, y nemi f vivir, salé yekmmi, vivir bien. 

Hay dos partículas que pueden llamarse ligaduras, 
pues sirven para unir las palabras, en ciertos casos, las 
cuales son hay ti ; v. g., con Jmafani, enojarse, é itta, 
ver, diré niku#lani-ka-itta, u veo con ira, ó airadamen- 
te ;" porque en este caso, y semejantes, el verbo pri- 



Digitized 



by Google 



168 EL MEXICANO, 

mero significa como adverbio y el segundo es el que 
se conjuga: cuando se usa la ligadura ti con dos yer- 
bos, el primero significa lo que el gerundio en do, cas- 
tellano, ó como adjetivo: con algunos verbos, ti se 
convierte en timo. 

La mayor parte de las palabras que se componen 
en mexicano, no pueden usarse separadas. 

7. Metaplasmo. — Las figuras de dicción no solo 
se usan componiendo, y no solo se usa la sinalefa, se- 
gún parece da á entender Aldama (§. 17), sino otras 
figuras, como fácilmente podremos ir observando en 
adelante. 

8. Abundancia de voces. — Es rico el mexicano 
en número de voces, de lo que se pueden dar varias 
pruebas; pero aquí me contentaré con repetir lo ob- 
servado por Clavijero : " De la abundancia de esta len- 
" gua tenemos una buena prueba en la Historia natural 
" del Dr. Hernández, pues describiéndose en ella mil 
" doscientas plantas del pais de Anáhuac, mas de dos- 
" cientas especies de aves y un gran número de cua- 
" drúpedos, de reptiles, de insectos y de minerales, 
"apenas se encontrará alguna cosa que no tenga su 
"nombre propio: ¿pero qué maravilla es que abunde 
" de voces significativas de objetos materiales, cuando 
" casi ninguna le falta de aquellas que se necesitan 
"para explicar las cosas espirituales? Los mas altos 
" misterios de nuestra religión se hallan bien explica- 
dos en mexicano, sin que jamas haya sido necesario 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTKCA 169 

"servirse de voces extranjeras. El P. Acosta se ad- 
" mira, que habiendo tenido los mexicanos noticia de 
" un ente Supremo, criador del cielo y de la tierra, no 
" hubiesen tenido igualmente en su lengua voz para 
" significar lo equivalente al Dios de los españoles, al 
" Deus de los latinos, al Theos de los griegos, al El de 
" los hebreos y al Alá de los árabes, por lo que los 
" predicadores se han visto precisados á servirse del 
" nombre español. Pero si este autor hubiese tenido 
" algún conocimiento de la lengua mexicana, hubiera 
" sabido que lo mismo vale el Teotl de los mexicanos, 
" que el Theos de los griegos, y que no hubo otra causa 
" para introducir la voz española Dios, que la dema- 
" siada escrupulosidad de los primeros predicadores, 
" los cuales, así como quemaron las pinturas históricas 
" de los mexicanos, porque las tuvieroq por sospecho- 
" sas de alguna superstición (de lo que se queja justa- 
" mente el P. Acosta), del mismo modo rechazaron 
" también el nombre mexicano Teotl, porque se Üa- 
" bia usado para significar los falsos dioses que ado- 
"raban." 

9. Sinónimos. — Una lengua tan abundante no es 
extraño que tenga muchos sinónimos, y, en efecto, se 
encuentran á cada paso en su diccionario; v. g., para 
el verbo ayudar tienen los mexicanos nitepaleuia, que 
significa el que ayuda á otros en sus trabajos, necesi- 
dades y enfermedades; nitenanamiki, se dice del que 
ayuda 4 otro en un trabajo actual, como levantar al- 



Digitized 



by Google 



170 BL JUZICAVO» 

gun peeo, etc., y niteném&üia, ge aplica al que ayuda 
á labrar la tierra de su vecino, á decir misa, etc. 

10. Voces metafísicas. — Las vocea metafísicas no 
escasean , y de ellas presentaré loa siguientes ejemplos: 

Tía, cosa. 
Kcwttlj tiempo. 
Ixflamatüiztli, razón. 
Neltiliztli, verdad. 
Tlalnamikiliztli, mente, memoria. 
TlalnamiU, pensar. 
Kuallotl, yekyotl, bondad. 

11. Expresivas. — Del uso de la composición re- 
sultan en mexicano gran copia de palabras expresivas, 
y algunas lo son tanto, que definen ó describen per- 
fectamente, por sí solas, aquello de que se trata, resul- 
tando locuciones que, como dice Clavijero, son otras 
tantas hipotíposis de las cosas : daré algunos ejemplos 
de nombres de lugares y otros en donde se verá ex- 
plicada su situación, cualidad ú otra circunstancia: 

Thlnepantla, significa en medio de la tierra, 
ó situada en medio. 

Popokatepetl, montaña humeante. 

Atzkaputzalli (hoy Atzcapuzalco), significa 
hormiguero, con alusión á los muchos ha- 
bitantes que tenia. 

Kuauhnahtcak (hoy Cuernavaca), junto á 
los árboles, 



Digitized 



edby Google 



NÁHUATL Ó AZTECA 171 

Atlixko, encuna del agua, 

Tcpctitían, encima del monte. 

Kuautla, ooo kmt larga, lugar abundante de 
águilas» 

Kmottla, con kua breve, lugar donde abun- 
dan árboles. 

Omeyulloa, dudar, de orne, dos, y yutíatli, 
corazón. 

Yuliotetl, hombre de corazón duro, de yn¿A>- 
¿fó y tetU piedra. 

12. Onomatopeya». — Encuéntranse pocas ono- 
matopeyas, de las que presentaré, sin embargo, estos 
ejemplos: 

Chichipiniy lloviznar. 

Chichipika, gotear. 

Chachackalaka, charlar, hablar alto ó gorjear. 

Tlakuakualaka, tronar. 

AÜatlalákatl, el ánsar. 

Tlatlazkatlatoa, cacarear. 

Vavaloa ó huahualoa, ladrar. 

13. Partes de la oración. — Las partes de la ora- 
ción son: nombre sustantivo y adjetivo, pronombre, 
verbo* adverbio, postposición, conjunción é interjec- 
ción. 

Respecto al adjetivo se advierte que abundan tanto 
los verbales, de que hablaré mas adelante, que regis- 
trando el diccionario se duda si todos los adjetivos lo 



Digitized 



by Google 



172 KL M8XICANO, 

son, es decir, parece que ea mexicano no hay adjeti- 
vos puros. Empero hallo algunos que no veo tengan 
verbo de donde se deriven como los numerales ze y 
uno; orne, dos, etc., y aun algunos otros, yollo, hábil; 
muchi, todo; matlalin, verde. Lo que creo, pues, que 
puede asegurarse, respecto á los adjetivos puros, es 
que son muy pocos en mexicano. 

Sobre los adjetivos numerales es digno de obser- 
varse que los hay de diferente terminación según el 
sustantivo á que se aplican ; v. g., ze, uno, se dice de 
cosas animadas, maderos, papel, etc.; zenteti, sirve 
para contar gallinas, huevos, cacao, etc.; zempantli, 
se usa para cosas puestas en hilera; zentlamantli, para 
contar paredes, trojes, etc. 

14. Numero. — Es rico el mexicano en terminacio- 
nes para expresar el plural, aunque solo usadas gene- 
ralmente con nombres de seres animados; así es que 
los nombres de inanimados, por lo común, no se alte- 
ran para indicar multiplicidad, y esta se explica por 
medio de los numerales, ó del adverbio miek, mucho; 
v. g., ze tetl, una piedra; yei tetl, tres piedra; miek 
tetl, muchas pieclra. Sin embargo, los inanimados 
usan terminación de plural, cuando se aplican á per- 
sonas; v. g., de zokitl, lodo; tizokime, somos lodo; y 
aun hay algunos que sin referirse á personas tienen 
plural, porque los mexicanos creían que lo que expre- 
saban era inanimado, ó algunos nombres, según sos- 
pecho, porque se han corrompido con el trato de los 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTECA 173 

españoles; v. g., üvikame, los cielos; tepeme, montes; 
zitlaitin, estrellas: machas veces los inanimados que 
usan plural, le forman doblando la primera sílaba; te- 
tía, pedregal; ietetla, pedregales; kalli, casa; kakalli, 
casas, cuya forma confunde erradamente Sandoval 
(pág. 40) con la frecuentativa de los verbos. 

El uso de las diversas terminaciones creo que puede 
reducirse á las siguientes reglas, subordinadas á otras 
que, con sus excepciones, solo pueden ser objeto de 
una gramática. (2) 

1? Los nombres primitivos hacen el plural en me, 
tin ó he; v. g., de ichkatl, oveja; ichkame, ovejas; de 
zolin, codorniz; zoltin, codornices; de kokoxki, enfer- 
mo; kokoxke, enfermos; de topile, alguacil; topileke, 
alguaciles. 

2? Lbs derivados forman el plural así: los llamados 
reverenciales, acabados en tzintli, hacen el plural en 
tzitzintin ; los diminutivos en tontli, en totontin, y los 
diminutivos en ton y pil, aumentativos en pol y reve- 
renciales en tzin duplicando la final, aunque con sina- 
lefa; v. g., tláhatzintli, persona; tlakatzitzintin, per- 
sonas; ichkatontli, ovejita; ichkatotontin, ovejitas: ich- 
kapil, ovejitá; ichkapipil, ovejitas; chiehüen, perrillo; 
chichitoton, perrillos; tlatlakoanipoU pecadorazo; tía- 
tlakoanipopol, pecadorazos; vevetzin, viejo; veoetzitzin, 
viejos. 

3? Los nombres compuestos con pronombre pose- 
sivo, sean primitivos 6 derivados, hacen el plural en 



Digitized 



by Google 



174 BL MEXICANO, , 

van (koan, según la ortografía común), conservando 
ademas los segundos la terminación de plural que lee 
corresponde oomo derivados, de modo que resulta du- 
plicada; v. g., noickiavan, mis ovejas ; noichkatotoxtan, 
mis ovejoelas. Sin embargo, puedeo, según Careehs, 
dejar la terminación que les corresponde «wna derivad- 
dos, aunque esto'es raro. 

45 Los nombres tlakatl, persona; zvoaU, mujer, los 
gentilicios y los que expresan oficio <S profesión, for- 
man su plural con solo quitar la final; v. g, mexüatí, 
mexicano ; mtxika, mexicanos, poniendo ademas acen- 
to salta en la vocal última. 

5? Hay algunos nombres que para el plural, aun- 
que pueden tomar una de las terminaciones referidas 
antes, le forman omitiéndola y duplicando la primera 
salaba, aunque algunos duplican sin omitir su termina- 
ción respectiva; v. g, teotl, Dios; Meo, Dioses; zafan, 
codorniz; zozoitin, oodorniees; zitli, liebre; zizitÜL, 
liebres: tetp6cktíi 4 ichpochtli, doblan la sílaba jx>. 

6* Hay algunos adjetivos que tienen varios piuca-* 
les, como miek, mucho, cuyo plural es miektin, miekin- 
tin ómiekin. 

15. Su concordancia.— Encuentro en mexicano 
concordancia de número entre sustantivo y adjetivo, 
pues cuando se trata de seres animados, uno y otro 
reciben la terminación del plural, y ninguno de los 
dos cuando se habla de inanimados; v. g., de okzeki, 
mucho, y de zivatl, mujer, sale okztkmtin zéva, mu- 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL 6 A2TKCA 175 

chas mujeres; siendo cosa notable que generalmente 
aun los numerales reoiben terminación de plural con 
animados ; por ejemplo, con yei, tres, drré yeitUin Úaka, 
tres personas: por el contrario, en yei teti, tres pie* 
dras, ni el adjetivo ni el sustantivo se alteran, lo cual 
es una verdadera concordancia. Hasta ze, uno, toma 
la terminación de plural, cuando se habla de varios 
vagamente; v. g^para decir uno de nosotros* se dice 
zeme tewntin, ynoze iemntin, en cuyo caso el verbo 
suele no concordar en número porque se pene en sin- 
gular ; aunque lo eomun es que concuerde poniéndole 
en plural; v. g., zeme tevantin yaz, literalmente, unos 
nosotros iré, ó bien zeme tevantin tiazke, unos noso- 
tros iremos: si se trata de primera ó segunda persona 
de plural, pueden anteponerse á zeme los prefijos ti 
6 an, propios del verbo; como tizeme tevantin tichi- 
wzke, unos nosotros haremos, es decir, uno de noso* 
tros lo hará. Pera cuando séllala un hombre solo á 
otro, entonces se dice de este modo: ne pa ka ze to~ 
kichtm, allí está un nosotros hombres, en cuyo ejem- 
plo ze no concuerda, y por este estilo cuando el nom- 
bre, al que se refiere el que habla, es unívoco con éste, 
de algún modo, por lo cual una mujer dirá ze ok&htli, 
en cuyo cano sí hay concordancia. Dicha fórmula no 
debe tenerse, sin embargo, por general, pues una 
mujer, aun habíando de otra, dice ze zivail, y no ze 
Hziva* 

En composición, aunque signifiquen multiplicidad 



Digitized 



by Google 



176 KL MttXLCANO, 

los nombres que preceden, generalmente se ponen en 
singular. 

16. Genero. — Abundante como es el mexicano en 
terminaciones y formas para expresar el número, su- 
cede al contrario en cuanto al género, pues no tiene 
otro modo de distinguir el sexo, sino aplicar á los 
nombres las palabras okichtli, macho, y zivatl, hem- 
bra, con excepción de algunos pocos nombres que por 
sí indican el sexo. Se usa igualmente de otra forma 
con la que se distingue el sexo de la persona que habla; 
v. g., el hombre para decir mi hijo, usa de la voz nopil- 
¿zin, y la madre de otra, nokoneuh, lo cual se verifica 
con algunos nombres de parentesco. . ' . 

17. Caso. — Carece de declinación, y solo para el 
vocativo se añade una e al nominativo, ó los acabados 
en tli ó li cambian la i en e : los nombres en tzin pue- 
den mudar en tze ó agregar la e. Esta forma, sin em- 
bargo, solo la usan los hombres; las mujeres acostum- 
bran otra, que también suelen usar aquellos, la cual 
se reduce á añadir al nombre los prefijos del verbo 
/¿, attj precediendo la partícula in; v. g., in tizivatl, 
¡oh mujer! 

Por la falta de declinación, el genitivo se denota 
por medio del pronombre posesivo ó la yuxtaposición 
de las palabras, poniendo primero el consecuente y 
luego el antecedente; v. g., de teotl, Dios, y tenava- 
tilliy sale teotenavatilliy precepto de Dios: el dativo se 
indica con los verbos llamados aplicativos: ©l acusa- 



Digitized 



byGoógle 



NÁHUATL 6 ACTfiCA ¥11 

ti vo con ciertas partículas quef acompañan el verbo, y 
que conoceremos al tratar de éste; 6 por la yuxtapo- 
sición; v. g., coa chim, hacer, y tlazkalli, pan, diré ni* 
tlaxkalchiva, yo hago pan: el ablativo se indica con 
varias partículas ó preposiciones, que luego veremos. 

18, Derivados. ^ — El modo de hablar él mexicano 
es vario ségun la condición de las personas con quie- 
nes se habla ó de quienes se habla, y aun tratando 
simplemente de las cosas que les pertenecen, ana- 
diando ó nó á los nombres, pronombres, verbos, pre- 
posiciones y muchos adverbio», ciertas terminaciones. 
Contrayéndome aquí á las que eonvienén á los nom- 
bres, diré que son dos, teintti y tzin, resultando coa 
'ellas unos derivados que se conocen entre los gramáti- 
<to& mexicanos por el ftpmbre de reverenciales, y qite 
sirven para dei»08tm*r amor, aprecio» reverencia, res- 
peto ó lástima» aunque lo que generalmente significan 
es reverenda; v, g., de tlakobL persona, tlakaizinth; 
4e temachtimi, maestro, Utnactei&tátzw. , * 

En cuanto á los demás derivados^y, hablando en 
general, puede decirse con razón lo que observa Ai- 
dama : " Esta lengua es uña pura etimología y no tiene 
"la multitud de anomalías que la ecpafiola, sino que 
" es muy natural y regular en sus derivaciones, de h 
" cual se infiere que con ver una voz en. el Vocabulario 
" ya sabrás otras voces que de aquellas se derivan, y 
" oteas de donde aquella nace...... En derivar unes 

" voqesr de ofcrto v 6 nombres de Verbos, 6 verbod de 



15 



Digitized 



by Google 



•W8 «fe M15X*<5A!«>/ ' 

? «¿nitores, ó verbos d^ verbos, 4 nombra «iter otro* 
J ^oftri*ws* es niacbo mas; afe&&dat*te< esto len^wt tp|fe 
"teespañofey la latina, y así jKtteha* voces'raestefe- 
^ «a», soW per rodeos^ «sáhdo vocea» b&rbara*, se pKe- 
M, dara i^á^oir ea e«pafloL é tetftl¿ ,, 

Los dimínufciVcws se íbraian con fes tfetfnírftiaciénes 
&*¿fó y ¿aw; esta para hablar íeow desprefeú? y gf&efóa 
con desprecia <5» síh él; t. g., decfok&¿, pe#t*6, ¿fcítffc*- 
to* y peOTÜlo^de ,foi¿ít, cwsa, ¿M^^caéito* la terapífla- 
d»p^M es tei»l«^ d« dimmutfooj expresando «mor 
&tte#nwra. Pí?^ skve para fo^ifiai» aumeti^fctitog; 

Las* ter»rinaeroiN8s : ttyz, iu, si**v,e¥i pai*& <k>tectávfcS; 
xothMl\ flbrr zaóhitfai, flbresfe/ 

Lo» en» ¿rf- son abstractos, ewno> de kuaM\ fene*io; 
kqafytl, bondad*; peno- toajr algunos q«$, eomo» dice 
8atidoTal; "no« rolo sigmfittM» fa.fbiwa¡ separada del 
"sugeto, sino 'también todo lo que pertenece ai nom- 
4ií bre de dónete salen ; v: g>., rne&UtmfMil ta Rtepéfeltoa 
41 y costumbres d@ México" (3); de xémtfi «fio; salle 
xinAayoÜs fo^uep^teneceatatto. ílay alganosíriom- 
b*es en etih qne> no »o» derivados. 

Los en 0» (hwcp) y e, iadie** po¿ésk>& : ttwhM y 
otplo; ilvikami } 8efik)t> ó dv¿8<rdel cielo* que es epí- 
teto» aplicado á> I>io8>r de- rmtm& que eOn¡ esjlos* norii- 
l*ws>9& expresan conceptos q«e? en* eaatellano-neeesi- 
ta» ana oración entera; v. g. y tiómt, sigtoifioa< "mi «que 
; <tí«neldienfes; ,, 6 bien es< pveétao buscarles un* equi- 
iakmíte'por jjo< haber m*a fcraéafckm 4iteraty v. gv#>- 



Digitized 



by Google 



NApaAIfcÓ.*ZfftCA 19(f 

¿•fe; «q&tvftlá á aigmál^ ptor& UfcacftliiJBtito i sigpiflo* 
'Val <pwr tiiwe y»!» lie jaatiéás*" po*(}»e <m demuda 

iumiit&>G8km9, <fe moda «pj^^s^m^ml%60»tí^^ 
'«d* qsefti wo-dnetnos," De^ftte* 3etú\^iod í^tlen^tiíc^ 
bidarÍ¥#doa ^^ Be^iemle le* t^niíiíoaapdi&fiff», figr 
mfcmi obj*te(ó pfriwn* paseadora* vv gi, kuat¡u#**> 
kava, el que tiene toros, ó sea el duefio de eltaeí . 

ho& fcettttánadofe efr <*. »oa^ aqiteüog que eatpse&an 
teñen parcuaí idM lo> que indica «1 primitivo, como a* 
eapjiflol, de agttft^ aguado ; d¿ pelvo, poluroflo^ ete., y; e*í 
émtMiy \x,Tte>+M*tíii&ítÍMM¡áQA entin*add;delcoi» 
panto zmaijuUatí¿ y oorpzon de mujer ; zmmymtto* qa¿ 
aot tiene tiwhdoiD»: liberal, peco significa cobarde: 

Para los patrio*^ gentilieiüs hay también sus ¿ofe 
pedales terminaciones, como Mexihatl, mexicarar,/7t- 
zayoka, el de Tizayoc^; To¿o^ toluqueftoi etc. 

En cnanto á comparativos y. superlativas,, carepe el 
idioma de terminaciones para e^ies&ríos^ y las sr\ple 
-con adverbios, como acfai, okachi^Gto, qu« equivalen 
&mas; v. g., mas bu^ r e# Pedro , q^e Juan, 3&?cAt- 
¿tuz#¿ en P^ára ivai\ mrwJum^ en. donde el adverbio 
se junta con A;w0¿&, bueno; ¿%*9«,iw* jjwtfeulaidpique 
en su lugar habla^.w*^ & w^ncipn y t A^w%^ad- 
veAfcf^^awidaapfc^ «-mas 

"bueno Pedro y no Juan/', y, da fi/rtenw4o„wn ^ra- 
ciones y dicciopje» ^ádojpi, «g fjfwii^la.qpJWBW^on. 

De una manera seqj^M^ t ap, e^p^ww Jw ^pper- 



Digitized 



by Google 



186 EL MEXICANO, 

lativos, usando de adverbios, como zenka, %enkizka f 
zen, etc., que equivalen á muy, los cuales algunas ve- 
ces se duplican (7 esto se verifica también con loa 
comparativos); v. g., kualli, bueno; zenfacalli, muy 
bueno. Algunas de las dicciones que sirven para for- 
mar superlativos, lo hacen con los verbos; v. g., moft, 
significa saber, 7 azihunati, saber perfectamente, 
mucho. 

Los nombres verbales» es decir, derivados de verbo 
activo, neutro, pasivo, reflexivo é impersonal, tienen 
varios significados 7 terminan en ni, oni, ya, üh yan f 
han, yan, 6 tan, tli, li, liztli, oha, ka, hi, k, i, o, ti, los 
cuales son muy abundantes, pues casi no hay verbo 
que no tenga sus correspondientes verbales, 7 de eiloa 
darán idea los siguientes ejemplos: 

Kochini, el que dueriñe. 
Tlaxkálchivani, el que hace pan. 
Motlaloani, el que corre. 
Chivaloni, factible. 
NeitoniUrni, cosa para sudar. 
NotlajcMuaya, mi instrumento. 
Amotlanekia, nuestra voluntad. 
Tlakuabyan, comedor. 
Mikoayan, lugar en que se muere. 
Tepapakiltifam, lugar ó sitio que alegra ó deleita. 
Itepatiáyan, enfermería. 
Thichivalli, hecho, producido, criado. 
TlátltmeuhtKr cosa prestada. 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTECA 181 

TetlazotUüiztli, amor. 

Nachivaloka, mi producción ó creación. 

Nomachtilokar, mi enseñanza. 
.. Teto&m* coéa que aflige, 

Tekoko* cosa que lastima. 

Temachtiy ó temochtiki, maestro. 

Paianki, podrido. . 

Chipavah, limpio. 

Pixlátlt cosecha. 
. Cada una de las terminaciones- de los verbales en- 
cierra un sentido particular,, que seria muy largo ex- 
plicar minuciosamente; bastando decir, por ejemplo, 
que los terminados en ni son sustantivos y significan 
el sugeto que ejercita la acción del verbo, correspon- 
diendo á los participios latinos de presente y verbales 
entary trix, como nemini (vwensj, el que vive: los en 
oni sqn adjetivos y equivalen á los en bilis latinos y 
en ble españoles, como patikmi, curable : hay otros en 
oni sustantivos: los en yon y kan, significan ed lugar 
en que sucede ó se ejecuta la acción del verbo; v. g. f 
tlakualoyan, lugar donde se come, es decir, comedón 
los en liztli, según Aldama, "expresan la. acción del 
" verbo de que sé forman ó el acto en que dicha acción 
" se ejercita," como nemüiztli, vida¿ los én oka, son 
los pasivos de los en hztli y evitan muchas anfibolo- 
gías de nuestra lengua; pues, por ejemplo, al decir 
temar de¡ Pedro; no sabemos si es el. que Pedro tiene, 
é el <jne se le tiene, y en mexicano no cabe duda, pnea 



Digitized 



by Google 



Í9£ *tPX8SMMdtO, 

en el primer caso se usa la tenniaaCHJní&ttfc,^ «a el 
segundo ^fa*. 

La misma voz del \sA^uemn1mD^tAemeaaa»^B0m- 
bre á falta de verbal; por ^jemplq, pilmama, x^^g^x 
niños, significa también el, '6 'ia que los carga. j££l} 

Hay algunos nombras, como varios terminadlos en 
tli, li, que no obstante estas tenninuciqn-es, no ion 
verbales. 

Respecto á verbos nominales, ó derivados de^n<*n- 
bre, los 4ajr terminados e» «a, ati*, ¿i, 4ia> tilia, «a, 
t#¿, jtw¿,<5on dUersosfignífioadosí'pomodft^ilitf^tier- 
m; (riWWfZ, couweréiree ien tierra; de ¿¿amo, vieja; ¡efe' 
«teftY envejecerte; é& kalli, casa; ¿a&iayhacerjoa»* 
efcnvetc 

c ÍBirá, por (último, respecto á ios d^kactoa, jqp» 
flbua&urlos dp adjetivo numerad; *r> gw Ae ^ una; 
¿tejwi, < una vez ; ohzepa, ota j*e» ; ffdbm* /ea una tpaáet 
<wim, 4e uüo en imo, etc. 

1& IPhcmohbkbs fersoitalhb.-— Lo» ptanmnfeMB 
pArétoMles;'sen¡ 

tfw&tl, mtva> ne 9 yo. 

Tevfál, leva, *te t tá- 

Yevafl, yeoa> y¿, él Raquel. / 

TemTtfin, te®a y nowtroB. 

Amemntin, cmtvem, vosottots. 

Ytmiítin, yewm y aquéllos* 
Yarabáblar con reverencia, en^sigtóifieacíon tte ü8te& 
6 *u merced, «é lisa la terminación tó^e ^. 'Pítitatt 



Digitized 



by Google 





NAWm.t^^TiPA ]£ft 


admite h^mi^mm ptf, .&iu»e,i>t&twft, ¿M* «s(sB»J 4* 


hw»üd»4 ó#bfltiwe»to». 


iWt iPoeBfi^a&w-cÜj^ pneesvjM wqu: 


: 2Vb, 


mió. 


3fo, 


tuyo. 


-'. '■ ' x 


suyo. 


•... . .; 7<)i ... 


nuestro. ; 


Arrío, 


vuestro. 


ín 6 im, 


de ellos. 


n; ' 


de otro, de otros, aje- 




no, de alguien. 



, £*tas epáteseos mem¡pr& m nmn tai; lioiB^skfiáimr 
alfceránÜoee Id foial de Ja fialabra con que se frotan* 
fortl* <Di#a; note»K mÁ ^^yve^eyotí^ mjez ;. mmtfmyo, 
tu vejez; tw¿¿/, viejo ;v4*Kó^6^^ 
Qfti^uyeis ej^pki^^mi^M tjtt« la final piwwte «aaptóar, 
omititee 6 iíeoflaír ft^i Agregado ; «b ©mb*rgQ, Alf unw> 
adQíbws a? se sJfcerflfí, «pbw) o¡few:^¿ ^rro ; <nvehi<M> 

tampoco las preposiciones y adverbios, como verewtffc 
h*3gQ« f$egt« X2aroqfei, la» finates qve. m alteran en 
c^npoBiaWft **w .k* p^tfcgl^s íf^BfWas^ »n .<£&» 

T«xtea ]mi)Qmbtp$ sustantivos <3te|W6Bte8$D:y4fr 
btt oaieaaabras del miefcjw ge <usau coo ptwoaiMo. , 

wijbu^ :pwo atm&a otím $wte»^ U>o?^ci<?^»^p^ 



Digitized 



by Google 



14& ILMWnOATÜO, 

valen al personal; v. g., de la preposición pcmpa> por, 
sale mopampa, por tí, y por este estilo nopan, equi^ 
vale á sobre mí; ipato> sobre aquel; nozel, jo solo; mo- 
zely tú solo ; nonoma, 6 nonomatka, yo mismo, ó por mi 
manó, etc. 

21. Demostrativos. — El demostrativo inin equi- 
vale á este, esta, esto, y aun puede servir para plural; 
pero mejor se usa de inike in } ó inikein: como tér- 
mino de oración, solo se usa in> contracción de inin, 
cuyo reverencial es inintzin para singular, y para plu- 
ral inintzitzin. (6) 

El equivalente á ese, esa, eso, es inon, que puede 
servir para plural, aunque mejor es inike on inikeon, 
poniendo la última partícula sola al fin de oración : su: 
reverencial es inontzin para singular, y para plural 
inontzitzin, 6 inike en tzitzin. í 

/ Si al personal yevatí se pospone in, significa este, 
é»ta, esto, y si on y ese, esa, eso: en vez de yeva$lin>> 
esto, y de yevatlon, eso, se puede decir, por apóco- 
pe, yevatíi, yevatlo: el plural es yevantinin, yewn~ 
Hnon. 

22. Modos y tiempos del verbo. — El verbo me^ 4 
xicano tiene indicativo, imperativo, optativo y Sub- 
juntivo (7). Los tiempos en indicativo son: presente* 
pretérito imperfecto, pretérito perfecto, pluscuamper- 
fecto y futuro imperfecto: en el imperativo presente 
y futuro (8) : en el optativo, pretérito imperfecto y per- 
fecto (0): en el subjuntivo solo hay un tieiqpo, que 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL é AOTSCA 1B0 

los autores traducen por nuestro pretérito imperfec- 
to. (10) 

23. Modificaciones. — En cuanto á modificacio- 
nes es rico, pues, como veremos, con una sola raíz se 
expresan muchas relaciones de una sola idea, cosa que 
en otras lenguas requiere verbos diferentes 6 circun- 
loquios. 

24. Mecanismo. — El mecanismo de la conjugación 
consiste en la adición de partículas, prefijos y termi- 
naciones, como lo prueba el siguiente ejemplo de un 
verbo activo. - ... 

25. Ejemplo de conjugación. 

indicativo, presente. 

Ni-chiva, yo hago, etc. { 

Ti-chiva. 

Chiva. 

Ti-chivd. 

An-chivd. % 

Chiva. 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

Ni-chiva-ya, yo hacia, etc. : - 

Ti-chiva-ya. 

Chivar-ya< 

Tir-chivar-yd. 

An-chiva-yd. 

Ckwar-yd. 



Digitized 



by Google 



TRBTEftlTO PERFECTO. 

Ojiir-chi^uh, yo hice, etc. 

Oti-chi-uh. 

O-chi-wh. 

Oti-chi-uhhé, 

Oan-chir-ukké. 

0-chi-v,¡iJc(. 

maasMsto wsm wmnamámQ 

Oni^cM^uTika, yo hábia liecho, etc. 

Oti-chir-uhha. 

O-chi-uhlca. 

Oti-chi-uhkd. 

Oan-chi-uhkd. 

O-chi-uhkd. 

FUTURO IMPERFECTO. 

Ni-chivar-z, yo haré, etc. 

Ti-chivar-z. 

Chiva-z. 

Ti-chivar*zké. 

An-chiva-zké. 

ChivOr-zhé. 

IMPERATIVO. PRESENTE. 

Ma ni-ckiva (11), haga yo. 
Ma zir-chiva, haz tú, etc. 
Ma chiva. 



Digitized 



by Google 



NAffttJTL 6 «MCA 1W 

Ufo ñ*HMtiar4utn,. 

FUTURO. 

MaM-T-chwa+Zr haz ,tá JUe%go, etc. 

^ ckfafHZ. 
Ma ti-chivarrzké. 
Maan-*chiyarzké. 
MaxMvQ^zké. 

PHteTÉBITO 1MPEBFECT0. 

Jtfa ñi-chiva-ni, ojalá que yo hiciera, etc. 

Ma? xi-chívor-ni. 

Ma chiv/ir-ni. , 

ilfo ti-chivd-ni. 

Ma xi-chiva-ni. 

Ma chivá-ni. 

i 

Afo oni-chi<-u7i,* ojalá que yo 'haya 'hecho, £tc. 
•itftf títi—chi-uh, etc. 

rSUBJJINTIVO. 
üfri*^i»a-<2kim 6 ni~c hvm^Miaya, y<*hk#e?a, ete. 



Digitized 



by Google 



188 1L MfclICAHO, 

26. Explicación del, verbo, -t- Tomando como 
punto de comparación el presente de indicativo, re- 
solta que este tiempo se forma con solo la adición de 
los prefijos ni, ti, an: las terceras personas no tienen 
prefijos; pero pneden suplirse con la partícula in, de 
que trataré en su lugar, y ademas el plural tiene acento 
salto, que no deja confundir la primera persona de 
plural con la segunda de singular, ni las dos terceras 
personas, que también pueden distinguirse por el pro- 
nombre personal El pretérito imperfecto es el pre- 
sente con la terminación ya, 6 solo se agrega a cuando 
el verbo acaba en i. El perfecto antepone o á los prefi- 
jos, cuya o suele, aunque rara vez, ponerse al imper- 
fecto; pero al perfecto lo mejor y común es ponérsela, 
aunque su uso no es forzoso, siendo en este y en el 
siguiente tiempo donde con toda claridad se ve la raiz 
del verbo chi: el presente de todo verbo que no es 
irregular acaba en vocal, y es regla que se omita para 
la formación del perfecto; pero esta regla tiene bas- 
tantes excepciones ó irregularidades, entre las cuales 
se comprende la de que los terminados en va (hua) 
mudan jen uh, como en el ejemplo puesto : el plural 
de este tiempo se forma con la terminación ké $ y al- 
gunas veces las personas del singular suelen recibir 
la terminación ki. Para formar el pluscuamperfecto 
se añade la terminación ka al anterior, del modo que se 
ve en el ejemplo. El futuro es el presenté con la ter- 
minación ;? para singular, y zké para plural, aunque 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL 6 AZTECA 189 

casi todos los terminados en ia y % en oa pierden-la a 
final; las personas del singular suelen tener la termi- 
nación ki. 

En el presente de imperativo vemos la partícula 
separada ma, los prefijos ni, xi, ti, y la terminación han 
en las personas del plural, perdiendo su a final casi 
todos los terminados en ia y en oa: la partícula ma 
puede omitirse en las segundas personas, y aun es 
mejor hacerlo cuando se manda con imperio, porque 
ma denota cierta afabilidad, y aun más tía, otra par- 
tícula que se suele usar también con el imperativo, 
distinta de la que mencionaré al hablar del verbo ac- 
tivo. El futuro es el de indicativo con la partícula má, 
cuyo tiempo no tiene traducción propia en castellano. 
Aun sin ma el futuro puede servir de imperativo. Pafca 
vedar con el imperativo, se usa juntar la negación amo 
con ma, por medio de la partícula componente ó ligái- 
dura ka, es decir, makamo, ó moka, por apócope, lo cual 
es una oración y no un tiempo. También se usa má» 
kamocan el optativo. Carochi y Aldama explican ade- 
mas otro imperativo que llaman vetativo» con el ad- 
verbio manen, u mirad que no;" pero según Sandoval, 
"el imperativo con manen ni se usa ni se entiende/' 

El presente de optativo se suple con el de impera - 
tivo,*y se entiende por el contexto de la oración ó pot 
el tonp ó acento de la voz, en cuyo caso ma equivale 
á ojalá. El pretérito imperfecto es el presente de ib- 
díoativo con la terminación ni, y la partícula /ó prefijo 



Digitized-by 



Google 



«¿énilarra^guadas^pcnsom^; El perfecta pueleíOMA 
mismo i anéeriorr sin» alterarle; ó ocir a «fcepuesí* ; pert 
mejor como en el ejemplo, que es el de indicátiroroatt 
tñek El plnBoiMimpepfeéta «9: suple «on el imfreráeeto, 
coa * antepuesta, ó ski ellas y- el* feto» Gftfi ell de? bu* 
peratbroj 

El presente de subjuntivo se wpie con eá ftiíuroíde 
mdfoaAivo, precedido de m é hsíá:¿ -qira eqiMYaleí 4.1a 
aonjnnckm qfie castellana;, v. g. v nihnehiiñ tülakkeai, 
u quierotque cameras;^ pereaun sin expresar ¿a áimk 
n& dicen . estas orackmea : otras-, veces se suple oon él 
presente' ám imperativo* £1 pretérito imperfecto sfc 
finraai del futuro: de iüdicatóvo, afiadicntlo 4¿r ákiayát 
£1 pretérito perfecto se sople cúmel de indi cauro, Ei 
pluBcuwipperfeirto con el imperfecto' dé 1 este sabjurír 
tiro, pudiendrx anteponer » ; pero rao la necesita, y tamv 
bien se suple í acra el perfecto de indi bativoi Elfotowo 
se su^le^con el pretérito perfecto, 6 con el futuro? db 
íudiaaÉra»; .FétwadieraaQfe&dieíadYeiiir^^ 
€fiuaoeki¿ kartiemposde ójptetLté» puedea suplir ai s«k* 
jbathra, usando' la« ooiijttiicktfc imtia< et; en kugaT 4émm 

vo enr la ^onjugacio», y ee stq>^ «onrei fotutü^cieildb 
'tyo« quiero iharó" pqr "y© qoien© ha¿er." Paro edmo 
ia« gramática menáatiaa, perroát* usaron tiewpcf por 
crttro, gegai* vemnosy se suele porier el(pi«sente pw^fo 
cho> futuro; resultando' "yo qróero Hagot v 

Qmtikto se nHtestm ¿«seoy ae^ sople di infimkrókc?>to 



Digitized 



by Google 



NAft&A¥t/é"Atf*fiOA J0QI 

©ttas éttietooeb dfe ihftiwifeivo, ert las ^des corou*- 
ten en mstellafia* ík* paitáettÍHi «fe ó'^fe #iré, se «- 
presan en mewk^no con* m ó wri&; v. g;, ^vpaki'imk 
nimüxittm, me*l&gitifiá<$ *efte>: «i MtaHrc* cegi<te m 
castellano áeptmt» é pava qué, ee twuiajc© cora ¿n& 
«Me» dd l fortuno / mniuaufcattsí ¿«t& mmy&l&**tiz r mt 
«fcgpongo paca, cmifosarnie. 

Cwmd» el infifcwtiwo va regidoi d«< nrfci, quiero,, se 
dice por lo 000*101 d& «wk manera : se ■ afUfcfe neki A 
fttara dsl* Terbb rógitiov poniendo 4 este las <»»r^- 
poarficoies partícula y a«í«e <5owjuga- 

Par* ittfini&ttt' pawto se^VBtt- q1 fíftaw de esto voz. 
Eh; fin* te» *si*y*a.eav fótó/í saéíet* s»pftr al ifcfr 
nítivo. 

•Mi '&wkwñ>w¿<+-' Éi gemndio rasteitano en <fo se 
expresa, oéíwo' vimos at tm*ár de la competición de 
n»n^wfi>o con otro, m^dianée ^partícub ^; v. g^ ¿fe* 
/tfpMWo^^ ^X4»éf«tós taastoad»! " T«bte»s$ e^ 
pita* «wstepowíelwíb. inih a* *teffcb> en ^gttificacitwi ée 
"ét* ¿üa**té qñ#j w *. g^/ ^défteáiisi» ti* «ambique 
*hl$rfti6g¿' por" desalisa» éttiiróínéo^ 
- 29i} Far*ictt>o- —El partid^ se m$\& oo« las 
terceras personas de cada tiempo attteponi ando m; 
«i^^^úPWG^^^lqv^te^bajai; tó<^^«ia^^eliq[ubttra- 
fcajaba, eí c. Tambisni cim lo8< nauib«^ «n ¿ia^/¿yiik 
preposición ¿a. 



Digitized 



by Google 



¿92 r MhUKXlGAVO, 

30, Veebo PABim— El veri>o pasivo, 6, mejor dir 
chp, la voz pasiva se forma de esta manera; el pre- 
sente de indicativo añadiendo ¿l de activa la termi- 
nación lo, cómo de nichiva, yo hago; nichivalo, soy 
hecho: el pretérito perfecto añadiendo al anterior o, 
antepuesta, la terminación ¿ para las personas de sin- 
guiar, y &¿ para las de plural; nickivalo, yo soy hecho; 
onichivalok, yo fui hecho: loe demás tiempos y modos 
añadiendo al presente de indicativo las mismas ter- 
minaciones y partículas que en activa, como ya para 
<el pretérito imperfectos y ht para el pluscuamperfec- 
to, etc.; v. g., nichioaloya r yo era hecho; onichmthké, 
yo fuera hecho; nichivalaz, yo seré hecho, ata, etc. 

Pero la regla de que la terminación lo sea sencilla- 
mente el distintivo de la voz pasiva no es tan general 
que no tenga sus excepciones, como lo prueban, las 
siguientes observaciones; casi, todos los terminados 
én ia y en oa pierden la tf para tomar la terminación 
Jo; los en ne y ni toman A?, 6 cambian en no; los. en 
ka yki hacen en ko} Uta, ver, hace ittaio ó itto;?naH, 
saber, y los en mati f mudan ti en cho; los en z¿, en xo; 
ikza y tlaza, hacen ikzalo ó ikw,Üazolo ó ¿Ara?; 4 estos 
seis ai, koi, ¿, o¿¿», j^o, keini, se añade va, cuyas r<^¿aa, 
á su vez, tienen algunas pocas excepciones, que. en- 
seña la Gramática. 

31. Reflexivo. — La misma raiz de activa y pasiva 
¡sirve para reflexiva con solo cambiar prefijos, siendo 
los de verbo reflexivo los siguientes: 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL ÓMKBOA 19$ 

nm^¿ que corresponde á me. 

¿¿m¿>, te. 

w,se. , 

tó/e?, nos. 

anmo, vos. 
Loa cuales, como se ve, son compuestos de los pre- ' 
fijos w, ¿t, a^ y las silabas no, mo, to; así es que, por 
ejemplo, de niMpava, yo limpio, sale ninochipava, yo ' 
me limpio. En algunos lugares se dice nimo y timo, 
en vez de niño y tito. En los casos en que el verbo 
activo usa el prefijo xi, se convierte en ximo para el 
reflexivo. 

Hay algunos Yerbos activos y neutros que guardan 
su significación, aunque llevan los prefijos de reflexi- 
vo, por lo cual los llama Aldama, y los llamaré yo, r«- 
Jlemvos aparentes. 

El verbo reflexivo, aun aparente, tiene su corres- 
pondiente vofc pasiva, la cual se forma con lo, de la 
manera que antes vimos para activa, y tomando m en 
lugar dé las Sílabas no, mo, to, de sus prefijos; v. g., yo 
me amo, ninotlazotta; yo soy amado por mí, ninétla- 
zotlalo. 4 

32. Impersonal.— El impersonal de verbo activo 
se forwade su voz pasiva con solo anteponerle las par- 
tículas fa 6 tía, 6 tetía juntas : si la acción del verbo se 
refiérela personas, se usa te, si á cosas tía (con algu- 
na^ excepciones), y si es pasiva de verbo que usa te- 
tía, en activa (por lo que mas adelante, diré), así se 



Digitized 



by Google 



pone en impersonal rv.g^rcántót**, yp hago; nickivalo, 
soy hecho; tlachivalo, se hace unaxoéav 

La voz pasiva, compuesta con su pactarte, es tam- 
bién impersonal; v. g., de tlazkalchkfa+yó hago pan, 
sale tlaxkakhivalo, el pan es hecho/ que dignifica "se 
haqe pwk" cua»<fe* 9£ ; usa, esjto forma no haytíexÁ<tih. 

E¿ veri^oaqtíy^si^^ii^iifliií^ lad p^cula»ceii(u 
qypr verejnftaán4ÍQft #ujac^iír«ÍCTe feíBáhieíi dédra 
porspW con $o1q; jEwtepoqecW wo; y. g.i#moclriwA+ m* 
hiflfl, t iJe pcA^^aq^hiscu 4 louya Jo wna consideran .'_ 
alggipwrCQmo yo^.pwiv^ 

Para formar impersonal de reflexivo aparente xictÁWí, 
se f ponente 4 tá?> ^spu^s^áe Ja pazifairia*tttird4;su;p¿*~ 
sÍYa¿,8Í } $s,^fe3^ e^^ 
y. ^ netialoífii socorre. ,• 

Los neutros forman impersonal mucUodow termi- 
nación, segjm las regias ^ue ; da ¡la (dramática} y. g.^de 
te%&q#oc&tek¡£HW4fa* se, tobaja ; dé/teww, ; taMfltittu: 
b^ y alguno* pop sQÍo,antepottw t Ja^ftitóo«laí^¿ 

El.imj^rpooaWQ verdadero reflexivo, que r&r& veeni 

v. g., de ninetlazoúlalo, yo soy amado por mí, salftWfc»- 
tla¿Qtla<lo¡ , hayamos propio, ..; 

Todo lovídicho sol^r^ k formación ^mIoíi imp^í- 
sonóte*, s# r^w Mr presentada indicwtiyQfi pfUHtfgVit 
pretérito, perfecto, se afiade ¿ al, prei^pte, y para . leí* n 
deawtq tiempos Ja^/tearmípaaioñep jy partkula^, propias, i 
detpa^ya.*-, .,..,.- , v , ,.,v, 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTECA * 195 



3^^Cío&i5ÍSi^ , ó's.- : — £¿>Í3 térbos compulsivos sé for- 
man mudando la terminación del activo, cíe modo que 
cáéf tódó&Máb&íí éií 'tía'} por ejemplo, de clwká, llorar, 
B^é'tHoféia, liaófer llorar ; dé Jcuá, comer ; lcualtia, dar' 
dé^cóttiét, erfCte los cuales álgunoé no tienen trádüc- 
cid^^tet^a^fett^áéttelláhó; v. 1 g}, de 'Icáva, omitir; ká- 
v(ffiia*)pió\i$íir\ dépáU^khár^páná^héicer sanar á' 
otro, es decir, curar; de mati, saber; mácMia, hacer 1 
safjféf á otro,' ó sea enseñan 

ífá^ aígtíáó'áWéHbíós que aunque' tienen la térmi- 
naíéiÓn de compulsivos nó lá significacion/porlo cuál 
losllamá Aldámá apa? 'entes, y su significación es la * 
de reverenciales. 

Los compulsivos isalen lo' mismo de activo que de 
néüíro/ségun consta de los ejemplos puestos, tomando 
los'ATtímos significación activa^ ó, mas claro, volvién- 
dose activos los neutros por medio de la forma cóm- 



Cón'Ta partícula n^V ante jpuesíá, se forman compúl- 
siyos de reflexivo. 

SvApLICAtÍvÓS tí DAT 

verbos en VnékTcano á los cüalésVlosVau^torés^ 



lüV 




el verbo activo lleva dativo a mas de su acusativo ó 
cuando hay neutro con acusativo. Fórmanse mudando . . 

terminación del activo, acabando casi todos en Iza 
y algunos en via; v. g., en "hago pan para tus hijos/' '" 



Digitized 



by Google 



196 EL MEXICANO, ' 

se usa chivilia, y do chiva; en. "lloro mis. pecados/' 
chokilia, y no choka. 

Algunos de estos verbos no tienen traducción literal 
en castellano; por ejemplo, de popoloa, que significa 
borrar, sale popolvia, perdonar. Otros hay aparentes f 
es decir, tienen forma; pero no significación de apli- 
cativo, sino de reverenciales, y lo son casi todos loa 
que salen de neutro. 

No solo salen aplicativos de los activos 6 neutro», 
sino también de los compulsivos, como de palia, pati- 
lla, y lo mismo de los reflexivos, siendo común mudar 
á estos en ne y las partículas no, mo, to ; v. g., de nimo- 
tlatia 9 me escondo, sale ninetlatilia. 

35. Reveeenciales.-?— Para expresar en mexica- 
no respeto ó cortesía, se usan los verbos llamados 
reverenciales, con los cuales van siempre los prefijos 
de verbo reflexivo. Los mas de los verbos activos for- , 
man reverencial usando de sus aplicativos, y pocos de 
sus compulsivos. Los neutros generalmente toman su 
compulsivo, y algunos su aplicativo. Los reflexivos, 
verdaderos y aparentes añaden la partícula tzinoa, al 
pretérito perfecto, omitiendo la o antepuesta. Los 
compulsivos y aplicativos verdaderos, agregan lia á 
su terminación, aun á la de los compulsivos que, como 
tales, terminan en lia, quedando lilia, por síncopa; los, 
aparentes compulsivos y aplicativos solo toman los pre- 
fijos de reflexivo, propios de todo reverencial, como 
ya dije. - * ' 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTBCA 197 

Todos los reverenciales que he mencionado pue- 
den hacerse bireverenciales agregando la terminación 
tzinoa. 

Ni de verbo impersonal ni de pasivo sale reve- 
rencial. 

36. Frecuentativos. — Los verbos Frecuentativos 
¿e forman duplicando la primera sílaba, y algunos aun 
ía triplican; v. g., de nichoka, lloro, sale nichochoka, 
"lloro mucho." ' 

"Hay otros frecuentativos, dice Carochí, que acá- 
" tan en ka y en tza; fórmanse de neutros en ni, mu- 
" dando el nimn ka y en tza, y doblando la primera sí- 
Hi laba: El frecuentativo en ka, es neutro, y el en tza, 
" activo. Otro verbo activo se suele formar de estos 
"neutros en ni, que acaba en na ó ma, el cual no es 
"frecuentativo; pero lo puede ser si se dobla la pri- 
w ibera sílaba." 

"" También creo que se debe considerar como fre- 
cuentativo el tiempo de que habla Aldama en su Su- 
plemento, diciendo : "Hay un tiempo en ni que és 
"presente de indicativo: se forma añadiendo ni al ver- 
"bó; y de él se usa (aunque es poco usado) para sig- 
" nificár Id que es acostumbrar 6 soler ejercitar con 
u alguna frecuencia lo que el verbo significa." 
* 37. Verbos con ir y venir. — Aun hay en mexi- 
cano otra mo3ificación del verbo, y es que cualquiera 
dé ellos, regido de tr 6 venir, se expresa óoh un solo 
verbo, ó voz, y no con dos, como sucede en las demás 



Digitized 



by Google 



198 KL MEXICANO, 

?or , ..... ... 

lenguas; por ejemplo, jo yvy á leer, fú yie^s 4 es- 
cribir, etc. (12) 

Dichos verbos se forman así. Páralos tiempos ü$ir> 
se añaden al verbo activa estas terminaciones:, tobara 
pretérito perfecto de indicativo, en las tres personas 
de. singular, y ademas acento &altq <en J#s de p}ural; 
v. g., yo fui á hacer, onichivato; nosotros fujjnps^lj^- 
cer ^otichivató : tiuh, para presente ó futyirQgn 1#§ p<jr- 
sonas de singular, y tivi en plural; v. g.^P,ypy #W&¿ 
hacer, nickivatiufr ; nosotros yamos ó irenj^a á ^er, 
tichivativi: ti, para imperativo de singuj[ar* y ac[^^93 
salto ó tin para, plural; v. g., vé tú á hac^r^wa^^i- 
vati; id vosotros á hacer, ma zichivati,ó xifhiv#t\n; 
para las tres persqnas de singular del in^j^atiyp^jLm 
basta poner salto al yerbo sin añadir ti. Pfira Iqs t^pi- 
jpqs deyenir 9 y en Ja mfs r i$a fqru}.a, .se em#<je Jtp j$& 
presente de indicativo, kiuh para futurp^Arijp^ra^pd- 
jpepttiyo: Muh^se mu4a : ep. Jcivi p^ra p]ut#l, tyJ$o t ki, 
llevan salto pa?a expresar el pc^ienpq ;n#paqro. Gqn jesíps 
tiempos se ( ^ 

modo que se ve en la yoz^ctiya. I^a p^áya { 4e.^|03 
yerbos se forma intercalando,^ ant^s dp 909 ,t^pjii- 
nacioqes distintivas- Lqs. tiqmpog de qy^e 99 rfeqqn, ^ 
suplen cp.n lps vefhqp ^«M, ir, y nylfauh, y^pir, y^qii 
el futui-o del yerbo que rigqn. , 

j$. I^ayLApBS, — JV>p ver^s irrgp^rjes^opí Jpi 
jwcqs en ínqxiqanp, que, según pftrgee, no pasan4? l#f» 



Digitized by VjOOQIC 



KáMV JTL ' £ AJTEC A ' 4$9 

• ■* , » 

Ka, estar, haber ó ser. 
Maní, estar., 
Ikak, estar en pié. 
"Onok\ estar echado ó acostado. 
; ; ■ ¡ tauh,ir. 

"Pallaüh, reñir. 

Fite, venir, el cual es también defectivo. 
Mazemtíi, merecer ó alcanzar algún beneficio. 
TknopiUi) lo mismo significa. 
Ilinlti, lo mismo. (13) 

< ¡Lee ítrés . éh?OT0s » Vétbos tSfitón &#tíó pféfijóá ÍOs 
pronombres posesivos. 
8i9. BijrririuiiASiJ^VBKKo keiWc: -¡-¿IjÓá ^éitoos 

í»;vpero>e«tdsíUS&n ^tfo^ístíiitivo, ftéglití'ser ti§án>éh 
4a}OTtwjiónc3cmpaeíetite i5í«itt J Ólr-dá Id ^üal estrila ^tte 
muaca pueden cenfútídir^e c^n ^¿Uoe, ! y Iquedabfeh 
-felfeado tqae4t«p ^WiftpletóeSilóienláórriddñvíátótb^ 

«jarete. 

t©üfti«jtoÉ hay feéírt^lettietttó 'éfcpféab, tflBiíáér Víí&fo 
latí ^ft#tfó»ü»í/!r; £¿, #0, IcPn^^n: k y si él paciente ^éfc 

singue ;-lft¿; fíMni'téMaMte ^fterüónitGt *Atf HÜ^idifi^^ jflfti- 
^Jfywgiftííia de pfeírtl ¿©áltfdb el *ei*o étti^BÉWPe por 
W»ímitttttejnfe>, Si %l t^bo^SHÉiipiéfcá tútí e *W, -én las 
«fctefpahljnte/y^i ^mpteía óon ^ 6 <^h <9, ^e poiíe* 
■^otoéfói^,^aéií Itóe ^is^^tías/fetél^déftte 

es plural; pero si el *Bftb^{fe£aíV3n v¿eal,1* fíWfe 



Digitized 



by Google 



200 8L MEXICANO, 

kim; v. g,, yo hago pan, nikchiva in Üaxkalli; la mu- 
jer hace pan, in zivatl kichiva in tlazkalli, etc. (14) 
Pero es de advertir que dichas partículas solo sq usan 
cuando el acusativo va separado del verbo, pues en 
composición basta la unión de las palabras para indi- 
carle, como vimos en nitlaxkalchiva, yo hago pan, al 
tratar del caso. , 

Cuando el acusativo ó dativo no es nombre sino 
pronombre, se usan, en lugar de las partículas dichas, 
nech, me, á mí; mitz, te, á tí; tech, nos r á nosotros; 
amech, os, á vosotros; v. g*, yo te limpio, nimitzchi- 
ptiwi nimitztnaka tl&xkatti, te doy pao, ó doy ¡pan 
para tí. .:. ^ ¡ i 

guando: sécala el paciente, se usa la partícula te, 
si lo tácito es persona; tía, si es cosa, y tetla, si es una 
y Qtm; y. g., yo curo, nitepatia; yo wmQ,nitlakm t en 
#uy0S f ejsi£í>lQ9, ftfeí botijo én las oraciones con paoieni- 
te; tan las partículas eníre ks prefijos y el íverbo : para 
( decir " yo castiga" traduciré en mexicano nifetUUzac 
kuiltia, usando tetla, porque el castigar supone dos com- 
plementos, una persona á quien sq castiga, representa- 
da por te t y una culpa que se castiga, representad^ ppj: 
tía, como quien dice, "yo castigo á Pedro el pecado*" , 

Aquí botará el lector que los yetbofe réflejávQs, apar 
#$ntes activos, se distinguen d# los verdaderos, en ^w 
aquellos ua$in las partículas de\Io$ activo*, ytamWea 
d$be advertirse que los derivados de activo, aufc WVto- 
kree verbal tamban lagdasajk • i \. - -J ->i/. < o 



Digitized 



by Google 



NAfiTüATL 6 AWECA 261 

Hay alguna© excepciones á.lo dicho, ó sean irre- 
gularidades; v. g., ¿1 verbo activó ai, hacer, no se le 
ponen las partículas ¿ t etc. ; tekipanoa, trabajar, unas 
- veces: va con' tía, y ofaasno; machtia, enseñar, pide 
léeffe, y sofo ¿sábete. 1 ; 

i : . 40. OiUoidkbs de ybbb<x fasivo.^- Litó «wuéionés 
ode vefr&fr páfcivq eri qué se expresa el agente tto se 
usan en mexicano, sino .que se expresan ceta él vér&o 
Iflbtífvój »as£Tee'que ^ara. decir "yo soy enseñada por 
"Ppdro," diré¿ 'fPedrojme enseña/'; Pero las oraciones 
(4a verbo pasivo, sin expresar el agente, son Dan usa- 
das, que mtecha* tío se pjueden traducir propiamente 
Jal castellano; y. g., nihatilo, literalmente, "soy heóKo 
-groara," por >'me hacen guerra:" «n este caso y se- 
mejantes, como siempre se expresa el paciente, no hay 
paraqné usar las partículas té, ña, correspondientes al 
/*erbo activo ; petjo sf se ponefr con verbo pasivo cu^b 
aetiyo Xxmteáa, es decir, que sea de aquéllos quelie- 
xoqn dos pacientes, usándose d^ teísmo modo que en 
<lasde activa sin paciente, A saber: cuando no se calla, 
ni cosa ni persona se omiten; v g., nipvpotmlo infla- 
-tlakolli, literalmente, "yo soy perdonado el pecado/' 
observándose que en estos casos el verbo en mexica- 
no, ootfcuerda con el paciente y nó con ej. nommativo; 
í«s£« q¡ue debe decirse en plural "yo soy perdonado 
tos pecadqs/' y no como en castellano, u lots pecados me 
<¿m perdonados :'* fei solo se expresa Id coéaí, sejáHíé 
te, y si la persona, tía; v, g., nitlapep&hilo, yo soy peí- 



Digitized 



by Google 



„4p$ajfoiAV#Q q^aip^íaQiift yr<H«a,HfiiitoíD«SíBe usa 
. Jetla, resultando el vart^o ó ,wz! ^pe j^sal* :¿om<r<rt- 
,HK^ en.^R lpgar ; y. g.* tetfapjpefáifoi «e perdona, 
. ,41. Vebbo gw¥¿imv0.f-— Carece «1 iwrba smlan- 
tiro de tal significación en pronta da indfeatív0¿jttr 

dQ,pradica<io:^n;la!prapo«icion ha prefijos del refbo 
nífitiy o * «apio ntilatiakomi, ya áey pecador. 

,42. íMwwmíOS. m>l ?M).tH)^iMqdd la acctoaídtl 
rfex)K> :<& jecuta p(wrttercemiipeattona' y; ademas |)ér 
.pri^^a^^^ü^dft, WiOmitta>efltaay/8olo aqaaHata 
apresa ; ; pero el wko> scppM $& plo»l ¡trau el t pra- 
^oo.qorrespoaMU^te; á pw*#wtfs$i se.caUar#¿«tftffc><S4á 
.vosotras $ijp <&$S&'UNaüi ->v HI g,, 'íjyoy Juan lo liaure- 

W$^ in Joan UcMmzke. 
* ímtre ¿a jpartíwla w*xle iwgerafoQ yuptatiro^kp 

jifetérito;, por ejemplo, ^^tejsqte^t^eeñiet.iiikiBdb 
jwrfo h$y IHo&^enlugsrderf^^*^^ 
U€^alpo^erpr^aüte en aquellas otsoaéni^üé seaáutt- 
_W* algo que auu actaakwmte se Ysrifiaa, «too que 
h*#a Dios; ^íoaua fuera deeátoscaste eep«e&ett- 
ítRft sew^ates ^jeitopltísi v.>g„ ^etíú búehoicaa&ád;» 
«HOOfrt^/', por *tstítb$ :é|«w^El.p*eté^ 
4W*|par j)luscua?ap<arfe<jto^ cómo "fQ$* <wríí <o**usfcd*> 
41 raa r M ^por "yetebieí comido." 



Digitized 



by Google 



NAHÜjyTU ó azteca t ^3 

^e^DQsicjpfle^ (jp^y% .jpffciUi ^pgw^Jippe.el.pnie- 
^Q.p^iQ^u.eJs jp'r§Bogiqipn) ^^.ppjno lo^ueíwi 
los siguientes eje^pjpjps : 



u Pal, apampa, ' 


por. 


^Ikampa, \ 


detrás. 


'Van, 


con, ó en compañía. 


s m^" "-)".r l " ■ 


junto, perteneciente á. 


«i?, 'A, 


en, dentro, de, por,á¿ 


iiPrf, hopa, 


en, de, con. 


'NaTko, nal, 


'del otro lado. 


'Pan, ^ 


en, sobre, por, en tiempo. 


maú; 


¡junto, entre, debajo, per- 


■ 


teneciente á. 


Ka, 


con, de. 


"Tech, 


en, á, de. 


'Wik, 


hacia, de. 


Tzalan, : ' * 


entre. 


Nepatála, 


en medio. 


Navák, 


junto, ó en compañía. 


x íkpak, 


sobre, encima. 


{ Txko, ixpan, ixtlan, 


en presencia, ante, delan- 


ixtla, 


te, en la superficie, en 




la haz. 


J ltik, itek, 


-en lo interior. 


lJ Tzintlan, 


debajo, abajo. 



Tepotzko, kuitlapan, detrás, ár la espalda. 



Digitized 



by Google 



204 EL MEXICANO, 

-* Las observaciones particulares que se siguen sobre 
cada una de estas postposiciones, y algunas generales, 
creo que serán bastantes para dar á conocer el uso de 
esta parte de la oración en mexicano. 

Las primeras basta tlok «e componen con pronom- 
bres posesivos y no con nombre ; pero pueden refe- 
rirse á este separadamente, aunque juntándose . con 
la partícula ¿, si se trata de singular, y con in, dejplu- 
iral; por ejemplo, ikampa in pitzotl, detrás del cerdo; 
inkampa in pitzome, detrás de los cerdos. El in que 
va en medio tiene otro significado, como veremps en 
su lugar; como ejemplos de dichas postposiciones, con 
pronombre pondré nopal, por mí; momn, contigo, en 
cuyo caso y semejantes vimos, desde que se trató del 
pronombre posesivo, que este significa como personal. 

Las siguientes hasta nal solo con nombre se com- 
ponen, y nunca van separadas, aunque nal, segujn Ca- 
rochi y Sandoval, se junta también con verbo ^v. g., 
con tiankiztli, diré tianfyzko, en la plaza; ka y k nunca 
se usan con monosílabos, excepto tletl, fuego. * 

Desde pan hasta ikpak, se componen con pronom- 
bres posesivos ó con nombres, y, también pueden ir 
separadas de estos^ todo, en la forma dicha. Entre tlan 
y los nombres con que se junta, generalmente se pone 
la ligadura ti; v. g„ con tepetl, monte, se <lice.¿«j*0¿¿- 
tlan: lo mismo sucede con ka y otras: á vik y ^tras 
es común añadirla ó kopa, como tavikpa 6 tovOkopa, 
hacia nosotros, perdiendo kopa su significación. 



Digitized 



by Google 



náhuatl ó aztbca 206 

Ixko, ixpan, ixtlan, ixtla, se derivan de ixtli, rostro 
6 cara: se componen con pronombres posesivos y . 
con pocos nombres, aunque pueden referirse á cuai- 
quiera sin componerse, según Aldama; pues Sando- 
val dice que estas postposiciones siempre van com- 
puestas. 

Itik, itek, salen de ititl ó iteth vientre y se com- 
-ponen con nombres y pronombres posesivos* 

Hay algunos nombres terminados en tli que antes 
de esta terminación tienen de por sí las postposi- . 
ciones ikpak, tech, pan, tlan, por lo cual, cuando se 
quiere que signifiquen con dichas postposiciones, no 
hay necesidad de ponerlas, bascando quitar la termi* 
nación tli; v. g., con teopantli, templo, diré teopan, que ¡ 
significa en el templo, de lo cual resulta que cuando 
esos nombres se componen con posesivo, su signifi- 
cado es equívoco, pues significan con y sin postposi- 
ción, porque el pronombre posesivo, como en su lugar 
vimos, basta para alterar la final, y así el sentido de- 
pende del contexto de la oración. 

De los nombres verbales solo los en tli } &, liztli, ki 9 
k y i, ó f pueden componerse con postposiciones, aunque 
sí pueden referírseles separadamente ; v. g., itik in tia- 
kiudchivaloyan, dentro de la cocina: para este nom- 
bre, y Qtros verbales que significan lugar, no se usají 
en mexicano las postposiciones correspondientes 4 ¿fe, 
a, en, porj v. g n niauh tlakualchivalQyan,Y\t§xdmznte , 
es, "voy cocina" ; { , 



Digitized by VjOOQIC 



20^ BL'ln&icAttd," 

Cóii 'nbrabré piafar -ninfea' sejirirtá la postpósfóíbh, 
sino' qué ert tal cásb isé v pá¡né :l sé]táfadá i bbii in. 

Para' unir la pbétpbsibiott cóft eFnonibré éé'tdfeítf 
la final'de'esté, lo' mrsríro J que cuándo se bbtrijkiné cotf * ' 
pógefeiVb,exccjrtb qué nó formía'tdrrñhiáéiones^ii^Af 
de modo que un nombre compuesto con postpoáióioíí, » 
cbiñb alterado ya por esta 1 ,' nó se &ltéraf aunque ée le 
junte posé&iVd. 

Oon* el mistóü' posesivo 'siehi'jfré tá' utíida T la post- 
posición, y ñunéa separada, como suele süéedér cáti'' 
los'nbmbres.' 

Siempre en eoitipósibion la postposición sé pospone '*' 
á ltfpalabfaque si&ué, como se habrá notado éñ todóts JÜ 
los '¡ejemplos puestos, dé lo cuál viéiie qué sé le d&br 1 
nbttAté 'de poistposiciüti y no de preposición. 

Eílpr6riómbfe^,coríiptíestocon postposición, equi- 
valga pérsoütfs/^gétite 1 , ottt> ú otros. 

Cuándb^b' fee 1 ex^ésá voz alguna á la' cuál se : te- 
ñera ^postposición; sé unecott la p^^ v. g., 4 
cuando se me pregurit& : l dónde lo' pongo t y quiero M 
responder, detrás, dfté ' tldiM?mpd, dé lo cual resulta 
qué nwitcfva tdlá % fa postposición éri >él discurso, j>ués ' A 
por lo mettos^e'juinta con esta partícula tía, ó con 1 " 
¿, in: 

Efifitf, ted de advertir qué las* postposiciones toikán u 
la 'terminación ttlftfát, pata éxprééaí^évfefehciá. 1 Ésta J y 
tehníftacidñ suele también sigirífibáf diminución) co- 
mo en Tollantzinho, lugarcito de juncoé. 



Digitized 



by Google 



N AH VAtL Ó AfcTEWA 2&t ~ 

xicenOi Empavo »ca?e!c#dé lo!» que oortfespdndéifáf fos * J 
tennkmdus<ei9 w€n^déLoa$téllattói y los* suple con' 
el nombre abstifcctoy y %a\ con $ » v. g¿, dé thipamk) üto~ 
pk»);i ckipavakai con límpida :^ también sestipfeiitetfK :1 
^ [pospuesto el.adjetivo; kuaÜi, bueno ykmtti ik}'*cti&~ 
bondad. 

45i CoNJimeK>ifi}s.« — - En *¡ Cuanto ■ á conjunciones N 
debo advertir que'uiy autor, D. Carlos TF&piáy <Moe qW 
n^ hay en mexicano ma$ qiie una; waw; pero esto* nó* ' 
es cierto, como áo proebap>esto& ejemplos*: 

No^e^yehme y ivm; y; y más, y también.* 

Aino, ni.' 

Oknoma, ó «^ aun. 

Irttktoeii> aunque. 

Intima si/ 

Ipúfmpa, porque: 

Kuixamo, pues no. 

• Yuhkinimai como. 

Y otras que » se^ ve» enel diccionario; aunqnéno se 
encuentra lafcorrespondieate' á t>, » de l modo qué e*W J r 
y demás que falten es.precisa*upíii*las con algún ad Jf 
yerWo ú^tr& conjunción. 

tó: l PíiR^K?i!rLAS¿^i- Hky v ciertás partículas 'en la ^ 
lengua mexicana, cnyouso es interesante ootioeéí^y • 
que no deben confundirse con' te -otras parfes ^de la ' 
oración poraér vario süisignifibadb,^ poirqufe^óltj^sígf'-' ' 
nifican con otra palabra, y son in, ka, on, polea} pé! 



Digitized 



by Google 



208 *L MEXICANO, 

La partícula in, pue*ta antes de los interrogativos 
akin, ó ak, quién; tlein, ¿le, ti&n, tle% qué, lea quita su 
sentido interrogativo, y equivalen al relativo que; v. g M 
akin, avalla, ¡ quién vino 1 in akin okatka yalva inkml 
el que estuvo ayer aquí: cualquier adverbio interro- 
gativo deja de serlo si se le antepone in ; v. g:, \ adonde 
vasí hampa tiauh; adonde soy enviado, in hampa ni~ 
titlanilo: antepuesta al pretérito perfecto equivale á 
cuando, y al pretérito de subjuntivo á después que, en ! 
cuyo caso es común poner ye, ya, después de in: casi 
siempre se usa antes de los pacientes y agentes de la 
oración, significando como artículo; y, en fin, muchas 
veces no tiene sentido ni traducción en castellano, apa- 
reciendo como puramente expletiva. 

Ka suele significar porque, causal, y otras veces sig- 
nifica que; pero su oficio mas común es dar fuerza á 
lo que se afirma: no debe confundirse con el verbo ha, 
estar, ni con la ligadura ka. 

On puede unirse á cualquier verbo, y ló mismo 
significa con esta partícula que sin ella; pero desfi- 
gura mucho los prefijos; v. g., de ninemi, yo vivo, re- 
sulta nonnemi. Sin embargo» hay uno que otro verbo 
que llevando on cambia de significado; v, g,, oyak <ñM- 
zifta, nadie te ve; cuyak nitzonitia,i&die te visita: mati, 
saber, con dicha partícula significa sentir ó gustar algo 
interiormente. También, según Carochi algtaftas . ve- 
ces significa "distancia dé lugar en la cual se ejercita 
"el yerbo." 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTECA 209 

Poloa es poco usada, y aunque no tiene traducción 
propia, indica abatimiento ó desprecio : se usa añadida 
al pretérito perfecto de los verbos en persona singu- 
lar, conjugados según la regla general, por lo cual 
pudiera considerarse como una modificación más del 
verbo mexicano: para decir ¿qué haces 1 como des- 
preciando el acto que se ejecuta, se dice tlein tichiuh- 
poloa, en vez de tlein tichiva. 

Po significa igualdad ó semejanza, y debe unirse 
con posesivo, menos te: entre una y otro se puede 
poner nombre ; v. g., con kokoxki, enfermo, diré in 
Pedro nokokozfcapo, que significa " Pedro enfermo co- 
mo yo." 

47. Poesía. — Respecto á la poesía mexicana, he 
aquí lo que dice Clavijero: "En sus versos cuidaban 
"del metro y de la cadencia. En los restos que nos 
" quedan de su poesía hay algunos versos, en los cuaf- 
" les, entre las palabras significativas, se ven entreme- 
" tidas ciertas interjecciones ó sílabas que carecen de 
" toda significación, y solamente usadas por lo que pa- 
"rece, para ajustarse ai metro; pero eso tal vez era 
" un abuso de sus poetastros. El lenguaje de su poesía 
M era puro, ameno, brillante, figurado y adornado de 
" frecuentes comparaciones tomadas de las cosas mas 
" agradables de la naturaleza, como flores, aves, arro- 
" yuelos, etc. En la poesía era donde mas usaban de 
" la composición de las voces, las cuales llegaban á se* 
"frecuentemente tan largas, que una sola hacia uü 



17 



Digitized 



by Google 



310 BL lílZJOANO, 

u verao cbe loe nlayores. El aastito «d& sus oomptóicio- 
*nes poéticas era vario. üotopoiuím hinwlos en *\w- 
" bauza de ras dioses, 7 pata aicatóat de ellos los büp» 
w nesque necesitaban, los cuales cantaban en los tem> 
** píos j en sus bailes sagrados. Otro* eran poemas 
" kietóricos, que conteniah los^contecámiento» de la 
"naciotí y las aociones gloriosas do seis héroes* los 
." cuales cantaban en sus bailes profanos. Otros eftm 
"odas, que contenían alguna u»ofralidad ó instruúftion 
ié étil á kt vida. Otros, finalmente, «aran poesías ama»- 
"torías, ó sobre algún otro asunto agradable, como 
"lacaia." 

48. Metáfora. — La metáfora no solo se usa en la 
poesía sino también en prosa* con mucha frecuencia. 

49. Dialectos.— La lengua mexicana tiene un 
dialecto que se habla en el obispado de Gruadalajara, 
sobre el que dice Cortés y Zedefio: "En este Gbis- 
" pido de Ghiadakjata está el idiota^ mexicano muy 
" viciado, y no eon aquella puridad que conserva aúft 
"en algufros luglares vecinos á México . . . . Está lew*- 
" gua, falseada ó adulteradas llámase así por faltarle h 
" pronunciación de lá legítima y ratera meixicaná, por^ 
"que aunque articula sus términos, no es oon aquella 
" naturaleza que el término pide» aunque en la signífi^ 
"caeien no falta* sino que va muy confirmé; ii g*en 
" la legítima meikaha dicen Üazoktla, y en la falseada 
" ó adulterada dicen tázokta, mí lis afea, y en une* j 
44 otro térulino significa lo mismo, que es am*w" 



Digitized 



by Google 



N AHü^ru 6 AZflC A 21 i 

El mifitoo autor duda si tales variedades han sido 
ocasionadas por k comunicación can los españoles, ó 
si existían desde antes; pero lo mas cierto es que una 
y otra circunstancia lían ocurrido. Por tifta parte, no 
es Verosímil que solo en una provincia Se viciara el 
lenguaje por el trato con «xtraajeros, y no sucediera lo 
mismo en todas las que se hallaban en el mismo caso. 
Por otra parte, la misma Gramática del autor nos da 
algunas pruebas de la influencia del castellano, como 
lo demuestra, por ejemploi la lectura del siguiente 
párrafo: "Las oraciones que traen romance el, la, lo, 
" se responden por los tiempos de donde hablaren, po- 
" niendo la partícula hual en lugar de el, la, lo, porque 
" esta partícula significa qai, qtuB i quod í é iüe, Ma, iUad, 
" T degun el easo ; ípiQ señalare el, la, lo, 6 .<$ui, qua, 
44 quod; en este caso se pone la persona que hace y 
" la qué padece en acusativo. Ejemplos: Nominativo: 
" el que Hora, hualocfwJca. Genitivo: del que Hora, de- 
"huálochoca. Dativo: para el que Horadara hualcho- 
u ka. Acusativo: aL que llora, hualochoka. Vocativo: ó 
44 el que llora, ohualchohz. Ablativo: con el que llora, 
" ifa hmtihóto" 

Támbfe» £ft SinaUftt presenta atgtítaas vatíe&ades 
el idioma mexicano. 

50. Ejemplo «de la oración dominio a£.— Con- 
cluiré con hacer la análisis del Padre nuestro. 

Tbéatzine in ilpikdti dtñ&- 

IftMMftrt* padre íWarénidádo que délo te M* 



Digitized 



by Google 



212 KL MEXICANO, 

yetztika ma yektenevalo in motohatzin ma 
tas alabado sea ( ) tu nombre vén 

vallauh in motlatokayotzin ma chívalo in 
ga ( ) tu reino sea hecha ( ) 

tlaltihpák in moüaneküitzin in yuh chu 
tierra sobre ( ) tu voluntad ( ) así es 

valo in ilvikak In totlaxkal mo- 

hecha ( ) cielo en ( ) nuestro pan (de) cada 

moztlae totech monéki ma axkan 

dia á nosotros es necesario ahora 

xitechmomakili ivan ma xitechmopopolvili in 
danos y perdónanos ( ) 

totlatlakol in yuh tikintlapopolvia 
nuestros peoados ( ) así perdonamos 

intechtlatlakcdvia ivan makamo xitechmo- 
(á) los que nos ofenden y no nos 

makavüi inik arrio ipan tivetzizke in 
dejes para no en caeremos . ( ) 

teneyeyekoltüiztli zanye ma xitechmoma- 
tentacion empero libra- 

kixtüi in ivikpa in amo kualli. 

n<js () contra () (lo) no bueno (lo mata). 



Digitized 



by Google 



NÁHUATL Ó AZTIOA 213 

51. Análisis.— Totatzine: compuesto de tatli, pa- 
dre, perdida la terminación li por estar unido con el 
posesivo ¿0, nuestro ; tzin, partícula reverencial ; e ter- 
minación de vocativo. 

In: partícula, signifíoando aquí el relativo que. 

Uvikak : de ilvikatl, cielo, perdida ti por estar en 
composición con la postposición k t en. 

Timoyetztika: segunda persona del singular de in- 
dicativo presente, del verbo irregular ka, estar, en la 
forma reverencial, la cual se expresa anteponiendo 
yetzti á cualquiera de sus tiempos; timo, es prefijóle 
segunda persona del singular de verbo reflexivo, usado 
aquí por ser verbo reverencial. 

Ma yektenevalo: tercera persona del singular de 
presente de imperativo, voz pasiva, del verbo yekte- 
neva y como lo indican la partícula ma de imperativo, 
la terminación lo'Ae pasiva y la falta de prefijo que se 
ve en las terceras personas. ' 

In : partícula. 

Motokatzin: de tokaitl, nombre, alterada la final 
por entrar en composición con el posesivo mo, tuyo; 
tzin, partícula reverencial. 

* Ma vallauh : tercera personal del singular de pre- 
sente de imperativo, de un verbo compuesto de wl f 
hacia acá, y yauh; ir: ma, ya se explicó. 

In ; partícula. 

Motlatokayotzin: de tlatokayotl, reino, perdida la 



• Digitized 



by Google 



2H CLiMRXUNUta» 

fkml par estar con el posesivo wo, tuyo; tzm y pa$tí- 
cwla reverencial 

Jlfo chívala.: tercera persona del singular de impe- 
rativo, voz pasiva, del verbo chiva, que sirvió antas;de 
ejemplo. 

2»; partícula. 

Tlaüikpak: de tóí#¿, tierra, perdiendo fí; ¿vpax- 
tícula componente ó ligadura: ikpak, sobre, postposi- 
ción que pierde la i por sinalefa. 

In: partícula. 

Motlanekilitzin : de tlanehüizüi % voluntad, verbal 
en liztli, perdida la final por su composición con mo % 
tuyo; tzin, reverencial. 

In: partícula. 

Yuh: adverbio. . 

Chívalo : tercera persona del singular de presente 
de indicativo, voz pasiva, del verbo chiva. 

In: partícula. 

llvikak : (véase antes.) 

In: partícula. 

Totlaxkal: de flaxhzl/i, pan, perdiendo la final por 
ir con to, nuestro. 

Momoztlae: adverbio. 

Totech: de tech, preposición, que significa 0, y del 
posesivo to, que por estar con preposición significa 
' como personal. 

Monéki: adverbio ó modo adverbial- que significa 
conviene, es necesario. 



Digitized by VjOOQIC 



NÁHUATL Ó AZTECA &LS 

$ícki partícula del rearbo siguiente. 

Axhan: adverbio interpuesto entre wa y «1 verbo. 

Kitechnwmaküi: imperativo de makilia, aplicgtivo 
de moka para exptesar reverencia, con ximo prefijo, de 
reflexivo, y tech pronombre de veirbo activo, interca- 
lada entre el ^prefijo. 

Jvan: eonjuacion. 

Maxitechmopopolvüi: imperativo depoptriüiti&,*\úi- 
catiro pafra expresar reverencia <de popolvia, acompa- 
fiado ¿el ^efijo^Vwo, reflexiva, propio de reverencial, 
y de ¿ec&, pronombre de activo. 

In: partícula. 

T^ksÜakol:^Letlatlak0lli, pecado, y to, nuestre. 
1 In: partícula. 

Yuh: adverbio. 

TitwéÑajpopolma: pr|i»era persona del plural de 
presente de indicativo de popoivia; ti, prefijo «orre»- 
pondiente; l¿m, p&rtábala de activo, u^ada porque ai* 
gue paciente plural; tía, partícula de activo, usada 
aquí porque es verbo que se refiere acosa y persona, 
estando tácita la palabra pecados, ú ofensas. 

Intechtlatlahálvia: tlatlakahia es el verbo qfonder, 
supliendo aquí al participio, acompañado de la par- 
tícula in; tech, es el pronombre componente acusa- 
tivo nos. 

Ivan: conjunción. 

Makamo: dé amo, tío, y de ma, partícula del verbo 
siguiente. 



Digitized 



by Google 



216 „ KL MEXICANO, 

Xitechmomakavili: imperativo de makavüia, apli- 
catívo para expresar reverencia, por lo que va con xi- 
moy prefijo de reflexivo; tech, pronombre de verbo 
activo. 

Inik: conjunción. 

Ipan : compuesto de la preposición pan, en, y la 
partícula i que la acompaña, por no ir junta con la pa- 
labra que sigue. 

Tivetzizke: futuro de indicativo en primera per- 
soiía de plural del verbo veúzi, en cuyo caso suple al 
infinitivo castellano caer. 

In: partícula. 

TeneyeyekoÜiÜztli: verbal de los que terminan en 
liztli. 

Zanye; conjunción. 

Ma xitechmomakixtili : imperativo de verbo apli- 
cativo para expresar reverencia, de makixtia, librar á 
otro; con zimo, prefijo de reflexivo, y tech, pronombre 
de verbo activo. , 

In: partícula. 

Ivikpa: adverbio. 

In: partícula. \ 

Amo: adverbio. 

Kualli: adjetivo. 



Digitized by VjOOQLC 



NOTAS, 



(1) Todos los gramáticos mexicanos» cuyas obras he 
consultado, dicen que en la lengua azteca hay algunas pa- 
labras en las cuales unos autores usan u y otros o, porque 
la pronunciación de esas letras no es bastante clara, bas- 
tante marcada. La consecuencia que rectamente se des- 
prende de esto es que hay una letra en mexicano la cual 
guarda un sonido medio entre la o y la «, y por «se motivo 
he puesto una vocal más en el abecedario, que he desig- 
nada con el nombre de u oscura. Como los escritores no 
han tenido cuidado de expresar con un signo particular esa 
ktra, es difícil saber en qué palabras debe concurrir, y 
por lo tanto me contento con la observación hecha. 

Diré también, respecto al alfabeto, que algunos autores 
usan hu en lugar de v; pero yo prefiero usar esta letra, ex- 
plicando su pronunciación, como lo hacen otros autores, 
porque asi nos* ahorramos un signo inútil. 

(2) El prurito de imitar la gramática latina, que se ob- 
serva en nuestros gramáticos, los hace dividir y subdividnr 
tos reglas del número en cinco dec/mocwwet, incluyendo en 



Digitized- 



by Google 



218 «L MEXICANO, 

ellas erradamente muchas explicaciones relativas á otros 
puntos de la gramática» de lo cual no solo resulta confu- 
sión sino también consecuencias falsas. Por ejemplo: Al- 
dama (§. 63) asienta que el nombre püzotl, cerdo, pertenece 
á varias declinaciones (y otros nombres respectivamente), 
y quiere probarlo haciendo ver la variedad de terminacio- 
nes de que tal palabra es susceptible : el resultado es que 
examinadas esas terminaciones, se ve que una es de plu- 
ral, otra de diminutivo, , oí ra &e compuesto con posesivo, 
y otra de esto mismo y á la vez de diminutivo. 

(3) No á todos los en olí conviene, sin embargo, esta de- 
definicion de Sandoval, que él parece dar como general» 
pvethay muchos que son simplemente abstractos, cojoq el 
ejejnplo citado TcuatíotL, etc. 

(4} JSl P. Molina, test su Prólogo avko 10s explica, qo* 
no todos loe verbos tienen verbales^ en cmyo caso «e suplen 
ee& el verbo mismo, ex>mo se ve del ejemplo que pongan 
sacado Ae Aldama (^ 404^ por lo cqal parece que tsie 
autor se equivoca, al d«cir (§. 430) í "En el mexicano hay 
«"tanto» verbales cuantos verbosa Por «fltoeaqiie yoan*» 
tariermente teetringí esta aserción con la ¡palabra oasu 

(5) Ni Car^ehi m Al ¿ama conceden reverencial aLpro* 
nombre nevad, per paveéeries impropio que una mjema 
hable de sí con respeto, de modo que el eegtitdo explica: 
"aunque el P. Pérez afirma que oy6 decir nesatzin, avisa 
«que fuá donde no Imbltn bien : yo <ügo> que quizá loe que 
" lo cteoiaa estaban bufoneando." ¡Nada de esto me parece 
á mí, pues muy bien podría usawe ccm revereneia el pro* 
nombre de la primara pernona, ata Mim A la jf üpiqdad, 
ea el sentido qi*e reaoos se msa en mixteen 

(6) 33amhfonc»tro tfon^ta^^ 



Digitized by VjOOQIC 



w mp* ¿t*,tí¿í #sjtó; pero e*¿a<* rm* oraom itqptotaáagr 
no un pronombre. 

(?) Ouakjuie** <$t*e leawn otro^aúrteoédontoefc $8a<jk>- 
v*l* orad** <pi#reta 1* cai*jug*oio& mox wat» tey participio^ 
f#*a lo* que ¿$to *ttt*f pone como talos na son «roo \m 
*4jfc1¿v&e v&bmlM áeqw> he dado cierta, y que mtwotf** 
WiiK^e espido Cftroobi y Aldama» 

(9) Sa harán ri«aa^ tíbfterraíeioo^ eo la parte etítio* 
sobre- las formas de las lenguas indígenas,. <jt*a p^ow,*** 
twQas, cqn# la.d&qmid iiupejfatóvo fceaga 40^ tiempos, 
C08* qpe 4 mí w tme^.pnr^ae fiwa do raam, <po¡r Ja $**l 

f sigo, en esta parte, á Carochi y Aldwn*, y im) ÍjSwtfwdt 
qus solo wweda va tiempo al inspirativo. (Y4a#e * ,A1- 
cUma, §« 184 -y jigüites.) 

(fi!) El prenote cb optativo ea e¿ awm* qutclde infera** 
tivo, dice Carochi (pág. 26, ynftltft) ; Jwg?»p»0 hay na* qw 
na tiempo para los des modos, y w hay rassea para dar 
pjwwnteai optativo, ww>hacwAldama y Saafoval, has* 
taado e&plwar que mista modo *e *wpfe oon el de iwpa^a^ 
tivo, y se entiende por el contexto de la oraciw, 6 $1 toa*» 
el acento. 

(10) El presente de subjuntivo que pone Sandoval no 
es un tiempo, sino una oración formada de la conjunción 
intla, si, y del optativo, como explico en su lugar: es, puest 
un supletorio que no debe figurar en la conjugación, sino 
explicarse por separado. 

- (11) En la nota 8 ofrecí explicar en otra parte las for- 
mas extrañas de las lenguas indígenas, y aquí cabalmente 
se ofrece la de que el imperativo tiene primeras personas, 
las cuales, como no tienen traducción propia en castellano, 
se traducen por el subjuntivo : de esto viene que Sandoval 



Digitized 



by Google 



830 EL MEXICANO. 

las aplique á este modo, tiempo presente, que hemos visto 
do hay en mexicano. 

(12) A esta llaman conjugación gerundica 6 áe gerundio 
los autores mexicanos, porque el Yerbo regido que con ella 
se expresa corresponde al gerundio acusativo en dum del 
latín ; pero hablando en castellano y con gentes que hablan 
castellano ese nombre es impropio, pues en este idioma lo 
que resulta es una oración de infinitivo en la que rigen los 
verbos ir 6 venir. 

(13) Aldama, en su Suplemento (§• 353), no considera 
como verbo á tlavdütxk, citado como tal entre los irregu- 
lares por Carochi y Sandoval. 

(14) Es de advertir que en los ejemplos anteriormente 
puestos en mexicano, donde ha concurrido verbo activo, 
no he puesto las partículas correspondientes, porque el 
lector no las hubiera comprendido. 

(15) Algunos autoreá las llaman, preposiciones, y otros 
postposiciones; yo admito el segundo nombre, como mas ló- 
gico, puesto que siempre van después de la palabra con 
que se juntan. 



fiigitized by LjOOQIC 



EL TOTOMCO. 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQIC 



EL TOTONACO. 



NOTICIAS PRÉtfflraASlB. 

El totonaco se habla en el Norte del Estado de 
Puebla y en la parte del de Veracru«* al mismo rum- 
bo, que confina con el pais de los huaxtecos y con el 
Golfo de México, desde lá barra de Tuxpan hasta la 

m 

&&gtm lo que dtee Toi?queftiíidá (üb. &, cap. 1&), 
lo» totonacos llegaron á Anáhitóc antes que los oh> 
^tói&eeter, viüteado* del miau** rumbo, es d©éit>, <$é| 
Norte, divididos en veinte parcialidades ó familias. 
El ptitaer punto donde se ertableéteron ft*é Teoti- 
Hurtcanj y aíltíi eegun afirmaban, construyeron ctes fié- 
mosos templos dedicados al Sol y á la^ Luiiai Cuya* 
itainm aura exiaéen; pero que, segan otras) reliwiolies, 
ora ftierón obra suya sino de: los ottoeftas, ¿eedifujfctog 
dtespues por los tidlteoasi De TeotihUacrin se pasara* 
& Tenamitic, y de «Mí 4 tos lugares dúnde aboi* se 
'eonfeerrób. 



Bigitized by Vj( 



224 EL TOTONACO 

La capital de los totonacos fué Mixquihuacan,^y 
ademas tenían otras varías ciudades muy pobladas, 
como la de Cempoala, sobre la costa del Golfo, la pri- 
mera adonde entraron los españoles. 

Fueron gobernados por reyes, cuyos nombres son: 

Ümeacatl. 

Xaúonúan. 

TenitztlL 

Panin. 

NáhuacatL 

Ithualtzintecuhtli. 

Tlaixchuatenitztli. 

Catoxcan. 

Nahuacatl é Ixcahuitl. 

El primero de estos reyes fué el que los totonacos 
trajeron por caudillo de los paises septentrionales, y 
gobernó en paz; pero en su tiempo una hambre y una 
peste terribles acabaron con la mayor parte de la po- 
blación. 

En tiempo del segundo rey llegaron los chichime- 
cas, estableciéndose en Nepoalco, á seis leguas de la 
capital totonaca. 

En los otros tres reinados hubo la mayor paz, y nada 
aconteció de notable ; pero Ithualtzintecubtli tuvo una 
guerra con los de Tecpanquimiohtlan, en que quedé 
vencedor y dejó bien escarmentados á sus enemigos. 

Los reyes 7? y 8? gobernaron en paz, dejando el 



Digitized 



by Google 



ultimo dividido «1 reino entre su* dos hijos Nqhm* 
cdtl i JímMM, que en breve «e enemistaron, y divW 
dténdofce el pueblo en bandos comenzó una luqha, d* 
la Qual resultó que los dos reyes se aumentaron- Vienr 
ck> efrto los ohiqhi mecas dieron «obre los totonacos» 
quedando estas vencidos y *1 mando de un gsfe 4 e 
aquoll* unción, llamado Xi^mitl¡popQca, al cual succe* 
dieron Moteúuhzuma y Qiuiuhtlastwba. 

Mas adelante, la provincia de los totonacos fué con^ 
quistada por los mexicanos, cuyos tributarios eran á 
kt. llegada de los, españoles, y cnya circunstancia hizo 
que m ligaran, los priflieros,con Gort4s para hacer ,1a 
guerra 6 Moctezuma. 

\RespeQto A jas costumbres, civilización, etc. de lps 
totonacos, me parece curioso copiar lo que dice el 
P. Sahagun: "Estos totonacos tienen la cara larga y 
44 las cabezas chatas . . . . viven en policía, porque, traen 
"rapas buenas los hombres y maxtlefa, a^dan calzados 
"y^teaen joyas y ^arteles al cuello y se ponen plurwa- 
" j$s* y twen aventaderos, y se ponen otros d\jes t an- 
44 dan ropf^os cUriosaipente; míranse en esp^joa, y la» 
" mujeres se ponen enaguas pintadas,, galanas camisas 
" ni mas pi meun$: son pulidas y curiosas en todo, y 
44 solían, traer las enaguas araestaladas de colores, y k> 
44 mismo la» camisas, y algunas deeUas traian un.vefh- 
"tyario qwe.se llama cgmitl> que es , huípil, como de 
"í r^d, y es$P.qwe estadio ho traían los principales y sus 
"¿pqjerep. Toda la demasíente t^n otro traje dife- 



Digitized 



by Google 



226 BL TOtOHlCO 

44 rente, porque las mujeres plebeyas traían enaguas 
44 ametaladas de azul y blanco, y las trenzaderas de 
44 que usaban para tocar loe cabellos eran de diferentes 
44 colores y torcidas con pluma. Cuando iban al mer- 
" cado se ponían muy galanas, y eran grandes tejedo- 
44 ras de labores; todos hombres y mujeres son blaa- 
" eos, de buenos rostros, bien dispuestos, de buenas 
44 facciones, su lenguaje muy diferente de otros, aun- 
44 que algunos de ellos hablan el othomí y otros lengua 
44 de los náhoas ó mexicanos. Otros hay que entienden 
44 la lengua huaxteca, y son curiosos y buenos oficiales 

44 de cantores, bailan con gracia y lindos meneos 

44 El mantenimiento principal era el azi (pimiento), 
44 en el cual, después de haber sido molido, mojaban 
44 las tortillas calientes ( pan de maíz ) y comíanlas todo 
"junto." 

A esto debe añadirse que, en cuanto á religión, pa- 
rece que adoptaron la mexicana con sus horribles sa- 
crificios humanos : de tres en tres años, mataban tres 
niños, cuya sangre, mezclada con cierta goma, guar- 
daban como cosa sagrada. Sin embargo, en una alta 
sierra habia un célebre templo dedicado á la diosa de 
las mieses, la cual, según decían, no quería sacrificios 
de hombres sino de animales. Es notable que, según 
Torquemada, los totonacos usasen la circuncisión. 

La etimología que trae Buschmann, en su obra Los 
nombres de lugares aztecas, de la palabra totonaco no 
es exacta, porque este autor la tomó como mexicana 



Digitized 



by Google 



EL TOTONACO 287 

no siendo sino totonaca, como lo acredita D. Francisco 
Domínguez en su Doctrina de Naolingo, diciendo: 
" Totonaco significa á la letra, tres corazones en un 
"sentido, y tres panales en otro;" y en efecto, toto; 
es tres, y naco, corazón. Sin embargo, esa traducción 
literal ño nos aclara el sentido que debe encerrar la 
palabra, tomada evidentemente en un sentido meta- 
fórico. Ello es que el número tres pareee haber te- 
nido algo de misterioso entre los totonacos, pues no 
solo le aplicaban á su lengua, sino también, según vi- 
mos, cada tres años hacian un sacrificio solemne de 
tres niños. 

El libro que he usado para describir el idioma es 
el Arte por D. José Zambrano Bonilla, con una doc- 
trina en la lengua de Naolingo, por J) Francisco Do- 
minguez. (México, 1752.) El Arte está lleno de de- 
fectos en el método y en las explicaciones, porque 
ninguno como su autor se empeñó en imitar la Gra- 
mática latina, de modo que su libro empieza por el 
curioso título de "Arte de lengua totonaca conforme 
""al de Antonio de Nebr^a," como si este gramático 
hubiera formado un molde para todas las lenguas. Por 
lo dornas, la obra contiene las reglas bastantes para, 
conocer el idioma, así es que no obstante sus defectos 
me parece apreciable. 

Ademas de ése Arte, Zambrano menciona los de 
Pineló y Zurita, respecto á los cuales dice: "No nos 
''ha parecido seguirlos por llevar nosotros distinto 



Digitized 



by Google 



288 EL TOtOITAQO 

" rambo." Clavijero cita á Andrés de Olmos y Cris- 
tóbal Diaz de Anaya, cada uno de los cuales compaso 
Gramática y Diccionario. Ea otras obras he visto ci- 
tadas una dramática escrita por Toral; otra por el 
cora D. Eugenio Romero; un Catecismo y Confesio- 
nario por Antonio Simtoyo, y un Arte y Vocabulario 
por el Illmo. D. Fr. Francisco Tobar. 
' En el Mithridates está incluso el totonaca 



DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — Estas son las letras del alfabeto 
totonaco. 

. a. eh. e. g. h. i. k. L m. n. o. p. t. u. v. x. 
y. z. tz. Ih. (1) 

2. Pronunciación. — Las vocales son diaras. La g 
se pronuncia como en ga, gue, pero fuertemente ; "para 
" la pronunciación de la Ih, dice Zambrano, se dobla la 
" lengua tocando con la punta el paladar, dilatando los 
M labios sobre los dientes á medio abrir la boca, y di- 
H fundiendo la voz é moda de silbo por los doa lados 
." deilos labios que se mueven y suenan, según la wcal 
"é que se juntan; para la pronunciación de la tz se 
"pegan los dientes llegando á ellos la lengua, como 
"toeanda á abrir la boca para despedir la voz.*' 

3. Combinación de letras.^— Es proporcionada 
generalmente la combinación de vocales y consonan- 



Digitized by 



Google 



EL TOTOKAGO gg$ 

teev coino podremos observar eu las palabras totonaoft? 
ortadan ea ¿delante. Las figura» dé dicekm, que ato 
de mucho uso, evitan la reunión de condonante* q\tó 
producirían mal sohido; v. g-, eu lu^ar de ikgolk&z** 
fon, ge dice igotiitekin, auftque en lo escrito ao hacen 
l<^auk>refc la omisión de la letra. No hay ninguna ve» 
3#e acabe eb /. (2) 

4. Silabad — Eb polisilábico él totonaco. 

& Co&F08i€it>N. — La com Josícíob de las palabras 
6a dé mucho uso, cótoeftiáhdoeelaa'figaraa de dicción* 
Daré algtmoe ejemplos: 

Mafaitifowi, herradura; de nmkcm, orón®, y tifaüm, 
fiferro, perdiendo una » la primea yoz. 

TakamaBachi&cúy noble hdmtote; de cteocce, hombre» 
y takmwi, ftoble, añadiendo una #. 

Kiogzpon, endma dé mí, compuesto del ptoaombrs 
&¿#, posesivo, perdida una n, y de ogzpon, encima. 

Makamtlahuan, ó makaniatlahuan, aadar con las 
manos; de mahan, mano, y tlahuan, andar, agregada i 
6 ia á la primera voz. 

Las letras que se agregan en composición, y que 
Zambrano llama ligaduras, son i, o, ¿a; pera es de 
advertir que, al menos algunas veces, según parece, 
son significativas, expresando la relación de la» pala- 
bras compuestas. 

Hay, ademas, muchas partículas componentes de 
que se irá tratando en su lugar. 

De los ejemplos anteriores consta que se puede 



Digitized 



by Google 



230 EL TOTONACO 

componer un sustantivo con otro, un sustantivo con 
adjetivo, pronombre posesivo con adverbio y nom- 
bre con verbo; pero ademas se hacen otras muchas 
combinaciones de unas partes de la oración con otras, 
como verbo con verbo, adverbio ó preposición con 
verbo, etc. : á veces no solo se juntan dos ó mas ver- 
bos, sino varias partes de la oración, de todas las cuales 
se hace un solo verbo, conjugándose el que va al últi- 
mo ; liozilhmagatlakachalikihuin, andar profetizando» 
es un compuesto de la partícula li, el verbo oxilha, el 
adverbio magat, el nombre lakatin, y los verbos chaan 
y likihuin, siendo este último el que se conjuga. 

6. Homónimos* — Hay algunos homónimos bastante 
notables, porque en los mas no tienen relación entre 
sí sus varios significados, y suelen ser partes muy dis- 
tintas de la oración. No creo sin embargo que abun- 
dan. (3) 

Chan, llegar, hormiga, cosa cocida, maduro. 

Chaan, sembrar, llegar allá. 

Chilh, amarró, llegó. 

Chichi, perro (4), caliente. 

Chita, ordeñar, llegaste. 

Huan, decir, ser. 

Huaya, comes, gavilaif. 

Lapanit, tigre, admiración. 

Lihua, muy, carne. 

Mafcniy, acerca, matar. 

Min, venir, tuyo. 



Digitiz-ed 



by Google 



BL TOTONAOO 231 

Ogxaniy, morir en la juventud, causarse. 

Pakza, sanar, todos. 

Polakni vientre, adentro. 

Kilhni, boca, reñista 

Zkatan, piojo, venado. 

Ztay, vender, ardilla. 

Tala, hermano, golpeaste. 

Tohuan, hoja, yerba, pié, ¿qué dice? 

Tzoho, pájaro, comenzaste. 

Tzotzo,, chupaste, buche. 

Xono, el que suda, el que desuella. 

7. Partes de la oración. — Las partes de la ora- 
ción son: nombre, pronombre, verbo, preposición, ad- 
verbio, conjunción é interjección. (5) 

Respecto id adjetivo haré aquí una observación, y 
es <jue los numerales toman diferentes signos que los 
distinguen, según el sustantivo á qué se. aplican, de la 
misma manera que lo vemos en mexicano. (Véase.) 

8. Género.— No hay signos para expresar el gé- 
nero; pera hay muchos nombres que por su sola sig~ 
nifícacion son masculinos ó femeninos; huixkana, el 
varón; pozkat, la hembra. Estos dos nombres ante- 
puestos á otros sirven para distinguir el sexo, cuando 
la palabra no la hace por sí sola. 

9. Numero.— Los nombres de seres inanimados 
carecen de inflexiones para expresar plural, excepto 
algunos que para los totonacos eran animados, como el 
cáelo, estrellas, etc., y otros en que el uso del plural ha 



Digitized 



by Google 



S§¿ ftí. T0TÓNAOO 

sido ootóiéfltido pó* el iftflttjo dé fe lengua egfráñola. 
En los nombres de animados se ferina el ráirtioft) plu- 
ral del singular por medio de una dé estas cinco ter- 
minaciones: n; in, 6 nin; iíüd, ónitm; an; na, ó ne 9 
ni, no, nu. Ejemplos: 

Oxga, mancebo; ozgan, maittébog. 

Agapon, cielo; age/pomn\ los éi&k*& 

Fulana, el eápitjM ;pUkHtmtito, li>» cápftiaés. 

Makan, mano; méshmiMin, &aiK*& 

Ztako, estrella; ztah&t*itni s e#trallá*. 

Pixchogof, pgfia ; pixckogoym, ponas. 

X&nat, fltwr; ocmMna, florea 
La» terminaciones in é ttim se usara cuando el sin* 
guiar acaba en consonante, y ota ft#at cnando ímv 
mina en vocal, <te euyo modo sé evita la cacofonía que 
*emih*ma, por ejemplo, rea ag4p&n-MW> m&-ka¡h*wtyá, 
¿épétidn la #.-. Para el uso de las terminacíoü^g «*, «tí, 
ni f m, nu, se üeoe présente k vocal t5^ma del singue 
lar, para hace* que concuerda la de fe teyuritócton: 
aif vimos qae tcame, hace zanat^na, y vemos que aw 
to#, hace xénokhw&; ckihteiz, chihuix+né, etc. 

Hay nombres que usan indifetféntíeihebte de mar 
d¿ dos tensairtacioues. 

Sospecho que itni 6 nitni expresan gentndataoaM 

«úfruiro dual-, y> en efecto^ se usan por lo coman con 

nombre» de las parte» del cuerpo que don dos parn*- 

ttattefia, ooimo ojos, raa»&&> etoc 

Encuentro dos nombres (y acaso haya mía») qwe 



Digitized 



by Google 



■l wroNACO £33 

nrt gbavdah rtgukrklad cantas terminaciones dickas r 
ehixdto) que Mace el ^vnkchiako^hwin, j chichi, que 
háoe chx£hi-?xhi. 

44 L«r Veribata* en A dice ZbmW&o» pluralian con 
"la partícula fo&, antepuesta; v\. g;, latíwimlhtitt 6 
44 Vuelto eltit qú gotyUokxilkgót, y mas galana dotí Una 
44 X otará partícula, cómo ütóio/cxxttigvt. Exceptúan» 

* cA¿A«/, y ¿¿otante^ oen tdghtooe atrt>s que pluralizan 
44 con la partícula lúk, antepágala, y volviendo la en 

* que finaliaan én n; lahükbhan, las tiéjas; Idktzoha* 
44 A^ las dónotellas." 

Paro no solo en el cafeto anterior se Ten usadas km 
partículas antepuesta* prira formar plural; los nard<* 
bres <fe parentesco anteponen na; ¿^hermano; ?*»•♦ 
ééim, ketanatios, itsfcnd* su twminaoioii rwpectim 
ho mismo sucede con loa colectivas dé persona; log 
que eapre&in edad, y algmoe adjetivos, cayk partía 
cdmmktk. En fia> dice Zattibrano: "lod cokctirog 
" de «osa, loa posesivos absolutos que dicen 6 denotan 
" ta*s 6 menos, pluralizan solo can la partícula fak 
tí airtepuesta/' Si el nombre con q*e se junta lak «o- 
miteBra por g, so owividrte en fag, costo laggohn. 

No obstante lo dicho respecto á bs nombres de 
setosa fepimadw^ é* de advertir que me todos loa deteste 
eltóe tienen pliorti; el nao encluye alguno^ eíá cuyo 
cari» sóplenla oén >él advei*bio Ihóhua, mucirv coa 1 «1 
ésuá fonñaü taátUéii 'plural tas «Mabras de inánkná^ 
dos. (6) 



Digitized 



by Google 



234 EL TOTOXAOO 

10. Concordancia del humero. — Muchos adjeti^ 
vos reciben y conservan la termiaacionnle plural con- 
cordando con el sustantivo ; de gola, viejo, y magadh- 
táhuagaeno, maestro, sale laggolon magaelhtahuagae- 
nonin, maestros viejos. 

11. Caso. — El nombre carece de declinación: solo 
para formar el vocativo recibe el nominativo las ter- 
minaciones o, e, 6 la partícula antepuesta a, cuando el 
nombre vaacompafiado de pronombre, como si sé dijera 
j oh tú, Pedro ! El nominativo se puede marcar con la 
partícula an, en significación de el, la, lo, 6 con el pro- 
nombre kuata, él ó aquel. El genitivo se expresa con 
el pronombre posesivo de tercera persona ixla, ó ¿r, 
ó con la partícula xa, todo lo cual significa xu, 6 suyo: 
ix y xaae usan compuestos y antepuestos al nomina- 
tivo; pero ixla va separado, y se refiere al genitivo; 
ixchik ó xachií Pedro, casa de Pedro, ó literalmente, 
u su casa Pedro." (7). "El dativo, según Zambrano 
" (pág. 50), se forma con el romance para á que le 
a corresponde en muchas partes de la oración la par- 
tícula noli, ó los pronombres (posesivos) separados 
" hila, mila, ixla, porque á estos más que á otros les 
u conviene el romancé 6 totonaco de dativo : " también 
se señala este caso con los verbos llamados aplicati- 
vos. El acusativo se marca por su posición en el dis- 
curso, 6 por medio de ciertas partículas que se juntan 
al verbo activo, como veremos ál hablar do éste; y el 
ablativo con preposiciones ó partículas. 



Digitized 



by Google 



RL T0TO2ÍACO 235 

Empero hay veces en que basta la yuxtaposición 
de las palabras para expresar su relación; ziphtzogo^ 
significa pájaro de monte, sin que se exprese de; ma+ 
kaHkan, mano de fierro (herradura), también sin de. 
Cuando esta preposición indica semejanza, se expresa 
por medio de la intercalar hui, 6 huix; nako-hui-xahat, 
flor semejante á un corazón. Zambrano comprende á 
Jtuix entre las ligaduras; pero como se ve significa 
como preposición. (8) 

12. Derivados. ■ — La terminación tat ó la partícula 
li, sirven paraíormar abstractos; de oxlca, joven; ozka- 
tat, juventud; de ztalanga, claro; ztalangatat, claridad; 
de zagaga, blanco; lizagaga ó zagagatat, blancura. 

Los colectivos se forman por medio de ha 6 po; 
de tlaan, bueno; katlaan, lugar de cosas buenas, ó 
donde hay cosas buenas; polachia, lugar donde hay 
presos, etc. 

La terminación ila, ó la, indica que el derivado 
tiene por cualidad lo que expresa el primitivo; de 
chochot, agua; chochotla, aguado; de potlon, lodo; jw- 
tlonila, lodoso. El mismo significado da á algunos 
nombres la terminación huah; de tzotzoko, colorado; 
tzotzokohuah, cosa colorada, pues no tiene traducción 
literal. Ton, significa lo mismo que la; pero ton se 
antepone* y significa la cualidad en el todo, y la en 
todo, ó en parte; v. g., de galhni, sangre; goMnila, en- 
sangrentado, en todo ó en parte; y tongathni, todo 
ensangrentado. 



Digitized 



by Google 



f£6 EL TOTOMAOO 

Aía, antepuerta, indica posesión de lo qae expresa 
el primitivo, p«eri»o el derivado «a plural; deto/Jioíwt, 
riqueza; metamofona, rico, ó "el-pofceedor de las íi* 
"quena." 

Cftrece el totonaco de signos para expresar compa^ 
ratero y superlativo, así es que tiene que suplirte cotí 
•chtovbiag q«e significa* mas 6 muy. 

Abunda en verbales, 6 derivados de verbo, como 
lo prueban los siguientes ejemplos, en los que se ob*- 
servará el uso de partículas prepositivas ó terminacio- 
nes para su formación. 

Bel verbo akmonoy, bautizar, salen: 
Akmomono, el que baotixa. 
Tüakmemm, el bautizado ó cosa bautizada. 
Linhtnonon, el instrumento con que se bantiaa. 
Taakmonot, el bautismo. 
Liahnumot, el baatiiable. 
Akmononka, el bautismo ootn que ha de ser 

bautizado. 
Poakmonon, el bautisterio. 

De kikazhuika y afeitar, salen : 
Lakc^huikm^ el barbera 
Taiakazhuikni, la barba; 
Lifafazhuikm, la navaja. 
íifakazkwHt, afeitable. 
Polakazhúifcni, barbería. 



Digitized 



by Google 



EL TOTOMAOO 



E37 



De lakahuanan, mirar, «$ derivan : 
Lakahuana, el que mira. 
Talakáhuan, la vista. 
Lilakahuan, los. anteojos. 
Polakahmn<> el vigía. 
Lakahuananka, cosa visible. 



13. Pronombre personal 
sánales -san: 

Akit, 

Kin t 

Huixy 

Ainah ó huata, 

Akin, 

Kila ó kinka, 

Huixin, 

Huatonin, 



•Loe pronombres per- 



yo. 

me. 

tú. 

aquel. 

nosotros, 

nos. 

vosotros. 

aquellos. 

14. 'DíaíósTRATivos. — Los demostrativos: 

Oyamak ix ornaba este, este, esto. 

Oyamagoh ú omagoh, estos, estas, estas. 

Amak, ese ó .aquel, esa ó aque- 

lla, eso ó aquello. 

Amakoh, esos ó aquellos, esas ó 

aquellas, esos ó aque- 
llos. 

Jtnti, él d aquel, ella ó aquella, 

eiÍ€» 6 aquellos. 

4ntv, élliasL ó i aquellas, etc. 



Digitized 



by Google 



238 EL TOTONACO 


15. Posesivos. — Loe 


posesivos: 


Kila 6 kin 


mió. 


Afila 6 min, tuyo. 


Ixla 6 ix, 


suyo. 


Kilakan, 


nuestro. 


Müakan, 


vuestro. 


Izlakan, 


de ellos. 


Kin, min, ¡ 


¿r, solo se usan en con* 


posición, y su plural se marca por medio de la termi- 


nación kan, interpuesto el nombre, en esta forma: 


Kintlat, 


mi padre. 


Kintlatkan, 


nuestro padre. 


Mintzi, 


tu madre. 


Mintzikan, 


vuestra madre. 



Cuando estos pronombres se juntan con sustanti- 
vos tienen, como vemos, significación de posesivos; 
pero cuando se juntan con preposiciones, adverbios, y 
aun algunos adjetivos, significan como personales. 

Mintazton, tú solo. 

Mintaztonkan, aquellos solos. 

Ixogzpon, encima de él. 

Ixogzponkan, encima de ellos. 

16. Conjugaciones de los verbos. — "Lafirconju- 
" gaciones de los verbos, según Zambrano, son tres, 
44 en y, 0, n. La primera en y, que hace la segunda 
44 persona de indicativo del número singular en a y el 



Digitized 



by Google 



EL TOTONAOO 239 

" pretérito perfecto en Ih 6 nit, como paxkiy, paxkia, 
"paxkilh 6 paxldnit. La segunda en a, y el pretérito 
" perfecto en li ó nit, como ozi/ha, oocükli, ú oxilnit. 
" La tercera en n, y el pretérito perfecto en Ih ó nit, 
" como de #A¿#, zkina, zfdlh ó zkinit" 

17. Personas, modos y tiempos. — Las personas 
del verbo son tres del singular y tres del plural. 

Los modos indicativo, imperativo y subjuntivo. (9) 
Los tiempos, en indicativo, son : presente, pretéri- 
to imperfecto, dos perfectos, pluscuamperfecto, futuro 
imperfecto y dostfuturos perfectos : estos últimos pa- 
recen mas bien suplidos por el pretérito perfecto y la 
partícula nahuan; pero no he podido rectificar esta 
sospecha, es decir, no he podido saber si nahuan es 
un adverbio ú otra parte de la oración significativa de 
por sí, 6 un verdadero signo de la conjugación, cosa 
que igualmente sucede con otros tiempos puestos ade- 
lante. El imperativo solo tiene un tiempo. En sub- 
juntivo hay presente, el cual parece suplido por el 
imperativo, ó vice versa, como podrá observar el lector; 
pretérito imperfecto; perfecto; pluscuamperfecto, que 
parece suplido por el anterior tiempo y la partícula 
kahuah; futuro, que, en mi concepto, también está su- 
plido por el perfecto y nahuan: respecto á este tiem- 
po, aun Zambrano observa que generalmente se ttsa 
el futuro imperfecto de indicativo en su lugar. 

18. Modificaciones.— Es rico el verbo en modi- 
ficaciones para expresar con una sola raíz muchas re- 



Digitized 



by Google 



%4$ «t woíuoo 

lae&mes, pudiepdo numerarse tas siguientes: aoqí#p, 
paei<m, reflexión, ooefeputaian, dafto- ó provecho, &p- 
xxiencia, voluntad, uepetickm, actualidad, indetenmüp- 
p&m, demora, compañía, arrepentimiento* movimiottJp, 
conclusión, y acaso alguna más cuyo conocimiento -sé 
m$ b^y* escapado. (10) 

19. M¿x?ANIBMO.«*En cuanto á su mecanismo, je 
Comprenderá leyendo la siguiente explicación, y el 
ejemplo á quo ee refiere, que se pone después : en una 
y en otro, tomo por punto de comparación la sogunda 
persona del singular del pretérito perfecto, que es la 
forma mas simple, la mas pura. 

Indicativo. El presente se forma de la partícula i¿, 
y las terminaciones y, a, ymih y yaiit> goy. El pretérito 
imperfecto lleva las partículas mk é ix (siendo tam* 
bien ¿r signo de posesión ó pronombre posesivo, eomp 
vimos en su logar, de modo que es un prefijo) , y las 
terminaciones del presente. El perfecto tiene la par* 
tícula ¿¿de presente y las terminaciones Ih, uh, éit, 
g&lk: la segunda persona del angular es el verbo en 
su mayor puresa, en eL ejemplo que vamos ¿ver, que 
es.de la primera, conjugación; pero qo se observa le 
«rama circunstancia en las otras dos conjugaciones 
El segundo perfecto tiene también ik y i las termína- 
ekines nit i nita, nüauh, nitatit & ntiantit, y gonit. El 
pluscuamperfecto lleva las mismas terminaciones* que 
el anterior y las partículas del pretérito imperfepto, 
<de modo que es una combinación délos dos. El futuro 



Digitized by LjOOQIC 



4l TOfóKAcá ¿41 

itñpétfecto uSá las j&rtféiriafr rca* y /raí, y M ééñhííiá- 
cíttílés del píéséíite y ffretérrto iAiperteété: el primer 
futuro perfecto es el primer pretérito jtetffetitc/ cotila 
partícula ó adverbio ndhuan : el segundo futuro per- 
fecto es el segundó pretérito perfecto con nahuan. 

El imperativo lleva la partícula ka y las iejrmipacio- 
nes Ih, tit, golh del pretérito perfecto de indicativo. 

Subjuntivo: en el presente, la primera persona del 
singular se distingue por la partícula huk y la termi- 
nación Ih ; la primera del plural también por ¡mk y la 
terminación uh; las otras son iguales á las del impe- 
rativo, aunque la tercera del plural acaba en agolh y 
no en golh: el pretérito imperfecto tiene las partícu- 
las del indicativo y las terminaciones del perfecto : el 
pretérito perfecto las partículas xákti, izú, y las ter- 
minaciones del pretérito perfecto de indicativo, aun- 
que la tercera persona del plural es agolh y no golh: 
" la partícula ti, según Zambráno, acompaña y adorna 
44 generalmente al pretérito pluscuamperfecto y futuro 
44 de subjuntivo, y no le descuadrá ál perieótó de in- 
44 dicativo, aunque le es mas propia al perfecto de sub- 
juntivo : " el pluscuamperfecto es el anterior con Tea- 
huah, aunque la tercera péttttfti& dé plütet acaba en 
golh: el futuro es el anterior con náhuatl; 

20. Ejemplo de conjugación. — Reékhé, pites, que 
el verbo totonaco se forma por media éé tfirttmiacio- 
nes, partículas y el prefijo ix, pues lité déáááá partí- 
culas ó sílabas antepuestas no son iguales &\h& pro- 



19 



Digitized 



by Google 



242 *l totomáco 

nombres, aunque %k es muy semejante á ix. (Véase 
el huaxteco, nota 4.) He aquí el ejemplo que com- 
prueba todo lo dicho : 

INDICATIVO. PRESENTE. 

lk-qmxki-y, yo amo, etc. 

Paxki-a. 

Paxki-y. 

Ik-paxki-yauh. 

Paxki-*yatit. 

Paxki-goy. 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

Xah-pcaki-y, yo amaba, etc. 

Ix-fazlá-a. 

Ix-paxki-y. 

Xak^-paxki-yauh. 

Ix^paxki-yatit. 

Ix-paxki-goy. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

lk-yaxH-lh, yo amé, etc. • 

Paxki. 

Paxki-JL 

lh-paxki-uh. 

Paxíhi-tit. 

Paxki- golh. 



Digitized 



by Google 



EL TOTONA0O 243 

OTEO PRETÉRITO, 

que ignoro si realmente significa lo mismo que el anterior, 
6 si es una modificación saya. 

Ik-paxkv-wit. 

Paxkv-nita. 

Paxki^nit. 

Ik-jHizki-nitauh. 

Paxki-nitatit, 6 paxki-nitmtit. 

Paxki-gonit. 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Xak-paxbi-nit, yo habia amado, etc. 

Ix-paxki-nita. 

Ix-paxhi-nit. 

Xak-jpaxhi-nitauk. 

Iz-paxki-nitatie, 6 jnxxM-nitémtit. 

Ixr-paxki-gonit. 

FUTURO IMPERFECTO. 

Nak-paxki-y, yo amaré, etc. 

Nar^paxkv-a. 

Na-paxki-y. 

Nak-^paxkv-yauh. 

NoHpaxki-yatit. 

NaHpaxki-goy. . * 

FUTURO PERFECTO. 

Ik-paxki-lh nahuan, yo habré amado, ete. 
Paxki nahuan. 



Digitized 



by Google 



Paxkir4h nahuan» 
lfapwtlá-vh nefata*. 
Paxki-tü pahmam. 
Paxki-golh nahuan. 

EL MI8M0 DE OTRO MOftd. 

lh-paxki-nit nahuan. 
Paxki-nita nahuan. 
Paxki-nit nahuan. 
Ik-paxki-nitauh nahuan. 
Paxki~nitoti0 f bpaafá^ií&tfü n#huan. 
Paztci-gonit nahuaji. 

IMPERATIVO. 

Ka-paxki, ama tú, etc. 
Kar-paxki-lh. 
Ka-patái-tU. 
Kar-paxki-golh. 

Kak-paxki-lk> jq um, <&f. 

KxjHpaxki. 

Ka-paxkir-lh. 

Kak^paxki~uh. m 

Ka-paxki-tit. 

Kar-paxkir-agolh. 

Ix-paoolci. 



Digitized by VjOOQIC 



fyr-gdxkirtit. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Xakti^axkir-lh, yo haya amado, etc. 

lxti-paxki. 

Ixti-paxki-lh. 

XaMi^paxki-uK 

Izti-pazki-tit. 

Izti-pazki-agolh. 

í&IW?E*CTO «,||3CüA|WKRWPKCa?^ 

Xákti-pazUi-lh hahuah yo hubiera amado, etc. 
Iztir-pazki káhuah. 
Izúi-pazki-lh kahuah. 

FUTURO. 

Xalct^mU-lfl nqkuan, yo aniarg, ej#, 
Ixti-rpmki mhum* 
Izti-p#%kv-lh rwhuan. 
Xakti-p#zkir-uh nahuan. 
Izti-paxki-ti nahuan. 
fóM^&zhi-iplh nqhuan. 



Digitized 



by Google 



246 EL TOTONACO 

21. Verbos de la segunda y tehceea conjuga- 
ción. — Los verbos de la segunda y tercera conju- 
gación se conjugan lo mismo que ios de la primera, 
usando de iguales partículas, y sin mas diferencia que 
la variedad de terminaciones con que se distinguen. 

Ik-okxilh-a, yo veo. 

nosotros vemos. 



Ik~okxilh-auh, 

Xák-ókxüh-a, 

Ix-okxilh-goy, 

Okxilh-ti, 

Okxilh-nita, 



yo veía, 
aquellos veían, 
tú viste, 
tú viste. 



Ik-zkir~n, yo pido. 

Ik-zki-nauh, nosotros pedimos. 

Xah-zki-n> yo pedia. 

Iz-zkiritagoy, aquellos pedian. 

Zki-nti, tú pediste. 

22. Verbos derivados. — El verbo pasivo se for- 
ma del activo agregando la partícula kan 6 ka, como 
intercalar ó terminación; pero no tan sencillamente 
que la voz activa deje de perder á veces algunas letras. 

Ik-pazkir-kan, yo soy amado. 

Paxki-han-a, tú eres amado. 

Ix-paxki-kan-atit, vosotros erais amados. 



Ix-paxki-go-kan, 
Kak-paxki-ka-lh, 
Ka-paxki-ka, 



aquellos eran amados, 
yo sea amado, 
tú seas amado. 



Kar-paxki-go-ka-lh 9 aquellos sean amados. 



Digitized 



by Google 



1L TOTOXACO 247 

El verbo reflexivo se forma del pasiyo por medio 
de las partículas agzton, agztomakni, man, que suplen 
á los pronombres me, te, se, aunque mas bien signifi- 
can 70 mismo, tú mismo, él mismo, las cuales se in- 
tercalan entre la partícula y el verbo; ikagztoncha- 
guekan, yo me lavo. 

Et verbo compulsivo se forma agregando al acti- 
vo, ó neutro, la partícula ma, antepuesta, y sufriendo 
la final algunas ligeras variaciones, á veces, según las 
reglas que da la Gramática; depulay, sale mapuliy: 
aunque empiecen los yerbos con ma, reciben dicha 
partícula, como mamaganiy, que sale de magan. Mu- 
chos verbos, principalmente neutros, añaden maga 
en lugar de im* Los que empiezan por ta, la pierden 
para hacerse compulsivos ó la mudan en ma; tanoy, 
hace mcmoy. Muchos no tienen traducción literal; por 
ejemplo de tanoy, entrar; manoy, entrar á otro, es de- 
cir, meter; de niy, morir; makniy, hacer morir á otro, 
es decir, matar, etc. 

Hay en totonaco cierta modificación del verbo que, 
al tintar de otros idiomas, designamos con el nombre 
,de verbo apficativo (11), y se forma por medio de la 
terminación niy, agregada al activa, ó neutro; maxki- 
niy, significa dio á él, 6 "le dio." A los neutros niy les 
da, á veces, significación de ablativo ikzitziniy, me 
enojé con él : niy, por contracción, suele quedar en ni, 

Con las partículas Wcihuin, tilhay, tlahxtan, y otras 
partículas y yerbos, sq expresan los frecuentativos usa- 



Digitized 



by Google 



¿4# ÜL TÜtbltACÚ 

dóé á rabio de Ü partícuk &* dé pétóiva; de ptebki, 
áffiár; pactkiHkthuina, attdás amando j pttzkitifltth/ú, 
aquella, ó toda amtodo. (12) 

Lfc termí hacíoil j*?Awk iüdiéa que ée ^tóélfe lla&tf 
tó que el tetb© dignifica; ifydttkipdton, tpüen> £****£ d 
tengo voluntad de amar. 

Ootlito% fle kidteá que se tepitelft áJédotidfef^er- 
\x>; páttkipaltigoy, aquéllo» «reteri átiiá*. 

El *é*bo m^, por éf solo, feigftífeá eaW* acertad*, 
pCTó éómjraésfo étm otros lé* áa la éigfcriftéábtoü dé 
kttoúMñ&rikpatkmáh, yo estoy atótódo. 

Él vét^bó indéternüíiáik) áé fotrite Con éolo «ááMB* 
tó* térttitiáéióneis! áú, eti, %% an y te*; Aeikpáxki, Ú± 
ptáTttútm (éoñ tiriá * ééftñfcá), ?* aiho á áignílb, US* 
WfctidoMet^^ tetpÉ- 

fenoforma ta^bí^ iiidetermftmdo, como ñépttiH8ktM, 
páxMkanttn. Ldár iridétérinínádód jrttédeh tdító* íá 
^árttóufó #tó £á*á eápteéist córttpüléióft. Esto* f érfibfc 
los llama Zambrano absolutos. 

Lá ¿áf-tfcúlá gaéy da ál vérbb lá ^gtófiéfeékM de 
tWdtaiá ó déiítdttt, J 16 tatemo la tertííirttteitó #¿, lá 
étífel, así eórtió dti*tó, nfrócRfiéáií no séle él véifcé sirio 
ótiteS pártéd de lá ónttíión. 

Lü, antepuesta ¿ los Verbos, indteá qufc í* áttSe* ib 
ejecuta éú eóüi'pásífá ,• IdóÉilfigoth, to tíerótí jtthfbs. 

Páfá qué á r&toéihéiqiié íalti de vekaWfcí ¿#- 
té^iStitóiefrtd, té le antenótate la pttrifóula ka». 

2E?, tátépttratká lo* verbos, día ttírttíiíaéfé»^§Éb 



Digitized 



by Google 



KL TOTONACO 249 

hace de movimiento, expresando que el sugeto va ó 
viene á ejercer su acción; v. g., ¿tokiputza? jqué vi- 
niste á buscar í 

La misma partícula ki pospuesta puede traducirse 
por ya indicando conclusión ; iktlahuayki, ya lo hice, 
lo cual se expresa también con las terminaciones ta, 
Iha, a. Lo mismo indica la palabra takiy, según pare- 
ce, pues aunque por sí significa levantarse, observa 
Zambrano que con otros verbos quiere decir "dejar 
"hecho lo que el verbo significa." 

23. Verbo sustantivo. — El verbo lay significa 
ser, estar y poder: hay, pues, una palabra que equi- 
vale ó suple al verbo sustantivo; así para decir, yo soy 
santo, tú eres santo, aquel es santo, diré : santo iklay, 
santo laya, santo lay. Este verbo puede ir en compo- 
sición con otros. Ademas, tiene el totonaco el verbo 
huan que aunque á veces significa decir, también ser, 
ó ser hecho. Empero muchas veces se hace elipsis del 
verbo sustantivo; akit santo, yo santo, por "yo soy 
"santo." 

24. Defectivos é irregulares.— No faltan en 
totonaco verbos defectivos, y los irregulares abundan. 

25. Activos. — Pero lo que hay de mas curioso en 
el verbo totonaco es el modo con que el activo se da á 
conocer, como tal, indicando que hay paciente en lá 
oración. Es necesaria alguna proligidad para dar á 
comprender esta forma de la lengua totonaca. 

Guando el acusativo está en singular, no hay signo 



19* 



Digitized 



by Google 



26* kl rttoiTAeo 

que 16 indique ; basta k posición del* palabra; v.g., ya 

afine á Dio», ikpaxkiy Dio». 

Cuando el paciente está en plural, su note es fa par- 
tícula ¿a, intercalada en el verbo, entre este y la partí- 
cula eonjagativa; yo amo á los hombres i/^-fe » jM afey 
chizkehmn. O bien se usa, coa el mismo objeto, k 
partícula ^ agregada al verbo (la cual no se pene 
donde el verbo tiene ge, como sucede en la tercera 
persona del plural de indicativo), volviéndose gvy en 
las segundas personas de singular de presente y pre- 
térito imperfecto de indicativo. Ejemplos: 

lkpazki-go-y chizkohuin, yo amo & los hom- 
bres. 

Ik-pazkv-goy-a chizkohuin, tá amas á los 
hombres. 

Pazki-goy chizkohuin, aquellos aman á los 
hombres. 

Pazki-go chizkohuin, tú amaste á los hom- 
bres (13). Observa Zambrano que "algu- 
nos acompañan go con ka" 

Cuatedo el acusativo es el pró&ombrfe del «iagmlar 
de primera persona toe, se exprés* por medio de kin, 
atítepucfito; Aí^tf^^meamáfl. Cmodo^set mismo 
pronombre en plural, nos, entartes hay qtre atender á 
qiué puede eofceumr en una de estos cuatro oradooee: 

lí r tá nos amas. 
, 2R, vosotros nos amáis. 



Digitized 



by Google 



W, TftSQSACO 9fil 

4?, ellos «e* aman. 

En la primera y segunda, nos se traduce por el pro- 
nombre hila, antepuesto al verbo, yendo este en pri- 
mera persona de plural del tiempo de que se habla; 
hila paxkiyauh, tá nos amas, vosotros nos amáis. En 
la tercera oración se usa de kinka, poniendo el verbo 
en segunda persona de singular del tiempo corres- 
pondiente, posponiéndole una n¡ kinka pazkian, jiós 
ama. La cuarta oración es como la tercera; pero agre- 
gando al verbo la partícula go, de que ya he hablados 
kinka paxkigoy<m % nos aman. 

Cttando el acusativo es el prpnombjre de singular 
de te segunda perewa* fa pneden ftxmarae también 
CBatrowacíiojaee: 

1?, yo te amo. 

2?, nosotros te amamos. 

3?, él te ama. 

4?, ellos te aman. 

Para la primera y tercera, «e pospone una * al verbo 
.en segunda penosa de ungular del tiempo reBpeeti- 
vo\ pifian, te &mo;paatón, te amó. La segunda ora- 
ción «e forma como kt anterior; peco poniendo al verbo 
la partícula ¿A ó la que corresponde al tiepopo, j kq; 
v. g., ik^ko-prfxkian, te amamos. En el cuarto .caso se 
poapaae la letra n á la segunda persona de siagriftr 



Digitized 



by Google 



252 BL TOTONACO 

del verbo y la partícula go, que ya conocemos; paz- 
kigoyan, te aman ; kapaxkigon, te amaron. 

Otras cuatro combinaciones resultan cuando el acu- 
sativo es la segunda persona del pronombre, en plural: 

1?, yo os amo. 

2?, nosotros os amamos. 

3?, él os ama. 

4?, ellos os aman. 

Para la primera y tercera, se usa lo mismo que en 
el singular te; pero marcándose el número plural con 
la partícula ka, de que ya tenemos conocimiento ; ka- 
pazkian, yo os amo. La segunda y cuarta oración en 
nada se distinguen de las del singular te ; pero puede 
evitarse toda equivocación usando del pronombre per- 
sonal en nominativo como paciente, á falta de acusa- 
tivo, es decir, huizin, vosotros, significando as* 

También en la primera y segunda oración del plu- 
ral nos, puede resultar anfibología, porque una misma 
oración sirve para agentes diversos en número, tú 6 
vosotros; pero es fácil de evitarla usando los nomina- 
tivos huix, tú, ó huixin, vosotros, Lo mismo digo res- 
pectivamente de la primera y tercera oración con te 
y os f bastando expresar el agente akit, yo, ó huata, él, 
con lo que se sabe si se trata de primera ó tercera 
persona, que es en lo que podía haber ambigüedad. 

El acusativo de lá tercera persona de singular del 
. pronombre es su nominativo, conociéndose por la po- 



Digitized 



by Google 



EL TOTONACO 258 

sicion : el plural se designa con go, en cuyo caso no 
se sigue otro acusativo, porque el pronombre le re- 
presenta; paxkigoy, "yo los amo," "yo amo á ellos." 

26. Neutros. — Los verbos neutros, en el pretérito 
y sus derivados toman la partícula lag, significando 
como ablativo; ik-lag-kcUhhuan, yo lloré por tí. (14) 

27. Preposiciones. — No se usan las preposicio- 
nes solas, sino compuestas entre sí, ó con las otras 
partes de la oración, anteponiéndose, menos nak que 
se puede posponer á los numerales: esta misma pre- 
posición nak y po (y acaso alguna otra) se ven usadas 
fuera de composición. Como ejemplo de preposicio- 
nes presentaré á: 



Chatón, 


por. 


Paxton, 


con, hacia. 


Lakatin, 


ante. 


Lanúi, 


desde. 


Ogzpon, 


en, sobre. 


Makni, 


en, por, hacia. 



La simple yuxtaposición basta, á veces, para ex- 
presar lo que la preposición, como vimos al tratar 
del caso. 

28. Adverbios.— Abunda en adverbios el totona- 
co: todos los verbos y nombres que pueden formar 
adverbio de modo, lo hacen anteponiendo cha, per- 
diendo la final una sílaba, ó convirtiéndola en h, como 
de kalhhuat, llanto; chakalhktiat, llorosamente. Para 



Digitized 



by Google 



dar idea da lo» adverbio* y da a» atondare is, pojutel 
algunos 4e tiempo. 

Ctá>, ahora. 

X0gzponomankUhtamako, hoy, en eate dia. 

CW¿, mañana. 

Toxama, pasado mañana. 

Mixtoto\ miztati, mizkitziz, de aquí á tres diaa 

Izkatamatna, á su tiempo, al afio. 

(rotuna, ayer. 

Toxama, toxarnata, antea de ayer. 

Liaha, poco há, 

Tonkan, zogtonkan, luego, al punto. 

ChcUichalichalian, cada dia. 

TVíztf, por la mañana. 

Pontziza, ó lihuapontziza, muy de mafiana. 

Áknizpalhalha ahuanan, 4 la aurora. 

Akxnitonkohui, ó tangaetzaz, en amaneciendo. 

Kakuiniy de dia. 

Taztonot, á medio dia. 

Kagotanonon, sobre tarde. 

Kohuiniy, tarde por la mañana. 

JJcznitzizhuanan, en anocheciendo. 

Zmalankan, al entrar la noche. 

Tankanat, á media noche. 

Tziüztotay, tzilizahuanan, tziliza huma£*-k&zi~ 
lizhua, nakiztziliztat tzizni, en el silencio de 
la noche. 

7Wa¿¿o¿#; toda la noche. 



Digitized by 



Google 



Tontako, kohuixkakay, todo el dia. 

Kan, aunque mfflca. 

Ixlimaghuata, ixogzpona, ya es hora. 

Zliálimótton, en un momento. 

Pihnatit, luego, al punto. 

Tlaankilhtemtiko, ixlimáhua, á btíett tiempo. 

Mugtómkimpxmt, en un abrir y cerrar de ojos. 

IxtotantahatnOy cada tres dia», eée. 

Katasta, aktomakatm, faá un alio. 

Aha¿u r (minachakata, de aquí ¿ «a año. 

Katarnatna, cada año. 

TonwkxTtt, « ningún tiempo. 

AtátontiM, am&gíofttiki, en otra ocMÍeo. 

Aagt&ikiíh tamako, en «Aro tiempo. 

GhcKcpalat, entre afilo. 

P<mgpahn¿kuy entre semana» alia d di», <Ma vedado. 

NimponcltalaÉdi kHhtamako, cuánto tiempo há% 

íztótQfia, ó rtúxtotota, antier. 

MagazOy magaña, amagaz, muchos dáa&há; 

Lakuantaxtoka, continuamente. 

.¿ifóz* alia, i¿a f de aquí á un tato. 

Mafatióka, msklkan, siempre* 

OkxmyXaokzjn.nihhtHtyas ndlafaotom* ^cuándo! 

29. Conjunciones. — He aquí algunos ejemplos de 
conjunciones : 

Awk Y y. 

Ch&m, p8tu r á. 



Digitized 



by Google 



266 EL TOTONACO 

Alata, ya. 

Ha, sí. 

Chona, así. 

Lanchóla, ó alanchola, así como. 
Huatachi, pero. 

Kachona, aunque. 

Pianachona, así también. 

30. Partículas. — Hay en totonaco una partícula 
an, la cual significa el, la, lo, y acompaña el agente 
de la oración: otras veces es demostrativa, interroga- 
tiva, dubitativa, etc. 

Otra partícula li, sirve para demostrar que la per- 
sona de que se trata es de cierto lugar; li México, co- 
mo quien dice "vecino de México:" acompañando á 
los adjetivos los hace sustantivos; tlaan, bueno; li- 
tlaan, la gracia: sirve también para formar partitivos; 
li profeta, significa "uno de los profetas." 

La partícula^, antepuesta, significa ?«¿¿;¿>tras ve- 
ces suele sigitificar que aquello que se dice se hace 
en balde, sin provecho, sin objeto, de mala gana ó ma- 
nera; también significa solo: suple al verbo ser ó estar 
pues, por ejemplo, pitlaan significa ya está bueno. To- 
das estas partículas se usan en composición. (15) 

31. Dialectos. — Los totonacos se dividen en cua- 
tro clases, que se distinguen por las variaciones del 
idioma: los de la Sierra alta, llamados tetikilhati; los 
de Xalpan y Pontepec, chakahuaxti; otros ipapana; y 
los de Naolingo, tatimolo. D. Francisco Domínguez 



Digitized 



by Google 



BL TOTONACO 



257 



trae ejemplos de tres dialectos que reproduciré, en 
parte, para dar idea de sus notables diferencias. 



Corazón, 


nakoy 


alkonokoy 


lakatzin. 


Mundo, 


kiltamako, 


katoxahuat, 


tankilatzon. 


Luna, 


malkoyo, 


papa, 


laxkipap. 


Maíz, 


koxi, 


tapaxni, ~ 


kizpa. 


Ninguno, 


tinti, 


intini) 


lakati. 


Ahora, 


chokua, 


chiyo, 


yanohue. 


Cuerpo, 


makni, 


pokolh, 


takatalat. 


Semilla, 


tinit 


lichanatt 


tazti. 


Bueno, 


tzey, 


tlaan, 


kolhana. 


Verdad, 


ztonkua, 


loloko, 


tikxttana. 


Ver, 


laktzüha, 


okxüha, 


leken. 


Creer, 


akaeniy, 


kanalay, 


katayahuay. 



32. Ejemplo de la oración dominical. — Con- 
cluiré, como en las otras lenguas, con la análisis del 
Padre nuestro, usando del que escribió D. Francisco 
Dominguez en el dialecto de la Sierra baja de Nao- 
lingo, aunque no me será posible hacer esa análisis 
con perfección por falta de diccionario. 

Kintlatkane nah tiayan huil 

Nuestro Padre (que) en (el) cielo está 

takollalihuakakuanli ó mimaokxot nikirni- 
santificado sea ( ) tu nombre ven- 



nanin ó mintakakchi 
ga ( ) tu reino 



so 



tacholaJcáhttanla ó 
sea hecha ( ) 



Digitized 



by Google 



26% BL TOT0HACO 

minpahuat cholet kaknitiet chedchix 

tu voluntad «sí {en el) mundo como 

no* Hayan. O TánchouhJcan lahúliya 
en (el) cielo. ( ) nuestro pan cuotidiano 

nikilaixkiuh yanohue kakilamatzanlcaniuh 
danos hoy perdónanos 

kinlakattükan chonlei ó Tátnan lamat- 
nuestros pecados así como ( ) nosotros perdo- 

zankaniyauh ó Mntalakallaniyan ka ala 
namos ( ) nuestros deudores y no 

küamaktaxtoyauh noli yoyauh - naka 
nos dejes para que estemos en 

iiyogni. Chon taclwlakaimanla. 
tentación. Aií seabeoho. 

33. Análisis.— Kintlatkane: hinlcan es el pronom- 
bre posesivo de la primefa persona de plural, en el 
cual va intercalado tlat, padre ; e la terminación pro- 
pia de vocativo. 

Nak : preposición. 

Tiayan: nombre sustantivo. 

Huil, ó mas bien huilh: tercera persona del sin- 
gular de presente de indicativo del verbo defectivo 
huih, yo estoy. 



Digitized 



by Google 



EL TOTONACO $$$ 

Takolkiihualuihvstili : esta palabra es un verho pa- 
sivo, correspondiente al castellano " santificado 8ea, v 
úotra expresión análoga; peror por falta de /diccionario 
no me ha sido posible conocer su verdadero signifi- 
cado, por lo cual escuso arriesgar explicaciones que 
pueden resultar erróneas : que sea un verbo pasivo 
se conoce no solo por su correspondencia con nuestra 
lengua, sino por la sílaba intercalar ka. 

O: esta es ¡una interjección que, según dice Zam- 
brano (pág. 81), airve para formar vocativo; pero 
agrega que no es una forma propia de la lengua, sino 
¿ornada ¡del oasteHaao. -Sin embargo, en este y otros 
.caaos que yeremos adelante no tiene traducción para 
nosotros. 

Mwiwkzri: maoéxot, significa nombre, y mi es el 
posesivo de la segunda persona de singular min per- 
dida la # final (gratía ewphonia). 

Nihimmanin : min es el verbo .defectivo venir; M 
debe ser la partícula que se junta á los verbos para 
que expresen movimiento. 

O; aplicada jfiu 

MintaJta/coki: t»*ra >poaesivo^de la segunda persona 
,de singular ; ^ahtkcM sustantivo. 

TaGtol&fahumía: t;&a¿<*y esel verbo hacer, corree- 
pondie^te á la primera declinación; j^ el signo de pa- 
mm;.$mn vecbo que significa decir, ser ó estar; pero 
^qjaí no de encuentro di sentido que , deba tener: 

iO: inte3q«ecÍQn /de *jtte ya hablé. 



Digitized 



by Google 



260 EL TOTONACO 

Minpahuat: min es el posesivo tuyo; pahuat sus- 
tantivo. 

Cholei: conjunción. 

Kaknitiet: nombre sustantivo. 

Chalchiz: conjunción. 

Nak: preposición. 

Tiayan: sustantivo. 

O: interjección. 

Kinchoühkan: kinkan posesivo de la primera per- 
sona de plural; chouh es el sustantivóla, intercalado. 

Lakalliya; adverbio. 

Nikilaixkiuh: kila es el pronombre nos, el cual se 
usa cuando el agente es de segunda persona del sin- 
gular y el paciente está en plural, puesto el verbo en 
primera persona de este número, según el uso de 
la lengua que minuciosamente expliqué en su lugar. 
ixkiuh es primera persona del plural de pretérito del 
verbo ixkiy, dar, la cual se usa aquí seguramente por- 
que el imperativo carece de primeras personas. 

Yanóhue: adverbio. 

Kakila?natzankaniuh: matzanhay es el verbo per- 
donar; kila significa nos, usado en lá forma que se 
acaba de explicar; la partícula ni no pertenece á la 
terminación, que es uh, sino que indica dativo, en cuyo 
caso está kila. En este ejemplo vemos, pues, que se 
usa la partícula correspondiente, á mas de kila, para 
indicar dativo; pero no sucede así en el ejemplo an- 
terior en que también kila es dativo y va solo, de ma- 



Digitized 



by Google 



EL TOTONACO 261 

ñera que, según esto, kila sirve para dos casos, y no 
solo para acusativo, como parece inferirse de las ex- 
plicaciones de Zambrano. 

Kintakallükan : kinkan se ha explicado ya ; takaüit 
es el sustantivo pecado. 

Chonlei: conjunción. 

O: interjección. 

Kitnan: pronombre de la primera persona del 
plural. 

Lamatzankaniyauh : matzankay es el verbo perdo- 
nar; ni signo de verbo dativo ó aplicativo. 

O: interjección. 

Ka: conjunción. 

Ala: adverbio. 

Kilarnaktaxtoyauh : es el verbo maktaxtoy, dejar, 
con el pronombre kila, en la forma ya explicada. 

Noli: conjunción. 

Yoyauh: del verbo yah, estar. 

Naka, 6 nák: preposición. 

Liyogni: sustantivo. 

Chon: conjunción. 

Tacholakahicanla: verbo pasivo, explicado anterior- 
mente. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



NOTAS 



(1) Según Zambrano, faltan 6, d,f, r ( pág. 2 ) ; pero des- 
pués agrega que no hay ñ ni 11. En \á página 1? asienta 
que la h se usa en lugar de g, y en la página 2 que esta 
letra no se usa en lo escrito ; pero en las páginas 3 y 4 ex- 
plica su pronunciación, y su obra está llena de gg r por 
cuyos motivos no la omito, siendo así que la h no basta 
para expresar su sonido. La y sí la omito, porque se suple 
bien con la k aspirada, y, en efecto, Zambrano dice (pági- 
na 1?) que usan la A por y. También omito la s, porque el 
mismo autor dice que la expresan con z. En cuanto á la i% 
aunque manifiesta en la página 3 que no la hay, en las pá- 
ginas 2 y 127 asegura que los autores totonacos la usaron. 

(2) Tampoco hay dicción que acabe en g, según Zam- 
brano ; pero no hago mención de esta letra, porque no la 
uso, conforme á lo explicado en la introducción. 

(3) La lista de los homónimos que se ve en la obra da 
Zambrano pasa de ciento treinta; pero de ellos hay que 
rebajar muchos que no lo son, pues se distinguen por el 
Acento, 6 las diferentes letras con que se escriben y pro* 



Digitized by 



Google 



264 EL T0T0NAC6 

nuncian. Por ejemplo : kahuay, mojarse, ygahuay, regañar, 
chana, con; chana > sembrador. 

(4) La palabra chichi también la hallamos en mexicano 
y se traduce al español por perro; pero debe advertirse que 
no se refiere al animal de ese nombre traido por los espa- 
ñoles, sino á otro que se le parecía indígena de México. 

(6) Según Zambrano, también hay participio ; pero para 
probar lo contrario, no tengo necesidad de refutarle, pues 
él mismo confiesa (pág. 64) que "el que llamamos parti- 
"cipio de presente es el verbal (latino) en tor, como asi- 
44 mismo el participio de pretérito es nombre sustantivo; pero 
" en esta lengua se usa de uno y otro, para una y otra sig- 
44 nificacion ; porque pazlcina, significa el amador, y el que 
44 ama 6 amaba, y tapaxíin, el amor, 6 el amado." Debe, 
pues, decirse, que el totonaco suple los participios de que 
- carece con los nombres yerbales. 

Otro modo hay de suplir los participios, que el mismo 
autor explica así: "El totonaco correspondiente al parti- 
44 cipio de presente son las terceras personas de todos los 
44 tiempos en uno y otro número, regidas del semipartici- 
44 pió (partícula) anti; y el participio de pretérito con las 
44 mismas terceras personas, antepuesta la partícula ta; 
44 y. g., el que ama, ó amaba ó amó, antipaxlciy, anti ixpax- 
44 üy, anti paxJcüh, etc. ; el de pretérito tapaxJciy, ixtapaxkiy, r 
44 tapaxJálh." 

(6) He observado ya varias veces las equivocaciones en 
que han caido nuestros gramáticos por querer amoldarse á 
la gramática latina, y lo indiqué respecto á Zambrano. £1 
primer punto de imitación de este es querer reducir las re- 
glas de los plurales á tres declinaciones; la primera de los 
nombres acabados en a, c, i, o, u; la segunda de los en *' 



Digitized 



by Google 



KL TOTONACO 265 

y la tercera de los en t; de lo cual parece que solo los que 
tienen tales terminaciones gozan plural, y aun claramente 
lo dice así en la página 5 : "Las letras con que finalizan 
" los nombres que tienen plurales, son a, e, i, o, u, n, t." Pero 
muy pronto se ve que tal principio es falso, pues en la pá- 
gina 7 se ven ejemplos de nombres que hacen plural, ter- 
minados en g, k (c, según el autor), x,mj lh. No pudiendo 
ocultarse esto al gramático, da la siguiente regla: "Los 
" nombres de las otras terminaciones, que llamamos extrctr 
" vagantes, pluralizan con el adverbio Ihohua, y, los que tie- 
" nen plural, se reducen á las tres declinaciones, 6 á las ex- 
" cepciones." Pero ¿cuáles son las reglas para reducir esos 
nombres extravagantes á cada una de las tres declinaciones? 
£1 autor lo calla, y de consiguiente de nada sirve todo lo 
explicado sobre las tres declinaciones, resultando falso el 
principio en que funda sus reglas é incompletas las que 
deduce. No por eso creo que la formación del número en 
totonaco deje de estar sujeta á reglas ; pero ellas deben ser 
conformes al genio particular de la lengua. Yo me limito 
á decir lo que mi plan exige. 

(7) Los genitivos de que habla Zambrano (pág. 80) de 
los nombres de reinos, provincias, etc., no son sino abla- 
tivos, y así las partículas que allí menciona deben referirse 
á este caso : en efecto, cuando digo, por ejemplo, " los án- 
"geles del cielo," no quiero decir "los ángeles de que es 
"propietario el cielo," sino "que habitan en el cielo." 
Cuando digo "el libro de Pedro," expreso con claridad lo 
mismo que con "el libro de que es propietario Pedro," 
porque entonces sí hay genitivo. 

(8) Al concluir lo respectivo á los accidentes del nom- 
bre, observaré que Zambrano (pág. 49) cae en una equi- 



Hgitized by 



Google 



£66 IL TOTOWACO 

tocación al decir que, en totonáco, el sustantivo y et ad- 
jetivo "conciertan en género, número y caso»" R oopocto 
á lo segundo, be dicbo ya lo conveniente ; en cuanto al gé- 
nero no puede haber semejante concordancia en una lengua 
que carece de signos para expresarle, y en cuanto á la con- 
cordancia de caso no la hay en las lenguas que carecen de 
declinación, por mas que por rutina lo digan algunos gra- 
máticos. 

(9) Tratado Zambrano de igualar la conjugación toto- 
naca con la latina concede infinitiro al verbo; pero cerno 
realmente no le hay, dice (pág. 13 ) que se forma por me* 
dio del semiyerbo poton ú otro semejante: diré, pues, que, 
como veremos luego, potan ni es verbo ni semiverbo, sino 
uno de los muchos signos é voces que modifican el verbo 
totonáco, y cuya significación no es la de infinitivo, sino la 
de voluntad, y si junto con el verbo se traduce por infini- 
tivo, es porque á nosotros nos suena mejor de este modo, 
no teniendo una propia traducción literal. Digo lo mismo 
respecto á las demás palabras 6 signos semejantes &poten, 
cuya explicación, que veremos en su lugar, dará á conocer 
mejor el error de Zambrano. En cuanto á los participios 
de este autor, ya se habló en la nota 5, y respecto á so» 
gerundios basta leerle para ver que no los hay, si no efe por 
medio de perífrasis y supletorios. 

(10) Del verbo activo, según Zambrano, "se componen 
" seis diferencias de verbos" (pág. 60) ; pero yo considero 
como formas del verbo totonáco. Primero, la voz activa: 
segundo, las que se forman por medio de partículas ó ter- 
minaciones que no tienen sentido fuera de la conjugación: 
tercero, las que se forman por medio de palabras que, aun- 
que tienen sentido separadas del verbo, le comunican otro 



Digitized 



by Google 



»L T0T0WA00 867 

diferente ai juntarse con éí. Ea efeeto, no hajr razón para 
considerar solo oo«o modíioaeiones del verbo las que se 
fornróH con las patfftcalás ó terminaciones correspondien- 
tes á las seis diferencias de verbos de que habla Zambrano, 
y eacluir^as que resulta» por l» omod de otras análogas. 
Las combinaciones qoe (teben omitirse sen las que resulta» 
pov 1» retnrion de voces que tienen sentido ^V>, de lo cual 
Se forman palabras yuxtapuestas, que no tienen nada qner 
explicar, y su sentido es claro. Tal sucede, per eje&piov 
con juntar á> un verbo cualquiera, chaan, que significa lle- 
gar allá, 6 chin, llegar acá, de que habla Zambrano (pá* 
gma97). 

(Ü) Oree Zambrano que el aplicativo rige dos acusa- 
tivos; pero aunque así sea, á veces, lo común es que uno 
sea dativo 1 : por ejemplo, cuando digo "Pedro le dio," hay 
un dativo que es le y un acusativo tácito 6 expreso, " Pedro 
" le dio dinero, un consejo, un abrazo, etc." 

(12) Hablando Zambraoo de los frecuentativos (pág. 70) 
dice: "Los mas ordinarios y frecuentes son los que le ha* 
" cen con los semiverbos, likihuin, tilhay, palay, mah" En 
cuanto á líkihiun y tilhay, estoy conforme ; pero respecto á 
los otros dos, consta de su mismo libro (pág. 44, 45 y 46) 
que dan otra significación á los verbos : palay, indica " vol- 
" ver á hacer," es decir, repetir la acción ctel verbo, y mah, 
" estar haciendo," es decir, actualidad. Que estas dos sig- 
nificaciones no deben confundirse con los Verbos frecuen- 
tativos, se nota cuando consideramos que estos puede ti 
recibir aquellas: el verbo azotar, por ejemplo, es frecuen- 
tativo, y sin embargo puede modificarse diciendo "yo 
" vuelvo á azotar," " tú estás azotando : " en el primer caso 
se repite la acción, en el segundo se ejecuta actualmente. 



Digitized 



by Google 



268 «L TOTONAOO 

Eq cuanto al nombre de ¿emwerbos que Zambrano da á las 
partículas modificativas, ya dije en la nota 9. 

(13) A la conjugación que resulta con la particulado, 
llama Zambrano "verbo compuesto." 

(14) Por decir Zambrano (pág. 96) que algunos neu- 
tros llevan nota de acusativo, parece que los signos que 
marcan este caso no son peculiares del verbo activo, sino 
también de neutro, cuando concurre con acusativo, lo cual 
muy bien puede ser. (Véase el mexicano.) 

(15) Zambrano, con el nombre de partículas, explica 
otras; pero yo solo he encontrado las referidas que merez- 
can mencionarse. Las demás pueden dividirse en tres cla- 
ses : primera, unas que no son mas que signos de los ve*bos, 
derivados, etc., como ti, partícula generalmente de subjun- 
tivo; ka, signo de colectivo, etc.: segunda, partículas que 
sirven para señalar las diferentes modificaciones del verbo, 
ú otras partes del discurso : tercera, muchas que claramente 
pueden reducirse á determinada clase de la oración, pues 
su sentido es obvio; v. g.: 

Yo, yi, sí, así (conjunción). 

Cho, como (conjunción). 

LaJc, ante (preposición). 

Xik, 6 zik, mas (adverbio). 

En consecuencia, cada una de estas partículas tiene su 
lugar propio dopde explicarse, sin necesidad de formar ar- 
tículo separado. 



Digitized 



by Google 



EL TARASCO. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



EL TARASCO. * 



NOTICIAS PRELIMINARES. 

El tarasco se habla en el Estado de Michoacan, 
exceptuando la parte Sur-Oeste que linda con el Pa- . 
cífico donde se habla el mexicano, una pequeña parte 
al Nor-Este, donde se acostumbrad othomí ó el ma^ 
aiahua, y otra parte donde se usa el matlatzinca. Tam- 
bién se habla en el Estado de Gruanajuato, en la parte 
que linda con Michoacan y Gruadalajara, limitada al 
Oriente por una línea que puede comenzar eli Acám<- 
baro, «eguir á Irapuato y terminar en San Felipe, ee 
decir, en los límites con San Luis Potosí, todo lo ouaj 
consta en el mapa efchnográfico de D. Manuel Orozco 
y Berra. 

El antiguo reino de Michoacan solo comprendía 
una extensión de cosa de tres grados de longitud por 
dos de latitud, siendo su capital Tzintzontan, ala ori- 
lla del lago de Pátzcuaro. 



Digitized 



by Google 



272 IL TARA8C0 

Se ignora el origen de sus habitantes, sobre cuyo 
punto el P. Ácosta, en su Historia de Indias, cuenta 
una fábula insulsa tomada, sin duda, del P. Duran 
( Historia de México, MS.), la cual ha refutado satis- 
factoriamente Clavijero. Dice Acosta que viniendo 
los mexicanos hacia el valle de México, parte de ellos 
tuvieron un motivo de enojo con los otros, por lo cual 
no solo dejaron de seguirlos, sino que ¡aun adoptaron 
idioma diferente que fué el tarasco ! El P.. La- Rea, 
en su Crónica, aunque no hace mérito de esa fábula, 
también cree que los pobladores de Michoacan ftieron 
mexicanos; pero de todos modos esto es falso, pues la 
diferencia que hay entre el tarasco y el mexicano de- 
muestra que los hombres que hablan esas lenguas son 
de nación diferente. Este es uno de los casos en que 
la filología puede con seguridad ilustrar la historia. 

Los tarascos estuvieron independientes de los me- 
xicanos, no obstante que estos trataron de conquis- 
tarlos, conservándose principalmente el recuerdo de 
la derrote que dieron á Axayacatl, sesto rey de Mé- 
xico, según se ve de nuestros antiguos cronistas Duran 
y Tezozomoc. (MS.) 

A la llegada de Cortés, reinaba en Michoacan Sin- 
zicha, llamado Caltzontzin por los mexicanos, el cual 
se rindió voluntariamente al gefe castellano, de modo 
que mas adelante fué ocupado su reino sin resisten- 
cia por Cristóbal de Olid. 

La mitología de los tarascos no era tan complicada 



Digitized 



by Google 



EL TARAfiOO ¿W 

cówv la de los* mexicanos' pues, s^gim La-^Rea,- sbl¿> 
adoraba** xm ídolo; cuyo tfcttiplo estkba en el* puetík); 
dé "Tfeá^ápu, dónde habitaba el [ sumo sfteérdotcf, gefe 3 
délos dé sü clase, laícual era aun mas respetada q^eeá 5 
Af&rieo; y, cómo en esteitnjieri6, 4 ste usabaft en Michoa-' 
cítff los hdrribfesf sacrífieios'humanos. 

- Po* ¡lo deiiias, lo que sabemos acerca de las costana* 
breé é ii&títueionei&de 1 los tarascos demuestra <jwe,'*íi 
ira eran xm pueblo del todo civilizado) al meaos' no 
puede» llamarse bárbaros. 

Su gobierno» se cora*po*íia de un rey absoluto y de 
una especie de subdelegados suyos en las provincias.- 
La distinción: de clases estaba reconocida y las leyes 
eranseverísimafc. Por eáto Herrera; dice : "Nohabia 
"castigo señalado pata el 'homicidio, parque portel 
"gran miedo ncí se f cometía." 

La escritura jeroglífica es uno de los conocimientos 
que f segutr parece, alcanzaron los tarascos; el P. La- 
Rea da noticia de un lienzo, en el cual se decía que 
conservaban parte de su historia. • 

Entre sus costumbres es notable el uso de la poli- 
gamia, que era uno de los premios concedidos á los 
valientes- pues, como en todos los pueblos mal civili- 
zados, nada era mas honrado que el valor militar. 

Tarasco viene de tarhosctie, que en la lengua de Mi- 
choacan significa suegro^óyerno, según dice el P. La- 
gunas en su Gramática. 

El libro de que principalmente me he servido es 



SI 



Digitized 



by Google 



274 BL TABA8C0. 

el Arte y Diccionario del P. Juan Bautista Lagañas. 
( México, 1574. ) Este autor es bastante oscuro. Tam- 
bién he consultado el Diccionario del P. Maturino 
Gilberti ( México, 1559 ), y el Arte de Fr. Diego Ba- 
salenque. (México, 1714. X Este último es un com- 
pendio de la gramática de Lagunas y de la que es- 
cribió Gilberti, que no conozco, siendo recomendable 
por su claridad: algunos puntos oscuros de Lagunas 
me ha aclarado Basalenque. Entre todos estos auto- 
res se observan diferencias notables de ortagraíla. 

Fuera de las dichas obras no sé mas que de las 
siguientes: 

Gramática y Diccionario, por Ángel Sierra. 

Arte y Vocabulario, por el Illmo. Juan Ayora. 

Arte y Sermones, por el P. Tomas Chacón. 

Sermones y otros escritos, por Fr. Juan Medina. 

Doctrina cristiana, por Fr. Pedro Pila. 

Varios escritos religiosos por Lagunas, Gilberti y 
Basalenque, á mas de sus Gramáticas y Diccio- 
narios. 

En el Mithridates no se da mas noticia del tarasco 
que la inserción del Padre nuestro, copiado de Hervas, 
y la explicación de una que otra palabra adivinada. 



Digitized 



by Google 



EL TARASCO 275 

DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — El alfabeto tarasco consta de vein- 
tisiete letras: 

a. b. c. ch. d. e. g. h. i. k. m. n. o. p. r. s. t. u. 
z. y. z. kh.ph. rh. th. ts. tz. (1) 

2. Pronunciación. — La c nunca suena como s 6 z> 
sino como k; pero esta se distingue en que se pro- 
nuncia con mas fuerza, de modo que siendo dos letras 
diversas en Ja pronunciación y en la escritura, basta 
usar de una ú otra para que cambie el sentido de las 
palabras; la h es nota de aspiración; entre la z y la s, 
y sus compuestas, hay la misma diferencia que en 
buen castellano; l&ph no e&f, sino que la^ guarda 
su sonido y la h es una aspiración, sucediendo lo mis* 
mo en la Jch y th ; la rh suena entre / y r, es decir, es 
una r muy suave. En cuanto á.las vocales la a es mar- 
cada; pero no deben serio las otras, pues, según ex- 
plica Lagunas, se usan indiferentemente la o y la u, 
y algunas veees la e y la ¿. 

3. Combinación pe letras. — Ninguna palabra 
empieza por ¿, d, g, r: esta última no se junta en 
una sílaba con otra consonante,, como se ve en libro, 
sino solo con vocal, ra, re, etc. No hay generalmente 
cargazón de consonantes en las palabras, siendo las 
mas duras como pampzkua, amigo. La aspiración es, 
dé mucho uso, y puede decirse que domina» 



Digitized 



by Google 



276 EL TARASCO 

4. Silabas. — Es polisilábico el tarasco, aunque no 
faltan algunos monosílabos, como lo demuestran los 
siguientes ejemplos: 

Ches, corteza. 
. Yu^mu, cinco. 

Ue-ra-ni, llorar. 

Yun-ta-ni-mu, ocho. 

Ui-wga-nga-ri-ni, velar. 

TTie-pa-the-pantz-ca-ni, derramar cosa líquida. 

Te-ru-reh-pe-ra-ma-ktia, arremetida. 

Ueh-co-ueh-co-ma-rih-pe-iii, rogar por otros. 

Te-ru-nga-ri-tah-pe-ya-ra-ni f poner algo de- 
lante de otros en llegando. 

Ue-ca-tze^-^a-ui-pa-men-cha-ni, caer en gra- 
ve enfermedad. 

Hu-ca-ng(i-ha--ti-xu-kU'p€h-rha-nga-ni t todos 
se visten. 

5. AüBarro. — Encuentro palabras graves j esdtú- 
jifias, dependiendo muchas veces de solo el acento su 
diverso significado; andáni, nombre de una planta? 
átukmi, guiar; áxame, el saerificador; axártie; horcón; 
uarháni, bailar; uárhcmi, casan 

6. CoMPósicioir. — La composición es un** de los* 
caracteres del tarasco, usándose generalícente las fi- 
guras de dicción; dé ekkaeáhaca, yo qttiero, yphaniz- 
cani, amar, sale phampxkuafiahaca, quiero amar j per* 
diendo el primer verbo lá>eyel segando las dos it5d¿ 



Digitized 



by Google 



, JCL tarasco 277 

timas. sílabas; pafcvanhaxeti, "es cosa digna de ser 
llevada," es un compuesto de pañi, llevar, perdida la 
terminación »¿, que »$ propia de infinitivo ; la partícula 
kuan, que es una de muchas componentes que hay en 
tarasco, y de que hablaré en su lugar; el adverbio. A/w, 
convertida la s en z; y e*¿¿» perdida tipa £, tercera per- 
sona del singular de presente de iudicjativo del verbo 
sustantivo eni, ser. Del uso de la composición resulta 
que una sola voz en tarasco dice lo. que muchas en 
nuestras lenguas : en el ejemplo que acabamos de ver, 
se nota que necesitamos seis palabras para traducir 
una sola. También hay en tarasco palabras simples 
que nosotros no podemos traducir sino por circun- 
loquios. Como ejemplo de voces yuxtapuestas que 
nada pierden, pondré tembentziman, que significa do- 
ce, de temben, diez, y tziman, dos. Las partículas com- 
ponentes abundan, como he indicado antes; é iremos 
viendo que la intercalación es de mucho uso. 

7. Onomatopeyas. — El P. Lagunas observó, con 
razón, "que en esta lengua se derivan muchas voces 
" del sonido que hacen," con lo cual quiere decir que 
abundan las onomatopeyas: empero para conocerlas 
es preciso atender á la radical de las palabras. Pon- 
dré, pues, generalmente ejemplos de solo radicales 
con su significado genérico. 

Cacz, derramar de golpe cosa polvorosa. 

Chas, dar golpe con palo ó piedra. 

Kombz, echar algo al agua. 



Digitized 



by Google 



278 BL TARASCO 

Thincz, sonido de dinero ó cosa semejante. 
Kuicz, sacudir algo con una varilla. 
Chops, hacer ruido la piedra ó cosa semejante. 
Ehe-ehe-meni, reírse mucho las mujeres. 
Phe-tani, regoldar. 
Pocs, dar con la mano encogida. 
Kuctr-ki, el cuervo. 
Ki-ri-ki, el cernícalo. 
Tancz, hacer ruido con una cosa redonda. 
Thumps, echar al suelo una carga ó cosa de 
carne. 

8. Voces metafísicas. — Daré algunos ejemplos de 
voces metafísicas, y obsérvese cómo algunas tienen 
un origen en cosas puramente materiales, no habién- 
dome sido posible conocer el origen de las otras. 

Curhungueni, quemarse en lo interior; abor- 
recer. 

Pihkuarherakua, entendimiento ó sentido, de 
pihkuarkerani, tener tiento ó sentido en todo 
el cuerpo. 

Heyakua, ó uekua, voluntad. 

Miuanskua, memoria; la radical rain es común 
á las palabras que significan contar, compu- 
tar, saber, acordarse. 

Mirincheni, olvidar, el camino. 

Hurfiepenguekua, calor dentro del pecho ; de- 
voción. 



Digitized by VjOOQIC 



KL TARASCO 279 

Thzirapenguakua, frialdad del pecho 6 cora- 
zón; indevoción. 
Eni, ser, estar. 
Kururaxekua, ira. 
Ipuperakua, envidia. 

9. Genero. — No hay signos para expresar el géne- 
ro^ así el adjetivo es invariable en esto: lo mismo diré, 
por ejemplo, María ambaketi, que Pedro ambaketi, es 
decir, María bueno, Pedro bueno, literalmente. Em- 
pero algunos nombres de parentesco son diferentes, 
según el sexo del que habla; ueze, hermano ó her- 
mana menor dice la mujer; hera, dice el varón. 

10. Numero y caso. — Los nombres sustantivos de 
seres racionales y los adjetivos que los califican tienen 

. una declinación que consta de cinco casos: nominati- 
vo, genitivo, dativo, acusativo y vocativo. El siguiente 
ejemplo dará á conocer las terminaciones que distin- 
guen cada caso, usándolas sobre un nombre castellano 
para mas claridad. 

SINGULAR. 

Nom. Ángel. 

Gen. Angel-eueri. 

Dat. y Acusat. Angel-ni. 

Vocat. Angel-e. 





PLURAL. 


Nom. 


Angél-echa. 


Gen. 


Angel-echar-eueri. 



Digitized 



by Google 



ift90 EL T1JUSC0 

Dat y A^usat Angel^echf^Hi. 
Vocat Angel-r&fcfr-e. 

Distingüese el dativo del acusatiro por eiertaa par- 
tículas que acompañan el verbo que. rige Á&quteU como 
veremos en su lugar. El ablativo se expresa por me- 
dio de. ciertas partículas qije coppcerep*os al tintar 
dpi verbo„y, algmwu3.de sus relaciones ee explican cpn 
otro, oaso de que ,voy á hablar. 

Los nombres de seres irracionales no tienen ajas 
que nominativo, en a wbos . números, y ademas otrp 
_caso que algunos, gramáticos tarascos Uaman efectivo, 
el cual expresa, según Lagunas, "adonde ó en qué ha- 
'ícemos algo," debiendo agregarse "cqdlIo que hace- 
"naos p\go, x5 el instrumento de que nos servimos." 
JEse caso se marca con la partícula himbo; cdbqMor 
himbo, en el caballo. 

Empero himbo puede también usarse .^on nombra 
deberes racionales y, prohombres. EJu signijScapion,)^ 
genitivo se ve en casos como este : tata himbo esti mi%* 
arihni y literalmente "padre de es misa decir," que sig- 
nifica "del padre es decir misa," ó "es cosa del padre 
decir misa." En los demás casos en que himbo, ó him- 
botákua va con nombres de racionales, creo que debe 
considerarse como una preposición que rige dativo ó 
acusativo como se ve en estos ejemplos: tatani himbo 
terunchexáka, estoy destinado para el padre, ó dipu- 
tado para su seryíoio ; JRcdronhimbo, propter Petrum; 
has vandajiwdem himbo, no hables de iȒ. (2) 



Digitized 



by Google 



, ÍL TARASCO (£81 

Las nofoJ^res de s^res, inanimados tiK> ; t^ti^n mas 
jjxxe nominativo .y efectivo, de^siqgiflar; tzw&pukmto 
¿Uikhuanwi, tiróle <w& { wia . piedra. SupJL^n el : plural 
: C(^n advQrbiqs q#& significan qawebedjijpabre ; tz(uwpu r 
j^á^\^^p^Gapu, mucrho-p^dra, literaUí^nte^pjuee 
^«.significa: nmobo. Par excepo¿j?a se ye uno que 
otro nombre de inanimados, muy, r^ro, en p}ural,¡ peto 
eiji.yari^ion.jd^ cas#s; úumteecb$, las,i#a#tes; pm- 
hokiLtascha, las calles. (3) 

Aifcwas 4^be adyertir^e, respecto al »4n^ro, -que 
,^y,p^rtícu}as, corpo^ve^em£^s ^1 tratar del^vefjbo, qpp 
indican singular, plural y multitud. 

Otras partículas, de que babJaré lu^go, expresan 
l^s relajcioues de las ideas, dé modo que con ellas se 
fSjuple la felta de declinación, en los wuabres que ca- 
4-$o$n He slKy lo mispio sucede con la yuxt^po^ipiop 
de las vopes;y. ; g., de ehifJiwrir átbol, y ckts, corteja» 
#de chuhwriohes, corteja de.árbpl^sin íM&Q$sidad4e la 
.preposiekyi de> q#e e?p*esa aLoaiSP, ni menos d.eter- 
.mioaci^n alguna. 

Al . i Concordancia. — Bespecto /^concordancia 4e 

jaó^eyo-entre susjfcadativo y f $djetivp suele li^berl^ pero 

-$$gun jlfrmLwgue»: l^y ligónos autores ¡ qpe dicen «$r 

.-la^teate que ^vaya i el sustantivo en plural. Muchas 

YGSes t^bieni sucede Jkx contrario, pu^s^^s^r^a *!#- 

igjin#$, *\que por !$teg&wia,pie*deí el sustantivo la ter- 

" minacion plurad ,eua»do queida , ¡d^tiwiiina&i ^aa $ el 

"•adjetiyo." 



Digitized 



by Google 



282 «L TAJU8CO 

12. Colectivos. — La terminación 6 partícula ndo 
sirve para formar colectivos, 6 expresar el lugar donde 
abunda lo que significa el primitivo; tzacapu, piedra; 
tzacapendo, pedregal, 6 lugar donde abundan piedras: 
á veces basta o, contracción de ndo; como de tatae- 
cha, los padres; taiaechao, lugar donde hay padres, es 
decir, el monasterio 6 convento. 

Lo mismo significan las terminaciones to, rko, ro, 
kuarho, y aun algunas otras, por excepción, como to, 
an ; phiinguarhuato, lugar de plumas ; thzinapekuarho, 
lugar de obsidiana; keréndarho, lugar de peñas, de 
kerenda, pefía. 

13. Abstbactos. — Los abstractos, dice Lagunas 
(pág. 81), acaban en hia ó ta; teparakua, soberbia; 
xepekua, pereza; phampzperata, amor, amistad. Sin 
embargo, hay muchos en kua ó ta que no son abstrac- 
tos, como veremos al tratar de los verbales. 

14. Comparativo. — No hay comparativos, de mo- 
do que es preciso suplirlos con verbos ó adverbios que 
indiquen comparación, ó exceso; v. g., Pedro hucama- 
cuhati Juanoni mimixeni, literalmente " Pedro excede 
á Juan ser sabio," es "decir, "en ser sabio," pues mi- 
mixeni es verbo que significa ser sabio ó saber; tam- 
bién puede decirse Pedro hucamacuhati Juanoni mi- < 
mixekua himbo, " Pedro excede á Juan sabiduría en," 
conforme á la Construcción de la lengua, es decir, "en 
sabiduría," traduciendo himbo por en. 

15. Superlativo. — El superlativo se forma dupli- 



Digitized 



by Google 



EL TARASCO 283 

cando las primeras sílabas del positivo y poniendo s 
en lugar de sus últimas sílabas ; charapeti, colorado; 
char ochar as, muy colorado; urapeti, blanco ó cosa blan- 
ca; urauras, cosa muy* blanca. Sin embargo, estos 
nombres mas bien parecen aumentativos porque, se- 
gún Basalenque, se usan "sin hacer comparación." 

16. Diminutivo. — El diminutivo se forma del su- 
perlativo poniendo en lugar de su final, cax 6 eos; cha- 
rácharacax, coloradillo : la terminación eti 6 esti que los 
autores agregan á los diminutivos no es propia de ellos, 
sino que es la tercera persona del singular de presente 
de indicativo del verbo ser, de modo que charachara- 
cax-eti, significa'" coloradillo es." " Otro modo se usa» 
" dice Basalenque, y es con este adverbio zan, que de- 
" nota poquedad, y luego el verbo, como zan hucamati, 
" es mayorcillo." 

17. Verbales. — El infinitivo de los verbos acaba 
en ni, y con solo mudar esta terminación en. otras, se 
forman verbales, de esta manera: los acabados en ri 
ó ti significan el que ejecuta la acción del verbo, y 
con ellos se suple el participio de presente; los en 

* kua 6 ta tienen varias significaciones, entre ellas la 
de abstractos, según vimos antes; los en cata expre- 
san la persona ó cosa que recibe la acción del verbo, 
así es que su significado es pasivo, y suplen al partici- 
pio de pretérito; los en kuaarho el lugar ¿onde abunda 
lo que el primitivo significa, según vimos al tratar de 
los colectivos, y también el tiempo ó lugar en que se 



Digitized 



by Google 



:9$4 KL TARASCO 

ejecuta la acción del verbo, como tirtkuarhoe$ti, u lu- 
gar es de comer/' ó bien M hora es de comer," en cuyo 
caso e*ti es tercera persona del singular del presente 
de indicativo del verbo ser. Veamos ejemplos de cadp 
-terminación: 

Tzipeti, el que vive; de tzipmi, vivir. 
Parí, el llevador, el que lleva; de pañi, llevar. 
Pireri^ el cantor, el que canta ; de pirene canter. 
Ca&irhekua, reverencia, ó reverenciable; de ca- 

tirheni, reverenciar. 
Tarhekua, el instrumento, con que se cava ó la- 
bra la sementera; de tarheni, cavar* ó labrar el 
campo. 
JEzkua, la vista; de eskani, mirar. 
Pahua, la obra de llevar; de pañi, llevar. 
Uandahtdcuhperakua, ó uandahtti<x¿hperatfL, . el 

sermón. 
Tavheta, sementera, ó lo que se cava; de tarheni, 

cavar ó labrar el campo. 
ühchakuracata, cosa bendita. 
Pampzcata, amado, según Laguoas, -aunque Ba- 

.salenqne . usa pampzkua. 
Pakwarho, el lugar donde se lleva; de pañi, llevar. 
Phazkmrho, en donde se tille de prieto ; d&pkaz- 

¡kani, teflir, de prieto. 
Para majQr claridad veamos los derivados de xert- 
dtuarheni, enmarañar, ó hacer nidos. 
Xpekvavrrvi,, el que hace nidos. 



Digitized 



by Google 



EL TARASCd 285 * 

Xere-kua, el nido. 

Xerehuam-kua, la obra de hacer nidos. 

Xerekuaura-kua, el instrumento para hacer los 
nidos, como el pico del pájaro. 

Xere-cata, enmarañado, ó cosa que es enmara- 
ñada, ó á modo de nido. 

Xere-kuarho, lugar de nidos. 

Según Basalenque, los verbos acabados en meni 6 
peni hacen verbales quitando ni solamente ; como de 
sikuameni, catapeni; sikuame, calapé; los verbos lla- 
mados reiterativos, que terminan en nstani, los forman 
quitando tani; como de tirenstani ; tirens, el dormilón; 
de curinstani; curins, el que come mucho. 

De la abundancia de verbales resulta que ellos su- 
plen á los adjetivos puros, de los cuales parece casi 
carecer el tarasco, exceptuando los numerales y ios 
que pueden pasar por adverbios, como todo, mucho, 
poco, etc. (Véase sobre esto- la nota 3 del zapoteco y 
la parte crítica.) 

18. Pronombre personal;— El pronombre per- 
sonal tiene declinación, 

1? persona, singular. 

Nom. Hi, yo. 

Gen. Hucheue, 6 Jmcheui, de mí, . 

ó mia 
Dat. y Acusafc Hindmi\ 6 hintsini, praá) 

mí, á^ mí, me. 



Digitized 



by Google 



28* 



■LTAfcáftCO 



PLURAL. 



Nom. Hucha^ 6 huchakuhche. 

Gen. Huchaeueri. 

Dat. y Acusat. Huchantsini. 





2? PERSONA. SINGULAR. 


Nom. 




Thu,tL 


Gen. 




Thuchchueti, de tí, ó tayo. 


Dat y 


Acusat 


Thunguini, ó thunxsini y 
para tí, á tí, te. 


Vocat 




Thu, tá. 

PLURAL. 


Nom. 




Thucha. 


Gen. 




Thuchaeueri. 


Dat. y 


Acusat 


Thuchanxsini. 


Vocat. 




Thucha. 




8? PERSONA. SINGULAR. 


Nom. 




Hinde, ó ima, él, 6 aquel. 


Gen. 




Hindeueri, ó hicheuirem- 
ba, de él, ó suyo. 


Dat. y 


Acusat. 


jffindeni, hin ó imani, para 
él, á él, le. 



PLURAL. 



Nom. Hihcha. 

Gen. Hihchaeueii. 

Dat. y Acusat Hihehani. 



Digitized 



by Google 



EL TARA8C0 287 

Para decir es de los nuestros, es de los vuestros, 
e&de aquellos, se usa el nominativo de plural del pro* 
nombre correspondiente agregándole la terminación 
de plural echa, y luego el verbo ser; hucha~echa-esti, 
thuchar-echa-esti, hihcha-echa-esti. Las partículas em- 
ba y te, usadas principalmente con nombres de paren- 
tesco, indican también posesión; la primera quiere 
decir suyo, y la segunda tuyo ; nana*emba, su madre; 
cuente, tu abuela; naranxo xaheuri eniba, literalmente 
"naranjo hoja suya," es decir, "hoja de naranjo:" el 
plural con la acostumbrada terminación echa agregada 
á erriba; hurendakua embaecha, sus discípulos. 

19. Demosteativos. — Los demostrativos son: 

Y, este; ix, estos. 

Inde, ese; índex, thsimi, esos que están cerca. 

Ima, aquel; imax, thsima, aquellos, hablando 

de los «que se ven lejos. 
Hinde, aquel; hihcha, aquellos, hablando de 

los que no se ven. 

El acusativo de hinde, es hini, y no hindeni; y el 
de ima, in ó ini, y no imani, para evitar equivocacio- 
nes con el personal de primera ó tercera persona. 

20. Relativo. — El pronombre relativo se forma 
de los personales y la terminación Jci en todos los casos: 

Hi esca híki, yo soy el qué. 
Thu escathuhi, tú eres el qué. 
Hinde esti hindélci, aquel es el qué. 



Digitized 



by Google 



¿86' Bt TARASCO 

Etr eft «egtiiido caso el verba esWéwpñínttrh 1 pér- 
stítfa! por n» modismo, que veremos al tratar del verba. 

Él a&tisátlvfr hihdeki debía ser, ségun la regla; ¿fo" 
déniki, 6 hinM ; pero no eé sino híhdéngui, 6 kihgi¿i¡ 
porque en esta leftgua, y sirva d^ advertencia genéWil, 
es 1 comunísimo el metaplasmo, usándose entré* ottas* 
figuras la d&dotívertirse la^en gen ciertos -caeos qne J 
enseña la gramática: El plural dé htriáeki, debíase*' 
hiktkaki; pero no es sino hihthaMx, agregada una ^r. 

Naki, significa cuál, tratándose dé irracionales,' y 
ne, quién 4 , dé raciónales. 

Una ^ puesta al fin del pronombre significa *é? mis- 
mo; hi&i yo nrismo; indes, aquel mismo. 

21. Conjugación de los verbos. ; — Una sola con- 
jugación tienen los verbos. 

22. Peeson as, modos y tiempos. — Las personas 
son tres de singular y tres de plural. Los modos, in- 
dicativo, imperativo, subjuntivo é infinitivo (4)/ En 
indicativo hay tiempo presente, dos pretéritos imper- 
fectos (5), pretérito perfecto, pluscuamperfecto y fu- 
turo imperfecto (8). Él imperativo solo tiene un tiem- 
po (7). El subjuntivo no tiene mas que pretérito im- 
perfecto (#).' Él infinitivo, présente y pretérito. (9) 

28: MfidÁNisMO. — El artificio de la conjugación es 
dé esta manera. 

Fórmase el indicativo per medio de terminaciones 
añadidas á la segunda* persona del singular de impe- 
rativo, que es la fohzia mas pura del Verbo; y^ puede 



Digitized 



by Google 



BL «¿BASCO 389 

considerarse como la raíz: las primeras perbonas de 
singular acaban en ca, menos la del segundó imper- 
fecto que hace ga; las segundas personas acaban en 
re ; las terceras en ti> menos ea el segundo imperfecto 
que hace di: las terminaciones de plural son cuheíe, 
en las primeras personas ; htti en. las segundas»/ ti$ en 
las terceras, excepto en el segundo pretérito imper- 
fecto que hace dix. 

El imperativo se forma también con terminaciones, 
menos la segunda persona del singular que es la forma 
mas pura, como se ha dicho. 

El subjuntivo se expresa con la teráiinacion pirin- 
ga, y cuando va acompañado de un adverbio de los 
que marcan el sentido propio de subjuntivo, se ha de 
atender al uso de una forma común á todos los ad- 
verbios, y ésl que estos, compuestos con el verbo, reci- 
ben las tertiiitíaeíorieB qué señalan las personas, ^üyas 
terminaciones son : i 

Petra 1? persona del singular, ni. 

2? re. 

1? del plural, cuhche. 

2? htsi. 

3? x. 

Es marcada la analogía de éstas terminaciones con 
las sílabas finales de las del indicativo, que he mencio- 
nado, no habiendo diferencia mas que en la termina- 
ción de la primera persona del singular, quferen lugar 
de ca es ni, y en que no hay terminación parala ter-^ 
cera persona del singular. 



22 



Digitized 



by Google 



Los adverbios propio* de subjuntivo «oh ¿fe», sí, ¿ 
como; kimahcanguit cuando; úkiy wá como, delaig&r 
neraqae, etc. 

El mfAkivo se maros oon terminaciones. 

24. Ejemplo DfooNJUOAOioif^-Etsiguienteqe»: 
pío adiu»*á todo te dicho. 

HTDICATIVO. PRESENTE. 

Par-haca, yo llevo, etc. 

^Or-hacare. 

Pa-hati, cuya terminación quele mudarse 

enndi;pa-~n4i. 
Pa-hpcactuhche. 
Pct-hacahtxi. 
Pa-hqtix. 

SsgiW Ba^nlwqwe, "la partísttJa, de p$e*e»te e$ 
'! fafio, «w hv pjtms dpp que se le juntan cpu gata, 
" sira y singa. Aquella dice pasirafaoq, p<mrqfyuL, y. 
" así en el pli^al. kft otra, ^\^p^in^,pp^ngure,par 
" sindi, y así en el plural. Esta sirve también al pre- 
" térito imperfecto, mas no ht primera." 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

P<trhm?>ife<t, yQ Uwaba. efaj, 

P^^mUfimre^ 

Pa~fiflmhiitfi. 

Púrfnwbmw&fá- 

Par-hambihtix. 



Digitized 



by Google 



OTRO QU& VP&ÑA V*m?0 lfié&i ANTERIOR. 

Pachanga. 

Par-hangare. 

Pa-handi. 

Pa-hangacuhche. 

Pa-hangahtsi. 

Par-handix. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Pa-ca, yo llevé, etc. 

Pa-care. 

Pa-ti. 

Pa-cacuhche. 

Pa-cahtsi. 

Pa-tix. 

s en los pretéritos, cojQfi^ft-af, pp li^ftf d$##r<$: ^ 
el pluscuamperfecto, paspihca, \)ov papihca, etc. 

Par-pihca, yo haJ#£ to^#c. 

Par-pihcare. 

Pa-pihti. 

Pa-pihcacuhche. 

Pa-pihcahtsi. 

Pa-piktix. 



Digitized 



by Google 



29Í BLTAftáao* 

FUTURO IMPERFECTO. 

Par-vaca, yo llevaré, etc. 

Pa-uacare. 

Pa-uati. 

Pa-uacacuhche. 

Pa-uacahtsL 

Pa-uatix. 

IMPERATIVO. 

Pa-pa, lleve yo, etc. 

Pa. 

Pa-ue. 

Pa-pacuhche. 

Pa-he 

Pa-uez. 

Para vedar con el imperativo se usa el adverbio 
has, no; pero con los otros modos se acostumbra no, 
que significa como en castellano. 

SUBJUNTIVO. , 

PRETÉRITO IMPERFECTO* 

Pa-piringa, yo llevara, etc. 

Par-piHngare. 

Par-pirindi. 

PaHpiringacuhche. 

Par-firingaktsi. 

Pa-pirindiz. 



Digitized 



by Google 



*L TAȇSOO 2^a 

EL MISMO CON UN ADVERBIO. 

Iki-ni-pa-piringa, «i jo llevara, etc. 
JJcwe-par^piringa. 
Ikfr-pa-piringa. 
% IH^uhehe-pa-*piringa: 
Ikir-htM-paririringa. 
lfá-x-pa-piringa. 

INFINITIVO. PRÉSENTE. 

Pa-ni> llevar. 

PRETÉRITO. 

Panrmi, haber llevado, ó habiendo llevado.^ 

GERUNDIO. 

Par-parin, llevando* 

25. Gerundio. — Otra forma tiene el tarasco que 
puede traducirse por el gerundio de nuestra lengua, y 
que explica Lagunas con estas palabras: "Para decir 
" estoy llevando, etc., quedará formado si la h de la 
"primera persona singular de indicativo, en el pre- 
" senté, se vuelve en #, como thirehaca, yo cómo; thi- 
" rexaca, estoy comiendo. Pero en lo qué requiere 
" movimiento compondráse de la raiz, ó primera posi- 
" cion del verbo, y de este verbo Tiamani, comopaza- 
" mahaca, ando llevando." 

26. Conjugación del adverbio y otras partes 
de la oración. — Al tratar del subjuntivo dije que 



Digitized 



by Google 



Itítl 'fefUUSb 

los adverbio* que se componen con yerbo reciben las 
terminaciones que señalan las personas, y Timos un 
ejemplo con ¿W/*dterbfo q* 
to; pero es de advertir, en ipñin&r iftgBrr, que de la 
misma manera se juntan también l6h tóhferbíbg con 
los otros modos y tiempos; eñ*égtmdfr, 4]ftiéYifrlá>lo lob 
adverbios, sino también otras partes dé látfftíeíon tie- 
nen esa propiedad, como la cónjtirW5foii ( ¿o^mlativacfl, 
el pronombre relativo, el personal, etc.; y por último, 
qne tal forma ó artificio se reduce á una descomposi- 
ción de la terminación del verbo, ó á una división de 
ella, quedando una parte con el verbo y pasando otra 
á juntarse coh el édtktbio, excéfpto ten la tercena per- 
sona del singular. 

Podremos observar y ampliar esto en el siguiente 
ejemplo del presente de indicativo. 

lkir^tít^pa-haca, si yo llevo, por ik&-pa~hacani, 
agregada ni á la terminación coman para dis- 
tinguir, en esta especie de conjugación, la pri 
mera persona, de la tercera de singular. 

lkir*rémp&-haca, eh lugar de iki-*pár-kacare* 

Ikir-par-haca, por iM-^pa-hoeati, abreviada la ter- 
minaóioñ eú el primer caso. 

Iki-CHhche-yHJr^hacti, por iki^pahacdoulicfie, 

Iki-htsi-par-haca, por i/ti->pahacaftt$í. 
i Iki*x~par~haca, por iki-pahacativ, perdida ti ^di 
í él prifaer daso. 



Digitized by VjOOQLC 



Bfc TARASOO «5 

©e e^ reawera rtwd^ 
suplen los gramáticas {véáséianoteS) h» tiouqm 
t{m ftdta»ml eubjmitivo lateando los adverbio^ eoti-es- 
^otndientesi; 7 miü él bptfttiro, l^or medio de bt intie*- 

-opeyA iterara; á#ráí¿^ ojalá que túitó- 

T«s,;ete; (Id) 

Sin : embargo ¿te lo dicho, oe ¿Aborta que loe Wfc> 
verbríos p»eden figmarr también en la taaftoé sr& ifeL 
fakir itó ternrhl»CBAnM del verbos v. g., cwi el ad- 
verbio ¿Auinv antes, diiíé f&aá^twddv yo antes He- 
laré; y ccm iywütn, d&spüés, papaiymnn, lleve yó 



N& falte ^empto de^afabra, áe*rto nódtéhéty éftfe 
cubl se tutpifeala'n tos signoa de las peráoria^; ajo^r**- 
-¿hvfam, * nÓHMk^^hukca, tifo. 

27. Verbos derivados. — La voz pasiva se forníá 
iiitmícalancto #n la activa las partfcírtas %##, tfie ó fe, 
-entre ta taia : ^¡4a ^ tefraisabioá'; <páhacty yo tíeYo 1 ,* $#*• 
-Mgi^kaetz, yio áoy li erada. Usase wláitíettté kimn&ó 
/ertáíel?e(^ettte tácito, <fotm en iphakpmgahhca, yo ¿b;y 
amado; ¿ín decir ^úV ^tiritén ; $¿rb tt&andó ge éx$*te¿á 
exigente se tfsa'el verbo teétáro; "tftíáh m^attltt, ,, y *ft> 
*ióy afria^o por jtf«¿." 

.' El ímpélpfidhttl 'e& la teícfck petate* de 6fcti¥a ó fiéí- 
irfwdtt cada ífetapo; 

La partícula Ap¿ra, indica reciprocidad V^oftrtr'séf i% 



Digitized 



by Google 



296 «.«MKASOD 

ma*;p a fijwx * Ju K m e m Ackc y nosotras na* llevamos el 
«ao al otro, ó los anos 4 los otros. 

Con hpe se expresa indeterminación 6 generalidad, 
ast es que pohaom^ yo Heve, tendrá logar si expreso lo 
qué llevo, y cuando se calla, entonces diré p<*-hpe- 
•kacdt yo llevo, sia deoir qué cosa, indeterminadamen- 
te : en otros términos, pahaca sirve cuando se expresa 
el complemento del verbo, y pdk pekoo a, cuando está 
tácito, de modo que hpe es sota de término oculta 

La partícula ua (6 haa), dioe Baaalenque, "expresa 
44 pluralidad determinando á muchos, como insuani. 
44 Cfc, siguifica uno." Esto quiere decir que hay par- 
tículas para significar número plural ó singular; pero 
ademas el mismo autor enseña que hay otra partícula 
Upe, la cual "es más qne^cualquier plural, porque dice 
"multitud, como tata etsperi, ser padre de gran fe- 
"0^" 

Cuando un verbo rige -dativo, se anuncia este inter- 
-calando las partículas che 6 kti. "También serán ver- 
44 bos dativos, dice Lagunas, los que trajeren esta in- 
44 terposicion hmrhe, que significa hacerse la persona 
44 algo para sí ;" pañi, llevar iparúuarha-nitXienux&z la 
oofip para sí. Sin embargo, estos verbos mas bien son 
reflexivos. La partícula me, en los verbos pasivo^ tie- 
ne el mismo oficio que ku y che en losaetivoe; pañi, 
llevar; pangará, ser llevado; pa-me-^tgmi, lleyaw&é 
alguna cosa. 
. , Si se quiere significar deseo* ¿gaña de hacer algw- 



Digitized 



by Google 



BI> TARASCO 4J97 

«na cosa, se intercala em el verbo la partícula ngueh, 
,6 nguehcha ; tkire-nguehc/ia-haGa, tengo gana de 
-comen ^ 

Guando se quiere Oxpresar reiteración» ó repetición 
de la acción del yerbo, *e usa comunmente la partíqu- 
\&n$ta, como ^n tzmgarhitahpeustar^ni, volver á desí- 
pertar: arJúni, .significa decir, y de aquí vieae a?hi- 
nstarwk leer, esto jes, "volver é decir," porque k> ea- 
crito se supone, con razón, como cosa ya dicha.: Estos 
verbos, según Basalenqbe, " son los que sin pastar tiem- 
"po están haciendo la obra siempre;" pero prefiero 
la definición dada antes, por ser conforme á los ejem- 
plos que trae Lagunas. 

La intercalar sira da al verbo el significado de te- 
ner costumbre de ejercitar su acción, á de hacerla á 
menudo, anteponiendo el adverbio w, así; is-<ar&- 
sira-haca, así tengo costumbre de escribir. 

Los verbos frecuentativos son los que tienen dupli- 
cada la radical, como aro-aro-rneni, gritar ó dar voces. 

Ra 9 6 ta y y á veces las dos juntas, sirven para for- 
mar verbos compulsivos, y de consiguiente hacer ac- 
tivos los neutros; pañi, llevar; pa-rata-ni, hacer á 
alguno llevar algo; tarheni, cavar; tarhe^ra-n% hacer 
cavar á otro. 

Las partículas ca y men, antepuestas, indican, la 

primera pregunta, y la segunda respuesta, sufriendo 

. el yerbo en las finales ciertas alteraciones que enseña 

la Gramática; thireni, comer; thirehacare, tú comes; 



Digitized by VjOOQIC 



Vt% *L TAiuaoo 

éa-tc*hitektici, ¡ ecme» tá t ai^rtiéíwtóáe <f*e, e* **fc 
'<fea6, #e ponen 'déspota de « toe srgaofc qfce msi¥%* las 
personas, caja forma hemos YÍeto en 'otra parto: «de- 
ftttta <te ¿d íiay oferte paitfevtaa íHtepiogtf&flaB, Mn laa 
twaté* tatobícto ae altera la fimal dfel verbo, remiende 
igmdttíraté toé aigí** <fe fafe jwmoba*. 

fneé, feafftatqul, Gimo etpreáa ^ ttotfeó ftjntfco tfé^ 
í ükm, ptaioñ, iitípé i TÉ&tÉ6&, ind#teAfin¡ii¿Miti)ft^ tt&iii&fe 
rfttgólfr 6 platal, méHitud, dañó 6 pFGfflfttot desee, 
tepétteícto, tíosteftibre, frééfcencia, con^tofcta, f*£- 
gHWA 7 respuesta; perro etfá muy íéjafe tdte reducirse 
á estas relaciones: hay muchas ptfrtówilas C6n lascíik- 
leh ae ekpreáan tantee otras qbe sedo tina gramática 
¿pfütíja {taédé gnunaerarla* Sin erí>b*njo, ijtaora dar 
idea de la clase dé telábanles cjpm puede expresar el 
yerbo tarasco, ara nías que el agregado de partieolés, 
^bfld ré algirtros ejemplos. 

La partícula Jitsi, es una de varias que hay para 
expresar relación de lugar, é indica altura, así 
es que de phameni, doler, sale phame-htsi—ni, 
doler la cabeza ; de uaxacani, sentarse, uaxaca- 
htú-n% sentarse en un cerro/ó lugar alto. 

Uina, es una de las que indican relación de tiem- 
po, y significa "tocto el día,"" como en cara- 
uina-ni, escribir todo el disC 

Tzca, da á entender u volverse luego de un lugar/' 



Digitized 



by Google 



f ttofr§wea^frttoiaga, voy ú'ixmst y vtAv&té 

^^¿m^ifftífiefc "fcftfceírlaeasa róma# btfrfej" 
- éhma^ki¿^^óa¥áh^k 9 emfibir c&tñb áe 
frírift. 
il&s; «é Wplitfc'ál éiitefitio ¿fedíb'fttititiM; /tópdtá* 

-CNée- Sé usa trrartarído del pechó y tíosSa teiédéte. 

T 1 ^ 5 da á eftteiklér 'que lá accitftí del *e*bó %é 
sg ttiUtiá á *prfaifc d de t&pétífá, düH^mfiitükefa 
ni, quemarse *fe repente. 

Nó f&Mn algunas de efetas ]fertícnia& que sontémó- 
^ifíhíag, dotahó chapan y 'Beto, qtié 'st^ifíóaíá "feacéV fe 
"eétéá de Ufarla;" variad hay frómóriímás, y -al^fiWáfs 
-*bh f)*ópíkfe de los Vétbós, tío ilíteídalad&s, dte Wiótto 
íjfúé hada rfgtiificáín; Y. £.<, hifíhgtirii, qtie quiere decir 
-Btfefeafr, •ño es fíteivó, aunque tiene »ngá f : gh esté cáJsó 
y 'eft los áeínéjátités, sé agrega feigfa p&rá fbrtnáV pasi- 
va; hiringangani, dérbusCadó. 

29. Partículas $ue tan tfó sobijo óóti fck VfeRfeó. — 
iMgüfiás partículas como late qtíe lie explicada, á\>terafe 
•Iferaejafttes, fee liBám ¿óñ Valías paites de \h orttcSdfi; 
•HF. J g.,itt¿*KW, significa lástiíña ó -lenidad, «sí es que /&>£- 

gate, quiere decir yó pobfecillo 6 ctiitadffió ; tít&tídi, 

-efcpfefca multitud, como ém hnhgafhtí^Mtikidripuécha, 

íttultifeid de personas, etc. ^ 

30. Verbos cuyos pfciumvos *r¿> m üMN.~'H&í¡r 
-alg«mo& verbos cuyos primitivos wó tí^nm tágniffoadb, 



Digitized 



by Google 



300 KL TARASCO 

no se usan; pero sí su radioal, que expresa una idea 
genérica, acompañada de una de las partículas que 
la modifican. Por ejemplo, la radical aparhe indica la 
idea desudar, tener caler, de donde debía salir apar- 
heni, con añadir la terminación de infinitivo; pero tal 
yerbo nada significa si no se le agrega una partícula» 
resultando aparhe-íitst-ni, tener calor en la cabeza» 
usando la partícula htsi, la cual ya sabemos que sig- 
nifica encima; aparhe-htsi-ta-ni, hacer á otro tener 
calor en la cabeza, pues ta sirve para formar compul- 
sivos, como expliqué ya, etc. (11) 

31. Verbos arani y harani. — Es curioso observar 
que hay un verbo, arani, que nada dice por sí; pero 
rigiendo á otro significa lo que él, puesto el regido 
en infinitivo, y arani en el modo y tiempo correspon- 
dientes ; v. g., arakaca tireni, yo cómo, ó estoy comien- 
do. Harani, con h, significa estar á gusto, y se usa con 
infinitivo lo mismo que arani; harahaca tireni, cómo 
á gusto, ó estoy comiendo á gusto. 

32. Verbo sustantivo. — El verbo sustantivo eni, 
ser, es regular: de él y un nombre se forman muchos 
verbos; mimis, sabio; mimizni, ser sabio, es decir, 
saber. Por un modismo propio de la lengua se usa 
frecuentemente en pretérito perfecto por presente. 

33. Modismos del verbo tarasco. — Otro modis- 
mo hay, y consiste en que el verbo regido por re- 
lativo de segunda persona se pone en primera; "tú 
"que me menosprecias/ 1 tkukireni amxUansca, en lu- 



Digitized 



by Google 



SL TARASCO 301 

gar <le anmtanscare. Igualmente observa Lagunar 
"que la tercera persona de ambos números del jiro- 
" nombre relativo hace al verbo de quien se rige de 
" primera persona, que habia de ser de tercera; v. g., 
"Teo á Pedro á quien el maestro ama, exehaca Pedros 
" ni hingtá hurtendahperiphampzcakaca, porphartipz- 
" cahati" Y aun sin relativo se ve una persona por 
otra; iki Pedro thirenaca, cuando Pedro come, debien- 
do ser thirenati : esto es común con el adverbio notero. 
También se ven casos en que el verbo no concuerda 
en número con el nominativo; huchazsini hurenda- 
haca, nosotros te enseño, literalmente. 

34. Construcción del pronombre con él verbo. 
— Cuando el complemento del verbo és el pronom- 
bre, se junta este con el verbo, como afijo, poniendo 
primero el agente, luego el paciente abreviado y des- 
pués el verbo; v. g., hikiniphampzcahaca, yo jte amo, 
de hi, yo; kini, contracción, de thunguini (mudada 
la g en k> por figura de dicción muy común én taras- 
co, como dije en otro lugar) y phampzoahaca, amo. 

También puede decirse pleoaásticameiite hihini- 
phampzcahaca thunguini, "yo te araoá tí," Sin em- 
bargo, el P. Lagunas dice: "de primeras y segundas 
" personas á terceras de singular y plural siempre s& 
" interpone el verbo;" hiphampzcahacaimanii yo amo 
á aquel,; aunque Baaalenque traduce la misma oración 
por hihiniphampzcahaca. 

35. Verbos irreoülarésJ^- Dirá por coáclusion, 



Digitized 



by Google 



We^toa\wrhQi&mm)* frge fray ora aba s « wgakrqg» 

I»p&e0? tas, pflri^iilM 0<wpBP§flA«^ dfrqw ya ter- 
mos co^iroieirto> pri#pipaUi|ejit^ las qgft e*pr0f|<yi 
litgftr ; v. £, k p^feuJft Á&& gigiiifc» íwúnfc & w, k> 
alto; chu, á tzu, atago; a*&¿, d# cdfo4 b4°> *!*♦ 

Nq ,^r ^faiteo, v^d#^RO# ad^i?bÍQSiaiit0ftl)iw 
afenndm, y 4e ello* daté fdgwaa ejdmpta: 

i6w, aquí. 

Hvrmni, ahí dorare estés. 

Mima, allá donde está aqueh 

Nahcani, ¿cuándo! 

Ifct, sí; coma 

IJimahoangw, ornando. 

hfá, así como. 

Meo, solamente. 

Zez, bien. 

iVfr, no. 

Zambeo^ poco. 

Cb», inocuo. 

Owhembas, mecbf nameote. 

Mario, jautamente. 

Thiivn, arates 
* fyanan, djeqpnes. 

7*, así¿ 

Ghemendüy cmmtndo, cJmkumkewtiQ, may 
macho. 

Iyatih&> 6 iyati, tólo aquí 



Digitized 



by Google 



$% P^Eí><wcíK*iffiL— Tají raías, mm tea pulseas 
equivalentes á uretras preposiciones* <|ue yp ip&i&? 
güiío 4cr^r q**e n^bay propiamente «iw^uw, ¿im&\ 
de la cual ya tenemos conocimiento ( 1$). En^ew* fesj 

s^ap í^^q^^^p^epo^eion^ sinp ppijq#e w ; $en-; 
t*fo ippluys»4, WPWffnfc la« rQfeciwgfL qy$ ^«vtfQfbfftT. 
pife^W <*S CQ» «flyupíl* p«jte fa 1* ora^n,; v, g„ foj^rr, 
tícula ^a^, sáft^fifift lo q¿a# p/oppti;c# ^e^o&conU* 
p^la^ras "tepe*. SWW <te $lgp/ J ep qus v^ I9 pr#p9*Sr/ 

cwi^^; 1# p&tffcute w» 4q .y^r>p.4n^m P&sw>, **#•: 

nifis* 1# q»e. iwetfnt p^p^icfofr jm^ y, así* «H&dft 
QW laa dem^: oj^^yé^jp^^ en, lf>§ s^f*^ 8 ! ej^p- 
píos, donde marcaré U partícula t^r^sca y la^ prepo- 
sición nuestra que incluye, explicando el sentido <jpm- 
pleto de alguna partícula que no conozca el lectpr. 

Parrhpera-hacacuhche, nos llevamos los unos á 

los otros. 
Par-me-mgáhaca curhida, llevar pan para mí. 
Hiúhire-nguehr-haca, tengo gana de comer. 
Uaxa-htsir-cani, sentarse en una altura. 
Uanapa-curki-ni, cruzarse una cosa can otra, 

pueg curhi significa "uno con otro." 
Kirch-kuatc^ni, poner co^as redondas en el suelo, 

pues kuata significa "en el suelo." 

&fdgp. 



Digitized 



by Google 



304 BL TAftAftOO 

Las terminaciones de colectivo ndó, tú, f acaso las 
demás, significan propiamente "donde abunda algo," 
ó "en donde hay algo;" pero también sirven para ex- 
presar la preposición en. 

38. Conjunción. — No hay cosa notable que decir 
respecto á la conjunción, si no es que la partícula ca, 
interrogativa, de que traté en el verbo, es también la 
copulativa y, teniendo siempre la propiedad, aun como 
conjunción, de que el verbo que la sigue altera su ter- 
minación, conforme á las reglas de la gramática; v. g., 
yo cómo y llevo, ihireliaca ca üúmahaJá, en lugar de 
itnmahaca, cuyo uso acaso tenga por causa la eufonía, 
tratándose de evitar la repetición de ca tres veces. 

39- E jebíplo de la okacion dominical. — He aquí 
él Padre nuestro en lengua tarasca. 

Tata huchaeueri thukirehaca avándaro 
Padre nuestro tú que estás cielo en 

santo arikeue thucheueti hacmgurikua 
santo . se* dicho tu nombre 

uuehtsini andarenoni thucheueti irechekua 
háganos llegar tu reino 

ukeue thucheueti uekua, iskire avándaro 
sea hecha tu voluntad, así como cielo en 

vúmengahaca istu umengaué iocu echerendo. 
eres hecha así sea hecha aquf - tierra en. 



Digitized 



by Google 



HL TáftAftCfe 



38R 



'Hitóttaeueri curináa anganaripákua inst- 
Ntwstré pan cuotitSana da*- 



cuhteim 



nos 



hoy 



y á nos 



u¿hpouachetm*tai 
v perdón» 



huchapueri hatzingakuaretck wki hucha, 
nuestras deuda así como nosotros 

uehpouacuhuantstaliaca liuchaeueri hatsinga- 
pérdóno nuestros deu 



kuaecheni ca hastsini 
$m& y wynos 



teruhfátázemazu 
éejies proseguir 



terungutahperákua himbo. Euahpentstatsini 
tentaron, m Líbranos 



caru casingurita himbo. 



también 



mal 



de. 



40. iti&Hjm*^ Tat#¿ mtewti*Q« 
HtocJmwtit prjwombra de plural de l^jruftomí. 
v&mm m genitivo, 

. Thi$ÍK6fam¿ p^ía.aoa^z^ e^fe, pftlsWa; l^i»o$^ 
tfak&ert+rfaKfh y Vicir^piQ». qu$ thqki m el .rolafiin . 
y¿4* «sgimda pe**<waft fwmftdoida tJm, tú* y 1* ter-x 
minajQian ^;,ela ; w^dfílrwr^í8^tentiyo>^ sotó* 

seg^dfc p^rwna.-d^l^mg^rí d^ pr0*i^eid^;ii*ái€»f^ 



23 



Digitized 



by Google 



«L TABASCO 

tiro; esa terminación hacare la vemos descompuesta; 
re va con el relativo y haca con el verbo, pues tal es 
la forma de la lengua, en estos casos, segnu lo expli- 
cado en el párrafo 26. En la composición se pierde 
una e, gratia euphonice. 

Avándaro: avanda, significa cielo; ro es una de las 
terminaciones de colectivo que también se traduce 
por la preposición en. 

Arikeue: ariue, tercera persona del singular de im- 
perativo del verbo arini ó arani, como lo demuestra 
la terminación ue; la partícula intercalar ke, es una 
de las formas del pasivo» 

Thucheueti: significa tuyo, tú, ó de tí, pues es ge- 
nitivo del pronombre de la segunda persona del sin- 
gular. 

Hacangurikua: verbal de los que terminan en kua, 
del verbo hacangurirani, nombrar. 

Uuehtúni: uni, es hacer, y utiela tercera persona 
del singular de imperativo; ktsini el pronombre nos: 
el verbo está en terceVa persona, y no en segunda, por 
uno de loé modismos, efcplicadoá en el pármfo 38. 

Andarenoni: este es uno dé aquellos verbos cuyo 
simple ó primitivo no se usa, explicados en el pár- 
rafo 30: la radical anda Éiene el significado de llegar; 
re es una partícula que quiere decir Uegafr 6 apartar, 
según el verbo con que se junta, así es que aquí in- 
dita lo primero; n& ds otra partíctila, la ctial significa 
qtfe la acción del Terbo permanecí queda, dé ton»- 



Digitized 



by Google 



EL TARASCO 307 

ñera que la idea y traducción literal de andarcnoni, 
es "llegar y quedar." 

Thucheueti: pronombre explicado ya* 

Irechekua: verbal en kua. 

Ukeue: uue, tercera persona del singular de impe- 
nrfivo del verbo «*té, hacer; ke f uno de los signos de 
la voz pasiva. ; 

Tfiüchéueti: pronombre explicado. 

Uekua: sustantivo, ; 

Iskire : üki, adverbio ; re es parte de la terminación 
del verbo siguiente, la cuál va con el adverbio según 
la forma ya explicada, y no obstante haber entre el 
verbo y el adverbio otra palabra.. 

Avándaro: se explicó ya. 

Uméngahaca: ithac&re es segunda persona del sin- ¡ 
guiar del presente de indicativo del verbo u&i f hacer, 
pues aunque aquí solo se ve la terminación haca, ya . 
vimos re con el adverbio; me y ng& f son partículas 
de pasivo, de ¡moda que, según este ejem\do, pueden 
usarse dos de raí significado. El Verbo debia estar en 
tercera persona; pero se usa la segunda por u&o de> 
los modismos explicados en el párrafo: 33¿ /' ; •. . 
: Jséic: adverbio^ • . ; ; .. : .- .: .,-./. -.-..: *. ' 

TJmengaue: uue, tercera persona del angular de ; 
imperativo^ de unx, hacer.; $né y ngfy partículas de la 

VOZi J)asívaÍ »[¿ '.'•: ■'<•; ; :< !; Y"*' '-'' - •■ '" -■*'*" 

: Lte/ ádrorbio.; •;■;'; { ,* / / > f i 

£cAem^;:€<fA¿r^^ wcfo, es ana de ) 



Digitized 



by Google 



39& il «musco 

la^termiii#cione^(i© colectivo o<a que >t¿mbíeii^e emr 
presa la preposición ¿n. 

Huchaeueri: pronombre explicaos ya. 

Curiada : sustantivo. 

j±nganat v p a%u a: adjetivo vertetL 

ImóctiAteim: instan eael verbo ¿fer, queaqoí va asa 
ninguna terminación por ser segunda persona del imr 
perativo; ¿w, signo de dativo, en cuyo qaso está el pro- 
nombre mw expresado por el afijo ktsini. 

lya: sustantóvo. 

Omhtwni? ¿w, es \m conjunción y; nktsini, el afi* 
jé-no** 

Uehpauachetsnsta: uehfHmptm6t<mi f perdonar; pero, 
en el presente caso no lleva el verbo ninguna termi- 
nación por ser segunda persona del singular de im- 
perativo; eke, particulado dativo, en cuyo caso eetá ei 
pronombre anterior nos. 

ííuthaeM&i: pronombre explicado antea. 

Hatzingnftuareta : sustantiva^ singular y pues aun- 
que debía estar en plural no se balkesr este numero 
por oweoer de él lo» inanimados. 

Iski: adverbio. 

Hucha : pronombre de la primera persona de. plural 
en nominativa 

UéhpouamhsuiTttm^t^haca: uehpQuaÉsnstakaGA, prin 
mera persona de singular del presente de indicativo 
del verbo uehpouatsnstani, perdonar; tft¿, partícula-de 
dativo, en cuyo caso está el pronombre si gmentec este 



Digitized 



by Google 



RL TARASCO 309 

verbo debía estar en plural; pero se ve en singular por 
uno de los modismos explicados en el párrafo 33. 

Htichaeueri; pronombre del plural de la primera 
persona, en dativo, cuyo caso va marcado con la ter- 
minación y la partícula cu del verbo anterior. 

Hatsingakuaechani : sustantivo en plural marcado 
el número por la terminación echa; ni es la termi- 
nación de dativo, concordando con el pronombre an- 
terior. 

Ca: conjunción. 

Hastsini: has, negación de imperativo; tdni, el 
afijo nos. 

Teruhtatzemani : teruhtzemani, proseguir ; ta, el sig- 
no de compulsión, de modo que el verbo literalmente 
lo que significa es "hacer proseguir." 

Terungutahperakua : sustantivo verbal en kua. 

Himbo: preposición de efectivo. 

Euahpentstatsini: la falta de terminación indica que 
este verbo es segunda persona del singular de impe- 
rativo, de euahpentstani, librar ó redimir; tsini, es el 
afijo nos. 

Cara: adverbio. 

Casingurita: verbal en ta. 

Himbo; preposición. 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized 



by Google 



NOTAS. 



• (1) Fepgo i* ek ew el alfabeto tarasco, aunque no lo 
hacen ni Lagunas ni Basalenqaes porque se encuentra en 
mupbas palabras y lo mismo digo respecto á las letras ¿A, 
th y u y tzp v. g., cAw, cortesa; AAiwwBiac^, liebre; thepani* 
regar 5 tncani, amasar ;im>«itp*, codicioso: la rA la expKoa 
-Lagouas eri la página 73 del Arte, 7 1a y^ s^ ve m 8U ^1&" 
,béto (págé 1 ), cuyas letras omite Basaknque (pág.l). No 
•pongo la y porque la i la suple, ni tampoco la tr, porque 
aunque se ve én muchas palabras, Lagunas dice. (pág. 11) 
que siempreiesivocaL En lo demás sigo generalmente la 
ortografía dé este autor, y no la de Gilberti y Básale^ue. 
■ • : (2) Basatenqoe da ablativo á la declinación - de< Jos nosfe- 
4nres:de sotes racionales ( pigw 8 ) mediante la partícula» Mmf 
boy loque eef impropio. IEb primer lugar, himbo es¡ unapan- 
tícula separada, j no una deskisnciaf por lo cual no puede 
•eróraroen la .declinación. ¡Ea segundo lugar^ áeÜdo ¡ pna 
palabra separada, y yendo sobre la terminación ni de ac*í- 
^meíív^ á^atívo, ss«iarojqule rige esfcos^oséaeos, y ©n ■efec- 
to, se (Mee augébm himb&> Fe^nmiMméo 9 etc. Que em estft 



Digitized 



by Google 



312 EL TARASCO 

forma se traduzca himbo por alguna de nuestras preposicio- 
nes de ablativo, tiene dos contestaciones; la una, que tam- 
bién algunas de esas preposiciones, en castellano, pueden 
regir acusativo, como sucede con por 9 que es la traducción 
que da Basalenque por lo común á himbo; y luego que, 
como observa Lagunas (pág. 107): "lo que no es natural 
" en su lengua queremos regularles según la nuestra." El 
mismo Basalenque no mienta para nada el efectivo, inclu- 
yéndole en el ablativo (faáfr 35), 'Sobre lo cual diré que, 
aunque el efectivo viene á expresar relaciones que se mar- 
can con el ablativo, no lo hace sino con algunas especiales, 
y solamente tratándose de seres irracionales, por lo cual 
ataree* tsn nombre también éipfertej» tan* él q*t te han 
dad* Lagunas y CHibertL ^ria'wa terror eie*r<|ile «otpuwfe 
Jhab«c MJas cates qjie loa que éiase*! IhtiiHtnte/tanfospiifi- 
AñB&k caa^as.aean las tetacioBfcs de tttestfias/ides&$ y uto 
fffi**fca »de eldó la énOMrtraipai en el sánscrito que tie» 
«atibo easos. Tmopooo es propio deoin, <*mo lo haoee«l- 
fjonds aukrUBS, qare ue hay caso donde bo htjr (kdinajátm, 
filies tos casos so» las relac*>»es del nombre* fue en ©w- 
(gana ledgoa ifahan ni poeden iskatf, y kiáfeafcnesÚNtffleeB 
alias que uno Je fas medios dé expresar el *msa* 

(8} Véate *en el totonáoo y el memesa* cótbo^Bta^tase 
4* exoepoiones, 6 es intioduoeinti de dos eqpsfietai, ó fítene 
-por «rígesielfcpieiaqaBlios ptíeWce ore&smja»iir»das algmnfa 
<oeaas que no lo son. Sagra BasaleiMjue* m> hay roas qefe 
i&uhj nombres dewaaiaasdteque usan piedra!* 
¿ m Respecto á la onñsbe queibago del ep&imo* vóm 
-la >notb B> . , . . 

lío *<fonée, ios ^artóoipias de preü e ote y da pfceétfk* 
fiee&fpava *ií.«o so* «too «$tf)tvA* vtfrUk^ «emb espü- 



Digitized 



by Google 



<xpté >e» **« Jugar* y *tón «l R Laguna les 'da «se nombre 
atepetidas «reaes. (Blkiitano^rntar y Basalentiiie dieen, qt>e 
a& partra|*a 4e fiíéuro áa es <etra ^oeisá que el fatuto de 
d&diaativo* Beapacto imipiinn, al iHtkao a*rtor coafieafc 
^j^g.M)i^ "aotieneeaáakiígi^ 
fork oual «i» los pcaigo ai debofwaerieniajcra^agaeioii. 
<j£a cuanto árgeiluídios «o iwy siao ^1 <ffce corresponde al 
a w eatr a mi ¿o: el <^^ traen las aráoarea, coíreapondieate 
<al [launa endi^«4ina drtóiooformadadel verbal en £ti<wAi> 
ry deí v«ri» iw; v. gw, pafoot^ iwto, " lugar ó tiempos de 
-Herari^ «1 que ^tnoreé baear eqtrivader al laéipo en Am, 
«s^nfrOTtaieOifiwhiadfcdel vei^iiegetrte v y dtltfegtdo, eaa 
dftfiítitivp, cámointrMáaoopa»^ vOylá llevar. jLoqueBaaai- 
4onqM (pág.tii Y aém» 6) llenia pabrfckápro, «0 puada<mas 
4mftii»^uck>t)er|panitt^0) aunque <nó sea propio* y lo**- 
Iplioo »én tsn lugar, «can ka rotemas palabiaadei £• taguaaá, 

(5) Basalenque y Lagunas-tolo p*>ae& «n faet&ifo ¿a*- 
«perfecto $ psr© este último le^da dtis éearóiaacíoBea jr dos 
Ugrifioados, y aua e^pbea <pág. 1± del Arte») -qm la a©* 
f^ñda tcfraÉmfroíéB *" ¿torta mas tieriipo : n está, pues» %i*a 
-efawo'qide diqy do* ^imperfectos* óVsi *e tfuteré, al begimd© 
£aede dámele otea, nombre* 

-^6) Según Lagañas y Baaalceque, tarotíea hay fistart 
perfecto ; pero no es exacto, pues el que ponen é&a» éri 
-d*bs raías ^ae tma^ltioaia^rm^a-dd Aiíot^ 
tjr«W rirmbuytktnmhr que sigríifca torteé. 

(7) Lagunas y fiawlenqaie d» otos tiempos al impem- 
-tíuo pipero el «gando nó debe reputarse octno 1»1, fakn 
ts un >ctapftpita*D dfei priwcr tieriip© y -el adtertflo tyastsa, 



<») Cfaaií^aímqéa, 4¡n jwteoedMÉm, laacá^enpld^ 

dby Google 



Digitized b 



314 BLTAKASSO 

eonjugacmi que traen lagunas y Basslenque, creerá que 
el subjuntivo tiene sus tiempos completos, porque se note 
en ellos cierto artificio que puede creerse peculiar de sub- 
juntivo, y consiste principalmente en que el adverbio que 
le acompaña recibe las terminaciones que marcan las per- 
aonas, Shi embargo, es fácil convencerse de que esto es 
inexacto si se reflexiona. Primero, qoe las terminaciones 
de loe tiempos del subjuntivo (excepte el pretérito imper- 
fecto ) son las mismas que las del indicativo, sin mas que 
estar d&compu&uu de la manera que explicaré «o so lugar 
segando, que ésa deecompesieton, ó- artificio, no es una for- 
ma peculiar del subjuntivo, sino de todos, los adverbios, y 
nnn do otras partes de la ovación, resultando que tanta 
raoon hay para conceder subjuntivo cómo otros tantee mo- 
dos cuantos se pueden expresar con todos loa adverbios y 
demás palabras que tienen la misma propiedad, la cual 
luego se conoce qoe es impropio» 

El pretérito imperfecto bí lo tiene el subjuntivo, porque 
posee para ello una terminación propia piringa, por lo cual 
el P. Lagunas- (y es la mejor prueba de lo dicho) confiesa 
que "el subjuntivo tiene un tiempo que es pretérito im- 
" perfecto; los demás tiempos ic usurpan del indicativo" 
{págv 21 del Arte), y lo mismo viene 4 decir Basalenque 

Por razones iguales, no admito el optativo, pues su pre- 
térito imperfecto está suplido con la interjección aonafaft, 
ojalé» y la terminación de subjuntivo piringa,; y Us otros 
tien? pos. también con nonduai, y las terminaciones óV-ind*- 
-ontivo* Basalenque confiesa que *eMfe modo optativo y 
" subjuntivo son una misma cosa en los tiempos, esto se 
*< diferenciab en' las paritarias," Si. el agregado do 4 un ad- 



Digitized 



by Google 



EL TARASCO 315 

Verbio ; ú otra? palabra fuera bastante para formar modos» 
«utonces el tjamsco ytodas Jas lenguas tendrían no solo op- 
tativo sino vetativo, afirmativa, negativo, etc., consoló el 
-alegado de una^ palabra que expresara esos conceptos, 

(9) El futuro ^que pone Lagañas te omito, porque él 
mismo confiesa que "es^ compuesto de circunloquios y no 
"propio M (pág* $7* <W Arte). Lo mismo puede verse epw*- 
minando á Basalenque (pág¿ 3S). 

(1Ó) P^raquese ewjosQa mejor lo dicho e® la nota 8, 
sobre la inexactitud de conceder todos los tiempos al sab¡- 
^untivoi.y de suponer optativo, obsérvase qué ni con los 
adverbios de^sufejuntivo ni wnnondiati, puede resultar pro*- 
-piaí y literal traducción t euando con $1 presente de iadie*- 
üvo digo ikicuhthepakaca, 6 iJá -pahaccrtiihche, no se puede 
traducir propiamente "como nosotros amemos?* «too < f «ó- 
" mo nosotros amamos" y lo mismo respectivamente en; los 
demaa casos; así e&^qae nondiattrepauaca, que pongo como 
ejemplo deop<3ativo, tien0 por verdadera traducción u ojalá 
<t& ¡leparás" y no« ''ojalá que tú lleves" _ - 

¡(11) A esto se reduce, en mi concepto, lo que- según los 
autores efr ijná de las principales dificultades del tarasco. 
El diccionario del P. Lagunas casi sé contrae á explicar ei 
significado de esta especie de verbos, y Oilberti los pone 
por separado. Respecto al nombne de "preposiciones res- 
bales," que Lagunas y Basalenque dan á las radicales, véase 
la nota siguiente. 

(12) Según Basalenque (pág. 69), "se hallan en el Vo- 
cabulario toda* las preposiciones necesarias," mientras 
que Lagunas (pág. 96 del Dic.) asienta que el tarasco ca- 
rece de ellas : ni una ni otra aserción me parecen exactas. 

Que haya todas las preposiciones, se contradice con ob- 



Digitized 



by Google 



916 i 

aarvar q«e 1* -preposición « no úanetradacaionápoÉele 
aooskitv» iadüídaen algwa patftíoola 
i«rte «Éá inclusa en verboa, « 
ante alg a— s ;<|nB Aáypi, es eladTérbiaóoapj tirai a B ts»- 
Oú», yno lap re p os í t ian os»; qpa rf s afrw no time traducción 
«i^maan el diccionario; que al a ér ei b i o ¿ti, aaíeetí», 
•euple á *$*»; q»e pamJktni no fes ptoptamente la prepo- 
sición fr<w, sino el adverbio dtarát; lo mino creo qoe re- 
mittMÍaik^latottmipalábi^qoepaMaporpropaá^tes, 
analizadas, y bien conocido «a origen. 

Bsspectoá lo q«e diee Legones,-— hay nafa que hacer 
'«efetaríe con él raimo, pufes eo 4a página 2 del Dis- 
akttatfio opina, bo que afofcriataiBenie 4^e de haber píe- 
p o aíc í ones, sirio qoe "éa ésta lengua hay fetay paoot óaw 
"mmgmm*? y en la (página 108 ¿el Arte confiesa qtíe&nto 
«i preposición censal de acusativo. 

L*s«ránios$raittáttoos Maman "prepostóoneeverbaleá" 
< las ra d ic a les decierte* verbos ( que expliqué en el §. 30 ), 
comparándolas con las compuesta* del latín áh f com, etc M 
4a cual as tan inexacto* como que 4a radical de los verbos 
.tásaseos exprtea la idea genérica, modificada por las partí- 
louJas, mientras que las (preposiciones eotapuesiaa del latta, 
castellana y otate Janguas, sirven para indicar «tea mocU/i- 
á& verbo, :es ^eeov lo contrario. 



Digitized 



by Google 



EL ZAPOTECO. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



EL ZAPOTECO. 



NOTICIAS PRELIMINARES. 

La lengua zapoteoa se habla en una parte del Es- 
tado de Oajaca, limitada al Sor por el Pacífico, excep- 
tuando una pequeña fracción de terreno ocupada por 
los chontales. 

Respecto al origen é historia de los zapotecos nada 
tengo que afiadir alo dicho sóbrelos mixtéeos, pues 
la tradición presenta á unos y otros como dos tribus 
ó naciones hermanas- En la parte comparativa vere- 
mos si esto lo confirma ó desmiente la filología. 

Tzápotee& ó tzapoteca es nombre nacional, derivado 
de la palabra mexicana tzapotlan, que significa ''lugar 
"de loe zapotes" Hombre castellanizado de una frota 
muy conocida, que se da en varios lugaTes de la Re- 
pública mexicana.* 

, Mi guía para la descripción del zapoteco ha sido^l 
P. Fr. Juan de Córdova, autor del Arte de ese idioma, 



Digitized 



by Google 



320 EL ZAFOTOOO 

impreso en México en 1578. Generalmente hablando, 
es claro y abundante en ejemplos. 

También me he servido de la Doctrina cristiana 
escrita por Fr. Leonardo Levanto (Puebla, 1776), y 
de un Diccionario anónimo. ( MS.) 

Ademas, tengo noticia de los siguientes autores. 

Fr. Gerónimo Morapo: ürafcadp de lo* raices y 
formación dfe los versos en la tengua zapoteca; 
Sermones. 

Fr. Antonio Pozo: Arte. 

Fr. Diego Vergara: Sermonea; «arios opúsculos. 

Fr. Jacinto Vilches: Método de rezar el rosario, 
con medidas, én verso zapoteca, 

Fr. Vicente Villairaeva: Dramas.de los. principales 
Misterios de la fó* en vera* zapotecos los Mis- 
terios del rosario, en idem. 

Fr. Cristóbal Agüero: Miacel anea espiritual; (Mé- 
xico, 1666); l>iccienario, (MS.) 

Ittmo* Bernardo Albupquerque : Doctrina crid»n& 

lllmo. Gregurio.tíeteta; idanu 

Fr. AloasuGamachoc Tratada de los siete Sacra^ 
meatos, y un Díaturso sobre la palabra divina; 

Fr.. Luis Cancera Canciones^ en verso. 

Frj Jv»U)daCórdova y a4itor^laCrramát^ deque 
me he servido; Vocabulario, (México, 1571.) 

Fr. Pedro Cueva: Arte. ( México r 1667.) 

Illmo. Pedro Feria: Vocabulario,! Confysiowario y 
Doctrina. 



Digitized 



by Google 



Fr. Domingo Grijelmo: Sermones y VersUmas de 

la Escritura. 
En el Mithridates no se da jiijiguna noticia del 
zapoteco. , 



©ESORIPeíON. 

1 Alfabeto. — Las letras del alfabeto sapoteco 
son las siguientes: 

a. i. ch. e. t g^ h. i. k. Lm. a. ñ, o. p. r. t, u. 
#. p* z. th. (1). 

'2. f*g&mmci&GioK:*~- Las vocales son tan poco mar- 
cadas, cpra frecaentemeritesfe confunden la a y 'k *vla é 
y la e, la^> y 1a % y aun [ lo mismo sucede con tdganas 
cotísonatitefe/como^ con jpr¿ cen^yétc. Deesto'viene 
que en el alfabeto zapoteco parece haber letras que 
re&lrneflíte no hay, como la d confundida con la /, ^tc. 
La h ^es utía *spí*ac?idn. 

8. CoMBttKAcrow i>e levíias.— Hay ciüco dipton- 
gos: de, tío, éi;íe, ou. Embástente f recaerte emeontrMr 
las siguientes letras duplicadas: 

tf, e, i, o, /, tí, Tc } p, t. 

4 Sü/ABASu — El ftámero de alabas que he vi*to 
eniaá palabras cort6ta de bs gigiji i entes ejempktó: t 

£aw, adverbio de varias significaciones. 

84 



Digitized 



by Google 



a» i 

Ki-go, rio. 
Pí-cAí-ntf, ciervo. 
Pe^ni-gon-na, mujer. 
Kal-le*-bi-xo-*no, veintiocho. 
Ti^oo^ir^haa-lar-ckia, entrar sospecha. 
To^v^-zar-kor4ar<hicL t contentar á otro. 
Harwi^arwi^i-ka*4*-ya, «i yo cavase. 
Ta^kar-pe-ni-ko-to-ke-la~*fa, ser hecho za- 
patero. 

5. Acentos. — " Es de notar, dice el P. Córdova, 
"que hay muchos vocablos en esta lengua que con 
"solo la diferencia 6 mudanza del acento, ó una aspi- 
" ración en el modo de pronunciar protayendo (a voz, 
" ó acortándola, significan distintas cosas.*' Ejemplo: 
guiie, significa la rosa ó piedra; pero en este segundo 
caso la i se pronuncia con tal suavidad, que parece 
quedar guie. 

& COMPOSICIÓN. — La yuxtaposición de las voces 
y su composición por medio de partículas son de mu- 
cho uso, como veremos principalmente al tratar de 
los verbos compuestos, por lo cual excuso poner aquí 
ejemplos. 

7. Figuras de dicción. — Las figuras de dicción 
se cometen con mucha frecuencia. 

8. Riqueza. — Parece rico en número de voces, lo 
cual confirma el P. Córdova cuando dice: "Es de sa- 
"ber que esta lengua tiene ¡muchas, mas verbos, que 



Digitized 



by Google 



EL ZAPOTECO 323 

44 la nuestra, por los muchos modos que los indios tie* 
" nen de hablar." 

9. Homónimos. — Sin embargo, por muy rico que 
sea no deja de tener homónimos, aunque el citado 
autor dice : "Si nó hay mudanza de acento, letra 6 sf- 
* Jaba no puede una voz significar distintas cosas." 
Esto es igual á decir que el zapoteco carece absoluta- 
mente -de homónimos, lo que seria sin ejemplo en las 
lenguas; pero el hecho es que en la misma Gramática 
4el P. Córdova se ven varios, bastando citar por ejem- 
plo lo que dice (pág. 34) respecto ai verbo totea: 

"Tiene cuatro significados, el primero, jí*, Jis, ser 
"hecho algo; el segundo, possum, potes, poder; el ter- 
?*cero¿ sifrve de sum, es, fui; y el cuarto, darse ó ha- 
berse algo en "alguna parte, ó pasar, como cuando 

" preguntamos j qué pasa en México ! Háse em- 

" pero de notar aquí una cosa, y es que para conocer 
"cuando este verbo significa una cosa y cuando otra, 
"no hay otra claridad sino ex adjUnctis" (2) 
. Por el contrario, respecto á las partículas que hay 
en aapoteco para forrúar derivados ó expresar Jas, di^ 
y^rsftS!^aodifiíiaJcio!íi¡es delverho,aombte* etc., pudiera 
entenderse, <íe algunas explicaciones del mismo .Cóür- 
flbvft, que sott hománimas; pero bien observadas se 
ve que, la mayor parte, no pueden considerarse tales, 
parque auríque tengan varios significados es cambian- 
do dehhigar» 6 usando de algún otro recurso, con lo 
cual ya go, pueden pasar por perfectamente homóni- 



Digitized 



by Google 



8£4 EL i Awr*oo 

mas» es éem i; qoe no tengan para dúftmguir ser sigmti- 
cado otro medio que los antecedentes y consecuentes. 
Bastará na ejemplo para no ser demasiado difbao. *La 
"ptftícala la, dice el autor citad*, tieae tantos agm» 
" icados, qué no sé si los podremos tallar ó explicar;" 
y f ea efecto, agrega qoe paede significar: primero, 
nombre i segundo, conjunción copulativa : tercero, <tis> 
ytíntiva: cuarto, sirve paca formar nombres campar* 
tí voi: quiato, forma adverbio: sesto, es partíeab de 
pkscuam perfecto. Nada parece, pues, mas ooafuso y 
equívoco que la partícula la; pero do ««cede así ob* 
servando lo siguiente. 

Cuando significa nombre, se intercala entre el in- 
terrogativo xii y el pronombre; v. g., xiifaio, ¿cómo 
te llamas, ó cuál es tu nombre ? pero ademas algunas 
veces se distingue porque es loa y no la, cotoo vere- 
mos ea el Padre nuestro. Cuando es conjunción co- 
pulativa se pospone *1 nombre sin juntarse, y cuando 
es disyuntiva se antepone del mismo modo; v. g., Pe- 
dro y Juan, Pedro la Juan; Pedro ó Juran, la Pedro 
la Juan. Cuando es partícula de comparativo se pos- 
pone; pero juntándose como terminación. Oteando es 
adverbio es Ja*, y se antepone juntándose. Uto 'fifi, 
eaando es signo de pluscuamperfecto va intercalada 
en ¡el verbo. 

No por esfo mego que deje de haber algunas par- 
tículas rigorosamente homónimas, y áe»t*& les queds 
el tfeourfee que á lá* paleras "de la mian&a fcUtete, 'm* 



Digitized 



by Google 



d*£ir> el sentido, día lo& antecedentes y : consecuentes!* 
y y ea prueba, citará la partícula, tafy, <jue pospuesta 
skw& par* expresar dos idea^ bien diferentes, la, de 
dáumrofiÓQi j la de grado soperlatira, puea del P. Gór^ 
dora consta, per ejemplo (fojas 4), que nahmmtete 
<jpúep? decir ehiquitillo, y zitaatetti matísimo (págs. 5.) 

lQs. Pajíte^dk ia, QftACiON* *rn La» partee de k> ora- 
ción seq : nombre sustantivo, pronombre, vertió, ad- 
verbio, preposición, conjunción é interjaecioa. Coma 
adjetivos verdaderos no pueden considerarse acato- 
mas que los numerales; los demás que hay en zapo- 
teco, 00, son siná derivado* de verbo, sustantivo, Aid- 
wtbki, según iremos viendo en; so lugar (3), Tam- 
poco kay participio; pero ai sttalaatiws verbales qu& 
expresan tiempo, como veremos adelante* (4) 

Jlespectc* 4 loe adjetivos uumeralje& obserm Cite* 
dava» que loa sapotéeos " guarda» en su modo de c<mr 

* fcar el óixlen de presente, pretérito y futuro coa <$uiter 

* 6 aJIadir alguna* letra 6 sílaba." Por ejemplo : ¿troya 
significa cmco, hablando de cosas que se están centaa- 
<fc, presentes, peiro siaoí» cosag que se contaron antefc 
se dice ¿tí^o. 

También h*y difeveneia en la forma de los, muñe- 
ral^s, aegqn el sustantivo á que se aplican, como se- 
rnos ea mejicano y ^bros idiomas. 

11. Gbnebo. -t- Jío hay signos para marcar el seso. 
Les setos que realmente le tienen, á poseen nom- 
hvep diferentes, <S le marcan posponiendo la palabra 



Digitized 



by Google 



BL SAPOTCOO 

gonna á loe de hembras, y niguüo á los de machos. Así 
es que, por ejemplo, jmju significa el hombre ¿a gene- 
ré ; penimguüo^ el varón, ypénigonna, la mujer; mam- 
niguiio, animal macho, y mcmigtmmu, animal hembra. 

12. Numebo.— Tampoco hay signos para expresar 
el numero, de modo que es preciso señalar el plural 
por medio de numerales, ó de algún adverbio que ex- 
prese pluralidad; pichina, significa ciervo, y para de- 
cir ciervos, diré ziani pichina, muchos ciervo, literal** 
mente, pues zümi es un adverbio que significa mu- 
chot. (5) 

13. Caso.*— Carece el nombre de declinación para 
expresar el caso. Sóplese el genitivo como veremos 
al tratar del pronombre. £1 dativo y el acusativo se 
conocen por solo la posición, poniéndolos después del 
verbo, y el acusativo antes del dativo cuando concur- 
ren los dos casos; v. g.,peea ketapichima, literalmente, 
"da pan ciervo." Sin embargo, respecto al acusativo 
hay que observar que cuando significa el lugar adonde 
se va, puede usarse la preposición loo; chaono lao Mé- 
xico, vamos á México. Para el vocativo se antepone al 
nominativo ah, ó se le pospone eh ó he, interjecciones. 
El ablativo se marca con las preposiciones ó seco- 
noce también, como el acusativo y 6l dativo, por la po- 
sición y por el contexto del discurso; v..g.* para decir 
buyes del templo, se dice toxonelo yohetoa, buyes tem- 
plo, si» preposición de; para decir ? comer con la bo- 
ca/* diré u come boca/' con la que se evita la prepo- 



Digitized 



by Google 



«L ZflPOTEC© 88R 

gteion ¿«m; "aquel dio can el palo," se traducé por 
kotiftani yaga, aquel dio palo. ■ /i 

14 Debívado&— No hay nombres colectivos, si 
no es por medica de circunloquios: por ejemplo, para 
decir arboleda, se dice " donde hay arbolea." Lo mis* 
mo sucede respecto, á los nombres que en español y 
otaras lenguas hay para expresar el lugar donde se hace 
algo; v. g., cocina que, en zapoieco, es* preciso peri- 
frasear dieieodo ^lugar donde se hace la comida." 
* I^nofabresadjí^Tosque 

Edad lo que indica el primitivo, se forman anteponien- 
do hua al sustantivo, ó volviendo en hua su primera 
« sílaba; peñnethxio; huapenne, lodosa Estos nombres 
se encuentran también traducidos á modo- de colee; 
tivos, como en lugar de lodoso, "lodazal." 

"Hay también en está lengua nombires 4iminuti- 
" vos,- dice el P. Górdova, aunque no ai modo de la 
"nuestra, que decimos reyecill», periquillo, mucha- 
" chuela sino témase el nombre y pospóneselé un ad* 
" verbio cantitativo, y aisí le forman; v. g.> para decir 
" chiquitijlo, dicen nahuinitete; inuchachuelo, peni- 
" huinüete ; ó nakmniioto, etc." ^ 

Fórmanse los comparativos añadiendo al positivo 
las terminaciones zi, ti 6 te ; v, g., kuazaka, bieü ? hua- 
zOfat&ó Aw#0>^Vtx*as bi&nj züm^ touoha; zita#h\ 
míwhtijtów*: La partícula, fa** form%Mgm únmi 
j&mb?e& d&«$iaUd*4, cfttepueista si Bwfa&ti*Q¡ pwa 
si se antepone al adjetivo verbal indica compargpioitf 



Digitized 



by Google 



reverendo; huaachi, mas severeoiau (fi) 

£4 soptalatm» te forma, por medio <fa la partíanla 
é adwrbáa tete, qgregatte al *crbat mrboió adraeb«i 
auto» mucha; zátaetoU, — irhfsnm>¿ La. torwtnaríep 
Ida fiombíea fenpa suparl a t i r o B» jr ea* les aaateaiiíai 
■étca abanáaaaia; f»>* *gp&; «artan máchatela, 
é lagar doade-abanfibi Taaabicat s&fiírmast saperia* 
tivoa asando la palabra b etub i, qne parwee aigm&m 
«ay, 6 mmy bim. Eafia, bt repetición «te la palabra 
indica grado, sopetfték»;; *. gL, ¿laaocAa tiBoafhi* «fea 
feazracbíúaife 

1& PfioaeHBBKB FB9Masftüua-^Loa^ pMQcwlHan 
pra»nafes< saos 
Aaa, ya^a, jro¿ 
•Lokui hy< 6 loay y foí tú. 
Yábma^mhmeroeé 6 usted* para Hablar coa 

loa snperiqrea 
Nikam, nihe 6 nikte, n% ke y aqael 6 aquellas 
Xvftptt ó yobwm, aqotl, hablando deiperao^ 

aas da: respeto» 
Taono, tono ó tonoa,6owa; a*r> «o, nosottoa 
Ü4&*. ** wwtsas. 

teína dé mms así eéma ¿*dte ¿Wfcat, ele., ouyoa propon* 
b*e» abiwiadcw* ge us*a como afijas, prii**#patmefcfo 
pittt matear to* pevsonasi defc **bo, «saie <*e*e»ai 
lUeget 



Digitized by VjOOQIC 



, Admm b^r el afij**) wu cfuei ¿páera dqcír nrartrpí; 

^#Ogtt»#k wrpim^fit tendón a*»otiJf*i: taraban se usa 
como posesivo. 

¥eb¿m qnb . eft «l pruoooiteEe^ rewereneíal de> la ter- 
«ra pa* wat* sp usa t^mJbben c«no dp. la aegwida. 

Jf*A¿ no.soh* te tg en yabini, urted, sin* que ce 
junta con los afijos *v¿n «te«* yagnifiornaaí : yojbia, ya 
ii^iíM>;34a¿aA\tú 

ka de mres animados, pues si son inanimados sq iwao 
hmlkfr tm; ti g: t &d&z yoaga, el másinprf&le, y nayoif 

1G. Pfcsnsrro* -*« Prqniwrrbre posesiva no ftay pro- 
pfotHerntej pero se siípte con Ifr pafeb*a anteni, pe*te- 
neciente, lo que pertenece, agregándote- tos pensonates 
afijos (te £Sfce modo: 



Xiteñia, 


mió. 


Xitenilo, 


tUJQ. 


Xifenini, 


suyo. 


Xitenitono, ó xitenino^ 


nuestro. 


Xiúendto, 


vuestro. 



Por figura de <ft wfofrsuele dfc^irse «¿4?»* bxüini. 
' ¥bito dfeciv, pues, por ej^mplo^ v mi lasata,** : ¿ir£ aro- 
tox*i*wna s pu^¿wii^ J ^nifica»iewta. Tambte* pu£¿e 
©»pw»at8e pés^sfenc^n Bctoa** pifrfei*sÍMft*deuMif' 
tmfoi ánteptftfeto at nowiJMPej yposportfe^cb efe afija 
oepre^poiídiente, según la p^rsona^^w»*^», rminan- 



Digitized 



by Google 



890 BL EAPOfftOO 

ta; xvmbalo, tu manía. Cuaftdo se habla de tercera 
persona, y se expresa esta, baste anteponerle la sílaba 
si? y así queda suplido el geni tiro; v. g., xi Pedro, de 
Pedro. 

Pero la forma mas sencilla, y acaso la mas castiza 
que tiene el zapote» perra expresar posesíen, se re- 
duce á agregar el afijo al nombre; xabaya,m\ manta; 
mboio, tu manta; xo¿a>t¿, su maata. 

En fio, la partícula kua, antepuesta, equivale á cuyo 
6 de quién, y así es que con ella también se expresa 
posesión; v. $, j«*a huaxatxmi, el hombre de quien 
es la manta. 

17. Demostrativos.— JBU pronombre demostrati- 
vo ee nitii, (y 7W, que dignifica este para todos los nú- 
meros y géneros 

Laakaani, kaani, laani, quiere decir ese ¿ése mift- 
mo, también para todos los números y géneros. 

18. Relativo é interrogativos. — El relativo es 
ni, que se junta y antepone al verbo; v. g., kotagoni 
significa comió, y así nikotagoni será "el que comió." 

Tuxa 6 tuza, tu ó chu, significan ¿ qué í ¿ quién ! para 
animados. Xiikaxa, ziixa, xii, ¿qué? para inanima- 
do.». Koata, j, cuál? púa animados é inanimados. 

19/ Conjugaciones. — Los verbos tiénefc cuaítro 
ctfajugaefofces* que se distinguen por ka partículas cea 
que éomieüsan (?)• Lqs de la pritíaera cwjugacion 
uéftn en eí presento MtfneJ pretérito ko y ^n^ futuro 
ka: tósrde la^sagunda <tt% pe, ke: .las de la tereera tí, 



Digitized 



by Google 



fcL ZAPOffSÜO Í&t 

ko, ki, y si son pasivos ti, piikhó ti, ko, ka; y los de 
la cuarta to, pe, ko. 

20. Personas, tiempos y modos del verbo. — Las 
personas son tres de singular y dos de plural, como 
en el pronombre. Los modos indicativo, imperativo, 
y otro que sirve para subjuntivo ú optativo (8). Los 
tiempos en indicativo son : presente, pretérito imper- 
fecto, tres pretéritos perfectos, pluscuamperfecto y fu- 
turo imperfecto. En imperativo sqlo hay. un tiempo. 
En subjuntivo, pretérito imperfecto, perfecto y futu- 
ro. (9) 

21. Mecanismo del verbo.— Las personas sei mar- 
can con afijos, y los modos y tiempos con partículas. 

22. Ejemplo de conjugación. — El siguiente ejem- 
plo y la subsecuente explicación, darán una idea exac- 
ta del verbo zupoteco. 

. indicativo, presente. 
Ta-na-ya, yo cavo, etc. 
Ta-nar-lo. 

Ta-na-ni, aquel ó aquellos cavan. 
Tiee-na-wo. 
Ta-na-to. 

pretérito imperfecto. 
Ta-na-ti-a, yo cavaba, etc. 
Ta-na-ti-lo. 
Ta-na-ti-ni. 
Tiee-na-ti-no. 
Ta-na-ti-to. , xt ] 



Digitized 



by Google 



Kp-rw-ti-lo. 

Ko-na-ti-ni. 

Piya-nfi-ti-no, 6 piee-na-ti-no. 

Ko-no-ti-to. 

JSfo-tto-y», yo cavé, etci 

Píya-na-no, 6 piee-mp-na. 
Ka-nfr-ta. 

Huaya-nar-ya, yo hube cavado, qta. 

TERCER PRETÉRITO PERFECTO, Ó INDEFINIDO*, 

Zia-na-ya, yo he cavado, etc. 

pluscuamperfecto! 

Ko-na-kala-ya, yo había cavado, etc. 

Ko-na-kaUí-lo. 

Ko-nar-kala-ni. 

Huaya 6 hueya-na-kala-tonó. 

Ko-nar-kala-to. 

EL MISMO DE OTRO HWOr 

Huaya-na-hato-ya, etc. 



Digitized 



by Google 



DB OTRO MODO. 

Zia-na-kala-ya, etp. 

FUTURO IMPERFECTO. 

Ka-na-ya, yo cavaré, etc. 

Ka-na-lo. 

Ka-na-ni. 

Ria ó kie-na-no. 

Ka-na-to. 

IMPERATIVO. 

Ko-na, cíáva tá. 

LaJceya~na -no, ó kolakiee^na-no, oavemos 

nosotros. 
K4>laka^na, cavad vosotros. 

SUBJUNTIVO XJ OPTATIVA. 

PR^TBHITO IMPERFECTO. 

Nia-na-la-yá-niaka, yo cavara, etc. 

Nia-na-^la-lo-nialca. 

Nia-na-la-ni-niaka. 

Nia-na^tono-niáka, 6 niee-nctr-la-tono-niaka. 

^iar-na^ía-to-niáka. 

PB&UEBiTO «»E»FBCJra 

Zia^nar-tüa-ya, yo hfyb cavatfü, etc. 
Zia^a^Hlar4o. 



Digitized 



by Google 



834 BL ZAPOTRC? 

Zia ó ziee-na-tüa-tono. 
Zia-na-tila-to. 

FUTURO. 

Nika-na-ya, yo cavare, etc. 

Nika-na-lo. 

Nika^na-ni. • ' 

Nikia-na- lato-no. 

Nika-na-to. 
23. Explicación del verbo. — El presente de in- 
dicativo se forma de la raiz, los afijos ya, lo, etc., y la 
partícula prepositiva la para todas las personas, menos 
la primera de plural que hace tiee (10), El pretérito 
imperfeoto es el anterior, con la sílaba intercalar ti, 6 
el primer pretérito perfecto con la misma ti. El preté- 
rito perfecto se distingue por lá partícula piya 6 piee 
en la primera persona de plural y ko en las otras: el 
segundo perfecto lleva huaya, y el tercero zia, adver- 
bios que significan ya-, por lo cual efetos tiempos no 
son propios sino suplidos (11). El pluscuamperfecto 
es el perfecto con la partícula intercalar hala, distio- 
guiándose ademas la primera persona de plural por la 
partícula huaya 6 hueya: del segundo y tercer per- 
fecto puede salir también el pluscuamperfecto, como 
se ve en el ejemplo. El futuro se marca cdn la par- 
tícula prepositiva hia 6 fde, para la primera persona 
de plural, y k& paja ]ss otras, , * 

En el imperativo no se ve afijo en las gegpqdHg per- 
sonas, llevando la de singular la partícula h\ j : v la de 



Digitized 



by Google 



RL ZAPOTEO© 335 

plural kolaka: la primera persona de plural lleva él 
afijo y su partícula; Las personas que faltan al im- 
perativo se suplen con el futuro. 

El pretérito imperfecto de subjuntivo ú optativo sé 
distingue por la partícula nia, que en la primera per- 
sona de plural puede ser niee y y la intercalar la: la 
palabra niaka, que se ve después de los afijos, viene deü 
verbo talca, ser hecho, y el significado que comunica al 
verbo con que se junta es que se dejó de hacer ló que 
aquel significa. Tal explicación, que es del P. Gór* 
dova, no aclara mucho la verdadera naturaleza de esa 
forma del yerbo. Puede interponerse también. al im- 
perfecto de subjuntivo la partícula/». El pretérito per* 
fecto lleva la partícula, ó;mas bien el adverbio, zm, ó 
zwe en la primera persona de plural y la intercalar 
tila. El futuro en la primera persona de plural tiene 
la partícula nikia y la intercalar lato; pero en las.de- 
wm personas solo niJca. - . 

La forma explicada del subjuntivo ti optativo es lal 
massimple; pero es de advertir q$e la partícula ¡a* del 
pretérito, imperfecto y del perfecto, también, puede; 
entrar en el futuro; y que en los tres tiempos pueden 
ir zilía 6 zikqla, de modo que» por ejemplo, nihmaya 
significa yo cavare, según el ejemplo; pero también 
puede 4ecirse,m¿^a&y0. mhmazikaya á nikanam^ 
kalaya. . . ; í; 

Guando se quiere expresar optativo se¡ antepone al- 
guna interjección que indique deseo, c&mo bit, koohft, 



Digitized 



byGóogle 



886 tL«ATO«*0O 

6 hoopá, tiduuba, eto-, f cuando sutyotittf*) *» anheN 
bao propio 4el modosreocU ¿efeía, cóawvel ma« osad* 
también se ve en el «ptrit¡Vo«sle advwhio preeaüak» 
de tufe, eb áeiir ahfohfln, y aun «ció. 

24. OéMOSE SUPLE EL 1NF1WIITTO, ETC.— Ed infitoi* 

trvo se «uple <Jon «D futuro, de modo qae en lugar de 
éecir, por ^je» pío, Npmora éomer," se dke t4 quiero 
tomení." (12) 

El gerundio que «m castellano acaba «i ando 6 <wwfo, 
y enfrttncee en on¿ se suple por medio de verbos cetm- 
paestosenel tiempo da que se Kabia; v. g,, con tctgm, 
yo cómo, y tatiu, yo muero, diré higo taita, que '.Ktetftl- 
mente és torm^muem, es decir, comiendo muero. Si 
se tratara de tiempo pasado di ri*«H>$ "constó y murió," 
y «i de futuro ^comeré y moriré," $s decir, " comiendo 
morió" y "comiendo «ornó." 

Lesgenindios kt^hóftde¡g , euiUvo.y acusativo m su- 
plen con el futuro» lo mismo que el infinitivo ; v. g.,«s 
logar dfe " *wy á ^coiwe*i," ** wy e<Mftert$. M Sift <etnkiir- 
go, lei^eaciieatfco tibien se pueden gupfir usanás 
d¿ ios verbales; v. g<,4e kéckiw, mensajero, y eéka 
yo vengo, ^hkochinaz^Ieú, mensajero vengo, es decir 
"vewgoftor m0»sajen6 ,> ó oomo mensajero, que es igual 
á u vttngó á ttfeer an aaensaje; " -can Awm, >el «ulitea- 
dar, resulta tonmetea, vefigo^íwfto^wltivador, »es decir, 
vengo á cultivar. 

Loa participios pweden stípKtóe con lias verbales, 
6 #am el tétaRto-*? jr'él ttetnpo correspondiente del 



Digitized 



by Google 



KL ZAPOTECO 337 

verbo, según el participio sea de presente, pasado ó 
futuro; v. g ¿ : * 

Nitagoni, el que come; de tagoni, aquel come, 
tercera persona de singular del presente de 
indicativo. 

Nitona, el que cava, en cuyo ejemplo y otros no 
se ve afijo. 

Nipitogo, el coríado ó el que fué cortado, de pi- 
tigoni, aquel fué cortado, pretérito del verbo 
pasivo titogoa, soy cortado. 

Nikoti, el que murió, derivado del pretérito del 
verbo tatia, yo muero. 

Nikagoni, el que ha de comer: kagoni, es la ter- 
cera persona de futuro de indicativo del verbo 
tagoa, yo cómo. 

También hay participios compuestos; v. g„ con to- 
llobaya, yo barro, y con el verbal noo, el que está, re- 
sulta noollobani, el que está barriendo. 

Del verbo tonia, hacer, sale el verbal nonia, el que 
hace, y compuesto con otros verbales hace de parti- 
cipio; v. g., nonipeani, el que conoce. 

Cuando á los participios,- así como á los verbos, se les 
añade la partícula ti indican que actualmente se ejecu- 
ta su acción ; nitanati, el que actualmente cava ó está 
cavando. 

25, Verbales. — Algunos sustantivos derivados de 
verbo expresan tiempo, según se derivan del presen- 



as 



Digitized 



by Google 



33S el ZAPonoo 

te, pasadp 6 futuro, y se forman anteponiendo al yer- 
bo la partícula hela, y quitándole el afijo; de tagoa, yo 
cómo ; kelatago, comida presente ; de kotagoa, yo comí; 
kelakotago, comida pasada; y de hagoa, yo comeré, 
kelakago, comida futura. 

El nombre comida, sin expresar tiempo, será lago, 
de modo que en zapoteco pueden formarse sustanti- 
vos, del verbo, sin mas que quitar á éste el afijo, 

Hay otros verbales sustantivos cuya formación con- 
siste en agregar á la raiz del verbo una de estas par- 
tículas í Tile, Tili % Tilo, tí ; v. g. : 

Xillaa, calor; de úillaa, estar caliente. 
XitOToni, ira ó furor; de titoToya, estar airado. 
Xilizoñe, carrera; de toTOñea, correr. 
Xilina, 6 ociliana, cavadura; de tanaya r cavar. 

Para algunos de estos nombres no tenemos traduc- 
ción propia; v. g., de tepania, despertar, Titepani, el 
acto de despertar. 

Otros verbales se derivan del pretérito perfecto de 
los verbos (13), cuyo significado generalmente corres- 
ponde al de los latinos terminados en or y osus; v. gv 

Kona, cultivador ó cavador; de konaya, yo cavé. 
Huago, el que come ; de huayagoa, yo he comido. 
Koto, el que se cubre ; de kotoya, me cubrí. 
Huenilachi, mentiroso; de hueyonilachia, yo he 
mentido. 



Digitized by VjOOQLC 



EL ZAPOTEOO 339 

Húezaalachi\ misericordioso ; de huezaalachia, yo 

he sido misericordioso. 
Kotakazi, dormilón ; de kotazia, yo dormí. 
Huelloba, barredor, es decir, barrendero; de hue- 

yolbbaya, he barrido. 
Kobana, el hurtador ó ladrón; de kobanaya, yo 

hurté. 

Hay otros adjetivos verbales que se forman gene-* 
raímente quitando al verbo el afijo, y poniendo na, ne, 
ni, no, zas ó ze, en lugar de su partícula (14); v. g> : 

Nazifía, hábil; de tizifíaya, ser hábil. 
Nayobi, redondo; de tiyobi, ser redondo. 
Nazifiaa, colorado ; de tixiñaaya, ser colorado. 
Noocha, mezclado; de toochaya, mezclarse. 
Natopa. chico ; de titopaya, ser chico. 
Zaa, el que va; de tizaya, ir. 
Zee, el que viene; de telea, venir. 

En composición, los adjetivos verbales comienzan 
por ya (no sé si siempre); v. g., de nagazi, negro, y 
peni, hombre, peniyazi, en lugar depeninagazi. 

Dé los adjetivos verbales salen unos nombres bi- 
derivados, y también de los sustantivos, cuya signifi- 
cación parece ser la de abstractos, formándose por 
medio de hela; nazifía, hábil; kelanaziña, habilidad. 

Eñ fin, de los verbos que tienen radical de dos sí- 
labas salen adjetiros y aun sustantivos, generalmente 



Digitized 



byGoQgle 



340 KL ZAP0TECO 

con solo quitarles la partícula y el afijo; v. g., nacha- 
hui 6 cháhui, el que está bien; de tichahui, estar bien; 
chiba, el que está encima; de tichiba, estar encima; Upi, 
fuerte; de litipia, ser ó estar fuerte. (15) 

'26. Verbos pasivos y otros. — No hay en zapo- 
teco voz pasiva; pero sí verbos que poseen esta sig- 
nificación, los cuales tienen muchas veces sus corres- 
pondientes activos; v. g„ totia, hacer; taka, ser hecho. 
Cuando á algún activo le falta pasivo que le corres- 
ponda se suple con ese mismo taka, ser hecho, que 
también suple al verbo sustantivo, y sirve de tal, como 
veremos adelante. 

Los verbos pasivos comienzan generalmente por ti. 

" Hay también en esta lengua, dice Córdova, verbos 
'• comunes que en una voz significan acción y pasión... 
" los cuales difieren en los pretéritos y plurales," de 
modo que en esto se conoce el significado que debe 
dárseles. 

Del mismo modo que hay verbos independientes 
* de significación pasiva, los hay que la tienen reflexiva; 
v. g., tozetea, enseñarse. Cuando no se encuentran así, 
se suplen posponiendo al verbo el pronombre corres- 
pondiente; v. g., tanachiia, yo amo; tanachiiyobia, yo 
me amo. 

Los reiterativos se forman intercalando al verbo 
una partícula; v. g., de tagoa, yo cómo; tar-ziya-goa, 
volver á comer: las partículas de reiterativo jrarecefl 
ser ziya, ze, zi, koze, kozi, Ico, e, yo, ku. También pue- 



Digitized 



by Google 



EL ZAPOT&CO 341 

den formarse por medio del adverbio kazaka y que in- 
dica reiteración. 

Los verbos compulsivos se forman de la misma 
manera que los reiterativos, es decir, intercalando al 
verbo una partícula; pero ademas parece que la vo-. 
cal de las partículas propias de la conjugación cambia 
en o; de tagoya, yo cómo; tokagoya, doy de comer ó 
hago comer á otro, y de aquí puede salir el reitera* 
tivo tokokagoya, volver á hacer comer á otro. Las 
partículas de compulsivo son, según parece, ka^ ko, 
ze, zi, O) yo. 

La palabra kati significa momento ó instante, y re- 
petida es como si dijésemos "de momento en momen- 
to," de cuya manera se intercala ó antepone al verbo 
para expresar frecuencia; v. g., de tagoa, comer; tch 
gokatikatia, comer con frecuencia. Lo mismo sucede 
usando del adverbio nayapa ó kayapa, que significa á 
menudo, ó' de otras voces ó partículas análogas, así 
como repitiendo el verbo. 

Para expresar respeto hay una terminación ó par- 
tícula que se pospone al verbo, y es zika. 

Vemos, pues, que las modificaciones ó ideas acceso- 
rias del verbo se expresan por medio de partículas; 
pero ademas de las explicadas hay otras que le comu- 
nican varios significados : algunas de esas partículas, 
cuando no todas, se usan no solo con el verbo sino con 
otras partes del discurso. 

La partícula paa significa cosa deleitable, gustosa, 



Digitized 



by Google 



342 wl lAFomco 

muy estimable; tagoya,eomeri tagopaaya, comer «s- 

pléndidamente. 

La partícula ¿¿, da el significado de actualidad, ó 
estarse haciendo algo; talaya, llegar; JaAUt, eatar lle- 
gando. 

Xee, ó ze f pospuestas al verbo, quieren decir que ae 
oonsuma su acción; toUobaya, barrer; petíobaxee; bar- 
re basta que quede bien barrido. 

Xexe, significa hacer resistencia. 

Za, ze, 6 zo, antepuestas al futuro imperfecto 4e 
indicativo, dan la significación de posibilidad. 

Zea, antepuesta, significa "algunas veces;" ztaze- 
lea, algunas veces vengo : pospuesta, significa-peiseve- 
rancia, asistencia, que se está haciendo aquello que 
expresa el verbo; koyaazea, me fui para siempre, ó 
para no volver ; tagozta, estoy todavía comiendo : tam- 
bién quiere decir " hacia abajo." 

Gaa, significa presteza, continuación, adición. 

Lii, quiere decir hacer bien ó rectamente lo que el 
verbo significa, así como acabarse ó hacerse del todo 
aquello que dice el verbo. 

Ademas de estas partículas acaso habrá otras que 
jo no conozca. 

27. Verbo sustantivo. — El verbo ¿aka tiene va- 
rios significados, según vimos al tratar -de los -homó- 
nimos, y con él se suple el verbo sustantivo ojiando 
taka significa ser hecho. (16) 

Sin embargo, hay otro medio de suplirle, naaas con- 



Digitized 



by Google 



CL ZAPOTKCO gé3 

fofme al genio de la lengua, y es el de conjugar el 
sustantivo, h5 el adjetivo verbal, sin mas que agregar- 
les el afijo de la persona correspondiente, y con esta 
forma ise significa el verbo sustantivo; v. g., naxiñaa, 
colorado ; naxiftaalo, tú eres colorado ; Fedraya, yo soy 
P^dro. 

También puede usarse, con el misino significado, el 
adjetivo verbal de tafea, que e&naka, conjugado,. acom- 
pasando áotro verbal ó á un sustantivo ; v. g.,mgasi, 
n#gro; nakaya nagasi, soy nejgro, ó intercalando y 
abreviando moka; v..g., kopechekaya, soy oficial. (17) 

,28. Ibebguiares y defectivos.— No faltan verbos 
defectivos; aunque son pocos, y también los bay irre- 
gulares. , Sinemb$rgo¿ tampoco>estos pueden ser mu- 
dios, porque, todos.los que comienzan por te y todos 
los pasixos por ti son regulares, y lo mismo casi to- 
dos Jos 4e, la cuarta conjugación. Generalmente , la 
irregularidad de los verbos zapotecos tiene por causa 
evitar la cacofonía. Para que se forme el lector idea 
de ellos rdaré algunos ejemplos. 

Takoa, cubrirse, hace el { pretérito kotoa y no 
• kokjna. 

Tigohfya, ya trabo ; kotobaya; ya trabé, y, no ko- 

¡gctotya. 
^ Ibayfy^gev; piiaya, ya .cargué, en lugar de 
¿peoya. 

Tiziia, tomar; koxiia, yo tomé. 

. Tiziichia, cortar ; ; koxiühüi, yo cQQxX é. 



Digitized 



by Google 



344 EL ZAF&fBC* 

Por estos ejemplos parece que las irregularidad^ 
están en los pretéritos, y, en efecto, el P. Córdova 
dice : " Estas mudanzas solo es en los pretéritos y phh 
w rales de todos los verbos," es decir, en las primen» 
personas de plural. 

29. Verbos compuestos. — La composición délas 
palabras zapotecas se observa principalmente en los 
verbos de la manera mas varia. 

Oompónense, primeramente, unos verbos con otros 
en el mismo tiempo; de tagoa, yo cómo, y tielea me 
ahito; tagotielea, que se conjuga como si fuera un solo 
verbo. Otras veces con la primera persona de singu- 
lar del futuro imperfecto de indicativo, supliendo este 
á nuestro infinitivo; v. g., takalacJvichaaya, quiero iré } 
es decir, quiero ir. Los verbos que indican movimien- 
to, frecuentemente se componen con el futuro, en pri- 
mera persona de plural; v. g., de Haaya, voy, y tito- 
naya, dejo; tiaketonaya, voy dejaré, es decir, voy á 
dejar. 

Zaaya, yo voy, y zelea, vengo, se usan mucho en 
composición, siendo uno de los casos en que la tra- 
ducción puede hacerse con nuestro gerundio; v. g., 
Jmazaayagoa, voy cómo, es decir, voy comiendo. 

De adjetivos verbales compuestos con verbo, daré, 
por ejemplo, á tizenihmgoa, yo llamo á comer; de ti- 
zenia, yo llamo, y huago, adjetivo verbal de tagoa, yo 
cómo. 

También se componen los adjetivos verbales unos 



Digitized by LjOOQLC 



EL ZAPOTECO 348 

cotí tótós, y* se tMmjtiga el último: nóo, es el adjetivo 
áé'to6ya,e^át,yyago 6 Mago dé tágoa, comer, y así 
i-éfetiHá no&yagoa, yo estoy cómo, es decir, estoy co- 
miendo. 

Con nonibrés sustantivo^ igualmente se componen 
los verbos; v. g., tatinizaya, muero de sed; de taiiya, 
muero, y tti&^sed, intercalado. 

En fin, aun cotí adverbios y preposiciones se com* 
ponen los verbos ; v. g., tapachichia, guardo tfúertement 
te, siendo chichi el adverbio intercalado. 

El verbo ton¿ü^ hfce¡er y y sws derivados seu&ah mn- 
cho en toda clase de composiciones. Generalmente 
tonia da á la palabra Cbft que se jüttta la significación 
de "hacer muchas veces" ló qtie ella' expresa. 

También se cbWipbnen con nlucha ffeéuenóia taka 
y su verbal naka. 

30. Modismos del vééSO.— Concluiré la explica- 
ción del .verbo diciendo que sé usa tomar unos tiem- 
pos por otros, como pretérito por presente, futuro por 
pretérito, etc. 

31. Adverbios. — De la primera persona de presen- 
te de indicativo se forman adverbios dé modo, vuelta 
la partícula en hua, hue ó ka, y quitando el afijo; titop- 
pea, estar junto; huatoppe ó katoppe, juntamente: mu- 
chos no tienen traducción literal; v. g., de tatia, morir; 
huati; de teala, olvidar; hueala. 

En particular de aiguftotf adverbios, lo único que 
hay digno de observar es ló siguiente. 



Digitized 



by Google 



346 CL 1AP0TEC0 

El adterbio kala, ^kela, cuando, solo*se usa oon 
futuro, y koia f de igual significado, oon pretérito. iS, 
que quiere decir no, se usa ^antepuesto al futuro de 
indicativo. Yaka, que significa también n# ó no ÍLay> 6 
no está, antepuesto al iutuco, le hace significar como 
pretérito. 

De algunos adverbios de iwnnan 'rombses/ antepo- 
niendo hua; v».g„-de<ro&o,.an6es; ¿hotiíí^, el delan- 
tero ó primero. 

32. Preposición. — Estas son las palabras ique fel 
P. Córdova pone como preposiciones. 

Kalaatiy ¿atoo, kala, Justa. 

Loonij loo, toa, ájate. 

Xichoo y ó kiclwo, , de ,1a otra* parte. 

Kabii, huabii, en derredor. 

Nee f tao, relativamente 4 ( erga). 

¿ole, ¿zAz* v entre. 

£40, cA¿¿, mientras. 

Liyoo, laniniy dentro, debajo. 

i£¿¿¿, 2021a, abíy o. 

jfoze, Awafc, etc., cerca, jupto. 

Zika, BQgw, como. 

Laniiani, laniiakani, yor lo cu^l, por ,{pro- 

pter). 
Xicheni, detras. 
NümU niiatmi, ippr> para. 



Digitized 



by Google 



EL ZAPOTECÜ 347 

, Huatet?, huala&iy después.* 
Laoni, chibani, ktíce, encima. 
Kiaa, kayaa, arriba. 
Zika, zikani, respecto á, acerca de. 
Kachee, etc., de otra manera. 
Lana, telaría, hualaa, huagachi y esoondida- 
- mente, (clam.) 
Nii, ó xii, con qué. 

Algunas de estas palabras mas bien son adverbios 
¿conjunciones. 

1 83. Conjunción. — "Las conjunciones en esta len- 
" gua, dice el P. Córdova, son menos que las otras 
14 partes de la oración, lo uno porque ellas son pocas 
" en sí, y lo otro porque el modo de hablar de los in- 
a dios «s con u ñas sentencias Juncadas y desatadas y 
ííj úú ligadas con conjunciones ni partículas, sino dirAn 
"tina docena de sentencias sin conjunción alguna, lo 
"cual en nosotros pareciera barbarigmo." 

1 He aquí las conjunciones que trae el mismo autor: 

» Chela, ó la (pospuesta), significa, y- 
Chalanee, también. 

Kani, Jtalani (antepuestas)* pero, mas. 
La (antepuesta), es o. 
Lakefanirkelmi, etc., supuesto: qus, por ¡esta 

rasión. 
Laakmii, taaka* así que, ptaes djpae. 



Digitized 



by Google 



348 EL ZAPOTKCO 

Laniiakani, lanidzni, etc., por lo cual, por esto. 
Kota, ate, te, son dubitativas, como quien 

dice ¿acaso! 
Za (antepuesta), si, aunque. 
Kani, al menos. 
Zaya, de esta manera. 
Ni (antepuesta), que, mas que. 

Otras- conjunciones pone el P. Córdova entre los 
adverbios; otras se suplen con estos. 

34. Interjección. — Entre las interjecciones hay 
una notable pe, la cual significa confirmación, que 
aquello de que se trata es tal como se dice ; v, g., yo- 
bipelo, tú mismo y no otro; yoUpe, él mismo, sin duda, 
sin falta. 

35. Dialectos. — u Es agora de notar, dice el autor 
" varías veces citado, que entre todos los pueblos que 
" hablan esta lengua, digo aun los que son meros zapo- 
" tecos, ningún pueblo hay que no difiera del otro poco 
" ó mucho, lo uno en poner unas letras por otras, y lo 
" otro en que aunque hablan unos mesmos vocablos, 
" unos los toman por una cosa, y otros por otra." Sirva 
de ejemplo la palabra niño: en Zaaehiillaes batoo; en 
Ocotlan metho; en Etía bmnito; en la Sierra bitao; 
y en tierra caliente bato. 

36. Ejemplo del Pabre nuestro.— Haré la aná- 
lisis del Padre nuestro, sirviéndome del ejemplo que 
trae Fr. Leonardo Levanto en su Catecismo de la doc- 



Digitized 



by Google 



BL ZAFOTECO 349 

trina cristiana y del vocabulario manuscrito, que cité 
en el lugar respectivo. 

Bixoozetonoohe, kiiebaa nachiibalo 
Padre nuestro, (del) cielo tú que estás encima 

nazitoo ziihani lóalo, kellakookii 

grande ha sido hecho tu nombre, (el) reino 

xtennilo kita ziika ruarii nitizigueelaio 
tuyo será venido ( ) acá tu voluntad 

ziika raka kiaa kiiebaa laaniziika 
* 
así es hecha arriba , (en el) cielo como 

gaka ruarii layoo. Xiko- 

será hecha acá (en la) tierra. Él sustento de todos 

s nina hixee Mxee peneche, ziika 
. nosotros mañana mañana da, también 

auna, chela a kozaanañaazii&alo tonoo 
ahora, y no dejarás (á) nosotros 

niiani ya kezihuina: pezülla zika 
para no pecaremos (pecar) : libra también 

tonoo niiaxtenni kiraa kellahuechiie. 
(á) nosotros de toda maldad. 

Gaga ziiga ziika. 
. Será hecho así así. 



Digitized by VjOOQIC 



350 EL ZAPOTECO 

37. Análisis. — Bixoozetonoóhe: bixoóze, padre; Uh 
nao pronombre afijo de la primera persona de plural 
expresando posesión, según la forma de la lengua; he 
interjección con que se marca el vocativo. 

Kiiebaa 6 hiepaa: sustantivo en ablativo; pero sin 
ningún signo que indique el cago» 

Nachiibalo 6 nachihalo : tichibá es un verbo que sig- 
nifica "estar encima," de donde se deriva el verbal na- 
chiba, "el que está encima/' el cual se conjuga como 
todos los verbales t lo es el afijo de la segunda persona 
de singular. 

Nazitoo: adjetivo verbal que significa cosa grande 
ó engrandecido. 

Ziikani, zikani, 6 ziakani: tercera persona dé sin- 
gular del tercer pretérito perfecto del verbo pasivo 
taha, ser hecho. 

Láalo: loa significa nombre; lo es el afijo corres- 
pondiente á tú 6 tuyo. 

KeUakookii: sustantivo derivado* >de los que se for- 
man por medio de la partícula hela 6 kella. 

Xtennilo: posesivo de la segunda persona de sin- 
gular, cuya formación se explicó en el lugar res- 
pectivo. 

Kita: en el diccionario que tengo á la vista np en- 
cuentro este verbo; pero por un ejemplo del P. Cór- 
dova infiero que hay el pasivo titaya que significa ser 
venido. En kita se ve la raíz ta y la partícula propia 
de futuro con que se suple el imperativo tercera per- 



Digitized 



by Google 



EL ZAPOTE0O 3ál 

sona r falta el afijo correspondiente ni que no se pene 
cuando se expresa la persona misma, pues entonces 
no hay lugar á equivocación, como sucede en el pre- 
sente caso* donde se expresa lo que ha de venir que 
es reino. 

Ziika; es ua adverbio ó partícula de varios signi-, 
fieados, y según Górdova, "muchas veces se pospone 
á la dicción por ornato." Así debemos considerarla 
aquí, es decir, como expletiva, pues no tiene traduc- 
ción ni sentido. 

Ruarii : adverbio de lugar. 

Nitizigueelalo: no encuentro esta palabra en el dic- 
cionario ; pero por su correspondencia con el castella- 
no y el afijo lo tú, ó tuyo* parece que significa tu vo- 
luntad, ú otra voz análoga. 

Ziika: adverbio de que antes se habló* 

Raka: según la ortografía de Córdova, que es la 
que he seguido en' la descripción anterior (salvo las 
correcciones de que hablé en la introducción), debe 
leerse taha, cuya variación es consiguiente al cambio 
de letras explicado en el párrafo 2. En el dicciona- 
rio también se ve r en lugar de t, de modo que las 
partículas de los verbos son allí ra, re, ri, ro, y no ta, 
te, ti, to. Esto supuesto diré que taka ó raka es ter- 
cera persona del singular de indicativo presente del 
verbo pasivo takaya, ser hecho: falta el afijo ni por lo 
explicado en la palabra kita. 

Kiaa; adverbio de lugar. 



Digitized 



by Google 



352 ELZAForaoo 

Kiiebaa: sustantivo en ablativo ai a ningún signo 
que indique el caso. 

Laaniziika: conjunción. 

Gaka: según la ortografía de Córdova es cma 
(kaka), por igual motivo, al explicado respecto á la 
palabra taha. Es, pues, futuro, tercera persona de sin- 
gular del pasivo taha, ser hecho» faltando ni por la mis- 
ma razón que en kita y raka. 

Ruar ¿i: adverbio. 

Layoo: sustantivo. 

Xikonina: xikoni significa sustento; na es el afijo 
de primera persona del plural, que significa todos no- 
sotros, ó de todos nosotros cuando se usa como pose- 
sivo. (Véase el párrafo* 15.) 

Kixee: la repetición de esta palabra, que significa 
mañana, equivale á "todos los dias," ó "cada dia," co- 
mo vemos en mixteco. 

Peneche: segunda persona de imperativo, de teñe- 
ya, dar; la falta de afijo es propia de tal persona y 
modo. 

Ziika: adverbio de varios significados. 

Anua: adverbio de tiempo. 
Chela: conjunción. 
A: adverbio. 

Kozaanañaaziikalo: kozaanalo es segunda persona 
del angular de futuro del verbo tozaanaya, dejar, de 
la cuarta declinación : ziika es partícula de varias sig- 
nificaciones; pero aquí pai^e indicar respeto ó re- 



Digitized 



by Google 



EL ZAPOTECO 353 

verencia, segua lo explicado. (§. 26.) El verbo está 
en futuro, supliendo al presente de subjuntivo de que 
carece la lengua. 

Tonoo: pronombre. 

Niiani: preposición. 

Ya: adverbio. 

Kezihuina: no he encontrado esta palabra ni en 

el diccionario ni en la gramática; pero infiero que es 

futuro del verbo pecar, supliendo al infinitivo, por el 

. contexto de la oración, por la partícula he, y porque 

zihui ó xihui significan pecado. 

Peziilla: segunda persona del imperativo de sin- 
gular del verbo toziillaya, librar, defender ó amparar. 

Zika, ó zikaa: explicado ya. 

Tonoo: pronombre. 

Niiaxtenni: según el diccionario esta voz significa 
de, por ó porque. 

Kiraa: adjetivo. 

Kellahuaechiü : abstracto formado por medio de 
Helia ó hela. 

Gaga, 6 haha, según la diferencia de ortografía ya 
explicada. Véase lo dicho antes sobre esta palabra. 

Ziiga, 6 ziika ( según la diferente ortografía de que 
he dado explicación al tratar de otras palabras). Véase 
lo dicho antes sobre esta partícula ó adverbio. 



- Digitized by VjOOQLC 



Digitized 



by Google 



NOTAS. 



(1) No trae el P. Córdova el alfabeto zapoteco* de ma- 
nera que le he formado examinando las palabras que se 
encuentran en su gramática; pero esto no obstante temo 
que haya alguna falta. He suprimido la c y la j, como en 
las demás lenguas, por lo explicado en la introducción. La 
v parece que la hay ; pero no es sino hua, hue, etc., por lo 
cual también la he omitido. 

(2) Esfo ío confirma una Gramática MS., que ha venido 
á mi poder después de tener concluida la descripción del 
zapoteco, pues en ella se lee: /'Muchas veces solo se en- 
" tiende lo que dicen, cuando hay equivocaciones en los 
" términos, por el antecedente y consiguiente." En la mis- 
ma gramática se agrega que los homónimos suelen acla- 
rarse juntándoles otras, pal abras; v. g., hela significa carne 
6 pescado; si quiero-decir lo segundo» diré belanizct) carne de 
agua, porque niza significa agua. 

(3) La diferencia que hay entre el adjetivo puro y el 
derivado es la que existe entre una cosa independiente, 



Digitizecfby 



Google 



356 EL ZáPOTECO 

que subsiste por sí misma, y otra que tiene un ascendien- 
te que le da el ser. El adjetivo puro se cuenta, pues, entre 
las partes primitivas de la oración ; el derivado no tiene ese 
derecho, como no le tiene el diminutivo ni ninguna otra 
clase de derivados. 

(4) Los que el P. Córdova llama participios no son sino 
supletorios, según se explicará. 

El mismo autor, después de tratar de las partes de la 
oración, explica (pág. él. y siguientes) algunas palabras 
y partículas que acato püdíefan fofriferse como otra parte 
más del discurso; pero no es así, porque, si bien se obser- 
van, ó pueden incluirse en las otras, ó no son sino partícu- 
las que sirven para formar derivados y expresar las diversas 
modificaciones del nombre, verbo, etc.> y, en t*>ti«ect¡tti- 
cift, al trator <te estos puede» expftearse, sií* heéetrtdad d* 
formar Mtímfo se?parad<y,« v, g. : 

Xihui, significa pecado* qu» es un nombre sustantivo. 

Kati: también es un sustantivo, [mes significa me- 
mento ó instante. 

Chiba: na es rmuerque un adjetivo verbal "el» qnteestá 
encima," y viene del verbo tkhibb, " estar eacároa," 
6 "salir bácia arribar." 

Ka¿ ó ea el verbo taha* se/ hecho, sin la partícula tó; 
ó el verbal natoi-ún na-j é es partícula depluscuanv- 

. perfecto ; ó pronombre demostrativo. 

l*ne* ó> Jmdent: es un adveitáo q»e sigpi&éa inwlton- 
tariamsrUe v 6 el adjetivo latino inéitm* 

Tini, 6 teni: puede considerarse como un sustantivo, 
pues significa "diferencia 6 i distinción*" 

X&yóxe: ea una partícula qjue juíitacoü-el verbale da ♦ 



Digitized 



by Google 



dentq íwepoioit, y así está *» el <¡aeo «b h|s que #e 
' dqben explicar al teqtar jdei verbo. 
!#* se eneuentf&en el eeso ée ta partícula «interior 

con el veribp y aájetñro, é usada con negación e» un 
. acfc^eiftóq r puea eignifióayü|«á«4 

. (£} El?- Q$pd(Hí^^íffigA,;<ji^ pfMfó de^if bwftbr ejfc ciejh 
y$p,. eta* w plwftl < " 4*8 W ér^ Wflifo que pe «JÜtiatfiH* 
<4 l^W** <fo w wta h diew por «w soto " Parcos» puai^ q«fe 
et acqptfc <J* W vos b*gt% pera espíes*? la diferepiia, cfeA 
número; pero creo que esto necpeitfe wiiürmwwty* ptt^t 
e* É^ftaw qw, tañerá) $1 wpatautw* *ediq t*& «wpí- 
i}#>. w*#nr% »t> »w <te roraaíatei é otra* p*J*bn*& qtt* e¿c- 
P#*W0 ip#ptaduH>bre, 

. (§) E^ l* gra*t#?<ft MS., citMa, en \& mt* S» «e* dátate 
44 £,p* ^miWinriíw^M ftPTOfto iwtaj^eacto *1 poaítir* 1% 
44 partícula zelaazi, ó bien poj^wieniio m>o, £ r«w*" 

(7> S^guj* U>, qv$ diw el P. Corvar ( póg> 17 )* h^jr ver- 
bas qpe empiezan po* «a». «e» **» «0> «a» *t* peroi feto* na 
9$a 6¡i]p ^¿y^kivoB v«*bftlft&; w*&e él miamoi eoti&8& mae 
ajtelftQtfe 

(8) En los ejemplo» <telP. Gtfvdova eatá aepaiiado elojn 
t^íávo del í ul>ju*t/iV:0 j pero ua exátaetL atenta hace ver que 
oft h&y oéi* difereuaia, eaftre eitea, auu* U que ya esp^aa 
adelante. 

; $), Bl P. Górdftm pon* adérete preae*ta y pínsoswn- 
pétóeto^ pero résped» é este él, mismo confiesa* { pég. Wfy 
qna^ó «sel imperfecto» del nomo modo*, á el phnoóainv 
pei^«todewriio»tÍTO tt 'aiitepu««tortA. n Eeta.tóA wmoe qu» 
bo esrna» que usía interjeceipn, y vw un signo propkfc ¿el 
verbo, de manera que pluscuampeifeeto no¿hay gra*flQ» 



Digitized 



by Google 



356 «l lAForaco 

piído. Respecto al presente no es sino fatuo, por su for- 
ma y por su significado. Lo que puede hacer creer que hay 
mas tiempos de los que realmente existen, en subjuntivo 
ú optativo, es que este modo tiene varias partículas, como 
vemos en su lugar; asi es que si en dos tiempos, que real- 
mente son uno solo, se usan para cada cual diversas par- 
tículas, parecerán diferentes no siéndolo, pues esas partí- 
culas tienen un mismo significado y se usan en todos los 
tiempos ; no son el distintivo de uno solo. Esto mismo pue- 
de hacer creer que el optativo y el subjuntivo sean dife- 
rentes (véase la nota 8). 

(10) El P. Córdova dice (pág. 1$) que "solo las prirae- 
" ras personas de los plurales difieren en la vos y formación 
" de todas las demás." Esto es cierto, en cuanto á la par- 
tícula prepositiva; pero el afijo marca perfectamente la se- 
gunda pereona de plural, de modo que solo la tercera no 
tiene manera de distinguirse. 

(11) La gramática MS., citada en la nota 2, me confir- 
ma en que estos tiempos son suplidos, pues dice: "ya no 
" son usados ni los entienden los indios." Parecen, pues, 
una de las formas malamente introducidas por los gramá- 
ticos españoles en las lenguas indias. 

(12) Según la gramática MS., que he citado (dota 2), 
se puede suplir también con el presente ó con los abstrae- 
tos de que habló en el párrafo 25. 

(13) Según el P. Córdova, fórmanse estos verbales (pá- 
gina 6 ) del presente de indicativo cambiando la partícula 
y quitando el afijo: sobre esto segundo no hay duda; peto 
sobre lo primero se observa que la derivación es directa- 
mente del pretérito, pues las partículas de este son los que 
conservan los verbales. 



Digitized 



by Google 



EL SAPOTEOO $S9 

(14) £1 P. Córdova {pág. 11 ) dice que los adjetivos co- 
mienzan por na, ne, ni, no, ko, ya, hva. Respecto á los en 
leo y htta los puse entre los yerbales de pretérito. En ya 
no hay, pues el mismo autor dice (p%* 12) que este ya se 
usa en composición : los en ¿a 7 ze, que le faltan, los ex** 
plica en la página 17. 

(15) Debo advertir que el P. Córdova generalmente con- 
sidera los verbales como derivados de verbo; pero algunas 
veces dice lo contrario) es decir, que de los nombres se 
pueden formar verbos. Para saber cuál es lo eierto* era 
preciso apelar á uno de los sistemas qije suponen una for- 
mación progresiva al lenguaje, á fin de conocer si primero 
existió el verbo y después el nombre, 6 viceversa; pero esta 
no puede hacerse, porque* según lo demuestra la ciencia, 
el lenguaje se formó de un solo golpe. En consecuencia, si 
he considerado siempre el nombre verbal como derivado 
del verbo, ha sido por seguir un sistema fijo, y porque el 
que he adoptado es el mas conforme á las explicaciones 
usadas por los gramáticos. 

(16) De lo qoe dice el P. Córdova pudiera creerse que 
hay verbo sustantivo propio; pero para mí no le hay sino 
suplido con taka, cuando significa ser hecho, como sucede 
en mixteco. Para creerlo así tengo varias razones. En pri- 
mer lugar, en las más de las lenguas antiguas escasean mu- 
cho las palabras metafísicas puras, y el zapoieco no pre- 
senta ejemplos para que se le considere fuera de la regla 
general. En segundo lugar, entre las palabras metafísicas, 
ser, separada de todo atributo, expresa una idea tan ele- 
vada, que aun en idiomas como el griego, el latin, el fran- 
cés, el inglés y otros se encuentra significando-tambien 
estar, hacer, etc. En tercer lugar, el zapoteco tiene varias 



Digitized 



by Google 



fimos» «apfapfw* per» axpaeaar el verbo sustantrr o* coya 
ejoatebei* do 06 puede comprender habienás na patatar, 
propia para ello. ¿SeeohfciiiaaotejialgiiaGaaatdeun*** 
pktxnn&> aneada *# ttane lo mas propio para el otéete é* 
qn* se trata* 

(17) El P. Córdova (pág. 12) dice; "£fcaodo. se anée- 
" pera A«a, ea ya casi como rignifieacien ée verbo > ó «pederé 
a decir cota. ya heeka». oomo h**¿z**a, el que ya es beift 
" ( de munta , bibil)....Aiuz^ftt»loe/i6e8tf obghi^" Do 
asi» paneee que poniendo la particular Ana al adjetivo velu 
bal en lugar de au primera rilaba, re significa el verbo nr 
á «esr. La gramática MS* citada (nota %), dice que A** 
- fea los? ombrea 6 \*riHi*l& significación detctnakdad, h> 
caal aa ceneiüa fácilmente coi» lo dpobq saíes; pero no su- 
ced*aet can un ejemplo qne pene, yeikuayami na&agoé* 
¡oíshoy que aigoifca clare está el sol : kmayami Tiene ée wa* 
yeaíí* alara; «afez. es el verbal efe s& hecho, qne supte at 
"serbo sustantivo ; goobücka. es el nombre ¿0/, y aef resuitr 
que Awa (al menos en este ejemplo)' no basta pana eapfe- 
mtrseré «**?, p«es va acompañado de aote. 



Digitized 



by Google ^ 



EL TARAHUMAR. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



EL TARAHUMAR. 



NOTICIAS PREUMINARE& 

El idioma tarahumar se habla en la parte occiden- 
tal del Eatado de Chihuahua, conocida con el nombre 
de Tarahumara, que se divide en alta y baja. Confína! 
por el Oeste, con Sonora; por el Este con Nuevo-Mé- 
xico, 'sirviéndole de límite el rio Grande; y por el Su? 
Oeste con Sinaloa. También se usa en una parte de 
los Estados de Sonora y Durango, 
. La nación tarahumara fué descubierta en 1614 por 
el jesuíta Juan de Fonte, natural de Cataluña. 

Las habitaciones de los tarahumares eran las cue- 
vas de los montes; sus vestidos, toscas telas de pita 
tejidas por las mujeres; su religión, la idolatría; en 
sama, estaban en el estado salvaje. Empero, su ca- 
rácter suave, permitió que se les redujera fácilmente, 
y que vivieran quietos bajo el dominio de los espa- 
ñoles. 



Digitized by 



Google 



364 KL TARAHLMAR 

Consumada la independencia de México, los tara- 
humares fueron considerados copio ciudadanos ; pero 
no por esto han adelantado en civilización : conservan 
sus antiguas costumbres, y no se mezclan con los blan- 
cos, aunque viven en paz con ellos. Su número actual 
se computa de veinticinco á treinta mil 

Según f yoce^ la paja^r* kt^ahu^ali 4 k^ahuman 
significa *' corredor de á pié ; * de tala 6 tara, pié, y 
huma, correr. Este nombre alude á cierta costumbre 
de los tarahumares, que es la de correr parejas con 
mucha ligereza» tiruvdp, »1 correr, oqu el pié, una bola 
de madera. 

Sola des obras hay impresa» sobre el tarohumar. 
La una e» el GompefwHo gramática), Oraciones, í)oe- 
trina y> Pláticas del R F*. Miguel TfeHeehea. (\táéxí- 
cOj 1828.) La otra es un Vocabulario escrita por el 
P. Steflfel„(|ue De Murr incluye en su& NbPicias sobn 
vario» países dé fías América* espaJtofaé, y en el cual 
están inclusas la Oración Dominical, una Explica- 
ción de k Aritmética, y aun alguna» noticias sobré el 
idioma. 

Clavijero (Disertación íf) y Beristain citan ana 
Qrqmátiea y ua Diccionario por (Jerónimo FigueitfH 
y *qa Gramática por Agustín Roa: Beristai* upa ©^ 
BJbátiüa y un Diccionario por Fr. Josd Victoria» ; pena 
Ortos ahuaa, si f«L efecto: exiatperam, fueros wwnracifc 
tm¡ y boy a» hay noticia de ellas, ka^ióadafle pvobav 
blemente extraviado. Una prueba de esto es qua mu* 



Digitized 



by Google 



H» TAR AHUMAR W&9 

de los censores del P. Tellechea dice: "Hasta ahora 
" no babia habido de los nuestros quien redujese á 
" reglas el idioma tarabumár, ni mucho menos quien 
"escribiere pláticas ó sermones para instrucción; de 
" las almas en esta difícil lengua, por cuyo motivo han 
" padecido mil trabajos nuestros misioneros en aquella 
" sierra, valiéndose, por ló cómün, solo de intérpretes." 

Esto supuesto, nadie púecté poner en duda la utili- 
dad del Arte escrito por Telfechek, y que sn trabajo 
efc &\gnb de. elogio. Eaafteró, ünfrcrftitfa severa ea* 
contrató que esa obra, no obstante k> adelantado de la 
(¿poca en qfté sé escribid, tiene los mistínfá defecto» 
que loé escritos de igual clase de loe mas antiguos mi- 
sioneros, es decir, falta de método y prurito de aiwol- 
d»rs© á la Gramática española* y mas que todo & la 
latirla. Adeofts de esto es tan breve, que se echan 
uveros algunas explicaciones y mas ejemplos. 

En cnanto ai diccionario de Steffel, no he tenido 
la fortuna de verle» y solo conozco su existencia por- 
<fu6 lé cita Vater en el Mithridates. Este autor, conr 
solo ese diccionario, procuró conocer el tarahumar y 
dar fedbre é\ alguna» noticias. 



D¡g¡tjzed_by LjOOQIS 



M6 WL TAftAHUMAB 

DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — Solo diez y nueve letras tiene el 
alfabeto tarahumar. 

a. b. ch. e. g. i. j. k. L m. ». o. p. r. s. 
t. u. v. y. 

Sin embargo, debe advertirse que este alfabeto cor- 
responde al dialecto de la Baja Tarahumara ó Chini- 
pas, que es del que especialmente se ocupa Tellechea: 
en otros dialectos se ve h en lugar áej 6 r, z por s, 
y U que parece ser una spla letra y no dos. (1) 

. 2. Pronunciación. -•- La e y la i son tan poco mar- % 
cadas, que frecuentemente se confunden ; la r es suave 
en principio de dicción y fuerte en medio; la / y la r, 
la j? y la ¿ son promiscuas; pero lo común y mas cor- 
recto es usar r y b: asimismo son promiscuas otras 
letras en la pronunciación ó escritura, corno^' que sue- 
le usarse por y; v. g.,je en lugar de ye; g por k, 6 k 
por g, etc. 

Hablando en general, y según las propias palabras 
del P. Tellechea, "para pronunciar al uso tarahumar 
14 las letras, se ha de retirar hacia dentro y afuera el 
"labio de arriba. ó abajo: cuando sé pronuncian dip- 
14 tongos, se pone la lengua como para pronunciar la 
44 que comienza, y al echar el resuello, se pronuncia 
"la otra; v. g., bigiie, limpiar. 



Digitized 



by Google 



EL TAKAHÜMAB 367 

3. Acentos. — Se encuentran palabras agudas, gra- 
ves, esd rájalas y aun con el acento en la cuarta sílaba: 

Nará, el hijo. 

Kusíki, vara. 

Parámugo, tener sed. 

Kusígameke, los que manejan bastón. 

Las palabras compuestas suelen conservar los va- 
rios acentos de sus componentes; v. g., pagómurá, 
mandar bautizar. ' 

" Hay varios vocablos, dice Tellechea, que aunque 
"tengan en una misma vocal el acento (aunque son 
" pocos), significan diferentes cosas, por pronunciarse 
"el acento, ó suavemente, ó por las narices, ó Ilana- 
" mente ; v. g., rana, llanamente significa parir, y pro- 
" nunciándolo con admiración ó ganga, significa tronar 
"ó estallar?' 

4: Combinación de detras. — En el dialecto á que 
principalmente se refiere Tellechea no se encuentran 
doe consonantes juntas, sino que cada una tiene su cor- 
respondiente, vocal, lo cual hace muy suave el idioma.. 
Así es que al adoptar, por ejemplo, la palabra española 
cruz, se volvió curwL Todas las palabras acaban en 
vocal, exceptuando una que otra que termina erifo 
por eso es que se dice cwrusi, y no curas. 

Siü embargo, estas observaciones encuentran ex-' 
répck¡»i en ajgunos dialectos; en uno de ellos se ve, 
poj ejemplo» breguegal que termina en consonante y. 



Digitized 



by Google 



ti*** * y r justas. Ifeto parece propio dei ¿alecto ó 
dialecto* de la parte alia. 

En el segundo ejemplo del Padre nuestro, que ade- 
lante veremos, tomado del Mithridates, se epcontra- 
rán varias consonantes juntas; pero en este paso mas 
bien parecen up defecto de la ortografía alemana que 
no del idioma. 

5. Silabas. — El tarahumar es poüstiáfeÍ£e> ftoaque 
no for eso doja de tener monosílabos. Ejemplo: 

Ne, yo. 

Nono, padre. 

Itará y contar. 

J^esiguara, tener pena. 

Jtarnechíokorá, estar enferrap de los dientes. 

Rorabuségamek, ojos de tora 

Telegatigameke, el diablo. 

$n la que ye he pedida observar, las palabras mas 
largas son de siete sílabas. 

6. Composición i>e las palabras. — Es d« bastean 
te uso la oompofii<?iou de las palabra*; v. g., de mwí, 
maiz, y nigvU; tqner; mn&giie, tener maiz> 

El uso de partieras componentes p^dremea obser- 
varle en adelante. 

7. Figüba» db DfccK)N. — Las figura* dp dicción se 
cometen na solo componiendo, eomo se ve del- ejem- 
plo anterior, sin» aun fuera de composición, pros et 
R TellecW dice: "Por lo>*egul&j? ta&radfoq tropea» 



Digitized 



by Google 



BL TARáHCHAR 369 

"las últimas finales, y también en el principio del 
" término ó dicción t>miten algunas letras ó sílabas, 
"-que solo las indican con cierto tono, fuerzas ó de- 
"jos que no son fáciles el escribirse y solo la práctí- 
" ca los enseñará." El mismo gramático agrega mas 
adelante: "Aquí se advierte que acostumbran los 
"indios, en los mas de estos pueblos, partir todos 
" los vocablos, y tomar algunas partículas de ellos, en 
" lugar de todo el vocablo, conforme á las circuns- 
" tancias en que hablan, y con tanta velocidad que 
" solo los entiende el que está muy instruido en este 
" idioma.'' 

8. Partes de la qracion. — No están bien deter- 
minadas en tarahumar las categorías gramaticales, 
pues, según el autor citado, "cualquier vocablo de 
"esta lengua puede ser nombre, verbo ó adverbio ú 
" otra parte de la oración, aunque muchos por su prin- 
" cipal uso son nombres ó verbos." Ejemplo : rurayé 
es una palabra compuesta de tura y la partícula ye> 1$, 
cual puede ser signo de verbo ó preposición. Si lo 
primero, rurayé significará tener frió; si lo segundo, 
can/rio, es decir, que la misma palabra puede ser ve£- 
bo ó nombre. Inagüí significa enfermo ó enferme- 
dad ;pagóriki 9 bautismo ó bautizado, y lo mismo su- 
cede con lodfts las demás palabras de esta clase, es 
decir, que el sustatóivo abstracto hace de adjetivo. 
'; 9. Genero,— No se enouentran signos ningunos 
para expresar el género. 



27 



Digitized 



by Google 



8T0 EL TáMAMCU** 

10. NüMBia— Hay número singular y plural: fór- 
mase este de aquel, duplicando una silaba; mukí, mu- 
jer; mumukL, mujeres, 6 bien juntando al singular un 
adverbio ú otra palabra que indique pluralidad, entre 
las cuales se encuentran ciertos verbos que expresan 
plural, de que adelante hablaré. 

Los nombres patronímicos forman plural doblando 
la última silaba. 

Entre las partículas componentes se encuentra gua, 
que indica pluralidad. 

11. Caso.-— El genitivo se expresa con la termina- 
ción ra, agregada al nombre de la cosa poseida; v. g., 
Pedro bukúra, casa de Pedro, ó por medio de la yuxta- 
posición; rorobn*égamek, ojos de toro. El acusativo al- 
gunas veces no tiene señal de ninguna especie que le 
indique, si no es el contexto del discurso ; otras se co- 
noce por la poticim poniendo primero el acusativo, 
después el nominativo y luego el verbo; v. g., Pedro 
Juan mea, Juan mata á Pedro; y, en fin, hay una par- 
tícula, he, la cual antepuesta al paciente le marca, sien- 
do esta forma la mas clara que presenta la lengua: tam- 
bién puede evitarse cualquiera equivocación poniendo 
la oración por pasiva. El dativo se indica por medio de 
ciertos verbos, como veremos en su lugar. El ablativo 
oon preposiciones ó partículas, y algunas de sus rela- 
ciones por medio de la yuxtaposición 6 simplemente 
de la posición : en uno y otro caso se pone primero el 
consecuente, y luego el antecedente; v. g., güenwmi 



Digitized 



by Google 



kwham, embode hierro; mowóhagüi, entrar de c^ 
beza, sin que en ningttflo de los dps ejemplos hsy» 
necseidad dfc 1* preposición <&. 

12. A&TOFivos numerales, -r—Afiadiendo 4 los nn* 
merales la partícula wa, significan división ; biré, nnoj 
birena, en una parte- Si se les añade nika, significan 
concomitancia; oka, dos; okanika, entrambos. (2) 

13. Comparativo y superlativo. — El compara- 
tivo y el superlativo se pueden expresar por medio de 
verbos ó adverbios que signifiquen comparación ó ex- 
ceso ; pero hay formas mas propias. El comparativo se 
expresa por medio de la terminación be ; gara, bueno; 
garabé, mejor. El superlativo alargando la pronuncia- 
ción del comparativo; rere, abajo; rerebé, mas abajo; 
rerebeé, muy abajo. 

14. Otros derivados. — Tellechea dice (pág. 39) 
que la partícula gua, entre otros usos, tiene el de for- 
mar abstractos. En otro lugar ( pág. 6 ) pone el ejem- 
plo de kusírere, que significa lugar de muchos palos, 
derivado de faisikh palo £ vara, por h cual parece co- 
lsptivo (áuaque 0I tmtor equivocadamente le liara» 
abstr&etp), 

Ppjr e#tae aplicaciones pácese qse el tarabnquur 
tisoe iipinkra? abstractos y colectivos derivado^ y $xm 
acaso de alguna otra significación, lo pual ae confirma 
observando que hay nombras cw terminaciones unir 
forme** 6Q910 h que m vq, por ejemplo, m &mmri, 
l^rmwnm» qm parece derivarse de wma, }&mow* 



Digitized 



by Google 



372 EL TAEAHXJMAR 

Sin embargo, el P. Tellecbea no hace bastantes ex- 
plicaciones para aclarar este punto. 

15. Pronombre personal. — He aquí el pronom- 
bre personal que, según se ve, tiene alguna declina- 
ción. 

Nejé, yo. 

Nechí, me, á mí, para mí, por mí. 

Mujé, tú. 

Mi y á tí, para tí, por tí. 

Mé, te, á tí. 

Senú, aquél. 

Tamujé 6 ramujé, nosotros. 

Tamijé, nos, á nosotros, para nosotros, por 
nosotros. 

Entejé, ó eme, vosotros. 

Emí, os, á vosotros, para vosotros, por vo- 
sotros. 

Guepuná, ó güepuná, aquellos. 

La partícula ó terminación je, que se ve después 
del pronombre, se afiade por exornación, según Telle- 
cbea, de modo que el pronombre puro no es nejé, yo, 
sino ne; mujé, tú, sino mu, etc. Ademas de ye, hay 
otr&s partículas ó terminaciones que se añaden al pro- 
nombre, déla misma naturaleza, y son jeri, oché 6 go- 
che, ije, eche y acaso otras. 

El pronombre personal significa como vefbo usan- 
do dichas partículas y ademas ra, indicando afirma- 



Digitized 



by Google 



EL TARAHUMAR 373 

cion ó duda; múgocherá ó mú gocherá, ¿acaso tú lo 
hiciste? 

La segunda persona de plural se expresa de varios 
modos, pues no solo se usbemejé 6 eme, sino también 
temé, me, te, ¿a. 

Las partículas a, e, u, sirven de pronombre de ter- 
cera persona, y lo mismo rae i que pueden traducirse 
por el, la, lo. 

Se suele hacer elipsis del pronombre "principal- 
mente cuando la oración se forma en tono irónico," 
dice Tellechea. 

Generalmente el pronombre se antepone ; pero á 
veces se pospone ó interpone ; v. g., yorákené, yo hice; 
Jcabú mú simí ¿adonde vas? 

En caso oblicuo suele repetirse el pronombre; ne- 
nechí, por mí. 

16. Posesivo. — Los posesivos son estos: 

Né y algunas veces no, mió. 

Mú, tuyo. 

Senú, suyo, de otro. 

Tamú, nuestro. 

Temú ó temí, nuestro. 

Exceptuando el último de estos pronombres, los 
otros se confunden con el personal puro, es decir, usa- 
do sin la partícula y¿, ó alguna de las otras análogas, 
por lo cual ocurre que esas partículas acaso tengan, 
entre otros objetos, el de distinguir el. personal del 



Digitized 



by Google 



$74 £L fAKAHtHAB 

posesivo, al menos cuando se teme equivocación, y que 
de consiguiente no sean un puro adorno como dice . 
Tellefchea. 

Sin embargo, hay otros modos de expresar pofteskm 
con los cuales se evita la anfibología. Ufto de ellos & 
el uso de una i pospuesta ; el otro el que rhnoa al tratar 
del genitivo, por medio de la terminación ru ; y, en fin, 
hay una partícula, gua, que tiene el mismo objeto, la 
cual también se usa junta con ra; por ejemplo, con 
la palabra ¿unu, maiz, diré né ¿unuguara, mi maiá: en 
este caso ne, tómese como personal ó como posesivo, 
indica perfectamente la primera persona, y guata la 
posesioti. (3) 

Parece que gua y ra, ó las áoé juntas, non una 
abreviación de la palabra nigumra, que significa cosa 
propia. 

17. Demostrativo. -+~Ijepvmá 6 ije significa este 
para todos los números y géneros. 

18. Reciproco. — El recíproco de singular es bo- 
nói, el de plural abói. Este también puede significar 
lo que la palabra latina ultro en acepción de por sí, 
por la propia voluntad. 

19. Relativo. — El pronombre relativo es ?ná, agre- 
gado á los personales ó nombres á que se refiere. Má 
también suele significar como adverbio de lugar 6 
tiempo. 

Güe 6 Gúvpu se traduce por ¿quién?, y yerutnú* 
por i cuál ? 



Digitized 



by Google 



20. Modos y tiempos del verbo. — Los modos del 
verbo son indicativo, imperativo y subjuntivo. Los 
tiempos, en indicativo, son presente, pretérito per- 
fecto, pluscuamperfecto (4), futuro imperfecto y futu- 
ro perfecto. Ei imperativo solo tiene un tiempo. En 
subjuntivo hay j^térito pluscuamperfecto y perfec- 
to (5). Infinitivo no se encuentra sino suplido (6). 
Participios hay de presente y de futuro, y ademas otro 
verbal que Tellechea llama (pág. 27) "participio de 
posible," y que malamente incluye (pág. 16) entre 
los gerundios, así como al participio de futuro. Los 
gerundios son cuatro, aunque Tellechea solo pone dos 
en ei ejemplo de conjugación, (pág. 16) 

21. Su mecanismo. —El mecanismo del verbo pue- 
de explicarse diciendo que el preeeaMie de indicativo 
se forma de la raiz y una tenninacioiv y k>s demás 
tiempos y modos del presente de indicativo y termi- 
naciones (7). Las personas se marcan son solo los 
pronombres. 

22. Ejemplo del verbo. — Examinemos el siguien- 
te ejemplo y la correspondiente explicación, para per- 
fecta inteligencia. 

indicativo, presente. 

Nejé taró, yo cuento, etc. 
Mujé tara. 
Senú tara. 
Ramujé tara. 



Digitized 



by Google 



37$ il tjuubctus 

Emejé tara. 
Guepunú tara. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Nejé taráka, yo contó, etc. 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Nejé tarayéke, yo habia contado, etc. 

FUTURO IMPERFECTO. 

Nejé tarara, yo contaré, etc. 

FUTURO PERFECTO. 

Nejé taragópera, yo habré contado, etc. 

IMPERATIVO. 

Tara, cuenta tú. 
Tarasí, contad vosotros. 
Tarayéke, contemos. 
Tarara, cuenten él ó ellos. 

SUBJUNTIVO. 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Nejé tarareyéke, yo hubiera contado, etc. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Nejé tararéke, yo haya contado, etc. 
PARTICIPIOS. 

PRESENTE. 



Tarayámeke, el que cuenta. 



Digitized 



by Google 



EL TABAHÜMAR 377 

FUTURO. 

Taramérí, el que ha de contar. 
Tarabóri, los que han de contar. 

DE POSIBLE* 

(Ségtra el nombre que le da Tellechea.) 
Tarasáti, lo que se puede contar. 

GERUNDIOS. 

Taragó, contando (de presente). 
Tarayó, contando (de pretérito). 
Taraságo, contando (de futuro). 
Tarantera, habiendo ó teniendo de contar 
(para singular). 

Táralo, teniendo de contar (para plural). (8) 
23. Explicación del verbo. — El presente de in- 
dicativo se forma de la raiz y la terminación <ra. El 
pretérito perfeeto, del presente y la terminación ka: 
la regla mas general para la formación de los preté- 
ritos es que los yerbos cuyo presente acaba en a, ha- 
cen el pretérito en ha; los en e en he; los en i en ké 
6 he, porque la i y la e se confunden frecuentemente 
según se dijo en otea parte (§ 2); los en a hacen en 
ho; y los en u en hu: respecto á los terminados en a 
no se presenta mas que una excepción, y e&hoa, comer, 
el cual hace hoha y no hoaha: los en e,oéi no tienen 
excepción ninguna: de los en u sé exceptúan los aca- 
bados en bu que hacen el pretérito en re. El plus-. 



Digitized 



by Google 



S78 1L TAfcAHCMAft 

cuamperfecto se forma del presente y la terminación 
yeke, aunque, según parece, he puede omitirse, de modo 
que el verdadero signo de pluscuamperfecto es ye y 
también ge 6 go. El futuro imperfecto, en el ejemplo 
anterior, se expresa agregando ra al presente: la re- 
gla general para la formación del futuro es que los 
verbos terminados e» o, en el presente, hacen el fu- 
turo agregando ra, y lo mismo los que en el presente 
terminan en e, i: los en o y u agregan ta. Empero, 
esta regla general se halla sujeta á otras secundarias 
y excepciones, siendo la pajte difícil del verbo tarahu- 
mar. El futuro perfecto, en el ejemplo anterior, está 
marcado con la terminación gópera, sobre cuya for- 
mación nada dióe Tellechea. Sin embargo, este au- 
tor explica qne hay otro futuro perfecto, terminado 
en reft, como naguarek, habrá venido; fwarek, habrá 
comido. 

La segunda persona del plural de imperativo tiene 
su terminación peculiar si; pero las otras se confunden 
eoo el indicativa En efecto, k segunda de singular 
es igual á la del presente; la primera de plural á la de 
phmcuaaatperfecto; y lateroéra del mismo numero á la 
¿el futuro imperfecto. Empero, no faltan medios de 
evitar equivocactones* El primero, y el nos» sencillo, 
es la variación de la vde, el tono ó bien el contexto del 
discurso: el segunde, al menos en ciertos verbos y 
respecto á la «aguada persona de singular, el cambio 
del acento; v. g., má néttépu^tú atajas; mattpú, ataja tá: 



■ 



by Google 



ffb TARAHUM4R 379 

el tercer medio es el de acompañar el verbo con la in- 
terjección ba, que significaba, ú otra palabra que indi- 
que mando; v. g.,^t/m'M, anda. También puede usarse 
de los gerundio»; v« g M tarugo cuenta; bagüiméra 4 ve 
por agua; bagúi significa agua, y mera es terminación 
de gerundio. En fin, usando de las partículas me de 
gerundio, y ¿« del participio de posible; bagüimesa, ptae* 
des traer agua. £1 imperativo vetativo se forma por 
medio de un adverbio; v. g. kate tarasí^ no contéis* 
Empero, dfc todo lo dicho sobre el imperativo* real- 
mente lo qtte resulta es que no tiene mas forma propia 
que la de la segunda persona de plural, y que lo demás 
es suplido* 

Presente de subjuntivo ú optativo no hay con pro- 
piedad, así es que se expresa por medio de un adver- N 
bio y del futuro imperfecto, pudiéndose, por elegan- 
cia, agregar al pronombre la partícula ka en lugar de 
je ; v. g., soneka tarara, ojalá que yo cuente ; so significa 
éyalé. El pretérito pluscuamperfecto es el de indica- 
tivo con la sílaba intercalar re. El perfecto es el ante- 
rior menos ye. El íuturo se suple con el de indicativo. 
Empero, aun los dos tiempos que he puesto como pro-* 
píos del subjuntivo no meló parecen del todo; lo mas 
probable es que el idioma carece da subjuntiva, el cual 
se suple con los gerundios. Confirma esta sospecha el 
P. Tellechea cuando dice: "Subjuntivo no se les nota 
" con toda claridad á los verbos los tiempos de é\ por- 
" que suelen decirse por gerundio." 



Digitized 



by Google 



380 BL TARAHUMAB 

Infinitivo no hay, y se suple componiendo dos ver- 
bos, el regido y el regente, de modo que el primero 
puede traducirse por infinitivo; v. g., taránurá, man- 
da contar. Para esto se usan todos los tiempos. Ade- 
mas dice Tellechea, que hay algunas notas de infini- 
tivo, que son ma, apu, he, go, feo; v. g., quiero que 
vengas, nejé yera ma rnú naguára, "yo quiero que tú 
vendrás." Sin embargo, algunas de estas partículas 
parecen terminaciones propias de gerundio. 

El participio de presente acaba en ke, kameke, ka- 
meh, fcame, méke, mek f yamék, arnek, y como estas son 
las terminaciones de los adjetivos, según Tellechea, 
resulta que, al menos la mayor parte de ellos se su- 
plen con el participio, y que así hay pocos adjetivos 
puros. No por eso creo que totalmente deje de haber- 
los, pues adjetivos son los numerales y algunos otros 
que se ven en la gramática, que son los que he podido 
examinar. 

El participio de futuro tiene terminaciones para 
singulaf y plural, meri, bori. 

Los gerundios se forman también por medio de ter- 
minaciones: el de presente acaba en go ó ko, y en los 
neutros y frecuentativos en ga 6 fea; el de pretérito 
termina en ya ó yo; el de futuro en sago, ó bien saga 
en neutros y frecuentativos, ó silgo para impersonales. 
Los nombres de estos gerundios indican el tiempo 
á que corresponden, y, en efecto, los de presente se 
usan en.oracioijes de presente, los de pretérito cuan- 



Digitized 



by Google 



EL TARAHÜMAR 381 

do se expresa pasado, y los de futuro en oraciones de 
este tiempo (9). El gerundio de singular que indica 
obligación termina en mera, y el de plural en bo,po. 

Como los gerundios van siempre acompañados de 
otros verbos, que determinan el sentido de la oración, 
de ahí viene que á las de esta clase llama Tellechea 
oraciones copulativas. • 

El participio de posible, como le llama el mismo au- 
tor, termina en ati ó sati, y generalmente se puede tra- 
ducir por nuestro verbal en ble (bilis latino), pues, por 
ejemplo, lo mismo, es decir "lo que se puede contar" 
que lo contable : otras veces es preciso hacer la traduc- 
ción con otra clase de adjetivos; v. g., de mukú, morir; 
mukisáti, lo que puede morir, lo mortal. 

24. Conjugación del nombre y del pronombre. — 
Al tratar del imperativo hemos visto que uno de los 
modos de suplirle es agregar al nombre la terminación 
mera de gerundio, 6 la de este me y la del participio sa, 
lo cual no es otra cosa sino volver verbo al nombre, 
conjugarle, y así sirva de advertencia general que tal 
es el modo de convertir un nombre en verbo. Tam- 
bién se forman verbos de nombres, ó nombres de ver- 
bos, de la manera explicada al tratar de las partes de 
la oración ( § 8 ). 

Respecto al pronombre también hemos visto cómo 
toma significación de verbo ( § 15 ); pero ademas de- 
bemos repetir con el P. Tellechea: "Los pronombres 
" también parece que se hacen verbos con los gerun* 



Digitized 



by Google 



382 n 

"dio*: t, g^ ¿ocha wtyoráknekal \fvtm.<&húmy* 
u de hacerlo siendo quien sojJ ím meekigp neka, por aer 
u quien soy no hurtó.** 

25. VABUB ESPECIES DE VBRBOfi. — Xo solo haj HCT- 
bos activos en Tarahumar, como el del ejemplo puesto 
anteriormente, sino también pasivos» neutros, depo- 
nentes, singulares, plurales, dativos ó aplicativos» j 
frecuentativos. 

Los activos generalmente acaban en a; tara, con- 
íar; y ara, hacen 

Los pasivos tienen diversas terminaciones; ru, h, 
6 lu, rué ó tue; v. g^ pagótut, ser lavada 

Los neutros acaban por lo común en gua 6 güi, ni, 
nu 6 u; mukú, morir; yukú, llover. 

Los deponentes son los que tienen significación ac- 
tiva y forma pasiva. 

Los singulares expresan singular; v. g., güerí, estar 
en pié uno solo; mtó, matar á uno/ 

Los plurales expresan plural; v. g. f moisí, entrar 
muchos; koyá, matar á muchos. 

Los dativos 6 aplicativos* como los be llamado en 
mexicano y otras lenguas, son los que generalmente 
rigen dativo; v. g,, ruyé, decir á otro. 
Los frecuentativos acaban en ei, ro ó to. 
Estos verbos, según parece, no deben considerarse 
como modificaciones ó voces, es decir, como derivado* 
unos de otros, sino que son verbos independientes da 
varia significación según m final. 



Digitized 



by Google 



EL TABAHUMAR $83 

26. Verbos debivados. — No por eso deja la len- 
gua de tener un medio para formar verbos derivados, 
el cual consiste en el uso de partículas ó terminaciones 
añadidas á los verbo», que dan á estos cierta signifi- 
cación. (10) 

So, da el significado de voluntad 6 afirmación ; v. g., 
twrá*o nirie, quisiera contar/ 

Ba, significa ya ; denota el fin de la acción ; que está 
para acabarse ó la tendencia de ella á su fin. 

Be, duración, mterim. 

Bi, negación del supuesto, continuación, frecuencia, 

Bo, movimiento, tendencia al principio de la ac- 
ción. 

Bu, movimiento de la acción pasiva. 

Pa, pe, pi, po, pu, 6 a, e, i, q, u, suelen ponerse en 
lugar de las anteriores ba, be, U, bo, bu, aunque según 
Tellechea "añaden mas complemento del fin ó mas 
* determinación." 

Te, facilidad 6 posibilidad ; v. g„ taróte, se puede 
contar. ♦ 

Ma, es una de las partículas ó notas de infinitivo, 
como .vimos en su lugar; pero ademas puede indicar 
mandato, .petición, necesidad: generalmente se le pos- 
pone lea. 

Me 6 mera, tendencia á la acción. 

Na ó nare, voluntad, propósito, futuro; v. g., tara- 
náre, querer contar. 

Ne, actualidad; yukuné, está lloviendo. 



Digitized 



by Google 



3S4 BL TAKAHCMAB 

Los impersonales se forman por medio de las ter- 
minaciones rigua ógua; rúe 6 túe: esta» últimas tam- 
bién son de pasivo. 

Otros verbos hay sobre los cuales dice Teüechea: 
" Hay mochos de que otros se derivan y regularmente 
" acaban en a, güa, ma, na y sus derivativos en o, gui 
" ó ki, mi, ni ; v. g., bochisa, llenar ; bochigui, estar lleno; 
"jaguá, parar muchas cosas ^jagüi^ estar muchos en 
"pié; loma, ablandar; lamí, estar blando." 

En fin, se encuentran otros verbos que significan 
posibilidad, los cuales se forman añadiendo ek 6 tek 
al primitivo y la partícula sa del participio de posible; 
v., g., fcoa, comer; kaisatek, se puede comer. 

27. Verbo sustantivo. — Verbo sustantivo puro no 
hay en tarahumar, porque aunque á algunos se les da 
esa traducción tienen varios significados. Ju y ave sig- 
nifican ser, estar, tener, etc., y solo se usan en presen- 
te; nírie significa ser, hacer, haber, dar. 

Nirie, tiene un pasivo que le corresponde en signi- 
ficado, nirúe. 

m 

28. Varias observaciones sobre el verbo. — Es 
frecuente en la oración hacer elipsis del verbo, bas- 
tando, á veces, poner solamente la terminación ó par- 
tícula que le corresponde. 

Esas partículas suelen componerse ó juntarse unas 
con otras, y, entonces, como dice Tellechea, "las sig- 
nificaciones de los compuestos se sabrán conside- 
" rando las de los componentes." 



Digitized 



byGOQgl^ 



EL TARAHUMAB 385 

Para la construcción del verbo, así como para la de 
las demás partes de la oración, se usa el hipérbaton 
con la mayor libertad. 

29. Preposición. — Encuéntranse en tarahumar va- 
rias palabras que equivalen á nuestras preposiciones 
con, de, para, por y algunas otras. 

La preposición se pospone á su régimen, por lo cual 
seria mas propio llamarla postposición, como en me- 
xicano. 

También la conjunción se pospone. 

Algunas partículas significan como preposiciones, 
según vimos en un ejemplo puesto en el párrafo 8, y 
veremos en el siguiente. 

A las preposiciones se les suele añadir la partí- 
cula ra. 

30. Partículas. — He hablado ya de las partículas 
propias de los verbos, y de algunas otras ; pero es pre- 
ciso explicar varias que no he tenido ocasión de citar, 
ó que tienen varias significaciones, ademas de las que 
ya les conocemos. 

A : no solo^significa pronombre de tercera persona, 
según vimos en otra parte ( § 15 ), sino que también 
es preposición, nota de trasmisión, interjección y nota 
interrogativa. 

O: costumbre, frecuencia, in, ad, mótus, circum. 

U: sirve de pronombre de tercera persona (pár- 
rafo 15) ; pero ademas indica consecución, trasmisión, 
unión, etc. 



Digitized 



by Google 



386 EL TASOTMAB 

Kaóga: perfección, donde, en cnanto: es también 
terminación de Yerbo (§ 23). 

Cha: nota de interrogación y, á Teces, si condicional. 

Taósa: terminación de Yerbo según vimos (§ 23); 
pero ademas indica grado superlativo, potencia, capa- 
cidad, fin, movimiento. 

Ra : ademas de qne puede traducirse por el, la, lo, 
é indicar posesión, también indica parte, división, ins- 
trumento, abundancia, ejecución, juicio. 

Ma : sabemos que es el relativo tarahumar y que es 
partícula de infinitivo; pero ademas significa con, ne- 
cesidad, petición, donde, semejanza, conexión, alianza. 

31. Dialectos. — El idioma tarahumar se divide en 
varios dialectos, cuyas diferencias consisten en la varia 
pronunciación y en el uso ó forma diversa de algunas 
palabras. Una prueba de esto se ve en la colección de 
Padre nuestros de la Sociedad de Geografía y Esta- 
dística de México, donde se encuentra esa oración en 
cuatro dialectos diferentes. En el Mithridates hay tres 
ejemplos de la misma oración, distintos á los cuatro 
anteriores, aunque las diferencias que presentan en- 
tre sí son insignificantes, y parecen mas bien de or- 
tografía. 

32. Primer ejemplo de la oración dominical.— 
Por falta de diccionario no me es posible hacer una 
análisis perfecta del Padre nuestro, y aunque Telle- 
chea trae un ejemplo de esta oración (igual al número 
cuatro de la colección antes citada) y una traducción 



Digitized by VjOOQaC 



EL TARAHCMAR 387 

bastante literal, no lo es tanto que pueda seguirse pa- 
labra por palabra supliendo al diccionario. Empero, 
procuraré hacer la análisis lo menos mal, siguiendo en 
lo posible la versión de Tellechea, y utilizando la tra- 
ducción de algunas palabras sueltas que se ven en la 
gramática, y de las que son iguales ó semejantes en 
el ejemplo del Mithridates. De este ejemplo haré 
también la análisis para que se pueda observar la di- 
ferencia de dos dialectos, aprovechándome del trabajo 
de Vater, en cuanto á la traducción de las palabras, 
cosa que á él le fué posible por medio del diccionario 
de Steffel: en cuanto á las explicaciones gramaticales 
procuraré mejorarle, porque si Vater tuvo diccionario, 
que á mí me falta, careció de gramática, según indiqué 
en otra parte. 

Tamú nono repá regüegáchi -atígameke 
Nuestro padre (?) (en el) cielo morador 

muteguárarí santo níreboa mu semárarí 
tu nombre santo ha de hacerse tu hermosura 

regüegáchi atigá tamí jura muyerari 
arriba estando á nosotros envia tu 

jenagüichihi mapú regüegá eguarígtca 
querer así de la manera que se está haciendo 

repá regüegáchi. Sesenú ragüé tamú 
(?) (en el) cielo. De cada día nuestro 



Digitized 



by Google 



388 



8 




EL TXSAHUMAB 






nitugára 


jipe 


vagué tami 


neja 


tami 


bastimento 


hoy 


día áftosofeos 


4* 


anos 



cheligüé tamúcheína yorí yamá, mátame- 
perdona nuestros malos hechos todos así 

regúegá cheligüé tamú ayoriguámeke 
como perdonamos nosotros (al) ofensor 

uché mapú ekí chati jú meká mu 
y también cnanto malo es* lejos tn 

jura, mapú tamú tayordbua kéko. 

echa, para que nosotros hayamos de hacer no (lo). 

33. Análisis. — Tamú: posesivo de la primera per- 
sona de plural. 

Nono: sustantivo. 

Regüegáchi: regué significa arriba ó alto; gachí 
probablemente *es otra palabra que, junta con la an- 
terior, equivale á cielo; pero no sé lo que verdadera- 
mente significa. 

Atígameke: desde luego se conoce por la termina- 
ción que es un participio de presente, de modo que su 
verdadero significado es "el que mora," "el que vive," 
"el que está," pues viene del verbo atiki, estar, el cual 
es singular, es decir, de los que sirven cuando se trata 
de una sola persona ó cosa. 

Muteguárarí: mu, pronombre en singular de la se- 
gunda persona; tegua ó regua significa nombre; ra y 



Digitized 



by Google 



EL TARAHUMAR . 380 

signo de posesión, explicado en el párrafo 11 ; ri, ter- 
minación que no se encuentra explicada en la Gra- 
mática. (Véase el párrafo 14) 

Nireboa: en esta palabra se descubre fácilmente el 
verbo nírie que, como vimos ( § 27 ), tiene, entre otros 
significados; el de hacer, y cuyo verbo en algunos tiem- 
pos es ñire por ser irregular; boa es una terminación ó 
partícula, que según Tellechea sirve para formar los 
tiempos que él llama de de, es decir, las oraciones que 
en latin se expresan con el futuro terminndo en rus y 
el verbo sum, y en español con el auxiliar haber y la 
preposición de. 

Mu: pronombre. 

Semárarí: por la correspondencia de la versión del 
P. Tellechea se ha traducido esta palabra, que no pa- 
rece tener nada que observar, si no es lo dicho en el 
párrafo 14. 

Regúegáchi: se explicó ya. 

Atigá: gerundio de verbo neutro como lo demues- 
tra la terminación ga: se deriva de atike, estar, que 
en el siguiente dialecto es gatiki. 

Tamí: pronombre en caso oblicuo. 

Jura: significa echar, mandar, enviar, estando qn 
imperativo, igual al presente de indicativo, expresa- 
do el modo solo por el sentido de la oración : la te\- 
minacion a demuestra que es un verbo activo: en eV 
dialecto del ejemplo siguiente es huía. (Véanse sobre 
el cambio de letras los párrafos 1 y 2.) 



Digitized by VjOOQLC 



390 IL TARAHUMAB 

Muyerarí: mu significa tú; yerarí es una de las 
partículas que se suelen agregar al pronombre. 

Jenagúichiki : esta palabra corresponde k jelaiíki 
en el dialecto siguiente, donde se traduce por volun- 
tad: aquí se pone la misma palabra castellana que usa 
Tellechea. 

Mqpú: conjunción. 

Regiega: adverbio que significa igualmente, cómo, 
de esta manera» de la manera que. 

Eguarígua : se ha traducido esta palabra por la del 
P. Tellechea, que mejor conviene al sentido de la ora- 
ción, y por su semejanza con neguáruje del ejemplo 
siguiente: si atendemos á su final gua y vemos que es 
un verbo impersonal. 

Sesenú: se ha traducido esta palabra de la misma 
manera que la anterior. 

Ragüe: por la posición de esta palabra se infiere 
su significado. 

Tamú: pronombre. 

Nitugára: sustantivo que significa bastimento, vi- 
veres, comida: en el dialecto del ejemplo que sigue 
esta palabra es nutogala, aunque en el Padre nuestro 
no se ve esta misma voz, sino un verbo de equivalente 
significado. 

Jipe : sustantivo que en el dialecto siguiente es hi- 
pebá. 

Temí: pronombre en caso oblicuo. 

Neja: imperativo en la misma forma que el in- 



Digitized 



by Google 



EL TARAHUMAR 391 

dicativo, sin otra manera de distinguirse que el con- 
texto. 

Cheligüé: verbo en el mismo modo que el anterior, 
y sobre el cual hay que hacer igual observación. 

Tamúcheína: tamú es el pronombre; cheina signi- 
fica cosa mala, pecado. 

Yorí: parece un derivado del verbo y ora, hacer. 

Yomá: adjetivo: el número plural en esta palabra 
y las dos anteriores está determinado por el pronom- 
bre tamú. 

Matameregüega: conjunción compuesta de dos, má- 
tame y regúega. 

Cheligüé: verbo en indicativo, presente; la persona 
está marcada con el pronombre siguiente tamú: por 
su significado y terminación es verbo dativo. 

Ayoriguámeke : participio de presente. 

Uché: conjunción. 

Mapú: conjunción. 

Ekí: su significado consta del P. Tellechea (pá- 
gina 11). 

Chati: no tiene nada que observar. 

Jú: este verbo es uno de los que sirven para ex- 
presar el sustantivo ser, según vimos. 

Meká: adverbio que en el ejemplo siguiente vere- 
mos escrito mechka. 

Mu y jura: palabras ya explicadas. 

Mapú y tamú: también se han explicado ya. 

Tayorábua: y ora significa hacer; búa parece lo 



Digitized 



by Google 



392 EL TARAHÜ1UR 

mismo que boa, signo explicado antes en la palabra 
riíreboa; ta, partícula de varios significados. 

Keko: negación. 

34. Segundo ejemplo. 

Tamú nono mamú reguí guarní gatíki 
Nuestro padre tú que alto lejos vives 

tamí noinéruje mú reguá seliméa 
por nos venerado sea tú nombre reinando 

rekigena tamí negudrvje mú jelaiikí 
ven anos llágase tú voluntad 

hennú guetschiki mapú hatschibe réguega 
aquí tiara sobre como también igualmente 

guarní. Tamí nutútuje hipebá; tamí gue- 
léjos. Anos manten hoy;, anos per- 

kange lamí guikelikí mátame hatschibe 
dona nuestras deuda como asimismo 

réguega tamú guekange puteé tamí 
igualmente nosotras perdonamos también ¿nuestros 

guikejámeke, ke, ta tamí satujé. Telega- 
deudor, no, no nos tientes. (Al) 

tigameke mechka hulá. 
diablo lejos manda. 



Digitized 



by Google 



EL TARAHUMAR 39$ 

35. Análisis. — Tamú : posesivo de la primera per- 
sona de plural. 

Nono: sustantivo. 

Mamú : mé es el pronombre en singular de la se- 
gunda persona; ma el relativo qué. 

Reguí: adverbio. 

Guarní: otro adverbio. 

Gatíki: verbo que significa estar, morar, vivir. He- 
mos visto que los neutros en el presente de indicativa 
acaban en gui, entre otras terminaciones, y aunque 
aquí se lee k% es porque la g y la h son de las letras 
que se cambian en tarahumar ( § 2). La terminación 
dice, pues, que gatíhi es nn verbo neutro,, y que está 
en presente de indicativo: la persona se halla marcada 
con el pronombre mé, que antes hemos visto junto con 
el relativo ma. 

Tamí: pronombre en caso oblicuo. 

Noinéruje: noiné significa venerar; ru 6 rué es ter- 
minación de pasivo ;je, ó mejor ye, como se lee en los 
otros ejemplos del Mithridates, es partícula de plus- 
cuamperfecto, ó de imperfecto, si se quiere admitir 
este tiempo (véase la nota 4); pero ninguno de ellos, 
tómese del indicativo ó del subjuntivo, da una buena 
traducción en castellano. Aquí, según lo que expliqué 
en su lugar, debia haber futuro, que es el que suple al 
presente de subjuntivo. 

Mu : pronombre ya explicado. 

Keguá: sustantivo. 



Digitized 



by Google 



394 ■ 

Seümta: $tü significa maman, reinar; «obre d 
final mea 6 meya (poes así está escrito ce loa ota» 
dos ejemplos del Mtthridstes), dice Valer qae ñadí 
encuentra; pao Horas traduce esta palabra por ra- 
na$ido,e* decir, por gerundio, cuya traduccioQ he adop- 
tado porque, en efecto, la terminación ya es de gerun- 
dio, y el gerundio es la forma dominante en el tara- 
humar. Respecto kme hemos visto (§ 26 )qnc indica 
tendencia, es decir, "modo con que una cosa se dirige 
" á otra," 9 y esto conviene en el caso actual, pues se 
trata de que Dios se dirija á los hombres. 

Rekigena. Vater no encontró explicación de esta 
palabra, ni yo tampoco puedo decir nada sobre ella. 

Tami: pronombre en caso oblicuo. 

Negudrwje : esta voz se encuentra en el mismo caso 
que rekigena. La forma pasiva se descubre en ru, sig- 
no de esa clase de verbos. 

Mu: pronombre. 

Jelalíkí: sustantivo. 

Henná: adverbio. 

Guetschiki : gue, significa tierra; tschifci, es la prepo- 
sición pospuesta á su régimen, según el uso de la lengua 

Mapú: conjunción. 

Hatschibe: conjunción. 

Régüega: adverbio. 

Guarní: adverbio. 

Tamí: pronombre. 

Nutútuje 6 nutútuye, significa mantener: aquí el 



Digitized 



by Google 



EL TARAHÜMAR 395 

yerbo está en segunda persona de singular de impe- 
rativo, igual al indicativo, sin mas signo que le distinga 
que el contexto de la oración. 

Hipebá: adverbio. 

Tamí: pronombre. 

Guekange ó guekanye, es el verbo perdonar, el cual 
es dativo ó aplicativo no solo por su significado sino 
por su terminación : como en el verbo anterior no hay 
signo que marque el imperativo. 

Guikelikí: significa propiamente pecado, y está en 
singular. 

Mátame y hatschibe: conjunciones. 

Régúega: adverbio. 

Tamú: pronombre. 

Guekange: verbo explicado antes: está en indica- 
tivo de presente y la persona señalada con el pro- 
nombre. 

Putsé: conjunción. 

Tamí: explicado ya. 

Guikejámeke: participio según se ve de su termi- 
nación, y aunque debia estar en plural, no lo está por- 
que este participio solo tiene singular. El número se 
conoce, pues, ex adjunctis, estando aquí determinado 
por el pronombre anterior. 

Ke y ta: negaciones. 

Satujé ó satuyé: significa tocar ó tentar: por la 
terminación es indicativo, y solo el sentido del dis- 
curso le hace imperativo. 



Digitized 



by Google 



396 n. TABAHUium 

Telegatigameke: aunque en castellano es un sus- 
tantivo, en tarahumar es un participio, según se ye de 
su terminación, y, en efecto, significa " el que está aba- 
jo." A Dios se le dice "el que está arriba." 

Mechca: adverbio. 

Huid: verbo en imperativo, sin nada que le dis- 
tinga del indicativo, á no ser el contexto del discurso. 



Digitized 



by Google 



NOTAS. 



(1) El F. Tellechea no trae el alfabeto tarahün&r, de 
modo que me he visto precisado á formarle leyendo sus 
oraciones, y aunque lo he hecho con atención no es difícil 
que resulte alguna falta. 

' (2) Dice Tellechea, tratando del adjetivo (pág. 6), que 
acaba en carnee, carné 6 cameque, y que ademas hay otros 
que terminan en roca, como repuraca, hacha; guasarqca, 
azadón. Dos cosas hay que notar aquí. La primera: que el 
mismo Tellechea, en la pág. 7, cita el adjetivo gara, bueno, 
que no tiene ninguna de esas terminaciones, y lo mismo su- 
cede con los pronombres de que habla en la página 11 que 
son adjetivos, como yomá, todo ; Mrena, otro; etc. La segun- 
da : que los nombres que cita terminados en roca son sus- 
tantivos y no adjetivos ; y aunque esto puede acaso tener 
una explicación en lo indeterminadas que están, en tarahu- 
mar las categorías gramaticales, tal explicación no la hace 
el autor. 

Al tratar del participio haré una observación interesante 
sobre el adjetivo tarahumar. 

(3) Aun sin necesidad de estas formas, y con solo el pro- 



Digitized 



by Google 



398 EL TAIUHÜMAR 

nombre personal» se concibe cómo el tarahomar puede in- A 
dicar posesión ; pero esta clase de observaciones la reservo 
para la parte crítica. 

(4) El P. Tellechea menciona el pretérito imperfecto en 
la página 17 (et passim ), y ademas se ve en la conjugación 
del verbo nírie; pero como no se encuentra en el principal 
ejemplo de conjugación del verbo tara, contar, resulta du- 
dosa su existencia por esta parte. Tratando de ver si existe, 
por otro medio, ocurre comparar las partículas que sirven 
para marcar los tiempos, y he aquí lo que resulta. 

En la página 17 se lee que el signo del pretérito imper- 
fecto es je; pero en la 19, refiriéndose á la 17, se dice : " Veo 
" en la dicha tabla (de las partículas) que ye es de preté- 
" rito imperfecto ; " luego^ es lo mismo que ye, conforme 
al cambio de letras explicado en otro lugar: este mismo 
signo ye se ve en el pretérito imperfecto del verbo nírie. El 
pluscuamperfecto tiene por signos ge ó go, según se ve en 
la página 17; pero también ye, según consta del ejemplo 
de la página 13 y de la conjugación del subjuntivo, pági- 
na 16. Luego, lo que parece sacarse en limpio es que ye es 
signo común á pretérito imperfecto y á pluscuamperfecto, 
y así la diferencia de significado dependerá del contexto 
de la oración. 

(5) Tellechea (pág. 15) pone también en el subjuntivo, 
tiempos presente, imperfecto y futuro ; pero estos son su- 
plidos. 

(6) Examinando atentamente la conjugación que trae 
Tellechea del verbo nírie (pág. 21 ), hacer, tener, 6 ser, se 
descubre su empeño de ajustarse al verbo sum, latino, pues 
pone todas las formas de él, aunque no las tenga el tara- 
humar. Figura entre éstas el presente de infinitivo, por lo 



Digitized 



zedby G00gle 



BL TARAHÜMAR 399' 

cual pudiera creerse que le hay ; pero cualquiera se con- 
vencerá de lo contrario leyendo todas las demás explica- 
ciones del mismo Tellechea, que solo en el referido lugar 
concedió al verbo presente de infinitivo, contra sus misma» 
doctrinas. El futuro de infinitivo sí le admite mas termi- 
nantemente; pero no por esto creo que le hay con propiedad: 
el examen que he hecho del tar ahumar, y de otras lenguas 
que le son análogas, me conduce á creer que tal forma es 
contraria al genio del idioma, y que no es realmente sino 
un gerundio que indica obligación. 

(7) Tellechea dice (pág. 37): "El futuro es laraiz ma» 
" principal de todas las derivaciones del verbo perdiendo 
" el ra." Es así que quitando ra, lo que queda es el pre- 
sente de indicativo ; luego esta es la forma mas pura del 
verbo tarahumar, y de ella se derivan las otras, como yo 
explico. 

(8) En el ejemplo de conjugación (pág. 16) no trae Te- 
llechea este plural ; pero yo le pongo, porque se explica 
con toda claridad en las páginas 25, 36 y 37. 

(9) Tellechea (pág. 26 y 27) dice: "El gerundio engo 
" 6 en Ico se usa en los tiempos de presente .... los en yo sir- 
" ven de ordinario para imperfecto .... el gerundio en sago 
" sirve para pretérito." Respecto á lo primero y segundo 
estoy conforme ; pero sobre que el gerundio en sago sea de 
pretérito, digo que acaso así se verifique algunas veces; 
pero lo común es que sirva de futuro, lo cual creo, en pri- 
mer lugar, porque teniendo el tarahumar un gerundio de 
presente y otro de pretérito, parece natural que el tercero 
sea de futuro, y, en segundo lugar, porque así consta de 
los ejemplos del P. Tellechea, como los siguientes, cuya 
significación es: 



Digitized 



by Google 



400 1L TABAHCXAB 

" Habiéndonos muerto resucitaremos." (Pág. 27.) 
" Habiendo obrado bien iréis al cielo." (Pág. 27.) 
"Después de contar." (Pág. 17.) 
"Acaba de contar." (Pág* 14.) 

(10) Tel lechea (pág. 17) comprende entre las partícu- 
las de los verbos las que sirven para formar los tiempos de 
la activa y los gerundios, las cuales omito aquí por tenerlas 
ya explicadas. 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TEfiUIHA. 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQIC 



EL ÓPATA Ó TEGUIMA. 



NOTICIAS PRELIMINARES. 

La lengua ópata se habla por Ja nación de este 
nombre, que actualmente habita el centro del Estado 
de Sonora, y se compone de cosa de unos treinta y 
cince mil individuos. 

Nada se sabe respecto á su origen ni al de las de- 
mas tribus que los españoles encontraron en aquellas 
regiones, pues carecían totalmente de un sistema de 
signos para conservar el recuerdo de los sucesos pasa- 
dos- Según las relaciones de los misioneros, no había 
entre los habitantes de Sonora mas memoria de la 
antigüedad que tal cual tradición confusa y desfigu- 
. rada, que nada ponia en claro. 

Sobre la religión de aquellos pueblos, todos con- 
vienen en que no presentaba señal de idolatría, pues 
no se encontró de efigies, sacrificios, ni templos, por 
lo cual parece que su culto era el de los astros, el mas 
sencillo, el primero en que se extraviaron los hom- 



Digitized 



by Google 



404 EL ÓFATA 6 TECriMA 

brea. "Xo se halló en esta nación ópata, leo en una 
u antigua relación, la idolatría ni la embriaguez : al sol 
** y á la luna veneraban como hermanos, y aun todavía 
" escondidos en donde el padre (sacerdote) no los pue- 
" da ver en sus bailes, saludan á la luna nueva espar- 
" ciéndole por el airo pufios depimeie. <6us viejos q«e 
44 entre ellos tienen grande autoridad, les enseñan pa- 
44 trafías muy ridiculas : diré una sola, en que se conoce 
" su gran simpleza y poco discurso, para convencer de 
44 embusteros á sus viejos predicadores. Estos les han 
44 persuadido que en muriendo van sus almas á una 
44 espaciosa laguna, en cuyas orillas, por la banda del 
44 Norte, estaba sentado un hombrecillo muy pequeño, 
44 á quien llamaban butzu uri: este, pues, las recibía, 
44 y colocándolas apiñadas por su multitud eú un* gran 
" canoa, las remitía á la otra banda del Sur, á dar re- 
44 sidencia á una reverenda vieja que se llamaba Va- 
"teatni hoatziqui: una por una las iba comiendo, j 
44 4 las que bailaba pintadas con las rayas con que se 
44 afean las caras, las arrojaba diciendo que no las co- 
44 mía porque tenían espinas, y las no pintadas pasaban 
44 á su vientre contentas á gozar de una inmundísima 
44 bienaventuranza." 

La costumbre de pintarse la cara, & que alude la 
relación que be copiado, consistía en que á lo* niños 
recien nacidos les picaban con uría espina la parte su* 
perior é inferior del párpado en forma senaicireular, 
inyectando en las heridas un color n^gro. 



Digitized 



by Google 



EL ÓRATA Ó TBflUlMA 405 

No solo esa cenemtwwa se osaba con los niños cuan- 
do nacía*, sino que les nombraban, según su sexo, una 
especie de padrino <ó madrina que, tocándolas ó esti- 
arándoles algunos miembros, Jes <liirigian un discurso 
sobre las efofógacieinesquese les esperaban en ¡el mun- 
do, y después de esto les poetan nombre. 

Como otras naciones de Anébuac, los sonorenses, 
menos hm apaches, solían .enterrar con *el cuerpo del 
difunto todo su ajuar, y «i el finado era un niño, la 
madre ooa su propia leche iba á regar sa tumba. 

Los adivinos tedian mucho influjo entre aquéllas 
gentes, siendo imátil contar todas las ceremonias ri- 
dículos á que daban crédito» iguales ó semejantes á 
las de todas las naciones supersticiosas. Empero, es 
curioso referir que para saber por -dónde habían de 
venir sus enemigos, toaaba/n los agoreros ana langos- 
ta, la asían por la cftbeea, y observaban la mano 6 pié 
que movía primero, y aqtrel movimiento indicaba el 
lugar por donde convenía esperar el «taque. 

La poligamia era permitida, redeciéndose las cere- 
monias del matrimonio á poner en dos hileras á los 
hombres y las mujeres, paca que corriendo unos y 
otras, aquellos cogiesen de la tetilla izquierda á las 
que habían de ser sus esposas. 

lia agricultura estaba reducida, antes de la conquis- 
ta, al cultivo del maiz, calabaza y judía» (frijoles). 

No todos lea habitantes de Sonora vivían eti comu* 
mdad, sino que unas tribus hacían guerra ¿las oteas, 



Digitized 



by Google 



406 «LÓTATAÓ 

siendo la milicia ocupación neceará pan todos los 
hombres, aunque para ser admitidos cono anidados 
era preciso haberae distinguido poras valor y eafber- 
so. Una de las pruebas porque tenia que pasar iodo 
guerrero era la de sufrir con serenidad que le sajasen 
los brazos, pecho y piernas con uñas de águila. Las 
arengas de los ancianos precedían al combate, el cual 
se verificaba con armas toscas* como la flecha y la 
lanza, sufriendo los desgraciados vencidos los mayo- 
res insultos : dícese que en ocasiones, aun las mujeres 
aplicaban tizones encendidos á los miembros de los 
cautivos, caneándoles crueles heridas. 

A mediados del siglo XVI fué cuando los españo- 
les conquistaron á Sonora, y exceptuando los apaches, 
las demás tribus han quedado bajo el dominiode los 
blancos. Los primeros que manifestaron simpatía por 
los españoles fueron los ópatas, y, en adelante, siem- 
pre se han distinguido por su docilidad, sin que por 
esto hayan dejado de dar pruebas señaladas de valor, 
lo cual añadido á su sobriedad, fidelidad y firmeza, 
ha hecho que se les dé el nombre de "espartanos de 
" América." Han sido muy útiles especialmente para 
hacer la guerra á los apaches sus declarados enemi- 
gos. Solo en el año de 1820 filé cuando algunos ópatas 
dieron señal de insubordinación; pero muy pronto 
volvieron al orden. 

* El trato con los blancos, no desdeñado por los ópa- 
tas, ha hecho que su tribu sea la que tenga en sus eos- 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TBGÜIMA 407 

tumbres y vestidos mas señales de civilización, siendo 
su ocupación principal la agricultura. 

Las noticias que he leido sobré los ópatas* dicen 
qué en su físico son de color bronceado, fuertes y 
robustos, aunque no muy altos: distínguense princi- 
palmente por su ligereza, pues se asegura que en 24 
horas andan á pié 40 ó 50 leguas. En cuanto á su 
parte moral un autor los caracteriza diciendo: "Son 
" de buen entendimiento y de buen corazón." 

Sobre el idioma de los ópatas escribió el jesuíta 
Natal Lombardo una Gramática (México, 1702) y 
un Diccionario. La primera ha llegado á mis manos, 
y ha sido mi guia para formar la descripción que se 
ve eñ seguida: generalmente es clara y abundante en 
ejemplos. También he consultado dos catecismos de 
la Doctrina cristiana en lengua ópata. 

En el Mithridates no se da mas noticia de este idio- 
ma que la inserción del Padre nuestro sin traducir. 



DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — Estas son las letras del alfabeto 
ópata: 

a. b. ch. d. e. g. h. i. k. m. n. o.p. r. rh. s. t. 
th. tz. u. v.x. z* (1) 

2. Pronunciación. — Entre la b y la v hay la misma 
diferencia de pronunciación que en buen castellano; 



Digitized 



by Google 



4*6 nárméimu 

la ¿, al fin de algunoa verbos casi na anea» (2) ; la i es 
ana aspiración anafre ; la r gcnecafaaegte ea a—vc, ra 
vez fuerte; laic, en final, algnnae veoea a pena s anena; 
la rA, dice Lombardo, anena "como rhúdm en griego 
" encogiendo un poco maa la lengua;" la * en fia de 
dicción snele ser casi orada. Sobre la ¿i dice Lombar- 
do: "Su pronunciación parece que se forma aoave- 
" mente hiriendo la lengua bácta ka dientea" la x 
con ¿, 0,1* saena c¿¿, aa?, «u suavemente; la z es na- 
ve; la tz inerte. 

3. Combinación »e letras. — Casi todas las pa- 
labias acaban en vocal; pero comienzan con va- 
riedad. 

Hay algunas consonantes dobles, al menos según la 
Ortografía del P. Lombardo, lo cual podremos ir ob- 
servando adelante en algunos ejemplos: también se 
juntan dos ó mas voeales; pero dos consonantes diver- 
sas rara vez se juntan, pues eada una tiene su corres- 
pondiente vocal, lo que hace suave y fácil la pronun- 
ciación. 

4. Silabas. — Es polisilábica la lengua teguima, 
aunque no faltan monosílabos. Ejemplos: 

Tzo f abofetear. 
Vaso, álamo. 
Hudero, fresno. 
Nakuraitri, olvidarse. 
* €huwikamhuin(igu(tf, nombre de tma^yerb*. 



Digiti'zed by LjOOQLC 



RL ÓPATA Ó TKOTIMA 4(19 

Kuguesaguataguikidc, te primavera. 
Makoisenigtiabusmmbeguá, diez y tóete. 

5. Acentos. — La diferencia de acento basta para 
que una voz cambie de significado. E1P. Lombardo 
usa tres: el circunflejo ( * ) que denota pronunciación 
larga; otro (-) breve; y el tercero, que se expresa 
con dos puntos (••), indica que la letra se pronuncia 
duplicada; v. g., üi, traer, suena uui. 

6. Composición. — La composición de las palabras 
es de bastante uso, y aunque iremos teniendo ejem- 
plos de ella, presentaré aquí algunos. 

Maiobegua, pellejo de venado, es un compuesto de 
dos sustantivos maiot, venado, perdida la letra ¿, y be-- 
gua, pellejo. Teguikaúoa, se compone del sustantivo 
teguikat, cielo, y del verbo toa, formar, significando 
formar el cielo. Cuando se juntan dos verbos, lo mas 
común es que el primero vaya en participio de preté- 
rito ; v. g., de güek, caer, y hede, recelar, se forma gue- 
chihede, recelar-caer. 

7. Riqueza. — Todas las observaciones que he po- 
dido hacer respecto al idioma dpata me indican que 
es rico en palabras. Presentaré ejemplos de ciertas 
voces que abundan, las cuales siendo simples expre- 
san ideas que es preciso traducir en nuestra lengua por 
varias palabras. 

Tzopo, encogerse los nervios. 
Hida, yerbas de córner. 



Digitized 



by Google 



410 B. ÓT4TA 6 1 

Vahí, jerbas que no te comen- 

Huripá, tener aliento el enfermo. 

NakiMogua, ponerse el cabello detrás de la oreja. 

Vai, beber agua. 

Hi 9 beber cosa líquida; pero qoe no sea agua. 

Xitcnagua, saltar ja con un pié ja con otro. 

Tzatonogua, caminar saltando con nn pié tenien- 
do el otro levantado. 

Tonósokogua, estar tendido con las rodillas le- 
Yantadas. 

Himu, escarbar el topo amontonando la tierra. 

Vena, ir para no volver. 

7w, ir para hacer algo. 

Kavotzv, hurtar las mazorcas de raaiz dejando 
compuestas las hojas. 

Taiguadegua, boca arriba. 

Kotzipara, boca abajo. 

Tukora, estar de lado. 

Mitopa, estar sentado con un pié debajo del . 
muslo. 

Arekitza, mordiéndose un dedo. 

Otro ejemplo daré de la riqueza de la lengua pre- 
sentando los verbos que haj para expresar la germi- 
nación y crecimiento del maíz. 

Guetzatoa, germinar el maiz. 
Vero, comenzar á abrir las hojas. 
Homotoa, comenzar á tener caña. 



Digitized 



by Google 



EL Ó PATA Ó TEOÜ1MA 411 

Tzo, granar. 

Váchi, estar ya granado. 

Mao, estar ya maduro, formado. 

Kigo, endurecerse. 

Sode, quedar pequeña la mazorca. 

Pitzo, quedarse prieta. 

8. Género. — No hay formas especiales para dis- 
tinguir el sexo: generalmente se conoce por medio 
de palabras del todo diferentes, según se aplican á 
la hembra ó al macho; v. g., tessá, el niño; okiahi, la 
niña. 

Hay nombres que expresan un mismo grado de pa- 
rentesco, y sin embargo son diferentes, porque k la 
vez indican la relación y diversidad del sexo ; v. g., los 
nombres noguat y miriguat significan hijo; pero el 
primero es respecto del padre y el segundo de la ma- 
dre: massiguat es el padre del hijo, y mariguat el 
padre de la hija. 

9. Numero. — Los nombres de cosas inanimadas no 
tienen sigilos para expresar plural, de manera que es 
preciso «hacerlo por medio de algún adverbio ú otra 
palabra que indique muchedumbre. 

Los nombres de animales irracionales tampoco tie- 
nen ese número ; solo uno he encontrado en la gramá- 
tica que le tenga, y es hore, ardilla; en plural hohare; 
pero aun éste, según dice Lombardo, casi solo en sin- 
; guiar se usa. 



Digitized 



by Google 



412 EL ÓFXTA Ó TMHJIMA 

Los nombres de seres racionales sí tienen plural, al 
menos algunos. Los que he hallado en la gramática 
son los siguientes : 

Oki, mujer; ñau, mujeres. 
Uri, varón; urini, varones. 
Tessd, 6 tessáchi, el niño; umi ó strimussi, los 

niños. 
Okicki, la niña; naumachi, las niñas. 
Okimachi, la doncella; naukicM, 6 natcussi, las 

doncellas. 
Ozé, el viejo ; navotzl, los viejos. 
Oatzi, la vieja; odatzi, las viejas. . 
Temachi, el mozo ; teteiriachi, los mozos. 

Los nombres de parentesco también tienen plural; 
vatziguat, hermano; vapatziguat, hermanos; maragmt, 
hija; mamar aguat, hijas. 

Algunos de los nombres que tienen plural, le for- 
man con solo duplicar la primera sílaba, como se ve 
en alguno de los ejemplos puestos; pero en la forma- 
ción de los otros no se observa sistema fija 

10. Caso.— El nombre tiene declinación para ex- 
presar algunos casos, contándose diez declinaciones 
que se diferencian en las terminaciones de los geni- 
tivos, á saber: 

&» fi, si, gui, ni, tzi,M, ku, ku, pi. 

Los nombres de la lMedinacÉott son los Mas abun- 
dantes; los de la 2*, 3?, 4?, 5?, 0?, 7* y 10Miefcen4gt*l 



Digitized 



by Google 



EL ÓPAfPA Ó TBOQIMA 41? 

el acusativo ó dativo al genitivo; los de la 8?, myo ge* 
nitivo acaba. en A», le forman aobre el acusativo, y asi 
se dcstingBen, perfectaiwen/te de los de la 9* que tam- 
bién tienen ku por terminación: estos tienen el acu- 
sativo ó dativo igual al nominativo. Algunos ejemplos, 
que correspondan á estas explicaciones, las aclararán 
y darán idea de las terminaciones que distinguen loa 
caso» y de su formación, unos respecto de otros. 

EJEMPLO DU LA 1? DECLINACIÓN. 

Nom. Tat, el sol. 

Gen. Tát-te. 

* Dat. ó Acusat. Tat^ta. 

EJEMPLO DP LA 3? DECLINACIÓN, 

Nom. Kuku, la codorniz. 

Gen, Kuku~ri. 

Dat. 6 Aqusat. Kuhwi. 

EJEMPLO DE LA 8? DECLINACIÓN. 

Nom. Chi, el pájaro. 

Gen. Chi-rniku. 

Dat. ó Acusat. CM-mi. 

EJEMPLO DE LA 9? DECLINACIÓN. 

Nom. Tutzi y el tigre. 

Gen. Tutzi-ku. 

Dat. ó Acusat, Tutzi. 

El dativo .se distingue del acusativo en que aquel 
va Hegido de los verbos llamado» dativos ó apüeaüvos, 



Digitized 



by Google 



414 el ómta ó rmcnu 

como réremos en sa lugar, ó por k jamara, como tam- 
bién veremos al tratar de la construcción. 

La partícula hi, dice Lombardo, se baila antepue*- 
taá algunos Yerbos, y es nota de acusativo de cosa im- 
plícita, pues entonces no se expresa; y. g^pak, barrer, 
Atpa¿, barrer algo, sin decir qué precisamente. De la 
misma manera ne es nota de acusativo tácito tratán- 
dose de persona; y. g., hoa, matar; nekoa, matar á al- 
guno. 

El vocativo se suple agregando al nominativo la in- 
terjección eh. £1 ablativo por medio de preposiciones, 
como podremos observar al tratar de éstas (3), y á 
veces basta la yuxtaposición de las palabras, para de- 
notar algunas de sus relaciones; v. g., vakahipet, estera 
de caña; tuhuguarit, canasto de palma. 

También por medio de la yuxtaposición se expre- 
san el genitivo y el acusativo; v. g., de paro, liebre, y 
tutu, ufía; parosutu, uña de liebre; de teguikat, cielo. 
y toa formar, teguikatoa, formar el cielo. En esta clase 
de composiciones el término consecuente va primero. 

Los nombres que tienen plural se reducen á las 
declinaciones explicadas anteriormente. 

Los nombres de parentesco, sin posesivo, van por 
la primera declinación, así como los de los miembros 
del cuerpo y vestidos ; pero con posesivo se declinan 
por la 9? Esta regla se extiende á todos los demás 
nombres que se usan con, ó sin posesivo. 

11. Adjetivo. — Los adjetivos carecen de plural, y 



Digitized 



by Google 



EL ÓEATA Ó TEGUIMA 415 

pocos tienen declinación. Terminan en a, é, ¿, o, y solo 
uno halló Lombardo en u. (4) 

Según lo que indica el sustantivo, cambia de ter- 
minación el adjetivo que le califica (aunque no sé si 
es regla general). Así consta de las siguientes pala- 
bras del P. Lombardo. 

"Advierto también que el adjetivo gue, grande, no 
" se usa en todos los modos castellanos, porque esta 
44 lengua habla con tanta distinción que según fuere la 
44 cosa le aplica el nombre, y así este gue se aplica á 
44 personas, animales y cosas que tienen cuerpo y son 
44 gruesas: que en las demás cosas se ha de considerar 
44 la longitud, anchura, angostura, etc., y así de una 
44 mesa grande no se dice gue sino gueka, que denota 
44 ser ancha y larga casi en cuadro. Guepa denota ser 
44 la cosa ancha; pero lugar." 

Mas adelante, hablando de los adjetivos que expre- 
san color, dice el mismo gramático: "Las partículas 
44 tepora, tzara y remira, úsanse cuando se habla de vi- 
44 vientes en toda especie y de árboles. Porque hablán- 
44 dose de géneros y de cosas anchas se explican con 
44 las partículas uedára, dauéna y tzara: esta última 
44 suele ser común á todos; así por no errar, bien se 
"puede usar de esta partícula: la partícula revúra 
44 usan comunmente hablando de pájaros.' 9 

Con los nombres de número se observa lo mismo, 
es decir, que varían según son los sustantivos á que se 
aplican ; v* g., se, uno, hablando de vivientes ; si se tra-" 



Digitized 



by Google 



416 EL ÓPATA Ó 1 

te de cosas larga»/ a»chs*se dice mnika; para cosas 
angostas se usa $enipa n etc. 

12. Derivados* — La terminación rogií« agregada 
á los sustan tiros, adjetivos y adverbios* forma abstrac- 
tos; masti, padre; nutssiragua, paternidad; naideni, 
bueno; naideniragua, bondad; vade, alegremente; vdr 
deragua, alegría. 

También se forman abstractos agregando al sustan- 
tivo, adjetivo ó adverbio ahka, participio sustantivo de 
ah, ser, tener, hacer; v. g., uri, hombre; uriahita, hu- 
manidad ; toswiy blanco; kmsaiahka, blancura; awtíma, 
enfadosamente; amauáahka, enfado. 

Por medio de la terminación de se forman unos 
nombres que indican lugar donde algo abunda. x 

Denide, lugar de luz. 

Chukide, lugar oscuro. 

Neomachzde, lugar de dificultad, dificultoso. 

Varüde, lugar de sed. 

También agregando ka; v. g., gohássade ó gokássar 
deka, lugar desembarazado. 

Con la terminación mira se expresa igualmente 
abundancia de lo que indica el primitivo; kuh, árbol; 
kuhsura, arboleda. 

Según Lombardo "tiene esta lengua unos nombres 
"que disminuyen las cosas con que se juntan ó de 
" quienes se está hablando; y así para denotar la pe- 
" quefiez de alguna persona, animal, árbol ó cosa seme- 



Digitized 



by Google 



* EL ÓPATA Ó TBGÜIMA 417 

"jante, usan de estos nombres, como tapurukútzi 6 
" cfmmrukútzi, óchunideni ópanidi. Para denotarla 
" pequenez de los brazos cortos dicen votedegúíssi 6 
" voramakom, como también para denotar de alguna 
"persona ó animal la pequenez de piernas dicen w- 
" téguadara. Para explicar la pequenez de un arbolito 
"dicen vorúudura ó voríkatétzi ó vorideguisse, yes- 
" tas dos las dicen también de personas, animales y 
" otras cosas semejantes. Nota estos nombres scumú- 
"rúkutzi y sámudeni. Los dicen de una persona que 
•" se quedó pequeña por algún accidente, y del sem- 
" brado cuando se queda pequeño por falta de agua, 
"y también dicen sámumük : demás de los dichos que 
" son verdaderos diminutivos, hállase otra manera de 
"nombres, los cuales, juntos con los sustantivos, los 
" hacen significar diminución y pequenez, y son demo- 
"deni tauithükideni, nakudeni nauedeni: cualquiera 
" de estos disminuye el nombre al cual se junta y se 
" dice generalmente de todos sean vivientes ó no vi- 
" vientes." 

Otros nombres hay en ópata que se forman por me- 
dio de la terminación ssari ó sari, y expresan desprecio; 
uri % hombre; urissari, hombrecillo despreciable, vil, 
ruin. También se puede traducir sari por cosa mala, 
mal .hecha, vieja, fiera. 

"No parece tener esta lengua verdaderos grados 
" de comparación, dice Lombardo, como tampoco ve- 
" mos que los tiene la lengua francesa, según el uso 



30 



Digitized 



by Google 



v 4¿8 AL OPA* A ó nsuiMA 

" de las lenguas castellana é italiana, y asíesne€e$l- 
<" 1ÁP servirnos de algunas partículas para formar los 
" dichos nombres." Las partículas de comparativo, 
ique el mismo autor cita, y que parecen corresponder 
.al adverbio mas, son guáwme, naddumu 4> nade*: 4e- 
&¿5ua, vínome, correspondes á menos. 

Surpua guéua, ena, en, esáa, otze, corresponde» á 
muy, y sirven para formar superlativos. 

13. PfeOHOi&KE personal. — £1 pronombre per- 
sonal se expresa y declina de este modo: 

1? PERSONA DE SINGULAR. 

Nom. Ne, yo. 

Gen. No: 

Dat. ó Acusat. Netze, ne. 

PLUB^L. 

Nom. Ta, temido, nosotros. 

Gen. Tamo. 

Dat 6 Acusat. Tame, tametze. 

2? PERSONA DE SINGULAR. 

N f om. Ma, tú. 

Gen. Amo. 

Dat. ó Acusat. Eme, emetze. 

PLURAL. 

Nom. Emido, vosotros. 

Gen. Erna. 

Dat. ó Acusat Eme, emetze. 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TBGÜIMA 419 

3? PERSONA DE SINGULAR. 



Nom. 


16 it, él ó ella. 


Gen. 


Are, 6 araku. 


Dat. ó Actasat 


Vefcu, iku. 




BliüRAL. 


ííom. 


Me, ellos. 


Gen. 


Mereku. 


Dat. ó Acusat. 


Mere, merekz, meku, 



El ablativo se expresa por medio de preposiciones, 
como veremos al tratar de ellas. 

El acusativo del singular de tercera persona, veku, - 
así como el de plural mereki, meTcu, se usan hablando 
de personas ó cosas presentes: para las ausentes se 
usan ihu, mere. 

Ademas de estos acusativos ó dativos de la tercera 
persona, /tiene otros ¿a lengua aparta que el P. Lom- 
bardo llama a artículos relativos." Helos ¡aquí. Are, 
re, da, Je, la, lo ; metze, me, los, las, los. 

Algunos de estos pronombres se usan tratándose 
de ausentes ; otros de presentes. 

Agregando al personal en. genitivo la terminación 
sari* significa apartamiento, j m 6 smra, solo; v. g., no- 
sari, yo apartadamente ; nssa 6 msam, yo solo. 

Con k terminación 4$a 6 iwe, ságai&ean los persona* 
les de este modo: 



Digitized by VjOOQIC 



420 SL ÓP1TA Ó TEGUIKA 

Nessa 6 nesse, yo mismo. 
Nossa ó nosse, tá mismo. 
Aressa, aquel mismo. 

El genitivo del pronombre personal con ni tiene 
el mismo significado; noni, yo mismo; arnoni, tú mis- 
mo. El pronombre de la tercera persona va en no- 
minativo con tze; itze, aquel mismo; metze, aquellos 
mismos. 

14. Posesivo. — El pronombre posesivo se expresa 
por medio del personal en genitivo. 

No, mió. 

Tamo, nuestro. 

Amo, tuyo. 

Emo, vuestro. . 

Are, araku, suyo, de aquel. 

Merehi, de ellos, suyo. 

Estos pronombres se usan en composición ó solos. 
En el primer caso se anteponen al nombre, al cual se 
agrega una de estas terminaciones: gua, ?na, ra, ka, sa; 
xiinüt, maíz; noxünügua, mi maíz; tzat, flecha; tamo- 
tzama, nuestras flechas. 

Are, aunque se use fuera de composición, siempre 
se acompaña con el nombre á que se refiere; v. g*, 
si se pregunta jde quién es ese animal? no se res- 
ponde simplemente are, de aquel; sino are buku, de 
aquel (es) el animal. Con nombres de parentesco se 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TBGÜIMA 421 

usa are, hablando de tercera persona ausente; pera 
con presente gua; v. g., are de, su madre (de aquel); 
jtegw, su madre (de este). 

Los nombres de parentesco con posesivo pierden 
la final; mariguat, padre; nornari, mi padre. 

15. Demostrativo. — Los demostrativos son: ve, 
vete, este, ese ; me, mete, estos, esos ; los cuales sirven 
para masculino y femenino : se declinan. Vetze signi- 
fica ese mismo. 

A, en genitivo idaku, significa ello, esto, y se de- 
clina. 

lti, que también se declina, significa esto, esta cosa. 

16. Reflexivo. — El pronombre reflexivo se ex- 
presa por medio del personal en nominativo, compues- 
to con el genitivo de esta manera. 

None, yo me. 
Amoma, tú te. 
Arel, aquel se. 
Tamota, nosotros nos. 
Emidoema, vosotros os. 
Eme emo, aquellos se. 

El último pronombre no tiene forma análoga á 
la de los otros. 

17. Relativo. — No hay en ópata relativo; súplese 
con los participios. 

18. Indefinidos. — El numeral se, seru significa 
uno, alguno, para personas; senika, para cosas. Sepo- 



Digitized 



by Google 



422 EL ÓPATA ó neuncA 

rne también significa alguno: entre separe y ¿¿puede 
ponerse otra palabra. 

Haue, significa ¡quién? 

Hait, ¡qué cosa? 

Hadeni, ¡ cuál? ¡ de qué 1 tratándose de cosas. 

Hadenihai, ¡cuál? ¡de qué? de personas. 

Hauetida, ¡cuál? 

Haiki, ¡cuántos? tratándose de vivientes y de 

cosas largas y redondas. 
Haikika, ¡cuántos? para cosas anchas. 

19. Modos y tiempos del verbo. — Los modos del 
verbo son indicativo, imperativo y optativo. (5) 

Los tiempos, en indicativo, son presente, dos pre- 
téritos imperfectos, dos perfectos (6), pluscuamper- 
fecto, futuro imperfecto, y futuro perfecto. En impe- 
rativo solo hay un tiempo (7). En optativo, pretérito 
perfecto, pluscuamperfecto y futuro. (8). 

20. Su mecanismo. — No tiene signos el verbo ópa- 
ta para distinguir el número y personas; uno y otras 
se conocen usando del pronombre personal. Los tiem- 
pos del indicativo é imperativo se distinguen por me- 
dio de terminaciones. En optativo se usan partículas, 
y terminaciones en los gerundios y participios. 

21. Ejemplo de conjugación. — He aquí un ejem- 
plo de conjugación. 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TKGÜIMA 
INDICATIVO. PRESENTE. 

Ne hio, yo escribo ó pinto, etc. 

Ma hio. 

I hio. 

Ta, 6 iamido^HAo. 

Emido hio. 

Me hio. 

IMPERFECTO PRlMEftO. 

Ne hio-karu, yo escribía, etc. 

IMPERFECTO SEGUNDO. 

Hio-ssane, aqueló aquello» escribían. 

PRIMER PERFECTO. 

Ne hio^sw, ye* escribí; etc. 

SEGUNDO PERFECTO. 

Ne hio-ve, yo escíribí, etc. 

PLUSCUAMPERFECTO. 

Ne hio-siruta, yo habia- escrito, etc. 

tf ÜTÚRÓ IMPERFECTO^ 

Ne hio-sea, yo escribiré, eta 

FUTURO PERFECTO. 

Ne hio-séavé, yerhabré cabrito; éte:' 



Digitized 



by Google 



424 tL ÓTMtA Ó THCDIA 

IMPERATIVO. 

Hto-ite, escribe tú. 
Hiosea i, escriba aqneL 
Hio-vu, escribid vosotros. 
Hiosea me, escriban aquellos. 

OPTATIVO. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Aguekapa ne huma, ojalá que yo haya es- 
crito. 

PLUSCUAMPERFECTO. 

Iruna ne hioseakiru, ojalá que hubiera ó hu- 
biese yo escrito. 

FUTURO. 

Hiopa ne agüe, 6 aguepa ne hio, ojalá que 
yo escribiere ó que yo escriba. 

GERUNDIOS. 

DE PRESENTE. 

Hiopa, escribiendo (se usa en oraciones de 
un supuesto). Hioko, escribiendo (en 
oraciones de dos supuestos). 

DE PRETÉRITO* 

HiosarUj habiendo escrito (en oraciones de 
un supuesto). Hiositzi, habiendo escrito 
(en oraciones de dos supuestos). 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TKGUIMA 425 

DE FUTURO. 

Hioko, en escribiendo. 

PRÓXIMOS. 

Hioseaki, estando para escribir (en oracio- 
nes de un supuesto). 

Hioseako, estando para escribir (en oracio- 
nes de dos supuestos). 

de Obligación. 

Hio&eakoko, teniendo de escribir (en oracio- 
nes de presente y pretérito imperfecto). 

Hioseakikoy teniendo de escribir (en ora- 
ciones de pretérito perfecto y pluscuam- 
perfecto). 

DE TIEMPO. 

Hiosikara 6 hiosika, tiempo de escribir. 

PARTICIPIOS ADJETIVOS. 

Hiokame, el que escribe (de presente). 
Hiosiy el que escribió, escrito (de pretérito). 
Hioseakame, el que escribirá (de futuro): 

PARTICIPIOS SUSTANTIVOS. 

Hioka, escritura presente. 
Htokara, escritura pasada. 
Hioseaka, escritura futura, lo que he de es- 
cribir. 
Híoseaícara, lo que había de haber escrito. 



Digitized 



by Google 



42& EL ófata ó nounu 

22. Explicación del verbo. — Las terminaciones 
del presente de indicativo son muy varias. El primer 
pretérito imperfecto termina en karu, 6 katu. El se- 
gundo se forma agregando al presente ssane 6 ne,j 
pocas veces nek: este tiempo puede Mamarse ¿fe res- 
puesta, pues se usa solamente respondiendo, en tercera 
persona. Las terminaciones del primer pretérito per- 
fecto son ia, guia, mia, nia, pia, kia, riou, tria, chia, 
tsia, sza, via: la formación deteste tiempo es lo mas 
difícil del verbo ópata. El segundo perfecto tiene la 
terminación ve. La del pluscuamperfecto es siruta, 
ó ruta. Él fututo imperfecto' termina en sea: si le 
comparamos con el primer pretérito perfecto, puede 
explicarse diciendo que se forma cambiando la termi- 
nación sia en sea, sin perder la última consonante, lo 
cual se verifica en los verbos regulares: los irregula- 
res forman el futuro, como veremos al tratar de esta 
clase dé verbqg. Para el futuro perfecto se agrega ve 
al imperfecto. 

En el imperativo, solo las segundas personas tienen 
terminación propia? las terceras se suplen con el futuro. 
La terminación te 6 tié, no se usa cuando van los pro- 
nombres afijos mere', re con el verbo, así »es que no se di- 
ce hiotere, escríbele, sino inore, usando del indicativo, 
presente: vu, va sobre el afijo; kUriherevw, escribidles. 
Sin embargpdé estas reglas que da 1 Lombardo, v&femos 
en la oración del Padre nuestro cómo se supftesimple- 
mente etitaperaíivó ctm^i 1 presente de iadioafci^d. 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TEGUIMA 4&T 

El pretérito perfecto de optativo es el de indicativo 
con. Un partícula ó interjección aguekápa. El plus- 
cuamperfecto es elfuturo de indicativo con la termi- 
nación kwfy y \& partícula vrumu^ Según Lombardo, 
cotv este tiempo puede traducirse el futuro latiilo ter- 
minado en rus, acompasado del verbo sutn; tmsech 
kiru, yo Habia de escribir. El futuro es el presente' 
de indicativo con la partícula aguepa; uriida ó descom- 
puesta. 

El gerundio es la 1 fbrma dominante en la lengua 
ópata,y con él se suple el subjuntivo. Pórmanse Ios- 
de presente por medio de las terminaciones pa y hó, 
agregadas ai pásente de indicativo, y se u&m cuando 
Inacción del verbo determinante expresa coexisten- 
cia ¡con la del gerundio; cuando la acción del uno e»- 
presente respecto de la del otro, aunque realmente ; 
sea pasada ó futura, como cuando, por ejeirtplby de- 
cimos : 

Escribiendo me duermo. 
Escribiendo me dormí. 
Escribiendo me dormiré. 

Esto es lo mismo que si dijéramos: 
Escribiendo ahora, me duermo ahora. 
Escribiendo ayer, me dormí ayer. 
Escribiendo mañana, me dormiré mañana. 

Los gerundios de pretérito se: usan cuando la* ac- 
ción del gerundio: es pasada respecto- h 1& deb verbos 



Digitized 



edby Google 



428 BL ÓPATA 6 TMUIMA 

determinante, como cuando digo "habiendo escrito me 
" dormí," es decir, "después de escribir me dormí." 

El gerundio de futuro es igual al segundo de pre- 
sente, usándose en oraciones de uno y de dos supues- 
tos (9), cuando por el contexto del discurso 7 el sen- 
tido del determinante resulta que la acción de este es 
futura respecto á la del gerundio, como cuando se dice 
"en escribiendo me dormiré," que es igual á: "des- 
" pues de escribir me dormiré." 

Los gerundios próximos se llaman así porque indi- 
can que la acción estaba próxima á ejecutarse: "es- 
"tando para escribir me dormí," es lo mismo que si 
dijera "cuando estaba próximo á escribir me dormí" 
Estos gerundios se forman agregando al futuro de in- 
dicativo ki ó ko. Con el terminado en ki se puede tra- 
ducir el gerundio en dum latino; hioseaki ne de, voy á 
escribir (scribendum). 

Los gerundios de obligación se forman de los próxi- 
mos y la terminación feo : les he dado ese nombre por- 
que, según las traducciones de Lombardo, indican te- 
ner que ejecutar la acción del verbo; deber hacerlo 
que él expresa. 

El gerundio de tiempo se forma agregando al par- 
ticipio de pretérito ka, ó hará, y expresa que es tiempo 
de ejecutar la acción del verbo. 

El participio adjetivo de presente se forma del pre- 
sente de indicativo y la terminación kame, y se declina 
por la primera declinación: el uso le 'hace significar 



Digitized 



by Google . 



Eli ÓPiTA Ó TEGUIMA 429 

también tiempo pasado. El de pretérito se forma ge- 
neralmente (no siempre ) del primer perfecto quitada 
la letra final en algunos verbos, como en hio, escribir, 
ó en otros quitadas dos letras; v. g., savai, doy en cara; 
savaia, di; sava, el que dio, dado. Cuando estos parti- 
cipios se componen con oh, ser, van en acusativo: su 
declinación va por la novena. El participio de futuro 
se forma de este tiempo del indicativo, y la termina- 
ción karne: se declina por la primera declinación. 

El participio sustantivo de presente es el adjetivo 
del mismo tiempo quitada la sílaba me, el cual, así 
como los otros participios sustantivos, se usa en com- 
posición con los posesivos: se declina y significa al- 
gunas veces como pasado. El participio de pretérito 
se forma agregando ra al anterior, y no se declina. El 
de futuro es el participio adjetivo del mismo tiempo 
quitada la sílaba final. El último participio sustan- 
tivo es el tercero agregada la terminación ra. 

23. C(5mo se suple el infinitivo. — El infinitivo 
se suple de varios modos. Con unos verbos se usa el 
participio de "pretérito; v. g., toa, digo que quiero; ne 
hiosi toa, digo que quiero escribir. Otras veces se usa 
el gerundio de presente terminado en ho; theo, saben 
hioTco theo, sé escribir; nah, querer; amo ne hioho nak, 
quiero que escribas ( voló te scribere). Con otros ver- 
bos, el regido (infinitivo) se pone en participio de pre- 
térito y á este se agrega la partícula gua ; era, querer; 
hioáguaera, yo quiero escribir. En ocasiones los ver- 



Digitized 



by Google 



430 n. ÓTATA Ó VCBU 

bos regentes se usan en los tiesapas 4¡ne les eorres- 
¡ponden, 7 «1 regido se le agregan las paritarias *«, 
kori, en presente ó futuro, jateo pretérita. En esta 
clase de oraciones van con algunos verbos los pose- 
«tos ó sea el personal en genitivo; s. g n con arú* en 
significación áe pensar^ diré: fio kwktáerÁ, pienso que 
escribo (cogito me scribere). 

£0 las oraciones de infinitivo de dos supuestos, am- 
bos se ponen en acusativo, como en latín ; y. g., quiera 
que Pedro mate la vaca, Pedrorime guakarimemko nak. 
En este caso Pedrori, Pedro, y giotibzrt, la Taca, están 
en acusativo. 

24. Verbales. — Ademas de los participios, que he- 
mos visto en la conjugación, hay verbales 6 derivados 
de verbo. 

Por medio de la terminación guadeni, se forman 
algunos que corresponden á los que en latín terminan 
en bilis, y en castellano en ble, agregada dicha termi- 
nación al participio de pretérito; v. g., nereriguadeni, 
amable; guaigumieni, comestible. 

Otros verbales hay que indican instrumento; de 
ichik, medir; ickdkira, instrumento para medir, es de- 
cir, la medida; pak, barrer; patzvra, instrumento para 
barrer, es decir, la escoba. 

Por nuestros verbales en or y on se traducen algu- 
nos, y se forman con las terminaciones muí 6 sari so- 
bre el participio de pretérito; niguai, hablar; nigua- 
mui 6 niguasari, el hablador. 



Digitized 



by Google 



JEL ÓPATAÓ TBGÜIMA A31 

La misma terminación mri y . dice lombardo, -'junta 
"con ivenbos, forma un adjetivo que ¡significa. el qvg 
" hace mal la acción del verbo; v. g., hio, escribir \Mor 
" sari> el que escribe mal." 

i^lgunos pocos terminan en ko, 6 hor; cqmo hotzifw 
6 Jcptzikor, t el dormilón. 

Otros acaban ep sodi; Jcenásodi, melindroso. 

25. Verbos pasivo y sustantivo. -*- Para d$r ide* 
del verbo ó voz pasiva, Airé cómo se forma el indica- 
tivo, sirviendo .de ejemplo nere, amar; su participio de 
pretérito swreri. 

El presente es el mismo participio de pretérito ne 
nereri, yo soy amado. Para formar ,el pretérito imper* 
fecto se agrega karu al presente; nenererikanu, yo era 
amado. El primer perfecto es el acusativo de nereri y 
aii sar; ne nereritah, yo fui amado. Para el segundo 
perfecto se agrega al presente ve; ne tiererwe, yo fuá 
amado. El pluscuamperfecto se forma añadiendo á 
nereri, presente, el imperfecto de ah ; ne nereriahkaru, 
yo habia sido amado, ó por medio del primer perfecto 
añadiendo kan/. Para firmar el futuro se añade la ter- 
minación sai al presente ; ne nererisai, yo seré amado. 

Puede, pijes, decirse, on pocas palabras, que la voz 
pasiva es el participio de pretérito conjugado por me- 
dio de terminaciones, ó del auxiliar ah, ser, aunque 
esta última forma es de tepaerse que sea upa introduce 
etop de les gramáticos españoles. El verbo oh, ser, es 
defectivo, y no solo tiene aquella significación ; ftam- 



Digitized 



by Google 



432 EL ÓPATA 6 TtOUDfA 

bien se traduce por tener, estar, hacer, y acaso tenga 
algunos otros significados. Con él se forman muchos 
compuestos. 

El infinitivo de pasiva se suple como el de activa: 
pero en aquella voz se usan como distintivos los pro- 
nombres reflexivos; v. g., con hio, escribir, y era, que- 
rer, digo en activa, hiosiguaera, quiero escribir; en 
pasiva, none hietiguaera, quiero ser escrito. 

£1 verbo pasivo se construye con genitivo, y no con 
ablativo; Juani ne nereri, yo soy amado de Juan. 

26. Verbos singulares y plurales. — Hay verbos 
singulares y plurales, es decir, que se aplican á una 
sola cosa ó á muchas, variando de forma; v. g., muk, 
morirse uno; ko, morirse muchos; guek,wer uno; too, 
caer muchos. 

27. Verbos que solo se diferencian en el pre- 
térito. — Hay otros verbos que solo diferencian su 
forma en el pretérito, mas no en el presente ; v. g., Ico, 
pretérito koria, significa escarbar ; ko, pretérito komia, 
gastarse la piedra ; kükü, pretérito Jcüküria, menear 
algo que se está cociendo; pretérito huppia, cerrar 
los ojos. 

28. Verbos derivados. — Los verbos que rigen da- 
tivo se forman con la terminación da, añadida al par* 
ticipio de pretérito; v. g., con patzi, participio de/wA, 
barrer, diré patzida, barrer para otro ; con gua, comer, 
guaida, dar de comer á otro. Hay algunos que por 
excepción no forman verbal con el participio. Los 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA Ó TEGÜIMA 433 . 

neutros, tomando la terminación de aplicativo ó dati- 
vo, se vuelven activos. ' 

La terminación tuda, añadida al participio de pre- 
térito, forma compulsivo; v, g., de manugua, barbe 
. char, Bale el participio ?mnuguari, y de aquí manu 
guarituda, compeler á barbechar. Del compulsivo se 
forma aplicativo. 

Hay otros verbos formados por medio de la termina- 
ción si ó ssi, sobre los participios de pretérito, que sig- 
nifican ir ejecutando la acción del verbo ; gua, comer; 
guaissi, ir comiendo; te, visitar; teguissi, ir visitando. 
El mismo significado tienen los verbos compuestos 
con de, andar. 

Con la terminación sigua, añadida al participio, se 
expresa que "la acción termina totalmente;" v. g., 
niguaiy hablar; niguaisigua, hablar cuanto hay que 
hablar. 

La terminación na, agregada al verbo, significa ha- 
berse mandado ó dicho algo por segunda vez. 

Sa 6 ssa da á entender que se hizo, que se ejecutó 
la acción del verbo. 

La terminación veni, junta á los verbos y participios 
sustantivos de presente, hace significar uso ó costum- 
bre de lo que significa el verbo ó participio. 

Por este estilo hay otras terminaciones con las cua- 
les se forman verbos derivados de varios significados. 

29, Verbos compuestos. — Componiendo unos ver- 
bos con otros, ó con otra parte de la oración, se expre- 



Digitized 



by Google 



'454 tL ÓPATA 6 ftGütMA 

'sanias* mismas idea» que par medio de tertmiraciones, 
y aun otras mas, para cuya expresión no hay tettnina- 
CTofaes. Ejemplos. 

JTtrgpe y tttmeguako significan eoncluir, acabar, y 
éste signifidaido Mn á los verbos con que *e juntan; 
Mo, escribir; hiokuppe, concluirle escribir. 

Con tui, convertirse, pueden formarse compuestos 
como napótui, convertirse en ceniza: itapot, significa 
ceniza 

La i acoaocion se expresa con mottada, mottagua, it- 
tegva, comenzar. 

Del verbal correspondiente al nuestro en ble, perdi- 
da su terminación, y el verbo deto, se forman verbote 
que significan irse haciendo ó ejecutando ta ticeion; 
gucáguadeni comestible; gitaiguadeto, irse haciendo 
comestible. 

Muk 9 morirse uno, y ko morir muchos, se usan fre- 
cuentemente en composición con varios significados; 
deh, chupar tabaco ; dehuimték, desear chupar; hnrak, 
UoraT; haramuk, cansado de llorar. 

Para formar verbos frecuentativos 'se puede nstor 
"de un advetbio como mchica, que significa frecuente- 
mente ; aickiJkmékiú, & cada instante ¡escribo. 

30. Vkkbos iiieegíülARes.—- Considera Lombardo 
Cómo irregulares aquellos verbos que no tienen con- 
sonante en la final del pretérito, cuya final pierden e» 
el futuro ó la mudan en a; niguai, hablo ; niguaia, : ha- 
blé; nigua, hablaré; hiroi, me abstengo; hiroia, me 



Digitized 



by Google 



ÍL ÓFATA Ó TBGUIIÍA <436 

-abatoje; hitva, me abstendré. ConskfteladrregHlari- 
idad-de;(rttx>s serbos en que la final del ftrtwo ¡es *»&; 
iStetffcwvwe escondo; ptziioia, me escondí; etzitoisák, 
-me esconderá. 

81. Bb^eo ttVGS. — Hay también verbos defectivos. 
Entre -ellos comprende Lombardo, y son dignos de 
mencionarse, «nos cuyo futuro se suple con el presfen- 
tt&'/tema, pido; fenmia, pedí'; fem#, pedirá. 

32. CÓMO SE FORMAK VERBOS DEL NOMBRE, ADVER- 
BIO Y preposición.— Fórmanse verbos en ópata, de 
varios significados, del sustantivo, adverbio, y aun pre- 
posición, por medio de terminaciones. 

Agregando una i al nombre, compuesto con alguna 
de las terminaciones que forman posesivo, se expre- 
san verbos de este significado: de takat, cuerpo; ta- 
kagua, y de takagtca, takaguai, tener cuerpo; -bonat y 
sombrero ; bonama, 'bonamai, tener sombrero ; imt, es- 
clavo; vuku, vukui,temr esclavo. Es de advertir *que 
la ¿se agrega & los i nombres terminados en a, ^, o, u; 
peiwsi 'acabañan «se afíáde a; v. g., orótzi,& vestido; 
orotzia, tener vestido. Con orotzi y otrosnombres se 
forma el verbo sin necesidad-de k : terminación de*po- 
sesivo ; &, wadre ; éfei ó -dea, 'tener 'raadle. 

Con gua se forman también ve fbos etaestamanera. 
De mota, principio; mo¿agwi,>(beíY principio; de iguat, 
aparte ; Aguagua, apartar ;'de- kwfc, buente&ente; hade- 
gua, poner bien, ó i componer; de te&pori, -encogido; 
tzoporigua, encoger las rodillas. 



Digitized 



by Google 



436 EL ÓPATA 6 IKTDU 

Por medio de la terminación tzi se forman otros ver- 
bos que generalmente significan estimación: otze* el 
viejo ; otzetzi* estimar á alguno por viejo ; naiácni* cosa 
buena; naidenitzi, estimar ana cosa como buena; iguá- 
ri, cerca ; iguáriizi, tener algo por cerca ; ni gm a k i, de- 
fallecidamente; suguaJa/zi, sentirse desfallecido; deni. 
verdaderamente; denitzi, tener por verdad. 

Con la terminación tu se significa * ir á traer ; '* v. g„ 
g0¿#, pino; gokotu, ir por pinos. 

Con re guada, se expresa Henar ; v. g., guida, el sebo; 
guidareguada, llenar á otro de sebo. 

Aun de preposición se forman Yerbos, como antes 
se dijo; v. g., de beguand, á escondidas (dam.) j las 
terminaciones gtfa ó guida, sale beguanágMa, escon- 
der; beguanáguida, esconder á otro. 

33. Preposición.— Abunda el ópata en preposicio- 
nes, de las que daré algunos ejemplos. 

Vepini, chiguau, á favor (pro), por. 

Vepini, en, contra, hacia, á, perteneciente á 
(apud), tratándose de personas : con cosas se 
usa pini. 

Chiguadu, de, en, lugar de. 

Qua, en, á, rigiendo nombres de pueblos y ver- 
bales sustantivos. 

Gua t según, conforme á. 

Taguimini enfrente, á la vista, para animados; 
y para inanimados, suma 6 pinidegua. 

Nepa, ante. 



Digitized 



by Google 



EL ÓPAtA ó tegüima 437 

Vachú, antes, de preferencia. 

Takkora, chikora, ckiuora, en- derredor, en cír- 
culo (circum). La primera se usa tratándose 
de objetos que están á alguna distancia; la se- 
gunda mas cerca; la tercera expresa lo mismo 
que si dijéramos " amontonado en círculo." 

Igtiari, mutú, saúzai, va, cerca de. 

Ki, hiue^ akkorika, á la inmediación, cerca. 

Vinau y otras, de esta parte (citra). 

Vinameri, viname, mas allá. 

Etzi, beguána, á escondidas (clam). 

Vitzaka y otras, delante, en presencia (coram). 

Ma, uera, con, expresando concomitancia: se usa 
con nombres que indican movimiento. 

Pa, lo mismo que la anterior; pero con nombres 
de quietud. 

Rakua y \o mismo que las dos anteriores, con cosas. 

De significa por ó con como las tres últimas ; pero 
expresando instrumento. 

Iguau, igue, de (ex). 

Kaigue ó aigue significa de, como la anterior; 
pero rigiendo nombres de lugar como cuando 
se dice "soy de México." 

Itzautigua, itzau, fuera (extra) ; excepto (prce- 
ter). 

Tzi, pa, thu y en., 

Tettu, debajo (infra). 

Muttú, abajo, á raiz, en la falda. 



Digitized 



by Google 



438 CL ¿FA1A ó fMODU 

Tzarena, entre, dentro. 

lgwari, junto (juxta). 

Fo>Mguiv oosfera* 

Nauera, & las clan* (pcdám)* 

VwpOi amatmpakai después (part). 

Mekka, mekkara (y otras), lejos. 

Pondré algunos ejemplos del uso de las preposicio- 
nes para que el lector se forme idea- de él» así como 
de su construcción, pudiéndose asentar como regla 
general, que la preposición Ya después dé wat régimen. 

Hay algunas que se construyen con nominativo; 
v. g., con ki, casa; te, piedra^ tat % el sol, diré; Jáiguceri, 
cerca de casa; te satzai, cérea de la piedra; tat tziró 
tatzi, en el sol. Otras rigen genitivo; tat, el sol; ttotte- 
ma, con el sol. Otras acusativo ; tattaek, por el soL En 
fin, las hay que se ponen sobre otra preposición, como 
sucede, por ejemplo, con va que.se usa con tzi, de 
modo que para decir "cerca del sol" dicemos tatziva. 

Los pronombres personales regidos de preposición 
van en genitivo. 

34. Adterbio. — Fórmanse adverbios (te loa adje- 
tivos terminados en i, cambiando esta letra en a; tak- 
kori, esférico; takkora, esféricamente.. Los adjetivos 
que acaban en ki ó kudi cambian en ai; v. g., eruki 
óerulcudi, desquebrajado; erukai desquebrajadamen- 
te; tzotoka, cosa que gotea; tzotokcá, gota á< gotar 

Tratándose de lugar acostumbran los^ópatas expli- 
carle diciendo el viento á que queda, y por esto Lom- 



Digitized 



by Google 



■fc.ÓPAftt Ó TKGÜIMA 439 í 

haicdo. dicp; " Todas; estas uñones tiemiWTkmmíu? $e 
" explicarse para denotar los lugares y pueblos sú)e$r< 
" presarlos, hablando por las cuatro partes del mundo 
" con tanta distinción, que causa maravilla á quien los 
" oye y están en ello hasta los niños." Así, por ejem- 
plo, para expresar que una persona está en tal parte 
dicen, siuiúzi, en el Oriente, &tena, en el Sur, ó ¿ena- 
siuitzi, en el Sur Este, etc. ; según el lugar donde se 
halle. 

Como ejemplos de adverbios pondré los siguientes. 

Akku, dónde. r 

Akkuvi, en qué parte. 

Iguati, aquí. 

Uve, ahí donde tú estás. 

Agitan, allá. 

Aguáni, en el mismo lugar. 

Senipanague, en otro lugar. 

Akuguague, en alguna parte. 

Senaitzau, tapúkáua, vodana, donde quiera. 

Guassan&, nachuki (y otros), á cada paso. 

Váriua, fuera. 

ÜemomekUa, demohamekka, poco distante. 

Mekkagua, ottatzika, surána, muy lejos. 

Nepp'a, arriba, vepanau, mas arriba ó vepameri: 

Tere, abajo. 

Akkuigue, de dótode. 

Akkd} akMgua, adóhdfe. 



Digitized 



by Google 



440 BL ÓPATA Ó TEOTWA 

35. Conjuncioites. — Daré igualmente ejemplos de 
conjunciones. 

Guetza, aunque, y. 

Vesé, y. 

Nemake, también. 

Va, thu, y por qué, y qué? 

Naneguari por qué. 

Véretzi, ulatzi, por lo tanto. 

ldakatziy por eso. 

Koauini, en fin. 

Nutzigua, en conclusión. 

Koapiniy pero en fin. 

Sa, tze> pues. 

Ki, pues. 

Osápi, pues, por qué. 

Otras varias conjunciones hay, que Lombardo pone 
entre los adverbios. 

36. Construcción.— Según parece de las explica- 
ciones de Lombardo, la colocación de las palabras en 
la lengua ópata está sujeta á reglas fijas. Daré algu- 
nas de ellas para que el lector se forme idea de la 
construcción. 

El nombre sustantivo, propio ó común, estando en 
nominativo, va al principio del discurso. 

En las oraciones de infinitivo y gerundio de dos 
supuestos, en que van dos acusativos, se pone primero 
el que expresa la persona que hace. 



Digitized 



by Google 



EL ÓPATA 6 TEGÜIMA 441 

El genitivo va antes del nominativo; v. g., Diosaku 
ki, la cato de Dios. 

El verbo apli cativo ó dativo va después de su ré- 
gimen, y si 4 mas de dativo hay acusativo, éste va 
primero. 

El adjetivo, en composición con el nominativo, lleva 
el primer lugar. 

El pronombre en nominativo es generalmente la 
segunda palabra de la oración. 

% Según se vio en la declinación del pronombre, hay 
tres modos de expresar el acusativo ó dativo de la ter- 
cera persona de plural, y en las otras personas y nú- 
meros hay dos. El primer acusativo de la primera 
persona, ne, se usa siempre en composición antepues- 
to ; v. g., tú me azotas, ma neb'éthu. Los otros primero» 
acusativos van generalmente en composición, ante- 
puestos; pero también pueden ir solos. Los segundos 
acusativos se posponen sin componerse, behguia ma 
netze, azotas tú á mí. 

El pronombre nominativo i se pospone ó antepone; 
pero it siempre se pospone; v. g., nova i neave, mi her- 
mano él me aporreó ; ó i nova neave, ó nova it neave. 

El lugar del verbo es el último después de los casos 
oblicuos. 

Los adverbios generalmente se anteponen al verbo. 

La preposición se pospone á su régimen, según vi- 
mos anteriormente. 

La conjunción también se usa pospuesta. 



Digitized 



by Google 



448 : >L ¿PATA 6 TMUMA 

37. Ejemplo de l»a oj*A£ipif . domjckxoMí,— Haré la 
análisis del Padre nuestro, en cuanta me: tapenróta, 
la felto de dioeíonaiife 

Tomamos teguikaktzigua bakrnm amo 
De nosotros Padre cielo en (el) el que está áttí 

tegua santo ah, amo reina tpmet. 
(el) nombre santo es, de tí (el) reino 6 nosotros- 

makte, hinadoka iguati tevepa ahnia 
da, tu voluntad aquí tierra en (lá) se haga 

ieguifcktsi veri* CAiama t<mo 

cMo<ep (al) cqwo* De todos riostras cte metros 

guáha veu tame mak, tame 

(la) comida ahora á nosotros da, á nosotros 

mavere tamo kmnaükm ata api 
perdón» de nosotros. (lo) malo- así; tianbien 

tamido neavere tamo opagua, hai 
nosotros perdonamos de nosotros (al) enemigo, no 

tame taotidudare; hainaideni chiguadu 
í nosotros caec dejes; (fo) malo d# 

agita kaktzku 
tafl^hfak übra(noft), 

38. Análisis. — Tamomas: tamo, prohombre' d^ te 
primera peraomu em genriti^o ^ de plural ;7»iw^co»toac- 



Digitized 



by Google 



EX* ¿TATJL Ó XB03Qf¿ 44$ ; 

ció» dtt»*ttatág«0£ padire^pnes» lofihnombffefi.de partean- 
te^ eo»;paa$sÍY0 pierden Ib final, 

Teguikaktzigua : teguikak, sustantivo; tzi, prepoai- 
cion que significa en; gqto) tecmiwc¿Qikó~píir:tícidá de 
va?áes:fiifi¡¿6«a(lífl4 Enioteo €¿ampl«* del Padre. tojiQs- 
ti?of qt*£ tte vtóto inserto eo* la/'Boetrtiifed^F» Agair- 
re en lengua ópata" (México 1765), no se ve esta finid 
gua, sino solo la preposición tzu, Parece, p*es> que gw 
es una expletiva. 

Kabcmie : participio adjetivo ¡ da presente del verbo 
singular kak, estar uno. 

Amo: pronombre de ta segunda, peitsima ea geni- 
tivo de singular. 

Tegm; smUuhivQt, 

Ah : verbo explicado en. el páurafo 2& 

Aími pronotobiíe< 

Tame: pronombre de la primera/ persona, em dativa 
de plural. 

Mahie: segunde persona del sbtgular de imperativo 
del verbo singular mak, dar una cosa. 

Hinadoka : participio sustantivo .de : presente; 

Iguati: adverbio da lugar-. 

Tevepa : tevet significa tierra ; pero pierde uoaletna¿ 
al juntarse con la preposición £?#., 

Ahnia:, pcetérito perfecto primero de:¿i, significan- 
do hmer. Dos* cosas llaman la atención: em esta padfrr 
bra^y son que no estéenu pafiáva,iy que se halle em. 
pcetérjita cuaaadoelJutiaiaeRjeliquet JB»joit:snple;al:ii»t 



Digitized 



by Google 



444 EL ¿PATA Ó TBOÜIKA 

perativo: parece, pues, que debía leerse ahmsai, co- 
mo se ve en la doctrina del P. Aguirre que he catado 
antes. 

Teguikaktzi: ya se explicó. 

Veri : aquí significa como conjunción ; pero esta pa- 
labra también se Te usada como preposición rigiendo 
genitivo. 

Chiama: adverbio de tiempo. 

Tamo: pronombre. 

Guaka : participio sustantivo de presente del verbo 
gua, comer. 

Veu: adTerbio de tiempo. 

Mak: para expresar el imperativo hemos visto an- 
tes, makte con la terminación propia del modo, te; pero 
aquí el indicativo suple al imperativo. 

Neavere : presente de indicativo, supliendo también 
al imperatiTo, del Terbo ntavere, perdonar. 

Tamo: pronombre. 

Kainmdeni : compuesto de kai, no, y naideni, bueno. 

Ata: conjunción. 

Api : conjunción. 

Tamido: pronombre de la primera persona en no- 
minativo. 

Neavere: Terbo ya explicado. 

Opágua: adjetivo que parece debía tener termina- 
ción de dativo ; pero seguramente no la tiene, porque 
la mayor parte de los adjetivos carecen de declina- 
ción: lo mismo debe observarse respecto ai adjetivo 



Digitized 



by Google 



' EL ÓPATA 6 TEGUIMA 445 

compuesto kainaideni que ideológicamente es un acu- 
sativo. 

Kai: adverbio negativo. 

Tame: pronombre. 

Taotidudare: too es un verbo plural que significa 
caer muchos. Lo demás no he podido entenderlo por 
falta de diccionario ; pero probablemente es una de las 
formas con que se suple el infinitivo. 

Kainaideni: adjetivo compuesto ya explicado. 

Chiguadu: preposición. 

Apita: conjunción. 

Kaktzia: este verbo no le he encontrado en la gra- 
mática, que es donde he recogido las palabras expli- 
cadas, á falta de diccionario, de modo que no puedo 
analizarle. Su traducción se infiere del contexto (10). 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



.NOTAS, 



(1) ; Comparando éste alfabeto conet tfueirae el P. Lom- 
bardo, se notará que he omitido las tetras c, 7, ]<?, yque he 
■puesto de 'mas ft,' i, u. J>ébo, pues,exptícar que la c y Ja q 
-lási sustituyo con Je (Véase introducción ) ; que lay siempre 
"suena i, flegun el mismo Lombardo ; y que* aunque este au- 
""torsolo trae v, dice que unas veces suena comotal, y oteas 
'como u. 

. {2) De es*aletra, de la t y de la* (c)/ dice 'Lombardo, 
-qué á veeorno stfenaii énfin de dicéion ; pero 'Ottas 1 oca»io- 
"ües enseña (al menosTéspeeto é la A»y la t) qtíe '^apeíWtó 
^las pronuncian, es decir, no que absokrtameute nosuenen, 
«*itto que casino *e oyen: e&fco ¡ultímaos lo que yo fejrfto 
porque es lo mas natural. ¿Si absolutamente üüGomtéti 
eeat& letras, óótao sesupo que existitoi en >tín idioma euya 
-ortografía aun no estoba vitíáda, »smo ^uepor el'cofltaario 
l fce le adaptó 1 $a mas- coroecta de' Jaslenguas>modernas, q*ue 
apenas titerie mudas dos letras, la* A, y la u, mng ó q? 

(8) Das cosas pueden hacer creer ei*óweame»te que el 

-ablatittf "debe ertfcrar en la declinación: la primera, que 

Lombardo le incluye ea ella; la'Ségunda, qwecomoiaspi'e- 



Digitized 



by Google 



448 EL Ó PATA Ó TOGCIXA 

posiciones ópatas se juntan al fio de la palabra que rigen, 
pueden tomarse como desinencias de ablativo las que no 
son sino preposiciones. Esto último es lo que realmente 
sucede, y puede convencerse de ello el que lea á Lombardo 
con atención, pues este autor lo da á entender así varías 
veces, y lo confirma al tratar de las preposiciones, supuesto 
que entre ellas figuran las que parecen terminaciones de 
ablativo. El autor hiao, pues, nial en poner este caso donde 
no conviene, debiendo haber dejado la declinación con los 
añicos tres casos que le correspo nden. 

(4) Lombardo incluye malamente entre Iob adjetivos ter- 
minados en e los nombres que explico en el párrafo 12, que 
se forman por medio de la terminación de- 

(5) No hay duda ninguna sobre que el verbo ópata ten- 
ga indicativo ; respecto al imperativo veremos cuan imper- 
fecto es; en cuanto al optativo puede admitirse por la cir- 
cunstancia de tener, como veremos, partículas ó interjec- 
ciones propias para cada tiempo. Pero lo que sí no admito 
es el subjuntivo y el infinitivo, como el P. Lombardo: lo 
que éste pone como futuro de subjuntivo no es sino el ge- 
rundio terminado en ko, y los otros tiempos son los de in- 
dicativo con un adverbio. En cuanto al infinitivo, veremos 
con toda claridlul, que no hay mas que medios supletorios 
para espresarle. 

(6) Lombardo, en. el ejemplo que pone deWerbo hio 9 pin- 
tar, traduce el primer perfecto por el nuestro simple, y el se- 
gundo por el compuesto, de manera que, segnn esto, tienen 
diferente significado* Empero, el mismo autor, en otros lu- 
gares» da á ambos la misma traducción, de manera que real- 
mente entre los dos perfectos lo que parece haJfcer es dife- 
rencia de forma, mas no de sentido. 



Digitized by VjOOQLC 



EL ÓPATA Ó TBQÜIMA 449 

(7) Después del imperativo pone Lombardo un tiempo 
que Mama futuro mcmdatioo r el eual no es otra cosa sino un 
verdadero imperativo, por cuya razón he reducido ambos 
á ün solo modo y tiempo, haciendo las debidas explicacio- 
nes sobre el uso de algunas personas. 

(8) Lombardo, pone un tiempo en optativo que, según 
dice, sirve para presente y futuro : para lo segundo parece 
mas natural, atendida la naturaleza del optativo, que indica 
deseo de cosas que no se tienen actmlmente. Suprimo tam- 
bién el pretérito imperfecto que trae Lombardo, entre otras 
razones, porque la partícula aguepa con que le distingue, 
es la misma que la del futuro, sin mas diferencia que en 
este tiempo aparece dividida, como veremos en el ejemplo 
de conjugación; pero esto no es una razón para que resul- 
ten diferentes tiempos, pues con uno mismo se puede usar 
la partícula de las dos maneras. El P. Lombardo lo con- 
fiesa cuando dice: "La partícula aguepa, que es la que de- 
" termina el imperfecto, puede explicar erprésente y fu- 
"turo." 

(9) Oraciones de un supuesto son aquellas en que la 
misma persona rige al verbo determinante y al determi- 
nado ; de dos supuestos, cuando la persona regente no es- 
la misma* "Yo quiero leer;" " estoy leyendo," son oracio- 
nes de un supuesto. "Yo quiero qué tú leas;" "yo creo 
que estás leyendo," son de dos supuestos. 

Advertiré también aquí, que para la explicación de los 
gerundios me he guiado principalmente por los muchos 
ejemplos que trae Lombardo : en este punto el autor calla 
algunas cosas, y otras las confunde por querer encontrar 
analogías con los gerundios latinos. 

(10) En la colección de Padre nuestros de la Sociedad 



32 



Digitized 



by Google 



450 KL 6 PATA Ó TtOCTMA 

mexicana de Geografía 7 Estadística, hay un ejemplo con 
el nombre de Opata; pero tan distinto de] que he anali- 
zado y, en consecuencia, del idioma qoe explica Lombardo 
en so Gramática, que no tiene respecto á este mas pala- 
bras iguales que los pronombres siguientes: 

Tamo, de nosotros. 
Amo, de tí. 
Tame, á nosotros. 

Las palabras semejantes son estas : 

Tamide, nosotros. 
Tekiche, en el cielo. 
Teipa, en la tierra. 
Mala, dar. 
Navachi, perdonar. 

Todas las demás voces son absolutamente diferentes. 
?Es, pues, este idioma una lengua distinta á la ópata, aun- 
que de la misma familia, ó un simple dialecto? Lo primero 
es lo que yo creo, y, según me parece, el idioma de que 
se trata es un dialecto del Eudeve, lengua que tiene mu- 
cha analogía con el ópata, y que, como este, se habla en 
Sonora. 

La equivocación que se nota en la colección de la So- 
ciedad, respecto al ópata, y otras varías, sobre otros idio- 
mas, fueron ocasionados porque faltó de México la persona 
que debía haber vigilado la impresión ; pero deseosa la So- 
ciedad de purificar la edición, ha dispuesto que se recoja 
y se haga una nueva. 



Digitized by VjOOQIC 



EL CAHITA. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



EL OAHITA, 



NOTICIAS PRELIMINARES. 

La lengua cahita, como veremos demostrado mas 
adelante, se divide en treg dialectos, yaqui, mayo y 
tehueco. A la orilla de los ríos que llevan los dos pri- 
meros nombres, y riegan el Estado de Sonora, habitan 
los pueblos q^e hablan ¿1 mayo y el yaqui. Los tehue- 
eos, dice el P. Alegre en su Historia de la Compañía 
de Jesús, poblaban las orillas del rio del Fuerte, en 
ÍSinaloa, y aun agrega que : " Los mas orientales y mas 
" cercanos á la ftiente del xio son los sinaloas .... Co- 
" mo á seis leguas de su último pueblo, hacia él Sur, 
* corren los tehueoos." 

Sobre la historia y costumbres de los mayos y ya- 
quis, puede ver el lector lo que he dicho acerca de 
los habitantes de Son'ora, al tratar del idioma ópata, 
y leer las breves noticias que siguen. 

Mientras que los ópatas han sido desde la conquista; 
los mas fieles amigos de los blancos, los yaquis y ma- 
yos han visto siempre á estos con ceño y desconfianza. 



Digitized 



by Google 



454 - KL CASITA 

En 1740 fué cuando por primera vez se subleva- 
ron todos los pueblos del rio Taqui; pero reducidos 
por los españoles, se logró tenerlos en paz durante el 
largo espacio de ochenta y cinco años, gracias al hábil 
sistema de presidios y misiones establecido por el go- 
bierno de la península. Apenas consumada la inde- 
pendencia, en 1825, se sublevaron de nuevo, saquean- 
do los pueblos, asesinando y cometiendo toda clase de 
violencias : desde entonces la falta de gobierno, las re- 
voluciones continuas en que se ha visto sumergida la 
República, han dado por resultado el abandono de 
aquellas tribus, de modo que realmente han vivido y 
viven en la rebelión, con intervalos cortos de una su- 
misión aparente. Tal estado de desorden ha ocasio- 
nado la desmoralización completa de aquellos indíge- 
nas, que viven en su mayor parte entregados al robo, 
á la embriaguez y á la lujuria. 

Los mayos han tomado siempre una parte activa 
en las revueltas de los yaquis, y su estado social es el 
mismo. 

Sin embargo de esto, los que han visto de -cerca á 
aquellas gentes dicen que los mayos y yaquis son de 
suyo joviales y festivos, que descubren mucho talento 
natural, aují más que los ópatas, y que con facilidad 
aprenden cualquier oficio, de lo cual viene que los que 
habitan entre la raza europea son muy útiles para el 
trabajo de las minas, campo, buceo y diversos oficios, 
no obstante que, aun en ese caso, tienen sus ranche- 



Digitized 



by Google 



EL CAHITA 455 

rías ó barrios independientes de los blancos, con gefes 
ó gobernadores de entre los suyos. 

El aspecto físico de los mayos y yaquis es seme- 
jante al de los ópatas. 

Los tehuecos fueron visitados por vez primera en 
1606, por los misioneros Pedro Méndez y Cristóbal 
de Villalto, y aunque tenia entonces la nación como 
5.500 hombres de armas, se sujetaron voluntariamen- 
te á los españoles, quienes muy pronto fundaron po- 
blaciones, levantaron iglesias y regularizaron su go- 
bierno. Sin embargo, no tardaron mucho tiempo los 
tehuecos en rebelarse, al grado de hacer huir al pa- 
dre Méndez. De entonces acá han corrido la misma 
suerte que los mayos, yaquis y demás tribus del Norte 
de México. 

Para la descripción del idioma cahita he usado una 
Gramática y un Vocabulario "compuestos por un pa- 
dre de la Compañía de Jesús." (México, 1737.) Igual- 
mente he visto un Catecismo en la misma lengua, y 
un Confesionario. El autor de la gramática fué mi- 
sionero más de treinta años en Sinaloa, por lo cuál es 
de Creérsele muy perito en el idioma: ademas, consta 
de su propio dicho- que consultó varios manuscritos, 
especialmente los de los padres Otón y Cárdenas. 

En el Mithridates no se encuentra mas que un 
ejemplo del Padre nuestro, en yaqui. 



Digitized 



by Google 



456 CLCAHITA 

DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — El alfabeto de la lengua cahita 
consta de las siguientes letras : 

a, b, ch, e, h, i, j, k, l, m, n> o, p, r % s 9 ¿, 
u, t?, y, z, tz. (1) 

2. Pronunciación. — Entre la b y la v hay la mis- 
ma diferencia que en buen castellano; la A es una as- 
piración suave; la r siempre es suave, nunca fuerte; 
la u, siguiéndola vocal, se pronuncia como separada 
de esta. 

3. Combinación de letras. — Es proporcionada 
generalmente la reunión de vocales y consonantes, 
aunque en algunas palabras dominan aquellas; v. g., 
en konueie, donde hay cinco vocales para dos conso- 
nantes; en eriaeiai, donde hay una consonante y siete 
vocales. Suelen verse algunas consonantes duplica- 
das^ es preciso pronunciarlas separadamente, porque 
en esto solo se distinguen algunas voces; v. g., tenu, 
correr; teñe, murmurar. 

4. Figurar de dicción. — El uietaplagmo es de 
mucho uso en la lengua cahita. Pondré ejemplos en 
que se verá la omisión, aumento ó cambio de letras. 

Con ala, bien, y emnoka, hablar, se dice elem- 
nóka, hablar bien, perdiendo el adverbio la le- 
tra a. Diosta e suale, tú crees en Dios, se con- 
vierte en Dioste suale. 



-Digitized 



by Google 



«L «AHITA 457 

En lugar de decir emo im veba, ellos mismos 
se aporrean, se agrega una r á la primera pala- 
bra, emor im veba. Con ne, yo, y kibuak, comí, 
no se dice hibuakne, sino hibuakane, agregando 
una a. La letra k se interpone siempre entre a> 
le; am, los; y e, m, im, pronombres que vere- 
mos en su lugar; v. g., ake eria, tú le p,mas, y no 
ae cria. 

En cuanto al cambio de unas letras por otras se 
observa con algunas; pero principalmente con la r y 
la l;'y. g., tuuri, bueno, ó tuvíiL También la r y la y 
se truecan muchas veces; burti, mucho, ó buyu. 

Las figuras de dicción están sujetas á reglas, y se 
cometen también con frecuencia en la derivación y 
composición de las voces. Esto sirva de advertencia 
general para no tener que entrar, á cada paso, en por- 
menores propios solo de una gramática. 

5. Silabas. — Es polisilábico el idioma cahita, y 
aunque tiene monosílabos son muy raros. Ejemplos. 

Ne, yo. 

Mukte, bajar la cabeza. 
Kaurara, nombre de un árbol. 
Aebetuku, abajo. 
Tomaherete, aborto. 
Tekipanoahuame, trabajar. 

6. Composición. — La composición es de mucho uso. 
Daré algunos ejemplos en que se verán reunidos 



Digitized 



by Google 



458 EL CAHfíA 

dos sustantivos (2), dos verbos, verbo y nombre, ver- 
bo y adverbio, no limitándose á esto el uso de la com- 
posición, pues como podremos ir observando en ade- 
lante, también se juntan el adjetivo, el pronombre y 
la preposición. 

De taha, fruta, y kutam, árbol; kutataka, árbol 
frutal ó de fruta. Vaamuke, tener sed, es un com- 
puesto de vaOy agua, y múke, morir. Sevetore es 
otro compuesto de iore, descansar, y seve, cosa 
fría. De kotze, dormir, y hunakte, hacer algo con 
intención, sale kothunakte, dormir profundamen- 
te. De alaua, á propósito, y yeye, bailar; alayeye, 
bailar á compás. 

Entre el significado de los componentes y el del 
compuesto apenas se percibe á veces la analogía, por- 
que resulta una nueva idea; v. g.,úahiuetze, compuesto 
de tahi, fuego, y uetze, caer, no significa caer en el 
fuego, sino tener calentura. 

Hay algunos verbos que siempre se usan en com- 
posición; nunca solos, los cuales comunican su signi- 
ficado á la palabra coíi que se juntan : dichos verbos 
son yina, pretender ó intentar; kove, frustrar; neka, 
hacer juntamente; yaa, ayudar á hacer; tatúe, empe- 
zar á hacer; tebo, mandar. 

7. Voces metafísicas. — Daré algunos ejemplos 
de las voces metafísicas que se encuentran en esta 
lengua. 



Digitized 



by Google 



EL CAHITA 459 

Auhuate, acordarse. 
Balhuame, alegría. 
Hiepsi, alma. 
Aukulek, desear. 
Anochikaha, entender. 
Stcahuak, entendimiento. 
Kaauhiori, cosa mala. 
Koptek, olvido. 
Yantielame, paciencia. 
Ea, pensar. 
Obe, pereza. 
Besaiumak, tiempo. 
Suroka, tristeza. 

La palabra hiepsi no solo significa alma, también 
corazón; así como kaauhiori quiere decir cosa mala 
ó fea, de modo que ambas voces tienen un origen ma- 
terial. No conozco el de las demás. 

8. Onomatopeyas. — Daré también ejemplos de al- 
gunas onomatopeyas que se encuentran en el diccio- 
nario, cuya clase de palabras no parecen abundaren 
la lengua cahita. 

Háhua, vahear. 
3fuu, buho. 
Hachite, estornudo. 
Chai, grito. 
Heokte, hipo. 
Kuku, paloma. 



Digitized 



by Google 



460 WL CAMBA 

ElcU, regoldar. 
KurunOe, tronar. 

9. Genero. — Carece el idioma de signos para ex- 
presar el género. 

Hay algunos nombres de parentesco que no solo 
expresan este, sino también la relación de sexo; ▼. g., 
ausek, hijo ó hija del hombre; asoak, hijo ó hija de la 
mujer. 

El adverbio no le pronuncian de diferente modo 
los hombres que las mujeres; e dicen aquellos; ee di- 
cen estas (3). Lo mismo sucede con la afirmación: los 
hombres dicen hehui, sí; las mujeres hehe. 

10. Caso. — Tres declinaciones hay en la lengua 
cahita; dos para los nombres sustantivos, y una para 
los adjetivos. Las tres constan solo de dos casos; el 
nominativo ó recto, y el oblicuo ú objetivo. 

Pertenecen á la primera declinación los nombres 
sustantivos acabados en vocal, así como los participios 
en me y u : el oblicuo de esta declinación termina en 
ta; v. g., de aie, madre, aieta; de ona, la sal, onta; de 
kari, la casa, kata. 

Los nombres de la segunda declinación son los que 
acaban en consonante, y hacen el oblicuo en e; paros, 
liebre; paróse: los acabados en / hacen el oblicuo en 
ze; nikit, pájaro; nikitze. 

Los adjetivos forman el oblicuo añadiendo una k; 
chibu, amargo; chibuk. 



Digitized 



by Google 



EL CAHITA 461 

Con el nominativo se suple el vocativo acompañán- 
dole las interjecciones hma y ó me para singular; hiua- 
bu r mebu para plural 

Con el (oblicuo se expresan el geaitivo, dativo, acu- 
sativo y ablativo. 

El acusativo y el dativo se distinguen! por medio 
de los verbos dfe que van regidos, pues á este rigen 
losaplicativos, do que se hablará en síu lugar. 

El genitivo se expresa por medio de la yuxtaposi- 
eion de las palabras, cuando la cosa poseída es inhe- 
rente al sugeto. Por ejemplo: éi con la palabra beua f 
piel, quiero decir "la piel de Pedro" hablando de la 
de su propio cuerpo, diré Pedróbeua, poniendo pri-« 
mero el nombre del poseedor. Pero si quiero hablar 
de una piel que posee Pedro, que no es la suya, usaréi 
entonces el oblicuo ; Pedrota beua, poniendo también 
primero el nombre del poseedor. 

También el ablativo tiene otro modo de expresarse, 
que no es con la terminación del oblicuo, y que le dis- 
tingue bien de los otros casos, cuyo modo es el uso de 
la* preposiciones, como veremos al tratar de estás. 

En oraciones de do» supuestos, la persona que hace 
se pone en acusativo. ( Véase el Ópata.) 
* Los participios terminados en ye no tienen caso 
oblicuo. 

11. Numero. — Hay número singular y plural. Los 
sustantivos que acaban en vocal, y los adjetivos, for- 
man el plural añadiendo una m al singular; tabú, co- 



Digitized 



by Google 



462 EL CAHITA 

nejo; tábum, conejos. Los sustantivos acabados en 
consonante hacen el plural añadiendo im, y los en ¿, 
zim ; paras, liebre ; parosim, liebres ; uikit, pájaro ; ui- 
kitzim, pájaros. Ademas de poner la terminación, se 
duplica á veces la primera silaba ó la de en medio. 

Los nombres acabados en me, sustantivos ó parti- 
cipios, forman el plural añadiendo m al caso oblicuo, ó 
duplicando la primera sílaba ó la de en medio; veme, 
doncella; veveme, 6 vemetam, doncellas. (4) 

Los verbales terminados en ria 6 ia, y los en ye 
que significan seres inanimados, carecen de plural 
Asimismo no tienen este número algunos otros nom- 
bres como toa, el sol; metza 6 mecha, la luna; tahi, el 
fuego y otros. Por el contrario, hay algunos que care- 
cen de singular, como supera, el vestido; nakam, las 
orejas; tzoim, la cera. 

Los nombres en plural no tienen caso oblicuo. 

12. Concordancias. — Los sustantivos continuados, 
que pertenece» á una misma persona ó cosa, van en 
un mismo caso. 

El sustantivo y el adjetivo concuerdan en número 
y caso, de tal modo que si el sustantivo es de los que 
carecen de singular, el adjetivo se pone en plural y vice 
versa ; v. g., con supera, vestido, que no tiene singular; 
y senuli, uno solo, pondré éste en plural y diré senu- 
lira supera. 

En cuanto al caso, aunque el sustantivo se haga ver- 
bo ( de la manera que mas adelante veremos ), se pone 



Digitized 



by Google 



EL CAHITA 463 

el adjetivo en el caso en qué se había de poner el sus- 
tantivo, si se expresase, ó no se hubiere hecho verbo. 

13. Derivados. — De sustantivos, adjetivos y ver- 
bos se forman abstractos por medio de la termina- 
ción raua ó ua; táreme, hombre; ioremraua, humani- 
dad; hume, feo; humeua, fealdad; eria, amar; eriaratuz 
6 eriaua, amor. Esta última forma sirve para expresar 
el indicativo' de la voz pasiva, según veremos {pár- 
rafo 24). 

Por medio de la terminación hi se forman colec- 
tivos. 

Añadiendo me al nombre, se expresa lugar cíonde 
hay ó abunda lo que indica el primitivo; tabú conejo; 
tabume, donde abundan conejos. Lo mismo con las 
preposiciones j?0 y kuni; torimpo, eñ donde abundan 
ratones; tuurikuni, lugar de bondad. 

Se. expresa el comparativo con el adverbio cheua, 
mas. El superlativo, de uno de tres modos. Duplican- 
do la primera sílaba de cheua ; tuuri, bueno ; checheua- 
tuuri, bonísimo. Con los adverbios aleuauchiua 6 ka- 
papaica. Por medio de mukilaó mukiari, muerto, pues 
con este adjetivo se da á entender que se ha llegado 
al fin, al término. 

Hay varios sustantivos derivados de verbo. Algu- 
nos terminan en rió i; hiaua, hablar; hiauari, la voz; 
moka, dar, maki, don. Otros acaban en iria, ria, ia; vale, 
gozar; valiria, gozo ; tahiuetze, tener calentura; tahiue- 
tziria, calentura; buite, huirse uno; buitiria, el fugiti- 



Digitized 



byGoogle 



vo; tome* Inane muchos: ¿otstrt*, los f s gki i oa . De 
esto* verbales terminados en ¿o, signos iadicaa ina» 
tremente; hipona, golpear; ti/mis» el ■■! t flln ; hihcba, 
acotar; hibtbicL, el azote. 

Alguno* Yerbales adjetivos terminan a n 6 i como 
los sustantivos, y, según la gramática, "significan la 
acción ejecutada del verbo de donde se forman, como 
lo amado, lo cortado, lo comido; v. g-, de numa^ atar; 
sumi, atado." 

Los verbales correspondientes á los latinos termi- 
nados en bilis, 6 ble en castellano, se forman de varios 
modos. Añadiendo machi al presente de pasiva; búa- 
ua, yo soy comido ; buauamachi, comestible. Agregas- 
do uaua al presente del verbo. Anteponiendo á éste 
la partícula ara y posponiéndole tu 6 iek, partículas 
con que se expresa el verbo sustantivo; buate y comer, 
arabuatu, comestible. El último modo es añadiendo 
tzi al presente de pasiva; txtaluatzi, creíble; vituatzi, 
visible. 

La terminación ra % añadida al presente de los ver- 
bos, los convierte en nombres que significan el que 
tiene costumbre de ejecutar la acción del verbo, el 
que la ejercita mucho ; vtiei, reñir; vueira, el que siem- 
pre anda riñendo, el regañón; hibua, comer; hibuara, 
el tragón. 

Añadiendo á los verbos» en el presente ó pretérita, 
y á los nombres en nominativo, la terminación ¿, se 
forman otros nombres del mismo significado que los 



Digitized 



by Google 



EL CAHITA 465 

que se acaban de explicar; buakai, tragón; buanai, 
llorón, etc. 

14. Pronombre personal. — El pronombre perso- 
nal se expresa y declina de este modo. 

PRIMERA PERSONA DE SINGULAR. 



Nom. 


lnopo, neheriua, neheri, 




nehe, ne, yo. 


Gen. 


Inopo, in. 


Dat. 


Netzi. 


Acusat. 


Netzi, ne. 


Ablat. 


Ino. 


' 


PLURAL. 


Nom. 


Itopo, iteriua, itee, te. 


. Gen. 


Itopo, itom. 


Dat. y Acusat. 


Itom. 


Ablat. 


Ito. 



SEGUNDA PERSONA DE SINGULAR. 

Nom. Empo, eheriua, eheri, 

ehee, e, tú. 
Gen. Empo, em. 

Dat. y Acusat. Erntzi. 
Vocat. E. 

Ablat. Emo. 

PLURAL. 

Nom. Empoyi, emeriua, emeri, 

emee, em. 

33 



Digitized 



by Google 



WL CABRA 



Gen. 


Efnpom, em. 


Dat y Acusat 


Emtzi. 


Ablat 


Emo. 


TERCERA FER80NA DE 8INGULAR. 


Nom. 


Uahaa,uahariua, uaha- 




ri y él ó aquel 


Gen. 


Uuiari, uaia. 


Dat y AcasaL 


Akari. 


Ablat. 


.Aie. 




PLURAL. 


Nom. 


Uameriüa, uameri, ua- 




mee, im. 


Gen. 


Uamee. 


Dat. y Acusat 


llamee 


Ablat 


Uameie. 



Para expresar el acusativo de la tercera persona se 
usa a, en singular; am, en plural, compuestos unas ve- 
ces con el verbo y otras con los pronombres abreviados 
ne, yo; e, tú, etc. (5); v. g., con eria, amo, se dice aneeria> 
yo le amo ; amneeria, yo los amo. Dichos acusativos se 
usan aun cuando se exprese el nombre que represen- 
tan, si se hace relación á él y está lejos del verbo que 
le rige, como si nosotros dijéramos, por ejemplo, "yo á 
* Dios con toda mi ahaa,£on todo mi corazón, áél amo, 
ó le amo." 



Digitized 



by Google 



otea j^oftgmo to$^nit¿vpsi^ 
dedtoc^^iswia. 

Jw 6im, míio. 
jBw, tuyo, 
il, wpo. 
Jfom, nuestro, 
¿fo, vuestro. 
Vem> de sí. 

. fíe usan siempre en composición con el nombre de 
la cosa ó persona poseída ; supe?n, vestido ; mmpem r yeC\ 
vestido ; buM, relavo ; abvJti, m esclavo. 

Se suele quitar al posesivo de la primera y segunda 
persona la primera letra, cuando el nombre á que se 
junta comienza por vocal, especialmente con nombres 
de parentesco; v. g., inatzai 6 natzüi, mi padre. 

Cuando concurre adjetivo suele repetirse el pose- 
sivo, pues se agrega á este, así como al sustantivo ; irte- 
riaie natzai, mi amado padre. 

16. Demostrativo. — Huhuriua^ Tvahuri, huhuu; 
ea jpluxal humwim, humera Jvwneq, significan .ese, 
esos. 

Jhü, iMrÜ£a f JMri; «en plural imeriua, imsri,fime, 
wfce, estof. 

AfaM* ahwriWy akari; en plurad ameriita, ameri, 
ornee, <e$e mirów, *»os mismo». 

Pe aste ólthno parecen *er una abreviatura ks acu- 



Digitized 



by Google 



468 KL CAHITA 

sativos a, am, de que se habló al tratar del pronombre 
personal, tanto más cuanto <jue, según la Gramática, 
es frecuente usar ahaa, ese mismo, por uahaa, aquel, 
y vice versa. También se cambian recíprocamente 
ihii y huhuu. 

17. Relativo. — El relativo se suple con los par- 
ticipios terminados en me 6 ye % ó con los verbales 
en ri, i. 

18. Indefinidos é interrogativos. — Senu, adje- 
tivo numeral, es también el indefinido uno, alguno, 
alguien, otro; hita, significa alguna cosa; habe, ¿quién! 
hita, ¡qué cosa? 

19. Reflexivos. — En la formación de los reflexi- 
vos entra el pronombre personal 

Inone, yo á mí, me. 
Emore, tú á tí, te. 
AuOy aquel á sí, se. 
Itote, nosotros á nos, nos. 
Emorem, vosotros á vos, vos. 
Emorim, aquellos á sí, se. 

Cuando se usan con verbos neutros van comun- 
mente sin el personal, aunque puede ponerse. 

20. Modos y tiempos del verbo. — Los modos del 
verbo son indicativo, imperativo, subjuntivo y optativo. 
Los tiempos en el indicativo son presente, pretérito 
imperfecto, perfecto, pluscuamperfecto, futuro imper- 
fecto, futuro perfecto y otro futuro. En imperativo, 



ügitizedby VjOO^ 



EL CAHITA 469 

subjuntivo y optativo, no hay mas que un tiempo. Ge- 
rundios y participios hay varios. 

21. Mecanismo del verbo. — El número y perso- 
nas se expresan con los pronombres abreviados. Los 
modos y tiempos se distinguen por medio de termi- 
naciones. 

22. Ejemplo de conjugación. — Veamos un ejem- 
plo de conjugación. 

INDICATIVO. PRESENTE. 

Ne eria, yo amo, etc. 

E eria. 

Eria. 

Te eria. 

Era eria. 

Ira eria. 

PRETÉRITO IMPERFECTO. 

Ne erda-i, yo amaba, etc. 

PRETÉRITO PERFECTO. 

Ne eria-k, yo amé ó he amado. 

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. 

Ne eria-kai, yo habia amado. 

FUTURO IMPERFECTO. 

Ne eriar-nake, yo amaré. 



Digitized 



by Google 



*fo It CASITA 

JtJTURO PERFECTO. 

Ne cria-swuxke^jo babeé amada, 

OTRO FCtüRO. 

Ne eria-te, yo he de amar. 

ÚtPERJLlTVÓ. 

Ne eria-n, ame yo, etc. 

DE OTRO MODO. 

E eria, ama tú. 

Eria, ame aquel. 

Em eriabu, amad vosotros. 

Im eriabu, amen aquellos. 

DE OTRO MODO. 

E eriar-rna, ama tú; 

Eria-ma, ame aquel. 

Em eria-mábu, amad vosotros. 

Im eria-mabu, amen aquellos, 

* 

subjuntivo; 

Ne erwHWcma ó erin~na\ yfr ame; amara, 
amaría, etc. 

OPTATIVO. 

Netziyo eria-yo, ojalá que yo ame, amara, 
amaría, etc. 



Digitized 



by Google 



GERUNDIOS. 

Eriar-kari r amando, 
Eria-yo,. amando. 
Eriar-ho, amando. 
ErÍ8r*káko, amando. 
Erichwakfr-teka, á amar (amandum). 
Eria-nake-kari^é, amar (amandum). 

paétícifíos: 

Eria-me, el que ama (presente). 
• Eria-kame, el que- amó (pretérito). 
Eria-nakeme, el que amará (futuro). 
Eria-*u, el que amaba (pretérito imperfecto). 
Eriar-kau, el que había amado (pluscuamper- 
fecto). 
Ineria-ye, el que es amado de mí. 
Ineria-kaye, el que fué amado de mí. 
InericHnakeye, el que será amado de mí. 

2& Explicación déi^ verbo. —El préséntede \iü» 
dicativo acaba en a> e, ¿, ó, ú, k y es la forma mas pura 
del *et*bo datóte, por lo cual, tomándole cortó punto 
d¡g comparación, resulta que los demás tiempo» del 
mi«mo modo se forman agregando al présente laft si- 
guientes terminaciones: ai- pretérito imperfecto i; ú 
perfecto A; al pbwciiaiilpeitfecto kai; alfirtufo imper- 
fecto nake; al perfecto sunahe; al tercer futuro te. 

ElpMt^to perfecto significa acción completa, con- 



Digitized 



by Google 



472 EL CAHITA 

samada, agregándole la terminación u; subinsú, del 
todo pereció, completamente. 

Los verbos que en el presente terminan^en te, ha- 
cen generalmente en ka el pretérito; y si en el pre- 
sente acaban en ¿, unas veces con el presente se suple 
el pretérito, y otras se forma agregando ai 6 a; y. g., 
supek, tengo vestido; supek, tuve vestido, ó bien supe- 
haiy supeka. Sin embargo, cuando los terminados en ie 9 
para expresar frecuencia, duplican la primera sílaba, 
hacen el pretérito en k no en ka. Los verbos acaba- 
dos en e no tienen mas que un pretérito terminado en 
kai que sirve para perfecto, imperfecto y pluscuam- 
perfecto. 

El futuro perfecto no solo se forma como hemos 
visto; también añadiendo al imperfecto el adverbio 
vatzuri 6 vat. 

El primer imperativo se forma agregando una n al 
presente de indicativo (6). El segundo, que es el mas 
usado, suple las personas de singular con las de pre- 
sente de indicativo, y expresa las de plural por medio 
de la terminación bu. El tercer imperativo se forma 
del segundo y la partícula ma, y se usa, dice la Gra- 
mática» " cuando se manda lo que otro dijo que quería 
" hacer ó tenia ya mandato para ello." También sir- 
ve de imperativo el futuro imperfecto. Guando se rue- 
ga se usa el segundo imperativo con la interjección 
mautz. 

El subjuntivo se forma por medio de las termina- 



Digitized 



by Google 



SL OAHITA 473 

ciones turna ó na. También hay otra terminación de 
subjuntivo eiai; v. g., ne* eriaeiai, yo ame, Simara, etc. 
"Para decir este tiempo, se lee en la Gramática, al 
" modo que en castellano decimos mas que vayas, mas 
"que duermas, etc., se dice con el adverbio mautzi 6 
"mauitzi, añadiendo al presente de activa ó pasiva 
" esta partícula hu con upa n antes (nhu) ; mas que 
" ames, mautz e erianhu" 

El optativo se expresa poniendo el pronombre ea 
acusativo, y agregando á este y al verbo la termina- 
ción yo. Sin embargo, esta forma mas bien parece de 
gerundio, de modo que, según creo, no hay con pro- 
piedad modo optativo, sospecha que se confirma vien- 
do que lo común es suplirle con el subjuntivo y la 
interjección amatuk, ojalá. 

Los gerundios correspondientes al nuestro termi- 
nado en do son cuatro, y se forman agregando al pre- 
sente de indicativo las terminaciones kart, yo, ko, kaka. 
El primero de estos gerundios se usa en oraciones de 
un supuesto para todos los tiempos; el segundo en ora- 
ciones de dos supuestos (véase el Ópata, nota 9) para 
presente y futuro; el tercero y cuarto también se usan 
en oraciones de dos supuestos ; pero aquel para pre- 
térito perfecto y este para pluscuamperfecto. 
. Los dos gerundios correspondientes al latino ter- 
minado en dum, se forman con las terminaciones teka, 
kart sobre el futuro imperfecto de indicativo. (7) 

Los participios tienen las terminaciones que se ven 



Digitized 



by Google 



474 KL OAHITA 

en d ejemplo, sobre km tiempo* eorrsepondíentetf ée 
indicativo, atraque tí y hem ▼« sobre el presente. 

Respecto & les participio* terminados en y»; dieela 
©ramátiea: " Afiséiendo al verbo en cualquier tiempo 

* da activa y pasiva este partfeula ye se forma un nem- 

* bre, el catf si el* yerbo es activo, significa la aeeion 
"¿el terminado ella; v. g., ¿rioye, amor ¿amadb; mas 
"con los yerbos neutros (y pasivos) sola signifieaia 
"aceion; y; g., iotzeye, el acto de dormir: siempre se 
M les antepone 4 estos verbales en ye el pése&ivo." 

El infinitivo se suple por medio de la yuxtaposi- 
ción; y. g.,. cert* kofáe, dormir, y vare, querer, digty&tf¿ 
vare ne, quiero dormir, poniendo primero el verbo fe* 
gido que el regente- También se expresa el infinitivo 
por medio de los verbales en ye, pues dice la Gfaamá* 
tiea : rt Hécese por los participio» ó verbales en ye, que 
u es> lo* mismo así para activa oomo por pasiva; v. gt, 
"no tem«v morirme, ka ne moJwt&e tn mukttaheye....; 
•tfabeis que os i ama, in emfzi eriaye." 

24: Vo2 : pasiva.— El presente <fe in<Efeatívo> de lá 
+&£ pasiva efe forma agregando uá al 1 mismo modb y 
tiempo de la activa; taha, yo quemo; tahiua, ye sfcy 
qnetóado. Los- diemae tiempos de irrdicativo, asfeotóo 
el imperativo, efe., se forman sobre el presente con las 
miomas termiftatiiones* que se usan en aetiva; éfcetep- 
itaando^l fufara imperfecto de indicativo, que 1 én* ac- 
tiva termina en ná&e, y en- pasiva en rtattu. 

El subjuntivo terminado 1 en wma tfkvt? fo mi&tao 



Digitized 



by Google 



ftfe OAHITA ét$ 

f&fa aÉetfotfqús parapasivt^ pero el que en activa tter- 
mina eü eicá, cnpftsm cambia en euai. 

Loa pttrtteipi(^tei*ttrimKtesetf fe, ségütt dije antes, 
tienen sigtiiflcíacte de st^ntrvos,- y lo nfitemifr paeden 
también significarlos paaivog en me; v. g:, epiawitoe, 
el que es amado ó amor presente; eriauakaMe, etqtt# 
ftié* amado 1 ó amer pasado ; eriamuáim, el que será 
attfcfcfo' <5 amer futuw. 

May un gerundia en 1» vüe pasiva, que no se en- 
cuentra en activa, y significa tiempo dé) el éuafc se 
forma añadiendo po al presente; ^n¿i^ soy amado; 
eriauapo, es tiempo de' amar. (8) 

El iñfihitivcr sé suple en pasiva cornos en activa, 
por media de la yuxtaposición ; pero generalmente sd 
c&nocíe que el infinitivo es pafeivo por el uso del pro- 
nombre reflexiva; v. g., inone vebteúoh, pretendes' se* 
azotado. Aunque no haya reflexivo 1 sino personal, se 
conoce el pasivo por la falta de acusativo. Süéle potte*- 
se en pasiva el verbo regeníe, y entonces el infinitivo} 
aunque puede ser pasivo, también activo: es lo primea 
tó cuando se pone en nominativo la persona* paciente. 

Los verbos neutros tienen ftmnapaaíva en las ter- 
ceras personas, y significan impersortalmertte. Tatt^ 
bien usan la misma forma para expresar el gerundio 
que sigrtifíeaí tiempo de. (9) 

25: VtíttfiOB DítorAtíotí. -^ Eh vetfbo compulsivo 
se forma mediante la terminación ttíü; buana, llorttt? 
bUüñPm] hatee* llorar; Téefctm, hace* hablar*, efe. 



Digitized 



by Google 



474 kl C4EIA 

Con r¿i 6 ía se expresa los aplkatxvos ó 1 

**za. sembrar; «feío, semblar para otm. (10) 

Psia indicar frecuencia se dapfica la sflafaa 

ra, segunda ó última del verbo; fama, loa 
aa, llorar mucho; ¿«¿fe. huirse; tmiietc, baine ma- 
chas reces. 

Con la terminación smk, dice la Gramática, ~ae 
M forma un Yerbo que significa hacer eompletivameii- 
M te lo significado por el verbo; v. g M tv&o, azotar; veb- 
u suk, azotar con escarmiento." 

Para expresar que se suele ejecutar la acción del 
verbo se usa tutu. 

El verbo indeterminado, es decir, aquel cuyo com- 
plemento se calla, se expresa anteponiendo Ai, si lo 
tácito es cosa, y iore, si es persona, aunque con el ver- 
bo saue, mandar, se usa ne. Ejemplos: hichike, barrer 
algo, sin decir qué; híbua, comer, sin expresar lo que 
se carne; ioreeria, amar á alguno, sin decir quien; 
ioretaia, conocer á alguien, pero sin especificar el su- 
geta 

26. Verbos plurales y singulares. — Hay verbos 
singulares y plurales, como los que hemos visto en 
ópata y Tarahumar; v. g., sime, ir uno; saka, ir mu- 
chos. 

27. Verbo sustantivo. — No hay verbo ser. Sú- 
plese añadiendo á los nombres sustantivos la partí- 
cula tuk 6tu,yk los adjetivos iek, cuyas partículas se 
conjugan recibiendo las terminaciones del verbo; io- 



Digitized 



by Google 



BL CAHITA 477 

rem, hombre; ioremtukai, era hombre. Sin embargo, 
iek no tiene futuro, de modo que para expresar este 
tiempo con un adjetivo, se agrega á este simplemente 
la terminación correspondiente nake. 

Según la Gramática, " estas dos partículas tuk y iek 
"tienen sus participios como la conjugación principal." 
, En otro lugar de la misma gramática se lee : " Para 
" significar los sentidos ya dichos de los participios en 
" u, añaden al nombre, si trae nota de posesión, ó el 
" semi-pronombre posesivo, esta partícula ka/u ; v. g., 
" mi padre que fué, in atzaikau ; pero si no trae nota 
" de posesión, ó semi-pronombre posesivo, se añade al 
" nombre en el recto esta partícula tukau ; v. g., iorem- 
" tukau, la gente que fué y ya no es." 

También por medio de la elipsis se suple el verbo 
sustantivo, y esto se usa principalmente en el presen- 
te ; v. g., ket nochi, todavía niño, en lugar de todavía 
es niño. # 

Las partículas iek y tuk no solo sirven para suplir 
al verbo sustantivo, pues la Gramática dice: "Aun- • 
" que estas partículas se dijo ya que corresponden á 
"sum, es, fui, con todo tienen otra significación, por- 
" que juntando á los nombres sustantivos esta partí- 
" cula tuk en lugar de la partícula del oblicuo, y afia- 
" diendo á los adjetivos en él recto esta partícula iek, 
" se hacen yerbos, y significan convertirse en lo que 
"significa el nombre; v, g., ioremtuk, se hizo hom- 
" bre. . . . mas los adjetivos que significan defectos del 



Digitized 



by Google 



#?• *L CABRA 

"eeerpe taaaan el tuk y dejan Alisé* .-?. g, £*&*&,#£ 
"hi*e ciega" 

28. CÓMO fi£ FOJttUff VKEBO* D*J- flUTOfcCTfVfO ? 
OTRAS PARTES DE LA Q«ACIO*L — Afiadiftndg W*a A A 

los nombres sustantivos ae hacen verbos posesivos; 
fama, cabeza; Amzft, ten» cabe»; «yeta, **&&&>; **- 
pek, tener vestido. 

Los adjetivos verbales terminados en rt ee. basan 
verbos afiadténdeles ¿, y significan ejecutar la acción 
del Terbo perfectamente, 4e propósito; útao, ftm&r; 
ie&xari, puesto; wlzarik, poner con intención, de pro- 
pósito. 

Con la terminación te ae vuelven verbos les sus- 
tantivos y adjetivos; iorem, hombre; wremte, hacer 
hombres, es decir, engendrar: fauri, bueno; ¿vete, ha- 
eer bueno, es decir, aderezar; ¡sari, casa; katc, haeer 



Añadiendo al sustantivo, adjetivo, y aun adverbio, 
la terminación re, se convierten en verbos cuyo sig- 
nificado es tener, estimar; hwkot, miserable; biabare, 
tener por miserable. 

El sustantivo, -con kt terminación >u, se hace verfco 
que significa ir ; v. g., tahi, fuego ; tahiu, ir por fuego. 

29. Preposición. —Las preposiciones que se *en 
en la Gramática son las siguientes. 

Vi: á (ad, in); de; con; para; hacia; eontea; 
para con (erga). 

Tzi: en, denotando logar exterior no interior; 



Digitized 



by Google 



v. g., hóbatzit w Ja £*b^a,c« i decir, sea la per- 
te exterior; por.foiJ^fiaroiparaqnérpQrtpiá; 
de <*#,); can, significando con<w»itane». 

$kt )©on,>sig»i6caiidQ metrumetite; y. ig M ¿etoy¿, 
con la piedra; en, «con fas participios en une; 
por f j par, propter); sin, ,c<m la neg&dion iw, 
los yerbales en ri y algunos pronomhcee. 

Make 6 ma: con. 

Uepatzi,paízi: ante. Usada adverbialmente sig- 
nifica de paso,. de camino. 

Veuatzi: de; al encuentro.; detras *fe; junto. 

Veuitzi: hacia (erga); perteneciente á (<xpud). 

TJaam: ante; delante; la delantera. 

Uaasi: cerca dé; en presencia (wram). Gomo 
adverbio significa después. 

Velekana, ó kana: por todo, ó por todos. 

Tinavo, vinatzau : de esta parte de ; después de. 

Uaitana: del otro lado del rio. 

Uanavo: del otro lado; antes de. 

Omoui, omotziy veekim: sin; aparte. 

TahaLan excepto (pnñter}; sino; díe (*x). 

Vepa'; «obre. 

. Vetukwni, luícum : debaja 

Vebuili: cerca; junto. 

Yevm: fuera de. 

Chuhda: detrás. 

Kontzua? alrededor de. 

Venukutzi, patina: hasta. 



Digitized 



by Google 



4$0 H.CAMTT4 

Vimackuhda: jauto: cérea /]p 

Vrtzíuo: por; pan fftnapierj. 

Veiama: Urna; de Sery; de pule de: en nombre 

de: por: de. significando el logar de donde 

Tiene alguna persona ó cosa. 
Meta: lejos (procmij- 
Uahuia: dentro de. 
Hípiíku : en presencia de (coramj. 
Po: en, se osa con nombres de cosas que tienen 

profundidad, concavidad: en donde. Con el 

verbo significa por, según, conforme. 
Kuni, uní: dónde; en dónde. 
Kuízi: en el lugar. 
Kainehu : á escondidas (clam.). 
Tuhtitia, camtiua: hasta. 

Ademas de estas preposiciones hay otras en la Gra- 
mática que mas bien parecen adverbios. 

Para dar idea del régimen de las preposiciones, 
pondré los siguientes ejemplos. 

Algunas se juntan con nombre en caso recto 
como ui, á; v. g., teuekaui, al cielo. Otras rigen 
oblicuo como uasi, cerca de; v. g., Diose ó Dios- 
tauasi, cerca de Dios. 

La preposición yevui se junta á los nombres 
en nominativo, mediante la preposición tzi; ó sin 
tzi, rigiendo caso oblicuo; v. g., buitzi evui, afue- 
ra de la tierra. 



Digitized 



by Google 



EL CAHITA 481 

El pronombre, can la preposición, se pone ge- 
neralmente en ablativo; v. g., inoui, á mí. Otras 
veces las preposiciones se juntan á los pronom- 
bres en ablativo; pero mediante t%i: otras rigen 
el pronombre á genitivo; inhipitku, en mi pre- 
sencia. En fin, hay preposiciones que rara vez 
ó nunca se juntan al pronombre, como po, huni, 
uni, etc. 

De los ejemplos puestos consta, y es regla general, 
que la preposición se pospone á su régimen. 

30. Adverbio. — Agregando á los adjetivos la ter- 
minación sitia, se forman adverbios que corresponden 
á los que en castellano terminan en mente ; turisiua, 
lindamente; utesiua, fuertemente. 

Pondré algunos ejemplos dé los adverbios que en la 
Gramática se llaman de situación y movimiento. 

Átala, mokala, boca arriba. 
Tzakala (y otros), de lado. 
Sutala, sentado con los pies extendidos. 
Mokokti, de frente, caido. 
Rumua, en cuclillas. 

Temula, sentado y recogidos juntos los piés v 
Pouála, echado y las piernas recogidas de lado. 
Sekola (y otros), con los brazos abiertos en cruz. 
Piola, con los brazos cruzados sobre el pecho.. 
; Tzakula, cotí el rostro vuelto á la pared. 
Kareretibueie, la manera de dar vueltas para caer. 



34 



Digitized 



by Google 



4& *L OAHrfA 

Yosófatiumma) el modo de caer extendiendo las 

manos para tenerse. 
Yopioptt, subiendo y bajando. 
Rurnrwhuti, etc., al trote, 
TuútUdti iólilitiuerama^ & pasos menudos. 
VelawkUweie, veialaéi, movimiento domo el de 

la pluma cuando vuela por el aire. 
Vusisisitiva, de uno en uno. 
Sopipitiuerama, haciendo ruido con los pies. 

31. Conjunciones. — Daré algunos ejemplos de 
conjunciones. 

Vetzi, suri, huneri, también. 

Mautzi, aunque. 

Vitzi, aunque, pero, mas. 

Tepa, pero, mas, sino que. 

Tepesan, ni aun. 

Soko, huneri,. suri, y, aunque mas propiamente 
significan también. Suri, solo se usa con ver- 
bos; huneri, con verbos y nombres: estas dos 
suelen significar aunque. 

- Siua, como sí. 

Huleni y así. 

Ientoksoko, ientosok, ientok, y ademas. 

Sok, si. 

32. Interjección.— Sobre la interjección, lo que 
ay digtio de observarse es que me, una de las de vo- 



-Digitízed by LjOOQ IC 



eativó ( § 10), sé usa tambieu ea otros easos/á sáberr 
para corregir á otro; para aprobar la calidad buena 
6 desaprobar la mala de alguna cosa ; para llamar la 
aÜeacum, advirtiendo á alguno lo que se prebende. ' 

33. Paetioula». — "Este partícula &, dice la GUía** 
"m&ticq, añadida al nombre adjetivo vertwü, cualquier 
" ra que sea, lleva significación de habitualidad ó coa- 
"tinuacion de la cosa significada; v. g^ mukila, muer- 
do, ©stó es, sin vigor ni fuerzas,... También sueita 
"juntarse á sustantivos; peto no á todos, que son ra*- 

" ros á los que se junta; oioue, el viejo, ú oiola\ 

" suelen quitar la / y quedar sola la a; v. g., múMla 
"ó mukiat los adjetivos con la dicha partícula se sus- 
" tantivan." 

Hay otras dos partícula» na y hina r sobre las cuales 
dice la Gramática : " Esta partícula na> es generaifei- 
" ma: añádese á nombres, pronombre», adverbios, pte- 
"posiciones y conjunciones: unos dicen que <fenoija 
" poseskm de la cosa significada por el nombre á quteA 
"se añade: otros que es partícula de respeto; sea lo 
" que fuere, lo cierto es que dicha partícula és muy usa- 
" <ia en todas las partes de la oración, que no son verbo, 
" y le da mas énfasis á lo significado de apella parte 
" de la oración á que se junta, y su uso mas frecuente 
"es cuando se habla don mas energía; ¿nepériua, yo 
" mismo; ahaHua f aquel propio; . - < el significado de 
" este wa coústa claramente de la partícula siguiente; 
" liua. Esta se suele añadir para mas énfasis á los ad~ 



Digitized by 



Google 



484 BL CAHTTA 

u verbios y preposiciones, advirtiendo que aquel li se 
" antepone á la partícula ua para darle mejor pronun- 
" ciacion en adverbios y preposiciones en que no cae 
"con buen sonido solamente el ua; y así usan solo 
" del ua ó del lina con algunas dicciones que igual- 
" mente admiten en buena pronunciación las partícu- 
" las dichas/' 

En fin, hay otra partícula le, la cual, según la mis- 
ma gramática, " suelen añadir á algunos verbos más 
"por elegancia que por otra cosa; v. g., hiaua 6 hia- 
" uale" 

34. Construcción. — Hay algunas palabras que 
tienen una colocación forzosa en el discurso, y son 
estas. 

El pronombre va después de la primera palabra 
del discurso: no se dice r pues, ne eria, yo amo, sino 
cria ne. Pero si hubiere otra palabra primero que 
el verbo, entonces el pronombre va antes que este, 
Diosta ó Dio$e ne eria, á Dios yo amo, guardando ne 
el segundo lugar. 

La partícula interrogativa kiua ya siempre al prin- 
cipio de la oración; solo se pospone á e 9 vocativo del 
pronombre, de la segunda persona. 

Los acusativos a> le; am, los, se colocan inmediata- 
mente Untes del verbo; pero si hay pronombre, este 
sé interpone: no se dice, .p&és, ne a eria, yo le amo, 
sino a ne eria¡ ó ane etia 6 aneria, pues de estos tres 
modos se encuentra escrito. 



Digitized 



by Google 



J5L CAHtTA 485 

Lá preposición, según vimos, se pospone inmedia- 
tamente á su régimen. 

El pronombre posesivo, así como el nombre en ge- 
nitivo, se colocan antes dé la palabra que ideológica- 
mente es el antecedente, según hemos visto en otro 
lugar. 

La colocación de las demás palabras es libre; pero 
suelen observarse las reglas siguientes. 

Cuando no hay acusativo va el adverbio al princi- 
pio de la oraeion. 

Cuando hay acusativo se empieza mejor por este. 

Cuando la oracipn es de verbo pasivo, aunque haya 
adverbio, se empieza por el nominativo que expresa 
la persona paciente. 
* El pronombre suele interponerse en una voz com- 
puesta; v. g., ala-*ne-eia: alaeia es un compuesto de 
alaua y eia. 

35. Dialectos. — La lengua cahita está dividida 
en tres dialecto* principales, el mayo,.yaqui y tehue- 
co: adem&f hay otros secundarios. Las diferencias de 
que da cuenta la Gramática son las siguientes. 

En yaqui y mayo se usa h en lugar de la $ que usan 
los tehuecos, cuando está en medio de dicción y se la 
sigue consonante; v. g., tuhúa/qne los tehuecos pro- 
nuncian tusúa. 

Unas mismas palabras las pronuncian los yaquis 
breves, los tehuecos largas; y los mayos unas breves 
y otras largas. 



Digitized 



by Google 



484 EtCAHITA 

Be Ue inteijecciones de vocativo unas naciones 
usan solo hiua, otras me, y lo mismo sucede respecto 
á las de plural. 

Los yaquis dicen n¿ptten lugar del pronombre inopo. 

Los mayos acaban el pretérito imperfecto, como vi* 
mos en el ejemplo de conjugación; los te huecos en t; 
los yaquis en n. El pluscuamperfecto de los teh ñecos 
termina en k, el de los yaquis en kam, el de los mayos 
en kait según vimos anteriormente. 

La partícula optativa de los tehuecos es hau, y no 
usan del subjuntivo e$ na mas que en las primeras 
personas. 

En cuanto al diccionario, no faltan ejemplos de pa- 
labras en un dialecto, del todo diferentes á las de otro; 
v. g., los mayos llaman á la liebre paros, y los yaquis 
suaue. Empero, las mas voces son iguales ó semejan* 
tes, y para dar una prueba de ello compararé algunas 
palabras sacadas del Diccionario 6 de la Gramática y 
de la Oración dominical, en cuatro versiones que tengo 
á la vista. La una está en la doctrina qiaren su lugar 
mencioné, y las otras tres en la colección de la Socie- 
dad de Geografía y Estadística de México, con ios 
nombres de mayo, yaqui primero y yaqui segundo, 
que me servirán tamftien para distinguir estos dia- 
lectos, dejando sin nombre el del diccionario y el de 
la doctrina, aunque, según parece, este, último tam- 
bién es yaqui, pues con tal nombre trae Hervas un 
ejemplo, casi sin mas que diferencias ortogriUkjas. 



Digitized 



by Google 







W* <JA9*TA 




4Í 


Padre. 


Del Diocjonario. 

Achai. 


De 1» Doctrina. 

Atzai. 


Majro. 
Hechai. 


Teqoll.o 

Achay. 


Achai. 


Nuestro. 


Rom. 


Rom. 


Rom. 


Rom. 


Rom. 


Estar. 


Katek. 


Katek. 


Katek. 


Katek. 


Katek. 


Respetar. 


Aioiore. 


Ioiori. 


hlori. 


Llori. 


Iori. 


Tuyo. 


Em. 


Em. 


Em. 


Em. 


Em. 


Nombre. 


Tehua. 


Téhuam. 


Tegam. 


Teguam. 


Teguam. 


Pan. 


Buahuame. 


Buaieu. 


Buanakem. 


BuaUem. 


Buaye. 


Cuotidiano. 


Bfatzukve. 


Makhukjoe. 


Makehut. 


MatehuL 


Machuk. 


Dar. 


Amaka. 


Amika. 


Amika* 


Amika. 


Mika. 


Hoy.- 


Ieni. 


Ieni. 


Hene. 


Ian. 


Bien. 


De. 


Vetaría. 


Betana. 


Betana. 


Betana. " 


Betana. 



Se echa de ver, desde luego, que la diferencia de 
algunas de estas palabras consiste únicamente en la 
diversa ortografía usada por los traductores. 

36. Ejemplo de la oración dominical. — He aquí 
la Oración dominical, según se ve en la doctrina va- 
ri^ veces citada. Me seráimposible adivinar algunas 
palabras por estar el diccionario de que puedo dispo- 
ner en distinto dialecto. 



Itom atzai 



teuekapo katekame emtekuam 
mío & (el) :d une wtó . tu aomfae 



checfieuasu wwiiua, itom ipmaw emia- 
niuchísinip sea respetado, £nos llegue tu 

uraua emuarepo imbuiapo anua aman 
reino tu voluntad tierra en hágase así 

tmekapo anua euerii. Makhuhve itom 

cielo en (el) es hecha como. De cada día nuested 



Digitized 



by Google 



488 




1L CAHfTA 




- 


buaieu 


ten i 


itom amika. 


iéo?7ie 


sok 


pan 


hoy 


á dos da, 


anos 


también 



alulutiria itom kaalanekau itome sok 
perdona nuestros pecados nosotros también 

alulutiria eueni itom beherim ¡cate sok 
perdonamos como nuestros enemigos no y 

itom butia huerta kufekom uoti: emposi 
anos dejes caer tentación en: tu 

aman itom ioretua katuri betana. 
así á nos salva no bueno (mal) de. 

37. Análisis. — Itom: pronombre posesivo colo- 
cado en primer lugar, según las reglas de la construc- 
ción cahita ($34). 

Atzai: sustantivo. 

Teuekapo : tcueka, significa cíelo ; po, es la preposi- 
ción en, la cual se usa con nombres de cosas redondas 
ó cóncavas, como nos lo parece el espacio. 

Katekame: katek es el verbo estar; me (con una a 
eufónica) es la terminación que indica ser esta pala- 
bra un participio de presente, con el cual se suple el 
relativo que, de que carece el idioma. 

Emtehuam: em, pronombre posesivo; tehuam', sus- 
tantivo. 



Digitized by VjOOQIC 



BL CAHITA 489 

Checheuasu: cheua, significa muy, y duplicando la 
primera silaba sirve para expresar superlativo, según 
vimos en su lugar. 

lowrvm: Verbo en indicativo de pasiva, según la 
indica la terminación tía. 

Itom : pronombre personal. 

Ipeisana: verbo que en el dialecto del diccionario 
esiepsak. En el ejemplo del Padre nuestro en yaqui 
que trae Hervas se lee hiepsana. 

Emiauraua: em, posesivo; iauraua, abstracto deri* 
vado de iaul, el príncipe, el juez, agregada la termi- 
nación rana. 

Emuarepo: ém, posesivo; uarepo se ha traducido 
por su correspondencia con el castellano, pues en el 
dialecto del diccionario, voluntad es natuilaéhuame. 

Imbuiapo: púy es una preposición; buia, según el 
diccionario, significa tierra. 

Anua : verbo cuya terminación ua ¡da á coftofcer que 
es pasivo. 

Aman: parece una conjunción. 

Teuekapo: ya se explicó. 

Anua: verbo que hemos visto antes en la misma 
forma expresando el imperativo, pues éste tiempo se 
suple con el indicativo en las personas de singular. 

Eueni: conjunción. 
'-Makhukve: adverbio. ; 

/ftwa: pronombre posesivo. 

Bugieu: sustantivo. 



Digitized 



by Google 



Jeni: adverbio. 

Amito; *$«be *a indicativo supliendo al wbjo^- 
tivo. 

ítem: en wte,prwai»bre se ve upa e fijwJ, cuja 
explicación no se encuentra en 1* &rfttn&&Qft, «i se 
comprueba con otros pronombre** que se ^^ #a el 
tfcdre wweUrft, e* iguttl owp« 

#0*,; coqjuncioa; en la Grw»&tica w&ju 
Alulutiria: verbo eu iadioa^vo suplicado *l itfipe- 
rptivo. ; 

/Awi: posesivo. 

Kaalanekau: esta parece una palabra, aunque eu 
la doctrina se escribe #o# to mkau; pe^ro sea cqmo 
fuejre, soto la be traducido pw»ucorw«j)ou4aiiQÍ^ co» 
el español pues no he wcwtrado explicación de slla. 
flegup el Diccionario, ppwlo e& tatqfali. 

Itome: véase lo dicho antes «obre etífca palabra. 
$?fo c^tutóion. 

Alulutiria : verbo en presente de indicativa; ila pej> 
sona está expresada por el pr9i»»bre anterior. 
. Eueni: conjunción. 

¡teherim; adjetivo verbal de 1qs taiwwadíW ep. ü 
te m «. <* mg m de 0^ 

&*.• conjun c i on 

d^** 6S ? a palabra y ^s **** Mgtáwtes .m han 

expH C1 -° tlentas » P or **> baberwowtífdp alaguna 

n s °bre ellas. Sin erftbWfiW.^^W* parece 



Digitized 



by Google 



EL C AHITA 491 

que, en efecto, es caer, por su semejanza con el verbo 
huechek, que se ve en el diccionario en tal acepción. 

Emposi: parece ser el pronombre tú; en el diccio- 
nario empo. 

loretua: verbo que según la terminación tua es 
compulsivo. 

Katuri: compuesto de ka, no, y turi, bueno. 

Betana: preposición. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



NOTAS. 



(1) Según la Gramática (pág. 22), faltan las letras d, 
g, x; pero tampoco encuentro/; tt 9 ñ, y por eso las omito. 
Por el contrario la tz se ve en varías palabras, y por esta 
razón la adopto. 

(2) " En esta lengua, dice la Gramática, no hay «com- 
" posición de sustantivos con sustantivos," y sin embargo 
presenta ejemplos que prueban lo contrario. Semejante 
contradicción viene de que su autor no considera como 
compuestos los sustantivos que se juntan para formar ge- 
nitivo, sino u como construcción particular," lo cual es lo 
mismo que decir " no hay composición porque hay una 
" construcción particular." Lo contrario es lo que sucede; 
la construcción consiste en la composición. 

(3) En la Gramática (pág. 113) una misma negación se 
pone como del uso de hombres y mujeres; pero en el Dic- 
cionario se ve la diferencia qpe explico. 

(4) Se lee en la Gramática, que los nombres acabados 
en me también forman plural dejándolos como en ringulmr. 
Debe entenderse que en este caso las palabras que acom- 
pañan' el nombre determinan el número; pero no que su 



Digitized 



by Google 



494 EL CAHITA 

forma sea de plural, para lo cual era preciso que el singu- 
lar experimentara alguna variación siquiera ligerísima. 

(5) ,A estos acusativos a, am, se da en la Gramática el 
nombre de artículos relativos. A los pronombres ne, yo; 
e, tú, etc., se les llama semi-pronombres. 

(6) En la Gramática se pone este imperativo como fu- 
turo de indicativo ; pero que lo mas propio sea conside- 
rarle como lo primero», se ve de la ifrisma gramática, pues 
en ella se lee: " De este género de futuro se usa bien cuando 
" $e manda algo." 

(7) Después de explicarse en la Gramática el optativo 
y el subjuntivo, se habla de unos tiempo», ton el aombre 
de modales, sobre tes cuales se dice: " Llámame tiempo» 
u modales- uno» que traen unas partícula* y romaacea que 
" los modifican á varios sentidos, significaoioa f acción* y 
"todeason tiempos de subjuntivo* Estas partícula» son 
u odio : $i f artesa como* despiw, aunque, por qué* d&too $i, 
" y peora 6 para quí" 

De estas palabras y da laa subsecuente^ explieacionesi 
lo que se infiere es que ea la lengua calata hay anas par- 
tículas que ¿orrespekuta* á los adverbios ó eoryaecioMs 
sii ante*, cmn*, etc., cuyas partícula* varían de forma según 
el tiempo que se empresa, y «egun las oraciones «o& de uro 
6 de dos supuesto*» Be aquí las. dichas partículas: teka, 
haari, hákarii Jí<s ko, hak9,*mbi, ittoía, to/hl* v&rtkafii Vókaka- 
ri, poeta é poea* iyauíari) Umalkwi, ten, fámia, vtnt vmú 

Sin embargo, leyendo la explicfccioa aofoitó los gerundios, 
y comparando estos oon las partículas, sfe ve claramente 
que no son otra cosía, algunas de -eUaa, mas qjUfe tarmín»- 
okmes de gerundio* 4 sbber i idea* fatri, yo, ka, kaJco. Bes- 
pecto á verekari, rohoJcari, iyaufam, Uááafam* en' la mis- 



Digitized 



by Google 



BL CAHITA 495 

-ma Gramática se confiesa (pág. 70) que "ellas en sí son 
" gerundios formados con la partícula Tcari gerundiva y los 
44 verbos veré, querer; rokp,, decir; iya, pretender; taeiaa, 
" pensar." En el propio lugar se dice sobreseía, que es 
un compuesto de la preposición po, y el verbo ieia. -En fin, 
la misma gramática enseña que ten, tzaua, ven, veni, son ' 
unos adverbios. 

De todo esto resulta que, en lugar de confundir al lec- 
tor con la invención de los tiempos modales, debian hacerse 
las explicaciones correspondientes al tratar del gerundio, 
del adverbio y de la preposición po, diciendo qué forma es 
la que servia para oraciones de un supuesto, y cuál expre- 
saba este tiempo ó aquel. 

Respecto á Jcakari, tuka, itvka y tulco es seguro que tie- 
nen una explicación análoga á la de las otras partículas; 
pero noja encuentro en la Gramática. v 

Obsérvese cómo resulta que con los gerundios se suplen 
muchas oraciones de subjuntivo. 

(8) Los demás modos de expresar este gerundio, que se 
ven en la Gramática, no son mas que supletorios. 

(9) Ademas de lo dicho sobre la voz pasiva, en la Gra- 
mática (pág. 7) se habla de una partícula pasiva tule, la 
cual es la misma que sirve para suplir al verbo sustantivo, 
y por eso tiene significación pasiva. (Véase el § 27.) 

(10) En la Gramática se dice (pág. 35) que los verbos 
aplicativos rigen dos acusativos, lo cual será algunas veces; 
pero generalmente rigen un acusativo y un dativo. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



EL MATWTM Ó PIMÍA. 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQIC 



EL MATLATZINCA O PIRINDA. 



MOHCUS PEELIMDJARE& 

El idioma pirinda se hablaba antiguamente en el 
valle de Toluca; pero hoy solo se usa en Charo, lugar 
perteneciente al Estado de Michoacan. 

" Los matlatzincas, dice Clavijero, formaron un es- 
" tado considerable en el fértil valle de Toluea; y aun- 
" que hubiese sido grande antiguamente la fama de 
" su valor, fueron no obstante softietidos por el rey 
" Axayacatl á la corona de México." 

Según Basaienque, los matiatzincas de Charo eran 
originarios de Toluca, y salieron de su patria con el 
objeto de ayudar en una guerra á los michoacanos! 
Alcanzada por estos la victoria, sus aliados los matla- 
tzincas se avecindaron en Michoacan, situándose des- 
de Indaparapeo hasta Tiripitío, que era el centro del 
reino, por lo cual se les llamó pirindas, ó mejor pirinta$> 
que en lengua tarasca significa '"los de en medió." 



Digitized 



by Google 



600 n. MATLátznreA ó raro* 

MallUzinco es una palabra mexicana que significa 
" lugarcito de las redes»" pues se compone de matlat, 
red, y la partícula tzinco que expresa diminución. 
Fácilmente se comprende, pues, que matlatzinca Tie- 
ne de matlatzineo, y que la etimología exige que estas 
palabras se escriban con c (mejor i) y no con g como 
hacen algunos autores. 

Las obras escritas en, 6 sobre eí matlatzinca, de 
que tengo noticia, son las siguientes. 

Arte y Sermones, por Fr. Francisco Acosta. 

Arte, Diccionario, Sermones, Catecismo y Ma- 
nual de sacramentos, por Fr. Diego Basa- 
lenque. 

Sermones, por Fr. Gerónimo Bautista. 

Arte, Vocabulario, Sermones y Catecismo, por 
ÍY Andrés Castro. 

Arte, Vocabulario, Catecismo y Manual de sa- 
cramentos, por Fr. Miguel Guevara. 

De estas obras k$ que he podido conseguir son el 
Arte y Diccionario de Baaaleñque, el cual se conser- 
va joaan^erito en el museo nacional de México» y la 
Graqaátitfa, el Catecismo y ql M wu^l del P, Guevara» 
cajo qú$wd ipanu^crito po&ee la Sociedad mexicana 
de Geografía y Estadística* Desgraciadamente el Arte 
e#tó ¿ruaco, de maaera que no be pedido aprovechar 
de él sinp una parte* siendo* por la' misado, mi prin- 
cipal guia y maestro el F, Basaknque. 



Digitized by VjOOQIC 



BL BATLATOntOA ó PfWMDA 5CTI 

La Gramática de este ultime autor no solo es bas- 
tante pata f«mar idea del sistema de la iehgéa matla- 
txiticái, sino que atu& se puede aprender á hablar coit 
ella. Empero, uní lingüista observador le encontrará. 
algunos Taeto» comparándola can el diccionario; des- 
cubrirá en este varias formas que carecen de explica- 
ción en aqí»ellai 

£1 Arte del P. GUnerára, en la parte que he podido* 
▼er, me parece mas completo que el de Baáaleñqueu 
Entre ano y otro autor se observan diferencias nota- 
bles en la forma de algunas palabras, lo and. depende? 
generalmente del sistema de ortografía seguido por 
etda uno; pero aLguoas ocasiones creo que esas dife- 
rencias vienen, de la variedad de dialecto* que tiene- 
el idioma. 

En el Mitkridates- jk> se da mas noticia del tnatla- 
trinca, que la inserción del Padre nuestro, copiado der 
Herraj sin traducción, 



DESCRIPCIÓN. 

1. Alfabeto. — El alfabeto de la lengua matla- 
tzinca tiene veintiuna letras, á saber (1): 

a. b. ch. d. e. g. h. i. k. m. n. o. p. r. t\ 
tz. tK u. x. yi z. 



Digitized 



by Google 



502 BL MATLATZINCA Ó P1RINDA 

2. Pronunciación.— Respecto á la pronunciación 
solo puedo decir ( véase la nota 1? ) que la d se muda 
en r, en composición y fuera de día, y vice versa; y que 
también es frecuente el cambio de la b en p> ó de la 
p en b. Aunque la i latina y la y griega suenan lo mis- 
mo en muchos casos, como en yni, sin embargo, los 
autores usan de una ú otra letra con el objeto de dis- 
tinguir en lo escrito el significado de algunas vocea 
La th y la t se usan indiferentemente por un mismo 
autor: no obstante esto, creo que hay diferencia en la 
pronunciación de esas letras. Según Basalenque no 
hay s ; pero como Guevara la usa en vez de z, se in- 
fiere que esta letra se pronuncia como s, y que este so- 
nido existe en el idioma : yo usaré, sin embargo, de la z 
conforme á Basalenque. 

3. Combinación de letras.— La combinación de 
vocales y consonantes es proporcionada, siendo pocas 
las palabras que tienen una pronunciación forzada, 
como nikaxthoho. 

La h, que es una aspiración, es la letra que domina 
en el idioma, y de su concurrencia con otra á otras 
consonantes es de lo que suelen resultar algunas pa- 
labras duras. 

Se encuentran varias voces en que se nota la repe- 
tición de una misma vocal; v. g., nimeyaa, la costum- 
bre; naa, la orilla; inboúunutzii, la rabadilla; inchuu, 
la leche. 

Hay poca variedad en el principio de los vocablos, 



Digitized 



by Google 



BL aUTLATZUCOA Ó PIRUJDA 503 

porque los nombres, los yerbos y los derivados se mar- 
ran con partículas prepositivas, que son siempre las 
mismas. Casi todas las palabras acaban en vocal. 

4. Silabas. — -.El idioma matlatrinca es polisilábi- 
co, y aunque tiene monosílabos son pocos. Ejemplos; 

Ba, desde allí. 

Huema, hombre. ■ m 

Nibama, hocico. 
Kitubari, estar echado. 
Inbeyahata, maldad. 
Inbotubethiri, ingle. 
Kitubeginmthita, corregir como juez. 
Nitehahadineheta¡ argumento. 
Nirahatzobuthoneheta, longanimidad. 
Küuteginchimuthohuinikuhumbi, ando compues- 
. to y doy buen ejemplo. 

5. Composición. — La composición de las palabras 
es de mucho uso, y se tiene como elegante. Ejemplos: 
kitikikarithohoki, temer y ser bueno ; kimituJtoritaki- 
mindutzitzi, buscar lo que se ha de comer; kitabuto- 
chikitábunuti, amé y cumplí. 

Hay algunos adverbios ó partículas que al compo- 
nerse se dividen; v. g., con kitzitzi, comer, y el ad- 
verbio pukah, cómo, se dice pu-ki-kah~-tzitzi> como 
yo cómo. 

Las figuras de dicción se cometen con mucha fre- 
cuencia al componerse las palabras, y aun en otros ca- 



Digitized 



by Google 



JM WL KáSLAfZHU» Ó 1 

sos, es decir, se cambia», omiten ó agregas letras 6 
rilabas» lo cual es causa de qoe el idioma aumente 
varias veces m dificultad. 

Hay nMichas partículas que se usan en composición 
con las palabras, coa» tremes riendo. 

6. Riqueza, — Parece rico el idioma ennúmero de 
voces. El P. Basalenque hablando de él dice: "Tiene 
" varias significaciones de verbos que lo que acá ha- 
" blamos con un verbo como tañer que sirve para cam- 
" pana, órgano, trompetas, etc., ellos para cada una de 
" estas tienen distintos verbos: asimismo nuestro ver- 
" bo sacar sirve para sacar agua de la tinaja, pan de la 
"caja, ropa del* cestón; ellos no usan esto sino que 
" usan de distintos verbos." El mismo autor agrega 
en otro lugar: "También se note que no por saber un 
"verbo lo pueden usar en todas ocasiones echándole 
" el sustantivo, como lo hace el castellano, que con este 
" verbo poner y el sustantivo dice todo lo que quiere, 
" como pon esa espada, pon esa alfombra, pon ese jar- 
" id, pon esa silla: en esta lengua para estas cuatro 
"eosas tiene varios verbos: para la espada por ser 
" larga y en el suelo dice dikabi, y así á todas las co- 
" ¿as largas; y si ponen estas arriba dikatzi; para las 
" segundas que son anchas dicen dipihibi, y si es arri- 
" ba dipihüzi; para las terceras que son huecas dicen 
"dipuebi, y si es encima dicen dipuetzi ; para las cuar- 
" tas que son redondas y sólidas dicen dkhobi, y si es 
"arriba ditzotzir 



Digitized 



by Google 



BL MXTlJmUfKtA <Ó «RINDA 505 

T. OB^MATOFíttA8.-**Raréo© muy «scaáo «n vocee 
oaioinetopey&s, pu«s eaitre cosa de dos mü't^iafakztai 
palabras que be examinada, apenóos hay tbeé ó cuatro 
que imitan la naturaleza* 

8. Voctes MKEAyjaic^. — Daré ejemptos4e algunas 
voces metafísicas, euy^ orÉg^a ao he encontrado tyufe 
esté ed eosas materiales; 

Nitepuenyaa, pensamiento ó memoria. 
Kitutuhegthiy entender. 
Ninahui, voluntad. 
Muthohonéheta, bondad. 
Ñinahozemi, terdad. 
Ninkuthi, cosa. 
Kituteyoyaa, olvidar. 
Nitethochineheta, amor. 
Nitenithainineheta, pereza. 

Otra ckse de palabras metafísicas no se encuentran 
en el diccionario, tales cbmo esencia, idea, ser. Algu- 
nas otras se suplen; v. g., tiempo es inhiábi> que sig- 
nifica día, sol; sustancia se expresa con niyeh, suyo. 

9. Genero y caso. — Carece el idioma de signos 
para marcar el genero, y de deólinackm para expresas 
el casa ( 2 ). Sin embargo, el vocativo tiene algunas 
partículas prepositivas que le distinguen, y son ka> ki¡ 
ma, las cuales tie&en diferente Uso fcegim el sexo de 
la persona que habla y de aquella á quien se habla» 

El genitivo se puede expresar con 1#& partículas 



Digitized 



by Google 



posesivas, de que hablaré luego (§ 13), 6 con solo la 
yuxtaposición; ▼. g., kmtrikxi, hijo; Perito hmerikui, 
hijo de Pedro, poniendo primero el nombre del po- 
seedor y luego el de la persona ó cosa poseída. 

Con solo la yuxtaposición se expresa también cali- 
dad y otras relaciones semejantes; ▼. g., de huema, 
hombre, é inhami, tierra; kuemainhami, hombre de 
tierra.- 

10. Numero. — Hay número singular, dual y plural. 

El singular se marca con una de estas ocho partí- 
culas prepositivas: huetu, ma, hue, huebe, i, in, ni, nin. 
De estas partículas, las cuatro primeras solo se usan 
con nombres de seres racionales. Huetu con nom- 
bres propios de varones: macón nombres propios de 
hembras: hue con nombres sustantivos comunes y 
adjetivos; v. g., huema, hombre; huebana, hocicudo; 
de nibana, hocico: huebe va con nombres verbales. 
De las otras partículas, i suele anteponerse á hue y 
también á ni ó nin, según algunos ejemplos que veo 
en el diccionario; pero comunmente se antepone solo 
á nombres de irracionales : in va raras veces con nom- 
bre de racional, siendo su uso común acompañar los 
de seres inanimados, ó de irracionales: ni acompaña 
algunos sustantivos, dice la Gramática; pero no ex- 
plica cuáles, así como á todos los verbos volviéndolos 
nombres: en el diccionario lo que he observado res- 
pecto á las partículas in y ni, es que hay algunos nom- 
bres que solo con* cambiar una de estas partículas en 



Digitized 



by Google 



EL 1ÍATLATZINCA Ó PIRINDA * 507 

la otra cambian de significado; y. g., nichaxi, la obra 
de carpintería; inchaxi, la azuela: sobre la partícula 
nin no encuentro explicación especial; pero sospecho 
que solo es una variedad eufónica de ni. 

Resulta, pues, que las dichas partículas no solo in- 
dican el número sino otras ideas, como luego se echa 
de ver. (3) 

Ademas de las partículas mencionadas, se ven en 
el diccionario py y pu con las cuales empiezan varios 
sustantivos; pybahui, el telar ;py bari, el aposentQ don- 
de se duerme; puhéízi, el pueblo; etc. Sin embargo, 
no encuentro en la gramática explicación sobre estas 
ni otr&s iniciales. 

El dual se marca con la partícula the, antepuesta; 
v.g., huerta, el hombre; thema, los dos hombrea. (4) 

El signo del plural es la sílaba ne, antepuesta; v. g., 
nema, los hombres : dicho signo se usa con todos los 
nombres de seres animados y muchos de inanimados, 
aunque no todos. 

Algunos nombres de parentesco tienen como signo 
del plural la terminación e, la cual se ve igualmen- 
te en rnuthohiie, buenos; plural de kühohui, bueno; 
pero esto debe verse como una excepción. Esa mis- 
' ma terminación e la veremos en el plural del pronom- 
bre de la tercera persona, en algunos tiempos del 
verbo, y en otros casos. 

11. Derivados, — Hay ciertos nombres en matla- 
tzinca derivados de sustantivos, adjetivos y verbos, 



Digitized by LjOOQIC 



508 el matlaiuvca ó rnun>i 

cuyo signo es b terminación ntheta^ machos de loe 

cuales tienen significact*o de abstractos. Ejemplos: 

Xiahentaneheta, la ausencia. 
Nitebenunehtta, liberalidad. 
Nüebeyehenehefa, el reinado. 
Inbothethinelieta, la golosina. 
Nibunibineheta, la divinidad. 
Nkhahaihineheta, la hermosura. 
Pugihineheta, lugar donde entran y salen. 
Nitehahadineheta, el argumento. 
Niteftahathineheta, la limosna. 

Los nombres gentilicios se forman con la partícula 
prepositiva hue, que vimo$ al tratar del número ( pár- 
rafo 10); y. g., intohati, México; huetoxaii, el mexi- 
cano. Se Te que el procedimiento del idioma, en este 
caso, y lo mismo sucede en todos los semejantes, con- 
siste en un cambio de partículas: se usa in 9 con el 
nombre del lugar, porque es partícula que va con nom- 
bre* de cosas, y hue forma el gentilicio porque es par- 
. tícula que se usa con nombres de personas.' 

Los diminutivos se expresan per Eiedio de partí- 
culas intercalares, eomo te, cho, etc. ; huema, hombre;. 
huer^e^ma, hombrecillo, hombre til, en significación 
de desprecio. 

El comparativo y el superlativo se forman táiñbíen' 
por medio de partículas itilereatai^es que significan 
mas, muy, mucho, en gran manera; v. g., kítfarfmi, 



Digitized 



by Google 



EL MálLATlINOA Ó FUUNDA $00 

btieoo; ki^muten-thohui, mejor; ki-mufiakcm¿en-éh&- 
hm 9 bonísimo. 

Por medio de la partícula he se expreaa respeto, 
reverencia; r. g., A#&, yo; hekaki % mi merced. Las 
partículas /^ chu, ri 6 di tienen et mismo objeto; hus- 
ma, bombare; kue~tu-nm> hombre digno de honra, de 
reapeto. 

Los yerbales adjetivos se marcan con la partícula 
prepositiva huebe, que ya vimos anteriormente ( § 10), 
en lugar de las partículas del verbo; v. g„ kitutu-to- 
chá, aiofiar; hiteb&-tochi, «1 qué anata. Estos nombres 
expresan pasión poniendo huebu en lugar de hítete; 
v* g., hueim^4ochi f lo «miado; así es qme fie indica ac- 
ción y bu pasión. Si á estos verbales se agrega la ter- 
minación ta, y á algunos la partícula intercalar te, se 
indica generalidad; v. g., huebetzitzi, el que come; 
huebetzitzita, el que todo lo come. 

Se forman nombres sustantivos de los verbos, cam- 
biando las partículas prepositivas de estos, según se 
indicó al tratar del número (§10); v. g., de kitutu- 
/0cA¿,,amar; ni-tochi ó inbu-tochi, el amar, es decir, la 
acción de amar, aunque también significa lo amado. 

El adjetivo numeral tiene varios derivados. Por me- 
dio de la terminación ni se expresan veces ; dahui, uno; 
dctoi, una vez ; kuta 9 cinco; kutani, cinco veces, y así 
fcqn los demás, aunque en la formación de algunos hay 
irregularidades. 

Los ordinales se forman agregando 4 los cardinales 



Digitized 



by Google 



510 EL MATLJXIOrCA Ó ÍUISDA 

h partícula imube; v. g^ raAiri ó dakui, uno; immbe- 
rahui, primero ; nohui, dos ; imubenohui, segundo ; yim, 
tres; imubeyun^ tercero. 

Con la partícula mu» se forma otro orden de deri- 
vados; mun-dahui ó inunda, de uno en uno; munnohd 
6 munno, de dos en dos; munyo, de tres en tres. 

Combinando la terminación ni j la partícula imube 
resultan imube~noni, segunda Tez ; imube-nini 6 yuni, 
tercera Tez; etc. 

Aun hay otros derivados del adjetivo numeral; 
che-thenohui, dos de nosotros; cke-yun, tres de no- 
sotros; etc. 

12. Pronombre personal. — El pronombre per- 
sonal se expresa de esta manera. 

Kaki, yo. 

Kakuehui, kakuebi ó kakuéhebi y nosotros dos. 

Kakohuiti, kakehebi, nosotros. 

Kahachi, tú. 

Kachehui, vosotros dos. 

Kachohui, vosotros. 

Inthehui, aquel. 

Inthehuehui, aquellos dos. 

Inthehue, aquellos. 

El pronombre kakohuiti indica una pluralidad ge- 
neral, ilimitada; pero kakehebi solo se usa hablando 
de un pueblo, de una congregación, es decir, indica 
tina pluralidad determinada. "También se note, dice 



Digitized 



by Google 



IL MATLATZINGA Ó PIR1NDA 511 

" Basalenque, que si los muchos de una religión ó dé 
w un pueblo hablan entre sí, sin relación á otros, usan 
" el kakohui (contracción de Tcakohuiti); pero si ellos 
" hablan con otro extraño usan el kakehebi\ lo mismo 
" se note en los duales que pusimos arriba kakuehm 
" y kakuebi, el primero usan los dos entre sí, el kuehi 
" cuando los dos hablan con otro." 

13* Posesivos. — El posesivo, hablando en geneíal, 
de una manera indeterminada, se expresa asi 

SINGULAB. 

Niteyeh, mió. 
Kazniyeh, tuyo. 
Niyeh mthehui, suyo. 

DUAL. 

Inbetheyeh, de nosotros dos. 
Kachehui intheyeh, de vosotros dos. 
Intheyeh huehui, de aquellos dos. 

PLURAL. 

Inboyeh, de nosotros muchos* . 
Indoyeh kachohui, de vosotros muchos. 
Indoyeh mthehue, de aquellos, muchos. 

La partícula característica jde este posesivo es yeh 
ó ye, pues las otras de que se compone, nite, etc., 
excepto kax, las vamos á ver luego expresando pose- 
sión de una cosa particular, de modo que yeh, como 
dice Basalenque, u expresa posesión general." Las pa- 



Digitized 



by Google 



513 «L MATLinORBA 6 ITKIVDA 

labra* isUkdmá, iochehui, etc^ que se Tea egn el pose- 
Ara, san Us pronombres personales ^ae coocunraá 
•a fermariop. 

Pata expresar posesión de ooaaa 6 personas de- 
tafflúáadaa, hay diferentes partíanlas, ka coate va- 
rían según lo poseído pertenece á ana de estas cla- 
ses. 1? Cosas inanimadas» como mi sombrero, mi capa. 
2? Cosa intrínseca ó propia de peraena,cwim 
mi voluntad, mi pnerpo, mi cabeza, mi ráta. 3? Nom- 
bres que significan acción, como mi enseñanza. 4? Ani- 
males irracionales. 5? Nombres verbales. 6? Nombres 
de parentesco, como mi hijo, mi padre. 

Los signos que encuentro en los ejemplos y expli- 
caciones de la gramática para expresar posesión son 
estos. 

1? personal nite, nitu> huete, huetu. 
2* „ ni, niri y hueri. 
3? „ ni, niri, hueri. 

DUAL. 

1? persona: inbtte, inbetu, /metete. 
2? „ inthe, mtheri f huetheti. 
3? „ inthe, inthéri, kuetheri. 

PLUBAI» 

1? persona : iwba, infofie, 4nhatu f berin> km 

hete, twbóte, nebatu. 
2? „ . indo, indari, huero. 
8S „ imb* ÍMb*i> bwr&. 



Digitized by VjOOQlC 



EL «AfLATOlfC* é FfglNDA 618 

fi^mpíoá: Bekiñtfy <tmeñánm; nitú-beh¿nt& f &A 
enseñanza; inbeúu-behinúa, la enseñanza de nosotfre* 
áo%í*nbefa-bekinta> laeosefiansatife nosotras «tochos; 
¿t¿*¿, iperto ; wite-tzini, thi perro ; 4nbéie-taéni,*l pefro 
de nosotros <lds j inbo-4zini, «1 perro de nosotros mu» 
otos. 

Para saber cuáles toa las partículas q^e se tiró* 
con cada especie de nombres, seria preciso entrar 
en explicaciones prolijas ajenas al plan de esta obra, 
por lo cual me limito & hacer las siguientes observa- 
ciones. 

En la composición de las partículas posesivas, se- 
gún se han puesto anteriormente, entran las explica- 
das al tratar del número, como ni, kue,ebc. ; v. g., hue- 
rihui, hijo; hueterihm, mi hijo: en este caso te es el 
verdadero signo de posesión, y hue indica que se habla 
de un ser racional, na pudiéndose suponer 7 que aquí 
sirve para indicar el número, porque se ve también en 
el dual y plural; huebeta, kuéboée, etc. Esto se com- 
prenderá bien leyendo la análisis del Padre nuestro. 

Los signos de las segundas y terceras personas son 
iguales, según se Ve luego» por lo cual es preciso dis- 
tinguirlas por medio del f>rdnombre personal; v. g., 
Jiuetebépúkáchi, mi despensero; 'huéHüépéútaüfoi kaha- 
<chi 9 tu despensero; hueribepañaeM inthékiti, el des- 
pensero de aquel 

Adema* de los ¿gaos de posesión explicados, iiay 
«otro, hua, que según la gramática, indica respeto ; v. g., 



36 



Digitized 



by Google 



514 se waff amu 4 1 



teda madre 
Todo lo ¿kfao hace ver 9» k Gramática 1 

trinca es complicada j difícil ea cásalo al modo de 
eapn c sar posesión: peí» aan todavía hajr mas nrie- 
dad de signos» con el objeto de expresar que lo po- 
seído ea daal 6 plaiaL Ejeaiplo: 

DUAL. 
Netetzini huekui kaki, mis dos perros» ete. 

DUAL. 

Nebethetzini huehui hakuehebi, los dos per- 
ros de nosotros dos. 

PLOLAL. 

Neboízini huehui kakehebi, los dos perros 
de nosotros. 

PLURAL. 

SINGULAR. 

Netetzinie kaki, mis machos perros, etc. 

DUAL. 

Nébethetzinie iakuebi, los muchos perros 
de nosotros dos, - 

PLUBAL. 

Nebotzinie kakehehi, los muchos perros de 
nosotros. 



Digitized 



by Google 



SL MATLATZINOA 6 PIRINDA 515 

Analizando este ejemplo remos que tzini es el sus- 
tantivo perro; nete, nébethe y demás partículas prepo- 
sitivas son el signo de posesión; kaki, etc., los pronom- 
bres personales; huehui, el signo' del dual; y la termi- 
nación e, agregada á tzini, el signo del plural, aunque 
suele no usarse, pues la falta de huehui basta, por sí 
sola, para distinguir un número de otro. 

Estos posesivos, que indican dual y plural, tienen 
sus variedades en los signos, según que el nombre de 
lo poseído es verbal, de parentesco ó de irracional. 
Con los demás nombres se usan los numerales ó ad- 
verbios, como si en español dijéramos mis dos capas, 
mis muchos sombreros, etc. 

Hay dos partículas ba y ma, que conviene explicar 
al tratar de los posesivos, jr sobre las cuales dice Ba- 
salenque: "Esta partícula ba, antepuesta á un sus- 
" tantivo, le hace indefinido y no limitado á alguno, 
" como bahani,l& casa; bahachi, la hacienda, cosas que 
" pueden ser de todos ; pero esta partícula ma limi- 
"t& el sustantivo á que sea de uno ó algunos;, como 
<f wahqni, nuihachi, c*m y hacienda de alguno <5ai~ 
" gunos." ; : 

H$y ptf a partícula posesiva* #&#¿, cota la cual; se bu- 
pie muy >ien el genitivo; v. g., inqa, ropa; Mniimte; 
Pedro, ropa de Pedro. r 

La idea de posesión aun ti§ne todavía mas formas; 
en la leagpa pxablateinca, pues hay una conjugación; 
que la indica, según veremos al tratar del verbo, -.--•; 



Digitized 



by Google 



tiros fle euptemm asi, según BanlMque. 

Nihi, este. 
Ninie, estos. 
Tífói, aqueste. 

IrUhehui, aquel, hablando de un ser anima- 
do; nihi, de un inanimado. 
Kiteni, él cual 

Esto tikimo paraos relativo por sa sigaificacíoe. 
Guevara pone como demostrativo* loe siguientes: 

Nii, este. 

2%¿¿, aqueL 

Xuh, aquel que se ve. 

Tehui, el que no se ve. 

Thiihe, esos que se ven. 

TTiehue, los que están lejos. 

Intehue, los que no vemos. 

De varios relativos que pono él íbisteo Guevara, el 
único que parece propio bsintutu^ qtie: los demás 
son los signos del verbo que luego veremos. 

16. Mo&os y campos otjí, VEftfiO.— El verbo tea- 
ttetrinca no tiene mas que indicativo é impetatfto (&). 
Los tiempos, en el indicativo, sOfc prOso&te, pretérito 
kapw&dto, pwtórito perfertó y ^ ftirtrít)» <6>. El 
imperativo no tiene mas que un ttetópó. Participios 
hay de présente y do futeto. 



Digitized 



by Google 



3fr i a W ft A«Wf a* 6. embuto* áltt 

16. Ejemplo de conjugación. — Presentaré un 
ejemplo de conjugación, para que con vista de él y 
de las subsecuente* explicaciones pueda compren- 
derse el mecanismo del verbo. 

INDICATIVO: KKUBlíMTJff. 

singular. 

Ki^iu^iai^tochi, yo, amo, etev 
Ki^w-tochi ó ki-ki-tu-tochi. 
I&-fUr-tochi. 

DUAL. 

Ki-kuen-itu*-t>ocM, nosotros do» amamos, etc. 

Ki-chen-tu-tochi+ 

Ki-kuen-tu-tochL 

PLURAL. 

Ki-kuchen^tu-tochi, nosotros amamos, etc. 

Ki-chehen-tu-tochi. 

Kw<mr-fatr4ocM. 

PRETÉRITO IMPERI«OTO: 

SINGULAR. 

Ki^m^^n-^ki^ yo timba* eí«v 

Ki-mir-ki-tu-tochi. 

Kv-mi-tu-tochi. 



Digitized 



by Google 



¿10 




Ki mi kmem tm tockí , nosotros dos amá- 
bamos, etc. 
Kjr-mí-chtn-tm-tochL 
Kí-mí-kuem-lw-toeki. 

TVCUAl- 

Kir-7rú~kuehtm-t»-UKki, nosotras amaba- 

moa, etc. 
Ki-mir<hehenr-tMr4ockL . „ 

FEETESFFO PERFECTO 

SDTGULAB» 

Ki-tabu-tocki, yo amé, etc. 

DUAL. 

Ki-kuebiir-tochi, nosotros dos amamos, etc. 
Kí-chebw-tochi. 

PLÜBAL. 

Ki-Jcuchsn-bu-tocki, nosotros amamos, etc. 

Ki-chehen-bti-tochi. 

Kir-tvr-ro-tochi. 



Digitized 



by Google 



BL MATLATZINOA Ó PIRÍKDA 519 

FUTURO. 
SINGULAR. 

Ki-rvr4ochi> jo amaré, etc. 

Ki-H-tochi. 

Kor-ritatu-tochL 

DUAL. 

Ki-ru-tochi-huehuiy nosotros dos amare* 

mos, etc. 
Ki-ri-tochi-huehui. 
Kar^ritcUU'-tochi-kuehui. 

PLURAL. 

Kinrur-tochüt nosotros amaremos, etc. 

Ka-ritatu-tochie. 

OTRO FUTURO. 
SINGULAR. 

Tar-ki-mi-(ó min)-tu-tu-tochi, yo he de 
amar, etc. 

IMPERATIVO. 

SINGULAR. 

Ku-tochi, ame yo, etc. 

Di-toóht. 

Ta-tu-toehi. 



Digitized by 



Google 



ZXL. 



KM^iodd-kmdmi, 
Di-ioeki-hMekML 
T*-t*-*oeh*-1mekmL 



FLCZAL» 

K»-tochit, amemos nosotros, cta 

IH-4odút. 

To-tv-toehú. 

PABro&na 



In^mMtu-toehi, el que ama» 
In^*tn¿*-toehi-Auekxi, los dss que amas. 
In-don-(6 ronj-tv-tochi, los muefeos qoe 



FÜTÜBO. 

In-kakatu-tochi, ql que amará. 
ln-kakatu-tochi-huehut, los dos que amarán. 
In-Jtakatw-tochie, los muchos que amarán. 

17. Explicación del verbo. — Del anterior ejem- 
plo consta que la partícula prepositiva Id es un signo 
común á todas las personas del indicativo, exceptuan- 
do las terceras del futuro, de modo q*Qes*ptfetícula 
puede considerarse como la característica del nerbo. 

Los signos particulares del presente de indicativo 



Digitized 



by Google 



sen, tu, k&em^ ókew y etc^ oombipados de lia mtfiiem ipe 
se vq en et e|empb, 

El pretérito inoperfecto tiencí por eigoala partícula 
ufa mt$tiw\vfa m el püesetote* es¡ decir, ra forana del 
fíeieate y el niguo m¿ Acerca del pnetéiitó impeix 
fe*fc>; ^bsepva Bastolenqjíe que H muehas veces; se liga 
14 Qfttt ote* ^erl>o, c^i^o *¿ y* fuer* á mi caw vietcu & 
*«f iwwír^ «tt la cual oración, así en lata como en 
**mwMti* mtxmdm verbos son de este pretérito 
"fopei&cfeh y en eate tasfttft el asgwdo vevbo lo 
'¿hablan pete &taro de fa^^i^oiantocjedijwdo la par-> 

J5J pretérito perfecto tiene signa» propios para ton 
da* las persoaas, exceptuando las. bercera* del sunga* 
lar y del dual que non igaalee á las del presenta La» 
t«c«a peesona del plural termina en e f sobre cuya 
terminación ofeeerro Basalesque: *E* acabar e&tae 
apersonas en la e varían lo* vedaos, poeqne nno*$aa«- 
" den á su final la e; atroa convierten su final en síí 
" otros que acaban en t la conviertpti en se," 

Respecto á los sxgnoe del primer futtiro no bayma» 
que obs$ mr> sino que huehui es el signo del dual; y 
ki termimpion £> del plural 

El segundo futuro, que según Batialenque corres^ 
poade en significado al latino tempanado en rus, se fbr- 
wa, según él misma autor, u del pretérito imperfecto 
i£ de indicativo, poniendo antes k partícula ¿&" 

Las partículas ku^di, ta son cenroneaé, loa tresnó-* 



Digitized 



by Google 



682 K. MATLATUNCA ó POHKDA 

meros del imperativo; pero el dual y el plural se dis- 
tinguen con. los mismos signos que en el futuro. 

Los participios de presente se forman de las ter- 
ceras personas del presente de indicativo: al partici- 
pio de singular se agrega la partícula mu, al de dual 
kttehui; y en lugar de ki lleran todos in f que es uno 
de los signos de los nombres (§ 10). Este mismo 
signo in se ve en los participios de futuro, cada uno 
de los cuales tiene sus respectivas partículas, según 
se re en el ejemplo. Empero, sospecho que estos par-' 
ticipios no son una forma propia del matlatzinca, sino 
introducción de los gramáticos españoles. (Véase la 
nota 5.) Mas bien debe considerarse como participio 
propio de la lengua el verbal que comienza por la par- 
tícula huebe, explicado en otro lugar ( § 11 ). 

Obsérvese que hay algunas personas, como la se- 
gunda y tercera de singular del presente de indica- 
tivo, que tienen una misma forma, por lo cual se usa 
para distinguirlas el pronombre personal. 

Súplese el subjuntivo con el indicativo y algún ad- 
verbio que signifique duda, condición ó alguna de las 
otras relaciones propias de subjuntivo; v. g., para de- 
cir como tú ames, traduciré yaka hitutochi, que literal- 
mente es como tu amas. 

El infinitivo se suple con el futuro, cuando el verbo 
determinante está en presente ; pero si está en futuro, 
entonce!* el determinado (infinitivo) va en imperati- 
vo, aunque también se puede poner en futuro. 



Digitized 



by Google 



1L MATLATCINCA Ó PIWNDA 523 

- 18* Voz pasita.— • La voz pasiva tiene el mismo 
mecanismo que la activa, es decir, se forma por me- 
dio de partículas. Para que el lector pueda formar 
idea, pondré un ejemplo. 

SINGULAR. 

Ki^tochi^kb^kaki, yo boj amado, etc. 

M^tochi^hi-hahachi. 

Kv-tochir4nthehui. 

dual. 

Ki-úochi-huehui-kakuebi, nosotros dos so- 
mos amados. 
Ki~tochi<-huehui-kachehui. 
Kz-óochi-inthehuehui. 

PLURAL. 

Ki-tochi-kakehebi % nosotros somos ama- 
dos, etc. 
Ki-tochi-kachohui. 
Ki-tochie-inthehue. 

Ki, es la partícula característica del verbo que he- 
mos visto en la voz activa: úochi, la radical del verbo; 
kaki, kahachi, etc., son los pronombres personales; 
huehui, partícula del dual. 

Los verbos que significan afección, sufrimiento, 
cualidad ; como estar triste, tener miedo, tener dolor, 
dañarme, podrirme, etc., se conjugan como los pasi- 



Digitized 



by Google 



524 i 

del singular te syeg» h partfcri* riL 

Ifc Vahas clases d« vEsnoe. — £1 qmqilo de 
conjugación qnc hemos ráto aoieiiormeate ( $ 16 ) o* 
de un Tcrbo actiro transitiTo; pero los activos infaran- 
sitñros, aunque en algunas de sos personas tienen los 
mismos signos, gonsialaMints presentan diferencias 
que permiten distinguirlos, de modo qoe la lengua 
matlatzinca distingue la acción tnmsitiva de la mma- 
nente. Por lo común la diferencia consiste en qoe 
cuando el Terbo activo transitiro llera duplicado el sig- 
no tu, el intraositÍTo solo le usa una rezfy que cuan- 
do le usa una Tez el transí tiro, se omite del todo en 
el otro. Comprobaré lo dicho con algunos ejemplos 
que pueden compararse con la conjugación puesta 
antes ($ 16). 

Ki-tu-tzitzi, jo cómo. 
Ki-ki-tzitzi, tú comes. 
Ki-tzitzi, aquel come. 
Ki-huen-tzitzi, nosotros dos comemos. 
Ki-ro-tzitzi, aquellos comen. 
Ki-mi-tu-tzitzi, yo comia. 
Ki-mi-tzitzi, aquel comia. 
Ki-ru-tzitzi, yo comeré. 
Kiri-ki-tzitzi, tú comerás. . 
Karitcir-tzitzi, aquel comerá. 
Kvr-tzitzi y coma yo. 



Digitized 



by Google 



«L UÁTLATBttfOA Ó PtfÜHÚA 52$ 

Tb-tttfti, come tú. 
Ttt-tzitzi, coma aquel 

De los verbos que expresan acción inmanente, co- 
mo comer, se forman otros que expresan transición 
agregándoles tu; v. g., kitutzitzi, yo cómo; kitu-tu- 
tzitzi, doy de comer á otro. 

Los verbos reflexivos tienen para distinguirse al- 
guna variedad en sus partículas respecto al verbo ac- 
tivo, siendo su signo principal, característico, la par- 
tícula te, como se puede ver del ejemplo siguiente. 

Ki-tu-t&-tochi, yo me amo. 
Rüti-te-tochi, tú te amas. 
Ki~te-tochi 9 aquel se ama. 

Hay, sin embargó, algunos verbos que llevan la 
partícula te, y tte tienen significación reflexiva. ( Véa- 
se la análisis del í^adre naestre.) 

Los verbos frecuentativos se forman con las partí- 
¿tilas raháka, 6 nigrañegti, pospuestos : una se usa con 
eiértos terbos, y otra con ótixm; Y. g., Ititu^rahcíha^ 
tzi¿zí y rieftópré cómo. También con la 'partícula bu, te- 
tefpuesta, se expresa frecuencia, la cuál ae u&a aun 
con los verbakés. 

Oon la partícula intercalé^ fama, M^fcpfesa qUe la 
Mtfoa de& ve*bo 6é ^ecfutó á buen totopo; b¡tu*<temé^ 
nóhui, llegar A buen tiempo. 

La partícula prepositiva tkate ííidtea interrogación, 

Mani, interpuesta en el verbo, da á efctóhAer q*e su 



Digitized 



by Google 



5» 1 

acción te t* ejecutando, es dec2i;qaelaaccioaaoes 
momentánea; v. g-, imziziemi k¡ mmmi jnm, k finta 
ae va pudriendo. 

Con la partícula intercalar m¿, ae indica posibili- 
dad ;v»g^i^v~-«¿zA^A¿Áví,pQe(lo cantar. Conjunto, 
ae significa imposibilidad. 

Por este estilo hay otras mochos verbos derivado* 
que se forman por medio de partículas, y exprean 
aireña* relaciones; t. g., mu, indica ejecutor de poto 
la acción del verbo; suela, prosecución;/*, que lo que 
se hace es pan sí mismo ó para otro, de modo que con 
esta partícula se forman los verbos que en otras délas 
lenguas descritas anteriormente hemos conocido con 
el nombre de dativos 6 apHcatwós; fe, indica que la 
acción del verbo recae en tercera peíaona; be j ta, 
generalidad, es decir, que la acción del verbo se diri- 
ge á todos, á muchos. Algunas partículas solo se usan 
con ciertas personas del verbo, no con todas; otras hay 
que son puramente expletivas, de adorno; otras que 
se usan no solo con los verbos sino también con los 
nombres. Son tantas las partículas, que solo una gra- 
mática prolija debe enumerarlas todas, y por lo tanto 
yo me contento con lo dicho hasta aquí. 

20. Vmmbo sustantivo. — El verbo sustantivo se 
expresa agregando al nombre ó pronombre alguna* 
partículas del verbo, de manera que realmente esas 
partes de la oración se conjugan, se vuelven ver- 
bos (7), Ejemplo* 



Digitized by VjOOQIC 



£L MATLATZ1NCA 6 PIKINDA 527 

Ki-kaki, yo soy. 

Ki-kakuehu% nosotros dos somos. 

Ki-kakehebi, nosotros somos; 

Ki-mi-kaki, yo era. 

Kari-kaki, yo seré. 

Ta-kaki, yo sea. 

Ta-kahachi, sé tú. 

Supuestos estos ejemplos, lo que puede asentarse 
es que los signos dé esta conjugación son : ki, para el 
presente de indicativo; ki~mi, paraelpretérito; kan 
6 karita, para el futuro, y ta para el imperativo. Así, 
pues, con el adjetivo thoh/ui, bueno, diré, en presente, 
ki-thóhui-kaki, yo soy bueno ; en futuro kari-thóhui- 
kaki, yo seré bueno, etc. 

21. Verbos posesivos. — Hay una conjugación en 
matlatzinca para expresar posesión, la cual varia se- 
gún la relación que se expresa es de primera á segun- 
da y tercera persona, de segunda á primera y tercera, 
ó de tercera á primera, segunda y tercera, como puede 
verse del siguiente ejemplo. 

1» PERSONA A2 a Y3 a 
SINGULAR. 

Kaki ki niri nigta ki kahachi, yo soy tu vida. 
Kaki ki ni nigta ki.inthehui, yo soy vida de 
aquel, etc. 



Digitized 



by Google 



DUAL» 

Kakuebi ti niri nigta kuebi iafuzchi, nosotros 

dos somos tu vida. 
Kakuebi ki ni nigta kuebi inthehuu nosotros 

dos somos vida de aquel 

Kakehebi ki niri nigta kehebi kahachi, noso- 
tros somos tu vida. 

Kakehebi ki ni nigta Jcehebi inthehui, nosotros 
somos vida de aquel etc. 

fPEBSÓNAAl*Y* 

8IN6ULA*. 

Kax ki nitu nigta ki kaki, tú eres mi vida. 
Kax ki ni nigta ki inthéhui, tú eres vida de 
aquel, etc. 

DUAL. 

Kachehui ki nitu nigta huehui kaki, vosotros 

dos sois mi vida. 
Kachehui ki ni nigta huehui inthehui, vosotros 

dos sois vida de aquel. 

Kachohtá ki nitu nigta kokui kaki, vosotros sois 

mi vida* 
Kachohui ki ni nigta kohui inthehui, vosotros 

sois vida de aquel, etc. 



Digitized 



by Google 



RL MAÍLAT2W0A Ó PIRADA 75&Ü 

3M*BS0NA «A1V8? Y 3 a 

lnthehui ki nitu higta káki/ajqaél'tís tíii Vida. 
lnthehui ki ríiri nigta } kakachi, aquel es ta* 

vida. 
lnthehui kinifi nigta íhíhehui, aquel és vida 
M8Ó- de aquel, etc. 

■^ &tJÁL. • 

Inthehuehui ki nitu nigta huéhui kaki, aquellos 

dos son mi vida. 
Inthehuehui ki ni nigta "huéhui fozhachi, aque- 
llos dos son tu vida. 
i¿ Inthehuehui 'ki ni nigta huéhui inthehuz, aqüe- 

i k líos Idos son vida de aquel. 

PLURAL. 

ífl* Inthehuñ ki nitu nigta kaki, aquellos son mi 

vida. * 

ros Jnthehue ki niri nigua kahachi, aquellos so» 
tuirida. 
Jnthehue ki ni nigua inbhehui, aquellos .son vida 

de aquel 

j& ' 

Saétará eíxpticiat láfbrtaó, Áé 'algunas personas pata 
oS -que el letítót pueda étitendef los ejémpílos pastos. 
Jja priméféi persona #el stógular de la corijúgatñon 

37 



Digitized 



by Google 



630 PL )f*rLATZ?W¿ Ó PIBINDA 

de 1? á 2? y 3* persona consta del pronombre kaki, 
yo; la partícula &í, propia del verbo; niri, partícula 
posesiva; nigta, que es el sustantivo vida ; ki, signo de 
verbo? kahachi, el pronombre tú. 

I¿a primera persona del dual, de la misma conju- 
gación, se forma del pronombre kakuebi, nosotros dos; 
ki, partícula verbal; niri, partícula posesiva; nigta, 
sustantivo; kuebi, contracción de kakuebi, y kahar 
chi, tú. 

La primera persona del singular de la conjugación 
de 2? á 1? y 3? persona tiene kaz, que parece signi- 
ficar tu, pues está en lugar de kahachi; ki, partícula 
verbal; nitu, partícula posesiva; nigta, sustantivo; Id, 
signo de verbo; kaki, yo. 

La primera persona del dual, de la misma conjuga- 
ción, se forma de kachehui, vosotros dos; los signos ki 
y nitu, que antes hemos visto; el sustantivo nigta; 
el signo htiehui, y kaki, yo. 

Esta conjugación posesiva presenta alguna diferen- 
cia en sus partículas cuando el nombre de lo poseido 
& de oficio ó parentesco. 

22. Verbos defectivos é irregulares. — Los ver- 
bos defectivos é irregulares abundan, y no solo en esto 
es irregular el idioma inatlatzmca, sino en todo lo de- 
mas, pues cada regla de su Gramática tíen$ muchas 
excepciones. Esto, reunidp al mecanismo complicado 
del idioma, hace, que sea suncamente difícil, ■ 

23. Preposición, adverbio y conjunción. — Hay 



Digitized 



by Google 



EL MATLATZINCA Ó PIRINDA 631 

pocas preposiciones, por lo cual dice Basalenque que 
" con una se expresan muchas de las nuestras." 

Las conjunciones también son escasas. 

Los adverbios" abundan. Sin embargo, no hay el 
afirmativo si, de modo que para responder es preciso 
hacerlo repitiendo la pregunta, como en latin. 

Algunos adverbios y preposiciones se suplen por 
medio de partículas; v. g.,pw, que se traduce por allí 
6 de allí, como en la palabra hi-pu-rnebue, allí le azo- 
taron; jpy 6 y, que significa allá 6 en; pyhiúi, en el 
cielo ; pitzitzi, en el comedor. 

Py también significa con, y en este sentido sirve 
para formar adverbios dé modo; nihrtizo, necio; py- 
nikatzo, con necedad, neciamente. 

24. Dialectos. — La lengua matlatzinca se divide 
en varios dialectos, de^ lo que nos da testimotrio el 
P. Guevara en el Prólogo á su gramática, diciendo: 
" La hablan en unas partes diferente que en otras y 
" las mujeres en lo más, y así van hechos dos confe^ 
" sionarips, uno general y otro particular." 

25. Ejemplo de la oración domin icál. — Hé aq*¿ 
el Padre nuestro en tnatlatzinc^. 

Kabotuntamki kizhechori yjriytiy thare- 
Padre nuestro . (que) estés arriba en (el) cielo santi- 

hetemeyubbutokui inituyuh tqjruq rátubeye, 
ficado sea * tu nombre venga tu rejno* 



Digitized 



by Google 



raS C1. UAtLATMKCA 6 FtttKDA 

tharetehehui inunihami inkitiihenahui 

hágase sobre (la) tierra tu voluntad 

ipuzka hetehéhui ypiytiy. Achii ripah- 
oomo se hace en (el)^cielo. Ahora da- 

kéhbi inbotumehui indakmutze ditiemin- 
nos {til) pan nuestro (de) cada día jerdé- 

Mkebi inbrtubuckochi pukuchmttokahtmndt 
nanos nuestros pecado ownoperJanaBftoe 

infaiAuebikA num^njcarihechi kekbi 
(á) nuestros deudores no dejes ca$r nos 

* muhe dihedanita kehjti ¡umita úibuti. 
y Ubr* nos fc mal. 

26. Análisis. — Kabottmtanki ? las rfktbas primera 
y última, kp-ki, son signos del vocativo, pu$s 6eg«i 
Basalenque " si se habla con Dios ó«on los sacerdo- 
tes usamos de ka y Td, 6 de todé Jauto: v In^u, par- 
tícula posesiva; ta, es un abreviado de tiamí, padre; las 
dos n son eufónicas, pues, como dice Basalenque, "la» 
" sé pone de ordinario ante c, d, p, q (1c), t? 

Kizheckori: láchori, es el verbo estar; z, una par- 
tícula que sirve para indicar que está en alto la per- 
sona £ cosa de que óe habla; he, partícula reverencial, 
usada aquí porque se habla con Dios. 



Digitized 



by Google 



Ypiytvyít ypii eflil*.prap©eirócHi w¿#*# ó ¿d¿,,oek 
ma esoribe Basalenque,» sigmftotf eklo. 

Tfamketemei/whlmlQhwi: tehuí ó' ttohm* es dhadk 
jetiv0r¿tttffc»¿ ¿a^cree que puede teaduüirsé por ^nyj, 
de manera que el verbo la qua. lite í^lmeríte significa 
es " hacer muy; bueno ; " ia\parí¿aul&/itf ea reverencial; 
thamíe á. taraces* el signa de la< tareera persona del 
singular da imperativo/ propio <de 1q& verbos que Ba- 
satanque llama ¡ (jnaalaaieftte) de la <|ui nta conjugación, 
y son los reflexivos, entad kfe qtfales hay; algunos^ cgf- 
mo el de que voy hablando, qttá tk^e» fortaa; oaas no ; 
significación reflexiva (véase el § 1&), Aíqjií la signi- 
ficación del verbo es pasiva, de mod0<q**a„aegtm esto, 
puede, suplirse esa. voz can la forma reflexiva, 

Inituyuh: imyuh ó iniyuu> según la ortografía de. 
Baaalenque v signifioa,í^w^(9, eu cuya palabra j/wA es. 
la radical, éwima a partícula de la* qye expresan sifc^ 
guiar y que se ^s^ncon los nombre*» según lorexpüí- 
cado al, hablar d^ núanero (,§, MX);Ju, e» uno cte ios 
sígaos-. q$e indican posesión. 

Tapue: ta-tu> es el signo de la tercera persona, de j 
aiagular del imperativo, según, vimos en el* «¡jemjtlo 
da conjugación; pero coma los veorbos intransitivo»; 
pierden tu ( §., lft)¿ pos eso no, vemos esta partícula ei*> 
tapue. Creo que la radical de este- verbo no e& %v&, 
sinoj^, porque, en. una, liata^ de verbos que trae: el 
P. Guevara se . ve qjue kitupee, ,significa yp viengQ* 
Nitubeye : tau, ,es partícula posesiva \nibeye t canteaos 



Digitized 



dby Google 



£$4 ftL IttfLmiNCA Ó PIWNDA 

cien del sustantivo níbeyehe, reino, marcado* con la 
partícula #¿, la cual indica que la palabra es un sus- 
tantivo, y que «é llalla en singular. Si queremos for- 
mar un verbo de esa voz, pongamos las partículas fu- 
fa, en lugar de ni, y queda kitubeyehe, reinar. 

Tharetehehui : iteróte 6 torete, es una partícula que 
se explicó anteriormente; hehui, la radical del verbo. 
- Inunihami: fam, preposición; nihami, sustantivo. 
-■ ínkituhenahui: la radical de esta palabra es na/mi; 
in, una de las partículas de los nombres; tu, signo de 
posesión; he, reverencial* 
Ipuzca: adverbio. 
Achii: adverbio. 

RipahkehH: ri 6 di, es el signo de la segunda per- 
sona del singular de imperativo ; pah, es un verbo, que 
no he encontrado en el diccionario, y que he tradu- 
cido por su correspondencia con el castellano; kehbi, 
abreviatura del pronombre kakehebi, nosotros. 

Inboturnehm : botu, partícula posesiva; wmehm, sus- 
tantivo del singular, marcado uno y otro con la par- 
tícula in. 

Indahmutze: esta voz significa literalmente toda 
mañana, pues inntutze quiere defcir mtitoma, y da, dah 
ó dan es una partícula que significa todo; la n efe eufó- 
nica, según lo explicado anteriormente. 
_ Dihemindikebi: mindi, ó muignéi, según él Diccio- 
nario de Basalenqué, es la radical del verbo perdonar; 
di, es el signo correspondiente del verbo ya expli- 



Digitized 



by Google 



EL MATLATZINCA Ó PIRINDA 535 

cado; he, partícula reverencial; kebi, contracción del 
pronombre kakeheU. Según este, y otros ejemplos, el 
pronombre abreviado se usa como. afijo en matla- 
tzinca. 

Inbotubuchochi : botu, partícula posesiva; inbucho- 
chi, sustantivo del singular, según lo indica la partí- 
cula prepositiva in : el número plural está, pues, in- 
dicado en el presente caso, por la partícula posesiva 
que pertenece á este número. 

Pukuehentukahmindi: mindi, es la radical del ver- 
bo, según vimos antes ; kuehentu, signo de la primera 
persona del singular de presente de indicativo ;pukah, 
el adverbio corno, que se divide en composición, según 
vimos en otro lugar ( § 5 ). 

Indorihuebikeh : huebi, <5 huehebi, es la radical de 
esta palabra; indori, es partícula posesiva de la se- 
gunda y tercera persona del plural: el estar, pues, con 
la primera solo se explica por el afijo keh, abreviatura 
de kakehebi, nosotros, que fija el sentido. 

Muhe: conjunción. 

Dihedanita: di y he, partículas explicadas varias 
veces; danita, ó hagnita, según Basalenque, radical 
del verbo librar. 

Pinita: preposición. 

Tnbuti: sustantivo. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



NOTAS. 



(l) t EVP. Bw^aoque.citft.en.au grawításfrW* Gartüta 
e^critai por, éj> en que pon* el alfabeto y espücgnla jff<^ 
uupwacion á$ las lefras* pera «tal cartilla no, ha J legado, & mi*> 
m WPfc y, en coiwecjiencia, no he tenido: ma* arbitrio paja^ 
farmaríel alfabeto que cousulíac el diccionario y lagrwtáti^ 
cft; . aimqye lo, he \ hecho muy atentamente* , temo, hayp c^r> 
sultado alguna faJta v qpe>solo!COA/vÍ8lta ( <ie;la í: cartUla:8eda) 
posible correar, 

Ea la coleceian de Padi;e nuestro», de la Sociedad nw*i+< 
capa d$ Geografía y Estadística está^esa oración, en, mar> 
tlatzmca, y en , ella se ven, mas ietra*,de Iwuqye yp popgífó , 
pero no. las admito, porque, la^oridafl d& esa colwoiai^ 
no baste, : ppr sisóla, ¿virtud de que.laortogíafíftrque ser 
usa, en, ella, es mala, segjcm. he podido observaren, varios t 
idiomas, y ademas tiene muchas erratas de imprenta, fflétoí 
se, el Opat$, nota 1Q.) 

Bta^alenq^e, hablando -délas. letr^. egse^.qps ta<folajt, 
sílabas constan sp}a de t dos> letras lo.cual: es, cierto gj¡?ne- 
i^r^ente» perojn^siemjf e,;,v. & # ^^Mw^-r^-rio^lajte^» 
cewpílabaeMe^ossletras,^^ 
nido simplón pem da 1* vog&nfo t 8Í^h^np,pwf^ JwwWfia* 



Digitized 



by Google 



538 cl uatlatuxca ó fibtoa 

misma explicación, y, en consecuencia, no cabe dada que 

tiene tres letras* 

(2) £1 P. Basalenque, siguiendo la Gramática latina, 
pone un ejemplo de declinación, el cual examinado re- 
salta: que el nominativo, dativo y acusativo son iguales; 
qoe el vocativo se marca con ana partícula prepositiva, 
como explico en el texto $ quaef genitivo tiene después de 
sí ana partícula, la cual no es jiña terminación, no es un 
signo del caso, sino una palabra que equivale á nuestro po- 
sesivo, tuyo, de aquel; que el ablativo tiene después de sí 
pínüa é Aonita, que tampoco es una terminación, ni un 
signo sino una preposición. Carece, pues, el nombre de 
declinación, y lo mismo Sucede con el pronombre, pues 
aunque el P. Basalenque pone también un ejemplo por el 
cual parece declinable, resulta respectivamente lo mismo 
que he dicho sobre el nombre. Iguales observaciones hay 
que hacer á la Gramática del P. Guevara. 

(3) £1 P. Basalenque dice que estas partículas " quie- 
bren decirlo que en nuestro español e/, la," de modo que 
según esto equivalen á nuestro artículo. Para probar la 

* inexactitud de esta aserción, baste notar que el objeto del 
artículo es deftrmÍ7tar, por lo cual su empleo lógico es con 
los nombres comunes: en ínatlatzinca vemos, por el con- 
trarío, que se usan las partículas aun con los nombres 
propio*. 

(4) Según Basalenque (glosa 4?) la partícula the viene 
de iheno, dos; pero en el diccionario veo que dos es nohuú 

(5) "Ellos (los matlatzincas) dice el P. Basalenque 
'•( glosa 41) se contentaban con poco, el indicativo y el 
"imperativo, y de estos aun no todos los tiempos. Pero 
*' siguiendo el arte latino he puesto toaos los modos y tiem- 



Digitized 



I 

i 



I 



- EL MATLATZINCA Ó PIRINDA 539 

"pos posibles .... aunque ellos no usaban tales modos de ha" 
" Mar" Esta confesión de Basalenque me ahorra el trabajo 
de refutar uno á uno los modos extraños que aparecen en 
su gramática, y en lá de Guevara, como he tenido que ha- 
cerlo en la mayor parte de los idiomas descritos en esta 
obra. 

(6) Basalenque, según vimos en la nota anterior, con- 
fiesa que no tenia el verbo todos los tiempos, y sin embar- 
go, en los ejemplos de conjugación pone todos los que son 
propios del español y latín, supliéndolos de la manera que 
le es posible. Creo que los que están de más en el indica- 
tivo, y por eso los omito, son el pretérito pluscuamperfecto 
y el futuro perfecto. En el imperativo no admito mas que 
un tiempo, pues aunque Basalenque le da varios, estos no 
se forman de signos, sino de adverbios, de palabras signi- 
ficativas, resultando oraciones y no tiempos propios. Lo 
único que parece haber de notable, en el particular, es que 
los adverbios que pone Basalenque con el imperativo, solo 
se usan con este modo, y son : chichi, luego ; tamulate, des- 
pués; mtixi, no, para vedar; y taraka, no mas, basta. 

(7) El P. Basalenque supone, en varios lugares de su 
Gramática, que ki significa ser, lo cual es inexacto : ki no 
es mas que un signo de ciertos tiempos en todos los ver- 
bos, como hemos visto en varios ejemplos, cuyo signo y 
otros se juntan al nombre 6 pronombre, del mismo modo 
que lo hemos visto en otros idiomas descritos en esta obra. 
Solo el empeño de iinitar el latín, pudo conducir á Basa- 
lenque á dar semejante explicación. 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQIC 



ÍNDICE. 



TA*UKAM. 

Introducción v 

ElHuaxteco 3 

ElMixteco 35 

El Mame 6 Zaklohpakap 79 

El Othomí 6 Hiá-hiü 115 

El Mexicano, Náhuatl ó Azteca 151 

ElTotonaco 221 

El Tarasco 269 

ElZapoteco 317 

El Tarahumar 361 

El Ópata ó Teguima 401 

ElCahita 451 

El Matlatzinca 6 Pirinda 497 



Digitized 



by Google 



Digitized by VjOOQLC 



DIGTÁMEN DE LA COMISIÓN 

NOMBRADA fO* LA 

SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA 

PA-RA EXAMINAR LA OBI A 

De ft. Francisco mméntél 

iktlTülADA 

Cuadro Descriptivo y Comparativo de las Lenguas 
Indígenas de México. 



La comisión há examinado el primer tottio de lá obra pu- 
blióáda póf nufeétfo socio D. Francisco Pimental, con él tí- 
tulo de Cuadró tiBáCfciPtlvó t comparativo ob las lenguas 
ittm'ófiNAS üe MéIícO, y considerándola en el punto de vista 
que le ha señalado la Sociedad , pasa á manifestar el juicio qué 
4ia formada dé este trabajo literario. 

8u idea es ciertamente de mérito superior, y honra al qué 
la ha puesto eri practica, y á lá Corporación á qtíe pertene- 
ce. Tiéhe todas las cualidades requeridas para ¿ef estimable, 
útil, oportuna, y de grande aprecio en 1a alta dase del mun- 
do literario. No es de atjfüeH&s producciones tulgafes ni dé' 
circunstancias, qu*é hablan solo á lá imaginación , y qué mue- 
ren con la éariéSiáád pafcafjérd de éti épótoi es, sí, un tra- 
bajo ortgtafri, dé glande édfdé*#>, que solo pueden deséft- 
péftá* capacidades de un cierto éféeñ , y qué viétíétí á eíl- 
riqtiétié* el caudal cte conocimientos lefiamente tfcúihulaídos 
p6i< ltís siglos* 

Lá ktttfOdÉtecwri cftfé él Sir. Pitnélítet há fmtfetói a sii litotó, 
dispensa k la comisión dé descender á pormenores, pues por 



Digitized 



by Google 



s 
ella se puede reconocer suficientemente su importancia, y 
el grande aprecio que tienen tales estudios en todos los pue- 
blos cultos ; así es que se limitará á dar una breve idea del 
asunto sometido á su calificación. 

La diversidad de lenguas es un hecho en que generalmente 
no se repara , porque se considera tan natural al hombre, co- 
mo cualquiera otra de las funciones racionales'de la vida; mas 
cuando se contempla filosóficamente, j sobre todo, cuando 
se eleva á cierta altura, preséntase tan profundamente mis- 
terioso , que en su investigación se han estraviadb los mas 
claros ingenios, tomando rutas en que apenas encontramos 
hombre con hombre. Natural era que este, en el primer al- 
bor de su razón , se preguntara de dónde habían venido las 
gentes que no lo entendían ni se entendían entre sí; duda 
que parecia de todo punto insoluble para los que, guiados 
por la luz de la religión ó de la ciencia , proclamaban la uni- 
dad de la especie. El estado de los conocimientos en los si- 
glos pasados no dejaba mas que una sola via para la solu- 
ción : la comparación de las voces ; y todos los investigadores, 
inflamados, ó por el sentimiento religioso» ó por la ciencia, 
ó por ambos» se precipitaron por aquella senda. Después de 
trillarla en todas direcciones durante siglos» llegaron exáni- 
mes á las puertas del siglo xix, sin traernos otro resultado 
que la reproducción del prodigio de Babel en la confusa ma- 
sa de sus discordantes sistemas. Así fué como el derecho de 
propiedad á la lengua primitiva lo pudieron disputar con 
iguales títulos todos los pueblo^: lo mismo el hebreo y el 
fenicio, que el holandés y el inglés. 

Pero si las sabias tareas y eruditas equivocaciones de los 
antiguos son hoy de poca utilidad para la ciencia, no, obs- 
tante, les somos deudores de un inmenso beneficio, pues con 
sus propios-errores nos han dejado una lección de inestima- 
ble valor: la certidumbre de que habían errado el camino, 
dándonos con ella la luz necesaria para vislumbrar la única 
senda que mas directamente podía conducir al intento, y de 
que podían esperarse mejores resultados. El estudio compa- 



Digitized 



by Google 



3 
rado de las lenguas, con su auxiliar inseparable, la etimo- 
logía, que fué el favorito de los antiguos, si bien produjo 
asimilaciones felices, también engendró los mayores despro- 
pósitos, por fes facilidades que daba al abuso. De aquí vino 
el grande ¿ injusto descrédito én que cayó el sistema etimo- 
lógico, pues cortando, dislocando, aprensando ó embutien- 
do, se podia sacar de cualquiera palabra el sentido que uno 
quisiera. 

La comparación de las lenguas, atenida á sus antiguos y 
propios recursos , solo podia ser un guía seguro para discer- 
nir los dialectos, mas no para seguir la filiación de ellas 
basta su tronco. Para esto necesitaba, como auxiliar indis--, 
pensable, el estudio íntimo, no soló de las voces ni pala- 
bras, sino principalmente el de la estructura ó mecanismo 
de la lengua, de sus formas intrínsecas, en suma, de su gra- 
mática , que relacionándose muy directamente con la consti- 
tución física del individuo, es por su naturaleza invariable, 
mientras que las voces se crian , corrompen y mudan con el 
curso de los siglos y con la comunicación de otros hombres 
tie lenguas diferentes. El descubrimiento de esta nueva via de 
investigación, es decir, el del análisis de las formas grama- 
ticales de las lenguas, ha cambiado enteramente la faz de la 
ciencia, dando ser á la que hoy propiamente se llama Un- 
güésttca y que abarca en sus dominios ambos ramos : el an- 
tiguo, fonético ó lexicológico, contraído principalmente á 
las voces y palabras, y el moderno . analítico y gramatical 
que combina los sonidos con las formas. 

La unión fraternal de estos conocimientos gemelos, sepa- 
rados por tantos siglos, es la que ha producido la verdadera 
ciencia de la lingüística. Para alcanzarla, dice uno de sus 
profesores, 1 «es necesario no solo estudiar las lenguas, sino 
« también compararlas entre sí ; y tan cierto es esto, que no 
« seria posible conocer una sola sin poseer el conocimiento 
«de todas las otras, abarcándolas con una ojeada general y • 

1 Schleicher. Les langues de PEurope moderne. Introduc. § IV. 



Digitized 



by Google 



c penetrantes % To4os estáu de acuerdo , agrega „ en b &€#*- 
c sidad absoluta de no proclamar el parentesco ©ntre muchas 
«lenguas, sino después de baber estudiado sus cualidades 
«gramaticales, reconociendo á h vez todos la importancia 
«d^ las leyes fonéticas.»— ^«SolawWte los charlatanes w 
« lingüística aventuran comparaciones guiándose por la sim- 
« pie semejanza de sonidos. ***» «La armonía lexical entre 
« dos lenguas, sin la armonía gramatical, nada prueba., tJn$ 
« lengua puede haber tomado cauchas palabras agena¡> sU* al- 
« terar su esencia vitaL» 

El Sr. Pimentel ha, comprendida bien este sislema. Mani- 
fiéstalo su introducción, y el desarrollo que ha dado á 1$ pri- 
mera parte de sus trabajos, ejecutándolo bajo un pía» tan 
extenso que quizá en él, sea singular. Allí hay ma$> que um 
noticia ; hay un extracto muy pormenorizada d$ doce, gra- 
máticas de lenguas indígenas, y m^s qu$ suficiente pa^r% for- 
mar un juicio de su índole y formas» La comisión no* qaUfio* 
el desempeño intrínseco de la obra, porque tampoco ha ta- 
cho mx estudio de todas esas lenguas*;, mas examinada bajQ 
el punto de vista de redacción ,;comQ un trabajo de extracto 
y en, su relación con la£ partep componentes, de la gramáti- 
ca» juzga que contiene cuanto $e necesita., y ana mas> «Je to 
que generalmente se eu&plea para su inJtepjto^ 

Decía antes la comisión,, que el asiiuLo de que se trata es 
uno de los mas favorecidos, por la. ajia liAeratyro de, nuestro 
siglo.. Así sucede efectivamente, sin que : pueda estraftarsft 
que siendo tan antiguo apajrezcft como una nqved&d» ÍA&i 
con que ba, acecido ante $1. mu#d0> Ifitewiov w$V> pre- 
senta también, cpn, un, W9VQ s#r ,, y la época de $# aparicMW 
es la nuestra., Iffr. Scbteicfcer observa, en las p*ira0ro»pÓ0T 
ñas de la obra cüada, que — « la, lingüistica, lo mmo, qm 
i todas las otras ciencias n^turale^jjert^c&á, pu^síra 4pQr 
5 ca;, que el siglo xix e& el, que ha ^me^da, & wmjw?ar 
« las lenguas de up&m^nf i?a . wrrwtit* racial y l$gka* exar 
«minándolas en su estructura gramatical; pues á fines del 
«último siglo, se limitaban á comparar las palabras <Jp 1* 



Digitized 



by Google 



5 

cuna con las de otra.» — Si esta calificación de na juez , qoe 
parece muy competente, es aceptable , ella nos da también 
la del mérito literario del asunto escogido por el Sr. Pimen»- 
tjel, manifestándonos que no es tema vulgar ni trillado,, por 
mas, humildes que parezcan sus materiales» Su completo des- 
arrollo y desempeño le designará el puesto que le corres- 
ponde en el panteón literario., 

La comisión le encuentra también la muy estimable reco- 
mendación de la oportunidad , tomando en cuenta el graade 
descubierto en que México estaba con el mundo* científica. 
En los escritores que ha mencionado el Sr. Pimentel , y en 
los mas que cita Mr. Schleicher, se puede ver cómo- el en- 
tusiasmo por lps estudios lingüísticos ha logrado ya formar 
un cuadro , casi completa» de todas las lenguas del antiguo 
mundo % tanto muertas como vivas % extrañándose ¿¡demente d 
de la* lengua* de nuestra continente* € Ya es tiempo , deeia 
4 el escritor citado» 9 de estender la investigación á las leo- 
aguas americanas, pero que sea una investigación k mas 
<k miuuciojsa. y la mas científica que fuera posible: ¿por qué 
€ nos hornos de detener aftte las, lenguas americanas y oceá- 
«, nicas?... ,» 

Este de$$o era un cargo severo, á la par que deshonroso 
paira la América, pues que en el mismo se indica, el recelo 
de cpe aquel vacio solo pudiera- llenarse por la ciencia y la- 
boriosidad europeas. El reproche ao habla ya con nuestros 
hermanos del Norte , que están cubriendo su contingente, 
izando a*w mas, de, lo <|ue debían. Basta ahrir los catálo- 
gos ém paliaciones, para reconocer el considerable «ó* 
meso, de pukücacifi#6* lmguislicas, qim allí se han, hecho. 
V*j$<H*q€$*U Gallatin, Pickering y otros, las haa ilustrado 
&m sus- tt»bajoa de comparación; y de sinopsis* y boy eaisr 
ten varias sociedades literarias que se ocupan de estas in- 
yestigaoioneft, y una especialmente consagrada á los estudios 
etnológicos , extendiéndolos á todo el continente amerrcano. 

a Schleicher, ubi sup. § V. 



Digitized 



by Google 



— A 



e 
Pero aun ha hecho ñas ese pueblo, antes tan próspero y di- 
choso y boy lamentablemente desgarrado por la impía guerra 
cítíI; ha llevado sos bajeles hasta la Oceanía para acopiar las 
lenguas de la Polinesia, Melanesia, Micronesia y Australia, 
recogiendo de paso algunas muestras de Patagonia y aun los 
fragmentos de las africanas trasportadas á los ingenios del 
Brasil por las infelices víctimas de la codicia de los hom- 
bres.* Hay mas todavía, y que debe decirse aunque lastime 
nuestro orgullo, puesto que hemos comenzado á pagar la 
deuda. Lo muy poco que sabemos de nuestras lenguas indí- 
genas lo debemos también á los vecinos, aunque no exento 
de equivocaciones. En fin, un distinguido literato americano 
y buen amigo de México 4 ha comunicado por el último pa- 
quete al que tiene el honor de presidir la comisión, que en 
los momentos que escribía , quedaba concluida la impresión 
de dos gramáticas inéditas de las lenguas indígenas de Mé- 
xico, pertenecientes al Estado de Sonora, y que se prepara- 
ba á imprimir un Vocabulario. La célebre Sociedad Smithso- 
niana había tomado una de esas publicaciones por su cuenta. 
Parece que esta sola reminiscencia debería bastarnos para 
estimar la importancia y conveniencia de la obra que nos 
ocupa, á la vez que despierta una ¡dea que si la Sociedad 
pudiera llevar á feliz término, aumentaría su lustre, y baria 
honor á la República, aligerándole de paso la grande deuda 
que aun le queda con el mundo literario. La errónea opi- 
nión , desgraciadamente triunfante en el último siglo , que ca- 
lificó no solo de inútil sino aun pernicioso el estudio de las 
lenguas indígenas, eficazmente auxiliada por el estólido des- 
den con que lo veían los literatos mismos, aceleró la des- 
trucción de sus libros , á términos de que hoy son sumamente 
raras las gramáticas y vocabularios de aquellas. Difícilmente 

3 V. la obra intitulada: United States exploring expéditton, during 
the yeoart 4838-4%, 85c vol. 7. Ethnography and Philology. 

4 El Sr. Buckingham Smíth, ventajosamente conocido aquí por su dis- 
tinguido carácter durante su encargo de secretario de la legación de los 
Estados -Unidos. 



Digitized 



by Google 



7 

se encuentra tal cual en la biblioteca de algún curioso, sin 
que ninguno reúna las pocas que se conservan , ni menos po- 
seamos todas las que nos dejaron escritas los antiguos pro- 
pagadores de la luz evangélica , únicos que se consagraron á 
esta tarea de civilización y de piedad. Juzga, pues, la co- 
misión, que se haría un muy importante servicio á la cien- 
cia y al buen nombre de nuestro pais, salvando esos frag- 
mentos literarios de la destrucción que diariamente los men- 
gua. Una colección de todas las gramáticas y vocabularios 
que poseemos , escogiendo lo mejor en cada lengua , sin des- 
deñar del todo el trabajo de los antiguos, reproduciendo lo 
impreso, é imprimiendo lo inédito para circularlo á todas 
las sociedades literarias, abriría un fértil campo al estudio, 
estimulando poderosamente el de nuestro propio pais. Y si 
dilatando, cual seria conveniente, la base de la idea, lográ- 
ramos unir en el mismo pensamiento á los otros pueblos ame- 
ricanos, cambiándonos nuestras producciones, los resultados 
podrían ser de una importancia incalculable. Quizá por este 
medio pudiéramos levantar un tanto el espeso y misterioso 
velo que esconde el origen de los pueblos americanos, cla- 
sificar sus razas, establecer su filiación. 

Pero la comisión se desvia del asunto que le encomendó 
la Sociedad. Volviendo á él, manifiesta que en su opinión 
esta primera parte de la obra del Sr. D. Francisco Pimen- 
tel , es muy digna de que se circule á las sociedades litera- 
rias de América y Europa. 

Sala de comisiones. México, Marzo 19 de 1863. — José 
Fernando Ramírez. — José Guadalupe Romero. —Manuel Oroz- 
co y Berra. 



Digitized 



by Google 



Digitized 



by Google 



i 



Digitized 



by Google 



-i 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized 



by Google 



Digitized by 



Google 



•Illl 



MAY,'. 41888 



■ • 



SFP ** ¡¡¡* 



^^M 



M 





Digitized by V^H 



ogle