(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Demonstracion critico-apologetica de el theatro critico universal que diò a luz el R.P.M. FR ..."

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



55- 






V 



V 



■*■«•, 



. ? 



'->'•' 

■í".- 



¡ 



.■v^ 



■MU . vmv" 



» • 



«. 

H 




<5 




<S 



\ 




m 

I 
.1 

r 
■ 
I 



«di 

«9S 








DEMONSTRACION ** 

CRITICO-APOLOG ETICA 
THEATRO CRITICO UNIVERSAL, 

QVB DIO A iuZ 

GjERONYfc^^fKYJOO, 



«Xji 



I 



BenediAína^: 

JAL SE HACE PATENTE 

Difcurfoff 

NptíCMS, 

Opinlonei» 
Conjecurafy 
Autores» 
J Citas, 



Evidencia 
Certeza' 
Probabilidad 
VerifimiUtud . 
Elección éfi Aif | 
Exa&kud 



Harmonía I fixprefsionet» 

Propriedad I Palabras» 

QUE EN tos TOMOS 1. II. IIL EIí ALGUNAS 

partes del IV* y en la Ilajlradon Apologética , pretendió 

contradecir el Vulgo , con diferentes Papelones ; por no 

haver entendido hafta ahora la conexión > y obvia 

figniíicacion de las voces. 

ADJUNTA VNA DEFENSA DE LAS APROBAaoNES 

de la dicha Iluftracion* 

Hacela uno de los Aírobantis, 

l€SÍ0r Í9 Tbe^Ugiét Afüréi en el Mmafierh deS. Aünin 

it efiá Corte. 

J^ik eg% ^mtefée fUhis fufragié llenen 

TOMO IL 

QUARTA IMPRESSIONé ; 

ritílegÍ9m En Madrid: En la Oficina de Domingo Fernftndea 
de Arrojo. Año Í4. DCCLVIL 







SfTffSff: 






•^ 






^ • ' • 



• >• 



.t .• .♦ .• 



'*./ 



vi . 




:S-8MAYm3Í 



(I 







* » 



^ ) 



- k ' 



, - 1-- *. 



: '.-.."^ 



, i 



■ k 



.- ; 



4 • ' • , 



t|t «^ r 



■ » 



.».-? 



*• • • 






* > 



í v) :/. (: »' 



» T 



'O 









..I . -» ♦' 



.« 



I- 



^ Las jifrohactones , y Licencias 
fe bailaran en el primer l^omo. 



FE E DEL CORRECTOR. 

PAG.54. Mn. j^^fcire , Ice /?/>/. Pag. py, lln.io. emiende^ 
Ice extiende. Pag.i'jo, íin, 28. perjuici»^ Iccprejuicie. 
Tag.174. lin»36» <?i»r«^,lcc ^i«»f. Pag,232. Wn.i'-j.qudmvis^ 
\ccqff4mv¡s. Pag,246,lín.2./>^¿¿, \ccjazge. Pag,273. litn 
ip^adjuvdtMrMSiltc ádjsvátMrcs. Pag.286, Hn.a, ntetejlia^ 
kc molejlia. Pag,3i8»lin.28.y^/>/ViíW, Icc/firituum, Pag. 
jaiJkuid» DamnámentMs^Xzz Oámuémeneus. Pag.382. lio. 
3 1 • W/f Aif//4, Ice el S^lfe hallé. 

Havicndo vifto el Tono fcgundo de Ta Ventonjlrácien 
Crhlcü^jífelogetica del Thestre Critice \Jniverfal del Rmo; 
P.M. Fey joo> efcrita. por el Rmo,P.M»Fr. Martín Sarmien- 
to j Bencdidino , Macftro de Theología Moral en el Mo- 
oaftetio de San Martin de efta C^rte , hallo , que con eftas 
erratas correíponde fíelmcncc con el antiguo impreflb^ que 
JKVCf de origina^].. Madrid ^ y Abril X2» de 1757. 

J)#áF. V. Manuel González Ollere^ > 
. ^ricñor General por S.. M* 



TAS^ 



\ 



T A S S Ai 

Dt)N Jofeph Antonio de Yarza , Secretario del Rey 
' nueftro Señor , fu Efcrí vano de Cámara mas antiguo, 
y de Govierno delConfejo : Certifico , que haviendofe vif- 
to por los Señores ^e él el Tomo fegundo del Libro intitu- 
lado : Vemonjltácion CfUícú'jip0logetica del Theatr» Criti-- 
g0 Unherfdí, que dio a luz el MaeftroFr. Benito Gerony- 
njp Eeyjpo, del Orden de San Benito , del Confejo dcS. M, 
adj^inu una Defenfá de las jlfrohactenes de la citada Iluf- 
trs^ion , que con licencia de dichos Señores » concedida al 
MscftroJr. Martin Sarmiento^de la mirmaReligion^h^íido 
ímprdJb , talTaron á ocho maravedís cada pliego , y dicho 
ÍQi^o^parece tiene fefenta y tres,fin pi:ÍHcipios,ni tablas,quc 
a,e^ejtfpe¿i:0 importa- quinientos y quacro maravedi$>y al 
dicho precio , y no mas mandaron fe venda , y que ©fta 
iQertiQeadon fe ponga al principio de cada Tomo , para 
qpftiff fepa oi ajq^ofe ha de vender. Y para qus^confte la 
fiuaUaMa^íii i a.á,.dc Abíüde 1757% 

» 

p^0fefh Antonio de Térzán 



• y 



AR- 



3)."*'^ i^*^*" i * ) *** ^'^^ **" \ ü 



ARATES 

. üisGüRso; xix.; ; 

. }4.i. t K ningana otr-ü MacarU k^miG 4^uWs 

I dancia de ErrcH-es comunes » que eá 
- '4^uellA,4^e-^eten(leporobjet<o£»- 
ber lo ^t^To , y tncer.prodigios dt 
prcfeme. Atjitella vana , y racrílcgft 
promefla ,con 'queclconmneneitiii^ 
^ impufo J nueftros primeros Padres > Er/nV /íia/ DiJ^ 
par£C9 ¿[uc-avemonzado «1 dettionio de-' so haveríe c[ttnpli<^ 
do haíU h07; pretende hadet creer üíeocíllos iíe-iíncautósv 
<iuc es capaz de cuñylirla, NoHáyqae-adrairar pretendí 
engañarlos aqiíellmpc^or de Snipoftores ;; pérb que dar* 
tificto de kw hombres mUñibs abufe de ^la credulidad fíu*- 
mana , y pretenda «uMpÜr aqpella promesa iiupia , es qua- 
fer , que al art^¿¡odkbol¡fia iHb ceda el artifUid htimanOí 
£n fcincjantcs materias-, qutenopusd^ccncrt^eítoálgunoi 
i no intervenir atgo de DivtaÓ > juegan de apuefta la credu- 
Cdad , y el embulle. £ñe> fobre que puede fingir mas que 
k> que pueda abrazar la credulidad. Efta fbbré que aun tui 
4c>c;eerma{y que lo que píxide ñn^'r el emíiuñe, 

A». Im 



I 



•• 



s ? 

% hkk^¡, IÍ49UO ac tres tztA^ l^jtectoft^ ; jr betaS tí^ 
inferiores , debe colocarfe el eml¿iftc de los hombrcSé 
Dios , que todo lo puede ^ y fabe» El Ángel , que fabc , y 
puede muchpry el&^nipnio» que aunque pa^dc, y fahc 
algo , quiere pcrfuadir que fabc , y puede mucho mas ^ fon 
lastres cauí^s>que tn U reatldad cftáa fiíperiores. i la 
ique puede alc;an»r laCieQcia^y el Embufte humanOb Bl 
liombrefabío,queporrauyfabioque fea, fabc, y puede 
poco. £1 sfpiricu melancólico , qu^ ^ á caufa de una ímagi-: 
nación Yiciada j puede, y &be metaos;, pero imagina que! 
|nicde , 7 firbe miicíie. Y eUdíota^ fcncíllo , que «i puedcu 
nífabe cofaalgunji , y fo^p libra en üx infinita creduüdad^ 
(coafegfikj^d^s^yUb^latodo^foa las. tres cau&s^que 
^ la realidad eftán ififeriore» ik> que puede el artificio 
humano ^ y «i l|i aprqt^enfion pretenden competir coa las 
íuperíocc.»^ : ^ ;^. ^ <, ^ 

j No hay error alguno > afii en creer prodi^fos de pre^ 
ímttr como en haver dado afieníb a verdades de futuro,^ que 
no haya dituanado de la falta* de reflexión ilos juftos li^ 
^oi^vtiueuéaénv y" deben tener lacéete caufas feñ^Jadjüi. 
EnUcoofufioD. de eÓtosílete agentes cfta la fuente de Iosl 
fnores coimines^ Qgantas Prophqcia; fe havráa atribuí-» 
ido á lumbre íi^erior > que ni han fida de Dios ,. ni del 
Diablo , fina de la. falaz Política de los hombres i Qyantoa 
Frodigio&fe havráa atabuido al demonio , los quales evi-¿ 
.dentenicnté pedían ^ y tenían caufa fobrcnatural? Confia del 
Svangcli^ , qu¿ ^ a tsueqjue de ab&tlt los Pharifeos los prodl-^ 
;|íos qucGhrifto^cteaba^recurríain a a^quel defpropoígtQ blaí^ 
ftaK>.Qgant6s hombres Dorios han padecido lainfame pptd 
ikMagosyfolopotqttfifeletantabaiifQbreel capto de lo« 
tlilgares , en tiempos , en que laBarbarie tenia libre. curio? 
' 4 HnalmeniLe ,. ficmpce que para la combinación d^ 
;aqi¿dto$ fiete.agentes;QO jnt«rvcíig0r una exa-éta Cru;ica,, y{ 
lina juiciofa pnidencia , fe C0n]^teran errores intolerables^ 
O atribuyendo i cáufas inferiores y eCcdos q^e plden^ fin 
periores agentes > a á caufas fqperiores , los que tienen 
caufas inferiores viíibles» Aun hay mas. Tambiea Ce co-4 
SQietcra ertor ¿ p creyendo ^ue ¿jua efecto proceda d¿i 



/ 



Dkcürso XIX. ' f 

inferior , para el quai no tiene poder , ni fe dd>e 

creec intervenga voluntad de la que puede ; ó creyendo 

que > porque una caufa inferior puede , concomra el bene- 

^^acito dd qoe la puede refrenar. Generalmente hablando» 

pecan los Vulgares creyendo que frequentemente intervie- 

^fien caufas iuperiorcs , porque no alcanzan lo que pueden 

las fubalternas. Al contrario , los Sabios aparentes , por 

. imaginar que eftas pueden mucho , creen » fí procedea fin 

malicia j que fon capaces de hacer prodigios » y pronofttcar 

lo fiítuto ; ó íi proceden con embufte > logran que lo creaÍR 

,lw Vulgares. 

5 El aífumpto del P* Mé en efte Difcurfo , en tos dos 
que fefíguen , Fnfictásjufueftas : VÍ9 dtU Mágica , y ca 
otros femé jantes > que introduxo en íuTheatro j fe reduce 
^i prpponer la jufta Critica , qne fe debe obfervar en todas 
^&is materias. Por evitar lamoleftia » y efcabroíidad de la 
Jetara» con reflexión ingirió en diftintas partes de fu Obra 
'Difcurfos reparados. En la realidad todos condonen una 
Di&rtacion fola : y en todos fe propone por aílumpto def* 
tssxzx , como error muy perniciofo » la nimia aedulidad^ 

.qatf de immemorial hafta hoy reíide en el Vulgo fobre ma-^ 
^etia de faber lo futuro » y dei^rfe llevar de embuñes > con 
la aptdieníion de que fon prodigios* 

6 Comienza el P.M. por las Artes Dtvinat arfase f 

.antes, de convencerlas de vanas , propone los modos que 

la ^Fatuidad » y el Embufte han fingido para aver^uar lo fu^ 

jturo. Dio noticia de muchifsimos » pero omitió infinita 

ina$r De folos los nombra & podra hacer nn vcrikimen; 

Bafte decir que fon tantos » quantos fon los modos que la 

predulidad humana pudo hallar para apartarfe de lo que 

efti di&ando la razón. Otros errores hay » que folo fe ha* 

ilai) en efta» o en la otra Provincia; en efte » ó en el otro 

£^0 Los que pertenecen a eftas materias eftán eíparcidos 

en todo. el Orbe : y fe hallan aun hoy tan vigorofos» defpues 

de. tatitos centenares de años » que » quanto mas envejecí*^ 

dos , afianzarán mejor fu confiftencia hafta que fe acabe 

eV)4:Undo. .No pienfa el P. M« defterrarlos de todo el Or^ 

]be» & podrá decin: j hablando de todo el Orbe » lo que Ta^ 

TímdU Al d- 



4 AkTÉS t>IYINATORIAS. 

dto dixo de los Impoilores en eíl'e punto , hablando de 
' Roma : Genus hominum P0tenühus infiJum y fferanuim 
falláx , quod in Chítate noftra^ & vetabnur femfer ytT>, 
retlntbhuY. Eípera iio obííante , que á lo menos mudios 
candidos ^y de entendimientos nada vulgares ^ revengan "de 
la inadvertida deferencia al crédulo Vulgo , que hafta 
aqiú han padecido. £1 difcurfo efta tan claro ^ y e£cáz^ 
que por eíto mifmo folo fe debe temer que le quieran ba* 
rajar los quéprofcílan de Embufteros ^ viendo anulada fu 
^rofefsion^ 

7 Opufo ,y repitió el R* que era fuperfluo cfte Dif-: 

curfo ; ya porque la d¿rcrÍpcion de las Artes Divinatorias 

ie halla en los Moraliiias y ya porque todas ^ ó las mas ^ fe 

v ufen por chiftc , en lo quar no interviene error.; y afsí es 

.cfcufado el impugnarlas» . A pocos reparos de eftos , qtíe 

vfe echailen en las cantimploras ^ era fuperílua la nieve en 

«Verano para beber frio« Si es fuperíhio el Difcurfo ^ pot'-i 

:^ue la defcripclon fe halla en Moraliftas , luego eícribierotí 

neilos fuperñuamente ; pues antes que nacieílen ^ fe hallabu 

:1a deícripcion en iníinicos Autores» Apoñaré que el R. 

-cree que Cicerón ha iido Moralifta , y que ha íido Cafúifia 

, Plutarco» Si es .efcufado ixnpugnarlas , porque no hay 

error 9 y fe ufan por juego; lera efcuíkdo quelosMor^. 

liftas las pongan para impugnarlas» Serán eíoiíados los 

.Concilios > y Decretos Pontificios que las prohiben» 

S^an efcuíados los Édi&os del Santo Tribunal , que an« 

: noalment^ las condenan ; feran efcuiadas las Leyes » que 

con lais pepas intenun refrenar á los que las exetcea. Se<« 

' lán efcuíados tantos Hbros, que cada diafaten para con* 

; a^iencerlas de vanas» Contra un chifte ^ ó juego era efcufada 

santa feveridadt 

S io que ciertamente es fuperfluo ^ y efcufado , es 
> contemplar reparos de quienes ni han eftudiado la ma-« 
teria que fe trata ^ ni han entendido el titulo ^ ni han per* 
cibldo el aiTumpto» Que el R. pertenezca a efta claífe ^ fe 
conoce en que, no impugnando efte Difcurfo , no dexa 
paüar. otros de la miTma materia en senefal. Que )ínas 
«cndrá adivinar lo futuro ^ creyendo; a los ig[üe jcxercen 



,. , r Discurso XIX. . 5 

,Sl^s P¡vtflAtóm$ j o á los qae Ikceti creer qtie pueden ' 

.gtoficxizu acerca de qualquier fuceflb?^ Mas. La Magia . 

que el Vulgcx cree de los Lapoiies t no es otra cofa en la 

, i»tí^d>quc un modo partícutar de pronofticar lo futuro, 

.^ui^^opara efto de un tympano, ó tambor» £fta Arte 

Sfi podrá llamar Tympanoméncia. Cpnquc fi las Artes 

Pivinatorias Tolo por juego , y chífte fe ufan i folo por 

jui^Os.y^ chine havrl impugnado elR. lo que nopercí- 

bia.. 

, Muy de otro modo fe explica ú P. M, Afirma > que 
hay poco de realidad , mucho de vana obfer vancia > y mu« 
chifsimode embufte. Pero para el error lo.mIfmo tiene. . 
Es pura materialidad que fe logre » ó no el efeáto , como 
íe intente lograr por medios Uícicos , y vanos. Ahora co- 
, .nocerá el Letor en qué difiere el intento del P. M. del de 
, (as Leyes^ y Móralillas. Eftós folo hablan de todas eftas 
9iatei;ias. en quanto á lo . mas y órnenos pecaminofas. Las 
Leyes .» afsi Ecleiiafticas , como Civiles: , cterechamente pro^ 
hibenel uíbi.dcbaxo de penas feñaladas» Dice elP.JM. 
. Aut^ falta mas. Eíla tan radicado en el Vulgo el apetito 
,defordcnado áfaber los futuros contingentes, qae^ áan-> 
que la reprefentacioh de lo pecaminofo , y la comníiná^ 
cioh de la pena, le Contengan , y refrenen para que noí 
^xercíte Artes. Dtvinatorias » no bailan para convencerle 
.dcfuc vanidad., C/ií//W//f< iHgmi humatti libemiuf ohfcum 
iredt j dixo Tácito , déla credulidad de Othon. Afsi , pues» 
.clP.JM» tonu poraífumpto convencer á los crédulos, de 
que no folo poc el pecado , y por la pena , deben dar de* 
ma^o á femejantes Artes > fino también porque en la realíf«j 
dad fon vanas » fútiles , quiméricas j y un falaz artificio de. 
cmbuíleros. 

9 No duda d P* M. que los hombres de fana tZ2s:m 
miran con total defprecio femejantes Artes de Impofto- 
res». Xamppcp duda que fon muchifsimos los que , aún en.' 
"^^os muy cultos j^ fe dexan llevar, quando no de'*&¿' 
total certeza , de iiaa vana > y tal vez perniciofa curioíidad.. 
Qyaodofe efpera elección de un nuevo Papa > algunos Ro-^ 
iqauos j infatuados d^ eftds bagatelas j, imaginan pronofti^ 

A4 car 



6^ Artes Di vrNAToiíiAs* 

carel Pqntifke futuro, dé ^e modo* Fingeo por 6mé^ . 
tnento , que los Papas fe van fucediendo alteiMithratndtic^^ 
Uno que tenga R. en fu nombre y 6 apellido ; y que el que* 
k; figuiere no haya de tener eftas circuuftancias. £fte modo 
de adivinar fe podrá llamar Rhomancia , ó ErremanciMi 
Que fundamento fe podra foñar mas infulfo ? No obftante,' 
no debe fer todo juego , y chifle ^ quando Mcmfieut Thier$ 
tomo por aíFumpto combinar los Papas paílados , para de^^ 
moftrar que es vana , y nugatoria fcmcjante ob(ervacion« 
En nueftros tiempos demoftraron Alhani , Contt , Urfini , ^, 
Corfint fu futilidad s y acafoel vulgo Komano eDtari aun ea 
f u Erremancia^ t 

§. \\. 

lo : T^ Econvenido el R,, que faltaba los {Amtoi 
* JCV principales , y que folo andaba á caza de 
fruslcrias , refponde , que no ha íido efto porque no tiK 
víefle mucho que oponer contra el ThcatrOb Para prueba 
de lo que omitió ,. añade que es un fárrago » k) que el P. M« 
díxo del origen de los Gitanos , coHnío que era efto>íuera 
del aífumpto. Yá tenemos otra Arte Divinatoria ^ que po-» 
dra llaourfe Farragonrancia , y la qual por chifte » y juega 
exerce el R* á cada paílb. Es fárrago en el P« Delrio j y en 
otros que excitan aquella queftion difícil ^ tratando déla 
0ufmo que trata el P* M ? Vea el Letór d numero que fe 
ligue en elTheatro, conocerá qu^ el antecedente eíul pi-^ 
diendo ^ y aun fuplicando , que fe haga exada averigua-^ 
cion de aquellos vagabundos. Preguntado un Gitano ei» 
materia de Religión., rcfpondió , quQ no falMa fi eftaba bau-^ 
tizado. Eña reípuefta > fegun el ^« X z. fe dio en un Lugar 
populofo de Eípaña. 

.II Pregunto, ts fárrago advertir al Publico > que los 
Gitanos fon un . genero de hombres introducidos .^ tolera- 
dos » y tal vez .protegidos etitEfpaña v pero que es diíicil 
averiguar fi ion Chriílianos ? Nunca con mas razón po* 
dran decir los. Chinos, que* ellos tienen dos.ojos ^y nofo^ 
tres fomos tuertos* .Tienm aquellos Q^tilcs tjinto oah 

4a-í • 



4dadodecfDie6tiibP^ no hayát acíofi>$ , vagat>uQdo$.» / 
Ibrafteros incógnitos ; que nit^no podrá vivir en el , de 
flpiien no confte por efcrito quien es , de que vive > de . que 
come 9 que hace ^ que oficio tiene » y de qué (irve en bt Re- 
puhHca. Conefta ley juftiTsiflia^ defterranda» aca(Ugau« 
úo los que fon ¡mitres ; deftiecran al mifmo tieíopo mur 
chos inconvenientes gravi&imos. Cáfila mifma leyhavig 
entre los Egjrpcios > f^un Háródoto y y la promulga Splón 
dios Athenienfes. OxaU.fe obfervalten femejantes leyes, 
•en efpedal en los Lugares populofos de Efpaña ! ConcedQ 
tedondamcnte ,que entonces, feria Fárrago la advertencia 
dd P. M« Pero también es; cierto , que no ieítarian en ufo 
Ja Cbiromanch , y Farra^omav^ia^ 

1 % Dicen los Smbufteros , <\víc unjt i{< en el monte dg 
Jupher y es ptonoftico de Dignidad Eclcfiaftic^ IfHno et 
P. M. efte Aphorifmo de laChiromancia', para impugqarr 
!*»(«• 17. ) y copycncerla defutlj, Mi aun de fegunda vé^: 
. percibió el R. la eficacia de la iippugnacion» Podjce efpe>* 
var 9 que á lo menos , a la terce^a^ quede fu halucinacioa 
vencida. ? No por cierto» Para et Letor« Todo figno ,. ó es 
natural , ó a voluntad de los hombres. La >{c no ppede fer 
/^M natural de Dignidad Eclefiaftica ; pu^ cone^cipn nar 
tural entre efta >y la i^i > es quimérica , y ridicula. : SÍ la ijSf 
fe confiderá como fifino ad flacitiim \ es indifeirente para^ 
fignificar D%nidad Eclefiaf^ca 3 6 fuplicio capital. Con- 
que laiic en el monte de Júpiter ^ ni t^ figno natural de hor 
ñores , porque es fifticia U Qonexion. Ni tampoco puede 
fer figno moral» pues fignificaría dos cofas encontrada^ 
de bcn^ , é infunna. Solo e$ fi^io naturaliísimo de que^ 
por aqueUa parte fe doblará la mano con dos movinúen*- 
tos cruzados > como con gracejo fe burlo C^vedoj ha- 
blando de la /'^//üMm^r/ii , &c 

X 3 Si la Chiromancia tuvíelTc algún fundamento ^ de- 
bían probar fus Pro&fibres , como advirtió el P.M. que 
laiiit en «I monte de Jufher y tc^ figno natural. Efte afr 
fno^to es. arduo para la literatura de Gitanos. Lo mas 
qne aquí fe debe . conceder es y que la i{< en .mono ^ena> 
es%iu> ex €Ottfuetudine ^ de que los que fe exQfcit^ü.efi 

fe- 



^ Artes DiviNATÓliAS* 

•feoíiejantes prOnofticos ^oatnténto de evicuar las l>oiras» 
par atan ea verificar el proverbio anc^o , ImmalamcrU^ 
utn. Detenernos mas en imp^ar femcjante^ caprichos^ 
es oaíofldad > como díxo Juan Saresberíenfe {lih.%. eafhy. 
de fu P0HcráUC0 ) Chircmandci ^uo^^e verá. , ^iw in rugh 
wanMMm laient^ fe nojfi ¿ImsntMr. J^uorum errererH^áuia 
tamnenonnUUur^iteHneiefíe efi ratiúnibus impñgnUre^ 
iicht ec fffa ili$eexp0gnet rdttú , iniod deficiMUt rátióne. 
* 14 Infifte el R. con efta Paraobxa» Uo fe le dice ^ que 
Jaíff de U mano fignt fique alge y fino que aunque laChirú'- 
maneta no tenga fundamento^ fiemfre lapide la mano Jet k 
figno^natuTáU Efto es haver oído Per figuum Gructs , y 
creer , que en donde huvierc Cruz , ferá J^no uaturaL Por 
ño haver oido el Rr ^uid efl fignum^ confunde caoTiicon 
«íeAo , y figno con fignade. Si el R« afirma que y no fe 
ledicey{z\V.lA.y que la íf} de la mano fgnifique algo; 
de quien (ttifiempre figno natural , tenga ^ ó no tenga la 
Chiromancia mndamento alguno ? £1 íigno es de alguna 
cofa íigno. £1 cafo es> que aunque el R. diga ^ que íiemn 
^re es figno natural ^ y añada para contradecirfe^ que no 
ugnifica cofa : tan lexos de convencerfe los Chiróhunti- 
coi , fe burláran^ del defatino* Eftos Impoftotes hacen 
creer i Mentecatos y que la. Cruz es figno ^ que fighifica 
Dignidad, 

Los Árabes pallan mas adelante con la patraña. Ha- 
cett creerafus parroquianos j que en la mano deLhonw 
htc eíH-delineado un Al&beto Arábigo ^ f(^un efta» 6 la 
<>tra combinación de lo$ liñeamentos, y arrugas^ Fingen 
qUe faben pronofticar lo futuro i leyendo el vaticinio en la 
palma de la mano del que lo^ cree. Efto es por no^pafe^ 
cer menores Embufteros , que los otros que han imagina^ 
do otro Alfabeto en las Eftrellas, que trahe Gafarlo » é 
iiúpi^nó el P. Kircher. Lo qne en efta materia tiéne.aigu- 
'«a verifithilitttd > es 1 que por el color de las manos fe {>oh 
lira conjeturar algo de la complexión prefente s al modo 
ijue los Médicos hacen lo mifmo por la lengua. Entrando 
lineas , figuras 3 caraAéres j palabras » &c. todo es un ttx^ 
buftc ^palmario. . 

Por- 



Discurso XIX. 9 

15 Porque el P.M.apu&tó («tj^O zigodch Rueda 
ie Petúfiris^qvíctl Volgo llama deBeda ; y omitió expli- 
car la Cfúmmíomanciú ; fingió el Librejo, que los incon- 
venientes que el P» M. quifo evitar , omitiendo lo fegun- 
do^íucederán por. haver.explicado lo primero* No hizp 
cafo la llnft ración de femejant^ ficción infulfa : Pues moí^ 
tro yi la experiencfa.» que muchos que defeaban ver la 
£iv^^ , quedaron défcngañados > viendo los fundamentos 
tan ridiculos fobre que elttivaba. £1 Ri no pienfa en lo 
que ha de argüir en contra de lo que fe le advierte. £1 aG- 
iumptp en ,el libróte fe reduxo a. í^alar al Ámanuenfe 
{>reft^4o .lo que havia,de copiar a la ktra del Libr^jo : y 
\ añadir de nuevo las libertades , que fázonalíen la. copia» 
Contra efto no fe ofrece que añadir sbafta advertir, que 
yáfe reimprimió \í lluftrachn. ' 

\6 £1 fundamento , Lurnine natura notum » que él 

P. M. pufo para ridiculizar la /{«if^ií I y otros fueños Ono- 

manticos , es efte : La reducchn de iai lefrasa números ^ y 

4ales nurneros no tiene fundatneMto el mas leve en U natn^ 

-ititíiza de las pffas. £n vifta dé efto, ninguno queno.fea 

:iá(uo penfará en la Rueda de Beda i y aunque quiera abuh 

&r d(r fií fatuidad , no podra fatisfacerla con la explica- 

ícion que pufo el P» M. Por lo que el R« dixo , infiero que 

no ha' entendido la Rueda > ni faá percibido Jas dificulta- 

: des que el P. M. omitió explicar , para que > ni aun los fa^ 

^uos j fedivirtieíTen. La Rueda que los Impreiíores de B;^ 

•filea^ pufieton en el aforro d;e las obras de Beda, no figní.* 

fica cola alguna. No fe pone alli el valor de los nombres. 

"Solo fe pone el exemplo de HeStvr ^ y Achiles ; pero fin ad^ 

vertir cómo íe deben computar fus valores. Conque .quan«- 

do el Letor f^iftrare fuella plana , folo fe hallará con 

*]a ciccunfianda que le deíengañei qual és la de pedirle 

sx^, que los nombres tienen algún influxp rfin encon- 

^ar fiquiera la explicación, de 16 requifito ^ ^isl &r engar 

iíado.. 

Tiempo huvo en que > por condefcender con los imu* 
dios, delcaba ver aquel Arcano de la Ruédala Mo necef- 
íBe¿ ií%JX^(;<^^^^ a^fp{V5^.:de 

• . . . » "T^» 



lo Artes 1>ivinatoiiias. 

vífta. 'ÉHa m¿ demoftró . lo que cía. Añádefe á dfto^-qoe 
la dificultad d< computar U>s námires es invencible 9 y 
aun deípues de vencida , fe demueftra la futilidad. Si quie** 
ro vaticinar de la enfermedad áQJfvfeph , cómo tengo de 
contar ? Será acafo íiguiendo el Ai&beto Latino > Grie*- 
go 3 Hebreo , ó j&rabigo ? Qualquiera rumbo que tome , es 
pura voluntariedad 9 y á qualquiera extremo que me aplt<- 
que 9 faldráuna contradicción; fwsjafefh , computado ¿ 
/ lo Hebreo > valdrá un numero ; y computado á la Latina» 
^-laldrá otro qüc contradiga el vaticinio. Doy que efte 
barranco immenfo fe faltaue ^ vendríamos á {>arar en que 
porque el enfermo fe W2,tn^fi/iph ^ morirá v« gr. fc^n la 
Rueda de Petoíkis. Se podrá difcurrir mas clauca nece- 
dad? 

1 7 Muy alcanzado de letura eftá el R. íi juzga , que en 
(blo el Theatro fe halla la Rue^d explicada. Yo Ja vi en un 
Manufcrito de Co^ftantino Africano ,y en otro de Arnol- 
do de ViUanueva. £1 P.Kircher la pone en fuEdipocon 
mas explicación » peto bien impugnada. El Rmo. P. M. 
^Fr. Manuel de Villarroel la pone « y la impugpa en furTaik- 
tologias. Marville refiere > que Lambecio dá noticia > que 
ien la Bibliotheca del Emperador fe haUa una Carta dt 
J^f tú/tris^ PJiilofofo Egypcío ^ á Nechepíbn , Rey d« Jas 
Aílyrios > con un inftruoiento Aftrologico^ para adivinar 
niela vida ^ y de la muerte.- Aunque MarviUe Icdá Otra in- 
teligencia y no puede fer efte inftrumento otro » que la 
íiueda 3 que los Impresores introduxerion en las obras de; 
Beda ; pues fe dice en el titdo , que es Kueda ás^^etofi^ 
ris , embfáda á Üeceffo ^^ por la qual fe puede adivinar de I4 
^ida ^} de la muerte de los hombres^ 

Sea de Petoíiris j ó de otro Gitano « es ciertifsimo > que 
es un embufte rotundo. £1 que quificre íaber quien ha lido 
efte Necepfo , y efte Petoíiris \ lea á Marsham. (^fagina 
447.) EnEgyptofe forjo dembufte. Pafsó á laEfcuela 
de Pythagoras : fe aumentó entre los Platónicos : fe traf*- 
tomo entre los Gnofticos : íe apuró entre Jos Caballftas: 
fe confesó eo^re los Idiotas : fe adoptó por Jos Árabes; 

y fiqalinente. 7 mediante d^os genios fupecftidofos > paf^ 

'..,"' á 



Judiclatia, Chíromancia,.y todas la^ demás Artes ¿Ifas ^ y 
¡aSacss SLoabid^ai máMcia. Por.efta fue precio -advertii^ 
i^ canta, parte tenia.eiycBfrablc Bedaen aguel ttaoipaiH 
jtojo^taitíco ^ coipo tJ9ifc en «1 Ateocáiv 

profecías supuestas^ 

PUCÜ RSQ XX* 

' U^ <j\Jponcü P. K.eneíteDÍ{ciiríó,coi^ 

K mo&iera.decontroyeríia4 todas la» 

. - i Pro&das Sacadas- Eñas Coa cUm 

1 cÜ^imaS] infalibles, 2 de íée« SupOfi 

(, nefé alsimiímo ,. q}ie las Profecía^ 

parüculaces de algunos. Santos acei>«- 

^de algunas cofas futuras „fon detci&iaias, fc^unel &ntido' 

en qiie las profirieron , .y quando no ha^ duda ea el hecho» 

^iíloúco de havertas-dicbo^ TQda.otra. Profecía, q^no tu« 

yierecAa recomendación ^.mientras no fe probate,, es Prof&t 

.<^, por lo coman ^impudU ^6 fupüeña : y en cafo que 09 

&A fupueíta» es fallÍL,.faláz^ ridicula: y ULq]jal,.ni aun fee ha» 

■aanamereee^ Los.bon:¿>res.eílamosenpoficísiond& la i^-^ 

l>orancia.acd;ca de lo prefente : y las cofas futuras ' concia^ 

gentes eíUn en la poitcfsicm de que no las pueda proaofticac 

agentealgunofinparcicular concurfo. dcla 0Ívinidad. Na 

tolo eñamos en la poíIefsíoQi tambíca es de fee-q^e debemos 

^Bciv^Annuntrne ^¡uLveníMraJunt.i*fMtumm ^ Cf fciemitlf 

Íftia Dij eftit vot^ Conque-na conftando. qpe fa Dlxinídac^ 
l mezclo en la Profecia,.es qpcrer q[ie.fea^nos aunos que 
¿«mbrcsentrclos hombres , pedirnos demos alTcnlb á que 
tiay hombre» Embidfteros , que , i citiüo de gcofetízax ,.dc-i 
bui fci: teiúdos £ot nías ^uc hombcci» 

: " Pe** 



te 

^px Profecías SütüSsT as; 

J9 Cíppae ÉL R. que- el Díicarfo lio vtótíé' ál TIícatr«¿ 
Yucs/n W tiemfo fre/en^e ( ^í?r ¡amifericcrdia Divina ) »^h 
4íe tiene ei errsr de creer Prúfiáü^fufuejláfi Havri mace-i 
dbilidad íemejanfie ? Qué digo materialidad ^ Havcá abfac^ 
do mas horrendo <? QjiatTdi> Ghriftó Señor nueftro prevedfié 
á fas pifcígulos ,<jue,no creyeílen a Pfeado-Chriftos , ,jr; 
Vícaáb-PtóEcíSLS ^ noítie 4:rederez advir riéndoles que fe le^-í 
Vantarian tantos Impoftorcs con aquellos títulos efpeclo'-í 
fes ,y haríaú tales* einbüfteá , ¿on ílufioñ 3e prodigios ,qae 
cafi cali caerían én d ^rr¿;r ios Efcogidos'; íeriá reípueíta 
decir , que na venia el confejo ál cafo , pues nadie tiene 
el error de creer Profecías fu fueft as \ Yo no iialto difpari-i 
dai Solo remuevo el abfurdo del R, creyendo firmemen- 
te , que , por no haver entendido el título de lo que fe dif- 
puta , ni la fignificacion de las voces ^ dice eftos, y otros def-4 
iprOpolitos, ^^ 

2}o , ' Aqut confunde con la veracidad , ^ hecho Hifto^ 
TÍco? de í a Profecía. El error difeéto cdn ei reflexo* Y fi--' 
■pálmente , el error con la verdad, ^i el R. habla tan ma-: 
ierialmente > que cree afirmo el P* M# que muchos creían 
•Profecías , que conpciati fer fingidas , y. fupueftas , es i 
í^uanto puede llegar la infulGa inteligencia de lascíaufurífe 
del Theatro. -Ninguno cree lo que- fabc que es fingido;' 
Para'efto'no es precifo el parentefis {for la ntifericer^. 
di a Divina. ) Si dice , que nadie tiene el error de creer co^ 
taoFcofedas ciertas, aquellas, que en la realidad fon finií 
gídas , aunque no en fu aprehenfion , tampoco viene al ca^^ 
fo d parentefis Xp^^ '^^ m/ericórdia Divina.) N6 fobrá 
ctracofaique errores feméjantes ' ( pOr la credulidad htt* 
mana. ) . • 

Son infinitos los qti? creen las Profecías , que Hamaá 
de San Malaqaias. Eftas , fegun los Eruditos , fon fupiief4 
tas ¿fingidas^, é impueftas al Santo , en quanto ala Hifto-^ 
iiáij foh ridiculas, ifalaces ¿ y nugatorias* en quanto á lo* 
Ajceflbs futuros , refpeftó de fu invención» Hay infinitos^ 
^ufc creen larl^ofecias de Noftradamo. Eftas no fon' fin- 
gidas en quanta al Autor; pjro» fon un complexo de obP* 
turidades , patrañas , y - mentiras -cn'tjuanito al pronoíliea 



■w ^ 



Á^Jb^ (UQdS99¿ Conqee lili//; ^¡^^pPfr0/itifef:(pc^rhtou 
¿raneta, á^ Im prewÍAS^J/iudk» fino/el E^tienficl- error 
f^ntinua de no* ^t;eader lo cjue: ha de impagnar , y de 
no impugnar lo que debía entender» £s verdad^ que fe-- 
gqd Ia3 impofturas' y (pie* forjo contra el Theatro ^ aun fe 
£0Nárá ppnej: ei^epclon á la razón, natueal^ Hemos víftoy 
j? ya:cii\ps qn:varias partes ,' qíic d R. creyó,/ y pret^^ 
íibíbacer cre^ i Idiotas notídas fiípueftas^ca ^uanto^ 

J2I Porque el P* M^ apuwo.Iosvatfcfniós de fas Si^ 

^yta$ , y díxp>que no háviaa fidafupueftosen el f^^^mdo* 

iglp ;. vuelve ia halucinacion del R.. a íencencíar y, que" iio^ 

tdj^leron falis al Theatro. ypiies^ los qtxeíigueii el fentír de^ 

le$i Padres > naeftaaen error alguno.. Para contemplar la.^ 

(4ñadelo$>£niui0Siaodurno&adoQeiaados contra el Xhea«^ 

lio y añadió la impoftura , y la repitió y de que el P- M. 

"preparaba para el Sceftici/mo aqjuellas profanas predícelo^ 

WB^ Ya q»^ . el R^xchó ca oluixío la x^ne le eníBító la. líuf^ 

4ír4aWcD eí^.pnnt0. >.jeíperoqiie.eL Letoi: nd olvidara lar 

^vertexicíja y de que el R^en lo. que repara > confunde el- 

itpdo con la parte \, un extremo cqii otra extremo y y el mo-*: 

Ma coa ía. fubAancia i y que íblo pon&con claridad y y díf^" 

^l&cíon (u. in^rícía ,, y defahogOb. 

.^ ^UñlOircuifa puede ínp^gnar dos. errores diametrAl-^' 

< üBKOtc encontrados^. Trarafe, de Profecías fufu^ftas^ Dice^ 

d F» M. Siempre hiiva infinitas., ¿xamihanfe las SibylD-- 

'tas- Aquí hay dos extt£mos^ £1 primera dice» que fonah-^ 

foliitamente íupueftas*. Extremo falfo.. £1 fegiuido es de 

J^s que: .q:eeQ y que. los veríbs. que boy correa con. áomr*^ 

predeSibyUhós*^ fon; puros,, y ün mezcla de algunas có--- 

ias: fupoíiticias». £s> nunta credulidad y pues, conclierdan: 

Xo&£ruditoSj. que eftaa taaxf alterados- . Afsi ,^ pues ,. los ver-^ \ 

Ip$ de^tas.SibyJas^^por lo. que tienen de fupoíitíaW^, fe( 

lujetaaá. la Critica, del Theatro , yjen éE fe vindica lo qiie^ 

)^ic& d(i?dQítt>^ ;;iert-JianQü:de los Padres Ptimítíyos i t|u& ^ 

^it e&)s; ihftabaa ¿'. lo^)iiGemiles«¡ Lui^a efto n<¿ ^ite^'t 

^ÍBíece all Theatro ¿^ S£ á. xm. Theatrá Critico no pertenece 

^iHfegnir. la ycsd^deiyit idc la J^o £ f«^ flacuará Críticohcoa 

ifffct 



^;f ftlOPÉÍIAS SÚíüBStAfc 

ib^íhiti» ^ Afti 5 pms j raro papdoa fáíib cMtra S) j ^it 
fno te rotulare con la voz CrUicé. £a la realidad no eran 
Críticos fiís Efcricores, fino Cttiiot^^f/imfer mtiuUMs^ 
niét4 beftU , ventres pigru 

1% El cífaotajo del Scepticifmo j folo es tal para IdkH 
tas« £o lo que el P. NL afirma no hay otro Scepticifmoi^, 
que el fentir coman xle todos los Dodos. De nada dudan 1 
en el cafoprefente. Afirman, que no fe fingieron aquello^ 
vecíos 9 y que fe alteraron en los figlos pofteríores. Sa^b 
Aguftin (//>• iSm cap.j^j. de Civlt.) miróe( argumentdív 
que r^ podía hacer con los vaticinios de los Profanos muy| 
&OXO : y de el qual folo en ctímulú fe podría ufar* jíJt. 
cumnium ¿ nébis commemorari ftítBfi^ n$n qMd necejfé^ 
tius fií 9 eüdm fi dejit ; fed quia non inconftui cndi^nr^ 
fiiijp ^ & h atiis Gentihits homines\ quibus hcc myfterium 
rfveUtum efi^ Pone el exemplo en Job , en quanto no en| 
Xíraelita* 

Dice defp^es , que no hxy cofa fttiis efídtz para conyan^ .^ 
Kfit i los límeles , y corroborar bs Fíeles en la fe de Chríf^'i; 
to 9 que las Profecías que fe hallan en la Efcrítura, Efto esg^"" 
porque prevenía el Santo , que acafo dirían los Jiidios^J 
qi^e lo6 Cbríílíanos . havían fupuefto las Profecías profa^^ 
nas. Sid qu^CHmque altor ntn Fraphiti^ de Dei per Chri/L 
igm Jefum ftaúa.prdfeYUñtnr , pcffkntpuUíTi h Chriftta^ 
nis effé (^nfiSíd. Quien dudari y que los Oráculos Síbytíno^^ 
entran en U claífe de aquellas Profecías , que el Santo con«4 
üderó folo como argumento ad cufmüum i Es verdad qtici 
en el capítulo 2 j^ pone los verfos Acrofticos de una Sí«' 
hjfla I pero ya fe quexa, que^ el que. los pafso al Latín „ era 
ioiperico 9 i» Latina lingua verfihus mole Latinis , & non 
piantibus , leginius , per nefcto cuJHs interpreta imperitiam 
JÍ£ut pofi cegMvinmt. No es el menos fecundo principia 
p^a ^raftotnarlo todo la impericia de* un Tradu&oif , y la 
fai^tafia.de un mal Poeta. 

a 3 Para' que fe conozca como el P» M« dfcbgfó el 
lufto m^dio en lo que e(críbí6 > oygafé el femlr exxi^eitío 
de algunos Eruditos. ElP.Calmet ¿ice , hablando de las 
Siíi/l« ;. PmfiorerCrfiiii Hpfir4 atsfis /w/*4- ttU poft¡ 



fiff»m , & nunqHámi' Sií/Hh prolata fYd\cm]ftno ha^^ 
^ent. El Iluftrtfsímo Pedro Daníd Huct , efí fu BemonJ^ 
tracion Evangé^lHa^ libró en ¿íiyo alliimpto podía valeríe de 
los Oráculos Sybíliaos , tan poco cafo hácc de ellos , ; como 
de los demás oraci*2>s vanos de la Gentilidad. Móhf.' Va- 
llemónt les da el ^pictíeto fié Mefongesi En el Diccíóiuríó 
ide la Academia Emecéfa fe driíe : Muchas faíUs' eJíÁn fer^ 
fuauiáes ^^ue eft^i-vetfús fe hanfnfueflo en el figlo IT^ 
A efte fentír fe inclina el celebre V. Monfocon' , Bénedíñi- 
no, en fii grande'.obf a. La Antigüedad explicada. E,I P. Blu-. 
teau los llama j^/if//h/ír¿/¿frf- No es menos , qué. porque etí 
ellos hay mentiras evidéntet ^envres de 'antiguos Pie rege s\ 
fuitUeset/mologias 9 ifhfropriedades , y't^arbarifmes en 14 
LengyaGr'iega, Añade : Su claridad miffHa de xa dudo/ a la 
verdad de fü antigüedad. 

Podría llenar algunas planas de ftmejantes . ccnfuraSi 
Bafte para faber j que el P. M. jamás quiere feguír el ri- 
gor de la Critica^ jiunque por eleftén hombres Eruditos. Ja* 
más plenía dar alas ala incredulidad, fino poner termines 
á la credulidad nimia* Si los que entrando en ayunas de 
literatura á leer , y cenfurarel Theatro , confunden el ex- 
tremo con el m^dio , qué culpa tendrá el P. M. Feyjoó ? Es 
muy diftinto hablar de los Oráculos de las Sybilas ; 6 ha- 
blar de los malos^verfos Griegos , qu.e jijnto Obíopeo,». JNo 
fe puede negar , qué en lo antiguo havia feraejantes Orácu- 
los : y que con ellos inflaban los Padres á los Gentiles : ps^ 
ro fe debe afirmar , que los verfos q\ie hoy eftán yujgarí-, 
zados , eftán interpolados de varias: fupoficlones. De otro 
modo creer iamos qué huyo teftímoníó Divino para teftífir 
car Errinres. 

24 C^ie en el principio de la Iglcfia fe valíeflen los 
Chriftíanos de las Sybilas contra los Paganos , hay un texr 
to j^rimorofo 4e Clemente Alexandrino. (Strqm. íiLó.) 
Dice el Eruditifsimo Padre , que para convencer San Pa- 
blo á los Gentiles de quefolohavia un Dios , alego fus 
libros Sybilinos que x)cultabañ ; al modo que contra los 
Athcnienfes alegó las Aras , que tenia el Dit^s ignoto. Las 
palabras , que Clemente fupone ¿íxo ^an PáWo , fon 
•Tm.//e B ef» 



i^ ., Profecías SiíPüBST así 

eíías :. 4gn0fcUe S^hilUm ^^fut^moJa unum J)iumfigníjkiti &, 
^ea quajunt futura y&c. Algunos Criticaftros ^ cuyaEnidi* 
clon fe funda eo argumentos nativos, quieren poner en da^ 
da efta verdad ; folo porque en loque nos quedó de San Pa<« 
Iblo ^ no hay memoria de tal Si&yia. Uno de eftos es el P» Si« 
mon 3^ del qual fe quexa en eíie piuij^a el P^ Lau^ruíTek A m{ 
me parece» qué efte texto es b^ante para ridiculizar i fe^ 
me jantes Criticaftros , que creen han bailado el atajo para 
faber muchoj, precipitandofe por el derrumbadero de negar^ 
lo codo« Clemente Aiexandrinoesvotode juftícia; y que» 
or Ccr de lo^ Padres Primitivos :^ pudo xnfbrmarfe bien de 
o queefcribi6« Conque , aunque no confte dleí Teftamento 
lluevo aquel argumento de San Pablo^ fobra el que Ciernen* 
Ce dexafle noticia > para que el argumento negativo quede 
üefprecíado* 



t 



IMPOSTURAS DE LOS GENTILES 

en los Oráculos.. ' 

"i $ TJ^Ufo á P..NLcntre las Profecías íupueílas los Orae^ 
Jt culos de los Gentiles* y los que hoy fe niantíe*- 
tum entre los Idolatras» No puede bav^er Profecía verdadera* 
insnte tal^^ (intconcurfo eipeciallfsi|iv> dé Dios» Que en, unos^y 
otros Oráculos hable el Demonio ^6 d bocnbre» íiempre e& 
Profecía faláz^ (upuéfta,, y engañofa , quanto el Oráculo ha-^ 
blare de. futuros contingentes libres. Efto es por lo que toca, 
al objeto» Por lo que mira al modo de vatidnar/e puede in-- 
quirir quien, tenia mas parte en el embiifte > y^ en las falaciasj» 
fi el artificio humano,, ó el artificia diabólico* Eneftepunto^ 
hay dos fentendas extremamente diftant^Si^Unos afirmarán^ 
^UjS jíVw/^r^ hablaba,, ó concurría el Demonio. Por efta.dla- 
ría todo et vulgo iofimo- délos Paganos^y havra hoy muchif- 
fimos PaganpSjt, 6 ao Paganos ,. queeftén en cfte craílb error*. 



Discurso' XX. <3iÍACútos* , r^ 

' lí ¿tr6 cxtrcíAé ' es dé ^ los que afirman ; qié i^NüA 
intervenía el leortCórfo DíibolfcO' y ara fémdjitrtpjr vatrci*^ 
tti<w profanos. Por efté'férttír cftán algunos? Padres / mu-' 
chos Catholicos ^ y^^ algunos Hecctodoxos ^ y generalmen- 
te lo creían afsi los Philoíófbs anteaos, Q^alqníera de 
efiosdos extremos-es ' faHa, El uno e$ abidb delárazotr 
natural , y el otro arrojo éxcéfsivo de lá Crítica. Un extre^^ 
mo favorece d fentir de Machíavelo > que no adiáitta ;mas^ 
cauía primera que los Demonios : y podrá pre(?ípltar en el; 
éefatino de negar verdaderos Milagros > y Profecías ínfa- 
libles. El otro extremo podrá llevrar ala extravagancia, de^ 
poner en duda la exiftencia dt los Demonios» Con efta ad- 
vertencia , que de ninguno de eftos dos eittremós é^Sum-> 
fre , y iiiunca^^ , fe íftíieren derechamente Í05 dps ^abfurdbu' 
dichos \ pero faltando los Elementos de la Li^gica , qiiaí^^ 
qui¿ra cofa fe infiere de otra. O , por mejor decir > el x^f 
¿ene Qraftomada la inteligencia > deduce de un anteceden^ 
tt indiferente, ábfurdós determinado» ; como (í undifpa^' 
ratado difcurfo tuvieíTe privilegio para poner coneition en-* 
tre coías difparatadas. 

. %6 Entregas dos opiniones es díficíl probar la Vet<>* 
idaderamente media« Suponiendo v» gr» que han fido looi 
Refpudtas de Oiiaculos » no es fácil probar ^ que 50» piO-» 
cedieron del artifició Diabólico > y 5 o« dd artificio huma^ 
no. Conque &debefeguir una opinión de las intermedias' 
iflfinftas* Reducidas eftas a dos capitales ; una defiende^ 
q^e la majw faru ha fido por influxo del Demonio. Por 
cfta eftá la Credulidad de aquellos , que creen hay tanta 
Magia como fe pienfa ; y algunos Eruditos crédulos > que 
no difputaron ^1 panto con Critica , fino que la trataron^ 
por incidencia 9 ópor curiofidad. La otra intermedia de-- 
tiende , que la müyor parte de las refpueftas procedía , ó 
del Embufte , ó de la Política , ó de la fuperfticion > ó de 
otro qualquiera influxo humano. Efte fencir es- el mas ce-' 
mun entre los Eruditos 5 y es^cl que tuvieron los Padres pri- 
mitivos . que difputaron contra los OentíleSé 

2 7 Para que qualquiera Letor , que no puede confuí- 
ttc los Originales > .fc-haga-capázL de lo- dicho > regiftre á 

B a Mo- 



1 8 JPROFÍCÍ AS SVPÜESTA$> ' * 

Morcry.^ xab^Grach. Allí eftán los fuadamentos de!' los 
fue afirraaa , "que NlTiyc^ hablo el Demonio en losóra^: 
culos. AUi fe citan Ariftoteles., Demofthcn^s^^. Cicerón, y 
los Peripatéticos Gentiles. También fe alegan Ctementc 
'Alcxandrino , Eufebio, Mlnutio Félix , y otros : y al míf- 
¿lo tiempo fe proponen las razones que, hay para afirmar 
ffte fentír extremo. Defpues fe pone la fentencia trivial de, 
cfte modo :'Vea/á aqui la ofiuion de atguMs Sabios y funia^ 
ia fohxe razones que parecen /oHdifsmas:blo obftante otros, 
Sabios p figuiendo la oprnion U mas vulgar/r^^;í que fi los 
OracHhsde los Paganos hzxifíáo por lo común impofturas 
de los Sacerdotes ;, que afufaban ae la fimfUcidad del Pue» 
blo i^Jlú na impide fara que el Demonie no ha^a ienido: 
ijimbien f¿^ríe , para JoVmtar profrio eulto y y aumentar 
la faperfikion. Para efto cita Bhilofofos antiguos > y todos 
'los Padres de la Priixiitlva Iglefia» 
. a 8 Sigpiendo , pues ^ el P. M. la feíaiencia mas trivial 
entre los Eruditas , de/precio el extremo de SIEMPRE; 
trató de arrojo el e;Ktremo de NUNCA > ( n.y. ) y fe pufo 
en el medio y con ellas formales palabras : Algunes Amorer 
fe arrojaron a decir ^ que NUNCA hablaba. el Demonio , &c^ 
Me fareee fropajfatje mucho ^ £/ lo mas vertfimil , que por 
¡f mayor parte fucedia úfsi. Pongo con letras veriles el 
adverbio NUNCA ^.pues los pretetídidos ki^ugmoites' 
del Theatro , Nunca ven los Adverbios : y afsí es confi-* 
^iente á efta cediera corporal , fu faifa , y obfcuca mtt^ 
Kgencia de lo que leen > y la ineptitud de fus defatinados; 
raciocinios > conque , imponiendo a Idiotas que impug- 
nan> demiieftran para con lo$ j^i^ltAs » ^ue aun i Ura-*- 
TfOri natural eftan negados. Q^ien creyera , quecflando ta»? 
claro el fentir del P, M, pudielFe llpgar k e^trava^aoc'k de* 
fus émulos a atropcUar por el lumbre de la razón ., fólo 
por conten5)lar á fu envidia 5 íana, y moírdacidad ? Para, 
todo hay ra-Eon. Es la voluntad ciega > aun. precediendo*, 
un eptendimicnto Lynce, Qaé. muchp^^ies, fea lamiftna- 
c^üerá la volunud^, de quienes tienen un eníendimientot 

: 2jp Como toda . ella gabilla de ciegps havía . de . tren. . 

. ' ^ . ^ pe- 



D;K<::tJRscyXX.OKACWLi5l. r^ 

|iczar Cd& s!^n Rónuticero » 6 coa las copias de CaIáí-¿ 
nos 9 materiales propríos para fu capacidad ^ y géneros 
lia contrahaxidP p^ra íh lucro ^ tropezó con un tomo de 
las Memorias de Trevoux. Algo ayudaría al cafo el recia-* 
inpde liBl4€Íinníieva^ £ñ eíte tomo impida el Extrae-* 
tador el extremo de Nunca hdblk W Demomo por inciden-^ 
cía. £1 aíIiimptP principal es impugnar' otro atrojo mas 
univerfal de Antonio Van Dale Herege » el qual havia ai- 
fentadopor fyftemaj que no havia Demonios /m conta- 
ba fu exiftencia» ni de la Efcritura , ni de ios Autores 
Profanos. Que hizo , pues »- el. Conciliábulo de ociófosí 
Haviendofe votado ^ antes por habas negras » fenteociaron 
que fu Secretario ercribíeíle , y diefle fee » que era fu gúfiift 
fe ímprimiefle contra elP.M.que fu fentencia ^ á no íqc 
lamifma , coinddlü con la dé Vandale. La Ada de aquel 
Conventículo fe imprimió en .el Llbrejo. La menor de£- 
^aci^ coníifte .en . que: tp tíropezafien. con el Alcorán ip 
Thalmud ^ pues del mifmo modo huvteran decretada -U 
impoftura > que la opiníoa' común de los Eruditos yi^\o 
porquefehilUl^en el.Tbeatto, coincidía con ^dios:,'jr 
' Mahometanos. Nq jíverigúán aquellos EoíIqs lo x^t han 
4eefcribir».fiap lo (]^eh;in de imponer.. ^ ^^ 

Sil 30 Qgeiíójre ci: ?• M* en.fu fíufiraehn:, fe tcÜeraíTe 
entre Carbólicos , que el Idlotifmp íleg^ílca tal viaUmieíi- 
(p 9 y que la oifadia de ¿oilos ocultos ^ y adocenados , abu^ 
faíle con tfU defcaro de la buena fee con que uno , y otro 
M^giftrado dan Ucencia para imprimir. Reprefentó la 
barbara i iniqua t i^£ame j impía , injafta ; y 16 que acafo es 
mas > irracional nota con que impugnaban fu perfona los 
que eran incapaces de entender fus claufulas* Qtiexas fru& 
trancas. Los eiQulos ufan de fu libertad iñfolantc a eof^ 
ta agena;j y afsi atropellando en el fatyrico Libróte por la 
no(a de ignorantes , y dé haver confundido los íigniíica«- 
dos jde lasi voces fipl]ft|^.6n jaftatfe de'tolerados Impof* 
torc^ , y malícíofos. Qije media difcurrc elLctorfe deb» 
tomar en Bfto ? Qyexarfe a quien pueda , y deba remediara 
lo ? Efto- debia haver fido antes de la ih//rathn. 

Oxala 9I P. U. huvlefle condefcendido con lo$ con- 
TamM. '7 Bj fe- 



xo Profecías Supuestas. '^ 

fejosdelos que fe efcandalizaron ; y no prof^átrlan |^ 
Prenfas efc^iidalízando por todos modos. Soy no^obí^ 
tante de fentir 9 que íiguíeivio el camino de la Miferkor^ 
día , fe reparta femé jante Gabilla en los Hofpitales de To- 
ledo y Zaragoza 9 j Valladolid. Soponíendo que allí teti^ 
drán el alimento feguro 9 fe podrá efperar revengan de fá 
locura: y que los innocentes les adviertan la diferencia 
que hay entre NUNCA 9 Por la mayor parte , por la menor 
parte ^ y SIEMPRE. De otro modo feria hacer burla de 
racionales pararme, a advertir en efta Obra , que hay di- 
irerfidad en aquellos adverbios ; y que es una confequen-- 
cia fatua 9 Inferir que nunc^ habló el Demonio 9 porque 
fefuponeque \Ah\o much as veces^ Dexando , pues > al def- 
precio quanto han fingido los impugnantes 9 propondré 
el fentir común de los Eruditos 9 que íiguió el P. M. á' los 
Xetores que no eftuvieren negados á la racionalidad 9 6 
que no afe6laren:> eftar n^ados y folo para fer mas atreva* 

3 1 No hay nultaria fobre la qual hayan quedado mas 
f fcritós. ^ afsi de Autores Sagrados 9 y Gentiles 9 como es la 
¿e Oráculos. 9 Vaticinios , Sortilegios 9 Artes Divinatoríasi 
Superfticiones 9 &c.. Por efto caufa rifa^ ver qoocon un re- 
tazo de las Memorias de Trevoux truncado 9 y mal enten- 
dido 9 fe quiera impugnar dTheatro. De Antonio Vaft 
Dale expreíTamente dice Moreri , que por haver comen- 
tado a ^ftudiar tarde 9 fabia poco de Lógica. O 9 y quan-*> 
tos Vandales hay én el mundo ! Deducía efte Efcritor con 
fu tpfca Piale£i:ica 9 que jamás havia hablado el Demoi*^ 
nió > porque ha via leído variar impofturas -de les-Oracu^ 
los. Confequencia dlfparatada. No hahli por lo reguldri 
ÍH€^ nunca haMb.^ Pero aun excede áeíVa la que fe finge 
piara la difparatada; impugnación delP.M. Hak^ algti/tas 
'v^céiil'^'ego nunca^hdhlK . * • • 

:P4fso el defatioo de Van Dale adelante 9 y facaba éíhl 
©dra : Nunca, bHlh-vtutga ná e^lfip. Ni<l P. M. ni yó he-^ 
mosívifta aVandals , fino en relación. Afsí 9 puesy creo que 
Vandale argüía 9 fupucíloyá ef enor en que hav-íá ekídoi 
ffingiaí efte ^antecedente , Ño exifie \ y-defpues fe inferian 



Discurso XX; OnACUtós. ix 

«ctertamcnte todos los otros errores , y arrojos , Lmegá 
\j$unca báhlo ; liiig» túdo fiti amiificio ; hsga nihguHú calloi 
mí antes t ni en tiemf&y m áefpueréfChrlftú. Contra ef- 
te libertino fyftéma de Vandale efcrlbíetoii , odmo era ra- 
aúñ^ CathoUcos^ y Hereges. Momf. Le Qerc oo le im- 
pugna i afírmaado y que po^ lamsyor parte ha via artificia 
Jbiabplico ; íino demonftrando , que aunque por la mayor 
j^rte huvieíle artificio humano ^ no fe inferia 4^e muchas 
^eces no concurríelle el Demonio ; y menos la carencia 
xle Tu exiftencia« De otro modo» añade, no havria coCt 
cierta > íi por los muchos embudes que fe valen de la. capa 
4ela verdad» huvielle de padecer efta. 
« 3 a Ptopueílo el drrcjei.át la Critica de Vandale , y la 
'fatuidad de fus raciocinios » fe conocerá la fatuidad de los 
raciocinios de los que quieren impugnar el Theatro , j A 
.acroJQ , de fu idfame cenfura contra el Autor. Pondré 
.<»cempíbs para explicarme. Supongamos que el P. M« mo- 
viefla queftion fobre fi.de; las acciones del hombreen ge^ 
neral era mayor » ó menor d numero de las acciones ne* 
rCeflTarias* Si fe inclinaífe á que eran mucho mas que las 
.tinciones libres » feria impugnación fingir que coincidía 
con los qué afirman, que NuHfa el hombre obira libre-^- 
•mente?. De ella cl¿^e de .ficciones es la impugnación del 
lTheatro< El mifmo exemplo fe podrá poner hablando de 
^Canoni:^aciones. Supongafe que para la de. un Beato fe 
.propongan cien Prodigior, para que lójs examine ^uten 
. d^be : Si uno de )os que concurren al examen rígurofo, 
;iiíirma(le que la mayor parte eran efedos de caufa natu* 
.raW y que la menor ^ parte eran verdaderos milagros , fe 
debieta cenfurar á aquel Juez de que era del fentir de que 
Jfvncahsk^iz. hecho, milagros aquel Beato en quirftioní 
»Pu^S eifta difparatada cenfura es U que contra el Theatro; 
y contra la razón natural & fe voto por habas negras eo a 
.fOiKiHabúlo dé ociofos* - 

. 3 3 ÚsiS al aífumpto; Supone Pignateli , ( tom. i. Ctfir*. 
/ul^ novijf. 3 2 . fag. 6 ) • ) que los Gentiles inferían de los 
Oraculo$,> que hivia^ Efplritos. Acafo porque la mayor 

farte.dj| ¿^/^^pu^ft^^wi^^s ?^^ ios Pemoaios I No« 
^ B ^ Es 



11 . Profecías,. SuwEST^^. 

£$l>£ira máterialklM > q<^^ fiiclíea Us. ma$>^ Usmenofl^ 
^fileriia qtíuiem humana , fed fafi etiam Ditmoniaca.'Ném 
codftitert é^Hidem fráuúihus Vútum ^ ftd nm falu : <íí«i 
muUéi frétdtx^rint ad qu4 nuil a rdíhxe humana nuntís 
a(Uf»in feriigiffiu Efto mifino dice el V. M. Añadet Píg'* 
nátelí^ que también los Gentües infqrian ^ue havia Vtr 
monios , de los prodigios , y portentos que fucedian^ No- 
ta Pignateli ., que aun. Machíavelo no pudo negar eíio: 
pues fuponiendo eftc inal vado Politico, que ño quedaba, 
recuríb á la Cau(a Suprenu , atribuía a Tolos los -DemOf 
filos todo aquello que excedíala capacidad human^u ^ucd . 
nhare non potuit ¡pje Ma^cbia^eiluiQlh.i. diíput. cáp^j^*) 
íifi prfidigia i &! cxleft.ia figna ad Sfíritus tefert líum 
erúm .fupremattt ad caufam ncurrere noltet ^ nuUam reperít 
^aguidóneam^,quamSfirUusÁ€re$s^\ 
:. . 34 Sigamos la difparatada ilación 4¿ los Impugnan* 
-tt% y. y ie Vera lo que fegjín ella fe podra ampoñetá^ los. 
>fDÍrmos Santos Padres. Vaadale 4i<^, c^x^nunc^ Mhü tí 
Demonio ;y.que fianpre hablaba el- hofiü>i'e.. CotítSit tt^ 
rpr coincide > fegun la. Lógica de Tertulia 3 la Tenteñcíá' de . 
los , que afirman , que el hombre hablaba por lo coitüirr* ' 
Bien. Machiavelo dice ,• que Aí»«rrf concurtia Píoí eTl 
: Oráculo , 6 Prodigio alguno', fea -Sagrado , 6 ProfaríOf 
y, que Jíefttfre concurria el Demonio-a todo genero de- pro- 
digios : Luego con.efteMachiavelifmo , fegun la Lógica 
-dé. Tertulia , coincidirá la ' fentCTfcra de los que afitjttáii,. 
^ue.por la mayor parte concurria el Demonio. Luego^^^ 
es fal(b que el. Demonio tenga la ijiayor parje : ó feíá 
¿opíiguiente , que el afirmar que sí , coincida conila^ímpi^ 
da^d de Machiavelo.. O cá pura náateríalidad para los ex- 
iliemos viciofos de ^Machiavelo , y Vandale > que la iha- . 
yor parte de los Oráculos fueflen inapoílur^^ huoianas > o 
artificios .diabsolicos. >• < / '^ « ^ >.:,;>. / 

Vcate aqui como quando la fatiá Logka de los^Im-*; 
fiugiíantes pretende imprimir la i^pok^ia por los De^no-* 
nioa , a trueque de infamar al P. M. fingiendo que el 
femir común que fígüe/» coincide con- ^Ide -Vandale > ^n^ 

. ¿-A ^ ^ ■ ■• .» SI '. 



-olían de coDÍeflar quie ik: radocinio es ÍDCulfo , o que con. ¿1 
feks pueda iriftax qaé eoíricidAn jCOid el Machiave)írcQQ# 
' Atengome a que lo infirfíb de Ta Dialeftica hace todo, el 
gaílo. Aí^, pues, con fos^exÁremOs Nu^úa hahlb el DiMaih^ 
j Nunca c/^c^rrib Dm,:noúmíí)^ coiiexion.alguna. la. mayor 
.parte de los EmbuAeshixnaa^is ^ m Ja /na jrQir parte de ^Ips 
prodigios DIaboHoos. Lq q^^ ea el cafo de la lolpignacíoa 
dd Theatrp fe podrá decir j etü yifta de la libertad . con que 
-los íinpugnantelhati eTcritp » es ; -s^uq los Embudes^ huma-^ 
iios tienen mucha cgneiabn concia ccedu^idaddeL Yulgo^mr 
•fenfato , pava iníipon^rle^ queíc ¿mpt^ftjaqOdió^npfinO qqe 
iioíe entjlende».. ^\ - -' V •, .; . r. • > • -j . ^^ , 

§. III; 



.i 



.3[5 . |rXUB la maypti.parW jde Jas/ rjfptteftas rdje ¡0$ 
i V^- Oráculos ífe htcieíTe'Wteryinienldo el Etnbufr . 
. ^^": te humano >fok> po<Jrá negarlo qiiicn eílá 
<n ayunas de lo que dken^ los Sruditos Modernos ^ y de lo 
que quedó efcrltp, de los .Adtjguo^^ H^via tamos artificios 
para Qíianteúerla^ plebe en. la io^eduHdad « que con algún 
fundamciito dixcr9n algunos i qju^todo^raembufte. Noliar * 
-^via nacido di Avüelo de . yau4ale » quatído efcríbid Celio 
Rhodíginio. Efte c^ebrc Autor leyó mucbifsimo» Dicp (lil^^ 
. 2. cap. 1 2« :) <y2ede la'4etura continuada folo facó.> que los 
Oráculos los^aviaintroducido el «mbufte > y pi^op^ado la 
avaricia- ^uadfiuhde m^ffi(rintPr4c,i^¡aprmu^ Jp^^g^^ 

npn^hpijt^ n!9n4hP^ofi)bushj^jtitia^vel propágate ^/ed 
ivafrUcfuihufdam^Cr qudftuánjsinttioinchMtá., Cita por , 
.cfteíbntir ihuchos. Philoibp&(^s/ . : 
; ' :. Añafle.» que. los ÍQtereíS(doa en la veiiacid^. de, Iqs 
;YáticfiniobI>^ ttóiJúi rcpartidoij^i en Varios Paife$« dive»:ro$ 
iiombresv.qtie. conx)icQ>ias ociütaj$ {e ínforndiaílen d% to- 
ilo^y dieíTen aviío. De^efte modo fai>ian en Delphps lo 
.que pallaba en Athenas , y paíTabá por Diyínacipn>lo ^que , 

xra Gacela hiftorica. ^ando no ie podía.. aTétÍ£uar, cpñ 
• *?*.» . . . > to-í. . 



\ 



24 - PnoFiciAS SwiresTAS, 

coda txai&ituá ; y íé havti de re^xxidttr fobiie cofas de fK« 
curo ) no ha vía otro recurTo^ fina al embrolló de la refpudT- 
ta. Afsf , pues > fallan unas rcfpueftás tan ridiculas » qae ni 
4undefpue$ de pallado et tiempo fe entendían* No niega 
abfolutamente Rhodigino >qiie intervinieífe tal vez el De- 
monio ftn ^fpeclal enlos prod%tos ; pero refpeAo de la 
multitud de embulles ^ a^nas parece mimbro» Celio Cálcag* 
niño defcubre con elegancia los embudes , de que fe valían 
4os que comían i coila de los que confultaban los Orácu- 
los. JuanDadreOy Theologo Pariíicnfe un figlo antes de 
Yiindate » dice lo mifmo^ hablando de Delphos : Noa fof* 
lum , ncn Dei , fiel etiam nec malignt D^monu ijjfifmtú^ fM4 
de ilh vulgo feruntur. 

, ^6 No fe puede probar , que Gempre fiempre havia 
£nd>u(le^ pero una vez probado, que determinadamente 
en los Oráculos todo era Embufte , tampoco ft infería de- 
f echamente el fyftéoia de Vandale. Por efta razón hipara 
demonftrar el P. M. que el fentír cómun que fi¿üe , cftá 
mil leguas diílante de la (equeta , que del extremo de Nun^ 
i^tf infirió la nuila Lógica de Vandale , propone la inco^ 
flexión del extremo con el abfurdo ; pues fon muchos los 
Catbdicos que llevan el fentír extremo . , ^ fe burlan del 
• abfnrdoque cre^ó Vandale. Afsí , pues /^íta tres Autores 
Modernos Cat holleos , Monf. de Fouteñelle, él Abad An- 
felmo , y el Abad de Víllars. (Pudiera añadirie Monf» Fre- 
íct. ) De efte modo de remover abfurdos np tenían noti- 
cíalos falfos Impugnantes, y afsí forjaróni otra Impoftu- 
ra. Como et P» MwgaiVáalguiu^* lineas ttti proponer , qu^ 
lafentencía de eftos Cathoücoses^tiidíícrent^ > o incone^ 
xa con el abfurdo , fingen qáe el P. M. «ansíente al extremo 
éc Nunca. 

Ciertamente que es adonde puede llegar la paciencia 
luinuna > haver de tfatar ooaquknes eftia negados á la 
Loglci natural» Qie tiene que ver argüir de ip^a flabion 
entre dos cofais> la que fingen los imptrgnances <:on afirmar 
el antecedente i Aqui hay tres cofas. £1 fentír común.» Y 
del P. M El extremo Nmca y fencir de algunos Catholicos, 
f de Véndale. Y el difpitratado. fyftema peculiar de eftc 

He- 



DiscvKsoXSL Qkacvuoí. Zf 

Herégé. tÜccñ los kipt^nahtes., '(C]piie el fentir oomi» xohkr 
etde con el extremo Nttn^a , y poc configuiente con el errot 
capital de Vaodale. Dos-defatíoos. £1 fentir de ios que \\c^ 
van el extremo Nunca » difta 500. leguas del ertor del Her 
jxgcj en quahto tal« ELfedtír commi difta mil le^as dd ex* 
tremo Huuía ; kiego elientir común » y dilP. M» difiaí 1 500. 
Uguas del abfutdo verdadero \ con que faáía > é ^n&ifiemwr 
te ímpufieron los impugnantes de elTheatro* Con efto fe 
componetñen i que el P. M« trate de tfrfi^^ de la Critica el 
afirmar, que Nunca hablo el Demonio. 

^. IV. 

» ■ •. 
37 TJARA que fe conozca que es innegable , queja 
J[ mayor parce de los Oráculos fe hacia fin 
particular inftuxo del Demonio y es precifó advertir , que 
lanaayor parte denles coníiftia «1 \Aites Divinatcrias 3 y 
Suertes, De eftas nos dixo el K. en el DIfcurfo paflado^ 
que folo hoy fe ufan por cbifte , y juego. Yo digo , que 
-entonces fe ufaban por juego > pero de tahúres. Havia tal 
abundancia de cílcs Profetas ale pana luctando ^ que pafso 
a Proverbio entredós Ctnvüits., Fiutis ThtichcUs , fauces 
e/i iet»craV¿íiCj^ Eí fundan' imo del Adagio es efte;. Ha*- 
viacn eLPárnafo^tresNífKfhas^ las quales daban fus reí- 
puefiasporyir^r^^/. lilas iuettcs tenian mas aplaufb que 
las refpu&í^as de Délphcs. Qutxófe Apelo á Júpiter : y 
eftc 9 por ccmplacctle , anuló la divir:acl6n por fuertes: 
Vanam ferJor<t€saiv^andi,fathr.emtt4Ídidit > dice Ze^ 
nobio» . , 

Vclvieíonlos hombres á frequtntar el Oráculo de 
Delphos y y entoiices refpcndio Apelo , lo que defpues 
pafsó á Proverbio : Mulujottilegi .pautas ejl cerner t Va^ 
tes. Que es efto , £»o que los interéÍTados en el Oraculb 
deDdphos difi^uftlan él. t^odo vdb que folo .vinie&d los 
faoÑibits á fu Botica ?. Ofjí¿ln/itn fallacUtum 'Uaittó^ Tbeo*- 
doreto á los fitios ea quis havia Oráculos. Ma?¿imo Tyrio 
fupone, que havia en las encrucijadas pobrctones inendi-» 
g^j 4ue á qualgujera páfl^erole pronollicaban lo fií-* 

tu- 



i (^ . iÍKdFICf AS Süi oaiTAs; í 

temminíUch ít¡h\qui in trívijsjli^m colUgnHt ^ O" duohnf 
phoUs-^bvio^^uique venturAfréiicmtt. Algo fe parece efto á 
la buena ventura d e tos Gitanos. 

3 i Jgn la China también fe ufa efte embufte. £1 P« 
Semmedo trataálaUrgayyfc burla de todas eftas bobe- 
tías.' Dke 9 que los ciegos adivinan por.el tado «y que ga« 
nan mucho. Cuenta de uno , que liavia venido a pomr tien « 
dd de eftos embulles á la Metrópoli de Kiamfi > en donde 
fe hallaba. Un Caballero Chino , viendo la incredulidad 
del P, Semmedo ^ de quien era Amigo , configuió de él > que 
fuelTe á ver el ciego ^ de quien fe {:ontaban mas prodigios 
que de Tíreítas, Dio el Padre fu mono al ciego » y dixo ef* 
te tales defatinos de pretérito, y tales repugnancias de fu- 
curo , que haviendo advertido al ciego que era un Padre 
Jefuita ) fe filé el ciego convidé fin hapiar mas paUtra r/ 
aqMel Caballero def'engauadé de Cas erreret. Efto prus ba, 
que i tos crédulos los engañara un ciego en materias, de 
Oráculos, Magias y y Superftidones: y en vifta de efto , no 
feriamucho, que al ciego valgo le engañaren los Embufto-. 
ros de los O ráculos, 

19 También la Política de algunos Principes con*- 

cuitia i mantener el . crédito de los Oráculos , y común- 

mente reCpohdian eftos lo qu^ aquellos 'ha vían decreta- 

* do. Harto vulgar es la Critica de Demofthenes , que la 

Pythohiila Delphica Philipizaba. Vulgar es afsííhifmo la 

.impofturade Pfaphon, Induftrió algunas de las aves , que 

imitan la loquela humana ^ a que repitíeílen , MagnUs Deas 

' F/aphon ly hvihi\áo\^s dado libertad , creían los P|iebl<Mis 

.'qucaquellasáveseranavifodel Cielo; y 'en vifcud de eíTo 

ele refpeuron pof Dio9 de la Lybia. Algo fen^ejante a el^ 

fe cuenta del Impoftor Mahoina^ Alex^ndiío Magno ellaba 

ctteftro en.éftos artificios, Expüfo fu Ejercito i las incomor 

didades délos deíiertos de Lybia , iblo pQt autorizar fu var 

«tryfelfaglorfcidcque^cabiiode Júpiter, Haud contfair 

ens niortaLifaftigte , ant ^redepat ejje , aut ^redi volibtí^ 

Cútelo, \^ 

Fafsd i confult«r el Oráculo de Jupiter Ammon \ o 

por 



(k>r mejor idecfr> fué a fer copíuludo dtel £áihiji&sro«A<iw 
viao > para que eüe ao «erraiíe d vacicipio qu&ide&aba 
Alexandró. i.s reflexión jefta de Paulo Orofio : ( líb» 3, c^^ 
x6. ) £jf ^rr»//^ momu quid fibi tamquam cvu/ulenti tcf^ 
pondtri velit , ficut hiftorki t4^Yum dkunt^ Profigue Ofo^-^ 
¿o : Ita certm AUxMder fuit my^fque fnnüdit , úih ip-i 
Jis mutis , & furdis ^ vel in fotejiate €£[i jántiJHtis quid 
velit fingere : vet in v^lmt/ite confuiemis quid malit au^ 
diré. No es creíble que Alexaodro fuelle el primero^ que 
abufaba de los Oráculos : folo quiío íet Magno enxl em-» 
bufte de haceríe Dios » como era Magno en el yalor d^ af^ 
pirar a (^r nníveríal Monarca. Es creíble que los Oracu^ 
\os y por lo coinun 3 eran de eñe genero* En unos ^ la lüc-^ 
cíon del Adivino adulador lifongeaba la fortuna del Prin-- 
c/pe que le confultaba» En otros ^ la fagacidad política del 
Principe prevenía lo que debía extendetfe la adulacioa 
del Oráculo. 

40 £1 Emperador Adriano adelanto mas el Embufte* 
Pefpties de muerto Antinoo ^ que havia (ido Pagefuyo-^ y 
uxcy querido j fabricóla Ciudad deAntinoe en £g}^o^, . 
lugar de fu muerte. Haíla aqui no hay admiración* Tam-^ 
bien Alexandró ^ en .memoria de fu caballo JSucephalo^ 
iímdo la Ciudad de Bucephalia. La impiqdad ^.y el eaibuf-« 
te de Adriamo elbivo eaque 9 en 0b£equio.4e Antinoo , eri- 
gió Templos 3 Aras ^ Sacrificios , y Oi:aoulQS. Lo que ha-^ 
■ce al aflum{>to es , que el miímo Adriano decretaba las 
xefpueftas qi^ fe havian de dar : y ios Griegos hacían creer- 
a Adriano > que las creían como dadas . por el Dios Anti- 
noo. Aqui jugaban de,apuefta la adulación de los^Grie-; 
gos > y la impofttirade Adriano « fobre quien havia de ha- 
luciuar xms i los fendllos. Qfié era efto > fino uH intole-c 
rabie abufo de la credulidad humana \ Hablando k Efcri- 
tura del origen de la Idolatría > refiere que comenzó ^r 
el dolor que un Padre tuvo en. la muerte de fu hijo , y ¿d- 
4iual ^para jcteárnizar fu:memoria 9 initíti^ó Aias , y Saori-. 
ficios. A efio era.conú^iente alguna CQGlvdel>raculo.9^pa^. 
n hacer creer algo de Divino. 

41 Otro modo havia 4g rfípond^r io| picaculos , y^'. 



l8 PRCJMCrAS ^üPÜfSTÁ*^ 

era ipaáio los Simulacros cxpreílatnente hablaban. 
modo era d menos común 5 pues íiempre los Gentiles tu-* 
vieron por prodigio muy particular^ que hablafle efta ^ o-U 
otra eftatua* Con todo eilb el artificio de los hombres te^^ 
nia gran parte en eftos prodigios. Omito por cofa fabidav 
la Híftoria del ídolo Bel de los Babylonios , que refiere U 
Eícritura* Bafte íaber , que fi Danid no huvieíle defcubier^. 
to la impoftura de los falfos Sacerdotes ¡ aun hoy afirma** 
rian los crédulos , que aquel ídolo comía » y bebia » y aun^ 
hablaba ^mediante el artificio Diabólico : no fiendootro' 
el myfterío i que el que los^ embufteros tenían condudos^ 
íubterraneds , y ocultos , por donde fe jugaba )a tramoya. ; 
DexQ el cafo de Tabemier » que apuntó el P« M. y el dd Pr 
Bouchet , que apunto el R« parecidos los dos al que refiere^ 
Paníel. R. David Kimchí , citado de Calmet , refiere que 
f I ídolo Xhainu2 de los antiguos tenia plomo en laconca-^ 
vidad de los ojos ; y que > poniendo los Sacerdotes fuegos 
oculto dentro de la eñauía , a tal tiempo fe derretía j / 
creían los circunftances- que lloraba. 
/ 42 Los que hablan de la Esfinge monftruofa > que aun^ 
hoy exifte en Egypto > afirmaa que eftaba hueca ^ y que 
^enia fus coududos en tal difpoíicion , que hablando un- 
Embufteiro QcultOf creían. los incautos , que hablaba la £í^ 
£nge ; y afsi Uconfultabaa como á Oráculo. £1 P« Sícard^^ 
J4ílijíta ,. Miísíooera ea Egypto 9 ^n carta efcrita 171 5* afir*«- 
ma > que vio aquella Esfixij^ Dice que.la fábula hizo creer 
á los Antiguos ,que daba reípueftasde Oráculo j pero aña-- 
de - ífios Or^aculm erjmuna./r^MduIenta invención de fus» 
falfo4 Sacerdotes^ Plioia deícribe : aquella. Esfinge por ex^ 
tenfo y y dice era voz ^ que en e&a dlaba enterrado el Rey< 
Amafis. Creíble es » que fus Oráculos ferian como los díe^ 
Antinoo. 

43 Sena predfo efcribir tomos enteros , íi huvieile- 
dis: re£br|r femejantes embuftes. de los Andguo^ Lo qiie^ 
n^kOmttiFe ^s unk> , a lo ixúenos , que pruebe ^ que eleínhuf^- 
ta. .taifibien hallaba, cabida en la America^, aun quando no^ 
havía comercio con los Embuftes dd Mundo viejo, Ko^- 
fi^r^ laüill(itia d¿.G)lónj que eíccíbi4.fu4ii}0 Don F^r- 

nanh! 



R. 



Discurso XSt. tOílacüiós. ^xp 

pXOÍi> itfa^m Cacique de la Isla grpaaola tetAi üá Idol^ 
4[ que llamaban generalmente Cimu ) Aquellos Idolatras ze-» 
laban mnchífsimo , que . los Chríftíanos fe acercaflen á los 
Cm//, ¿ ídolos* Sucedió que entrando algunos Soldado^ 
JEuropeosen anacafa^.al inñante comenzó á grkar la eA- 
u«ia en Lengua 4el País.^ \Jno de los Soldados ^ que no 
era de los níiiuamence credukis » Íibr{>ech6 que havia artí* 
fido. Dieron £n tierra con Ja eftátua > y reconocieron que 
^aba hueca ^ y que correfpoúdia fu pofitura á otro con^ 
4(iu¿lo oculto a por donde comunicaba la voz por una cet^ 
batana un Enobuftero alquilada J que eftaba diftante ij ha'* 
1^1 ah a ac¡u€lh ^.^ííí ií Cae i fue quería ^ue dixejfe^ . * 

Viendo ^1 Cacique que los Chrluianos havian ilcícu'^ 
blerto todas las impoíhiras de fu Oráculo > les (uplücó que 
jo callaílcn > porque con aquella ajtucia > tenia á fus Indios en 
)ina ciega fujedon* Aqui fe coaocera quanto difcurre el 
artificio humano , aun en los Paifes tenidos por barbaros^ 
D incultos» Oye hay que admirar fingieí&n tantof embuí^ 
fes los Griegos icn materia de Oráculos > viendo la poíljbf^ 
fion que el embulle tenia en la Isla Efpañola ^ Con razoa 
íe podra dífcurtir > que muchas reípueítas de ídolos no te-* 
niaa mas myfterio > que las que dio la cabeza encantada k 
Don Quixote s en cafa de Don Antonio Mormo» Efta fic- 
ción de Cervantes paíTaria en algún Oráculo de los Grie** 
gos 3 por prod^io infolito ázia el vulgo ^ y por un utilem** 
buíle para los incereílados» 

. 44 £1 modo mas común en los Oráculos era » quando 
arrebatado > d que havia de refponder > de un furof verda<^ 
dero, o fingido» hablaba > como, fe dice,^ adEpbefiosx y 
coordinadas dcipues las palabras > íe acomodaban ¿ que^ 
bien , 6 mal 3 fuellen reípuelU a lo que fe preguntaba* A 
cfte modo fe vendía el conocimiento de los futuros ea 
Delphos. £n efte Oráculo > ni havia Suertes > ni hablaba el 
Jdolo; folo intervenía el fanatifmo* Havia un boquerón 
en la tierra % de ¿I falia un vapor fatídico > á lo que fe 
creía. Sobre el fe colocaba la Trípode > y <n efta fe len^ 
«aba la Proferida > la qual ,. recibiendo aquellos vapores , at 

j^co & k.tcaútornaba la cabeza^ £fto lera naturalífi^imoi^ 

fues 



"^0 . ProfeciaJ Sif ptrtsTÁy; 

^es íÍ€Qdó Ceremonia > que debía ayunar tiú 3!a9 ánté| . 
defentarfe en el banquillo de lo^ Oráculos » fobraban los 
vapores para que fe atoiondralle, Efte furor 5 elPoetico^ 
la inania > el delirio > y la embriaguez , fon cinco caufas pa^: 
ta difparatár en la realidad ; y para que en la tpreheníion 
de los preocupados , paílen por Profecías los ^ifparate^^ 
£fte es el origen de la obícuridad de las refpueíías. 

45 Haftaaqui, por lo que niira álos quatroprinci-i 
pales modos de vaticinar entre los Gentiles. No fe niegai 
que el Demonio tendría muchas veces fu parte en cada 
uno de . ellos» Afsi , pues , es arrojo de la Critica afirmari 
que nunca intervenía artificio Diabólico ; pero es mucho 
creer , que por la mayor parte ínteryínieíre. Los Orácu- 
los que fe defcubrieron fer embudes , acafos y 6 efedos de 
caufa natural , feguramente han (ido infinitos ; y contra los 
quales no hay excepción , pues confta efto pofitivamentc* 
Al contrario , contra aquellos Oráculos» de los quales ao 
confta . que hayan fido efedos humanos , hay infinitas ex- 
cepciones. No es la menor el que no eftamos obligados á 
creer el hecho Hiftorico. Efté viene por el conduftodelos 
Griegos intereflkdos. c^aorum levitas (^cotáo dixo Laftan- 
ció) inftruóiadieendi facúltate y & copia ^ incrediéile efí 
quant as mendaciorum nébulas excisaverit. La fee de Livía 
en efte punto > aun hallarla tropiezo eti.la ideada creduli-^ 
dad de Don Quixpte» 

46 Concedido nó obftante y contra el Proverbio Gr^-^ 
cia Mendax , qiie los hechos fean como fe refieren ; conf-* 
ta de eHos mifmos el poco y ó ningún cuidado , que fe pu- 
fo en averiguar la caufa. Confia que fucedió el hecho de 
yatícinar efto ^ ó lo otrp ; pero confta afsimifmo , que maá 
fe creía > que fe averiguaba la caufa. Con razón y pues , di-^ 
xo el P. M. que era inaveriguable el numero de los artifi-^ 
cios humanos , y diabólicos» Como fuele decirfe , que to-;^ 
dos Ips que parecen bobos lo fon , y muchos- mas , que mí 
lo pavccení ; fe debe decir >que todos los artificios huma-* 
no§ y que fe defcubrieron , han fido tales 5 ^y muchos mas,^ 
qu? no pudieron , no quifieron , o no Tupieron defcubrir 
aquellos a quienes píerte^iecía < efta averiguación. Afsi^ifi 



;'"' 



puesj^ 



Discurso XX. Or Acvtos. ' i t. 

pnet ) pftra creer que el Diablo fe mezclaba muchas veces 

>en los Oráculos , no c$ argumento tfta , 6 U cttá híftotía 

determinada ; fiao U certera ^ue tenemos de qiie , atea- 

diendo á la ceguedad de los idolatras , y á la malignidad 

del conuiti cnea^o , no podría cfte menos de entremeter-^ 

je , auo quando no le llamaban^ Del mifmo modo , para 

creer , que nuidiiísimas nus veces no intervenga el Demd-> 

nio , es argumento qualquiera Hiftoria que ló diga : y nos 

debe confirmar et> ello la certeza que nosafsifte de las mut« 

chas caufas naturales ^ afsi nece^Tarias « como Ubres j¡ que 

pueden caufar un efe3;o , prodigiofo en los ojos del Vuh 

go , Y naturaliísimo en la reaUdad« 

', ' • • • • 

- 47 TC?^ víftadfi lo referido, feria ju^ de níñds 
tj detenernos á refponder al retazo de las Me- 
morías-de Ttevoux , truncado /y ¡mi ctiteiidido', con íjwc 
el R. quiere infamar la perfona delP» M, y en él qual Ke 
recalca un Aprobante con un fylogíFmo lleno' de Tupo- 
ficiones- falías , y ateftado de vol untar iedades vifibles. En 
las Memorias de Trevoux de 1 7 2 5 . ( ^^j^. 5 3 S • ) efta el en- 
trado de la Dilfertacion del Abad Anfelmo ^ Académico 
de la Acaickinia de las Infcripciones» Atrojo fe cfte Ácad^ 
mico a efcribir , entre otras cofas i qué toaos los Oráculos 
del Gentilifmo eran impoftiiras» £1 Padre de Trevoux , que 
pone el excraéio, no afsknte, c*omo es razón ^á aquel 
íyftéma. Antes de proponer fu fentir » dice eftas palabras» 
que fon nodba concluiíon ; £i verdad tjue la ignorancia ^ y, 
la fuftrfi\ch% hUmonjiHt comunmente faffajpn por fohré'* 
Matar ales , / Divinas , oferaeiones que eran , h todas nattA¿ 
rales 9 h imfH^ttvAS de les Sacerdotes 'de los ídolos ; fer& afir^ 
mar ^ <iue TODOS losOraiulos^ y los Prodigios del Paganif" 
mo fitejfende efta claffe , esaaertrejlablecer m fyfima ¡n^ 
éaftafable y y que ya le refisth el P^Baitus contra Yanddfii 
/ Fontenelle. ' • -' 'i ' • ^ 

• 48 Efta danfula^ fubftaricial ; y'decifiva á*fevor-det 
P« M, ^i^ en &1 medio de la llana > que contra el citaron 
TMtdU C tos 



'fl PioFECiAs Supuestas;'^ 

los ifzipugnantcs. Como fi eftuvíeile «n Chaldeo a ó fií^ 

' Inconexa , la omitió toda el R^ y de 1¿ claufula antece- 

^ (dente > y {ubíiguicnte ooíió una • coo eñe paretitbeíis , ( alli 

va ejja piidonlla , P. Pr. Benito ) La pildorilU es lá impof* 

' tura viíible > é ilegalidad inaudita de truncar la concjuíion 

¿el Theatro , é impugnarle con retazos ^ que no figniíican 

' cofa alguna, A eftc modo de jugar con el P« M« y fus Efr 

ccitos j podrán fus impugnantes bufcar Juglares, y Titcro- 

teros que les refpondan » pues eíTos íaben io^poner al vulr 

j^o con fus pilderiilas. No me admiro que el R. hiciefle lo 

^ue hemos demoftrado tener porcoftumbre. Qixé mucho 

cóiieile una ' claufula de dos diilantes en un Hbrp de la^ 

Menxnrias de Trevbux , que no anda en manos de todos; 

fi para impugnar lo que yo dixe en la Aprobación de la 

Ilujir ación jípologetica ; 4iace lo mífmo ? Alli verá el Le- 

tor la ferenidad de animo , con quet^l R« trúncalas pi:ue« 

^a$ de mi alTumpto , y de dos claufulas mias hace íinaj 

como qu^ yo bable íin autoridad de Diodorp , jEftnbotb 

y ^áariapa* ^ . • , 

49 Í.O qué me causó rubor » ha üdo ver que un Apror 

h^nte fe dcxafle llevar > ó imponer del R. fobre la mífma 

claufula. Efto por lo que mira á fu omifsipn. Por lo que 

ridiculamente pretende deducir contra elP.M, fe conor 

fce , que jnas efcribió ^r pafsion ciega , que por, cumplir 

!a comifsioíi. Finge el R. que el, P» M.. ko ignora^ que e$ 

la mijma , (fu opinión con la de Vandale) y con la <¡ue 

.dice fe conforma. Pallemos por ahora por efte horrendo 

teftimonio falfo. Dice el Aprobante , que entre la .opinión 

del V. M. y ha de Vandale hay una fenfiile diferencia^ Có^ 

jnOjpues, no advirtió efto al R^. y permitió que fe im^^ 

primie0e tan infame cenfura ? A qué ferá.todo el. ripio de 

Trevoux contra el Theatro ; fi, aquellos Padres ai^u-^ 

y?n contra Vandale , y la fentencia de efte tiene difer^nci4í. 

lenfible con la del P. M. y la mas trivial wtrc -Erudíto^i 

Perdón^ ^1 Aproj:>ante , pitós en efto obr^ coa mas prcci-r» 

locación que el RÍ Efte , por rio entender las voces JVii^-n 

na , mayor farte , rnenor farte^fimfte , aleará caufa p^ra 



'■»> • - -' 



J 



DisíWise X3?. Okacvlos. I5 

íeSttísA ) h» es maraWlU fe (kbho^íCc con fotyras ^ é Im-^ 
pofturas. 

£1 Aprobante Aipotíe la diferencia feníible , qiie hay 
emre aquellas voces* Couque yo no se qué quiere fijgnifi^ 
carnos con toma Vandalc , y vuelve Vandalc, Acafo fe- 
ua para haeer j^cp) con el otro cfpantajo de Cahino^ 
quando fe habló del P. Saguens ? Sea por la que fuere. E^ 
cofa deplorable ver » que para hacer creer lo que dicen \^¿ 
Santos Padres en materia de Oráculos , fólo Taiga a luz uní 
retazo de las Memorias de Trevoux > mal entendido ^ / 
truncado y como íi decersitailemos llegar al año dé 1725.; 
para faber to qile dÍ7¿eron. Que fe valieíle el Aprobante^ 
de aquel retazo en cofas incidentes , pafle ; pero venir á 
quererper uadir tque ia fentencia del 9. M, coincide coa' 
algo de la át Vandale y y que fe opone á los Santos Pá^' 
drcs j es querer perfuadir a los que no han leído libro al<» 
guno j é imponer á ios que fon Incapaces de entendef*" 
los. 

50 Dice el Aprobante c Los Santón Padreí ^ conviHcK^ 

des de ¡a eviJencid déla verdad , ¿firmaron concerdementi^' 

^ la mayor parte de hs Oráculos del ?aganífm0 fueróW^ 

M imppftkrasdelés Sacerdotes , fino refpuejlas dadas por 

U$ miamos Úemdnks. Cica la clawfula de TreVoni¿ díslo-' 

cadardelaéoncluGondel Thcatro ; y fobre efta ilegalidad, 

dice ¿ que el P» M, fe opone á los Padres» Q¡ié Padres ? A 

los de la Iglefia ? Quienes fon eílbs ? Hafta ahora ni fiquie- ' 

rt uno fe ha cicadp. £s falíifsimo 3 que todos los Padres^ 

eften concordes fobre lo de Oráculos t y falfoque hayan' 

íido de fentítr , que por la mayor parte hablaba el Dé- 

monto. No havránleidoi les Padres los Infinitos Auto* 

res Catholicos ^ que íiguío el P, M ? No los havrán leído 

Vallemoñc , y todos los demás que quedan citados , y en 

cfpeciald P, M^wfocon , cjue fe citara {ni$fH,%%.) pati 

ultima prueba ? Lo que en la apariencia fe (igue es , que 

el fentir común qué figutí el P. M. fe opone al fentit dd 

P, Baltas , ¿n cabeza dé quien habla el extraftador de la 

Dilatación del Abad Anfelwo, Es baftante efto ptf 1 

Editar I y -aun ofender j y éfcandaUzar tos oido» de los * 

-\ Ca §*• 



*34 t^ROFEciAs Supuestas* * 

Sabios con Vándalo aqui » y Vandale aUá ? Se ^fcrlbe tílí^ 

Madrid , ó en Guinea? 

, 5 1 Dixe , que el P« ^4« Tolo en la ajpjtriencla fe opone 
al P. BaUus« Tomo efte Autor por allumpco ianpugnar, 
no folo el extremo de Njinca hablo el Demonio , ííik> tam- 
bién el pernicioío fyílema de Vandale» Era coníiguionce» 
ÍSara que lá impugnación quedaré en ^\ jufto m^ío , per- 
hsidit ,qv[Q por la tnayor parte havia hablado el Demonio» 
;y liperiuadieiícijaehavia hablado i^/V^^^r^ » era mas efi- 
caz fu impugnación. Si yo impugnara a VaiKlale » fegui- 
irla el iniimo metbodou Elle íiguieron los Padres » quando^ 
ál parecer , afirouban un extrenio ppuefio al que impug- 
luban^ para que quedalfe evidenciado con fuperabundan- 
cla el ntejio , que fe, quería demoftrar^ Efta regla general de 
Critica es de las mas elementales , que proponen los Catho- . 
lieos á los que han de revolver ,y leer los primeros Padres* 
jControverliftas* 

Bufque el Aprobante en las Memorias de Trcvoux ex- 
traño de iin libro Catholico ^ en el qual efte defnudamen- 
te la concluíion del^« M. Efta es ^ que por lo comnn havia n 
mucho ipmbufte en los Oráculos > pero que también tema 
fiarte jcl Demonio; y que k>s Padres le critiqiuzen con la 
Critica que ponen al (yftéma de Vandale > y uoientrascrea» 
^e un retazo de Memorias de Trevoux leído a vulto «es 
poco ripio para infamar con el Vidgo 3 á un Autor rDodo» 
Catholico , y Religiofo. Tampoco en efle punto hace fuer- 
za uno ^ u otro texto de xin FadrQ , entreíaca^ de fus. 
cibras ^como (i fueíTc para exornar algún Sermón. XjOS Pa-* 
Átt^'£cdcben leer en ellos mífmos » no en Florilegios jó 
Compilaciones. Efte modo de leerlos bafta para hacer apun- 
tes para Sermones , Panegíricos , y Aprobaciones pacifi- 
ipas. Para cenfurar opiniones , es precifp tener prefcote 9 no 
íolo el libro del Santo Padrcj finoca^ibten la Uüiatia Ede-* - 
.fiaítica de fu %la 

52 Eví niri^na «nateria es ^«cifo tener íms colas * 

S¿ntes.« que en la de los Oráculos* Es indifpeniablc 
o: la Theplogia de los Gentiles « averiguar que de-- 
xian;»y.queneg^u>an* Espreciío £^ber ^nal.era eLat^imp^ 



tttscuxs0X3L<)icj4ev£os. ^< 

0}pt$0)lLriO^(lc ibs Padres* S2 ha)bl^)an iiiíUndo ^ o pro- 
Widp iií^ecbiuncotc : ii Jurguían con. Philofophos de eíb; 
^kLQtrafeáíáídfi hablaban contra el íenttF más comun« 
Adlemodo^es preciíbíaber otra^ muchas ctrainftancíaí 
^aiiOUñ{íooérálQs Padres ^aquéllo mí^^iQt^^& Impug^' 
lUiban f y nb creíaDr < Entre los GencÜesr h¿iv¿a ?&áoíophos/^ 
y Vulgar^^ Pe aquellos» unos hacían mofa dp los pracu-- 
)os^ Los PUt<mftCoa^neraJmehce creían ^-que «n los Gra-% 
fulos . havia caufii fuperior*. Ortos atribuían la virtud 
Crpfeticii al vapor déla tierra;'/ creían 5 que él hombre 
tiadirailmentc era ' Profeta > por ta¿oñ dd Alma racional. 
íSá^ pues, Plutarco finge, que xefsó el ÓráciiW^'Ddphbs/ * 
fiotqüc fe havia acabado aquel vapor fatídico , que defpedi a 
te tierra» Los Vulgares generalmente creían » que los Diofer 
de los Gefttflea eran los que concurrian á dar refpueftas. 
. ; 5 ji . Paísemós adelante*. Los Padres: tenian por aP 
liimpto probar. la Yerda4era^Rdigíon ^ y demonftriir- qud 
era faifa la .qud profesábanlos Idolatras. Eftps , llegando 
Jilos uítimo$'la difputa ^ fe efcudaban.con fus Oraculosj' 
Milagros , Profecías , &c. y creían que eran feñales de^ ver** 
^mIc^ Reli^opa Si fiíeílen verdaderos Milagros j Proíetías^ 
^ec# Efto es^ fi tiiviefl^n por caufa efpecíal a Dios> era fuerte 
to refpuefta»' £1 bechó cis » que no havia tal cofa «» y Ibs Pa-¿ 
dreseríWt.y debían fer de cflfcfentir. Si Psraf1^itíás\ ^uh 
kfíjf0tHt$t»r:% hdbet itUm Mendacinm', & Impiéus (¿ix^ 
¿I l¿3ftsJ&imo Huecio ) qnidin ¡js frdjíMj V^rUas cotlocd-- 
^> ¡LEnivl^deefto , (e halbban ]os Padreas ob%atk>s á 
4c^noililrar:«.qucair nádale aquello intervenía^ e(|>ecial 'iñt^ 
Buxd.del Dtos verdadeco. Para probar efte aítumpco^je po- 
dían efcogiír muchos medios diftintos. Muchos Padres »va:¿ 
Hendojfedtil di(:ho de los .Gentiles DoAos ^ que afirmaban^ 
que los; DloleS havian fído Hombres \ inflaban ^ue no 4>o^ 
4iaB féf I>lpíes Verdaderos Jos>que concurriah i dfá^ Vef^uelP 
tas*. Otro& i V^iliendoie de los Philoíbphos que fe bdHabaii 
de losX>racums > ihfiabán fuectífsimattiiínte j ^ue no havia 
fonoirfio PiyinoA> Minches i qucíabian los embaía» que fe 
mezclaban ». daban en eara coa la incitara y como vimos . 
en Pauhü'^^MüíiPf '. .-.-,;' ^ / - -• • --í i í^-í--^* -^ 



. y ~ Hiublipyf^ j pa&l(^ clárgtxiitstíeo de k>s fzátú m>^ 
vieílc toda' la^ eficacia poísíble » era conveoietite que ád»i^ 
ticíTen CQom ¿iert^ las. Uiftorias de tos* Geftciles» Adm^ 
tidas eftasjj.erar preclfo fegutt otro medio ^c^inco; D^ 
cían los Padfe3j a4niiMre coda el: becho Hlftoricow Xte* ^ 
fono fe (igqe.v qtte: ifltervlene' el Dios verdadero sr^|Ai6S 
f;odj9 quantoTe Qóenu y'cael dehaxo del poder DiaboH¿o^¿ 
y.d^^ (]k^$, f4¿aq}9i$., I^^mejoc.£s.^.(pxe lo pcababan |oa 
los exemplo^ de ¿}us los Oráculos aprobaban 'lo6 vicios» 
robos 9 ln^6rtes , yi^icoas huznatüs ., y^adiri^erSos^j-boi (o^ 
lo entr? hoRt^^s ii.fiaOienere,lo$ Dioíesmlfmos;^ Vca& i^^I 
el ai:gamenco. )Ap9dí^có de los Padres. Nada de efliCf pcie« 
de proceder de un Dios Verdadero j Sanco , Jufto , &c¿ 
Luego evidentxfsíinaniente nohay influxo del Dios verdár^ 
dero en los Oráculos, tuegoes ¿ufa la fedadel OendlU^ 
mo. ¡Luego de,qiue<i procede ?/. La refpuefta á e&o es indife^ 
ríante ^1 alluqiptoé Demóftcado. que no ei!a ei mda^ef ó 
Piós el quQ concurría > era' puta macerialidad » que d De^ 
monío coñcurrieífe , ó nocoh€urfiie;ÍIe á todas las reQiueftM 
¿e los Oráculos. 

54 . Pafseqnoi adelanté. Confia de tos Elcrítóres> qM 
entraban nmcbos at ínteres , y qedíto: de Ib^ Oraáik)^ 
Cpncurrían^ y i la fimple¿a< de ios vulgares , yá laimpoftafá 
de los Sacerdotes y y¿ las mentiras deiós Efcritores, yá la 
faifa creencia \de que los hombres fon Ptoíécas natutaí^ 
mente a y en efpeciiri los Niños , y Doncellas; yá et error de 
qvfi, la tierra dcfpíde vapor&tidico.v y ¿la Política de los 
So|>e[ranos ^ yá laÍu.pe¿iod[on.de iqné Jas pala);)ras:d¿ los fiu* 
Ojitícqs hablaban de fiíturo > ya^la vana obíeifVancia de 
creer fiíturo loque determinaba el iacafo de las Suertes Yá 
finalmente lo amt^iguo* de muchas refpuefias, y la certeza 
¿eque muchas no tuvieron eft&Oi : íjtú^o fe debe óreeti 
qpe los Santp j^ P^does. , como< tan. aiAvertidos y fufioniob^ 
quQ Ips Qr^Qulos tbni¿i todas ' eftas excepciones e)n con?^. 
^^ junantes áe conceder artificio Diabólico. Luego es 
injuriará k)s. Padres C6ntrover(iftas y^creer que afirman^ 
quepor.la mayor parte hablaba el Demonio: á no'fer en 
fopoíí$;ion j; qu^ ¿fto fe entisfida j quándo^ adiaUSan cottio 



9 

<ii efia fi^udóat coisVQH^ttea di« ^^^tsL fütfo > -é immo 
^Gcoülífmó. . '; ''' 

'• {$ BaíWpaffalaptaieri>5m BaOlTodc^Seléttcáa^ ha« 
•hfamáo <le los vaticinios : ^orwn'noiiHuÜd fahuU , Wf ^¿ 

rim /jTAT, » f#/ Dsmámisu e^ciini$ami vfi^luhm^^ ^l¡* 
fnam ^xy. frMoüimim éiftrMir^ tHániur, ^^iamw^ 
^iqmíd quidem virifiniilhudimt há^infia , & ftftks ediA 
4d^fédmidtíf¡icivérietatei & amtigithútt plett^^ñma. 
Pata .10. (egmdo eftá ^Orígenes contra el pagato CcHo: 
Sid /a€UUKm$Mo0 ^ ñpAttí^ hotüiiiisni' V qHkf€rMttttt\ 
de afflatd Numine Pyíhia^ uterifjM id genus l^étibus^'&t. 
Tambito iAtMblo : fújjítíkus pMmne fil/hm e^e , '^qd 
éim0r^^dBrc. Sed fi^ » m affirith^verd ,C^c. Veafe aqui^ 
€oaó foto fe admite algo^ de particular «n los Oráctilos^ 
|Mlia iUr mas vl^ór al acontento. £1 celebre M^^ttacdo» 
4isa;do]e£te<mei^odOt Supone que qaanto dicen ios-Ma^ 
liq^ianas de fu fal(b^ Prqfeta » e^ patraña* Dcfíj^ues adjriú- 
tetlfhecho , yjdamucftra ^-que tío huvo tnfluxo Divino > fí- 
nOtDiafaoUco» Aísi j pues » es ciertir$imo > que varias veces 
4e.intiX9iducia c^ Demonio ; peto que por lo regular np 
lu\tt(i^inBfe:D6monid que una de las caitfá^ fcñaladas (%; 
»$«4¿) 'Efioles el fentir de4bs^adres ^ de IcsXriiditps , idol 
ÍLM* fÁ todos losjquales ^ pormuchos eapitiilos ^ fe opo- 
ne d ff &¿ma de Vatyiale > impugnado con raion de d P« 
fiateos* 

'^ ff4 Oponetife otras palabras d^ las Memorias de 
.TfiDvouké IDioe et fictraaador f ique el SOLO -artificio 
. -de .los hopibrcs 4k> podría mantener el embufte tant^ 
flempo : y que 4as viAiinas;humanas que fe decretaban 
•eadDSiOra^úos , no .podiaii menos de tetier lAdu^o D[ix^ 
bqlico« Antes no atendieron los Impugnantes el adver«* 
tib NíineM' : yá' fe ye ¿ipit >^ue1a voz SÓLO y es.tanibien 
pan.eUoside. las' inintekgibkisu Eñü' argumento ^o fiér 
ne contra quien trata de f rr¿y> d fentir de los que áfir^^» 
mai^HÚc vi S^lú artifició dé ios hombres mantenía los 
Oocatos. «Solo j pues » ^veiídri contra 4es que no entiea- 

C4 ^ 



dei^ (^; Tt^e^tro »tque pretenden infamara Lo (|ue^ fe^afiaÜe 
d& las y|¿^41<s >.np me parece muy jEjert^» La vi(^iina hu^ 
mana podrá decretarfe por artícelo Diabólico » por ^th 
ficio' hamanox. por PoMtica , poc enemiftad. Para el hor- 
rendo cafo^ que Juvenal cuenta haver ñicedído en £gyp^ 
to , no huvo jpÁas DeiQonio ^ que una enemiftad envejecida^ 
Enr^e los Antl>TOpc>phj»gós nó CeQ^efsiU de artificio ho^ 
mano » o piabol^b para comcrCe unos i otros* Bafta to 
que bafta en Madrid pata^ mata^ carnerbsé Los Ckriftia* 
nos 9 que havíeñdo padecido naufragio , llegan i tal exíre^ 
midad >que bi hambre. les obliga á comer carné humana^ 
nó fon inducidos de: otro Qraci^o:> que de íamifiaa- ham-n 

57 £1 hecho es j que aqüdla it^naiañídad de lías YU^ 
timas no era tan común j ñi duiió mucho tiempo entre 
jgentes Políticas.' Piiniodke, q/ue' p6^ Deícretoidél Sóia* 
aoi.devRxk]pia , fe deílerrp aq^ barbaridad el año-de ¿576» 
j&erca de too. años ante% de Cbrlfto, Entre Griego¿ tám^ 
poco eftaba muy ea ufo^' Cqn<p;ie fiendo cotiftánte ^ que 
Griegos ^ y Rómatios eran tan Idolatras > <me parece ha^ 
>iaB eftancado todüs los Demonios : o eOios er^ mmr, 
fbanfos 3. ó las vidíopias no prueban, cónclu^ieotemente co«i* 
íz ^alguna^; Qo^to^el facrífic|o de iHiac : dL de jb h^a^ de 
ijejpte y &c. por no confundir ]p t>ivino <;on Jo' Pirofaiio» 
Mas al aífumpto» Los Idolatra! del Indoftan^; tan iexoé 
de ufar de, aquella crpeldad > tienen, por ley no. derramar 
íangre de viviente alguno. Llega aun hoy á tanto gradó 
&L extrayag^nc^^t, que fi uno > qué nprts deikSefta ^ quiere 
mataf algún anií^iaj^i^ ^ le^reüciatan :aq^elíói5. Idolatras* i 
jpreqb fubícjp.. De aquel ardid fuelen ufar algunos píoU- 
sones Europeos > qfiandó quieren fón&car algOi Efto f^ 
origina, de que Hendp Py thagoricos ^ y creyendo la ttani^ 
jnigracion de las ah»^ > fe alpAiensB;4e ¡comer cofa Vqú¿ 
baya tenido ji[id^ .\Se ^puedc, dw^^^ tk.^ 

ntsf. m^pt JK^iav^ m^u^^^^ mifaio& hom^ 

hres.''-" •-■:'.-' '■'■--'' ^ ./ ' \ -"■•. 

Qué diremos á efio í: Pírémoi^ que allí no Juega; álr^ 
gunats vc;©eí el P^oñid ? Ño pQr cierto^ Eí DemocSp 



*■>-» / 



dsGVll9<>!JCXL OnACVtOSv. J^ 

lúice ¿todo : y taaiblen hace i todo d artificio humano. 
Heredes mando facriücar muchas Innocentes vidimas» 
No era Idolatra. Es creíble que el I>emonio influyele; 
pera f 1 motivo qu^ primeo íe ofrece > es el temor que tec- 
nia dé perder el Rey no \ y afsí > ni aun i fu hijo perdonó. 
Coa^acejo íHxo Augulto f fabiendo que Herodes no co-* 
núa ^rne de cerdo , y que havia niuqrto tantos Innocen-^ 
tes j (iaperdonai; al hijo proprip , que mejor era fcr cer-; 
do de Herodes > que no hijo : Melins eft Herodií porcum 
qffe j' aii¡Lm filiutn^ £1 Gentil Macrobio nos coníervo eft^ 
precioto texto > p^a la hlftoria trágica de los Innocentes^ 
Nerón ^ feg^ui Diop , enojado con el* Oráculo de Delphos,^ 
mando rarificar hon^bres en la caverna del mifmo Ora<^ 
culo. Xfsi , pu^s> íig^iendo el^>a^mpto .del P. M» fe dice, 
9iie para las ví^.imas humanas j concurriaii muchas veces 
U (ugeftion del Demonio ; perp . que muchíísinus mas ib 
4ecretarían por activos bpmanos» Añadiendo j que co^^' 
mo . aup , hpy . íe ^pn(cr van entre Paganos muchos . eodiuff: 
tes > ^qudfe. neceísite íuponer <actifiqío diabólico ^Jo mif-^ 
mo fitce4eria.e^ otros tiempos i íiabjando por la mayor 
parte' 

. 58 Finalmei^te.ipara que elR.y compañeros advier-^ 
|an CQnvp han d^ hoJasIlar^ei^ lo que fio han leí^o >. íepan qju^^ 
el < P# Monfofoq impvgna ccvi- todaesfue;^:^ iVandale> y 
es dd mifmo fentir que aquí íe defiende ¿ Or acula t^m^ 
daptRamcnHm arte rtdtÜta p rari/simár íamn fmjfe 2»*, 
tandum i fed pleraqu^ /pende Saardoéum emenriia.Jiánié 
Bfta;Cpci^u(ionqueptu6t»a muy ata larg^ (l^M^ ^^•.^•^i 
«n dtam.>» de; fo AntiguiddU ExpUcada ^es la Cqnclqfioii 
idéntica 44lXheatro., £n ^ verdad q^e^hani hoy pocos e^ 
Europa j que hayan manej^q mas Santos Padres primitin 
vos A que el P. Monfbcon; De efte iní^gne Benedi&ino diq) 
(ti ^. .Gravefpa> Cfominicano y^^ elogio figtivSPte ^ t^^rr 
¿«ir Gr4£4 perjupimus *p rn Mf. 3S*<C0difihu$r:V^Kf^f^'^ 
mus:,yCrjÍícf^ f^i ftcundus yHiJl^ri¿M^ 9, Ct Jlniifuh^iff 
¿um Sacr4 > ^M^n E^defiafticjt %, & Propbans^Jli^ioflJá^^^ 
ontniu^ virprum Erudit4frum l^JH$ jdCMlhfacitírriiuepp^ 
Meiur^ Lean efto los que mo fali«Q üik de Mamocreto% 

5-VL 



§. VI. ORÁCULO DE OELPMOl 

• I 

« • 

iP Xlá^ í^rttéba de qtic <a Demen^A daba por t* 
i*^ may^t oarcc las reTpadtias en los Oráculos^ 
k^^üSbá KM. ¿simKmd la opinioii vtilgar de que et 
Oractido Ddpli&ó : csWb en la irenida de Ghrtfto s fegüi 
los ' verfos vulgarizados , M^fuer Hebrdiíí , C^f . Deskízé 
el argumento i ad virtiendo que eilos verfos paíTan por 
fupadftos enere los Eruditos ^ porque no hav noticia de 
ellos en los primeros (iglos. Poca ^erza hiéiera efte ar>« 
gttmeneo negativo : ni aun el otro de que no conftá que 
Augutíro confulcaíTe et Oráculo» Los argumentos pO0ti^ 
vos confiften en que confta de Cicerón ^ y otros ^ que yi 
havia callado el Oráculo antes de ChriftOé En tiempo de 
Juvenal yi era ^lOseáSío ^DelfhuOráeulateJJinté Lucar 
no^haUando de las<jüerras civiles ^ fupone el filencior 
SHuk ^ p^fifuáfn Reges timmere futura ^ O" Superes ^etMehl 
hquK De todos los Autores Ecleíiafttcos , y FrOfanos 
confta 4 que machos aáos de^ues de Chrlfto (e con(ttítaba 
enpelphos* 

* -6o ]>e efto íb infiere « que del Oráculo de Delphps 
iio fe puedei lacar eó(a particular ^ paitt probar fi pdi' la 
áiayor part^ "ómteor parte hatilsba «UTemoaiOea/los 
Oráculos. Ei& es el intento ^ para d qual traíco el 'P* M. 
d'Oraciilo D^lphico. Si calló antes de Chrlfto > pudo ca-* 
lla\r, ó cellar el artificio humano : ó como expréílamente 
¿ice Míniioio , ¿itado de Bulen^ro ^ ¿Mió quámdo los 
hdtribres^diexkr)9i¥ de fer mas chtdes » v'comeiáaton ^ fót 
teas cultos;, si dalló en tiempo de Chríllo > y hablé 'mu- 
chas veces deípues i o todas eftas íerian eníbuftes , Ó4qud 
filéncio fué aparente* Lo mas verifimil es > que 4:oñ la ve^* 
tilda db<!hrlilp callafle el Demonio por 4a parte <{vlc tenia 
ehfóá Oráculos > y profíguiclíe el embufte* Nui^)0 dixo 
hafta ahora , que ' los embnftes^ ceflaron con la venida de 
Chrifto ; pues muchos ^los defpues los hemos vifto«^tau^ 
didos'en elaíTe de Oráculos. 
4X Coúceá k> dicho U debían, probar tres cofas pa- 
''-'•; ra 



n Hi]piignarlo« Primera ^ qoó coa U v^nUat de^ Q^f ifto 
^haida ixSkd¡oi determtnMameltt^ el Oracula do Petphoi. 
Eftoqaedó para otra, ocafien^ Seg«ittd4> que aw ea cafo 
'^üe ceílaíle > coasA dicm algunos j^qi^e de eftp fe itifkrsij 
ique la mayor pái^tei de }a¿ ceípt^jñas ^nDelph^ 3. ia>ia(i 
por caufa el Deíxion&> 9: y 00 otta caufa d^ las *ÍnfQríor<Q$ 
{del.íf, 54. ) Eftc es eJ aíCiaipto prüíiarip drf Theatro ; la 
-pnicba ca contra fe -olvido. Tt^eera i que «fj cafo d^ nc- 
^ar j como tíego el P« NL que el Oráculo Delj^hico cefsp 
•cntoQceSyfe ngú&ílc que negaba ^ que con U venida d.e . 
Chrifto ninguno havia ceíTado > como fingieron los im- 
pugnantes. La jufiificacioil de eñaí ilación dífparatada> 
•como folo fe hallaría ^n el País de las quimeras , no es 
mucho j que con l¿ mtfnK) que fe opufo > fe verifícaíle la 
impoíhira. Dirá elLetor: £n qtie.i pue^^ empleó el R» 
•tanta hojarafca ? Con ¿íl^^ recado á la tropa ^iqu^ fe ocult- 
taen él veftuaria> y fe corre deífalir al Theatro. Ápueí);o 
<ie fegoro » que aun i la hora de efta no lo fa^e el ]&• Nó 
pudiendo fcguír caJtAioo derecho para íffipugp^r > ^cho « ím 
querer ^por tres precipicios , para imponer a Idiotas. 

Ó2 £1 primer precipicio del R* (iene cpofequ^ncia 
con I4 otra impdiura de querer , quQ JQ oúímo fea nmchas 
t^ecej ^ que tlwca ;- pues aqui pretende que lo miípio es 
mM » que taeiófy.^vz que le va^a ^1 afylo > de los que^r 
üo entender el Theatro > hallan mas á mano efcribir que 
él K M. coincide con un Heregp* Afirmjiba V|indal^ ^ que 
ni de la Efcrituiia ^ ni de los Autores Sagrados ^ y Profanos 
feiaca prueba de laexiftencia de los Dembnios» Siapueíh> 
' efte impío íyfiema > claro efta j que ni uno , ni machos 
Ora^bh» havran ceflado ed la veiáiii 4e Cbrifto > ni f a 
nrtud Divina pondri^ freno i los JDen^omois» '. 
« Al contt;ar¡o > el fentir común q^ue ¿g^ie, eí ÍP# M. fola 
hsMz de Oráculos del Gentilifino. Supone ex^pga de 
los Demonios > probada.» no folo con la Xfcjritqra > fing» 
también con las Hiftorias Ss^adíis j y Profanas. Afirnaa^ 
que por la mayor parte havia mucho enuiufte en Ips Oracu«» 
ios ; Y dice que el Delphico, calló aotés i y . b^blp^d^pues 
de Cfai;áftO)>«í¡n.nqgir. qne.otiios csdlftfiTeo cq dg ynuda del 
íf' S4-Í 



41 PitíOFECíÁs .'Supuestas; 1 

Salvador: y -que á proporción que Ct ibk citcxkóienáó la 
Ley Evangélica 9 fe iba defterrando la Idolatría ». y .4iter>- 
Tatido el poder Diabólico» Efte ientir ^ movido de. la Di- 
^refsion del R. el P» M. le propino en la IlufiracUn ^ ciar 
Tiísiiíia '^ yexpreílamente. A qm » pues ^ feria embartar el 
Libróte de Vándalo y y cnas Vandale ? Si los libros que fe 
efcriben contra el P« M. no fe fazonán con Vandales j Lu« 
theros , Calvinos ^ &C falafi infulfos para la chafma faty^ 
rica« Efta y i defefperó de v¿r impumado el Theatto.Cri- 
. tico; y fe cotifuela coa ver injuriada ^ ¿infimoada la per- 
ibnadelP.M. 

< 63 El fegiindo derrumbadero es macho mas ridicu* 
lo ,' pues no es otra cofa ^ que un complesco de contradic- 
ciones. Citó el texto de Jfaías , C0mmcvetM¡itur fimula*^ 
<ra /£^/^f/ , on prueba de que cmmudccieron los Oracu^ 
los en la venida de GhriAo. Lo menos ridiculo es el def*- 
^ropoíito para el Oráculo de Delphos ; que no tenia co- 
nexión con los (imulacros de EgyptOb Tampoco en Del^ 
phos refpondla Gmulacro alguno. Refpondia una Donce- 
lla en los principios , y deanes otra Doncella , quedebia 
^aífar de 50^ iñosé A(si la mo2a , como la vieja fe embnV 
gabán primero cotí el vapor terreftre ^ y fatídico; y por lo 
i:omun decían InU ñéc^ades. Teniendo el P« M. prefente» 
(que el fentir común es > que aquel texto en lo literal habla 
de quando los Aílyrios vencieron i los Egypcíos » y traní^ 
iportaron i Babylonia el oro 3 y plata de los Simulacros í i 
lo qual alude la voz CofnmfvetHtnnr^ y n^ejor iotra veríteh^ 
Vonteyentuf % advierte qué es mala tradudcion ázC^mmor 
vehantur 3 eaUarin. ; , . ) 

^ 6é^ ^ Efto que es evidente^, lo tornad a/u ^rgo utü Apro- 
bante del Libróte» Qiiiere perfuadir '¡ que alR«^^ U fM^ 
reeib^ áuedaffe convitfuntU 6úh UsGfamaúwí^ finú emrar 
i afréHder la inteligencia 4e hi- ñxfofitúres. Yá podrá 
de<pír^R> Afsi yo/kpierdOramaiicd ^ come ieEfcfdturaf. 
Por no haver convécfado haft^ ahora el R« con losGra^ 
matícos I fallieron Libre|p , y Libróte p como fe demneftra 
^ dle Efcríto. vTodo lo alegado ddi^pr<^«nte fe irpdur 
(c/qtie Hugb > y U GlQíTa^ entienden et^pevcai 9. ddt:íiyb»cit> 
'* de 



Piscimso XX« DitpRÓs^ ^^ 

i^ los OrMukkS .; y que £gypto figni^ca todo el Mimdo' 
en Ul(k)Unasy ^ue aísi habla el texto del filencio de 
todos los Oráculos en k venida de Chrifto. Veafc en efto 
i lo que Ce cx|>onen los que para aprobar libros Apologéti- 
cos, íe contentan -con lo que les dicen fusEfcritores^ A 
po fcr efto , qiuen creerá ^ que im Theologo bavia de ven-* 
tilar un pumo hiíloiico 9 con un texto tomado en íentido 
Myftko? 

, 6$ Aqui fe diputa un punto de Hiftoria Eclefiaftica, 
fobre íi en la venida de Chriito callaron de hecho todos los 
Oráculos. Todas las Hiftoiias tefiiíican ^ que mucho dcf- 
pues de Chrilio hablaban ios Oíaculos , no Ibio de U Gre- 
cia , uno también de £gypco« Qie neceTsitamos de Híf- 
toi ias , eftando patente laEfcricura? Los que aplican el 
texto de líaias paca el ülencio de ios Oráculos de Egypto» 
íc fundan en el fentir der unos ^ue dicen » que ^ quando 
Chriito cftuvo en Egypto , cayeron los Simulacros, El pri- 
mero que lo dixo , habló de Tolos los Simulacros de un 
Templo » en el qual entró Maria Santiísima con fu Hijo. 
Palladlo , y Rufino dicen , que fuccdió efto. en Hermopo- 
iis , Ciudad de Thebayda* No es ÚloI probar 5 que Maria 
cntraíle tan adentro ; p¿ro ^liíe tiene por tradicioru Def- 
pues fe extendió efta noticia a todos los ídolos de Egypto. 
V finalmente > con el beneficio de la alegoría , que Egypto 
íignifica todo el Mundo ^ quiere el Apiobante períuadir^ 
^e callaron en todo el Mundo. 

Uafta aqui no hay noticia de Oráculos ^ fino 4e ído- 
los z 00 ¿ay noticia, d(^ qpe callaron » fino que cajiseron;, y 
íe hicieran piezasu Conque la traducción de Commove*- 
tnntur ^ callaran ;, no es traducción » fino alegon'a. Toma- 
do en efte ícntido ^ iguabxienté fe podri iiplicar al íilen- 
00 de los Demonios en general. No hay otra cofa en los 
Evaogciios j 4]ué abundancia de E>emonÍos habladores x i 
ios quales mandaba callar ChÁ\^o ^ Ohfnuu/c€ •^ y «o les . 
ip^mitia que habiafleh , ticn finelát ea hquu Veafe co- • 
mo de^ues i^ue Chrifto volvió de Egypto « es de f é ^que 
iiablaban los Demonios ^ue poíleian á los hombres. La 
jBiQÍetUIa J>eiphica j quando intervenia Demonio, no ác 



44 FtontíM SiísvüTAh 

otro tñóáoi que polFeida dclDimooio, vaticinaba j*y fe 
Hiirmo de otros Oráculos* Conouc ít aun en vífta de d 
texto hablaban > y hablaron defpues los DeiDoníos en lo^ 
hombres ; qué argumento es la Alegoría para probar que 
calló, ó no calló el Oráculo de Delphos? • 

66 Mas. Confta de laErcritura , que San Pablo expe-» 
lió de una muger el efpiritu maligno , que adivinaba del 
miímo modo que en Delphos; Puellam quandam haben^ 
tetn Jphítum Pyihcnem obviare nchis , qUit quéjlnm máj^-* 
num pr^ftabat Votninis Juis divtnandf. Eftá Pythonííla* 
fó de Saül , y la de Delphos i todas tres adivinaban caíi dé 
un mifiHd modo*; Confia arsimifino,^ que cfta Poncella 
Py thoniÜW clamaba , y gritaba i que San Pab4o anunciaba 
la verdadera Religión 9 y que elApoftol expelió el Dcmo-' 
hio r Eiche ah ea^ tt extit €Ad$m horé. También confta, 
que los^ intereílados actífaron á San Pablo , por haverleS 
quitado el infatne lucro , delante de los Magrifirádos, Prc^ 
gMiito : qué era efta Pythonilía % fino un Oráculo de Del-Í 
phos andante ? Como no calló qüando Chrifto entró en 
tgypto? 

Salgamos de laEícrltiH'a ala Hiftoria Écleíiaftíca. Som- 
bra otracofa en las Ai^asdc l<»s Santos, que tafos fente**' 
jantes al que fe pufo de San Pablo ? No fe lee á cada paflb, 
cfít a vida de los Santoshabiaban los Demonios , fólo para 
doñianñrar que eftabañ deknte de quien los podía hacer 
callar ? No fe lee , qué caían los ídolos , y fé hacían pieJtás;' 
queTé expelían de los citórpos Demonios habladores : que 
los Oracak» no hablaban i ó hablal)an contra fu vafiid^d? 
No fueedieronefta cofas %los enteros defpues deChríf-* 
to j y ie continuáR hafta hoy ^ quando Interviene la auto- 
ridad d¿ un Santo \ Solo podrá negar efto álgun Vandalé» 
Ett Aquel fentido habla Arnóblo. { Hl^^ i • ) No como dice el 
B^que Efcuiápio callafie en 1 a venida dé Chrifto* Dice que 
9I ifoiaabre de" Cteffio aterraba l^is Demonio^ iy^^ ha^ 
cia ontrtadccer i ímpmt fitintium Vmii^uf ¿ •C^í'w Eftd es 
d0 íéi^ Luego el Oractílo dé Déíphos j que ya haVia en^ 
mttdectdo aiKes d^ Chrifto i Ctílo &i (k vmda > En donde 
cAárlapro^a de ella? 

Vea 



/ ÍÍ7 ' Vea el Lcjor lo q«je trah^ 4c hétomfsni^mt quc- 
Kt ItolAar de JEfcruura ^ (in h^v^ conv^rfado coii la$ Ora- 
joaticw primero ; y veniífe eco íent idos Akgpr.kog , quaa-* 
.4o con exaáa Critica fe ha 4^ v^ntil^r pn punto hülorl* 
jco ^ para aclaiar el fent ido literal d^ un texto, Es verdad* 
^ite£gyptoeH fencido alegórico íignifica el Mundo ; peix> 
xa el ouTiBO Cernida iignifíca oti:a$ muchas w(^$- Yeafe 
};íL S/iva ^^Ug^nara^ácimtñto ^cl^breBenediftino Lau- 
«reto. Allí íe hallara Qgnilicando el Limbo , y el Infierno. 
:SeguD el célebre texto de Ofeas : Ex /Egypf^ vocmi fi- 
diunt msutn , figniric^ la Ciudad die Jeri^leii» Por otra 
recapitulo (ignifíca también U igUfia. Qi^ dixera d >Aproí« 
i>ante a los Icolfocíaftas , fi » abufando de eftc fentido» 
<óuí(ie(Ien probar üis derackrtos con el inifmo ^e&to de 
líaias? :, 

4 68 Para que me he de p^rar en lo ^ue ningún £jipo-» 
ütor iluda ? Los mifinos que cita ^1 . Libróte > y otros que 
«pudiera cita;r> que en el íentido.Myftico aplican el texto 
jdel cap. 1 9^ de Ifaías citado ; U explican en el fentido lite- 
«ral de la irrupción de los Chaldeos en Egypto. DefpiiQS 
^ue San Geronymo explica el fentido literal ^ dice ^ \Jn(le 
jiunc juxta Tropologiam fumma ^uac^ne car&enda funt. 
Aplica el texto ^ no a la huida a .£g}^to » fino a la Encara 
Aacioiv Dice , que en virtud de ella , Divinatihnes ^0* uni» 
fuerfafraus Idololatria , qua dtceptam pofsldehat Orhem /Sf 
fraBameffefentiret. Es por ventura efto lo qus.fe difpa*" 
jra ? Acafofe niega « que Chrifto vino al Mundo a defterrar 
Ja Idolatría ? Lusgo de ello fe íigue , que callo el Oráculo 
4ePelphos? Luego San Geronymo creyó» que dé hecho 
callaron todas los Oráculos en la venida de Chrifto ^ coa- 
tra todas las Hiftprias que fabí^ ? £fta es una de las . la^jf* 
^iras de Vandale. 

Dicen las Memocias de Trcvo» , .( j 707» pag^ \j^6^ .) 
ique el íoiiir de los Padres fobce el íilesYcio .de los Qcacu^ 
los , es , qqe cebaron i^fpufisá^ l|i renída de Chriflo , n» 
j^ Qa golpe ^ Gno al jmíÍo que fe iba introduciendo la Ley 
livacgelica. £íle es el fentir que el P« M^ iigue . en la //§rj^ 
IM^MW I4«»C yaodj^ CU pQmj^«:a itnpis^iar f^eXeiír 



r * 



'4ff PikonaÁ$ SüPtTEsTAít 

cir. Pues i|ué bi¿o para impugnar á los Padres } KngiS^ 
que havian dicho , que ios Oraenhi havia» eeffadoprici/oH 
Píente en el momento que naci^Chrífto^ ; y defpues iatro^ 
duce ccotra ellos fu fárrago. Según Id ({ue al^an ios ixx^ 
pugnantes , no fe pueden evadir de uno de eftos extremos. 
O quieren imponer k> mifrao que Vandale » para probar 
contra el V. M. que en la venida de Chrifto caUo el Ora* 
culo deDelphos : 6 íi'eftán por el fentir conuin ,, de k>s 
Padres de Trevoux ^ y del P« M. es fumamente ridiculo 
inferir > que calló el de Delphos en virtud del texto de 
Ifaias. Larazonde efto ultimo es viíible: pues haviende^ 
hoy mucbos Oráculos entre Paganos ^ la Alegoría de que 
Egypto figniíica todo el Mundo y fe veriHcará fuccefsiva* 
mente i y no podrá hablar de k)s Oráculos » que yá 00 
exiftian quando vino Chtifto» 

69 La Gloúa Ordinaria fe crta , trancado el ícntido 
literal t <iue pone por fundamento: Forfitíín Domino coo^*, 
ferMnti\ Domeñes ^ qui erdnt in Idolii » n&n^poterant day^ 
refpdnfum jE^yftih ^ fnpervenieHtihis AjJyYus. La mifm^ 
ilegalidad hay en la cita de Hugo, Las palabras que opufo 
el Aprobante , eftán en el fentido ^^ que Hugo pone deípues 
-de , Myftící.^ fentido literal que fe omitió , es efte : ^is 
ípfi ( los Aflyrios ) eonfregernnt omnia Ida! a ^gypti , ^, 
a/fortaverunt aurnm ^ & argén tum. Veafe aqut U con^* 
tTWCcioñ át Cemmovetténtnr ^ y Conterentur. Efto fuced^ 
muchos años antes de Chrifto« Conque la traducción r^r- 

' liarán , no viene a la Latinidad ^ ni á la Profecía 3» ni at car^ 
fo. Que hablafle en- los ídolos por la mayor parte cíDe^ 
monio , oelhQmbre, es materialidad para qiie calhifcn 
¿ vifta de los Aflyrios* Quitado , y quebrado el idoio-^ 
claro efiá que no harria órgano para hablar. El cafo es» 
que fi concurría el Demonio de continuo , lo miímo que 
hablaria en la Eftama de Egypto » podría hablar en el ma-* 
cerial de la Eíbtua hecha copa , en &abylonia« Efta reñexioft 
^ general es de Sar^ Achana(io contra los ídolos* 

70 Jeremias (cap* 43^) pone otro texto fcnic)áníe^ 
hablando de Nabucodonofor : Eí <onteret fiatuas ddmue 
^úlh ^^^ qua Jftñt ín i飿a £^t^i$ &delubra Deorum 

4m^^ 



« •«• 



Discurso 3Cflu Deuros,;' 47 

ja efte: tctto > cotrct cá;adade Baias , y dí^e : Lo^ikanufi 
éiutem (o bc^^rénÜAs v ^i^ ^/^ I/ai^s ^ de Chaldaomm ixjsr^ 
útn. Sabida e3 la difputa. que buva entibe Egy peías » ^ 
Cbald^os crt ibatecia de Religión» .Mos adoraba» e( í^i^^^ 
j^ % y a^aelki» d jf^;^iüi# Qge coía. mas ct^ca » que el c|u6 
I9S Ch^éos .deftciiinan. %. y, queidama todos 1<^ I>Jofesi 
4e£gypcpJ Comdtf) » Tyrino ;y otros infinitos ex{ilfcaip 
Ucerali^ente el texto como.Hugo^ £n quanta i la total ex- 
tinción » dice CorxieUa ^ y faben todos » que íiicad¡6 et» 
tiempo de . .Tbeodoüo. Aim efto mifioo «oxifta del Getidft 
£un^o» Baronía poiie las dos Ley e» fobre foSk «piBSto : y 
una es dirigida a los Magidrados de£g}ipto» Hacefa csu:*^ 
go. efte.Cacdenal de lo qué dix^on algunos; yadviértet: 
íiüM^ mT CKiir¿?4 f f ^4 tüm: trant in Mg.jffto^ túxrMeriní fimu^ 
¡Ácr^y/iddi b¡f 0\iqua^nM taminJ^num^qmadiUe (Cbrifto) 
^dvMÍffkt .%qiiim/}Uífd id^4ifiamf£¿í penitUs vmrfktuf^ i 
' Seca bueno.» que fi^o ioftrpñ, algunos SAinulacxos 40 
EgyptOy y .qiue^a^el Aprobante hacer creer ^.que goirqua 
Egypta ^mbolíza elhiundo » ^iellen. callado' todos ios 
praf:ulos ¿lyer^tre ellos el de D^lphos ? Quando msl^ 
TheodoOo ? Retrocedaofos* JMo vivió Juliano en/ el íigló 
}V B Nq confoit^. toi^ttópadaOcaculos antesc de>pailar. á 
laBe£Ga;^.£&o lofiabciqáalquieoa* JBatotlio dítei» i:p90 coa? 
:íult6;^^4/y{W;,.DeW >^el.Dbdcxi¿b ; &ygdÍÉ i^miqt Ora^^ 
4Mhri$m hfiU Vcaüe q^e liiieniilenciade Apolaen Ddphos! 
£1 cafo es » que coalla que callo antes.de Ghtifto;.. y. hablo 
c^efpiies^ Todo^ jQQn€(iKPe*<i U (pípecha 4^ ique la mayor 



.4 « 



•V. .' J 

f 



•■,■■■:•. i:-;- Vl"I..- ■",'.:^; 

( 71 (T^L tere» ;de(p)^^(^igtO' del. BU :esmai dcíafci^ 
- . XL ti^P^ Qice » q^e.liegandbfeld; ^;^Iíl^ qpasí ca- 
.'ttaíTeel Oracuto de Ddpbos .o^ la venida (k;Chtiftq^ ^fe 
. infiere que niega lo.tnifuno de (pdsps losi Qracnlos s y .vuel- 

jff > ca^tttosijk deque'^€^áyaQdale«.9Be e¿^fta'; íiip 

^^tZ^m.lU ' íi ba- 



4Í ^ ftlpPECIAS SuíOTSTASt '" 

hskvenpfirdkkp la mon/ natural , y haver abanéonadó 
I^ycs Divinas » y Ht^ovutas h Vea el Lecorfi hávrá tíaden^ 
da para ver itnpreHo^ qae la chairna de ociofos fe haya 
¥a1ido de la inadvertencia del R« para decir y Véffke's pro^ 
itariníos ,qtie la opinión del Anahof tifia Vojúlaie üfiguioél 
f. défnntn fí fuma ,/ deCie is Cruz i la firma ?. la prue*^; 
ba de efta ia&nie , y debocada, facyrá > fe verá defpae!í^ 
quaado el R. hable defdeAmfterdam 'i:on>veríando con m^ 
Judio* Por lo prefeote dice , que fe conforma , en el intf^ 
m^^onlá ceftriccion que pone elP.M. y añade , que fu 
ópin&oo(yiacktodos losquenofuereatliteratofi } goin^^ 
qde COQ la dbyaodale. La prueba es uno de los dtívitíoé 
que acoñombra* <£1 Oráculo de Delphosera el mas fanño-^ 
fot áe&e fe le -^poaeh tales reftricciones^ que no-havla^ ar«^' 
tificio Diabólico » ni callo eii la venida de Chrifto^^ Lu^j6 
fy mifmp de otros. Pues íi uno dixeíTe , 'quó tos Sabios de 
un Lugar tTan^folo de apariencia ^or la mayor {Ktrté > y 
o^mendóíb ál mas fabio , & le fuíieíl^ xales^ teftri^cio-^ 
nes j que k cplocaílen entre los ápapetfees*» fe figuietíi 'j qui 
todos los Sabios del Lugar eran aparentes. ^Aña4e ^wque el 
P. M. tocó todo efto en el titulo de Pfofcúas fnfaefiaA 
¿uegó <:oincíde con Vandale. Aquí no hay mas con^iioi. 
Hes/quqeflias : de la meiuiia ¿on 'Ispf^nbd c d^ todo coft 
la fEmé : 4e las refpaeftas x}oa et l^afj tti 'dói^defe d^al^ 
y de loqoc yim exiftia eri tíeiiipo de'Clicifto > t<xV lo^úb 
¿x¡^la« JFinalinettte f aquí fé cnuañ las facyra^ fin coVifunr 
idiríe upas <con otras, , . ; . 

.'. ^7a< . Alfil iiay más ep el «ciaib.-CMfiindd dtiemiyQ'ie 
la venida deOudfto ^xj9x^^t^^úlixagáÍ(dif^i^A^^ 
Efto ha fido para confundir todos los Predicamentos : y 
hacer demonftradon ^ qu^ hafta ^hora ^ ni fabe lo que íe 
diíputa > ni (abe lo tpie fe dice J ñi ha leído el fentir de el 
P* M, en la ¡lufiracioru Ciando nació Chrifto , ^á no ha- 
«^viaiiiotiaia del OrakuUa'dé Djglp^os^ i§^ rliuctíp 5 pudls^i no 
-<aUaí& >fi lao h^Uriába , ni h^via táUofa i^ L^ ilación def- 



*Ji>tp|K^icada h iiáVíade fíoner ^ .fupo^kndo exifteat^s íos 

tetmfoosi T«;£r| Delpuesde la reñida de Chrifto ^id fi-* 

vS^o IV^ haMírttf^d Oracula de :Pa|(IuKÍ$ «n Aiitlochia ^ y¡ 



«A? 



fisctTftso XK;t>2imoil 4^ 

i %ífU de 'las Ri:líquías de'Sah Bat>}nas; Efttf 
cSi evidei!ite i y no lo ci^a el R» aunque de paflb negaíTc 
lo que evidentemente coofta de la Efcrítai'a. SeJ : El 
Oráculo mas famofo de todo el Oriente j era eh Oráculo 
ic Apolo fin ei Dapkneiixie Ontíockh : Luego 3 . fegun l^ila* 
CJ0ndelR.cn¡ en la venida de ChriltQ^ ni* mucho dc/pues^>' 
kafta. eí íi^oilV. callo Oráculo algute de .los menos la^ 
Biofos en el Oriente* Efta confequendáy-que es la. que fe 
ínfiorQ del raciocimq del R. es opuefta á todos los Santoá 
Padces^y optíefta.ií lentirdd[P..M. - i . 

r 7J ¿a cuenta quod Rvhaoe xie.los fabios aparertté^» 
si aun d¿ fahío apáreme parece^ Todo va en faifó. Ké 
dicpcl P. M« que de loo» Oráculos eran 7 o.; enibufterosy 
y 30A Diabólicos, Dide que cada uno de eftos loo. Ora;^ 
culos daba muchas refpuefias ; ( v. g» loo. ) de eilas eran 
7P.. procedida^ de. cauTas Inferiores al Demonio ,730. del 
arciücio Diabólico. ACsi^ pues v debia inñitnir el cálcukir 
de los fabios. Los fábios de Madrid , .0 de París » Roma^ 
tcCm mas cQfa$ ignoran > que Taben. Opongafe el labio mas 
íamoCo del ^^ndó• Digo que íiempr:e ferá metv>r. el nurr 
meco 4e la$ á>fas que (abe > que d df 1>es que t^oca. Lue-^ 
^eftefabltínaíerád.mas íánioro? > ' j/. . . : . 
í . Mas -dórico. Eiitce los^ Papelones- que falíeton' con*? 
tn el. tbeatro y.faliaon fin compafadon más baludnaf* 
dones que reparos. Saldrá por ventura efia conCéquenr 
da : Luego unos Papelones contenian Tolo reparos j y 
otcpSL.haludnadon^s.folasíNo^ iSále efta a Lucgo^jl aun-? 
ijueei^cre el.Libre;o con fa Repetidon » por (er elírlibeto 
«has ^mofoi. condene, fio compaiadon mas halüeindckH- 
nes que reparos, Haílaaqui por lo que toca a la ilación; 
£1 bed^.paíTa inás adelante i pues no hay reparo que no 
ÜHL halud»aoi(>o . j y. hav ininúias haludnadoaes 5 que td 
aun entre irracionales fe Uamarian repaüOf. 'En Delphos 
fe crujiatian las f alacias del Hombre > y del Demonio» 
«quando hablaba la Pythoniífa. Acabófe aquel Oráculo; 
icomo otros muchos de la antigüedad j¡ que yá no exiftian 
•cu tiempo de Chtiílai Que mucho > pues »' no emmude- 
dMÚea It S^..%ue de jefto.^que.oo. emnuidecerüm otros? 

Da No 



^ PjLOraClAS SüPtlñTAS/Z 

Üo por dmof. Primcto fe liaviade probar éftá othi ^m 
don bobática. En tiempo de Chrifto no ^ftia el faniófo 
Oráculo de Delphos. Luego no exiftia Oráculo alguna^ 
menos famofo^ , 

- 74 Dixe, 7 vudro á decir ,. que con razón coco el 
P^ M, en el Difcurfo , frcfecias fufu$ftAs , tos. C^ácolds 
del Gentilifnia £1 R. confunde Profecía Diabólica , cooí 
Profecía verdadera.. Efto (i que es derechamente contra la 
Elcritura , Santos Padres , Theologos » y Racionales. Doy 
que en todos los Oráculos fueuen todas las relpoeftasi 
0iabolicas:digd quíe todos los Oráculos del Géntílifmo 
fe debian. tocar en las Pr oficias fupueflas. £1 embuíie^ < ét 
engaño 9 lafalada , 7 la mentira ) fe divide en Humano ^ y; 
Diabólico. Theodoreto 9 hablando al aíTumpto , dice ¿ Faü; 
lácU cfficiuás uhique. térrarum ^rtxerunu Dice San Atha-^ 
ñafio : Si quieres diitínguir ia verdad enefto , de la fidacia»" 
imagina en tu corazón un numero á cu libertad:^ verás co-^ 
xúo el Demonio no le 4divitia« i . 

Prevenir futuros necelBirios » <3on|etarar algunos cj&c^ 
tt;igentes^ &c. efto no es verdaderawente profetizar* Lt, 
Vn&áx verdadera,^ y Ids wrddder^s milagros , foa4carao^ 
cer particularifsimo de la Divinidad ^ y notas de la verda<{ 
^ra Religión. £ftoes fuera del poder Diabotíco ; y aun 
cncaíb -que no eftnvieíie fuena del poder, íabemos, tfoú 
£empre eftaria io^edido el exercicio. También fe debe 
liiponeraqui-, que » aun para los artificios humanos con^ 
cucf iria el Dempok> » aa como cauTa pdhcipal r fino cocí 
el comUQ concorfiy que tiene quando tienta , iy fugtere á 
3os hombres paca que cometan alguna maldadl Es :pi^^ 
ío tener clW prefente para (eiitaider ios Padres. De icf^ 
to j que fe fupone » no fe habla» En efta (upoficion y aun e» 
cafo que ttSKio faeí3& embofte y fiempre cm ciecto ^ que ooü 
3a venida de Chrifto fe haviá atado coitaet Demonia 
«Afsi , pues , es puca Jiiaterialidad ^ que la^máyor parte de 
3ás reQ>ueftas fueífen del Diablo » ó no/^ paca que no ven«¿ 
gan los Oráculos a Profecías fufueftús : y menos para 
ique en la venida de Chrifto no^ ie hava refrenado A De^ 
¿lomo'jy Xbcce&ivamsnte ddpttesde iu vetúda> no le ha^. 

•- Yaa 



»' 4- 



DíSCTTlLSO 3€X. Dewhos. ^í 

jftfi Maleado los Or»ulós > al tiempo que fe iba iiicrodiih 
^endolatqrEvangelíca* . ; < ^ 

V 75 . I>ix<> el &• que ¿6a las Rdiquias de &ui Baby las ^ ca<^' 
Uo el Oráculo de Daphnes, Toma elP.M. efte antecedcnr 
fe j jr arguye a&L Efte-filenciorucedjoen el figloIV. Lue« 
§o np^caUaron todos lo& Oráculos con la venida de Chrií* 
xo. JDJce. d Libróte y que no Cá infiere ellb. Vaya el defa- 
tinOi; C9H€0do,q^i lás déha. héjtd aauel tiimpúy pprqfse^haf- 
tá él^ no/e bavU mrodmcido alH la fredicacicn del^Evan^ 
gilh. I^íeta efto Vandale? Qyé le parece al Letor de los 
Jn^nignantes del Tbeatro ? Qué juicio fe hatá del Apro-» 
b»xt 3 qitiuido: afirma que al R. no U pareció fnidarfe con* 
per/sndo íén hj Grammaticás ^fino entrar i ^renhender la 
intetigencia de hs Expo (iteres} Con quien d%ar|a conver* 
indo el que efto efcribe , qnando dexó paíTar defatino tan 
fnonftruofo } Atengome á que ^ como no leyó lo que ha^ 
m¡x 4e ceiiüirar , cenfuró lo que no havia leído. Para fatif- 
íoíoet i>la .aottikd qne tiene cob el R^ bafta las aras de ta 
fverdad , {ohtA un poco de Vindale^ mna repetición d¿ 
Calvinoi y el emplear qoatro pliegos cenfurando lo que 
no era de la conafsion, 

• 76 . Borre el Letor de fu memoria efte crafifsimo er* 
roe dú R« pues es de los que fé llaman contra texto ex* 
preflforde U Efcritura* Regiftre eK Letor el cap. 1 1. de 
los ^ñes de hs Apeftoles , verá en el ?eríiculo aj. que 
.San PaUo'i y San Bernabé llegaron i Amiocbia. En el 
veriiculo26« eftas palabras : Et annum totnm converfáti 
/knt, ibi in ñcciefia i & docnernnt turiam multam » ita nt 
fegnetefinjprewffsr primkm AñthchU di/cipnii , ChriflianK 
Será bueno que apenas comenzó la Iglefia » quando'Ta 
tinayoreatenfionie logró. en Antiochia, tomando alli los 
Fieles el honroTo nombre que tenemos de Chriftlanes ; y 
Ce e&riba que! hafta el %lo IV* no fe havía introducido 
JÚW el Evangelio ? No haviaif>K>)do los Inipagnantcs , á 
yo mem^t > la Cathedra deSaȒPedro esi Anthchia } No 
importa % ámzxu |iay muchas 'Antiochias, Efta rcíjpuelhc 
^ará áotro defprcpofito el B. quando fe hable de la ve-* 
dudad de Añtio^hia. Para no hacer mal juicio > vat bafia 
, Temjr. ^i flual-. 



5 1 P&QWCiAs Supuesta»; 

«qualqakr* fcí^U^íhu Afsíiiréó.i qocaqui nc^tóy má« '^de 
uti bir or material I por lo qae t<>ci ¿ efcribit ' botitra • k> 
qiie eftá ^kpteíTo en la Efa&ará. Veamos y i íóá eirores 
qu e. hacen al cafo. ' ' ' . :- ^ 

77 Los' que fe llaman impiigiiantes^ , nr fabian^ q^ 
era San Báby las» Q^ié era eVOraoiáo deDlphnésr^. Eh qué 
País efta]>a> ni .la'hifl;oiia)Id¿ fafütiidlp*. Más hay.^T^ünpo^ 
co leyeron h'H^r^cion^pws cnc\Hi lo, eftá explicado 
quanto y fi lo leyefle un niño , no reípondetia fel defatino 
del Libróte. Qué dirónos , pues i^dc cBo«. pretendidos , v 
fallidos impugnadores ? Qué levantan teftimonios' á )a.£¿* 
Ci;itiira , i trueque de impugnar,, é infaitiac al <P. M ? * No 
unto altá^ Lbrancan teSiiiiodos áiií^^^ alThcátFO /y á 
fu Autor ; y defpues ño fe cuida, íi fe altera, 6 AO fe altera 
láEfcritura» Tampoco fe fepátat en que los Leoonrés incau- 
tos feimprcffiionendc ctrbres,ymasc«:ores.' 

: Vdidánfe , dirán , aígimos Libros. Echeñíe Teftulios 
bucinanté$ , qtie tomen a fu catgo imponer i -Idi^tá^s de 
palabra, en lo que tic alcanzo la'prenfa..N!2^'tegar la 
faLtyri Vandálica y Calvimfta ijLutheraña.,Cjamx el que 
preftd fu nombre ; muerdan los que abufarorf dé fu 45redu- 
Udad. Ymíentras ,.corracl embHfte;|HícJs yaelP¿-M. Fcyjoo 
dixo qu^ np' hávía de -malbaratar el; tiempo , ilúflírando á 
quienes nó eran capaces átllu/fracionX^c d¿ eftó'^'fe'fi- 
gavíólárfc lafec publica en citas^ faifas, el derecho co- 
ntíixú ep hurtar y é imprimir cartas ageñas. C^j^adezca 
la. verdad , y fe infame una perfona Dúdz , Ecleíiáftica , y 
Réligiofa , cónceñfuras abominables , y eféáhdalófas , po- 
co fmportar ó 4ír¿la Tertulia, de los Vulgares,^ httpor 
mufrho. / • - * -r ; 

"• 7? Sin falir de Oráculos' fe cotejará' la. impoftura de 
los Pfeudó-impugnanteis , con otia ,.de la qüál fe burla San 
Aguftin.. Embidiofos los Gentiles de que la verdad del 
Ghiftíanifmo tomálíb tantovivaeló ^^: fingieron * un Óracu- 
Jo-, cuya refpüefta era' haceCiircer ^^- que al curaplirfc 355. 
años , fe haviáde'¿xtíngiiír del todo.. Excvgkm^runt nef^ 
Mo quos verfus Gr^ítcos ^túmqüitm cúnfuientreuidam , diví^ 
n^Ora^ulo f£k/i{;YiÍG^QOii9Qc, que la capa de Oraeuloera 



Discurso XX* DeiphóI* ifi^^ 

Ufl^sptopdap^r^omnpr de kgaxx> , e imponer al vul^ 
go por la haca agena : Bfijiltifsima mentira de Paganos ^\\^^ 
ma Sap Aguftln i efta refpuefta i De Jlultt/iimo ^menUam 
A^ifff^rii^.^ (¡^jQdQefc^^ el .Santo > ya havia paSado 
.^1 4ño» gu.e '/si act^ÍQ humaoo ham hecho creer Clími- 
teriQO parad. Chi;íftiáni(hio ; por lo qual^ no canto rcí^ 
ponde^ quanro Fe burla ^ y fe xie : Multa caUij^érem ^ fi 
jíOttdUm aniffiJ; . //?/* tirafifiJJ^í ; fMem divinatio fiSa premia 
lit\&deceptavmtMcridid¡t. (Dz Cívic. Dci^ líb. i^i» 

. Nopuedetioír Anencolorizaríe los &l(bs £toi2k>$ de 
el y^ }/L FeyjoQ^queel Theatro Ccicico tenga tanta acepta v 
cion enore Ip^.. Eruditos » que defean facudirfe de errbres 
vujgareSyyafpiEaralcbaofímientodeverdades sólidas. Él. 
vano coniiielp queie üogen » es kicer creer a los de fu fac- '. 
«áoa» ^e l^eg|í>Je acatará el Theatro Cridco. Q^eyi. el P* '.[ 
i/L^fífí efcribe mas tomos; y qne* vokeran Jos Errores sruU, ^ 
ji^es i fu antigua poíTefsIon, Todo es tramoya , y pacra^ 
ña. Prefto^ faldri el tomo quinto , paraiahogar efte confue*» ^ 
Jo , y (left.errar>el nuevo error ; (juem divinatio fí&a promiw» . . 
fií ^ty decefiavenites credidit: Saldrá tomo féxto, y tOf- .. 
dos los fletáis qve permitiere eTcribir la enfermlj^a Talud dd, | 
?• M» Fey jocu; Píos le conferve para condínuaci <£i]kos fon 
los^ vofos de 1<^ fjruditps^ 

79 , , Sak> efte^rti£«:io. humano^ del qual fe burla San ! 
Ag(iftm:> baftaba para fofpechar, lo que focedla en I08 
Oráculos, ppr U mayor parte^^ Añadían aquellos Imppib»* 
res. ^ que JpéiQdó Sari Pedro de lia Magia ^ havia coníegui^ 
do s que el nombre de Chrifto Te Yeneratíe tan folamchtb 
3 65. años. Esprecifo tener efto prefente^ para faber qué 
reípondian los Gentiles , quando no podian negar que » á 
villa de los Santos , callaJ^an los ídolos ^ emniudecian los 
Oráculos. 9 y hablaban folamente para advertir el error 
en queisflában los Idolatras. Salga Paulo :Or(ííia , cele- 
bre Hiftoríadpr , y Difdpulo de San Aguftia, DI^ ( //¿. 6.,. 
r^/^. ts«) que ](e quedaban los QjntUes de que» haviendóf ' 
feíes prohjl^do ppr Leyes de Priixcipes ChriíUanos,, el rp- 
curfoá los Oráculos j y VaticiAios , padecían muchas cz^ 
• ¿4 ' U- 



5 4 • pROf EGiAS SüPVI$T Af . ' 

lamldadcs , porcjue no era facU ptev^írUs» J^ittríiHtm 
nticiiie > F/íiíf Chrijiianorum ^fibi Sacra hur^iífa^ & ok he 
fnaxime , quedextif , vatmttijftfui cejfantibus , f aturé elá^ 
des y (fuia/cire neqneunt^ nén vitaníur. Con¿ra efta impía 
quexa tomo San Agufttniaptama ^ y demonftró en los an 
libros que illdt^][ó ^ de la Ciudad de Dmj ^aan ridiodaí cta 
laacufacion. . 

^o Oroíio reTponde en breve -, inftando con el filen«- 
do del Oráculo Delphico > mucho antes del nacimiento dé 
Chrifto, Cur €rgo ylongé ante ímperium Ocfarfs ; Nativi^ 
tátem^Xhrifti» .>2:/í/./^rií»f auStores teft^atur , aho* 
Uta fuer at Py thíci Ocaculi fides ? jlhliía amem idei , qúia 
imempta. Perro autem * quare eoutempta ; uifi futa y vel 
filfa 9 vel^ vana « vel duhia \ Veafc acjui una refpiaefta con- 
vincente > peroiiindada enque el Oracolo de Delphos yá 
liavia callado. antes de Chafto« Reílexionefe ahora quieíi 
tninora los. argumentos , que favorecieroii al Chiiíllai^ií^ 
mo. Véafe (i > en afirmar el P. M. lo que^ mas hace de 1 30CL 
años 9 dixo Oroíio > es decir lo que dixo Vandale. Arti^ 
inefe todo el fárrago del Libróte (at^ico contra el cele«- 
l>reOrofio ; óíi ios falfos impugnantes no lian Taludado 
ja Hiftoria » no fe entremetan a : vender vulgaridades ^or 
argumentos. Si los verfos A4e fuer\ &c. fucilen auténti- 
cos y era. ridiculo el raciocinio de Orofio* Para convencer 
á los Gentiles » qué creían que- no hablaban los Dictes» 
^porque eftaban enojados , mas fuerte argumento era el ha^ 
cerles evidente , que» como alii con la Atea ^ el £>«>$ 
Pagon ; fe .hacian piezas los ídolos á vlftadelos^Santei. 
>ji en éfto podiá haver impofturai ni contra ello tenia lii* 
gar el efugio, 

i, VIH, 

' fti r < A H^^^ ^^ entenderá el Tentir de San Gerony^^ 

£jL ^'^ > qne fe enredo con textos entrefaca- 

^Os ^y mal entendidos. Dice fobre el cap; 41* de Ifaias^ 

HqueeLtexto» jíununtlau qua veutura funt in ndvifsifuéi 

^JcUnms^wmm: Pv ^P^ ^ fignifica > ipie deffuep de hi 

^r ^ ye-. 

¿y 



át Chrtfto havian de callar los ídolos. J^ifád POST 
AdvintMm Chrijíi omnia Idola contícaerint. Efto es certif*- 
fono > y yá en tiempo de San Gerónimo eftaba cafi com*- 
fleto. Por lo qual la voz pninia fe debe entender como 
total termino de la Profecía » no como totalmente cum-^ 
^rida en la venida de Chtifto,. Buriafe defpues de lo$ Orar 
culos , arguyendo ^ qué no pronodicaron cofa de Chrifto^ 
ni de los Apodóles, ni de la deílruccioa de los Templos; 
IJhi jipoilo Delphkus^ Cf Loxias , De¡iufq¡$e , & Ctarius , O*. 
carera Idola , fiiturvrum fiientiam poilkentia ^ qu^ Reges 
fptentifsimos decep'erúnti Car de Chttfto nthi] potueré pr^, 
dicere j nihil de jípaJioUs ejúsymhil de ruinh , & aiúlitione 
timpleruml . _ 

£fto prueba que San Geronymo no tenia noticia ala- 
guna de los veríbs vulgarizados 9 con que fe prueba el ÍU 
lencio de Delphos én la venida de Chrifto« Refiere def« 
pues el Sanco varios Oráculos ambiguos. Llámalos a to*- 
^os 3 fidfa vaticíMia , y da la razón porque callaron : XJiíde 
Oracttla cunña tM^uerunt ; qum nemó éjl^ qui annunuet^ ne^ 
tnB qut AudiaU También efto es evidente » entendiendo la 
«vO£ CunSfa^ como arriba la voz Omnia. £1 cafo es , que fe- 
ria injuriar la* vaft^ Erudición' de San GeconyoK), creer que 
afirínaba ^ qae en tiempo de Chrifto era y¿ cierto : Nem0 
eft qui annunties , nemo qui audiat^ Afsi., pues > fe colige^ 
4]ue por fer los Oráculos » fitlfa vaticinia y ááKn tocarfe 
-en c\Y>Ko}doProfecUs jfiipneJÍASxY que el Oráculo Del** 
' phico f á.eftaba canfado de no hacer papel, quando.vino 
Chrifto al Mundo.' . 

8a San Geronymo , fegun el teftimonio de San AuguC- 
tin^ leyó todos los Libros Sagrados, y Profanos*Creolo a&L 
De eíto fe (igue leería lo que queda apuntado de Cicerón , y 
Lucana £n Sueconio, y Tácito leeria^que Vefpafiano havia 
confnltado un Oráculo en Paleftina. Que.Serapis hayiá hap 
-blado j para que Veipafiano dleíre vffia á aquél impoftór^ 
que fe fingió cl^o;» En Juvenal , que , aunque callaba Apo« 
te Delphico , aun hablaba Júpiter Ammon. 

Dixmt Aftrohgttí : tredent i fronttrelatnm * 
' Ammoms^^mam DBLPHIS0(4cuUciffint^ . 

lee- ' 



5tá Profecías Supuestas/^ 

X^erU' lo qú^ fe decía de Serapis, Sabría lo \qiic fil¿edi6 
cñ el Daphíie de 'Antíochiá. Oirí^ lo que havía hecho Ju- 
liano/ Seria téftígo de las Leyfes de Tbcódofio contra la 
Idolattíá, Ño podría áüdkr , que eci Paífes eílSnto$ del Poj;^ 
míalo Aomatio , y adonde imá ao h*via Hígado d Evan* 
gelío > díUn^ mezclado ¡el embttfté Dijibdlíco , cotiisl arti** 
iScio.hümanOi. Es dertd^qa^ havia leido á Clemente Al¿- 
xaadriQO , y á Eufeblo. cfté dice , copiando al otro .; Fe^ 
/ani profea'biíu funf InfiJejium hominum fallendi Artef^ 
0* compárate ad puram ^ putamque frdHaem quá/l ale^ 
ác fortu af^dn^: Hablan los dos de los Myftcrios Egyp^ 
cíacos, y de las Diyínaciones' IJeprufcas, 

83 ■ Eufcbío (Ub. 4. prseparat;) defpues queyen cab^sa 
de los Oentíles > h^e n^fá de fus Oráculos ^ advierte ^ que 
en fu tiem|io jacuJTáron a^nte los Tribunales de Roma , di 
Romana Tribuñálfa ; i muchos de lois Impoftores ^ que pei> 
faadian tener Erpírl^u fatídico , Numinh áfjlaium,. Pice 
queV tomada l^^ decíaracloa » confeíTaron que tod6 et* 
cmbuáe, \ÍHtverfum hoc fraudts genus ad hamines diffi^ 
ptendñ tómpiratym decldrajfe % totn^mque /neguium prar- 
/í/^/^jt igíe \ Arte cofHpfit as y fajaos fmjpp TamWen añade, 
que fe qiílig^urpn : y qup (irvíó de exemplar \ para que en- 
Miléto fe ^\^^t ¿arago fcmejanttí ¿ un Phü(^opl;io y que im- 
ponía. a 1^ ^iebe con embíiftes iemejant Eufer- 
bio. ad virtiendo , que ¿ viiftá* de pftosV y otros embuftes, 
con íri^on |)u4i|:ra negar ';^lgun(> ^ qué ihtervinjelíen en los 
Or^tculQs dpi GentilífmoPiofes , 6 Demoijtkí^ í y. que to- 
do fe reducía al error detyul^o , y ^ los axtifijcíos d^Cbai>- 
totánes , é ímpoftor^sV H/j igitut colleéfís , alijffue piurU 
JtUi.^mfrhb uegeí qktfpiam tam D4mo»es^jiukm t>40s fpar^ 
£ornm fir Orh¿ií$ Ór^ulorum AuSotts fmjje 1 rimque td^ 

tam h SgRpREií f^UlGT , ac Cm^lMnum fiúUd^m, 

%4 Si fó t<'ma^m ^^ ^latáb!^ 4e l^feblo feparar 
-das 9 y como fuenán> piaro. efta vqtiw favorecen el fentir de 
los que dicen , que- t^í/r era embnfte^ Noarfsí^ fife leen coa 
Critica, * y en la fuente, Eufebío arjguiacontrt. Gentiles, 

probando de; fjilfa » y vaoar la Idolactía. £íló3 jr<i;airrian á 

los 



DiscVKso XX. "Delpiíos. 57 

feg prodigios de iosv Oráculos* 1 El medio' qab tDtnc^Eufe*- 

.íbío en \^'Pfepari$cÍ0ií-r fea - íi<k> probar '¿ que' no havía en 

^¿Uo^ cofa de;ptodig(ofow- D^ícubre las imppfturasr, y afir* 

»i r «tna r ó íhdínaÁál.extre;^ deque v//i?rii habUba-el Demo*« 

mV^ pues >: aun de efte modo \^_ igualmence quedaba prob'a-^ 

'do elairup9pto.'Oí;ígónésya.Jos havia ¿onvecido-,. 4¿¿i»/-4 

í/^»í/d ló5r bedhos-\qtí(? carteaban ^ y qüc ;no haVía íni<*- 

Venido faiacía;^ pero refpMdíín^^ 

tioíe probaba Iníiaxo del verdadero Dios i finó det D?mo - 

nío. * Dé todo fe ínfore ,^ qiie Iqs Padres fuponian , que el 

l>em9nIo ppdía..<;o])<iiirríi? ;á« Jos Gteaciilos,. *Qji« de^íaíld 

conQurria generaln^ence a- toda qperacjion Idolamcal t Que 

concurría muchas teces , ¿n efpetíal álosÁOcaculps j pero 

que< , atendiendo a tos liedK>s , : qu^ contaban Iqs Gentiles^ 

folo intervino en ellos, pot la mayor parte i^caufa inferior 

•al influxo particularíTsimo del Denaonio. 

. . •&5 ,SaivGerOnymoteniatodo*e&bprefe«)¿é: y. afsiha-» 

'blaba-con exaditud ^ quando ábíe^'^nemo ejl^ c^ui ünmntiet\ 

parar los OtaculoSí í,y Pejí 4¡uÍmBÍ$mí.fhrífli;:'^t^^^^^ 

xiOé En^el' miífaio Éufebíb leeri^San Geronymo , que no 

•negaba Porphypío- ^ que los Oraenlos hablaban' bien cfé 

Chcifto i pero alH ^eñá la relpue&i¿4e uno que' ^ áuh' deípu^s 

-deta nwerte de Chrifto,;íí>hi^ia^<30iB^^ EaN:l;niiftñá 

lentido. ' habla Oálmet ';^y hablan- ^dos 4oís^qué tié&M^n aíl^ 

guna tintura del eftado^ bn qúej'éíbaban Ia*s e<^as< en los ü^ 

glQs primeros de : ia i^kfia* Yo cite los Padres ¿idntiao^^r^ 

íftas de aquellos figlós* j y que trataron de convencer ^fis$i^ 

^4^^;i/}/ a los Gentiles.^ 'Si otro Padro de los ^ po^iiotiei 

habla del (ifóncib ^ fe debe entender dbl ifleincio: ite á a wrét^ dsf 

tío del Delphico. Se debe efttetídef btrás' Irótíes .áet iikf^ 

cío que Ghrifto y y fus Santos ittippnianí á los Gemoñ'iosf 

fin que de éfto fe infiera > que^ neg^Ien la multitud de em^ 

buftes 3 que concñrriaii en todp getiero; de adivinar los 

futuros ,,y de hácércfcer prodigios.*. ; t 

En qué confiftiria^ que qüando ef Rey de Babylonia 
quifo averiguar fi haviat- ó no havia impofturaen el Tem-- 
pío de Bel , y haviendole hecho creer que no j exclamo 
como triunfando ,. \fa¿nfés eJiBel^ 0* non eft apud te dolur 



/^ 



5 S r Profecías " Suwistasi 

ifftjf^U4m i foltb Daniel U rif» , O' rifit D^tdel 7 No orna- 
ba cfto y que Daniel cftaria en el concepto de que. en ieme« 
jantes cafos lo mas es artificio ? Daniel no podía ignorar 
que el Densonío podía hacerlo que fe decía del ídolo Bel» 
ó Saturno ; y con todo eifo , no fe dexo llevar de la ilación 
ridicula : Pn^^e ; l¡^ego h hac£. Veafe cómo.es de Fe Divi- 
na, (|ue bavia embuftes en los Oráculos. En M. Escritura 
hay noticia de muchos Profetas falfos.. Diremos que • to* 
dos profetizaban por influxo fárticíUr del Demonio } Pa- 
ta mentir , fto fiempre fe necefsita femejante influxo. Yo 
añado > para dar Oráculos equívocos j y qué hacen á si , y 
i /i^ , tampoco; 

£1 que fe dio á Pyrrho , Aje te j£ac¡da Remanes vh^ 
cere fojjfi , es una refpuefta Delphica , vulgarizada , de 
Uqualfe^rieSanGerQnymo^ y otros infinitos. Si Pedro 
confultafle en Delphos » fi vencerla » 6 no , ¿ Juan , feria 
refpuefta , dUo Apolo . , Petrtím J^awem vincere fejfe\ 
Qué feria efto , fino difponer. la oraciM de manera » que 
fuefie 'indifere;nte la perfona Pedro, para vencer , 6 fer 
vencida ? Para efte juego de equívocos » qué fe ncccfsita- 
ba mas que el numen de un mal Poeta ? Lo mifino; fe di- 
^e del otro vatícinip dado ¿ Crefo ; Cree fus tranfgtejfus 
fíalym ; máxima re^na pArdet. Operderi los fuyos , 6 ecbífe- 
ri áperderlQ^ agenov £(toes Ip mifmo que refponder.: 
b ferdtrd, , b gáftard. Aun es injuria de la razón, creer 
que aqui. intervinieile artificio. Jiuaianp ; fino una boba- 
da de Pedro Gryllo. Caitcafi fe, hace verifimil la con jer 
t:uradeun£riJidii:o,que origino úvoz Patarnt^s ^ de los 
Oracuios^^queJa Prp^íflia de Apoto idaba en PMaya^ Ciur 
dad de.Lyciat pues no eran otra cofa , qiie infulfas /'ifr^r 
TAtAs. (¿é iip^rtará , que quien reippndia eftas peceda^ 
. 4ftdc$ > caltafie «ntes ,6 defpues ^e la veúída de Chrlño? . 
; .::'^»*'^ff<^«í<W?f^*( repito con 

(ima , velfeifa > vel vana, , w/ \ í 



'iV' 



ÍJX, 



! .- . •..;■• 5f. /I-X. • ' ■ ■■■■■■■'' 

r^ CenTura de un Jadío de AmfierdMii !cQBtrai| 
dlmioi; ^¿;: le%l^a»í*?s,..Pai2% «que jfe a«^€ ;.<á dcfetí-. 

do eftaha ea Amfterdaní^ Afeando ^ P* iKL ensaque! Dif-t 
curfo^queelJ^-: fc inetielTe eo xcnfurarlc , qiic fe confoiv: 
toaba ooii el H^tegi^Vajida^ f ^p:íeMCDdo:prjtocípÍQ¿ jpa*-^ 
Mentendei:' l^q!^&fe.4%^l^# ^ <ii^rwí<iíreveii Ma^d\ 
}a iitíqua .Ce^fufa .44 Jj^ft,, j?ppfoípaa9di>fib ^<m dW, cóu 
perjuicia^ de no^flía Na€|{»Q i 49ñ**d$ fiftp. inodacn laí 
Uuftraciún^ n. 4. Xi W R^y^ confirma cwd^ f^fWfn 4i w» 
Judie en ferJuifioJe fiuí^rfiNaúonx^ffir fufi^n$ fodííji ftti 

jitdica^ ni i íéífúfli^ipp^mAMiNjim^'^^MiJ 
inftátiaa ;w tm^ fcUidcMi» Por ao ;haUar Odi4a «13L fe 
«efagió alafylo de fus haludu<acíónc$ .i:pi^ciutas j^ y déf-I 
de allí > como ii eftuiríelfe en falyo ; jugá i:Qda la jurdUería/ 
de fus CeQÍutasaríSuaes» ^{ce que aqulf fe pm^ba ^^e el: 
P. M. coníiefla fe jQMifcfqpa 4»;ií Valídala A eAo.'abid«|i 
Déffuu ftoif^r^^mos ♦ tí^r .'^u^e .q^ed* püeftcu i(, ir* 7 u ) . / 
«7 No . fe pi^edc difcumr ,oira . cpfe » fiío ^qac ei R#> 
fiando eftaba \Gon el Judio d^s^coftasd^^ <)iirxa hablar > 
muchas yfcés. de. Vandale* jwí¡?J^g\iaiprimid,>tan ÍMtu-^j 
meftte* quc^, fin queret *J9 traheAíodo* .CrciWé e¿^.qiie; 
ii el P^ M*, efcrihíeffe U.JE^6íoaí^^^phtí^ coiíAa! 

de los 'Eyangetíos , 9%áit$ísi f:%iáj&¿mm Apoftcflicas^} 
ialdmiifi cteoltbrejo « afirmando <pie el P« M. fe yalíadfi. 
Vandale « y ecros Hercges* Vaya di: confiífifcmes» Aquii 
coofiínde ú R. La ¡nftancta oon tel^ areiuaenccu, Aimqtitf: 
«o huYiefle V^idale , ni fii cjpinioiix eOid-Miinda ». £enapi:¿> 
lalníhmcu es evidente» Confmde.U oi^lpÍQP il^rSe^^rj 
ib,£QQ la^e&án^Hfovu £ñat:oi^ufiQú.l^ae icizQÜas^fi, 
iguíere inferir algo : pues fe íiguíera , que Je xionforixubaj 
«onla feóta dtl }ud¡o>con£m3^4Qdofe coiiim error par- 
^ffi»^ 9!M^ tn^^ísMIvm i^^i^^Mliiw^;^^ ))ftaP/ 



íerto con reftncciones infinitas , con el miCmo afierto io^ 
xnado abfolutamente > y en; general ; y defpreciado de el 
P, M^cómo arrojo* Efta confofion, por fcr de un(> , con 
t$áü9 fjy &t M¡gma>VMf \ cotkNMnca y es de la^lxScura^es 

' 1S8/^ f>ara hdttárj^ tí^ahtajos Vandalios al R; jpejíi^ 
afsíIaiCQMlanpñ'i QGiitqiúé]^' fe ^oede conformar coa 1& 
opinión de iin'GacboUco ^ Herege i Ciftnatko ^^Jiidío » Ma^* 
homecano , Gentil i e Idolatra* Aquí > aqiii con la. refttic^ 
cíóq ácíB. H. Eif U ^U£ fh^perjitdica ^m Ála'Ráh'gióni ni Jt 
íkiíiacha^ m^ ií4<*#. Eiíamflésparaeftb ^íotí la ExffteiM 
cb ddlDios > fbnt^^' jHiraísibntfe' mcurák» y Oeo^ 
HUfaorieds j&c» Alcontrarloi N^guBofe débe-ootiíortnatf 
con Icbkttta i Gentií:^ Mahometano) Judk>>Cirniat¡ca^ He-^ 
itge ^ m'^^ün^ (XH^ Gattiolico i "Eif /<> f 4r^ f€iejudica a la Reír 4, 
ffon.. Eíte w admita ia8liheioii» Ni-érU qm pgrjuéta^hfé 
2&rik>ir/¿[uandocs;rffibte1^^^^ ri v .>\ 

■ . lia opímbndeí^qué ^r »fe *t¿yút jarte baria íhfliÍKd 
inferior 5 al eípécial infiuxo del Demonio ^ en log Oraculbsí 
y que ;■ aunque el Oráculo de Delphosno exfftieí& > m ca^ 
Halle <{aanídofvípo Cbi;ifto y <:^atou mwJho& , aunque n6 
tpdos^ eft la venida "de Chrifto 5' y cafi todo& defpuesdi 
introduciclo^ íl Evangelio^', :»e«; gl fentir- comunirsimo» . EA 
confórnaarfe á'^V% M.-^c^w eftk opinión ^ f s cohfbrnairfc 
cotí la de Vávidate^,^^t^/t<^/ /^ perjudica y ni a la jRftígiatfj 
&V; Pues también Yandale y acrojandoic i decir 5 que-^oÁi 
cracHibufte ^ y <|u«J9^i>^i»i^r^tia callado^ fú^neyis-^^te 
baviaiz/^^^cembuftéj/ybu^ aiguaif' nb ibaTia/ emmiklec¿^ 
d0« E'fta^cqncim^end^^M' fóttir' ix>alí»a con 4o :que i^)0^ 
ne Vandale , es ma4;eríatHsima« A dle inodo ^ dicienda Ma*^ 
chí^t'elo^que famMx^omí^xx^ I>iosi Oráculos Diarino^ ^. 6 
'PmÉMm ^(típontj qud no-^emprc conoiirce Dios- y tfpe^ 
cialmente a varios Orattiíoi^^» cuya aotoi;^idadX>ivina^ oo 
efl^fiftificada. B^^ teí dic^ cambien los /CachoUcosi^ Ifiii 
qkCL ^a má^^^lifsiirfia <x)nca^ prneibe ^otifotniidailt 
c0iiMad»iavelo*' '' • í •• ' -< - •• 

- ;Eii'brevé ^^sevídefftlfeilfto ,-qu¿.lo§ : CaAóUcod > '^ 



iy . 



Can 



^ 



^ofY Vandafe » ¿:¿ti^ impáBáhi^jqvíÁ los ' GáholiéM* mái 
friadofos figiim ¿. Vandak;ipjr; ¿ . Machiaveló ^. ^ ^iíir/4 i 
fMtáyjL infM ía£tH4^iilafiríníti SigiBkñdx> \z io^ del 
JB^ y compañeros )/5¿ Sero CQoííqp svpárai imj>HgMr atp. Mi 
i« invernó. otea U)^oa'i mih^yiq»:^át3mit^'^ü^^^^ 
ala F3£on j^atural^ fas . impugnante $ nkshairraflÍM tan €íít 
jitcfliameQtc* . « . ^ * ^ 

:i 89 .NadíaJe^eijfcolia^tpilaconformktad que elR«tiH 
-vo coa: el fentír > del ; Judiáziaide t Aiiiteidainw E'ft^i te^ia^ á 
los^fpañolcsde hoy por:.t(apaK¿rtt«' £ib^e[fitlr^li6 perte^ 
4iece , ni perjadkai Dogma. d¿'&e%ÍDii ^: p¿ro^(et'á díifen-^ 
£ito quien dixere que iió perjudica á la^ Nación Efpañola^ 
•£lILno puede n^ar , qoe. adopto aquel Difamen. Vea 
ahoradafoftancia. Si el R« & qonfí^rma de dcFto» con el 
itfi&amcQL de un Judio « en aqiíeMo • tfM tWl¿Miimétítc jfé^ 
juiicai la Nawñ E^pkíafíi.tjcfk^'Cixk 4fi$tib -pá^a üvigak 
al P. M. que fe conforma con un Herege j En lo que no 
pr judien ^nLh la Relj^ioH , ni 4 Í4 ^cicH\ ni i nadie> 
Qgc digo prfnicia ? £11 aquelh ^ne ton Vandate dicénHos 
Cathclicós i j cuya conformidad es Pura inconexión fara 
^'enfitráí r....;--- :*:*^1) '::-.'' /^ /^^ .. .^•/' .-f ic 

.90 . iStfea el R« que ^üDqife no entendió la Inftanciáy 
4a entendieron todos ; poif far tan^paten&e ^ y ^ palmaria'. H 
Oí&anoen de Vandale tiene tres grados. Trimeco ^ mira á la 
^ettfteociaile los^ Ddoionioá, Eftcfi-peíjudica á ía^ Rel^on 
«cvidcfitem^nte» Segundo^, inSraf át ^eko'^^triéiflar dt los 
'Oráculos. Efla notó d Pv M. He^ítejo , áMh fatííchaV qü^e 
anacbos Catholicos fon «del nufiñofentir : y^que afihñan ^ éo 
^perjudica^a la Aeligion.- Tetero /mira i la mas > ó imenos 
círequencia. £fta parte , que fe liga mayor frequehcia ^ 6 me* 
'Wx frequencfa del artifick> humano > jamás 'perjudica á lá 
jJldlgion V yes no tn^nder los íigntíicaéosde ik^ Voctí^ ^IM^ 
jpi^gnar loiqué el P. M. dice con el fetitit icx^niuti ; porqué'; 4 
'£üa de haver leído Ui>roSjtidftcreuqiie*era ¿Ifentir tri^. 

f}4cacrigi£i:odUo$^ - - • • - 

Xa 



%i RropíciXs ywunTAír • ' 

. , 9t- .£tMriri;iid de la inftacfeui'debe dAé. bpnwr 'áqinltl 
ic«i^uci£ iDÍMie xk) jadíe ide ^Amfterdam íomirra al ^ato Kk 
]ps Sípafíoksii I>exeqtte miUBUirmeii Atafterdam » pesótuí^ 
Imprima im. Madrid feipejaáte$ calumnias<,i oofcr para 
impugnarlas* Atnfterdam^^ es ana fcntinadetoda bf02a.>cut; 
yps 4¿daaií:Qe& no padan los^ Pyrinaos. De camino advierta» 
gUC.qitaA^» si P.M¿ dloe^ que,/^;ir^i^r;99^i«^/¿i»JfAr 3,ceífii^ 
¡ron lQ$[Oi:a^U>^dk¿tmaprQpéíu:feaevidentc«> Sí nerepa^ 
ra^tt Ukc\tii^[ü\$,^/4¿Hn éfirménalguM^ ; y en ocrasiemejan^- 
tes y ferá el Efcritor mas tertil de todo d Mundor Podri efr 
aibir cien tPtaos ^Qiitra«ljne|or tfl>ro .» ímponfenddic mil 
icatítr^dicdones vjstrore^ > defcuidos ^ y liéregía^» SI los He^ 
reges no üfaflen de efte. artificio , leyísi^do los Ubros £clcfia& 
ticos » no hastiar tanta pefte de dkis« SU no íe halla cgiv ta« 
lencos, para impugnar el Theatra ^ dexando \as daofulas ea 
^fu lugar ft no fe admire* Perohaccnul exponerte a confeíTac 
i^o d$ lo^di|$ extremos ^6 ^ue;no.entiende tos íignifícados 
d^ías v<K^S ; Q qne> filps eQtiende^ luce' juega desRi'CMeni^ 
49lQ$>pMaJHg^deimii|3gaÚdadinattdha^ \ 



it 



í, X. ADAGIO ESPAñOL. 



^\ *', .. K-t* 



9% *VTOto el P« M. que el (alio Profeta Drayíciq 
. ^: ." 1^ ' éta biiep Ipi^bedoiT'; y para burlan^fe con gra 
'jCejodel^aFírmO']rdixo»H|i)ée^a natural dixefle > poíTeí- 
do de Baca s algunas, verdiales. Qjiien .podri leer £a car 
caxada i que eí^P^f^ lla^i^'. f>e/c^4^ , y coo letras gordas 
[jfi] fin íttísdiO;^/^^, Pi9e (1 liUi«rf jo : -4 /^íjr iiiño^ ^jt i k 

f^^MÜ^^ Ü^ J^f^i^ ^^^ff £^^'V. Ya fe deícubre otr 
principio fecundpdel R».para notar Dtf cuides. Como fe 
^c^erto,^ qixt jamÁs oyó upa cofa » defcmáo tenemos, C 
^9^ f^e evident^4iK;t>^e » que quantás mase^cks excpa; 
.Xicas tijyi^p :Bhlib¡fO;, ferán Qtros uncos J[>eJc/t^do$ de \ 
jvutbc« A eíite; i:ej>Mi|€^ veickd^r^^neou .de Ta^cAa « re 
jgoxiáfo la Hulitfcjgn , eít <onp de. quien folo txs>ftraba 
ridiculo de eú Vuelve el tU en el Ubiocq á íus letr 



gpiiá¡Sfí^XtíipuiíÍ0: Dice , i^u^'ei v{nó no hace decir ver^ 
daits Fioféticas. íVá havtó notado el teeor como eftá fal- 
tando i. los^*osÍapalmódia> ' Demaeftrafe. 

93 . £lP,M«no Itablo de verdades Prefetkús ^ fino^ 
abfi^Iutameore de ^irdmifsi. ConWapüfo allí las 'mentirás^ ^ 
qae elifdpoftor.Dravi¿io:>décSa , éftándáí eñ sí , con las' 
verdades , que dicü eftánd¿> ebrio» ' Eil^ ínipugno el R«' 
La razón es evidente, "tíii^qfu/ie júpcnganen tos Eh íüí 
ks verdades /porque el Adág¡o<i2ce > hs niños ^.y loé Le^ 
m dicen las vtr dude s^ Dice el Adagio , qiKt: t^z,% verdades - 
Itoyan de fer ^r^rrr^^í líok Cómo, í>»es, tregando Ujae] 
los £brios«.d!gan las vet^aícles/qüe' dicenj Hiñas '^ y leces,^ 
£üe ahoia clÍU con lá adícioa de ProfetnÁh í 'Qwé es eftj^, I 
fino querer. impoher y conaua palinodia y que^ fe defiende 
d Defcmdo \ £i cafo es ^ que y' aun añadido 4l ^gote de. 
frofetícas , queda cierta la exprefsion del P. M» y comi'én-^ 
cido ,7 reconvencido el Ri dequetratkvfe -D^/Ííw^í? é^^ 
Theatca4<^q3¿)áníá&hao2do.' Pitra el Lccor f pues fegun 
laa&usazadeLR.J.fe podra efperar íimá^yVeríiadesPrcfe-^ 
ticas de MzecíW. > . . i . - - '* 

94 > . : El Adagb» Sipa^pl^ 1^^ '^vhj , ^ /^/ /<7r¿^!f dítáH las' 
Í4af7 yanda^en^hbca d¿ii¿i¿h pero fu origofü-/ e -iA^'- 

teUgendEKBCÍfe ¿QaidÜbGti los:'corpillós^ ni ái Tas narráíi'^f 
vai'adEifiaies'de&ncho Pabza. £1 Adagio es tomado d^^ 
losB^naanos : Eftos la tomaron de los Griegos ; y acafo 
eftosde Ibs Per&s.^ u de óteos Orientales. ÍhwHo nerita si 
hVinum , & Ventas j es el Adagio Griego: t y: el L^ñtio-^ li^ 
vino veritas. Theqcrito i Poeta> Crfe^ •, ttfabtAdágio'apU- 
cadoá los Ebrios:. ' . 

VINUM, (jiíproverhiodicitur) ET VÉRITASx 
. . Nos qt(0^ne, EBRiOS OPOflTET VERidCE^ ÉSSE: 
Alcibtfides xaJl^ obras ile.Placoa fu^ne eftot proverbio;^ 
Vinum^ ciaripnítritia^^'fikis ftseritia ^r^ La* 

Glo&iae lóf :recDpiladbo6fi de:^Adagi6s ti i ídem di pué^- 
ripia jquodde i^ino ^proverbio fioStatnm fkiffe. Eftos xmf-* 
mos Compiladores » como fon Pattlo Manucío , Erafmo,* 
ice afirniaa , que de aquello fe origino el Adagio de nuef-' 
Uós%ho$.».otiúC'el mifia^ VtmratJár S»d^^ 



/ 



minum zenenhus , PUBílIS , EfeRnS , ET INSAKIÍS, 

Cicerón deci» 1 qae eran cinco las caoTas que a>náir^ 
rían» Pneritia , fomnus , ¡mprudentia , vmhntia , infanta. 
Con razón abrgvio el Careliano el Proverbio á. las dds. 
ciaíTesde Niños ^ y Uc^s: pero.^en:Ja claflc de Locbs (^ 
entiende también los cpxc d vino bace iwn a dertos' 
plazos. Los que el fueño impide A. ufo de larazoa» Los 
que la imprudencia hace confundir con los locos , 6 coa 
los ebrios, Afsi , pues > bavia también otra fentehcia pro« 
.verbial:: J^u^din €0rde /h.hi¡ , id inltngtta ebrii^ Vea d 
Letor íi \os abrios dicen verdades^ y fí Tera argimidntQ 
para fmponer Detenido al P» NL' que los ino^ugnantés do 
lo hayan oído. Qgianto ñus vino > mejor* El Poeta EphipH* 
pó ^ picado 4^ Atheneo > dice también lo que tío oya 

\ Ci?g/V hqui te multa vim (opia^ 

/Ñau timrl ejl^quodajutnt^^ EBRIOS ,. VERA DICERE^ 
9 j Es precifo advertir , que no es lo xtviíihb \ decir virm 
¿hdy decirlas verdades ^ / profetizar verdades; Ctnttú-^ 
mente hablando , Niños y loeoi , y hrraéhs fdo ló^oaces» 
Dicen quanto (aben , j^ por faltarle^, jd ^o exercició de 
la ,moo > no folp idicen ló que > havíanjdd decir^ fino. tambi¿ic 
lo que havian dcx:alláré No pueden nlsntit en aquel' t&t"* 
4o X porque no pueden contra nuntem iré. Los Perfas ^ para 
averiguar la verdad» ufaban del dulce torqatento del vino» A 
efto aludió Horai^io: 

' ! Regeidici§ktur^nmitís urgerectuMlis^ • . \ . ? 
EnorqtáereMERÓ ^quemper/pexijelaiorent 
Anfit amiciúk digmts. 

96 £1 que hizo el Panegyrico del vino en la antefa- 
la de Darip f como ¿odftadel 3. ás. Efdras , cap. 3. parece 
queeftabaén el alTampto. Diee del vino:, Et dínni^ pen 
t Menta, loijui facit, Blinia cuenta ias incomodidades 6s> 
efta facilidad de decir verdades , en virtud del vino : Tune 
animi fecretaproferuntur. Alii (los Ebrios) tefiamentafua 
tmncMpant , aUijnoríiferaloquuniur ^ rec&iurafque per jisÁ 
ÉHlum vfice/ nen Cfintiaeni , ^uam multír it^ inttrempth. 



DtócuiLso XX. Adagio EsPAñoL. '6) 

Vulgo que , VERITAS JAM ATTRIBUTA VINO EST. 
^ando fe dice? laivmiadis^ cntíeiidefe'ficmprc en rnát 
fentido. Eftq^ es quando fe defcubren defedos ocnltos. Á 
vuelta de borrachos , y locos , entran también aquellos 
Poetas 9 que, fingiendo eftár kifpirados de Apolo, cftáts 
tefpiraiido.i Baco , (Vmtw ., Equut^Póit^^ era eí adagio 
para los Poetas , ^iie en vez tdel Pegafo ,. que los condu^ 
xefle i Heticona , tomaban podasen la Taberna ^ para ¡h-*' 
tiodudrfe iie gQrra en el Pamafo» 

97 Sopi^o -yá que Ninor^ borrachot , y locos dicen 
verdad : vtkl ve¿ las verdades J- no es difieil orobar con la' 
autoridad de los As)t%aos^| .que tal vez .projent^an. Er^- 
tccibido entre los GentHes > que el Alma racional era yar-< 
te de la Divinidad , y q|aé por sí era capaz de profetizarle 
Vataefto fuponiati f que era precifo que en algún mo& Ar 
abíhraxeíe del cuerpo] ; 6 por lo menos eftuvicfle cornos 
«bftráhida por algún tiempo i y -fe fofpfertdíeffe- el comcr- 
tíó (OH las ' impiítaá dperacionei corporales» Efte* arro ^ 
bo ^ extaíls I rapto \í <0&^a el enthuíiaímo ( divinitacionj 



can decantad^ de los Poetas ^ v tan; creído de tós vulga-í 
res» «Suponían nque las almas de jos Niííos , y Doncellas,; 
por <jwvdP4n fticrpos ibetios afe^osi vicios , é ímpure^- 
zas, eran las mas proptías parareéíbíí el influxo de cí 
Numen Divino» Afavi^isi en-Ddphos era yha Donce- 
lla el órgano por donde fe comunicaban los Oráculos: 
aunque defpues fe introduxo una vieja , pero veftida có^ 
moniña. 

Los Oráculos de Apis en Egypto^ no tos daban- lino 
niñost AfsiElíano, citado de Bulengero xVates hnus ijh 
AfU^ non fuelláis aut anicmlas collocans in Trifodibus. Los 
^ehavian^de confultar ^ hacían fus deprecaciones al . fin^' 
eido Numen , y mientras-, eftaban faltando , y 'juguetean* 
do unos muchachos ; y al mlfmo tiempo fe toiiuba pbe 
refpuelVa lo que decian¿ Pueri auum luden tes fons , & 
fallantes Ínter fi, Divino afjftatu percUi^ad numerum fin^ 
gula pr4dicunt^ Plutarcho dice lo mifmo : /B]¡,yptii fue^ 
ros facúltate Divinandipr réditos putant ^ O" máxime omim 
uii locjoMCÍputnt\ fi^uid\j Jh, temptit luden tes forte pror 

£ a nun^ 



6i6 : Profecías 'SvpvBsTAfr; -H 

mptiafit-f Alia dcci» C(;l(pr> fegimOtigcnes ;que tes^Anfí 
males eraiunaS;proin:ios para .eftc e&üo ^ ^uc' ios hombttí^) 
vícíofos,.^ Edo procedía del ¿rror d^ la Mima Mtindix y: 
de todo procedió la mulcitud de Divrinácioncs , Agueifos^ 
&c. Veafe Artcmidoro. 

,98 El rápdo., pues. ,.4e prq)araa:fé para Profetizar , ^«r 
tomar algMna bebjda , y^ot,^ Ubumerjk> 9 §cca mcdlaote. to- 
qual fe divprclafl!^ por'a^un tIempO ^1 ^n)^ úKütUxuér-^ 
po. £n eáo no ponían du4^ los.G^tiles^ pt)¿$..crciini):{uc; 
la abna no era informante ^- íino.a^ifteEtte i al. fnodo ;que 
^PllqtOr fe .podra: llain^ü^ial^^^r (LX4ia\^iC>v tSa^abk txiMs 
adelante el^erfpr ^.pue^ cjreíaQ qiie^ la - akoa podía íkUri (d¿^ 
gaf^afsi) a^paíTear^jy.vqiy^rfá ^^igü^s^al .Ci«erpo« Tlíhia 
pone el exemplo ^n Hermotinu)/> ü.b^ei^fQ burla; del miín 
xno .modo fe ríe de lo que & C9n$a^^; 4^ EpímenidtiSw Yá 
íi .(ÍPjca^iqaiwcpr 4. iw>t¿TO:>'^(^ q.iíé: attibtóaa:>/ri/rfáfcf/. 
TrofetUas. a todo ^nqrq' d«^ Jog^ »Iya ( ^«cpeiwiQg >' JsiÉolit 
intervalos , como a Hm^iiiffiíi» ,i5|«/Vj(^^<*r0.quadquÍB-^ 
va que £;ftuvieíre.fuer4)id4 su -[u^g^wa que- ^ft^o icnpoos 
ees meno$ immerfos en las operaciot^c^ corpOraks > eftar 
ban mas propqrdpnadospara la^ PÍ¥Ídas^ Ea breves Eíbir 
bael alm^v m^ ap^para:u(ar .^:Naiii6r| p^9fettfx>«iiipadC^ 
i[0 ei .ecroc 4í <mP ic,era c^MW*!^ « -; : r* -.: . J ^ - r 

. 9^ De. ^ 6x?:pr. fKoc^q ú\ i^eet tamjbí^ en fuefbi^ 
pues fupqníacr que el alnu citaba 'ltt»'b quando dorniia el 
cuerpo. Y eíi efpecíal al amaneé^ i quando hecha ya la 
dígeiUon > cenia; mí:nores eftorvos en las funciones^, corpg^ 
rales., Af$r, pyp.s, f*^ cre|a CQuao'vjírdad pcofetí^^io que 
tegulafmente.era^vui^íucioüo fj^pattati^o..' Habj^^P dcterrf 
mlt|ad^naente 4& ia$ Boftachos-^ Eurípides en fus fiacdiár^ 
nales ^ v. 29:8.. pone daiifsimaadeqc^ quanto^ fó puede dedi 
al aíTumpto ^. hablando <le Ba(;o».^en el fentidó de embria-*. 

El ipfa infaníamagnainvaticindndi viin h4íet^ 
' guando enim hrc Deas íh corpu^v^nerit rpultus, 
Vicere futura infamtntes facit. 

^ ^oa . V«^ £l JUtOi-^ómo > y |>or qú^ los Ebrios ^ fi fon 

de 



» A 



DiscuMaXX. Adagio EsPAñotV Z^ 

ftm á^tXU ,diriújv$rdaílef Pro/iíicas. Dice Suidas » que 
ti hermano de Ariftoclca Py thopifla Dclphica , para coho- 
neíl^ fus maldades , adulceraba las refpueftas de Apolo. 
Paradiftinguir quando fe. hablaba de las verdaderas , no 
de JUs faifas > & ufaba decir : Ex Tripúde. La Trípode )na» 
faiQofa era la de Apolo Delphico. Pero fegun Atheneo/ 
.también havía Trípode de Baco»' La Trípode Delphíca 
era > fegun el fcntir común y uno como banquillo con tres 
píes 3 en donde fefentaba la Profetiífa para recibir el va^ 
por fatídico » que la hapíafalír de sí mifma. La Trípode de 
3aco era una copaaísÍQfufmo con tres pies ,. por la qual be-^* 
.bian los de la íiefta; y deípues de harerfe emborrachado^ 
hablaban verdades de futuro : en la realidad eran neceda^ 
des de prefente. 

£1 que mas bebía y teñía por premio una de aquellas 
copas* Athetieo lih. 2. In Bacchi certaminilfui viáfúrif^ 
gr4mtu^ ^Ji Tripus. Namqm ver 4 fantur ^ illas E Trípo- 
gle l(fj^i dicjpit^s. C¿eter»m htc intellí^end»m , Bacchi Tri-* 
foácmpúcfilitmfifijp. Mas adelante coteja las dos Tripo-* 
des» para el aílumpto de los .Oráculos, profecicos. Jn bU 
Trlpodihus v'mum mifcttatur ^ Eft i taque Tripus hic ve* 
matis Góti^uiis índex > Jpellini ok certa. Or acula /ua eoM^ 
vemensí Bacehpvero'^q^ia nen mentiantur Eirg., El prigi-^ 
fial de Atheneo eftá mas exprpfsívo que la yeríiondeCa- 
Jabono , pues fupOne ^ que los Oráculos de Baco fe daban^ 
inekrietate. 

lox . Qyando verdaderamente profetizaban los Apof- 
tciesen Jeruíalen , en la venida del. £ipíritu Santo ^ óreía el 
Yiilgo queeftaban borrachos: RuSfar^ mufíi crap^uLam alum* 
^s Chrjjii epncrepat, San Pedro les hizo demoníbradon^ 
íon ia Profecía de JoeU que era con vino de otra zepa ,. o 
que era el verdadero efpíricu Divino y quien influía en aque- 
llos royftecios, Pexémps. á:un lado la blasfemia de los vceí-* 
Qo^ de J^tufaléi^ Hagafe iiefie^ípc^f que aun de la blasfemia' 
fe dediicc , qne eftaba'en la.peffuafipn de que la embriaguen' 
díípopía los líoípbres para prpfetíwr. Acafo los Gentiles^ 
Oaegos , y ¿Píllanos 3 que le. hallaban a lafazonen Jeru-* 



> » 



ftiéo ,ten4i:Mnpdrt&«i\ el error, 



é8 . /. ;PlCÓFBClAS ^SuPUESTASi ^ ' ' 

'•> 10% Qóaado MonC La Motraye penetro la «Laponít 
con animo de ver un Mago , y foUcitar de él una reipuer* 
ta facidica » lo primero que el pretendido Ma^ pidió , fué 
un trago de Agua ardiente , para embriagara, Embriagó*- 
&»yderpue$ comeinzq a prefetizar de lo que fucederia i 
MonC MÓtraye. Las Profecías folo fueron unas verdades 
;^puradas de futuro 9 y unas puras mentiras de preterí tó. 
De eftos , y otros efe&os , que caufa el vino , trató Pe- 
dro C^nonherio. Alli fe verán las muchas Naciones , que 
folo trat-aban de cofas gravifsimas , que pedían providen<r 
€ia 1 ó previíion de algunos lances , quando eftaban mas 
l?ien bebidos. ínter pocula de helio , & face confuHahanp. 
£fta claufula es tomada de lo que Tácito dixo de los Ger* 
manos: De pace Menique , ac helio plerumque in convivijt 
confuí tant. De todo fe colige el fundamento , y el origen del 
Proverbio Efpañolizado. . 

103 No cree el P* M. que Nicolás Dra vicio fueflfe 
Profeta ; tamipoco cree , que el vino j u otra qualquíera 
cofa y que faque al hombre fuera de sí y bafte para profeti-^ 
2ar. Ya el célebre Morcillo advirtió contra Platónicos 
efta errada creencia : Divinationem verh illMm , qud Na^ 
tÜTit quodam tnflhSu , aut rattonúUs úmmr^cuntj vacui^ 
Uherique , vi fiat yplMÍ tollimus ; cUm ne vigH^tns qmdim 
homo futura pranoffe f o Jsit j nedum'/immans.Ptvo cómo 
los Antiguos eftaban en efta creencia azia la mayor parte 
de fus Adivinos , y Dravício era un borrachon , que efcri- 
bió Profecías; con razón dixo el P. M. que diría muchas 
Verdade^j que debiera callar; y atendiendo a que tenia las 
feñales de Éilfo Profeta-, también diría verdades Profeti- 
sas ; no verdaderas , fino faifas , ridiculas , y falaces , como 
eran las que fe traben i efte Difcurfo , Profecías fufuejlas. 
Jnfanire , Bdcchari , & velut quiddam ex Oráculo prcmp^ 
tum diceréy^t^L fraíTc, para fignilícar á uno que hablaba 
verdades. Afsi Ja usó Arnobio. Y fegun los Comenta-^ 
dores , la ufaron también Minució Félix ', Tertuliano, y 
yírgílio. De calidad,, que ya podréoios decir, que, aun 
prefcindiendo del artificio humano , havia entre los- Gen- 
tiles muchas cofas que pallaban- por Oracvilo i y no te- 

! " nian 



OkcursoXX. Adagw EsPÁñóL; €^ 

üfiurotra caufa» que loturas^ manías , y borracheras. - 
104 Ya conozco y que fegan la Cricica del K. de notar 
como defcuido lo que no ha o!do y havré cometido en to- 
do ló alegado muchos Defcuidos : Pues es evidente » que 
nada de efto ha oído el R. De propoílto omití infínito ^ que 
pudiera alegar , para explicar el Adagio Efpañol , y la ex- • 
pcefsion del P. M* por no faftídiar con textos dePlatotí, 
Atheneo ^ PUitarcho , Macrobio ^ &c. que tengo prefentes. 
Para demonftracion de lo que no ha oído el R. bafta : y 
pora que ei Letór fentencie ü es defcmdo del P. M» Fejrjoo» 
cfcribir lo que no han oído (iqiüera fus Impugnadores de 
fOo^ang^ j fobra* Por lo qué toca i efte Díícurfo > y' al 
antecedente , nada mas proprío ^ para (ignificar hafta dondV 
legaba la in^ftüra y que leer lo que fe cuenta de los Mi- 
BÍÍfaros de la Diofa Ifis y Diófa Cybeles y &c. En Natal Co- 
mité eftin unos verfos de Cabrias y que omito y para ha- 
^r lugar á unos de Quimo Ehnío ; y fe verá y qué aptecio 
fe hacia de codo genero de Profetizantes: 

. líúH haht^ denique nauci Marfut» lAugureffiy QJBnn.ex 

NcH vkofi^s Haru/pker , wo» de ctrcú Aftr$log9$y Telamo- 

Hon ífíHOiconieSlQres • mh Interpretes ComniHmx "f* ^^/" 

Ken entmfunt tj , éut faentut , aut Arte Divímh Malcalvc 

^^^ j(^«f i^r/?///¿5fr VáPes , impíidentefque Harioleiy ^^^^ ^ \ * 

Jnt inertes y aut INSANEI , aut fuiÍMs ege/f^s ihtperat: • 1 467.* 

• J^9ii/thi mn ÍAp¡9tfU^'alt^rÍ7non/irantv¡am 

J^áihusdivitias púUuentur , ah ijs drachmam pfei petunti 
I)0hisdivitifsfítí deducant drachmam , reddañt cattera; 

..^Mtjiü qttJiftus caufa FICTAS SUSCITA NT J£N"- 
TENTIAS. 

§.X\. CUMA DE LA NORUEGA. ; 

xoj( A L paflat d P. M, de las Ptofecias fupuef^ 

j\ tas del Geritilifrao , á advertir otras , que 

(orrcn , dcfpucs de introducida la Ley Evangélica ; expli-^ 

co dftar , con el nombre Pah de la luz , en contrapoíícioa 

dcaqoel , que llamó( n.x%.) La Noruega de ía InjiUettdad. 

E4 Efx 



70 , : pROFECrAS SUPÜEST AS* 

£ft$i exprefslon admirable , .con la qual fe contri^oiie (a 
ÍAz a las tinieblas i bailaba que fueíTe admiraUe esprcf- 
fion , para que el R. la tratáfle de Defcuido. Poco era cfto, 
C en,el Libr/sjo que , coa cajpáMe muchas Reverendifsi'» 
mas ) contiene muchas calumnias , injurias , 7 cenfaras in- 
fames contra el P« M, no fe pónia efte^ defahogo contl'a 
fu Literatura : El no advertir efio , es feñal evidente de 
qtte en laGrammatica de la Ge^graphia no fe ha tle^ade i 
las declinaciones. Difcurra el Letor ¿ qué exprefsiones fe- 
rán las del Libróte , quande eftas fon las Reveremtífsimas, 
del Libre jo. 

106 EIP.M. usó de la Noruega para explicar lá^tí-! 
liieblas de la Infídelidad ; por fer efte País el que , entre 
ptros y tiene las noches larguifsimas en Invierno 3 lo qual es 
innegable.. A qué , pues > vendrán las Declinaciones de la 
Geografía ? No era mas fácil dar, por razón que :no la ha-> 
tvia oid.o el ^. fabiendofe que efto baila para notar de 
IDefcutdo lo que dice el Tlieatro i Efta diferencia hay en 
)que el R. diefle por razón de que havia De/cuido y no ha- 
'/ver oído lo que leía i y en dar por razón lo que no havrá 
;oído y ni leído , ni aun foñado racional alguno. De lo pri- 
mero fe feguia y que explicando pacificamente » y" con me* 
thodo lo. que no havia oído ^ aprovecharla el R. y no per- 
ilerian el tiempo los Letores. De ló fegundo fe (igue , que 
£ fe quiere defenredar lo que ha fqñado el R. todo es tiea>- 
po perdido. Ni puede haver mechodo , íi fe figue d hilo, 
ioga y 6 cordón de fus Errores. Ni aprovecharan los que 
leyeren ,. con leer impugnado lo que jamas podrin foñar« 
JNi fe debe efperar que el R. adelante algo, eftando en ayu- 
nas de la materia que fe ventila. 

Qué digo en ayunas ? Eftando ya negado á poder en- 
tender lo que hay en materias efpeculativas de Geogra- 
fia. No entienda el Letor y que aqui hay ponderación , ó 
injuria. £s la pQra realidad lo que digo ; pues lo mífmo 
fe debe entender de otro qualquiera de ingenio elevado, 
el qual no fe haya ¡exercitado defde la puericia en los ar- 
gadillos Geográficos. Es obfervadon de los Eruditos^ 
que aquellps honores , que h^^ dexade paíTar los treinta 



DucviLSO; XX. MoKüBó!\« 7 1 

^taisrbsla&os de fa edad » íin ihaver faiiKJjtdo fiqúlbta krs 
iprSmerosRudimencos délas 30^0 40, Ciencias Matheim-* 
ticas > fe hallarán en edad abanzada > ineptos y no folo.paca. 
.entenderlas por sí Tolos i uno también pira entenderlas, con 
Maeftro > aunque paia. la eníeñan^a concurran los jArchi^*^ 
medes , Apolonlos^^ Euclldes- ^ Díophantos > Peplodieos^ 
Clavíos 9 Vietas » Cairteíios >Bicciolos > Cafsims> Nevvto-n 
ws , &c. * , 

107 Por efto no fe deiroga en cofa alguna a fu capaci^. 
dad exquífica , para otras materias. £fto confífte en que 
aquellas iacditades peridon de una fantasía fana 9 y viva^i 
qualcs la4u¿cegularmientefe^alla enrlos de corta edad» 
Todo&'hará.vifibkia1qucley¿relo que el.R« afsi en efte 
punto , como en las PétradoxAs Máthetnaticas^ efcribio. Ni 
el R. ni fus compañeros havian oído fiquíera los términos 
;que juqganen iGcpgM^ $ y^ enMathématicás, bafia que tro- 
pezaron con él Thcatco^'£ra precíía Ia.PolitÍQa:de:imponcf 
al Vulgo 9 que feia^ugnaba* Cceiao^^que lo miíboeraimn 
pugnar puntos Mátbcmaticos I en losquaks (blo juega la 
Demonftracion riguxofa ^ que impugnar otros puntos opi- 
nables. Juzgaban que ^. hallañdofe con libros a níiano para 
amontona^ cuentos de Duendes» Bruscas » Mago^> Vulgari- 
dades » panrañás ^^iíalías inteligencias ' qóntra el Thcatroj 
.baftaba^iene^ á : loiano michos libros para impi^ar ¡^vi- 
den cias Mathcnaticas. 

;Acafo ooncorriria taxnbienjhaver oído > que aquellos 
pumos nafoopara la xapaddad del Vulgo ^ni aun para ca^ 
pacidadesifele&as » queno ioshayab manejado defde la pd^ 
jricia^ Deeftd modo » íeguros tic que mochos Letores no.eiH 
-tenderían rl Tbeatro^ ni la monílcuofa impugnación : y liefi'" 
do confiante ^ que tampoco los impugnantes entendian lo 
que impugnaban » fe hizo en el .Libre jo j j Libro^ lo que 
fio podía menos xiehacerfe. Eño es». un complexo de con** 
tradicciones>iiathcmatícas > oh Éuirago de voces Inútiles » y 
finíigqiiicado 3 y una experiencia de todo quanto puede dar 
dé sí el Error en íémejantes materias. 

108 Poco havia , íi folo fueíTen errores. Lo peor ts^ 

qoe fon incurables. £fto fe.demueftra íin falír de la No-* 

rué- 



7? • 'Profecías SvwiítaC 

raégAr Hotb et'B» M* qae • úm folaxhtuíUU de el Libreta 
eontenia r/>A9 errores falmátiot eii Geographia:. No los 
{secdbto él R« y creyendo que doblando la partida con-<- 
tra el P. M, paítaria por réfpuefta j imprimió ^ que el P, M^ 
hayia cometido : nueve* Sume^ el Letot 9» con 5» y fabrá 
qaeelKt-nó contó de fus errores /mas que i4»;£nla tea-^ 
Hdad , Ó QO hay mas que el únafundamental dei meterfe en 
lo que no ha eftudiado ^ ni yá eftá en eftado de cftudiar: 
ó foa tantos como periodos ha impreíG). Tampoco fe 
debe-eíp^rar que conozca eftos 14. En materias Mathe«« 
aiaticas > tanta capacidad fe necefsita; paca entender ios 
que Ton Errores 9 como para ponetraif las yevdades* Tengp 
evidencia , tomada délo queleí en e.l Librejó ,. y Libróte, 
que fi el R« y compañeros quieren vindicar los 14; amon«» 
tonaran i4H* 

109 Aqui coníidero tres c}a(Ies d^^liei^nas» Uña de 
losquetienenvotó^ópor lomíenósa^ná tintura. xle los 
términos^ que; fe üfa^n en eflas ; facultades»- Añadir dos le-^ 
tras para dar. fatisfaccion i eftos :, sé evidentemente^» que 
es injuriarlos ; pues feria füjponer > que » aun ligeramente 
haviati (ido engañados con las impugnaciones de Terta 
Ha. Otra de Ips que vulgares > ó nío; vu^ebs , jamás han 
ocupado algunas horas en eftos eftódiqs» Ser.cícrto > que 
pi&ta eftosnofefia fatisfaccion )iniD mol^sa^.e^erát.que 
leyelfen lo que hay en el cafo. La tercera es !clatfe á par^*» 
te« En efta entra el K. ycompaáetos* £|tos> por querer 
oñentar la tintara de los primeros , y poáeer: en fummo 
grado la inepticód de los fegobdos :;^ fonJucüroblesipor 
dos capítulos* Em ^otics puntos psócedéránt fus errores d e 
fus inadvettendas ^ ó poca Usaratui^Eaioá puntaos Man 
thematicos » quanca mayor adverosncia > y literatura xlc 
fiKOrtó qoiíiérenyá arrimar ^ se evideiuifsimamentei que 
acinarán errores fobre mas errores. EOras * advertencias íir^ 
van de Dotábles para quando íe toquenlas ^ PéyadoiKas Ma^ 

i xo Preguntará, alguno > pues paura quien fe ¡efcribe 
e^ Démon/h ación ? Conheflb , que nó es fácil rdpondcr 
derechamente* £n todo cafo ^ me determino ¿ atírmar^ 

que 






-qtíe fiblo cmt>learé afinaos: periodos ^ para qisa lo$ qü^ tfe- 

fnen alguna tinúira » fe acueni|m: de algunas ipü$ ><|i}$ . ^i 

havran olvidado :y conozcan qtíe Tolo para e)Ios excito 

el P« M« algunos puntos de ciencias MathematicAs,- Puedo 

.jurar coa todo jurani»to pofstble » que al tomar en la t|i%- 

no el Libre jo una perfona.níuy ínteligentei, y querienido el 

.acafo , que le abrieife pon donde el R..trat»ha .de Pffcm^ 

éo del P*. M.^na exprefsion Mathematka V arrojo . el L!- 

brejo con efta Crítica : Efte impugnador ^ ni fiqniera (tjfb las 

^oces FacuUativaf. £s verdad que yo refpondí : Pues ajsi 

fon ios defc nidos del ?. M. Feyjob. O ,* y .,quanta$ de eftas 

Criticas havcá pádfecfdo el pc^re Libi:ejo:! Dcj^enios.que 

corra entre los que ^^ en viendo números , y rayjis-en algún 

Libro y 6 juzgan qhe fu Efcritor es Nigrbmaivico » 6 fue- 

ñan , /oiium redi are Sit/¡U^ , ^ 

* " - » 






1 ir • T A ^exprefsion del P^ M. tiene do$ confidera- 
-JLi dones* Primerai , la de fer modo, común 
de hablar. Segunda i el averiguar íi hay caufa > ó no para 
que fe ufe. Efto fegundp > ^^ P^^^ materialidad.para lo pri- 
tnerOé ÍJ^ modos de hablar ^Rlictoricos , muchas v^c^es tl^- 
'tien^orígftn'Hdicrfa ,; y aim(fabuk)fd#jElR,dtbí6junpu^- 
•nar el modo de 'hablar , y intraduico ^a Digrefsion ridi- 
cula fobre laíituacioQ de la Noruisga. ComjjvQbl^ráfe pri- 
lüe^ la exprefsion , que. no ha impugnado : y demo^raré 
deípues , que tiene fuadamenco ex^^elnufinó^lCUma. La 
exprefsion es un linda j que caíi todas Uta Naciones la han 
ufado en el figurado eftilo^ Generalmente.. hablando j fe 
Uanuba Pah de las r/üiV^/^/ toda la tégion que c^á ázía 
el Norte. ' . 

112 Obfervó el Iluibifsimo.Huet ^HuetianA ^ pag* 237. 
y en la Demonjlraeian Evangélica « pr^if./^ pAgt \ ¿4t) que 
los Poetas Griegos Homero ^ Sophock)s^ y. Aloman ^. ufan 
de la mifma ^preísion > hablando de los Paifes Septen* 
trionales, Riphaos montes y quod pofiti fiai fub Septentrión 
Miktts , TEtíEBRICOSOS , & noífc damnato.s eñe di^m 

foe- 



74 . Propicias 'Sxinjsstas; • 

• tencii^que ft <|ttífiere ; fiempre tos ^PVatelos .que paífareti 
por cltos^s páiTarán por la Noruega. Afsí los Griegos , co^ 
' mo fos Hebreos > y ios Turcos > llamaban al viento Septen- 
trional, negi^o, y unetr 0/0. EOlos^ Karaieí: zqncllos^T/jfthon; 
y ZófhM , Homero. Tahdbien los Tunóos llaman i los 
Circafíos Boreales ^.Caracher^es i hac eft ^ Circaífús nigrpt. 
Ninguno ha dicho aue (bn negros de color. Son , ó fe 11a*- 
vcúXi negros ^ y tentwrofos j por razón de las tinieblas en 
que viven en tiempo de Invierno ^ quando fon allí las no- 
ches larguifsiipas. 

. 115 Eurípides llamo Marnegro al Ponto Euxinb, y 
aun hoy dura el epitheto. El motivo es caíi el itiifmo > mnr 
que na tan univerfak Los Gec^raíbs Árabes Uanun al Mar 
Septentrional , Tenehrofum , tT Picenm^ Era Proverbio an- 
tiguo, Cimerid t enebro. No falta quien diga, que efto fe de- 
da por unos Pueblos Cimmeríos de Italia, que por vivir 
entre montañas , gozaban' poco de la prefencia del SoU 
Tótín^ádó eii efte • fentidó , ^fávbrece con excdfo k la expref- 
fion dd P. M. La comua inteligencia .del -Proverbio fe fun- 
da , en que los Pueblos que habitaban azia el Bofphoro 
Cimmerio , (es el eftrecho de mar , que junta el Vwio Eur 
xinó^y U tagunaMéotis) ya poi: jd ayre 9et3^o{o^yi 
pot tá;diftai)cia de*la Equinoccial >; ya por la^i montañas 
que los rodeaban « vivían miicho tiempo caíivdn tinieblas. 
Los Poetas apadieronL^e ponderación ,.d qu^ iQS jQInoKmr 
rips nunca v.eían el $pl^ Orpheo , ó el que con .cfte i)oair 
breefcribid' la Navegación de ilÓ6 Argcnautas^ .efti <\U9 
' por tí hy^rbole, : -'i. ^i-../^^ • , ..^.-^ 1.: , . - ;: 
' mí^^*9é^U»*^9*^T^^'Ciintsitriúru9^:. ' 
Veloam ad linnisiavem propellimuí i tí fut^ 
fhoshjtt totos exftrtss lampaJis annos. . . 
1 14 e Tibulo patece que tuvo pfefetite i Homero» 

auandoy efírlb^ndode Jas Peregrínacióues de Ulyíl^s » y 
e fu llegada;^ á^Q$ Cimin^io; y dice , ¡que f&o% no ven d 
Solt Las palabras de Homero ítvk : keque%mquam e^sSai 
tttddus ajpmt radijs. Lo reftan^e , mejor fera que Ip dign 
Ti|)ulo^ puests dáagradable Hpmcto, no leyendofeicn fu 
. . i ori- 



original:: idice^dí. VJ Ij^íTqs 1[ít>iilo , h^aoáp Spnf. l^mi^^ 

Si ve íufra tetras PhaeiAS: ¿ f€u[ currereí infira^ 
Sí & at2ende.a la akuca. 4fiíí?9lQ^v w^quet^átí \o% PaiTes 
clrcottvecfoQS al: Bofpíwr0Í4»Wf?.íío^,c^ wrdadyq}i«,4^ei%r: 
^ran noches largasen Jiw^íDO t P^rQ coiejq^a^, ppi* lai% 
noches.de la NoifUega^^ apenan lb%y. fímiiitud. Lo mas bo^ 
real de los Citnm^rios ^«^eíla mucho masf cerca de la Equi- 
noccial > (pira, el qafo j del Soli^qiie Jp ínas meridional de 
laNoruegai Eftí#feoAírahej¿iue^los,Cyinbt;Icosr,^^ (corref-j 
j^cMidco^a^los.DirtamwqiT^f^s j.póf fui.Cymbnca .Cherfof. 
iiefo) por haver Iíe<:fiQ ií^^nippíon ázía, ¿ Ponto , dierori 
el nombre á losCi^menos. Cimhñad paludem u/que Adao^ 
tin miHtiam agitarint. Ab eis enim Cimmerius vocatus eft. 
^íp^hxfif^ ^Ji4fi Qf^l;nfUSyi:um Gracarupir rlingua Cim--^ 
fUeriQs C/wirú4:rtfim¡ne^í^X^oi3^^ \os Ciituaeríos fe tOr; 
tnahiut ', e6 provertíO:> por la fijp^^f , y las time Has : con 
;iias razón fe debe entender > que la Noruega fe tome por 
«IfPais de las.fombras > y efle por la Infidelidad. 
1 ,1x5, Xrpelrfi qjif los Anjtigws entendían por Címme* 
th>^ todos /lOs.l^iCesíncognjtQs^ qué euaban 9I ;I}fort« dq 
lá l4^iia MwtiSf; D<^¡#^ modo. íp hallará mas fund^men^ 
XoparadPtoVcrbÍQ> C/'WAí^r/*^^ Pero para juftip» 

ücar la expreTsioa delTheatro y fobra el IJraverbio dícho^ 
4!ue tenga V d.np lenga. fundamento algunoi^ Aun en cafo 
que el PcK^v^t^bJQ iu> le.tayleile >-.Q^ fefundaí^ 

fe en et Proverbio^ fe" fuiularia qn ia ^realidad ¡de) díma d^ 
la NofU€gft la'«x^r^fslon q^ ifi ll¿^mq Pifcí$ído^M^\A9^éá¡ 
Tlbulo de las cinco Zonas 3 pone eftas propriedádés pari 
Us dos que llamamos Priat ^ ó Fnpdas^ . 

Jtqiu difit gflUc ^aflantur fji^igcre fetMfen. 
, lUic C?*. dei^^MUiis ^hfcfinditifr t^m}pray\ii, 'i. j 
* £/ nuüa\ivcefito^ Í^r¡abÍ4,ur.Hndail¡jjugire^ : i 'v. 

J<¿/ durata riges úenfum ifiglaflepiqst^y nivemf^^^, ^ \ 

J^uippe ubi non unquam Titán ftspevigeris ortus^ 
* 116 Noolvideet I<etof la .caufal que Tibulp fcñala^ 
para ^1^ ái^iá :l9s. Pc^SM^e.sl^dA.fl.mar «', 11^,. m otra 

*'par-. 



\J .-J '-•? 



/ 



á la aufcrícía deí Sol ^acl\ cfeápV Par^i e! cafo ,' bafte fa- 
ber que es ínconcufo , ^uc la Noruega fe entra en la Zona 
/rígida. Por lo qual fera también Ínncg[ablc, <|ue allí , é»-^ 
fa tetliif ubfc^nmmí^.mntbjNf. Si las A^ás/úmbtas-nO' baf- 
an para ekpíícar !asdriíebla«4étGens¡UTngi6'j fetin impro- 
prias h$ Har4f hcUjfSLT^ fymbolo det* JUy Evaí^elica* 
Entre las Regiones Septentrionales de la Tartaria, hay 
«na que , %ün el teftimonio de Paulo Véneto , fe llama 
Reglo» df las tinublas. En úc9p,^9* (dil /fí, 3 .) pxpUa de* 
baxo de efte titulo ; df Kigioaí pen¡ebr4f«^^ las íawncs 
para que fe les dé efte nooibre/. Ea ^md mffliP pfr snnufn 
tempore ihi Sol non apfareat , & ínnc ñedum noStn ij^i tene^ 
hrs fmt p verum , & iAterdiu atr in modum crefufc»U calU 
gínojfus fit^ 

" % 17 Tiene la Norijega , atendiendo i fu licuación , las 
inifmas propríedades que. la Re^hn de tas tíniehUs.l£si 
cftos ternoinps habló Jonis Kóldíngen* , Autor de aquellos 
Patfcs, ^¡éo tempere illa Seipuntrianalis Norüegra plaga^ 
Sele viduata , <T TENERRíS quají inv^lutajl^et.h^ 
mejor d?l icafo es , que fe debe habjat afsi. El célebre 
Geografo^Ricíiolo ^, enf re los tegares que Xeñí^a 'fo% don- 
de paíTan .los P;irafcli>s Bót^alés ¿ diee qüíí porel^prfncí- 
pío de la Regí en de las tinieblas , j^^^ff^ el Paralelo de 66^ 
grados , y 29^ minutos , Par inUttim Regionietefehrarum. 
para qu¿ d l^etor conozca ^ que atin ft extienda coas izia 
ei Norte l{i,NoHií|^ , 'fcfiala j^iccíiólo tyrorParalelor^ que 

5'2Shn por fus'P4tfe% Eíl ídí^7t gr*d¿ts<, por" RhíUn^-^ El 
c tf9. y 39. .por X*^l/#yw; ^ íI *: 70^ í 3<*i^ P-iT Hieí/ek 
Neruegia. . - ^ - 

118 Yeafe aqu! como la Noruega f^ i^nrray por lo 
menos^ 13^ grados en la Zona frígida ; y- como eftá mas 
cerca del Polo, cjue h mUmíi Regían de Jas ttífiebía^ Ef* 
to e§ evídenfeii Díícurra yá el teíor * 1í elharer ftfado el 
Pt M, de la éxbreísíon yentiiftda , hávfti üáo De^^ñidfl de 
fu Literatura. O fi la que fe llamó impugnación /havrá 
(ido Demonftracionf palmaria t de que los que Te llaman 
f nipug^ianrísí del Théatto j ' «o folo «ítáa ed *ay unas^ de lo 

que 



Drctiwk) 3Kr Nqkusox. Tt 

fos'tsnlebtes deifu ioé^vtkudJ Yai> podrid l|»f€gi}nt»r jCOi\ S^. 
Geronymo : Jiogo , ^ütíT tanta eji cachas » C^ Cimmerns ^ m . 
ajant^uaibris ímHitntaih. ' ' : :....'* 

* X ip A Dvittfó íi' Uéfttatíátk ^ qiK un^ Tola cl^u^. 
J¡^^ fda de d Libre jo > contenía ciV# ittt^rfr 
Geográficos. ^111 fe podrán contar demooftrados ; y fe! 
verá quien nt> lteg6 á lai Dejdinácidais de U Cráminatica) 
Cieognáca; pdfeirc[ et'IlibDOte; vindicat los dnco errofres. 
Yá & difcttfre , qUe dnoo 'Crroreüs nb fe pnedeti defender 
con otros cinco fotos» Veamtís el error capital de todos» 
y defpoeslerá fuperfloo contar' ios ihünitos^ que de él fe! 
dodttcen evldentemeiiv& iQm): él lilpre^a > que. la^Norue^ 
ga^bá dbctie dct&cii 15* 7 ;S» yrque aíki 60 podía. tra^ 
herfe.|)aifa «^otnpto d¿1asrir;iráf/riiii7« Coca ' admiracSon caar* 
fara , que entrando el R. á ciegas á efcribir puntos Geór 
gráficos y cay^lfo en femejant^ barranco ^ y. confundiese las 
tinieblas con la }n^\J^itúo^x^lUJlrJum > que la Norue- 
ga paíTaba del btímu 2.4. £fta ^jbdverttocn na p^dtá en (vá 
impugiKtdoi^es ' conocimiento ¿iáitSfico; de la <jeograíia«¿ 
Baftaba > parajqáe Cb dieíTen por conclindos. > que fupieflGei» 
ker lo que fe halla eñ dos mil Aiktbres. . 

I2P Si lo qne pende de leer un punto de*^<}eograiut 
l^iftorica fiO fk contiende, defpges de avifar el P. M;. de eL 
err^r. nMnftrucíb ; qué .¿uto. ^ tendean dos. avifos . de. Dtro!^ 
etroiúsen la^Géografia'lBfpecülatíva?- J^pite R« enjque 
la Nbruega nó'páíTa del clima 12¿ y paú:a excitar la rafa dt 
los qoe han leido alguna Gazeta ^ infi&é en .el error de que 
es error delP. M. faaver extendido .la Noruega ar clinsü 
24. Paila el motivo de la rifa adeloofie* Solo ciüai MonC 
de VaUeihont. Eñefto anduvo, eioaucaiido: » póc^nb' im- 
poner tma fal&dad' y y quimera caii portencofa y fino i 
ixn folo Efcritor. Havráen laBibliothecáReal fus dos mil 
Autores Geográficos > que traten de la Noruega. Vallen 
moR efáribió Cun Compendio! brevifssmo.de Geograrfiaé 

Qué 



7^ .^íKtieimHs-Süroisira^ 

Qué taddbí , |j%íes ,: de :tf atrari putum.Gepgraficbs }: yi p^áj^ 
tós /'yá^éípeíjílapiTOs ,iw^^^ lelA-eotí Villoí^ 

Efto fe parece á lo que y i hemos, vifto » jbabiati4o 48 
Oráculos , y Braihmanes , quando para cfpccícs , que ha^ 
ce dos mil aáos que eft^nfe(|)á;;tídas on dos mil Autores , fe 
quifo impugnar el Theatró coV un retazo de las Memcriat 
iiettevúux , mal eotenídídov ^ A^uíi^ clos'icValtcmont . mal 
entendido en lo que dice;* peco coa ímpóftitfa yiííble en 
lo qiie calla de él el R. Importara poco qu^Vallemont 
oometieCé et error úá libréjo» Visto cotivi^^ advercirj 
qüelo$drroresdelR;ibii muyxralfós:» parii .qUQ co eUos 
cayelle Vallemont,. Efte Aamr.era^ídiuyJErudítoiy aunque 
Qo efcríbleíTe quanto fabíá de ' la Noruega i (abía vwxy bien 
lo que havi^r deefcríbir enXuCen^ndiOé Mas; hay ^n el 
cafo. Cotti lo (nlTino/que dR.citaeftrurl«Jbr(^^.$oGitjrai«l 
P^ M, ^^u^ará demat^r^dri \ que : d. tijcor. édVÍB^^. ^f 
el tkiaí'crailoque fe pueda inlagínai^:Vjana^',¿Ji»j$i^onC-' 
tracion. -.,.;. * . ^ 

i 1 1 Monf. de, Vallcmont > en i?l toin¿* x # . 'quc: icioi el R* 
pag; iS^. (E^icionde 1714*) dice ^!(^t. úCíthfidNQriej 
(Nort'Ciíp) ffJa fimais mas.SéftjmrJMtí «tfÍM.Í)afHfm¿^M 
£n lia pag»^ d{^« hablndadela bteruega^ ^<&e i^:]^): mu-* 
€h^p^ncs^QnttÁ''edla*2kfmt/hgi(iá'¿ £nlapag^ ;3$z» ha^ 
blando de la Zona fm del Norte ^ dice : i^ Z¿n4 *flaua 
SepteiftrBnal canmne una.parte d¿ U ísUndia : \Hna-^.arte 
áe U NúYuiga i la Zenthls^^ la^Gr^enlanéa.^ k*Sfh^hrga^ 

tí^if^Teríga el Xetor J)iiefeíicc eftoL gíte^díce VaUeíhQat:,ipa-^ 
t^ defpues.^ Porqpe kl P« M4 áha , qát la ííOmega aican^ 
taba^ haftayi. i^adoi ^e altura» dao ¿1 R. que Mon£[ 
M^Uet na la bctendia ma$ qi» .ha&aóS. grados y oiedioí 
B8 falíirsimo qi»^ d^a eftoMallec» Supondráfe «ooao í'^vi^ 
dente pa» el argümencoi .* ,. 1 í.. .' rí. : ;. ; ./^ 

' Tambie? fe 4ebe fup©ner »'qiie ¿l.Ciícijlo Potar efti 
énóSp grados/ medio ly xiuQÓ^dz pfte: Circulo wmtcnt* 
IzZóna/riíaily áfsimifmo > que ya fe cueiuan*^4*:ClÍ9ias 
hafta< el Carecido Polar. Eftas dos (uppficióaes yltiinas fon 

opmujiffsímas^. entre todos lostíeQg^a&3L:.;yv^:lj^..qnalefl 

^e.:/ " no 



Discurso XX. Noruega. 79 

ii6 duda el K La de Malleé > atinquie falia ^ fe admite por 
ahora. La de Vallemonc confta de las^ paginas citadas. 
También es cierto , que Vallemónt pone el Clima 1 8» que 
paflapor Drónthein , en (Í4. grad. ^55, mín. en donde A 
R. temuio el País de la Noruega. Vaya ahora el argumen- 
to Demoixftrativo ^ que al mifmo tiempo fea inftahcra' evi-- 
detite contra el-Rn y coü tbdo-lo qual quede demonftrada 
fií impoltiura contra Valkmonc. 

c I aa Es erídentifsimo ^ fegun todos , Vallemónt » y el 
Su que la Zona fría comienza en 66. grados y medio } 7 
queyá aüi recuentan 24. Climas. Es evidentirstmo ^ fegun- 
todQs » Vallemoot , y elK, que la Noruega fe entra eii la 
Zona fria, y pafla de 66^ grados j medio. Seguti todos» 
porque todos k> fuponeh iTegun Vallemónt ^ porque efte 
introduce la Noruega en la Zona fria : y fegun el R. por-' 
que extendiéndola ( aunque diminuta , y falfamente coa 
Mallet ) hafta eí grado 68. / medio ; yá la introduce tam* 
bien^ á k> menos dos grados» en la Zona fria. Luego' e$- 
cvidenti&imo , fágim todos » Vallemónt, y el R. que.lW 
Norata alcanza i ñus de 24. Climas. Luego quando el- 
Ubre jo afirmo ^ que la Noruega efti títtre iosGHmas quin^ 
€€, jf diez y acbe, dixo un error crafifsimo. 
- Luego quando el R. adverddo de la Ilufir ación , in-^ 
fifte en defender el error en 'fu Libróte » ni hafta ahora le 
ba conocido » ni leyó lo que fe decia en el breve compen- 
dio de Vallemónt. Fingió lo que ningi^n Geógrafo ha fo« 
fiado. No entendió lo mifmo que adaptó a Mallet. 'Y íi* 
iialmence 9 d^ues át\ Lihejo , líuftr ación , y Libróte , fe 
quedó en tinieblas Cimmerias , de lo que fe trató tocante 
a la Geografía > a(sí Científica /como Htftoiica dé la Nó^ 
ruega. Efte fe Uaou Impugnante del Theatro Critico. Qué 
le parece al Letor ? Para la fuerza de eft:e argumentó y poco 
hace.que todos dixeflen , ó no , lo que el P. M; fiendó cier- 
to , que lo dice Vallemónt citado , y el Ri qué' le cita. Pa-| 
va la evidencia de la efpecie , importaría m^ois que Va** 
Uemont # y el R. dixeflen lo conttario ; fiendó conftanteV 
que todos los Geógrafos introducen en la Zona fna U 
Noruega. 

TmJJ. F Bien 



8o ínoPEciAs Supuestas;' 

123 Bien se que fi V^leinont fe vieíTetartmál cltti'í 
do del R. pediría ratis&ccion^ Fingló^ etR». que Vallemont 
cjlrechabala Noruegaencre etCtíma 15. y i8. Efto , fdo 
porque vio que uno padabapor Bergen j y otro por Drou-* 
theln i y creyó que efte Lugar era el ítus Boreal de la No^ 
ruega ^ y el otro mas MeridíonaU Veafe demónftrado el 
abíurdo» Bergen eftá en 6,2» grados ^ y z^^mbiéDrünihéin 
cftaené4«y $5. Luego loanchodeNorteáSür» quetie* 
nc la Noruega ».folo es de 2. grados y inedio^ Por mucho 
qpe & quiera aparar efta medida.j nunca paflará.de 50» le-> 
guas ; y Qgulendo la reducción vulgar a leguas Efpañolas» 
no. Ui^a a fer lo ancho díe la Noruega de quareota y qua-" 
tro leguas.. 

Advierto ». que hablo de lo ancho , tomado de Norte 
i Sur. En lo Phyfico fe toma lo ancho en contrapofidod 
de lo largo; que el País tenga efta , ó la otra poíitura. 
JEnefte fentidoes laNoruegalarguifsima da Norte a Sur^ 
y efirechiTsima de Oriente a Poniente.. EL abfurdo de ef^ 
brechar la Noruega, a 50.. leguas< da Norte a Sur , (iendo 
eyidentirsimo > que paíTa, y con mucho > de aoo» l^a^ 
Eípañolás ^excitará la rifa a los Vizcaínos , que van á la 
pefca de las Ballenas : y excitaría el enojo de Monf^ Valle- 
mont , viendofe tan difparatadamente citado» ^> y entendi- 
do : y íerviri^ de evidente feñal , ddqpe.lós que impugnan 
el Theatro ^ ni: fiquiera. han faíudado la. Ceografia* en 
grueílb... : ^ 

124 Como . el P.. M. aíi r mo , qua la. Norui^a^ alcanza 
al grado 72.. de latitud : íorxa el R.efte argumento como 
fiíyo.. MonC Vallemont guia el 2. Clima de los intprúpriót^ 
por el grado 69. y. 37. minutos » el qual pafifa por la GroetH 
landia.. Lindamente- T fahiení¡U/e (fu mucha^ <3e$grajia^ 
dice el Libróte , <l^^ ^fi^ ^^'^ ^^ ^' ^^ Septenttiimaf^ 
&c. infiere qua la Noruega no alcanza al grada 7 2. Es 
contante ^^ qua para^ difcurrir ^an dííparatadamehte » no 
fa nccefsitaba faber miuba Gió^rafia, Sobra la que muef- 
tran el R. y compañeros., Aqui confunde la parta con el 
tpdoa. Es cierto que la parce mas Boreal de la Groenlan- 
^r^$ mas Septentrional qiie ¿LCah del Norte y 6 la.- parte 

. cus 



Discurso XX. NónüECA. . $i 

tnas Boreal de la Noruega. Luego ningáno de los Climas, 
6 Paracletos >que paíTan por la Groenlandia ;; paílatá por la 
Noruega ? Para cfto era también prccífo , que la parte mas 
Aaftral de la Groenlandia , fueíTe mas Septentrional , que la 
fartómasBorealdelaNom^. ' ^ 

Para- afirmar efte abfurdo , es precí fo» no hávcr ebhkdQ 
losojos p^r Mapa alguno,* El Cabo de Farvel es la patíck 
Ueridional de la Groenlandia , y pica en (Jo. grados, ^ 
€ai^ del N4ri€ ts la punta Boreal de la Noruega , y alcan- 
UÍ72« La diferencia de tfo.á 72. es 12, Sean pata el íbC^ 
fiímpto io< Que fe figue deefto? Que una Zona que téngá 
VK grados de ancha , coge la Noruega , y la Groenlandia. 
Y que los Climas que paiuren por iiquel efpacio*, paíTaráií 
igualmente por la Groenlandia, j la Noruega* A(si » pues, 
cTciinaa jz.de los io^prpprids palla por la Noruega , aun- 
que paile por el grado 69. y 37, Vallemont . dice bien en 
¿ckiolo ¡que dicfe : Peto el R. difcurre mal en ioij^nerle; Vjue 
niega lo qqe omite. 

125 HeíAos ñ&o ( I», i^ I. ) queMonC yallemontlia* 
fkia al Cáíé del U^ru , puau la mas boreal Jf la ÍÍ9riitga\ 
Ricatolo pone el Céh dil Horté en ju grados , y j 8. míni 
de altura* :Paato Merute en 7 (.y 30, Bafte efto por ahora: ]^ 
d Caber que todos todos colojcan aqtiel Céiho del Norte entré 
clgfado7i.y 7^^ Luego el Clima que i paliando por lá 
Groenlandia , ^ojrtjiel grado j^p.y 37, ioiimtos , paifa , k^ 
gttn Vallemont ^ por la Noru^a « y ana íobra cimacio para 
oías* Qge le parece ai Letor de las intélígeneias Geográfi- 
cas del R } Cuente lo que hay defde el grado 6/^. y 55, cñ 
que d R^ quifo germinar la Noruega , hafta el grado 72, eá 
que , con corta diferencia , la terminan todos : y verá como 
t\ R# <|uiro j?ebaxar 7, grados ; opoí deptr m^jor , no quifo 
itsbaxarlos ^ /ine para inypi^iiar el Theatro Critica: y de^ 
fender los i:raCos errores del Librejo, ' 

I2(; Generalmente hábtKiido> «^os los Geógrafos 
d^ por términos Boreales de la Noruega el Océano 
Septentrional ; y pa^ termino e^n&^ido ^ el Ctit^ del Nof^ 
te » que es ei Cabo mas Boreal de EorOj^a, Veanl^^ore^ 
tf^ Sarifon f Malleti^ Tofca, fcc« Todos &potiéfi^> cjpt la^^W- 
; F 2 mar<- 



8> Profecías Supuestas^' 

marchia es parte de la Noruega. Finmarchia Regiú ejl Sep^ 
tentrhnalis partís NoruegU , dice Olao Magno.. Enefto 
tiene voto. £1 Atlas Blaviano ^ y el tpmillod^ la Reputaos 
de Suecia^extíeiiden la S candín avia hafta elg];ado 72.Moa£ 
La-Crolx extiende la Noruega defdc el grado 5P. hafta el 
71. Thomás Cornelío expreflíamente habla de laNoruegaj 
( verbo Norvege ) y dice , que fe halla entre el grado 5 8. r 
elj2.de latitud. Yeafe confirmado lóque.díxio elP. llL 
"Veánfe todos los Mapas y y Geógrafos > y fe verá que color- 
ean el CaHo del Norte , ( ó con eftos nonabres ,, RHfub^ , Sfrf^^ 
tofinníó , Noúrt^J^aep , Moort^l^^n * C^x:. ) entre 7 i,y 72..gf:ar 
dos; y que unas veces toman el niuxierO'rfidon4ode7i,.y 
otras el redondo de 72» . ' 



i. xiv. 



\- 



I •* • • , • ■ 

^ *7 \/^^ P^ admirara pl Letor, 91c edando cl JK, 
X (^ remoto de lo que hay. en quáoto ¿la 
Geografía Hiftprica de la Noruega^ cometieílc: t^nt^ infi- 
nidad de errores en la Geografía pfpecuíaaya: > fíendp eft» 
tan difícil,, y aquella tan íaciL Creeré que » por no entca^' 
der el lU U diftribucíon de los. Climas ;. j^zgoque » daar 
do tres » o quatro Climas a la Noruega f no constetva id er^ 
rór de eftrechar á 50» leguas fu latitud. Si la Noru^a.e£« 
tuviefle mas cerca de la Equinoccial^ qpe de el Polo, feria 
tolerable» Azia la Equinoccial , a mucho efpado de tijpi^r^,. 
íeguhla latitud y^Gorrefppnden'^i^c^i Climas^ Al contrju^io, 
aua el Polo ; corrcfpQndeQ . wjy^A^x Climas ^ a poca eípa^ 
cío de tierra» £fte que parece my fterio a los que no eftán. 
en principios Geográficos y es en Ja realidad una jcofa, qm^ 
no es fácil componerla» Apufitaré en breve en que contíUlc- 
la dificultad ; y propondré los modo^ j, qu^ jLos A.u<:or^ haa 
difcur^ido para fuav izar tai- 

; 1 2& Para la diftribucion ic, tos Climas r ^ preciío íe 
)iaga una divifipn del Globo Tertaqueo en divcrfos efpa** 
cios de tierra : y fe h^^ una diftribucion de la hiaSolai; 
corrcfpondientc > fegun el ct emento i que los días n?»yo- 
res del año tienen.. Líi oblíquidad deja Eclíptica, gí^rya,. 

qufi. 



. i 



Diicv&so XX. NókwgX, »3'^ 

^e fe; i'aeda'^baccr regular U co;rerpondcncla entro Ix( 
itiftribucionile la luz , y la dívifíon del crpacio^ Si fe ¿Ui 
vide el Globo en grados ^ales , con circuios: paralelos al> 
Equador , reíulta una irregularidad enorme en ladiftribiw 
üoa de la luz» o en los crcméncos 4el dia maxiiqo^ Sí fe 
díAríbnye la l^z con regularidad , para los^ creniento^ '. déb 
d^ 9 fale una irregularidad^ monñruora ^ paaus loseTpaciosr 
de tierra correfpondientes» . . \ .: 

De manera^ , qiie íi el Globo (e divide «de ro. en -i o;: 
grados ^ defde di Equadór. hallan el Polo > tos Clious. que 
quedaren ázia. la £jquÍD0^GÍal '9 apenas' fo difecenddran tí¿ 
m^ia hpra.ma!$;de Sol > y tos Ctíi^i^s , que Isí^n oías /á^a^ 
el Norte » Te diferenciaran en muchas UordiSw Álcpntíario , ür 
fe íigue divifion igual de luz* , v, gr. de anedia en media hoca;í 
los Climas que eiUo ázia :el Equador , tendran*ímás áÁ 
IQO. .leguas de. latitud .eb el efpad[o4e tierra^^ qu^onüe.'^ 
nen : y los, queeftu^ierehfam el Notce^, apotas .oomái^ 
4rán elxfpacidi de upa legíia« .Todoeübú fpd^:^ jeo^^getv^ 
ral s fin determinar quantó mas y 6 quanoo TOei¿)s eftanf 
dxLbmteslosiPaifes.,^ de^l^olo, ¿;del FijuadnruEftigs:!» 
iliüculcad. ; y como jamás. fe. propúrcÍ0naTánt:la.di^bu# 
cion de lailúz.^)^ d ii^cio<de tiotirai %itieadai divifftinc^ 
iguales > y que fe puedan continuar? ^haifi^!iki|;fiobo8v'~it9p 
procunído loa lAutores otiixAnat lái a^dmalapipod canqLinos 
diverfos.-. . ' * ...!c ' • ..! •. .' . ', r;o;/. .-il» 

. 129: iírá Antiguos dividieran ]a>flop coít iguahladi;.]f 
porque: no ccel^ habitables laáZjoiiias frías ».les.di61pocq 
cuidado •laí.dQf|m>p<)ridffiia^.c^ ii¿ j¿%acío$ r^^ itfcrní 
caíi inftníible^ ázii^ Jos Apolos i.:y |niffiu:onipory la>d^figit¿l^ 
. (dad yiíible > que > aun aMes^dc ileg^ jlCíi^uld JEfolar;, i&ob^ 
. ferva en lo^. e^iacrps.de cierra ^ que». corre(pc^cti/ ii Ini 
Climas* Janfotúo » y Bíaeü %uieron. camino epuefta^Di^ 
yidieróu. el Globoadai^a m xlo. :graidbsf^ UaoÉkaUdoteJC/^- 
9^a:,i c^da ofpacÍQ-l rpero £ii .aii&asazat;f(? j.eal ^ que ios jcsef 
meatos; jcUi luar eiiaOs:fucmmeQtei.defpadtioi:cioiiiadofs;.wSQñ 
de fentir^ que el conftitutivo de Clima fe debe, regular 
iégun,sfpa(;io ftíttAI»le;dcI^Í5«4iklos.dias:fplftic^^ 
tivos fean majrorosji 6 i^0tices« .Laifeoteocia jC0i9ui;itf$i« 
^ T(im.lL ^ Fi man 



8'4 .PnoFicíXs SüttnssTxsv . 

msLyyát t(5do$ los Gcograpbos modernos ^^atfeniác pitniU/ 
pálmente ala diftribucion igual de la luz ; fin embarazar fe* 
on la mayor > ó menor e:|LCcníion de los efpacios de tierr»^ 
correfpondientes. 

Siempre que d día máximo de un Pais excede en me-i' 
diá hora al día maiLimo de otro Pik vecino j yi hay dife^ 
senda deClioiaw Arsirpues^fe van diferenciando losCli^^ 
mas de media en media hora. Si efto fe cóncinuaile haf^ 
ta ios Polos , deberiah contar ipyó^ Glinias atiar cada 
Polo. Yá fe conoce ei abfurdo. Para evitarle , figuieron 
la divifion háftá el Circulo Polar , en dónde el dia maxi'** 
mo .es de 24. horas: y por configuiente alli fe €»pafic^^ 
tan folos a 4; CHmas. Defde el Circulo Polar hafta el Poloy 
toman otra divifion ; áa por cremento de media hora, 
fino.de un mes entero ; y afsi cuentan <$. Climas tasLS. £ik>$i 
fe. Uaoian ifnfrQpfhs. 3 porque el efpacio de tiempo qM 
•1 Sai efta fobte d horizioiue azia él tien^ del SoUti« 
CIO > íio es ^ro^riamente día*. Loi 24. fe W^iMXifioprhsy 
porque los crementos de luz fiempm fe contimen ocntra 
ét\ eípacio de 24^ choras» ^fsi , pues ^ hay azia cada Pol» 
-ft4. Climas proprios , de media en media hora : y 6. impro* 
prioa., ;de mes ¿o mes. Pero los efpactoi. d( tierra fiempxc^ 
ifueidan del¡guáli£&imos. 

.^ xjQ.. GopocióeLP»Rkciolo^ique',aon (Riendo efta$ 
divifioneSf havia muchifsima irregularidad entre los tí^ 
pacibs del Globo, 7 los: aumentos del diama^ítmo corref- 
pondiehte. Af^i » pues., en fu Gtúgraphia Reformada y pone 
nuevo fylténia.. Defde la. Equinoccial ^afta que fe 114gud 
¿País y cn^od^ máximo fea de ii5. horas ^ pone losCli'*' 
^nas 5 que fok) fe excedan en medid bo^a. Dcfde efte País 
jhafta otro ^ cuyo dú máximo fea dé 20. lloras , pone otros 
CUous y que fe diferencian en beré. Pefde aquí hafta el 
Circulo Polar :» en donde .el dia «máximo es de 14. hor^^ 
foneotros'Climas » que fe excedan cp d^s hmras^ Défde el 
Circulo Polar hafta el Polo. > fe conjfomia con la difttibo^ 
tDÍon comunifsíma. 

Omito ponev fus tablas , fox no moieftar. Bafte ia-* 
-Ber y quede efte tnodo nunca hajr clieía alguno ^ que i l-a 



MUn^.iin jgcadQ de latitud i y ^ue tMfísc^tem^ 
perasiindlfaiMUticiice ia luz , y el cfpacio de thrví^ , que 
«ettipo0eo el Cliáiá» Efie ryOema de Rlcdoto , aanqqe e{ 
adflmaUe » eon todo icSb no fe íigoe, Pero debo adver-* 
tír j (|ue 9 en Uxilftribucion de los Climas » entra eti cuenta 
bs ce&jacdofu^» :Ppc efta razón r pata que el dU maxijn^ 
iea de 224^ honuí ^na^ mcQ&^u Ikga« al gr^dff 1^^ y i^iGp 
9ÚautDs:Aif:edecáva({Q^llo>eaeÍ^cad9'^$, y 54. ^ '< >f 
, i^i Eflo ie advierte » porque hiavieodo el'P*:M.cUÍar¿ 
do :en ima parce tblnomerp i(5¿. redondo , «paradla fítuacioi» 
del CirsuioPolaí > Jlamo ek&# -^rr^jr ; ^ como que el 1^. M^ 
ignonkbz p que la fent encía comunHsima le pomen ^^^ ]ií 
}o. "Eiismor isoníifte en jque dR» ¡no Wjo ti¡m9i»>2'9* de la 
Ibifiraciñn^ Allí hay. eña claofula : fi^i laf^rse..^, wJíá'^íU 
^« gfdd^sf méidh di Uuumú ( d^adiíe C0nfidir^ ilCircu^ 
féUrAtSficcytftLMa.maxim» dil jmodiViinHy qudkits 
kfrOi^ Puede eftár .mas clara la fenren<t{a eonnm? Pbes 
eafeotlr.dd R.eftoignora d Fp Mr £]íkave? ufado Jd im-'* 
QKCO oodoade de á6^:en. otjra pavee ^ no pi^ueba c^4 co(a; 
fino que psq lo que counungaente fupede » qua>ndo. fe omi^ 
tea quebtrados ^quc nohacenal caCo por entonces. 
. ;Aqui hay otra ra^on ^ y «$ , qtie aunque la fentenc^i^ 
fonautu^üna^ ufa del numero óó. y 30» pava^ieilioaír cil 
tilc«lo,noeftáhaífta 4^ora dpmonftrado ^que^éfte nimc^ 
tú fead;jidb> f y pecó^npo^ £1 jijiúio p^nde ^e (abeb ia^otdK 
qu&Ud de laEd^tica* IRicdolo pone 30^ fentenq^ . idife^ 
esntesenefte puaco^ Ariftarcho-l^ ^j^te^dío^a^^gnados: 
y afsi correfponden <;¿^, par^ d Circulo Polar^ I^ com^^ia 
WBx^cn ;.j/.^ada$ y mddjo ,y no hace <ca<b.jde qijebra- 
dos 9 ni de refecciones^ i^Ky p^^s ^el repa^^o ddci^.rre ori^ 
^tnó de ^»Or\^x\\g lli^acian^ ; deino ^iUr en los |niod9s da 
eoatar :y decreerqiie t^ grado 66^ y 90^ min» es el yu^loé 
y perpetuo :gr;^o ^ para que ddia maxiffto Tea dea4*ho^ 

ras* 

i j2 ]^ viftade lo alegado , no hay que eftrañar » que 
el R« que entro 4 tientas . en eft^ materia > cometiefle tan^ 
fos error es, que aun folo numerarios c^ufc faftidio. Coq<- 
fiíAdiu )£^¿^if en PMQ^4aia9icoe>£^2M.en.la.Noru^ga¿ 

1?4 Con* 



pROÍ ECIAS SüPÜKTAÍ ; T 
Confwclio Bét^eti 9Puetto- cálebrc, con ta Cafntat de li 
Noruega , qu^ es Dronthein , 6 Nidtofia j üio porque le* 
yo que Bergen era Emporio* Qgicó muchlfsítno ai Púi 
ác la Noruega y afsi por la parte del Norte ^ como por U 
del Sur, por baverle eftréchado entre el Clima 15. y 18^ 
Impufo mil teftímonios a Valleraont ,. yá .por no leer lo 
que dice; ya por hacerle negar lo que pacamente omitiób 
Por no faber üs propríed^es de los Climas , creyó qu^ 
tres , ó quatro bañaban en la Noruega , para no quitarle^ 
eomole quitó ^ centenares de leguas. Confundió las^efta- 
dones de Verano , e Invierno , con folos ios dos días de 
los Equinoccios* . 

. Por. copiar* mal, y no entender .lo que decía la Ilsif* 
tracíon , conñindíó ¿í aumento . de los áias ^ con . el aumen^ 
xode lo f Climas y efte tiene fu diftribucion fegun la volun- 
tad de los hombres , y . afsi . hay Climas determinados. El 
de ios diasno pende de elfo.. Confunde la parte Boreal de; 
Groeínlandía > con el todo* A ¿fte modo hay tantas confii-* 
Ciónes capitales :, que el .mifmo R. fe conéinde con el R. 
^piando aíirma y que la Noruega no alcanza mas que hada 
el grado. 68¿ y medio; y con todo elfo iníifté en que rio 
pafla del Clima i8. Qyé diremos áefto ? Repetir lo que 
dixo coQtra el P. M» Es/eñal^videjtte di que en ¡a Gram^ 
matUa 4$ iaXieegraf^ n^f.e balkgada'ia las di€\inadónes\ 
Mas feñates dtóxl- R. Ni (iqpierxoyó los rndjmientos de la 
Geographia Hiftorica : ni eíta en bftado de entender las vo-» 
ees: de. la Geographia Eipeculati va , por mas veces que las 
oyga , las lea , ó fe las expliquen. . . ; 

- . 133, Quede, pues , allegurado , que el País de laK<m 
ruega ,.(>Dr Jos grandes írios^ qué padece , es admirable ^i** 
xñil para ponderar la firialdad de .una pieza : : y por las no-* 
ches larguifsimas > obfcurifsimas y y tenebrofas , que tioie 
en Invierno , para ponderar la obfcuridad > y tinieblas ; f^ 
por confíguiente las tinieblas del Gentilifmo , como fe 
explicó el P. M* No fe drebe entetider eño, fino quando^ 
como dixo Koldíagen , Solé vidual a yÜT ienehris quafi iri^ 
^oiuha Jií^pet. Con eñofe compone también la Parado-^? 
xa>queélP«:M«pufoeneLTercer<ta»K>4 £ilae$> q^^ ^ 
-í.; j .;. i Pah* 



Discurso XX. Noruega, ífy 

j^íésctrcun^tiur^sgoíanft! cabgdel añoáe' taxs prdeort 
.^U- del Sol , que lp§ qtie habitamos ázía los Trópicos. El 
iUu&rifsinio Hueci(^ citado > exprelTaniente hace mención 
'de cftaParadoxa, llanjandola verdad (onftoñie. £ÍU es, 
gue_cl País Boreal fs llame P«h df ¡a/ Tinieblas ; y om todo 
cúlb , tcDga nías luz , que lo&que elUa coloudos ázia lo^t 
Trópicos. ] 



.USO DE LA MÁGICA; 

DISCURSO XXI. 

§■ I. . 

, ^34 STE Dilcuifb , y los dos anteceden^ 

tes tienen un mifmo afliunpto. Elle 
es deíterrar la nimia ciedulidad^ 
que reyoa en el Vulgo acerca de los 
j , Prodigios .M;^cos. Pata no mo- 

( lefbtcooadvettenciasjpaSeelLer 

ftor los ojps por lo que qileda dicho en las Artts Divinato, 
fiai. La concluTion pofitiva en eñe Dircurfo preTente , <s; 
qne na^baj tantos Magos (oino «I vuigo pien/j. El que n9 
¿Tsúiciere a ella , fe confundirá-OMi los Ynlgatcs , y fe exponí- 
dtá á la tíiade los Erudítqs. En eñüs términos fe explica 
d Ilufltifsimo iCaramucI. ( Tkfclflg. Intenta n. 195. ) Dice 
afsi: t'kmde ejufmodi Mapcts miraculis Au^ons differen'- 
tfíaudío.SXJBRlDEO, exijíimaiispotiiu CRÉDULOS, qmÁm 
tmriofos tjje. N«h «í?# dari Suferfiionts ,& vintficia ; AT 
£>AÍÍÍ T4M FRe^U&NTER UT Í^LGUS. EXISTÍ Ai AT^ 
IX>N ADMTTTO. Malla enm vaaajftttt , qw* fuferfijiio- 
fa dieimíur , & V4fiit4tftii pUtrimi ckmSaptrfiiuene coa- 
fHudtint, 

■ 13; &i .eftas paUbcas del fcÓKa; Cw^miiel eftá cifra-^ 

dp' 



99 üao Bi U MagícjCv 

lio. quatito dko 4ll>*<M« Solo añaidió las r«2isiieit ^f a^c^ 

dos emqplards > ^M compmebtti efta verdad i todo lé 

qnal podra v^r el Let?or tn-cl Theatro* Bafte faber , qvtt 

I hoy viv^IeS^ Caramuel» fe burlar ia de codo ouanco fe pue^ 

de ofotxct detcchametite <;otitra ^efte DifcunOé Por cño¿ 

y.porqcie iiafia ahorano^.-opufocoíaque^ 6 -no fea m 

error enorme j 6 una halucinacion portentofa ^ b*wk aaen^ 

to fallido de viejas , no es razón introducir aqui d cuen^ 

to^oOieiftos. Por )o^mi(mOv^ nochizo c<UbeL ?• M. en U 

Iluftracion^ de varios deíbropoíitos , bagatelas , y patrañas» 

que el R. acino en el Ltbrejo; Es verdad que de efto hay 

qufcxa en el Libróte ; pero y á havrá conocido el Letor. 

que íiendo quexas del R. eftarán fundadas en no ha ver leí^ 

do > ó etvtindi^o tas clju&lás del P« M, o en no ha ver per* 

dbido lo que dicen los miímos Autores > que cita en con* 

tra« De todo fe hará deoionftracion* 

136 Las primeras palabras 9* con que el P« M« comien^ 
za el Difcurfo,fonj J^ue hay Hechturos , / Hechizeras conf^ 
UideMtfifmw^^ fMvnmín CBÉJ^ntimiinto de la ^éfia^ 
^y^haya tantta^^ y UMtarcamagl Vulgo fien/a , és afrt-^ 
benfifm profÜM Je MtMkzaMbVulgjo. £ftas fon las pri- 
necas^oque-hafta 4hora^iio*faaii kído los pretendidos Im* 
pognadofes dol ^Pheat«o^ A qoéiferíai en virtió d^ efta 
fo^dcm^, wc^eftaimaf con los^ iM4^« de Pharaon : cooic^ 
iosAde Matidftés > 7 cakr40$ he(:lñ2id$* «^iie^ett^mafté tbl^ 
tiuhaviT :beeho>Simoni|ii8go f -Para avultar defpropofifosi 
yiconfundir lo 4{ue hay «^cierto con lo &buk>fo, £1 Pi 
Mon^xcun^dtidaba 4eek> r^a:em(U de>la E^rimta ? Con 
sodoeifo^eii^et^biE^ Ulc^ il^ti §xéftk9é$ 

moiümam^ ipKwm fMnem ^^me de 4>r4C«lli$ > de 0ivinatío^ 
ne , d6$|^ePiod%ijs n;/$i^^ , c^mmenta yfahnhp^ 

f^^> <l^ W^ g^^magisáHMe hóminum pila froái^^ vA 
i Mimflris Diúimmiiifvinra ^qui Im diurno fuaflu ^fim^m 
ftí$f¥íif^nu INótefó 9 inu^mam ^tomú fartem. 6epava«» 
^ iaiqíie él^/M¿i)i(»Me|%i0fe^ «que "ftos ob({» 

gW' a 'ccetrartos uj^cm^ pua^^cteetía^^Mas^ htxk eoiicedido^ 
I03 cafes que fe oponen y no fe prueba que hay ra^a-Ma^ 



/ 



Xkscvxió XXLr^T 1^: 

flgbtrchVM unpoAaras dchispocQ&exeÉi|4«0^ qufi pro*' 
|iifo« Se Cuflda eft: U» cazones ^ qnr hay eficacj&iinai^ par*" 
.clxer»<^Ujniayor parte de k)s.Pi:od^os Mágicos y )g^^ ^^ 
wcaun^nopttoden^aieiifisdeieriiiipofluKas» ' ^ 

^ 1.37 Dcl£xodo confia, que Pharaotí tenia Mago$ i IihM^ 
'p>,AbAm, Ap^toaía,» Agripa » &c nodkaní íkU> eitibitftefos?: 
pe tos Magos de Phaoraoa hay noticia cierta en ta ffcritura |^ 
yaoQb en ias Htftortas Pcofaoas; alguna foodira. De AbariS" 
Dó hay ootioa ettla.£(cckura : ylnqoc ái Herodoto es co« 
nK>depura£abula« Hémdt FaBULA A taris, fui /éi^iM^ 
ijfí Hjferb^reus. De Apoionia Tyaneo na h^ nociicki en- 
1^ Efcrkuca ¿ y ea Eufisbra » y eoos Efcritores ^clefiafticos^ 
hay noticia qiiefbé^n Impoltor» 7 quanda mas^ mediano^ 
Fhilofapho. . A fus prodigios Uaino ci Chry£>ftonio , c^nfiSa^ 
%t4ita » méil hahituiié voL De Comdio Agripa no hay no-^ 
tscia en la Efcritura ; y el mifoio, Agr^ confia y que toda' 
fu M^ia era patraña. Qiié confequencia , pues , fe tomari. 
de locierto eh li Efcritiura.i para creer (^e hay tanu' Magia 
comorepicnfa? 

» 138 San Pablo fupone , que lo$ Magos de Pharaon eran^ 
dos. ^uemadm(HlmmautemjMiUí^& Aíamkri$r€fiiurH»i^ 
M^yfoi na & hi ri0M$ veritsiu Dos reflexiones k debenf 
hacer fobre efte texto. Primera , qoe fiendo E^ypto el País 
de ios Magos , y hechizeros , folo Pharaoa tuvielle dos y pa-^ 
xa oponer a las verdaderas maravillas de Moys¿s« Segundat 
ane no haviendo noticia en el Eiíoda de - los nojnbres > log 
éeclarafle San Pablo* Unos jdicen , qoe San Pablo fupo aque-^ 
Ho por revelación f otfos por tradidoa.- £s muy natural I9 
primero : poro lo fegundo ie puede .probar. Eufebio círa- ua< 
texto de NumemoPythagorico « enxjue dio noticia de aqye« 
Uos dos Magos* Janaes « & Jamkres fitibét rerumfactarum 
jEgyfiij ^ iinü umfgrj Ág/fti^finütu ije&i Juddifi^nty cls^ 
rmere ^ virí ^mníumjmdkh rerum Mégicérum^fcieiuiú nemi^ 
J9i»«í^ir/ej^.iáaUa'tainbiea de los Prodigios de Moyses, 
pero le llama , Atufiíc^ Hlnio ( Hkio^a^^ i .) dá.la mifma^ 
Aocicia^peM alterada* EfiCT alié Magi€€$ faüio i'M9ff¿ 
fírjanm€%^.j9taf€ Ifmdaii fiíkkns ,foi muiM mitíituf an^ 

••♦•* Ven 



^, ITso :M lA KAortf jt/ 

. 1 3^1 I>cfd¿ UoysésÁ Numenio padoroñ mnefíos 
gh>s« Numenio no tuvo revelación. Según el cexco de Sati; 
F^blo , es de Fe, que aTsi fe llamaban los Magos. Veafe aqtí v . 
de paílo un argumento contra los que no han eftudiadoh 
(iuo ía qualidadúcuíta del Argumentú negativo ; para<ne-4 
gartodo quanto fe.lesantoja» Ló que hace al áírumpto. 
quefti^oes, que auaenJas cofas deque tenemos ccrtézai^ 
{\ fe leen en Autores Profanos, todo e$ confufion« Qué ar*< 
guoiento , pues , fe debe kacer de lo que confta de la £f"4' 
cricura , para aflentir á lasHiftorias de Profanos? Punios 
I}ama Mago a Moysés. Es blasfemia. Dice , que Jamnes, y^^ 
Jocape eran Judíos, Aqui, como, otros muchos Profanov 
confunde. %ypGÍos con Judíos, Dice , que Móyses &4 
{{ofterior giuchos aiillares de años a Zorpaftro, .Pa^achro-^ 
nifmo intolerable : OZoroaftro ha íido Preadamita ; que 
(^ lo.mifmo que fer fabulofó , como él P; M, apunta en efte;^ 
Dífcurfo,'. '; . , .1 

140. . Lo más predfo que fe debe reflexionar .ea- loá> 
Magos de Pharaon , es lo que díxo San Juan Chryfoftomo^ 
Permiftt DcMs M4gii altquiU , ne, Magus haber etur Mpfes^ 
Quando conña de la Efcritura , que Dios permitió el ufa ü¿ 
1^ Mágica , coñfta de ella mifma , que efto ha (ido-para coti'4 
vencerla de vana, Nohav^ inconveniente , que los Magos, 
de Pharaon , a quienesia Efcritura Wzm^^Sapmíes , C ma-^ 
hficos yC!^ii^tS^ imitar los prodigios de Moy8ds.:^'^6,poc 
Cicn$:ia , ó por artificio Diabólico > quando ai mi(aiatiem^ 
pohaviade hacer patente Moyses el error en que eftabaii 
l0[s Egypcios de creerla fus Magos, Trayganfe'Hiftorias Pi'0<4 
i^as , que resecan la pevmifsion de la Magia , ^d)unira>l4[ 
itnpugnacioa coa autoridad X>ivina : y de^ues veremos: & 
es frequente la permifs|bn de Dios , para que el^ Denionial 
engañe a los incautos, Lo demás es confundir la ver4a4- 
Cá>a la mentira, • • . > •' '*^ 

, . , 141 : Con razón fequexa elNasiañzelio de' ítis eaiis< 
Ips , comparándolos a los Magos fde £haraon^ lít.Mtii.^^ 
xttis , qui .oh inaats gloria. cHpiditaÜm: ^' aat ^aminan^ 
diJiíH/íiafn , iniquiíaiem in^e^ei/hm loquuntur^ , d4 }aii^¡t4 
ik^ujim f & Jambas ariogantij inon.advefjM Mo[m%Íe^ 



Disct7iLso XXI. 91 

44verfus Verhaiem arma induentium ^ atqm aivetfuí fa^ 
nam Daífrinam infurgenríuw^ Es verdad que los Demo- 
. mos 9 y los que eftan poíleídosde el > no tienen otro £n» 
que el de contrahacer la verdad , y remíedar los milagros 
verdaderos; p::ro Diosa unos, y otros refrena. De otro 
modo , la Ignorancia humana confundiría con los verdade-^ 
tos milagros » que fon nota de la verdadera Religión ,: los 
que folo podrán fcr milagros aparentes , y nota de Ja in-? 
tendón Diabólica ^ o del. Enibaíle humano. Afsi- y pueS| 
permite Dios ellas Mágicas operaciones , quando de.pcr^ 
mitirlas fe han de convencer los hoi!iá>res , que no* fon efec- 
tos de la Di vlnidad« 

142 Lo mifmofe dice de las operaciones de-Simóir 
Mago» Perníitio Dios .que volaílc , quando yá eftaba pre^* 
parado San Pedro para cortarle los vuelos ; y hacer que^ 
cayendo en el fuelo y qqe4aflen defengañados los Roma- 
nos de fu faifa aprehenfíon. Como fe cíte9> Híftorias de- 
Magos con eftas. corta^ifas , no hay inconveniente en ad-> 
mít irlas j pues todas fe ordenan á deíimprefsibnar al Vul^ 
gOt En efte fentido tan^oca hacia contra el Theatro ci-. 
tar todo quanto fe cfcribió de Simón Mago. La dificultad . 
coníiftc >cn que la mayor jparte de fus prodigios y que el 
R. alegp » fok> cc^ftan de libros »que los Eruditos clafsi^ 
eos tienen por apocryfos. Las razone» que pufo el R^ par- 
ra hacerlos creíbles , fobrefer faifas , y ridiculas por exr 
tremo , quando que fuellen eficaces y probarian la pofsibi-^ 
lidad y de la qual no hay cpiefiion ; pero de ningu!) modo 
fe probaba el hecho hiftorico. Es falta fin dudar alguna de 
a4vertencja a lo que dice el Theatró y probar que hay taa*- 
ta Magia como el vulgo^ pienfa y porque n¿ en la frequen*' 
cia > ni en los prodigios y fe perdbe repugnancia^^ Metan 
phyfica. ^ - 

143 DÍ3¿o el Librejo , que lo que fe contaba deSi-r 
mon Mago ^ no era cofa que no la pudietle hacer elDefi)Q-/ 
nlo ; pues evocar las Almas > confta que lohizo la Pytho- . 
luJfla c^n la dt SamulL Éfto es errónea^ El Desnodk> /ja- . 
más evocó aTnu alguna , y menos ladel jufto Samuel. Ef- 
te error de Ordenes le inipugno %z¡x EuíUtluo i y le i^« 



^t Uso M BA Macuica» 

pugnu la pazon» Pues ni el Diablo^ puede reíucícar muer^ 
tos , ni tiene poteftad para traher las almas a efte Mundo« 
Los Autores que afirman , que verdaderamente i^arecíé . 
el Alma de Sanauél , no atribuyen j ni pueden atribuir ^^ 
to á poteftad Diabólica ; (ino i providencia particular de 
Dios , en aquella ocafion : y es ridi^ulp decir , que lo que 
hace Dios con concurfo efpecial ^ fe crea procede del arte 
Diaboli^^Oj» Si el Diablo , en lugar de verdaderas ^Imasj 
evoca trampantojos para injponer , efto no es eyocat al-¿ 
ipas, 

ijj^^ Dice el l^ibrejo : El quitar , / poner Re/es , hfa^ 
he hacer Mortfieur CUclin; y para advertirnos que no cf- 
%^% en la Hiftor^a , añadió en el Libróte : Lo jkfo hacer 
en Sevilla Monfieur Cta\ifi^ El lance deMonC Claquin jn 
^yor de, HenricQ IL y contra Don P¿dro, fucedió en 
Montiel y como faben los niños. Dice , que and;^r por e( 
(íie^o 9 lo hace un Saludador : yolar lo hacen las Bruxas^ 
qúando $1 Diablo quiere : hacerfe invifible ^ fe podri lograr 
interponiendo un poco de ayre condenfado , &c. Bien. Lu&« 
^ los libros > de que confta la mayor parte de aqueUos he«^: 
rfips , no fon apocryfos ? No palpa el Letor la enorme con*^ 
^on ., que el %. hace <le Ja pofsibilidad con e) hecho ? No 
ni^a el b^ M. la porsíbilidaa. Concede que Simón ha íido 
Mago , y <jue haria algunos prodigíps aparentes^ Pero nie« 
ga t que todos |o$ ^ue fe cuentan fponl^en de libros que no 
lean apocryfos^ 

' 145 Añade el Libre jo ^ que los Romanos erigieron 
eftatua ^ simón ^ fe^un $an Juftino , con efta infcripcion; 
SiniMiDeo Sa900^ JBfto prueba , que Roma hizo aquello^ 
e[ttia nullam refpuehatfaljitatem ,.con)o dice San León, No 
ohftante^ ^h^eon, y otros Gripígos han .conjeturado , fi 
acafoeftas ínfcripcioncs que havia en Roma , demoni San^ 
co^ Deofidio ^ en las eftatuas de Hetculps > ó el Dios de los 
Sabinos ^ f:on e! nomt>re. de Semon , pedieron concurrir i^ 
quehuvieáe cquiyQ<:a<:íon; San Juftino afirnia><iu9 la cG- 
tatúa cftaba éñ la Isla Tyberina. El P. Monfb<;ón , en fu^ 
Diario Itatice , dice que , en la Huerta de los Padres Fran-- 
ipifcahos del Convento de San &artholom¿ » en la Isla Ty be- ^ 
: ri- 



ritta > fe ve hoy U piedra <ea efta infcrlpoion : . Sentinl San^ 
fo DéoFidii!^. La voz í 4*á?«/ , jf Saticits ^itaái(GteñtS9n»ntd 
figpifíca vtai ailCma cofa en la Ut^ua de to^ Sabínosr No (q 
Beeefsíta poner en duda la £ftatua<ie Simón Mago » para 
amocer que no hay tanca freqwnda de Magos ^omo eí 
Vofgo píen(á> y que la nva'yor part% de los prodigios di$ S¿t 
mon Mago , fdo confian de libros apocry íosr 

1 45 Veamos ya un error indigno de las prenfas ^ que 
cometió el Rr Dixo en el Líbrete , que afirmaba Tertulia'* 
no , que los: difcipulos de Simón Mago enfeñaban , que 
Chrifto folo en la- apsuienciahavia fído crucificado ; pero 
qvB^enlauaiid'MctMSimúHMago fe havia hecho. Aqui 
hay error de Chronologia vifible ;. impoftura contra Ter- 
tuliano , y íairo teftimonio contra los difcrpulos de Simón 
Mago. Habla Tertuliano de Bafilldes 9 y afirma j. que deciá 
de Chrifto: Hunc pajjum ¿yudéis nonejp^ p(i vke t^jiuM 
^monem crucifixum ejfe. £1 R. ^aba peniando.on íaSitponj 
y por no tener noricia de lo que leia ^n Tertuliano , aplico 
a Simón M^o » lo q^ie los Hereges aplicaban á Simón Cy^r 
reríeo. Efto hace creer , que concurrieron m^chaeS mano$ al 
Librejo. La razón es evidente.. Acaba 4c afirmar el R» qU6 
San Pedro corto los vuelos aSimon Magp* % elHndo eo Ro? 
ma: Efto fucedío muchos años deípues de la siuercd d^ 
Chrifto : y con todo ello > afsi que halló efcrito Simgn , le 
crucifico antes que vlnielTe á Roma« C^e prueba efto » fino 
que cada aflbciado pone fu efpecie mal entendida ; y nin-r 
guno pensó en averiguar, la conexión y> ó inconexión dcí 
todas ellas? 

147 Uno de los errores Hiereticos mas ant^iios har 
fido afirmar » que folo en la apariencia bavia fido Chrifto. 
crucificado ; y qu& en fti lugar havia fido : crucificado «no- 
de Tus Difcipulos.. £fte error fe adopto en el Alcorán. Afsi,; 
paes 9: eftán aun. hoy en él: los. Mahometanos , comO & 
podrá ver por exrenfo en la R(/i^<ía<>)f que el P. Mai;rac^ 
ció hizo de aquellos , y otros defatihos.>(.pag«r 114.) Los. 
Mahometanos no determinan el nombre,, aunque algunoai 
dicen fe llamaba. T/V/ií4?^. Cos Héroes creían, que bávia^ 
fido Simón Cyireneo.: Refiere- efto Tertuliano , y lo impiíg-^' 

na*. 



94 Uso DE LA Mágica. 

tíSL. Pero el Rt.^ara impugnar el Theatro ;, primen^ ediópór 
fiíñdamento tres errores horrendos* DeT preciólos el P.M. 
&cí\^llufiracipn^ Yo los advierto , para quetfe fepa quanto 
papel fe necefsitaba gaftar, fi fe huvieflen de contar los 
craíTos errores del R. y compañeros;/ para que los que-mal* 
batataron el tiempo en leerlos , fepan que, también llenaron 
de patrañas fu memoria. 

§. II. 

• • ■ » 

14S T^ARA evitar la confuGon de los defatinos » qup 
X^ imprimió el R* procurare tratar en titulo a 
liarte de los Incubes : del Conciíio Ancirano : de los GriJgrU 
Jis ^ y de la Hutfte. Aqui tocaré otros puntos fueltos » que 
mezclo el R* de Laf(me$^ Piaches y Zor^aftro, Jornada de Ar^ 
gil f Y otros cuentos faUidos. Dice el R. que la defgracia dp 
U expedición contra Argel en tiempo de Carlos V. pro^ 
cedió de la Magia que ufaron los Moros. £fte es error in« 
éigP^ 9 ^ue lo crea ningún racional9 aunque lo contaílen cien 
H^orias^ El cafo es , que folo es una vulgaridad de cal » y 
canto. Cita d R«c alObi&o Sandoval. Efte Autor^ hablando 
de la expedición contra Túnez , dice , que Moros , y Moras 
arrojaban villetes fuperfticiofos contra los Chriftianos» per^ 
fuadidos que los vencerían , y que eran invulnerables con fus 
arcabuzes. Sucedió todo lo contrario » á lo que imaginaban 
los Moros ; íeñal <iae toda fu Magia era imaginada» 

149 1.a deígracia que fucedio en la expedición con- 
tra At^^l.» coníilUó enlomifmo que confiften otras infi- 
nitas, ^quando fe hacen fin tie9ipo , (infazon, y con tema. 
Elmes de Oftubre es el mas pcligrofo {^ra arrimarfe i 
Us Coilas de África. Efta os la única caufa , que feñalan 
los Autores, y. el mifmo Sandoval , fin hacer cafo de Ma-. 
^aS) ni. Brux:eriasp Eftamifma prevenían los que difua-. 
dian i Carlos V. la- Empreííaf Eftas refuUas le profetiza- 
ban San Fr^ncifcQ de Borja , y unas Santas Religiofas de 
Gandía. Pero el Emperador , por uo retroceder de úi 
diftamen j experimentó lo que era naturalifsimo fucediede., 

^ Ma- 



. Dis¿üKso XX. 95 

UinvA áicc : 6/ iiiftlpo no era i ftfifofito y por tftir al 
Oi0ñú éídil49tf. L&/ más ^y el mifmo Pontifice , prQCMrabaB 
^partdlle Je aqnel prapojita , perú el Emperador eftttvú fif^ 
Mii. ElCcQUicntírsimo Cicnfuiegos, en la Vida de S. Francis- 
co de Borja (Ub^a* cap.i $• ) pone por extenfo todo lo di^ 
cho : y trabe eftas palabras , que dixo ¿í Emperador , quan^ 
do íc hallo convencido : Huncá encontrl regifirot, n^ás ver^^ 
daderos para hallar le que me importa , que el diSaimen del 
'Marques de Lemta^^ (San Francifco de Borja) jfdelasSan^ 
W: Monjas de Gandía. 

150 Aqui fe debe ^flexionar , que , quattdoios Moros 
pifiaron ufar de Brujerías » quedaron, vencidos i y qaan«- 
¿Oyicofti deniteftra de%racia , falieron vencedores » no 
huvo tal Mágica , como el Vulgo pienfa. Es cofa vergonzo^ 
iki q«e los mifmos de Argel abominaíTen efta vulgaridad 
xn el cafo pi^fente ; y que el R« nos la quiera émbccar. co^ 
•010 hiftoria inconcufa. Mon£ Laugier de Tafly » en (aHi/^ 
jpria df 4rg€l , trabe ^ (undanienco de la vulgaridad» Al 
tiempo de la Expedicipo > vlvia ¿n Argel un Eunuco , llar- 
ina4o Jfyfi ^ Siual havian caft^ado varias veces por Ma- 
go » y Sortií^ : Q por decirlo mejor » por fatuo fedicio- 
*fo» Qtiando eftaba Argel en él ultimo peligró , fe prefen-* 
:tO':i/^m el Diván » y animo i que fe ddTendtefle la Pía*- 
tfk , pit^ efperaba faldrian los Mahometanos vi&ofiofos 
.contra los Chriftianos. £n aquellos lances todo fe cree» 
.todo & teme » y . todo fe efpera* Por efta razón fe refiftiie- 
ron ayunos dias los iitiados» 

En eAc ^pacio de tieiúpo fucedio , que fe inquietatod 

.los Elementos » y que » peligrando la atmaída y quedaíleii tos 

. Cbriftianos vencidos » fin que los Moros falieílen veoHse* 

dores. Como efta gente es crédula , y fuperftic¡o(a » atri« 

buyo i fu Eunuco l/f^f la defgtacia > que padeció nueftra 

rarmada.; y a\^p fatuo Efpañol , que oyó aquella patraña» 

-la . intrpdmío taiubien en nueftr^ Valgo« Zelofos los Mo* 

itabos deque á Ifn/ fe actibay eflíe U viétOrta » reprefcnta^ 

> roo en el Diván > que era cofa rí dienta , / ef^ ándalo fa zxíU 

ibnir la libertad de Argel i un hombre > que hacia profef* 

*(i6n d^l SortilogiOf Psi^rpadieroa » que qui^n havia ocafi»-^ 

. Tém^l^ ' G na- 



5)6 Usa ; ci£ LA Mágica. 

nado h vif^rfa , havi^ ,fido:un Morabuto CfV«tT//M ^ Wt^ 
inicaíío, que havíaeftado en oración todo'áqtiel tiempo;» 
X]^eefte ^ por. infpiracton de Dios , havia acotado el mar 
-conMín báculo ^ y que. en ei mifmo inflante hávia comen* 
•zada á alterar fe el mar contra Iqs Chriftiano^ . 

Gozofos los. de Argel por el feliz éxito,. íitaaconretvk 
ta aj^f :. y defpuesde muerto Cid \Jtica , le^ erigieron fe- 
pulcro ,.. y Mezquita: connio a Santo. Los Mórabutos aun 
hoy hacen ,,que el Pueblo crea ,^que con folo -azotar ^1 mar 
con los hueflfos^ de Cíd-Utica , fucederá íeniejáJnt^ tempef- 
tadix)ntria^Chi;iftiáno$..£{l:a.es una faifa vu^aridad entre 
•Moros. . Qge prueba, mas evidente y. que lo que fe expet^i^ 
ffifiüto.poco há. en la. feliz, expedición «contra. Oriii í En 
donde eftaba la Magia. ^ En dotide los. Profetas Máhome*- 
taños 7. En donde, los huellos de.C/¿¿-ir/7V4iJ En 'Verdad que 
tiémpatuYÍeron^los Moros, para prevemrfe ;de * fuperfticta- 
•nes y como, fe preyinieron. de xiigp.. Cbiv todo tfib , niejor 
que.delXefaren otroc'tiémpo ^M podrá decir, etr 'efta óca^*- 
fion del Catholicifmo: Veni^^VicU , Ttct. Y fi huvieíTe fucé^ 
-dido a%un naufragio , no faltarian vulgares: Efpañjoles, que ' 
-loatrIbuyeÍleaila.Magia^e.lós>Moros.. - '"- ' 

I j j El R. . eftá impre(sionad¡ir de /un error yulgarfi^ 
-fimo«.£fte..e5 creer , que las SupQr&rcrónes Mahonjíetaniais > 
ion Mágicas*. Entre los- Mábometatiós eftá pt^hibida :aq«c^ 
Ha Arte, fraudulenta >. coma en otro qualquréra>^Páis cuitó. . 
Aquellos. £2//^/^/, que las Mo^as arrojaban .en Túnez con- 
tra, los Eípaftoles ,,,fon del. mifmo jaez , que los^ (?r^r¿- - 
Jes i . que el R. quifó introducir por Mágicos ,. c4)mo ve- 
^ remos cnr JU título.. No fon* otra cofa ^ qiie unos* BillHtii . 
-{pergaminos , .o pai»etes, etii los qualésii^eftán.«fáritos algiH - 
' nos verfos del. Alcorán. . Creen > que aquellos, caraderes : 
tienen virtud para todo... Y tan lexos dé juzgarlos Mági- 
, eos , los nñiran como jíntir-Magrcoridio -es^ ; contra todo • 
- genero de. maleficios ^ y bruxefias. Es vana ,' &lfa , y ridi- 
*^^ülá.eftavCreenciá.;pero no tiene conexión algiina con la • 
* -M^ia 9 ía qual éftáj prohibida.. Si por, acafo- cayi5 en ma- 
nos de aigun Europeo iliterata algún billete, Griígris: por 

haver vil^ caracteres Arábigos 1 que noeatendiá > confun*^ 
►. » • . •- -dio 



Discurso XXI¿ J 9^7 

.i^ U Yaniiad, coala St^ecñíoíoh i yH^iAcéúsuV^if^ 

15* ; Adviftíeüdo d P. M. ila5 xcmtradícckmes , que fe 
craiben.deii^otoaftro^ dko ^ qpe e^a eme ¿abulofo. Ex 
hac fentfimArumJlMñna^ien^ jd ttíligB fsifpfit'nUm . ejjié 
ZoY04fim,fier/mgmf%'^^ J>ixó d 

R« que lo tñiímo fucedexon Homero^ .>í¡n^ que por éSo fe^ 
^nte &bulor<>; Nocfsioia&fmo». ni hay tantas contradíc*- 
ciónos. Enquatsto.al tiempo: ck Zoroaftro , la dlverfidal 
fe entjéndi^ i 'millares de aBos ; y en qiíatito ¿la Patcia y fe 
ddietideditfde fiuffipa haftá la^X^lhitiáé Añade d R. que 
Diodqró Siculo hafalal.d^ Zordajha > piies .Amíortraduxé 
Zior^é^tíl c(oaid.lib.<¿). en donÜellifacidomano , OxjfmrteL 
Yp liegiftré pV «órígí^lf Griego > y dice clp^rsimamente 
0br;f¡i^4^# ;{doñqüe.,.fi AmioctcadsixD lo:qne ncLddsía^ pudo 
hawr trajduGidbtámbaen; Aíathkfaiem, :pot Oxj^artes^]Rhsy^ 
dsmmto6¡Á\poí^imÁ¡6^^ tSPh y d 

Sóteciüodiii» Hoe^ apruefaa^la vrcrGon ^e R^ 
w»» ^^PímfUnmS^aMarMm.^íful c»^^ fÁnfm prájfi 

feris^p^^f^$:ffM Zwoz^BKm ex difiét^ 

dodams * afftill^ Da JDmdorá dixo Pliitlo ^ ' (^ué ihavia 
(ido quien «primero éntrelos- Griegoá, áe/íit nugarj. Por 

k) tpial sfio baHcndp^rirDiodpro! feme|ahte2oróaftro > fe 
coi¿9tTia)afó(peGfaáde>fabuk>ro:.y aQn4üe eiqpreílainenté 
fe ballaíÜb » no probaj^ fu exift^iciá , j^or :1a enorme con«- 
tradiccion, que fe ve eti otros 'Amores;. Si algo debiera fa^ 
vorcc^rDiOdoro^ es en donde {^Hh r. ) iiablimdo del Xé^^ 
gisUulor dejos Arianos» le itatna 2¡itihraufini S&zwot. tiei^ 
nemasalufiQn €00 Zeroafiri , qne Oxyartjíté P¿ro Huecib 
t&ma j queioa metamorphofisdi:4áo]rse$ > aTsi Z&roafiii^ 

1 5 j 1>íxó el ?• NL que Platón tenia por Pcrfa á Eo-- 
toaifho. DicexlR* qiieno hay tal.^Q!ie£>lol¿ turo por 
hijo dt.Qirm^fi^ yy c^p^ígAsB la Magia 'en. B¿cfiá. Para 
efto advierte ,que no era precifo fueíle Petüatio. Yo reí- 
pondo > que para hacer femgante reparo fútil' :» es prcci^ 
4IO labor quisñ fue Orma^* Juos Perias,pOnian:dos Prín- 



^8 Uso z>£ LA Mágica.' 

cipios paca lo bueno , y ^^ ^'^^^ ^"^ fucedía t en ctt/b íyü^ 
tema blasfemo bebieron los Manlcheosr El Autor de A 
mal ie V^aaxabzArimanio^ !E1 Autor del bien fe llamaba 
Horomazes ^ Haromafdes , Oromazo , Ormafio^ Arimazh¿ 
&c^ Conque ^(i Zoroaílro , f<^un el Platón del R. fue hijo 
de Ormafio , feria hijo del Dios de los Perfas peculiar j y^ 
por coofiguipnte Perfiano, 

La vulgar tradición del Oriente ^ fegun Herbelot , es 
que Zoroa&:o es Abr^hanu Huecio quiere que haya fído 
Moyses. Ckros yqueesCham. Y otros , que es qualquiera 
coía. La realidad es > opi^Zorúajiro no fignifica^ petfoaaj 
£nd epídieto. Afsi > pues , hay infinitos Z^i^^m ^ y na 
hay ninguno» Atendiendo el P^ M* á lo. primero /habló de 
Zoroaftros , qnando no excitaba la queftion , como haUo 
de otras £ü>ulas : 6 par^ exornar, ópara.inftar.; y a&i no 
kay la contradicción , que el R« finge» Conque el^incipe 
¿c k>& M^gps^ qué & cree fer ¿ovoi&ftra ^ es primo hamaí^ 
no del Principe de los. Poetas Apoto» £1 que qoiíiere ver 
^nanto hay. que decir iácerca de iquel eme obfcuro Z^ 
t$aJlT0 , lea a Huedo, No es razón me detenga^ i defen-^ 
f edar fj¿ulas ; quando hay tantas verdades etf> et^ Theatrd^ 
jqüt necefsito defenredar de. las &bálas 4e fus in^ugná^ 

dores. . ■ •' " :'•- <.:'-;•'. • o'. ' 

. 154 En prueba deque hay en- taAmerfea mucha M^' 

gia> citó el R«> losviages de Thom^Gáge Inglés. Gafta 

cinco lineas en autorizar tanto la períbna r qne el incauto 

creeri , que es algún Autor muy fidedigno. Se podrá de^ 

dr , que fi d Tbeatro hiivieíle puefto aqueüas lineas , aca^ 

foy y con tazón > faldrl» otTSLTériuliáÜrfiofica^ N( el'Riit 

fabe i quien dta > ni fabe á quien elogia ; nt ha leído aque^ 

líos Viages fina por/alto. Vea el Letor ¿ Morery^ , Wrb0 

(74^^ Regiftre el R. la celebre Bibliotheca del P. Ecard: 

y i fu tan celebrado , cotíao mal entendido ^ Padre Labat 

j^ tvm. y . dé h'AmiYida , fiag:^ 45 4**)^y fe hallari* corddade 

iiaver citado ¿ Gage. No es razón 9 qué l<u imprudenda > 6 

-inadvertencia de los impugnadores del Theatro ^ fitva de 

tfie para excitar quexas 9^ ni aun las mas leves»^ 

""^ 1$; Na ob^anse ^^^nome q^íapo valer de latnadveí^ 

: «o^ " ten- 



tencUi del K« Admito lo qw dice Gage 9 y rcfpondo con 

lo que concede el Rf Si^ne efte » que los Piaches de U 

America fon HecbiceroSt Dice ¡ que aunoue la jurifdlo- 

«íoa de losr Pia€h$s ,fe experimente * contra ios Judio^ ; rpe<« 

ro que coujcra los Efpááoies » jip /4 tiintH yb lumn pocaxini 

Lo que no fuceit coH. los htcbízoi de lát E/fAÜolas 9 que üé^ 

fMn Cñí^lás ^ que Mwqae no fon la centefima .fm^e.f qm 

for acÁ fe p'ienpk ,. les daMuu quaude lo ufun^ Si ante» dt 

impugnar el Theatro , tuvieÜe el tU prefente lo que aqiM 

dice 9 huviera ahorracío mortiñcar las Prenías con las rer 

peclciopes de cuentos de viejal» Si en Indias no hay la^cen^ 

teíinta parce de iKchizos » ( entre ¿Cpañoles ) que pbi: aci 

feplenfaitio bavra por., acá la centeíima pacte dehechií> 

zos y que pienfan lo^ Indios > ó los que aun acá fe lespa^ 

recen» Conque podrá el R« juntar cuencos de Magps luftá 

99. y defpucs de baverfe dercartadoefto&> fe verá qae coñH 

diciooes tiene el centeíiaio* Apodaré que ^1 P. M« aun4X>ii!« 

cede que hay oaas que la centefinaapaxte de verdadera , ea^ 

tre tanto coAio fe cuenta de falíb. 

1 5 tf Los Piaches tendrátí poco dominio Mágico fobre 
los Efpañoles » porque eftos no creerán 9 que hay tal dov 
minio en los Piacb^». £llos pia^Jifesno fon ocoa coía ^en la 
.realidad ^ que unos malos Ijlcdicda Herboiarios > que un^ 
. poqen M Vulgo todQ lo^que qutfr¿H« Para imponer á aqucK 
Uospobreslndios^baílaqualauiera. aftucía» Creen que es 
Magia todo lo que no eucíendea; Sobre la condu&a de ef- 
tos Piache;» ^ dixo.tale^ jca£sis elR^que (íáfí^ :con la rifa fe 
debe refponder. ^.ambieri quifo introducir > que por ellos 
.fedixo d adagio Efpañol i^Titrí/í^ piache.. ÉLLadn corrcf- 
ppndienteáefteadagio^.jjTirr^ faftum Pkrfges. Eftafig- 
, nüic;^cion nq tiene conexión con los Piaches de la Ameri^ 
. gu A no venir del piace^ Italiano ; en Galicia hay el ver« 
bo piache > y/e da aUi origen mas. verifimil al Adagio* 
Lo que parececierpo es , qud piache ^ en el Ad^' 
gio 9 ^V0rh i y el Piache Americano. 



t\ 



Zmdh Gi íJBt, 



ii9o Uso.'a>E "Ui Méoíía» 

» / . < ■ ■ • • • • 

'§i 111. • 



. * - t 



X $ 7 /^^ Itó el R« en . el librejo , «o. Helacicfiaes áe 
v.V^ hechiceruts ^.q^e erahq «1 Medico A^ühfí 
!AfiadÍQ. « que todas eftaban^ ceftiínontádas* Defcubrió ^ 
^';M. que efto erafalToé. Yo pudiera ¿óck> , que hafta^quá 
iedfien ioo. no obl^ la«^M/ir^)wA No obftánte j «s>pref 
elfo faber > que .el mutuo Autor faco efte otro libro : Syli(f^ 
^€ ca/Hi$m MtíiicinaUum incantaüoni , vul^h ad/crihi foli^ 
4É€um. Bflaes > colección de los cafos que el vu^ atribuya 
.ala Magia > íi» baver nada de eíTo.. No he vifto elk libro; 
^ilo citado en el P« Niceron. Para que hikfta el Valgo ¿o^ 
fiodeíle 9 que Gtanunatica gaftaban los impugnadores del 
iTheatrO) advirtió el P« NLque ^ porque el R. leyó eñ La- 
tín el Qcnitivo de Me^rl^Hnus. , Merl^jini , y le citó á la Irap* 
4iana Aierl^ilini ^ fe conjetur^a ^ que las declinaciones de 
•tesyrioflabres.pareciau coías Mágicas Concedió que efto 
importaba poco ; pero es evidente que fígnifica mucho. 

1 5 8 * C^iere el R. en fii Libróte defender , que el repa- 
ro há (ido bagatela. £s bagatela no haver faludado las de^ 
ilinaciones xie los nombres ; y atreverfe a impugnar el 
Theacfo jCritico ^< cuya inteligencia pide haver leído «^ y eó- 
-tendido antes infinitos JibrósLatbioS) afsi antiguos ^ cof- 
tno modernos? Loque feíigue es, que ni aun nombre de 
hagatiUs merecerán las impugnaciones. Al aifumpco de fu 
' defenía trahe efte cafo^ Juan Lauiíoy ^^a^uel que con fu an- 
tojada Critfca tenia traía -deno^dex^r Santo alguno en t\ 
Cielo) dxxo>ciertas cofas contrae Moni^Thiefs.EÜe le cri- 
tiquizó (obre algunos puntos > ^cenfuróí que L'áunoy ha Via 
efcrito^^'M/r// » fin J&9 en lugar átfihannes. Efte repatb 
* pareció nimiedad áios Eruditos. Bien eftá. Luego pareje- 
ra ninsiiedad ¿los Eruditos >i& detñuéftre^, vqiíe los íinpug- 
iiantes. del Theatro no han faludado- 4as declioaeiones de 
losnombi!ies;.y masquandoeftps^^^nen la libertad de ef- 
tribír del P. M. que en Id GfémmMtica de la Geografia {num. 
xoj.) no fe ha ¡legado a lasdecHñadonesl 

}$p Monf. Launoy merecía aquellos ^ . y otros repa* 



<t •:> 



MTij^pAnl» e& U rulické fe debe tktíbitMn t,Jc^ 
bmunes : yil ^c^ , fin^iabcr las cofas mas^ triviales y Te. ett^ 
tfsaetta. ááudiar^ de. codo , y i no falir de fu- arginnento' 
negativo ; cootcar d ({aaf cfcribio Monf. Thier& Havía un^ 
C^úraL'dc^ bneoL fauínao-y 4I q%iai> bacila' imichas' cortdKis á 
Laimoy ; y ptrggtwtaifci \m caofa ^ ^(poadía y qúdíüodo ^tta^> 
decctuor que fuRiknoy^iio delUrrafie dírl Qiélo 4 Siin £íirt4^^^ 
cbio > Patrón, db fn Iglefía^ ParrcquiaU Na obftante lefto^ ^ 
pregunto: Si (á R* reparaile en que el P. M. pufo ¿ en- 
donde i;^ debiat pontee , fetía reparo de - bagatela* ) Mas. Y r 
upara reparjtt: :£opdbl bagaícela iaífa > impriáiiefl^ • ve4:da^' 
dora > 6 tíagídauna CarcaiamiUac- áá P# N(* &ria bagatela?^ 
Todo fe deoioafixara. . , ♦ 

zi^o PotieelBL«eA fu Libróte las palabras de la Carta 
del P» NL entre ia$ quales eftá Ortkografia ^ efcrica^ con ^• '- 
S^tenda, el R. como Ex tripode , qDe.el P;-M. íes ínfufi-^ 
dente •< para, votar en' maoerias Ordhogra^cas , pues: efcriblo'^ 
a)ji . U. A la vJOjj Or$húgrafia. Havrá -error inas'infulfo I A^ 
np deberfc efcj5ibir Qrthografia ^ fino Ofiograña , feria in-' 
íiilfo el reparo. Pero quien tendri paciencia , para^ qua; 
dd>ieiid0fc eforibir , como efcribió el P^ lüi. Orího^afia^ 
fe acompaáe el reparo iafiílfO' del R. de un'#rra^4:ra{i($i«* 
mo Orthc^raficoc ? Q^é necef sitamos buíc^ Mrd «rigen^^ 
i:ta conñilton que hay en la OrthografiaCaiteltena-rtenien-»^ 
doprefenteel que qu^quíera fe entremete á^dir , é Impri^ 
natir reglas de Orthograíia> no fiendo otra coík , qncuaos' 
errores fatis&chos? 

. i<5i La vos Ort4>0gr^a ^ iegun todos los^ Leclcones^ 
Griegos , v Latinos , tlene^ ^ debe tener^^. Por lo qiial d^ 
qaeefcribiercOn¿^j^nf/£f yfabraloque efcribe; y el que» 
efcríbiere Ortográfin.^ no debe fcr tampoco ce^ftírado, 
pues fe acomoda con los muchos, Juzgo el ^ qu^^ lar voz 
Vi compone cGe^ &rms \. f dto es. error etymolDgico,:S^ 
compone de la vok Orthés y que en Gri^ ügnitica cofa 
recfaiy dt graphia y que fignitica e/critura ^odefmpciop^ 
Afsi , pues , debiera efcribirfe Ortho^grafhla. Los mas^ ef- 
CTiDonOnhografia , y otros Or/ií^wjf/i. A cfte modo hay' 
infinitas vag» cooipueítas de OriÁ^/ yy^^^QríhíiMa, Or^ 

C4 lA^- 



^lOÍ Uso: DE LA MaCICÍA. 

tbcgonc yOrthptt^a %0'c. Yeafe coma hajquedadoel qiié^ 
íoñó poner reparos en la Ortbografia delP.M. Confidere^ 
clLetor en que parage eftará fu Theatro , quando ni aun. 
fus Carusíatniiiares eftan feguras de fus Émulos. 
; luz £1 R» en todo va configüiente. Defaprueba la ¿^ 
^ donderla halU bien ppefta^^y la ^one.en donde no hay; 
ley Orthpgraíica para ponerla. Las voces AnathmU > Pího^^ 
l^me^ > Natholia , y ocras muchas que efcríbe el R. eftan ^ 
íignííicando, que le fon Griegas por todos modos. No quie- 
ro gaftar el tiempo eo eftas menudencias. Volvamos al ge« - 
nifivo Mekjlinin Défpu^ de aviíado el R. que debía efcri- 
bir Mer\l¡n ^ ó Aíerl^liHü ^ infifte en el Libróte , efcribién- - 
do Me\ilini. Mas hay. En efte mifmo Difcurfo , por havet 
l^tdo en la primera hoja dePIodorp > Lauremij tihod&ma-- 
1^; , en genitivo > cometió el mifmo error , citando i Rí;¿/^« < 
inani ; íiendo cierto y que debia efcribir Redaman ^ o-Roíh^ 
mánp y pues, no es Autor Italiano. En elDiícuríb ácDutn^^ 
dis 9 para citar alBenedi&iiK) JÍlardo Gazee y fobre Caíia*- 
no , efcribe , y repite , Mar di GazaL Error en el nombre9 • 
y. error en los Nominativos. 

, 163 Diga el Letor índiferenu > que juicio haría de » 
uti Efcritor Caftellano.» que efcribieñe : Afsi lo dixo P/ai/f-^ i 
m$ , afsi lo escribió Pluíarcbi , y afsi lo cantó Anacreon^ 
tis í El mas piadofo feria de que el Efcritor ^más havía * 
vifto 9 ni leído , ni aun oído femejantes Autores. El mas ' 
racional 9 de que aquel Efcritor no havia fáliKÍado tad 
Declinaciones de los nombres. En verdad que para li^< 
diar coniei9¡^jaate& £fcritóres,ya no eftáen. eftadoielP. 
M. Feyjoó. Hartes Maeftros deGrammatica hay en Ma«^ 
drid y. quepoedanenCeñar al R.eftos palillos; Cm los qua^ 
les » entrar ¿ impugnar el Theatro 9 es abufar de las pren-^ 
ías, yeicpoaerfe á la rifa de los RimininuftatlAtcxzxo^ 
Es evidente > que faber las Declinaciones es ciencia de hz^ . 
gatelas i pero no es bagatela > fino cofa .fiíbftsuicial » el ig- ' 
notarlas. ; v 

Porque el P. M. notó la molefta . rcpetíci<»i de Zoroaf^. 
tro en el Librejo j.iqfta el R. en que el P. M. repitió tam- . 
bien^ M0t\lia y e^la Ilufirúci&n. Aquí hay .dí^aridad vi-»^: 



. . DlSCU«.SO: XXI. ^ to^^ 

Sb^^ Niega el ?• M. que exiftie^e Zoroafiro , por las con^ 
tradicciones que hay en los Efcricores. CcHique, quantas 
njas opiniones citare el R. acerca de Zoroajiro , ferán otras 
tantas razones á favor del P« M. y afsi ba íido inútil la re- 
petición molefta > con titulo de impugnación. Repitió; el 
P, M, la voz Meifl{litt^ tantas vece$ , quantas eran predfas 
para demonftrar 9 que fus ioipugnakiites no havian Taluda-: 
do las decUnaciones de los nombres. Para refpuefta al Li-; 
brejo y fobraba efta advertencia repetida. La laftima tSy. 
que también ha íido inútil la. advertencia. Cite> pues^ eti<-. 
horabuena el R. Mel^i/ini , Rodom^nl , Mardi Gaz^ti , Cf€. 
% quede feguro , que paflarin entre los que leyeren fus li* 
bjos y como h^n paíTado otras monílruofídades. 

164 Defterró el P. M. («-5.) la vulgar creencia de que. 
¿os Lapones Venden los vientos. Qpufoél Librejo á Cor-* 
uelío , Mórer)^, un Viagc , Oleario , y á D* Juan de Perfia,. 
que aérina hay Magps en la Tartaria. No hizo cafo el P. 
M. déla vulgaridad que^fe halla en eftos Autores ; pues 
fuponicndo que fe halla en eftos ^ y en otros muchos ; y déf- 
cubriendo con Critica > que es vulgaridad^ es cofa ridicula 
detenerfe a contemplar cuentos Cilicios. Por efta omifsion 
fequexaelR. que no le refponde. En el mlfmo Don Juan 
de Per£a pudo leer la refpuefta adeqüada j que dio el £m- 
líaxador Mahometano > á aquellos mentecatos que ofrecian 
vender los vientos, fen riyendofe el Embáxadot de Perfiét^ 
¡es teffordú , que cbmo fcdrian vender ellos h que ejiaba 
£M la mano de Dios : y anfi los deffidih. Con razón , puesj 
debemos creer , que aquella prometía es própria de Dios,. 
y agena de los hombres. En efté fentidp le explicaron los 
que veían las maravillas que hacia Chrifto : J^uatis ej^ hU^ 
quia vensif & mare ohediunt eii 

16$ Todos los que efcribieron de la M^ia de les 
japones , efcriben de. oídas , y fe copian unos a otros i 
ci^as. Monf. delaMotraye penetro toda lataponia^en 
1718. con animo de averiguar aquella vulgar noticia de. 
la Magia. Fuele precifp vefiirfe á la moda de los Lapo- 
aes ; pues viéndole eftos veftido a la Francefa > huían d^il^' 
y Je tenían por H^. En fuma a afirma que no hallo otra» 

CO'-i 



104^ XJ so tt ZA MAGtéh; 

cú^$ <pic el'defcngañárfc <íc lo que havia feídd tíi ío9 fi- 
heos fol^Qtefta panto; Nota» que es error tenerlos por cot**- 
to» de eftatura ; puesr cafi todos los Lapones^ fon de eftata-^ 
ra mas que mediana^ Aáwhtxc que es gente pobre , y.deP^ 
cBchada^, pero' muy contenta con fu País; Dice que Carlos- 
XII. de Suecia , inaprefeiónado del error vulgar ¿ harir 
mandaáo a Monf. Ctonberg , Gobernador de la Laponia^ 
Sueca i que le; bü&a(Ie uno , u dos Magos a toda cofta , y 
diligencia , y fe tos remitíeífe á Stokolmov Para efte ñtt 
ofí^eció fttlyocondudo , y fu Real protección, fobrc lat' 
leyes<Reáles contra los Magos, y Hechizeros. ' 

- C^ien creyera , que no vendrían á Stókoínjo 300. Ma*^ 
gos Laponfs? Todo ha fidoen vano : no, fue poftíble en< 
¿dntrar uno dé quien echar mano , por mas diligencias^ 
qué hizo el Gobernador. Vear el R. a un Principe €hríf-^ 
tiáno , que bufca Magos , enlos Paifes en donde 4iay tan- 
tos , fegun ros Efcrítores^ , y en éonde , dicen , es iiferedita-^' 
ríala Magi*; y con todoetto ¿o* los éíncuentra.' SI I6s ^tie 
pucdéft- , quiíieflfen ívéríguar dé raíz femejantes noticias^, 
havria menos Enibufteros en el Mnndo-,» y rtsnds cmbuf-- 
Us- en algunos libros, EimírmoMotraye dice , que de*- 
feaba ittuchdénconcraf wn Mago fiquíera , para llevarle^ k 
Síoteolmo» Hízé la» diligencias pofsibles , y folo averiguo,^ 

^Ué los I:.apones*rfias^aivercidos^ engasaban i los m^stot^*^ 
íos# 

• 166 No obftante , d"e(puc5 de varias averíguaeíonesi- 
tfopázot cori uno^ que cfhíba tenido por Mago. Quífo poif 
autiofidad expetltaenwlc , y Jo primero. que hizo el La-> 
fúh , fee> pedir ^ua ardiente para cmbríagatfe, BeWo co-: 
lilot di fátíb profeta Dravicío j y defpues armo los títeretf 
para grofecizar , y refpondfcr a lo que preguntaile Monf^ 
irtótraye* El ífíftíiiiifiénpd era un tympano , en cuya piel 
4íSk03í^ m^t ptnta^dds l^l Signes-* Celeftes. Colgaba def 
flympf|ii0* utm éaáetid de anilflDs^ j^l tocürr el tympaniO íat^ 
i¿l^m j com* erí h jcqrar y Tos anIHos ; y* fégun que efte > o 
d» *firo ííh\\& fe combinaba con^cfte , ó- el otro figno ce-* 
li^^oompónliel Lapon fu^ vatkiniov Las refpueftas qutf 

díd> í&«%0n-vá?djt(ies^ ití£il&ié$»rf po)i ^(>aá&^fiáíMi 

lasai 



í»j^ Y mgfitoit^. fcof^dzd^ cpc ñiiAcmC. db ja Motra))« 

paitaba unas peligrofas Cataratas ><corréria peligro al n^ 

vegarl^s. üóÁ buona i^raoum Mágica efta:? Qgé inoios 

dÍMta Padr0 Gcu^o? 'i 

^ . Cc»ao MMtayc tboL íbbie áviíb > dsfprecio eñas pata* 

catas vy;y,kla}z0 ^fcÍs., o 'qiiafir<!t ^pcogoruas derechament^é 

£ñQ.^'k><miú»o qaefii: pr^uii¿aíu^ i un poíafco : Mii/ 

¿\ etúit parhrÁ un recher^ .4ííó*pbftáate> para que en. Sue- 

€k*fe ikíimprefeionaáea'il^l eFix>r'ea qtíe eftaban acerca de 

ios Laponesi, folidtó llevar 4 Stokokno efte precendidp Ma^^- 

igo. .Pcro^m dadivas y >m convenkací as ^ ni falvpcondufta^ 

:m caricias j alcanzaran ipáraxtotiíegutrlo* £fto es lo que- hay 

<lc Magia en la I^panía. No admiró .> que un Lapon agudd 

^aUe por Mago enere los L^^nes idioras* Eftratio que le 

xrcan Mago los íjue viven en Paífes cultos* Eftoy íeguro^ 

iqueunnicdianoPhilorofopaíIariapor^rr^/iHfir^^n la Lar 

^nia: y un Árcbimago Lapoa fq n:ur>aria en París y como 

•Idiota. Arsiiiiir$no fe rie el Autor de la ventalle los vientos; 

y advierte , que en donde no hay Lapoues v, hay mas uraca*^ 

)iies ^ y tempefiades* 

.... « . . . > 

■ * 

I íf 7 T TAblando el P. M. del femofo Mago Merlín^ 
¿Lx ^^1 ^^^ ^^ cuenta , ^ue fue hijo de un De- 
imbuía Incubo y defprectó efte cuento ^ ( n. 15. ) potxjue mu-* 
ichos Autores le' miran como ¿éibulbfo». Mucho$y f gravas 
• autora tkm» ejla GENERjíClON for ¡mp^fsibte , j juz^ 
Iganfahulofas tudas las HiftorUs ^ue h comprueban^ D^ 
AÁz argüir el Librejo contra' efta exprefsion $ probando, 
-*que no havia muchos ^y graves Autores , que tuvieflen p<)r 
•fobulofo lo qué íé Cuenta de hijos de //frii^^/. Efte camino 
^cra largo. AjCsí , pues , tomó por el atajo irulgar i. y jor 
lo imprimió la pafmarota ^ de que cftos Autores eran P^ 
crpMios de Luthero! £íia infam^e calun^nia > folo por ve- 
^nír de quien no &be lo que dice y fe puede defpredar« 
.i^ 'obftatace ^ '<)tte:^e ^^i^^ llaft ración íÍlú ^x^ 

vi- 



/ 



loi^ üs6j>exa MAOiéX; 

vimtento ; y feñálo Autores Catholicos > y* grav^taaDSf qaé 
eran de aquella opinión. ' 

168 La fatisUcdon que el R. d¿ eti el Libróte > fe re*^ 
duce á ciur i los Padres Salmancicenfes , confundiendo k» 
queeílosDoAifsimós Padres afirman : imponiéndoles coHi 
que no han penfado decir ; y omitiendo lo que exprésame n« 
ce traben en favor del P« NL Para imponer ai Vulgaracho^ 
que fe entendía lo que fe copiaba ^ traslado las citas que ef« 
tan eft los Padres Salmanticenfes > para tres puntos incoíie^ 
TLOs : y de todas hizo un cumulo 'de contradicciones» Pero 
el probar , que muchos ^y graves Autores no tienen por vfaí» 
bula la generación diabólica de Merlin , queda para otes 
ocalion. £ftaeslafatisíacciondel R« ratihcarfe en las ca^ 
lumnias á cofta.de ilegalidades ;y recalcarfe en no entender 
lo que fe difputa , i cofta de la creencia de los Idiotas ; que 
juzgan hay impugnación , fiempre que fe efcribe contra el 
Theatro. De los Autores que el R* copio, cicados en los 
PP. Salmantií^enfes , fe ofrecen San Aguftin , y Santo Thoe« 
ma^« ^s razón me detenga algo en averiguar lo que hay ea 
eíio , para qiie la claufula del P* M. quede demonftrada > y 
la calumnia delR. defvauecida. 

169 Para proceder con tpda Critica eu lainteligen^ 
ciadel texto de San Aguftin , que comunmente fe ¿ega 
para probar íncubos ; advierto , que en efte punto tengo 
préfebte la Edición He' San Aguftin de los Benedictinos» 
Atienda el Letbr. Pifputaodo San Aguftin contra los Ro-» 
manos ,- (//^. J. de Civit^ Dei^ fap. 9,) les di en cara ccm Vos 
adulterios , que creían dé fus Diofas con los Hombres ^ y 
de fus piofes con lasMugeres« £n el cap. 4. a6rma el Satv* 
to , que ho aee femc janee patraña ; pues tiendo Varron %\ 
mas Po&o de los Romanos , tampoco las creía, Dixerit all^ 
quis ; lu ne. tu ijla credis { fe refpo;ide el Santo a sí mif-. 
too* Ego verh i/la non credo. Nam & vir Qoífipimus Varto^ 
faifa hac ejp ^ quamvisní^n audaSer » ñeque pdemet » feai. 
(amenfaietfr. 

X 70 L^ razón por que era de fentir Varron » que fe. 
.fomentade aquella, faifa creencia > eca^ la . utilidad que. de. 
eUafefeguia. Crey;endolos hombres^ aunque £%Uan^ui^ 

que 



Discurso XXL. iNcüSOSt 107 

ipxc eran hiJQ$ de Dioles 1 emprehendetian ím dada cofas 
grandes^ SedutiUeffe Civháfiias dicit %ut fe ^ vhifonts^ 
euamfifiíifumfit , Viisgenit^sejfe crestani , O'c. Pafla San 
ÁffMn del Hecho , a lo que puede fíiceder ; y en el ca« 
pícalo 5. dice, que no quiere refolver > fi Eneas pudo fer 
hijo de la Diofa Venus , y del hombre Anchifcs ; o Rono^u- 
lo del Dios Marte j v de la muger Sylvia. Aquí efta la 
queftion de Sucíéos > e íncubos^ I& por razón para no re- 
folver 9 porcyie hay en la Efcritura otra queftion femejan-* 
te» en la qual fe.diHcuIca , (i los Gigantes nacieron del conr> 
greíTo de los Demonios con las mugcres Antediluvianas. 
Kam pem taiU qtuftio etiam deScriptm¡¡ n^ftris obmtur^ 
aua quaritur, atrlm PR/E/ARiC ATORES ANGELÍ ckm 
fiiaÍMs hpminHm concnhuerim : unde natis Gigantihuty 
O'c. A£A^ pues-» refer va el Santo tratar elle punto en otro 

171 Veamos en que lugar volvió i tratar el Santa 
efta materia» En el Hb. 1$. cap. 2 }• excita la queftion , íi fe 
debe creer que los Angeles , que, fon /uhjlantia /pirUath^' 
km Gdo padres de los Gigantes , mediante el impúdico 
comercio con las mugeres. Acuerd^e , que ya apunto efta 
duda^ en el lib. .3^. J^aam quafiioaem not tpattfeunter com^ 
p§emcraiam iit iertiú hujés operis liire relíjaimHi' is/ih* 
t4m , ntrlm pofsht Angelí ^ckm fpmtu^fint , eorpetútit^rj 
Cúire clm fieminis. Es. precifq tener prefentes los dos li- 
bros 3* y 1 5. para averiguar de raíz la mente de efte Gran 
Padre» Supone » qpe los Angeles íbn incorpóreos. Perq 
afirma, también > que muchas veces fe han aparecido á los 
hombres en figura corpoiiea,, no folamente vifible , fino 
tamtñen palpable»^ Hafta aquí fon noubles para entender 
la queftion. 

172 Profigue el Santo para el a(rtímpto.r Y aunquc- 
cs verdad ^dice , que es famacomun^ queSylvanos « y Bau^ 
nos y a los quales llama /;f^ir¿^/ el Vulgos yxiertos jStn^ 
nios , qoe los Francefes llaman J[>/í>f«/ ,. han copierdadó 
deshoneftam^nte con mugeres : y lo afirman tantos jtV tan 
fidedignos , qiíe no hay cara para negarloj: No por eflo me 
atrevo ¿.definir co& i fi ü^fo jos E^únQis veftidps^de. 

cucr- 



t«>« •' Uso bstA MAStóXU 

íiVer^o d^tco puedan tener efte anfanre cóitiercío* Coín ' I^ 
ffttigereí* Lo que no creo , añíide i es ^ que efto fe pueda 
áfittiiar dte los Angeles bueoos, • J>/z;4/?¿i/ , <?* Faunos y quos 
VMfgá ItK:\JB7S vócam:iiv& quofiam Ddmones ^quoi Du^ 
fias Gata nuncitfMí',^ hanc ^sidui immuuditiam ^ ^ tentar 
rey^ €ffic€íte^f\wre¡^ 4ahfque ajfeverant , ut hoc negare im^ 
púdentUz4dea¿4$r^. NON HINC ALl^ID AIFD&O DE^ 
FINIRÉ , UTKUM JLIJ^Ul SPIRJTUS ELEMENTO 
AEK1Q CORPORATl:::: pofsm etiam hanc^^atí lihUi^ 
nem , ut ^nem^dp foJJTtnt , femieniibus fiejmims mif€ean-i 

175 Reflexione el Letor^ Catorce lineas gafta San 
Aguftín antes de acabar el periodo. Comiení^ale^ fr^^tf-* 
niam ere be ni ma fama efl , (Te. Divídele defde ^ Non hm 
4li fiif4aifdi^ definiré, (ÍTic^ y ItcomplctSLQtí el verbo mtf* 
ceantur. Los ma^ de los Actores , que citan i San Aguftia 
para la e^^í juncia de íncubos , cortan el periodo en y impu^ 
demU ^ide0ur : y omitea lo . que aquí vi pucftp con le-* 
tras graiidps jhafta acabarle. Qgé djra d L^toj: á efte modo 
de citar les Santos y pára<püntos gravifsimos ? E^ bueno ^uo 
ni aan San Aguítín fe atreve i refolver fi hay íncubos , y 
fe le cite , como cofa inconcufa , para aprobar fu exiftencta^ 
Mas hay. Pctfque hallan tos Autores la voz imfudentUy 
en la <:laúfula<trunaada , y no leen a San Aguftin en la fiienr^ 
te, ácufa^ de atrevídoj? á Ipi^ Autores , que r^o aecn femé-* 
jantes ^Ua^ipnesbia^tif as» : \ 

1 74 Cot^o el Santo no quiere creer , cquc los Gigin-^ 
tes^Antedíkivi2|i|ps ^ípwcediellcn del cojqr^cío ^e ios£fpi^ 
x\m% e<m m&igevesi jí^ opone ?el célebre Vipíó del Genefis^i 
Videmufilij 9ei i- filiaf^hminum : y la yerfion Angelí Dei} 
&c. No fe enob^r^a. Dice ^ que ellos eran los ^jos dó 
Swh , -y eflas la» ahijas de Cata. OpQhéfc el Libro de :He- 
i^0(^ y en :iel^tral ^ es^efifa aquclia djb^bolic^ §enera^ 
cíonide 4tts ^^ntes/ Tampoco fe dáíene en faibula$;t 
CótiGsé^^ -^VL^Hmofk efcfibló algó^ pae$ Je cita Sau Ja«t 
das;perO'dÍ¿e^j(qiie aquel fupueílo libro de H^iaoch y qué* 
contiena ila^abuta dejos Gigantes y no es e¿que San Judasc 
ciih.'^^^^ frofiruntnJt. y .& con-^. 



i «' 



DiscuRSG'XXI. Íncubos. ;o9 

thiHi , ISTAS DE GIGANTÍBUS FABUUS ,, (jmd non ha- 
Jiftetint hfimims Paires y reSl ¿ PRUDe^MTIBU^ judtcan- 
Sur non ip/ttts ej]^ creúenda y&c. De cftp fe deduce , que fi 
SanAguÁih^reyeíTegeaeradotie^de >A;fr/i¿(;/, nunca mejor, 
ijue en la gj^oeracion de ios Gigantes» Efta la tiene por fa- 
lula; y en quanto a laqiieftion en general, dice J Ñon hinc 
aliquid audeo definiré : Luego es falta de reñexion citarle 
icomo a Proffedor de Incukos^ . 

irj j Excita-Santo Thcraas la queftion ( Ve Potentia 
JDei\ qu£jl.''.'art;% ) fi el Ángel, bel Demonio po¿rá exercef 
;acciones de vjviei>tec©rpori?o , medíante eí cuerpo que to- 
mare. . Habda tí Santo con diftincion. Para no refolver fo- 
,bre la acción generativa, dice % que hay. dos opiniones. Una 
-délos que. niegan , .que los^ Demonios puedan engendrar, 
( aua en el féntído de mero conduélor.- Otra^ de los que afir- 
«man, que su jídquintumdicendum ^ quod Angelii hnis ge- 
^nerare numq^uam a^trihuitnr. Sed DE D/ÉAÍONIBÜS EST 
.DÜPLtX' OPÍfííO. ^ifidameni^p' dícunt\ qito¿'Damonef 
'ttiam nullo modo generare pojfunt in corporilu/ aj[Jlin2j?(¡s^ 
:propter rathnesin ohjiciendo -induStas. Hablando del afir- 
mativo di¿tamen , dice^^el-i Santo : Er hoc/afis raticnaíU 
Jitef/ufiínerip^efi'^€]$meüam^^ retnaturales tdufent\ 
propriafemina adhile nd^ ^.ut A^gujli^jis diclt in iertio de 
Trinitate^ . v * 

• 176 En el J^nodliketó ^ ar^. i $• ame ve íá queftion , íi 
podrá.darfeiuit hombre ,^ que . milagrofamente- fea virgen, 
y padre. Ea el cuetpp del articulo-dice : PoJlej (amen 
, FORT 9, ahfq^e mif aculo mulier falva omnínipjda virgitttm 
tatetConcipi^jexficHt DICITUR acH4Íj(Ji $ ¿^<. y pppc el 
rcafo. £nel^«Sentcnt;.dift^ 8.art.4. expUcíL el texto, Fi« 
'deMjesfijij Dei :^&í^ kgjinlos que^rman, que el Pema- 
: liippuedé engendícan^^En la i. part. qu^eA»: 5 !• aift« • 3* ex- 
•citaiami'ímatqMeftion ,que. vimos exi.lás Di^putada^ Rq- 
'fiíelvc , que el I)emoqia 00 puede exercer ' op^M;ípn^$^ y\- 
-tales corporales. • Oppnefe el Santo el diahoc texto del 
Geneíis 5 y refppnde con el texto ,qiicie püfó,( ñ. 172. ) de 
San Agqftin : 4dfextHm dicendnm^ quodjícut Augnfi. dicit 
i^^dt Civit. . Dei , Ó'ii pone las palabras hafta imfuden^ 

ti a " 



\ 



lió uso »1 LA MasÍCA^ 

tuvidetur \y profígiie fin Intcrrupeton ; Sed Añgeli líei 
fanSfi nullo moao fie lahi ante DHkwum patuerunt, Afirtni» 
que flij Oei eran los hijos de Setih > y ellas Us de Caín* 
Defpues añade d S^nco : Sí TAMEN ex cana Dsmonam 
aliqut interdkm najiuntur , ftfc^ No pGNr eflb la prcrie féri 
hijo del I>émonk> , Qíví(^ de aquel hoaü>re > al quiU fe le hur** 
tó la genltura. 

1 7y En efto ^ que acerca de la queftion hay en pro , o 
en contra » en Sjinto Thomás, fe debe reflexionar en las ex-» 
prefáones y Si tamen. Forte Diciiur, DufUx cpinió. Sin 
pa(&r adelante es precifo faber « que antes que nacieífen los 
Di fci fulos de Luthero ^ con los quales forxd el R. fu caluní'* 
nía ^ era opinión recibida en tiempo de Santo Tfaonoás^ 
qge no ^iVii^generacion de Inaths^ La expref$ion/4/// r#« 
tionabilitir /uftineri fetefl , que uso el Santo ', hablando 
de la ^ontrari^ » di i entender , qual de las dos era la mas 
recibida* En los ^uodtihetos ^ fe conoce > que hablo probl^ 
maticamente , f^un las vo^es Fofte , y Üicitur. A no crear, 
que dudaba de la contr^ri^ opinjof^ En los Sentenciales y\* 
fiblemente f^uió la expoficion dd te^to del («enefis » que 
deíamparó en la Summa. Conque folo el texto de la Summa 
citado y es el que fe debe ^%f^^c9x % pues es el c|ue comun- 
mente fe tráhe » para probar Ineuhs ^ porque tiene infert? 
el texto de San Aguftim 

xy8 Si fe atiende ¿ lo que <|ueda puefto d^ San Aguf- 

tin : Si fe advierte ^ €^ w d ai:tii:ulo d^ Sjinto Thom^ i^\r 

(an las palabras » Ñon hiuc aliquid audea definiré j <re. $t 

fe nota « que el texto dd Geoefis fe opone en d 6» Prsurea^ 

para probar > que los Angdes^ buenos ha vian engeadrjxio i 

tos Gigante¿^ : Y íinah^tfite ^ fi fe reflexiona , que U gene* 

'ráeion de ínathos , aun concedida ^ no era argumento com» 

^traSantoThomasiy que e(ta la admite hypothetícaméfi-» 

^pCySi tamen, , &caq conocerá ^ q^e el Santo julU&imamen- 

fe omitió las palabras de San Agaüin ; y que no ei^á poíi$i- 

yamenié opuefto i ie/maekos^jf^^raz^s Autores ^ ^ue ' nio- 

^ hijos de /«ri^^^z. 

El aflumpto del Santo er;^ defendcp > que ios Angeles 

no esercim opeía^e^ vitates^corpqralcs, £1 textt>«del 

Ce- 



Discurso XXL Íncubos. ^ 1 1 

:^nj^ {irohabaien.la apariencia , que sí : y por coníigaíen-- 
«;, quchavia gencraiciones Diabplicas. Negando cftas , y 
¿xjpUcado el texto , no havia lugar al argumento. Pero co- 
sao el Angélico Dodor era un formal , admítelas para la 
diTputa , y .dice : que ni aun en eíTe cafo haría el Demonio 
operación vital ; pues ni él feria el Padre , ni en aquella 
tiaria.octa vital t^racbn^ que la que intercede en el mo^ 
^iniien(0 local. Afsí , pues y como havia de admitir aque* 
lias generaciones , pufo folamente las palabras de S.Aguf-. 
tm, que favorecían .al agnmentp. Y con láexprcfsioní/ 
tameu , &c. bailante dio a entender , que efto folo era ad- 
mitir ; no afirmar. 

179 Prqgunta el M. tr. Juan de Santo Thomás , en 
íuCurfoThyfico , {paH.z.ju^ft.^. art. 5.) fi ef Arte^uedc 
hacer obras de Naturaleza. Rcfuelve , que no. Oponefc 
^ texto de Santo Thomás, ( a. 1. //'áiy? 77. art.i. adi.) 
$l4ntim,ptr Alchimiam fieret auruN7,vetum, ndn ejfet i ¡I i i 
eitmiipfHm ft^mro venderá. Rcfpdndb ej célebre Theo* 
logo DoininicanQ » que en efto no habla Saito Thomás; 
ñn<x/tt¿ condhhnsxi lo quales diftantífsiifto de afirmarla, 
Soí^m mm fnh c^Héitioáe dicit , quáU Sí per Alchimiam^ 
ty<. ^úod vnb ha de faStú fiat per Artem , ibi non dtcit. 

Creaque^a:rc%ueftá^la»ge9utnaál0sque citan el x^yl- 
told&Sa«oTbQQDtiás, j*//^>yf¿fif, tí^f. para probar la exíf- 
téncia de Irtcubos. Lo que admiro muchffsimo es , p9r que 
fe ciu truncado el texto de San Aguftin » quando los Au- 
tore^r que le truncah , no hablan fub condhione , como Saur 
to Th<¿n¿s ; (ioo ab/iln$i \ 

, iS Loes Badríes,Sa1inánticenfea> en el tom* 5. de Mo^ 

ral , ( tdk. de 1720, ) pag.^» y. tratan de laque paíFa en los 

oopveóticulostnodotnos de las Bruxas, y Diablos. Dicen 

(«• i8ti.) M(}fe ios Demonios fe mezclan ittoüdicanlente 

CQftjasfiruxas : y los Magos con ios Demonios Sticubos, 

Citan muchos :Autóre^. Para la xontr^fria opinión ci^án 

2SA i Hanc. feñte$$tam tensnt pUres^ Haretíay^ mt Peiri, 

M4rt.:VierH4 .ÜT atiji ET &X CATHOLlCn , Eugubi^ 

»*í, BreaátisXardoMus^ Peramatp^ FaUerhla ,tr atfí^apud 

Piltium. Dicen^ (ir.iSj.) que de Mago, y Sucubo no pti^ 

Xm.lí.^ H de 



íii .: Uso DE LA Mágica» 

de tiaccr hijo : y dcan á Delrio » y á Bulengcn Defpuis 
(i7. 1 86.) excitan nueftrá queftion i efta es , fi fupuefto el in<* 
famecomercío del Demonio con la Bnixa y podri feguirfc 
generación. Llevan la fentencia. afirmativa : y citan para la 
contraria a Reo^gio , Torreblanca. , y Pereyra, En la prí** 
mera parte pooen el texto de Santo Thomás ^ \/í¿/ /¿^rriíi» 
4icendtím y O'c. pero el ImpreíTor pufo en lagar de imfM^ 
denüa ; ¡mpfUfiejntu. En la tercera parte ponen el otro tex«i 
tOy SI tamen y &c. y vindicaa el cafo del Quodlibeto y coih* 
tra. Torreblanca* Hafta aquí 1q que hace al aífiímpto* - 

§' V. 

» ■ . • 

• • • « 

i8i A La quexa que> el P»M; dio de que el R. tra*^ 

x\^ taSic de Lutherana la. fentencia y que llevan 

mucbifsimos Catholicos contra \z: generaciofL de Incubesy^ 

refponde el Libróte , que afsi lo dicen los Salmanticeofésu. 

£fta es una. Impoftura horrenda. , ó una ijgiioranci^ de lo 

que fe difputa.. Veamos las ilegalidades j. que ^/para^de^ 

fendec fu fatyra» amontono el R* Primeramente no kyd 

'mas libros para efte punto y que los que citan los Salma»- 

ticenfes > y por no haver entendido lo que eftos dicen y ni 

baver leído los originales que cita «, hizo un. Chaos. de íál- 

fedades ^.confufiones ^ ilegalidades > y defatinos; Ni leyoiá 

San Aguílin ,. ni á Santo Thomás ^ fina en^ loaSalmanticejo^ 

fes ; pues hafta. la errata de Imprenta ^ imprudeBtiéy les co« 

pió., ^s múchafatisfacdon no confultar losAutores 9:^pán« 

do fe ha de tratar materia gravifsima*. Traftotna los Pe-^ 

¿odos de Santo Thomás ^ pofpQniendo »< Undt húC negare^ 

Crc. al otro Si iOfneu y^&c^ , *• 

Ni entendió lo que fe difputa y, ni enc&ndio k> que: 

dicen" los Salmanticenfes». Eftos excitan tses pantos'div^'* 

^fifsimos^ Primero , fi el Demonio puede, tener, comércfo 

jbipqdico- Diceni que si. Segmdo». fi. del oomercío del 

Sucubo podra nacer hijo ^. dicen^qucna. Tercera^ fi: pb^ 

dra nacei; del Incuh. Efta es la queftioa en q«e hay ¿os 

opiniones. Dicen que sí > alegando lo de Merfin. En éfta. 

.00 fe acuerdan de tomar en boca Heirege alguno ^^ ante$. 

fu- 



Discurso XXI. Íncubos . 113 

ñtpontn que es dificultad grave. Hinc (n. 1 85.) óritur gra . 
!W/ difficultas. Juntó el R. todos los Autores que fe citan 
cu puntos diverfos ; y los citó en tropa contra el Theatro, 
fin advertir las contradicciones vifíbles. Exemplo. Cita eíi 
contra ¿ Tor reblanca ; y los Salmanticenfes le impugnan, 
porcpie fe oponía á Santo Thc^nás. Áfsi > pues ^ confundió 
el R» d ccnierch ,,con la giner ación. Torreblanca niega ef- 
ta ; y concede aquel. La claufíila del P. M. no habla de 
cúmercié s^efte íe fuponc» Expreílamente habló ácgene-* 

i8i La cita de los Padres Salmanticenfés , Hahc te^m 
nentflmres Héereüti ,(!^'r, eftáen el primer punto , quand6 
fe habla del comercio imfuáico. Efto es lo mifmo qué eftár 
cien leguas del Theatro. £1 p.. fingió , que eftaba en donde 
fe difpuuba j (i podría fegttirfe ^^ir^r^r/i'^. Aunen el falfo 
h^ar qne la pone j la pone truncada de mala fé j pues omi- 
tió continuarla áfsi .: Ei ex Catholicis Eugahinui , Ctc. £1 
JU fe contenta con. encontrar palabra H^retici ^ para juz- 
gar » que .ya tiene que opoqer contra ei Theatro. Sifuple^ 
ra lo que dicen los .Carbólicos j ahorraría defender una 
calumDiacoiiuaafatyaenfalfo^ Bulas citas usó de efti^ 
k>M^co;v«gr.7^^. /¿//C ftrifim. in Ma¡éi$s. La cita 
deSaorOémayoiociidcap» i^.de líaías, no es del cafo. 
£1 Diablo ferá Padre moral del Antichrifto ; éfto fe con* 
cede j 7. en cftefentido hay algunos Antichriftos. Pero no 
dice San Geronymo , que haya de fer Padre natura t el De- 
monio; ni tampoco quieren decir ¿fto los que defienden 
lacmioii , : 

No entendió la danfiíla del Theatro^ni la adverten- 
da4e la HmftradoH. Dice el P« M. (n. i }• ) en efta : Yo no 
afirma^ ni wu Mclatso for aquella ofinion > ni hago mas que 
uferir fimf lómente , que la llevan muchos y y graves Auto^ 
res. Debía probar el R« que los Salmanticcnfes afirman» 
que no llevan aquella opinión nluchos » y graves Autores. 
Eftoesimpofsible. Afsij pues, fe agarró el R. del adver- 
bio fimf lómente \ y traftornandole (íi fignificacion ., dice 
cfta gracia del P.M. ^nelohieieffe con ¡Lnpíeza , no ad^ 
nnrtiendo la ofsnion en que entraba , &c^ No es buena la 

H2 Ur 



:iit4 Uso ke r a Mágica. ' 

lifonja > defpucs de haver vifto quién es el ^ue labia t Eh 
fin ^ para el R. todo adverbio cs/impleta ; y para el Vulgo, 
toda íimpL'za » y necedad > pretende pa(4rpór impogna* 
cion del Theatro. 

183 Citoel P. M. á baquías ^ y á otros ^ en pniebade 
que havia Autores gravifsimos , que n^ban aquella ge^* 
neracicn ; y como fi fueíle lo mifaio dtar > que feguic > iñ- 
¿ere el R. que-el P. M. es de la' . opinión de Zaquias. Oran** 
.de abfurdo ! Para nada Decefsita jel P. M. fegu&r la opinión; 
pero en cafo que la (iguie^e y es por ventura ZaquiasaTgan 
.Replicante? Qgé Autor mas daUico'pára la Miiteria? :Qii¿ 
dl&amen nus reflexionado ^quc aquel que procede' de tifi 
hombre celebre y que fe retrata ? Mas pefo hade ' ZáquíiéisV 
que veinte Autores crédulos , qUe ím reflexión efcribíeton 
quanto creían» 

Finalmente ( íi cabe efte adverbio en los de(prop<^^ 
del R.) profi^uiendo en 1^ horrenda halucinacion de caá-i 
fundir, comercio^ cxmgenir ación tal» ciu el R. algunos cafos, 
en que las mugeres tuvieron torpe comercio con el Diablo^ 
Bien. Luego hay hombre alguno y que naciefle de femejánte 
comercio ? Los Salm^nticenfes , y.caíi todosfuponen el ánr 
tecedente ; y deípues excitan la queftion» cuyo titulo no ^r^^ 
cibio el R» Afsi, pues >quando e^dioe-ique ú opinión j^re^ 
fente tiene ef pinas ; y que por eíTo no la íigue el P. KL ni 
percibe lo que fe difputa » ni diftingue entré afirmar , y réfei» 
rir. He puefto con individualidad las citas de San i^ftih^ 
Santo Tbomás » y Salinanticenfes ; pujss por ferlibros queie 
hallarán á mano > podran todos hacer el cotejo ; y viondó 
la infulfa fatis^cion con qu)^ bfctibio el JR* en oo&s ique fe 
pueden ver con facilidad , difcurrirah quales férád otroifar^i^ 
ragos> que fe llaman impugnaciones dd 9. M. Fey joo. 

I S4 T^ARA afirmar , que no hay tanta Magia como 

X^ el Vulgo piérifa , es pura materialidad , que 

haya> 6 no haya generación de íncubos» . Pero el que mü^ 

■ ^ chos 



ndías Ámo&» tengan^ pot^ fábula ú^ ^eií^bel6n déUtúh^ 
4u/mitr^vsám fztz poner eitcepdotiá %> que de él fe cüén 
«ita;, \¥iceote;BeUov:^a(e (dtadó dd^Bt Sherlogo) Tcü^é 
4a'icQtcncía de los^ue tenían por fabnlofá aquella getit- 
/raicüm. DiipMjU Migijíri nofiri t^nm^snes ndñ féffi gener^th 

mgú'.ffifum :tie-^ád . M£RUNUS diéffii ftt ^ D^mm 

frogemtu^^ Sns aoo. años ferá efte Autor anterior á Encht* 

,rp.. Aqói.dácétres cofas; La fábula de Met)m. La fabtíla 

de bffiálfar ; yd(&\hat& cargo ^de^* la-apafí^éacía-; que háfián^ñ 

4os Autores, para p^rfuadírla. Pues, aunque- ¿MiPaíbío 

-foedkicoficrircR á^ki ^ gtteta<;ioa '^ de ' algiíKós" anímales ^ Im« 

•perfedosi, ^titatub^aStiva pM/iivhi no afsí'á la genera-* 

;doadeunJK>fnbrc« ; ' \ ''^ 

. ; ÍB5 :E1P. Paulo Shcrlogo^Jefaka, tófca por cxtenib 

«fte punto« (¿^0ti<iuiiiHeirjlik u t/iij/irt.^ P/'i^^^^^!^*) Supo- 

Á0'i 4abid:^Detiionjo^ pueden t(^r «onüetcibs'tofj^es/ f}ftá% 

.San i^íi) '^ «6Uitia)ThotTBb.^&á. XkAí todo eflíB ; Uigándb 

^al paaétiL quer^fe^-TentAa ^^ díi:e : ^HiWiW ft^or^f exphratUTn 

i4íy^«% Añacte' ,< que ninguno '\díe tos Aeftéi'i» cítádbs. lo' afíñtU 

*4klbhitaaieDt(ii»¿ líu\enJh0Btnu$ ^elMHAirihmhms A^Sf)^ 

^iJUTBJdk pi^mHtiMiíti^.^Wtdid ,^ áft^ítíaf-; qiier ¿^ c6Hii^ 

scntae iQsBftc^itíditté Ves^eífao^, pof ^¿fé^cttan'á S. Agür- 

tin , y á Sanco Thomás , como íi eftuvíefen dccífi^6s.'i*Pdc 

Ja feQtendaic(»iieraría ^ dta*a'Ulrico'M'<B3kor^ Renngío, 

JAánfp^CmíáaH yTottéshx^ Pareo. ©éPcrefra , tof- 

4Íno<^)Joiam\\byy d«?ih)8 ladrea toiAmbrfcehfefjj^afc?, 

f^^ liatdn^.yVptá2»^ÍQAtíiM,^i^ ^réitíié á^^. Síier"- 

4cig<y^'fa;a<feitttr a íarfé&c^nda^coáiüíl y^'ió'ékútoáo^tvd^ 

da), |>or 4o x\útxrwBZ'-z\^ hecho* -desaquellas generadoneé. 

i.'^ i66j X^tierShik:kq$0: 4as^ Hükdtías 'de 'Met'Kn:> fác 
iptraftdniaúl<k>$fM^ (k(Q2ij^l»tfíbi Detodas^tltce^i qtit 
nfo^iftfaaiiaf , 7Í(fhxioi^siiÍN4^r#iM!t}/V/«iy&/»^^^/^^ 
tMmíiiíttent9riJmi¡ntJ¡¿itBñ^ fiJiyAúttoí ^^^aün' en *ia!f& 
•qtiéBitoipermidKi^Q t&mejante cofa , feria en ufi cafó ria^ 
rifisimo^ .|^ y \coiaKkirr|bndb «¿tufiis ei^ciálífóimas para pei!^ 
«tcida¿ ^I(i^m^<4WÍfMfiii^i^ ^i^t^ffkrj/f^ialhi^icH^ 



'I. u-l <^^ 



-llfe , ,,Ü50 PE LA írÍAGICA; í 

¿fre. Eflq quior^ decir en brevis : qae no cepdgiíá eo/ílo 

lilethaphyiico ; pero jque los hechos^ quefe alegan ,.foa£é^ 

bulofost JQe 1q3 qpe inti^oduc^n femc)aitftt pananas » dioe 

. 4 Iluftrífsimo Ha^io i Celekrem illum sAÉg^l^rum VktiM 

mifoia snoao ^ que e$ pura materialidad, qik')a. frequencia 
de Magos fea pdsíble , para creer , que hay ei^ (requeovfai 
en el hecho ; afsi es pura materialidad , qos de poteneia 
de Dios abfoltita no repugné la generacioD Ddabolfcat 
cómo fe s^t^9 f ^ta que fe. crea que huvoa^imi^ hijcí dbt 

.. 187^ N^dke el P« .M« que.es error. íai :£esteociá 

nfun 9 como' fe explica» Djce , que la contraria es de nmc 

chbs Autores Catholicos ^ como queda y á* demoofirada» 

^ Aísi , aqueUaSjfj^^'jiAí/ que la lYíala inceligencia dét R# 

. ^foiaígino ^ ion ffpJMs ^u^ fok> fe haMan en la) mala^ ^te^ 

Jgetuf^a. Si el.^*'iíide0e papel eacl cafci^ cMiiadlida^ d8Í«- 

^f úbríria yfl d origen dé .la. ^eotenfiía ooonuo ; y. mtjli :cc^ 

ino no iolo la ,lleval>a]fi Herq^es > fino laiíüseQ Idola^á^ , 

Judíos ,' y M^hqnetaaos. Oir^ftosUUetaftrháviáA^*' 

jifsyo q|Uf lacoQ^raUa la UevenHerqgcsv^ eft^defañv^xfofi* 

xojnunal j^.^rarinÉnnar i>y mandianias VMofo ^(cAik VW» 

pif(¡if0¡os¡ de JM^ Bac^afitf^t siaa;e{<foiitt>> Veamos 

l0Tqu¿ nol^yó ejt-.R*- •...: .. , : i •.. !' í^:r- c •' ^: , : h 

/:k 8$ (;;^4ff0.: coí^concorrierpa^ái hacera li^rr^i 4ii 

.'creenc;ia de. la, generaron 4^ Incubas. I^a&lolataria^^yiÉyifii 

cpreenda de^iqqfi *jk>$ X^^^iKVíiof Aradb ^Drpürcbsuo Losc^hb* 

chos '^bulp({)a,:5^ fe, MlaiLeAPOfitiiis^^ly.fMpill^cdbgo^ 

K9(;an'te9 i adfilcerios, d^ Piofe& » 7 QioO^su Eliapo^pr^riJ* 

bro de Uenoch. Y la ciada inteligencia del texto 64 fyo^ 

neíisy Videntes filij bei ^O'r* Jbos Gcntües 9 éiHséñdÍMitoioiB 

j^r. CbaI4e^s , £gyp^3 i Gcfegí^ >i £jáícnano<; ^ciócian 

yantas g0ie$af;ÍQne$ pttir^e XHdíblj Í3l^j)6ft(i.BanoihM 

lf[ómln^e$ ^ como fitodoa . fioeá^a. pttíaahlq& % fi^íKiiÁpcu» 

JUe(. ^ío es mucho j qu6 í^ipui^oefte«fttM:'>cf6y«^'-Ar%. 

^tá^^r.h^ ¥gyp^^'^^ crcMn tajoobián j'qik.bafta^e^ 

Jtaiijmal 4ph % no t?nia padí:ede £üi>.xr]pecl^ m^'rá\^ 

mU^ xmjk «W¥tf4 /^M^^^JiíFAv^iírirr^vattiUitó^*^ 

1% 



3 



Daanso ^IQd. híévvóii tty ^ 

aSp Creían afíiiaiKmo > ^ aquellos Dfofes fe tranf-- 
forou^bu en . éftc > 6^1 elotr<KA^i(nál^ paracuinplk-^íüs^' 
inrraces» i)d^fa) fe ofí^qÓ YOda Id'^acra&i; de los Satyros; 
FattÜos^fig^^esiriSeá. ft,ealm¿íi^' exfftéñ 'remojantes áúl 
0UÍCS en la África p v en occas partes >'jr {le^ feí^ fiímattích- * 
te iaUces > y fecundos , Juzgan qiie in i^6s fe tiíitísíoi^ 
maba ^rigun: Dios ^duteeco. Nadl^, de efto creían los Gen- 
ciks masadviertidos^ atonto m^co S^ Agüftin áe Varron : ni ' 
tanqpoco el xtiíOno Sanaco lo crd^ Eg^ riMri i0a Hpn riW^. 

- Ahora, fe en^Qdtti lo que fiípon^^aiof Agü^in era^&-^-^' 
niélcbniua.* £fiafaa citfii tiempo iái Piatoniímó jáuy ^puf^- -'^ 
jtar £n efte faavian' ^piedadb las raices4o la Idolatría» kiin« 
q^c 09B et yelod^»QaPMl0fi^}»a-devada»*Goníbbá de V 
laüiftoria nacural , ^o^&axyxos^^ Eamof , • Moaos > Gyno^ 
CQj^^ms 4 y Dcotfí ataipalés^^paviecidoi >ál tíotóbre ^ j^ n^y ' 
ÍQ¿moáo% i h^riatiitearado ' en ^varias msa^ties vicAbñüat 
nnígerMé'Siipiamañ cnfyftéfna^ que^tia cdmeríeié-^mp^' 
álico entre lo$ cni:es inyiíibics , y ios di^ ia efp^cie hiimina> 
nedUote alguna: iigáradc ániínaU Ptofcófi fe crSta ^rto ét 
de algún wqgrifflb femejanw;* » /. 4;.. . ^ ,:.... 

\X9Q Eom^ ^á>AgQÍ3UEv V y dioe « Ho^^Huj^díra para tíet 
gac> que Syjyanos ; I^iios^ 'í Panes , I>a(ios >i y SatyVoi haü ' 
yiolenudo algunas tni^eres , porx}tié afsi id dicen niachbs; ' 
Pero noMp-atreyo i^reíbl^er, ií losDemomos-» que fon 
(ubfl;ancias efpiriruales » podran hacer feíínejatite cofa , aun 
ycftidos de cuerpo e:iuraño. £q efto concede el Santo io 
,0aelMPÍtó4e laiífiñnrüst^ yho quiere creer loque fobre 
*étta iK^yiaanial üáQáiioiü^ Genoles^ Lo primero nb es de 
la dienta x y lo f^^pond^. favorece la opinión de los qué 
niegan /fUitlfffs^ De Plitii# ^ Splmo y Eliano , Plutarco , Mda'» 
^oíaoias , Dafooanjipio.i Diq^per^^y de otros inlkiicoS) conf^^ 
fgtcqne iiaor efei^iviuiidnw animalesr Jürj^r^/ /&c. (No fe 
habla d^' Ib fabtA)íb y que de ellos/ fingieron) *con Us cir*» 
«unfian^ias dicha$i» 

i . Di^per dice» que hayusuehos en la África ^ y que eftos- 
Smtf^TH le llaman alii^ j^uajau^orr^. Sr Qerony mo da j)oti^ 

H4 cia 



m>^ 



IV 



tía de hav«rfp cogfeb^u^ SAlfrui vivo : y ¿b Üavctte. íaibu*^ ' 
do en Alexandría , para remitirle a Ántiochia > que le vieífe 
clj&mperador. Qpe Demonio de Satyro y^auno , ó Incubo 
esj^fte ^quertiecefsita de fal para q¡Ue tío fe. pudra ? Son el^ i 
$os los D^m^nio^df H queftiao? Ijlanauí^rido. Soa losSa^ j 
tyjrps 4e <iue hj^Uo San Aguftin ¡yiGüí 1q ^eoteodió Célica ? 
Rbpdigípo.(líb.2^.«p*(ít). . . . -. - -' t 

. Lo que el Santp refuelve en .el líb» j $« es lo vBÍ(xao^^ que ^ 
apunto en el lib« j. Aq^ui negó > que Eneas » y RomuloiiieC- ; 
jfen hijos de Inci$kos : y que los Dioíes 3 ó Didas tuvieílen > 
fcomer^ip iqoppdico^ ^Advierte ^que hay íeniejanteqiieftipa ) 
^n ia £(crin^u:a A^e>?<^ de los Deisioni^ y Unum pravarif^ 
(4íprn^ímlÍJ>\C»:m:cl iUb-.i J* que: Bo fieiatréveá tx&A^n 
yer íi I9S Deiiio!nÍ9.4 >. aw. corporádos » podran tener feme-^, . 
laQte ppmerdo. í/m hincéhQiiidoHdev^^iefinire , utrumaH^* 
quiSpirMus yCí'f. Ocojipoíe kc.enotraedicfoa: 2Sfo» Aic.. 
éUuj^^u^ifil^j^Mí^^ e£bt:rcflex¡on* Sf. ^ 

el €Oi])^cio d^ k)s. Satyi:Q$.9,qiie fi^nr SanJ^ftin ^<SatíS9í* ' 
anüecedeate pjirrMniíerir 9 qus Mvía hijos de Demonim ^ieft^ 
injSsciria tamb¡ea> que Eneas^.KomuiOj^idbxasidro ¿Pla^ 
tQU y &c« eran.» como fe deCia > hipa de Venus y y AoduTes^ . 
de Marte V y Khea Sylvia : de Júpiter:,. yi Olympias r y d&i^ 
App^o>.y Pe^l^fQftef Nada de ejU)» dreu^' ei.&{u:óí> /^^KtAr 
rrj^f/ái. jLuegp ^ a^ip^admitipudo > que £^juéi 3an Agtátín^puo^ } 
da tenev; el Demonio cpoiercios torpes^ no es tazóo'^ que ' 
í¡^ cite fu aatocida<i 9 y fubftaacialmeute truacadia y para 
hacernos crc;er > que Merlin ^ y otros femejante& haii (ido 
)4jos del Pem<;Aiio. , .s: v .. _ c .'.7 

: 1:5^1 De la Idolatriik 9 y de| .PlatoniTmo ímc¡ieroo:'iw"^ 
primeras He);egias» Gnoftico^, Maníicheos > &c. todo 1¿>j> 
lüliductan a Demonios ; y con el error capkál de admítip ! 
dos Principios ; y fup0ne;r corporei^5r>.generabIes> y: cor-^^ 
suptíibl^s iá Ips Demonios». firgjbix>p^mil mobftr^c^ 
que han impugnado San. JuftínPi tooeo; lEpiphaniqs, y:*, 
otjTQs jt^res. Difpetfos yi.Jgs Judiqs^^eíipxúsliletAckía.^! 
no y como ha vían deíechado la luz del Evangelio > . & ■ pro?» 
cipicaton- a todo genero de. errores» Por. na. entender, el 
-^xto i yjdíntjss fi.ij Di¡ ., úy. y ad^ii^trel tíbro Apocrvfo . 



atw«£ de CajikjNofolgti^fkSdaftf) i^queios :Dei<i«N0s.fC^(tti«i :> 
áttfíDpaamffs» y Ho{D^r«$.;;,t4itil|i«n fingen. ^-^iiAlb^HQflaM ;> 

losjpdíqs bw'^qeí4o^>.f¡uAh»VÍ4'e<?Q$ bo^it^:»; > VQi»..qt)ai«»'t 
n^¡^on/SA<oncuc(b4e<YKop«.£A<>$.£^iB(a^» ^i^> iUb»'f 
Zwi , y fien Siriu. Aua IWgd ín \]iiéet^.i .^vm >:¥»«) 

vería intención de los obílinados Judíos , en querer ofor- 
cap pon fenocjans!». ficciones de .iwjUbpf ,¡ y ; gqneraei*nes, "^ 
á4íft^%j,nufftF<?ft,í)ayfterips,!.A(SaM>. ¿^üt^n^ ,>y Zwtii 




1 



nei¡o', hh .eiwe fjU>BU>fo hijq efe yii;gfip j jjfS^ra,-. ))(|,(G^ ciiéet i . 
]q$íuyosi,queaQ^4yt9yUerio iB9':l4'Vii;^da4 de M«fúi ; 

nésien- tnaíei i»s^« g«íeraci0n(^ I>i*bQlí<;jtói(jqy^ eftto, «;stl«<,' 
bf¿ principal deta faUa Ib^pic^U. :C99 Ja/c^c^ota de: 
lqs!$abéoS}ylosGbeh(es.,;adáiMCac0ajCodos ]as,SaeáQÍ de ; 
iQ^Chaldeos » yo-Pecía» an(ig(M».f:t excepcuandfO.l^ 4dorar ' 
ám <ckl ^^Q» ^yeanfo I^cc^mt, V Af «m^ $ ^i:M^e: »U^iit> ) 
l«lo«, Tav^roier ,M4r(a(«p|Ob>)\$W^ ^^«eii«;>bj^ 

merar fus ¿ibiiUu en efte puty(» V<ei:a' pceciTo háoer ^Kbr».; 
i parte. Avertocs » Avlceoa * TQpi4Íl.,.y ottiMfiintrqdiUDp- 
ro«én la Chy/ka /¿lae^ces cor4s. JLoff. Turcas «{^xo^:i 
l^Srf^ia , que «n^s^hopibres; ., a; iqs,qpífilesil}Vi)íuatÍÍ5f«il 
í^flíjtfg//;, han,a*fi49, .fm.pívlcc, y'qoíw .fe.:Bo4i^,(>l^.:Éft'i 
Hmic^ jXodf^.es, p|ií.i;aí«u ; T;^tnWqa a^i^^^}<^„Uíi»ídon r 
U|30%i(yie el carnero que r^iific;o Ab^ahanv j^^la aju^ido>; 
finpadre. . .. .i;? - ?. / •• • •. • ■. • ( .... r;. .-,-.:r,: 1. '.., :d 

.124 Lo^Idoli^j|$:MQdeóio$.a^w4«) p9ii$M¥9iO(i 



í mt X X3íti& M XA* MÁé^üit 

San'Qer¿ii;fm6 <): ' quc 0»^ era hijo (te 'vir^«* Xo n 

otto BmUí'tíi» reciente/ De todas^ss viíioñe^i > f en ef^ ' 
ptfiat>dé:*lw^jadakás/)r Mál^ ¿a^a 

Péyrere » quandt^'eñllf^regfe^ > étf/lteíBft de lO«^^i^^4^ii«M^' ) 
/49f4)qiie«l«to^>di6^^ -tjítiCtkriit eh 'ta •Sttifdj^ LoiMa* 
hometancii¿reéa > que á^^ de AdimbaW íüochds fl&« ' 
;€S^7 Péyrrére^qttffo^hfteercredre» 
efto conftabar de San PaMó» Algunos Chtifttanós^ añtlguot 
de^ca rcflexiiMf'^ ¿réytíroii'ea lo tatígúo- la- geticíaaM 
delbat3SgMeSi<iae^fe HaHa en ellkmT füpti^lo do^ Hé^"-^ 
ñ0ch;i y á4a qiíal-HiiMd'San *Ag9^ 
fabüias. • •:. • '^ . - 

En el P- Kircher éfti un fragmento de aquel libf o t f ^ 
perát fe conbce ^ que no ésdtra cofa ^ que' ^n ^óméñt^ * de ' 
ta fatta -íitfclfM^ia'^a ífekSó , r/í/w^/ jíí;/o#/ijP/i?^#';^#¿ : 

tan ridículametitd efte textb'i ettá catando álos o^$ ^a -itiH 
pRiptfédad : pue$ fraquelíos-^/ij^* D^/ eraii* Angela 'b«?iios^,-- 
dios Hún nuhunt ; y fi eran Demonio^ , efto$no fe ílañdatiMl 
//>> Díd^; Afeí ,^ttes^-Calniet,^Gort>tíio, TjM<y y ottWí fu- 
poam<:otiel ccAflíinrfthtiifde k>i'P»dres ,' qüef K»s hijoií d^^ 
Setih^óauos ^.foñ tóá <füe aoof^fe^ Ximmipj&eiy^ 
niodaqtieda4efvAde¿ídoéltalfo*prin€f^^^ t c^e fe übgi^^ 
para introducir généra¿i6nes: ptaooíie^s/ Sobre et m|?tQ0 
te%£odJcej$aaCyrdOAt¿xaiidtinO't {t¡9mi'fi^éJveff¿ M^ 

^::t^^ Algunos wCbriftiano» At la media edad , 6 pOr 
caento ^ ó por credulidad > íntrodui^eron también hijo$ de^ 




y 
eftbs e^ éfcrito ^ que cenraton fabrí<{ar ; ^ producir h<}m-^ 
bres , dd A»Tmo modo ^ que (e facan los pollos en -Egyptoi* 
JMkeeisoreiiiOjestiW» inapto* á que pudo* Uegar eli^for, 

.• p.'- . . . .^ Yo 



Yoareerft^qjKesfabulacftoqtte fcdicc ; pero «cafo qa« 
fe huvieffe tentado fcmdapraqumi^a, juzgo que el modo, 
4jttc quieren perruadir^ los Prote^otes de íncubos , usó el 
^^rnAm^^p^^^l^uígmgf^i^ p% l»ara 

3^pellj^'iMtí^c.CJ«QtaiDQQt£^4uc^ fino que 

:^k M MfPMir^pbnttiKiluteb^ *^&tai^ 

LlrtícOp^'jjf::^;ruvaojni. ?•'>! k ;rJ.>ro(jl;.*j oií*£np i fxliij. 

-qtw l^rJMSpíofi Jia)£en{daJ¿)opÍQion i que wiahcf)\i y grJ^ 
j4Hf:0ru 0a/quie»»vcc«a:. ISjt .porqiei.ídHaií<>cir»rd^^l^^ 
•<MlM(ja^«Q«Í!lcmgos;€óKd.a^ cop ht»XDatfttolieti8-k!h 
&o.CMQríi;»ijmri44i/i^^i«¿i(r¿^ es^ baftantb {mc^jpMMná^r <<iÍ24¿ 
4bMr al:f«Jft.4md^Qkr:¿i yr &t}nr&i^ t%íafi€iyov^e-2)Mi 
^/>W^^ i^!) LmfhtJ^ r y .que #í4W|f tfiffiíuU dkzi f«tfe:^ t<^é 
4iremo$^lfemi|r 'Qfibwaciiiltoiaipd^ 
<lDÍmimsCa^íÍQPseI>Qaoí ^ XF^^^^'^que creen geftéu 

JJclátras , Héreges ,jMdhr,^/Jé^ 

^«. Setuvii|iSMAib^ no¡í¡upifíJ[elBbkQ: atiÓHc^ eñe 

;r ^Iñ^fBáBmtívmií^^ hsfim cvcqrfemejaibces gé^ 
attéracifl^rjenorai^t^tiiifipé^ jppB»';tíb ^íGidecártie^^ii^ 
4ifii;aL0Ctir^pmk^ eUiedbiÓL$ Jjr delpadar (po¿^ algfi^ 
Hiqs.hficbQt^>nÁaft€íbiJ|» án. ^^t8i]ei!feueñ:a9^er%aar< t¿^' vd^« 
f4ad.ltfftorÍGii}clctqiid.J<)9 icfir» pi ímésou i^er(y quaÁdo 4t 
hOÜ» ásrEffinmt^^ rfeikkbc mir^c* Jíia&i rtíuitas v que áb(b¿^ 
Joi^aiiicficrtfiícde^ae^itoBar ai]|utUaí >iC(e<nda«.^l^ inaj'tfr 
fiMttfi c^ U»b ieirmrtsi de| k«< Jndioé Jtíí^taM y ÜlahoMílL 
^tto^ ^< l(k)l«ftíis^fó£mda^ oo^id biáattfe Jvi^0^¿ii.a<|úd^ 
49(Qeradom&ift*buiob^^i.a:pi^k)e$^:qiio 4w Jiidjbs ifasií^ 
votos ^ en eUa^fundan también «Jo que imponen i fíis G> 
«yi^cni ^Xnt impí^iar üiiettrosfMyfteiibK^ los 

-^ idMia6ietiafto6¡I& .dnqidan < ebf i«)iielbi - creencia i, ^^paKi^>>^ 

•;>>:>;.».; '.^ 3bh0ra#^^^>y^^pkQd%Í€^ It;^ J •''^'iíü 

'» • • • 

. í »^ »* ■"■•I"^ 'J "^ ('■•"I ['^ 

• * ^ A ^ 4 



tído ; quanto refponden i los iMoawenient&í^ ^^fy^MjkúkÁ^ 
j^^Jkt&^hrXí^áx^^ ^E>icelí:/qtte; 

^ (>aix^i\ío>m>ves :^adrerver4adáK> i íkia ün ti|btó'|rit«tvi 

^lü: , qiíe dlroíA el tnodo > ccfti que los'Máge^ de Phkram 
2>rp4ail^OQt2aJiguiiia&fíi^batu^ i^^íxc UostíijM ^fe 

. moXq^y. &)>r0)&Qcia^ a%an ^riaé cdbifiííiteh^tidié^ algcMR; 

^';3 4bnií:^c|iár6ú¿ ¿iqiiqsa4iM:i]Df¡háy'{>i»ícb¿pbtti^^ 
no ¿ugíos de la dificultad. £1 exemplo de San AmO^^íSt^ 
^^^fíkpiío^ ^j^tíeí x»mo ninfis :en:d TbinQ^fi(pim«to tte 

jij^l^ ,icnj^lqixffira;^)!aitry jr odIi quarqrf¡6ia;tf0i3néfn63^peh 
^r^i^I>(^ioma jxdiocirfi ¿ iqae ptbdiixcáaiiettiiftí9b. Mo 

Í4ff«£l^%blái}(k ] Idiáxbaiiabra^ <c4Miié :Aéirtnjifaaii^$ fegtAi i¿tfidU 

i«¿^^//€lX Q|](tofhob«^>iÁa[|bJ^ páraslwnbrieKi; i^ato«|« 

^ga masfkMKÍi^&i>4«feá^o^ 

:dado^ En el cjí^r^tíbinc^k^Q ^QTitiiaiMWrfde produdtfe ex^ 
tremado en ciencia , valor , o vició ; debía nacer dcbü , irf- 
tupído , e infenfato^ á no falir., oíonñjruo , uaboxfo» Lo 
que k debe notar es ^ que viendo algunos , que tal i o tal 



^ 



DiscvjLSOiXXI.i IkcvbóI. | t f 

ffombvcifiri «Ventajado etí Ciendá yMclor^ hv^Vk ^ cttkm 
que era Hijo del Demonio ; y. g^'de Plaítocri Atexaodró» &ci 
Aon iKiy: CoJeodQS jiecir de ubQ» qae. fobrefiíle en letn^ 
qae €t un Dtmonto. : y de Otro y ^qae es persitno en coAum^ 
hv^y qufcw '¿//^ *^/ C^AteiSn^d mifinoríCM»: h«bla 
Cbrifto; Vps, ^ f^tu pi4koh. *¡?fV. Efto c¿, fAd^^míh, 
ral ;pcro Padre phjrfico / no* ^ísí , pues, los Magosr dcr 
Pfaaraon > que querían imponer al virigo Gitano » que eran, 
capaces de rcíiftlr á Moysés ; y á la verdad eran j como íe^ 
dice , de lAfift:d€!'J>ial^h^ En:cftefentida hay;: gooaacio- 
nes de Ini^n^hf. SirMtfri taim&ix6ncnrrd moral del' Ceniott 
nio» hajcreido^ jsí YiilgPs.qiieí algunos hombf^s Dodifsi-^. 
mos eran difcxpulos fuy W. • ^ 

i9p' A las depoíiciones de las Brujas rérpQi&l& en do^ 
palabras PAtik) Zachías lYel ilUs Uémún iHufit .; velHljtj^ 
úUjs UlMciif»K)%i 'k fofpjioha.' trinen de^ teÁlceiáai., .{h>d 
que no f: deb^ jCáipoc-fiíLicambien^ que rf)o. dioef|3 pak¿» 
de verdad ?;£n lai depoijk(k>nes>'pii^d^ Ínter vbw 
o ignorancia ^ó todo* A/si ^ p^úesj :es precífoí anees ád 
creerlas el qge hati tenido vei:dad9ro parto , averiguar lo 
que puede maquinar el Demonio » y tíi:iiojtú>fíc , para, ibañ 
ccrlo creer i. j! foponpr , qii¿ pa,ra ♦I .¿iftifsimo ; y fe vira 
caft^o ^ e^ pUi'a Jmí^teijUUdad qipeide hecho, fe hajra ü^-í 
do » ó no ^ parto alguno verdadero del comercio torpe piar 
bojíco. ^Ungtmo dudaqne > x^ 4^^o dtf fe^irfe * feria 
d^no el rieo de un paft^o exemplar, Hafta>iqui los Mor^s 
lillas. . PfiW p^ri qpe fea dígjio do , a^veíji p^nan no íp OW-j 
cefslta creer ^ que Myhi^^s 4$ ];^em9«ii9SkiEftp díceniloa 

loo Es preciCo 2 pues , en materia tan grave.» feparas 
lo verdadero de Jo dud€Mfo« Aqur'ie bal) de cptfbinaira 
Ferfona humaqa ^ con el Demonio :.Apt4teiifi9n.:>.coft 
i«alida4 :j£i:r/pr j^con i«alici»¿y.Nati»a|^íitotiWteíPiífc 
Mica. Es cierto , que^l Deü^aio puedc^moveí;» cofiubcH 
ver , y repreípntar cuetpQS , pw 9^no/ decios Jtre^ modf)^ 
qW dicen los Atitores , y aponta el P^ sVaaqucz, Xa.;/>4rík 
1^. 184* €ap.i.) También e$ cierto j que ha]^ una ettfer- 

medad t¿ quícn^o» Giú&» llaman £f^4/flr#4 y los Latir 
: . nos 



1 14 ^ .Uso »EÍ LA MkCÍCk. ^ 

Ms Iñcnhi X3Í Incáh'us^ iS&z cafi< coxx¿ípom¿t álc qóe ea 
Cafteliatx) fe Oanaa Fe f atutía. Las canias que la ocafionan 
(e podrá» véc cnBacon ^ySennerto explicadas á lo amn 
gao ; y en Uvillis , y otros , . explicadas ¿lo moderno. So-- 
taino , Medico antiguó y citado del Medico antigii(>«Ccho 
AoceUano (7/¿.i • caf. 3.) explico , como para efto no era 
menefter ángir congrelTo de Semidiofes. ^éi ñeque peus^ 
nejue Senúdems ^ nefue Cftfide fitiwi fUái/tinu S^ranus /x- 
fUcamí. 

Parece que aquel f/mptoma fúcede , fiempte que hay 
indigeftiones , y el movimiento del Diaphragma'fe impi-^ 
de 9 6 es' muy remifo. Según que entonces concurren eftas, 
6 las otras circunftancias ^ fe or^inan varios fymptomas 
pefados. Imagina elque duerme » que tiene fobre si un 
pefo grandifsimo : y como los Efpititus no pueden hace^ 
or4^nad9$ fus funciones ; las nuevas reprefetitaciones in- 
ternas i que fyfiiboilzaaryá con las pafsion^ 4el que doer-* 
me f yá con el objeto , al qual prec¿lio amor > ú odio , fue« 
leu ocafionar efedo correfpondíente. Fsrto gaadei amanr^ 
férmutaf navUa merces , &c. dixo Claudiano» Mas al cafo 
hablará ti Medico antiguo : J^uidam denique ita ÍH£}iik»^ 
MdfiiiMHtfír xHjii (^ditíc Auréliano ) mt & Je ^ideré creJáwi 
irrUfentem fbí ^ &^ ufúm turfifnfM l¡hi£nh ferfnadin^ 

. ;)bi - Qgando una muger afirmafle » que havia padeció- 
do Efhiakei Diabólico / fe deben tener prefentes quatro 
9&fa$«' P pudo :(er^ Demonio 9 o enferáieéád; Hafta^aqu! 
mhM duda» •Entrando kn <^etita «l^ tiialtcta i d pudo fer 
malicia de ía muger » (in concurfo phyltco del DemoniQ; 
üí cafo d^ afefto torpe á Satanás. O malida del Demo*^ 
aio y (¡n'éonéarfik moral de la'mi^i: > en ca(b de que pa^ 
dedefle gravifskiaas fngeftiones del Diablo. O pudo fuce^ 
der fin maJMa j ni d^ Den^ónib V ni de 4a miiger í^in ^ 
fó d^ Efhisht^ lufiurai^ Ó fin^ln^&e , concurriendo ma^ 
licia , afsi 4el DemoniO:^ como de la mugetr ^ como havrá 
(ucedido^n los convonticulós de las Hechicetas. Brevifsir 
mámente. O concurriría folala malicia del Demonio. Sola 
la nfiaU^li de U mitgen miicia dé los dos^ ^O oingun^t 

ma- 



DiscviLsó ^Oa. Íncubos. ^15 

*^icia» Dirán: lo$ Autones qoeiliégftb liicuhfpiliivi adr 
mitidaslas quatro coflttbfimclaocs y ttefaga los MoraHflas 
macho que reprehender ; ly. los Superioces competentes 
4nuch]ísiino que caftigar ; fin qae ppr cfíb' dexen deier ía« 
bulofos k>» hijos qae ^.cuentan de M^iv¿^*c«^ ... 7 

202? .De eftas quatro oocablhaáioaes , dos fon peísw 
inas> y dos fon indiferentes.. Aún enere ellas ipiíede nofidiair 
el cafo de Impoftora > £n:^Qfte; >. quando la que faa ^aded^ 
cido üphiaitéi hununo > por colócear» p drilculpar ,el 4éU'^ 
co > echa lá: culpa a. un Dcxnonio íncíéh. . Eíbi eca ,U capá 
de los adulterios eodre los Gentiles. Abandonab^e «Lho4- 
nor ; y con hacer a^effi>r i va Deaftro y Genio ,^¿moii|o; 
Duende y * Saty ro > áNumco ! ibvifibre^^ quedaba adíniíradó 
^1 adulterio*. Tanqbien podrá. ínter venir inaf<o(lura^ del iiiií^ 
4X10 Demonio y quando para, imponor ¿.Uechiaeras y que 
realmente; haa concebido j y que tienea' i fu tiempb yer<^ 
dadero parto ^ las^ émtretieKH^ con fingidos vultos , y zí 
lieoipo precifo lesifuponen M .hijo j2^cno.^fiIc6lqbi;eÍ4ar-^ 
caccia tiene. por fábula, lo que los* Turcos dicen do I03 
Nephes ogli ( í/yox ííel alms ) que naced fia^ padre;» Pero 
admitiendo la. Hüdorfa y recwTe ique ferán. hijos del De« 
monio- » o a qü^ eíle fupondrá^ hijps ágenos^ a las madires* 
Conque ett «íios )smcñi^.VedtlUs'V4m0ii^illtifit^ vel iiU 
aliis illudttítf^ , '. . / ^¡ . ^ 

203 En vifta.de efto , fóbran las depoííciones de ías^ 
Hechizcras > para, que el Saiuo Tribunal las (faftigue ; yá 
por eínbiiñeras ^ ya por háver tenido comercios torpes con 
el Demonio : y no alcanzan para creer > que han tenido 
hijos de:;femejantes ¿ongrpífos. imptklicos.f No^eftá lir du* 
dalen lo Methajribyfico s fino .-en Id Uiftdi^icd^ A e0o fe aña- 
den los abfutdos que fe figuieran- de ique JOMps'germicieÚer 
íemejantes cafos ^comcí advirtió el Padre Shedogoeit^doí 
arriba* Lacoidufion de filiaciones» La ufurpa^eiotr de he^*^ 
sendas, La^mesclade grados profiibidos. La. dificultad fow 
brecl pecadoiprigín^V'Mincectidambre'de la fee'cooju-w 
gal a cada pa(k>.í Y Analmente i.liaviia ^ylo para'ii{il ii¿l*% 
dades^En verdad > que «quando las de Fez qpiéreii enga^ 
mr<o» efia. tranca i; aun en Fez^ hay ^oi^n defcubraá pa- 
los 



lié . Usf> ¿E LA Mágica. : 

46$ U [impoftari» A&í'lo diceXecm Afi^Iaúo ;' Fufilhur^ 
M:t0rcsful/kúdo\^íDéimptumÉJkimnti^ . '.» ; 

:i0if.\ Vm pa el Lptor , qué ^motiVos tienen hs muchote 
y grgkies Autores ^ que, concediendo, que el. Demonio fa« 
tisfaga á los apetitos torpes de las Heduzeras » no quieren 
creer que ha^a^havidolhafta ahora hijo é^Incaía. Ni efto 
auüfta de laEícritura, ni de Dogma j oCohcilió 4lguiio; 
Iblofp cree- 9 porque afsi fe halla en algunos Autores. Siendo 
eVidenite t que los qiic primero lo han introducido j han (ido 
los que » iprivados.de la luz Evangélica » no diilinguian - fus 
Errores , de fus Hiftorias. Eflo mifmo apunto el P. M4 
(n, 15») E/la opinum de generaci^et de Incukos vtemdeí 
Qentilijmo. Si los^que fe llaman falfamence impugnadores 
del Theatro, fejreílen efta claufula j y pregunuíTen > qué 
es loque en efte punto fíicedia entre Gentiles ^ no me hu« 
viera detenido en apuntarla* Tampoca caerian en el error 
tcrgonzofó de infamar una fentencia común entre Catho- 
lieos; y que ftto refiere elP. M; con la necedad de que es 
de' \o%DtfáfMkfs.de LMthers '^>j lUut ^/^ifftf/ : íieiido^cier* 
to 5* que aunque la contraria no es errónea' entre Catholí- 
€0s;, porque la moderan ;.(e concibió» uació, y creció en« 
trelos Errores át\wGentiles ytlerefianas ^ Judias^ idoU* 
trM ^y MAh^metMnes. Y aun ie ÍQmeiiu eotrt los enemí-' 
gos de los M^fterios Catbolicos, . ; \ . \ ;, . 



u 



, §. VUL CONCILIO ANCYRANÓ 



*r -« 



* Áo$ A Lgnfiíos Aatwes j qqe ni^ani^rdaderó ^^ 
' .í/a. 1<> de las Btuxas, fe vakiE\4lc un CanbE del 
Ciwcilto ^cyraho.. Impugno el P.. M, cfte fentir : y . poi> 
«ó pirarfe a explkar el Canon del Concilio ^ remitió .aL 
Le0c (n. ($$. Xpara que en el P. Dehio vie<& lo quehavU 
(tíúxt efte puncoi Advirtió la Uufir ación « que el R« baria: 
cometido ^chk Srrores. eni ^ librejb , .por^ :qucrecfe; áieter 
en. 16 que 00 esf de (u Uteratura^ En el Tobu 4. DíTcud-; 
fo de U&Transformachaef » n. ^f. afirma elP¿ M, el ver** 
dadeto viielo.de Us Sruus ; y dice t que. ql Canon ddiConr, 

ci- 



cflio'^s. efpur}o» En 4e0O'hjaUó coDtr^)d¿scum el R/ porqiijeí 

^^fu libróte no haU6;nipd de no cpiijfcflkr> eyideiiteiittii« 

í¿ algunos errores i .«^tjando los. rcftanccs al Imprcflbr^ 

Pero añadiendo de nuevo ocro$ níiichos y. como acoftum>c 

¿ra en eftos cafos« . ^ 

. aoá Aciénda el Letor. Afirma el P* M. ^sifti el.To*- 

0K> 2» como en el Togu 4; que IvtjL yerd^idcro vuelo. db U& 

ibruxas ppr concurfo DiabolicQ, • Qe efte. miimo icsai^ir! eit 

el Padre Delrio. tontea ^1 oponeti los contrarios d Con^ 

cilio Ancyrano , en el qual fe dice > que todo es mera iln-i 

fion. No trataba el P* M» efte punto de intento en el .To^ 

mo 2. Afsi ; pues ,: fe cpnteotó <;on. lapefnl&ion al P¿DcU 

tío, Éfte Autor, refponde.d^ varios modos a!,.argitáieittQi 

^mado4ejLC^npn;.^foqualquLera df eUps.^es ifuficíente 

para mantener el fenpir deí t^/zf/o, Q negando > que ¿fCa^t 

non fea autenticó ; 6 aiirin4'nd# , que eftá intcrpola4o ; o 

que aüi no fe habla délas Bruxas de hoy dia* O tínajmeórct 

diftinguiep^P > f]S^ áquell:^ jlu^wfis ^q^ic miraban, i c»(bs 

partícuijir;ea,^'m> iiqpidef^ U.pqíi^bii{()ad. )del Vcuelo jircnrda^ 

dero , quaodó ajufi fu epuftencia fe fompf }i^a con ]UsHíS¡op 

fias recientes. 

. 207 Qge fe figa qnalquiera de eftas foluciones » faun^ 
^ el R# ! podri . evitar, fw? ocho cxr9lC9. ,Q|jando. el P¿ Kt 
pcjiíQ de |nteufx> efte pqnto eif el rlV^qo 4* ^eicOg^o ja. íolui* 
iáon,.qupfef»iida en4iV porefpurfo ;^C*n<wi*:p!»ic5 e* 
Jl^ que üffi^ Ip^ Critico^ ^ y una de 1^ j^eiaputité jel Padre 
Pekio* No es. efto porque el P« M. fe contradiga^ , como 
fingió él R« Siempre en el Theatro fe concede vuelo verdar 
4q:o^; fi^l9^4a..di^re9(á9f,que^ el TpixK» 4. (¡b eCcogio 
f^ gíq^ifoluwa al Canon Aiicyraru^,j,q}i?afit.e%;9o/e. has 
ivfa det¿rimna^o«.]£n .vffta d¿ .eftoij co};eK ^V ^etop T^i;^^ 
lir^ , Uhef.0 ^llujlrmon \ ,y tiiír^r^ , ¿efpties de hf v^r Idl- 
do todiplo qué en éfte punto dixo elP^Peliio:/ yeta la 
!n¡iultifvÍ4w^ hjalucin^tciones delR»; o^espara 4c;shácerla$» 
jeta pri^rp cppU^ fg[uí todo loque ni encendió , vXy^b. W 

4^R???cip*iPcí?Í9í^^ 1^ 

ío .;¿0B },)NRto dP» Marque el ^ que eJP^Jhl*** 

.f^nio^ havi^' f pi:ob^ erCoQcilio. AncyrMO. Qjf; idbl 



iz8. . . Uso DE LA Mágica-* 

ap^olmcion eftaba en el tom, i . de los G>npt!os r y fioal-^ 
mente » que el Canon aprobaba el vuelo verdadero de l^ 
firuxas. Tres errores aafifsimos, A efto refponde^^l H» con-í 
feíTando , que ei P. dice hien en lo que advierte. Si parafle 
en efto , no fe debía pedir nus i pero como quiere difcul-- 
par el engaño con una falida vergonzofa , ferá precifo que 
oie detenga. Dice ^ qué aquellas tres cofas las leyó en Jo-' 
£:eu V que adiciono al Dóftor Cii uelo : y que afsi nó h^h £\f 
doertores fuyos \ j(infó de Jófreá. Pide que le debe admP 
tir efta difculpa el P. M • pues , argüido fobre la eípecie dd 
que Nerón havia fabricado un Templo de piedras tranfpa* 
rentes > reíbondió » que la efpécie la traía Plinio , y que 9 
era fabi:^uij £/ defcuiU& ncjéri mu^finn de Ftink. • • 
- : 2jÓ9 £fta qde parece difculpa > no es otra cola j qué 
inánifeftacioa dé que , para impu^r lo que dice elT. MJ 
fe lee por charcos de Romanciftas. No es bueno , que el Rw 
defafie , y cite i la Bibliotheca Real ; y cogido en la tr am^^ 
pá t fe venga con citar i Jofreu , y Ciruelo ^ para critíquí-^ 
zar Cañones deCoficilió^ ? No hay en ella jü^ós deCon<!Í 
cilios' anéiguos , y tíiodemos i No eftaráh en ella joo/De-* 
cretos de Graciano ? No hay alli las Obras del P« Delrió? 
Es Innegable» Paífemos adelante. Digalo Jofreu ( quiéralo 
Dios! ) Por qtó el R« no citó á Jofreu > no íiendo en punfcé 
incidenite xfincvquefietf do notar dL^T^éfcuidó fo que el P. \IÍ. 
ley&ot las ihentts^ ? A qüé'feri la páfmarotá de Citar maf 
cho'Aíicoits i habtar decatlones» y Concñios ; li todo eftó 
no es otra 'Cofa , que un fárrago de errores > pegados al 
aforro de un mamotreto Rbmáncifta? . 
' , J&i elLibrejo fe cita umbien el !Sare*erienfe \¿'Vé^ 
Itera \ caf^. if 7, -cómo ^ue áfirina , que no es cf|)urió;iÉ: 
Cañóni <¿^en c¿aque^fí^//>4•? En donde áfirnía aqdd 
Aütói: , que es Canon l^itimb ? Vaya , que el R.yá efti 
defcargado con fu Jofreu. Sejpamos no obíhnte , que áfsS 
fe kc para Impugnar ?y afsi Talen, las impugnaciones. El 
; Autor eá'JuanSaresbétienfe. Eí libró es el. Polkr^áfico: Ep 
cllib. 2. cap. i> citado i, no hay noticik de tal Iqgitimí- 
darf. ^Soló eftán las palabras del Canon efpuHó* Eftó r^ e* 
éd cafi>« Efte Autor íbpone que es flufion iVíju^dw/jm^ 



v 



Discurso XXI; Concilícx AúéYKAUo, íi^ 

tMpaiiuntür , mlferrimi , CT nundacijíiml o edánt tn cor^ 
foribusevmre. £a unas Conftítucíoñes antiguas que po^' 
ncMonfiocon , hay una narrativa femejante á la del Canon^ 
f fe aáadé a Diana , y Herodiada » otro ente llamado Ben^^ 
yptia. Todo£Ílo prueba. , 4ue^s fábula ungida en algún rIn-> 
f on ; y q\i^ defpues feqúifo incrodacir por Canon del Gon^ 
qUp Ancy rano« . c . 

aio La paridad que el R« poaepara k direulpa » es 
contra éU La efpecie de Plinio no la leyó el P» M. en Ro- 
mancifta. Ni ha fido defcuido , ncv ciarle- ,> pi n^iguno e$ 
capiz de pfobar , que hk íido defcuido de Plinio- , como 
queda dicho en la Phengites de Nerhn. £n parando ^ para 
prueba ¿e utia efpecie > en el original primero , no fe debe 
pedk vsus. Jofreú 3 m original > ni aun copia es para tratar 
4e Qmoóesi CdociHates» Pruebe d R« qaa no cotheHo tres 
^rrQres^^ttkfos-; y defpues fe fédíf$imulará qu¿ cite á-la Real 
^bliQtbccii » quando no maneja otros libros ', qué inftilfós 
mainoiaretos paca oponerfe alTheatro» De carneo podrá 
t^car quien le coimruya efto : Dettfiíuf faU in Decreté 
Qttaú^üpiffHQrigmii XilL F0BK i^crre^oi pues fi , ni "almt. 
4ífpH0aiieLii/«¡/?rií0tfi^ ,>lo ha^Ienti^ndido; 6] dexefé; Ae 
iígíBoax^üSt»^ d¿l Cañoá 

4oi5yi3uio » contra el P* ML 'Ya nít^n Erudito duda hoy, 
«jomo fe puede rér en Baronio » y Cabafucio , &c. qué es ef^ 
(Htfrío d^cho Canon» Ypor coníiguimte no fe Qpone al tueto 
verdadero do. lasJBnuUsí .i • ^ • - . 
• 211. Poñderandod P.'M^el poder del Demottb > di-^ 
» , (n. j«)^qae.& Diosfe k) permitie$: > j»g0na CMífi eéM 
wnd filúia, <on t$do' H giobo de U tierra^ El R. oonfiguiente 
a las haludnajciones d«i Librejo ^ hace tales coníuíiones eá 
^ Libróte f del codo , con íus partes ; de k> abfoluto ytétk 
to hypotbstipo ; y de la potencia y con el )Wohb ^ qu^ &^ 
na precUbdáf ¿.entender » que el Létor pckkia feí^eñgay 
nado tan rufticamente » íi me paraíleá advertirlas*. Con^ 
cluye , que ninguno dixo aquello , fine nme/ÍKe Thecdego de^ 
Oviedo. Evidentemente no leyó efto el R. dtv fu Joíreu<; 
filf .Suare^c era extinb Thedlógo , y tiMnpoco dexaría* da 
Md^ tranque fiícib Theoipgq de Oviedo^ gn la Difp^ jfi 



de las Metaphyficas » fe^ ($. num. iiy* dice aqudlo > y m«4 
cho mas. Negari non fotefi ^in nadé tonfeierMta virtme In^ 
uHigeníiarum ^fufjiciens effet per motum ¡ocalem si evér^^ 
iendum TÓfUM UMJFERSMAf ^^uantumad érdmem^^^CT^ 
tMffcfitionevi ejtts^ EQio lo dice, defpuesdq bacerfe cargo de . 
Ip que dixo Santo Thomás, Coteje el R« iodo^ si Univer/oy 
con fu mínima parte el gloh terráqueo ^y vo nos faolcftiS' 
fon Qonfuíiones. moaftruoías* 



.i« 



'' t 



í. IX. GRIS GRIS ES. 






. f i x 13^^^ probar el R« que hay tanu Magiti < 
: : J7 .^^ Vulgo pícnfa » dta á las Memorias dé 
VO^x^qu^ diceuj.ique los Sacerdotes ^ de Macaflaifdáa á' 
^ps ;Pay&pQ§:unos cara¿fer4s A/ia¡^;Vtf/ ^.ail^uraÍMlotáS) «[utf 
^dlos feran invulnerables. Ciu i otro.Efcritor /qucK 
^tma t c¡üfi algunos uAleouoes., y Soldados E^nfísírol 
ufaa trahier unas cednUs, de vari0t :ewrsijSteres . intenríonaiej^ 
jiara}¡ue:los enemigos no let ofendan^ Fiaaltti^tevdta^^vP;^' 
If^bat > en pru^bi d^ q^Josde la; Cóftas í 0¿cidenta]idS;dé 
^íii^., ufande uaa,.qiu(^cofa llaiíÁzGrifgris ^ co^n la^qoál- 
rejiften ^ todagenero de arfn^^ jRaíd mddo' de< arguSt ! ' Loi 
Negros j Eígitiz^cos > y Macaípures ufikh de cedidas iqontra* 
^ epeiQigos i^y icreca quéf^rán invqlneuUcs. (4)egó Ixiy; 
tanta Magia como el Vulgo pienfa ^ Qjie es e(lo fino, wn»-' 
fiíf)4ir lai^prchennoBtcoa lia tUlid^ld^. Lo c^e (t debe -dif- 
furru'es : Aqnello;» qud aeeq <ftr /iavíUnírafa^ icori los 
C9f;aderes^ po fe libran de los enemigos en la realidad: 
tl^ego hay de parte de.. ellos mas fatuidad qne el Vulgo 
pienf^ 9 y de parte dk los que. los engañan mas embuftes 
que pi^pf^ el Vulgo. Cfte es d affimipco de| Thatro y . j^ el 
didamen de Car^moel : V,anitaiem plnrJm cum Snffír/lifis^ 
ne cotifundunt . \ v -. ?* 

213 De todo quanto alegí^ el R. en fu Libróte para 
f 1 Grifgrh , con autoridad dd P. Labatj fe deduce evi- 
4tetífs>mamdnte > que hizo al P. Labat maK£atuo , qu\s 4^ 
io| 0#ooj negros Bikzales : y que ni hkfta abpra enteti^' 

V.. 4 i <llO 



D'isGUKSÓ ' XXI. <5r:isgrises* ijV 

cuas m\^é Autpres rparalniQleftárnos co»- una vieja nece^? 
dad^ á la^íbmbra de una barbara^y nueva voz. Impone el R ' 
al P. Labat, que ( com,^. de Afñca^^af.^, ) afirma , que los - 
Grif^rh r^fíen Á,t$do, genero de arntii. Impofíura vifible. 
NielP^iabat a&ma femejante embufte^ ni tampoco efa 
tan crédulo , que la crcycflc* Lo que allí fe dice (pag. 149.)' 
es >que un. Reyezuelo de aquellos Negros Africanos , no 
quífo ufar de una coraza , con que le havian regalado los 
Francefes , porque era muy pefada : Y porque fus Mora- 
fautos // prjnatíian ^ que los üri/gri/es tenían tanta virtud * 
p^rarefiftírxDmo Ü coraza ; exceptuando lo( fuíHes. Ses 
Marakatétluifsr/MadcientqMeleursGrifgris^ 0*c. Vea el 
Letor (i es 16 raiíiho, qqe el ?• Labat refiera un embulle 
de aquellos Idiotas 9 6 que fea tan Idiota , que crea el em- 
hafte. -• 

^ '^141 * JCitaarl mifino Labat (cap^ 11. pag. i^j*) para ex-> 
pilcar el fír//J^/x¿ íEcro confunde el veftído, con el Grif^' 
^/> fohrepueíixü; Ni: dice el ?• Labat , ni debía decir , co- 
mo trhduxo el R; ñselGrifgris un cierto paño de algo den 
tUhuftOi dexarjMeres Arábigos , &c. Dice Labat , que los' 
Vieftídos de lós^^Soldados Negros Mahometanos, fon como' 
unas Dblihaticas de algodón fin mangas ^ y fembradas de 
Grifgrifes , que , fegun los Morabutos , les hacen terribles i 
íks enemigos i exce:ptuando las armas de fuego y contra las 
quales no.haíbñado Mahoma ( n ' hpasfonge ) darles pre- 
fervativos. No es bueoo>quelo que MonC Brue, ó el P.^ La- 
bat, díced por nx>&, burla ^ eCcarnio , é írrifion de femejan-^^ 
t^embuftes ^ quiera la credulidad délR. introdudrlo comot 
^rto, haciendo mas cred1llos^ á los Franceíes « queá los 
nüfinos.Africanos? 

215 . Ya que el R« íntroduxo la voz Grifgris ^ que no 
entendía; y cito al ?*' Labat >; Lupcmiendole , que afirmaba* 
U) uiiniicpdc:.qu& haco tk^mio ; demoftiibaré , que el íSg-' 
iñSc^o deiiqíAeUa vos fe balia efparcido en todos^ los lí^ 
bros t y. que todos los .'Autores racionales le tienen por 
embulle^ y necedad ;.y en.efpecial el ?• Labat, hablando' 
de.lQSiquc^pados. <7i^^{^^if^^ Na.es pord: cofa el Grijf-^^ 



l^'U . • - Uso DÉ ^ LA MagEÍA*' " ' 

gr'u , que ciertas cédulas , papeles , billetes , . pergaminos^'^ 
tablius , Conchitas > medallas » ó lamtnitas , en las quales^ 
eftan efcrkas algunas palabras del Alcorán , por mano de ' 
algún Mprabuto, que , para ganar de comer, impone al.: 
Yulgo,queconfe;pejanteprevenci<mi fe aircgura, el que 
trabe ^{kosGri/gri/es y afsi der. enfermedades i y muertes-, 
violentas , como de fer hechizado por foerza; Afsi^. pues^: 
el Gri/grisj tan lexosde fer cofa Mágica; es en la aprchen-*/ 
íion un iíii//-wtf^/V^. prefervativo* ^, 

.216. . Supuefta la genuina explicación del Grf/grh y y i,, 
el Letor de medica Literatura havra te0C3donaclo>.qúe ^oo- 
es otraicofa^ qut lo que entre iíebreos», liámaban T^í^/^¿ ; 
Ih^phiíim , y Phjf lacena. : Entre^ Gr¡egos^Jf^#rtf/^/«ii7Ír ^ciH^ 
ya transformacioa en Talif manes , aua hóy^ fe ufa en elí 
Oriente ; enere Latinos y Amuletos 5 entr^ tos Hereges anti^/ 
guos , Abraxeos , y entre algunos Chriftianos fuperitícic)fo$»í 
Nominas. Aut> los Medíaos antigoos jctnrábaa Va .xtieíaa ':cu«« 
rar con eña patraña. £n Samoni^o fe halla la.eKccíon i'^^i^ 
Mdahra » para curar una enferoiedad : la qua( voz » íeguir^ 
lo mucko , que hay efcrito de ella > fe podta iiámar .^ Ar-^i 
chi^grifgrif^ Todas eftas Drogas ^ que folo ie iiallan et¿'la> 
tienda de la credulidad , fe ballarin defpredadás'ent^el SU 
Kircher> P. Monfoco», P»Bartoloccio I MónC Herbbtolt> jt 
en otros infinitos. c. , , .7*1 •-/) 

; a 1 7 Monf. Báudelot, en fu Uii¡idaddeUsViieiú\zputi^ 
ta baftante de efto ; y quiere hacer creer » íiguiendo á Mar^' 
filio Ficino , Poftelo , y Gafarelo , &c. que los Tati/maner 
pueden obrar por virtud Phyíica* I^a. dtoilos ¡ divida ení 
quatro cla0es ; unos » y los mas* ant%tK>s > que ít compon' 
mían de fimi^es vegeubles.^ Otros^PbyíiQOs '¿ y Aftrono^ 
micos j cuyo influxo pende de tales , y tales figuras^ ó cá^: 
mderes , gravados en cierto tiempo •determinado. Ortos 
Magkos ^ cuyo iníhixo. pende del Didi>ló » Hgad^ á;. varíe» 
i^mibres Barbaros^ Y finalmente^ ^roseomppeftós 'd¿ JiU 
«ronomia ) y Magia... Todo :efto es eaprixiho de ^audelor^; 
Solohay;4os clades. La priitiera de tos que no fon otra^' 
cofa »que abortos de lalmpoAura-^.y pri^tjados á la efe- 
di^lidadt. La^i^guodacde los qúq,» $<h^ '^¡^^ii^^^ ^^^^ 



DiscünsoXXI. Gii^s<silís¡£s. ^:$^ 

tener el pado Diabólico, Eftos do fon tantos comoelvul^ 
go pletifa. Aquellos fon miichos pus , que pienfa el vulgo, 

Pero los Grif grifes xió tienen nada de Mágico , ni Phy- 
fkccK Sólo fe fundan m ^l error de creer y que las palabras 
del . AkQc^a. foa facratifstmas.; y .qiie. » en veneración de 
Málu9raA[# r&y^recefrán.en todoráilos c^uelát traxccen conÍ 
figQ<;£ük>rdtfta:cie9 ieguas de .la^Magia. ;.Soio *es'unxru^ 
pecfltQÍcKi jri^a , /andada en otro erroc de Rel%ian^ E; 
cierro ,: ífue taoibien Mahoma prohibe la Magia .«^ y q u^ 
los Mahooietaaos tienen efta Arte por abominable , covm 
dixÍ0io$erl otra, part^w Lo&Saoerdotes de:ios.:MahpiTii£xa** 
mi ^f&n fu V ida^ ( y aun ' la ganan. ) copiando Alcoraties^ 
&lKÍcaiidP .(/rjy^rr/^^ > y eQÍeá^ a los niños en 

lis efcuclasé Los Mabaliáres foii Mahometanos ; y aísi l<3 
que de efto^ fe dice « no es otra co(a , que lo que fe hace ea 
UsCoftásde .la África» y. en todo, lugar en donde huví^ro 
.MalvtoicMnos* , . > 

218 El mifmo Bandelot en los. libras citaos » y eit 
Xk'D^iímM^ 4^ ^^^^ fobré. un texto dcTrebelío Po« 
^on i refiere las coftunibres de varias Naciones antiguafi 
^iie . ttOiban de eftos Amuletos y 6 para fer felices > ó para 
TJvir fanoa. h^ Militares ;trahián aquellos Grifgrifes eit 
V^ CiOguloSi. Otros, colgador al .cuello. lOtrós. en lo» 
aoüDtiOs ij&c Nada ide éfto . atribuye á Magia i Yo tampo-t 
i^é Perodocfue.el quiere atribuir ala ^hyíica 9 atribuyení 
tpflos. los, Eruditos auna fantaiia crédula. Cito efteAu^ 
tQr:^;p^raK|ue en él , y en. Josdemis íe vea » como lo que 
ftielJli^CArve)R«;ii<AifriCa>3, cCMno. cofa.. hueva , es vejez^ 
def^rcd^da eo Aucoret;anttquifsicn6s,.Egypciacos, He^ 
breos 9 Griegos 5 y Latinos* Afsi > pues , los (pie fe.rien de 
eftm TaÜímanfes , Amuletos i Sigilos Planetarios » i&c. con 

ttucba mas ra^on fe reirán de los Grifgrifes Mahometa^ 
*nos 9 y de el que los quinete vender por inftrumcn« 

- , tos de la.ftequenteMagia. Eíle es dfen?* 

/ tir delP.Labar. 



*u 



1 4 i.X 



\ r « V M í 



|'^l| . IJIí) DÉ LA MaCICJÜ ' 

. Si 9 T T Amps rcgiftrancio 16 que d R. na leyó en el 
V P* Labat. En el tcwn. ^ . (pag, 8 6. í)^ dke qué 
liaviendo fugerido los Morabutos a los^Negros , qae fe • tt^ 
4>ela(ren contra el Rey , aíTegúr cuidóles ^ que góqc&s Gr//^ 
^r(/iri , harían nacer » y crecer los frutos , fin que fe traba-¿ 
jaíle la tierra , fucedió una hambre imiverfaL Aqid los tray 
ca de Impúftores. £n la oag. 143. fe dice , como un Mora-^ 
imto quería perfuadir a Monf, Brue ^. Gdfe de laCkmi]^-^ 
]QÍa Francefa en África ) que los Angeles mantenían txk 
tíi ay re el Sepulcro de Mahonu , y que canfandofe i&iús ^ en**' 
traban otros» £1 Francés hizo burla delaviíion, y mentí^-i 
ra ; y dio al Morabuco algunas manos de papel , para que 
hxQidkGrifgrífes. Advierte elP. Labat, que efte exerci-* 
cío es y con el qual ganan de comer aquellos embufterosé 
fS^ eft Le gagm pain deas fortes di genu 
y 2 20 £n la pag.155.fe pone uncaíb curíofo de \m 
ftr¡/grh^ Havíendo aííegurado un Morabuto á un Negro, 
que no moriría en la batalla » le dio efte un caballo por el 
Grifgris. Sucedió que el Negro murió al principio, del 
combate. Pufierou pleyto los herederos delante '4et Reyi/ 
Efte nombró a Monf. Btue paca Arbitco; Seatenoio d^ Ca^ 
faaílero Francés , que el Morabuto volvieífe el caballo : y^ 
advirtió al Rey le prohíbieile » pena de la vida , hacer y y 
ofrecer femé jantes enredos ridiculos ¿!&Gr¡fgrifir^(i¡!\xté^ 
era muy perfadícíal al £ftado , ófomaticta >x>:£a ttéc^adií 
Executófe lo fentenciado > defpues de havet flluítado ú 
Morabuto en una pena pecuniaria. m , < ; ^ 

Para que fe conozca la candidez , ó fimpleza de <aque<- 
Uos pobres Negros 9 dice el mifmo P.Labat3(/4^*253.) 
que los Marineros Francefes hacían creer ¿ aquella * gen- 
te , que la .agua qucfacaban del Navio coa la bomba y te- 
nia tales , y quales virtudes ¿.efcogeni yafsi recibían leche> 
y ceras cofas en trueque. Añade , ( pag. 255.) que obfervan- 
do los Francefes , que los Morabutos recogían con cui- 
dado varias conciiitas de Mar y que andaban en manos de 
• ^ V f * los 



J 



entretenimiento los >E]nsktioefe$'^mQld4i:Ocvi6ftQ&4^ dídaqwi^ 
y hiderbn comercio cb^ks. ^ckas ccmehas^ L^ x^zoáxsg 
porque los Morabittos efcribian fq^ vécTos Arabios. ^l 
Atcorán ea eUas > y las lemuUasií^ 6tt%ri&[&tb/'i«»f j :úm 

bat » que Ips Negrosidi? uo Paíi». hati^ ^fmdtíifí vw r^i^ 
gue todos los caballos , que ei^trat^U) en fu tterra.9 inortam 
al punto. £1 fin era > para que imns>xi¿AÁOr íu Risyewelo 
fioj^aíTe alia. ParadefQubríc\e]r; artiíkÍP^j|ia&o, ftttM)i 
Mcóf. Brtie; con fu . aaba]i^;4i&;rflht)es>.i^fiffiíu rPregustai^ 
\Qa*Negro9, por qué;.no>niQríaoe| (:ab^Úídt deMOf^^ 
reípondierón s que aqu^l Fr;incesr hav¡«< pupilo uu {irí/gri$ 
fíe Francia al cuello de fu caballo^ :U qual: prefervaba de 
la nauerte. £n la pag« 354. dice ^ quf^ Jps Moraburoa ganan 
de conict enfeñaadoi los .fainos i* tfcribít Qvjfgr:/iti. ^ f Al^ 
Coranes* A é€rire4es.Ak0raHSp&. (I»,<irj/gmé Uafta ai^ui 
lo que dice el P« Labat eti dos.toisiito)i»3<|ue.% pódtí^aleor. 
todos en dos días j tocante á los Grif^ifejt^ < ^ 

• %%% AhoraveaelLetor^yl^ntencie^fi^P, Labatj qud 
con tantas.reco0ie0dáclQriC5^i:it)Q el S^é >ea pisueba xie que 
üfíri/gm es. linA^uktQiddgiMiiXQPtrji^ti^ gtáQi?6 de 
•rmay nQaúitfíLÍahí:t4^^j^tí^^ 

tro ; que fe debe di&urrir de otros Autot^s > que cita edt 
tropa í Si el R. no diltingoe en ios Autores; , aquello , que 
n6^ámiJé^\ái&mimp^ ^Qjufuí^^i^ ^<CÍKe»^oaÍrtifionj( 
Y tíktcmo/y tdpiticndolQlcil4í9n^tt$2 fw i ^tpié^ie^^odcá 
¿fpisr^r deXQfccttas.»LÍtDo//ui^! Qfvii^l^ de eoñtcadiccidr 
pes? Aun hiy :iiias4»i,.dl X9¡h^i Sorqup ü F* M#:.4ixO.> qiift 
fi huvieáe aquellos foídados Duros , qtíe el R,. creyó l/r- 
tmlnerahlis^ cot^ pocos fe <:onqutftaria todo el Mundo : to«¿ 
mando, el R.. elexcdiplar de los G ti/grifes^ ( uo embuf** 
te folo fe prueba iion ocrds) ,dá» traslado .á los Mo^abutps 
para la refpueña* Menor defpropoíuk) feria jokar Jos ibkla% 
dos Immcríaies deDario» Dice ^ que fi la. razón de el jP* M» 
ia /legan i leer los Morahutos^for 094/ Duros que ellos /ean^-i 

£s bau de morir, de rija. 

EJ 



gaba^'ck cOEtier^ ^* (^ ^ ^iigM /»4/ií ,>íc r^irin dd R. v^ícn^ 
telé tañ'cred4ilo^cs»ii^ UM^irilM4MMa de U A^ 

ca. Se quexarán al mifmo tiempo vqáe'er>R;''4es^linp^ 
ttíhstí d^^I^kgisi rMÍ^óds>^i3^^a.}a^|«e bceclitati ; qae 
tthax^eeAtiGiíddga A6:ta$|vicrild0${ d^l A^Poé^i^H^ ofdeoadd 
¿ prMav^-t6d(^ g^^r4>idc hedítíx^ 9tiD>enfermedade^ 
d'móit»les vIcAétfdkSé' Duran i^l parabién al R* vietido qu4i 
k(iácntQ /4^e ^fes'iS^^y^y^j ti^eipen la ceatíddd vi^cttd 

tuAKA det>'^tebráli>^bféritos¡^M alg^^ perj¡^artiíiio¡ 

concha , lamina , "k: m otra nfiaterí¿u» £n breve cel^ar^ j 
i^iaeelR^ fantjiíiqu^ éí «Alcoráa coa mas ^i^a crcdtfU^&id^ 
qüe^^si'iiiíftnos MdfábtitpSi» • : ; . : *.I 

--?/ feíftlra ¿1 P; M; vanidad' ide qiie ios }itoraba»o$ 'fo 
JmfiraHi^kie fí^k,)^qt6^ ha(¡e'<tfami<> de fus Grig^ifis^^ y 
]aoFa:defiii; í^^-^r^^fA <{^etarat)(b.dP. Labac. MooC&nidÉ 
y los Marineros Frkncefes , de ^qtie el R» los haya tratada 
lie credüos'ldiotás f bavlenclo^dexade efcri^o el efcarnio, 

aiariif&Mshdbld rqtfe>j4Qbr4EÍ t<3^em>éeg, é in^^^^ qiit 
<xaüetib''e«i«lU Mt^ncfo^ b¿t^pqngaicl*R. el xtitam dd^dk 
£sdvo conda&o á los Magos ,áaa: en íli faírareda. Scaftabl 
iaber , que ^-aiHí confeflat^)alDs;MbrabQto$ sDO hay Gri/í 
gris concra^miu^lf ft^aPcbuí^^p y que^d^ Gnfgrisvt%^ mil 
Mlp<^(^a;'!i^o^eS^flfi^ t^»^«erMahitok^iKr; ^e^aifórd^ 
-ViUgió 4íím^ pórc^í^'^il^iaootíractmía de.fb^os d^T^ 
jcojbre ia íj^tláñal al ^pt^imer golpd» [Quexasüib i(t^ P¿^iM,^qiitt 
fe le ífldpttgné con íl^alidaKles ctánViiibles', iialucinaciones 
•can monlix'iidías , y cDnfuikpaes taii de cal > y canto; Final « 
tÉieiitC' fe réir^ todos lol Letiorcs V: que ^ con. tina -Bar bata 
^^% > Gri/^rh ^ nul ^endíd¿>, íp tes quifieúe in^ottiet? , qut 
Jo tfiífint^/cr» iñ^ebcía de £(pbbftefo¿> qué frd^uenckdi 
a^erdaderós Mago^ ^ * 

- a :^4 Lo que el R^ juzgo ^cofa mteva ^del P. LabKt , et 
muy anticua. León ^Africaao fe ^t^ dclas muchas &ii^% 

il tur ^ 



tiii»|e!l0S'Mal«99AMdMs;<I hablada 
t^ik$i<k>.ite,1Í6z^ pQil9id}dfil¿tt:iy0c^kAw£aha£ni^^ 

tienen coloquios con lo3« Angelas .|ia£ái.iaBpa»r:i al:; V4¿g0;« 

^*er iScM^ \<i^t^<^i^ 

Ufit furtHx des Talifm^nf yqi^rn)i^mi9e.dir.tfá^4t , &\ 
4is €ara£téfes. £1 P». rSanítoinal ,5^^^'^ hilú\axiáo'M ^tott^ 
dé Gniííea» jáicá ::4datM,NÓMáií)áS':foftí^H$/Íi^ 
iradas^ fiff í^jbaAdadi ^ i^úmtctidofuidí^enéüniiífí^^^i^ 
firfuAéendilfis^ > ^ue\tfafímd»tai t9i^í¡í^^UÍ9Bhd49»J^^4é^ 
ffterra , no rtcttíriaodaiá if/^/?w/í-'^ • ■ ^^'^ V ¿'OÍI-Lf. - ..!^ 
r 225 Monf. Dapper 3|.faablwdo 4Íe losí.fNeg^n|^^ 
dkc >queíbainuy igiiortoceSrX^tos MpHíbutos »,^Sai!¿r'-^' 
dQtfé$;Míal¥QapGtaa€q l^á^oogxkiiá y ^a dkíH Útí te$iC(tm^í( úit3t^ 

. que íbafgam^iáíilkfylt^diA hí¡éKM¡ifm^iÍHfHMí^f^ 
/Mr/^ m\uetpt{wiúsMUitícís , eiof ií«>9m $/mtü ^iírtíh^ 
€ár aceres Arabiges , ^m /yíiu' JmíoMáf Jut ^oiwU^ WafiatJ 

G^^^^^aun: i(ñade ^/qtieplotiJMpisaliWflsr 
ifirtodícoiitrarto^ áifilei^i ^emj(|lM^, ao¿ u«^ ífagt^ iy <]üc^ 
MBÍael de&tnft 3Íiibjqaertfl¡4Wci^ 
(tas los Iraoccfes* MorQry*; viaiK^ vi£^ tfa^ 

he la eidprefiion deúr/y^r/Qfj ^ (mo q^ tanda^ hace'j^bt'^!^ 

(anos i y polares Nqg^sL^'fóiptfMií^^ 

t. 22tf MooCl^roger , ed fu' Via^'modértio: > dfcó ée^ 
aquellos Afirioincys». ^r^^ ^i! cuiih > M /^/ brazos ,- m /lá^/ 
fiirnas , / 4U¡ánJífm$}p4Mi(fi^ Ñnérífoi/SUtts^ ftc^ ^i/^ir líéniMí 
GklSGRWleuJosjfííalkfiílNÜéritM dii^üHarié), ^^ 

ktdivU9^M$rafmtá4^<i púvd liiriiirli^ di ht^Xc» fiitóofü¿s^ 
fds\jf de.heridai.- 'StiffiírftMm ^¡mÍHéile < i'lfktéij^r^it 
témkÍ9M^ comfys cdl^tíos ^ ^mmíuIo /sié^ i; ¡4 guért^g^ Moni; ^ 
Dappcr^ lablaudA'^ 109^ Mahi^lUeUMS d»->^^ 



Díqc i>qpétos>i^tdlc^'fe^ ¿ las M^^* 

mniisil3mKniAfa(p^ Herían £ftc 

•^,^^7 'hiB^crGiciáí^^ qcie los Gratín- 

idf^^dfil'J^s itatiLu^0v^/ coto» les :EciaK^ yüe^aquelloss 
fxr^rifa.diibn^Ksíiitc^ FefpoQdian ^ qüc* 

itQT: teman virtud contca ellos » porque comían tocíao > y te^ 
Qia)i Rel^ODlcUyerra^Sticedió^ que aqaellos X)mbíáJ[pí$ arro-» 
jabiuix.QQC£a d iEuate ^e^s I^^ncefes eeftas Uenasi de Gríf4* 
9(iíi^.^>vytbtTda^ tE6<^ bineriaé ^fibmas con ctoa^ftcrc 9 

4)l!^ygQWvii4^fi&lktísJt)^^ vqd&^iin'^iendQ pót experí^n-^, 
cía aquellos Mahometanos ,*que los Francefes hacían biirlaí^ 

k fi3^at)«^ aíibaa^fas^ ; y ique c^a^ : jamas logjrabatt 

}D§^x)íf,%i^i;ijiii^^ pa&ctipori¿^ri?ite4> 

glSrfi^pi^OOM y^yIfil£Íbh»mlo9 yiJfi)t(elGM¿fiuDqp^s¿dS0'^n^ 
^llK«^r^iítBN>p^\o|>ce4ek»o¿ ifAagkas¿'^Móia&'(;!^'6r6iip 
<%qpió(4U toí^ icoipaf^dle « a/MooC J>appe^E ::\y Thomár. 
CpE^n^-jStpimta'dUiJaiíiifiQ w . <.v .. ^ 

¿<:>^Íb 'Ííi^rab^tosc£nidifiQ5 j^fíjpe fci» 

<i9(]^> If ^gdkbr«¿i JbOfi ^MÍ¿um;^fiduítíMl toVíendo rqbo'iálr 
&}g{tR<^j§ac»Sft^^ driaeTabléfiohifii 

hr^^eí>Í3$JS^^tf«^; á ioa&ibcion > yiNóiaspor devocíoñ^^ 
qu€|(por.Q<rQiüStes i efeábiafi^lg^^^ye^^ déla Escritura 
cx^mc^lW^fiUfií^i^f 40^ coma/pfeferyajáa 

^i9^ ^\4ft\ J^wft» con<>voz) 

Griega fe llaman fi^/iii?m4. Decadente y á la obfecv)eicloa> 
<k,la,:£|y, pppibbvwfe^k)ífl>ducidD,vTO t eran 

\qs PharllQp^ U>á que ^ en jrkmpo de^Cbriílo , querían íinpok 
x^^^S^^^^^ :6ran. flii^sf|M»t«.>. poique ita»Hia^^^ 

fiiTarii ui^o quei , ^haci&ndo óftebÉ^cíoa* de.tc'abec niedall^ 
nes ix#y. grandes, y ca}avera& , quí^ieífe p^c por virtuoío^ 



t%9 A los PhjlaSferios de los Hebreos wcigiios , aña^ 
dltron los Judíos pofteriores el otj^o cmbufte de los Amu- 
letos Cabalíftícos , (i acaJTo no es una míTma cofa con masj 
ó menos ruperítlcion. En el P« Kircher fe hallará cambien 
\^ KakaÍJi San^^miít^^ c^"^ áoindtaoÍDJbrideips Jv^ies^ 
forxaton'ios:Mahbni5tanos;..Ddxote|ákkks^^^ Kaíalas 
fe hace evideqdá , qüe< . nOc fian: nottfa cbfa ios : ^rífgrifUi^ 
que unos PhyU^erm ¿laAcabtga^ coyp ibndp.es d tcx*^ 
tD del Alcoiin ^ id imeotolimpoñer al Vulgo- i ¡ye ol ükiB^x 
efta£ir: alos credulbsJ&Jqnc'uocemiiÉs iprdblaiijiK^b 
Phji4¿tíriui^x^ji (pramind^*QCi-& .confunde co»: lá!:dc: 
EÍlsóíefia^ baya, quedado en Sípañala wzFíüieHa¿ Con^' 
que déípuesíde* tamacr Magia; <> qned. R; quifo probar- 
con et Grif^Ai' Ji hemos %cado porxónduíipn. ^..g^k 
ab xíeneat^áí mj&ixio¡i¿>s<ífiJ%f¡fes.^ «que aqa jpurac^i 

'. 7:^?r'£lP» Fr.Eogpnld.Eoger/^ RecbldftO)pia)DÍaix&fí» 



; y refieocVqac haíbi Josiritmicp:Sa-^ 
cetdotts, yi.Bd%iofo&€límatkdka3faad¿aqndla&^^ 
para'rcpartsítas^jdntCB los dd ifitSéíbun £hiiiift;)aFtdz;c4ircxW 
cdrahadcífifl^célsibnár d'ignchiifc dá.^uotta^íii^rítí^ion. 
Dice 'i qué ^ havienifa» regtftnida imoíi dfi aiqiudloa? b&letosy 
hallo enxl dibuttdosi dos ( triángulos^ cncoiitrados > y coit 
varaos caraaereSé EL B. iüresj^i qo¿ cfit aijtftlio iittetcaáe. 
paaoiDIibblk0.?L}i d y^lgo dbá^cn^ qt^<ci tít^rik4e:Sg^ 
hfüB^ >N¿kno^^ ni otfa^es ¿.beína) ¿imirá} htftdan^oxidáiláí 

d tener efias ^ ó las ooias íigufas.é/.Goncurra cpniQífeñal 
para ol paAd», £fib ferá Inconexo coi» lOiquepropríamen-^ 
te fellama <<i:^¿f),, oi'^/tféfir/^ .Aqudbi. teta ^iagtocv 
Eflocfo ísfto ikti.iímuriAbx^ in^ 

átfcretai jdevocídá^! qu^ pfidráit&i&erla.i'iio folo«niasR«^ 
figtones faUas , ímo^t»ni»en por abufq v m la mr^í^áBíMi} 
Ltafe el Expurgatorio / y . fe hallarán jprohibidasjxoías j 
* féniejjmtes'^nQ.poRiuefean^gicas.y.fiQO' /. u >: 

: i • , :. - j:porq«je.fon fpperfiicióías. « ¿/ ; ¿;. jw v .,; ^ 



:. .t.4 



q[4* • Oso D%.LA^^bkacac3u 



i 



. . ' . , i> XI. . ' 

c' «i^^ff!. ^j%>iSSi como, las Pl^lpi£teri$i^ ^ qac únicamente 
vu ^ :\ /^. coQÍií^cn^ jeá. creer victxid obmaüicada de^ 
Pios á las letras del Alcocáa » no fon JMágicos ^ fino fu** 
perftícíofos , falfos » e impiós ; hay otros PB/iaSf tríos , que 
notfóki fuperftictoros por titulo defi¿eli£^ónj fino por unx 
vanacteencia/^le qne itienenvictodiuadadaeitk-natttrale-*. 
za<le'la9Coías« A eíbdafle¡&iteduce.Q>do genero ác Amu- 
letos medicinales ^ qidndo nó hay coaexioa eotí;^ la cauía. 
que fe fenala » y el eíédo que fe promete. Generálmeato 
hablando » fon íalfos i^dos ; podrw meaclarfe con fuperf* 
tkioQ ; y . podran ykiarfe oon inteodories Mímicas; Afsi,^ 
pues ^ eftán prohibidos también , pero hafta ahora no f6 
deíarraygcrQn:ddvJa Hebe» pe^ cña^fpdt^ hzf [xhasrabun- 
dáncia que el Vulgo píenfa ; porque no jpienfa el Vulgb quo 
es Supcrftidoa , y GentÜiínn. De eftas mtilidadestMi lle^ 
oorlos libciós de k» Gentiles i Sel hace üiiidu^ aprecia «dtce 
kiS l4o\daxis ;* y-im ¿ntseChrftíáiíMbiadutosuticnen cabida^ 
.:a3x^i.Qt¿J¿^i[(Se£¿r Butragerb 6ir hallocá mas dé 1# 
que yo /pu^JAafkcii? acerca ^áe eftas pácuktasi Gentílicas^ 
( lih.t^ wivnf. Afag. cáp^ 41 •) De Jbs habitantes de la& 
Molucas diCc Al(isoiEan4oji qu& íe .creüi hn$MÍá^uíUes ; fi 
traben eofif^ tas^lumas^4d A3^.^qmli{zaisñldd.PéK^^ 

ñ(B9)j»fa)iácósv€#8ülos >&ici pd^ra^ 
DirémiDsqaeefl» es M^ia^ iNíecpor cierto, ^fis una bobe^ 
ria fiiifttRda}ii8iito en la Phyficax-y fin Tt&xion 4 que ef 
x$íz vieja del GeiitiHfmo» Claro eftá» ,,qáe, 4»2ien. a^uoosy 
qué fiendcnaqfe^tUbsi AmiáeiSQV dct^iba;^^ ,cdaodáL 

eontrafellos>Idi tfluviós^OflEtagiol^s^ j> í^íbinaiitel^ fe^mé^* 
braa > y^dái^- arifo para que fe-iMrcscauoidhe la: fafdoacipii 
conK¡|iuada,'Pá(re^ue k eftire ia Hiyfita faafta^efte extire* 
mo, Pero f régunto,. que oxiex^n feQdi;a el querel Amuleto 
tenga efta figura > «oJaiOtrat^y ffr^'tqp^efeqtc generalmente 
como una Uifa , y auq fs Uaau; coa we nombre? 
.• \.^ " Sé 



Discüwo X5CI. GniscRÍsESé t^t 

■ %%i sé* evidencemen^ , q^e *íi los que «it^ á lo$ 
nrnos con fóme^tites d^hs^'^ Ttiple^eh '16 qm^ repit^ními^ 
fe avergoniariafi • U(3 Jvacof lD>a,y^áun ^^dééirlo. Todo tie^ 
0c fu origen áe lo>qué 1« Diofalíis^ feguhrDfodoro $ nó) 
pado encontrar >defpucs déouiertó^y defpedi^ado Oíi-«' 
ris por Typhoti. Haviendo hecho lina efigie femfejantd'» fe 
coüfagr^ e^cre los £g;^pdl>s:vpoffioiG<^8f divina i ]f cr^aiíl 
que ttahicndó al cubito fo fyiiÁJoto ;>eftabaa libres de^faf» 
cínacion > afsi los hombres / como los^ninudes¿ fifla^abo^ 
minabk fupetñkion fe coñiunicó i los Móabíras : y cornos 
confia de la Efcricura , fe iniciaron también los Hebreos 
en aquellas^ cerei»iMhs« Miadu^ madre del Rey Asi » He* 
gdáfer como laí Cránde Saceídotiífa Üd^áqúeltos facrífi^ 
cfoid ; los auale^^expiloa Sati^ Gencmymoj 'Bftós ■ (t comctiii« 
cároit á ios Phehidos : y d^rpnes V ugiíniierDdoao iürnl 
troduxerón en la Grecia ; y , arreando cóníigo todas las 
infolencias de otras/Nácipnes y vinieron i parar entre Idi 
Aomaaós.-' •■. '-w'^ -. f/. '- -.i-.'' -/b í ," -^í-í^/o) 

i ' Los^Myftérios^ de liis ,^^8^46 Oem r J<^s de fia^o^^: los 
de ^ctelfségat^ y y ttro$i1embjámies,xfoní^^l pnAcqplo de eif 
tos Amuletos ,* oii^aun^^ por abüfó envejecido y fe cooíeri^ 
van en nueftros'^los/ Las 6c&3LsMaüopberids , Ittípha^ 
fícas^Ó*c. ceiüanpor objeto loqae teptefenta: U-ifi^; £i 
xttátfciiíál dd'qub- fe kaícik Jai fig«ralxle¿aqii$l ÍDios i pavtichlar 
de los Lampfacenos > era palo de Higuera. TheocritOíi')efiá 
tJíptiffo eti quafltó al tbdó ry le imito Horacio ^ olii»4run'- 
iMs.iramficntuMt. En qüantO'á la:pane principal , ^fián 
darifsimos Herodoto j yArnobid : y le figuieronSpsdai;^ 
y otros. EH^noatiera >> <que^ quC'Copjetorw^ 
Higd » ba ^XitáÁáo\aS¡íi hoy y lam w lícadDi ai^f pboprto msq* 
terial de ' kfgneta , 4e qíie fe fftbtfa{abiá4oár Amátete^ «¡d^ 
chos ^ que'tioy Uatttamo^HiW/ytd^ri^batíftantes^A^^ 
para confirmarlo^ Eftoes ^ a" no qaerer !, teniendo : forefeb- 
te ^1 Vocabiilaiio M U\Orup4 \ rettoceder^likfta^ilaqtt 
^Ipimtó Ar¡ftopbaiits;r . • va\ ivhr^, aT:.) .-. \L'^j , :-:r>;,u 
s94¡ iVarMn ^ Éofkia-'dé qtíe^ ^wib toó Rimu^nos 
frahianlós niños, colgadas at ciietté^^eflto H/]g^/-i^|iaai 
prcferváffft de la üíúsa¿\^i^f\¿aHt^^ 



I4> . ^ ' Uso Drt a: M/VOICAr * 'T 

fio , 'MciníbcoQ , y .otros infínkPSj^ que, batí: c¿¿rfiado 
cfte t«to : y en efpccíal clP* Ddrío , qoc, haWa «preíí*- 
oiepw dé la W|;^. Pliniono roU> afirma jqiip cftc (ywboló, 
fe^poDi> Mos niños í; ííhq q4e<ttoil;M.co £^ ípojgaba cjn.cl 
cárto:>i;r¡tinÉil , parft.quc .10$ qw tKírofaJbart eftftyíp^^^ 
(egúcQsdi la fatcímctofti. envidlpTa :» y d« Ulí^gna d¿ .ioi^ 
tm\x\os p defetuüt ^fJicns invidU ; para Cuya inceligen*-' 
eia fe podra leer i Dalecampiob . . 
' i 3 5 ; Ptecaiíco » y Heliodoro tratan coa baftante Criti^ 
ca d punto d^ laJEafcinacioQijipeiro.Pitoarco^ ¿splic^ií^ 
ch otraspatte los)M.yftertos de) Baca» (ipifica , ouetil ^ñ^ 
küb^ra la parte í>riocip^l en^Uos. El ^P; Kírcher m rgj 
riis. partes de faEdipo» averigua el origen de todo lo qu« 
llevo dicho.;advierte .el infame principio dedtosAmuler 
tosjy abomina de femé jante fuperfticion. El Pjidre:Calr 
in¿tr>yjúetsié» ^Mqudio i Marsbap « Hu^pio 3h<;d^nQ» SI* 
mbatdoyfittiéng^ta,^ y, mroi itififiito$^:> to4«« cpl^üi^ijtt 
CQ el vergonztífib: principio » que han .tenido, los Afnal«to% 
4|ué ^n Caltellano fe llaman ffii^as^ ¿nere los del Vulgo . k 
tíiiraQ/comú adorno ^.y fctnodio* £o la fea^dftd. uo. tienen 
i^da; dcjremedlor f x:y íticfieahmbabo.4c:a(bmfii ift^ci&ir 

' ^^3^ Con; refléxij(tai.;Qm^¿ íeñalar las citas de^ito^of 
fcftos Aiitcircs 9 aunque rodos- dios i y .muchos mas> qu^ 
4^cx¿ > por no faftidiar » los he tet^dp prefeotes j y regtftjtar 
jdo5«i£ka(|Siippto es i^lnoias f^ráE^yiqcundojií^qie.li^n; ^ 
'fm l0.9itf^átpriKUc¿iQeDÍcn({e.d£>^.^^^ 
-cós AuüMoi^. BaiUteeíiqrtoiéí^ntín iil|;i^ tinriira sd^llsiiMyr 
«hotogfaí» no HeteCsito e^t^détn^eíL^pu^l qualqn¿?r^ pUr 
-dea: con. facilidad /i^Cpt^il'^^ vol^nien^i Cot>re ^fík: fmtj^ 
dP4ra)íío5:ilítejjitoft JMhef a^OQ[que me «lq;ill^ :mas.:$oi^ 
advierto , que es error gravíf&ímo , y, pr¿9^ca:4f £9».SI^ 
^imparasí mjf^v^tí9^srp ^AostaxrÁ tos ¿nmy/t pi^ro$^ 
icaliayQS:^ toeye$^ , «cc^^.cpnf f ftc gwero, de Amiíktpí cq*. 



fdilmlot malo; efeam'^'qM^ft^cucotan ho;^ i jr aéia Vír^ 
^ÜQ.; €ri nombre 14cli^üIgaP«ftoi!E: Ñe/d^ quit téñéroi 
fQplusmihi fdfánAt Agnós. > - s. . 
. ' 0^7 . Dlptodo fe colige y que aquellas cédulas , que los 
{bldados traheo configo para fer ínvulno-ables , fógun la^ 
omlarAft 4<&3^'Qoim onaroctfa:^ que tta embíifte fuperf- 
tíddro».qu quedó ilel vidgo /nílícar de los Gentiles ) c6^ 
fl)Q la$ ^i^^iL^tiedarpn ¿M Vulgo de niños» ' y viajas. A 
cfta.clai& ^erreiie<ten íosJ)Mr9s\0phüx, Pinches^ Gri/gri-^ 
pfs , y otras yulgándades i que creyó el R. El argumen^ 
tQfuemf$ÍBf9iLGCHiciA.2QHdavc^^ fó funda 

€11' qoeAp/cívie'cfGRoíal^tfa La d^^ fobtetfi hay 

untawfiíeqiíMcia ■dc-^íráeracjdncs .Magreas y como fe- cree^' 
SopootTe qufií^^y innpídad de. perfonas crédulas » que 
t¡endiiM>r jMágfa:tcklQJo.qDé!ooenti^^ y que juzgan 

qué: fe-tegrará ial# ó^ kaÍ:ereAo'.pc<KUgiofo ^ porque afsi lo • 
oytnscmicopttár/iBiru^coirr{Ho;:Q f»osque ^afsi lo hizo creer 
a^n cliarlatan. Eftaí lucimbeocia teuiaa en Roma io$^ 
<^egMáúbcScp$rv y^/vs^l^undbs; £ños ,. fegurí Juv^nal, 
^Í&Íatt%icAo;e Idiota^ > por M^gos^ y ppr todo lo que 
qim:Ian.i.pf9ftictkndo tbdd lo/ ^ueino podían ^catnpUr. . 

- o:^ 4^gifr\Síé0hiiástt^, McáUftSp MAGUS iú$kiiia:nav¡t. 

s%t¡^\ p9iiiQelJP«'M«dixo^ que Nerón havia abindo«>- 
«adso 4a M^gii > y que con ella no pudo evitar U confpt^ 
jacíott: ; lUxo . el R« . que en efto iui vía. De/cMÍáf\ No alcana 
;bó qdete ihfjih0íipi$i adYñrticfle ^ que no es lo mifino abáQ«- 
iiói¿rjiiaiftudtov'fi^<>^^ lofiflcel L}- 

Itfoíic «¡iqiic(ffto..teAdcá lugar en Jas Cieacias adquiridas^ 
no en las que proceden de paétc Dtaholico ; pues abando<- 
nado ^^ éfteda' ifmiií^l eft^dte páffintü^ Aquí confun- 
4t Jalsútelígéiida de*la,cauía > co^ del efefto. 

^.•f6.|u:9f;4abaNta^ quc.laiavia.hechp ipa&o ?! Como» 
«pnef > PPíleyoiyió ^/háCer.i»,quando^ittftaba la conjura* 
^gñ > paifi f Vitwa } Se bavJa olvidado el Demonio de ha^ 
<!er pactos? Adviei?ta el Letar , que Nerón fe havia val»« 
•4q #Mag9%»; quMvlacra ¿«íq X€íI^ F4Ü9..p£r M4gét 



Omque > ó no Wla Magias' enRjomlf o Nhi^ hüviaxor* 
nocido las vanas pronteflas áttíkiíiitt^ Sikcih^^tiift^ 
9fon yanifs'mi c^/^^m Imiihnmn^ diao CiípcíOí }iab|lando 
dej MagP Cobatcs. .. .1 . . , j ^' •; ■: T; 

No huo Nerón aquellarenondarpor 'VÍrtbd ; fiíiiv^K^ 
qu^i ,ca/^pdo en otro^errtítr, «qtía ^úe^ebif'feMf urY>ldoU 
lillp) que le Ivtvia dado unln£(^ko", podría fabeir 1^' fu^i 
turo : y defi:aba . que el Vulgo creyefle efte pattjcaW ctnn 
buftcé foleh4t(j^ue credi nufiáíimeieJMs futurM fr^mofc^é^ 
^pmo fe ppdia.0lYidac.4e: que tenia config^^ 
%9dá^<i,^UuñcHJl4m\ futíÚTMitt ?rY.&inod!e WvEídd; «^mq^ no 
piidp c^v]ícar:5 ntaunpiev^nirila sX^Q^íraaon-í^Sqi^ 
4p era embpfte : VomatcreJí. lAisi 9 pues.i quaqdo Uego ef 
Unce 1 no , hizo aprecio de politkas creduUtiadé^ HinMmn 
. I^mU kfiJ^uk^ pMeJlareí pro Amuíéut y (áhtÉiúp^^ 
XéKÚái ^id.efi i exMvÍ09^ ferpintirinmrmttis \^q^ 

, \ »39 ' Porque el Pé ML <Uce ^ qne alguno^fe 'fáí^í¡íSíJ^ISáí¡^ 
gos 9 Nttberos , Loberos.^ &c« foíq par¿ engañaí' áRuftí'4 
CCS ^ y Tacarles d dinero; dice' el R. que á ninguno tleti^ 
por Mago y (plo^ porque él lo diga' ; y' tú < típdtíkd ^ndo 
iiofe'\'¿acfefti>.^ EStoprnebaí 'y q^is" afód%^íi fe» lj>^ to- 
do el intento, del tK^jnipa^ á qiíet (¡u ««(^i^^fil ^m 
<]üe<l Vulgo tiene per efeíto iqualqtiieta'ilcrfion i y Itam- 
gautojo: y.admirapqr cofa Mágica, todo lo ^ue ^o |^^ 
4:ibe»..Scla Juftida mandaíle dar docieiito& itodos:lo9X|tte 
^uiéreorafcemoriiar. á hos Rafticos 5 xeiv tktfló/de Nob^ro^ 
Xobtíros i y: Magos , ni' :los.t¿Fikircs:]panff¿b6''deptfirm 
^/los/Labraderes y iti elémbuto^ fe kslria tanto lugar efi las 
•Aldeas. , ^ - ■ ■.' 

Debe reflexionar el Letor > que ^ los Lagares pc^u^ 
joibs > y de mediana cultura^ 00 'fe apartiden aqúellK)^ l!^ 
Jberos. Es dérto ., que el crimen de Misbgfa^ eis- líOt i^ndp ry 
•queimas procederá^ de fuma. malicia^ qne de^ramaiigtio¿- 
rancía. Cómo ^ pues y hay tanta «abundancia de Magos eh^ 
-tre ignorantes » y en Paífes que no tienen florecientes Isis 
lctras.>y andan tan efeoos en las Cor tes ¿La rasonei^ fá^ 




Discu&so/XXI; <3fti$GÍiisEs. t4f 

dli(M»iu iMqnciítfytg/in^hb^ que ehere'DíP- 

Ofe^okf paí&r¿a{nck>4^ ^y eotts^ IdWiíi vpotrlo qtí¿ 
quífieren fer. Aun los difcretos» que abomináis dé CtÁit^ 
jantes acciones , tienen trabajo en deíitnprefsionar i ios 
niftícos » deque Pp ^n-Magps^ jQtieTno>es perfuadiran los 
que hacen eíkiJioti^pi^ruMuííó ? Vil Aleinan , qus eftos 
años eftaba haciendo una defaipdon Geográfica de las 
fiiiBB^<k|3P9ato:iitMb4inichI^ifabq^ fmiqéf/paA; ^ue 
iúBV^Ifüxnfií^m ^bftts^iiiá^ümefttós. Geodeticoa 

fUnMagieos.;'. :íí '-^•-- *- '♦ '^'- •- - ■'-'- i " . - ' * * 

í)< «i iQ^aDt«iu#rii9i C^aAaV qú]^ <rrt«ri)ii haM mnehéi. 
MMds ih ltt¡bn9xiftk ic lEMptD B[ Ve^fe 4as Cateas , qUb 
lmMífsioDe»8«fditea(iofe^ aquéllos iPaíTesf y fe Vera 
¿gfiilcinilr,atliyj fodg; ¿U affpiiipto^^>P; M# £ftarií aquéllos; 
vticibs9algates:^')d.^<^^ yá -Mahometanos » ení 

:Jr6dos^' loi^ fiíiropeof fcmteiMagie^s^^ fil^^ Aitidámento^ 

leñen di, if^ qik'&ti^ji to9qM:pa^ 

i^Jtl HvSipacd pftfiuta ¿d&er» qiie'él^' y ¿i- compañero 
{nffiíbin qp^r 4aS' '^ü^^s íahsQfór>i ^c^ 4ldV|bán' cfilvoi 
MqpccB^ara'ctamtxd.lflito.: y étofnx con fus encántdé 
qüGtdJbáülS^i^^xz fetciJiar'U tierra. Tambiim creen d¿ 
lik¿MÍi^^aiy4úc'tí6m^\^^ t y^ <jué 

fon excelentes ¿ahoríes > para defcubrir kis' theforOs^^^ 
nMitait^. (Camd aquellos bUobis^ fon tao^ aedulos , qaie- 
«te (pt t^atAnfcá /totTeaa tos ^ue ]^affittt allá á ver fut 
leous./^ • ' " 

1 aqá *En Akáitn » Puerta 4e( Mito ^ dli >aqueleelebraAi 
iiMÍteapto^ qbeaoicátanf 9 de ki!iSei!pieote.Xr¿iM..^urco9» 
9r|6hní£uaps ,lqn& td&ir pidífesáx^derd Xkfpomoi qnóitiaco 
4¿;<^airiAQS' db i^ara. P¿ro[. bav^eiL4k9£t ^ii^fónnado* tíiai 
nASJSicáiídtl^cn tiinpia,,^:no esocrá cofa, qué üti 



Aboaibtkhih(^y>^dQhqilál:di6)ri:iiiockja^ciJ.P;:^^^ fli 

iaiitc# ¿l£hi» Jai'tfxyl/wíf .«faffl^iifiá i ■ perordeícubri^s 
aue t^o era artificio para ganar de comer. Ve^aqolvy 
•CKCodé hudeinás aleado j^ coma los . Infieles creen , que 
éagfi^a»áí^Ú^» ; |FiComo>d[los creeil, 

• «»j' Ka que 



14^ . lf«)í©tiAMAOiGA;»:t''^ 

j^ucúy aducha ma$aitrc tos Jáíie^ ik>:.l|fntdd «li^l^ 
facn :U reíalidadv que im^ rñkii^:á»c4aUrdd.qQQ5ji > 

. • • » 

go cree fer proceísion de Bruxas » ó de Diícinms ¿j 
ot(a cofai,iqa« inte :/%^«f y%M^> i quá::feí íttnjai4ík goo 
Us exh^Jagincs trár«$, y j! (p^jdfai ^iftepiias! ds efipMl 
]íV\t;ps.J\ig^^s » eo que <^ ouidios: tdlá^nfe&'Am^áiÁeél 
ppufo 4 R. que ao era e&o i poi^qüe >Ifi:^iibcTo£iav^iaeii 
gos fa(uo$ QQ,vagQttn : y que en ii&x dcvagacar: ^m cóenai^ 
4;>jr4ei)enja$ tx)arcba3 ^ c<>molas Iiiccadok; Hiiiíte¿' Ap^^ 

imz.$ieí» doiide]i¥>-iiiiy í.dmejteríaKv <^vi^ liqadlát 
}^ce»^ las qualesüo podlaft ¿t Wf^icoü^-^ iqi^e rBttiiin} 

Éiíesáel jy 4fw cóflnpÉficros . les^llate^ 

f ^l^cip qn d'UbiK>Cesi(|iiciaiido& q^^^^^H» >^^ 

j^^a jorobar i^ue hay ¿rosas ; q^uca efte fe úsptmo^ ; Ap pH& 
iar i la America. No para probar , que aquellas luces^'ciaB 
4e Bfux^ 9 <$uc bacoa i¿ jkrocefsioii Áárhí Hue^e ppues fi 
^ph>via/a[lli ciraeottía» :ni> i<ta«las:luces.dp JaiqniAí«bi 
.£Í c^(J>qI^ en qise » Aun* cdoccdido^ da giajsi» qtia^^ 
r^l R.'íb&rc.fupalal>ra^.(.QdqoHb. crece iil PwM^JÚái&flcfeibihl- 
rvacion > que hizo ea Oviedo «cium: Vinos ^» Jhahianddí de 
if-dppfes ) ni feinfiere qu¿.h4^an;fidé. firfaxas » p Hueflé^ijr^ 
ife 4ebe:<^0JetmarV^pBe)h4fid¿íi tédq>ctfedut^dad. dehR.» Ba 
^pf^üdon. ^ qoéien ^1 Ji^co^b ám^S^sámté^vakis^ hanriarC^^ 
^idfC^jriQ^yrque al R. Hainai!Ípnyir\^>H¡6a[lbiPt¿ iaVgrigiTemofc; 

. ?43 Dice el P. Fr.' Juanderlbs Santos í,h^í bÉB^xxi^ 
.IfaUíddRlo telgkht & alan nñM^Efcanbajdiv if/tcitfak 



vaht'tóf eíi €Í ajrte •/ y fófi tantos los que vuelan , ^ite ahmÁ 
hráthCéifit9dé€l^^té\ yefpantan al que no tiene n$iicia d§^ 
hque es eftit Aírma ; que fabe de uno* Eftrangéíols , qüe¿ 
áuroifeHdo aíá-6t*íHá 4eV Río,' ea-lHu iwche dbfciir* , y 
Vfóndd'aqa¿Has4ucé^ volantes, ht^eiróhamedrantadótati 
fúhtachn4^ los Cafre s^^reyensíó^ que eránHechizBtásít^vtr' 
zalo <Jé Oviedo , en la Hiftoría de Indias ,. tráhe üná líirgajr 
y- cWiofá defcrípcíoñ de femejantes Infeéíoslutícntes, á 
Ibs quálei 4íatoañ^ CíokuyósV^^Ctícuybsi Ett¿f Inítáo;dá 
mucha mas luz , que los gufanillos que en Hpaña luéén des 
ftóche. Dcí COcuyd 'dice Oviedo :?(?r ií<^^ W^/r- 

do , /tfr//4 ^/' ^r^ védnÁ tin claro ^como h fue le hacer la 
túmhré.^ 

^ 2 44 Eí PJ Alonfo de Sandóvál ^ hablando de efte ad- 
ftúrableí ihfeao , dice iCd'da Cuci^ofdr'eo^mdréJflM^ 
pienti ijlrella^ que corre por elaj/re.-\iih\zÁ^\^Tterrafir¡^ 
me de k America. Y aííade : ^í í»; me fdlto (la luz) ;í'¿iiw/-í 
nándi^ en una noche obfcnra , y, acabe de retar con la qne 
ello) me comünkabatí. Don Berníirdp de Vargas Machuca| 
hablando de los Cocuyos , ázíacl mifmo Pa»í db AmeHéái ^ 
dice , qiie con fu luz fe puede lééí, y .efctibír uña caña : -j^ 
que^fon como Efcarabajós , qiie , volando dt inxncmy dáSit 
iumhre. Añade ; ñjios fe fuelen^ moler para haóef haria , k 
quien no lo ¡abe. Pero dice en .general , que con los Qeea^ 
yi>t fe hati pegado muchos cháfeos' á los nuevos j^quc: paf- 
fán á la Ameüca. Con el fe hanÁ^i^o'hd^haí.burfds '^cm 
petonesj fiftos fon los hombres novícioi en la Aniét^ 
Omití poner pót cxceiifo lo iirjcho V qnc feftos qu^tró' Au-^ 
tores origínales aáitnan dé aquellos Efcarabájps , mofeas^ 
taiaripofas , o avecillas,^ porque fóbraMo dicho para,mi 
intento. El P. Deboúrzes da noticia de femdantcs itafec*- 
ios lucientes en el' Oriente. EIP. Zawrto-yy^BarttolItfo p6*- 
'tiei> la défciripclon que trahfe Óviedéíy y elültiñor en íti li- 
bro de Luce j^nmalium , cita varios Autores , y dá rioti-? 
cías de otros irifeftos, Al cafó. 

245 ; Es prccifo advertir , que como todo el Mundo es¿ 
'uno , íbcedc que-á los nuevos «n Pat&s , O^cios ^ o JFacuK 
-"^omMi K¿ tar 




tades, les-4att varios x^Cús ; ;»a^:B?/idte?á Iflftíclimilti 
y.otros.quefolo miran á ppperlcsmipdo* Sabida^ fcm tay 
burlas^ que (chacen a los Navcgantfst/quándQ pafTaiiM 
wimcra vez la linca KqtúnqccíaU VnO;^^ía? íbaftos » j^uft 
4án a IpS; que w^va|o^ptiB wtran «i U ^mprípa jAuftradb, í 4 
Jos quaíes.dixe,4^rBaaC¿f/>^/<w/^> fJ^WíWarlw.í)©!? &» 
nombres , y apeUidpS', ct\ parages , ddnd^ ^i;tcpgaA flfitii^ 
da de perfona alguna ^ ni Tepan de donde viene la vo2. .£(-: 
to fe puede hacer con %ciUdad^ infpriDandpfe.antés/deío^ 
jdo, Yá fe deii^ en(;cn4?r.aíoraí. tpd* ift H^^^ 
de Sanchorqiiiz^' . ;, -, •; ^ ^ \ ,-•• • :, . -:: : ,:;:. ¿. .;..?. -i 
A^ia aquel patjige andarían volatt^a yc^^ojchcan^fibo» 
'Cocuyos ; fabrian los canteadas del R> que f^ le«hav|afi^ 
de rcprcfcntar Brnxas ; y para difsimular la fingularídad. dq 
fus creederas , fe apartatí jui alg^no$ \ y pueí^ en parage 
correfponcÚenU;, \Ui|3arian por. fu$ poinbrc^j, afsi sú R^qomi. 
¿ todos los denaa^. de la cooiitiva » ya ChápecQnes 'i yi Wt^ 
teranos* Ello es tan aeib)^ ^ como I9 es ^1 que el qnjedo leí 
haría imaginar al R« que las. marchas de las luces, cami-, 
tiaban en forma de eíquadrones. Aunen cafo que alli np 
huYicDe Cocuyos , le harían la mifma imptefsion alguna^ 
cxhalacioi^ies fatuas* Conque » cali caí! fe^ p^lfá cof) jeturar^ 
fific clR.quifo ifitroducir inadvertjkiamente por hiÁb^a^id^ 
Brujas » I9 que acafo feria pura experiencia de fu ampia 
credulidad, 

. 246 £1 P» Tofca e^reíTamente dice, (tom«4», pag^a ip«) 
íBI^.aI íf^í^H^ f^}¥ fe li^ixia afsi ; porque vaguea. Et qui^ 
bfttfjndfi agitaisfijír Jgnsj fatui nuncnfari Joient, Couque^ 
UiO ^é á que feria citar al P^ Tofc% en falfo , para u|ia cot 
fa tan ridicda. £Í fu^o de que habla el P* Tofca > que fue- 
le pegarf^ al cuerpo j es el que fe lldmsLjgnJs lafníens. Eñe 
íu^o es fleque fuete encenderfe df los vapores de algún 
aniimAl > y en efpccial del hoaabr^^ y de io^qual h0 i^U 
xxemplos. El nías vulgarizado es^jcl que Virgilio ppnei.df 
Jalip Afcanio : Lamberé JlaipmA comas. » & ar^^m f^^n^-^ 
ra fofci. Eílas luces no vaguean por si : Uomtnum ,cáfU}isj^ 
;dice Tofca , eqn^rumque crimhus adh^rere folet. Pero co- 
Mf^, %uen el rnQyimieiv;o dd cupjfM:)^ qtte.las 9<;9^^a.9,f)p 



DiicuMó XXI. HvssT^v ^49 

^fi>Io v2gQ¿J!nf ; fino que tambiefi fe jxioverán ' ¿oiv mátdias 
prdcnadás; •' - ' - - '' ' - ^ /^ 

• Si en iíáüj^ó ca!ttfóf<3í,-de noche , y á diftancú , fe t6 
marchar una compañia'de caballos , claro eftá ^ que las lu^ 

*ccs , d/iicgos ¡am?entes\ fi los hay , caminarán , en procef- 
^om Lo nrñfmo'fe podrá decir del fuego > que , al batir t\ 
'^ar , levantan' los tentos át una'efquadra de Galeras. Tanfi«« 

i)icn los foegds , que * en lo antiguó llamaban Cajior j y Pv^ 
^lux » Helena i y hoy San Telmo , feguirán el tumbo de lo^ 
navios. De ¿fte modo fe percibe admirablemente , que xxab 
^vca de noche una compañía de - luces; ^ las quales caminen 
'ordenadas; y^ no tengan de Bruxei:9a otra cofií ^v quelk 

apreheníion de tos c|[üc las vén ádiftancía» ignorando lafe 
^caufas Phyficas. Efto es ; en rupoíicion ^ que haya ták^ ltt« 
< ces« Las mas veces no exiften fuera de los ojos del que Ip 
' ciuenta^. Efto que comunmente fe dice ^ tener candelillas en 

los ajas y debe entrar en defcoento , íiempre que fe viere ía 
" Unejte , defpues que vuelven de laRt^merii , ü étra fiette, 
^ los que lo aientan, ^^T^Tnbieil el vino es ignis lamhens ; y 
;que hace repirfefehtat 'movimiento de las vigas; y compa-» 

ñia de gatos ; y pagúelo la apreheníion de la Huefte. 

X47 Afsi como fe fuelen confunctír Ips ignorantes» 
*^v?endo volar los CVí'4r;'^/ ,' creyendo; firniíMientie , que ts tn 

* cTquadron de Bruxa^ 9 padecen ott^íihafcos tnayOres lOs 
Chapetones ,'poc no tener noticia' d^ lo ^ue fepodt;i há-> 

"^cer con aquellos infeftos» Dice el citado Machuca > que 
' molidos aquellos cfcarabajbs'^y untandofe, ¡a cara ^y véf^ 
" tides , fue ¡ios i un efcm o de noche , no pareen fino un P/- 
^monto\por Uyíshmhré\}vifoS'qnehac)e. Coniinadoct^ 
^'nade eftos'Demonios/queTiefle elR^áÜfftancia,quando 
' era Chapetón , 'creéríi'xjue* élrañ doce Aruxais .éfidkinonia<- 
'das \ que caminaban en procef^ion de Müeft'e ; y apunta** 

ria la vifíon , por íi acafo havia necefsidad de impugnar 
*• algún Theatro Critico. ^ • 

Lo iTíifmo que fe'hadfr en láf Amcfica\c<)n tosC*^iy^/i 
"para burlarfe de fencillos Chapeüoübáf i fé podiu hacer en 
^qtialquiera paite con- algún ^^hbffhéró > de tantos como 

te hallan cxi^iiados en los Ubros^Si con cuidado fe uau<* 

K4 ren 



SfH ,XTsoDE.i.A Mágica^ 3 

jccn Us^ceja§ ,i¿ba?.,y pqluqas dejilguiws Jiombrcs, ^^ 
aquellos Phofphoros , fe mirarán entre si como furias d^*^ 
Intierno'en uaa iioche -obfcura.: y > creerán ios que á díf-* 
Éancia, vieren fem^jante efpeftagulo.^ que tienen la Huejlf 
á la vifta. Finalmente fe debe íuponer aqui , que quandp 
]tosyi^^í>jf/ífí»<?í j, que. por lo comun^ /vaguean ázía loscír 
jneterios > tienen aígun '.movimiento de aproximación ^ y 
elongación ^ refpeíto del que , con niiedo jos eft^^qíiiran- 
do y no hay en eito myfterio alguno^ £Í que , ignorando las 
.caufas naturales de vai^ios efeoos ^ fe hallafolOj y apoden 
.rado 4?l miedo , juzga qqe el acef carfele el./i^^íi fatuo ^-^ 
Jiuye ; y apa^tarfele « (ijbngue » procede, de agente jcacxpr 
vloaL ; DO (imc^ otra cofa , que un puro. Mechaóiunow . 

. 148 Si un.bpfi^br'e f<& v¿ acercando mas» y mas^aajuii 
fel lu^ar en donde* eftá una luz fatua ^ es cierto que á tal, 
6 tal diftaticia fe cpmniueve el ^yre , 6 ambiente > en dotj- 
jéat eftá 1^ exhalación encendida,. J^íia tendrá eq fu mov^-* 
^QriieñtQk n^ífma.-dirccíion ,quc t^viere el cuerpo ^yívien-? 
-íe* Poteft^ razón, creerá pl hoaibrej, q^ie %\ fuigo fatna 
JGempre camina adelante ^ como que vá, huyendo. Al coq^ 
erario. Si el hon^bre retrocede , commovido aísimifmo el 
,iayrc á;pia la. parte opueft^ , (ígwrá ti fhe¿a fatuo ^x^^lU 
í4ireccÍ9p :y axm^M qtf!?r^R¿ra ><iue le figue » y pierfi- 
ífiueaqueUja IWiljAqiifcüifedeVjpi.flMe conclft f9mbr4. Efta 
4ienj|pte hyyQ,d« .qiéten,Jta f^e; y Jiem^^ , y per^- 

gue al: que qui^W hidrde ella e ,figuieudo,en todo una míf-^ 
ma direcaioñ ^ y módifícacion del movimiento. Afsí , pue^ ^ 
«fepirandQ e) .perjiHfiip de iJós\Aíide«nos^^ |p, quefivul^ fl 
-píiVor,: ;iO;iqtie /fct, ;iáad& ci%« la naf ratiy^ } y . lo que pue^e 
*.pQ^G^t:t^}9frbi?X^ ir vera,*,' que^i^o 

-toyíi)?eí©y,ft?i;i«!par*,q«« las,aiícqs pailt^ p9r 

> compañía de&w$as-> que el que hay para que la$ luce;> 
que fe^aire(;eñ en un es^rcifo,^ ^nvmud^de los hálitos ,.y 
exhalaciones inflammables de losvjív^ntes.ypaílen jpprua 

^«xerelíodelí^hijSgífii o pfSC^íot á^.í^i^^os* : « . 
i\ ^4^í JídiiübU^^ lá ^{«^/^i procu- 

rrwé advertir w^a ^(ror áí:qrca» d^S 1^^ precaucloilcs , gije 
'los^ tiitu4o.$.M^eq'CQnj;racya« .£naktii:^)s,para§qs de Gá^ 



^cía j ño es lo que menos entretiene las noches larggs y aíii 
\ntre viejas , como entre niños , la confabulación déía 

* 'íluf/íe ,qüc 2Í\il\^tn^n Compaña. Quando los muchachos 
Ye enfcñan unos á ótrois' el tratado de la Compaña , 6 HkefL 
te^^ y de otras ilufiones nodurnas; también fe comunican 

*eí remedio para evitar fus venéficas refultas.- Afirnian* íei- 
nocentemen te y que fi uno fe hallare folo en un campo , y 
fucedíere que vea la Compaña , ha de tomar efta precau- 
* cíon , para q\ie »o le haga daño alguno. Debe hacer en el 
fuelo , con la prefteza pofsible , una figura , como el Pen. 
tabha de Antiocho , y colocarfe en el centro de la dicha fi- 
gura : y de efte modo paíTará la Huifiíí ^ fin que pueda há-* 

' CQrle algún daño. 
'* ' 250 " Efta figura no fe puede explicar bien fin lamina, 

' Eh Pierio Valeriano {lih.j^j. j fe hallará dibuxada; y ex- 
plicada. Para los que no pudieren ver efte Autor, digo , que 
xl Pentaf^ha es una figura Geométrica, que refulta , defp'itóí 

' d¿ haver dividido un circulo en cinco partes , cruzandofé de 
parte a parte quatro c hordas de 144. grados. Llamafe Peúr 
ia/pha f porque fe reprefentan en lo exterior , cirtco letras, 

' A* De Pente ,.que en Griego fignifica cinco : y de jílpha , A¿ 
£fta figura fe defcribls én el fudo con facilidad , y de un ^ól- 
pe continuo , con folo tirar cinco lineas. A efte Apiüléfo 

^ contra Bruxas ^ llaman en donde eftá muy recibida la patrá- 

' ñá de la Híéc/íe , con el título Sillo , 'ó Sito de Salomón. Es 

\ tanta la confianza , que los niños tienen en ^fta figura ,que 
es fin comparación , n»ayor la virtud que creen de ella., que 

* d miedo qu^e tienen* á ía mifma Huefie^ , \ ' v ' 

\ i 25^1 J;yyanE)f)s eí otíg'en dé eííafüperftícíon ; y. fe Veta 
**€! origen He'íá fabuli. .É"i ^fcritO'en vatios AutOres , que 
.' Alexandró j Magno fe apareció á Antiocho Soter ^ quando 
efte iba contra los Galatas. Para aíTegárarle Alexandrode 
, la vidotía *4e uñando , que xepartieíTe . poj: teffií^a entre I6s 
^Xoldados 3^ ^la figura Pentalpha^ Pero advir tiendo , que ^eri 

Íos ciácb ^ ahgiüos > que componen las cinco A; fe infcrl- 
ilefleh eftas anco letras Griegas, Y T *E I A:cincojun- ' 
. tas cdmponeqi efta dicción Bfgeia ^ (La H , no es letra) que 
%nifica^;f 4^i^^ > o «Tá/^^ Gueíitife ^<|ue fucedió la viáó^ 



^íii: • *tfsO "bE LA MaGIC'A. ' . . ., - 

.ría en favor de Antíocho ; y que defde entonces quéd&' ^ 
^ fitttalpha , por armas ¡6 por idíignia enere tus fuceiTore^. 
'Efta efpecie fe halla en muchos Autores* Cito á Pierio Var. 
~leriano , porque es Autor muy trivial. 

252 D/ Julio Bartoloccío ,. en fu BlblIothccaRabbiní- 
'ca ( túM. I •fag. 7 u ) trahe un Amuleto Kabaliftico , al quil 
^^atribuyen los Rabinos muchas virtud^es ^ contra las Bru;« 
] xas , y los malos Efpiritus ho&urnos., Componefe efte Amu- 
leto de dos triángulos Ifopleuros , cruzados entre si , de lo 
~ qual refulta una tígurá Gcómecrtca Hexaipha : y eñ cuyos 
"^ángulos fe .efcriben varios caraderes Hebreos, El P, Kir- 
' cher en el Edrpo ( tom.u pag. 397.)* trata de varios Tallf- 
manes j 6 Amuletos Mágicos , que ^ para remedar á los Ju« 
*'dios 9 ufan los Mahometanos , y llaman Grandes. Entré ellps 

* pone también un Hexalpha ^ cuyos ángulos contienen en 
f caraderes Arábigos > el nombre de Dios » Mlah ; y alquil 
' Amuleto grande podremos llamar un grande Gr'if gris., K 

* efte atribuyen los Mahometanos las rialfmas virtudes cot^- 
*tra Brúxas , y Demonios, que los Judíos fingen enxl íuyoi 

Lo que hace al intento es , que a efte Amuleto llaman 
'Ji^illum Salon^onif : porque fingen , que el Jello de Satomhn 

tenia eftá figura : y que con ella obraba muchas maravi- 
^ Has. Ya hemos vifto en ¿I P» Roger citado , que llaman j^- 

Uo de Salombn en el Levante, a aquel G^r/)Vr//, o Amule- 
\ xo\ que fe compone de dos triángulos cruzaoos , y ' cóti V4- 
\ tíos caraderes, Dé^^o a la difcrecion de los Letores , que 
" conjeturen fi ,*' ha viendo tanta, xx>nexIon entre aquellos 
, Amuletos de Infieles ^ y el que' fe qH^re ufar contraía 
^'Buefie ,íerán áierivados^unós de otrovEt nombre es iden- 
^.tico; lá figura oiu^ íemejahte : el *fin uño miímo; y por 
^ configuiente vano , fiíperfticiofo ,y rícliculo el efedo qíic 
^' fe promete* ) ' ! 

[ * 2ij Es veríGmir, qué ^á imitación ¿iV P:¿ntalph¡ü''l^^ 
^•|Antiocho^ ídeaííeni'fu HfArf//^¿<í los Judíos f / a eftos rfe- 

medaílen también , como acoftumbrán , tos* Máhomet^- 
'' nosj Conque parece mu j^ natural., qué^el jí^o ^/¡¿ilo ^^ bfe^^ 

dé Salomón , que. , por U facilidad de fabricarle , fe compone 
^^úPintUlpha , y fe üíaeñ algunos parages de Efpáná (Sóhr 

tr» 



Discurso XXI* Hueste. f^r 

Bra U Uwiejle ^ no fea otra cofa » que una raíz del Gencím-' 
Jñtí\ At UhéáiÜl^'^ÚdéSck /y de 1a*tií^e):fticí<>ti Maho- 
metana. Siendo , pne^ , tan faifa la virtud ', qae fe le atnbu^ 
ye g como falaz la aprehensión 4e la Huefte , es juilo ^ qK 
voiQ-s y otro error fe deftierre :n fe deíippreíWone el Vi^go 

4^^^SBf^j^^tc^.í^^^ i^Y^^f^ inn^wíefstóne laj^uéfícij 
de remedios fútiles contra terrores pánicos. No feria difí- 
cil , (i lo Ve^olifteflfirel afljbnadiío y^^ubrir et irergonzofo 
origen £ft btras 'niuchasíbpírftidónes^, qué 'aun eftán 
arraygadas en el Vulgo. ^ Algo fe apuntará , hablando de 

/ ^19té\ fiPata acabar, eftc ÍÍ^Ki^ , que el R.lu20 Jiicer- 
mi^able »*por.quei^r .;» a cpl^a dex^uentos tallidos > ratiñcar-« 
fe en que hay tanta M^ía , comoj^l Vulgo pienfa , pondré 
U.GeneaLo&ia de laM^gi^ i quo Cálcagnino efcribio ^ pag. 
^05.. )[n^gin^eAe^A¿icor 9 que haviendofe cafado la Vani^ 
2¿i/,cón¿j^i^ri^¿?^f: tuvieron por bija á la Magia. Te- 
, inieado los padres i ía Verdad , á^v^ . i ^ enemigo . irrecon?- 
¿iliable con«fu hija > lá dieron á criai;ocul teniente á la De/m 
vergüenza , y al Temor , que vivían cafedos entre' si. £fto$ 
|a criaron,9op mucho cuidado i adornándola de todo ge- 
nero de inifojiuras , como de diges córrefpondientes y Juk 
fr^fti^arittnfrefuttdijs. ACsi que IsiJ^agiaW^ a la edad 
^e fe^. madre ^.vojoá los.celebros d^los Fainos i y hacien- 
do alft fu nido. , parió a la/Cr^^W/¿i¿/. In Fatdorum 4r¿-</^ 
itiaué nidulans ^ Credulitatem feperit. Defde alli , comp 

4if:e el Autor , Ant! pelar gizat. Efto es : i imitación de 
, , ' J4s Cigüeñas, fuftenta, y mantiene a fus padres, . . ,\ 

iíPredigio , y la Vanidad. ^ L .> 



f 



'S^i' - ■*«» í$* Hit *$5 

■ f jf ÍJÍ J;f2í J^ÍE 



f - ' I . - 



MOi 



M o p A Si 

DISGuisO #XJI, i^ 



I losgraviftimoí'incanvefiientesiqnfi 
- ' P 'trahe tonfigb laínconftancíáj'duís 

K 'cada día íe palpa en hs' Moitalfi 
S Cbnfigui'ent'einenrc afea el que -ni 
' - ' ' , ^ ■ íélntroduzCatíeil Efpaña las -TAo* 

bastidles ;quatiáo1as¥Id¡culas tiendn^ tanta íiitroducciotí; 
Parapno-,yotroporI^ex¿mplos. ElTheatro efta tan'coQ^' 
vincente en lo que dice , y tan claro para todos; que Terí^ 
ganar ínutííniente el ttempo, pararme i explicar lo que ' foto - 
cl R, no ha entendido, Afsi ypues, porque todos tienen' vo-* 
téen éftode Moá^'s i ontitogaftar papel entontemplar ha-^ 
tucínadones. Soló digo^que ,qua'ndolQs Erpaáolés, ufa^bari 
los Moftachos , no hacían mal; pero llorar &oy aquclli pee-' 
dida, como fcfial de gravedad , es enthufiafmo' de viejos > " jf 
aunfucnaáBarbaricGothica ,ó áfiercza Afri<3íia. El'Va- 
lor no confift« en tener barbas. Si otros dáii ea cV txtreina 
contrario de afediarno parecer hombres ."tftos cftan Tujetos 
también á la Critica de el Theatro, 

%\6 En pruebade lo mucho que fíginñcan lof -Jigo- 
tes, trftxo el R. en iu Lilu'ete , una converlacioniqus' tuvo 
con un Judio en Amllcrdam. Decia ^tc , qiie fegun lo 
que havia leído , habl^iido de los JEfpáñoIes » tenia hech» 
ctro concepto de fus tratos ; pero que havia madado de 
didamen , defpues que los havia tratado. Noto la tíuf' 
tracíon las creederas del R. en defdoro de ios Erpañoles. 
IoAqw que, confbunandofe et R. conUopinioa de un 



:'. ■ ■ ■ Discurso XJCn, jsj^ 

i&ün^ , que c! T* M. le coníbrnuba. con U opinión de 

n</iV , que Yandale diga lo que quiHere. £ño queda dc!> 

Pero ni ere. pSftri negar ,Tjue Te^xonfonno ton ct^udio: 
DÍEfpañplalgimó dirá 1 que no perjudica a los Efpañoles, 
teñólos porttttpos.6 2 iIÜp,¿I Q ,, .. 

157 ^" c^ Libróte , apurado ^e lalnltancia el ^.dice, 
qae tt/avsraíle á la Nación ; porque de otro modo erra- 
ran los Pr<dícadt»es. Q|h le p^fc^ al Letor f No és bue- 
na cauTal para creer i un :s fon, 
<»ft6 hhiAu}^3ii^^^iási; t^a- 
. vf^mooBlaJÍs.VicbsdiBi contra 
' ÍM^rcéi^4 Dkxci^cü Ío ha- 
^iaSc{áaA>i^mvmf^tt^ • íníie- 
lAa^ «nqMqibBxtlBup » que 
aip3lDMui»ainlaiUl:di e aun 

aiU./nf««'.^ii|iieA¿¿iolto¿Jfo9 ^miijiaAssA»:^} iftíiK^.':?yi!iA 

n£inS&lolca«&diw»t^^SaU¡«i¥£<lM»dd^«¿4 ^ttjtnvii 
M .'I la i-s^S oI^ímt)mdftHtíl«c^]l«J»|^bsi( , z^.íolllni loq 

tOTJ.'-.;ffi (la fijviv :,íip z<íJ !( uoísm i:fii3 2o:jj;::íiAzcI sup 
s!.- zc.'bffi J ftoi íotjjti 

3'p t&i : [h ¡iiíl-tct 

. i9 íiüíai.lir 

icq íliat P Q^t . 

ítviiihíio; f b oilial» 

ornoj , £í I loiliH caI 

-ili- -.üq i .ii,:b:!3J 

-■-•fili , ifrí] aoí , 2s;ioÍI 

air-j tf! ,>i J3 aol 

oí oV >ij[3 loq si;i/l .£Í;íicju(j3'i1 mm Hoa ¿lü sup tboía 
-í\ii ;.1 ^lip otiiii.q 1» omjni ix'jfc 't ; ytío^:-"! M J\ io üi.')* 
-;rí-: t j:;jíijiij;:i«.3n¡ si A .i,'J¿s-.)íiJOjXjU «i i\£yptíij 



ünp... iif: 



tfiliiÍÉflJíU?lllílfllh «■ÉÍMh'áiÉkdl'i ^SkMÁ-tt* 
«RMR^Tfm in m ww «■vwnRHtVHflr 

' :)b rrur.itp Í.I noj icj£/ri;jlf:03 lif Mil' 

.r.:...h ta J.:3,-!i/r;!l:l 3; 0;,¡n.'7t , i;"K ¡",¡1 „; 
-i 1 13 '.vri! o;:j ab 3:i¡;kk¡ í m.i»V1 t.\ i V.íiivjir\ -.i •> -. 
-auJ cj oK i lon-l le i3:ábq ,1 l,p .,„ot¡:iit„tl tol n '( 
.nol ?i;o. ■ ' ip , c.s^if,.,t ,,„ £ ,,.^„ ^,^ ,^1,,,., ^,, 

"• ■■"-" " f"¡'*í"íc»*rfr.«l.ip.M.,.hr;.»uigir 

•-,1'.!," 'bíIrtleñiaaaüipitííIiMmWolurit 

ínp 3MM )A íHySWíjuílldMApoin, in,eae 

a-.i .np "•■ÍA<»l(»i*flínii¡iliom,lafa«ic 

H4rlan«»(« Inya^lSÍtbaufo AiUalifaM j las pnaduildlie 

MnisJsriMait' McdWiílMiill» e<illuii(*iáfta«imM;'.ciiit<i<liK 
tim?llí IIW9l«aM^l ymaloíiiaf lí.<il«a«3foIoantaíi 
jor millones , y rV t AM Utstiilla^ináaiitio dice el P.M. 
que los Antiguos eran nulos; y los que viven en nueftw» 
V sde 

«ut o„5 

yiv 

_r • pot 
«»* enea 
^ orna 
fe I en- 
tcni iii¡. 
Bot lat- 
ios s U 
•n" > la 
*" . -..-,.,-- /en- 
tiU,,A5a)ra U DemonftrMion. A b úcontinenda de He- 
■'- le. 



/ 



« 

Udo el Awvigasix » fi , como U fragilidad Qt Di4ñy>{oy^j^ 

fiii{^ópa>a-jkioe¿ar>k£iidUft QütUdAldrPe- 

iielQpf>{ial:aLqwtUiOd)'fi¡fm^ 

cídxu; SeaiBonBldpK; <^Q:ao%óq^lál»riftsl9^^ 

docantarffl o^ifcMttad^ oiteta^ láifa«latiflgi<fe o¿^ H^lpotó 

dÓQiáldadca. Eftaimeriat^dii dfqlMmíifdt«:/lf i«[.Í4 le^i; 
ficren éalE' i2úii6r.9^|u»Üas;fe j[SígíbaMO'i^:dbi ?Qlütta Ufe^ 
lenaiocanfiiaBptcuií ^^djoi^nfí^ci fu^bnuj olw.'ol , ctVituVv 

oftá4p8arib:9afH:lmri)>¥b^I«i^^ 

Ño lo dudará.qiiicddá^fMii ifimocr^ 
£zlik;á dldiáitiecMgrialeiinab^Qi^^ 
M'^#g^¿bUcUBaz¿;t{i«lr.M^ ^itoeAM dab 

wytiidinfoaíci^ ]i¡i«DdSJ:4iiawitó^^ 
tfei/fe0f/»QqM/iáí:rt^O í:£? D3¡b :rijp oi sfc -ó^lüV;^ ii:? 

io|Bkofixii]9f]dd Sel ÍBdftinyitt(j|itok3dafe<l¿¿> fcMieon 
«^,de!da£t|iBÍu ioiatiHosdSiftsrtHqM^^t/íi^^ 
SÍUon^dcítt» Odfpr^iofiíi^jQBflre!^ JénjnaqmflertTcdi 

npoo iq«¿'jl&. jánridtduidXniiUifi^ InRaiidrreciiqm&Qr 
-tf^dp ^c6n3rk>4iA»iKnviciicil Jiidi^jde 4«B9:dáinoii|i ¡áóÁ 
tfattio de ehíd^iabkii £^a&oliÍQiyYdcftmfet9l|u{a0iio« sfBil* 

míáncíéiB9ar emfu bfipjít^ ScaLkfriLiiljiiflgfi:^pfir» 4°e€feR.b¿ 



confeme con la impoftura de un Judío coottttadkccratoUdr 
flbor >S^aaoii9v9«b2faaia9qtó JBf ^cdMiddroi declunen 
océntra^el .'visib rsybfaiiai^ c¿i?fi)raiaifeoc0Qr><€fci1|ftai^^ 
«qoe et P¿'M.;K'4^«nid¡b% (et écfáo$^Swaoop ^adrespcpsi foi^ 
vcioc^ decir ^5 qtXttOoaiíá {átííÉrwtpéraonti¡rxaii9o^i Q^ 
^'teraüi Vaíid¿ÍQí:9J^tifis$>irq^^ tfiVlic^^^iMdtt ^ 
•"♦^ ^ . ua 







/ 



í^^ SsNECTjHl^iatE^SBBdfVKlXli 

P«^aidílMií«Q^di¿á¿> fi^ ^Crlifíai:xiel i^^qifclasi 

gubácto jé(W)9 Sl^-amtín "del' Thescco;: 5¿ ksáoMh^&k 

&l{r :4k^ tos cermíMSi'd^ R; qucUaJfVASFjuíkittí-^ 'ái- A 

Mnnio y foio fe funda en pafníurotas , y ea:qiiBÍias>TÍdkii« 

l¿s dt^i qoatroriVejdti^ tiwJhumáradpjgrcicfe ^a&á tai no-» 

ctel7d»iin<Bk¿npjiyrilagL¿atfdfcgidboy^ia^ 

tédO'Vy fftOtmuiwnVlor*^ haflo;d¿u^uif[nb8;«o£fioS ^ porcrad : 

yltio A^v^fvai^eljMunHo' /ia];>tiempo qucfe^qaexani/iiaidv . 

ten 'bater i cq:er y quqr4iaíii>fetvexd(f> 4e idgou cAi otrw^ tíemr 

^sr ¿^& wí^ide: < pna^adi4aoto^fat^>ii<^^^ 

^^Uttel^ «^m0iií& Jxdittrii toiil|Ibdnrhqs« ^ i^! ub ^//! 

cIoH <]^^cliQ^ M; haéia^rilQ^Qna^pala^asidctSánMSi^^ 
qiíifbiábc^¿n4íii^;?) l4á[:iíaftQc;qi]ie>1a iát^ácüm .fiv6¿»¿^ifaf 

tal enfalada de lo que dice San Gceg^orio^v inipéqmft4ob 
t^feiii^tft^o^ettgiteUBíoflcti topqtk>;sfiriná j^qo^^uzgo 
pMcifó) (fe9ndfaifeeiicd^/ffn0inK&^ ^rB iiíip«Qitiii}oqufe 
eftá^'m la //^^('íMVjrhá^iáfibáodextal nUsfraiiUcfii, qu» 
icoti'''ella :fe i^ri'y iqqe -1o¡s qifé inpagiM» etTb^toos;^ tfi 
tiin iekhortri S»jGirtgoito>i^í'^afix abdrac-^ocm^^ . II 
«ífidmpcou itoi¿ .dw9oni^a<)(bif£6jdmacia ulb CDdopPooqa^ 
á»ia íjprecifii pte^ abiiidÍD}(.asii»Py rDinii&'«p6iser ias oftíitt 
•bnip foriMltsjdet&itmj^'y'CroU'ot^r^ fa»i^ids:;cn ^kuir 
'dcfe haliaü. Siga la Edicioi|:^a\?xli9$ Bene^iAiqa»; .ofioIJa 
md«^rbac{a^ ^q^e'i^ oéalquienr'. otta £dkíon íc ittSHl»á^«l 

i; M^>;bEii?7ta^.U¿iaMa yB* fol»e4aei£i<aog»lios^ ddtraidl 
Sawxi^isQtaiaiacoCbuiilna i^ cepral^d^e <Jáá;YÍci0$# ito 
'^: fi^Kine-^.^ qice /í&noinab lo^ iúalot'^4"c!losbtencMi» 
^lEIt^ t9 elvaf£bto de San Cht^y bftfinlío » .itp $a«l^Aguftm, 

iTw ' Grc- 



* 




^ fltts cfícacíat i fus pruebas ( el R. ditera /^ri 
^igrr«rMx)'t<>máporexemplo el Arca deNóé, el Colc- 
ho ApoftoUipo , y los fíete Diáconos primitivos. Es cier- 
no , que aun(|ue píira to^lp^ cfto .precedió elección Divina^ 
CQu todo eífo buvo uii CHam , ua Judas, y un Nicolás , per- 
verfos. Notefc. No es el aíllunpta4el Santo decir , que ení 
tre eftds fon mas Iqs biieiib|S , que los malos. Eño es eyi-s! 
dente. La concluíion es efta. Son tantos los malos en et 
MundOj qué tn ^ corto numero de buenos» aunque los haya, 
éfcQgidolam^noDiviaa^.íieQipjceha havído alguno malo^ 
Previniendo elSlPtO^.que eftocauíarU terror ale» oyen-* 
tes , dice.: Titifen autempot n^n detet \^ &€. con todo Iq 
áemis 9 que eftá puefto. en l^ Ti aj^r ación. Como diciendo:^ 
No os debéis ^fpanur > que haya mas malos » que buenos 
pn la ^leíia de Píos ;. pues de ella ha iido figura la Arca 
dé Noe , éti U qual hAv}a mas brucos yqofe hombres. \ 

té i En el lib. %. HomiUif. fobre Ezechiel » pone el 
Santo el mirmopenfamiento j y aun caíi las mifmas pala-^ 
bras ; cotejando fíempre la Igleíia con la Arca de Noé. Dif- 
tingue tres eftahdas en el Arca. La mas profunda , dice» era 
muy ancha ; la de él medio eftrecha ; y la fuperior ^Jinchif^ 
Jíj«[4. Segpn tíkz diviíion , afirma >. que ¿n la l^lefia hay mn-^ 
chos matos , facof medianos ^ y raros buenos. Efte es el 
diftamen de elle Santifsiifno Padre » explicado con tanta 
claridad » que folo no lo podrá entender » quién fe entrcr 
mete i hoj¿ar Santos Padrea » fin haver hojeado antes a 
Ñebrixa. Uno , y otro texto convencen evid|entifsimaraeni* 
te el áiTuQíipto^ para elqbal citó el P. M. i San Gregorio. 
Veamos la errata de Imprenta. 

264 El Texto Terrete aatem vos non dehet , &c. que 
fepuib en la Itufir ación , es tan largo ^ que contiene mas 
4e cienr 5Íiccione$* ^1 ImpreiTor » ó el que coáxgia las plá<^ 
pas., c^advlt^ló 9 que fe omitia la negativa nan ^ por I(| 
aoal fc:pgfo afsi eí texto i Terrero , antem vos debet , i&d 
rAsL errata ya eftá corregida en la fegunda imprcfsion de 
\íL ilufiraáon Apologética ^ cómo lo podida ver el Curiofo. 
Los Impugnantes del Theatro no han paÜado hafta aho^ 
Cf^dü k> nMfierial.dcí )as leirras^ Sin advertir , qué pjipel ha^ 

Zm\ú: ' I, cia 



1 6o Senectud Moílal Dít1i4vNpOt 

cia en el t&'xto » la Dativa no» ; como no lo'b^l 
do haciaQ el materialírsimo cotejo , matenáli^ml!^^ 
fallaron, que efta omifsion era ilegalidad dclP.M. Fey^ 
]oó : y que imponía al Santo , lo opucfto á lo que afirmaban 
£n prueba de que procedían á ciegas > y con funiHU má-*- 
terialídad » dicen en tropa: No hemos en ejl o fartido de ti^ 
¡rere , ^ue hemos cotejado^ faya afirmarlo ^ quacro Ediciones 
diferentes. 

265 £1 que tuviere prefente el penfarntetito de San 
Gregorio., y elaíTumpto del p. M» hará evidencia| que nuh^ 
ca han eftado ñus pefados de entendimiento los ímpug^ 
liantes, que , quando , por no haver entendido lo que leían, 
hicieron efte cotejo de Ediciones. Tan lexos de aíirmair 
yo , que ay Edición alguna , en la quál no fe halle el notii 
digo que feria faifa en dfte punto la Edición , que no lo 
tuvieue« Afsi , piies , no gafté el tiempo inútilmente en 
bufcar Edición , que dixeífe lo contrario a lo que Saa Gre-* 
gorio I y el P. M. decian. No es razón , que los ImpreíTo^ 
res carguen con otras erratas ; fino con aquellas , de las 
quales fe podra demonftrar, que han fido erratas folo de 
Imprenta. Demohftrare que efta en queftion ,. es de aquella 
claífe. De paflb quedará, evidenciado , que los Impugnan*^ 
jtes han procedido contra la razón natural , c^uando quifie- 
ron infamar la perfoiía, 4el P* M.^ con la calumnia de ile- 
galidad. 

2dd Didá la razón natural , aunen los ihfénfatos , que 
C5 quimera , que cometa Utilidad algún Autor , quando 
pthite algufla palabra de tsá 'texto , que trahe para fii af- 
fumpto ; la qual oniuida , desbarata totalmente el aílumpto^ 
que £b funda en aquel texto i y folo fuejia , hace eficaz el 
texto ,, para probar el aíTuitípto dicho» La palabra non j fo- 
lo puejia en el texto de San Gregorio , hace que ^1 texto 
pruebe etaHumptd del P. M. y úwiüda , rejfultá tédó con- 
|xa el mifmo aífiim|H!0», Luego la omifsion , que fe ^ nótb 
como efe&o de la ilegalidad, ha fido notada de tal , por 
toaque ,fin faber 16 que fe difpútaba ,. creyeron que todos^ 
los Letores ferian iníeniatos. 

Yaya de exeroplo; Si p^r* probar- él P.. M. que en tién^» 



«^ra oD'aü^ñ^í?'' '^^ • ^*^ malos, y pocos buenos 
^^^^T^^^^^^^ ^^ I^^^^^ • ^^^ ^/^ 1^^ fátiat bonum^ 
1^^ üjqUe üd ünmm ^ y por olvido del Anunucnfc , 6 
^ei lü^reubr , fe omitteíle el non ; y fe eftampafle ^ C^ qui 
faciat, hnum , //í nfque ad unum , fe dcbia infamar , con- 
que havia ilegalidad en las cicas ? No feria infenfatez con* 
Udcar las Ediciones de los Pfalmos; y efcribir que el P. M. 
(fcribia lo 0|^Uefto ¿ lo que hávia dicho David ? De eftx 
dade fon las unpofturas de los impugnantes , aun quanáo 
rio han partido de ligero. El non ^ omitido en el texto de 
t^avid 9 feria derechamente contra el intento del P* M, 
del miúno modo , ^ue ha (ido el non ^ olvidado en el texto 
de San Gregorio. 

., t^f Defpreciá el R M.ias quexas de los viejos cen- 
(bre$j quando c9Qtcahen ¿nueftros íiglos el dicho vul- 
garizado t O témpora ! o mores \ y quando fe laftiman ^ que 
ej Mundo efti perdido , &€. Prueba que el Mundo fiempre 
ha fido uno. Que fiempre han (ido mas los malos ^ que 
Ipis buenos., (egun San Gregorio. .Que efte es nul neceíTa- 
lio, que .no debe cauíar admiración , fegun la adverten- 
cia del miripo Santo , Terrere aatem vas non debet , O'c. 
CUiro efta , que fi el Santo díxeíle , Terrere autem vos de^ 
h$i y lo pufiefle a(si el P. M. codo falla contradidorio. 
Tan lexos de venir San Gregorio al aífumpto del P« M. 
Jblo tendria en favor dé los vejetes , que morniuran todo 
lo pre&nce > y aun en favor del R. que afirmó , que los 
Saoto$ hablaban /iifir aterrarnos , ó ,como dicen , ad ter^ 
forem, Afsi , pues , la omifsibn del non^ es pura materia- 
lidad para el aífumpto principal , que es decir , que foii 
mas los malos , que los buenos. Si el fer afsi , debe caufar; 
ó no , efpanto , pende del ñon , puefto , ü omitido. S. Gre- 
gorio , -y el P. M. dicen que no ; terrere autem vos non de^ 
pet. Conque , fi fe omitió la nativa , no fe cometió iiega-« 

. i6% Vea ahora el Letor qnantas hálucinaclones ha« 
vra padecido el R.' eáefte punto,. por no haver entendido 
|l San Gregorio > ni las claufulas del P..M. No fe guie por 
ítis cít4s ;, piies: i^ Ubtoté dea la. Hornilla 58. y no es firr 

La no 



,1^1 Senectud Moral j>vl ^íüKdó, 

no jS^Supoi^o que «fte error es dé lo#ci3^^¿^M|0 jj^ 
íitnirmo la ferá;/» hac erga Rcckfia* Seria píeOTO^rf^^ 
kkunos pliegos ^ fi quiíiefie yo imprimir las ínWtas erra» 
tas 9 que hay en los Librotes del R. £ñ verdad^ que no havxa 
de hacer dembnftracion de que foto havianfido de Im-« 
prenta« Finalmente > haviendbfe emendado yá el texta ¿k 
San Gregorio en la fegunda edición Aú la Iluftracton Af^^^ 
hgetíca^ conocerá el Letpr.> que las : ilegalidades del ?• nC 
no fon otra coía ^ que la profundáimpeticia de fiis pretrádi?* 
dos oj^ofitpres. 



i' 



i.. I Iv 



^69 



D 



en otros tiempos ; afsi como » p6r las fíreqüentes ju(1ta$ 
de 'Médicos 9 fe conoce I4 multitud de enfermedades»' l^ié^ 
gaeftoelR* No importa. Holf' efi opus váUntil^m MeiU 
cus ^fed wale haheníibmy ,cs el Evangefio : y rfe< canta ^cft 
la fíefta de San Matheo Evangdifta* Dixó el P. I4* qiic 
refpeñode. los j8. fíglos>que van corriendo^ bafídode 
corta duración el feliz eftado de la pureza Primitiva. Di^ 
ceelR» que 3QC^«anos no es corta duración :y;fobre dl^ 
encarga al P« M. la Tabla Pychagorica» Seguro efta d üt 
que fe le haga efta advertencia^ Aquella tabla foleta pCK 
drán entender los que en la niñez la han. decorado ^ y efr 
IX) de profúrctones y no fe hizo para que de la noche ala. 
mañana fe entien4a. Si 300. años , nuteríalmente toma* 
{dos j fori mucha duración > rejpe£i$ de 18» figk>s » fon mu^ 
corta. ' 

. 270 Milanos > fon xnil afioi \ y re/peSF^o déla Etec^ 
nidad , fon un dia. Mille anni ame oculer tuas ^ tamfuam 
áies hefterna. yaya texto Profano. Macrobio en cl Suiñdi 
dé Sdpión , fupone que entre Romulo , y Scipion mediar^ 
^pn 57 S« itños. Dice » que todojefte dípaclo de tiempo' , aper 
nas es mes y refpe&ó del año grande de i. 5^; año^ : fóti:> es 
iu vigeíima parte > . poco mas y b menos.c £1 ■ efpacia db 
ISW^aáiQs* esl^i fexu pvte de ios:t8^S%)Of iííí. U%fe^ 
' • -. fia.. 



^&^9i^i|ft^ JO, ailk>$ 9 dtxddé qti$ 

ÍR^íSlámiáacrta un hcrn»^ (féxté páru 40, 

>^ o,) no diría con propricdad, que íu hermano , ref}iStoéc 
^Jacdad en que él fe hallaba » ha vía (¡do de corea duracíoní 
, No quiero tomar los i S» Siglos 4;x>mptetós« Seani7.y m$« 
ilio. Pregunto. £1 que teniendo ly. años y msdio de edad» 
iiablaíTe de lo que fe acordaba % teniendo la edad de )• años^ 
AO diría con 'propriedad» que en aquellos tres años pri^ 
m^ros era de corta edad^, refpeBú de la que tenia de pre« 
fcnce? Aplique 9 pues , el Letor a la edad que hoy. tiene la 
Iglcfia > la edad que tenia en el eftado de Primitira ;y dexe> 
que el K. come to cofas: ^ fegun la materialidad de fus apre** 

271 Como el error que el P. M. quiere deftsrrar en 
cl^Dí&urfo > eOi efparcido en todo el Orbe , pufo las 
pruebas en general » fin atarfe parcicularmentea ia^ cofas 
4eE(p4Íña« £1 no havíer enteadido efto el R. ha fido U 
caufa , porque difcurria en £aUb , que los . antiguos Efpa* 
(íples oran mejores , que los Modernos. £n villa ' de efta^ 
pigrefsion ridicula > apunto el P« M. varias Hiftorias an«^ 
liguas , con las quales fe evidencia , que es íalíifsima la fu* 
pofíciondelR. Paraeitofe valia de la Hittoria del P* Ma« 
ñaña » repadando los^ íiglos anteriores al nueftro. A q(to 
dice el Libróte > que el P« M^^ntrefaco lo malo , y dexo la 
bueno. Qjie fe valió del P. Mariana,^/ qne mas fe ifmri 
M habUr mal de i a Nacioa. Qae nodixo cofa del (iglo f 2; 
Y que del 14. pufo unas palabras de Mariana, fin cirar¿ 
Q^e le parece al Lctor de eftos defpropoíicos ? Pues in> 
prellbs eftan. 

272 .No.bayque.admirar ponga el R* notáis la , vera* 
ddad del P. Mariaoa;-Si fucile, algurí Judio de Amfter-» 
4Íatn t Impoftoi: » y Trapazero^ contra los Efpañoles de hoy^ 
íc conformaría el R. con.üi xü^m^h^ > . como^hemos vil^o 
ie conformo » habliandodc iaíS'.'Meíiai^ £1 figlo rs» no^ba 
fido mas fanco que los otros figlos. &á la ^menór edhad^ del 
Rjs^ J>oo At<mfo/ clxpxd llatfÉw dalias Hávüsi \ hifva lo 
qucpatcgeno/hakído eLR».£Lí¡g)cr 14. hacedatfe fepa« 
cada t ppc la jaald^ ioáudíca ^ ^u& fugedid en Montiel ; y 



/ 



/ 



ppt las cttacldadfes ai^eecdenus , y Jas j*eagjmzít¿¥i^^ 
guientes« No me admiro » que el iK. eftiLviefie rétnóto^^^b 
lo que fabén hafta los niños ^ toeatitea \Doo Pedro ^, dicíio 
f y .Cr//// í pues de. ha ver conAindido. ea el U^ dt U Mágica^ 
dkMontkUcoaSevilla) fe conoce lo mucho que ha leído» 
P cafo de los Templar ips, pertenece al ligio . 14.. SieojprsC 
fonftítuirán un Siglo de hierro ; que fe miren aquellos ^ili«* 
tares , ó jcomo culpados por iQ ^que h^an ; ó como inno* 
c$;nte$, por lo qu^ con ellos íe hae;cé<;ut:ado. Conque» quad« 
¿o el R. pide cicas > pám las maldad^ 4el í|^o Í4..íe ie re-^^ 
fnite alprimer librio^ .queJ:ratáre >de aquellos tientos» Y^ 
le parece«pocQ lo dicha ^agregue lo s^ . (ucedio en el ttan^ 
fito de la Silla Apoftolica á Avínion ; y fus refultas^ por 4é 
refpeílivé i Efpana. .>< m ;•:•:•;: c \ *. í: :^; - 

; ,, 273 Lo que eftrañara el Letbr , fi acafo pueden ¿ofiícchd 
«r la rifa ^e&el reparo del R¿ qu^íudoidice ,. ^qi^ xX R At 
Iba. entr^&cañdoJos Unces.., que. miran á' la multitud- da 
vicios j.y:déxaj¡;>ailQ buenq. Si d P4 kL próbáñíefut'adamp'^ 
tP's,9 com0 el R:.-era repartí bien pililo. El aífumpt^ del 
Theatro es , que el. Miido no tiene hoy dí¿ .enfermedáíS 
dJguna '^.ni mas continuada ,. ni noas pel^rofa > que no lif 
Haya padecido tambiea eii otros- %los » que fe traben pof 
Siglos, de Oro para envidiados* Efto folo fe ppede pr<3M 
bar, fuponieado> que todos, tierlcaprcfentes los vicios, y 
iíialdades de nueftros Ijglois ; y. reprefentando losdeíedoi 
4e otros mas remotos , para que de un golpe pueda hacéis 
gualquíera el cotejo,^ Pregunto. Havía de referir para jcP 
tolas virtudes ,.ó los vicios? Apoftarc ,que. el .R. fefporí^ 
de ^ que el vicio fe debía cotejar con la virtud^ Ya di^ 
<^xenipl0 de>haver cóañsndido eñksijlotcpfas. JBn^él Difcur^ 
fo Virtud yj/Víciú , bavrá leído el: Letor^ c<i>mo' ell Í-. Mw ¿o 
pX n. 5 . de fu Uujlrmon 4pobgtticA $ adyhrtíó ^qucnel R# té^ 
0Ía por exfixdcio de\ vicio déla liixuria ., el ufo del Matri^ 
momo en hs t:'aJ^4dojí yk (fní^nepU GhacLa AdatnmomM mafi^i 
tkféíj^/VfdaUafJ^itiiá. ...<.\^'.: i'-ax .'•.»:'-;..■.■» ^/. •-.. j 
V: 174: phP¿U;:no.cateja YictúdesTjdo los Aridguwíí, ^Wfá 
loflUYiciósde lQ^'Isdodernps«.£íW cotejo, es falá¿« No c4f^ 
teja: vkioS' de ki¿ .pafiadifs j, coDi.'laa ficoad^Hi^ JQ& prt4 



^^ 



r-.T 




Ettr^ftf^m^ Tampoco cotcfaf víitüdei' , &m 

r^os teí^Mos^ 4& faaidad)|-qaaiftd() Co mtent^ compaF^ 
enfewncdade^ Afsí , jnics' , cotejó v y dcbio^ cotejar j vícíbd¿ 
con vicios». No dice cl'P. M^ óui^ ios^hottibres-^trerefitcsi fon 
jn^ores-^ que losrjpaiflEados,. Dice que* «o fon péorcSit lU ra^ 

(ros tiempos , el qual ao haya prcicedido coñ^la^^ mtfm^ -fr^^ 
qúeacta co otros ítgtos¿' Al contrario. Si fe h^blaíTe d^ vir* 
mdcs , dii::á , que no fe feñaUf^ virtud generiil en otros £ú 
gtoS'i ^aeqaal Q» fe haU^ cafnblc^ en nacílrostleiifipós. «¿ue^ 
gi^lácdecadfaci^» o i*¿vn?<9^^^^ úiiMundúr^ 0$^^ unH 

apcebenfión de Tobíossiaícifríbld^ : ^ anirC^afa ígnotiáciciia d( 
i¿$ Uiftorias Sagradas , y Frofanasv ' ^: 

í Tanabíin e$''pFeciro tenec pjrefoijcc , que los Hiftoria^ 
éorpsrara vez cuentan todas^ las 'cofas mala$ ; yá porqt^ 
ks hprrqriaab.<|e}'C6ntada$s ya porque- la adulacíorí lei 
iQipelia -á fuprltxjir las t , yi poí<|ae ' ^\ «nfíedo jbs c^lig^a^ ^ 
t>afcar algunaf cohoneftacion «paróte; Por eftas t2¿iofít%\ 
^s cierto a,que uo (enen>os^ noticia de todas las iniquidad 
ées/ife ocrqs :figlQ3 ; qua3ido'<sn Jos prdent^s y rept^fenta ti 
murmuración , y la que^i^a > mas dele^ós quo los q^ue haj^» 
En breve» ^or h> ape r oonfta' de ios libidos ^ lU^ confta ro-« 
datom^lo'; ymuchoipalo palía por bubnQ;-Poc^loqtienfe 
afrcccdfií prel^ncc ,ífe .fábe todo lo' tnala: y smn^la mordaz 
cidad n^efe pretenda rque mucho bueno fe^^ penga p(k^4aií 
que» • -':•-. .'V 

; 2.7$ . Añj»de el R«' que txi efte %lo 1 8^*^ \i$: diefcaG^^idé 
ffikfrp^ael^rec^o y la^ palabra ^tafencilléz, y<^láfi^der¿^ 
^en^.Temíendo fer; crddo^ caufa i>rOpra ,hace la apl4«^ 
^adonrde efte modo^ {3:2^ Cavilad oh a los genios , el ^^g^** 
#í^.i'tos hombres >i la- /^rtf/¿¿^/Wj^^^ y úOefl 

^¿y^tf a l^smugere^-^ Advierte de pa(fi>>^qt)e^ folo qui^ft 
<omo el P. M. eiH ^ti las; Montañas , p<Kli?á^ ne^t efto. iSu^ 
pongo que^l Rp.lo<d|xo/uíif4'ii/^/-]r^r^(?/, Bs verdad , que el 
^iSkm^to es parareirnios^ $i húvieífe dicho , que en etie 
Sigla le havia notado atrevimiento «1 los tontos , defver*» 
guei^ stvlQi^aeorcntos^^^fi^tisfácc^^ ¡diota^s f 



^i66i Senectud Mohal del Mundo* 

*^pla libeFta4 jen tos mocxiáces izc^(oáUh ^oji^i^fg^ 
vicio , que en los tiempos mas remocos do era tan írequeaf^ 
te* Creo que > en quancó á la , fiíbftaacia ,íiempre ha íida 
}K> mifmo ijfam enim pracefsit in Séculh , qud fueruní an^ 
U nfis $ yunque , en quanto al modo y tenga mucho de cC^ 
pedal; para Taber efto »t>afl;aleer los libros « a&i jpüQzdos^ 
Cprw prefentes 5. y afsi wOs., coma, otros , fe leen mejor 
en las Montanas > que en los corrillos. 
. %j6 Contra los tres vicios primeros eftañ clamando 
las Hiftoriasj que no nacieron ^ ni fe aumentaron en eñe 
iiglQ» .El dicho , N# es fácil guardar una muger , y otros 
dichos pquiv^identes i qué fehátlan en los Efcr&ores , con-^ 
yencen que el d^fahQgoi de las dn^eries es tan antiguo » co* 
túo laoííadía de los hombres. Yá fe , percibe qual es el áa 
de aquel defaho^o , que quiere fignificar dR. "Sea lo que 
quifiere. Efte dételo ^ aun. quandoxntre las Romanas ef* 
laba en fu mayor auge , como fe vio en Mellalina ^y en 
ptr¿$ i'esra eVdj:fe£i:6 de menor quantía > refpeifto de otro^ 
laas^normes ; Minifniynqui lihiáine feccant ^ dixo JuvenaU 
jNo es razón detenerme en hacer cotejos ; pues hay muchos^ 
que fe jadan de fer honores de otros Siglos i y no quiero 
jcontem|tfar manías Incurables. 

£1 di&amep noas feguTo es, creer , qpe fiempre elMun-^ 
do ha padecido fos enfermedades en lo Moral : y que fiem*^ 
pre abunda de mas vicios , que virtudes. Lo mas qne fe 
{k>drá conceder és^ que efte ^ó el otro vicio > efta, ó la otra 
virtud 9 han reynado mas en unos tiempos , que en otros. 
£fto no priieba decadencia . alguna. Creeré , que la vfrtud 
dominante en ^fte íiglp ]S« es la Piedad ,7 Dtvocion á^ia 
las cofas fagrada^ : y que el vicio ^^ que pretende tyranirar^ 
ts el defaHogo ^ y atrevimiento » que defpoticamente {^re-* 
íeníden introducir los Idiotas contia los Eruditos. Quie- 
ro* decir , que la República Literaria podrá temer una de* 
cad^cia feníible , por la mucha polilla ^ que fe ha intro*^ 
liu^ído m ella. Al paílb que nunca olas ^ que en efte figlQ 
iefiocpradcfterrar la póliU4 de los pregiofos libros ^ que 
4^n varios rincones del Orbe j eftaban fepultados en el 
jpolvo i fe originó .de U corrupción del guálo > otra.ppHlía 

'.;*^ ^'••01*1 



^.A 



¿^I^í^j^Vf^^^"^^^^^ ^^\ olvido á los Héroe* 

f 277 . De la polilla materia! díxo Sy tnpoíio , que' fe fíif^ 
jtentaba de librps , royendo , y caroomíendo las mirmas le- 
tras ^ que era incapaz de percibir. A si, poes , habla como 
.en enigoia aquella polilla > defde el forro de uniibro. Liie^ 
T^ mpavh/y^ttfc^ f mV fit. litera navi. Q¡jé ümilitud ma^ 
oportuna para explicar, el vicio, de los que » fin . entender 
las íignifícaciones de las voces \ fe quieren alimentar a cof- 
ta de morder libros ágenos \ y de carcou\er á fus Autores? 
Si alguna vez los Poetas han tenido algo de Numen profe- 
tico , fe podría conjeturar > quele tuvo.Symppíio , en aquel 
veríiculp ^niginaticQ; Si fe juntan las letras Romanas j que 
tienen valor numeral de aquel verfoy harán fumadas ^el nu- 
mero 1721.' y.gr. Litera Me paVlt ; neC qVID sh Lite* 
ra HoVl. £1 diluvio de papelones , que , en la tercera De- 
cada del Siglo en que eilamos , inundó como langofta 9 6 
como poUlU % la República de las Letras \ es exef^nplar fin 
excepción , de que Sympofio vaticinó el vicio mas domi-^ 
nante de nueftro figlo. 

t 278 Quede yá aílegurado^ que aunque el Mundo en 
k) Phyfico 9 kaya padecido decadencia en quanto á las par* 
tts caducas 9 que le componen : y (e haya empeorado en 
Jo Moral, por efte > ó el otro vicio dominante en varios 
jtlempos i iiempre ha fido uno mifmo en quanto al todo^ 
üfsí en lo Phy íico » como en lo Moral. Elfo es d alliin^to 
de ede Pifc.urfo. Aquello y¿ fe toco en la SeneSlud del 
^undo. En Carta del P.Contancin ^ efcrtta defde Cantón 
€0 1727. fe dice ^ qi)e havi€;nd0 hedió .averiguación de las 
.{Bugeres ajacian^is ^ que , haviá en íola .la Provincia át 
Chantoñg y en la China > fe hallaron' vivientes aquel aña 
58222« que pafiabande 70» años. De las que paflaban de 
jto.havia 40893. Y de las que pafiaban depo. ó. de loou 
i% contaron 345 3. Efto refiere aquel Padre Jefuita 9 para 
probar Ja multitud de gente ; y advierte y que nA (b concá*' 
ron todas las mi^eres j pues, como fe hfqa.aipieKa averi-* 
. guacíon 9 para darles un focorro 4 ¿titulo dé pobres} num» 

1 4^ feáoras.anciaQas no querían entcar en la liíUu . 



«i$9 Senectod-Moiiaic ftEi^Tmódíj 

^y , y^^rúBkmjo&o ^p«raí quefe vea-, qué , como et Mri|B 
do íiempre ha (ido uno en quanco á lo Moral;, aun hablan^ 
4ode,mugeres ; aun habdándo can folamefute de ellas ^ no 
lia padecido.ha^ ahora fenfible decadencia en lo fhyñcdí, 
fíoáo lo- que, no fuere creer el difamen de lo» dos Difcur** 
ios referidas , oferáerror de los Vulgares , 6 melancólica 
afirehenfioo; de. algún vejete mal humorado, comoaqueU 
de quisa Maxum4nahl;i^ la^pktura» 

^ . , Crédulas , CrftmlUis , qu^facU , iftft timet. 

. Laudút fratiritof^ frajentes defficU ^nneit , . J 

. .Hac4dUtMmr€et4tmy(iuodf¡íipU¡^fe^fMAtl' •' 

^ .JSi:füum (hetam-^ fe jmicét effeftrnúm^, ^ 

• / kí(¡uh4fitfafiensydejftphindema^ts. - 






J,4U. ANTíQQ^yiA. 



.'• 4 . 



j 



r,%i9 T^Efpaes qw el í?. M, pufo, en- el Theatro 
•- . \.3 - (n.40Í) ias^alabras de San' Juan Otky^ 

foftóúQD alPuebk:^ de Antioquia ;,de cilyos moradores' di<^ 
SOxyqxie condíüculta^' fi^ halUvia;n roo, buenos ;^niadep6 
la».qaeA(a>de eí^ niodo^. Supone <}U€ ácafo havria algo^dé 
bjr^rbole ;^ pero xodio la población d& A ntioqui;^ érataH 
(PLumecofa , atírjEqa que-, echándole- (k)og, aímas de- v^citi*^ 
dado/y y füponíendo (anibien que^paflartanloá buenos d^ 
lPi>^iauEiquadababaft|.Qce para- creer , qu^^a^UeI-6glO'é^ 
Qtbaí tan enafpeoradói qu {o Moral , como otroW p<eftei^IoreH 
El.R, fe :e6>ant6.dd numeró 6Q0U.C por lo qüalí& imp^ím^t 
qiie eflo fe dehera entender con Jufaivo yerre de ^cti^htí^^ 
hs]^ A^Üifftramn j qu(^ Ciudad havia- (ido Antloquiai 
poies elBL^no|:eniaefpecíe At etla*, fegun^lo que reparaban 
CitoelBi Mi i jQfephb ^q^^ la cuanta' por la te^Urar d4 
bópedoiKoajpuio , y : á^ ojíissxf^^ muchofs , qi$e hablan de^ fu 
migni^vdé .Tod¿ hs^ñdb t^v^a^é ^ en clLibr^jo apoiitil 
de paí¿) eL&«.qiic^ nQu£eiM^4i<Muc|a'^deiAtKloquia'¿4eíi«^ 
o r tra 




vieierla. Deanoaftíacáfo. . ^ ; x . j 

M »8o Yái}ueda<btnoa&eado^dati4e^e hablo á^ 
^ií/^ d!f Dft//?^^x :, que ¿IR. dixi^ , que cft Aiítíoquía no ha- 
/rta etitradoelChriíiíamrtnot hiafta^éí ^fígtct 4^ £fte error eb 
-4K>mra tciM daro de lá^ Bftiítüra. ^é fe podrá tí^áí-d¿ 
«f^tiieát entra, ton «&^ impüá^icia |Ii<U>i<«ft á:habk^de^Anripí- 
4|^iá ?'Adelaiite¿ EMce en efte Difcüríb i que fé podrá dudat 
4 San JuanXhryfoftomo ptediccT én \2Li^mkk¡uUÉjhipha^ 
m0f. Qué fe podrá efperar de <iüiea finge pofeible duda > fó*- 
•bnsquál foe la Antíoquía enidonde-^redk& ^(^üd. Santc^ 
*n dofule. ib .apTOh»caeilo?íígfefllía dudado hafta ahoi^l 
que la Antíoquia famtbfa , fobre el Rio Orontes, es áqbc^ 
4^ ;:.cn'd6nde SttBíPcdré ootoc^ ítí Cathédrk: ¿^n el fíelo 
fttíiMCO; .y en la¿qualipccdfcéj&:j¿«iíi Chr^^foítemb? Q¿fcá 
fl^,>qac.6l Pueblo J\aíioqu€tib , i <ittiái fe dirigía* l᧠
íioiiifliaiS del Saotoi, ^a^LPui^lodé to Afitíoqma hmoñ^ 
^pá por. fu'pQblacfou;, *yá<par ¿l>c^kbíd-<^aeuló4e Apoloi 
^Bé eftaba endli>4/>j&¿í:> j-.r^i': -/ v .' ,. .. j 

- V Dexo que el R. haya con(titidi(}o A^s vetes en una Uaná 
9k Chryfoítomocon San Gr^rio. Dexo que haya echado 
mano del epitheto JS/>//r^m^# ^ rídlculo.páta la Añtíbijüíá 
M la queftíbn.. Su 96rdader6 opitimó éBS4&pida¡>^9ifs ;ipoc 
jencren fiís arrabaieid OW^^^f^cHebrado/ Patio qáerto-Ié 
Ji^ fuerza él ttóimoaiodc Jorfdpho ,pbf la razCtt 'floxifsii^ 
ma de>qiie efcribio en el primer íigH>«. Admito de^ barató", 
que el'perrefnoto,que padeció Ajritioqui^^n tiempo de Trk-^ 
jano y minoraíTe mucho fu población. Omito averigliar j ñ 
lü^ v,erdad qué^ondres tie^ ycn/eftadldsdi^'iárgóvcóbie di-« 
6€ el^.^ada<fe citó es^eíWvopara'quefM intonCiifd^dB 
Antíoquia era en tiempos de Saajuan CHr/lbft<liñfto , la ter¿ 
tepL (Ciudad dol Imperio dilomaoo t capas no folo de 6oó^¿ 
idmas ; ünq también de mas de nlillon y fnedio /como defí» 
pues afirmó clIVMw.regularido fw U^oaj^didad eltvbciii^ 

,«'i2:8i; . No tengo id9CÍtairínfio.'4ui^<'t€Ss^> ^é 'lefc^fbíef oá^ 

4e(pu«f dsl terrenpot» áá dem]^ dt Trajamó^ ¿os que h<^ 

ffikMoxt/kíífmk^ ieér M d¿f(^^ 

^•<^ doa 



Cainniet^ Quárefmío , Adricomio » ,&c Al aUb« Hercid&uu» 
llama Máxima i lia Ciudad de Ancíoquia : Amiécbini ma-^ 
ximam , filidfsimamqist Urhem inhahú antes. Etr otra pat^ 
te , efcríbiendo que<^¿ta:4iavía deftinado para Cabe¿a del 
Romauo Icnpecio j a Anciaquiá , o Alexandria ^ dice que ef*-» 
tas dosCiiidades^eraa en poco ínfeiriares á la de Rdmsu 
Urhes magnUudine h4ud longe infra Romam* Ammiatia 
M^celino > hablando de Antioqaia ^ dice muchas cofas bu6^ 
ñas > y la llama , AhthMam Oriemis apicem pukhrtfm. San 
iGeronymo la llama Metrópoli ^y Cabeza de todo eí Oriea^ 
te. \Jt PaU{tinét Mcirofoits C^tfma jk ; Ct mim OrUnm^ 
i^ntiochia. _ ., . i: ■ vA'juq 

282 Que meJOT teftigo » que el mifmo San Juan Cbrf4 
foftomo ? Pues eftc Grande^Dodor^^a, llama también Clf* 
l^eza de todas las Ciudades de el Oriente. Chitas tam 
Magna , tr Oma^t^iinm Cafut. Libaniofüe Antkiqucoo^ 
)yIaeftro de San Jii^u CttfyfpSftomo , SanBaí¡l¡o.>;y delEn^ 
perador Juliano. Dice inñnitas cí>ías tocante á. la. Pq^ 
blacion , que en Tu tlem|)ó tenia Antióquia. Sola hac ma^ 
pcimaex {is qua utioánqHS/Hnt óptima, finrotra parte : O/-? 
fidu9^ mul(iii*di(te,/úrst, H^i^blaado de los hombres:C0ii^4 
jfrsqunítia innum¿x4 fi4Mt^ Y .hablando de las Ciencias, 
4ice: Va^a^4ft. áfia\MiMpülis. £1 Emf^erador Juliano^ 
CDDiemporaneo de Libanip"^ y -de San Juan Chryfoftamo^ 
dj[ce k^doreciente » y populóla que^ntoaces éftaba AntlÉ-* 
quia. Civitas apuignta ^ <y Jlotcns , & ho¡9tÍH»m frequentia 
'ahundans. ' , , :. : 

:\ Prpcopip dice Jo miTmo r Aniiacbia , ^ divisi¡s^&, 
nil0gmiu4me i yt,m bsmtmm frequmtia yitiur QpiemiÚi^ 
n/itatfis Romanis fiil>jeSasfacil$ Princeps i Auneftabá efi 
^a graduación defpues del otto grandd terremoto , que 
|»4|deGÍo.9 muerto ya San Juan Cfary&ftomo. Expreifamcnte 
]« di«e,£iUfatH> ¿yzanttn^ :: Tbeagplis AdMmsvOxientii 
XJrbs , qua ex Antiochia , pofl terrametum , ab Jufiiníaae 
fÍ£/ui!c4t4\ fmt.^ Pe)C9>á Jüan'^bocas*, á'^íifiio I3dxopatrvo> 
4 '. ¿uffíiio. » al Geógrafo Anotiy ñíié déraqudtos iien^s -'^^ y 

i»ip^o$^^ catan ^Qhtá&i^^ 

^i^i^> , car 



^--^ 



v^dDteGüksoXXnLÁHTiOQjnÁ; iyt 

^ffUitíñ&íiú dicen todo$. No es tazón moteftár en cofas, 
Se las quales fplo pueden dudar los que ni han faludado * hL 
Hiftoría j ni han oído la Ge(^áí¡a« 

a 8 j No obáantc , quiero poner lé que dice el celebre 
Crítico Schelílrate; pues fus claufulas abrazan todo el af- 
funipto, Sieui Roma erai precipua Civitas in OecidénU ^fie 
in Orienti Andoehia , Ct in Mfyfto Alexandria, is^ud ckm 
fiomaM Urbe de magnituúm ctrtúhant • Era^pu^s, la Ciur 
dad d|e Antíoquia, Cabeza en particular de la Syria ; la prin-? * 
cípal del Oriente v y la tercera del Imperio Romano , def-' 
pues de Roma , y Al^xandría ; y aun á effa H difpiitat^ el 
lugar* AppiánoerórelTamente afirma, que. Seleiico Nicator 
edificó, en honor de fu madre , fcisCiudades> cOri el nombre 
dsLaodi^ea. En honor de fus tres mi%erísitres, cpn el 
nombre de Jpamea ;y §n honor de laquaarta , otara cpo eL 
nombre Stratontcea. Aludiendo a fu miCno nombre edificé 
nwvc Seleucias. Y por refpeto á fu padre edificó 16. Ciu- 
dades con el nombre de Anti¿c¡.uiai De eftas i ár Antíoquias, 
fiempre la Patriarchal ha fido la Grande , la famofa ,y la de 

mieftro aflumpto» i ^ 

\ SaniGeronyraodice,queefta Antíoqttla es la Ciudad 
Emath ^rii*d!^ , que confta de la Efcrkitea , á diftkicib» 'de 
hb-EntatA méncr , que correfpQnde á la que deípoeS/ fe Ita-*' 
mó EpiphanU. Es creíble, que Scteuco^ *s*o fueíle :rec-í 
díficadór ,0 ampliador. De qualquicra modo , que hay* 
fido , fe conoce fu amplitud , por . lo que dexiaton cfcríto 
los Antignos ; y por fus Puinas , que aun hoy cxifteo, Stra*** 
bon afirma , que efta Antíoquia fe llama Tetrapí^is , por^ 
que fe componia de quatco partes muradas , de las qua^ 
Wscada imatra como Ciudad* Secunda páts , dice^ y tfi^ 
muUttudms háiitMUrtm. Qpíere .dcc&: r que la primeri 
És fabrica de Seíeuco Nicator , la térccri de* ^leuoo C^!* 
inico , la quartade Antiocho Epí^baitósjy la fcgu 
k) es fabrica de la: mukítud.de^^nfee ^c^ '^feiba 

¿andow ">'••—." ' '■ : ' * ' . ^'''^- '' ' '\. "' w-- '"' -^ 
■ 3 84 El todo de efta Ciudad fe extendía con fus ar-f 
rabales hafta el celebrado Bofqoe del Daphne , eii donde 
eft¿a el Oráculo ¿£ A£Qfe L? 4^^^»^ ^^. ^? 40. E4W^ 



I j% I^NECTVD Moral del Nf vni^. 

4io$ t o de cinco millas* Jacob Goiio en las notai i Atfira^ 
gano , haviendo r^iftrado fus tubas el íiglo paitado » dice^ 
que hoy es Lug^r pequeño , llamado Anthal^ia : y que tenia 
doce iail pados de circuito; Numerofis titrrihus muffita^ 
dmodectm miUiarum ctrcmitu. Vea el Letor (i havia capací-» 
dad en Antioquia para mayor vecindad » que la que Je leña^ 
lo el P« ML Quarefnúo dice » que en ella havia ^66. Templos : 
de Chriftianos. Confta 3 que alli reíidieron varios Empera-* 
dores* Es iíiconcufoj que ha íido una de las tres Patríarcha^ 
iés Prinúcivás» Libanio explica la amplitud » que tenia ea 
tiempo del Chryíbftomo » de efte modo: Ih tantmm Ungitu^ 
díHi froreSta éjl , ut €xf€dittim non fit k frtu ad penar 
fifvinire. La vecindad no confta individualmente de Au-> 
tor alguno y que yo haya vifto » y que merezca fee. Ver e^ 
tóos, jni^s» como wa /andamento fe podra conjeturar. 

. í. IV. 

I 

aS5 T A Población numtrofa ft debe inveOji^ar » 6 
' I f por fttdignídad» ó por fu capacidad j ó por 
lll veciiuUd ^coüocida de otros Lugares , que ciertamente 
«rad mayores «y loenores. Supoiiefe » que Roma era ma^* 
yorque Antioquia, Roma, feguhlíaac Vofsioj llego á ter 
ner 14. millones de almas» Según Ricciolo 3 nuevé millo- 
nes. Y fcgun Leti » /ate. Tomemos un numero menor , que 
el más mínimo de los tres feñalados« Sean feis millones de 
almas las que moraban en Roma. Vaya la reflexión. Aun-^ 
que Antioquia era menor que Roma » era no obfiante » co^ 
túo hemos vifto , la tercera en orden de codo el Imperio 
Eomaho yiéad hngi infré Romam. Teniendo Antioquia 
iblámiente óóoy. almas ., únicamente feria la decima parce, 
Efio es poquifsimo para que Herodjano dixeüe , que cafi 
CQiiipecfa^^n Rpma» Lu^o fuponiendo q.up , - aunque fuef^ 
fe la quarta parte de Roma, íiempre le ^ria muy inferióte 
es «o^ctura fundada , que no es feñalar mucha- vecindad a 
Antioquia 9 afirmando, que tendría miihn,/^ meúie de 4/-: 

aj^i^:, <¡«wo dixo jcl Pf M* ' 

•5 * * Vea- 



*^^^Jl¿ Vieaoios d computo por camino encontrado. Scm* 
kucU la celebre » tenia > (egun Plíaio , ^oog« élmar de yqt 
cíndad. Feru/ti ei plekis urbanétk DC^ M. efíe. Afsi lo fupot» 
ne el P* Rlcdolo» Al cafo» Han notado Mgunos, que afs! 
cotm la Cabeza de la Igleíla era Roma , Ga^aa de el Im<^ 
perío Romano ; ¿ proporción de las oteas Oiqdades fe dif^^ 
tribuyeron las Patriarchales > Metrópolis » Obifpados^ j &c» 
£(lo (acedía regularmente hablando. £1 Maronita Aíleman 
afirma cpn todos los Hiiloriadores Eclefíafticos , que to-^ 
das las Dignidades Orientales , y también la de Seleti€ta> 
eran fuíraganeas del Patriatcha Antioqueno» Orientales om^, 
nes AnüúchenoPftriarchft femfer fubjeSli fherf. AS ee vel'- 
fhs jttjpi Primates Seleucienfes ordinakantur.- Conqu©^ 
¿endo Sefeoda inferior á Antioquia » afsi en lo Civil , co- 
mo en lo Eclefiaftico : y teniendo de población ^cíoy, al-* 
mas ( a no íigniíicar vecinos la expreísion de Plinidf ) quie» 
dudará , que 6o&^. almas era aorta población para Aneío?^ 
quia $ y que tendria la que el P, M. conjeturó? 

287 Explicaré un texto de Eftrabon > que 3 ^cafo fe 
opondrá á lo dicho ^ (i no fe reflexiona bien» Hablando de 
Antioquia dice , que era poco menOT 3 que Seleucia j» y Ale-» 
xandría. Potentia quidem , ac magnitumm nan mulU i Si-^ 
leuda fuferatur , quüd ai Tigrim ejí y &aS jíÉexandria^ 
-^gypti^ Efte texto únicamente habla del éípacia material 
de Sekúcía , y de fu mayor defenfa , por eftar fobre d Ria 
Tygris» Nada de eílo es del cafo para la poblaciOné La t^-^ 
ton es evidente ; pues hablando-^ Eftraboh en otra part€ do 
Seleucia > dice j que era Lugar grande > pero defpobIáda« 
Que era mayor que Babylonía ; pero deserto* Mane Wki^j^^ 
hne fftajor tfi , quamquam magna ex farte defetta. Afia*- 
de y qufe desella íe podrá decir lo que uno dixo ée.litf 
grandes Ciudades de la Arcadia*. Maffta Civit as ^ magüé 

Anterdc cfto fe . podrá inferir > que ,, temendcy^Sdttfeiíl* 
ííopy^ almas en tiempo de Plinio^ poco defpues dé Bifca^ 
b<>n í y reputándola efte por caíi deficrta ; qual íeria. ll Po^ 
blacion de Antfequia , Cabeza de todas las OríehtaleSj:' 
4|uando eílaba. en fu mayor augp i como eíibiba -eo t&mpa 

de 



1.74 Senectud Mohál ml MuñíxR 

d» Sw Juan Chryfoftomo ? Es cUro ^ . que en aqael tlem^ 
po yi áo tendru Roma tanta pobUcion i pero cq Ai pro-»: 
porttpn tináxisL Antioquia oías. La razón es , porque, 'quan^ 
to mas dqcaía el Imperio. Romano en d Occidente j tan^ 
to.masr ro^4umentat>a^ el efpleñdot de fas Ciudades en et 
Ocíente 'i défpbes que Cónftantitio fábrkd la núevaí Ro^ 
xoat Para efto es de matetíat el cetreíáotó > que en el pri4 
mer Siglo ^ y en el qainco padeció Antioqula. Efte, por-<; 
que ya fue defpues del Santo ; y aquel mucho tiempo anresj 
Adecnis » que terremotos , y peftes en aquellos Paífes , Cm 
purgas de las Ciudades , para reftablece? fe mejor, y fin fa^: 
lir de Antioquia > lo dixo Libanio ; Si mal difirn^a » ac ref^ 

288 Dixo él R. que Londres tiene 70. Eftadios def 
largo » y que ño tiene la mitad de gente ^ que el P. M«. fe-; 
^ló i Ancioquia« A(pU ccinfunde el . Périmetro de las &^ 
guras i. con las cap;(c¡dad¿s# Londres eíU íituado i 16 lar^ 
go» Antioquia era ca(i iqiiadñ»da. MonC La Motraye % tef-^ 
tj^ de yiíjba 5 calculando el año de 1^97* los habitantes 
de.París» dice,, que tiene 70og. almas. Al hablar deLon**. 
dres j dice , que tiene joog. almas mas que París, Conque» 
iegnn efte computo \ tendría Londres \xn milhn de almas. 
JCori ella irecihdad (e pudiera formar eftie argumentó^ Lon^' 
dres tiene an ^//#i;r de almas » no fiendo el tercer Lugar 
de los mas populo fos » eni el mifmo eípacio de tierra j en d 
qual era Antioquia la tercera Ciudad. Luego a efta cor- 
r^Cp^ndia mas; [K>blácioni en^l tiempo en qup eftaba fio^ 
ijtíjíínte.' • ' . . ^ : 

%%9 Dice ^R. que fe j)odria duiúT ; fi en la que preA 
dich San Gregerio ( San Chryfoftomo ) fue la nomhrada 
iS^íi^n^ü f^^ ^^4 la^majorM tod^s. Aqui hay errarte! 
Srror ci;afifsImo por Ip qpe . tní« i la .dud[a ; y bafecín^; 
don en quanto el épitheto. La Antioquia Epiffhaswl^í, 
^^,h%i: fi^o Isk ntayor 4e tiadi^s'^ ;£fta.^w c;s 1» Patriai^hal/ 
í^\)^mo£pM^fhnes. I^Unio* t Hntiochia libera , Epídaph^ 
nos C4fgnominata^ Órente omne dividí tur ^, Es creibl^»'qiiQ 
m ^Ig^i^ Mat?ufcrito de Plinío fe alter^klle la voz £/H 
4*¿bne^^ «>«! E^ijfiañee ¡ y ü, R* leyeífe rfior 1»% ;Errittas^ 



&%^ /fflKÍj^tf/mf». 'Ptito 'e^K P^cavío febre ^án Epipha^ 
niií jdcfieodc:». qiií ■elliilncB.iftiefio EfidafhMt vi la<;rie-' 
gApfiOoq^JejÚ^affttábpo'j ^~btro& IJO mifinq'-fignliícá 

alebra¿o»;.;i Lioi:..;'r:ñi:{.^i.¡:) .o:i:.í:.!i ■¡..■- ■!-_- '.v--:- -. .j 
.;.;, -^s eicm)¡4iieiAqtÍbdio:£^js¿rfiifc 4«'ffléntd'?nichd 
'i^dJtrA Antíoqiiíi í^na-no^ fciímpáfo iiambre. ^La ^ai 
Otf^yi«£/>/]6«utí/ cm£u.cn U J.y^á. Hay 'textocxprcfTc^ 

c^Miáít'JjA Er&luhiairi ,.?«''"'• iw^*. ír*'»'- .'« í/"^ 
^/4 c^tí: £L:¿indjidoi ^'^ réflttVKdor-de Airtíbchta tíí 
' Onqdev bA.liflOjJcoBio'-quodaflOQRlaü,' Seleuee Nlcator,* 
ó Nicanor , 'p^dte doiAotiúcÜo^cr^ Et 'que^uífíett -^ 
una Defcripcion admirable de Antioquía , y_ el Daphne, 
lea i Philoftii»BOj libanit», y-. lAbVahJrft Órtdfó:' Y para 
faber las tnatacíohcsi'qucha tfñiáó- , po^rá coirfuhar el 
Código ThcodoAano , y las Hiftotías Eclcfiafticas , en las 
w^ jteíí >í ÍPíPí i^iSííí^' á« •■ «*»«U* iw)bí(H»ñifc "í» 

ÍMnií<lififcimfí*«A S"""''*^ ■c*^ la ^mlfini que, ^or Pa- 
vería hecho ca6 <ic nuevo Seleuco Nícator> fe llamó j1n~ 
thfuia ,en^o^^á/ (a f^^.J^j:r¿i^ ^¿i^na de las 
diez j (eís que luiufó. Que cta la Corte de los Reyes de 
Sytia. Qae cftaba cerca del mar , y fobre el río Orontes. 
Qge tenia en fus arrabales el Útfhnt , Bofque , 6 Parque 
muy deltctoTo , poblado de Cyprefes , adoinado de una 

'&cncc^adigiá&,'y .&ric)fi¿ido, i ^ñüflcs, 

pakjdkln^le^ yú^Onuplg de ¡Ap cuito de 

' faidivlaiHcñidcíÜ^ccndlak--C^c la Pedro 

'fo~6il]a:ApoftoT¡n(. 'Quoife Uaoubj or com- 

|Enbc«S¿i: cau>qüado lugaess. Qjjc ^ . tercera 

' en ondgn «n^Cfonpoi dc^lo»fi.auijmos jy aun Corte ,,qaan- 

' .dí^*flo5«i4nGencile*.I i.--<\ <. ;,--- •■ i"'--'-}-*? 

~il IQbc dtífaardo/Goi]AaaUo»iA::Étá diaift»^ aúinéntáH 

i:^tm.lU M ous. 



i^í .ÍRNEciron'MüiXííBEiüMüWbo, 
vá?» . y "inAsi \Qiiñ ;en alU ; prociica [Sm.>}ufrfCiitjftíAiiítí} 
y d'ixoíusüq'milizs Ai PefuljOHJiitifehejutm. Qye etítoií- 
cescu.quan^.elUbi masr ílof ecintot. C^ecl-hivértc. Té-i 
ñaladodQ^.AlnUSaihjtfid^poquiriihicx Qie de^mes qAd 
Cpaftaptíjiopl^. fe,:ftffq^rQ *JOol^^vícl\Ca^Iííza■'<íeI ■impericia 
coménzp á decaer mucho» Que Juñínúno U WuHa-l'héé^ 
fetij ,.6 ,Ciud4^ 7ii«I>í69'^anibdclp&es.4^1 tCttietnoto que 
padecí^, njiíSftoya.'cl CbfyibftDmo.- (^s-ib^vjoa^ ■{>««- 
do. por, lauchas ^<á^^actas > l&i detP^as ■i 'Como. de Tur^ 

tIcU.4l¿«Ki ,i|«iH^w.ptattDdtuon ii^uÁn^S^ui^ 
HinpugDat^a $1 Thtt^crft Oidoo^ DaisUa'^fd AuTook» , fií^ 
poniendoq^e yáiOwAtQtmo^lafe'iUmalíUdDCtía'fet-ll 
ÍTc^nd^CiH^ad^n cpiaipeisiitúj4e<!«[tag0i.qae aompetiá 
^ c(»iAÍt;xAn4DÍÍpVfticf iLCdioAa.'' ^..^({ , 1:.;^.. o 

VtíletJUxaví^ififiiMiMCttcMiüfui, 

'■^iM«— ^_M* ntfc atit f mi iffl^ ""* **fc *^'i f ■■■f én rrt »—^ *—**■* *™*fi¡tii 
VmiV^Sv KR EIV IVJ ItJ IWJ CIil Hir t*9 leí UKl LVi tRI IW ytU UKI 

SABlÜUflllÁ APAKfiíJTE, 

tfl ■ Efciibcioclf. M<Í>< voios.ulK 

■ (icids tiqur.tiCn. lp«:<jlB rt ah n Wt 

" K hantt; (wctj'al Yálg* ,: 'qw Toa 

P Sabktt , j BoQntk Advictxoi 

-qae no- fort mínoies , que> U» 
qac ulán los Hypocrítoocs , para haecrÍMftimar pM*!»' 
ooT^fi jÁntot. ElkXlil«ir£«.tsjiúj.iwcc^o sitil% 



jítap^»f«^« WPSPftél *fi)«A.i^ de los qu¿, 

fin dedicaru: Seriamente i los libros »jiq[iliereapai:eca^ Si^ 
i>io5|r^;írandopor;etaujd d€M:€\is^tt^íáMuh¿iPictmdc el 
JP« ulcptur efte atajo 9 pairai que enJíi fUpiíbltca de ús Le^ 
ju$p ño fe confuodáa los Qimj^^anps Ltfier^ios' ^ coa los 
;I(igeoW ¿rudi^os.^ Conti^i^Ji^ir«urrQ.iioJopiiro: coHi jel 
.R» wi»s Í9cwleap^9^o á fu mo^^J y dfi i>julaisr)„ ót.da jüí? 

4{üt el P» M. hideíle mnhíea.memaria de ^ los Medico» «a 



, aííi. NohttO el Pp M^crf^en te HnfifMh* de ridfcwr 

Í4s alabanzas. , «Advierte \ q(i$: f}P fplo^ h^vlt^liablado de ;to$ 

^4cdi^í ^ íiiM taoibíen ds lo^ P^flo^;^ ^eti el aum». j^» 4e| 

Theatro ;f ,^e ^W h^y una cla^ifiikk; ^ mfake'^Jflfi^ dt 

Vifforfs. Baciíante el R» en fu Libróte ^ fi fe retratará , 6 

^dc^lo^q^ diiK) ^ dice prioQores. Afirma -y <)ue et» el n. ip« 

«taHÍk,<ÍblofebabUde}osPerípatettcosrydi i entender, 

qué no fabe j^iial es la exprefsionJcnw^ti^ de la qual fe 

le avifi^Pafa áuÁü d>no2)|£^ , '^lUe ^aldo ^ota ;defprcpo- 

fitadaikdt t^reliP. M. hábtiille de íós Medicos^baftá lo que 

yi4eyóelR.,ElP.M. hablará de los Médicos íiempre que 

•ik etre¿iei^ ocaÜOii ; coirio afsihiTñiio hablará de Saludado*- 

tes > Afttologos ^ Zahoríes , BalUifcos : del Gran Turco , y 

dd Gra|^^jm>, (^^ ^Píf^J^^^^ÍÍ^O^ al K. para lo 

que huviete de efcribirí * 

ap3 Tampoco diré de cierto qual es la exprefsion. 
Bafta leer lo primero que fe ofrece » para conocer lo que 
d lU 00 jqaifoadvertir* Fm$r4d< Ips Ssines de ferfpeSiva^ 
yjfMi Uj^nfPt¿u\ñrúfieí9ff$frjo ; hay étros que h fon 
ff^cifáminUf§rer'r4rMg€iifi^ ^q yerdad que. hay muchos 
\Sabios de pcflpeftiva s que, <x>mpla Pandora de Heíiodo» 
lO U Corneja de Ho^racip 9 v^ítidos de ágenos adornos, 
.quieran ha^rpapel úiz Po&os jen el Theátro de las Le- 
«a&if ySg^eddiiM TOÍ<*aS :^vij, i;orn¡€u¡a yi/api furii^ 

M^ ^nmi^^yhf^i^nM h^yíifnftcho? iis^s quis , Aw.carr 

l^ji 4«^eirrerfif jlgffiqs:^ jP:d« hj^ljiíjinacionfis prapr¡a« > w 
loiaqpiiereo pav^cisc labios ijino qiif , tambifiti fe qutereqi 
j^cremetqr á cW«iw 4 los qiie vej^cUder^ente. lo . fon« 

: ' "" ^ ' ^Ma." * " Ef- 






fjS SAtIBVÍ¡Á'AtXl.tffíl. 

í.af dalTefa UlmásJldSnwj ñas MniefOfi , y; msiéñSkL 

-ptírÉcclaaijasvulgir. '''i'-'' ■ '■ ^ ■;■ í:;.-.;:::. 

h 1*4 ■.CbnttíefteVflIgaíachoftefctíWSlitóiMbitlIWt 
«»y>., pira qué li?s incautos «ufe sngSSett , ni fcan cngiS»^ 
Ais. El ufo ts-, qúá csdífiíil cóhfeguirdeUemr de la R<>- 
puWcado U^LmisfeinejintíB^lillas, y moícardoncs. .'Vi 
kacedias.rflueideiftóftijttclib úil€fi»có., ercnTjiemlw li, 
,t»c Mafccial :i ^«ft./K^í^á ,»&/««;»/«/,■, .i^íiífti,^ 
mam-htc V4í¿tír , impérirHmJiíkta ,■ tif^tií énogaitr^ & ~ híc 
tim¡alit¡us , j«í iafíritiut í ^//i imdijíí ¡( ¿t iHIÍos"eiñ 
faciám ; qui í Ueattiim fettdiuntij'r 'i «ntiim ut e!tcíñt)vM 

mniut , mtktittiils-etltimiiiiiijaéflrium '; lyc', ■ ' ' •• • -' 



DE FRANCESES ;^-í: EÍE&abí^ 

■■.,,....■.,..§, :.l.:.. :-..;;■.,; 

• 9j^'\ it; comd'lbs'VhílofefoS'MdéxüoA 

kai*dÉf[íbjadcyyá'l»*M ;f«^*?Aí> 

• ■ a*I»iÍ4Vtntt1ign!flcad6h;tóJiqi¿ 

;tyran¡rabí los'entendimientdsspro- , 

■ ■ '■-■> ¡ta efte 'Dffciitfti de ¡>qrKH« 'apíf- . 
tente eücacia , eoil'q«l''MteéltK U« •líüBüt^.VRii^'a ". 
«Ka cofa.li¡ojeMil i -■q* fuétól IM»ír*M¥'*)s'I««!!fts8t 

foWe lK»nd«s : yinttt dosLogSÍÉÍí^ciHWív.óidoSalieíslí , 
!ÍS6a;em«,ftbiopíf«tnélM,'í> ftítojítit^ ||ll;«)-'.eiitf;„ , 
«M 'mih 



«iftadcs j hf fon patiiráles ^ oí coañintcs » ñi per|»etuas ^ ni 
0)i>(er&les ; y por coníiguíente » no tienen coía de Antipas 
thica& Hablo el P*M. de' Franccfes » y Eípañoles para d 
^xeniplo. Pudiera habdtar de Hecrüfcos , y Ronunos : oi di 
Achenienfes t y M^garen&s » entre los quales fe creía haver 
aadpachíaila.qualnoe9ufl¿ hoy;íkndo conftante , que 
& (acÚc ojeriza natural^ tiambiea exiíUria hoy enere tos qua 
¿abitan aquellos PaiTcsu ^^ r» 

; 295 OpttTo el Libre jo ^ qtss Cúnfuitudo efi Aherá na^ 
fura. AdvírcÍQ hllfijírachn.f que el R« confundia lo PhyÁ 
feo i y real j con lo mstapborico^ Exceptuando i Chri(h> 
S^ñor.nuigftroi híngaaoiiene mas. que una naturaleza Phy« 
íica.^ Corrido el R. de fu confuíion » para vindxtarla en d 
l^ibrote « dice 9 que la excepción de Chrifto no viene al ca- 
fo con eftas palabras : Si de lú que fe trata es de naturalezas 
rhfficas , maierialet , y eerf órales^ cerne lar del Hemtre^ 
^ular^j EAef antee ; k^ui fia viene aqai la NaturalezM 
Divina de^ Qhrijíe ^ q!ue eíU cii fu unión Hypoíbitíca i DM 
fume qué fe trata , ni aunif ChriJIe dekih exceptar^ ftteft^ 
^ue lio tiene más de una naturaleza PhyGca« T aunaua 
f^mfúcfi fíekieray en cafo de exceptar , pufiera elHémafrou 
elitUi que tiejeadot naturalezas , pues tiene dos natmnu; Efto 
ili; in^prímió:» y feaprobo en Madrid. . ? n' ^ -''I 

: %9j Dexcmos la. baxifsima» y chabacana exprefsíoi^ 
y la errada Orthografia , del Hemafr edita > poar Hermapé* 
^ita* Dexemos el irracional cotejo de las naturalezas c6r^ 
.porgas de los £rüu>& » coa Ja < Naturaleza Humana; Q|ii 
figDÍfi<aoentceiQathdlic0s ^^La NatMraJezuPhiuade ChtifL 
fa^ ¿ que efik 4U fu utítm. Hypofiatka ? Qu¿ %niHca. (íeclr 
dle Chriflat^ 9^9^^ '^ tienámae de^ña Moíuraieza Pftpfiea? 
Acafo la naturaleza Divina es naturaleza Metaphytici^ 
MfiJtaphooica ^ nc^ aparente i ^pa el R. que la naturaleza 
PivSna»^ no.&lojts Phyíica i fino Hyperp^yitca »^ ó », cotn(l 
fj. dixei&tpds \ Bájtfiqái/simit. Gbti^ t|cne dosr.aat»Mlel 
Z» Pbyfica^yioopüéftoies el'ecror denlos ^A4i^ofh/fica$y^ 
fttífoconctadiftinguirJovphyfico, de lo Dívinory lod»4i 
pteeo i.d^ Lo qiit; cs^natot^shéz^ > pana^fto tiene pocaauto^ 



5^ AHTlPATHMyía ItUIIsW^ .^ 

Í>}viM de Qhnfio í, qnt.efík.tA /p^mmn H/po/í^úca. iL4 
unión es icnmsdiatanxcnte entce la- xiatucáleza >iiimana , y 
la Hypófiafis idd Verbo Divino; La uníon-de la ^í aturaleza. 
XHvina con la .Hyppíkfis >;no /es luiioii^, Ühq identidad inr 
£nita^ Suponiendo y que (^aiinion'Hy^ílai^tca'^s^cofa dif¿ 
cinta de los extremos^ fe debe confiderar de parce de ii Na^. 
turaleza hutnana,con la qnal,fnediaate \2,iHjfafiáfis\o^r^ 
fonalidad ^ fe une la N^úralez^ Divina. De manera, que 
Chrlfio tiene dos naturalezas, Phyíkas , ver4dadeFas ,r«ales> 
^ diftintas/ytupa.Divinla ^ y: ofira humana ; y tan- foliiniente, 
é% una Petfona^ ipero Davina. . EÍle es^el Chrijlüs del Myfte^v 
típ de la Encarnación, ; : . . : • . :. ! * < 

- áp'p Hablando el R* en fu Librejo' pojr ificidencía- del 
MyíVerio déla Trinidad, pufo en el Difcurfo H*^/7<fe , >, 
#f/r^ fortuna efta locución impropria : De las tres Perfil 
éas^ que cemponen^ en elCreiif el imfaMe Ttifdgio,^4ÍH. Él 
Sl-J ayo la. vor Tr//i^/íy , aplicada' i la Trinidad ; y4a vói^ 
ínefatle y aplicada ¿ nueftros>^fterio5 j y por- fiq tenef fdéa^ 
iie toque havia oído , á orncqiKi de -pulir fup^^ílríefos coo ; 
;iroces (agradas, prpíirióiina exDre£sion:exotica« Vefi'Yl- 
¿étprel^Qtigen Áie aquella \vpz&/:&efi«i^ >Baí<onk>* > *yv tráHe 
por extenfo Du Mortibr, ,..^üe :á tiempo*^ c¡¡^^<iií(í&i}X^ éií 
,<^tiftjmtioQplajun' tdrrempto ^ Fue,arrebasado.4e{iibl ayr# un 
J|^0 inocente^ ffleoyQqiideti.el Cielo fe cantiter^i^Dívic. 
JiOjTrifagio. \Ad\rktiole caufa> fapecior , ^^e^ibaxándo aá 
fuejo avifa0e. al :Pa<tiarchi , .^uerceíl^ttiarla xataniidad , c<%- 
i^Te ¿attca^devA^anocQ^ enll^ JgleíisreD 
-^rJf^íl^l^út ham oido b9np^.€vdCkloi^*£i?^ tí^^iñlíl 
•Uvisó'^l Pabiardia. sExeciitmt^hiprden^iy^s^ 4cDcaiahií^ 

: jpo. ^£n aquella celebre yiiloa.viqaejtuf o JfiüiaBí'í^^vdi 
«íoci.q^e IpsJ^n^elejs , j^e:de fonti^p etobí¿n(slabáti¿0^ 

'^bwÁk if^¿tfbi¿. . Á. elis)iod¿JEiaU*fóébFdO'b9i««G¿pb^ 'im 

QáqiQsS^dicé:,.HJig¿o.t^^i^Ji¿^ ;^beas yS-akMftb^ \ 

cerno, la Y02 Hagios fe repite /r// veces , llamaron» á-ettí 
•-¿n uT ¿ M A^* •^í^^eán-» 



ftihtQ > oElOte f a hyrmó , TrJf^gitm ; 2\ qaal llaman ^^jibcMS 

4d hymJíP Seritfhicó y porque , con parricularkladftd cañfta^ 

•bal, y cantan íifimpre i<is Sürapbine& Eftoer í^conctiro* 

Ciando» pues» habümdo del hefatle tAyücxio de ia Satv- 

jttislnpia Tcuudad'^. f& halla en algon Autor la voz Tri/agia^ 

'efta fe debe entender del bymno , que ios Sef aphínes can^ 

taii á Dioá en jeLCielo ,; y . caneamos los Fíeles ení la Igleíia: 

y la vQz Uf/aUiít debe aplicar. al Myfterío« - Las tres pet^ 

(bnas que le componen » no folo le c$mpQnen €n el Cieíd^ 

fino t aínbien k/^/^it^ ; pues em todas partes cftá Dios Trino, 

y Uno } y can \sxo%¿cScc inefable el Tf^agi0\ es cáüt^fó^ 

7 proÉcribl^*'-; : /j '' , ;•; '• \ - '^ 

- }ot Para que it cornaca la locación (del R» cotejelb 

con efta. De Us trtt per fe ñas que 4:0mfohsií et inefkble 

^Gloria Patria &€. 6 con efta otra y ^ne componen el itufk-» 

:ble K/neeleJ/on^ Las exprefsiones fon idénticas; Las 'dos 

•ttkíoas foá. locucicMics itx^roprias ; y por ¿oníiguiente fsi 

X{tiCi imprimió el IL Todo confifte ea haver cqníiindido (j|l 

Hymno con it:l objet<>« No dudo que la vo2 Trifa^ro ^ citi 

quanco íigiíifica ter fanítus , ó Sanófifsim , csvonúpot^ 

tuna para ^gni£car la infinita Santidad de Dios. Afái cxpll^ 

'can;lbs ]Fnmceíes fus/ftqperlativos. No es efto16 que Cc^m^ 

t^ AqucUa kPt Trifagh. yá*eftá aplicada ál Hjmoo .^cra^ 

phico ; y todo lo quevUOi iuete p&iar jd^. ^iiidla apUoakkia^ 

es hablar improprifsimamente en Caftellano : ó , quan- 

do mas , imitar a ciegas á quien hablo Improprlfsima*! 

mente. 

Si fe atiende i la voz T^/Tií^/V, también podria figni* 
íbc^ttfer^fnnSmy ¿laroeftáique'eD'd[l¿?rdñt^6 es^hcíeti- 
«ca la aplicación. Non tres Qmi^ip$teñtÁrr,.fedjtnus Omnipe^ 
tens\ eníeña la.Fc. Y tambio^es Dogiña, Non trerSanSH; 
fedunus SanéfMsJ:LaL.tztoa es , porqueia Santidad es atri- 
-fauto abib}utj>».tAfsi, piies,. aunque cUH^^W ie «iigatiH^s 
'Veces y para üg^uficax! Ja Trini Jad dei Perfónasr;! y id|a ana 
^vez DeuxSak4fiíb'¿ para íigiúfkar la:unidaddei4¿i.c(ís¿ticia^ 
no por eflb est ^propria locución ofaff^^del Trífagio «eá^eftc 

feñtido : X>i? U^ tres pjrfenas qie compenin en el^Cieín 
M ine/i^U-Siatíti/iimOn JSaben lós^Eiudipos lo» tJ:fo«^9UQ 

i-; ,• ' ' ܱ ' ' Pe-. 



f 1 1 Antipatía A »E Fj^ancbíís, y Es?AñoLEs« 

3f€éi:ó,Gn»ph^6 eíparcia ,. reproduciendo .IxHereguit de lot 
^Theopafchíus » con la adición que hacia al Hytnno la/é^ 
^¡0. Efto prueba » que queriendo uíar de voces Theologi<^ 
^as los que no las entienden » quando la iocencion (ea ía^ 
.nifsima > las refulcas fon , a bien librar , peniiciofas , para 
4p$ que no leen fino libros vulgares. 

Ya hace años y que el Iluftcifsimó Caramuel fe quexo de 
.los Poetas vulgares , que íiendo puros Romanciíkas , fe to^ 
. marón la libertad de tratar puntos Theologicos , que na ha^ 
, vian eftudiado. De ellos dice , que ,fon incapaces de hacer 
una. Cemedia a lo fagrado* Iuc4paca Jmt ut huju/moctí 
€cmctdias fcrikant \ { en íuS/galioa. pag»27^) /¡att enim 
'^0mneSy9f»niís) imperiti TheülúgU^& ideh t^c$Fahularum 
*tradeHt Hétrtf^s , in vulgu/que Mfff riñas f4rnu¡ofas fpar*- 
^gent. No folo lo dice ; también lo prueba , (éñalando allí 
rcon el dedo varias. propoficiones erróneas » ó heréticas, que 
,le hallan eaPoostaáde algunosPoetas, qtte.ellleciolVúU• 
/go admira por Theolc^os. Ello fe advierte, para que dR^ 
I «o, fe meta en lo que no es de fu íntdi^enoia , por folo d 
« notiva de., impugnar al P. M. No es lo mifmo leer d Tiea^ 
* $r0 de les Plc/es , u otro . mamotreto femejante , que querer 
•ioipugnar dT^i^4#rpCr//iV^« Firmemente fupongo , que en 
-Mda de lo. dicho eo efteDifcurfo procedió d lU tpo coa 
, ibadvercencia i lo que no podia^ advertir. 

* . , 

S' II. 

. . . ' • 

• - ' . ... , .. . 

}jeii 'X^ODO lo denlas que d R« diico , y repitió , no 

X ^^ ^^^ ^^ > ^^^ ^ infiftir en que confutiudo 

éfi altita natura. Para efto , que no viene al cafo , defpucB 

i^e \zUaftraciún aviso, que fe diftingo&fle entre lo Phylicc^ 

< y Metapborico ; alega á Viila-tcoru, Sobremonte, Q^intiiia^ 

rno » y Verino» Aunque eftos quatro Autores fio vienen al cafo 

^Át la DIfputa ; vienen para demonftr^cion de la Latinidad 

. .del R. Traíf. de conJn/síitdinem.'Defáng. nájiunem, £/, por 

$fty y Séneca y por fenecía , fon quatro cicas Arábigas. 

. Añad» d.IU que hay Naturaleza humana ^^/at^ , /«/r^ 



no ? No es buen amfoadlr áiyodk>s.eJÍ4áfí i& aiu mtP 
xpiTsima Naturaleza » con otras tancas Naturalezas difei^efi^' 
tes ) Deeite iPtiQ^o p{>4f¿ AfírnUiL el Q..q»e el hombre; tiene 
$oo« aacorakzai , haHand^ fbjífic4f^Mte ^y an phpiitdaÁ, 
\ En ei)tt feiitíti¿p ío habki ) puesia maka <pie 4idne fe podrá 
fronfiderár en 500* ;eftadlos. A /^(bos abáacdos^ fe esipocít 
t^uien quiere impugnar el Theatro Critico » íin^havaer oid^ 
hafta ahora en las í¿\ú^s^¡HA(¿ra rmiüñefiu : y Naíura ra^ 

r Tan)biei)eaf4iro que I0& theotogos d^sn-íti íffatítréu 
ifzafrimhiva » yfegpndánéturMleita , col d fentfdO' dS lA 
idífputa. £1 hombre oo. tiene.mas que una: oacüraleza , í&í|í- 
^iaitdü Phj/üa90ettl< ,/ C0» pra^riedad^ (Cuidado con efte 
Jbocadilkv) £fto.nQÍnipícb.pairaqnealsiTbaologte^ comft 
Metaphy fieos. > Médicos ., y CUmañoriñas la confiÜbt en en 
varios ^y/;fd^/ a fin^qoet alguno de etko; oonftkuya ujfturale/^ 
2a diferente. jAfsi ^pues > es tifíblodefatino ^querer^ -^áe^ 
forque íe dj¿e CpnfHjsíndo ^fi alUrjtn^uta ^ f^a natural 14 
ojeriza entre Francefes y y Eípanoles > aunque fe contínuaíft 
por algurr tiésnpOé También te dice > que la cofiméíre^ tteae 
fitérza de Jejf. if^efeínñec^d^^o,; Paiái loJMóral mucho^ 
fiara lo Pbyflcanadai ; i. .,/j r í 

> J03 l^iantes» nideípuesde la llufitááon ^ entendtd 
.el R« efta expreísion del P. M. queeftáen elnam. 5.Jhablan-^ 
do de la ojeriza en queíUon : iV^ /4 heredaron lot E/pana^ 
iesdelóí Alemanes ^ fino loe CaJlellaÁús de Us Áragémfet^ 
Dixo ^ y repitió d R. que e&o ¿s h mfmé ^ue > hatería be^ 
redado lúsEfpañoUs de los &/paáú/es^: S¡> alguna coftuníbré 
haviadererconpropriedad)4/r/r4i n^MrjL^ en ¿1 féntídd 
que fueña el R« y fe cien los Eruditos > es la ^ que el R. tiehe 
-tancQi^enitade cQofiuodirlo todo : y*'4e>4K> entendí Id 
sque efta clarifssmo. Qg^u 5 ¿ QO eftar ¿mando ^ ¿fe yendriS 
Hoon efta inepcia contra alr Theatro Cr ideó }^-Qge - tkhe <^ 
•wr , /<íi Carelianos , 45f .¿v Araxwtítsti que -cfcr íbió et P.M^ 
myví^losEf panelea de. los Efpaáalesi^ qqe£ngidelR? PÍhra' 
)|ue ha^a confuíion de la ¿arce coivcl todo j y d&iMia par^ 



\ 



;Iíí4. ANTIPATH'lA'Dfe FR31KC1É51S , Y EsPAñOLl». 

*e c(^' fií comparte, iblodeiJ'modo qoc!» *f R, 1© fia • ea(teíp< 
4kl:o ; íe ^odri dar . femejance. cotrfkíion. Haré aujidyíts di; 
todo ,.fara los que natieaco traftornada la intcIígóM 

« ' • • 

t 394 Es cvídca^e i que. U Nacida Efpaiiafa fe compoií« 
Jioy du de GattdUtios , y Arágoncfes , como de octopattei 
4liVimi$. JEsioní^titc^ goe quíwílofe JiaWa' dp;Jv Antí^ 
^pathiá con los Francefes ,y ¿tiyo origen fe qciic'íe dcícubfíji 
íe habla de toda la Nación Efpañóla* Es cierto ,, que mucbgí 
ii,firman , que. la Antipathía de toda la NapionErpáña^i 
•con la Francefa , tuvo fu origen quando la Cafa de Aúftrí^ 
,c»X:rQr.i auwjUt bt Nácittff Eípañoja. Diíte et P. J^f»' Éftc 
j5sq8Q?t:Ortólí(irico,yTnii^cljtfsko i; pufs ante^ ;^tí^ v|V 
iiieíl? la Cafa de Auflffia V y» havía i femé jante ojef ím • eqqis 
4as dos Naciones xlq la difputa. Pfeguntafe, Por razón ^c 
fjffé fim^ fe iotroduxaep t\t^ia de la Nación Efpaiioía U 
/^Qtipatthia? Aafo.pQc Ios.<:aft^lla»os.? Nq« Hafidp ptric. 
Í9|5,.^rjlgPWfe$JiSolo cAós; -tfeman guerr^s-dor» ios Fran(¿i^ 
fcs^n^^luifA vraoíbsbqúe fe tmieifen ^toaJo&Caftdlanojs;: 
jf e$ cierto;,,, qae la Antipitbia fe origino de lás:Gud[^ 

^ 395 VeamosJo$;{ir9g^iros dei<la eneiniftadi Antes, qop 
fnrr^íjí^ la^icld&cbAiiftria' fe-o^éton Atiagqíicí^^ Cafté^ 
llanos^, haciendo uti folo cuer{>o EfpáñoL ::BqtiShcés.j»f 
PaHelIaHo^^keredarod ,4 cómate»! ftknbiendeUos ^rago-> 
üefcsla Qjeriza'v^queeífcos-ti^niáti^htba Bra»cía4 y cotí ki 
{!^pfec(«:io(l de las goerras- en Italia , f? confirmo^ en. todo 
^ c^u^r^iEfpa&oiU Vino'defp'üd&)a^€áfa de Auftria'*.' y cd- 
Oi^^ #^<íkne tAfnbieñ.iítta^ntipaák^ Frai^Qa^^HEb 

cc^rtju^ii^^tasnbjbín áioda. lj»kNaK:ión Eipaáola. De eOo fe 
(pfier^PMÍdcínten^nte i^que el ci\crpo Efgappl no heredo dé 
^» i^kffuti^s ^ qnfcftiqnada ojerixaI¿?A/^:./?r^V3!?ír..^72¿ii;/t^ : Lá 
W^9S(S?jftfÍdokcjípvi^% y¿>aateéiat6ttíaxoKlouel aierpo£&< 
f^^i^oPu^B^^o^ÍAé CaÉeliland^ t^iy^^taj^Ekefckiíipaío.lQS 
^^^Ijíli^s jí»pc4 biübávlfttmemdd poi^isi ^^mljaf:;aib&fa W- 
vifirqn $^i:4):.M :nqi\eiAdaf f)^ de ios '^ragottMes^i.y i noiá^ 
^9 qoA^Xii)^Ado ddppe^ha:Oá{^^ AáíhrÁa^ .Si;4\jLi no 1» 



M 



* €. . 



!. .^oi$ . rta*co d¿i>qD¿ ¿úgaRos-Aiitopes* ^fíaían^^i^oH^ 
íph las viíUs ide )os^ieyis Je Effoéd , y>Fiíántiá y rf¿iric6 
ly. y Luís IX* : en Fuéiitcrrabia,' ProebádO'i pbrqiie hiivo 
•aili algunos piques .'enU&Efptnbles >y F^avicefés/ y huvé 
cimbien éravas cuihmadasy.Hiá^ít^ düKcaA»^ Mbñtj^o IVl 
fólo ecá Rey de (¿aft^lU ; y a^ ^esaocMióiV^impróprié - eh ^ 
ca^Qipxéíeace v lUaKnarlel6?^í¿/^ ñJff^Aa. Qttg' alguno^ Aücb4 
res pongan eLodg€n.éuJ^oeátb'i;abia';^fCi^rle&;.' pei'ó fie 
clíbs fe dice > que cometieron el error qué fe quiere deftetr 
ran Ladraiz^n.es clara ifn^sA^^^M^x^^^ g^ 

'g;Iilaf ettehiiíiad áiuíp¿c1ilcá%''todaVlasÑacíbnes*tehdrian 
entre s^n^fs^th^' taa., e,. .f^^tíáo;;?^,^ YHlgtCÍ" pa- 
trana. En ef lencido de una enetniítad continuada , no fe 
origina fino de continuadas guerras , pretenfiones , diíTen- 
fioñes , &c • X • C. 

.. El hecho es » que acabadas las guerras ^ y la Cafa de 
jiÁ^Orifi ep £{^am!>Ipaf$Ql:|)i^^/W¿|«^i?J^ 
tte Efpaaolea y y Fr&ncafci^iiAl§i¿pudt'^^c$,t|n^^^ , y; 

f^tráñaVE Antipátbia , yconio . kaiSyi Ik^^^ia^eoi^ dos Na- 
•cíones!, en: ¿1 &J3tidQ;.^s2e jsritiebde d V^ilg^^ !f ínalmente> 
jparaqu4fQiCQhQ¿caiiii^ <B ú(^ñoiqu4i)jqj^t{jj|j|(^ dice de 
«iUknp^thtt'trntnrjEfpftnbles.»' ylEi^cefes ^ lea el Letor i Pe-^ 
^bdto&f >:£4crítofaá)ab^es9i'gnoyfiea di tQd;^grtltfrG^'«í| 
^raxtp jM toíihoü |)topaSwniiid ÚkvcyooSá^ \^ iTuáifiiíÁTñk 
jmflladctiaeia^dmNici6nes^r)4efehdl^^ ¿haíkl^ 

*a^f de iótoltn quoucícrihi6«t Baüa fabor ;elcitukv, parfl 
^noco: qudxs la;.cpn^ki6Qni.ddvTfaeat£o.Ll^;^^i^i^.(;^4 

rffl)i^49/M^jQan:efbklioi áaqaifitixicabjÁ^ pw bd:c¿{li;(d 
¿^c, adiriíralác düpcoL .//; a- U •^■*^:.V .-^o ^^ .fnljib J^o 
*. 1 .507 'l^ara ^pofidcrar el ,P. M. Já ix>jcria5a - que ^y *!if W 
I^das ^^.Torods ;4>y6» JaJBala de iAfl«theiAaS«^)^<Mi íál quál 
aiiathan^t%a^'C^ Mliflíl0thpniaho:iá:|íciA^s¿ tos l>etla&^ £]& 

%'4r¿nby¡la*.aqQevik Idebiqc) fisberj^ni §ÑíX^^^trJ&^^(^b^ 
¿s^.qísando., q;aiilék ^ y cdnxi.íe.debtátí ><|ífaí^ '^Ulv^ttela^ 
urbanidad del Libróte , que fe deben condenar toAái^ 1^ 



it4 ANTlPATHlAMrftLANCíáíSjYEsPAfiOLEl, 

epüs-ms áhaHA^ ñ le haykfSm didó eftá 'refliiKft^! 
fi c¿hBbr«. UjKt^cc^a eaUgirande obra de UReísucíos 
4«]Atcoráa> pone la aúliIufillla'ddM^ftí:yao^c^d^g¿ 
^deCraduddaAl Lacii). Conque, fi el R. no ceotaausno*> 
tkaa gtie la que hallo en. d Thcacro , haga cafo , que cad9 
fl Theatro ^iu'ca es uiu d^eTsioa. para fií inceligcnciat 
pues ya fus tccores . havtin ^ado Tus treiota xoAk^ycjita 
nCat>e£quAl«slbQ lasJDigrc&iones ácptrr£,jimasaj ':^^ 

-' D!se;,xxyi. xxvn. xxvm. xxd^ ■ .: 
■\S. I- , . • ' ';■ 

■v -3«>S I ST09 <|aatro í)iícmCot , qbr 4H 

V , ' I. q1 Tomo a. del Theatro fot* id 

" '. |- .'U.'ia.y s-j. han ñHadojUbvef 

I de los xefUOS> inTuUbs del íU 
j i hnñoi. O fot dcdr mejor ^ \s^ 

-jI ¿ ■ "--3 ■■ -i. 1 1 '-,.-1 paludo- 'rf'l^ -por^tllos'íj ciah 
pttt(ifits ¡j^n^kti Sui'iaQonqtcos'fe -podrán feic píx^iadm 
CD si Th^ro! Gcidon.1 £1 Lit}tocb..qni^o dár^ i 'imenf^ 
dct • qii^ «orotx'dtdsjpo4ia'ded¿'- mecháis nifai; 'iPart 
pcUCt^Lji dtcdqae el ídBudtsUAycejeií^Kiáid qué ya |tey^ 
PSL oana^. .Havi&dicbo .ettiel LibD^jo.jque elm^cle: no 
<flA-4rrbii cemuf^.' AÍ^Ac-U Wtor «ÍÍi^'^edi|áa5.cCadai^ 
Í!i]tfe$'íba -OH iaKÁúla^jJEi tiac&-aiNac>aiii^'qae el Ayvi 
cflénclalmente es ¡ijere. La verdad da que z:s'f¿/aiu,jyík 
^yt^cai^v SeinmÍDádk.iftc^ii'qaeiiolp^ cmfcrconiun? 
íls ?8tmQdp_nftib»»rt:jínibt^l¿iaot«¡-U-verdad^aoiÍ 
oqüpnfi^ Crtnt ;;Saiw6co le.o|¿ndrá íft. i^o.^}ínaa¿:-cai» 
dWi-i S¿It«^u^dec(tinLíeiltiri}Kdigd ,j^¿in6ifaai^ ettot 
D^ $(Mn!|n:;tiiJt^:tt0A >-qit:ddl qud-d áyce;£S>lÍgctv i f 
(^e, ^a ,lt^ f li^oÍBÜOii., qooióicjoi; ie hayacoavoicéiá 

4!Í3ÍÍ*.-I V :o , ..:, .:-í:m< U.. ■.:..,;:::.■.- 'í; 

í;,;^í;),\ tíMiíiu»di^ iÍik.¿;aKei)dar^1U ^iiafftüi«.'ca'4 
-0^ pím- 



Disc. jotvi: xxvn; xxíTHi. xxuc: í 87 

iDTcdtores de* ^ael <U£mbmiÍáento en rdiAyn^v a^ G^{|eá^ 

ck> i Maígnan , j Latiis; Efta es /injuítída^ kecíia áJcvs JRloHf 

réñtínes» Arsinufino íignifica , qoe no fabe lasopoficionts 

qtie ha tenido la Elajlici(tjí¿( del Ay re. Bojote tuvo un í^n 

4to^enTI«úk¿(co UiiOh^ £ñl^^ h AcadeanaLerv 

t^^c^as^Mperlea&íks ,^(]e'Manf«<Parom:.^xliUjió eii iefteiSiM 

|;k}|'V'<:9ntta:4a-dipha^¿4/2^^ La mas inteligible pan 

codos , €s efta. Tomd dai.bolas de vídró : á4a una le qáu-I 

;io'toáo; ei .Awe , va la otrynor PiíTó las dos. fobre 'unas 

4>m(as*' La qüe^ft^l^ cAít'vaaía^diomasQftruendo.que 1j( 

^ra»^'Pareceq^e^^rA)(i:e mvidfe^laftimdBxl,. haviarde 

ill¿¿ji^ k>^of]ítí^|Hc^« £iw ¿^iti.;/a.V€rigiaD Moiif« Car^Jasi 

JixperkhGÍas v^déAM^^tlT;!^ -Defta^ridufa cequivocadon; 

"Hizo otras it^imtas cxperiendas á fa¥pr;de la Elaftiadadi 

yreTultó^ qiie .eft4k-^edi^ en p^ifica poífefsion defde 

.f 31^ ' iJuraperCiAdle et^R^á^litfSíicQtiifsaoeto^ 
;^ld^¿^n|^^ ;ip9r \p$ c^ci ^^gi^'iffk 

-mb^^kfí^0t^^rdf^\ ímpHiTiiióppatte id¿ittia Cartküd P. Kt 
efcieia'^n eérré(pWa^fuyó;;£ftoyá e^ptaíla^ coipo¿^é 

pngnar o^í^rdfi'tfft^itlieáid'^it^^i^dcpW hurtar 

cartas ocultas ^ ¿>Mím4xÁ6 ^-'e-lfDlitltt^r las ^ engañando 
enormemente á los Magiftrados , y efcandalizando á los 
que eftáti en la creencia del fagrado de las carcas , huviera 
impueftoeftc.^iicQ jf'lo|L.?ei^^.4mQ4tic fqh^e'pqr Digref- 
fion. Elcafó pQn0fte> j^ qu^^^^^^ ó 

no los Efpejjós id^ Ptpcloy ( flos qnalás finalmente pufo, 
Tom. 4. l>Vii.%^xu6\.) pues no i^ece eftaha tan introduci- 
da aquella eíb^e ^ cd;no la que faü>en Ips níño$ de los Éf- 
pejos de Archífxiedes. De eflo. infiere d R. que no debió 




311 El P. Mi>>ktfíí ^g^rjitt^ ha de efcribir. 

La efpecie de Proclo es unaT eípécie particular , de la qual 
pocos tienen la noticia > que fe neceísitaba para conftxtuir 
co|niut|l.erxor. Pero como lo que fe dice deArchimedesa 

eftá 



i88 dbc. xxvi.xxvn. xxvni. xxk. 

s64vDlg|BÍzAdo;.dt3eniunara>'ptt'la úoK'Utud de U «fp»-' 
eie» y porque' Ibn dos hedite.£iUbs litltQricp£, 4 píHi« 
una f j octa djiccie en elTfaeattD. El éMiperifiáfis : /^ /^ 
•oeddd íUiAyreiy U E>ftra.(i<t fitga , fQA CFes.Airi:no^ 
,BU$ introdocidos que los ETpcjos de Atchíraodes. Cooio 
para poaet eftoá no ciiro fiqul^a du^a ; t»» detn» peqer re- 
paco el K. en qucfe iatrodnxdictt aqu^los Difcu^ro$; Í^9 
hay moza de canuro .uí Erudito de p(¿ayna . que np ef^cea 
híáira creencia de lo que {éitdpiJ^ en clThcatro, 

Apoftare quefielR. buvíelte taludado lo que enEt- 
paña lUnumos , Lds Artes , contra nii^una cofa dir^irít 
con Kias fuerza &x Xuipugoádon i que fwntra los Difcuf fo» 
íc&lados. La rerdad & , que yá cíUb» cantado de iijlpqgr 
Dar ; y por e&o dexó pallar Iq quew. cotcndia. Advi^.^ 
P. M^quecñaprt^tofKioiiddR. Pw^ii* elVulgs ^nofien- 
4a eáfáz dt errar m it quejM (üffmts , es perníciora. De «f- 
toleolTÍdodLítirote. SLel vulgo no es cap^r de, mm 
«1 toque iio dílputa, moCba aCcrtárU * ^fP.94iÍ*firratia 
•1 Viiíffh Efte abfnrdo , que el F. M. noto .^n d Ifí^rejp « ^ 
kCr^clK. comoü ¿]dle ocu cofa. Paia. quererse el 
Vulgo > fobra que crea > quaqdo ao. debe i juinque'no dif- 
-:.puce;:X P^4 -Wnoc^j.que ha ecr»Ío cponnemeoc^ .. 
. 'báfiAJ&btftLiqiie.lfi qtttíbea^effKtf^ id|fr ;. ^.■.■■■ 



PA- 



i?A;^^i>bx;\s phísigas* 

i/. .;V!¿ I se U R S o XXX. 

■'*!,::/'■- ";. ;J;í;''i. ; ■'-■,'■' ..'■■ 

f;tx- ON filííndequetésPhilórofbs, que 

-*••,! < figucB li Philofofia Antigua, fe de-" 

• -> -teriÁineB i guftar aígo de k» Mo-'^ 

'% >-.--- I dírna^ quaádo'nO'para fegulrla» 

' f .. para impugnarla íiquiera con fun-' 

- ■ } . ' : damento > y con Inteligencia de ]o 

qob ti»tde impugnar, projaifo el P. M.eAás doce Paradoxas» 
En cHas fe vera^ que aquellas ptop(^ciones,qut en'la-Phtló-' 
fofía antigua feTuponen como indifputables,é incoijcufas, ef- 
tándefpreciadas entre los Mo^rnos ; quando tid por total-^ 
mente ^fas, ¿lo menos por evidentemente dudofas. Afsí,: 
pues, lamayoc parte de las Paradoxasprefentes fon refptS'i-- 
^'"i'y^ctmO'InftatKtas'CoatralosqUe úguená-IosAntiguos.' 
E Aa xdWrtencta fe debcceñcr pt^dCsAne tú todo efté DUiuiríbx' 
Por no havetla tenido el R. cometió en él do6 erróre» 
«ra^simes; dtpriincra,y fegundanUlw. Prícncro, decir tjite 
B0 ípnErroteS cínnunesj <[uand(í lOi aAertos -> que fe íinpi^-^- 
san, fói «an cemunBitnc<ifecÍtHde4 ,\cúniála $s ¿1 fyñéma' 
YccipBtotktf^'El'ft^tfitld'.iogriAetíiqdltf'hafacítádd Ainio"'* 
rci^ -que SguerPla: J^fica-ttíadéHJa. ' Sl-eñbs%b' di^í lo qué ' 
etfP.M^Ímpagná'tnahabl&ñ coa é^es'las' PárádoxAs'-nr/^' 
/í^p-v/. Si tórmai lo mifiBO ^ el Thcatío , coadyuvan 
iíonfirmirlas. - ;. " > .; ' i.. 

X j 1 í i £turí{{a4e efl« > irtieDtltas ¿rk. 6o volvicie énísí, . 
« fiípctfliki a^ á'úda^^ ioh- fa Iñiáiver^ 
''-•■^ nua- 



%p<B Paradoxas Physicas. 

nuada. Si con lo que el P« M. díxo en el Theatro . y aáa*-¿ 
aioenu //tf^rifc/^;/! y no percibiere algtin Lecor las Par»» 
doxas» podra pallar de lai^ por cite Dilcurio. Se que 




R« para que los incautos Letores fepan lo que deben ol- 
vidar. El aífirinptó de fa Pátadoxa |>r|aeA i^ pffbar » que 
xX fuego fieme nial ^ y ufual no es calido en íummo grado, 
contra la Maxinu ificonci^a de los- Peripatéticos > xma lo 
afirtnin. 'La^prueba- incontraí^ble '^cotífitte a eA»qute<l Sol, 
congregado en el Efpejo Uftorio , es ^ fin comparación» 
mas aftivo , eficaz , yJ calimtc » que el fuego el&« 
mental. 

r j 1 4 ' Dílío el P; Mé cfi ul)a paite : ^Nt^ ^nregü -el ffnm^ 
Céifr í^TODO fintee ferrn^^^ m^ Jic y/íaé alEUméMial. Ea 
otra lla^a M ) fneg^ uTuil s y d^ c^clñ j /¡^gH Elemental. 
Tívtfít eftas dos axpi^SLone^ j, fp^b hiÚatla contradicción 
quien jamas oyó términos Siitxmlífticos;: El filé por no ha^ 
velrlos oído , en tijdo halla .contradicción , porque á nada 
k acomoda fu inteligencia. Lo primiQro dcfterró da l^actéi^* 
fula elTOUO » pues mcfta^coQÜfte isJd fu .l^ljcú^J :4ql 
fc^dO: > por no cíHIS^d^r qijnc ^qiEca. ,' A/ /te , eiv cfüÁo} 
Lógico t creyó » qiijs déftcrrado el TODO, .<ioi;<iaba a í^ 
gúro la impoftura. Dice , qftlc^el- Sol e¿ fií^; formal ; j-x 
fúcgp (otfí»l umbien el Clctn^tal i iM^p fi ^1 fuf:gp foo:-^^ 
malescaKcnoe .en fumQ gr*4í9;t I* fefii ÍWbfe^ ;pl^Et<^ 

xcgtftrolo»/; :, - . :•*:.:. .^ .;J \ , ■ ^-^^ :.;,-, .,. ' ,.- r/I 

3 1 S . A<ltt2 no. hay n^^ qu^ utuhwiT^da go^&ñ^ 
de iapalrtft cop eUodp. El; fUcgo iqrmal #^/f ^.«POiq^ 
heodc: 4l.^cgofQUr jy, M:4c:$9i:t$¥l^^ii^^^^^^ 

la rawiico£<iun,dcfft^p.nftfeÍ4t itíiííiPfkn 

«f ;,p«c$on^us^ feria qdjeote. c»rj(^c'fríiila-4,rfac8o.fcb 

l>r, Tamp9cp fe le debe coti«»jlfir ^Q4»r4¿»f(ice • t«Jfi^ 
de efie modo lo (eria también el Elementa}. ÍXAv^^f^ 



YiíiVd en foosaib ¿tada : y que < ti koQibi*^ no es fimo vi** 






fm di r4d^Ml^ Y enocM'pa>(rdike0ri» i que el fachnaf tt 
snimsL Harria aqoi cpnjtradiccion alguna « ár^tíyendoté. 
qtte.coopediai que el animal racional rra yiüvo tnjttmm&i 

fie \ AÍKiíófiA^ ^ocfíuüccióticis.qubfe teairáv^IetTaná^ R. '^ 
. ^ 3v^ ' <£>i(íe.6l:R.4iie^fobá¿á;qtteel^rQegé del^bf^%\ 
^ fb^Q EiemeifuL lakc defatinodehlahav^ pírlolJadó^ati^ 
tes dé fingir la^cénorádidcion* Cita Autores , que afírtnaat 
qa$el\$^l esmiu^é PjuUc xfto q¡Me fe' funiki^ > mÓT^fti 
cpn^ : cipts lofperciiMWtesbdó. Maignati^ jSajgu^» » Duhame!/ 
Zabno » y Delanis* Ninguno dice mas que 4o qué- f'i hat¿ 
t|^<ggk>Vl{xQ¿fihiP.. ir^^e. ' C£ilR« efi;rU3íÍ^^/4)f^r ) Efte 
celebre leruilu 4firÉiciiaqiKUo : .ye íñadiái »/qtfe«'lÓ5- Ct¿¿s 
eran (ÍUA4(t$« Ajefte figuen los Modernos '; píero los ?crl«* 



Bifes ^xcii^%Máo:.tüú:á>t!^ Véá^e 'ét 

^4jl4e.el R. queiiaviendo dfimiadaelff.*M# en 4;^ Sjtf'e^ 
r^del Ff(eg0^su.i6.q^Ci los Modernos cotocdn el 'ElemeU'^ 
to del íui^ en.co¿ó:eÍ éfpacio que. opupa et ^rpo Solar j 
Teri fufigo Cfeflítentat et fuega ád Bol^Se podrá -érperar quie- 
ra bacer.;créer>el lU que el fuego de (coctoa: es¡ lü<«gb Solán* 
4qu» CQüfyxrdí^ Éá^o. ¿\c13ncAuiu cócitía'inblu^ 

nar 3 al.qo^ fe atribuye cater eniíbmmp *» con á fttego fu^ 
pQ^^il^r^s que no tiene conexión coh los quktrd - Elcnienf 
tos* Lo mejor es » que uno de los Autores .que cká 1 ex^ 
pMÍlaíiwits.(ío|iediAíe9CU;giMfodsi^ ti íu^ Sq« 

1^ ; y pL El^ioenuU Títx 4qtteiU di&ceitcia: ce«4ifltt'él' técto ¿6 
laEaradoxa* ]^lAut(u^esctPadtei^aneírc«)r1deiañii>5efttM 
ta» tom» a^^de fu obra 1 MMiifierium NdiifTJ^ ^ O" ^M^\ 
]ib¿4%^ag,:$,ai;l¡fiC.4#:> ;.;;. Áv ; , ^ i * 

:j[$mJi, ^ ^ N Re- 



go ufual esrde G;il0r muy reoñfo pai a tetitátr algunas operáH 
cioties Ckyn^casi idea ; qtiepara cü)bí$ ^¡^¡iaL fq^fk. c\ £/^ 
j^ef¿) Ujíprü^iyi^^i ttícroducid<» ) Afsi ,pi^s'^:bcín ,tt 
mirmoEi^cjoileMo^i^ vr.kce i pniebk ñutftraParojdUyxaA 
qu^ndo ftipQiíi»j ^UOftl tíOC iQÑh/pecítíís niHaííims^' 
Tti l^tibu4Mtf4fttJl.oriis t$m^^$9 ^MMutia cprpora ti-*, 
quiri j 494^ IGN£. IJ^UjíU Jii0ncm pki ii^^ant \ &, 
fhns ai iUfi ignf ^ff^ént fr^Umti fM,M<úktm^ité$^ fM^tn^ 
i¿ne Jligmtím fiujir4 exf^Súterh. StZK\ U«br'cffiradt\ 
toda la.^Ta4oxa#. Q^¿ docmos ¿hora > vicséb que <et fl« ct«^t 
ta ai ig. Qie^i^ CQQtra dr B. M í Dií^bios ^ qtie^o ibe lóíi; 
'^utQces po^ los ]h<iícf&? Ho alqiQ0a«i £1 xntfmo Autor pu- 
fo ea4l If|4ice «JÍctecUoio^ l^mf/dMs ah Ipi^ €éfnmm 
efflBut valde (¡ivtrfo$. pr^jf^i^ Solo fe podrá decir » qttc ^ 
Bw iblo ve los Autoras, qiae cita^ fqgBÍi ipl informe de los Ttrt 

>ÍQpddi^ oorrldo. :; . ' ;. » ^ . /i.^^ 

. ji ^ Oponaíb^cpie el fbegó deln^d o$ nías a^í«# qai( 
$1 fuego^íipts»:. Y que el £iegó folar en d efpeja efti cotw 
gregada > no aísieliifuaL Petera razón no dfti bien hecho 
dcocejo.. Es,&lfo quehayamas aftividad^nxLrafo-^ qMi 
en eVEfpejo^LjftotíOa EiE« xxmfonde ia excenfien :,t Gon te 
Inteníion. Ningún rayo vitrificó hafta ahora el Qb:o>¿<0{no 
lo hace el foego iblai:» Solo es cierto ^ 4°e el A^o d¿l uyo 
es mas eficaz que el £uegoaftial ; no pocqneeo ti fea mas 
adivo i £no por el ouyor volumoique tiene » y por la in* 
finita velocidad de fuioQviiliienfxu'FicMig^ el R» uiía torre 
cerca del cuerpo fbíar >y iftará GÍ3(%ado. ¿ cóQ&ídat I que 
é: baria U9¿za. Si le hace fuerza. ^ icuerdeCe que dixo ei^ el 
V/p de la Magka , que fi el DeoÉMiio puíieiOG: d Globo ter-- 
teftre en el cóncavo de la. Lona ^ aos aA^raTariauíos, y fé ac|bn 
l)atÍ4 el Mundo,. 

- 319.: Para ifflpogpat et cotejo » alega el R. utia expe^ 
i:jenCJ4 ; que litcicron los Padres ^uitasde Praga > 7 la 
trahen ]a$ Memorias de TreVoux de 172$. ^^^ u"* 
br^ia en el Efpejo Uílorio : y efte fuego congregado de la 
Wafa ^ quemp a diftancia de 32» pies.; Luego ^ar^yc^el Rt 



.1. .* 





^(^,np (c jpfi^ ti^iirf q^RKjK^ copyíKme í ^ U V^\ 

iní(Wlis vpcc$ ^^^^^^^i'^ I, m >f^ la quroita ^ ai &mkvídtí 
ío que opone* * ' 

pos .£/>ip>* í^4<ífí«»liwtóti iJKTlCiiiiíeffaoeA «liliBwn^t y 
i^o 4iavjer^ e<t^ 

¿eras .lÁt^Cb;^^! PffgHPfO». $»b^dí&;ifi^fe' bíaKy Ü^^éa^kno 
¿ia coQ el Sol «Qp^figido.» i?^. . m^ é BOS E/jfUfns. ^ 
(¿m i Pira que tiQ i ^ua^^ de loib fe¿ ji^fi-^ ^iiá>ia*^ Qiift 
CQiejii» t ^ae$ ».^» icftc quft, ií^i 4i)icret. cflabj¿cor cfitMírÁ )(i: Bjí* 

fo VftarU^ra^fsitit^p/^' ijl gr éik n&mfo » . «¿d^p^nw-pre^ 
^<t9 (^ ^oQ^X^fXM^xji» p^ra.clR.' jnX^faakiUa&para (vA 
Sg«ipa6erc8; ^J\,; . / ^ ...«>.,.;:•••":. . • ^ ' ^> 

^ 3^o;.ElE^íiaíaloRiP9i|«ttUiiJo^^ 
Entrecenimientos Ph)ríic<^.di4^^9^)f-BÍMUiso^ psig¿975^ 
(lf^c;.Mcnhi^.4;l eXf^jqifQt^^le: \%i)^íÜí:^ qUeádüttuicia 
«icoicüa ua poco de |^y<y v Allí pono. DCto ». que MonC 
Ól^^ ^izo en 1726^ 7 et| ^tqwl {jp^ohícanfio :« que cCm loSir^ 
Sfp^JQ^.Uftorios íuqp4ii^cK wM^a, plesc^^ deJi^iUncia; 

i(i(a$ dt^ :ia Aqad$«U l^jf»! itei^<^C4mci«Si >/f«<l^ fi aáb ab 
1726; Eftaeslaque ha^e. ai^(]SKspta. J^uefta ona.hiiaüÁ 
qppjie.quad^ado» con-Ja.quAl (^ ^irigtati loa cayes del Sol 4 
Uft^£fp<ÚP VAorlo >fuiy0Md|ipAccitQ cdí d0;q7vputgadas!x,Í6 
híajp,l4íuítíona,dift^ oj ; , . ,,; 

Quejsw, fi .ÍJf 'jupíi^flfe© ^o»iiíibos.£fp¿}« iriaüos , que 
juntos dirigiciicn paral^^p^ l^s t^fps del Sol ázia un mif- 
mo lagar ? Se podrá efperar , dice el mirixio Autor > que lo 
que fe cuenca delosElpejos de Arcbimcdcs ^ fe haga muy 
n-\' Na vc- 



ft^v r'%, 



194 PAKÉSibkAS PttfsñAS. 

£fta rcfiexlon .oonfirma lo qóe tVt. Vi. dixo en otra partdj^ 
^aandq , tenienüo «pos fabolofo el' hincha biftorko^ tocante 
, ¿ Ips £fp&JQis ide Jkrcbiiiieáe&i na^Mc^loda en la pofsíbiU^' 
4ad^ Veáci fLetbE^'x2oiw»«iuararid<i^<tfí'fi}^ fol&t con c/¿^/ ^' 
/r/(^^*tdsl..iBodDvqQoanrókiol3£Mg|ii^^ en^l^kiga'; (jajP 
prOpOrciohitiéhe la dlftáhik^dé 9%w p<b& ,^á^^iie:iIcanzo tfw 
Ut coa lade¿oa paíTo^l^ ló! 910. ^es^^ adonde alcanzó ed 

Otro. ' ' - :; ,- '-* 

.. . ^2r^v . Ei5(afo.*6$ ^^'qoe^nl hí.b»4a áScañkoi js'. píeS} n^ 
i(rlfi]980.íbUiíátfdo¿paiS)«.Eílai^^ quefenrf--^ 

W «a lp$£fpej6¿l{i£or¡ñs;^;Ar!Ír Vpó^ dccSr^ 

que el£^ja í/íko&Joiatékú^fren cíH>&' laoce^ i^i¿ {ñes yddl 
¿00. páffosé Sólo quema áia^Iftattoa.qac faaycfitre el vd^'^ 
ticp dclEfpejo^y&ifbcocorrtrpondSehte. Efiaes icoh:i(sí- 
ma :y íi llega á. algunos pies^y (eri^ un jEfpejo prodíg^dfo. 6é' 
aquellos'dos£ípe)o9 >^0MbnCBf#<ttí^ foA)^ Uflório áduil-^ 
mente el que eftaviere tiki6>^rca de la taatétia comljuftible^ 
£1 otro quertíla diftanriisiiñd deKobjeto > ni ^ corta > trf i 
kiiga diftancia.es Uftorio. Solo firye para recoger Io$ rayot 
del Sol / ó los rayos caloríficos déla brafa , y dirigirlos ^ pa^ 
nldbsixiacLotto^rpejo^ en cuyo foco cífelh materia i<ir 
¿a^able;>|combiiÍtíb(& j óvl^ri^bl^;. ' :- ; 

X :^i' A viíbi:.dp ofto , que es -palmario vfé ¿enóce > qiié'fc^ 
Tertulio& faben tanto «de eilaff iñenfidenciás come elR. ó 
que abufan de fas. creederas para in^póner al Viilgo / <^é 
fe impiigna el Tljicaíifoí^GritídO.* t)^ ^ pues, que cohgté-» 
^osí ios.do6iae9os[ufi]lii-, y Müó^ > %ór meáiV dé uno y p 
ik dos '£<pejóa Vftoiiosf ádob^'iáá el fuego' \xí\xik 

á quemar cofas l^ras , alcan^rá el foego folar i vitrifi- 
car los mas folidosjnetaks* Luego el fuegos foí^^ es más' 
a¿livo íin coipparacion a%unti^r;que.'iél'f^ego ufuíll-»; E!é*. 
sieotal > y de cocina i y pot cónfi^i^iente , n* ferí ^ftc cáí*' '^ 
Jidq en íummo^grádo, (jémo fe fupone entre ' ' * , 

• . /^. - l>4iípaefctic6$.:' *'' • •■ ' :.. *'^- ; --^i 






í'v 



/ ^ -.i 



^ '-'"' í,Jk 



•Ciicviso XXX^ ^ tjif. 

V • ■ .... • . • • ' • i, 

* • . ' • ■ ' 

í. [ L 

■' ■ • ■ '• ^ 

- ja» > rA^^ ^^^* ''"^ ^ ^^ carbón feñcendido fliefle ' 
■I -3 de tanta magnitud como es el cuerpo So- / 
lac» ceftdria mas a&ívidad : r ^^^ ¿í íé que quería ver exi^i 
CHtado el Gran Ba^en de Verkiamh , in Novo Órgano, ^ 
qaaado dixo , Pone eíUs palabras de Bacon , Nefter igniti ' 
fii in tali quanto quaie éft quantum Aftti inharere co{loca^ ^ 
retar , diferente datar fuerit oferationes ab ijs\^ q^tjt^ repé^ 
riuntur hic apud nos. Qiic le parece al Lctor del Latinajo? > 
Aua faltan los ÍQleciímos de la corrección. Comonotn-v 
tendí efte Idioma f apelé a la corrección de Erratas -, para ,. 
ver como el R. baviá cotregído fus defcuidos , y los de éí * 
ImpreíTór. Halle eftOiL .Nojier ignis fi in tali quanto quale^ 
ep quantum Afiri , inharere loüocaretur 4aiur fuerint Sfe^ 
rente f operAtionee^ Peor xerga es efta , que la de la errata»; 
£1 Grammatico , que conftruyere efte punto , o errado, 6^ 
cd^regtdo, ^rit mibi magnus Apello^ 

313 £1 texto de. Baconefta totalmente á favor de íal 
Pacadoxa. Excita e&e Pbyfico la queftion , fi los Aftros" fou/ 
verdaderos fuegos. Veri Ignee. Refponde , .que fenccefsi-v 
ta reflexionar en la pregunta* Una cofa es , que fean ver-í 
daderos fuegos , dice , y otra que , en elíe cafo , hagan los» 
mífmos efedos , que el fuego común* Porque fi nueíbra 
fuqgoufual fe colocaileenel Ether, con tanta quantidad^^ 
quántaes la que tiene algún Aftro 4 acaíb baria ef:dos di-^' 
¿rentes, de los que acá abaxo. Se obferva, dice, que lo^ 
cuerpos mudan de operaciones i fegun que fe colocan etV 
algún lugar determinado : 6 fegun que , tomados en can-t ' 
tidad muy grande , componen , como parte mas .priiKipal,' 
díUnxverfo, El todo de las Aguas ^ v. gr«fiuyc^.y re&uyai 
y no afsi las de una laguiu. EUodo de la Tierra eftáüía^ 
mobil y y como péndulo y y eitono fe vfcriíicá de un p^da^^ 
ja de tierra feparado. ... 

. 3^4 Ahora entenderá el Letor JcJ texto de Bacon , quei 
ni en Tertulia plena , fe ha fabido conftruir hafta .ahora«i 
¡Sam ó: noJl^ri¡flii fi\i» tafí. qiuoite , ^ualf tfl Jjhii tur 

,1mM.: ^ ^ Ni j£the-' 



Ijév PaRAJSOXAS PHYSltíAS, 

'jEthtri collccaretMr , differentes daturas fuerit cperaticneif 
ah ¡js , qu^ reperiuníur hic apuj ms ; cum tutia longt d'u 
verjas nandfcantur virtutes , 0" ex quanti^ fuá , C^ ex con^ 
füu , five colhca tiene fuá. No entenderá un niño Gramih^-» 
tico efta claufula Latina? £n qué» pues, coníifíiría tan enor- 
me error del R ? £n que ba fido niik> y pero nt> Granmu-r -^ 
tico ; y para impugnar al P« M. no íe necefsita de Latines^ > 
iinode puerilidades. Podremos advertirle con S.Ger€Hiy-> 
mo , que antes de penfar manejar libros Latinos contra el/'J 
!Xheatr6 > debe frequencar primero los exercicios de los . 
Generales > y fufrir los íinfabores de |a férula» Vel fi Laii^ : 
va tent averie ^ ante antiire Grammaticum , feruU manum . 
fuhtrabere , & inter párvulos Athensgeren , artem loquei^i 
di difcere. Sigaiñc^jítheaegeron^ al viejo que eftudía en*: 
«re niños* 

^ No fe admire el Letor de eíle coníejo > qu9 fe da al R» . 
poes efie ha tenido valor , para notar de barbaras algunas' 
¥oces Latinas» que no entendió en la diíTcrtacion VetUasA 
Xfindicatay del P. M. No es fácil adivinar cómo notara la. 
Latinidad agena y quién no. puede ufar la propria ; ni fabc 
conftruir lo mirmo que lee > efcribe > y coirigo^n la corree^ 
cion de Erratas. Proíigue Bacon. Dice > que entre el fuega 
ttfual, y el de los Aftros > hay otro capituk) n^s^para íofpe^ 
char alguna diveríidad en el cafo de la Hjipeihefis. Efte es 
el íer los dos de fübftancias diferentes. Es e! fuego celeftr 
puro y y pjrfe&Oó y nueftro fuego ufuai efpurio , y daudi^. 
cante. Afsi , pues , aplica a efte la íabola de Vulcaao y á> 
^ttien los Diofes arrojaron del Cklo. Igais enim A/lrerumi 
furus y integer , & nativas ; ai ignis nofier degener , quí 
eafnquAtn Vulcanus tu terram deje^us % ex cafu ctaudlcat. ; 
32^ Veamos ya en bofqoexo , quantoerrael R. coiv 
titulo de que impugnaba al P. M.con texto de Bacon. Ci^ 
to el Nueve engaño al ayre y y ün folió ;.í]cndo cierta > qu^ 
es Autor y que en JaParadoxa iigiuente le cita con /?//> 
mihi, Cira falíirsima. No hay tal texto- en el Nueve Organe^ 
Bfte acaba en la pag. 49 1. y el^texco eftá en la pag. 626^ 
tn el capitulo 7. del Gíeh Jnteleffual. Según el /olio fihi 
%t ci R. tuvo piefente la ediciott FraQCofordieníe de Ba« 



Discünso XXX. 197 

tfoii' , aufiqoe para na^ntcnderlc^ Yá fe conoce j que c! mo- 
tivo de efta faifa cita > ha ñáo para que los Letores no pu- 
tiieil^ cotejar la monftruofa Latinidad. En efta edición 
tjftá inhdrere , en lugar de in £there. Es errata , que efta 
faltando i los ojos fu corrección ^ fi fe entiende el contex- 
to Latino. 

CoQÍuadíó el optativo con lo hypothetico> quando 
•dixo , es lo que quería vir executadc el Gran Bacon. Jamás 
<q[uifo ver executada Bacon femejante cofa. Solo quería fe 
«veriguaíTe , que fucederiá. en aquella Hjfútbefis. De otro 
modo diríamos , que los Theologos que averiguan , qité 
Sucedería en cafo de que el Efpirítu Santo no procedieífe 
idcl Hijo , querían vir txecutadú , que el Efpirítu Santo 
^o procedieife. Citó ¿Bacon por la afirmativa; (iendo confi- 
tante , que la exprefsion daturns fiterit íiguifica duda ; y 
,la Qxxz, diferentes o fer atienes , prueba que fe inclina a que 
acafo no quemaría. Omito la admirable comparación de 
<Vulcano> que pone Bacon; quando efta es confirmacioi»^ 
-de la Paradoxa. El fuego ufual es tofco , y cfpurio ^ y fo-* 
io > para alimentarfe » tiene la propriedad de quemar. El 
foego celefte es puro , y de fuperíor gerarquia y pues n(0 
vitriñca los metales por tan baxos motivos. Efte , pues ^ es 
calido en fummo grado ; y d otro tan íolamqite. calido 
infra fittnmum^ 

126 Juzgue el Letor 9 que bien emplearía el tiempo, 
y fus graiides talentos el P. M. Fey joo > en enfeñar a fus 
Impugnantes la conftruccion de las claufulas , que fe le 
•oponen ! Yó he tomado efte trabajo = impr4S)bo , fdlo.^para 
-demonft^rar , que contra lo que el P. M. pufo en el Thea« 
:tro 9 no ha falido hafta ahora papelón alguno ^ ó muchos 
txí un quaderno , cuyos manufacores hayan entendido fí- 
quiera la conexión ^ y obvia íignificacton de las voces. A 
efte eftado hemos venido a parar. Vean los que defperdi-- 
<tan el tiempo en ker femejantes fárragos infulfps , á que 
-exponen fu credulidad , 6 fu inadvertencia. Firmemente 
afirmo, que facarán masutilidai de leer un libro dcNo^. 
irelas , que de leer las infulfas impugnaciones , que hafta- 
«hora ialicroncoittra elTheatro. En aquellas diviértela 

. N4 fie- 



m » 

¿93 Paradoxas PhysicJs. 

ficción bien ordenada. EijieíUs íaftídíatt jUs-jiccw ooc^ 

jradiccíóncs mal fingidas. , \. .,.. ; 

.327 Con i;azon fe burlq el P* M^ de .. que 1 el R^ fe yír 

nleíle con el numero de rayos ^ que entran en, el Efpejo Ú^fr 

lipiió de Villetc. Ni el numero de rjiyos fpkres hace.ala.ff 

iumpco > ni el fcr tantos > ó quantos aumenta la jdificultaiíí 

^Cada brafa dcfpide.de^í mülpnes de. míltonea de .rayos 

^ caioriñcos : y con tpdq elÍQ > ni aup congregados ^ ^ilcajtr 

2an a la virtud de los rayos fol^res. El contar los rayojp^ 

/que cphcurrenala uftion j es puramente hypothetico.Lg; 

diviíion de una linea en rayos es muy yolunuria» Demo^s 

4que nioralmente fe lepa quantos rayos entran enelJE^fper 

.)o. Es impofsible faber quantos jreBef^arán al . foco. Si es 

^ParabQlico el Efpejo^ aunque ei^a figura . embit a un pun« 

^tp tddos los rayos » hay la dificultad invencible de fabtv 

xar perfeda eifta figura. Si el Efpejo es. porción /de E^r^» 

¿yánofe juntan los rayos, en punto. Se juatan eniupie:rfl- 

,jú& ; y componen uno como circulillo > cuyo diámetro es 

Jfieqipre la ^¿«r^/^ del arco de 1 5. minutas de la mtfn)a esfer 

V ya ^ de la qual es-porcion. Por eílp fe advirtió al R. que no 

^^Waú'e ¿t numero hypothetico > como £1 fueÚe Cáthegoríco»; 

• PARADiOXA II. - 



'¿- 



í. Mí. 



3 %.% "TX^c^ ^1 ^* ^» V^ ^ Ayrc 9 mirado pot slü>- 
JLJF lo j ims es frió qu.e caliente. Efta es la ür 
; fpndz Par^dpxa refp¿&iva , con^a Ips que . fuppnen , qw 
.es calido cerca del fummo grado. Afirou elR« que algu* 
^ nos Autores dicen , que el Ayre es indiferente a frió ^ y a 
, calor. Eflo prueba j que, no leyó el n.^« 4€|Theai:rp>: e9 
«dpnde fe dice : Otras thihfofos conmasfHnUamentú Uj«Zr 
./^^ iníilferente áfiio , 7 calor. T0 ^fin mcíérme d impugr 
■ *^ ifiafegunda fent encía , dig9 , que mucho maycrr razoM 
Jkaj paré jugarle fri^ ^ que calido» A.viftade c.fto-,diíÍaPf 

¿taci Letor ,.quedl:c¿x¥>^ á.tres |iojai .^.el &.güktta t.t^fif 



J^^^(>'Áútwc»r 4uc- dicen , que^ ¿1 Ayrc* es •Sidíferén¿?* 
JC^lo^ruehaB rO^tid» Sr lo prwteui , pttiüban la ftaíadoxa, 
/^1^ dereciiamente& dirige contra los que le fuponcn calido* 
:^SJ:hplo(H:ujeban^ nobacenalairunvpto; í- ' > 

/> 329 QgahcoQpone el B.. coacta tó ák¡fi<i^ úo es ótrk 
.<icpks que dar iíotida de (i€Í0& nevado^.' Sfis^jeÜos ponb 
41 'Puerto San Migueleen Mofoonría,ídd q&aí díio en el 
.¿ibrqte;> qpc^ftá en.62f. grados de altura 5 jf ei^ellibrótií, 
^ 74.. Éíte sirque feria error de Imprenta. No fe cónfunf- 
4* el Letor. Ano cltísr ea^5* y 30. como quiere Ricciót* 
io,; i^ra el 64. del R. eL mas proxknó al verdadero grád6 
4eaUúra. Oxaia fuelle tan £acil£i'b^rc a que feria ir á tler^ 
^as remetas eabufca de Jo que cada dia -fe experimenta 
en Madrid« £1 ambiente fe calienta quando hay brafero'; y 
^; entVia quando. hay cantimplora. [Demos , como dice 
-el yylgo , que Ariftotelte.no üiÁ^áccamimfhrif. ignol 
j'aba ppr ventura ^ que el ambienta fe calentaba con el 
:&cgo.,:y /e cefrefcaba coala Nicye? lío pior cierto. Tampof 
fiO elli en eftp la duda. Córnea rpuíes', dixo Aciftocdes^ 
tque el Ay^re es calido frofl Jhmmum , atendiendo a fu na* 
.^raleza. ? $i el R. no v entendió la- Paradoxa > fouelva á 
leerla. . .- . - ^-; 

. . 330 Pata- probar d R¿ quo hay Paífes friois en prefen^* 
jáck del Sol ^díce » que,ua Monte'.de'la Chinajes muy fricñ' 
Pondré fqs palabras Cbina^,; cy: fe palpará* la frialdad deí 
.deÍpropoí¡t;o^ Por que f I ñiflas Qkiii^/e>^ ftte/t haUa en la 
JPr^piedade J^u^Jifrg^^ .UCtína f¿^uf^ ftío-etiñfmpérid^ 
ile y fe mantiene igual en toáes,Vi€nífoi\ L^imateseftér la 
Shinadentf^Me taZfm^Tsmriéa i<rc^ tttfpóiidéf^ i si mif- 
JDO» pprque > fegun el, P. Martíiía Martínez ^ (mejor Ve-^ 
iiia aqpj Martini , que en otras i^áxt^s^ Aíekjlini ^ G^tii\ y 
tioíÍ0m,ani ) efto confifte en lo nitrofo- del Pais% Luego iñJ 
£ere no dimana: la frialdad de la akfiwcia^ del Soh No fe zá^ 
^^.el Letor 9 que toda eftá eofaladá vftnga-4in'aú(k)ridad.> 
Sqtx tantas las coo^íiones que hay en elta , que no é$ pof<A-^ 
^Ic h^iar libro j, que tenga tan acinados los defpropoíitos» 
Birenv>s que fingió eftoel Rí N0..S0I0 ie valió de fu modo 

^ípnieD4ar > ^^landQiey o el Autor^^ i^^uota la e^cie. 
-i.^ Tan 



AOÓ PajIAWXAS PHrsfCASV 

.. ; 39t Tan y^h ba:fifÍQ dR. ea bs.2l«g»l!<Iad¿8V que 

^quüb i^ «oniu ^1 Teatro j que tiodas fe le 4K>gIeron ai^ 
'tre ^Hcrtas. VÍQl^W como citó en faifo á Bacon ; para quéf» 
defefperado el LecQr %icflIo xle hallar el wxw, crtyedCc 
^ue . ^raor tf^^j^fo arcano fuellas paláAras Efhefias^ 
!q4]e,n(i4Í' ppi^ i.y .{^oir* Gorrcgida&> fe le notaron. ( ir. 
\l^i^ ) .A^juíícrc^yo.qi^^ tío citando d Autor que no pii^ 
do entender j p^anV la xerga China. £L libro, que dR. 
'tuvo preíencej.e$ d tomo i*. del Anonymo, que retopild 
.algunas obferv4iQÍQpe> Phyiicas ^ y al qual citó en otrjte 
^oqUiooes. Su defgracta ceofitte en que tiempo hace qub 
tengo Ic^'d^s lq$ ^j^ /{somos de aqud Autor, Defcubier^ 
xz la fuente, i veaonQ^s. como d R% la traftomó en k^ 
!dazaU 

\ix lin.U pag*4eí* refiere el dicho Anonymo» en oh 
)>eza( 4^} S« Cafati > que. d frió confifte en corpuTcuíos/r^- 
fér\^cfii\\ j^I 9)odo , que cL calor coníifte también » en par- 
paiUs¿gnea$; Ui primera, experiencia que pone > es la dt 
la Chbab que dtp el .R« La f rimara es elfit^ infap^rtAhle^ 
qu€ ei ^tlas 4( Í4 ChinM amenté » hate f^4un>a mnuñú áe 
14 Pr0vindA^H4llgfi i^ut.p^. tjléí réZM ft Ukma-U mori^, 
tdñúfriá. Pues aunque fe haüa en U Zona Terrida i<cn té* 
d^tffi eáinhakUjíhle ^far el eouéemáderí^erdeífrh. Aña- 
¿e-^Av^nytoí^ en nombre de Thevísitot^que aunque^- 
Vineftá ^JaZonateiiiplada, con todo ello fuelen eftár 
ela4p$ aUllc» rios quaero mefes. El P. Martini , dice , atri- 
buye la cania a ísl conQritucion nitrqfa del Pjkís; Cote jefe 

efta .^wiíativa 000 la .^d Rv 

Q^e fignífica, fUAtUx Chinenfe^ qus/i halla én U Pre'-^ 
viñeta di \HMfing eula China h El 'Atlas Chinenfe fe halla 
en efta Ubreria de Sgkñ Martín : fe hallará en la Bíbliothe- 
C^Real) y enocraqualquiera. £fte Atlas es libro , y no 
ipopte 9 K^PltiQ lo Goodtnó d R. Es el tomo celebrado dd 
P;» Marsiní;^ qglfin en la de^q)cion de Quangfi > llama HA N 
4 aqti^lU Monunafna. Discir abfolucamente , qtf^ la Ch i- 
n^ cjtH (¡fn^^^ de la Z^na Tórrida , es falfifsímo» Solo íe 
cflCH pQr la PíQvincJa de. Quangíi. Pekín ^ fegun las. Ta- 
bla» c^t^oor.;JtaHiire;.^eítílcA 49- ff^^y 54S«mttU Dccki 



»■*. 



MiM>dk¿^Iabrote^t|ut e(x líL.Zonz Túfíláík^yé!t¡tík lo^ 
Ríos por quatro mcTes , es havcr confundido k> que el Ano-¿ 
nymo^y tiP* Martiai afirman de la Provipciá' d¿ Pekíti.- 
Ella Qo cieñe .mas coetexioo: oaú la.2^ona TfHrckla 5 que lá que; 
tiene £^paña•^Aplicar a o^K laxr^ lo que fe cuenca de- Pékln^^ 
c« Jalear bacdas» , - .^ *. . '^' 

. .. Sobretodo > íi^el'P. Cáfati pone «él • PhcnoriKmo pat^ 
probar ,.q»e el frío conüibsxn^rticdas-'/f/^m^ifiii* ; qixé- 

viene efto cohtra la Paracloxaí C^e el &io -confifta en 
ellas >.ó en lasxiitrofas ; ó que conñíla en la quietud ;- coda- 
es pura materialidad ^.pata Caber fiel Ayre por síes íño*, 6' 
caliente» Lo que fe deduce de codees ^que el Ayfe , au^ en ^ 
{ureíencia del SqU es frió. . Lue^ no es ciidido prífpe fum^ki 
mum^ No es la conciufion afirmar ^ qoe fiempr^vel Sol cá-» ^ 
lienca ai Áyre > dice, que y Teparado el SoL^ ú otro ^gáícft^ 
N excerno , el Ayre ferá anees frío que gUience por fu nacu-; 
raleza. ^ ' • . - - ■ ^ ^ y ^, /j 

33 g DidfeélR, que érAyre fe cfivide'en eres" Regio- 
nes j infinu calience , medía cemplada j y fuprema fría. Dtf 
efta celebre nocicia arguye , que fucederia lo concrario ^ í¡ 
el P. M. cuvieile razón. Caufa vergüenza propone r efto. 
Kío qaterc el K. quaei Ayre íca iadi&rémr^ Xpmo , piS:s„ 
DO fe calienta la fuprema. Región ñus vecina al Sol í Para 
acabar de contradecicfe » cica el Nuevo Órgano de Bacoa;i 
y. con cl/oiio fihi 339» De camino pufo cocro par de errjH 
%9í»yfuhdii , por /uh Dio y que no encendió : y canáenfum^ 
por canclufuw. I^acón en todo.efi¿ a favor de la. Paradoxa. 
£ft« en fus obras .no hace » por lo cooaim , fino i proponer 
fendas y que fe deben fegcrir y para^uíerigpas algunos pun^ 
tos Phyficos. DudaíidAyre es frió , acaitenee ^t si» 
Pues dice y recibe de Us imprefsiones (xleftes ealúium ma^ 
nififig ; y acáfo el (rio , fwtáfsl >.de las expiraciones de la: 
tierra. Afsi y pues, fenala el Inftramenca, que:£e badeha^ 
cer y para averigimtla verdad. Sara que algo:4Íe«dlo ven^». 
ga GOQCca el Theacro y esiprecifo fundar el arguoienoo en las 
Regiones del Ayre. * ■ * ■ 

3 .3 4 La razotí jorque una región del Ay r& es &ia y f 
tracalietate « la iabea, ki8< niáo&iL ^Isa. . lambiení xl Qtstan^ 



•- 1 



d€ 



2A?i Par AiJóXAs fHTsicXí, 

SqIu ^unde rAdij ^mdnMt^ nec etiaín ad urrim , undé^ ri^\ 
fiféÍMottir. Pooc cxcmplo co los- mentes nevados peípetuá- í 
mentc.^ HoXqxx U>& rayos du^ftas del Soi los qttó qias ca¡^¿ 
líentan, fino los reflexos. Omito detenerme en . feáaJar raas^ 
cpptradiccípnes dfel R. SíJicdcdééiVlo :<jue flentOi no sé¿ 
qué es lo que akg6 concra: ki Paradoxa, Con los. MOntcsí 
Nevados Tauro, AtlaatCi &c prueba Eufebio Amorío dcfen-¿. 
for de Ariftotelcs, qac el Ay re es frío por fu .naturaleza. DU > 
cci^^erexfuaMtHratfifápdus.lizsm^ quedado; admi-j 
rabkmentje ? Qiiando dio» dR. que yá hoy hablan las Seño-* 
ras > en los errados » de Doótdisas Modernas, es prueba quej 
elJBL. lo díge en relación : y debe caufar vergüenza , que nof < 
& tenga oocícía de ellas en otros eftsados». 






«• -.1. • 



i.. 



PARADOXA 111 

V*.:.í..' IV. ■ :' ■ 



« > « •• 



r 335' .A^F¡riiiÉ£BiX)niuni^ que la Agua enfrié 
¿. 1 - \i\^:mjhmmú.\ Creefe. ¿^simi&no , ^ic por fuií, 
Qatncálezá Yx /&/^. £n efiá Jncoaipaobabilidad viíible f^ 
fooda lá tercera ParadoiuL Irefpedíva* £1 fummo frió de-«^ 
be congdar;. conque > ó. la Aguapo es fría in fummo \ óf 
fi es , pídéfer por naturaleza .antes folida y que &uida. Y^^ 
Erai^i(m£aylehaYÍa<a|>iidtadcr lamifmo, Ae^wt üibuitut: 
fuimma' /rigiétasí^ ^ita\(itfiruftur Uíitu proprhui tffin^. 
tjalis^ f^ft' tpüiitnt * i fiuiíiikau Advirtió» 1^ llufitaúon^ • <, ; quar 
el>R« no havia entendido la:Paradoxa«i paes.no hacía- caíb? 
de lo. locoínpiDbabilídad., Reípondeeni el Libróle , que^ 
tía M dexi cafo ; no..bamwU^ jut/uid :ppit ia DüSttinm.dé 
jiri/loí4hs. . Creq> quf no hMviiaUbeohafeaiqante' íusanv^tiH» 
\xu Tasipoca hBí> jurado . yo'xfefeitjier , Gonduíiónes . y qu^' 
i o fe impugnan ^ (ino que fe falcan ; y esxibroUaii ios im^'- 
pugnantes . con InfiÜfas ' digncfsÍQnes,' <> el R» . ¿oncode que 
UM ijke^.es>iua]^a^ai;¿^a> ^rl.yftvíi^iflmdo^poc .fuvaam^ 



:^ ^ . : DiscüJísó ' X3CX. ' zhy 

ttleía , owK Sí no lo conc^t ^ c<mcede la ParaJo5ta $ $ lo * 
jbzga cierto} por qué dice que no ha jurado defenderlo? ' - 
EíTa fuga de la dificultad es Temejante a la otra^ que con* ' 
féfso eri el primer Tomo de efta obra^ (tu $2%. &c.) quando 
íé hablaba de Don Gabriel Alvarez. Con agudeza díxo Ca^ 
rarhuel} que íi , como fe ponen cruces con efte lemma ^ jÍjuí 
mataron un hombre^ en el íugar en que fe exécutó el hoitii^ ^ 
cidio i fe pu(ie(Ien feñales enW lugares >-en donde han huí-* ' 
do de miedo los preciados de valentones , uU fughns , ne ' 
ferklk'tntur^ defiJes^ & ignavia no havria fitio^ni plazi^ que ' 
no tuvieflc efte leiiima : Aqui hija mi fanfarrón. A cftos ' 
Viárnz y Umíranles Milites , Marref S farros , Adulterio 
$ros,fí\frcuÍes. ApHcadb á la MUiciái Literaria* ítamultí^ 
pilcare tur hoc lemma , Aqui huyó un fanfarrón , u$ noif' 
é^t jamin mUrolocus^ qni receñí i um fugarnm notas cam 
perol. 

' 33)5 Huyendo el R. déla Páradoxa, fe metió, en el 
Genefis , para probar que Dios ha vía criado fluidas las 
¿giias. Ello es tomar Jas cofas fcparadas. C^ue fe hayan 
criado fluidas > ó solidas ^ es un de^ropoíito enorme con- 
tra la Paradoxa. Loqué havía de probar con el Genefis» 
es , que Dios las ha vía prodiKido fluidas , y fimul frías en 
fummo grado.' No es cfta la difputa ? Revuelva todo quan- ' 
to hay éfcrito fobre el Genefis ; y jamas hallará prueba 
VerífithiF de aquel cómplexe. Dice el P. M. Criófe el agua 
fluida \ Luego no es fria en fummo. Criófe sólida ? Lue«> ^ 
go antes pide ier solida , que fluida. Si fe le pregunta que 
reípondají fi eíé&ivaniente fe crió fluida > ó sólida ;ref*' 
pondera derechamente ^ que efta [i^egunta es defpropbli- 
to p^ra la Paradoxa. Si cerriéntafle leí Genefis > advertiría^ 
que no era fácil rcfponder determinadamente ; y que fe* 
podrá defender qualquiera extremo. Afst y pues, para dar 
lügár i lá Digrefsion- diel R. díxo la tiúflr ación , que háv»^ 
¿Binanádo derSoíy O. deotroiigéñte cafe&élivo^ el flitor^ 
dc-ks ;^ifaí.v -:•••■ •' ' ' 

* 337 Contfa-efto feopufo, que hafta el quartodíaiía 
fccriá eí^^Sol. ífto no fignifi¿a cofa ; pues hay muchos' 
Autores que afirman j que el Sed' fé cri^ en el dia prrniero^*' 

aun- 



i04- Pah/cdoxas Physicas* 

Z}fñq\x^ informe. Para pfto cito AutOFcs , y etitre^tosá: 
Santo Thonnis » con cica individual ^ de la qual w 4udar 
el R« Pero repartí j en qucet P* M* for igM^rancfa^ k far 
n^Micia » 99 pi^fo la$ palabras ; y las pone el R. Las qM aftí] 
fi halla» fon las fi¡^uientás. Veafe U legalidad del R. Si 
Ofiím Imx frimo die fah ftoáaSa fecunJam communam 
liftis nataram } fnarto amíom dio auriíuta efl luminaria 
hr^ &c. Conftruya el htXQu Infiere el R. de Santo Tl|o*> 
más 9 y San Diony (io , que ficndo informo .» la \vá del Sol ^ 
el primer dia > no f$ria calefacioato de Us agaas« £ti verdad 
que para truncar el texto de Sanco Thpnias, y no ent^a^^t 
derle ; como aísímirnio otro de San ^Aguftin » mejor, fe^; 
riaque /wr igaorancia i h for maHclaí^ otmcieffen fus pa*^ 
^bras,. 

338 El texto de Santo Thomas (i.^* quafl.^o. ari^i.y 
dice xSi autom lux frimo Uie fa£fa intelUgitur lux corpo^ 
ralis , aporto t dicero ^ qucdlux frimo- dk ftsit produSt^^ /i'-' 
cuudam com^^^f^^ Iff^^ Uéfituram iqu4ru autom dio atirió, 
tfita e^;luminaribus doiermhta(a virtus ad, dotenninatoi. 
ejfeSfus, Coteje el Le^Qv los tcxtps« Paira que el Tertulia 
que engaño al R. íepa que /^rW¿/4i es aquella ^ de qucji 
cpsi San Dionyíio habU Sanco Tbomás » vuelva i la ^^ofi*^ 
6:}. 4rt. ^ a4 i# y aU( la entenderá. Difondum quod ui, 
Dianjf dicit ^ c. 4o Vi vi a. nom^ J^uod illa lux fuii lux, 
Soiis , feU adhi^c iuformis^ fuautum ad he quod jam crac 
fubílantia Solls j ce habtkat virtutem illumiaativam im 
comsnu^i y fod pofimodum data efi ei ffte^ialis ^ Út deter*. 
miit4t^^viriusaifar$iciilareseffe£fuf^ ; 

. ii^ .Aqu¿.fe^^o»occ.vi^fiWcaií9ni;eíjquf lafubfta^^ 
Sol» en qttaaj:o ilDoniniiACc y y calefaciente ^yi cft^b^produ^ 
uda en el di^rprúiai^rQ > pero que la Waud de producir Iqi^ 
efeoos partisMlai^e^:» que hoy produce , no íc le co^nonicd^ 
hjülael dia quarto» Avcii:^ modo fe ppdra encendi^c un bra^^ 
ferp 9 q lam^ta, par% que ijuaumci; y caliente vin^üX^Hf^ 
mucho defpues aplicar aquella luz , ó ^ego » .{^ra Algua% 
qperaciori j^ttcular Cbjmica* , Cpp^e fl^^tw^' cí R« no 
[)¡t^eb^^; que. antes de lu2^ y calor havia^ag^^ íhiida^,, podr^^ 
djí*?K.«i'^!qaÉííi$ parA lo« que le h«i. ¿«í-fíít^nder^ !; .; 

^ .1 ' ' Aun 



agentas, qyeincluxt^' «i «toréelas «guas. Si ^1 R. yá 
que €|) dcctt^ que j^l^ 4cSan Agofti» 5 f libuií »^é ^^'' 
riu c4p»7«;)-tuvo la tacalicUd de áktmik > iiñp^imicnckH 
sJ/frAMí^ y por éfunMfUs , huvicfle tchklo ti <^ídad^ dé- 
pro&gi}irle)haUai:ía€(U9ttO'agmcé« ^«^ tñmétíqMhuc 

cevifftSi^m mftrh s fiv9 tmé$ Sel fúftmédkm iK€e\fíj(4tf tft% 
Vea d'Letor ü el no havet «ntemildo d R« el tkislo día Ift 
I^aradttM 4 el baver rraftoriaado y y alterado ios^ tesccoft qM 
aloga : y el haverfe ^^nrremtudo á hablar de Ilt E&rieárajf 
üerá baltant^patA qm haya ímpte^ efio del F. Mk Nota^ 

Ttimé i(h c0íifiáíri, mucb^t féimBsftié^^o 'delito ath€Urú' 

34Q ' Afttes^iet qoattso día , Sfkim^ Pgf fhthM^ fit^ 
fer aqmas. Qué haciaeftcErpkfciittatoS aguasa Sóbte tlV' 
to hay íníioitos diSanienes. \3tixys\t^ ii^f^ffiíihí/l votio^ 
myhibét \&Cé Unos dicen , qoe tl-ff/^/VrVur hacerdackín? 
al Viento : orcos i Dios» £1 P* C^hfiet dice : ^din^tH^dHmi: 
Sfirkum uku$ H^nihit4 t^^tm , ntoiúm j firmam ^ nt swV 

taw yétqtíe^.AáfiMemirHm^^ti Ytaft aq^> ííin Mlt dth 
Genefis , y fin oéceísitar dd Sol ^ eonio hay agente qufr 
pufo las aguas en aceion > y en movimietíto : y qu¿ pof eotv-^ 
figuiedte las haría fluidas. Creo que áefto mird VitgfliOj^ 
quando dixo déla Anima Mundtt • - ' 

• Spirjtits inturMlh ^Mam^e kifiíféffr áftlh, ^ 

A/^i7/ éfgitat molent , C^ mague fe corfcrentifcet. 

341 Pao el PÍ M*. en h^ Pm/es S$Íp^Ur^s ftecifa^ 
mente ^fcr la larga auftncU del Sol ^U agua del mar efii 
elada ^ y silida» Una vez que el R* reparó en un adverbio» 
ha íido para tropezar en el preei/ameate. Significa que el 
P. M« afirma j que la agua fe yú^precif^meme , por la au- 
fencia del SoU Efto es k> mifinO 9 que hacer creer á lo^ hta<« 
donaks ^ que el P/M» no fabe Cfpt d punto de medio 
día fe yela el j^ua en las cantimploras» 5ÍdK» no entieh'^ 

de 



ipí; Paradíixas Physícaí, 

ctxtrinfefp 9 yá inrrígidaare /ya ctleíácietite ; / coníider^*^ 
áztmif4m€ut(\% Mfencía lacgd del Sol » y Us aguas lelU» 
cjilarati ^lada^y tío fluidas^ YcaG; Tíbulo cíudoy| (na 1 5.) . 
342 r Al^ca fe GonQcerí 1 qao quanco. alegó él R; dé lot 
4ps Potos y^p ha (ido otra co(a j que un de^fopoíito á\£^, 
tancedel Theatro de Polo a Polou Eípero.que , quando els 
^ percibiere las íignifícaciones, y apelaciones del adver^ 
hiúfrcafanunti ^ q antepuefto , o poftpuefto ai la oración, 
conocerá 1q que fe le advierte» Por ulcimo dicj: el Libróte^ 
que es pr^ciío el Suor de las iguas ^ para que-, cit^ulaado^ 
al modo de la fangre , puedan Tervir para las íuncipnes na^ . 
turales. , Aqui fe confunde el medio coa el termino. Es vér^' . 
dad , que la fangre circula , y es precifo fea liquida para \ 
eílQ : pero como d án e^ la nutdcion , el cctmina.á qu^ aí^ 
pira c^ el eftadp dCiCOjo^fteticia» 

. . Ño efi difparauda la ^k)xoa de Thales ^ quien » («%Uft 
Ljiercio 9 Priacipium a^m9ns$m ^Aqiram iffi ^ éixit. 'OtroA 
j^lttden i la voz Aguá t4^qúk omni ¿i,A{s{ ^ pue$ % aunqUQ 
el agua nécefsite, como de difpoficion» fer fluida » y que cir« 
Cíulc.PfiYAU^Htríc|<}tidelosmixfi€^s^ ¿i termino i qu^s af«> 
pií^ji^es el f ftado d^ fer solida^v Lo, miiW>. fuc^de ^lascofai 
^i;tifícfaleSf El.i^et^í esj^^fu na|:ur4icia solido , y fieii^ra 
afpira á aquel ellado* Diremos aqi}ecsyf/v/Í#^pocque ^ precifo 
qué el calor le de flúor; y iuediance efte, circule, para copipo-^ 
ner}ina campana? Solo Dios fabe cprno crio las Aguas* Lo quc^ 
£c evidencia es, quc'íi ia$ crió ftía? enjummo^m las ctip fluíp / 

das i y íi Uf ^^ió flúícUs , ao las crio fria> ^ fum§gra40. 

PARADOXA IVí 



1 



3. : V,;; ' ; ; 



1 V 



• . H3 O^po^"c comunuten^e ^ que d jnu^o callea^ 
< O' ^ F^f i^**^ virtud céleju/friz. Dkeíe « que. 

■ - *" tud 



tiene fwjdgniepco . aigtvib;: ^X»r ü^ndráhee^ )ij^¿damo^ dt 
1q que c^íMlor y como del PheaonbtiD Magnético. ^Luego^ 
^«0|i4^btfr^altdades opctMXf\<xs^Qni^Mt^s^jatoJt^^ 

Uyi pruebas fe. leérajD por eK£hif6'oh.erTlieaitroli2óaita i» 
qae allí fe dtce j tan lexos de hater dicho algo el&i no en^ 
cendro i hifta^ ihora d' £iáttido de la Paradoxa; Oputb en 
i;abé((^ de ocro.»iia se qué;; iAdúitda XzIUftréctin la fo^ 
IkUdt. ^tisiiéquc die no djurfe pto>^yenliio ' él & .wtl H^ 
i)roce»d9ce^ que no faablq en^calkza^pnfpria.' M<»4e/^sy:|i^ 

istí^rtiiq^fflnfiire. A fcmejaptes'pdinadiás, fi^qiiedá 

- ^ . » - ' . . •* ,?'•... i. " ' ' - '*■ 

ri':"^;^ : •: '-• '^ • '• v :. •■-ir'T' ''' '':'"' ' ' v '*'•; 

fntien4«ÍQ» I>e(pui9 jiSjí» ¡^ V»it< S^tfeGo ásftubtió 'las 
|ll«nc|Mi$4cl,S<Hu ,]í{we»QrÁvPQ IPSlA^rqtooaulSLéftaflBsv- 
feri^ <>oi^i<mÍ9^J^ j^^thP^ pokt)MiV0tP« i)DOiela»rpé 

flacones, i!tefDf»fr;M$ :^n¥tetó! íp psís^^ rill^»«i d Th 
/ero; S«|lp.pQ9ppn^/e¡n9i^il9lo^ Um glot«»4iedbfi>.^ 




t <^'^'i' 



^íqS PAjftSfióxa&'rPHnicAs. 

innegable. eh'tte^!^i:;i[ftrflh^m«ft^^Lt]is^ rl^ti*s£<I^p^ 
£^s ^ ^oiric^ cteoír MctifeisutifohBr^ ., x& adlxÜtdti- tMvS« 
IHiento: dbliWeipa Solar ¿escalde (a cé^^ tampoco tie^ 
¿^afiUJlaaon.ftwn» J^btiriárándeliantecedent^^^ ' 

r/ ^4(«^)iYa re<coaocr^É]pi&» para^c^ot^etre á lo dicho , ^tct 
AG<eS^fto,id knp«i^)Br áa^^Hidcmé'. :^ ó íatfificár los antece^ 

ifiht.úVitQu Bftaodb I tatisalcánzada elR. ^ lo» modos 
^e entfadeD.> nbses muthé crrkife 1 165 eaustno^^M íi»púg4 
xtaiv (^ita las^; MisioórSks Idé Trevoux / que ituj^gnaif la 
^c^fiiajdeEhficav y^íAatáiiAuíldv ], ':por efta^-{{alablii^ 

fifé^r^ dA^^cAloiUyfmeiícffáaíf^h^iJjt tierra^ *CíiKa *^4lKifaSeíl 
lis ¿ich»s Memorias de 17a tf*. en his quales >díce -, fe im^ 
pugnan Argoli > ClaramontCi y Antonio María; ^ntés de 
paüar adelante , advierta el Letor » <|ue Anténio-M^riá 
Rheita . csr( como Mfrcú Tiflí^hCie^Y^) ^unarm^m* pcrfo- 
na. É»¿l\£éleb£e AíhonMbv'KFrlAAtoil^ 
leo de Rheita > Capuchino» El R» entró a ciegas i impug* 
nar , y afsi hizo dos Autores deoino» Efto tiene el tomar 
las Memorias de Trevomc én las- tnanos ^ fin tener princi- 
pios para entenderlas. 

S^i .Toda' 4uaiit€r dfcaí' Dis^ Mbmétf ai dyTri?¿br> 
mctic cDntni{:ftP^áradpxa( >' tañtó^eólíKiE 46^ueiDl;e Marrac- 
fdbetrta Refiítacídn íckl AlcoráW. «íelR. ivo labe ios íy(l 
'«enas.d&B^^ar^ydd'los <H;ro$ Atífi(»«e5 táipUgnadéfs-^ e^ 
•ft'cntifemefí^áefcvibir toqne^ó ha^^ado^^^^'d pJm^ 
•:dice^,uipfi¿l<ciiirikaiiOhil^^^^^^^ fóp6^ 

-iéúüíKx'U'ihBtháJtAafl^^^ dfnót¥á¿^^Ufiiri qué'Vto^ 
-dxá al tafo la íttipugdadba de los ^ cfuc 'afinttáa > ^^e Kqué- 
41b procede fricifamifnfé étVí^ iiiabdháií^r'^'tflldVIrtid'Ii 
-Uk/h^ción\^\xé- €|»ií¿ Habría 'iíttí«í!ab4l<í^ifei?biV 
9%?ra¿^f iSófilai ptft% >'fe fáce^á^fBiSKlo^ef} eFE»í»6íL 
^ f«í^diff*k)5^IJefeoréi>^ éé«ftP¿Át^s llé><tesfó?ctó$7 
«lii^dttiqaiéncimpagña ? Vttt ci LétftTr ^eln.-^4i* V m fe a** 
<0irit;á:^'i|u¿^ tK>¿havÍ¿ndo 'áit<írilidó> ^U 



Jii$Utailria$^.<kTtey9UiLf p;uc!d^«30r^r« , Pjiia0ra.^x|uc las 

x/^aal rededor de\ cucrpp fojaré Segunda/» qué e^c. cuerpo 
ibl^t fe m^cvc íobre fu cent^p ^i| uo ^, Terceca > qa^ 
ücnáo eíle cuerpo deíigualmente c^cü&Wo ^ es cau£i xlc 
JjW fliílJ:o»$^i»l<¥íí§^aaawl4S:ftilfgWi . U: JiMij¿L«onirccfioQ 
^ íu gÍDlH>«^ (Ao;)4? pprr.Pbeno^^oa j6«ir4oi;(Ufiai!iQ , sdjía 
^ t Judío d^ i642>CQnourrieroa,taA5o$.S4felíícs (6 mahr 
jc\^) del SQl,qu©.Mfi«cHpfaro»fuBífi»jy á cftofcfif- 
^ii^rfm: frÍQs inc^/p% Qgg t)a}^ «9 «fto que fe patézca il^ 
qi^» eU?^ iyi^^Pcdifif juQ Cu^Qnfi;?ÍS»da.ii6roia xlt iofli^cíUxfr 

40epQpc^lp^]^\cr4^4é^«s)^T^^^ folfl p<^c.TU;dife 
dcApr^JÍip.i ppdrá.v^iir cputracl Jhc^tro. -Lis^obcái 
de Rheíu iio fe Ueo .cn.l«5 Mcinprias de ^rm^uxé ... h 
. 34.S An^esrque httvi^:iij9^i${a 4^Jl^'lMe^ 
,Tjfwpu5í;j,yá el P; Ricciol!? Iwía, iinpiigiiadtii VJUifíraf, 
'j;Uamioon^ Argplii S(«^ S>íc%fi\tsl MnJjkgcfti^ uOiu^^ttA* 

fiíf picad funt :: (impugna varias íencencias ) 4f ^^ir énnm 
PM^g^ SfJÍA caiidior^m fdrtejof \HvJmi unaji^^volvinnt. 

-Cuidado con i*; iro»i mtí^im^vM\%vo»,iím\r^^^ 
.$p\»dí(;e <ií pi .Ri aMywüPIcanífli ^ k( TMra y t^ Ja c«vaí^ 

üM/ié? d^l $i(«rpp folar., feín \z fcujum» ,, y^ egip(U^¿>caa^ 
fa del calor >lmo la m^s, o meaos v<r«iúl'^G¡dem:i»' de 
fus rayos folaires^ <4r^r// foirihuj^ CI^r^QQ» a&Klia » que 
Jas Manchas del :So^:Q«an £MblftPMC$¡i;:^C«<^ i^4;J^ 

Nada de efto tiene conexicm coa la Paradla» >S1U & 
i^daeajjí hetetogeoeidad del cuei|»o fola^ ,£Í^c fe ñaue- 
.ve cerca de fu centro en el cípacio de cafi iip mc^. A&i» 
9UCS 9 la dimmucion del ^ot ,^ y luz , n^jpi^lwy^ U$ ^ 
tablones deí aíiOt Pero q& jnp^al^íc^ (^<ll4y? pci^cofii ea 
Jas, Memorias de Trevoua;:) 9waque>|jasJ!f)f»^i^>i/^ y y^«(M^ 
/«/ , que eftin en el cuerpo Solar jrdeben;ConcMi:rir p^a^lur 
mechar» p di^oinoir elcalo; i y U hi;^ fc^a.'<iue t^l > ^.t«l 

O* por- 



a lt> PaÍC AO&XAS PHYSÍC AS. 

potdoñ IdohDiico iii(rii^á)sía'hófott'ds. MA K. no. |^r« 
'43bc !»- cfii iQBÓria -de -oai^^ fignf ficactdn <to tj/s/r^^ 

fffti/si^s.yycpr¿ci/a^Uíat ^ far^iat ^yfoncMfiíMU ; y de 
jífgtilatj f^rgttM-^ cfinftánte ^ y éfc^iaem al ;¿ñ0 no fe cn-^ 
ie&i en el Theatro^ ni fe eftudia en las Memwias de Tre-- 

349 PoiR)ue'jeli'K-M«ir¿firiotfgAi»asHi{tori^ nKñr 
chas, folares ; dko el iibrejo , qae elv.K M. la» t^md de k(t 
'Memorias de Trevoux. Válgate Dios por Treroux , cjiíe 
^ádafe halla fino en ellasl£fto^ loinifino^que Rx^ttñ^ 
TÍendoel P» M« que Hirpáhao era Corte de Perfia > fe le opoír 
'fiede.y goe havia tomadóla noticia' da k Gazeta-de ij%6. 
Lo qfie:dein0nftrar¿:e$9 cjtie'd R. ño abHéKKro^ Bbro 1 qué Í« 
.^axéra de Trevoüit ^ pai-á hablar en la Paradoxá. H^y kh 
únkos Autores , que trahcrí aquellas^ Híftorias. Tengo pi^ 
feñtes i Scheinero ^ y Hevelk> para- las manchas ^ en gene**- 
:rál. Tengo áRheíta.Ricdók), She¥l<%o^ Decbales^ >^ Tof« 
,ca: , iccé Bn efl^ eftan aquéllas Úiáorias > y inuchas-mas. 
i^ «dicion de Rfaeka es de td45. La de Ricci^ló de; 
ití 5 i; Efta íeeha'és ¿5. años antetior ¿1 año que fe cita d« 
flTrevoü-x; •• .. ^ . , 

Pregunto» Por qué el P. M. no tomaría las híftorias de 

cftos ; «ndo coaftttit« > que tiene en^ fu Librcftia i DeckaM 

^ks^Tofeb*, VirgiHé ^tibttlo > Pliitarc^^ , Mayólo y y octoi? 

^Por>qti¿tio d&éoibs ^ qué el ExtraÁadór de Trevoux , Ü^'-éí 

Aatoi? 'extrañado las tomo de le$ Autores «riba puefios? 

:Muy corto de letura fe halla el R^ quandid^ imagina , que d 

iViÚ^'iólxíSir lasefpecies de el único libro > que fe revuelve 

'tsnlá fijbliotbecaReal. El cafo es ^ que fegon ^io que éfcil*- 

be el R, fus efpecies no fe han tomado de libros 3 fino dt; 

' jtt ^ lantafiis. : ' • ' » - . . / 

* 950 Porque el P. M« negó que los Eclipfes fean daño¿i 

^Tos ^ y aquí afirma 9ftt(f l^^ manchaf dehen difmhmr el rdf« 

^hir ,j^ U /il^,diceel K.({v^\áydefcu¡Úa. Aaúi confunde 

^ daño , toti el^ptorechó/ Ad\^iriSó lá íluftrachn / que ha^ 

TVtft (iijpuefta firifb, -Peró-pati( dát' lugar ¿ U difpma ^ adU; 

'mkia > que de I^s manchas fe figuieífe algún daño y ^(en 

%lo^ \k dífpvidU' ^Ni hafta ahora'ádyirvió el IL. ^ el 6h 

*- i "'' pucfi 



taeftoi til eóttadió la dxfpárldad entre üs KÍabcHas > y log 
ü^ipfes. Tiempo le queda para, que reparafle la Ilujíradofp;, 
Mienctas j royga d Letoc, que no eftu viere haluclnado» Los 
£díp£es fon; un puro. trampantojo caíi ínf^ataneo.. Las 
•Maiichisré ^ifó'OQn&ieran. cerca delcner^ folar , fonu^ 
jeAorv0L> fifemprcmuy ^ cerca., y mu^iius veces continuai- 
do por mucho tiempo. Si fe confideran como partes del 
jaifndío cuerpo iblar , no iolo fon jeftpr\^ ^ fino también ne« 
<gacion de calor^ y lu2. 

t . . Si de iaidíiriinudon de calor , y lu2 fe íigae algún daño^ 
f&.€oh qaecníngutidi{k»lr8 pcctbairvSi & niega j correna§uá^ 
les Manchas , y Eclípíes, Si fe admitei, hay difparidad yií!» 
Jble entre Eclip&s , y Manchas. Eftas totalmente megan, 
.^lellos fok) impidan la luz , y el calor» Mas. Los Edipfes 
4blo ferán impedioiento.de que fe nos comunique la luz., y 
4l c^r |.p<nr linoüs .teóbas. Vctía , cómo y i los Modernos 
jbanrobfetyádo :> d^^es del P. Gfimaldo > yiNev vton ^ qtié 
:1a luz fe coniunica por lineas reffas » rtfraStAs\ e infleo^gs^h 
4ifréStas : y e$ conftante , que por qualquíera linea > fe co« 
•ounica el calor. ; jamas los Eclipfes impedirán la total co« 
^uoicacipn. Al contraria Siendo cierto ^ que las nuncbas 
<nie^n ai Sol lá mayor luz > y calor por aquella pattcmani^ 
:Chada } jannas el &>1 ccímutiicará lo .que ño tieoe » ni pos: diip^ 
ñccion^ n| por refracción > ni por difracción y ó inflexiona 
Lo que fe debe fuponer es » que la diminución ^ .ó aiimeaca 
4e calor > y Jíi¿ > no fiendo con excedo ^ y. por mocha tiem-i 
jpo ^ es ÍBPdiCerenceicfkiñoi opcomcho feafiblo». i •: ^ ' ^^ 









i. :vii. 



- .'j 5 1 .TVTAbMndo d B¿ M« de las mandias folai»»4ix9 

- . ) . JlX <^^^^ 4uclck¡c2ks/r¿^« aipánfiyfMt hs Chaí^ 
dfps tMVÍér$ittal quai €§M€Ímemit : fundados en aquel verf. 
X5. del cap* 15. de Job : CdUnoH funt numdi in c0nfftSi$ 
€Juí. Dice el R. que el P. M. tomo la efpecíe de Monf. Pa- 
ttnt» Finge que el P. M. es de aquel ientir. Calla que no es 
^#queUa.la.»pQfifiÍQQ ddi texto, > ¿na la cootraua»; .X en xie& 



111 Par Abox AS PHTsidÁás. 

quite jde las dos mil Reverendifsimas por éxtenfa^t cerque 
avult^ el Libre jo , fueña que el P. M. ^záGdpdñftuid^^ y \t 
¿ifpara efta cortesía :. A tftos yerras vM e^puefiú , ^P^íimó^ti , 
^ue traslada , )& mas refiepáop> , /pie i»mariúij¡uer^t(ff$rú 
i?alla. DxTcurradLctorquaiesfedmlasisKxiátlds dd.Librófi- 
tt l quatido el Ltbüre)0' vende efta por coctesíflfSb. Qyeoiófe' ^ 
Pé M. no tanto de la ofladia. para la .exprefsion ; qoanto de 
las craías confufiones fobce que. procedía, et atreyinOHento^ 
La fatisfaccion ha íido el repetir lo mifino ijen los eftcaaoae^ 
4elLibro¡te; y añadir al caoiulo de halacinaoi<»iefry«t)tras 
ele nuevo; y ilaiibreexpxeísionideljLibrptB^un cuMuto 
¿e exprefstones fatyrícaSi . i¿ • ', ' ' •' ' 

352 . Dexemos que los Ociofos refpondan á las expréf*- 
£ones ; mientras advierto al Letor de quántos modos fe pon- 
drá combinar una im^Kricia. Dice el R. fer íalfo ei creen alm 
» ^es folo lo dice Moflí. Pasent. ^Biaftaba. que lo ái^ 
AonC. Parenc* 9 para^ que lá expqéfsion 'fuelle buen¿ 
•Tero cómo . el R. cree > qiK ninguno ha dicho lo que no (b 
halla en el Párrafo de la Gaieta de Trevoux, que por acafa 
oyó leer > ño me admiro de la fatisfaccion. Antes que na^ 
scieÚe el bifábuqlo de MonC Parent, murió Scultero, en 2 ¿2 f^ 
£fte Autor oxptdfiínieiite expijca\el: textOt de Job , . fundado 
cu las Manchas: folares. £n «i Sjnúffisdriücemm fe. pone 
cfta expóíicipn como literal deLtexco, Conque ^ ya es evi* 
^ósxacxfit^lq cxée^jílgunas. . . < . . . ^. . . . : 

-i . . £& impoftnra^ vlíible afirmar y -que el P. M, eSc de aquel 
ientir , por nobav^rentenrdtcb. Ja^'^ccísíon.^ idrtfir/tui^fiíf 
nes. £1 P, M, folo afirma , que lo creen algunos. De otro 
modo ninguno ^ a no fer Mahometano > podrá decir y creen 
U$ Mahometanos , que M ahorna ba fido Profeta. £s cofa 
ridicula hacer creer y que fola la expoficion de Lyra es la 
genuinade aquel texoo ;^y H uniermrititQüeraUe cmi^n- 
dir cotí Lyra i ^GlvífaQidfAatía^jEinxa «s ilenue^^ 
ntedidino £ftrabbn' , niuchx3^ íiglois a^tes que nóoiéíTe Lyfá^ 
£s defpropoñto horrendD ttítar ¿: Lyfa ca el cap« 25 • de 
^ob^ qiiaiido el texto queftionado eftaen el cap. 15. £sile^ 
l^dad iníufrible.dtar el fentido Alegórico de Lyra > quan** 
^ efto^ca;el<fentido.iker4l/i^or¿cbi;:ifioai^ SareaC i\ .. 

? 



rt^ 



I>ISCÜRSO XXX» .%1^ 

^t^'^^tt £s£ddLde.haverpí£uloI^c>sun:á>rafe$de lá Repi^ 
|a¡ic4 Llt>mu:í& , ignorar laPi:iibleqaaci¿a;qqe&ion »x]ne¿hftf 
jeutre los£raditPS , fobre fi k». Antiguos oQQOckroq y, o ni> 
;las Manchas filares ; y í¡ myíeron » ó no ^ cortocíiníeoto del 
Telefcopio. Es nú eatender el íignificado de DefcuiUé ^ y 
4e Errar > notar con efte nimibrcalguaa^de.las cpnclpiíimes 
¿e.aqueUa:qtteftÍQn Problcipacícaé Es^íoipiEirvcU de lo$: Ru^ 
ijimeotoade bt Etcritura^ inferir de la aplica^ioa aVe^rícii, 
4({aehtzoel P« M« del tew>>. al (píelo DamialcanQ j que 
jsradel fencir^quselfentido literal de el miraba á la^ nuiír 
fhas folares».. Finalmente es falca de la razón natural , citar 
lo que dixeron > ó no díxeron los antiguos Expoíitote;s¿ par 
la probar ><|u¿m fe deb& eiitendier' literalmente un texcojí 
fQtí PhenomstiQS >que> 6 no fe h^vian obfervado ^ 6 eradiir- 
4ofa fu noticia » fiendo evidente » que hoy fon Phetioms¿uos 
indifputables. 

354 Para convencer que el R. fe metió en lo que no 
«ntieodes hedeadmitirtodolopofsíble. Digo> ques^creeii 
algunos >:y locreeel ?# M«y lo creo yo.».queen tMmppxie 
Jobhavia noticia de las manchas folares« Admito % que nin- 
|;up Expofitor explico aquel texto en efte fentido* Y afirmo» 
^que elfentidp literal ( cuidado ¿on literal) fe explica admn 
xabkmence > dd^pnes de Scheinero » con el Phenomeno evi- 
Úfí^"^ 4^queel5ol tientfus Manchas» como / á proporción» 
4as .rtene la tuna*: Qiie (e opondrá contra efto? El M. tenia» 
ftí tiempos de Job, manchas , como las tiene hoy. El que 
didó el libro de Job » que ha íido el Efpiritu Santo » no ne^ 
^<efsitaba de Teleícopios para obfervar .aquellas manchas. Si 
fe dice j que en el texto en qiieftion hablaba Eliphai^ • y on 
^ cojrrefpotidiente del cap. 1 5.» Baldad j no es efugio, ¿(los 
compañeros de Job hablariao muchas veces iafpirados. D^r 
rxemQs efte puntQ á un lado. 

. . Aun hablando^f<^n la Aftrpnonua de aquellos tiem^ 
4^ » hablo Eliphaz en el texto dicho de las manchas :de el 
>Sol , y> de oteo qualquiera cuerpo celefte* El texto, díc« 
^C€ Ínter SafíSfos ejus nema imn^ajt^His , & CMi n^a fynf 
Mundiincúnff^ííuejus. Aqui fe compara lo mas puro' en 
lÓPhy^co^y^ea lo Moral ^ por contr^poficíon al pecadpr» 



%i^ I^arAdoxas Physicaí * 

^Mhu quáfiÁquam imqmtaiem.^ £1 fent¡dáo1»?to GS^^iSé 
^ aun entre los Juftoss^ y Santos no hay algano que fea 
Imnáutable: y entre los cuerpos Gdeftei^ranf^poco^ hay ai 

rguno que 9 ^^ ^^^^ P^^^ V^ ^^ > ^ ^^^^ ^^ mancha^ 
quan immundo ferá el que efta metido en los vicios ? Si EiS^ 
«phaz RO eftarieíTe ea el di&amen de que los Cielos , aun^ 
t}ué hermoTos 9 tenían manchas » no hacia i la cDoaparacioii 
{proporcionada. £1 afiumpto era {xmderar k> caduco dd 
hombre en lo PKyítco , y fu abonuitalde impureza en to 
•moral. Ahóminabilis 9& inniUis. Conque pedia el cotejo^ 
que fe bablaíTe de kis Santos » en lo Moral ; y de^ ios Cielos^ 
if n lo Phyfico* - , 4 

95y El Padte Schekier emplea ia itaicad de (u tonwk 
•n folio de \zRtfa XJrfina ^para probar que los Antiguos^ 
auites de Ariftoteles 9 y aun defpues » eftaban en el didamen 
de que los Cielos eran finidos ; de naturaleza ignea ; y cor^ 
mptiyes , como 1# fon los Elementos» AUi cita por cente* 
«ares los Autores yafs> Eclefiafticos , como Frótanos^ €ict 
irarios textos de la ^fctitura^ y. varios fyftémas 4c I0& An^ 
tiguos^ No fe necefsita de otra cofa. Eftando El^pbaa en e| 
4d^amen de que los cuerpos celeftes fon CórruptibUs ; jf 
^ue admiten extrañas Imprefsiones ; debía fuponer ^ que 
aquetlos^ cuerpos no liempreeítaban de iin mifmi^ feinUan^ 
te hicido. Si hemos de evitar qu^ionés de nomtoe*^ eftübft 
tneldiftamen de que á tiempos eftaban vctí^ , »nr)etiM 
manchados. No era neceílacio que entonces fe vietteft 
'Con Telefco(4o aquellas manchas ; eftas fe veían con e4 
Dífcutfo^ pues eran fequela neceííaria del fyftemaquefc 
fcpOnia. , - . I 

< 3^6 Efto fe comprueba con el (yftema cetefte j que 
fuponian ios. Egypcios. Colocaban eftos al Sol como cen^ 
tro de Venus ^ y Mercurio. Admirafe el P. De(:hates y qué 
^ttdieílcn eftablecer efto , fin el ufo del Telefcopio. Pon«% 
dré las palabras de Tofca > que tomó de) P. Dechales% . Mrr 
'fandum ejl M^yftht feiü i/igenii actíminf ptrffexiff&^. amrít 
noftrh tándem /¡ecntir Telefcofmm ntanifejiavh» Cfta/^ 
j^ari^fto á Macrobio en el libro pFÍmero del Sú&ik de Sci^m ^ 
Ifi^fié Yq noté, qoeiufta la voz •f4M^<ri^-/qiaet«y (e uía,^ 
* í i -^ iia-í 



«¿fi/i i&,V^nnens<iüréir^fan amíisheiimhati S^kmj^^iíB 

\UctaxciO 3 y Vemis Soa o^taoSatélttu 4«1 <SoU >£i ní^ehoib 
c¿Q p^a obfervar dSo » y el Íi^rum$nt^ de 4|u€ ib yaÁz% 
<foryiraa. también paraobfecvar la$ «r4Jt^¿4/ ^tv aquellos Si»:^ 
:^osi y: íeiiaviipecdiéo^ c^moci^trasii^ .«. . . ^ 

2 . 25.^ Jgnlá UiftonVi^la :JÍ^amiM tt^al dé^i^bifirifL 
íchws.^kÁlct » que uno de los Ptókrméos Reyesde Egypt#^ 
•Mavia mandado fabricar un Otffrvas^hAlktonomico i qiiie 
(CD el havia Telefcopios ; y que fe atcatnabaa i ver con elidid 
las Naves diftantes 6oo« millas* En varias ^ocafiones bai 
diótadQ losCmriofos Manchas en elSol j^ifus'de Schetne-^ 
:to. No creka.que eran manchas ;< fino que era el Platieifc 
*ktercurío. El P. Ricciolo lo dice expreíEimente.. Oiim fulu 
Mm Adilmus uuam ^ & Aven R^^an duas^ diver/is tem/^H 
^ril^Hs íH S0je, máculas , f$d Mer(ufium i tías exifiim4n$4Mi 
^mstámetam^ * Efte Adelmo ^ fegun el mifmo Rícciok> y es cA 
Moíigp Hcnedíéfcíno , quién , en la Vida<le Carlos MzffKf^ 
^ufo efte Phehomeno ea el añ0 de 8o7« . ^ ' ' 

- j$8 Más es lo que fe dice deOilberca^ o Gerberto^ 
•Monge Bcnedidino „ que defpues fue Sylveftre II. Papa» 
•De. ¿fte^efcribio Dicmaro » Aucor del figloii» ^ne haviM 
iüfveuudoíuí Inflrttmentcfútá ¥ir tas <^ás diji améis ^ jf, 
Ahfervar las-snaacbasM 'Súi^ y ^ Ut^una4 Palabras qufe 
it hallan <n el extra&o de la vida 'de aquel Papa > que e(^ 
cribióB20vio : y eftá en el D¡ari0 di íes Satísis\ año i578« 
lixx. 27» Yá dio noticia el P. M* étí el Tpm«4. ( Vifc. i %. 
-«• i¿. .) del Telefcopio , que fe; atribuye á Rpgerto Bacotí: 
;]r de el antiguo maoafcripto ., que el Padn Mábillon viá 
<eb Italia ; y^ en el qual eftaba pintado Ptolomeo con un Tiir 
ho óptico. 

359 De todo fe colige , que íiempre ha tenido mae 
^itidatios un erro^ vulgar » que una verdad conílanti 
'^kilofoigca* Defpues qpe en el tteriipo pofterioe á Platohj^ 
4c introdoiM» lá creenoia tfe que<h>s Gielós eran incon^^ 
•dbtes , fe nevó cafi «oílo el séqtifto > y lo¿ S)»bics folo {^ 

i »uti 




"^Tl ?"*??'» *l"^ «'^ *^»^^<> proverbial . Maneksren^ii 
^eL Solp a I» ;,i|iu.. por tfu^ cercana A nucftr» vifta . féfc 
focaban fe* nuncha*» y 4flfeaos.. ta.cfta rüpofickm4«¿ 
fodian wlifiwal;, Mxei I j9s£«c|^acoe¿s ^,cn et.foÉtidookte 
MRw^dftJtai jpwMawnqttccraibfiíHlov to.^tic h» ¿s 
,«¥idcutc. AÍJy,pue8,cftcabf«t(iodaiagÍnado jaiiias^í- - 
:al cafo del feotMo literal del tcsteo.; y eftc fe cmíícari 
jnirableinence <xm la creencia de los Oricmaler ' " 
i«rideaciada pOí los Modcmos. ! 
- loa Poagp í(U. ra^oQ. ios J5jcpoGcotcs qi»: fupoaiai 
jaaqchas w Ja tuoa i, coii ellas eiplicao. el texoodichos 
t fií correfpondienle ,. Eect Luna etiam non ípltndet <r 
^elUnfBjnnt muad^ in c»»fpeau ejttt. Lucg¿ fi huvicfJ 
>necaidoevidenc« deque el Sol teoia.mancbas , Jo lÁif- 
jmo 4u:iaQ de el SoL Híy hay ;eyidencia.dc que eftcPtauw^ 
M las Ocn« i y dp.íí«c,fieiníM;c4«&iw!04ria ■: Luegct. ddbiMs 
de Schemero fe explican adgílraiJlemoite los tcttOT de 
Job.» «OH la rea€?tioa i las mócbas eelcftcs* ¿La Paraphra- 
/is Oíaldca lee afsi el ^exto del capiculo a j* Etce adkHciMÍ-> 
m aaculatA tfi /« fmte Qnent^ü. Bblduc fobrccl tex*. 
«tq qoeftionado ,. dice : <?< katiu(M ifli.{ loa actos ) «m &» 
macuU fuHt V utcfiíf/fdügif í^m maeiUatM. EtP. Calmees 

fmmunes funt, 

. gdi Omito poner las pUabras de la GlolTa , las de 
.Lyra,lo que pone BaldoCi^y las ParapWcS de d P. Pine- 
da fobre los «extqs dichos » por nó cai^ar^ de Latinos 
4lp Efcrito.. Solo adyicrtQ, que, ficgan lo, que dice el PL 
Pineda , parece que efte celebre Jefuíu raftreo manchas 
fa el Sol con los ojos de la razón -, antes qiiciel P. Sohcinc- 
focon el Telefcopio. Etiam Cali ^ ^fii.mavmé fifillúcidi 

¡iunt.* fitas hahieHt¡mac»l^t,:p4rt«/^^cr4fsi»e/,Mt9ÍfMte 
^M4t ,. atque.fHMmak^,-0r,f. Q^-^^^ fi hurtefiTeládi» 

4Hwelio i y URo/a KJrfina de Schcineto ? Diría , cxboH 

OteQdo.sit«to , i^ sm flSQl¿«^i» aotig4teewa«.i^íd. 



^ {iermof<^Vti9tie.ru$ imnabas:^:)F übyxA QgaCP» .fiksy fecl 

J^ impureza 4el;pQP»49r F.NíkU jiií:¿flb¿ftacv(a!{ata qúe^ln 

voz ^W/ en otro fentldo (igniíique los Angeles > los hom-. 

^f.^ fáí<y fecá d$(cMÍdot <k <}iuea íix . mecei.ttn lo\ que no 



• .^ • • ^ » 

» ' r . , 

• j » J • 



PARADOXA;VH. Y 




i «ii^L .L/:l í" 



ir v\ri 



%* t 



1 ' ." . / • -■ ' « ' - \ - V.' «'.^ 1/ •- 4 — -^ w 



« -1 



np-^mpocq fciUmpugnolí 



_ vitl1í:.BQca(ioí?fat ipiftna'fucttQoá la <oáaira« 
iquMÍaria ^Aos ddficúbfevu laiCOdiaaxtteHgfeodlá <i^lR. £& 
(ftp 4ii:e a^ÍQÍfabtes coias! jca dlibiMcliblpte. bavcr dexaáo 
pallar la feptima ; y repite lo que en la o&ava no ha enteca 
;d¡4p, «Ni ¿s raspn gaftar el.oioiilpoén i 'explicarle ella ; n¡ 
:¡j¡iijSv^^ }aPlWÍe9gii i referir. las^;Uberta4cs que dixo dellt 
pfxz.' Qs^ld^.y^% /io^l^dard^jidio iefta claufula com^ 
fy¡f*^ Ma§vifibt/iiA9(i9 kf^k&^^irtf^'^s i l0t l0ves ^ ¿. ^xv 

f//^/ ¡es deAfml lMg4r, 4pie no Us: NCé , / tomeH; el que Mtf^ 
Tént/ntnte, léif pirfeiKce. iíkz .contradi Aoria claufula es c| 
:Achiles contra 14 Faradoxa. . Q buen Lógico , qae.compoiit 

jQVÍoIf9it<^p<;Qn[i0|i^!ai:all . ,: i ,. : ,. .; 

* . i,6i.\ líA.pr^Ld.P«M« ^W:cl1%«attt>»qoejift.havj¡^ 
JE^a del Pliego^: P{X)b!d que. il Ayre era pdadQ. £j)nci|eKT 
^n rodos los Modernos ^ en que no hay; cuerpo: por fu n^ 
furaksa figer^ {«jgoo que codos (bn ina$.>«^ ipenos.gravts 
fntre siV :De^(¡i^of\aoubiesJe Jofiere ,. qué Ja figura Pji9 
^toid^b 4Qe<tieiiqIailarpai:n0je.e$ qatacaliy!íino,vio;| 
knta 4 pot Jta^^fipa^cxcrañaldel ayre ; quie..e& .mas .pefadtf 
que k mifina llamad Si los Peripatéticos.. concediesen Jos 
notables* 9 concederían la Paradoxa. £1 cafo es p que Jos 
tícgmi Q>nque > para imj^ugnar la^aradoxa , todo lo que 

-lir- > COU-i 



4oáos fon del íendr del P^ MJ c$" íeñal de qW el R. los viSI 
^ 3 tf 4 Ponsid i(¿' eftas palabras d* }4im Bauíífta ^áné^ 

^f§n fKf/e'hMlia^infiriildáyiffts ¡^e/ÍHPÍz dé íds cuerfút 
graves en los líquidos , CT^. dice , no le rcfpondcrá ; por 'qü¿ 
el Gato arrojado de cabeza , cae de pies , vúlviendofe en el 

la vuelta i Xs cierto que el Gato viene a la Paradoxa » co^ 
mo el Bautiza Borrelu .Bi¡rel\ fe W^mojuan Alonfo Boreti. 
El texto de Boreli es ^ brigen de la/Paradoxa, Dice que el 
defcenfo de los Graves procede de caufa extraña iojKlen-? 
-ce : y lo mifmo * el aftetifow' pooqpe ' dedcroe ,' qi¿ "tan^^r 
^fliencd' fobe. la: piedr¿ /i odw3 «ba^t^Éfto és contra lob 
•qdemégiuvlia^ Paradoxiu Lo iúXxw^ ditfá A ^. Uí Quéi é kbíg^ 
«bovimiento de lá llama aáiiasril^ía es viólentelo no 1^ 
ferá itU abaxo 1 

i : La experiencia del Gato «'fobre fer uno de los mtí 
liortendós aefpropo5tos para lo que fe traca « viene en fcr^ 
Mefto^fadfodeqúenó ti€|lci^í<>. Véat^elll; tJ^Uoñt 
V^xtñt , con quien nos ipcriiefto j en compama de Trev^smit^* 
éiempre' qae un cuerpo ^ tuviere ios centros de figuf^ yj 
l^avedad nó oóincidentes , fe irá convolviepdo en la caí^ 
da^halU que el centro de gravedad baxei por latinea de 
dirección , mas cercano Ciempiés i. te*Tkrfar qne t\ cénttb 
étídtmffáx^dm ^Bn'lo^ oueípos anifaiadosv 9omó fcev^or^ 

rasy T%r¿s» Gatos «^ G)akt4¿í^V&<^ f^c<^n^ra^^^^ pantol^ 
^Monf/Parent llama dtés^oyo ly ct como centro de U 
converífon del ^oial en el4^re ; y ^ qual viene á qdedat 
Cf| el medio de lo^ dos centros.de figura , y gravedad^ Jííf&i 
fíxti / voUikido^ A G^to ! fobre un ^ ponto ^l efptña2«^ 
báce que mudado el Cet)tTÓ- de la figura <» baxe ef centra 
deU'grarcdad mas cercano i la Tierra^; y cae de pies. Por 
cfia tazón í¿ le fetiala al Gato en eV e^ínazo ¡iunté de ap§^ 
ta ^ que lefir/e coa^oHjfefmchU para re^volv^rfe. El R. di^ 
Día yQOS»mQCz^2?M^^£ffiim^^ ^tofiu 

Ppu-. 



-:i'/j 



. DiscuüsoXXX. ii$ 

3¿5 0|*fo el tíbrejo tth, texto del P^Tofc4,. Advirtió, 
Iwllifjíréchjf^quícTo&zátchliimK el Theatro». 

EHftféeJ/ríva (dice clLibtot^) 'que el Padr^ entiendd^eftas 
cüfas al reyis^ nú lo comprehendo. Yo si. Comprehebdo^, 
que el P. M« entiende las cofas al revés del R. porque fabc^ 
eonftruir un texto Latino ; y tiéue eftudíada la tnatetia*. EL 
tcKto de: Tafea es elle : Katie efi, ( tom» 4% trad.5 • propia i.). 
qnia jíergravior eft Jlamma i^iergo circunfians aer , Ulanii 
Jyrfum ver fus impellit , ac fftotum ¡nnatum particularum 
ignis tn eam partem ietirmnat. Vio el R, aquí , pioium in^ 
natum : Luego j difcorrló ^ \t llama fe mueve naturalmente 
izía arriba. Aquí fe vé ».qu^ ni entiende las (igniíicaciones 
délas voces Latinas ^ y menos la iñateria , á la qual fe apli- 
can. Diré algo para los que faben Latín. 

lé6 Concoerdan los Modernos en que el ^Fu^ fe 
compone de luias partículas > que eftan en un continuo 
movimiento vorttcoib >é ínteílino.. Efte movimiento es 'ijir. 
tnralifsimo. Hablando defpue^ del movimiento local del 
mifn)o foego ¿zia efte , ó el otro termino » dicen ^ que de- 
penderá de el liquido extraño > que le circundare. Si es me** 
nosgr^ve^ue Ja llama , la hará baxar « como fe ye en el 
exemplo , que el ÍP. M. pufo de Bacon. Si es mas grave ^ ÍU| 
haráfubir,a>mo fuoedetD una vela. Efte movimiento » que 
fiíoceát de impjií/a 9 y det^rminacien extrañares violepto; 
y por configuiente , violenta es aquella deteraainada ^gura» 
que tiene la llama. . Si d R. advirtiede al verbo impelHt ^ v 
determinat , de un agente extrinfeco inferente vim ; no v^ 
vendría con halucinaciones. 

El fcntidp deTofca es. efte» £1 Ayre impele la Uama izij^ 
arriba 9 y la determina azía aquella parte. La qual llam^ 
flo es otra cofa » que. un movimiento inijate , é interinó dé 
las partículas ígneas. Vaya . exen^Io. Si yo arrojare una 
•Mueftra azía. arriba : ¿fta llevaría, dos movimientos ; 11119 
id proprío ^ y caíi innato de Gis ruedas j y otro el violentp 
ázia arriba j originado de cauía extraña , impelente ^ y de^ 
terminante. No es razón pararme a cQnftjruir otras paíarr 
bras Latinas de Boyle ¡ que no entendió el R» Ni i desba* 
^cruñahorrend^ balucinacion> que padeció en el experi-^ 
• .'- ^ men- 



lid PaHADÓJ^A^ PhY8IC;AS. 

meneo ÜeBacomÉíb , Tofca > Bot^li, &oyl¿ ;Ba}He ffto^ 
dos los demás Modernos fupotioi la ParaEo&ju Gonqa¿ cea^í 
gafe por ft^uro ; qoe quant^ alegareel R. de los Modernos 
contra ella > 6 ferá porque eftán en Latín : ó porque el coui^ 
tenido ferá Arábigo pata el que no lo ha^ eftudíado« Baylo 
dice*: Necejp efi 9hol4mfiammtejj[i rph^icAm.-^ nifiirnptii^ 
t$t €éiffd:a/signaHd4% ACsi >^fies» la figura coeíoalde lailán 
ihapc^cedede caufa violenta. 

PARADOX A IX. 



í. IX. 






i < 



36J ^"IpOdo el Genero humano es teftigo de^ que 
X ^^^ cuerpos , apartados de la Tierra > baud 
á^llá* Nii^uno fabe quien califa efte defcenfo. Sigiafe el 
Syftéma que giiftare ; no hay prueba evidente que ¿piívocH 
za > de que nn cuerpo pueito diftaate de U. Tierra k qai\r^ 
quiera díftancia feñaláda ^ baxaria también aella» cooio ba^ 
xa hoy j tomando diftancias cortas. Luego evideotem^rnte 
éédmaúfb ffihs Grava apartadgs i una gran difiancU de I4 
THrra iVolvetiaá icaer^H ella^ Podra eftár m^ exprcfel-r 
YO^ el Caftellano ¿t eftt Paradoza? Q¡4e hay que admira?. 
no encienda el R. textos Latinos ; fi no percibe los texto^ 
Caftellanos ? pixo , para c^nerfe , que el P. M. dudaba (1 
baxaban ^ 6 no los Graves, contra la ExperiencU* Advirtió 
\2Llluflr adonis monftruora inteligeiicia de fus Impugnanr 
tés. Eftá advertencia fe llama ea el Libtotc^, fofleMcr eígra* 
^ifsim^diffaraudéjududa.' , ,, 

3 6i Cierto , que es precifo tener la fatuidad en fum* 
iho grado , para, lidiar con femejantes inteligencias de lo 
que dice el Theatro Critico. Vergüenza debe fer de efte 
Piíeblo , que en el. fe imprima lo que ni aun el nías Idiota 
pudiera foñar. Infifteel que no ha entendido, el Caftellar 
no , tví que d P* M. duda fi los cuerpos baxan. . En el fenr 
tídode la Paradoxa » afanadas Á mnagran dijlancia ^ no for 
lo lo duda i fiao que e$ evidente» que todos deben tener U 

mif- 



áiiram ilu(k rpnes^iVQguQO'rabe.por que'baiani y.fik'culi^, 
Cideldcfcenfctíene taóía», o.'quanta Qsfelíardc áftividád. 
En fcntído dífparatado con la Paradoxa ; efta és ; pueftos á. 
una difiancíA tf guiar y folo podrá dudarlo , quien es capaz. 
dcfíi%k5,quelopDedeductóralguqof* r - r > . . '. ^ 
5(í9 Para que los Letores fepan el gravifsimg djfp^ 
rote del R* tegíftrca jcl céíet^re MathenSátíío , y Phy fico el 
P. Dechalcs (tonui.pag^ijj.) A]1í hallarán efto : Incertum 
e/í an gravia ex qptacumque, diftantia in Terram decidaníl 
Efta dpda , q*óe es idéntica con la;Paradoxa yes grax^i/simm 
dt/jparaie de la dmia \AdtUf\tx. X)íce el rmfino Dechalcs,^ 
que no fe puede probar con raion alguna , ír , püeíU por 
nn Ángel una rfaída de molino en el concavo de la Luna^ 
baxaria defde allí i la Tierra» , D/V¿^ igitur iiultarationepro^ 
hari fifffe , lapidem melar em db Angele m cdlum Luns dela^ 
fum , deor/km i$ terram vi grúvHatis deferendtm.'Bíká 
exeihplo > que yá procede en la. Hjtpe^hi^fis de que ^I duer-í 
pó tStiaférMdo igrutn diftanda de U Tierra; y delqualna 
fe fabefi baxafia \ts gravr/sime dif párate del P» Dechalesit 
Qjc fe naeoe el R» en lo que ni há c^o » ni ha leíalo , ni 1» 
eftudiado ? O eftúdie mas > 6 efcríba contra iguales fuyod 
en talentos, y literatura* Pues es evidente , que > no fiendo 
el Tbeatfó ^Alfú Inttíí^^cia ^n|enps fti;^ ^ara fií impug- 
nación de MogTgáhga» 

370 Advirtió el P.M- que f«í^/fií/Vr4 diftanda^ en el 
ca^ de la Paradoxa , equi valia i teda difiáncia feñalada» 
Tampoco k>*eittiéode€lR«.' Confunde ^ftaí^igra^^, con W- 
guna. >£*fta pruieba -^ qiiexio haüdüdadoD las^Suiottks.' W&i^ 
tfas y^reíffoti^un SumoHíla , mÍImjí áem^jv^/Mcmnir^^^át^ 
dfe un €Íieí¿ípto, para que los mas rudos, p^ccibátl k Pliish* 
doxá. Ko'ha^^kida^ ^uc^ün globo de pít¿ira Imán atraho 
utiaadija>ó <fié Hl aga^ cae ájLia elr Ibnán» Ihri:g^mtaT¿k 
sd'níias rtido t 9ueft^ la^ aguja á aahtquiera diftamm.dá^ 
IsíÁn ;:caetáy d-íéti^atrahidá ? Dirá; ei mas rudor tanta» pne^ 
dé'fer la dlftancia , que evideooemehte .no caerá ; tan ctírt^ 
podrá fer , que cayga i y podrá fer tal ^ que fea dudofo Ifi 
¿aera , ó no caerá}' 6 ñ feráatrah&b , ó no» Si fe le pr^ua-^ 
taife á aquel Riálico> en ^oetfe'&uidábis dlru> ea que na 



xtr PAKAbdifAs PursiGAs, 

(abia hafta áonáú alcanzaba la ^faerza ', y vbtüd de aqud 
Imáh , refpeá^o de la aguja. Yfupaefta* aqudiá ignorancia^ 
era dueiú/p Jí U/ ágapas sfartadas ¿ una gran diftancia dé 
aquel glob$ Magnético^ caerían en il y h ferian airahidat, 
Veafeaqui cono un Rufti^o fe haría cargó deja Pára^^ 
doxa. '■'/•;' 

371 Noiñfifto encjue la Tierra acrahe los Cuerpos 
üor virtud Magnética. Atrahigalós por lo que guílare et 
letor : ó caygan ellos por lo que quiíiere ; íiempre corre et 
!Bxemplo del Imán pueftó arriba. No ligue el P. NL fyftemáí 
determinado en efte puncd. Afiráiá j que en qualquiera es 
evidente fu Conduíion. La razón fundamental coafiflle j eti 
queno (abe quien impele los graves azia la Tierra; y aun 
en el cafo que fe fupicíTe ; feria inavctigiiable ^ quanto. era 
el Diámetro de la esfera de la aftividad. En el globo dct 
Imán fe podrá hacer la experiencia > hafta donde alcan-^ 
za. En el globo Terráqueo , no es íkáí i |riic$ yi yi^iK»; den- 
tro de la' esfera de Adividad ; y r\o akanzan nneArasi'^uer^ 
zas á colocaran cuerpo á nna gran dtfia^cia^ Afií > pues;» 
es precifo ^ que el punto fe trate debaxo íde «na íiyf^^^ 
thep. . .- ' ? • ' ". 

§. X. BALA DE AáTILliEüIA. 



.^ t* 



» • . . 

' 37& A L explicará P.M.:que también^, eácre Iqs 

rio el' voigarizikh» experitñentó » c<m que los:;6arte{iafi#f^ 
quieren^ probar ; que losGraves > pinefio^ avinagran áS&^i 
cia d¿ la TierVa ', no caerían. £i expeirimeoto-íe ' fiíMa .>^a 
que 9 harietido hecÍK> dU{|ar!ar d;R* Merfisifffp m^ Pie«a:.dl6 
Artillería verticaUxienté , na. pareció jufta jaW>;:a la bafftf 
C01QO efta efpecie verdadera ,;Q £al(a ^.ies: trivial i^n lo(^:t{f^ 
bcos deCartefianos^ Üco'eLP. MUieír geMrtU Its Epiftolj^ 
de Cartefio ; y en efpeci^ una ¿ en la qual etÚ piatad^iimiii 
pieza de Artillería » colocada vorticalment^. Todo efto^ 
que es trivial \ pareció novedad a los que nunca báv^A 
Yifto á: Qircefib » ni íabian ea qu9 foi^ftia fu Syil^'a» 

A 



Discunso 5SX. Bala DlíAtittiíiíKtA. ét:^ 

Stbíjia dá kífé novedad tan extréor^harU ( dfxcW cm el 
Cibretc )/MÍm9f ¿ bufiaria en Cartefi^.yiOk d Lecíw , mnof^, 
tos que fe fingen Insi{>i^ádores delTheatro, tienen por 
nevedad extraordinaria , lo que efta vulgarizado entre Eru-»-. 
ditos 9* y y como folo de la noche á la mañana^ fe eftudiía ei 
CartefianiCmo > ó para itnpugoade'mal » 6 para ^mrender el 
!theatco peor. Qge buenos rerán4os reparos* c^l Líbre|o¿ 
y del Libróte! r'' -■ . ♦ 

.. 97 3 £n fuoima* Dice el Librejo y y fu RepejCicion > qu€ 
la cita ha fidó diminuta : que Herfeniio no hizo tal expe-» 
rienda > porque no dá 4iocicía dp ella en fu tiaUifUca. Qué 
iaexperietieia es faifa ; porque cerca de los>atk>sde 1728. 
fe hizo ¿xppnencia femejante ^ y cayó la bala ; con lo quál 
káix^anrmtitis^muyfeco al P. Aíerfenae, Que enlasEpif** 
tolas citadas no hay nocicia de Pieza de Artillería » fino dd 
ért fufiU A efte modo aglomera otros defpropofitos- , par:^ 
hacer li^ar ala impoftttra-^ que ell^« M. creyó firmemente^ 
que! nó.liav¡a' caído la 1>átá« Omito referir los defahógos:. 
det &) ]pu^s toda es configuiedte al no ha ver entendido lat 
^buifiílas Carelianas del Theatro : y al no< harer oídode 
Cartefio- > fino 16 poco que no fupo conftruir , citado. Alga 
concurrirá el^ué las £pii3:oUs de Cartcíto áo tienen Indicas 
para principiantes. ' ^ » •? 

.. .374 Citó el P, M. una Epiftda en el Tiieacro : y dos 
tnlsiJlu/lraci^né Eran efcafadáS: eftas citas ^fí los impaga 
nantes tuvieíiea noticia de lo que fe ventilaba. Yó citaré 
otras dos > para que el Letor haga juioio de lo mucho que 
fe imprime copara et Theatro » ppt falta de literatura. £4 P» 
Merfenno ha fido nmy confidente de Cartefio , y particular 
promotor de fus pedíamiáitós. Etilos tres roíaos » que cion^ 
tienen las EpUlolas :da Cartefio, hay muchas efcrl tas al Pé, 
Mer&nno. Yo ufo4a edición Blaviaua ; pero también ha 
tenido prefence la edición Eiancefade 1724. Las quatró, 
Epiftolas 3 que he de citar ^ no tienen data ^ pero las coor«¿. 
diñare de modo > qué vifiblemente fe conozca v qüeíeeí^ 
(yíhieron fegun el orden figuiente. > 

¿, J7j\ .£n.6l;t9mo f»(^fi^» 7^*^^« ^49* ) diceCartc-n. 

fio alP. Merfenqo j qiie havia leidp en eUibro-^ Recreacio^, 

:^om^íI. P. aei 



%%j^ M PAitAfioxAs PHYsrcAí^ - ;r 

f^et MéfhematicMs » que en experiencias £:iñe^uifie$ ¿p-jlft 
parar vcrtícalfinentc una Pxeza.> no Te hayia ^centrado a& 
gunas veces Ja baJá. puit mm An&§r , idfdphs tfntatnni 
fu ¡Je yghtfO in terram nM reci dente ; qnod^luriÍHs Incre^ 
jlikiU fkt^rnm > ^fnd. me imfófsihUe nen ejí ^ tjr pred^rem 
fjfe 'mémlnátn diinvfiirnám^ ^o cita con ¡ndiviáualídadi 
jCártcfiO ipeca la efpeclc. eft^ eo la ejiicíqn CoHMncnfc 4ft 
G?afpar Ens ( Préfient. 9 1 . n^fi. 4. pag. i 9 1, ) ji]fer^iítqt$(^ 
Itunquam auditum ejji ¿hknm taliter txpWjum, ad Tenas 
sticuíi áevenijje. £$ verdad «qué e) Autor.no aíslente áello^ 
inapórta poco para el artUmpto de Cartefio^ ... : 

CQnxi):a nQtítia cierta , a dudofa > pafla Cartxfio a ¿i4 
finuar aiP. McHTc^nb^^^uefe alegraria dcqac aquellos £rii^ 
¿itbs » que fe ofrectaá ¿ hacer experiencias ^para pitsvóójrdí 
fu fyfteuiá^hicíeflíen la eiepericncia dcdifparar vcrttcalménhf 
te en un défpoblado una Pieza de Artillcria* Bellico uimi^ 
fum termemt ^r^&(^^' 61 texto Er^jKe« d^cc : Uwegroffe Pifst 
r^ de Csnon. . £n: nttvtd . .de 'cAa^cairta ; cón)onz6 el ?;.• Me» 
fetoo á hacer a^t^^ás expefkndaá con arcaizares ^ y cáuio»» 
files menores» HayiehdoruGccIido'» que en unaocafion ndba:^ 
xsSSt la bala % dio atífo a Cártefio» £ftc en 1a^ Epíílola. ro^ 
k da iasg^aciaft ppr io coo^^q^do. ¿ pao infta^ ;en que U 
üomhérdd , el texto Francés dice » Arque}^e,^dak pc^ucoq 
iaftmmema pai'axi cafo s.y qi&:..&.dí3biia:i£u ck^un^^kz^ 
grande de batir ^oon i^afa^ de hierro ási.id. 040^- lillas» J^/^ 
tm fermenta. Ct texto Francés di¿e » Ur^ ffándeititu dk 
iaitetie^ ' [ \ 

: j75> Todo t\ aparata p^ra tobcer dSá. experiencia cota 
«na Pkz2t de Artillería » fe halla* dibuxado en efia Epillioljt 
lod. Según las díípofrdoaís&de.Ourfeeifia^hizaei P¿.Mer-H 
fenño la'experieficxa ^ y haviead9.obfi:rfad6^^pe:fibliavxk 
caído la Bala > aviso a Carttfio det Phcnomeno pipd^ofoi^ 
Efte avifo conña de otra cacta*. £n li EpiíloU 1 1 1 . i^a hxt^. 
I^ieit' Cartefio Ia$ gracias á fu Amigo^Merfenooi ^ ^ pdr .bft\rqr. 
execürado T^ experiencia j;.y admirando^ d^ prod^b yi^^ 
entender que es prueba de iiifyltóma. Gratiaf etidm agafríb 
erfierin^Hto üe gkb(kye\fus Zenith exph/a , fir/ »in rcciét^ 
^edeersi ^^LM-foiiratíleeJF^.^./: ,:^ , .i 



i ..^ ' '' 



.Dbc.XXK. Baiá de AatiitEki a. i £ ^ 

f ^7Í7 1 • Éíi'd tora. !• EpHlola 7 j* aplica ya CartcCó Udí-» 
«ha experiencia del I^l^erfeabo ^ paca eitplic^ár Ai Sy(l¿i»á^ 
-cu qaaato i 1¿ gtav^dad , y defcenfo de los cuerpos* Excki 
la queftíop »^fi üá cuerpo gravita .mas , ó mciK>s , fcgim qué 
•mas j ói9enra$ efti; dlltante de ULr<l^ttz.U4rum€M¥^Mi afr^ 
^uad magif^ 4(U miimt'irávitn p^^i cfnírum T^rna , tfitatf^ 
<hnge ak' iílá. Es del di¿Um¿n:4qa^s) i y iqüé^quaníéo toas ít 
aparwadíí la^Xíecra Ips tíucrpds graves ^ tahto-'itias pierdeá 
<[e fu gcavedad« Pabpruetxi reconviene Garreíio al PiMer*- 
•fennocon fu miüná experiencia; dé lá baU 'difpajrada vei^t^ 
«calmso^ j]ia<)a£iU-fegtín: te^^hávía ^erko ^ P;iilei'íefi)fid« tié 
hzt^o^H^ ahofa'i<U Tk^rar.. £íU^ cbiifífilé ,'&(crite^ éaAbf 
£q>, i9t4|ae^ia babi&.aparto la^o^deláTi^lra; que tfógéh i 
{lenler lü gravedad.* . í .» i.. , ^ 1 

. 378 . Reflexione el Laor fobre las palalfr4S 4e^Caíctei- 
^'ea^ftaiBpiñbla á'MerGmiO'fpag« 2^ov;f> ééW^e ¡f^ipir^ 
^meitání: iiUdjmd itc ip&iiíia^uili tuíTe-ixiiblTigiiifi^ 
<á6i ^ & 'ihi^HiíMUi étiam noñkiUli' fúripOfiíM ^véi'im ff^ 

ce, UalÍedé4^Ucud' Amlt$rÍ4) wtfu^Éenuhreéíle^^^ 
fn^mmñ reáderi ; coñifére ¡kit ^í^m 40$ ih tkittam W^f¿ 
j[»áuMm<fiffi i MtJ^Mi M^Térti arnto ütói^^ri ¡ik ámfteiñ 
fíidmsgfééuM€m Mi itfpltidü^j^ El qáé ^^úáottéét kliíSS 
«qi'Otftívfiácente co&tta Us dég^lones áel R^ U Vi Siú:)cS^ 
:^cado; • • • * ' \ * / /''■'*■■ ■'':. 

I>e ta& Epiftolas citadas fe infiere , que el' T*. Mér^brúib 
hhfy la experiencia. Qué aviso- i Gartéíio ? C^e^éfte-com^ 
^aaba fu fyftémaícoh ella. Que Us baliSj que fínrieforP^I:^ 
¿ Esfpafímeaío'i^eráH'JSir/íi/dfif ArtiUerU. De todas las 4í^ 
más tpiftolas cpníla , que i cada pafío fehall^ei cliusla 
'raiori , porque la bala no debía caer , en fu^dficton de qn^ 
fubíeíTd á tanu akura» Que la Bala baxaíTe, 6 no baxafle, es 
JBñ hecho Hifttorico , que no obliga. Pero , como Ibs Garre!- 
jfiaoos tíkiíí pccfuadidds ¿que no baxb ; con razón dixo él 
^'M. que también fu Paradoxa ü^nia higar en el fyftema 
•Ortdianbw No arsintió» ni al Syftema, ni al léxpcrimenco. 
£n cfl¿ cafo no dífta , Ej dudo/o i íino, £/ dfrto , que loís 
^avcs apartados a díftancia no- gifaviun» . - - 
--. Pi Sea- 



i. 



tx6 , ' ' PaS:A1>CÍXAS PHYSJCÍAJ. \ 

. ; 3J9 . Sentencia;, ahor^ el xLetor » JS .feria xazan , que el 
P. M; jcicaiT: con tanca ípdlviduaUdad coino he citado yó,* 
para dar noticia de un Experimento. » que alegan los Catr- 
tefianos en favor de, fu fylUma ; y el qual impugnado , .ó 
defendido, fe haUá^n muchos libros. Y cfto por: qué ?. Por?- 
que ios^ue » fin tener^ tintura , ni de la PhilQfpfía antigua, 
tó moderna., fe havian'de entremeter .ai ti ThtatEO ; no 
tuvieíTen por novtaad lan extr(9úrMnar¡a ,. lo que prefto 
liara ^p figlo que fuc^dio. Si el P» M. huvieíTe de conteos 
piar i ios que han de tenet por novedad extra0rd¡i$arJ4 mur 
ich^^ cofas q^e pone m el Theatro^ era precifp omteto- 
plaq a íofinítiQs ignoi^aut^* $epan eftojs , qae lo qúcdosjpa^* 
regiere n(^ve44d%%X^Zir^ rfpaxddo cajoo. Autores. ;. 7 quí 
foló havrá en el cafo la novedad tan extraordinaria de £% 
impi^cia. - . : . 

. . 3 80 El año de \ 7 3Pi falto A Cúrfo Phílofoficd de Eié^ 
Sebio Amprcj tfte Autpr j£kqLCur6.., defiMidiendo á'Ariftotei^ 
les ^ jpntar todo labi^np;^^ Peripato , con qiachas ííirkib- 
Jidade$4e los Modernos. Eu\U. pag^?? *- poñe por cxtenfc 
^quanto fe podrádecír por tiria>y otfa paxte , fbbreja cxp^ 
jiencia d€i.MerAfHip]Con lámbala, do A^tiUena.£n la pag^Sje^, 
^efiti:^ eiJÉ^periiiidptp^ deMPnf» í).u MLoutier tn Stimbiu^ 
fxi%\ qua^iC4yj^ l%,Í;:í^la.i Allj^Ciu4as ^inprias d^ Tt^usi^ 

•I %# é 9P??%Í^^. ?!' R* P^^^í^ .qup .^ít rtí^4p copm 
al revés. Dice Amort , lo que dice el Theatro ; eftpesy iqia: 

,los Coptrmcam>s ^uíere« probar fo Syftéma^con la expé^ 

j:iencia'de.MerfenjQo. tapr^'uicracitu^qi^ei^ce a la$ Ef>tff 

í:9la's .de CkytzCio Ves taiijdentíc& cpíiir.lji¿í5l5rHeí»ti¡p:,,qup 

jfieften9«huvieíjrcialído.dp?^|np5.ante§^ que i% 

havia copiado de Amort. ^ j . i. . , f , : ' : 

Dixo el Theatro , Vean fe la i Ef ¡fiólas de Car te fio i 

-Merfenno , tom. a. Epift. 106. Dice AniP>t : ViderK de bác 




dosEpíftoIas , 7^. y.73. pero no cita la iir, Í^Pcíta eí* 
«as Epiftolas , fiiio porque havía de poner fus palabras for- 
males* Para la^^eck fe co$;it$Q]Ed« j^pi), cic^í; ia.iQ^ci»)»» 



Disc, XXX. Baia de Artillería, 117 

Hizo el Theátró. La razón es , porque folo en efta eftá íi 
4amina» que reprefenta toda la Experiencia. Si los Impug- 
áances leyeílen fiquiera el titulo de la dicha Epiftola , £.v. 
'.firi^ektum Túrmenti heUici reSfe in vtriicem explofi^ o 
-tXLvkffoxí noticia de las Epiftolas de Cartefia , no llamarían 
'novedad extraordinaria a la efpecie » que , ignorada , pruc- 
<bia uña ignorancia envejecida. ' 

• 9 81 Jamas el P. M. creyó , que no huvíeílc baxado la 
•Bala : y afsi » para no dar un mentís feco al célebre P. Mer« 
ienno , lo atribuye i que no* fe hallaria » porque inclina- 
ida algo la maquina ^ caeria en parte diftante. A efto dice» 
•4jttien no fabe decir otra cofa : Si efii Padre ne fahe efláf 
'Xafas , quien le mete en h qtte ne entiende í Sn ignorancia pr^ 
fene^ que fin declinar lamaquina^mfe afartaria la hala de 
Ha Per£ejndicHUr^ Dexando aparte la caballerefca lifonja; 
limera faber en donde el Efcritor fupuefto leyó ^ que el 
tP« M. fupoae > 6 no fupone lo que no es del ca(b ? De dos 
anfodos reíponds Amort. Primero y afirmando quería bata 
fe desharia ¿n polvo. Segundo , advirtiendo que fe incli- 
tláriá algo el inllrumeñto. Aut iffa Tormén ti Mlici inipfá 
axplúfiüne a^Jftaperpendicutari detprfiú. Las palabras de la 
>Elttftracioh fon e((as : Fndo inclinar/e algo la maquina al 
jdi/parar.'BúCqac el K. quien le conftruya eftos bocadillos 
JLatttfd , y Gaftellanó. . « 

982 I>cfpues de todo. Yá es quimerico^ averiguar (i ca-^ 
yó f a no cayó la bala en aquel cafo » aunque haya caído en 
¿trecientos. Para mi baila quedo dixeíTe Meríenno ; y ten- 
go certeza ', que pondría mas cuidado ^ y exaftitud* que 
otros. Moi^Varignon fe inclina á que la b^a eircularra 
£on el Ether. Finalmente » aun pre(bÍAdiencló<l& aquel ca^ 
Ib »que refiria:dP. M¿ íiempre es evidente 9' que es dudo-* 
fo j fi ips gravea pueftos a una grande £ftancia de laTier- 
J^a t baxarian j ó no. Bacon ya refiere de Gilberto , que af-^' 
íéotia i que qpanto mas . ctiftantes eftaban los cuerpos de 
)a:Xicrra » tanto mas perdian dé fu pefo j y gravedad. Con- 
que podrán.imaginarfe tan diftantes 9 que no tengan gra* 
vedad alguna para caer. Que la gravedad confifta en Qua-' 
tidad s ei) M^^tifina > oen el ÍEther impelente , 6 eo otra 



Iz8 Paraj^Oxas Physicas. , 1 

m .... 

cofa , íicmpre íe infiere lo mirmo. Pues el diametoo átjk 
Esfera de adivídad de la caufa » que fe fenalare , evideaté^ 
niente nos es incógnito*. 

383 Havíeudo reparado el Libre jo en que el P. M« 
dicírc ygJeguas de cercuito 3 ^(;r^ mas yb menot\i un circuí 
lo máximo de la Tierra; advirtió la i/üf/ír-iíf/Vjr, que (ieiBH 
pre hablarla afsi ^ mientras .no eftuvielten conformes los 
Geógrafos* Infiñe elR. en el defatioo de que todos gon- 
cuerdan en dividir un circulo énjdo* giados; y en levan^ 
tar un falfo tefiínx>nÍ0 al V. Riccíolo*. Que. el dr;Culo ib 
divida en ^60. partes^ no íignifica co£t^ £fta propríedad 
conviene á todo circulo celeftc , y terrcftre. El P. Riccípn 
lo fe cita afsi , t^m. i .^óecg.Reform. Es bueno , que .el qtít 
poco ha dice , que la cita del P. M. eftá diminuta , fe venr 
gacon citar un tt>mo en folio con eftacgeneralIdadt^T^w.i? 
Para todo hay razón, £1 Padre Ricciolb . no efcribio fim 
mi tomo de Gcpgrafia.Re&rmada*. Conque, aquel Ti^i^ 
f rimero , hará lel^cion ^l que: quedo eti: el eftada de^tos 
Fofsibles- , , *' 

3 84 La. ímpoftura. contra, el P^Ricciólo eftá en el di«- 
cho Tomo único »pag. 142» Dice: T^r i¿rtmr apirJanes,^ 
Terr4, wag/iUMdifí€i mihi cplligere Vícuii^ quas faui^nmés 
caneUiaff $iún ejf pof sibiles quantJijnvu Ádmen furas éver^ 
fas coftfkgiasi Eftó fe truncó , ó fe omitió en elLlbrtfte», 
para imponer á. Mentecatos ,^iy^ peyna canas UComcrdiaz 
y que: no eftán difcordcs Snelto.^j // ?.. Rhciolc. Divida 
Ricciólo los Autores, en fiete. clailek;y 4:uenta. entre ellos 
53, Sentencias diyerfas fobrclas mectidas del Globo Ter^ 
raqueo*. Porqut. Ricdolo afinna» que mudiás fe podrán 
conciliar recurriendo á la. diveríldad. de. medidas > deftaco 
el R. efias palabras con dos erratas Latinas ^^ para, hacer 
creer, un defpropofito*. El P.. Dechales dice ^ que entre Sne^ 
lio ^ y Ricdolo hay diferencia, en odava parto. Es. eftó eíV 
tár concordes? Añade» que. entre Ricciolp », y los Acade"^ 
micos Pariñenfes «. hay diferencia de la decimaterciá parteí 
^ui iefeüus fetri non^foteft. Es efto peynar canas la CoiH^ 
cordia? 

^8$, Lo que no tiene^ duda es ^ que ^fi hemos de eftái( 



« 

. Disc. XXX. Bala de AntíLLEni a. 119. 

i-^tartoedldadéia Tierra , que ftñalo Cáfsini /y otros Aci*-; 
demH^ At París ^ cotricfpondé at ámbito de la Tierra en 
legicas E^ñolas un numero mas cercano á 70* que i 6y. Lo 
qtre el R. dice , que un grado tiene 17» leguas y media , és' 
nvsdida tomada ¿ vulto; y vulgar. Efto pende de fabcr 
qu^Mitos paflTos Geométricos tiene una legua Efpañola. Sobre 
efta.hay en Riceiolo mucha di véríidad ; conque» ó el P. M. 
havia de liablár con exádfeud > lo qual es ímpófsible , 6 ha-* 
-ndx^zvAáxÚopocofHas^ímeñis^y es difparace redondo^ 
impugnarle connna redonda vulgaridad. Pero Diof nos de- 
fienda de Efcricor , que tiene por novedad tan extraer diñéis 
riu:^ W<pt^í cl^arcMo'éñ'tfecíéntos-Aptores ;^ que tic-. 
. nc )^qr (fatíb. todo U> que no eíB efcrito en fus ftiomaticeros; 
ordtil Bffxííék fó cápaicídadl 

PARADOX A X 



c 






> t 



• * » < 



fr X>I, ' 






F 



metálica^. Vso de Ifts votes "^a^Mífmo^étraccion^ ir acción^ 
T^Maraoi Aídgmka ; y 'Como na las. admitd^ ed el fcutida 
vulgar, fe le nota que fe contradice. Yo noto, que en éjObo de* 
nó' entender lo que fe dU^uta» jamisfe contradide el K. Ha- 
Vfi bagatela mas infalfa ? Qué tiene que ver ufar 4e las voces 
comunes 9 «con aflentirila^ idéa^' vu%áres ? No nieeán los^ 
Phyfi^oí^ModerQOs ^^nVMf // diftmtos de la mateta? Ño] 
ufnh i cadft pjiflb de la vo2 'Mcide$ue^ No niega ¿J P.M..qué: 
^^lotáñ átráhe $1 hierro / y )¡iór cóhíiguxentei que hay atrac^ 
ciúH reaU Niega , que correipondiendo á efta voz una (¡uall" 
déd acuita, cott^^nda algún fignifícado verdadero. . 

> J87 El Caballero NevytoR > para flgnificár la re¿ipró-; 
car' graWt^oion dé los ¿üerpos;:üs6' de lá voz atraca on. Nd 

faftaq^^^^-^^^^^^ » A"^^ introducía Ndehueto ^uaH-- 
déokf ffcttiiat^ ^ctó los Nevvtomanos fe burlaron de 'li! 
ccnfera; Áfsi 9 pues ^ Rogero Cotes la defvanece del todo.' 

ti. ■ Vj^ Nev- 



X }Q , . Paradoxa^ Physicas, . : ; 

Newton fe*iparta de Ariíjtotelicos ^ y Carre(hno$t So:aitf-'; 
riguar en qu^ cbníifte Iz^ravídad ^ fuponc ^ qw la hay . ea j 
todos los (^Liérpós; y feguh efta ÍMpcíicipiij prooira expli-I 
car todos lo$ Phenomenos geoerales > fin falic, 4c los Prui"^? 
cipios« Por eí>a razón lla^ná Muhanica Racicnal ¿^ fu obra» -: 
CaveatLeSlor (previne, el mifinoNeyvton) n€ pfr hufuf^^ 
TKodi voces cogite t fne ¡ffi^citm^' Vil m^ym ^ffhms y<ám^> 
famve , aui^ ratioñeth PhyfeMjm . aficnH definiré ^ vil Ctnr*. 
tris (\]u£/iifit punffa Afathmaiica) vires vm.^0'ffyj&h 
tfihuere ; /i forte éut centra TR/iHERg. > Mt virej cemrf.f I 
fumejfeaixere. ■ ^ : ,. . .:: 

388 Aprehenda el R. i no' llamar VefcuHeéxHi,^ '^v- 
Veyjoó, loque ha fido cuidadadel celebre Ncvvsón.j y 4c- 
todos los demás ^ que quieren intrpdjp<;|r. lá .áv^rígitaciivii 
de cofas Phyíicas , fin alterar el modo común de bablart 
l*as voces Magnetifmc^ Atracción , McidenH , ^c. fe de- 
terminan fegunelfyftcmadcel AatAr'^qtit la$' ufare. Afsij 
pues > la Gravedad , en fentido Ariftotelico « es una quati-^ 
elad intriafeca. En fentido Cártefiario » es un efe&o proce* 
didode cáufa extema. En fentido Nevvtonlano > no íc 
determina lo que e$ ; fe fuponc ,exiilcúte ; y (kfpues de 
ella > como de jcauía get)etal , afirman los^^ev^i^onianos^ 
que fe ót^inan ios movimientos ; y.qfie f<^an. la. varia 
combinación « y analogía >. refa|(aa los- Phenomenos maf ' 
adnuraWes.. ... ._ ^ 

3 89 Toco d P. M. en efta Paradoxa alg^ de last íneVtH 
naciones dsWsíÁxí. Han fido tantos ]os defatioos palma*. 
rios>auedIxo>elR. por oo hayoTiCnte^dQ » oi.elThear.. 
tiro. 9 Qi la lUftr ación ^ ni tener idea délo que 1^ ; cpie» poK 
lio moleftar ^ ajuncaré algunos en la . Ig^^^adoxa u>«^ dé las? 
MatHeniaticas , porque alli yolvio elR» á reproducirlos.»! jr> 
con aumento» ^^ 

Porque el P..M. cito á Monf* Gofredo para las Ob-¿ 
fervaciones de havetfe hi^U^do.p^es metaUcasen iodos, 
% Vegetables .-"fingió el R. que <V iP> M; ]c /M< pr fri^ 
fner in^njridor, j)ict^^€pxc eX P.Kírohertr^eu noticia de. 
efte Phenomeno. El P. Kirch^r , ni. habla .dis todo vegcta^t 
%a<^Í}Hbla coA^ouwppcor» Sea d;P<..KtrchétMnveatort« 

* Ea 



.í 



Ea fdéoit ^pelP.M«qáeGQ&e^ t:M/d frhf^tn inania 

de un^ noticia /e$ prufebd^i)U(tlftj($)iiakí cotm ^I^^imkra 
que lahadardo'^fcdlsL-la^rfMtfis^^HV/ ¿iff^Tr^^ií^)Q^|»uúe-? - 
ros Inventores de todas las cof^, fegnael R* Ja3í ota i aun > 
para cofas ^ 'qué y por ef]^acÍ0^«t^i}<» . años » eftaíi eíparcH 

das >etL d0to jAmiOrcs. ?; -/ ^ o;'jijq b c:* .^íii ..> £ ¿iJ '.^ .vi. ^ X 

. • ' f; ^ 'i y# ' ^W il 'Jfcí. 11''?' •• .•«.''*■ 

fin CMJ^concurfo no fi ¡nro^HUc^fa alguna en iodo ^£Í>vaflA^ 
mf trié de las Reghiíes S^hlUnafei. Eiitracños/fon los qucrt 
afiunaft « x)ue d So) prodi]ce.i^odots ^^latMetates^^ty^ca típt^ l 
cial el Oro > y la Plata. Contra eftos dirige fu Paradoxab\ 
Dice, qt|e>noalait%4 ¡di^ivid^didei'^oRhpQdu^hr lof^^ 
taies ^y ¡f/pedaimeM /4^/4<4,./ fAOrb^Xomra'cfto^iio^ 
el &• Ni c$nvir^o^ 9} h etfthjidfS.y.sSsi apuntó c^Vo poc (>t/^. 
rií/i¿r«Daá^^xtÍ^^ ÍP fue di a^iti Je in^eteMct^ 

efifi4f^iief[2j^^k^ 

lee. i y.iffiíiaimm^iaJ^.bH^\f í/a^€;.jA(^rtÍDJo ponine^^i 
ynA^^xí^ burlo ia%jA^CtfN>;(ld(í Y6:thafl[ft¿ddnde;l&%abaíi 
la falta de la ratón natural en toqué kian.el TheatrObConU. 
tta feíúejame&íjUrciíi^^Idos, £ü0^tej^ieneñ tarde, las ackv. 

vsrkeilciais\¿i9k»g:a2í inib,\paiuafii0iyé CMajacekbxOif « Ir: 
/ ^^2 , JofiftiQ d:1l# j^Jirybr<^ fuc'joi auQk Jo$ etavohkx 
dainlUMfhí^, jen-dl^^;. Yo crep ^fenfitfntóittr^ijquct \^2&^i 
atutra^oQ. lo.^ <0|bepdIdp.¿]KQc¿pe(tt QbP¿M«¿4}ufir:aqite-!j 
lio es. Supone ^qii'e, aquello fejafixma I y contra lofi que la. 
afirman ^: fiicito fu ^Patado^^ }^ .efti eftd leri Caftel^no? 
DiráxlR«<Hf>üfirmaa ^<n!S^h>.\í)íkmaq^«qHi^el 
f4 del Oré^j, pero nó <die;|a Blata* /Aqui etm&pde lostfueéqs^ 
Aftrolqgíoqs^ i ^o. ks: ^nioncU FbjríiaK^. ¿eyo > en\ ilgim. 
Almanak ^ qüfe* el Ora UjUtMnp: tíMl^ y a U Luna k 

Pía- 



Z32-: Pakadóíás PHYslcAá. 

Placa. Laeg5'élKM^fi^e£klfiip Cotral 

que fe ehci^dtló i' eCcribM " ' *- ' > ... r 

• '^9^ '. ^ Bl vJfaiftfifsiiaa^Cs^aaittel^» en ^uk J>ifhetn (^pag. f 
X 1 89. ) crata de intento el punto ^ y pceptrnt h <B}n:adi>xa«b 
jíjjerunt omnes i SOLÉ ¿eneran metal f a : & i amen S0I ha - 

ket cahreniv^^ ^^^JN^^^(^^^!^^^^ ^^'^ 

/irr// tran^at.t.^z diFcrencta hay en que , lo que el P. M. 
fupone afirman mmchos Philpfo|os » dice Caramuel ^ que lo 
afirman todos , y contra coJm efcribe*, Qiie le parece al Le- 
tor de los Veícuidos de 70, al quarto , que fingió el R ? An- 
ta»^ «LcTv^i^na'^^Vl^ftvVcfoti'Ov;^/^ 'Wijf^jfvíS ennkdib 
c\:Sk^CMvfM tfficttns \ówmt»m . 'kit)dl(frum^ft' S^^ \ujus ca-- 
leromnBj Terra meatus férvauiU fil 1^^ Dcchales afiríQa lo 
miAno ^^y refponde^a lis difictiltai^s; J^H^ikvis. emim lux * 
S.atí0(iaá\l9C^m9ÍtíaUo9íiÍH mmnfefXf^iíia\ \:foiaJi,:tami^cj^ ^* 

cmüt^^íijMt. tmtíJi efivh\ iid.fáiic^iatraT^ftrámpdefA^H^ 
^(d^waní effictí^ Á:(«:Qaia ^ qui^* el ^ tal&r és ^^^^ caüfa de Jos(^ 
lifei'a>es« Pj^raeA^fAhxf ><^ ^ ^UbiR¿rhnití:^iqtí<^^sfii>rip4^^ 




e£eJt^Sm>imagi"aAi^^4\T^X^M$k 'uliraúutmftdei uíalíiiu^\ 
ékeM^jhaJ^JciaeuQ^fapA % 'OUiJS^ haviv^ni x\ ípatoíridfilv 
Sol » m4a<httaicid«á dit^Jbi^^IIuiía:^ jíáfin )» gaacnaiMial&lm^ 
mecíte»^ ?o£ijto» Ben^^^jBiiiy ' j^miiabs^iw mltiaias. ^4^1» 
pods: v^ e9ijíuQ0Ki'dtfrAftit>logoP Itt átriM^ioft /y diftc^ibiicip^^ 

4biif ¿jíJíW/if /rr, eíjpícialmertte 74 ^l^K^y/^ ahürióp? r.cí 
^^39^ i Vafiíendoffe ai> P. ^ d^ }& vfi%a¿ díftci&ucíonr de- 
les «etales^,'dhBi{i»4Utfd<dfd<fókPfi^ fti|nriltt<ai1^ ¿ü 

-c*. : ten- 






i 






tender el Careliano ? Es evidente qucSe cfíci >6 no? ^Es te 
fiúfmo creec ana co(a , que referü: el qáe*:fe<iict ?.:A^eáé 
modo de entender libros , y de cor^utídit :expi:fe(sibne( 
Ilhctorícas;>.con: -e^^afsícmes vtágáres i'kjj^0éri\cíptt^ fe 
4oipoaga al P J4 qbbpon|ue uso jdé la V€aiQi¿4//¿«l^«lubbisf 
ilo del Oro >.es) de tentiri>>k|ue eljOro eís^^i^^ tUcbíUití .:: 



PARADóxÁ:xn. 



\ i. 



»- ••.. •• 1^ ••.»• ,.j/ ft, li.r^.'» ^kj «..<<. <»»v. 



* ^ ..:.:/ • *» 



39^' T?N varios Autores: ckfsicos fe hilla laínotíí» 
Í2j cía dediasirct&vreftitiudo 1» vift*. z. alguncfs 
Animales ;Aquan¡d6 d deíefixi: proaJÜiade I^ver&i^dc^rta* 
madolos^hümoresi ..€pmaeña; es. cc^f^ muy ijilattícalar ,1^ 
pufo d P«vM..lá qtQlord¿Paradoiea , fier^'/iifi^ada/aire U 
fie deUrAmoreh^^^vi que 1¿5 tatdip« eo;ciitccdcr,,jpoiia* 
líefTen con 'algún jdefptopoíitQ^iKpíittp Ja^ ad^ertewia :^ Ni 
Jalgo fjof .fiadüt 'á¿' J(fpfKpeii^(^9fPál^JM'í>^\itQíts dcjgtic 
fe vale; hpan fi^^ecjcé^kbrejjsfuttias »i€j^m,]^e<^ 
Schobto^<Un«odgitu|bitéhixilátef:ia^dét fijos ^i^aalds «i^áji 
cseldelebvCijB.ZUhnok vTTesMeatic<>$ fiiiD0fi>s» É^tboU'r 
no , Borri , y Juan Marcos Matd»- Efte,=ooíolo Medico , fi- 
no tacribien jcxcielente Máthcmatico. ,. y $uyo. Panegyrift^ 
ha fido .ei Ilb{Ui&ímo€aramdel<i: Carr^^ qw ffe.fqpie^,q»s 
ya eaJos aútigttQS havia.nóttcaa;4é ]$Vtí^Qxi ^9&iM>zÍ 

Atíftottics ^yy.iVMoMéf '.. -. - '.b/i .*: l oi^ v .rí u .;.;¿;i 

, J97 Éfto3 nuev» Hertfqs , Literarios . btcieris^ . pocn 
fuerza á qui« nofabiacjuiencs cxzn* Una de tasexp^rielí-^ 
cías de la Pacadoxa^fe hizio cpp nniQaDÍo. Pi^idice; ^^xm 
Joan HL^cmnisjfffi/fi Gúnfenn ^a es ; havor^i^Hp^)» qii^ 
era mentica > «unquc gooBoda de gtnfo«'j^^i \xi<>^y.m^ 
que dos camitios /para bávet eforito dio ei R¿ ^O p^obaii'-* 
do^ que. el cafo és hnpoísiUc ; 6 p tobando. > qiS n^tn(ie- 
ron aquellos Autores. -fiatai todo efto es poco elJR» . AuA 
en el cafo de que^eflEe para; algo^ nadatprc^^^qgnfóa 
quien aviía , A»/íi/^<?^/ar jlí^íiwr ,4ri/^/ .fy^^%immi% A 

qué,. 



t 

'154 PABtADbXM PHYSfcAS. 

que 9 pues » fcfia embarrar el Librejo con defptopofitosP 
Para dar lugar el P« M, á decir algo , tomo a fu cargo de« 
fondér Ja pofsibílidad* 

.. 19^ £1 R* volvió ¿íu Ganshiví d Libróte;/ para que 
la ¿orrida de Ganíbs fueíTe ma& < ^irmúám i citó emmarca« 
rado á la Efpaáola >¿ un Autor Alemán ^ de efltc modo. Dac^ 
tOT Don Juan Marcos. Efto es , como fi citaíle al DoSfor 
Don Thfo^plirájfo Parécelfé: No fe admire el Letor. La ma- 
yor parte de^lósAutorcf ,"quc cito eíR* haa falidoem- 
mafcarados contra el Theatro. Qiié bien fe havrán leído! 
El celebre Jefuita ?• Fráncifco Delanis ( tom. 3. pag. 470.) 
dice , que él mifmo hizo la experiencia de la Paradoxa» 
cbn una Golondrina /y que fucedió el eíefto. En verdad, 
que contra un proprio expirimento^ addiJierem^Ad P*La- 
fiís 9 hace muy poca' 'foerz ji un no. breo dd R« Afsi» púe^, 
nicntiías no» Ip ^ree j^y entiendo loque le^ advirtió ia Hnf* 
travion^quc havria en toda pravid¿mla:íif rinc^¿í ücgosi 
^s^taxi^uera deque fe haola aqui , ds detefmtnadamen-^ 
tedeuiiaxrfpecte^palparielLewrunaliiipQíftuca; . 
' :599 «^PatUprobar.el P. M* la^rsitíilidad' dcí Pheno- 
inend^prc^ufa el éjo^isutificijd^ del P* Dechales r-f le cícd 
(jiéiu Úpi$c,pt9f/Í0i,jL]^uy El Jiibrejo'nb hiio cafo dá 
citas, Qdexofé la fíuftrácioW^ qué ün ihá^ nuaxi, ni mas 
autoridad , ni ma$ impugnación > que la de nos qnifo gan-* 
Jesr , fe vin/eflf^ el ^. i hacer burla de los Letores. La Ref» 
6ueíúén el Librotp,> t^á n¿'ha fido folamente hacer burla, 
le'^édoce. i acu&r la iMgiÍM¡dati*^^ P. M. Levahtar un 
falfo teftimonio al P. Dechales ; deaumftrár , que no fabe 
las con|ug¿ciones i / mult^liar^ diferios , y deCahogos. 
Dice» guc el P« Deichales afirma^ que el áíTumpto es teme- 
jeado : y da lapcopoíicion ^u ea^londe^fe dice » Hac pro-^ 
fnfiia^^imtrárU videtnri Vw eftd 'aéttfii la omitsioit: del 
P« M.{Efto ú que es (?^fii^^-4ciee publica » y. abandonar 
criKimo db Racional ! DemiseftrafeJ - * 

-400^ El) eltom* 3. (propiíó^pag. ^S9J) pone d P.Dc- 
d^Ies la conftrpccion de un ojo aitiíidal ., que pueda &- 
p^'to qué d ojo natural haceiCir/ oa ofmM atcidant ¿^ha 
k4ti$y^i4kw^mt. HauMdc^^cargoidq^WiQueha, 4uc 

,^':p pro* 




^rcfamre^ féeyí^Qtatfienfidem. >Fbó^k fabrica ^4el tíkhb 
rOJo ;u'{i^q4L: y;;rfifucly.ce^ Prabléma;¿ £h ia f^pioíickxíi 

i^^^T^t.iyeaíc.aqUXíl lícúlaclpJa Batadáxaui Bpéui^fcñiid'eí. 

.todo eílb. i^, pvi^4ejcQCar^iic<mcíixriwda algunas circtinj^ 
tandas. AÍtten4<iel Letor iíLas.pa;labras : MeriA h^fr^^ú^ 

mantenga aun lai^'/M Íi¿lGfion.algat3a.''Poné' el modo 
cotno fe ha de aplicar i la concavidad del ojo , el ojp art^ 
^íal .,'cuya cón&ucdoiv&ávia puefté -yá tn láprOT.iWÉÍí^ 
ce por conclufion:: Í)/Vp igifuxJf^i^Ulitu^^ ^utft^ 

de los tres humores , Aquto^ Vitreo^ yChryflalino , 6 vertí-» 
ilos y ó priukis > 6 arraiicadcf el gfdbo óci4ár de fií conca^: 
vidad^jqueaanáo^íleía la Retina. Yo no hice mas que po<- 
ner por ^xtea(b la^ palabras dd P^DecIuIee^ cuyos lugares 
-havialcii&lo-5^ el*. M- \3^\éa ^Ao^á íkóicf, *rá\Jieel 
P. M. procedió fin ingenuidad en las citas ; y fingirá y que el 
P. Dechales tiene por temerari^ la Paradoxa ? Que tfene 
que ver diga aparecerá temeraria á algunos , temeraria vi^ 
éehiit^y co)ixibpik;6Q el Libróte una aSfóluta dKparátada» 
^^em^^h vtplektkr í Bsíoflo impngnat el Theaifpo' , ó es fia-^ 

ó. 40J -^(^bs^taaones jico las ximtes té funda el|^.Decha«^ 
Ües V foo BhyficQKMatfai^aíkas. ' Suponiendo- la., fentencia 
coomn.de que la vlfionfe hace en la Retina ^ como, efia 
quede^fin Jqíion» & coRipone todo«i( £1 P; M. figud aqüf^\ 
y en l^'ParadoxasMathémaiicas-, e^a &nte|iisia de-la JCi^t¿4 
M^rJ^vd no habla palahisi.dR. y all! la inipagna.^^)^ 
pior^reficrhay dcmtradiccion. Aqúi habla uñ Tertulió á dí^i 
co!idida$ vy.alli hablará ocre a las ciaras ; y en ambasfat-^' 
tts habla clR. por boca deGanfo) To^o él globo bctti^^( 

CftQjpufifioiid^^oattQ ^uuwj^^«»i^4kvó£flO patilaci^iW 



4^S PAjÜflftXJWÍHÍjlCAÍ. 

-.t(¡íMí!*lf„-7il«&i«!on<bl* tifos, ijasWiíttdeltSlí a¿t 
<tsr4al tttttfeiíCiKiDttdcl.'objaoeii la>««;*í. Dcfpiics liISr 
guc 4 eft» k !it»l ; j: ladiiníl parcepcIoB. del objetoi Sioidb 
^VíttoKiqjis dojo.aidíualfucar^plítDdísíIUs pré- 
ji«r)rf«8ts> iiailmintit a ohJEináfa 6aiÍM. la dificiiltíH 
ít(nOftSjtntiiicia{U/;niij6¡ina wj ijoidatik ññáMocidó» 
ifelífieajilguní,. Saionapunta el caíb-de hívitfe tcftlciiMb 
Jin,«o , defpuMdc haícifc dislocado, Coíiqut , fi en vifti dfc 
íHp que & ha.clcado,, hay oflidia pata cicar al P. Dcchalcs 
x«o wotuenKiiaad ; yi.no fcri tameridad- advertir á lót 
Lctores , qucquando el R. numifi ¡itfetr. ¿oa íinpoltú- 
f»s.„jtd«fp«>pfifit06-,jfoioiia(ao.paranÍ9ti*(u¡do<i¿Gan. 
la- ■*'¡¥'f"Ur. /Iteftri Anfir Oíirei. ' i 

^i*'» «*•«♦«»«««»«««»»«»«*»*»«»{»«• 

MAíA; 1ÍS( t E:L É¡GT U A t¡ 

., 4P* J I«Q clP.M, en ^ósDiTcurfotffepj^ 

I hafidofiÉmjíñBurtapjifmo-elJfiailii* 
'■ ■ * /I . 1. .'ílctí,aQtcDlp:Phyííco ,oootn<itjnlo 

í 'MotaL Ctí3to.en-ocrOjqu*láAliíiÍ 
.'■ .' >E)u;Ío[ulDó.adinttia(i¡vÍTftdad de 
rpíO& $11 efte deaftifc^a ; .qactaii}poa> la Aima racional tií*t 
ii«4jvHrl¡dUd'aÍsuiiíC,.t}onta/de;cáá:í^«(de-UotiáNa!cb^ 
''^ien:^,^^ fio ha.y barbaríeiiaBKa; yqué^fi ^gunas Nasio- 
Kfis lía&niíoy tan ádv:ertídas'i:Qmoi»cí^as;fi3iiD peodaieftoíi? 
lanayorídr,mcnorcnUiira,jídclaaús,:6m¿noB>pIíci¿io«i 
l«s Uu-as.-Pau cofdptob^c 6ftitE>tícutía^a;Ú4o ntxeOádo la* 

-:J l«t 






fomfip^rk^jj^ fel> 5^1 W áftft*WtP»i^^Aúft^hky? oab 

Naciones;^ l^f xjualc^ j^ají íipy .nO! ¥cd$n .^ lasiqiié.re^m¿gt4 

fea i una Naaoji;Banb*r^ ¿íijí ,¿PPJ*.^feíc¿4cr-»i4iiB aq^üi 

¿cfcnc|¡CTd.ftrrór^,if?fcrit>ÍQ xC^^^4l¡€Í4 H'fé^te máj Oíál 

ádlucia e$ mas Occidental aue la m/inauSfirécríáí.o^m&''^úi^ 
^ptqnoiq^Ga^K^ )í^Béril^mfk Mlí^U áb. c^^^ d^.ijüe el 
Soi no aaa;tt;tit> ten^^fi^ ir igA .P4Í$ » üQOQtQ á :ocro. ¿ : £n cab 
tondi(M]od^<lv^G^^/xatk^^ Sptluciefle ál 

^(Tumpto .4cl JiiSfj^^mh ,c^^^pr«QiQx.d^fti«e«¡c ndo.Mpvfca 
inlcnfosf ^pp^ tjretta 4f^l ^c^jo^u il«i^jfe.> H^biia, tthUnÚKÚé 

pria t 4p j^iWkitfef Qrit^te^. A^er^i^eíocs ti tnovkaidncá 
annup d^l Sol por ía: ^oliptip^ j fe ;AtriWy.fifi ios. Inílizzosi» 
aplique e) Lje^iL _.: ;: , h ' . j - . .. !. -^ 

Cc(l|irM(Áyr/á P^£$$;r^tiiMOftir Cp jjEtt nu^ iCtdtM'Íuada(l¿t 

&ñor (^^r^n^í^l ] y. otiQS ^uíy íf)icaEM*ces , han ivMdo did das 
piuou. Q^ndo y en ln Dcíeqiii de ]^.AptQbadones>, &. ha-» 

blq f^ Mpd¿,^^c %x^isxam C9i&0iik4^f^tc^¿^^^^^ 

por Inculcar fe en una vulgaridad » que impuibiupalfiitta 
Bafte faber , que fí el R, dice ^ que Te debe entender if^ falii 
de ^W//tr0:yeftore3Jo^3diopdíP^)rí^ oofhavti ott;a co«* 
la en Librejor, yUBrots/^ufeutía fa^íSíojía repetición de 
Digrefsioncs. Sería precifo hacer volumen á parte fobrc 
tfte Pi&iir&vfi hRtat:^QafiiefMir.pot^xteAf<í>lbs^ 
t|^AldR»:4V4^«bfúiO.'q^^ U}s jietores» r 

fi^Pfr^M p^t.4i^£l,iU.«iMX^\ci^^ ¿jaacreauWiá \^J^fir4^ z 

i^;«Íle.£l¡r£nr& íc^ocái»fiL.a^9 r Torcos^; 






il^parte decadá^lKi^n dr^ftas; pe kisfiábiiiéades^» y Poll^ 
des de ios Turcos^ hi^y tatito efeí:ít<V¡' que foh> k>s teiidr|[ 
fior Barbaros , quieii'fio' abrió libro a^^ino $ y, contra eilo^ 
fé dirige el Difcürfodél Théataro. Qg&el R.; fea de aquella 
dafle , fe evidencia eii ^ , háviendo feñalado - ti fi; M* é 
Zemúima-^ Sm^^ííA Íog 

iogeoios Afriom» jdix^d 1^ ^9 no havia más que^ veri 
C^ &uto fe faar4íd^<ñdiar con IdS' que efto^ afirman t De-í| 
xando á parce Hatusduáf , Juba$> Aniiibales» y codos los ce^ 
lebres Garta^inei^feis i pregaticcí':: Terencta, Dionyíio^ Ar4 
nobia, Apuleyo^ ^ re¿a(iBt¿teíé^Ud:ando;h¿n KÍof4 
jmv^tas.^^ó.Jtfrican^sí-^-'''^' • '- '; .» .i»'-.'U.íj\ \ ■i.'.\>..^.v 
; . . Mas. La fifcudá ie^^exaadrk no há fido -fócccílor^ 
áe Arhe^iaseifla cultura dé todo género' de' Gíéactas? Lo» 
Amnidmios , Clementes , Oifigeness Achátiafio^ » Diophan^ 
tói^ y Hecénes » Pappos , The^rfe^ > Piotoáteó^ » &c. han fid^ 
Mofcovitas yoAmcáno^i? J9elo$ qü¿^ ad&tintfarbn la Afí 
úmnprm^ , ¡jT ptomdhirloréti «til 4í|edfciria • f Hio ba^^ fnuehi)^ 
Africanbs< i^ Véafeá; Ifian'-Í)^ Afdcánb ^y i Úoht. ¿t HtM 
béiot : yi f&'oinioc^i lo «que el R;: np kavia oído^ ^ quando fá 
cntrémeció á efccibir contra el Theatro. Hoyhoy hay étib 
Afia íj m-AMcS^ los'fíifmoS viñgctlios <{w tia4i4¿en-To);|ros 
tidn|lQs¿¿^Qgc:baigm¿inaas'9^ veiítúfá» vaj^kaciom^á ifts -Ljp^ 
tbis:^ippc¿xaat¿fiakfdaid; AfiW^^ entte dl^Mraf^ 

Z0h fíü 6ihdáfa6nw , creep* 4)¿e ^ha^ ^bat<bat:idad dimánfád^ 
deéft¿r.óei otro clima ^ como crebn lo¿ quenohan faW 
lido úo fu Parroquia i-o^iio^han maaejado Hiftocias de ^^^ 



* í -, • • . •• i ■ • '. > -I 



:v jT.: 11; PHOVÉRBíO CHÍNO, . 



- « •• 



..i 

^ ■ i .'■•'■"■:'■ -■ - ■ ■ • • ';*■• '■' 

ventos célebres , de Imprenta^ Pólvora , y Jga/aiPiéiffit^^* 



-/ ' 



DisC' X5CXL Probékvio Chino. 't 3 '9 

fStí^ eftada en aquellos Paifes : y machos que han leído las 
ftcUtclOneSsis fon del miímo fentur. A qué fin > pues » fera 
detenerme a demoftrar , que el R« eftaba en ayunas de co- 
do éfto , qiiando efcríbia ? Créame el Lecor ^ que tengo 
pliegos enteros ¡efcritos ^ en los quales eftán demonftradaí 
iiifinf cas^ halucinaciones 9 y eonfufiones monftruofas^ que 
padeció el R. en efte punto» No quiero moleftarle con le- 
pOf^ tan infidfa , para hacer lugar á uña Impoftura de marca 
mayor , que ie eftámpo contra la Ilajtr ación. 

jfoj En contrapoficion de nueftra vulgaridad para 
(pon los Chinos , refirió el P. NL en el Theatro un Prover- 
bio de los Chinos >para con nofotros. Dicen , que ellos 
tienen d$s oj^s » Us Eurof€$s m mas que uno \y todo el rep- 
it del MHn4o es enteramente ciego. Acusó el Librejo la 
iñala ineeligencia » que el P, M. hacía del Adagio , Hia Sa^ 
hidetrU ¿entendiéndolo ellos izia el comercio ; ázia lo qúal 
AOfr fttponen también ciegos* Porque , afirma , dicen , que 
él el comprar ^ y vender tienen des ojos ; los Helande/es uno\ 
y indas las demds Naciones eftan ciegos. Advirtió la ¡hífirá^ 
riM » qyie- como fe havk puefto el Piovérbio en el Tliea- 
tío > es como' le pone Juan Botero; y que afsi en general 
fe debe entender ^ porque afsi le encienden los que pued^9 
tVoqar en efte puncen. 

. . 40S Come \oi pretendidos Impugnantes fe cobtenh 
%^ con lo primero que leen en un libro /fea charco ,q 
j¿a fuente j y vieron \ que el P. KL citaba a Botero , que jar 
joÁs havían. vifto» bufcarotv á Botero. Leyéronle P^r él 
forro , y tK> encontraron lá efpecie. Efto era naturaliisimp. 
£1 mífmo chafep les fucedió. con Philon » Defcartes ^ Gef^ 
•oc^.t Plinio< ^.Cornelip » Bfcaligero ^ Viages del Oriente ^ f 
.COH Otros Jniinitos libros faltados j ó de ellos , 6 delP. M^ 
£n eflia fupoíicion de fu infufíciencia en manejar libro^^ 
jdifparan » por medio del K. en el Libróte i eftos bocadillos, 
citas faifas ^/aUncia, genio ilegal , y otras hierbas» Próíiguc 
la ^Impoftura.* Suponiendo falíif^im«[mente , que no eftaba 
^'Botero el dicWProverbio Chino , añaden'» ¿fue eftedo^ 
^eífo^ como tan mavifiejio , U^ hwvieiran de avifar defde la 
.Cnft0^ Refinrefi » qii^ efcribip el P* M» á un correfpon* 

-am.I\ Ct fal 



i40 . ' Maí A Intelectual , 2Ec. 

íal Tuyo ^ que > fíendo Eftudiánte en Salamanca^ túp^l 
leído en Botero el Ádagip j del inifino modo ^ (júc lehavift 
piieftD. 

. 409 SI el P* M. rupieíle , que era pofsible femejanfe 
modo de impugnarle «diría acafo » que ha vía nativas bar^ 
];>ar¡dades , por lo que mira al modo de entender fus ci-» 
tas ; y que bavla iniquidades congenltas , por lo que tocit 
a las modales efcaridaloras > de folicitar hurtar fus cartas» ^ 
para Imprimirlas con Aprobaciones. Vamos alcaíb^Eti 
|a Librería de San Martín fe enfeñará regiftrado i Juan 
Botero » ó en Efpañcil ^ 6 en ItaÜano. En la parte 2^ lib.^4 
titulo de la China 1 jp^g- 48* dice afsi Botero en £%a« 
ñol : Tieiteu grande ufaíjia , ^ fref unción les Chinos de fu 
civiiídad , y govierno , y afsi futhn decir , é^ue ellos tienen 
dos ojos , / Us Puebloi de la En ropa uno folo , y ane el refié 
del Mundo no tiene ninguno. Proíigue Botero a &vor del 
DIfcurfo» l>e fuerte » que ningún Rey no fe puede hallar #i 
al Munda y Antiguo ^ ni moderno ^ mas hien.govarfado ^^i 
efie. 

4x0 QiK dirá ahora el Letot ? Seria bueno ^ qtie ^1 <?« M« 

.malbaratare el tiempo en reíponder á femejantes impug* 

.naciones ? O » y í¡ no fe permitleílíen imprimir Impug-* 

naciones , fin ha ver dado antes traslado al que havia ^ 

ier impugnado , come el R« no fe verla en eftos > y en Otros 

'lances afrentofos! Aífcguro ^ que no fe embarraría tamo 

fn Jas Prenfas ; ni fe impondría i los Letores incautos 

con un vifibles Impofturas^ CarKsimo le cuefta al R« ha«- 

. ver de fuftencaríie cm los trabajos de fu pluma \ Creerá el 

.Letor 9 que folo Botero tiahe c\ Adagio en el general fen« 

>^ido y fegun el qual lo pufo el P« M ? Vive engañado. Por 

docenas fe cuentan los^ Autores s que le reiteren. Y ^r^ 

glos fe cuenta el efpacio <ic tiempo , que yá era Proverbio 

en la China ^ antes que Holandés alguno pifaífe aquellas 

Reglones* 

41 1 Todos los Eruditos contienen hoy -en que d Cá^^ 
-ihay de los Antiguos es k China Boreal. El célebre Aífe^ 
' man Mar-opita acabó de confirmarlo con textos- de los 
^ nifmos Autores Orientales. Omitiendo; lo que el Belo^ 



j 



Disa^XXXL PnovERBio CtíiNo. 141 

vtftttTe i y otros dixeron de aquellos Paífes ; es precífo fer 
tóuy Iliterato ^ para ignorar lo qae de ellos dexó efcríto 
Marco Paulo Véneto en elíiglo 13, Al principio de el (i- 
glo 14. exiilio el célebre Peregrino » ^1 P, Haython Armc^ 
9¿o. Hablando , pues » en el cap. 1% del Reyno de Cachay» 
pooeelmlímo Proverbio ^ como le pufo el Theatro« Hol, 
mines rilar Mm fartium funt fagaciftimi ^(T 0mfi¡ callidita^ 
yrefleti, & ide^ in 0muiArii^ & SeUntia vilipenduní 
qmnéf éUioi Ndthiuf X &diCMt , ^wd ipfi funt foli ^ qu{ 
duobus luminibus reipiciunt : Latini vero uno lamine tan-¿ 
tum videanc ? £ed omoes alias Nationesaderunt eiíe cac- 
eas ; Ei per he demúnfiraimr y ^uad omnes alies reputant 
$Jfe mies. No folo lo refiere ; fitío que también fe inclina 
4'creerlQ » f^^n lo que fe admira de fus ingenios y y habí-< 
Udades. 

41 X En el íiglo 15. fe comprueba ti Proverbio con 
eres Ociginales. Eftando Jofeph Bárbaro Veneciano en el 
Oriente , por los años de 143 d. hofpedo a un Embaxador^ 
que venia de el Cathay. Haviendo caído U oonverfacion 
fobre los Europeos » dixo el mifmo Stnbaxador Chino: 
Cafaines dúos ocales ; Fianc^$ nnam hahire. Añade el Ve- 
neciano : Mex canverfas ad Tártara , qui ferte adftabant^- 
fiihrUins » vos veri aatlam haheth , dixit. Eftando por 
£mbaiadbr en Perfía el mifmo Veneciano , por los años, 
de í 47 1 «concurrió con el mifmo Rey de Períia > Afam-^ 
bck. Sucedió , que haviendo dado el Europeo una refpuef-^ 
ta tú\xy prompta.» y aguda » de la qual fe pago «1 Rey , dixo 
cfte : Cataini , Cataiai i Tras Muñios oculoi hahei , daos Ca-^ 
tai ni 9 anam Franci ( Euro feos intelligene ) pofsident. Ad-> 
vierte Jofeph Bárbaro > que á no haver converfado antes 
Gón el Embaxador del Cathay > no huviera entendido , qué 
quería decir el Rey de Períia con el Proverbio. En la Hif-^ 
toria de Fleríia de Bizaro fe hallara (pag. 4(^5 •) efto en La-- 
tin : y en J^muíio ^ en Italiano. 

I 413 En el üglo 1 5. yá hay mas Autores » que refieren 

. d Proverbio. Le be leído en Sebaftian Munfter » en Sabeli^ 

QO»en Juan Bohemo» Y baftaba, que el Tito Livio de las 

ladias^ éntiendefe el P# Mafco > Jefuita ^ lo dixeffe ( U^- ^* 



2.4^ . ' : ^ MXPA InTELECTU ALy&C* " 
fdg.ioi.) J^uippe SIN AS ittrcque üchIü pradiUsf^unty fir<f 
topees altere^ Cdteres neutro. También añade , que los Chí^ 
nos fuponen á los demás hombres rades , inertes , C^ k^r^ 
karcs. £n el %lo 17. hay muchos masAiitOKs. Lú^ú PrcM 
verbíó en el P. Jarríco ^ Jcfuica. £n el feaor Solorzano, Ep, 
el P. Kircher. En elP. Luis le Comte. £n MonCChevreaiit 
£n Don Jofeph Martínez de la Puente. Y en una de U$ 
aprobaciones del Libro del P. Nayárrete. Omito poner 
citas > y palabras formales y por UQ modeftar con elpecie 
tan vulgarizada* / . :. .: 

414 No es razotí omitir el dicho de quatro Padres 
Jefuicas » que concurrieron á facar el libro » Ct^nfmus SU, 
narum Philofophus , por orden de Luis XIV. Eftos han iíh- 
do los Padres Procero lotorcetta 4 Chriftiano Herdtrxch» 
Francifco Rongemont » y Phelipe Couplet. Dicen eftos 
MiTsioneros ^ la Declaración Proemial : ; liaque fiftjvl 
Monnulli ^ cum pri/io gemís pro^ethio fotos, Svnás ntrofste 
cenias praditos ejfe dicerent^ enteros autem MortaHtim flnñl 
edCos\ Eurcpéíeis tamen Hominikusunttm fam oculum tri* 
huehant. Én el figlo 1%. le leí en el tom. lOé de las Otfervé^ 
cij^nes Literarias. £n Mcpkenio. Y finabnente k pone <X 
Eruditifsimo Adicionador del libro ^ Origen de les ImUes^ 
que acabó de rfcimprimirfe el año de lyap* quando fe efta-^ 
jba forxando el Librejo.En aquel libro (pag. 244 ) fe citan 
mas Autores ; pero porque no los he leído , no quieca- 
avultar con lo que no he regtftradorPer lo miímo , aun- 
que he vifto citados . á Magino » y al , P. Fr. Geronymo Ron» 
man ^ no los quife poner <;n el fi]glo 16. 

415 £11 lo que hemos vifto» ni hay reftriccion de <d 
Adagio a folo el Comercio; ni hay noticia de losHol^ux* 
defcs. Los Chinos decían el Proverbio ^ en fupoficion de 
que en todo genero de Artes » y Ciencias » foLo ellos teniaq 
dos 0)os. Demonfirare» que no folo no habla el Provece 
bío de los Holandefes ; pero^ qué ni puede hablar. Por los 
años de 1447. murió Guillehno Buckeldio» el que Halío 
fl niodo de curar los Harenques. Efte tienopo es la/ Época 
d^ haver falido los. Holandefes de fus cabana;^. De ellos 
úUo Q^^ytÁQx^ne por merced , del AfM-pi/M :lá tierreten 

anos 



üisc. IDSCI* P^pv^Bio Chincí. 145 

iülfJlifindrapidáf^lúyqHe la harían for detrkt de uaóf 
m^n^n^/ de artin^i Ana. en .aqu4 tiempo no fabian qué 
era tierra ; ni fabían qué era mar adentro. Ya Scldeno ea 
fo liijro , /tfiir^ r/^4fAi» , apunto baftante fobr cfte punto. 
UAvíamas; de un íiglo.» que el Proverbio Chino tenia curfo 
en, el Oriente íquaaáo los Hc^landefe» eftaban aun verifi-. 
<!andQ fu Proverbio Romano y ^úris Batava. 

4i:d Hafia los años de.i^oo. poco deípues , que los 
Holandefes huían de íu Patria ^ y de rci Rey » no pisó Holan<* 
4cs alguno el Pais de la China. Ya en aquellos tiempos te- 
9ia el Prpverbip Chino tres figlos de antigüedad : fi acafa 
t)o ef«i /pucho ma$ antiguo > como fe dixo arriba , Prifca 
Gentil Proverbió. típ dudo , quef la ufinia , y fohervíade I09 
Chinos es inunpderada. Pero lo$ que han concurrido ^ pa-? 
ia,i)ue reba^airen algo » no han fído^ ni pudieron fer los Ho- 
lapdefes. . Lo$ Italianos ^Potcuguefes » Efpañoles , y los Pa-* 
4res Jefuitas » y otros MiCsioneros « íiaa fidó preci£aitience 
los que paCandp por, mar ,.y por tierra a. la Chiñja , hicieron 
^ér ít aqpcRo§ JadanaofpSjqniiien Ciencias , Artes , Poli- 
tioLi. Comercio % &c. no eran ci^os los Europeos. Los Pro- 
verbips no jlegan a paflarppr tales ^ fia que páíle un gran-^ 
diP^fpaciodp tiempo.^ .; . 

417 Dirá el R. CÓmO'^.p^es » el Vocabulario de Sava^ 
ry '( \^ ft^' ^fep que Ha QÍtado ) habla de Comerció , y de.H^- 
la$iih/ef i Válgate E>iqs por Vocabularios. Nq havia en la 
Rea) Bibliotheca la multitud de Autores originales » que 
4wLPÚ*cÍQ? C^mp^pp^s^fe ijiipugna el.P. M. porque, aíi r- 
W&J|)>^i|& añct^iRa todos», cpn un Vocabulario j que dice 
iOkqi^^/nifiguQO d^be decir ?.£l Vo(Vlb^larip . de Savary es 
4KU»tra¿k para f^r ;quantp tie^ep de ei>trada , y.rali<,lia 
;los geaprp^ \ y. para, otras pai ticu^laridades ^ que deben fa- 
i)^r^l0S'.Comer(:iante)(. Con efte fin hizo Sayary fu Voca- 
^nlafip» M9iSh2Lytn lefto.* Qij^ífo d Cpoipila^Qr excitar U 
iÍ{U6$Ípii,{4p rftS,Co4T)patriot*s los Francefcs , para que , i 
emulación de los Holandefes y^puíleíT^n el Comercio enjúi 
^maypr. ^l^ra. .Paa:a efto ha fido Política , troyafle el Pro- 
;;Terbi6^,y ^ ^licalfe a los Holandefes > qué tan fiorecicu-i 
2:ií le tíenen^tfoy di», Creefc^que el libro.Cíflü^mi? deíifi^ 



144 ^ AlÁi»A Intelectual 5 

¡Mda 9 que algund$ atribuyeron & Mon£r Huet > ttíháfi^ 
do fino un Maniíiefto de Nloiii»Savary 5 j^ra el mi^oosS^ 
fampto. ' . 

. 41 S Poca fuerza me hiciera í^uc Savary > que no ha elf-* 
tado en la China , dixclTe lo contrario* A ñó ha^«r imer^ 
reñido la Política » quedixes ha vm procedido & equivo-^ 
cacion 9 de haver confundido ; un adagio de Siatü ^ con ' eP 
Proverbio Chino* El P. Le Goxnte^ en ti tom. 1. de fus 
Huevas A/m¿í>7V/,(pag. 2 61.) pone él Adagio Chino ico-- 
txi53^Io trahe Botero, £nlapag.44i. refiere lo que dicen 
los Siamefes. Fingen eftos j que en la repartición , que el* 
Cielo hizo de las prendas natutales ^ dio i los Francefes> el^ 
tálor , y pericia Militar. A los. Chinos la Sabiduría para- el 
Cobietno. A los Inglefes el Arte de navegar» A los Holán-^ 
defes el genio para el Comercio. Pero que a los- de Sian> 
havia dadoEfpiritu, y Entendimiento* Aqui no fe hace 
mención de los Caftelknos ^ y Portngucfes ; por lo qual 
¿ftá muy diminuta U narrativa. Es innegable j qpe ^toé 
Nobles Argonautas ^ qué llevaron et nombre deCbrífto-i^ 
aquellas Regiones , harían ver álos deSiam , que pofllian 
todo jnnto 9 y cojí primor > loque en fu adagio cuentan re*^ 
partido. Savary tuvo preíente al P. le Cornt^ ; conque ^ 
natural , que confundleflc ios Pk'Qvetbibstf ^ ^ i .. 

* 419 Aun en el cafo d^ que 'en- #1 P^qverbio^fe léyeílei 
tipíandefif , y nó Eurepe^i , fiemprc el Proverbio fe debía 
entender en general. Haython habla ác iMtn&si y¡ Aüm^ 
bck ^ de Francos. Lo mifmo lignifica una cofa que ot^r>a% -Loi 
Orientales llamaban Kivi^iV á tédüs los Latinosa > y Gfii$¿ 
gos. Defpues de la Conquifta dé la Tierra Santa < íiajDafó 

*no ha fido antes ) llaman a tddóíSilos Octiderftales ^ Frán^ 
r^x, Afsi , pues , el Efpañol es Fr4r;>?rí> , el Dinamarqués ds 
franco ^ y el Italiano ts Franco. Qjiando , en las Indias 

• Orientales ^ fe habla de los Europeos , les llaman ^tctíty 
tuición i Ffao;^MÍf ^6 PrangMf y tdisM(íj¡^ apuntado iik 
-€l titvAo dclos Bracimajief» * /^ . : i.; 

En el víage del Holandés Rechtcren fe dice , que-l<$$ 
Chinos llaman ¿ todos los Europeois , Ojos de (^n^^* Bdc 
vilipendio {9 origino de quclos- Helandcfcs' tienen tt* 



\ *' 



Dacinito XXXI. PiLOVEk»ro Ghinó^ ^4^ 

sjp$ázvAtíi y paÚaron i aqaeílos Paífes, cea fas ejes de Ga^ 

to^ Corr^ttnaProfeda^ü la China , de que unas Gentes d{: 

Ifétrké raxa^jt^psdi QéU jfe han de apoderar de ella. Por 

^fta raeon tienen /ttmattavet^n á los Europeos ; y por fec 

Jos Holandcres l05 que tienen ^'^/ ¿;/tf (7if/# ; muchas veccs^ 

gixz cao algUMIs Ohinost fon íynanotnos 9 HúUndefss^ En^ 

S4fe$j^y újúsdei (tAtéuíÚáa de eftoie necefsitay para aíTegí»* 

rar el Proverbio con la extenlion^y en el fentido, ^oe le pufo 

,$i KhLy tej^ncA todoi las quetieñeh voto en cofas de la Chn 

JUL Qgando el Comarcio íe hiciere con Adagios , ó fe regtf- 

«tacen tSx>$ in Us Aduanas , tendrá voto el Vocabulario dt 

SW!ixy:iy?ttHsno$ como lo encTende el R. Advierta el Le* 

M^^K^t aquí fK>ie difpum la verdad del Proverbio ; (¡no c4 

fy^úáOf en ijue íalía^ ó verdaderamencei le ufan los Chinos»' 






i. 111. 



;fso T30ft}tte elP. Mt dfato ( n. 14. ) hablando de U 
/ Jfr China : £« ningtinaHra Gentt tienen t/tacé 
!^imf€Í0^ Itíff SMhioj^^ fnes unkámentt k eliss confian el gs^ 
j^i^^f ^mbi^n fe decuvo el Jl« Qpe (e podrá e.fp¿rar de fue 
reparos ? Si Salomón huviefle confultado al R. no liuvieía 
pcKÍi4p'áiE>k>$lg Sabiduría para el Gobierno. -Pero fepa el 
Xctpr 9 4fM es de He ^ que Dios aprobó la elección, que Salot 
oion ruvo. El P. Kircher cieñe a los Chinos por fi:líce$ , fo»- 
lo porque entre ellos Te ven cumplidor jos vocos.de Placoti. 
fta ttt tttMmK^gnum^Qfere moifi : ^ió Platónica ReffuUica 
Jí JcVís UtUT^tít dimtñiflfttut , ade^ne Plafmf vatum 
jB Sinenjí AdoMétcbU cpmfUtHm víde.áiur, iFi^lix nimirkm 
Regnmm idfyturum , in qi$.0 j vü Rex fhilpf^hdretUT , vel 
fhtiójúfhus ¡mperUjirtU > 

421 \Habland0elP^M»dela|tr«SH^cb! 1^ Uedidna^ 
4ixo 5 que los Ctínos cenian la coftuqibre > 6 ley de padat 
^coa el Medico la curaé Si el Medico acierta , fi: le paga; y 

& no t pierde la p^a » y el cofte de los medicamentos ^ que 
^1 mifmo Medico trahedefts ¡cafa. O fi entre nofotres hn^ 

vifje tn mi/Md iejf \ diaco el P* M* y lo confirmo con lo qtie 

0.4 Qa«" 



tiJ^ . ' W AP A iNTElÉetUÁt , &€; . í I 

Xiuevedo díxí) M mífma afiutópto^ Coocra efto dhco i y ¥ffS| 
phio el R. que en el Fitéro jdzgb^ havia yi. la mífma -Lcy¿ 
Pero que no cftaba en obfcrva^cia y finque* no fémos tan 
barbaros come fus mercedes» Duda , que eftos t^ngam íems-* 
jante ley : y ccfponde , que Queycdo-habío en tono dé fas 
tyra. Finalmente > pasa meickir .algo de bufonada v4ki¿ 
que el P. M* ocurra á Don Didgo tic Torres , fiquiflere en^ 
jtender á Qyevedo. * .* . m. /. -? 

. 42 2 No necefsita el P. M. de la Erudíclon'de DM) Dídu 
«igod^ Torres >para entender a Qaevedo;. Podra di Rr Ocfir« 
rir áfu amigo , pana que le expliquen: algunas Vifiina v^e& 
tas qualcs pinta á, los qáe fe (piieren alknentar^, ttiord}^ 
ido efcritos ágenos» Es verdad y que Qoevedo habíd^^^sn* ^^ 
tilo jocofo ; pero , rtcUnttm dicere. verum auiHd vetai \ ík 
ley que pufo el P. M. es fantífsima , y utíl¡(sima. Cito pa- 
ra ella á Andrés Cleycr , Medico , gue eftuvo en' la Nueva 
^atavia , y que comuníto^cen losXhínos. En el etttaé^o 
ye fu Medicina Chinen fiuwi ,^ay efto : Sé deiiera defeavi 
^uefe exerciejfe la Medicina jfigán'p pra^k^e^] U 9[^aa^ 
^abi tcdo el Muitdo , e^ue loe Chinas concia Jola i^peccien Je 
4a lengua ,/ c^ala ohfen^adondetptfl/oy c&noaen ias^^Ü^r^ 
piedades .yfusjymptomds. Defpues felpónos wdo4id que dfi* 

.;flioelP.M. . * '• ' '/ '^ '•''•/ ' 'X ' 

Entre los Griegos i que no, eran tenidos por 'Kaftóro^' 
liaviaalgodé efto. Refiere Eliano ^ qxie> havíeiid0<nac^db 
«n uimoren la cara de lá bella Afpafía 7 que defpaes fué 
.Reyna de Pcrfla, y cl-qna< la afeaba tnitcho , la Uévó fu pa- 
sare Hprmotímoá' un Medico*, páVa <Jufe la cnfafle, Vixt> 
cite , qne^ coh el paAo de -qUc- fe !c habían ^e pagar iréjs 
3Eftatcres y la airaría* Refpóndíó'Hermotínio ,\ que no te^ 
«ia tanto dinero i y por* efte motivo fe quedó Afpaíia con 
fu fealdad. Para hacer vituperable, la ambición de el Me- 
íUcb j dice£líanov<}u6 1^ dirar^in loiDíofes. &a lege^" ^ ¡t 
fres fihijlaterej perfolveteuíut^' Cum itle fi íantum non 
k^bere diceret \ Meditas ^nequeje mediiinMm férart^ f^JP» 
Mjehat. '••' • -; • 4* ^^^• ':>' i- < -'^ »' 

42 j Tampoco los Egypcios eftaban tenidos por Bár»- 
fc^ros, . JDe eUo5 refiere l>iodopa v qüa Atftetlr^bati^á'los 



l5iscvKso.XXXí..^»:o»slBra-^4iiNd. 'ék^ 

i(gbkHdow)ais#r1e/bszM0^io^5'V é£t^»^Álunaítoé&g^^ 
-nxy axciimi i^^ eaft rmos v ' qaediü>ain: ihcbüm^ x acrafsS^ 
üifc: guiaba»* pov : ib ¿xp^ho^Siniontra^^frafcriptum 
-arant ^^ upiíh'juSchí'm JubeMír^^X P« JBtifebíoidiaa.ca^ 
4í i Jo í flOfíAM^* de- tos^^ Ameria4tu>s> dek Cumbn¿¿<i7i|MRiiiyn|/%^. 
^iAdiJiiijfúmo ^pa£búaAíe¿iitíáui quiís^ 4i^ehüu:^ÍAC¿ÍW^ 
titebantHr. Videret Medtcus , cujus d^roti cmrMioflem <adf^ 

'JiMhMUuf^vfí tJ^tínenJokiYit Imígutns^ nulla msrcede\rni¡if$d^ 
vmVfi^^J/rjyUbiiiírir/^lAdviéif^ Lttoil,:qa¿(aqsMik^ 

íi que ' ünok fiolMfes UdtÍK)lai^s f iqifó coitqhi¿k'ba»?mú 

acertar coii/^l^efpeciíico ;dt^IaiS^lu^i;lM$'j|'para curará fus 

/ 414 ^ A !tnifacif)n » hay oetia I^ eá etJ*'iMr«;^^^.oKli 
t^ la^4. Üii lib;ii.<tiVi» <|ue 4i¿»' el ii« fifta folo<^i9íra<^?t 
i|De vu>& p:tgueál Módico que w>^^oca:9M¿'Ál4Í^e4áin^ptM^ 
tnt'fmtHf non- nijuirdí , nec^tíMjmU^utri^mpámialum^ 
nia nímtemur^. £« la d. ^^1 'ihiffln[0(«itiito t Si^quis üÜedífmf 

^M €$wSíu4^xf(fh»t^ t^ 'fi^mri miDrtíms fittfw^^ aófúinndi .^f^ 
i^fí^jrodMiín^ ^'^y.HP^úod dé^é&. /ílpá^eHfci^rihtí'^iÁai 
éfe^^K'^f^nffMkm,' Si i>h^fff^iuá>dehilitai)mp ^Juf^fud¿ 
^eríty h^jyffkodi fér^mm t^HUMiú Efta h^^S^. potí tn«y^ 
rígida : y ta 4. pormliy ^floxa 3 no^knen conex^oh oki^ la 
Ixy- de^laChiRaj ni'fótJ^C€nik>^^4efeos dé Quevedo^ Es 
|^rkifó^ht]v4é(fb-%^^ cótvl&'qaaM^<Méáíco€ t(me0rett.'cal»Á. 
blerv ^i¿-pé¥d€rt,-y qdl.jgartav. ^Aftf j^'ues^í el ¿Wr^^^^i^ 
fiííin igloíTá >»{ gtóflad6»^'\;i«dt^deft<haii)|:ft«e''^ 

425 Ltil'Lcy qiKeftá^ mas cercana, -es U que» fe potie M 
\Zfartida^^ títuWS. ley <í# Mete^iJ^al^umsOme^i fwimA 

ít^héfit Á t4* 'Otgad^^i ^úe^pof¿¡ÉÍe'^^l/M'*faü}Sahidcrei 
cam^^fkkért h déMme/l^^^mtíítren'ai^Mtiere/bfmef^^^^^ 
dús\ fbr^fttpi '^ eikr.hí^^iptí^'^iíá feñala^íes {^ivab^a^ 
¿c ofido; y ti«ft¡)^ro i un4l$ia ^ £or cinco aáóSé Sitel imie^ 

to 



Ha baii^Oiíietyid # t|uc ubi cdftíct^ el^so^atviáti^. t |(^i fci 
^cmá ñionukl £úcaiio .L >&^Vi|^,,|wnA.^e xmitítt^lMisf k 
XMMc ,;qi&úftíiiiicy::cleCaft]Uaiao^ hj^U Át hmqúowr^ 
sidacteramen^e iba .Medicas « d<Iíru^<MrÍiiio de ¿os.^ae 
^.eotrocxisscái eílos dmptoos. M$itifftMÍgHnés Ornes. Jiír 
%fi ^ piice j pam dfifbjrar jTonejíultea eimdmátt^QS perfiítio^ 
cfi¿liláRfipablica\» oflnují juíáTamámcnte :prpmiil¿^ 

• . ¥ caoíió £s laiiitia ^qmeti^es liAedico ^f qukn e$«l que 
jbto qakre patcccdo irEn los Lugares populoíps ei cafi 
Í0ll|»o^ii:^;>&tieftDi 4icfeta.n€>ch0 iJaftuájM^NTeaparece 
410 Exnran^o-i y Mgor.tltdtr á qttícco.reoftfUosb, g^ee^ Mc^ 
.4k0^f2atl^iípiá& ppr,±aL: £s yet<ia<i , qne fit^ defcttj^^rufh 
^ la iv^p&Sttta;; |fe¿o f¿ es defpues qtie (c ha regoido mu^ 
Sfaa;dañtQ^ £cttabl¿dki{MteS;tia ley >^ i¿ftuint>ro d: la Ch^ 
na ; 6 fe evitar tan muchos daños ^ ó pagaría el cxiU^^Cr 
«ldo.:/ts.fi£|rey«aifct)£^ lu^ l^dSo^ >[ yt^plwlefitís^' Medkos, 
£>ft xfo^io iettmoa! ífF¿álarof ; rÍE;A^«iia44:ip<;rdsrian .cm 
<U 4ef Kf )a£i?í i:IlAS^.iiooaM idí iB^icoi^ fe. iatire^bafl «¡n 
.¿Uai* .Ló$<^ttUaoesmü:ie«eiido»6:a«rsveflan mcfi^ fi 
^ielfim que 3 de oo.*ci|i»pilr lo i|«c .ÉiliaMeitte |imfii«rtatH 
liayianjdp.p^gar .to posaiísíGu^CmMiiieQi:^ i qtic^^^MifiHr 
4Ki}iteBavJUf4^ i;aíki9\8 (udlcNfiarbat^a i\np vsr>(¡ ferd^ d no-bact 
lx¿;i4^d«^M0^as-iddigMaklad vifiMe^qMe^. )jptac!^ 1$ 

ha6¡0n(^ ^ Titila ^^dar etiadoMtiííU^jmi^e pi£aa ^fíao^ 
Ms j(icidi^sj.yja4dimi9i(baa¡0fi4c la Talud fe coi^sta i 
eie^ al ;prífaeco<qiie' /e ^^t^x i admíniftrai^laí r 

. . 4^^í$ , 'U >1<^. qu0.&>\^tila de to»Qbm«s , la crahe d I^ 
ijlüemcflíti: X^ú j >d3»«d'$yir4Í):cin0íjf:i^4blaad9!4»U;C^ 
(hiaa^^ El\wígii^l«s «I P^i^orci i» JeTui^.» que e&mo m 

iíS^os^Vti^m^^y mf^^M^^ de fu íldadon fe toHa 
cu A Gem0 vagóme deAei2J« Aun np JfMA^ia ;ivic¡da lUaac 
V^&io^^ quaiido aquel Padre, dio /«Qi^Ua iR^^ckiúé ^Pí^ 
pOiD^^qu^el %^yQtf» quai^o^y v^MSi^MCor %»is Vsffi^f 
li^yeaUdo ^que^Ifoac Vofsip .h« ^0 muy ^^ioiMdoNdf 
Wchibos«^£i^\gme»c>\d«.4olaneja es\ac»r4^€0dliftt«« J^ 
^.ICirckec ^,fido «luy^ap^afeioA^io^de U^£g(^% :BiiH 

ios 



Discurso iCQOi^unn^ «I9f 

c^'hp ie^Dild lacChkui^pctxiiiblikíi ocoüiítfn iVo&iai»,c]^ 
no tuvidle leído antes. Efte Autor coniunícó al V.a\ Martiilíi> 
^oando efte cftavo. a ia ivagníúoítáüím^^J^^ ^kJ^ C^i^t . 
eQ Holanda» De a]üd €imardoi^tajtti<»l2^ Ysím\íí&r^ 

*4a7 Los Autotses originales qite efoliben . ite )jbXbüia»i 
t^dos ítiponen ^ qa¿ los Chittc» uetiep . pai^k^ltt:. ii)l«i¡^;R:!r j 
ciadel PttUb..X>iw el .B^JCiicber. : Aké^i%iái(ili'f^. iMtfi 

iiídn/lrÍMif:ffiotMt. ^.deinig t^^gsuoikzikj 4ptaftt¿Áfydi»t 
€hi4mé No fe contentan ák\ notoiar un .polip: i, coma/poA. 
acá : exploran cipulfo >en miücbas pai^tesi iSaelm «ffe^etm-t' 
feen cftoiáedíahwa ; y deíp<»i:iiiiViiuia> is^ai tftuai&D*J 
medad. Ttft^qidetc^ ' eátpoiicafiaiitfe ^«>Rü.Cni^GR« Sen'i 
gte OaÜtelaio^hiaé ^^ttaían . [los t Ghie^. C0Éiociinicáto. .ájí\ 
la-circttlaeion de la fdn^e ».ii>i^(¿i6 atitcís de UarMeOé A^ 
eftefentir fe indina el P« Le Comte* E^proíifo ten¿r.pr&fj 
fODtecéfib^u,: pim ireéién» boíquó^cfr »^ qué e» i^i]áieit^re 
Vofslo^ de 'lft¿'OfaieivMÓii9;.de:lQ&Íjbiii09.j¿eB^ ImI 

4^8: Dicen los Chinos ^ qpie todayla fatagre. cir«|ala fot;; 
Ycces ep el espacio de- a 4. bosaii. Ácadaj cirqiUciQn atsi^ 
buyen 270, ^refp&acioDes ; y a cada, rcfpirjieioa e) iuoyík 
mienco defeifi onios^eiangre; .( &án'cafi:£c¿Dij3dL) Cíe Aoti 
loan^ ) Jí{ú ypnés, coMrdTpiMiáeii i las;, nf^hqiasL i 57^4 pafó 
(os. t A cada re%tc!acioa atriboyea 4¿ polcadas :c^ 1 A|;teiiáá 
y tienen obfevsado^ que oiientras: la Arttiáadc'un:.£leían'^ 
te pürifa ana vez ^ pnUa quaoro veces la dol:HQa^fe» Los 
Vlwiofiicos generalas fon eftos : . Sí al; Hombia^ien; jcL dj^tMC 
ckjf de 9« i'ofpi^^^ciones ^M ptüfá (b Aixcr¿ab50i(niccba ^.eft^ 
«n^al cÁtfdo< perfp&o de ifanS4ad» Todo. Ii9vi|iie;ieacedaccei 
^e^a9i¿'>e»fóial de mucho «ardor ; ly .lo/ qojei ilutare i, d^ 
ffÉÍo y ó humedad* Once , odoce polf¿lasdk €l«ticaipo:.dtti 
una refpiracion > ^fenal^b muerte» Xaixü>ien gs\Ce¿lAc\ 
muerte eo dos refpiraciooes una puKada» Efto ^ que en I4 
♦ * * 'I Chir 



r 4«Í5i-' ^Seriapreoifa luicer itia^ueílb . volumea , (i fobto • 

Semmedo , Mafco , Kírcher , Couplet 3 Mardaíy^Gtlbebéry. 1 
Lá <2omc^^ flic 'tó¿io$ Jtfuícasí: T en k higáatm BaéavH 
^iiíV-^v^^dUe^Bót^eiiov Viagesdelos HoUi^efes, &c. Coa 
mMA >*^{i%di'i4Kbo^bkn' ¿I P. a/Loa daft^^crar la, aplicái^loa . 
<ftte^,«l Vülgo^haoeidt \m yjUfLBkrkMnff i los X^hinas iquaiv? > 
Á^f&o^iMM.^^ feftQ ;eitc»dido8< de los £ur0peo$ en algu-^ 
tkÁÁ cAfai-^ le» OMedaí ^ ecr otrss muchas. La Iin(u:eñta > U ^ 
Agaja^'Nouitka' > la;Polvoia , las Sedas » las<£orcelaius j lo^ 
;¥ai»iíjB(^j liasteitídos^ los Ixocdados » los c<^orid<^ en las.. 
Pímnms^í lot ^ áiegos AraÜGÍalcs v- ebPappl ; da¡ fcda » la tiiH ^ 
I»: i^ la5)<l:iimAabIoiy d'aii¿>acact}ficW >}£ áimfel Ael^te. do 
fdás)i(i:&gan/' tes RtJacüiUi^^ixf. £i$d Moí^.^(aenftüÜot:) lUc. 
coiDODÍcadióa délos Rí<x$ » &c. foo In veáckmes evideoce^ ! 
raeiftedeiosiCidiios. i .-.: í: ... .i . » ; { ",:•••'; :•♦ ;: 1 
t^ ;M«ce^ei)« físfl^nupiu Miapa votiítaiilüuidi Hay dcjque' 
ImI Gbui06u;ita]pool ti>auldo.aqfid£aivÍQVfiodonesí;p^ 
condado de los £uiopeos. Al coqcrario ^i habUtKÍo4fi>.^' 
t05^ W^ ihíz^'t^iiesA/iofpñcbyifi ^ que '^dmárooialgutliis de 
kis: Chinos ; yve& e^Ideoce .que $? poi: mástique han querida 
mnedaé ocraSi^.¡t[id[la<.abori qo han aceftada.£n.bteye« 
JEfOáiChuiosKabdttttbdo ta ^ue t^ny^ptafiocrjir y todo;aqi)icft 
Ub:4 que: íe^^apncu^i ,y que lian. l^tv^^d^rqlo's^'But^opeOfi^ 
Eftos: 'i hi üan^ ib veaqadfi tof|0 Jo: iqus) I íabén .; .hab^ üáo j»^ 
G0g¿idbtes do^todos los! Inventos de o^ias; iNactone$ i;x 
aim*apiiduiosá'Cicmodar algunos.) inventos de los ChÍQ¡Q$^» 
na^^ükbiáapaflká^eiMdnosí • hi\o,\ fofíaefto ;^ -Jer ía niiiija 
<Jdo(uiacl:>iaiprimiciiai;infin¿dád:[ det íaUe<iade6 >)d^ppQ|»h- 
fitpsfp Jaludi^ctonjesci : é it^faUdádte^j.qfa&ibi» oiplé»!^^ 
céel iiiatJspv^peoíehUbrdttt» acfeoca de 'tos pimpos ^ ^qnc 
ío>'toq!iroiL,Ií>ablaado de io3:C^in)Os« Soifi0 fmii^jrtíi-'. 



Vostms/o^ 3QQQ; E^ykiíok. i^ 



i. IV. EGYPCIOS. 



¡jt 



i /i 



am viles crkKoras ,yam i lo$ Ptimros^jos ». y CebbUa$^ . 
como dixo Juv^al » O S^nSfas Gentes , quitus h4c Méfiím^^ 
tmr in hortrs Numha^ tTc. fe ftmdaria «n alguna -m/fiiduó 
figmfic4CÍ4>n. CoQfirino {sx.zp.) eftepenfai&ieñtOy.cop Uíj 
ceípucíU'despia d^ Madagafcar v ^hc 9 recomifetiido poikí 
que adoraba el Giaik) , dio á« unv Europeo^^ Lor/n&find fef 
pud¡eca:ex^icar , con lo que 'Vofsio sLl^dce. rcHeaeioti6j - 
(de Idolat, libu i.) Ihc folum .¡merfuit ^fnpdSignaRoma^ 
ma , GrMuajue effent manufaSá. j£g/ptU autání eran$ Sig^^ 
na natütMia:^ 4C vh^. quédam iDeéarjum liM^eíi^:t£tú.csíi 
Idolatras eran afsi Griegos , como Egypcios. .Perp \ado-' , 
randp eftos Imágenes anímswbs j.^bancineDos d$(can|ina-> 
dos y aun en materia de Religión j que los otróa^ .fabricáis 
do ídolos* : :. . . 

* 431 Yafedircurre » que un.Penfamientotán tadünai 
fe harvia dñüzms^TDe/cMidem^d :Librejoi» Dice > qÉnPiíech -. 
EO^'V J Cebollas no /eran fymbolo Jk Deydád sAgca^^-nL^-em: 
ith havíélmas enigma., queU.qui'Jkt'SaáAg^iá ,,y ^imr^) 
Efcritmres. Ei):o.és y impone el K« á San i^güfiin; ^ que: a(s?^ 
que en E^pto& tuvo la noticia ,:que PJiacaon » jr iucomi»*, 
riva ) fe havian anegado en el ,^lu: Verme jo.^ aquellp^áe» 
por eftár ociqpados en la A^Kkülturaii^ tfe.havian- Ubeixadb * 
de perecer > adóoaroadefpocs jaqoellos lidipahos > cMt^ ^ 
oercián > como á únicos Redc»[!£o«s de fu (alúa» .£1 «que 
cfiabja plantando ÁjOs , v«^. adoró deíbuesrJos Ajwi;.y 
d^iós demás vegetables* No eftael mynerio en quc^^dí^ d^^ 
j^Papañsalgói mamotreto* <>aii0a4dmiiiMÍon «Ifieferfi-' 
tafle a San^jmftui , paÉa.efta Patráftá* c&a ^Vectáiq& te jy»«/ 
"MeáXíillfifnrajcifín. ,^ .; . :. ' ' : i:);.'-':;"^:":.!'! 

^ 431. Q¡iien dudará »qne el Ri .quedo .<¿ligad<>! > para 
queen el Libróte »feñaia({e texto de San Agafiin ? Es ywki^y 
dio pedir» Confieíla el Libróte > que en San ' Aóiftiñ éfti^ 

xi^ texn^ Mnj^ej9 m Je rA^a^haltad^^vQ^ \t páixttc.i 



vpíx .Mapa MrUí6f\XAL:y&2aCl 

ú Letor ? Pues el R. es quien , en otra parce ^ actifa al P^ 
hL porque no cieñe la Edición de S w Aguftln 3 de los Be- 
nedífttnos* Con efta refpuefta al Ayre » podrá el R. cicar á 
SUív(kj^Ínf¿ri| qualqoieríi patraña. Mas^hajT eí^ el •caíb, 
ÑoifolorBdioiá^CQxtodtf Saa^Aguftisi; 6np cj^e/campoco 
ecBaetidt&Bafta«atiofatlo que (e le pedias Supone el Vé M»' 
coa Jiivtnal y y otros ^ que los Egypcíos. adaraban las Ce* 
bollas ;peco.atimia» que San Agufttnmo ha dado el mo-** 
tbto^f'xfii^ feñálael R. Pues que< hizo efte ? Sin reípondcr; 
árlorquttlüir ic poeguaco*» cpnu por afliimpco prcd>ar » que: 
los Egypdaudocaj^^aislasíCebollas: y dz^lóú yexbs ,_ quo 
el 'P¿'KL dco de ^irí^enal > ptira lo mifoio que fe fupone. Pa-; 
ndoblar la cramoya » cica al mifmo P,^ NL y le íahida con 
efta corcefia ^ Km aíuira fu Rma. ignorancia. Vea cambien . 
d LecDt 5 como preguntado el .R« por San Aguftin y refponde^ 

**43 ;^ . Qjitíknra faberpórdonde llevarca d Látorla plu**- 
ma^ íi fe hallaire en efte «ftado. Déxémos mfolencías , que fe 
precipitan al paílb de las ignorancias* Yi no admiro » que 
fecalumnie la perfóoa'dd P. M* Pero es de ádmkar fe há;* . 
ga::dcári»9 4d Publkp^ ixui tan viíibles ímpofturas* Vud-t 
V* la pceBaiic& £ñ léáaác fdíála JSjm Agnftia d áiafj^vojí 
que d R# lé ímpoTo v paca ütigir el Qoícttido 4. del P. Mh 
KCeacrasno^ fe feñalá» para euo tciáo de San Aguftin » (^ 
padLetXNT^queail d Sanco pone femejance motívo fan-r^ 
taftico/y que esjnjuriarie » creer que pudiera ponerle. . 
Diced^B^que bavíeniio 'bufcá4p ea d.P^ :Al^m¡n > y 011^ 
los Iii4k:es Romi^iidfts^ <Á^ti de SamAgui^ ^4e la. 

Cín^l^ii/^'D/Ar 3 ná correfponden los índices. ^Eftámos. 
bicik ^BeoTjes efto ^ que havec If^ído d Qoncitíé 4myTai0 
pw Jojíren» , 

-if^i^.íjj^oobAaflce* Par^qoe» (1 d &.dtfputare alguna; 
vektoé £ii& iguales^ ;iab fe halle.xorudo,d¿ no ctcar.á3a> 
menos algún Efcricor ^le feñalaré de milericordta en don«*. 
de podrá leer fu fantafllco motivo. No podre darle gqfto 
en' Cenalarle Autor Romancifta. Pata ellos puncos hago 
eftadio parcicíular de no Uerlos» En Rufino , y Paládio {<: 
hattaiáquel msidvo ^ que dSU impuíbá San /^uQkuu Qxú^ 
!i " ble 



/ 



ble es que de alH k> comaíTe alguti Konucicífta : y que ení 
efte io ley ede el R; ií acaíb no le contento con oírlo en al*^ 
gun corrillo. Es ei^eílb en la Sfaítura ^ qae antes ^c 
Pharaon fe íumergieíle en el mar, yá crati tan Idolatras 
los£gypcIos^ conio háo fido dcfpues. lJiAívfcholMiYÍ4^^ 6 
adoración del ^pis^ ha fido ana de las malas mañas ^ qi» 
los Xfraelits»^ por ha ver vivida en JEgypoo , han contor** 
vado en la adoración de fu Besterrc, ' : <* 

435 Piodoro Sicuio feñálatres razoneSi pántél. ori^ 
gen de lá Idolatría de ios Egypcios, Primera , porque los^ 
Dfofes en la bataUa con los Titanes fe transfornuron en' 
animales^ Segunda » porque al juntaríe al principio los 
Egypcio^ contra Ais enemigós^y^pára obféryar alguti or« 
den 3 pintaban Animales en fus infignias ; y ronfegiiida la 
vidoría , fe introduxo para coa ellos la adoración* Ter* 
cera , por la utilidad, que los animales tionen en.el fervi*-^ 
ció del hombre* Mas adelante pone dos razonies , :por las 
quales fe^atílenian de comerciabas^ ^ JeQtej|aSt^ueíbL|^y 
cebollas^ Primera ^ para prorbovec lacyittaa^ de la xemplaa^^ 
^^. La fej^dá 4as masecuríoüb XHceqoc uaJKx}^ aodquif» 
fimo 9 haviendo experimentajdQ / que con facilidad íc ]\m^ 
taba la Plebe, y fe rebelaba , uso* tdeua ardid para prcvonir 
las fedícibnes,. 

Diftribuyaitado . «i «JBgypto; i/Oi: varíasl Pcoviilciías» A 
cada una te ftñcüorel coito d¿xa\ párticulatanimatl: ¿^uv« 
timó la abftinencia de nn manjar • determinado» ÍH l-tftb 
modo difcurriav .9 no íGsria fácil* CQpíjpicaffca. ;Qdo&. íiiii 
vafifallos contra laPeríbna Real^ fiendo^can i^piaeftos en 
los manjares , y tan encontrados catos cultps*i./ir fií^lh 
cuitamBrftid cujvfpimtinfiitnijfi.^ tmi. cikéí M'fktiJMtmA 
íRdéiffim •-. \ .•;.-.:".• -jj ^/ -.1 n.. .::» 

Aun en tiempo de Juvenai 5' eftaba cu fimuao jgtaáo 
aqucUil enemiftad» Efto fe evidencia en la trifte tragedia^ 
que refiere haver fucedido en fu tiempo entre dos <^udaF» 
des 9 porque lina adoraba elCrocbdiloj.'y Ikótca'ie ebeofC^ 
ba por extremo. ^u$d Numma^vieinorttinadií mícr/jm^h-^ 
CMS. San* Aguftin dice , en cabezf d^ Hermes^ que en ios 
Simulacros .fe adotaban Ips hombres celebres yá difiodcos^ 



X J4 MX»K IÑTELBCtUAE , 8CCÍ^ 

y^écU cpntigh ^ dh jEgvptít hacSoÉ^aúmmalm nm^cu^i-^ 
pí ^Cúltjitei ftr fittgma$Cimt4tis turiim aifimdf , qnf eái 
ifinfecramre vheniet^ Luis. Vives , íbbrc cftc texto , dá 
par motivo U íegmáz ra^on de Diodoro. 
« ^^6' Dixó admiraibieaieQte ¿1 P. M. que éh aquelll 
tdor^cioh atenderían á zX^fmi figni fie ación myfl'ua. En 
<|aantoiL los^ animales es corriente. En qaaotp á los Vege- 
tables fucedería lo mífmo » en cafo de que los adora(Ien« 
ERaadotaicionnoeflá fueca de duda. No tenemos pléy- 
to« ! Señalaré ;oa Autores » que afirman aquella adoración^ 
Baile Prudencio , que lo comprehendió todo. 
; Yllia Wliaai^ venéraMíur Olufinla h kortís^ 
Bojfmm f tt Cütfte J}f<ts imfoñiti nkhiJkHS ai^ 
I ..iAiliaqMC, ,; . » ^i A . . 

Yi ño es ladudafobrc filo dicen nrachos; íuio fi para 
todos, precedió una^ julfina . equivocación. : Lo! innegable 
es» que .tos Egypcids fe a)>S:enían de aquellos v^cables;. 
y que a veces jlurabát^ por ellos. lOadaíe fi de aqudlas dos> 
eoftujnbresíe^infie&eVokáo » adoracbn.r • Zenon EftoicO juf> 

:pába'|K>r |a ¡Alcaparra.. J^vT^eiiécItdes/piGM: da Ben^^^ ímique 
por. efto las ctíbutaÜen cultOi Todos faben de lo que fe 
abftfeaeu 4os Judíos. if/^.^veivRr i$kk^ii/inihi$t cUmennai 
Paréis, dixo Juvenal. Tan lexos de adorar losjudibs aqusl: 
Bruto pie maldicenL,; atzcnxi.i y alorc¿ain.i. I>0S razones 
ícñala:I^toÍGehO'> pórjaq quales fe.kbftaiíáonrosSacerdo^i 
d¿%f peo de córner cébollka Pocfue , refiere ; Di&is » cria- 
dotdelns^aiir aooger cebollas >re ahoga en un rio. D^ 
«ftofe bu(U Plntarcfao. 

V 4J7. ' La. fegúnda razón qur fe&da >..es mas vecifimiU 
t^beboUa , dice, tiene cU.iprópriedad 4c crecclr» y floro? 
cer «n Luna menguante. Además de eiio » es opueüác i^M 
pQKQi Sacerdbtal ; ^y'i jior^ne á unos excita lagrimas > y 
potros fed. SactícdoteJavi^fMtur Cmfam.% & cav^nf^ q»Í4 

/ah.hdc flántalmnmdtétefitmt vigere 1 0^ augi/cerejoiet^ 
^Cc^ ioquéUnhelb de los ífraélitas alas cebollas de Egyp^ 
€0^/p];aclNi qiieila abftinenda die aquellos vegetablesii9 
eM tanmpív,erfal; y que principalmente miraba i lOsSa-v 

«etdotes. Eftos i fegim Herodoto;^ td íiqui«ra foáim Yct^ 

- j " la 



|j|^'!i(il|t9; par(}iKjas iupOniafi iiúpvamiSacwrJdefVéri mh 

iíl^íft Ugt^mnyJl^. Pytb^otas Iritroduzo efta abftincncii 
dclis^/f«4/^ fu ECcvcliU. DiremosL 9 que: las adoraban U>$ 
Pythágoricos? . ....:> 

.4$^/ ?f^%^ii ^ ]iii;lKttii4.4^7)B]tore5 ,1 que .afírmafi la 
^ra4<3Á>iV>4^ha^t«n:(^^ Pkciíó íaber , qoi 
^eTpu^ilé loff Juctto$ 9 no hay ia Nacían ,qtie con mas fe^ 
cr eco 9 y reígi^rdo pbfejrvade fus ricos , que los Egypcíos^ 
Xéáigos fon. cancos Simulacros de Uar^ocracesy que eftá^ 
¿an calos Porcinos: dt liOjí T^oajplc»^ jLoá Griegos , y Ho^ 
OB^anos fe; inirat^aii COOIP JPcO&itQSutaJ^g^íé ^y ren . FákííH^ 
lia. INor cftai ra^oq 1^ ppdiaú p^actrair /qai^^ «ra. . lo qu^^ 
^^pcíps //Hebreos adcNraban» Afsi^pnes, ó por máliciai 
o por ignorancia ,Jí£^i<np9QÍM mil faliedades. Na'eqa la 
inqior efc/ibir ^i^e, UQiPs » y occos tenían una .miíhu Re^ 
|¡g^o«u ^ &3 lp& tiempos ado^i^ate ^oofiíad^anri táiibbien á lo s 
í^hriil^ijj^j (x>Qk 1<^ Ju4^:.Por. Uiri|iie cm^aíbpbd vquedé 
ác Apíon^i: fe conpcc.lp<|(}Q.lK>S Qencílosüa]^0mini.k>8rtíó»- 
br^os» Pecr^uíp dice;: J*éíÍ4üsJi<h , C?** ttucktHm.JSJumen 
fid$ret. Lucano cr^i\q|ic 00 ccniaQ Dios ; porqiienó ceníat 
](dolos9 Tácito '3 qu^.Y^nerabao ^1 Afno*. Juyénal , que ado^ 
J3|í)an^5Í,CijflO:ji y laí Mubcs* Nfíftf^étir.íiiKk/Ji <ir C^tí' tld^ 

>. 43P Aquel juritncoto que Man^al.pcdia i Jip. Jadió: 

^uraverpiper Anchi^l^m.^ ha bechordíiudir ios Críticos 

oa Tartos didatmpci» quf fe podran rcr en NÍon^ Mórín. 

^ftc ñora , que jn<Q9 MaPU&rito. antiquif^móf & lee't /¡v^ 

fS^yerpe per Anehaii^m ^ q Anlpíf^hmí j£fta ^Q^» dibi^iidU 

nifícaen el Idjotnji Griego > y ¿atinó ; uno' de ai|uellca[di0!s 

jJLnimalcs , cuyo cuíco acribuian los Gcncilei » comáconih- 

ca de Tácito « y Plutarco j ¿ los Judíos. ACü pedia el : Poe« 

ta¿ fu rival ^que jurafle porfuDioSy/^rüi'z^r^ f^r An^^ 

ehúfium. Én PlutAt!W.et)^>.UQa.difptttaXobre (i el cerdo 

era adorado 9 o aborrecido enere los Judíos. Y catnbicti 

allí fe refiere la tmpoftura de que adoraban al Afno. De 

ello (e figue , que los Genciles > por no faber los mylleriDS 

4e ios Judíos 9 y los ricos de los Egypcios ; y por obfcr- 

%0m.l¡^ R var. 






f5¿ ,MAJ1lvh^EtÉ¿'ruAt| «h^ '^ 

*.jiiraban(.poc é\ y etcribiéroa mil ¿sUfedadeá í hUcíetiáp círeer al 
yulgo > qme tenían por objeto de Religión ^ lo mrfmo ^ue 
jiquella^ dó$ Naciones abominaban. DeípMs fe itie copian^- 
¿o la equivocación. 

¿ 440 í : .Qjjecte ji pucí v^e^utadb i^ue los Egypciós ^e- 
n^rabaftlosAiüaulcSyjíifM>r{uati^ Cíceíonfí iffiqui 
irrideniuryEgjppj, ^nmlUm.íellÚAm 5 nifiot: iatí^ÚMfn ntí^ 
liwem cef^jecr^verutft. Ya- porque creían la* Tranfm^ra- 
cioa de ks almas k los cuerpos de los animales. Ya porque 
cre^n^ que j^eniáfi alma ;y q^ej co^ 1^ Racional ^ era pár^ 
t^id^iÁgcandc; Alip^'d Divlnidaa ' £n Móii& Bahier ; Aeá^ . 
¿cinií^o dé léx:lnfmpci$nts , A; halbiá todo muy por ekten^ 
fo; Pero tx>n massac^Iion en los qúatró tomos del Edípo 
]ig}i^£iaúe) ¿ÉL P;Kircher, íEftosfófl los ffK«tívos périjue fe. 
ador;i la Vacaen^el Oriente: el£le£íinte^ y en erpecial el! 
^;2jc^ c)¿n jlam-iy en Mtas^añeái Loitilmiore íHci^de U 
didoraclonjáériótros anlmaic^s j aufí^ iiem'pi^eli&tSá i^zcla^i- 
4<> mucho de fábi^o £n ^rckií á los f^ ^' 

Por toqüemirailosVégetabfcsioíedebtecrc^ que. 

il0haviaadoracion^4le Puerros , iAjps ^ y Cebollas ^ fino 

utla rig4rpfaabílinencia', y aun abomínáicion; : ó que^ A 

Jiáviáalgaítí^ukaXe kstrlbuuba^or^^^ terciara razón' fe^ 

ñalada pata el cuitó de los Animales, ^fsi fe compoiie > qüc 

loi Egypctestenijái^^fehce alguñ re^p^ó ^ e m/fiícM fig-^ 

#fjfr4a>/? ( y que con todo dfo £te(^ Idolattas ; pues el 

.objeto de a(^üdre^>ei9x>^tai<ij^co^^;e^ él verdadero Diós^ 

^o uaPü^sdmaginfdo ásíÍxx fainlitfiá. I9ó & le$ defiende d^ 

Jtjai<bdktt¿as<y dt ^ Batbaildad i^irnterk de Religión ; fin6, 

^ la barbdu:idíid<.en el feíKtido de l^^di^üúC í>i óttó modo^ 

-ipasBarbárosíerianlos^legos^ y Romanos ^ cuyos Dior 

fes > como dixo Horacio ;fe fabricaban á> un tiaúíér. ' 

Ckmfaber , ¡ncertus fcammum , fAmetM 



r •. ? , '. t-'''!í ' 



;v .^ ... . ■ 



Disfcysso . XXXI. -EcYP'cíos. «157 

Vt .» V>v-.'. *4'5> ;. ■. --■• : o! •-• -.Oj oi 1.'. -1i .-•'•. -.i 

' 4^: Tapeque el P.JMif pa hizo cafo dfi Us in^fas 

JL-¿ti /¿I I}il»rpt6«;j$jeitc4^fin)iqittttQr;4uAh^^ 
ea el í^cidoi del VidgQ ; porque hayí- texops en la Eíoüca^ 
ra para efto : 7 porqae él,P« M. y. ú Po&or Martioez uTüe 
toa de la ^oz Bi^rhj^fs. Ap^did » :qoc cambien l yo llamé 
^4Eri^m ¿Jq§ de S¡aii»> CP^ldi Aprobación que díii la //«r^ 
tídcféfl^/élog^V^^l^tW^ aorfiíftcódcrt lftVí»-jftí/'^ír^t>j 
¿nteniier la^ Efcrt pa(!a, por¿ lasiCotKordaticíató Bti tdda 1 li 
¿íccitafano fe halla lavoe B$rhkro^^ 'e>i elieneído qae.ía 
gplica j^Yulgo a J9S de Naciotteu remofa? ; y qtie ii|ipagA 
ó^el Thearro ^ com» $rrpr, Lonfiiroip fe 4cbe;^0Qeitdcr de 
ia ^licaciotí » .qaeJLaipufo el R^ a los qqf i^raroi) de^aquef 
ÍU voz. ^.Jp^q^e ^>at;a.íi^l Jl^ xJemjKJarí^yflw lU f P^díír^ 
Mr# , no ííicneorra ip licacípn q^e U w%ír¿.; , j i^). ^ i- 1 
, Ijii.^. Efta vo\ §arb4U , :d(eld5 tfupviric^p^io > iiie; íccir 
bieíicío hafta ql^^o figQÍñcaciQPjC^» No me: decengo. ch 
la ÍE-^mólogia* Lc^n A5ri.(;aQp ^j y¿: 4i?? ^ qjic fe Orígi^ia de 

í jr Mr . , que, jGgpig€3o<Í£/S{'^í^* Ií^fciíNí«P« llaij^iw» 
)^arhá^rús i podps los qií^.nc^ Jwblaípají ^^líTojiiaiGfiflgí}, 
y pt^as vf ees a Ips que le hablaban naaV . No , ppt icífo lers 
tenían l^eftos por.R«//^J!. Splp Uamaban J?jr¿^//i5¥a-i.J|ja 
locucíoqr 9 en laquaí entrub^iji Y9^9l?§ > qu^.^P S^^"^ ^rriega^ 
,aque'(e pronun^í^^n p^l :y#l;V9gíbÉ^j?jf;9tigo foUafi?ki^ 
hi'Bi&íarclexis, Efta príiiipi(a: acepción d^j.la voz 94^k4rh 
Jcomo era rerpe&iva^ cada ^ac[pn ia utat^i hablatido>de 
,otrá Extranjera. Hcrqdotp efta cl^ro. jS^ptij fiutem Ba!>- 
bárbs omncs vocant , ^/ir/ jf^;? iff/irum Ungua loj^untur. . 
^ 443. Los HeJ:>reos én el r^ifmp , feptidp ,lU)iiaban 5<fH 
^¿rí?^ a los Egypdos. Dmusjofiab^ de Pft¿0lff BarhJfrP'^ pa- 
blando la Éícricura dcjofeph, quando^eftaba.en Egypj- 
to 9 dice de el : Ungtsam ^uam non t^gverat ^ aridtvitA Nq 
fe íigñiHcan a^ui los Egypcios como Rudos \ ^ptes de . U 

R 2 El* 



^,^9 .; MapaIntelectüal, SaíJ 

lEfcricura confta lo contrario : Erttdims ejt Mé^fes $mm 

Sapientia jEg^fticruni. £1 origbal Hebreo de la voz Bar^^ 

Íar0, ts Lohiz , cuyz raíz es ¿4¿i^* El íignífícado de eftc 

verbo ^ fegun Pagnino , y otros , es » h^ui lingua áíia^ qué 

mPufitUnluá S4n3éu Afsi » pues \ ^aeúliío pcríphraaei Ja 

jcxpréfsion ,. drf^fkU BarÍMf^^ ¿ciMt modo ^ De Pofmh 

fiurhkri hfuiMiii ^itPabld comprehéndio en breve todo 

io^áicho^Siegp^ií^dinfvifSMiim VMs^eré eicuihquéri 

SáfiarMf 5 & qui íoqvitífrmiM ^ i^i'amt. - * 

• 444 ' Los 'Romanos^ 9 Mótiois de ^tos Griegos; Úamabaií 

<n elmifmo fentido^fi^Atfrtf/yálo^ que ncí eran Gr^ 

f os^ y ó Romanos. Eftáfi^ Wí&í» los libros^ de exempliresi 

Virgilio uBáirkérMi Í94tfigtt€f^ Aqal ,'Af^n Cerda ^ fe ctt^ 

tienden Galos , y Germanos. Féhti mirdttír Ofirim tdr^ 

hsKM , de Tibalo : Y Barhara Pjramditm , de Marcial , mi-^ 

tan a lo^ Egypcios ; fin que i eftos tiívieflcn los Romano^ 

por ^i^A Óvidi^i énelPoirtopalTábápor l'srharozmxtXéi 

Getias i y iéítos:por Sarbafos ^ aonque'yá en otra accepctoni 

para con Ovidio* BarhárHi hit eg^/km^ qmé nóh imeíligér, 

élfh Fibalmcace , %ñiíiéaba Bdrharc ^ en ftt primer origen^ 

4o que hoy fignificí , ehtiré nófotros , la vró Extrangere. 

-'■ 445 Deípúcs pafso la mí Ana voa i íjgnificar i aque-* 

líos qiie 3 ó no tcHjan toda la cultura j y IVrficia ; 6 cuyai( 

^'wftambrer^y Tólitlta', tío ie^jcotaiodaban: con los que le$ 

Hamabiaii^ fi^r^^rp/. También efta* Bartarie era ré^>edí« 

va. Al mi(h}oqfieteniaá otro por Batíárü , le jpagá}:». cí?» 

•íein la" mifrtia moneda. Lo que fe díxodél tdíoUu\^ de 

«la Piliuca , fe debe entender también de la ReHghn; - Afsf, 

rc«, es la tcfc-erá acüepcioo áe U voz íirf^ii r< ^ ^uañÜo 
miraban como bárbaros , los qué eran de Religión muy 
'diferente; 6 los que' ádmitiañ en -el la algunas ínhuinanj- 
•dades. La ultíitia íighificacion es la- mas wlfa ^ ridicula yf 
defprecfáWe , porque es'la nus vulgar. Entiende el Vulgo 
•jk)r B^nhéY&s'^^ feo foloi^los que ion de Idioma'» Pólitic^j 
"Y A dígíon ' difttcnces ; lino también ¿ los ^ que , pót fcr de 
•TlEüfes rfem^tos /además de lo dicho , confidcra qúcToíi de 
'Xachftalidad diferente ; o que mas fe acercan a los /brutos^ 
' que a los HomtH'es c» las prendas iutcleáiualés* • - ^ 



■> ; . 



DirsdüRso X30tl;; EsarpcMs. /t:j^ . 

r' 44¿ Eti efta faifa unificación nunca hablo JaEfcmifr^ 
ra : nunca han hablado los Difcretos de otras Naciones* 
Ñi tatnpQCO hablp en efte fencido el P. M. y el Doélox 
JbíartineZé En lo que hay de original Hebreo , ó Chaldeo 
enlaJEfcriturá» ibla.uaa.yex íe haila la tozX^^^^ , que y^ 
iqu^do explicada enxl fencido ^ que fe Terció por B^^rkar^^ 
]Lo3 jotiros t^cos 9 en jque fe halla la voz bar hato , folo fe bar 
ílaní en el JCe^eo Griego. Afsl^.pues, como, ya /vimo$. en 
San Pablo , fe debe encender , como la encendían Iqs Grie- 
gos » 6 por Idioma diíerence i 6 quando. mas j en las eres 
acepciones priqaeras* ^ , _ 

Tan diftañces vivían los Griegos de tener poi hom- 
bres de divería racionalidad á los que llamaban Barbares; 
'ique.confeirabañ» que los Barbaros eran los Originales de 
ias Ciencias : Phih/ofhiam é BarbarUJnitiáJi^pfiJp^ 
riqui 4«/Ar^4/r/ ^ dIxo.Lafirck>. Tacianp como por.a(fíux>pr 
,to (HTobar^'efto. CapaíSb.» en faHiíbria dQÍaPhilofo$a* 
emplea codo fií libró z. Ge Pbib/ophia Barjf^rica ^ejupfuc 
^3is^ J^c^ Clemencft Alex^mdrino : lUn falius Pbilofafhi^ty 
fed etiam^omniMmferi JrtÍMim^^gíbzn/fier^inv^aí^esu 
•Con jufticíaif impugiiáti en Eftrabdn >los qiie qucríáia dir 
.iridie CQ¡do> jd iáttido en Griegpf y. Bsrkarfis.i aconfojan^ 
4o k Akxandoo^ qucá eílos 4^8 cuvieá^i por enemigos^ t |r 
foto por amigos áaquellosir La divifion.fedebia hacer en. 
Mft^no^ , y en Adf/ilas. Héc virtute ac matitiá dmdu Cem^ 
flurei 4nm Grecos maUf tffi x^ Barbaros urbanas , fimt^ 
4nd0s , Oí Atianos iRQma$iosettam ,j^ Cartbapnen/¿s Kéjr, 
publicas permirifici admimflramus^ Veanfe a4ui a ios Rx>- 
níanes repúcados ^t Barbares ;. y admirados (^or^Polici-? 
ipo$ ^Doáos, y Buenos» •:. 

. : 447 Si el K. cuvieíle efto prefence > omiriria acinac 
columbres, yiridicda^s, ya pervorfas de vacias Nacio^ 
nes«. Lo ridicalo folo ferá pata los que no }d'. uáan«>;Lfik 
perverfo »piocsderá.de los errores en matecia de Religión» 
£ftos no han. íido menores .enere los Griegos , y Romarloss 
y::acafo havran excedido- eftos.én los vicios. Si yo c&ít^ 
vieilb d^ efpacio , pondría ocras coCkuínbreSjj^ leyes adour 
.cabl^».que inviÁUblmiiieace' qbfervaii 42^ qúcUasvNatxq-; 



Í6q MaFA TlíTELECtUAX, ^/ ' 

-ttcs , que aci rcpura el Valgo por laí mas Barbarás. Q^e 
allcncado > que en el íentído en que el Vulgo apifíca lavoK 
Bar taro ; loío el Baríara Vulgo la aplica. Yá renemos 
otra acccpcion de la voz BMrtaro\ que nó fe ha pueftcú 
Eftaves , quando algunos hablan , y leen el idioma naci^ 
iro 9 como fi fueíle exótico : y entiáiden lo que leen ^ dxA 
mifmo modo que hablan. De efte genero de Bmrharos ,.hay 
abundancia en las Corres mas Raciónales ^ Políticas > y^ 
iCuitas.' 

i. VL AMERICANOS- 

•448 T^Ixo el ?• M. hablando de la America, (iT.ai.JI 
1 J lo mifmo , qoe díxo de otra qualquiera 
-Nación* Para íigniíicar que no creía la vulgaridad de los 
'ijne afirman^ que los ingenios. de. los. Criollos amanecen 
ñas temprano , y anochecen mas prefto , pufo cftarclaufc^ 
la : Lú que añaden etrot , qué aqueiUt ingenios , ajú^tcim 
smánecen mas temfrane , también fe anochecéis mas frefic^^ 
NO SEJ^UE,ESTJífUir/FICAD(h Tenga cuidado el 
Letor con la qne aqui va poefto con letras iirerfales , paca 
^£iber > qúé^ es lo que fe trunca del Theatro ,< parareprcleif- 
tar la fantaltíca tramoya de que fe impugna* £n ei Diii- 
curfo 6. del Tomo 4^ tomo el P. M. por alfíimpto defender a 
los Efpañeles Americanos , contra las vulgaridades pernír» 
•joíás. Havrá radonal alguno , que diga hay conttadi¿r 
-cion en efto ? Pero es cierto que fe dixo. > 

I ^p Para hacer el %•< lugar a una Digrefiien nlé\i.Te^ 
mo ; en la qual pudiere decir mil cofas de la. America , iiso 
¿e las que ácoftumbra. Pingé enormemente , que el P. M* 
afirma 1$ contrarié en el 4. Tomo , a lo cpie dexaba aíTeti*- 
tado en el 2. Sentb , dice el R« el qjie aqueües Ingenios , nfsi 
seme amanecien mas temprano ^ también anochecen masfref^ 
Jf^. Todo lo que en efte numero antecedente pufe con le«*^ 
-tras mayufculas , fe oiiiltió del todo > para hacer lugar á \u 
ilegalidad , que es el.todo deLibfejos > y Librotes. Havrá 
fácicciaapav^ qoa^fe vea imprtífib , que «1 P# }¡^/éMt¡^ aquor 



fiísfcüKSó XXXI. Ameiícíamos* i6í 

llo^dtteqvialdice> ff^ si ^aee/íi jitjíi^'cadol^xi cftáa 
^nttaátC€Í9t]€§ de entendimiento , a filias iiitélígcticíaá 
^ las voces ) £s efto copiar lias claufulas del Theacro pafá 
-impugnarlas i 6 éskvanraf primero im falfírslmo reAimonid 
•Al Theacro , para calumniar dcfpues á fu Autor i Es lo qu¿ 
0\ Lj^cor fdnt^nciafo, bolo digo , qtre el R. dke aqui j co« 
moen otras partes iquanto- fe- le vino á la le«gaa , ení déf« 
quice dé lo poco > que fe le ocurría al entendinucbtOi £íl:e 
«s d cataéHer del Viilg<>, . ^ 

450 Poeft* yi en la Dígrefshn úl ^.Tútno , es prc- 
cifo que el Letor p^ííe los ojos por aqitel Difcurfo de losi 
^tntincdf^s^ DkéaHi el ;P'. -M. que ni ea aquellos' Pal fea 
«manecen lo^ ingenié^' nna^ temprano' ^ <ái fe márehitaá 
máspreUo^ ^na , y otíraraHrmativii j es uná>yotrk vúlgarí 
ridad, Par^dcÍGubf ir el origen de la prrrííi;:ra , advierte^ 
^ue eLfer mas agudos , y avhkdos los Criollos en la corta 
¿dad 9 no time conexión con elCliina; (iñocon el cuida^ 
do ,c|Ciehay depofKX'corvánticipaeíon-bs niños ^ a&i a 14 
¿fcuelu^i á>mo al EfUidiOé £1 origen de la (egunda no 
puede d^fcubcif fé 1 (ín* hacer utm Apología por los Am^ri'^ 
cános« ConJiiílií&iiDa<7azon la hizo alli el P. M. £s cohf-« 
«ancev^rt^ta^idoladilWibucion de los premios, fe mat^ 
chicará la temprana aplicación a las LetraSv £n i»of^trapo-« 
¿cioade efto-i dío^r P. M« noticia de algunos Peífonages 
Wluaiericanosí^rcayo Ingenio , Erudición , y-P^tideñcia ft 
Ihui manienido^ cabales , en edad baftatitemente ádelán^ 
oda. / V 

< 451 Para defender etB. la primera Vulgaridad , die^» 
4q[u&:!baeftado^ila Am¿FÍcjü i y que experimened to corh^ 
«ario. Quenbhaeftadoállá' el P. M^-y qoelafsí^folo ¿(^ 
«ritNiti «¿erOÍdas.» TámpOc^ l&e éftado yó; eri k AmériC£\ 
9^Q 9 f^^ui loíqáe ti K. imprimió en fus^ Lk>ráchdd ^ tí^ 
crédito met%ce el P«^M«auiVoüaridoefcrÍbe de eidás ^ q<lt 
clR^iqumdoífaibkt "Como't^tgo d6 vfllar. Sabe d P« M; 
^nojor a quien debe óir ^pari^feribír algnria erpecie rqüe 
foáti átícextác álK. €á, !é;quc tknfe prefente. Lo qtíe A 
*.XU di)|:Oc,to fabe, poíqiwf4<5 bailó en los^ Autores j y porJ* 
4}ae acaib^ lo J^Ká tambita-é^o ák» 4^. han^paílad* 

vj R4 por 



\'6£ , Mapa Intelj^ctjjal , Scá\: 

por aquellaterafpi'áAa aplicación á los Eíhídio?,,^ D^'^^el 
^, haya yifto lo coptxarío , noáíóbaftái.ahoía algún. teftfc- 
go ;y es difícil le feñaíe , de que entendió lo miíino , qu€^ té^^ 
nía: á la vlfta. Eftc juicio fq infiere evidentemente d^ el nioH- 
¿o conque vio el Theatro. Afsi , pues , quando el R. hablar- 
re con el Vulgo ^fua narre í \Ji}Jfes , qu^ fineufle geri^ 
0úrum npof X o rufeta (ola eJI y conaq argüía Ay áz, , n 

1 ■ 45 ^ . íQS.^ crédito merecerá el R¿ en cofas de la Amerícái 
quando en las que todos tenemos prefentes , le heoiQs viíla 
tan halucinado, confufo, y contradi aorio? Hic RhoUus*^ hU 
faltus , fe dixo ¿n Proverbio : originado de lo que ÍEfopo 
Imaginó dé un jadanciofo. Decía- e|le^ qi^e^aandó haviadt^ 
ú4.o en Rhodaj;, havia dadp^uo fafto tanxii^ornníe, que niiH 
gun otro .hombre le havi^ igualado* Para efto ^iieaba ccítír 
gos qué no havia. Uno de los circundantes cortó la ja<Sancfii 
.¡deefté modo. No ñecefsitámos de Rhodas , ni Ai Teftigo^s 
ultramarinos , para» expf ríraenpap tus . habilidades*', Supcni 
i!^za(imefih:'Rhi>das. Veamos efla,prodigipÍa habilidad eti 
faltar í aqui éftá. también el Eftadiíj. Htcik¡3QdMi]\ l^h/alíui^ 
Según lo que el R. amontonó de vulgaridades , ócra ÜW¿^« 
W/ri/ 9 quando eftaba en la America 9 aunque no és Amerí-^ 
cano; ó es SaUci-atrks en Efpaña/ quando quiera faltar.tanl^ 
bien en el Theatro. . ' . > 

■ y'] 453 ' Para dejprimir c\ R, laawtWdad As Tavecnierü 
-enmztQXí2L¿^E/heraJ4aj ,pone «n el Librpte csfte bocaí^? 
ilillo contra los Nlercaderes. Cada día fC: ri0no^t efi^ ca^ 
/opraSiicoennue/lrci Mercaderes^ que faffank la Jme^ 
rica^ éfueenfacandolos de la^ géneros en que {e empil^aft^ 
qura¡i no fahen. vi aun la tierra que :p¡fan^ Mwlio^ásícit-^ 
cfto. 'Mejor íuiclo tienen hecho los. Sabios de . lq$ Mércii^ 
4ercs nueftros , qué paÚan á la Ame^ica^ ISl ^ iLal 'quieii> 
íabei; con que incumbencia pafsó á. la Ametica^^eíRv Lo 
^e hace al aífumpto es ^qué 4e fus ^fcríto$x^i|ña , qlte 
/ip pudo palTar con empleo de íxtt^s: j¿4^c^ fi » fegua 
jTu Critica^ pueden, havéreftjKÍio^7^lgRn9s^ America» 

^fiíiqu^üí^\ictni;:aunía tierra q^^fy^^^.^ ^u¿ .árgumen^ 

xófe tomarar4<^4a.eftañgiíiík R.^en l^í* ;A paterk»^ - para que 
i?P5 .qjjukw f^r/wdír/.yulgaríá*^^^^ de.>prQbai:rft 



Disoünso XXXI. AMíRXCAWbs* >iiÍ57 

4&)ma & (w\c decir , ^ae U America íuvia éftado' en 1k 

xompreh0&líon del Ki ' 

i\ 454 Opone el Libróte » que en ladif^utaprerenteino 

•tienen voto los €{ue han nacido en la America , pocque^fon 

;apaf^ioriados. ,Cjtca dófpues á Valdeccbro v que alirma , que 

á lp¿ Amcrioinos, ^les ai^panece tempríwo eLufo de la tíh 

20n. £í):p.e$ querer » que íi^oteopien . los . roos en la cauí^ 

'^confundir el cfédo ^ qu^e^ kjnppná , con> la cauía que fe 

xliTputa. tos qac de Europa- pa(lan a la America a buícac 

ibcciíaa , a coila de los iofortunios de los Naturales , foa 

los mifiiips qae , p<wr h4vcr ¡ncroducido la^ vulgaridad , fe 

notan eri eÍTheátro; quando no de maliciofos , por la 

m^nps'de inadvertido^. Afsí »p^ds j tí», pn^ciío oír á muchos. 

Pero el Juez , ni debe fcr de unos , ni de otros» La caufa ppr^ 

i^üe en la America fe anticipa el ufo de la razón , no tiene, 

^conexión con el Qima i es la mítoa i que exilie en £uropa.* 

^ , Se obf^rva , que tos Niños criados en los Lu^és por 

faloíosj ya por la temprana aplicación al cftuiio , ya pot 

tt\ ixuiypr comercio cpn otros , ion por lo r^ular ^ ó pa^cs 

"¿eó mas agudos > que los niños criados en Aldeas , íin tan^ 

ta*. educación. Diremos , que los Lugares grandes tiene» • 

iqiejor Qtma para las Letras , y prendas Inteleduaks , qi^ 

las Aldeas ? Mas. Én donde las L$;ti:as eftán : mas florecíeo^ 

.tes , cada dia falen Efaitorels en la edad de 12* ij* i8« 

y 20« anos; y aun- algunos de 7. Hafta de eitbíe hizo yá 

JBibfíotheca. Juan Ketiekero juntó muchos en fu Biblias 

'í/jex:a tir^ietítorum pf^cocium. Dirafe » acafo » que depende 

Ácj^íít \ 6:d^li9tro Clima , el .que hayamasi o menos JüTahi 

tores témplanos ? No pprcWrto» ';, 



• « * 



• 455 üí^wcngafc el Xctor de paciencia faia kií 
. t Ir una de la^ muchas ifld^ftuaw horréndaUij 
^1 R«/Dice , qué Donjuán Antonio 4e Ahornada , MeiU^ 
cano , en el Mernorial , que ^ con titilo de Repre/estachm 
/V/iV/f a-/¿¿4r/ > prtfei^o ,ánaQftKO:Rcy/^ que Dios guard^ 



%64 MAfAÍtSTEhiCtJJAt, écCv 

jin dbíeáiá de . fus CMí^^r iotas ios Americanos p torítt^ 
la friftanáa , y decadencia de los Ingenios ; fin accibüie 
^ujuella ¿ lateoiprana aplicación; y coloreando efta con 
U falta de premio ; porfae no/é le arenajfe el f rey eñe 4n 
ríjMf , enunata. Coa la mifma fatisfaccion concluye el iU 
.^ue los^míTmos ingenips^ de 4a America » aun cenjer inte^ 
%fi£kíÍQs ^MffAas^ ce fas lasfofeMn '^m<k innegables. Es haftá 
nionde .pueda llegar^ la ca^amnlá ; en efpecíal por lo que 
-núra-á la decadencia. ^ No folo fe les impone á los America^ 
•nos efte defe&o i fino que cambien fé nos quiere imponer á 
Jos qué vivimos díftaates ^ qué coii6e(Ian aquel deíedo los 
«^merkanoa; ' < 

. 456 lUflexiooe.et L#t0^ien U ctaíTa halúcinacioii dd 
•ajrgMmcoto^.. Si 4o$ Americanos fuponeh cómo inneg^le 
ja dccadeiicia de /os íiígenies , á que fin vino a Eipaña 
quien bscieife repreíepcacion , y suplica a fu Mageftad ^ pa** 
^aque 9 en la diítribocimí de los Empleo^ ^-íc mí.afetv co«> 
tQO acreedores los Naturales i Poca tuerza hiciera •» que ttt 
«Americanp^dke^ lo quc^ üngio el R* También un Efpanol 
ít coafoi«m6 con. el difamen de un Judio , contra el credt^ 
t!Q^y trato de los £¡fp;moles«> M cafo es > que- el Manijiijh^ 
^1^ je expone , ^ei un Ma9ÍÍ$efio convinentc de lo que <l 
Jf.M^dixocAfnTheatro» - • 

.1 457 • Veaitictó lo que dice Ahumada i y deTpue^Cen^ 
tenciari xILe(or« En el tv zou pone eíte título : RejMn^ 
de/e i #i^iri ohjeciúues. riiücnjas , íjae fer ¡o^enemiges de hs 
JhdiéfUis /e kat£n^ Entre eftas ridicklas objeciones pone 
H Readmita \, coa qu^fe le^ arguye^ pata tio atendetlosi^ 
y en vifta de efto, fe asguyo -contrar el Theatiíí> , -quo% 
íupooen los xnífmos Americanos como innegable i Que^ 
xaie el diclio Apologifta de los Mexicanos , ^ne la ajtnta 
fagaciuad de jus tmníes^maifninb'vafias trazas ydij futan'» 
do primero fu idoneidad ^teniendeles apenas fer dignes del 
tmUti^^de ;Radeniaieii: y~re^<itlb¿ádii^<^Alíu¿adaC#onF» 
Mt el ThcatfO' hVw^itaistp^ en *dia^ qu^xál : Jun per /«- 
fáf^iA dÁMr^n^sJlcrhan juzgaste ¿ f^ie per btavei^alU nd^ 
e¿le^ ¥ hay valor patia citai al que afsl íe qnexa % para 
SeitíSin§m Qon^^ ¡Aipifms^ «alfiaiiií» de ^ue'é&quesi'k^ f, 

4} * fe** 



Dmevuso XXXL A»A&ioÁ]6os. <zéf 

ioikiu el remedio ? Qi¿ ik;gaUcUdes no fe deten (bfpcJ 
^har rquáodo hay atrevimiento para querer imponer afsi 
á los Le(ore$ > de q.ae íe impugna el Theatro Critico! 

458 Note el Letoc aqméUas palabras yUnÜHdohi dfim 
ñas por dignos dil n^mkrt de Racionales ; y cot^)clsíS con lo 
jque el R< dixo al pirinicipio dé efte DHcurfo ; que £empre 

2ue fe Uamaba.B^rbara alguna Nación., fe entendía , pot 
irá de cultura $ y aplicación. Es falca de culturaj /oh por 
haver alli naóUo i No pudo fubfilhV mucho la inúpoftura 
de que los Americanos eran » como fe dice vulgarmente^ 
incapi^fes fie QrdeefiSk. Ya no tenian cara , para dudar ñ^ 
quiera 3 J6» ^P^a , y fycophantas, de qof los Am<;ricá?* 
nos eran tan capaces para todo , CO01O otro quálquíera 
ínrópco. Afsi, pues, fe quexa Ahurtaada , que dífcurríe* 
ron nueva calumnia. Fingieron , quchafta los 30^ años d« 
fdfid eran agudos ; pero qtíi defde alli en adelante fe les 
ihaitcaftf^ui^ndo la raciodalidadi Y ib cica al que^de efto 
ic q»«a# contra el theatro? 

4S 9 ^^ ^^ refponde el Mexicano , es to que retpon^ 
dier^ qualquiera f uropeó. Sia$ Meeanata^ non deeraat^ 
FlétfCf 9 Adarces. Aqúi fe. confunde 1^ de<;adencia de ki 
Juiterae^r4 9 jQoa 4a decadencia de la Racionalidad. Qgieq 
4uda que > -fi fe coíta la proteoücioñ de los Eftudios , ha- 
WÍ¿?c»dcncia <n la Literatura ? Quien podrá negar , que 
faltándola diftribucion de los premios, es neceflario qua 
ie córtela profecucion de los Efiudios ? Aqui vera el R¿ 
como Ahumvl^ j aunque no expreílamente , implicitamenr^ 
ce ^tribuy^ la psxdancía de los Ingenios a la temprana 
aplicación,, Haftael tiempo de los 36. años, dice, >r4^4- 
jan costbonra , J empsm pero llegando i el totalmante^ def* 
ifperandel premie. Pero añade , de los fue viven con algu^ 
na tfpetAnzA , i que tienen empleos de Letras ^ no fe verifi^ 
cari tal propoficign» No hallarán tropiezo > en admitir Iqg 
Americanos , que foa muy ingeniofoscn la infancia. Por 
ultimo, aunque fea error común, bafta para el elogio. 
Ni el P. M, huvicra hecho fu Apología por ellos , con», 
efte elogio no fueflc la mayor ealunmia , feguii lo que^% 

^^^^ & 



• - ■ "■II..- 

. litíios pcmiciofa.fw^ lavu^ricúd de creerlos baiM 
batos ea la juventud ; e ingeniofos en la edad varontl^ 
pues ya no fe fingía eftorvo para los Premios» Ptro líforw 
}earles » que fon ingeniofos en la juventud ; para imponer-» 
íes dc^ues , que ferán incapaces en la edad varonil ^ es a(^ 
tucia» de la quaiíe quexo Almmada ^y contra la qual fe dx^ 
rigió.ei Difcurfp del Theatro, Finalmente. Si para ímpug^. 
i}ar al P. M« en lo. que dice > han de echar mano fus Impug^ 
nances del Efcritor ^ que no foto dice lo mifmo , fino que. 
cambien lo prueba con un Maaiíiefto erudito ; y fe que^ 
a^a 9 ya de la peraíciofidad del vulgar diftankn ^ yádc lo£ 
que procuran promoverle ; podrán cQmprofafar dd mifm<y 
(nodo el Alcorán^ con laEfcritura» 
^ 4Í0 Porque el P. M. pufo ^gunos exeraplares re- 
luientes de varios Americanos y que no han padecido Je¿a^ 
4£nci4\i todo fe opone el R« Dice, que folo fon'14. y 
que eítos fon ¡en corto numero. Eftapi^cede'deqüeeUK». 
no leyó , que aquellos fuleros ir^^ eran €/c^¡^idof 0mfe^^ 
tíhnesyjii awá 9ntte cínunaus de Crhtl^ SéxagcHavtof^ 
tealb en el n, 14» de aquel Difcutfo, Híftorfa particular 
fe necefslcaba para ponaos todos. * $pIo de aquellos i eu*^ 
y^as prendas les haceii también fetyreíalientes > y*^ wyK^ 
^^cl,y noticia Individual ocurrió por ¿ntónoes á la- me*'» 
moria del P.M. fe dio noticia en el Theátrd, AdnMáfé el 
K» que fe omitidíen dos Cavalleros Efpañóles Am^rica^: 
pos. En la Defenfa de las Mugeres notó de ipoleftía ¿ qne: 
iñ puíieílen muQhos exempl^res. Aq^i noca'dk «mil^iQñ el 
no hiiver puefia muchos. Feltz 'impu|natior ^^ q^ i^iene. 
que oppner defcuidos á qualquiera extremo.^ Na fc^o 
omitió dos 9 fino también 2]^. pues es impofsiblé ponerlos, 
todos. -• 

461 Creo que han fido mas bien librados- los qpe fe 
omitieron 2 pues felil^aron de las nulidades , que el R*- 
quifo poner i los que fe elogiarpn. Dice , que los que (e 
han puedo no prueban , porque fe confidetan tranfflanta^, 
dos en Europa. De los ómitidos^aíirmf ,que ^ hallan en efia 
Qúrte. Conque , (i aquellos no prueban cofa ; metxps prp-?^; 
batían eítos ^ fe luu U Lógica del R« La verdad c$ , qiñ 

. . alsi 



Discuniso XXXI. Amihícamos. tCy 

zfsi d corto numero de los qiie.fe han puefto > como U iti-^ 
finidad délos que fe han oíahldo » .cofofirtteban todo el 
aíTumptodelP.M. La patraña con que quiere perfuadit. 
d R. que ios £fpañ<4es Americanos , i quienes con juftí- 
<lía elogió el Theacro ^ no prueban el aífiímpto 9 es ,- por lo* 
que toca i la efpecíe j la mayor de las patrañas ; y por lo 
que mira á la ilación ^ el mas iafulfo de los raciocinios» 

* Dice > o creyó ^ que de los Europeos y que moran en la 
Isla de Santo Thoraas , raro es el que palla de 50* años de: 
▼Ida; pero que (i en día entra un muchacho » nada ere fa en. 
ta ^Jlatura. Y afírma y que los Efpañoles Americanos di« 
chos tienen aquéllas prendas , porque fe han criado .por 
acá. Que Ids Europeos vivan mas ^ ó menos en aquelljt 
Isla , es vcrofimil ; que nada crefce en la efi atura y puefto 
en ella un muchaí^ho , esa quanto puede Il^ar la creduli-. 
dad. Con 300. muchachos ^que le trafplantaílen i la Islas 
prefto tendríamos una'Isla de Pygmeos. No obftante > con* 
cedo la fábula , que Monf* Dappet ¿ y fu abreviador MonC 
ta Crofx , refieren de la Isla de Santo Thome ; íi bien el R« 
no citó Autor. Lo que de ella fe infiere es » que la deca^ 
éendadela rachnalidad^ con mas fundamento feverifioi 
dclR. 

• 461 'Por mis inclemente que fea un Clima ^ fiempre 
es mas'bén^no ^ para los que nacen debaxode el ; que para 
Jos EUrangeros , que paíUii ¿ experimentarle* Efto fe prue-* 
ba con el Clima de la Isla aleada* En ella padecen los 
Europeos decadencia fenfible ^ aisi en la vida , como en la 
efiatura : y no la padecen tanto los naturales* Eftos , fe- 
gun los Autores dichos , crefcen ; y fuelen padar de 190» 
años : y los Europeos rara ve2 llegan a vivir 50* Conque^ 
fi el Clima de la America influye para la decadencia en las 
prendas inteleduales ; con mas (enfibilidad fe experioien- 
tará efta decadencia en los Europeos trasladados a la 
^America ^ que en los -mifmos naturales Americanos* Con«» 
que » quandó el R* era Chapetón , tranfplantado en la 
^America > eftabá mas decadente en el Entendimiento , que 
ti mas rudo Salta^atras. Aun quando el il. quiera dccir^ 
que eftuVo allí an^c; dq los ^o. años i paca^gozar del be« 

ae- 



z 6i Mapa iNnFEtEC te At / Sfií^ / . 

nevoio iofluxo- ^ pan Ixfreft^tuci^é^ y^^.^^f j fi^opre la*^; 
fi&ela Inftancia concra Jos qiié vívw $n la Aoierica miajcho 
tiempo. 

463 Yo me rio át femejantes ilaciones : piies folo fon. 
ilaciones de Replicantes. Digo # que todo el Mutidq^ e&t 
Pais. El Lerdó.eQ Europa^ rara Lerd^^ en la Amgrica , y en. 
la China : Y el Dífcreto en la Aalerica t^^ ferá ÁÍ((¿vtXf} en, 
Europa 9 y en la Tartaria. Los fugetos , que el P^ M. pu^ 
fo en el Theatro ^ eran en la America de fobrefalíéntes: 
prendas inteleduales ; las han coiifer\rádo toda fu vida et^ 
Ensopa y y continuarian con tllas^ » 6 volví^flieñ 4 4a ^mer. 
ríc2(^ Aüü 5 pues , la razón del CUma > pata ^Kn4aí$ i|[it^«&ch, 
males » es un ridiculo ente d$ rszón^ Qjiien no hati bi^rl^. 
de los que oponen el Cliou Ainerícano contra fus Natú^ 
rales : fiendo evidente , que toda la America tiene otros 
tantos Climas como la Afia^ África , y Europa ? O toda 
k America es un folo Clima : o ia caliimnia que cree el 
Vulgo ^ es una impofturá quimérica. 
. A lo que el P. M. al^ del P. Laíiteau y j de el feñop 
PalafoK , dice el R. que efté Prelado folo ha^bla de manió- 
bras ; y añade , que los de grande^ ingenio » de ftad4,j^rveM 
pdra lasmaniúhraí } conque el quefahrefale en ellas ,és in^ 
dicto de U efcaúz , ^ue dé hotro/i hulla ^ Porque el P» M. 
no fe detuvo en inapugnar efta falfedad í hay quexa en et 
Libróte. Es fálfo ^ qué el feñor Palafox hable fólament^ de 
ñianiobras : Y falfifsimó , que los que tienen habilidad pá« 
ra maniobras , nó lí tengan para cofas éfpeculacivas > fi fe 
aplican á días. Soto fcr adtnite « que \2Lmamehna del, Librea 
JO, y Libróte, es indich de laejcasez^t*é de I0 0lfpfe h^lla. 

454 Para pcueba deque los etiten4innientos 4e los Itir 
dios fon gtoíTeros , vuelve i citar él R. á ahornas Gage# 
Mejor feria , que huvieirc preguntado qiiién era Qagg 9 atir 
tés de citarle contra el Theatro/ ( Veafc ^i «««f. 1,54. ) Nó 
liávia de citar i Gage j quapdo e(le dic?., qiie l9sin4io5 
no pueden cúnfprehender nutres Mxfiexlús y fino for Ji^^ 
fentidos j íinoquando faty/íaa fcl modo con que fe los 4x7 
plican. £1 P. Acofta en el cap. 3. del Libro 4. refponde 4 
&é Ceñirá eos ,q(fi Indorum urditatem, accH/áni. Efte es el 

aP- 



Discvuso XXXI. Americanos. x6^ 

g^aaipíé de'el Theaitr6¿ La vulgaridad > que fe opone es» 
ciki' i ActuJioA igitur Iná^riim téfd^tAtimúA espienda Fidif 
Áíyfffria , abijaos effeJ hehttes » tmñcos^ &c. :::; Pecudh. 
f/m, ¿aiendos , quÁm hmines. No me atreva á poner laf 
rc/pucfta > que el V» Acofta da i e&a infame calumnia. Lea-/ 
la allí el Lecor. Baile Taber, que a ios Indios que trató el ?•. 
Acofta-, los \í^)íh^magHéíix parte fuhtiles , acutfs , f¡rcj 
£d el lib. 7. taf.%. háJlara también cootrahido a ía Afiíe?^^ 
rica todo fi Mapa inteleáíual^ Barbarcrum inepthudinemi 
mn tam i Natura \ ^jinam ab Educathm , (T Confuet^di-- 
ne frafoi/ci^ 



$A. VERITAS VINDICATA. 

4¿5 T^ Ntre los Papelones , que falicron c#ntra el 
F^ . Theatr# , falió uno con eftc titulo Medicina 
VindicaSM. JBxtcañóíe el defpropofíto de el idioma* Cada 
^jual hizo el juicio que quifo. £1 P. M. le hizo deque fu 
Hcritor juzgaba que no Je reíponderia eh Latín ^ en cafo 
át rerpondetle^ Ciertamente > que eño lia fido ingeniada^ 
parateüi^r teipueibu Reípoxidio el P. M. eti el mifinó Jdio- 
ma. Para advertir a lo^ Lctores > que la latinidad de ^uel 
Eícritor :np ^era cofa que.puíleíie eípaoto ^ noto el P. M» 
eñ ella aljgunos Soleciímos ^ y Barbarifmos i nías por yin- 
dfdar fbii<iramauticaj que por otra cofa. Toda efta ref- 
f\xé^ziVeritas vhdicata ^ tuvo la fortuna de fer Latina; 
para que el R> qo femetieíle en ella, Afsi , pues , en el Li«- 
brejó fidfe^ fingieron Pefcuídos.. 

' r^66 l^otóel P.M. tn la Ilaftracm^ la infinidad dé 
eÉ:^ata¿s Latibas i qüeíeiíaltaban en el Líbrete. De aquello 
cbtigió, lo qile coligiera un Reminimifta : efto es , que el 
Sil nú hiaviá ffiludadó los. tudimentos de la Grammatica» 
£¿a aidverteiicia Jia^lidO eficaciísima : pues en el tiempo 
ique £: fritaba el Libxote , ie dio tal priei& el R,. a efta- 
¿Azi Latin ^ que ya en el Libróte ie mete á Critico de la 
lengua Latina* C^é es efto fino demoñftrar> que la qúexa de 
^ue fe le haya dicho ^ que fu Maniobra era de muchas ma-' 

•nos, 



íyo Mapa Intilectü Al , &cw "■ 

¡ROS , ha Vido quexa mal fundada 4^ St el R« né ha eftitdttdik 

Latín 9 para qué ferá engañar al Vulgo con impoftura oúi 

viiibie ? Si no puede difccrnir entre lo bueno, y malo » qucv 

le fubminíftran » los que guftan verle ridiculizado \ para^ 

que fe dexa engañar tan i ciegas? 

. No ha experimentado , que entre ' los foplones ^ no hu^ 

vo uno que le conftruyellé el texto de BacóQ^ mal pueftoii. 

y peor corregido í Si no fabe conftruir uñaprimera de ac^: 

tiva , a que ferá la pafmarota de reparar en lo que no en-^. 

tiende? Si hafta ahora no fabe que es Solecifmo , y que es^^. 

Bartañjmo ^ que fe mete en lo que es Arábigo para fu lite--; 

rarura ? Vaya la Demonft ración. Todo quanto ha notado (e 

reduce á fingir, que tales, y tales voces no fon Latinas. Eftp 

fe faco al índice afsi : Solea fmos del P. Feyjob. Qué tíend 

que ver el Solecifme , con efta , ó la otra voz , fea , ó no 

fea Latina pura ? ÍPara todo hallo falida. El Grammafticaf- 

tro , que fe divierte , exponiendo i la rifa al R, demonf-- 

tro lo poco que havia leído. Y el R» en fu Índice demonio 

tro, que tan en ayunas eftaba de la Graoimatica , cómo» 

de hacer índices. £1 Letor que quiíiere divertiríe , paáe los 

ojos por el índice del R. y hallará traftomado todo el Aw 

B. C. Verá á Cain puefto en la letra £• conocerá , que auti 

el Ri eftá alcanzado en la inteligencia del Chri/liu %. y aile*^ 

guro , que no podrá detener la rifa, viendo que fe quiera 

meter a Critico de Latinidades^ ^ 

~ 4^7 Si el R. no tuvieile de coftumbrc tomarlo todo 

'al revés , debiera primero vindicar fus erratas Latinas , y 

las del Efcritor f que impugnó el Theatro ' ; y entonces > v^f 

riamos lo que fe havia de refponder. Las vpces que el R4 

notó, fon las mifmas, que fe hallan en quatquiera Libro 

latino , que ninguno ha tenido por bárbaro. Aqui coi» 

fundió el R* lo bárbaro « con lo no puro. Y confundió lo 

•no puro f con lo que no havia leídow Dice, qfíie Nebríx^ 

' nota de harharifmo , d termino iHcertitHdé ; z/Cfá com- 

'funde el i^arhárí/m^ 1 con la ¿4r¿4rW^x¿/.::Nebrika no dice 

femejante cofa. Certitud$ an fit Lattmim' duhiio. Iméru 

' titudo : n^n maitt eft Laúnutn , d^ukm ar ti tuda. Efto dice 

'Nebrixa. Que tiene que ver dudar /i en los Latinos .puros 

fe 



DiscuiL$b!3CXXI. Veritaí VindicatA. zyi 

Ich^hi'tfta vox; con decir que Ñebríxa U nota de bária^ 
^mo \ Si aquella duda baftaíTe , tío- fe eferibiera hoy libro 
iligmo eti Latin^ ique nó abundaíTe de barbárífmds. VoT-^ 
^9\p liabUQda'CÍe.la$ dos voces, juzga que- no fon púrás; 
jr.adKÍerf ¿ jopí^ las. qíán celebre^ Latinos : Eiktm afud iiíct 
r€Jt4rl4r , ifai prar/üs CÍ€$roniani wdeniítr. lAas^ Diaíexit 
P€ Nen^ertítsutíne^ Es titulo de un Libro de CaraxnuéÚ 
Dé luQtrtitHdint , & Vahitatt Sdentiarnm » es del Libro 
^Agripa* Vcafe a Calepino verbo (T^m/n^^ ; j alli fe 
)M¡i^ti lácntíttidi. . . ' ' I 

;. 4^8 A .imitación de el. traduftor deHíppocrates^, uso 
el P* M* de cfte texto : Nullus parttts 4>Stim€jiris vhalis ejli 
]f de la Voz > cStimeJlre y dice el R. que es vez inufitada , > 
m4ít.tíem dichú^ inventada del mijmo Padre. Creeré que 
los libros , en que fe halla » ferán ínuíitados para el R. Nq 
es bueno dccir^ que el P. M» ínrento la voz » haviendo puef* 
M .las' palabras de Hippocrates de letra baftardilla ? Hip« 
pocrates fáco un Libro de Sefümefíri fértu : 7 otro de 
OSf'imafiri ^p^antu Aulp Gelio pufo el texto Griego de Hip^ 
(oorátes; y el traduAor , por Oófimenes ^enefis , de Gelio» 
^ttaáuxo: QMmeftris f artas. Federico de Ürbino íacó un 
^ooio. gnieflo » 7 tn folio , de Partas CStmsflr'ís natura ; y 
juntamente de Seftimeftri , nonomejlri , decimejlri , unde^ 
^meftr'u Difcurrael Letor quantos millares de veces fe ha- 
llara en aquel Libro > lo que ha inventado el P. M. Nih- 
gano ha dudado ,.que la terminación mejlrtr^ es purifsimá 
JUtl ná ; 7 que fe u^ en compoíidon con nombres numera-^ 
)cs 9 para ^ni^car tantos , ó tantos Me/es. Horacio dixo; 
PéHP himeftrt. Ovidio dixo, kimeftre. Plinio usó de la voz 
^Htncj^'itmeftres. Afsi » Pues , ufaron otvostrime/fris, qua-- 
flrime^ris , &c. Para euo baftaba haver regiftrado a Cale* 
^QOc £1 tzCo es .9 que aunque el P. M* huviefle dicho 0¿?/->¿ 
meftiis » aoces que otro , eftaba bien dicho » 7 con analo- 
gía. Las voces , que íigniíican números fon infinitas. De 
otro niodo » jamas fe podriá poner en Latín » fino aquel 
luunero » del qual hay noticia en Cicerón. 

469 Para tratar el P« M. del pecado de tentar á Dios, 
con todos los Santos Padres « Mor^%s ^ Theoló-^ 



xji . Mapa Intelectual, Se* . • 

ff>s 9 y Efcritores Ecleíiafticos ; y dixo , feccéittm úntéríií 
pis Dei. £1 R» dice que nq eftá bien dicho. Efto es decir^ 
gue p^ra tratar puntos Theologicos , hemos de bofcat 
las exptefsiones en los Paganos. Córreme de advertir cftoj 
pues (e infiere > que el que pufo efte reparó t no le|ró LibrQ 
alguno de los Sagrados. Veanfe todos los Theologos , Ho* 
raliilas^&c. en donde tratan del VecsÁo^Téntmié DtK 
^qui fe debe reflexionar en que la mayor parta de las He* 
regías tuvieron origen de la fobervia de los Gramma^co^ 
por eftár acompañada de la ignorancia de los Myiteriosí 
Tiempo huvo en que fe dixo , que era un «afiío ielhipide > xl 
que era puro Grammatico. 

Ya en tiempo de San AguftiR l^avia Gran»atiadVros¿ 
que tenian por barbara la voz , Sélvator. Con agndezadi)^ 
ce el Santou Nec quéram Grammétici quim fit ±a€ÍMmni 
jed ChnJiíAmi quam fit verifm. Salfis 0mm Lathum imáüM 
efi. Salvare» & Salvator: nPM fmtmnt kdcLátha^ swtefkam 
venir et Salvator t guando ad LátÍMs venii » & héc Catiné 
fecti. Se que los HeEc^es Modernos ^ por afedat fer puros 
Grammaticaftros , no ufan la voz Salvétor^ (¡no S^r^aiPf% 
p So/piíater. : Y que mu<íhos Cathblicos ufan de la mifina 
pedantcria. Pero fi Cicerón oyeBc , Círifius SfrvMUr^ 
creería que Chriílo havia (ido coronado ^ oh fervandps Cl^ 
Vis , precifameote por lo que toca á la muerte corporal* 
Pero de laredcmpclon del Pecado , y . del Infierno , ni fi- 
quicra tendria idea corifüfa. Afsi , ;pucs^, la voz Salvator^ 
no es de la Latinidad Pagana , pero es déla Latinidad 
Catholica. Lo miímo fe ddce del Pecado ^- Tentaría 0W1 
£ílas voces no Xe eñudian «n Cicerón ; íe deben eftudtaK 
en el Catecifmo* 

470 Hablando él P« IL de la Caufa primera ^ dixo^ 
Súlharti inJJuxus ,para íignificar elinfluxo falo. , unhe^ yjf. 
folitarU y que efpera el que tienta a IMoSé Dke^el R« qae 
Soliifiruy:^iSoliuSy m {o ban ufadú fn Latinidad ^ astm 
Usmas haríaros. Tampoco íe nsára entre los mas -Barba- 
ros , mcterfe á notac voces XatiMs^^ íio haver falu'Jado 
los Libros , ea los q«a!cs fe hallan 'los rudimentos* Veafc 
>i Calepin© : j allí cfta cxpcAsfsion., compítobada «ítaCicií- 

r 



í^XXXI. VehitasVinoícata. 173 

t^:f f O^Ob Rss/plitária ^idejl , /i/^r , C?* fine alterim 
Céüi^rth^ Gdjlo <n el Ijugar » qae fe ciuri deípues. IJtjae 
nrtmfilhériumfig^^eí^ YeaclW. 7* caf.^. Sedenlm 
Catf «»r m^^iv ; Heque foUtariam , ir^^M improteSfam 
^fd^egemfacit. En cftos tatos fignífica , S^liíariut , W 
ip^Taio que Sotus ; que fe hable de perfona , de cofa » o de 
i|c;€Íon« Coa que » infiHxmtJlríUárius , fin falír de Calepitio, 
9d(//^f0t0i^ , <?• jí«í áiterins c^nfirM. Dcxo de amontonar 

msAathore^ ^ . 

.471 Vso/etF. M./«t'4^iir«w. Dice el R. que , i< //vt^i 
fkj9^vi¡0lmm. ElU regla es ñus faifa que Judas. La nota 
^ue e^ ea ú Arte dice* /iím , «# //V/v^ Su fine M/adé ^esde 
creer^ qm té tijívo andgusmeMis. Si tuvo Saplno> kn^juva^ 
tMm ; y idcfpues paífacu ^ por fyncope , kjutum , de efte mo« 
é^;fi¡VÉt di ,/« (ti^) ví,J^ (vii) ínw. De todo hay cxem-i 
plOj^ Pe úSufkyofHvstum yhz quedado yJHvatio. El Sopi-^ 
w^t$iiím , fe halla en muchos Authores Latinos pucos. Pe-^ 
(9^^ cifi^od^ ji$XHiiMrum , fobra ^que Petronio hayadi^ 
(^ > 4'/t^^^^^f^ ^^^' Ninguno duda , que Pctronío ha 
ido SCi^iiOr ímpariísiov) de una purifsltna Latinidad. Pa^ 
ca que me he de canfar en dar fatísfacciones ¿ qaien no ha 
en|et|dido bafl;a ahora las Claufalas Latinas del ?M. y fobre 
(gsquate^intriKiaxoiiiia infaUa pedantersa? Vaya la De^ 

r r, 4a> ( Al acabar el P. M. la Dedicatxiria^^ dice : Gnáritt 
( ver bis uter Plimi ) ^ifioUm méam tantum ak aditUiiMe 
atejfe ^^neuíá 4íh/l i neafntate. Entra el R. ¿ copiar ef- 
tajClaiwd%»yhaoek> que acoftutnbra.. Tconca la e^^ref* 
fioot ( 7v^^ t^er P-limi \ y.del^oesfinge efto. En dende ie 
^refti W ^i a necef$¡iat^,<r4 eftrechéz d¿ árni/lad ^qi44a^ 
' áf folfn%n¡fic0^r»Gdí^SáA¿. ferie que dehib haver dkhe 
i Dccelsicudine > y 't^ ^/ a necefsitate. Aquí hay ilegalidad 
01 tacita: liay faifa i0tel^encia de la CUufuIa : hay i:n^ 
poft^td COQt|:%Plimo ; hay una profunda ignorancia de las 
fíí/9fáoW^M\^yoz^ne€efsUai. Y hay todo lo que el Le*-. 
rtiQrquífiere« Preg^ntQ• Para materia de pura Latinidad 
f» PUnio algm Replicante ? En el fentido que efte tomo^ 
é.wtefeitéti^X» .p$)dci.(egatrle elP. M^ ElPanegyricoiá 

Si Tra- 



X74 Mapa iNTELieTuÁL, líc# 

Trajatio > no es el xMoto , 4c doiídc fe hace ú ^bv8í<te pj<¿^ 
ra Paiiegyrícos , Dedicatorias > y Aprobadíofíe» ^ Pties , pbr^ 
quéelP.M.qopodrá.acomodar urt penfamichté de PÍiñ¡6^ 
habjando con fu Mecenas , en ti feñtido , que á Plihio fé le' 
ofreció para hablar con Trajano? 

473 Dice Flinío muy al principio de Tú PanegyricOb' 
TantMn^^ug ¿/pecie aí/nlatioHis ahft gratiari(ní aSfi^ nie'a^ 
^Hantum ahejl a necefsitéte. Que «gnífiea aquí PHnio por 
necef sítate ? Pues cíTo fignifica la voz en la D^icatotía. Nbí 
ñffíiñc2L ^mijíady uno fíice/siJady b Coacción. Afsí le éxí^í- 
ca Catanep* -/í^^y? a necefsitate.^^ma inviti nén cúgim0r\. 
mUo (¡more. Vea el R. como , ea donde le pareció , (¡ue W ' i 
necefsitaté ,y>!4 efitechczde amiftjd /parecerá á qúálquífe- 
ra Remiuiaiifta , que ni folo y ni acompañado > jontiebde lir 
q4ie dice contra el P» M. £1 Penfamtendp es admirable. Uhós 
dedican por interés ; otros por adulación \ otros por 'ilec!^^ 
fidad y y otros por dependencia > y fin libertad algbhá. Pi**^ 
ce el P« M. Imitando á Plinto. £n ofrecer efta &martáél#ft¿ 

, un diñante vivo de U aduhuion , coáíio ¿noy 'diftalitc ^'ée 
hacerlo por necesidad » 6 violentado* IÍIhú me imfétit 'kli 
dicendam , (dixo Pacato a Theodofio) qued ut dkerem ñ^ 
¡US adig^hau Es corta oferta ; pero toda procede de una vo^ 
Juntad totalmente libre* Niaqut ia^.T]otenta el níido die lá 
necefsidad ; ni aqui la mancha el vicio de la adulacidíi. N^ 
OKÍMcm magis laudare ImperMoyem du€t y (dixo AtíiKmú, 
Facato) quátnqaemfpinmsnecejffeefi. ^ 

474 . Pero fupongo > que en aquella , 6 en otra cláu^ 
Xula>iura^e.elP.M.^e la voz i necefsiéa^ \ Wa íignifícif 
^mtfiad. En donde leyó ct R. guando f do jí^ific^ i néñf. 

fidad í Julio Ccfar , Cicerón , Atílo iSrfío V T^cnteíé 
6caiiro , Noiínio Marcelo , &c. fon Autfaoro6'Pérfas ,6 1^ 
tinos ? Calepino , Nizolio , y otros Lcxicographos , trata- 
ron de las voces Tártaras » ó de las Latinas ? BftTqée el lU 
otro Tertulio mas (incero , y mas inteiSgentc > que te te^ 
giftre eftos Autborcs ; y acabará de conocer- , que ios jc^ 
liaftaaqui le han engañado , no tienen otro fin iqlie el-áfc 
exponerle á la rifa» Sus 1 500. años havrá , que los Órlí&és^,^ 
JDo£tos dQ la Lengua Lacena j (c burUroo de^ tepatodetR 



Discurso 5cXXI. Veritas Viñdic atX. íy^^ 

*Nlñgun6 niega , que Gelio ha fido un Critico de primer 

orden en materia de Latinidad. Efte^, en boca de San Aguf-^ 

tin , es Vir Eloquennpimi éloquíj , & mulu , ac flicuridd 

'/cieníU. Veamos lo que dice en fus Noches Áticas. (Jih. 13. 

^ap.i.) . • ^ 

• 475 Excita allí Gelio cfta queftlon. An vocahula ^bdc^ 

'nécefsitudo , & necefsitas ydifferenti fignificatione (inft 

'No eftániós yá en la difputa ? Kifu prorfus , ai que ludo res 
^ciigM eft , dice éfte Crítico , quum flerique Grammatica^ 
^rtím aJJeverMt , necefsitudinem , & nccefsitatem mutare 
"hfíge y hngique (üfferre : iJeo q uod' ncccCsit^s/tt vis qü^^- . 
^'^fiam fremens , tí?* cogens ; nccefsicudo autem dicatt$r jus 
^quodíldin , C viücUlum religioft conjunSíitnis , idque unum 
•folitarium fignificet. Cuidado con aquella voz f^litatium^ 
íy apliquefe al num. 470. Pone varios exemplos , v. gr. f»a^ 
'WtasifuiifvitHd^ : fanStitas , fanéfituda , &c.' PaíFa adeUm^ 
"té: y'afirnia', que ki voz necejfatius fígnífica Amigo. Pero 
iqué i íiünqüe ñéctfsius , ^otamifiad , no es ufada con fre- 
•quenciajContodoeflolaüsó Julio Gefar ; y pone el tex- 
tto ^ormaU Los que-no pudieren regiftrar eftos libros , vean 
*á Galepíno , verbo Necefsitasi y alli hallarán , que tam»- 
AÁtn{^^^ot0jl4r^ihefzd€ nnti/jfad , contra el falíb*tepa^ 
IMidé^*' • •• . •• ' '-' " ■' ^'•- 

"•47Í Cicerón ( Orat. pro Sex. R6fc¿) ^''^"^t^^'^» 
magnam ncc&kitsMm, magnam po/sidet .religionem pater^ 
ñus y maternufque fanguis. E\ mifmo ( Orat. pro P. Sylla ) 
Et quoniam L, Torquatus meus familiaris , ac neceíTarius, 
Jiidices , e»rflimavis , fi nofitanin aa^atimie {uax\tcz{'- 
í\t^X(^xíi^familiaritatemquevioUjfe%\<yc. Envifta de eftos 
dos textosdice Nizolio : Necefsitas ; vinculum , coyfjunStio 
amoris. Antes havia dicho Scaurq : Necefsitaí',projure of^ 
ficíoque ohfervantÍ4 , affinitaiifque. Y Nonnio Marcelo; 
Hecefsitas\Af^nita$. Qiiéle parece al Letorite lo que ef- 
cribióelR. qiiando folo figni^ca necefsidad^ La voz Ne^ 
cef sitado fignifíca , no folo Amijlad ; fino también necefsi^ 
dad. De manera , que Necefsitas , y Necefsitudo , fignifican 
lo mifrao , con mas , ó m^nos fréqacncia , que Sanáfitas , y 
S.a^ititéb. Si Plinio , ó el P. M. ufaífen de la voz necefsi^, 

' TonrJh Si tasj^ 



%j^ Mapa* Intelectual ,¿¿e.- ■■■■ " 
tai , en el fentido de amiftad ; dkianun dcfatínoen el V^aei^. 
gyrlcp,y en la Dedicatoria. Pero íi elP. M. ufaíTede la voz 
mectfshas , en aqad fentido , en otra clauftiladiferentc,, taa 
lexos de no Imitar en efto a los Latinos patos ; dacia i «^ 
tender » que ios tenia bien manejados. , 

477 No^ccibloel P.M. en idioma Latino para often-i 
tatfe Tito Livío , 6 Saluftio. Peto no era neceJiarío tans» 
prinK>ri para ufar de una Latinidad , como la ufan codos lojs 
.quctratanalgunpuntoFacultatívOidel.qual no han tenido 
noticia los Gentiles Romanos. Una cofa es ufar voces Eclor 
.fiafticas : otra el ufar voces barbaras , barbatífmos íntokrat-. 
J>Ic5 , y foleciímos enotmes > como uso el Antagoniáa, £1 
íeñ,orCararnueI,cnfu(7rííMíWiJ//VrfiíW<í*,yenptras pat-t 
tes »fe burla con razón de los que, por no manchar la Latiní** 
dad coD voces puras £cIeíia(UcaG , manchan la materia cea 
.«xpccfsioncs Idolátricas. Qjc no fe ha dicho contra SaimAr 
«aro ? Con razón San Gcronymo contra Rufino ; Sci^ intef, 
jChrifiianet verborum vida non jéltjt repreheudi ; fed ?y 
faucis oftenitre volm , ca^us temeritañtfii decere quod Hef^ 
,íias y feribere <fu»d ignores. El efcribír eiiLatIn j.finfalírífc 
.Cicerón , es una pura charlatanoría > y tin infoleiice pc^an- 
jtifnio. Pero es un mÍLiírible atrevimiento , queciquenojbit 
IDanejado líbro a^uno Latino » quiera Imponer tof^csfieva 

^'StAdomiesiNtrneamtámprMlarHmefi-fctrt.L^i'i 

tUi^uimtiirpi nefiire, 4¡*» ti 

! nutiiic» Cicerón, ' ; 



.PRQj' 



....■'■ i77 

PROLOGO APOLOGÉTICO 

; DEL TOM. III. DEL THEATRO. 
í. I. 

' - , ' 

^ í^jt ;LquehuvietepaíradoIoso|6spor^ 

■ - j frchgé Jip«l6getica , qin el P. M. 

I Feyjoo pufo en el Tomo J. dcifii 

I Theatrojfe havrá yá ínfofirado del 

I álUimptoi y havrá evidenciada d 

jufto proceder del P, M.y la ínfamt 

^fenduda de aquellos Sycophancas, que juntos en Cazuela, 

■lacaFOtí Anonymo el (amofo folleto, r«rrtt/i4 Hiftorica, El R. 

ihahecbaafTuinpcodequeletengaraosporuno de aquelUa 

Sycophantasjfeguti loquefc explica. No quiero hacer tan 

«nal JHÍck). Es mas natural, que los Sycophancas quieran fin^ 

jgirfe protedóFCE , y auxiliares del R. [^ra abufar de fus ctee>* 

'■Á&íts, nombrcry ¿rédito i y áifparar-, mediante efte conduce 

■ao ', calumnias , fatyras , é impofturas contra el P. M. PerO 

-•odo en vano. Ni el P, M. fe dio por entendido en la UnfiraM 

■*ÍMU Ni tampoco yo quiero darte gufto en cño al R. 

479 Quaato fe repite por boca del R. en el Libróte, 
(e ttdliee i perifrafcaF la Tertulié tíifiortcé. Dígales el R. 
■iqpe mientras perHrifíaB el Frottpt Apote^^iico , profegui- 
n la tat¿a d«l Theatr<>. £1 R> no es parte competíante , m 
tampoco Procurador eñ elle punto. Quando etiTeñare po- 
deres de qoiea les puede dar , fe eittenderá el Prelo^o ApO" 
it^éiifCi* BíetJ s¿ , que tendría kin grande gozo et R. aun en 
Térfec»niwncÍdow S^uroeftidcquefe lefomjnte lo que 
vjBÍei'e incrodacír. Será bueno , que defpues de tantos cir- 
cunloquios coma;ag1omer& et R. no fe hayan tonudo en 
boca las Determinaciones Pontificias i Pues qu¿ , han üdd 
út algaaí^4lntéit » de idgiin Cahim ^ ó de algunos Di/ci* 
54 í"- 



xiT^ Prologo Apologético; 

fulos de Luthero} Si elP. M. huvieílc fcguído. el dífliamM' 
contrario , faldria el R. con efta infulfa cantilena» En tod6 
cafo , arengóme á Roma , dirá el P. M. En el extrado dol 
tom, 3. que. fe halla en el Mercurio de Francia > del ms^ 
de Abril de 1732. fe dice del P. M« por lo que toca al Pro^ 
loga Apclegetico , y fu aíTumpto : // accable fes adverfaires 
derafonSy de preuves ^& U^ aatcritez. (pag.745r*) En 
verdad 9 que efta Critica de un Autor Francés ^ vale mas que 
toda la Tertulia Hiftorká. 

480 Separado el punto dicho , como inconexo y¿ con 
«1 Theatro : ño dice otra cofa el R» contra el Prolo¡¡^^piH 
Icgeííco y fiqp lo que le dixeron imprinaieíle contra ííi Au- 
tor. Ponefe a pedir cuenta de lo que el P. M. pensó > dixo^ 
y obro. Tampoco para efto tienp licencia el R. Quando \t 
obra del Theatro fe dirigiere a averiguar vidas agenas ; y; 
clP.M» fe. entremetiere áaverigiiar la del R. podrá venir 
al cafo el fárrago de puerilidades » falfos tc;íljtnonios > jr, 
^defprppofitos ,, que fe aclnaron en el Libróte. Elfo va .Urr^ 
;go. Mientras , f^pa el R, que por acá no fe ufan modales dfe 
tertulia. Por acá ño fe píenfa en la iniquidad de hurtai? 
.tartas agenas ; pues fe efta en I9 cr eoncia , que .el fa^ra^do 
jde las Cartas debe fer tan inviolable , que , aunque la c^r^ 
Je halle en la Plaza, , obligl^ ^l fe<^retq de fucpnt^p^dc^; 
guando , que la nimia curioíidad paflalle los ojp^ pot fUft» 
«£fto fe dice > porque el R.^ eftá en^el Error 4^ que- pUede ícor 
primir cartas ag^n^fS. > y ocultas , como diga ^, que fe la$ ea^ 
^íregp perfooa > que ya í^ftá en el otro mundo. ' ^ . 

Finalmente > para que el Letor conozca el ^^fcoco, ^t 
Jos que íe, junt^on en .algún cojral > para abbrtaF^ la.T^ifr 
fuíjia Hijimca ; cr^o , que ^^¡baftapte adypi;tií ^ qije el ¿# 
s^q aprpeba el infame. Soneto , que fe |mpriii>i6^en ell^ 
ícontra el Theatro. Decían los Sycoph^nt^s , ^que el P. JN|p 
^4 Ari/iotelico es , y¿í Cartefiamp. pi(;e el R, que no es ^fsí; 
pues i no fer Gairendifta, es Philofofo .MjÍ4.^1»n^P %/?ffíT 
randú fiempre A? Bacúnjjfia., Ta»t9 f^l^i^.cippctaAtpV á* 
jAríí)50$eles ,y Cartefio , como el JR-», dg ^Qn^¿i£0 la. cQaiy 
ilación monftiuofa de fuspalabws Laíin;a6.{w»?. 3? a..} 
A»n en i?afo de quíl eJP. MrWfe ^Sarcsfia^^.^ fta,fefia\ yi 
-» ^ ^ . Arif-. 



Prologo- AtoiooiTicd «í^jf 

^riftotdico^ yá CartefíanOi: fino AcUiotdtco^ ^ y d^ futí 
^rtefíano. £^lo«s, Metapbyik.o , y Phyíico. XJhiúefinií, 

Arijhtelis, Carte{tus incifií^ dixo.el feñor CaramuéL . . 
' 48I1 £1P« M.no.es adi&o á Syftema alguno ; ni debcl 
ferio ^ el que quiiiere bufcar la verdad* Es falta de noticias 
.creer , que hoy efián. en altura los Syftemas de Careeíio, 
Gaflendo, ^c. £í Syftema que hoy fe íigue » es.el de no ^rac 
jpor Syftema alguno. Prajerüm nojiris bi/ve temforihus yin 
^íiihus tnifsu , non modb Formis /utfiannaiiíus , & rerum 
^MÜtatihus occuliif , itt quihus pofitá erát fumnia Ph'ilofo^,, 
fhU Scholajlicd , ah Arijlótele ^Ú" Aréitihus derhatMi ve^ 
iiímetiafn fi¿tis , &^ innámlius hyfothejibus , qnilAit flu$^ 
étipM indulgehMt Cartefidni , fingula Natarét .FbencHuína 
nd (eges Mathemancas exiguntur. Efto acaba deioiprindic 
CQ Ñapóles, el año de I7i7« Nicolás Martioi. Lo que Arif*^ 
totales y Cartefio , Gañendo , S:c. han dicho , y han probas 
do , y correrpondecon la Experiencia , fe admite ; pero }o 
ique, unos 3 y otros han foñado > fe xlefprecia. , Afsi: i puesy 
todo Philofofo adi&o a Syftema alguno ^ fe mira hoy mas. 
f on Íaftima> que con veneración. 

^482 No me acuerdo , que. el R. haya citado mas quíc; 
4q$ «Autores con la individual cita de folh miht. £1 uno es 
xlr Upftr|fs(qno Manera : y el otro Frandífco Bacop* No mé 
Retengo en la cita primera > ni tan^oco me oppngo ¿ que 
d Il« tuvicíTe motivo. Pero citar el R. ¿ Bacon con el folÍÉ 
yí¿/ ; y re/piratido fiempre lo Baconijia contra el P. M ? El 
IL no ti^e mas libros , que los que tenemos, todos en U 
Bíbliorheca Real , quando eftá abierta, £n qué , pues » cpn^ 
i^irla que , haviendo citado untos • Aator¿s , citaflfe folo 
¿ Bacbn y con fu /^7/> fihi { Para dar feáales que le entena 
¿ia 3 >es falfo ; pues hafta ahora no ha fabido conftruirle; 
Conque , quando el R. viene re ff ir anuo fiempre. Iq Baconif* 
ífí , viene refpirando un defpropofito. Bjicoq no fono SyCw 
teqaa 4}gi)np ; folp pri^ppC^, algunos camírioí > que. debiM 
lan JíegMiví?» ?^^^ Jt>uff:af la^ verdades Philofoiicaf» 1 

/ 48 j^ rNptp ol P. M. que. el Soneto de la Te/ tulia teniji 
mas yerros que el Alcorán. Concede el R. que es verdad 

^layid; v^rf9 .lajrgo.s peiQ.cU^^e | (|U& lai fcprdloacion ¿^ los 



itetmon cftabi iéga»>Aree * y qac eflc vtrfd /^ )?/;» 
íT&frfírtf íodr fruslería , «ra . ojdcafylabo. No-conto bídi 
el R. £íi% verfo tieae I a. fyUbas. Para que no fucflc afsh 
«fa preckb , que ea, de rA*4r>-# , fueOe diphtongo. Allí no 
cabe. AquelU voz es trí/j^Ma. Vaya la prueba fin falír dé 
•íptra copladel Libróte. £« /« Iheatro faíib. Eíte verfo tíeí< 
•ae 8. vocales. Las ultímas /^ , hacen diphtongo : y porque; 
falib tiene el accoto en la ialtirtia , queda conftante el ver*.: 
€o , auíiquc fo4o es Heptafjilabo. pero la voz Theatfo €& 
-allí mjjlába. Conque , tenemos ¿ ua Poeta , que hace ver* 
ifos de Soneto de 1 5. de 1 2. y de 1 1« fylabas.^Suponeo.'quí 
td Poetaftrt) foto atendió al fonfonetc. & » 1 -< 

'., 4^ ^ coordinación de los Tercetos , aunque tftu-* 
wieffe peo<' , no faltaría un Soneto conque colorearía. Aqui^ 
"¿onfiínde eJ R. las combinaciones poísibles ,• con las Le* 
•yes Poéticas: y la lioeocia Poética , con la libertad de el 
^ue.nq fabc «^^uantos pontos ^Iza un Soneto, Quincí cornil 
jMD«cioHe$ pone, el feáot Caramuil para el Soneto, Efto n^ 
«s.d^,.quefeuCeo8q(;Ias i linó proponer guantas fe ^aci 
den ufar buenas con malas. Las mas de las combinaeionei 
dcrf,í,/V¿»f«ra laífonna fytogiftica , ion inútiles » y rídi- 
«alas. Bueno feria , <|ue el R* quifieíTe defender fus maltf 
ilaciohés., acogicóaole á algunia de aquellas inútiles com* 
bvcaúmí» \ o- teaxe& for ckempUr alguA fyl^mo , ^« 
cott particular fa^íftería difoofo algún célebre Diaieaí->> 
jcOi: Antes de pockr valerfe de kftas Licendás , era pre<«'. 
cafo dieCe feñales de qae f^TÍa 1g|¡s términos ttiviales de fS 
■Lógica. / 

< ^85 Hablando Ouamnél de 4a coordinación que % 
•ventila, dice, que* fegun clk , NMiim ft'mifs ( de Efqui* 
lache ) fbnetam fon^ifmit , nt^hm Hdrtenfius, Afirma -qué 
ha.y algunos en la ^ma Poft&ma de Lope dé Vega. Qué 
tíene que ver eáto, con venirfe el Póetaftio , fin faber coh- 
«ar tas letiía&de lo queefcribe , i r^fei^r lósTóéots eele¿ 
brados, que , para dtf«ir«Dciat , (t toman U licfcncíá dé 
éqguir ¿(k , ó la otra- fioordtnaci0n i Cóñ razón dixO et 
P. M. que el Poetaftro fofo tenía de Poeu et fkrer, AfsiV 
foütb^ U iiccoda xjpit .^liifq ^fíirf»4r ^ f^^lot Vm^- de MiaíA 



Jtstj, lo<|uctcQÚt de íiJ3erca4 Tafyrlqi^y 4efcoc2dk^Hí^/Wir^ 
^ r4¿i'¿ í»íM/¿ 9 ¿^ i«/*«7< tiilgus. I^ropríojha fido fienqpre dq 
.los PerroSj quando no piieden ladrat de miedo , regañar dc¡ 
; tmhiÁl^CanibiíSínna^Hm uinjtwn latram^t^menhirrUnti 
^dbp Sídonío. Nadacfecílo eifa9t>yFari^,p)ura que elP. M«pro^ 
£ga con fu Thcatro > por m^ iyie l^JerjaHaác embidioCb^ 
jif^wc'r y hag¿> d fembra de tejado » ios Qjpoficiones^ . 

Áíu/sisans ^uamquamcheruxjnvidorum i 

, P^kmfiHH&4• 

. . ... . > 

\^^ ?VT^ puedo deauur de .de&ubru: una calamalljii 
1^ , ^c Io$ c«inci^yíeate$ ¿ la Tf r#ir/iif JoipcifiaT 
tonal Theacro s y Mira ^el R» ioiptiía ¿ to» £adK».dQ 
ItrewiiXr DuolaT^^W/4 Hi/lprica^nnt Iqs Efctitos ddl 
P» M. eran ana mera tra^núcioff de U$ M$mma$ deTrevnx^^ 
j del piaría de hf Sabhr^ Tampoco el K« aprobó, eftc def^ 
atuío, Pero dice » queM eüa^ hace elfimic defuf ñferitas^ 
Para eft^falíedad (lita. laséimlííbíasi.Mei^ de Trmmx^ 
Antes de paflíar adelante j^reE^xione sX ietor íobr^ efte geoé 
j&oiaitp de Horacio. _ .. 

SídíceniiseruñtfeYtunUahfenadiSia^ / 

* í^rnanUMtem E^H^^ ^pdmfi^ CMAmummé 

£s el peníamíeuto d^ Hooracfo ouMara. aqadkis^ Poetad 
tíos Jrq;^e hacían decir al Hcroe.palabras ^ y ofcnrrilidadcrjt 
quefoíoconveaíanal aiado:.ahaciatfdeeir at criado íén-^ 
fiadas y j diíjbrecÍQpe^jr que folo convenían al Héroe» £| 
criado , t^itíbo , Qt^oío p o^bobarron; , (jae foloi fe intro^ 
ducí^ efTv la;$ C^nnedías^ RcMnana^ , para . cUv^cfion:. del tofca^ 
ViiIgO:^ getier^liaience^ fe llaflauba con* el nombre de Doíoo^, 
Dice Horacio , ácomodandp (u advertencia % nueílros; 
tíen^Sr Es preciíb que el Paeta. cenga pretente » qué es^ 



;, bufón ¿6 del Graciofo. Si eñe habli como Héroe; y ef fíS<l 
: toe conio bufón. Romani toUent Eqüites , j^dit e/que cá-i 
'^chinnum. Importa mucho faber ^ y dKtíngurr, fi habla el Hc^^ 
/roe, o fi habla Davó. ínter erit mulíum Davujne lo^uaiur, att 
¡feróf. .Eftoes; Si ha de hablar en el Poema el Primer Qct-^ 
:£jusr; ófiha de defatinarJ^iíM Rana. 

487 Efta prevención , para que los Poetas nó íe ex-^ 
pongan á los filvos del Vulgo , también es précifa , para 
que los Efcritores , que citan libros , en que hablan muchos, 
nofeexponganitacarcaxada de los Eruditos., fí quieren 
confundir lo que en ellos dice, algún Davo entremetido, 
con lo que dice algim Héroe literario. Qjiien viere citadas 
en el Libróte las Memorias de Treveux contra el P. M* 
creerá , que en ellas hablan los Eruditifsimos Padres que 
las co(nponen« Efto es falfifsimo , falíifsimo» Adviertan los 
Iqüe'no tienen noticia <k aqMllas Memprias ^ que (u.^aP^: 
^fitunptoies poner exttfaftos de varios libros, ¡¡^e^fd impri^ 
meaén eftos tiempos^ Allí ftay d±tra&oá át Ubro9 buetíósl 
jmalos, peores , y pefsimos , por lo que mita i \os aííump^ 
jbos /yálasperrooasderus Autores, También fe fuelen in-^ 
trodudr en las dichas Memerias ,. diferentes Cartas , yi 
con firmas , ya Anóoymas , ^ue^ tes eforiben de diferént&s 
IparcQS^ , ^ las fuden.poneri la ktia.- Allí hay Cartas de'Ca^ 
€holicds.,y dc.Heicges.^aylasde Doáos , y Bachilleres-: 
Y las hay también de muchos 9<;ipro$ ^ y de algunos mente-^ 
catos entremetidos. 

Yá conocerá el Lefor quan equivoca ferá la cita a las 
Memoriasdc^re^(m^it!^tíáo^\ oue las cttá ño advier^ 
tgquielí faablajcn días» ^aimfne Uquatúf ^ aniÑer&s. La 
fita debe fer de eile modo ,quando es para puntó (ontén^ 
ciofo. A/ si lo . dice tai Auter , cií)io extrajo de fu libro Ji 
kalhenlas Memorias d$ Trevoux. Qgando los Padres in-^ 
tetpoiíeo fu didamcuc, de 4fte modo : A/si lo dicen Ids Pi^ 
áke^jde TrevoMX ^enia:Critica ifue hiáeroH' de <?#fi/ , b tidl 
liffro. Quanda íe: cita algalia carta Anony nía ) fe debe.ci- 
rar : /Í/W lo dice unAnanjmt^^ cuya carta Je halla eri las 
Memorias de Trezeux. El R; nos faí^idíó con recazos de 
TCtcvoux tnal cbtcpdrdos j. y;j5n' tcnfer f«f«nte^ftSa Ji€g»lin 



IhióiDCOc^áboáeciTkQeít?'^ iS^j: 

galidad i me ha üdú ¿éi^iúU )íkÍMt. j^ 
Xetor. 

488 Eífribe un Atíonypio^ dcfideZar^pzx. ¿ |o« Paé? 

drcs de Trevóux ,.y les dice , que eí P. l/L Fcyjoo iomh de 

fttf Memoriái le mtjor y que fufo en fu Thedtro^ Efta es la 

claufula y que cica el R. y fe haOi %ri 61' me» cli^^¡ift>re 

de 1730. Qué tiene que ver efto , con las Memoi^ias de Tre^ 

vífujc: ? . Qakt) W cíe AtíQrtftijífff que r&j^ ^rrb^ilerdf# 

Zamgpza , p¿m y¿r ^ qi^^redíco mer^¿; aíi ^es canáz da« 

emendar ¿Tlicittb^Q^eQ iiodd>é i^ffísciía» / q&l a)¿úti# 

TSértuiiá y dttfpadi^afla' de\pbder' itíhíxk2á^ al P»'lC m:^aif-«t 

V Milano ; qiuft>V'l 'Qoft¿ dé tiátrejiidi^a^^ calímwníiavle'Mt 

Francés ? Vaya ki V^iíinjliniiw Dice d} Anenyma en' Ui 

lAffina Carta , ha&lañdo con los di¿hQs Padres V que el d<^*«>c 

cnbridor de ttanfonttar el fakirro en ot^brc ^ dcquyo fecncT^i 

tft díetoo nomcni' eq Agqfto, der? 1^ és. el^tpe^ch i^^^aí. 

^o a Itis ien[Ma4rid ja Tnid^tu^cttm^deíl^/^iifoiJ. ]3r%iiktai|c 

dñadt-^tAnmjona^ bfior fii Eiogid étP; M;.; Fqyjo5f>dn^'eK 

BifcarfoS» i^e ¿iTomoUL y defpncís I0 ifiíq^^igna* tiaftii 

aquí loque liaceal cafo*^ « *;•'' ,-/]:.., 

^ 4S9 '. Nb4es meoofta^ pecar efe ca^fo^ i^ra«bi4tten 

.<ar ;,*q«b el^^^M^niC ha fido 'a^^mTetíMM ^ ^qudi £ng|tt)rr 

ck> , ó apréliéndicndd impúgnala fúgecot d^ &i^ csíS?téo'V'iii<^ 

Jialta ntodo mas. ;excr alagante ide' caluiüfiiar iali,P^<M^ En^ 

et DíCrurfo c«r reippddieme h mera ,'que : aqoeHa tcanfínabar^ 

€¡on verdadera » ó aparente ^ es mas vieja qué las MemcH. 

tías 4e TMvbax;) ¿¡t^^ lipcpienído .dk>gíar ^Anenj^ino á 

fa AniígQ V ie injiiFÍ6 . por. k3^tC90¥i;t^'iTabl3fen;^í«wujfQ; 

falfo , qi3e él P« Mk te tiajá imjnignadon; y ciqctoi^; qúf» ^ 

elogio con particnlaridiad^' DeCvaoecida la i^aUímhia qtfQn 

con tan infame modo & quifo íbrxar '¿omta^ el P# Kl; ^taaicx 

taendo paciones , 6 pápdlllofi 1 ÁnoiiynKis -& Pansi» .&t^ 

tt^^stsü^ ^ U![tm ooittíeíkij)íoJbs.infttuaritoa5''Ofig^^^ 

^ler han f&tidp d¿ Pari^ en ;£avQr dsl "Ibeatro , Cntbotí ]{ 

^ fuJiutor». No he dé ciraip Üu^jtmit ^ ni í>atíof^iS%TH. 

.&2iidama\co de h)«qi¿ he deapaotar^^gaoaiíoi i la hutf^qr 

\* pia 



•¡ftide: mefáfOaxu Qr%tii«l ^q/ic ifeagmtn mí péde¿ vtTctltt . 
deíAt F«rtiii Ovlsdoi. E(cfe{vcfÍlMfaí;>BoyeB«. ^éáioo dd 



v> . /» 



\ « * • * 

íli "i • í • » \ ' i r \ <■*."■ '^ : ■ •. o n '.«»•»■» J • 

9i . : 49^ IT^m im \PfMig: ^ que, |d fo J ^ annác (Ia> 
>i M^4 W>M<»PMS> de BdMcaa ^ Aiaí^«daa:. d^ Ftaaccj 

j^furtooc desque i* .coa: catre ks a^iiis Tocre Tteaoreí 
^Otitique UiitYecftL» dónt j^ a/ >£uft jaf<|*4as a pccfeófii 
>9 jvtpn ur^iquclc^iictbi >,& ottitc^mr^ cous kfij^urs de nao* : 

>«tiito Afii ;oÍsViú\dlíGd^ laBttmtrage ji 4 ; . Ay ^pratioe dHi^ 
,i poNtd'f^fpigtMI €[lid j ^¿nceddcnsa J * ^/íitíaÉitcpIttfikttr^ 
,1 pcffoaacg ffoi tnt dfioiiridoíeaísi «ft excmic de. cet »cc!- . 
99 Ucnt Xvftc. Je 1 ' a/ fait de moo mm» ^ & je L * ^y infercL 
n:4Ato J9 ¿ti^rr^TJt^^o^ Ffáátt^ JBt; Gomaie. ccáa VOus ;¡^^i»tw 
99¿tí^á::» j»^ipri;tidii^lai libarte de ^^^ ^iSiwc^et»: Je^fecay^kr 
^:tii^(nerdc: cduf ,<:oá: feral ^ eafi^ati des d^niets volwi^» 
94.a qtio^ Je (ravaftle^ Heareax ^ j ^a^ pu. readre 1 ' E(pti% 
n'á^ votce^ogeo^isiife , 4c f^avaat oavrage# U i eié ,4dmri 

k f )f^i Joinníi&p.icl^ lAoa Revorofd F(7C/> quL fi ifcíus. laUtáa 

j^^^^^'^^'^^'''^'^''^ «.d^iqcl* enva^ei: » Se de L1 

yi adrc^C' pour cela á W. EtadoBCOur^ » . Coouaapdatit 
i^pour le Roy it BayQme > pout me le faicc cenír, Mdti 
,9 adrede eft^ KW. Boycr , Mcdicin duRoy i DoQttnt ca 
^ Medeeiiie de i: ^ Univeríke de MoncpelUer 1 fie podeitr 
9/Rxi|^c ea ceUeidc ParU» Aí^^ly n^^^^ ^^ > ^u&yqaa 
^ liedectn , voas.irbycs tHcnque j^ ae fuís «pdiot de ituiis' 
9^ raiic humeur » comme les Medicina Efpa^^oU » quí fe 
»»foii£(chea.de«eqjuev9Q$^i^ díc» cooiaiGU y ea i 

beaU- 



4 ■ . > . • . . f9 



$9 



iHiecoeo Móioemícó^ ifíf 

')> beáücóiap de ceax ^ que vous aves & • bicd éff^t. íOrfúi^ 

,, qa* lis fe corrigenc - ' . ; ' 

99 Att reftt, Mon Reveiende Per^ je yoos^ctits enFrtrh*' 
9> f oís , pctlbade que veas parles totittes les Laagues , et 
,, vous nous 1 * aves afles prouvc^í Jé^tié ft^yfois Toas cx*^ 
;^ primer állb-le'pbííir, qae j-/ :ii^ ^ róuf>ecifire. La íeule 
jj chofe qui th * i coüté dans xAOtlVoya^^ d^ Efpagiíev c^> 
eft de n * avoir paspaTsépar Viéforia ^car je auroís eu li» 
^atisfadiion de vous dire de vive voix qu * on ne peat etre: 
ii avecplus de venetation j que j *ay V hoiieard* etre. -^ 

' ' ■ • i . " ' ^ ' ^ t 

Mon Rereretsd Fere» '' 

Yotre trés-huinble > & 
' > tresobeílfiínt Cctntcnt^ 

^ p.Jtun BdftífiA B0/er. -^ 

49 1 He pncfto el orfgíniaíl Tftii\cís ) jr fcgim la OrthoU 
grafía del Autor , para que cada uno ponga fu craducciocu 
Reducido to breve' fu conceríidós, para que todos tengan 
noticia , es ^fte. D* Juan Rautifta^oycr^ Medico del Rey 
de Francia , Dodor en Medicina de la Univeríid^d de 
Mothpdié^ , y Do&or Regente en/ la «de Paris , Sngetó bien 
conocido ^r fus£fcritos » y fus Víages^' vino ¿Erp^ttía, 
icón aíTumpto de afsiftir á la enfermedad del Excel entifsi«>í^ 
mo feñor Maiqués de Brancas i Embakador de Tráncia,' 
quehavia enfermado <n Sevilla. Tuvo la ocaíion dé ver 
los Topos del Theatro Critko ; y fe aficiono tanto áíb 
letura ,que no'Jos dexá&a de las manosJ ' 

Havícndofe reíVitttido i París : y habiendo ^dado 'notl*^ 
cia de los Tomos del Tfaeatro i muc^had Perfonas Erudt-- 
tas ; eftas le|>edian hicieáe un extraéto deielios. Hi2oMonC 
Boyct el extcaéio de los dosTohios primeros: y le intro- 
düxo rn el ^ferCurh df Tratjcia ,-dtl fncs de Jonk> do í 7 J !•• 
En k pai}. 1Í41. le hallará el cutiofo. El mlfmO MonC; 
Boyer remitió al P. ML F^yjoa efte ^^fetcarh , en él <^üal 
fe hacia taito aprecio del Tb¿atro Critico : y jurtaítiíeate 
le cfcrlbío *eña hoatóTa Carta , qjr^ qii.da piid^a. Ya 'en* 



^ t6 RlU>ltf(IO:iAfé£OOETI€9l 

#»f)br»iiBb4Mhi fjfhíhúcb vaJguo^s. {{»aUhr^ :4c ; ti-Mereu- 
río: y por cviur mclcftia, dcxo áe poner otraáCartíiS' 
tQ«fite^. at^ affimipto^ Soio Ub-pneAo aquella; quA «nado 
4cl .aic^ dt MiotnC JBojer para -eos d P. 'M# . iir»fani«ífUf« 
p« hawer léíte iií$ Obr|% . ; \n j., ;^p -i^-' ...;,. 

de> \zIlHjir4cfoif> 4l^/^r¿fc#^ a, íítfcrtorcii xl Mirvtth cór^ 
cefpondience at nies.d¿ Abril de eftc año dé 1 7 3 2¡ fe lo re? 
mitio también aT V. NC. acompañado de otra carta muy exr 
prcfsíya. Peraes: de notar > que »^ haviendo Icido el Thear 
tro los celebres Benedidinos de^ San Mauro , que refiden/cn 
San Geraiátf rdc Pari$ /y eiiíre ellos el P. Monfocon , y d 
P. Rué , folicitarotí cftos de MonC Boyar , que fe les hi- 
cieiíexondádr defde-Madtid. En efta r<^nda carta , que 
^1[^nC Boyer efcnbió al P. M« remitiéndole el fegundo 
Mercurio % Íq ariía como Vefta en animo de ir traduciendo 
poco á poco el Theatro Critico , al Idioma Francés. / ' ém^ 

491 Supuefto lo dicho, Te pudíet*an h^oer varUsre« 
ftexionés ,.. cotejaivio la que ' el Anonymo 4e Tcrtulí;^ quí* 
6> impttier i\os FrkncéfcS'S con lo que los Frar^efc^ £ru-r 
dit'Q$ ttan manifeftado^ Eftos fe molieron de la Obra » para 
elogiar á fu Autor. Aquel ,cmbidíofo de \os a^laufos ic\ 
AtitOr > pretenídíó infamemente defacteditar la obra. £u 
\ás Memorias de Treroux babU »n no se quien , Anony- 
mo de Yicrgucnza, y Ddi^c cntreojeñdo. .En el Mercurio 
Braáccs Juzga tt5ffer#^Ut^4rlQ; Doftífeiíno en fu Pro* 
fefsion, y Eruditifsímo en las aellas Letras. Ypara haf- 
War dcrThei!tro'<3jritico, //r^^r^r/> nenhum Dávi^fne h-' 

^natMr^an Herpe. Para impugnar , y calunimar al Thea- 
tro, y fu Autor, yi no quedó /oitro recurfo á f^is em* 
bidiofos :e|semí^$ , que el de efcriblr papelillos infama- 
torios, y ícirtítirlos á Paris^ Pero quando el P. M. iw? 
plenfa en París , ini en extender fus libros; viene de París 
dteftimonioauchentico de la grande aceptación , que ea 
París ha tehí4o fu Theatro. // ¿eü admire icj^ de teúí in 

Aíende. . 

To- 



^» 




PuoLóGó Apologético^ 

^JL no huvíéílS pretendido ^fám^r el; Theatrp , It^oiif ¡^gi^ 

*a\Vak0 9queta Critica de Tertulia ko feri Critica de'' 

T¿milia> fi viene y^icUii la Francefa $ defde P^rís.,. Si tqr 

ffkú[c^fmdBfiO¡i^tq ^\xao |o que dítqí la T^r/n/Zi f0jfjer%í^ 

eícríbió el Ánon/mo; y repite el R, feria (uperflua tanta no« 

vedade^PamF/ tanta eíViSácf^n'c&ri^^ ^ntre los 

Eruditos, que uben alguna cofa de nueftro Idioma. No 

hay cofa mas común en París , que el Diarie de los Sakies ^ y^ 

las MemóriatdeTreveux. Cocmrmará lo dicho lo que, def-« 

de Francia efcriblo un Noble , y Erudito Perfonage , que fa<* 

4c;la'leiigüa Efoañ&ki ♦ al' P'. M. * FÍyj^:* T^^^ 

^4 fenétp^úejfei Re^Bos lafdika de V\ ÍBievéYend\f7\ma^ que 

ile ajjegufo netendrh ftie lidiar cen niH^un (y nombra al que 

ürmod Librejo ) de nueflrs Hacion. To^o lo alegado enfc-» 

»¿at¿ original at que gaftare. 

• v ^ Corral Hunohán paffado otras muchas Cartas para ^ 
V« Mt€Oli4as quales varios Perfenages Eruditos', ya Ecley 
-liaftii^óSyyi^Secülares; yáEfpanoles ,yá Extraños , explica^ 
ban eVgoío , que havian tenido^ leer el Theatro : y vpro-^ 
rumpian en ho^rofas exprefsibnes para con fu Autor ; «tot|. 
«quien nóterüan otra conexión , que la que fe fufcita entttc 
^k^firuéitbs dé i^imer Orden. Sé que ofendería lar modela. 

tiadélP^ M. auii'eñ téferirliis; Ño es efl:o lo qóe (t\ tafou . 
'^Ptroíi lafmpu^adon derThéatrofé; reduce i citar pape^^ 

íillos deTertuHos , es indlípenfabli refponder con los tefr 
"timonlos originales i yá mahufcrítos , yá impreffos , ; qtíe. 
^-kanxlado los que tienctivoto en el Theatro Critícd; Pd- 
*^rlos iodos ,- feria ok^ir^;ttn volumen. 6aft<i ló dicho,* 
«paraquetiefepa, t^ yitsSs kvi tan eficaz la caliúnnii; 

• qaat)to es el conato , qiie pone para lograr fu depravado 
HbteatQ. Bfte cilra el doñfuelo de San Geróñymo ^ inJHriatlo 
«-dé oaticiofos CyiiiGos , y oenfurado de baladrones» ^^mí 
^^^d putlitiét non báhét taniaí vires , qiéantes ccnai^^^ Be^ 
^ » tíirM^ hinecemiá^ fifemp$r neqhitia jki^á ^ffeife^r* 
^'' ' \ ' fintíA i CH Mnm fmdftid i^ufit Calmmai ^ / ' 

fféivaleret. ^ í -j» 



'•' '•' :. ' ' '. V. i. . :..:.,..#. 



/i 



í » 



^mJik ■ 'X "" 'S^-. 



SALUDADORES^ 

blSCURSO XXXII; : 

.. ■ S. I 

T 6^ |RcteR(}edP.M^eneftep¡rcaHb^^{« 

I meto yi del tercer tomo de fu The** 

3 tro , deftetrar la, vana cr«lultáacl 

m xcKCxdclo&Saimiadtwts. ElR.no 

^ (juifo impugnar el Difairfb , plüa 

^ . : , caer eo ima ínconfc^ueacía. Me úm* 

^fiitm»t0it/mJiffdme» ,áice, fá el LetorhzvcilKctio lacen 

JkxMHi. Los mifmo&tdlimaikKÍiaypara probar Sabtiiédtm 

.M/j que fe creen, para pcobar£7j<Mn<^^/> Intiittt ^ <^r. Eftitt 

' fim, notícla de ellos cd los Autores» cueiK03,y crecnctafea:i&^ 

Janee cntcc los GentQes. Cómo, poes, fe di ulvo cofulafio á 

laioqMj^aciaa de tos ^qc creen á Saludadpres;y fe coma pac 

aSiuBpco ratificar U vidgaxidad acerca de Ips Dittndiii 

Fadl céndrala refpudla el qoe hovícre paOado los ojos 
Mr U iaapu^auíKi, que el R. hizo del Tom. j. Efta foto fe 
. luzo de ocremoaía , para cum^ír con el Vulgo > y reclamas- 
.Icen la Gazcta, con el tomo 3.^1 Ubrejo. Ya no havia.¿i.4 
krfj* %ta Itufirúth» ^tipK^GOfivtÁ^^^'i** Afst, p»es, f»- 
.líoladkhaúi^Nigpacioncanúdlpira ,.(]ue c&uve tcnrvlo k 
•nadetencroic. LaCi|i:l|^ del Tomo j.delTheatro, es ella 
que&in^uiüóeniü ^f^e^'io de Fr4titt¡^ ^ ^>ag.74&,J r#- 
^dos.ieséjMOptttesáa^rfeáaiiieMieÜfMirstfides. Jf nu-* 

i&Mif: Tenfitlftiirafe kátíñmuhv (¡ue 4pr^e»Jer. Todo 
eftoS[i^QCtapot;oj^aradc|iieUúo yávícíqenípapugnar lo 
qiaepo entiende. 

Cie£oclK.C0DlapaÍ3Íondatiacc[re olñ'tidicalo;y4 



lia eftaba.)ftktt reparar en fnC6flJcqaencfii(»r'Yl^6 podi^ 
aricar » que ct T(frr#//> , qtiehavlár^ftrácb^intttiknente 
Libros de Qlfuiftasvpjira los í)4i^;fi^# i fe )e entremétiefTe 
de rondón en & Ltbiót^ Ya fé havía deudo K(bngear dj^ 
^ 7Vr/ií/iV/<{aelechaYÍa hecho ¿reer yqitefe pedían ¡01^ 
jj^ugrtsu: PárádQxás Msíbimáíií^s ^ fin cntendíerFts* Conqac^ 
fáé inevitable oidlar por'enciÉu át itfeonféqaeaéías »- jp 
¥ráder al Vul^ tnlm Ignorantíái "por b^^tnonftrtc^nc:^ 
Sftaba pop decir » qui^ menos mal lo* buVléra puefto» el^* 
R;fítohuvi¿ra paefto álUmodow ^ro fa'fiimiá credulidad ¿^ 
aoMApanada de una ínfuíictencia mevítable para difcernir' 
entre la Iftuetip, y Jc^malo ( 7 entiLe 16 falfo, y verdadero ^ 1^ 
ha arrojado azta el eacremOy con^a fu mlfmo ^ediito ^ |^ 
fuiídoaof . Sfid faciiif ciívh rígidí stnfurá cáchinniv 
' 495 En el ^^29' pone elP.Mé una advertencia con«* 
trk los^ne fe pafmah al v¿r , que los Saludadores pa/Icau; 
ttná barra dé hierro encendida. So^echa que hay impoftu--^ 
ra en el caíb. £1 cafó ts , que^ ^(ietidot muy antigua hi ' im-^ 
poftura 3 fe hace cvidotlte ta (bfpeáiá. KefierecE^ábon^^ 
que las Mugeres que eftalxtn en el Templa de Diana » dt 
Caftabálas 1 andíaban por 4as brafas fin lefiom Cafiabalit 
tft DiM£ PétfiU fánum , utídicum facrés mulíeresitiéfái 
nuélh ptdi^us ingtecR i(!t€. Enotra plrte refiere ,iqiie ha- 
cían 'la mifma' experitocla lóí que^n d Monee Sorafté^^^ 
fiRián ala^Dk)raFeroni*^y' que cbncurrii tencha* getite i^ 
^r aquel e(p¿dacu}o; Ingeñs moftélinm muMindo €0$tvé^ 
mi^ Coh mas individñalídjld explica Plinto eflx> ultimo^ 
de Eftrábon* Nota que k>s Sacrificios etan en obfequio de 
Apolo* No atribuye el Vri^giode aridar^por d fuego» 
fino a unas determinadas familias^ llamadas Hirpiás^ Eftas» 
por Pecreto del penado , eftaban elTcntas^de tributos. . ^olir 
no habla deaqudlá prodigiofa experiencia , como de^oo* 
fa muy íabida ; y llama' H/r/^/ a aquellos Hombres » que 
otros Uaman HirpWPSp lujignitir f$t émninm uta vutgM^ 
fum. "\ 

^96 Virgilio introduce a Aruate » uno de aquellos 
üirpinos y fuplicando á Apolo ; y jadandofe de la prcteu-» 
' tdida^^virtod de Bueftros Saludadores^ 



\ 




♦ f 



/ ^ : fafdtur ^ & xni^um,, fr«í pjeUfte ,^ per ignem . . 
Cultores ^nultaprecwotts.vjcítígíá ; . . : . i 

Vcahfe UmÍ. Comentadores de Yir^ip^ y en cfpedai d 
Eniditl&ig^ Ce^cU^ Lo qíie hace at Theatro ies ,que :fiod6< 
ijpa ap» ifiagoft^ fobjre Virgilio , tí4 

(ando; on jci^ de,Varircm ,, que >que|)o$ ÍJirpin^s feniaiir 
iin iii€¿Ücamento oculto ,^9 el quaU uocaniio las. plantas 
¡de k>$ pies j ^i^^n paflear jEobre la$. brafas fin kfion^ a^^ 

ton) Mti/cUÁHirpm,, ^tfi aifikiid$MW}fir i^nem ^ m^é^ 
§amefit^fÍMfaiUngM$^ . :: , , . ^ 

Ño era meneft^r fer tan avifado tiomo Varron.» dixá 
litt Erudito 9 para íbfpe^liar la ¡mpoílura« En MoñC Diican-^' 
jge 9 verbo Ferrum , fe haU^á lo que fucedia j». quando ef-, 
Kaba^ ufo examinar la inpocenda 9 mediante elfu^o. Loj 
iq^ np^ ti(»e diida fs ,( que UjS tuibilidades de oucftros $a« 
3^ador<8 9 9q foio o(ra a>fa » ^ue raizes ds las in^K^ra» 
4e los Hirióos. £>fi^< r/ W tnijmúf tenté , Mr f radican ho/^ 
Íp$ ChárUiaMs , i^ce Maryill^ » en vifta del texto de Var-« 
SCMu Teftigo es Bnsbequio « que al hacer un Charlatán Tnr^. 
)co la. experiencia 4e ponpr ^na brafa en la lengua > y íin k^. 
fion algiina^ ^cibio el ipídQ un. genero; de eAridor. Km fi^, 
/f4 /dUvétJfridf^f. ^ £fia, f<;ñal ts la miCma que noto el P» M.: 
SmjÍuIícw mM¡fie/U^ , </ tfiriiUf \ y el humo , 4c que ík 
fcrtílican las plantas con alguna droga* En efto , y en fortín. 
£car el eftomago con vino átodas horas, ^á todo t 
. 3elMyftefi0.de loa j;4!/iííAi¿íWA 

í '^ ********** **^«*-**^í 

•^n"» ~ ««r • ••■■■■■ - 



' -A a \. 



># « - « « 1 * > 



<h < 



SE 



'SECRETOS DE NATURALEZA. 

D I S GU R S O XXXlII. ; 

. í. 1. / 

'.. ^7. l£rcubreelP.M.liSTaaas.prome(nis^ 

I. .qtefc bailan «nioGiUlxos^^'qua 

'. i . ! bcmdaacoa el titulo j Secx0tts Jé 

t Natnraítza : y evidencia la- peroi^ 
;^ t ctoTidád de íemejances. libros : yi 

>^ _. . para el tiempo j ya para el dinero; 

jHlpatajá falad.. E»(fíñcil.í(zq)Ugiut cftc DifcMríb, ícgun qua 
(e^x^poel,T[ieaEtft..Afci,^ues»cV [t.no.lit£0 mosquecot^ 
piar GlauTulás dislocadas , y arrimarles Tus iaíuKax glolTast 
ípoqio fí «1 icnpiigoar al Thcatro. vintc& yi i parar m bufo-f 
v^4^ ^ Pil>'^ dfíquicía las rupofidoacs ; y nos fa^Udia cort 
lo que fabcn todos. Confunde lo Tecreto, con lo. pubJico. Se^ 
OMpa^ei Mtñt «on feccetos de Na£ocaleza;;B£c^seutlcn-> 
tesjcdn e&&o$ pronvcidt». Seae{osfccreccBvCoik.lps,S¡£cre4 
yos publicados. Eabrevc Se coofiínde isi aúSmoiy í^Íom 
cqnáiadirai Vulgo» por no havet encendido haíia ahora e( 
titulo del Difcocfo. No feria, tiempo perdido diTpuur £otl 
^uien enera de veocajací^ tantas cpnfufíones, ,paca .na fer 
fpnvepc^dpi . ■■ . .■ c. í. . 1 ( i.'- ■j-i 

, 4?.^ piiee,queavnquecnl0sJLi^r«/^eJf^«r«f#/liay«al<^ 
gunos falfos ; tambkn. hay otros verdaderos \ y no_e^ razón 
que anos pierdan poi; ocros.£fta.reñ^uoo saoiú Teria buena* 
£ los Libros de Secretos no pufiefTen los verdaderos Jacilcs» 
y-i^e Docoinbid^ a Uj;QrioJi4id i parl^iga&ar i la crcdu» 
tüad^ con los Prodigiofos» pero íalK»., Mis dado .hai» im 
Ubro dceftos falaces , t^ otro que tr'axefle todos .I05 recre- 
aos imponibles. Mas ^ impueftp. la Hiftoria de Jovio , qwt 
ES un 'aigce^io de pKQtíras j y verdades i que. la Hiftoiia de 
.TjimUU J i I.U-Í 



ijl Secketos DE Naturaleza; 

Luciano, goe toda es un complexo de.qiiiojera?. Con U nuf-* 
«a reflexión fe p rdbará ,queiocíIbs Libros "pierdeu los Se¿ 
trctos verdaderos , por andar con otros falCos. El que no 
haUacfeaoenei Prodigiofo Secreto ♦ juzgaOo «riíino de-l<w 
©tros. Crtdendc vanis j didici non credere veris. Afsi, pues, 
ó todos los LSiros de S«creta>s havíah d$ ctínténqr/olos los 
ciertos para la utilíciaddel Publico jó folamcntc los falfos, 
para díveriioii de los ociofos. 

4PP Dcfprecia el P; M. ( ». 1 1 . ) lo que cí P. Efcoto 
refiere de Tritbemio ; y otros de Alberto Magno : Efto es, 
^efabttcaflfinJunaCa&z'a* Lo roífiño^ fcgun M^rviU^, ;^r- 
ta^ un Cartíliaiío , de Eetiato Defcfteesv Aquí fe conoce, 
queaqoeMápairfami é$ ^canoáacida. ^Dice el 'S,^ que es mu^ 
f&emss lo ^uetfaée el Aiad \ñaiHenué\ tratando de la Ba^ 
Jhgeiu/a.rí poae lo que dice ValleAonc. Raro, modo de 
lepctir 1 En i7a$>. pnfoel P.M..ent los números 30. 31. &e. 
del Difpurfo»i>Mt/»¿Aifí¿f,,to jjne Valfciiiont refiere ¿eUPai 
ii»geu^á^:Avpé, WBtói i^epítiik.cl R.<teMiai¿tinu, íOotkÍ 
«ía*;i4.puíbdcbu¿tai plumas la Patit^eiefiü en b ^ 
fueiu, esmiU^ófajenloque fe refiere, esfantaftfca. Enefté 
fentMo , queda cían kgúas ¡qfctiór á Idíjucfe dicfe de tá €** 
bcaa de Alberto Magno. • . . ,' { 

^ 500? ' ^^ií«gaet Pwddfi.tft di£sclv;déi I0& fiíri^it SpM^d^ 
tBiai¿ rqto«áQ4»)r'ti»befa» át&amík, -£1 Ri opéoií tígodói 
excia^tesir pér«> ifeiotvidó. de táÁta-'^.^^óafaía álfttócíá. El 
ipegre£i.(ie la$ Bfpírhus\ es la Panacea para eftos lances-. 
Fero-, aoncoitcedia»(e& r^cflb, tiene fu ísf€tadcaar- 
:tódad';fo«<í^;de4a'qual,.IW-haf e0ntia«'<iel todo con el 
todo , ni del todo con fu parte. Sin conu&o tljyficO ^ t^ 
pítt«^peitít«lktoife Synipéb*i.'Xo5.8yiiípí^^ , -cdrao 
^%^ «Ptad^j; Gafít^lo ¿'y; otros vaioíÉiarios , Habían , da-í 
¿a qualquíera diftaada í y el Difcurfo ^t tf Iríge contra eños 
tViüonaríos* ' . . - 1 ,. : í 

50t - Tambíítijel R; «pi^e "dcfenHépIosilibrosf •de Sb-Í 
«ttWsdfc ai*£Íídfeaí,.pür<fifi!:;Íi|i)f ituto^bs' ciertos.nLeafe el. 
«;^y8^ V afiadafc i qufc atmfon «í<s .jíaftííaofes eíFos líi 
bros , que^contíenen Secretos fiyíbs ^ y verdaderos ^paráí 
h Tj^zlSásatádlai, ifefedklna y it^mtxzsr-otíi í» 4osíéoále el di^ 

' * '• - • tía» 




fu^i^^^^v:>^V^tP c*} "* Cirugía y fc^crj ^llHfflÉQrij 

{jcdoceCWrlauáesSeccetiñas* de fu tiempo , ^ue. promeV 
tlati mucho 1 y no hadan cofa ; anees hicieron mucho xi^ 
ño. O y y quantos de oílos fe toleran en los Lugares p^r 
inilofosi .^ j : i . 

£n prueba 4e que hay Sdcrctos Mcui^cínales.^ fe pon^el 
R. por teftigo de vífta* TV vide^ñ Amjiéraam (1 ano 4e 
;i 70a &c«Conoctcnda que ^a corear amhdridfld) da pot 
/cñal ' de que . yn Alemán » que en Cordova haaa oftenca^*- 
cion de un Antidoto contra las Vivoras > enfeñaba á coa^ 
jur en tres horas ; lo qual bacía con doce coluqiníllas boc4^ 
das con guarífmos : fars )¡ue el P. no condené pr emUufie^ 

Porque el R« dice , ne tengo Authores que citar ^ en qnp 

^gtprecí/0 vaya fohxe m falahrá ; defde luego fe cree lo que 

^a vifto ; pero no fe le podrá dar gufto en adnutitie ^ qire 

efto y(;»jga cpntra el Theatro. C^nto dice de Am^erd^u^ 

^p ^Icn hacer algunos pd;>re$,iHcar6nes t {^^fi ufujrpar la 

Jimoína* Ellos SwCretos eftán fecretos. Si hu Vieíle . un libro» 

^^n cl^ual*^£b defcubrieuen todos eilos artificios > íeria uti]» 

Según las inconexiones » que elil« amontono en eftc Dif«- 

.curfo , fe conoce que no ha tenido otrofin » que el de llenar 

el Lucróte d^ todo genero de eíedos > fin entraír p)xla QiieÍ^ 

«tion. Ño contento con referir varios ef(;^s naturales ^ ect^ 

manó dejos artificiales. I^o mas es , que los cuenca por 

.decretos » nohaviendo cofa ñus publica en los Libros* 

Lo que^ hacia el Aleiñán enCordova con, las columna 
lias 9 ha iido fecreto para el R« Pero para los que han falú-* 
dado UArithmetica^ e^ una vejez» Mas hace de un ligio» 
que el célebre Juan Nepero ( el inventor de los Lógarith- 
^tnos) promovió la üi»4^^/^/ár ^ ó el methode de contar 
.con varías columnillas» Por los años de 167 8« adelantaron 
mucho efte artifició Monf. Pafchal > y Mon^. Petít* A elie 
intento dífpufp MonC GrlUet una maquina breve jf ufual ^y 
j {portátil» £n Vvolfio fe baila un difeño de contar coa aquel 
,methodo« Y qoalquiera que entendierp el Compns de /^r¿- 
.fprcion y enfeñará a otro todas las cuentas regulares en mé^ 
^0$ dedos horas \ como el que las ha d$ aprehender no eiié 




%dfcítóaáÍ> tiT éáiá. Eftas i f btra^ airibffdáí&yqtíe^^ 
Icañíadardc' Cti publicas , ño fon- det aíTürripro del Theatroi 
*Antés bien defcára el P. M.^quc fe manejifleri mas acjnelloé 
Tíbtos* ^f6 obftante es muy deFcafb advertir, §u¿ i dandd 
áqiii el l^. feñas evidentes de c|ue le ^s eftrapa la Artthmetfjt 
'iiZy í£ haya^ querido- cntrfeíxipéró: á coilfiind&-lá3 Páradoxas^ 
Mather/JarítaK -"' '" ' ' ^' ' " ' '••\'-'' ; '- \^ - "* 
501 ^ Dio el P; ií. afgana notíciáí' de Piraícelfó y HtU 
inoncib ,.y en cípecial dcl^Cavalltro Borri.. £l :R*: tiene cft¿ 
lyor fárrago. Es cierto, cpe para:elR^es Éu:ragOj,fabcrquierti 
' es el Autor qadrcitav Afsi ,^cs , noscitó a Gage* Gonfan*^ 
"diá iDíogánes Lacrcíb;: Coavíttfó en inonte cF Atlas de|. 
?• MartitíL Confundid i Monf. Ntery .toirNtóriCE^mcry^ 
'Ü^últó cínqpentA añps a Efcaligero.^* Desbaptiza a los PP*. 
Scñcri ,, Fritz ,. Mcndo j.Gazéo,, i Obropio Becano ,.Borel!j^ 
donato ^&c..Y finálhicntc,nocíto Autor, cgie en la mifmii. 
^cira no dieííefenalefs de q^e* jamás \c^ havia oído nOmbrai'^ 
^¿áÜáqíae ttoj^zo con&s.fedicesi paraiivtpvtgnar al Tíhca¿^ 
«tro., ¿1 que ho tiívierc^noticik: de qliieacs ,>q^ando,. ek 
•donde , y oomovivio y y eféribio él? Autor „ que hadtcitarji. 
"^Iiara^fdguirte ,.ó para imjpt^narle ; leerá Novelar i, y hará^ 
Iiibi:ej<Ss^y Librotes* Lo que el P.M. dice de Paraeelfo,,coiiP-í 
' ta:dc Oporiiío., Eflfé. debcfcf creído , quando-cefiei* lasBoi^ 
^taxaicÉas-dc ParatdfBi y es muy foípechofo ¿, quando quieife 
hender ftífe Prodigios.' TaritbiénCraton trata, de- pláglarib* 
ÍLThe0phrafivPar4celJ/9yhiPhelij¡e Bml^aJ ,j^\c esfu grq^ 
"©río nombre^ ' \ ^. ' " ' 



« * 



103- "T/Afábrá" el Letqc de que decreto» Haüra eTft 

Jt M» en- fu:Difájrfo. Ahora, oitáoonqné S¿- 

GrctosqiúroelR.for»atlaitirougnactotT* D&cq^ie es ut.iI; 

U cura dclíAteiíqpe^ No esbactt-argaroento cfte contra él 

• Thealríf ? Ac'aíb té inuiil^la aira deU^Mtrluzk ^ Añade eh 

*foogk eftos otros Secretos^ Píiwar *ai 6Iío^*?ólvora fordá.. 

tai ampollas fdjles. Oropel. Hoja de teta: Vaquetas.de 

-Mfifcovia. Apagirinccnáiosi. Tafilcws. Dorar ña ero* t:6^ 




. • ; . Di$GXlítsd XXXnL,.: • 

jSdw^de.telas.deAraña. Aumento de USaU Efcrí&ir mvx&^ 
ble. Porcelanas. Tinta de Pegú» Temple del Acero* Con-^ 
Corvar huevos. £^ frió que excita g\ Sal Amníoniaco^ Man^ 
tener en agua la cola. Hacer potable la agua Marina^' Pol-* 
^ós Húngaros para feparar el plomo» Agua de el Negror 
fíoiice» para, que fe laven las Sultanas, I^ Rufma de los Tur-^ 
^8, £1 fecreco de Córdoba para curar calenturas intermn 
tentes* Y las Gotas de el General de la Mota. Aquí eftá re«* 
cogido quanto dixo y 6 desbarro el R. en caíi dos hojas, > 
- 504 Qué es efto ímo huir del Titftlo de la queftíon? 
Acafi> el P. M. ha negado la mayor parte de. los efedos ,■ y i 
naturales , ya aitificiales ,. que cuenta el R. en fu dígrefsíon?^ 
A qué > pues , feria ioipotiei: al Vulgo con efte índice > ó de 
Botica , 6 de Aduana p ó de Droguifta i Aqui hay mudios 
Secrctosofalfos, Otros que eftán en Secreto; y que ya cpU"» 
fieíf^^'el Roqueño fe fabea defcubrir» A que vendrán eftos 
püca defendcC'los LibrQs de Secretos • de Naturaleza í Otros 
iUy fjá^&xyo efeáto., por fer.viffiíle y no ¿bda períbna algu*» 
na. A qué feria moleltar con ellos ? Si el R» huvielTe hecho^ 
•Titulo a parte > y {niíieíle el ^modo dé confegiitr aquellos 
cfedx>s y feria digrefsion útil > aunque d^refsion defpropo4 
fitadaxontra el Theatrp» Pero vcQírfe con el índice de va<« 
r|as mani&turas » folóes imponer ahVulgo »que fe impt^-^: 
gz, el Theatro* £1 que apuntp de jq;>agar los incendios j aca^ 
^. podrá fer útil > y afsi diré á que fe reduce. £n una pip^ 
Uena de agua fe emra una caxeta de hoja de- lata 1 ó de otro 
marerial , Uena de pólvora > y de calidad que fe pueda en*« 
cender. Puefta la pipa en medio del Niego , es conftantd 
<qpe xebentará V encendida la pólvora ;.y efpardrá toda la 
agua. En cube cafo tiene el fuego por enemigos y el agua y y\ 
el foplo > y la rarefacción del ayre. La experiencia íe hizo 
ftoco há ea París. ££kos efedos y cuyas caufas íbn palman 
f ias, m fon S^crecos^.ni fe impugnan en el Theatrp» 
. 505 . Afirmó el P. M* N0 si (¡lu haya imprei£>s eñf Éf* 
pañol inas JLibros de i'^^r//^/ de Naturaleza , que el' de el 
Fiamontés^y el de Cortés» Nota e&o de Defcuido el R.Dice 
^Hic \xiiy}xaoá!^^Proprietatibus rerum. Otro, ia Philefo^m 
QuriQfa del P« JBufebio : y otro ^ Secxe4as, dé £¿il(¡fi¡fia de uq 

•^: ^ •^"•"^'' " " ^ tía' 



%f(í Secrétc^ de Natü&aleza. 

tal Coréltá, De eftc> añade, /<r/^ ^ efie affimpté es 'uio. /k 
Cunten i cío. Que fe jiecefsita Úe otra coüi para conocer » qod 
ni el R. fabe lo que lee ».ni entiende lo que ha de impug-# 
nar i Que tienen que ver los tres Libros que cita y con los 
Libros j cuyosjjiíulos. fean en Caftellano ; Secretos de AT^*. 
turaleza \ A la Clafle de los que cita , pertenece quanto lA^ 
bro hay efcrito de Hiftoria Natural > Phyíica , Nledicina, 
Mathc^iaticas , &c» Uavrá hombre.tan fatuo >jque añone^ 
que. el P. M» ignora, que hay mucho efcrito en eita materia? 
Parece que si» £1 Libro de i^ropriet atibas comienza tratan- 
do de Dios , y profigue hablando de todo lo criado ;.no cov 
mo SecretijtA , fino como P hilo fofo. El . Autor f$ cree fcc 
i^artholomé Anglíco» £1 Tradudor es Fe. Vicente de.Bur« 
gos. £1. aÚiimpto es. compendiar la Hi/ioria Nat i^rM de 
Plínio. 9 y añadir mucho de San líidoro ,'.y á& otros Auasí-e; 
res» . Conque la cit^l de efte Libro es . coma íi fueíT^. la da 
Pliiúo ,. Alberto Magno > Berchorío, G¿faei:a,..Aldco?ant 
do, Jonfton, ¿ce BufqueelLeGonlacoiVíxioa; ócrca'qwJi 

finge él R. :. • . . , .■ . í 

: 5o¿ Lo mifmo digo déla Philafúfiét Cuthpt del P# Etv¿ 
febio. A efte modo pudo citar á Fr» Luis de Granada. Y^ 
con la mifma conexión ^.la PÁih/ofLt iecncté de .Moya; 
pii^^, aunque qio viene por el affiimpto , viene. íiquiera pon 
rasión del Titulo. £1 que masTe pudiora acercar,. es el Libco^ 
M^ia naturai. De .eítctiene individual pocicia el P« M* y 
coa todo cílb no le cuenu entre los Líbcos.dei'^^rif/a/ di 
Na/ura/eza ; conque » . por efios » ha entendido.elP* M» yt 
cualquiera Letor » io^ que no entendió el^ R# £1 Libro de el 
CofcUa citado dice afsi >. fegun Don Nicolás Antonio « Se^ 
ere (OS de U PhUo/efia , Afiri^o^ia ^ Afedicitíd , y de las Ma* 
flemáticas » impreíTo en Valladolid i546«. y en taragoza 
^ i $^47* Coteje el Letor efte Titulo con lo. que pufo glof* 
fado el R« y cotejara el aflUmpto del Theatro ^ coa Iqs def*» 
f^QpofiGos que fe le oponen*. £1 R» fe contenta con bufcar 
iicretos para impugnar al P« M. Pero de libros » cuyo tita*^ 
b> > y. .aQumpto dire&o fea » .Secntes de Néturalezá ; y en 
Caftellano, hafta ahou no ha (eñalado fius que ios que cit^^ 
d P# M. en fií Dí£cmfi3u . - . -- 

En 



1^ .* 



DiscúiCso y***^ ■'' -^ 






507 En el nuxn. p. atribuye el P* M. i la Magia rfegra, 
^ic ufaba ETcocino > lo que fe oicribede Gebardo, Dice e( 
U* que.es dcfcuído haver creída cfto. Alia va la ímpoftura. 
Porque //V/í^ por embujieros á TODOS les Magos. En don-*' 
de díxo el P. M. TODOS ? Es lo iniTmo afirmar 5 qíic no 
\uy tantos Magos como el Vulgo ptenfa x y .que los mas* 
fon embuñeros ; que afirmar , que TODOS lo fon ? Vuel- 
va el R. á leer el Thtatro 9 y no fe exponga a que le nocen 
eftos falfos teftlmoníos» Siempre el P, M, afirnura > que.ha/ 
Magos Diabólicos. Sabe que muchas proiiicíías , que fe ha-^ 
Ihn^u los Libros de Secredftas , ó fon vanas > 6 no . (e pue*' 
2ien cuooplir , fin concurfo del Diablo* Afsi j pues »• fue prc4 
Oifo referir para eílo el lance de Gebardo en eftoDíTcuríá ^ 
.508 Defprecia el P» M* n. z6m los remedios i qoe^ie pro*' 
meceo en los libros de Secretos » para los o^s, Fundafe en 
que haviendo trecientas enfermedades de los ojos^, y dife«' 
lentes » no puede haver colyria unúrerfal«;afsí'Comb;y-pot< 
lo ^ufmd', es quimérico imiyeríal antidoto. Pira efto acl<« 
vierte > que fe debían aplicar algunos > foío al cottocímíento 
de los ojos 9 afsi en lo Phyfico , como en lo Mathematíco: 
Pues hs Médicos ^ y Cirujanos xomunés enteramente care<« 
cen de la Óptica* Efte es el tercer Defcuido^ dice el R. pues 
hay en Madrid quatro Oculiftas celebres» No diíputo fi fon 
celebres Oqililús % y (i faben Opaca. JLq que , qpto es » que 
ii fon célebres » nó fon comunes » y de los quales fe habla : y 
ñ fon folamente quatro , no prueban contra lá efcasez que 
fe nota* ^ 

Creeré ^ue algunos íérán buenos Qculíftas ' por Jo que 
toca á lo Páy líco , y ¿ lo Anatómico i pero cómo la Óptica 
no fe enfeñ^' en las Aulas de Medicina > ni esFjjoiltad que 
fe entiende coq fplo leer libros , (i falta íin e^do conoci- 
miento de las M%thematicas ; mientras no haya particular 
aplicación á eftas X fubfifte el coníejo tltl P» M. Entre los 
Egypcios j fegun Herodoto » fe diftribuían las enfermeda-» 
des, y conexclufiva« \Jt fingulorum marhorum fint Medid ^ 
fion plurium. 1 taque omnia refería funt MedUis. Alíi ením 
fum Oculorum , alü capitis , alii denüum , O'c. Es cofa ru- 
boMfa ^ ^ne el Int£rés haya inventado diftribuir la fabrica 

' * ' dQ 



^í^; SeCIIETCíÍ de fÍATtfítAtB2AV 

^eunaca^a en ilíG^'cates hombres » y oficfos /con mtimal 
¿xciufiva ; y cjue !a cura de un hombre enfermo ei^ccncc^ 
mendada á la diligencia de un hombre Tolo j y tal vez i- fi» 
vifiblc ímpecicia, 

• 509 £1 4* y 5* Defcuido , que fíngío el R. no fon ocnt' 
cofa 1 qtie.la4.y 5. mala inteligencia del Theatro. Porque- 
el F. M. pufo en la cUl& de Sccrecifias a Paracelfo , havien-i 
do aprobado el P. M. el Mercurio , y el Opio ; Defcuido» 
Porque el P. M. cító i Morery para un lance de Hclmon- 
cio , y no le citó para tftdo quanto dixo de él ; Defcuido» 
Qqc le parece alLecor de las infulfas b^atelas ? pues coR^ 
Ipcras gordas cíHq efcrtcas. Parecelfo ha íido charlatán de-. 
Charlatanes* Las promeílas de curar la Gbra , la Hydrope*^ 
sja , &c. y » loque es mas , la promeíTa de prolongar la vida, 
luvieiido murceo ¿I de. poca edad , conñan del Theatro i jri 
del Libróte confta también .. que nada de efto (é tuvo pre4 
^nte , par4 hacer lugar stX DeTcuido, La vida de HeUneacioR 

'.'& liália.cn ciet> Aotoces , sn. cTpccial en PopebLouac« : 

, i quien, citó el P. M. Conque mientra) 

^R« nielvcá leer elTheMro,pafi < 

íémos adelante. ■ < > 



SYMi- 



I 



■.»■•,.■ ■•■I' ■'■ •< ■■ s^y' 

Íin»SII«><M{»<no«fr4M»«IMIN>oH( 

S YMPAT H I A, Y, ANTIPATHIA.!^ 

: üiscüRSO xjoavr. ; 

i'- ■/'■ ■ : s. I. ; 

. jio* j X. alTumpto del P. M. fe reduce i. 

"' ' ' 5 t^ia ■>} ''Amifathia , np tícnca . 

E fígpíücado alguno * del qüal fe 

¡. -pueda formar idea alguna. Opa-, 

De el R. que aquí />/<i»»r« fe 

frteede/vhre una qmefiUn de aambre^ Ello prueba, qae n¡. 

(j R. ha encendido- lo qpe fe diputa > ni tampoco leyó 

el Theácro , para in^ugnaile.' No eílá cxpceSb en el Xhea^ . 

: tro , que oo hay Sjmpathia ,m Aatipathia , f'f,'*' ¡' f 

/k fi^ifijica immeáttttnuMte por ejídt vtces í tAtviAcaxe, 

&TÍa <]ue(tion dcmHubre afirnur , que oo hay Ave Phe* 

nix , i^un /« fue /e ^nifipa immeJi^támíme poj; cfla 

■ voz ? Tan lesos de fec que(Uon de nombre ; no repá- 

rica d P. M. en que fe uTaife cfta ;» ó la otra voz de coauin. 

acuerdó , pero advierte « qa: el fignificaio f qne el Vulgo 

imi^oa» es un lignilicaiotiEigído. ATsi como fecía nece- 

^Ui atirmar, que las ni'ilas acraheo el coche povS/mpa- _ 

. ii/tf; y que la honda arroja de si la piedra por ■ÍMt¡fiathÍ4i., 

Xa mifiiio le dice de otros cfedos , que el Vulgo llaqú 

Sjmfathicof. 

.511 para probar el P. M. que no hay efedo Sympa* 
tl^co , para el qual no fe pueda feñalar caufa viliblc , pro- 
pine la '^ffothe¡Ít,á&. e&as dos decantadas Antiparbías. SÍ 
. ^asSE verdad , (¡Mt el Lean huje del canta del Qalle ,jiel, 
iigre del rmítie ¡íel Timpaae tftria poríjue ejffos fcniJet lie 
/en eM extreme deptl'rUei. EHce.elR,queaquihay. tu)0ef> 
V^Áadigf^euréiUffei^ usi^tetíradicúef ceofe una ejÍ4^ 
_ ■ ' PsCh 



|M' Sympathia, y XntifaThia. 

Bí¿rcuí4á » g^t^ue cl tM^m^gz que el Lc<m kuf£ éitOii 
Uo. Contradicción , porque afiriiu que cl tigre huye de 
U Lyra, l^n efio moro yo , que cl il. abus6 de la ratón na^ 
túraHoqueyáno puede ufar de clla¡ Qué tiene que Ver 
admitir la /f(í^/^/Ai3/f/». con ja cxfvtkm f /aeff} verdad^ 
paéa avcrigoac . las canfas ; cun aíirinai: líos litcbos ? Oíxo» 
dice t y dirá el P. M. que d hecho de que cl León huya de 
cl Gallo por antípathia » es faUb. Dice aqui ^ que aun en la 
Hypothelis en que huyefie fjatnis feria por ahtipathia ea 
U^ (¡gni6cacÍQn del Vulgo; fino por caufas vifíbles » y nu- 
v^^Sas. <íxcfc¿yám(w llegado al «¿remo de cxplica/lí fos 
Impugnantes dcl^Theacr#,ia dtferencíad» lo^ Cathegoríco» 
á lo HypothcticoV 

5 ri En ninguna [arte ha dicho el P. M. que d Tigre 
huye del Tympano , ni aqui lo dice tampoco. Que tiene 
qiic ver lá Lyra con el tympano ¿ ó tamboril. Hay cputr^^ 
dfcct&ncómp nna caft , quando fe habla de cofas difcrcntesí 
Nó hit dicho el R.*que mas le gfufta^ el fonído dfe uhi cak4 
fñiHpar i que cl eahto liQvmRutyeñori Vea el R. ¿orno , fia 
fcr Tigre , aprecia mas el cftrcpito , y ruido del tympano, ' 
que la melodía mas ftiave. 'Conque pódri eV Tigre huir dcj 
la melodía de la lyra i y nó huir del eftrucndo del tympa- 
né; EHúSo es, que' cl P. M.np toco .híifta ahbra ladffputa 
drt Tigre. En el Tomo ¿admitió láfencéncíá comiín^para'^ 
.pbhderár'laiextravagaticia dc^Jufto Lípíki.i Bn ^el ÍM, co-' 
táo procede ik Hy póthcfis , ni debe afirmir » ni debe ne- 
gar , fino füponer cl hecho para 'averiguar lá caufa. Afsl^/ 
pncs , dice, que chx:af9'que cl Leon^¿ Tigre ,&€, huyan de * 
á^una Voz , no hay míi aintipathia , que' la que'h^y quan- , 
dé'fc efpantah Hombres i Oacos , Perros , Ratones , y Paxa-' 
ros , fí oyen algún ruido infolito , y djfpropDrcionalo. '^ 
"'iis Explicó. el Pl M¡ én que confifte que uno, qixá, 
fe arrima á v¿r jugar , defea que gane efte',y noel otro , fítí ^ 
havcr precedido conexión alguna; Ya hav^ra hecho* ^iciO' 
t tLccor, que eftará bien explicado , folo porque el R^ no- ; 
tonque hiVia dcfciüdo. De hecho es afsi. El Ri' pone el' 
<a%> fuera' del aflumpto ; confequetíicia de que no enten- 
dió d t^ue cfiieá^l ThcAtró. Okcvquc el que fe arrifna^ * 



¿■T¿r ita cartas , yi en algún modo fs hace un Jugador coa 
ac¿uz\ i quien fe ^rciino ; y cppx> todp jugador ¿etea ganar» 
también lo dcfca el que mira. £{le penramiénto es cortú par 
u el cafo j pues Ce expeiímenu aquel defeo en todo genero 
de juegos, que (e vean, 6 ao las^cartas; v.gr.eñ el juegv 
de Pelo^ , &c. Conque cogced|eod9 el R. que con lo . qu^ 
diesel P. M., {& cimd/ia ia mluatéJ ^zoáolodeatis es _ con? 
figuientt. El [O/lterio confifte en que todo aquello fe hac« ' 
«nbreveiy pornoreSexionvenlomirnao que le experi'* 
menta , fe creen caufas ocultas , y S¡rmfátbkút ; quando ^¡9 
cauías manifieftas clUn CUtaado á los ojos^ 

DUENDES, 

y espíritus familiares 

DISCURSO xxxv; 
§. I. 

)14 I Ifiá la TheoI<^a Gadwlíca , y eof^ 

I ña la Phtlofofia Chriftíana , que níp 

I hay exUlcntes ina$ Entes Ración*^ 

I les, que Dios ,ADgpl bueno >Ai^ 

f malo. Alma feparada, y el HcÜh 

bre. £fle, inunetro en la matetia» 

•loando eftá en cfte Mundo i y toutiacnte Ef^Hrituaks les 

otros quatro. iSobreeíb (iindaniencal principio íünda el 

P. M. fu Kfcuríb i en el qual impugna todo otro cncc me^ 

dio. Afsi , pues , porque el Vulgo ^tribuye vartos enredos^ 

y ruidos no&uinos i ciertos Entes Írna^nados,quel)aniín 

pitendet , niega la exigencia de femcjantes entes. Proco* 

ta defterrar U vulgar creeociaen efte punto; y dcrvanece 

los cercores pánicos , que fuéUinociifióaacfe de V|uel^: 

. .■ ■ 'Éih 



ftftfa á'ptehcnton. Eftá tan eficaz ,• y ca^v^ffié^é d I^I^ 
4airro9C|ueroIop<KJraimpugñaHc'el<ilieés incapaz db ítH 
teitderlc $ 

"^ 51^ Contra efte EMftutfó fe oponen tres cofas » qti^ 
tí P. M. fupoaef antes de entrar én la dtfpuca* Eílas fon^ ciM 
tar teftlgos", citar Híftorias> y comprobarlas con la crée(h<^ 
da de otras Naciones. Vamos al Theatro. £n el num.- $.- ^ 
fupone ,qae bavtá innumerahlef íeftigof. Eñ el n, 17. quet 
hay muchas hifiorias de Duemhf , ame fe hatUff efcritafi Etf 
«1 n¿ 1 8, fe íupone » que los J>ií^«i^/ 9 f i noi wenen de íog 
aHttguos Gentiles'^ ^ue los fignificúreH-en fus^ Léree ]¿Lár%fítfl * 
y Lémures^ A qué » pues ^ feria moleAarnos el Tertulie ' 
J>MHdeyCoi\\6s notables de lá queftiob PÁcafó duda él Pw M^ 
(te que hay infinitos cuentos de Duendes ? Pero fi la razói^ 
di^a , que^np pae4en fer otracofa' que páKañas » y ciieQt^ '^ 
tos^; fprácinipugriar fus r^zóne^ , referiif las mlfmas patra«4 
ñas ?' No» Será un cuento de cuentos» A efto fe reduce \^ 
jfñpu^ácion d¿l Ij^urio fjr qúaiqui^ra Kppibre^.q^rdayEi» 
letpbnderá con un tolo ycrCo. NeSÍHrues Lémures, ¡ierteu^. 
taque TheJfkU udet..- * . 1 \ : f 

5^1 6 91 el Ri tñt itíle uña lere tintbria'dd conAo&o , por 
donde fe nos comunico el eifror vulgar de creer Duendes , fa« 
bria que efta yo% Dtttndecs un adjetivo , fin fubílantívo al« 
guno» La creencia de^aquellps Entes^invifibles ^ y DomefiU. 
m Vesla tama primfera de la Idolatría» No es rázorf' que» 
Íi4v!endohós qaedado de l6s Gentiles las voces tía Je, Pe^ 
palés, Í4ane$, Lemuhs^^^. únicamente para exornar Poe- 
Inas'; fe quiera crctr 1 qbe la voz Duende tiene algún fignifi* 
¿ado objetivo ; ño fifendo" otra cofa que un adjetivo , de 
aqaeUoS íiíbíUcitívds Imaginados;* La. verdaderf etymolo-» 
^'í( de Djttttdé , fe toma del adjetivo Oemejíice^ Eílc fe apíí^ 
caba á las Almas feparadás, qne creían los Getitilts habitat^. 
cnlisGafasdefuífirtiilíás, Afsi , pues ,1iav!á Dh/es Fam'ü 
H^tei^E/firittís minie ftices., &c. Efta crccrfcfaí es- erróiícíT 
¿5of dtórémo ;'^a¿s ningún Catholíco debe afirmar *i qute loí 
Dí^iñides', de ciiya ftequentc habitación en las cafas dicef 
tantas püeriti4ádé$ él VülgOi{bQ:AIixUsfepar)idas« Veamos^ 



«t «r , * • » 



1^^ 1 1 f ^ne U Brechara cfté orfgeii principia de U Ido^ 
iMci^f Dke (Sá|u 09^14.) qpe incoofobble úti hombre 
^r U temprana mocrce de fu hfjar» mkndo fabricar ima 
Jmagen de aquella querida j^reticb;» para tener iiempre pre« 
;(ence fu memoria. Pafsó'de la membrlaii hacer también faK 
orificios a a^^^^ íimulacro. De lo; faccHicÍM fe propaisd . ¿ 
l&ntablarlc adoraoioaes , como á Dios; Acerh eiíim, Uífií 
^oltns fat€r,^cu$ fihirsípti filii ficitimaginfm í^ /7/««i, 
jfuiíuHc quájib^mo mortmíi fuin^t , nunc t4mji$am Deum 
cotere cttftt , tf amfilmt í¡tí$r firvps pí^s^acrd , &> Jjf 
0i^c¡a^ Efte^rar^.añade ^ pa&o defpucs.á í^t ley entre las 
Naciones : y cada qual hacia lo mifoio coa fus parientes 
4tfuáto$. 'Hic error t0m^4m 1i^x^€mfi4Jii»s efi. Cont9i9a[ 
^élxo Mrinucio , citado de Vofsia > que lo qne havia comeiif 
zado para confuelo ^ en la muerte de algtmo de.la.£umtia^ 
t^afsó defpuíes a fer Idolatría , para la vanidad. Sacra faSta 
£^at p fU4 futrant ajptmpta folatia^ . » 

.. 5 18 No ha Cdó único el exemplo de aquel indi&teui 
4<>(ort Contando Apukyo la fabuki de lo que hizo Chlari^ 
Us y eci la muerte de fu marido Tlcpolemo : dice , que hizo 
Jiña Imagen 9 aunque con la reprefentacion del Dios Baco; 
y á efta veneraba para el confuelo i (i ya no era para mayor 
.tOimOQUQ en fíi memoria. Djvtnis percoUns hM0riht$s if/i.^ 
Jffi\fHati$ cru^iakat. Yi fe ha vino en onra parte » como 
J\driatu> endioso á Antinoo. Del Califa Jezid beti Abdal- 
-malcH fe efcribe ^ que tomo tanto dolor por la muerte , que 
:,iin folp^granUlp. de uba ocafíoné a una concubina fuyi , que 
-Rp' periiMtlO:fo<nterra(re d /cuerpo en toda una (emana* fia . 
fin > no hallando confuelo en el fepulcro de fu querida »f€Ío 
^acalbiQ cpnel dolor en fu fepulcrP. Algo femejance i ^fto fe 
jBÍcrifcie mas azia nueftrqs tiempos. De algunos fi: cuenta» 
.que t^ara fopzdar el dolor xon el confuelo , por la muerte 
iide algnnA p^rfooa de fu cariño » han guardada) en fu caía k 
^qiUvera i y eticendian IMces delance de aquel fúnebre efpec-- 
^táculo. ; . ^. ' • . r 

^519 La dificultad confine en averiguar de qtíieti ha- 
. bla la Efcritura. Unos dirán , que habla, de lo que fucedio 
.en Babylopia^ quanda Nlao fabrico uii T^emplo. a fu j^adáre 
y^m^lU ^ X Be- 



;3 04 Duendes, y Ííkritüs Familíahes. 

Be]0, Ctód rflá (pe no puede ierefta'V'pftci UÍTíCixltUri 
habla (k un'padtey^ para qE>n fuhijo^ I>e SyDO|»bánfts lÜ* 
ce íulgcnf:lo-¿ títadiy 4é CaUnct * t Sjfnophapii i^yftiw 
intér peps'habendym agravit fi{iíim funm'. Efta, efpecíe fe. 
-^onemuy en general* Y lo que hue SynophaneseiU «uy. 
obfciito^ X^ ' conjeturo- > que< todo <é origino de Egypto; 
y que ¿¿allí faltó la v6k Mowt^ qtK& fe efpárcid por todo 
«el vaíló imperio de k rdoíátrijsi.V p^f «t. tignilücar ta$ Almas 
' 'de les difuntos;. £1 iiiftotiador mas antiguo de loa Prpfar 

* -nos .^e. tenen)os ^ es Herbiáotp, Cotejado Ití que eftc dicjt^. 
c^R lo nmeí apüátst UXfenmt^ a ^ veFimanSfiefto el'oriéeii. 
\Át\Q&:^tm8cier.: y • .n .. .:l j> i •^^•. :, ^ 

^ . 510 ; DuiC lícrpdótP^,<{nb. 2.X^'d'E;ffin^ I^^^^ ^^ 
Sgjpciosifenaimba.Á/i^i:. Mene ^ fui frimus extitu Rex. 
j^íodorQ le. llama, A/^iTíif^ Otros jrá íe llaman ^« ,. 4<f- 
ms,^ Menas ;/yi a)n otrornpmbres nHiy femé jantes.. piicC. 
el CabaircroMarsham ,- que eftí; Rey vivid en los eiempbs. 

ile Noe f ^^|« csíel vas^ccip .c(nf¿^^ ,, ^¿«m- 

i!0#i> y aup O/tris^ No necefMtaínwi d« época, mas fttírá- 
4¿ > para fíxát el origen de. lá Jdólatriar r Vixit^i^uup. iW<- 

^ñ€iN^^hjt QfMchvmMSA. 'acribe el citado Hcrodoto, que los. 

Jll^pcibs. tptian cfíá ant^i^t^^ ai^ca de íli primer 

¿iionárcá A//W^ Tenkcfte Keji un bijaunii^ lliftnado 4^«^ 

grrr<Qr . ajlndiéniib»' efie::'iK)mbarb^ 

;jbrc;d? fu pádrei. Há*íínHofc mpcrto eftc. hijo en. ta» flor 
de Ju* jiiyejjtud >, fe introduxo lá coílumbre de. venerarle 
. icpn l^iinientQ» fplemnes > y cpn It^^res cai)ti)knas«. "í e^a. 
. '^iceranppii hacian tatnbien ías<Sri^o$ i aunque ¿^ 

~: 5 ai. No puejdfen, fér: flMte : ex|>i:efáivás: lar f|al)|l»'ai. . 

tii t'^AdiderM^t; y^itu» pmt'Uniciii: txiUiJ¡¡^ vrim% tffii^ 
\:.rMmÁegjky:fr4iímitíir:afki \mifpfi: ii^j^£¿t s J^k t4meérít 

• áh\S^ypiufui;^fdi4orAtv^^ &íkitíiÍimMkhMn€\é^^ 
Jolam ipjff Í9i/titiitam.. Con tl' tiempo paitaron á/vcntrar 

S»or'I>5c)tfes >afsi al padre,, tomoál níjo ; y conifundiéndp-! 
< los tal vez en nrio.% Afsí, fe graduaban : primero bcmhres^ 
^i^dipues de.ÍHiertb^ y AfM/^x'^/viV/^, ó Dutniis^ Y dcf- 



{^;/Df>/f/. Ofinsyür Ifit ^ dice Plutarco, i ¿^w/6réPf;/7rí 
in' Di(fi tr^nfitrunt. Paa todo efto concurría támbíeil 
^orarlos xiebaxo déla efigie de eflie j 6 c\ otro Animal , por 
ks iazonc^ que dixe , hablando de los Egj peles , en el Md^ 
fá lutetiSnaL Ciando Ezequiel via en el Templo á las 
oittgerés.» plangCiílesA^mdem : es cierro qoe reía la pracV^ 
tica ic la Idolacru JEgy pdaca , que cantó fe- Ic^ttkvia pega- 
da a los Hebreas. Aquel Adonis es el mifaio qazTbam^ 
muz 9 íegun el original > y fegun los EiLpofitor^s , uno , y; 
otro nom>i¿ fupohen {>or un joven muerto , ál qttal llora^ 
bán Ite Eg/pdo^ : y a Fu imicacion losHebreos»; abando4 
nados ia hi idoiama» : j ^ ..• 

•5« Creo que los dos textos dichos , ycl texto de 
HerodótQ 9 xonc^urren á comprobar mi conjetura. Eftaes» 
que la temprana muerte del unigénito de Afi^/i, ha oca(ia- 
oado lá creencia de que las Almas deHos Dlfontos re(i-^ 
dilu) en las cafas * cómo Gestos , o Efpiritus fatntHares: y 
ff» fobcc cfta Te fonfdó la Idblacru^ \>\óc X^írchcr >» que el: 
^yy'^t filies £t llamaba £/^r#« £Qí6 di luz para raílre^r Ist 
ei:ymbtQgta de aquel primer Dnende. Llamado por si ííom 
M ¿y hacieodo't^eladon al nombre Men de fu padre » re^ 
fiüta^U *f<íí^tóí^ t Mutkrtúrú , 6 Maneras: : Y de todos éí*- 
tos nombres fe originarla la voz Manes. No ignoro, qiié 
en elLatin antiguó íeñáian muchos Autores ecymologiaá 
la voz Manes^ El cafo es » que no fe^ debs fóialar en la 
Lengdi Taítina ; fino bUfcaria en alguna Lengua Oríeñtak 
\ÍQfi(tfht QXtxt deriva la voz Manes devk raíz Oriental 
MuH; De qualquiera raiz que venga -, es naúy creíble qué 
btfyacdtid^u^ongeaénEgyptpv eií dondrfe principió' íá 
N^crWtffr/ii>oadoracionjdelos Muertos, cnticmpo "de ík 
Rey Menes. ' 

513' La ceremonia que (e ufaba en memoria de aquel 
ki^ó ubigenito , era muy partitaUr». Na hatia convite, 
c^c DO acabaífe , y fe ^rihcípiaSa paf[' xiaa canción la^ 
gúbrej Huccio cica á EttiWhiQ^^: que fe' fixida >fobre H^*^ 
úéAo, paca afirmar efto de los Griegos ^ /ideólos Egyp^ 
cíóis» J^sí0éí<y ah£gyptiis fieb'at. En eftos convites iá- 
ttódUciaa'U íiga¿a: de un. £fqud)cco; y pvaTenudola i 

,-' ,' Va los 



* V 



^oC Duendes , Y Ésniírrus ÍAliiLiAKte. 

los convidaos y ó fe les avífaba de la muierte en íomctall^] 
h fe les reprefentaba la memoria en lo hiftorko, Sc^uti 
Herodoto ^ era aquella vífion la imagen de un Difunto» 
Circnmfert aliquis in¡úat¡a mortHam i lif^ko faffuM. Alu^ 
diendo Petronio á efta^ cereoionía » dice , que elEfquelecci 
que fe (acó en la c$qa dó Triinalchion , cenia fus movimieii^ 
tos SL\xtomsizo!^ térvéif^ drgenteaái attalit fervus , fcdpta^ 

íAm ^ttt avticulhjus vertebrd^ue íaxatxin omñemjiartim 
verterentúr. 

No Tolo dice Plutarco 9 que falia alamefa aqud ^ 
queleto : j£gjfftii inc^nvivia h/erre foltnt falétukú 
Añade > que también fe le feñalaba lugar entre los convi^ 
dados, ^am^nání í)iifTatns ^O* iktempepívus comiffator^ 
tamen fuum háhei hcum. Efta ceremonia la moraliza Plií* 
tarco admirablemente. Pero el origen de todo efto . es I9 
liiftoria 9 que queda apuntada » de Herodoto. Creian- 4o^ 
Sgypcios , quando y á dftaha desfigiurada aquella idolatría 
cá memoria , que hlvia H»odu¿ido Menes^ que las Alrmt 
de los diíuntos de cafa habitaban en ella : y que > aunque 
inviíibles i aísiftian i los convites ; para ciayo teftimonio 
Cacaban i la raefa la r eprefeatacion. Süto Itálico » tratan- 
ilo de los funecales de rarias Naciones j diceaísi de' io|^ 
pgypcios: - 

......«..« i. ...... . ^¿/prí^ ^tf^^ 

CUudit 0dúrMtú füfi fitnus Jtamia faxú 
C0rf0ra , Cr^ií mef^is£o^anguim h^uájefatét Umhram 
524 Si fe xronfultao ios Autores , qu€ han apuntado 
\efta coíbombre »fe veta , que lamiíhni voz Mantr$t íign^; 
iica 9 y i el padre , y^\ hijo 4 yi el íacrifidd , y canciófi ttif^ 
te , y rüftica ;yá el mifmo EÍqude(o , Larva- y ó efpantájó¿ 
4|ue fe introducia en los convites. Julio PolUix : ^g/p^ 
tíu Manervs tft AgrkuUwr4 inventor , idenjfiu Mufarum 
M/cipulns* Claras íeñales ion ^as dt que fe habla de Mf'^ 
nif 9 ú O/Tr//^ i quien fe ^tribuye la Agricultura : y ctiyA 
4puerte fe lloraba anualmente en Egypto. Er quem $9 
fUngeñi homhem tiftáru Ofintn ^ dixo Lucano; £l mifiM 
íoJÍux,iquicn %iíó Suidas , díéc t Mañeros , Genvs ¿j^ 
grtfih. cantimí^ Pauíaní^ dice lo mlfiQÓu Jtkro^ « t^vcA 



Díscünso XXXV; 307 

Oricgo » traftorna las Hiftorias ; y quiere que los lamentos 
4e la muerte de Lino , entre los Griegos » hayan (ido orí* 
gen de los lamentos del hijo de Menes , entre los Egypcios*' 
pe Lini auidem mor te ad Bar izaras etiam Gentes luñus per^^ 
venit : Stquidem afvd M¡y filos cátmen ufurpatum efi^ {¡uoi 
Unum .Gr4a dixerunt ; affellarunt ipfi tomen £¡yftií 
i(l fátría vfice , Mane ron. 

^ 5 2 $ Finalmente > Goropio Becano , explicando la miP 
IM voz > dice : Uli^d calvar U figmentnm , quod in cenv'i^'. 
viis jEgjpthrum circumferri folere ^ ckm ahj , tUm Pintar^ 
ihns fradit » Manereta nuncnfahant. De todo fe colige»^ 
q^e los lamentos de Thammuz , entre los Hebreos ; de 
Adonis^ entre los Phenicibs ; de Uno , entre los Griegos, icc¿ 
no eran otra cofa que la exteníion de lo que los Egypcíos 
facían» quando lloraban la muerte del hijo de Menes. Txzní^ 
plantado yá á los Romanos efte chaos de Híftoria , fábulas, 
f ritos necrolatricos , fe aumentó entre ellos y con la manía 
de Manesy Larvas^ Lémures , Lares , Penates , y otras apre-^ 
henfiones , fundadas en que las Almas de los Difuntos refi^ 
dian en las mtfmas cafas de fus familias. Eftos y pues, fon 
los Dueades , 6 Effiritus Dome ¡lieos , y Familiares de los 
Antiguos. No es razón que , (iendo tan vifible el origen dé 
pftajerronea creencia , quiera el Vulgo , que Chriftiano alr 
guno de afienfo i femejantes patrañas» La Fe nos eñfeñaíi 
jque Us almas de los Difiíñtos tienen fu li^r deftínado. ^ 



« . . 



«.11. 

I • ' . - • 

v- • . •* - ■ • ^ 

t . 5^^ l^llngtuio^ mejor que Apúleyo , hablo de I0 
^ l\i . que los Romanos creían en eíte punto. E^ 

muy largo el texto Latino , que pone en íu libro de De9 
i^Socratis. Irc entrefacando. pata el intento las palabras mas 
-kíupreísivás* Snperitu aliuá ,.dice , áugisfiinfque genus D^ 
^monnm,,, qm fewPer Á ^érporis compediiis ^dr nexiius //-• 
iieri , cerfis fofe/iatitus tnrant. Sin violencia fe |>odra d^ 
.cir que entendían por eftos Efpiritus fuperiores, losEfp^ 
jat»% Incorpóreos > Invifiblcs » y completo!» ^ quales fon los 

-.JAtpM. Yl De. 



30& Duendes^ y Espíritus FamiIiauis. 

Demonios. Eftos no vienen ^l cafo de los Duendes. La i^zoft^ 
es clara , pues el Vulgo cree . que el Dueu(Í£ no es Demonio; 
ílao otro ente x qu^ nó fabe explicar» 

Hace defpues Ap^leyo la divifion de otros Efpirítus, 
que antes haví^n habjtado en los cuerpos. J^ui quondam tu 
Corpore hiémano fuerte Quien dudará que aquí quiere Apu-i 
leyó explicar el deftinode las Alipas f^paradas ? Veamos la 
diviíion. Dice qu^ d Ltm^^ y es el alma feparada del ci«sr- 
l^o , aunque con nombre tatnbicíi de Demouio. ífi Út fi^ 
cundo Jígnific^tH /pechs.D^montim , ^nimus humanus emi^^ 
fUis jUftnáns vitd , corpere fm ahjurMHs. Hunc veten 
taíind iinguá^ teperio LEMUREM diáfitatum. De cfta roí 
Lémures , que en ¿en^ral íignifica las almas de los difun- 
tos » hace tres claúcs A4>uleyo« Si eftas almas fon de fuge* 
tos j. que hayan vivido bien , reQden en fus propriaa cafas» 
y fe llaman Ldres familiares , por el cuidado que tenian 
4e fu familia, ^ui pofiererum Juorum cutátn forntus ^pU'^ 
cate ^ Cr quieto Numine ^ dom^m fe/sidet j LAR dicitur Pém 
mliaris^ 

^i las almas eran de hombres perverfos , no tenían maa^ 
(Ion determinada. . Eftas fe llamaban Larvas , porque , co- 
ino fantafmas nodurnas » andaban errantes > poniendo e(^ 
panto a lo^ buenos , y hadetido pefií^Us burlas i los malost 
jlnane terricuiamentitm^hims hominibus ^ c^eterkm UoxiMm 
tnaífs i id gekus pleriqMt LARVAS pethihent. Finalteiente» 
Quando los Gentiles dudaban (i las almas gozaban de fu 
manfion domeftíca ; ó andaban errantes cerca de los fepul-^ 
cros , llanubanlas Masies , y Diefes Manes : inclinandofe 
fiemprc a la parte mas pladofa. Cum veri incertum efi , qua 
éui^^e eorum^fortitio évenertt^ ummm LAR 'fit^ an LARVA; 
jv^i^/nir MANEM IXEMiA nuncupani. Ua|fta aqui ApuleyOj^ 
en nombre de la Credulidad Gentilica.^ 
: 5:17 San AguHin { deCivif. Iih9^c4p.ii.) c^Mraio 
^odo ©fks fentir de -tovikyo. Animas komm^m Pam«$ai 
ujfei ^^Mominihus /m LARES , ^mé^Hi boni fum. LB- 
.MUfiE&í, /« LAKVÁSyJí msli. MANES 4»^em DÉOS 
•J/ici^ cm. incntuM éft , bon^r^umeos , Jea maiimm é& m^^ 
diiiorut». P^fo. fkfcú^ic f\ flanco lo$ abíuidosí de efta fal£i 



DiscüMo XXXV; J09 

oeeticU ; y Arguye ¿los Platónicos con el mifino texto de 
Apiúeyo* Ovidio quiere j| que la voz Lemans ^ tenga el 
órigeQ de que Romuloqüifo aplacar ló$ Manes de Remo; 
comoCiícáixdkxiRemHresy pero yá advierte, que def- 
|Hies paisa acuella vciz ¿ fuponer por las Almas de los 
Diftintos* M^x etiam Lémur ¿s Animas dijere Sil€ntuy?i[^ 
S^tWo , con la autoridad d&Labeon , y citado de Yorsío» 
dice 9 que no eran otra cofa los Dlofes finétes , que \oi 
Lares txÁÜQOs. ¡>ii Penases , <T Viales \^ nen alH quÁni 
lates. . ^ 

* 5at Seria precífo hacer volumen aparte , para referít( 
lo^ioíimtos di&amenes encontrados , que hay (obre la ñ^^ 
Hificacion , y origen de eíUs voces, Bafte faber , qué Le^^ 
mt^is , Larvas > Miañes , Penates , Lares , (yr. figníficaban 
icntüe los Gentiles las Almas de tos Difuntos. Venerabanfe 
foifj^llQsLariís Familiares i i Dmejtiees en un vctt^^ de li 
cafa , en donde havia una ara para ofrecerles íacrificios» 
cofno á Diofes de oUa. £1 Efcoliaftes de Horacio , citada 
ác Pitifco , dice > que la ara era el mifmo hogar de la co-^ 
ásí^. Jnxtaficum Dü Penates pefitifnere ^ Lareftjue inf^ 
efifii : idcircb fued ara Dearum Latinmfocnífmi hahitusl 
IZiWOt Llares » que , aun hoy ü ufa en Efpaña % eft¿ figni- 
¿cando de donde vino. En el Dialefto Gallego fe llamaí 
Koy él hogar de la cocina Lar ^ y todo aquel (itio Lareira.. 
£íta voz , fegun la analc^'a , viene del Latín Larariuni^ o 
íéforiam /^ ^' 

! Aunque la- voz Lárarium íigfif ítc6 , andatldo él tíent-' 
po ^loquc hoy corréfpondé ¿ Reárete ^Canéartn , tV &ra^' 
teria\ pero en fu iignificadoit primitiva , ítgfiificaba ' el Iu« 
gar retirado de la cafa en donde eftaban los Simulacros de; 
los Lares ry en donde creían los Gentiles reíidír con ma¿ 
(requencia las Almas dé los Difuntos familiares , y Domef- 
tico8« Eh Ebora, (egun el citado Pitifco y k halló efta inf--; 
cripcion.* Laribuspte falute , & ineúlnmitate éemus J^. 
ierterii. Burlafe con razón Ladancio déla manía de Cice-- 
ton^qocquifo endiofar á fu ht ja muerta, Pero con el mif--' 
IBO hecho convence a los Gentiles i deque todoi fíis Díófes,' 
]4 PtdtiUcos ».ya DoiiieiUcos » no eran otra cofa qu¿ hom<^ 

brss 



/ 



3 lo DüENDBs i Y ÉspiwTüs Familiauií; 

bres muertos. Et Hlos mortuos ejfe Jócutt » & §r¡ginem vOMé 

fttperjlitionis tjlenitt. Lo. mífino dice San Aguftín con li 

autoridad de Varron ^ Omnes ah h\s mort mi exi ¡timan 

Manes Dees. » 

529 Reflexione ya elLetor en loque folo apunte det 
origen , progrclTo ^ y íignificacion de los Duendes : y ha*-» 
Hará bañantes motivos para defterrar del Vulgo Chríftia^ 
no la tan inútil , cooio ridicula > creencia de aquellas vo« 
¿es íin fuBftancia. Dirá^me ,^que ninguno eftá en aquella 
faifa creencia* Concedolo redondamente. Pero fe me^^ebte 
conceder , que ni el Vulgo fabe lo que fe dice , qúando ha-- 
bla ác duendes ; ni fus Patronos faben lo que impugnan^ 
quando pretenden defenderlos. La raaon es viiibló» Dá*- 
putafe la exiftencia de los Duendes > y la$ impugnaciones 
hablan de los Demonios. Q^h conexión tiene el fubftan* 
tivo 9 Demonio , con el adjetivo Qpmejíicá de los antigaos? 
Qué conexión tiene el daño , que puede hacer el Efpiritü 
nuílgno , con las traveCuras > chocarrerías 9 y efcurrüida- 
¿es , que el Vulgo cuenta de los. Duendes} Que, tiene que 
ver cuidar de la cocina , cuidar de un cavallo » hacer <:a& 
tillitos 9 y hacer otras puerilidades mas ridiculas^ con el mi«« 
nifterio ;, al qual tiene la permiísion de Dios empleados los 
jjemonios? 

530 Oyefe decir, que (i fe echan garbanzos á los 
T>uendes ^ fe entretienen en contarlos ^ y no enredan. Di- 
ce Monf. Simón , que para librarfe los ant%uos Gentiles 
de las inquietudes de los lémures ^ iés echaban habas ne-i 
gras. Cotejenfe las dos vulgaridades. Que conexión ten*-* 
<lran las habas con la quietud , 6 inquietud delDemonio^ 
Xo que mas admiro es > que lo que hoy fe dice , y cree d. 
Vulgo de Moras encantadas , y de Theforos encantados^, 
también es raíz de U antigua creencia de Duendes. Plauttoi 
en el Prologo de (ixCorntih 9 Pulularía ^ introduce á uit 
Duende , dando cuenta de fu morada en- una cafa de fu pro«- 
pría familia. Refiere el Duende^ que tenia a fu cuidado la 
cuftodía de un Theforo , que ún.Palrc avaro havia oculta- 
do en el hogar; y le havía pedido. fe loguardafle. PerOy 
¿arque utu hija .de »qu«lU . f*0uixa - tenia pyticuUr v ¿9fí 



Discunso XXXV. ^ $ti 

Toclcn con los Larer Domefticos ; difpufo , y permitió aqucí 
Vuendiy ó Lar Familiar , que fe defcubrieíTe el Theforo, pa- 
ra qiie aquella Doncella fe pudieilc cafar con efplendor. FOch 
été algunos verfos mas del cafo y que dice el Duende. 
EgúLKKfam familiarii:::4x hac familia 
Vnde exeumem me afpexiflis : Hanc DOMUM 
Jam multos anms ejl ekm fefsidee , & coIúww 

...% • . • • • Ohfecraas concreMu 

jíuri Tbifauram clam emnis : in medio F0€0 
Vefodit veneran s me , ut idfervaremfihi. 
• •••«••«•.•.••^•«••••£4 mihi cet lidie ^ 
jíui thure , aut vine, auí alijuifemperfufflicati 
Datfítihi coronas. Ejus honorisgratia 
Feci \ Thefaurum nt^ hie reperiret EmcHo^ - \ 

J^iio eam/acilifts nuftum ^Jivellet^ daret. * 
531 Ya podrcraosí decir , que efte Duende Zahori , y 
Caíamentero , de Plauto ^ es primo hermano de aquellos 
Entes , que tienen encantados los Theforos ^ legun la 
creencia vulgar^ Los Duendes <juc ', dicen , afsiften en las 
Minas > fe fingirían á imitación de ellos, Y a eíle modo fe 
Inventarían Duendes para todo. Hafta para cferibir contra^ 
t\ Theatro Cricíco i fe inventaton cambien otros Duendes.' 
£a los verfos dichos de Plauto > fe halrla mucho de lo que 
dixc arriba, acerca de los Lares. No deben fer tan culpados 
k)s Gentiles en creer todo lo que fe decia de Laroi y Manes ,^ 
Lémures y y Penates i como los Chriftiaaos , que quieretf 
defender la creencia vulgar de los D$tendéj¿ Los Gentiles* 
no tenían noticiafiertadeldeftinode las almas feparadasu 
Afsi y pues y aunque erraban «n ítñakries cib 9 ó d otro lu*^ 
|ar y com'enian en fuponerlas Immortales# M^rte carena 
^nima. Creían y xjiie antes de paraír en-el Infierno > 6 en los 
Campos Ely fíos y era forzofo fe exercitaílen en efte Mundo/ 
Defpuesque la luz evangélica deícubrio a los mortales eT 
iFerdadero' lugar; y adonde irán i parar las Almas feparadas/ 
es error creer aquellos Duendes ^y tenacidad Pagana el de-^ 
fenderlosé . ^ i 

Mas. Los Gentiles eftaban difcordes fobre la immatc*^ 
iiatidad de aquellos ente^^ ^ Hoy c&dc Fe j quela^ Almas ion' 

tOr 



) r 1 Duendes , y Bpxmtvs FAMaiAK*»;, 

towlmenu incorpofcas; y es error afirmar que éxíftao ÜgUH 
DOS entes InTÍfíbles , medios entre Erpitltus , y el Hombre, 
Que diremos > en viftl de efto , de aquellos Duetiíies corpot* 
reos^ pero inv¡fiblcs/que fecuentaní Q^é diremos de aque^ 
líos enees medios enere el Demonio > y el hombre } Dirá el 
Vulgo, que eftos fon los Duendes >cuya exíftenda fe pt ueba 
con muchas hiftorias, Dice^ pues ^ el P# Kf# y deben decir to^ 
dos, que hiftorias femé janees, fon pucos, cuentos de Yiejas,d 
faifas aprebeniiones de pufilanimes. Dice el P» M. y deben 
¿ecir todos, que aquellos ruidos noéiurnos, o enredos pueri-^ 
les, que regularmente fe atribuyen á Duendas ; quan^io ía 
malignidad no pida cauf^ diabólica ; ficE^re procederán del 
artificia humano » ó de alguna caufa natural ; y tal vez n« 
paífarán de la faausía dei tjue» coa malicia^ o con íincftridad 
los cuenta* 

i. 1 11. 

531 /^Ciofo feria y i detenerme i critiquizar cuen-^^ 
- \J to por cuento , de tantos com« el K. acina 
en fu Libróte. Ninguno trabe bañante autoridad ^ para qu< 
(c crea ; Y aun concedidos los hechos » hay infinitas caufas 
i quienes atribuirlos. Pondré las caufas en general iyk rC'* 
ti quantos modos hay de fabricar Duendes. £1 Vino ^ que 
hace decir al hombre muchas verdades , que tienen en el pc-f 
cho^ concurre á que no fe aliente palabra de verdad acerca 
de los objetos , que fe le prefcntan á los fentídos. £1 temos 
nodurnoy que hace erizar los cabellos al que eftá folo , aun 
quando fe averiguo defpoes haver fido pánico el terror ; ef^ 
parcirá Duendes por el barrio 9 fi no fe quiío ^ ó no fe pudo 
averiguar lo que feria. La alteración del temporal , que tal 
vez hace cruxir las maderas : que fe defgajen algunas piedre*^ 
amelas, ó caícoces : que algua cuerpo > al impulfo de la nue^ 
ya humedad introducid^ , cayga en el Cutio , &c. ocafionari 
tiuendes en los dcfvanes , y en las alcobas. 

Los Animales Lucifugós , v. gr. Garduñas » Ratones^ 
Lechuzas , Mur ciégalos , &c. y afsimifmo Gatos , Coma-^ 
d^ejas , &c. que fuelen andar » y volar en fitios t&ttrafios i 

ho- 



Discviiso X5CXV* 1 1 ^ 

koras intempeftivas » harán muchas veces tal eftrepito , que 
paíGurin por Dumdes , en la apreheniton.de los que no fa- 
bcn paí&r de fus aprehenfiones» Una voz humana > proferí^ 
da en las vecindades de la cafa ^ podrá tal vez ínttodiicirfe 
CR ella 9 tan desfigurada por reflexión » ó por refracción» 
que haga temer al mas guapo. Si no fe fupicíle con evlden»* 
da en que coníifte el £co<; efte feria el Duende ma^ indífpu- . 
tabte. De hecho , para que los niños no juzguen que en A* 
£co refponde alguna Mora encantada , es precifo paílen de . 
niños. 

Hilando efcrlbiendo efte Diícurfo , fucedió aquí en Saa 
Martin el cafo íiguiente. Advertinios que en una celda re- 
tirada , inhabitable , y cerrada » fe oían voces, confufas.. 
Aplicado el oído á la rendija de la cerradura » fe diftinguia 
que eran voces humanas ; y todos juraríamos ^ que havia 
gente en la celda» Duendes » ó Bruxas tenemos » díxo uno. 
Pero averiguado el cafo de raíz , no confíftian en otrg co- 
ia los Duendes » fino en que > efta&do hablando algunos azia 
la Sacríftía^ toda la converfacion fe introducía p^ una 
ventana de la celda, inhabitada* Con la diferencia , que las 
voces llegaban ya muy confufas a nueftros oídos, Hafta 
aquí propufe algunas caufas naturales , las quales , no ad- 
vertidas ^ocafionarán D//^»^^/ en la apreheofion de JQs tí- 
midos , o en la rufticidad de k^ Idíptas» 
• 533 Los Duendas fitigidi^ del artificio humano > fer án 
en tanto numero , quanto ea el de tos Artificios, La gente 
moza^ inclinada ádár cháfeos « y á intimidar á lospuíila- 
•nimes » hará cveer Duendes 4 medio día. La aílucia de los 
^ue , por andar 'divertidos » quieren introducir fe ocultos ^u 
dguna cafa, como Lnr^s f4mUiar(s y pero iiivifibles > muU 
ti^i(:a los Galanes Duendes ; y no faU^ quien entonces pro- 
mueva la patra^ £1 ardid de los Lj^droncis nodurnos fue- 
k comenzar atorrando á los fencillos i y fi > por no poder 
cxecutarfe el golpe » fe hace la fuga con el mifmp ardid» 
queda por mucho tiempo en la caía la.efpantofa noticia de. 
que andan en ella Duendes ^ y fantafiX^as, Finaltnente » la 
propeníion de los Timidos » y Xaques a referir prodigios» 
7 valentías : efios , para que fe uea ha fido animo varonil 

la 



5 r4 Duendes, y Espíritus FaUili akes . 

la temeridad ¿c unos; y aquellos para qu^ fé crea circunf-^ 
peccíon prudente la timidez de los otros » es una propear 
fion á mentir redondamente : y a defender con tenacidad la. 
mentira. 

53^ Entre eftas , y otras femé jantes caulas » afsi natu« -. 
rales ^ como artificiales , podrá efcoger el R. las que qui* * 
(iere : y repartirlas i cada Tertulié \ que . concurrió con üt 
cuento. No hace muchos años que fe creyó andaba Quen^i 
dé en la calle de Toledo ; y averiguada la caufa , aun a:a. 
mas débil , que las referidas. Haga cada uno la reflexión de 
^e quando era niño » abundaba ñus de Duendes fu faota- 
fia. Hay muchos que tardan muchos años en falir de la claf«' 
fe de niños. 

17/ pueri infantes (dice \Axc^vS)creiunt fifnu omnia abena. 
. Fivere , (?* ejp hemines ; fie ifti omnia ^^a 

Vera fútante 

535 En quanto á los Effiritus familiares , no proce- 
de el P. M. con la generalidad de los Duendes^ A eftos dif^ 
puta la exiftencia. A aquellos felo difputa \aLfiequencia^ 
que cree el Vulgo. No hay duda que mediante el pa&o 
Diabólico , podrán íuceder machas cofas ^ que fe cu jntanr 
y que ferán conloantes muchos hechos. Pero lo mifmo que 
el P¡ M. dixo 9 impugnando la frequencia de la verdadera 
Magia , dice hablando de los t/firitus familiares^ No hay^ 
cofa mas conftahte , que el que hay verdaderos Energnme^ 
nos. No obftante efto > dice el feñor Caramuél > que no hayj 
tantos como el Vulgo pienfa. Multi enim fnnt Impofioresy 
qui ohfefsi dicuntnr i D'taholo i multi agroti , O' non i D^e- 
mone^ fed i melanchoHeo humor e fufrefsi ifauti a D^mo'^ 
neohfe/sK (Theolog.fund.tom. i. lib. i. fund. ix>.)Nada de 
lo dicho hafta aqui ha tenido prefente el que pensó impi^-r 
ciar el Theatro con vejeces , cuentos fallidos > Hiftorias kt* 
íulfas , Autores crédulos , y Cafuíftas , que , fin averiguar 
los hechos > deciden délo licito » ó iliqito enla Hypocfaefis 
de los hechos mifmos. Todo e(fo ferá bueno , para divertte 
las noches largas ; pero vergonzofo > que fe alegue * 

contra \xaTh)gatro Critico. , 



- Dhcvrso XXXV, f%f 

i. IV. 

* 

13^ T' OS que elR, Uamo defcaidos delP.NL fon 
1 f de aquélla dafie qoe hemos vífto yá I y vere^. 
nos en adelaaice. Hablóel P« NL ócli^ propias ejlanciár <ie> 
los Demonios. Defcoi^ primerpb Pues tambiefí reíiden en el - 
ayre. Vaya lá inftancia. Tambíéh reíiden en los Evergumencs¿. 
I^ego los hombres fon propias . eftanci^s de losDíablos?: 
Buíque el K. quien le esplique la voz praprias. Creer qu¿j 
Dios difponexpie ^^déieando los Demonios (xx^proprías eftam^ \ 
das ,\ctigzn i hacer caftilliüos aun defvan; á fregar platos : 
en una cocina ; a hacer trenzados en la coU de úh caballo > y. 
áliaccr femcjantes pataratas ^ es abufo de )a credulidad^ Di» 
céfe > que también los Demonios tienen fus juguetes > y ale^^ 
grias. Si efto fe infrie (Ib de lo que enfdía la Fe » tocante a losi 
Demonios , diriamos qué nohávia Duendes ; y que.él Vulga> 
los confundía con los Demom$s. Eilo^s huúr del Theatra Na' 
cree el Vulgo ^ que los Duendes fon Demonios i fino que foa.^ 
nn medio , no fabe que ^ entre el Demonio , y el Hombre. 

537 ^qnelía cefpuefta la inventaron los iqae > no pu^ 
¿iendoaflentirxonelVulgo^l'que los cafps que fe cuen-¿ 
tan de f^«^)9¿aVx » provengan de entes medios; por d&caríe 
llevar del Vulgo, en creer hechos .fabúlófos # dieron en 
aquel efugio, Mo liendre es di&amen de los Efcritores to» 
4I0 aquello que no difpotan. Refiere Manuel doYatte 4c 
Moura > que oyó decir ^repetidas veces ¿fu Maeftro .el P« 
Pedro Luis, Jefiírta ,,qúe jaaaas podía entender jíqs con 
ias , tocante á Deinoniós. Primera , porque el DeqxHiiá 
iiada papel de Incube en on rincón de la cafa^i . y . ix]( ttk 
€tro. Segunda.: Como , (iodo el Demonio tan ;i^^do , y 
^i»do ikmpre en pena > podia hacer aquellas bagatelas,! 
^rapazad&s , que > íe dice , hace , dnntJLemures égif.. Si eñfe 
tnidito Padre efcrlbielTe nueftra queftion , fin duda ^Igtt^ 
iia fe acomodaría con la fentencia vulgar ; y , qq jpbff 
unte eílo , feria del opuefto didamen. Con decir que hay 
'machos Intuios ^.^t xio (onUa fútiles ¿ como elJ^eirvCr 

nioj 



3?^ I>ÜENDES,VJEtóífillTI»iFA«ILIAlll$. 
nio : Que , quando el Demonio iaquíeta , «*« Umuret 
agit ; y que quando algún Ente en. una cafa, Lémures agit, 
no es el Demonio ; fino oti^ caufa inferior j cftá quitado 
aquel efcnipalo, 

. 533 Cícocl PL'M. áfsi. Refier^.Momret citada for^el 
Padre Fttfute la P£ña, .No duda cl R. de Ja legalidad. Di- 
ce que djel^e fer Mtural-y qutf Jvay^rcáta en Fuente U P«ña¿ 
y que fi el P. M. huvieíTe leído el original , no cáeda 
en el fiando De/cuido.. Si el P. M. fionficíTa eñ Ja cita, . qus 
no leyó a Moñra, y cím con exadítud ; cñ qtó cft¿ et 
deffutdo..? El'Defcuído ftrá de parte det R.. que fupóntf 
hftver vifto a Moara, y no dio feñales dé la ekáaitud. 
Llámale Manuel ¡Talk de AÍ9Mra^ El jiombrc entero es 
Manuel MVmlle de Aióara» Cita fec,-u capA^ . Y no es fi- 
no cap,.^,Dicc que Méur^nq Ucva dividida fu obra póc 
ofúfcHlfj. Tampoco tieáe efuJcaUs Moúra. Solo tiene 
ittuiuco«pufciü6.^< IncatMtitathds , feu tnfalMtsi aun- 
que lar llamf ^niattmi. Vea el K, fij^ie quifisíTe detener m 
bagae^as , quaátos defcuidbs rioítatia. También d^R. ci- 
ta aquí Ma»tg$, por Aie^o^ Y dos y&xá Ma^di Gázjti^ 
pos Alofdo Gaza», Uzmb He/ferio al' que San Xguftin 
Hama fíi^wV/wí. En verdad que'eftois , y otrc» infinitos 
Defcuidbs femejantesj ni.\foh.de Fuente Ja Peña , ni del 

539' Ji)2gaell>.M..que Kavía cmbuftc ¿n el cafo del 
/»<;«¿# 4e Monra. Eflo es défcuido, finge el R ; porque 
foáxi el Demonio eftárjdetetmóuúlo i- Jiacqr daño oi un 
lugar« Pone jan «templo qiñ üahe San Agfift&i, de qüs; 
ínf«ftad*jíoa cafa por el .DteqQniqí, fe «xpelipcon facci¿ 
£cios. El defcuido eft¿ de parte, de quien no leyó Ío que 
«I P*M. diCjtf ««*»-! s- Si Je iitxejje , ^ue fadnaolam'uget 
fe f reventa cea or ademes , retí fui as Oe Santas, b agua J^eu). 
íiiu,H9 la aeetuetiael /oculte ,ejfaia íieau Efto (fice San 
Apiftin, Padecia U J&miiú ds ufui cnÜ Sjnrinium málig*- 
nar^m-vi» nMiam. Vinp un Sacerdote á d«:ir Milla i 
la^afa, y fe expelió eí.Dem<MiÍQ. Qyé tiene ^ue ver ef- 
to con.no pcofeguir el /«rAi^«., con foío mudar la carnal 
TaA leieos de negac el P. M. qne el Demonio^ atado 

coc- 



«0ito para KKc;rniar$^<|o1 fe funda pava áfi que na* 

' ¿tidá tan fúelto , como el TÚljgo pícnüu 

540 Defprccía el P^ M. el cueilto del Duende Hudc- 
igtihr^ porque Ttichec^io > que le refiere haver fucedido en 
ij 5 2, es muchos Q^o$ poft^ior i aqiielU Era* Y por-» 
que , per oijraf4Ne fus, circnn/t^nci^s ie hacen hcreií/e^ 
tÁcvStüao^p,0r^ue tjtkO lo -entendió pl R. Afsi ^ pues , di-.- 
ce , que ei tín VefcMid^ de mmeria, con qtiefe defconcier^ 
ía el intindmunto La razón , j[i hay razón para efte nio-¿ 
do dé hablar , es y porque el P» M. hace butla del argu-* 
mentó negativo» SI el R» ns> diftingue de argumentos pu-^ 
rameóte negativos , y de argumentos negativos ^ acompa<« 
¿ados de razones > que hacen /^rr'^í/'/^ la efpecie ^ que fe re-* 
jfieré ; pregúntelo a los que ie burlan de los que no fabeti 
argüir /lino con la. ^/^^//VW^^^W/^ deque no lo han oído*. 
Lácfpecié de Huáequtn es increiblt por todos los cafos,. 
Taia aíFegurarla hátia poca fuerza el miímo Tríchemio^ 
aunque fuclTe coetáneo». £h cofas increíbles por fu natura^f 
Jeza , todo Autor, que únicamente re£ere^ es de poco pe« 
ío». Los refíigos de oidas fon defpreciables ; y los que , paf- 
fados íigtós enretos , dan dé nuevo la noticia > ni fiquiera. 
iundati probabiliilad.. Tpdojo igantrarip fucefle en un pun* 
(to furamente hiáorico«..£nel TomO IV^ha^ará el RJo que 
.debe faber en efto». . , 

541 Dixo el P. M. que los Duendes:// noeflmanmuy^ 
,á¿enifs de a^ueiid méilignidad funtrna ^y ardiente de/e o de 
\nifeflra ferdi^fctt If refrié dé^; Demonie^S^^^ aelble , que 
Jlegíií^ la fantasía i íingir , qtie>4)ay defcuido eñ Uexpref^ 

Rúa ntaHgnidMdjMninidi para introducir. Ja. queftion íi el: 

ftCdiAQzs Jíffjfimt^r h finito} ímpreíTo eftié Léalo quien 

. ¿ftu viere, ocíbfo». De el nías minímo Demonio eíia dicho 

cóñ propriedad Cafteilana ,, qup tiene, malignidad fuwma^ 

vÑáda ét eltb fé bbferva en ]qs^ Duendes^ Si el Tertulio 

.Daeeirde toíxkinácmí^íuia del pecado s* con la malignidad ^. 

. Q défeo de hajcer mal i ellas coirfnííones no fe pueden pro- 

' vcnirenel Théatro. Ni aqui habla el P.M.de Lucifer, n¡ 

/de-Afmodcp , ni de otro parcíctolar ; fino del Demonio , que 

ra.tódQldion)¿tfe.llamaiV^.iVi/í# 1^^^^ Siendo conftan-- 

I r^- ■•■-■■•■ " ■ ' • •'•.••:' te,, 



f i 9 DUENDES > r EsPiniTus FakIiliailes. 

fe » que el Dnénii^ fe iUma E/firitit J^ííüú » cocre M>i ijp^ 
eftiii en la vulgar creencia» • 

5 42 Porque hablando el F« M« de : k>« Demofíio!^ 
liso de la voz Trave furas ¿ dko el K. DefcmUé teiicmos^ 
Efta mogiganga de impugnar el Theacro , folo fe usara cas- 
tre Duendes. Si el P. li. vá diftinguiendo las nuUgnaa 
travefuras Diabólicas , de las ridiciihs travefuras que fe 
cúenun de los Duendes ; qué entenderá el Letoc por la 
voz Trnvefuras ^ pacfta en el contexto í Tirar chinitass 
fingir ruidos devictlcre: hacer caftillos con nuezes^: diver*^ 
tírte con una baraja : contar > y recontar garbanzos : y ocr^s 
travefuras indinas de niñas ? No por cierto. Significa bur-^ 
Tas pifadas » y malignas. Significa aquejlas vexaciones , de 
las quales habla el Exorcifmo , Damis i Djtmonh vexété. 
Aquellas que conlUn del Libro de Job, y otras femejan** 
tes. Contra eftas fon muy proprios los Exorcifmos, íss 
Oraciones , &c Contra las travefuras de los Duendes , el 
mejorExorcifmoes un buen garrote en la laano. Tenga* 
fe prefente lo que dice el Theatro Critico , y havri menos 
Duendes. Yá moftro la experiencia , que no hay untos co- 
mo antes. 

" 543 Ahora (é conocerá , que el Exorcifino, De mis 
i Djsmontt vexsUi^ , difta tanto de probar Duendes , comn 
de probar P/gmees. Refpondió el P. hL de dos modo^ 
aero fe dcccrmino al de hacer patente con el mífaiQ Exor- 
cifíno , que efte habla de los Efpiritus malignos , ó de loe 
Petnonios , que $ fuponemos todos , pueden hacer muchas 
Vexadones. Sfirnum m^tiffse^um vim nexiam , díxb 
(nnm. n^O San Aguftin* Antes bien fe podra decir , que 
tío haviendo en et Ritual , Exorctfmo contra Lares , L^r- 
W/ , Manes » Gentes » Penaies , Lemanes ^ &c. nos manda 
'la Iglefia defimprefsionamos de aquellas voces > fin ügni^ 
^ficado ; impugnándolas con el defprecio. £1 Exorcumo 
'Demns i Damenh vexaiM , era argumento fuerte contra 
Fuente la Peña ; pues » admitiendo efte la verdad de losí 
cuentos , y no acribuyendo los efedos al hombre ; era 
*precifo conceder , que fe debían atribuir á algún Efpirita. 
'^ATsi 9 pues » fe inferid bien j qne ^ los I>ii$ndes xxm. E^iiritos 



^> 



» I 



i3f 



•> • ..VívMv;blscu¿íO-0CÍCXVr'' '■■'• %'i9 ' 

I(^f3(»rpÍMQS^XQturalo qupQ.egaba. El medio qué tom3' 

dc^a6caiar'<eat;es insiios entc^ el' Erpldcu ^ y clHombre»' 

caD;xa^i)'bai¡da4^fprecudp*: Y c^^ fazoií fe deb¿ii def«^ 

pcpekr accionas medias , que ñiíipueden acribuir á Ufiimii' 

tríílcza ¿el Demonio ; ni á la caufa corpórea limitada. * 

J44 Dic¿ el P. M* ѧ frofisra féntencia difinitiva , v 

general , que fea incapaz de toda excepción ; fulo pretendo 

"hacer Unas cautelo fa el eomuñ délos hombres. Dixo n. 20. 

hablando de Duendes : digo. que notos hay^,^ ni los fia havi^ 

M. Éa*d índice hiy eftp : t>H^ndies\ Hayt^choffín^idbs^ En 

eLrCOtejo^e ^(los textos hallo el tC, cóntradiccionKs , y; 

defcuidos» Na hacendó entendido ios contextos , es ñata^-: 

]»lirsia¿>9.qtteeLR*JuiUiIe contradiccibñési» Lo mtfmo le 

ÍttO€dc<oniio&>atfmos Alcores y q^é cita contra el Theátro»^ 

ositp^ 4^^^'^^^^^^^^^^^^' 9^: varios lu^jares; Para et £étor^ 
que nacftuvicre^halucinado. '^ * 

«> ^« Niega ¿1 P« \A.. y d^ben negar, todos , ' la exiftencla d¿ 
wtes medios • ^bcic elErpiritu , y el Hombre , á los c^ualesT 
pix^iiaaisaeoixoiiy^ene el nombre d^ l>Mendes,, Ejhs^ fít 
Ui[kafit yMUor'ha,h4,viJo^O!^uQ(¿6s'^^^ contra ' fós ' cafos de 
Biiendes>^ 4icc. ^1 A M> qne muchos Ton 'np vetas, y'fabu^- 
kswDfi tos que OQ fe ie puede dudar la verdad <ie el Hécho,^ 
^ibuye-clxíeéto ,yá a^cauía natural ignorada ,- )^a i em-. 
hafiaethómano^difcurrido. Los DuMdes^ (^VLé[Cc\¿tc^ ,^^uan«< 
di£0O9<atsiie alguna de las^canfai naturáUs TeHaládd^3*(^^.'^ 
fyb^ytiofytixDuindeS'fid^^^ innoccncemíntc ima^ 

ginados. Quando concurren al¿^uhas caufas' ártiftcrofas', dé- 
las cpieXcTeñalaí;09»C^* 53 }.)/6nc6ri¿«s-ftáy'0dírí¿/¿rm¿li- 
GÍfl^unente fingidas ^ De dÍQ% ^ dice el ípáieá'^ Haj - muihi^ 

o^iComo el Vulgo, no Qñvcis¡^i¿ 9í¿^^ ttt¿ 

•ttcemo^s ixá. incUftaríe alga '> al ótiro : tía ,ñdo prcfriro , que 

a^2;.M. íehideí&i^^f^W^/^ .«ñ-efta ma^r^aí A aó ponerfc 

U adjrertenda^ » caerla ad Vulgo «en^l «rrOr t dtt atribuir' to-*! 

doliúido Bofttninaal Djpwif ^ fiehdb coliftlEncó > qíte^níiñ^f 

^dn^vV^estatíibiea^ q|nti:avi ^lancidEidó <^Ní^ta láimah'l;'^: 

flUad: xkl Diablo \ qoanda fe: 4e ^erítííte> JSfit íistcfte al-* 

fim Lqgar^o^pafoaa.^* AfsH pcves » para que ^ni« v;l Dérno-^ 

ti!S$w.lU X pió. 



'^to Duendes, Y Espíritus FAUíUAiiis; 

t)Io , con capa de Duendes^ baga, áfalvade los £)íordíflaor,^ 
fus diabluras $ ni los hombrea » con^apa de Demonios , pro- 
íigan en hacer, i falvo de un garrote, fus travefuras do*- 
mcilicas , para confeguir fus fines , ha (ido oportuna la pre* 
caución del P. NL No coafta xodo efto de fu Xheatroi^ 

545 TA^^ ^^ ^^ M, ( if. J4. ) ^« Ut £óm$irpsde L^ 
\ J Magia efiin doiMús ae efie foaUr (de lin 
f¡ar los Demonios ) es niuj/ falfc. Dice en otra parte '^ qu^ 
los Dcm(»ijos Superiores tienen alguna autoridad fobte. 
los inferiores. Aquí halla el iL el ukinao deCcuido. <jraa*. 
de perípicada íenecef^úta para hallar D^culdo jen la que 
^licen todos los CachoÜcos 1 DJce ¿\ R» que ü uno iiao^ 
pañolón -el Demonio Si^eúor :» /í/f dudá^drÁ ligar, Um, 
tnferwrt^. (^a^e^fiopor lo «que £)erc. Inqgo hs ^úfi/Hf^a 
Aíapc^s jeflan deudas de e/fe foderi <^¿ JtieooKque ver, 
las condiciones del pado^ con la ¿fícacia xie los conja«. 
tos i Si cftos tuvieflen foder al%99n$ ^ era ¿(cuíado eü paca- 
to para ligar. Al modo^que^o 4es aecedario pado alguna 
para ligados^ en virtud de los Exordfiíios de lai^£uu. 
porque ^íkós^ixídetad^ Me eJIepjBider. Coiique,.mientrtt 
el R. confunde la impoflura de los conjuros Mágicos , coüi 
la realidad át ios£xorc¡fnK>s de Ja Igleíia ;paílcaiosadip'^ 
]ante« 

54^ los Mafos ^aban perfuadides j Í que bavia tul 
lo corpofeo cofas ^mediante las rquates podrían jugar, 
con los Demonios 2 h ligándolos , ó atrayéndolos ;. 6 ea"*^. 
peliendcüos, o apix>ycchandofe díe fu poteftad« Para cfto 
.leñalafaan taks ^ y tales iiieiilus; y tales « ó iales /ahumen 
rios. Toda ^fta dtiligafe áiacia con palabras horxlfonaSyr 
pacociilar ca^nto :, y 4etetmtnadai( inuCcadones» Cono»:*» i 
lian tainbien ^^pata fotemdSsar aqaeüaa xitos iupcrfticio*' 
(os ^ vacias afigutas '<3Mitifliaáca5.>^> élwáífQS ^gacabatoú 
£s iaílfifsiino » ^ne tqdas «ftas aatapdajas cfteh :docadaa de 

^l^m S9^eK ^Qutta 4 J>0DQionJQ« £$ .ooto , Vjue ^nd^ 



. .: DiscüHíO XXXV. " jt'i 

9fte cotidefciende con la dafiacU intención <fel que ic ín^ 
vbca , lo^faice Ubreniente ^ y fia coacción alguna ; fíenda 
innegable , que creían los Magos , que venia j ó fe exp:Ha» 
necdsitado^ y obligado del poder de aquellos rlCos^ 6 con^ 
joros Pícanos* 

$47 Al contrarío facede y quandócon los Exorcifnios 
de la Iglefia Ce liga , k expele » fe le obliga , y fe le impe«* 
ra. Es verdad » que con aquellos conjuros Mágicos , folía^ 
rcmr el Demonio ; pero Tolo eran plataforma aquellos^ 
CODEOS. No necefsíta el Demonio , para concurrir guílo^* 
fo, de que el que (ele quiere entregar , haga lo que Mer«- 
Uri Cocayo dixo de Rubícano^ Efte hizo lo que fe dice en U 
Macaron* i8, 
; Sic dicens , Orbem defignát mwe Mágormm. 

In medio €ujh$ Likicoccumftari cémandái. 
• Mix éiferit Librum , legii huH< ^ rete fUijui per hram^ 
" In terramque fach cUm virgd mille figuras^ 
: . Mdgnámjemifhoram vecai éudé^Jgl aquejé fa^ 

Ei qnafcumque Magifuctunt^ fach ipfe pregherar^ &c^ 

548 Las voces mas celebradas para eftos Ritos eran 
hs voceé j o Letras epffefiaf. En los pies , Cingulo , y Co- 
tona del ídolo de la Diofa Diana Epheíina » eftaban grava^ 
das aquellas voces Mágicas. Hay variación fobre el nume- 
eo^Xicaíc i Hcfychío parar algunas^ Pero las que pone 
Qenlente Alexandrino fon las 6. figuienteSé AfchH. CmÁf-^ 
eiin^ Ux. Tetráu D49M4mentus. AífU. De ellas* dice Dio« 
geaianq. IncAnt amenté quéism eránt , qií4 recitantes^ 
Viffpres jqnaHketín re ^xiftehant» ReBeren Suidas ^ y el* 
Anbtiymo Vaticano > que faco el P^ Andrés Efcoto » que 
haviéndolas hurtado uno de los Luchadores Olympicos^ 
fe las aplico a los talones. En virtud de ellas venció 30; 
Teces» Pera haviendolo notado otro. , y havíendofclas qui- 
tado^ al ponto quedo* venoido. Añaxilas , fegun AthcñeOj,' 
las traía coAÍigo, Segua Menandro ^ 6 los recien cafados 
Uu decían ; ó para eviur la faftínacion ^ fe las rezaban 
otros. Zonatás refiere » que un* Impoftor Judio ^ mató k 
líti Itoey^coniblo decirle á la oreja palabras femejantes» 
Caoftft de ílu^jirco.^^ que lo5^ Magos cxpelian los Dexno^ 



'3 tz Duendr;, ^'ÉspiitiTüs FaSíilíajlIí; 

1710S de lo6 cuerpos , con cíUs voces » 6 palabras BplieliaSjf 
Magi a niajis^ Genijs p€CHfai0fjub^ntfccnmlé^r\ &. rech 
tare Empleita Nomina. . ^- I 

549 ^ Con el cicinpp 9 como advierte Bálchaiar BonihNt 
icio , añadieron los Iñipoftorcs mas voceis Epbeíias i las -6"^ 
dichas* ^ttiíufl^pcJlUfesdííríJ^mnTíatáutdí^ ^^Síias . 

¿»p^abfasjer^pob(caras ;. mucho >.má$ obfcutas eran ta« 
q^pcíe añadían. CÍemícñte Alcxai^rino relíete 9 -que AtH 
dxocides Pj';i;hagorico creía > que ecan fymboles'^^y ¿hignuat 
^qudlas voces :,£ ppñe fus explicacioaes. Baftaha^ que . fqei^X 
(¡pu enigmaúfas ^j^pócoince%ibles> para' que Icis Gbariau' 
tañes las qiuíieííai vender, como Mágicas , y • de ' iina ^ptodH 
gicfa virtud , ala. credulidad del Vulgo, Fínáliñíente , eS'dé 
advertir ,qu2 d^fer voces Santiguas Vy deSuidaf ^^pl^tcmá 
fer enigmáticas , y fypibollcas : defpucs á la Claíle de Ma^ 
gícas.i^y. por- uhiino , á fapÓncr ¿ú pibyerbio, ppr (kfiíti-* 
nos*, cieípropófiÉps, y fátUaiS locuciohcs. Afs^ > puestera fiio- 
verbío , Efhffi^Jhter^, pátiSiiígni/icarqáátido uoo noTábía 
lo qw hablaba. '\,. • - ..^ ^''. 

. > £uííath|o fob^ , y -citado cI^P; lEttchei:/^:^ lo 

,4íxo tód^. £r^«f aMUmqtuUm^ v^ces inCdn^ita j Zna^^&i 
Pedijkus Deé^EfheJíé DÍ4ri4 ^ atrigm4ti^4 1 'Ji$^i::9(&^Jft¡iJ^M 
jiaium dij^erU h^^ , dir untar Ef^kffi'ttítter^^ Ecijct aP» 

fi É^tílathío .jj ^mp Appftplia.* fupomaa:taaibíto ,yx{tte 
¿aáaWn porr )4^gi^ -^ íncaiismpk^s qi$tdam trantxtíjpcl^ 
lesÍKtel^f¿fu. El ^qiíe q^iríiere fabec 4»n loa^ ^enfioa-lé^ 

, .^ue los Aotigups fingían de c&ts féíábfMt £fhfias 4 i^éaoi} 
Ademas de Ips Autores citados iáí^P^-Delric^iy fiukBgéros^ 

; á.Ménandro» y fuGo^neiM^ador l^Qefc^i y-i¡£i!áfnraiMaA. 
¿ucio\y otro5 j que han explicado el Proverbio ámágikri 

[ 550 Ya el Lejtor ¿fpaáol havri c<m'jecüradlo d >oj%ra^ 
Üc nueftro .Adagi9 ,, qu*i*io de uno;,^ ^ueriii-fab? tM tjhw 
, £abla^ ó^-bíá (]Mpi^!^pP^s>deCitnoa>i^uen^^¿/^Wfi^ 
j^^« Tiendo hace j '^u^ • tíO'n jj£tu)^é; tcíKkiai : J^ ór%tn veo » <A! 
4ÍCÍ10 Provetbio , £/>¿^;¿íWí í^r*fc>;Np tncaSce:wecad:pix)0O^ 
ner.aqql la £on jci;uráf . fivap? tüWcfe.' hallado íjuitjjtwaé? 

4co^que ,fiftnáaBftdi»i ¿^£jí't£cOtafitítdq-i|^ 



I. 



,.:• . Discurso JtXJCV;-^- "^' ^i^ 

fifm^ «t^.Erpaoa. Sacó:i luz los Proverbios Griégbti Dfce' 
AÍsi fobre Diogeniano« JUudmir^ri /uíh , uir hédie^íte Pr$^ 
ívérbii vke ftfurpent Hiffáttiy Ad Ephcfios micti > eadem' 
f ere firma ja^ Flaccus illud 2 Unñus mittcris Herdam. 
. > Xji laítpíigencia: cocnua d¿ eña expréísion átHxuc'^Qio^ 
00 g|e Mrecctrcxqmpooe bíea con el Adagio Efpaño} ^* &4í«" 
í/Ar ^flf Efke/í0i^ lAísL , pics^ creo <que a eíte Adagid' Ib^ 
fiícede loqiiie a peros .ínncbo$« Por no faberfe tu (erigen ^ fe 
desfigurao» y confunden. £1 verdadero origen es> Hablad ^ 
]iaMr4f EphefiaSf £n elíeatido de Horacio 3 qttápdo faty* ' 
tÍ2a ; qiie los Libros anutilesf ce virian para carteras, oio¿ 
j^reercrtrosrde la^lcanaa > que &xeniitirian áLérida^endotw' 
de <(^ab4 fil E'XercitO'Komaáo ; es ^otr o el feñcido de naef* 
tro modo de hj^Uar» Qgerrá' figniíicarre » que las palabras 
tie.cias. a y diTparatadas fe deben remitir á Ephefo > para qóe 
^pmpañen á I4S palabras obícuras i e iaincel%It>lcs , qut 
eftaba(i;?ila£AatMa'de.Díana^phefina. 
" fS i P^ tpdo fe colige j, que para que a uno le crean^* 
que habla eí Idionu Mágico , fobca que hable aJ Ephiftos.. 
¿I y^lgo fe paga ;na$ de lo que no enciende t que de 16 qttc 
exper¡iqient;af.;{^ilasyQces£pl;ieíias» ni otras algun^&u, que 
fe ufan cnlos£nraIi9qs>.,tienepiDas virtud , que la que les 
imponen los embufterosl Nomina Barbara ne mutes , era 
una de las Leyes Mágicas. Es cofa vergonzofa , que faltan- 
do a los o)os la inconexión de las voces > ya Ephcfías y yi 
barbaras , yi -fingidas , con la virtud prodjgipfa de hacer 
eftos y y los otros efedos , haya quien quiera defender aque- 
llas necedades. 

551 £n concfofion digo , que no es difputable el que 
Dios puede criar muchos entes medios en^re los Angeles ,.y 
el Hombre. Que es erróneo creer tales Entes medios exlf- 
tentes ^ que no fean Angeles \ Deitionios , Aludas fcparadas» 
u Hombres. Ello es ^ creer Duendes ^ como los imagina cfl 
Vulgo \ ó los fingen los que hablan de las Minas ; ó los fo- 
ñaronlos queañrman fer enees corpóreos 'iavifibles. Qiie 
las viíiones nodurnas podrán tener caufas fuperiores al 
hombre. Unas veces ferá el Demonio , con la permifsion 
Divina ; otras veces alguna Alma feparada > ó un Ángel 

Q^4h ' X? bue- 



}£4 DííEMDES > T EsKMTüS FAMILIAK.feS; 
bacno>-eti Ta qpm^i Qjs.Us 4ccbncs^ba&>nerrasv^¿ 

ÍiroprUmente fe atribuyen i los Duenáet » ó fon faifas , ¿ 
6n imaginadas , ó fon contrajiechas por el Artificio hoina- 
no 1 6 procedidas de caufa nacuralao advertida. 

' Q[ic coda la patraña de Dusadít es raí^ d« los Erro-^ 
res Gentilicos» Q^c fcmsjaDce creencia, como- hc^fe Ai-t 
pon£» nícteaerabílancia.ni ricne QbJ£to>nÍ'CaaipociBtic-> 
ne peligro azia la Religión. C^e por lo que toca al «o- 
m^rcio humano , es muy útil la caucelaque el Xheacro pone 
jbbre eftc punco. Que » fegun la Efcricura , afsi la Idolania,. 
como el erabufte de Duenííej , tuvíecoa un mtfmo^ origen^ 
Qqz efto fucedio en Egypto , en tiempos d« fu primer Rey 
■Minet, Que el indifcreco dolor de cftc Monarca > káo' , que 
fu hijo parTalTe por, el primer Dueadí del Mando ; y poc et 
MÍm:r exen^lar de la Ntcralatria ^óde laadoTacíondclos 
PifüiiCQs. . Qae , creyendo cicgamcoce los .Gentiles , que -la» 
Almas de fus Oomeftkot írcquenubaa U Cafa » y-vívían pa-J 
(;iíÍca,yfaimlÍarcQente,eDelU ,pafsailcy jloque-era'per- 
aiciofoerror. Hie errtr ttmquaT» ¡ex (ujiodituí *(i. Y-fi- 

tialmente » que hizo bien el P. M. en defcubrit , que 
jiquelUenvejecidaley ^era ley >£no: uaEiwt - 
(¡^flünun , y Vulgv. . . - 



• VA- 



..; ■■-•■'■■■■; ■■■.:--■:- ■■■■ }l.f 

VÁRADlVINATORIAi 
: . Y.ZAHORIES. 
D íscUKSQ xxxvr. ■ 

■ ': ■■^,^.■,v^í^ !..■: ' ,;■,■•'.•■ 

. 5U' i Xplica dP.M. en efte Difcurro ' lo» 

1 que tsFara Divinaloñaiy qtiicncfc 

2 fon, ó fe fingen Z^AíríV/. Dcfca-' 
S brc lá ¡ihpoltúrá de eftos , y eí 
% h\iz ufo de aquella. Supone qutf 

f . .!;> ; ■' ' ' ' no hay califa Phyfica para loque 
prometen. 'Y r-efuelvc , que quando , fin tergíverfacíon algtt- 
Itík, ftftograre c\ éfcdo, fe debe fofp^char hay pafto'diaboUcn 
Todrfeftá cUrífsiíno.y eficaz en el Thcarro. Pero tojo ha fiJ<S 
cftorv^'paFil queicl R. roencendicirí-, Ofione que fola laTnfí-* 
itii-PÍcbecrec Zdííf/ffj. Sea afsf. Luígo no es error vulgar* 
En laGlafledc^«¿#ríd'í entran los que no hablan finodcqui 
én taH y en ral párage hay entérralos theforos.- En Efpañaft 
diúc fdníOs.qilc ocultaron los Moros ; y entre NÍoros i loa 
que cfcondieron los Romanos. En todo el Mundo tcyna . 
eOii*ñétíí''ainl)fí^on; Hicieron creer a^feron-, qud en Aftíca 
eftabaitíhrcrtadorlos tlieforos , q^cDtido havia trahido áé 
Tyro. C6mo 'fe feñalaba' lugar dc'tehninaáo , piífó aquel , 
Principé ambidofo todo fu canato, para que íe defenteraí^ 
fen ) peiio,.<ofiKvSuctortÍQ'febtir!á,/^«)^yv///>'. ' ' 

■ 554 ' -Yá dí«e én otra parte ,■ qtTe loshtypríos eftó#íñ-3 
fatúsKloís de- que los Europeos', que palTan allá , íon'Zi/kv^ 
rfíft, qóe *án-á hurtar loS théfofos , que el víilgo creí CHtAf 
rarón Gíiegos , RomAubs , &c. Juan .León Africano díée'fe 
que zf^fiz davü uííí GempañiaácéftosEmbuftcros , tVj^ 
X 4 >«- 



•3 iíT Vaha üiVíN atohia, t ZaUSICIK. 

/auroruminvefttgatúres. Suponen que hay encanto ; y als| 
(I Talen dé otros Embuftefos Majgicos* Incsniatúres qu4^ 
runt » qui effodiendi the/auros Artemd^cant. Lkgo i tan<^ 
tó la extravagancia > que abrieron zanjas ddÜe F^ ^ de lo* 
-fu. dias de jornada. Nonnunquam ad iur dierum decemi 
4Ht duodecim 4 P^^^ fradnfMni^. f • 

5 5 5 Hablando de la VÍm Dtkfhé^úHé i dice el R. que 
el averiguar efte cafo es i/^ fumma imp0riMHCÍa^fcr fer C4^ 
Jofirajterov^&záf:^ del que hafté ah$ra nueftrés MéréUfiás 
no han ttáiadú ,í i lo menos los que yo he vifto^ y he vifto 
algunos. No es< fácil entender al R« Defprecia el punto de 
los Záhoriee , porque folo es errcH: de la ínfima Plebe. Los 
Padres Salmanticenfes » como Moraliftas » tf aun la queftion 
de ios Zahotien y citan Autores 9 que I0S deftendcn; Gomo, 
pues i el R* dexa los Zahories » que fe hallan en los Moralif- 
tas ; y porque en los Moraliftas no fe halla la Vara Divina^ 
torÍ4 . fe mete en íq que no es de fu I^iteratura ?. Ahora co-^ 
Bocera , que fu exprefsion , Los que fo he.vífio^ y he viflé 
algunos ^ío\o fervirá para excitar la rifa. De los que querían 
imitar á unMuréto^y no eran proporcionadlas » dixo ua 
Podo : Facilc eft momiftas ; non aque wrb mimifl9^ tz 
^gud^za confifte en los dos verbos Griegos. Fadl es hacer 
el papel del Momo con Mureto; pero difícil el imitarle* £f*. 
ce es e^ (enudo. Creyó el R« que , como eí P. M. havi^ 
propoefto el tfuevo ca/o, de Conde/icia , no havrja ímpng^ 
nación » íi no fe int:roducia otro Ca/o nueva. Vayafe i Í4 
fxuno el R.en ridiculizarfe tatuó : Ne ffijfa rifum . tollatih 
imfsiU^ coraudi . , > 

; Si6 Defpues que el P. M^ faco fu Tomo IIJ. qo»lquie^ 
!:a corto Mpralifta podrá refolver el cafo de la Vara pivim 
^atarla : y qualquiera Moralifta regular le podria tambieo 
refolver 9 aunque no huvieiíe falido el Théatro Criticoi 
Ninguno duda de la aceptación , que ti^ne en £fpaáa el Mot 
tal del P« Claudio La Croix. Se pK>dra deck., que 'es «¿K^r^ 
14oralifta » pues anda en manosee todos. Eoel tom.tp|)9g# 
ifOi. {edición Lugduhenfe de ifjZ9* ) fe haíla^qi^a^CGi pm-r 
^deicitf en el cafo el Moralifta , que fupiere Laiio» %c dí^ 
Cft^a queJl4,.XQ£iuiíciondcRQi9a^(;^ 



^nco'cQnCf^ el P« M»t(^9i;»tliqutl teCsd&id\lUdrb le. Bi;aii;« 
Vejor hayleri^ íidp , qaer€9q#M JWii^ifAi^ )¥oiaiHi^ qna 

creen cLefe^o natural d¿ ] ji\^^. iPmM/m!^ i q qué i^ iig^ 
dcfapruetU^*: C^^ i ^ayplc^ , Páiccric4Ku¿> Ubayío> Vvi^> 

yer. Cica ciefpaes ios quQ.^ £r^¿i|^M\i?<M^*«>ft«|fg^4BUi4^ 

Ceíio^ ^briV lürchec» Aidrovswd^ Súctjmb<í^c^<>ii Spcr»-^ 
^^S 9 'M€iieftrit?r,Tolly ^ y 'NafalAlcjcandta Vea d JLetor . 
fi hay batlaAte jiq^M^^ W MocAÜfta «ál^bte ¿y trivial » paca 
Hhl^Xi, de ljíiíCsra,Diviii4fñ¡á<^J^ 

ifiara cfto cí» otro llbr:^ Aspigy cMn^ISky^ titute lea ;, Hifi^ircí » 
Critique Jes P^ati^t^e^fi^tfihiMfef iPV* Efte libro, G$ <te; 
ledro le Briip » acérrimo ímpugqddor de MonC Valleaapntj^ . 

£q; I ^3* ffipoje l^ciWf ft&.;libc0rs SojttM.^^l/tJe/cáú . 
%iii /^ Uiéfijfíf^hs . Pi^^p^iÁfB^u^ i« Virj^MiviííMtoflai'i 
<KHttr4i los íacqtojii de Vallim^ ]&«'i70fs« (aliooo Romai 
la prohibición ^Uibr O citado (n.$56*) £a i70a«,e£cribía^ 
i^á vef «i ipiffiV)J«.*cun.fo#Í/?j?'^¿ií CV/ViVíi i/tf'/*#, í^raiíih i 

^¿fú €ni^ rf ajilad if0^.iit4i^<fáf ti Jeí Céfitf4 ^tuMtm Jím 
Diahlica. Eft^rrefolucíon. (^ d&kP^ tapioix» dd P. Natal: y 
del P« M. en fu Theatro. Q^e necersitamos de Librotes pa** 
.Ta eotender efto ; y á que ferán Replicantes ^ que no pcrci^ 
foen lo que han de impmnar? ^^ , . 

158 Akiref rido que al^« no pe?c^i6 la conauüón ^ no 
extrañará «¡1 tj;or« quftiiQJi^molcfta^é 4^n halufj[na^iones. 
Mo es la notendr afirmar , que el P* Natal no es del fentir del 
?^ Mt, Dice que o^rma el p. Natal , que (a Vara fe voltea por 



* ■* - 



f^«¡( Vaha IK^StifroMJii v«^2ahoiiibs« 

¡Utfie/intir^B^íiatMl {wfmore tantos^ ^ y^ quantos erro^í 
n. 20. Si algMfí0 ^ufando étUVara Divinátoria j LOGKA4 



■A 



N»aF,y dlcm 

ds;^ Pera DO. haf otra i qód lá 'l5i4ibótlica j pata /^r^ir /^/ 



fueticEc defcubrirlo , y lograre c\ acit^ie'^ fe iáebé^iaeei*^ 

héíhacár^jitíti^ \ fue ifUTfntint} pk&iDiai(km^ A cfte íin pb^ 










..- ^T^Sfí-'' i í'-5f.^>f¿^-»---'^)f^^^'i-'* -''>K 



;« s *« . • ." . t i( **.» **-.*< #»»^«« í • :» 






> 4ȒA * ȥ 









« A« Finge ) que puri^ucures niuy ''lumacnius - ic ^aijmacm' 

h» detmeibos tieiápos ; fíenído ciarte j qué ios haf ^ás án-^ 
líguos/ Para tfíso'^titz (fó cdbié Wsqiié'Viacitades^ Para¿ 
Mf4í^C^0 ífdfWfi^l ©IP.I^Ms^íyí'Ueftiix ¿ *llanfiáriF¿f^¿r^¿^y 




KtKtlmefitci PoTíjue 4íciiáhdd Moccry ía |>rimer A-nótkía nf 
d%lo ij.Ndcs táfl «dente- c«ma iquieíte dPiM.Éftc; 
<Í5 el complexo de haluoiñacioties del R> qae fe llama Primer 
defcnido del' Theatr0é ' , - " - 

do et dícé^fclRw Ówk dc^', dcí(^s^denÉitadé$Parac¿lfb/ 
/Agrícola ,r^¿/ií ¿^ Jrkés-reWkOéfki^PJitlaÁiíarních^^ 
c( Anacbr6Áírm6 intolerable/ Pátaeétfo murió cd 1541. 
Y Paulo Manücio 9 hijo de Aldo, y padre de otro Aldo; 
murió en 1574. Agrícola murió ^1555. YfaJibro de' 
Metales , yá^éftaba en Italiano tú i^íh Eñc'tñi en Ia.Li-Í 
brerla de -Sari Martín/^ Y tn iRtaLamiita¿ftá^dfttuxado*uit^ 
hombre^ con fu vara en la mano ^« tepréfciVtándd lina Y« f'^ 
coíúo que indaga las venas Metálicas. El dicho Agrícola k 
burla de la Vara » y la impugnacon razones eficazes., Cotí^^^ 
ijtie aquella expíScfsion j iw^f / r^fír^rfp , fe d<be entender!* 
airbv^s. - . ■ . ^ * ' •' '•-'-• ■• •'•^ ' ' * ^ ^'^ 

Paulo Manudo ñi fiquifcra tiátí 'iitisnloríalíde' hueftri" 
Va¥a Dhínaiúriti Solo habfe^Míi de las \Varas antiguas 
afiebradas ; de la dé Palas i dd'Caduceo de Mercurio ; y 
de la Várade'Girces. -Pregunto, tío cftd efto en el Thea- 
tt6? Viide<ÍLa.}<x)mo^^^ ^¿¿¿¿a' el qü¿ Io$^apa(sio- ' 
-^ na- 



t|):(i Vara I^«4OTaw*Ji)TaAH0iLiEff. 

naáos'de U Vara ^ fodrá . ícir haUea fu origen , ts el Ca^ 
duceo de Mercurio ,en ¿i Ceire^, Minerva , en ¡a Varé 
de Ctr€£é Y aun paisa á un texto jde CXéas. Conque . debe^ 
fiüxr 4l Leei>l; >^4qa& iDsDefoii^Q»^^^^ F«;M¿FeJrjo6>, fon 
ig^,.GiudadQS(/4il^ .f^^ leer fi^ 

7W^V0k Icid^. coi^^^fttotefi ^vw^^^etJ^* Atey^qi. el HomaiH 
claf P3«p ,; X4 e0ír^:(iekiejU^/^^^ t y « >ik' W 

flicaci^ del jU^pf * Viírgata 0|yÍQV.¥€^Q buvtera iída 
cí^({q> «Kie Otmo 4^^ » h«^i$)«Ktpt eíiuUNíuo .de fiímqánté 
(Vara; pleyeífo^ P>t^p)%jb|i)!«H^^^ c^; ¿Háuc^t^ ; 6i lo m^ 
ipqs lQySÍftf:(CW:intfíUgpÍB:Ía^ ^Uí tij?ítÍ5Q^ ptowvftwc; aquén 
fio pata eiu9C9^ ; y4P«ia.«Q{i»M; &J¡UCcu(íiyJÍQ pufo puahieii 

.5161 Agrícola A&m». i quff; d ufpde la Vara viene d¿. 
los Magof dé Ph»:aqn« PerQ los q^ejdeñead6n U Var4.> .de<-\ . 
feáran qu^j t^ví^Ci,.<a>,orígfiBÍ d*^ 1% Ya» d)p -Moy^s; Y<4 

tro de\<>íirísi En el wim^M\^^Sp PH^^alja w .9Jo%)lQBé> 

íymbolo xnai .PFPpríp. ¿^. ^^htif^ » J. ^HÍ^P'^f ^< F^r^iíi 
. Ni unos 9 ni otros hallan theforos tti \^ tUí^^ ;' fino en , li, 

<;reduliji^c^ji,X»lfiP> .S^jift? lte.flWri!pW..«lu¿^ Yí^w» 
ar}íiquifejfliaí5.¡,j:lf,Yaí§.í>^^ ,'9ctM*y fQ^j 

iñucbos ^o; querOiicdia^pQ i con. ,^;uQa jdíi^ qI^P, ]^ que 1 
^\xíc>^era invención reciente \ aunque; Paracelfo })4ya íjÁor 
eVque díójla^prí^r^noti^Uf P^arac^lfo. ^s j^ci^^jrelpf^?* 
tojde.nof«f03,i jijrp t4?: 1<>? íi4gto¿^ep::(^iíC'.haÍ4*c: 

1^ y^ra^' difilii^ í^f %;m^^ 

.j56:; Dc;fpr;eda ^1 P. M. (if« ^ 2^) 1^ crpccíp a^ui^ua de^ 
<¿ip un hombre puefto ea.elPcigmoncorjio LdybfOj, yjef-i 

de^Carthagó« La razón Phyfica es, porque feria ipíipf^J'^ 

p§£^uc.^.hayicndo difiapc^jdc^jíjpw; i¡aülas^^,ao,,jppdria»iMiaf 
ni.ve -hacer, fenljibie. rcprilpc^acíofi. en 1^ Ratina.' Como, 
ti^gV^eftg' ps ArabÍM., pa,rf ^^1 ^. j.i)áfa, fil Tíh:«?IÍP t. «• 



dñ Libróte; qaet k>^ mitv»5 ^ri^oitior^ e^ta' fe)^iiu!^ir coíi^ 




a<¡uél ' boriibrc de hu qbe(Hon^Dd.ixi1kígb:rlDiQqrí¿oib;iái^^ 
li vi&z y^JírS)'aílifíta y'CDjm ¡fi^J¿ mirMa^n MÍdtidVdcfíiá> 
ls$ Torre de^Savt¿L€rúz jMiBfazs.majfirJ Terárüi^iEn qoCJ 

daiérc rd:P.i^d^ fiiio'jeti1a;.GQr.vid¿dtd^ k: fó 

media. / '•^"^' " ' '/ .' t*::j?.''I x .'j 

> 5 d 3 Vay ^ ría Demónfttacióa' Ntaitheix^tiíaa 2¿: (i«i que el 

K; ni íiqííict^ entiende Usi-vo^qs deila DiCpu^a > j^ ' de^^ qu^f 

qiianto dice en tt iiibiiMcé:^ e$ at^ coqci:a;dkolotí I^ióhcma^* 

t&apDftebcofa.Oyo^áedi^lJl;r(fi¿o;;:^iC(2¿^^ 

itg*m^ Jí'<ptarjo;ndtU'fe9xihUliX^ fi^hdlifdéh 

has da' gícic ifen^ f44í^'ijn9Uéip eiAfd eiqik ^mrklf 

'etíMx^y > qp6« aí^m i:los::4ibtfO¿>'K¿k4Ío>k) dk (k(¿á^ "4^1X1^ 
^io^ cce¿. iemtf jaai:& .'ba^ni|ciba ^ti-Íla€hemaifÍ6¿s ^k¿$^ 




^ tanda que el R. pone de ^/^^"^ /^¿/'^J y/ (juarto , ci^ká^msúSa 







iúiid Wi! í>í¿e !ct IJietoreífiSí-^.iejowiO; ¿ tRid«i¿b "¿t;.?; *üHo^' 




i .» V 



J5f:^ Vaka Di^íhÉATíJiiw/riáiitoiiiEs, 

t$^¿fite.i 4irf&an¿ulQ e0»lcmdpdií04a^ la ficante , y if 
fié partt tomacü dffde el fWtíe ^j/iléárcunferentmcMve^, 
Aí4, e/¡¿ual ieiqMÜradg de U tangente y b pajfi^ h n& 
pajfe la fieme preí centro^ Par* los que tienen algún** 
tintura ^ae QtüÉMO^z ,. m aectísiüOt de ^¡puntar.ous. Para; 
IpSL qupi»%lábeti mas^ q%fer im pocoii&^ríthnfaáca yulgar^ 
^dicate.el Thedfresia al a&mptó 9 de modo que lo entien-'. 
dan* Es evidente, íe infiere del Theorema dicha^ que ñ i 
todo cí:Dianitetrd de la Tierra (reducido v«gr, á tantos pies) 
fele añaden los píes de altura ea que fe halla la vüUU , kx 
en.t0i^e.^jaaQittc , &c¿ Te fabHliquaoto alcaozari, la viáa. ctv 
ana llanura , ael modo ítguienrte* 
. w ^umido^ ios píes dd :0táitietro Terreare « coíi tos que 
likríO^.Ce^ eleva Tobre la fuperficie de la Tierra ; multi^i-* 
quc& toda la fumma por fola la altura de la vifta* Saquefc^ 
la.rai^.qúadrada^e tcKlo á prttdu^. ; / efta raíz ferá ( Ma^; 
ÚítítíáXkácawtc Jqaausíto dt rayo, viíual podrá extenderfe^ 
íiñ qá^ la cnr vatnr^, del, Globo Terreíllrc le íirva de Impe^. 
4imeotá# I^ara íábcr quaoto alcanza un hoisibre en una^ 
gÜKtdo llanura , fola fe debctt añadir ¿«a 7¿. pies al Día-^ 
r»it0, derk TkrpucHedb& d ¿afctik» , Cale paára ei rá/o vi^ 
f^I C^ng^^fftjflüfi» h^iUf .t^ceí ftaasV-^. níenos. Aunaduií-^ 
t¡kfíá^ «€lS^#¿' Jbá($ftriitípiniani^ ,, qtie.coflsb^ 

p^ 4l .D{a£aetd9'¿4«:bg y Aajr po^Iísima^vaiiacioQ^en ol 
dicKo.ca^o viíqal tacante del Globo Terreftre# Aqui C¿ 
|^í¿&í(k de^io^pedfoitmtós; Bbyficó^ Solo fe mira i lo liAa** 

1^ <ddiMf|}lV¿ltq »,lque: ^dnsitidoolb que w(<4 i ¿c«iió.der«) 
tdi cl^ ca/iuiíá crafiMnia codtoi^ efta fe^ 

B|0aJS^4^MiV^ del-P«r ^¡Feyjo6» Si Ja Vifta eo uoa llanuraí 
alcanza ^J^¿:r legMs .-g-,/ .([líéertg' ijuiiatea lalcapzaf i en la Jlár« 
1)0» 4cbKtoii«^alíicayqtolói^^ ?qi. elí(^omoiaoria^^'-> 
^¿9!.?i£IamQftilí;f que. <;& preáíb.rabei: iiiiaoto fe Jevam» 
á:£íl;Jb¿i»rKibi»^ Ift íuj^erfide ,del Mar. . Lj9 tneops q|tie fe; 
^ pUedc dar üra mil Jaff0s^ Hagafe el cálculo ^. fi:gtia cL 
Theorema dicha de Eudídes $ y fe evidenciará » que aqaet 
bbcnhrc alpmuu^^i. v«r.* fu la Hf^tyfij adintcida^ toas» 
. -1 de 



^ 300W f^atSr ^ U i^iiad ¿b <{)Oca mas i dd'^áf, k^as* 
la dsftáix(iar tntre clÜlfbéo-^ 7. ¿t Poeitq'id&; Cariíh^gtV 
Conque « 120 debícmk) impedir la cqmmiA háíbl joo^l^ 
guas ; (¿'¿orna el Letof , cómo podna haver Jinp(idimcntO{ 
fcmcj^nu en Tolas jo« a4P»'C^ dírértiosleftc^ defcai-^ 
dos ? Fácil es la Reíjpuefta» ^Cxsxio fe íotM mLWátúw '&é^ 
Gontradicdpniss ^ f áifmno& tj <iiieajt e»^ l^ázéca v '^uc 
feimpugná. áJtie^r» *Crj/lck^¿tn '^vttú^^éitiá^lbM'^^ 
pugnantes , qpt no ükktixiláiat^ ,'<ju6 íe cla?¿n; 

5 é¿ Nó hay duda > que. quando interi:ede grande cur^- 
vatura dd dohOyC^tíiruf^ril^us, no fe vqrilsl'Qbfeeo* Eftjií^ 
láipediixiento 9 pat^ «1 callólo 9 píd^ muchas Ss^ficíone^- 
inavedjgaabtes. Pbri:iU¿a2ioii>9;tun^n¿k(b ijueje Jáuvlep^ 
fe , no df¿bu ponede xl P«.M#\Los do6 jiapedime^ti^os^ue^ 
pufo 9 pirefciniden de rupofíciones* Siemprec que el objcro 
eftá a tanu diftancia^ jgue 'nó pueda forjxiariu r^reién^a^ 
jcíoa Í£niii>Ie tn Is^Kíetiva^ ^s mvífible leípeSa^^de Aquella' 
yifta. Sfio^qierp d¿c&«4 Theoremaxle Opij|«a > ¿qocpono' 
el Vé jy^chdAk^xycs^lMmiMe^Maiuiíra n»am^ Dice mu <^¿^ 
y»¿ infenfibUi angjib viUtníur ^inftnfibiUm haheñt ofpa^- 
renter tndgnitmdinem., Jü efte xaoáo^ Pixeftos en una ínííoBia: 
iidancía un ^.axaro « y un Árbol ^ fe verá eftc ^i, ]? ao iqúel»^ 
Coinbrnimdó diíUnciais ) y ix^grjitiides ^ fe y<|:áel naasdif- 
tante corpulento i v«gr; la Luna ^ y i&o ocrp Guerpó'Ijna^ncgrí 
incerpuelto* O^alicootrarioi: Sé^eráu ms»:<hQS Pu^erposüiC'^í 
ñores inierpoefios ; j no fe Verán los^orpuleiicos mas di&¿< 
tantes : 4COJCD0 ifuicede á \o^ Satélites de Jufiter ^ reípedb á^ 
la vifta denuda de Tele£bQ|iSoj» .. > / * v. .0 ^ 1^ > > 

5 67 £s evidiaite ,1 que* elpbj^to es^ xomo €iaB^4a ¿kh 
ai^uto> qK lois > rayos vlfiíafei fornoaa^iior el o^oiMlx9Íi 
una Nave enefte fentido $ )r etitrandoxon: lá diíUnbia de: 
I jo0t paíU)<s j como £4^4?^ ^ o fepo tptal ; x:on facilidad £e. 
fabrá, por la Trigónometria , .qué ángulo le iconeípondci.. 
Según las Tablas deCavalerio> Aun es^ ixrá:>io>Qenory que 
el ángulo de ^ou 4nkiutQ$ fegundps; Cfte< atigulo es ¿epto 
parala vi(Í0n« £Í tíifo e$^ que aunque ^ejSeJbaftante) pa-** 
ra la ceprefeatacioot ienfibleí ^ b^vía el otro impediiñento 
Jkyíico , que el P. M« feaalo , en los craflbs vapores de 

5» 



<•••■ 



1 1^ yA7.AX^ÍVmÁtO%^^y^^AHO^ltí. •> 

]§i MmosS^^ í ¡ateiüpuefto^ í^iíS^YOgacnSit JdnjsQq^ttf^í.^ it4 
tficUYi&¿ delacp^lhOi^i^j jpoefta tfi Ü I^ilybeo^)^ las Na«f: 
v«f(icrC4i1thág<fe». Tampoco; fe-ádcníreoéliL^or ^¿¿^¡po^ 
pofito 4el R. qac bufeo eti la T(fmdeiSantaCrHz^y en U^ 
£/^^ái^ 'Af^Pt» ^fto procede^dc^quc el BL. wrnojcnttea^e de' 
AftrQtóhísTycpmodeHontó ..á^. v. ;,] ,: - 

:»í:rHjl)gc¿:d¿t|)^pant:0míks ^ormc >: p^r^ jiapugnarlaVoz^ 
h^At(mfí4ÍKMMe ^ 'qiie:aUi U96',el J?C* M. qtte : el 0ce^r U dk 
reccipn de- U ymá > del^ q«e dcCle X^LX^reJeSanta Cruz^ 
mii2^ i¿ia U. PS^ta Maycr $ : con Ja dirección de la viííta del 
q^}¿ íde6i^vel!Üly.b^ miraba azia Caschjigp ? .Póagafe Ja; 
lÚüM'Ma^ diftante algunas legnaí^ ^lib (otiíuodtra ,eil 
s^i). uifuat j:i^ U .linea ¿orjfzQiuúd.^ ¿a.di^ 
Ij{tt^b«o;»;]ííCáctbagov¿s pc&GtUiaS í p 4»cnQs^i.4e.!d^ 'gra« 
dbp&rf Afsi; ^ puta ,!feguii el C^^r/Tfifjrdie ta^Goom^tiia^itan fo- 
laxneote dcclmaiia el rayo Wfual dos.grador de la direc^ 
a0D^pQu:bon¿al^'£aeldt(o^é la Toirredei Santa. Cru2i,> ha^> 
i^fiiAcjmiDdiqsi^r^dos de d$díriaci^..)'IíáDgou:ptrerfititcsL ios: 
odii^Qs 4e Jü(>dt> « k> dioho^ irPerior confidoisa^do ,^* q^e: pajra^ 
los intel^\it¿s fon Tup^Suos r^y para. IqS;.: que no. denen ^ 
algún CQQQciiñleiito de laJSeounetria > enredpfos ; nq^ quiero/ 

lesí.deiTb^oaros irmadíante.U í?4r/i: Ar«;/>^ fauEm*'. 

bttftecps^rT) j^uod&ufffl:ci;i(9fCÍjue. íon tadoA j1)(|s(EuííIí£0^ £di 
célebre íoctaíleíí^tft 4 JafcofeVaniferc^ que hojc vire., dcGfi 
(^da.d;;er^l»fte/%.-^B^CÍhatIaa^ -de. ocultado; 

el oro , tuvo ocáfion el P. Jefui»s:daretíi3Írlp,dc'aEu.Vin©í 
úJÜxúiUíáei ojXki^^^ Jboíliá^ ázta darvde 

ds&áÁ bftic»*^ teorts^pCDomd ^a^donde^itcaUíienro <emba<4i 
Dfaícublerto.-jdlem^fte » íitii^ c^ lGiaiadaMn;.corri^i.'perOi 
nó ¿móhmiádo^: A&L* pÍQiui el pa& ("í/^. i« PrftdijJ^uJikiy 
aAuclx^peta* ^ '^> CwV^\'i; v.}> ^^^i .'u.»)..^.'í *<. >f «"' v^;^ <- ^^^ 

-¿q frjai$Je.dá¡ailiiíj(Uaiükj^ff¡^í^ •/. :> ^'{ 

Oí ..eiítfiífás i PnmiH Aut^^ ... -^ 

«i ' Mí- 



; ..,-■■ '^ff . 

ÁilLAGROS SUPUESTOS^ 

• DISCURSO XXXVII. 
í. I. 

- ■: ^ifi b Oníidenuido el P, M. los ;los excre-' 

I mos, que podrá haver acerca dt 
I MUagrís z ^Tocatiza cite Dlfcur- 
; . W ^^ dcTcubrir los gravirsímos incon- 

f vemenccs ; y pone algunas advec- 
, tencias > para que afsi la Increduln 

dad * como la Credulidad nimia, fe hayan de contener ctf 
ti medio de la razón. Efle alTumpto es el oiífmo que fe han 
propucfto los Superiores EcIeíialHcos , y los Autores juicia- 
los, (^ue eferibíeron fobre la materia. Eftos con razones , y 
reflexiones ; aquellos con Decretos y y Penas , contra los que 
■fío^ix tOQMfatkii Milagros fttfutfttt. Todos fabcn la cir- 
cuúípeccioq , con que la Iglcíia procede en el examen de los 
^tiUgros , que fe proponen para la Canonización de im Juf** 
to. Sabcfe , que muchos fe deCprecian , ó porque no trahen 
jcnSgoi todos Iqs ceftimonios nccellarlos : ó porque en el 
mifino hecho fereconoceque incecvíno caufa natural , y na- 
.turalmcnte operante. Por Milagra fuftteftos fe entienden eit 
,«1 Difc^rfOi todos los hechos « que fe tienen por milagrofos'. 
.fin harer concurrido caufa fupcríor ; que fean fingidos, tma- 
.^nados , ócaufados por caufasoatiualcs , que iu> alcanzó la 
capacidad del Vulgo. 

570 No es el findclP.M.amantt>narM/a»i'wy¡i»piií/l 
J#/ f 6 imaginados. Solo es , ufando de la Ctitíca 1 propone 
;jl todos algunas precaadoQes generales , para que > los de 
; corto alcance, no confundan los Milagros aparentes con 
.los veidadctos : ó , que es lo mifmo , que no confundan lo 
.vcidadeto con lo faUo. A(si , pone jugónos exeniplos para 
^J>mdU y ' ex- 



f^C MltAOtOS StfWBTOS* 

cxplícarfc. Como el Denionío quiere reoaedar los J^lilagrof 
DiViaos ; és prccílaCritíca fuperíor , para dcTcuSrfr \l^m^ 
poftura. A efte aíTutimto prevenía Chrifto g.eíipr .nueftjrQ á 
los Apoftoles ,, a á todos los FÍ2l¿s , parAq.U5 np fe', deluden, 
llevar de la apariencia» Dahunt Signa magna ^ & prod¡g¡4^ 
itaut in srrcrem ¡nducantur i^ fij^^f^l^tjty étíéttn EleSti. 
El ícntenciar en eftamateriá 9 coca a* los Superiores ; pero 
en etTheatrofe hallará fuficiente dodrlna > para que r/i la. 
Incredulidad tenga efcufa A ' ni U Credulidad alegue ij^o- 
rancia. 

571; Contr;i[efl;¿Di(cttrfo opone el R..tfdrcu]4s palfrtia-^ 
xotas*^ Bafte par^reipuefta , que las mífioas pafínarotaa ridí-^ 
cutas fe podrán oponer contra la Critica x SL^& ufan lo&Efcri-» 
tores Ectefiafticos de primer Ocdeá : y contra tas apretadas 
inhibiciones , y prohibiciones ^ qne fe eicpidieroaen. Roma 
contra los que clP.,M..rrapugna en fu Theatro., Veamos^ 
pues. Tes Defcuidos^t Dice el P* M. que tes xütlagfot fiipkefi 
tús'k dd^en prohibir ^^smo efptde de CéntrahMdo tntreliB 
Cáthúticos. Aquí Jmj Deícuido prímef o , dice él VU Aqii|; 
cftáa, digo jfo, fu primera confufion, cuando efcribe : J^uieM 
idice dei^n prohihir/e yftipani el fft^ ej/is Atit agres na fe ha^ 
4lan frohihidcs^ Por que trunco eí S* e(ta t^^fsion ^ conip 
íéffech de conirghando l Si no halla diftitscion entre prohibí* 
<ionco;getieral,y prohibición de ana cofa jt.r^m« e/pede dk 
€CfitratM9idey-hu(<iüdx en tas Aduanas». 

La prohibición de contrabandos, fe acompaña de ^ft. 

iiimia cautela, cxa&aaver%uacion , y exempláres caftigos 

<ontra los delinquentcs^ Dice el P^^M. que , fupucfta la pro^ 

i¿\ncionác^\ús,M¡J4grür/itfue/tottk^á^^ en la 

pradicatodoaquetcuidado , que íe aplica contra los con- 

trabandos«. Aqui no fe habla de la exaditod con que (e pro>- 

cedc ea el examen jurídico*. Hablaíe contra la fagacidad 

.iton queamaBeata ilufa ,,ó.üa£rmitaño hypocriton y pre^ 

•jtenden tfltcoducir géneros.,, qpe eftán prohibidos*. EL feguti- 

! do Deícuido coofifte. en^ qucj, habfando< delfilenciodeAos 

r Oráculos * pufo clbLexprcfsion ,/ír¡f ü^ aígiénoí^ que copió el 

£• parano entenderla. Sobre lamiíma halucfnacion ptócé-* 

iíiXí \qs que fe fingen tercio ; y qúacto Defcuido. Si el R. 



\^$ J/ ^ffi^^^i p4r4 cflb fe iaftkuxerotí las Aulas» Enlo^ 
pifcttcfps PraficUs fufuefigi ^yVfoác U Mágica , podrá 

^ I f 72 ; £1 quinto Pdículdo le. finge el R. en que el P, Nf. 
<^íg«^^^^ c^^^^lfoloquefe cueuu de las operaciones mí« 
l^oíás 9 4OÍ jdk ios Pe^vifes ^lahomecanM , como de 
aquella fecundidad de |as mugetes íinobcade varón, de 
U^ quales dimos. tiQeicla , tratando dz íncubos. Laproieba es» 
qne^Tabernler , hablando de los Santones del Mogol ^ tra^ 
($ Qtras muchas. c^ías un extrañas» Afsi^.pues, dice d^ 
Vp M» que €gmgp€ Mn-^Defcuido dimanado -de fu igMordma^ 
Q^eÍ9S 4^1. HOfgf>l (Qnmdy aufteros ^ y penitentes , lo *dU 
ce Tabernier t lo dicen todos ^ y lo fabe el P*Ni. Que íean 
«úlagr^oíks fus ^(perezas» no lo dirá .ningún Carbólico» 
Conque r quando. en k ; apariencia., lo parezcan > hay em« 
t>iále PPhIcq y o. hay . «ondur^ Dtabolicp* Pero dice el P^ 
I4L queD|o$ ob peroiice ^ que- eí Diatado concurra á ope-s* 
lacione^ > que «han de paliar por verdaderos MUagros; 
qoandtp^con pilos fe . coaiinnarian los hombres ea 4a faifa 
Religión^ :,K s . 

' t %7i v:X.qs£lfmatltíps del Orieate tienen engañaáps'ak 
los de fu iSe^ coa :bLlmpQÍ)ii|:a de. que en |eni&l¿n-bAxa 
xAAm Xos^-^ños^ el Sabaáo Sanco , fuego Celefte.^ Si Dioa 
iO.pecmÍDefle que fe^ defcubricífe el a^rtificio y fe xatlficarJa 
U* plebe Cifmat»;a.an.ruSiercQces.t coa aquel prodigio ioia^^ 
giiudo. No bay Cádiollcp > qne^ no iiay a advertido yá^t 
mpoftuKa^ jl^opqup .»U obflánacion c&. tanto mas culpable» 
quawO'eaaiásñfibW eL:e£ror. Coníifte el;^rxiíido,eh'que 
fe llevan los inftnmaentos .para &car fiíego , y. fe faca ed 
parte retirada.: y .defpues quieren los Climáticos Impoaer 
alYulgQ^ que baxó del Cielo ^1 íu^o que faltó dd pe-* 
áctsAÍ, Eninfinkos Autorci. hay noticia.de efta roleíoiie » y 
annual ifnpollura 9 conodda aun de los Uahomej^anos » y de 
algunos Ci(m4tico$Advereidos. Pero fe hallan bien con fu 
error» Techna , CT impojiura Gracorum , aliarumque Na-- 
tioHitm Schifmatícorum Orieníalium » dixo Marraccio. 
574 £1 6. y 7. Defcuido fe funckn en un texto de San 

Ya Cre» 



%4^ 



. i 



J 



5 58 MÍLAGUbS SwütsTí». 

Cregorto : y¿ por U cita del P« M. yá po^ ía^lío^M^' 
Pice que el texto no eftá ni en el Cáf. jo» ni en ef 14* Poet 
en una Edición eftien el táf. i t. y en otra en d 1 8* Bien 
efti. Si el R, concede el texto citado » y admite que , (í^pOl 
Varias Ediciones.» hay variación decapitólos ;nohavíáal« 
guna que ponga d ¿exto en el capitulo 14 ? Yo no foy anú^ 
go de regiftrar Ediciones , quando (e concuerda en laspa*^ 
Ubras« £n S. Martin fe halla la Edición PartíienTe de 1 5 5 1% 
y el texto eftá en el caf. 14. Vea el R« como hay un I4«qu0 
no ha viftot £1 cafo es > que fegun eftas variaciones , fiemr 
pre el ?• M« havia dé cometer De(cu¡do« Si dufle por to 
Edición Romana > fe le opondria la Parifienfe ; y al coiitra* 
riow Los Maraíes de S. Gregorio han tenido infimtas Edi*-' 
cioncs : y en efto fe funda la yariac&Mk 

575 Dice á R. que eiP. aftiá i vmUc H texta áeSan 
Paila^ Eík> jes hablar a vuka £1 hecho de San Pablo fe apli-^ 
c6 al mtfmo aifiímpto , al qual le a{riicó San Gr<^rio« Ea 
el mifmo capitulo hace efte Santo memoria de la fcmbraé^ 
San Pedrou Lea el Letior todod capitulo del Santo » y verá 
como en el n. 48L de efte Diíburfo pufo el P« li« la mente d6 
San Gn^rio. Mientras fe infiere del reparo del R^qué «fM 
fSr^gcrU éf¡kÁ a Viút9 él i^xu deSdn Paihidcduiwi el 
P*ML dd texto deSanGrqporio fu oondufion. Y yode^ 
4ucirede Jo que la iglefia obtervaen eftos cafos > que no dP 
ce el P. M. otra cofa ^ fino lo que los Superiores Snpremot 
quieroi qiue fe haga ^ y que fe crea* En Marvflle (tonu W 
Mg. 33$^) fe vera el cuidado que pufo Baronio para ddb 
pacer la equivocación» de laqnal ^ dicen^ le aviso clP« Sir« 
mondo , tíbrcJ^Mcride yyS/n0rJ¡ie. En Macri » veibo £Af 
tanlM » feketi el cuidado que pufo Alexandro VIL fobre I» 
lapida » cuya inícripcion era » De4 Ifidu JDíce MacrL P^fn 
mándaverát lapid£miUumf4nkMS aioleri %otivdfque taieh 

Usét^era. £1 fin era loque d F^M.quicte ra efte / 

^ y en ceros femé jantes» Mímmifrétérr 
miUMdá eft Vulgi iMdvnfiMtÍ4m 



\ . • 









Utectr&so KXXVÜa 

»v • . • .... - ' 



\í • I !• V 

t ■•••... 

IL./ (o 9 por lo qae coca á iar rarai aparici^nefl 

Sr /if tmi^ei$ dá nuefira Siñéré de U Borcm ^ tn el Cah ié^ 

Knis*Terr« , -^nec^rmren m ESTOS AñOS fot toda EfU* 

MM« Añade » por lo que mira ¿las reprefetitaciones , qiie" 

le veian cola cortina :£tf/ tefUget devifiáeftknalgoen^:. 

<e9%trúdo$. Dice el R« qae eílo es manifieft amenté f al f$i* 

{Ules hay dMilo^elaciOn auccrtcica » imprdTa en 1 7 i(í • Para 

prob¿ qae en codo padeció Defcaido el P. M« galla el K. í 

cerca de qaatro hojas en referir las varias reprefentacioncs» ' 

que el Océano ocationa en las peñas , / en la arena » con la' 

cóm^&tácion de vArlas arenícas , caracolillos , &c« FináU 

mente r fe mete i Mifsionero contra el Theatro , porqütf^ 

fií Autor fufpende el aílenfo á cofa tan autentica* 

- 577 . Eílo , que fe llama el ultimo Defcuido , es ¿quán-^ 

(O pudo haver llegado la confufion 1 haluctnacion » y faifa* 

iiiteligencia del R. (^¿crédito querrá »qu9 fe d¿mos en' 

Ib que cuenta de laAmerica;(i le remos aqni'tati ptó^^ 

fundamente ignorante de las cofas »^/i^ eérriereír en ef^ 

füs aies par teda íffdna í Qti¿ juicio harán los Létótes dc^ 

los que fe fingen impugnantes del Theatro » riendb* qá(i^ 

fti fiquicra entienden elCaftellano? Qü¿ tienen qtie ^t] 

las reprcfentaciones curiofas » que de immcmorial fe hx^ 

ien en la áttná ; con las -apariciones ^ que folo el Veifano, 

de i.7a4«fe viei^ri en Ucortii:a de nueihra Señora de i'áí 

Barca ? Aquellas fon cieriifrimas > y por elfo no habfó pa^ 

labra de ellas el P# M. De las otras dice, que fufpende el^ 

Üfenfo. La delación autentica » qué cita et K. de \j\6. ni' 

habla 9 ni podía hablar de lo que haviadc fuccder el año' 

de 1 7 14. Veaet Letor (i fe neoefsita paci^nci^ / para leer^ 

iMprefla efta cratfa ignorancia : y (utidadaen ella unapir-^^ 

iliciofa calumnia contra el P^M. Feyjoa. . ' • ' ' • 

.578 El P« Eufebio ^ lib. i« de las Maravillas deEura** 

pá'jcapir 221. y figttieottts*) apqpta glgubas mairavSUs^ q^ 



34»; Mft Afelio V Su>tóji$J3^ 

fe hallan en el Reyno de Gallcu. Pone la del Méniefi$rá^ 
éoi Lüs Codos del Arouco: EfLMgodecarrazedo: La IgUfia en 
feña viva de San Pedro de Rocas , ^e es Priorato del Infig^ 
re Monafterio de San Salvador de Celajnova : La Tuentedi 
Lazara y &c. Entze eftas- » p^nf U$ rQ^rl:fmadódes dbra^ 
£^ , qa;^ hace cl M^ en las o^ílias: , pMtí^o adonde efta i^ 
Iglcl^a de nii^ftra Seopra 4& U Pais^.; la Piedra que^rqicdtn^t^ 
un Barco : y fu inovlmiento pattifular. Éftp mfTnÍQÜt tUlUtf 
en muchos Autores. Y eíle Phenom^nó íacede alU dé cieoí^- . 
po imm^moriaU t>e eftos prodigios no }»\}\q el I^ M» Áísi^i 
pues , no se qual ferá ruDídamen.Jgs Qfobh diga «qu^ 
(on Prodigios particulares de la N^^iif l^le;^iu I^ tatp oa . ^$i| , 
porque en varios PaiTes ^ en los qualcs no e¿^ cviifaritificar { 
do el lugar »íe hallan feméjantes Pl>eno0ieoos >^6juegQS.dEii; 
la Naturaleza , y del Acafo. . v 

. 57P £1 mifíno R; concede » que ^aan4o aquefiasPhe^k 
wmeaos pueden fer redacidis a términos líotnraUsí ^ M /jft 
debe ocárrir i ¡a MO^avilla^ eU los Milaftoj. Conque » ha*ri 
yiendo en el.Univerfo .guríofiiades de la Naturaleza j» tia^^r 
da inferiores a las que^ fe refiere ;» hace el Océano en ja$: '. 
orillas dichas» folo elR. fabrááque vúio fu Digrefsion. 
contra el TheaEro;defpues de eftármíl l^asdift;a^e del 
hecho hiftorico » que fupbuia el DíTcuitÍq» Sería ptsecifoi 
l^er un grQe0b>olninen para referir lo que fe haUa eíparcin, , 
do en diicixntes £fcric<}re$ fobre eÁe punto* £s t^ntji 1$ miiH 
titud que fe ha notado de feméjantes curloíidadcs^ que ya (q 
les rebaxó de lo maravillofo.^ . . , 

.. En Spitzbctga > fegua 16 qucfe dice en ¿tos Vilgés. del 
Norte y hacen los pedazos del yelo ,c»ks üguras ^.y.^ñpér?) 
fe&as, que unb reprefentaba tiiía grande Iglcíia^y^on. t;or4 
^asfus partes deventanas ^bobedas ipiUce^ » puertas , &Ci{ ; 
JE)ice el Bfaitor ^que toda aquella mple de yelp, era ¿^^4; . 
cabeza Ue obra de ArchiteStura ir^ifirrii/^ Aísimiúpp ba-^i 
tiendo el Mar contra aquellas t<M:as4^yciO.,^ 
todo genctó de figuras curiQÍajs/ Quando ^^i U .,ni€^e f^^ 
Spitzberga^ fegun efte /úéÍQ^O' ayre y^DQ. coree» caen jTo^ 
coposa y¿ en figura de eftreUa^Ssrofas» crucéis >ahujas.»&a ^^,- 
ji reprcfentaQ^ otro iqualqulerá dik^^curioíb^ £n: e\'^^ 



f- 1 



XV* 



t?<i del T6rc^ ¡ junto a Antcquera , fegurt Bfnetí ; ttprctctí^ 

'tan- los ríícos una Cfudád con fus callea ^ plazas *, cafas , y 

Varías figuras de edificios ^ hombres , animales > ¿ce. DIr¿^ 

mos quccti cfto hay Milagro? . > 

* ' j-8ó EnAldróvando , kcplcro , P. Kirchcr, &c. y en 

el P.^Zahpo hay quanco pueda imaginar lá curiofídad <1qA 

Xctor* Efte fefialá tres paragcs , en donde hay tres ^pcñaf"* 

-cós , los qaales fe pueden mover coafolo un dedo ; y nb 

aftf , fi fe les aplica mucha fuerzía. Refiere de Aben Rho^ 

tiam Árabe > que un AAtonomo feñaFaba todas hs figuras 

"di- ios Elementos dé Euclides en varías piedrecíüas , » qác 

le hallaban a las oritías 'd¿l Mar Verniejo. Cita a Gafare^ 

lo ; y dice, que en la Pro venza fe faca una- tierra con va^ 

rías figuras, y cárafteres. Ift qua- Natura miras figurad 

-jfvium, Muritifjff Ser^ntunty Arhrum^ & Linerartim 

éet miraeulmn effirfnamt ; itaut tttam rudes infanttf^ f/w» 

^difcerñtrt fatiít c^ntant^ Refiere , que hay un rtoínjc ^h 

Tráníylviinfa , que tiene algunas pietJi-ás , las- qúales^ , fi fe 

parten, i-eprefcntan carafteres Turcos, Turcités charaHe^ 

res exprfjpfs ptrfiSfe exhifrent. Afirma con el P. Kircher, 

^qiTC íe hallan d%rentes piedras , con las qual^sTe ppdr« 

■"cóiúóóhdr un- Alfabeto natural. 

^ 581 Dexandó a pártela Agatha de Pyrrho.3t dtflá qúál 
dicePlinio^ que teniadibuxado naturalmente el choro dt 
las nueve Muías, y fu Préndente Apolo. Hoy hoy fe ven 
cóías fcmejantcs. Hay en VenccíaotraAgatha ,-en la qual 
*fe vcdibuxado un hombre. En Pifa hay una piedra, en* fe 
^cjual fe vé uh Ermicañp con una campanilla en la mano. E\\ 
"Vfcná hay uná^ Agath* con efte letrero Griego : XPIC- 
TOC. B. ( Acafo laB; fera la inicial d¿ Ba/ileits , que fig^ 
nifica Rejf ) CHRISTO RET. Tambiea hay alli un Hya- 
cintlio con las Armas de Auftría , y eftar letra L. En «el He^ 
lecho -fe regiftta la Águila con dos cabciap. -En la Agalla 
íel Roble una Mofea. * Hay lina cípecie de Arañas ,-quc 
tienen en las cfpáldasiina herraofifsínaa Cruz. EñKavena 
hay' una piedra con . la efigie de un Reíigiofo Francífcanó. 
Havia én Conftantinopla un niarniol blanco , en el qcal (e 
veía dibüxada naturalmente la Imagen de un San Juan 

Y 4 Bau- 



/■ 




N 



RltAGILOS Sv^vifT^g: 
Jlábtifta I vcftido con nna piel de Camello i perp fofo jS^ 
inh un pie. Refiere el P. Sicard , que vio uno de eftos PrcM 
ligios » en el qual havia una c^übeza » y efta infcripciorl: 
O AflOC KOAAOYÓOC Eílo es ¡ O Agips ColUuith$s^ 
(que (ignifíca » Sanítm Collmhuu La flor Pj^síoaaria fiem-«. 
fl^re es un prodigio particulaj:. . . o 

^" .5 S » . Podra 1er que en eftos , y en ottos camafeos femef 
(jantes >: haya precedido algo de artificio ; y concurra c4 
.vez la imaginación á hacer las reprefentaciones mas per;- 
^edas. No por eíTo fe debe negar » que muchos de efto^ 
:^co4Igios fon e&&os de fola la naturaleza. Dice el P.Ktrr 
xher > que na Monte que h^y en Chile» tipie. una xoncayif- 
Ázá, ¿ngular » en la qual > mirada de cierto.puntq^ fe f eprej^ 
lenta a la vilU una Imagen de Nueftra Señora con fu Htjp 
^n los brazos. £1 P. Ovaile » en la. HiÚoria de Chile , ponp 
-aquella Imagen con toda individualidad. En el País fe tier 
rué :por aparición Divina. No obftantc » hayiendofe iofbr- 
-mado el P. Kirche^ del ipífmo Padre Ovaile , deffjue fola- 
.mente deíHe un lugar determinado íe vé la Imagen ; y 
acercandofe mucho » no hay Imagen alguna ^ lo atribuya 
¡todo á prodigio de la Óptica. M^ram effi ^rojiSiontvf 
Optkám in ocülos , fertuha íucis , C umbf4 , ¡apidum coU^ 
rumqae frip^rtiant ixprejfam fuh effgie fiemn^t filium 
Jhréchijs Jiringentis , incurrentim. 

£1 P. Zahno ái noticia también de efta aparición predi** 
giofa. Para la devoción , no fe nece'^sita > <{ue> las Imágenes 
liayan 4e fer precifamente efe¿los de la particular mano Di- 
ivin^. A efte modo hay otras muchas reprefentaciones rara^ 
.£n vifta de eftoi creo que bafta \q alegado » para que el Ixf^ 
xox difcurta j qual fera el didamen del P. M. tocante á \^ 
.reprcjppntac iones , que fe caufan juntx) a la Iglefia de Npeftra 
5eñOf a 4e la Barca , mediante las ondas del Océano. Cierta- 
úñente » que es precifa partlailar reflexión , para creer,, quf 
á cada undulación del Mar, que de immemorial lu hecho> y 
hará aquellas varias reprefcntaclones en la play^^ hace Dios 
.un milagro. Es evidente, que cruces, eftrellas , y aun carac** 
teri^s , fon figuras , que falen á qualquiera coa¿>inaci<>n dfi 
cttcrpecillos pe^ueño^ agitados, o commovidos» . 



, . . \ÍÍ t (Somo eftas rcpr^lbntadioq^sr na (e., ion tocau}0 
"^¿n cCxheatro ; y con ellas ^qtiifo hacer demqnfttaf^ 
R« de qiie no eftaba en el hecho de la jíiípHta ; queden eñ w 




.efpecialqoándo. eftaba oculta pan. Ja- cortina » ie ,vbían e^ 
;cíta varias Imágenes , ya de Angeles , ya de Santos > quc> 
^eoamoviimeDtosob(equio(QS, e^ban feftejando.a Nueftra 
^ñora«>. CoQcuruQ al Prodigio mincha gente s y e^an. tan vj^« 
jBhlesi y. peroucf eni;e3 aquella^:aparíf iones >> ,que^ cana geif* 
/onaratlhcababavervifto entre ^líasel pbjeto de íu, fuajfoür 

jdcvocjon, • ^ . ^ , 

; Entre los que concurrieron .» no falto uno^ que teníendpí 

cónodauénto de la Óptica, qüi(ie(re averiguar £i^.acafp ínter,-» 

^yenia algun;^ i^nfion inculpable^ ^^ ? SH^ ^i Phepomeno 

^npfeydadnoa Jiorasdeterminada^ lAdvi^^^^ que enfren^: 

.té del u^ltar hf via una ventana , con la vidriera» laqual inira-^ 

.ba al Poniente» y tenia defcubierto todo eí Océano. Reflexic^ 

.00 en que no havia tales pariciones » íi (e encinta la cort«N 

na ; 6 fe ^efaparecian > f\ la^ h^y la a&iuíaipnte» ; ^ 

; . fyx yi% 4^ efto » conjeiiuro,, (i ^hacieii^ la óortúaa ql 

papel de £!^//>^ ^ Tucederia en aquelí>i bQra , loque fucedc 

'quando cerrada una ventana » y deaañdo un «ihujero i o cqifL 

'vidrio lenticular > 6 fin el » fe rej^íentan en la pared todq^ 

j los ot^etos^ que eftan de la parte, de fuera con todos fus co^ 

lores » medidas >y movimientos. Efte Pheqdn^^^ ' es ^orf- 

^ialifs^mo ; j (e ve todos los Veram» on eí^ Monafterio de 

ISanKlart^; jr.no dexa de jU eipanto jal que eft^ igno^ 

.írapte de lá ciuüu Tuyo el p. M. Eeyjoo noticias individua*^ 

. Icsíic aquellas apariciones de laBarca p y de Jas reBexioass 

. dichas ^ly juntjm^la^df^rQpría reflexión >^ nohavfr/e vifio 

J^ifi¿¿ Jémj ante ypf uniae.fi la,Igiefia,Caih¿dif4r' d}*9. <9J^ 
; piado&^ ciramípeccion » que todolp idicho » quandono pvi- 
^dencie haver íidp mera ilufioa^^^jr hajlante , por h menos^ 

^fara(uff€nderelaJJitifo. ,! , , . 



MilWcJt6^S9fússTcW. 



'(pagt ^9^5 qué ert d tcrrítorfcr,- <jác en Egypta Ihunañ LH 
•J^Wm V f íúhfp iOámiatári hajr.úna Igjcfia , qtiépéBcén-las 
:^^^i.;Vo ¿ Vr uaJfyAlxv;^:*^^^ Santa ^'^'-^^'^-^'^ ^>*^ '''' ^^ *««^ 

.irttaTtj 
Padre , ^ 

^tos', '(fon Chriftiattos Jacobítas) que en varios dfás úil 
^ano ; y ¿^ cfpccial en ti mes 4c Mayo ; tjía d^ Santa Gtí- 
"^míámvi i^ba^abati de .día ,' * j vtfíblcnkáté rnuchóy 'Santos 
Tiriartyrcí /¿©h NítcKra* SáSórá, y fí rntftna Saiirary fe tic^ 
'^abari víértíe tódótl f^ucbío^n una pared de aquella, Iglcflík 
dichji. Sobre cfto dice. el P*Sicar4: La Caftotricd explíAí 
de <J^}iyn^eYn'ftfpirhnr^ ajutllai Imágenes , fin 

^reci$rrír^ií 9tnmU?rü.' . '•:' *- • *- > 

*^; :5% '- ÉíipííUcrPhÉModhiddccfta'te 
"hícintc^dc la dicha, Igfeíi^ tínfa '-éámpiñá a!¿ó. ^deradar i y eh 
Ttipdip íílá tina-grandp^íiftcma^^Qgando ía*^nté, que cóií- 
'^Currcá IajRcfta',^fe junta eñ la JCtftcma , con clfin ífé* fcogár 
'agua- ;4iiríendo loá rayos del ^¿rf^á^eftas- pciTonas , tranfríi?- 



-que mira nzist-zvvonicnzc^ ajrf'TTij: avro^mcc^i*T/ rarr rar/jnn^ 
eomff <r»ií¡ft«r^tÍAJ No obffóhte cfto i tívcn mq^-régocíjadós 
'Ibs CoptÓ^í y eftán eñ \i aprehenfión de que* Itos Santóá d4l 

-i%aífo'^fíeHch»á'^«fItiffÍ0í?•' ^^'^^-í'ívo:.; t , ...!,:L .i ^ . r)! 

^ ' ^':Paraad^í¿rftélA'M»ón^ a?¿(í'tWSH:ári-Emtt«^^ 



^Ct SaH' Jbrg'c/- 15í< iV v¿ft ido ^'¿^xoltírAd* - i-^ ««n^Mferiás '; 'y ;ii 
es ámáríhó^V'Sarf Vláórf EíW^es', pói^qtie ató Taéiéti pifitír 
á aquellos tres Santos , vellidos de aquello^ tres coloréis 
Su..-tíe^fe-í^'q¿anéo'ano arroja enMií^^croaía agM^v que 



Discurso XXXVn. y^ y 

anees KivU c«¿ido ,U reprefaiudon quede aqaelta agua, 
tfl deríaAaácl» \iidt ¿h .Is^pit^A M^iÜÍ.^ A>K»r^fo 
*efpíandccícn:e , y acompañada' dean'ínSvfTuiátitd "parti?^ 
cuiar. Dicen entonces losCoptos, que ss oucftra Sfñpra 
^Cujk^iíi.. ^lÚQCbi icíii }& Atáh ÁádQ:íí\ 4(Ay 
Sanca Gemiamia ; concordando todos en auiur varioi 

Dice el P. Sícard', que , víeíido í¿m-jaiites excravagan-' 
cías, no DO^taconteatv-laufaí ^rp^^e ^ .fe atrevía i 
comradec»Has' de palabra. Refiere V <Jíie -nías Wcvídos 
unos Soldados Arabas » y Turcos , hicieron apartar 1a gen* 
tcdelaCtfterna : cerrarojjla v(^taaa> y fe dcfvanccleton 
todas lasvilioaes. :£tilapag. io8; cuenta el mirmo Sícard^ 
«g^ CB, BelUtb. c&iKl]4tat hftyy^Mt^^apíUaríhdicída ^^n 
Jorge r_4e la qual¡le cofVidxin r^uitos 

ptocl,igíos „ coioct^fsen.Jii^^dpi^ .dvierte 

Qo ot^kan^c^ {úra xjai Ce p^e.'Ul Vulgo, 

Hue .porque wp cü^^Añipís íjyij; y Ca- 

tta9lko,qtiil9 cksítE^rcfsiQíjar, íC líara dé 

^.ciiafroerior, letrjturoii ^eHertge^fiKfOfljulga^''- .> 
j8£ £n villa de cfl:Q,p«»dri':teJii.e{«>c tttocr.«l'jiúú» 
óueguíUtc 4f ks ''4''4* í4Mf'^^9fi>>^ Ip.'yitMttfieail» 
EaEC% 9l.-a^^dei.^4;JÑÍc^;qtá^cio^$H,niÍ'la$(fepve^ 

pcc«rsi*up «-para^quc cíl^i^os alÜc^ddif». de bf) (cAmrbgf^ , 
£iqa,4qiiq e»aqu^laS4<;r%lmág$nidcrMaaa'KjquqÍ8iVOinw 

¿or,ii}tc|-^si,9n,4ef)^a, fe ,fxsgM«aitWftJ^eqtM|tWi^jEa 
aqut4i<¿]e^e¡§^^it»4q vtrpajipwíwt&i ikAv/uáoh V^^^ 

£>les jqs lavorcs l;{)TX:q^6;IMfdk4 Seóosa fiOt:ro^í)ads:^i^.;JM . ' 
devocJQ^iM^elosiiítJei ,jqBe>feic|?wan i>vificafU 0Qiit'4d<Hf 
1^K)9^.í^ilAp)¥:i9»qtwa>n!r4ziMii(Mstoa OBco^ta^^ ' 
i ^<^«n^uQ($;íntiiiitrÍgi^iidaa>e9bí)fOTpctcaota.<«<^al(te.:ii 



Emadoícas/ mathematicas^ 

'bis C 17 R S o XX XV III, ' 
j PAR ÁDOXA PRIMERA* '\ 

I I ^7 1 ' Arfttvtcar la molcftta ¿e repetir íl<» 

' 'i t^éseneftcDifcurro Jea elL&i 

t. '■ /.J ¡' «érlesH^úe quedan pueftos endona 

.'..-i/!-] » d«rehab)oddCVrm«id!e-/«Ar«raM 

-: .^ v .| h '¿Vi,£l«fliiinpcodelP.KLengene-J 

:>¡ i. ' . :.'.'!. '-'^ <■ ral»'BÍesexeenderfe cnLisMatho^ 
•uticts.nl es eofed^ As Elementos i los Lecorcs. Sol» 
«s cóavcncer al entendfaiitmto ^ lo poco qae atcanza ^ en 
oáías-naiBrátes-^ papftque fe capciVfi en las Divinas. Afñj 

EiraeÉ«fift^iltttfdude^l{iM^fic4adcS , qti¿ tienen aleu^ 
su liaeás'i dé acercarfe mas , y mas i otra Uiica r« ú/i«/4 
Imm i &i qucpoiríefll»' ha^a caT» dé que fe junten.' Hay ■ infi^ 
afeas lioEascoa eflk pt^iedad; -Laüías'fáctl , masclari ^y' 
nasiproprfa-iíani-ru'aiikmpco^l c»aqfacHi que pone en' Ú 
fi^ypríaiera<feik iOttriiitf'i que fe halla etrelTotntrlIL '; 
>i< Ninguoo diNb-iique t^rPi M¿rredao;hi^'6d6 ¿xctíentti 
Mathemacíoo. EfteMtfc(^4 tamblenja raífina linea» en4 
cro^ouica» , para-demomlxat U ExíílcRcia de- Dios. Re^ 
¡fl«xÍDa er «fta- del AúOv&imA Gar^mtiél «n (b 1tUebém«4 
tícaiiSúpptqoe laf.vepttttJcti^U'^TchítéSora ^ pobdréifue 
palabras. {«Oídtk.^jig^ *¡S. ) P* íw tinéar-mia > fit-fer fara- 
lelus , nunca puedíiLi^éactttrh^tiit^'^heoltgicameMte el 
t, Mariñt Merfínno ijrqitt bsp Dhs contra ¡es deliriti J* 
tfs Athtififi , If áemaefré xn (á fjm CONCHIL. Coa 



♦ ^DiKwmso/XXXVHI. ^. ^47 

«(hrertir > ^ur la lldci eonthU , de quá haUa CatMtuel » et 
la mifma cte que fe vale elPw M. para útr0 fii ñus nable^ 
tfcufo ku^erJa apHcacioru- 

. 5S8 ^ NI contra el DÍrcttrfo:eo general > ni contra ^ara«: 
doxa alguna » balicho cola id Tectulto Replkantc » que 
habla en el; libróte; £s ^coía láftmofa vi% lá crafla ígno^^j 
tancia cf que tftá de ta$ voces^'£iciiltaciva$« I^ {Kme pericH^ 
do algiñaó , qoeno cfté pdulando á todas partes la impe-. 
rícía de los pclaxsos' £lefnenra& La Demooftraclon qixc« 
tengo para afiroiariQ ^ es dSáu Yo idvo tan ageno del eftu- 
dio de las Matheanaticals » y tan reaioto de fus aisAroAas ef-> 
peculaciones 9JÍT qual otro ^«^qne; apenas pafse de la regular 
mtdigenda. de algunas voces :]r ;ae una fiípcrficial noticiai 
deíai qual Theorenuu:Noobfiante • alcanzó elle cortirsimo 
conocimiento » ^ auL^h^cer evidencia de los infinitos erro-» 
res , que el R» eftaoipó contra los primeros Axiooaas ^ /> 
cbacrar el Idioiiia láathqmatioo¡ i Croque p^dri inferir el 
Letor iixctigente»'por laque afuotareen eftc pifcurfo,\ 
quienes Toa los que entran i ó íe entremeten i inq^Kignar 
Á Thcatto#.. 

. Allá ea la Academia ^e Platón havia una Tar^meta » ea 
k qual havia una infcripciou ^ que prohibía la entrada á 
I06 que elluvieHen ignoraétes díe la Geo^ietria* La raaon 
laicnalael feáor Caramuel ^ citando al Cardenal Beflarion*. 
Gi0m€trt4 fin€4pgMÍtioue ^ Hem§ homtnum D$Sms épfella^ 
fi füUft. May. d(e otro. modo hablarán los. que s viend9> 
^ Libro de Geometría:» p acunas Tablas Lo¿uithmica^ 
creen qae fim LUncos Milicos» Pero los Impugpantats ^ q^ 
R^licaotes hacen á todp.- .Enoremetcníc ep el.Jheatrfíy 
CrKico 9 fin haver íaludado la Geometría : y defoues dft 
introdmadosoMi: Violencia 1 iatígtnao que &ncoUs Ma« 
^eas las que el P« M. dice en las Paradoixas* £1 chaos 4si 
enormes £oacradicc»Hies > con que han pretendido ivsef 
pugnarlas ^ de^aoeíka la ineptitud yifible coii qiie c%^ 
fiaron a entéoilerlas. .De todo fe faari dempnftraciofi p;^ 
«aria. > , , 

$ 8p Dice el que habla en4 Libróte i Ifadii de/di Fsfn 
p AUxáMdnué ^ ^oi/^mé Pnffg,^ j Hr0s mckis M/itpfr^ 



\ 



y4^ PaH Alifix^ MhVHOtÁIítCAS. 

Rdrado»a. BfimeH il4i^ornotixt¿cttJal^ctfi(m ? Ek 
V, Mario Bmino , y otros , ponoa lOiqúe^cl P* Kl«;(H)fo.» y: 
lo lUaitn PKtír'adú^a. Lt^o no icHébió ponoD ¿omoíUl en 
dXI^cacroiJb^il contrarío jiJSialgono iliida(Ie.de la-vec^ 
¿ad'^ yibo feria Váradoáa Mittfiealaaca. £1 •&»^e& fia <lu-í 
dá^^i <]i|e^Mtiiof¿fiurfefáéBk>^^ dice 

P-ánrítdbxis ; ño hay ^Paráddxa qiie|io Toa^monf ir^« «Por eft* 
nuon impugna ' la id Theaera , porgw miáicpa dadiíd^ ^ 
Id verdad. Aquellas verdades eYKleotes iqm(^ opoaeitcá lot 
^'ue prfme^o^e ofrece, cnoxi iisicjable ^.foii /Wi^M^/^Cla-» 
m b^ qúe-1 ^oá^s íeici; . puypQns »> qoe-^ vá(L «¿amlaáatkn 
üós honubrí^ i a^risatidcrfie i;ida vee dxñs ^' y ibas^ 'fio po-i 
drán menos deconeurrir» Dice iafacadoxa» Es evitleocet^ 
qtíepoóiende 'tX cafo en dos lideas j v*i^ nunca ll^ará>eL 
¿ufé de qué fe td^aen» ¿ - - * ..... • > . .. . 
i-^ í(9p PappQ Atcxanár¡fK>.«rp6áelij<Br omc^^ 
Apólohip Pe^jgetf j y Jba isd^t ^aComeaculQCé: Conque aqat¿l 
B^í^ ^^^^ AUxáüdnHú ^ Apoifima Perg^r- , / oírds ^ es U!> 
defde ^ que fe poae al revés» Mas. A|K>lonio pruebáia^ vfets 
dad del* Pafadóxa^' , ' por ios'Afyinptows^-dc la Hyp^rbola.- 
pér^i nohpónfelAliñéa qúe^ftieafeliTlieátro: conque Ap6^ 
16fíi<^ Viéae mafmhfdOidefpuesde imiir traíftoroado; ' PapV. 

Íib Aleitatidriao poAe iíC»mhoiderMUk<3meác%^?úoñ xí* 
qmpto.d^ áoblár ¿1 <^ dos inedias propbi:*^ 

dtoaal¿s*^£s verdad' qtt¿ la: Oémbiides fs xuíi lamímia qua 
W <^I 7ͻ9av ni laapltca Fappo-Ale^j 

MfiiÉihb'l^^ el aí&inqica á¡ai9.^\ Lu jbuct. muáf^s i quo 
i^á elí 1^ -üwl^ ^(TM mmAúi :¿ iác qáicaoa aa lueoé no*. 






Cl^ ,e(^ Aiitorcsí^tie<tiiataron'd& 

fk Pari&déxa 2 y '¿n ultimo logar cica áv Fráuclfipo ¿kroaa 
yétíeciauo; Tjen^d 4I M1]mx> dcBafoció;' Sa^aiCuAuto j^^ 
ca^es^émdnáráríjí ÍParaéo«adet TtsMtro:; boc difeccncef 
dbiiQóií Vy c<ki ilárríme» IftiMs. Sleficra'oodblo^ae dixe-« 
ron lo^ quincp Auroren > que cicoCaramuéU Peroadvier«< 
tpyque ¿ntr¿ ÍOi (juer^ai ianferft^í 4Um9nfirarMnt\%xí^ 

nin^fift^ilté i y ^j^ff^Alix^dmé. ^Conque la- ^Lca > que^ 

♦1^ <• hi- 



tí¿BÍ ci ftv éeeft<^ dpi? Aaiocasv di :i atender lo ftl^ 
qué cálá dé tenótlciít ¿e naéftráParadóííá. Tr^-r^ demonftra-: 
cÍ0ne$0€ineBar«ció4e¿lla; pero ninguna es mas clara ^ Ci 
tntelI^ibJe parkfodos^como ta ¡qnc es idéntica con la que el 
P, M. pone es fu TheittroL . - 

5pi Dice el ?• M. que aunque la verdad de la Para- 
doxa y/i catívence ccn DejTXfinftraqun Theorica, es ¡mpcfsíhle 
la execucion en loc Pra^ica •, prfer ¡mpofsible formar lineas 
{¡^dhilitltf. A cfte principio Mathen:utíco Ilaiua el R.. ab- 
fardo ; p&es (A^hsy et? Ja lüiatliemaricíi línea& Itdivifihles. 
Que íntcíigenciatka tx^B, d$ las^ broces facultativas ; y qué 
impericia tsa^ profunda, de las diíinícibnes de Euclídes \ Li^ 
nía efi hr^likdo iCMJHsniüla ift latkudó ^(^ hallará en ef 
feUo primero de qualqjüiiera Cartilla. Ma^hematíca*. Harto 
vulgar iiado fe halla ya l<rquc PHnio cuenta de Apeks , y 
Pfotogenes.. ficho» Apek% una Ünsamuy fútil ^en la; Tablai 
Dividió Prot^gpiie$4qtisÍlrÍid^ linea^ nms ftttii¿ 

Avet^piizada ApctéS'de íerirencldo , ^mi érn^efc^ns , tiré 
con> di&rente coloc cera fueilSTiiima. linea por et medio de \x 
de Ptotogenes*. De^ftemodo la tinéa>^ que primero ha vid¿ 
tirado Apetes, quedó Aividída 6» cinccy lineas taa fútiles, 
que ya. ningutia fufria<l(t||gon hUMona.. HuHm» ftlinquenr 
fiíhtUitaukcmffj 

En efiilo Mathematíccí íe re^tiría por Imea c^aiTfsf-! 
ma la nnas fútil y que tiró Apeles. Siempre tendria latitud^ 
y fiempre feria linea drv/^/^.- Afsi, pues ,. es innipofeiblc 
tirar en laPraAica ut^a linea. r*;i^t^/)fw ^en el fentido qu^ 
hablan fos úeoflietraSé Venga* Apeles ^y tire ^ ó ferme iina^ 
!ineaO«*ffen:nuéftro,'cafo. Att# antes que ía reftii y ^ 
que coa^ella hace ángulos agudos > lleguen- a hacer angufó 
de jo^^mfeutos ^yálaCMrA/V coincidirá Phy (reamente , y; 
tn laPra&ica con la reda*. Según. la efpeculacibn Mathé*^ 
marica > jamás coincidirá ; pues Kiéti^re y iegun la H^po^ 
thefis , lo impeárrá:el ángulo qué precede^ Si el R. imagw 
no , que el ?• M. decía > que no havia liAca*que fe pudíef- 
fe partir en dos pedazos ; celebro 4a materialidad. Aun 
para efte - dcfpropófitro hzvik 'hs'kinéas irt/ecaéler y de lai 
«luales hay noticia en Ariftoti^lds!^ y con las que Sexta£m«* 



3 50 Paraüoxas Mathbmatícaí. 

pyrico aignye a los. NUthenucicQS. £1 punco e^ imtht'líktí 
por codos aiodo& La linea i«i/vi)í}//fcgun latitud. La Su- 
perficie hítivifitle fegnti pcofondidad. Solo el cuerpo es dt« 
yiíible>.r^un las tres dimeníiones, /« hngumt Ut»m, C frt-i 
fnuiíim, Efto es el A. B. C. de EucUdes. 

.... ' • • ." 

X II. 



^9% T^Ara imponer alVuIgo, que fe cttcndlá el Thca^ 
X tro» y que fe laipbgMtNi t determinó el R. in^ 
trodttctr en el Libróte dos Laounas » con ocho figuras; Tres 
fon las mifmas del P» M. I>e tas otras » unas que & hallan en 
qualquiera mamotreto » fon inútiles para el cafo \ pero muy 
oportunas para que el Letor conozca > que no las entiende el 
R. Otras fon ridiculos garabatos «que en fu oiífma explica- 
ción eftán íignificando^uieoesibn los que p>Acarríeron con 
ellos^para abufar de la credididad del R. No hay cofa mas fa^ 
$B,ni mas coftofa/jue poner Laminas en los Libros. Paraex-* 
plicanne fobre lo que dixo el P« M. uo necefsitp valerme de 
Laminas.Sé que los que tienen alguna leve tintura de lasCien- 
qias Mj^tbefiMticas^enteoderin loquedixere. A los que abor«^ 
recen aquel genero de aplicación , fon las Laminas » ó las fi-« 
guras Geométricas $1 primer objeto de fu horror ;porque juz« 
gan que fon vales de la potéftad Diabólica. Para demonftrac 
u)s errores del R. era precifo eftampar fus garabatos. No es 
efte mi aífumpto ; ni tampoco es razón le abran en nueva 
tamina» los. deíatinos, qu^ iiO;,debQa jtndar en alguna. 
. 593 Ep unade las figuras fe ^pone un garabato con 
fobfeefcrito de nueva linea curya» que tiene las propric-* 
dades de la ConchtU Ojiando todo fuelle conftante » es uu 
£arrago inútil contra el que en el . Theatro ha advertido ef« 
to t Hay ütras de ejle genefo ^fueta de efias ,/ di las jue be* 
mes féñalédo^ en lafigkra^ A qué » pues » feria mortíhcar el 
cobre con otra de efle^ gwrp } Bárocio , citado af riba^ 
tyahe muchifsimas. La Ceñchides d? Nicomedes , que po-^ 
t)c Pappo Alcxandrino , caíi es la celebrada de la Paradoxa« 
La Cíjjiides «deDloolcs » que fe halla en Archimedcs, La 



• DiscuRsa XXKVm. " 1 5 1 , 

J^uádrktriz entera , que pone el P. Leocaudo : ta TraSfr¡¿ 
4c. 1q>s Modernos , &c. todas tíer^en la mifma propr íedad«* 
£1 P. Bectino fe extíeode niucho en probar nueftra ParaW 
dóxa ; 'cotejando Curvas con Redas. Curvas con Curvas. 
K lo que es mayor Paradoxa , Ke&as con Redas. £1 feñor' 
Caramnél Tupone lo mifmo : y no obftance eíTo , ufa de laf 
Cj^jf^^/V^paraelcaíb. (tom.i. ArchHe£t.)La CONCHIL , > 
itras muchas fe vin acercande mas ,/ mas ; fin venir jamii 
iceincidir. ' 

i 594 Lomaspreciofoconfifte, en que la que elR. iiU 
tto4uce coaiQ nueva linea , es la mifnu que ha puefto el 
Pv M* Ser^ cfto creíble ? Es ta'i evidente , como el que de? 
d^o fe.Coligc , que tanto entiende el R. lo que pone » cóín<^ 
\q que eftá puefto en el Theatro. Ssñalaré el modo como' 
fe coiivenceri el Letor. Tom:fe una Alcuza. Saquefe una li- 
nca igual á toda la circunferencia de la bafa , guiandofe por 
la medida, del Diámetro. Para el exemplo , bafta feguir la 
Proporción de 7. con 23. que Archimcdes hallo entre lá 
Circunferencia > y el Diámetro. Si fe quifiere obrar conlí 
preciíion de los números de Cculen : 1 00. con 3 1 4. &c. tam-' 
bien fe halla mcthodo fácil en los libros. Es verdad , qne fi ft 
añaden mas números ; v. gr. looooooooe. con 3 141 5:92(^5 3- 
fio he vlfto méthpdo Geométrico , con el qual fe faque , coii 
{iromptitud , una lii^ea re&a , igual a la Circunferencia coii 
taiaa aproximación. . * ! 

Por fi acáío juzgare alguno , que eftó podrá tener algu-^ 
na utilidad en la pradica ; ficiido tan frcqaente hoy entre 
ios Modernos hablar de la Cj^chide , cuya bafa es una ti- 
iiea.rcét4i igual á la circunferencia del Circulo , que la 
¿dTcrióió ; noferia dificll confeguirlo. Con folo bifecar ut< 
Ángulo , fmpreccdcr divifion a^una > fe podrá tirar promp- 
tiísíjparacnte en ün Circulo una linca reda ; la qual falga 
tpcQximadiá las. primeras diez notas Arithmettcas , que 
I^dolpho Geulen hallo par^ la raíz quadrada del Circulo. 
Efto «t > ^roximada hafta mil millones. Con cfta adver- 
temcta» que ni para fu cxecucion fe necefsita faber Arith- 
m^ca» oGepiDCtria: ni para entender la Demonftracioa 
Mathematica fe oeceísia au^ , que un conocimiento 4e 
,//. ¡L los 



$jt Paiia»oxas MAarHEM áticas. 

Jos Elcmentt)$ áu$ vulgarizados; En breve. Pódri <jtut- 
quicra tirar una C horda en el Circulo , aproximada á la raíü 
quadrada de Ceulen , em mil aiillones. ^ 

Finalmente » tonuda una linea aproximada a la cir-^ 
cunferencla de la Aleudar y formando unaC&ií^//i/ ^fegun 
que el P. M. lo dice » qtte* fe yiyz, acercando a 4a dicha 
reda ^t efta hecho todo» ApUquefe toda > la íigura al rede*^ 
dor del cuerpo. pyramidal > o conicoi de la Alcuza y demá<^ 
ñera que la reda quede aplicada a la circunferencia de la 
bafa , y fe verá , que lACqnchil del P. M. es la mi fina que el 
K. quilo introducir por nueva. La diferencia coníifie j ^ 
que en el Theatrq tiene fu reprefentacion llana , y clarífsi'- 
tma ; y. en el Libróte la tiene con&(a , é Ininteligible ; y lo 
que es mas ^ incapaz de dibuxarfc« Pufe el ejemplo en una 
Alcuza , para que fe pueda entender .en qualquiera tienda 
de Azeyte , y Vinagre. 

5PS Pregunta el R. cómo fe llámala linea que cíli 
^n el Tbeatro ; y de qué naturaleza es ? Qiiando diere fe* 
nales de que entenderá la refpuefta, fe le refponderá.^ Pa« 
ra los que la entendieren. Es linea Mecánica. ( Cartefio e$ 
de otro fentir ) Es linea del tercer orden de lásC^irvas* 
Sirve para facar raizes cubicas ; pues para efto la ¿iCcuv^ 
1*16 Nicoinedes. LlamiCc CúHchoiJes^ Hay ComhUes de 
los Antiguosj o la fuperior » y es la que pone Pappo Alejmti^ 
drino. Y hay Conehoides de los Modernos j ó la ínferioTé 
£fta la trabe BarociOjCaramuél»&c. yefte la llama C^iíc^/V. 

Todas cftas lineas fon AffWtftotas j ó que no concur* 
ten y acercándole mas » y mas á una reda. ^La voz Grie^ 
es A'fjnrptatof ; Nojí-^oh ituidim, IcSko es , linea que ja- 
más concurre. Las rdaciones de las Ordenadas ^ con fcís 
'Abfciílas ^ fe podrán leer en Chriftiáno Vvolfio; Es conñi^ 
^on ponerlas por efai»>;y para ponerlas con caradere^ 
Algebraicos , no los hay en la Imprenta; Advierten ^que 
la voz /Ijj mptútos (c aplica con eipi;:ciaUdad á las áós líneas 
ledas ^ quecomprehenden la HyferMsi, Pero ^ por hfinii^ 
Ucuddelapropriedad,ie aplica también á todo genero de 
lineas ^ que nó concurren con otra > aunque fe le acunen 
€4davez mas^y ina$ v/fM in inJmiiMiu ^ 

• 14 



Discurso XXXVIII* jjj 

Í9Á La ííaliíctóajcion que el R. padeció , hablando 
detiocas ; esmas moofiruora « habkndo de nomeros^ Pone 
elP.M« exemplode la Paradoxa en la Arichmetica. Ad^ 
yicnc, que coma las adiciones fe vayan haciendo 6n pro^ 
¡re/sÍAnGe/>mettica defcendente^ ferá la niíftna Paradoxx 
mel fondo <» que la déla Conchil. La razón para uno , / 
etroeafo es , porque k> que fe añade , fe va dirmlnuycndo 
en alguna determinada proporción Ge&meírica^ El^xemplo 
fe palpa en efta progrefsion Geométrica defccndence, 
ia8.¿4.32« 15. 8«4« &c. Ya elR« no eftá en eftado de 
percibid eftas menudencias» Creyó que con imprimir lo 
que no entendía ; paflaria efto por impugnación de el 
í heatro entre los que no faben quantas fon cinco. 
Todo es creíble. Efcribe , que también fucederá el ca* 
fo en lina progrefsion Arithmetica , y pone efte excmplo« 

7 — — — — — 77 8¿c. Admitiendo • que efta fuelle 

Ptogrefsion ATithmetica, era un horrendo defpropofitócon^ 
tra el Xheacro , que en ella fe verifícaíTc , o no la Paradoxa^ 
Como el P* M. dixo , que havia infinitas lineas para el 
cafo 9 también bavrá varias progrefsiones de números. 

La prog^fsion que pone el R» ni es ArUhmetica > ni 
Osoioetrica.) iino mixta# Los números 2. 3. 4. 5» 6v7« ^» 
que eftao en progrefsion Arithmetica $ no (igmíican cantf^ 
dades ; pues folo fon denominadores de los qu;:brado5» 
Aquella progrefsion explicada en cantidades > es ella : 720. 
360. 12Ó. 30»6. &c. Efta progrefsion no es puf a Giomc- 
trica ; pues el quadrado de un termino no es i¿ual al rec- 
tángulo de los dos colaterales. Efte .es el cara&er de aque« 
Ua progrefsion. Tampoco es pura Arithmetica ; pues nin- 
.gnn. termino doblado » es igual á la fuma de fus dos cola^ 
«terales» Efte es el caraíter de la progrefsion Arithmetica» 
JBs ., (mes, > aquella serie denotas una progrefsion <4eome- 
dsica con^uefta ; aunque explicada por quebrados* 

5517 Es evidente , que en ella ,^y ^n otras femé jantes 

-^verifica la ^atadoxfu Pero la eficacia de eUa contra d 

.TJbeafto., es del tenor figuiente* I>ice d P. M« que aunque 

de ana cantidad fexomela mitad ¿ y la mitad *de^ efta^ ^y. 

'4 Za la 



A. 

90* 
45- 

Suin«675« 



354 Pauuwxas RATRuancAft 

la mitad de efta ; y afs! m infimtitm » janub fiioMuIás 

das eftas mitades de mitades t ¡guaUráa al cMBro* Dice et 

Bm> EíTo miímo fucederá 9 a/ttixjuc iio vaya laqueara fiem-* 

pre por mitades de imcades ¿ iwopor cantidades memires»' 

Havra defacino igual? La piog^eí^on delR« equiv^t á. 

efta : Tomaado de 720. fu mkad jiíou de efta » fu tercera* 

parte , 1 20. De efta j fu quarta pa9te ^ jcu De efta , fu quin* 

B. taparte , 6. &c. Al cafo, Tomefe 720. en el cafo del Thea** 

710. tro y y del Libróte ; porque tiene muchas partts aliquo^ 

— - tas. Én ningún cafo harán 4. quebrados , v« g. U fuma 720» 

360. Siguiendo la Progrefsion <fel P«NL fumarían 675. y fqgua 

X £0* la qut no entendió el R« folo 5 id. como fe ve a la margen^ 

3^' A. es el exeoylo del P. M. y & el del K* Qié le parece al 

/' tetor? 

1 5. £ftc ai:g»mento es idéntico con eftectro. Si d P. M« 
dixeíTc , que tales , y tales cantidades fumadas ño compo- 
nían la cantidad 720. v.g. Y fe le arguyeíTe j que tampoco 
líarian aquella cantidad , (i eran muchú menorts las cantida<^ 
des , que fe fumaban* Mejor ^ y para todos» . Si el P..K1. di« 
ateffe^ que íi^ff libras de oro » v. g. np alcanzaban para com- 
prar aíguna <:o(a : y ie ¡mprímíeíle en Madrid , ya por nor 
vedad » ya por iinpugnacion » que tan^poco alcaozariaa 
4ien 09ízas^ Reducido , pues> á cofa inteligible eLargiimieii(tai 
R« es del mifmo teDOt. 

PARADOXA II 



5^« 



5. n L 

Supone el P« M. que d jUTuinpto de efta Pa^ 
ladoxa efiá /i Juiflantemenu vulgarizade^ 
^n reparar el R. en efta adirectencia ^ dice » ^ue d P* M. 
fe viene con vejezes , en úyrt de mvedñies. Efte modo dq 
Jmpugrur , é infultar « fin haver kido los notables » folo 
«s proprio de quien entiende las ve jezes ^ como las nove-- 
dades. £1 aíllimpto es ^ que dos paredes no fon Pataleias» 

£fto ^ en el íyftema de que la Tierra fea esfetia j na io d»* 



ji*ncftraplRM.Íoíiip(mc/á iafiMt emente vulgar izsdté^ 
*^vk el ryáéti^ de que U Tierra es Elíptica ^ fe debe íupof 
ner > que no eíU vulgarizado ; y menos fu Demonílracíon» 
¿a ra2on es clara contra el R« pues iníifte , en otra parte^ ea 
¡l|ue la Tierra es Esférica. Ppro pedir alR. confequencia» 
^ pedir muqbo. Sea el aífumpto /ir/¿s ^ ó qovedad, De^ 
m^ojObr^., que para la ituelígencia^^i fU jA ha fido novef 
.dad j ni vejez j fino una cofa imperceptible. * 
. ' 199. Quiche el P. M« demonftrar j que en cafo de que 
ja Tierra no fea Esférica » íinoQz;^^ o EUpjica ^ x^m^co 
^eran. Paralelas dos ^torres. Aquel cafo tiene dos coníiderar 
ciones; o.fuponiendo con loslnglef^^ que ja.Tierra efl:^ 
:inas elfvada azia elEquador ; ó^ue fu mayor diametroi 
4e tiene de Polo a P9I0 , fegun lo$ Francefes. Dc.quali^ 
,4}uiera modo t^nc: lugar la demonftracion. . Aplicafe el 
Jf.>}í,^\ fentir de los Franoefcs » y dice : .Qem» (las Torres) 
jf§ 0iií iiradas de Qriente á Peniente cruzando elExeiJin^ 
¿ie Pelo ÁP oh , JtgHÍe¡ido ia djrecqcnjdei Exe , tampoco fe^ 

Ían Paralelas. Si el P. M. (iguieíTe el otro fyftema , pondri^ 
, a advertencia al contrario» Aqui.fupone una cofa vulga-? 
;:i¿ada i y demueftra otra ^ que no lo eftá^. Eftando las Xorr 
jTfsd^ .Oriente á Poniente « es la, mifma ^cnionftracioQ ^ que 
j^ vmlgarizada ^ para probar i . qqe no üpn Paralelas la; 
^n<SrW e\,fyftema^dc la esfericidad de: )a Tierra. La'r^y 
aones palmaria; pues las y/^W^^^^^ que; ^íq hacen en iiñ 
cuerpo elíptico ( v. gr. en un Limón ) Paralelas al diámetro 
menor , <^empre foa Cw/i/^/.., / - • . : ^ • ; 

¿00 '^Eftó^s que^ es lo> imfgimz^^ /^é-k Tapone « i» 
opone el R. como que el P. M. concede , que las Torres 
tiradas de Oriente á Poniente fph Paralelas. Si afsi fe en-- 
tienden las vejezes , cómo fe percibirán las novedades^ 
jVlas hay, en. el calo. Paífe el Lecor los oJ9s pot la iigjira« 
iJ^e^aun ¿í^ra . efte . defprQpoíítp píppe el:BL. 6 explica.; y 
jirerá uaa de' las mayóres.mQnftrupfidades. Vci|i7:q"^ íc>ÍUr 
jfi2e\,Qv^n.tQ , y Popiente los.dos/pol.os:; -y^qus paca lex^ 
^licar jo que fucede ,quando. la feccion es Circulo, fe toi^ 
/na pof.eí^mplar la que es feccion Elíptica. No }iay queadr 
<niW' fe.cflflfi^id^^^ Iwppnjqs CíirdÍn^\s5.4$>,?li4.undq^ 

.fc3?:#«i/A ' ^ ir i . Uoi 



^yj Pakadóxas MAfriíMÁtícX!?;. 

Efto es muy faca , para quien cótuo. clR,- cónfun(S&'^, 
Wtódojdc la NcPHSga ^16$ puntos catdiíialcs ád AñOi MH 
los dos Equlnotcios fe lUrnaron Soliftkios. Aquí fe coii¿ 
linden los dos Polos , obn los poneos Oripmc , y Poniente 
y lo Elíptidó , con lo Ciráulár. - 

' ¿OÍ Sería injuriar al Lttor detenerme* en deshacer lai 
Italucináetotíd cNLfirdktes del R. qüando ¿I folo podrí 
padecerlas. £s • tan fe cundd de errores , aun en las cofite 
clarífsimas , que 6 porcibe el contexto , yerra en la Haciom 
Sí tío le percibe > ycita en la ilación. Si fe le admite ; que ana 
errando , perciba ef contexto , yerra en la ilación. >liquari* 
to dice íácjüi^ tiene conexión con el Theatro , ni por áias que 
fe le quiera idiúicir , (ú ofrece reiqutcio alguno , por dond¿ 
no falgan á pares las contradicciones. Es evidente , qae n<> 
pudiera fuceder tanta oíonftruoíidad i ñ e) R. tuvic^ idéá 
de las vocesf Facultativas^ . No íne puedo perfoadir ,, que* fi 
uno ex pHcafle las voces al R.^ conietiedre errares taiiincrejh- 
bles. Afsi s pues > no es arguiáehto dé c^e uno difcurra tnil, 
{guando fe demuéftra qué qú tüúe inteti^etícia de fas voces^ 
que jamás ha oído. Esquanto fe podrá cóhoneftat en cftt 
puntóla impericia del R» Pero es predfa efta advertencia^ 
|>ara que los de cócto alcaifcé no juzguen , ^ue ¿I Libróte éa 
Impugnación delf Tfaeatco. Y para que fepan , que fi IbsMa*;» 
tkeiñaticos efcribieÍKsi toque fe halla en el Libtot^e^» iS&a tíin 
^on fe debkn to'ahU: de Nigrománticos. 

. PAJR,ADOXA ni: 



, -, i' ^ . ' j * .••• 



^ • 



i. ^IV. 



-* > «Va ^- -I W *» a' >l 



'éo% T? S tan tvidente t\ áflnmpto de efta Parado^ 
r^-xa.cooaQ ts fadíTpütablc tP qiíc hlíy dí-t 

fas opiniones <xv t\ miítido.-^Arunque el F*M. pone di 
ciempid enla vifta;lenit^iié^podkdecir de otro^^^ 
lidés« La miima^ voz » que fo It reprefeotaba á Moyses hat^ 
montóla 9 fe reprefencaba Marcial á Jofüe. Sin faltr de lá 
f aradoM nos^ dar4l^|^em£lo el R. ^\ ^r qmfo jbtroducti^^ 



cI;4!aeño de la Choroides , clara^ y dlftintafncutcpíoaua-r 
£iária A/f{/ tnas de ioo. yetes ^ para que el R« no fe cón-r 
bindíeíle. Nada alcanzó. Es verdad ^ que la voz decía A/if w 
^ ;pero al recibirfe en el oido del R« htzo ímprefslon din 
vería, y fe traosfigurp en Lemeru Y efto por que? Por lo 
que dice la Paradox^ JBS; impqfsible fabeír 96010 fe po$ re-* 
preíentan las ¿ofas. ^ 

¿03 Para encender la- Paradoxacon mas generalidad^ 
kafe el Scefúcifm$ Pbíh/úfhicó del Theatro» Aplicada i 
^ vífta^ 9S tan evidente ». como el que hay tuertos , cívgos» 
vjzcosi'Prií$l?ytQf i,;x>lyopf»» NI fabemos $ los objetos 
fe reprcí^ntan á la VHU de xodo$ de un diiíTmo rtxoio : n¿ 
fi fcrrcprcfentan y^¿** Uv^rdadira magnitud^ que tienen. 
en SI miñnct^ contra lo que fe cree vulgarmente* Cérfora 
ighur fecandkm veram nsagnhudinem füam Á mhis vide^ 
ti , fMf\ httc ufqtu pr^jadicavimuj. En d^nde dice efto 
4 P« Maiebranche (Ut*i^CAf.6. &c. ) hallará el LetOr pac«^^ 
eiculjik.S; jigi^dezas^ ibbre la Paradoja en general» Si Dío& 
01 una npcKe cóntraxeííe todo el Mundo á menorei^ dU' 
nieníiónes » no havria hombre que lo advirtteífe. Tan gran- 
de nos parecería el Elefante » refpedo de la pulga » en aque^ 
Ua tiyfM^ffis X como fe nos reprcfenta hoy ; (iendo evide^-'. 
te t. que/e) JEkfante tendría en a. menor magnitud*. V,^ la ra*« 
zon , porque Hofotros foto coníidcramos lo relauvf de Us, 
Magnitud^ i no 16 ahfolnt^. 

604 Refiere Maiebranche ^ que uno veía un mifnief 
objeto mas grande , con el ojo izquierdo , que con el de-*^ 
fecKOs £(^ la MidicinM Scepficá dá Do^or Don Martiii 
Martínez $ fe dice >xiue MonC Rohault veia de diftinto co*- 
lor un mifmo objeto» Eftas ^ y otras obfervaclones » que 
omito 9 no dexan duda en la Paradoxa« Pero el Ré en to«* 
do trópieaa > y en nada duda* Dice $ que quúnd^r el objeta 
ts Vff^\ A O4 reprefentacion , fe reprefentara entonces fe^ 
gun fu verdadera magnitud. Pata eíío pone ^t^a 6gura| 
flUs defpropo;(itada que elargninmco. Sea .verdad ^ fea 
mentira , quanto dice el R. folo fe prttcbja de eHo^» que haf^ 
ta ahora no entendió el titula de la Paradoxa* Dcmncf* 
uafe* Si únodljMpjIe ^^uc.érai if^po^H^le faber.^ quando ug 

¿4 ' ' ' uám- 



1^ 5 8 PaHATOXAS MA^mEMATíCAf; 

Irainpofo dice verdad ; feria fc%uefta , b argumenta , d&f* 
inar , que guando lo que habla correfpondc cOn la uícntcí 
entonces decía verdad ; ó á lo menos no mentía i Ella 
feria no entender la dificultad. La dificultad eftá en faber 
^uand$ proporcionaba las palabras con los- peníaniien- 
tos ; 6 fi havia ocafion en que lo hictcflc. Apliqué el tc-^ 
pOr» . 

ÍÍ05 Mas hay eii el cafo. Quién hay en d taundo, que 
pueda verificar , que el diámetro de un objeto determina-^ 
do , es igual al diámetro de fu reprefcntacion ? Quien cs- 
¿apak de probat, que la'R^/wes ddigualcs medidas , y' 
tbnfiguractbh en todos los hombres f^Demueftre cfta \m^ 
pofslbilrdad el R, Si la pupila fhejfe más éflatadd ^ díce^^ 
í: debe colocar el objeto en oirá Jñft anda: Conque, aun 

falfo , que ' 
imagen , c 
pupila para 

averiguar efto ? En fcntido Hypothetico /Cualquiera f en eV 
Cathcgorico , ninguno. - n .,' » 

íoó Dice el R, que aunque haya error en la pra^ca dé 
fncdir dostorrcs", ^evidente la theorica. Tambfen citó 
éonvcncc , que el' R, no entiende lar Paradoxá,' ;Aqtmcbfi- 
funde lo apiofente^cffn 1$ veriád^té^. y lo relatipp,'c6ú loai-^ 
foluto. Para faber la altura verdadera y y abí^lutá de una 
tTorre , no hay methodo , ni theorico , ni pradicó , qut no 
fea falaz. Para medir fu aitura , r^//'^<5?/T^ i otro cíietpc*, 
liay methodo cieFto en lá ThfcoWca •; aunque Je mezcle al i 
gun ertot en la* praftica. Vaya .íte ekcmplo.''^ SKiosíde'vift'rf 
díifigüal miden dos torbcs, concordarán ^en-qud un* > v. grj 
tiene doblada altura de lá otra;. Con tóáoefto > alqile pá^ 
decc el defcfto de vifta corta ,• fe^ le reprcfeñtaián las do< 
torres con diferente magnitud ^ que al de vifta per fe&a. Las. 
Ciencias Mathematica&firveai de mticho^áM faber las rela*^ 
«iones, o proporciones de-(k)S'magnitüdeSw*^7Í*aFa ayerigwaiJ 
la f^tnitud abfcluta , ni tienen , ni pueden dar r^la afgiH 
na, Efte es el Achiles de la Paradoxa. ' ' 
— *Í€í7 . h las óbfervaciónes,quedP..Mrpone para pro-. 

bar ]^ ^'it'ái coaSguracíí)n de -tes .ojós eft * varios indivi- 

• • j * * , -i - 4uosj 



I 



lt^;refptonde el R. fc&álañdo el origen en alguna im^ 
•pcrcej>tiblc enfermedad de los djos^* No fe necefsita fingir 
enfermedades ; quando fe demuefti^as que no puede havet 
tuniformidad. Sea enfetmedad imperceptible. Cómo pro-^ 
hÁriS que afirmare, que vé un objeto » legun fu vecdadera,' 
j^íbiuta -mS&gnitud , quc^no* padcCe alguha imperceptH 

le enfermedad ? Ya es inconcufo ,'quc él ojo^ízquíerdoi no 
folo es mas a&ivo , que el derecho ; fino que también vé 
mas grandes los objetosb Gai&ndo ^ Boreli > Monf. Dionís, 
&c defcubrieifon efte Phetiomeno. Siendo evidente j que- 
Monf. Dionis dice : plus grands^ O* giusdi^tnííj ijl\ copiar- 
te tt R. omitióla Voz plusgrinds. Aiin con eih^^legkliJad 
eonfírma la Paraddxa. O tiene xl R¿ alguna enfermedad, iin-* 
perceptible ; ó no vé los objetos flus granús , aunque \oi 
tenga á la vifta. '• 

• 608 Ala dificultad infuperablé de que ño hay medi«-«\ 
¿a común cierta % y abfoluta ; opone el R. que podrá fer-- 
vlr para eftó d objeto , que pone en Tu^ figura. No fe can- 
léel Letoren ver , qué objeto ferá aquel; pues es un ente' 
dé razón. Notandum eft » dice QzxxtSsyiomms ni§dos , quoi 
énifna hahhit ad dignúfctndum quantum i* nihis dijlent 
viiiiohjtSí^iikisrUstffe. Lo único que hayháftá afaora^ 
para que firva de líiedSda común ^es el Pendido. Con todo* 
eáb j únicamente es para las medidas relativas. Aunque yor 
íepa 5 que tantas vibraciones' en una hora correfponden á: 
un PcKdiilo y que tenga una vara de Efpaña : y tantas i la' 
vai^ Holandefa i jamás íabré de qué magnitud (e^e repre-' 
iemala^vára^i^Sabré la proporción- de vara , conf vari ; pe/ 
mesjáipofsíble faber fus verdaderias magnitudes. Effo peri<^^ 
de de;)a varía ileprereEitaek>n en difiintos ojos. E^mplopa--^ 
ra*todos. • 

Mida cdda uno quantas varas tiene una mefa. Sean 
i;Fts>v.gr. Inticrpongadefpuesunvidro» que áunlente y 6 
difminuya' la corpulencia deMas cofas. Vuelva á medir* 
la me£li ; y di^ > que folo tiene tres varas. Dirá alguñ Re-'^ 
pilcante ,' que la longíctíd de la vará-fiempre fe reprcfento' 
ivla viftsi de un mifmo modo ?^ Solo el qué afirmare eftc* 

^íatiuo 2 es apto {;ar¿L ípipi^B^r U Pjuftdoja > pues es 

• . M Í^ae£. 



3 ¿o PaSL ADOXAS MaTHEM ATÍ( AS« 

inepto para entenderla^ De los íníei^os fe cree'» qiie tteoeS 
ojos como Mícrofcopios. De las Aves de rapíá^j ^ue los.tter^ 
oen como Telescopios ^ ó de larga viíU« De k>s ojos huma^ 
nos fe acercan unos al Microfcopio ; otros al Tctefcopio. Pe^ 
ro es impofsible íaber fi alguno los ciepe d^ maneca » que 
pueda ver aJgun objeto ^ fegua fu verdadera ovignkud* ^Ll^ 
^s la Paradoxa Jpnegable» 

§. V. RETINA: 

. líóg T^ N la duodécima Parédexa Phjffica ^.(xu ?>..){ 
)P^ habló el P» NL de la J{^^/>4 , como del prin-^ 
cipal Órgano de la vlfíon » con eíle pairepthefís. ( como e^t 
to máspreHaBle yyccmun) Én \i ^. Paradaxa MathematÍH 
ca , en que e()amos X xu l^•) explica aquella Aipoficion mat, 
frfihakie ,/ camun^ En nin^ma parte ^ m donde ti P« Mé 
Ihabiaidela £///W ^iiecefsiu que en ella k haga. la vlr 
üojjÍ Para fu intenta lo jiiUiBp leru ^ auhqpe fe Imcíc la 
viíiQn ui el cogote. £1A^ dexó patrar URetigé en e;!. Lm 
breJQ: y en el Ubrgte fe pone con mpchp fofsiego a noit 
ti)x xie ¿ror 9 jr i^efcuido la fupD{icíon4e |a Ritma ^ Paia 
^tprÍ2ar^íi¿fatAno»de tíaoiar £>efcaido á lo qtfe oocn^ 
tiende p digp del P* \luCofMj$l0 efcrih lo fi$€ trflíladdi y ii# 
f^mmás de h que halla ^finotr» caBvami^Htp dt^ h fue ef^ 
cribe. No (e quexara el Lejtor de qve el R. np ^e lape cx-^ 
pÜc^r* . 

6iq Pondré patente lo que el raiffno H« demacftcft 
np liaver oído íiquicra : y el Letor fentenciará. OpQBC 
una experiencia de un gato > con laqualdixo iinp> que \k 
vifíón no fe hacia en la Retina , fino en la Chcroides. DÍr. 
g^JojelR. Ejia ,ixfieriencÍA hizo Mcnfieur Lemeri ^^como 
Jelallápn UHjjf/ína de la MadepíiaReM de las. Cif0fiau 
Ni para hClfárojdes |e cita mas que a Lemeri i niie toaüL 
en boca el triunfo de. la Retina^ Prueba «fto -evideotifsi'-» 
mámente ^ que ni el B.« abrió libro alguno para hablar de 
la éiuhordides , ni tenia noticia alguoia de que la Retina es d 
^dacdcTQ oxg/í^Q de la. yiüf^ ^ /egmn i«d^ ios^Pbyficoi^ 

Me- 



TSbcorso\XXXVIII, RtTiNÁ; :^'év 

ílíf edico's , . y Mathenueicos Modernos* Vaya la Denloiií^ 
.tracionu 

^ Niügutiodc losfcftores Lemens , padre ^ o hijo > ha íoM 
¿ado poner la vifibii en U Char^i^es. Quien es ^ puet, 
9^clMif»/utr Lemeri } Q^tktcí h4fó el R. áMorrf; Lé^ 
•fiíeriien IzHififfria. ^tk ^cademi^i afirmancU) aquel átf^ 
atino ? Es efte t\ ¿Médmi^tp de h ^ ffirihe f Es eAo e^ 
cribir fp que traslada i Es eftó no poner mas de le qme ha-í 
^/if ?Nádadeeftobafucedido^ Ni bufcé elR. lo que h»^ 
via de poner ; ni puede fer traslada ló que cfcribió ; ni 
ieñia conocimiento aiguiio de lo que eí Impreílbr hav£a 
de ^(lampar en el Libróte. Eftos fon los Errores ^ y DdP^ 
cuidos del P« NL Feyjoo. Bien se que el Letor quedará i¿¡^ 
Jnirádb de lo dicho : y defeárá faber, cbtao podrá verifi-! 
jcarfe cfta nueva Paradoxa } Del modo fíguiente. 

'6x1 Un Ciru^aao Francés, llamado Jaan Mery ^ que 

«natío el aáode 172 1. qcdfo reproducir el fueño de MonC 

Macio^e > tocante a introducir la Chereides ^ para órgano 

principal 4e la vifipn. HIeo algunas experiencias , y en-* 

tre ellas la del gato del R. Todas falaces eti el hecho ; y; 

-ridiculas en la aplicación. Yá hace años, que en elThea^ 

-tro Anaton^co fe defpreeiaron las experiencias alegada^ 

'contra la -/¿(ff/iVif , por infuíicientes > y fútiles. El R. fín co^ 

nocimrento alguno de' la /^^^im ; yíiñ hiaveróido bien'd 

nombre del Autor , que le dixeron , efcribfo lo que f^ ha 

\ifto. 

impone á Lemett el fuefio de Juan Merf. Cita jke Jfe, 
&fine Cen/ale. Habla conlo de materia exótica. YÜhal- 
mente alega en contra de la Ketina , una experiencia dtl 
-ojo de un Buey y (iendo confiante , que con efta í^ palpa 
d derecho de la ^eíha i fer el principal Órgano. Aca{b 
• diria bien el Tertulio , que concurrió ; y el B. le oyó , y en- 
tendía oiaUTEstndílpenfable difcürrir de efteinodb. A n& 
¿r afcí, fe iifitíre-, ^uc el R. vio la Hifieria dele ácadeniid, 
'Miamente paraomicit loque alli fe dice cié la tetina ^ en 
xontrapoficíon de la C¿^rW^^A 

6i± Aún hay mas en el cafo. Mery no^cl que ^ri^ 
' tacio Smo ^ M Cie¥ehle£^ £fte fuena fe ^ v&o i la hui^ 



-fCi: Pahadóxas MaTHimaticaí/ 

^a{^. de MopT*. Marlotte. Dgvc uta htúiáni^tid^*dt'Ut 

que hay en el aífiímpco. El año de i6d8. falióMarioct^ 

.con la novedad » de que no era ñúodátChorúiJ^j el órgano^ 

4e la vifion. TckIos los Phyfi^os ^ Médicos , y Math6taat£*í 

eos concordaban (hpy. hoy concuerdaa tambiipa) etiquis; 

.era la£^//M. ^Afsij pues» faUo MooCPecqucc^ y deicuar^ 

.^ríai que foioera £&ntafiA lojiue quería. intit)da¿t Móq£; 

.I4aríptt?. Efte^» como mas porfiado , volvió a replicar. ; H 

eftado de la difputa la pone Dahamel tn la Uiftoria . de U 

iAcadenaia,» ^1 año . de i60s* Dice > qae quien acabóla cíMh 

.troyerfia y ha íido Monf» ]ua.Hire > en ri»LtadUlo.^ í|ua dióL jf 

Jijz en 169^, ¡Satis écml 4ir¡^mfr.e,mihÍA;i(^tur 1>m 4e M 

.. 613. La rcTolución de efte grande hombre ;» de^ue^ 
(de averiguadas las experiencias de Mariott;e yts >qne. fohl 
IsiRetiM, y no la C¿ífrWíaíf/>es«l;Oifiajao.dc Ja^vifiM^ Ea 
;el mirmo Pubamel , alróode r¿í${4».fcl;alla; .utraáo de Is 
DííTertacion de Monf. La.Hjrc» £n d iaáo^ áe^j^i^^l^ñc 
J^^hamel la experiencia > que coa un gato tíía Ju&n M^ot^ 
iBjéhó un g^to eñ el agua » con los ojos azia arriba i f^ 
xón efto quería hacet creer ^ que la&^/ff/f noera.deba&f 
tawite ©pacid^id par^. fer órgano dej*>tifi<»i(;jy. fe.aj^IicaH 
.ba á la ^cepíetura de MLariotte» Efl¿ lex^etiencia^dd cgato 
,cs laque iqíipufo e^R* iLemnié SHÍciiru el ietor » qué 
ioerzar baria la experiencia, del gata ; quando. diez años 
defpues'fe dcfpreció la preteníioa de la Chünides.X^^ti 
año de ij^tii. >avia <fciitp Mpn^\Péfcaiil6 contra eü in^ 
rento de Maripíte»: Efta npticí* fe ; dá en ieVDtíario dé. los 

.Sabios^.;. .'.. r , r. ,^ ti ., .. . ;. '•- . . . , .1 
;,. 6 1 4, En la HjJlqrU de Í4 AcA^mk ^que fale ep láic^ 
ina Francas , fe halla fuícitada ojtra vez la dílputa fobre U 
iíenifia ; pero yá entre Monf. La Hire el Padre , ( que m^r 
^rio en i?!^* ) y Ju^Meíy* 6n lósanos deí 7^0. y 1,71 v 
fe refiere A que cqn la ?KpeiriwicÍ4 :del §avc> h impreCííopp 
>^oni;-Mpryi dp c{^^^\tq^ cpi&«4 fi^íi U. 8^r¿M;e».:6«t 
tranfparente como l^s humores de 1q$[ ojps ; y ^ pgr eiS> 
inepta para ¡recibir 1«5' imagen^ -de j los objetos. Q^ et 

^¿5 d^ ?^.tfni§¿un:fljipvía)iífnK3f tA».£ar«ciiteí.^v q«f ivfe? 



tSÍBCUBSD XSCKVni. RiTiiW. ^ jjTf 

navios fe OQCO^M cu virtud de la «lafticidad ; y que «otf 
UlmsomiAioo de los £if>fr¡(c^ fe. alargaban, f inaliBcdfa^^^ 
qoe quandó los ójos/cftánhxniesíbs eii el agua > 'les entra 
mas kiz ^ ^ue quando ^eftan íuera« : Eftas tres icbfas quiíb eii^ 
cabkr Monf. Mery , en 7Q4* 

- íí 15 Ctfncra eftks tres npv^ades ^ que fin' fundamentoi 
quería faaoer afees Mery » cfcr^ip *e& i^qp^MoDÍ. de U^ 
HireJV'efte celebre Autor ^vio a tíepiicar el Cirujano M^ry^ 
£n las AfémárUs áe U Academia de 171o. fe halla la Répli^* 
€a fobre el Iris. Y éii las de 1 71 2« fobre la pretehíion de Iz 
Chéraiiéej. Loque refuitóde ladífputa es » q^ietodos los 
PhyficDs^ Medicas » y Matlienaactcos > hada el día de boy^ 
kanr deípreciado, como fuetSos^ las terquedades de Mai;iotte> 
y Mexy > y . de alguno. x>tro » que a ciegas íiguio a aquellos 
dos Autores. >Dé Mery fe difceen fu vida ^que ^ aunque era 
un buen ho^obre^ y un Uborlofo Cirujano > y aplicado 
Anatómico 9 era nimiamente adido a fus diéUmenes* Trpf 
éUtéchi s fig froptej úfiinioni, l 

: ái 6 Lo que no -puede dqdar el Letor es ^ qne'1a>Sfffff« 
efta hoy en la pofleísMXi de fer el órgano principal de la 
yiBau O , como íi dixeflesoos > d efpejo en donde fe tcpt^ 
fentan los objetos » ó el capi2 » en el qual fe dibuxan rntu- 
calmente 9 para que ios ^perciba el alouu LzCboroidei qo 
bace mas papel en el eaío ^ ^|ue el que hace el azogue » ef- 
taño , trapo » o fi>rro en un e(pejo« Afsi fe explican todos 
los Autoces que tienen voto: en e^o» Se deht covfejfar. ( di- 
ce MonC Fontendle en la Hift$rié AcnfUmha de 17 12») 
que U Retina ba qMedade en la fejfefsien áe fer el frind^ 
falOfgan^de la vift^. £fte Aittor es de infinito pefon pues 
hizo exttaAode todas ks cofas que Mery alisal» eft la* 
¿ifputa* 

i. V I. 

* ¿17 VTOobftante>paraqiiefevea».qaelainipedda 

i\| del R. feJm{N:iaa& cea laoafcara de quo 

es Vefcuidú del P. M. Feyjoó ; ciuré lo que afirman otros 

Autores. Kepleto » Sch^ioax) « Pait£uM> ¿ Merfgnno 9 Car<^ 



5¿4; PARA310XAS MÁttÍEMXTlCAA. ! , 

teño » Betjtmó:^ Le Gtatid » BáetfaoUno ^ MadebtftQcl» » De-^ 
cjules» Mal^íghUJBoyk» Hijdcv VyHlis ^ Zahao ^ Phcarma^ 
BUnoicdo » Craattcn ^ / DtsoKrbróeck ^ ni fic^uíera poneni 
dudaén ijue la. Retina es el orgaiK) principal de la vK 
fiom Kircher dice de ella ^ que e^. férmaievisus fenforiunim^ 
BarthoUno 9 que es ^4(^11 iflu^iir^ ^tf íqm iiinVtf; VvíUis di- 
ce quaaco hayqueidecir^ pahí 4e(pr6ciar loqoe aldaba 
Mery. SxpYadukiiím.éJi^ (pé$dhdu fart (la Reciña ) «/^^-% 
r¿ meduUaris, & fihata^ froindequd c^relro ¿ ipfijut nerv0r 
0ftico máxime affínis^ fit jnrofriitm vifionis ürganum. Me-* 
ry queria, que X^R^üm foloeraona fubftancia medular 
ipepca para la. y ií¡on« No es afs!. £$ . una fabñ^ncia fi-^ 
l?rofa jjJuUaJtmris ^ÜT fihrat^* Es xuia cxpanfion del ncrvia 
opcíco 9 cuyas ñbras entretejidas en el fondo del ojo , ba-^ 
cen una como r^^ concava i por lo qual fe llama Retina^ 
Reii-farmii ; y coa voz Gri^ vulgarizada , JÍm^hikUf^ 
tr^idex¿' . . ■ . . . , 

ái8 El P« Zahno es Autormoderno , y clafsico en I4 
maceriáé Suponeen una parte >aae el que Iz^Reiina (ea el 
otgaílio de la v^on , eftá extra c^ntrBverfiam^ En otra de 
íu tomo , Oíular artificidtis » defvanece quanto .fe podrá 
alegat en favor de la Ch0r^>idesy Dkcy que la túnica del 
ojo , AmphiHe/lroides r^ ó la AeÑna^ es moHij ^ mitc^fa^ut^ 
JkhJIantiA^ k9qus imniar-OfottA ^ jut¡ki 9mnjM0 diafíaaa^. 
fed fuhalba;} 9^ atar tám^n Á Chúr^ide iffiJt tergú aiha-^ 
r€Hte yac per modam plamíivitro -fuhjeüe^ En medio de 
aquelU tenuidad y es con todo eflb^ la túnica mas denía ; aV 
modo que fe podrá decir de una fútil lamjna de oro. Ctn^ 
fetwr ^jffe emmumJgnlifslma. Ayuda^ mucho pata t^o el 
que la Axtina f^ concieoc entre k fnpedicié concava de la 
Cheroidei z y la convexa de la Vitrea , ó H/alaides, Jtor cíTo 
es tan terfa, -¡^aia ievis eft j nam inter convexam fuperfi^ 
ciem Hyaloidis , O' cencavam Ch9f$id\s continetur^ En ver- 
dad que Vvillis ^ y JZahao no efcríbieron de oídas. 
i. \,6\9 Blaacacdo v en ; fu Ai^atomía Moderna » d|oe lo 
que* dicen :todos^, de IsL'Reiina. Y en aquel libro dice 
MonC Gueoellon lo íiguiente. Dici itaque «m potejli 
Gb4r4Í49m fraprii, baiere ulam , ^uemjadmedum placmt. 



X)BCü!i5o5CXXVin/JtorniíJi:J Ij1^5 

J^^ i^arhtUk Monf;^ Ycrdao y» MoUco » (tipoinivt]ii6' Mon£ 
Mariocte ha íido ele que fbímera quifo iQtrodiicir \zXhs-' 
rcfJif. No obftahte afirma , que la^ experi^cias cotwen^ 
<en ) que la Reíin^ es el ptítidpal órgano ' de la TJÍión^ De 
claiifínofencir; esMónCiXioDjs i >c^lpbceiiAaat0O)iña. , y 
CirlijanoJ MonC Le Mak¿^{t ténga^üniotado eldib Nie^ />^ 
f^eri ^ tnMerj ^ £aó Mjtite^í) -pqfieelor^ MopT^vMbcjr ^s hir 
lia un .Micirúf copio, de refiaoábn^ Es 'tan .pcódigiofor ». tqtie 
conel fe ve todo quátitoTe ■ repreTeuca en los<^>os agmos; 
]r lo que es mas ^'cada UDq«po<ka regiíhrar con el y lo >qoe 
paO& e« úas prcpcíos ojos. - Coa ^^ fe ha obfi^rvado » ^ue 
«nía Retina íereprcfaítan los. pbjetos-; Kavgés au^jind 
deURetine. Soh.palibras eftas del Anonyiiio dé las OAr 
fervachnes Phjficas , y fé hallan tn las Memorias de Tre- 
Youx de 17^7* ( pag» 380» )'£nias mífaus \Meniorias íe 
hallará la diípofidoa át aqudlos Mknfíophs \, curioTos 
^ára loi PKyUcos-^ypreciofos'p&ralps.Ocptiftas» £$a ile¿ 
tnonftracton oculac convence de. inutU la npcidencia dd 

6zo En 1 7x9. muertos yá La Hire , y Mcry , dio i 
tai el P. Regnauit , Jefuíta , fas Entretenmientifs de dtif- 
H ^y Eudaxo , fobre la Phjrficit Moderna* Hace fnempr^ 
de la que dixeron MonL Maríone ^ y Mery. No obftaote 
afirma-) que el órgano delá visión es la Remiá. Refpoi\dc» 
que la Chcmides , por lo que* toca á la reprefentacion .de 
tos objetos » no hace otro oficio % que el de d eftaño ^ ó plo^ 
mo en unefpejo^ En 17 364 (alió l^PMlof^ía Tolingátia ét 
Bufebio Anaort. Efte dta ;«on íreqoencia. Us: MqzporiJMf 
de Trevottx^^yla HH)mia:de la -AcaiáciMaReal.df Jos 
Ciencias. Abfolutamsnte afirma > que iü Tifien fe ha¿e en 
la Retifta 9 y no en.la Chpréides^ £fta vdice>ni immQiiaatft« 
mente fe concinua con el cekbro : y pofitivamcnce. eili 
difcontínuada por aquella abertura que hace, paokd'áf itt« 
gar al nervio óptico ^ que faliendodel cdebro ^ fe - vá .á ra?i 
míficar , ó á formar \2LRnin0. 4n media Ch^tnid^ éfi^ e:(im 
guaimeatus ^ pér^pidm ^uii tuth pfticút »erv.Mt hjirjtim 
Claro efla » que efte de&éto» que Mariotte imponía a la.Re«» 
tina > íc halla de derto en la Choriides ; y afsi oft ^ioepra 

pa- 



jpará U yifíotté Rrgo. lam /em^ef. mégM púfí ohfuSñ^ 
6%í Mas deidosd^cenifórlde Aiitotes C3aísico$ tifitkt 
^aiel Letor >qaehafta el anoiie 1 7 j.o# defendieron la K€^ 
Wiíir. Entre ellos hay Phyíicos » Médicos , Ópticos , Mathte 
nucicós» Aoatcfoiicovy C|r[^a^ d!e fujferior orden» Supo? 
iiefeyjqut entro tñxiienta.el ^Jlpkz.^y. al Db&ot Don Mar^ 
-tan Matrcthbz;:pará que tos que |io íabctn Latid,, no fe quexeo^ 
u}ue Qo & íes dta lo que Uay dé mejor tii Caftellano , (bbiíe 
.eftepimeo* Sigáraoiente aÁtuo > que fon infinitos Autores 
rios que dexo decifiar » paraJa prppoficion del P« M. Solo h^ 
:pueftp los re&ridos j porque á todos ios he regíftrad# itidifi 
vidi;i2Ümente. Afsiauuno » autique tos tengo todos á mano^y; 
«bteccdsfobre la mefa, omito 'poner la individual defcrip^ 
cion de la 'tetina , por no hacer Digreísiixies interminables* 
Difcurra ya el Letor, (i hariendo dicho el P. M. que es /# 
MMsprehahle^ f c^mun^ el que la vifion feiíace en la KeñnA» 
havrá paciencia paraqüe^ofe trate de , Error , y Qifcuido 
hntre RacioqaLes: cone&uinfaltanteyy titee oxprefsion d^l 
R. cúmofeh ef cribe h aue traslada , ne fene mas de I9 fu^ 
halla ^ fin etrocenocmíentode 1$ i¡ue efcribfi 

^%t Dexe el Letor y que el que hizo papel de Replican^, 
te , confunda lo que oyó 1 algún Piaticante iliterato; y que^. 
:de como liíconcufo entre ios que tiiVieren ojos en la íreti-i 
«te^ qaelá Ketinah^^ (ido ,es , y (ora íien^e d principal or* 
g^no de la vifion» No haga aprecio de algunas, imagí naden 
fies de algunos Antiguos j ni de k>s difparates de alguno^ 
Modernos. Tan lexos de fer.la* Cheteides el órgano prinn 
tipal » porque esbpacapor i estrcmo ;- dice.M<K)f« Verduci 
qñepor k>miímae$mas.ihe{(ta* Pues.; a¿on^aaandofe fá 
opacidad de un'color nqgro ';%fte color- es ineptifsimo pa-^ 
ra que en el fe diftingan los varios colotes de los objetos^ 
£s la Retina/^^^r/i^ii , conrio hemos dicho ;. y efte color es ok 
prbprio para el e&Áo. ^ Finalmente , íi ^ porque uno fono &h 
\9tChoreides . esefto baftantepara tener por Error » lewoA 
frebaíie ^ j¡ común de la Retina ^ fera error el de M^ottc^ 
puesj fegun Monf. Dionis, no falta Moderno , que tambiéa 
naya foáado ^que U vifioa fe hace cn'la túnica vitrea > o» 
iijl alelaos^ ,. ; ; - .. ^ .:-.•. / > 

• ' La 



¿13 La exptricncía que el R« op^one de lo qucfuccd: 

la pone¿n la Oiopttlci ¿para cxpllcáCr^ t^iab la tetina es 
el principal órgano de la viíion. Quiere el R. qae en el ca- 
fo íe íubltituya en lugar de la Chor$ideí ^ un papel hlaMc&. 
Yáno faltaba fino confundir lo blanco con lo negro ;y el 
forro de.mak E^ejo CQn.elJ^btyftsl^i.Pdnga &nf papel jdei 
color obfcurp d^ kt Chor0idef » y no vecá los objetos. Acá-* 
fo feria natural al R. efta confufion i defpues de hav^r con-« 
fiíñdidoenlos libros, qu9 maneja » los afbrros con el con- 
tenido. ... ' ' » 
; ^24 Otras ¿cofaS(apimta el R* a las 'quiks>es .fopoqBiui 
rcfponder y paes ya queda denionArado , que ni ^quieciÉ 
cq tendió la Paradoja. Porque el P, M. conjetura » que 
acafú ningún objeto fe reprefenta fegun fu verdadera nug-» 
jEÚtttdi: dice el R» que el P. M*. duda de fucon^lufiom Eú 
;viftá d|eftp ,nía|uno dudara^ qte dR« np entendió há&a 
jihpca^ que fe anrma > y lo que fe duda. . Se aíircúa » que es 
jmfüf^iyUJdhir ii los objetos fe reprefcntan » y quando,» 
fjpgun fu verdadera magnitud. Efte és el titulo. Dudafe . fi 
Jhay cafo.s ea el.qual fuceda aquélla reprefenucíon. Q^ie 
Jb^eda» onoXacdda» fiíeiiipre es imfofsihle faber quands» 

^Aqui el exemplo del n. ¿04. Es impofsible (aber quart-^* 
40 un (r^az<ro dice verdad. Dudafe K tdSo la dirá algu* 
oa vez. £11$^ dos propoficiones fon diftintifsimas , e inco'» 
qéxas^ También arma j^eyto el R. fobce fi Efcsocto vio» 
19 99; ^ó ; lo. ^oe •elr.P»>Í.K dice -de • éU PprqaQ iiay i cfts loc- 
^^fSÍo;i; Bft ^'fMtMM feml vi4ivM^r^0fhy^Ji^. Podk 
.fí^be eijRt deía aio4eQia de 1pS:Bfc«kíKes.. Coiit^r/irr iPirf- 
.$nn\x vidit iiUfm di/cipjálHm y qmm diligfkAtJefíis. Aquí 
■ . klM^ ^?^ Ju44 de '^ vsAÜ09 % pero eft tercpra. petfoaa% : 
.' ; íACsÍbabÍ»mM(ívp%x^ ♦ 

^,, . /. C*vo:>ftí%echa <lc j»^:a(icií. fift<^ ) : .?.- 



/__. -_ »' V44. _ -. ./ . . . i . n, . -.* 



^6t Pjk&A&ÓXAt. MáTHEMA-TICAÍv' 

PARADOXA ly. 

« 

\í. VIL 

¿*r T7^ aílümjrtO' de cKá Pl^rádbxa. nuncáidcte- 
ijTi prefcindir de efta cxpreísion ^Wiirii ,^ dlfiin^ 
tamenu. l>ícefe. en ella , que ningún objeto fe' viciara \ f. 
diJUttiamtftie ,^ finthcan un ^V f^h.. Las, priiebas> claras , y 
diftíntas fe podrán ver en clTheatro., El R,, copio eUTítu-* 
k>;.pBca*eii.1o'4üet llama impugnación ^, toma, pbt titulo á. 
fccas ySéh ft vi can. ui^op^ Dice ,, que. el P* Jil.\ emprende 
aqui unaccofac ccmrarla ¿» ¡agrazón yj d^ la experienci^t.. 
Añade ,.que tomo la, figura. , y, Paradoxa de Mbnf;. le Clerc , 
Impoftura, j defatino., Dinofiída. el Ps M.. de la.diípura 
entre Dediales ,.)r Gafiendo ,,fohre. éftd^únto.. íkmftamtf,, 
que tiene las^Obras de. eftos. dos-j\ii£ores.. Q{ié necer$itat>a. 
de le Ckrcparafu intento ?r Admito la fálfédad.. Será: pdr 
^rentara contra 7^ razón yj Ia4»periencia , loque. fe toma-^- 
Ye.de.Gaflendo ,, Sebaftian. lé.Qerc^.y .d¿. otro$v celebfé^ . 
lAutor^ yCgoitCM razones. , jt expófienóiai )^ueban la: con^- 
dufion de lá Paradoxa.?.- Son por. ventura, algunos Tertufios; 
RcplicanüM?? . .i 

626 Dice el R.. que el P¿,M..no prueba j que los fexcs^ 
ópticos' fon paralelos*. Eftoesfigniíicar ^.que no ha leídOs, 
|ii- entendido la. Paradoxa*. Yá.feJmprimio tercera. vez el 
rTom.^ III;.idel Tjteatro.* Efto. bafta^ para Tefj^uefta., ©fec ti 
R« que. fi robr6já>natfe& fe pone, un -objetd pequeño , fe ve^ 
rah ; lós^ ¿ós^ extremos > déll diámet^d: 'i¿: úti mifmo ' tfempat 
( aqui fe olvidó yMi^d^i y iiiftihiamenieyflí fiendo: el'dia'- 
metro menor, que láliñea^ connei^éfiíte de k>s centM» de 
los ojos^los exes^no fóráti paralélóSé.Ráro. modo dé. ar^ 
guir !. GalenO'úsó det la:'mífma experiencia > . para^ probar9 , 
que. un ojo ^ vé. mejor; ^vóbjit<>^,'X}ae acompañado. Citalc 
para, efto Aguitonio* . Y como efte erai del. fcntir común» 
^^Jíohuftior eftvífio ah utrüque ecule dum fimul' in rem 
mkams€p9^piránt > f «i^» ^ alfcre iMÍUm ¿no niega la^Ba-*: 







•Dkcükbo' XXXVtó; '^ A^ :f%^ 



gun4 QQticiafde la Paradoxa. • ^ 

d:Í7 ;La pxtieba Que el B» M» |>one , n; i f.ti (kttioiiftpiw 

tlS^ar^ipoi^foti^^<^c^ éxpericiicla ^vlfiblb. D$te «1 K; :|^ue 
\¡^o la >experieQcia , 7 qocr vio tres 'objec^diiSr Nlaáe» 4íió^' 
.4ÜíK)ra^4:oi3K>cari ;áló^qlle^& 1 poc hoad^^tiV^^/^rV^i^,' 

jf díJiÍH$4imenu\o <jue «efta en el Theatró« N^é^ razón fó 
creamos lo que r^re de experiencia; (joandó hace expe-i 
tiencia >, que no entendió 'Ib -^que ^havía- de e^Lperimentap. 
iitíe^trasoq hiciere 'Creerv 4 ios que cieñen, dos ojos , i^Mtl 
incA caforpraiiueftp ^ífé ^ve un mifmo .pünt^o^ c^ tos- dó& 
^es ópticos 9 y.¿ uii mifmo tiempo ^ es iífipofsi&le ) hagaí 
las eidperiencias quequiiiere* Eftas, 6 ferán háÍuciríacio«« 
nes. deiU vifU , ó halucinaciones de «Tu inteligencia ^ fi láü 
qokreopotier contra el Theatro. Sí el R. flite^ que 'lá íigu^ 
«i d¿ la Patadoxafrcomo de MonCle Cldrt -^ tí^l^i ttiaisí 
Tazón » 'qQexcBftmoslaaexperienclas de^fto Q^lcó ; <|üe ho^ 
Us que finge 9 odmagtna U' halndnadotí del R ? Creíble es» 
que el R. tenga particiilar -eftrüdara ^ y cofífi^urácioñ de 
fos ojos ^i^8¡sxi las f^^fules que dio del-rnodo que "ha tenids 
4c VM las <x)fas prefentes en4os libros* ^qo! no^fehafa^ dd 
viftas cxtrayagantesii ' - L or:r .. . v. - . - . i^ ^í- '^ t» [j 
¿2 8 La fencenda común no tiene prcfóbtt^ 'tónVirf cétitei 
£1 abiiirdo que , dice , fe (igiílera dé ver dos objetos i 
un mifmo tiempo , fi los exes táminaíTen paralelos i '«s 
¡saaginatio. A efte i y ¿ 'Otra ^emejaMe yá r^rpióndio ^l 
P. 'M*. Tf Q ©mo , que dimíímo abfurdó fe ílgue eb laíenceh^ 
ciacomunj Prqpongaí&iU viftá lái^ matizi^ih-Ó'-ef^^ 
repreCenta eri las dos Retinas^ o cft ona^ Sifolb Ce ' repr¿ren¿ 
ta en una , clara ^y tí&fihtameníe^ con ^úítciente acción tú 
¿Dcryío óptico , parar que el Almaper^iba d ^bj^o rfald 
«onrlétitQia Cacadojxa^ SicUraj / ítífiiníafififf^fe'íc répre-* 
icnta dn las do5^coáilgual:^acciohy o prc^kiívitñ el^ ñtvñé 
«ptico^ pérdbiráel alma dbs objetos^ ó ¿m^ldupllék^. -Al 
(ontratk) 9.fi el alma iblo percibe un i^bjeto^ como e^ 
evidente )4ebemos decir j. que focedeePro imsdlante^ la; re^ 



I7<? Par AS^DjcAs: Rathim Af icas* 

fo}^ Retfn»«. Luenga i»rtU otfiiluhieainenpec G^éiftílt^ísíéi 
conidio x6i|tfic4cU> y comofiíxQ exHUeíTepaifa ct cdífo de 
la viíion. Luego el exe de efte ojo cfta como (bfpenfo , y fíi| 
eficacia í qu^do (c vé clara »/ di/lmamenu el objeto^ 
^ ^'^9/ iC^aJiírpertGotinQd iÜiíardo; jK.en cafo cjudlb 
^cH^ sL^v44^t;pJ0ieAtít:e$ ,meóór ,;q9e "^l que < fe '%>e dg -Ú 
fenten/cJa '^ombo^nTcn^os: evidebcU de .qiie- folo vemos 
u^ objeto ;yna[ U ccBcmos cíe qtie Jos eies no camiñeni. 
paralelos. Sabeo los inteligentes los vados caniinós que fe 
han tentado para evadir fe del abfurdo ^ que fe ofrece , ¿la 

J ribera v!0a^s ddtXentír conmn» Uoos^qmeren » que de \ii 
o5r^Q(^a^ionesen.lá$:dpsRetina$v fe haga atiaen el 
^pnciirfo de tos d<5s nervios ópticos. Quieren ocrós , que 
eña coincidencia de repjrefentaciones fiiceda en el celebro» 
Para ^vitjit Cartefio el abfurdo > ideó » que todo fe execo-^ 
tibicB^UGUndat/fflfl^, , 6 Conantn.^lio.ooc'efn ra-» 
3f9Rj, íjnp ppfjqjii^^rcyeftdo^'Oínífii común y^fue loi^: objetd$ 
%;rcprcfeo$d.bau en do!i OjCganos. ^xcezaios ^ «rs:preciíb oxh 
cordar las dos n;f(refe»cacion^ eñ uñ foló' engaño , ^ra 
quejcnelpercibíeile el Alxiia un í6loobjeto« Afsi » pues^ 
^reyp > que no .faa»via en el celebro coía » que no .fiicÁe. da«« 
pjic^^. I . eÁc^Qi^nda^X7/i>ii^iw/it ÜB^aL Por e&a afipfnóy 
que el alma rdSdiá en el centro de la Glándula ^ y* efta en ¿t 
jepu-od^celebrOé" ". t:.J: ':*'.' • 
- ^30 Ñoe^.del cafoel qucefta opiuton de Cartefio 
fea cierta 5 ó £ilfa« Bs evidente» que quien le hizo difcur-: 
rir efte íyfteina^ ha íido la notoriedad deL abfurdo , que 
íeofcece en.la ieateitf:ia común* El modo 9 . pues , de évi-- 
^r elabfiírdoi la fingiiiaridad de Cartdio ; yJ las íneMli^ 
cables concordias »- que ottos. poníen de las. dos repreuai*^ 
f aciones de un mifmo objeto viftp » es aílentir a la Para** 
doxa. Con decir, que tnoie Ve -r74cr4>j^ diJHntúmemu con 
im ojo ;.y que por dio nupp» hay mas que: ucfl Jiepte&staí» 
f ion 4p ipp ff^j(rt^.» iCfjpÍ2^ ck ..hachri tal pr^fioñ en' el sier^í 
vio €fticO'^ . ique le perciba el alkna.t cUra. ¡y,diftin{4m9m^ 
fi 9 íe ,compOf|e todo* Las experiencias de Gaíleado^ 
Boreli ^y otras que pone el P» M. Y loque trunco el R« de 
i^^M^^'^Hi^iSiuapi^ ¿nua).^óa|.^;ftC90optníBf 



..^•^3fecüRScr3C}(XVIIÍ./rA7 ^7?' 

1^; el^lsifiij:^^ iakLSehtiri;miiün ; o lUcro pafloriU Góacíuf 

fiondelaI^adQx2.i ' • f ;) ' . ^. ^ . • - .- : . / 

r* :43 1 Rcfaka de las exptríenc^s ^ que* con el ,ojd íz^^ 

i|(tta:4o.fex¿Q los.objetosjxiasfgcaadcs', y con mas diftíá^í 

CÍ09 i qt|c cítíx.tldwaákOéLL ) it€i¿ ^n^cke> iDi^it U^^kjtí^ 

í^m ir/fi^k0'.^bs.di/^inÜSyff0.^i^ La mayor perf^ 

pkada.(kwQ:tielosó^^álü>ertaddd que mira, yá fií 

£ippfic:en.los.Broblcatts.dcAri(locdc$. Csir una cctih exm 

fuifittk^ cerniPMr , (^nduekHi. Aun hay mas. £1 celebra 

P« Blancano fobre. Ariftocdes » (fed^^i. ]M:obL 7») da a ciit 

tender^ ijucfc infiera da unas palabras del Philofofo ; que 

^dénio^.mpteciikojo^zeftaiiclq el otEO:como fuípeufo^ 

Signi^at Wi0i$f0ffifimv4nMteruin 4>cülum $ dlt€r0 mánenr' 

te , qH0^u0 vtrfus : ^m^ m/t t;/V/5 fuam^da vtrumft^y alii 

fir(é véMn/H», Poq cftarJBlancana ^pceocupádo de l^a, opi-^ 

* Bli^!O00sra)i)&ixt>lica^8Ú Acaíb^^^ 

oa^ ^ úiXjydctík ^te&océl» vsDdad de la* ParáéQtxa*..Pocca^ 

QÍadQ.dc Scon^rtío ^xpre^^uaence afirmo ti Sarádoxa , ]4 

uso ibl te«0iplo, que fe pone en el Theatro, \Jnd. xíice- » dico 

4el hombre V^f>^^^ ^^ ^riW/ acaU^videt, etfi utrmmqae aferA 

f/flil¿4^^tf#« Ji^fmihia;afleguia de las Aves» traían miH 

¿&9fkJ^ntíix^éf^ oI.Oaaiileon.iBÍrá con un o\o\* Un. lado^ 

ftopkÁl^g^ 2mz otra pafcoe.: Con ono^ áaia;abaxo , y oía» 

eLQtfl>.aziaLamisa«i 

:^)'2.. ^Yeamoscofi^Qhado el abfurdo de la opiniod 
C(KOi«(ú SLuoa jnauzaoa Té. teprefenca en^ las dos Ratinas/ 
]^ «,0A'WaiM;>.c¿cmÍK>. ry.en la kquiecda mas grMxie >iqHcf 
en la derecha ; 6 verá el Alma ^omI ^ (y femd ^ unmifioo 
objeto , nus grande , y mas pequeño ; ó de las dos repre-> 
fentaciones^jrefulcaráunjídeln^nituti meáia¡ Todo es ín« 
inteligible. Lu^o fe debe decir ,'qu;'el Alma no percibe 
clara ^ y dijiint amenté viVí objeto ; fino con un folo ojo ,á 
fu elección. Si efcoge el izquierdo , le vera mas grande , y 
con mas perfpicacia , que fí efcogieíle el derecho. En efto 
nplaa^viikbá^iiiP, Conque >iuil4ue la Patadx^xá "(a cpnora 
el f<;ncir cocmuí I y a de y glgares , ya«de Eruditos > no por 
dK>.deJía 4s,Jer giecta. Es. tie tanto, pjfo un. prBJuicip¿i 
qú¿^i;iáo/ fe; .appmpaaa .de, la<.in»dii^erteQGU.> quciatrcpdUi 
^^•l\ * Aaj por 



\fj% Taradoxas Mathematí¡Í:as. 

|iQr cien abfiirdo$ viülaks > y folo tropieza^ «n ubi leve ^iS^ 
cuitad para no reflcxiotiar en lo que adnakc; i 

» <í3j( FonedK« (no.opone) algunas falacias de la 
Yifta » y otras vejeces ;i que el P^ M; fnponeen la fenteacil^ 
loixuinw Todo ccN^nprueba lá Parado^ ' püTada^ y no tie^ 
ñe cpnooon alguna coa la frefehce« Añade la falacia ^ qatí, 
padece.ei Ta<%o:i vipleotado un dedov fobre oem y cMtái 
sdvirü^CátHfio^ Yo advierto ) qaeoos de iSoó.'añoraii«^ 
eesdeCartefio « eftaba en ios libros la dicha falacia de el 
M^o. En los Ptoblemas de AriOtotcles ( /^* j i. prohiA &•) 
la pnocrntrará quilquimu.* Y loaoas es , que fe faaUaxcá cote^ 
^a coii la de la viAa » quaQido> fe disloca eV ojo ^^ y {e v¿[ 
doblado el objeto» TaSms mm vifum ^muUtñr ^ & fe^ 

'éj4 Fihatmente pretende el R^ pcobar om razones 
Mocaks » el que venio&eQados ojo5«..Yakíe«Í€ laiAnaleg^ 
<KUi otros fentidoa 3^ que ionentiofiL dapÜIcado^ {)&;$& ^ qu^ 
%i Natttcatezá kisdior parcadofi.^ para percibid cort ^Itos los^ 
objetos» Na excito el P.M» la queftion enrorden> á otros: 
ientidos» Peco proporcionalnaenee k podrá s^icat á todos 
laPan^au» Es {^cHo para efto tener pídbfte lo qus^ 
(ru dxS.) qpcda dicho» bio&nos ha dadb a Mines^ tofi ient!^ 
dd&extQmos >paxa percibir con dios las com iM^Jimtff, O^; 
,/ír««^/conIos dos» clars^jt difimt4menteiüa6divi^hl^x¿^ 
bieníe ofrece cazcmMótál;^ es^paraque^ 6 v/g» fe pkrde 
ttno|0»6unoidó>fepikedaufardelque queck» Conque>nl' 
los. defpropofitos Phy fióos del &» ni fus reflexú>t«» Moíaks¿ 
tienoiconti^aiaParadoxa» ..'.;.( 



>«i W . i 



PARADOXA V. 

§. VIH. i . 

^Jf T\Ice aqiwe! R M.quc hs itú$ nútmáki fiw 
\J¡ entre si defi^uaies^ No es razón detener- 
«Pies pues ^ como itaniiHcn eftabaa de prídTa los impug^ 

- -ni* 



• < ««• 



'« A 



tmió$. No Mcersito prevenir á los Letores ^ que foi) 4* y; 
de que cill4#d íotv Coo decir > que fon m^ íafulfas Ag^' 
clones » Óim^ericias ^ qtíe las qug lia iriíh> haíU aquí^ no 
importa un comino ^ que fean 4. ó 40* para el Theacro^ Ei 
primero , r<^;nndo, y tercero , CQníiftea en que , haviendo 
añadido e) P« M. el adverbio Senfihlemente , hablando de 
Ifis hjúilra^ses. ;JEzi« iosPdos^ y.^sua la linea^ Eqúínoc* 
dal. 9 fe Jes hjao ípíeBfibte % e iqjrifibllis i^ advorbio i ios Re<* 
pilcantes. Mjishíiy* P^uraquenpfalufle.anitradiccion feíi^ 
^le entre íos^D^cuidos fingidos » quieren hablar deiPolo 
^aihmmíK' i ^hffi^i » i^ ^ ^ftW T<?rrjkl}i, ^, tt^U Tu 
^titud«.; f/ieaip9 If $ f«ed4 paca^i^ue ie04iujii«a el adif«cbio 

6^\6 Dice el P« ML. que 0n U$ Rejones SiAfúUreí » y 
Cinumfiúlaris ^ H áUUM, confié m4^f^ 4f ^m^é^fmndf^^ 
fhe^. m modo áfi CQpiM es eil^ 1 S^ft/^nfikltnunu igMáUs. {0$ 

jsé $ qué. quien np . Gtbe leer ^ ca«^Ojeo.r£dl>ii lo jc^ 4íce Á 
:TKe4Cro» .Niel l^ M^dice ^que iol4íaA.fon^M^$^^tftaH 
poco debía» hablar dtl Polo > fifu» fef^hkmtiH. Dice » que 
¿aquellas Regiones notitncfti esi imrfwfmoAáo.alceritedos 
Ji^ <|jgs cQ«i) Mis.noche&; Jim qócJiía^ &I0 cúnfia úc uii 

foloiiia^yunaíoUnoche: y que aaia U EqjMIOCCÍal > qiie 
x^ielP^s, on^o de^Ui^jomi tdrdda iíim fe fiablemente I^^ja^ 
Jb?s)^4i«B¿ AJTsihJ^yí^ 
íapocoi 

^ ^37 Hablando el P* M» de la difcrq^andla de los días» 
Xegun k> que dicen Ái^res. Qaficos ; y lo que (e imprimid 
.en un papel para el régjinea de los Reloxes > dice: Sekrt 
^efuntone he hnhe^ ni f^dihadir obfervachn frofriai 
jólo refiere le que halle efCrUo , y§bfervad4 fer otres, Éftc 
«s quarco deCcutdo* La ra^on es 3 por faltarle U ¡MielígeiB^ 
íU para k^ceria i(^icc lAK.) y. que eft0 mifme frdBlcé 
.. en iedo h (Urnas que efcribe. Qae le parece alLe-^ 

. xoti £ftos.5 pue$ ) fon los Deicuidott 
( ^elP.M.Feyjoó! 



Aa4 ÍA?? 



I71Í Par^íDOXA»' MATifEMidflCAS* 

.pjiigna^{Q0efri4iail4ei ¡^ ^1/q^o ea^qm^ta^. Paradexa > Cj«a- 
ici>'^fihv/>itl6Qa4agar^mtododMUtido»' S eti alguna pac^ 
te te debía blablar con alguna excepción » es en la Eéfera 
MiíSfé 9 puestio c$ regular, ciar en ella. 
; (Í4t . i^PjMradPM fe 4dt2e:aien}pei3ar al mayor fm^ xid 
^Rii^íi^^rnerrc i^lMCf .$i ql Haí¿ Qo: eftiíojetaá -ydUa .» & 
4t^xm9»Att^iptitt«á^kikwf0 9 en,d\t}ual el ix^or 
xj^ór de.ítt Invi^erao fucederi en los días Caniculares. 1# 
que dice el R* de Ortos j y Ocafos > es un defpropofíto 
J^mudo. Ni^.tomaelrP. M; p&r jucdío « que; la: Canicu^ 
jlina«»( «a/cipatga coReb^oi « fino .que, eíb enere en el 
gibado de luí £dipti«a. s corr^ppndiente i. M Xonftelacicm 
déla C«Q|a4a« Hoy ^ hoy no nace la Capicula > td el $ol i 
ios de Spitzberga en Julio : y en Julio fon alli los .dias de 
fñk$ calor j 6 de n^enor frío. Sí el P* Jd^hade poner un com« 
X9ent0 á',£ada ^lauTula ruya:> pafa;<{iie;po croplenñ.iofc 
2dip^s:i no deitaria de íalir imiy curio^^el Theacró .€rtti^ 
co. Efte no tiene ppr aíTufi^co eatpliaar ' todas . las. voces 
£su:ttltacivas ^queuiantodos, £1 que no las enciende , con- 
fuiré primero los Lexicones ^ antes de enccar á leer el 
Theatro.r. '• ', ^..-./ r;< 

($44 VusL qHe<aie jpr: fe perciba. Jo <^c m. tcacemtío -d 
% Digo 3 qug t¿>y 3 b9y (uc¿ie , queyeb^ttlaí^aituiailAiJai 
^Igufips Paífcs > qi^ eftaá en ia ¿sfera; O^iqua , 6<ihsk .i^nl 
S^ona ten^plad^ PeMueftrafe con r^zon ;, y experiencia; 
Los PaiTe$j que e&án á^ia el Bíbecbo de k^aUanes »e&* 
tan en Esfera Obljq^ $ y. en la Zonai laeoifil^la Anftrak 
Q^n^ njas ^e|a i iy. iúqv» en^qu^lip^ Pkifes ^ds quando 
elS^ fftáien la (;ianiauUu Es indifputabk: fafta;.e¡xperlei;da¿ 
Podran teftifícarla muchqs / ( y en Madrid.) que hayan do^ 
blado el Cabo de Moorn» Al aáutppib el .P*. Ricciolp ( iü»^ 
u JÍbMagefi^ pág. x o i ,) Co0ét imm fií P.0xov$rét^i Prf - 

. 64$ Andando el tiempo. fucodera lo contrarío* Ma<p 
ti^alor aUi.en U OmsúA ¡ y íá^fí^síSoiW, la .Zona tem^- 



* r ^4D ^ rGomlcí^ pcéWbdé::/tílrohc>nac^ a«rli^ÍQi^ tij é6£}í):b v y, 
-ctryós Eiementoá McittfQmkoa áio^á •lttfe^4l>0V I^tuvtí^^ ::jbbtH 

étftuHm ; fea qu9d SlGiíIgPana , affh^tüsfiiVjítiíSí Af* 

£., pócs; afirma' y <)ti&im^»&'ay^}MI»)^l^M^ 

di ú Cáa^cidi^r p6má«á')Cáii(U i,' ¿trabón ^l^f-íih^ttféíl¿e^^ífiir 

¿iáUmen figuc Pccavks f figncntódoS-lc^ P4yíícds,y Aftróx- 
«oinra.- Conque ^' alendo «videlitirs^ima \ qne^veridrá tiem^ 
•«nque^ifbl^re tti*laFC<mli}ulft , no W'J(íti<>^lGM>r«ti I>i^ 
iciccnbre^ £mto ^^. Lu%^ c^^dftc^s'Tuc^déri''^ « íítaAAÍ\ 

jpós, en los M<i(t¿<k Dt¿iení^i^^' y Eüeri). DífcíM c4 Létor^ 
:fiencoiKCSclarieiilaCaníCülát : • ' t : :' '• \ • ' 
-. 64t<; Supqefto'tOvdicho; yde lo-qual qÓ podridtidat 
fiÁciotuI^anOs ({Of pftri^fba l4s %6¿Siéaoióri^s 4e4«^'V^'¿ 
<£s :Jkría ocíbToirefetir las hoi^rcnda^ haki<^hiMÍeiles<^f¡A^ 

1; /• .Ohfmmfiiif¡$ÍHwlveHs. 







£(qaadDr ;, tw'piíÁPa^Madt^, ^ o«r<^ Psiifes ¿ qué elláh efi^ ' Vkn 
¿bna^tetppladafi ? {y^cán^pc^co pata 1a^ Rogiones Pote^és^ 
£11q es:^ üAfy &ri para los quo^ eltón ^if Esfera fteftá i «d {i^a^ 
4faió€í%ueiea#níMlaf®6lí4ii^96i>ar¿fto)^ ^ -^ ' v^ -^ 
< Ld4V ^a eáidóulía^hl^E^ler^ /pkratela^V^^ éfv" k)$^ FiíP 
Iok>;díceicbR;:id[ tÁtóé^^iílfi fbMJ ib* íá iObtfqiia 'Áí^c^ 
•oob 'd Sol ; pero lió fo pon« tóíi<eU Soto en lalEsfcH RÍcé- 
xa n^e, y fe poríe con pl Sol ¿ Luego folo »en Ha^ EsJFwar 
rRc&a túfidvi kigáí la '9aradoií)»¿^Sí¿n^^ofiakdra, l:iio-i 
gala VoxddtíX^ ^té ^itt^sV^ ^en ^)írt^ti^. íuga^^^t^'é^ ^^i"^ 
«emo ^ púe5*iiftí-i»b<«itFa'^>¿ifecfc»v >^^^ '-'rtb^fápcfede^k'^ W^ 
todas parces í Si uno añrmaíTe abfolutanientc» )^te¿^l Sol-các 
lencaba» fecia iff^gnadondectrV, que nó cálencaÍ3(a^<le-< 
iMxo de el Polapnitmx^co %pL Madnid- dé ^pairt^ áe^4k>^' 
- : ^ ' che 



^U?4ftf^<í;iy^0oRjQ!á^^^ Orillo ^M%cMi 

^avíojy.^uc cpn^^ni; iPHchofs. AftrotiQiQOS fixiq^^ «ndgiiosi 
l^^T^lfi^AH^^ Hifir>.MY.wpatoi.qiicllo8:yiilgire$ íe1# 

feÍH^^í^íS «ft^'í ífearpáiáa-qué^ 

{epa í qúc'no/^íf CJpfa > que «o ,Yíiy^ fundada; íhbrc :U aó^ 
oridad de,/Vu^ref$ 4^cos«TcngP r^íftK:ados.inuchos nxast 
>^rQ^pj,^'lo?jdí^^^ paíra^d aíTiíaíjptó. Lo ^u¿ 

^oíé4^fi^o4?rift f|^Pv«^ ¿J^^MftB Awqrtó. üattiifcfaa,-«í 

líáy en el pido, dos <f O90$i^Í9Ot%'^ 
^i9r , y otra CdH menor ^ Es derto » que aquellas ConftdaH 
clones fe componen de algmas ¿Aellas fixas* Eftá obfec'-i 
vado , que en la ConfteUciOn Cáinnafar hay una Eftreltal 

ífcfSWSF* «?aB¥gi<l^-í^*«2^tí8toa gadu*an:i?íta- 
hmi^i^tíii^f^^ VavstoJt ^aJSnaagnítud 

9j^«^.'t k\9p.%%«í ^í?íAí?iíA^ fe» i^»Í0Sv3í,'}ul-.?m^ diy¿t4 
fój P^ai^^^.Y^VM*^^^ ';>dt.;í5ftp'ie origino 

la eo¿fi^ioá%íi^ ly^ píincípm d^ loSír4iiKW/i^i 

trcljas,,j[^jai¿[i3^^^^ fepg¡ Qfíoü.dei Jíft:isr,<ta8íf€ 

djfgrei^cl^g^eA^jRocQ ^^¿¿c» Cppque-ifp.^kvíaífitp. I»:4¡((patt4 
íT los C-á^fcfí^ef: te iUmabaq ^f?i por U. . pcüwÉ» '«, ^d'. ít^ 
gpnda C^oDÜÍclaaon^ , Y fi corpet^zaban , q^i^do r pacía cfta¿ 
ó'U ptr^£{]¿c)]^^j^^ ús dos j qu^e fe .íupppian dcipdnoerA 

^^^^ Ej:p^.}liC9ialq,íraía^d^ W!^PtlP«c(Ul<^íe«»*'». T- 
cita Autores por ui>a , y otra 'partf . ^ ^pefi^ffií). p^iíl U^ 
C9rtfur^paj, el, que \\fi^i^qkSiHuíj2íKÁ^^^ <\^jOai( u^^ 
)^r i y ía.dcl Qan menor .^ c^^xkgo Pro-tyon » q#^ ügojfi» 

^ . ^ * ^ nes, 

co;/ * 



DrtCüicso SOCXVni. 57$F 

AM i imés » !no es facll' ccmcbr<kr á lo¿ Antiguos có¿ 
los Modernos ; ni á eftbs entre ' sí , fobre eíle punto, Dke 
Ricclok) quimta fe puede decir.^ CANÍCULA. Sh ne héc 
SJRIUS , /€u Canis -^major ; an f$tius PROCYON, fi» 
Gañís minoF y xMtxAverfám sfl :; /iíi» úhvicinxAm ortuum^ 
& occa/uum , ímm oí fimilhudinem iff¿3uum \ quid veró^ 
diiceñdim 'fit , fi audirUatém ffe&es , n^n^ mnus ámht^ 
ptum cum uúdem feri numeró AuSlorety & dqualis 4u£t0^ 
riíatir fient ff9 Procyonc, quot frú Sirio. 

6^0 El TliPetavio apunta ocra cauía, para la confa* 
fion. Afirma , que los Can¡cul)ares tenían fu principio en el' 
Orto HetUcQ de la Canícula. Vatiofeefte Orco con el tiem- 
po. Defpues fe trasladó, d principio al Orto Ccfmko. Se 
fiama nacer, afsi y quando d Sot , y la Eftrclla aparecen á unr 
aiifmo tiempo por . d Horizonte Ortivo. El Orto Heliacó^ 
fiícede , quando k.Eftrdla 9 por eftár ya fuera* de los rayosf* 
Solares , comienza ájdcxavfe ver. Creíble es , que llimando^ 
lo&Egypdos al Sirrus lE^idiX^ ySvthis , cuyo nacimiento les 
(ervía para pronofticar de el Nilo , y regular fu Año ^ £>- 
xaílen los Caniculares en aqud nacimiento. Efto nó quita • 
1^ cpnfuíioncs , que hay eti otros Autores. £1 P. RIcciorf' 
loibiincHna a concordar las c^iuiohes. ^uid fi wapÍHnt:i: 
éhortmPfifmicoCanh mm>rts^ itfqut id úrtum Heliacum 
€afrif fnajcris ^hoc efi ^ fiyl$ mv§ ^ádte x^. JiíIú ^ad 16. 
Jltíguflíi ... 

6^1 Sobre laclaufula del P^M. dice el R* qoe^cr^* 
mx yCMmmlk íÁPrpc/ónifues ^ d|ce > fon dos Confte};icio- 
Bes. Eftc repara £olo lo pondría bien quiea i.cota& d R* d^^ 
muy en ayunas de las voces facultativas. Fingc^ que dP,> 
ii. principia los Caniculares átl Can mayor ; y defpues 
arguye » que jefia Conftelacion tiene jp« Eftrellas ; y nodor^ 
como díxo d ?éMé Geld)rod dcf¿tino« Q^alquíera ra*» 
cional entendiera aísL. £1 P. M. atribuye ios [Camcmlarei^ 
á ^mia.Oonftdacioa> qw; fe cofopQoe dedoseflceUa^j y fe 
Uama,.yá.Ci7ir/ViiAf t y^ Pr^fon ¿ Luego cooftaádo deeAoí 
d Cah n;4ii9Y y f^n todos los Antiguos y inventores ásc^ 
los Canicttlares ; es. evidente s que £gue. la opinioB de loa 
4|Q^ {viiiid{aaa.'lfi$Ca^ dd! CM,M/i«^r>.:{^n^p:^d 

t-'/ defr 



i3;8o: ParADQXAS MATHEMAtlCAS. 

defcuido del P» M«es la (ama in^rícía de fus LúpilgnM^ 
tps. Pvi el R. que la Conftelacien del Can menor tiene vaxi 
de dos Eftrellas.CoQcedere que tiene mas de dos mil « y qaa 
cada 4u fe regiftrarán mas conelTelefcoplo. Pero es incoa-* 
cjifo « que los Inventores de los Caniculares no le Teñalan 
mas de dés^ftretlas^ - . 

. j6$% Vaya el Lunario ftrfttno , libro proprlo para la 
literatura de los Vulgares* £/ Cmí minor conftA , fegwík 
Ptolomeo^ de DOS ejírellés. AlgunotVoSos tienen , j afir^ 
man , ^ue efie Can menor e$ canfa de los dim Canicuíares^ 
como jfliniq , / eíRe^ Don íílonfo^ cuyo farecer quiero fe^ 
%M\r^ forqueme farece mas tonforme i rdzon ^ y k latx^' 
periencia. Fixa eftcEfcutor los Caniculares ^ rcífpcá:o Ac 
Valencia^ A 24. de Julio. Diviertafe el R« xon ¿ftclibro; 
.mientras apunto Autores xlafsicos ^ para 4os x^ue. tienea 
^guna kve cintura de lo que fe dixo len d Xheat;ro* £1 
.GeldbrcClavlOjfobreSacrobofco^ pone libiamente dos ef<« 
,trdlas j para Jel Can menor; y uüi de la exprjéfsi<^i del P« M# 
Rrocjfon ^ five Cmís minor « qni O* Ante canis^ Hablando 
. de las dos jeftrellas » dice» Prima in tervice , y la poue de 
quarta magmcud. Secunda in fernore fulgens 9 Frocj/on^ 
/tve Cjínis» Efta es de. primara niagnltud. £s la que pro-: 
prtamente ie llztsu Proejen.^ y porXer Can menor « Cani^ 
xulai Oy jcomo fi fe dixeíte^ Per rita. De efta pafso cl nom- 
bre de Canícula jL toda la Conftelacion ; y deípues a la dd 
CanmayúT.. . 

- 4%.i £ongQmontano , ^qc» .reformo la Aftrmomia, dci 
Tjrchoíi y'Bhmcano ^y otros infinitos^ juucamente;feñabuv 
dos Eftr^llas* £1 p. Dackaks dice iC^wj^Vr^i/Vi^r/ ij 
hablado de la Congelación del Can menor ^ fe explica cd- 
1)10 el P. M. Canícula 4 fracyon^ Afsi iubloxl .£• Pourmec 
Sempilio llama también C40/¿»/it ü laiCoüílelacion de el 
fian menor ^ íiguictido^ i .minio; Alftedía Jtrábe oiücho&* 
fiOm.Ures de las Conílelaciqocs^ jr« para ia de-el Canymnn 
hay ettos : Canis minor^. Trocfon. AntecMÚs. Ptacaniu Ca-^^ 
mcuiaé Kynidion , Ctc. La ñz fynidion Gri^a ^cs la cor«* 
KÍjpondiencc 4 Canícula. Monf. Uuet expre&amenteafic^ 
ií»¿ » gu^los^ÁotigiiM dabaai^-nombie de.CaflOfidáalniaf 



Discurso XXXVm. jffi 

fSr , y menor Can, Monf. La Croix figué la opinión de que 
los Caniculares tomani fu principio del Can mayor. No obf- 
tantc- áfirraa, que el Can menor fe llama C^«í^«/íI , y qae^ 
confa ácdoi Eftrcllas». Finalmente , para poner algún Com« 
pilador , cito a Morery ,, vtTboCanicu/e , y Chie/j^, Alli fe: 
v^rá ^ K^^Canicuia ^6 Pr^)^$n es laConíVelacién de el Cáfi 
mitMr:, JEteGamlhofe hallara allí exprcflamente la, verdad dfr 
nueftra Pirádóia^qtien^ entendió el R; 

^54_ Advierto , que* étf quanto a que elC^if mfttor f¿ 
\hmQ Canicul^Oi Proc/én , como exprefsó el P. M.nohay,, 
ni puede haver. difputa*. En^ quanto. di^. feñalarle tantas » 6 
tantas Eftrellas4 faxióriftelacidn j esprcdfo fáber ,.que haf- 
tala ihvenctbn del Telifcopiono fe le feñalán mas que Josi. 
pues fon las que. fe diftínguen.. Defpues del Telefcopio-, no 
iiay numero ñxo de Eilrtllás.. Antes foío' fe contaban 102 a«. 
Hoy pa(Iandei8oQ¿ Nieuvventyt cuenta yá I.888,. Páralas 
Tablas tampoco ' fe hace; cafó maíS; que dedos^», en' ^Caé 
me»üf^\ 'EánnbienfédébeádVertk^iqíxe para/eviiaif confú<¿ 
(iones- , yaife: ufa poco iá. voz: Canícula en las Tablas ^Aíbo^ 
Bomicas.v En las de Longómontano^ La^Hire y^MezzaVacca». 
^ Tofca. ique copio á la Hire ; y en las^ deotros , hay eftc 
diftintivo.. Lasdos Cofiftelaciónesfe. llaman. C¿^/j tnajbrz 
Cénis miniar.. lÁ&^i^\\2¿^\t^^^ \ j lá del 

C4liW2jf¿?r,ífemp¿c'iírwifW • i 

55 5> Porque hablando, el P;M» de \^Canictüa\AitO' 
( h. 4.xO'^^ aquella parte ¿él Zódiac0 ^, donde fe halla úic ha 
Cúnjielacitm ;• fé \t notodefcuidó;. La razones , porque no 
eíli en el Zodiaco , fino fuera^e ¿I« Con. efte reparo cono» 
€éri el Letór ,v que ni er-R: níi <cofiipaáerx>S'li^ 
hafta ahora, la Cartilla > dé Sácrobof<XK. La^Cartilki^ ed e(is 
materia* és el t ratadilló > de Sácrobofco » con los comentos 
del P^.Ckvio^.Alli feexplicacomo hay feis modos de. eftai 
un Aftro en la Eclíptica , y en el Zodíaco». Vealos^l Letor; 
puesqme corro y á de gaftar papel ^ , detemendomé^ ¿n:expli« 
car las'oxpréfsiancs'- Aftroáomicas ^^ qüiea > no^ tei j oído las 
voces. No hay Aftro aigttno» del qnal no fe diga con pro« 
griedad del Idioma Aftronomico » que fe halla ^n efte ^ ó en. 
ciiotro g^ado de la Eclíptica* En efte> óeo el otro fign#» 

dcJ. 



^tt Par. ADOXAS Mathimajicas, 

del Zodíaco; ^aidquíd efl in^Mund9'eft rji 4lí<fiM Stgwé^ 
dice Sacrqboíco» Qavio Í^Ia la caufa de divídít: los Aftro-- 
Qooios el Cíelo* U¡r omnla tn aliquo- Signo dhafiti^r efff. . . j 
6% 6 Para que aun los Romancíftas vean demoníkada 
U exprefsíon del P. M. y la impericia de fus falfo^ (mpug* 
nadores, veancn el P. Tofca , ( toaa,> pag» 57* )Qft^,f»l*r 
btas : Pdra tHíeJigfUcia de efio fe ha de advertir % que fual^ 
quiera Aftre ^ aH9i<¡ae eH'taKEjíLlDÁDfJlfiíera d^ Í4 
Ef Hética , fe dice PSTAK en aquel funte de la EcH/^tira, 
for demieta^certa el Circule máxime ^que paffa f^r fas Po-i' 
h^ >/ per el Aftro. Que le parece al Lctor de los Defcuídof 
del P,. M>, Vaya un excmplo 'ps9,ta todos. El ^el entra hejí 
{efiiy fe hall a) en UCanifnla i fcsjüodode habUr entíe Af- 
tronomos ^ Aftrológos , y ios que no lo íbn« El Sol ja¿iias 
(e aparta de la Eclipcica. En e^ no eftin las Conftelacto* 
nes del Can mayer y ni del Cart m^uer^ Spgun las Tablas cé-r 
ksbre!$ de la, Hire , la ^^^^recpn tiene de latitud » 6 dif¿ 
ta'de U EcUptiqi 1 5.gr|kd9$;La fiftreUa' Sitiaos tiene 39«gca? 
4l9sde4a$Itudé . y . »v • ^ 

. ¿57 Vaya un reparo de los del R« El Sol no. puede ra^ 
trat , efthr » y haÜarp en dos libares diftantes» Lae¿o es 
defcuido de todo el Genero humano * dedr » que el Spl fe 
hdlUen la C^iVii/4:'(^:difiaíhosá efte Dsfciúdo impcef- 
fo^ Eílbfe debe decir d¿l Defcuido dtlT^eatíco. Sokar 1^ 
carcasudií ; y tehiitir ^ R. pSra.qii¿ re^ftre , ppr )o m^aos» 
algún Aimanak ,ante^ de eíbribir lo que no entiende. \A 
razón de la identidad del Qeftmde es j^lmaria. Tanto difn 
ta dpunto deL2U>diac0 >iui .que. cealmeiV^e .eM ci Sol,^ de) 
panto del€i¿lo »:.eQ qtir ^á la Ganicula ;, aofofí eftq 4s 
aqueU latqgo didendoíe » y bimjcgm'aq^refsionr^ftroaori 
mksk ,qv^ Eí fe halla enla Caaicula r con la nífina k dei 
be decir, ^.qne la Cántenla fe halla en aquella pacte del Zo^ 
dtaco y en donde efti el Sol ^ al tiempo . correfpoiidieotCf 
- Vea el R^áio qáe.fe h* expae&;p» por querer wwrfe { 
? \ im d0Qdsr? no le^ iliisuQ. rieíe ya. en TertiiUosi ;. j 
' qaetanáWtavlíUteJbanen^yaada« .. 









PA- 






J'* 



Djsctolso X3£XVIII¿; T 4 } 83 



FARADOXA Vil 



3« AL 



« » 



- < 



; ^5$ *r\^ partes pontieoe U conckiíiot» de eftai 
L^ Paradexa. Niegafe que el Globo Terrá- 
queo feA Esfcrlco.: Efta negativa es • derechamente centre 
^1 fentír cprnuó*. Las pruebas para efto fon evidentes» 
J>efterjcada U es&ricidad , no poc éÚb fe fabe., qué figura 
debe correjpondec al Globo* Aquí fe dividen los Mo- 
dernos* El P* M« fe aplica^al fentir de los Académicos de 
París. Añniia con dios j que la figura de la Tierra es Elip- 
cica » ti Oval ; pero que fu mayor diámetro eftá colocado 
de Polo . á Polo» EiU afirmativa, na tiene las evidentes 
prueba; $ que tiene la parte negativa. Pero' foq tan fuei^ 
JCQS % que íc íundam en la mas cxada , fegura ^ y conftante ex-^ 
•periencia ,: quchafta ahora fe hizo en el Mundo , para ave- 
^guar la %ura de la Tierra » y faber quanto tiene un Gra- 
ido %<n medida conocida. . 

* . 6^9 j Contra ella Paradoxa fe Inan impreco tres def^ 
.propofítos. Primero , probar que la Tierra es^ esfecicay 
dimitiendo la prueba mas fuerte deque fe valió .el P« M. 
que es la que fe funda en. el orto ^.y ocafo de lasEftrellas^ 
y alegando la falaz ^ que efunda en las fombras , y la del 
defcenfo de los Graves al centro de la Tierra ^ que cQ:ri\ra 
en un fupuefto dudofo. Segundo , alegar el fyftéma d¿ 
Huiggcnsij y. NcvVttfn » . qtfe procede fobre muchos íu- 
pueftos falfos : advirtlendo el mifmo j que lo opone , que 
no afsiente aéU Tercero , valcrfe de efte Syiléma contra 
la Paradoxa ; fiendo conftante , que con el fe prueba tam- 
bién, que la Tierra no es Esférica. En efto confine la par- 
fe negativa j y-prifa^ipal di: la.Coiiduíion; Pondré coft la 
paridad poísible lo que hay en efie punto ; y defpues con- 
' tara el Letor los de^^ropofitos » que fe imprimieron coa- 
ira el Theatro. * -: . , 
. 660 Varios fon los modos de que fe han valido los 
.,1pm.U^ Bb hom- 



1 5 84 Par'adoxas Mathbm áticas • 

hombres , ó para averiguar la figura del Globo terráqueo,' 
éfupoméOcte fa csfeticidatl , pará'faber Ücahtidad deter- 
minada de un grado. Todos cftán efparcidoVeñ diferen- 
tes Autores. Pero, 6 todos fon falaces, ó ninguno eficaz^ 
La fombra de la Tierra •, que en los.Ecypfcs parece redonda^ 
es de efta dalle, Quando mas , fe infiere , que la figura Ter- 
/ítftre'cs €urvái sxjwe &ií cicculac prcdíaqaehté:, np. Lá fi^gura 
ílipcica , y Circular ; fe coafóndenádiftancia. Una torre 
jPolygonai GircuUi:», Eliptica^oquadrada, fe nosrepr©^ 
fenta redonda , mirada df fde lexos. Lo mifmo digo del Me^ 
;thodo , que fe uso , obfecvapdi^ lo qcie fuóedeí i guando las 
> Naves ^qisofaleQ diel Puerto , ya no ft v^eñ , pseftas en dii^ 
.tancia, De sño& prueba curvaturaen el Globo; pero no 
curvatura de £sfera. 

La prueba , ^úe fe toma del defcenfo de los Gravea 
al centro de. la Tierra ;v¿ ¿a ú fupuefto de la Bsferiddad, 
qisefe difputa^ £1 Mechodo de^M^roütoa, y ot3X>s ^^e ^ 
funda en ditigir defdeloátoo de uqí Monté un rayo; vífual 
tatúente del Globo terráqueo^, no firve para detnonftrat 
«1 genero de curvatura del Gipbo, £s verdad , que fupueí^ 
ta la esfericidad , es n^ethodo Mathéoutico , para faber la 
cantidad del Diámetro^ y de ua Gradpr £fto' cs-pn lo 
.Theórica. Bn la Poaétíca foa inqvita^lts lak cfttores^ £f 
difícukofo.deternnar. el punto á& cotiting^néia; Conquei 
quaoto al^ó el R. y mas que. pudiera akgat> es infufi^ 
ciente para defender la creencia vufgar de que el Glob^ 
Terráqueo es esférico. 



■ t 



METHODO RARA 14ÉDIR lA TIERRA. 



» 



§. X I L 



i, i { 



éét 



EL xskihodo itías expuelld 

á etíóres , afsi para aycri^uár la ügura de 
to Tierra » como para determíinar fus dimenfi6nes ^ es di 
que inaiperfeaamente han tentadiO alguno» Antiguos' ; y 
hanuiado C0a ^¿bxdj^ los Académicos^ de Park^ £racof- 



Disc. XXXVm. GiiAí>£)& Tí RttísT?R'í s. ^ 8 f 

tliencs % en tiempo de los Pcolomcps ,fuponía que las Ciu-» 
dades de Alejandría' j y Syenc , eftabán en urí mífmo Me-^ 
ridíano. Havxa obfervaido , que U diftancia terreftr e ecit : 
tre los dos lugares » era de 5 g. Eftadios» Crda , que Syenü 
eílaba.debaxo delmífaio Trópico de Cancro. Afsí^paesi 
por 1^ Coiabra do i.tn ghompo. én Alexandma »^ y por el zn^ 
guio 9 que hacía en el dia íelftícial Eftívo ( con corta difet 
renda correfpondc ti dia de'Saii Juan .XE^^^náíá'invcftígar 
£ráCQÜ:hene$ la ditpeníion de la Tierra. Ppr lo que. toca at 
methodo » yá lois Autores , como fe puede ver en Riccioíoj^ 
tíotarop que havía paralogiCno.. Por }o. que mírit ^1 a& 
(umpto 9 nocantoicprobiaba» qu4tTto {e fiíponia lá Esfe^ 
ricidád dcÜiTiéccaá. Sí rrupucfte- , qüieAle>uindm',:ySyeíí 
ne teniíin un* iniímd Meridiano » huvieíTe medtdo Erató^ 
thenes grado por grado ^ U diíUncia dicha , no haría nus 
que pedir» 

66^. .£r£S Siglo pk fe tetito/meior^aonqtte ¿nmuy¿oc-^ 
to e^acio 4e Tierra^ Rcü^f 6 'Ailé-agano » que por ocdett 
del Califa Almamon hicieroni mucii^s Matheíi)atkos.:ttn^ 
obfprvacion moleftá ; y que de ella refultó » que .correrpon^* 
diana un gtado terreare poco mas de 5d[]f« paúbs. AbuU 
fedatraheporeicenfo la experiencia» y el P«.RiccÍolo la 
pone Ulcülada. .Ntngútto m¿jor que Jacob Gofio «fobra 
Alfragaho^ nos dirá noticia ds la Obfervacion^/Noa&v 
nía cofa efte Comentador , que no la funde con autoridad 
de Autores Orientales ^ cuyas Lenguas poíTeia con exce« 
lencia. 

£a las llanuras de Senaar en Ja Meíbpotamia > fitio .eti 
qw en ortos tiempos fe iabricó la fobervia torre de Sa»- 
bel , fe tomó un punto ítxo« DcCác ¿1 falieron camínaido 
muchos Aftronomos. Árabes. Unos Gempreázia el Ñor*- 
te , y otros al Medio dia. Pero, con la prevención de qu^ . 
codos havian de. íeguir por rumbo un mífmo Círculo 
Meridiano. Caminaron afsi > háfta tanto , que á unos fe les 
devó el Polo Atidico un grado ; y a los otros» que. camír 
nabanal Sur ^ fe les deprimió otro tanto. Volvieron de fu 
jornada al Punto «quefchayia .tomado por fixo »y.fe cont 
cordó j efí rifta de las Obfervaclones , y medidas » que har 

fib a vían 



,r 



k 8 é ^ATt ADOX AS MaTHEMATICAÍ i " 

^ t 

• • . " ' ' ' • t 

svlan hecho ,que unos havían andado 5<í* millas * .y 'i- corn 

" ■ • * * ' ' ►■ • ? • ' 

«Tpondicntcs i un grado ; y otros íbtanieiitc 5 <5.. millas; 
jCada milla de eftas confiaba de 4^. codos» Cubmtum^ 
quQs Regias zwant , qaatuor miüia , dice Alfr^ano. Con- 
lenerdan cqi (^0 codos lo$ Orientales > y' ios íiguen los Eaf 

. <$ 6 3 ' Al fi tio en él qual fe hizo efta ' óbTerv^aclon y llama 
Riccíolo Singar^ ó Bingar. Tofca, Ztñjar^ Los Árabes , Sin^ 
Jar, VMiiio^Singara. P^ro toda^ eftas voces íi^ifxcan Senaar^ 
ét qlie hay notMa en el <:ap« 1 1. del Qeneíis i y cpyo origi^ 
cal Hebroo CKSmkar. Ftolotneo la ll^má taiubíen Singara^ 
£s de adi^rrir , que tfta voz es nombre di9 &égioti y Monceí 
y lugar; y que cfte fe coloca tñ^i^ grad* dfc altura ,' fegua 
^Ptolomeow Eftix , y lo que advertiré ahora > ferviirá dcCpuea 
para confirmar una reflexión curiofa» Como los-Eutopeos 
íe dcjsaron llcf^ déla voz Cadú K^egia^ qüeéfti en eU Latin 
iádAlfragsinoy cr eyi^ro» ', qxic d« íi« '5 <5j míHast , que •C(>rref-¡' 
|vGndaeroaalgrad63cadamtl!s^:otit¿uia4gua^ SLiaUSy de 
los que comunmente fe ufaban en ú Oriente. No es afsi» El 
,tradu6tor de Alfragano no'enf€fn4i^ el texto Arábigo». * 

dtfif Dic& QoUo-, que en el original fe expreíTa , qtie 
cada milla contlaha do'4U» 'Codo6f't4egró¿. *Cutitü^^Nigrh^ 
'Advier'Ce ci oi^na GoHO' , ^é tío' iuivia;iuillado notfcia - aí« 
jguna de eftos Codot Hieres , ni aun e» Ancores Orientales^ 
fii en Europeos, i hafta queha^Undofe en el Oriente > trope- 
zó por fortuna con un Maaufcrito Arábigo ^ que cataba 
de Geodefia^.y eacl qua) fe ej[pl&abaa.vat>ias medidas ; y 
•cambiea el CuU^ Nsgrc^ • Gcipld mucha jparcé de el Manufcr i^ 
<(o^y pone» fobixAIflagaíiD^queharial'aflümpto. Havia> 
{>ues> entre' los Árabes > CodoHaxehsh, ó Rcal,y Cí^í^ Ns* 
jgr^« El Codo Real tenia 24. xledos ^ y ouiadedo^éw granos 
¿ecebaia.^ DeefbCodo y ¿hay noticia en los Autores; 
^ICo^ Negra QVA^uohojcixyQv ; pues, tenia de lai^o 27^. 
•di^di3|%, Uamofe AT^i^rí?.) porque queriendo el CáliCa Alnu* 
vaon. fixar la medida de un Codo Real > eftogio el Codo de 
»f»3iCthiopc criada fuyo > porque era el Codo ¿cjue entonce^ 

toyiaLpaasiargp^: ;;. .. « >^ ..-..: ..h 



DlSC,S!!^$VlE.6ltAé0».í«KllBfl*ÍES. '^5:7 




jf íl^^hici^pQ .e(i fy tJH^rnpo Usu quo l\z3mnT)ithiá)r de Almau 
,m^M. Erpcnio ;^ o^qiQ.^uityirti* jKendudot ^ no tifiduto biett 
4a qup á y4^jf/;po]:f4ffK¿dc, ai.^lprigioal Arábigo /de Et- 
jfupiiiD; '£ii^($h}^ ^qud GaU&Llk ceftaüradÓBL do • tas^ Leí- 
4H^a$. ;j h^i^n^o^^ChlQs Aiitoces íSpícgos fe ittiji^utelftii 

/d^djis de ia tierra ^ üx^n^^'k^Medida dd C^doN^í^' ^^k 
Ja;|ini^rmidad de Us Medidas. A&iv [Hiiés , correfj^adié* 

jxn^,e^kifi/ ,NigVf¥. ^^ iCf^^ieto »:pDr üd fiaVari^á(&d'é 
ia:PxpeiiicácU cn.<Se^i»ar s^dií yaa Mdrldiana dedos gi?á<- 
Ap^íA s^njpp. Jstptyírffqirc i^miichai eguidti¡ad ;;ííII(^ baftir 
para foíTegar los Aftronomos. 

^. |5¿5; EL^lQ pa|í&49,, p0r áirecciou de Motof. Ca&inl 
id^ailriC »&«Í¥(}|CnM0^ak:'U Ül^es^ láá3idkhavd&&lni^c^ 
/TfiMioí^^flíi ,;AWq««,mpjr cuft* , :y «tílf artLdavQWbwi- 
iáííoqftAftrpiHmiísaRjrftrAísotfífi^ Wcfc* 
jgü^feceri^ia TQn:cft];^, Solo cirmá; de largK» iUi($doii^ tea pai> 
ees 4c la cijccjiin£:renciá dipha* ^ : kxperienciá' rus eoiadit 
(oj^e .eftej^uQiR ifs ia que poc orden del 'Gí-aoi Luis XIV« 
jjf^.iuio^i^nJ^cawiA.y psc».!tirar üMi J^dt^Meridianai^ iqoe 
i«5*lrf#Rffiif9-ricl^?JfRfi< Ek.feftOiyifc^didxioÜdi.ra'íci 

Í^9nt;e9ell& »;i${c#^ j enptros ci«{^ librí^^ ,^ra^ciMr aifuellk 
)^inea> iCQn€;ui:uei;on . los ;9%as JnfígBes Mlthetñati^ Tbí* 

ggj5Sja^(»nti!W^^*<^ M» QfcMcdiPtdíá :lA[jdc^ 

«^licfpn|o^«:fc6o;^.0^^^ >.eMijPt MontiMatalp 

jdi^ lyloiiCgj^fiJet p4 tó^^ U conti-^ 

jBjiO;¿íU.sí R^J;^^*:.^^ fiel^ Etipof iene^f 

665 £fta obfervacion es mas fegura^ quj^;U dcíSnah' 
^^ah^a xjdftjAUsfMMift, ^4^ Bol^J^U /ikicl que fe 
^t^i;a cnír^nc^^rieíe;*^ gralos^po^ p^á i ^ menos, de 

ilíffg^, S!^ )p«^tud Sí l*j45í:f?«,í^ríq4«Ja:íá:coofoeií- 
¿?íf!-'A &i cia 




,a*iTl3rteftl:c:HÍbficiünt€pá¿a:4njformarfe $ yá»<fe4!i figura, , 

jcqs Fc^^ceTei . (oIq iban' ¿.-¿(rerigMr' tój C^rlulbs . ; pef o de 
«refuka ha,UaronK que, kfígttiiad6 42-1^ és la que 

fe creyó. :5<JLinta¿bos, Siglos, xSegttratf^ fc-aVerigao , que 




.¿¡as»tixQt.i^3Ínj£Q)íoad9fmx^ . 

■de.. nia}*or. idpiactaíf jterréftre^FíntflníentJe y ' havkñd^é ' to^ 
Cejado &\.i'iQiííSa- ác ytfios grados [{t-ocrb^ ^'/c'índiñárQn to^ 




.»ct.c!pnt0iu<;hij»úliin>d »;>& . <ealftjr^iidft.Í£fti%'é';ée lal^U - 
radoxa.. -' .. -m* ••'''«:• •;•• »i •" •': 

'< óé7 OKetVo.Ctrdbfchili}4 , cítád^ldeMóñCiGiiitíer,. 
yide^cdUstMáconíd iqtfel «ócéjiiiiá's'l^div^s ét^ervit*- 




«anos ' i ia:Eqaih0Cj;ial j : dan ií. (ó» agrado»' tná^'. exeenliioit . 
.V.gr..£ralwmes' eDv£|^^t^^<Kkcii>ló/éQ Italia.: PícaM. 
je(i' Frabcia. .. Y^UvUébrór doí^ S^lí^ >^¿n rUóteüdli.-. í^hdKÍ (^ . 





^.7Í¿.<) lds}C¿ádos;í&l<ieide'>^toi^'iaJtíB{^ktí¿H.qát aá 
-y^.n«!dlddeÍos R0fnlnbsaatigik:^$j:^'edúd^ me^ 




-i¿é, Eíreafcbniid , y 4a Linea M(kkÍíánaMd¿ Frani^al. El I^ 



uodiOdav^ p^tC'$n9$.<^K|QSí C^^irr Kiri/i/.-) Confie ^-^ú^ 




quí^itf)) i^^ perica d^ 1^ Equindcdlali: íbti xtuybres^ Xuego e$ 

wi\\f^[Q\^c^^ eftcexccíToiJc bállaron'los 

4)19 ca^fqa^Q)^.I^or(qj étálSüré. £& amy ortífaáe «/que lo«' 
^^(; c^inacqn il ^^k> jdM.hAKa^'^^ rniiyqr «xtetíüóti :d eb 
gfadQ«;-Sf4!^J^j^^ éxálü^ 

t¿¡^^cfptí:<>^\dy¿9Í^^ iidudMiAQ t4q Jlcsfetiddaá T^tHlre J 
P^i:p<4íp]^0u^<^^'Q^^. q^c^al>aD de aquella índi^uuble £í^ 
b^icidad^jfs; haluoop pam* nó pafliix d! mas exa&a acVtrlgiuir'' 
Cfoq^ No^&i If^^F^an^rgls^ .Esvi^tt^^ que entratoo coa d 
¿^^Qjprg]ulcl% J^^o^a^ ^ii$ '0brQCVacan;difei(endajmti9é 
gc^dO|.7£r^p, ¡e|lgs:ol^Qijb ia 4uda» j'ícommokisni coarte 
Qt^erYa|CÍoQ^;J^4ft% tpope^^r c^la/XvídcAcla*'. Yááio lia^ 
qué admirar la infinita yaFxedad deQt>|tuOQes.„que If^ay £ú 
bffij?l Circulo máximo df' la Ti^ra, ,$ujH>nIetiddlos Efcuto-* 
Wh^sá^SS^^oSfif*»]^ i,;5mAtipUatiaatwjSrí jtfb.sd 
t^to.d^^qijci grado :, qu« )i|ivía« ^«iHdo lérií jfo ^gais^ : Epm 
ba/ido^n5¡wkijpUcarvp.q fu^UñftAtquc Jói 

)^idianps Cpskr E\i^^^ yi fe podran concordar eií aígiQi 
isipdo las 6nofnicsdi&rencuS:,^<parra vio^i^ cxAd^itud»!; 
Yoraada4 4c lo^Ma^ ;. . . • : , . .;; \' 






,* 






3t^ .^l5teA»«xky JtetATÍíiUk^^ .-^^i^í 

C4icirp9 Teircfire^iEl Teitdiití Rid^lktfhle'^iHerQ i- que ¿onf 

fcgua confaftdc^í'^^í^í^eíír/^ii"^^ , fcf 

conoce qpeibii^.xoi Ucv^hde )a^Viqcc%^Ce^h^i}féia ^ y féntrft^ 
fuga \ Tolo ^Qjse^^pmAÚm^ Vndgo. r'Véia-ffiedrW^ -que^ 

álntcS que náQellt Newton. 

;i57 ü >:eon íÜTÜrwncU' ücfpre*fó«¿l*K^Ms"á' Nfeyvtbn^erí 
i¿ki pufito;f)íu»siq(deraa)paran^fir« citiás ap^^ NI^ 




l^nineri^quáüaiTíetxa/ptxís éáé^r^liho Oval, ó^I^ptícái 
Segiirida^que efii;tfolbcada , fogUalt>qiie'rdttltp'de lasob^ 
fervadones Erancefas ^ y nofeguii eítdiááihen dé Htiíggi^ns; 
l^vvcoo'tiyKbrituDian; Teret?^Í^<t)li6é$taíftco¡4á^la^^aiÁ^ 
Bdndfii^ deiilos dos^Qi«intfr<l¿ dd'%I*GIbbé«líetr¿íli:6% étf 
qi3tfquÍ0r!id^ÍM4lotfS)4{ema!s /q^ po4 

ddlfuponer>eqiielá1:^|6):ra'es£s&nea. .' 

í.;> ¿72 ' ' £n lap;ritia¿rapartic,*queé9l¿prihcip^^ 
tra Paraéo;:^ ji^nipucidan t<MÍ<E>$. ' fara la tercera cfii 

^ui Hmggcns , cftaÉl' I«"d^ P5aíii$trósc6íací^^^77. coa 
57?. SegmVkvytón\¡oótút><2;i^. ton ti^ó.' Y fegan, €á&* 
fini, citado de MonC GaiKsícf-^i-comé-'í^ír^ííjri lí^^^Ví 
fe ve , que todo efto es íoíieníible ; pero no es infenfiblc 
para la Paradoxa. Toi^ ^ ^on^c^veríia coofifte en la fc^ 

gunda parte. . 

<: > ^75 . Lógvfiinaannféws dfe rlei^Vtón fon los ffgüien-- 
tes; Supone tí «tóvííiifentd de It Tierra-. Efeo es falfou 



y^:^ 



Disc. 12XXV3IIL Gn Abbs Té!lilestíl¿s. 5 ^ r 

qiícizSa los IJolobp^Eftot pdr Ir . furtdAdo- énda cáufa de el • 
dfefc€!nfo:de losíGravcs , qaeinbs ¿slrwognitia ^' es may <ki- ' 
dofo; EsTccidád/qac eala pag. 3 8<i.t quiere probar efto 
con las obfcrvacíones de los P^^ndulos. Dice , qae para 
qae^tn París vquexftiení 48, girad, y'ijoíixkkí. haya Péndu- 
la', rqoe^ voofiifus :oíc¡lacíooetf üítíic, ututos fegimdos éci 

hora', ¿$preciloqde'ten|a treispiej, .8, líneas, y -^ dcotra»' 

^Advierte ,. que en ^Paites mas . Meridionales no fe necef" 
fí^tknt^ longitud ¡del Péndulo, para que feñale Ips fe- 

ffxnáoii ¿ -I . :' / . .' ?o ' :¡-/ ( . ' , 

-' i £it prd6(faa:dc cfto , cita, las obfervaciones deRicher,: 
Málley ,- Varia' ^'desHayes , Couplet , ?• Ecuíllc , y de otros. 
oétebres Viageros* De todiis inñcre en general , que aun^. 
quedebaxojdel;£9uador &an: los péndulos dos lincas me- 
nores ^ qufe en Earss ; con todo eOb feáalan! codos un mif- 
mo efpacio de tiempo^ con fus vibraciones.'. Suponiendo. 
dé^tíwVCDqfiorprinttpíó í qUé téi gravedadei fen entre //, ^ 
c^meniüs^hnptudefM' Ivs. Peniüilpf z. hace Tablas para itpdó; . 
y afsicDta , que él DianiGCro otayor de la Tierra no eftá dei 
Polb i Polo 'y fino, a) contrario. De todo efto fe carga Mari- 
títp. tNís rii^a íafi ofaferya^íones.o Y coil todo • eíTo dcüen^ 
ác'tlíyñéaxz deCaTsíni^' La? ra20n fuertifsima es » ptotque! 
lasiobfervacpnesde Pan&no.íuponen cofa&lfa ,,y fe:hicie^; 
ron feguii el niothodo mas.proprio para averiguar la ügi^di 
y iiiedidas:delaTicrra.'NaafsLÍasde.Nevvton.i . ' 
> <^74 £i(VJdrdád., qi^e «Bucnet f , firenfchaiid , yi otrdsy 
qüd^^ iíi^üCHÍfiíCá(£ÍmK),;tíupon^ ia Tierra» (e:maejirej 
£ft4 fupo&íon ^ ! aunque fadu , es( pura múctisáídiá .paca) 
ct Syftéftuí de GuTsini > y no * lo es para el 'de NfvytOQ»: 
Conque iblo es precifo refponder ¿ las experiencias , que 
fe hldetx>n conilos Péndulos. Los Autores fe embarazaa 
pócoien €iflo.:La>.incQnftaQcia^ irtegttlaridad , yiCQ0(ta« 
dicción de las mifnus obfervaciones , demueftran ,,que..cl 
S)^ema dé-Netevitoá en cñp .punto noi.tieoq &indame^to 
fixo» Aún concedida la regularidad de que los Peiidiilos 
minoran de gravedad , qpanto mas fe. acercan al £qua« 
4dor ; til ib^prueba el^ mqvimieoto.detU Tierra.; iiLqiie 
jbsía-^(.l JEquftdo): cuca m¿ elfv^^ (\x^ P.V£P$f Obfervé 






Kípnf. ta Hire'^ que una- bartíta.i^e.i)ttcalcxpücíU aV:Sf^^ 
ea Pacisf > havi^ dadlo de st {ctigblcmcntevJSQbie t^SoÉmií^ . 
eftc celebre Pbyfico ,,y Míxhemmco ^i^^réjpQisá^t «: 

. ; M pallo que el Péndulo de P¿f^isjre lea ^rcahdo ímts^- 
yt mas á U £(|umoocial > ,es inDcgáble.i q:ue oada^ ver o^4^i; 
el ambiencc mas calido» Afsi ^ pues ,^ irá dando de sí : 6 alar« 
gandófé .iñreñfiblémchtccrhíló Vbfeárrltá'm^^ 
dulo sfaafta tanto :^ qiíe puefto enila^Zoti^ tórrida >;rea fenfi*^ 
ble lo qáe fc.ha alargado^ refpe&Ojde Uion^bicL^ qcifiitenM. 
en el clima frió de París. Defpues es coníjguienté la áivÁJt&r 
dadíde óGÜadoocs^ Otras mdchás.paii&s pbtieajlQS;Autore$ 
para rcfí)ondcr 1 Nev v^on ., y.dcfcndcrfla&bbfcrvaclpncá dfe 
Francia. Con aquel PhenomenadbüosjPcndülo^j prtt^tlíá^ 
Chriftiano Vvolfio , y otros > dcniónftcar que. era: cierto el 
fy ftéma Copernicaño. £n £urd>io Aoiort Íc.T¿ridefyaiEie€Íd^ 
femejante pretcnfioiu. >';' f n . nj'.'';!: 'j}> r^t ; /j - 

/ ^75 ^ £lJAcvy.tQhiano NipQlás .Mah^Oí^tdtia^ 
riba 9 admite quinto dá de sí ct Phenbtnenó de iosBfcndur». 
los, ¿n favor de NevYCon, Coa todo eíTo defiende «) que 
la Tierra no ife mueve',. que es Elipcica , .que . (iciie fu^Dl^ 
mecrt> .mayor ide* Polo i.f oló , y por a>n%üientkl, ^^^ 
la{?0bfervadoneslJqac'ien.iH:and^ hidétoh cotí la^Un^ 
M¿radiat!ia:,.ron tncontEaflab|0^.* £1 ini^do^am /que íe coovrí 
pone, es curiofo , y . daca luz ^ara ahoricat fde pbilabras cq 
la Paradoxa ík:uience. Adoutefe « d¿cei^. qufc.los. Graviee 



ces^ei entubó fóbrc quer. gravJ[¿a¿\Afi{nutd4(^fitttt c^ 

man ^ qire todé^ los- Gtivci haxat; i uá txiiümói pimto^a*! 
»-aU No eftá fuera de duda ^ cfta^ jenoeiida^ Afiniúin: . otrosi 
que baxan , ó gravitan izia puntos divdtfos jdcr jelx»¿ 44 
la'Tiittta.: No alcania jcfte ij:¿ir^^^ata :cad|pQii£3: ifiNp^ 

:*y6rj6 £¿ predio innginar^ dice/ el dtdiOi.&bt«r % qpc 
los Graves gravitan fobire uh> cuerpp central dedaTiprii^ 
Efte cuerpo tiene aquella iigura , que fe forma de lareMPr 
liidoQ' de^ iMÍa iuperíide > cayo perimecro es la iiP^a 



DlSC^íCXXVinUGRÁDOS'TMRESTllES. f^J 

Wv^tiiiá de W fi¿*a Eíípfe , ^cfCt VicfñC. .Cifsíni deftübíricí, . 
^ira ^Rbbxir ¿h pteiib éf cAefpó Tcrrcftrc%- Para' que al- 
gunos no éxtrlaiícn la toz Ev^tuté-^ nocc^, Si fe aplica un 
hilo al' rcdedotde una linea curva , y defpues fe- va defen-i 
volviendo cl-hllo s^ es- ctef o qü« iíná-furfta d^ál hila j ^al dcf- 
'cnvolverf«'>irá -díbüxa^do-ottaliñea^urvi arpero diftinta. 
tfta ¿tiryafe.lhma curVa Rcfültant'Cy yla pr4mcra j^Ev^lu^ 
'í)k*Cúíi>Q¿^\ Ipuas i-;aq\iel c'aer^ centiíálV en doridc el 
Diainetto mayor. , y menor de la Tierra fe cruzan en ángu- 
los rdftos ^.réfultará ló'figuiente, . Todos losCraVes baxarán 
perpendiculiupmentc-al cetlctb j ibbi^: que gravitah« ^Efte cen-* 
ttaeñará tttas^iftanb'-deiloá carpos -gc^e^ yqoínto mtí 
í!fto85tó¿tóífeátert'íkla<Eqiiíftocciáí#. . í»:^ : k » 
* ' Supuéftode^ues d- principio experimencat,- que Idi 
xU9rf^éi gratas- éUiUraw mas Ju movimUnto ,o fon mas 
gtavifs fftgnn que^ftán más cerca del centro, fobre que gra^ 
Vikn^;fóÍ:iLÍDfalible>,qúe^Ttáteda: lávaria^^^ en Ibs Pen->- 
duío^k'.GdAiqQé J:H^ tenido rakíH ^«l P. U. ^ ^ark Iñdinarfe 
iPct^fer Vx)ib i^a Tierra eftá coíocada Tegiin las obferváciones 
f^raticefas. . Eftas tlénen^^rbdá lá exaditud pofslble ^-y. las de 
Nívvton .,'. fobi-c proceder, en fupueftbs falfos , b tienen mil 
ííulidádéá"; .5 ricncn mil folÍKiones. J^u^circa (dice Mar-^ 
kino: |>ag. i6.) yufimiaa^')talhasi¡¡4 grkdá^fáTerrefiriHf^ . 

hium r^vocari 5 CONCLUDENDUMESTfiguram Tellnrh 
uvtfé uk^ ejf yMt f 4f tés 'f élites* Jíflt ^UvaUíjE^jua^ 
íetU veth defreffk. ^ .^ .'{.:. 

-Á ^n^c \Vñy^^ obfeifvacfetids 4'é 

'^ \% • ft^ ;¿fté' Í^BCO^v ^y^i^mn^' te¿ta U "¿hidi^ > Etf d tí. . 
•5^. d5¿e', qiK'unaíobférVacIdtfKfechá^baxo de la Equf- 
jíocéhii ^uitarjá kdM la í^^ y dice el 

Bé y pende de. la ^mata nl^moría. . Añade ) .^ue yá fe hicier 
Yon obfervactoiies 'debatid dé* tá £<^uiiiot<:ial'^ y'nótt qúl*i 
to la duda. Eftos^^dfo^vdeíatifios penden de ia: ppcarefle^ 
'ítión'de lo^ Tertulíosi' ©ice k Faradoxa , ¿que la Tiéri^» 
%K> es Esférica» En ^uarito' 4 efta negativa , yá ^las obfer- 
VacicMies hechas, juitaroh toda la duda. Dice, que es de 
*%ura Elíptica. £íU> ó podrá Xer regiüar ^ y. continuada - 

def-- 



J94 . .Pak^í>qta«:MaTHjíM\TI2AS4': >v'^ 

¡fj'efdpijn Pedo il ofro Pjplp^ó^a^aft) ferá, Elipjtíc* dcdc ül 
Ar&ico h«M^4 cLEquador^yi dofde <ftc háftai^l:. Antartico 
de.Qjtra figura% , Para, que ázia nutftro'polo .¿a Elipcka» 
ya quitaron fóda la pluda \^ obfer^cíoifics» £fta$ no al- 
c^nzan;, patA íhabl^r 4ei A^u^^ico. . AC^* ^. pues ,: una ob-- 
(ervaclon; bec^i I^ÍU j.f 'V^^'^ ^^^4 U duda. Q^í áaází 
Éfta , quc.DÓ entendió ^.R^en el ThicatrOé Ji/ .¿^íí e¡ otr^ 
Pola fe obf4rva',Um\fma dafigaalMA 4e ^rad^A^fMi^Ázis 
ef nt^eftfo, 

. 678 Las obfervaciones j que el R; dice fe hicieron d&^ 
bi^}ss> deU.üquioocciaUJerian de palTacalle. Qsc linea M.G7 
ridXana de ia9Q«ieguasi5 cpmq es la de Francia j^fe tiró bafta 
ahora azia laEquinocci;¿t ? El:carQ;Cis^ q^e.el^pr^)^icio.,d« 
que la Tjdrra es es&rica , ha eftpryado pata que ijio rene-- 
xionaíTen los hombres en tal qual obfervacioneiUa} que pu-i> 
diera introducir >poj:, lo menps» Ja duda. En el D^rrocera 
de Juan Linfcbot * ( ^4/^, 5^.). fe halla Ja/N»y^aiCÍO|i d^^ 
iísboa^ i las Indias Oirieqti^e3>.efcrita: por VíV^eilc^ 
gos s Portug;ues. .Advierte: :efte> ^ue el jücscardarfe la Na^Qr 
gacion ázia la Equinoccial > lo atribuyen muchos'á Us c^^ 
tientes del Mar » que la impiden. Pero .él afirma >. 4c exper 
riencía i: -que efto conGfte en. qucí A?/: Or^^os c^rc^ 4^ J4 
Ei}(iiHpc€íaL SON M^S (íRjÍNQMS ^ qne los otr/s^^s^^ eftiif 
en mayar, aliar a , como foexfmmnt^íí 4l\ir i /^ink.df 
indias ton viento favoraile.' ' ) i ....-• .v 

. ; 6^9 Porque el P« M« llamo filara Elíptica i la qw 
tiene la Tierra , y no Esferoides , dice .el R* que t% DeJ'cair 
dp. £ft0«s^ii¿ dieí iq.ue ftp fe «titiwd^n Ja^sTOfcest ^^a- 
^'^ q«: Jmdo ia Verja cimf.o % no :d«>ÍQ • IJa^t ti P, jMÍ* 
EUpfts a la figura de la Tlórrü^ Aqui hay: loipo^ura yri^^ 
:t)le* Qsatro veces iifa el P» M. UyQzElif/ir, pejocs^ex- 
^capdo í» figura 4. la . qual reprefenta en , plano el ^ cu^r- 

^Elíptico fi^ilaTi^rra. ^ingpnP:fpj4p?,4fi«? b^íU eí ^ 
x^¿ ;laSí'reprtfQíiíacíonQS^ planas, y.eo plaoppi: de Ips suetr 

fQ5 ,: fon cu^rpp^ sóUdpsi Qu^ujio cJ P* 14. /lablíi 4el s6- 
.lido Terrtíftte ,, fiempre dice Jígnra hUptica^u Oval^í^üs^ 
,figqifica lo miímo que Esferoides. Es cierto , fegun A^r 
jCbimedés > que el solido que tcfulu de la revolución de J|( 






Disc íBCXVni. Grados Terre^rr. ^^ f 

Ejijffel fe llama Eíferoidesy poc pareeeríe á una Esfera^ ¿íle. 
ixpmbre es apropriado. El propno es, cuerpo Eiiptjco y. 6^ 
%ura Elíptica. No uso el ?• M. la voz Esfera Ues ; pues efe 
Críbíeiido para muchos , es mas incellgíble figura Eüféicé^ 
b. figura OvM , ó fig^M de un Limen. , 

^ ^80 Quando el R. dice , que la EHpfe es una fhp¡erficie\^ 
ofie, re/u ha Ue la fecúion ^l^liqua de una columna , biea d¿ 
^ encender, que eftá alcanzado de términos Facultativos. Loi 
S,lip/e rcfulca de la feccion obllqua de un cuerpo Py rami-*\ 
ásX redondo , 6 de un Cylindro* Hay infinitas columnas^: 
que por no fcr Cylindros, ni Pyramidales> no tieprcfeaa 
tao. Efh'p/is. ÍUs feccionesobtiquas.Si h tolumna es.qua- 
dt^a!, no refükará de Gi feccion pbliqua Elipp alguna ; íí-^ 
no un Paralelo¿ramiTio. Y ficndo Polígona ^ jaous refuka-: 
íi £///>/íí; fino una ügurajreálílinea. Efto fe advierte., para* 
^e conozca el . Letor , quantos de los qa^d R» Uanaa def-^* 
«nidos ágenos , le pudiera yo notar > ü quífiera gaftar papel 
en apuntar fii$ ddpropofitos^. Qsede ya aílegurado.y que: 
aunque paraJa/Pr^ítica j^ Esférica la. Tierra ,* qo loes^* nii 
Phyficljni MathsmaticL Y que contra la íignvsL EJiptica^- 
que eftabkcieron las obfervaciones de Francia ^ Qo hay ha£s 
(4 ahora l^henomeno que haga fuetzai» . « . . . , 

PARADOX A 

5. XIV. 




)! 



i lí^l r\Emueftra eíP.M. en cfta Paradoxa , tfie Io¿'. 
JL«^ Graves, en fupoficlon que baxen perpen^i 
idiculaües ' a la fiípecfici^ . de la Tierra ^ no fe pueden dirí^ 
gir por linea reda al centro» Eíio fe deduce evidente*^ - 
mente de la Paradoxa paitada. Dice, el R» La paíTada. e^ 
Éllfa / luego también efta;. Yo digo. El R^ .na entendi^^ 
la ParadoMi antecedente : Luego leJu fido* indtípenfabie: : 
el no entender efka otra. Dcmucíhafe. Defpties de re-, 
petir. el R. lo. que el ,i?. M* dixQ , arguye : Infiriendofe de et 
viO^^ fl^^d^ yfut lg[sQrav^ ^ h 9ia.hxaji por linea ferf^n^ 

4i^ 



j9á Paradox A5 Mathem áticas. 

dioilar i Id fu pe f fine de la Tierra 5 h fi baxan , es de fígu^ 
rdi Ejf erica. Efto oo es impugnar ;fino hacer cfcarnio de 
los Letores. Q^i conexión hay en que baxen los cuerpos^ 
perpendiculares , con que la Tierra fea esférica ? Atafo lo5* 
Francefes, y Ne vvtoníanos niegan aquel defcenfo? No. Afic- 
oían que la Tierra es Esférica i No. En efto no pufo duda. 
el R* pues concede , que Hiiíggens , Newton , Cafsini , y; 
LaHíreí &c ( y aun añadió ^ no sé por qué á Rkclolo) la' 
fuponen Elíptica. En donde > pues , efti eíía conexión , que 
no hallan los Aftronomos > y fe llama error de el P. M. el n<> 
haverla hallado^ > 

6^2 ^ Supone el F. M. . que fiendo Oval la Tierra , y ca-^ 
yendo los graves perpendiculares á la fuperficie > folo baxa-^ 
rian á unmifino punco central los cuerpos colocados de*^'^ 
baxqdel Equador, y en los dos Polos* Efto es indifputa-* 
Ue. Muda defpues I9 Hypothefís 3 y dice. En cafo que no* 
baxaíTen perpendiculares > baxarlan también á un mifaiO' 
j[>untO(, no folo los>que fe coIocaíTen en los Polos , y en la^ 
Equinoccial ; fino también los colocados en 'otras partes. Ett 
fupoficion, dice , que haxajfen por linea algo inctinada a I 
Oriente^ en las f artes dijiantej de la EquinúcciaL Efíog 
dice el R« es uno de los mujeres defafinos , que en Maihe^ 
matico pueden decir fe. En efto tiene razón , el que como el 
R. tiene j^órdefEtinos'las'^ Demonftraciónes ^athématicas» 
y quiere vender a los Idiotas por deiiiohftracioñesTus dcf-« 
atinos. 

6%i En la Paradoxa fegunda confundió los dos Po^ 
los , con los Puntos de Oriente > y Poniente. En la Vath 
Divinatvria , deraonftró , que no havia faludado los Eie- 
snentos'de Euclides. En la Paradoxa primera » cjue no ha^ 
via oido fus priiiieraíSÍ)(^«/V/<?ií^x. Aquiechoel refto. De- 
mueftra 9 que efta en ayunas del primer Pofiulado de tddas' 
las Matbenaaticas» Pojiuletur ^ ut á quovis punSfo in quod^ 
vijS pnn¿fumre(Sam lineam ducere cúucedatur.Ho fe ncccf- 
fita éc mas razoa, para demonftrar lo que el R» llamo ^^A 
alimo ; que el percibir , que del grave pueftro en qualquie-' 
ra parte , fe puede tirar una^ linea re¿ta al punto central dt\ 
la Tierra^ Pa^a peci^jb^r «;fto> qo ícacccfsíu 4e mas entena 



Disc, XXXvni, Grados TiiiiLEstrREs. ^^^ 

,«^int¡cn£Q>qiueclquet>afteádUtingttir los hombres de k^ 

JHUtOS. 

« ¿84 . Dice el P.M. que el no baxar todos los cuer{>os 4 
mi miímo centro de la Tierra 0\^al , iino anicamence los que 
xftanen los Polos ^ y en la Equinoccial ^ coníiíle en que co^ 
4os Taponen , que los cuerpos baxan perp^diculares á la fu. 
jperfície de la Tierra. Pere ^ añade > ejia /upofohn , ouu^hí 
renhitia de todo el Mando , noejlk demonfitádé. Efte Aíícr- 
x^ , ya en lo que fupone 9 ya en lo que duda , es innegable. 
«Con codo e(lb ha tenido valor el R.. para imprinair, qut el 
J?. M* fe halla en efte Dífcurfat^^i//^ de punta €n hlanco de 
todo, genero de ignorancia. EL que dudare y que el Idíotífmó 
pudíefTe llegar á efte extremo > y con Aprobaciones, regift^^j» 
io ^ fus ojos. Q^ie fea Idiotíímo, lo demueftra el R. quan-^ 
do dice: Lafufoficion , qucnosáicefotamente es delf.re^ 
(ihiíia ^ni^ide todo el Mundo. 

^ 685 A loqueel P« M. dixo » que nó fe puede demón^ 
frar* , qóie los cuerpos, baxen perpendícufaces á la fiiperít^ 
ele de la Tierra, dice el R. Pues véalo en la Demonfinfaei^B 
alegada y/enUqne/ohre ella le diximos ^ y faldri de fu 
ignorancia. Qgaodo el P. NL quiíiere gaftat el tiempo ett 
Icor qttiixieras defacinadas , hojeará el Libix>te« Hafta 4ho-» 
|:a no háyfen el Mundo femé janee demonñracion , nr ^toda 
la Tertulia plena es capaz dé hallarla. Suponiendo y qué' lA 
Tierra es esférica , y que todos los Graves baxan pbr li-; 
neare&aal centro del Globo , fe hallará la Demonftra*^' 
cion Euclídiana , que el R..pofic , en qualquiera Tiendi^' 
de Ázeyte , y Vinagre. Pero el demoftrar las fupofici(}heiii' 
hafta ahora eftá en el eftado de la pofsibilidad : íi acafo no 
fe roza con él '?aís de fas quimeras. Vea el Letoír , quiea 
eftará vejlido de punta en blanco de todo genero de ignoran'* 
€¡a\ 

6%6 Para que el Letor , imitando al R. no confunda 
lo verdadero , con lo falfo ; y lo abfoluto con lo hypotke- 
tifo , note lo íiguiente. Esihcohdufo ,que la figura* de la 
Tierra es curva. Dice elfentir común , que es Esférica. Yá 
eftá evidenciado entre los Modernos ., que no es Esféri- 
ca I &K> Oval. Los Fra&cefes y y otros muchos afírmaa 

coa 



' J5P8 . PaRADOXAÍ MÁTMfeMAf ifcAS. ^ , 

^n fundamentos feguros , c incontriftables , que el DiÍ4 
mecro mayor cftá de Polo á Polo, Los Inglefes , y otros (v* 
guenocco-rumbo ; pero con fundamentos falfosj ó falaces 
paradlo. Concuerdan los dos Partidos, en que cades in^ 
fenfible la diferencia del Diámetro mayor , al menor. Supon 
nefe para la Pradica» que es Esférica. £u efta fupoficion ft 
{K)drá tomar para el Diámetro }3ii8($55. piesCaftellanos^ 
y defpuescada qual podrá Tacar las ocras dímeníiones -^^ kH 
.gun los Elementos Cyclometricos» - . < / 

6^7 Por lo que mira al Centro de los cuerpos Gr^ 
yes j es la opinión común de que baxan al punto central 
de la Tierra. Efta muy recibido » que baxan al Exe. Y es 
fentenciá modernifsima » que ni bazan a Pufíía , ni a Uma^ 
Cinoi/0férficie » iy cuerpo , como dice Martino. Generahu 
tur/uperficits , qud pro cúmmuni Grsvium centro debei ba^ 
ieri. Efta comunmente admitido , que los Graves en fa 
dkfcenfe defcribeh linea reda. , y.^üe efta es perpendicu^ 
lar a la.fupediQic de la Tierra. Pera nada de efto elkjt Ji^ftia 
ahora demoftrado y ni es fadl poderlo deaioftrar« Admk 
tiendo Hypoihefes , es preciío;, que á «{^oporcion fe- varío 
tfodo. Afsi , pues» en la Hypocbelia db que i 09 caydfen los 
cuerpos perpcndicularmcnte>íii:v>'Bclinados; baxarq;n , o 
podeiap' baxar á un puQüo. Pefofífuponiendo lo obfervadoj 
4$ que.l^ Tierra es Elíptica > j^lo admitido^» .de quebaxeti 
perpeñdicularmente los cuerpos > es inde£en(able , que. *gra«» 
viten fobre ua inifnjio puoco.central. \>t efte modo enteode<4 
fá efta Paradoxa j y la aptsccdcote % el que no eftu viere pti^ 
Yí^ del ufo de U razón. í. 






PARADOX A IX 

. S. XV. 

1 : 55S8 . Tr\ Emueftra el P. Mr el abfurdb , que fe fignie- 

. , jL/ ra en la H/pathe/is de que los cuerpos no 

ace1era0en fu moviaijento » quando caen a la Tierra. Ef- 

lA^ ^ gaftarian omcJios %los de tiempo^ para.aadar. U 



8Íftaiic¡ádtilfifoIakicdd. En la Paradoxé 9. Je fas Phjfi^^ 
tM9 zy tn \z primera de las Mutbimaticas , fe defcubre el ínn-* 
daniento para la prefeate. Eñe es la dívitíbllidad /k infim'-* * 
#«¿ de la Materia > y del Tiempo i ó por lo menos » una 
¿ívííibilídad ^fummaii £1 aifumpco » en la Hypocheíis (o^ 
bre queproo:dCyesÍQdí(|>utable entre los qae£aben conutv 
Con razón prefcindió el P. M. de cálculos ; y fe explico al 
<^ptode todos; Como ta ParadoxáTe explicó en eIThea« 
ero , la entenderá el mas ruftico. Tengo eyidencía , que Qi 
noiú. ha entendido elR^ fe atolondrará con el calciilo de 
Cfo^n:f$ione$; Si quifo impugnar la« Paradoxa , folo por 
«bufonaida; , lio es^aaon que contemplemos tramoyas. 
' ¿39 £1 P. Dechales idice en Latín : lnundiUtit forét 
motitf Gravium fegnUies , fi nulíd daretur accek^éUie. En 
Caftellano lo dice el P. Tofca : ( tom.4« pag. 59. ) Si el mé^ 
^imiiMtif di hf cuerpos graves Pr^ceáer a fin jeeleraciea^ : 

/ig^n 4lqu$\uenH M friiKÍfh Je fu defcekfe , futra /«- 

^elhie lá^tif danta C4n <f9u caer tan i la Tierra: Qyé im- ' 
'porUti)iviftade un Theortma inconcufo entre los Ma- 
flemáticos » que (e impriman con el falfo ^ y fatuo tkulo 
^e impugnación del P. Mé Fey joo » los que fola fon » ó dcl^ . . \^ 
«barros del que fue&á » ^impericias de los principios de .:f \x 
«ína ÑtatheMatica ««tural congeníita i todos lo$«Rat:Í€ína'« «v t^ .^ 
Jteí^ Vttdv«-el R-. a* conato eeauifete , y ^eatrifiigo de •* ; 
Newton. Qgi diera uno , qfe de propoíito fe pufieflfe á díÜ^ ^ 
jaratar 9 porque fe le ofreCeire femejante defatino contrc ' [_ 
elTheatro! i , . --^ 

i. -¿90^ -Merttoh /y todos los célebres Mathemátlcos» *" 
Jfiípoaénycvideiite Ka; condufion de- la Paradoxa^ A: qaó» 
ij^uts ^Tes^ NeVvtdnizarnos con voces » que no entiende el 
-H} NefVton fupone la infinita divifibilidad de la quan* 
tidad. Supone , que el conato ceatripeto vires adquirk 
*^€mád§ X y que qíianto <il^raVe cftá mas cercano al eentrOn 
**iC6tera iniídtp mas el moviíAlento al caer. Ello es lo ab^ 
::foUiío'9 4tx lo qoal, tomad» en general » tx>ncuerdan to-^ 
-dos , defde 4^ fe dixo motus in fine vehcior.* Lo Hypo-- 
thetico es j imaginar qne los Graves baxaifcn uniformo* 
mente y fia acelera;: el p«|fo: y averiguar j. que fueedetia 
-..*Ji?/».//t Cq . en 



i 



400 PaK ADb Jí AS MATHSMATltiAS; 

tn aqoeUa Hypotheíis imagiotulA ? Atffúv contráclb « sHíti 

firUndo.loquefucedecacUdia;es lo mlTnx» qi2£'afitmat# 

que baxan los Graves ; contra qoien dice : Es .d»¡ldb fi loa 

Graves , pueftos a una diftancia grande, de la Tíeifra » ba^ 

xarian , óao<i Eivla P^r/iíUxa % ieldsBh/fcas , bávrá víP? 

to ya e] Letón % hafta doadc j>údo llegax efte .genero de J3d 

entender las voces» . .'. . . ^ • : . ' ^ 

691 Obfervoel P. DecWes i que un cuerpo, baxa tá^^ 

pies y medio , en un minuto íegundo de hora» Galfleo j ¿>* 

gun .RíccíqIo. ^ y. el P«J>elanis » defpidio ün cuerpo gcave 

dcídeJa altuia de ipo. e^th^y y U^o airuelo.cn;5éXn|ou-¿ 

tos fegundos, La$ cx{K:uencias prpprias;.de.RtC(icftOr'iia4> 

Tiendo dc(pedido un Gravcdeídc : la Torkc dic Botonia4,^ae 

v^ ^ tiene z$o^rpies s íaÍieroi>coofonne$ i las de GaUleó. MonC 

*^ I Huiggon^ dice > que un Grave anda en. un minuto fegundo 

J- p Í5^ pícsJterifieafes,'.y qn.dó»yo de otro. De cftas^jr 

otras experiencias ü recibió., c^ino aíerto/*«ntre ;k>8 Mo«: 



!• 1 • I • 4ernQs » el calculo de GáUlcc^ t^n.^ todas » .^ve ^'pftfcÍQ^ 

^f 3* 4* diendo de reíiftencia , y . otros accid^tes i aéej^ran lo^ 

í* ^' j2* Graves fu xnovípiieuto , fcgun cfta Progreftipijí :. t» j* 5.:*|¿ 

5* 9Í i5« 9- 1 !• í 3* 1 5*^7« ^9^^ ^f *^ cprréfpondicndo a cada itciy 

¿r^ , ,* 36. iiuno 4c i?ft^ Progcefsioh i otrq; ^ ,la:P«Pgr;^jrsi0a;. náiwai» 

7. 1 3. 49.- J^.a> 3» 4* 5*'^* ?• 8w íi* iXv I u . fiífo.-qiie jJíéltejiíkíípac» 

$« 15* ^4# de (ien^^ qu« fe tarc^ju. \N* g. Xi el <»expo: en/UniOuwífiU 

9* 17* ^i* anda un paílb ,'en el minuto wmp aqdari %^¡^7ijksnái9 
o*&c.i9.&c^ioo. (odoslos paflb? iandari.en 9. iníniit«s ¿%u^^$( ;.6.cn.,cí 



^ minuto primero anduvo uno folo. v v j :« 



• it 



(íf a : : So/ la jnj»rgep fe . v« » quería ^coluama /• fwaia el 
^tiempo ; . la B^ el .eQpiacjlQ que . m^ ell ^9Mn^A ^ ¿yr la & J|i 
iumma de tode$ los efpaaio$ (t<H;rdfopdi^tstes.::Tara: 1^ 
.Paradoxa es predíp tornar^ laf Progrefsiones. amcüpciqr 
cjpío. Vaya Ja Analogía. Si ua Gra^e baxa 15. pli^jd 
,jé. en un minuto íegundo ;^Yfieite(íi^íigina>diy¡d^ 
.muchas partes ;.quanto baxat^:^ v^ig.ijrtii.iín.^ji^nTriVWdfr- 
.^^yíiwiy de hora? £$.precifQ<}UAdcarpnfai»ro; cfterwmtmiv^e 
^o.i.N&us. Su quadrado c%,t%96^<aH \%. Mr^sif (cpór 
-dra exprcflar afsí 5 1 J9BfíOQ-i*^íf/Ki#r«fí^/.( Ópara fegur ia 
;inQda:;j^¿|5*jB«) Parem9s . ^Siul Pigo que divj(Uda. ia 

"^ "^ ' r . .' alr 



t * <•. 



DüsctiMoXXXVHI. . í ^ 401 

i|{rtira¿b vi^Vm ^cntMm/mttssieomo las (jue^i^rer^' 
fa el numero de 42» nocas » íoloiíaiacia. tina^iMíotA mtri 
U'H^pochdis» Si el Grave unan aceleraíG^ el movimien- 
to i fino qué 9 para cada ^M de aquellas. partes ^ gaftaílér 
uoarparté deUiempo arriba didiorrqiiaaco cardaría en .m< 
4ar i^#/ ^á0($ Vk g ? Siglos de S^sdc AáoSé £i}a es la £a^ 
radoxá* . ; " > 

PARADOXA X. ; 



i. ■ xvj: 



^ 



<i í ' 



' ^^ *r7Xjtitulo de la Paradoxa efta mas claro que d 
^ iTi Sol. £fte , en vircud de las Refracciones ^Je 

mi féirrei HsrizéBtt , antes de lucer , / deffues de fener^ 
fe. Dudo que haya Huaico , que no aCsienca i la Paradoxa^ 
xA|)ilic4cU^a e^Voxempio vtUgarizado de la Moneáay^En 
Madrid todo.es extrenlos. Dice el R. que el P» M« tomo la 
J^tadoxa con el ^xemplo de la Moneda del P* Grandam/^ de 
^ujkti (e.di /noticia en el Piirio de los Sabios de i&66^ £fta 
4ca.^ impoftuti^» 6jAqiiii;nera4 Añade, ^^lesikf n^cerfe 
t^4l\MÍ^^ el íímz00í0;es0H de/átiné def^emunaU £fle 
.m£ldtfrcompnaLderatiao>..!Yi:6fie^aofo deadveccic á lo» 
IsetfMces 9 que em :1a cj^addad' de el R. padan pot jdefacinost» 
/las vflccUdes recibidas» y dcmonftradas entre los Eruditos» 
©í todoAate dcmottftracioD* . i 
íorí^4. nNiiri P. )^ tiene láíirartdailif , (niel Tdmol^ del 
^tftgfó. rPdra. poneír J& f ar^doxA. > % diCXQQplo'Kiilgadb^ 
(^ide!la<M0fiéda » Je;b^aba:b4vwe&9(vacki;i¡#^*4^/^#.>A£- 
ii como/el exemplo. de la Moneda cfti vulgarisado aun ea*^ 
ttc'Ruíticos ; U exprefiion que .^1 P« M. itsor ea ia «Pák^ 
•imÍ0xi!» cSá yidg^JMda eni xxAx^\ Ip&íAiitwes » qu^jefcri»- 
4)ierofi de Phy%a >Qp<ica; Ge^grapbia^^^ftVoaonovb» &c. 
JMas:ha^» i AunveL.£di^^:iqu^ el Rii^citü de^Qnadaoiy !^:te 
el qu^ fe vieron rpbre ¿1 Hodí^t^spte lOi dos tuoiioarfis^^s 
tan viejo como Pllnlo. \Jt in occafu Luna deficeret > (< dí«e 

• . :., .Cq i Uct 



^4)2. PARAJMXÁS MATMEMAtlCAS. 

)iet refiere lo táiftno : Yel P. Riccaolo di nócicb dé Mml 
EcHpfes de Lana femé jantes* 

- 69$ Veamos el defaánú difcomunal ^ que finge d R» 
por no haver abierto ñus Libros » que d Diario de París* 
Para fal var Jifragano , que* los Aftros pareacan mayores^ em 
eL Horizonte 9 recurre á-la <i^níidad de los .^raporesi: f pon^ 
el exemplo en cofa » que efte dentro del Agua. Sigude Sa^^ 
crobofco : y determina una Moneda para el exemplo» Sicut 
fatet in De a aria pfpjéSto ia profundé aj¡uh limftd^t. £1 p« 
Clavio » nó folo íigue a los dos para lo dicho ; finó que tam- 
bién pone expreíTamente nueftra Paradoxa. Hinc dtntqM 
fit ncrntumquam Solem , Lunam , & reliqnas Stellss dppa^ 
rere nehis , antequam /upra Horiz$ntem afctnderint. El P* 
Kicciolo da cien veces noticia de lo mifmo« Vaya el. texto 
idéntico. Dice : (tdnu i« tXíM%t^)?ot¿fiS0l nondum or-- 
$ns reverá^ videri ume» ^rtHs ; O" guando jéNn incid¡t\ vu^ 
éeri lí^ndkm accidiffe. . ►. 1 . •:!../' r\ 

. 696 Alftedio lo junto todo; SteiflaiaHipid ficüfijuide^ 
ri sntequam crUtur , per radUi fcHicet fefraSto^, J^ftí 
fertinet exemplum de fiMMnu) in vés aUqridd Xúnji^it'. £1 P» 
filancano expreOamentc pone el de/^tino d$fiimuruíL Agut* 
Ionio j dice » PIííhI P^radoxhm^Solém f€¡ffeh notis jf^^ 
JariyCr p0fii4quam eicubtrít. Y aun para la Luna pone oml 
Paradoxa eñcontraáaé Adrián Mccto,no-fok> pone li'fai^ 
«doxa ; fifk> que cambien la evidencia , jcon él cdebre Ptetio«^ 
4neno , que obíer varón los Holandefes > qúando invecnarotí 
en la nueva Zembla. Eftaba el Sol cinco grados debáxo det 
Horizonte ; y can todo éífo ya- le veia^', y ^idrón agimos 
^as» Ooflfifte» en quJe aUi es mtiy cíaflk4a Atmoípher^ 
dos efios Autores 9 y otros , que omito ^ efcríbierbuinúcho 
mits del año de 1 66¿. Antes de efte mifmo año,' yá fe halU 
cfparcido en todos los Acuíores tXdefg,tÍM defcúmuruil^ Y. 
"defpues.de aqitel áñe » hafta^ eldia prtfeQbe '» fe haUa úm»^ 
•bien en todos lc^«AutojKies A^famu^dl de/aiiú^^^Es v¿f>. 
4ad ique ningún Racional itjhmíi de fdiunú r hafta quieta 
Kaeionalidad del R. íe entremetió áimptígparel Tkeatro 
Im entenderle. 



> 



;^^ie;t:exp'rc9axnentc ocufta utu cumoTa l^aimna ^ pata U 
.. Paradoxa >.y laíM9<(e4«» ; £1 P^ Foucnferclaumetice dice lo 

.ijiíctodp^f Monf. bubacQcl > énCa Hí():oría de la Academia, 
^ ppi^ coQ^j^ten^ior^el PI;ieQpmetip. FinaifDeotedoy |)oi^ cica- 
: i^o^^oy^s i^i|antQ$:íiac|,?rqnt;<> 4&Rtfra(ecL<P0€S» defde Admi 

i;j^P^..fP^ 9u^ el.R«np(4 ^9J^djS conque f^lo léci(O) Autpits 
de lenguas exiranas / le citaré Autor Caftellano , y verá co^ 
t i&Q baft^ los del iqíimo Vulgo le advierten fu- defatin^ dep^ 
^unmnal ^A^xxnsiziiz en lo que jamas podrá entender. £1 
^jP.Jofca I (^fl«?. 7^ j?ii^*74*) tratando de la Refracción , di- 
*^i^ : }iéíC£ tamhienqM^ uu 4¡írq ^ háltandofijehaxi, </</, Qri^ 

^zonf/ S0i9f/¡¿U 9 aparrzcs tn^l mtfm» Ortt^tt : S£ V£A 
. ANTES DE NACER ,/ defpues de fu Ocafo. 
. (Juc le parece al Letor del defatine del R? Coteje, pues, 
- ló jKcho con la clauítila del R, Ames^ de W^^erft vl\ei Sal 
jích/f el H9rizonti'^'£s undi/ktif^^defcemunal^ y tenga laíU- 
r ftU de \q% que par^ ocupar üi meiE|Í0ria con dt/atifi^es defe^^ 
:'»i/¡rff^/^NHialbaratan el tiempo » y la moneda en Librejos, 
, yOLibrptes. En las Coftas de Galicia cada dia Te ve la Pari- 

dióxé(« Sucede en algunos Paragescon alguna mas particular 
.ridad^i^Jaqoíal ya dieron.nockia Pofidonii^» y Arceñnd/^ 
^ to qti Eftraboníi (lib« j») ii bien ofte noaCslence á«eila.^£l ca- 
^V^^e^^qi^e^rucedcaísi^ contio dixo Poítdonio. S^e .y¿{ Riucho 
^.|krQr|K>;el*s(o,l fobr^ el Horizonte ^quando el Cuerpo Solar 

yá eftá debaxo , y tal vez entra de repente la . Aocke al .mifn 
i ^e nos parefie^fe pone el Sol. . ; : 



f/-:¥fl^::>Tt,TAy>cg^ híW*Íp d P^:M>:«n la Parada» 

X i lo. de las Phyficas (num. 46») de ía Pi<;dta 

Imáffy4iwis< &wl4^9Jgmes BeJ^aién- n^^kv^ntA-. U Cuf- 

jfjíle*^iflfcarlaj^ bmxa de 

Jjtrífif4Hor\zlif{talÁ btt/iar el Terrejire. Q^eU AhujaiNatt- 

j^ica tenga ^i^a inciinaciún , es inconcufo entre todos todos 

.los Autores ^ f:onvi^Qs de las co/iftantes $j^pejiencias>, AÜu>, 

,,.£p«,/¿ - ^ ^^i des 



' 404 Par AÍ»ÍAf KAtHÉMÁTlC AS. 

'áe% y^odigíoüsi Acralier ti hkno. Díri^tfc á1 Polo. Y 

oa qocrer eftár equilibrada en los i^aife$ 9 fiíera del £^-¿ 
< <bc y lino ínclHiarfe d bofcar fií ^olo cónre^óndience > ctñ-* 

aandoUlItieaOrtzbAtáldel'Fáís eñ qae fe htíkVau Lá ci^ 
. ptfcfsíondeqloei^aiii^odés^ (e trátale Dé/cubioat ef Li« 

ln:e^ ; ó {k>Fque jamás feliavia-ek^^ porque (e h^afta 
•en el Thcatro. 

699 Noquiraembara2ar(eeTP«Nr«en la Uu/fraeféit 
. jípolcgetica y parandofe i enfeñar los primeros» riídunea- 

tos de Magnetologíáy y^Cofmographía » a gvíen (e eatra- 

-ba , en ayunas djé todo , ea el Theatró¿ P^ara que hítiie ikr 
iñar falis facción i (fuien iféiít'Í€ Dtf cutio iodtr to qüf ^-í 
mra ? Efta. ha (ido Ta advertencia » y Ta remííslon al P;^ De« 
chales >yP. ToTca». ha (ida fa fatisfáccion para los que 
dudaílenrde laCIaufíiIa.. Dke et Libróte ett- aquelta. Para- 
ídoxa,que el P,.M. huye del argumento á rathne yf reC* 

"fOTídcyalf MéfiritdteJ^^ Repitealli». conia defcuido ^fodúh 
fui ignora ; y para que nofc te oMdaííen XosdefgtnHfr d¡rf^ 
íúmunalet y\o& repite y los multiplica y y íos caiiex cott 
otros fémejante^ , que imprimía ott efta. Paradbxa. Mathe- 

- marica. ,. en que eftamos ,* y de o^o titula dice > que* es df/^ 
féruic horrenda^ Af^í , pues ^ determine demonftrar aquf^. 

• que d YK.tréltétde dcfcünio udú 1$ que ignora , yquefg^<v> 
jralosprimeros^Rvidunentosidelbque íe trata. cnTlÓ^'dos hy^ 
gares citados. 

700 Hay tanto Vufgo^ y que no;ñltar¿Q Mentecat^^,^ 
que imaginen , qpe quando el P* M- no qutere reíponder 
a defatihos monílruolos j. ferá porque no tiene refpuefta.. Em 
cfpeciaí : Si el R. levantad grito de que no fe fe reiponde; 
entonces entonarán c\ Perro J^uirhcf, T como dice Lucí- 

' lio 3 fegun fa lecdóade'Voísio ^^í fonfonete^ue lies4ifiUte ct 
R. en el Libróte^ ', - . - :S > 

Pr^ul ut dmtruat^^fc'yfyVolguírtdk^ ' ' 

Para deíVanecér efta gritería afrcmiofa ,. y vindicar lot 
Racionalidad de Infinitos EípañoTeé >. que no fé dexan Ile^ 
tarde los cftupídor ecos del Porrh .^ir/Ví/^/ , que cíega^ 
. mente entona . el Vulgo , diré lo que baffe. En punte» 
|latb$iB4ticos; x» hay autoridadi ^ic* va%9t Qgaíida paa. 



i^f fie ci^ t^ Auix>r:> e$ lo foUmp que rckir-una' Pe-^ 
roonftrAcion j. ,|fp í)i <jm4 ^pncji^daii , a>nycnci4ps tpdof 
ios j^QCendloi^piFPS*^^ qtiando ^V R. dice.i que <il!: * 

P. M. huye del ^^umsnto i rétuans. , y reípondc ^^ 4u¿for 
rítale , es lo qiiAno que 4emonftrar j que el P, M. huye de 
quimeras y y re({>ap4e.^ ^remltieadoTe A lis demonftracio^» 

. 701 l^xr 1^ que toc^ a lo.qjie el R.,díw « y repídó ío^ 
))re t^ ^iclína^a d^ la At^nijia. Míi^ueiicaj,; fe decUice eíU 
quimera j que :fe Uatno^ arg^meoco« pice« que. DecbaLcs« 
y tofca hablan 4el H^n^atie vif» , y el P. M. dixo , Une4 
iffnzppuL Pefftfdic? el R^ La que fe fiíha /r W, rf¿?^, 
^]¡0^^qwes '(^¿4PI9J^ 4\ftÍA\^^: Añade^,> que Péchales :í ^ 
^(^fca qfl habl¿i. del cafo j, ^n -que la Abuja fe polpqt)erdc 

amíos Heri^nus. FlnaUneate, para íeñalac con el dedo 
f t Errpr naofift£i|OÍb: Qi^vmn, 4 las dos Paradoxas » dixo , ' j 
repkio: él 'Horízonu reSlc es ¡egttim& , el qt^al difi^^Jü 
Afóreme i^ grodef. En vifta. de eftos :defatíiK>s^. yá há- 
yra ac(vertiíÍo . ,el qu€ tienq .aíguna tintura. ; de 'CpfííiQgcaiiai 
que feria infenfatez del P# >!• refponder á quieni deaiuciiini 
(pon ella$ expreC^ibaes ECeíias j ó Mágicas ^ que en fus hU 
Í)rcjc!s-,y Líbrprps /^üíii deDefcmáo udo ¡o que ignora, f 
. 703, ¡ Lo^xpa^ ridiculo cpnfiftc , ?n que comp elR# nj» 
piipde. tener cpncepto, objetivo dejo que dic^a él fe^pret 
guata > el ie. refpqude j el con^):apone>el traílorna^/y ^ 
impone 1^ fu nK>do quanto quiere , y no puede enteadei^ 
No ffta lo principal en que el R* no acierre con cofa; 
|>ero e$ infumble f que juíl^ndofe dcfnudo. d^; la mas cri«- 
jial^I'ijceratura » fe haya embarcado en el Ocei^no iitcrar 
jrjp,, .fin faber.J^.Ahuja de marcar. S|n noticia ;» fiquicrt 
fuperí ciaí , , de Jo que ts' Polo ,,qué' es HorizoMíe , qui 
Circaió crepufcuUno , qué Re/ir accioif , qué Paralaxe. Qgi 
^iyifipoes ha^ 4^^ Horizonte , y qué propricdades tiene 
U Piedxa ,Iman« Para explicar con individualidad todo 
fftp, feria .pr^dfo.deteaerfpe mucho, Noobftante , eis 
precifo 4c9ir algo p^a los de cójtta literatura eu;eífaepunr 



^é PAlA©OXAS''íClÁTÍIEMA+léAs; 

res , ' qüe^Fátatcm-de Gofrtiegtáfia r/ íie fUagpfetWégík; El 

rornko } ft^iin q«^ 'fi: cotcjfc'óoft el Equador , Te <JÍ^i<í¿ 
feh R</?<» , 0¿/ifw y y <Farale{é. SegUH eftas tresf cénfidéra-^ 
dones' > reíultari Us- tres Pofituras , ks4ÍW , fyhH^íMj y JPáí 




íble , d a^^areftta:-', fienapré ésGltciflo ho ft^áxínio.'' ^Pér áo* 
cldeate'colníf dirá tal vez con ci RafeionaU; Ref^eóto íé los 
-Objetóse cekftesvés fcnfiblémcntó Circulo maxiáio: Ref- 
pedo de los objetos tcrreftrés % ' íerár nia^r -, h rtícoof, fe-» 
$110 taaíi^tá m ojói Yid&iftióseiV U .í^ií^i 'pmnAWtdp 
^M6 tm<Hótíabre> y-'uft'óbj^toí, 'ptíktoívérfwÁíafífeffÁhá-tó*- 
teüra ,'ápenásfe éxfíen'de'IáTÍfta^jji ^íáiTósi Sí-15i ví«»'-fe 
cbUka teuy clavada ^ ^tídlrát vét? «d objete celcfte ; quandü 
tftá'en el Horizoftce Racional í y tal vez*, ;itanqut-cftému]f; 
¿ebaxodc c^ - « ' ^ '- ^- **• •" /...":u 1 ',• .:•..'-) i 

•'•' ' rock)^1ósi'HbrÍ26AW',^'í^peeí¿ dé YiKá -¿rfíTwVíffeíi 




«<*fw ii-ífl^j* liftertPdralleU^Qr iMef p- fífítt^Jírattefii tai 




«ojizonte , fe có!oca'aÜ'üfr<Gírt«kí- n^ttiaiífMp' i «íuc'ííi 
llatiía C/rir*/(^ Crir/'«/'fW/i»(^.i Dtfde efte fe'cpcntirt- k« 'ctc« 
^úfenlos , ^ el tietnbo /«/tfr á^f^aPMtim Selit ir'tim i i^ 
tcca/um , (dkeRkciolay &iñkiim^'^ÉMt'^0HéMlaaP3ri)>, 

icirJ íftedircblp Cíépufcblhro ,^üe virigartñentKe 

%ar 18. gradosí del Horizonte > ni es Emztáie rr<^tf , icdíñj^ 

faigio el Ri ni tampoco i»^4y«»/r. 

'•' 704 El Horizonte Kaaíona! , íéa Rí(5Fo, t)bKqq¿i'& 

«^ráldov^difta poquífsfñiode tí A^ártnte. 'Efea'dxflíancfet 

íe debe t^egiílai' ,fegan' te -íanUáíct é&\ obj¿to ccjeftt. Jrtí/S» 

r'éUMcií horiztntalis Jj/deris ad jitod /£f¿iat Cdlum. 1^ 



.?• 







€túnal y aunque ><i^^ií^o4 y ^Í>iií^émnim ií&Jéi^t\:)cfí¿ 
mas cercano es la Luna. La nuyor Paralaxe horizontal de 
la Luna* fegun las Tablas ParifienTes > esdeéi. minutos, 
a 3. fcgundos. O pafi áhbtrár minudás , es uu grado. Af-i 
fi , pues , la mayor dlftancJa de el Horizonte Racional ( 6 

áíéfi |pq«i<'í%útvi«i^. éy^ifi'üM^^im A. ¿Lí/é^Hlm 

aitta' Í7f grades '<de k'A j^teñcta ¡ifiSfi. ^f fe i^ , fe im • 
brimá',' fefei^kk- , y-fc aprrtibe ;-co!ti04tíí^m«ito 4 firiio/iif 
eóntr^ék Thezir&i q^e dirai él Leloc ji núi-dc c&¿f citot-^ 
Ktarite intrt>c«cia?-\ ■-■'i' " ' .v.l.i'-iia irCi/A -aii'i irn- 




£{lie,dno-'i^(iñtí Paft^l&ke kmmb:, d-fólo^Jüé"?. tiiirít^oi' 
fégiMdós ,-'fóéíM -iaííTdícfráS- Inatelaíí'- Vayk f«l- crimp^toi 
Los i8iGilad«oís'foA(í-48b<>.fegüJid6s.'«EÍ Itoriísohtfe^ácio-- 
mV; hab}aHáoM<<l'^o}V díftád.fógndfoé'^dd Apárente.-^ Y' 
fi%uiieÍ3íg(tn«3Í!feé'# <9^i<dll);« é48éd¿^ N& 'ts'átó'^ftif 
¿f^^tntá^M'¿<Hí^\VbWKXÍ«aáM)ltfvJls 2 Sif-'éeté ^^'^Umi' 
Urcornta áTáéát^^'^l»tS;'Omi«»ptltfMovdt-'e) árgiÚ^h-'' 
fó' coh lá'ctirertdd '^-í^rdlábieviqíie^eleneHilos'AftrósTa- 
^ralbliaréé. -Sé-quííBl^dley i y ©trOs €opfe*nScat»os ángeni 
qiié'láé^Bfttaiá&íiadÜiitáíMf^ HiÁlinni-tlal^iti'ooilótéar ía fal- 
fefyílema. Aun en efle cafo «feria ínTenílble la diftanciaáéi 
Ks:dos*HbK¿«W?e< 'áié^os;3rtHt?^*i<«/W<to ^I^KcéJíbfoS^ tb- 

• i Eftcbrlnápiodé'lisPttttiltoos ^tto'Iíé' itinda '¿n^-ÁrM' 

-VJ1..J 'i-^T-A^^.T vAV^^jS>A'^ '^t^^-X^V au^K^t.:A:^^\.^*V»fvtTi'\f^V %>Jvi^^ ^ÍMtl^ 



metros Terréftres-, y élSbl 'Í4Í77. Para itótíiftá'ii»** /tW- 

5(Íao del SdlV faéic apÜeárfc eftk RegW'áttncJTá '«feKep''' 
tetó. bdrifí/tMéi^f í^ U^miteiédt^iérif^9kti4fími/i^* 

^)¿lqiH»á' pal-^(í ^é''ft<4^iáeh 1(i^ HdtSzéfiíaf'l ^nSt^éi'! 
y Racional , jáaMÍisdfftárfi8Í gráüós. ¿1 ^hfbrcrafifsnxKi'» 



y 

f^l R.« oóuíi&l^ ^ €opfü|ti4^''^ IbrvofHfé c6á cl^rOV^» 



V* 



^ Paumoxms MathümjIticas. 



«V» { i • . » . i 



• I 



í, /»i j.. ; . J c i 









.i i • 



JLj en UAhnja. Magnética i ^s.a^McUa^eiqu^ 
bablaa codos. Co^ todas las Lineas , Hor^zonta|e§ fea 
i;;ua)<;1a£,j5l angatcf que la khuja hkiere pon «qa «fe >a{4 
con todas , iegan Euclides. Exemplo parj^ eofios, X9<'^ 

foa^iií «yj^ríduaft! barrita ,4?, a??;«.. Pqpgafe en fc^ul- 

übra<i,^;CO!jao,;fu4c..cft4r ,la:barr* de J^^Wanaa ,r,qüíuid<í 
ícdice eft¿:en iie^, -^s. i^idente^ que!a.h^t;^ca,4e^íUier<| 
^ftari ,i n|vel; > y <qpe. reprefentará una, línea horizontal^ 
Efiá.l^M í'erá.ParileM' 4 i;Q4ft$, í^.lía^s, Horizontales 

niaft áljáp , ,9 41(1$ l?íma^;,. jr„pPr)icRP%HenteMíl todo^ loi 

yoobpi^», ^Am»i i 4fi*riptt^^ M^ifi^»y a todos, lo% 
circuios i ellos. Paía^«*s:w OijiP$|»9l9P:¡fem :^ea¡tliv ;, .35 
Nadir dé el(;et)tro ^.la barcitA, Hedió lo, dicho ^ anlmet 
fe. la. dicha, bacr^ cgn una Pi^ajqaáaf Es experieaciar 

iñf;^tr^aWíbQqtte~Bci«tef¿i*lc(^Ar|p-aidí^PHWíi^^ 

-rlPK A^^wd^ j;VP*taJflMfrío.:„ jfei.6Xí>«:iníicnta«a r LfiW 
1^ culf ide» d.piuica,l^t<ai<de U b^rsita >re inclina azia ^ • 
Tierra. Dice <l..F.r.M»iUAh{ija ICagnsticia. no fe dir^c^ 
4tWÍR*f .-|1 him <SlltfliP tiS»m9 fe • ctíJfQ^nupho, tiempo. 
1«es (,»Jiif.pgf^tx^tv4Í9f?i» l^0»iif »>íf ■f/|/?'% ''*.M'\ 

iqaj, aflpcflps. *lt*|r»dePolo, ^^.a^yor^ 9 1»!»»<>5 i* /*-i 
ftffMf/> deM AN*» Pc.ff>»níraj ii|uf defeixp de ¡la Equi-. 
,B«r<H*l.^« .W*rery* cn.tsJ Para-Jelifía^, C9n,clhw«0ítp., ,f; 

cqípf ícl(^ .^íwiP; Ja luí?»» horwPWa^..,E%. ias.íiopt»*^ "n»"^! 
dííHiW?!.T4eÍWío dp IWi:Polps;,í:s tama la incliw^cion a?fa. 



^lítieá horlzfantítlV y en ^áI|;Uh-mba& i decena , vi(fel Exc de 
>la Tierra fe hace una línea ¿6nrfmtad;a. Eft6 te podrá vétj, 
^pHcflndO'una ' Agtfjita;á ñh gtótíO de pfeara -fiílánl 
c ^ Según ios ángulos dé. HclfHJchn , •qtíc iiicé la' Aguja, 
^haii frocuradW lofs Aarbrbs^ áVttfeú^r la sdtutt íScF'Póló. 
4MdAf. Hálleyi; Inglés V JriVentd*^^ €ürvá MiMj^amctí^ 
-para^rcgulaí en algurt-módo Mt <fer?í^/frf¿if^/yc la-AHuji, 
7ráftifcar ;por cftc medió i las longitudes. Paratódó/hay 
^Tablás¿n los Autores» Lá diñctiltad cotiíiáe t:h<iue jamás 
-podfán tener JasTaWas la cxaftitud , qncfe dcfea,;pór 
4cr muy ^tókilhaHar Itiiárt íín dcítífto altano. Pirefcíndicndo 
lie lá «virtud striSfie^, k ex^rímcntá , quc^ VK*ttüd /«r/?- 
-í¿iír/fe no es regular , y ciucírdíreáhiz ai Fthj cofitunícafe- 
'á la Aguja , no folo {si\w:c¿leclifiar ^tantos grados en uníu- 
-gar , Paria v* gr. fino que también efta declina<:ipn«dt la mif- 
%iá ahí^ja'en París , varia *dt grados ,- feguA qiiíe. fe»Váií^ 
4b9aJkis^ 'De maniera y qnfeni áün eti'^u4ñcónftáncia¿¿sf cótSf* 

708 En vííládeto referido di cftáFaradb»y podrá 
•^t CTue efttivícre- deíbcupadd cbhtar • Ibis crSfifeimos wro^ 
res deí R» y Gftmpáfteros , aun en aquellas cofas , '4ní»!t¿ 
amaron f>€fatiii/i Uiefcdmunsl , y Sffarittt * i^út^iüiéé ílfcF ?. 
a^RyjbOíSíri ftliridé las exprefs?onc*Ma¿?éas ycJücTc 
%an jniefto en el Libre jo ^ y Libróte , te^^vícíetloíárá^i Hquc 
«fus Manufaíores n» faben que es hériztfnU. Aquel' Hart^ 
^onte vi/o , tiene vífbs dé no hayerfe entendida haftá aho- 
Táé' Es ercibte yt^at 'eMxatin h^rf^ún vj^/^^haya xtúéoí^ 
<idoSérízwte^vin:y 6 r^tf # i ffcndd- íívWáite ^i^c 1^ 
<a Wérfzom'vmÍe\, hm^ lé^ vifiéh^ púé$ 
ib Latín es hcn^í^m vUuk No quiero ínliftir en las vocesj. 
^ues la. Declinación ifM/¡»:r /ériff¿/ de ta Grámnutica , es 
^entiedófk para^ los que «o \íX hin*viflp. ífeW»it , ¿s conib 
»f nitor \ o c<mo' Jiñiens V urtt^nánr. Tehnína^ntifeftfa - vifta; 

j^eró 'ér jamás fe vé'i porque fietñpre csfcireufó> ímágí- 
''Haclo. ■' y^ • ^ ."• ' ' » ' •■■' • ^ '*' "' •' •— '-* 

709 Qiando fe dice , que lá Linea borizám¿^ ftjf» 
iika tn\t réB0y^y<Át(^9Íc contraponen • oÍ re^o^y y el 

y^árm4 kmh'íAiÉ^i'ü^ ^^ puedchaVer decdii. 

1:. *-p ^. 



Ikacionalii^^ttío bxLreScsi^ a¡ afüreHtfS4 V.rg. el v/r-i 
dadtíra * d¿ l)4^<kid. . (. a yqx r^(?f; aijiície'ji^l angula reSta^ 

^.PaiífS;x\í?««F>í^í* > y;Na4ir,^í^án en (e^Equadpn^.tiíswa 
/f^.4^9ri«!»aj^v 1^5^^^^ cí]t^5dcl?iíco,.(fcrp<ylo íe^tíer 
^ijien P'^4lflo^ ocoinadente x:p|i;'cl mífmo Equador. Ma^ 

d^id 9'/ ¡^q4os ios que eftaQ.£;i^ra dcÍ£quadór > y de los 
. Polos > np ciencA horizonte re£i$ %ivxo ohilquo^ La iporr^-; 
^jl^^í^a.d^.tos ji^^ pai:a ell^q^i^Dtq ^ e^efta. EÍi/'^r^f 
. «í^«<^ 1 9W fs¿ Wrí*f^^ máximas, la Esfer*, fea íf.f<?^, í|W¿^ 
^quoy o,Paralela> fe Vaxs:lak^,é^ka^a^ yAftrono^píco.^jd A/^fi 
jhematm d Verdadero y Natura/. El otro ^ que csCircuh n$, 

yn^xitna ,. fe llftiui Señfale i Phyfce , Aparente , Arti^d^ 
^'dqu^fellapiaW 

•^ffliíb #%fSrL?í?i?9fJ«wFP. «í» \l«Pf*, teryeftrci oa>fe b>Ü?ln 
por ahora. Para no haver confundiclo acpiellas vocef^.bajf^ 
;i4»,h%3rerla^ oidavj p^rciibido algHna xe?; 

^^ti5if^<^0((a:r9f^s.GQflap letras J^cir \clR^ que quando 

r'^1^ cftíte?i38|Jki<>fkí)^S^^^^ B^CA wífo^írps > F ÍWS 

ja^síEt% ,,parf q^5;tc vsaajOB , quepí^^^iiSv grades .que^aj^ 
j>afia el Afiareau 5 pone, untas letras como errcires^ "^í del 
hoáiqvíiz £Ucf9nali(*f<;a r,e£fo) fe .cuartán 1 8« ^ados ázU 

jaJt>^9 <.*llseaieliCiríu^.Cr^ CpcupotáKr^rfíi 

j¿.'¿í^^<^¿i^yá hajTra^paíTjidk^ímí^sd^ufiarhwa Cái>EHih(>- 
xa correippndeQ 15* gfado^ ) «jue fo dexq ){er ; d^^ íQqií- 

lífl&^L^ng^ :19^?;4m ÍToy?fta«5Siíui .a^ndpoíiiq«anfi#.,tn», 

minutos fegundos > e's un dej atino def comunal , / ivir í^fyi'r 



^'- » 




•<ü 



^e» 



DiscuMo xxxvni. %í^ 

Guien no ha falad»49 luí^ . jil\pra \¿ Cattlila fle.^lqs pripie* 
S0S ru(}|riicato$.C;p(a)ogr4iic6'$f^ iqí^ll"ti#(a>ti ^(^al^ttTor] 
ra libra Decir , que el P. M. habla de la linea horizdntal^ 
y los Aut<pTcy ¿/¿Z Harffonu ypt , f¡$ conj^nnBp . l^s TÍíqhe» 
if/jtfnits ,*jr dijpUfaUs. ^Quírít ¿oiápontr d^ixxéo^jS^ldt 
mane , Scí.cúit!a difilfuion de los dofjp^riz^ntes , rcfto , y 
aparente ^is ^ihaverokb » fiíi iaocüén' Jooile^.jttii&lein ja-^ 
más ha tenido Horizonte reSto ^ fino obliquo ; pues difta 
de la Equinoccial ^i.gradsy gS.min. El texto fe compo- 
ne con la Paradoxa > que fe funda en las Refracciones ; las 
q^ale^ tiéam pfoprCedadt^cpicp^radas ¿Ha^ jEf^ 

tas relAxan . l¿. alturas !4c JoSjAftros ; y las Refracciones las 
aumentan. » ^ .. 

.'.711 Fina)fneote> p6r no moleílar con catálogos de 
Errores infiílfos^xligQ^ que d bayer fundado quexa , y re-« 
fetitla^.de que elP^Mi ^ jr^ppndial eftordefatinos ; y 
^ icefpmJm ahíhtfférii4$f i h^/^ndo <^ ' ^vsumeqca^ 
ratiout I es iquaifto puede Ikgar la c^ga itnmrida .^e, tc^ 
dds ' \o% que quieren imponer a fatuos ^ e Idiota^^\ que ft 
impugqa el Theatro Critif;o. La qqexa ^de el /]?• >[«i yl dq 
todoslosRaciooal.es es ,,deqUQ/e permita^ y (etxi^er^ 
cofta de iaxrfdcdidad vulgar.» fe: »^evap i ppnic^j^U plunu| 
fti clThéatto.j ios|^ ,que nO Á:)Q.>capac^ dei entenderle, 
Baftantes £dkionei^ hay de Cuzman de Al&r^ache ^ y df 
^ftebaniiUo González ^ en <^aya letura podrán diy^irfe fe^* 
me jantes. Eruditos^ Harto, he fentidp no poder e^tender^ 
jne mas en eíU» Paradoxa; >iat>ienaatica&9 Qif|íiera. emli-* 
carme, j^atii c^sk J^q joeíjfe/piicd^. cmf^ir \\^úÁ^ 
¿opocOf Si, b dicho no báftary^ itt}a.d;;siiQn^a|i>iL$(Hl'cM^ 
qu^esibnlos que ¡hafta ahora fyXiwyn ÁJ\\c^:^Ctím^ 
go evidencia , qqe bfaftar^ > para.qii^ (eatencicn W Inte^ 
%eote^» quefOfáifufiMia UQwdad < hacer api¿QÍO| de Í4t^ 
.1 . : hrejos ^ y:fl4brptc^ jian^ue faJ£^. : CMi^r'ai$f>i \ 

*. . • « . i .• . í • 






siliiici »: ntr-dAlit. losEnSMcsVulgaKi^ 

I que proceden de ínadvcrtiUCiM 

Í* omicielfedefcubrírotros jquepro^ 

' txdcn^detiunía. A efta clállepccce" 

X i '<-^ i - - ncM'cl^efdofcabreiqolfolireht 

>iVáCf'7fl»»/»M-S''6*V<!Ja«tí«*satoreííeB iHqlablev 
ftéío^trfoideí'qW-flaifciJiJgaWbshMgieft»; Todo r«i.cU- 
riftliiioín etTficalre. A4Í¡ -fe verá, ¿|u6-csi<J que; fepaedé 
tintir ■,' o lío í cri efta ihatir!».'Dlíc , iaeXuChrfJifejia . í, el 
*rti'deTiacciíOt¿'itie»e ottieto poftiblc .«9Ma los Mío' 
(MbSl f dífiflijí, ¡ITC H6 le'tieB4.eirfÉiMé ; íOntíi lo«*I» 
diBÍiláifVMfíalMsOT VOtfrjrftpeyas-, ¡¡«tcos'Adjativos flo 
fnbllaiK!» '."qtj^ "lór Altólos aá>'aqiieBaí"AMai'ifalaa» hail 
1nVeMaJo,'JV'€lkbübíc'árniHino-' tiempo : las 'impofttHls, 
qiit mtírviñteon 6h Bs HiOorictiB qoe fe oponen. 
-■ Wi j- -Piifrcsniíiéblr el K Mí la f (^tó/íiirfi cJ». UM 
'íxfewitia j'<(fiS"S8aii«'irí-Ídliaat^ A «««*» «kifatelw 
«■feía-as'Smferfimí al'tíiBironeO'tlÜRl.ipor'liKdib 
¡ftla-Mcitei' t//*<>íS «tiolo aíul. tK^la'alTíal»*!» 
fiÜOTtioteat-DefjMcsíil el-*. 19. «l'híblar yide UExifi 
tlmri fi opóhe -.-piía Itéklptebírtí , ¿lluífmqeipetSníai- 
to. tó¿>itlíidí'id»sli«*>*.^Pi¡««ro'> Hoiiwidif'riidela 
operación refulta íe»*í*i*t!oBf«PSegando, que, íi no 
hay falencia en el hecho . m itxt dt haur harmoúé aquel 
Phenomeno. En lo dicho halló un Anonymo contradic- 
ción. Efta contradicción imaginada fe defvanecio en el 
üuartoTomo delThcatco. Todos fabcuj que es foftihlt 
f-Ití ha- 



efte líiqHc?» -CfeJ^ío í .poj Jugíf gsrí¿í9i^V: ^%itóff?f«?j?; 
«f/jffí»/í}ymwho;!4aJ42gí«^iiappfsfW^ ,., : j.. ..,. „ 

,714 Tomóí á fu cajr^o ^ Ri dcfcpafir ^íu Tradii^oif. T<h, 

S 

(te 

'1 

experiencia. Parji, ra^^/i>^i|//?^j*«í,qi?c^d,^. jNÍiCo/ic^flp^ 
los aecefsica : Para la extfiencta real , y verdacléfa , ,4iq ájf 
f ^nfcan i auoqgc-fcacL a^4g^,eaíf)4i»s^art?s' elp^p^^eÍA )>1." 
al Tra<Í9^or;ijy.al ;ít>9qjrp¡^0;,ppr mas^jiac/pl R,,^9 á^Sfe 
Xo^ífmp hará,con,tpd93¿o*quct crcribiqrpp i^eo,¿y fWfCT», 
ren corresta para hablar j^y tuvieren J^irerat'prá "piara ei^'r|T, 
bir. \a cprteípondencía ^ fiq^ deüguiü. £^ vecd^dg, giie 
-eo-efta no ti»v9;, culpajel- Tr^duÁor. „ .j j . , , ., . . . ., 
715,;, Éjia^i^elUÍCva^:flHÍ4aÁnjOT^ '.ex^ 

treiB?tId<í, ?ícftt>ipjdefíicZarj|go?a tí'n^*'^ '^*^f*f t4« «J'^'í 
voux j.y;ídc»la^^l,fe.hai?lp,^^div|^t.^/^í^^^^ VA 

dice 1 qae el Tradu^or, es .quifn. hallo )í^ue,lU|g:amtxmtj;^<^ 

4:ion del hierro en cobtjé ,}[ ía P^^ico ;en 1 72,7. ^ V V9(io.'. \q% 

dernásquíiyá q9e(U,ájchfr ^Jo^lu M^ 

Ubrps i,iniíchps,anpsaRtf|W9ñ¿ df;;}.7f,7/v A fW'^á?^ 
aquel Phenonoeoo **- — - — ' - - f—^- « •»• - 

du^or.Á^ptpy^ 

de aquellos libros. Lo miímórédebe' difcurrJirde'lbjSvPae 

.4(ifc^©ie fltte,qp t^avía, .(wj^i^j^o ¿|br9, ^Igiiní?»^.'^^.^ í^ 
PeDapnltraciop. .^ , .... ...,.,,.... , '. . , 

,1x6 jM^xujúliáho Fíuífto 4e Áfchafícmburg, .(p«^.tf^i.T 
peferñi»tiftlone^ ^et aíhrum , von^_ Uiuchirsjmos Autores, 

yvecker , V ogél ," "V'verneró , Bdrmajf , Kcnuiíán', Bíiício,' 
Qaveo ) y Senáerto.. Óeeítos , unos alegan la expérkncíaj^ 



4l'^. ,. .PlH>ItÁ't*.HlltÓSCKP'Afc.í 
^irk fróbátfciSífenfecloIbjctoi jlerlá Chr^fepcjr* í <¡é[6i"Cé 
áatÁcútíai (xñt htcintmt'idqii'diUáiüci impttfcáos. Y" 
occos conjetuua » qae.no.rale'riirdaciero cobíc; fiíío U tin- 
tura. -H<;"ti^tftn4p algunos dé los Autores diclun. Por no 
ftqle(i;^r con chai '^a^IÚlir^'otrós más. £1 p;Kírchér» Ce-» 
ttó , tatKci^, <5íaabeifo ; Boylc= » Gáutícr , 



Acaitimíioilefaris ¿^d Libró de Secretos de Us Artes ^ qiid 
illiác^ lyíi^^^^ el f.^cM^Ül^^^ Jefttfc^^ 'tM^'ijt^.y otró$¿ 
4üe ómíco ,'daa hbttcU del Pheaomeao ', 6 como ycrdade-^ 
f o-';, & como aparente. 

* yxy No otante Ucotlcifsioti ^ pondré. las^ palabras 
del'la¿end[ad;o Barba , pues'éftán en Idto.na pafá todos, th 

íí^^t:ki^f i.útfa iíritJeM^^Ml^^^^ Habla afti de ía Ca^ 
l^árrofaVodel VitribW-{)¿ií ám4¿0 algunos Alquimi/lat 
dé'qi^efi mattíietten ew etíá M octHtos myfiertót de fu Pie'* 
irá ^jfunomhrt Launf\ une w YITRIOLUM , lo h^ 
fefpritéfndé^^fi'e'Mío /(La'ihterprctíldóa ; es interpre- 
tando cádá tetra )'Í^\/h4l^it Iméríotd "térra ¿ Re£frfic a ndél 
hv^kí/sÚccul^^ Efta vo- 

rustirla? y ka^líiK¿aihtefo de la voz yítriolum^ 

bice'orU en' una ¿ifigoia AlclytmicQ, que pone el cicado 



¿e los Vpas ».o Ufirí toinaria el líitríéh mzmI xi nombré 
it Piedra Ufif, ' "'"■ -'"'^ ^'' ~ '-*' • 




eJiUr^defbechá en, aguá ,yí)f mas arfificio^ff concerté en Co* 

prefino , nofob etWerro í fino también él Plomo '^y et Efl4: 

Moijanifi la Plata hdce descaecer de fas ^mlaUs ,/ la re* 



cpspajxes del uucioac ios >aoiosae 1079. 7 ip^-rcimpn- 
áiíoVa Madríden ly'apr God<|Uscft¿ÁucOr, qüff efcnbíó 
(tti Sigtó'antes'dd Ano de 17^ 7. /da noticia d;¿i Bbenome*- 
* no 



Discurso rXSCXDt: •'* 41 1 ^ 



X5o'2c)efl;i una Carta >. que. defdé Pjípís efcribe Monf. de 
CSÉt^dí^ á ^t0Qf• PoftcL ia locha es de' 17 28. El afTampto' 
tfi dctiarlecutnu CQoxiiMli^Octefti^^ocutkir de>li fabff^- 
a , {pic.^ havii.ca •ViUwucifia ! xüc S^ Joige^ ; cc^¿á áe -PiríSi^ 
fm> (rMfewtAc ¿Itíiecro en^Cdí»». £1 jCcínkle dé^^álVág-^^ 
oac. ,, t^hia la dyirbccíóti do laf^abríca. Y en virtud det VtU^^ 
Yal^ioRiCat Ubéncfidaba para ^ el Publico , y pa»^ási. H|^ 
Anonymo délas Obfcrvacione^Phyfipas trae otra carta atW 

-^L- j^^eiU$v]&i(>tjqLSiQifba3 ^jqtie foJ^lan^itiila^Mémo^afií 
de trcwx ,6onftá lo figúicrt'tcw ^1^ el ?dicl\a (cñÁtCixi&& 
de fobrjignac bavia fi4o paríjcuiannentt eftimado del DK^ 
fi$n{^m%u\Kigtnte.i:p9r csufa. di ¡as ntnchMt ; ^ Hfíül^ 
^tfcjú/lt^i. C^:^¿*if ,oque' hávía^cchQ, íQ^e- anos^';áíidí»-a 
ban dcUliladida^ ^ PheDomei¿>^¿ T^^rtp^lo: j^¿il>áifr 
IncojltraftiblcfoQíic «I iagrtdientc .pfittcip^at cfi ^c1 hírí$h.. 
Y finalmente >qúe preguntado el tnifitio Conde Sai v2igt)¿c». 
fi refujcaba Verdaderd Cobro , havia refpondidos Que ei^. 
un qio^ nmcho nias |^ceciolb , que c^ Cobre; por Ib^ quát 
]|^lM^íf(pu^o^lt\oatÍxcWvo , Tranfmi^Mj^ ^. •? tv vi ^ 

7i9;>v\N^d^4& t(si(l<i>Io7licho es coftdt*^ ^I^\j»ti(>V V 
todo prueba, quc.^i AtioP)rmo'\- qiicl infulfaniente quífo 
imponer a los Padres de Trcroux contra el ?• M* Feyjoo, 
penfando elogiar .al Tratdu<9t.or,, X.wfta agena* le injuria 
notabkmeiij^ |i >/í»iáa»p^^ de te^rdad Hif- 
torica, puW MÍé-tiacc '?t;^fú^l3i^ , 6 cu 

todas las tí|bflbptíc/bK$^ ij^fóidas'^vnb/^ Veladero Co- 
bre , fino dnk^ jáñtuiíít foK*, mas^, o mcnospcrféaa ; ó que 
aun concec^p > qüi fea rerdadero jcobre , tiadi fe prueba 
para la PiethráJ'hito/o/aU La razón es.paln^ríá* No es lo 
miímo y que fi^^rranímutcn entre isí lo^M^^s Imperfec*' 
tos» ó que eft^ fqr.traK{iimtm es el perfec- 

tifsimo Metal. iCfeitefto fp conipóíi^^ tranf- 

mutacion de Hierro en Cobre » fi es verdadera j compcue- 

-t^diln Dd be 



4 ! ¿ l'lEbi A . Í^HILOSOP At* 

bcU J'tfilhiiyM iie\, Qh}¿vxáz\3LChrjifsM9k-,xB^ '^* 
)cl,P.M.,, . ,■■-■• 

720 Pero: U. ei[tfiienfiia..'dp las cofas ;dfftaiWacho dv 
fupofiibaidad. Hayíendo'ejqjerianda de qii¿ todos aque- 
llos t que prometicroa hacer , o hicieron creer , que ha- 
blan con 1» Piedra PhUefc/ki ci verdaderoOro , ban^fido 
linos, fol^mnes Etuhüftdror,: .y Charlatanes ; No es razoiv 
^ue íosCrednloí expongan eljiíciiipo,.'U falud-, y .'^íl di- 
nero para .contetnplin' .maníasiiígenas.' Saben- todos , ¡ipa 
los de aquella far^tidulapibiúetcQ' millaradas ^ fíendo- vpor 
lo común > unos pebcctoaes , cuya verdadera Piedra PbikH 

toífl es a!i/nA ^iperf^^u^drá 

A eftos , ^ue Tegun Ennia-, jd- citado' «(ñ. 104.) cAleiil 
Vna« Pi9cnu^..a;^-.ititfmos^;¿.quieDc$. jorquen enti^ue- 
i^fir, fe les,fci%otid(ítá, c^cDe'hit dhuipfihi. daimUtt 
¿rachoiam ^rtdcfant cjtiera^iAleattiStícpidl Letot^y cIR:» 
que par^ impugiiar efte DiTcurfo , ts'p^ocHb.impugQar pr^ 
iiiCto¿aDe6nÍcí^.iqiBTÍMi»átb{UapcvAfckafl7mbb^,cIt*' 
49, ítrib» » h* pflcíl» 4^.ÍA.€hr^/opeJdi y íusWftiItts- - '■ ■' 

\ CuJHsfitmtfia pan tumbarte Cufus-aitaim^rdirJ^^ '■ 
[Ciijif,sni4ter0wr^t\' .' : : .Cujurühoreflinfiart^ 
■Cmu^\vfrJff.f^ltt<ñBgéñ^\^ . ■ Cujas fm£í-it$MnBÍiii>drr¿ '- ' 
¡ ChJms vttmm;iUHÍgrMxk. . < - C*finttiurmiiftH^uan¿^4át% 

:;■ ..■.::':'. -'Si- wCwB(t}Í»Urtíre¿---'- ,:■■■'■' 






,mRA- 



RACIONALIDAD p E . L Q, S . BRUTÓsi 

'■^.'^''■T)IS€U.IVS;Ó^'''XL:-''' ■•' ^ 
. " ■■::.. . S:J:i-^.^'- 

!. '711 fl(Hm;los]tiBpús'»»ílOPCstD* /<»«-; 

I ftt^mácionáeefieD'tfewrfo n»i hé*. 
} Uamss exhuerníífi. La razón es» 
C porque ¿f«rVff aada afirma ^ 04- 

■ • "^ . " ■ .íÍMnoticiKligmJicaciob, y fiibfr^ 
títiuda-la yoíí «Y#itn-4^/ ^atraAra mit,coao:»(fíccibncs conn. 
^0. Ffrfg^ , que el aiTiinipco de eítc Di&urfo pareció ali 
Etóaor Martínez tan /U/camiHád» , que le. tblig^ á /ff-^ 
ñé'^' ta'flia^épará •/«^«fi)drV..Havrá contraíUcdpn muí 
^ifiUc ?■ _Sí I05 loiBUffiaíKes fe hMlati ■CK^itfr.adat^ di itn-í 
P^igoar eíDifcucfO;, porque procediendo- cu q1 problcmacK 
c»in¿Dtc, el P. M. á /«Ím nada -afirma, nada fe le n\ega ; P06 
que no íe axonero de la Impugnación el .Do£tor t4amiiezí) 
Váy a , quclos Replicantes yi eftabín canTados de dífpara- 
tar ,por t\ail^]i;rc exhoaeradot en la RcnublicaHneraria r j 
aun para excaerarfe de prof(^filj^.j. hicvron un complexo de 
contradicciones. 

711 Yi^tambKnmecjUifeiic'H(tt«r con-Icis Keplha*- 
tst. Solo advierto , que él Dodor M^c^nez « y el P. M. 
tanlexosdeoponcirre;'miran¿ un miroio aíTumpco. Ha- 
blando elP. nL (n. ip.) de la Tf nccaciic^mua Üdice : Pare* 
te la mas r^onÁle iWi^unífsma ^qtie tsmanatptr mediif 
delasdosytetuiepiáífimrf»^ ,f ■cencede fentimííHte. Ni el 
DodorManÍiíez>fli el P. M. niegan la probabilidad i la 
fcntencia común. No cftielErrOr enque fe tenga por ^zo- 
b^le; finoenqu^fe^ruponga como ÍB(fí|'pj.icable , é inconcu- 
fit * no haciendo uquicta meniorU'';'6 naciéndola folamcnte 
y S...\ Ddi pa- 



4í| PlEDILA PHrtOSOFAL, 

para la irrisión , de la<! dos Scnceiicias extremas, Tom!k e( 
V, M,i fu ca^ probabtlizat -un* extremo , - moderando a 
lentir de algunos Aiitiguos. , que Sex^o Emj^yríco pope. Nal'. 
tiOiLtj} djiümái rJu¡Mi^*xf*r/-i/e^ ¿maüfuiit htt'eHifent'ui 
Cfciint'u Cafada. Y el Dofior Martínez piobabílúó t\ 
•tro. A efte Khóif, parí Jri¿b4f >^e[ infí^^g^í) no es evi- 
dentemente Ket^b : fe podrá confcguir , ya probando, que 
es agudo , y¿ ptobando , que es ebtufo. 

723 Dá el P. M. noticia de algunas Plantas Zoofhyt4s\ 
pero advierte , (n. 8 ) que tratando M«d ounto por IncH 
dmci» , oinitd -dliíchás itíit^. ^La 'Ttñjji^acípií'Tíí, reduce i 
añadir algunas otfas , y~ i Iabá¿2íceU'>'fi felíamo ¿/írfifiO 
Arhel la> Planta , iqae llaman Papaba. Dice el lU que es 
Árbol , pues ha comido muchas Veces Papayas^, Yo ad' 
viertfr, qtui^'eftcmódoTcpbd^ iñ^i^ar^liánto cfli 
efcriEO-fie *»''*>"><*'■■ SabeWfddoá .'^ue Bmanst ^ Ph/jor^j 
Bíüwiríi/ , figíá&an Híi¿riá-,'P/aiita;y^t^«/: Conque,!!** 
*undo£e Bet^niea la Facultad , que crita d!é todo gen!:i6 
^ v^etablcs .tendremos que reparar en fi la Papajm per- 
tenece , 6 no i4a Botánica, No duda el ^P. M. ^tié es ar-' 
bot'jpeíoúsO'deU voaen'Ciírniífios-'&6tátiícÓ!', 'al'inod<!f 
^ñeuíaa«TOÍ. Suponen los Aütw-cs', '^aets- Arhp,' ^' ftiS 
■«bíUitte í^uptc&mcBté IclMvtíín Phiita y'n'gc. OÁoati 
«GenacUt , Bluceau , ¿íc. Por no abdicar mas d^ 'cfcriK^ 
- «mito dar noticia de muchas PU»ta¡_ fiñfitivMS, 

... iZfiaféj>toij>reciíf^ié/<í,qije hé vHlo en - -' 
-,-,■■ M ..O í:.i r^'^áífljiciitéiiAntl&iesi^ - .- -t -, -■? t^ -; , r.s 



0Qk 




... - ' 

mAm oéi^ ^»# 41»^ ^ j i^ft g fV ^g t ^ f # %g>p f>cV i^jg <?fW a Ag a<^ fti<u 
•ro «V T>8 8C?*' VB«Mr TMW Wi* 'Vo ttí? Tbl© «V^ wl tJ8 «tí* 

AMOR A LA PATRIA. 

DISCURSO XLI. 

é 
I 

§. I. 

7^^ 1^^^^^ ^^^ Difcurfo es fumamente util ; pnes 

pretende el Amor al proprio ídcc- 
tes j paHar plaza de verd«^ero 
An:orá la Patria. Defcubre el .P; 
M. los dos extremos víciofos, que 
hay en el cafo. Por conocer > que 
no puede eftár el Difcurfo nus inteligible para todos i y que 
ninguno , a no prc.ocuparfe de fii pafsion ^ fe podrá preocu- 
par de las ínfulfas bagatelas, que acinó el R« no quiero per- 
der tiempo* Habla. el P.M. del /¡mor a la Patria , y el 
. R. ic confunde con el Jmor ¿ la Religión. Confunde el 
, Amor a la Patria efpurlo , con el Amor á la Patria verdad^- 
. ro« Sobre todo , no hace otra cofa., que ir trovando al re-* 
.ves las claufulas del P. M* Efto es. facllifsimo juego de. ni« 
nos ,úociofos,Af$iaufmo tomo por aíTumpto alterar los 
. nombres proprios. Atiiio , Jugurtha , Gorofio , Icaro , di- 
xo el P* M. La Glolla ha fido , Hotilie^Jurgiita , Gregorio^ 
Hicarc, Efto folo fe advierte, para que fe tenga a la vífta lo 
. que el R. dixo contra el P.M# porque efcribio,Af4rx^4/. Vea* 
.fe en el índice efta voz, 

7z$ Advirtió clP.M. que un Efcritor Efpanol fe 

aparto tanto de la Pafsion Nacional , que cayo en el ex<* 

tremo contrario. Citó para efto el vcrfo Horacíano. Dum 

vitantflifUivitiayia contraria currtint. Detienefe el R. en 

.JU voz Stulti , y por no. haverla encendido , fegun fe aplico 

.^n el cafo , dice divinidades. Aun en efto fe conoce fu paf- 

íipn , ó fu ceguedad. Hablando un Aprobante , en el Libro- 

te , de las prendas del R« le aplica la exprefsion de S¿^n 

\^om.ll. Ddj Pa- 



v'4ia Amor a la Patria. 

Pablo, ( i^fdCorimh^ i.) No^s U fegün(|4 gomo ialli fe 
^.dta; i^uA StlJlfji funí Mundiéiegtí'beíér^^^ Ntfes 
bueno ^quqjel R* rejciba por elogio Ja voas ítulíus^ y guando 
lá halla en otros ^ la f ntknda j^or fama ? Úq creeré , que el 
Aprobante trato al R* di; wí;V, fino ácjtaco^ aunque le fuef- 
fe inevitable U voz Stfíltus^^ot I>o^perde^la E^ri^licion» 

726- Uso el Pi, M^ de aquel verfo eael-fentidi, que pide 
el QQntexto^ pudiera baver dichc^ luddit in Scjllam , cu^ 
fiens vitare Charfhdm^ ,Efto no era tan proprio ; pues no 
fe hablaba de pelipos ^ fino de los dos vicios extremados,» 
fafsion. nacional 9 y NácioHál de/afiéf á/Elkntiáo del Ver* 
•<b es el xñifinojk que Horacio dixo en otra parte. Jn vitíitm 
ákcit i culp^fuga ificam Arte: La íuHificaciofe de la Cri- 
ticai que el P* M% hiz6 de aquellos Efcritores ,, que á; cofta 
de las Glorias de Efpaña j^folicitan el aplau/o definceros irtf* 
tte los Bftrangeros , fe verá, en el quarto Tonao del Theatro- 
El qne quifierc ver la conjprobacíoa x paflfe los. ojos por la 
WftmaMe^Effuñk vindicada y que acaba de venir de k 
; Üffierica ,. ea donde fe imprimió el- aoo de % 730^ 
' El Autor es Dou Pedro Peralta ^ y Bar nuevo > naturat 

4^l^^m^l,2^^¡l^y^íclarecido Criollo , e nifioriador confunja-^ 
do ,, tanto en lo a/itigito, ^ como^ en h moderno ^ de. quien día 

• litotitíael' P,, M^ txt et féxto; DifeürjCb^ Ef plañóle i Amerka^ 

• noi , dé fu quartO; Toaio^ ^^ lé^, La O^prí contiene la Hif- 

• ÍPiia univeí&Ide. Efpafla , aísiEclefiaftica j, cómo Secular.. 
" En; el Prologo del Teroo prícacró ,. que es eí que llegó haf* 
'ta^bora^i Europa,/ y hevifto , yen otraS: muchas partes,, 

vindica coa eficacia > agudeza, ^ erudición 3,, elegancia , y 
" oíicw^fpefiaCtitíca las^oms ,,y tradfciouts' >. ^ue ^ de iñi* 
oiecnprial pollee. Efpana ;, afsí contra" la euibidiofai opofi^ 
^ cioa4e. algunos, Eftrañgctos ,, conao contra la Cfiifia de 
furas negaciones ^^ que han apropriado alg^unoa; defafefios 
Nacionales., 

' ^22 tos cpicíe fingen- íer 7 •.defcu ídoá: derP./M^^ 
Cbaotr¿<;o(a,,quci 7. exeaiplos,, que portf el R* de* los; 
7., Vicios Capitales ,, que ha, dcfcut)íerto,,en; fcer> cntcñ-* 
¿er >^4 impugnar el Theatro*. DTce-«l P- M..que la I>cydad 
4ÁAm<frala Hairjá áo fiene tantos yj tan ^nas d^otos: 






t«í 



..tomo plenfarel Mupdo; £.íh fe U«fi{a; Pdrcu¿49' j pOr^ 
jclP« M» dice, que noq^edarlaiidíei hombres eaUs Alme- 
nas , í¡ halUUIen mas con v^i^ncia en retiraríe* Aqui hay 
,el yícío de confundir, io rcjucho »..c9n )op6co« Dho ^\ lí. 
!M. en otra parte;, t^^ue muchos de^^ UJ^Íítth por mejc^ 
.rar de fortuna y^n ^ui p9r ^¡jf^ dtx$ií de smarla^ tuego, dir 
ce el Defcuídaotevj muchos tienen AnK>r ¿la Patria, Aqui 
tftá el Tegundo vicio de dos cabezas. Pueden fer muchas ^ 
íin fer ténut ^y tan finos devotor^ como el Mundo píen- 
.ía. Y tío es lo miímo amar la Patria > ó no ¿bqn^ecerla , que 
tener aquel Herojrco JmarúU Patria y de el qual pro«< 
cede el Diíourfo j y de el qu4 dcribieroB canto (os &oma^ 

tX)S. 

728 Hablando el P.M» de la Agilidad de los Lapo- 
nes , usó de efta meupfaorica exprefsion r Vutlatt f^^ l^ 
tambres camo Ciarvoj. Eílo fe Uama garrafal de/atiité, pues 
hs Ciervoi jir# vuela». Aquí fe vé el vicio de confundir itfr 
prefslones figuradas t con exprefsiones vulgares, . £fta def*- 
atinada bagatela.pedia fe refpondiefle > que también hay 
^Ciervos que yuejan» Un ínfedo hay , que fe llanca Cer/L 
\foiane , 6 Cierva violante. Dexemos puerilidades^ Es ver- 
^¿ad'qpe>no vuelan los Ciervos » pero r^rrf ir que vteelan. 
£n Idionaa Rhetorico > no folo vuelan los Ciervos ^ (ino 
.también los Galgps» Los Epithetos del Ciervo fon: Velox. 
iCeler. AUfes. De los Perros de caza dice Ovidio x Indfi 
ruuHt alij raffida vehciUt aura. Lucrecio dixp : Veíanle te^ 
Jüm^ y Tela velareat. Virgiüo: Volante /¿rtam. Fmalrtien- 
te , Volucresformídine Cervi > no fe ha dicho por las Tortu- 
gas y aunque fe experimenta » qtie tambipn hay Tortugas, 
que quieren volar» 

72P Dice el P« M* ( n. 1 5% ) que el que fe juzga Amor i 

la Patria » es Amor a las proprias conveniencias j y afsi es 

amor deferdenadov enquanto ^ertenecc^al Heroiclftno, 

,Aqui hay Defcuido >dice el R« pues fe infiere^ ^ que hay 

, Amor á 4a Patria. Y que aunque pudo elP* líe arguitle lo 

^de/ordenado yno puede negarle elfupnefto\ fues juprimide 

el Amor;, queda en el ayre la cenjura de fu excejfo. Pone la 

.^paridad en que el amor lafcivo , ai^nque fea perveríb y no 



I 



%t£ AmÓH A LA PAtilifv 

fot eiTo áttk de fer AilK>r de el objeto* Aquí Hay el Vícftf 

de confundir los medios virtuoíos^ con los viciofos ex* 

^ eremos. La refpuefta genuina es reíponder » cpntra luxn^ 

.ría , Caftidad. Con la Lógica del R» £: cortaban de ra& 

• codos los exceflbs |>ecainirtofos, V. g. fe diría , que el amor 
'defordenado á las criaturas era amor ordenado; pues fo^ 

prímído efte , qntda en el ayre la cenfura de fu exfejfo. El 
amor deíordenadoá las criaturas 3 y a la Patria^ fíempre 
es amor del objeto ; pero defordenadó , y afsí uno , y otro 
dcfeduofo. Efte amor ño le niega el P. M. exifterite ; pero 
' le quiere dcfterraír , ó dcfcubrir en efte Dífcurfo. 

730 Los Defcuidos , fcxto , y ultimo, fe fundan en el 
ayre> como todos los demás » y vienen cimentados fobre 

• otros dos vicios del R. de confundir , ó no entender lo$ 
objetos de que fe habla. Porque el P. M. dixo , que pocos 
cftados menores fe hallan hoy en Italia , que aquel territo- 
rio , que poíTeian los Romanos en los dos primeros fi- 
-glos : halló modo el R* de contradecirfe á sí niifmo , i 
"trueque de dos impofturaf. Habla el P. M. de muchos 
*Pueblos,que folo componen un territorio corto, y finge 
- el R. que c! P. M. creyó que eran Naciones , como Efpa* 
•ñoles, Francefes ^Polacos ,&c. Habla elP. M. deEftádos 
de Iralía , y el R. opone%incipados de perfpediva. A efte 

•modo de argüir prefto eftará forxado un Libróte. El Defcui- 
doquarto tiene hífloria aparte , pues con el demueftra el 
•Ri que uno de fus vicios capitales contra el Thearro , es Hy- | 
•drade íiete cabezas , ó es Error con -los fíete vicios capí- * 
•tales. Haré demónftracion palmaria. 

i. II. MU R.C1EGÁLOS. 

• 731 T^Iiío el P.M.'{n. 10.) hablando de ladxvcrf?-: 

- J ,^ dad de Manjares: F/cali^erodice ^qtte eñ 
' variat partes de et Griefite es temiio por plétto tan regalade 
'ei Murae^alo ^cotno ací la mejor polla. Aqoi hay Dcfcuí- 
'dó ¿on fu cáfcabcl de Error á la margen de el Libróte* 
'í)iccnIos que concurrieron a -la fabrica:- Primero > qtic 
- ' •: ' - el 



'« - * • I ^ » 

Uiscüitso XU. MuitaseAió^í. ^tf 

|ipl P.M. m deíkra citar i vulto Á E/caügiro. Segundo, que 
Win.quando Eicaligero la ^x^ík ^ no ádbiz apoyar uña pa* 
traña tan extraordinaria , pues dice el R, que en ninguna 
< parte) de et Oriente fe recMúceialcc/a. Añade cfta prue- 
Im de fu Literatura , y Erudición. Afo vaya Jobre mi fala^ 
ira y fino fvhre los ocho t<m»s de los Viages al Oriente de loe 
Olande/es > en donde tal ef pecio no fe encuentra , advirtien^ 
do/e en ellos los ufos , yjíoftumbreí con las denths raridades 
del mas retirado rincón del Oriente. 
i Raro modo de for«arI>cíctt¡do$, y Errores ageitos ! Y 
cfto fe efcríbe , fe imprime-, fe aprueba , y fe hojea en Ma- 
drid í Sí» Como lleve el roculo en las ktras gordas , de que 
es Defcuído del P. M. Feyjoo , hallará cabida entre los de 
krras gordas, ^uüus interim t¿m mporitus Scriptor e/f^ 
(dice San Gerooymo) qui- UBoremnoninveniatfimihm 
fuK Demonftrare primero , ^ue lo dice Efcaligero , y que 
*fte bebió «n la fuente» Segundo , que laHsfpecie fe halla ctt 
los Viages de los HoUindefeS citados. Tercero , que tan Ic- 
xos de fer una patraña tan extraordinaria la efpccie , que 
pufo el P. M. es efpecie , que fo halla indifpucable en todo 
genero de Autores , yá Origínales , ya- Clafsícos, ya Na* 
turaliftas , yá Compíla4oi;eli. Citaré pafTados tle 30. par4 
'^ue. de un golpe fe vea hafta donde puede llegar lo famelí^ 
co>^ue fe hallan de noticias , los que pretenden hacer pa«* 
peí de Efcritores contra el Theatro. . ' 

73 z Julio Cefar Efcaligero (Exercit.i^ó.n.^.) dice: 
'jid Catigan Injulam Maris Sur y Vefpen ilíones , quanta 
Aquila 5 efitatttur ab Jndigeñis ^ SaHin4 fapore. Antonio 
Pigafetta pafsó > en compañía de Magallanes , al defcu- 
brimiento de las Islas de Luzon , que hoy llamamos /^/'/V/- 
finas. La defcripcion de fu viage fe halla en el tomo 1. de 
)a Colección de Ramiifio. (pag. 390. ) Hablando Pígafeita 
j de lo que vio en la Isla de C^z/V/f/f azia las Phiíípirias, 

pone lo figuíente» In qnefta Ifola ,de Caiighañ, Ji trovano^ 
Pipiftrelli , grande como Aquile , delli quaH ne prejffrg 
\ Uno : & come intefero ^cht eran huoni da mangiare , Ig 

\ mangiarono^ CT era al gujfo come una Gallina, Corrom- 

piendo los Italianos ia voz hsLÜairVe/pertilio^ que'íigrií- 

I 








tuca MurcUgalo ; dixeron Viffiftrelh , y finalmente le IIáí4 

.núin Piflfi relio ^ como fe podrá ver en el Vocabulario dfi 

:1a Cruíca* • ■, . ^i 

7^3 Gonzalo Fernandez de Oi^iedo » celebre HUb>ría^ 

¡dor de las Iridia» »* pufóiincxtrafto del Viage de el dich(l! 

^igafetcaé Dioe ( paga j. y Ea eftéát Catighan hay Mur^ 

fúgalos tafnaños como Águilas » de los quaUstomaron unoi 

j qM fahiendo que\ los comían , comieron uno , que era en el 

gufto como una Gallina. Pigafetta efluvo en las Philipinas 

el año- de 15 2 1.-: El .como de Ramaíio eftá impreflo en 

J5^4, £1 tomo de.ETcalígero yi eftaba imprelTo en i557é 

Gonzalo de Oviedo imprimid fu eiccra&o también en 

15 5 7. Y Efcaligero murió en 1558, Poi^o eftas fechas^ 

^ara que fe conozca » que aunque Efcaligero no cita Au-¿ 

jtor para la efpecie ^^no .pudo menos de h^verla tomado de 

Pigafetta» quien eftuyoc Je^ d Oriente 4> y ha fidQ ceftigo 

pcular,: Pufe el tex(o (^. Gonzalo de Oviedo ^ para que 

fe fvea y que no le vale al R^ dQcir » que Efcaligero eftaba 

en Latín. 

, 734 También x:Qncurr$n las ijschas , pai'a defvanc-^ 
(er^ un reparo » qpe pudict^ip^: {ignei: los que reparan en 

(odf lo que no ha^ oido«' £1 .irepato^ confine 1 en que Efca-r 
igeto dice.j ^e Catkm es Isla del A//ir del Sur , y el 
VpiA^áixo y Oriente^ ¿a fohicion pend^ de las fechas, f 
délo que diximos en el tom. i. n.8o2* hablando de UsPIjí^ 
lifjn^ts. Eftas Islas; fe Jkimarqn en tjenopo de Magallanes^* 
tsías de Lu^on» ^n tiempo de Efcaligero fe llamaban ///44r 
i¡el Poniente^ No porque eftuviefien en^ el Poiíience , fino, 
porque las d^fcübrió* Magallanes , navegando el Mar del 
Sur , ó Mar Pacific 0^^ El nombre de Philipinas fe fixo ed 
X 5 64* muerto ya Efcaligero. Y es índifputable > que U 
isla ÁzCapig4n eftá pn el Oriente. Cotjeje ya el* Letor U 
claufula de el P; M. con las de los tres ^^ntores ^ y ten* 
ga laftinsa . de Ips que imponen falíbs Defcuidos al Tbea-f 

trp. • , ^ \ 

t 735 Demucftrafe la fegunda parte. Aun en cafo de 
qu^, ¡en |o,s l^jages de. lo$ Holandefes al. Oriente ^ no huvieil^ 
T^-^Pé^ 4^, Que X^ comían ; los Murci^aloJ! ^ era atgumeñtift 



^ 5tífüífo y para tratar de DeJcuUa laclaufuladerP, M. Ante* 

- que los Holakidefcs falieíTeti de fü tterra » eftaba érparcid^ 
•" la efpccíe de lósr Aínhiegaios en los libros, Qsjc argumfcA-* 

- to j pues ^ ferá contra ella citar los Vi^g¿^ de losHotandi^ 
Jes y en donde tal efpeeienefe éii<ueñPrai (^é , han de páf» 

* íar entre Racionales eftos argutoentoi : No enCucfntratn los 
^Replicantes una efpecie en nn Kbtó',dél qiiál nd'fc hizo 

* memoria : Luego el P.l^^Fcyjoo' fe défciiida ttí {K)neriá? 
^ No óbftante verá el Letor tomo *» aun en los F/4'^^/ cítá- 

- jdos > en donde tal efpeáe no Je encuentra ^ fegun los regíf- 

* tros del R. (e encuentra tal eípecie > fégun los rqgiftcos de 
^Jos que leyeren lo que yo citare» 

73^ * Ufo la Edición de aquellos Víages, que fe h&b 
ven 1725» En ettom^j. part*i, pág. 66^ fe da noticia áe 
-que en Pegu hay muehífsiixios Murcíegalos , y que fon de 
^ une grandeuf" extraoirdinaire. No es efta la que íe bufca; 
aunque también es la que na ha encontrado el R. iPui^ 
-aunque aquí nó íe expréfla que ft comen ,.' foti lós inif- 
« mos ^ de Los quaks dicen los Autores > que toú regalado^» 
' En lapag* xoo* defcribefe la Isla Maumia , qufe' ¿ftá en él 

- Mar de las Indias Orientales ,, en 20* grados de tatí'tud Auf* 
' traL Hablando de los alimentos » dicen los Holandefes*» 
r^pie hay Murciegatos mas gruedbs que Pichones y y que coi- 
iCidos i trenenbuen güito» On terfait ciíhre ^<!^ le goút en ejf 
Ufon^ Que dirá ahora el R» viendo que lo que llaimó unlt 
^fattaña can extraordinaria del P. M» porque tal e/pec!e ni' 
Je encuentran en los Viages* y que cita de los Holandefes». 
fe halla ea los Viagea dichos I Atribuiremos efto i malP- 
-cia ^ 6 a ignorancia de tos regifiradores I Determineló et 

' 7?7 Oeítubrire el or%en de tX>do« El Mttrcíegafü\ 
cuya dettYacianc& de Mm^caculuSy Afurts-cactíli , (ciegó- 
tatotr) y aun toex{nreflía hoy el Por tiques , Morcigo 5 íe Ha* 
ma en* Francés» Chauve-fburis^ (, 6 calvo- ratón ) Los Via^ 
ges de los Hotandefés eftán en un Francés no muy lima** 
¿o „ y alsi fe llama el Mur ciégalo en ellos , pofpueíto el ad- 
*>:íivo> Soaris^e6auve. ComOv el R» no tiene otra Ictura; 

¿revía^ par» ^cribu: WGíC£a elXheattOg^ que aquella dc: 



l^iS Amoh a:la Patuia. , ^ 

. atropdUdo focorre ^ que déla noche ¿ !a mañana (e )»tf£3t 

de araoar ea los rincones de un indícc > afsi falío el D^A 

CMÍdv. Regiftró los Indicas de losVíages» en la, voz Chau^ 

ve^-foMris. £fta voz no fe hallo > ni (e debía hallar. Im-^ 

pongafe t pues » al Vulgo : No vaya J obre mi palabra , fino 

Jobre ios ocho tomos do los Vioges , como que fe han Iciia 

los ochos tomos ^ y cuentefe por Deiculdo del P* M« una 

faifa fupoíicion; que aun en cafo de verdadera > feria ua 

verdadero defpropofico j por fer un argumento purameH'^ 

te negativo » que es la Panacea de los Criticaílros charla- 

. canes. Sí el R. huvieífe leído los Tomos por adentro , no*- 

taria y que en ellos eftaba la efpecie de los Murciegalos , f 

{la voz Sourisrchauve , y la hallaría por efta voz ^ en los 

Elencos. Ha Hdo tanca lapriefa , que aun fe contento , le-* 

'.yendo por los índices ^ con rcgiftrar la letra C. fin paíTac 

álaS. No fe fíe elK. en índices, yefcarmiente en cabeza 

propria. 

. 7}8 • Penriueftrafe la tercera parte. Eft» es > que la Ef- 

pecieque; el R. llamo una tan extraordinaria patt^na del P« 

M. es una Efpecie trivíalifsima en los libros. En ninguna 

.(parte) del Oriente Je reconoce tal cpf a, áicz elR. Dicen 

rodos I los A atores, que apuntaron el a(rumpto:En varias 

.parces del Oriente » en la África » y ^n la America fe co« 

'fnieroh , y fe comen Murciegalos , como plato regaUdo» 

que fab^ , yi a Gallina ^ ya iper^i?^ » ya á Pichón t ya í 

Conejo y &c.* Vaya de Autores Origiiules. Eftrabon ( líb. 

16. ) dice , que fe comian en Mefopocamia. Borfippa Civi^ 

fasojl Diana, & JpolHni Sacra :::i Máxima Ve/per tUiih 

oiumcopia :::: qtü in ejum condiuntnr.Jo^n Linfchoteii ef- 

tuvo en el Oriente , y dice de los Murciegalos : Carneo 

fuavitatis fcipore gujhi non minus ^ ac Per dicum gratas. El 

^. Colín y Jefuita , el P. Navarrete » Dominicano » y GemcUí 

ban eftado %n l^s Pbilipinas. Todos tres afirman la eíps^ 

cíe. Son muy buena comida^ dice el P^Navarrete (^^.f «4? »«) 

. 7 j9 En los yUges de Tavcrnier ( tom. j. pag.,220.) 

fcay una defcripcion délos Aiurciegalos Orienta/e^. Dicefe» 

^ue los Portuguefes dexan allí Pollos ^ por Murciegalos. 

£1 miíaio Tavernrer afirma ^ que los Qom9 ^n un cpnvícc 

... 8«- 



Discuxso SU. MünciEGAlos. '4íy\ 

SePórtúgqcícs % y <m& It {ujfisx<ñi,hkñ* £1 P^Martioi eti; 
ftt Acias aé la China dice.; qu<s) ea k Provincia» de Xenñ fe : 
c^m^n los Mfinieg4hs^ y qqe e$ comida ralada. £a MonC . 
Thevcnot ^ y en taa Cartas Edificante hay también noticia 
dcjqaoifbcpmmeola India Qrlet\taL Fr> Juan.de los Saar. 
tos ( tihiK^fg. jsO 4í«tí , .^c Ul comen ^n Afeíca, Oít; 

€ome cocidos , í affados , ¿ ¿af/V^w ^«^ /2J muy gordos , ^ yjf«. 
htéf($t'0m0 ffaliffkés., GoñzfAo <fc Oviedo dice, que fe co- 
mián en la Ametica en la Isla de San Juan de Puerto Rico«. 
Hafta aquí no. be ckiido-» fino Autpf es origínales A que haa 
eftado eh' los Pai&s de qu€^ babjym^ ,',... j 

', 740. La mi rma Efpc4^. traben los Autores cla&icos . fi- > 
guientes, £1 P* Maífeo «Jbu^landp de Cananor , dice : F^ 
feriirwnes q*io¡ue.'f»iiH mMUj\i dintilfMs , ¿r roj/rff Vulplmis^ 
Milvij m0giihHdiH : (^rádf^ojfi hshoré menfárum. El P^. 
Kircher , en dos' paf te$« Pedro Davity , MooC Dapper ( 7? 
fo Copiador MonC La«Croif^) £1 P« Cálmete y. Antonia 
Herrera; hablando de la AiHeoka.» traben la^ noticia*. En la* 
I¿Ia de Santo Domingo > ícgun el P¿ Cbarlevois; , también, fe: 
comían. Entre los Autores NaturalKlas » y Curiofos he leU; 
do la ofpccieien Gefnero « Aldrovando » Jonftbn > Mayólo»* 
P. Zahno y P. Eufcbio» Hablando efte de los Miirciegalosi 
Orientales j dice : Gallinas dfUén magnUudine ^ & /afére 

741 Para que no fe echen menos los Compiladores» 
fe halla la e^ccie en Seyísrliack» En el Diccionario át \^ 
A€ademia.FtaQcefiL En* el f • Sluteaa% T-aunque -no ^ea^ 
go el Diccionario de Trevoux » apollare » que tambien^^ 
hallará en; ^ Fi«almen]|e í pata que i(éa inftail^a contra 
]os Impugnantes » digo j que íe halla en Tbomas Cornelion 
«n el mifmo Articulo» Inde Orieutale (pag» 3$4* ) qne fe 
opufo contra el P« UL como y i fe apuntó en el Tom. i* 
i ^•7P7- ) quando fe trató de las Phili finas. Prqgunto* No 
hay' eo: m k^át Blblioíl^a los Autores cit«dtfr$'?'^s üfoega- 
MCi-y havrá iftfinioG» mas» que reíierati lai efpácie de que 
los Marciíegaldf fe cotiien en varios Paífes: Gomo » oues^ 
le trata de patraña tan extraordinaria » y de Vefcuido » f 
Etr^ del P. M* Feyjoó^^U efpecie » ^ue fe faiflla en Aik^cm* 

ttS 



4x* Amor, a laVa*tilia^ ' 

res Originales^ Ciafsicos , NatuialíQiás.^ Ciiriofos » Complot 
ladores , y Lcxicogtapbos ? Q¿)p libros maneja el R* para 
forxar fus Librotes contra el Theatro ? No es fácil la ref-. 
puefta. Los que fe le citan , no los halla, Y los. que el ci«v 
ta, 6 dicen lo contrario- , o vienen alterados ^ como cd 
efte Difcurfo , el P« Andrés Mendo^ coa nombre <le Gero-. 
nymo. . . « 

Que bienemplearia el P. M. fiis talentos en refpondet: 
con la nimiedad que jo , folo por contemplar ignorancias ^ 
tan monftruoTas ! Perdone el Letocel haverme detenido en> 
efta efteril y y árida bagatela. Por- conocerla tal , ni hé citan 
do mas Autores I que los que tengo :yi{Vos en las fuentes; 
ni quife poner patateras formales por. extenfo- , cargadas de, 
citas 9 para efpecie tan vulgarizada en todo genero de Au« 
cores. No fe debe decir , que es bástela lo que he demonf* 
trado con la detención. Sakpoircbnfeq^^ia^ quedes Def* 
CHÍdas de el P« M. coníilleti éií qiie fus sfalfos Impugnantes 
no hayan leído ^ oido'^ m váfto lo que fe dice en el Tbea^ 
tro. Más. Y eti que los itapúgnantes no fepan leer los miP. 
mos libros ^ que citan. No» mcda íjuid oppujpiaret ^ feí 
etidm quiáUqueretur nefciibat | dito I^ftancip de un.Re** 
plicante de fu' tiempo. ! .< ' 

AA LANZA DE ASTREA, 

■ ■• * 

Bl S G U R S O XLII. 

! • 1 • . . . ■ . , . • . . . . 

j I w * • * 



# * <■ 




74a«: T^PfcuVe ^ ?• M» en efte Difcurfo Jos ^avif-n 

f upo3 ínconv e;iicines , qi^ oj^fiptian , la^ 
inadvertencias á la. rectitud de taBalanz^t 
de Aftrea y quando fe ha. de adminiftrar Jufticia. Unos la 
a^wnííttarM.mal ♦ .pprj3)*c o<l. íaljen. Qtwj^. poriquA .qq 



' DISCÚR50 iXLTL' if 2^ 

t^nteren* Contra eftos fe dir^eloqiie clDiO:mCo pone dé 
ceflexiones. Morales.. Contra los otros > lo que el Dircaría 
rien^ de Eródicion > y Dodrloa. Hay otros muchos ^ que 
adornados de Ciencia^.y Prendas inteleduales para el acier-' 
to , y deutia buena ifóluntad para la adininíftracíon de la 
Jofticia >no dbftánte' efto laadminiftran mal en la ocaíion# 
£ftb procede de que fe hallaft preocupados rde alguna apre^' 
heuGon errónea,: y. dcta[ qüaíapeuas hoceo memoria. ^^ al 
tfquilH>rar en la balanzi los derechos de ¿ada uno« Aque- 
llas aprehenfioncs » ó prejuicios fon tan conuines , y eiláti 
en tan pacifica poflcfsion» que ha.íidoneceííarioefteDif-' 
curfo , para que lois bien intencionados vuelvan en sí- Na: 
es la buena incen<íión' quien re&ifica: la balan!za > fi el pre-** 
juicio > aunque inculpable > la inclina contra quien tiene el 
4erecho. 

74} Contra, efte Difcurfo tan eloquente ^ eficár ». nc-^ 
ceí»río > yiutlL 3! no^idicecofad R* pero quiere reducirlo^ 
á> coplas* Dice ; que esiuria Idea: deLüocsKinGe :de Aeicañ*^ 
gdijl lá}C0rth¡vkf:F/nv^itd0é'VB£^ dcoaonfirar ^ quet baf-; 
ta. ahora no ha entendido, el objeto prindpal ác th Dif-r 
curfo , dkt , que es error del P» Mi» fuponec » que haya er^ 
r^r comuB en.el cafoi. PoB^cidicie d R#^ fi/ qnih^Lhi-^ 
vi4ff\ i Imjf, ^ jf i^4vri^msictm4hiffP' e^^€fi$ ^ ékmírasjpjr h0m^, 
irer na dexaren et ferl§ ^ qmen es el fueU dMf/M.hSí,lm 
que aquí fingen R,..comQ objeto de el Theatto y fiíeíTe lo 
que el PwM. qu&re dcfterrac; bañaba que lo. dudaíle quien,, 
como et R» en la I^ff^ü^W M^ral del Mitnde («•277.) de- 
fiende y que efie figlo 1 8. en que effamos efta muy aban- 
tado eti fus vicios y refpe&o< de los anteriores- Pera uo es^ 

Cflb^-- ^' t t.. :.>• r^t 

No fea> los ábuíos^lpables los que elPrM* deícu- 
bre y para deftt^rrurlos. Ellos fe hace» patentes >. quando' 
los hay , y nunca el , Theatro Crítico alcanzará a extin- 
guirlos. Son aquellos ábufós ,. qué por proceder de ua 
prejuicio inculpable ,ocafionan ,, que fettserza. la. balanza,. 
o la Vara de la Jufticia.. Eftos prejuidos y ó Errores comu- 
nes ,. defcubre el P. M., y pretendie defierrar». Advertidos 
ji los que vivían h^a aqui preocupados p carg^arán ^ li no 

^ ^ ffe 



45Q ^ Balamxa »e A^tjCía. 

fe emmiendaii , cóti otros tanpós delitos , qaantas* crin la$ 
ÍQJaftícias , que antes refultaba» de fus prejttícies.^ Si porque 
fiempre hay abufos , debiera efcufar el P,^ M. íu Theacro , Cc^ 
rían inútiles codos los libros Morales» 

744 Tiempa. hace que Ovidio dixo , Ultima céUfttum 
tifTáLs áflr^A reliquit. Mucho 4intes lo havia * dicho Hc-« 
(iodo, hablando del Pudor » y la Jafticia vindicativa* fu^ 
élffr , & Nemefif^ A los dos íiguiQ^ Juvienal : . J^d fu f eres Ap¿ 
tr4a ncefitt. Todos eres hablan del cien^ , en que aun p\ 
Muido eftaba en la cuna. Con razón hizo Heíiodota Projf- 
popeya de aquellas dos Vircudes,y las hizo can conexas,quc; 
no pueda aufenurfe la Jufticia ^íln qué al miTmo cieaipo fe 
ikftierre el Pudor , y enere á Reynar la Infolencia. 

Pincafe la Diofa Mrm^^/ ^comó fe podrá ver en Atcia-* 
to^con un freno en la mano^como que debe rcfreiur infulcos, 
y- defacatos do los desbocados impudentes* Claro eftá^ que 
es coQJ(¡|^iience i la de(idia de Atarea » que U'DefvQrguenza^ 
HÍunfe 9 fie deftserré et Pudor% También el Theacro pro*'. 
pone los inconvenientes graVifsimos ^ quefefoltm de la:fiH 
cil condefcendenda de la Jqfticia. Creefe cománmeace > que 
es txercicio de la Clemencia con los infolences » lo qup • fo-» 
loesexerdtar lá paciencia de los temeroTos , .fiendo cefti'^ 
gos del raWocoiidtido ;^^&iibra i£ivocnd¿ los atrevidos 
adntr;tlajidli6ia. \ » • vi - v." \ \.- •.- • v .* 



/"• 



• ' .'♦ ' ' ' T t ' ' ' ' 

M »í« »«» ^ »«* . *í»-'^ ^ 

;:; uíi j ' r-JW j*. • i^up , ;.J'..i.;: ''! 'r.: c/'^'' ..^f»! I;.? 



r I 



j > ti'!"'!*"!''» • ' 'í ' .Ct i ^ ' t * ' ' t 












• • 






LK 



LA AMBICIÓN EN EL SOLIO. 
DISCURSO XLMI, 

; 5. I. ■ 

. 745 Retcnde el P.M. refrenar en efte Dif- 

curfo la Ambición de aquellos^que, 
teniendomasj debían codícEarme* 
¡ DOS. Crefcit am^r numnti , quáHm 

tum Ípfaj>eeumia crefcit ^ yá lo dixo 
Juvenal. Pero advít-tió él mifoioá 
. qoe efto es indubitable frenesí. Chi^ furor báud^ubiut^ cnm 
/tí mMÍf(fiaphreHÍ(Ís. Supone el P.M. lo muchtf que eftáde^ 
cUnudo contra el vicio de la Ambición. No es eftb fu af^ 
fumpto.EsdercubrÍrjqueaqucllos,quelos ambiciofos Ilaoian 
Avxivos.para dexarfe arraltrar.no fon motivostlino errores. 
£fto es : auh en cafo impofsible de qucla Ambición fuclTe li^ 
icita > feríln errados los medíos> que hoy fe juzgan mtiy pro- 
.pordonados. El Difoirío dtá datí'TsHno ty iupueílo que el R. 
no le ha encurbiado,no es razón que medetenga. Soto defva^ 
necete un Error del R. íi acafo no ha üdo demaíiada libertad. 
74* Pufo el P. M. en el Mapa InteUífuai de fu fe- 
gunck) Tomo una Tabla > que fe- halla en las Obras d>:t P. 
Zahno. En ella fe defcríbe el carader de varias Naciones. 
Hallando de los Efpañoks * fe dtee , que tn el cuerpo ft» 
horrendos , en la hermo/ura Demonios ,}>en la fidelidad fa-^ 
laces. HavÍend(^e donado el Serenifsimo Señor Infante 
Duque Doo Carlos pallar los ojos por el Theatro Critico» 
tropezó con aquella injuria , hecha a los Elpañoles ; y ^*'* 
mo no proíjguió , ya enojado, á leer la impugnación de 
aquella deferipcion difparatada , que fe ponía en el Thea- 
tro , moftró fu juftofentiniíetito j afsi contra el Libro , co- 
mo contra fu Autor. £s vccdad , que metecíeodo el P. M. 
'. TmMi £4 Fey- 



0^3 í La Ambición en el iSoit^ 

í cyjoQ fcr tcftigo ocular ¿e \u Realce , y -fuavcs qücxas 
4el Screnifsimo In&acc \ pratnetió i fu Alteza , que def^ 
íigravíaría fu enojo , y vindicaría i los Efpafioles contra e! 
'Autor de la Tabla. Hizo publico fu empeño en cftc Difcur- 
fo , y cumplió fu palabra en el Tomo IV, 

747 De «fta . honrofif^ima ,. y ; KfpediVa palín©diai 
conque láfortuna<icl P. M. Fcy joi vive muy íatisfccha, 
tomo afa el R. para recriminarle en cfte Difcurfo. Coma 
que ¡a gravedad del delito , dice > no efii en cometerlo , fim^ 
en publicarlo : Y que cftc Dífcurfo no es otra cofa , que fre^- 
venir H nemedió , eimi/mo-^nteba can fado h herida. :Segu* 
fO€ftá.clRi¿dc prévcnk eftos remedios. Verdaderamente 
.^quc es iñfufritdc fatisfaccioft , c|ue la Irapcf icia ¿el R. quie- 
ra gozar de ios Privilegios i que tienen las naas minunas 
Infinuaciones Reales» ^uandoque bonus^ dormitat Hotxerus 
dixo Horacio.. Pero Homero aun dormitante ha fido mas 
excelente Poeta , que otros rnuy defpicrtos^ Hír non lalekm 
tihsnfdl/i lattu (<lÍ3jo.PHtuo Jiiv?. Epift»a<í.) Al contrarió. 
^ de los. ingenios íublKt^s^ lllisi ninnuíla I a as etiamjfiatan'* 
tur. Na obftante* Hafta ahora n» fe .ha dado prueba dt 
^ue el P,.M» huvieflc dormitado en el Theatro. ; pero quifti 
^confeflarfedormídíiixi'víñalde la Perfdna Rcafc «4ir fí)pif 
. éliqnis 4ormmaéií^i 9^ tXAmnilntljtüis vigilare í Es' <{íieíliOfi 
,€Xímüf^QG^ «círa'cl. íb§bc!CaraniiJeL Oiceqoesi; y '«cOtít^ 
aprueba la /parte afirmativa coa clcaíb trivial , que» refiere 
.Plutarco» .1..:... /:. . \'. - . ., t 

748: ComfaWó Cabbas,: oiDalbás al célcfarc Mecenas 

l^ara <pc vinLiíTe a cienar. á Xuxafax Síioedia:<p!re^Me^ef)2^ 

tn el naedio del^ combite.. hizoi tal quat cxpre&ion^ á6 béne^ 

..volencia ala Efpoía dcCabba^» £í):eip(l>r' óádár que fef>* 

< tir al Mecenas ^.íi fe explicaba ; y por no fer tefti^o ocular 

. de lo que fe explicaba Mecenas ^ íimulo qiie dormía ^ a dor- 

, mitaba* Sev/tm capite inclinatjo , fimnium fimulavi$. Uto 

¿doscriados^;,^ á quien» por autoridad de Jubaial > r^i^ 

phnnk iñcntimuf lamkenti (rufiula^Jnvo ^ y qt»e ci Vulgo 

^ llama P^ges. dt Levamie » fe arrimó demáíiade i la tíkSá. 

Co^ la libertad que fe tooK» > creyendo falfamente i que fti 

Amo'doriiaa w Í4 K^4ad ^.bu)^ una v^fija de vin^^ 

' ''AbrÍ9 



r • 



Abrió ál punto Cabbas los ojos , y reprehendía il criado, 
de efta manera. Perdite , ¿n »¿r/?/V «i^ yi// dormiré Mee 4^ 
nati ? El Original Griego de Plurarco , que corrcfponde á 
Ferdite y es Cacod^mon. Como íi díxera Cabbas« Cachidia^, 
k¡0 , it0 /ahí que falo duerma para el Mecenas} 
. 749 No quiero queefte cafo fe aplique con todo ri-^^ 
gor al nueftro. Se que las acciones ,/* tos objetos fon mu/ 
diftlncos j y las perfonas muy deíiguales. Solo fe traxo pa-: 
ra fimlU Pondré otro cafo mas reciente » el qual ferá mas 
proporcionado ea acciones j objetos , y perfonas. Quanda 
d A:nor Caramuel fe examino para ferObifpo» además de 
los Cardenales , que concurrieron al examen , quifo el mif--' 
mo Sümmo Pontífice Alexandro VII» honrar aquella fun^:' 
cion con fu prefencia. Propu^^fta la concluíion, que los Biert'^ 
aventurados no vea in Verbo todos los Po/sihles , arguyo, 
un Cardenal i Caramuel. Tomó defpues el Pontiñce el 
mifmo argumento para esforzarle. Pufo un fylogifiiK), Re-* 
fumiólo Caramuel ; y creyendo los circunílatites » que , co- 
mo era precifo ^ negaíTe Caramuel la menor > no fucedia 
dXsu 

Primeramente concedió Caramuel al Papa todo el fy*« 
k^ifmo } y fe dexó concluir de tan buena mano. Sic argn-^ 
meatatur. Sed qaij i SanMifsimus ne Dominas nofter \ Si, 
if/e argamentaretar^ majorem , minorem , O* iltatam confe^. 
qaentiam concederem. Me errare faterer : meníem eñim^ 
& lingaam ¡n obfeqmum Pro*De¡ , qai Numinis /£terni 
nomine Ecclefiau Militamem g^bemaí , ^amiüíate fem^er 
téligivfaxafitivo^ Valiendoíe jdefpues Cai?amúél de la dif^ 
tiDcioir entrever Sommo Pbntificc ^ y fumtpo Theologo \ pa«- 
M.d¿r lugar al examen ^ negó redondamente lá m;:n6r. 
Complacido, el Papa en la .agudeza de aquel Pheníx d^ 
los Ingenios ^ no pudo difsimular el gozo. Sabrifit Sum^. 
mar^$nt'ifex. Y profigiiió probando la menor negada» 
paia formalizar la' función.: Todo efto con mas exteníioii 
lo refiere el feñoc Caramuel. (r^joi.-i. Tn/megift. pag. 
^99^) Y en el Tomo I. (/>4;f. 18.) exciu la queftíon cí-, 
cada. Att .pojsit aliquis dormiré uni , Cf omrsiíus alii's vi^ 

. ^ £ci. giiien^ 



'454 I^A Ambición en £t Solio. 

7$o Q^ien^á no efiir delirando » diri /que el Ce&ot 
Caramucl concedía todo el fylogiísDo ^ por haverfe defcm^ 
dado en proponer fu conclufion ? Aquella noble » debida, 
y feliz condefcendencia , mas feria eredo de ana obfequio^ 
jfa ^ y prompta obedlcocia a la perfotia qcie argüía , que no^ 
defcuído. Siempre que .laMageftad fe dignare argüir 'al >P« 
M* Feyjoó , fe dará efte por concluido^ y aun fe jadara de: 
dicbofo. Inclín átú eafite. Me errare fatsrer^ Conceder» 
que ha enado , y dará el parabién á fu propría Inceligen->: 
cía con el exemplo de la mano de Scevola , Si nan ¿rraffit^[ 
fecerat ¡lid mnus. Pero i fi -de. ^o quíerfc; tirar el Vulgo» 
confequencias » para^infulcar al P* M» vive ,«ó muy fatiste^ 
cho , ó muy engañado. An neftu me foli dormiré Mee 4-^ 
naú í Todos los que no eftuvieren elevados á aquella Su^^ 
prema <3erarquia , han de probar primero , que el P« M.Fey^ 
joó fe defcuidó en algo i antes de impriour , que fe defcul*» 
do en mucho. 

751 Ahora deoionftrare» que en el punto prefente fe 
defcuidó el R. en codo. Antes de poner el P. M. la Tabla 
del P. Zahno, hace (n.38,) efta advertencia. Pero jo no falm 
go por fiador de fu verdad en todas Jns f artes. Deípues 
fe determina «Mis. En e/pedal le hallo poco verídico en lo 
^ue dice do los Ef pañoles. Finalmente la impugna ^ y aíirms 
todo lo contrario. Pnes no fon en el cuerpo horrendos , ni 
€n la hermofnra Demonios » ni en la fidelidad falaces. An^^ 
tes hien , en los cuerpos , y hermofura , fon airo/os^ y cw 
la fidelidad firmes^ Cómo ^ pues , á vííía de ^ftas clarifsi^. 
mas exprefsiones j tiene atrevimiento elR. para ínfiílcar al 
KM« con efte complexo de fopueftos £^fos^ ^X# gtnvédait 
del delito no ejlk en cometerlo ^ fino en pnhticarh \ Xa gm^ 
■vedad de la impoftura icfti en eUtrcvtmíentafle fin^rU^ y 
en la oíladia de publicarla. 

^752 Tampoco hay incomvenicttf e en pfbblicár la dichas 
(Tabla. £ña fe halla en UsÓbras dd' P^Zabab |. baftante^ 
ipente jcriviales en las Librería Fufóla el P» M. para wc^^ 
pugnarla. Lo contrario feria dormk para nueftros enemi-i 
gps , y eftar defpierto para la credulidad. £1 que^ pudien* 

$0 tomar la pluma p^ra la jufta dcfcóía de nueftra^^a^ 



r 



■- - Discurso' OCLIÜ;' ^- ^ffy 

,'«66 ■,:ámagio4 que tos Eftrangeros nos t?ertín*c^'at[íi%l 
concepto , que de jafticia i"? nos debe ; y dexa pa'ffkr fin 

.' concradíccioQ quanto ia cmbídíoTa tnatigHidad ha Jíiigído 
contra Icis Efpañoles , con razoa fe argüirá' de negligcnre, 
dcrcuídadoVj^'deGdíoíb. AeftaclalTe -pereeneccn aquellos, 
que póf^Tcr/Dido decir en Amfterdana ¿ uíi Jodio , qac 

ilosEfpaáolesdefaí^ [oaTrofattrtj , ''idptítnicti íéinejan- 
jcs ciianttiia&a Impugnarla'; y auiv coii aptr^ibaicion t fblb 

.'porque corra la aúL üoglda patraña , de-que impugnan^ tí 
jTheícrQCrüico « los que fon inc^aces de ^ntienderleÉ ' ' 

^c BP Tipas Ki-ci' pHiipsbFiCgí. 

" . j^j ¿ STE bifcurfocscl ultimó dtlToinfc 

I , IUM<fcL!Tbeabo..erÍEÍ6o;y, feti 

; ,. ; ! ta«W?nLertitiaio¿edia.DtwM/% , 

1... E : íf tffiVíf C/ifwíHí^íA^/Va. éreh- 

|. .ponefeen ctprobar ,qile mQe¡'>ai 

> d&las colas > <)ueie- fiíponen cotn» 

indirput^blcs en la P.híloroHa > no paiúti , quando' mas , de 

unas meras OpitijE|C9ie% £0t'"Pifqurfb':aibHrira la& djosni; 

«.quellosque , queriendo, difcerdir cutre :io-TCr{faderQiV'3r 

ló.falíb, y. entre lo ,p'ro)p;^l{t'.,<j}' }o cvídeotx^ ft; hallaban 

preocupados dpE"9>^e5,, cotPQ de Viprdaflcs ; y dcOpír 

piones , como de Svidencias, No fs pofs¡bIe.,'qae todo 

le demueílie cn-.U I^híloíb^a* P¿rp: es '«m-dtorvc^^ádiT- 

¿mo párjL que iquclla fe l^Ks ^\ aftado} dc^pe^fecoioaj 

que fe arsienten , comq evidentes „ tilgUDas ^Coofliiíü^BSk 

cuya verdad jó es aparente > óesdodoTa.» ó quatrdó wasf 

folo eftá muy recibida , {K>rque ásff^ia^c- laTupouai 



,4jél ScEirriciíMo Phílosofic©. 

] muchos. En (ofas Phyli^Ls , es de [tócop^'U autoridad» 
, ^lundono corirerpoLule la £xpciíencia. ' 

754' Dice el K, fue »« 4t itafuruaHe ffie Vtfiurfo , ref* 
ftéh de ^ut di tcd§ tf qmt trata » OMda i/ffU dúdd de ¡e qitt 
' M et Gtrnonfirááen» Afsl , pues , imagloo niedúi docena de 
' Defcuídos ^r9 abultar elLSorote.^ El primeco es íbbre ta 
.Keciua; }^:ya: v¿ copuiiotrcs veces. Vea clLetor to qde 
.con euctUtoii queda pucftode ;UR^ñr>r, (ludc^,) y Cüirá. 
-que el R.tiiplicatambienGu Errores. Ei Deícaido terceto 
coafifie » . en que el R» QO.ba. CQCcndido iiafta ahora > qii¿ 
es ínfiane'íá , y que jirgMtutMtt. Defprcclo et P. M. en el 
iJei]3olI.tafatHiUdeque co Chipre {«{etobraá: <1 hí^r- 
itf , como fe dkc ' cq las Obras ¿i Ariftóccles. Para pjobac 
cn^fiifcurlb contra ArSlocelícos, que también vcggt^ 
-los Metales 1 fe vale para la Iitftanda' 3e' aquella fábula» 
que no pueden .mcBOs 4^ ad^cítla fomo cierta los que 
pofefTap el .i%i49 Perrpvcvl«ajníiajgaa xi- fuerce , per» 
con la cxptefslon , junte fe a ¡u jHtts ¡a ánitridad de AriJ^ 
fo/W;/ , que uso el P. M. bañan^crocnte explico el poco cré- 
dito, que daba i la nocida. CoAque argutrW de deTcuida:- 
do ea creer una fi^ale^dad , es i quanco puede llegar U 
^uíiáaJcíon. ■,..■-"- - ■ - ^ , 

: 755 'Arguyo tí'P.M-enli ruiís 

j(n»5^)' cQDcra:Can)panela , qae as los 

«f. Éteipéntos i^rqoedeeftosl sícn- 

iKÍvos , de efte modo : Sí el erg roha- 

fia , ^ue los 4. EUmentos fe» ^» 'achr- 

nales , p^v^ue el hamírt , ^«'e <enfía de ellns ^es rathnal. Ea 
tfteDifcurfo impugna el P^ M. el qw foto fean 4; lósEfci- 
Meatos. Veafc elDefcuido 4. olá^aamhalucinaclondel 
K. Hngp i que allá conc¿dio<cl PlM. 4. Elementos folos ; y 
que aquí los iix^H^na. Con decir , que ni alli , ni aquí en- 
ciende el R. lo que lee , ¿Ski réfpondido. Campanela foló 
9dailtia 4. Elementos* Seria bueno no fuporter alü aquel 
Vtxnero-paralaCnñtfiicía^ éíntcoductr-Ia qucftton fobrefi 
1^ 4* dr 40; Mas, Aun en cafo que allí ; 6 en otra parre di- 
vefis^cl P; M.quc los Elenientot hn 4. diriabiert, hablando 
«QB ;odOs- j y a^i djce naejor , diadftado del numero , por-' 

...... -. ■ - ■ • ilpH 



que 9tpi IuMt4e imoofo contra muchos ^ y |H:d¿ik» invef^ 
tigar Umdad# - 

75^ ' £1 De&ruldo $^<$ de r^eticiotu Dice el P. M* qutf 
an Fuego , y«^ ei Solar» congregado en d £/^^y> JJJlúrio^ 
tsaoÁ catiotte #'^uee]tfucjgo uwí Elemental «á de cocina* 
Heoñtcfeala i« htítéiúxm Hyfiéá'y por no re^etir^ F!ng« 
^ R. que allí huvo de&uido $ y repite aqu! la mifina halu* 
i^jbacioo qoí aUt^ha f^fxxáo» Tan^oca quiero repetir ha^ 
Ju^iuciones agehasu Véalas el teiDCKr ea la Paradoxa dicha¿ 
Si |x0rque-aiucha)s cotasijílenefruá mifmo 1301A general 1^ 
li^.havían.de Jér dSfetentes entiv sí » t}oluvi^a<ota dlfe*^ 
ieii£e en io mateviaL 'La Vto Fir^^ es iX>ini!ittá todos lo)i 
¿íiegps. jConjeftó íbisoflipQoe qvLc híLji/kegéí fdíuúi ,y 
/keg0t vh^f^ Y que de eftos ^ uno fea catidá^M fmMno , y 
otcp /«^^ fMmmum. ¿o toiÚDO fe dice de k voz fí^mire^ 
Hay hoóabres tdar^^ií}/ , y ^fcíiU9t , y hay botábtés con eieeiH 
«icio 'de 4i; razón. ^ De aUbs » unos íerán racionales en fupc^ 
rioj: gnadai y'otrosfio» ' • 

757 Propone elP* M* la dlácultád que hay en enten«^ 
ikr 9 como oe un cuerpo fiuidífsisio (e forman los cnerpof 
^Ikbs» a(si Metálicas > como Lapídeos* Pudo poner exem^ 
pl0.e^cifico en fSíOr^i y d Diam^nie. Nolo hi^o. Va'lio^ 
(c » para poner un exeit^lo geñet'al , de la V02 Ér0nce ^{{vkf 
fiípone > en el Eftilo Rhetorioo , por todos los Métales' i f 
déla yoa Marmol » que fupone por todas las Piedrat. Diio¿ 
pues t qM€ de etre jug9 , vafer Jlmd\f$\mo fe formen tam^ 
tíen las iréniet ^ f i^ Mstméles. Aquí finge el IL fel 6é Dcf- 
cnído^Solo quien eomoDominkiano nó tuviere 6tr6 entre^ 
teniovento ^ que el de cazar mofeas » íbñaria fem^jatite de A 
atino» Toda la pmeba fe funda en que ei Bronce es mecat 
fiíftició , y no natural. Bfte es «n Arcano , qué ígnoraba^elf 
£• KL Que (e gafte papel en eftas pataratas! ' 

758 Si el R» ño entiende el Caftéllano eloqucnte ^^6 
íe'¿Ai|V Sepa y qoc quando fe dice desuna acción les digna] 
éie ios Bronces. Debía eftir gravada en Laminas de Bi^onci^ 
&c. Se- (ignifica por el Bronce todo genero de Metales. 
/¿re perennius ^ no folo fe dice del Bronce i fino también 
é^ todo mecal peroiaaentQ j fea Oro \ Plata , &Cé * Hoy hoy 

' -.1 £e4 fe 



X 



%^t SCEPTBSTSMD FHltpstJÍICo. 

t llain^.*í>íW,p9r.AntonQit>aíÍA«i*CMii:oj>y.feá dérto, qutf 
que no todos los Metales fon Btonce. Si la HkxLBrontí , co* 
fnoqmere Coyirrubífl^i vieao de^^'VAí^ , ó como oi^iere 
Pucaage , figuiqídoil pj^ladio ^ y, otros ly 4jS. */;««*«#, ó 
'BrmMnti qye, fignift?» C9Í* P^Wa^ fe P«iig>po©* qua la-voz 
f;ortdppnda^ C^breíA/qAEÜlo^.ttjAUcodi. J^exfie.,! uáo«s 
natural,, y otro fadíciov. ; : ; - ' 1 . , .¿ ■ . . "' 

, De quítlquipr» R1q4pj<í«c h4yaL.»Bn«l&;ila jeoz Brotcei 
$empr9 en Ql,«l^irQK<het^c0i/<?i9ma'p9r.'la>rolide2 de los 
letales* ]t eiftereed«\;bi|biflli^ «tipUio»l><^^:9nMrftfr, oomo 
háfefó fil P. M..Ccfe«) , dii»3»j&i: 5 ¡«£/.<gr4n> i/«. ChtUtat^ 

fuppne que le haf artificial , yftVmii, En dá- Isla de Santo. 
Domit^-, f<^^ d P.. Charle voix, /eV halla ína efpccíc de 
Bronce. natural,! Eftq » fea.ciectoií» falfo., nocs del ca(o para 
JUi:.^fief$ip)í;díel:jR. ^.,pup5..a9i)^fe}la allí ^e Metal mlgiiao: 
K^ify^ ♦ f«H>:dft f^^;QQ>'gíí9«»í"» fean,aatBfai¿s,¿o >ár* 
tificiales. £1 cafo es , que tanto entí^vle el Rj de -upqsj :yí 
CtrpsyConK>d|£^prd$ipne$B.h^Qrka$. Dico, queel ¿rp». 
í^ es uti iK>n)pue(io aftífieíat átJOphre , j» Éiftañe» Eftp cs^ 
ÉJ/o, jÉl ver|ia4eíp.^^pce. .atti6cía} Jfe. CQmponcde, CtfArí,-, 
f.'^,ifftpn^l^\ va\}ü¡f^t que ^ífifjimpfiínp jicO>r/, goW^xfa^esf 
^r qucsft;, ; Uatm .pcpptíaaií»te, : Múi^l^ 4^ ^ampíiaian . Efte,; . 
^tíque Yulgati^eQte fe-Uwlie l^évif; í^'^íIí'^ , ésmny. frágil^! 
y por cflb Jb^ifsinao para la expr^fsjon.dcl P^M, que mí-, 
taba i Ujolídcz d^ todos los Metale?* . • - .. ' \ - • .; > 
.\ IS^ ,.í.xpUcad*'Ja •€Xp.r4«ÍW»;i«in»ra^lptidek>P.>Níi- vewí 

frimepé 

»rditt4r¡ah<títe. liamamot BroHcr,. \\.0)^Ülc.ts vqlQejneze 
ílaodp el .R. las voccs.quc no §atí¿!^e,ij«!ir¿Jas «xf t^ion¿¿ 
que quiere inapug^ar, falo. %Q iai<M.»:qi|#i^ai>rÍMp£nte. fa 
Uam^i íiiref^, Pyicn hf»iych9, ^HfcÍ!Ír.í»w/»<^fd cómpíínerde 




p^u^^, Pi«^Sj,&c,.fc,C]?n3p9«ft,dg a»a-.|arti!í de Eftaño ^y. 

«ícfdc 4. á 8, de Cobcc,. gl Díccií)n*rii> d¿; la Academia d¿. 

l^ris dí«^a««,«}rÍíg5jij^,(jetíi»iíf9iWiik»itidí¡k)We;» yf» 

íl ^;í-1 nú- 



.r Discurso XLIV. ' %)i^ 

Jfiítasd.Alatbti ,6 Cobre Amarillo. Los Egy^dos , íe'dícé 
allí 9 rpezclaban dos partes^de J^laton > y una de Cobre roxo« 
ÍEftc Broncees el que fervía para Eftatuas , y del qual fe 6d-^ 
gmo ^ qu£ el Brog2ce íignitique pOr la dureza de todos los 
MetaJes*; Conque y^queltincvpvr ctento del R4 procedió de 
WvQí confundido lo que el Cobre & aumenta con la^ Cala- 
mina > ó Cadmía , de lo qual refulta el Aíatón , ¿oa la mez**' 
da que tiene el Sr^^ürr^ fa^icio.. En verdad ^ que para eft^* 
iQo4o de hablar no alcanza la Khetorica* * 






iv M. 



f ' , . • 

• 7^0 ./'^O^ eftudio deific para efte logar Jo.quc el Ki 
V^ llamó De f cuido i. Pues no es haluornacíon^ 
pecu}iá.i::dcl K» íino támbjen -^e otros muoiid^. Pararefe« 
i¿-,el.P. M^lps errores déla JnÍKigitfativa , paue ifiét^4)^fíbi' 
<jüc fuc^dió varias veces. 2ÍI qu€ U '^0rtafú$^UHafiei^^^^lt* 
ufr^ftniaj»^ ImAginmva la /enf ación dedolaf , <om0 exifii 
tegfé en^Jg fiern0 , jí\ pie , queja no tien^^ Efto fe llama* 
Defcttido,. Pues fftp ^vdice^el Rif/ v(km¥a lafi^éSkét, *Aiña-^ 
d$u q«lé'fobcc:€Íb., no et .menefiet mmha ^i^fut^í \JíinUéíM^^ 
^^* ^fli^iho ,/ MMJráinariu knÍ0s¡ Hd/pifaíe^/ Ctlcbto ia] 
fe^eQÍ4a4 «de animo ^icóhqueelR; tratfa'd; .X>efcüido todb ^ 
aquello de que no tiene noticia;} Qué es efto übo demonf^-^ 
t(4r ,' qiic qi?andQ qutcxe meter ruido y citüando á Cattetio^ 
í'alfijleiha'V.illp pinrel a^oj fcl Phéttonaeno^qu^ J^oíne el^ 
P^ U, fe obtcxvó en ^os^Holiitales^ \Ye&Á ^ípárcíd^ en tttí^ 
clent^s^librofi») fiscofaVergoníof^ j qiieqftien-á^oti^s tIéh\i^'A 

noticia de lá.Phyíica Expcr(mental j febntremeu á cénfurar '^ 
loque jio entiende*: ' . ' - ;» - 

^ 761 .. Car.tdtoc;piaieba: con la e^petie^cia V ^<^e r^íirió^'t 
el P.>1« que el Alma (olo Soaceep la Gia^dé^pÜMÍ ^-^^x^ ei e^ 
centro' de;; js] cdcbro^^ ias^fahciotíds do f^UkCr',^' pert^kt'i 
las fenfacioaes* '¿^ ^^ qued. dolor alrqudnífú /en^ahkr^ ^^ 
{ dice Parí. 4« ;f« J96«,). fañquawJM^iíu/ií^íH mehsti^ij iií > 
quiius nulia tamenejt doloris caufa , yj?í/ /> atíjs^por J^iíit*'» 



44^ SCEPTICISMO PtticosoncOf 
^mí uUimum INNUii^&RiS ixpermenth •fiin&ptíéjfi 
(ed HHum hic panen ¡ujfiitt. Pone Cgrtefio el exempte 
¿gpientc 

Sucedió 1 que i iim mucbaeha» que y¿ padecía lyia gaiH 
greña en U mayor parte de un bra^o. » fucile precifo coytar*» 
k la parte del brato iofe&ap Dirpufafe , que al execuur el 
Cirujano la ODeracioo (uvieiTe vendado^ \^% ojos la enfer^ 
loa 9 y ffiJLe hKÍelTe'Creer » quesera para alguna otra opera*' 
cien nada cruel» CortóCele. el medio brazo ^ delqiiaL fe ba^ 
via apoderado la gangrena ^ y lo reftance fe envolvió con 
muchos panos > de calidad^ que la enferma pudícíTe imaj^í^ 
nar t que tenia todo el brizo envuelco» £fta aprehenímn 
era muy natural » ea fupoficlon que ^ al cortaríe la parte 
P^odrida » y \xmxX9^ dei brazo ^ no lo vio , ni lo fin^ó la 
qf)fernuu 

1£\ Phenomeno confifte ^ ea que defpoes fe quexaba • de: 
i^ue^lp doüan niucbif^o los dedos de la mano ^ qüc ^^ ¡00 
(enia ; y de los quales 90 tenia noticia que le faltabanv ¿í^ 
K error de la Imaginativa procede » dicea los Phy fieos » de* 
qt}e Ips nervios que feeftendian hafta los dedoj^ > duedaton^ 
coma^ antes \ continuos en el ceUbco» Afsi, pacs > la ifiipre& 
fipn dolor ifica> que (e hacia w,ú medio braito extftefoM'i i4'^ 
pgrcibia ei Alaia ¿ pero^ ^ oor el error de creer que tenia de-» ^ 
dos ^ iiuaginaba» que la (eafacíon e^iftiar en los dedos ^ qué^ 
ya. ^ftabjMi fcparados del cuerpo^ ; : ' - ^ 

7<5» Antonio le. Ctaod(partv8»art,T I») esidifiaifoip) 
fegtír ; jf popecpiL eatenfioi ía^ ciq>edeocia. > qae teficró^ 
Cartefiop ptdolffr pir^ifiati^r ufn^Mám in áliqua fidrH4éf^^ 
fms^ á fua tame» pmfhfinfiís , 0*. vüa adempta Jhn^> 
Tbeodorp Craanen , i cap^ 1 1 6f ) tratando de ThiUath'iH^ ; 
¿r £)<^/pr^ ^ fee^íplica del mifoio modo, Refere el Cafo ar«' 
rl]^a dicho»' ^itáa $chenckio para una'i>bfervacion;y^ de 
oj^ qm Soldado fe que^^^ia » que le doliaí un brazo » qcic* le 
4i£alK^ y poc haveiiejip ileyado una bala 4e Artillería. Shí^ 
l/if¿4i mérem in brachi» silatá^ Y finalmente t^ftifica 

Cr^aRer)4ci9pi:ostres$»fi3i$Xemejante$r TWii iWi^ qu$jit€ 



Discunso XLIV» 

Mñmn nmdias Cartefíaoos ^ fon efedios ímagbados de íU 
fyftéiiu. Sucede lo contrario» Quieren probabilizar fa fyf- 
cemax:on eftos caTos .Ifidifpiit^^iks en ^ íiecbo. Nó-es dd 
^tiTumpco difputar 9 ii la &tmáá\zC<Híaríi^k eü , ó nó ^es tS 
prtnc^^al trono del Alma, ^a íalfo^ó dudofó eño. €!on« 
vienen los Modernos ^ en que k Alma hace las funrciónies 
de percibir lasfenracíones externas » no en lt%séxtrenñdade$. 
lino en el noirino celebfOv Una Aran» > pueftai m el céntrb 
jdefutela» percibe en el mirmo centro; las extrañad iznr 
proísiones > que fe . hacen en las extremidades de fus faflos» 
Con proporción fe podrá decir ^ que íiendael celebro un ovi«« 
lio de nervios ranfiiAcadosá2:iiit^&S:k^ partes del cuerpo, 
percibe la alma en el celebro todo quanto hay de impref* 
fion en las extremidades » ó en los medios. £fto lo palpará 
un ciego. £s confiante , que con un báculo percibe efte U 
rudeza de un cuerpo rigido ; y ninguno dirá , que en el ex« 
treojo fiel báculo fe cxecutaldLíenfacioa^ relpoáódeli^erpo 
que le roca. ' , .* 

7^|. ^ Para mayor abundancia citai;é también ál cHebre 
Peripatético Moderno > Eufebio Amort , en fu Piilf/ifia 
Fplingana. ( pag. 454.) Pone cfta conclufion : Perceffh in^ 
terna Jtt in cerebro. Enel num.i6. la prueba con el exemplo 
del brazo , o de la pierna , cortado ; como le pufo d P. M. 
Alega otra experiencia mas fadl 1 y menos cruel.' Si recida-» 
tmr in medio brachii nervms unus ex illis ^ qui ád extremes 
u/que digitos pertingunt ; ( dice ) Et in loco feStionis appli'^ 
eetur oíjeéfum doloríferum , v. g^ ignit ^fentitur dolo r , non 
témquam in hacbio exifiens ; fed eodem modo ^acRexife* 
mus digitus combureretnr. Simitiier dicitur eosqnibus ms* 
MUS , W tibia pracifa eft^de aiexrimp dolor e , 0* in^nanu^ 
ékUtlÑP UVE queríjolnos y quafiadbuc integras haber ent 
tas partes. Pone también el exemplo dicho del Ciego y para 
explicar la conclufion. 

7^5 Difcurra ahora el Letor , (i havrá paciencia para 
fufrir , que el R. trate de Def cuido ,y de írror todo aque* 
lio ) de lo qual no tiene noticia alguna. Efte capital de- 
fefi^o no es particular del R. y Compañeros. Parece que 

todos los que efaibieroA contra el Tbeatro leyeron por 

linos 



,44!^ ScwTjciSMo FhilosofIco. 

unos mirmos -cartapacios íiifutíos. Todds fus reparos ha% 
fido argumetuo^ de Tu ignorancia , esforzados con las eñ- 
cazes exptet^iones de Tu malicia. ATsi , pues , ao he tornan 
do ia pluma para vmdicac las claufulas del Theatro , únicas 
jncn^e contra losHepUcant^s, qu?. concumcTon ¿ la ma-* 
^uíatura; del Líbrejo j y Libróte i fínp también contra . tó-^ 
dos los ¿olios , qae cagitnaxon pot el mlftiio. rumbo .de Ja 
)^óranciai ^poñura. Envidia,, y Mordacidad.. Jtf«J< «f 
fOJKrA:. hit fcribertni ,.qHÍ pauciiverhit «hter'i^poterantx 
(díxo Ládaiicio}y>d t^t tmnei , qai uy'tqat iátm, \ 
^oferis if^iunt , Mt tffecerHMt i UM femt^ 



DE- 



DEFENSA 

ipE LAS aprobaciones: 

DE LA 

ILUSTRACIÓN APOLOGÉTICA. 

$. \. 

•366 1^ '^ Ilujíracion Apologética , que el 

i. P. M. Fcyjoo dio al Publico ea 
t' ■ ! 1729. para explicar fuTheatrd á 

C los que no le havlan entendido , fe 
\ pulieron las tres Aprobaciones re- 
gulares. Con la libertad que cl- 
Vulgo impugnado concedió á todo genero de . Ignorantes, 
para que á fangre , y fuego Te opufiefícn al que queria deC-' 
cerrar tos Errores vulgares « fe havian introducido ü hablar,. 
y efcribír del Theatro , aun aquellos , que apenas fabían. 
leer. Ya era mucho tanca tolerar en País de Racionales. 
Afsí , pues t fe propufo el P. KC por aíTumpto en fu Ilu/'~ 
tradtn , no Tolo explicar algunas cofas ,' que los de cort» 
Iketaturano havian.per{:ibido ; Hno también expeler, y. 
arrojar fuera de fu Theatro á aquellos , que eran incapa-^ 
CCS de hacer papel en el. Defcubierta la Impoftuta de los 
entremetidos , Ic^ro el ñn que pretendía. Pero avergOH^ 
jados aquellos Papdoniftas de verfe erpulfos dd Thea- 
tA> i pretendieron hacerfc fuertes , á U> menos en fus 
umbrales , tcprefentando dcTde allí dos papeles* ambos' 
Cogidos. ■ ' 

j 767 Y¿ hace tiempo que Marcial fe budo con ^u-^ . 
deú de baos .cBCcemctitlos (emejanccs » qae eo - el Tbea-* 



441 Defensa de las Apuobaciones 

tro material de Roma querían imponer con la míTma tri^ 
moya. En el año óiy. de la fundación de Roma proouilgo 
Rofcío Ochen , Tribuno de la Plebe , una Ley juíUfsima* 
Determinabafe por ella , que para ver lo que fe hacia en 
el Theatro , no fe confundieíTen Plebeyos , Npb^les , y Se- 
nadores. PaíTado algún tiempo , llegó a tal grado el. abu- 
fo de aquella ley Rofcia , que muchos vulgares , ó por en-, 
tremetidos , ó por enmafcarados con veftídos de Cavalle- 
ros , querían pt^íleer en el Theatro el lugar , de el qual eran 
indignos. Aun Domiciano no pudo íuírir femejance abu«« 
fo. Renovó la Ley , y determino, que el que no tuvieíle 
talentos bailantes para fentarfe entre los del Orden Equef* 
tre , eftuvicirc en píe entre la Plebe; ó , hablando a nuef--! 
tro modo j entre los Mó/ijaeteros. Marcial hablando dQ 
iChereftrato: 

^uadringinta üht nonfunt Chdreftráie j J^ÜR Gí^ 
Leffitis ecce venh ,//4 sfuge aturre , ¡ate^ 
7^8 Era Ledio aquel Miniftro y que tenia cuidado ¿0 
que no fe metieíle » y fentalíe en los catorce ordenes de 
afsientos , que folamente correfpondian á los Nobles , vul- 
gar alguno. Sucedió que j poco dcfpu^s que Domiciano 
renovó la Ley Rofcia , fe üitroduxo un tal Phaíis entre los 
del Orden Equeltre > pero disfrazado eocx alquilada Pur- 
pura. Para dilsimular el embufte , comenzó a alabar 1^ 
juila difpoficion de la Ley. Al eílár perorando Phaíis fobrc 
cílo j pero Tentado en el lugar que havia ufurpado , llcgOf 
Leélio. Advirtíó » que todo ^ra tramoya quanto hacia Ptia- . 
ífs. Defcubció qiie cara^^er le correfpondia en el Theatroij. 
y le expelió a empellones del fitio que qucria ocupar. Mv^ 
uaL (lio. 3 • Epigr. 8.) 

, . . tiitc C talia ditm refert fufiUMs » 

. Illas fúrfur €4$ , (T arragaf$tes 
Juffit furgfril^&iur ImífTíias. 
^ 7^9 El mifoio Marcial ( Epigr. 14. ) cuenta de un tai « 
Manneyo iin . ardid fem:jant^ » aunque mas chiílofo. Te- 
nia aquel Vulgar la nuña, ó mama de querer rep:¿fentac 
P^pel de Noole ea el Theatro. Antes de U renovacioa 
d&U Ley , I^qícia ^ fe aprovechaibadel abofo ^ y de ia tole^- 



*M LA Ilustración Apologética^^ if,4f 

fa>icla« Siiitiendaen gran manera , que fe renovaíTtí la Ley^ 
profeguia con fu arrogancia , en fuerza de varios artificiosa 
Defcubriole Leftio , y le intimo , que defocüpalíe el fitio^ 
y fe íncorporañe con los Vulgares de fu esfera. Aquí fuo 
qliando en Manneyo batallaron el fonroxo , y el artificio» 
Todos los Nobles le ioan expeliendo ázia . fuera , y es creí-^ 
ble, que los fylvos de los Vulgares no eftuvieífen ociofos^ 
Filialmente 9 aun arrojado ; procuraba mantener fu maní^* 
Puefto en el Ínfimo lugar , medio entre los Nobles , y Plebe- 
yos , usó de efte ardid. 

Sentófe ,'comofidixeramos^^ii punta de hanci\ pero 
temi>;ndo á Ledío, y a los fylvos de los Vulgares , y que- 
riendo aun imponer a algunos , que tenia particular caraétei: 
en el Theatro , fe fento de medio lado. De efte modo j ni bies 
fentado , ni bien en pie , quería cumplir con LeStio , por la 
parte que eftaba medio en pie ; y por la que. eílaba mal kvh 
tado , con los otros. ■ . . j 

Et hinc mifir dejeSlus , \n viam tr4nfit • .. , i 

Subfetlioque femifultus extremo^ . . . - .\ 
Et tnale receptus alten genu yjaCfat 
Equiti y federe fe , Le£Hoquefeflare. 
Con razón , pues j y agudeza fe burla Marcial j ya |dc U ar*' 
rogancia , ya de. la tramoya. Nuncridetur Mannejuj yáxct 
Ramírez de Prado; pues » cpmoFarnaibio advirtió > ni aquel 
entremetido eftaba fentado , ni en pie, Semi-fedens^p" femi^. 
ftans^ Radero le ridiculizó mas : Ita infelix Mannejus ,& 
quafi menftrofus erat Semi-eqi^es , dT Semi flehejus , & Se-* 
mi-hútno. Uirique volehat fatisfacere ; neutrifecit fatisi i» 
quo Yifumí^ptát Poeta. \ 

770 Lo que en tiempo de Marcial fucedíó en el Thea- 
tro material de Roma> ha fucedido a proporción en el 
Theatro Cricico, Es claro, que los Dodps , y Eruditos, 
fon los Nobles de la República Literaria; y que los Ilite^ 
ratos fon los Plebeyos , que componen el Vulgo. Mu- 
chos de efta. ínfima clafle han querido ocupar en el Thea- 
tro el lugar que no les córrefpondia. Salió la« Ihjlra^ 
cien ApaUgeticA , y haviendoexaaiinado fu Autor, quienes 
eran los que eistm^iiCc^t^dps quciii^u . p«iilar por Erudírosj,^ 



44^ Dbfemsa d6 laj Apilóbacióneí; 

defcubrío la tramoya ^ x ^^^ ímpofturas ^ y los expelfó del 
Ittgar que en fu Theatro havian ufurpado, 

771 Corridos yá defumírmo atrevimiento » y defeT* 
perados de poder hacer papel enere los Eruditos , nfaroa 
de la tramoya » que ha fído objeto de la rifa de MarcíaL 
Quedaronfe en las entradas , y falidas del Theatro , ca- 
lumniando ¿los Aprobantes, y cenfurando índice^ , Apro- 
baciones , Prólogos. Aun el mifmo pergamino del atorro 
no quedo feguro de fus dientes ; ni creo quedará el de efta 
Vemonftracion. Uí canis i cória nunquam ahfterrebhur unc^ 
te. Qaiíieron imponer con efte artificio ^ j]ue aun hacían 
papel en el Theatro. Azia los que los han conocido » con- 
feuando avergonzados , que no paíTaban de Vulgares : y 
ázia los que no harán reflexión , jandandofe de que aun 
paflan por Eruditos. Semi-^ffdens , & Sernt-Jlans. JaStat 
Equiti federe fe ^ Leñioque j fe fiare. Tampoco ocupan afsi 
el lugar correfpondiente. Salgan fuera del Theatro Criti- 
co , y de (lis Aprobaciones* Ni eftas fon para fu Critica, 
ni aquelpara fu inteligencia. Para calumniar , y íylvar lo 
que no entienden , folo esproprio lugar el de los Vulgares, 
ó iliteratos. 

•77a Defcubierta la tramoya, que fe juega contra el 
Theatro i es füperflud deteneime á defvanecer las impof- 
tiiras , que fe eílampátron en el Libróte contra las Apro- 
baciones, depara el R. en que en el forro de la IluftradoM 
fe pufieÚTe efte titulo P. A/. Feyjoi. En que fe pufiefle en los 
Titutos , que era Abad : y el fcgundo apellido Montenegro. 
En que en los índices , que ni hizo , ni pudo hacer el P. M« 
por vivir ochenta leguas diftante , fe reclamafe , verbo Fej^ 
Job , á la Carta defensiva del Dodor Martínez , quien fa- 
vorece al P. M. con particular elogio. Llama también la 
mifma voz , á un debido Elogio , que el P. M; pufo en el 
Tomo IV. hablando de fu Padre , yá difunto. Sería creí- 
ble , que efto fe ccnfuraffe también ? Refponda quien fabc 
lo que dice. Laude mus viros glorhfos ^ O* Párenles nof-^ 
tros. 

^Ti Otras bagatelas femejantes adornan el Libróte. 
No dexarán de aprovechar inucho los que malbarataron 




M *A liUSTRACÍON AfOLOGITICAJ 

jpl4bero eQ^mulclplípftdos pliegos ae femejaoccliceratort 
n* Dixo el P. Ni« que en la Corte fe dudaba , íi ^1 q.ue üci^ 
«JO el Líbrejo craEfaitor fupuefto., ó cxíftgncc. Vi^ocu-y 
ra el R. hacer creer , que no es fupuefto , y que el P. M« no 
lo podía dudar » pues havía alabado no sé que Papelon# 
Prueba fHtillfsima. £1 K. cita » aunque ínfulfamence ^ a La^' 
xnindo Pcitapio* . LuegO' cfteí Autor ¿o es fupuefto ?-Dif-^ 
tinga entre Alfoliamos ^ y PféudonjfmaK Debaxo.del nofU'- 
bre de Lamindo , fe oculta el célebre Muratori. Difcrertr 
,tcs veces he citado á Monf, de Vigneul-MarviUé , y haf-;* 
ta ahora no se quien es el Autor. Solo se , fegun la ad-' 
yertencia de Keftekcro ^ que es Autor Pfeudonymo»» En el 
xnifmo libro > Melangts , cíe.Marville ( /^«f. ?. pag. 49.1,) fe 
(dice , que el DiariQ primero de los Sabios ( Jonrnal de$ 
Sfavans ) fe atribuyó en- Holanda á Monf, de Hcudovi- 
Ue. Efte , ni era Monfiur 9 ni Efcritor» Era un Lacayo de 
itüipnC de Sallp , verdadero Autor del Oiarlo. Era precifo» 
para decir algo en efte punto , copiar los dos tomos en fo* 
lío , que PUccio facó de Anonymos f y Pfeudonymos. : 
.774 Aca(b á la hora de efta eftara el P. M. en la miC^ 
maduda. Yo puedo certificar ^ que tampoco conozco , ni 
lie yifto al que £rmd el Librejo , y el Libróte* Oí hablar 
de el »<:omo exiftente » pero fon tan encontradas las noti^ 
cias > quQ como para mí aOuoipto. no hacia al caío deter^ 
toinarme a algún extremo > folo atendí á lo que no bavian 
entendido en el Th^tro los que fe firmaban Impugnado^ 
res. Con reflexión > pues , usé dé la voz Replicante , pref« 
rindiendo de averiguar qu|ca era la Perfona* Podrá fec 
,^ue ?n otras Ediciones, de \^ UhJí ración quiera clP^M* 
ufar de la mifmír/Gautela íy iborre aquel nombre dadofo^ 
para que ninguno tenga qúexa » fi fe habla > ó no f; habl^ 
con éU Para faber que el fin de los que impugnan el Thea^ 
tro , . es en unos .n^atar el hambcei, y e» otros morder, al 
>qtor , no fc*pcc3efs,íca faber quicnfes .fon con 'individuali- 
dad. Tampoco fe QeCefsiríü fabcc, quienes pudieron jun^ 
Ur en un Libróte tañtasi faltedades , impofturas ^ y .coAtW*- 
dicciones , tantos convicios, dídcrios , y libertades con»- 
tra elTheatrójCuAutor'>y fus. Aprob^uites» Para impu^-- 
ví#»./A ff nar 



I 

544S Defensa de las Ap^obacionéí 

nat todo lo dicho>fobrá el que cfte imprcflb; y para conocer^ 
que femé jante manía es incnrable , baila faber que hay mu^^ 
QhoSfqncvfr/ofoilUg líulgi ^yemlibeí occiduiit fofularitlr. 

- 77 j T^Efprcciando ^ como c$ razón > otros rcpa* 
'• 'I Ji ros infulfos de el Libróte , vanaos i tas 
ÍA probaciones* El Uc» Don Joachin de Anchorcna yEz- 
pekta y Abogado de los Reales Confejos 1 Fifcal^ que ha 
íido de U tíunciatura , y hoy Juez in Curié » día fu Ccnfu- 
ra y por ordeft del fcñor V icario* Bien conocida es en eftA 
Coree el Cabulero Aprobante } ya por fus admirables pren« 
das j^ yi por Cu particular Literatura* Es fu Aprobaciotí 
nn primorofo rafgo de Erudición » y Eloquencia* No ten« 
dria opoíitores en et Vufgp » á no fobrefalir de elle mo-^ 
do« Aisi efta^probacian,^ comolas otras » tuvieron una 
0[)irtnaiffipugnatíon entre los Vulgares , y una mifma Apro* 
bacion entre los Eruditos* Venga defde París et teftimom6 
ímpieÜb» En el Extra£io de la ilujf ración jlfclcgetica , que 
cftáenel Ader curie dt ir and a ,. fe dice (pag» 752.) hablan- 
do de las Aprobaciones dScbas y efto que <ada nno podri 
traducir i fu modo* La Dedicace - efi /uizie^ de flufieurs 
Miígrókaiiaití %aífoniis\ (¡^ remfües d* Erédkhm ^ fui /ixT 
igulimciut hnntup aux Deffeurs , qui Uf ent denéei ,& al* 
Ouvrage ^ qui enfait ¡€fii¡€t^ CT qui SANS DOUTÉ In »^- 
tfite^ hien^ 

77<í; Repara clR» ettquc tí Aprobante uíaffe del íA* 
^tode Oré y y del Pheuix j porque >;dice » fon fábulas* Buc-^ 
49a qucdariisi la RHctoríca con ífte reparo* Por ventura » / 
^IciUcí de fu Achelis ^ que ufaron fus. Aprobantes ,^ es otra 
'cofáque una íccíon I Partes^f^w medio d Feyjxk y} al ni>nh- 
tre Ju primer parte ^^ c s otra coía ,, que un ripio Poe tico ? No 
BudOi el R* haver notado ,, que ni et P* M* ni otro arguno 
•fe txictÍQrCoa los Aprobantes del Librejóí En verdad > que 
^bcécftcconceptillo , pa^Mfop medié á Fe/pb ( Fey-jiiy 
& pudfera decir algo* EfiaiSjty otras cofas paííaron por lo 
•<lpefoaí:PetoelRiiU¡BQ5 rvos giivilc^ío^* ^ 



l^iA TlUSTRACipN ApOtOCITlCA. ,1^49 
Ko fe puede negar ^ que los hóinbxes gr>andcs han ufado 
\ ficmprc con difcfccíoa del Ave Phenix^ De efte fimll fe va- 
lió d Rmo,P* M. Navajas > para expre/Tar el aleo juicio, 
^ iquc havía hecho ¿ú Thcatro , y de fu Autor* Bailara efte 
^ cxemplo y para calificar de cloquéate la cxprcfsiondQlCa'- 
^balk'co Aprobante. Permitafeme ñó pbftante , qiíicra coná- 
\ probarla > con ló que por carta de Roma ^ que tengo > lle^ 
, gó á nii noticia» Sé ^ que los Sabios de aquella Corte > y cñ 
^ cfpedal los Elpañoles ^ hacen particular aprecio del Thca-> 
tro Critico» Pero lo principal para mi aíTumpto es > que ha- 
^viendofe >dlgiúdó leerle clEminentifsimo feñot Cardenal 
, de Cienfaegos » ño fe embarazó con )as fabuloíidades 4^1 
^ ?¿^;í/V>par4ifavdrécetal P» M» Feyjoo > con la mífmaex- 

ÍiFcfsibné Pheníx de ht Ingenios^ Qué dirán ahora losZoy- 
os de Aprobaciones > contra el voto de efta Águila de los 
Ingenios > del Pico de Oro de la Eloquencia Efpañola > y 

" deiSapIentifsimo délos Purpurados? Vean> pu^eS) .(onío 
por las fcñales , que dié Plinio del Ave P/^^^/x^ es yptó 4c 

^j d que fe admira hoy en Roma como Phenix dé fuj^rior 

* Gerarqula» AqulU mia¿mt»dine , ^nrí fulgori circa "colta^ 
€étt€ra Purpureux. 

777 Aludiendo el Caballero Aprobante al EUfaite 
ilancé de Siam y haclendofe cargo ^ que el P» Mé/córíce4ia 

,* medio DefcMídoy dixo ^ y con agudeza > que los Opofito- 
res del Theatro > en viendo fobrc si la Ilufír ación , huirían i 
ma de CahAllo ^ en el hUnco de Síaím. Finge el R* que aquí 
fe habla de un Caballo hUnco^ No hay tal cofa* Confunde 
el Ré los nombren » con los adverbios» Con la cxprefsioii ad-* 

\ verbíal » A uña de Caballo ^ fe ppndcrá una vergonzofa fu- 
ga* Para eOx) es pura materialidad > que el que huye vaya 

. montado en Muía» Pollino^ CavallOj CameIlo> Elefante j&c. 
y aun el que vaya á pie > ó fobre una caña > como los niños» 
Equitare in arntidine Unga ^ dixo Horacio» El Patriarcha 
Seraneo dice de fus Religiofos : Uon deheant equitare i y 
efta determinación excluye todo genero de cahalleria. Pli- 
nio expreífamence afirma » que en el Oriente fe anda a ca^ 
hallo en Camellos» Omnes autemjumentorum in ijs Tenis 
dorfo funguntur , atque etiam equitantur tn^fralijs. 

*íf a ' ' ' '' 'No 



' ;í|d ^ 'Defensa * ¿é las' ArkoBAcrSí^iT' 

■ ^ 778 No fe acordó él Aptobantc de Caballo álgiího^ 
m blanco , ni negro; Del contexto fe conoce , que habla del 

' 'tlanco Elefante , que advierte , fue el objeto del medio def^ 
€uido^ Dice Botero {fart. i.pag. 114.) que en campo tafo, 

' es mas ligero et Elefante y que anCaoalfd: Eis el peniamieü-l 
tp : Tendrán ^ los Impugnantes á buen partido tomar la fü-¿ 
ga i y huir con 'prieftcza , V'elocidad 1 ó como fe dice vul-: 
gar a y adverbialmenre , á uña de C avallo , montados ea 
el Elefante blanco de Siam , dcfde donde quifieron comba-( 
tir elTheatró. Niega también el R. que fe haya enfangrcn-i 
^ado en el Librejo , para pretender eludir las juítas quexás¿ 
que el Cavallcro Aprobante feprefentó. Efta fatisfacción^ 
•prueba , ó que cí]^. tenia poca parte en d Libí-cjo^ ó qüet 
no tenia concepto objetivo de las voces, Lutbero ^ Vann 
date^ú-c. / - ^ ^ 

779 Díxo el Aprobante , que yá los mifmos Ópofij 

\ foresdel theátro daban el nowbye de Ramillete i la tluf' 
ir ación. ÍEfto fe llama , 'el'defprop'oj^to mas extraño : Porque 
dice el R. quando efiaba apriiañdo la tiuftrácion , aun éf- 

* tanohaviafalidaá luz* Pregunte elLetor alR. filas Car- 
tas Familiares d^l P, M, eftaban en la calle , ó eftaban íih- 
.preíTas. Claro efta que no. Como, pues , lai leyeron el R. 

^ y Compiñcros ? Si éftos , abufañdo de la Fe J)ublica , de *U 

" Chriftíandad , yCortesia*,/¿:/V^ voiunt/ecreta demuj , atqae 

. inde timer: ;qué mucho folícícaflen leer la Ilujt ración , án* 

tes que falieííe áluz? El def^rop ojito maí extraño £txh ^ fi 

* los Aprobantes del Libróte dixcíTqn aquello. Los .que 

* tienen voto'para ■ leer elTheatrd ,.yfven muy dcfcui danos 
de leer con aiiticfpacron '-defpropofitcs manufcrftos , que 

* jamisíeerárí , auiíde^ues'de imprefos. O, y quantos ar- 

* dides havrán ufado los Bufcones de Cartas agenas , para 
Jeer eft^ Demonjiracion , antes que falga á luz \ Importa po- 

^ co. No hay prevención qiie'álcaace, para defender falfeda-* 

* des horrendas. ! ' ' . 

* 780 La otra Aprobación res de Don Pedro Bernatdo 

'/Icazar , Abogado de los Reales Confe jos , y Agcíitc 

Fifcal de el de Ordenes ; Perfona digna de mayores Fre- 

, jpiios , jr^cn q[uíen l^Tl^eoricá ,'y ^Praftíca , érvanibos De-i 



M LA ItUSTKAéiON 'AyOtOGETiCiCt 451 
lefios i fe acompañatL de uoa sólida Erudición. Honrando 
g^atrofamence elle Ca vallero Aprobante las producciones 
del P. M, Feyjoó , dice ^ que el RealConfejo le remite U 
Jlujíradott , para que explique fu didamen , pero no para 
que dé fu Cenfura. Porque ( fon exprefsioncs de fu Urbani- 
dad) ñí el obedecer me pudiera dar atiento ,f ara cenfurar^ 
la , n¡ deho yo emendet Je me mande fer Cenfor de la que 
fe dirige h ilufirar la que con tan notorio aflaufo , como 
jjijlo , ha dado i luz ejle Autor. Havra Efpañol tan eftupi- 
do 9 que no entienda efta exprefsion Caftellana ? Pudiera ala- 
gan Manicongo bozal inferir de ella , que fupone aqui el 
Aprobante^ que el Confejo le remitia aquel Efcrito para que 
le iluftrajje i Nó es creíble» aun en cafo de que en Manicoft^ 
go fe íingieife barbaridad nativa. 

No obílance » en las Cortes fe halla de todo. Lo primea 
fo que fe encuentra ( Impone aqui el Imjpugnante de lo 
^ue no entiende ) es con la altanera prefumpcion de fupo^ 
ner , que la remifsion , que el Confejo le hizo de aquel Ef-^ 
crito , fue para que ¡u pluma LO ILUSTRASSE. Claro 
tjlh » que efta exprefsion fue inadvertencia de [u vuelo ^ 
fue$ el Confejo jamas remite las Obras para que fe iluf» 
tren , jino para que fe cenfuren. Verdaderamente , que 
pfte modo de entender > ó es remontado vuelo de la ímpoftu- 
Xiy o abatimiento infondable de la Ignorancia. Efcojael Le^ 
tor. Pero tenga prefente , a vifta de eftas inteligencias monf-^ 
truofas, cómo havra entendido los puntos de exquiíita Eru-> 
dicion,que fe tocan en el Theatro, quien como el R. no ha en- 
tendido una exprefsion Caftellana, tan clara, y exprefsiva¿ 
.781 Ya íeria nimia ociofidad detetierme á explicar 
otras exprefsiones Rhetoricas , y admirables , que usó el 
aprobante. Los Eruditos no necefsitan de explicación. El 
R. no tenia obligación de entenderlas. Afsi , pues > con- 
fundió las avenidas de aguas , con las avenidas de Dide« 
ríos. Eftas fon las avenidas del Vulgo, que no traen fuerza 
para facar fangre , quando fe fumergen en el defprecio. 
Conque , quando el R. dice , podrd dar/ele fu pasaporte 
de dí/par4te ^ podra guardar el pajfapcrte , que bien le ha 
^coefter para (us Líbrejos» Sucede, que la gicdia arrojada 



^•5 i Gefehsa Bt LAS Aprobaciomí? 

en un eftanque , al tteo^po que pienfa herir , y enturbíala 
las aguas ^ tas hace mas chryftalinas ^ quedando ella fepulH 
tada en el cenagaU Aplico el Aprobante coa ungular agv-^ 
deza el exemplo» 

Efta es una comparativa di, cenagal ,.( dice et tU) en 
h qual y preteadienaa pener fu piedra en et Rollo ^ la d^xa 
clavada en el cieno ^ de qur fe vale^ Añade > fu hfipiencia^ 
y fu desbarro. Efto procede de que el R* yá efta dícftro en 
confundir las caufas con los efedos > aunque tenga prefen- 
te en la claufula del Aprobante ^ que las avenidas ide con« 
vicios contra el Theatro, í/i^jcí^/í el efeífo fue la piedra^ 
defpues de Tumergida en el cenagal» La Chryftalízacion de 
tas aguas es innegable*. Et mayor luftre del Theatro ^ def- 
pues que Papelones ,. y Librejos fchan-lepultado en el ol- 
vidólo eftan fumergidbs en la profunda rudeza de los Idio- 
tas^ es vilible» Otras uiepcias mezclar aqui el R. que demuef- 
tran haver entendido las Aprobaciones ^ como entendió el 
Theatro Critico^ 

782 En el Tomo IV^ del Thcarro puíb fií Cenfiíra el P* 
M^ Fr. Benito Tfzon > Maeítroí, y Dífinidor de la Relígíooi 
de San Benito.. No me permite íu modeftia, que dé aqui 
noticia de ía Virtud , y Literatura.. Viendo cfte Aprobante 
las falTcdades > que el R» impqfo a Calida > impugnólas» 
como era razón » Coló con el defprccio : Y advirtió al R« 
que como tuen Catholico y debia decirlo contrario. Tomo 
el R^á íu modo la trivial ^y adverbial expreísion> como 
huen Céthúlico , para tener que decir quanto fe le vioieíTe i 
la pluma.. Advierte j que cfte punto no (e halla en el Cathe^ 
cifmo^. Yo eftoy feguro j^que (e hallan en dCatboíTfmo Ro-¿ 
mano el quinto , y el odavo precepto.. £a el titulo ^ Fat^ 

/edades contra Galicia , qpe prcfto verá el Lccor ,. conoceráj, 
que el P»M.^ Tizón ofendido» como natural de aquel No- 
ble Rey no ^ tuvo Cobrados, motivos para deípreciar las vul^ 
gares impofturas del R« 

783 Una de las Aprobaciones > que eftán en el Tom* IL 
del Theatro > es del Reverendifsimo P» M.^ Ft« Jpíepfai 
Navajas ,, Predicador del Numero de fu M^eftacC Efta 
Aprobación ^ CQb la qual quiío i^e Elo^ntSsimo ^ f^ 



BE i; A Ilustración Apqlogetica¡ 455 

CtucKtIfsítnó Aprobante honrar el Theatro , y favorecer i 
fuLAütOr^fe libró délos reparos infuUbs delR. Noafsí, 
de la iMt;eínpeftiva Cenfura deoino de los Aprobantes del 
Libróte. Porque ^1 Reverendífsitno C M. Navajas pufo: 
una exprefsion pan ^gy rica en elogio del P. M* Feyjoó « y fu 
Theatro -^ dice aqud Ccníor de Aprobaciones : Ni me af^ 
Jamhra la def me jurada ^ftatura del elogio ^ en la flama de 
MH P anegan ft a ^ que eftiaceftumbrado k tasfrequeates Pa^^ 
radoxas , atrevidae fonderacionei ^j devotas temeridades de 
¡a Grataría. Efta defprapofitada cenfura fe lialla ca el Li-- 
brote> que tengo prefentcjiío ^e (i eu otros eftará la mifma. 
' 784 Tanipoco 4Xiz aflbmbra » que tomandofe aquel 
Aprobante la licencia do vituperar la condu&a de lo» 
Aprobantes de libros » haya gallado algi^nos pliegos ea 
xnanifeftar <:on exteníion ^ que ^cometia los mifmos deli- 
tos s que cenfuraba en otros. No le bailaba al Aprobante 
cfta licencia? No le bailaba ha ver /aciado fu pafsion con 
Ur infame ceníura de Cal vino j Vandale » y otras monftruo- 
iidades j que impufo al P« M. Feyjoó? No le bailaba ha- 
ver cerrado los ojos » para noieer la infinidad defalfcda- 
des 9 e inipofturas j <iue a letra villa , faltan iá los ojos ea 
d Libróte > íiendo de fu obligación ^ ó advertirlas , ó no 
Aprobarlas ? No le bailaba xomar refidencia á ün Apro- 
bante de la Ilkftracion ^ fin haver viílo el puntó « que. falta- 
mente fe llama Defcuido ? Salga el Zoilo ma¿ inexorablet 
dirá que sí. Oirá > que para fatisfacer a la amiílad del fU 
y para explicar fu opoiicion xontra el Theatro ., bailaba 
lo dicho. Apollaré , que aun el R. feria de eíle didamen. 

Pero aflbmbróá todos ^ que ün venir al cafo, ni a la 
comifsion^ fe tomafle el Aprobante la licencia de tocaí: 
con fu pluma al Reverendifsimo P. M. Navajas. Es el Ke«* 
verendifsimo Navajas Perfonage de tan relevantes prendas^ 
que nunca fe debe hablar de el fin particular elogio. Num^ 
quam/tue laudé Uquendui. Eílo queria Sidonio.» de otro de 
tnferior caradet«Todo fe le pudiera difsimular áNeroa^dic^ 
Marcial. Pero el haverfe atrevido contra Lucano > no. 
y Heu Ñero crudelis » nullaque invifier umha^ 

Mmit hecfaUim nen licuijfe tibi. 

rf 4 Puy 



454 Oefensa de las ApuobacíóMÉS ^ 

t'udiera formarfc otra nueva Ronu.^ aunque todo ^ d^ 
plendor de la antigua fe reduxeíTe á cenizas. Pero de lasce-4 
nizas del Inñgne Eípañol , competidor de Virgilio « no ha rc«* 
nacido hafta ahora otro Lucano. Eftos Ingenios , como eftás 
fuperiores a los demás hombres ^ debieran eftár fc^uros de' 
fus envidiofos conatos. Difsimularia el P.M. Feyjooal Apro«> 
bante ^ que contra el enfangrentaíle la pluma , entrándold 
fcr I A parte ntas pgnfihU del pecho, Pero , que explicaíle Gi 
encono contra el Ríxk)« Navajas ? Contra el que (abe , para 
honor del Piilpico^ unir en fus Oraciones la Eloquencía del 
Hortenfio Latino» y la Eficacia delHorteníio Caftellano? 
Contra el Órgano, por donde en outerias de piedad fe habla 
a la Magfiftad Catholica? Vebuh hecfálum wn Ikmjfe úbu 

715 T A Aprobación , que por orden de ims %vsA 
L< parieres he dado i Ja Ilufiractún Jpohgeti'^ 
<a , es la que mas fe llevó los ojos del R. Sabia efte ^ que 
yo vifto la mifma Cogulla , que ol P. M, Feyjoo. C^e me 
precio de fu Difcipulo rque foy fu Payfano ^ Amigo , y Cor-^ 
refponíaL Finalmente ^ que por vivir el P« M« diftatitc^ 
So. leguas de la Corte , afsifto ¿ la corrección 4e los Li-^ 
bros j que falen de la Imprenta » ea la^ muchas In^prefsío-f 
Des» y Reimprefsiones »que fe hacen de los Tomo» de el 
Theatro Critico. Todo cfto» que el R. debía tener prc^ 
fente » para no meterfe con mi Aprobación , aun «n caíb, 
que yo hüvieile ufado de hyperbc^ en favor del Theatro,^ 
y fu Autor ^ folo lo tuvo prefente para lo contrario. Muf 
ciego eftaba el R. quando no advirtió , que afsi el P. M* 
icomo fus Aprobantes , no luciecoii cafo alguno de las Ap»>* 
baciones , y Coplas del Libre^ 

: 786 El contenido de mí Aprobación fe reduce á tret 
puntos 9 deípues de las exprefsiones generales. Primero» 
J^fear ,cn general la manía contagiófa de efcribir libelos 
famofos contra el P. M. Feyjoo , con el falfo titulo de que 
^VK impugnaciones del Theatro. H4 fido taa eícandalo-f 



fcE t« Ilustración ApoLOGETicAé %^f 

ia , ctefenfrenada ^ y x:cmtuiiiá2 aquella iniqua conduela del . 
Vulgo , que folo quien noUi juzgare aborrecible, efle fe-" 
rá apto para dexarfe llevar ile las ^inepcias de el Libróte. 
J^ui Bavium non oJit , anut tua carmina Mdvt. Ya efta- 
ba canfado de experim^tar , qoe la mayor ^arte de los 
Papelones 9 yi de Anoiiymos,y¿ de Pfeudonyaios , fo)^ 
eran abortos horrendos , 6 de una- craíla Ignorancia en-- ^ 
vejecida 5 ó de una envidiofa Malevolencia declarada. Seni'^ 
ferego amtiurtantnm Mnt^uamne nfMúm^ vexatus tc^. 

Eftaba aíTegnrado , que todos los Eruditos , y hombres 
de una mediana razón natural , aplaudían los conatos del 
P. M.en deGcubrír los Errores comunes , para hacer Ubr& 
dpaíTo á los que afpiran finceramente al conocimiento 
de la verdad. Eftos » aunque notalfen efle , ó el otro defec-^ 
tillo en el Theatro , fabian dtfsimula rio , ó fabian ad ver-^ 
tirio. Afsi , pues 9 fin determinar pcríbna alguna , hablé cti 
general , y hablarr , quando fe ofreciere* Tiempo hace , qiip 
no he podido leer pacificamente el orgullo de algunos £f«- 
xrítores Eftrangeros ^ quando al hablar de los £(pañoles> 
iniquamente , y con deíprecio nos arriman i los Mofcovi- 
tas , en materia de las Bellas Letras. Imprello cftá. Qjié £f-' 
pañol , a viiU de eftas ^ y otras mordacidades ^ fufrirá que 
fe ocupen las Prenfas contra el que t«ma por afliimpto dc£» 
• vanecer aquella calumnia? , 

787 En el fcgundo punto ^ hablando yá con d R« mu- 
de de pluma. Procure defcattarle de la nou de inalicio- 
(b. Es verdad , que no pude hacer lo mi(mo ^ en orden á 
fa Literatura^ pues me batto leer üi Efcrito , para eviden-^ 
ciar y que entraba muy en ayunas de los principios necef- 
(arios a impugnar el Theatro Critico. Q¡xé digo impi^n 
Mar ? Niaun para entenderle. La juftiíicaclon de efle Dic^ 
tamen fe havrá vifto por extenfo en los dos tomos de ef^ 
tSíDemanJtradon. Advertí de paííb , como era razón, que 
imponía tres , falfedades vifibíes al NobiÜfstmo Reyno de 
Galicia. 

En el tercer puntoprocure probar y que la efpecie del 
Uefante blanca adorado en Siam ^ y Ja que elK. por £du 

dfi 



45 <^ ^ Defensa de las AmiobacioíTés • -' 

de noticias , havia tratado como Defcmdo del P. M. Fcyjodr 
tan Icxos de fer Dcfcuido , era una efpccíe cicrcifsíma.. 
No era razón , que aunque el P* M¿ por dar de barato al- 
go al R. coñcedieíTc con gracejo , que havia padecido ms^ 
di9 defcmdíf , creyeflcn loS Lctores ,que el R, fabia lo que 
havia advertido. En cftas quatto advertencias use de 
unas exprejfsiones ,dclasiquales folo pudiera fornur que-. 
xa , el que hicieíTé eftudio' de apUcarfe las cxprefsiones, 
que pufe en general, guando, , fine nomine , contra vitiá 
/critñur, (dice San Geronymo) qni ira/citur , accu/ater ful 
ejl. 

788 La correfpohderlaa del R, ha fido de otra cUf- 
fe. No ha podido , ni podrá jamás evadirfe délas quatro 
advertencias , y afsi echó por el aujo. Efcogió en el Vo-. 
cabularío de fu Urbanidad , para impugnarme , las voces 
figuíentes. Mordacidad^ des tóanos , üe/atino , de/aciertos^^ 
ignorancia , diff arate , crajiíud , falfedad , Pigmeo , la criar 
tura mas hahcinadajicenda^ cahtre, nu^idader garrafales^ 
Pórpedad^ impericia ^prefumptuofo ^juncia ^primer colgajo ^^ 
aullas faifas^ mas que malicia de mi pluma ^fue impericia 
de mi inteligencia. No féoaloquefe dic^ ^ pende de mi ig^ 
norancia. Se nos venga a las barbas. Circo de mi ignoran^ 
cia y y Amigo de machaca. Ánade, que foy novicio ^ aun 
en las Aprobaciones : Que clhiio fudar fíete veces laá 
Prenfas , y yo ninguna. Con eftc pronoftico : El fruto que, 
fuede^ dir ejle Sarmiento , &c. No fe quexará el R. que no 
me hice cargo de fus Argumentos : Pero me quexare yo» 
que pudiendo haveilos reducido á un foto párrafo » fe ha« 
yan malbaratado en el libróte tantos pliegos en repetir^. 
los* 

\ 789 Qgife recopilar con la mifma legalidad , y exac- 
titud todos los argumentos de aquella clafie > que en el 
Libróte eftán acinados contra el P. M, Fey joó. Q^ife , pe-« 
roño pude »á no querer ocupar medio volumen. La efi«. 
cacia dp eftos argumentos es incontraftable » pues no es 
fácil encontrar rcfpuefta adequada , y en efpecial fi eii 
él que los propone , procede una total negación de la 
razón natural ^ ó unafedado abufo deellar Por efta ra-* 

zon^ 



Ibt tJi Ilustuacion Apologética. 457 

2on , haviendo advertido el P. M.al Publico en (allufira^ 
don la inepcítuá de los que falfamcnte fe llainabah impugna-» 
dores del Theatro^Y previniendo quales ferian las refultas de 
aquella ineptitud demoAÍlrada^dixo^que no havia de refpon-- 
der nus. £fte anticipado deíprecio de los Convicios^ con los* 
^ales fehavia de innpugnar^ha fido la noayor impugnación. ^ 
Aquella advertencia al Publico .echó por ¿1 fuelo to^* 
da la tramoya que eftaba arniada ^ y todos los conatos de 
jos que jugaban en ella» Los envidiofos quedaron envi-* 
diofos , viendo que el P. M, profigue con fa Theatro , fin 
hacer aprecio de efpantajos* Los que Tolo impugnaba» 
mordiendo > para comer » y matar el hambre j quedaron j f 
quedarán como antes. No fe hace cofa con facar papelo- 
aes > aunque fe inipriman fal^pmentados de convicios > e 
impofturas > que es la falíilla del Vulgo > fi fe han de eftan- 
car en alguna Tienda de Azeyte , y Vinagre , ó a mejor li- 
brar > en una Confiteria. Efl:o ferá perder el trabajo jy paU 
par fallidas las éfpcranzas» Tan, fobre st ha tenido el R» 
eftos temores » que le hicieron llegar a la extravagancia de 
retar j y defamar al P* M, i que le refpon ^a a fu Libróte» 
]|f s verdad > que previniendo , que daba en duro » me defaíia. 
i (ni ^ como fiv yo fueffe capaz para ello» 

í. IV. 

7 JO ; T TEamos el Cartel de mogíganga*. Haga el ft. 
V lo que fuen fervidi , {dice el R*) feredinc-^ 
tamenteformanó del P^ Sarmiento y h bien nntdüieitíramA 
kes ,, lóf rete ^/ los defafio ¿ la tela Uterdria , doade les ef^ 
fero de fie firme ypara mantenerles le que he efcrito y lo que^ 
efcribo y y lo que efcrihire. Debaxo del Cartel de defafioj^ 
que Jacob Critonio > fegun la fantafia de Bocalino , íixó; en 
el Parnafo , j^vlCo un Erudito efta glolliu {Avif^ 40.) TquieÉ 
h quifiere ver , acuda al Me fon del 4lcon y que allife le mofm 
trarK Con fola efta chiílofa advertencia » bien conoció 
Ctitonío y que no le padecía poder parecer con honra entre 
jt^uéltoi Doítos ^ qu€ le baviau hecho Ja burla de haverlt 

irá--^ 



3^5 8 Defensa be las ÁRKOBACÍóHñ: 

trdtad$ €$m9 $$m arlequin ,/ Saltimhdna. Aunqae Criconicr 
huvieílchecholaque ungió BocalínOj es ion^able que te « 
nU Ingenio ^ y Erudiccion para entrar en el Parnafo. £1 defa« 
fio nunca fe puede librar de teaieridad > íi bien le podrá dis- 
culpar en alguna parte el ardor de la juventud en que fe ha- 
llaba Critonío. Msi , pues > es mucho fugeto Cticonio , par^ 
trahido al Cartel del R« 

191 El reta es mas femé jante a los que el íantaflico 
Caballero andante D. Quixote echaba ¿ cada paíTo. Y eC 
defaíio » que ciego de fu fatuidad , quifo entablar con los 
dos Monges Benitos ; defpues de la aventura de los Molinos 
de viento , es eLnaas parecido , pues es. el mas defcabellddo* 
Creía Don (pizote , que los dos Monges eran dos Encaa^ 
tadores defcomunales. Que no creería ^ quien , como aquel 
Caballero de la Triíle Figura , tenia traftornado todo el fe-: 
Coi Nfo fomos endiablados ,mí dejc0munales ^fino des Keligiú^ 
fes de San Benito y que vamas nueftre camina , refpondierofi 
los Monges, Parjt conmig$ , infiíUo Don Q^xote » na hay pa^ 
labras blandas. Y fio efperar otra refpuefta pico al Roci- 
^nánte,/ arremetió Eftodc hacerfe fordo a las razones, o 
es proprio de una voluntad viciada ; ó comodino Áfianio^ 
de una demencia enfurecida. ^^M/f/> quiknsanimi n^n/unt^ 
integri ^ furdc audiunt . 

Si fueífe cierra la tranfm^raclon Pythagorica , algo fe 
pudiera decir en el cafo. No nos paremos en dcfahos faiitaf* 
ticos. Per lo que el reto del R, mira al P. M. Feyjoó, bailaba 
por refpue^a lo que fe dcfcubrio en la Iluflr ación \ y. para 
juftificar la dcíigualdad » lo que Homero refiere de las habi- 
lidades de Theríites coQcra Achiles > y otros Héroes, Por lo 
que pertenece á mi Perfona y no vivo tan ci^o de pafsion^ 
que no conozca es partido robado ^ entrando el Deíafio con 
Us condiciones pueftas ( n.y 88.) 

. 792 Lo que caufa admiración es j que tratándome el 
R. de Ignorante , / Pygmeo , y ficndo evidente , que no ha- 
vianfudado lasPrenfas con mis defatinos , me defafie alé 
tela Literaria. Los Ignorantes no deben combatir fino 
con otros Ignorantes. Y los Pygmeos folo batallaban con 
Us QruUas. Conque ^ no es facü averiguan qual es el ca« 

rae* 



M t A ItUSTltAélON AvoLoctriüÁ: . ^%^ 
"iiStCT de que fe tevUte el K. para combatirme. Sea el quei 
. quüiere. Yo no he tomado la pluma , ni jamás la tomate 
para combatir con Replicantes. La he tomado para déf- 

• Imprefsíoñar á los pocos , que havrán creído , que hay im*^ 
ppgnaciones del Theatro , liempre que ie imprimen Pape-- 

. Iones. Arsímifndo » para hacer patente á todos , que lo 
•quedixe en mi Aprobación , lo podía extender, y pro- 
bar en 124. Pliegos > y en mucho mas ^ íi fueíTe necef-* 

• farío. ^ 

793 No obftantc , es prccifo , que el Letor tenga 
; üempce prefente elle Cartel de Monomachia y y las Ex- 

pretsiones del n. 788. Advierto efto , porque hay Letores, 
. qué confunden las juftas quexas , con los enojos. Suelen 
. citos leer los libros, tan fofamente por donde los abrió el 
. «acafo. Defde luego defcarto a eftos deíidiofos , y fu dic-* 

tamcn. Yo leí de verbo ad verbum todos los Tomos del 

Theatro ; el Librejo , y el Libróte. En virtud de lo que 
. advertí, defpues de cotejados para les puntos , que fe ven-* 
. tilan , hice mi Demúnftracipn , en el fentido de que era ca-: 

paz la materia. Es derecho natural , que el que no pudie-^' 
. re hacer el cotejo , no fe entremeta á hablar. Confíame» 
, ^ue muchos' cenfuran el Theatro , que ni íiquiera le han 

• ^vifto po» el aforro , y que los que hablan del Libróte ea 

• defdoro del P. M. Feyjoo , ni por el aforro , ni por aden-i 
. tro le han regiftrado. Eftoy promptifsimo i indicar - ¿ 
' qualqutera todas las fuentes en donde he bebido , para ha- 
cer elta Obra. Mientras no fe diere efte paíTo , reputo por 

> fantasías , y terquedades de Don Quixote , quanto fe hicie-^ 

• re fudar i las Prenfas ^ contra lo que tengo viílo por mis 

• ojos. 

794 Los cargos que me hace el R. fon , que excedí 

• de la coraifsion", en meterme con el : que inferí mal , di- 

• ciendo , que configuientemente me intimaban los Superio- 

• res leyelle el Theatro , y el Librejo : que no me havía laf- 
- timado, y otras plataformas á efte tenor. Si nos querrá 

hacer creer el R. que tuvo Comifsion para infultar al P. M» 

FeyjoQ , y para tratar de Rudos ^ é Infifientes á fus Payfa-r 

«K)s í ' Por ventura es Uftiawls 1 advertirle ; que 00 fe vi- 

t oiefí 



'4^ * Defensa dé las ApróragíoMes 

mieíTc con falfedadcs notorias contra el Thcatro ? Sería tó^ 
lerable , que viendo yo ajada la Cogulla con moaftruoEas 
ignorancias y revejidas del falfo titulo de De/cuidos ád 
P. M. Fey joo , no concurríeílc á definoprefsionar á los Leto- 
res inadvertidos ? No Éütaba otra cofa» Se tomó el R. la 

' licencia de meterfe en donde no le llamaban , ni debía , ni 
podia entrar > y fe quexa lo a4virtie(fe yo , que havia erra« 

' do la puerta? 

7P5 Es cierto , que mi Superior no mz mando ex-< 
preflamente leer el Theatro > y el Librejo : Pero configuién^ 
temente , sí. La fatalidad de no hacer cafo el R. de los 
adverbios , le ha hecho caer en femejaqtes reparos infui* 

i fos« Pongo el cafo íiguiente , para que en el fentende el 
mayor amigo de el R* Supongamos que tuvielfe eviden*- 
cia el Publico > de que yo havia dado mi Aprobación , fin 

. haver leído , ni el Theatro » ni el Librejo > fino un fola- 

L mente la llujíracicn jíífohgetica. No daria por vitupera- 
ble femejante precipitación í Su Y yo lo concedo^ Qué 
reparo , pues > fe le ofreció al R. porque hice lo que > fi úo 
hiciera , feria digno de reparo } Yo no sé » qué condicionps 
llevan las comifsíones , que dan los Magiftradojs > para que 
fe cenfure un Libro : Pues yá dice el R, que foy ílovic^, 
aunen las jiprohactones. Para faber las que trahia láico^ 
miísionde mi Prelado « noQecersitaba.haytr faludado U 
Lógica artificial ^ bañábame no eftár negado a la luz de U 
razón. Efta dida , que no fe puede hacer juicio de una 
'üefpuefta , fi no fe tiene prefentc la Pref^unt/í^ 

^96 Las Sagradas Religiones » no folo fe int^efifan «en 

. que las Obras de fus individuos po tengan cofa contra > la 
Iglefia 3 buenas coftumbres ^ &c. fino también , en que 
por Obras difparatadas no cedan en defdoro del Habito. 
Me intimó mi Prelado le informaífe de la calidad de la 

- Iluftr ación. Efta era una Refpuejla Apologética ^ y una de- 
fenfa , de que lo que fe havia efcrito en el Theatro efta^ba 
bien puefto , pero mal entendido de los Impugnantes. . Có- 

. mo pudiera yo informar finceramente de que la Refpuejla 
era adequada» fi no me informaba del Librejo , que falí6 
jtoo capa d¿ Pregunta í Apelo al mayor apaigo de el R* Si 

po- 



BE LA Ilustración Apologetic a* ^ í 

fponiendo (^l cafo mipofsibk »infornialIe yo i mi Superior^ 
wquc la llpltraciott no cenia cofa contra la Fe , &c« Pero que 
.era un agregado de dífparaccs > que no era refpuefta » fina 
un viíiblc tarrago , y que mas que ea honor de la Cogulla^ 
cedecia »Tu deídoro* £11 breve» Que era una Obra como la 
jicl Librejtf. Daría fu facultad el Superior , para que falielíc 
¿ luz i No por cierto» 

75^7 Crea > pues » el R» que et Superior me íntimo cón^ 
Jigmentimente , lo que efcríbí havia hecho» *Quaiido el Pre<* 
lado me imima vaya a Valladolid > vta teüá^ ni me íntima 
paífe por Guadarrama > ni acafo penfara en aquel Puerto; 
pero cafifigmentemente me manda , que paite por allí» Podrá 
tbr » que ppr alta fe den Aprobaciones y fin leer lo que íe 
aprueba > y menos lo que tiene conexión para que fea fince^ 
f a la cenfura» Por acá no corre eíTa facilidad» Ni tiene lu-» 
g^ el circulo viciofo deaprobarfe mutuamente unosiotros^ 
lo que cada uno quifiere efcr ibir» 

Efta tramoya es miiy piropr ia de los que na buícan Cen* 
íbres^ que les adviertan » 6 no dcxen paíUr fus errores » íi-^ 
no Aduladores » y Poetas alquilados , que les ridiculizen los 
defatinos con hyperbotes fantailicos» Siempre eíla conduc-» 
ta es mata ; pero en Efcricos Apologéticos mucho mas» £f-* 
toy feguro » que el modo de auj^ la manía » que fe intro^ 
dUxLQ dcefcriDir unos contra.otros > (éría , obligando al que 
ÍLice Pape! de Ador > que traxeÜe conteftado , y firmado el 
Froceítb » de la mano del núfmo > que fe acufa reo» obligan--^ 
¿oaefte »óque le firme , 6 que fe retrate» No huvieraix 
ludado en elle caCb tanto f:omo han íudado las líenlas y con•^ 
tra el P. M» Feypo. En cofas? de hecho , como fon citas.» y 
Claufulas forno^es >no hay üifpuca» q^ue no la puedan ceroiit 
lac tos Magülrados» 

§. V. 



# ' 



79S T TAblandocp mt Aprobación de fa nmítítud 
Jl 1 de Papetooes Anonymos , j Satyrícos^ 
íe difpararon » quandoialió» el TheatxoCricico » apun-» 
f¿ la que havis;. iuccdído. «a Epfaefa C^^« ^9^) quaudo 



)4iSf . • Defensa de t As AwtotAda*n^' 

|>redicaba San Pablo la verdad Evangélica* AJ texto /q* 
íipuaté , lUma el R. eí primer colgafo,que mi Lher atura def* 
cubre. Añade : A<pii nene un foquitlo eu que diveríirn4r¿ 
yaya por diverfion. Quando San Pablo peregrinaba, tc^ 
ola tantos enemigos , quantos eran los que fe foftentaban 
de laIdolatría« Ephefo erad cent^ro de la Idolatría en U 
Aíia menor , y allí halló San Pablo mas refiftencia ¿ la vcr-i 
ósíá que predicaba* Havia en Ephefo an, ui Demetrio^ 
que era como Oefe de los que hacían varios Idolíllos dé 
Diana Epbeíina > con cuya venta fe mantenían muchos en 
aquella populofa Ciudad» Praftahat. Artificibus non modi^^ 
fum qu^jlum. Sobre la explicación de j£des argénteas Diiht, 
né i no concuordan los Autores» Creen unos , que eran :ef-i 
caparatillós « en que eftaba el Simulacro de Diana. Otrosj 
que eraoiunas iiaxitas » que contenían las Palabras E^he-^ 
fias y de las quales fe dio ya alguna uoticia. ( n. 148» ) Poco^ 
importa averiguar efto. 

-. 7j>jí\ Aquel ímpoftor Demetrio » ni podía tcrfeear , que 
San Pablo tu vieíTe tanto séquito ; ni c^eria confentír » qué 
fe le defcubrieífen las impofturas con que: vivía y enga-^ 
Bando á la Plebe, incito al Vulgo de Ephefo , yá losde-4 
mis interesados > para, oponejrfe al Apoftol de las Gentes* 
Hizolesiina Oración a fu moiio. Reprefencól^ . » para en*^ 
furecerlos , que fe echaban por^ el fudlo fus ganancias. Vu 
ti y/citis , qaia de hoc artificio eft nobis acquifitie^^ Oíno-! 
ciendo quan Superfticiofos eran los Epheünos , y aun tam^ 
bien Idolatras de fu libertad » les pufo delante y que San 
Pablo. iba ganando mucha gente > y que negaba huvieíCs 
nnanos para hacer Diofes. Paulas ¡nc fuadens avertU nitAÁ 
fam tar^am (uceas : ^noniam, nen/Unt Di/ , qui mamías 
fiunt. Añadía el bribón Demetrio , que ñ no fe atajabaf 
aquella novedad > fe haría de^reciable el famofo Templo de 
piaña Epheíina. * - . 

800 Afsi que la falaz reprefentacíon de Demetrio 
hUo Imprcfsíon en el Vulgo , jp eto los que comían :de 
aquellos echbijftes, montaron codos en colera : Repleti /uHt 
ka. Salieron gritando , y repitiendo efta razón : Aiagaa 
&nna í^hejiorunu ^ UcuóCe el . Lugar de coaíuiSoii > ¿q 



^ LA iLUSTKAClON'AyOLOeiTléÁ; ¡4^^ 
iStlvedad» y ;jtlboroco« Et imphu rft Civitas cpnfafiuáe. Afsi eti 
jtropeUfreneticos^y amotinados» acotnetieroniy fe entraron en d 
:.Jheatro» con animo de fencendar ¿ San Pablo en ti > al ultinw 
^jsterminio.fii impüum futrumi um 4nxma in Tieaírum.üaíhi^ 
^QQ de padb ¿ Aríftarco^ y Gayo, compañeros de S« Pablo > y cfi 
«Uos quilleron execucac£i£ma. Caería San Pabló defender en eí 
i^Weatco lo que havia predicado» peco temiendo fus Dífcipiiios U 
pefima refulca.d& una Plebe defenfrenada » le aconfe jaron que fá 
4bftuvielle»y no hicidTecaib por entonces. Afsí,pues>un tal Ale^» 
^Qdro tomo á fu diligencia defender á San Pablo, y Compane^t^ 
icotiiy apróguoea algún modo la inquietud deja vi^gar chúíma» 
r ,No plegábala chufma mas ra^on^que tOoLiMagnaDiMéíE^he^ 
fififumi repitieodola por efpacio dedos hoxzsyox faBa unaefl 
omHtum^qiiafi pirMrát duas cUmaHtíMmiMagM DianaEphefi»* 
fUfttJ^t raeoatan ^ücaz contraía Ley EvangelícaiQ^en podría 
^flCep^ 14 carcaxada t oyendo i^ento tan enfurecida vocear , y 
¿riur, dos bi^as cootinuas^no otra razon,qae ülz^MagnaDiaMM 
je,phefiorMm i Nunca con toas realidad, que én aquella ocaíion, & 
experimento lo que ñgaiñcz^Hatlar adEphtfios. Con eftc hor- 
jrendodefatino querían los Vulgares de Ephefo oponerfc a laV^eiv 
.4^>qu^San Pablo, les predicaba. Afsi, pues, havisndo ceíTado el 
.«umultp,y viettdo el Apoftol, que no era ocafioa de difpUtar íxúm 
con aquelUs beiUas, falíó de ^hcfo i fus Mifsiones. 
• 8o I £n la Carta , que cfcribió a los de Cortntho , les íig«^ 
;iiifica San Pablo , que entre fus trabajos havia peleado taiu^ 
J^en. en .Cphefo con las Beftias» Si ( f^wnium h^númm) ad íef^ 
^^ f^^^V^t^^^fi^ ^ftetextp es nwy.diiicil , pues no^coníU 
¿t San Lucas. , que eñ :^hefo huvieflen echado, a .San. Pablo, ni 
iasFktas«:Noobftante> fon mnchifsimos los Autores que lo 
;<a(innfU|. Y por lo mifinQ infiereí^ quan ridiculo es el argumcn- 
Jtp ,.que íblp .fe fmda en el fiiencio de algiin Autor , aunque h^ 
^ai i^Coetaiico. Es auiy creíble haya, fucedf^doafsi* Enmo-^ 
.dÍQdeeftp hayig^^vifsímos Autores, que ,6 afintian , 6 conj^- 
.ti^r^n , ^que San PaJl>lo no tuvo, en £plteQ> otra pelea con las 
Bcftias, 0no.aquella que queda apuntada arriba, quando ca 
fpbefo batallo, par laVevdad. AlU peleo contra lar dcfenfrc*- 
4l^da pur^a^ y Xus caudillos » cuyos iotereífes pendían de maa^ 
itf9^9^y \iX9^^ . y .^X9ví^ fas^ciqbaftes , y .fus.ex(»i:cs« ; 



'4<>:4 Defensa rb^ las Aprobacíiomes^ 

8oz Tbcophylado : Pugnam aucem ,cum BeJHh g^prílM 
\c$nteiitiofiem auverjus Jfud^s , C Demetrium Argsntarium. 
J^ttid Crtim ijíi á Beiliiis diftahant i Santo Thomás , dcfpues dé 
fcferir el cuoiulco de Ephefo > dipe > aludiendo ^i\i AU Beftioi 
pugvav'u Poj ti facit hiede bot^mimianem^ y^lc cxplicaí afsí: 
lugiiavi ad^e/ímf^ idejl^ad bominetbejtialuermventes éfui 
ífkejttm. Ea Barónió ^ Coroclio , Tyríno , Caltnet , &c. fe ha- 
darán inas Autores por cfte dí&amen« Lo que no tiene duda 
es , que San Ignacio Martyr uso en aquel tienapo de la expre£^ 
iion tufno úd hejlUs ; entendíenda por i:>e{Ua$ á losPaganos^ 
4|Dé le perfeguianj^y mortifíf:aban4 También^ ^a otra par^e Hamé 
íeo fardel, á los que le guardaban apciíionadó. Por^ftas, y 
otras exprefsiones introduxo el P« Atidrés Schotto e|i fus Ada*« 
^ios, Ad Bejlias fugnare ^ xxí x^t femido. 
.803 Loque, masi oonñrma efte fentir» es otra^ exj^efdioii 
fcme jante » de la qual fe vale. San Pablp, Acoiif<^ a Tit<^ ^ qo* 
Ti^prchenda i los Crecetiíes con. acrimonia, inctepa itUsdürí 
Para advertirle de los vicios mas dominances et^ aquella Islar» 
le cita el celebrado verfo de£pimcnidcs Cretepfe. Dixit quidám 
4xillis ^ frúfrius ¡pfprum PropbitA : Créténjis, fempe^ metida^ 
u$\ mítU keftU\vimr4s figru Calimactio uso d^l pdmer Epi» 
^tíiStt^tCrfíUufei /¡rjHr^ifr»^Mjr^/;.y afsi fuEfcoliaUiís Gnégo-^ 
como Madama Dadet» que faco aCalimacho > para «1 ufo del 
feñor Dclphiri » fuponen que ya era Proverbio..: 7 na srant vitis 
(ftMns ijtius (explica Tyríno ) prímum ^fnnuiri yCT /kller^i 
Mndi Kretizín» id efi ^ Crctizare » idem tfi.qupd meniiixi. Sécm^ 
^daim ^ mordiTf ^ Hf n$cire muís ^ quod ifi matüt^m ^ feanoxid^ 
Ifnm Uftiafum. teírtium » etiú ^ & w^rüMditígeyéi «^ • 

• ' 804 Veafe aqui como San Pablo trata ¿tos CretÍ€<]^9', o 
Cretcnfes de malas íejiiap , y cit efpecial á aquellos , que iblo 
||Qr vCl lucra fe oponían á la verdad » eíp^rciendo mil neteda^ 

-éoÁ'^ Dúcemes ^9ia ñ^núpúrut , m^piftacri ¡¡fatU.- íJó e^nkii- 
chp» pues» Itjtíiiu^eta^biMJSafi Pabldi to^ Be^ 

"kidiMí ; y en^e/paciaí' a aífuieltos í que porlkvar MeiSknce fcis Eí^ 
totés^y ^mbufte^ , con el torpe fía de unanténerfe á coila de 

"la vulgar ci^eencia» íe le opuiieron^cón mafs atrevimiento >. y 

* 4efcoco« Aquella mal -entablada difput^ ba^ fido para ' Si Pabfo 
tan sralMJ$fa«jr C0919 &«tvla rcalíd^^&4iiaW^e' exj^fto tniAi 

-•.*.' ü-i •^^^ •Ato- 



M tA ItüSTRACXON APOLOGÉTICA. 465 
^'íXighítheatro á qm le dcfp^dazairia ias BcíHas» Jd htftias 
fug^vi lí^pheji, Hafta aquí la explicación del que el R. llamad 
frimer colgajo de mi Literatura. . ^ 

805 y enerando , como es razón \ los Textos Sagrados^ 
qualquíera havrá advertido ya , qtt¿ con la proporción corref- 
ppndient^ fiícedíó al falír el Theatro , lo que fucedíó en Ephtfv 
úy. Para la pontjumacia en maacener los Ecrores vulgares , toi^ 
do el Mundo es un lugar de ^phefo. Haga, cada uno la aplicat 
^ion* Alasquatro principales raizcs de .los. prejuicios huma-^ 
i|0$ llamo Bacoii ídolos. Qijcria el P. M» Fcjrpó convencer^ 
quai> iniqua , 7 de mala fee era lapoílefsion > que losErrores^ 
9 prejuicios vulgares ufurpaban > no fold de^Ier creuios:> íiuo 
también de fer adorados, • ^ . 

Era juílirsimo > que concurrieíTen machos <. con (asparckuW 
lares obfervaciones , y reflexiones , coadyuvando para que fe lo** 
graíTe fin can judo » tan necclíario» y tan utiU No fuCedio afsi. Los 
que pudieran concurrir con el P. M« á defterrar los Errores co* 
muñes j fe aterraban por extremo al ver^imocínados los Vulgaf^ 
ilics , y fus caudillos ; y que como Crctenfes » ó Epheíinos explí^ 
caban fu inhumana crueldad contra el P« M. No huvo genero do 
miUgnidad 9 que al falir el Theatro Critico , no Te apuralte con^* 
tra üi Autor. Con razón dixo un Erudito , que la plebe defeufre^ 
oada 9 y enfurecida, era una mala Bgftia ^ ó una Hydra pcftiíer^ 
4e muchas cabezas» y fin ninguna. FUbs impiímo/a » & multú'^ 
THm cafititm mata Be ¡lia » indica can/a rapiet tu exúiam» 

, No me podrán n^ar los Cordatos » que muchos de tos 
Papelones Anonymos , que falieron contra el P. M. Feyjoo» 
can lexos de fer partos de Racionales , folo eran abortos dd 
malas Beftias. Eran tan folamente impoíluras de mentirofos^ 
y falfarios : defverguenzas fatyricas de mordaces , y reparoá; 
ipTulTos de mentecatos ociofos. Dexo a parce los que > aunque 
no eran tan defcocados > folo concenian por argumentos unos' 
viíibles defacinos > ó unos defpropoíicos Ad Efhefios. No eran 
Papeles Critko/ , fino Papelones Créticos ; 6 como de los Crc- 
tpoTcs : Semper mendaces , maU befiia y, y entres pigri. » 

. %o6 Quando los AthenienTes » envidiofos de las prendas^ 

de Ariftides ,. folicicaban deíkerrarle 3 fegun la Ley del Oftracif* . 

mfíip íacedio lo que baftantemente eíU ya vulgarizado^ Para< 

. . Gga dq- 



^:6'6 .•Defensa d^ xas ApROBAcioiíSr 

vdctcrmuiai- aquella pena fcgun.laLcy , craprecifo^fe jvímíffch 
ios Votos de 6 y. Vocales. Dahanfe los votos^ efcríbiendoen unat 
concha , ó en un cafcote de teja el nombre dd que havia dt kt 
4cfterrado, Un Iliterato, que por no fabcrefcribírjxificaba quien 
le efcribiefl'e en fu calculo el nombre de AriíUdes; tropezó cotr 
Arifildes fin conocerle , y le pidió Ic.efcribícire el voto. Prcgun-^ 
cando eik al Idiota > qué noticias cenia.de Arillides, y qué mo^ 
tivos le afsiftian para condenarle » i^ípondio como quien era» 
Dixo, que ni le conocía» ni tenia motivo alguno ; peco que afsi^ 
]o havia oído ^ que con venia > y efto le baltaba para fenrenciar 
contra Aríftides» pues fobrefa lia entre los demás Republicanos,. 
« 807 VolvamosLi Ephefo. ^Tenían los Epheíinos la miTmaf: 
ley, y concebida en eitos términos , como la trabe Qceron.; 
I^em0 di Mchif ixttíUt yjid fi ^ufsx €KíiiefU ,. alh in loeo^ y tír 
0ftid alies fiu Baftelo dicho > pues no. quiero ofender la mcy^ 
deftia del P« M. con la aplicación*. Toda la opoficíonque ha; ex- 
perimentado , folo tiene por cuerpo.la.inerte, y ruda condefccR^ 
ciencia del Vulgo^aimada tan (búmcnie déla £iirldia.de algó^ 
nos , iatereflíadoacp quena fe atajea Iqs Errores- wlgarea»x<>t)s 
cuya manutención quieren mantener fe» T!»r^^4ucrigr^sia^, 

808 No es razón que> haviendo apuntado eo: mí Apro«^ 
bacion el texto de UJBfcritura > poura vituperar f» gMsraí 1». 
jnjuña > y tuamltuoía opolicion contra el^&é.Mv entienda el ca« 
vitoTo ¿ctor, que aquí bái>lo ca^f^tUutdr^lio^s efto tratar al* 
R. de Cr^^fVtf. EíTa quexa la podría fundar ácaf&eontrael P8e— 
uXatino > que apoíirofandoie en el Líbrejo , tiesr. vécesele lla<-< 
pió Cmice. És claro que efta voz fe poile alli como^ pie Dady- 
lo. No puede ftr Daftylo , ficodo^Cnnce^, Por. fcr de tres bre-- 
ves » e& pie TrU^ractíá. Conque > ó el Poeta no fabfá de caoti*^ 
dades , ó para falvar fu Bootifmo y. es iadifptnfablfc: que el: 
apoftrofc alJR. fea con el vocativo O^/^tf. Sea lo que íüerer. 
Yi bavrá advertido el Letor , que la mayor parte, de los^ que^ 
con la rífible Larva de Cruico^s , quifíef on< remedar ^, é ímpug*- 
MX al P* M^ Feyjoó , fólohan fido los que , poc ncrtcner prin-' 
cípíos para entenderle ,vhaa hecho irtúpcioa en el* 'Pheatro^. 
como Cutkcx^ ocomo Efhejínii^ Jm^ixüm fecéjrém. um antma 
ÍiTbeMÍ$Mm^ Vea el Rrfi ceñíamos ui^ féqmUo en ftté^dit^r-^ 
ÍkM/^^^t0íÍQiílu^UíM6¿rimerc^¿áJ4f de 3U Literatura;. ' 



hcfvdiítvñA, 



-1';:.-' 

_ _ _ »/v 

t, 







f . • « » 

/i^ reputados los Gallegos por UGtnte'mAsAnfifisKhxir:fR^m 

3nf6.remota£ , *e 'iiúqlcás» de la falSsiitota de* Barhiatéts^^ lin^de-^ 
*xar c^c hacer inascíoa detoi 4^^^^«^i^^ iy>áé\o^^p' habi^ 
xaaio líiji^s recifado deia;j\ínc¿^(^cBtiKÍonaí)Cc^^ 
^a ,para ^e v ^»v ^l oiííbio li^^^itlf f^ fenrÍQieáe^á i^ ^ Si^rcnlQi^ 

mdDto^ yaiíu!»Sje qi|ikbesi<&Á4t$)CjQui«pam 

4ebdi^'a;xazQ!i fi;ai;a..queKario^«n caro.ic]iie'a^ax>' doceífe do 

tíiosW'Wqiieiccttainpdusonti^GaW^ - < ; .?.:t 

Itclaqcqvie d*AtA£«ftbu/y«9^jf/r^^ küoiidedaa l¿Lfríiía]C)í,(^^v> 
i\ oiif^^yfCAH'.^fl^sp^kca^f ttMlm'tmt >/ 'ii/};:ji(^e!ilegaiida¿r 
«ri mboftrboÉir \áilléjift^in[ph4tUraA Diccid ;P JyLiJ: R, «f dfí^^ 
wrAii wf/í^ Ct\%rAmjxist- cAlfí^imaüita.Oy^d I^or lo que !a'\ 
UupTMhnáicc^ SjiÁlmtniíC\ ei ifú ^ qué ál WLQO lit laiidemÁs 
íht^Q^ tifias Je^E/fÁim^ $f9niÍÉiid^i9da U\ Hacitifi^ p09LéjpítU¿)fs¿4. 
ihe¿enüi^ij0r^AÁ'Üi^ga\ Mtt¿á^ efit jn{(^^ : tn i(fHt¿^.^m9fH 
tranfíMJé' MíiáÍj^UDOSu (Str¿.a?ciWcf,:€[iJe dcxioda^dteí 
efaufüla^ fblo copútíle el iL Rea(metítá€s:4fih^^sixz, hacer- creer< 
¿Idiotas, que^lP«M;ca{sÍ60tea <lo,que imfniíb.dlR; ?H'&eklmdnHc^ 
Htc^zCsií ^i^an (lostqusfeeao (^mejantesv Libtotes v iq«¿/ armasri 
vedadlas ^ipífóliairraa DJfadacDiítmet P«rM¿.qaahdo nafi^;«to?4i 
iMi^uajKis.faUbs'iiápd^hanúes Ján^ A de e^as iañágaias« / ./u 
• *i8i I ' ; En'el tituto díhmqañas (ri. 455*) ihemos viftp caáio.! 
^tll«'.dt¿^á Ahutsiad^f , paradéíénderlaf niírinas.v:iilgáre$ im^i 
jjiofturas^cpotí^ los Amcid^anDs ; die iasquaks- vino aquel vCa*^ 
^allei^deidi |kxi^4áiMaér]d;¿jc<kájui y^rsv^Y 



r 

t 

I t)rerentar fus quexas al mífmo Rej^« Con efta libertad dá c(crí« 

bir ^ fe podrá cficríbir ^ualquícra fair^dad. Pregiinco. Los qucf 
en fentir del P« M« fon éfata mafrudo/ ; qué los I^uJcs de Ga« 
liciaj fon los Artepa^has ^ c^ue yo bufcaba j Son aquellos» cu« 
70 bárbaro YOto^» de que los b^ll^os fon la Gente mar Infi. 
fíente y y Ruda » no debía yo impugnar » como Vulgaridad , de 
U qAat fe valía el R í Son aquellos harte mAt rn¿hs^ los Auto« 
res pot donde ti R« xftudia para iolpaghar el Theatro » y fus 
Aprobaciones? Parece que sfi 

I Heoios YÍft d. ettici tirulo^ ftddédorei de la /ímerica, {>rmn^ 
757.) qued R^itumpor mat fandada 0ftnion^ Ja que.(f(%un el 
P. Gácck ckUdo) tieheta Qénti bailar Eff^fMa \ q$iit mwra ¿a 
las indian Allí habl6 ¿v^voiTrlbu pérdide : o del.de Rubén ^ que 
acafo oycrdeetr;ó'dd«te ^rifr^rr ^ que leería en algún Viíiona« 
i;io« D&efte; flaodo Juntando vulgaridades con viíiones, fe forma 
un cotiií)r1exo efical! contri el Tbeátk-o^ Eftcá, Hjr/^^j^ j/ rtt^¿?x^ 
fon ios que fo im |>ugne eiü ínl Jípr^kachn X>tQ\r ahora el Ri que 
hablo de tos T/c/^i^rW; esrquerer cantar 14 palinodias y no faber 
cdmo. Loa Vulga:re$ tx>dos fon unos* Vuelve la^prcgunta» Qaie* 
nes fon elfos Areopagitas\ que fencenciaron. ^que >lqs Vulgarbi 
átGúidzitoúmaslttfipieHttti ^y Radas ^Qgiic tos V^ilgares de 
Otras Provinoiás^jáfpañaí Son tó^ katrt^máíyéáUs yCptc loé 
Tulgares de Galicia? "Siieráff. I^o» fon «^i'^^'f iff /V^^i^para el R« 
812 ' lias báyi. En el Indi<^ deMibrejo fed&c afsi- : Gaile^ 
gfit ifti tiene pM Gente ruja^ fiti donde eftieíladiftincion, nue« 
vamente.íingída i No añadió eí\Rr im ciraindí ndual 1 que "Bx^ 
ü^it'íÁfakxb^tXfx^'imAt^ M^f^ á los 

Pdítíiqjttefcs ) p9K dtfft^ehi. etMÍn¡^ñ:ds ÜaJkgHi v Sr los Vul-^ 
gares.^e Galicbi foniidos^^y rió aTsílós>icp^ focl ViHgarest 
yeftofueede en codo d MundO|áqu¿fib vino aquella vulgari^ 
dad de Faria I No nos detengamos en' contentpUr fatxsfaccio «i 
nos^de yúS^^tsMarlo'marmJM^<pa:&}S.t^ notan 

A^Jítfipientás^. Eftoi¡vS9rósíin0:i!baen>liig3reir tmThcacto Cri«» 
tico^ Todo d> Mundo es l^ái& \ EaGaJ^icia háy^ Rudoi ^ conuoT 
los liay , y en ú fcncíd'o que ios hay , en ías ftrovincias que qui-