(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Diccionario biográfico y bibliográfico de escritores y artistas catalanes del siglo XIX (apuntes y datos)"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



'ií*^íif*ííi«!'í^í íiír ■: V ^i . 



iy-«i.-rH.vi' ^ ■ ' '. -- i' 



i 














. ) 



r--'f^¿ . 



■,<'I Ti }/, 

■ "fl"*.! 



1 .Y. 



.<-•■»•>■■■'•■ . '■ ',' ■',' '.•',''-■' 't. /; ,, ' ■' t.- . . . 



I 



,\ 1 /-'■'• <* 



iJ!^?iáí^í^\i;íiíílfíCAi^i^ 



IWlMJW I . 



P^F"f**^ 1^ 



lA... — ,— I,. ^t« * ll 




2,-, 
,C3S 

V.l 



DICCIONARIO 

Di. 

ESCRITORES Y ARTISTAS CATALANES 



D۟ SIGLO XIX 



DICCIONARIO 

BIOGRÁFICO Y BIBLIOGRÁFICO 



ESCBITOBES T ASTISTIS CATALANES DEL 8ISL0 !II 



(APUNTES Y DATOS) 



Don Antonio Ellas de Molins 



BanclDml. Voegl de la comiiiún provinelil de mmumuitM hiilAricoi ; 



TOMO I 



BARCELONA 

ADMINISTPACIÓN; Calle de Sania Mónlca, ntím. 2, bis, 2." 

18S9 



Es propiedad 



Bakck LONA. —Imprenta i>e Fidel Giró, Cortes, 212 bis. 



k 






x/^e^^w^eof £^ <¡(e. 






feít (¿Lutov 



i:)4iJ2Í 



PREFACIO 



En grave aprieto me pone tener que sacar de pila y escribir atgaaas lí- 
neas á guisa de Prefacio, en el Diccionario Bio-BiBLioaRÁFico de autores t 

ARTISTAS CATALANES DEL SIQLO SIX. 

Los lazos cariñosos y estrechos que me unen con el autor, sellau mi la- 
bio para el elogio y me vedan enumerar prolijamente los méritos de la obra. 

Para coi-tar el que para mi es suerte de nudo gordiano, diré que la idea 
de publicar este libro — que su autor titula con sobrada modestia Apuntes y 
datos — nació por modo espontáneo ante la contemplación del cuadro sober- 
bio que ofrecen las ciencias, artes y letras catalanas en lo que va de siglo. 
Nuestro Principado, tildado por algunos, con gran ligereza, de ser devoto sólo 
á los vuelos y lucros del comercio y de la industria, muestra elocuente 
ejemplo de cómo viven en perfecta armonía y estrecho maridaje, el martilleo 
de los talleres y la labor incesante que proporciona el sustento y la riqueza 
á los pueblos, con las artes, ciencias y letras, que impulsan, deleitan y enno- 
blecen su vida. Una región que puede enorgullecerse de contcu: entre sus hi- 
jos á filósofos de la talla de Balmes, historiadores esclarecidos como Cam- 
pany, un poeta y crítico como Aribau, un escultor como Campeny, un músico 
como Vilanova y un pintor como Fortuny, deja escrito con letras de oro su 
nombre en las pógiuas de la historia. 



La idea de publicar un diccionario de escritores catalanes no es nueva. 
El Sr. Torres Amat, en 31 de mayo de 1816, decía en un trabajo que leyó en 



VÍIÍ PREFACIO 

la Academia de Buenas Letras de esta ciudad: ^Por mi parte ofrezco, exce- 
lentísimo üfefior. seguir empleando en esta tarea los ratos qoe me dejan libres 
la delii;a'ia y espinosa misión sobre la Biblia, para poder publicar algún día, 
no una Biblioteca de escritores catalanes, empresa que exige más fuerzas de 
las que tengo, sino una Memoria para formarla; á fin de que cuando algún 
sabio, paisano nuestro, con pluma más feliz, se dedique á escribir tan deseada 
como necesaria obra, con la extensión, imparcialidad y eleganda que exige 
este glorioso objeto, tenga ya á la mano algunos materiales lecogidos. Si 
éstos llegan algún día á servir, si con mis débiles esfuerzos puedo ayudar á 
levantar tan hermoso edificio, nada me quedará que apetecer en premio de 
mis cortos desvelos, habiendo tenido la dulce satisfacción de conducir al pie 
de la grandiosa fábrica de la historia catalana, algunas piedrecitas para su 
construcción ( 1 ). * 

En efecto, en el año 1835 vieron la luz las conocidas «Memorias para 
ayudar á formar un diccionario de autores catalane8>. (2) No me toca juzgar 
cómo salió Torres Araat de su empeño, por el que merece encomios y alaban- 
zas, pero el asunto del cuadro es muy vasto, pues abraza la reseña biográfica 
de los escritores catalanes desde la época más remota, y el lienzo, ó mejor, 
boceto, que nos legó el erudito obispo de Astorga, es harto reducido é in- 
completo. 

Mas limitando la ojeada á los escritores catalanes de los tiempos moder- 
nos, resulta aún más desmedrado aquel trabajo, pues el Sr. Torres Araat 
soltó precisamente la pluma cuando teñían el horizonte los primeros al- 
bores del renacimiento literario y artístico catalán, y acudían al llamamiento 
de las academias, concursos y certámenes, una pléyade de escritores y ar- 
tistas que han conquistado después inmarcesibles laureles. 

El «Suplemento» á las «Memorias» de Torres Amat, escrito y publicado 
en Burgos el año 1H41) por el canónigo Dr. 1). Juan Corminas, (3) es á todas 
luces deficiente y denota átiro de ballesta que fué engendrado lejos del movi- 
miento científico y literario de (/ataluña, bien que merece ser señalado 
taml)ién como un prof>ósití> digno de mención y loa. 

El campo bio-bibliogniííco catalán, apenas espigado en el primer tercio 
de siglo, permanece casi virgen é inexplorado por lo que atañe al resto; á pe- 



(i; Archívr» ílc U Kcftl Academia de Buenas Letras. Legajo i, núm. 19. 

(2) Mcmorian para ayudar á formar un diccionario crítico de los escritores catalanes, y dar 
al);una idea de la antigua y moderna literatura de Catalufia. Escribiólas el limo. Sr. D. Félix 
Torres Amat. Marcclona imprenta de J. Verdaguer 1836. — Un volumen en 4.** de 719 págs. 

( S) Suplemento á las memorias para ayudar á formar un dicccíonario crítico de los escritores 
catalanes y dar alguna idea de la antigua y moderna literatura de Cataluña, que en 1836 publicó 
el Kxcmo. t llmi}. Sr. I). Félix Torres Amat, Obispo de Astorga etc., etc., por£l Dr. D. JuanCormina, 
canónigo (le la Santa Iglesia metropolitana de Burgos. — Burgos imprenta de Arnais, 1S49. — En 
4." menor 368 págü. 



8ar de que existeu algunas interesantes noticias esparcidas en multitud do 
historias locales, (l)gufas, folletos y uecrologías. 



No es menester encarecer y alabar cuantos esfuerzos se han realizado y 
se realicen en lo sucesivo para levantar con gallardía el panteón literario y 
artístico de la vida y obras de escritores, escultores, pintores y müsicos catala- 
nes, para mí más famoso que el de las mudas necrópolis, aunque rebosen már- 
moles y bronces labrados. En casi todas las naciones se han publicado dicciona- 
rios bio-bibliográficoa contemporáneos excelentes, pero en nuestra patria, 
excepción becba del mero ensayo bibliográñco general espafiol dé D. Dionisio 



fundaciÚD hasta Duestros días. — 
II 4,° El primero de 264 páginas 



([] Bc/aruU (D. Andrís). Anales históricos de Keus desde 
Keus, 1845-1846 .iroprenla y librerÍH de P, Sabaler.-— Dos tomo 
y el segundo 384. Se ha publicado una segunda edición, en igl 

Ccí-í/iru.— Historia de ViHanueva y Geltril.— Villanueva, impreola de S. A. Milá 1878.- 
volumeD en 4.° 

¡a de ViHanueva y Gelttii desde su fundación hasta nuestros dii 
de Leandro Creus, 1860. — Un volumen en ^-o zSl págs. 
as para la historia de la villa de San Feliu de Guixols. Obra 
¡a de Gerona en el Cerisnien de 1879. — Gerona un volumei 



-Un 



Cor/.— Descripción 4 histo 
ViHanueva, imprenta y libreri: 

(jrakil. — Memorias y nolii 
miada por la Asociación liters 

Mas y Casas (D. Josí Marfa de). — Ensayos históricos sobre Manreaa precedido de un anAlisis 
de registros notariales del siglo xiv, y adicionados hasta el présenle por U. Josí María de Mas y 
Cosas. — .Segunda edición notablemente mejorada y aumentada. — Manresa 1S52. — Ti po-li logra fia 
de Luis Roca, — Un volumen en 4,° 473 págs. 

Palusie. — ^Olot, su comarca, sus extinguidos volcanes, su historia civil, religiosa y local. Uio- 
grafíai de sus hijos más notables en letras, armas; etc., etc. — Barcelona imprenta de J. Jepds 
1860. — Un volumen en 4-° de ZO4-133 págs. 

Píllictr. — El monasterio de RipoU. — Memoria descriptiva de este célebre mona»ierio en sus 
relaciones con la religión, la ciencia y las artes. Premiada por la Asociación lileraría de Gerona. 
1882. 

Plcyan Je /Vr/ii.^ Apuntes de historia de Lérida ó aea compendiosa resella de sus principales 
hechos desde la fundación de la ciudad hasta nuestros tiempos. Con noticias de sus monumentos, 
de su Universidad, y varones ilustres que han florecido en ella, de los escritores Leridanos así como 
también de su agricultura, usos y tradiciones populares.- -Lérida, imprenta de Carruez, 1879 — Un 

Pt y Arímán. — Barcelona antigua y moderna, 6 descripción é historia de esta ciudad desde su 
fundación hailas nuestros días. Contiene la topogralfa de Barcelona, su clima, calles y plazas, 
monumentos antiguos 6 modernos: instituciones religiosas, científicas, literarias, arllsticas y filan- 
trópicas: estado eclesiástico, judicial, civil y militar. Hombres ilustres, esladlslica, bibliografía, 
marina, comercio, industria, descubrimienlos, invenios, historia política desde la época de los car- 
tagineses hasta el ano 1S49: servicios, metilos, privilegios. — Barcelona imprenla y librería poli- 
técnica de T. Corcha, 1854.— üos Volflmenesen folio. El l." de VI-óSj pígs, y e\ x.-> de 1136. 

Sa/arich.—Vich, su historia, sus monumentos, sus hijos y sus glorias. — Vich, imprenta de Soler 
hermanos 1854. — Un volumen en 4." de3iü págs. 



X nKFACÍÚ 

íluiní^o '\f fjo V; \iíiu pubiíca/lo niqoiera dicdooaríoe completos v extensos 

Thu príndfial íxhuuU} m ju^^ boy el acamalar datos y noticias para la 
í*9rmHf:\^fU áh nti hnnit di<;donario de aquella índole, que la Biblioteca Na- 
(áhíisú iUfUf: 'r^biUU'^Aflo un valioso premio anual «para el autor de la colee- 
fá^u tfíf'/jor y ííiáh wunf;rma de artículos biblio-biográficos relativos á escrí- 

^/¿(j/; \\x\(\fA ixme el diligente autor de esta obra en el fértil y ancho cam- 

|K; f{tlh HO prO|[K;n^; UfínTÜT? 

/Inónimo. --Apunte* hhlórtajn de VilUfranca del Panadés, Entresacados del Uamado Uibre vett, 
ííé! ¥mri'/4 croritnin» y *\t: CH%xiUr% wbhtt el particular le ha publicado en las mismas. Reunidos j orde- 
ria/fr/4 \Htf 'V. fl. Sunvn, MciOn, VíUafranca, líb. é ímp, de Pedro Al^ret, 1887. Un toI. en 8.^ de 

3^/2 páj{» 

^í) l}n^:ionzrio (^cn^ral de Bibliografía espafiola. — Madrid i864«i879. Siete tomos en 4.** 
{/) Kri líu sif^uientct obrai ik; dan noticias, biográficas y bibliográficas, de escritores moder- 

////y//V<//r/^.— Bibliografía militar de Espafia. — Madrid, imprenta de M. Tello. 1876. 

AlUnUe !iala%ar. haurac. Bat, Biblioteca del Basconfilo. Ensayo de un catálogo general de 
las (ibras referentes A la* provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra. — Madrid: Imp. de 
Tcllo, í««7. 

Jiiti/ufro Ahmtnsit. ~\\\'yí% ilustres de Albacete. Estudio bio-bilbliográfico, 1884. 

/tarrnntci. — Oatilogo razonado y crítico de libros, memorias y papeles, impresos y manuscritos; 
(|tir tratan de la provincia de Extremadura, aií tocante A su historia, religión y geografía, como 
A «114 antigüedades, nobleza y hombres célebres, 1865. t^n J875 se publicó con el título Aparato 

itover. Biblioteca de escritores balea res. — Palma, imprenta de P. J. Gelabert, 1868. 

C.oliufirü. \.XL Botánica y los botánicos de la Península Híspano- Lusitana. Estudios biográficos 
y bibliográficoM. -Madrid: Imp. de Ktvadeneyra, 1858. 

O// /'///. ICscri lores gerundenses ó sea apuntes biográficos de los principales que han florecido 
dfiidr los primeros siglos hasta nuestros días, noticias de las obras y de los diferentes esiableci- 
micnloH de enseñanza que ha tenido esta ciudad. — Gerona, imp. Gumané, 1876, en 4.^ 

Memorias lilcrarias de Gerona ó sea suplemento á la obra del mismo autor, Escritores gerundenses. 

JonUtna y Mortra,-^ N\t\\xiKtt bibliográficos forestales. — Madrid, imp. deMinuesa, 1875. Un vol. 
rn 4." 

MaJJiiy Hua Fi^ueroa, — Apuntes para una una biblioteca espafí ola de libros, folletos, y artí- 
culos, impresos y manuscritos, relativos al aumento y explotación de las riquezas minerales y á las 
cirncins auxiliares. Acompañados de resenas biográficas y de un ligero resumen de las obras que 
nr citan. 'Madri<l, imprenta de J. M. Lapuente, 1872. — Dos volúmenes en 4.0 

MiéHon Y /\omfto, ..Diccionario bibliográfico, histórico de los antiguos reinos, provincias, ciu- 
dndm, rnllrs iglesias y santuarios de KspaHa. — Madrid: Imp. de Kivadeneyra, 1858. 

/V/.'i /\t\íttr. La imprenta en Toledo. Descripción bibliográfica de las obras impresas en la 
iiitpriial ciudad dt'Ndc 1482 hasta nuestros días. — 1887. 

A'.ii/ii y /K/t¡iti/o. -Hibliogratía numismática espafiola ó noticia de las obras y trabajos ^impresos 
y muiuiMcritos sobre los diferentes ramos que abraza la numismática, debidos á autores españoles ó 
oxtrnnjoros que las publicaron en cspaAol, y documentos para la historia numismática de Espa- 
ña. Madrid, imprenta de Manuel Tcllo 1886. Un volumen en folio menor. 

A'fi «M/>i*¿. Diccionario de Uibliogratta agronómica, y de toda clase de escritos relacionados 



No escribe el uutor del Diccionario para satisfacer la vanidad de los 
deudos de los muertos y mucho menos aun la de los vivos, ya que una obra 
con ribetes de apologética podrá satisfacer á algunos; pero resulta, para los 
máa, falsa, y por ende insulsa y ridicula. Así es que el propio autor pone ex- 
quisito cuidado en no usar adjetivos y adverbios propios de la solicitada y 
amistosa gacetilla, flor endeble y de poco aroma que vive y muere en un din, 
y en que los juicios suelen ser del color del benévolo cristal con que se mira. 
En lenguaje sobrio, claro y preciso, ahorra las palabras y acumula los datos 
y los hechos, que mejor que los calificativos, son el verdadero retrato de un 
escritor ó artista. 

El mens agilans de la obra, su determinación, como dicen hoy los filósofos 
de moda, es, no sólo, según queda apuntado, rendir, tributo á los varones 
esclarecidos ó ilustres, recorriendo etapa tras etapa el luminoso sendero que 
ha seguido y sigue en este siglo la civilización en CataluQa, á fin de que el 
asiduo y curioso lector, á guisa del viajero que llegado á la cima de la roon- 
taOa se detiene un instante y vuelve atrás la vista, pueda abarcar también de 
«ua mirada el camino recorrido, sino que principalmente se propone acu- 
mular un copioso caudal de datos y noticias, y en lo posible cristalino y puro, 
que pueda ser útil á cuantos han de tener tratos con la historia y critica 
de las artes y las letras. 

El diccionario bio-bibliogrófico no se limita por esta razón á los que falle- 
cieron, sino que se extiende á los que aun existen, mencionando de los últi- 
mos principalmente sus obras por si puede ser útil estudiarlas y conocerlas. 

No falta quien diga {!): *Nada tan pueril, nada tihi ocioso como la histo- 
ria de las medianías ó de los individuos del vulgo; empeño parecido al de 
aquel que se propusiera poner nombres á cada una de las espigas de un in- 
menso campo de trigo, ó las hojas de los árboles de un bosque, y ojalá que 
cada UDO en nuestra esfera, al haber pasado, resultara que habíamos sido tan 
inocentes y tan útiles como la hoja ó la espiga. > 

Cierto es que emborronar papel con inútiles y prolijas historias, es perder 
el tiempo, y de ello huye el autor del Diccionario; pero evita, á mi ver con 
razÓD, caer en el extremo opuesto de desdeflar como medianías hombres que, 
no por ser modestos, sou menos ilustres ó dignos de ser conocidos, que tan 

con la AgTÍcu)tur«, K(;uido de un índice de kuloreí j iraduclore» cun algunos spuniei biográficos. 
Madrid: Imp. de Rivadeneyra, 1S65. 

Ruh Garda y Montero Pires. — Ensajo biogiñco-bibüogrilico de escritores de Alicinle y su 
provincia. En publicación. 

Terres Campa. — Bibliografía cspafloln conlempoiánca de derecho y polílica: iSoo-1880.— Ma- 
drid: Librería de Femando Fe, lSg3. — ün volumen en 4.°, 3oS págs. 

Villa Arnil y Cailre. — Ensogo de un catálogo sigietnúiico y ciíiico de alguno» Jihros. folíelos y 
papeles, así impresos como manuscritos, que tratan en particular de Galirin, lí(75 

(1) El ncultmico D, Francisco Cutandn en la noticia liiogriifica de D. Severo Catalina. 



XII PREFACIO 

Útil es el alto pino que descuella en la cima del monte, como la jugosa vid 
que tapiza su falda. Defecto anejo á la debilidad humana, y fácil ejemplo se 
halla de ello por doquier, que el espíritu de bandería, camarilla y compadrazgo 
disfraza por algún tiempo con el ropaje de hombres más ó menos ilustres, 
á nulidades ó medianías huecas y audaces, y en cambio anubla y oscurece 
con las sombras del desdén ó del olvido á personas de gran mérito, que vi- 
ven en el retiro, replegado su nobilísimo espíritu en el manto de la dignidad 
y la modestia . 

Por ello, y en mi concepto con gran tino, el autor de esta obra ha regis- 
trado con verdadero afán los polvorientos legajos de los archivos de las aca- 
demias, exhumando olvidados trabajos, tales como memorias, disertaciones y 
polémicas de subido mérito, ya que si las obras de los hombres se difunden 
y pregonan su importancia ó inutilidad por medio de la imprenta, no adquie. 
ren, merced á ella, un adarme más de valor científico y literario. 

El conocimiento del lugar donde existen semejantes trabajos, ofrecerá 
además un gran recurso á los que se dediquen á los estudios concretos y á 
escribir monografías, tendencia hacia la especmlidad, que va adquiriendo car- 
ta de naturaleza entre los escritores serios. Noticias que tienen mayor valor, 
ya que en la primera mitad de este siglo, en que no se hacía el uso y abuso 
de la imprenta que en nuestros días, y no se había dibujado aún con su 
característico y egoísta relieve, la labor individual, predominaba la vida cor- 
porativa, llena de savia y generosos anhelos, y como dice el Sr. Pí y Arimón 
en su obra «Barcelona antigua y moderna», refiriéndose á la Academia de 
Buenas Letras: «Un análisis de todas las Memorias leídas en el largo número 
de sus sesiones por los individuos de esta corporación requeriría un abultado 
tomo. La historia general de España — añade — y señaladamente la de Catalu- 
ña, recibirán gran luz en sus acontecimientos más importantes, el fausto día 
en que, removidas algimas circunstancias adversas, pueda darse al público 
una completa colección de dichos escritos.» Haya ó no exageración en los an- 
teriores conceptos, claro siempre resulta, la utilidad de dar á conocer dónde 
existen abundosas fuentes para la historia del movimiento científico y litera- 
rio de Cataluña. 

La adquisición de muchas noticias que no llenan siquiera una línea, ha 
costado al autor difíciles averiguaciones, molestias y tiempo, bien que se com- 
place en reconocer, y así lo dirá al final de la obra, que ilustradísimas perso- 
nas le han proporcionado algunos datos inéditos. 

Ofrece este libro la novedad de ocuparse de escritores ó artistas notables, 
omitidos en anteriores obras, ó á las que habían consagrado estas brevísi- 
mas líneas. 



¿Tiene defectos esta obra? No se me ha de exigir que maneje el microsco- 



pió y escalpelo para hallar lo que se encuentra en toda obra humaiia, pues 
quien ha enmudecido para el elogio, no debe recobrar la voz para la crítica, 
por leve que sea. El autor la tiene, á mi juicio con razón, como á un hijo 
querido y predilecto, al que se esmerará en mejorar y pulir, corrigiendo 
omisiones ó atendiendo justos reparos. Pero como escribir una obra bio-bi- 
bliográfiea, reflejo de vidas que se extinguieron, otras que se apagan, ó sur- 
gen sin cesar, equivale á fabricar una sierra sin fin, por ello, sin duda, adopta 
el modesto titulo de Apuntes y datos. 



No es ocioso consignar aquí, las dificultades de todo género con que ha 
tro[>ezado el autor de esta obra, á despecho de la benévola acogida que ha te- 
nido en todas partea. La Biblioteca Provincial Universitaria hállase por falta 
de recursos desprovista de libros de autores modernos; la Biblioteca Epis- 
copal tiene, sin culpa de su director, encerrados eu cajas sus volúmenes; la 
del Ateneo Barcelonés, verdadero pandemónium ideomjjío re scí/íiíi empieza á 
crear ahora, y por ello merece aplauso, una sección regional (1). Finalmente, 
los archivos de muchos centros y Corporacioues oficiales y extraoficiales, 
mientras los menos ofrecen orden y arreglo, los más necesitan ánimo re- 
suelto y paciente para orientarse en un mundo caótico y desordenado. 

Hora es ya de poner punto á esta introducción, expresando la fundada es- 
peranza de que la vida y hechos de los escritores y artistas catalanes del si- 
glo XIX ha de ofrecer vivísimo interés, pues las épocas de cada país no se 
caracterizan por medio de fórmulas vagas y abstractas, sino que son la su- 
ma de los trabajos, porfías, esfuerzos, glorias, anhelos, creencias, esperanzas, 
delirios y desfallecimientos de tres ó cuatro generaciones, en cuya vanguar- 
dia se destacan con más ó menos vigor y colorido, é imprimen característico 
é indeleble sello, los hombres de genio, pensadores é inteligentes, que han 
hecho brotar con su pluma, cincel ó pinceles, obras maestras ó útiles en las 
diferentes manifestaciones del saber humano. 

José Iílías de Mijlins 



ABREVIATURAS 



Acad Academia. 

Aut. Auta Autor, Autores. 

Bib Biblioteca. 

Comp Compañía. 

Cormina, Suplemento. . . . Suplemento á loa Memorias para ayudar 

á formar un diccioDai'io critico de loa 

escritores catalanes, etc. 

Dram Dramática. 

Edi Edición. 

Bd., Eds Editor, Editores. 

Fol Folio. 

Grab., Grabs Grabado, Grabados. 

Hij., Hijs Hijo, Hijos. 

Imp., Imps Imprenta, Imprentas. 

Lam., Lams Lámina, Láminas. 

Lib., Libs Librería, Librerías. 

M. S Manuscrito. 

M. SS Manuscritos. 

May., Men Mayor, Menor. 

Pág. Página. 

Fágs Páginas. 

S Sesión. 

8. L Sin lugar de impresión. 

S. L. y A, Sin lugar ni año de impresión. 

S. N Sin numerar (páginas). 

Soc Sociedad. 

Toma Tomos. 

Torres Amat. Memorias. . . Memorias para ayudar á formar un diccio, 

nario crítico de los escritores catalanes- 

etcétera. 

V Viuda. 

Viñ Viñetas. 

Vol Volúmenes. 



^ 



J\. 



AG 



AG 



ABAD AL (D. Antonio).— Graduado en arobOK 
derechos y acadímico de la de Buenas letraa 
de Barcelona ¿ principios de este siglo. En el 
Archivo de dicha corporaciún (legajo 17) eiisie 
\í gralulaíeria que leyó en 9 de febrero de 1791. 

AGELL Y TORRENTS (D. JuanKO-— Na- 
ciú en Sanabuja ()iartido de SoUona, provincia de 
Lérida) el día 4 de enero de 1809, EsludíA en 
el Seminario Conciliar de Barcelnna psrte de 
1*« asignatura! que en aquel entonces forma- 
ban la segunda ensellaiUM, y cq la* Escuelas sos- 
tenidas por la Junta de Comercio del Principado 
de CaUduDa: cursd Física, Química y Malemálices 
bajo la respectiva direccídn de tos entendidos 
profesores D. Pedro Vieta, D. Josí Roura 7 don 
Onofrc Novellas, obteniendo pretnios en los exá- 
menes pdbllcos de aquellas asignaturas. 

En 30 de marzo de 1S33 fué nombrado Agell 
socio retidenle de la Real Academia de Ciencias 
naturales 7 Artes de Barcelona, y en el ano si- 
guiente mereció el Iftulo d« socio de hoDor de 
la de Madrid, en premio i una Memoria que de< 
dicú 1 e«U corporación. 

En 1835 doempeDú la cátedra de Mecánica 
teórica que le conñriú la Academia de Ciencias 
nalurale* y Artes; en 1S41 la de Física experi- 
mental en el Instituto barcelonés j por Real 
orden de sS de octubre de 1S45 fui nombrada 
catedrático de Química de la facultad de Filo- 
sofía de ta Universidad de Barcelona. En cum- 
plimiento de las disposiciones vigeniei sobre 
Inslrucciún pública, se revalidó el iír. Agell en 
I," de noviembre de 1S45 de Bachiller en Filo- 
sofía y en S de febrero y l.° junio del afio si- 
guiente de Licenciado 7 Doctor en Ciencias. 



I En 1S57 fué nombrado decano de la facultad 
á que pertenecía el Sr. Agell; en 1860 Director 
I ea comisión 7 después en propiedad de la Es- 
cuela industrial, y en 1S63 Rector de la Univer- 
. sidad de Barcelona por ascenso de D. Vfclor 
Arnau al cargo de Director general de Instruc- 
' ción pública (1). 

El Sr, Llobet y Vallotera propuso á la Real 
Academia de Ciencias naturales y Artes de Bar- 
celona formar una estadística científica de Cala- 
I lufla, y en la setiún celebrada por dicha corpo- 
I ración en 18 de diciembre de 1S33 {i) fué nom- 
I brado el Sr. Agell individuo de la comisión que 
! debía realizar tales trabajos, encargándosele me- 
^ dirías alturas de los montes y seralar la línea 
I de las nieves perpetuas, describir la dirección de 
j los ríos, su velocidad, la cantidad de agua que 
' por término medio llevan, con indicación del 
: modo de utilizarla, ya para el riego ya para em- 
plearla como fuerza motriz; indicar tos lugares 
más apropóaito para establecer puentes y ca- 
[ minos; seDalor, en cuanto tea dable, los vientos 
j dominantes en cada país, su periodismo y du- 
I ración , y los efectos que producen, al mismo 
I tiempo que las épocas de los principales lluvias. 
\ El Sr. Agell se dedicú al estudio de ta elec- 
i iricidad y de la telegrafía, leyendo en la Real 
Academia de Ciencias naturales y Arte* varias 
I Memorias, dando á conocer sus trabajos y eupe- 

En la sesión celebrada en 30 de noviembre 

de 1S45 leyó una Memoria sobre un lel^rafo 

de su invención, demostrando p 

I modo de trasmitir las letras f¡ w 



Agíll, «¡iienlt M el i.Kl,i«>Jelf 
I I celo». 

> I (i> Litmidc AoaideliRciH 
I ninmlti y Ano, aho >ty¡, fólio 1 



AG 



AG 



precisión y notable celeridad (unos 40 por mi- 
ñuto). En este telégrafo se necesitaban tantos 
hilos como señales, y estas permanecían yisiblet 
poco más de un segundo, tiempo extraordinaria- 
mente corto. Conociendo su autor los inconve- 
nientes del telégrafo que acabamos de hablar, 
trató de evitarlos, introduciendo algunas varia- 
ciones. 

D. Antonio Garcés de Marcilla en su Tratado 
de Telegrafía eUchica^ página 318 (i), describe 
este telégrafo en los siguientes términos: 

«Este aparato consistía esencialmente en una 
rueda de escape, movida por la acción alterna- 
tiva de un electro-imán sobre una barra de hie- 
rro dulce adherida á un resorte. La rueda ponía 
en movimiento un índice, que recorría un círculo 
en cuya circunferencia estaban escritas las letras 
ó sefiales, y se detenía un tiempo determinado 
sobre la que se quería trasmitir. Al propio tiem- 
po que se verificaba el movimiento del fndice, 
se producía otro igual sobre una tira ó banda 
de papel que tenía impresas las mismas letras 
ó signos que el círculo, las cuales pasaban por 
debajo de un puntero en el mismo instante que 
el índice la iba recorriendo, de modo, que cuando 
éste pasaba por delante de una letra, el papel 
presentaba la misma al puntero, que por medio 
de un ligero movimiento podía dejar en ella una 
sefial.» 

«Mientras el indicador recorría las letras ó se- 
fiales del círculo, el punzón permanecía en re- 
poso, pero cuando se detenía delante de alguna 
de ellas , un cambio de corriente ponía en acción 
un electro-imán, que hacía mover la palanca que 
llevaba el puntero, resultando entonces una 
marca sobre la letra de la tira de papel que se 
hallaba debajo, que era la misma sefialada por 
el indicador.» 

«Por este medio el índice indicaba pasajera- 
mente las letras ó sefiales, y el puntero las dejaba 
marcadas permanentemente, de modo que podían 
leerse.» 

«Para cerrar y abrir la corriente, se hacía uso 
de una rueda formada por espacios alternativos 
de metal y de marfil, sobre los cuales rozaban 
los alambres conductores, comprimidos por un 
resorte. Por medio de este mecanismo, no se 

(1) Baicelona: Imp. de R. Indar, 1851. 



podfan sefialar más que veinte á veinticinco le- 
tras por minuto.» 

En 1850, ideó el autor de los anteriores apa- 
ratos, otro en el que obtenía las sefiales im- 
presas. 

«Este aparato consiste en una rueda que lleva 
vaciadas sobre el perímetro de su circunferencia, 
las letras ó sefiales convenidas. Inmediato á cada 
una de ellas hay una espiga metálica, que al 
pasar por un punto determinado, establece la 
comunicación entre los dos alambres conducto- 
res y un electro- imán; éste obrando sobre un 
rodillo, por cuya circunferencia pasa una banda 
de papel, le obliga á adelantar lo suficiente para 
que se ponga en contacto con la rueda y reciba 
la impresión de la letra ó sefial que tenga de- 
lante en aquel momento. Este aparato puede, 
si se quiere, marcar las letras por colores con- 
vencionales, ó bien por letras impresas y colores 
á la vez.» 

«Un prisma de muchas caras, colocado inme- 
diato al rodillo, presenta en cada una de ellas 
tantas varillas metálicas movidas, cuantas son 
las letras, dispuestas de modo, que su altura 
corresponda á la de las espigas que llevan las 
de las ruedas, á fin de que, al pasar estos, por 
medio de un mecanismo apropiado, se establezca 
la comunicación durante el tiempo preciso para 
que el electro-imán obre sobre la palanca que 
lleva el rodillo.» 

«Para que la acción del electro-imán sobre el 
hierro de la palanca, después de haber cesado la 
corriente, no perjudique la exactitud y celeridad 
de las sefiales, la rueda que lleva las letras está 
provista de un mecanismo que separa el rodillo 
después de haber impreso la letra correspon- 
diente. > 

« Las ruedas están movidas por medio de un 
tambor de muelle ó de un peso, mas como es im- 
posible qne dos ó más mecanismos de esta na- 
turaleza marchen con tanta precisión , que des. 
pues de algunas vueltas no discrepen lo más 
mínimo, el Sr. Agell ha dispuesto los aparatos 
que nos ocupan, de modo que en el momento 
que dejan de marchar uniformemente, los esta- 
blecidos en diferentes estaciones, se paran, y no 
vuelven á ponerse en movimiento hasta que 
están todos orientados, es decir, colocados del 
mismo modo. Esta detención no llega nunca 
un segundo por cada aparato.» 



^ 



AG 

D. Juan Ae«U muiiú en el dfa I." de abril 
de lS6S (i). Teiminaremos esta breve nolicía 
biogilfica, Iranicribiendo loa liguientes pinafoi 
leídos por D. Joaé de Lctamendi ea la sesión 
publica celebrada en 1871 en el aalfln de U Lon- 
ja de Barcelona, para honrar la memoria del 
Sr. Agell (2): «Creo, señores,— decía el Sr. Le- 
Utmendi, — que pot imperfecto que te» el bos- 
quejo quede la íntegra vida del Sr. D.Juan Agell 
acabo de trazar, fácil ca reconocer quesu muerte 
implora la pérdida, no de uno, sino de muchos 
hombrea, dignos todos, muy digaos de ser lio- 

>Ea Agell liemos perdido un profesor per. 
fecio. Puetto en la cátedra, él dominaba su asig- 
natura, el dominaba el mttodo expositivo, él 
dominaba el procedimiento eiperimenul, él do- 
minaba dulce y eficazmente la inlelígencia y el 
corazún de sut discípulos. Puesto en el claustro 
profeaiooal, él comprendía las cuestiones admi- 
nistrativas; él sugería los mis útiles acuerdos; 
él abogaba siempre por los fueros académicos, 
él impelía á lodos hacia las mis fecundas re- 
formas y i todos enlazaba en fraternal concier- 
to. El Initituto barcelonés, esla veneranda Lon- 
ja, la Escuela industrial, la Universidad literaria 
ton de eslarerdad testimonias febacienles. 

sEn AgcU hemos perdido uoa calidad cientí- 
fica importante. Bajo el punto de vista que lla- 
maré material ú del objeto de la ciencia, fué 
un íofeatigador activo, liábil, perseverante y de 
intuiciún poderosa; es decir, dolado de aquella 
facultad de inducción rápida que, procediendo 
por hipóleais bieo fundados, «1 interrogar á la 
naturaleza fecundiía el experimento antes de 

I t| Pan hoDru la mimDrii del Sr. Agcllic ibt¡6 una 
■uicripcióa pública, y la reata de lu producto, te acorüo 
por la comisióa orEanUadora, ponerla A d¡«[ioi¡dAa <!e la 
Real Academia de Cienciai iiaCunleí y Artei y de la So- 
dtdad de Araisu del País, para que adjudicaiaii premio) 
al m^íor trabajo que en caocuna publico te preséntale 
»bre alpina cuatióii de ínter^ en las denciai fulco-ma- 
teraálicaí & que afeoe i ]<s intctoel ulDrajH y maleríilcs 



lelpak. 



de la leaídD publica celebrada para h 
!l Utre. Si. D.Juaa Agcll y Torreuu 
■1 de la Caía. Lonja de eata ciudad, el c 



ítRir«i!«iB,pífi!Baj,4BS, 



AG 3 

practicarlo y obtiene de él siempre un positivo 
reauliado, pareciéndose en esto á los verdaderos 
naturalistas, i aquellos jueces de instrucciún do- 
lados del singular tino de conducir sus indaga- 
torias (verdaderos experimentos morales), de 
manera que la atinada forma de las preguntas 
garantice aiempre la luz de las respuestas; por- 
quetas miia de las veces, señores, descubrir no 
ea más que adivinar, 

V por lo que dice al orden moral de la cien- 
cia, no era Agell de aquellos que dislocando los 
fines del saber intrigan para que la materia nie- 
gue la verdad de laa más sublimes intuiciones 
del espíritu, 6, al contrario, impregnan de cierto 
leologiimo dc^mático la ciencia de los hechos 
físicos, desautorizándola en su mecanismo j 
alarmándola en sus progresos. Nú . D. Juan 
Agell era un tísico que, persuadido de que la 
ciencia 6 ea investigación 6 no es nada, y de 
que la verdad 6 va derecha á Dios 6 no es tal 
verdad; cultivaba tranquilo el campo de la cien- 
cia fenomenal del mondo sensible, sin curarse 
mis que de la depuraciún de lo cierto 7 de la 
aplicación de lo bueno y provechoso. 



En Agell hemos perdido un protector incom- 
parable, porque además de propender su inteli- 
gencia al desenvolvimiento de la producciún 
inmaterial, como lo es la creación de las institu- 
ciones civilizadoras y la difusión del pn^reso 
cicotffico; suerte de producción reconocida hoy 
como la excelente en buenos principios econó- 
micos; trabajó siempre en bien de sus conciuda- 
dano!, nunca en provecbo propio, que es lo que 
constituye el ideal del productor cristiano. 

Empero, la mayor pérdida que con la muerte 
de lan esclarecido ciudadano hemos experimen- 
tado, ea la pérdida de un carácter.— [Un ca- 
rácter I i Puea tío ei poco perder para genera- 
ciones como la nuestra, tan flojas y deleznables 
de inimo, j que con desaparecer las alma* de 
temple sin cuidarse de reemplazarlas por otras 



Bibliografía 

Discurso inaugural que en la solemne apertura 
del cur*o académico de 1S63 i 1S64 leyó ante 
el Cluiítro de la Universidad de Barcelona el 



AG 



AG 



decano y catedrático de la Facultad de Ciencias 
exactas, físicas y naturales, Dr. D. Juan Agell. 
Barcelona: Imprenta y librería politécnica de 
Tomás Gorchs. — 1863. — 25 páginas en 4.° 

£n este discurso se exponen algunas opiniones 
acerca el método para adquirir los conocimien- 
tos científicos y causas de que éstos sean muchas 
veces erróneos en su aplicación. 

Discurso leído en la sesión inaugural celebrada 
por el Ateneo Barcelonés en el día 20 de diciem- 
bre de 1866. 

Barcelona: Imp. de N. Ramírez y C.*, 1867. 

Memoria sobre las leyes que es necesario de- 
terminar, para con su auxilio resolver todos los 
problemas de dinámica eléctrica. (Leída en la 
sesión celebrada por la Real Academia de Cien- 
cias naturales y Artes, de Barcelona, en 23 oc- 
tubre de 1833.— M. S. Archivo de la Academia, 
(caja 21) (i). 

Memoria sobre el vapor de agua, el ácido car- 
bónico y el hidrógeno carbonado considerados 
como motores. (Id. sesión del 7 de enero de 1835. 
— M. S. Archivo de la Academia, (caja 21). 

Memoria sobre la dinámica del fluido eléctrico 
excitado por la frotación. (Id. sesión del 23 de 
octubre de 1838. Publicada en el Boletín de la 
Academia, junio de 1840). 

Memoria sobre las causas de la aceleración 
de la salida de los líquidos por los tubos capila- 
res, y de la distribución del calórico entre los 
líquidos de igual y diversa naturaleza, en dife- 
rentes vasos concéntricos calentados por el ex- 
terior (Id. sesión del 24 noviembre de 1841). 

Memoria sobre el electro-magnetismo consi- 
derado singularmente bajo el aspecto de poten- 
cia utilizable. (Id. 6 noviembre de 1842). 

Memoria sobre un nuevo telégrafo eléctrico. 
(Id. sesión del 20 noviembre de 1845). 

Memoria acerca de los progresos y estado ac- 



(1) Según consti en la «Relación de los principales 
trabajos literarios en que se ha ocupado en el presente 
año (1835) la Real Academia de Ciencias naturales de 
Madrid, publicada en la Gaceta del día 14 de julio de 1836, 
el Sr. Agell leyó una Memoria sobre ia dinámica del 
fluido eléctrico^ haciendo varios experimentos fí<;icos con 
un instnmiento que ha inventado para explicar ciertas 
bases nuevas sobre el estudio de la electricidad, que irá 
desarrollando en otras Memorias y cuyo conjunto proba- 
blcmenic verá el público.» 



tual de la telegrafía eléctrica, presentada á la 
Academia de Ciencias naturales y Artes de Bar- 
celona en 29 de noviembre de 1845. 

Memoria relativa á la dinámica eléctrica. 
(Id. sesión de 26 abril de 1849), 

Memoria determinando algunas leyes acerca 
de la dinámica eléctrica. (Leída en la sesión ce- 
lebrada por la Real Academia de Ciencias na- 
turales y Artes, en i.*>de marzo de 1855). 

Memoria en la que se determina la influencia 
que ejercen los cuerpos según su naturaleza, 
forma, dimensiones y distancias, sobre el poder 
absorbente y emisivo que tienen las puntas para 
el fluido eléctrico. (Id. sesión del 19 de jebrero 
de 1857). 

Memoria acerca de la correlación y trasfor- 
maciones de las fuerzas físicas y químicas. (ídem 
sesión de 6 de diciembre de 1860). 

Extracto de los trabajos publicados en los 
Anales de física y quimica, por Mr. Pasteur, re- 
lativo á los corpúsculos organizados que existen 
en la atmósfera, y al examen de las generacio- 
nes espontáneas. (Id. sesión de 22 de mayo de 
1862. — M. S. Archivo de la Academia, (caja 2$). 



AGUILAR (D. José). — Pintor miniaturista. 
Natural de Barcelona. Algunas de sus obras han 
fígurado en Exposiciones públicas. 



AGUILAR (II. Sr. D. Francisco de Asís).— 
Nació en el pueblo de Manlleu (provincia de 
Barcelona), en octubre de 1826; curso la carrera 
eclesiástica en el Seminario de Vich, y la fa- 
cultad de Ciencias naturales en la Universidad 
de Barcelona, en la que se graduó de Li- 
cenciado. Fué ordenado de Presbítero en el 
año 1854. 

El Sr. Aguilar enseñó en Vich Matemáticas 
é Historia hasta el año 1863; en esta fecha el 
P. Claret le encargó el colegio privado de 2.* 
enseñanza del Escorial, nombrándole Rector 
de dicho establecimiento. La Asociación de Ca- 
tólicos de Madrid, después de la revolución 
le nombró Rector de los Estudios Católicos, y 
en 1876 el F. Ceferino González le confirió el 
cargo de Rector del Seminario de Córdoba, que 
desempeñó hasta que fué consagrado Obispo 
de Segorbe en 1881. 



AG 



S 



El Sr. AguiUr ba sido colaborador de Io« pe- 
riódicos El Ptnsamitnio Español^ La Eipaña 
Catiliía, La Revista di Dios j La Cni:. 

BiruocrapU 

CottáicioHis y fatuidades de ta eenfesién. — 
Vich, imp. y lib. de Anglada, i86í. En le." 

Plaats di la lUagua catalana. — Vich, imp. 
Luía B«rjau.En4,'' (l). 

Memoria leída en el Círculo Liierarío de Vich, 
en la sesión celebrada el día Z3 de octubre de 
iS6i. 

El kombrí f ts hijo del nisní> Observaciones 
tobre Is mutabilidad de la especie orgAoica y el 
Datvioismo. Madrid, Pereí Dubrull, :873, yt 
pifia, en 4." 

Vida del limo. Sr. D. Antonio Claril. Misio- 
ñero apostólico, Arzobispo de Cuba, y después 
de Trajanúpolis (ia farliput ¡afidcliiim). — Ma- 
drid. Imp. P. Coneso, 1E71. Un vol. en 4." 
4zS pifis. sin el índice. 

BibÜBleea catalana pefular dedicada á la Pu- 
ríiima Concepción de María. — Vich, imp. Ramón 
Anglada, 1S6S-1S66. En i6.° 

El Ferro-carril.— Discurso que en la sesión ce- 
lebrada por el Círculo Literario de Vich, el día 
z de febrero de iS6z, con tnolivo de haberse 
dignado S. M. la Reyna (Q. D. G.) sancionarla 
ley del ferro-carril de Granolters i. San Juan 
de las Abadesas, le;ó el socio D. Francisco de 
Asís Afiuilar. — Vich, imp. R. Angtada. En 4,° 

Compendio general de Historia eílesiástita. — 
Madrid: Librería de Gregorio del Amo. Dos 
toms. en4." El i."i¡cneSiipá8i.,yel2,°S7í. 

Errores Hislótieos, un tomo.— Córdoba. 

Aarora de la vida cristiana, devocionario. — 
Madrid, un lomo. 

Extracto di la Autora cristiana. — Madrid, 

Asistencia ais malalls. — Vich, un tomo. 

Nolicia ¡Jistórica sobre la Unital Caiálica y 
sas cottsecHCHciat, folleto,— Madrid. 

Libertad de la Iglesia en la censara, é impre- 
sión dt los libros di reza. — Madrid, folleto. 

Pase regio, cuestión histórica y cuestión vio- 



£1 libro novela. — De qué sirven las menjat. 
-Madrid, un tomo. 

Porcii'i acula, instrucción y oraciones para ga- 
nar la indulgencia. — Madrid, folleto. 

El Episcopológieo de Segorói, por el Ilustrf- 
aimo Peres.— Madrid. 

La historia de Segorbe. — Segorbe. 

Censlitueioncs dtl Seminario de Segorbe. — Se- 

Reglamento para ti Circulo dt Obreros Cató- 
licos de Segorbe. — Segorbe. 

Reglamento para el Monte de Piedad y Caja 
de Ahorros de Segoric. — Segorbe. 

Las Constituciones del Seminario y el regla- 
mento del Circulo de Obreros han servido de 
norma en muchos obispados según cartas que 
hemos tenido ocasión de leer. 

AGUILAR Y GARRIGA (D. Francisco de 
Paula).— Nació en Sans (provincia de Barce- 
lona) y murió en diciembre de 18SS. Cursó 
la facultad de Farmacia en la Universidad de 
Barcelona, habiendo obtenido en 1851, el grado 
de Bachiller, y en 1854 el de Licenciado. Fué 
individuo de las Academias Médico.farmacíutica 
y de In Real de Medlcinay Cirugfade Barcelona, 

1,3 alimentación del hombreen estado patoló- 
gico, — Discurso leído en la sesión pilblica irtau- 
gural, celebrada por la Academia Médico-farma' 
céutica de Barcelona, el 30 de ci 



Mcmi 



e los c 



>s farn 



Academia de 



Leída en la sesión celebr 
Medicina y Cirugía: sesión del raes de enero de 
1877. Publicada en La Enciclopedia Mcdico- 
farmacéulica de Barcelona, 

AGUILAR (D. Joaquín). — En el teatro de 
Reus, se estrenó en la noche del 30 de diciem- 
bre de 1879, una loa titulada: Corona de laurel, 
escrita por el Sr, Aguilar, 

AGUILAR AMAT V BERGIÍS (D. Luís).— 
Licenciado en Derecho civil y Abogado del 
Colegio de Madrid. En 1856, publicó en Ma- 
drid (imp. Tejado) la siguiente obra: 

Gula dt la juventud, ó deberes jm el niño ia 
diafrender rf fin de completar su imlrurdon. — 



(s 



AC 



AG 



f^joÁe* *i^ U C2Ztii:i'. á^ Vích. I{¿ pzUkado la 
ol'>ra ,(/<r; <^ íititmhre, de-iicido á U cooflúie« 
ei^n 'Je loY dolores de Mirla .Sir.iíiúxuu 

cuczúo. £a 1 8^ 5 publicó un \'ur.o mt: de junio 
coikMAf^náo id SxüiUimo Coraz/So de Jesús. 

AOVíJ.ó y VIDAL ÍÍA Fernando).— Pocu. 
Ifao(>tenido premír» en los certámenes cele- 
brada^ por la Aioctací'Sn L:* eraría de Gerona 
en lili'/, iSíí2, i8%3. 1884 7 18S7; en el de 
Kij^ueraA 'íS^z,, y en los Juegos Florales de 
f Barcelona ^1882, 1883 f 1887, p^>r siu poesüu 
iALandontuia' Ijis halladora: j Lo cant del pi. 

Imifftto tn 'IzTríM:^ ha publicado nn tomo de 
Potúai que forma parte de la Biblioteca Ca- 
talana, de Cset-Juncosa. 

AOCLLÓPkATS (D. Jiuenaventura).— Nació 
en Sort (ÍAridz) el día 19 de agosto de 1846. 
K9 hijo de IJ. Armengol que fué catedráríco de 
la f 'nirenidad de Cenrera y Registrador de la 
Propiedad de dicho pueblo y de Dofia Antonia 
Pratf. 

Fitudió la primera ensefianza en Gerri, los 
tres primeros aflos de latín con su padre, que 
estaba habilitado para ensefiar dicha asignatura, 
U/s otros tres años de la segunda en el Instituto 
de I^rida, donde estuvo de interno y los seis 
flAos de facultad en Barcelona, terminando la 
carrera de abogado en junio de 1867. En el afto 
anterior lubía tomado el grado de Licenciado 
en Derecho administrativo. 

A los 19 aflos de edad colaboró en el perió- 
dico de esta capital La Corona , y publicó un 
folleto La Constitución política de los pueblos 
antif^uos y modernos. 

En 1867 publicó, en unión de los Srcs. Alió 
j Aixalá, el periódico Ki Si^lo, que vio la luz 
en Lérida y, más tarde fué uno de los mái asi- 
duos colaboradores del Aquí Estoy de la misma 
capital. 

Regentó el juzgado de i.* instancia de Sort 
como jues municipal, fué nombrado oficial con- 
tador de la Diputacióti de Lérida y fiscal de Ba- 
lagucr, cargos que no aceptó. Se trasladó de Sort 
á Seo de Urgcl d<;ndc ejerció la abogacía. 

Salió diputado á Cortes en 1872, y dísueltas 



UM&o posesLÓa del Kef;»cro de Poiuerradb, ca- 
tolices de tercera clase j que bahía ganado por 
opoftjción. 

Despoés ha desempefiado los Ke^atroa de la 
Propiedad de VendrelL Soria, Falsee, Vich. Za- 
mora j actnalmence el de Ocddoite de Baice» 
lona. No ha ob'.enido mÁs qoe an aicmto de 
tnmo libre á Soria, después de estar 7 afios en 
la cat^on'a inmediata. 

Foé uno de los que más trabajaron por la 
fondadón áá. acnal Instituto de 2.^ enaefiamm 
de Ponfemda; fundó en Falset ana instilación 
hbre de 2.^ ensefianza anexa al casino, desem- 
pefiando la cátedra de Fúos^fia, j ha iniciado 
7 desempefia actualmente en el Ateneo de esta 
capiul la cátedra de Legislmción I/ipúieearia. 

En el Congreso de Valladolid en 1886 inició 
el Montepíú de Ke^izttadjtes y la organización 
de la clase en Juntas regionales, lia sido el 
primer Director de dicha institodón y hoy es 
Consejero de la misma. 

BlBUOGRAFÍA 

Constitución política de los pueblos antiguos. — 
Barcelona 1866; imp. Porvenir. 134 págs. en 8.^ 
mayor. Comprende la de los pueblos Hebreo, 
Chino, India, Babilonia, Persia, Fenicia y Egip- 
to, Esparta, Atenas y Roma. 

índice de la Ley hipotecaria y su Reglamento , 
y de las principales disposiciones dictadas para 
la mejor aplicación de aquella, precedido de un 
compendio de la Historia del Registro público 
en España, y una indicación del modo de llevar 
los registros, corregido y aumentado con el ín- 
dice de la Ley del Notariado y su Reglamento é 
instrucción sobre la manera de redactar los ins- 
trumentos públicos sujetos á registro y adicio- 
nado hasta fín de diciembre de 1876. 

Madrid 1877. Publicado este folleto por la 
Reforma Legislativa. 

Ensayo de un compendio de los ptincipios de 
Legislación hipotecaria, — Madrid, 1879. — Fo- 
lleto. Agotado. 

Urbanidad y Moral ^ 18 79. 

Notas políticas. — Exposición metódica de to- 
dos los sistemas políticos conocidos desde Aris- 
tóteles. 1S79. Dos ediciones. La última publi- 
cada en Zamora, librería de Rico. Agotadas. 

El Crédito territorial^ 1883. 



AG 



El dírecho thiil tu los Cóéigos ¡agrades.— 
BkTCelooa: imp. Sucesoreí de Ramfru y Comp.*, 
en 4.°. 68 pig., 1ES3. Agot&da. 

Credlgttagfa ó Citntia del crtdih terríloilal, 
1884. Zamora: imp. de Rico. 

Eite trabajo «scrilo con neuroso método 
cienUlico comprende una segunda parte de apli- 
cación de la ciencia al estado actual de Espilla, 
Ba una verdadera revolucifia jurídica la que pro- 
pone en toda Ib legidiciún que se refiere i in- 
muebles. 

Es la obra que el autor (¡ene en tnás estima 
j la dedic6 al Excino. Sr. D. Críslino Mattos. 

Est¿ publicando en £11 Re/arma ¡igislativa, 
de la cual y de otras revistas ha sido uno de los 
más asidnos colaboradores, el 

Indicíextracle di la legislatión hipotecaria, 
tercera edición, adicionada desde el aflo 1339 
basta 31 de diciembre de 1S8S con la juris- 
prudencia de Iodos los centros y tribunales y 
toda cíate de disposiciones legales y adminis- 
trativas en cuanto á inmuebles se refieren. 

La Revista el Monuplo di Rigislradons que 
ha publicado hasta que renunció el cai^o de 
Director del Montepío. 

Teería del ser, por J. de Sirada. Eitudioe 
sobre el mismo. 

Barcelona: imp. de loa Sucesores de Raml- 

AGUSTÍ Y CARRERAS (D, Juan).— Médi- 
co. Tiene escrita 7 publicada una Memoria sobre 
la epidemia colérica de San Martín de Proven- 
sais en 1S85. 

AGUSTÍ Y MIlA (D. Jaime).— Presbítero. 
Natural de San Andrés del Palomar. Estudia 
en el Seminario ConcilUr de Barcelona y en lai 
universidades de Barcelona 7 Madrid. Es doctor 
en Derecho civil y canánico. Bachiller en Filo- 
■ofla y letras, Doctor en Teología, excoadjulor 
de Santa Marín de Gracia y de Ntra. Sellora 
del Carmen de Barcelona, Capellán mayor que 
fué de las Adoratrices 7 esclavas del Santísimo 
7 de la caridad en Madrid. En Puerto Rico ha 
sido Provispr j Vicario general. Gobernador 
eclesiástico y Subdelegado castrense y Deán 
diei 7 i>cho anos de la iglesia Catedral. Poste- 
e fué nombrado Deán del cabildo cate- 



dral de San Juan de Puerlo-Rico, de cuyo cargo 
ae jubiló canónicamente hace dos aflos. 



Bl BU OCR A FÍA 

El Antera del eeadjutor. Manual raxonado 7 
completo teúrico-prácLico, ecles i As tico-civil de 
procedimiento parroquial. Segunda edición, no- 
tablemente corregida y aumentada, y Dueva- 
mente dedicada al Excmo. é limo. Sr. D. José 
Domingo Costa y Borras, anobispo de Tarra- 
gona, etc. — Madrid 1862, ímp. de la CompaOfa 
de impresores y libreros. — Un vol. en 4.° 

El Masonismo condenado por la doctrina ea- 
tólica. — Barcelona, 1878. — Folleto. 

Una escaramuta coa la Masonería. — Puerto 
Rico, 1883. 

Una llora di vela ante el Santísimo Sacra- 

Colección de sermones predicados en Puerto 
Rico cuando el planlcamicnto del Dinero de San 
Pedro, con ias inscripciones siguientes: El Pa- 
pado. El Racionalismo y el Matrimonio civil. 

I.a primera edición se publicó en Puerto Rico 
y la segunda en Madrid. 

Oración fúnebre del Excmo. Sr. Obispo de 
Puerto Rico, D. Fray Pablo Benigno Carrión de 
Málaga (q. g. g.). 

La primera edicifin ae hiio en Puerto Rico j 
la segunda en Madrid. 

El poder de la oraeión, novela histórico-reti- 
gioaa. — Dos lomos. Inédita. 

AGUT (D. Miguel).— Tenemos noticia que 
ha escrito las dos siguientes comedias, en tres 
actos, tituladas: L' Arcaldesa y La/orsa de la 

KLk Y RUTE (Ü. Juan Bautista).— Cate- 
drátiCD que fué de Sagrada Escritura en el Se- 
minario Conciliar de Barcelona, y actualmente 
canónigo. En la solemne apertura del curso de 
1S7S leyó una oración inaugural sobre la Di- 
vinidad y Autenticidad de los libros sagrados. 

AI. A. (D. Antonio). — Natural de Barcelona. 
Fué individuo de nilmero de ta Real Academia 
de Ciencias naturales y Arles de dicha ciudad y 



AL 



AL 



Catedrático desde 1817 á 1824 de las Escuelas 
sostenidas por la Junta de Comercio del Princi- 
pado de Catalufia, desempeñando la clase de 
cálculo teórico práctico y partida doble y Geo- 
grafía mercantil. Murió en 183 1.— No lo cita 
Torres Amat en sus Memorias por ayudar á for- 
mar un Diccionario dé los escritores catalanes. 



Bibliografía 

Memoria sobre el cálculo analítico de los 
cinco cuerpos regulares el tetraedrón , el exae- 
drón, el octaedrón, el dodecaedrón y el ico- 
saedrón. 

Presentada á la Real Academia de Ciencias 
naturales y Artes en 14 de marzo de 181 5. (Ar- 
chivo de dicha corporación, caja 20). 

Discurso sobre los sólidos. (Leído en la ante 
citada Academia en 8 de noviembre de 181 5. 

Memoria sobre las propiedades del cálculo 
armónico y utilidad de su perfecto conocimien- 
to para el profesor mtlsico. (Leída en la sesión 
del 7 de mayo de 181 7. Archivo de la Acade- 
mia, caja 20). 

Memoria proponiéndose demostrar que la 
astronomía es la más excelente de las Ciencias 
naturales por su objeto, origen, necesidad y 
estimación; y modo de hallar las distancias del 
sol á los demás planetas. (Leída en la sesión 
de 25 de febrero de 18 18. Archivo de la Aca- 
demia, caja 20). 

Memoria en la que manifiesta que la mayor 
parte de los autores de matemáticas puras, más 
bien se complacen en dictar en los capítulos las 
proporciones de menor entidad, y que por su fa- 
cilidad no dan lugar á la discusión, que en guar- 
dar un orden progresivo en la elección de las 
cuestiones que deberían servir de norte al dis- 
cípulo, á fin de tener las disposiciones necesa- 
rias para vencer todo género de dificultades. 
(Leída en la sesión de 24 de enero de 1824. 
Archivo de la Academia, caja 21). 

Elogio fiinebie de D.Juan Gerardo Fochs. — 
(Leído en la sesión celebrada en 20 de no- 
viembre de 1822). 

ALABAU (D.* Balbina).— Discípula del maes- 
tro Obiols, cantó por primera vez en el teatro 
del Liceo de Barcelona en 1 1 de enero de 1842. 



(Véase un artículo publicado en el Diario de 
Barcelona correspondiente al día 15 de enero 
de 1842. 

ALABAU Y QUINGLES.— Nació en Vich y 
murió en 1802. Fué secretario general de la or- 
den de Trinitarios descalzos á que pertenecía. 
Con el nombre de D. Antonio de San Jerónimo 
publicó algunas obras y folletos que son apre- 
ciables por los conocimientos literarios que re* 
velan en su autor y en especial en los idiomas 
castellano y catalán. 

Bibliografía 

El erudito y peritísimo archivero municipal 
de Vich, nuestro amigo D. José Serra y Camp- 
delacreu nos ha facilitado la siguiente nota: 

— Relación de las sumptuosas fiestas con 
que la Ciudad de Vich solemnizó la Translación 
del SSmo. Sacramento y prodigiosa efigie de 
Christo crucificado al nuevo sumptuoso templo 
del Hospital de Santa Cruz de dicha Ciudad. — 
Vich : Por Pedro Morera Impresor. 

Sin afio, pero los dos Imprimatur que hay al 
final son de Octubre de 1753. — 41 iP- numeradas 
con la portada. En 4.° 

Por las licencias Torres Amat le asignaría la 
fecha. 

— Oración fúnebre después de las fiestas de 
ídem. 

Citada por Torres Amat. 

— Vida del Beato Miguel de los Santos ^ Re- 
ligioso profeso y Sacerdote del Orden de Des- 
calzos de la Santísima Trinidad Redempción de 
Cautivos, natural de la Ciudad de Vich Re- 
ducida á compendio por.. .. y de Sabasona 

— Con las licencias necesarias. — Barcelona: En 
la Imprenta de Bernardo Pía en los Algodo- 
neros. 

Sin afio, ni fecha en ninguna parte. — 317 p. 
numeradas, y sin numerar 16 de portada, dedi- 
catoria y prólogo y 3 de índice al final. — Un 
grabado del Santo al reverso de la portada. — 
En 8.0 

Esta sería la primera edición de la obra, por 
no verse en toda ella referencia á otra anterior, 
y debió publicarse en 1779, pues del prólogo de 
la traducción catalana de la misma (cuya nota 
bibliográfica seguirá), se deduce que el Autor 



AL 



AL 



did i. Im dicba tnducción, nieolnu Miaba dU- 
poniendo la «eguoda edición ca*teUana, por ha- 
bene agitado, no obaiaote ler cBfieía 1» prime- 
ra; U cual, allsde en el miimo lugar, ae publicú 
o/ mUnta titmpo gm si etlebraia la biaHfiateiin 
del Sierro de Dios (1779), aludiendo probable- 
mente á loa featejos de Vicb, (oda vez que en el 
prdlogo de étta que tupoDemo* primera ediciúa, 
da por recientemente reriflcada la ceremonia 
oficial de Roma al hablar de la telemne BtaHfi- 
eaíiín guí ten (^Iohsú universal de la Santa 
Igltaa ataba dt ttltbrer el VaficaHB. Siendo aif, 
M probable que la ediciún de i;^o del propio 
impresor Pls de Barcelona que ciía Torre* Amat, 
fuese la segunda castellana de la Vida del Beata, 
aatiendo el mismo rOo de las prensas de Vich 
Itt traducción catalana. Ciertas conceptos histó- 
ricos locales mejorados en la Miseelánea, obra 
del Autor de que ha.bUrí, revelan que la Vida 
del Beata 1<A anterior á aquella obra. 

Vida del Beato Míquet deis Sants, religiós 
profia, r Mcerdot del Orde de Descalcos de la 
Santfttima Trinitat RedempciÓ de Calius, oalu- 
nlde la Ciutat de Víeb. Escrita primer en lien- 
gna Castellana. Per lo P. Fr. Antón de Sant 
Geroni, del mateix Orde, 7 natural de la Ciuut 
mateixa. Y ar» norament (raduhida al Idioma 
Cathali, per lo mateii.— Vicb : Per Joseph To- 
losa Estamper 7 Llibreter en la Plata. > 

Sin aDo, 397 p. numeradas, 7 sin numerar la 
portada 7 3 de Índice al ñnal (1780). En 8.° 

Vida del B. Miguel de lo* Santos religioso 
profeso 7 sacerdote del orden de deicalios de 
U SS. Trinidad, natural de la ciudad de Vicb, 
etcétera. Dedicóla al Sr. D. Antonio de Ferrer, 
Brossa, Llupjá, Vila, j de Savasona; imp. en 
Barcelona por Bernardo Pía en 1780.1 

En esta forma da cuerna Torres Amat de esta 
obra ain hablar de otra edición castellana ni ca- 
talana. Es verosímil, por lo dicho, que la fecha 
•ea exacta, 7S sacada de pie de imprenta 7a de 
lioeneias ó censnnu si las hubo; por lo que no 
vacila en aceptar la nota como referente á la 
segunda edición castellana de la VidadelB.Mi- 
pul. 

Miacelinea de varias notas y observaciones 
■obre las mis notables antigüedades de la ciu- 
dad de Vicb, Madre de los foclitos Mirtires San 
Luciano 7 San Mariano, cuya vida copiada i la 
letra de la que escribió el V. P. Vicente Uome- 



neeb, la dirige d mayor honor de dichos Santos 
Mártires, 7 lustre de su patria. El R. F. Antonio 
de San Gerónimo, Trinitario descalso. 

Vich, por Juan Daroca y Morera, Ano 17S6. 

Unvolumenen 8." de 104 págs. numeradas y 

r; la portada y 6 de índice. 



ALABEEN V CASAS (D. Camilo).— Gra- 
bador en acero. Nació en Barcelona, en el afio 
1835. Entre las varias obras que ilustrú este ar- 
tista, deben citarse el Atlas Geografía publicado 
por Coello; el Atlas Geográfico de España y sui 
provincias dt Ultramar, escrito por D. José An- 
tonio EKss (Barcelona 1S46); Galería de euaJreí 
escBJidos del Real Museo de pinturas de Madrid, 
grabados sobre acero por el sistema alemin-fran- 
cís, con tcilo histórico dcicriptivo (1), loa retra- 
tos de predicadores ilustres; y las láminas del 
Manual de Geología, que hizo por concurso. 

Alabern deseoipcfiú durante algiln tiempo, la 
plaza de Grabador primero de la Fábrica Nacio- 
nal del Sello. 

Murió en Madrid en el dia 14 de septiembre 
de 1876. 

El S. Alabem, habla presentado los siguien- 
tes trabajos en diferente* Exposiciones (z) de 
Bellas Artes: En la de TS5S, el mapa de la Isla 
de Cuba, un retrato 7 un pala, por la tercera de 
dicha* obras le fui concedida por el jurada, una 
tnedalla de tercera clase. En la de 1S60, el re- 
trato ^e Alberto Durero, la Sacra Familia, re- 
trato llamado del pergamino (de Alberto Dure- 
ro), la provincia de Tarragona (grabado por 
curvas de nivel) I. Estereotipia del grabado de 
talla. II. Pruebas, del mismo grabado. Obtuvo 
en dicba Exposición, una mención honoriüca. 

En la de i863, presentó: EsBfio, san Andrés 
y san Bartolomé En la celebrada en el alio 1864, 
uno* detalle* del Canal de Isabel II, 7 el retrato 
de D, Josí María Re7, adjudicándosele en la 
misma, una coniideraciún de medalla de tercera 
clase. Igual distinción mereció en la de 1866, 
en que habla «puesto un retrato de D. Ventu- 



y prottcdin á li publicaciín • 



lO 



AL 



AL 



ra Ruíz Aguilera, un Redentor y un Ecce-homo 
al lápiz. Su última lámina, {San TimoUi)^ que 
dejó sin concluir, figuró en la Exposición de 
1878. 

£1 S. Ossorio, termina la biografía de este ar- 
tista consignando que «su sistema de trepado de 
sellos de correos, le proporcionó bastantes dis- 
gustos con motivo de la formación de un exten- 
so expediente, si bien pudo con el mismo moti- 
vo, manifestar ante una comisión de la Asocia- 
ción de Ingenieros industriales, que desde el 
año de 1860, conocía la estereotipia del grabado 
de talla dulce, por medio de un procedimieno 
especia] que permitía tirar millones de ejempla- 
res con una sencilla máquina de imprenta; que 
había estudiado con buen éxito las impresiones 
invertidas, dimanadas del grabado de talla dul- 
ce, para los sellos de correo (i) que poseía las 
impresiones coincidentes ó de infiltración, usa- 
das en los billetes del Banco de Francia, y por 
último, que había introducido del extranjero, los 
trasparentes sobrepuestos en el papel de impre- 
sión físcal y las impresiones en relieve; llama- 
das prusianas. 

ALABERN (D.Juan).— En 1821 era graba- 
dor del Gobierno civil de Barcelona y en 21 de 
octubre de dicho afio fué nombrado individuo 
de la Real Academia de ciencias naturales y 
Artes. En 1820 grabó tres láminas que represen- 
taban los últimos momentos del general Lacy, 

No lo cita Ossorio en su Galería biográfica 
de artistas. 

ALABERN Y MOLES (D- Pablo).— Nació 
en Barcelona en 1804. Ilustró la mayor par- 
te de las obras que se publicaron en Barce- 
lona desde el afio 1823 al 1 851, y la Biografía 
Eclesiástica y el Mapa de España de Torres. 

Murió en esta ciudad en 1860. 

ALABERN Y MOLES (D. Ramón). — Na- 
ció en Barcelona. Estudió el grabado en acero 
bajo la dirección de su hermano D. Pablo y 
perfeccionó sus conocimientos en París apren- 
diendo la especialidad de grabar mapas geográ- 
ficos. Regresó á Barcelona y dio á conocer el 

(t) En el afio 1869, se hicieron en Barcelona, las prue- 
bas oficiales del invento de una máquina movida al vapor, 
para la fabrícadóii del papel de espej¡5mo. 



procedimieuto de Daguerre. El primer ensayo 
se hizo con verdadera solemnidad en el día 1 1 
de noviembre de 1839. D. Ramón Alabem con 
el aparato que había adquirido la Real Acade- 
mia de Ciencias naturales y Artes, sacó la vista 
del edificio de la Lonja y de la manzana de ca- 
sas llamada de Xifré, de las Casas Consistoria- 
les y de otros edificios. 

D. Juan Cortada resefia este notable experi- 
mento en los siguientes términos, en el Diario 
de Barcelona^ del ii de noviembre de 1839: 
c Según se había anunciado, se sacó ayer la 
vista de la Lonja y de la casa de Xifré, por el 
método de Mr. Daguerre. £1 tiempo estaba nu- 
blado y ventoso, sin embargo, no impidió la 
ejecución. £1 terradito de la casa destinada al 
objeto estaba lleno de gente á las once y media, 
y entre los concurrentes había algunas sefioras 
que ni eran saco de paja ni costal de trigo. Los 
señores Mcr, Monlau y Roure se tomaban la mo- 
lestia de explicar el uso del aparato que estaba 
de manifiesto y que manejaba el Sr. Alabem, su 
introductor en España. Sus efectos se vieron en 
una plancha en que estaba sacada la vista de la 
plaza de la Magdalena de París. 

Después de las operaciones anunciadas, á la 
una menos cuarto se colocó en la cámara oscura 
y á la acción de la luz la plancha preparada 
por medio de las dichas operaciones. A los 
veinte minutos fué sacada de la cámara, y ex- 
puesta al vapor del mercurio, y quitada de ella 
la capa sensible por medio de las cocciones con 
una solución salina y agua destilada en el estado 
de hervor, apareció limpia, brillante y grabada 
en ella la hermosa vista que presentaba la cá- 
mara oscura. Comparada esta plancha con la 
que ha traído de París el Sr. Alabcrn, todos los 
concurrentes prefirieron la sacada ayer, por 
haber quedado mejor marcados en ella y con 
más finura los objetos. 

Aplaudimos en gran manera la idea del señor 
Alabem de haber importado el aparato, y el celo 
de algunos socios de la Academia de Ciencias 
naturales y artes que lo han adquirido y dado 
tan pronto conocimiento al público de su exis- 
tencia y de su efectos. 

De resultas de no haber salido el tiro de la 
primera carabina que se quiso disparar, como 
anuncio de la operación, algunos temieron que 
eso fuese de mal agüero, pero gracias á la mise- 



\ 



AL 



ricoidiadel Alá no sucedi:^ así. 1.a plancha se 
rifó entre los concurrentes que tomaron bille- 
te. Rogad á Dios, lectores míos, que salga pre- 
miado el número 93, que es el que toma Aitn- 
Aiulíma. 

En el Diario del 12 de enero de 1S39 se in- 
sertó el siguiente anuncio: lEl Daguerrotipo. — 
El jueves próximo 14 del corriente alas doce del 
dfa, en el local de la Academia de Ciencias na- 
turales y artes se verificará el sorteo de la plan- 
cha que contiene la vista de la Lonja y casa 
Xifrí, sacada el domingo illtimo por medio del 
Daguerrotipo. Los biUetes ú nilmeros se expen- 
den S 6 rs. vn. en las librerías de Gaspar, et- 
cétera, 1 

En la ante citada Academia el Sr. Alabera dio 
un CUTIO gratuito, en el que enseDú á gran na- 
mero de artillas y aficionados todas la* mani- 
pulaciones relaiÍTai al uso del aparato de Da' 

En 1842 grabó algunas liminai de la obra 
E^aüa del Sr. Pí y Margall, y en 1846 los 
mapas del Alias de Delamare. 

En 1861 publicó el Sr. Alabern un Tratado 
de caHgra/ía ingina y en 1866 otro de Gtogra- 
fía tUBUHtal; tealo y atlas para uso de los 



i Ga- 



ALANDI (D. Cristóbal).— Pintor y diací- 
pulo de D. Simón Gómez; natural de Barcelo- 
na. En la Exposición de Bellas Arte» celebrada 
en Madrid en 1S74, presentó un cuadra, titula- 
do. La Hilanátra talalana. 

ALBERT (D. Rosendo). — Profesor de ins- 
trucción primaria «uperior. En 1S76 publicó un 
libro de lectura, con el título, La Navt át San 
Pídro. 

ALBANELL Y VILOS (D. Joaquín).— 
Socio de la Juventud Católica de Vich. 



BlBLIOCKAFÍA 

D. Miglttl áe Clariaita. Drama catalln, e 
do* acto» y en verso. Vich; imp. R. Anglada.- 
Afio 1885. 



Los Traittcayres. Drama histórico catalán. — 



ALBENIZ (D. Isaac).— Nació en Campro- 
dón en 39 de mayo de 1860, Pianista ycompo- 
silor. Hizo sus primeros estudios en Barcelona 
j los perfeccionó en Madrid, Leipzig y Bruselas. 
Ha dado concierto» en Xas principales ciudades 
de E»pana j Cuba, en Méjico y en la República 

El repertorio de Albéniz se compone de un 
concierto y doce obras divena» de Bach; i sui- 
tes y 4 piezas de Hsendel; 12 obras deScarlatli¡ 
2 suile» de Rameau; to piezas de Couperin; 
4 sonata» y 2 pieza» de Haydin; 3 conciertos; 
¡sonatas y 4 piezas de Mozart; I concierto» 
6 sonatas y 3 obras de Beethoven; 4 obras de 
Schubert; 2 concierto», una sonata y 3 piezas 
de Weber; 1 conciertos, 6 romanía» y 4 obras 
de Mendelssohn; I concierto y 5 obras de Cho- 
pin; 3 conciertos de Moscheles; I de Kíe», 3 pie- 
zas de Duseck; concierto y 5 obras de Schu- ' 
mann; concierta y 6 obras de Rubistein; 6 pie- 
zas de Heller; 3 obras de Mayer; 1 concierto», 
fantasía y S piezas de Líszt; t obras de Brassin; 
2 caprichos de Morphy; marcha fúnebre de Bre- 
tón (Albínii); concierto de Grieg, y 50 piezas 
de Atbénii (t). 

ALBERICH Y CASAS (D. José). — Nació 
en Reus el 14 de mayo de 1S24. Estudió en 
la faculud de Medicina y Cirugía de Barce- 
lona, en 7 de mayo de 1839 recibió el título 
de Bachiller, y en 1846 el de Licenciado. Fué 
socio corresponsal de la Academia quirúrgica 
mallorquína, del Instituto Médico valenciano, de 
la Sociedad médica de Emulación, de U Flande» 
oriental, de la Sociedad de Ciencias médicas y 
naturales de Malinas (Bélgica), de la Sociedad 
de Ciencias médicas de Lisboa, de la Academia 
de Ciencias naturales y Artes de Barcelona, de 
la Academia de Esculapio de Madrid, del Insti- 
tuto palatino de Ciencias médicas, de la Aca- 
demia médica de Emulación de Santiago de 
Galicia y socio honorario de la Arqueológica de 
Tarragona. 



V^AH tu bÍO£rAÍÍA e 



12 



AL 



AL 



Fué uno de los fundadores y redactor del 
Diario de Reus, Murió en 17 febrero de 1874. 



Bibliografía 

Bosquejo sobre el criadero de la mina res- 
taurada, sita en la montafia de Escornalbou, 
provincia de Tarragona etc. — Barcelona, 1846. 

£1 Instituto agrícola catalán y la sub-dele» 
gación de Keus. — Resefia que en la primera 
junta general de sefiores socios, celebrada por 
dicha subdelegación en el día i P de mayo últi* 
mo, leyó su secretario D. José Alberich. — Bar- 
celona 1858. 

Manipulaciones electrotípicas ó tratado de gal- 
vano-plástica, que contiene la descripción de los 
procederes más fáciles para dorar, platear y 
grabar sobre el cobre y el acero, reproducir las 
medallas y pruebas daguerreotípicas, metalizar 
las estatuas de yeso, etc., por medio del galva- 
• nismo, por Carlos V. Walker, y traducido del 
francés por Alberich y Doménech. 

Barcelona por A. Gaspar y Roca. 

ALBERTl (D. Jaime). — El Sr. Girbal da 
las siguientes noticias de este escritor gerun- 
dense en la pág. 61 de su Memoria sobre ios 
escritores gerundenses : 

«Siendo todavía estudiante, en 1808 hizo 
oposiciones para una de las cátedras de Gramá- 
tica latina que sostenía el Municipio, y aunque 
en ella no salió agraciado, pocos afios después 
lo fué con la del primer curso, cuyo magisterio 
desempeñó hasta 1843, en que por su avanzada 
edad pidió la jubilación que le fué concedida; 
de modo que puede decirse que encaneció en la 
ensefiaiiza, muriendo en edad avanzada á los 19 
de agosto de 1849. Escribió muchas poesías en 
castellano y latín, por encargo casi siempre del 
Municipio con motivo de solemnidades públicas. 
Hemos leído algunas que gozaron del beneficio 
de la estampa.» 

ALBIÑANA (D. Juan Francisco).— Na- 
ció en Tarragona en 10 de mayo de 1802, y fa- 
lleció en dicha ciudad, en 28 de junio de 1868. 

Siguió la carrera del Notariado y desempeñó 
las escribanías del Juzgado, de la Alcaldía y Curia 
eclesiástica de Tarragona. Aficionado á los estu- 



dios arqueológicos, el S. Albifiana, fundó el 
Museo, que es hoy provincial, siendo varias ve- 
ces elegido su Presidente. Fué Vicepresidente de 
la Comisión provincial de monumentos históri- 
cos y artísticos; individuo de la Sociedad econó- 
mica de Amigos del país. Vocal de la junta de 
dibujo y de la comisión municipal de Instrucción 
primaria de Tarragona, socio de la Real Acade- 
mia de Buenas letras y de la Sociedad Filomática 
de Barcelona, corresponsal de mérito de la So- 
ciedad Arqueológica matritense y perteneció ade- 
más, á otras sociedades literarias del Reino. 

Publicó el S. Albifiana, la obra Tarragona 
tnonumenUU, con la colaboración de Andrés de 
Bofarull (i) y la Memoria sobre la primada dt 
la silla arzobispal de Tarragona (2). Dejó escritos 
y preparados algunos trabajos para la publica- 
ción del tomo segundo de dicha obra Tarragona 
monumental^ una Resefia histórica de la Catedral 
y un archipiscopologio, que obran hoy en poder 
de su hjjo D. Mariano G. Albifiana, junto con 
algunos apuntes y notas sobre arqueología y nu- 
mismática. 

Terminaremos estas breves noticias biográfi- 
cas de este ilustrado arqueólogo, trascribiendo 
algunos párrafos de una comunicación que diri- 
gió en 7 de septiembre de 1 844 á la Real Acade- 
mia de Buenas letras de Barcelona, que revela 
el entusiasmo que su autor tenía por la conser- 
vación de los monumentos, en una época que 
poco ó ninguna importancia se daba á tan ve- 
nerandos restos de pasadas generaciones. 

«Celoso de corresponder al buen concepto y 
reputación con que de algunos afios á esta parte 
me veo honrado por los amantes de la historia 
y conocedores de las bellas artes, hasta haber 
merecido el título de socio correspondiente de 
esa Academia de Buenas letras, el de residente 
de la Sociedad económica de Amigos del País 
de esta capital {cuya seeretaria estoy desempe- 
ñando desde su restablecimiento), y al propio 

{ x) Tarragona monumental, 6 sea descripción históri- 
ca y artistica de todas sus antigüedades y monumentos^ 
por Juan Francisco Albiñana y D. Andrés de Bofarull y 
Broca. — Tarragona, imp. de Arís y Jumet. 1849. — Un vo- 
lumen en 4.^ con 24 láminas. 

(3) Leída en la Real Academia de Buenas letras de 
Barcelona en la sesión celebrada en 5 de Febrero de 
1863. En esta misma corporación se leyó una Memorb so* 
bre el ceremonial con que antiguamente eran recibidos en 
Tarragona los arzobispos. (29 Noviembre de 1867). 



AL 



AL 



í3 



tiempo el de méñto de la Sociedad arqueológica 
Matritense y central de Espafia y sus colonias; 
me veo en la dura precisión de poner en cono- 
cimiento de V. S. á pesar de mi natural repug- 
nancia que hasta ahora había venido; el aban- 
dono y lamentable descuido en que yacen todos 
los objetos pertenecientes al ramo de arqueolo- 
gía y literatura que por fortuna aun pudieran 
llamar la atención, no solamente del Gobierno, 
sí que también de todos los que se dedican á 
tan honrosas tareas. 

Desde septiembre del afio mil ochocientos 
treinta y siete en que fui recibido como otro de 
los socios de la Económica antedicha, hasta oc- 
tubre de mil ochocientos cuarenta, en que por 
efecto de la revolución se disolvió aquella, mis 
principales trabajos los dediqué exclusivamente 
al fomento de un museo de antigüedades y de 
una biblioteca, habiendo merecido por ello un 
voto de gracias de mis consocios por mis des- 
velos. Y si bien por las circunstancias, tuve, 
como he dicho, de cesar en aquellos trabajos, 
sin embargo no puedo dejar de lamentarme jun- 
to con otras personas no menos interesadas por 
el lustre y explendor de esta capital, calmados 
ya aquellos borrascosos tiempos, al ver dichos 
objetos enteramente abandonados, habiendo des- 
aparecido un sinnúmero de medallas romanas 
del depósito, al observar el puente llamado de 
las Perreras, acueducto romano, y que por su be- 
lleza arquitectónica y atrevida elevación, causa 
admiración y pasmo á sus espectadores, próximos 
á la ruina, por no haber quien cuide de su res- 
tauración al tener que estar contemplando la 
malversación de otros monumentos y demás ob- 
jetos artísticos pertenecientes al ramo de arqueo- 
logía, cuyo relato omito por no distraer la aten- 
ción de la academia. Y finalmente la imperdo- 
nable desidia en no haberse procurado, á pesar 
de las terminantes órdenes del Grobiemo, en la 
recolección de tan caros objetos y en la investi- 
gación y reunión en esta capital de archivos, bi- 
bliotecas y de otras no menos importantes pre- 
ciocidades que pertenecieron á los monasterios 
y conventos de esta provincia, muchos de los 
cuales pasaron á las manos de los agentes del 
ramo de amortización; y lo que es más que la 
comisión provincial de monumentos históricos- 
artísticos, tan sola una vez se ha reunido des- 
pués de su instalación, y por consiguiente, nada 



ha podido adelantar, en los trabajos de su insti- 
tuto, debido todo al retardo en que fué instala- 
da por el señor Jefe político de esta provincia. 
Tarragona, convento jurídico de los romanos, 
mirada por lo antiguo, fué sin duda una de las 
principales colonias de aquel imperio; según en 
su caso y lugar tal vez me esforzaré á corrobo- 
rar; y por lo mismo parece digna de toda aten- 
ción y respeto: y ¿Dejará de serlo si si atiende 
á la crónica de los Reales monasterios de la Car- 
tuja de Scala Dei^ Poblet y Santas Creus, radi- 
cados en esta provincia en los mejoree tiempos 
de la grandeza española? » 

ALBO Y CALVARIO (D. Ramón).— Abo- 
gado del ilustre colegio de Barcelona é individuo 
residente de la Academia de Jurisprudencia y le- 
gislación. Ha publicado una Memoria acerca de 
la influencia que tuvo el descubrimiento del 
Nuevo Continente de América en la prosperidad 
política y mei cantil de España y en su decadencia 
económica. 

ALCÁNTARA (D. Joaquín Asensio). — Autor 
dramático, poeta y periodista. Nació en 1832, 
fué apuntador en varias compañias dramáticas 
de primer orden y administrador de Correos 
de Gerona, y en noviembre de 1874 nombrado 
secretario de un gobierno de segunda clase. Es- 
taba condecorado con la cruz de Carlos III. 
Murió en Madrid en 7 de octubre de 1879. 



DlULIOGRAFÍA 

Dramas 

Amores perdidos. Drama en tres actos y en 
verso, original. 

Estrenado en el teatro Principal de Barcelo- 
na en 1859. D. Manuel Rimont publicó un 
juicio crítico de este drama en el Diario de Bar' 
celona de 29 de abril de 1859. 

Una página triste ^ original, en tres actos y 
en verso. 

Dolores^ original y en verso. (Prohibida). 

Heridas de amor. 

Los bandidos de levita. 

Los soldados de la industiia^ en 4 actos. Es- 
crito con la colaboración de D. Modesto Llorens. 



í4 



AL 



AL. 



El Padre Gallifa^ en seis cuadros. Escrito con 
colaboración de D. Modesto Llorens. 

¡Bendito seas! Cuadro dramático, en un acto, 
original y en verso. 

Barcelona imp. de la V. é hijo de Gaspar, 
1868. £n 4.^, 30 páginas. 

Estrenóse este drama en el teatro Romea en 
10 de Febrero de 1868. 

Digna de DeUy original, en tres actos y en 
verso. 

Barcelona, imp. de la Viuda y ñlls de Gas- 
par, 1866. J^strenada en el teatro Romea en 13 
de febrero de 1866. 

Mistos^ en tres actos. 

Remansos^ original, en tres actos, 4.* edición. 
Barcelona, imp. de Mañero, 1872. 

Contribución de sangre, 

Creo^ en un acto. 

La gloria del soldado^ en un acto. 

Comedias 

Lo peor ser vanidoso ó Niños y maiiposas. 
Comedia para nifios, Barcelona: Bastinos, editor. 

La casa de dona España^ en un acto, escrita 
en colaboración de S. V. (Prohibida). 

Cuarto menguante^ en un acto y en verso. 

La vergonya. En tres actos. 

COMPOSICIONES VARIAS 

La Pubilla de Riudoms, Pessa original, en 
un acte y en vers. 

¡Adeu siau I Pieza, en un acto, bilingüe. 

L* ángel de la f¿. 

Lo canto. Zarzuela, en un acto. 

De refas adentio^ Cantares, precedido de un 
prólogo, de D. Víctor Balaguer, 80 pág. en 16.® 

Romances de ciego. Cantares. 

A la vora del foch. Cantars y armonías. 

Barcelona, 1868. Precede á esta obra un pró- 
logo de D. Francisco Mas y Otzet. 

Calabazas y cabexcu. Retratos al pastel, emba- 
durnados por D. Joaquin Asencio Alcántara y 
Teodoro Mena, pintores de brocha gorda, con 
perfíles de Ñapus. Barcelona: L. López, editor, 
1865. En 8.0,80 pág. 

ALCOVER Y GÜITART (Dr. D. Pablo).— 
Con el apellido de Alcober y suponiéndole na- 



tural de la Selva (Tarragona) , encuéntranse al- 
gunas, aunque escasas noticias de este escritor 
en el suplemento que al Diccionario del sefior 
Torres Amat publicó el Dr. D. Juan Cormina, 
errores que no comprendemos en quien, como 
éste, manifiesta haber conocido personalmente 
al Dr. Alcover por haber asistido á la Acade- 
mia de Oratoria que aquel desempeñaba en la 
Universidad de Cervera, y haberle dejado un 
ejemplar de composiciones poéticas que le de- 
dicó por medio de un epigrama en que imitó 
perfectamente los hexámetros y pentámetros la- 
tinos, corroborando así la tesis que en una di- 
sertación sostuvo respecto á la posibilidad de 
introducir esas formas métricas en la poesía es- 
pañola. 

Nosotros, que nos honramos con la amistad 
del abogado y escritor D. Agustín Trilla y Al- 
cover, nieto del á quien dedicamos estas líneas, 
hemos podido adquirir los datos que nos ha fa- 
cilitado, no tan prolijos como fuera de desear, 
debido á que al fallecimiento del Dr. Alcover 
ocurrido fuera de esta capital donde tenía todos 
sus papeles, no pudo su viuda recogerlos por 
cuestiones de familia, habiéndole costado á su 
expresado nieto muchísimas investigaciones y 
trabajo para obtener los pocos que obran en su 
poder y ha puesto á nuestra disposición. 

El Dr. Alcover nació en esta capital, no como 
afirma el Dr. Cormina, en la Selva, de donde 
era natural D. Juan Pablo Alcover padre de 
aquel, circunstancia que pudo dar origen á la 
indicada equivocación. Aun cuando, por no ha- 
berse encontrado todavía su partida de bautis- 
mo, no podemos determinar fijamente el ano de 
su nacimiento, no obstante, entre sus papeles 
se ha encontrado una instancia al Ayuntamiento 
de esta capital, fechada el 26 de septiembre 
de 1822, solicitando ser eximido de la milicia 
legal á cuya 3.^ compañía del 4.^ batallón per- 
tenecía, fundando su pretensión, que le fué con- 
cedida, en la circunstancia de ser menor de 
edad. 

D. Pablo Alcover, hijo de un modesto indus- 
trial, demostró desde sus primeros anos exce- 
lentes disposiciones para el estudio. Entre los 
escasos documentos que sus descendientes han 
podido recobrar de las manos extrañas en que 
se hallaban esparcidos, se hallan varias certifi- 
caciones de las que resulta que en el ano esco- 







DIBUJO y AUTÓGRAFO DE D. FaBLO AlCOVHR 

(Una plginadc un libra de poaiu putorileí j Ihicaí) 



m^ 


mjs^. 


m^. 


■^^ 




_2^KÍ^ ^.*»' -yié-f ff^ 


Ji X/'£ÍJ¡», 



DIBUJO Y AUTÓGRAFO DE D. FaBLO ALCOVEK 



AL 

lar de 1819 iL i8ioe*(udió eael Seminirio Con- 
ciliar de esla ciudad la Gramática general bajo 
la dirección del Dr. Marcí, quien añrma que 
Alcover acreditó, durante el curso, haber pene- 
trado á fondo el destino y propiedades del len- 
guaje, su correspondencia con las fuacione» del 
entendimiento y con loa afectos del tninio; y en 
el convenio de PP. Mínimos la Lógica. En el 
curso de 1820 á iSit esludió en dicho conven- 
to la Metafísica y asistió con aprovechamiento 
i la cátedra de Taquigrafía establecida por la 
Junta Nacional del Comercio de Catalulia en 
tanto que en el Certamen piiblico que en iSii 
ae celebró, enire los alumnos asistentes á dicha 
citedia, mereció un general aplauso y fué decla- 
rado de los más sobresal i e ules en su clase, se- 
gún ceiliñcación expedida en 11 de julio de iSzi 
por el catedrático D. Francisco Serra y Cinesia. 
En iSsi-ai, cursó Ética en el convento de Mí- 
nimos; Moral y Derecho Universal en la Escue- 
la de 3.* y 3.* enseñanza de esla capital, y Pf- 
sica experimental en la Escuela gratuita de la 
Casa-Lonja 'á cai^o del Dr. D. Pedro Vieta. 
En 1812-13 E^"^ '" '■ Universidad de Barce- 
lona el curso de Principios de Legislación Uni- 
vetial y el de Economía Política en la Casa- 
Lonja- En el curso de 1813 á 1324 pasó A Cer- 
vera, en cuya Universidad asistió como oyente á 
la cátedra de Etica en la que sostuvo conclusio- 
nes, y ganú los cursos segundo y tercero de la 
facultad de Leyes. Desde Cervera pasó á Huesca, 
en cuya Sertoriana Universidad le fueron incor- 
porados como cuarto y quinto de leyes los cur- 
sos de Legislación Universal y Economía Polí- 
tica antes indicados, y estudió el sexto y síptimo 
de leyes en los afios 1S2; á 1S27, defendiendo 
en 31 de mayo de 1827 conclusiones públicas 
de Novísima Recopilación del acto mayor /ra 
Uniueriilale, y siendo en el propio curso uno 
de los Bachilleres que explicaron de exlraordi' 
nario en Leyes con liceocia del Rector, previo 
el dictamen de la Junta de Catedráticos. En 181S 
le encontramos de nuevo en Cervera, en cuya 
Universidad recibió el grado de Licenciado y la 
borla de Doctor en Leyes en junio de dicho 

No se limitaba á los estudios de PilosoQ* y 
Derecho la tarea de Alcover, sino que tenemos 
noticia por cuadernos y papeles sueltos que de él 
se han encontrado, de que además de su aficiona 



AL 



»7 



las Musas, que cultivaba escríbieodo poesías, en 

su mayor parte Églogas t Idilios, llegó á poseer 
á la perfección varios idiomas, siéndole tan pe- 
culiares el lalin, francés é italiano que en ellos 
compuso algunas poesías y hemos visto varios 
opúsculos latinos, manuscritos suyos, sobre pun- 
tos de derecho, cuya elegante dicción demuestra 
la perfecta posesión en que se bailaba de los 
clásicos. 

Añcionadlsimo y entusiasta por los estudios 
bolinicoa, se ha encontrado entre sus papeles 
una obra á pumo de terminar, que lilulaba FU- 
mía tsf alíala, restos de un herbario cuyas plan- 
tas se hallaban closilicadaí de su puOo y leira, y 
(pues también el Sr. Alcover era aRcionado á la 
pintura, conservándose algunas miniaturas con 
que ilustraba sus cuadernas manuscritos de poe- 
sías), algunas láminas en colores representando 
plantas, que quizás habla recogido y no habfa 
podido conservar, fijando con el pincel sus im- 
presiones generales. 

En 14 de septiembre de 1829 fué recibido de 
Abogado en esta Real Audiencia, cuya profesión 
ejerció con bastante provecho basta que, nom- 
brado promotor ñscal de Sania Coloma de Far- 
nés se trasladó á dicbu población donde falleció 
á últimos de 1832. 

Mucho, y de provecho, si se hubiese publica- 
do, dejó escrito D, Pablo Alcover. 

Apañe de sus poesías, una de las cuales fué 
incluida en el cuaderno impreso que la Univer- 
sidad de Cervera dedicó á los reyes U. Fernan- 
do VII y D.* María Josefa Amalia í su paso 
por dicha ciudad cu el aOo 1S28, y de la que se 
ocupa el eminente crítico y distinguido escritor 
D. Joaquín Roca y Cornet en una de las cartas 
dirigidas á su amigo Alcover que se encontraron 
entre los papeles de ísie, dejó dos poemas épi- 
cos (de los que sólo han podido encontrarse al- 
gunos fragmentos) con el título /,n Coleiiía, y 
Mijico rendida, una trajedia titulada Viriate. 
ó La Lusilania reiobrando lu libertad, una tra- 
ducción de algunos opúsculos de Milton, la de 
Erastro, drama sentimental de Gesner, y varias 
disertaciones sobre asuntos filosóñcos. Además 
de un buen número de opúsculos sobre lemas 
de derecho, escribió unas Leedones dt Dereehe 
Español, dejando bastante adelantada una obra 
titulada Código Predial Ó Tratado de las leyes 
concernientes á ¡as tierras y edifieios. 



i8 



AL 



AL 



En 24 de julio de 1830 consta que formó^ me- 
díante documento privado, sociedad con D. Ma- 
nuel Puigy Bancclls, comerciante, y D. José An- 
tonio Manté del comercio de libros, para la pu- 
blicación de las obras del celebrado juriscon- 
sulto francés Mr. Domat, que Alcover tradujo y 
anotó cuidadosamente, comentándolas con las 
leyes españolas, á cuyas obras debía seguir la 
publicación del Diccionario universal de laju- 
rísprudencia mercantil del italiano Azuni, que 
asimismo tradujo y comentó el propio Sr. Alco- 
ver y no llegó á publicarse por disensiones en- 
tre los socios, scgiün resulta de una carta de éste 
dirigida á Puig en 23 de marzo de 1832, recla- 
mándole los originales que tenía preparados de 
dicha obra, porque era su opinión que la com- 
pañía no podía continuar. 

£1 Dr. Alcover fué condiscípulo é íntimo ami- 
go del malogrado poeta D. Manuel Cabanyes, 
que le dedicó una de sus poesías inserta en sus 
Preludios de mi lira, y vivió en constante amis- 
tad y correspondencia con Roca y Comet , Cil, 
Pons, Planas, Matas y otros jóvenes literatos de 
su época. 

A continuación insertamos varias poesías iné- 
ditas de D. Pablo Alcover para dar una idea del 
carácter y estilo literario del autor, y dos cartas 
de D. Joaquín Roca y Cornet, en las que este 
distinguido escritor emite juicio crítico sobre al- 
gunas de las composiciones de aquel modesto 
literato. 

CONTRA LOS MATERIALISTAS 

Epístola á Dalmiro (1) 

Ves, Dalmiro, la turba de los sabios, 
De los noveles sabios, cual decide, 
¿Y el mundo arreglar quiere?.... |qué terrible 
Facción sus ignorantes partidarios i.... 

(«) Dalmiro era el seudónimo de D. Joaquín Roca y 
Comet, á quien el autor remitió esta poesía con la siguien- 
te carta dedicatoria: 

«D. J. Roca Cornet: 

Cervcra i.o Junio de 1828. 

Amigo mió: como le vi tan empeñado en que le había 
de enviar alguna composicíoncita, me determiné á escribir 
la adjunta. Recíbala, no como una cosa buena, siuó como 
uu débil esfuerzo para complacer á un amigo. 



El insulto, la sátira.... sus armas, 

Sus razones. Fanáticos persiguen 

De muerte á quien no aplaude sus delirios. 

¿Acatas al Criador?... ¿sobre sus aras 

Humean tus inciensos?.... | Cuál se irritan 

Y feroces tus aras destrozaran I 
Óyeles que te gritan: «Insensato, 
Que doblas á una piedra la rodilla. 
Ese Dios, que ora invocas, sólo existe 
En tuorgullosa mente. Tü conoces, 
Conoces con dolor que vendrá un día 
Que al polvo tornarás de que has nacido, 

Y sueñas una vida venidera, 

Y entronizas el sueño que te halaga. 
Te burló criminal el sacerdote 

Que un Dios te predicó. Rasga las nubes 
Por ley eterna el rayo; tus olivos 
Hiere la piedra: pasa el terremoto; 
Truena el Etna en la noche; el mar se agita, 

Y todo es natural. Existió siempre 

Este mundo que vés. No son los hombres 
Hijos de Jehová: como la tierra 
Increado su linaje se propaga 
Eternamente, y cual del mar las ondas 
Una generación corre sobre otra. 
I Quién los Alpes, los Andes, el Pirene, 
El Monserrat crió ? ¿ ó en qué torrentes 
Rodaron las arenas pedregosas 
Que ora forman las sierras enriscadas 
Del viejo Montserrat?.... Miles de siglos 
Que al sol miran nacer; miles de siglos 
Que los gemidos de los hombres oyen 

Y sus crímenes ven, y sus delirios.» 

I Ay ! Dalmiro, | qué orgullo las entrañas 
Del criminal consume ! En vano anhela 
El cetro á Dios quitar. Tronará el cielo, 

Y caerán los hijos de la tierra: 
Entonce á Dios verán; á su presencia 
Temblarán cual los perros pequeñuelos 
Al ahullido del lobo. ( Miserables 1 
Sentirán que este espíritu, que en ellos 
Discurre, es inmortal. {Afortunados 

Si hallaran esa muerte que predican! 
Ciegos en pos de los placeres vuelan 
Coronados de rosas : ¡ ay, que un día 
Sentirán sus espinas I i ay, que un día 
Caerá, caerá el error que les halaga, 

Y eternamente llorarán perdidos ! 

El Dios, que los cimientos de la tierra 
Levantó para el hombre: aquel Dios grande. 



AL 

Espíritu de Dioa, que en lat tinieblas 
Que al dia piecedieron, fui llevado 
Sobre el oscuro abismo de las aguas 
Que Ib tierra anegaron, vendrá un dfa 
A confundir al inaeoaalo impío. 
<Yo crié el mundo: el i^os, de su seno, 
A mi voz lo artojÚ; la oscurra noche 
Huyó cuando la luz quise que fuera, 
Esu nevadas crestas, que te pasman, 
PequeDas sombras ion de mi grandeza. 
Míralas, necio, míralas, y en ellas 
Verás el sello de mi eterna mano: 
En ellas el origen de Cu especie 
Escrito está. Las aguas laa cubrieron: 
Cuando yo m« lancí sobre las aguas 
De la tierra apartáronse abrumadas. 
Yo dije al mar, cuando criaros quise: 
No pasaris; sobre esta arena dtbil 
Se estrellará m orgullo,» Si, Dalmiro, 
Asi el Tronante la fatal ciencia 
Confundirá de tos rebeldes sabios. 
Miserables, fanáticos que al crimen 
Altares levantáis abominables 
El corazúa del hombre corrompiendo; 
Miserables, que al mundo mis antiguo 
Que Dios preconizáis; en vano, «n vano 
El testimonio de ta tierra oí sirve. 
Ved el alio Pirene, el Andes largo 

Y el viejo Montserrat: ( Sus abrasadas 
Cumbres, su* precipicios, sus peñascos 
De grava, más antiguos que la historia 
Del hombre son, porque parecen creados 
De tas ruinas de un mundo f | Miserables, 
Que asf el orgullo la razún oa roba! 

i Hijos de la ilusión, al poderoso 

Puertas negáis que prodigáis al díbil I 

i El que pudo sacar de los abismos 

De la nada ta (ierra con un ita, 

No la pudo crear envejecida, 

Que cargada de siglos parecicraí 

i Siempre un sabio pintor trazará ud niño 

V jamás á un anciano venerable? 
No e* eterna la tierra, fué creada: 

De vuestros labios la verdad se escapa 
Cuando añrmáis que sus heladas sierraü 
Claman que nuestra tierra es anciana, 
Que envejeciú; decía que un día, hubo 
Un día en que era joven, día prúximo 
A su admirable cieaciún. En vano os salva 
Querer que es vieja, eternamente vieja. 



AL 1 

Que por el ancho espacio eternamente 
Rodó llena de aeres increados. 
Locos, venid; trepad las altas cumbres 
Del Pirene, subid á lo más alio 
De la tierra.,., cavad; |oh! | qué sorpresa! 
¡Cuánto resto de monstruos marinos' 
jQuiín altf los subió?... ( por qué los guarda 
En la nivea cumbre, Dioií AHÍ las aguas 
Estuvieron un día, todo el mundo 
Anegado; después la tierra estéril, 
fluyendo al mar, dejaron. Sólo entonces 
Creada pudo ser la especie humana. 
Nú el ciego acoso; un Uios, un Dios (an sólo 
Nuestra admirable máquina podía 
Trabajar; sólo un Dios darle la vida 

Y este inmortal espiriiu que piensa. 
Sí, amigo, sólo un Dios el orbe todo 
Pudo arreglar; sólo El las sabias leyes 
A natura dictó. Yo le oigo, cuando 
Al sol mandó rodar, jr á las estrellas 
Que alumbren en ta noche : y auo rueda 
El sol, y las estrellas aun alumbran, 

V lo harán hasta el hora portentosa 

En que les diga Dios : tAraiá dmundo.-t 



A 


NACREÓNTICA 


Yo vi 


mi pastora 


cuando 


ra ninila. 


tierno la 


miraba, 


mas no 


me entendía; 


decíale 


ntonces 


mi bien 


y mi vida, 


y de mis 


palabras 


ella se r. 


fa; 


miraba 


US ojos. 


sus blancas mejillas. 


mi mane 


las suyas 


tocaba s 


trevida; 


pedíale 


n beso. 



Mas I ayl ¡ oh Zagala 
pasaron mis dichas I 



a sólo esquiva, 
un beso deseo. 



10 tivca fulmina. 

ANACRf/íSTIíJA 

Vo un clavel de lor^o 
Ae mi clavelin», 
tú un* IntCM ro» 
me ilute. Ceimtli. 
Vo le HJ dot t>e«M, 
td •!•,% y un* rila; 
me dide un abrazo, 
ff, ahríio y caríciai. 
> Ou'tn 'I* lo* lio* Rina 
■linie, vidii mía } 
Si )[Bn>f, quíiiera 
que triiUn loi día* 

lal lueric luvieaei 
en ni compañía. 

CANTARES 

l,a que uta con un viejo 
tiene penitencia entera: 
de lila, cruz j Calrario; 
y de noche, calavera. 

remamiento que vuelas 
má« que laa aveí, 
lltvamele un auiptro 
& quien Id labes. 

ICI canittl lín aceite 



KI'ITAI.AMTO 



Ni> tietiililcí, ciA, l'nloma de Fnvencia. 
VueU «I IkIiii niipcint; en i\ respira 
Tu enamorado riposo, aquel amada 
A quien, ni peli|traiea, corrcrÍM. 



i Qdé temta, pauÉ i qa£ obntfenla (■ f 
Fócale j> deteno': En la dnrína 
Ara, piaente Dina, el •-/ k din« 

V otne ]> ■emenda de ra -ñda. 

No fui un tí crimina], no fué forzado: 
Dioa luí liemoa dcKoc aulorita. 
Cnoiple, *e, U feliz y bai que lo sea 
El dícixno mortal que te anspira. 

Tu capolo él ea, y anhela de tus hijos 
I Ser el padre también. En siu rodilla* 

Se aentarin nn día, y latiafecha 
i Sonreirá* mieotra* £1 los acaricia. 
I Vuela, no tiemble* máa; al pudor aanlo 
Venza lu obligación : •Ven, mi querida,* 
I Clama antioao tu eipoio enamorado, 
, iVen, mi caía mitad, mi pena alivia.» 
I Cdmo al rasgar el velo de lo cara, 
j A) ver tu timidez, y sonrosadas 

Tus mejillas, diri ; ijamii tan bella 
! Te vi cual ora- |Ven, paloma mla1> 
Sentirás loa lalidoa de su pecho 

Y (abrás que sin tf do vivirla. 
Vuela, casta doncella, j Dios propicio 
IJeade el cielo benéfico os bendiga. 



La doncella marchó; cajó en lo* brazos 
De *u querido Mpoao; en la calda, 
Treí veces suspiró, j el suave llanto 
Endulzó seductivo sus delicias. 

Paulo Alcover v Guitart 

Rarcelona 17 Agaita iSi} 

Canas de D. Joaquín Roca y Comei, anali- 
lanilo algunas poesías de D. Pablo Alcover. 

Barcelona 13 mayo de 1828 
D. Pablo Alcover: 
Con toda imparcialidad de un amigo le con- 
fiMO que es un verdadero apuro este en que V. 
me pone y puede llamurie lal, atendida la natu- 
raleza del asunto lobie que debe versar la cen- 
sura, la profundidad y el guato de lo* que la 
aguardan, y la miserable ¡nsuficencia de aquel 
de quien se exige. 

.as composiciones de que V. me habla ad- 
:n, máa bien que censor, panegirista. Dejan- 
do aparte los soneíoi, cuyo examen requiere mu- 
cha detención, y aquellas dos odas de Vemislt 



AL 



AL 



21 



al fin Femando y Albricias en buen hora (las 
cuales, y en especial la ultima podían haberse 
muy bien omitido en la colección) i quién soy 
para meterme á censor de las bellísimas poesías 
que siguen al soneto Poder de Femando? Si V. 
espera que note faltas, voy á dejar la pluma, 
pues es pedir un imposible á quien no tiene los 
ojos tan linces para advertirlas. Si V. espera mi 
parecer, no tengo inconveniente en dárselo con 
toda la franqueza de que soy capaz. 

Al entrar en el canto de la Esther me parece 
oír la voz de Racine, t la lira de Cienfuegos. 
No sé si ésta será la del amigo que V. indica, 
pero á primera vista me creía ver el pincel de 
fuego del P. Xarrié. No puedo sefialar lo que 
más me chocó en esta composición, porque real- 
mente no sabría qué parte escoger. | Qué feliz 
fué el pensamiento del tema, comparado con 
la piadosa Amalia, con aquella heroína I Ad- 
vierto que en dos versos se debía suprimir la y^ 
pues con esta conjunción no necesaria sobra 
una sflaba, todo es muy bueno, pero el ñnal, en 
mi concepto, no es lo mejor de la pieza. 

Sería para mí una temeridad querer analizar 
las bellezas de este canto, porque yo no veo es* 
tancia en que no haya alguna digna de notarse. 

Así, pues, pasemos al himno de V. en cuyos 
vicios no sé atinar y le digo ingenuamente: i Si 
la nota de correcciones que V. quería enviarme, 
podrán colocarse en la clase de escrúpulos? Por- 
que bien sabe V. que la poesía también tiene 
los suyos. Yo como cuasi en nada soy escrupu- 
loso, lo soy mucho menos en una materia en la 
cual el poco criterio que podía tener lo he per^ 
dido absolutamente por la falta de ejercicio. 
Pero á pesar de que tengo ojos de topo en esta 
parte he leído y releído veinte veces el himno 
y np he sabido advertir una que pueda llamarse 
falta. No soy amigo de adulaciones y ni aun en 
el amor puedo sufrirlas, pues para nada sirven 
donde reina la ingenuidad. Con todo, ya que V. 
me pone en esta precisión, iré buscando esos 
escrúpulos en los que tal vez jamás hubiera ati- 
nado, mas tampoco defraudaré al mérito los 
elogios que se merece. 

Muy propio me parece el tema de Horacio 
aplicado á nuestros días. En la primera estancia 
es de notar en especial aquel hermoso verso: 

I Ay del pueblo do calla la ley. 



Y la idea verdaderamente sublime y bien ex- 
presada: 

Tanto pueblo que humea responda, 
Sus escombros dirán la verdad. 

En la segunda estancia reparo que V. muda, 
tal vez sin atinarlo, el orden de las consonancias, 
como y también en la estancia penúltima en los 
que consuenan los cuatro versos alternados, y en 
los otros consuenan únicamente dos. Esto , en 
mi concepto, no sólo no es falta, sino del todo 
indiferente. Sólo lo noto porque le veo á V. em- 
peñado en que le he de hallar defectos, aunque 
no existan. Los dos versos del Cocodrilo son be- 
llísimos, y es una lástima que la desolación re- 
tarde algún tanto la corriente del último verso, 
al paso que la idea no admitía otra expresión 
más propia. 

No puedo expresar á V. las bellezas que noté 
en toda la tercera estancia, y sobre todo aquel: 

Y la llama ruidosa volar. 

Verso verdaderamente imitativo, que junto 
con aquel otro 

i Oigo el ay I y las víctimas caen, 

forman, á mi parecer, un rasgo digno de la cí- 
tara de Horacio. 

Es mucha la zalamería de eso3 seftores deca- 
sílabos que por una sola sinalefa ó encuentro 
de vocales hacen también un ay en la cadencia. 
El nombre hogar está aquí muy propio, y no 
debía V. mudarlo sopeña de tergiversar la idea. 
Pero el mismo Arriaza á pesar de su corrección, 
nos da ejemplo alguna vez de sacrifícar al vigor 
de la expresión, la femenil delicadeza de la ar- 
monía métrica. 

Desde sombras santas hasta acabar la estancia 
siguiente, no hay que notar sino la belleza y 
propiedad de las imágenes, la fluidez de los ver- 
sos, y aquella personificación profunda y ma- 
jestuosa que tan bien expresa y descubre el ori- 
gen de la rebelión. 

Si he de decir la verdad, no fué V. tan feliz 
en la estancia siguiente, en la que, sin embargo, 
no se puede notar defecto alguno, y si la ante- 
rior no fuese tan sublime, no se echaría de ver 



i 




22 



AI. 



AL 



en ésta aquel poquito menos de entusiasmo. Ad- 
vertiré á V. de paso que, en mi concepto, la re- 
gularidad que presentan las dos preguntas 
del 3.° y 4.^ versos es tal vez la causa principal 
de que parezca faltar en esta estancia aquel 
mismo fuego sostenido en las primeras. Mas 
todo esto se olvida fácilmente con los dos úl- 
timos versos en que vuelve otra vez el numen á 
tener su primer vuelo: 

i No buscaba el estrago pasado? 
i Mas hermanos debían caer? 

Este último verso presenta tantas bellezas 
juntas que, para analizarlas, sería preciso un co- 
mentario. A más del énfasis sublime que encie- 
rra, participa un no sé qué de aquella ternura 
que es uno de los encantos de Virgilio. iQué 
tristes memorias, cuántos recuerdos renueva esta 
sola expresión? La propiedad de la palabra her- 
manos, hablando del cristianismo, no es de lo 
menos digno de notar. 

El vuelo de la musa ya no decae en todo el 
resto del himno. Sería por demás notar bellezas 
que V. bien conoce y su modestia se ofendería 
demasiado. Observaré, sí, que con mucha facili- 
dad hubiera podido mejorarse la cadencia de 
aquel verso, 

^De su rabia quién se salvará? 

Pues podía expresarse de mil modos, como 
verbi gracia: 

i Quién huir de su rabia podrá ? 
¿De su rabia quién libre saldrá? 
i De su furia quién podrá? 

Este es el único verso de cuya cadencia ha 
quedado V. responsable. Por lo demás la versi- 
ficación va muy corriente, sin inflexiones ni en- 
cuentros de letras. Es muy feliz la antítesis de 
aquellos dos versos: 

El cantó la ruina de un pueblo 

Y tú á un pueblo has sabido salvar. 

Todo lo demás sigue muy bien. Perdone V. la 
libertad con que le hablo. No he sabido hallar 
defectos, sólo he notado algunos escrupulillos, 



que todos juntos no equivalen á una falta, y 
esto sólo para cumplir la obligación que V. me 
impone. Si tal vez hubiera alguno que yo no he 
sabido atinar, séame lícito decir con el poeta ci- 
tado por V.: 

Vetum ubi plura niíente 

in carmina non ego 

Paticis offendar maculos. 

La premura del tiempo no me ha permitido 
decir algo de los sonetos y de las composiciones 
latinas. De los primeros hay alguno de regular, 
pero por lo común aunque tenga esparcidos al- 
gunos rasgos, falta siempre el conjunto, y los 
finales, sobre todo, no han resultado muy feli- 
ces. £1 de la «Jurisprudencia civil» es, á mí pare- 
cer, el más arreglado en su total, y buenos fue- 
ran el de la filosofía y el de la matemática si 
hubiesen otros finales. De los latinos, todos, en 
mi concepto, tienen su mérito, sobre todo, los 
sáficos cuyo metro sigue bastante bien. Quisiera 
tener más tiempo para poderlos examinar des- 
pacio, pues reparé de paso en ellos algunas 
ideas y expresiones notables, esto muy bien 
puede V. hacerlo, toda vez que le son tan aje- 
nos como á mí. 

Si no queda lugar para noticias, amigos, etc„ 
échese V. la culpa. Amigo, vuelvo á apurar á V. 
para que me remita alguna otra cosilla de las 
reservadas á los amigos, porque ya ve V. que 
éstos han de merecer algo más que el público. 

Pons, Matas y Planas á quienes leí el himno 
de V. le colmaron de elogios, y, sobre todo, al 
primero, cuya sensatez no suele prodigarlos, co- 
nocí que le había gustado mucho, y confesó 
ingenuamente que podía colocarse en la clase 
de las piezas buenas. Pronta respuesta y acor- 
darse de su afectísimo amigo que en todo desea 
complacerle. — y. Roca. 

El Sr. Roca Cornct en otra carta dirigida á 
D. Pablo Alcover, fechada en Barcelona en 23 
de octubre de 1827, pedía que le complaciera 
«en lo posible, remitiendo alguna meditación 
selvosa, pues las selvas y los bosques han sido 
siempre favorables á las Musas. En las selvas — 
dice — se hallan las hermosas Nereidas, en las sel- 
vas se eleva la mente ala sublime contemplación 
del Ser supremo, por las selvas se han paseado 



% 



AL 

lo* padtM de la lira, lot genios de la fitosolTa 
pottica j aquellos amantes lolilarioE cuyoa dul- 
ces Guapiroi ion el embeleso del corazón. A mi 
placer — aSade — trocara con V. la suene por al- 
gunos meses, y si no fuesen las actuales circuns- 
tancias, todavía probarla si se baila en el campo 
aquella apacible tranquilidad que no se conoce 
eti el lumullD, y me conTendria algüo unto el 
hallarla. Con esto quiero decir que V. supla mi 
falla, j me haga saborear, bien que de lejos, 
algunos de los encantos de la soledad. 



<La «EufeiDJaj roe gusta mucho, 7 más me 
gustaría si el fogoso teotino saliese más conven- 
cido de las razones de su amante y la condesa, 
j lo* dos madres tomasen más parte en la diu- 
rna escena, de la que sfilo son espectadores, á 
mi parecer, contra lo verosímil. Hemos visto de 
ello una malísima traducción castellana por el 
estilo del Comtnges. En la siguiente seré más 
largo, poniíndole por separado la poesía s 



AL 



23 



ALCOVERRO Y AMORÓS{D. José).— Na- 
tural de Tivenyi (provincia de Tarragona). 

Fui discipulo de D. Josí Piquer j de la Es- 
cuela especial de Pintura, Escultura y Grabado. 
En la Exposición celebrada en Madrid en 1866, 
le fuá premiada con medalla de tercera clase J 
adquirida por el Musco Nacional, su obra escul- 
tórica [¡mtil desmayado di sed en el dtsttrte dt 
Btisalú. Concurrió á las Exposiciones celebra- 
dasen 1S71, 1876 y 1881 con los siguientes 
trabajos: El mendiga. Laxare á ¡a futría del 
rica avaritnlo, un busto de Rossini, un retrato 
y Jesiii y la Magdalena (en 1871); la estatua de 
Hernán Cortas j un busto en yeso (en 1876) y 
el Primer lato de airter, que obtuvo medalla de 
tercera clase en la de 1881. En la Exposición 
celebrada en 1SS4 presentó la estatua en yeso 
Lamtnlacients de yeremfas. 

ALEIX Y HATLI^E (D. Ramón).— Presbí- 
tero. Nació en Barcelona. En 1819 fue nom- 



brado Maestro de capilla de la iglesia parroquial 
de Sania Mana del Mar de la expresada ciudad. 
Murió á los 66 anos de edad, en l.° de mano 
de 1850. 

El Si. Carreras y Dagas posee en su biblio- 
teca los siguientes manuscritos originales de 
este compositor: 

Credo de la cuarta misa i toda Orquesta: parti- 
tura. Barcelona 1819. 
Rosario con orquesta y voces: partitura, llarce- 
lona 1S30. 

Rosario con orquesta. . Barcelona 18 
Id. fd. id, fd. 1833 




id' 



Ir Ntra. Señatei: drai 

orquesta: partitura. 



1831 



ALEMANY (N.) — Corminas en la 
página 9 de su Stifileaienlo áict: que lun 
coronel de este apellido en 1847 remitió 
una Memoria de Tortosa á la Biblioteca 
del cuerpo de ingenieros, > En la citada 
biblioteca sólo existe un manuscrito 
de un tal Francisco Alemany, titulada: (Me- 
moria sobre la importancia de las posiciones 
militares defensivas, y modo de atrincherarlas, 
scgiín el carácter que tengan, como puntos 
estratégicos topográficos ú como ejes de opera- 



ALEMANV (D. Lorenio de).— Nacift acciden- 
talmente en Madrid en 1799, siendo hijo de 
D. Pablo, natural de Sabadell y de D.» Josefa 
Soler, de Barcelona. 

Fui profesor de francés en la Academia es- 
pecial del cuerpo de ingenieros establecido en 
Alcalá de Henares; hizo oposiciones á tas cá- 
tedras del consulado de Madrid y del Instituto 
de Lérida, y en zi de abril de 1840 tomó po- 
sesión de la de francés del Instituto CantíUrico 
de Santander. 

Colaboró Alemany en la Rttiisla Espaüala y 
en El Coireo Nacional, y en 1833 fué uno de 
los fundadores de la revista El Atente. 



24 



AL 



AL 



Murió en Santander á principios de noviem- 
bre de 1855. 

IllBMOCíRAKÍA (i) 

Elcnuntos de Gramática castellana^ dispuestos 
para uso de la juventud, en diálogo y con una 
digresión final sobre las diferentes pronuncia- 
ciones que son las naturales de Cataluña y Va- 
lencia. 

Conocemos 26 ediciones de estos Elementos, 

La primera edición se publicó en Madrid en 
1829, imp, de E. Aguado. 

Gramática francesa^ titulada que fué Nuevo 
Chantreau, recomendada por la Gaceta del Go- 
bierno de 2 de octubre de 1827, desde su pu- 
blicación recientemente por varios claustros de 
las Universidades é Institutos del reino, é in- 
cluida en la última lista de obras de texto adop- 
tada por el Consejo de Instrucción pública. 
Sexta edición aumentada con diez y ocho ejer- 
cicios nuevos de temas y más de doscientas ob- 
servaciones prácticas sobre esta enseñanza, por 
su autor D. Lorenzo Alemany. — Cuarta edición. 
Barcelona: imp. de K. M. Indar, 1841. 

Nuevo Catón ó Manual para aprender las 
primeras nociones de lectura. Segunda edición, 
aumentada con una nueva clave analítica. Valla- 
dolid, imp. de Pastor, 1842. 

Tratado de aritiiütica^ dispuesto para uso de 
la juventud. 

Madrid: 1844 imp. de Alegría y Charlín. 

Quinta edición, corregida y aumentada con 
diferentes abreviaturas y una tabla más sobre 
la reducción de los metros, gramos y litros á 
las medidas y pesos de Castilla. 

Principios de Atitmética^ Algebra y Geome- 
tría^ dispuestos para las clases inferiores de Ins- 
titutos de segunda enseñanza, conforme á la 
nota de la Dirección general de estudios de 1 1 
de noviembre de 1840. 

Madrid: imp. de Fuentenebro, 1843. En 4." 
con láminas. 

La 4.* edición se publicó en Madrid, impren- 
ta del Colegio de Sordo-Mudos, 1841. 

La séptima edición en Madrid: imp. de J. Ale- 
gría, 1850. — La octava edición, id., id., 1856. 

(i) Corminas sólo cita en el Suplemento pág. 357 al- 
gunos de los muchos tratados didácticos que escribió Ale- 
many. 



Curso completo de Gramática parda, Publi* 
cóie esta obra con el nombre de D. Ramón 
Soler. 

La cárcel. — Folleto. 

El pretendiente. — Folleto . 

La fortuna y la salud. — Folleto. 

Los literatos de ogaño. — Folleto. 

Lo que es la preocupación, — Folleto 

Lo que son mas. — Folleto. 

Lo que es la mía. — Folleto. 

La oposición sin máscara. — Folleto. 

Elementos de Gramática latina^ dispuestos 
para la más breve instrucción de la juventud. 

Valencia: imp. de José Ferrer de Orga, 1839. 
— En 8.° mayor, XVI. — 224 págs. 

Viaje al rededor del mundo ^ hecho en los afioa 
desde 1740 al 1744, por Jorge Auson; coman- 
dante en jefe de la escuadra de S. M. Traducido 
al castellano por D. Lozano Alemany. 

Madrid: imp. de T.Jordán, 1833. Tres tomos 
en 12**; el i.** 216 pág., el 2.° 192, y el 3.**, 

254. 

Análisis del nuevo arte de enseñar la lengua 

latina. 

Se publicó un juicio crítico de esta obra en el 
Diario de Barcelona del día 12 de octubre 
de 1839. 

Curso elemental de Geografía é Ilistot ia^ dis- 
puesto para las clases de esta asignatura en los 
institutos de segunda enseñanza. 

Madrid: imp. de A. Gómez de Fuentenebro, 
1845. Un vol. en 4.^ con dos mapas. 

Tratado elemental de Aritmética, dispuesto 
para uso de la juventud. Octava edición, au- 
mentada con la exposición y tablas del sistema 
métrico, mandado establecer por la ley de 19 
de julio de 1849. 

Madrid: imp. de J. M. Alegría. Un vol. en 8.** 
180 págs. 

Colección de autores franceses, compuesta para 
la más cabal instrucción de la juventud. 

Segunda edición. Santander: imp. de S. Otero. 
Un vol. en 8.**, VIH, 328 págs. La tercera edi- 
ción se publicó en Valladoliden 1848. 

Manual de pesas y medidas^ con la reducción 
de todas las antiguas á las métricas, mandadas 
establecer en la ley de 19 de julio de 1849, con 
la exposición del sistema métrico decimal y su 
nomenclatura, ilustrada con 25 tablas. 

Santander, 1851. 



AL 

Tailot, dtfinícieiHs, nomtndaiuta y corris- 
fottdcncia de 1r5 nueras medidu y peuu l^¡;ales 
del siitema métrico, eaublecidas por iLlcfde 19 
de julio de 1S49, con las antiguas. — Barcelona: 
imp. del. Estivill, 1852, 16 paga, en S.<* 
¡Vutva eieiula dt inslnicáón cltmenlal y su- 

VaUadolid : imp. de J. M. Lescano y Roldan, 
1855. Un yol, en 8.°, VIII, 364 págs. con al. 
gunofl grabados intercalados en el texto. La se- 
gunda edición se publicú en 1857. 

ALEGRET (D. Antonio).— Presbítero. Fui 
individuo reaidente de la Real Academia de 
Buenas letras de Barcelona. Murió en esta ciudad 
á principios del aDo 1817, 

No lo cita Ton-ea Amai en aua Mimúrias. 

En el acta de la sesión celebrada por dicha 
corporación en 24 de julio de 1815, consta el 
sigaiente acuerdo. (Se ha resuelto que para 
aquel día (sesión de 30 de julio de dicho aBo), 
■raiga el Se. Socio Alegret la traducción ya con- 
cluida de las Conslíluciones de Santa Cilia, 
á ün de que en su rísta se determine lo conve- 
niente para activar su publicación.* En el aSo 
1816 te imprimieron dichas ConiStiidoms, ce- 
diendo la Academia la propiedad de la traduc- 
ción hecha por D, Antonio Alegret á un librero 
de Barcelona (l). 

D. Francisco Mirambel I, cura párroco de Prals 
de Llusanís, correspondiente de la Academia y 
activo escritor, envió i esta unaa (Reflexiones 
sobre la nueva edición de las costumbres de la 
ciudad de Barcelona, llamados vulgarmente de 
Sania Ciliai (i), con el tobjcio de que fácil- 
mente pueda aquella obra presentarse más co- 
rrecta, cuando vuelva á darse á luz.* 

Esta Memoria pasO á informe de D. Ciro 
Valls, por haber fallecido el autor de la tra- 



AL 



as 






quie. 



de 1817 (3). Sobre los 



:n e de mayo 
que compren- 



dían los reparos y observacionei puestas á la 
edición publicada de las Constituciones de Santa 
Cilia. 

En dicho dictamen se consigna la S%uienle 
contestación al escrito del académico Mirambell: 

■ En cumplimiento de la comiiiión en que me 
manda V. E., daré mi dictamen sobre tas refle- 
xiones que ha hecho D. Francisco Mirambell, 
cura párroco de Prats de Llusanés, en punto de 
la nueva edición de las costumbres de la ciudad 
de Barcelona, llamadas vulgarmente de Santa 
Cilia, debo decir primeramente: que aunque de 
la lista de loa individuos de la Academia que 
está al fin. í en sus registros puede colegirse, 
i ae sabe de fijo el aRo de la impresión; con 
todo no hallo el menor inconveniente que en la 
segunda edición procure la misma Academia 
disponer que se ponga el aOo en la fachada; 
i se note en el prólogo, que se hiciere, el aflo 
de la primera.» 

En segundo lugar, dijo que la expresión lita 
Sánela Cilia está conforme á la copia que sirvió 
de original i i las impresiones de 14S1, 1589, 
1704, insertas en las constituciones de Cata- 
luña, sin apostrofe alguna; i los reparos que se 
hacen le salvan en el mismo frontis con los tér- 
minos de llamadas vulgarmínle. Así es que no 
miro necesidad de enmienda alguna: aunque pu- 
dieran añadirse por nota, i mayor ilustración al- 
gunas noticias que da Mirambell. 

En tercer lugar la falta de Ua partículas 
prhncramealc ilíin, que, meara que, debils ¡aber 
áeeíaTam, que, safios que, encara de him, iiem, 
de him, i otras, que se hallan en el original, i no 
se pusieron en las versiones, catalana y caste- 
llana, es de ninguna consecuencia; porque no 
ae miró necesario indicsrlaa; ni tocan á lo subs- 
tancial de los constituciones; i suprimiéndolas 
salen más limpias i claras, sin la molestia i ma- 
terial añadidura de tales voces, que con todo se 
respetan en el texto. Por ñn, en nada se falta á 
los leyes de Is traducción; i esta diferencia ya 
queda prevenida en general en el apartado 5 
del pTÓlo{;o con la voz de apenas. 

Últimamente. La variación de varias palabras 
como dan, dany, y demás que ae producen en 
el capitulo de la^ erratas del Censor, se encuen- 
tran en el original de donde se sacaron; i á fe 
que en aquellos tiempos no eran loa autores; 6 
copistas, ó impresores muy consiguientes ni muy 



26 



AL 



AL 



escrupulosos^ ni muy críticos en la materia. Ex* 
ceptüo el titulo en la pág. 1 14 que dice : Aínas 
por atans; i acaso alguna otra equivocación. 

Y por mi agradezco al censor sus reparos; y 
en caso de impresión nada se perderá en que se 
tengan presentes para lo que convenga. Este es 
mi sentir que sujeto á la superior ilustración 
de V. £. — Barcelona y Mayo 8 de i8ii.> 

Bibliografía 

< Disertación sobre la Ortografía catalana.* 
(Leí<la en la Real Academia de Buenas letras, 
sesión del II de julio ^de 1792). M.S. en el 
Archivo de ídem. Número 4 del legajo 39. 

•: Disertación sobre los nombres que se han 
dado en Cataluña desde el año 800.» (Sesión 
del 24 de mayo de 1 797. Archivo de la Aca- 
demia N. 4 del legajo 2. Asuntos históricos de 
Cataluña, N. 27). 

c Cómo y con qué auxilios recobró Cataluña su 
libertad, después de la invasión de los moros, 
individuando las épocas de las más señaladas 
victorias que se consiguieron de aquellos ene- 
migos.» (Sesión del 15 de enero de 1806. M.S. 
Archivo de la Academia legajo 3. N. 5. Asuntos 
de Cataluña). 

«Discurso sobre la restauración de la Acade- 
mia de Buenas letras de Barcelona, pronuncia- 
do en 16 de enero de 1805.» 

M. S. en 4.**. existente en el Archivo de la 
Real Academia de Buenas letras. (Legajo 19. 
Elogios históricos). 

Elogio fúnebre del Sr. D. Rafael de Llinás 
y de Magarola, Regidor que fue de esta ciudad 
y académico de Buenas letras, que pronunció en 
la Junta «académica general de 28 de mayo 
de 1806 el Dr. D. Antonio Alegret, Pbro. 

M. S., 45 pág. en folio. Archivo de la Real 
Academia de Buenas letras. (Legajo 19. Elogios 
históricos). 

ALEGRET Y SAURA ^D. José).— Tiene 
escrita una pieza dramática en verso y en un 
acto, titulada, Raromania. Estrenóse en el tea- 
tro de Novedades de Barcelona en 20 de di- 
ciembre de 1887. 

ALEGRET Y FERRER (D. José).— Estudió 
cosmografía en la cátedra de esta asignatura es- 



tablecida por la Real Academia de Ciencias na- 
turales y artes de Barcelona, obteniendo premios 
en certámenes públicos. Se dedicó al oficio de 
cestero y al estudio de las matemáticas. Fué pro- 
fesor de las escuelas normales de la casa de Cari- 
dad de Barcelona en 1838, y catedrático de la 
clase de Matemáticas puras en 1835 de la ante 
citada Academia , de la que era socio resi- 
dente. 

No lo cita Torres Amat en sus Memorias, 

Bibliografía 

«(Memoria sobre la utilidad de dedicarse al ofi- 
cio de cestero, y sobre el método que ha inven- 
tado para aplicar los tintes con permanencia en 
los mimbres.» (Leída en la sesión celebrada en 
la Real Academia de Ciencias naturales y artes 
en 5 de marzo de 1823). 

c Memoria en la cual invitaba á los demás socios 
de su clase á que se esmerasen en trabajar al- 
gunos artefactos para formar una pequeña expo- 
sición de los adelantamientos en el día que se 
celebre la sesión pública acordada, detallando 
los varios medios que había descubierto para 
teñir de diferentes colores los mimbres.» (ídem 
28 octubre de 1833). 

ALENTORN (D. J. B).— Escultor, natural de 
Barcelona. En la Exposición general de Bellas 
Artes celebrada en Madrid en 1881 presentó una 
estatua en yeso, titulada El hijo pródigo. Escul- 
pió las estatuas de los dos ilustres naturalistas 
Salvador y Azara, colocados en la parte exterior 
del Museo Martorell y para el monumento de 
Colón dos grupos que representan el capitán 
Margarit y un indígena americano, y el P. Boíl. 

ALEÑA (D. Francisco). — Médico. En el Ar- 
chivo de la Academia de Medicina de Barcelona 
existe M. S. una Memoria biográfica del cólera 
morbo asiático, observado en la villa de Calella 
en 1855, remitida á dicha corporación por don 
F. Aleña. 

ALERANY Y NEBOT (D. José).— Licencia- 
do y Doctor en Farmacia. Nació en Tivisa en 
26 de febrero de 1821. 

En 1847 f"<^* nombrado regente de Botánica 
de la Universidad de Barcelona, y en 1 851 se 



'i\ 



4, 




SAN JOROE, B8CULTUBA DE D. A. Alku 



AL 

encargó de U cátedra de Fisiología vegetal con 
aplicación & la Agricultura, establecida por la 
Real Acailemia de Ciencias naturales y artes, 
de la que era íocío de niltnero. 

En 1853 fué nombrado, en virtud de oposi- 
cionea, catedcdtico de farmacia químico- inorgá- 
nica de la Universidad de Barcelona, ; en 1S59 
trasladado á la Universidad Central para des- 
empeñar la asignatura de Hiaioría crítica litera- 
ria de fannacia. — Murió en l86t. 

UlBI.IOCRAFfA 

«Memoria sobre la formación de las capas de 
los vegetales exógenos ó dicotiledones, b 

(Leída en la Real Academia de Ciencias na- 
turales y Artes de Barcelona en 20 de febrero 

d. 18S1). 

Se. publicó un extracto de esta Memoria en el 
Diario di Barcelona de (831, pág. 1936 (abril). 
• Instrucciones para los labradores y demás 
personas que quieran ensayar el uso de las ce- 
nizas para corregir la enfermedad de la víd.i 

Barcelona 1S54. {Bolitin de ¡a Scríedad ico- 
náutica dt Valencia, aXios 1854 y 1855, tom. IX, 
pág. 70), 

(Programa para la obtención del titulo de 
Regente de Botánica. 

M^. existente en su expediente como cate- 
drático de la Universidad de Ijarcelona. Arcbi- 
VD de id. 

(Discurso leído en 13 de octubre de 1851 en 
Ib inauguración de las clases piibticas gratuitas 
de la Real Academia de Ciencias naturales y 
artes de Barcelona-i 

«Memoria sobre Lt importancia respectiva que 
tienen las consideraciones acerca el nitmero, 
figura, proporcii'in y situación tlu los órganos 
ñoniles en la ordenación de los vegetales, por 
un sistema artificial y por un mútodu natural.! 
(Leída en la sesión de 10 de febrero 
de 1845), 

Publicada en las Memorias de la Real Acade- 
mia dt Ciencias naturales y Arles de Barcelona, 
pág. 93, tom. I. {1847)- 

(Memoria sobre el cultivo del almendro.! 
(Leída en la Real Academia ante citada, seiíún 
de 8 de abril de 1854). Publicóse un extracto en 
el Diario de Barcelona en junio de dicho aDo, 
pág. 40S6. 



AL 



«Memoria presentada al concuno abierto por 
la Dirección general de agricultura, industria ; 
comercio por Real Decreto de 3 de febrero 
de 1854, proponiendo un mítodo para la cura- 
ción de la enfermedad de la vid conocida con 
el nombre de Oidium Tiitkerny.* (Se publicó un 
extracto en la Caceta de Madrid de 14 de abril 
de 1854). 

ALEU Y TEIXIDO (D. Andrea).— Natural 
de Tarragona en donde recibió las primeros 
lecciones de dibujo. Fui discípulo del cílebre 
escultor Campeny. 

En la maSana del día ir de febrero de 1856 
hubo en la Academia de Bellas Artes de Barce- 
lona una pequeDa inaunección promovida por 
los alumnos de la misma. Se habían expuesto 
al publico las obras de los artistas que hablan 
hecho oposición á una cátedra de escultura de 
dicha Academia. El agraciado con este plaia no 
debía ser sin duda muy merecedor de ella, á jui' 
cío de los alumnos, cuando tstos juzgaron oportu- 
no deshacer el agravio <¡ue loa jueces habían in^ 
ferido i uno de los opositores. Reunidos todos 
colocaron una corona i una de las obras artís- 
ticas expuestas, leyéndose en ella estas signih- 
caiivos palabras: (La opinión pdblica corona al 
verdadero mírito.i y firmaron una exposición 
que debía elevarse al Ministerio de Fomento. 
La obra coronada era de D, Andrés Alcu (1). 

En virtud de oposiciones hechus ante la Real 
Academia de San Femando, en mayo de 1856 
fué nombrado Catedrático de la Escuela de 
pintura y escultura de Barcelona. Entre los 
varios trabajos hechos por el Sr. Aleu, debe- 
mos citar: San Jorge, estatua ecuestre colo- 
cada en la fachada del palacio de la Excelentí- 
sima Diputación ¡irovincíal de Barcelona, y pre- 
miada con primera meilalla cu la Exposición de 
Bellas Artes celebrada en Madrid en 1871; la 
estatua de Doña Isabel {i), destruida en septiem- 
bre de 1868 y colocada hoy en uno de los pa- 
tios <le la ante citada curp<iración; y las esta- 
tuas de San José-j la del Margiús del Duero. 

En 1S60 por encargo del Ayuntamiento de 
Barcelona modeló en yeso las estatuas de dona 



28 



AL 



AL 



Isabel II, San Jorge y Santa Eulalia j otras dos 
simbolizando la Prudencia y la Justicia que de- 
bían colocarse en el Nuevo Consistorio (i). 

La Real Academia de Ciencias naturales y 
artes de Barcelona en 1863 nombró al señor 
Aleu individuo en la sección de artes. 

ALGARRA (D. Carlos). — Nació en Barcelo- 
na el día 5 de junio de 18 17. Ingresó como 
oficial en el cuerpo de Guardias reales, y en 1836 
se pasó á la facción, sirviendo á las órdenes de 
Cabrera y Maroto. Terminada la guerra civil 
fijó su residencia en París y en 1845 escribió 
un drama en cinco actos y en prosa, titulado: 
Inés 6 la caída de un ministro^ traducido del 
español y arreglado á la escena francesa. Murió 
en París á fines de 1886. 

ALGUERO (D. Rafael).— Escultor. Natural 
de Tortosa, discípulo de D. Jerónimo Sufiol; 
propuesto para medalla por el Jurado de la Ex- 
posición Nacional de Bellas Artes de l88i, en 
la que había presentado, en yeso, un busto de 
señora y Una sorpresa en día de Reyes. 

ALIAGA GUASQUI (D. Manuel de).— Na- 
tural de Cherta. Estudió Pilosofia; cursó tres 
aflos Leyes y recil)ió el grado de Bachiller en 
la Universidad de Huesca. Fué recibido de Abo- 
gado de los Reales consejos en 9 de julio de 1783, 
y algün tiempo desjuiés elegido Asesor de Míi- 
rina de Reus, Villaseca y Puerto de Salou, te- 
niendo estudio abierto en la primera de dichas 
pol)laciones. Fué individuo de la Real Academia 
de Buenas letras de Barcelona (2). (No lo cita 
Torres y Amat). 

BlBLIÜCIRAFÍA 

El Escribano perfecto, espejo de escribanos teS- 
rico-práctico. En (\wq se ven y representan las 
reglas (|ue en lo teórico, y método que en la 
práctica deben seguir y guardar los escribanos 

(i) S«gún consta en el expediente de las obras que 
debían hacerse en la casa Ayuntamiento, se presupuestó la 
ejecución en mármol de estas estatuas en la cantidad de 
151,000 reales. 

(a) Estos datos los hemos encontrado en una relación 
de sus méritos y servicios que presentó á la Academia de 
Buenas letras lolicitando el titulo de socio. 



en los autos y escrituras que recibieren y auto- 
rizaren. Dispuesto é ilustrado por el Licenciado 
D. Manuel de -\liaga Bayod y Sales Guasqui. — 
Con licencia: Tarragona. Por Magín Casáis, 
impresor y librero. 

El tomo I. M.D.CC.LXXXVIII, 2i6págs.en4.o 
El id. II. M.D.CC.LXXXIV, 205 id. id. 

Esta obra debía constar de veinte y cuatro 
tomos y dividirse en las siguientes secciones. 

I.® Arte de contratar. 

2.^ Arte de testar. 

3.** Arte de enjuiciar en lo civil y en lo crí* 
minal, en ofensa y en defensa. 

Arte de latinizar c instituciones didascálicas 
de la Gramática latina. 

Arte de cantar por el canto de órgano y llano. 

^Discurso en que se manifiesta la necesidad 
y utilidad del breve despacho de las causas y 
negocios y de la composición amistosa y volun- 
taria de los pleitos, insinuando los medios para 
conseguir.» 

«Gratulatoria sobre la pintura de la verda- 
dera Filosofía.» 

(Leído en la Real Academia de Buenas letras 
de Barcelona en 20 de febrero de 1 793). 

ALIBERCH (ü. Sebastián).— Doctor, presbí- 
tero, misionero apostólico, licenciado en ambos 
derechos, y catedrático de Teología en el Se- 
minario conciliar de Vich. 



Bir.LKX.RAlÍA 

Batería espiritual. 

En 1877 publicó dos ediciones, una en caste- 
llano y otra en catalán. 

Bandera de Jesucristo. — Dios y el César ó 
conferencias religioso-político-sociales sobre el 
liberalismo. Segunda notal)lemente mejorada y 
aumentada con aprobación de la Autoridad ecle- 
siástica y un juicio crítico de I). J. M. Ortí y 
Lara. 

Manresa, 1880. Un vol. en 4." Se han pu- 
blicado dos ediciones de esta obra. 

Novum brez'iarium de Locis theologicis, pta- 
positus non nullis theologicc prolegominis ct trac- 
tatú dereligione; ad mum Seminar i vicensis: á 



AL 



AL 



29 



ptoprio profesore. — Utfiusque Juris licentiaíOf dis- 
positum et proprio episcopo dicatum. 

En 1886 publicó la 2.^ edición. Un vol. en 
4.** (le 422 págs., edición notahlemente aumen- 
tada. 



ALIO (D. José Ignacio). — Conocemos los si- 
guientes trabajos de este médico: 

Bosquejo de un plan general de instrucción 
pública. Lo propone al Gobierno, y lo da á luz 
á favor de los establecimienros literarios de 
España. — Cervera, 1841. 

Apuntes sobre la formación de los partidos. 
Presentados en 1833 á la Real Academia de 
Medicina y Cirugía de Barcelona. 

ALIÓ (D. Francisco). — Nació en Barcelona 
en 27 de marzo de 1862. 

Estudió piano con el profesor D. C. G. Vi- 
díella y composición con D. Aselmo Barba. Ha 
compuesto varias barcarolas de las que ha im- 
preso dos, habiéndose hecho tres ediciones de 
una de ellas; tiene en preparación una marcha 
fantástica, que ha sido ejecutada en varios con- 
ciertos. 

En 1888 ha impreso un tomo, titulado Can- 
sons (i). 

En los siguientes versos expresa el Sr. Alió 
su pensamiento. 

Cansons d' amor qu' he dictades 
de dintre mon cor eixiu, 
alegres, com á bandades 
d* aucellets deixant lo níu. 

Tiene preparado para su publicación un tomo 
de poesías populares, recogidas en diferentes ex- 
cursiones hechas por el Principado de Cataluña, 
á cuyo género de poesía se ha dedicado con es- 
pecial predilección. 

En la última Exposición celebrada por la So- 
ciedad de acuarelistas de Barcelona, presentó el 
Sr. Alió algún trabajo, ejecutado, no con objeto 
de dedicarse al dibujo y pintura, sino para ilus- 
trar sus composiciones poéticas y musicales, 
como lo hecho en el volumen de las Cansons. 

(i) Se publicó un juicio crítico en el Diaria de Bar- 
celona ^ pág. 1 1,996 del añu próximo p.isado. 



ALMATÓ Y RIBERA (D. Salvio).- Nació 
en Olesa de Montserrat (provincia de Barcelona) 
en 16 de marzo de 1827. Cursó en el Seminario 
Conciliar de Vich y en Barcelona la filosofía en 
los años 1840 á 1844. Siguió la carrera de Me- 
dicina y cirugía, tomando el grado de licenciado 
en esta facultad. Ha dirigido y colaborado en 
la revista Los Archivos de la Medicina horneo- 

pática. 

Era socio de honor y mérito de la sociedad 

Hannemaniana Matritense. 

Murió en i.^ de marzo de 1869. 

Bibliografía 

El cóleray su profilaxis y su tratamiento general 
y homeopático, 

Barcelona, 1884. — Un vol. en 8.° 

Traducciones 

La práctica de la homeopatía ^ simplificada por 
el doctor A. Espanet. 

Barcelona; Un vol. en 8.** mayor, XII. — 390 
páginas y dos apéndices. 

Tratamiento de la distocia funcional ó del 
parto doloroso y difícil^ por C. M. Hale, M. D. 
profesor de Materia Médica y terapéutica en el 
Colegio Homeopático de Chicago, autor de los 
New Remedies^ etc., etc. 

Manual de terapcutica^ por el Dr. Ricardo 
Hughes, catedrático de Materia Médica de la 
Universidad Homeopática de Londres. Traducido 
del inglés por D. Salvio Almató y precedido de 
un preámbulo de la Terapéutica de las Escuelas 
Oficiales, por el Dr. D. Pedro Riño y Hurtado. 

Esta obra forma el primer tomo de la Biblio- 
teca escogida de <Los Archivos de la Medicina 
Homeopática.» 

Manual de Farmacodinámica, por el mismo 
autor, traducido al español y precedido de Indi- 
caciones preliminares, por el Dr. Riño y Hur- 
tado. 

Adición al Manual de Farmacodinámica^ com- 
plemento, del mismo autor, que forma un tomo 
de unas 540 páginas. 

Los resfriados^ su naturaleza, causas, modo de 
evitarlos y de curarlos por John W. Hay ward. 

Tratado teórico y práctico de las enfermedades 
de los oj'os^ por el Dr, L. P. Hart. 




30 



AL 



AL 



Método teót ico-práctico de las enfermedades de 
los niños y su tratamiento general y homeopático ^ 
por el Dr. H. Kuddach, traducido directamente 
del inglés y aumentado con notas aclaratorias 
y de utilidad. 

Barcelona. Un vol. en %P mayor, XII. — 284 
páginas. 

ALMERA (D. Benito).— Individuo que fué de 
la Real Academia de Buenas letras de Barce- 
lona. En la sesión celebrada por dicha corpo- 
ración en 1795 leyó un < Discurso sobre qué 
forma de Gobierno fué la primera que cdnoció 
7 se adoptó en Catalufia, y qué alteraciones y 
vicisitudes sufrió hasta la entrada de los Ro- 
manos. > 

AI.MERA Y COMAS (D. Jaime).--Presbíte- 
ro. Natural de San Juan de Vilasar (provincia 
de Barcelona). Nació en 5 mayo de 1845. Ba- 
chiller en Ciencias, licenciado en la sección de 
Físicas, doctor en la de Naturales, licenciado en 
Sagrada Teología. Es canónigo de la Iglesia 
catedral de Barcelona y exprofesor del Semi- 
nario Conciliar, en cuyo establecimiento inau- 
guró en 1874 y 1875 las cátedras de Historia 
natural y Geología, juntamente con el Museo 
y colección de Geognosia y Paleontología con 
su correspondiente biblioteca de obras descrip- 
tivas y especiales. 

£1 Dr. Almera es miembro de la Sociedad 
Geológica de Francia, de la Avancement des 
Sciences, de la Científica de Bruselas, de la Es- 
pañola de Historia natural, de la Real Academia 
de Ciencias naturales y artes de Barcelona. 

En el verano de 1876, en unión de D.José 
Landerer estudió la región de Morella y el 
Maestrazgo, de donde sacó muchos datos para 
el estudio del Urgo-áptico. Visitó en 1878 la Ex- 
posición de París y con esta ocasión asistió á 
los Congresos de Ciencias antropológicas y al 
de Geología y á la sesión extraordinaria de la 
Sociedad Geológica de Francia y en las excursio- 
nes por los alrededores de París, cuyo resumen 
publicó en la Crónica Científica^ así como la 
parte geológica de la Exposición Universal. 

En 1879 tomó parte en la sesión extraordi- 
naria de Semur (Cóte-d' Or) y á sus excursiones 
durante ocho días, cuyo resumen se insertó en 
la Crónica Científica, 



El Dr. Almera asistió en 1883 á la sesión 
extraordinaria de Foix (Aríege), recog^iendo en 
ésta y en las anteriores muchos ejemplares de 
rocas y especies fósiles de Moluscos que tiene 
depositados en el Museo del Seminario Con- 
ciliar. 

En 1886 hizo un viaje á la Palestina, Siria 
y Egipto, en el que además del reconocimiento 
y visita de los Santos Lugares, estudió la Geo- 
logía y recogió muchas especies de moluscos 
vivientes y fósiles. 

El Dr. Almera ha recorrido toda la zona me- 
dia y litoral de Catalufia y conoce los yacimien- 
tos de fósiles que en la misma se encuentran, de 
los cuales tiene coleccionados muchísimos ejem- 
plares en el Museo del Seminario Conciliar, y 
entre los que se hallan muchas especies nuevas 
para la ciencia. 

En septiembre de 1888 asistió en compañía 
del Dr. Arturo Bofill, delegados por la Exce- 
lentísima Diputación provincial al Congreso geo- 
lógico internacional de Londres, en el cual 
presentaron una lista de más de 600 especies 
de moluscos fósiles de nuestro terciario superior, 
y tomaron parte en las excursiones por el con- 
dado de SuíTolk, recogiendo gran número de 
ejemplares del plioceno. 

Finalmente debemos consignar que se le han 
dedicado las ocho especies siguientes: 

La Caprotina Almerae, por el Sr. Landerer, 
del Urgo-áptico. 

El Ftisiis Almerae^ por Mr. Tornotier, del 
Montjuich. 

La Ringicitla Almerae^ por Mr. Morlet, del 
mioceno de San Pau de Ordal. 

La Kralowna Almerae^ por Mr. Barrande, de 
Vallcarca (Gracia). 

El Ceritium Almerae y el Mythltts Almerae, 
del numulíiico, por M. Carez. 

La Melania Almerae^ del mismo numulítico 
por D. Luís M." Vidal. 

El Stromhtis Almerae^ de Montjuich, por 
M. Crosse, director del Journal de Conchyo- 
logie. 

Bibliografía 

«Memoria sobre la teoría de la nutrición ve- 
getal.» (Leída al tomar el título de Doctor en 
Ciencias naturales en 28 de abril de 1874). 



AL 



AL 



31 



M.S. existente en el expediente de licencia- 
tura del Sr. Almera. Archivo de la Universidad 
literaria de Barcelona. 

Lecciones elementales de quivúca moderna^ 
deWurtz, vertida al castellano de la segunda 
edición francesa. 

Barcelona: lib.* Verdaguer, 1874. — Un volu- 
men en 8.° de 707 págs., ilustrado con 131 gra- 
bados. 

En el afio 1876 se publicó una 2.^ edición, 
aumentada con notas y adiciones y expuesta 
según los programas modernos de la teoría 
unitaria, y en 1888 la 3.^ edición aumentada con 
nuevas notas y adiciones. 

Cosmogonía y geología ó sea exposición del 
sistema del Universo considerado á la luz de la 
Religión revelada y de los últimos adelantos 
científicos. 

Barcelona: lib.^ Religiosa, 1878. — Un volu- 
men de 508 págs. en 8." con 133 grabados. 

Esiudis geológicJis sobre la constitución orí- 
gCHy antig'úedat y pemenir de la montanya de 
Montserrat. 

Vich: lib.» de Ramón Anglada, 1880. En 8.*^ 
con 2 grabados, 47 págs. 

Publicóse con anterioridad esta monografía en 
la Revista la Veu de Montsertat. (Vich), pági- 
nas 73, 83, 91, 98, 107, 115, 123 y 142, corres- 
pondientes al afio 1880. 

De Montjuich al Papiol al través de leu époceu 
geológicas. — Memoria leída ante la Real Acade- 
mia de Ciencias naturales y artes de Barcelona 
en la recepción pública del Rvdo. Dr. D. Jaime 
Almera y Comas, Pbro. el día 20 de diciembre 
de 1879. ^on aprobación de la autoridad ecle- 
siástica. 

Barcelona: imp.de la librería Religiosa, 1880. 
En 8.® 53 págs. y 3 s. n. (Estas tres páginas 
comprenden un estudio sobre El Plioceno sub- 
solar de la villa de Gracia, mio-plioceno de 
M. Tornoüer). 

Descripción física y geológica del valle de Nuria 
con un estudio sobre su origen. 

Barcelona: lib.* Religiosa, 1882. Se halla en 
la Historia de lYuria, pág. 638. Fué publicada 
anteriormente en la Ven de Montserrat. 

Moluscos fósiles de los terrenos terciarios su- 
periores de Catalufia. Proemio. Monografía de 
los canceláridos. Escrita en latín con su tra- 
ducción castellana en frente. 



Madrid: ¡mp. de M. Tello, 1884. Publicóse 
en el fíoletin de la comisión del Mapa geológico, 
tomo X, pág. 81. Fué escrita esta monografía 
en colaboración con D. Arturo BofiU. 

En el Diario de Barcelona^ pág. 4347 1 at)ril 
de 1885 se publicó un juicio crítico de este 
trabajo. 

Nota acerca de la Cancellaria striata, nueva 
especie encontrada en los terrenos superiores de 
Catalufia. San Pau d'Ordal, (Leída, en la sesión 
celebrada en 11 de febrero de 1885 por la Real 
Academia de Ciencias naturales y artes). 

En colaboración con D. Arturo Bofíll. 

Estudios y análisis de los Eludes locales ex- 
traits du systcme sylurien du centre de la Bohe- 
me^ por M. Barrande. Braquiópodos. Publicado 
en la Crónica Científica lO octubre de 1880. 

Estudios y análisis de los E^tiides locales et 
comparatives exíraits du systcme silurien du cen- 
tie de la Bohtme^ por J. Barrande. Acéphales. 
Publicados en la Crónica Científica , 1882, 25 
septiembre. 

Moluscos fósiles de los terrenos terciarios supe- 
riores de Cataluña. Familia de los Estrom- 
bidos. 

Leída en las sesiones celebradas por la Real 
Academia de Ciencias naturales y artes de Bar-^ 
celona en 21 de enero y ii de febrero de 1885. 
Escrita en colaboración con D. Arturo BofiU, 
Esta monografía se publicó en las Memorias de 
la antes citada Academia. (2.^ época, pág. 17), 
en latín, con su traducción castellana al frente- 
Se ha publicado una segunda edición en el Bo- 
letín del Mapa geológico de España, pág. 393, 
tomo XIII, en la que se afiade el género Pe- 
réirea. 

En este trabajo sus autores, después de una 
rescfia histórica y de una descripción extensa de 
la familia de los estrombidos , se ocupan en su 
distribución en el tiempo y en el espacio, de- 
duciendo de la existencia en nuestro país en 
aquellas épocas de representantes análogos á los 
que ahora viven en los trópicos, que la tempe- 
ratura y condiciones biológicas eran también 
análogas á las actuales de aquellas latitudes, 
pues ahora no existe en nuestros mares repre- 
sentante alguno de dicha familia. Por fin, en- 
tran en la descripción minuciosa de cada una de 
las especies, haciendo notar sus analogías y dife* 
rencias con los afines de otros puntos. 



32 



AL 



AL 



«Memoria sóbrelos fósiles terciarios de Cata- 
luña, género Murex.S) 

Presentada y leída en la Real Academia de 
Ciencias naturales y artes de Barcelona en 30 
de marzo de 1887. Escrita en colaboración con 
D. Arturo Bofill, en latín, con la traducción cas- 
tellana en frente. 

En esta monografía se hace una reseña histó- 
rica del género Murex^ indicando de paso que 
la célebre purpura de los antiguos era extraída 
de una de las más comunes, el Murex hrandaris. 

Memoria titulada: <'.Nota sobre la determina- 
ción precisa de la edad ó nivel geológico de la 
cordillera del Tibidabo. (Moneada, Vallcarca, 
Santa Creu d' Olorde, etc.)> — Leída en la se- 
sión celebrada en 16 de abril de 1888 por la 
Real Academia de Ciencias naturales y artes), 

La edad pliocena del altozano de la Catedral, 

Nota presentada en junio de 1887 á la Real 
Academia de Ciencias naturales y artes. 

Mapa topográjico y geológico de la provincia de 
Barcelona, subvencionado por la Excma. Dipu- 
tación. Una hoja de los alrededores de Barcelo- 
na, escala de »/i 0,000 grabado por D. Eduardo 
Brossa, 1888. Presentóse al Congreso geológico 
internacional de Londres. 

ídem 2.* edición, escala de V40.000 grabado 
por id., 1888. 

c Memoria descriptiva de la región compren- 
dida en este Mapa, presentada á la Excma. Di- 
putación provincial.» (Inédita). 

Breve reseña é historia geológica^ de los va- 
lles de Hebrón, Clota de San Genis deis Agu- 
dells, Horta y Vallcarca, con un corte de dicha 
región. 

Leída en la sesión celebrada en 10 de di- 
ciembre de 18S4, por la Real Academia de 
Ciencias naturales y artes de Barcelona y publi- 
cada en La Crónica Cientijica (año 1885). 

Excursión al Montseny. — Descripción física 
de sus faldas y cumbres: época de su levanta- 
miento ñnal.. 

Barcelona: imp. de J. Jepús, 1884. — Folleto 
en 4.^ de 26 págs. y 2 grabados. 

Publicóse este trabajo en las Memorias de la 
Real Academia de Ciencias naturales y artes, 
tomo II (2.* época), págs. 435. 

La presencia del Mammut {^lílephas primoge- 
nius Cutir) en las Riberas del bajo Llohegat, Pu- 
blicado en la Crónica Cientijica, núm. 10 sep- 



tiembre de 1883, y reproducido en el Diario de 
Barcelona^ pág. 11,267, año 1883. 

Descubrimiento de una cueva prehistórica en 
la vertiente Norte del cerro de Moneada. — 
Publicado en la Ciencia Cristiana^ 1881. 

Cinch dies á través deis Albcres^ lo Rosselló y la 
Cerdanya^ jo d^agost á 4 setembre de 1886. 

Publicada en la Veu del Montserrat , 16 de 
junio de 29 diciembre de 1888. Escrita en cola- 
boración con D. Arturo Bofíll. 

Se reprodujo aumentada é ilustrada en La 
Ilustrado catalana (marzo, abril, mayo y junio 
de 1880) y se imprimió posteriormente forman- 
do un folleto. 

Descubrimiento de grandes mamíferos fósiles 
en Cataluña^* en colaboración con D. Arturo 
BofiU. 

Trabajo publicado en la Crónica Científica de 
iP enero de 1886. 

Se da cuenta del hallazgo del Eleplias primi- 
genius cerca de Villafranca del Panadés, del Di- 
notherium bavaricum en la Cerdafia y del Jíippa- 
riom grácil e cerca de Tarrasa. 

Descripción de las rocas del valle de Nuria. — 
Boletín de la Comisión del Mapa-geológico, 
tomo XIII, pág. 441, 1887. 

<í. Algunos datos sobre los Pirineos orientales, 
en colaboración con D. Arturo Boñll. 

Artículo publicado en la Crónica CientíficOy 
de 10 de junio de 1888. 

Se da cuenta de los datos recogidos en una 
excursión que efectuaron el Dr. Almera y el se- 
ñor BofiU á dichos puntos. 

Recientes descubrimientos paleontológicos en 
Cataluña^ efectuados por el canónigo doctor 
D. Jaime Almera y D. Arturo Bofill. Publicada 
esta reseña en la Crónica Científica de 10 de 
enero 1889. 

Se da cuenta en este trabajo del descubri- 
miento de los verdaderos límites del lago ter- 
ciario mioceno que ocupó parte del Valles y Pa- 
nadés en su extremo SO. y de un manchón de 
mioceno marino, allí inmediato ; del descubri- 
miento de la fauna del trias {^Musclulhal y Keu- 
prico) en Begas y Vallirana; del descubrimiento 
del Mastodon angusíidens en la Cerdaña, dato 
importante porque da á conocer en esta especie 
una mayor longevidad de la que hasta ahora 
se le concedía. 

Determinación de la época geológica á que 



AL 



AL 



33 



pertenecen las calizas de los cerros de San Ger- 
vasio, Puchet, Vallcarca y Horta por el descu- 
brimiento de moluscos en las mismas y de la 
grauwatra por las impresiones de heléchos y de 
algas y otros vegetales fósiles existentes en ella, 
por el canónigo Dr. D. Jaime Almera. 

Nota leida en la Real Academia de Ciencias 
Naturales y Artes en 1889. 

ALMIRALL (D. Valentín). — Natural de 
Barcelona. Es licenciado en derecho civil y ca- 
nónico. Ha dirigido los periódicos políticos El 
Estado catalán y el Diari cátala ^ y ha sido pre- 
sidente de los Juegos florales de Barcelona en 
elafio 1886, y del Centre cátala. 



Bibliografía 

La confederación suiza y la unión americana. 
Estudio político comparativo de derecho público 
federativo. 

Lo catalanisme. Motius que 7 Ilegitiman^ fona- 
ments cien tifie hs y solución s prácticas. 

Barcelona: imp. de La Renaixensa^ 1886. — 
Un vol. en 8,® de 343 págs. 

Los Estáis Units de America. Exposició de llur 
organisasió.^FoUeto de 50 págs. 

VEspagne telle quUlle est. — Tiraje aparte de 
una serie de artículos publicados en la Revue 
du Monde latin, en 1886. Por D. G. G., se 
publicó en Barcelona una traducción de este 
folleto. 

Contestación al discurso leído por D. Gaspar 
Nüfiez de Arce en el Ateneo de Madrid, con 
motivo de la apertura de sus cátedras en el año 
corriente. 

Barcelona: imp. de V. Berdós, 1886. En 4.°, 
62 págs. 



ALMIR ALL (D. Antonio). — Farmacéutico de 
Víllanueva y Geltrü. En 1834 publicó un Brez'e 
manual histórico y descriptivo del cólera morbo ^ 
con alguna idea de su método curativo y algu- 
ñas reglas higiénicas sobre desinfectantes para 
instrucción de las personas menos ilustradas. 

ALORDA Y PÉREZ (D. Ramón).— Pintor. 
En la Exposición de París celebrada en 1878 



presentó cuatro acuarelas. Catalufia antigua; 
Tipo aragonés; Paseo del Parque de Barcelona, 
y un Tipo español. 

La prensa de Barcelona se ha ocupado varias 
veces de las obras ejecutadas por este artista. 

ALOY (D. Mauricio). — En 1848 publicó un 
trabajo titulado: Filosofia del acreedor y el 
deudor. Imprimióse en el establecimiento de 
D. J. Oliveres. En 16.^ mayor, con grabados en 
el texto. 

ALRICII Y ELIAS (D. Antonio).— Natural 
de Barcelona. Cursó en 184 1 á 1844 filosofía 
y tomó el título de Bachiller en leyes en 1849 
y el de Licenciado en la misma facultad en 1853 
en la Universidad de Barcelona. Fué individuo 
de la Sociedad de Amigos de la Instrucción. 

BlULIOGRAFÍA 

«Discurso sobre los sistemas de reorganiza- 
ción proclamados hoy, son irrealizables.» 

M.S. existente en el expediente de la licen- 
ciatura del Sr. Alrich. Archivo de la Universidad 
de Barcelona. 

La Duquesa de Prasliu. — El horroroso ase- 
sinato de esta virtuosa señora, las cartas que es- 
cribió á su esposo, el proceso que se formó á 
éste y otros detalles interesantes; he aquí lo que 
contiene esta obra. Va seguida de algunas re- 
ílexiones sobre tan monstruoso atentado, escritas 
por D. A. Alrich y Elias. Barcelona: librería de 
Saurí. 

El socialismo ante el siglo ó sea Exposición 
de los sistemas sociales. Obra dedicada al Exce- 
lentísimo señor Capitán general. 

Barcelona, 1852. 

Traducciones 

Aventuras y conquistas de Hernán Cortés en 
Méjico. Obra escrita en francés por una sociedad 
de literatos, traducida al español y enriquecida 
con notas. 

Barcelona: imp. y librería de M. Saurí, 1846. 
En 8.^ mayor con 4 láminas. 

/// Dios lo quiere!!! Por el vizconde d'Arlin- 
court, seguido del proceso que se le formó y del 
discurso que pronunció ante el jurado. 



34 



AL 



AL 



Barcelona: Imp. y lit. de Vicente Torras y 
José Corominas. 1849. 5^ págs- en 8.^ 

La peste negfa. Drama en cinco actos, origi- 
nal del vizconde d*Arlincourt, y arreglado al 
teatro español. 

El Libro negro. Drama escrito en francés por 
Mr. León Gozlau y traducido al espafiol. 

Barcelona: lib. de Mayol. 

Los libertinos de Ginebra. Grandioso drama, 
escrito en francés por Marco Foumier, y arre- 
glado al teatro espafiol por D. Víctor Balaguer 
y D. A. Alrich. 

ALSAMORA (D. Onofre).— Pintor y profe- 
sor de perspectiva. Fué individuo de la Sociedad 
Filomática de Barcelona. 

En las Exposiciones de pinturas celebradas en 
Barcelona en 1850 y 1866 presentó una Vista 
panorámica y dos cuadros sobre la Catedral de 
Barcelona, obteniendo un premio en la primera 
de dichas exposiciones. En la de Madrid del 
año 1864 expuso un cuadro representando el in- 
terior de la Iglesia parroquial de Santa Mana 
del Mar de Barcelona, y en la de 1870 varios 
estudios de tinta y al lápiz, una acuarela y los 
siguientes cuadros: Interior de una taberna^ Don 
Quijote leyendo libros de caballería y unos Go- 
rriones. 

Publicó el Sr. Alsamora los primeros ensayos 
de un viaje óptico por España, y habiendo al- 
canzado algún éxito emprendió otra publicación 
más esmerada, dando mayores proporciones y 
doble efecto á sus cuadros ó puntos de vista, á 
ñn que la ilusión óptica fuese más completa y sus 
efectos más animados y sorprendentes. Reunidos 
los elementos necesarios para esta obra, se aso- 
ció con D. Francisco Dalmau, y en 1851 pu- 
blicó El viaje óptico por España^ que comprendía 
vistas de los puntos más importantes y el apa- 
rato correspondiente para colocarlas. 

Bibliografía 

Tratado elemental de perspectiva, 

Barcelona: Imp. de José Tauló, 1842. Un 
vol. en 4.^, con láminas. 

En un dictamen dado por la Real Academia 
de Ciencias naturales y Artes de Barcelona, 
sobre esta obra, se consigna: «que ha encon- 
trado bastante exactitud en la doctrina aunque 



en varios puntos alguna compHcacióa y confu- 
sión en las explicaciones.» 

cSobre la necesidad de reformar, ó mejor di- 
cho, plantear la escuela de perspectiva en la 
casa Lonja de esta capital.» 

Memoria leída en la Sociedad filomática de 
Barcelona en 26 de abril de 1846. 

ALSINA Y CLOS (D. Simón).— Nació en 
Barcelona el 28 de octubre de 185 1. 

Ha fundado y dirigido las siguientes revistas: 
La Rondalla (1871), semanario catalán; La 
Honorata (en 1885); La Tomasa (1888, sus 
diez primeros números), y director literario de 
La Moda Española Ilustrada, Es secretario de 
la «Associació d' excursions Catalana» desde el 
año 1882 y corrector de pruebas de La Renal- 
xensa, desde que se publica diariamente. 

El Sr. Alsina ha sido premiado en distintos 
certámenes literarios celebrados en Barcelona, 
Sans, San Martín de Provensals, Badalona, Gra- 
nollers, Arenys de Mar, San Juan de Horta, 
San Peliu de Guixols, Mataró, Manresa y Mon- 
tevideo. 



Bibliografía 

Fullas secas. Poesías. 

Barcelona: Estampa de Berdós y Coll , 1875. 
En 4.°, 31 páginas. 

Flores y espinas. Comedia en tres actos y en 
verso, original. 

Barcelona: Imp. de La Renaixensa^ 1878. En 
8.°, 64 páginas. 

Estrenada en el teatro de Jovellanos, en la 
noche del 5 de mayo de 1877. 

Lo fill de la mort. Drama en quatrc actes y 
en vers. Estrenat ab bon éxit en lo teatro Romea 
la nit del 23 de Maig de 1883. 

Barcelona: Tipografía Española, 1883. En 8.^ 
79 páginas. 

Cuadros á la ploma. — Barcelona: Imp. de La 
Renaixensa^ 1886. en 8.°, 239 págs. 

La guerra. Cuadro dramátich, basat en un 
episodí de la guerra civil. 

Barcelona: Tipografía Española, 1887. En 8.^ 
14 págs. 

Estrenado en el «Teatro Cátala Romea:^ en la 
noche del 28 de febrero de 1887. 



AL 

En Paitxtt Ampia. Juguete en un sclo (arre- 
glo del francti), prosa, estrenado el día 1^ de 
octubre de iStiS en el teatro de Novedades de 
Barcelona. 

Le! lusccnls iltl Bruek. Comedia en cuatro 
actoa eo colaboración con vario*. 



Obras inéditas 



Fum á« paila. (Artículo*). 
Mes íHodres á la pierna. (Cuadros). 
De la mtva culiila. (PoMÍas). 
La millar conquista. Pieza en uti aclo ]r verso. 
La gran idea. Pieza en un acto j prosa. 
^'i larl ni may. (En colaboraclún con don 
M. Pala), Ireí actos y veno. 

La Espiga roja. Drama en 3 actos y verso. 

ALSINA Y AMILLS (D. Anlonio).-^Eícul- 
tor. En la Eiposicián de Bellai arles celebrada 
en Madrid en 1S87, presentó la escultura El sa- 
crificio de Isaac, y obtuvo certificado de honor. 



ALSINA (D. Ramún). -Nació en el pueblo 
déla EspaOul a, (provincia de Barcelona) en 1830, 
Siguió la carrera eclesiástica y ordenado aacer- 
dote, sirrió de coadjutor y de regente nueve 
anos. Se dedicó después i la predicación, y en 
187; fui nombrado Catedrático de Teología 
moral del SEminarío conciliar de Soltona y 
en 1S85, Vícerector del mismo. 

Ha publicado : Un dcsmgany d" eli ionios 
frcsumiti; El resiaaraáor del siglo XIX, (en ca- 
talán y caxlellano), y cuatro ediciones de la 
obra; Cotnptndiiim Theologitu meralii ex cgregiis 
ancloribus depromptum, (Barcelona Tip. Ca- 
tólica 1877), 



ALSINA Y POU (D. Pablo) —Médico, direc- 
tor del establecimiento de las aguas y baOos mi. 
ncrales del Valle de Ribas; publicó en 1885 una 
breve resella de las mismas, en la cual describe 
el valle y se ocupa en las aguas mincro-mcdi- 
cinales que allí brotan y en su Bcd4n para el 
tratamiento de ciertas enfermedades, exponiendo 
además, varias considetfcionea que 



Al.SINA(D.Ramún).— Natural de Barcelona, 
discípulo de la Escuela especial de Pintura, es- 
cultura y grabado de esta ciudad. 

En la Eiposiciún celebrada de Bellas Arles 
celebrada en Mádriden 1SS4, presentó el cuadro: 
Alredidoreí de Barcelona, y en la de 1887 los 
liguienles: Rclralo de señora, ¡Hasta luego! Des- 
pedida de un filósofo hijo del pueblo á la puerta 
del cementerio. 

ALSIUS Y TORRENT (D. Pedro),— Nació 
en Bañólas (Gerona) en 16 de agosto de 1839. 
Estudió en el Instituto de segunda enseDanza 
de Gerona, alcanzó por oposición en 1861 el 
titulo de Licenciado en Farmacia en la Univer- 
sidad de Barcelona, y durante su carrera faculta- 
tiva, los premias de fin de curso y extraordina- 
rios. Es individuo corrcspoo diente de la Real 
Academia de ciencias naturales y arte* de Bar- 
celona. Ha sido presidente de la Asociación li- 
teraria de Gerona, y publicado en La Renai- 
xensa y en la Revista de Gerona, varios artículos 
sobre geología, arqueología prehistórica, tradi- 
ciones y costumbre* populares. 

BlüLIOGRAFÍA 

F.nsaig histórich selire la vila de Bntyohs. — 
Barcelona: iinp. de L. Obradora yP. Sulé. 1872. 
—En 8 °, 

Apcadice ala tercera parte del lEnsaig his- 
tórich sobre la vila de Banyolas.i per Pere Al- 
sius y Torrent. Gerona, 1881. 

Este apíndice comprende 43 documentos, 
(iendo el primero la carta de organización mu- 
nicipal de Banyolas, dada en 1303. 

Restos romanos en la Garriga. Memoria leída 
en la Asociación catalanista de excursíóns cJen- 
IIRcBS, y publicado en La Rcnaixensa , pág. 34T, 
ano .877. 

Santuario de N. S. del Moni. Monografía 
premiada en el cenamen celebrado por la Aso- 
ciación literaria de Gerona, en 1879 y publicada 
en el tomo correspondiente al aDo lS8o. En ulla 
se da noticia del antiguo monasterio de San Lo- 
renzo del Mont en Sous, poco menos que desco- 
nocido por loa bistoiiadore* catalanet, que ge- 




36 



AL 



neralmente confundían con el de San Lorenzo 
del Mont, cerca Tarrasa. 

Sgrinyú y Caldas de M a lave I la. (Arqueología 
prehistórica). Estret del «Anuari de la Assocíació 
de Excursions catalana >, 1SS2. — En 8.°, con una 
lámina. 

Nomenclátor geográfico-histórieo de la pro- 
vincia de Gerona, desde la más remota antigüe- 
dad hasta el siglo xv, escrito por los Sres. don 
Celestino Pujol y Campa y D. Pedro Alsius y 
Torrent. Gerona 1883. 

Premiada en el certamen literario celebrado 
por la Asociación literaria de Gerona en 18S2. 

«Nota sobre huesos fósiles encontrados cerca 
de la villa de Bañólas. > Remitido á la Real Aca- 
demia de Ciencias naturales y artes de Barce. 
lona en 1882. 

«Discurso que en el acto de la solemne dis- 
tribución de premios del certamen celebrado por 
la Asociación litearia de Gerona, leyó el día i." 
de noviembre del año 1883, el presidente de la 
misma D. Pedro Alsius y Torrent, farmacéutico, 
correspondiente de las Reales academias de la 
Historia, Ciencias y Artes de Barcelona, etc., etc. 

Gerona: imp. y librería de P. Torres, 1883. 
— En 4.°, 12 páginas y un cuadro paleoetnoló- 
gico de la provincia de Gerona. 

ALTADILL Y TEIXIDÓ (D. Antonio),— 
Nació en Tortosa el 17 de abril de 1828. Es- 
tudió la primera enseñanza en dicha población 
en el colegio dirigido por D. José Tena, quien 
en un certificado que expidió en 5 de agosto 
de 1843 hace constar que Altadill <es joven, de 
feliz memoria, imaginación viva, talento singu- 
lar y aplicación suficiente. > 

En la Universidad literaria de Barcelona cursó 
y aprobó el primer año de Derecho, y posterior- 
mente fijó su residencia en Madrid y fundó el 
periódico democrático F.l Pueblo, y fué redactor 
de La Discusión en su primera época, y de El 
Estado catalán ^ dedicando las horas que le de- 
jaban libres sus tareas periodísticas á escribir 
novelas y algunas obras dramáticas qae citare- 
mos en la sección bibliográfica. 

En 1857 se estableció en Barcelona, y escri- 
bió varias novelas de costumbres y sociales, que 
editó D. I. López Bemagosi; en 1860 fué re- 



AL 



dactor de El cañón rayado (i), y bajo el pseudó- 
nimo de Antonio de Padtta publicó posteriormen- 
te varias novelas bíblicas que alcanzaron éxito 
en F^spaña y principalmente en América, ago- 
tándose numerosas ediciones de varias de ellas. 
En 1873 el Sr. Altadill fué gobernador civil 
de Guadalajara y después de Murcia. Murió 
en 15 de enero de 1880 á la edad de 52 afios. 



Bibliografía 

La Pasión de Jesús. Drama sacro-bíblico, en 
seis jornadas y un epílogo, escrito en verso so- 
bre la Biblia y el auto de Fr. Jerónimo de la 
Merced, por D. Antonio Altadill, música y coros 
del maestro D. Luís Cepeda. 

Madrid: Tmp. J. Rodríguez, 185$. En 8.** ma- 
yor, 116 págs. 

Representóse en el teatro de Valencia en el 
año 1853. 

A la toma de Tetuan. Corona poética. Co- 
lección á las mejores poesías que se han escrito 
en esta capital por los Sres. Massanés de Gon- 
zález, Mendoza de Vives, y los Sres, Angelón, 
Altadill, Rubio, Blanch, Brú, Busquets, etc. 

Barcelona: Lib. de I. López, 1880, en 8.^ 
mayor. 

La Voz de España. Loa patriótica y en 
verso. — 2.^ edición. Barcelona: imp. de N. Ra- 
mírez, 1859. 

Fué representada en el teatro del Circo Barce- 
lonés en 29 de octubre de 1859. 

El Presidiario de Ceuta. Drama, en tres actos 
y en cuatro cuadros. 

Estrenado en el teatro del Circo Barcelonés 
en 1860. 

Cari bal di en Sicilia ó la Unidad italiana. — 
Barcelona: Imp. Hispana, 1860. — Un volumen 
adornado con láminas. 

D. Jaime el Conquistador. Drama, en tres 
actos y en verso, original. 

Estrenado en el teatro del Circo Barcelonés (2) 

Los hijos del trabajo^ por Altadill ; novela 
ilustrada con láminas. 



(O Periódico satírico de la guerra de África. 5^ pu- 
blicó en Barcelona durante aquella rninpafia. 

(2) D. Manuel Riuíont publicó lui juicio crítico de este 
drama en el Diario de Barcelona (15 febrero de 1861). 



AL 

Bxrceloi»: I. L6p« Bemagoai. 1886. Un vo- 
lumen en 4." de 303 paga. 

El trapito di Madrid, novelo por Altadill. 

Barcelona: I. I-Opeí Itírnagosi. 1865. Un 
lomo casi Tolío con una portada ^ siele limi- 
nat IttoEra&adM por Planai. 



AL 



37 




Crtn dejtotis y erut di »/inai.— BarcelODa, 
Doa tomos en 4.° con liminaa de Planas, 

fímcclena y sus m¡sÍeríos.—Baict\o¡ia, Cas- 
tsHoi, iSÚO. Dos tomos en 4° 

En 1861 se publicó una segunda edición j 
I recién lem ente la han editado loa Sres. Pont j 
Torren ti. 

Jh4dM. Un vol. en 4." 
María Magáalina. — 3.' edición. Bar- 
celona. Espasa hermanos. (Sin aDo). — 
Un Tol. en 4,'' 

José y ¡a mujer de PuHfer. — J," edi- 
ción. Itarcelona. EipBM hennanos. (Sin 
afio).— En 4." 

La Casia Susana. — 3.' edición. Bar- 
celona. Eapasa hennanos, (Sin alio). 
Un Tol. en 4." 

El Cain de Cataluña. Trabajo publi- 
cado en la obra Crímenes etlebres, editada 
por n. J. Lopeí, 

l.a Madre de ¡os jI/tí-oíci.— Barce- 
lona. Espasa hermanos. (.Sin nOo). Un 
Tol. en 4," 

Esther. — 2.^ edición. Barcelona. Es- 
pasa hennanos. (Sin hOo). Un »ol. en 4 " 
Meysis, — 2 ■ edición. — Barcelona. Ea- 
pasa hermanoa. (Sin afio). Un vol. en 4.° 
La stmilla del bien. — Barcelona, 1878. 



oiiio Aluí: 



y Tíixii 



La ambición en la mujer, novela original de 
Altadill. 

Barcelona : I, López Bemagosi. Un lomo 4." 
mayor con 8 láminas grabadas en boj j dibuja- 
das por Planai. 

/.a ConcieHeia, novela original de Altadill. 

liarcelona: 1. López Bernagosi. Un lomo 
en 4,0 mafor, con 4 láminas dibujadas por T. 
Padró. 

El tanto f-or eirtiie, novela por Atadill. 

Barcelona: I.Lópeí Bernagosi. Un lomoador- 
nado con una portada y i 1 láminas impresas 

La monarijala sin mtnarea. Grandezas y mi- 
serias de la revolución dt septiembre. — Barce- 
lona, 1869. 

El último flwWa, — Barcelona 1869. 

Amor de íi/nj«. — Barcelona. Dos lomoaen 4." 
con láminas de Planas. 



Dos t{ 



n limi 



Les juramentes de nnnr.— Barcelona, 
1874. Dos tomos en 4.° ilustrados por 

Jugar eon el i 
ano 1S75. Dos t 
Planas. 



n. — Novela. Barcelona, 
en 4." ilustrados por 



Los 



otados. 



arcelona, 1876. Doa t. 



Madre mía. — Novela publicada en el Mnnda 
ilustrado^ editado por Elpasa, 

ALTADILL (D. Carlos) —Murió en Barce- 
lona en 1879. Escribió dos comedias; Un mi- 
rail per les pubilles, estrenada en 1 4 de mayo 
de 1870 en el teatro del OdeÓn, y Logandul. 

Muchas de sus poclíai no se han publicado; 
y sólo coleccionó algunas en un folleto titula- 
do l.lampeehs y tenebrai. 

ALTES \' CASALS (D. Francisco).— Cono- 
cido por el apellido Carena y por el pseudóni- 



38 



AL 



AL 



mo de Selía Runega^ con el que firmaba las 
composiciones publicadas en los periódicos el 
Constitucional y el Diario de Barcelona (l). 

Fué socio y secretario segundo en 1822 de 
la Real Academia de Buenas letras, Vicesecre- 
tario y después Secretario del Ayuntamiento 
Constitucional y luego provisional, de Barcelo- 
na, cargo que desempeñó desde 1820 hasta fe- 
brero de 1824, en cuyo afío emigró á Francia 
y se dedicó al comercio. 

Durante aquel período fué Director del teatro 
de Santa Cruz de esta ciudad; y publicó varias 
poesías en el Diario Constitucional^ que tenía 
por lema «Constitución ó la muerte.» 

Los sucesos políticos del año 1820, origen 
y principio de trascendentales acontecimientos 
y mudanzas que la historia juzgará algün día, 
fueron acogidos por la juventud de aquel tiempo 
con grande entusiasmo, lanzándose con ardor 
al campo de la política activa y del periodismo 
naciente, concibiendo en su agitada mente ideas 
de regeneración y de mejoras políticas y socia- 
les. Altes participaba de estas ideas y escribió 
y publicó en El Diario Constitucional varias 
poesías patrióticas que impulsaron la revolución 
y ejercieron gran influencia en el pueblo que 
repetía con entusiasmo su canción patriótica que 
comenzaba: 

Avanzad, avanzad, compañeros 
con las armas al hombro avanzad, 
libertad para siempre clamando, 
libertad, libertad, libertad. 

La divisa de afrenta arrojemos, 
fuimos siervos, mas pérfidos no. 
Ya ni siervos ni pérfidos somos 
el despótico imperio acabó (2). 

En 1835 regresó á España, y en el Diario de 
Barcelona publicó en 18 de febrero de dicho 
año una poesía, titulada: Desahogo de Selta Ku- 

(O Torrea Amat no incluye á este escritor en sus Me- 
tttúrias, y Cormínas sólo menciona alguna de sus compo- 
siciones. En el Diario de Barcflona^ pág. 3363, año 
de 1838, se publicó una necrología de Altes en la que se 
hacen algunas consideraciones sobre sus trabajos lite- 
rarios, aunque sin mendonnrlos. Nos parece la escribió 
D. Ramón Muns y Sertna. 

(2) Publicóse esta poesía en el Diat io Constitucio- 
nal áe\ día iT de abril de 1820. I..a copia M. S. que existe 
en el Archivo de la Academia tiene algunas variantes. 



nega al llegar á esta ciudad después de once años 
de ausencia^ que comenzaba: 

i Salve, hermosa ciudad I yo te saludo 
y á los buenos contigo; 
recibe el homenaje de un amigo 
que cantó tus proezas mientras pudo, 
que lloró tus desgracias en la ausencia 
y hoy vuelve | ó gran Favencial (l) 



Enfermo de gravedad en Marsella en 1838 
encargó á un amigo recogiera sus poesías 
sueltas y otras composiciones de su juventud 
con objeto de revisarlas y publicar formando 
colección, propósito que no pudo realizar por 
haber fallecido en el día 27 de octubre de dicho 
año (2). 

Terminaremos estas breves noticias biográ- 
ficas transcribiendo el elogio que de Altes hizo 
el Secretario de la Academia de Buenas letras 
Ramón Muns en la «Reseña de sus trabajos,» 
leída en la sesión inaugural de 1842. 

cAnimado Altes de una imaginación volcáni- 
ca, de un corazón agitado de fuertes pasiones 
y de un carácter sumamente enérgico, brilló en 
todos los géneros, y, singularmente, en el trá- 
gico. 

Altes, sin embargo, en su trato privado era 
el hombre más dulce, más sensible y más gene- 
roso que puede imaginarse; y por un contraste 
singular era profundo en las matemáticas, habi- 
lísimo en el cálculo; escribía con suma preci- 
sión en sus producciones, ya como Secretario 

(i) En el original de esta poesía que existe en el Ar- 
chivo de la Real Academia, preceden las siguientes líneas: 
•Sefior Redactor: Al llegar á esta ciudad después de once 
afíos de ausencia, se inflamó mi corazón al ver las innume- 
rables mejoras que la adornan, al recordar la funesta opre- 
sión que la había afligido, y al presenciar el bello porte de 
los batallones de voluntarios de Isabel II qtie pueden riva- 
lizar con las mejores tropas de las naciones más cultas. Mi 
amortiguada musa agitó su cabeza y me dictó la siguiente 
poesía qne ruego á V. se sirva insertar en su periódico. 

(3) Antes de morir extendió y Armó una declaración 
en la que manifestaba «que si en alguna de sus obras im- 
presas se encontrase alguna máxima contraria á la Reli- 
gión Católica Apostólica Romana que profesaba , y hu- 
biese en ello escandalizado á alguno de sus lectores, se 
retractaba de ello, y pedía perdón á Dios del escándalo 
que hubiese podido ocasionarse. Rogó Altes á su confe- 
sor y amigos que diesen publicidad á esta declaración por 
medio de la prrnsa.» 



AL 

del Excmo. Ayuntamiento en la i.nlerÍDr época 
Constitucional, ya como comisionado de las fd- 
bricas en Madrid, ya en oíros cargos y deslinos, 
revelan una vasta instrucción y un escritor 
claro y elocuente, dotes que debió á sf mismo, 
porque su universidad fueron los libros, i Ma- 
logrado amigo I I Tierra entranjer» cubre tus 
cenizas, no lejos de las de Meléndei, Cienfue- 
gos y Moratín que te sirvieron de modelol 
iS^ame Ucilo, antes de morir, visitar tu humil- 
de sepulcro, y cubrir tu losa con ligrimas y tío- 
res, último tributo de la amisud.i 

BihliografU (i) 

GernifiBiHtenáa de ¡ai mentéai, fesai y me- 
ifídat de Eipaña, y de algunas de sus provincias 
con las otras naciones, y particularmente, 
Francia í Inglaterra. 

Altes escribió esta obra en la emigración y 
la publica en francés. 

La muirte de Cesar, trajedia de Vollaire, en 
tres actos, traducida por el ciudadano Francisco 
Altes, socio de la Academia de Buenas letras 
de esta ciudad y Secretario de su Excmo. Ayun- 
tamiento Constitucional. 

Barcelona, imp. de Dorca, 1S23. 

Altes, en un artículo publicado en el Diaria 
Canslitaciottal, expone los motivos políticos 
porqué habla traducido esta tragedia de Vol' 
taire y manifiesta su deseo de que sea puesta 
en escena en un día de fiesta nacional, y en 
efecto, fué representada «1 30 de mayo de 1823, 
día del Santo del Rey. El anuncia inserto en el 
antes citado periódico, decía asi: f Teatro. — 
Se dará principio á la función con la tragedia, 
en 3 actos, La ¡iiueiii de Cesar, original del cé- 
lebre Vollaire, traducida por Francisco Altes, 
ensayada y dirigida por el ciudadano Prieto, y 
en la que la ciudadana Molina deiempeBará la 
parte interesante de Urulo.i 

iCanto sobre la salida de los franceses.) {Leí- 
do por su autor en lasesión celebrada en 18 de 
marzo de lSz2 por la Keal Academia de Dueñas 

(1] Fin (brmu ata lecdÓD bibliográfica hemos le- 



«El Propagador de la Libertad,» por F. Rull, 
A. Covcrt-Spring, J. Gener, Mata, F. Altís y 
Cureña, etc. 

Barcelona: 1835-38. 

£/ mano misttrietú. Nuevos cantos de mi 
huésped, por sir Walter Scott, traducidos del 
inglés, por F. Alies. 

Barcelona: imp. de M. Saurí, 1844. En 16." 
con una lámina. 

Valenlüt, por Jorge Sand. Traducción de la 
tercera edición francesa, por F. Altes. 

Barcelona: Imp. de P. Piferrer, 1837. Dos 
tomos en I3.° El primero tiene 24Z págs. y 
el segundo 333. 

Le doubU AW, por el vizconde de Arlincourt, 
traducido por D. F. Altea. 

Barcelona: Ribera, 1836. 

EralB retaiona. — Poesías eróticas, por F- 
Altés.—Madrídt imp. Barrils, 1S59. 

«Relación de la epidemia de Barcelona., 1821. 

Manual de Urbanidad. Por F. Alies. 

Galería moral del Conde de Segur. Colección 
de sus mejores cuadros espattolizados, por don 
P. Alies. 

Barcelona: imp. de D. J. F. Piferrer, 1835. 
En 31.°. X — JS» págs. 

Celeeción de pietas de teairo, producciones 
originales inéditas de D, Francisco Altes y de 
los más célebres autores franceses, escogidas y 
traducidas por el mismo. 

En 1S34 se anunció la publicación de esta 
obra que debía contener los siguientes trabajos. 

iGonzalo Bustos de Ijtra, tragedia original, 
en S actos, precedida de la Historia de les cinto 
infantes di Lara, por D. Telcsforo de Trucba. 

Kl diflomálico, comedia en dos actos, de Eu- 
genio Scribc, con un discurso sobre lasproduc- 
ciones de este célebre autor. 

Les cabalteros de la banda, comedia original, 

nuestros antiguos poetas, precedida de una carta 
de D. Antonio de Guevara, sobre el estableci- 
miento de esta antigua orden. 

Edipo en Tebas, tragedia original, en $ actos, 
escrita en 1S24, para la primera actriz Sra. Ma- 
nuela Molina, muy diferente de la publicada 
en 1827 en París por el Sr. Martínez de la Rosa. 

Sefia ó il matrimonio desunido, drama en 3 
acto-s, de los Sres. Merville y Francci, precedida 
de un discurso sobre el drama moderno. i 



40 



AL 



AL 



AngelitOf drama en cinco actos, de Alejandro 
Dumas. Traducido por F. Altes. 

Barceloua; Lib. Piferrer. 

El Delirio^ opereta de Saint-Cyr, arreglada 
para comedia y puesta en tres actos, por Altes. 

La fea, comedia original, en verso variado. 

Una/alta^ drama de Eugenio Scribe, puesta 
en 3 actos, por F. Altes. 

La abolición del feudo de las cien doncellas^ 
tragedia original, por F. Altes. 

El lesoro^ comedia de Andrieux. Traducida 
por F. Altes. 

La desgracia del rico y la felicidad del pobre. 
Novela moral por II. Casimiro Bonjour, tradu- 
cida por D. Francisco Altes. 

Barcelona: 1837. Un vol. en 8.® 

La corona de laurel ó el imperio de las leyes, 
comedia en 5 actos, original del poeta alemán 
Augusto Kotsluc y traducido por Altes. Se re- 
presentó en el teatro de Barcelona en 1835. 

Además de las producciones antes citadas, 
escribió Altes: 

El conde de Narbona. Tragedia. 

El conde de Cominge. 

El expósito^ 6 el mozo de cajé. 

En el Archivo de la Real Academia de Bue- 
nas letras existe un legajo rotulado Poesías suel- 
tas de Altés^ que contiene las siguientes compo- 
siciones: 

Letrillas satíricas: El sí y el no. — A una co- 
torra. — Anda, cuéntalo á tu tía. — Pronóstico 
del año. — Rueda la bola. — La fuerza de la her- 
mosura. — jAy qué tentación de risa! — La ley 
del embudo. — Nos protege Inglaterra, ó la 
Francia nos vendió. Caballeros, esto nó. 

Letrillas amorosas. — Catalina. — A la ausencia 
de Clori'. — La metamorfosis.— El amante tibio. 
— cQuc tienen tus labios? — La sospecha.— El 
pichón mensajero. 

Epigramas. — Respuesta al acaso. — No acier- 
tas, amigo Pablo. — Epitafio á un incrédulo. 

Decimas, — Imparciales sobre el mérito de S. A. 
Mosca primera bufa de Barcelona. — Descripción 
de Marsella. A Fabio. 

Anacreónticas. — Echa vino Cartuja. — Bien 
me va sin ser Alcalde. — Un consejo á üalmiro. 
— A una bella pastora. — Lo que tengo me basta. 
— i Qué tendrá este hombre? — El sorbete de 
fresa. — Para hidalgo has nacido. — El amante 
fiel. — La flauta de Tersi. — Vanidad y engafio. 



Sonetos. — En celebridad del aniversario de la 
entrada del Rey en Madrid después de su re- 
greso de Francia. — Al general Castaños. (Este 
soneto se repartió en el teatro de Barcelona el 
día 7 de febrero de 181 6 con motivo de su 
promoción á la capitanía general de Cataluña). 

— En celebridad de los días de nuestro augusto 
soberano el señor D. Femando VII, la M. I. 
y L. ciudad de Barcelona ofrece el siguiente 
soneto. (Impreso en la oficina de Francisco 
Generas). — A la señora María Coleta Paz, por 

10 bien que desempeñó su parte en el excelente 
drama La recompensa del Arrepentimiento , eje- 
cutado en el teatro de esta capital. (Publicóse 
en el Diaiio de Barcelona de 18 16). — En cele- 
bridad de los días del Excmo. Sr. D. Andrés 
Pérez de Ilerrasti, ofrecen los siguientes sonetos, 
en el Coliseo de Barcelona, ciertas personas que 
convencidas de la modestia del Sr. Gobernador 
esperan se les disimule la libertad, en méritos de 
la fina intención. Soneto. (Impreso en la oficina 
de Francisco Generas.) — A la muerte de una 
belleza. — ¿ Qué mal tendré yo? (Traducción de 
Petrarca). — A la muerte prematura de una dama 
después de haber representado con acierto la 
tragedia de Zoraida de Cienñiegos. — La dicha 
interrumpida. — La ciudad y el campo. — Por tí 
y para tí. — A unas ovejas disformes. — La exage- 
ración en los combates. — A mis achaques. — El 
devoto y el libertino. — Vanidad é ignorancia. 
— Lo que más cuesta, más place. — A mi perro 
fiel. 

Poesías Patrióticas. — 1820. A los milicianos 
voluntarios de Cataluña. Canción patriótica. — 
1823. Desahogo patriótico al oir las voces de 
guerra que se esparcieron en estos últimos días. 

— 1 82 1. Habiéndose asegurado que los Rusos, 
Alemanes y Merinos eran la causa de no leerse 
himnos patrióticos en los diarios de esta ciudad, 
he creído de mi deber escribir la siguiente 
canción: Al Sr. D. Femando Vil de Borbón 
{Diario Constitucional de 14 de mayo de 1820). 
— Canción patriótica. {Diario Constitucional del 

11 de abril de 1820). — Otra canción patrió- 
tica {Diario Constitucional del 13 de agosto de 
1820). — Soneto {Diario Constitucional del 31 
de mayo de 1820). — Romance heroico en cele- 
bridad del feliz cumpleaños del Sr. D. Feman- 
do VII, de Borbón, Rey Constitucional de las 
Españas, repartido en el teatro, (^Diario ConstitU" 



AL 



AL 



4í 



dof$al átli6 de octubre de 1820). — Sr. Vifiolas 
{Diario Constitucional átX 9 de mayo de 1820)* 
— Lo que va de ayer á hoy. Glosa en cuatro 
décimas. — Ala revolución del aflo 1830. — La 
espada sacaateis vos. — Desahogo de Sella Ru- 
nega al llegar á esta ciudad, después de once 
afios de ausencia, (Núm. del Diario de Barcelona 
del 18 de febrero de 1835 que contiene dicha 
poesía). — A las víctimas del siete de julio en 
Madrid. Inscripciones colocadas en el túmulo de 
esta Santa Iglesia (Núm. del Diario de la ciu- 
dcul de Barcelona del 30 de agosto de 1822 en 
el que se publicó esta poesía). 

Composiciones varias : 

Los dos pintores. Fábula verídica. — La Inés. 
Fragmento. — Fábula. La comida del castellano, 
el andaluz, el catalán y el aragonés. — A la me- 
moria de mi hermano en el cumpleaños de su 
muerte. Canto libre. — Las quejas de la noche. 
Canto libre á imitación del prólogo de la Filis del 
conde de Bonarelli della Bovere. (Publicado en 
el Diario de Barcelona del 14 de octubre de 
18 18). — 1820. Al médico D. Buenaventura Ca- 
sáis, por haberse ofrecido voluntariamente á 
pasar á Son Servera, en la isla de Mallorca, 
donde causó la epidemia tan funestos estragos. 
Oda. — El Bayle. (Núm. del Diario de Barcelo- 
na del 5 de julio de 18 19, en que se insertó.) — 
Poesía (sin título). — Desahogo poético después 
de haber conseguido nuestra gloriosa indepen- 
dencia insidiada por las tropas de Napoleón. 
Oda. — En celebración de los días de la Keyna 
Nuestra S.^ (que Dios guarde). La Sociedad de 
accionistas ofrece en el coliseo de esta M. Ilus^ 
tre ciudad de Barcelona, la siguiente Oda. (Im- 
prenta de Dorca). — En celebridad de los días de 
nuestro Augusto soberano, La Sociedad de ac 
cionistas ofrece en el coliseo de la M. I. Ciudad 
de Barcelona la siguiente Letrilla. (Imp. por 
Dorca). — En celebración del feliz cumpleafios 
de la Reyna D.^ María Isabel de Braganza se 
distribuyó en el Teatro de Barcelona la siguiente 
Canción. (Publicada en el Diario de Barcelona 
del 20 de mayo de 18 18). — La ciudad de Bar- 
celona á su Aguato soberano el Sermo. D. Fer- 
nando Vn, en celebridad de su feliz natalicio. 
Soneto. — Los hechos eternizan al valiente. 
Canto. 

Según un índice que hay en este legajo titu- 
lado: Poesüu sueltas, del Sr. Altes, se desprende 



que además de algunas poesías faltan el sainete 
Paca la salada, y la tragedia en 5 actos Edipo 
en Tebas^ la novela histórica, El niño parricida 
y las novelitas tituladas: El conde de Orenge; 
Tomás Ingles; Damón y Pitia; la Fantasma noc- 
turna; Ensebio y Leoncio; La felicidad en el 
retiro; La beneficencia delicada y la recompensa. 



POESÍAS PATRIÓTICAS DE ALTES (l) 

A la revolución del año iSjo 

A las armas, llegada es la hora, 
Que recobre su imperio la ley 
Con la espada en la mano aclamemos 
Otra España, otra Patria, otro Rey. 

Vuelva ya, Libertad perseguida 
A inflamar á la Ibera nación. 
Que no es dable oprimir á los pueblos 
Si éstos hacen valer lo que son. 
Un problema existió en el mundo 
Que con gloria París resolvió; 
Un buen Rey le venera y le acata; 
Si es perjuro, si es bárbaro, no. 
A las armas ^ etc. 

Soberanos de vidas y haciendas. 
Se llamaban con fiera altivez 
Lo que sólo á la suerte debían 
De Monarcas el nombre y la prez. 
Ya en el mundo entre pueblos y Reyes, 
Pactos hay que se deben guardar. 
Cuando el Rey atropella éstos pactos, 
Es tirano, deja de reynar. 
A las armas t etc. 

Memorables acciones heroicas 
Por Femando la España emprendió, 
Admirada la Fr'ancift guerrera 
Su constancia y valor ponderó. 
Libertad solamente pedimos 
Para premio de tanta adhesión. 
Un instante brilló la esperanza. 
Mas de un lustro duró la opresión. 
A las armas y etc. 

(x ) Publicamos estos poesías como muestra del estilo 
de Altes y por la influencia que ejercieron las pattióticas 
eu el periodo histórico de 1820 á 1833. 



42 



AL 



AL 



Otra vez con fervor y entusiasmo 
El acento del libre se oyó, 

Y el Monarca atendiendo á su pueblo, 
Nuevo pacto sagrado juró. 
Juramento falaz, engafioso !... 

Al momento estalló la facción, 

Y en palacio se entró el despotismo 
Aguardando propicia ocasión. 

A las armaSy etc. 

Los cadalsos se alzaron á cientos. 
A raudales las sangre corrió 

Y la tierra extranjera á millares 
Recibía la gente de pro. 

¡Cuánta infamia se ha visto en seis afiosl 
¡Cuánta escena de luto y de horror I... 
La maldad con sardónica risa 
Insultaba el más puro dolor. 
A las armaSy etc. 

Hora es ya de vengar tanto ultraje 
Que es oprobio tan largo sufrir. 
Hora es ya de romper la cadena, 
Hora es ya de empezar á existir. 
No temáis, la victoria es segura 
Ya la Europa os prepara el laurel, 
Cuando el ídolo falso sucumbe 
Nadie muere ó se bate por él. 
A las armaSy etc. 

Tu forjastes ¡ oh Francia I los hierros 
Que hoy sujetan á un pueblo leal, 
Era justo que el bien promovieses, 
Pues de tí recibimos el mal. 
Carlos diez oprimirte ha querido 
Y pues fuistes opresora, á tu vez. 
Haz que aprenda la corte de España 
La lección que se dio á Carlos diez. 
A las amiasy etc. 

Ya no es gracia que á tí te se deba: 
E^ justicia, es deber, es honor. 
Con las armas vinistes á oprimirnos, 
Con las armas repara tu error. 
Mas sí acaso ofrecistes á la Europa 
En la lucha mostrarte neutral 
Nada importa, sin brazos ajenos, 
La victoria obtendrá el liberal. 
A las arinaSy etc. 



Del Pirene una tropa enemiga 
No vendrá con su imbécil Delfín 
De ofrecer halagüeñas mejoras 
Que no tengan principio ni fin. 
Luis Felipe es un Rey ciudadano. 
Como libre vivió y morirá, 
£1 que adopte este título hermoso 
Otro Rey para España será. 
A las armaSy etc. 

A vivir como vive el esclavo 
Prefiramos mil veces morir 
Sacudid, españoles el yogo, 
Nueva Aurora por vos va á lucir. 
Aterrad la fracción homicida 
Que de oprobio llenó la Nación 
Y arrancadas del mal las raíces 
Haya sólo concordia y unión. 
A leu armaSf etc, 

London: 
Publisbed by Simplein and lüCarshall. 

CANCIÓN PATRIÓTICA 

Avanzad, avanzad, compañeros 
Con las armas al hombro avanzad, 
Libertad para siempre clamando, 
Libertad, libertad, libertad. 

La divisa de afrenta arrojemos, 
Fuimos siervos, mas pérfídos no. 
Ya ni siervos ni pérfídos somos 
el despótico imperio acabó. 

Sólo al vil trancante en cadenas 
Ser pudiera agradable su son; 
La Nación que las sufre tranquila, 
No merece llamarse Nación: 

Poca sangre corrió en nuestro suelo 
Esta gloria quisimos tener; 
Que la gloria de ser generosos 
A ninguno queremos ceder. 

^Cederá la arrogancia española 
Si un tirano levanta la voz? 
El tirano y sus viles secuaces 
Probarán escarmiento feroz. 



AL 



AL 



Si aleda dlk cubierto de lombru 
HeoKM viito este luelo eapaSol, 
Va le fueron por aiempre al abiimo, 
Ya no* nace en la eifen otro lol. 

Nuca tro nombre cual nombre de oprobio. 
No bace mucho «e ha tUio tratar, 
Maa 7a airve de envidia i. la Europa 
Y,.., jQniín tabe donde hade llegad — 

La eaperania te abriga en loa pecho* 

V á tu tombra podemoa decir: 
jGl baldún de seis año* de infamia 
Borrari un inmortal porvenir? 

jQué el la Francia en cotejo de Eipatla' 
{Laa nacionet del Norte que toal 
iQut la Italia to el yugo del Auttriaí 
jLuiilania lo el jugo bretón? 

El que quiera ler libre, que aprenda: 
En EipaOa haj un pueblo y un Rejr: 
El primero dictando las leyes, 
El segundo sujeto í la ley. 

EsoM Grandes que nobles se llaman 
Porque así lo ha querido el azar, 
Las virlude* ejenan primero, 

V el repeto podnln alcatuar. 

Todo conde 6 marqués nace un hombre, 
Sus dictados llegaron detpuit; 
Por sus prendas al hombre ettímemos, 
No tan aúlo por conde 6 marquit. 

CiuáadanB Español ti un timbre 
Que no lodos merecen tener, 



Vale mucho, es preciso escoger. 

Los extraños que quisieran honrarse, 
Pretendiendo tamaDo blasAn, 
QiM conñesen mayor que la suya 
Nuestra grande y bíMur* Nación. 

Si i. tiranos disgustan mis cantos. 
No me importa queautran 6 no. 
Sin decir la verdad yo sufriera, 
V en tal caso, primero soy yo. 



Avanzad, avaniad compañeros. 
Con las armas al hombre avanzad, 
Libertad para siempre clamando, 
Libertad, libertad, libertad. 



{Qui6n tan pronto loi hizo guerrerotí 
íDúnde estaban tan fuertes y bravotí 
jQuiíD loa hierros quíiú i los esclavos? 
{Porqué brilU ese trono elevado 
Que ofuscaban tinieblas de abismos? 
jDónde se halla el cruel de*po(i*mo? 
jílecho polvo mi cetro cay6? 

A ti hablaba el error que hace siglo* 
De la dicha arrancó lo* cimientos. 
Mas sus quejas dispertan los vientos, 

Y al Olimpo no llega su voi. 
Ni alli mora ese Marte soberbio. 
Que mil vece* honró la Hecatomba: 
Cuando el bronce en la EtpaSa rimbomba 
Aquí existe perene y feroz. 

{Estas filas ayer donde estaban? 
{Quién del polvo las «acá en un día? 
{Quién infiínde valor, gallardía 
A esas tropas, envidia del Sol?... 
{Ayl... llamd nuestra Patria oprimida, 

Y al ver ese acento sagrado, 
Quién no pueda llamarse soldado 
No se precie de fino español. 

Va se acercan los hijos de Marte. 
iQuébien marchanl.. |Qué porte!.. iQué as 
Lo estoy viendo y apenas lo creo; 
Veteranos parece que son. 
Este ejemplo te prueba, |0h Darcinol... 
Que si alguno pretende ultrajarle, 
Cada pecho seri un baluarte, 
Cada borno dort un batallón. 

No hace mucho aervfamoa lodos, 
Ora libres alzamos la frente 

V tomando actitud imponente, 
Proferimoi la amarga verdad: 

V al miramos cual nuevo. Alcides 
Emputlar decididos las clavas. 



44 



AI- 



AL 



Esas tribus opresas y esclavas 
Apetecen también libertad. 

Toda España se encuentra inflamada 

Y la llama besó las estrellas; 
Despidiendo tan vivas centellas, 
Será el fuego funesto y voraz. 
Pero no, que voraz nunca ha sido 
Porque td, | Bella Patria I le atizas, 

Y tan sólo reduce á cenizas 
Al traidor que perturba la paz. 

Ni á Taifa, ni á Euterpe, ni á Apolo 
La marcial juventud se añciona; 
Sólo el templo de Marte y Belona 
Frecuentados hoy se ven; 
Ni ese mismo Cupido travieso 
Que los fuertes varones postrara, 
Con aciertos sus flechas dispara 

Y olvidado se mira también. 

I Salve, ejército nuevo y bizarro!... 
(Esperanza del ñno patriota 1... 
Tú no puedes sufrir la derrota 
Reservada á la fuerza venal. ^ 
Sin borrar á la España del mapa 
Destruirte no puede un tirano. 
Que jamás se vendió el ciudadano 
Conservando el aliento vital. 

1823. — Desahogo patriótico al oir las voces de 
guerra que se esparcieron en estos últimos días. 

I Qué pretenden las hordas de esclavos 
Que al Pirene asomándose están ? 
i Necesitan saber lo que somos? 
Pues avancen y aquí lo sabrán. 
Los sepulcros abiertos tenemos 
Para aquel que nos quiera oprimir; 
El Ibero, á la voz de la Patria, 
Sabe á un tiempo matar y morir. 

Quien se muestra pasivo en los riesgos, 
Quien no sienta en su pecho el furor. 
De hombres libres, evite el aspecto, 
De tiranos, mendigue el favor; 
Ya conoce el francés nuestros fuertes, 
Por intriga una vez los ganó; 
Lo que importa el comprarlos, bien sabe, 
Lo que cuesta el rendirlos, aun no. 



Imprudencia clamaba el cobarde 
Al rugir del soberbio León, 
Cuando huestes del Marte de Francia 
Infestaban la heroica nación. 
Todo cálculo el libre desprecia 
Atacando á la negra maldad; 
Si se pudo evitar dependencia 
I No podrá subsistir libertad? 

i Nuestros hijos qué suerte tendrán I 
I Nuestra fama qué eclipse fatal ! 
iAyl... los lechos que amores voltean 
Mancharía un extraño brutal 
De las gracias que Venus prodiga 
Del placer que procura el amor, 
Quedaría la grata memoria 
Para aumento de penas y horror. 

La soberbia de un Rey de Castilla 
Que rebeldes llamamos osó, 
En las rocas del monte Jovino 
Por su eterno baldón se estrelló: 
Somos hijos de aquellos valientes 
Que supieron su patria salvar; 
Todavía la causa es más justa; 
No debemos temer ni dudar. 

Cual juramos, el código Santo 
Debe siempre á la España regir; 
Las naciones arreglen los suyos. 
¿En el nuestro por qué intervenir? 
Soberanos si existen allende. 
Soberano es el pueblo español; 
De su honor los quilates, si importa, 
Mostrará de la guerra el crisol. 

Quedaría la Europa admirada 
Si nos diera el clarín la señal; 
Retronara al estrépito el orbe 
Y se hiciera el clamor general. 
De legiones los campos poblados 
Las oyera venganza clamar; 
Si mil siglos durase el insulto 
Por mil siglos nos viera lidiar. 

La maldad atizó la discordia, 
El temor muchos pechos heló; 
Pero aquel que é su patria idolatra 
Nos se asusta, y se explica, cual yo. 
Ya lo dije otra vez en mis versos; 



Ls constancia es hecmoia virtud, 
V, si e«igo, U lira j la capada 
Omsrin mi brtlluile Blaiid. 



POESÍAS VARIAS 

|AVI ]<JUÉ TENTACIÓN DE ftlS* 

LelrUla satírica. 

iViejccillal jDónde vas 
Con tanto laio «ncarnado ? 

Lbj mudas te haa olvidado 
1 Necia ! i cámo mucaria i 
Arrugada como estás, 
Contando cincuenta j siete, 
(Quieres con el colorete 
Tener la piel roja y lisa? 

I Ay I ]quí tentación de rii 

iViudillal que lloras tanto 
Delante de lus parientes, 
Recelo mucho que mientes 
Y que ea fingido tu llanto: 
Debajo del negro manto 
Distinguido el color de rosa. 
] Tan veleta, cuindo esposa, 
Te comparas i. Artemisa! 

I Ay I I qué tentaciAn de rí 

iPoelilla descabellado I 
Que piensas adquirir fama. 
Con escribir un mal drama 
Bien lúgubre y enlutado. 
Cambia de oficio, icuitadol 

etemiiBs el mendrugo. 

1 Quieres ser un Victor Hugo 
Sin talento 7 sin camisa! 

I A;l iquí tenlBCÍ6n de t'n 

I Indiano! que con millones 
Del mar del Sud has llegado, 
Si te vea tan obsequiado, 
Da gracias á tus doblones: 
Partícipe de lus dones 



Todo el mundo quiere 1 
Y la más linda mujer 



I Ají VV^i tentación de n 



En medio del bosque. 
En choza tranquila, 
Inocente y bella 
Mora Catalina. 

Lejos de la corte,' 
Lejos de la villa, 
Las cuitas de amores 
No amargan su vida. 

Cuidando á su madre 
Como la buena hija. 
En su obrar modesta. 
En su hablar sencilla. 

Cuando no apacienta. 
Sube á la colina. 
Busca el hongo Mno 
O la criadilla. 

O bien en su choza 
Amasa la harina. 
Pasa la colada. 
Barre, cose 6 hila. 

Los días de fiesta 
Se pone la níDa 
Et corpiDo nuevo. 
La saya bonita. 

Junto á un arrojuelo 
De agua cristalina. 
Forma un ramilleie 

Y con este adorno, 
Con su madrecita. 
Se vino á la aldea 
Para oir la misa. 



46 



AL 



AL 



Los mozos la acechan, 
Los viejos la atiaban, 
Las bellas la temen, 
Las feas la envidian. 

Mal haya el profano 
Que osado querría 
Marchitar la rosa 
Que el pudor cultiva. 

La falsa promesa, 
La grata mentira, 
No hiera la oveja 
De la pastorcilla. 

Si impuros deseos 
Acaso os agitan 
Corred á Granada, 
Volad á SevUla. 

Buscad 

Que os vendan caricias. 
Oh bien mal casadas 
Que suefien conquistas. 

Con cuatro pañuelos, 
Con cuatro sortijas, 
Tendréis vanidosas, 
Rendiréis esquivas. 

Pero á la inocente, 
A la sin mancilla» 
A la flor del campo, 
A la virgen linda. 

Tratad con respeto, 
Que de ello es bien digna; 
£1 menor agravio 
Fuera alevosía. 



Á LA MUERTE DE MI MADRE 

Cuando gozar pensé 
Del maternal amor, 
La espada del dolor 

Se preparaba. 

Pues apenas llegué 
I In felice de mí I 



A la madre perdí 

Que tanto amaba. 

Así, por nuestro mal, 
Nos suele suceder. 
La idea del placer 

Muy poco dura. 

Y el mísero mortal 
Que anhele descansar 
Con ansia ha de buscar 

La sepultura. 

Suspira el amador 
Por su ardiente bien. 
Que el más leve vaivén 

Hunde en la fosa. 

Y mira con horror , 
Tomado en hediondez 
Aquella que una vez 

Fué faz hermosa 

Crece en gracia y candor 
La niña en tierna edad, 
Su futura beldad 

Se preconiza. 

Mas la temprana flor 
La Parca á una señal 
Con llanto general 

Vuelve ceniza. 

¿Ves al rico: Ademar 
Rendido á la ambición 
Que allá en su corazón 

Se engríe tanto ? 

Próximo al espirar. 
Que será hoy quizás, 
Humilde le verás 

Verter el llanto. 

Del rencoroso error 
Triunfante la verdad, 
Muestra de Eternidad 
La larga vía. 

Y el prevaricador 
Muy hábil en negar, 



AL 



47 



Suspira al contemplar 
La losi frbt. 

NinguDO para ai 

Hallar pudo excepciún 
T«D obvia leíleiifiD 

El llanto eafrenai 

I Cómo podría, | A; mt I 
Sin la madre que fui 

Calmar la pena} 

|ObjeIo que adorél 
Allá «D la eternidad, 
Goza, pur^su bondad 

Y en tanto canUré 
CoD dolosa voi 
La carrera veloi 

De los mortales. 




ALTES Y ALABERT (D. Juan BauíiiU).— 
nació en Batea (partido de Gnodeia. provincia 
de Tarragona) et dia iz de lepliembrc de ¡845. 
Estudiú la carrera eclesi&itica en el Seminario, 
conciliar de Tortosa y en sepliembrede 1870 se 
ordenó de preabitero. En ¿V Jhlílin íclesiátHto , 
de aquella diúceiis, publicó una poesía dedicada 
i la muerte del 5t. Obispo D. Benito Prattnaní; 
y en 1870 dirigió accideaialDente el Semanario 
católico El Amigo lid Pueblo. Ha colaborado en 
la Jteviíta religiosa de Santa Teresa de Jesda 
que empezó ápdblicarseen Barcelona en 1872, 
en el Correo de las familias; en tí Semanario de 
Toitosa, del que fui fundador, en la Revista 
fvfular, en el Intríngulis j en olrat publica- 
cionet periddicai. 



En el ano iSjx, fué nombrado catedrático del 
Seminario conciliar de Tortosa, encargándose 
de la aaignaiura de Latín 7 Retórica j poética, 
que explicó hasta el aDo 1885, que trasladó su 
residencia en Barcelona, por haber sido nombra- 
> beneficiado de la iglesia parroquial de san 
Cucufate. 

Ha obtenido el Sr. Alits varioi premios en 
certámenes literarios celebrados en Tortosa 7 
Lírida. Algunai de sus leyendas han sido (ra- 
ducidas al italiano por el presbítero D. Luiggi 
Busst, de Candio-Lomelina. 



Siispin 



BlBLrOGKAWA 



y Lágrimas, Folleto de poesía*. Tot- 






/« ramo de viólelas consagraile al txtilso 
Patriaría San yosé. Lecturas en prosa y verso. 

TortOH, 1881. 

Se publicó la segunda edición en 1S86. 

Bl trrvadar dt Santa Teresa. Coa aprobación 
eclesiástica. 

Barcelona: Tip. Católica, 1882. Un volumen 
:n i6.''.aos págs. 

Al Arfe. Composición premiada en el Certa- 
nen que, en obsequio de Nuestra SeDora de la 
Cinta, se celebró en Tortosa, el afio iSSj. 

Barcelona: Imp. Caiólics. 1 S84, en 4.°, 9 pá- 

En el día de la íamaeulada. Lecturas en pro- 
la y verso. Con aprobación de la autoridad ecle- 
siástica. 

Barcelona: Tipografía Católica, 1885, en 16.", 
63 págs. 

Cuentos y cuadros feresianos. Con aprobación 
eclesiástica, 

Barcelona: Lo Propaganda Caliiiea. 1SS4, 
ín i(i.".277 pígs. 

La paloma del Carmelo ó la vocación religiosa 
de Santa Tensa de Jesús. Drama para nifios, 

I Ires cuadros y en verso. Con aprobación de 
la Autoridad eclesiástica. 

Barcelona; Etl. lip." de Bertrán 7 Atlis, 18S6, 
8." mayor, 63 págs. 

La ovijila del Niño yisás. Con censura ecle- 

Barcelona: Imp. de Bertrán y Altes, 1886. 
En 31.", 159 págs. 
Navidades. (Impresiones y recuerdos). 



4» AM 

Borceloni: Imp. de J. Jepúa, iS86. En 31.°, 
63 píga, can grabados. 

Ua ramo de vieltlat. Consagrado al Patriarca 
S. Jos*. (Líciuras en prosa y verso). 3. ■edición. 

Barcelona: Imp. de Bertrin y Allís, 1S86. 
En 16.", 31 pigs, 

Vtaj't TtresiaitQ. (Carlas familiares). Pere- 
grinadúD teresíana. 

Barcelona: Imp. de Bertrán j Allís, 1886. 
En 16.°, 221 págs. 



ta huida de Teraa d se» la vücadtn de Te- 
rcia de yitús a¡ martiria. Drama para nifios, en 

Barcelona: Est. tip." de Bertrán y Altíi. 1887. 
En 8." H pigB. 

La heroína de Castcll/orl. (Episodio hiai6rico- 
tradicionatisu), por Jorge de Finare». 

Barcelona: Irop. de Bertrán y Alits, 188S. 
En 8.°, 143 P*e»- 




AMADO Y BERNADET (D. Kamón).— Pin- I celona y en 1865 fijú su residencia en Roma en 
or. Esludiú en la Escuela de Bellas Arte* de Bar- donde pintó algunos cuadros que fueron recibí- 



AM 

do* con fencral aceptación. Era Amado exce- 
lente coloriita, habiendo hecho especiales eilu- 
dioa en la acuarela y dominaba la penpeciiva. 
Enire siu lienzos debemos ciUr el retrato de 
D. Amadlo^ que pintú por encargo del Ayunta- 
miento de Barcelona; un Mercado in Tarragona, 
Salfldici, Pie IX, Un 'natrimonio. Las Navas 
dt Telosa, cuadro premiado en concurso piiblico 
por la Diputacióri de Navarra. 

Muría en Barcelona en S de enero de iSSS, 
i !■ edad de cuarenta y cuatro altos (l). 

AMARGO V SaMARACH (P. Luí*.)— Na- 
ció en Barcelona el l6 de octubre de 1S63. Si- 
guió la carrera de Farmacia en la UnÍTersidad 
de Barcelona, tomando el illuio de Licenciado 
en dicha facultad en 1S85. En su recepción en 
Ib Academia mídico-farmacíutiea de Barcelona, 
TcriGcada en 6 de marzo de iSSS leyó un dis- 
CBrao en el que trató del hígado de bacalao, 
bajo el-punto de vista físico-químico y firroaco- 
dinimico y parangón con el de Morrhuol. 

AMAT (D. Bartolomí). — Natural de Bar- 
celona. Eiludió en la Academia militar de Za- 
mora, dei<!e el ano 1S03 hasta el 1S05, para 
ingresar en el cuerpo de Ingenieros. Promo- 
vido á subteniente en 4 de septiembre de 
1805, pasóá conliniiarsus estudios en la Acade- 
mia especial de Alcalá de Henares, j en las 
prácticas del Regimiento. Concluido* aquellos 
fuédestinado & fines de 1S07 á la División au- 
xiliar que entró en Portugal al mando del te- 
oiente general Marquts de! Socorro, cuyos tao- 
vimíenloi siguió por el Montejo, Algarve y An- 
dalucía hasta marzo de 1808 que pasó á Badajoz. 
Promovido á teniente por la Junta Superior de 
Extremadura en 15 de junio quedó incorporado 
en el ejírcilo que se formó en aquella provincia 
y en el batallón de zapadores mandado por el 
teniente coronel D. Lut'i María BaUnzat (des- 
puía ingeniero general): permaneció en él hasta 
septiembre de 1S09. que con parte de este ejer- 
cito posó al del Centro en el que continuó hasta 
la invasión de Andalucía en enero de iSlo 
que se retiró por el campo deCibrallar á Cádiz. 
Por Real orden de ;S de marzo deiSio fui des- 
tinado á una de las compañías de Zapadores del 



AM 



49 



ejército que defendía la Isla de León, denomi- 
nado después 4.° En este desempefló la* funcio- 
nes de ingeniero; ol mismo tiempo y sucesiva- 
mente de capitán y subalterno de compañía, ca- 
jero y habilitado de zapadores del primitivo re- 
gimiento. 

En 7 de agosto de iSl I comisionado el ?enor 
Amai con otros ingenieros pare la formación 
de un curso de estudios para la Academia del 
cuerpo, que debía establecerse en Mallorca 
presentó lo» tratados de Aritmética, Algebre, 
Geometría especulativa y príclica y el de Arti- 
llería, mereciendo del gobierno se les diese las 
gracias, en comunicaciones fechadas el 14 de 
septiembre y 6 de diciembre de iSll ; 22 de fe- 
brero, 15 de julio, 12 de agosto y 3a de octubre 
dei3i2- 

En el antecitado ano de 1811 fué destinado 
á Cádiz con motivo de habérsete nombrado 
Profesor de la Academia del Cuerpo que se es- 
tableció en dicha plaza, en la que permaneció 
hasta noviembre de 1S14, que fué destinado ala 
de Alcalá de Henares donde continuó hasta 
enero de 1S2Z. En octubre se le destinó á la di- 
rección de Castilla la Nueva. 

Por Real orden de <; de enero de 1823 pasó 
á la Comisión de jefes y oñciales á las inmedia- 
tas órdenes del Ministro de la Guerra; por Real 
orden de 18 de marzo siguiente, de 2." Ayudan- 
te general del Estado Mayor, con destino al 
Depósito general de ta guerra, tratladíndose 
con el Gobierno, primero á Sevilla, y después á 
Cádiz, donde permaneció haciendo simultánea- 
mente el servicio de bufete y de campafla basta 
ñn de septiembre. Por Real orden de 22 de marzo 
de I S26, fué nombrado para la Dirección de Ca- 
taluña, donde desempeñó simullánenmenle las 
Comandancias y Detalles del Arma en las plaiai 
de la Seo de Urgel, Cardona, Gerona y Hostal- 
rich; estuvo encargado de la Mayoría Kenerali 
Depósito topográfico y parque de campafia i 
las inmediatos órdenes de los Directores-subins- 
pectores acompañándolos á visitas y revistas de 
las plazas. En 6 de abril de 1833, fué nombra, 
do vocal de la Junta Superior facultativa del 
Cuerpo Y por Real orden de J de diciembre del 
mismo Bfio, vocal Secretario de la Junta de ins- 

destino. Promovido á Coronel efectivo de in- 
I fanterla en junio de 1836; por orden del Inge- 



50 



AM 



AM 



níero general de 31 de octubre sigiiiente, se en- 
cargó de la Secretaría de la Dirección general y 
Jefe del depósito topográfíco hasta diciembre 
de 1840. Por Eeal orden de 22 de diciembre de 
1840, fué nombrado Director del Colegio ge- 
neral militar, cuyo honroso cargo desempefió 
hasta que por otra Real disposición de 20 de 
enero de 1844 se mandó que volviese á servir á 
las inmediatas órdenes del Ingeniero general en- 
cargado de la redacción de la Historia del cuerpo. 
Promovido á Director-subinspector de la clase 
de Coronel, por Real orden de 15 noviembre 
de 1845, fu^ destinado á la Dirección de Burgos. 

Entre los servicios prestados por Amat como 
Ingeniero militar debemos citar^ los estudios que 
presentó al gobierno, después de haber reco- 
rrido en 1833, ^A costa é interior de Catalufia y 
el proyecto de defensa de Madrid que amplificó 
el Ingeniero general D. Luís María Balanzat. 

Murió Amat en Madrid el día 28 de sep- 
tiembre de 1850, siendo Director de ingenieros 
del Distrito de Burgos (1). 

Bibliografía 

Tratado de trigonometría tectilinea y geome- 
tría práctica. 

Isla de León 1813. 

Apertura del colegio general de todas amtas, 
en /.° di enero de 18^. 

Madrid: imp. de E. Aguado: 1843. ^^ 4-^) 54 
páginas. 

£1 discurso que en este acto leyó el director 
del Colegio D. Bartolomé Amat, versó sobre la 
influencia de los métodos de enseñanza. 

En la Biblioteca del cuerpo de ingenieros mi- 
litares existen según el general Almirante, los 
siguientes manuscritos de este autor: 

Apuntes de un diario de los sitios de Gerona en 
1808 y j8og. 

Rápida ojeada hbre leu fortificaciones de Bar- 
cilonay desde Felipe F", hasta nuestros dicís. 1872. 

Proyecto para fortificar á Madrid^ tu 1836. 

«Proyecto de reglamento para un colegio ge- 
neral ó politécnico militar.» 1841. 

«Discurso leído por el Director del colegio ge- 



(x) D. Félix Torres Amat en el Diccionario iledica 
sólo ocho lineas á este ¡lustre ingeniero militar catalán. 



neral de todas las armas en 7 de enero de 1844.9 
«Memoria sobre el canal de Amposta.» 1826. 
«Memoria sobre la Catenaria aplicada á la 
nivelación y á la medición de distancias horizon- 
tales.» 1836. 

«Memoria histórico-facultativa de las fortifica- 
ciones y edificios militares de Pancorbo, desde 
que en 9 de agosto de 1 794 se mandaron, hasta 
que fueron completamente destruidas en 1823.» 

AMAT DEPALAU Y PONT (D. Félix) (1). 
— Hijo de D. Juan Amat y Salvany y de dofia 
Teresa Pont y Augirot, nació en la ciudad de 
Sabadell (provincia de Barcelona), el día 1 1 de 
agosto de 1 7 50. Después de haber estudiado la 
gramática latina, francesa é italiana y algunos 
rudimentos de griego, y retórica, poesía, y las 
matemáticas, cursó en el Seminario conciliar de 
Barcelona, las facultades de filosofía y teología 
escolástica. Con notable aprovechamiento es- 
tudió Amat estas asignaturas y en cierta solem- 
nidad literaria, que tuvo lugar en aquel Semina- 
rio, su condiscípulo D. Joaquín Esteve, Catedrá- 
tico que fué después de retórica y poesía, le diri- 
gió el siguiente dístico: 

Oh, Félix, Félix; \ quis te felicior unquam! 
Qui semper Félix, semper anuUus erisl 





(1) Vida del lltre. Sr. D. Félix Amat, arzobispo de 
Palniyra, abad de San Ildefonso, confesor del sefior Don 
Carlos IV, del consejo de S. M., etc. La escribió por en - 
cirgo de la Real Academia de la Historia su individuo 
supernumerario D. Félix Torres Amat, dignidad de Sa- 
crista de la Santa Iglesia de Barcelona, ahora obispo de 
Astorga. La publican los testamentarios del Iltre. sefior 
Amat. 

Madrid: imp. que fué de Fucntenebro en 1835. Un 
vül. en 4.® 

Apéndice de la vida del Iltre. Sr. D. Félix Amat, arzo. 
bispo de Palmyra etc. que contiene las notas y opúsculos 
inéditos que en ella se citan y algunos otros, documentos 
relativos á dicha vida, etc. 

Madrid: imp. que fué de Fuentenebro á cargo de Ale> 
jandro Gómez, 1838. Un vol. en 4." 497 págs. 



AM 

Eq el tifio 1771 le con&ñ6 el Obíipo de Bar- 
celona el beneficio de U iglaia pairoquial de 
Santa Maria del Mm, que tenia el cuidado j»d- 
mÍDiitración de la antigua capilla llamada de 
Harcdi. Fui ordenado de menorea en 16 de 
mano d« diclio alio de 1771, de aubdiácono en 
'773> ^ diicono en 2S de mayo de 1774, y en 



AM 51 

17 de diciembre de eite alio, recibi6 el pres- 
biterado. En la Universidad de Gandía, tomó el 
grado de doctor en teología. 

Deapuís de haber tenido la djrecciún de lot 
pajes del Ilire. Sr. José Climent, obispo de Bar- 
celona, fui nombrado C^tedriíjco de teología 
del Seminario conciliar, y en 177$ bibliotecario 




de la pública episcopal, erigida en aquel 
con los libros procedentes del extinguido Colegio 
de PP. Jesuítas, los que ya poseía aquel es. 
lablecimiento y algunos que donó el prelado. 
Acertado fui el nombramiento de Amal para or- 
ganiíac la biblioteca de la diócesis; reunía aquel 
especiales conocimientos en literatura, bistoria 
edetiistica, ciencias, y asiduidad y celo en el 
US trabajos. En breve tiempo or- 



denó la colocación metúdica de diei mil to- 
Iiimenes é bizo au inventario i Índices, que he- 
mos tenido ocaiiún de conaultar f examinar en 
no lejana fecha. Abriúse al público en enero del 
alio 1776, yen las cinco boros que estaba abierta, 
Amat atendía con celo É inleréa t cuantos la fre- 
cuentaban, prestando su valiosa cooperación i 
ios eruditos y alumnos del Seminario que acudían 
á ella para estudiar y perfeccionar tus conocí- 



52 



AM 



AM 



mientos (i). Como recuerdo de lo que esta biblio- 
teca debía al que fué su primer bibliotecario el 
Ilustrísimo Sr. Obispo Siichar ordenó se pu- 
siera en la testera de la gran sala de dicha bi- 
blioteca, el retrato de cuerpo entero de Amat, 
con la siguiente inscripción que redactó don 
Ignacio Torres Amat. 

Félix . de . Amat . archiepisc . Palmirenus . 
Abbas . S . Ildephon . Iluic . Bibliotecas . pri- 
mus . qui . praefuit . ab . erectione anno . a . Nati- 
vitate . Domini . MDCCLXX . = Quam . volu- 
minibus . coordinaiis . inque . sapientibus . elen- 
chis . conscriptis . ad . usum . instituit . = XVI 
Historias . ecclesiaiticue . libris VII . Philosophiae 
. tractatibus — Concionum . volumine . aliisque . 
editis . et . MSS. = proprio . ingenio . auxit . 
= plurimisque . et . nostratum . et exterorum . 
selectioribus . operibus . de . suo . locupletavit . 

Amat dirigió por algún tiempo el importante 
Seminario conciliar de Barcelona, y en 17S5 
obtuvo por oposición la canongía magistral de 
Tarragona. Contrajo estrecha amistad con el ve- 
nerable y sabio arzobispo de aquella diócesis, 
Armañá, quien le encargó la dirección de su 
escogida biblioteca y los trabajos déla fundación 
y establecimiento de la Sociedad económica 
tarraconense de Amigos del país. Por indica- 
ción de aquel prelado emprendió la redacción 
de la Historia eclesiástica, de la que en 1791 
tenía escritos los cuatro primeros tomos. 

En 1791 fué nombrado socio de la Real Aca- 
demia de Buenas letras de Barcelona, previa so- 
licitud presentada como prevenía su reglamento. 
En las tareas de esta corporación tomó una 
parte muy activa, leyendo varias disertaciones 
sobre historia civil y eclesiástica de Cataluña, 
según consta en las actas de aquella Academia, 
algunas de las cuales existen en su archivo y cita- 
remos en la sección bibliográfica. 

En 1 80 1 fué nombrado por el Rey visitador 
regio de la Real casa y colegiata de Roncesvalles 
y en 1S03, Abad del Real sitio de San Ildefonso 
y en 6 de noviembre del mismo año preconiza- 
do arzobispo in partibus de Palmira. 

Carlos IV le nombró en 1S06, su confesor, 
cargo que aceptó, después de haber obtenido 



(i) Los libros quefonuaron esta biblioteca están hoy 
encajonados, y tenemos noticias que en breve se or- 
ganizará nuevamente y abrirá al público. 



la «puridad que no debía inmiscuirse en los 
asuntos de la gobernación del Estado. 

Durante la guerra de la Independencia fué 
nombrado Amat, obispo de Osma, dignidad que 
no aceptó. Restablecido D. Fernando VII en el 
trono de España, presentó renuncia de la dignidad 
de Abad de San Ildefonso y se retiró á Sallent, 
fijando su residencia en el convento de Padres 
franciscanos. En 1821 trasladóse á Barcelona, 
en donde murió en 11 de diciembre del año 
de 1S24. 

Dióse sepultura al cadáver del Sr. Amal en 
la capilla del cementerio de esta ciudad y se co- 
locó el siguiente epitafio: 

Félix Amat 
Archiepiscopvs . palmyrenvs 

Ortvs 

Sabadellii . in Gotholavnia 

in Ecclesia . Primvm . Tarraconensi. 

Dein 

regia . Sancti . Ildephonsi 

dertvsana . et Compostellana 

varii . nominis 

dignitatibus 

praeclare . meritvs . 

Carolo . IV . Hisp . regi 

a . sacris . confessionibus 

pietate . ingenio . scriptis 

svavitate . ac . animi . candore 

svis . probisqve omnibvs 

apprime . cliarvs. 

obiit . Barcinone . IX . Novembris 

Anno . Dom . MDCCCXXIV 

aetatis . LXXIV 

Magnvm . svi. desiderivm 

nostratibus . et exteris 

praesertim 

Sacrae . et profanae . ervditionis . cvltoribus 

relinqvens 

Félix . Torres . Amat . episcopvs . astvricensis 

Avvncvlo . óptimo . et amantissimo 

moerens 

P. C. 

En la parte superior de la losa sepulcral se 

puso: 

H. S. E. 

Félix Amat 

Archiepiscopvs. palmyrenvs 

qvi 

fvnebris . lavdis . honorem 

testamento . prohibvit 

obiii . 

die . XI . novembris . anni . MDCCCXXIV (i). 

(i) Pusiéronse estas dos lápidas en enero de 1835, á ex 
pexksas de D. Félix Torres Ainat. 



AM 



AM 



53 



Bibliografía 

Catecismo de las /íes tas y observaciones de ¡a 
Iglesia^ compuesto en francés por el Abad 
Fleury, y traducido al castellano por el Ilustrí- 
simo Sr. Amat. 

Segunda edición. Barcelona: imp. V. Plá. 
1823 (i). Se reimprimió en Madrid, en 1839 
en el establecimiento que fué de Fuentenebro. 

Esta obrita la tradujo Amat, siendo alumno 
del Seminario conciliar de Barcelona. En lugar 
de las instrucciones para las fiestas de Santa Ge- 
noveva y otros santos franceses, puso otras para 
la fiesta de Santa Teresa. 

Angelicae. Theologiae. Theoremaia quae... 
sub auspiciis II. ac Rmi. D. D, Josepki Cli- 
ment Episc. Barc. defendenda suscipient Félix 
Amat clericus suae llmae. dominationis. Ephe- 
borum minimus^ et Michael Pou ejusdem semin. 
Alumni^ praeside R. Paulo JRius, in eod. semin. 
Profesor e an 1770. Barcinone^ apud Thomam 
Piferrer. 

El doctor de la verdad. Sermón de Santo To- 
más de Aquino que en las fiestas que anualmen- 
te le consagra el colegio episcopal de Barcelona^ 
predicó en 7 de marzo de 1780, el doctor don 
Félix Amat, Beneficiado de la Parroquia de Santa 
María del Mar de Barcelona. Le dan á luz al- 
gunos devotos del Santo, con la licencia nece- 
saria. 

Barcelona: por Bernardo Plá, impresor. Folle- 
to en 4.^, de 46 págs. 

Breve relación de las exequias que por el alma 
del II. Sr, Climent^ celebró su familia en el con- 
vento de predicadores de Barcelona en los días 
ig y 20 de diciembre de 1781^ con la oración 
fúnebre que dijo el Dr. D. Félix Amat, su maes- 
tre de pajes y bibliotecario de la biblioteca 
publica episcopal, y un elogio histórico para 
ilustración de la oración fúnebre. 

Barcelona: imp. Bernardo Plá, en 4.^, 99 pá- 
ginas. 

Sirmón predicado en el primer día de las so' 
lemnes fiestas que se han celebrado en la parroquial 
iglesia de Santa María del Mar de esta ciudad ^ con 
oceuión de trasladarse el Santísimo Sacramento al 



(i) La primera edición es del año 1768 y no de 1758 
como por equivocación de imprenta se lee ai principio de 
Ifi nueva edición. 



nuevo magnífico altar y suntuoso tabernáculo. 

Barcelona: imp. E. Piferrer. 1783. 

£1 Sr. Amat presentó este sermón á la censura 
de la Real Academia de Buenas letras, y emi- 
tieron sobre él dictamen favorable los señores 
D. Pedro Nolasco Mora y D. Juan Matas. 

Ethicae sive moralis philosophicae institutionis 
ad usum Seminarii Episcopalis Barcinonensis 
editae. A Felice Amat presb. sac. Theol. Doctore^ 
in eodem Seminario antea^ Philosophiae Professo- 
rCj nunc Episcopalis Bibliothecae Praefecto. 

Questionem Metaphysicarum libri III Adusum 
Seminarii Episcopalis Barcinonensis editi d Fe- 
lice Amat. 

Appendix de qualitatibus sensibilibus ac de sen- 
sibus ad usum Seminarii Episcopalis Batcinonen- 
sis editae. A Dre. D. Felice Amat ejus Seminarii 
Ditectore^ ac Episc. Bibliot. Praef. 

Physicaeparticularis institutiones ad usum Se- 
minarii Episcopalis Barcinonensis editae. A Dre. 
Felice Amat ead semin. Directore, ac Episc. Bi- 
bliot. Praef. 

Logicae rudimenta ad usum Seminarii Epis- 
copalis Barcinonensis editae. A Dre. D. Felice 
Amat Presb. Sac. Theolog. Doctore^ in codem 
Seminario antea professore^ nunc Episcopalis Bi- 
bliotheca Praefecto. 

Mathesis píima elementa ad usum Seminarii 
Episcopalis Barcinonensis edita. A. Felice Amat 
Presb. soc, Theol. Doctore in eodem Seminario 
antea Philosophiae Professore^ nunc Episcopalis 
Bibliotheca Praefecto. 

Physicae generalis institutiones ad usum Se- 
minarii. Episcopalis Barcinonensis editae. A Dte. 
Felice Amat ej'usd. Semin. Directore ac Episc, Bi- 
bliot, Praef. 

Logicae Institutiones ad usum Seminarii^ etc. 

Estas obras que escribió D. Félix Amat para 
uso de los alumnos del Seminario conciliar de 
Barcelona, se publicaron cinco ediciones en las 
siguientes fechas : en 1782 (Imp. de Bernardo 
Plá), 1785, 1799, 1829, 1830 y en 1832. Estas 
dos últimas ediciones las publicó D. Félix 
Torres Amat, habiendo hecho en ellas varias 
adiciones y revisado su texto. En la última aña- 
dióse un tratadito de óptica en la Física y un 
Appendix de religione en la Metafísica. 

Constituciones del Seminario episcopal de Bar- 
celona^ dispuestas por el He. Sr. D. Gabino de 
Valladares y Mesía, Obispo de Barcelona. 



fS.. 



54 



AM 



AM 



Barcelona: 1784011 volumen en 8.^. 

£1 Sr. Torres Amat en la página 22 de la 
Vida de Z>. Félix, dice: «Consta ser obra del 
Sr. Amat por el original que es de letra suya, 
y se conserva entre sus manuscritos, en el cual se 
ven algunas palabras ó pequeñas variaciones de 
pufio del Sr. Valladares. > 

Sermón que en el día de la Inmaculada Con- 
cepción de María Santísima, pairo na cU España y 
desús Indias y destinado -tara la solemne acción 
de gracias por el nacimiento de los reales infantes 
D. Carlos y D. Felipe, y por la feliz conclusión 
de la paz, predicó en la santa iglesia Catedral 
de Barcelona, D. Félix Amat, etc. Se daá luz por 
disposición del Muy He. Ayuntamiento, con las 
liciencias necesarias. 

Barcelona: imp. Eulalia Piferrer, viuda, 1783 
en 4.**, 35 págs. 

Tratado de la Iglesia de Jesucristo^ por don 
Félix Amat canónigo Magistral de S. M. de 
Tarragona. 

Madrid: en la Imp. de D. Benito Cano, 1793 
á 1803, los ocho primeros tomos, y en Bar- 
celona, imp. de Bernardo y Tecla Plá, los cuatro 
últimos. En 4.^. 

Se publicó, una segunda edición de esta obra 
en 1807. (Madrid: imp. Benito García y com- 
pafiia), en trece tomos notablemente aumentada 
por su autor. En esta obra se trata con es- 
pecial detención de la Iglesia española, de sus 
concilios y de todos sus santos y sabios obispos, 
de sus escritores eclesiásticos y varones de es- 
pecial virtud y santidad, y de sus ñestas y rezos. 
La narración de los hechos llega hasta los pri- 
meros afios de este siglo, habiendo dejado el au- 
tor varias apuntaciones manuscritas, para con- 
tinuarla hasta el afio 1824 (i). En la segunda 
edición se insertaron en el lugar correspondiente, 
las adiciones que Amat había hecho á la pri- 
mera, en un cuaderno que publicó por separado. 

La Historia eclesiástica de Amat, fué denuncia- 
da al Tribunal de la Inquisición, pero éste no 
creyó fundada la denuncia y el censor encargado 
de su examen, hizo sin embargo algunos repa- 

(i> Se publicó un juicio crítico de esta obra en las Efe- 
mirides de la Ibisiración española (8 de marzo de 1794) 
y en la Rante, ou décade philosophique littéraire et p»- 
litigue (2 de octubre de 1804). Ambos trabajos se inclu- 
yeron en el Apéndice á la vida d;l lie. Sr. D. Félix Amat , 
páginas 190 y 192. 



ros que se insertaron en el Apéndice á la vida de 
Amat, con la contestación á cada uno de ellos, 
dada eu 1 808 por el autor de la obra. Posterior- 
mente en 181 7 con motivo de haber circulado 
por Barcelona la noticia de haberse prohibido 
las obras delSr. Amat, escribió D. M. P. E. unas 
Observaciones para desvanecer algunas impru- 
dentes voces contra el Santo Oficio 6 contra la 
Historia eclesiástica del Sr, Amat^ con motivo del 
error de imprenta de esta^ mandado corregir en 
el último edicto de aquel ^ (i). 

Aficiones y correcciones á la Historia eclesiás- 
tica, 

Madrid: imp. de García, 1808. 

Carta de un hombre de mundo á un teólogo 
sobre las calumnias que se procuran esparcir 
contra la Suma de santo Tomás. 

Este trabajo, traducido del francés, lo corrigió 
y varió algo el obispo de Barcelona D. José 
Climent. 

Observaciones pacíficas sobre la potestad ecle- 
siástica etc.y por D. Macario Padua Melató (2). 

Barcelona: imp. de la V. Plá. 181 7 á 1822 (3). 
Tres tomos en 4.*^. 

Esta obra fué incluida en el índice por la 
congregación romana, y en 1825 prohibida su 
lectura en el obispado de Barcelona. 

En un expediente que en 1826 se pasó á la 
Audiencia territorial de Barcelona, el ñscal don 
Juan de la Dehesa consignó en el dictamen que 
dio sobre las Observaciones pacíficas^ <que la 
lectura de dicha obra é inculcación de los prin- 
cipios en que se funda, puede ser muy útil y aún 
necesaria, para que ilustrándose con ella tanto 
el clero como los empleados civiles aprendan á 
conocer los límites de ambas potestades, cuya 
confusión é ignorancia han causado tantos y tan 
gravísimos daños á la Iglesia y al Estado.» 

A instancia de uno de los albaceas del Arzo- 
bispo de Palmira, previa audiencia fiscal, don 
Pedro Martínez , Obispo de esta diócesis en 



(i) Publicóse tnc\ Apéndice, 9in\.t& citado^ pág. 433. 

(2) Macario en griego, significa Félix y Padua Melató 
es la trasformación del apellido Amat Palau. 

(3) El tomo tercero contiene al ñn unas «Notas y co* 
rrecctones, ó sea fe de erratas para poner al ñn á las Ob- 
servaciones y apéndices sobre la Potestad eclesiástica de 
Macario Pádua Melatón.» En e\ Apéndice á la vida del 
He. Sr. D. Félix Amat, pág. 490, se insertó una «Adición 
segunda que pensaba unir á las Observaciones pacíficas.» 



AM 

■uto át i6 de marzo de 1840, ttliú la prohibi- 
ción impuMia en 1816. 

Varios loUetos j escritos se publíCBron en 
contra de las ideas emitidas por D. Fílix Amat 
en la» Oiieniatianís. En vida de íaie, el escritor 
; fraile catalin D. Francisco Aragonés que es- 
cribía con el pseudónimo de il fiUíofo arriata- 
nadú publicó un opúsculo, del que se da noticia 
en la Vtda de aquel prelado escrita por D. Félix 
Torres Amat. 

Algün tiempo después, en 1S30, el Padre 
Fr. Tomás B... religioso dominico de Solsona 
pablicú QuatTt tonvcrsas tntre dos fersonatgís, 
dilt: Alberty Pascual (1) que diú lugar ¿ una 
causa criminal, en la que recajó sentencia 

■"■835 w- 

D. Félix Torres Amat elevú una eiposíciún 
al Sumo Ponllñce, en la que recordando las re- 
petidas protestas de su tío D. Félix Amil, indica 
que éste estaba dispuesto dborrar6 Corregir cual- 
quier pasaje desús obras ijue no fuese del agrado 
del romano Ponlfficei y que en cumplimiento de 
esta expresa voluntad los relraclarla y explica- 
rCa, poniendo de ello competente cota i. manera 
de apéndice al pie de lodos los ejemplares, se- 
gún rciolviera la Sagrada Congregación. De este 
recurso dio cuenta D. Fétii Torres Amat en una 
Paitoral dirigida al clero y ñeles de la diócesis 
de Astorga, en 6 de agosto de 1842, que fué 
incluida en el IniSce por decreto de 17 de agos- 
to de 1843. En vindicación de esta decisión del 
Sumo Pontífice, publicó el siguiente comunicado 
en el ^íúÜkq El Corrisponsal, correspondiente 
i. 29 de septiembre de 1843. 

(Muy Señores mjos; Ya que en el número, 
1538 (39 de septiembre) de su periódico cuida- 
ron Vds., de avisar al público que el Santo Pa- 
dre habla aprobado la prohibición de mi pasto- 
ral del 6 de agosta del 43, espero que los Re- 
dactores do ese jr otros periódicos, no me ne- 
garán la publicacilin del siguiente articulo, que 
es como el prólogo de los documentos que voy 
i. imprimir para la evidente apología que de 
ellos resulta en defensa de mi tío el Arzobispo 



AM 



55 



de Palmira y de su sobrino el obispo de At- 

Desde el borde del sepulcro en que me van ti 
precipitar ya los años, los males físicos, sus in- 
separables compañeros, y los dolorosos senti- 
mientos nacidos de la solicitud pastoral, agrava- 
dos hasta el extremo por los mismos que de- 
bieran aliviarlos por caridad, aunque no fuera 
por otros motivos, estoy oyendo la *oi de Dios 
que me dice por boca de Salomón: CuroM hahí 
de bono nómint. Y si esto lo dice i. todo hom- 
bre, jcon cuánta mis razón á un obispo, á un 
sucesor de los apóstoles, puesto por el Espíritu 
Saolo para regir una porción del rebafio del 
SeQor? El eco de tan saludable sentencia se re- 
pite con mayor claridad en la carta de san Pa- 
blo que dice á su discípulo Timoteo: Operlel 
Epiíopiim lint crimint isse, sicul Dii disjimia- 
torim. Estoy muy lejos de creerme con la per- 
fección que desea el Apóstol. Desgraciadamente 
sé por experiencia que por elevado que le vea 
el hombre está sujeto á enfermedad y á error; 
pero también sé, que cuando con buena fe, y 
corazón sincero pide que ce le corrija si ha pe- 
cado, ú se baga ver el error en que ha caldo, es 
contra toda equidad y justicia, condenarle sin 
oirle, y mucho más contra, la caridad cristiana, 
especialmente si se trata de pastores del rebaDo 
del SeDor. Hasta los sabitu del paganismo cono- 
cieron esta verdad, y estoy cierto que por ha- 
berla declarado en mí pastoral del 6 de agosto 
de 184Z ha tenido la desgracia de ser colocada 
en el Índice Romano, como lo fueron las obras 
del Aríobispo de Palmira, porque en ella mani- 
festaba la irregular conducta observada con éste, 
por tantos títulos digno de mis consideración, 
cuyo honor es más apreciable para mf que el 
mío propio. 

Sufrí en silencio y ofrecí á Dios en sacriñcio 
eí ataque brusco y destemplado de un anónimo, 
que hollando la ley de la caridad cristiana y sin 
atender á los males que podfa producir su fo- 
lleto, le publicó y extendió pródigamente entre 
mis ovejas, hiriendo al pastor para desconcep- 
tuarle y privar de la fuerza á su palabra; pero 
(Callaré ahora que veo puesta en el índice Ro- 
mano mi pastoral con aprobación de su Santi- 
dadí Persuadido ú que para esto no puede haber 
habido otro motivo que el insinuado, se me pone 
en la necesidad de hacer manifiestas los hechos 



56 



AM 



AM 



que ocurrieron, publicando los documentos que 
obran en mi poder. Si alguno me acusare de im- 
prudente, si censurare mi conducta en esta parte» 
responderé con el Apóstol: Factus sum incipiens; 
vos me coegisiis. Casi estoy hecho un mentecato 
con tanto alabarme; mas vos me habéis forzado 
á serlo. — Félix, Obispo de Astorga.i 

D. Jaime Cabot, presbítero y catedrático que 
fué del Seminario de Barcelona, publicó un 
opdsculo con el título El Papa ha condenado 
y prohibido la pastoral del o hispo de Astorga: 
^qué hará pues ahora este señor? Conferencia pri- 
mera entre D. Lino^ presbítero y D, Cleto ha- 
cendado {i) en el que se ocupa del comunicado pu- 
blicado por D. Félix Torres Amat, de su pasto- 
ral y de las Observaciones pacíficas. 

Con motivo de este incidente, que llamó po- 
derosamente la atención pública, el obispo de 
Astorga escribió una Apología católica á la obra 
de Amat, que imprimió en 1843 (2). En este 
opúsculo se insertó el expediente sobre la re- 
tractación de las Observaciones pacificas^ notas 
para ilustración de los hechos y doctrina del 
Sr. Arzobispo de Palmira, el interrogatorio que 
en 1833 sufrió D. Félix Torres Amat de parte 
del Pro-Nuncio del Papa en Espalla, y la expli- 
cación de \a pastoral, con algunas consideracio- 
nes sobre la forma empleada al prohibir las Ob- 
servaciones y aquel documento. 

D. Jaime Balmes publicó en la revista reli- 
giosa La Sociedad (1843) ^^ artículo, titulado: 
Consideraciones sobre la Apología católica de las 
Observaciones pacíficas del M, I. Sr, Arzobispo 
de Palmira, etc., en las que examina las razones 
expuestas por D. Félix Torres Amat, en vindica- 
ción de su tío y de las cuestiones religiosas y 
canónicas vertidas en ella y en la pastoral de 
éste, dada en 6 de agosto de 1842. Comienza 
Balmes su artículo con estos párrafos, en que 
expresa los motivos que le impulsaban á escri- 
birlo. 

«Al tomar la pluma para emprender este tra- 
bajo nos sentimos con alguna tentación de re- 

(i) Barcelona: ¡mp. y Líb. de Juan Oliveres 2844. 

(2) Apologia católica de las Observaciones pacíficas 
del Iltre. Sr. Arzobispo de Palmira, D. Félix Amat, sobre 
la potestad eclesiástica y sus relaciones con la civil, au- 
mentada con algimos documentos relativos á la doctrina 
de dichas Observaciones y en defensa y explicaciones de 
la pastoral del Obispo de Astorga de 6 de agosto de 1842. 



traemos de ello, porque reflexionamos que 90S 
habíamos de encontrar repetidas veces en abierta 
oposición con el Iltre. Sr. Obispo de Astorga, 
en quien respetamos, como es debido, el alto 
carácter de prelado de la Iglesia, realzado ade- 
más con el lustre que consigo lleva, el saber y 
las canas. Pero al propio tiempo se nos ocurría 
que no era conveniente dejar pasar desaperci- 
bido uu escrito de un obispo español, que se 
pone en desacuerdo con la Santa Sede Apostó- 
lica, ó si se quiere, con la Curia Romana. La 
prensa religiosa, puesta como vigilante atalaya 
contra los errores y equivocaciones de todos gé- 
neros pertenecientes á su objeto, tiene un deber 
de examinar documentos de esta clase; mayor- 
mente cuando se trata de asuntos de tamafia gra- 
vedad, y de juicios promovidos en Roma contra 
obras que versan sobre materias de la más alta 
importancia; y muy particularmente mediando 
la circunstancia en extremo notable, de haber 
sido prohibida también la pastoral , en que eran 
defendidas las obras expresadas, y donde se 
ventilaban gravísimos puntos de moral y de dis- 
ciplina eclesiástica con aplicación á los asuntos 
de Espafia. Creemos, pues, que la causa de la 
verdad debía pesar más en nuestro ánimo que 
todas las consideraciones humanas. Mas no es 
de recelar que al impugnar el escrito á que nos 
referimos, nos olvidemos nunca de los mira- 
mientos debidos á un prelado de la Iglesia, ni 
que al aludir al Iltre. Sr. D. Félix Amat, arzo- 
bispo de Palmira, perdamos de vista que se trata 
de un hombre que estuvo colocado en alta dig- 
nidad; que ocupó un puesto distinguido en la 
república de las ciencias y de las letras, y que 
por fin, ha dejado ya la mansión de la tierra, 
para presentarse ante el Supremo Juez á cuyos 
ojos están patentes los más recónditos secretos 
del humano corazón. No sacrificaremos un ápice 
de nuestras convicciones, hablaremos con la li- 
bertad que cumple á quien defiende la santa 
causa de la verdad; mas procuraremos que en 
nuestro lenguaje resalten la consideración al 
mérito, respecto á la dignidad episcopal, y paz 
á los sepulcros. 

Sermón que en el entieiTo del limo, Sr. Don 
Fr. Francisco Armañá Arzobispo de Taii'agona 
predicó en la santa Iglesia catedral el día 7 de 
mayo de iSoj, el Dr.... 

Tarragona: en la imp. de María Cañáis, viuda, 



AM 

■dminiítrada por Miguel Puigrabd, ¡mpretor, 
en 4.", 31 pdga. 

Hesumett i Indict svinario dd Tralaáo de ¡a 
Igliíia dt ytsucristo 6 Misiona eeUúásHca. 
Madrid: imp. de D. Benito Carel» y C», 1807. 
Se publicú un juicio critico de eita obra en 
el periódico J/i/»n'a, Qdm, LXXXVI, y <e io- 
lertó en U página 193 del Apéndice á la Vida 
díl ¡Imo. ¡tñor D. Filis Amat. 

«Edicto con motiTO de exhortar á aiu feligre- 
sei del Real Sitio de San Ildefonto á la pública 
tranquil idttd.i 

Publicado en el Diario ii Madrid áe 16 junio 
de 180S, suprimiíndoae intencionadamente Ib 
carta que te precedía. 

(Carta pastoral á sus feligreses de la Abadía 
de Sanlldefonso el 14 de agosto de 1808, con 
moliro de los (elices sucesos de las armas eapa- 
fiolaa, y de tiabene retirado del país las tropas 
enemigas. > 

DlhírtTts del cñiíiana in titmpo de la rtvo- 
ItKiiit hacia la potestad pública, 6 Principios 
propios para dirigir á los hombres de bien en su 
nodo de pensar, y en su conducía en medio de 
las revoluciones que agitan lo* imperios. > 

Madrid: imp. de Ibarra, i8t3. Un toI. en 4.° 
346 págs. 

Seis carias á Irenio en qtie se dan clanu y 
distintas ideas di lis direches dtl hombre y di 
¡a sociedad civil, y se desvanecen las del con- 
trato que le Unge como origen ó fundamento 
necesario de toda soberanía, para hacerla depen- 
diente de la reunión de los subditos, por Macario 
Pidua Melaión.i 

Barcelona: imp. de la viuda Pli, 1S17. 
EccUsia Jesuchristi summariu/n hisiBTicum, 
in giio evidíitler apparit Ecclisiam, qtnc rtunc 
eatholica Romana dicilur, ipsissimam esse qtiam 
FiHut Dei factut homo supra coi/esiisnem de 
ipsius Divinitate á Pelro Apostólo /actorii icdi- 
ficavit: auttore,Ilme. D. Felice Amat Archítpis- 
eopo Pttlmyrensi, etc. 

flarcinenc typii y. Verdagutr, tS^o. Dos vo- 
lúmenes en S.° 

Meditaciones del limo. Sr. D. Félix Amat, 
Anobispo que fué de Palmyra, en un supuesto 
congreso celebrado entre lo» vecinos de dicha 
ciudad por procuradores de todas las sociedades 
civiles y religiosas del mundo; obra postuma que 
et como UD preludio del DiseUt de la Iglesia de 



AM 



57 



Jesucristo, que su esclarecido autor, verdadero 
y piadoso ñlaaofo, escribió en castellano, dejan- 
do diapuesta su publicación, é ioiprimió tradu- 
cida al latín en 1 833 D. Félix Torres Amat, dig- 
nidad de Sacrista de la Santa Iglesia de Barce- 
lona. 

Madrid: imp. de Fuentenebro. 1831. 

Felicis Amat Archiep. Patmyrcni, ad eivili'im 
et religioiarum oniriinin secielatum procuralorcí, 
intra Palmyrat ruinas congregatos Meditaliones: 
juiius impiíim Volnet super illit commiatum 
funditus f'iititur, atque ad chrisliatiae religionit 
veritatim adilut aperilitr. Opus pgslkumuní latine 
redditum, Ichnographii Eecles, yetuchriiti tfus- 
dem claríssiimi auctorii, pii veriquc philosophi 
pi elndii loco hobendum, ti ex testamento if-sias 
evulgalum á Felice Torres Amat. Ecclcs. Jiard- 
non. Saeríita. Bareineat: Typi y. Veráaguit, 

La felicidad de la muerte cristiana, medita- 
da en ocho días de retiro 6 de ejercicios es- 
piritualei.s Obra con que se preparó para la 
muerte el lie. Sr. D, Féliit Amat Arzobispo de 
Palmira etc.; y que por encargo suyo publica 
don Félix Torres Amat, dignidad de Sacrista de 
la santa iglesia de Barcelona. Barcelona: imprenta 
J. Verdaguer, 1832. En 8.", 244— XVI pág. 

Diseño de la Iglesia miti/anle 6 suma de la 
iglesia instituida por el hijo de Dios hecho 
hombre; en que se ve que la iglesia fufidada 
sobre ta confesión de San Pedro, es edificio di- 
vino, sobrenatural, único, siempre visible sobre 
la tierra i indestructible.! Obra postuma. 

Madrid: imp. que fué de Fuentenebro, 1835. 
En 4.° con una lámina. 

Al ñn contiene las meditaciones del Iluslrl- 
limo Sr. D. Félix Amat, coaira el libro titulado 
Xuinat de FaJmíra. 

Anteriormente (1830) *e publicó esu obra 
traducida al latin. (Barcelona: lib. de Verda- 
guer}, por D. Agustín Torres con el siguiente If- 
lulo: 

Ecclesiai yesuchrisli Ichnograpkia, sk'C mili- 
lantis Ecelesial a Filio Dei homine fado insti- 
tiilai adiimbratio: que Ecelesia super Divi Pttri 
tonfcssionem constriieta, aediñcium essi divinum, 
super nolurale, stmper ¡iiiii/e, et uaquam lem- 
pore destniendum ostindilur. Auclore III. D. D. 
Felice Amat, Architpiscopo Palmyrensi. 
Barcelona: imp. de Joaquín Verdaguer. 



58 



AM 



AM 



Discursos, disertaciones , etc.; de D. Félix 
Aviat, publicados en el Apéndice, á la \WA que 
de dicho Arzobispo publicó D. Félix Torres 
Amat (l). 

Gratulatoria, leída en la Real Academia de 
Buenas letras de Barcelona, en 24 de julio 
de 1782. 

Refiere el Sr. Amat las difíciles é imporUn- 
tes obligaciones de un bibliotecario. 

«Nota del Sr. Amat sobre las págs. 14 y 25 
del Instituto asturiano del Sr. Jovellanos^t pá- 
gina 90. 

«Observaciones sobre la infame interpreta- 
ción que Pellicer, Pujades, y algunos otros au- 
tores dan á uno de los malos usos de Catalufia, 
conmutados por el rey D. Fernando. > Pág. 41. 

«Una prueba de que la Ciencia de la legislación 
del caballero Filangieri, debe leerse con descon- 
fianza en lo que cita de antiguo, y en que piensa 
de lo nuevo. Por F. A.» Pág. 46. 

c Discurso sobre la importancia de la industria 
de telas de algodón, la posibilidad de extenderla 
y perfeccionarla en España, y los medios de 
conseguirlo. Leyóse en la junta general de la 
Sociedad Económica de Tarragona en 27 de 
septiembre de 1790, por D. Félix Amat Ma- 
gistral.» Página 60. 

«Sobre el juramento del clero de Francia.» 
Pág. 96. 

«Relación de las festivas demostraciones con 
que celebró la ciudad de Tarragona en los días 
3» 4 y 5 de diciembre de 1798 la entrada de la 
deseada agua por el nuevo acueducto, con una 
previa noticia del antiguo y de su renovación, > 
por D. F. A. C. M. Pág. 113. 

«Observaciones sobre el Real Decreto de 5 
de septiembre que excita á los Arzobispos y 
Obispos á que en la actual vacante de la Santa 
Sede usen de la plenitud de sus facultades, con- 
forme á la antigua disciplina.» Pág. 135. 

«índice de algunos documentos copiados de 
los originales que se conservan en los Archivos 
de la casa arzobispal de Tarragona y del cabil- 
do de la santa Iglesia, pertenecientes al tiempo 
en que las iglesias sufragáneas elegían sus pre- 
lados, y acudían sólo al Metropolitano para la 
confirmación y consagración.» Págs. 145. 

(O Madrid; imp. que fué de Fuentenebro. Á cargo de 
Alejandro Gómez, 1838. £a 4.°, 497 págs. 



I «Censura de la Historia de la revolución de 

Francia, del jesuíta Hernos.» Pág. 172. 
: « Sobre educación de sefiorítas de disünguida 
I nobleza.» Pág. 518. 

I 

«Puerto de Tarragona y canal de Reus.» Pá- 
ginas 227. 

«Informe sobre la Historia sacro-profana, de 
D. Tomás Borrego.» Págs. 232. 

«Cartas de Carlos IV sobre la enagenadón 
de América y respuestas del Sr. Amat.» Pági- 
nas 235 y 236. 

«Carta de Amat al cardenal Casoni y á Mon- 
señor Bordojí.» Págs. 252. 

«Pastoral del Sr. Amat en agosto de 1808. > 
Pág. 253. 

«Disertación del Sr. Amat sobre las guerras 
de los judíos contra Nabuco y Antioco.» Pá- 
gina 323. 

«Discursos para la apertura de un tribunal 
al principio del afto y compuestos por el sefior 
Amat.» Pág. 458. 



MANUSCRITOS INÉDITOS 

DE D. Fkli.x Amat 

«.Catecismo^ esto es, la pregunta de doctrina 
cristiana y explicación de las fiestas principales 
del aflo, que oía del doctor D. Melchor Torres 
I y Sola, tío de su cuñado D. José Torres, con 
varias adiciones de lo que después vio del cura 
párroco de Sallent en la edad de nueve á doce 
años.» 

I 

' Véase lo que sobre este Catecismo se indica 
en la pág. 5.», nüm, 4 de la Vida de D. Félix 
Amat. 

Traducción de los himnos y varios salmos de 
la Semana Santa. 

Torres Amat dice que la hizo cuando teníala 
edad de diez años y al fin puso la siguiente nota: 
A o se pot continuar mes per estar prohibit per la 
Santa Inquisició. 

«Carta á un religioso franciscano, que se ha- 
bía acalorado mucho en una conversación sobre 
la Concepción Inmaculada de la Virgen.» 

«Traducción libre de la respuesta al papel 
intitulado: Carta de un hombre del mundo.» 

«Representación al Santo Tribunal de la in- 



AM 



AM 



59 



quisición sobre la prohibición del Oratorio de 
música: Erroris domus.y 

«Informe sobre el establecimiento de estu- 
dios generales en Barcelona.» 

«Memoria sobre el fomento de la industria de 
lencería.» 

4 Memoria sobre los vales reales. » 
«Memoria sobre el atraso de las fábricas de 
paños > 

«Memoria sobre la reforma de las aulas del 
colegio de Barcelona.» 

«Estatutos de la Sociedad de Amigos del 
País de Tarragona.» 

El Seminarista en el Seminario, de María 
Santísima de Montealegre y de Santo Tomás de 
Barcelona. 

Torres Amat, eti la pág. 23 de la Vida de 
Amat dice que entre los manuscritos, se halla- 
ron los apuntes para formar este libro, y añade, 
que lo había dividido en cuatro capítulos: en 
el I S^ trataba del orden del día, y en ocho pá- 
rrafos trataba de los ejercicios de mtifiana y tarde 
y noche, del estudio, de las aulas, de la comida, 
de las conversaciones, del paseo, del silencio y 
de las habitaciones. El capítulo 2.** era referente 
al método para oír la misa con devoción; el ter- 
cero contenía las oraciones para confesar y co- 
mulgar y el 4.**. titulábase Máximas que se kan 
de tener presente. 

tPlan de una composición industrial de 
géneros nacionales. » 

c Informe sobre varios puntos de política co- 
mercial.» 

«Observaciones sobre las notas del elogio del 
Conde de Gausa, publicados por el Sr. Conde de 
Cabarrus. » 

«Noticias de Tarragona dadas á su ayunta- 
miento para cooperar á la formación de la his- 
toria de Cataluña.» 

«Extracto y traducción de la obra del inglés' 
Burche, sobre la revolución francesa. » 

«Observaciones sobre el Real decreto que per- 
mite la entrada y uso de muselinas extranjeras 
no pactadas.» 

«Observaciones sobre varios decretos que 
permiten el embarco para América de géneros 
extranjeros. » 

Diccionario catalán castellano latín y castella- 
no ccUalán. 

Con este M.S. que entregó á su amigo el doctor 



D. José Esteve se formó el Diccionario catalán^ 
castellano latino y castellano catalán ^ publicado 
en 1800, en Barcelona. 

Poema épico, á Santo Tomás. 

«Ensayo para refundir las instituciones de 
gramática latina, para el uso del Seminario de 
Barcelona. » 

Varios papeles sobre el arreglo del subsidio 
eclesiástico en la junta de Provincia, celebrada 
en Tarragona, de que fué presidente. 

Varios papeles sobre la construcción del muelle 
de Tarragona. 

«Visita que hizo por orden de S. M. al Real 
Monasterio, é iglesias colegiales de Roncesva- 
lles.» Un vol. en folio. 

Papeles varios trabajados en la Junta de Pre- 
bendados que formó S. M. en Madrid, á fin de 
dar crédito á los vales reales con la cooperación 
de las iglesias del ramo. 

Cartas latinas á los sumos pontíñces Pió VI y 
Pío Vil, al remitirles la historia eclesiástica. 

Carta al Iltre. Sr. Veyau, Obispo de Vich 
sobre el estudio de la teología, por la suma de 
Santo Tomás. 

Visita del Real monasterio del Escorial^ que 
hizo por Real orden en febrero, y siguientes de 
1805. Un tomo en folio. 

Colección de sermones predicados por el señor 
Amat, no impresos. Dos volúmenes en folio. 

Colección de cartas escritas por el Sr. Amat, 
sobre asuntos literarios, varios tomos en 4.^ 

Correspondencia ante el Sr. Amat y el llus- 
trísimo Sr. Armañá. 

Traducción de los artes del teólogo de Pavía. 

«A la llaga de Christo.» — Soneto. Consta que 
fué leído en la Real Academia de Buenas letras 
según el índice de los papeles llamados de 
Passio. 

«A la pena interior de J. C. en su Pasión.» — 
ídem, id. 

«Reflexión moral sobre el intuitus sum et non 
erat homo y el Ecce-Homo. Id. 

AMAT LENTISCLÁ Y GRAVALOSA (don 
Félix de) (i). — Fué individuo de la Real Aca- 

(t) A pesar de pertenecer al siglo XVIIl, incluímos á 
este escritor en el Z>/V£ti;iusri(7, para evitar que sus trabajos 
sean confundidos con los de su coetáneo D. Félix Amat, 
arzobispo de Palmyra. No lo cita Torres Amat. 



V- . 



6o 



AM 



AM 



demia de Buenas letras en el siglo pasado, y en 
ella leyó los siguientes trabajos: 

c Catálogo de las iglesias del obispado de 
Vique.» Disertación leída en 1729. 

«Discurso histórico en que se prueba que no 
pudo Pelayo tener dominios en Cathalufia.t 
(M.S. de 13 págs. folio. Archivo de la Academia. 
Legajo 3. Asuntos históricos de Catalufia, nú- 
mero 32). 

La Academia sefialó la lectura de este trabajo 
para el día 3 de noviembre de 1730. 

'c Breve recuerdo de la vida y martirio de San 
Anastasio y sus compañeros. :» 1730. 

& Breve recuerdo de lo más memorable de 
D. Galcerán Albanell, arzobispo de Granada y 
maestro de Felipe IV. > (M.S. de 8 págs. folio. 
Archivo de la Academia. Legajo 4. Asuntos 
históricos de Cataluña, nüm. 44). Tiene la fecha 
de I.® de mayo de 1730. 

cAmplifícación del texto del Concilio Tácito 
in lib. de moribus Germaniae Faeminis lugere 
honestum est^ viris meminisse.» 1732. 

& Árbol genealógico de Carnestolendas. Di- 
sertación leída en la Real Academia de Buenas 
letras en 3 de febrero de 1736.» (M.S. en cata- 
lán de 1 1 págs. folio. Archivo de la Academia. 
Legajo 11). 

<r Progresos que hicieron los moros en Catha- 
lunya en su invasión y lo que hicieron los chris- 
tianos en su recuperación. > (M.S. Archivo de 
la Academia. Legajo i, nüm. 2). 

(Discurso histórico sobre de donde fué natu- 
ral el primer Conde de Barcelona. > (M.S. de 10 
páginas en folio. Archivo de la Academia. Le- 
gajo I de Asuntos históricos de Cataluña, n. 38). 
«Explicación de la aparición de la Virgen á 
Santiago en Zaragoza, declarándose lo indubi- 
table de su realidad. í> (M.S. Archivo de la Aca- 
demia. Legajo 7, nüm. 25 de Asuntos históri- 
ricos de Cataluña. 1 

«Se prueba que la utilidad de un monarca 
consiste más en la multitud del pueblo, que en 
la abundancia de riquezas.» (i730* 

Se cita esta disertación y las siguientes en los 
índices de los de la Real Academia de Buenas 
letras, de los papeles que han hecho cargo los 
socios redactores del Senuinario, (Archivo de 
la Academia, legajo de índices) (i). 

(i) Ninguna de Us disertaciones y trabajos citados en 
estos índices, existen en el Archivo de la Academia. 



«Problema, que arrastra más al hombre el 
apetito ó la aprehensión. Defiéndese que 
ésta.» 1733- ídem, id. 

«Si la vergüenza es sólo afecto y pasión, 6 bien 
es virtud. > (1736.) 

«A Julio César, llorando en el templo de 
Hércules al ver la estatua de Alejandro.» Poesía 
en octavas. 

€ Perqué la empresa de versos es un ram de 
rosas.i Décimas. 

«Al haberse celebrado el matrimonio de... en 
el día del Nacimiento de la Academia.» Romance 

histórico, 1734- 

cEpitafío de una desgraciada codorniz,» que 
murió del tiro de un cazador de muy poca 
habilidad. Decima. 

« Al tener la Academia en día de S. Cayetano.» 
Décima, 1748. 

«Oración en que alienta Minerva á los des- 
mayados de la junta.» Octavas, 1806, Ídem. 

«A la integridad del cuerpo de Ramón Be- 
renguer IV.» Soneto. 

«Porque habiendo el Sr. aconsejado á sus 
discípulos que al recibir un bofetón ofreciesen 
el otro carrillo, no lo executó en su pasión, 
antes bien se quexó diciendo: ^cur me coedit?% 
Leído en 1747. 

«Sobre las obligaciones que se cargan á 
S. Juan para el consuelo de María.» Romance 
de arte mayor, 1748, ídem. 

AMAT ( D. Gervasio ). — Nació en San 
Gervasio (provincia de Barcelona) en 12 de 
abril de 1834. Se dedicó al estudio de la litera- 
tura y al cultivo de la poesía. £n 1869 dio á 
luz un drama en tres actos titulado; Quintas y 
caixas que fué representado por el Sr. Parreño 
en el teatro de Liceo, y por el Sr. Cazurro en 
el Odeón. 

En el antiguo teatro del Tívoli se estreno la 
comedia. Un proinés. Tiene escrito además, el 
Sr. Amat, la pieza en un acto Caridad y la co- 
media Un sarao de any\ que no se han repre- 
sentado. 

AMAT (D. Juan). — Hermano de D. Félix 
Amat, arzobispo de Palmyra. Nació en Sabadell 
en 25 de julio de 1753 Se dedicó al comercio 
y fué tesorero de la provincia de Segovia en los 
años 1802 á 1813. Se dedicó á la pintura y en 



AM 



AM 



01 



1 789 publicó en Barcelona una obra con el título 
Observaciones de un comerciante sobre algunas 
notas del elogio del señor conde de Gousa, que se 
insertó en 1 790 en el periódico El Mercurio. 

AMAT Y CAMPANY (D. José).— Natural de 
Gerona. En Figueras se estrenó en '1877 una 
comedia en tres actos del Sr. Amat titulada 
Apunt de caure. 

AMAT (D. Juan). — Fué director y administra- 
dor de la cxisa de moneda de Barcelona. Publicó 
en Palma de Mallorca en 18 13 (imp. de Agustín 
Roca) unos Balances ó estado demostrativo de las 
cuentas de la casa de moneda de Cataluña, desde 
i.^ de julio de 1809 hasta 30 dé junio de 1813. 
Precede á este trabajo una exacta noticia de dicho 
establecimiento desde julio de 1809 hasta junio 
de 18 1 3. Tres años después imprimió en Bar- 
celona, (en casa Agustín Roca) otro balance que 
comprendía los afios posteriores (i). 

AMAT (D. Juan Carlos). — En 182 1 se publicó 
en Barcelona, imp. V.^ Roca una nueva edición 
de los Quatre cents a/orismes catalans, 

AMAT (D, Rafael).— (2) Individuo que fué de 
la Real Academia de Buenas letras de Barce- 
lona. En esta corporación leyó los dos trabajos 
siguientes: 

€ Disertación sobre la lengua latina, leída en 
22 de julio de 181 6.» (MS. Archivo de dicha 
Academia, legajo 10, número 12). 

«Disertación sobre la conducta de los fran- 
ceses desde la entrada hasta la ocupación de la 
plaza de Barcelona, y la de los dominados en 
este tiempo, leída el día 26 de noviembre de 
18 1 8.» (MS. de 3 págs. en folio. Archivo de 
dicha Academia. Legajo i.^ número 22 de 
asuntos históricos de Catalufia). 



AMAT (D. Victoriano).— Presbítero. Publicó 
en Barcelona eu 1841: (imp.de F. Oliva) una 
obra titulada Ordinario de la semana Santa. 
Contiene el ejercicio diario para el cristiano, 



(i) No lo dta Torres Amat. 

(a) No lo dUn Torres Amat ni G>nmnas. 



oraciones, Te-Dem^ Miserere y etc. No lo cita Cor- 
minas. 

AMELL Y SAURA (D. José).— Escribió el 
cuadro dramático en un acto y en verso cata- 
lán titulado, A la vora del mar (i). Estrenóse 
en el teatro del Buen Retiro en 20 de agosto, 
de 1876. 



AMELL Y LLOPIS (D. Juan).— Cursó en la 
universidad de Barcelona la carrera de derecho, 
y en virtud de notables oposiciones obtuvo una 
plaza en las oñcinas de la Excma. Diputación pro* 
vincial de Barcelona. El Sr. Amell, al igual que 
otros inteligentes y modestos empleados de 
aquella corporación, demostró gran celo é in- 
teligencia en el desempeño del cargo de jefe de 
sección, habiéndosele encargado la redacción de 
importantes exposiciones elevadas al Gobierno. 

Escribió y publicó en unión de D. Guiller- 
mo M. Brosca, la obra Instituciones del derecho 
civil catalán. (V. Broca). 

Murió en Barcelona en 23 noviembre de 1885. 



AMELL Y JORDÁ (D. Manuel).— Nació en 
Barcelona en 1843. Se dedicó al comercio y 
después estudió pintura en el taller del cono- 
cido artista D. José Serra. El Sr. Amell ha ob- 
tenido los siguientes premios en su carrera 
artística: 

PREMIOS OBTENIDOS POR EL Sr. AmELL 

1885— Una i.^ medalla en la Exposición de 
Nimfes, (Francia). 

1885. — Una de bronce en la de Montpeller 
(ídem). 

1882. — Una ídem de progreso en la Regional 
de Villanueva. 

1886. — Mención honorífica en la de Perpi- 
fian, (Francia). 

1887. — ídem, ídem, en la deDijon, (ídem). 

1887. — Medalla de 3.^ clase en la Nacional 
de Madrid. 

1888. — Mención honorífica en la Universal 
de Barcelona. 

(f) Barcelona: imp. Espasa hermanos y Salvat, 1876. 



62 



AM 



AM 



CUADROS PRESENTADOS EN DIVERSAS 
EXPOSICIONES 

Exposición Manter^ Barcelona, Un mal vehi^ Un 
naturalista. Adquiridos por D. Camilo 
Fabra. 
ídem. La viudita^ ídem, por D. Agustín Andrea, 
ídem. La llar^ ídem, por D. Mauricio Serrahima. 
Gerona. Pequeña velocidad, ídem, por la Exce- 
lentísima Diputación provincial de Gerona. 
Lyón. Estudiantes^ (escena de principios del 
siglo). Adquirido por la Asociación de Be- 
llas Artes de Lyón. 
Madrid. Visita al anticuario^ ídem, por O. Juan 

Mas y Este ve. 
ídem. Interior de Taller y pertenece á D. Juan 

Amell Bofill. 
Ateneo y Lyón. Brevas de á cuarto, en poder de 

D. Manuel Amell. 
Madrid, 1887. Cocina de una casa de campo (Ca- 
talufia), adquirido por el Estado. 
Además de estos cuadros son dignos de men- 
cionarse los siguientes: Pos seig y conferencia ^ (ad- 
quirido por la Academia provincial de bellas 
arles de Barcelona); Surtida de missa primera^ 
Un catador y La creación. Un veterano del año 
1 8 20 y Leandro Fernández Moratin^ leyendo 
una de sus producciones á varios amigos en el 
café, Música de guardilla^ La merienda y la 
banda del dinero. 

AMETLLER Y MONTANER (D. Anto- 
nio) (i). — A mediados de este siglo era indivi- 
duo de la Real Academia de buenas letras de 
Barcelona. En el índice <de papeles heterogé- 
neos de la Real Academia de buenas letras, 
de que se han hecho cargo los socios redactores 
del periódico semanal,» existente en dicha Aca- 
demia encontramos los títulos de los siguientes 
trabajos: 

1830. — Sobre si naturalmente se puede en- 
gendrar ó producir una especie nueva, que 
nunca antes hubiese sido. 

1 73 1. — Por qué Dios dio hijos varones á los 
patriarcas Noé, Abraham é Isaac y no les dio 
sucesión de hembras. 

1 73 1. —¿Cuál amor empeñó más á Dádila á 
entregar á Sansón á sus enemigos, el de sus pa- 
tricios ó el de sus intereses? 

(z) No lo dta TorrM Amat en su Diccionarte. 



1732. — Porqué se tiene por cosa mis indigna 
é impropia de hombres el llorar, que el reír. 

1732. — Sobre cuál de los tres Herodes fué 
más ruin y perverso, el que degolló á los Ino- 
centes, el que hizo burla á Cristo en su pasión, 
ó el que hizo matar á San Jaime y poner en la 
cárcel á San Pedro. 

1733. — Concordancia de la sentencia del car- 
pí tu lo 7 del Eccl. cor sapientium ubi trisHtia est^ 
et cor stuUorum ubi laetitia^ con la del cap. 30 
del Eccl. Tristitiam non des animae tuae, einon 
affligat temetipsum in concilio tuo. 

1734. — Elogio de la humildad. Alexandro 
por haber visitado en su morada á Diógenes. 

1735. — Razones por las que el texto sa- 
grado da á Abigaíl el Tenomht^át prudentissima 
segiin lo del cap. 25 del lib. I de los Reyes. 

1734 — Nel celebérrimo natalicio di un Eru- 
dito Carnorale. Octave. 

Citado en el índice de poesías de la Aca- 
demia. 

Qué misterio pudo tener salida del coatado 
de Christo herido primero la sangre que el agua, 
segiín lo de San Juan. Exivit sanguinis et aqua. 
Leído en 1732. 

Razones congruentes, porqué dispuso la Pro- 
videncia que el gallo acordase su culpa á San 
Pedro. Décimas, 1734. 

AMELLER (D. Blas).— Nació en Barcelona 
en 1768. Estudió en la Escuela de nobles artes, 
establecida en esta ciudad por la Junta de Co- 
mercio de Catalu&a, habiéndole concedido una 
pensión para que pasara á Madrid, con el objeto 
de perfeccionarse en el arle del grabado en dulce. 
Discípulo de la Real Academia de San Fernando 
y del célebre grabador D. Manuel Salvador Car- 
mona, tomó parte en unión de D. Manuel Els- 
quivel en el concurso general de premios pu- 
blicado por la ante citada Academia en el afio 
1793, en el que obtuvo el único premio, consis- 
tente en una medalla de oro y cuyo ejercicio ve- 
rificó grabando el cuadro de Goya, Retrato del 
célebre arquitecto, D, Ventura Rodríguez. 

En 1 797 solicitó ingresar como académico de 
mérito en la de San Fernando, lo cual le fué 
concedido por esta Academia en Junta ordinaria 
de 3 de septiembre del mismo afio. 

Por orden del Sr. Secretario de la Goberna- 
ción, de 1 6 de abril de 1821, deque se dio 



AM 

cuenCí á la Academin en Junta ordinaria de 6 
de mayo liguiente, fui nombrado Direcior de 
Gnbido en dulce. Por el Bey, íui nombrado 
Grabador de Cámara. 

Falleciú en Madrid, en el día zo de octubre 
d« l»4l (.). 

D. Blas AmetUer grabó las láminas del Di'e- 
(ionarig de agricultura, del abate Rosier, y de las 
obraj de Cayo Saluslio Crispo. Para la Calco- 
graiÍB nacional hizo, entre otras, las aíguientes 
látninas: El aguador de Sevilla, de Velázquei; 
Sania Kcta de Lima, de Miirillo; retrato de doña 
Marta Cristina de Barbón, Reina Gobernadora, 
pintado por García; San Gregorio, el Magno, 
de Rivera; El dulcí sueño di Jesús 7 las Ejce- 
quias de Julio César, de Lafranco, Grabado este 
dllimo cuadro en virtud de un contrato celebra- 
do con la Calcografía nacional, en iSoE, me- 
diante el pago de la respetable cantidad de 
90,000 reales. 

D. Blas Ametller grabó, además, la Caca del 
ai'M/rB!, original de Bonher; rttrato del general 
Urrutia, de Coya; Nutstra Stíiora con lu Mió en 
tratos, de MuriOo; Isabel la Católica, retrato de 
Femando Vil, Círvantet, El Niño Dios, sai 
Juan Bautista; El eúraión de Jesús; relrat 
ecuestre de Carlos IV; La plegaria del amor 
los retratos de Velázquez, de D. Juan Antonio 
Llórenle y D. Félix Amat, Arzobispo de Pal- 

D. José Careda en sus Memorias para la his- 
toria de la Real Academia de San Fernando 
(tomo 1, pág. 367) Cz) hace el siguiente elogio 
del célebre escultor catalán D. Blas Ameller: 
lUoa noble cmulacián alentaba en esa época de 
prc^reso y mejora á los discípulos t imitadores 
de Carmona. Contíbase entre los nida avent.i- 
jndos D. Blas Ameller, pensionado juntamente 
con su compañero D. Esteban Ijoix, por la 
JonU de Comercio de líarcelona. siempre dis- 
puesta á proteger las artes y alentar £ su^ culti- 
vadores. Sin ¡a suavidad y blandura de Selma, 
ni su dibujo correcto, ni su esmerada ejecución, 
supo distinguir notablemente en e! grabado, pura 
sostenerle con gloria y merecer los aplausos de 
los contemporáneos por las buenas dotes que 



(') 



nuDdo, D. Simín d. 



AM 63 

tanto recomiendan hoy mismo sus estampas. Las 
realza la atinada sobriedad del buril, dirigido 
sin vacilaciones; la frantjueza de la ejecución, 
siempre espontánea y desembarazada; la re- 
gularidad del diseflo, rara vez descuidado, y el 
toque vigoroso y certero que le anima. Basta, 
para comprobar esta verdad, que recordemos 
aquí la magnífica lámina en folio mayor, de las 
Eiequios de Julio César, conforme al original 
de Lalranco, la del San Gregorio de Rivera, la 
de la caza del avestruz por el original de Bu- 
cber, los bellos retratos de Fernando VII y del 
general Urrutia, y el tan celebrado Aguador, de 
Velázquez. Esta liltima obra, superior en mérito 
á todas las demás del mismo artista, al asegurar 
la justa reputación de que gozaba, le procuró 
con sí.7.6n un puesto muy señalado entre nues- 
tros más distinguidos grabadores. 

AMELLER (D, Carlos Francisco)— Nació en 
Barcelona el día iz de noviembre de 17S3. 
Cursó Medicina en el Real Colegio establecido 
en Cádiz. 

Concluidos lus estudios ingresó en el ter- 
vicio militar de la armada por Real orden de 
iz de noviembre de 1771. Destinado de pri- 
mer médico cirujano en el navio San Francisco 
de Paula, en 1775, asistid ala expedición contra 
Argel; después prestó sus servicios en los boques 
Son Julián, Diligente, Rita, San Carlas y San 
Nicolás. Quebrantada la salud de Ameller por 
las fatigas de nueve aBoa de navegación, fijó su 
residencia en Cádiz y fué agregodo á la Escuela 
de medicina y cirugía de dicha ciudad y nom- 
brado profesor de física ciperimenial. 

En 1805 le fué conferido el cargo de direc- 
tor de aquel importante establecimiento, y 
posteriormente el de médico cirujano de cámara 
de S. M. Entre los cargos honoríficos y de im- 
portancia que desempeñó Ameller ea su larga 
carrera profesional, debemos citar el de ministro 
de capa y espada, en el supremo consejo de Ha- 
cienda; vicepresidente del tribunal del proto- 
medicato; médico consultor de la suprema junta 
de sanidad; miembro de la Real sociedad vascon- 
gada, de los academias de medicina de Barcelona. 
Sevilla y Murcia, protector de la mí d ico-quirúr- 
gica de Cádiz; socio de ndmero de la Real Aca- 
demia de medicina y cirugía y de la sociedad de 
amigos del país de la misma ciudad. 



64 



AM 



AM 



Ameller sirvió cuatro afios de colegial interno 
en el colegio de Cádiz, nueve de profesor de la 
armada, ventidos de catedrático y treinta de 
director, formando un total de sesenta y cinco 
afios de servicios. 

La muerte de Ameller fué considerada como 
un día de luto en Cádiz; el Diario mercantil 
publicó una extensa relación de sus méritos y 
servicios (i); la Real Academia gaditana déme- 
dicina dedicó una solemne sesión en 1836 (2) 
para honrar su memoria, y en la apertura del 
curso del colegio de aquella facultad, el enten- 
dido catedrático, D. Pedro M. González leyó un 
sentido elogio fúnebre de D. Carlos Francisco 
Ameller (3). 

El docto catedrático Benjumeda, después de 
enumerar ante la Real Academia de medicina y 
cirugía, el talento y las cualidades queadornaban 
al Sr. Ameller, termina su necrología con estos 
elocuentes párrafos: «^Y un hombre tan benéfico 
y útil en la humanidad ha desaparecido de entre 
nosotros? Sí desconsolada Academia; pagó, como 
todos, el común tributo á la Parca. Murió aquel 
amigo de la sociedad, que no se ejercitó sino en 
prodigar beneficios; murió el excelente profesor 
de medicina, el hombreóle mérito, honor de esta 
Academia, el amado de sus discípulos; murió al 
fin; ya no existe; pero su nombre quedará gra- 
bado con caracteres indelebles en nuestro co- 
razón, y la historia le trasmitirá colmado de elo- 
gios hasta los siglos venideros. ]Ah Real Acade- 
mia de medicina y cirugía de Cádizl |Tú has 
perdido en la persona de Ameller el más ilustre 
ornamento que poseíasl Real colegio de San Fer- 
nando, desapareció de la cabeza de tus cátedras 

(i) Torres Amat en su Diccionario se limita á copiar 
íntegro un artículo necrológico publicado en el Diario 
rnercantil de Cádiz y reproducido en la Gaceta de Ma- 
drid, sin conocer el trabajo del Sr. D. José Benjumeda y 
el elogio fúnebre de D. Pedro María González. 

(a) Elogio postumo del Dr. D. Carlos Franco Ame- 
ller, etc.. que en se ion pública celebrada el día 3 de 
enero del presente afio para la apertura de las de la mis- 
ma Academia de Medicina y Cirugía, con asistencia de 
las Autoridades y varias corporaciones científicas y lite- 
rarias, pronunció el Dr. D. José Benjumeda. 

Cádiz: imp. del Colegio encargada á D. Fabricio Cam- 
pe, 1836. En 8.°, 5T pá¿s. 

(3) Elogio fúnebre de D. Carlos Francisco Ameller, 
por el catedrático Dr. D. Pedro María González, pronun- 
ciado en la apertura de los estudios en este instituto, 
en 1835. 



un perfecto modelo de conducta en el desempefio 
de sus más complicadas ocupaciones: respetable 
cuerpo de profesores médicos espafiolet; huyó 
de entre vosotros el que incesantemente os ins- 
truía con provechosas lecciones, con los conoci- 
mientos prácticos más útiles. Habitantes de la 
heroica Gades, ya no existe aquel ejemplar de- 
chado de brillantes virtudes, de moral y de hon- 
radez que como por encanto dominaba el cora- 
zón: lloradle todos como en una calamidad ge- 
neral. 

>La muerte inexorable ha arrebatado á las 
ciencias, á su familia y á sus amigos un hombre 
singular: la pérdida de este ilustre profesor re- 
sonara con sentimiento en todas las partes del 
globo. Nadie habrá que no se resienta de una des- 
gracia tan irreparable. Esta Real escuela donde 
su talento lució con tanto esplendor y entusias- 
mo ; las eruditas sociedades y sabias corporacio- 
nes que se honraron de contarle entre sus dig- 
nos miembros, y muy particularmente esta Real 
Academia que tuvo la dicha de nacer en sus 
brazos, de formarse bajo su protección, y de con- 
servarle en su seno como su más apreciable de- 
chado de virtud y sabiduría, no tiene ya otro 
consuelo que expresar su dolor y sentimiento, 
regando sus frías reliquias con lág^rimas y espar- 
ciendo hermosas flores sobre la tumba que le 
oculta. 

>En efecto; ya no le veremos masen la cá- 
tedra; ya no subirá á ocupar su silla entre nos- 
otros; no nos queda otra cosa que la amarga 
memoria de su pérdida, los llantos de los po- 
bres, la aflicción de los enfermos; digno es 
de ser llorado; digno de que resuene el eco 
triste de nuestros lamentos en los ángulos de 
este edificio; digno es de que le lloren todos, y 
con especialidad vosotros, los que recibisteis sus 
lecciones, los que os gloriáis de haber sido sus 
discípulos, á quienes amaba como á sus predi- 
lectos hijos, y muy particularmente yo uno de 
los más favorecidos, j Ahí ¡ilustre sombral yo 
oigo que desde la silenciosa obscuridad del se- 
pulcro hablas al corazón de los dignos miem* 
bros que componen esta Real Academia, y muda' 
mente les inspira amor al trabajo, asiduidad y 
constancia á las sesiones literarias, y ardor por 
la gloria de esta real corporación, i Oh protector 
mío I ¡Oh mi padre I ¡Oh amigol Recibe estos ho- 
menajes de veneración, respeto y carifio: justo 



AM 



6S 



" que yo le 


dé ei 




o de mi 


dolor. |Ob 


mi qu 


«¡do n 


aeatro! 3[ i 


ae fuera 


dado levantarte de la tumi 


a en que ya 


esy-ol- 


verle A nuei 


traco 


npaDli, 


e cederla g 


iLoso la 


lilla que en 


luaus 


neis lar 


¡ndlfinamen 


e ocupo: 


pero á lo m 


nos p 


oduzcar 


lus ciencia 


ferlili- 


zadat por m 


slígr 


mís y 


as de esloí 


benemí. 


riioi profeio 


resqu 


. admit 


ndo tus virtudes, le 



eligen por modelo, nuevos btroes en el arte ini- 
dico que, heredando tu espíritu, aspiran á cubrir 
el vacio doloroso que lu memoria ha acasíooado 
ea esla real Academia, » 

Bibliografía 

• Discurso inaugural para la abertura de los es- 
tudios en 1790.1 

(Oración fúnebre á su maestro D. Francisco 

•Memoria descriptiva de la fiebre amarilla que 
en tSoo se padecid en Cádi£.> 

AMELLER Y ROS (D. Ignacio).— (1) Naciú 
en Barcelona en 3 de junio de 1769, siendo 
hijo de D. Juan Ameller y Mealre (l). Cursó me- 
dicina en la Universidad de Cervera. En 177S le 
fui concedido un beneficio perpetuo simple ecle- 
liiitico bajo l« ioTocaciún de María Santísima, 
en la parroquial iglesia de la villa de Llibia, 
obispado de Urgel. Hiio oposiciones en marzo 
de 1793 i una plaza de mídíco velador del Hos- 
pital general de Barcelona , j nombrado mí' 
dieo de segunda clase. 

En 21 de mano de 1793 ^"^ graduado de 
Doctoren medicina en la expresada Universidad, 
Milíu ecntsrwa diícrtpantt. 

En virtud de Reales 6rdenei, que recibió el 
intendente de CaialuDa, D. Juan Miquel de In. 
dart, fui elegido 7 nombrado Ameller, médico, 
de los Reales hospitales del ejírcíto de campa- 
na del Rosellón en 39 de abril de 1793. pa- 



sando por orden de s 
güeras con destino á h 
de los hospitales mililares- 

Fu¿ nombrado primer mídíco. y medico de 

nilmero en i-° de octubre del citado año de 

ferlili- I 1793, prestando sus servicios facultativos en los 

hospitales de Ferelada, San Feliu de Guixols y 

Gerona. Escala, Calella y Aienys de Mar. 

Como recompensa de los servicios prestados 



(■* 



it Dr, D. Igni 




en campaña, en 1796 se concedió al Sr. Ameller 
la pensión de dos mil reales. Cursó posterior- 
mente cirugía en el Real colegio de Barcelona, 
y fuÉ graduado de licenciado y doclor por el 
expresado colegio en ¡798. En esle ano liizo 
oposición á la cátedra de materia mídica del 
Kcal colegio de cirugía de San Carlos de Madrid, 
y por lo* conocimientos que demostró en este 
acto le fueron aprobados los ejercicios (l)- 

Fuí nombrado en 1 799 catedrático de quí- 
mica de la facultad de Salamanca, y en 1804 
del Colegio de Medicina de Burgos. En 5 de 
septiembre de 1807 se le dio posesión de una 



I expedKDIe de limplera 



66 



AM 



AM 



yAxx -yt vtrjt^rír^^j si:per=.rm*ruÍD dd át Bar- 
t^'^Lx ': iel -TTi* r'iíí tLí^-.í--» cirvsux. 

stl'-^iJi T pTía.Cíü:* L!>ríO«rarxí ca 1S42 de Is. 

^*.^>S es «'^ cr.-zaA. á 2a e£ad de 74 
ec 15 di ie;,t-t=:':ífe d« 1S43 '2;. La Real 
crsiA c'Jbd^ oelti/rS e:i ¿¿"sal fecha deS afio Sr 
gÚTitft. :.aa iol.es. =.t ms:^^ secrojidgíca dedi- 
cada i bo-=,rar r^ sier^oú Es. ella D. Joaqata 



Baecdooa. 17^- 



«M 



'r 



ToLcmS. 



Olí T ¿or» ¡erS el tíogio bisUSfñco dei docoir 
Ar^lle? 7 h. ?.a£ae: Nadal y Lacaba prancn- 
ai i. ici'::m4 c¿íqj á Uz mames dd Jmmda '3^. 

Ll conocido pubÜcisu. j nécbco D. Emulo 
P. T Mola*, en el decano que leyó ea la Real 
A caces, Ji de cie¿:cina ¿e Barodoxta en 25 de 
er^ero de 1975 ^^- *^^^ ^^ ^^- Aaieller por 
;argo *.:empo pareció el Néstor de la Medicina 
ca*a:ana, fué maestro de nuestros maesaros , per- 
fOTíificacite de la ciencia en la cátedra, oricslo 
clínico; á caja üacia inclinibase respetnosa- 
K«nte eí publico médico de Barcelona, y coya 
foia presencia: — ¡uukU era sn nombradia! — 
oíjraba de golpe como un remedio moral en 
i<yíoeafenno. Repetidas reces arrebató á algu- 
nos del trance de la muerte por tan inopinada y 
mararillosa manera, que b:en habría podido 
deesrie luego, pasmándose de su propio triunfo, 
lo que e! anciano lapíj á Eneas, catado que le 
hubo la llagada con el misterioso ^bálsamo, y 
extraído la saeta: cNequee... mea dextera ser- 
▼at... ¡maior agit Deus! 'Vírgilií .'^neidos. Li- 
bro XII, V. 428 y 429,. 



HlBLIOOKAFÍA 

Prcurvativo íaíudahU particular ó hotiquim 
para sí mismo. 

■ti ArOiívo «í< la Univwíídad. Li*jr/ 2 de Ac->ier<l'i« del 
(^Atgir/ di in*H'c!nA de Karc^Ivrja, f'/Üo 131. 

'»; I>eg'' MJ etfyr^ylz hWA'yAtcu a! Colegio de medicina 
de fiar ',«! 00a. 

/:, A'.M '*': la v:tt^:i p ibiicaq-if: la Academia naci^'^nal 
d*: medicina y círu;(!a de IÍ4r',<;'oaa celebró el día 15 de 
ítiuno óe r<44 cou n.viivo dd elogio histórico del doctor 
D. I;:riacio Ameller y K'/», etc. 

Baroelona; íinp d': P. Riera, 1S44 — 45, págs, en 4.^ 
menor. 



is^ 



coa 



* j 



en ¡a 



B 21 de 
1S19 por el Co^eg;» de medi 



¿e 

Tváctica ce Barodooa. Ccoca en eí Libro 2.* de 
Acserdoa. FóL 1 7.2 r= Archivo de la Ca 

c Measona lobie d fssg^s 

Leída en ¡a jasia üii 
febcero de 1S21 por 
prácdca de Barcelona. 



» Sde 
Co2cg5o de medicina 
errada en d Libro se- 
gundo die Acneidos. Ardiivo de la ITaivenádad . 
cVenuijas ce los sim alláneos cnonri alientos 
Médicos T QainÍTgioos. qce deben coocsrrir cb 
el profesor de la ciencia de cwar. Diacsrso 
¡■angnraL Qne en la apertura de clases dd Co- 
legio nacional de medidna y cimgia de Bar> 
cdona. leyó d dia 2 de octubre dd afio 1839 d 
Director y caiedráúco del mismo establcámieii- 
to. D. Ignado Amelier y Ros.» Barcelona: Por 
D. Juan Francisco Piferrer, impresor de S. om- 
jestad. Plaza dd Ángel. 1S39. En S.^, 31 págs. 
Comprende este folleto las sigvientes ma- 
terias: i.^ Principal y funesto origen de baber 
separado la medicina de la cirugía. — 2.^ Iden- 
•idad cienú5ca de estas dos facultades. — 3.** Pre- 
cisa reunión de Las mismas pira sn ensefian- 
za. — 4.*^ Necesidad que tiene el profesor dd cono- 
cimiento de ambos ramos para la práctica exacta 
délos efectos inieriores, y S-"^ Igual intdigen- 
cía se requiere para el debido tratamiento de 
los extemos. 

Elementos d¿ los afectos isUem^s . que sirven 
de base á las lecciones que da en sn cátedra 
el director del Colegio de medicina y drugia 
de Barcelona. D. Ignacio Ameller y Ros. 
Barcelona: Imp. de Pablo Riera. 1S40. 
Dos tomos en 8.** El tomo i.® de X— 543 pá- 
ginas y el segundo 656 id. 

La segunda edidón se publicó en 1841. 
Estos elementos están divididos en cuatro 
partes que comprenden: La i .* Las calenturas. — 
La 2 ^ I«as inflamadones. — I^ 3.* Las Neuro- 
sis. — 4.' Las Caquexias ó enfermedades orgá- 
nicas y locales. 

Prolegómenos d¿ clínica medica, que explica 

(i) Eo el ejemplar que existe en la biblioteca de la 
Academia de medicina no puede leerse la fedia. 



k 



AM 

en «u cíledni el Director del Colegio nscional 
de medícins y cirugía de Baicelons. 

Barcelona: ímp. J. F.Piferrer, 1838. Un vo- 
lumen en 8.° menor de 156 pags. 

AMELLER Y MESTRES (D. Juan).— Far- 
macéutico de la ciudad de Barcelona, y profesor 
de farmacia, cónsul que fu6 del Colegio t iodi- 
Tiduo honorario de la Real Academia médica 

En 1789, fué elegida individuo de la de 
cienciu naturales j artet de Barcelona. El 
Sr. D. José Comes en el informe que díd 
para que fuese admitido en dicha Academia 
consigna que <pre«cindiendo de Im prendas per- 
sonales, aplii^aciún, capacidad, j luces del le- 
no[ D. Juan Amelleí, bien conocidas de cuantos 
le tratan, ha visto el censor una colección que 
he hecho muy metódica de varios cuerpos de 
Historia Natural, j de otra parte sabe que ha 
adquirido principios nada vulgares en la Química, 
y su particular disposición para hacer progreso 

Tomó parte en los trabajos preliminares para 
la publicación de un* farmacopea nueva de la 
ciudad de Barcelona j Principado de CataluDa. 

BlDLIOr.RAFiA 

(Oracidn gratulatoria.) Leída en I4de octubre 
de 17S9 en la Real Academia de ciencias na- 
Euralet j artes de Barcelona. 

(Memoria sobre el verdadero modo de con- 
vertir el cobre en Ial6n, i ña de adelantar el 
arte de latoneros de esia ciudad.» (Leída en la 
sesión celebrada en 10 de marzo de 1790. Ar- 
chivo. Caja i6-)> 

(Memoria sobre el verdadero modo de deter. 
minar los grados de salubridad de las diferentes 
atmósferas por medio del eudiómetro del abate 
Pontana j descripción de este instrumento.* 
(Leída en la sesión celebrada en 6 de junio de 
179a. Archiva id. Caja 18) 

(Memoria sobre loa principios de que se com- 
pone la pólvora y su uLÍÜdad.i (Leída en ídem 
en 16 de marzo de 1794. Caja iS). 

(Discurso sobre las utilidades del hierro res- 
pecto i laa aites.i (Leído en id. en i3de enero 
de 1796. Caja 18). 

(i) NaladuTonciAinaliiiCariiUiui. 



AM 



67 



iMemoHa sobre el magnetismo en general y 
modo de fabricar láminas artiñcíales, con al- 
gunas noticias relativas al magnetismo de la 
platina.) (Leída en la sesión de 1 7 de diciembre 
de 1798. Caja iS). 

(Memoria sobre los medios de puriñcar por 
medio del carbono, el agua corrompida- • (ídem, 
ídem, Zi de diciembre de 1803. Caja 19). 

cMemoria sobre la importancia de propagar 
el estudio de la química doméstica en general, 
y sobre la puriücaciún del aceite de olivas.i 
(Leída en la teiiún de 1 7 de diciembre de 1 806. 
Caja 19). 

(Observaciones sobre la curación de una epi- 
lepsia.* (Leídas en 18 de noviembre de 1824 en 
el Colegio de medicina de Barcelona. Libro 3 
de Ainierdos). 

Manuscritos en podes de D. Manuel 
Ameller (i) 

(Borrón de la memoria sobre la tintura de 
coral, leído á la conferencia de íaimada el 33 
de enero de l79J.i- 

(Borró de la revista que Uegí Joan Ameller 
y Meslres á la conferencia de farmacia el dfa a 
de abril de 1792 sobre el tartrite de sosa 6 sal 
de scignette.» 

(Borrones de discursos y críticos leídos en 
las juntas literarias de! Keal colegio de cirugía.» 
<Borr6 del treball llegit il la conferencia so- 
bre los Axerops antiescorbtílichs.» 

(Resumen de la hi.storía de lapiedraBezoar.t 

cMemoria que en otra de las juntas literarias 

que semanalmcnte celebra la conferencia de 

bimacia establecida en Barcelona, leyó en el 

día 23 de septiembre de 1792. > 

(Breve discurso sobre la naturaleza del agua 
de mar y verdadero método de hacerla potable, 
dispuesto por D.Juan Ameller y Mes t re, » 

(Tres oraciones leídas en los exámenes pú- 
blicos de los farmacéuticos del antiguo colegio. 
Uno de ellos tiene la fecha de 1793 > 

(Diserlacid en especial y borró de la máte- 
la en llatf que treballa Juan Ameller y Mesire 
y remetra i la Acailemia de medicina ali qual 
méril se ti remete lii filol que obté.t 

íl'arecer que dieron Jaime Carboncll y Juan 
Ameller sobre la calidad ilc las aguas de un 
(i) Médico de BuccIodii. 



68 



AM 



AM 



pozo en que se derramó un tinte azul de orden 
del Sr. D. José Masdevall, médico del crimen, 
en... de septiembre de i798.> 

f Notas críticas al Discurso (i) de D.José An- 
tonio Savall, sobre la necesidad de una farma« 
copea nueva en la ciudad de Barcelona y prin- 
cipado de Catalufia.> 

«Borró de la Memoria sobre el liqtior ana- 
dino mineral de Hoífmann, leído á la conferen- 
cia de farmacia el día 19 noviembre de 1792.» 

AMELLER Y ROS (D. Juan). — Hijo del 
anterior y hermano de D. Ignacio Ameller. No 
lo cita Torres Amat ni Corminas. En poder del 
Sr. D. Manuel Ameller existen M.SS. los siguien> 
tes trabajos de este farmacéutico: 

«Memoria leída ala conferencia de Farmacia 
sobre el óxido de antimonio blanco por el nitro.» 

«Tratado sobre la magnesia blanca de sal de 
epsom, y el modo de calcinar esta última, etc.» 

«Oració in laudem farmaciae y gratulatoria.» 

Murió Juan Ameller en Barcelona en agosto 
de 1852. 

AMELLER (D. Juan).— Escultor. Natural de 
Barcelona. Fué discípulo de la Escuela de nobles 
artes sostenida por la Junta de Comercio de Bar- 
celona, habiendo obtenido premio en los años 
1825 y 1826. 

En la reseña de los trabajos expuestos en 
1^3 7 por la citada Escuela publicada en El 
Guardia Nacional^ de 5 de enero de 1 838, se lee 
el siguiente párrafo dedicado á este artista: Una 
estatuita de Ganimedes, original del joven Ame- 
ller, discípulo de esta escuela, es admirable por 
su graciosa composición, buen reposo, carácter 
propio y modelada con amor é inteligencia; por 
eso lamentamos algunas omisiones en la con- 
clusión de algunas partes así como el que el 
brazo izquierdo que apoya sobre el muslo, pe- 
netre demasiado en perjuicio de la belleza que se 
nota en el todo de esta estatuita. 

AMELLER Y DE CABRER (D. Narciso). 
— Murió en Bafiolas, su patria, en 21 de noviem- 
bre de 1877, habiendo obtenido en el ejército el 
grado de teniente general. Se dedicó á la música 
y á la literatura y reunió una selecta biblioteca, 

va) Barcelona: imp. F. Simó, 1788. 



colección de armas y notables ejemplares de his- 
toria natural. 

Bibliografía 

Ei monje gris catalanes y aragoneses en 
Oriente. Estudios de costumbres de la Edad 
media, novela. 

Barcelona, 1863. 

Bd Guerrillero^ ópera inédita en tres actos. 
Letra y música del Sr. Ameller. 

AMELLER Y VILADEMUNT (D. Victoria- 
no). — Brigadier de ejército, colaborador de mu- 
chos periódicos científícos, literarios y políticos. 
Descendiendo de la familia de sn apellido que 
reside en Bafiolas (provincia de Gerona), nació 
en 25 de abril de 18 18. 

Bibliografía 

Los mártires de la libertad española. 

Madrid, 1852. 

Juicio crítico déla guerra de África^ ó apuntes 
para la historia contemporánea, dedicados á la 
prensa periódica de todos los matices políticos. 

Madrid: imp. F. Alonso. 1881. En 8.°, 80 
páginas. 

Idects sobre la reforvia de la fuerza armada 
en España. 

Madrid: imp. La América, 1870. En 4.^, 45 
páginas. 

Un ejército para el Rey ó un ejército para la 
patria. Proyectos de reformas militares del ac- 
tual ministro de la Guerra. Examen crítico de 
los mismos bajo distintos puntos de vista; de la 
política, del interés de la nación y de las familias 

etcétera, etc.; por contiene útiles recuerdos y 

argumentos para los militares. 

Madrid: imp. de J. Rojas, 1887. En 4.°, 48 
páginas. , 

AMETLLER Y VIÑAS (D. José).— Hijo de 
D. José Ametller y de dofta Ramona Vifias). 
Nació en Gerona el día 19 de marzo de 1832. 
Cursó segunda cnseflanza en el Instituto de di- 
cha capital, alcanzando varios premios por su 
aprovechamiento. 

Siguió la carrera de Medicina en Barcelona 
(1848 á 1856), en la cual obtuvo ocho premios, 



AM 



AM 



69 



incluso el extraordinario ó sea el correspondien- 
te á la licenciatura. En julio de 1851 fué nom- 
brado alumno interno de Clínicas. 

Hizo sus primeras armas como escritor en la 
modesta sociedad titulada: «Reunión literaria de 
Barcelona,! de laque fué secretario general, así 
como de la sección de Ciencias naturales, leyen- 
do varios trabajos, todos ellos inéditos, entre 
los cuales fué el más importante un estudio 
acerca la Historia de las Ciencias naturales en 
España. 

En 1856 se trasladó á Madrid; cursó en la 
Universidad Central el año del doctorado y re- 
cibió la investidura de Doctor en Medicina el 
día 4 de julio de 1858. 

En 8 de julio de 1857 fué nombrado, por 
oposición, médico-cirujano del Hospital de San 
Juan de Dios, ingresando luego en el cuerpo 
facultativo de la Beneficencia provincial de Ma- 
drid, á cuyo cuerpo perteneció, siempre con des- 
tino al citado establecimiento, hasta el 4 de julio 
de 1 866, en que hubo de presentar la renuncia 
de su cargo á fín de trasladarse á Gerona á cui- 
dar de la salud de su benemérito padre. Fué se- 
cretario de dicho cuerpo en las sesiones cientí- 
ficas que celebraba por disposición de su regla- 
mento, y además cumplió el encargo del M. I. Se- 
Ror Director de Sanidad y Beneficencia de 
escribir, en unión de los Sres. D. Félix García 
Caballero, D. José Rodríguez Benavides, don 
Casimiro de Olózaga y D. Mariano Benavente, 
un proyecto y reglamento de Casa de Mater- 
nidad. 

El día 10 de julio de 1858 fué nombrado por 
oposición socio de numero de la Real Academia 
de medicina de Madrid. En esta corporación 
desempeñó varios cargos, incluso el de secreta- 
rio temporal en el bienio de 1863 á 1864. Tam- 
bién le comisionó la Academia para que, en 
compañía de los Sres. Méndez Alvaro y Colo- 
drón, informase acerca de los medios que esti- 
mase conducentes á fin de que pudiera la cor- 
poración dedicarse con más fruto á sus tareas 
científicas, dando á sus sesiones mayor anima- 
ción y prestando á la ciencia toda la coopera- 
ción y el auxilio que tiene derecho á esperar de 
sociedades de esta naturaleza. 

Igualmente perteneció, desde el 24 de marzo 
de 1858, á la Academia quirúrgica matritense, 
que luego trocó este título por el de Academia 



' médico-quiíúrgica matritense. En esta corpora- 
ción desempeñó los cargos de presidente de la 
primera sección en el año de 1863 y de la se- 
gunda en los años 1859 y 1864. En 1859 fué 
nombrado para leer el discurso inaugural ó de 
aniversario en el día correspondiente. 

En i.^ de febrero de 1859 fué admitido socio 
del Ateneo científico literario de Madrid. Esta 
corporación le eligió secretario primero de la 
sección de Ciencias naturales el día 10 de enero 
de 1862, reeligiéndole en los años de 1863 
y 1864. 

En 14 de junio de 1863 fué nombrado de 
Real orden vocal para constituir el tribunal de 
oposición á la plaza de Cirujano décimo tercero 
de la beneficencia provincial de Madrid. 

El 16 de octubre del mismo año fué nombra- 
do por el Excmo. Sr. Director general de Ins- 
trucción pública, individuo del tribunal de cen- 
sura de los ejercicios de oposición á la cátedra 
de Medicina legal y Toxicologia vacante en la 
Universidad de Granada. 

El 9 de noviembre de 1865 la Dirección ge- 
neral de Instrucción pública le nombró indivi- 
duo del tribunal de censura de los ejercicios 
de oposición á las cátedras de supernumerario 
que tienen adscritas las asignaturas de Patología 
general. Patología médica, Clínica médica y de 
Obstetricia é Historia de la Medicina, propias 
de la facultad de Medicina, vacantes en las Uni- 
versidades de Granada, Santiago, Sevilla y Va- 
lladolid. 

En 30 de abril de 1859 fué nombrado, en 
unión de varios de sus colegas en el Hospital 
de San Juan de Dios, del cuerpo de médicos hi- 
gienistas de Madrid, creado de nueva planta por 
el gobernador de aquella provincia, Excelentí* 
simo señor marqués de la Vega de Armijo, cuyo 
cargo conservó hasta 1 866 en que se vio obli- 
gado á dimitirlo por haberse ausentado de la 
corte. 

Fué en 1864 iniciador del primer Congreso 
médico español en compañía de su amigo el doc- 
tor D. Teodoro Yáñez. Se le nombró vocal de la 
Comisión organizadora que presidió el Excelen- 
' tísimo señor marqués de San Gregorio, y luego 
¡ secretario de la mesa designada para dirigir los 
debates. El Congreso en su última sesión tomó 
el acuerdo de hacerle, lo mismo que á su refe- 
rido compañero, una demostración de aprecio, la 
I 



70 



AM 



AM 



cual consistió en el regalo del tomo de actas ri- 
camente encuadernado con la siguiente dedica^ 
tona : < El Congreso médico español á sus ini* 
ciadores. > 

Como dicha asamblea acordase una nuera 
convocatoria para el afio de 1 866, hubo de nom- 
brar la correspondiente comisión organizadora. 
También esta vez le cupo la honra de formar 
parte de ella bajo la presidencia del catedrático 
D. Melchor Sánchez de Toca. Las circulares que 
se dirigieron en entrambas ocasiones á los cen- 
tros científicos y á los profesores de la facultad, 
así de EspaRa como del extranjero, fueron es- 
critas por el Sr. Ameller. 

Terminada gloriosamente la guerra de África, 
los catalanes residentes en Madrid se reunieron 
con el fin de abrir una suscripción con que alle- 
gar fondos que permitiese honrar en algún 
modo el recuerdo del heroico comportamiento 
de los voluntarios de Cataluña. También el se- 
fior Ametller tuvo el honor de formar parte de 
la comisión que se nombró con este objeto, to- 
cándole esta vez compartir sus tareas con los se- 
ñores D. Domingo Vila, D. Pedro Mata, D.José 
Coll y Vehí, D. Félix Borrell, D. José María 
Maranges, el Excmo. sefior marqués de Monis- 
trol, D. Federico Borrell, D. Ensebio Valide- 
peras, D. Jaime Girona, D. Teodoro Yáfiez y 
otros. El resultado de los desvelos de la refe- 
rida comisión fué el mandar pintar por D. Fran- 
cisco Sanz el cuadro conmemorativo de la ba- 
talla del día 4 de febrero de 1 860, que se envió 
á • la Excma. Diputación provincial de Barce- 
lona. 

Mientras estuvo en Madrid fué socio corres- 
pondiente del Instituto médico valenciano, for- 
mó parte de la Sociedad antropológica y de las 
Asociaciones para el progreso de las ciencias 
sociales y de la Abolicionista de la esclavitud. 

Escribió en el diario político, literario y mer- 
cantil La Crónica^ bajo la dirección de D. Luís 
Ketortillo, durante la ausencia de su particular 
amigo D. Francisco de P. Canalejas, que tenía 
á su cargo el correo extranjero; fué redactor 
del Porvenir Industrial^ fundado y dirigido por 
el ingeniero D. Magín Liados y de los perió- 
dicos de Medicina titulados: La España Médica^ 
El Especialista^ Anales de Medicina, Cirugía y 
Farmacia y El Pabellón Médico, dirigidos el pri- 
mero, por D. Eduardo Sánchez Rubio, el se- 



gundo 7 tercero, por D. León Checa 7 el cuarto 
por D. Félix Borrell. 

Si laboriosa filé la vida del Sr. Ametller 
durante su residencia en la capital del Reino, 
no lo ha sido menos durante su permanencia en 
Gerona. 

En junio de 1866 y á poco de haber regresado 
á su país natal, fué nombrado correspondiente 
de la Real Academia de nobles artes de San Fer- 
nando, con cuyo título formó parte de la Co- 
misión provincial de Monumentos. 

En 19 de febrero de 1867 la Junta provincial 
de Benifícencia le autorizó para que pudiera sus- 
tituir á su sefior padre D. Miguel Ametller en 
el destino de Cirujano de los establecimientos 
provinciales de Beneñcencia de Gerona, y casi 
en los mismos días tuvo que encargarse con au- 
torización del Director del Instituto provincial, 
de la Cátedra de Literatura que el referido don 
Miguel Ametller desempefiaba en el citado esta- 
blecimiento. 

En noviembre del mismo afio el Gobernador 
civil, D. Pedro E^tevan le nombró vocal de la 
comisión encargada de erigir un monumento ci- 
nerario al heroico defensor de Gerona D. Ma- 
riano Alvárez de Castro. 

En el mismo afio y á poco de haber fallecido 
su sefior padre fué nombrado por el Ilustrisimo 
Sr. Director General de Benifícencia y Sanidad, 
cirujano 2P de la Benifícencia provincial de 
Gerona, ascendiendo á i.° por defunción de 
D. Francisco de Paula Montafia en 1874, cuyo 
empleo se vio obligado á renunciar por disen- 
timientos con la Diputación provincial en enero 
de 1884, dando término á una vida de hospital 
comenzada con el carácter de alumno interno en 
185 1 y seguida con muy ligeras interrupciones 
desde aquella remota fecha. 

Ha sido candidato á la Diputación á Cortes y 
colaborador en los periódicos La Razón^ El Vi- 
gilante y El Constitucional. 

En 1874 le fué aceptado por la Exelentísima 
Diputación provincial de Gerona el ofrecimiento 
de trasladarse á nombre de la misma al ejército 
de operaciones del Norte á fin de servir el des- 
tino profesional que al general en jefe plu- 
gliera sefialarle. 

En este concepto, fué destinado por el Exce- 
lentísimo Sr. Marqués de Sierra Bullones al hos- 
pital del Seminario de Logrofio, en donde exis- 



AM 



AM 



71 



tían sobre unos 400 heridos. Al cesar en el des- 
empeño de esta comisión el jefe de Estado Ma- 
yor D. Pedro Ruíz Dana, le libró certiñcación, 
con fecha 7 de octubre de 1874, de haber de- 
mostrado gran laboriosidad, aventajados cono- 
cimientos y constante deseo de asistir á los 
heridos y enfermos de aquel ejército. 

Distinguido por todos los gobernadores de la 
provincia de Gerona, cualquiera que fuese la 
situación dominante, se creyó en el deber de 
corresponder á sus muestras de aprecio, aceptan- 
do los cargos administrativos para los cuales se 
dignaron proponerle ó nombrarle y en este con* 
cepto desempeñó en diferentes bienios los de 
vocal de las juntas provinciales de Sanidad, Bc< 
nefícencia, Instrucción publica, Agricultura, In- 
dustria y Comercio, de Rectificación de amillara- 
mientos, de la Comisión permanente de Esta- 
dística, de Pósitos, de información sobre el estado 
y necesidades de la clase obrera, y de las en- 
cargadas de promover la concurrencia á las ex- 
posiciones internacionales anuales de bellas 
artes, industria é inventos científicos de Londres, 
universales de Filadelfia y París y nacional vi- 
tícola. De igual manera procuró corresponder 
á la confianza de los alcaldes, aceptando al- 
gunos nombramientos de vocal de juntas locales, 
entre las cuales procede citar la de Sanidad, 
ampliada con motivo del desarrollo del Cólera 
Morbo de 1885. 

Teniendo en cuenta el precedente de haber 
podido estudiar las epidemias de dicha enfer- 
medad, ocurridas en 1854 y 1865, fué nombrado 
en el mismo año de 1885, en unión del doctor 
D. José Porcalla, para acompañar al gobernador 
D. José González Serrano á la villa de To- 
rroella de Montgrí, para cerciorarse del carácter 
de la enfermedad que había empezado á des- 
arrollarse. Esta visita dio lugar á un extenso in- 
forme en el cual hubo de constar que se trataba 
del Cólera y que era urgente tomar las medidas 
qué lo grave del caso requería. Dicha superior 
autoridad dio las gracias á los firmantes del dic- 
tamen cporel celo desplegado, examinando mi- 
nuciosamente á cada enfermo, y por la sere- 
nidad de ánimo en medio de un riesgo cierto.» 

Además de estos servicios prestados á los 
centros administrativos, hizo otros análogos á los 
tribunales, actuando por turno con sus demás 
compañeros de la localidad en el desempeño del 



cargo de médico forense, hasta que fué provista 
dicha plaza; y aun así ha sido asociado varias 
veces, por su carácter de médico, ya del Hos- 
pital, ya de la Cárcel, á dicho funcionario para 
practicar reconocimientos de reos y emitir muy 
arduos dictámenes médico* legales. 

Al fallecer . el doctor Porcalla á últimos del 
año 1887, fué nombrado Subdelegado de Me- 
dicina del partido judicial de Gerona. 

Portu carácter de propietario de fincas rús- 
ticas y urbanas fué invitado á formar parte de 
la Liga de Contribuyentes de dicha ciudad, 
viéndose en el caso de aceptar el cargo de vice- 
presidente con el que le distinguieron los asocia- 
doi. 

Cuando algunas personas entusiastas y aman- 
tes del buen nombre de su patria nativa, con- 
dolidas de la poca vida científica, artistica lite- 
raria y económica que se notaba en ella, tra- 
taron de formar un grupo ó ccetus^ algo pare- 
cido al Esbart vigatá^ que se encargase de ini- 
ciarlo é impulsarlo todo, contaron, y no en vano, 
con su cooperación; y aquella falange patriótica 
decidió dar mayor vida á la Comisión de mo- 
numentos, crear las Asociaciones literaria y del 
Fomento de las bellas artes, fundar la Revista 
de Gerona^ y resucitar la Sociedad económica 
de amigos del país. 

Perteneciendo ya á la primera, trabajó con 
ahinco en la completa restauración del claustro 
románico de San Pedro de Galligáns y en la del 
Monasterio de RipoU; y escribió en compañía de 
los Sres. Pellicer, Botet y Girbal, la Memoria 
acerca del Mosaico romano descubierto en la 
heredad de Sr. Conde de Bell-Uoch. Debemos 
consignar que fué idea del Sr. Ametller el de- 
volver á la Iglesia el insigne cenobio ribipullen- 
se, idea que aplaudida por el Sr. Pellicer, con- 
sultada por éste con el insigne prelado de la 
diócesis de Vich, elevada por la comisión al go- 
bierno de S. M. y aceptada y realizada en todas 
sus partes por el Sr. ministro de Fomento, ha 
constituido la única solución para que aquel 
templo renaciese, como el fénix, de sus tristes 
cenizas. De igual modo trabajó como el que 
más para lograr del Estado algunas remesas de 
cuadrosy otros objetos de arte con que ir for- 
mando el Museo de la provincia. Por lo que 
concierne á la Asociación literaria de Gerona, 
que lleva (cosa rara en una capital de provin- 



72 



AM 



AM 



cía) diez y siete afios de existencia, de la que fué 
elegido presidente en el segundo afio de la ins- 
talación de la misma y jurado en erarios certá- 
menes obteniendo, además, un premio por su 
poesía Ü art antich en 1875. 

También fué vocal de la Junta directiva 
de la Asociación para el fomento de las bellas 
artes, y escribió en dos afios sucesivos el juicio 
crítico de las obras que fueron expuestas en las 
galerías del Museo provincial. 

Ha sido uno de sus más asiduos redactores de 
Z<2 jRez'ista de Gerona y más adelante detallare- 
mos algunos de los trabajos suyos que han visto 
la luz en sus columnas. 

I.a reconstitución de la Sociedad económica 
de amigos del país de Gerona fué empresa fácil 
contando con un gobernador tan activo é ilus- 
rado como D. Mariano Vergara. En esta corpo- 
tración nuestro biografiado ejerció el cargo de 
vicedirector, y organizó el meeting proteccio- 
nista celebrado en 1881, al que no pudo asis- 
tir por causa de haber tenido que emprender un 
viaje á Italia. 

£1 citado grupo de catalanistas gerundenses 
no se limitó á darsér, y vida á las asociaciones y 
periódico nombrados: también celebró multitud 
de veladas, entre las cuales hay que citar la ve- 
ri ñcada «n la casa de D. Joaquín de Berenguer, 
las que tuvieron por objeto conmemorar el ani- 
versario de Cervantes, y el centenario de Cal- 
derón, las que se dedicaron á honrar á los se- 
fiores Milá y Rubio y Ors, y á D. Pedro An- 
*tonio Torres y la que constituyó otro de los re- 
gocijos con que Gerona celebró la terminación 
de la guerra civil. Sólo en una dejó de tomar 
parte el Sr. Ametllcr, leyendo en las demás poe- 
sías suyas catalanas ó castellanas. 

La benévola acogida que hallaron estos tra- 
bajos poéticos en el ánimo de sus amigos, le im- 
pulsó á ensayar sus fuerzas en un drama catalán 
aceptado por la empresa del Teatro Romea, y 
retirado por él con el propósito de castigar al- 
gunas escenas que, ajuicio de D. Federico Soler, 
resultan un tanto largas. 

El Sr. Ameiller tiene derecho á ser contado 
entre los excursionistas científicos catalanes, no 
sólo por haber realizado varios viajes de estudio 
por Espafia, Francia, Alemania, Suiza é Italia, 
visitando hospitales, museos, archivos y biblio- 
tecas; si que también por haber publicado sus 



impresiones en diferentes artículos, como por 
ejemplo, los titulados: La casa del Nuncio de 
Toledo f Cartas de Amelie-les-bains (Pabellón mé- 
dico). El monasterio de Piedra, Ascensión al 
Gorftesgrat, De Azona á Briegy por el Simplón 
(Revista de Gerona) etc. 

En este concepto la Asociación catalanista de 
Excursiones Científicas le nombró su delegado 
en Gerona. 

Agobiado por tantos y tan múltiples trabajos 
deliberó reconcentrar sus fuerzas, dimitiendo los 
más de los cargos ajenos á sus predilectas aficio- 
nes para limitarse al cuidado de su clientela y 
prepararse á escribir y limar su producción de 
má3 empeño ó sea una obra de carácter histórico, 
la cual le ha exigido, además de muy prolijos 
estudios, varios viajes á Marsella, Genova, Mi- 
lán, Florencia, Venecia y especialmente al reino 
de Ñapóles. 

Biblioc;kafía 

cDe la doctrina hi|>ocrática y del influjo que 
ejercieron en las ideas de su autor las ideas de 
sus predecesores; discurso leído en el solemne 
acto de recibir la investidura de doctor en Me- 
dicina yCirugía>. Madrid: Establecimiento tipo- 
gráfico de J. Casas y Díaz, i8$8. 

«Discurso acerca de las reformas tocantes á la 
higiene y administración de las inclusas y de los 
hospicios; memoria presentada á la Real Aca- 
demia de Medicina de Madrid para optar á una 
de las plazas de socio de número. Fué publica- 
da en la España Medica.» Madrid: imprenta de 
Manuel Alvarez, 1S58. 

cDe las causas que produjeron la decadencia 
de la Medicina española; memoria leída en el 
décimo aniversario de la Academia médico-qui- 
rúrgica matritense, celebrado el día 20 de diciem- 
bre de 1859.1 Madrid: imprenta de Manuel 
Galiano, 1859. 

>Discurso sobre la importancia histórica de 
Hipócrates y de las escuelas hipocráticas; pro- 
nunciado el día 7 de julio de i8>9 en la Real 
Academia de medicina de Madrid. 1 Publicado en 
la España Médica.^ Imprenta citada y en el Es- 
tecialista. Madrid: Eistablecimiento tipográfico 
de J. Casas y Díaz. 1S59. 

«Criterio de la libertad moral en la perpetra- 
ción de un delito; discurso pronunciado el día 



AM 



AM 



73 



29 de septiembre de 1864, en la sexta sesión 
del Congreso médico espafiol, celebrado en Ma- 
drid.» Publicado en el tomo de actas del mismo. 
Madrid: imprenta de José M. Ducazcal. 1865. 

«Obtención de los preparados de plomo. 
Modo de precaver las enfermedades á que están 
expuestos los que se dedican á esta industria. 
¿Debe el Gobierno prohibir el empleo del alba- 
yalde y mandar que se sustituya con el blanco 
de zinc?» Fué publicado en el Porvenir indus- 
trial . Madrid: imprenta de Manuel Alvarez, 
1 8^7 y en los «Anales de Medicina, Cirugía y 
Farmacia.» Madrid: Establecimiento tipográñco 
dej. Casas y Díaz. 1860. 

«Discurso leído ante el Cuerpo facultativo de 
la Beneficencia provincial de Madrid en el 
solemne acto de inaugurar las sesiones cientí- 
ficas del afio 1860 » Publicado en los «Anales de 
Medicina Cirugía y Farmacia.» 1860. 

«¿Qué cosa fué la epidemia que á últimos del 
siglo XV, y principios del xvi invadió á varias 
naciones de Europa?» Publicado en el Es- 
pectaüsta. 1859. 

«Necrología y resefía de los escritos de don 
Aguedo Pínula». Publicada en el Pabellón Mé- 
dico. Madrid: imprenta de El Clamor público á 
cargo deD. Diego Navarro. 1861 y 1862. 

«De las metamorfosis de la sífilis^ por Próspero 
Izaren. y Traducida, anotada y adicionada por 
D.Jo?é Ametller y Vinas. Un tomo en 4.** de 
559 págs- Madrid: imprenta de Manuel Alvarez. 
1860 y Madrid: Carlos BallyBalliere. 1866. 

«Discurso que en la solemne distribución de 
premios del certamen celebrado en 1873 P^** ^^ 
Asociació literaria de Gerona, leyó su presidente 
D.José Ametller. > Fué publicado por apéndice 
en el tomo de dicha asociación correspondiente 
al certamen de 1874.» Gerona: Establecimiento 
tipográfico de Manuel Llach. 1875. También se 
hizo tirada aparte, en la misma imprenta, sin 
fecha. 

«Memoria acerca del mosaico romano des- 
cubierto en el presente afio en la heredad lla- 
mada torre de Bell-lloch situada en el llano de 
esta ciudad. Escrita en unión de los Sres. don 
José Pellicer, D. Joaquín Botet y. D. Enrique 
Girbal.» Gerona: imprenta de Durca. 1876. 

«Breve resefia de los naturalistas que vieron 
la primera luz en la provincia de Gerona.» Fué 
publicada en la Revista de literatura, ciencias y 



artes de Gerona. 1876 y sigs. Gerona: imprenta 
del Hospicio provincial. 

«Consideraciones filosóficas» Id. 1879. 

«Del panteísmo considerado especialmente 
como sistema de filosofía natural.» Id. 1880. 

«El monasterio de Piedra.» Id. 1 881. 

«El infante D. Jaime de Mallorca y la traduc- 
ción catalana del libro De Consolación de 
Boecio.» Id. 1884. 

«La traducción catalana de Dyctis y Dares 
historiadores de Troya. > Id. 1886. 

«Don Alfonso V de Aragón y la crisis religiosa 
del siglo XV; obra manuscrita é inédita.» 3 to- 
mos. 

«La juheua de Girona.» Drama en tres actos 
inédito. 

Varias poesías sueltas publicadas en los ca- 
lendaría catalans de Francesch Pelay Briz; Re- 
vista de Gerona; Llumanera de Nueva-York; 
Tomo de las composicions premiadas en el cer- 
tamen de Gerona de 1875, Resefia de los pú- 
blicos regocijos con que la inmortal Gerona 
celebró la feliz terminación de la guerra ci- 
vil etc. 

AMETLLER (D. José).— Capellán que fué 
de la iglesia del Palau de Barcelona. Seg^n nota 
fac'litada por el conocido compositor D. Fe- 
lipe Pedrell, existen en el archivo de la ante ci- 
tada iglesia varias misas y otras composiciones 
musicales de D.José Ametller. 

.AMETLLER (Fr. Mauro).— (i) Nació en Pa- 
lafrugell (provincia de Gerona;) y murió siendo 
monje del convenio benedictino de San Benito 
de Bages, el día 14 de febrero de 1833 á la 
edad de 84 afios. Por espacio de veinte afios fué 
cantor mayor ó vicario de coro de la capilla de 
Montserrat, compuso la solemne Salve que se 
celebra todos los días en aquel monasterio des- 
pués de completas. 

En 22 de enero de 181 7 fué nombrado in- 

(i) Corminas cita á este ilustro fraile de quien igno- 
rab<i el nombre; pues pone D. N. y le dedica sólo las si- 
guientes líneas: «monje b :nito de Montserrate. A fuerza de 
trabajos y tiempo ó inteligencia había recogido y disecado 
plantas o insectos de aquella montafia, con los cuales for- 
mó un precioso gabinete, que visitaron los reyes de Es-' 
¡>aña en 1802. después pereció con otras preciosidades en 
la guerra llamada de la Independencia.» 

Torres Amat en su Diccionario no dta á Fr. Ametller. 

10 



■' t 



74 



AM 



AM 



dividuo de la Real Academia de ciencias na- 
turales y artes de Barcelona, á la que presentó el 
instrumento de música, de su invención que de- 
nominó velocordio y varias máquinas hidráulicas. 
I.a citada Academia, dispuesta siempre á estudiar 
los nuevos adelantos científícos, acordó se diera 
dictamen sobre el velocordio y con fecha de 
17 de febrero del ante citado año lo emitió 
D. Francisco Sanpons, del que transcribimos á 
continuación algunos párrafos que describen 
este instrumento. Decía aquel ilustre académico: 

cQue la parte mecánica en este instrumento 
es muy estudiada, bien ejecutada, en el modo 
de aumentar y de apagar los tonos, según las in- 
dicaciones de la nota, no puede estar más bien 
arreglada, y produce los efectos que se desean: 
á más de esto la facilidad de separar en un mo- 
mento todo el teclado por entero, con sólo 
apretar un resorte, proporcionando con esto el 
poder poner y quitar las cuerdas con toda co- 
modidad; y luego después, volver á colocar el 
teclado con la misma facilidad y prontitud, y con 
tal certeza que todos los puntos responden con 
exactitud en el mismo momento sin tener que 
variar ni corregir; ventaja que no se encuen- 
tra en otro instrumento en que el teclado pro- 
duce los tonos por medio de cuerdas. Y á más 
de otros mecanismos particulares. que no dejan 
de tener mérito, merece particular atención el 
descubrimiento de las plumas de acero, cuyo 
mecanismo de suyo muy ingenioso por la com- 
binación de suplir la elasticidad que falta al me- 
tal, por medio de la ballena como sustancia au- 
xiliar, que afiade mucha perfección á la parte 
armónica. 

Por lo que respecta á esta se observa que por 
motivo de la colocación en que están las cuer- 
das, los tonos resultan libres y limpios y no 
causan confusión al oído de los que están muy 
cerca, como acontece cuando los tonos están 
enajenados como en el clave, y en el forte piano. 
Otro motivo de la limpieza de los sonidos en el 
velocordio, procede de la circunstancia de pulsar 
metal con metal para producirlos y no pluma 
con metal como en los instrumentos expresados.» 

En la sesión celebrada por la Real Academia 
de ciencias naturales y artes, en 19 de enero de 
1803, .se dio cuenta de un nuevo aparato que 
había construido para la elevación de agua y 
que anteriormente había enseñado á los Reyes 



cuando visitaron el monasterio de Montserrat. 
En el acta de 16 de febrero del antecttado afio 
se dio cuenta detallada del resultado de los ex- 
perimentos hechos de dicho aparato por la co- 
misión de académicos nombrados con este objeto. 
En el dictamen se consigna cque la máquina es 
una de las compuestas, en las cuales la potencia 
es á la resistencia como el producto de los ra- 
dios de las palancas pasivas al producto de los 
radios ó palancas activas; y concluye con decir, 
que la máquina del P. Ametller es ingeniosa y 
digna de elogio por el modo de llenar y desaguar 
el cañón con que sube el agua: pero la aplicación 
de las fuerzas de que se vale el inventor para 
conseguir esta operación es complicada, poco 
ventajosa, y necesita mejorarla, y que la noria 
de mano en igual tiempo subirá una cantidad de 
agua y con menos fatiga del motor que la má- 
quina del P. Ametller arreglada á la construc- 
ción del modelo que presentó á la Academia. 
En vista, pues, de lo expuesto por la Dirección, 
acordó manifestar al Sr. Ametller el aprecio que 
le merece á la Academia la invención de la má- 
quina que le presentó, y las ventajas que de 
ella pueden resultar, arreglándola á las observa- 
ciones que ha hecho la Dirección de Estática, 
cuyas noticias pueden servir para mejorar la 
máquina hasta el punto de utilidad y simplifica- 
ción necesaria (i).> 

En 1818 presentó el P. Ametller á la Real 
Academia de ciencias naturales y artes un mo- 
delo de una máquina para sacar las arenas del 
puerto. 

Ramón Mas y Seriñá en la pág, 411 déla tra- 
ducción de la obra del abate Orsini, dedica las 
.«siguientes encomiásticas lincas á este ilustre 
fraile: «El nombre del P. Ametller sea siempre 
grato para los amigos de la naturaleza. La celda 
de este industrioso y aplicado monje, que á 
porfía visitaban los forasteros, era, por decirlo 
así, un museo donde se hallaban recogidas las 
más raras bellezas en plantas é insectos, que á 
fuerza de trabajos y años había él mismo bus- 
I cado y disecado en la montaña, y recordaba á 
¡ la memoria aquellos ilustres solitarios que, se- 
I pultados en sus bosques y abstraídos del CO- 
CO Informe sobre el modelo de máquinas hidráulicas 
invent.ido por el P. Ametller, año 1803. — Archivo de la 
Real Academia de ciencias naturale.^ y artes. Legajo de 
Infortnts. 



AM 



AM 



75 



mercío humano, conservaron á la Europa, en 
medio de los siglos bárbaros, el precioso germen 
de los conocimientos literarios, que tanto ha fe- 
cundado en nuestros días, que en su viaje á 
Montserrat el afio 1802, visitaron los Reyes y 
Real familia, se perdieron todas, junto con lo 
más exquisito que en libros, pinturas, adornos, 
papeles é instrumentos de música poseía el mo- 
nasterio (i). De este modo se portaron con los 
monumentos del arte y de los progresos del in- 
genio humano unos hombres que se aclamaban 
restauradores del buen gusto y de la fílosofia, 
y todo esto prueba de que delirios es capaz el 
hombre cuando sacude el yuga de la razón ilus- 
trada por la Religión.» 

Bibliografía 

curación gratulatoria.» (Leída en 30 de abril 
de 181 7 en la Real Academia de ciencias y artes 
de Barcelona). 

c Memoria sobre el velocordio.» (Leída en la 
Real Academia de ciencias naturales y artes en 
5 de noviembre de 181 7). (Archivo id. Caja 20). 

c Descripción de una sembradera.» (Publicada 
en las Memorias de agricultura de la Real Junta 
de Comercio de Cataluña). 

AMETLLER (D. Miguel) (2).— Hijo de Don 
José Ametller y de D.*^ María Marill, nació en 
Cerviá en 28 de julio de 1804. 

Cursó segunda enseñanza en el Seminario de 
Gerona, en donde fué discípulo del sabio huma- 
nista D. Narciso Camps, saliendo muy aprove- 
chado gramático y retórico. Su aplicación en 
estas dos asignaturas ejerció una influencia 
decisiva en su ulterior carrera, y contribuyó 
luego á crearle una posición social por todo ex- 
tremo respetable. 

Empezó el estudio de la Medicina en el co- 
legio de Barcelona, y á poco el ardor de sus 
ideas políticas le llevó á trocar el escalpelo por 
el fusil, sentando plaza de soldado en el bata- 
llón de Barbastro, 10.^ de ligeros. Se batió en 
Llers contra los cien mil hijos de San Luís, y 
como tuviera la desgracia de caer prisionero, al 

(i) La Virgen, Historia de Marta ^ Madre dt Dios 
por el abate Orsini, traducida por D. Ramón Muns y Seriñá. 
Barcelona: Imp. de Pablo Riera, 1850. 

(9} Torres Amat no lo menciona en su Diccionario. 



par de los más que asistieron á aquella audaz 
jornada, fué llevado á Tarascón, en donde es- 
tuvo más de un año, recibiendo luego la licencia 
absoluta, firmada por el marqués de Campo 
Sagrado. 

Reanudados sus estudios logró el título de Li- 
cenciado en aquella facultad, el día 27 de agosto 
de 1829, después de haber obtenido la nota de 
sobresaliente en todos los años. Ganó por opo- 
sición la medalla ó sea el premio correspondien- 
te á la licenciatura. 

Dos trabajos suyos le acreditaron en aquella 
época de fácil y elegante latinista: fué el uno el 
que llevó el rótulo De aneurismate et qua metho- 
do curando^ y el que se intituló De opio ejnsque 
in morbis usu. Este ultimo, formó un de los 
ejercicios en opción á la medalla y fué considera- 
do como el mejor de Cuantos se presentaron. 

Provisto ya de su codiciado título, fué á esta- 
blecerse en Gerona, donde se encargó de la clien- 
tela de su suegro, D. Narciso Viñas, doctor por 
la facultad de Medicina de Montpellier. En esta 
época, escribió dos nuevos trabajos médicos: fué 
el primero una memoria sobre una epidemia de 
Escarlatina, dedicada á la Academia de Medicina 
de Barcelona, que le mandó el diploma de Socio 
corresponsal; fué el segundo otra memoria acerca 
del Tifo castrense que le valió análogo galardón 
por parte de las Academias de Madrid y Cádiz. 

Tres comisiones honrosas, pero también difí- 
ciles, le cupo desempeñar por aquellos mismos 
años, las cuales consistieron en estudiar, por de- 
legación de las autoridades de la provincia de 
Gerona, la epidemia de Cólera morbo que diez- 
mó la capital del Principado, otra de Viruela, 
que se desarrolló en el Ampurdán y por fin la 
de Pebres malignas á que dio origen el cultivo 
del arroz en los pueblos situados en la desem- 
bocadura del Ter, pertenecientes á la misma co- 
marca. Cada una de dichas comisiones dio lugar 
á su respectivo informe, mereciendo el aplauso 
de la Junta de Sanidad á quien tocó el examen. 

Cuando el cólera amenazó invadir la inmortal 
Gerona, D. Miguel Ametller fué nombrado mé- 
dico del lazareto que se improvisó para hacer 
frente á tan pavorosa contingencia. 

En 1836 le fué adjudicada la vacante que dejó 
su señor padre político en las casas de Benefi- 
cencia, cuyo destino facultativo desempeñó hasta 
el año de 1867. Casi siempre estuvo encargado 



76 



AM 



AM 



del servicio quirúrgico de ellas, distinguiéndose 
como operador prudente y hábil, no exento de 
originalidad y de inventiva. 

Mas de una vez sus paisanos le honraron con 
cargos administrativos, como por ejemplo el de 
Procurador síndico del Ayuntamiento y el de Di- 
putado provincial en dos distintas elecciones. 
Otro tanto hicieron los gobernadores ó jefes su- 
periores políticos á cuya conñanza debió el ser 
nombrado Subdelegado de Medicina, Examina- 
dor de matronas y de maestros elementales y 
superiores, Vocal de las juntas de monumentos, 
de sanidad, instrucción pública etc. 

Las sociedades económicas de Amigos del país 
de Gerona, Olot y Figueras, en cuanto estuvie- 
ron constituidas, se holgaron de llamarle á su 
seno. 

No fueron los campos de la Medicina y Ciru- 
gía y de la Administración pública los únicos 
en que pudo recoger nobles y dignos laureles; 
también los cosechó en el de la Enseñanza, va- 
liéndole, como ya indicamos, el haber sido en 
sus mocedades muy aventajado en el cultivo de 
las humanas disciplinas. 

Cuando en 1841 el jefe político, la Diputación 
provincial y el Ayuntamiento de Gerona, á una, 
se anticiparon á los Sres. Marqués de Pidal, Gil 
de Zarate y Revilla, creando por su iniciativa 
un Instituto provincial, con el que pareció que 
habían adivinado el plan de 1845, ^^^ dispuso 
que tales centros docentes se establecieran en 
toda España, D. Miguel AmetUer fué nombrado 
por la Junta patrona Catedrático de Literatura, 
Declamación é Historia. 

En 1843 a^ui^i<^ en ílor aquel establecimiento, 
porque así lo dispuso el Gobierno de S. M.; em- 
pero el Ayuntamiento creó en su lugar un Co- 
legio de humanidades, á bien que más modesto 
y con menor número de cátedras. En él desem- 
peñó D. Miguel Ametller las de Retórica y Poé- 
tica y más tarde se le encargó la Dirección. 

En 1845, el poder central dio, bajo distintas 
bases, nueva vida al Instituto provincial de Ge- 
rona y también, esta vez, tuvo que encargarse de 
la Cátedra de Retórica, Poética é Historia. 

Para colocarse en aptitud legal le fué indis- 
pensable alcanzar el título de Regente de se- 
gunda clase, á cuyo efecto verifícó los ejercicios 
correspondientes en la Universidad del Distrito 
que se los aprobó nemine discrepante. En aten- 



ción al buen éxito y notables resultados obte- 
nidos en el desempeño de la referida Cátedra, 
S. M., se la adjudicó en propiedad en el año 
de 1 85 1, disfrutándola hasta el término de su 
vida. 

No pararon en esto los lauros ganados en 
la enseñanza, sino que también alcanzó la direc- 
ción del Instituto; y del tiempo en que la des- 
empeñó data el principal aumento de los gabi- 
netes de Física é Historia natural, el rico mena- 
je de la clase de Geografía y la creación de la 
Biblioteca Provincial, la que ha contribuido á 
formar tantos y tan notables escritores que en 
el día son digno ornamento de la provincia de 
Gerona. 

Mas de una vez, previo informe muy lisonjero 
de los visitadores del Instituto, recibió su celoso 
director laudatorios votos de gracias de orden 
de S. M. la Reina Doña Isabel II. El doctor don 
Agustín Yáfiez, que fué otro de los encargados 
de visitar el dicho establecimiento, además de 
dictaminar muy favorablemente en cumplimiento 
de su misión, quiso también dar una prueba de 
aprecio á D. Miguel Ametller proponiendo á la 
Academia de Ciencias naturales y artes de Bar- 
celona, que le nombrase su socio corresponsal, 
como así lo hizo, en premio del estado brillante 
del Instituto de Gerona. 

Dotado de una ejemplar y delicada bondad de 
corazón fué siempre, más que el maestro, el pa- 
dre de sus alumnos; así como en la práctica de 
su profesión puso sumo cuidado en ser, más que 
el médico, el amigo cariñoso y el paño de lá- 
grimas de sus enfermos. Al morir legó una can- 
tidad para que su hijo pudiera ir socorriendo á 
los que habiendo sido sus clientes, vinieran á 
menos por adversidades de la suerte. Pasó á 
mejor vida el día 30 de mayo de 1867. 

Bibliografía 

Man u 5 crií os 

De aneiirisntate ei qua methodo curando. 

De opio ejusque in morbis usn. 

A/etnof ia sobre una epidemia de Escarlatina des- 
arrollada en ¡a ciudad de Gerona. 1834. 

M.S. en la Real Academia de Medicina y Ci- 
rujia de Barcelona. Memorias M.SS. de 1829 
á 1834. 




AM 



77 



Impresos 



El Tifa 

eiín.y de la policía miiiUe-mililart fiara evilm lu 
dtsarrolloyprripagadón. Gerona 1837, imprenta 
de Aguilln Figíró. 

Compendio Hislóriiff. Sólo Se publicú el pri- 
mer cuaderno que alcanza hasla la 9.' época 
anligua, Geronar imp. de FtgarS. 1S46. 

DiscursQi dtl géntru jtidiríal. Gerona: imp. de 
Olita. Sin fecha. Fueron recilados por los alum- 
nos de la clase de Humanidades del Instituto de 
Gerona en la Academia de 30 de Abril de 1S43, 

Reieña di los deplorables aeonlecimitttitt de 
Gerona en la noche del tS de Septiembre de 184J. 
Este opüscuEo fue dedicado á S. M. la Reina 
Madre D.* María Cristina de Uotbón. Gerona; 
Imp. j Librería de Joaquín Grases. Febrero 
de 1S44. 

Ramilltli qut al Excmo. Ayunlamiinlo dt la 
inmortal Gerona tienen el honor de dediear tos pro- 
fesotei V alumnos del colegio de ib digno targo 
en laspascHttsde la Natividad de N.S. J. 1844. 
Gerona: Por D. Vicente Oliva, impresor de S. ma- 
jeilad. En este Ramillete tiene U.Miguel Amel- 
ller el discnno y loa versos tallaos en que se 
describe la inundación de 1S43 que empiezan: 
NuUlum eral ceelum, sic fanendeni Auster el 

Discurso inaupirat, que en U apertura del 
curso icadtmico de 1846 i 1S47 Iey6 en el Ins- 
tituto provincial de Gerona el día i.° de oc- 
tubre de 1846, D. Miguel Ametller. Gerona: im- 
prenta de J. Grases. Plaza de la Consliluciún. 

Discurto del Director accidenta, en la solem- 
ne apertura del Instituto provincial de Gerona, 
reríñcada el dia t.°de(ic(ubT«de 184S. Gerona: 
imprenta de D. Vicente Oliva. Plaza de las 
Coles 10, 184S. 

Memorias, leídas en las apertura* de los cur- 
sos acadímico* en el Instituto provincial de se- 
gunda enseñanza de Gerona, porD. Miguel Amet- 
ller y Marill, Catedrático y Director de dicbo 
establecimiento. 1859 á i86o.~iS6o á t86i.— 
1861 á 1861.-1862 A 1863.— 1863 í 1864. 
Gerona: imprenta de Dotca, sucesor de Grases. 

Prevenciones al individuo, á la familia y al 
municipio en el caso de inx'astón del tetera. Ge- 
rona: imp. de Grases. 1834- 



Trea tnscrípcionet lapidarias en latín: una 
manuscrila á la muerte del General Enna y dos 
impresas: una dedicada i la inauguración de la 
Granja escuela de Foitíanell y otra conmemora- 
tiva de ta inauguración del puente de piedra de 

AMIGO (D. Eduardo).— Natural de Barce- 
lona, discípulo de la Academia de Bellas arles 
de Barcelona, y de D. Claudio Loreniale. 

En la Eiposición celebrada por esta corpora- 
ción en 1S65, presentó un cuadro titulado: Cada 
día veo al que mató á mi f adre, etc. 

Tiene en su poder una numerosa colección 
de dibujos. Actualmente es profesor sustituto de 
la Academia ante citada. 

AMIGO (D. Eduardo].— Nalural de Barce- 
lona. Profesor de armonium y de piano. Obtuvo 
medalla de oro en el conservatorio de Paris. Ha 
dado conciertos en Londres, París, Barcelona y 
en otras capitales. 

AMIGO Y PELLICER(D, José).— En 1874 
publicó el siguiente trabajo titulado: Nicedema 
ó la inmortalidad y tí renacimiento, el Génesis 
de la tierra y la humanidad terrestre. 

- AMIGO (D. Eudaldo Ram«n).— Se dedicó i. la 
fabricación de vidrios de colores 7 sus trabajos 
compelían con toa de las raia acreditadas casas 

Obtuvo medallas de plata en la EiposidóO 
Aragonesa de 1S6S y en las celebradas en Bar- 
celona en 1871 y 1S72; el primer premio en )a 
universal de París; mención honorfñca en la Re- 
gional de Madrid, y medalla de tercera clase en 
la Nacional de Bella* artes de 1876. 

siguientes trabajos artísticos del Sr. Amigó: 
Cuatro vidrieras en mosaico de 50 palmos de 
altura por 10 de ancho, que fueron colocada* en 
el ábside de la iglesia del Pino de Barcelona; dos 
vidrieras construidas en 1S6S para el monas- 
terio de N.' S.' de Montserrat; cinco para la 
iglesia det Sagrado Corazón de Jesili; una se- 
micircular de iz palmos de diimetro parí la casa 
de Misericordia de Vitoria; tres para la iglesia de 
los PP. Escolapios de Barcelona; tres para la 
Catedral; siete para las monjas Adora trices; veinte 



78 



AM 



AM 



y tres para el paraninfo de la Universidad; quince 
para la iglesia de Portbou y otras varias cons- 
truidas para ediñcios religiosos de Cataluña y 
otras poblaciones de España, en donde era ven- 
tajosamente conocido el Sr. Amigó por un hábil 
y distinguido artifíce, siendo considerado como 
el restaurador de la vidriería artística en Es- 
paña (i). 

Murió en Barcelona en 1885. 

AMIGO (D. José).- (2) Natural de Mataró, fué 
profesor de instrucción primaria en esta ciudad, 
y después empleado en la secretaría del Instituto 
de Barcelona. Siendo ayudante de la milicia na- 
cional, publicó en 1855 una Historia délos acón- 
tecimientos poHiicos de la ciudad de Mataró (3). 

AMILS (D. Juan).— Natural de Ripoll (pro- 
vincia de Gerona), fué socio correspondiente de 
la Real Academia de San Femando. Hizo los 
planos de un aparato cosmográfico. Murió en 
el año 1854. 

AMOROS Y PUJOL (D. Francisco).— Nació 
en MartorcU en el año 1 8 1 1 . Por sus padres fué 
dedicado al ramo de ebanistería por el que tenía 
especial afición. Después de haber recorrido toda 
España, y no estando satisfecho con el estado 
de su industria se dirigió á Francia, Inglaterra 
y Bélgica, en cuyas naciones y por espacio de 
seis años recorrió como operario los principales 
establecimientos, para estudiar los progresos y 
adelantos de la ebanistería. En tal disposición 
regresó á España en 1835, fundando un estable- 
cimiento de fabricación de mesas de billar, des- 
pués de haber tenido que vencer grandes obstá- 
culos en su planteamiento. Solamente un esfuer- 
zo extraordinario de voluntad y una larga expe- 
riencia y conocimientos científicos lograron que 
el Sr. Amorós colocara su establecimiento en 
poco tiempo, á la altura de los más acreditados 
del extranjero. 

Desde el año 1850 el Sr. Amorós tomó parte 

(1) £n el niím. 18 del año I de La niístr.ici6n Caía, 
¿ana se publicó tin artículo sobre los trabajos hechos 
porD. E R. Amigó, y clSr. Osorio y Bemard le incluyó 
en el Diccionario de artistas españoles del siglo A7-\' 

(2; No lo cita Corminas. 

(3) Mataró: imp. de J. Abadal. Unvol. en 8.^, 182 pá- 
ginas, con una lámina. 



en todas las Exposiciones, ya regionales ya uni- 
versales que se han verificado en España y Eu- 
ropa, habiendo obtenido premios y distinciones 
honoríficas. 

Murió en Barcelona en 24 de diciembre del 
año 1879. 

La vida activa y provechosa que llevó el mo- 
desto industrial Sr. Amorós, son títulos suficientes 
para que su nombre figure en este Diccionario. 

Bibliografía 

Arte de delinear y trazar con perfección. Com- 
prende elementos de geometría; explicaciones 
sobre los diferentes órdenes de arquitectura y 
método para ejecutar los varios trabajos dife- 
rentes en el vasto ramo de la carpintería, acom- 
pañado de un atlas de 20 láminas en folio 
mayor, para servir de modelo. 

Barcelona: imp. de J. Verdaguer, 1852. En 
4.^, con un atlas en folio apaisado en 20 láminas. 

Hilados t folleto. Barcelona 1857.- 

En este folleto el autor trata de la cuestión 
fabril y salario de los obreros. 

Proyectos de ley para la contratación del tra- 
bajo en toda clase de artes é industria, 

Barcelona, 1862. Imp. de N. Ramírez. En 4.®. 

Diccionario del código de comercio^ etc. 

Barcelona: imp. de Valentín Doméncch, 1862. 
En 4.® — 240 págs. 

Manual para los aficionados al Juego del bi- 
llar. 

Barcelona: Gómez é Inglada, 1866. En 8.^ — 
183 págs. con 20 láminas. 

Resumen histót ico de las Exposiciones y memo- 
ria descriptiva, de la mesa de billar presentada 
en la Exposición de París, etc. Barcelona : im- 
prenta N. Ramírez. 1868. 

Manual completo de carpintería. 

Madrid, 1853. Tres tomos en 4.° 

Diccionario de artes y manufacturas con gra- 
bados intercalados en el texto. 

Empezó á publicarse en 1855 y salieron cinco 
entregas, teniendo que suspenderse por falta de 
no haber encontrado en el público el apoyo que 
merecía una obra de tal importancia. 

<Mi conducta en la Junta de la Exposición 
publica, como delegado del Círculo artístico In- 
dustrial. Barcelona: imp. N. Ramírez. i86i.> 

«Reseña critica de la Exposición aragonesa 



AN 

en 1868, rupeclo á la ebanísierla, carpinterfa 

y Didíica. Folleto, 1 

«MemorÍK de la gran fábrica de mesai de bi- 
Uat ¡r aa descripciún, 1869. Folleto 

AMim (D. Juan)— Publicó en Barcelona, 
en 1849, un l^ia/í á Mataré en tl/irn>catril. 

ANDRÉS Y PUIGDOLLERS (D. Pedro de). 
—Ingeniero, jete de canfaios. canales y puerto». 
Publicó en 1856, //onoi, mimerías y prtmpuesia 
del puerto de Barcelona.) 

ANDRÉS Y CARRERAS (D. Antonio).— 
Natural de Reua, licenciado en farmacia, socio 
fundador del Instituto mídico valenciano, co- 
rresponsal de varias academias nacionales y ei- 
tranjeiai. En 1856 publicó en Valencia, imprenla 
de V. de Orga, la obra titulada: Viajt á escaft. 

ANDREU Y MASSO (Fr. Amonio).— Re- 
ligioio de la Santísima Trinidad. Ensena en su 
orden ñlosofía y teología puando por todos los 
trámites segitn sus ley», hasta obtener el grado 
de maeatro. Dedicóse i. la carrera del pulpito, 7 
en ella obtuvo grande reputación, predicando 
cnaretmas continuas en diferentes catedrales j 
otras iglesias de Calalufia; predicó también tres 
cuaresmas á la Real armada, admirando todos so 
ingenio, erudición y sutileza, según loa autores 
del Diccienariff biográfico íeUiiáitict. Jamás 
quiso se publicasen sus termones, que sin 
duda se habrán perdido; pues siete tomos se 
conservaban en la biblioteca de su convento 
de Barcelona, donde murió el P. maestro An- 
dreu. En esta notable biblioteca se conservaban 

satíricas (1), Fué individuo de número de la 
Real Academia de Buenas letras de Barcelona. 
Era competente, Andteu, en müaica y dejó 
escritas algunas composiciones. 

BlílLtOCRAPlA 

Sírmón qutfndUó en las fiMlu de la Ueati- 
licBCión del B. Simón de Rojas (2). 
{■] Ley« alguna! de sm pneilit tn la Real Academia 



AN 



79 



Barcelona, 1766. 

iDisertaciún de estilo. í 

Leída en la Real Academia de Buenas letnu 
de Barcelona. Citada en las págs. I59y503del 
tomo 1 de sus Sltrnorias. 

aPruÉbase con taiún y autoridad que la veni- 
da de Titbal i, EspaOa no fui por tierra, ni por 
el mar Ocíano.i 

(Leída en la antecilada Academia en 1740. 
Arcliívo id. Legajo 8, niim, tz.) 

(Discurso sobre que siendo dírerenles lasfor- 






I de las 



:s que ; 



blasones é imágenes, se resuelva qut forma y 
color tuvo la cruz que le apareció en el aire en 
el triunfo de las Naves de Tolosa.i 

(Lefdo en 1745, Archivo. Legajo 7, núm. 34). 

Censura de la disertación de Rocafort, titu- 
lada: «Asistencia espiritual.) (Archivo déla Aca- 
demia. Legajo I. nüm, 39). Tiene la fecha de 4 
de octubre de 175S. 

• Disertación describiendo los limites de la 
Gocia de la qual se intitularon marqueses los 
condes de Barcelona.! (Leída en 1753. Archi- 
vo id. Legajo 3, núm. lo). 

Fué leída en 6 de noviembre de 1753 en la 
Real Academia de Buenas letras. 

• Censura de la disertación de D. Domingo 
F. de Mora, sobre averiguar el tiempo en que 
tuvo lugar la fundación del monasterio de San 
Miguel de Cuxa. (Leida en 1 757. Archivo Ídem. 
Legajo 2, nilm. 14). 

(Censura de la disertación del conde de Cre- 
xell, sobre los sucesos del conde MuDoz, despuis 

en 1756). 

«Censura de la disertación de D. Jos* A. F. 
de Porten, sobre el estado de la Jurisprudencia 
en (.'atalufia en los diez primeros aDos del si- 
glo VIII de la Era cristiana.! (Leída en 1756). 

«Censura de la disertación de D. J. Alós, ti- 
tulada: Como et rey D. Rodrigo entró y salió 
de la batalla del Guadalele, con algunas refe- 
rencias sobre su conducta en aquella expedi' 
don.. (Ufd.tn 1756). 

• Censura de la dísertaciún de D, José F. de 
Portel], titulada: Estado de la Jurisprudencia 
en CataluDa en los diez primeros aDos del si- 
glo VIII por lo que mira á la judicatura en sus 
tribunales.» (Leida en 175S). 

«Censura de 1« disertación de D. José F. de 



8o 



AN 



AN 



Portell, titulada: Origen y sucesión de los sa- 
cerdotes y obispos que ha tenido la judicatura 
hasta la época de la entrada de los moros en 
España.» (Leída en 1759). 

«Por qué los quatro Evangelistas pasan en si- 
lencio las lágrimas de Christo en la Cruz, y sólo 
San Pablo, hace mención de ellas en la carta 
á los Hebreos. C. 5. Cum clamor e valido et la- 
chrimis,-» (Leída en 1744). 

«Pruébase que Christo acompafió la quarta 
palabra: Deus meus, con afectuosas cadencias 
del quarto tono, ó modo músico, llamado hi- 
pógrifio.> (Leído en 1768). 

«Qué cielos y tierra fueron los que crió de 
nuevo ¿1 artíñce Supremo en la renovación del 
mundo desde la Cruz, segün lo de Isaías cap. 65, 
ecce ego creo coelos ti ovo s^ et terram no7^am.'i 
(Leído en 1779). 

< Sobre la propuesta de Sansón : De fortís 
egressa est dulcedo. Este tema adoptado á la ins- 
titución del Santísimo Sacramento. (Leído en 
1759) 

ANDREU Y SERRA (D. Estanislao).— Nació 
en Barcelona en 1850. Es doctor en medicina 
y cirujía, director de la casa de Socorro del dis- 
trito de la Lonja, individuo y secretario de la 
Academia médico-farmacéutica, colaborador de 
la revista Enciclopedia médica^ y director de la 
Enciclopedia médico-farmacéutica que se publican 
en Barcelona. 



Bibliografía 

«Memoria sobre la verificación de las defun- 
ciones.» Barcelona: imp. J. Miret. 1876. 

«Tendencias, unidad y porvenir de la medi- 
cina y terapéutica.» Discurso leído en la sesión 
pública celebrada en 19 de enero de 1882, 
por la Sociedad médico-farmacéutica de Barce- 
lona. 

«Memoria sobre los trabajos, estado y pro- 
greso de la Academia médico-farmacéutica de 
Barcelona durante el atio 1888.» Leída en la se- 
sión inaugural de 1889, por el Dr. D. Estanislao 
Andreu y Serra. 

Publicada en la Enciclopedia ^ revista de me- 
dicina, en febrero de 1889, y en eV acta de di- 
cha sesión. 



ANDREU (D. Esteban).— Médico que fué del 
Vendrcll. En el ifio 1833 presentó á la Real 
Academia de medicina y cirugía de Barcelona (i) 
una Memoria con el título; «Noticia de unas 
arañas que te han manifestado en los términos 
del Vendrell y pueblos comarcanos de Belberí, 
Calafell, Santa Oliva, Pera, Albiscania y San 
Vicente de Caldero, que han causado mucho 
daño 

ANDREU (D. Jaime).— Periodista. Ha sido 
redactor de varios periódicos y revistas de Bar- 
celona y actualmente es director de El Suple- 
mento. Aficionado é inteligente en el estudio del 
grabado, posee una notable colección de los más 
celebrados artistas nacionales y extranjeros. 

ANDREU Y FOLCH (D.José).— Maestro su- 
perior, bachiller é individuo de la Sociedad bar- 
celonesa de Amigos del País, premiado por el 
claustro de profesores de la Escuela Normal y 
por la muy ilustre junta de Instrucción pública 
de la .provincia de Tarragona. En 1 885 (2) pu- 
blicó una Ortografía teórico práctica ó colección 
de reglas y ejercicios para la enseñanza de la 
escritura al dictado, según los preceptos de la 
Real Academia española, con aplicación á los 
diferentes ramos del saber humano. 

ANDREU (D. M.)— Profesor de geografía, 
matemáticas é idiomas. En 1829 publicó en 
Barcelona, imp. de la V* é hijos de D. A. Bru- 
si, un Compendio de geografía moderna. Tres 
volúmenes en 4° 

ANDREVÍ (D. Francisco).— Nació en Sana- 
huja, provincia de Lérida, en 16 de noviembre 
de 1786. Adquirió los primeros rudimentos de 
música en la Seo de Urgel y perfeccionó sus co- 
nocimientos en Barcelona, estudiando bajo la 
dirección de los más entendidos profesores. A 
la edad de 19 años hizo oposiciones á la plaza 
de maestro de Capilla de la catedral de Tarra- 
gona, y según el Sr. Fargas y Soler el novel 
compositor veAció á sus coopositores, pero no 
se consideró conveniente adjudicarle la plaza, en 
razón á sus pocos años. 

(i) Acta de la sesión de 15 julio de X833. 

(a) Tarragona'- Arís é hijo. Un vol. en 8.®, 300 págs. 



AN 



AN 



En l8o6 hizo oposiciones al msgiaterio de la 
Mledral de Sevilla, en 1807 al de la de S^orbe, 
en 1S14 al de Santa María del MatdeBarceloDa; 
en 1819 al de la catedral de Valencia, y en 1829 
•1 de U de Sevilla. En todas e^lss oposiciones ob- 
(u*o Andrevf el más completo triunfo y alcanzú 
fama de entendido músico y compositor. 

Ed 1830 fué nombrado, previas oposiciones, 
eaaestto de la capilla Real de Madrid, plaza que 
desempeDÚ basta que por los compromisos po- 
líticos que habfa contraído, vióse obligado An- 
drevf en 1S36 trasladar su residencia iFraDcia, 
Establecido en Burdeos obtuvo el miigblerio de 
la capilla de su cátedra!. 

Entre las varias solemnes funciones religiosas 
que se celebraron en -la primada de Burdeos 
en 1S40, llamó la alenciún de loa inteligentes la 
que tuvo lugar en mayo de dicho aDo- El perid- 
dico de aquella localidad, El Corrtir, dio cuenta 
de ella en tas siguientes encomüslicas lineas: 

(Sentimos vivamente no poder analizar todas 
tas pieíaa que se ejecutaron. Las de más mtcito 
son: el Magníficat que oímos siempre con tanto 
placer 7 cuyb solo gata fccit fui cantado por 
un niDo de coro de un modo encantador, jr el 
Beatuí vir, cuyo estilo es graciosísimo, j el diá- 
logo bien sentado y variado. La nobleza de 
principio en el salmo /n eritu, j la suavidad del 
canto que se ve en el medio de la composición, 
nos han admirado, como también la brillantez 
7 energía con que termina- Estos dos «almos 
ban sido compuestos por Andreri, ex maestro de 
la capilla Real de Madrid, que es considerado 
como el genio musical de la Espafla.i 

En septiembre de 1849 llegó i Barcelona y 
le fut confiada la maestría de la iglesia de 
Nuestra Señora de las Mercedes en la doble ca- 
lidad de maestro de Capilla y de la escolanfa, y 
poco tiempo después (1S50) se le concedió ua 
beneñcio fundado en la misma parroquia. 

Murió Andreví en 13 noviembre de lS53,poco 
después de haber cumplido la edad de 67 aOos- 
Aadrevf fui enterrado en el nicho n." 1979, 
cerca del Departamento primero, cementerio an- 
tiguo (hoy llamado del Este) (i). El nicho no 
'contiene lápida alguna 1 aólo en el revocado hay 
un rótulo muy borroso que dice: iPropiedad de 
Dona María Antonia Andrevf y Ferrer.i 

Oi Scfíin noca que noi faa lido fadlílada por la St- 



Inexplicable abandono é incuria, tratándose de 
un maestro compositor que goza en Espafia y en 
el cilrsnjero de justa y merecida fsma. Espera- 
mos por quien corresponda se lep^ire este olvido, 
y los reatos de Andreví sean colocados en el pan- 
teón de hombres ilustres, ptoyectndo establecer 
en la que fué capilla de la derruida cindadela. 
Andreví es una gloria nacional, y su memoria 
debe ser honrada como él honró á su patria (i). 
Al darse sepultura al cadáver de Andreví en 
el cementerio de Barcelona, el maestro D. An- 
tonio Fargas y .Soler pronunció el sentido dis- 
curso que transcribimos á continuación: 

tSKÑORES: 

aLa voluntad suprema de Dios ha llamado á sí 
al sacerdote modesto, at artista esclarecido, ho- 
nor de nuestra patria. Si es doloroso para los 
deudos y amigos del Rvdo. D. Francisco An- 
dreví haber perdido á un pariente y amigo, bue- 
no y apreciable, no es menos sensible para el 
arte músico el vacío que deja en él, el maestro 
sabio, el compositor hiborioso y el artista emi- 
nente. Un doble deber cumplimos, pues, en tri- 
butar este último y merecido homenaje aun ami- 
go y hermano en Dios y en el arte. El maestro 
Andreví. que sólo fué sacerdote humilde, pero 
respetable, hlzose un lugar distinguido en Es- 
paDi por los brillantes triunfos que alcanzó du- 
rante su larga carrera de Compositor, la cual me 
propongo reseDar otro día. En este momento, 
stame permitido manifestar tan sólo en nombre 
del arte musical, cuyos dignos representantes 
me están escuchando, que si Andreví á pesar de 
su vasto saber y relevante mérito de compositor 
sagrado, si no obstante de haber alcanzado en 
su juventud el puesto más honorífico de Espa- 
fia para un maestro, el último tercio de su vida, 
i. causa de las vicisitudes políticas, vióse preci- 

(l) Aunque cnn poa «Itmiin le hln puhlicado dalni 



ario iccdÍco de b música, • por Paiado y Ei- 
.drid .8M; píg. ao 

I de lí raúiica eipsflol»,! poi'Soriimo Fuerl», 
ág, 306. 

pailolK,. por D. Sildoni, l.III, páe». jMy jij. 
iKJ> del R. D. FrsocliEo Andrevi, maestro 
, > por D. A. Farsas, publicad» en el Díarís 

Bi muy biere* lIiKiia. 



82 



AN 



AN 



sado á aceptar, para atender á su subsistencia, | 
otro puesto más humilde, en el arte, bien que 
no indigno de él, su memoria será imperecedera 
entre sus compatricios y sa nombre, merecida- 
mente respetado en Espafía y fuera de ella, que- 
dará consignado con caracteres indelebles en 
nuestros anales del arte, y su historia le reserva 
una página digna de él. 

> Vosotros, jóvenes compositores, que os hon- 
ráis con haber asistido á este triste y fúnebre 
acto, vosotros que llenos de fe artística que el 
maestro á quien lloramos, y con el amor al arte 
que os distingue, haréis menos sensible su pér- 
dida y, sin duda, llenaréis el vacío que hoy ha 
dejado el difunto. 

>Y pues como hombre y sacerdote se hizo 
respetable por su humildad y otras virtudes mo- 
rales, es de esperar que el Supremo Juez le re- 
serve un lugar en su gloria. Mientras tanto y 
para que pueda alcanzarle, dirigimos á Dios 
nuestras oraciones, derramemos una lágrima 
sobre sii féretro, y dispongamos sobre su tumba 
una modesta corona, la corona del artista y di- 
gamos todos de consuno: | En paz descanse en 
la tierra y ábrale sus puertas el Cielo I > 

Bibliografía 

c Salmo para voces, orquesta y órgano, > parti- 
tura original en poder de D. Juan Carreras y 
Dagas. 

El maestro Andreví compuso este salmo para 
las oposiciones que hizo á la plaza de organista 
de Valencia. Tiene la fecha de 1733. 

La dulzura de la virtud^ drama sacro para 
voces y orquesta. 

Partitura original en poder del Sr. Carreras 
y Dagas. 

«Himno para voces y órgano.» Fechado en 
Barcelona en 18 14. Partitura original en poder 
de D. Juan Carreras y Dagas. 

«Juicio universal, Drama sacro.» 

De un juicio crítico publicado en el Diario 
de Barcelona (i), sobre este drama sacro escrito 
por el eminente literato D. Pablo Piferrer, trans- 
cribimos los siguientes párrafos que dan una 
completa idea de esta composición del maestro 
Andreví. (2) 

(i) 21 noviembre de 1831. 

{%) En el Diario de Barcelona se publicó otro juicio 



cEn la sinfonía ha sabido el autor, insiguien' 
do el orden de las composiciones líricas, epilo- 
gar todo el drama, pintando con viveza y ener. 
gía las escenas de aquel terrible instante. Rompe 
apenas la orquesta, un mortal pavor cubre los 
ánimos. La imaginación exaltada al asombro del 
terremoto, contempla ya oscilante la naturaleza, 
ya desquiciados los ejes del Universo, trozo por 
cierto inimitable y lleno de entusiasmo. En me- 
dio del general trastorno, resuena el estrepitoso 
eco de la trompeta que anuncia el juicio, y á una 
brillante y ostentosa marcha se presenta toda 
la majestad de un Dios, que como á supremo 
Juez, pronuncia la terrible sentencia, llamando 
al seno de la gloria á los benditos de su Pa- 
dre, é imponiendo á los infractores de su Ley, 
el castigo de un fuego eterno. Queda sellado el 
enérgico cuadro de esta pieza, con el furor y 
desesperación de los condenados, descrito lodo 
con tal propiedad, que manifiesta el poco auxilio 
que necesita la música instrumental de la vocal, 
cuando se halla regida por una mano hábil y 
diestra. 

>En el coro de introducción Día de luto, por 
medio de un cantábil menor, obligado de un 
trompón y trompa, se manifiesta la sorpresa uni- 
da al espanto. Su extremo Llegó tujin^ queda 
expriesado por voces solas, que espiran con un 
Smorzando. 

> En la primera aria debajo, se ostenta con 
energía el aparato físico del trastorno que sufre 
la naturaleza. Cubierto de un telón pavoroso el 
manto de la celeste esfera, chocan en desorden 
confundidas las negras y opacas nubes. Mugido- 
res elementos azotan las tremendas olas. Brama 
el mar con horrendos gemidos. — Truena el cielo 
lanzando mil rayos^ y con fétido aliento siembra 
la muerte y desolación. Aterradas huyen las 
fieras, y al encapotado firmamento dirigen mira- 
das de compasión. Todo en espanto formidable 
yace, todo en silencio y horror sombrío. Ha sa- 
bido el autor figurar esta trágica escena .con tan 
acertada elección de instrumentos, que sin sufocar 
la voz, le ha dado el mayor realce. La Cabaletta 
precedida del cantábil de fagot y flauta en oc- 
tava, es expresiva. 

»En el aria de tenor, 5/, Dios bondadoso, brilla 



crítico sobre este oratorio; escrito por D. Antonio Fargas 
y Soler, ipág. 2253, abril de 1850). 



AN 

BOk coatinua annonfa perfectamente otdeDa- 
da con los coios. El último aire, Ea alma mía 
— Salta áe gBío, expresada pot et clarinete que 
en £1 domina, causa agradable aeoaacióD, de- 
rramando en los inimos I* suave copa del 

>Lb oposición de afectos tan difícil de expre- 
lar á un mismo tiempo, está descrita con suma 
propiedad en el dúo del tenor y bajo, Calla, 
taita, ittielmíe, malvads. La alegría y calma del 
primero, con la rabia y deseiperaciún del se- 
gando, forman un contraste tan singular, que 
absorto el ánimo siente á cada paso trocado el 
cOTBzún por ¡aflujo de contrarías pasiones, in- 
cierto de la que reportará el triunfo. 

>EI cuarteto es la pieza maestra y principal 
del drama, en la que ha desplegado el autor sus 
profundos conocimientos. Después de los solos, 
sigue un Parlantt ó diálogo Heno de fuego y 
expresión. En el Nectum» bay novedad y gusto. 
Los dos coros de justos y pecadores, ofrecen dh 
choque singular y admirable. En la StrtHa so- 
bresale la habilidad en la parte instrumental, y 
nada deja que desear. ílscrita bajo el método 
alemán, abunda en exlraCa combinación de ins- 
trumentos 7 Toces, en salidas de tono muy raras 
conducidas con la mayor duliura y suavidad, 
prueba inequívoca de que Andrevf ha bebido en 
las cristalinas fuentes de Mozíarl y I-Iaydei). 

>E1 terceto, A la visía dtl Sacre Madero,, tiene 
lu particular mérito, sobresaliendo el AndanÜne 
por su hermosura y originalidad. 

)E1 corofinal|i'íi-oo'L'«j»iaKAíOTw, está coro- 
puesto sobre el tema de la Slrtt/a de la sinfonía. 
El horror lanza sus terrible! miradas contra 
aquellos deanatucalizados, queda en su semblante 
marcada la desesperación, y una nube de muerte 
les confunde y precipita en las cavemas del 
abismo. Tremendos gritos de rabia y desolación 
resuenan por todas partes, á cuyo objeto ae vale 
d autor de aquellas disonancias que sin dar 
grima al oído, son á propósito para expresar tan 
bofTorosos afectos. 

sTal es el compendio de bellezas que encierra 
la obra de un autor espallol, cuyo mirílo ha 
sido el móbil de publicarse su nombre. Con- 
gralultmonos de poseerle en nuestro seno, puei 
su talento j aplicación le constituyen digno del 
GOmiln aprecio.i 

RtcuáldtíaHÜqutsetdtmaUlsrHigicax. Parfs. 



AN 



83 



Mita dt di/uníes, compuesta para las exequias 
del rey D. Femando VIL 

Stabat Mattr,í cuatro vocea ad liiituiii con 
acompaSamiento de órgano ó piano ú bien con 
orquesta. 

Ejecutóse por primera vez en Barcelona en 
1S5Z. Se publicó un juicio critico de éste Síataí 
Maler, en el periódico El Famtnto (Barcelona), 
correspondiente al dfa. 35 de marto de 184^. 

Misa der/quicn á grande orquesta. 

Andrevf escribió esta composición cuando 
descmpeCaba la plaia de maestro de la Capilla de 
Palacio. La cedió á la Sociedad fUarmóníca de 
Barcelona, y se cantó por primera vez en ésta 
capital, en los funerales del insigne literato don 
Pablo Piferrer, celebrados en la iglesia de nuestra 
señora de Belén, en el aDo 1848. 

Salve Kegina, á seis voces y orquesta. Publi- 
cada por D. Hilarión Eslava en su colección. 
Lira lacra eif ancla, tomo de la sección de com- 
positores del siglo XIX, 

Tratado Itérico'práclieo, dt armonía y eem- 
fo»ciÓH. 

Barcelona:Ímp.ylib. de D. Pablo Riera, 184S. 
En 4.° mayor S , págs. de texto y 133 de mil- 

Ed este mismo aflo se publicó en París, (Pe- 
ritse irires), una traducción en francés. Agolada 
la edición espaDola, se ha reimpreso en 1885 
por D. Andrea Vidal y Roger, editor de Bar- 

El maestro Andrevf, escribió el Tratado dt ar- 
menia, la prímera en su género en EspaDa, para 
instrucción ^de sus discípulos, poniendo al al- 
cance de todos el conocimiento simplificado de 
las reglas del arle. Ensefia la composición co- 
rrecta de la mOsicB libre, así como k imitaliva 
y expresiva, refundiendo las r^las de la escuela 
antigua con la moderna. 

Esta obra está dividida en seis partes. 
La I." contiene las partes integrantes de la 
armonía. 

La 2.' el contraputtio. 

La 3.' los acordes disonantei y la modula- 
La 4.' las notas principales y acordantes de 
la armonía. 

La 5," la melodía t imitación. 
La 6.** el contrapunto doble ó trazado, el coro 
con la fuga y género fugado. 



84 AN 

La 7.* 1* mstTQmentación. 

Andrevi remitió un ejemplar de lu Tratado al 
director del Conservatorio niiciooa! de mii)ica; 
7 Jeclamacian de Parta, Mr. Auber; y íate al 
acusar el redbo de dicho ejemplar, coniíipa en 
común ¡caciún de 1 1 de diciembre de S48. que 
•le Iributo mi teatimonio de satisfacción por lo 
que me cupo ver que V apreciábalas doctrinu del 
Conservatorio, y qiie habla escrito lu obra ins- 
pirado de lai mismai.i Kcpiíci.aDade Mr Auber 
«que su (ibta queila deposilaiía en la liiblioiecii 
pare p;\>vecbo de todos en general, 7 mái par- 
ticularmente de nuestros aliimnos, i quienes la 
recomendamos. > 



GoEoa, al beato Joit Üriol. 
Coioa, i san Amonio. 



N ACOMPASA MIENTO HE ÓRCAHO 



Misas matutinales 



Misa, i. (res tiplea. 
Miu, á cuatro Ídem. 



COMPOSICIONES MUSICALES 

txislenles en el Archive de la Estelanla áe 
Ntra. Sra. de las Mertedis de fíaiceloma 

Piezas de música con acompaS amiento de 
orcjuksta 

Mi» de gloria, á (oda orquesta. 

Misa i media orquesta. 

Verso Quoniam, i ídem, ídem. 

Miaa de réquiem, con inslrumentos de viento. 

Misa k trea voces 7 ocompanamienlo. 

Prosa de di/untít, á tres voces y acompaña- 

Reaponaorio para gradual, Ega qiiaii vilis, 

Responsorio para gradual, /ní/<7rífl5'míjfl//m. 

Grailiial, //cJiV .l/ui/u Virgo. 

Benedicius, para la elevaciún. 

Te Deum, grande. 

Te Deum, medía orqueala. 

Alisolta, gran lie Ídem. 

Motete, 'f'inalem me quotidie. 

Rosario con orquesta, 

Rosario, con Ídem. 

Letanía, con ídem. 

Salve, i toda ídem. 

Salve, á media ídem. 

Goioa á san FraDCÍsco de Paula y otros 

Gozos á la virgen de las Mercedes 7 oíros 

Gozos ú la vii^en de Bellvitje 7Tarios santos. 

üoios, á la virgen de la Fuente de la Salud. 



Gradual, á dúo, 7 coro... Stasuat eoeli. 
ídem, á tres voces, O Beatum SaimundHm. 
ídem, á tres voces, O Gloriosa domina. 
ídem, á tres voces, /sle esl. 
Himno, Ave¡ mari ilella. 
Himno, á solo, Ave maris stella. 
Alifona á solo 7 coro, Inviolata. 



; COMI-OSICIOMES 



Dos Rosarios, á I1 

Siete Trisagios. 



Lelanfa. 
Tola pulchra. 
Regina cotli. 

Gozos á san Ca7eIano y varios otros sanloi. 
Gozos á la virgen de las Mercedes (dos). 
Gozos á la virgen de la A7uda. 
Gozos á la Concepciún. 
Hiiono para el mes de mayo. 
Coplas despuía de la Comunión. 
I..„„,.d™.. (,r„). 

Pangí litigue j Vexilla regís. 

Beneáictus alternado, para Semana Santa, á 



AN 

Gleritt lauí el honor. 

Adíslefiddcs, himno para navidad. 

Cuairo reiponiorios, para [d, 

Aví rtgina coelomm, á cuairo voces. 

Atma rtdemptoris, i, ocho. 

Btntdictiis paro maylincs, á leis voces. 

Lamentos á iaa Bendílas Almu. 

riezaa de milsica que han entrado á formar 
parte del repertorio durante el tiempo que ocupú 
la plaza de maestro de Capilla D. Bernardo 
Calví) Puig. 

Misa d ires voces y ú^ano, en Dó. 

LelanCa para orquesta de capilla. 

Despedida á dúo, Milsica con solo acompaña- 
miento de órgano. 

ANDRIANI (D. Luía María),— Naciá en Bar- 
celona en 24 de septiembre de 1 773. Esludiú en 
el Seminario de Nobles, 7 en 1790 inauguró su 
carrera militar, batiéndose contra los moros en 
el sitio que íatoa pusieron á Ceuta (l). 

Durante la guerra de U Independencia tomó 
parte en varios importantes hechos de armas. 
Según consta en au hojas de servicios, «fut 
nombrada gobernador del retrinchecamiento de 
San Fernando de Sagunlo en agosto de iSll; 
hizo su gloriosa defensa jr rechazado el asalto 
de 18 de septiembre del mismo alio, por el que 
tele conRriú el grado de brigadier; rechazícon 
igual ó mayor gloria tos asaltos de iS de octu- 
bre del propio afio, j después de prolongada la 
defensa milagrosamente pot espacio de ocho 
días, por medio de los mayores esfuerzos, 7 pa- 
sados ya treinta y cuatro días de riguroso sitio 
i. que forzó al enemigo, obligándole á reconocer 
por plaza fuerte ó un retrinchera miento no con- 
cluido, quedó prisionero el z6 del expresado mes 
y aflo,i Estuvo en Francia como prisionero por 
los anos 1S12 y 1S13 y regresú á España en el 
aBo siguiente. En tSz3 fué destinado como co- 
misario regio al cuerpo del ejíicito francis que 
mandaba Molitor. Después de haber sido pro. 
movido i mariscal de campo en 1S3J, ejerció el 
cargo de segundo cabo del capitán general de 
Madrid, y en 1855 se le concedió la pensiún de 
San Hermenegildo, por ser el 7." de los (Aba- 
lleras de lu orden. 



ItlRLirtGRAplA 

Extracto del maniñesto de la defensa del re- 
trinchera miento no concluido en iSl I, conocido 
por castillo de San Femando de Saguoto que 
hizo su gobernador Andriani.» 

Madrid, 1815, Folleto en 4,° 

No hemos tenido ocasión de ver este folleto, 
pero nos da á conocer su contenido el signienle 
párrafo de la Mímaria, publicada en 1838 por el 
Sr. Andriani que citaremos luego, 

tMiro como iltil hacer aquí mención de que 
el expediente de Sagunto debe contener mi ma- 
niñesto de 1814- entregado á S. M. el rey 
U, Fernando Vil, que incluía el plano de la 
fortaleza, su descripción, parle de .Snchel á su 
gobierna, sobre el sitio, batallas y rendición, or- 
denes diarias de la plaza, inclusas proclamas y 
relaciones de los asaltos, estado de fuerzas, el 
del servicio diario expresivo de cada uno de lo* 
objetos, noticias del ramo de artillería, de ¡nge 
nieros, de víveres; correspondencia del gober- 
nador con el general en jefe y con otros jefes; 
ídem con el sitiador, capitulación, motivos que 
luvo el gobernador para capitular; diario del 
sitio, oficio de Siichel al jefe de E, M, Cobanz. 
También hará parte del expediente una explana- 
ción del manifiesto entregado á S. M, en 1S16, 
y explicación numerada de todas las parles del 
plano geométrico que aquella incluía ; por illlimo 
relación nominal de cuantos individuos obtu. 
vieron en Sagunto grados, empleos y condecora- 
ciones por declaración del gobernador.) 

(Memoria sobre la defensa de Sagunto en 
181 1, por el general Andriani en refutación de 
un pasaje de la historia de la guerra de la Inde- 
pendencia de España, que dio á luz en 1835 
á 1837 el Excmo, 5r. Conde de Toreno. 

Madrid: imp. de D. Euiebio Aguado, 183S. 
En S."— iifipágs. 

(Memoria justificativa de la defensa de Sa- 

Marzo de 1838. Folleto en 4,° 

ANDRIANI (D. Severo Leonardo).— Nació 
en Barcelona en 6 de noviembre de 1 774. Fué 
canónigo de la catedral de Gerona y maestre- 
escuela de la de Huesca, y como tal rector de U 
(Iniversidad. Senadiir del reino y obispo de 
Pamplona detde 1830. EacríbiÓ un yuSae 



86 



AN 



AN 



analítico sabré el Discurso canónico-legal del 
Excmo. D. Pedro Vallejo. (Madrid: imp. de 
Aguado. 1839). Murió en 4 septiembre de 1S61. 

ANDRIEU (D. Juan). — Comisario de montes 
de Lérida desde el afío 1846 al 1859. Escribió 
unas «Breves noticias de algunas particularidades 
que pueden dar cabal idea del clima y del terre- 
no de las zonas forestales y desarrollo en la pro- 
vincia de Lérida,» según observaciones hechas 
por dicho comisario. Se publicó este folleto (18 
páginas) en Tremp, en el afio 1857. 

ANET Y CODINA (D. Antonio.)— Nació en 
Barcelona en 12 de diciembre de 1836. Estudió 
en el Instituto de 2.^ enseñanza de Barcelona, 
y recibió el título de bachiller en medicina en la 
Universidad en 1859, el de licenciado en 1860 
y posteriormente el de doctor en la Universidad 
Central. Ha sido vicepresidente, presidente des- 
pués de la Academia médico-farmacéutica de 
Barcelona y presidente de la casa de Caridad. 
Delegado inspector de las casas de socorro que 
sostiene la Asociación c Amigos de los Pobres,» 
y tesorero de la misma Asociación. Presidente 
de la Junta de gobierno de la casa provincial de 
Caridad; socio honorario del Ateneo-médico de 
Huesca; correspondiente de la Real Academia 
de medicina y cirugía de Barcelona; de la mé- 
dico-quirúrgica Matritense; de la Sociedad de 
ciencias médicas de Lisboa ; miembro de la So- 
ciedad francesa de higiene, socio fundador del 
Instituto médico de Barcelona y secretario de 
la Academia titular del mismo, etc., etc. 

Bibliografía 

<De la viruela y su profilaxis.» Memoria leída 
en la Academia médico-farmacéutica , dando 
cuenta de los trabajos de la comisión perma- 
nente de vacunación de la misma.» 

Barcelona, 1878. En 8.° mayor, 32 págs. 

«Algunas consideraciones sobre el traslado 
déla actual casa de Caridad.» Discurso leído en 
la sesión inaugural de la Academia médico-far- 
macéutica de Barcelona. 

Barcelona: est. tip. de J. Miret, 1888. — 72 pá- 
ginas en 8.° 

«Memorias leídas por el ilustre sefior Presi- 
dente de este Asilo (casa provincial de Caridad), 



Dr. D. Anet en el solemne acto de la distribución 
de premios á los alumnos que se han distinguido 
por su aplicación y buen comportamiento en los 
afios 1886 y 1887.» 

Barcelona: Casa Caridad. 1888. — Folleto. 

ANGELÓN (D. Manuel).— Nació en Lérida 
en 25 de abril de 1831. Cursó la carrera de 
abogado en las universidades de Barcelona y 
Madrid. 

Se dedicó al cultivo de la literatura, tomando 
parte en la redacción del diario que se publi- 
caba en Barcelona en 1850 con el título El 
Ancora. En 1860 fué director de la Gaceta del 
Comercio^ revista mercantil y de otras publica- 
ciones. Después dirigió el periódico satírico ilus- 
trado La Flaca y actualmente la Ilustración ar- 
tística^ editada por los Sres. Montaner y Simón. 

Ha sido presidente del Ateneo barcelonés, 
mantenedor de los Juegos florales, secretario de 
las sociedades Fomento del Ensanche y Ferro- 
carril y minas de San Juan de las Abadesas y 
Catalana general de Crédito, y actualmente es 
administrador de esta última sociedad. Por Real 
orden de 6 agosto de 1862 se le concedió la en- 
comienda de número de la orden de Isabel la 
Católica, 

Bibliografía 

La Verge de leu Mercés, Drama sacro caba- 
lleresco, en cinco actos (i), original y en verso 
catalán. 

Fué representado por primera vez, con gran 
aparato y estreno de decoraciones, en el teatro 
el Circo Barcelonés la noche del día 2 de marzo 
de 1856. 

Se publicó un juicio crítico de este drama en 
la Corona de Aragón (febrero de 1856). 

Según D. Joaquín Rubio y Orts (2), este dra- 
ma fué la primera producción seria catalana 
puesta en escena. No ha sido impresa y D. Juan 
Almirall y Foresté posee una de las copias ma- 
nuscritas que sirvieron para la representación 

(x) Renacimiento de la lengua^ &, pág. 187, tomo III 
de las Memoñas de la Real Academia de Buenas letras. 

(2) Tienen los siguientes títulos estos cinco actos : 
1.° El triunfo del rey Don Jaime. 2° Aparición de la 
Virgen. 3.0 Fundación de la orden de la Merced. 4.° La 
redención y 5.0 Apoteosis. 



AN 



de La Vtrge, y de elU hemo* copiado lu doi 
primer» «*c«i)m del aclo primero, que tranícri- 
bimos á conlÍDuacíóa: 



ACTE PRIMER 



CenuUereneap. — Ermcngaráa. — D. Btrtngatr. 
— Pire Nolaieí. — Constllers y afieials dt de» 

CoNSELLBR. jCoDqué Doslrc re; D. Jaume 

Ha resuUit vencedora 
BüBENr.uER. Aiils ti, puíg ha donada 
A loB moros tal lliu6, 
Que DO es fácil que la oItíiIícd 
Peí moU tempí que pane y mole. 
CoHSELLEK. iViva el Ke; en Jaumel 
ToTS. |Vi»«l 

Bbrenguer. Si lo haguéneu tiit com jo 
Pie de ardiment y coralje 
Llansáa ab sos escuadrona 
Contra la canalla mora, 
Ni del cel que baixás foch 
A los in&ets enemichs 
Haurfa cautal mía por. 
No feya un mioui encara, 
Doni rienda al biidó 

Y ja en lo bell mii del camp. 
Tenyit de lanch fina lo'coll, 
Semblava ta tua eipasa 

La guadanya de la mor. 

Consellek. Es lao jove, lao valeal... 

Pere Nol. y lan valeat com piadús. 
No bé la morisma inñel 
Fugf de loi nostres copt, 
Feu tocar darf d' alto, 
Per reunírne a tota, 
Llavora, baixant de caball, 
A D. Berenguer de Palou, 
Que porlava una gran creu 
Ab la imatge del Senyor, 
Ha cridat, j Rnt á (erra 
Pleganl lo coronal fronl 
Ha donadas á Deu gracias 
De lo fondo del seu cor. 
Tot lo eiírcit imitantlo, 
Ha doblegat los jonolls, 

Y en tan devota postura. 



Retpirant veneraciú, 
SemblaviD maiuos anyells 
Lor que antes foren lleons. 
CONSELLBR. jY qué tal fou la vicloríaí 
Berenguer. iQui Toliu que oa díg^? Fou 
Tal, que César y Pompeyo 
No las guanyaren majors. 
CoNSELLEB. iBravo cotopanysl (Viva el Reyl 
ToTS. (Viva el reyl 

Berehgurr. |Viva Arag6l 

CoNSELLER. ¿Tardará molí á airibirí 
BERENCtlBR. Tot al contrari, tan pocb, 

Que ala primera llums de la aurora 
Lo lindríu dinire del port. 
De ponarvos la noticia 
Tiach encdrrecb; con que 'I llocb, 
Com pugutu embellescáu. 
jHo sentiuí 
CONSBLLER. iSom ó no ama} 

Ja aabtu que Barcelona 
Desde los (empí mis remots, 
De honrar á loi seus monarcas 
No perdona la ocaaid. 
Vaig ¿ díiposar las festas; 
Ciutadans, tegulume tota. 
Que 'm de posar la ciutat 
Lo mateii que un pom de flors... 
('Canií íaíi mini>¡ Perl Nelaiíoy Ermengarda) 



Pire Nülasco y Ermeitgarda 

Pbre Nol. Y vos, jc6m eatáu tan muda, 

Tan sola y tan congoixosa? 
Ermencar. Ea que he perduda una cosa 
Perk Nol. ¡Y qué cosa hayíu perdtidaí 
Grmehuar, Cosa que lo reysenl rey 

No me la podrá tomar. 
Pere Nol, Miriu que es molt punderar, 
Joyas hi hA de tanta lley 
Que ab perill ó sens perill 
Del Rey trobí» no es poguda. 
No paa la que jo he perduda. 
¿Pus qué hau perdut? 



Ermbnoar. 
Pere Nol. 
Ermengah. 
Pere Nol. 

Pere Nol. 



Lon; 



ifill. 



{Se os hsmoiU 

Mi lio r serla. 

¿MiiloT que no fússía tíuí 

AIIbtot* jahont lo tenfuP 



AN 



Ermrnc.ar. Molí lluny d' aquí; 



ma pena, 

Puig pensaní en son cual 
Plt cLia noble ciulat 
Vnig teta una Magdalena. 

Y aumenta mon desconsal 
Tensar que, per malas manyas, 
Mon lo ñll de mas eoiranyu 
Com una flor sense sol. 

Vos que nb tan rara paciencia 

Y ab valor tan singular 
Váreu anar á rescatar 

A loi eautius de Valencia, 
Servliime en est cas de pate, 
Lliuriume de aqucsl perill, 

Y feu que lorni mon fill 
A los brasos de sa mare. 

í NuL, 51 tot coniislfs en mi 

Podéu créurer, bona dona. 

Que vostre ñli, Barcelona, 

Veurfa esi mateii mal!, 

Com i Ga mare tambt; 

I'uig, sapigáu Ermengarda, 

Que i mi lo temp» sempre 'm tarda 

Qusn se tráete de fer bé. 

Perú encara quejo vinch 

De familia noble y rica, 

Ja sabéu que aixú no implica 

Per no lluhir, com no tinch, 

Puig quant mon pare 'm deixi, 
A los pobres vaig dona 
Avaos de Soriir de Fraosa. 
Cent voltas en los caulíus 
He pensat y ab sos liolors, 

Y la abundancia de plora 
Ha fet de mos uUs dos rfua. 
Ma vocacid fou tan forta 
Que íñáe juntar diners, 

Demanant de porta en porta. 

Y de Deu ab la'usistencia 
Poguí erusar mar y rius, 
Redimir algunt caulius 

De las presons de Valencia. 



En busca lempre de eacUu*, 

Me portaren unas naus 

A la bella Andalusia; 

Y aprofítant la ocasiá 

De estar lo moro en campaaya, 

He recoireguda Espanya 

A pams, racó per racú. 

Mea ja aquell temps ha pusal, 

Puig en lo poch que estigut 

Ab los fondos acabí 

Que 'm dont la caritat. 

Jo comprendí vostre condol, 

VoldKa ab ell acaba', 

Mes jcreyíu que aixis sen vá 

Al África, un home solí 

Per mitigar lo dolor 

Que á moltaa mares assalia, 

Per mes que molt zel no 'm falla. 

Me falta, en cambi, molt or. 

jY lo caríssim ñll meu 

Morirá sens esperanaa 

Puig que á vos res se os alcansa? 

Pere Nol. jSense esperansa, dihéu> 
fPuig á cas li pot fatlarí 

Ekmencar. jEn <juí, donchs, la posare? 

Pbrk Nol. Molt mis que dunat nos li 
Te encara Deu per donar. 

EbMengar. ¡En quí, Nolasco, digiume. 






1 espera 



añéu! 



Llave 






Que de prop a¡ amenasi*, 
De Valencia vaig passi' 
A la* platgjaade Mallorca. 
Despris, seos por d' averia. 



PehE Nol. La fio, Ermengarda, en Deu, 
En Deu y en lo rey en Jaume. 
Que si de un str Uaslimat 
Los prechs compossiu escolta, 
Jo os promelo que eiía volla 
Potser tindrém molt guanyat. 
Las e^peransas encara. 
Ermengarda. no perdí u. 
Mes cal que á lo rey parléu 
Com deu parlarli una mare. 

Lo llenguatjc que 'm pertoca, 
Men vaig de alegría loca. 
Pere Nol. Aniusen plena de fé. 

( Vanst Ib3 dos) . 

E¡ Angíl lii la Paz. Epílogo, original, estre- 
nado en iSjfi. 

Uistoria di lagíatírra. Comprendiendo la de 
Escocia. Irlanda y las posesiones inglesas. Con 
una estadístii^a de estos diferentes países, poi 



AN 



S. A. Fleury. Trsducidí y continuada tusta 

Duetlroi díu. 
Barcelona: imp. N. Ramfrez, 18J7. — Tres 

tomos en 8." mayor, con ¡2 Idmina). 
La Bolsú. Drama en cuatro actos y 1 
D. Manuel Rimont publicó un juici 

en el Diario dt Barcelona, pág. 4210, agosto 

de 1S5S. 

Stl%! jtlIgCÍ. 

Los misuriot del putHo tifañol Airanlí vtin 
tiglet. Novela original. 

Barcelona; lib. de í,. López. 1858. ^Tr 
(omoB en 4.° con Idminai. 

El una narraciÚD en totma de novela de loi 
hechos más culminantes de Espada desde los 
tiempos mái remotos hasta U gueira civil, lla- 
mada, de loi aicie oDos. 

La moral itfia!, 6 deberes del Eilado j de los 
ciudadanos en todo cuanto tiene relaciún 
propiedad, la igualdad, la organiíaciCn del po- 
der y la Hgurídad interior j eilerior, por A. 
Gamier. Traducción. 

Barcelona: 1858.— Un vol. 

El ftnáin dt Sania Eulalia, ó loa fueros de 
CaialuBa. Novel» original. 

Barcelona: lib. de I. López Bemagoti, tS^S. 

Un vol en 4." 

Criaunes célíhris tspañolts, píginas entera! 
de todos los tiempos, 7 en especial del si- 
glo xiX. 

Barcelona, iSjg. 

Iiabtl n. Historia de la reina de EapaSa. 

Barcelona: I. López editor. 1860. Se publica- 
ron dos ediciones; una de ellas, llamada de lujo, 
contiene 10 relnttos litografiados por D. E. Pla- 

Cit*drt íintptUe, para el uso del papel se- 
llado 7 demás sellos creados por Real decreto 
de 12 desepliembre de 1S61. 

¡Atrás íl ExIroHjerol... Novela blatórica del 
tiempo de la guerra de la IndtftKdtHcia- 

Barcelona: lib. I. López Bemagosi. 1861. 
Un Tol. en 4.°, iluMrado con 30 láminas de 
Planas. 

Eipaam di hfnra y amer. Zaranela en tres 
actos, letra de D. Manuel Angelón 7 mdiica del 
maestro Agustín Scliuembruan. 

Estrenada en octubre de 1862. 

Tranla a»es i la vida dt m» Jugador, Noyela 
original. 



Barcelona: lib, I. López Beroagosi, 
■a tomos en 4,**, ilustrados con 14 lámin 



El alejado. Novela original. 
Barcelona: lib. I. López Bemagosi, 1863. 
Ln vol. en folio menor. 

RigeUtto. Novela basada en el drama de 
Víctor Hugo. El re7 se divierte- 
Barcelona, 1864. Un Tol, en folio menoi, con 7 
láminas de Planas. 

iTrabajo Sobre el pro7ecto de construcción 
de UQ teatro Nacional. > 

Memoria leida en la sesión de 27 enero de 
1865, celebrada por la Real Academia de Buena* 
letras de Barcelona. 

Crónica de ¡a Provincia dt Barcelona. 
Madrid, 1S70. 

Foima parle esta obra de la CrSníca de Es- 
paña, publicada bajo la dirección de D. Caye- 
tano Rosell. El Sr. Angelón escribió sólo hasta 
la pág. 65 capitulo XIV, continuándola el teDor 
conde de Fabraquer. 

(Memoria, titulada, Algunai eensiáttaeionts 
sabrt el moderno Teatro Catalán.* (Leida en la 
sesión celebrada en 27 de abril de 1S73 por 
la Real Academia de Buenas letras de Bar- 

El progreso locial, advenimiento del cuarto 
estado. Discurso leído en la sesión inaugural del 
Ateneo BarcelODÍs, celebrada en noviembre de 
1S80. 

Biografia de D. lldefomo Cerda, publicada en 
el Boletín del Ateneo Barceloníi, ndmero 4 dd 
alio 1880. 

Biografía de Buenas/entura Carloi Aritau, 
telda en el Ateneo Barcelonés, el 22 de junio 
de 1877- 

Publicado en el niim. 7 del Boletín de dicha 
sociedad, aOo iSSi y anteriormente en la Re- 
villa hiilórica. 

Hitletia de ln seberonús pontí/ieet rtmamos, 
por Artaud de Monttr. Traducción. 

Barcelona, 9 volt, en 4.° 

¡Flor dt un dial Novela basada en el drana 
leí mismo título. 

Cuarta edición, Barcelona: imp. de Luis Taso, 
1SS7. — En 4.°, 3S5 pág. j 8 láminas. La pri- 
ncia edición se publica en i86t. 

Espinal de una Jtor, (segunda parle de la 
/Elor de un dlalj 



AN 



AN 



CíUiíA táicición, B^rotlom: isp. de Luis i 
Ta.v>, i88S. — Ea 8/^, major coa láminas. La 
pritatn edícvSo «nel a£o 1862. 

fil afAifitQ d€ lat Jíonra:. f segunda parte de 
/« 7. /Vtf i^ un jui^adorj . 

bircílona: t/n rol. con láminas, 

J'JMro í/€ una madre, por Paulina L***. Tra- 
ducido si espafiol por Manuel Angelón. 

Barcelona: Espasa, editor, íJn toI. con gra- | 
bado9. 

^»4/r frvaller^ biografía leída en el acto de 
coUK:arfc el retrato de aquel insigne patricio en 
la Calería de catalanes ilustre*. Publicóse por - 
acuerdo y á expensas del Excmo. A juntamiento i 
c/^nstítucional de Barcelona, 

Barcelona: est. tip.de los Sucs. de N.Ramírez 
y C ", 1H82. En 4 " mayor de 24 págs. 

/.////v y/um, comedia en tres actes y en vers ¡ 
estrenada en el Teatro Catalufia, en 1 1 diciembre 
de 1876. 

Posee una copia MS. D. José Almirall y Fo- 
resté. No se imprimió. 

ANf;Kí.ON Y COI.L (D. Manuel María).— 
Abogado. Nació en Barcelona en 6 de agosto 
de 1857. 

BlBI.10r;RAFÍA 

Memoria leída por el secretario de la sección 
de ciencias políticas del Ateneo Barcelonés... 
al iniciarse los debates sobre el tema puesto á 
discusión^ durante el ano académico de 1882. 

Publicada en el Boletín del Ateneo, nüm. ii, 
(1882;. 

Es un estudio sobre el tema Carácter histórico 
legal y filosófico del matrimonio, ¿De ser con- 
siderado como indisoluble? 

Jla traducido del alemán las siguientes obras: 

Historia de Ef^ipto, por Ed. Meyer (de Breslau). 

Historia de Greda y Roma, por G. F. Ilertzberg 
(de Halle). 

Historia de los Estados de Occidente durante la 
Edad Media t por J. Prutz (de K(migsberg). 

Rusia, Polonia y íJvonia hasta el siglo xvii, 
por T. Schieinann (de Berlín). 

La Europa occidental en tiempo de Felipe II ^ 
Isabel y Enrique JVy por M. Philipson (de Bru- 
sclaH). 

Pedro el Grande, por A BrUckner (de Dorpat). 



Época dt Fedtric0 el Grmmde^ por G. OndLen 
(de Giesscní. 

Época de la Rtvolmcwn, del Imptri» y de ím 
guerra de Übereuióm — rjtg á iSiJ^ por G. On- 
cken. 

Estas obras forman parte de la Histories Umi* 
versal, publicada por la casa Grote, en Berlín, 
bajo la dirección de G. Oncken, que actual- 
mente está publicando la casa de Montaner j 
Simón, de Barcelona. 

Traducción de la obra alemana Las rasas 
humanas^ de Federico Ratzel, que publicó el 
Instituto Bibliográfico de Leipzig y que ac- 
tualmente está publicando la casa Montaner j 
Simón, en la Biblioteca Universal. 

ANGELET (D. José).— En 1877. (Habana: 
imprenu de Montiel y C), publicó la traduc- 
ción de la obra escrita en inglés por E. A. Pee- 
man, con el titulo, Los turcos en Europa. 

ANGÜERA Y TOMASCDíO (D. José).— Na- 
tural de la Pobla de Senrols. Siguió la carrera 
de abogado. 

€ Tratado de urbanidad, arreglado á las cos- 
tumbres del día, con un apéndice que contiene 
varías esquelas de ceremonias, por D. J. A. T.> 

Barcelona: imp. de los herederos de Roca^ 
ano 1841. 

ANGLADA (Fr. Francisco). — Lector jubilado 
en 185 1 de la orden de San Francisco de Asís, 
catedrático de teología en el Seminario Conciliar 
del arzobispado de Tarragona. Publicó en esta 
ciudad en 185 1 una obra en dos tomos titulada 
Plácido y Taciana^ ó sea cooperación de la gracia. 

ANGLADA Y REVENTOS (D. Francisco). 
— Nació en Barcelona en 5 de agosto de 1 805. 
Cursó filosofía en el convento de Santa Catalina 
de esta ciudad en los afios 181 7 á 1820, que re- 
validó en el Seminario conciliar en 1866, y le 
sirvieron después para tomar el grado de ba- 
chiller en artes. En la Escuela sostenida por la 
Junta de comercio de Catalufia estudió la lengua 
francesa y obtuvo premios y menciones hono- 
ríficas en los exámenes de fin de curso. £n virtud 
de oposición, obtuvo el Sr. Anglada, en 16 de 
diciembre de 1839, en la citada Escuela, la cá- 
tedra de lengua francesa, que le fué revalidada 
con aplicación á la ensefianza comercial por 



AN 

Beal ordea de 8 de julio de 1856 y confirmada 
en virtud del naevo plan de loa Eacuelu ¡ndua- 
trilles, decretado en 20 de mayo de aquel año, 
y desputa incorporada al Inalitulo provincial de 
*egunda enselUiDia, en el que desempeñó el 
St. Anglada el cargo de TÍcedirector. 

Por espacio de algún tiempo dirígiii en I 
celona un colegio de primera 7 segunda ti 
Dania y establecía con el sistema de enseñanza 
mutua la primera Escuela parroquial, que sirvió 
de modelo i las que detpuís fundí} el e¡ 
lentísimo Ayuntamiento. 

El 5r. Anglada publicú bajo el pseudónimo de 
Genis Domingo y Reventas una novelita pre- 
miada en los Juegos Florales de Barcelona, j 
una poesía insertada en Le Gay Sairr, de 10 de 
julio de 1869, Murió en Barcelona el 17 de 
diciembre de 1S84. 

Bibliografía 

Fares y fanults tnctndidos m lai cutas dt 
Francia. 

Tradujo este opúsculo en 1844, por encargo 
del Jete polftico de Barcelona. 

Gramática di la lengua franeisa, para uso de 
los espinóles, ú sea tratado completo de las 
difereacias gramaticales de dicha lengua com- 
parada con la espaflola. 

De esta obra se publicaron Iret ediciones en 
Barcelona, en loa anos 1S43, 1S53 y 1S5S. 

Cheix di Ucturii agriabU), exiraitea des beaui 
oUTrages publiés dans tous les genres, depuis 
l'institulion de l'Academie fran^aise jusqu'ik 
nos joun. 

Se publicaron tres ediciones; la primera en 
1855 y la segunda en 1S63. La tercera que 
foimaun toI. de azE págs. en S." comprende al- 
gunas fibulas de Lafontaioe adornada* con 

Franúlúgla eatiillana, para servir á la tra- 
ducción del español al francís. 

Barcelona r iib. de Vetdaguer, 1851— Eo 8." 

Cempmiríin graduada, para ensayar i tra- 
ducir del espallol al francfs. 

Barcelona, lEsS.— En 8." 

eBarcelona antigua en lo segle actual.» 

Trabajo premiado en loa Juegos Florales de 
Barcelona, celebrados en 1862. 

Curia csmflela de la lengua francas. 



formando un texto completo para el estadio 
el emeni al. comprende: i." Compendio de gra- 
mática hispa no- francesa. 2.° Ejercicios grama- 
ticales y traducciones diversas (del español al 
francís). 3.° Libro de leclura y traducción di- 
recta (del francés al español). 4.° Auiíliares 
prácticos, gula principal de la conversación. 5-° 
Breve guía epistolar, familiar y mercantil, por 
D. Francisco Anglada y D. Jost Llausas. 

Barcelona: Iib. Niubó, 1884. — 3. ■ edición. 

Un rol. en 4,° mayor de 500 pf gs. 

ANGLADA Y LLORET (D. Jos* Antonio). 
— Abogado. Individuo que fu* de la Real Aca- 
demia de Buenas letras. Murió en Barcelona en 
2o de diciembre de 1847. En el acta de 21 de 
dicho mes y aflo de la sesión celebrada por la 
Academia, se consigna que el Sr. Anglada «era 
muy acreedor d que algún sociose encargase de 
redactar su articulo Decrológio.t 

BlSUOGRAFÍA 

tBosquejo histórico de la antigua legislación 
catalana desde su constiiuiúón en estado indepen- 
diente jr expulsión de los sarracenos hasta el 
decreto de la nueva Planta.» (Leído en la Aca- 
demia de Buenas letras en 12 junio de 1837). 

Descripción pintoresca de los efectos de la luz 
del Sol y claro de Luna en las cuatro principa- 
les parle del día; la maHana, el mediodía, la 
tarde y la noche, con aplicación i. la pintura, 
(fragmento de una obra intdita del Sr, Anglada)- 
(Leldo en la sesión del 10 de abril de 1839). 

I Memoria descriptiva de las cuatro estaciones 
del ano con aplicación al estudio del paiaaje.i 
(Leída en la sesión de 26 febrero de 1841). 

(Memoria sobre la civilización y primeras re- 
laciones políticas y comerciales de los prin- 
cipales pueblos de la aDtigüedad-> (Primera 
parte), leCda en la sesión de 12 de mayo de 
1846.— MS. en 4.° de az págs. (Archivo d« la 
Academia. Legajo 18). 

ANGLADA (D.Josí).— Presbítero y maestro 
de la capilla de la catredsl de Vich en tS6t. 

ANGLADA Y TORRENTS {U. Juan Bau- 
tista). — Natural de Barcelona. Ejerció la aboga- 
cía en eita ciudad. 



92 



AN 



AN 



Torrea Amat cita, sin indicar en donde existía 
un MS. escrito en 1799 con él título, Sumari de 
la batalla de.., fet per Mossen Pete Joan Ferrer 
Cavallé. 

ANCLADA Y FARRÉS (D. Mariano).— En 
1 868 estudió en la Escuela normal de instrucción 
primaria de Barcelona. 

Bibliografía 

«Redacción popular ó reglas y formularios para 
cartas y documentos aplicados á los usos comu- 
nes de la vida.» 

Barcelona: lib. de Riera. — Un vol., en 8.** 

«Derechos del hombre y de la mujer, ei^ la 
sociedad y en la familia, por D. Mariano An- 
glada, y D. N.» 

Barcelona: lib. de P. Riera. — Folleto, en 8.** 

ANCLADA (D. Pablo).— Médico de San Juan 
de las Abadesas. 

En la biblioteca de la Real Academia de 
medicina y cirugía existe la siguiente memoria re- 
mitida en 1846 & dicha corporación: cObserva- 
ciones de una oftalmia intermitente. > 

ANCLASELL Y SERRANO (D. Ramón).— 
Nació en Barcelona en 22 de enero de 182 1. 
Siguió la carrera de jurisprudencia en la Univer- 
sidad de Barcelona, recibiendo en 1843 el título 
de licenciado en Claustro pleno. En la cátedra 
de economía política sostenida por la Junta de 
comercio de Cataluña y desempeñada por don 
Eudaldo Jaumandreu, cursó aquella asignatura, y 
en los exámenes públicos celebrados en i.^ de 
agosto de 1838 defendió la siguiente propo- 
sición: El raciocinio y la experiencia demuestran 
que el establecimiento de la maquinaria es útil á 
una nación. 



/^^ 




psicología y lógica y otras asignaturas de aquel 
establecimiento. 

En 185 1 obtuvo el nombramiento de cate- 
drático de economía política y derecho público 
y administrativo de la Universidad de Santiago 
de Calicia, siendo trasladado en octubre de 
1853, á la de Barcelona. Habiéndose matriculado 
un crecido número de alumnos en el sexto afio 
de administración, se acordó en 1857, que don 
Ramón Anglasell se encargara de la enselBansa 
de economía política mercantil é industrial. 

En 1863 pasó á desempefiar la cátedra de ins- 
tituciones de hacienda pública de Espafia. 

Él Sr. Anglasell formó parte de una comisión 
de la Universidad encargada de contestar á un 
interrogatorio del Cobiemo sobre desestanco 
de la sal y tabaco; desempeñó en dos épocas 
distintas la consultoria del Real patrimonio de 
Cataluña y formó el reglamento económico y 
administrativo de una casa de penitenciaria para 
esta capital, por encargo del Alcalde corregidor; 
y en 1857 fué nombrado vocal de la junta 
provincial de estadística. 

El Sr. Anglasell, fué socio de número de la 
Real Academia de Buenas letras de Barcelona, 
y de la económica, y uno de los fundadores 
del Ateneo Catalán. 

Murió en Premia (Provincia de Barcelona), en 
18 de diciembre de 1863. 

El Ateneo Barcelonés para honrar la me- 
moria de este distinguido economista y escritor 
dedicó en el día 18 de junio de 1878 una so- 
lemne sesión, en la que se dio lectura de sen- 
tidos trabajos escritos por los socios: D. Fran- 
cisco Miquel y Badía, D. José Flaquer, D. Juan 
Bautista Orriols y el Excmo. Sr. D. Manuel Du- 
ran y Bás (i). En estos trabajos se consideró á 
Anglasell como catedrático, hombre público y 
y escritor y en la imposibilidad de transcribir los 
juicios que se emitieron, concluiremos estos 

apuntes con el siguiente 
párrafo que el excelentísi- 
mo D. Manuel y Duran y 
Bás dedicó á Anglasell 
como escritor. 



Por Real orden de 17 de octubre de 1847 
fué nombrado Regente agregado de la facultad 
de filosofía, sección de ciencias filosóficas, des- 
empeñando en el año siguiente las cátedras de 



(i) Ateneo Barcelonés. Inaguración de la Galería de 
retratos. Acta de la sesión solemne para honrar la memo- 
ria de D. Ramón Anglasell, celebrada en el salón de cáte- 
dras, el día 16 de junio de 1878. 

Barcelona: Est. tip. de la Renaixensa, 1878.— En 4.®, 
59 páginas. 



AN 



AN 



93 



c Distinguíase Anglasell por su facilidad en 
los trabajos literarios. Su espontaneidad era 
verdaderamente prodigiosa. El mérito de los 
mejores, y son notables todos, es hijo más bien 
de la inspiración que del estudio. Son los más 
improvisaciones verdaderas; pero á su lectura 
diría cualquiera que son fruto de largas medita- 
ciones y del infatigable esmero de un escritor 
atildado. Generalmente trazaba Anglasell el 
plan á vuela pluma, apenas recibido el encargo 
ó cautivada la imaginación por el asunto de al- 
guna memoria ó discurso. Después en su mo- 
destia lo consultaba; pocas veces, empero, tenía 
que enmendarlo; é impaciente por darle cima, 
lo desenvolvía casi siempre sin hojear un libro. 
Si no le escaseaba el tiempo, recorría algún au- 
tor de nota, é introducía modificaciones en el 
primitivo trabajo; no eran estas sin embargo 
sus mejores páginas; no eran aquellas de que ha 
podido decir con expresión feliz Letamendi, que 
están escritas con pluma de oro y pensamiintos 
de ángel. Anglasell tenía más ideas propias que 
adquiridas; en sus escritos y discursos había más 
intuición que meditación: esto les daba aquella 
ingenuidad de pensamiento y aquella galanura 
de frase que tanto embelesan. £n todos, sin ex- 
cepción, se encuentran ideas oportunas , sensa- 
tas, me atreveré á decir simpáticas, naturalmente 
traídas y gentilmente ataviadas, que encadenaba 
con arte y desarrollaba con sobriedad y calor. 

>A otros habría engreído lo valioso de esta 
dote: Anglasell por el contrario, desconfiado de 
sí mismo, nunca publicaba un escrito sin some- 
terlo al juicio de los amigos de su intimidad. Y 
no buscaba la aprobación, sino la censura; pedía 
el consejo, no el aplauso. Pero, aunque inde- 
pendientes y sinceros por carácter los amigos 
que con su confianza se honraban, raras veces 
podían hacerle sino una que otra observación 
de detalle, que nada afiadía al valor del trabajo 
conforme acababa de salir de su pluma. 

»Un solo inconveniente tenía esta facilidad. 
Había acostumbrado á Anglasell á trabajos bre- 
ves y de ocasión. Hay en esto algo de peculiar 
á nuestra raza. Son relativamente pocos los in- 
genios españoles que escriben libros de grande 
aliento. Y no lo disculpa lo agitado de los tiem- 
pos. No es sosegada tampoco la vida de los 
demás pueblos europeos; con todo, en ellos se 
publican las obras que acrecientan el gran pa- 



trimonio literario del siglo xix. Algo más lo 
disculpan las condiciones sociales del común de 
los hombres que pudieran enriquecer la litera- 
tura patria en sus diversos ramos; pero en mu- 
chos influye la prontitud del cansancio, tan co- 
mún en los pueblos meridionales. Tengo con 
todo motivos para creer que Anglasell, si no 
hubiese sido tan breve su vida, hubiera enrique- 
cido las letras españolas con alguna obra im- 
portante, cuando, cansado de la vida activa, hu- 
biera para él llegado la hora de aquel otium cum 
dignitate de que nos habla el insigne orador ro- 
mano. 

»El atractivo que tenían sus escritos obedecía 
á la misma condición que lo daba á sus perora- 
ciones: la espontaneidad. Las preparaba poco; 
pero los accidentes de ocasión y de lugar éranle 
fuente de inspiración abundosa. Reposada, sin 
ser tardía, su palabra; rico y variado el caudal 
de sus ideas, florida su imaginación y exube- 
rante su corazón de sentimiento, se apoderaba 
Anglasell de la atención de su auditorio, más 
que por la vehemencia, por lo que me atrevería 
á llamar la seducción. Aunque tenía el hábito 
de disertar en cátedra, y no es este hábito, por 
el sabor didáctico que imprime, el que mejor 
prepara para la polémica, nuestro amigo brilla- 
ba en ella por recomendables cualidades. Siem- 
pre discreto y decoroso; siempre fácil y correcto, 
era vigoroso en la entonación, ordenado en la 
ilación de las ideas, y oportuno en los movi- 
mientos oratorios, raras veces preparados de 
antemano. Los que han sido sus discípulos jcon 
qué placer no recuerdan sus discursos de pre- 
sentación ante el Claustro I Los socios de la 
Sociedad Catalana de Crédito jamás han oído 
en sus salones palabra tan elocuente como la 
que resonó en ellos y fué con estrepitosos aplau- 
sos interrumpida con ocasión de discutirse en 
1859 la reducción de su capital social en vista 
de la depreciación que sufrían todos los valores 
moviliarios. Y nosotros, Sefiores, no tenemos 
sino la pesadumbre de que no pueda volverte á 
oir en esta cátedra la voz del que las inauguró 
en 1862 discurriendo sobre la progresión de las 
ideas económicas y trazando el cuadro del ca- 
rácter de sus diversos períodos históricos; ni re- 
petirse en este salón discursos como el que pro- 
nunció en la sección de ciencias morales, con 
ocasión de sus memorables discusiones sobre el 



94 



AN 



AN 



libre cambio, contestando á aquel de nuestros 
consocios que era para mí doblemente un her- 
mano porque con él me unían los lazos del pa- 
rentesco y del carifio, D. Ricardo Ventosa y 
Trías, de quien el dolor con que me abruma su 
pérdida me hace pronunciar en este momento 
su nombre, lisonjeado con la esperanza de que, 
en esta conmemoración de algunos socios que 
han sido , no os ha de ser ingrato su re- 
cuerdo.» 



BlBLIOCiRAFÍA 

c Memoria acerca de las ventajas que de la 
instrucción primaria puede reportar al país, es- 
pecialmente los jefes de las familias obreras y 
duefios de establecimientos fabriles, proponiendo 
los medios más conducentes que pueden adop- 
tarse para difundirla entre las clases jornaleras. 
(i8 septiembre de 1849).» 

Esta Memoria fué premiada por la Sociedad 
económica barcelonesa de Amigos del país. 

Publicóse en el Boletín de dicha Sociedad 
económica. Enero de 1853. 

€ Discurso leído en la Universidad central en 
el acto de recibir la investidura de doctor.» 

Madrid: Imp. de Ríos y C.^ 1856.— En 4.*», 
19 págs. 

«Vida de San Ramón Nonato.» Barcelona, 
1855. — Folleto con grabados. 

«Observaciones sobre la centralización de la 
instrucción pública y sobre la enseñanza de la 
facultad de filosofía en la universidad de pro- 
vincia.» 

Barcelona: imp. T. Gorchs, 1855. — En 4.°, 36 
páginas. 

cElogio fúnebre del limo. D. José Bertrán y 
Ros , vicedirector de la Sociedad económica 
barcelonesa de Amigos del país, etc. Leído en 
la sesión pública de la expresada Sociedad eco- 
nómica el día 4 de Mayo de 1856.» 

Barcelona: imp. de Miguel Blanxart, 1856. — 
En 4.'* 23 págs. 

«Calendario industrial y mercantil de la So- 
ciedad Económica barcelonesa de Amigos del 
pais.» 

Barcelona: imp. del Diarío de Barcelona^ 1857. 
—En 8.0, 28 págs. 

Compendio de las lecciones de economía poli- 



tica^ dadas en la Universidad de Barcelona á loa 
alumnos de la facultad de derecho. 

Barcelona: imp. T. Gorchs, 1858. — Un vo- 
lumen, 431 págs. 

D. Juan Mafié y Flaquer, publicó un juicio 
crítico de la obra en el Diario de Barcelona, (8 
de mayo de 1859). En él saluda la aparición de 
esta obra como un feliz acontecimiento que ha 
de honrar á las letras y á la Universidad de la 
capital del antiguo Principado. 

«Exposición elevada á S. M. la reina nuestra 
Sefiora por la Sociedad Económica barceloneta 
de Amigos del país, para que se sirva tomar me- 
didas de protección y fomento del comercio de 
Espafia en África.» 

Barcelona: imp. de F. Gabafiach, 1858. 

«Discurso para el acto de la constitución del 
Ateneo catalán.» 

Barcelona: imp. del Diario de Barceloma^ 
1860. — En 4.0, 32 págs. 

El Sr. Anglasell leyó este discurso en la se- 
sión pública celebrada en 21 de Mayo de 1860. 

D. José Coroleu en el Bosquejo histórico del 
Ateneo barcelonés, recientemente publicado, de- 
dica las siguientes líneas á dar cuenta del no- 
table trabajo de uno de los fundadores de 
aquella importante sociedad. 

«Este, es un notable documento, redactado 
con la admirable discreción y la galanura de es- 
tilo que caracterizaban al elocuente catedrático 
de economía política de esta Universidad litera- 
ria.» 

Notábanse en él dos párrafos que no podemos 
pasar por alto; porque el primero era una pro- 
fecía que puntualmente se ha realizado; y el 
segundo, una profesión de fe, á cuyo respeto y 
cumplimiento debe, sin duda, el Ateneo, la pros- 
peridad y el prestigio de que disfruta. 

«Este discurso, en el cual resplandecían el es- 
píritu y las tendencias de la ilustración mo- 
derna, al par que un vehemente patriotismo her- 
manado con el amor al humano linaje, fué es* 
cuchado con vivísimo interés y aplaudido con 
general entusiasmo.» 

Exposición que dirigen á S. M. la reina dofia 
Isabel II los habitantes de Tarrasa con motivo 
de su venida á esta villa en septiembre de 1860. 

Barcelona: imp. de Narciso Ramírez, 1860. — 
En 4.°, II págs. 

cDiscurso leído en la sesión inaugural ce- 



AN 

lebrada por el AtcDco oulia para inaufurar 
iiu trabajoa literaiioi en elsDo i86z. 

Barcelona: imp. N. Ramíreiy C." i86i.— En 
4". 36 págs. 

Trata del porrenirá qucMta llamado el At«- 
Deo, j la> ventajas y bien moral que la sociedad 
reporta de las aaocJacioDei de esta clase, exlen- 
diéodose i manifesur lo que son y deben «et 
los coDCUriot que abran loa Aléñeos 7 loi pre- 
mios que concedan laa corporacíonet populares. 

■De como pueden influir tas universidadei es- 
pañolas en el movimiento intelectual j moral 
de Duesira patria. > 

Barcelona: imp de T. Gorch), 1S63.— En 4." 
ag págs. 

(Díscuno inan|¡¡ural que en la solemne apertu- 
ra del cuiao acadCnico de iE6a i 1863, le;6 el 
Sr. Anglasell ante el Claustro universitaria de 
Barcelona. > 

• Contestación al discurso leído anie el Claus- 
tro de la Universidad de Barcelona por D. Eus- 
taquio Toledano sobre la importancia de las 
ciencias 7 lugar que entre ellaa ocupa la de la 
Hacienda, en aj de enero de lS6l.> 

Publicóse janto con dicho discurso en Bar- 
celona: imp. de Tomis Gorchs, en el ante cita- 

(Contestación al discurso leído en la Univer- 
sidad de Barcelona por D. Joií Flaquei en el 
año 1863, sobre el plan general de un curso de 
Derecho público, comparado «egiin el criterio 
del crUtianismo. 

Publicóse junto con dicho diacurao en Barce- 
lona, imp. de T. Corcha, iSSi. 

(Estudio sobre la remuneraciún del trabajo.) 
Publicado en el Almanaque del Ateneo catalín 
del aflo 1864. Barcelona: imp. de N. Ramfreí, 
1863, 

ANGLERILL (D. Ramón).— Preabílero, tiene 
publicada una Historia di Santa Marta dt la 
Quart. 

ANCLES V CAÑE (D, Joaquín).— Nació en 
Tortoia en igde agoato de 1859. DeapuÉs de 
haber aprendido dibujo ae dedicó á la edad de 
veinte y dos allos á la escultura, sin haber eatu^ 
diado en Academia ni en taller alguno. Fijó al- 
gdn tiempo despuís su residencia en Barcelona , 
en donde abrió un taller 7 ejecutó algunoa tni- 



AN 



95 



bajoa que expuao en [as exposiciones anuales 
celebradas en Barcelona 7 Zaragoza, y de los 
que se ocupó la prensa. 

Entre sus varias obras escultóricas debemos 
citar, un busto de Arlagnáa, una estatua en 
bronce Abandonado á la playa, Cínversiín 
del lobo, Macbeih, y un tipo de chulo. Ca- 
ballero de Litis XflT, lipo de modista cata- 
lana. Estatuas de Carloi III 7 di San Gabriel. 
Busto del Conde dt Campomanes, relieve de San 
Francisco di Pauta, CenversiSn del bandolero 
por San Frontino, ¡íaieoniro fioreniino. Tro- 
vador, varias imágenes, y los reirataa de D. Ra- 
fael Calvo, D. Manutl Gil Maestre 7 otros 



ha modelado en San SebaslÜn 
una medalla alegórica del premio concedido por 
Barcelona al orfeón bilbaíno en el concurso in- 
lernacionat y un busto del ingeniero bilbaíno 
D. Evaristo Churruca. 

ANCLES (D. Juan Carlos).— De una necro- 
logía de este distinguido pintor publicado en el 
Diario dt Baretlona, en 7 de sepliembie de 
1823, pigs. 2359, tomamos los siguientes párra- 
fos, que reseñan los especiales conocimientos que 
en aquel arte tenía D, Juan Carlos Anglís. 

(Desde la edad mis tierna se encerró con la 
obra de Mengs en pacíñco retiro 7 Con loi cuadros 
de Rafael, de Ttciano y de Corregió. A estos ea- 
ludios propios del arle, supo unir el conocimien- 
to de las malcmálicoa, física, óptica, anatomía y 
perspectiva 7 el de varios idiomas, sobre lodo del 
griego y del latín, que le abrieron la puerta i 
la mitología antigua 7 le familiarizaron con 
Homero padre de los artistas. Anglts retirado de 
los hombres se paseaba por los felices siglas de 
los arles 7 cogía las flores del encamado jardín 
de la poesía: la imaginación, naiunlmente su- 
blime, se entusiasmaba con estas ideas y para 
darles algún desahogo, echaba mano al pincel y 
delineaba sobre el lienzo sus grandiosos pensa- 
mientot, 7 i, estoa ratos de soledad 7 de dichoso 
arrebato debemos sus más eacelentei cuadros. > 

ANGLORA Y CHABAN (D. Eusebio).— Na- 
ció en Barcelona el I7de octubre de 1831. Siguió 
la carrera de abogado en esta Universidad. 
E^ 1871 obtuvo el nombramiento de juez muni- 
cipal de San Gervasio 7 posteriormente afldal 



96 



AN 



AN 



del Archivo de ladias establecido en Sevilla. Fué 
mantenedor y secretario de los Juegos Florales 
de Barcelona en 1870, é individuo de las Socie- 
dades de amigos del país y de la económica bar« 
celonesa. Se dedicó con entusiasmo, el Sr. An- 
glora á los estudios literarios y en especial al 
cultivo de la poesía. La primera composición 
que tenemos noticia que escribió, fué la que leyó 
en el banquete celebrado en 20 de noviembre 
de 1855 por algunos alumnos del quinto aflo de 
la facultad de jurisprudencia de Barcelona, en 
obsequio de los catedráticos D. Laureano Fig^e- 
rola y D. Ramón Anglasell. En 1870 publicó un 
folleto que contenía tres composiciones dedica- 
das á la virgen de Montsersat y que obtuvieron 
premio en el certamen literario celebrado en 
dicho afio por la Asociación de amigos del pue- 
blo de Barcelona. En 1871 fué premiado con dos 
distintas medallas de plata por la Academia bi- 
bliográfica mariana de Lérida. 

Dirigió en Sevilla una publicación semanal ti- 
tulada Revista literaria. 

Poco tiempo después del fallecimiento del 
Sr. Anglora (ocurrida en Barcelona en 15 de 
enero de 1875) se publicaron coleccionadas sus 
poesías, precedidas de un prólogo escrito por 
D. Adolfo Blanch. En este se juzga el carácter 
literario y las tendencias de las composiciones 
poéticas de Anglora; y del que tomamos los 
siguientes párrafos: c Anglora, como poeta no 
pertenece á ninguna escuela determinada. Ve- 
nido en el mundo literario en los últimos tiempos 
del romanticismo y aunque romántico por sen- 
timiento y educación, no desdefió el estudio de 
los clásicos modelos, que trató más de una vez de 
de imitar con no escasa fortuna. Menos feliz, por 
incompatibilidad absoluta con su manera de 
sentir apasionada y vehemente, hubo de ser en 
alguno que otro ensayo de este género exótico 
de poesía, si tal nombre merece, que amparándo- 
se tras de un calculado trascendentalismo filosó- 
fico, viene por lo común á parar en inextrincable 
conceptualismo. Verdadero poeta en toda la 
acepción de la palabra, brilla más por los vivos 
colores de su imaginación, especialmente cuando 
narra ó describe, que por el vigor y alcance de 
los conceptos. Sobrio unas veces basta el ateris- 
mo, abundante otras con exceso, es siempre 
digno, elevado y palpitante de sentimientos é 
iospiraciÓB, numen afflacMs á pesar de las inco- 



rrecciones de lenguaje y violencias métricaa, 
hijos de la misma espontaneidad y viveza de la 
concepción, que un modesto desapego por todo 
lo suyo, más bien que por una imputable indo- 
lencia, dejaba generalmente sin el necesario 
castigo...» 



Bibliografía 

«Los polvos de mi abuela,» novela de costum- 
bres. 

Barcelona: imp. de La Publicidad^ 1858. — 
En 8.^ mayor, 120 págs. 

La humana comedia. Poema en diez cantos. 

Barcelona: imp. de Doménecb, 187 1. — Un 
vol. en fol. 220 págs. 

c Consideraciones sobre la libertad de la in- 
teligencia.» 

(Memoria leída en 14 de mayo de 1871 ante 
la Sociedad barcelonesa de amigos de la ins- 
trucción). 

Publicada en el Boletín de esta sociedad del 
i.^ septiembre del afto 1872. 

Poesías de D. Eusebio Anglora. Comprende 
un prólogo de D. Adolfo Blanch, y poesías de- 
dicadas á la memoria del autor por D. Miguel 
Victoriano Amer, D. Manuel Milá y Fontanals y 
D. Antonio Moiins. Edición ilustrada con re- 
trato litografiado por D. Ramón Puiggarf. 

Barcelona: imp. de la Renaixensa, 1875. — Un 
vol. en %P 196 páginas. 

En el Diario de Barcelona, págs. 6126, mayo 
de 1876, se publicó un juicio critico de esta co- 
lección de poesias del Sr. Anglora. 

Homero. 

Poema dramático inédito y que dejó sin con- 
cluir el Sr. Anglora. 

Mozart^ Zarzuela inédita. 

ANGOSTO Y DE NOVION (D. Félix.>— 
Pintor. En la Exposición celebrada en 1874 por 
la Sociedad para exposiciones de Bellas Artes de 
Barcelona presentó tres cuadros: un episodio de 
la vida de San Bruno, una copia de Rubens y 
un paisaje. En la primera Exposición celebra- 
da por el Centro de acuarelistas, en 1885, pre- 
sentó dos cuadros al óleo representando el uno un 
paisaje (cercanías de Sarria) y el otro una escena 
de la noclMdc San Bartolomé. 



AN 

ANGUERA Y CAYLA {D. Jorge).— Doctor 

en medicina y cirugía y socio de ndmera de la 
Real Academio de medicina j cirugía de Bar- 
celona. En la sesi6n inaugural celebrada por 
Cita corporaciúQ en 30 de enero de 1887, leyó 
un discuno aabr« taobservaeion j del raciocinio 
en medicina. 

ÁNGULO Y AGUSTI (D. Eugenio).-Wa- 
lural de Barcelona. En 1S46 lomó e] Ktulo de 
Regente de segunda clase, y en 1871 el de ba- 
chiller en artel y perito agrónomo. 

En 1S54 fui nombrado catedrático, en pro- 
piedad, del segundo afio de matemáticas en la 
Escueta induiicíal y de náutica de Málaga. En 
1856 trasladado á Valencia, y en tS6i al Ins- 
lilulo de segunda enseUnnia de eila capital, en 
donde actuatmenle deseinpefla la cátedra del 
segundo aOo de matemilicas. 

Bibliografía 

Eltminlos dt aritmilica y álgtbra, por Euge- 
nio Ángulo y Agusií. catedrático de matemáti- 
cas en el Instituto provincial de segunda ense- 
ñanza de Barcelona- 
Segunda edición. 

Barcelona: imp. de Jaime Jepils, iSSi. 

Un vol. en 4.°— IV— 618 págs. 

Tratado dt gtomttría tltmcntal j Irigonfial- 
trfa ritlilbtia, por Eugenio Ángulo y Agusti, 
caledrdlico de Matemáticas en el iniiituio de 
Barcelona, y José Ángulo y Morales, catedrático 
de Matemáticas de Malaga. 

Segunda edición. 

Barcelona: tipog. La Academia de Evaristo 
Ullaslres, 1SS2. 

Un vol. en 4,°, 523 páginas, con grabados in- 
tercalados en el texio. 

(Programa de aritmCtica y álgebra.» 

Barcelona. 

■ Programa de geometría elemental y trigo- 
nometría rcctiliDea.» 

Barcelona. 

ÁNGULO (D. Isidoro de),— Nació en Villa- 
nueva y Gelttú el día 4 de abril de 1812. Es. 
Indio en Barcelona y perfeccionó sus cono- 
cimiento* viajando por Inglaterra y los Eaiadoa 
Unido* ele AmíricB. Regrctó en 1839 á Baice- 



AN 



97 



lona, y en el aDo siguiente fuf nombrado socio 
de la Real Academia de ciencias naturales y 
artes, y de la Sociedad económica barceloneía 
de amigas de! país; en los trabajos de ambot 
corporaciones tomó una parte muy activa le- 
yendo las memorias y discursos que citaremos en 
la sección bibliográñca. El Sr, Ángulo fué vocal 
de la Junta de comercio de Barcelona, déla 
que se creó en Barcelona para la mejora del 
sistema carcelario, y en 1845 del Consejo pro- 
vincial. Fui presidente de la CompaRia agrícola 

Habiéndose establecido ptir Real orden de 
21 de diciembre de 1853 en Barcelona un cuno 
teórico de agricultura, para la enseDanaa de 
los PP. Escolapios y algunos otros eclesiásticos, 
que hubiesen de servir de profesores de aquel 



en 1S54 á D. I. Ángulo el desempeño de aquella 
cátedra. 

El Sr. Ángulo fui uno de los socios fundado- 
res del Instituto agrícola catalán de San Isidro 
y dirigió la Reviila de agritulíura práílica, ór- 
gano de aquella sociedad, en los anos 1853 y 
1S54 y tomó parte muy activa en su< trabajos y 

El gobierno confirió al Sr. Ángulo el destino 

de cónsul, para que con el carácter de tal pudie- 
se desempeñar los consuiadoa de Marsella, Bui^ 
déos, Nápoleí y Ginebra, concediéndole en pro- 
pero no quiso acepiar esta gracia. Tampoco ad- 
mitió unasecretatfade embajada que el Gobier- 
no le ofrecía, pues era tal su modestia que sólo 
quería desempeSar cargos, que fuesen liiiles al 
fomento y desarrollo de los intereses de su país 
y en especial al fomento de la agricultura, á 
cuyo estudio se había dedicado con entusiasmo- 
En 1S4S fui nombrado vocal de la Junta de 
agricultura de la provincia, y en esta calidad y 
por excitación del ministro del Ramo, asistió al 
Congreso agrícola celebrado en Illadrid el ano 
siguiente. 

(i> Af..ta ti„e"'^"' */Sr. D. Iiidsrc á. AHguh, 



el Diarí„ di Barc, 



98 



AN 



AN 



1 



Fué el primero que introdujo el cultivo de las 
moreras multicaulis ó de Filipinas. 

Víctima del cólera asiático, murió en Hos- 
pitalet el día 19 de septiembre de 1854, á la 
edad de 42 afios^ 

Bibliografía 

Tratado completo de agricultura práctica. 

El Sr. Brusi en la necrología de D. Isidoro de 
Ángulo dice al citar esta obra, que la dejó sin con- 
cluir: «podemos asegurar por los antecedentes 
conñdenciales que teníamos, que habría reunido 
en él todo el lujo del grabado como medio ex- 
pedito para aclarar las explicaciones del texto, 
con las noticias más recientes sobre el estado de 
la ciencia y sus aplicaciones prácticas más ade- 
lantadas, para lo cual habría podido recurrir á 
la consulta de los mejores autores, así nacio- 
nales como extranjeros, que poseía en su rica 
biblioteca.! 

Historia de la agricultura española. 

Obra que también dejó sin concluir el Sr. Án- 
gulo. Formaba parte de ella un fragmento que 
leyó en la Junta general celebrada por el Insti- 
tuto catalán de San Isidro, en i.^ de mayo de 
1852 con el título. Reseña general déla agricul- 
tura desde la más remota antigüedad, en las na- 
ciones que han figurado en los destinos del mun- 
do. Se publicó en la Revista del Instituto. 

«Memoria sobre el cultivo de varias especies 
de moreras.! (Leída en la sesión celebrada por 
la Real Academia de ciencias naturales y artes 
de Barcelona, en 16 de enero de 1845). 

«Memoria sobre los medios desinfectantes de 
la atmósfera con aplicación á los gusanos de 
seda.» (Leída en la sesión de 30 de julio de 1846 
por la Real Academia de ciencias naturales y 
artes de Barcelona). 

«Memoria sobre el uso de los instrumentos 
aratorios.> 

Premiada por la Sociedad económica barcelo- 

naturales y artes de Barcelona, el día 12 de mayo de 1855, 
leyó el socio de la misma D. Jaime Llansó. M.S. en el ex- 
pediente personal del .Sr. Ángulo. Archivo de la Academia 

citada. 
Elogio del difunto socio de mérito D. Isidoro de An- 

£-u¿o, por D. Ramón de Casanovas. (Leído en la sesión de 
3o de diciembre de 1854, celebrada por la Sociedad econó- 
mica barcelonesa de amigos del país). No se ha publicado 
ni hemos tenido ocasión de examinar. 



nesa de amigos del país de Barcelona, en 1848- 
«Memoria relativa á la elección de un buen 
sistema de cultivo, no sólo con respecto á la 
aclimatación y crecimiento de las plantas, sí que 
también á las necesidades del país en que le 
habita y á las utilidades que de sus labores ha 
de reportar el cultivador.» (Leída en la sesión 
celebrada en 6 de marzo de 185 1, por la Real 
Academia de ciencias de Barcelona). 

Se publicó un extracto en el Diaria di Bar- 
celona^ abril de 185 1, pág. 2 116. 

«Discurso sobre el presente y porvenir de la 
agricultura catalana. v (Leído en la sesión ce- 
lebrada el 18 de octubre de 1852, por la So- 
ciedad económica barcelonesa de amigoa del 
país). Se publicó en el acta de dicha sesión 
(Barcelona, 1852: imp. de M. Blanchard). 
«La división territorial y la agricultura.» 
Barcelona: imp. de A. Brusi, 1852. — En 8.^, 
38 págs. 

ANSISU (D. Juan José). — Boticario honorario 
que fué de S. M., director de la extinguida Junta 
superior gubernativa de farmacia é individuo de 
numero de la Real Academia de ciencias natura- 
les y artes de Barcelona. Doctor y catedrático de 
la facultad farmacéutica de Barcelona, habiendo 
desempeñado el decanato desde el alio 1857. 

Murió en 28 de marzo de 1865. 

Bibliografía 

«Discurso pronunciado en la solemne inau- 
guración de los esludios de la Universidad li- 
teraria de Barcelona el día i.^ de octubre de 
1853 en el salón de San Jorge de la Excma. Di- 
putación provincial.» 

Barcelona: imp. y lib. de Tomás Gorchs, 1 853. 
— En 4.®, 28 págs. 

< Consideraciones generales sobre varias causas 
que pueden determinar el desarrollo de enfer- 
medades epidémicas y contagiosas.» (Memoria 
leída en la Real Academia de ciencias naturales 
y artes, en la sesión de 27 de diciembre de 1849). 
Se publicó un extracto en el Diario de Barcelona, 
pág. 503 del mes de enero de 1850. 

El Sr. Ansisu terminó su Memoria indicando 
la conveniencia de establecer una policía 
médica cdirigida por personas inteligentes, ce- 
losas del bien publico y desinteresadas á fin de 



AR 



99 



¡liutrkT i 1m «utoridadei lócala de l«s grutdM 

(Memoria sobre el anállait del agut de una 
fuente, llnaada de Salgar, que exúte en el tér- 
mino de MoQionij, proíincia de Lérida.» (LeHí 
en la sesión celebrada en 25 de noviembre de 
iSjz por la Real Academia de cienciaa naturales 
y artes de fdem). Se publicó un eiiracio en el 
Diariadt Barctlena, pig. 7567 de dicho aOo. 

ANTIGA (D. Cándido). —Fu6 director de 
uno de. loa principales colegios de Barcelona. 
Muriú en eata ciudad en 1S76. Publicú unas 
Tailaspora tentar, j una Colección de troio» y 
modelos en prosa j veno, 

ARABIA y RODONS (D. Ramón).— Naeií 
en Mataróel día 6 de abril de 1S151 estudió en 
la Escuela normal de Barcelona, j en ig de 
abril de 1S47 recibió el tllnlo de maestro de 
initraeción primaría. Etlableci6 primero en Ma- 
laró y luego en Barcelona el CoUgio mertanlil 
¡ittraño, que alcanió juita y merecida fama por 
el ústema empleado en la enseDania, En 1S69 
y 1870 fui presidente de la «Sociedad Barcelo- 
nesa de amigos de la instrucción (l).> Murió en 
23 de abril de 1873 ^ 'o ^^^ ^^ 4S aflos. 

BibuookafIa 

Tablire míi-rffwVo. para ensenará leer. 
Cuadra gráfica y sinóptico dt la analogía y 

Ambos trabajos obtuvieron medalla de bronce 
en la Exposición univeisal de París de iS6t y 
en la general catalana de 1871 mención bono- 
rifica. 

Curto dt ttntdurla de libtei. 

Et un resumen de las lecciones que sobre esta 
materia había dado en diferentes ípocaí en el 
Colegio, y en el Círculo de dependientes de co- 
mercio de Barcelona. 

. ARABIA Y SOLANAS (D. Ramón).— Nació 
en Mataró (pro»incia de Barcelona), en 10 de fe. 
brerode i85o.Es(udióenelInstiIutoyeDlaUni- 



(i) Eita wciediid dedica i lu nicmorí* un> ulnnn 



versidad literaria de Barcelona; y en 1869 lomó 
el tllulo de licenciado en la facultad de filosofía y 
letras. Es socio de ndmeto de la Aisocíació de 
eicursions catalana (de la que ha sido pre- 
sidente en 1879 y 1883), electo de la de Buenas 
Iclras de Barcelona, socio del Club Alpín Fran- 
gaise, (sección de Parts), del Oesterreichisecher 
Tourisla club, de Viena, officier d'Academie por 
el ministerio de Instrucción pública y Bella* 
arte» de Francia, delegado de la Sociedad ar- 
queológica Luliana, de Palma de Mallorca, co- 
rresponsal del Appalochian Mountain Club, de 
Boston (Eslados Unidos); de la Sociílí Acadt- 
mique Hispan o-portugaise de Toulouse (Francia). 
En lSS6fuí mantenedor de los Juegos Florales 
de Barcelona y en 1S8S miembro del Consejo ge- 
neral de la Exposición Universal, celebrada en 

Es intérprete jurado de idiomas francés, inglés, 
italiano y alemán. 

El Sr. Arabía dirige el Aniiari y demás pu- 
blicaciones de la Asaociació de excursiona cata- 
lana (Boletín y Biblioteca folklórica), y ha pu- 
blicado arlfculot sobre historia, arqueología, li- 
teratura, bibliografía, «te, en la Iluilratii Ca- 
talana, La Ktttaixema, La Veu dt Catalunya y 
Diaii cala/á (l). 



ilablecido en la publicación 



entificu, hiatóHcu y arqueolAgicaí y que pueden 
: cnniutia en loi punlits cancreloa í qu* *e Tefieren 
í'íittje Á Suisut, Cijrr«ip0nd«nciu con dfltoi 



le Barcelona, La I m Ai CalaluHya 



it Diari Calalú At 



desde que empeiá (lo noviembre, 1B78) taula hoy. 

Pueden caxjtt: .Voilrc no» {KHDO 1); Al M-H,m^ 
(vol. II y III): J filanma, OUrdula y Vilajra«ca 
(to!. IV,; A Malari y La /tUa calaLma ¿t BifiyuU y 

blio de >6 de Ktiibre, iSBs (vo[. III; inducido en piite 
a[fnacíiy publicado en el niimera i (febcero, lUi), del 
BrlItllH árl IntlilMl gritgt afi^ne inltrHali^sal de Berna 
(Suiía), Llii'tl amtrlcais ¡aérr Esfanya, artículo «ideo 
(rol. VIJ, Inducido al inglíi y publicado en el BaH^fi 
EvtnUe TruHxcTift, de n félinro iSBj; Siccii BííUb- 



lOO 



AR 



AR 



Bibliografía 

cExcursió á La Garriga, Ripoll, NuriaySant 
Joan de las Abadessas. > Memoria leída^en ii de 
agosto de 1877 en la «Associació catalanista 
d' excursions científicas,» de Barcelona.» Pu- 
blicada en el tomo I de Memorias de la misma 
y en La Renaixensa^ del mismo afio 1877. 

«Memoria. Resefia, leída como secretario de 
la Sociedad Baicelonesa de amigos de la instruc- 
ción^ en la sesión pública celebrada por la misma 
en 27 de mayo de 1877.» Barcelona: La Re- 
naixensa, 1877. — Folleto en 8.®, de 46 págs. 

« Los Clubs, Alpins y las associacions d* ex- 
cursions,» conferencia dada en 31 de marzo de 
1879 en la cAssociació d* excursions catalana.» 
Barcelona: La Renaixensa, 1879. — Folleto de 
56 págs. 

cDiálech filológich social sobre lo üs de la 
Ilengua catalana.» Leído en la velada literaria 
dedicada en 20 de mayo de 1879, al Excmo se- 



grá/ica (vol. VI, VII, IX y X); Conferencias ^n Barce- 
lona, Breda, Vich, Figueras, Tortosa, Igualada, etc. 

Tradiciones comparadas de Corintia y Cataluña (en 
castellano). Artículos folk-lóricos publicados en el Boletín 
folk-lórico Español de Sevilla, números 6, 7 y 8 (de 31 
marzo, 15 y 30 abril, 1885). Se publicaron también, tradu- 
cidos al catalán, en el folletín de La Renaixensa de Bar- 
celona, de aquel mismo año 1885. 

Lo Toch de mal temps y 'Is conjurs contra 'b tempo- 
rals en lo Tirol, per J. C. Maurer. Artículo traducido del 
alemán y cementado con numerosas notas comparativas. 
Publicado como Apéndice en el tomo Lo llamp y 'Is tem- 
Porals, primero de la Biblioteca folk-lórica ^^xta^^VL^x 
la «Associació d' excursions catalana» de Barcelona. — 
Id. en el folletín de La Renaixensa de Barcelona, afío 
XIV, número 9, Barcelona: A. Verdaguer, 1884. 

Excursió á Sant L^orens de Muñí en Memorias de la 
Associació catalanista d excursions científicas, volum 
II, 1878, págs. 106 á T19. Barcelona: Jaime Jepús, 1883. 

Vocabulari y Notas folk-lóricas recullidas en Tortosa 
y la Ribera d Ebro. En Miscelánea folklórica ^ vol. IV de 
la Bibloteca del Folk-lore Cátala^ publicada por la «Asso- 
ciació d' excursions catalana* de Barcelona. — Barcelona: 
A. Verdaguer, 1887. 

Montanya de Sant Llorens del Munt, Roca y cova de 
Drach. Artículo explicativo de la lámina número 13, del 
Álbum pintor esc h monumental de Catalunya ^ editado 
por la «Associació catalanista d' excursions científicas* 
Barcelona. — La Renaixensa, 1878. 

Montanya de Sant Llorens del Munt. Monastir de 
Sant Llorens. Artículo explicativo de la lámina número 
21 del Álbum pintor csch monumental de Catalunya, 
editado por la «Associació catalanista d' excursions cien- 
tíficas.* Barcelona. La Renaixensa, 1878. 



i -^ * » 



flor D. Víctor Balaguer, por la cAssociació d* ex- 
cursions catalana,» de Barcelona. — Publicado 
por dicha cAssociació» en el tomo «Vetllada li- 
teraria.» imp. La Renaixensa, 1879. — Lo trans* 
cribió íntegro, La Veu del Montserrat de Vich, de 
julio y agosto 1879. — F¿ traducido al castellano 
por D. Salvador Genis, y publicado en el Bo- 
leiin de primera enseñanza, de Gerona de f o de 
diciembre, 1879, i.^ y 10 febrero y 20 mayo del 
afio 1880. 

c Conferencia internacional deis Clubs Alpins 
y XV Junta general del Club Alpí Suís celebra- 
das á Ginebra los días i, 2, 3 y 4 de agost 
de 1879.» Barcelona: La Renaixensa, 1879.-— 
Folleto en 8.°, 35 págs. 

cDiscurso pronunciado en la Gran Manifesta- 
ción proteccionista de 26 de junio de 188 1.» Pu- 
blicado en un folleto titulado Gran manifes' 
íación proteccionista^ etc.» Barcelona: Salvador 
Mañero, 1 881. 

c^Cuál es el mejor sistema para ensefiar las 
lenguas vivas?» 

Conferencia dada en 20 de octubre de 1882 
en el «Círculo de la juventud mercantil» de Bar- 
celona. 

Publicada en extracto por éste en su Boletín 
n.^ 6, de 15 noviembre 1882. 

«Una excursió á Santa María del Estany.» Ex- 
tracto del Anuario de 1881 de la «Associació 
d' excursions catalana.» Barcelona: Jaime Jeptis, 
1882.— Folleto en 8.** de 36 págs. 

«Al Montseny.» Extracto del Anuario de 1881 
de la «Associació d* excursions catalana.» Bar- 
celona: Jaime Jepús, 1882. — En 8.° de 28 pá- 
ginas. 

«Excursió á Luz y Gavamie. — Ascensions 
del Pic-duMidi y del Mont-Perdu. Regrés per 
r alt Aragó. > Extracto del Anuari de 1881 de 
la Associació d* excursions catalana.» Barce- 
lona: Jaime Jeptis, 1882.— Folleto en 8.", de 74 
páginas. 

«De Ripoll á Girona.» Extracto del Anuari 
de 1882 át Ib. «Associació^d* excursions cata- 
lana.» Barcelona: L. Tasso y Serra, 1884. — For 
lleto en 8.°, de 166 páginas. 

Se publicó un dictamen sobre esta obra, escri- 
to por el Exmo. Sr. D. Víctor Balaguer en el 
Boletín de la Real Academia de la Historia. 

«Lápidas y escuts de la torre de Sant Joan, en 
Sant Martí deProvensals.» Extracto de V Arck 



AR 



AR 



lOI 



de Sant Marti^ de S. Martín de Provensals, afío 
1885. Barcelona: La Renaixcnsa, 1885. — Folleto 
en 8.", 12 págs. 

Elementos de Geografía redactados especial- 
mente para uso de las escuelas americanas, por 
Enrique Lemonnier y Francisco Schrader. Tra- 
ducidos por Ramón Arabía y Solanas. París: 
Hachette y C.*, 1889. 

cDiscurs de gracias deis Jochs Floráis de 
1887.» Discurso publicado en La Renaixensa^ 
del 6 de mayo de 1887, edición de la mafiana. 
Y en el tomo oficial de los Juegos Florales del 
citado afio 1887. 

ARAGO Y RIBAS (D. Buenaventura).— Na- 
tural de Tarragona. Estudiada la segunda en- 
sefianza, cursó la facultad de farmacia en la 
Universidad de Barcelona, terminando en el 
afío 1846. Ejerció su profesión durante algu- 
nos afios en esta ciudad, y regentó la farmacia 
establecida por su padre. Habiéndole llevado sus 
inclinaciones al cultivo de las ciencias naturales, y 
convencido de que era conveniente propagar los 
conocimientos agrónomos^ se dedicó á escribir y 
publicar obras de agricultura, ganadería é in- 
dustrias rurales. En 1848 y 1849 dio á luz en el 
periódico El amigo del pais^ una Instrucción 
práctica^ sobre la creación de prados naturales 
en el que trataba del cultivo en todas sus formas, 
y de las plantas útiles para prados. En los aflos 
1876 á 1879 dirigió y redactó la Gaceta rural, 
revista quincenal, y ha tomado parte en la re- 
dacción de la revista Los vinos y aceites. Actual- 
mente y desde 1885 se consagra especialmente á 
la confección del Diccionario enciclopédico de agri- 
cultura^ ganadería é industrias rurales, del cual 
ha publicado ya seis tomos la casa editorial 
de Madrid de los sefiores hijos de Cuesta y es 
uno de los principales y más activos redactores. 



Bibliografía 

Guia del cultivador. Manual de agricultura, de 
ganadería y economía rural. 

Barcelona, 1864, reimpreso en Madrid. — Un 

volumen. 

I 

Tratado completo del cultivo de la vid y ela- 
boración de vinos de todas clcues. Madrid: lib. de 
Cuesta un vol. (edición agotada). 



Tratado completo del cultivo de las huertas. 
Madrid, Librería de Cuesta, 1873.— Un ^o^- 

Tratado completo del cultivo de árboles y ar- 
bustos frutales, Madrid, 1874. — Un vol. 

Tratado práctico de la cria del conejo y del 
/<^¿í;7V<?. Madrid: lib. de Cuesta, 1874. — Un vol. 

Fabricación del azúcar. Guía práctica para ex- 
traer el azücar de la remolacha y demás plantas 
sacarinas. Madrid: lib. de Cuesta, 1874. — Un 
volumen. 

Gallinas y demás aves de corral. Madrid: li- 
brería de AnlIo y Rodríguez, 1875. — Un vol. 

Tratado de jardinería y floricultura» Madrid: 
lib. de AnlIo y Rodríguez, 1877. — Un vol. 

Tratado práctico sobre la fabricación y mejora- 
miento y conservación de los vinos españoles. Ma^ 
drid: 1 878, lib. Añilo y Rodríguez.— Un vol. 

Tratado completo sobre la fabricación, destila^ 
ción y ratificación de alcoholes y aguardientes. 
Madrid: lib. Juan Rodríguez, 1879. — Un vol. 

El trigo y demás cereales. Madrid: lib. de Villa- 
verde, Madrid. Dos tomos en 4.^ 

Cultivo del manzano y fabricación de la sidra, 
(Monografía). Madrid: lib. de Cuesta, 1883. — 
Folleto. 

Tratado completo de las enfermedades de los 
animcUes domésticos y aves de corral. Madrid: li- 
brería de Suárez 1884. — Un vol. 

ARAGONÉS (D. Francisco).— (i) Fraile de 
la orden franciscana. Desempefió en el con- 
vento establecido en Barcelona los cargos de 
lector, definidor, y después fué nombrado cro- 
nista y padre de su provincia franciscana de Ca- 
^alufía. Elscribió varios opúsculos con el pseu- 
dónimo de El filósofo arrinconado, que llamaron 
la atención pública en los afíos 1820 al 23, por 
las ideas políticas y religiosas que sostenía su 
autor. En 1822 fué procesado á instancias del 
jefe político de Barcelona, y habiéndose decre- 
tado su encarcelamiento emigró á Francia, des- 
de donde continuó escribiendo con mayor empe- 
ño contra el partido político que en aquel 
entonces regía en Espafia. Cuando ocurrió el in- 
cendio de los conventos de Barcelona en 1835, 

(i> Torres Amat no le incluye en au Diccionario. 
Corminas le menciona con el nombre de José Aragonés, 
y sólo cita el opúsculo que publicó en 181 3, con el título 
Diccionario en oposición al crítico burlesco de D. Bar 
tolomé Gallardo. 



I02 



AR 



AR 



Fr. Aragonés con algunos compafieros, s^dn 
me ha indicado el P. Ramón fiuldú, permane- 
cieron en su convento. Escoltados por un pi- 
quete de caballería, salieron de au morada y 
aquel fué conducido á la Casa provincial de 
Caridad, por su estado de postración y debilidad, 
en donde falleció (i). 

Bibliografía 

<Es absolutamente ilícito el juramento de fide- 
lidad exigido á los espafioles.» 

Vich, i8i I. Se publicó anónimo con las inicia- 
les A. y M. que son las de los apellidos paterno 
y materno del autor. 

Diccionario critico-burlesco. Está dividido en 
dos partes y es una refutación del publicado en 
Cádiz por Gallardo. 

Cartas del fraile arrinconado. Es una colee- 
ción impresa en Barcelona en los afios 1822 
y 1823. Se vendían sueltas, por tratar cada 
una de dichas cartas de distinta materia religiosa 
y política. Hemos tenido ocasión sólo de adqui- 
rir noticias de las siguientes: 

«Carta tercera del Filósofo arrinconado, en la 
que se hace un breve análisis de la constitución 
religiosa, consi(lerada como parte de la civil na- 
cional, dada á luz por D. Antonio Llórente.» 

«Carta cuarta del Filósofo arrinconado, en la 
que se patentizan los embustes disparatados y 
manifiestas mentiras; las blasfemias horrendas y 
calumnias infames, y la desvergüenza y procaci- 
dad sin límites del libro titulado Citador^ con el 
santo objeto de retraer los frailes de su lectura.» 

«Carla octava del Filósofo arrinconado, en 
contra el cuaderno i.° del apéndice tercero á 
las Observaciones pacíficas sobre la potestad 
eclesiástica, por D. Macario Pádua Melato, y 
principalmente contra el parecer de este mismo 
en orden á lo que se podría hacer ahora en £s- 
pafia sobre las consagración y confirmación de 
los obispos, si su potestad civil lo creyese nece- 
sario al bien temporal de la nación.» 

t Carta nona del Filósofo arrinconado en que 
da su parecer sobre las contestaciones que en 
orden á procesiones hubo en mayo del próximo 

(i) En los registros de la Casa Caridad no existe nin- 
gdn dato relativo k este hecho, ni en los libros de la Se* 
cretaría del cementerio del Este de Barcelona, consta la 
fecha de su enterramiento en los años 1835 ¿ 1838. 



pasado entre los MM. Iltres. Cabildo de la Ca 
tedral de Gerona, Ayuntamiento de la miniui. 
y su jefe político. » 

Barcelona: en la imp. de los Hers. Torras, 
Afio 1822. — 50 pág. en 32 (i). 

« Carta décima del Filósofo arrinconado sobre 
la noticia que se dice haber llegado á oídos del 
público de que se estaba formando causa á los 
frailes capuchinos y franciscanos de Barcelona, 
según y como lo trae el Diario ConstitucumeU 
de la misma del siete de septiembre del afio co- 
rriente.» 

Igual pie de imp. que el anterior, 40 pág. 

< Carta undécima del Filósofo arrinconado, es- 
crita desde el destierro.» 

«Carta duodécima, id., íd.» 

«Carta décima tercera del Filósofo arrinconado 
en respuesta á algunas preguntas que se le hacen 
relativas á ciertos puntos á que han dado mar- 
gen los acontecimientos de la revolución de E^ 
pafia.» 

Estas tres cartas tienen paginación correlativa 
y terminan en la 126; no tienen pie de imprenta 
ni fecha. 

«Carta décima cuarta del Filósofo arrinconado 
en que se da su parecer sobre el decreto por el 
cual privaron las Cortes espafiolas que se ense- 
fiase la teología de Luni, en las escuelas del 
reino: también sobre si debía ó no pudo obedecer 
á este decreto, y finalmente sobre el mérito ó 
desmérito de la mencionada teología de Luni.» 

Gerona: establee.** de A. Oliva. 1823. 32 
páginas. 

«Carta décima quinta del Filósofo arrinco- 
nado, en que contesta á un incógnito, dando su 
parecer sobre cierta proposición que este so- 
mete á su examen.» 
ídem, id., 46 págs. 

«Carta que á últimos de enero de 1821 escri- 
bió á varios obispos y á algunos gobernadores 
de obispados, el Filósofo arrinconado sobre la 
ley de las Cortes. > 

< Defensa de las órdenes regulares.» 

«El Filósofo arrinconado: fraile franciscano de 
Cataluña. Su historia de veinte afios ó sea lo qtie 
hicieron y padecieron por la religión, por el Rey 
y por la patria, desde el año ocho hasta el veinte 
y ocho del siglo decimonono.» 

(i) Hemos tenido ocasión de examinar las carias en las 
que indicamos la fecha y lugar de impresión. 



AR 



AR 



103 



Barcelona: imp. de José Rubio, octubre de 
1833. — Tres cuadernos en 8.®, cuaderno I, 86 
páginas, el II, 90, el III, 100 y el IV, 76. 

£1 objeto de esta obra, era, según manifiesta 
su autor en el prólogo, referir los hechos y pade- 
cimientos de los franciscanos de Catalufia cpor 
la religión de Jesucristo y por la antigua cons- 
titución española.:» «En cuanto á los hechos que 
refíero, afiade el Sr. Aragonés, aseguro que todos 
tienen la inestimable ventaja de ser ciertos é 
indisputables. Yo mismo, soy testigo ocular de 
una gran parle, y todos fueron públicos en toda 
Cataluña, pues luego que sucedían, los llevaba 
la fama constante por todas partes, con aquella 
seguridad que traen las verdades que no pueden 
negar ó poner en disputa sino los dementa- 
dos. Si hay alguno que no tenga la sobre- 
dicha certeza, ya yo lo noto con las palabras se 
dijoy ú otras equivalentes, ó bien expongo los 
motivos que hay para tenerlos por verosímiles. > 

<£n toda la obra, no alabo sino lo que es 
verdaderamente laudable, ni vitupero sino lo 
que, según el juicio de todos los buenos, es vitu- 
perable. Esto es decir, que he procurado con 
todo el esmero posible á desnudarme de toda 
pasión desordenada.» 

Estos cuatro cuadernos de la historia de los 
Franciscanos de Cataluña, contienen datos cu- 
riosos sobre la guerra de la Independencia, que 
no han tenido presente cuantos han narrado 
este período de nuestra historia. 



Tomo V del filósofo arrinconado. La iglesia 
libre. Obra compuesta para el • desengafio de 
varios que han tenido la desgracia de haberse 
formado una idea moy poco exacta de la Iglesia 
de Jesucristo, y de su divino Gobierno, etc. La 
escribía en su convento de Barcelona en el alio 
de 1828. 

MS. autógrafo en 4.°, de 247 páginas (i), 
en poder de D. Ramón Buldú, á cuya amistad 
debemos el haber podido examinar esta obra 
inédita, y las que citaremos á continuación. 

Tomo VI del Filósofo arrinconado^ Frailes 
franciscanos de Cataluña. Su historia de veinte 
años ó sea lo que hicieron y padecieron por la Re- 



(i) Al fin tiene la fecha 3 de diciembre de 1833, y la 
licencia de impresión. 



ligión y la Patria desde el año ocho hasta el 
veinte y ocho del siglo décimo nono. Su autor... 
La escribía en Barcelona, en el año 1829. 

MS. autógrafo en 4.^, de 84 págs. en poder 
de D. Ramón Buldú. Prosigue en este, que su 
autor titula tomo VI, la historia de los servicios 
que los franciscanos prestaron en la Guerra de 
la Independencia^ comenzada en los cuadernos i 
á 4, ya citados. 

Tomo VII del Filósofo arrinconado, (Igual tí- 
tulo que el anterior). Lo escribía en Barcelona en 
el afio 1829. Parte 2.^ que comprende /^j ocho 
años que corrieron desde el veinte en que se le- 
vantaron los constitucionales t hasta el veinte y 
ocho en que los Franciscanos volvieron á ocupar 
su convento de Barcelona. 

MS. autógrafo; en 4.^, 84 págs. en poder de 
D. Ramón Buldú. 

Tomo VIII del Filósofo arrinconado. (Igual tí- 
tulo que el tomo VI). Lo escribía en Barcelona 
en el afio 1829, y lo continuaba en 1830. Parte 
2.^ que comprende los ocho años que corrieron 
desde el veinte en que se levantaron los cons- 
titucionales^ hasta el veinte y ocho en que los 
Franciscanos volvieron á ocupar su convento 
grande de Bcwcelona. 

MS. autógrafo en 4.°, de 82 págs. en poder 
de D. Ramón Buldú. 

Estos dos tomos contienen noticias ignoradas 
y de interés para la historia política de Espafia, 
en el agitado período que abraza su narración. 
El último tomo comprende diez y nueve capí* 
tulos, tratando el 15 de la muerte del obispo 
de Vich Fr. Raimundo Strauch y el último 
del c Restablecimiento de los conventos y de 
todas las casas de los Franciscanos de Cata- 
lufia.» 

i. Historia de Jesucristo, Hijo de Dios y de 
María Virgen.» 

Barcelona: Imp. Brusi, 1833. 

c Impugnación al prospecto frailímo8Da,> por 
el presbítero Aragonés. 

Este escrito, es una refutación de las ideas 
emitidas en la obra publicada por D. Joaquín 
del Castillo, titulada: Fraileniomia ó Grandi 
historia de los frailes. Anónimo se dio á luz 
en 1836 un folleto, titulado: cLos frailes en el 
infierno, respuesta dada por el diablo Misipi al 
presbítero Francisco Aragonés, impugnador del 
prospecto frailimónico.» 



I04 



AR 



AR 



ARANA Y DE LA HIDALGA (Juan de).— 
Nació en Barcelona el 20 de octubre de 1849. 

Es abogado del Ilustre Colegio 'de Barcelona, 
doctor en la facultad de derecho, profesor au- 
xiliar en dicha facultad en la Universidad lite- 
raria de Barcelona, profesor correspondiente de 
la Academia matritense de jurisprudencia y le* 
gislación, académico numerario de la Academia 
de legislación y jurisprudencia de Barcelona, y 
de la Academia de derecho administrativo de 
Barcelona, socio fundador de la Academia de 
derecho de Barcelona y de la Asociación general 
para la reforma penitenciaria en Espafia, socio 
de numero déla Sociedad económica barcelonesa 
de amigos del país, secretario general de la 
Asociación de navieros y Consignatarios de 
Barcelona, académico corresponsal de la Real 
Academia de bellas artes de San Fernando, socio 
de numero de la Asociación artis tico-arqueoló- 
gica de Barcelona, individuo de la Junta de la 
sociedad local de salvamento de náufragos de 
Barcelona y consejero administrador numerario 
de la Sucursal del Banco de Espafia en Bar- 
celona. 

Como secretario general de la Asociación de 
navieros y consignatarios de Barcelona, hizo la 
defensa de la marina mercante española, en la 
información local que tuvo lugar en 1878 en la 
casa Lonja; en la gran Información naviera ve- 
rificada el mismo afio en Madrid en el minis- 
terio de Hacienda, y en 1888 en el Congreso 
económico nacional^ celebrado en Barcelona con 
motivo de la Exposición. Ha publicado en la 
Revista histórico latina^ varios trabajos sobre Ele- 
mentos constitutivos de los pueblos modernos sobre 
la población de España, y una Excursión artís- 
tica por los Museos de Europa, En la Revista de 
España y publicó un extenso trabajo sobre las 
Principales instituciones políticas de Grecia. Desde 
1884 dirige la publicación de la importante re- 
vista mensual de la Asociación de navieros y con- 
signatarios, única en su clase en Espafia. 

ARAÑÓ Y MAJO (D. Miguel).— Nació en 
Canet de Mar el 24 de abril de 18 18. Cursó ma- 
temáticas (1847 ^ 1849) en las Cátedras estable- 
cida por la Real Academia de ciencias naturales 
y artes de Barcelona; y después historia univer- 
sal, física experimental, agricultura práctica y 
botánica con los profesores Sres. Cortada, Llansó 



y Presas. En 24 de diciembre de 1850 se le ex- 
pidió el título de maestro de instrucción primaria 
superior; en el afio siguiente desempefió la ense- 
ñanza de varias asignaturas en los colegios de 
D. Carlos Carreras y D. José Figueras y Poy, y 
cursó las asignaturas que formaban la carrera de 
director de caminos vecinales. Estableció algún 
tiempo después en Barcelona un colegio de pri- 
mera y segunda ensefianza. El sefior Arafió fué 
▼arias veces censor en oposiciones y en 1869 
nombrado vocal de la Junta provincial de pri- 
mera ensefianza, habiendo sido presidente de 
hecho durante la fiebre amarilla de 1870; cesó 
en el cargo de vocal en 1872 y fué reelegido 
dos afios después. 

En unión de D. Salvador Malet y D. M. For 
cada redactó en 1861 El Boletín de instrucción 
pública^ periódico bisemanal que formaba parte 
integrante del periódico político La Corona, 

Murió en Barcelona en 21 de mayo de 1881. 

A su fallecimiento los periódicos profesiona- 
les tributaron justos y merecidos elogios al se- 
fior Arafió por sus trabajos y celo en la ensefian- 
za. El Monitor de 29 de mayo de 1 886 después 
de dedicar á su memoria sentidas frases, dice que 
el Sr. Arafió estaba dotado de actividad é in- 
teligencia no comunes, logrando colocar la en- 
sefianza primaria á gran altura con el colegio 
que había establecido en Barcelona. 

Bibliografía 

Manuscrito para ejercitar progresiva y metó- 
dicamente á los niños y niñas en la lectura de 
varias clases de letra. 

Barcelona, edición litografiada (sin fecha). 
En 8.°, 113 págs. 

Nociones de higiene doméstica^ física y moral. 

Segunda edición, Barcelona: imp. dej. Jepús, 
1860. — En 8.^, 46 págs. declarada de texto por 
Real orden de 9 de junio de 1858. 

Cuadernos de aritmética práctica^ arreglados 
por M. A. y P. O. Cuarta edición, Barcelona: 
lib. de J. Bastinos é hijo, 1862. — En 4.°, decla- 
rados al texto por R. O. de i.^ de agosto de 1852. 

Atlas geográfico histórico^ arreglado al meridia- 
no de Madrid para uso de la primera y segunda 
ensefianza. 

Barcelona, (sin fecha), apaisado. 

Cartilla industrial^ ó sea, consejos morcUes dt 



AK 



AR 



105 



un anciano sobre el trabajo, la economía^ la in- 
dustria y el comercio. Décima sexta edición. 
Barcelona: imp. de Inglada y Pujadas, 1882. — 
En 8.^, 143 págs. Declarada de texto por Real 
orden de 16 de febrero de 1 861. 

Rudimentos de geografía. Barcelona (sin fecha 
ni lugar de impresión). — En 8.", 32 págs. 

Elementos de gramática castellana. 

Barcelona: imp. J. Jepús, 1886. — En 8.°, 64 
págs. Declarada de texto, por K. O. de 6 de no- 
viembre de 1852. 

Resumen del compendio de historia de España. 

Barcelona: imp. dej. Jepüs, 1888. — En 8.**, 26 
págs. Declarado de texto por R. O. de 23 de no- 
viembre de 1854. 

Compendio de historia de España. 

Barcelona: imp. de J. Jepús. 1888. — En 8.**, 26 
págs. Declarado de texto, por R. O. de 23 de 
noviembre de 1854. 

Biogiafla de D. Mariano Cubí y Soler. 

Barcelona: imp. J. Jepds, 1876.— En 4.°, 30 
páginas. 

ARAÑO (D. José) -Catedrático que fué de 
teoría y práctica de tejidos, en la Escuela superior 
industrial de Barcelona. Murió en esta ciudad 
el 24 de julio de 1859. Publicó en 1845 un Tra- 
tado para la fabricación de tejidos de seda y 
otras clases^ con varios modos de armar telares 
y combinaciones de diferentes tejidos labrados 
y lisos. 

ARAU Y SANPONS (D. Francisco).— Nació 
en Bareelona en 31 octubre de 1797. Estudió en 
las escuelas sostenidas por la Junta de comercio 
de Cataluña, dibujo, física, química y mecánica. 
En 1829 fué nombrado maquinista de la casa de 
Caridad de Barcelona, y se dedicó á la construc- 
ción de aparatos físicos y mecánicos é instru- 
mentos de matemáticas. 

£n 1848 fué nombrado socio de mérito y ca- 
drático de mecánica del Instituto industrial de 
Cataluña, y en 1851 ayudante de maquinaria de 
la Escuela industrial establecida en Barcelona, 
encargándose de la clase de delincación, y des- 
pués de la de modelado. Suprimida esta asigna- 
tura, desempeñó el Sr. Arau la de matemáticas 
elementales; y desde 1855, además de ésta, tuvo 
á su cargo la de mecánica industrial. 

En el Real colegio de San Pablo de Barce- 



lona el abad D. Juan Zafont formó un notable 
gabinete de física, que llamó la atención pública 
por la variada y notable colección de instru- 
mentos y aparatos que contenía, construidos to- 
dos por artífices catalanes. Deseando este ilustre 
y eminente fraile aumentar su gabinete con una 
esfera copemicana, que reuniera mayor perfec- 
ción que una que examinó en 1821, procedente 
de París, encargó su construcción en .1832 al 
modesto industrial D. Juan Arau. El abad Za- 
font en la Memoria (i) que publicó explicativa 
de esta esfera, consigna que se dirigió al señor 
Arau «sin disimularle nada de lo difícil de la 
empresa, pidió (éste) algunos meses de tiempo 
para empeñar su palabra; los que pasados me 
aseguró tenía ya inventado y trazado el plan de 
mí tan deseada máquina; la empezó en este mis- 
mo Real colegio de San Pablo, y aquí en la so- 
ledad del claustro la continuó con el mayor acier- 
to hasta tenerla del todo concluida, con tal per- 
fección, que se explican con ella prácticamente 
todos los movimientos insinuados, venciendo lo 
que no se había vencido aún, á pesar de que 
su escasa fortuna y numerosa familia, no le per- 
miten tener un taller correspondiente á su ex- 
traordinario ingenio para las artes. Las direc- 
ciones, estaciones y retrogradaciones; las dis- 
tancias y velocidades proporcionadas de los pla- 
netas, con sus ascensos y descensos, girando 
sobre sí mismos, y al rededor del sol, que está 
puesto en uno de los focos de la elíptica, igual- 
mente los distintos puntos en que tienen mayor 
ó menor celeridad, tanto éstos, como los come- 
tas, por ser las órbitas visibles y elípticas, apa- 
recen tan claros al primer golpe de vista, que por 
poco que se haya saludado la astronomía, se 
pueden fácilmente conocer el orden y movimiento 
general de esta gran máquina del Universo en 
que tanto brillan el poder é inteligencia infinita 
de su divino Autor (2).f 

Poco tiempo después de haber ocurrido el in- 
cendio de los conventos de Barcelona (1835), 
fué trasladada esta esfera al Seminario Conciliar 



(i) Nueva esfera copernicnna con las órbitas elípticas. 
Inventada y trabajada pc>r el artista barcelonés I). Fran- 
cisco Arau y Sanpons, b:»j<) la dirección y á expensah de 
I). Fray Juan de Zafont y de Ferrer, etc. Barcelona, en 
la oficina del). Juan Francisco Piferrcr. 1835. 

(3) Se publicó dibujada por Arau y grab.idn por Amils 
una lámina de esta esfera, que mide alto 0*47 m. y 
ancho ©'36 m. 



»3 



io6 



AR 



AR 



de Gerona en donde se halla hoy sin desmon- 
tar en su gabinete de física. En 1864 se trató 
de montar sus piezas, y, al efecto, fué invitado 
el Sr. Arau para hacerlo; quien, llevado de su 
entusiasmo se comprometió veriñcarlo, pero su 
estado de postración y desfallecimiento impidió 
realizar su deseo. 

Habiéndose publicado en el Diario de Bar- 
celona de 21 de marzo de 1839 un aviso de la 
Sociedad de seguros mutuos de incendios, en el 
que manifestaba haber comprado en el extran- 
jero algunas bombas y otros útiles para la ex- 
tinción de incendios, á causa de no elaborarse 
todavía semejantes arte/actos en nuestro fabril 
suelo, se publicó un artículo en el ante citado 
periódico (27 de marzo) en el que se indicaba 
que en Barcelona existían artistas hábiles y ca- 
paces de desempeñar no sólo las obras que pu- 
diera desear la Sociedad de seguros, sino otras 
de más difícil ejecución. Entre ellos, afiade el ar- 
ticulista, debían citarse, en primer lugar, á don 
José Arau < constructor de toda especie de ins- 
trumentos físicos y sujeto capaz de dirigir cual- 
quier obra de maquinaria, en tanto que ha sido 
llamado, hace poco, para la dirección de ma- 
quinas y muy complicadas, no sólo de varios 
puntos de esta provincia, sino también de una 
de las ciudades del mediodía de Espafía, porque 
reúne á la vez los conocimientos teóricos y prác- 
ticos que constituyen un verdadero profesor.» 

D. Francisco Arau murió en Barcelona en 6 
de enero de 1867. 



Bibliografía 

1 Tratado elemental de la hilatura de algo- 
dón,» por Oger, traducida del francés y aumen- 
tada. — Barcelona: imp. de Ignacio Estivill, 1847. 
— En 4.**, 190 págs. con 24 láminas (i). 

«Tratado de maquinaria teórico y práctico 
— Barcelona: imp. de Ignacio Estivill, 1848. — 
Edición en 4.**, con 96 láminas. 

«Tratado de mecánica Industrial de Mr. Cris- 
tian, traducida del francés.» — Barcelona: im- 
prenta de Ignacio Estivill, 1850. — Dos tomos 
en 4.®, con 37 láminas. 



(i) Las láminas de esta obra y las siguientes las hizo 
D. Narciso Arau. 



«Tratado de delineación. > — Barcelona: im- 
prenta de Luís Tasso , 1853. — En 4.°, con 26 
láminas folio. 

«Tratado de hilatura con los nuevos adelan- 
tos.» — Barcelona: imp. administración y redac- 
ción del Plus-Ultra, 1853.— En 4.°, con 32 lá- 
minas. 

«Tratado completo del tejido mecánico y de 
mano que se elabora con el algodón en blanco. > 
— Barcelona: imp. de Vicente Castafios, 1 85 5. 
— Un tomo en 4.°, con 28 láminas. 

«Tratado de mecánica práctica.» — Barcelona: 
imp. de Salvador Mañero, 1856. — En 4.^, con 30 
láminas. 

«Tratado completo teórico y práctico del arte 
del dibujo geométrico y lineal, perspectiva, fi- 
gura, etc., según el sistemada Mr. Dupuis.» — 
Barcelona: imp., administración y redacción del 
Plus-Ultra, J856. — Un tomo en 4.**, con 50 lá- 
minas. 

«Tratado de mecánica práctica de Mr. Mo- 
rin.» — Barcelona: imp. de Salvador Mañero, 
1856. — En 4.°, con 24 láminas. 

ARAU Y VIDAL (D. Narciso).— Nació en 
Barcelona, en 21 de diciembre de 1835. Estudió 
la carrera de ingeniero industrial en la Escuela 
de esta ciudad, y después la de maestro de obras 
y aparejador. En 1858, fué nombrado profesor 
de matemáticas del Centro artístico industrial, y 
en 1863 ayudante del arquitecto municipal 
de Barcelona, en cuyo cargo cesó en 1 869. Se 
le concedió en 1S84 la efectividad de la plaza 
de ayudante de dichas oficinas facultativas que 
desempeñaba interinamente, desde 1875. 

En 1870, fué nombrado maestro de obras 
del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet. 

Se ha dedicado el Sr. Arau á trabajos de li- 
tografía, en dibujo y caligrafía sobre piedra, ha- 
biendo hecho, entre otros muchos que sería prolijo 
enumerar, las láminas de varias de las obras pu- 
blicadas por su señor padre, algunas del Tratado 
de Cerrajería del Sr. Amorós y del Álbum enciclO' 
pédico del Sr. Rigalt. Como maestro de obras 
ha dirigido la construcción de varios edificios de 
Barcelona, levantado planos y hecho proyectos 
de obras públicas y particulares; y desde algunos 
años á esta parte viene ocupándose y tiene ya 
casi terminado un trabajo de gran utilidad; tal 
es, el Plano general del término Municipal de 



AR 



AR 



107 



Barcelona, en el afio 1 7 19, ó sea antes de ocupar- 
se algunos terrenos para conpletar las obras de 
fortifícación y continuación del llamado Camino 
de circunvalación; señalando en dicho plano la 
situación de las propiedades rústicas, su perí- 
metro, lindes, cabida y dueños que las poseían, 
como también representando en el mismo plano 
la modifícación que sufrieron algunas propieda- 
des con motivo de la realización de dichas obras 
de fortifícación. Completa este trabajo la indica- 
ción del deslinde y dueños de propiedades en el 
afio 1855, y como quedaron después del trazado 
del plano de Ensanche. 

Bibliografía 

Tratado completo de Carpintería^ redactado en 
vista de las mejores obras extranjeras. 

Barcelona: imp. de V. Castaños, 1864. — Un 
vol. en 4.^, mayor de 515 págs. y un Atlas de 
doble tamaño, con 115 láminas grabadas por 
el Sr. Arau. • 

Esta obra contiene nociones de geometría 
plana y descriptiva; geometría práctica ó traza- 
do práctico de curvas para la construcción de 
cimbras para bóvedas, puentes, arcos y demás; 
clasifícación y cualidades de las maderas en ge- 
neral, resistencia, etc.; descripción detallada de 
toda clase de obras de carpintería; nociones de 
ebanistería y modelo de toda clase de obra, 
tanto de ésta como de carpintería. 

Agotada la i.^ edición de esta obra, se publicó 
en 1882, una segunda, corregida y aumentada. 
Forma un tomo de 496 págs. de texto en 4.^ y 
186 láminas. Esta edición también se agotó y los 
editores Trilla y Serra, publicaron una tercera. 

ARBOS (D. Jaime).— Nació en San Hipólito 
deVoltregá,(prov.*de Barcelona), en el año 1824. 
Cursó en las Escuelas Pías de Barcelona, y quí- 
mica aplicada á las artes, en 1846, en las 
clases sostenidas por la Junta de comercio de 
Cataluña. En los solemnes exámenes de dicha 
asignatura leyó una disertación sobre la historia 
del arte de tintorería, y manifestó la necesidad 
que tiene el tintorero de poseer conocimientos 
de química, para proceder con acierto en las 
varias operaciones que ejecuta en sus talleres (i). 

(i) Discurso necrológico del Dr. Jaime Arbós y Tor, 
leída por D. Ramón de Manjarrés, en la sesión pública 



Tomó el título de regente en la asignatura de 
química general. En 185 1, estableció en Mataró 
un laboratorio de productos químicos. Estudió 
el movimiento cientíñco industrial de Europa y 
se dedicó con gran aprovechamiento á la tin- 
torería, sobre cuya especialidad compuso un trata- 
do que fué recibido con aceptación. Para perfec- 
cionar sus conocimientos, viajó por Francia, In- 
glaterra, Prusía y Bélgica, y de regreso de cada 
uno de estos viajes traía el Sr. Arbós un nuevo 
adelanto y procedimiento. Llamándole la aten- 
ción la fabricación del gas, estableció un sistema 
de alumbrado que aplicó á algunas fábricas dis- 
tantes de los grandes centros de poblaciones y en 
pueblos de escaso vecindario. El aparato que con 
este objeto ideó y funcionó bastante tiempo, es- 
taba, según el Sr. D. Ramón de Manjarrés, bien 
entendido y estudiado hasta en sus menores 
detalles. La materia primera era un líquido 
espeso de naturaleza resinosa, preparada por él 
mismo; cuyo líquido, con el calor del horno se 
ponía fluido y penetraba en forma de hilo del- 
gado en las retortas, llenas de cok incandescente. 

Oe regreso de una de sus excursiones al ex- 
tranjero, trajo un motor Lenoir, el primero que 
funcionó en España, y como el trabajo de éste 
por medio del gas del alumbrado resultaba muy 
caro, empeñóse Arbós en obtener un gas econó- 
mico que así pudiese utilizarse para el alumbrado 
como para poner en movimiento dicho motor. 
Para esto cargaba con cisco ú otra sustancia 
carbonosa de origen vegetal, una especie de 
generador cilindrico y cuando estaba incandes- 
cente sujetaba en su interior una corriente con- 
tinua de aire y vapor acuoso. El gas obtenido 
de esta manera, que no era más que una mezcla 
de aire caliente é hidrógeno impuro y que en 
Francia se llama gas de agua^ lo mezclaba 
después con un hidro-carburo en forma de vapor 



celebrada por la Real Academia de ciencias naturales y 
artes de Barcefona, en 18 de marzo de 1885. MS. en el ar- 
chivo de dicha academia, Legajo Aróos. 

«Biografía del Sr. D.Jaime Arbós y Tor, Pbro.> Leída 
en la noche del 3 dejunto de 1885, por D. B. Feliu y Peres, 
en la velada necrológica celebrada en honor de aquel dis- 
tinguido catalán por la Academia de la juventud católica 
de Barcelona. 

Barcelona: establecimiento tipográfico de Mariol y 
López. 1885. 

Articulo necrológico del Dr. D. Jaime Arbós. Publi- 
cado en la Revista Popular, núm. a noviembre de 1883. 



io8 



AR 



AK 



para que comunicara brillo á su llama ó con cierta 
cantidad de gas del alumbrado, adquiriendo 
en este mo io condiciones propias para aplicarlo 
DO sólo á dicho motor sino como agente de ca- 
lefacción y de alumbrado. Tuvo ocasión de en- 
sayar este sistema en sus triples aplicaciones en 
el Hospital militar de esta ciudad, donde existen 
todavía parte de aquellos aparatos, cuyas dis- 
posiciones y detalles revelan el genio empren- 
dedor del ya entonces doctor Arbós. Acometió 
esta empresa desinteresadamente, y por ello fué 
invitado por el Sr. Intendente militar de Catalufia 
para que aceptase una prebenda, á lo que se 
negó rotundamente; como se negó posterior- 
mente á admitir una encomienda de Carlos IV, 
libre de gastos, que le ofreciera el general Prím. 

El sistema de alumbrado que lleva su nombre 
fué ensayado en varias poblaciones, entre ellas 
Vich, Caldas de Montbuy y Tortosa, concluyen- 
do por inventar un aparato de pcquefias dimen- 
siones, por medio del cual se producía el gas Ar- 
bós á domicilio; haciendo la competencia al sin- 
número de aparatos, que en estos últimos afios 
se han puesto á la venta con el objeto de pro- 
ducir instantáneamente el gas, por medio del' 
aire saturado dé hidro -carburos volátiles (i). 

£n 1861, se concedió al Sr. Arbós por Real 
cédula, de 31 de diciembre de dicho año, pri- 
vilegio de invención de un procedimiento para 
obtener una mezcla gaseosa aplicable como 
motor á las máquinas fíjas ó movibles, y otros 
usos. 

Ordenado sacerdote á instancia del obispo 
Sr. Costa y Horras, se encargó de la Cátedra de 
física y química del Seminario conciliar, cuyo 
gabinete y laboratorio montó, según los mo- 
dernos adelantos, con los instrumentos que trajo 
de París, donde al efecto fué comisionado por el 
limo. S. obispo Palau. 

El Sr. Arbós fué individuo de la Real Acade- 
mia de ciencias naturales y artes de Barcelona, y 
de otras corporaciones nacionales y extranjeras. 

(i) Según una nota que meha facilitado D.JoscConiet 
y Mas^ en las fábricas de .icero en Inglaterra se emplea el 
apar.ito inventado por el I)r. Arbós para utilizur los com- 
bustibles menuilos, para diferentes usos industríales y en 
especial para alimentar loi hogares de los generadores de 
vapor. El aparato inglés está basado en los mismos prin- 
cipios, pero cá de mucha mayor magnitud y potencia, del 
que nuestro ilustre físico y químico liabía construido en 
1865 para simples ensayos. 



Murió en Barcelona en 26 de octubre del 
afio 1882. 

Bibliografía 

Manual de física y química^ 1846. 

Tratado práctico del blanqueo y tintorería de 
lana, seda y algodón^ redactado conforme los 
principios prácticos y demostraciones de U quí- 
mica moderna, y acompafiado de un atlas. 

Barcelona: imp. de la V. é hijo de Mayol, 
1846. 

Tres tomos en 8.^; el i.° de 214 págs.,el 2.^ 
con 281 págs., y el 3.° con 220págs., con tres 
láminas ó cartones que contienen unas 150 mues- 
tras de colores. Escrita en colaboración de don 
P. Roquer Pagani, está dedicada á la Junta de 
comercio del Principado de Catalufia. 

La España católica, periódico fundado por 
el Sr. Arbós, en 1856. Duró su publicación dos 
afios. * 

<La unidad de las ciencias y la armonfa que 
reina entre las humanas y la divina es el prin* 
cipio más eficaz del verdadero progreso.» 

Discurso leído por el doctor Arbós en su re- 
cepción en la Real Academia de ciencias na- 
turales y artes de Barcelona, en 24 de noviembre 
de 1873. Archivo de ídem. Caja 30. 

«Manual de química orgánica. > Barcelona: 
imp. de F. Valles. 1846. — En 8.**, 132 págs. 

«Consideraciones sobre el origen y desarrollo 
de la vida en contra de los defensores de la ge- 
neración espontánea y de la trasformación de 
las especies.» 

Memoria leída en la sesión celebrada en 
diciembre de 1875, por la Real Academia de 
ciencias naturales y artes de Barcelona. MS. Ar- 
chivo de dicha corporación. Caja 26. 

«Memoria inaugural en que se demuestra que 
la cosmogonía ante la ciencia de Moisés, lejos 
de estar en desacuerdo con lo que ensefian la 
geogenia y la geología en sus más recientes 
adelantos, traza al contrario sus grandes líneas 
y alumbra sus principales fases. (Leída en ídem, 
sesión de 14 de octubre de 1876). MS. en 8.** 
Archivo de la Academia. Caja 30. 

El clero y la ciencia moderna. 

Barcelona: establ. tip. de Magrifiá y Subira- 
na. 1876.-— En 8.®, 30 págs. 



AR 

B«(e foDelo tiene por objeto excilar al cleco, 
i que se dedique al estudio de las ciencias. Se 
propuso, ademái, el Sr. Arbós revindicaí la res- 
petable clase á que pertenecí» j hacer ver que 
la ciencia no puede aparlarse de la fe, ni 
debe desdeflaise de cODfesar lo gobrenatural. 

Consideraciones filesájilo-ascciicas sobre las 
siete palabras que pronanciiS N. S. Jesucristo eo 
la Cruz. 

Barcelona: imp, de los herederos de la V. I'lá. 
1878.— En 8.°, 40 pdgs. 

Ensayo de fisieay química traseendintaimtnlí 
consideradas con arreglo á la doctrina de santo 
Totnás de Aquino, escrito f leído en la inau. 
guracLÚn del cuno acadímíco de 1S79 á tSSo 
del Seminario conciliar de Barcelona, 

Barcelona: imp. viuda é hijos de J. Subitana, 
1879.— En 4°, 103 págs. 

Tratado fundamental di qutmiea y física, con 
arreglo ti la doctrina de Sanio Tomis de Aquino, 
sobre la materia y la forma -j seguido de un 
plan general para el estudio de dichas ciencias. 

Barcelona: imp. de E. Riera, iSSt. 

Un vol. en 4.°, 336 pág. 

En la primera parte trata esta obra de la quí- 
mica relacionada con la filosofía, de los pro- 
gresos de esta ciencia y de la física en los 
tiempos modernos y establece laiiguieole conclu- 
siún: (Nosotros, para conocer tos cuerpos en nú 
eseocia, debemos recurrir á la Metafísica, toda 
vez que la Química dd puede enseSamos sino su 
modo de obrar; y la física sólo lo que se refiere 
á au modo de estar. Entte la esencia, que es su 
constitutivo melafísico, j la existencia que es su 
naturaleza f estado acttial, ha de haber indis- 
pensablemente una relación. El punto de partida 
es la esencia (materia prima y forma sustancial); 
el punto de enlace es la afinidad determinando 
la actuación de tal forma sualancial (combina- 
ción), y el punto de llegada es et cuerpo con su 
naturaleza y estado natural. > 

Dedica el doctor Arbós la s^unda y tercera 
parte de «u Tratado fundaauHlal,t la aplicación 
de la doctrina expuesta, & un pían general de 
química y física. 

•Nota sobre las nuevas pilas eléclricas. > (Lefda 
en la Real Ai^demia de cieacias naturales y ar- 
les de Barcelona, en la seaiún de 15 de febrero 
de 1881), MS. Archivo acadímieo. Caja 29). 

(Memoria ó nota sobre el reconocimiento de 



AR 



log 



los aceites de algodón y lísamo en su meseta 
con el aceite de olivas.* (Leída en ídem, sesión 
de 7 de junio de 1882, MS. Archivo de Ídem. 
caja 29). 

(De la grandeza de Dios, y pequenez del 
hombre. > 

Memoria intdila en poder de D. Pedro Arbóa. 

Sermones sobre varios asuntos religiosas re- 
lacionados con la ciencia, predicados en las 
iglesias del Pino, San Pablo, Belén, San Juan 
y otras iglesias de Barcelona. D. Pedro Arbós 
conserva apuntes y fragmentos de estos ser- 

• El catolicismo considerado eieniíhcamente 
ea la más viva expresión de la verdad, y mirado 
prácticamente es la mis sólida posesión de la 

Discurso MS. en poder de D. Pedro Arbós. 
(Conferencia sobre el canon 5.° del concilio 
Vaticano,! MS. fd., fd. 

•Poesías varias.! MS. que D. Pedro Arbó* 

ha tenido la galantería de entregarme. 

ARDEVOL Y CABKÉ (D, Jaime) (1).— Nació 
en Vilella-alti (provincia de Tarragona), en 5 de 
abril de 1775. Cursó gramática, bellas letras y 
ñlosofÍB en el Seminario tridenlino de Tarra- 
gona y medicina en las Universidades deCervera 
y en la sirtoriana de Huesca en 1789. Declara- 
da la guerra á la Repiiblica francesa, en el aDo 
de 1793, suspendió Ardévol sus esludios, y en 
1 795 presentó ft la Junta de armamento y tercio 
del partida de Monlblancb, una compaDfa com- 
puesta de 500 hombres de infantería, de la que 
fui nombrado su capitán; tegiin documentos que 
hemos tenido ocasión de examinar, lomó parle 
con próspera fortuna, en algunos hechos de 
armas que tuvieron tugar en la frontera. Ter- 
minada la guerra con la paz estipulada en Ba- 
«ilea, estudió en la entonces célebre Univer- 
sidad de Montpellier, y tomó el título de doctor 



(O D. R. Nadal r Lacabí, publici y «críbíi una ae 
cmtogla dil De. D. Jaime Ardévol, que» publici ea t« 
ma de folleto (iin píe de ímprenM y en el Diario át Bar- 
trhH,t ix ií,s (píg. 9a;), De sie iribíjo exlracl* algunM 
breves nolici.u Torra Amil. Pm «Kribir U biografía y 

ddenciAn loi manuicriloi i impresor que poice nucitro 
distio^do «Digo D. Fílíx RIch, nieta de D. Jaime Ar 
d¿vol y Cabré. 



grande eicala, del alcohol, y en 1805 fui el inda 
ardienle apóslol de Parmpnlier en propagar el 
culUvo de la patata en el campo de Tarragona. 

Acdévul, como médico en el ejercito y prealú 
impOTlanlea servicios en los hoapiíales de cam- 

Loi deíaalreí que ooiionaron loi aconteci- 
mienloi del iDo 181 1 produjeron una miseria 
hoiroioia j acumuliroD en la villa de Reus un 
ndncro crecido de nendigoi, que obligaron á ea 
(ablecer un asilo en el, entonces deshabiíado con- 
vento del Carmen, en el que ae diiJ alL-ergue á 
800 pobres, ram atender á laa neceiidades de 
Un crecidu niimero de albeldados se arbitraron 
varios recursos, y, entre ellos, se fundó en 181I 
una publicación titulada: PíríóiiicofoUtisByii'tr- 
coHli! de Reus, que después lomó el de El Eee. 
Fui director de esta pul>1icaciún D. Jume Ar- 
dtvol 7 su aparición (resonó por todos los án- 
gaXos de la Península y sus nilineros íueron búa- 
cados y aplaudiilos» (1); habiendo sido <1 prluier 
periódico político de Cataluña. 

Algiln tiempo después á pretexto de cietlu 
ideas emitidas en este periódico, Ardévol fui 
encausado, reducido á prisión y encerrado en 
los tilgubres calabobos del castillo de Pilatoi de 
Tarragona, en el que permaneció por espacio de 
quince meses. Condenado por los tribunaleí in- 
feriores fué absuelio por la Audiciencia de Bar- 

CoDstanle en su entusiasmo para introducir 
nuevos procedimientos í inventos que aumenta- 
ran 1a riqueza del país, se deilicó al eíludio de 
^Co para la etevaci4n de aguas, que de- 



el puerto de 
dripoltt. Se 1( 

.Ei entend 
efectos entrao 
ginado poner 

cillez del apai 
ae deduce la c 
del aulor, y • 



Ardévol pre. 
do acogiera su 



I o obtuv 



éiit. 



cedió privilegii 
aiguicnte const 

del Ayuniamiei 
invitados. A pe 

dad emitió dici 
tS22. En él, se 
ique seda diil 



estudiar; esto c< 
i fondo y hacet 
■ino también pi 



AR 

la noTedftd de su ¡nTenlo, y por la uiili<lad que 

reporluia su aplicaciún á la agricultura. 

En 1S22. comunicd al AjruntamieDto de Bar- 
celona, que en lodaa parles donde lo permitiera 
el desnivel, ofrecía levantar un caiidat de lis 
aguas del mar, pare que en los dias ilel verano se 
pudiese hacer el riego y limpieza de las cloacas. 

CoDcibiú y proyectó el doctor Ardívol la 
conitmcciÓD de una carretera de Tarra^na á 
Madrid, alrereíando Reui. 

En tS^O. era Ardívol procurador general del 
comltn y vecindad de Reui y, como delegado 
tuyo, lotnú una parle muy activa en los trabajos 
que debían hacerse en el puerto de Salou. En 
el ante citado olio Tué nombrado contador ge- 
neral de propios de CaialuDa; suprimida esta 
oñcina pitblica en 18:2, y, agregada i la* Di- 
putaciones provinciales, obtuvo Ardfrolel nom- 
bramiento de secretario de esta corporación, en 
cuyo cargo cesó por habérsele Conferido el go- 
bierno político de Mahón, del que no llegó í 
lomar posesión por el cambio político ocurrido 

« 18.3. 

Abandonó voluntariamente á Espalla, se di- 
rigió í Gibraltar y de allí i Cuba, en donde 
fué reducido á prisión por la autoridad superior 
de la hla. Exigida una fianza por su libertad, el 
comercio de la Habana la aprontó, y, Ardévol 
pudo dedicarse á los asuntos de familia, que le 
habían obligado i emprender el viaje y á estudiar 
la Hora de aquellas regiones. Para el jardín botá- 
nico que lenfa establecido en Barcelona, la Real 
Academia de ciencias naturales y arles, remitió 
200 pies de árboles, 40 especies diversas y gran 
nitmero de semillas- 
Desde Cuba pasó i los Estados-Unidos de 
América para hacer estudios sobre los aparatos 
elevadores de agua en uso en aquella nación, y 
los ventajas que su aplicación podría ofrecer t 
la agricultura española. 

Entre los papeles MSS. del Sr. Ardévoi, hay 
varios apuntes y datos de los moDUmenlos y 
ediRcios de Washington, Baltimorey t'iladelíia. 
Visitó en eslB illtima ciudad la nueva friiiín 
de Estado, y escribió alguna* observaciones sobre 
el lislema carcelario, que transcribimos por lo 
oportuno desús reflexiones j conceptos emitidos. 
I Es (la nueva prisión de Estado) un cuadro 
que contendrá una superficie de cuatro aranza- 
dos de tierra, rodeado de una muralla de una* 



AR III 

30 vnraa de altura. El interior es un eaAgono 
cuyo centro ocupa el primer guardián. Cada 
radio, es una búveda larga y estrecha, que re- 
cibe una escasa luz por agujeros practicado* en 
el techo de la misma. A derecha é izquierda de 
esta mina horrorosa, hay una alcantarilla de 
hierro, por donde podrá entrar escasamente tut 
plato ó un pan al prisionero. El prisionero nunca 
podrí ver ni hablar con su guardián. La cárcel 
es una celdita de cuatro varas de largo con dos 
de ancho. Tiene dobles puertas de hierro colado. 
Estos sepulcros reciben una escasísima luz por 
un agujero que de intento se ha practicado en 
la bóveda del techo. El hombre enterrado vivo 
allí no debe ni puede hablar jamás con persona 
humana. Está en una nueva inquisición fundada 
por los KuákeroB. No es creíble que un pueblo 
libre y con gobierno democrático, haya podido 
imaginar el refinamiento del horror. Esta prisión 
contendrá 600 sepulcros, en donde *e enterrarán 
los hombres vivos, en donde a poco tiempo de- 
berán perecer. No se les quiere malar de una vez, 
para hacerles sufrir y tragar una muerte prolon. 
gada. iMiserable especie humanal En cada pue- 
bla se ven cien locos por un hombre de juicio. 
El flnico consuelo que nos queda es, que como 
todas las cosas humanas, esta prisión tendrá 
término y fin. El primer titano que se levante 
en el país convertirá esta prisión en cindadela, 
desde donde asestará sus tiros para derribar la 
libertad de sus conciudadanos. Una prisián ho- 
rrorosa imaginada para privar la libertad de un 
individuo, puede muy bien que algún día la ti- 
ranía se sirva de este elemento para acabar con 
la libertad de todo*. Los Kuákeros no pueden 
imaginarse que esta prisión pueda servir pora 
ellos mismos. La tiranía de un pueblo es la más 
dura. La de un tirano, blandea una vei.i 

Regresó Ardívol á Gibraltar, y en 1828 fué 
nombrado por D. Jorge Don, teniente general 
del ejército británico, y gobernador <le la pío** 
y territorio de Gibraltar, director del Lazareto 
durante la epidemia de la Fiebre amarilla que 
afligió aquella plaia. 

Trasladó su residencia á Parfs en 1831, en 
donde permaneció hasta el ano 1S33, y ejerció, 
durante este tiempo, su carrera en los hospi- 
tales, y estudió ta epidemia del Cólera que tantos 
estragos causaba en aquella ciudad. Publicó en 
ella la notable obra Afunlet sobrt la Cárdile 



f 12 



AR 



AR 



intertropical y que fué elogiada por los periódi- 
cos y críticos franceses, alemanes é ingleses; 
presentada á la Academia de París por Orñla 
fué bien acogida por esta docta corporación. 

D. Jaime Ardévol fué socio corresponsal de la 
Academia de medicina y cirugía de Córdoba y 
de la general y particular de esta ciudad y su 
reino. 

Restituido á su patria en 1833, la Real Aca- 
demia de medicina y cirugía de Barcelona, de 
la que era socio corresponsal, le confirió en el 
afio siguiente, la comisión de inspeccionar la epi- 
demia del Cólera-morbo, que comenzaba á ex- 
tenderse por los pueblos de la ribera del Ebro. 

En 1834 el Ayuntamiento de Reus le confirió 
plenos poderes para que expusiera al Go- 
bierno, ya de palabra ya por escrito, cuanto juz- 
gare conveniente en beneficio de aquel vecinda- 
rio. En cumplimiento de este especial encargo 
creemos pertenece una exposición elevada á la 
Reina, escrita de pufio y letra de Ardévol, que 
existe entre sus papeles. En ella se pedía au- 
torización y apoyo para establecer en Reua una 
verdadera Escuela de artes y oficios, en la que 
debía ensenarse dibujo, matemáticas, geometría 
y artes mecánicas y de ornato. 

El cansancio que ocasionó al doctor Ardévol, 
la asistencia médica, durante la epidemia del 
Cólera morbo (i) que azotó á Barcelona, en 
1834, agravó el estado de su salud y ocasionó 
su muerte, acaecida en 4 de abril de 1835 á 
la edad de 62 años (2). 

La vida laboriosa y aprovechada que llevó el 
doctor Ardévol, los inventos y estudios hechos 
sobre varios problemas científicos, las obras que 
escribió y eminentes servicios prestados á su pa- 
tria, son títulos suficientes para que Catalufia no 
olvide á uno de sus más preclaros hijos y perpe- 
túe de un modo digno su memoria á las genera- 
ciones venideras. 

Bibliografía 
«Disertation economic-chimic-médicale sur la 

(i) En el l'apor y en El C'/i/rt/fí» publicó unos artí- 
culos sobre los medios ciimtivos del cólera. 

(a) Fué enterrado en el cementerio de Barcelona (hoy 
del Este) en el nicho niSmero 3^28. En la lápiíla hay la 
sigtiiente inscripción: «Trabajó siempre ]>or la libertad y 
la ilustración de su patri.n, restituido á ella, después de 
larga emigración. Murió el 4 de abril de 1835.» 



vigne, le vin, et quelques autres de ses pro- 
duíts appliqués á la medicine et aux arts.» 

Monografía presentada á la Universidad de 
Montpellier para optar al título de Doctor en me- 
dicina. D. Mariano Oliveras hizo una traducción 
en castellano que leyó á la Real Academia de 
ciencias naturales y artes de Barcelona, en la 
sesión celebrada en 9 de octubre de 1801. 

Hasta entonces, era desconocido en Europa, 
científicamente, el procedimiento directo de obte- 
ner alcohol en la primera destilación del vino. Este 
discurso, observa oportunamente el autor de una 
nota necrológica del doctor Ardévol, es dig- 
no de estudio, no por la importancia directa que 
puede hoy tener, sino para llegar al conocimien- 
to de sistemas desconocidos por muchos de 
los que más trabajan para el desenvolvimiento 
de la ciencia agrícola y de sus industrias auxi- 
liares. 

cLa hidrópota de Ardévol ó la bebedora de 
agua; ó más bien llámese el ascenso del agua 
por ella misma % Medio para desviar las de los 
ríos más caudolosos sin- necesidad de construir 
presas, y modo de conseguir que por sí sola se 
eleve á torrentes sobre las orillas de los ríos, 
sin el auxilio de ningún mecanismo, ni aplicación 
alguna de fuerza humana. Descubrimiento impor- 
tante para fomento de la agricultura y artes, por 
D. Jaime Ardévol y Cabré. 

Barcelona, por Juan Dorca año 1818. — En 4.**, 
8 págs. 

Ensayo sobre la tnpogtafla y estadística de 
KeuSy en Cataluña. Círculo que por relaciones 
de localidad y circunstancias, podrá servir como 
de punto cardinal de comparación para los demás 
pueblos de España, porD. Jaime Ardévol. 

Madrid: año de 1820, impreso por Espinosa. 
—En 4.", 55 págs. 

En este ensayo trata el Sr. Ardévol de la to- 
pografía, estadística, agricultura, industria, co- 
mercio y agricultura de Reus, con noticias de 
sus costumbres, usos y enfermedades de esta 
ciudad y su comarca. Al fin indica la utilidad de 
la formación de una buena estadística general 
de España. «Con este auxilio, añade el Sr. Ar- 
dévol, lograremos arribar al conocimiento de la 
naturaleza de las tierras, en relación á su historia 
natural; sabremos los minerales que contengan, 
á fin de que el Gobierno pueda explotar las mis- 
; mas cuando lo juzgue necesario; su variación y 



AR 

el esUdo de su agricultara, el ndmero, c«Iidad 
y canlidadu de lui cosechu; los macelos que 
loi destruyen y los medios que en todas lu lo- 
calididet te emplean pata extermio arlos. Por el 



AR 



coninmo de sustancias *e podrá venir en cono- 
cimicDlo de la sobriedad de los pueblos, de sus 
necesidades, cAmo 7 por dónde lea vienen los 
gínerot que les hacen falla, como tambiín ei 




estado actoal del comercio, msnufacturai j arte*. 
Foreitai relaciones locales se vendri igualmente 
en conocimiento de las enfeTtaedades dominan- 
te* de lo* poebloi 7 comarcas, j de los medios 
y mttodo* de que se valen para curarlas. Igual- 
mente el de los epsicoilies ó epidemia* de tos 
ganado*. Todas estas desgracias de loa pueblo* 



MmpaDadas de una inmensidad de 
locales de pura utilidad que con- 
viene que lleguen i couocimiento del Gobierno 
para generalizarlos. Vo invito á todo* lo* espa- 
ñoles, ausentes de su patria, para que cada ano 
desde tus puntos relativos den la* noticia* po- 
ailivas al gobierno de S. M., por que esto e* el 



114 



AR 



AR 



único medio para saber lo que poseemos, lo 
que nos sobra y lo que nos falta, y el único re- 
curso para que nuestros gobernantes puedan 
formar tratados de comercio ventajosos con las 
demás naciones del universo.» Esto escribia 
Ardévol en 1820, en cuya época la ciencia es- 
tadística era conocida en Espafia y nadie daba 
importancia á su estudio; los propósitos que U 
animaban se han cumplido, en parte, cincaenta 
afios después, y nadie, que sepamos, se ha acoi^ 
dado de tributar un elogio al modesto médico de 
Reus que publicó el primer trabajo estadístico 
científico que ha visto la luz pública en Espafia 
y demostrado lo útil que era para el Go- 
bierno, conocer la estadística comercial para ce- 
lebrar tratados de comercio ventajosos para el 
progreso y adelantamiento de la industria espa- 
ñola, y servir de base al estudio de las diversas 
manifestaciones de la vida social. La competen- 
cia demostrada por Ardévol en este trabajo ha 
pasado desapercibida á nuestros estadistas. 
Nadal y Lacaba no le dio importancia y Torres 
Amat no ñjó en lo trascendental de este estudio 
y el aliento que revelabs este trabajo y se limitó 
á transcribir su título en el Dicáonaric di escri- 
tores catalanes. 

El Sr. Ardévol tenía el propósito, que no rea- 
lizó, de publicar una estadística general délos 
pueblos de la comarca de Reus, que debía ir 
acompañada de un mapa topográfico, y en el que 
debía ocuparse de su historia y del origen de los 
monumentos que en ellos se conservan. 

« I>a Hydrópota ó la chupona de Ardévol. » 
Aparato físico de nueva invención á beneficio 
de la agricultura y artes: todo de origen y tipo 
español.» 

Barcelona, 1821: imp. de JuanDorca. — 4 pá- 
ginas, en folio menor. 



«Memoria acerca de la fiebra amarilla obser- 
vada en Gibraltar en el año 1828...» Publicá- 
ronla los redactores de la Abeja médica. 

Barcelona: imp. de la viuda de Espona, 1846. 
—En 8.°, 18 págs. 

Este trabajo obtuvo la medalla de oro ofrecida 
en el concurso de 1834, celebrado por la Real 
Academia de medicina y cirugía de Barcelona 
en cumplimiento de las disposiciones testamen- 
tafias del doctor Salva. 



Apuntes acerca de la Cesrdite intertreficai, llar 
moda vuigaf mente fteh-i amarilla, y vomito nt^ 
gro de hs españoles, con indicación ele los prin- 
cipales incidentes que precedieron á la última epi- 
demia de Gibraltar. 2.* edición publicada por 
el Sr. D. Francisco Arró Triay. 

Barcelona: est. tip. de N. Ramírez y C* 1870. 
—En 8.®, 4—274 págs. 

1.41 primera edición salió en París en 1833. 

La publicación de esta obra fué considerada 
en el extranjero como un acontecimiento cientí- 
fico, por siff la primera en la que se desenvol- 
vían baj« jpfiMipios fijos conocimientos filosó- 
ficos y ciu r aü f m da la fiebre amarilla, que ha cau- 
sado tantoa amagos en Europa y América. La 
practica de Ardévol en los hospitales de Gibral- 
tar y América y los profundos estudios que ha- 
b^ hecho sobre sus síntomas, desarrollo y medios 
curativos dieron novedad é importancia á esta 
obra. A pesar de haber trascurrido cerca de 
cuarenta afios de su aparición, 7 dedicándose á su 
estudio eminencias médicas de Europa, el doc- 
tor Arró creyó oportuno en 1870 publicar una 
nueva edición de la Cardite, en época en que 
causaba numerosas víctimas en Barcelona tan te- 
rrible enfermedad. El Sr. Arró en la dedicatoria 
de esta edición dirigida á D. Leandro Ardévol 
decía: 

«A la generosidad de V., debí el conocimien- 
to de la preciosa obra de su sefior padre, con 
cuya lectura gocé del placer que siempre propor- 
ciona á la inteligencia toda producción cientí- 
fica bien acabada. Ardía en deseos de que se ex- 
tendiesen y popularizasen las fecundas doctrinas, 
las bellísimas ideas que con profusión derrama 
el digno autor de esta obra, y los sapientísimos 
consejos prácticos que con rigorosa dialéctica de- 
duce fundados en una detenida y escrupulosa 
observación.» 



«Contestación á las 36 preguntas dirigidas ai 
Sr. Ardévol por el Excmo. Sr. D. Jorge Don 
general de los Reales ejércitos y coronel del 36 
de infantería, teniente gobernador y comandante 
en jefe de la plaza y territorio de Gibraltar.» 

MS. — 40 págs. en folio. En poder deD. Félix 
Rich y Ardévol. 

Trata este trabajo de la fiebre amarilla que 
apareció en Gibraltar en 1828. 



AR 



AR 



"5 



c Apuntes sobre Tarragona.» 

MS. en 4.^, en poder de D. Félix Rich y Ar- 
dévoL 

Es una colección de noticias y datos históricos 
sobre Tarragona y los pueblos de su provincia 
extractados de obras de Zurita, Marca, Pu- 
jadas, Feliu y de otros autores antiguos y mo- 
dernos que se han ocupado de la historia de Ca- 
talufia. De la lectura de estos Apuntis se viene 
en conocimiento de que el Sr. Ardévol se pro- 
ponía escribir una obra histórica extensa. 

c Lista de las semillas de árbolst de la isla de 
Cuba, ya sean indígenas cono de loe otros acli- 
matados en ellas. > MS. 

Paralelo entre el emperador Napoleón y §1 ex- 
imperador D, Pedro de Portugal^ duque de Bra- 
gansa, 

ARDÉVOL Y SARDA (D. Leandro).— Hijo 
del anterior. Nació en Reus en julio de 1809. 
Precisado desde muy Joven á seguir á su padre, 
en la emigración, desde 1823, residió algunos 
afios en el extranjero. Durante su estancia en 
París en 183a, cursó la carrera de medicina y 
previa autorización del Gobierno estudió en la 
escuela de Minas. 

Regresó á Barcelona en 1834 y reconocidos y 
apreciados en lo que valían sus conocimientos 
en la mecánica, fué nombrado en 1833 subdi- 
rector del establecimiento de Bonaplata Vila- 
regut , Rull y C.*, y después director de los 
importantes talleres de D. Valentín Esparó. 
Talleres que fusionados después los establecidos 
en el exconvento de San Agustín, constituyeron 
la actual sociedad La maquinista terrestre y ma* 
rítima, £1 Sr. Ardévol fué uno de los tres di- 
rectores de esta Sociedad, y con sus especiales 
conocimientos y laboriosidad, aplicados al ade- 
lanto de la industria, logró alcanzar justa nom- 
bradía y ser considerado como uno de los más 
activos adalides del renacimiento y desarrollo 
de los estudios de la mecánica en nuestra pa- 
tria (i). 

Nombrado individuo de la Real Academia de 
ciencias naturales y artes de Barcelona, leyó dos 
memorias en las que disertó sobre importantes 

(i) Bajo su dirección se fundió la esUtua de Galcerán 
Marquet y la fuente de la plaza del duque de Medinaceli, 
y te construyeron los barcos el Negrito^ el ludio y el Chi- 
nitOf por encargo de la casa naviera de D. Gaspar Roig. 



temas científicos. En la Reseña de los trabajos de 
aquella corporación, leída por su secretario en 
22 de octubre de 1874, se consignan las siguien- 
tes líneas á la memoria de Ardévol: 

«Era, éste, como hombre científico é indus- 
trial, estudioso, impulsador de descubrimientos 
ó innovaciones, aunque prudente y desconfiado 
hasta que la experiencia confirmaba los cálculos 
del inventor; no era amigo de teorías absolutas, 
porque las creía opuestas á lo que la razón pres- 
cribe y la experiencia ensefia.» 

El Sr. Ardévol fué individuo de la Sociedad 
barcelonesa de Amigos del país y presidente del 
Centro de lectura de Reus. 

Murió en Reus en 12 de diciembre de 1873. 



Bibliografía 

Memoria en la que cdespués de algunas ob- 
servaciones generales, acerca la importancia que 
ha^adquirido el empleo de la maquinaria así en la 
industria como en la navegación y locomoción, 
explica el significado de la palabra xPMr^Mmor/ú.» 
(Leída en la Real Academia de ciencias natura- 
les / artes de Barcelona, en 26 de octubre de 
1848). Se publicó un extracto en el Diario de 
Barcelona^ págs. 5302, del mes de noviembre 
de dicho año.) D. Félix Rich y Ardévol posee 
el MS. original de esta Memoria, 

Memoria titulada: cidea de la fuerza motriz 
que el capitán Ericson ha inventado para reem- 
plazar el vapor de agua por medio del aire 
calentado á una temperatura alta.» (Leída en la 
ante citada Academia en 23 de junio de 1853). 

c Apuntes para la reforma de los aranceles del 
afio 1855 en el ramo de maquinaria. MS. en 
poder de D. Félix Rich y Ardévol. 

cMemoria escrita por D. Leandro Ardévol 
sobre hierros, contestando algunos asertos del 
director de la fábrica de hierros de Mieres.» 
MS. ídem, id. 

ARANUS Y BARRERA (D. Tomás).— Pro- 
fesor de instrucción primaria. En el diario El 
Guardia Nacional ^ {iP de marzo de 1858), se 
publicó el prospecto de una obra que había es- 
crito con el título Diccionario simbólico univer" 
salf compuesto en espafiol, latín, francés, italia- 
no é inglés. 



ii6 



AR 



AR 



ARBIOL (Fr. Antonio).— Tenemos noticias 
que escribió y publicó el siguiente trabajo: c La 
Religión instruida con la doctrina de los Santos 
Padres y de la Iglesia Católica, para todas las 
obligaciones de su vida regular, desde que re* 
cibe el Santo Hábito, hasta la hora de la muerte.» 

ARDID (D. Carlos).— Segtín Corminas, es- 
cribió un Tratado teSrUo' práctico de la fabrica- 
ción de pintados é indianas. 

ARDID (D. Facundo). — Publicó en 1846, en 
Barcelona: (imp. de la V.' é hijos de Mayol), 
una traducción de la novela de Eugenio Süe 
titulada La Chiveña, 

ARENÓLAS (D.José María).— En 1845 pu- 
blicó una traducción de Los Misterios de Lon- 
dres^ de Francisco Trolopp. 

AREU (P. Fr. José).— Publicó unas cartas 
murales. (Barcelona lib. de Riera). 

AREVALO (D. Eduardo).— Nació en Tortosa 
el d(a 6 de mayo de 1830. Estudió en dicha ciu- 
dad y en Valencia. Se dedicó al cultivo dela'poe- 
ifa y escribió en El DertosensCt en El Ebro y en 
otros periódicos de Tortosa, y en el Diario 
Mercantil de Valencia, Publicó en el El Eco del 
pais el romance legendario las Antiguallas de 
Tortosa. Su primer ensayo dramático escrito en 
colaboración de D. Dámaso Serra, fué puesto en 
escena en el Teatro del Liceo de Tortosa, en 
donde actuaba una compafifa formada por dis- 
tinguidos jóvenes aficionados. El Ayuntamiento 
de dicha localidad le nombró su cronista hono- 
rario por un trabajo histórico-monumental y es- 
tadístico, en el que resefiaba el pasado y pre- 
sente de su patria. Siguió el Sr. Arévalo la ca- 
rrera de abogado y concluida ésta, ingresó en 
el cuerpo de Aduanas del Reino y ascendido en 
8U carrera, desempeña actualmente una plaza de 
oficial en la Aduana de Barcelona. Es uno de 
los socios más antiguos de la Sociedad arqueo- 
lógica Tarraconense é individuo correspondiente 
del Liceo artístico de Granada y de otras varias 
corporaciones. 

Bibliografía 
El cíngulo de María, Leyenda tradicional y 



religiosa de la virgen de la Cinta. Tortosa, 1856 
—En 4.<* 

Precede á esta composición un prólogo de 
D. Vicente Boix y contiene interesantes notas his- 
tóricas de las reliquias de la Santa Cinta y de la 
antigua ciudad de Tortosa. 

Guia histórica^ monumental y estadística de 
Tortosa. 

El Ayuntamiento de esta ciudad acordó su 
impresión en sesión celebrada en 32 de octubre 
de 1864. 

El Marquesúdo, Leyenda tortosina escrita en 
verso, sobre la autonomía de la antigua ciudad 
de Tortosa. 

Tarragona, 1 866. 

Tortosa en el libro de memorias. Apuntes y 
noticias históricas de la propia ciudad. 

Tarragona, 1868. 

El señar de la Geltrú. Leyenda de color de 
rosa, escrita en verso. 

Villanueva: imp.de Magín Bertrán, 18^8. — 
En 8.0, 68 págs. 

El mes de mayo poético consagrado á la San- 
tísima Virgen madre del Amor hermoso. 

Barcelona, 1869. 

Contiene una meditación y plegaría para cada 
día del mes, la primera en octavas reales, y la 
segunda en romance, y al final una trova para 
cantarse al terminar el ejercicio diario. 

La santa Cinta, Romance premiado en el 
certamen poético celebrado en Valencia por la 
redacción de la Ilustración popular económica. 

Valencia, 1869. 

Las Amazonas del Ebro. Leyenda histórica 
del siglo XII, escrita en verso. 

Gerona: imp. de F. Dorca sucesor de Grases. 
1870.— VII-127 págs. 

Armas y blasones de la fidelísima y ejetnplar 
ciudad de Tortosa. Descripción histórico-herál- 
dica. 

Los obispos de Tortosa. Cuadro sinóptico del 
episcologio dertosense, formado en vista de di- 
versos catálagos antiguos y muy notables, y del 
más rico en noticias, que publicó el ilustrado ca- 
nónigo Dr. D. Angelo Sancho, en 1865. 

Gerona: imp. de V. Dorca, 1875. 

Los hijos de Almansor. Leyenda histórica de 
los muslimes. 

Tortosa: imp. de El Eco del Ebro, 1881.— En 
8.®, 44 págs. 



La divina imuralda. Crtniea lorlosiiM de 
Nueitia MDor* del wgrftdo ConizM de Jeaib, 
1884- 

La hojarasca. Poesías, flisterial di Ntiísita 
Stñffra dt laí Nieva, venerada en Santa Cruz, 
capital canaria de U isla de la Palma. 

Sania Cruz de Tenerife, 18S5. 

Matñmiinte comtráal de las ¡tías Canarias dt 
18S0-S4. Apfndice ndinero i.° del como X. de 
laa AfiMoriai Camireialts redactadu por los 
c4n«ulu de España, etc. — Edición oficial de tS88. 

Bliibra de la tramentana. Impretionet de lat 
ráfaga! de viento huracanado dd Ampurdán. 

Barcelona, 1887. 

Lai earientn y garidells. Inédita. 

Apuntes felk-lárieo-tBrtesinos. Inídiioa. En la 
revista La familia eaióliea, revista semanal de 
Tortosa, ndni. 28 de sbiil de 1889, publicóte la 
Adv^iencia prelimioaf de eau colección. 

El collar de remtmbrantas. Por ser inédita 
esta colecciún de poesías, transcribimot á con- 
linuacidn sd fragmento de la dedicada A Tar- 



Reina del Ebro, ensalzarle 
no pretendo al requerirte: 
I quí pudiera yo decirte, 
si pretendiese realzarte I 
La Kioria de restaurarle, 
cual lietuo antiguo el pintor, 
jcúmo podrí, el irovador. 
H el Udd no et la paleta 
del que iluminó el planeta 
con magnifico esplendor? 

II 

En mi hunildad s<JIo aspiro 
merecer, cual galardón 
de inextinguible pa*i6n, 
que recibas mi suspiro; 
mienlraa de lejos admiro 
tu apostura y arrogancia, 
entre gasas de fragancia 
de Cu valle placentero, 
porque al amor verdadera 
no se ojMiie la diaiaoci». 



Ni se extingue de la b 
al rigor tiei 
refugiado e 
del fondo d 









í inútil lodo consejo, 
para borrar el reflejo 
del bellfaimo id gal, 
hasta romperae el cristal 
del espejo. 



XXVII (ij 

Llama ya á tus hijos, llama, 
que al concuño acuditio, 
y ello* te devolverán 
de tu opulencia la fama. 
jqui madre en vano reclama 
lo qae es de divina ley, 
impuesta á la humana grey, 
á todo el linaje humano, 
como ley del Soberano 
de todos lo» pueblos Reyí 

XXVHI 

Si al ñjarte en los que ausentt 
no pueden obedecer, 

ni conseguir el placer 
de moitrarae diligentes: 
si ve* que entre los presentes 
falto yo, aunque de mal grado, 
no me apellides menguado, 
ni me llames por mi nombre: 
acuérdate, y no le asombre, 
de un hijo desventurado. 



Mayo I 



iBBs 



ARGEMÍ CASAMADA (D. Francitco).— 
Nació en Badalona en el alio 1833. A la edad 
de (iele altos entró en el monasterio de San Je> 
TÓnimo de Barcelona, en donde estudió mdaica 

(i) Eq tu ealrnTu qnc n omiten k hace*» mcllii 



ii8 



AR 



AR 



bajo la dirección del padre Marsal, maestro de 
órgano y contrapunto. Obligado por los aconte- 
cimientos del afio 1835 á abandonar aquel con- 
vento, fué nombrado organista de Martorell y 
después de Badalona. 

Vacante en Vinaroz la plaza de maestro de 
capilla de su iglesia parroquial, hizo oposiciones, 
y en ellas demostró los grandes conocimientos 
que poseía en el arte. En el acta de estas oposi' 
clones, firmada por su presidente D. Juan An- 
tonio Nin, presbítero y distinguido mlisico, se 
lee, entre otros párrafos laudatorios por Arge- 
mí, el siguiente: cLos Sres. Parera y Argemf 
son sobresalientes en órgano, empero D. Fran- 
cisco Argemí lo es aún mis por sus vastísimos 
conocimientos en composición y contrapunto. 
En la composición á sola orquesta del cántico 
de Simeón , verificada en muy pocas horas, se- 
fialados los períodos, compás y tonos que deben 
tener, copiada y cantada por él mismo y por él 
también ejecutada con el violín, ha dado prue- 
bas de ejecución, gusto y sentimiento. 

Difícil es enumerar las obras del Sr. Aigemí 
por ser muchas las que escribió. Sin embar- 
go, debemos citar como las más notables: nueve 
lamentaciones de Jueves y Viernes santos; misas 
de Réquiem^ entre ellas la gran misa dedicada 
<A los mártires de la libertad,» varias misas de 
gloria, siendo dignas de mención las dedicadas 
á San Valen te, á San Francisco, y la llamada de 
la Asunción; misas pastoriles; dos grandes Mi- 
sereres ^ salmos y toda clase de composiciones re. 
ligiosas instrumentadas á grande orquesta. 

Escribió, además, varias composiciones de mú- 
sica profana, tales como las sinfonías La Perla, 
Aurora yTalía, piezas concertantes para orques- 
ta, de baile y mtlsica para banda militar de toda 
clase. Murió en 13 de enero de 1887 (i). 

ARGILAGA (D. Vicente).— Es autor de las 
siguientes composiciones dramáticas: Ysabel-Ua 
(en siete actos), y Lo Destino de Elena (tres 
actos). 

ARGULLOL Y SERRA (D. José).— Nació en 
Manresa, el día 25 de septiembre de 1839. Tomó 
el título de bachiller en filosofía en el Instituto 

(x) Debemos estos datos á U amabilidad del dignísimo 
maestro de capilla de la iglesia parroquial de Vtnaros. 



de segunda ensefianza de Barcdona en 1856, y 
el de licenciado en derecho dvU y canónico en 
1862. Fundó y dirigió el periódico^ Mtmnse^ 
no, filé mantenedor de los Juegos Florales de 
Barcelona, y presidente de la Asociación de 
aficionados á la caza y pesca, de Catalunya y de 
la cAssociació catalanista de excursions cientí- 
ficas.> Dorante varios cursos, explicó en la Uni- 
versidad de Barcelona, diversas asignaturas en 
concepto de auxiliar de la Cscnltad de derecho. 

Murió en Barcelona, el día 23 de diciembie 
de 1886 (1). 

Bibliografía 



La cata. Derechos y deberes del propietario 
y del casador. Colección de disposiciones qoe 
la reglamentan, comentada por D. José de Ar- 
gallol y Serra, y D. Francisco Bilaspons y La- 
bros. 

Barcelona: imp. de El Porvenir, 1867. — Un 
vol. en 8.0 

Iau órfanas de nutre. Novela de costums cata- 
lanas de príncipis del segle xix. 

Barcelona: imp. de la viuda Basas, 1872. — Un 
vol. en 4.^, de 142 págs. Premiado con accésit 
por los Juegos Florales de Barcelona de dicho 
afio. 

<La guerra. Quadros de casa, grabats al aygua 
fort.i 

Barcelona, 1876, un vol. en 4.^, impreso en 
la casa editorial de los sefiores Espasa, herma- 
nos. 

Se publicó un juicio crítico de esta obra en el 
Diario de Barcelona^ págs. 1 3361. Noviembre 
de 1877. 

La caza bajo el punto de vista histSrieO'filoió- 
Jico ¿higiénico, 

Barcelona: imp. Barcelonesa, 1884. — En 8.^ 

cBiograíla del Excmo. Sr. D. Juan Güell y 
Ferrer,> leída por D. José de Argulloly Berra en 
el acto solemne celebrado en el Salón de Ciento 
de las casas Consistoriales, en 29 de septiembre 

O) La «Assoctació catalanista d* excursions dentifi- 
cas» celebró en 17 de marzo de t888, una sesión necr<4ó- 
gica dedicada á honrar la memoria de D. José d« Aigullol, 
en la que D. Celestino Barallat, leyó la biografía de aqud, 
considerado como literato y excursionista, hacieodo un 
detenido estudio de sus obras. 



Ik 



AR 



AR 



119 



de 1879, con motivo de la colocación del re- 
trato en la Galería municipal de Catalanes ilus- 
tres. 

Barcelona: Est. tip. de los Sucesores de 
N. Ramírez y C», 1 881. —Folleto en 4.** de 
23 págs. 

El camino de la verdad^ por el conde de Cham- 
pagny, individuo de la Academia francesa. 
Segunda edición traducida por D. José de Ar- 
gullol 7 Serra, abogado. Con aprobación de la 
Autoridad eclesiástica. 

Barcelona: lib. de la viuda e hijos de J. Su* 
birana. 

Lo crit de P ánima per un pagés mamresá, 
Barcelona: lib. Verdaguer, 1869.— En 8.^ 
El Sr. Argullol ha publicado varios cuentos 
escritos en catalán sobre costumbres de nuestro 
Principado, publicados en la revista La Renai» 
xensa^ en Logay Saber ^ en el Calendari Cmíald^ y 
en otros periódicos y revistas. 

ARIBAU Y KARRIOLS (D. Buenaventura 
Carlos.) — Nació en Barcelona el día 4 de no- 
viembre de 1798; fué bautizado en la iglesia 
de nuestra señora de la Bona Nova, del vecino 
pueblo de S&n Gervasio de Cassolas (i). 

Estudió en el Seminario tridentino de esta 
ciudad el segundo y tercer afio de retórica y los 
tres siguientes de filosofía, en los afios 181 1 á 

(1) El ilustrado Sr. Cura párroco de San Gervasio oot 
ha íadlitado el siguiente certiñcado, de la partida de bau- 
tismo de Aribau: 

«El iafrascríto Rector de la parroquia de los Santos 
mártires Gervasio y Protasio y Ntra. Sra. de la Bonanova 
obispado y provincia de Barcelona. 

Certifico que en uno de los libros llamado de Bautis- 
mos, hay una partida que traducida del catalán dice así: 
«Domingo día cuatro de noviembre del afio mil setecientos 
Boventa y ocho «a las fuentes bapCismales de esta parroquia 
4» San Gervasio y San Protasio mártires por mí, el infras- 
crito, con licencia del Rdo. Dr. Cayetano Llaró y Vinyes 
Fbro. y Rector de dicha parroquia, fué bautizado Buena- 
watua, Fnndsco, Gervasio, Protasio y Carlos, naddo 
hoy, h^o legítimo y natural d« Francisco Aribau, oomer> 
ciante y de EUilalia Aribau y Farriols 'consortes naturales 
de Barcelona, habitantes en dicha Ciudad, en la parroquia 
de Sta. María del mar, habiendo venido con licencia del 
Rdo. Francisco Guals Pbro. Vic.o de dicha parroquia, han 
sido padrinos el Sr. Francisco Tusquets sastre y Francisca 
Aribau soltera, hija de Juan Aríbau, difunto, todos de 
Barcelona, fia ut. yaantu* Bautista Suóirmma PbUer, 
Concuerda con el original. San GervaMo de Cattolas pri- 
mero junio de mil ochocientos ochenta y nueve. — Magín 
Canqmiany, Pbro. Rector.» 



1816. En el expediente de Aribau existente en 
la secretaría de dicho centro docente no constan 
con claridad las calificaciones que tuvo en los 
exámenes de retórica, pero sí en los de filosofía 
que obtuvo sobresaliente. 

Al fin de la lista de alumnos Filósofos de tercer 
año, se lee esta observación: «Nótese que don 
Buenaventura Aribau, fué juzgado por su cate- 
drático apto para defender el acto público ge- 
neral, pero no fué elegido por ser balbuciente.» 

Simultáneamente con las asignaturas que cur- 
saba Aribau en el Seminario, estudió física ex- 
perimental en la clase del docto catedrático 
D. Pedro Vieta; y taquigrafía en la de Serra y 
Ginesta, establecidas en la casa Lonja, á expen- 
sa de la Junta de comercio del Principado. 

Reconocida por todos la importancia de Ari- 
bau, y atendiendo lo variado de sus trabajos y 
aptitudes, dedicaremos párrafos aparte á cada 
uno de ellos, para poder apreciar en toda su ex- 
tensión, la influencia que ejerció en su época. 

Aribau taquígrafo 

Estudió por espacio de ocho meses taquigra- 
fía, en la clase gratuita establecida en esta ciudad 
á expensas de la Real junta de comercio del Prin- 
cipado, de la que era profesor D. Francisco Se- 
rra y Ginesta. En el salón principal de la casa 
Lonja se celebraron en la tarde del 3 de mayo 
de 18 15 los exámenes públicos de los alumnos 
que asistían á la clase de taquigrafía, y Aribau 
que era uno de ellos, trasladó al papel con exac- 
titud y con la celeridad con que se proferían, los 
párrafos de los impresos que se leyeron, y con- 
testó con prontitud á cuantas preguntas se le 
hicieron, acreditando su aplicación y facilidad en 
el estudio de la taquigrafía. Tan rápidos pro- 
gresos biso Aríbau, que su profesor Serra y Gi- 
nesta publicó con su cooperación, una nueva 
edición de la taquigrafía de D. Francisco de 
P. Martí, en 1816 (i). En esta obra se intro- 

(i) Tachtgrafla de la lengua castellana, que compuso 
D. Francisco de Panla Martí, adicionada por su discípulo 
el Dr. D. Francisco Serra y Ginesta, abogado de la Real 
Audiencia de Cataluña y Director de la Escuela gratuita 
del mismo arte en Barcelona; con el auxilio de su discípulo 
D. Buenaventura Carlos Aríbau. — Impreso de orden de 
la Real Junta de comercio de la ciudad de Barcelona. 
Barcelona: en la imprenta de Agustín Roca, afio de 1816. 
—En 4.0, VI— 138 págs. y 7 láms. 



AR 



dujeron importuitei innovacionet como obierra 
el St. Carnet jr Más (i), dando mayor claridad j 
velocidad al método de Marti, sobre todo ea el 
tratado de loi verboi que abrcTÍú, por lo cual 
fui preciso emplear el papel paulado cod súlo 
doa parolelaa, consiguiendo de esta manera mo- 
dificar con notable Tentaja, gran nitmero de 
■ignoi, y logrando que por este mttodo (Ul día- 
dpuloi eicribieien, en el upado de un minuto, 
140 palabras inteligibles en cualquier época en 
que M quisiere descifrar el escrito. 

Ed unoa artículos publicado* en el Diaria lit 




Barcelona, {-^i de enero y i." de febrero de 
1819), después de hacer su anónimo autor ima 
reseDa del origen y progresos de la (aquigrafla, 
consigna que (mucho debemos i D. Francisco 
Serra y Ginesta y i su discípulo Buenaventura 
Carlos Acibau, por haber dado á la taquigrafía 
un naero realce de simplicidad, velocidad y cla- 
ridad, que son los polos á que estriba; pues lo 
han hecho de tal modo que parece no admite 
más adelantamiento, como se deja ver en lani- 
•odicha obra f eacuela que en el limitado tiempo 
de siete meses de mediana aplicociún, es bástan- 
le para recoger las palabras de un orador; la 
conversación de dos d mds personas, en fin, de 



{ I ) Compendio 
r. de P. Marti. P 

Hai. (BarcBloDa: iii 



E la Taquigrafía eipaltota por < 
Jlidado por D. Cayetano Comí 
, dE RoUi lUóJpd^. 16. 



cuantos aonídoa pueda exprimir la voi human*, 
quedan por este arle eacríiot al mismo tiempo 
que se pronuncian.! 

Era tal el entusiasmo que Aribau lenfa por la 
taquigrafía que leyd, en una de las sesiones ce- 
lebradas en 1S15 por la Sociedad fílosóñca, un 
diácono titulado Utilidad de la taquigrafía, en 
el que demostró las ventajas que ofrece su per- 
fecto conocimiento al abogado, militar, comer- 
cianie y todo* cuantos necesitan transcribir con 
facilidad una eonversaciún, parteó documento 
oficial ó particular. 

Aribau era, en aquel cotonees, taquígrafo de la 
Sociedad filosdfioa y de otras corporaciones de 
Barcelona, y cuando después dejó de ejercer en 
acto* públicos el uso de cate arte, híio conslao- 
tante aplicación de la taquigrafía en su laborioaa 
carrera literaria y económica. 

Habiéndote publicado en el Diario dt Sar- 
íelana (1) unos artículos pretendiendo intro- 
ducir tratcendentates reformas en la ortograKa 
castellana (3), á imitación de lo* que enseRA 7 
publicó Maleo Alemán en el siglo xvi, Aribau 
eicríbió un artículo (3) dirigido al gramático 
Ballot, que había terciado en la discusión, in- 
clinándose á admitir parte de lo manifestado 
por el restaurador de la ortografía. Ballot con- 
testó á este articulo coooiro en el que decía (4). 
cSiemprehe creído que algáo taquígrafo taldiía 
á favor de la consabida ortografía, por raidn de 
la brevedad; pues es, sin duda, mis breve ctcá- 
h\T qe, gerra,gla, que gue, guerra, guia, ele, cuyk 
destma en la taquigrafía, es de mucho apreciar. 
Tenía yo formado un gran concepto de su la- 
borioso genio y singular habilidad para cual- 
quier asunto, y que no emprendía cosa que no 
tuviese desempeSo cierto, y tais en el arle de 
abreviar, que tan útilmente profesa. Cascara* 
que le voy descubriendo y eslo nvn detet.i Ari* 
bau decia como buen taquígrafo: cSi los hom- 
bre* initruído* escribiesen ge, geira, gía, quimt- 
ra, hasta los máa ignorantes escribirían bien, y 



AR 



AR 



121 



si los grandes dijesen: yo teni^ yo sali^ yo veni, 
hasta los nifios sabrían la gramática, se ahorra- 
rían muchas horas de estudio inútil, se depuraría 
nuestra lengua de sus irregularidades, que pueden 
llamarse monstruosas, con mucha más propiedad, 
que las de la naturaleza.» 

Terminaremos estas noticias sobre Aribau, 
considerado como taquígrafo, transcribiendo á 

continuación las siguientes 

* 

Poesías prtsentadas á la muy Ilustre Junta de 
Comercio del Principado de CatcUuña^ y al pú- 
blico en los exámenes que delante un numeroso 
y lucido concurso, el día 3 de mayo de 1 8 1 5 co 
el salón de la Real Casa-Lonja, tostuvierou los 
discípulos de taquigrafía (1). 

A la Real Junta de Comercio del Principado 
de Catalufia. 

Los agradecidos discípulos de su escuela gra- 
tuita de Taquigrafía de la ciudad de Barcelona. 

Currant verba licet manus est velocior illis. 

Unión ilustre de héroes inmortales, 
héroes dixe y diré y en tanto grado 
que al bien de este industrioso Principado 
sacrificáis el tiempo y los caudales, 
recibid estas gracias, que leales 
os tributan, sefiores, 
como deuda cabal vuestros deudores. 
Por ventura no sois los que pusisteis 
la brújula en las manos del piloto, 
el valor con que manda al Euro y Noto, 
en su parido pecho no imprimisteis } 
Vosotros protegéis y protegisteis, 
al que por la pintura 
en el papel reengendra la Natura. 
i Qué más ? ¿ al afamado maquinista 
no hacéis crecer la fuerza de los brazos ? 
Unís la juventud con dulces lazos 



(t) Insertas en el núm. a de agosto de 18 15 del Sema- 
nario erudito, manusciito, que redactaban los socios de 
la Sociedad filosófica. 

A estas poesías precede la siguiente advertencia de Ari- 
bau: «Sociedad ilustre: No me hubiera atrevido á cansar 
vuestra atención con mis producciones si no hubiera ocu- 
rrido una circunstancia. Esta fué el precepto de D. Ramón 
Muns y Seriñá, digno director de poesía y los preceptos 
de ambtad son para mi tan sagrados que no pueden sino 
obedecerse.» 



A la Física adusta: unión no vista 

de la verdad maquinan la conquista, 

los que en Ciencias y Artes 

hacéis nuevos Neutones y Descartes. 

Adquiere nuevos creces por momentos 

la Chímica debaxo vuestra Sombra, 

de dónde este poder que tanto asombra, 

qué ser le comunica estos alientos? 

Yo me transporto: veo los aumentos 

con que la Economía 

hará medrar la exhausta Monarquía. 

No sois Vosotros.... mas, que me fatigo 

en buscar argumentos extranjeros, 

si de vuestros benéficos esmeros 

esta Escuela será el mejor testigo ? 

Por nuestra protección, por nuestro abrigo, 

obsequiosa os aclama 

nuestra pluma veloz como la fama. 

Volando á las utilidades sumas 

de este gran arte que protege Palas 

á nuestras alas añadisteis plumas, 

á nuestras plumas afiadisteis alas, 

y desde vuestras respetables salas 

con empeños no vanos 

galbanizabais nuestras toi]iBt manos. 

Nos hicisteis correr tras el acento 

del veloz orador y del sonido 

que burla al más sagaz atento oído 

se lo lleva el más ligero viento, 

nos hicisteis á la par del pensamiento 

que es la mayor presteza 

Mares, Cielos y tierras atraviesa. 

¿Si tantas gracias hemos recibido 

de vuestro corazón siempre bondadoso, 

como á Mecenas tal tan generoso 

dará la gratitud premio debido? 

si juramos, sefiores, que el olvido 

nunca interrumpirá las bendiciones, 

que es paga de los gratos corazones. 

Asi Mercurio, cuyo caduceo 

lugar ocupa en nuestro noble escudo, 

os proteja risuefio y no ceñudo 

y quiera así cumplir vuestro deseo, 

así este Dios de Sabios Corifeo 

administre en persona 

La Junta comercial de Barcelona. 

Así Minerva ponga su desvelo 

en tanta escuela y pública Academia 

de las que funda, anima, dota y premia 

vuestro paterno, noble heroico celo 

«5 



122 



AR 



AR 



si hasta aquí os habéis puesto por modelo 

al héroe Pelicano. 

De Fénix vida os dé la excelsa mano. 

Los discípulos de Taquigrafía. 

Soneto que se repartió entre los concurrentes al 
examen de Taquigrafía. 

Vuelan grandes distancias por momento 
Las leves aves al favor del ala, 
Vuela el rayo veloz que se resbala 
Hacia la tierra del tonante asiento; 
Vuela también el iracundo viento 
Y con velocidad que nadie iguala. 
Vuela también la malhadada bala 
Arrojada del Bélico instrumento; 
Vuela siempre Mercurio sin descanso, 
Voló la gran Camila que dexaba 
Ilesas las espígw que pisaba. 
Vuela la lengua... mas ^por qué me canso? 
Por más que tal presteza sea suma 
No igualará á las alas de la Pluma. 

Otro soneto que también se repartió como el an- 
tecedente. 

Un arte que es y fué sin paralelo 
Dotado, visitado, protegido 
Del Monarca más sabio é instruido 
Que vio £spaña pisar su fértil suelo; 
Un arte qu^ con instantáneo vuelo 
Se vio por las naciones extendido. 
Es el que se presenta agradecido 
A esta Junta Real, y á su desvelo 
No tema baxo sombra tan segura 
De la envidia loquaz la alevosía 
Que engendra olvido en la Región futura, 
Pues el que como la Taquigrafía 
Las presta voces al papel sugeta. 
Hasta la misma envidia le respeta. 

Aun cuando ha sido publicado en distintas 
ocasiones, insertamos á continuación el siguiente 
soneto dedicado por Aribau 

k LA TAQUIGRAFÍA 

Sale la voz cual agua cristalina 
Que se desliza de fecunda fuente. 



y esparce con su rápida corriente, 
Flor de elocuencia, fruto de doctrina. 
Mas su existencia súbito camina, 

Y apenas el hombre su ruido siente, 
En vano suda quien buscarla intente. 
Que por la ruina del no ser camina. 
— iQué nueva fuerza del decir humano 
El raudo curso detener podríal — 
Exclamó la razón, y no fue en vano 
Dijo, y de la veloz taquigrafía 
Apareció la voladora mano 

Y eterna es nuestra vos desde aquel día, 

Aribau académico 

Después de la guerra de la Independencia 
inicióse en Barcelona algún movimiento literario 
y científico; empezaron á ser conocidos los nom. 
bres de varios estudiosos jóvenes, que después al- 
canzaron notoria fama en los diversos ramos á 
que se dedicaron. 

No pudiendo por su escasa edad ingresar en 
las Academias oficiales, existentes en aquel en- 
tonces en Barcelona, trataron de fundar ana 
reunión literaria y científica, con el título de 
Sociedad filosófica. Aribau, Muns, Sanpons, Mar- 
tí y Cortada, López Soler y otros estudiantes 
establecieron sus bases y reglamento (i). 

Según consta en sus actas, Aribau tomó una 
parte muy activa en sus trabajos, desempefiando 
las direcciones de poesía y bellas artes, leyendo, 
entre otras composiciones, un Discurso sobre la 
posibilidad de un idioma universal y varias poe- 

(t) En el preludio i. \q% estatutos se consigna el ob- 
jeto de esta sociedad. Dice así: 

«No sé atinar por qué motivo más adelanta la juventud 
comunicando sus pensamientos á .sus iguales, que no co- 
municándolos á sus maestros y mayores, en quiénes podría 
hallar un censor adicto más que un consejero pardal. 
Ello es cierto, que la amistad tiene más atractivos que el 
respeto, y de aquí se sigue que más claramente comuni- 
cará su opinión un amigo á otro amigo, que no un inferior 
á un superior, ya sea por no disgustarle contradiciendo lu 
opinión, ya sea por aquella especie de veneración religiosa 
que inspiran las canas y la experiencia. Consideradas 
estas verdades por algunos jóvenes amantes de la ilustra- 
ción pensaron establecer una Reunión, en que adelan* 
tando sus conocimientos pudiesen fortalecerse y exercitarse 
en las quatro facultades de Metafísica, Física, Oratoria 
y Poesía. Hecha esta resolución y superados todos loa 
inconvenientes que á su intento se oponían, después de 
varias conferencias particulares acordaron efectuar lu 
empresa.» 




AR 



AR 



133 



aias, originales unas y traducidas otras. En la 
primera sesión general celebrada el 4 de julio de 
18 15, bajo la presidencia de D. Mariano Costa, 
Aribau leyó la Silva á las aves^ imitación de las 
Flores át Meléndez Valdez. Finida ésta, como 
se lee en el acta de dicha sesión, c pidió la pa- 
labra el Sr. Muns y en nombre suyo y de la Di- 
rección de poesía, leyó el siguiente soneto, fe- 
licitando al Sr. Aribau por sus días. 

De la alegre mañana los frescores, 
dirigiendo mi rumbo hacia al Parnaso 
iba leyendo en nuestro Garcilaso, 
el dulce lamentar de dos pastores. 
jQué versosl me decía, (qué primores 
brillan en el poeta á cada paso! 
Pero en este momento, raro caso, 
suspendí mis poéticos ardores. 
Veo las musas todas afanadas, 
en disponer guirnaldas y ambrosias, 
pregúnteles pasmado: «Musas mías: 
¿para qué tantas flores preparadas?» 
¿No hemos de celebrar nuestra ventura 
cuando nos honra hoy Buenaventura? 

El que oído por el Sr. Aribau, contestó de re- 
pente al Sr. Muns con esta décima: 

En lo« signos de la amistad 
de vuestro hablar figurado 
los conceptos he notado 
más que la sinceridad. 
Pero bien seguro estad, 
que por la amistosa acción 
será tal mi obligación, 
y mi gratitud tan alta, 
que si la lengua me falta, 
ya me sobra el corazón. 

Entrambos merecieron el general aplauso, se- 
gún se hizo constar en el acta de dicha sesión. 

La Sociedad filosófica subsistió hasta el afio 
1 82 1, y al disolverse, fueron depositadas sus 
actas, reglamento, parte de las composiciones 
leídas y los periódicos manuscritos que redacta- 
ban sus socios, en el Archivo de la Real Aca- 
demia de Buenas letras. 

En esta corporación ingresaron los socios de 
la Filosófica^ que más se habían distinguido y 
manifestado verdadera vocación á las letras. 



pero notamos que ó su entusiasmo se había 
amortiguado ó la vida lánguida que llevaba 
aquella Corporación, no se avenía con su activi- 
dad y temperamento, y en sus actas sólo consta, 
que Aribau asistía á algunas de sus sesiones, sin 
tomar parte en las escasas y poco provechosas 
lecturas de sus socios. 

En 1844 fué nombrado Aribau académico de 
honor de la de Ciencias naturales de Madrid (i), 
y correspondiente de la de la Historia. 

Aribau, poeta 

Los primeros ensayos poéticos de Aribau que 
han llegado á nuestra noticia, son las poesías que 
leyó en la Sociedad filosófica fundada en Bar- 
celona, como hemos indicado, en 18 15. El éxito 
obtenido en su lectura y los elogios de sus con- 
socios le impulsaron, sin duda, á publicar reuni- 
das algunas de sus composidones, en el afio 
de 18 1 7 con el título de Ensayos literarios. 
Alcanzó con ellas fama de inspirado y fácil 
poeta y recibió público testimonio de la con- 
sideración de sus coetáneos. .El marqués de 
Aguilar le dedicó una oda eierita en francés, que 
manuscrita existe en el Archivo de la Real Aca- 
demia de Buenas letras de Barcelona (2) y el, 
entonces joven literato aragonés, D. Mariano 
Nogués le dedicó una poesía (3) de la que toma- 
mos las siguientes estrofas: 

{Oh sierras encumbradas que mil veces 
De trofeos os visteis coronadas. 
Asilo del valor, á do cual rayo 
£1 valiente español arrolló al moro. 
Que con orgullo fiero. 
Blandía el encorvado y duro acero! 
|0 una de su numen 1 vuestras frentes 
Canosas sacudid, llorad conmigo, 



(I) D. Luis Rtgalt, próximo pariente de Aribau, ha te- 
nido la amabilidad de entregamos este título, y el de la 
encomienda de Carloi IIJ, el nombramiento de socio del 
Instituto Industrial de España y la concesión de la medalla 
de la Exposición de Londres celebrada en X85X. 

(a) Legajo 17. 

(3) Poesía que con motivo de las nuevamente publica- 
das del barcelonés D. Buenaventura Carlos Aribau, joven 
de diez y ocho años, compuso otro Zaragozano de 17. 
Con licencia. Zaragoza : Imprenta de Francisco Maga- 
llón MOCCCXVIll. 50 págs. 



124 



AR 



AR 



Y en voz si la sabéis de algün consuelo 
Que de Espafia se entienda en los extremos 
Decid si habrá algün hijo, 

Que convierta mi llanto en regocijo. 
Dice: y al punto del poniente se alza 
Un céfiro halagüeño con que el bosque 
Movido susurraba blandamente: 
£1 cielo soberano por tres veces 
Del oriente trono: luego aparece 
Un resplandor alegre que matiza 
De cambiantes vistosos la alma esfera. 
Creciendo más y más van los fulgores, 
De un astro luminoso precursores. 
Con majestad no vista 
En un trono de nubes recamado 
Del oro puro que la aurora viste, 
Entorpeciendo del mortal los ojos. 
Un genio se descubre: entre una nube 
Cual tela delicada sus dos hombros 
De leche Ofltenta, y el laurel frondoso 
En sus sienes se mece: en la una mano 
Un arrollado lienzo manifiesta 
Do en caracteres de oro así se lee: 
Poesías de Aribau^ nuevo Meléndez. 

Y al pie del lienco sigue: Este es la gloria 
del aupisio blasón^ noble corona 

Del teatro de empresas^ Barcelona. 
El genio suspendido en su alto trono 
A Febo el adorado lienzo entrega: 
Atento la registra embebido. 
Yo la vi, yo la vi que del sepulcro 
La sombra de Meléndez se elevaba, 

Y sus manos en tomo discurrían; 
Cuando llenas de gracia y de entusiasmo 
Las obras de Aribau allí leían: 



En el Diceionario de Torres Amat leemos 
que <en 1830 se publicó en Como por los hijos 
de Antonio Ostinelli Stampatori provincial!, una 
traducción del poema sobre la existencia de Dios 
con este título: Saggio lírico, de Carlos Bona- 
ventura Aribau, traduzione libera dallo spag- 
nolo de Giovani Fogliano. Contin, joven Aila- 
nés, estaba acabando una traducción de todas las 
poesías de Aribau, cuando su amigo Fagliano 
publicó la de la Existencia de Dios, según dice 
este en el prólogo. > 

Aribau escribió muchas y escogidas poesías 
en castellano é italiano; en su mayoría nos son 



desconocidas por haber quedado unas inéditas y 
otras publicadas sin ñrma, en periódicos j re- 
vistas. 

En la Sociedad filosófica ^ leyó la Silva á las 
avest á imitación de las Flores de Meléndez Val- 
des, una traducción de la oda octava de Horacio; 
Aparicio á Silvio y epitalamio, La fama postuma ^ 
oda dirigida á la Sociedad, Epístola á Silvio^ La 
humanidad desvalida ^ Epístola al marqués de 
Aguilar^ A los editores de mis poesías. Carta á 
FabiOj etc. 

En 18 19 escribió Aribau un soliloquio en me- 
moria del fallecimiento de la Reina, que en cuna 
reunión de amigos declamó con el mayor interés 
y sensibilidad una señorita (i).» 

En el Diario de Barcelona correspondiente al 
día 14 de febrero de 1820, con el pseudónimo 
de UbarisOy publicó una poesía A la memoria 
del excelente estatuario ccUalán D, Salvador 
Gurri. En el semanario El Europeo (1823 
y 1824) se insertaron las poesías Al fanatismo^ 
A Dalmira, A la Música^ Mi sensibilidad pro» 
gresiva, Alintio en el margen del arroyo^ y laa 
traducciones de un Idilio de Bronner^ y de un 
fragmento de una oda sobre el suicidio. 

En el diario El Vapor que se publicaba en 
Barcelona, se insertó en el número correspon- 
diente al día 1 1 de septiembre de 1 834, la si- 
guiente composición, que transcribimos por ser 
poco conocida (2). 

I Quién hay que no la adore? 
i Quién hay que no la admire ? 
¿Qué ojo habrá que en viéndola no llore } 
¿Qué pecho que al oiría no suspire? 
I Qué imposible se niega 
A su acento sublime, 
Cuando su voz fatídica despliegue, 
Y tiemble el ara que su planta oprime ? 

¿O cuando como un día 
La Sibila Cumea 
Las sombras evocaba y requería 
La triste playa Estigia y la Letea? 

(t) Diario de Barcelona, pág. 509, mam> de 1819. 

(2) Elscríbió Aribau, además de las poesías citadas, una 
oda á la consagración del obispo D. F'élix Torres Amat, 
una poesía á Palumós (en catalán) , que recientemente se 
publicó en el tomo de poesías titulado Llibre iU la Rf 
naxensa, y se le atribuye la letra de un himno patriótioo. 



AR 



AR 



"5 



El reino de los muertos 

Abría á su conjuro 

Los cavernosos senos, que cubiertos 

De nieblas están y de veneno impuro. 

Y cuando al cielo alzaba 
Su tronador lamento, 
Se agrupaban las nubes, y serpeaba 
Presto rayo cruzando el firmamento. 
Mas cuando fatigada 
De tan horrible espanto 
Soltaba de piedad dulce tonada, 
Sentía el orbe el poderoso encanto. 

La nieve de las sierras 
Se desató en raudales, 
Que rociaron las fecundas tierras. 
Consolando á los míseros mortales. 
Bajo la primavera 
I^lamada por su acento 

Y remorada la árida pradera 

Se ornó de flores de aromoso aliento. 

Jugaron con el hombre 
El placer y la risa, 

Y en todas parres resonaba el nombre 
De aquella divinal sacerdotisa. 

La turba religiosa 

Le dobló la rodilla. 

Cual también la dobla á Safo hermosa 

Del sonoro Leucates en la orilla. 

Dedicado Aribau á los estudios económicos 
y á la publicación de la Biblioitca de autores 
españoles^ abandonó algo el cultivo de la poesía, 
aun cuando las escribía para su solaz y entrete- 
nimiento, y algunas veces obligado por reiteradas 
instancias de amigos y para llenar las páginas 
de un álbum de una dama. 

Oda k LA PATRIA 

Al pronunciar el nombre de Aribau riene á 
la mente la oda llamada A la patria^ se echan 
al olvido aquellas frases del inmortal Quintana: 
Aribau es el primer prosista castellano; y que 
los variados trabajos que salieron de su ele- 
gante y fecunda pluma y clara inteligencia, de- 
ben tenerse en mayor estima que á un des- 
ahogo del corazón dirigido á sus lares, y una 



muestra publica de agradecimiento á su protec- 
tor. La oda A la patria^ llamada así no sabemos 
por quién, fué inspirada y dirigida, como hemos 
indicado ya, y de todos es sabido, al marqués 
de Remisa. En 1833, fecha de su publicación, 
fué celebrada más por la novedad que por la in- 
tención; publicada en El Vapor (i) y reprodu- 
cida en el Diccionario de Torres Amat, quedó 
casi olvidada hasta que, en tiempos, posteriores 
fué reproducida, leída y celebrada, y sirvió de 
enseña al renacinyento literario de Cataluña. 

El mérito literario de esta composición poéti- 
ca es de todos con justicia elogiado, y en puri- 
dad de verdad debe consignarse que estaba des- 
tinada, como observa oportunamente el eminen- 
te literato D. Joaquín Rubio y Ors, á pasar á la 
posteridad. Reconocemos su grande mérito, la 
importancia que tiene en la literatura catalana la 
oda de Arribau, pero opinamoi que su gloría es 
mayor que ésta y mayores méritos contrajo con 
sus trabajos en las variadas materias á que se 
dedicó y que ellos son dignos de perpetuar á las 
generaciones venideras el nombre de un esta- 
dista eminente , fácil y fecundo escritor y pa- 
tricio que jamás olvidó y «empre sirvió á su 
patria. La oda A la patria fué incluida en los 
Trovador s nous^ y publicada en varios perió- 
dicos, revistas y obras y traducida recientemente 
al italiano. Torres Amat la insertó en su Diccio- 
nario como la transcribimos á continuación: 

{Adeusiáu, turóns, per sempre adeusiáu, 
oh serras desiguals, que allí en la patria mía 
deis nüvols é del cel de lluny vos distingía 
per lo repós etern, per lo color mes blau I 
I Adéu, tú, vell Montseny, que des ton alt palaut 
com guarda vigilant, cubert deboyra é neu, 
guaytas per un forat la tomba del juheu, 
é al mitj del mar inmens la mallorquína ñau I 

Jo ton superbo front coneixía llavors, 
com conéixer pogués lo front de mos parents; 
coneixía també lo so de tos torrents, 
com la veu de una mare, ó de mon fill los plors* 



( I } Conocemos y hemos consultado dos colecciones d is- 
tintas de este diario barcelonés. Las que existen en el Archi- 
vo municipal y en la Biblioteca provincial y universitaria 
de Barcelona, comienzan en septiembre de «833, un mes 
después del en que se publicó la Oda. 



126 



AR 



AR 



Mes, arreacat després per fats perseguidora, 
ja no conech ni aent* com en millors vegadas; 
aizí d' arbre mígrat á térras apartadas, 
son gust perden los fruyts éson perfum las flora. 

i Qué val que m* haja tret una enganyosa sort 
á veure de mes prop las torres de Castella, 
si '1 cant deis trobadora no sent la mía orella, 
ni despena de mon pít un géneros recort? 
En va á mon dols país en alas jo 'm transporta 
é veig del Llobregat la platja serpentina; 
que, fora de cantar en llengua Uemosina, 
no *m queda mes plaher, no tinch altre conhort. 

Plaume encara parlar la llengua d'aquellssabis 
que ompliren 1' univers de llura costums é lleys, 
la llengua d' aquells forts que acataren los reys, 
defengueren llura drets, venjaren llura agravis. 
Muyra, muyra V iograt que, al sonar en sos Uabis 
per estranya regió V accent natíu, no plora; 
que, al pensar en sas liara, no 's consum ni s*a- 
ni culi del mur sagrat la lira deis séus avis. (nyora, 

En llemosí soná lo méu primer vagit 
quan del mugró matem la dolsa Uet bebfa; 
en llemosí al Senyor pregaba cada día, 
é cántichs Uemosins somiava cada nit. 
Si, quan me trobosol, parl'ab mon esperit, 
en llemosí li parí', que llengua altre no sent, 
é ma boca llavora no sab mentir ni mcnt, 
puig surten mas rahóns del centre de mon pit. 

Ix, donchs, per expressar V efecte mes sagrat 
que puga d* home en cor gravar la ma del cel, 
oh llengua á mos sentits mes dolsa que la mel, 
que *m tornas las virluts de ma inocenta edat. 
Ix, é crida pé\ mdn, que may mon cor ingrat 
cessará de cantar de mon patró la gloria; 
é pissia per ta veu som nom é sa memoria 
ala propis, ais estranyi, á la posterítat. 
Agost de 1833. 

El día 3 de mayo de 1863 se celebró en el 
Müón de Ciento de las Casas Consistoriales de 
esta, el certamen de los Juegos Florales. En la 
testera del salón se colocó el retrato de Aribau 
y de su marco pendía una glasa negra, en signi- 
ficación del luto que experimentaban las letras 
caulanas por la muerte del insigne poeta. Des- 
pués de distribuidos los premios O. Manuel Milá 



y Fontanals leyó la oda Adeusiáu turóns^ etc., 
á cuya terminación, entre aplausos, la reina de 
la fiesta colocó sobre una vitela, en que estaba 
aquella escrita, una corona de laureL 

Aribau periodista 

En Barcelona hizo sus primeros ensayos en 
el periodismo. Fué redactor del semanario ma- 
nuscrito, órgano de la Sociedad filosófica y co- 
laboró en el Diario Constitucional y tn Ei Vd" 
por. Tarea difícil es venir en conocimiento de 
los escritos y trabajos publicados en ellos por 
Aribau, por ser costumbre en el primer tercio de 
este siglo, publicar artículos y poesías sin firma, 
y si algún nombre aparece es un pseudónimo. 

En 182 1 colaboró en el Periódico universal 
de ciencias, literatura y artes, y publicó unas 
Reflexiones sobre las bellas letras (pág. 193), y 
unos Pensamientos sobre los nombres compctra- 
tivos (pág. 214). 

Exaltados los ánimos en Barcelona, y sitiada 
por fuerzas francesas, y en medio del fragor de 
los combates. Aribau, en 1823, asociado con 
Cook, Monteggia, López Soler y Galli publicó en 
el Diario de Barcelona^ el prospecto de la im» 
portante revista semanal El Europeo^ periódico 
de ciencias, artes y literatura (i). Valor y en- 
tusiasmo se necesitaba para emprender una 
publicación literaria en época agitada, y en pen- 
pectiva de grandes mudanzas y acontecimientos 
políticos, qne debían cambiar la faz de E^ 
pafia ; pero su pensamiento era elevado y así 
lo expresaba el lema adoptado en aquella rerista* 

....) Mente ambiciosa I 

Vuélvete^ en fin, á mejorar el hombre (2). 

En el prospecto, decían los redactores de 
£i Europeo: tCutindo nuestro espíritu se halla 
dolorosamente conmovido, en vista de las dis- 
cordias que han dividido los hijos de la Espafia, 
y en medio del mismo teatro de una guerra de- 
sastrosa; cuando esperamos con zozobra el dea- 
enlace de esta gran tragedia, que ha de tener 

(i) Comenzó á mediados de marzo de 1833 y c«só en 
octubre de 1824. 
Barcelona, imp. de Torner. Dos vol. en 8.0. 
(2) Quintana , oda á Guttenberg. 



AR 



AR 



ia7 



sobre nuestra futura suerte una influencia decisiva, 
¿nos sería vedado dar un desahogo á nuestro co- 
razón, volver los ojos á la ciencia, á las artes, á 
la literatura, que fueron las delicias de nuestra 
primera juventud, y en tiempos de exterminio 
y desastrosos, tratar pacíñcamente de luces, de 
mejoras y de prosperidad? Muchísimos se hallan 
en nuestro caso, muchísimos necesitarán de un 
momento de calma y tranquila ocupación para 
distraerse de los más graves cuidados. Estos son 
en cuyo favor publicamos el periódico que 
vamos á anunciar. 

«Nacidos en diversos países y arrojados á 
esta ciudad por una serie de acontecimientos 
desagradables, nos conocimos, trabamos amistad, 
admiramos la armonía de nuestras ideas, y nos 
propusimos comunicarlas al público, con la fran- 
queza de hombres libres, y amantes del género 
humano. De lo que cada cual de nosotros debía á 
su patria, hicimos una masa común; y cualquiera 
que fuese el resplandor de los rayos que se 
reuniesen en este foco de comunicaciones, pro- 
curamos que fuesen útiles y aplicables á todas 
las naciones. 

»De aquí se deduce naturalmente, que evita- 
remos el tratar de política en cuanto esté con» 
centrada á las actuales relaciones entre las po- 
tencias, ministerio que ya desempefian otros es- 
critores. A más de que, nuestro intento es dis- 
currir sobre las cosas como filósofos, y á tratar 
filosóficamente de los acontecimientos políticos 
de los estados, debe reservarse para un siglo 
después. Trataremos de política, sí; pero será 
como ciencia, fundada sobre hechos remotos, 
acerca 'de los cuales podemos discurrir sin pasión 
ni interés. > 

En un artículo publicado en el núm. 6.^, de- 
cía Aribau: c Angeles de la paz, no furias del 
abismo, deben ser los que, en medio de las gran- 
des agitaciones, ejercen el ministerio de hacer 
hablar la sana razón á los pueblos, ya harto 
propensos á la descarriada exaltación en todos 
los sentidos... Cuando el escritor dirige la pa- 
labra á los que están encargados de los destinos 
de su patria, en unos momentos difíciles, de los 
cuales, depende la salud del pueblo y la conso- 
lidación del gobierno, debe no «Ividarse de ad- 
vertirles, dentro de los límites que las leyes se- 
fialan, y con el decoro que se debe á sí mismo 
y á la autoridad, de los riesgos á que se hallan 



expuestos, rodeados de consejeros ávidos é in- 
teresados en la intolerancia.» 

Dos afios duró la revista de El Europeo, y en 
ella Aribau publicó varías poesías, artículos sobre 
literatura, historia y variedades, que por el interés 
que tienen, transcribimos á continuación el índice 
que de algunas de las mismas hemos formado. 

Tomo I, 1823. — Educación. Examen de los 
juegos y diversión que deben formar parte de 
ella, pág. 10. — El fanatismo, (poesía) pág. 34. 
— Noticia de la obra titulada Églogas del pastor 
de Extremadura, pág. 63. — Pensamientos sobre 
el método vigente de la conscrípción en la mayoy 
parte de los Estados, pág. 79. — Sobre el estado 
de las ciencias en la Edad media, pág. 115. — 
Noticicia de la obra inédita conocida con el 
nombre de Rúbrica de Bruniquer, pág. 152. — 
Ventajas é inconvenientes que han resultado á 
las ciencias y á la humanidad del olvido de la 
lengua latida, pág. 157. — A Dalmira, (poetisa) 
pág. 166. — Deber de los escritores en los tiempos 
inmediatos á las mudanzas políticas, en que las 
pasiones están exaltadas, pág. 188. — Arte mé- 
trica. Sobre la necesidad de refundir la obra de 
Rengifo, pág. 214. — Uso antiguo de los bafios 
de vapor, pág. 262. — Noticia de las obras que 
dejó inéditas Mr. Montesquieu, pág. 308. — Frag- 
mento de una oda sobre el suicidio, por Juan 
Cortini , pág. 326. — Sobre la literatura orien- 
tal, pág. 336. — Noticias literarias extranjeras, 
obras útilmente publicadas en París, pág. 349. 
Tomo II, 1824. — Sobre la cortesanía, pág. 66. 
— Alíntio en el margen del arroyo. Idilio de 
Bronner, pág. 130. — Hazam ó el conductor de 
camellos, Epílogo oriental de William Collins, 
pág. 153. — Viajes, pág. 191. — Odas de Horacio 
descubiertas en 1 789 en la biblioteca pública de 
Roma, pág. 196. — Arte de curar, pág. 201. — 
Noticias del compon ium ó improvisador mu- 
sical, pág. 258. — Sobre el apego de los viejos 
á la vida, pág. 313. — Mi insensibilidad progre- 
siva, pág. 355. — V sobre el método de poner 
las fábulas en manos de los nifios, pág. 361. 

El Sr. Tubino, en un artículo publicado en 
la Revista Contemporánea^ (tomo VII, pág. 185) 
sobre El Romanticismo^ fija especial atención á 
resefiar el influjo que en la literatura tuvo la pu- 
blicación de la revista El Europeo y decía: «Ni 
merece tanta atención este repertorio por la 
copia de trabajos completos que atesora, cuanto 



138 



AR 



AR 



por las tendencias de que se hace eco y las 
nuevas direcciones críticas ó filosóficas con que 
viene á favorecer la crisis en que ya se agita 
el pensamiento ibérico. Con delicado análisis 
expone Aribau los verdaderos caracteres del ro- 
manticismo, procurando conciliario con la es- 
cuela clasística, y — sobre dar cuenta la R€7jista 
de las más notables producciones de la escuela 
romántica, — donde ya se coloca, en el punto cul* 
minante á Walter Scott, y cerca de él á Byron, 
Chateaubriand, Schiller y Manxoni; — acomete 
el mismo Aribau la útil empresa de difundir las 
ideas del penúltimo, sobre las causas del placer 
que excitan en el hombre las emociones trágicas, 
siendo el primero que escribe entre nosotros, la 
palabra estética y el que define su concepto, se- 
gún los alemanes. Empujábanle en este sendero 
la poca noticia que se tenia en Espafia de las 
más importantes producciones filosóficas alema- 
nas, especialmenjte de las fundadas en las doc- 
trinas de Kant, así como el deseo de que fueran 
conocidas los particulares de aquel gran poeta 
trágico, sobre un punto que había suscitado tan- 
tas disputas entre los literatos. 

Remitiendo á la segunda parte de estos es- 
tudios el ampliar estas noticias, bástame repetir 
que los redactores de £t Europeo contribuyeron 
en la medida de sus fuerzas, á la gran revolu- 
ción intelectual iniciada con los primeros trabajos 
de Bohl de Faber y Duran, alcanzando la signi- 
ficación crítica y moral de los libros publicados 
por los mencionados Schiller, Schlegel; Goethe 
y lord Byron, sembrando en el círculo de sus 
lectores las nuevas ideas á que cada uno de estos 
autores daba nombre, con lo cual no sólo lleva- 
ban las corrientes del gusto por senderos hasta 
entonces desconocidos ó vedados, sino que con- 
tribuían á preparar el terreno que, para sus me- 
dros, necesitaba la reforma filosófica, más trans- 
cendental que la literaria, aunque más abstrusa 
y de menos fácil comprensión que la puramente 
artística ó estética. 

Al recomendar, en cierto modo, la frescura 
naturalista, el colorido sencillo, la melancolía y 
el tono sentimental del romanticismo, al dar á 
conocer los corifeos de la nueva religión, obran- 
do los redactores de El Europeo como verda- 
deros revolucionarios. Tratando de literatura 
amena ocupábanse, quizá sin notarlo, de ciencia 
social y filosófica, porque aquella reforma, como 



antes he escrito, no se dirigía sólo á lo externo, 
á la forma, á la que llamaremos plástica de ls8 
producciones amenas, sino á la sustancia, al pen* 
samiento, al criterio y á la razón, tirándose como 
resultado á desviar la corriente de los senti- 
mientos y doctrinas del gusto público y hasta 
de las costumbres del tradicional cauce, para 
llevarla por el nuevo, del romanticismo cristiano- 
occidental. Y El Europeo demás de estos ra- 
lores entrefiaba el preciosísimo de ser el primer 
signo de la moderna escuela catalana, honrada 
ya por el malogrado Cabanyes, escuela donde 
muy pronto, junto al movimiento puramente 
literario se notaría otro filosófico, representado, 
primero por Martí de Eixala y Torrea Amat, y 
sucesivamente por Sanponts, Balmes, Llorens, 
Reynals y Feu, que en'esferas más ó menos altaa 
se darían la mano en el común ansia de dotar 
al Principado de una escuela propia de pensa- 
dores que habría de determinarse con el tiempo^ 
mediante singulares y no flojos caracteres. 

Establecido Aribau en Madrid, fundó los pe- 
riódicos El Constitucional y El Corresponsal, y 
colaboró en La Nación y La España, en loa 
últimos a&os de su existencia publicó varios ar- 
tículos de carácter económico en La América^ 
dirigida por D. Eduardo Asquerino. 

Aribau director de la biblioteca 
de autores espapioles 

La página de la vida literaria de Aribau, que 
es digna de un monumento, no es en nuestro 
sentir la Oda á lapatria^ como ya hemos indi- 
cado; mayores lauros alcanzó con la publicación 
de la Biblioteca de Autores españoles^ desdi la 
formación del lenguaje kasta nuestros días^ que 
emprendió con ánimo decidido y entusiasmo 
digno de mayor recuerdo (i) y estima. 

Aribau asociado con el inteligente editor ca- 
talán D. Manuel Rivadeneyra, .comenzó esta publi- 
cación en Madrid, en el afio 1846; empresa ardua 
y en extremo difícil era, en aquel entonces, reu- 
nir en una serie de volúmenes de precio econó- 
mico y de cómodo manejo, las producciones de 
nuestras antiguas joyas literarias, algunas de 

(i) El tomo LXXI de esta Biblioteca publicado en z88o 
eontiene el índice general de esta colección y la biografia 
del editor D. Manuel Rivadeneyra , y se omite U de 
Aribau. 



AR 



AR 



129 



ellas inéditas , que yacían abandonadas en bi- 
bliotecas, y, otras raras é incompletas muchas. 
Plan vasto y bien meditado formuló Aríbau 
al emprender la publicación de la Biblioteca, 
En el primer volumen, reunió todas las obras 
del príncipe de los ingenios: Miguel Cer- 
vantes Saavedra (i) la Calatea^ las Novelas 
ejemplares f el Quijote, los Trabajos de PersUes y 
Segismunda^ el Viaje al Parnaso^ y una colección 
de poesías sueltas. Al frente de esta compila- 
ción, se halla una Vida de Cervantes ^ escrita con 
novedad, á pesar de ser conocidas y celebra- 
das las de Pellicer, Ríos y Fernández Navarrete. 
Aríbau supo dar novedad á su estudio y hacer 
amena y entretenida su lectura. Piferrer (2) decía, 
al dar cuenta de esta publicación: «La Vida de 
Cervantes, por la abundancia y exactitud de 
datos, compite con las más celebradas; pero á 
las más supera en la bondad de la dicción, en 
lo oportuno de las reflexiones y en el acierto y 
elevación de sus juicios. Narrador y crítico á un 
tiempo, en cada frase de la vida del grande in- 
genio, tiende su autor una ojeada al estado de 
las letras en aquella época, para que con toda 
claridad se vea que recibía de ella, y que le traía, 
en cambio, aquel ánimo que atesoraba recuerdos 
para lo futuro. El curso de la narración biográ- 
fica no consentía detallados análisis de las obras; 
pero al Sr. Aribau le bastan cuatro rasgos carac* 
terísticos para dejar consignado el mérito y el 
género de cada una. El cautiverio de Cervantes 
en Argel, así como es el hecho más interesante 
de su vida, está contado de manera que ese in- 
terés resalte y robe la atención á los lectores. 
No es esto decir que le sean inferiores los demás 
pasajes; la pluma fácil y diestra del narrador 
siembra en todas partes conceptos notables, 
imágenes felices, párrafos llenos de movimiento, 
rasgos, en fin, inesperados que ya por si sólo im- 
pedirían que el interés del todo decayese. 

«Creemos que ningún lector podrá olvidar la ex- 
clamación tan llena de verdad y de noble y des- 
pechada ironía, ironía en que prorrumpe el bió- 
grafo al ser Cervantes vendido al rey, por su 
amo Dalí-Mami; ni las sentidas frases con que 
expone la triste situación de nuestro grande es- 
critor, cuando la miseria le trajo á ser factor de 

(1) Madrid: imp., lib. y ett. de M. RJTadeneyra y Com- 
pafiía 1846.— Un rol. en 4.* mayor, LXXXIV — tii págs. 
(3) La Discusión, pág. 40. 



comisiones y recaudador de aleábalas, ó como 
diríamos ahora, apremios. Es, en suma, esta Vida 
de Cervantes, completa en sus dato9« atinada en 
sus juicios, elocuente en sus sentencias, y, casi 
diríamos de excelente estilo, si esta circunstan- 
cia no fuese distintiva del hablista que la com- 
puso.» 

El trabajo ímprobo y menos apreciado, fué el 
compilar las obras de Cervantes, como opor- 
tunamente indicó un crítico al dar cuenta de su 
publicación (1). Dos tendencias distintas se han 
seguido en la publicación de aquellas obras. En 
vista de las incorrecciones de estilo en que Cer- 
vantes incurre con alguna frecuencia, y de las 
pequefias contradicciones que se notan en él en 
una misma obra, unos han querido dejarlas 
plagadas con todos los errores con que apa- 
recieron impresas en tiempos, en que las edicio- 
nes eran sumamente incorrectas; y otros han 
querido hacer lo que Cervantes haría en una 
segunda edición de sus obras. Estos dos extre- 
mos son igualmente peligrosos; el primero es 
un respeto meticuloso y el segundo, un sacrilegio 
y una profanación. «Huyendo de ambos escollos, 
dice Aribau, algunas cosas leemos en Cervan- 
tes, que él no pudo escribir tales como están 
impresas; pero otras hay, aunque pocas, en que 
podemos asegurar la manera en que Cervantes 
las escribió ó quiso escribirlas en medio de su 
genial precipitación. Sólo cuando hemos adqui- 
rido este convencimiento, ha cesado nuestra per- 
plejidad: no hemos enmendado el texto: hemos 
corregido una prueba. > 

La publicación del primer tomo de la Biblio- 
teca de Autotes españoles, fué considerada como 
un acontecimiento; orlado publicó su prospecto 
el diario madrilefio El Español y le dedicó estas 
encomiásticas frases (2), al dar cuenta de la apa- 
rición de las obras de Cervantes. « La dirección 
literaria ha sido encomendada á un escritor tan 
entendido como modesto. El Sr. D. Buenaven- 
tura Carlos Aribau, después de largo y forzoso 
apartamiento, le vemos, por fin, restituido al 
campo de las letras; es el literato que con más 
satisfacción de todas las personas ilustradas, po- 
día emprender una obra de esta clase. Sin ado- 
lecer de ninguna de las preocupaciones que ne- 

(1) Artículo publicado en El Español de a 3 de febrero 
de 1846. 
(3} Número de 19 de noviembre de 1845. 

16 



I30 



AR 



AR 



cesariamente fomenta la contraposición de lai 
diferentes escuelas, el Sr. Aribau, con su sano 
criterio y su independencia literaria, es el más 
apropósito para levantar un monumento que 
será el lustre de su nombre y gloria de su pa- 
tria. > 

En el tomo segundo de la Biblioteca de Au- 
tores españoles (i) coleccionó las obras de los 
dos Moratines, y escribió la biografía de Leandro 
Fernández con dicción fácil, bien dirigida eru- 
dición y juiciosas reflexiones. 

Era la primera vez que se publicaban reunidas 
las obras de Moratín, padre, y Aribau enriqueció 
el Discurso preliminar sobre los orígenes del 
Teatro espafiol que había escrito Leandro Fer- 
nández Moratín y el de las comedias, con nume- 
rosas y oportunas notas, en las que compartió la 
gloria de la redacción con algunos literatos, 
como consta al pie de ellas. En el catálogo his- 
tórico y crítico del Teatro espafiol anterior á 
Lope de Vega, se observaban notables omisiones 
que Aribau subsanó afiadiendo el título de más 
de cien dramas, comedias, etc. 

El tomo tercero contiene los novelistas ante- 
riores á Cervantes (2), precedidos de un Discurso 
preliminar sobre la primitiva novela espafiola. 
Con oportunidad ve Piferrer en este notable tra- 
bajo literario, sagacidad rara, flezibidad de es- 
píritu, juicio recto y profundo, imaginación ver- 
dadera y bien cultivada. <¿Y qué abundancia de 
noticias, afiade aquel sabio crítico, qué trabajo 
tenaz y regulado no están patentizando los datos 
acumulados en todas las secciones, bastante á 
satisfacer al lector más descontentadizo, ó si 
así puede decirse más ávido, en ideas históricas, 
en citas, en pruebas, en indicaciones bibliográ- 
ficas? Ignoramos si este magnífico y acabado 
discurso será estimado debidamente por quienes 
no se hagan cargo de los esfuerzos que cuestan 
tales trabajos, obligado su autor á no desaten- 
der á la más leve minuciosidad, á no des- 
cansar hasta convencerse de que sus noticias son 
completas, y á mantener viva la llama del in- 
genio, fresca la imaginación para ordenar con 
acierto el plan, dominar el resultado de los ma- 
teriales y animar el conjunto con la bondad de 

(t) Imp., líb., fund. y est. de M. Rivadeneyra y Com- 
pañía, 1846.— Un vol. en 4.0 XXXIV—óaa pigt. 

(2) Cuarta edición, Madrid: M. Rivadeneyra imp. y 
ed. 1857. — U"* voí- «" 4'** naayor, XXXVIII— 636 págs. 



loi pensamientos y el lustre de la frase. EsU in- 
troducción histórico crítica, vivirá reproducida ó 
extractada en cuanto se publique de nuestra an- 
tigua literatura.» 

La dirección de Aribau -terminó con el tomo 
cuarto que comprende las El^ias de varona 
ilustres de Indias^ compuestas por D. Juan Cas- 
tellano (i). 

D. Juan Eugenio Hartzenbusch al encargarse 
de la publicación del tomo V de la Biblioteca 
de Autores españoles, dedica á Aribau estas lineas: 
cUn tomo del maestro Tirso de Molina ofreció 
al público el Sr. D. Buenaventura Aribau, en el 
prospecto de la Biblioteca, etc., y uno sale á loa, 
aunque no bajo la sabia dirección de la persona 
que hiso la oferta, las ocupaciones de Aribau en 
servicio del Estado le han impedido servir á las 
letras. Grave empefio contraje al sustituir, bien 
que una vez, al benemérito fundador de la Bi- 
blioteca, este monumento rico de naestras glo- 
rías literarias....» 



Aribau - economista 

Con oportunidad, D. Manuel Angelón (2) dice 
que Aribau era entusiasta de los progresos del 
país que le dio el ser y que la industria catalana en- 
contró siempre en él, el más decidido de sus pro- 
tectores. No hubo asunto útil para el Principado 
en que no mediara su consejo é influencia, y en 
distintas ocasiones, se manifestó públicamente el 
agradecimiento á sus desvelos. 

La llegada á Barcelona, de Aríbau en 1844, 
revistió cierto carácter de solemnidad. He aqní 
dos sueltos publicados en El Impardal, que lo 
evidencian. 

£n el número correspondiente al día 28 de 
abril de dicho afio, se lee: «La impaciencia en 
que nos tiene la tardanza en el proyectado viaje 
del Sr. Aribau, aflige igualmente á la mayoría 
de los barceloneses, quienes nunca podrán ol- 
vidar los eminentes servicios, que el ex redac- 
tor del Corresponsal, prestó á nuestra industria 
y á nuestro buen nombre en la Corto 

En otro número de 7 de julio se consigna 

(z) Madrid: fund. y est. de M. Rivadeneyra y Cmn- 
pañía, 1846. — Un vol en 4.^ mayor, XXXV — 69a págs. 

(2) Biografía de D. Buenaventura Carlos Aribau leída 
en el Ateneo barcelonés el día aa de junio de 1877. 



AR 



AR 



131 



que cHan salido á recibirle variof amibos y 
algunos jóvenes literatos y artistas para darle una 
muestra de la admiración y aprecio que le tri- 
butan sus paisanos, ya que se ha hecho por tan- 
tos títulos acreedor, el ilustre poeta, el sabio eco- 
nomista, el aventajado filólogo y acreditado es- 
critor que ha ennoblecido en la Corte el nom- 
bre catalán y ha defendido con perseverancia y 
ixito los intereses de la industria nacional.» 

La ilustre Junta de Comercio del Principado, 
queriendo rendir un testimonio de considera- 
ción y agradecimiento, al defensor de los inte- 
reses de Cataluña, acordó en 1844 colocar el 
retrato de Aribau en uno de sus salones, honor 
que hasta entonces no se había tributado. 

Se dedicó con ahinco y constancia Aribau al 
estudio de las cuestiones arancelarias que tanta 
trascendencia ejercen en el progreso del país; y 
para examinar con fundamento las complejas 
cuestiones enlazadas con la industria, hizo es- 
tudios detenidos de estadística, escribió memo- 
n^orias, formó estados, hizo trabajos compara- 
tivos de la producción y del consumo. Parte de 
éstos se conservan en la Biblioteca provincial 
y universitaria de Barcelona; pero la obra qtie 
escribía con entusiasmo y carifio no existe; su 
paradero es ignorado y tenemos sólo noticia de 
lo que debía ser, por algunas ligeras indicaciones 
hechas en un artículo inserto en La América (i). 
E)ecía en él Aribau: c Durante los ocios de mi 
cesantía concebí la arrogante idea de escribir una 
Historia ét ia produccién^ dtl consumo y del im- 
fuesto en España, obra superior á las fuerzas de 
un particular de escasos recursos y de edad so- 
brado provecta, para poder contar con el primer 
elemento de toda humana empresa, que es el 
tiempo. Apreciar en su justo valor los bienes 
que la naturaleza ha derramado sobre nuestro 
suelo;— examinar el partido que de estas ma- 
terias é instrumentos de trabajo supieron sacar 
en diversas épocas la actividad y el ingenio de 
nuestros padres; — sefialar las vicisitudes de pro- 
greso y decadencia, que afectando la riqueza, 
han refluido sobre la población; describir el na- 
cimiento de las necesidades creadas por la cul- 
tura, y su propagación, desde las clases elevadas 
á las inferiores; — seguir paso á paso y juzgar, 
por su espíritu y por sus resultados, los varios 

(t) 19 noTÍembre de 1859. 



sistemas puestos en ejercicio para formar el 
fondo común capaz de acudir á las necesidades 
de la gobernación, de la guerra y de la iglesia, 
es tarea que no podrá llevarse á cabo con alglín 
acierto á no tener á mano uu caudal de datos 
concretos, fidedignos y debidamente comproba- 
dos. Algunos había ido recogiendo, más bien 
por el gusto y curiosidad de tenerlos, que con 
el ánimo de aprovecharlos; pero ya resuelto á 
un estudio formal y deliberado de estos docu- 
mentos, tuve que lanzarme á buscar y reunir 
con toda diligencia, los infinitos que me faltaban. 
Mas para su examen hube de seguir un orden in- 
verso, empezando por los de la época más mo- 
derna, porque así de los hechos actuales podía 
más fácilmente remontarme á la investigación 
de sus causas, y sobre todo, porque partiendo 
de lo conocido, esperaba poder penetrar con 
más seguridad en lo más oscuro, incierto é ig- 
norado. Pero muy pronto me convencí de la 
inexactitud y ligereza con se compilaban los 
datos, y de aquí la necesidad de dudar de to- 
dos, sin admitirlos hasta después de depurados 
en el crisol de una crítica severa y minuciosa. La 
estadística no ha llegado á ser entre nos^ros ma- 
teria de discusión. Se han aceptado de buena 
fe los guarismos que primero han salido á luz; 
y cuando han aparecido otros nuevos, nadie ha 
tratado de discernir en cuales estaba la verdad ó 
la aproximación: probablemente ni en los unos 
ni en los otros, resultando de aquí tal confusión, 
contradicciones y absurdos, que no era posible 
sacar uaa consecuenda racional y provechosa.» 

A esta obra, sin duda, se referirá la siguiente 
anécdota que el Sr. Angelón transcribe en la ante- 
citada resefia biográfica de Aribau: 

cEn cierta ocasión le encontró un amigo suyo 
delante de unos voliimenes manuscritos que con- 
tinuaba asiduamente. 

— ¿Qué está V. escribiendo? — le preguntó. 

— Una obra de historia — contestó Aribau. 

— De mucha extensión, á lo que veo... 

— Tendrá de quince á veinte tomos en folio. 

— ¿Y á qué la destina V? 

— A mi uso particular. > 

En la revista La América^ escribió varios ar- 
tículos sobre estadística, en los que se ocupaba 
extensamente de los trabajos publicados por la 
dirección de Aduanas, y otros centros oficiales. 
Con sus especiales conocimientos y práctica, en 



I3> 



AR 



esta cUie de estudios, demosItiS las equifoc*- 
clone* irascenden tales que aquellos trabajos 
contenían. Terminaba el primer artículo con este 

*De lo que hasta aqai Uero cacríto. espero 
dos veniajas: una para el Gobierno, para el pii- 
' blico y para los que se dedican á esludios de 
esta clue: otro para mí, para loa primeros, ft fin 
de qae descooffea de lodo dalo que no hajran 
comprobado de mil maneras, sin aplicarlo hasta 
despufs de convencidos de sos fiíndamentos; para 
.mi, á fin de que al venne ocupado en tan Im- 
proba tarea como la que al principio he indicado 
(refiíreae á la Historia dt ¡a frodutíUn, etc.) se 
me baga la justicia de no acusarme de holpuán, 
aunque no salga mi nombre al pdblico con 
tanta Trecuericia como antes solfa.i 

En 1S54 el 5r. Aribau fu£ comisionado por 
el Gobierno para estudiarla cuestión delEnsan- 
cbe que pudiera tener Barcelona, i consecuencia 
del decretado derribo de las murallas, deslinde 
de loa terrenos 7 resolver la cuestión de si de- 
bfa ó no continuar como plaza de gtierra, y en 
quí categoría. Se manifestó Aribau partidario 
de un ensanche grandioso, habiendo hecbo al 
efecto, detenidos estudios estadísticos. 

Fué nombrado en 1841, socio fundador del 
Instituto Industrial de EspaBa, establecido en 
Madrid. 

En 1851, el príncipe Alberto de Ii^laterra 
como presidente de la Comisión Keal de la Ex- 
posición de Hfde Park de Londres, te concedió 
nna medalla por Icm servicios qne había presta- 
do en dicho certamen industrial. 



Cargos que dbsempbSií Akisac; 

Obligado Aribau por circunstancias de Emi- 
lia, desempeDó una plata de dependiente de es- 
critorio en una casa de comercio establecida en 
Barcelona. No era esta colocación adecuada á su 
genio y vocación, 7 algunas veces dejaba su tra- 
bajo para escribir una poesía ó composición li- 
teraria; lo que visto por su jefe, era advertido 
con estas frases: mái númcrot y minos versos. 

En S de Mano de tSi2 fué elegido juei 
de hecbo por la Diputación provincial de Barce- 
lona, en virtud de lo dispuesto en el aitícalo 



AR 

once del Decreto adicional de la ley de Intprin- 
ta de 12 de octubre de iSzo. 

En el aDo siguiente fui nombrado secretario 
de la Diputación provincial de Lérida y en 1824 
desempefió igual cargo en la Junta de Comercio 
del Principado de Cataluña, 

Por recomendación de D. Félix Torres Amal 
entró en la casa de comercio que en Madrid te- 
nia D. Gaspar Remisa; convencido éile de tus 
eipecialei aptitudesy acrisolada honradei, le en- 
carga la gestión de su* optaciones mercantiles, 
logrando í poco su completa confianu y pro- 
tección. Agradecido Aribau le dedicó la Oda 
7 no olvidó jamis las alencionea recibidas, 7 al 
darse sepultura al cadáver del marqné* de Re- 
misa, fallecido en Madrid el día 25 de noviem- 
bre de 1847, se dio lectura de un sentido elogio 
de sus virtudes y merecimientos, escrito por Ari- 
bau para tributar un público homenaje á su 



En 3t de diciembre de 1841 la empresa arren- 
dataria de la sal, le confirió el cargo de Jefe,de 
contabilidad de sus oficinas. 

Por Real orden de 14 de julio de 1847 fui 
nombrado Director del Tesoro público 7 poste- 
riormente consejero reaf de Agricultura, Indus- 
tria 7 Comercio, vocal de la Juntade Aditanas 7 
Arancele* 7 vocal de la Junta de peaa* y medi- 
da*. En 1852 se le concedió la Dirección gene- 
ral de la casa de moneda 7 bienes 7 fincas del 
Estado, de cuyo cargo fué declarado cesante en 
39 de diciembre de 1853. por supreción de dicho 
centro oficial; en 3 de junio de 1853, ocnpó la 
Presidencia de la comiaiúo de liquidación de 
atrasos del personal i cai^o del Tesoro; en 9 de 
noviembre de 1S55 fué nombrado vocal de la 
general de Estadística del reino 7 pos- 
itario de la Intendencia general 
de la Real Casa 7 patrimonio (l). 



aoB rolo i D. Bue 
crior de administrlic 
ntdtdei d«1 Imrndf 



iinimde la Rol Cata, 



4p«aa al>ef« dala vupii- 



AR 

Como desempeDd Aribaa etloi CMgoi y loi 
tnbajoi y citudiot que pan ello biio, lo indi- 
can iobndain«nte unoi legajos manntcrilo* que 
eiáMa en la Biblioteca pública j uni*enitaria 
d« Barcelona. Contienen dos de eltoi nolablea 
y curíoaoi irabAjoi y apuntei sobre la refonna 



AR 133 

de loi Aranceles de Aduana de tSji, laeneatiAn 
algodonera, bancoa, ferroearrílet, lociedadea de 
crédito, drcelea, claies paiÍTas, contribuciones 
de las provincisi Vascongadas, caminos, indus- 
tria, agricultura, camercio, ele. 

Aríbau era asiduo en el trabajo y exacto en 




A i Aribau. (Puqiw de BuccloDiO 



el catnpli miento de lus deberes oficiales, j erila- 
ba todo compromiso que pudiera enterpocerlos 
y perjudicar los intereses del Estado. En el 
diario de Madrid E¡ Españet (24 de junio de 
'847)1 publicó el siguiente comunicado que re- 
vela cumplidamente el temple de Aribau: etc. 
- iSr. Director de El EipeñeL 

Muy Sr. mío: asediado á todas boras en mi 



casa y en mi despscho, perseguido, acotado por 
la calle, detenido á dada piso, me acojo al pa- 
bellón de mis antiguos compsfleros, los perio- 
distas, conñando que por este medio podrt de- 
dicarme con mis asiduidad al desempeDo de las 
funciones de mi oueTo destino. 

Desde que el Sr. Salamanca fu¿ llamado por 
S. M. al Hinisleno de Hacienda, llueven sobn 



134 



AR 



AR 



mí tantas cartas, tarjetas, notas, recomendaciones 
bajo todas las formas inventadas, que ni basta la 
memoria para retenerlas, ni los bobillos para 
colocarlas. Hasta aquí he podido dedicar á mis 
amigos una parte del tiempo que entonces era 
mío, pero no siéndolo ahora, debo consagrarlo 
exclusivamente al servicio del Estado, etc.» 

Ultima enfermedad de Aribau 

Con este título D. Carlos Ronquillo, escribió 
y publicó un artículo en el diario La Corona^ 
(28 de noviembre de 1862), que por los detalles 
que contiene y algunas apreciaciones sobre el 
carácter de Aribau y circunstancias que prece- 
dieron á su muerte, reproducimos á continua- 
ción algunos de sus párrafos. 

«¿Visteis al anciano de frente despejada, cuyos 
ojos fijos y sin expresión, se animaban, á veces, 
con el fuego de la juventud, de marcha vacilan- 
te, que pasaba eternas horas sin abrir los labios 
y que sólo respondía á las preguntas que se le 
dirigían? Aquel anciano era D. Buenaventura 
Carlos Aribau, dos meses antes de su muerte. 

>Su temperamento, sus trabajos ó sus penas 
permitían augurar otra última enfermedad, otro 
género de muerte: una apoplegía más ó menos 
fulminante podía ser el resultado de los trabajos 
del gran hacendista; una enfermedad del cora- 
zón podía ser el triste episodio de tanta contra- 
riedad, de tanta angustia y de tanta ingratitud 
como sorbió Aribau en el festín de la vida.> 

c Aribau enfermizo, desconociendo su carácter 
sus virtudes, admitió su último destino. Aribau 
ingresó en donde en todos tiempos y lugares el 
brillo del oro está empafiado por el lodo de las 
humanas miserias. Aribau entró donde el cora- 
zón se ha de ocultar con una armadura y €í 
rostro con una máscara. El gran Aribau con 
su lealtad, sin usar máscara ni armadura, pasó 
á vivir entre cortesanos. > 

«Un día, día infausto para la literatura pa- 
tria, Aribau, con el semblante lívido, preso de 
febril agitación, se retiró en lo más recóndito 
del hogar doméstico. Aribau había presentado 
su dimisión.» 

«Y he ahí el principio de la enfermedad que 
acaba de conducirle al sepulcro. La causa nadie 
la sabe, y esto no debe extrañarse: el varón, 
cuya mano izquierda ignoraba los beneficios 



que con U diestra repartía, ocnluba, también lai 
ofensas entre sn pecho lacerado y la conciencU 
del ofensor.» 

«Si aquella naturaleza no se hubiera sumido 
en la más fatal concentración, si esgrimiendo 
con su poderosa mano la bien templada arma 
de la inteligencia, si animada de justa indigna- 
ción aquella naturaleza se hubiera reaccionado, 
Aribau habría escrito páginas inmortales de cos- 
tumbres palaciegas, y hoy no lloraríamos la 
pérdida de una de laa notabilidades espafiolas.» 

«Desde aquella época se declararon los des- 
órdenes en su oiganiamo, descollando entre 
ellos una atonía en el sistema nervioso y una 
notable 'distracción. Para pasear, para comer, 
para dedicarse á las faenas literarias era de ab- 
soluta necesidad que la voz amiga de su buena 
esposa avisase que era la hora; pero puesto en 
la mesa y en el bufete, ó paseando, necesitaba 
también que sn carifiosa esposa diera la voz de 
alto.» 

cEsto sucedía á primeros de 1861. Durante 
estos primeros meses aun escribió algunos artf- 
cttlos magistrales y se entregaba con afán á ter^ 
minar la obra que ha dejado inédita. 

*Pero muy pronto su apatía y distracción se 
trocaron en horror al trabajo; su marcha era va- 
cilante, en el lado derecho se declaraba una de- 
bilidad bastante manifiesta; el enfermo hablaba 
apenas y durante la comida aparecía el síntoma 
del esofagismo, y la lengua se presentaba cons- 
tantemente saburral. 

>Vino á pasar el verano en Barcelona, y cuan- 
do se creía que una apoplegía cerebral ó raquí- 
dea era inminente, Aribau no sólo recobraba 
toda la fuerza en los miembros, siendo su paso 
seguro y su marcha apresurada, sino que tam- 
bién recupera en parte de humor festivo hasta 
descolgar por algunos instantes la polvorosa 
lira. 

»En tan lisonjero estado regresó á Madrid, 
mas por desgracia, á no tardar reaparecieron los 
mismos síntomas: la debilidad del lado derecho, 
la marcha vacilante, la apatía general, la tris- 
teza, el horror por los trabajos literarios, el eso- 
fagismo, etc. 

>¿La enfermedad pertenecía al grupo de las 
melancolías? Si por melancolía usamos el len- 
guaje de los médicos alienistas con su lipemanía 



AR 



AR 



«35 



y misantropía^ ya podemot pasar adelante en 
este análisis. Aribau, ni un momento tendió á la 
lipemania, porque ni un momento se perturbó 
en lo más mínimo su privilegiada inteligencia. 
Aribau no era misántropo, porque nunca le 
abandonó su dulce y bondadosa mirada, porque 
no se le pudo aplicar el mastitía cum silenüo 
tt odio conviventium de los antiguos, puesto que 
nunca cesó de dirigir palabras cariñosas á los 
que le rodeaban, y siempre en su semblante se 
Tió retratado el afecto y gratitud que guar- 
daba á las personas que le asistían.» 

c Aribau estaba melancólico, pero con una 
melancolía dulce y sosegada que no se comuni- 
caba á nadie, como si hubiera puesto un paren- 
tesis á los goces de la vida; era la melancolía 
del reo en capilla que espera resignado su últi- 
ma hora.» 

«¿La enfermedad de Aribau podía calificarse 
de hipocondría? ¿Cómo podía ser hipocondríaco 
el que nunca preguntaba de sus males, si de 
ellos no se le preguntaba? Aribau sólo daba 
cuenta de los síntomas con la precisión exacta 
del no hipocondriaco^ y jamás se le ocurrió teo- 
rizar sobre la esencia de su mal.» 

c Aribau poseía una de las naturalezas que el 
vitalista Trousseau califica de poca resistencia 
vital^ pero, en cambio, gozaba de una resistencia 
moral á toda prueba. En 185 1 una afección de 
la mano le hizo padecer y guardar cama por 
largos meses, y si bien á la sazón se hallaba 
muy apurado de recursos para atender á sus ne- 
cesidades, el ilustre Mendizábal y otros amigos 
íntimos que rodeaban de continuo su lecho, no 
encontraban una expresión feliz para atraverse 
á ofrecerle sus generosos auxilios. El pundono- 
roso y desafortunado enfermo estaba más tran- 
quilo y placentero que sus bienhechores amigos.» 

«Pero llegó el afio de 1861, y aquella forta- 
leza moral se había de agotar. Y este es el 
motivo porque para fortalecer aquel ánimo de- 
caído, á más de los medios farmacológicos, era 
de absoluta necesidad una grande excitación 
moral. 

> Viéndole un día hojeando los cuadernos de 
los coros de Clavé, le insinuamos que asistiese 
al concierto que se daba aquella noche. El 
consejo no sólo fué aceptado con satisfacción 
sino hasta con gratitud. Al penetrar en los jar- 



dines de Euterpe, al oir las dulces y melancóli- 
cas notas del Somni <t una verge, se animó su 
rostro, el poeta debía recordar las alegres horas 
de su infancia. Si en aquella noche, los poetas 
catalanes se hubiesen presentado al viejo que, ol- 
vidado, se paseaba por los jardines con el pie en 
el estribo y con las ansias de la muerte no lejos ^ 
y si al verdadero maestro en el Gay Saber le hu- 
biesen demandado un adiós Aribau habría 

cantado aun con voz sonora, con acento va- 
ronil. 

»Pero la excitación moral, el remedio, no de- 
bía proceder de Barcelona. Y esta es la causa 
porque nos atrevemos á explicar la vacilación 
de Aribau en fijar su último domicilio, ó mejor, 
en decidirse á morir en Barcelona ó en Madrid. 

» Muriendo en Barcelona, moría en el seno 
de su amada patria; pero preveía que sólo sus 
antiguos amigos rodcfirían el carro mortuorio, y 
que dejaría de existir desapercibido de los suce- 
sores de los esforzados concelleres cuyas virtu- 
des tanto había admirado. 

«Muriendo en Madrid, es decir, exhalando el 
postrer suspiro en el teatro de sus laureles y de 
sus amarguras, Aribau sabía que el día de su 
muerte era el día de su triunfo y de su gloria. 
En efecto, los ilustres periodistas, que son el más 
bello ornamento de la corte, en masa hubieran 
ido á despedir á su antiguo compa&ero y á 
pagar el tributo de admiración al sabio y virtuo- 
so D. Buenaventura Carlos Aribau. Y cuando 
el respetable concurso cruzara las calles de la 
coronada villa, posible fuera que alguna con- 
ciencia sintiese la tortura atroz del remordi- 
miento 

«Digámoslo de una vez: la Ciencia, con su len • 
guaje que en cada siglo y á cada adelanto cam- 
bia, ha procurado descifrar la enfermedad de 
Aribau. Para que la posteridad siempre lo com- 
prenda, usaremos un lenguaje eterno: Aribau 
murió de un asesinato moral. > 

Aribau murió en Barcelona en el día 17 de 
septiembre de 1862 (i). Veinte y dos afios 
después la patria de aquel insigne escritor ha 

(z) En ai de junio de 1877 fueron exhumados los rei- 
tos de Aribau del nicho de propiedad de D. Luis Riyalt, 
en donde reposaba, y trasladados á la capilla del cemen- 
terio general (hoy del Este). Se colocaron en una urna 
en la pared del ábside del lado de la epiatola, firentc á 
la del historiador Capmany. 



13^ 



AR 



AR 



honrado au memoria (i), erigiendo en aitio pd- 
blico un monumento (2) y colocando aa retra- 
to (3) en la Galería de Catalanes ilaatres(4), y *e 
han celebrado por varias corporaciones veladas 
necrológicas consagradas á enaltecer su indiscu- 
tible valía j perpetuar el recuerdo de su nombre 
á las generaciones venideras (5). Sin embargo, 
queda aún algo que hacer en honra del malogrado 
literato. cLa gloria de lo» escritores ilustres — 
decía el Sr. D. Leopoldo Feu en un artículo 
publicado en el Diario de Barcelona^ — descansa 
principalmente en el tesoro de sus producciones; 
por esta razón el gran tributo que se debe á la 
memoria de Aribau, es publicar coleccionados 
los escritos auténticos del mismo, que son ape- 

(1) En 1864 ¡nidÓM una suscripción para perpetuar el 
recuerdo de Aribao, pero no alcamó resultado. 

(a) Es autor del plano del monumento elevado en el 
Parque de Barcelona el arquitecto D. José Vilaseca. El 
laureado escultor D. Manuel Fuxá modeló la estatua 
de Aríbau. 

En el día 16 de diderabre de 1884 inauguróse esta 
estatua con gran solemninad. D. Dámaso Calvet leyó una 
memoria en la que consideró á Aribdu como taquígrafo, 
poeta y economista, y reseñó los trabajos practicados para 
honrar la memoria de Aríbau 

El Sr. Alcalde descornó la bandera española que cubría 
la estatua. D. Adolfo Blancb leyó la O Ja á la patria y 
D.Jaime Collell, glosando las ideas vertidas por Aríbau en 
la poesía que acababa de leerse pidió que los catalanes 
al pie de aquel monumento juraran amar á Cataluña y á 
su historia é instituciones. 

(3) Retratos de Aríbau: Conocemos el que existe en la 
Real Academia provincial de Bellas artes de Barcelona, 
pintado por D. Joaquín Espalter, por encargo de la Junta 
de Comercio de Cataluña. Es de notable parecido, 7 mide 
i,z8 metros de alto por 0*90 de ancho; el ejecutado por el 
Sr. Garda que posee D. Luís Rigalt; un medallón con el 
retrato de perfil de Aríbau, por el Sr. Palmerola, pensio- 
nado en Roma , y el redentemente hecho por D. R. Martí 
y Alsina. . 

(4) "Ejx la sesión solemne celebrada en aó de septiembre 
de 1883 dedicada por el Excmo. Ayuntamiento á honrar 
la memoria de Aríbau, leyó su biografía D. Joaquín Riera 
y Bertrán. (Barcelona: Est. tip. de los Sucesores de Nar^ 
ciso Ramírez y C.^ 1883). 

(5} D. Manuel Angelón leyó una biografia de Aríbau; 
y en la sesión celebrada por d Ateneo barcdonét el ai de 
junio de 1877, D. Manud Miláy Fontanals expuso algunas 
apredaciones críticas sobre las obras de Aríbau, indi- 
cando el significado que tenían eo el renadraiento cata- 
lán contemporáeno y ponderando el especial talento que 
aquél tenía para d manejo de las lenguas. 

En este solenuie acto leyóse la Oda á la /atria^ otra 
castellana á la consagradón del Sr. Obispo Félix Torres 
Amat y tres composidones en verso escrítas por los seño- 
res Rubio, Calvet y D. Luís Roca, dedicadas á la memo- 
ría de Aríbau. 



naa conocidos en su misma patria. ¿Sería tan 
difícil, por otra parte, que algunas de nuestras 
corporaciones literarias abriesen concurso pd- 
blico para eatudiar las distintas fiases que sa ta- 
lento presentaba j obtener el juicio crítico de 
sus importantes escritos? > 

cNo nos asusta la consideración de que por 
la extremada modestia del autor se hayan perdi- 
do las huellas de muchos de sus trabajos: con 
sólo compilar los fragmentos literarios, eco* 
nómicos y políticos que de él hemos visto en 
otras publicaciones periódicas convenientemente 
ilustrados y ordenados, se comprenderá el gran 
vacío que dejó con su muerte en la república de 
las letras (i).> 

Bibliografía 

Ensayos poéticos^ de D. Buenaventura Carlos 
Aríbau. Danse á luz por algunos amigos del au- 
tor. 

Barcelona: imp. de Dorca, 181 7. — En 8.^, 
93 páginas. 

Este folleto comprende las siguientes poesías: 
La existencia de Dios^ La ciencia propagada^ 
(oda á D. Pedro Vieta, catedrático de física ex- 
perimental en la Real Casa Lonja de Barcelona, 
al concluir el curso de 1816), Los Globos aerot' 
ídíicoSf de Mr. Mongolñer, La /ama postuma y 
las Delicias del saber. 

En el Diario de Barcelona^ (27 de abril de 
1817) se anunció la publicación de esta obra en 
los siguientes términos. «Ensayos poéticos de 
D. Buenaventura Carlos Aribau. Algunos amigos 
del autor han creído deber publicar sus primeros 
ensayos en obsequio de la literatura nacional. 

»Uno de ellos ha logrado ya la aprobación y 
aun el elogio de boca del restaurador de nuestro 
Parnaso, D.Juan Meléndez y Valdés, pocos meses 
antes de su muerte, y los demás lo han obte- 
nido igualmente de varias personas de buen 
gusto que los han leído. La existencia de Dios, 
La ciencia propagada, á Pedro Vieta, Los globos 
aerostáticos de Mr. Mongolñer, La fcuna pos- 
tuma del hombre de bien y las Delicias que nacen 
del saber, son el objeto de otras tantas piesas 

(i) Torres Amat al ocuparse de Aríbau, sélo consigna 
la publicadón de los Ensayos pdticos y sos tradiacdonet 
y la oda á la patria. 



AR 



AK 



137 



qne embellecidas con los conocimientoi físicos 
modernos y desempelladas con una yersiñca- 
ción enérgica y numerosSi forman esta pequefia 
colección. 

»E1 fondo de ideas eleradas que ofrecen todas 
y los sentimientos que respiran para la propa- 
gación de las luces y artes útiles entre la ju- 
ventud, serán tanto más apreciables, en cuanto 
ion el firuto de muy pocos ratos ociosos que en 
los dos últimos aflos ha tenido un joven de esta 
misma ciudad, que actualmente cuenta diez y ocho 
afios de edad. Esta circunstancia parece reclamar 
á favor del autor la indulgencia de sus lectores. 
Pero su único deseo es que los inteligentes con 
la fraternal sencillez que reina en materias litera- 
rias, le hagan conocer sus defectos y el modo de 
remediarlos.» 

Silabario, 

MS. en la Biblioteca provincial y universitaria 
de Barcelona. 

En carta dirigida por Aribau á Sanpóns en 16 
de julio de 1828(1) decía aquel cque las mejores 
empresas de librería, son actualmente las obras 
que sirvan ó puedan servir de texto de ensefian- 
aa. Esto daría lugar á excelentes especulaciones 
si el monopolio de la Junta de inspección de 
escuelas no se hubiese apoderado de este ramo. 

>Sin embargo acudiendo directamente á S. ma- 
jestad en solicitud de un privilegio exclusivo para 
una obra que presentase, podría tal vez apro- 
vecharse algo. Esto es lo que voy á hacer con 
el Siiabario que he arreglado.» 

«Keflecciones sobre la inoportunidad de la 
proyectada reforma de la Constitución de 

1837(2)» 
Madrid: imp. de la Sociedad de operarios del 

Aismo arte, 1844. 

Se publicó un juicio crítico de este folleto en 
el capítulo tercero de la Historia crítica de las 
Cortes reformadoras y semblanzas de algunos se- 
ñores diputados, publicada en Madrid, en 1845. 

c Interrogatorio del limo. Sr. director general 
de casas de moneda, minas y fincas del Estado, 
acerca del establecimiento de Minas de azogue 
de Almadén.» MS. en folio de 76 págs. 

(1) En poder de D. Plácido Aguiló. 

(3) Sobre eiU reforma de la Constitución, publicaron 
folletos los Sres. D. Agustín Alvarez Sotomayor, D. Ramón 
de la Sagra, Sr. Marqués de Miraflores, D. Santiago de 
Tejada y D . Jaime Balmes. 



Según Maffei (i) debe existir este trabajo en 
la Dirección general de propiedades y derechos 
del Estado y del que hay una copia en las ofi- 
cinas de la superintendencia de Almadén. Este 
interrogatorio dirigido por el Sr. Aribau á la 
Dirección facultativa de Almadén, trata del ser- 
vicio que allí prestan los ingenieros déla Escuela 
práctica de minas; de la existencia de Memorias 
y planos acerca de las mismas, y á las circuns- 
tancias de criaderos y de labores; valor de los 
minerales reconocidos; trabajos de investigación, 
mejoras que reclama el material de explotación 
y salubridad de la mina, drague, fortificación; 
subida y bajada de obreros; trasporte interior 
de minerales; extracción, destilación de minerales, 
vías de comunicación para dar salida á los pro" 
ductos; examina la cuestión si debe 6 no debe 
abandonarse la explotación de las minas de Al- 
maden; y en fin, de otra porción de detalles y 
noticias para conocer bajo todos los puntos de 
vista, técnicos, económicos y administrativos, el 
estado y mejoras que reclamaba la buena 
marcha de aquel importante establecimiento me- 
talúrgico. 

La batalla de Bailen, canto épico, por don 
Juan Federico Muntadas (con un prólogo de don 
Buenaventura Carlos Aribau). 

i 

Madrid: imp. y est. de M. Rivadeneyra, 185 1. 
El prólogo tiene 15 págs. 

La ciencia de la contribución, por D. L. M. 
Pastor, con un discurso preliminar de D. Buena- 
ventura Carlos Aribau. 

Madrid, C. BaylliBayllieri, 1856.— Un tomo 
en 4.®. 

< Historia del Comercio en Espafia.» 

M.S. en la Biblioteca provincial y universita- 
ria de Barcelona. 

«Historia de la Hacienda de Espafia, desde el 
advenimiento de la casa de Borbón hasta la in- 
vasión francesa (i8o8).> 

Fragmento. M.S. Este y el anterior formarían, 
sin duda, parte de la obra citada en lapág. 131. 

a Estado de la Industria en la provincia de 
Lérida.» 

M.S. Id., id., id. 

«Principios de Gramática Castellana.» 

M.S. de 52 págs. en 8.^-— En id., id. 

(x) Apuntes para una biblioteca española de libros, fo- 
lletos, etc., relativos al aumento y explotación de las ri- 
quezas mineras, etc. Madrid: Imp. Lapuente, 1853. 

«7 



138 



AR 



AR 



cOptifcnlo sobre los medios de imbuir sin 
peligro en los nifios Us ideM relativas á la ge- 
neración y á los placeres sensuales.» 

Aríbau en una nota de la pág. 17 del tomo 3 
de la Biblioteca de Autores españoles dice: cBl 
autor de este discurso recuerda haber escrito en 
latín un opúsculo sobre los medios de imbuir 
sin peligro en los nifios las ideas relativas á la 
generación y á los placeres sensuales. Un amigo 
se llevó el borrador á Alemania, para consultar- 
lo con los sensatos profesores de aquella na- 
ción, y habiendo fallecido á poco, se ignora el 
resultado. > 

El Oficial aventurero. — Novela de Walter 
Scot. Traducción. 

D. Ignacio Sanpóns y Aribau, formaron en 
1828 una sociedad para publicar, traducidas al 
castellano, las obras escogidas de Walter Scot. 
Correspondencia activa sostuvieron con este 
motivo ambos escritores, que existe toda en po- 
der de nuestro querido amigo D. Plácido Agüi- 
tó, próximo pariente de Sanpóns. Según consta 
en ella, la primera obra que debía publicarse, 
traducida por López Soler, era la novela ItoaU' 
hoe que en 1829 entregaron al Juzgado Supe- 
rior de Imprenta en cumplimiento de lo que 
disponía en aquel entonces la legislación. Nom- 
brado censor el P. Prior de la Pasión, puso re- 
paros y los editores abandonaron la empresa 
proyectada, sufriendo quebrantos en sus intere- 
ses por los adelantos y trabajos hechos. 

Aribau se encargó y terminó para la colec- 
ción antes citada la novela El Oficial aventure- 
rOf que no tenemos noticias se haya publicado. 

Memorias y (üsertaciones leídas por Aribau 
en la Sociedad Filosófica'. 

cOración inaugural. — La poesía común á todos 
tiempos, á todos países y á todos estados. Leí- 
da el día de la instalación de la Sociedad Filo* 
sófica^ el II de julio, de 1815.» 

M.S. en 4.^' — 18 págs. Archivo de la Real 
Academia de Buena letras de Barcelona. Legajo 
de la Sociedad Filosófica. 

< Pieza oratoria. — Elogio de Santo Tomás de 
Aquino. Leida en la Sociedad Filosófica en su se- 
sión cuarta celebrada el día 26 de julio de 18 15, 
por el aspirante á la clase de socio honorario de 



la dirección de oratoria y director de la de po^ 
sía, D. Buenaventura Carlos Aribau.» 
M.S. en 4.^—8 págs. Id., id. 
«Pieza oratoria. — Utilidades déla Taqnigniflá 
que en la sesión vigésima de la Saa^dkd FiU' 
sáfica dijo D. Buenaventura Carlos Aribau, Di- 
rector de poesía, honorario da las direcdonaa do 
física y oratoria, y vicepresidente general j ta- 
quígrafo de la Sociedad Filosb/im^ individno do 
otras academias etc., etc. Día 20 de septicmbra, 
de 1815.» 

M.S. en 4.^ — 8 págs. Id., id. 
«Memoria sobre el contacto molecular.! Laida 
según consta en las actas, en la sesión de 1 1 
de agosto, de 1816. 

< De la esencia de las cosas.» 
M.S. en 4.^ — 10 págs. Archivo de la Real Aca- 
demia de Buenas letras. 

cPosibilidad de un idioma universaL Leído en 
la Sociedad Flosófica de Barcelona en su sesión 
celebrada el 12 de enero, de 1817.» 
M.S. en 4.^ — 1 4 págs. Id., id. 
«Disertación poética. — Teoria de la sátira. 
Leída en la sesión vigésima sexta, celebrada el 
día 17 de octubre, de 1817.» 
M.S. en 4.^ — 10 págs. Id., id. 
«Memoria sobre la máxima medida común de 
dos ó más términos literales- Leída en la Socie- 
dad Filosófica, en la sesión del día 9 de marzo, 
de 1817.» 

M.S. Archivo de la Real Academia de cien- 
cias naturales y artes. Caja 20. 

«La Gimnástica y las arte mecánicas conside- 
radas como á parte de la educación. » 
Leída en 26 de abril, de 18 18. 
Poesías leídas en la Sociedad Filosófica^ esia- 
lentes en el Archivo de la Real Academia 40 
Buenas letras. 

«Pieza poética. — Silva á las aves. Leida á la 
Sociedad Filosófica^ en su sesión primera, cele- 
brada el día 14 de julio del afio 18 15, por el 
socio director de dicha facultad, D. Buenaventura 
Carlos Aribau.» 

M.S. en 4.® — 20 págs. Id., id. 
«La Paz. — Oda.» 
M.S. 8 págs. en 4.^ Id., id. 
«Pieza poética. — Traducción de la oda octa- 
va de Horacio. Leída en la sesión vigésima 
prima, celebrada el día 22 de septiembre, 
de 1815.» 



AR 



AR 



»39 



MS. en 4.^—4 pAgt. Id., id. 

^oami TViéliao. — SocieUttís FiÍ0s6JUat tocio 
post mortem admissio. — M.S. 

cUbariio á SUtío.— Epístola áD. Ignacio Sa- 
valí y Gener, socio de la Real Academia de 
ciencias nataralet y artes de Barcelona, catedrá- 
tico de química por la Sociedad Aragonesa con 
motivo de su elección para dicha cátedra, su ami- 
go Buenaventura Carlos Aribau.» 

M.S. 16 págs. en 4.^ Id., id. 

cEpístola á Fabio, sobre el estudio de la poe- 
sía. Leída en la sesión de i.^ de septiembre^ 
de i8i5.> 

M.S. 7 págs. en 4.^. Id., id. 

€ Epístola al Marqués de Aguilar. Leída en la 
sesión de 7 de diciembre de 1817.9 

M.S. 4 págs. en 4.^ Id., id. 

En el Semanario Erudito insertó unas c Déci- 
mas á un fanfarrón abogado que hizo grandes 
exclamacione s por la crueldad de Julia cuando 
pasó con un alfiler de oro la lengua del difun- 
to Cicerón», y una Silva Pastoral, cUbarisoal 
sefior D. Miguel Petrus.» 

Manuscritos de Arican existentes en la Biblio- 
teca provincial y universitaria de Barcelona. 

D. José CoU y Vehí entregó á este estableci- 
miento varios legajos de papeles sueltos, sin 
ordenar ni clasificar, que habían pertenecido al 
sefior Aribau. Algunos son autógrafos y de in- 
terés para conocer los estudios que había hecho 
para la publicación de la Biblioteca de Autores 
españoles. En la imposibilidad de hacer un de- 
tenido inventario del heterogéneo contenido de 
estos legajos, daremos á continuación una re- 
lación de las materias á que se refieren, agru- 
pándolos por secciones. 

Papeles referentes á la Biblioteca antes citada: 
Vida de Cervantes, Novelistas castellanos. Can- 
cionero de Baena, Cárcel de Amor, Correc- 
ciones marginales puestas al Puren indómito 
por mano del autor; Obras del infante D. Ma- 
nuel, copias de Comedias, apuntes y fragmen- 
tos de producciones de escritores castella- 
nos, etc., etc. 

Escritos económicos: Apontes, datos y traba- 
jos sobre bancos, sociedades de erédito, canales, 
puertos, navegación, industria, acnfiación de 
moneda, tabacos, estadística comercial, derecho 



diferencial de bandera, dictámenes, importación 
y exportación, Banco de San Carlos, informe 
sobre el arreglo de los fueros de las provincias 
vascongadas, reformas arancelarias de 185 1, 
cuestión algodonera, trabajos particulares de 
Aribau sobre el expediente de la Dirección de 
fábricas, de efectos estancados, casas de mone- 
da, minas, traducción de un estudio sobre la re- 
forma del Código de Aduanas de Espafia y las 
investigaciones de si está ó no en sus interesea 
la abolición del sistema prohibitivo, fragmento 
de una obra sobre economía política, etc., etc. 

Traba/os periodísticos: "Minuitat copias, borra- 
dores de artículos y polémicas. Tratan de aran- 
celes, política espafiola y extranjera, comercio, 
autorización para contratar un empréstito, que 
debieron publicarse en el afio 1838, segán se 
deduce de algunas fechas del contenido (1). 

Correspondencia: Cartas particulares con los 
directores de las minas de Río Tinto y del tiem- 
po en que Aribau era Director de la Casa de 
Moneda, etc. 

Colección de poesías para retocar y continuar, 
— Comprende las tituladas, Hipólito, Fedro, 
Epístola, Loa, acróstico, Ledoncio, El Corsario 
y otras sin título. 

Poesías inéditas de Aribau 

LA PAZ 
Oda leída en la Sociedad Filosófica 

\ Oh I icuán sabrosa eres 
encantadora paz á los mortales 
qué sencillos placeres ! 
iqué gustos celestiales 
al abrir de historia los anales I 

Sin tu presencia el hombre 
¿qué viene á ser? del hombre ya olvidado 
no lo es más que en el nombre, 

(z) En Za América publicó los siguientet artículos: 

1858. Estadística (cinco artículos, ndms. 16, to, sx, 
92, 93, 94). 

1859. Estadística y contestación á El Parlamento 
(niSm. i).— Estadística (ndm. 9). — Comercio de azogues 
(nüm. 4). — Desamortización (niSra. 1$).'— Estadística, 
censo de /oblación (nüm. x6) y Sobre la ex/oeicién 
hispano-americana (núm. 92). 

El artículo sobre axogue fué reproducido en la Revittm 
minera t tomo X, 1859 pág. 578 y al fin de las Memorias 
sobre azogue ,de Sánchez Molerá. 



I40 



AR 



AR 



y sangriento y osado 

ni del tigre feroz es igualado. 

El mira á sangre fría 
lof tristes ayes de su hermano herido 
sepulta cada día 
el reino del olvido 
millares que jamás le han ofendido. 

Aquí hubo una coluna 
aquí un alto edificio, allí un coloso 
porque echó la fortuna 
el plácido reposo 
es un montón de escombros, es un foso. 

Volved la vista, ea 
por esta vega inculta, dolorida 
los huesos que blanquean 
son de aquel que con inhumana herida 
á la guerra letal rindió la vida. 

Que espacioso terreno 
que bafiado del Sol y del rocío 
qué de riquezas lleno? 
mas ¿quién le niega próvido atavío? 
la émula de la Paz, un monstruo impío? 

Si : con planta profana 
chafan los brutos el crecido trigo 
cual el granizo de las nubes mana 
á vosotros me abrigo 
oh Cielos suspended este castigo. 

Humea destruida 
una grande ciudad, un pueblo entero 
en una arremetida 
del furor altanero 
cedió al fuego voraz y al crudo acero, 

En las calles desiertas 
revestidas de luto y de tristeza 
y de pavor cubiertas 
en sangre, que fiereza 
nadando van los cuerpos sin cabeza. 

Los templos profanados 
testigos de sacrilega matanza, 
á los cielos sagrados 
piden justa venganza 
lamentando su mísera mudanza. 

Inútil oUín come 
en un rincón al perezoso arado; 
aunque Febo se asome 
no se asoma el cuytado 
agricultor por miedo del soldado. 

Al comercio tranquilo 
y á la tranquila industria ya no queda 
el más pequefio asilo, 



y alza del suelo espesa polvareda 
no la mercante, la guerrera rueda. 

Entre penas prolijas 
el un hermano llora al otro hermano, 
llora el padre á sus hijas 
I oh qué destino tirano 1 
se las llevó desconocida mano. 

Triste la viuda llora 
en su vacío lecho recostada, 
maldiciendo la hora 
en que minaz espada 
su familia rindió desamparada. 

I Gran Dios I Dios soberano 
arroja, arroja el vengador azote 
de tu pesada mano 
haz que presto se embote 
la espada y que la sangre ño se agote. 

Que deidad bienhechora 
osará socorrer tanta desgracia, 
á la bélica audacia 
á los profundos valles de la Tracía. 

Qué ninfa poderosa 
de Jano la ominosa puerta cierra 
la Paz, la blanca Paz, la Paz graciosa 
y fugada la guerra 
un blando suefio dormirá la Tierra. 

Apenas más brillantes 
que oriundo Sol la Paz su rostro muestra 
deslumhra, y al instante, 
sorprende la palestra 
y el crudo acero cae de la diestra. 

Apenas ella llega 
el hombre ya es el hombre verdadero, 
el corazón sosiega, 
reposa el pecho fiero 
y del castillo vuélvese al granero. 

Llega ella: y es sensible 
á la dulce impresión: ya no el duro 
no es el inaccesible: 
que está libre y seguro 
uno del otro un menester muro. 

Llega ella: y al momento 
pártese el monte en útiles canteras, 
levántase á la paz un monumento, 
estatuas altaneras 
sendas colunas, glorias duraderas. 

De bellos arsenales 
á la Paz se abre el válido rastrillo, 
y en bóvedas ovales 
que el viejo peso sufren del castillo 



k 



AR 



AR 



141 



resonará á compás hábil martillo. 

Esto que veis ahora, 
de secas yerbas esqueletos yertos 
•era mansión de Flora: 
los abrojos en huertos 
se volverán en campos los desiertos. 

El Pastor sosegado 
ageno de temor y sobresalto, 
conducirá el ganado 
por este monte alto 
antes de yerba y pasturas falto. 

Cada cual religioso 
respetará la linde del vecino, 
y el trigo bullicioso 
de tal fortuna digno 
mecerá sólo el Céfiro benigno. 

En feliz caduceo 
se enroscarán las bárbaras serpientes 
cuando el bronce leteo 
que echa globos ardientes 
refundido tendrá usos diferentes. 

El ya luciente arado 
los senos abre de la Madre tierra, 
sulca y jamás cansado 
registra y desentierra 
hondas riquezas que su seno encierra. 

Mercurio diligente 
encargará las naves de Neptuno 
al tranquilo tridente, 
y sin pedirlo Juno 
sólo le dará viento oportuno. 

El venerable anciano 
entre sus nietos vivirá contento 
siempre robusto y sano: 
y el postrimer aliento 
no en el campo dará, sí en su aposento. 

En el templo de Jano 
manos atrás la guerra estará atada, 
y su diente inhumano 
mezclando sangre helada 
le crugirá apretando la quijada. 



Silva 

que en la sesión primera de la Sociedad Filoso^ 
fica dijo D. Buenaventura Áribau y Farriols, di- 
rector de poesía en la misma Sociedad Las Aves, 
Imitación de la silva del Sr. D. Juan Melén- 
dez, intitulada Las flores. 



\ Gran Dios I ] qué nuevo mundo se presenta 
á mi atónita vista 1 i Qué sublime, 
qué grande idea imprime 
dentro mi corazón sensible y tierno, 
esta armonía, y movimiento vago, 
sellado por la mano del Eterno 1 

Por todas partes miran 
los ojos mfos: ven por todas partes, 
objetos que embelesan y que admiran. 
Alzo la vista al Cielo: ] Dios I { qué es eso^ 
qué mágico poder ha congregado 
al vuelo tantas plantas? ¿quién ha dado, 
á cuerpos graves tanta ligereza, 
que huyendo de su centro y su elemento, 
cual átomo fugaz les lleve el viento? 
¿quién ha poblado el ayre de tan dulce 
y armoniosa orquesta ? Allí chirla 
un gorrión pequefiuelo, que atrevido 
se turba de mi sombra, y del ruido 
del viento y de las ojas, y parece 
quo me convida para darle caza: 
mas apenas lo intento, desaparece, 
y rie placentero 
de mi simplidad y de su traza. 
Nunca se atreve á separar del suelo 
la tímida y prudente golondrina 
parando en cada techo: 
y la grulla á los astros se avecina 
sin pararse en el dilatado trecho 
del mar cubierto de movible plata. 
Mas ¿qué divina música arrebata 
á la etérea mansión al alma mía? 
¿ Quién llena el bosque desta melodía ? 
¿ Quién es ? ¿ Quién ha de wtr ? es Filomena, 
que en ave convertida va llorando 
de su vil seductor el fiero engafio, 
y por todos paises publicando 
la sangrienta barbarie de Teréo 
que después de saciado su deseo, 
en su lengua tifió la infiel cuchilla: 
mas la muda; {estupenda maravilla I 
convertida en el ave mas parlera, 
el delito pregona, 

que ocultar quiere la Traciana fiera. 
En esta rama leve juguetona 
el pintado gilguero se recrea; 
y el cefirillo siempre que él gorjea 
encogiendo las alas se detiene, 
y cesa de soplar; al punto viene 
el tímido silencio: el arroyuelo 



143 



AR 



AR 



par» lo cuno; sécase la fuente 

y dice la una planta á la otra planta; 

escuchad todas, que el gilguero canta. 

Cierra su pico de cantar cansado: 

y luego el mirlo canta los desdenes 

que sufre de su amada: 

y la turba siguiendo la tonada 

se le os» competir de envidia llena 

la calandria, el pinzón, la nerecilla: 

mas entre todas se levanta ufana 

del mirlo la alta voz; ya se amilana 

la espesa turba en mancomún unida: 

yo para sofocar la del contrario, 

quiéranla redoblar; pero abatida, 

y desmayada ya, al despedirse 

en la enjuta garganta se les queda: 

Y riendo cuanto exceda 

al suyo el gorjear del mirlo altivo, 

cubiertas de rubor, y de vergüenza 

al nido les oculta el vuelo esquivo. 

Mientras el vencedor canta sus lides 

y su victoria; diferente objeto, 

me roba la atención. Dos palomitas, 

ó si llamarlas he como se debe, 

ardientes copos de animada nieve, 

debajo un mirto umbrío 

morada del amor, tiernas se arrullan 

mientras encadenado su albedrío, 

un alma con dos cuerpos dellas forma. 

¡Paloma tiemal |Cándida palomal 

imodelo del amor y la inocencial 

Tú sola eres, sí; la complacencia 

del alma Venus: oloroso aroma, 

á tí sola en el bosque de Citera, 

continuamente quema: 

el carro tiras tú de aquella Diosa, — 

tan agraciada como poderosa. 

¡Felices avecillasl 

Vuestro amor conyugal eterno sea, 

sed tan felices, como sois sencillas. 

Así el traidor milano 

religioso respete vuestro asilo, 

no osando perturbar paz tan dichosa. 

Así el vil cazador, que hierros osa 

á manejar no acierte su venablo, 

y cese de arrojar la amarga muerte 

lejos de sí el instrumento alado, 

ó clave en su Sefior su golpe fuerte, 

pues osó profanar vuestro sagrado. 

¡Oh aves las más blancasi mas: ¿qué digo? 



aquél Cisne, que rompe la onda pora 

del licor transparente; 

¿la palma no merece en la blancura? 

la merece: no hay duda; 

y aun por su virtud más la merece; 

muy digna de que el hombre se eodereee, 

se mida y se dirija según ella. 

iQué cuello tan airosol 

de cuanto existe en él me maravillo. 

Ya canta: ¡ohl el blando cefirillo 

su voz extiende por el ancho prado: 

mas ¡ay este cantar le pronostica 

una cercana muerte: ¡ah, desdichadol 

Pero, ¿por qué he echado 

esta frase importuna, 

si el bueno halla en la muerte su fortuna? 

¡Qué visión para el hombrel 

¡Que la virtud posea realmente 

el Cisne, pero él sólo en el nombre! 

Que diga cuanto quiera 

contra el ave de Apolo el envidioso: 

conservará por siempre la venera 

de dulce y armonioso, 

á pesar de la envidia descamada, 

que sólo ríe por el mal ajeno 

y ocupa la más lóbrega morada . 

Las ramas de un rosal verde y espeso 

se mecen blandamente; y entre ellas 

se descubre una triste tortolilla, 

que en ademán lloroso 

parece estatua ¡ahí su cuerpo hermoso 

está sin movimiento, 

y con lúgubre acento 

desmayadas endechas entonando: 

Ya se mueve por íin: pero, ¿qué veo? 

tiene íija la vista: ¿dónde? ¿dónde? 

en su inánime esposo, 

en un hueco esqueleto, una momia, 

que alrevesada de una espina impía 

á su enemiga con su sangre riega 

y le viste, sin que su acción le acuerde, 

no sólo de carmín, sino de verde. 

Su esposa le contempla, le acaricia, 

parece que volver quiere á la vida 

con besos á su amor, y á su delicia. 

¡Ah, espina fementidal 

jAh mal aconsejadal 

¿No viste, di, no viste que en el ave 

con un golpe dos almas traspasaste? 

Se me presentan como vivas flores 



AR 



AR 



1 43 



lot papmgayof, que de mil colores 

próTÍda les vistió natunüexa, 

aunque no con tanta gentileza 

como el iris dorado de los montes, 

al hermoso pavón, quien los cuydados 

se granjeó de la hija de Saturno, 

en quien de sus cien ojos desvelados 

duermen dos solamente por su tumo. 

Levanta la cabeza, riza el cuello, 

de su diadema maestra los rubíes: 

el sol hiere las plumas y el reflexo 

deslumhra al mismo sol, el qual perplexo 

cediendo la victoria, 

se cubre con el velo de las nubes. 

Y que I cuándo con pompa y vanagloria 

desplega el abanico de su colat 

entonces sí: mas no prosigas, |olal 

detente pluma mía: 

no quieras con tus toscas alabanzas 

sacrilega violar, lo que otras plumas 

borronear apenas han podido: 

en vano, pues, será que td presumas. 

Otro quadro lloroso y dolorido, 

te espera aún, tus lágrimas prepara; 

huye de aquesta turba 

el tráfico, bullicio y algazara. 

Hacia aquel hondo valle solitario 

tos pasos encamina, 

y en esu cuevecita aquí vecina 

de lúgubre ciprés toda cubieru, 

entra, repara: que verás: ¡oh Cielosl 

iqué asombrol |qué prodígiol 

rodeado veo fo de sus hijuelos 

al Pelícano, ya azul, ya pío: 

á aquellos de la muerte el cielo umbrío 

ha eclipsado los ojos, 

y éste ve de sos hijos los despojos 

esparcidos por él: desesperado 

y de su cruel acción arrepentido, 

busca, y no halla remedio en su cuydado. 

Va divagando por el ancha cueva 

sin saber lo que hacer: mira á sus hijos: 

ora estira, ora encoge el cuerpo leve, 

y terso aljófar de sus ojos llueve. 

Pero al fin, despechado, 

imagina un remedio, y un castigo: 

y cruel para consigo 

en una lisa piedra el pico amóla: 

dobla el flexible cuello, 

pellizca el pecho: su plumaje bcUo 



vuela y se esparce: ya se le descubre 

la piel desnuda, mustia, macilenta; 

al segundo pellizco, ya chorrea 

la sangre herviente, humosa, turbulenta: 

conque rocía á los exangües hijos. 

Falta el vital licor y sale negro 

de los negros y ocultos escondrijos, 

del corazón llagada. 

Cae sobre los hijos desmayado: 

ya le palpita el pecho, 

se le anublan los ojos, 

mientras sus hijos del sangriento lecho 

de la muerte procuran levantarse. 

L*a débil alma del infausto padre 

se sale por la herida y sin pararse, 

se difunde en los tristes pequefiuelos. 

Se rasga todos los opacos velos, 

que cubrían sus ojos: por los nervios 

el vigor y la sangre por las venas 

al punto se difunde: ya soberbios 

prueban volar por la floresta amena. 

Pero como Natura esto les niega 

con temblorosos pasos se dirigen 

á una fuente, que el hondo valle riegaa 

Ya los pierde mi vista; pero gana 

otra visión no menos asombrosa. 

Los gritos de una voz, que sobrehumana 

atruena el monte, atruena mis oídos: 

tiemblan los riscos, braman los collados, 

vuelve el eco los trémulos aullidos. 

Veo sobre un pefión, de los alados 

la noble reyna y madre, 

que abriendo lenta su encorvado pico 

de su desierta soledad se quexa, 

y cuanto más espanto dan sus gritos, 

á los demás vivientes más alexa. 

Pero desesperada 

que pueda hallar alivio en este suelo 

tiende sus grandes y doradas alas: 

con majestuoso vuelo, 

mirando íixa al que preside al día 

á remontarse empieza y altanera, 

burlando al alto monte. 

Si como Faetonte 

la carroza, del Sol montar intenta 

Si igual Icaro incauto y atrevido 

del sol beber la luz quiso sedienta, 

ni le han echado ni le han derretido. 

¡Fué vuelto tan seguro! 

¿Qué digo? ¿dónde está? funesto muro 



144 



AR 



AR 



la roba de mi vista: 

la inmensidad, que hay entre cielo y tierra 

ya me la disminuye, la anonada, 

y de mi perspicacia la destierra. 

Adiós águila altiva: 

generosa ave, adiós: ora te encuentres 

puestas las garras en la llama activa 

del padre del calor, ora pasees 

la alfombra azul, esta estrellada alfombra 

en donde todo es luz, y nada es sombra, 

ora baxo la silba deJ tonante 

juguetees alegre con sus rayos, 

adiós, digo otra vez, ave arrogante. 

Traducción de la oda octava del libro primero 
de Horacio: Leída á la Sociedad Filosófica en su 
sesión vigésima primera celebrada el día 22 de 
septiembre de 181 5, por D. Buenaventiura Aribau 
y Farriols. 

Por todas las deydades que veneras, 

yo te suplico, Lidia, que me digas: 

¿Por qué á Sibaris quieres y le obligas 

á perderse con voces lisongeras? 

Porque ya las carreras 

desprecia y aborrece 

que el Campo Marcio ofrece 

la dfble juventud en su anchuroso 

9K^ con las coronas convidando 

á que se cubra del sudor honroso 

una nube de polvo levantando. 

¿Por qué se niega su ánimo esforzado 

á los Juegos de lanza y de saeta 

y al generoso Bruto no sujeta 

en las aguas del Betis abrevado? 

¿Por qué no ya cansado 

se sujeta el freno 

de hermosa gloria lleno 

lo saca envuelto en la nivosa espuma? 

¿ni en nadar por el Tíber se deleyta, 

ni con blandos aromas se perfuma 

ni unta su cuerpo con heroico aceyte? 

¿Por qué sus brazos fuertes y nervudos 

el poderoso cesto no manejan, 

por qué causa fatal ya no se reflexan 

desde luego mostrándose desnudos? 

¿Qué detenerle pudo, 

de que al blanco apuntase, 

y en saltos mil echase 

la pelota de plomo ó la de cuero? 



Siempre que veo á Sibaris, dudoso 
opino ver á Aquiles el guerrero 
cubierto con vestido indecoroso. 
Que compuso y texió la bella mano 
de Telis para que fuese excusado 
como Jove tenía decretado 
de perecer en el umbral troyano. 

A un fanfarrón abogado que hizo grandes ex 
clamaciones por la crueldad de Julia, cuando 
pasó con un alñler de oro la lengua del difunto 
Cicerón. 



DÉCIMAS 

Ya estoy harto de atender 
á tanto llanto é instancia 
por una cosa en substancia 
que es más común que el comer. 
£1 oro de un alfiler 
no ha de causar tanto lloro 
pues sin perderle el decoro 
le digo que es muy usado 
que la lengua de un abogado 
se aguijonee con oro. 

Si está mi vida acabada 
que me punzen, que me piquen, 
me zurcen, me crucifiquen, 
que á mí no se me da nada; 
si en lugar de la punzada, 
que tenéis por tan mal trato 
la cabeza dentro un plato « 
lleva Julia al Hospital 
que me emplumen ]voto á tal! 
si saliera tan barato. 

Siendo esto así no hay de que 
llevar con tantos extremos 
pues cosas como ésta vemos 
sin saber qué ni porqué; 
y así, entrada V. no dé 
á estas quejas compasivas 
si las punzadas activas 
son después de perecer 
quando el crítico alfiler 
punza hasta las lenguas vivas. 

La anterior poesía se insertó en el (Simt^- 
nario erudito de ¡a Sociedad Filosófica^ para el 
día 14 de julio del afio 181 5). 



AR 



AR 



145 



Entre espinas crece 
la ñor del placer. 

Letrilla 

Bellas pastorcillas, 
ya que entrar queréis 
á coger guirnaldas 
en este verjel, 
vendaos de manos, 
calzaos los pies 
que entre espinas crece 
la flor del placer. 

Id con tiento niñas, 
no os precipitéis, 
harto escarmentado 
quedé alguna vez; 
cuidado no os punce 
la espina cruel 
que nace entre, etc. 

Me acuerdo que un día 
intenté coger 
la flor más hermosa 
del más bello mes 
mas luego soltarla 
preciso me fué 
pues nace etc. 

De olorosas flores 
adorno mi sien 
y su lozanía 
marchita miré; 
dentro de un mismo vaso 
bebí leche y hiél 
y vive entre, etc. 

En alegre baile 
danzaba mi bien 
y vi de sus hojos 
lágrimas correr; 
¿qué es esto la dije ? 
iqué ha de ler, ay mel 
si entre, etc. 

Sobrado felice 
yo no quiero ser 
que viera el contento 
y el pensar tras él 
un beso es origen 
de un crudo desdén; 



entre espinas crece 

la flor del placer. — Ubariso (i). 

(Archivo de la Real Academia de Buenas le- 
tras. LfCgajo de la Sociedad Filosófica^ 

Poesía dedicada á una señorita 

La humanidad avanza 
obediente al impulso que la lleva, 
de día en día alcanza 
una victoria nueva, 
que á indefinida perfección la eleva. 

Tristes los que nacieron 
en tiempo de los nuestros ya lejano, 
y apenas asistieron 
al desarrollo humano 1 
i Ay! ¿por qué vine al mundo tan temprano? 

Mas no es esto por cierto 
lo que atormenta mi alma lastimada: 
naciera en un desierto 
sin que encontrara nada, 
ni cami>o, ni camino, ni morada. 

Lo que amarga mi vida 
al ver mi prematuro nacimiento, 
es serme conocida 
una Angela, á quien siento 
dentro del corazón tomar asiento. 

Llena de gracias ella, 
sensible, dócil, incapaz de engafios, 
tierna, joven y bella 
mientras á mí los afios 
me alejaron de propios y estrafios. 

Por esto, amiga mía 
conozco que no hay dicha que me aguarde; 
por esto de poesía 
no puedo hacer alarde. 
{ Por qué desdicha no nací más tarde ? 




12 octubre de 1861. Barcelona (2). 

(t) Pseudónimo de Aríbau. Para no dar más extensión 
á esta biografía, omitimos reproducir otras poesías iné- 
ditas que poseemos de Aríbau. 

(a) Me ha facilitado copia de esta (poetfa D. Luis 
Rigalt. 

18 



146 



AR 



AR 



ARIMON Y ANDARIO (D. Joaquín).— Na- 
ció en Barcelona en 1804. A consecuencia de 
persecuciones sufridas por sus ideas políticas 
trasladó en 1825 su residensia á América, ha- 
biendo residido por espacio de veínteiún afios 
en Puerto Rico. Regresó á Espafta en 1850 y 
fundó, en unión de D. José Manuel Planas, la 
Sociedad del ferrocarril de Barcelona á Zarago- 
za, del que fué director durante algunos afios. 

El Sr. Arimón que poseía vasta, y no comiin 
instrucción escribió varios trabajos económicos, 
artículos en periódicos y un gran ntlmero de 
memorias relativas al mencionado ferrocarril. 
En 1852, (Barcelona: imp. de Gorchs), imprimió 
un « Proyecto de leyes especiales para las pro- 
vincias de Ultramar, precedido de algunas re- 
ñexíones, demostrando la necesidad de estable- 
cerlas, y seguido de otras, manifestando la 
utilidad de las que se propon en. > 

ARMANGUE Y TUSET (D. José).— Médico 
y ayudante auxiliar de cátedras prácticas, con 
destino á las clínicas de la Facultad de Medi- 
cina de Barcelona. 

Bibliografía 

Estudios Clinicos de NeurO'ptUoiogia. — Barce- 
lona: Est. tip. de los Sucesores de Ramírez 
y C.-'^ 1884.— En 8.0, 244 págs. 

c Sarcoma crítico del testículo derecho, por 
José Armangue y Carreras Sola. (Trabajo del 
laboratorio del Dr. Carreras. Aragó). 

Barcelona: Est. tip. de I^ Academia. 1884. 
— En 4.** y 32 págs. y dos láms. 

ARINO (D. Rafael). — Tiene escrita una co- 
media, titulada: Un héroe en la Cochinchina. 

ARMANYA (D. Francisco ) (i).— Nació en la 



(i) Bofat-ulI (D. A.) «El más ilustre VillanovésJImo.se- 
ñor D. Francisco Armañá.» Memoria biográfíco-crítica. 
Premiada en el certamen literario celebrado en VíUanueva 
y Geltrú, en 29 de diciembre de x88z. — Publicada en el 
vol. de composiciones de dicho certamen. (Villanueva y 
Gcltní: imp. J. A. Milá, 1882). 

Coroleu. «Hbtoríade Villanueva y Geltrú.» Villanueva: 
imp. de J. A. Milá, 1878. 

Corminas. «Suplemento al diccionario de Torres Amat.» 

Cari. «Descripción é historia de Villanueva y Geltni 



Greltrü el 3 de junio de 1718 siendo hijo de 
D. Francisco Armanyá y Rosa Font, pescadores. 
Contrariando la voluntad de éstos que deseaban 
se dedicara á aquel oficio, estudió filosofía en el 
convento de la orden de dominicos de Tremp. 
A la edad de catorce afios vistió el hábito de la 
religión de PP. Agustinos calzados, profesó 
á los diez y seis; y tres afios después fué nom- 
brado maestro de novicios. La orden le eligió 
prior del convento establecido en Igualada y 
después secretario de la Provincia, dándole el 
grado de doctor y de maestro. En el capítulo 
Provincial celebrado en Castellón de la Plana en 
el afio 1752 fué elegido prior del convento de 
Barcelona y en su representación asistió al capí- 
tulo general reunido en Bolonia, en el que 
desempefió el cargo de escudrifiador y demostró 
los relevantes dotes que adornaban al modes- 
to fraile agustino. 

La Real Academia de Buenas letras de Bar- 
celona le nombro individuo de número, y en los 
índices antiguos de su archivo que hemos exa- 
minado, consta el título de algunas disertaciones 
que leyó. 

La fama de su saber y virtud era conocida en 
toda Espafia y haciéndose intérprete de ella el 
Rey, fué presentado á Su Santidad para el obis- 
pado de Lugo que en aquel entonces había 
vacado. 

Favorable acogida dispensó Roma á esta in- 
dicación y F. Armanyá obedeciendo á reiterados 
ruegos tomó posesión de aquella dignidad. Epóca 
difícil y calamitosa era la que atravesaba Galicia 
en aquel entonces, «estaba casi desolada poruña 
espantosa epidemia: la muerte corriendo de casa 
en casa, derribaba con indiferencia al padre y al 

desde su fundación hasta nuestros días.» Villanueva: im- 
prenta de L. Creus, z86o. 

Llanas (D. £.) «El limo, y Rvdo. D. Francisco Arma' 
nyá.> Biografía. Inserta en el nüm. 36 de octubre|de x886, 
de la revista Museo- biblioteca Balaguer, 

Risco. España Sagrada. Tomo XLI. De la santa igle- 
sia de Lugo. Madrid: en la of. de la V, é hijos de Martí, 
17981 (p^gs. 269 á 289). 

Torres Amat. « Memorias para ayudar á formar un dic- 
cionario de escritores catalanes. 

Villanueva. «Viaje literario alas iglesias de España.» 
TomoXX,pág. 64. Madrid: imp. de la Real Academia 
de la Historia, 1851. 

Anónimo. «Biografía eclesiástica completa.» Tomo 1. 
Barcelona: imp. de J. M. de Grau y Compañía, 1848. 

Id. «Los misterios de Villanueva. 1 1851. 



AR 



AR 



147 



hijo, al joven y al viejo. Todos llevaban marcado 
en 8u frente el sello de la consternación (i).« La 
caridad de Armanyá socorrió á los desvalidos, y 
su evangélico celo animó el decaído ánimo de sus 
feligreses. Estableció por su cuenta escuelas 
gpratuitas, penetró en las cárceles, construyó una 
en Lugo, y normalizó la administración de los 
hospitales. Armanyá quedó tan pobre y falto de 
recursos socorriendo á los que lo eran, que 
cuando fué presentado para el arzobispado de 
Tarragona, negóse á admitirlo en principio por 
no tener con qué atender á los gastos del viaje. 
Sabido esto por el Rey, mandó se le librase del 
fondo pío beneficial hasta un millón de reales 
con la condición de reintegrarlos cuando buena- 
mente pudiese, pero el nuevo arzobispo de Ta- 
rragona sólo aceptó lo necesario para la trasla- 
ción, que verificó en medio del mayor sentimiento 
del pueblo de Lugo. 

Durante el tiempo que gobernó esta diócesis 
empleó una crecida cantidad en libros que dejó 
para la Biblioteca pública episcopal de aquella 
ciudad. 

En el arzobispado de Tarragona continuó, 
dice Risco en la España Sagrada^ el ejercicio de 
sus virtudes, esto es, de la pobreza en su per- 
sona, la caridad con los pobres, y el celo por 
la instrucción y salud de las almas. A él se debe 
el establecimiento de las escuelas de los nifios, 
á quienes pagaba su maestro, enriqueció la bi- 
blioteca pública, invirtió cien mil reales en las 
obras de reparación del Acueducto y socorrió 
con mano pródiga á emigrados, sacerdotes y 
desvalidos. 

Murió en Tarragona el día 4 de mayo de 
1 803 (2). Fué enterrado en el coro de la iglesia 
catedral de dicha ciudad y en su sepulcro se 
puso la siguiente inscripción: 

(t) Diccionario biog;ráñco eclesüitico, t. I, pág. 939. 

(9) El ayuntamiento de Vülanueva acordó colocar en 
z886 la siguiente lápida en la casa que nadó Armanyá: 
«En esta humilde casa nació y pasó su primera juventud 
el Rdo. D.Fr. Francisco Armanyá/orador famoso, literato 
insigne, sabio profundo, honor del orden de agustinos, 
obisi)oque fue de Lugo, y arzobispo de Tarragona, donde 
murió en 1803, después de haber llenado la España con 
%x\ nombre. 

Vülanueva y Geltrú pone bajo su protección este mo- 
desto albergue. 26 octubre de 1886.» 

En 1887 se erigió en esta población una estatua á Ar- 
manyá. Véase el número de 30 de octubre de 1887 del 
BoUHh del Museo-biblioteca Ba laguer. 



Epitafio 

D. O. M. — Francisco Armagnono — Elx Ere- 
mitis S. August. — Primum Luci Praesuli — Post. 
Archipraesuli Tarraconensi — Utrobique — In- 
defessa salut. Animar. Cura — Verbo et scriptis 
— doclissimis ccque piissimis — Morum itidem 
integuerrimor. Exemplo — Informatis ad pieta- 
tem populis — Optimi Antistitis. fundo — Mu- 
ñere — Egenorum patria •» Suorum sublevan- 
dis miseriis — Nihil pene sibi relinquens — > 
Amplissimos Pontíñcat., reddit. expendit — Cuius 
máxime opere et ope fon tan. aqua intra muros 
inducta — Gaudens potitur Tarraco — Insenec- 
tute bona: E vivis sublato — die IV maii anno 
M D CCCIII — »tatis suíe LX X X V. 

El P. Llanas en la biografía que escribió de 
Armanyá dedica, entre otros, el siguiente párra- 
fo á honrar su memoria: 

«Armanyá no era un talento, era un genio, 
un verdadero portento. El que á los 19 afíos, 
gracias á su inteligencia, á su memoria y á su 
actividad, podía competir ventajosamente con 
los hombres más sabios de su tiempo, no podía 
limitarse, al llegar á la edad provecta, á culti- 
var las ciencias en el campo de las investigacio- 
nes, donde sus contemporáneos trabajaban, y 
esclavo de los procedimientos que entonces es- 
taban en uso. Emprendió en sus excursiones fi- 
losóficas y teológicas nuevos derroteros, vislum- 
bró horizontes científicos bafiados de luz esplen- 
dorosa y ensefió que las ciencias de observación 
debían emanciparse de la Filosofía; que ésta de- 
bía reprimir sus aficiones idealistas para cono- 
cer mejor el mundo de la realidad; que la Física 
debía apoyarse sobre la experiencia y la obser- 
vación, y que la Teología, dejando á un lado las 
eternas disputas sobre accidentes sin importancia, 
debía vindicar el mundo sobrenatural y medir el 
alcance de la revelación, apelando á las Sagradas 
Escrituras, ala tradición, á los concilios y á los 
Santos Padres. Comisionado por el General de 
los Agustinos, emprendió la reforma de los estu- 
dios, y afirmó, i3oafios atrás, la necesidad de que 
las ciencias de observación, las filosóficas y las 
teológicas emprendieran los rumbos que moder- 
namente han seguido. Y en armonía con ese 
programa científico, coleccionó en su convento 
de Barcelona, donde, después de haber sido 
Prior, ejercía el cargo de Provincial, una mag- 



148 



AR 



ntÜM Biblioteca, jr emprendiú, ademii U fm- 
ptoba lares de una Hiitorís Ecle*iáatic> y una 
Teología Dogmática, acomodadas al criterio 
cientiñco que profeaaba y dirigidas á encamar 
los estudios de sus heTmanos de Relígiiin, y de 
los cuales Riico, Amil, Climent, Foguet y otroa 
varonei ilustres hacen caluroso! elogios. Lásti- 
ma que su profunda hucaildad y notoria modes- 
tia priraran al público de la escogida docliina 
encerrada en esas obras ínídílas, en las cuales, 
mal aun que en las que áió í la estampa, oLili- 
gado por ua deber sacratísimo, ae ve que Ar-- 
tnanyá era un sabio, no al eatilo de su ípoca, 
sino UD sabio que excedía en mucho al laberde 
lodos sus contemporáneos.! 

BibuocrakIa 

Compenái de ¡a Daitriaa cAristíana que arre- 
gla lo iJustrtssim y rererendlssím arayor don 
Francisco Armanyi, arcbebisbe de Tarragona. 

Tarragona: en la Estampa de Sierra y Martl- 
1817.— En 8.U —356 págs. 

Se imprimió este Caiíciimo conforme al M.S. 
que dejó su autor y poseta U. Bariolomt Soler 
y Armanyá, deán de la catedral de Tarragona. 

D. Amonio de Bofarull en la Biografía át Ar- 
manyá, al ocupatae de este trabajo dice que era 
pequeño en volumen ipero el tesoro que encie- 
rra, «egdn el parecer de conocedores eclesiásti- 
cos, es grande, tanto porque su texto es una 
exquisita puriñcación doclrinsl , resultado de 
largo estudio y de atinada comparaciún entre las 
fuentes más genuinas de la Religión católica, 
como por el estilo fácil en que está escrita, el 
más propio para la inteligencia de la juventud, 
á la que principalmente se dirige, y, áíate, pare- 
cer podemos agregar nosotros el de cuantos se 
precien de cultivar literariamente la lengua Ca- 
talana, pues catalán es tan precioso texto, cata- 
lAn tan lejano del arcaísmo como del vulgarismo, 
claro í inteligíbie, por consiguiente, y sin tener 
una lola palabra dudosa, ni una aola palabra 
confusa, de manera que en esta parte Armanyá, 
como >u consagrante y mentor, el sabio obispo, 
Climent, ha de ser considerado como uno de 
loa primeros que han coniribufilo* i. elevar el 
rasgo literario, la abandonada lengua catalana, 
cuyo cultivo ha dado tan óptimos frutos en nuei- 



AR 

troi tiempos: tal es el Caíetimu Jt Daelrína 
cristiana, que no ae dio á luz en vida de su 
autor, pero que publicó, algunos aDoa después, 
el deán Soler, sobrino de aqutl.* 

Ttalagia EicQlásSíB-Deginátiea. HS. Bl Padre 
Risco dice que esta obra debía comunicar cá to- 
das generalmente el gran caudal que habla ate- 
sorado con la lecciún, y meditación de las Sa- 
grados Escrituras y de los Concilios y Padres.) 

Cune di TioUgia. M.S. Un tomo en folio. 
Lo cita Coralinas y dice que no pudo conti- 
nuar con motivo de so promoción al obiapado 
de Lugo y sflade: «Hubiera sido, esta obra, nn 
apreciable florón de la literatura sagrada: tal et 
el conocimiento de escritura y SS. PP. que de- 
muestra. Principia por )a historia de la Teolo- 
gía, de ]■ cual poseemos copiada una grao par- 
te. También poseemos copia de apuntes en 
orden alfabético, que formaría una especie de 
manual para tenerle presente en el gobierno 
ecleaiáslico.i 

EitrciHa fiii lacerda/ii. 

Strouma del II. Sr. D. Fr. Francisco Arma- 
nyá, obispo que fué de Lugo, actual atsobifpo 
de Tarr^ona. 

Tarragona: imp. Pedro Canats, 1796. — Cuatro 
tomos en 4.° 

• Discurao pronunciado á la Sociedad econó- 
mica de Amigos del Pafs de la ciudad y provincia 
de Lugo. I 

• Discurso pronunciado á la Sociedad econó- 
mica de Amigos del Pais del arzobispado 7 corre- 
gimiento de Tarragona, en la primera junta que 
celebró.) 

PattoraUs. Colección impresa en Tarragona, 
en 1794 por Pedro Cañáis; contiene las alguien- 
les; Pastorales siendo obispo de Lugo, i.* En 
que se demuestra la infalible verdad de la Reli- 
: promueve la debida instruc- 



z.a Por el Jubileo que concedió el Sumo 
pontífice Clemente XIV con motivo de tu ele- 
vación á la sede apostólica, 

3.* Del culto que se debe 6. las sagradas 
imágenes; y prohibición de las que se publica- 
ron con el título de N. Era, de la Luz. 

4.* Con motivo de la eKtincíón qoe hito J 
declaró el Sumo pontífice Clemente XIV, de la 
religión llamada Compáflla de Jesús. 

Paatoralea siendo arzobispo de Tarragona. 



AR 



AR 



149 



i.^ Pastoral para la primera visita espiritual 
del arzobispo de Tarragona. 

2.^ Pastoral én que se exhorta al pueblo y 
se instruye para recibir dignamente el sacramen- 
to de la confirmación. 

3.^ Pastoral contra el contrabando. 

4.^ Nuevo encargo al clero, de la doctrina 
que se ha de enseñar, y se puso contra los con. 
trabandistas. 

5.^ Para que no se entierren los cadáveres 
en la iglesia, sino en los cementerios, que se 
deberán construir donde no los haya, con arre< 
glo á la Real cédula que inserta. 

6.^ Con motivo de la guerra contra la na- 
ción francesa en el estado infeliz de su anar- 
quía. 

7.^ Con motivo de los somatenes que deben 
pasar á nuestras fronteras, para contenerla fuer- 
za de las tropas francesas y rebatirlas. 

8.^ En que descubriendo los ímpios proyec- 
tos de los llamados patriotas franceses, los en- 
gafios de sus alevosas promesas, y los horroro- 
sos efectos de su furor, se exhortó nuevamente 
á la vigorosa defensa de la religión y de la pa- 
tria. 

9.* Para excitar el celo, y valor de los fíeles 
patricios, á implorar la divina protección en su 
defensa contra los enemigos franceses. 

«Gratulatoria leída en abril de 1748 en la 
Real Academia de Buenas letras.» 

c Asunto sobre dos textos del Génesis; el uno 
del cap. 12, Et nuntiaveruní Principe Pharao- 
nis^ y el otro el cap. 42, Joseph erat Princeps in 
terra^ etc. 

Disertación leída en la Real Academia de 
Buenas letras en 1 748. 

«Disertación sobre si la luz con que se des- 
cubrió Christo Sefior nuestro en el Tabor á sus 
Apóstoles, fué natural ó sobrenatural.» 

Id. en 5 de septiembre de 1753. 

cEpoca de los concilios 12, 13 y 14 de Tole- 
do y como debe entenderse la nota marginal: 
separeUur yanceniensis episcopus ^ i.* y 2.* 
parte.» 

Id., id. en 5 de enero de 1757. 

«Parte de un discurso sobre los antiguos con- 
cilios de Espafia.> 

Id., id. 6 de julio de 1857. 

ARMENGOL Y DE AYMERICH(D. Antonio). 



— Fué individuo de la Real Academia de Buenas 
letras de Barcelona. En esta corporación leyó 
los siguientes trabajos: 

«Recuerdos de la vida y memorables hechos 
de San Bernardo de Alcira, monje de Poblet, 
con auténtica comprobación, en cuanto ha sido 
posible. M.S. en fol., — 4 págs. Archivo de la 
Academia. Legajo 3, núm. 36. 

Leído en el afio 1729. 

€ Breve recuerdo de los varones insignes en 
virtud, letras y armas y dignidades de la villa de 
Valls y Campo de Tarragona.» 

Leído en la sesión de 10 diciembre de 1729. 

« Catálago de los varones ilustres en santidad 
y letras que han florecido en el Real Monasterio 
de N. Sra. de Poblet, desde el afio de su funda- 
ción que fué el de 1150 del Nacimiento de 
Cristo. > 

Leido en la sesión de 10 agosto de 1730. 

ARMENGOL (D. Buenaventura).— Vicario 
general que fué de la diócesis de Nueva Orleáns 
y de Búfalo en el Norte de América. Tiene publi- 
cada una traducción de la obra de Tomás Kem- 
pis Soliloquios del alma con Dios, 

ARMENGOL (D. Gaspar).— Doctor en medi- 
cina y cirugía. En 1770 publicó en Gerona, im- 
prenta de José Bró, un trabajo titulado. «Ilus- 
tración apologética sobre los específicos, que 
contienen un poderoso veneno...» 

ARMENGOL DE BADIA (D.» Inés).— Poe- 
tisa. Obtuvo premio en el certamen celebrado en 
Sabadell en 1882, por su poesía Z^^^/r recort. Ha 
publicado varias poesías en Lo Gay Saber. 

ARMENGOL (D. Joaquín).— Predicador ge- 
neral y lector de moral en el convento de PP. do- 
minicos de Barcelona. 



Bibliografía 

^Divinidad de la Doctrina de Jesucristo. Ser- 
món de la dominica in passione que en la igle- 
sia parroquial de Santa María del Mar de la 
presente ciudad dijo... Fr. Joaquín Armengol.» 

Con licencia. Barcelona: mayo de 1832. Por 
los hermanos Torres. — En 4.^, 22 págs. 



150 



AR 



AR 



ARMENGOL (D. Magín ).— Presbítero . En 
1856 publicó en Barcelona, (imp. de P. Riera), 
una Defensa de los Paules españoles. 

ARMENGOL Y CORNET (D. Pedro).— Na- 
ció en Barcelona el dia 8 de abril de 1837. En 
junio de 1858 recibió el título de abogado en esta 
Universidad, 7 al afio siguiente, en la de Madrid, 
el grado de doctor en derecho Civil y Canónico. 
Como su padre ejercía ya de muchos afios, la 
abogacía en esta capital, ayudóle pronto en 
sus tareas y habiéndole tocado de oñcio, la de- 
fensa de un procesado por los delitos de vio- 
lación, asesinato, robo é incendio, el regente que 
era entonces de esta Audiencia, D. Nicolás Pefial- 
ver, premió sus trabajos de defensa escrita y oral, 
nombrándole á los pocos días jues de paz su- 
plente de uno de los juzgados de esta ciudad. 

En 1 86 1, fué nombrado Relator sustituto del 
Decano de los de esta Audiencia. Se dedicó el 
Sr. Armengol á los estudios penitenciarios y á 
los complejos problemas que se relacionan con 
la clase obrera. 

En 1862 el Congreso internacional de bene- 
ficencia de Londres le nombró delegado para 
crear en Cataluña una comisión especial de co- 
rrespondencia internacional de beneñcencia, co- 
misión que no ha podido llenar á pesar de las 
varias tentativas que ha hecho para ello, y en el 
propio afio recibía, también, de la comisión or- 
ganizadora del Condeso de Católicos de Mali- 
nas (Bélgica), el formular la lista de las perso- 
nas de Catalufia que debían ser invitadas á dicho 
Congreso. 

£1 primer fruto de sus estudios penitenciarios 
fué la monografía La Reincidencia^ que si en 
E^pafia mereció un juicio muy favorable, son 
mucho más lisonjeros los que emitió la prensa 
científica de Francia, Bélgica é Italia. Todo 
esto, empero, no le valió para ser nombrado 
Relator en la primera vacante que ocurrió en 
esta Audiencia, y en 1874, volvió á abrir su 
bufete de abogado, lo cual le permitió dedicarse 
con mayor ahinco en sus estudios favoritos, co- 
laborando en la notable revista La Defensa de 
la Sociedad^ de Madrid, y publicando una serie 
de artículos sobre la gracia de indulto y su ejer- 
cicio^ y obteniendo un accésit de la Real Acade- 
mia de Ciencias morales y políticas por su me- 
moria Algunas verdades á la clase obrercí; y dos 



afioi más tarde, la misma corporación premiaba 
la memoria titulada A las islas Manamos ó al 
golfo de Guinea. 

El proyecto de ley para la constrtlcción de la 
cárcel modelo de Madrid y la discusión de la 
misma en los cuerpos colegisladores fueron 
causa de que saliera á la defensa de los buenos 
principios penitenciarios, en su libro. La Cárcel 
modelo de Madrid y la Ciencia penitenciaria^ y 
luego publicando en El Diario de Barcelona la 
serie de artículos Lo que debe decirse. 

Asistió el Sr. Armengol al Congreso peniten- 
ciario internacional de Stockolmo, del que íiié 
nombrado Vicepresidente de la sección tercera, 
ante la cual se discutió y fué aprobado por una- 
nimidad el dictamen que había presentado sobre 
el patronato de los penados. 

A su regreso de Stockolmo elevó á S. M. el 
Rey, el opúsculo titulado La honra científica es- 
pañola en manos de S. M. el Rey Alfonso XII, 
en el cual y en pocas páginas puso de relieve 
nuestro atraso en materia penitenciaria, y de 
algo debieron servir sus observaciones, cuando 
al organizarse, pocos afios después, el Consejo 
penitenciario, fué nombrado individuo del mis- 
mo, á pesar de no tener su residencia en Ma- 
drid, de cuyo cargo no tomó posesión hasta que 
en 1 88 1, y después de refiidas oposiciones, fue 
nombrado Relator de la Audiencia de Madrid; 
mas habiendo vacado una plaza igual en la de 
Barcelona, el Sr. Armengol solicitó su trasla- 
ción á la de esta Capital. 

Después de prolongadas gestiones y asiduo 
trabajo consiguió en 1879, organizar y crear en 
esta ciudad la Asociación general para la refor- 
ma penitenciaria en España, á los esfuerzos de 
cuyo instituto se deben, así el Real decreto de 
10 de mayo de 1881, por el cual se creó la Jun- 
ta de construcción de la nueva cárcel, como la 
reforma radical que se ha verificado en la casa 
municipal de corrección. 

Esta Diputación provincial que había nombra- 
do al Sr. Armengol su delegado en el Congreso 
penitenciario de Stockolmo, al tener noticia de 
que era uno de los ponentes oficiales del Con- 
greso penitenciario de Roma, y que un mes an- 
tes de reunirse éste, el ministerio de Gracia y 
Justicia había dejado sin efecto la Real orden 
dictada dos afios antes, y por la cual se le había 
nombrado representante de dicho Centro para 



AR 



AR 



el CongcMO, K «pieniró i dengnarle de aaevo 
lu delegado, para que Cataluña no quedara sin 
representación en dicha reunión inlemacional y 
en ella el Sr. Armengol pudo presentar como 
muestra de los propóiitoi qs« Catalulla tiene de 
entrar de lleno en U reforma penitenciaria. I* 
memoria que por encargo del Sr. Alcalde Cont- 
titucional de Barcelona acababa de eicribir, ti' 
tulada: Laacuíla ái riforma di Bareelena. 

Publicaba poco detpuía de e«te trabajo el 
Cengrese de Stacialme, memoria que el rey 
Oicar de íiuecia ha calificado de trabajo el más 
completo sobre dicho Congreso, por lo cual la 
comisión organizadora del Congreso de S. Pe- 
lenburjjo ha confiado i Armengol la ponencia 
de tres de los temas que han de discutirse en el 

I.,B4 tareas llevadas i cabo por la yunta de 
censlTHCciéit de la nueva cártel, j de la cual el 
Sr. Armengol es secretario, se hallan expuestas 
en la memoria La Nueve Cárcel de Bareilena, 
leída al inaugurarse las obras de dicho edificio; 
Gomo la otra Defieieneiat de nuestra litltma pe- 
nitetuiaríe y mldies f ara cor regirlas, premiada 
por la Audiencia de Córdoba en seplierabre 
de 1888, demuesttm lo mucho que ha; que Ira- 
bajar en esta materia en nuestra patria. 

Bs jefe superior honorario de Administración 
7 1 propuesta del ministerio de Gracia y Justi- 
cia se le nombró Comendador de la orden de 
Carlos III, libre de gastos. En la Exposición 
UniTcraal de Barcelona ha sido premiado con 
medalla de oro por sus Estudios ftniimciaríts. 
Eo dicha E]tposÍcJón, el miaisterío de Gracia j 
Justicia le designó como au delgado para la 
sección de Establecimientos Penales. Durante 
tres aOos ba sido director de la revista El Cri- 
terio Católico en el cual ha publicado varios ar- 
tículos sobre diversas materias. 

BlBLIOOKAPfA 

• La Asociación de aocorros mutuos es una 
medida poderosa para alcansar el bienestar de 
las clases jomaleras.> 

Memoria premiada con Medalla de oro y titu- 
lo de socio de Mértto,por la Sociedad económi- 
ca barcelonesa de Amigos del Pafs, en 1859. 

<La Asociación en sus relaciones con el me- 
joramiento de la clase obrera.» Memoria leída 



en la sesión pilblíca de la clase de Bellas Artes 
de la Academia Real de Bílgica el ti de mayo 
de 1860. Traducción. 

Lat erdints monásticas y religiosas, por mon- 
aieur Ed. üucpetieux, inspector general honora- 
rio de las círceles y establecimientos de Bélgi- 
ca, individuo de la Academia Real de Bílgica y 
corresponsal del Iiutituto de Francia. TradtiG- 

Sanciona: imp. de Subirana, 1866. — Un vo- 

< Importancia de la iosttuccíón de las clases 
obreras.) 

L-efda en la Saciedad económica de Amigos 
del País en iSfifi, impresa en el acta. 

(El Patronato itidustrial.! Memoria premiada 
por la Sociedad económica Valenciana, de 
Amigos del Pafi, en el concurso de 1869, con 
el título de socio de mérito. 

<La mnjer obrera, > Memoria premiada por 
la Sociedad económica valenciana de Amigos 
del País, en el concurso de 1869, con medalla 
de oro y título de socio de mérito. 

Algtéttot verdadu á la elote obrera. Ensayos 
laureados con el accésit, por la Real Academia 
de Ciencias morales y políticas, en el 
de 1873. 

Madrid; 1873. 

*La Reincidencia, Estudios peniteo 
Monografía censurada de la manera más favo- 
rable por la prensa eitranjera, 

Barcelona^ imp. de Jaime Jepits, 1873. 

tNeerologia del M. I. Sr. D. José Manuel Pla- 
nas y Compte Leída en la sesión pública de la 
Sociedad económica barcelonesa de Amigos del 
Pals.1 

Barcelona: imp. Jaime Jepds, 1874, — En 4.° 

<La Cárcel Modelo de Madrid y la ciencia 
penitenciaría. • Estudios penitenciarios. 

Barcelona: imp. de J. Jepds, 1876. — En 4.° 

4{A las islas Marianas, ó al golfo de Guineaíi 
Esludios penitenciarios.! Memoría agraciada eon 
et primor accésit por la Real Academia de Cien- 
cias morales y políticas en el concurso de 1875. 

Madrid; ímp. de Martines, 1878.— Un val. 

• La honra científica Elapaflola en manos de 
S. M. el Rey D. Alfonso XII.» 

Barcelona: 1879. — Folleto en 4.° mayor. 

(Reglamento para el régimen y gobiemo de 
la cárcel de Barcelona.» 



152 



AR 



AR 



Barcelona: 1879. — Folleto en 4.^ mayor de 
31, páginas. 

c Necesidad de la Asociación general para la 
Reforma penitenciaria en Espafia.» Memoria 
que en la sesión pública celebrada el 1 1 de ene- 
ro de 1880 por la propia Asociación, leyó su se- 
cretario general... 

Barcelona: imp. Peninsular, 1880. — £n 4.^ 

cLa gracia de indulto y su ejercicio. Estudios 
penitenciarios.» Serie de artículos publicados en 
la revista La Defensa de la Sociedad, 

<Lo que debe decirse... > Serie de artículos 
publicados en el Diario de Barcelona, 

K Necrología del Excmo. Sr. D.José de Estra- 
da y Perales.! Leída en la sesión pública de la 
Sociedad barcelonesa de Amigos del País cele- 
brada en 28 abril de 1883. 

Barcelona: Imp. de Jepús, 1883. 

Contra egoísmo... Caridad. 

¿Pobres mujeres? |Dichosas mujeresl 

Discursos pronunciados en la Asociación de 
Católicos de Barcelona, el 19 de marzo y el 10 
de noviembre de 1881. 

Barcelona: Imp. de la Inmaculada Concep- 
ción, 1881. 

cHasta que límites debe llegar la responsabi- 
lidad legal de los padres y tutores y curadores, 
por los delitos cometidos por sus hijos y pupi- 
los.» Ponencia oñcial para el Congreso interna- 
cional penitenciario de Roma. Publicado en la 
Revista de los Tribunales. 

Madrid: imp. de Góngora, 1885. 

«La Escuela de Reforma de Barcelona para 
jóvenes ociosos, vagabundos ó abandonados. > 
Memoria redactada en virtud del encargo del 
Excmo. Sr. Alcalde Constitucional. 

Barcelona: imp. de J. Jepús, 1885. — En 4.^ 
108 págs. y 12 planos. 

Publicada á expensas del Excmo. Ayunta- 
miento. 

«El Congreso de Estocolmo.> Memoria re- 
dactada y presentada á la Diputación provincial 
de Barcelona, por su delegado en aquel Congre- 
so, el limo. Sr. D. Pedro Armengol. 

Barcelona: tip.de la Casa de Caridad, 1885. 

Publicóse esta memoria á expensas de la ex- 
celentísima Diputación provincial de Barcelona. 

c Deficiencias de nuestro sistema penitenciario 
y medios de corregirlas.» 

Memoria premiada en el Certamen celebrado 



en 1888 por el Ateneo científico y literario de 
Córdoba. 

<La nueva cárcel de Barcelona.» Memoria 
que en el acto de inaugurarse sus obras por el 
Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Ministros, 
él 3 de junio de 1888, leyó el consejero peni- 
tenciario. 

Barcelona: imp. Jaime Jepús, 1888. — En 4.^ 

«Importancia social del Asilo Duran.» Dis- 
curso que en el acto de la solemne colocación de 
la primera piedra del edificio que para escuela 
de reforma de niños viciosos y vagabundos va á 
levantar en Gracia el albaceazgo de D. Tori- 
bio Duran. — 1 6 de diciembre de 1888. 

Barcelona : imp. de Jaime Jepús, 1888. — 

En 4° 

El matrimoniot por el M. R. P. J. M. L. 
Montsabre. Traducción. 

Barcelona: 1888. 

Historia de Santa Patita^ por monsefior La- 
grange. Traducción. 

ARMENTER Y FERRER (D. José).— Natu- 
ral de Tarragona. Estudió filosofía en el Semi- 
nario conciliar de Barcelona y física en la Es- 
cuela de la Junta de comercio. Recibió el grado 
de bachiller en medicina en 1833, el de licen- 
ciado en el siguiente y en 1858 el de doctor. 
Durante la guerra civil llamada de los Siete años, 
prestó importantes servicios en el ejército y en 
1843 nombrado profesor agregado á la Sec- 
ción de ciencias médicas y quirúrgicas de la fa- 
cultad de medicina de Barcelona. En los afios 
académicos de 1842 á 1845 desempefió la cáte- 
dra de segundo afio de materia médica, obstetri- 
cia y enfermedades sifilíticas. En 1845 fué 
elegido profesor agregado á la facultad de me- 
dicina de Valencia con el título de propieta- 
rio, se le confirió la vicepresidencia de las acade- 
mias y al mismo tiempo tuvo á su cargo la clase 
de higiene, patología general y terapéutica. En 
noviembre de 1846 fué nombrado profesor clí- 
nico de la Universidad de Barcelona y en 1864 
catedrático supernumerario y tres afios después, 
numerario de clínica médica. 

El Dr. Armenter fué director y colaborador 
de la Revista de Ciencias Médicas (Barcelona) y 
publicó tres programas de clínica médica corres- 
pondientes á los afios escolares de 1875 ^ 1878. 
Murió en Barcelona, en 6 septiembre de 1886. 



AR 



AR 



153 



ARMET (D. José).— Nació en Barcelona 
el i.^ de marzo de 1843. Estudió en el taller 
del reputado pintor D. Ramón Marti y Alsina y 
residió dos afios en Roma. Ha obtenido pre- 
mios y menciones honoríficas en varias exposi- 
ciones de Bellas artes celebradas en Madrid. 

En las de Barcelona ha presentado los si- 
guiente^ cuadros: 



Ramas y zarzales.. 


en 




1871 


Paisaje 


id. 




1871 


Trozo de Centellas. 


id. 




1872 


Un trozo de Sarria. 


id. 




1872 


Dos paisajes. . . 


id. 




1873 


Cinco paisajes. . . 


id. 




1874 


Unos gitanos. . . 


id. 




1874 


£1 viático. . . . 


id. 


(Bassols). 




Tres paisajes. . . 


id. 


(Pares). 




Tiro al blanco. . . 


id. 


id. 





ARMET (D. Pedro Mártir).— Nació en Barce- 
lona en primero de Abril de 1770. Aprendió en 
la in&ncia y ejerció en su juventud el oficio de 
mediero de seda. Durante la guerra de la Inde- 
pendencia desempeñó el cargo de factor de pro- 
visiones del ejército espaftol. Terminada ésta 
en 1814, fijó su residencia en Barcelona y se 
dedicó al estudio de las matemáticas» en* el que 
hizo notables progresos, más por su propio ta- 
lento y aplicación que por ajenos auxilios. Ingre- 
só en la Real Academia de Ciencias naturales y 
Artes de esta ciudad en 18 16, y por fallecimien- 
to de D. Juan Gerardo Fochs, fué nombrado 
en 1822 profesor de los dos cursos de matemá- 
ticas y cosmografía de dicha Academia; cátedra 
que desempeñó por espacio de 22 afios. Para fa- 
cilitar el Gobierno la instrucción de los cadetes 
del arma de Artillería, estableció en 1827 acade- 
mias en los departamentos, y abierto concurso 
para proveer la plaza de profesor de matemáti- 
cas de la establecida en Barcelona, fué nombra- 
do en el afio siguiente D. Pedro M. Armet. En 
1836 desempeñó una cátedra de dicha asignatu- 
ra en los Estudios generales establecidos en esta 
ciudad. Fué individuo de la Sociedad económica 
de Amigos del País y de otras corporaciones. 
Murió en esta ciudad en 3 de abril de 1850 (i). 



(z) Elogio histórico de D. Pedro Mártir Armet leído por 
D. Mariano Majrmó, catedrático de matemáticas, en la 
sesión literaria celebrada por la Real Acad em ia de Ciencias 



Bibliografía 

c Memoria cuyo asunto fué refutar la cuadra- 
tura del círculo que se supone haberse hallado 
de poco tiempo á esta parte. > 

Leida en la sesión celebrada en 5 de febrero 
de 18 1 7 por la Real Academia de Ciencias na- 
turales y Artes. 

c Memoria acerca de los cuerpos elásticos.» 
Leida en la sesión de 20 de diciembre de 1820 
y publicada en las Memorias de la Real Aca^ 
de mía. 

c Memoria sobre la importancia de las máqui- 
nas para la inteligencia de las leyes físicas, con 
la descripción de dos aparatos.» Leída en 19 de 
junio de 1822. 

< Memoria sobre el modo de hallar una fór- 
mula general para examinar el modo de inscri- 
bir en un circulo un polígono regular de qual- 
quier número de lados y sobre otros varios pun • 
tos.> Leida en la sesión celebrada en 26 de 
febrero de 1831. M.S. Archivo id. Caja 21. 

< Discurso inaugural» leído en la apertura de 
las clases de la Real Academia de Ciencias na- 
turales y Artes, en 20 de octubre de 1S3S. 

«Memoria demostrando algunas propiedades 
comunes á todos los sistemas de numeración, 
cuya escala de relación es constante». Leída en 
sesión de 25 de abril de 1838. M.S. Archivo 
de la Academia. Caja 21. 

«Memoria en la que se explica un nuevo mé- 
todo que había inventado para elevar un poli- 
monio cualquiera, á cualquiera potencia deter- 
minada ó indeterminada, el cual simplifica el 
comunmente conocido, dado por Neuton.» Leí* 
da en la Real Academia de Ciencias naturales y 
Artes de Barcelona, en 17 de febrero de 1839. 

Se imprimió en Barcelona en 1842: imp. de 
la Viuda é hijos de A. Brusi. 

ARMET Y RICART (D. Salvador).— Aficio- 
nado á la música ha publicado un «Estudi so- 



naturales y Artes de Barcelona, en 39 de febrero de 1853. 
— M.S. Archivo de la Academia. Legajo personal de 
Arttutt. 

En esta biografía se inserU un extracto de ios tra- 
bajos científicos del Sr. Armet, notida de los cargos y co- 
misiones que desempeñó en la Academia y de los 
instnmientoa que construyó para instrucción de sus 
alumnos. 



«9 



■54 



AR 



bre '1 canl pía 6 gregoriá.i (Vich: impreaut 
R. AnglBda, 1883}; y escrito en 1882, en cola- 
boración de D. Jos£ Mar(a Satate un (Boceto 
crílicD de la tragedia y la úpera HamUtt 

ARNAU Y MASCORT (D. Euiebio).— Discí- 
pulo de la Eicuela de Bellas artes de Barcelo- 
na. Reciente mente ha obtenido una de las 
boltaa de estudio costeadas por la Excma. Di- 
putación provincial, para el esiudio de la escul- 
tura en el extranjero. Debemos citar de entre 
sus trabajos artísticos: El amor malemal, U» 
iKosqueiero, Una tacanU y un busto de Uano 
cocido, 

ARNAU (D. Francisco).— Doctor en medici- 
na 7 cirugía y médico que fué de Tortosa en 
1791, En este ano publicó en Tortosa (t), 
(imp. de José Cid) una «Brere y compendiosa 
noticia de los priticipios, efectos 7 método de 
usar las Aguas minerales ferruginosas de la Cin- 
ta, vulgarmente llamadas del Hierro, 6 Roiaa, 
del Huerto de Francisco Eacoíet comerciante de 
Tortoia.* 

ARNAÜ Y DÍAZ (D. Francisco).— Natural 
de Barcelona. Pintor. Fué pensionado por la 
Escuela de Bellas artes de Barcelona. La Real 
Academia de San Femando possee en su Museo 
un cuadro titulado Leth y sus hijas, 7 en la 
iglesia parroquial de San Juan de las Abadesas, 
(provincia de Gerona), hay dos grandes lienzos 
de éste artista representando asuntos bíblicos 
relativos i laEucarislfa. D. Pablo Parasols enau 
obra titulada .San Juan di !ai Abadísas (z) con- 
■igna estos datos relativos ¿este artista. lEn los 
intercolumnios, (de la capilla del Santísimo Sa- 
cramenta) se ven por parte dos bellos cuadros, 
orlados con molduras cilindricas, en los cuales 
el delicado pincel de D. Juan Arnau, artista 
barcelonés, representó con mucha viveza enalto 
asuntos bíblicos, alusivos i la Sagrada Eucaristía. 
Del mismo autor y de igual mérito son los que 
en los luneíos superiores parecen colgar en me- 
dio de un primoroso manto real, y el de la Cena 
colocado sobre el aliar (3).> 

(i) lópígi., en 16.° 



AR 

ARNAU Y PASCUAL (D.José M.).— Nació 
en Arenys de Mar (provincia de Barcelona) 
en el alio 1832. Cursú la facultad de derecho 
en la Universidad de Barcelona, graduiodose 
en 1860. 

En 1S55 escribió su primera obra dramitica 
on el título Fruta del ligle. 



BlBUOCKAFÍA 

Un tmiolich de cerdot. Comedia estrenada 
en el teatro Romea (Barcelona) el 5 de febrero 
de 1S69. 

Nueva tácHea. Comedia en un acto. 

Barcelona: imp. Ramírez, 1869. 

Estrenada en Novedades (Barcelona), en lo 
de junio de 1S69. 

A barde 7 m Ierra. Comedia biüngUe en tres 
actei y envera, original. 

Barcelona: imp. dej. Jepds, tSji. 

Estrenada en el Teatro Romea, en 17 de ene- 
ro de dicho atlo. 

Loi battyt di Caldelat. Comedia bilingtte en 

Segunda edicitia. Barcelona: imp. de J. Jepds, 
187S 

Estrenada en el Teatro del Odeón, en enero 
de 1875. 

Donas. Comedia en 3 actes y en ven, original. 

Barcelona; imp. deJ. Jepils, 1875. 

Estrenada en el Teatro Romea, el día 28 de 
septiembre de dicho alio. 

A media noche. Comedia en un acto. Estre- 
nada en el Teatro del Odeón , en febrero 
de 1856. 

Casarse por carambola. Comedia en un acte. 

Barcelona: imp. Ramlreí, 1856. 

Estrenada en el Teatro del Odeón, (Sociedad 
particular). 

Fruta del siglo. Comedia en dos actos. 

Barcelona: imp. de Ramlreí, i8j6. 

Estrenada en el Teatro del Odeón, (Sociedad 
particular), 1856. 

Varié, nuici y vientes. Comedia en tres actos 
y en verso. Estrenada en el Teatro del Odeón, 
(Sociedad particular) en 1S56. 



AK. 



Barcelona: imp. de Rainfreí, 1867. 

Lai amilUas d ArcHys. Comedia en un acte, 
original y en vera. 

Barcelona: Viuda é hijo: de Gaipar, 1S66. 

Etlrenada en el Prado Catalán, en 13 de }u 
nío de iS&o. 

En ¡a tamp y en U ciulal. Comedia en trea 
acto* j en veno, ariginal. 

Barcelona: imp. dej. Jepiii, 1863. 

Etirenada en el Teatro Romea, en 30 de no- 
viembre de 1S69. 

El castUlí de los encantadfi. Comedía de ma- 

Estrenada ea c¡ Teatro del Odeán, «n 5 de 
mayo de 1863, yen el deNovedadet de Madrid, 
en 30 de diciembre del propio aflo- 
ja/ aJtre man. Comedia bilingQe eo do* ac- 

Barcelona: Lopeí Bemagoii, 1865, Estrena- 
da en el Teatro de Variedadet en z8 junio de 
1865, 

Un pillastre aixtlat. Comedia en un acle, 
Barcelona: Lopea Bemagoii, 1865. Estrena- 
da en el Teatro de Variedades, eo 22 julio de 
1865. 

La Putilla del Valtís. Cuadro decoalumsca- 
lalanaa dívidit en doi aciet, original y en ven- 
Tercera ediciÚD.^Borcelona; L¡b. de Eudaldo 
Fuík, i88t. 

Estrenado en el Teatro del Odeún, en 11 
diciembre de 1865. 

Fotografías. Comedia en un acte original y 

Segunda ediciún.— Barcelona: imp. de Ldí« 
Taato, iggi. 

Se estrenó en el Teatro Romea, en enero de 
1867. 

Las pubillai y 'li Aereui. Comedia bilíngUe 

Barcelona: imp. de J. Jepit*. Estrenada en el 
Teatro Romea, en 12 enero de iS6g. 

La milfa íaronja. Comedia bilingüe en tres 

Segunda edición (agolada). — Barcelona: li- 
brería de Eudaldo Puig, 1870. 

Estrenada en el Teatro Romea, en 3 mareo de 
1868 y representada en todo* loa teatros de 
Barcelona. 

Las tris alegrías. Comedia bilingOe en un 



Tercera edición (agotada). — Barcelona: Li- 
brciía, Eudaldo Puig, 1S76. 

ARNAU Y CORBELLA (D. Ramún).— Pu- 
blicó tos siguientes trabajos: 

Único y nuevo milodo para ensenar y aprender 
con mia facilidad y con todo orden la fabrica- 
ción de pieuu más necesarias del arte de sas- 
Irerfa. 

Prontuarío Uirieo práctico At laMteria.. Barce- 
lona: 1849. 

Posteriormente publicó varios suplementos á 
esta obra. 

ARNAUTO (D. Josí Antonio).— Fué canóni- 
go de la iglesia catedral de Gerona. 

BlBLtOGRACfA 

Meiilacions per cada día del any, de lasfeslas 
deneitre Senyer jfesuChrisI, de María Sanlítima 
y deis saitli, que celebra nosira Santa Mare ¡a 
Iglesia en lo iresiari roma. , 

Ab Ilicencia. Gerona: per AguttI Fígaro. 
Any 1844- 

Cuatro vol. en 8." El i .", X-670 paga.; el 2.°, 
59Si el 3.°. 400, y el 4,°, 595. 

Manual de piadosas meditacions en cátala. Que 
conté algunas adverleneias notables per le excr- 
cid de la meditacii y oració mental : las mtdittt- 
cions per la vía purgativa: y lo examen extens 
per una eonfesiió gentraJ de lela la vida. 

Ab Ilicencia necesiaria. Segona edició. Gero- 
na: per AgusU Fígaro. 

Tres vol. en 8. "i el l.°, 531 pigt.; el 3.", 
Soo, y el 3,*, 640. 

Exercicis espiríluals per una ánima que áesit- 
Ja aleansar laper/eecii de son estaí. 

ARNÚS {D. Andrés).— En Barcelona. 1846. 
imp. de M. Saurf, publicó la dícimaquinla edi- 
ción de la obra Nmrlsinta colección de reducciones 
de monedas, pesos y medidas, yen 1832 (imp. de 
M. Tejero) una Mueva JIoresta española ó cuentos 
y máximas morales muy instructivas y agrada- 
bles. 

ARNÚS UE FERKER (D. Manuel).— Nació 



>56 



AR 



en la tíIIb de Tremp (proTminad« Lérida) el 13 
de marzo de 1813. Eiiudiá tres aflate! laiin, 
reiórica, lúgica y metaftsici cq el Seminario con- 
ciliar de Uarcelona. En las elues etlablecidaí 
en U casa Lonja por la Junta de comercio del 
Principado, cutsú ta 1829 y 1S30 matemitica*, 
ffíica experimental ; botánica. En el Colegio de 
medicina y cirugía de e>u ciudad tigul¿ con 
aprovechamiento la carrera de medicina y eiru- 
gía, recibiendo en 1S36 el grado de bachiller; 
en 1S37 el de licenciado y en 1S44 el de doc- 
tor en ambas facullades. 

Por 5U9 especiales conocimientoi en lai cien- 
cias exactas, en 1S37, y en el ano siguiente, fué 
propuesto para desempeDar una cátedra de ma- 
lemilicii, establecida en el Instituto Bircelonís 
y en Valls. 

En 1839 fué nombrado subdel^ado de ciru- 
gía en el partido de Igualada, y en 1846, médico 
director interino de los manantiales sulfuro-ler' 
males de la Puda. Por Real orden de 15 de fe- 
brero de 1847, mandd S. M. que si el doctor 
Arnils se presentase en las oposiciones anuncia- 
das en la Gaíela dt Madrid del 4 del propio 

len atendidos en igualdad de circunstancias con 
otro opositor de igual censura. El Dr. Amús 
Tcriñcó con brillantez sus oposiciones, y obtuvo 
en propiedad la direcciún médica del importan- 
te establecimiento minero-mídíeo de la Puda de 
Montserrat, que desempeñó por espacia de 38 

En 1859 trasladó su residencia i. Madrid y 
fundó el balneario de San Felipe Neri, primer 
establecimiento erigido en la capital de EspaDa, 
en que la hidroterapia racional se practicase con 
todas las condiciones de una instalación cientí- 
ficamente dirigida. 

En virtud de concurso pasó el Dr. Arnda i 
Panticosa en 1874. DesempeÜS, por espacio 
de cuatro aBos, la direcciún médica de este 
establecimiento, introduciendo importantes re- 
formas en su organización que merecieron los 
elogios de la prensa profesional. El Dr. Amiis 
fué individuo de ndmero de la Sociedad Pilo- 
málica y de la Real Academia de medicina y 
cirugía de Barcelona y corresponsal de la de 
Emulación médica de és<a, del Instituto médico 
valenciano, de las sociedades Espadóla de Hi- 
drología médica, del Iiuiiiuto de África y So- 



AR 

ciedad hidrológica de París, y jefe segando ho- 
norario de Administración civil. 

Murió en Madrid el día 23 de febrero de 
1879, i, la edad de 6.^ aCoi. 

D. Luis Gfiogora escribió la necrología del 
Sr. Arnds y comienza su reseSa con citas elo- 
cnenies lineas que transcribimos, por ser un 
cumplido elogio de tan distinguido médico ca- 
talán. 

«lUno de los iluitret veteranos de nuestras 
6Iai ha bajado al sepulcrol Sucesivamente he- 
mos visto desaparecer los más beneméritos 
miembros de aquella pléyade que llevó á cabo 
con su talento la regeneración de la Hidrología 
en EspaBa, prestando i nuestra especialidad 
servicios que fuera ingratitud insigne echar en 
olvido, y mengua para nosotros no |HOcluiar 
en vot muy alta, 

ilArnds ha muerto! |E1 hombre honrado, el 
sabio modestísimo, el infatigable obrero de W 
intetígcocia, el corazón humanitario, el amigo 
bondadoso, el amantísimo padre de familia, el 
modelo de virtudes cívicas, profesionales y do- 
mésticas ha dejado de existir, pero viven loa 
frutos de su laboriotjdadl.... 

lArnúl ha muerto, pero tardará mucho en 
borrarse su recuerdo de la memoria de los vi- 
vos, que no en balde se consagra una larga exis- 
tencia al trabajo y á la virtud.» 

Bibliografía 

cMemoría sobre las aguas sulfuro-termales de 
Esparra guerra, en la provincia de BarcelocM 
conocidas con el nombre de la Puda. > 

Madrid: Imp, de Sancbiz, 1847. 8.°, 40 piga. 

«Memoria sobre una epidemia que invadió la 
villa deSiljes.í 

Elevada i, la superioridad, por Real decreto 
de 6 de julio de 1853 se dispuso que sirvietB 
este trabajo de mérito para los adelantos de la 
carrera del Sr. Arnds. 

(La Puda.— Establecimiento de aguai mine- 
rales sulfurosas situado en la margen izquierda 
del río Llobregat, en el término de Esparrague- 
ra, en la provincia de Barcelona.» 

Barcelona: imp. de [oaqufn Verdaguer, 1853. 
— En 8.°, 12 págs. con una lámina. 

(BaBos á vapor á la rusa, ó tea expUcadOB 



AR 

lencUla y pronta sobre dicboa baIio>,> por don 
JoaquÍD Delhom j D. Manuel Arndt. 

Madrid; imp. de Nielo y C", 1858.— 
En 4.°, 16 págs. 

(El pn>gre«o intelectual. > Díicurso inaugural 
que en la aesiún pablica celebrada por la Aca- 
demia de medicina j cirugía de Barcelona, el 
dia 3 de enero de t863, leyó el doctor D. Ma- 
nuel Amdi. 

Publicúie en el acia de dicho afio. 

tiitlervi iopegráfiea, química y mráüra Jt Ut 
Puda dt Msnistrrat. Precedida de algunaa ge- 
neralidadea de hidrología general y balnearia. 
Barcelona: Imp. del Diario. 1863. 

Un TOl. en 4.° mayor, 133 pág*. 

El autor hace en esta obra una deseripdún 
de la Puda y de sus alrededores y reñere las tradi- 
ciones del nanatterío de Mont*erTit. Contiene un 
índice de las producciones vegetales de la Puda, 
las afecciones mete reológi caí y las enfermeda- 
des reinantes. Detpuíi trata del anilisit de las 
aguaa y de la parle mídica que es el objeto de 
la publicaciún de la obra, 

Dt ¡a balneación kidro-aimhidrica. — Bañel 
dt vaper coa afusianei de agua, por los Srei. Ar- 
aás y Borrell, miembros de la Sociedad hidroló- 
gica médica de París; con un apéndice de aforis- 
mo! hidroler¿picoa de ranos autores. 

Uadrid: imp. Española, 1868. — S.°, 109 pá- 
ginas con una lámina. 

■ Bafios de Panticosa. Memoria premiada en 
uniún de los productos del establecimiento pre- 
sentados en la Expoaicídn UnÍTenalde Parfsde 
1S78 con medalla de oro.i 

Zaragoia: Tip. de JulÜn Sana, 1879. — En 8.°, 
Sopígs. 

PnbUcáetla Memoria el hijo del autor, el doc- 
tor D. M. Amda y Forluny , y en la carta que le 
precede dirigida i los Srs. Guallart y compiflfa, 
•e lee: (Dista mucho de reasumir cale escrito, 
la> ideas de mi señor padre sobre Pautícosa y 
laaincueilionableapropiedadesquesuconcieniu- 
da observación le hizo reconocer, y mejor des- 
cubrir, de esos manantiales y de las condiciones 
atmosféricas y meteorolfigicas de ese pais, algu- 
na* de laa que, por ejemplo, su oronotnetrfa, le 
motivaron el primer estudio poiilivo, á mi en- 
tender, que se ha hecho hasta ahora en las lo- 
calidades espaflolaa. 

>La muerte le sorprendió, redactando apuntes 



AR 



»57 



que habían de servirle de base para escribir una 
Mlmoria sobre Panlicosa, y no de otro modo 
pudo hallarle, puesto que el estudio de Panticosa 
en el bufete, era el mismo modo como solfa repo- 
sar del fatigoso trabajo práctico á que le some- 
tía en eaa au intcrís por lo* enfermos de Panti- 
cosa y nn anhelo de observación de su eteclo* 
fiaiológico-teraptulicos . 

tPoseo sus apuntes, — aflade el Sr. Anilla y 
Foriuny, — conoico sus ideas, recuerdo sus eon- 
sejot, y si algún d(a me permite reflexionar el 
sentimiento de la mayor de la* detgraclat, que 
acabo de stifrir; ai alguna vez puedo pensar en 
el bombre de ciencia, sin ver al mismo tiempo 
que he perdido al mejor de lo* padres, al cari- 
Ooso maestro y al inseparable hermano de pro- 
fesión, al más fiel amigo, me atreveré á anotar 
esta Memoria, tratando, ai do de hacer nueva 
luz en el intrincado problema de Panlicosa, de 
preaenlar por lo menos los títulos que hacen 
acreedor á mi padre, de la consideración de sus 
y del agradecimiento de sus enfcr- 



ARNUS Y FORTUNY (D. Manuel).— Hijo 
de O. Manuel Arntis y Ferrer. Nació en Barce- 
lona el 15 de mayo de 1851. Cunó la carrera 
de medicina en la Universidad Central en 1868 
á 1S73, recibiendo en este ano, poropotición, loa 
títulos de licenciado y doctor. 

En 1871, fué nombrado por el Claustro de la 
facultad de medicina de Madrid ayudante del 
departamento de anatomía y disección, y en 
1S72 practicante del Initituto oftálmico. Algra- 
dnarse de licenciado, cesó en este cargo, conti- 
nuando BUS servicios en el mismo estabtecimteik- 
to eomo profesor, y eipiicú un cuno teórico- 
práctico de enfermedades del ojo interno, aco- 
modación y refracción. 

En 1873, paaó á continuar ant estudios en 
Patfs, ingresando en la Escuela de alICM Eatu- 
dio* del Colegio de Francia, laboratorio de His- 
tología zoológica, dirigida por el profeaor Ro> 
bin, del Instituto. 

Fué nombrado, en 1S75 médico-director inte- 
rino de lo* baflos minerale* de Albama de Mur- 
cia, y en el ano siguiente, en virtud de opoai- 
cione*, obtuvo la dirección en propiedad del ea- 
tabledmiento de baflos de Fortuna, cuyo cargo 
dimitió en 1S79. 



158 AR 

ElSi. Arnii»,enl876, íuí Dombrado poropo- 
sicidn médico de entrada de loí Hotpiules pro- 
vinciales de Madrid y deipuís ptofeior adjunlo 
al Decanaio del cuerpo faculcaiiro de la bene- 
ficencia provincial. En 1877, renonciú la plaza 
de mtdico de Sala á que había aido ascendido 
y fui nombrado profeior de nilmero del Hoipí- 
Ul del Niño Jeiús, en virtud de concurso juga- 
do por la Real Academia de medicina de Ma- 
drid, cai^ que Umbiín renunció en 1S77. 

Ea individuo de la Sociedad histoli^ica de 
Madrid, de la Academia mfdico-quirúrgics et- 
paflola, de la Sociedui de hidrología mtdica, 
de la Academia de medicina de Zaragoza, de 
la Socitit francaise d'Hygiíne de Paria y de 
la Socitie d'Hidrolt^ie de Francia, comendador 
de la orden de Carlas III j jefe auperior de 
administración civil. 

Bibliografía 

Aeieaterápta. (Tesis de doctorado). 

Madrid: imp. de A. Gómez Fuenlenebro, 
1873, — En 8.°, 90 págs. 

•^Hidrología mídica de Fortuna por los Doc- 
tores A. Masú Drd (y) M. Amds Fortuny.i 

Barcelona: En la lip. de José Miret, 1S79.— 
En 8.", 37. P*g»- 

Revista miiSeo-qttirúrgica. 

ARÓLA (D. Francisco de Asta).— Nació en 
184Z en Manresa. Els bachiller, licenciado y doc- 
tor en &rmacia. En 1S75 fué nombrado profesor 
auxiliar de dicha facultad en la Universidad de 
Barcelona, en 1877 supernumerario y después 
numerario y secretario de la misma. 

En el bienio de 18S3 á iSSj fui nombrado 
vocal de la junta de Sanidad de Barcelona. En 
cumplimiento de una disposición del Excelentf- 
•imo Sr. ministro de Fomento fué designado 
por el Claustro de la facultad de farmacia para 
dar dos conferencias públicas; una en el mes de 
febrero de 1S79 y otra en mayo de iSSo acer- 
ca de U falsiücaciún de los vinos y harinas 7 
modo de descubrirla. 

Fué jurado de la Exposición Universal de 
Barcelona y es individuo de número de las Rea- 
les Academias de medicina y cirugía, de la de 
Ciencias naturales y Artes y del Colegio de far- 
macéuticoa de Barcelona y socio correspontal 



AK 

de la Academia de medicina y cirugía de Zara- 
goza. Por aus productoa farmacéuticos faa obte- 
nido el Sr. Arólas premios en distintas exposi- 
ciones y ei actualmente, individuo del consejo de 
inspección de la Sociedad farmacéutica espa- 



. fMemoria sobre algunos preparados farma- 
céuticas y muestra de ellos. > 

Presentada en 1 87 1 á la Real Academia de 
medicina y cirugía de Barcelona. 

iHasla que punto, dado el estado «ctnal de U 
ciencia, no es posible vencer las dificultades que 
ae presentan par« descubrir las stistancias tó- 
xicas en los casos de envenenamiento.! 

Discurso leído en 30 mayo de 1885 en el 
acto de U recepción del Sr. Aróla* como iadivi* 
dúo de ndmero de la Real Academia de medid* 
aa y cirugía de Barcelona. 

iMemoria sobre la importancia de las agnai 
mineíales bajo el punto de vista químico y tera- 
péutico.! {Leída en su recepción en la Real 
Academia de Ciencias naturale y Artes, de 5 de 
diciembre de 1875. Archivo id. Caja 30). 

• ComposicióD de la Belladona en lo) diferen- 
tes periodos de desarrollo.» (Memoria leída en la 
sesión celebrada por la Real Academia de Cien- 
cias en 7 de junio de 1882). 

(Memoria sobre ias quinas cdpreas.i (Leída 
en la sesión celebrada en la Real Academia de 
Ciencias naturales y Artes en ¿9 de abril de 
1885. Archivo. Caja 26. 

En esta memoria expuso el Sr. Aróla las con- 
diciones que exige el cultivo y aclimatación de 
las mismas, deduciendo que podría inteniarae 
en las provincias meridionales de nuestra penín- 
sula, y con mayores probabilidades de éxito en 
algunas de nuestras colonias. 

ARÓLAS (D.Juan)(i).— Nació en Barcelona 



(Valenda. P. Águila. 



AR 

j íui baulizsdo el d(a 20 de junio de tSo; (i). 
Contaba catorce aDoi de edad, cuando «ui pa- 
dres ñjaton 9U domicilio en Valencia. Estudiú 
ñtosoffa f lalÍDidad con notable aprovechamien- 
to, y manifestando decidida vocación por el es- 
tado religioso, tralá de iogreiar en la orden de 



AR 



«59 



loa 



lapio: 



En Peralta de la Sal paaó loa dos afiol de 
noticiado 7 en l8ll profesó. Enlrcfóse durante 
este tiempo i profundoi estudio* j al cultÍTo 
de la poeala, j rcTcIú los grandes dotes que ce- 
nía para ocupar un lugar preeminente en el Par- 
naso eipaDol. Susprimeras producciones fueron 
el I.ibte de loí Amores^ Las potsias fiasíoriUs j 
Las cailai anialorías. 

En 1S25 se encargó Arólas de las cátedras 
de sintaiis y rudimeolos de latinidad en el cole- 
gio dirigido por los PP. Escolapios. 

Fundó, en 1S33 en unión de D. Pascual Píreí 
El Diañe IftrraníU de Valincia, y publicó varios 
artículos j algunas de la* bellas poesías que 

Alcanzó fama de ínipirado poeta y pronto so 
nombre fué popular en CataluDa j Valencia. Co- 
laboró en los periódicos literarios La Psiquis y 
El Fénix (Valencia), y en el CaHitilucicnal de 
Barcelona y tradujo la tragedia Meiiés y las 
poesías del Vizconde de Chateaubriand. 

Los géneros de poesía que cultivó principal- 
mente Arólas ion el caballeresco, el religioso y 

Con oportunidad dice un biógrafo suyo, don 
A. Ribot j Foniseré (a): <Que en el género 
caballeresco no es siempre bueno, pero cuando 
es bueno, es inmejorable. Con frecuencia es in- 
correcto, 7 á menudo ea también demasiado mi- 
nucioso, pariiculannenl« en las descripciones; 
pero, en cambio, nadie delinea mejor los carac- 
teres, nadie ha acertado tanto como él i trasladar 



le Aiolai 



(.) L. 

■ Ali •inl de d¡( mu y inr (judo de iSojl co la ma- 
KÍ»lBl«iiipetmÍloDr.J(i«phC«n»rPbere,.y Domer 
fuoch bawjil luán, Fnuimco, Gtm.%¡ «11 llegíiim, y ni- 
[ural de Fnnciica AroUi Comercijiiit Cwiji. natural de 
Barcelona, foroi padrimJuBn Alienu Lopeí Comerdant 
r Fruiciici Aralu Doniella GUa de din Conji. habíu lo 
padri enTu-jioiia de k Manía y tal demei en Barcdoni. • 
(Archivo de UDomerU de laSknu l|lEi¡a calednl deBii. 
celosa libio de iBo;l 1S07, folio 40, vuelloj. 

(>J BiografiadoD.JuanAiolu publicada wi Ij Ami- 
rita, ndn. de S de abril de 1 B57. 



al lecIOT í la época á que se refiere. Conoce per- 
fectamente todos loa ceremoniales caballerescos, 
y emples con frecuencia vocablos y basta modis- 
mos anticuados qíie acaban de dará las escenas 
que reproduce el color del tiempo. Algunos de 
sus romances caballerescos tienen la lozanía de 
lo* de Góogora. Sus composíclone* oriéntale*, lo 
mismo que las caballerescas, contienen casi todas 
el embrión de un drama; son en su mayor parte 
accione* dramáticas completas, si bien no te ha- 
llan más que esbozadas. En el género oriental 
y en el religioso no conocemos poeta alguno 
nacional con quien poderle poner en parangón: 
ea el oriental algunas veces casi igusla á Víctor 
Hugo; en el religioso alguna* vece* no le aven- 
taja Lamartine. Lo mis singular es que cultivó 
ambos gtoeros á un mismo tiempo, siendo asi 
que comparándose sus poesías orientales con sus 
religiosas, parece que se ve una revolución en 
las tendencia* del autor. Pero no: es* misma in- 
termitencia con que pasa del amor del serrallo 
al amor del cielo, del amor del cielo al amor del 
serrallo, ^no prueba el antagonismo de lo* efec- 
tos que se disputaban su espíritu í j no e* acsso 
un* seBal evidente de la lucha interior que sos- 
tuvo hasta que perdió la raión?i 

«Campuso también, Arólas, poesías de una en- 
tonación verdaderamente épica, como la muy 
anbllme que dedica á Napoleón; j algunas de 
carácter indeterminado, cuyo lirísimo excede tal 
vei al de sus mismas orienlalti, debiendo entre 
ellas citar, porqué es bellísima, la qne tituló 
Emilema dt lai florit, algunos marítimas, entre 
ellas la Balltna; algunas festivs* y basta mali- 
ciosas, que, aunque pocas en número, prueban 
suficientemenre su aptitud para un gínero que 
cultivó con tan poca aaiduidad. £1 Mante en- 
cantada, á Slwtima ó cinco misti Je matrimortie 
y Trtt añei de pemiin, tienen mucha aal y mu- 
cha intención epigramática. 1 

cEI piiblico, exceptuando el de Valencia y el 
de Cataluña, aun en la actualidad conoce apenas 
las poesías y el nombre de Arólas, y no porque 
estas poesías carezcan de los requisitos de que 
todas la* obras de arte deben estar dotadas 
para popularizarse, sino porque le lira de un 
poeta de provincia, por bien templada que esté, 
encuentro rara* vecea en el resto de la nación 
ecos que reproduzcan sus sonidos. Es necesario 
que un poeta cante en Madrid porque su vos 



1 6o 



AR 



retueoe en tod» la Eipafla; ul eomo et neceu- 
rio que ODle en Piiíi ú en Londres ó en alguna 
de la* metrápolú del mundo cíTilizado pan que 
■u TOi ruuene en toda la Europa. La importan- 
cia de loi escritores y la de cuanloa cultivan un 
ramo cualquiec* del taber humano, esii en razón 
dirccia de la que tiene el país en que le reve- 
lan, como si la patria y el hombre se engrande- 
cieseo reciprocamenle. Si Byron y Wáller Scol, 
si Ber&nger y Vfclor Hugo hubiesen nacjdo en 
Espalla, su nombre no sería unÍTersat, aunque 
hubiesen producido las miimas obras maestra* 
á que deben lu jiuia fama; y si Arólas hubiese 
cantado en Madrid, su nombndia como en Es- 
pronceda, serla al menos nacional, aunque no 
■e hubiese dado á conocer por otras produccio- 
nes que las que publicó en provincias. Verdad es 
que el genio de Arólas, si se hubiese desenvuel- 
to en Madrid, hubiera sido en realidad mayor, 
así como el de los hombres eminentes que 
hemos citado, nunca hubieran adquirido tan gi- 
gantescas proporciones si hubiesen florecido en 

En 1840, D. Maríatto de Cabrerizo publica en 
Valencia un tomo de PoetCas caballerescas y 
orientales 7 en 1843, en Barcelona, te editó una 
colección de poesías varias, escogidas y todas 
notables. Cuidó de la formación de este lomo 
D. Antonio Ribot y Footsert, amigo y apasio- 
nado de Arólas, como lo revela el bien escrito 
prólogo que escribió, en el que analiza las ten- 
dencias literarias de Arólas, uno de los primeros 
poeta* románticos espaüolea. 

El trabajo asiduo de Arólas, la lucha que en 
BU mente se agitaba por contrariadas ideas, oca- 
sionaron un decaimiento notable en sus faculta- 
des mentales. En alguna* de sus poesías nold- 
basedert* tristesa jr melancolía, qncrevelao algo 
que no conocemos. 

En su* Armenias decía: 

Forma en mí tu palacio y tu morada, 
V así cuando yo rompa mis cadenas 
Gozaré de esa dicha suspirada 
Que busco en el insomnio de mis penaa. 



Para mí la quietud blanda y amiga. 
Una sombra de un irbol y una fuente, 
Y un rayo de tu aol que bendiga 



Al hundirse á lo* n 



le occidente. 



Guárdame para mí tu amor divina. 
La lágrima del pobre que agradece. 
El saludo de pas del peregrino 

Y el ósculo del triste que padece. 

Ver el Thabor famoso por lu lumbre, 

Y í Nazareth, recuerdo del Mesfu, 

Y ennegrecido, sacro Hermón, tu cumbre 
Con los cedros umbríferos que crias. 

Allí, sobre la arena que el crisliatio 
Beaa, peregrinando con fe pura. 
Pulsaría tal vez mi indocta mano 
El arpa de Sión con máa dulzura. 

Me acuerdo de Jacob; aucDo dorado, 
Sueno del genio que arrebata y media. 
Vaga sobre la frente del cansado 
Cuando por cabezal tiene una piedra. 

lUiseíol para il toda riqneía, 
Para tí los palacios y festines, 
Para mf días puros sin tristeza. 
Fecho sin hiél, y aroma de jaimines. 

De la poesía Breutdad di la vida del kemirt, 
ion las siguientes estrofas: 

Yo pasara, seflor; cual onda vaga, 
que alza un tumbo de espuma y se retira. 
Como la luz de un día que se apaga. 
Como un soplo del viento que suspira. 

Rastro de mf no dejart ni senas. 
Como el vuelo que el águila ha formado. 
La vaciedad del eco entre las peDas, 
Y el bajel en los marea que ha surcado. 

jQuí e* la vida del hombre que ba nacido, 
De esa tu eternidad en el arcanoí 
Es la gota de lluvia que ha caído 
En la profundidad del océano. 

¿Qué eres human idadí En oleadas 
Te empujas, y le quiebras, y confunde*. 
Toda te martiriza* y anonadas, 
Alia* tu insensatez, y luego le hundes. 

Esa tu multitud de roí sonora 
Enjambre de hombres, confusión, locura 
I.a tierra la produce y la devora. 
Del sepulcro en la boca no bay hartura. 

jincendio, destrucción, rabia y venenol 



AR 



Rloi beben U uuigre en copͫ unta, 
Que el mar, cuando se arroja á tu seno, 
Hurede lu color, buye j m espanta, 

Y deja en au orilla, aunque se ahuyenta. 
Por no manchar sus líquidos cristales 
Una cinta rojiza, y crasa, j lenla 
Testigo de las iras celestiales. 

La enrennedad menial qu« de algdn tiempo 
(ufría Arólas, le «gravó y perdió complelaraen- 
t« la razón. Victima de un ataque apoplítico 
murió en Valencia en 25 noviembre de 1S49. 

Bibliografía 

Etonsmia de ¡a vida humana, b sea páginas de 
oro de la Sociedad. 

«La Sañde dd acueducloi. 

Es una leyenda en diversidad de metros, cuyo 
argumento está tomado de una sangrienta tradi' 
ción que se conservaba en lo* anales de la céle- 
bre cartuja de Porta Coeli, 

Vida de Sania Filomena. 

Traducida con la colaboración de D. V. Boix. 

Petsiat del viuende de Chaieaubriand. Tradn- 
cidaa por el P. Juan Arólas. 

Valencia: imp. j líb. de M. Cabreriio.— Un 
Vol. en 8.°, de 348 paga, con ooa limina. 

£1 maestro di lui Ujes 6 sea la educacién de 
¡a infancia, dividida en tres partes, la moral, la 
virtud y la buena crianza, por Mr. Blancbard; 
anotada con un resumen en veno á cada capí- 
tulo por el Padre Juan Arólas, de las Escue- 
la* Pial j un tratado de urbanidad cristiana 
y civilidad de la meta, que comprende la más 
perfecta educación. 

Valencia: imp. de J. Ferrer Orga, 1846.— Un 
volumen. 

Trabajo de la divina graeia en la convertión 
del pecador, obra del sacerdote Ignacio Capirri, 
traducida por D. Juan Arólas. 

Valencia; 1S47, imp. de J. Montpít. — Un 
vol. en S.", con 2X lima. 

Peetiat eaballtreseat y ariinlalet. Valencia: 
Cabrerlio, 1S40. 

PoeiíaiAt D.Juan Arólas. 

Barcelona: imp. del Cenililttcional, 1842. — 
En 8.0, XIX-494 píg". 

Precede i esta compilación un prólogo escrito 
por D. A. Kibot y Fonttert. 



Poesías de D. Juan Arólas. 
Valencia: imp. de Montpit, 1S43-43. — Tret 
vol. en 16, mayor con 5 Idmínat, 6 viñetas y el 
retrato del autor. 

El tomo I comprende: Las eartta amalorias; 
el II Poesías pastorales y el III se titula: Libro 
de amores. 

Poesías caballerescas y erittttata. Edición au- 
mentada. 

Valencia: imp. y lib. de Cabrerizo, 1S50. — Un 
vol en S.° mayor, XIV-403 pigs. con el retra- 
to del autor. 

En esta edición ae anadió la Biografía de Aro- 
las y Corona fúnebre que i su memoria, dedica- 
ron los principales poetas valencianos. 

En 1871 D. P. Aguilar publicó otra edición. 
Poesías religiosas caballerescos, amatorias y 
aríenlales. EdiciÓAque contiene lat no publica- 
das hasta el dfa y varias no impresas en otras 
colecciones. 

Valencia: Jiun Mariana y Sant editor, 1S60. 
— En 4.°: el tomo I, 401 págs,, el II, 416 y el 
in, 397- 

Poesías religiosas, caballerescas, amatorias y 
oriéntala. 

Valencia: 1881. — Tres tomos en 4." 
Poesías religiosas, orientales caballerescas y 



Valencia: 1883.— Un vol. en 8 " 
AKQUER (D. Agustín}.— Autor dramático. 
Bibliografía 

Continuació de la Pasíó y Mort de Christo S«- 
nyor nostre ó sfa la triun&nt reaurrecció: Nou 
drama sacro ab un acte y envera, escrit expret- 
aament per H» gran Teatro del Liceo de Barcelo- 
na, balx la protezió del distingit prímer actor 
D, Joaquim Garda Parreno.i 

Barcelona: est. tip, de la Vda. é hijos de Gas- 
par, 1870— En 8.", 24 paga. 

Efectes de la gloriosa. Pisaa en un acte. 

Un cambi de bodas. Pesaa en un acte. 

Debilitáis humostos. Comedia en tres acies. 

Comedia bilingüe en dos 



Laprimera vetada. Pessa en un acte. 
Renditió de la Seo d" Urgetl. Comedia en cinch 



102 



AR 



AR 



Debilitats humanas. Comedia en tres actes. 
Un bon ministre de Deu. Drama en un acte. 
Lojayc ^<f^^/j. Saínete. 
M.S. en .poder de D. Juan Almirall yForasté. 
El sutil tramposo. Saínete. Copia. M.S. en mi 
poder. 

ARQUER Y ROVIRA (D. Pedro).— Nació 
en Mataró en 1819. Doctor en Teología, fué 
catedrático del Seminario Conciliar de Barcelo- 
na y cura* párroco de la iglesia parroquial de 
san Agustín. Era muy conocedor del latín y 
compuso varios discursos en este idioma, siendo 
digna de citarse la Ofxuión pronunciada en la 
apertura del sínodo diocesano celebrado en Cá- 
diz, en febrero de 1S82. 

Murió en 1884. 

ARQUER Y SAURI (D. Ramón).— Director 
de un colegio establecido en Barcelona. En 25 de 
abril de 1875 ^^7^ ^ ^^ Sociedad de Amigos 
de la instrucción una c Memoria necrológica de 
D. Ramón Arabía y Kodons.» 

ARQUIMBAU (D. Domingo).— Presbítero. 
Fué maestro de capilla de la catedral de Gero- 
na y en i P de septiembre de 1 790 se le concedió 
el título de sustituto de maestro de la catedral 
de Sevilla, con derecho á suceder á D. Antonio 
Ripa que lo era en aquella época. Muerto éste 
en 6 de noviembre de 1795, el cabildo le con- 
cedió en propiedad el magisterio de la capilla. 

Se dedicó á la composición y son tantas las 
obras que compuso, que según nos escribe don 
Evaristo García Torres, digno maestro de capi- 
lla de la catedral de Sevilla, es difícil poder dar 
cuenta detallada de ellas. Suyas son, entre otras, 
varias Misas, Salmos, Responsoriot, himnos y 
Villancicos. 

En 1815 compuso la Lamentación primera del 
Jueves Santo, que presentó al Conservatorio de 
Bolonia y fué nombrado socio de aquella Aca- 
demia ñlarmónica, que á la vez le otorgó el tí- 
tulo de doctor, cuyo diploma le fué expedido 
en 23 de noviembre del citado afio de 181 5. 

ARQUIMBAU Y BOY (D. Miguel).— La So- 
ciedad económica barcelonesa de Amigos del 
País le premió en 1884 un busto que hizo del 
pintor catalán Viladomat. 



ARRAU Y ESTRADA (D. José).— Nació en 
Barcelona en 1774. Se dedicó al estudio de la 
pintura y según consta en la relación de premios 
que se concedieron en 1789 y 1793 á los alum- 
nos de la Escuela de Nobles artes establecida 
en la Real casa Lonja de Barcelona obtuvo dos 
premios por trabajos pictóricos. En esta Escue^ 
la desempeñó más tarde la plaza de teniente di- 
rector. 

Se dedicó D. Joae Arrau al cultivo de la poe- 
sía, y publicó algunas odas en el Diario de Bar- 
celona y varias poesías patrióticas, castellanas y 
catalanas en los diarios de Manresa durante la 
guerra de la Independencia. Entre los manus- 
critos que posee nuestro amigo D. Miguel 

C. Arrau, hemos encontrado escrito de letra de 

D. José Arrau y Estrada, el conocido saínete es- 
crito en catalán con el título La auarida eos- 
tíguda^ per la astucia den Tinyeta, 

D. José Arrau murió en Barcelona en 1818 (i). 



Bibliografía 

Manuscritos en poder de D. Miguel C. Arrau. 

Poesías propias de J. A. y E. Relativas á los 
sucesos de Espafia en la época de la cruel villa- 
nía de Bonaparte. 

Comprende las siguientes composiciones pa- 
trióticas: «Somni y Realitat, ó desahogos de una 
musa catalana. Poema publicat en lo Diari de 
Manresa del día 29 y 30 de agost de i8o8.> cLa 
Ninfa catalana. Romans sobre la diversitat de 
Noticias, son origen y fonaments. Publicat en 
lo Diari de Manresa del 7 de abril de 1808.» Dé- 
cima, en castellano; El Patriotismo; poema libre 
en honor de la constante Zaragoza. El mérito 
y el premio, oda al soldado español publicada 
en el Diaño de Tarragona de 13 octubre de 
1 808: Soneto entregado por el ayuntamiento de 
Reus á lord Carlos Doyle; La confianza (sone- 
to); Octava para poner debajo del retrato del co- 
ronel Miláns; Endechas reales á la muerte de 
los ocho mártires de la patria, sacrificados en 
Barcelona (con notas); Geroglíficos que se pinta- 
ron en el panteón que se erigió el día 17 de fe- 
brero de 1809 en la iglesia de San Pedro de 

(«) No citan á este escritor Torres Amat ni Cor- 
minas. 



AB. 

Reiu, á ]> buena memoríi de los ocho mirtiret 
de U patria, á expcoui de los expatriados bar- 
celODCtet; Soneie al £«aera] Verdíer por au hoi- 
lilidad, (en csUlán); iTemperatiu ennulnu pe- 
nas, di cimas.! 

yuridita dtmetlraciSn de la nabina di Arii y 
PnftsiSn de Pintura, 1795.— PorJ. A, y E. V. 
deP. 

■ A la muerte de la malograda Penina A Fi- 
leno. Elegía.» 

tPeesias easleüanat y eatalanas di yoteph 
Arrau, Profeuor de rbtuiá.i 

Esle tomo tiene el siguiente lema tomado de 
Horacio; Pitiarihus, otque FoeHt guidlibtt audin- 
di lemforc fuit aucla foteilai. Algunas de eslas 
poeifai fueron publicadas en el Diario di Bar- 
eelena del 15 agosto de l]99, de 16 y de 17 fe- 
brero de tSoo, 3 enero, 1 febrero y 15 mano, 
de i8o8, y DiarÍB de Tarragoita de 1809. 

Apuntaciontt importantis para la historia de la 
Eselaoiiud y Libtrtaá española. 

Consta de cuatro cuadernos. El primero, fe- 
tChado en Reus en 4 de junio de 1S07, com- 
prende una noticia sumaria sobre los sucesos 
que precedieron al levantamiento de EspaDa 
contra Napoleón, y la narración de las acciones 
de guerra que tuvieron lugar al principio de la 
campana, y entrada de loa franceses en las prín- 
cipalet plazas fuerte» de la Fenloaula. 

El cuaderno s^undo abrasa la retaciún de lo 
acaecido desde i.° de diciembre de iSoS hasta 
elültimo de diciembre de 1809; el tercero empie- 
za en l.° de enero de 1810 y el cuarto en igual 
día del alio siguiente. La narración de los hechos 
militare* M limita en generala Cataluña, y refiere 
el Sr. Arrau algunos hechos que preaenciA en el 
campo de Tarragona y llegaron i su noticia. 

(Llibreta de notas.i 

Comprende noiiciaa que constan en el ante- 
rior trabajo y otras que no incluyó, relativas al 
ejírcito español. 

(A los trece martirios de la Virgen y Mártir 
Santa Eulalia, patrona de Barcelona. Dícimaa.s 

ARRAU V BARBA (D. José).— Hijo de don 
Josí Arrau y Estrada. Nació en Barcelona el dia 
4 de mayo de 1803, En la Escuela sostenida 
por la Junta de Comercia del Principado, eiiudió 
pintura, matemáticas, flsi«, bot&nica, mineralo- 
gía, zoología y química, desempeñando eJtáme- 



AR 



163 



oes públicos en 1830. DesdeelaDo iStS á 1S36 
obtuvo por oposición en la Escuela de Bellas 
arles de esta ciudad veinte y cuatro premios 
trimestrales y anuales y el tercero de pintura en 
el curso general de 1826. La Junta de Comercio 
de Cataluña con fecha de 19 de diciembre de 
1819 concedió i Arrau una pensión por cinco 
anos, tde una peseta diaria de auxilio para de- 
dicarse á las Nobles artes,> pensión que fué pro- 
rrogada por un ano niás. 

En I." de octubre de 182S fui nombrado di- 
rector de la clase de dibujo de los FP- Escola- 




D. JMÍ An-iu y Barba 

pios de Barcelona y en 1834 prolesor subalterno 
de la Escuela de Nobles artes. 

Arrsu dejó de cursar la carrera del notariado 
que hsbfa comenzado, y protegido por los her- 
manos Brocea, de Milin, pasó ¿ Italia en 1S31 
para perfeccionar sus estudios. Su corresponden- 
cia particular, que hemos tenido ocasión de exa- 
minar, revela el entusisamo con que emprendió el 
viaje artístico, ganoso de prosperar en su couo- 
cimienlos y adquirir sólida initnicciún en las 
Bellas arles. En el espacio de un alio y medio 
que residió en Milán, visitó y estudió en las 
academias, museos y talleres de lt>s más acredi- 
tados artistas de aquella ciudad y provechosa 
enseñanza adquirió con su inteligencia y labo- 
riosidad. 

Al regresar á Barcelona, la Junta de Comercio 
encaqjO al Sr. Arrau la ejecución de un retrato 
de D. Femando VII vestido en traje de Gran 
Mae*tre de la orden del Toisón de oro. Paro 



164 



AR 



AR 



cumplir mejor su cometido se dirigió en 1832 á 
Madrid. Durante el tiempo que permaneció en 
la Corte pintó un retrato del rey, la reina y de 
la ama de la infanta D.^ Luisa y la perspectiva 
del Hospital militar. Pedida audiencia á la fami- 
lia real para hacer entrega de estos cuadros, le 
fué concedida en 20 de febrero del antes citado 
afio. Arrau en el Diario que escribió de este vía* 
je, dice queá los reyes «les gustaron mucho estos 
cuadros > y que les presentó « una súplica pidien- 
do los honores de pintor de Cámara y el Key me 
dijo que no se daban, y, afiadió mirando á la 
Reyna y sonriendo, pero... bien, bien. Al salirme 
mandaron uno de los caballeros que estaban sir- 
viendo la comida, diciéndome que S. M. me 
encargaba hacerle tres cuadros á mi gusto.» 

La Real Junta de Comercio dispuesta siempre 
á procurar cuanto le sugería su celo en benefí- 
cío del progreso de las artes, estableció en 1834 
en una de las salas de sus Escuelas una clase 
de ornato. No era el objeto de la Junta presen- 
tar un sistema de ensefianza superficial, sino un 
estudio metódico de ornato, á imitación de la 
mílanesa y siguiendo el sistema de Gíadando 
Albertalli, perfeccionado por algunos de sus 
más célebres discípulos. Para su planteamiento, 
la expresada Junta encargó su organización al 
Sr. Arrau y en i.^ de mayo de 1834 se inauguró 
dicha clase, bajo su dirección (i). 

En 28 de noviembre de 1836 ascendió á jefe 
de sala ó sea director particular, en 1843 era 
director general y en 29 de julio de 1850 fué 
nombrado por el gobierno profesor de dibujo 
lineal y de adorno de la escuela de Bellas artes 
de la Academia de Barcelona. Ocho afios des- 
pués fué trasladado á desempeñar la clase de 
dibujo de figura. 

En 8 de Junio de 1 834 se publicó por dispo- 
sición del capitán general presidente de la Real 
Junta de ensanche de la Plaza de Palacio de 
Barcelona, un programa invitando á los artistas 
españoles á que presentasen dentro del término 
de cuatro meses, disenos ó modelos de un mo- 
numento artístico que se proyectaba elevar en 
el centro de la nueva plaza, con el objeto de 

(z) £a certificado librado por el secretario contador 
de la Junta de Comercio en zi de abril de 1845, se consig- 
na que la clase de ornato que desempeñaba el Sr. Arrau 
«ha dado desde su creación apredablea resultados y pro- 
ducido aventajados alumnos para varios ramos ó artes.» 



recordar á la posteridad la proclamacióa de 
dona Isabel II, dos desvelos con que su augus- 
ta Madre la Reina Gobernadora ha procurado 
reparar los males de la Nación con el restableci- 
miento de sus leyes fundamentales, y la magna- 
nimidad con que su difunto esposo, el Sr. D. Fer- 
nando VII, supo en el ano 1827 restituir á este 
Principado la paz y tranquilidad alteradas mo- 
mentáneamente por el furor de rencorosas pa- 
siones.» 

Ocho fueron los diseños presentados y remi- 
tidos á la Real Academia de San Fernando 
para que juzgara su mérito y premiara al que 
considerase digno de merecerlo. En sesión cele- 
brada en 19 de abril de 1835 acordó conceder- 
lo al proyecto que tenía por lema: Los deseos de 
gloria me animan ^ del que resultó autor el señor 
Arrau. 

Fué nombrado por el Gobierno individuo de 
la Comisión artístico-científica creada para reco- 
ger las bibliotecas, archivos y objetos de arte 
de los monasterios y conventos suprimidos. Esta 
comisión reunió mas de 157,000 volúmenes y 
muchos manuscritos, pinturas y esculturas y an- 
tigüedades, que fueron depositadas en la Biblio- 
teca provincial, y en los Museos de la casa 
Lonja y de la Real Academia de Buenas letras. 
En 1S38 se comisionó al Sr. Arrau para que 
informara al Gobierno acerca de los edificios 
públicos de Barcelona dignos de conservarse 
por su interés histórico y artístico, y redactara 
una memoria sobre los cuadros existentes en los 
conventos suprimidos. 

El Ayuntamiento de Barcelona en 1841 abrió 
concurso para la formación de un plano de un 
Teatro que debía construirse en el local que fué 
convento de Capuchinos (lioy Plaza Real). £1 
Sr. Arrau presentó dos proyectos: uno, titulado 
Teatro del genio y otro Teatro de Alí-Bey. 

En 1 846, recibió el Sr. Arrau en la Universi- 
dad literaria de ésta, el título de licenciado y 
doctor en ciencias. Aficionado á su estudio re- 
dactó y leyó en la Academia de Ciencias natura- 
les y Artes de Barcelona varias memorias y di- 
sertaciones en las que desarrolló importantes 
temas científicos. 

Pintó el Sr. Arrau, un gran número de cuadros 
y restauró algunos de notable mérito. Por ini- 
ciativa suya se estableció en esta ciudad la Aso- 
ciación de amigos de las Bellas artes, cuyo 



AR 



peniimieDlo, en udíód d« tu ditefpulo D. Josí 
de MaDJkrrts y de D. Juan CortsdR, lo propino 
á la Sociedad econúmtca barceloneía de Amigoa 
del Pífi, para que bajo su protección le realiía- 
r« «(la dtil inítituciÓD. 

Deadeelaflo 1836 a iSS7ñgiinron la«obraa 
del Si. Atraa en díatintai exposicionei celebra- 
da» en Barcelona y en la Unirenal de Parta y 
de alguna de ellas daremot cuenta al fin de este 
articulo. El cuadro mi* notable que conocemo* 
de e*te artista es el titulado el Lasatarie 6 
laaHdate, que te baila colocado en la capilla del 
Santísimo Sacramento de U iglesia parroquial 
de Sania María del Mar, de Barcelona. 

ün crítico, al ocupane de este cuadro, de- 
cía (i), que en él «se echa de ver un dibujo na- 
tural, un clarooscnro verdadero, pero elegido, 
un colorido limpio y brillante y de un efecto 
quieto, que le ha conseguido á fuena de ta de- 
gradación de medias tinta*, y no por medio de 
grandes contraste» entre la masas iluminadas y 
las sombrías. 1 

(Deade las anteriores obras del Sr, Arrau, á 
ésta hay un sallo inmenso, porque ítle es uno 
de aquellos cuadros de empeflo capaces de arre- 
drar á cualquiera, pero que cuando se desempe- 
ñan bien, como lo ha hecho et Sr. Arrau, aii en 
el penaamiento como en la ejecución, bastan 
para cimentar la fama de un arliata. > 

En el Museo de la Real Academia de Bellas 
artes de esta ciudad existen do» cuadro» del se- 
Bor Arrau, el retrato de D. Fernando VII y el 
de doDa Isabel Ü. 

En 1833 fué nombrado individuo supernume- 
rario de la Real Academia de San Femando; 
en 1S34, socio de nilmero de la de Ciencia» na- 
turale» y Arte* de Barcelona; en iSSO, de mérito 
de la Económica barcelonesa de Amigos del 
País; en 1S48, déla Arqueológica Tarraconense 
y en i S66, de la Sociedad aragonesa de Amigos 
del Fals. 

Murió en Barcelona en ii de enero de lEya. 

La Real Academia de Ciencias naturales y 
Arte» celebró ed 11 de mayo de 1875 un* lo- 
lemne sesión para honrar su memoria. D. Ra- 
món Codina Langlin leyó una bien escrita bio- 
grafía del Sr. Arrau en la que refiere tos servi- 



iadtBaretbiut.^í. t 



»(■)■ 



BlBLIOCRAfÍA 



Cuno tUmenlat áe emolo, compilaiie á esptn- 
lai dt la Juitía dt Comercie, para el uto de la 
escuela gratuita de nobles artes establecida per la 
misma en la casa Lonja de Barcelona. Dirigido 
por D. José Arrau y Barba jefe de su tala de 
ornato, y grabado por los Sres. D. Ángel y don 
Domingo Bruza y D. Luis Bramatl, célebres gra- 
badores milaoeie*. 

Consta dicho curso de 28 lecciones progresi- 
vas ó estampas grabada» en cobre, en pliegos 
enteros de papel de marca mayor con portada 
é instrucción preliminar; las cuatro primeras 
comprenden la» linea» y figura» geométrica» mis 
principales; las 16 siguientes que son de contor- 
no ofrecen suceiivsmente mayores dificullade» 
y representan todas la» especie» de hojas orna- 
mentarias máf generalmente admitidas, tales 
como las de ^ua simples y rayadas, las de acan- 
to dulce y espinoso, las de vid, de roble, de lau- 
rel, de olivo etc., y los ocho últimas sombrea- 
da» y grabad»» de aqqua tinta imitan el efecto 
del labado de tinta chma y reúnen la ventaja de 
expresar loa géneros ornamentarias ma» princi- 
pales, como son el griego, etrusco, romano y los 
de la época de mil quinientos en que renacieron 



clnfórme dado á instancia de la iluilre Junta 
administrativa del Cementerio general de Bar- 
celona por lo* doctores D. Joaquín Gil, don 
José de Letamendi, D. Francisco Domtnech y 
D. José Arrau. 

Barcelona: imp. T. Gorchi, 1858.— En 8.°, 47 
páginas. 



• Gtalulaloría.iLeídaenasdeenerode 1834. 

1 Memoria sobre el modo de limpiar j restau- 
rar laa pinturas al óleo.* (L.eída en la sesión de 
5 de mano de 1834). M.S. en poder de D. Mi- 
guel C. Arrau. 



(O 



í. í D. j™ 



^1 Sllftr- 



i66 



AR 



AR 



«Observaciones sobre el procedimiento de 
Mr. Raymond, hijo, para tefiir lana de azul de 
Pnisia.» (Leída en 13 de enero de 1836.) Archi- 
vo de la Academia. Caja. 22. Publicada en el 
Boletín. Num. 15, 1842. 

Memoria titulada- «Observaciones acerca de 
los distintos sistemas de las escuelas antiguas 
para averiguar las causas que han ennegrecido 
algunas pinturas y conservado otras en todo su 
brillo, al objeto de fijar un sistema cierto apo- 
yado en razones químicas. > (Leída en la sesión 
de 18 diciembre de 1838). Archivo de la Aca- 
demia. Caja 22. Publicada en el Boletín, Núm. 7, 
de 1841. 

«Memoria acerca el modo de descubrir la 
substancia que ha servido como á materia colo- 
rante para tefiir cualquier pafio de color azul.> 
(Leída en la sesión de 12 de Junio de 1839. 

Se publicó en el Boletín de la Academia, nú- 
mero 3 junio de 1840. 

c Observaciones acerca del Daguerrotipo. > 
(Leídas en la sesión de 18 de diciembre de 1839). 
Archivo. Caja 21. 

«Elogio histórico de D. Peleg^rín Pores, socio 
artista de la Academia de Ciencias de Barcelona, 
compuesto por D. José Arrau en 1S42 y leído 
por el mismo en la junta de 22 de octubre de 
i846.> M.S. en poder de D. Miquel C. Arrau. 

c Paralelo entre los estilos de los pintores Zur- 
baran y Murillo. Memoria leída á la Academia 
de ciencias naturales y Artes de Barcelona en 
junta pública de 4 de noviembre de 1842, por 
el Dr. en ciencias D.José Arrau y Barba. > 

Barcelona: imp. de la Prosperidad^ de Rober- 
to Torres, 1847. — En 8.*^, 12 págs. 

«Memoria acerca de la Aurora boreal de 17 
de noviembre de 1848 etc.» (Leída en la sesión 
de 10 de mayo y 21 de junio de 1849.) Archivo 
de la Academia. Caja 23. Se publicó un extracto 
en El Fomento, de ii junio de 1849. 

«Memoria acerca de las mejoras que se han 
conseguido, y de lo que falta descubrir aún para 
fundar en sólidos principios la parte teórica y 
cientíñca de las bellas artes y en particular de 
la pintura. > (Leída en la sesión de 3 de noviem- 
bre de 1850.) Archivo de la Academia. Caja 24. 

«Memoria acerca la Exposición de Londres, 
dando noticia de los hornos para cocer, alimen- 
tados por medio del gas carbonado y de la luz 
eléctrica etc.» (Leída en la sesión de 11 de di- 



ciembre de 18$ i). Se publicó un extracto en el 
Diario de Barcelona de dicho afio, pág. 7,634. 

Memoria titulada : < Teoría tómica-cromáti- 
ca aplicada á la pintura.» (Leída en las sesiones 
de II y 24 de mayo de 1854). M.S. Archivo de 
la Real Academia, Caja 25. Se publicó un extrac- 
to en el ZHario de Barcelona, pág. 4,345, mes de 
junio de dicho afio. 

«Necrología de D. Damián Campeny y Es- 
trany, escultor de Cámara de S. M. Profesor de 
la Academia de Bellas Artes de Barcelona y aca- 
démico de la de Ciencias naturales y Artes de la 
misma.! Compuesta por D. José Arrau y Barba, 
profesor de pintura y dibujo lineal y de adorno 
de la de Bellas artes etc. Leída por él mismo en 
la sesión pública celebrada por la Academia de 
Ciencias naturales y Artes de Barcelona, de la 
que era socio el mismo, el día 1 5 de noviembre 
de 1857. 

M.S. Archivo de la Academia. Legajo perso- 
nal de Campeny. 

Este trabajo biográfico es notable, por conte- 
ner datos curiosos y completos de la vida de 
aquel ilustre escultor. 

«Memoria acerca de las causas que motivaron 
el atraso de las ciencias naturales hasta media- 
dos del siglo pasado.» (Leída en la sesión de 4 
de junio de 1857). Archivo de la Academia. 
Caja 24. Publicóse un extracto en el Diario de 
Barcelona, págs. 7,942, mes de septiembre de di- 
cho afio. 

«Extracto de los cuatro cuadernos correspon- 
dientes á los meses de mayo, junio, julio y agos- 
to de 1858, de los Anales de química y física que 
se publican en París, desde muchos afios bajo la 
dirección del Chevreul, Dumas etc. > (Leída en 
la sesión de 28 de abril de 1859. 

Memoria titulada: «Nociones de mecánica del 
cuerpo humano para servir de guía á los que se 
dedican á las bellas artes del disefio.» (Leída en 
la sesión de 26 de febrero de 1863). Archivo de 
la Academia. Caja 25. 

«El Estudio de las ciencias naturales y exactas, 
conduce al conocimiento de la existencia de un 
Ser supremo; y por consiguiente el ilustrado na- 
turalista no puede ser ateo.» (Leída en la sesión 
de 8 de julio de 1866). Posee el borrador de 
esta memoria D. Miguel C. Arrau. 

Manuscritos en poder de D. Miguel C. Arrau. 

«Disertación pronunciada por D. J. Arrau y 



AR 

Barba «1 día 1 6 de juoio át 1830 en lo* eiimc- 
nei público* de qnimica ante Ix Junta de Comercio 
de Barcelona. 1 

«CarUsí etcritas por D. Josí Arrau, fechada* 
eo Milán en 1831 j 1831. 

Contiene datos y obienracione* artlatícas. 

yüíj* 4 Franaay Bilgira. Btcrílo por Arrao 
; Corlada en 1843. 

Eita relaciún contiene una siucinla noticia 
de !•« poblacione* viaitadat, r de todo lo que 
en etlai en digno de menciún, como monumen- 
loa, 2>leTÍai de pinturas, dato* del pal*, de «11 
habitanleí y de Iti co*tumbre> de éstos. 

El tnimo de Jos aulore* no era imprimir ale 
Diario pero lo extendieron tcual *i luviéiemoa 
e«(e plan porque cate et uno de lo* medios que 
no* harin obiemr jr deicríbir con más exacti- 
tud jr conciencia,* dicen en el prolijo. El que 
leimina con eita declaración: <Eate viaje debe- 
rá coniiderane como obra lolidaría de lo* dos, 
puei ai en algún punto disentimoi. pondremos se- 
paradamente la opinión del uno f del otro. No 
haciéndolo asf se entiende que las descripciones 
*on de lo* do* compaQeros.> 

Vuijt! á ¡v Illas BaUartí j i Madrid. 

Viaje á Sevilla en 1S3S. 

Primer viají á Italia.— Tit% tomos en %."■ 

Secundo viaje á Ralia^ I^SÍ' 

Tercer viaje á Italia, 1845, — Cuatro tomos 8." 

El juramento de un artista ó Juan j Pepita. 
Retrato histórico del primer tercio del siglo xix. 
Por el Dr. D. Jo*í Varra. 

Cuatro Toinminosos legajas que forman igual 
ndmero de lomo*. 

En el prólogo expresa el Sr. Arrau el objeto 
de esta obra y de ¿I tomamos los siguientes 

(Con el deseo de propagar en Espafla, cotno 
*e halla propagada en otras naciones, la andón 
á la* bella* arles del disefio y los conocimientos 
científicos y artísticos indispensables para su 
desarrollo, sin necesidad de acudir á TOlumino- 
soa tratados especiales de pintura, escultura y 
arquitectura eacrílo* todos con la consciente 
aridez, propia del asunto de que tratan y, al ob- 
jeto de proporcionar al mismo tiempo goces in- 
calculables á la buena sociedad al contemplar 
un edificio y al *er una estatua y al examinar 
una pintura, hemos compuesto el presente libro 
obedeciendo á la* tendencias de nueslro siglo; 



AR 



167 



cotno obedecieron á las del en que virieion 
Pablo Lomazo, Regón de Silva y D. Francisco 
Preciado que se valieron de la poesía, para in- 
culcar á los amantes del saber las buenas máii- 
mas que deben tenerse presentes al idear y com- 
poner y juagar una obra de arte, y para eñtar 
el error de caer en falsas apreciaciones. 

No se crea que nuestro trabajo aea obra de 
pocos momento* escrita con preeipiíaeión: e* 
hija de la meditación y del estudio, para el cual 
hemos tenido presente no sólo lo que han deja- 
do consignado recomendable* autores en obra* 
especiales sobre el arte, si que también de loi 
apuntes hechos por nosotros mismos, en pre- 
sencia de obras originales, durante nuestro* ria- 
jes por la mayor parle de los palse* que descrí- 

En esta novel* se encuentran notables apre- 
ciaciones y curiosas noticia* sobre cuadro*, e*- 
culturM y objetos de arte de Italia, descripcio- 
nes de ciudades, monumentos y otros dalos de 
estima que dan i. conocer el estado de la Europa 
artística á mediados de este siglo. 

(Borrador de tina Memoria acerca de: 

I " Origen del dibnjo. 

1." ReseDa histórica del dibujo. 

3.' Escuelas. 

4.° Escuela de dibujo para lo* artetano* t 
industrialei.i 

Premiada por la Sociedad Económica barce- 
lonesa de Amigos del País en 10 de octubre de 
tg;o con una medalla de oro y el titulo de socio 
de mérito. 

Viaje á Francia i Inglaterra. tSjt. 

(Memoria sobre el origen y utilidad de una 
escuela metódica de ornato.) 

(Nota sobre el azufre.* Leída en la Academia 
en 7 de mayo de 1857. 

(Extractos de periódicos científicos.! Leídos 
en la Real Academia de Ciencias naturalesy Ar- 
te* en 17 de enero de 186 1. 

■ Apuntes y estudios sobre cuadros existentes 
en las caiedrale* de Sevilla ^ Cidiz.i 

Viaje fer la alta montafta de Cataliáña, du- 
rante el verano de tgjz. M.S. 

■De la hidrostdtica presión igual de lo* flui- 
dos en toda* diieccianes. ascenso del humo y de 
los globos aereostáticos en la atmósfera.» 

Discurso redactado al lomar la licenciatura 
en la facultad de ciencias. 



x68 



AR 



AR 



Cuadros presentados por el Sr. Arraü 

EN exposiciones CELEBRADAS EN BARCELONA 

1838. Celebrada por la Junta de Comercio 
de Catalufia. Nueve retratos y una vista en pers- 
pectiva de la plaza del Duomo de la ciudad de 
Milán. 

1847. Id. por la Asociación de Amigos de las 
Bellas artes. Diez y ocho cuadros, siendo dignos 
de citarse el retrato del escultor Campeny y las 
vistas de los Claustros del monasterio de Mont- 
serrat y convento de Santa Catalina de Barce- 
lona. 

1848. Id. Diez y ocho lienzos de varios gé- 
neros. 

1849. Id. Diez; y entre ellos Un filósofo, un 
salmista, dos de frutas y varias vistas de pue- 
blos de Catalufia. 

185 1. Id. San Félix de Cantalicio examinando 
por mandato de obediencia, las reglas formadas 
por san Carlos Borromeo para los oblatos de 
Milán y dos Venus, imitación de bajos relieves. 

1852. Id. £1 alquimista, Bernardo Pérez de 
Vargas y un retrato. 

1856. Id. San Juan Bautista, San Marcos 
Evangelista y dos cuadros de aves. 

1866. Id. El suefio del justo. El cenobita, La 
Virgen de la silla, diez estudios de frutas, vista 
del Patio de la casa llamada del Marqués, en 
Caldas. 

ARRAUT (D. Pedro Mártir).— Natural de 
Puigcerdá (Provincia de Gerona). Fué discípulo 
de la Escuela de Bellas artes de Barcelona. En 
las exposiciones celebradas en esta ciudad en 
los años 1848, 1855, 1859, 1866, 1870, 1 87 1 y 
1873 presentó varios cuadros. 

ARRO Y TRIAY (D. Francisco de Paula).— 
Nació en 26 de mayo de 1819 ^^ San Andrés 
de Palomar (provincia de Barcelona). Estudió 
humanidades en el colegio de Carreras, filoso- 
fía en con el abate Zafón t, matemáticas y geo- 
logía en la Real Academia de Ciencias naturales 
y Artes, y física, química, agricultura y botánica 
en la Escuela de la Junta de Comercio. Siguió la 
carrera de medicina y cirugía, en 1842 recibió el 
título de bachiller y dos afios después el de 
doctor. 

En 1844 fué nombrado médico de la Junta 



parroquial de Beneficencia de Santa María del 
Mar de esta ciudad. Desde 1854 desempefió el 
cargo de médico de la Compañía del ferrocarril 
de Mataró,^ desde la fusión de esta compañía 
con la de Granollers y Tarragona el de médico 
Jefe del servicio sanitario de la Compañía de los 
ferrocariles de Tarragona á Barcelona y Francia. 

£1 Sr. Arró es socio de mérito del Instituto 
palentino de ciencias médicas, y de la Academia 
de Emulación de Santiago de Galicia, fundador 
de la Sociedad industrial, de la Academia y la- 
boratorio de ciencias médicas de Cataluña, co- 
rresponsal de la Academia quirúrgica mallor- 
quina y del Instituto médico valenciano, de las 
Academias de medicina y cirugía de Barcelona, 
Zaragoza, Cádiz y Mallorca y de la Esculapio 
de Madrid. 

En los concursos de 1848 y 1853 la Real Aca- 
demia de medicina y cirugía de Barcelona otor- 
gó al Sr. Arró medalla de oro por dos trabajos 
que citaremos en la sección biográfica, y en las 
de 1870 y 1877, accésit y medalla de plata. 



Bibliografía 
Periódicos 

La Abeja médica española. Revista de los dia- 
rios de Medicina, Cirugía, Química, Farmacia, 
Ciencias físicas y naturales y de los trabajos 
Académicos; repertorio completo de Terapéuti- 
ca, Higiene, Obstetricia, Medicina y Química 
legal, Toxicología y Variedades. 

Desde 1845 hasta 1852, ambos inclusive pu- 
blicada por los Dres. D. Francisco de P. Arró. 
Director, y D. José Alberich y Casas, médico y 
D. Francisco Doménech y Maranges, farmacéu- 
tico. Redactores. 

Enciclografla de Industria^ Artes y Oficios 
ó sea recopilación á los adelantos de las artes 
metalúrgicas, químicas, económicas, de cons- 
trucción y otras, publicada por los Dres. Arró y 
Doménech, en 1847 y 1848. 

Rcimta de Ciencias Médicas de Barcelona^ que 
se publica desde 1875. Dirigida primero, por 
los Dres. D. José Armenter y D. Francisco 
Arró, después por éste solamente, y en la actua- 
lidad son Directores-propietarios, el Dr. D. Luís 
Carreras y Aragó y D. Ventura Carreras y Sala. 



AK. 



Necrología 

«Necrolc^It de D. Mariano Alberich y Badla, 
Medico de ReuB.i Publicada en la Crónica de 
Cata/uña, tita, del? de febrero de 1874. (Edi- 
ciÚD de la maDaaa), 

(Necrología de D. José Rotoán de Lacunza, 
Mídico. > Publicada en la Crónica de Cataluña j 
en la Reoiíta de Ciencias Medicas. ADo 1875, 
P*g-43 

(Neerolt^la del Dr. D. Joae Albericb y Caiei, 
Médico que fui de Reus.i Publicada en la A<^ú/d 
de Ciencias Medicas, correspondicDle al I." de 
abril de 1878. 

Barcelona: Est. tip. deN. Ramirez y C, 1878. 
—En 4.°, iipági. 

iNecroIogía de D. Francisco Cutellrl y Pa- 
llnréa.» Publicada en la Revista de Ciencias Mi- 
ditas, correapondiente al zo de julio de 1S79. 

Barcelona; Eit. lip. de loa Suceaoreí de Nar- 
ciao Ramírez y C.*, 1879, — En 4." 15 paga. 

Opúsculos varios 

«Nuera teoría del culera epidémico 6 lifo de 
Aaia eic por P. J. E. Debreyoe.— El hígado de 
aiufre coaira el cólera por el Dr. Fromeniel. — 
Tnuamiento del cólera por los vapores sulfuro- 
so!, por el Dr. CanoUe.— Modo de adminiílrar 
lai fumigaejones de azufre conira el culera por 
el Dr. BUisé. ArL'culoa de la Jtevue de Thera- 
pÍMSqui nétüce-ekirurgicale de Parii, traducidos 
y publicados por los Dres. D. Mariano Samit y 
D, Franctaco Arró.» 

Barcelona: imp. de N. Ramírez y C 1865. 
—En 8.°, io pigs. 

«El cólera morbo asiático y la medicación 
lulfunm.» 

Barcelona: imp. V, Berdós, 1SS4. — En 4.° ma- 
yor, 30 págt. 

( Enaayo de estadística médica de las lineas 
de Gerona de la Compallfa de los ferro-carriles 
de Tarragona á Barcelona y Francia, correapon- 
diente al afio 1S78, por el médico jefe del aervi- 
cjo lanilario, D. Francisco Arni Triay. 

Barcelona: Est. tip. de los Suc. de N. Kamf- 
rei y C, 1879— En 4.", 14 paga. 

• Instrucción clara y lencilla por los emplea- 
dos de los ferro-carrílet de Tarragona * Barce- 
lona y Francia sobre los medios más aeociUoa ; 



seguros de preservarse del cólera morbo-asiálici 
V de medicarse en sus primeros sintonías. > 

Barcelona: imp. Peninsular, lS35. — En 8.° 
30 págs. 



Trabajos 

(Memoria sobre la cansa de la frecuencia de 
laa intermitentes en Barcelona, apenas conocida 
antes en U misms.i M.S. en el Archivo de la 
Real Academia de medicina y cirugía de Barce- 
lona. Esta memoria fué premiada por dicba cor- 
poración con medalla de oro en el concurso de 
1848. 

«Bosquejo topográfico, médico de la ciudad 
de Barcelona.) Premiado con medalla de oro en 
el concurso de la Academia de 1S53. M.S. Ar- 
chivo id. 

• Memoria sobre la fiebre amarilla que reinó 
en Barcelona en 1870.1 Premiada con accésit 
en 187: por la Academia. M.S. Archivo id. 

•Estudio topográfico médico de la villa de 
Caldaa de Halavella, en la provincia de Gerona, 
partido de Santa Colana de Famés,> premiada 
con medalla de plata por la Academia en el con- 
curto de 187Ó. M.S. en el Archivo de id. 

I Estadística médica de las líneas de Gerona 
y de la Compañía de los ferrocarriles de Tarra- 
gona á Barcelona y Francia, correspondiente á 
los «Dos de 1879 á 85, y de las líneas de Tarra- 
gona i Barcelona y Francia, correspondientes 
al aDo i8S6.> M.S. en poder de Sr. Arró. 

NueuB fermulario de prácticos del Dr. Foy. 
Traducción inédita. Id., fd. 

Tratado práctico de las enfermedades de los 
ojos por el Dr. S. Fourmah. Traducción, id., id. 

ARRUFAT (D. Josí).-Pintor y poeta. Nació 
en la Habana en ij de julio de 1843 y murió 
en 6 de marzo de 1S83. Presentó algunos cua- 
dros en distintas exposiciones de Bellas arles de 
Barcelona y publicó un volumen titulado Recull 
de foesies catalanes. 

ABTAL Y BENET (D. Adolfo).— Socio co- 
rresponsal, residente en Tarragona, de la Acade- 
mia médico farmacéutica de Barcelona. En iiJ8o 
remitió á esta corporación un discurso de recep- 
ción que versaba sobre el tema: •Aplicación de 



170 



AR 



AR 



la teoría mecánica del calor á los motores ani- 
males. — Medida del calor animal. > 

ARTAL Y MAYORAL (D. Estanislao).— 
Nació en Tarragona el 20 de marzo de 185$. 
Estudió la carrera de medicina en la facultad 
de Barcelona, graduándose de licenciado en 
1877. En i.^ de agosto de éste afio fué nom» 
brado médico titular de Villar rodona (Tarra- 
gona), y en 1879 desempeñó las cátedras de 
Historia natural, Fisiología é higiene en el cole- 
gio de segunda ensefianza de Tarragona. En 
1886 fué nombrado médico honorario de Sani- 
dad marítima, quedando como suplente en la 
nueva organización del cuerpo. 

Es socio correspondiente de la Academia y 
laboratorio de Ciencias médicas de Barcelona, 
y de la Sociedad espafiola de Higiene de Madrid, 
socio de mérito del Ateneo tarraconense de la 
clase obrera, vocal de la Junta provincial de 
Sanidad y en 1885 fué nombrado delegado mé- 
dico en la provincia de Tarragona para comba- 
tir el cólera. 

Bibliografía 

Lecciones de fisiología c higiene. 

Tarragona: imp. de Puigrubí y Arís, 1880. — 
En 8.®, 109 págs. 

Esta obra la escribió el Sr. Artal para que 
sirviera de utilidad no sólo á los alumnos de los 
institutos y colegios, si que también á aquellaf 
personas que deseen poseer algunos conocimien- 
tos de fisiología é higiene. El Sr. Artal ha reu- 
nido en sus Lecciones lo mejor que en notables 
publicaciones notables y extranjeras ha encon- 
trado sobre ñsiología é higiene. 

cEn previsión de un peligro.:) Memoria acer- 
ca de la epidemia colérica en UUdecona, Hos- 
pitalet y Conesa. 

Tarragona: imp. de la Opinión, 1886. — En 8.° 
mayor. (En publicación). 

cDos palabras acerca de la enfermedad pade- 
cida en el Colegio de San Ignacio.» 

Manresa: imp. Manresana, 1886. — En 8.°, 
18 págs. 

ARTAU (D. Juan). — Nació en Barcelona. 
Estudió algunas asignaturas de la carrera de me- 
dicina. Ha colaborado en la Campana de Gracia 



con el pseudónimo de Pctu Bullanga^ y por 
espacio de cuatro afios ha estado empleado en 
las oñcinas municipales de Barcelona. Actual- 
mente reside en Buenos Ayres. 

Bibliografía 

Una calaverada» Joguina en un acte y en 
vers cátala qu'are 's parla aquí. Estrenada en el 
Teatro Español, en \P de abril de 1877. 

La Sogra. Pieza en un acto. Estrenada en el 
Teatro Romea, en 1879. 

M.S. en poder de D. Juan Almirall y Forasté. 

Los caballeros del hierro, Barcelona: imp. 
de Mariol y López, 18S6. — En 8.^, 60 págs, 

5. M. 

Barcelona: imp. de La Academia. — En 8.^, 
16 págs. Estrenada en el Teatro Ribas, en 16 
de enero de 1886. 

Entre marits y mullers, Pessa en un acte. 

Lo hereu del apotecari. Comedia, en un acte 
y en vers. 

M.S. en poder de D. Juan Almirall y Forasté. 

Conchita. Joguina escrita en colaboración de 
D. Antonio Galcerán. 

M.S. en poder de D. Juan Almirall y Forasté. 

Ttiy jo y aquell. Pessa en un acte. 

La victima y su verdugo. Drama en cuatro 
actos. 

Frutos de la deshonra. Drama, en cuatro 
actos, con la colaboración de D. F. Gassó. 

El guardián de los muertos. En colaboración 
con D. M. Gassó. 

El tigre de Gargantiel. Drama en seis actos. 

El suplicio de una reina. Drama en 8 actos. 

La mariposa encantada (magia), en cuatro 
actos. 

El profeta. En seis actos. 

Lluvia de estío. Comedia en un acto. 

Los trescents del Bruch. En colaboración con 
M. Pala y otros. Drama en cuatro actos. 

Lo casament de la noy a. Comedia, en dos 
actos. 

Vis á vis. Comedia en un acto. 

En busca de un gendre. Comedia, en un acte. 

El fill del onde. Comedia en un acte. 

Picalqués, 44 monólechs, en un acte. 

Set horas d* oficina. Id., en un acte. 

ARTEAGA Y PEREIRA (D. Fernando).— 



Nitoral de Barcelona. En iS8l recibió en rata 
UniTertíilftd el título de licenciado en la facul- 
tad de filoiofia y letras. 



ltlBI.[( 






Fuera y dmtrú. Eícritos en verío y pioM. 

Barcelona: Imp. Catalana, 1879. — En %." ma- 
yor. 156, III pág. 

CíUMdadít inuiUaieí 6 tea bicgraflaí de lo* 
hombrea mis etnioeotu en la tndaica, etc. 

Barcelona: imp. Luli Taaso, iSS?.— Un vol. 
en fol., 676 paga, con láminaa. 

ARTEAGA V PEREIRA (D. Joíí Maria) — 
Natonil de Barcelona. Tiene publicadas variaa 
compoaicionea poéticas y muiicalea t íníditaa, 
algtuoa tnibajoi lilerarioa. 

ARTIGAS Y RAMONEDA (D. José).— Ar- 
quitecto. En 18S6 publicó un folleto titulado 
*E1 monasterio de Santa Marfa de Ripoll, ira' 
bajo leído ante sus compan»os de prufe^iún en 
la excursión hecha i. dicho mona.steno por la 
Asociación de arquitectos de CataluSa en zo de 
junio de t886 (i),> Contiene esta memoria un 
faealmil del plano del Monasterio de Ripoll. 

ARTIGAS y FEINER (D.Juan).— Nació en 
Barcelona en 1E49. Esludió las asignaturas de 
setnnda enMiUnuaen el Instituto de Barcelona 
y Gloaofla y tetras en esta Universidad lilcnria. 

Ra sido profesor del establecimiento libre de 
■egvnda ensefiínzade San Francisco, de la villa 
de GranoUers. En los anos 1S73 á 1S77 fuíiua- 
titato personal del docto catedrático de latin y 
caatellano D. Simón Tuyet, y nombrado vocal 
del jurado de exámenes de asignaturas y grados 
de la sección de letns del Instituto de e«ta, en 
1886. 

Et «ocio de la Academia de la Juventud ca- 
tólica de Barcelona, formó parle de la redacción 
del BaUtim publicado por dicha Sociedad, y 
colaboró en el semanario Rei'isla fefiilar y en 
el diario El Cerno catalán, que se publica eo 
Barcelona. 



rilllLtOt-.RAt'lA 

Celtcíión dt ¡as dispoiuionts mái impeitiaitts 
sobre Instrucción PiíblUa. — Contiene las leyes, 
órdenes y circulares dictadas desde octubre 
de 1S68 hasta marzo ds 1S75 y de interés ge- 
neral para la segunda enseDanza y las facul- 
tades. 

Barcelona: Establecimiento tipogríGco de Ma- 
grlM y Subirana, 1S75.— Un tomo en 8.° ma- 
yor de 1 12 páginas. 

Aunque muchas disposiciones han sido dero- 
gadas, es illil dicha colección para conocer las 
r^las que rigieron en la época llamada de liber- 
tad de enseñanza. 

Comftndií dt Histeria dt España. Cuarta 
edición — con licencia de la Autoridad eclesiás- 
tica. ^Hatcelona; Tipografía Católica, calle del 
Fino 5, 1S88.— Un tomo en S-° de liz pá- 
ginas. 

En 1878 te imprimió la primera ediciún, y 
está destinada esta obia á las escuelas de piimC' 
ra enseñanza. 

Guia itineraria y descriptiva dt Barcelona, de 
sus airedtdorety di la Expotieión Universal. Ilus' 
irada con cuarenta vistas y tres planos (el de 
Barcelona, el de sus alrededores y el de la Ex- 
posición). Contiene datos inleTcsanles para la 
estancia de los seDores viajeros, una reseda his- 
tories de la población, explicación de laa excur- 
siones convenientes para visitar la ciudad y sus 
pintorescos alrededores, descripción de los edi- 
ücioa y monumentos notables, indicador de las 
calles y plazas, visita á la Exposición universal, 
etc., etc. Con licencia eclesiástica. 

Barcelona: Lib. y tip. Católica, Pino, $, 1S88. 
— Uu tomo en S.° de 310 ptgs. con grabados. 

ARTIGAS Y TEIXIDOR (i>. Primitivo).— 
Nació en Torroella de Montgrt, provincia de 
Gerona, el 26 de noviembre de 1S46. 

En septiembre de 1865 ingresó en la Escuela 
especial de ingenieros de Montes; siendo nom- 
brado aspirante a.°, el J de diciembre de lEGS; 
aspirante 1.°, el 6 de octubre de 1869; ingenie- 
ro i." de Montes, el 13 de octubre de li^y, 
ingeniero 1.", el I.° de enero de 18S1; é ingenie- 
ro jefe de 2.* clase, el 13 de junio del mismo 



t7i AS 

El cargo de upiranle i.° lo ejerció en el 

diitrito forestal de Gerona; j desputa prestó 
servicio como ingeniero en los distritos de Sc- 
govia y Lérida; desde cuyo dliimo sitio pasó ft la 
Escuela eipecisl de ingenieros de Montea, aita 
en el Escorial, por haber sido nombrado ayu- 
dante de la tniíma, el 26 de febrero de 1S79. 

En 16 de octubre de 1874 fui nombrado pro- 
fesor interino de Selvicultura y Ordenación, j 
en 30 de septiembre de 1S75 le le nombró 
profesor en propiedad de la referid* Escuela; en 
cuyo cargo continuó hasta el 6 dejunio de lS37, 
en que, 6. inilancia del interesado y por motivoa 
de salud, fué declarado supernumerario en el 
cuerpo. Ha explicado en la Escuela, en diferen- 
tes curaos, !iu materias de Ordenación (te Mon- 
tea, Selviculltirj, Meteorología y Climatología, 
Industria forestal. Mineralogía y Geología apli- 
cadas, Química aplicada. Construcción foreilal 
7 Xilometria. 

En 17 de agosto de 1888 fué dado de alta en 
el Cuerpo especial de ingenieros de Montea, 
destinándosele i la comisión de repoblación de 
la cuenca del Lozoya; y en 19 de noviembre si- 
guiente fué nombrado agregado á U Secretaria 
de la Junta Facultativa de Montes, en donde 
continúa actualmente. 

Por su carga oficial y aficiones, se ha ocupa- 
do especialmente en trabajos príclícos J en es- 
critos de la repoblación de duna*; de la repobla- 
ción y enceipedamiento de montanas; del estudio 
de la producción é industria corchera, del culti- 
vo é industrias del ramio, y de los estudios me- 
teorológicos. 

Visitó el Sr. Artigas, en tSSi, las importantes 
obras en los Alpes, para regularizar los torren- 
tea en el departamento de los Rajoa-Alpes y 
pocos alios después, por el verano de 1886, las 
notable! dunas francesas en los departamentos 
de las Landos y la Gironda. 

Siendo profesor de Meleorologia y Climato- 
logía, en la referida Escuela, escribió una dete- 
nida y extensa Memoria, que fué aprobada, so- 
bre los observaciones meteorológicas verifica- 
das en 1884 en el Observatorio meteorológico 
de la Escuela especial de ingenieros de Montes. 

Está terminando un Tratado di Selvieullura, 
j tiene reunidos muchos datos y terminadas 
varias láminas pata una Memoria relativa á la 
industria corchera. 



AR 

Ha sido uno de los socios fundadoreí de la 
Revista Je MoHlet, redactor muchos aflos y co- 
laborador, siempre; habiendo publicado en los 
doce tomos de que consta la colección de la el- 
uda revista (1877 ái888), varios artículos rela- 
tivoa al ramo de montes. 

El Sr. Artigas pertenece á varias sociedades 
y entre ellas á la Sociedad espaDola de Historia 
natural y Económica matritense de Amigoa del 
Pafs, Ateneo científico literario de Madrid, So- 
ciedad espaüola de Salvamento de Náufragos. 
Recientemente ha sido nombrado vocal de la 
comisión organiíadora de la Exposición de in- 
dustrias rurales, promovida por el Consejo de 
la Asociación de agricultores de Eipafla. Siendo 
estudiante, el Sr. Artigas, cooperó eficazmente á 
crear el Orfeón del Escorial, formando la socie- 
dad denominada de Santa Cecilia. 

Amante de Cataluña, ha sido uno de los que 
con más fe y valor ha trabajado para la crea- 
ción de un círculo catalán en Madrid, con el 
objeto de estrechar 1* amistad y proteccióo 
mutua entre los catalanes, por medio de la ins- 
trucción, recreo y beneficencia. 

ButLtOGRAFÍA 

(£1 alcornoque y la industria taponera.! 

Madrid: 1875.— En 4,", 88 págs. 

(Los torrentes de Barceloiinelte.i 

MadHd: 1881. 

tReseBa critica de la La Chim liigt tu Al- 
gerie, por M. A. Lamey. > 

Madrid: iSSi. 

«Breve resena crítica, relativa á la obra titula- 
da nota sobre los alcornocales y la industria 
corchera de la Argelia, por D. José Jordana y 
Morera.» Madrid; imp, de Moreno y RoJM, 
1884.— En 4-° mayor, 13 pigs. 

Mtmotia relativa á la txitinión verificada fiar 
¡os alutnnet del terter año de la Escuela espe- 
cial de ingenieros de Montes á los montes pú- 
blicos, dunas y alcornocales de la provincia de 
Gerona, por el verano de 1882, 

Madrid: imp. de Moreno y Rojas. 1SS5.— En 
4.0 mayor, 130 págs. 

«Alcornocales, Industria taponera.! 

Madrid: 1885. 

Madrid; 1885. 



AR 



\ 



AR 



n3 



<La fiesta del ramio en Torroella de Mont- 
grí.y Madrid: imp. de Moreno y Rojas, 1886. — 
En 4.° mayor, 15 págs. 

c Bibliografía. Resefia geográfica y estadística 
de EspaQa. Un tomo en folio de 1,368 páginas, 
precedido de un prólogo y con un mapa de la 
Península é islas Baleares, por la Dirección ge- 
neral del Instituto geográfico y estadístico.» Ma- 
drid: imp. de Moreno y Rojas, 1888. — En 4.° 
mayor, 32 páginas. Es un estudio bibliográfico 

< Noticia sobre el alcornoque y la industria 
corchera.» Madrid: imp. de Moreno y Rojas, 
1888. — En4.*' mayor, 32 págs. 

ARTOLA (D. José Ignacio).— Médico. En 
1833 presentó á la Real Academia de medicina 
y cirugía de Barcelona un «Nuevo experimen- 
to que confirma la virtud del proto-tarpotasa 
para la curación del mal venéreo.» M.S. existen- 
te en la Biblioteca de dicha corporación, en un 
tomo de Memorias, correspondiente á los afios 
1829 ^ 1S34. 

ARTUS (D. E.).— En 1887. (Est. tip. de la 
lib. Católica), publicó una «Historia completa 
del público reto al libre pensamiento sobre los 
milagros de N.^ Sra. de Lourdes. » 

ARUS V ARDERIU (D. Rosendo).- Nació 
en Barcelona el 16 de julio de 1847. Siguió la 
carrera de leyes y tiene aprobadas algunas de 
sus asignaturas. 

Ha fundado el periódico taurino Pepe-HillOy 
el primero en su clase publicado en Barcelona 
y ha sido corresponsal de todos los que se pu- 
blican en Madrid y Andalucía. Dirigió los perió- 
dicos Z<w /estas de Barcelona^ y Lo Pontón en 
su segunda época; La Lus^ etc., etc., y sido re- 
dactor de varios periódicos políticos y de La 
Llumanera de Nueva- York. 



Bibliografía 
Obras dramáticas catalanas 

Llegir escriurer y dejunar. Sainete en ver- 
so catalán, estrenado en un colegio de Barcelo- 
na en octubre de 1855. 

Lo senyor Pere ó tot fugintse casan. Comedia 



en dos actos y en verso. Habiendo la censura 
de imprenta hecho grandes supresiones, no pudo 
ser representada en marzo de 1 866, en el Tea- 
tro Tirso de Molina. 

Lladres de Ciutat ó Vilesa y honradés. Drama 
original en prosa, en 4 actos y un prólogo. Estre- 
nado en el Teatro Romea, en 23 de mayo de 
1869. 

Lo compte en Jaume ó un Drama en V Odeon. 
Tragedia, dramón, comedia; pessa, sainete, gas- 
tada, simplería ó lo que siga, en dos actes, es- 
crit com apropósit pera ignocentada, en prosa y 
en vers, en cátala y castellá, original. 

Segunda edición. Barcelona: imp. Barcelone- 
sa, 1874. — En 1 6.°, 60 págs. 

Estrenado en la Tertulia catalana en su Tea- 
tro particular en 2 de enero de 1870. Se ha re- 
presentado en casi todos los teatros de Catalu- 
ña y se han hecho dos ediciones, que están 
agotadas. 

i86g. Revista política d'* aquest any. En un 
acte y en vers cátala, castellá y francés. 

Qui busca trova ó no desitxarás la muller de 
ton próxim. Ombrada en un acte y en prosa. 

Estrenada en el Teatro particular de la Ter- 
tulia catalana en 22 de mayo de 1870. 

Lo pía de palacio. Bromada en un acte y en 
prosa. Entrenada en el Teatro particular de la 
Tertulia, en 2 de enero de 1881. 

May oblida la amistad. Alegoría en un acte y 
en vers. Estrenada en la función dedicada á la 
memoria del joven poeta D. Miguel Pujol, en 14 
de enero de 1871. Se han publicado tres edi- 
ciones. 

i8yo. Revista política d* aquest any, en vers, 
cátala, castellá y portugués. 

Claudio F..... Drama en sis actes y un prólech. 
Prosa. Estrenado en el Teatro del Olimpo, en 
28 de abril de 1872. 

La Llucia deis cabells de plata. Frimer a come- 
dia de mágica en cátala en tres actes y 24 qua- 
dros, en vers y prosa. Música de Llore ns Ca- 
rrera. 

Barcelona: imp. de L. Fiol y Gros: 1874. — 
En 8.**, 56 pág^s. — Fué estrenada en el Teatro de 
la Zarzuela, en 19 de mayo de 1872. 

iS^f. Rei'ista política en un acte y en vers, 
cátala, castellá, francés, italiá y llatí. 

La societat del Born. Filantropía y diversíó. 
Música del mestre D. Joseph Ribera. 



174 



AR 



AR 



Barcelona: imp. N. Ramírez y C.*, 1873. — 
En 8.**, 16 págs. 

Estrenada en el Teatro del Circo Barcelonés, 
en 18 febrero de 1873. 

Lo primer any República. Llantema mágica 
que fa passar per devant del espectador tipos, 
figuras y escenas que mes valdría no veurerlas, 
puig son recorts fatals del any que per fortuna 
dorm ja lo son de la eternítat y aixó que encara 
no hi há las mes bonas... perqué la millor pa- 
raula es la que queda per dír ó sía L' any 1872 
en una extensa Revista política económica, civil, 
médica, teatral, plástica, local y astronómica, 
periodística, nacional, saü'rica, universal, fabril, 
comercial y profética, es dir: de tot lo qu' es 
vulgrui, menos literaria, en un acte y en vers.ca- 
talá, italiá, francés etc. 

Barcelona: imp. Salvador Mañero, 1873. — 
En 8.0 36 págs. 

Estrenada en lo Teatro del Olimpo (Barcelo- 
na) en 22 febrer 1873. 

¡May mes Monarquial Actualitat política en 
un acte y en vers cátala. 

Barcelona: imp. S. Moreno, 1873. — En 8.°, 

44 págs. 

Estrenada en el Teatro Espafiol (Barcelona), 
en 27 de abril de 1873. 

Viva la federal, Apropósit polítich en un 
acte, dividí t en 4 quadros y en vers cátala. 

La caritate fantasía en un acte, dividida en 8 
quadros y en vers cátala original. 

Barcelona: imp. Barcelonesa, 1874. — En 8.", 

39 págs. 

Estrenada en el Teatro Espafiol (Barcelona) 
en 17 de mayo de 1874. 

/ Via /ora somatentl ó La pau en Catalunya. 
Inspiració patriótica en un acte, dividit en dos 
quadros, original y en vers cátala. Estrenada en 
28 de novembre de 1875. 

Los pastoretSy drama biblich en quatre actes y 
un prólech y en vers cátala. Estrenado en el 
Teatro Espafiol y Olimpo de Barcelona en 25 de 
diciembre de 1875. 

A dos rals la entrada. Exhibició artística, có- 
mich-lírich, bailable en un acte y 2 quadros y 
en vers cátala. 

Estrenada en lo Teatro del Olimpo, en 28 de- 
sembré de 1875. 

Un salt mortal, Bot acróbata-gímnástich, ori- 
ginal en un acte y en vers cátala. 



Estrenada en lo Teatro del Olimpo, en 28 
desembre 1875. 

V adorado deh tres Reys^ apoteosis sacro- 
bíblich en vers y en un acte y sis quadros. 

Estrenat en lo Espafiol y Olimpo de Barce- 
lona y en Sant Andreu, en 6 janer 1876. 

Lo barber del rentamans. Humorada cómica 
en un acte, original y en vera cátala. 

Entrenada en lo Teatro del Olimpo, en 3 abril 
de 1876. 

La llanterna mágica, Viatxe cómich, lírích, 
fantástich é inverossímil, original en 3, actes di- 
vidí ts en 13 quadros y en vers cátala y un gra- 
pat d* idiomas. 

Los quatre pecats. Somni fantástich en un acte, 
dividit en 5 quadros, en vers cátala. Estrenado 
en el Teatro del Buen Retiro, en agosto 1876. 

Robinson IL Monólech en un acte y en vers 
cátala. 

Cornelia un minut. Estiraboch en un acte y 
en vers cátala. Estrenado en el Teatro del Circo 
Barcelonés en octubre de 1877. 

V heme de la dida. Capritxo en un acte y en 
vers cátala. Estrenado en el Teatro del Buen 
Retiro en septiembre de 1876. 

Boigs fan bitllas. Modisme en un acte y en 
vers. Estrenado en el Teatro de la Princesa de 
Valencia, en 19 mayo de 1878. 

Barcelona 1888. 

Las máquinas de cosir. Anunci industrial en 
un acte y en vers cátala. Estrenado en el Teatro 
Romea, en 1880. 

Un Angel^ quadro dramátich en un acte y en 
vers. Estrenado en el Teatro de Novedades. 

La ma oculta^ entretenifnent pera passar la 
estona, en tres actes, apariat en prosa catalana. 

Barcelona: imp. de V. Baseda, 1883. — En 8.®, 
72 págs. 

Estrenada en el Teatro de Novedades (Barce- 
lona) en 7 de abril de 1883. 

Primavera y Tardor. Comedia en tres actes 
y en vers, original. 

Estrenada en el Teatro de Novedades (Barce- 
lona). 

D. Juan Almirall y Forasté posee una co- 
pia M.S. 

La cambrera. Comedia en tres actos en prosa. 
Estrenada en el Teatro de Novedades (Bar- 
celona). 

D. Juan Almirall Forasté posee una copia M.S. 



AR 



La taberna. Drama popular en 9 quadros, 
■Itm taaU de la vida real; inspira) y buat en 
la novela del eminenl esciiplor francés G. Zola, 
L'Aaemmúir. y atreglat en prosa pera '1 Teatre 
calali. 

Barcelona: Est. lip. de Fidel Giró, 1884— 
Ed 8.", 132, págs. 

Eitrenado «n «I Teatro del TÍToli. Escrito 
con la cotaboraciún de D. Eduardo Vidal Va- 
lenciano. 

Misler Humi. EitraTagancia en un acte y en 
ven caUlá. Bttrenada en el Teatro del Buen Re- 

Jo. Soliloqui en un acie, y en vera cátala. 

Le ball di la Canáeltra. Dístracciú honesta 
e» un acte 7 en vera cátala. Eatrenado en el Tea- 
tro del Tívoli. 

l'tt ambí di Ttgidon. Fi de feíta en un acte 

Barcelona: imp. deSoler, t8SS.-8.° 41 paga. 

Ettrenat en lo Teatro de Novedadea, en 29 
de abril de 1882. 

Lai tres germana!. QUenlo fanlislich en 3 
actes, dividí ts enS quadros -j en vera caiali. Md- 
■ica de D. Mariano Carrera*. 

Una vegada era tm rey. Rondalla popular en 
4 Rctea y un prólech, dividita en 23 quadroi 
jr en ver» caíala. Mdsica de D. Mariano Ca- 

La Pitunt, fim, pam. pum\ Desgavell en 3 
actei, original 7 en vera. 

Estrenado en el Teatro del Circo Barceloai«, 
en mayo de 1881. 

La vntfs^nrir. Narració popular en tres acte), 
dividilB en onie quadros, 

Barcelona: imp. de J. Jepd», 1877.— En 8." 
86pí«!. 

Estrenada en el Teatro del Buen Retiro en ^^ 
de julio de 1877. 

Hdsica del maestro Navarro. 

Un pos de comedia. Entreienlmeot en 3 actes 
7 en vers catali. 

ytuHcia catalana. Drama en 4 actes y en ven 
caiaU. Escrito en calaborftcÍ6ndeD.Jos£M.La- 

E»t. tip. de J. Solé y Piqué, 1887.— En 8.", 
100 pigs. 

Es una traducción del drama castellano de 
D. Fernando Morera, iFueros y desafueros.» 

Ettrenado en el Teatro de Calalufia. 



Obras dramáticas castellanas 

La hija del Sepulturera. Drama original en 3 
actos y en prosa castellana. Se estrena en el Co. 
legio en 2 de noviembre de 1859. Aunque no 
te ha impreso, ae ha representado en varios tea- 
tros, especialmenie de Calalufia. 

Una casa en Chamberí. Comedia original en 
un acto y cn prosa castellana. 

Faiul. Drama fantástico en 5 actos, divididos 
en 19 cuadros, en prosa castellana. 

Estrenado en el Teatro Español, en 6 de fe- 
brero de 1875. 

£1 easader de ágtálas. Drama en 4 actos y un 
prólogo, en prosa castellana. 

Estrenado en el Teatro EapaDot. 

La Imella del crimen. Drama en prosa caste- 
llana, basado en una causa célebre. 

Estrenado en el Teatro de Novedades. 

Las aves de rapiña. Drama en % actos 7 en 
prosa castellana, en colaboración con D, Eduar- 
do Vidal y Valenciano. 

Estrenado en el Teatro del Tfvolí. 

El Nueve Tenorie. Leyenda en 7 actos, por 
D. Joaquín M. Bactrina y D. Rosendo Ards 7 
ArderCu. Original. 

Barcelona: imp. dej. Soler. 

Estrenada en el Teatro de Ribas, en noviem- 
bre de 1SS5. Se ha agotado la 3.* edición. 

El doctor Lorenao. Drama en 4 actos y nn 
prólogo, en prosa castellana. En colaboración 
con D. )osé M." Losarte. 

Eatrenado en el Teatro de Novedades, en 
1886. 

El Camilc de í^ud pública. Drama en un prú- 
l<^o 7 4 actos, en prosa castellana. 

Estrenado en el Teatro de Novedades, en oc- 
tubre de 1SS7. 

Las btiscadera de ere. Drama en un prólogo 
7 4 actos, en prosa caatel tana. 

Obras nú dramáticas 

Carlas á la dona. Noticias exactaa 7 detalla- 
do* de lo Exposició universal de Filadelfia en 
1S76 7 d' un viatje pela Esuts Uniía 

Nova York: John Smith, 1877.— Un vol. 

Fué publicado primeramente en la revista La 
Llumanera, habiéndose traducido en varios idio> 
moa varias de las cartas. La publicación de este 



176 



AT 



AT 



volumen motivó que el Ayuntamiento de Das 
(Cerdafia española) nombrase al Sr. Arüs hijo 
adoptivo de aquel pueblo, por haber hecho figu- 
rar como protagonista de las Cartas á la dona á 
Pau Pí y Plá, que decía era hijo de aquel pueblo. 

NouveUc gramatíque frcmcaisc ponr Pusage 
des municipalsj (vulgo Sargents de Ville) avant 
peu dans et aprés TExposition Universelle de 
Barcelonne pour se faíre entendre des étrangers 
que la visiterons par milliers. 

Barcelona: un tomet de 24 págs., 188S. 

Se han hecho 7 ediciones. 

El libro de memorias de un guardia móvil. 
Relación diaria del sitio de París. Publicada en 
el Folletín del diario La Independencia (Bar- 
celona en 1874). 

ASTOR (D. Federico).— Fué discípulo del 
profesor de piano D. Pedro Tintorer y del Con- 
servatorio del Liceo de Barcelona. Después de 
haber adquirido reputación de hábil pianista, se 
dedicó al canto y fué escriturado de tenor en 
varios teatros, y en 1861 en el de Novara 
(Italia). 

ATCHE (D. Rafael).— Nació en Barcelona 
en 28 de febrero de 1854. Estudió en la Escue- 
la de Bellas artes de esta ciudad y trabajó cinco 
aflos en el taller de los escultores Sres. Vallmit- 
jana. 

Debemos citar del Sr. Atché los siguientes 
trabajos: 

c Purísima Concepción» (en yeso), y dos re- 
tratos. Presentados en la Exposición de Bellas 
artes de Barcelona, celebrada en 1872. 

cEl genio herido,» boceto. (Exposición de 
Madrid de 1881 y salón Pares). La prensa se 
ocupó de este trabajo. 

<La estatua de Colón y la Matrona que repre- 
senta el Reino de León. > Premiados en concurso 
público de 1883. / 

«Gestos, > el mal ladrón y odaliscas en yeso, 
(Exposición de Madrid de 1884). 

c Fígaro > (i). 

En el concurso abierto para elevar un monu- 
mento al general Prim, en Barcelona, ganó el 



(z) Véase un artículo publicado sobre este trabajo ar- 
tittíco en la Ilustración Española y Americana ^ pági- 
na 138 del 3.^ semestre de 1880. 



primer accésit. Obtuvo premios el Sr. Atché en 
la Exposición de Villanueva por un Meñstófeles 
(boceto), en la celebrada por el Fomento de la 
producción Nacional, por un árabe^ y en la Uni- 
versal de esta ciudad (medalla de plata), por un 
busto de San Bruno, cuyo original poseen los 
artistas Sres. Masriera. 

En varias épocas ha expuesto en el Salón Pa- 
res varios bustos y estatuas.» 

ATERO (D. Manuel).— En 1843 publicó 
(imp. de A. Bergnes) un folleto de 96 págs. que 
contenía una contestación al < Diario razonado 
del Excm. Sr. D. Antonio Van-Halen, conde de 
Peracamps, que publicaron los generales y jefes 
que firmaron la capitulación de Atarazanas. 

ATMELLER (D. Esteban).— Pianista. Estu- 
dio composición y armonía en el Conservatorio 
de París, y obtuvo en él el primer premio en la 
clase de composición. 

AÜDET (D. Andrés).— Ha publicado lo si- 
guiente: 

Principios de lectura por el método ^ilábico' 
orgánico y para el doble y utitisimo ejercicio de 
los semiculareSf que consta de seis grandes carte- 
les y una Nueva cartilla ó silabario para enseñar 
y aprender bien y con facilidad. 

AULÉS Y GARRIGA. (D. Eduardo).— Na- 
ció en Barcelona. Siguió la carrera de abogado 
y tomó el título de licenciado en 1859. 

En 1 87 1 fué nombrado juez de primera ins- 
tancia de Cárdenas (Cuba), en 1876 trasladado 
á Baracoa y después á San Juan de los Reme- 
dios. En Filipinas ha desempefiado los cargos 
de promotor ñscal de Ilo-llo, juez de primera 
instancia de Aislígica y en 7 de marzo de 1889 
ha sido nombrado secretario de la Audiencia de 
lo criminal de Ponce. 

Ha colaborado en el Tros de paper y en va- 
rios semanarios publicados en Barcelona, y es- 
crito un gran número de producciones dramá- 
ticas que citaremos á continuación. 

BlBLIOORAFÍA 

Lo diari hx> porta. Joguina en un acte y en 
vers arreglada á la escena catalana. 



AU 

SegODR edicid. Lib. de I. Lopeí, t88o. (Ago- 
tada).— Ed 8.", 34 pie*. 

Eilreiwd* en el Teairo del Circo, «D diciembre 
de 1870. 

CÍHtk tmnitít /era dtl man. Joguiaa en 
«ete j en ven, cátala. Mdiica deU primera n 
treí de Europa. 

Barcelooa; imp. de P. Aldaben, 1876. — En 
4.°, 16 pág». 

Eairenada en el Teatro del Prado Catalán, c 
30 de julio de 1870. 

Tm ilanthiy un »^rt. Joguina bufa en u 
BGie 7 ea ven original. Música deis prioiers 
meatres de Earupa. 

Barcelona: imp. Lufa Tomo ySerra, 1881. — 
En 4.°, ze pági. 

EltrenadacQ et Teatro EipaBoI. (Barcelona), 
por la compafiia da loi Bufos Arderini en el 
mea de julio de 1871. 

Dct earitmert, judici verbal en un acte j en 
ven arreglat á la euxna catalana. MiUíca de 
Féreí Cabrrro. 

Segunda edición. Barcelona: imp. Eipasa her- 
manos, 1877. — En 8.", 31 pigs- 

Esltenada en el Teatro del TItoIí, en 18 de 
agosto de 1877. 

Jlemtgvia (bii). Joguiaa, en un acte y ei 

'■» (■). 

Barcelona: imp. Eapasa hermanos, 1877.— 
En 8.°, 34 pigs. 

Cií tvgtni. Comedia en un acte j en vers 
original. 

NoTcoa edicidn. Barcelona; Imp. Lufa Taaso 
Serra, 1885. 

Ettienada en el Teatro Romea, en 8 de abril, 
de 18S0. La primera edicúSn se publied en este 



AU 



177 



Dttafá» 



. Arreglo del [tancis, 1 



Etciila en colaboración de D. A. Llanas. 

D. Juan Almirall jr Forasit posee una copia 
H.S. 

L» Mmihfffrtt. Joguina en un acte. 

Segunda edición. Barcelona: Imp. Luis Tasso 
1880,— En 4 ", 24 pig. 



■uMm dmüátiOB, pino «1 !■ portada; •Eitrenadaí 
ualiDil^l eBloTia)n)d<IBaD-R<lii«,Uiui dcliSi 
]iiBrd.i»j7.. 



Votí sen triunfas. Comedia en un aete y en 
prosa, arreglada i la escena catalana. 

Barcelona: Imp. L, Obradora, 18S1. — En 8.°, 
99págs. 

Estrenada en el Teatro del Buen Retiro, en 
15 de julio de 1S80. 

Cofycúa. Comedia, en un acte y en ven, 
arreglada á la escena catalana. 

Tercera edición. Barcelona: imp. de Laii 
Tasso Serra, 1881. — En 4.0, 30 págs. 

Estrenada en el Teatro Romea, en iz de mayo 
de 1S81. 

C altada á MoHtstrrat, Comedia en tres ac- 
tes y eo vers, arreglada i la escena catalana. 

Barcelona: imp. Baaaeda y Giró, iSSt. — 
En 8.°, 83 págs. 

Estrenada en el Teatro de Novedades, en } 
de diciembre de 1881. 

Escrita en colaboración con D. Alberto 

/ Tal eor I Joguina eo un acte y en vera, orí- 
Barcelona: imp. de Lult Tasso Serra, 1883. 

—En 4.°, 30 paga. 
Estrenada en el Teatro Bornea, en 16 octubre 

de 1883. 

/ Eli I Joguina en un acle, original y en vers. 
Barcelona: Estampa Peninsular, 1S85. — Eo 

8.°, 36 págs. 

Estrenada en 93 noviembre de 1884. 

Celera voitrei. Monólecb, en na acle y en 

vera, original. 

Barcelona; E^t. tip, Al Timbre Imperial, 

i8S4._En 8.", 23 págs. 
Estrenado en el Teatro Romea, en 30 sep> 

liemlire de 1884. 

La ma Irtneatü. Joguina eo un acle y en pro- 
Barcelona: Tip, Maríol y Lópeí, 1SS5.— 

En8.'',í3 págs. 
Estrenada en el Teatro Ribas (Barcelona), en 

13 de mareo de dicho alio. 
Sil rali A'arú. Comedia catalana, en un acte, 

Imp. de Julio Robretlo Zannt, 1885.— En 
8.°, 41 p<g«- 

Estrenada en el Teatro de Novedades (Barce- 
lona), en 34 de enero de dicho alio. 

l/na liana á la traía. Joguina en un acte y 
!n prosa, arreglada i la es( 



178 



AU 



AU 



Barcelona: Imp. de J. Jeptís, 1885.— En 8.**, 
24págs. 

Estrenada en el Teatro del Buen Retiro (Bar- 
celona), en 1 1 de abril de dicho afio. 

I No za mas I Monólech en vers, original. 

Barcelona: Est. tip. Al Timbre Imperial, 
1885.— En 8.°, 22 págs. 

Estrenado en el Teatro Romea, en 6 de octu- 
bre de dicho afio. 

Lletra menuda. Comedia en un acte, original, 
y en vers. 

Barcelona: Imp. de J. Robrefio y Zanné 
1885.— En 8.<», 40 págs. 

Estrenada en 24 febrero de dicho afio, en el 
Teatro Ribas. 

Per no mudarse de pis. Comedia en un tete 
y en prosa. 

Barcelona: lib. Espafiola, 1886. 

Estrenada en el Teatro de Novedades, en 23 
de diciembre de 1885. 

La trompeta de la sal. Comedia. 

Estrenada en el Teatro Romea en 19 de enero 
de 1886. No se imprimió. Posee su copia M.S. 
D. Juan Almirall y Forasté. 

El vil metal. Pieza en un acto. 

Estrenada en el Teatro Principal. 

Los banys de la Deliciosa. 

La mar vella, Passatemps cómich-lírich en 
un acte y en vers, original... 

Aquesta obra fou estrenada com á passatemps 
cómich y refundida després com á zarzuela, ab 
música de Clement Cuspinera. 

Barcelona: Est. tip. Al Timbre Imperial, 1885. 
—En 8.°, 47 págs. 

. Lo Sant Cristo Gros, Comedia en tres actes 
y en vers, original. 

Barcelona: estampa de Lluís Tasso, 1889. — 
En 8.<^, 72 págs. 

Estrenada en el Teatro Romea, en el mes de 
enero de dicho afio. 

Un almanach mes. Publicado con el pseudó- 
nimo de Buenaventura Gatell. 



AÜLESTIA Y PIJOAN (Antonio).— Nació 
en Reus el 17 de enero de 1849. Estudió el ba- 
chillerato en artes en el Colegio de Escolapios 
de aquella ciudad y en el Instituto de 2.* ense- 
ñanza de Barcelona. Obtuvo el grado de bachi- 
ller en filosofía y letras en la Universidad de 



esta capital; y en la misma cursó la carrera de 
Derecho. 

Es individuo de número de la Real Academia 
de Buenas letras de Barcelona y de la Acade^ 
mia de la Lengua catalana. Ha sido presidente 
de la «Associació Catalanista d* Excursions cien- 
tíficas» y de la Sección de Literatura historia y 
antigüedades del Ateneo Barcelonés y Mante- 
nedor del Consistorio de los Juegos Florales de 
1875. Ha formado parte de distintos jurados de 
certámenes literarios é históricos celebrados en. 
Catalufia; y desempefiado cargos en varias socie- 
dades literarias y de propaganda catalanista. 



Bibliografía (i) 

<De la tradició catalana en los segles xvn y 
XVIII. > Discurs llegit en lasesió inaugural de la 
Secció de lletras de la «Jove Catalunya. > Publi- 
cat en La Renaixensa núm. XIII, 1873, P^S- 33- 

c Noticia general de la prosa catalana desde 
sa aparició fíns á terminar lo segle xvi. Discurs 
llegit en la Jove Catalunya. > Publicada en La 
Renaixensa. Afio 1874, pág. 241. 

«Quadros de historia catalana (segle xviu), 
Treball premiat ab la joya oferta per la Jove 
Catalunya, en los Jochs Floráis de 1874.)» 

(r) Además de los trabajos publicadoi por el sefior 
Aulestia, citados en esta sección, debemos mendonar los 
siguientes: 

«Santa Agnés deMelongaves y La Roca.* Publicado en 
las Memorias de la « Atsodadó catalanista d' Excursioas 
den tíficas* vol. II. 

«Cervelló, Sant Pons y '1 pont del Lladoner.* Id., id. 

•La Llacuna, Sant Magi de Brufaganya y Moutagut.» 
Id., id., vol. VIL 

«Sant Miquel del Fay y Caldas de Montbuy» (en cota- 
boradón de D. A. Balaguer y Merino). Id., id., vol. III. 

«Domingo Badía y Leblich (Aii-Bey-el-Abbati).* Id.^ 
id., vol. III. 

«Lo moviment literari cátala» (en los afiot 1875 á 1878}. 
La Renaixensa. 

«Lo monastir de Santa María de Poblet.a ((877). 

• Barcelona. — Gran saló de la Llo^a.» Monografía en el 
•Álbum pintoresch monumental de Catalunya. — i.* oolec- 
ció.» 1878. 

•Monastir de S. Cugat del Valles. — Claustre.* Id., id. 
•Viladecans. — La Torre del Baró.* Id., id. 

• Príorat del Tallat. Id., legona colecdó.» 1879. 
«Monastir de Santa María. — Vallbona de las Monjas.» 

Id., id. 

■Santuari de Santa María de BcUoch. — Santa Colonut- 
de Famés.» Id., id. 



\ 



AU 

Bucelona: esluopa de La Renaixeiiu, 1876. 

— En 4.'» s6 págs. 

(Koiicia bi*iórica del* catalán* que intervin- 
{Tueten en lo descubriment d' Amtríca.i 

Memoria premiada con accCaít en los Juegos 
Flotale» de Barcelona de 1S76, ; publicada en 
el volumen de dícbo aDo. 

(La* geaU* del Re; en Jaume en lo Pui|> de 
SaoM Maria.i Monografía inédita premiada en 
el certamen celebrado en Valencia, en 1S76, con 
motivo de la celebracidn del sexto centenario 
de la muerte de D. Jaime il Cenquitlaáer. 

fLa feata de Sant Fere> en lo caaiell de Be- 
lloch. 

Folleto cKríLo con la colaboración de D. An- 
drea Balaguer y Merino. 

tBarcelona, reuenya hiitórica, > Barcelona; 
cilampa de La ReoaiieoM, 187S. — En %-", 
84P*Ea. 

•Andreu Balaguer y Merino. — Laa obra* hit> 
tóricaa ; literaríat. Traball llegit ealaseisió ne- 
crológica que dedica i la memoria la Auociació 
Catalaoiila d' Eicunioni científicas lo día 19 
de novembre de t883.> UiuCraciú Catalana. Vo- 
lumen IV, pígs. 343 y 363. 

España, tut menummlat y arla, m naíurale- 
«o / arteria. Cataluña, por D. Pablo Piferrer y 
D. Francisco Pi y Mai^ll. Con notas y adicio- 
nes de D. Antonio Anteatia y Pijoin. Barcelona; 
Eit. (ip. editorial de Daniel CoTlezo y C.*, 1SS4. 

— Dot tomo* en 4.". 

Diicurs inaugural (Sobre la naturaleza y el 
porrenir del eicuraionismo catalanista). Associa- 
cid Caiataniíta d' eicursions cieatiRcu. Acta 
de la seas i A pública iniugural del any 1884. Bar- 
celona: imp. La RenaiiensB, 1SS4. 

Diicuri inaugural. (Sobre los elementos hia- 
táricoa del excursionismo catalanista). Aatocia- 
cid Caulaniíta d' excarsions cíentfñcas. Acta de 
la aestió pública inaugural del any 1S85. Barce- 
lona: imp. La Renaixensa, 1885. 

Historia de Catalunya. Volumen i.« 

Barcelona; imp. de La Renaixensa 1887. — En 
8.", XV— 398 paga. El volumen a." eilá en 

AÜLESTIA Y VIÑAS (D. Juan B.).— Ha 
publicado uo folleto titulado; (Resella histórica 
de la fervorosa devociún que loa moradoret de 
la ciudad de Tarragona profesan i id iluatre 



compatricio y 

precedida de 



AULET (D. Silverio).— Presbítero, doctoren 
la facultad de filosorfa y letras, beneñciado de 
la catedral de Barcelona. En 1S75 fat nombra- 
do profesor de religión y moral de la Escuela 
Normal de esta. 

Bibliografía 

Manual de Setigién y Mera!, 6 sea amplia- 
ción y explicación de la doctrina cristiana. 

Cempendio dt Hitícria Sagrada, para loa aa- 
pirantes al Magisterio. 

Pregramat de religión y Moral é historia Sa- 
grada. Cunos l.°, i.", y 3," adoptados en la 
Normal de Barcelona. 

AUMATELL(D. Francisco).— Pintor. Estu- 
diú en la Escuela establecida por la Junta de 
Comercio. Peniionado en 1S36. 

AUMATELL (D. Laureano).— Bachiller en 
la facultad de ciencias exactas físicas y natura- 
les, doctor en medicina y cirugía, socio de nit- 
mero de la Academia de esta facultad de Barce- 
lona, corresponsal de la de Cidií, ex profesor 
libre de Historia de la medicina, ex profesor 
auxiliar del Instituto de segunda enseSanza, mí- 
dico de la primera casa de socorro establecida 
en Barcelona. 

Bibliografía 

(Cuatro palabras sobre la naturaleza del sue- 
no normal.! 

Barcelona: imp, J. Jepúi, 1885, 

Discuno leido en la Kcal Academia de medi- 
cina y cirugía, sesión de 31 de enero de 18S5 y 
publicada en el seta de dicho día (Barcelona: 
imp. J. Jcpils, 1885). 

«Algunas consideraciones relativas al matri- 
monio.» La Memoria leída en la Sociedad bar- 
celonesa de Amigo* de la Instrucción, en marzo 
de 1871. 

AUSET (D. Antonio).- Escribió una comedia 
en tres acloa titulada. Un problema de la vida. 



1 8o 



AV 



AV 



Fué estrenada en el Teatro del Circo Barcelo- 
nés, en 1860. 

AVELLA (Fr. Antonio). — Religioso menor 
observante, Postulador que fué de la causa de 
la beatificación y canonización de Fr. Buenaven- 
tura Grau. En 1832 publicó (Tarragona, por 
Antonio Berdaguer) una traducción del Comptn- 
i&o de la portentosa vida del Vble. sierro de 
Dios Fr. Buenaventura Grau de Riudoms, lla- 
mado de Barcelona, Religioso lego profeso de 
los PP. Recoletos de N. P. S. Francisco, funda- 
dor del Sacro Fetiro en la provincia de Reco- 
letos, ó Reformada romana, escrito por el Re- 
verendo P. Fr. Luís de Roma.t 

AVELLA Y NAVARRO (D. Pedro José).— 
Arcediano que fué del Valles y canónigo de la 
propia iglesia, vicario eclesiástico general del 
obispado de Barcelona, juez comisario del Breve 
Apostólico en el Principado de Catalufia, acadé- 
mico de número de la de Buenas letras y de 
jurisprudencia de esta ciudad. 

Bibliografía 

c Elogio fúnebre que en los sufragios que 
ofreció á Dios por el alivio del Rey nuestro pa- 
dre, el Sr. D. Carlos III la excelentísima ciudad 
de Barcelona en la Santa Iglesia catedral de la 
misma, el día 26 de marzo de 18 19, dijo el 
M. I. Sr. D. Pedro Avella.» 

Barcelona: imp. de Juan Francisco Piferrer, 
18 1 9. — En fol. 31 págs. 

c Sermón que dedicó en la solemne fiesta con 
que el M. I. Ayuntamiento de esta ciudad cele- 
bró el día 9 de Junio de 1807, en la iglesia de 
Ntra. Sra. de los Reyes ó del Pino, la Beatifica- 
ción de su Paisano, el Dr. Josef Oriol, presbítero 
y beneficiado de la misma. > 

D. Pedro Avella solicitó permiso para la pu- 
blicación de este Sermón á la Real Academia 
'de Buenas letras, según consta en el Libro de 
sus certificaciones, folio 79. 

AVELLANA (D. Miguel).— Tiene publicada 
una Colección de piezas escogidas de autores la- 
tinos del siglo de oro, ilustradas con notas mi- 
tológicas, geográficas, históricas y de costumbres 
romanas. 



AVELLANA Y PUJOL (D. Ramón).— Nació 
en Olot (provincia de Gerona), el 16 de septiem- 
bre de 18 10 y murió en Barcelona en 13 de 
enero de 1871. Estudió en Gerona la primera 
ensefianza y el latín, y en Barcelona las mate- 
máticas en la Escuela establecida por la Junta 
de Comercio. Siguió la carrera de farmacia, ob- 
teniendo en 1842 el título de bachiller .y dos 
afios después, el de doctor. 

En 1847 fu^ nombrado, el Sr. Avellana, re- 
gente de segunda clase de la asignatura de mar 
temáticas sublimes y posteriormente substituto 
de la cátedra de geometría de la Escuela normal 
de Barcelona. Previas oposiciones, obtuvo en 
1848, la cátedra de matemáticas en el Instituto 
de segunda ensefianza de esta ciudad. 

Desde el afio 1846 fué individuo de número 
de la Real Academia de Ciencias naturales y 
Artes de Barcelona, en la que leyó varias memo- 
rial sobre temas científicos (i). 

Bibliografía 

c Memoria sobre la temperatura musical. > 
(Leída en la sesión celebrada en 29 de marzo 
de 1849, poi" ^^ Real Academia de Ciencias na- 
turales y Artes). Se publicó un extracto en el 
diario El Fomento de i.^ de mayo de 1843. 

c Memoria en la que se demuestra que todo 
número entero escrito al revés y restado de su 
inverso es divisible por nueve.» (Id., id. 13 de 
noviembre de 1856). 

< Fracciones elementales periódicas. > (Id., 5 
de marzo de 1868). M.S. Archivo de la Acade- 
mia. Caja 25. 

. AVELLI (D. Miguel).— Escribió en 1877 un 
drama en tres actos titulado Lluytas del cor, 

(Lo cita Tubino en su obra Historia del rena- 
cimiento de Cataluñd), 

AVILES Y ARNAU (D. Juan).— Nació en 
Tortosa en 16 de marzo de 1864. Recibió el 
grado de bachiller en artes en 1877, é ingresó 
en el afio siguiente en la Academia de ingenieros 



(x) Hoját necrológica de D. Ramón Avellana y Fa- 
jol. Memoria leída en la Academia de Ciencias naturales 
y Artes de Barcelona en la sesión del día 14 de noviembre 
de 187a, por el académico D. Carlos Ferrer. 



AV 



nulitaie* etublecidí en Guidalijara, de cuyo 
cuerpo ea actualoMaie clpilin. 

BI Sr. AvUés ei jefe de sección de la comí- 
■ion parft utndiar U defensa de los Pirineoa 
orienlalel 6 calalanes (l). Su objeto es recono- 
cer lodo el terreno, las comunicacíonei nalura- 
lei 7 artiñciale*, punto* de paso, levantamien- 
to de planos de conjunto, elegir emplaiamlento 
pttr* proyectar obras de fortiñcación, de cuyo 
emplazamiento se lerantao planos muy exactoi 
en escaU de i : 500 con carras de nivel de me- 
dio á medio metro. 

En dos dittintu ocasiones (18867 '887). ha 
tido redactor en jefe de la Revista citnlífico-mi- 
lilar que se publica en etta ciudad; j director, 
en uniAn de D. Mariano Rubio, de El Univtrsn, 
reriila decenal ilustrada (3). 

Biblidorap(a 

BdifiíiBt militara. Cuarttlet. 

Barcelona: Seceiún Tipc^ráAca de Ingenieros 
1887. — En 4.°, 476 paga, j iS liminas. 

En 1S84 el Sr. Aviles escribiú una Memoria 
regtanentsria con el título, Cuarteltt de Infan- 
ttria tentidtradoí átídt el fuñía ái vista dt ¡a 
higime. Examinado este Irabajo por la Junta 
Elfpecial de Ingenieros militares, á propuesta de 
la misma, el Excno, Director general del cuer- 
po ordenó al Sr. Arilís la ampliacíún j modifi- 
cación de algunas de las materias contenidas en 
aquella, «para que quede completamente perfec- 
ta) y «pueda este notable trabajo servir de base 
para el estudio de proyectos de acuartelamien- 
tos.! Obedeciendo i lo dispuesto por la superio- 
ridad redactó la obra anlcí citada que terminó 
en 1886. Su objeto, como se indica en el prólo- 
go, es reunir los principios fundamentales, en 
que descansan los edificios militares, apuntando 
sus ventajosas cualidades y considerindolos ñjos 
i inmutables, y dar muchas dispoiicionet de 
conjunto y de detalle, consignando sus inconve- 



(<) DUpr 



TÍ¿diccH del muDdo. S 






nienleí y ventajas, sin preconiíar ninguna de 
ellos como superior á las demás, sino dejando i. 
utor, i. la economía y á las 
iculares de cada Coso, la elec- 
ción de una determinada con preferencia i. las 

Esta obra esta dividida en nueve capítulos; en 
tos que se desarrollan los siguientes materias: 
situación del cuartel, materiales de coostmcción, 
composición de un cuartel, disposiciún de c^ 
junio, calefacción, ventilaciúo, alumbrado, eva- 
cuación de las inmundicias' y servicio de aguu. 
En un apíndice se trata del acuartelamiento en 
Filipinas. 

El gobierno concediú al Sr. AvilCs por la pu> 
blicaclón de esta obra, el grado de eoman- 
danlc de ejírclto, y fui declarada de texto en el 
colegio de Guadalajara. 

Las ptineipalts hatallas y brtvt resumía dt la 
gtitrra frantB-aiímaHa de 1S70-71. 

Se publica en pliegos sueltos en la Reoitt» 
(iiHtifieo-mUitar, (Barcelona). Formanl esta obra 
un volumen de una* 300 pdginas con cuatro li- 
minas y doce grabado* intercalados eo el texto. 

Manual práctica ii Taquimitria. Inédita, 
Constari de 90 págs. y 13 figuras. Tiene por 
objeto poner al alcance de cuantos estén previa- 
mente versados en lageomelriay posean ligeros 
nociones de agrimensura, el procedimiento ta- 
quimtlrico, tan rápido, expedito y económico 
para levantar planos en que se obtenga lo pla- 
nimetría y altimetrío del terreno. 

AVILES (D. Miguel de).— Marqutt del mismo 
titulo. Nació en Vich en 1730. Según Conniuas, 
fué del consejo Supremo, tomó porte en la com- 
paña de las Islas Baleares á últimos del siglo 
pasado, j en 1820 fué virrey del Perú. Falleció 
en Arequipa. Memos visto una obra que publicó 
en Madrid eti 1 780, con el titulo Cieniia hir»y<a 
rtducida á las leyes del blasón, ilustrado con 
ejemplares de todas las piezas, figuras y orna- 
mentos de que puede componerse un escudo de 
srmoa interior y e:(lerionncnte. Consto de d«« 
lomos en 8.°, con láminos. 

AVMATV SEGIMON (D, Antonio).- Nació 
eit Reu*, 13 junio 185 1. Empeió sus estudioa de 
pintura en lo Acodemia de Bellas Artes de Bar> 
celona y para seguirlos se velo obligodo i uo- 



l82 



AY 



AY 



bajar de pintor decorativo. Fué socio fundador 
del Centro de acuarelistas. 

Sus primeros ensayos fueron premiados en un 
certamen del Ateneo Barcelonés. Concurrió á la 
Exposición del Fomento del Trabajo Nacional, 
en donde instaló grabados en vidrio y cristal, 
mereciendo una medalla de bronce. 

Montado su actual establecimiento, presentó 
otros grrabados en vidrios y una acuarela c Vista 
de Barcelona,» mereciendo medalla de bronce. 
En la Exposición del Ateneo Tarraconense ob- 
tuvo igual recompensa, y en la Universal de 
Barcelona de 1888, expuso un retrato tamafio 
natural grabado en cristal espejo; una serie de 
porcelanas pintadas al fuego, vidrios grabados, 
vidrieras de colores y otra «Vista de Barcelona > 
pintada al óleo, mereciendo ser recompensado 
con medalla de plata. 

AYMAT Y SEGIMON (D. José).— Natural 
de Reus, en 4 de agosto de 1852. 

Hizo sus estudios -en Barcelona y después si- 
guió el comercio. En 1873 ingresó en el ejér- 
cito y en Cuba obtuvo el grado de teniente de 
infantería. 

Colaboró mucbo tiempo en La Renaixensa 
como escritor militar, dando á conocer á los 
paisanos, para quienes escribía, en estilo sencillo 
asuntos y estudios didácticos. En virtud de pro- 
puesta de la Dirección de instrucción militar le 
fué concedida una cruz blanca del Mérito Mili- 
tar de primera clase por su obra, planos y relie- 
ve. «Blockhaus Espafiol,» que figuró por encar- 
go del Gobierno en la Sección Oficial de la Ex- 
posición Universal de Barcelona, de 1888, me- 
reciendo ser premiado con medalla de Plata. 

En un certamen verificado en Barcelona en 
diciembre de 1882, obtuvo una Medalla de oro, 
por su Memoria. «Concentración de un ejército 
de observación sobre la frontera francesa, > que 
remitida á la Dirección de Instrucción Militar 
con las premiadas en los diferentes distritos, 
mereció el 5.° lugar y así se consignó de Real 
orden en 1883 en el Memorial de Infantería, 
previniendo que se imprimiera por cuenta del 
Estado, que por no haberse consignado en pre- 
supuestos, no se ha verificado todavía. 

Después ingresó en la Escala de Reserva y se 
dedicó á la elaboración artística de vidrieras de 
colores y cristales grabados. 



AYMERICH (Fray Martín).— Natural de Ru- 
pia (provincia de Gercftia). Vistió el hábito de 
la orden mercenaria, en Barcelona, en 1827. Gra- 
duóse en jurisprudencia, fué vicerector del se- 
minario tridentino de Gerona, examinador sina- 
dal y orador. 

Bibliografía 

«Sermón de San Antonio de Padua.> Predica- 
do en Gerona, afio 1843. 

Gerona: imp. de Agustín Figaró, 1841 

«Panegírico de Santa Filomena V. y M.» Pre- 
dicado el día II de agosto de 1845. 

Gerona: imp. de Agustín Figaró, afio 1845. 

AYNÉ (D.Joaquín). — Cuando se fundó en 
1820 en Barcelona la Escuela de ciegos fué 
nombrado maestro auxiliar. Suprimida ésta en 
1823, en unión con el profesor Ricart estable- 
ció otra escuela de ciegos sin protección ofi- 
cial ni particular, que subsistió por espado de 
quince afios. Durante este tiempo la modesta 
escuela fué visitada por D. Fernando VII y 
D.* Amalia, quienes admirados del buen estado 
de la misma determinaron que Ayné y Rabell 
pasaran á la corte para fundar un estableci- 
miento de su especialidad, pero circunstancias 
imprevistas impidieron su realización. £n 1838 
el Ayuntamiento de Barcelona restableció la 
antigua Escuela de ciegos y Ayné fué nombrado 
maestro de violín. 

Murió en Barcelona el 1 7 de julio de 1868. 

AYNÉ RABELL (D. Joaquín).— Nació en 
Barcelona en 6 de diciembre de 1867. Ha cola- 
borado en varios semanarios y revistas de Bar- 
celona, Reus, Sabadell y obtenido premios en 
certámenes literarios. 

Bibliografía 

El castigo por s{ mismo. Drama en un acto y 
en verso. 

Branquillons. Tomet de poesías. 

Hospitalet del Llobregat, 1886. — En 4.^ 

¡Lluna noval Juguet cátala en un acte, ori- 
ginal. 

Barcelona: tip. Española, 1888. 

Estrenada en el Teatro de Novedades, en 5 
de marzo de dicho afio. 



Pvaüa di la Ttrra. 
En publicaciÚQ. 

AVNÉ (D. JosíJ — En 1883 (Bareeloo«: im- 
prenta de Ramfreí y C.*), publicó un (Com- 
pendio de gramálica mutical il ilctnce de 

AYNÉ y MASRIERA (D. Pedro).— Maeítto 
luperior de San Eileban de Caalellar. 

Bibliografía 

«DUcutao aobre el desarrollo de la sucesión 
del conocimieoCo gráfica de la tierra,! 18S4. 

(Biografía de D. Jote Tolri ; Abella.i Leída 
en el acto de colocar au relralo en la Galería de 



ciudadanos distinguidos, abierta en la escuela 
pública elemental de níBot de San Esteban de 
Castellar. 

AZEMAR (D. Pedro).— Natural de la Jun- 
quera. Pensionado por el Afunlamienlo de Ge- 
rona para estudiar medicina en la Univenidad 
de Montpellier. El reputado escritor D. Jo«t 
Ameller en un artículo publicado recientemente 
en la Revista áí Gerona (i)cita la siguiente tesis 
doctoral que présenlo i. aquella Universidad: 
Cenñáeralions giniraUs sur leí anuí eaitírc ta- 
lare^ 22 de diciembre de i8ii. 




BA 



BA 



BABILONI DE CASTRO (D. Miguel).— Na- 
ció en Barcelona, en 25 de noviembre de 1831. 
Pintor escenógrafo y aficionado al estudio de la 
música y del canto. En varias tertulias filarmó- 
nicas y en el Teatro del Circo de esta ciudad 
cantó de tenor en algunas óperas. Murió en 1 1 
de febrero de 1872. 

BACARDÍ Y DE JANER (D. Baltasar).— 
Nació en Barcelona en 22 de mayo de 1 814 y 
murió en 28 de enero de 1 888. Aficionado á la 
música y á los viajes. En 1870 publicó una re- 
lación del que emprendió á Oriente, en el que 
se dan noticias detalladas y verídicas de las cos- 
tumbres y monumentos de los países que visitó. 
Recientemente se ha impreso con el título cRe- 
cuerdo dedicado á D. Baltasar de Bacardí de 
Janer, precedido de unos apuntes biográficos, 
escritos por D. José Sorjus Monteys (i).» 

BACARDÍ Y JANER (D. Alejandro de).— 
Nació en Barcelona en 10 de septiembre de 
1 81 5. Estudió la carrera de derecho en la Uni- 
versidad de Cervera. Es individuo de la Acade- 
mia de jurisprudencia y legislación de Barcelo- 
na y jefe honorario de Administración civil. 

Ha publicado varias obras de legislación mer- 
cantil y de legislación militar. Estas han alcan- 
zado varías ediciones, siendo las únicas que en 
su género se han publicado en Espafia. 

Bibliografía 

Tratado de legislación ó exposición de las le- 
yes generales, con arreglo á las cuales prosperan, 
decaen ó se estancan los pueblos, por C. Comte. 

Barcelona: 1836-1837. — Cinco tomos. Según- 

(x) Barcelona: Est. tip. de la Casa Caridad, 1888.— 
En 4.0, 7x págB. 



da edición revisada, corregida y traducida al 
castellano por D. Alejandro de Bacardí. 

Tratado de derecho mercantil de España^ por 
D. A. B. 

Barcelona: imp. de Benito Espona, 1840. — 
Dos vols. en 4.®. £1 i.®. 268 págs. el 2.**, 370 
y 9 de índice. 

Es la prímera obra de esta clase publicada 
en Espafia. 

Nuevo Colón^ ó sea Tratado de Derecho mili- 
tar de Espafia, por D. A. de B. 

Barcelona: 1847.— Dos tomos en 4.^ 
Nuevo Colón ^ ó sea Tratado de Derecho mili- 
tar de Espafia y sus Indias. Segunda edición. 
Barcelona: 1851. — Cuatro tomos. 
Se publicó un apéndice, en 1858 y se hizo se- 
gunda edición en 1865, se publicó segundo apén- 
dice, en 1 87 1. 

En 1878, se publicó la tercera edición de esta 
obra. 

Ordenantes de S. M. para el régimen y go- 
bierno de las matrículas de mar. Adicionadas 
con notas y comentarios en que se explican las 
alteraciones ó modificaciones que han recibido 
cada uno de sus artículos. 

Barcelona: imp. de Tomás Gorchs, 1849. — ^^ 
vol. en 8.**, 230 págs. 

Diccionario del derecho marítimo de España^ 
en sus relaciones con la marina mercante, escri- 
to en vista de la legislación marítima, rentística 
é internacional. 

Barcelona: Est. tip. de Narciso Ramírez. 
Enero de 1 861. —Un vol. en 4.**, 839 págs. 

Manual del derecho civil vigente en Cataluña, 
ó sea Resumen ordenado de las disposiciones 
del Derecho Real, posterior al Decreto llamado 
de Nueva planta^ y de las anteriores así del 
Derecho municipal como del canónico y romano 
aplicables á nuestras costumbres. Por D. José 



BA 



Antonio Elfu j D. Eitebín Feriler. Segunda 
edición, arreglada en villa de la legisUelún vi- 
gente haata et día, y semencias del Tribunal Su- 
premo de JutCicJa, por U, Alejandro de Bacardt, 

Barcelona: imp. de N. RamfKz, t864'6g. — 
Dos tomoi en 4.° 

Cidigp Jt juiHcia ni/iíar írtncéa, para el ejer- 
cito de tierra de 9 de junio de 1857, vertido al 
eipaDol. 

Barcelona: Gst. lip, de Luís Talao, 186S.— 
En 4.° maror, 8.1 pigi. 

Ctttrfo dil dtricke civil, 6 tea Instilucionei 
de Juitiniano, Digealo 6 Pandectaj, Código ; 
Kovelas, vertido al CMlellano. 

Barcelona: imp. N. Ramfreí j C, 1874. 

Conita de doa tomoi. El primero comprende 
la« Inatitucionei j el Dígetto traducido en parte, 
por D. Joié María de Ortega, y en lo reliante, 
por el liceociado D. Babiloni Aguatln de Fonie- 
ca. El Código y Novelai, por D. Alejandro de 
Bacardl. Para la traducción del Código «e ha 
tenido preaenle la edición hecha «n Parla, en 
1S30, que comparada eacrupuloiamente con la 
de Leipiik, es mi» cabal ; completa por fallar 
á tata mncluu leyet y hallarae la del Sr. Bacar- 
di de entera conformidad f la* ediciones an- 

Dicasnarie di legitlaHin militar 6 lea reper- 
torio general y completo de legislación militar 
en lo relativo al Ejército en general, al Estado 
mayor, Infantería, Caballería, Artillería, Ingenie- 
ro*, Guardia civil, Carabineroi, Adminiítraciún 
Militar, Cuerpo jurídico- mil i lar. Clero cattreniei 
Sanidad y Veterinaria militar, por D. Alejandro 
de Bacardí, con la cooperación de D. Manuel 
Fuentes y Urquidi. 

Barcelona: Est. tip. de loa sucesores de Ra- 
mírez y C/, 1S85. — Cuatro tomos en 4.°: el I 
fiSo paga, y prólogo; el II, 888; el UI, 81a y 
el IV, 608. 

Esta obra debe conaiderarse como un apén- 
dice al NmtB» Cclin, I." porque la* órdeoeaque 
allf se insertan no se incluyen en dicho Dietie- 
narie, haciéndose refereocía aólo at tomo y 
página donde le hallen; y 2." porque compren- 
der! todas las materias de que aquellase ocupa, 
publicada* con posteriodad, incluso los nuevos 
Códigos militares que se esperan. 

Siguiendo en esta obra el sistema del Ntuve 
Celen, cada voz tiene su texto, en el cual se 



hallan brevemente retractados, ligados y armo- 
nizados los preceptos legales que por nota se 
cootinttan al píe de la misma. 

BACHY TARGARONA (D, Pedro) (l).~ 
Nació en San Lorenzo de dos Munts, sufragánea 
de San Andris de Precit (provincia de Barce> 
loita), el día i.^de mayo del aOo 1796. Estudió 
en las Escuelas Pías de Moya, en la Universidad 
de Cervera y recibió el grado de doctor en »•- 
grada teología en la Universidad Pontificia y 
Real de Mallorca en 1819. Fué coadjutor de la 
parroquia de Santa Eugenia de Berga j en 1S14 
ingresó en la congregación del Oratorio de San 
Felipe Neri de Vich. Después de lo* aconleci- 
mientos de 1835, pasó al extranjero y residió al- 
giin tiempo en PerpiDán, Niza y Koma. 

R^resó á España en 1S44 y fundó en Vicb 
la Casa-asilo de eclesiásticos enfermos, el Insti- 
tuto de los hermanos de la Purísima Concepción, 
el Colegio de pobres estudiante* y restableció la 
CoDgr^ación del Oratorio, del que fué nombra- 
do Prepósito en 1854. Murió en Vich, en 6 
de enero de 1866. 

Bibliografía 

Dirtclorie mittico para los confesores de ciu- 
dades, villas y aldeas, ó sea instrucción práctica 
para dirigir tas almas en el camino de la per. 
fección y conducirlas al más alto grado de unión 
con Dios. Obra del P. Fr. Bernardino de Cas- 
lelvetere, misionero capuchino, traducida del 
idioma italiano al eapaSol por el R. D, Pedro 
Bach. 

Vich: imp. J. Trullas, 1847. — Do* tomos 
en 4-'* 

Esptjt dorado ó sea instrucción práctica para 
arreglar la vida, vivir aantamenle y alcanzar la 
salvación eterna; dirigida á toda clase de per- 
sona* y especialmente á las que hacen ó deseen 
hacer lo* santos ejercicios. 

Miratl doral dt f ánima ó sia instrucció prác- 
tica per arreglar la vida, viurer ssntament, y 
alcanzar la salvaciO eterna, dirigida á tota clssse 
de personas, y en especial á las que fan ó desii- 
jan fer lo* sants e; 



i86 



BA 



BADÍA (D. A.).—Ea colaboracidn de don 
f. Tora publicA en Birceloaa en 1S51 uns tra- 
ducciún de lu (MemoríM de Lola Montes, con- 
dew de Landafeld, ocrílu por ella minna.* 

BADtA V PLANAS (D. Joií}.— Compoiílor. 
Fué direclor en la capilla de la igleiia del Pino, 
j profesor de arpa. 

BADtA Y LEBUCH (D. Domingo}.— Codo- 
cido por Alf-Bej-el-Abasii: Habiíndoae encontra- 
do recién temcD te en una caía de la* inmedlaeío- 
nei de Parlt, lodo* los pápele* parliculareí de 
e*(e di*iioKUÍdo TÍajero catalán, retiramoi la bio- 
grafía que teníamos eicrita para cita obra, eape- 
rando que con la publicaciAn de tan interetan- 
tes documento*, le podrá hacer ud trabajo 
completo, que ioMrltremoi como (Uplemeoto 
al fin. 

BADfA(D. Jo«e) (1)-— NaciiJ en Bvcelona 
en 13 de enero de 1777. Perteneció á la orden 
de fraile* capucbinoi, lirvió como capellán en 
el ejército y fué cura-párroco de ToaUnoj 
(Francia). Publicó un opá*culo litutttdo: l/a 
ietqugo dt les fraudti, qtu las fathitti di las 
hembris intraductn m autitra riügión, j cola- 
ború á la Aurora malhrquina. Se publicaron 
doi refuiBcione* de eite trabajo y una de ella* 
la hemoi leído en el periiWieo EJ Amigo dt la 
HeUgión. (Barcelona; irap. de U Viuda Plá) (i). 

BADÍA (D.Joií Pedro).— En 1843 publicA 
I* obra Los verdaderas inltrtsu dt la patria, 
eitinciún de la deuda eipaDola j renta de todo* 
loa bienei nacionile*, dentro el término de un 
ano (3). 

BADÍA V ANDREU (D. Joaquín).— Nació en 
San Feliu de Torello (provincia de Barcelona) 
el 26 de julio de 1S43. CunO la liloiofla en 
Vicb j la carrera de derecho civil y canOnico 
y administratiro y la de lilocotfa y leiraa en la 
Univeraidad de Barcelona. En 1S69 tomú en la 
Central el grado de doctor en derecho y ejcrciú 
la abogacía en Barcelona. Ha deiempeBado lo* 



(ll No lo du Cimnini 



BA 

' caigoi de Juei municipal. Fiscal letrado de Ka 
I cieoda, jefe de negociado en la SeeciOn de le- 
trado* del ministerio de Hacienda. Posterior- 
mente ha aído elegido tre* veces diputado pro- 
vincial por el ditiiito de Vich. 

AGcianado á los eatudio* venatorio* dirigiO 
el periódico Belitim dt cata y pesca. Órgano de la 
Aaociaciún establecida en Barcelona de la qoe 
ha sido presidente, y los odmeros extraordina- 
rios ilostrado* que *e publicaron con motivo d« 
lu üesta* venatoria* que bajo su dirccciÚD ce 
celebraron por primen ves en EspaDa. Ha cok- 
horado en la Iltutraeién VtHataria y la Senitla 
del FamtHla de la ProducciOn ctpafiola, de la 
que fué vicepresidente. 

BlBUOGKAFfA 

Delaeíaay tu legislaciá». Tratado de la caía, 
pesca y nao de arma* con la* leyes vigentes, 
tanto genérale* como especiales para los clérigo* 
j militate*; con los formularias para solicitud 
de licencias y lo* dato; y noticia* má* tniere- 
ianie* sobre la materia, etc. 

Barcelona: Est. tip. de José Miret, 1879.— 
En g.°, 114 pági. 

BADÍA (D. Salvador).— Nació en ToretlO 
(provincia de Barcelona), en J de enero de 1847. 
Siguió la carrera de medicina en la Universidad 
de Barcelona y en 1870 lomó el titulo de doctor. 
Estudio deapui* en el extranjero y entró n el 
ejército alemán cuando la guerra franco-prnaia- 
na, prestando sui servicios en los ho*pÍtale* de 

Es socio corresponsal de la Real Academia 
de medicina j cirugía de Barcelona, del Liceo 
de Sevilla j de las sociedades de higiene de 
Madrid y de París, y de las econúmicaí dcZaia- 
gota, Valladolid y Tarragona y de ndmero de 
lu Academias Médico-farmacéutica de Barcelona 
y del laboratorio y cieaciai médica* y de la 
Sociedad económica, de la que ba sido presi- 
dente, y vocal de la Junta de Beneficencia y 
Sanidad. 

En la Universidad de Barcelona desempeño la 
plaia de profesor auxiliar de la facultad de me- 
dicina. 

Ha publicado artículos en la Encitlafedia mí- 
diee-farmacíuHca, en El Siglo Aféate de Ma- 



BA 



drídj cD oíros períúdic< 
Dolet y exiranjeroi. 



187 



. i88i.— 



DibliouhafIa 



Carias tnidUe-qairúrgicoí, eBcrilaa aobre el 
terreno con motivo de U última guerra franco- 
pruiiuia. 

Barcelona: Imp. de Martí j Cantó. 1872. — 
Va Tol. en 4.° mayor, 363 págs. 

La citraciÍH de ¡a lifilit, por medio de las io- 
yeccionei hípodérmicaí, legiin el míiodo del 
Dr. Lelamendi, de Barcelona, j del Dr. Lewin, 
de Berlín, con un aptndice lobre la medicacidn 
hipodénnjca en gCDCnl. 

Barcelona: B«t. de Miret, 1871. — Forma un 
volumen en S." menor de loS págs. 

TVatade dt la entatagía i dt las tumores, por 
Lueke (iraducción directa del alemán). 

Barcelona; Imp. de Miret, 1874. — Dos tomot 
con láminas intercaladas en el texto. Contlao 
de 406 págs. 

Un Viajt par la Salta bajo el punto de vista 
bialdrico, geográfico, administrativo y médico. 

Barcelona: imp. de Miret, 1876, 

Ud volumen en 8.° mayor con lámina*, 307 
páginas. 

Peligros de lat uHhnts consanguíneas y nece- 
sidad de los cruzamientos en la especie humana, 
por el Dr. Boudin. Traduccidn directa del 

Bueelona: imp. de Miret, 1877— En S.°, 73 
piginM. 

Tubcreulesh militar apida por Litler. Tra- 
ducción directa del alemán. 

Barcelona: imp. de Miret, 1878. — En 8.°, 
81 p^. 

Conferencias dadas en la Academia médico- 
hrmacéutíca de Barcelona sobre generalidades 
de los tumores d onconogta. 

Barcelona: imp. de Miret, 1880. — En %." ma- 
yor con láminw, 91 págs. 

Del origen dtl tánetr con relación á su traía- 
Barcelona: imp. de Miret, 1881. — En 8,°, 31 
páginas. 

Congreit MÍdice-initmatiúMiü de Lendrts. 
Correapondenciá diaria de Ift Enciclopedia mí- 
dico-farmacéutic*. 



profesionales, espa- Barcelona: Ett. típ. de José Miri 

En 8.°, 133 págs. 

(Balneología.i La Cerdatla. Las «gUM minero 
medicinales de Traveseras Lavilléa. 

Barcelona: imprenta de Redondo y Xumetra, 
1887— En 8.', 16 págs. 

Manual de las enfermedades dt la Piel y su 
I tratamiento Homeopático. Traducción directa 
del inglés. 

Madrid: imp. y fund. de Manuel Tello, 1887. 
— Un Tol eo 8." mayor, 148 págs. 



BADUELL Y PRATS (D. Francisco de P.). 
— En l8¡4 escribió unoa tApuntes sobre el có- 
lera morbo asiático, hecho* durante la epidemia 
sufrida en Barcelona en 1854 > 

BAGÉS V TORROJA (D. Antonio).- Doctor 
en medicina y cirugía, ejerció su profesión en 
Rcui. Se le concedió la Cruz de Carlos III, libre 
de gastos, por los lerricíos que prestó en di- 
cha población durante la epidemia del cólera de 
1854. Envió varias memorias á la Real Acade- 
mia de medicina y cirugía de Barcelona y fué 
nombrado socio corresponsal (i). 

BlBLIOGRAI'lA 

<Ue los auiilios que el cloroforma puede 
prestar i la terapéutica de algunas enfermeda- 
des, especialmente en las floglslicas del aparato 

Trabajo enviado á la Real Academia de me- 
dicina y cirugía de Barcelona, segdn consta en el 
Acta impresa del afio 1855, pág. 72. 

(Estado de las enfermedades dominantes en 
Reus desde i." de julio de 1S55, basta 31 de 
mano de 1856. ■ 

M.S. Archivo de Ib Real Academia de medici- 
na y drugia de Barcelona. 

cResefla de las enfermedades dominante* en 
la ciudad de Reus desde el día i.'de abril, huta 
el 31 de diciembre de iS56.> 

M.5. Consta en el AcU 1858, pág. 90. 

iSuscinta reseSa de las enfermedades reinan- 
te* en Reus durante 1857 y 1858.1 

M.S. Remitido i la citada Academia, según 
consta en el Acta de 1859, pág. 41. 



(-1 



i88 



BA 



BA 



B AGES Y OLIVA (D. Joié).— Nació en Reui. 
Siguió la carrera de abogado y publicó en Bar- 
celona en 1830, un libro titulado Tino para 
Jugar al tresillo ^ ó inquisición de lo más proba- 
ble en las contingencias de este juego^ con un 
apéndice de reglas y leyes penales para un afi- 
cionado. 

BAGUBR (D. Carlos).— Organista y maestro 
compositor. Nació en Barcelona y murió á la 
edad de 40 aRos, en 29 de febrero de 1808 y se 
le dio sepultura en la catedral de esta ciudad en 
2 de marzo. Según Saldoni tomo I, pág. 314, 
Efemérides musicales^ apoyándose en el parecer 
del maestro Mateo Ferrer, < tenía originalidad en 
las ideas, era armonista cual ninguno, gran fu» 
guista, ejecución rápida y limpia, melodías encan- 
tadoras y altamente religiosas, combinaciones 
sorprendentes de registros etc., y que no se po- 
día comprender ni explicar el talento extraordi- 
nario de Baguer, sin oirle, no una, sino mil 
veces; y que algunos de los más afamados orga- 
nistas de Espafta, y aun de Francia, iban á la 
Ciudad de los condes, para admirar al eminente 
Baguer.> 



Bibliografía^ 

Oratorio titulado «La muerte de Abel.» Se 
cantó por primera vez en la iglesia de los PP. del 
oratorio de San Felipe Neri de Barcelona. 

«La adoración del Nifio-Dios,> drama sacro 
para voces y orquesta (i). 

Barcelona: 1805. Partitura original. En poder 
de D. Luís Carreras y Dagas. 

cLa Resurrección de Lázaro, > drama sacro 
para voces y orquesta. Partitura original 1806. 
— ídem. 

«La partida del hijo pródigo,» drama sacro 
para voces y orquesta. 

Barcelona: 1807. — Id., id. 

«El regreso del hijo pródigo:» segunda parte 
del drama sacro, para voces y orquesta. 

Barcelona: 1807. — Id. id. 

BAGUES (D. Blas Antonio).— Tenemos noti- 
cia que ha publicado: 

La guirnalda de María, Visitas á la Santísima 

(1) Esta composición y la signiente no las cita Saldoni. 



Virgen del Pilar para todo el mes y fiestai prin- 
cipales de dicha Sefiora. 

BAGILS (D. Francisco Janer).— Catedrático 
de instituciones de Derecho canónico en la Uni- 
versidad literaria de Barcelona. En 1857 leyó 
en la apertura del curso de este establecimiento 
la oración inaugural reglamentaria y trató de 
la influencia del cristianismo en el derecho de 
familia (i). 

Murió en 13 de enero de 1877. 

BAHÍ y FONSECA (D. Juan Francisco) (2). 
— Nació en Blanes (provincia de Gerona) el 23 

(x) Se imprimió en Barcelona, imp. deT. Gorchs, 1857. 
—En 4.®, 64 pág». 

(3) D. José Blanuel Capderila escribió y publicó, en 
1843 (Barcelona: imp. de Valentín Torras) UB Elogio kUtó' 
rico de D. Juan Francisco Bahi. En este trabajo no se con- 
signa casi ninguno de los datos que se indican en este 
articulo. En el Diario de Barctlott», pAg. 5389 del «fio 
X84X. se insertó una breve necrología de dicho médico. 

D. Miguel Colmeiro en su obra premiada por la Biblio- 
teca Nacional en 1858, con el titulo La Botánica y lo» bo^ 
tánicos de la Peninsula his^Mo-huitíMa, cita sólo los 
siguientes trabajos de Bahi: «La oración ÍBaugund,» im- 
presa en 18x5, la «Memoria sobre la importancia de la 
Botánica» inserta en la traducción de la obra de Plenck y 
la Respuesta dada á la carta inserta en el Diario de Ma- 
drid. £1 Sr. Colmeiro termina las breves noticias biográ- 
ficas de Bahi (pág. 199) indicando que tiene poca im- 
portancia botánica lo hecho por Bahi. > 

En un Ensayo histórico sobre los progresos de la botá- 
nica, publicado por el Sr. Colmeiro en Barcelona, en 184a 
(pág. 68) consigna «La Escuela botánica establecida en 
Barcelona, pareció entrar en una era felix cuando, «a 18x4 
se abrió de nuevo la enseñanza y aun más desde que •• 
comenzó (1815) á publicar bajo la protección de la Junta 
de Comercio una colección periódica de memorias en la 
que el profesor Bahi y otros consignaban los resultados de 
sus investigaciones...» Bahi sólo había publicado antes 
(x8o2) una traducción de los ElementaTerminalogiao 
botanicae de Plenck, con algunas adiciones entre ellas la 
Instrucción para el arreglo de un jardín botánico ^ escrita 
por Guibemat (Carlos). A pesar de tales elementos la pros- 
peridad del Jardín botánico de Barcelona no fué tal, que 
no hubiese podido ser objeto de agria crítica allende los 
Pirineos, pero crítica, sin embargo, que consideramos 
exagerada. Si creyésemos á Bentham, apenas contendría 
en 1 835 qninientas plantas, y en verdad que no sabemos 
con que fundamento atribuyó á que «jamás gozó de las 
ventajas de un botánico celoso ó de un capital considera- 
ble, pues estamos persuadidos de lo contrario* dice el 
Sr. Colmeiro. 

Torres Amat dedica una columna de su Diccionario á 
la bio-bibliografía de Bahi, y Cormtnas no completa los 
datos de éste. 




BA 

detbril de 1775. Eitudií} fílotofUeo eliSemina- 
río coDciliar de Barcelona j medicina en U Uni- 
venidad de Cerrera, tomando el título de doctor 
en 33 de diciembre de 1 794. En el aDo liguiea- 
te fui nombrado médico de ndmero del ejtrcílo 
y preitó iub serTÍcios en loi boapitalel mililareí 
de Roaelldn y Catalufla, lirricndo de lecrelatio 
al celebre médico D. José MaadeTall. 

Terminada la carrera en Francia fué nom- 
brado cootullor de medicina y primer médico 
del boipital de Barcelona! t en 1799, caiedri- 
tico del Colegio de medicina de Burgoi, UamEulo 
de la Puríiima Concepcidn. 

Suprimido dicho e*tablecimento en 1S07, tras- 
lado tu relidencia á Barcelona y se le conHriú 
la direcoiún y enieOaiiza del Real e*tableci mien- 
ta de bolÍDÍca,y en 19 de leptiembre de 1808 
fué nombrado consultor de medicina de loi hoi- 
pitalea militareí de Calaluna, 

Durante la guerra de la Independencia deaem- 
pe&lt variai importante* comisionea y trabajd 
con gran actividad y celo en et deaempeflo de 
ella*, oi^iniíd hoapitalea en Vinaroz, Beoi- 
catU y en olroa punloi para dar aailo á loa mi- 
litares enfernioa y berídoa. 

La Real |unu de Comercio e«tableci6 un Jar- 
dín bolioíco en la huerta que con eate objeto 
habla donado al Col^io de medicina y cirugía 
de Barcelona D. Antonio de Meca, marqué* de 
CiutadÍUa(t). Tomada pocetión en 1S15, aquella 



(O Et htiia de CuKliet termip* un <Diteuno> qiu 
kyA en la apeituia de la cátedii de boliniu en 96 de 

at el MrTÍ<^i> pmudo por el Sr. Muquía de Clutidilli. 

• Vdi., Setoreí, que deieu enUir en el leaplo de Flan, 
procuren imíur Un belln modelos y pkguemoi todoi cl 
debida tnhulo de gratitud aj bienhechor Lnufne que Con 
larga mano cODicmyú eLjardia, que lacé el teatro de lai 
lecdoaa. denudo ud monumento percQiM de tu celo y 
filutropU, Honreaot la memoria de tan ilustre pattido, 
j el nombre de D. Antonia de Meca, Mnrquéi de Chita- 
dille, aeaaiempnptmuDdado con venaracidn r rcipeto.» 

BaU en ao pacuno dir[|^o í iua alunmgi deda: 

• Eite jardín botánico, que lo debe Baneloua á la (e- 
Bcroiidad i iluitracíÍD dal tUhtnlo maiquia de Quta- 

irugia del reyno, ataba, contra la mente j 



BA 



189 



d del funí 



catedrático, luce quatro 



le nuteila medie* del referido colegí 



corporacidn diapuao lu nÍTelaeíonea y demái 
obra*, como la reunión de plantas que el tiempo 
y laa circuoatinciaa permitieron; y laenieDanza 
comenzú en el mismo aitio conTertido ya en jar- 
dfo, el día aS de julio de dicho ano por don 
J. P. Bahf que había sido conRrmado por el 
Rey en la ciledra de dicha asignatura. 

La Real Junta de Comercio de CataluOa co- 
menzó en el ano iSlJ la publicación de unal 
Mimería dt agricultura y art€¡. Se eocargartm 
de la redacción y dirección de esta importante 
reriata mensual, los profeiores O- Francisco San- 
pons, D. F. Carbonell y Bahl. Eate tomó i. su 
cargo la parte agrícola y en todos lo* números 
publica disertaciones, memorias y noticia* refe- 
rente i cullíToa, descubrimientos y reauUados de 
los estudios prácticos hechos en el Jardín botá- 
nico de Barcelona. Forman éstos un repertorio 
científico y práctico de gran utilidad para los 
agricultores y botánicas. Objeto de especial es- 
tudia fué, para Babí, ñjar reglas y dar instruccio- 
nes á los labradores para combatir la* enferme- 
dade» del olivo; y el establecimiento de prado* 
arliGcialea para el fomento de la agricultura, 
qne estaba muy atraaada y en estado deplorable. 

Su afición á buacar planta* indígena*, cuyas 
Tirlude* pudiesen austiluit i los exóticas, le 
excitó t extender el uso de la digital oscura, en 
Tez de la purpdrea. Manifestó, también, tas vir- 



atabji utuado 



D.Andt^A 


W y Arimóu. en 


■u obra Bar 


*tf«,«n!n-«{u.moII,pig. a 


ol, K limiu 




uabiolula de no 


ciaatobre >g 


eU«lo, impide 




toria devle 




en iBst, el jardín botánicn íuk 


con el Ulrens q 


ue hoy ocupa la G 




vincla de Bañe 








0. S<. Harqu 


tjdUla <le bemol 


el poder publicar 


la eiirituiB * 


que «orgi D 


Anloulc de Meca 


al Colegio d 


TCicutiadeBa 


rctlona. Dice atl: 




.Po. delante 


nU D. BatDardo fi< 


^lug., ofidaJ 



190 



BA 



BA 



cades an'jodontá'.gicas del Spila/Urnt éUraeea de 
IJnneú . 

\,Tí 27 de febrero de 1S16 foé nombrmdo pri- 
mer médico del hospital de Barcelona. 

En el afio 1 S2 r , Babí sufrió grandes disgustos 
y contrariedades. La ñebre amarilla había apa- 
recido en la Barceloneta, fué el primero que ma- 
vÁits'J» públícamenie eonira el ^ttoet de algu- 
nos midíOM j del pueblo, la existencia de aque- 
lla enfermedad. En unión del alcalde primero 
de Barcelona sostuvo con tesón el dictamen que 
debía incomunicarse la Barcelonetay formarse 
hospitales y casas de socorro, pero excitados los 
ánimos, no se dio crédito á su dictamen j Tióse . 
obligado á refugiarse en el Jardín botánico 7 de ' 
dicho punto preparar su fuga, para librarse de 
atropellos y burlas, dando, por escrito, parte de ! 
su determinación á la superior autoridad sani- 1 
taria de esta provincia. Para comprender el j 
estado de la opinión en aquellas aflictiras cir- 
cunstancias para Barcelona, basta transcribir el 
sígníenie párrafo de la Suscinta relación de 



tn^TA^ iecreUínn del despacho, secretario de S. M. y de so 
Contejo, han parecido el I!tre. Sr. D. Antonio de Meca y 
Cardona, Marqués de Ciutadilla y los Sres. Vícc-Preú- 
dentc y demi» Profesores del Real Colegio de Cirugía de 
esta ciudad entre los cuales se ha conrenido lo que segui- 
damente se expresará. 

£1 Iltre. Marqués de Ciutadilla, deseando acelerar los 
efectos de sus ofrecimientos en beneficio de la salud y 
causa pública, conviene en ceder á los Sres. Vice-Presi- 
dente y demás Profesores del citado Col^o, el Jardín 
botánico ó el dilatado terreno sito en las huertas de San 
Pablo de esta dudad que ha adquirido y preparado para 
este importante objeto con todas las obras y costosos me- 
joramientos que en él ha hecho á impulsos de su amor 
patriótico, queriendo que el mismo Colegio quede desde 
luego repuesto en lugar del Público á el qoal para después 
de su muerte había voluntaria y generosamente ofrecido 
darles, coya cesión hace con las siguientes oondidoaes. 

Que el huerto por él cedido sirva perpetuamente para 
público Jardín botánico, doude se enseñe gratuitamcoK la 
Botánica. 

Que en el mumo Jardín y sus puertas permanexcan sos 
armas é inscripciones, sin que por motivo alguno puedan 
colocarse otras. 

Que durante los dias de su vida conserve una llave del 
Jardín para poder entrar en él y coger las flores, yerbas 6 
lo que gustase . 

Que él y su4 sucesores en el Marquesado de Ciutadilla, 
sean reconrjcídos y tratados como fundadores y protectores 
de tan útil establecimiento, gozando de las facultades y 
prerogativas vinculadas á esta distinción. 

Que dichos Vice- Presidente y demás Profesores á nom- 
bre del Colegio no sólo han da tomar sobre sí todas las 



I 



las principales operaciones del Excmo. Ayantm- 
miento de Barcelona en 1S21 1;. 

«Desde este momento la chudeta y ei sarcas- 
mo aparecieron en loa periódicos; ridicnlizában- 
se las proTÍdendas sanitarias, y se daba pábulo 
á la más crasa ignorancia de algunas que lle- 
garon á persuadirse de que loa facaltaÚYOS, para 
ostener sus opiniones, mataban á los eníennoa 
con veneno. — ;Parece imposible que tamafia ca- 
lumnia CoTieae tanta acogida en loa recinos de 
la Barceloneta! — Lo cierto es. que llegó á tanto 
la preocupación, que hubo acusaciones formales, 
creyendo los acusadores que hadan iu ifflalado 
serricio á la patria... De aquí, el encono contra 
los médicos; de aquí, el apoyo de las rídicnlas 
anécdotas circuladas tal Tes á propAiito; de 
aquí, la oposición de los enfermos á tomar los 
medicamentos á qué acaso hubiem debido la 
salud. > 

La situación ezcepdonal de Bahí, principal 
iniciador en el seno de la Junta de Sanidad 
de las medidas sanitarias para eritar el contagio 
de la fiebre amarilla, le obligó en 1821, á pu- 
blicar una relación médico política sobre su apa- 
rición. En el Discurso que precede á la tradoc- 
dón de un trabajo de Palloni, decía Babí: 

«Los escritos de los médicos anticontagionis- 
tas de esta capital, y su reunión libre con otros 
profesores extranjeros, no podían imponerme 
silencio sobre el contagio de la fiebre amarilla, 

cargas á que se halle afecto dicho huerto, sino también 
han de cuidar de que el propio Marqués quede libre da loa 
empeños que en razén de dicho establecimiento haya coa* 
traído con el Público ó con sus representantes en conáde- 
ración á la anticipada cesión que hace y al mayor benefi- 
cio que aquel ha de reportar mediante el actual destino, 
con el cual al paso de asegurarse el logro de sus benéficas 
intenciones se mejora notablemente su primer proyecto. 

Y los ante dichos Vice -Presidente y demás Profesores 
dicen y declaran que aceptan la precedente cesión con 
todas sus caigas, ofreciéndose y obligándose á colocar el 
busto del mismo Sr- Marqués con la conveniente inscripdón 
en el sitio que se reconozca más á propósito con el fin de 
dar un público testimonio de la gratitud 7 consideración 
que es debida á un hombre ilustre que ha sacrificado sus 
fatigas y caudales para tí bien de la sociedad y para el 
fomento de las ciencias naturales. 

Y han sido testigos de esta cesión y convenio Im señores 
que más abajo se firmarán. 

Barcelona 16 de febrero 1784. 

El Marqués de Ciutadilla. — ^Siguen las firmas. — Ber 
nardo Belluga.» 

(i) Barcelona: imp. de la V. é hijos de A. Brusi. 1821. 




BA 



191 



e*tiDda íntimamente convencida de una opi- 
niún que *e halla en el día tan apoyada «■ eata 

■Este taoramiento ca el fruto que logran los 
pueblos de Europa, pariicDlannenie los meridio- 
nales marilimos 7 su comercio, d« la opiniún 
del no contagio; cuando por la nuestra del con- 
tigio 6 iiDporlBCidn. descantan tranquilos como 
haya buena Tigilancia en los puertos; aegtin lo 
ealtn experimenlando en este Terano Cidiz y 
Barcelona. Y no se diga que con nuestra opinión 
ae perjudica el comercio, porque esto es un 
error muy ficil de rebatir. Pregunto, pues, ¿qué 
ha debido perjudicar más al comercio de Cádit, 
NUlaga, Cartagena y Barcelona, las horrorosa* 
epidemias que han sufrido de fiebre amarilla por 
falta de precaucionea sanitarias, ú el que ae hu- 
biese obligada í loa barcos que llegaron en el 
verano á un rigurosa expurgo al lazareto de 
Mahún?) Estas ideas sostenidas por Bahf, son 
siempre oportunas y deben tenerse preaeniei 
siempre ; y lo sucedida 1 este celebre médi- 
ca te ha Kpelida en cati todas las epidemial 
que han aparecido en nuestro pala; el euTcne- 
namienlo de aguas, et inlerís de los midióos 
en sostener sus opiniones y propagar la enfer- 
medad, han sido tas ideas satienidas por el 
pueblo al aparecer una epidemia. 

D. Juan F. Bahf fut caballero de la Real y 
distinguida orden de Carlos III, condecorado 
con la flor de Lis, miembro del Instituto Real de 
deaciat naturales de Ñipóles, socio de la Real 
Academia de medicina 7 cirugfa (de la que fut 
vicepreiidenle), de la de Ciencias naturale* 7 
Artes y de la de Buenas letras de Barcelona, 
de la Keal Academia de medicina prtciica de 
Montpellier, de la Sociedad de Medicina de Ni- 
mea, de la Linneaua de París, de la de Agri- 
cultura, Comercio 7 Arles, de l> Linoeana de 
Narbona y de la Económica de Florencia. 

Murió Bahf en Barcelona, en 34 de noviembre 
de 1841. 



Bibliografía 

EUmtnfvt di la mmtiiclatura tetánica y rü- 
Uma stxHal át ¡ai planlai, por Joaeph Jacobo 
Plenk, consejero real, doctor de medicina caa- 



' Irense. etc., etc.... Traducidos del latín al espa- 
I flol para uso de loa diacípulos de los Kealca co- 
legios de Cirugfa Médica, por el físico D. Juan 
Francisco Bahí, catedrftico de botánica en el 
Real Colegio de la I'urfsima Concepción de Bur- 
gos: con una Memoria del traductor (paraexcitar 
:i los alumnos i el estudio de la Botánica), sobre 
la impoitancia de esta ciencia para el Estada 7 
la Medicina, y preferencia de los remedías ve- 
getales sobre los del reyno mineral; las instruc- 
ciones para el arregio de los jardines botánicos, 
que desde Londres remitió D. Carlos de Gím- 
bernat; y el método de desecar bien las plantas, 
7 su conservación en los herbarios, por el ciu- 
dadano Mouton Fontenille. 

Barcelona: MDCCCII. Por la Compañía de 

Jordi, Roca 7 Gaspar.— -Un vol. en 8.", 222 págs. 

Respuciia.... á ¡a caria inserta en lot udmeros 

323 7 214 del Diarie di Madrid de este aDo, y 

firmada por D. Agustín Juan, catedrático debo- 

Hurgoi; 1803.— En fol. iz pigs. 

(Oración gratulatoria,! Leída en latesión ce- 
lebrada en 19 de enero de 1806 por la Real Aca- 
demia de Ciencias naturales y Arles. 

(Memoria sobre el influjo de la botánica en el 
arte de tefiir.i 

Leída en la sesión de la Real Academia de 
Ciencias naturales y Artes, celebrada en 21 de 
mayo de t8o6. (M.S. Archivo id. Caja 19), 

iMemoria de las principios de las plantas que 
pueden servir á la economía para la prosperidad 
pdblica.t (Leída en ig de noviembre de 1S06. 
M.S. Archivo id. Caja 19). 

• Oración inaugural que en la apertura de la 
cátedra de botánica, establecida de orden de .S. M . 
en la ciudad de Barcelona, á expenaas de la Jbita 
de gobierno del Comercio de Catalufla díxa el 
Dr. Juan Francisco Bahí, catedrático y director 
del Real Jardín botánico, socio y censor de la 
Real Academia de Cienciis naturales y Artes de 
la milma ciudad, médico consultor de los reales 
ejércitos, el dia 26 de junio de iSlJ. 

Barcelona: Imp. A. Brusi, 1817.— En 4.°, 
X-30 paga. 

Publicóte en las Memorias de agricultura y 
arte*, págs, 66 y loíj. (iSij). 

(Disertación sobre los prados artifSciales y de 
su grande inieré* en procurar el fomento de la 
agricultura en EtpaBa.* 



192 



BA 



BA 



(I^ída en la Real Academia de Ciencias na- 
turales y Artes, en 24 de abril de 1816. 

«Diicurio, que el profesor de botánica de esta 
ciudad, redactor de la parte de agricultura de este 
periódico, dirigió á sus discípulos al concluir el 
curso, dándoles gracias por su aplicación y ade- 
lantamientos.» 

Publicado en la pág. 8, tomo 1 1 de las Me- 
morias de agricultura y artes. 

cDiscurso del profesor de botánica de esta 
ciudad, leído á sus discípulos al dar principio á 
las lecciones de la segunda temporada.» 

Publicado en las Afemorias de agricultura y 
artes, pág. 198, tomo 11. 

c I Jiscurso leído á los discípulos de la Escuela 
de botánica al empezar sus lecciones (17 de oc- 
tubre de 1816); en el cual se da noticia de los 
felices ensayos de agricultura practicados en el 
Jardín con el cultivo universal de plantas que 
dan aceite, y de la curación de una hidropesía 
universal y muy graduada á beneficio de la pre- 
ciosa planta la digital purpúrea, por el señor 
Profesor, D. Juan F. Bahí.» 

Publicado en las Memorias de agricultura y 
arles, p. 193, pág. iii. 

cDiscurso del señor Profesor de Botánica, re- 
dactor de las Memorias de agricultura de este 
periódico, dirigido á sus discípulos al empezar 
las lecciones de segunda temporada. » 

Publicado en el tomo IV, pág. 145 de las 
Memorias de agricultura y artes, 18 17. 

cDiscurso leído á los discípulos de la Escuela 

de botánica el día 4 de octubre último (1817)1 

por el sefior Profesor D. Juan Francisco Bahí.» 

Publicado en las Memorías de agricultura y 

artes, pág. 193, tomo V. 

cCartílla rústica, en la cual se describe el mé- 
todo seguro y fácil para destruir la negrura ú 
hollín de los olivos. » 

Barcelona: imp. de A. Brusi, 18 17. — En 4.^, 
4 págs. 

«Del entusiasmo que manifestaron loa catala- 
nes en la batalla del Bruch, en junio de 1808. « 
M.S. en el Archivo de la Real Academia de 
Buenas letras. Legajo 27. Tiene la fecha 27 de 
junio de 1818. 

«Memoria sobre la enorme reproducción del 
trigo y cereales afínes y del sumo interés que te- 
nemos en mejorar su siembra y cultivo en Es- 
pafia, para asegurar sua eopioaoi productos para 



la prosperidad de la nación.» (Leída en la seaión 
de 9 de junio de 1819, celebrada por la Real 
Academia de Ciencias naturales y Artes. Se po- 
b]io6 un extracto en el Diario de Barcelona 
en 1 1 de dicho mes y ano. 

« Discurso leído por D. Juan Francbco Bahí, 
profesor de botánica y agricultura de Barcelona, 
en la apertura de sus Lecciones para el primer 
afio de la resuuración de la Constitución políti- 
ca de la Monarquía espafiolas (1820). 

Publicada en el tomo X, pág. 233 de las Me- 
morias de agricultura y artes. 

«Relación médico-política sobre la aparición 
de la fiebre amarilla en últimos de julio y pri- 
meros de agosto de 1821 en las tripulaciones de 
los barcos del puerto de Barcelona y ■■! progre- 
sos en la Barceloneta é introdución en la ciudad. > 
Barcelona : imp. V. de Roca, l8ss. — En 8.®, 
30 págs. 

€ Memorias acerca varias plantas oleíferai, 
tintóreas, gramíneas y particularmente acerca 
la preciosa cafia de azúcar de las Indias. » (Leída 
en 10 de enero de 182 1 en la Real Academia de 
Ciencias naturales y Artes). Se public6 on extrac- 
to en el Diario de Barcelona el 19 de dicho mes 
y afio. 

«Contestación primera y última del Dr. don 
Juan Francisco Bahí al suplemento del Diario 
de Barcelona del sábado de este mes.» (No- 
viembre de 182 i). 

Mataró: en la imp. de José Abadal, 182 1. — 
En 4.'», 4 págs. 

«Memoria del caballero Dr. Palloni, miem- 
bro del Consejo de Liorna, sobre el contagio de 
la fiebre amarilla;» traducida al castellano por 
el Dr. D. Juan Francisco Bahí, etc. Precedida 
de un discurso médico-práctico del traductor, 
demostrativo de la opinión errónea de los que 
creen ser la fiebre amarilla indígena en Bar- 
celona. Publicóse de orden de S. E. la Junta 
superior de Sanidad. 

Barcelona: en la oficina de D. Agustín Roca. 
Afio 1824.— Un vol. en 4.^, XXX-IX-129 pági. 
Este trabajo es una segunda parte de la rela- 
ción médico-política que publicó el Sr. Bahí en 
182 1. En el discurso preliminar se combate la 
opinión sustentada en aquella época por varios 
médicos de Barcelona y extranjeros, sobre la fie- 
bre amarilla, que opinaban que no era conta- 
giosa. 



i 



BA 

(HeiDOii* leída en la apertura de Us leccio- 
ata de botáDÍca j agricullura de Barcelona, lo- 
bre la abaolula utilidad del eitudio de la agricul- 
(urs científica 6 razonada, bajo el listetna de la 
división de líenM, í fin de hacer rendir grande* 
producto» para aumento de la poblaciúo rústica 
y foneato de la prosperidad pública.! 

Publicada en iaa Memorias de agriculinra j 
artes; pig. 14S. t. XI,. 

fCarta hiitúrico-mtdica sobre el calera mor- 
bo de la India importado i Moscou, ele. Por 
I. y Robert, etc. Segunda edición, revisada 7 au- 
mentada, traducida al eipafiol y publicada con 
aprobación de .S. E. la Juma Superior de Sani- 
dad de Calalufia, por el vocal de la misma 
D. Juan Francisco Bahl.> 

Barcelona; Agosto, 1S31. — Imp, de la V. é 
hijo* de A. Brusi. — En 4.° mayor, 31 págs. 

(Oración inaugural leída en la Keal Acade- 
mia de medicina y cirugía de Barcelona, en 3 de 
enero de iS33.> 

En ella, despuía de manifestar el Sr. Bahí la 
importancia de las reuniones acadímicas para el 
progreso de la« ciencias mídicas, hace una rápi- 
da reseda de los progresos de la establecida en 
Barcelona, desde su creación y noticia de los c6- 
tebrea profesores en medicina que ha dado este 
Principado á la Real Cimara, escuelas del reino 
j al ejtrcito j armada. 

(Discurso sobre la necesidad de los conoci- 
mientos botánicos-fisiológicos para adelaniaien 
la agricultura razonada, aplicada á la práctica y 
á U economía rural.) 

Leído en la Real Academia de Ciencias natu- 
rales j Artes, en 8 de abril de 1835. Archiva 
de fd. Caja 33. Se publicó un extracto en el 
üiario dt Barciloita de dicho mes y aDo. 838 
páginas. 

Formulte mtdita, qiias ad uiun caiírtmiú ne- 
leeemii iartineHiinis ílim digíssit primariiit il- 
litit mttUeui, Regiontmqut íxtrcitunm mtdidna 
ítnttUUr. — ytannti FrmitcUtHt dt BaAl it dt 
Femtta, Regia Ordinit HUpanm Car»U III 
yEfUíi, midiñna Dteter, tlt., tu. 

BareelcHia, 1S36. 

Eite formularia, cuja primera edición «e «fo- 
to at poco tiempo de Impresa, rcnnía en fu épo- 
ca muchas ventajas, en particular pan los facul- 
tativos de loa hoqiitaleí mililue*, majoimente 



BA 



193 



(Terapéutica mtdica. De la eminente virtud 
medicatriz en la hidropesía, de U Digital obs- 
cura. Digitalii ebscura, L., Vigitaüt Mitpániía; 
Tournef; de la Didynamia Angiesfirmia, L., 
familia de las Escrofularücens, Jussieu.) 

Trabajo publicado en El Guardia Nacional 
de 29 de noviembre de lSj7. 

(Discurso leído en la abertura de los exáme- 
nes pilblicos de la Escuela de agricultura teóri- 
co- práctica de la Lonja.! 

Se publicó un cxlraclo en el diario El Vúfor 
de ij de octubre de ¡836. 

«Memoria histórica de la butinicu española > 

l.elda en la Real Academia de Buenas letras, 
en 19 de diciembre de 1837. Se publicó un ei- 
trsCIO en Et Guardia Nacional de 8 enero I S3Ü. 

I Discurso leído en los exámenes de agricul- 
tura teórica y práctica, celebrados en la casa 
Lonja, en el día ayde septiembre de 1S38.» 

(Discurso leído en los exámenes públicos de 
agricullura déla Lonja, celebrados en 13 de julio 
de iS4i.> 

En t\ desarrolló el tema, que la riqueza de las 
naciones aumenta á proporción de la laboriosi- 
dad y amor á la ciencia. 

BAHl Y FABRICIA.S (D, Juan Isidoro).— 
Fué, como su padre, Don Juan Francisco Ilahl, 
mfdico cirujano militar destino que obtuvo pre- 
vias oposiciones. Fuá individuo de número de 
U Real Academia de Ciencias naturales y Artes 
de Barcelona. Murió víctima de su incesante 
aplicación en la inspección de un cadáver. Se 
contagió, habiíndole sobrevenido una calentura 
adináuiea continua. 

(Discurso gratulatorio leído en la Real Aca- 
demia de Ciencias naiutalesy Artes, en la sesión 
celebrada en 7 de mano de 1833. 

«Hemoria sobre la influencia de la atmósfera 
f/m. el desaimllo de los vegetales y de la utili- 
dad del estudio de sus funciones, para la i^ricul- 
tura.s (Leída en la Keal Academia de Ciencias 
naturales y Artes en 16 abril de 1S34. Caja 22). 

(Memoria sobre el culiivo del almendro.) 
(Leída en 6 de diciembre de 1837). 

BAIXAS Y CARRETEE (D. Juan).— Natural 
de Barcelona Pintor. En 1S88 obtuvo en la Ex- 
posición universal neetcit por un cuadro que re- 



194 



BA 



BA 



presenuba un marino anciano en ék meto de sa- 
lir *it entre laa olaj embraTecidas, salrando im 
náufrago; en la celebrada por lot amadutas, 
en 1885. presen tó un cuadro al óleo «La prima- 
vera. > 



BAIXERAS (D. Ángel María;.— Nadó en 
Barcelona el día 6 de abril de 1S34. Ef jefe 
honorario de administración ciril j autor del 
Proyecto de reforma {general del casco antiguo 
de la ciudad de Barcelona. En el afio 1 8 73 em- 
pezó los estudios para esta reforma que el Ayun- 
tjLmiento en sesión de 3 de diciembre de 1879 
aceptó como base de estudio. En 1881 esta cor- 
poración lo adoptó, invitando i su autor á que 
lo completara y ultimara, para poderlo elevar á 
la superioridad al objeto de que fuese declarado 
de utilidad pública y aprobado. 

En 9 de julio de dicho afio el Gobernador 
envió el Proyecto de reforma al ministerio de 
la Gobernación, donde permaneció hasta 1883, 
época en que, combatiéndose la legalidad de 
su tramitación por loi motivos que expone 
en el folleto: « La verdad sobre el proyecto 
Baixeras,» Hícho ministerio lo envió en consul- 
ta al Consejo de Estado. Devuelto el expedien- 
te al ministerio con dictamen favorable al 
proyecto, el ministro lo envió á la Real Acade- 
mia de San Fernando para que dictaminara sobre 
la parte técnica y sobre la influencia que esti- 
mara podía tener para los intereses públicos. Allí 
estuvo hasta primeros de 1887, en cuya época 
la Academia lo devolvió al ministerio con un 
dictamen de la mayoría y un voto particular 
formulado por seis académicos. Ambos dictáme- 
nes «n el fondo son parecidos respecto de la 
utilidad de la realización del proyecto, pero se 
dividieron las opiniones sobre la forma como 
debía efectuarse. El ministerio, envió otrs rez 
el expediente al Consejo de Estado para, que in- 
formara sobre la parte legal y sobre lo expues- 
to por la Academia. 

En 12 de abril de 1887 se dictó un Real De- 
creto, de acuerdo con lo consultado, declarando 
de utilidad pública la obra, aprobando el pro* 
yecto en principio y mandando que se modifica- 
sen los planos y demás documentos que integran 
el proyecto, introduciendo todas las reformas 
que iban indicadas coaio psrt una segunda y 



tercera épocas 00a algnnsj vuiantei indicadas 
por ék voto particular de la Academia. 

A los leís meses de pubbcado el Real Decre- 
to los herederos de D. Ildefonso Cerda presen- 
taron al Consejo de Estado, una demanda con- 
tencxMa contra el repetido Real DecMlo que 
fué desestimada. 

Reformados todos los documentos del pro- 
yecto en la forma dispuesta, el Sr. Balseras en 
1.° de marzo de 1 888 presentó otro comple- 
mentario al Ayuntamiento, quien lo elevó al 
ministerio por conducto del Gobernador. 

El ministerio volvió á enviar el proyecto 7 
expediente á la Real Academia de Bellas Artes 
de San Femando y ésta lo devolvió con informe 
favorable y últimamente se dictó el Real Decreto 
de 16 de julio de 1889, aprobando defínitiv»- 
mente la totalidad del proyecto. 

En 1878 el Sr. Baixeras presenta a! Senado 
un proyecto de ley para la reforma interior 
de las grandes poblaciones y fué aprobado 
por los Cuerpos colegisladores, int^iando 
hoy la sección 5.* de la Ley de Expropiación 
forzosa de i.^ de enero de 1879. 

Ha escrito, además de los folletos que dure- 
mos á continuación, gran número de artículos 
en distintos periódicos, y una extensa y detalla- 
da memoria sobre el Proyecto de reforma que 
en breve se imprimirá. 

Bibliografía 

«Estudios sobre la legislación para las obras 
de reforma y saneamiento del interior de las 
grandes poblaciones, presentados bajo la forma 
de adición al proyecto de Ley de Expropiación 
forzosa, aprobado por el Congreeo en 4 de julio 
de 1877 y pendiente de discusión y aprobación 
del Senado.» 

Barcelona: Est. tip. de los Sucesores de Ramí- 
rez y C.*, 1878.— En 4.®, 16 págs. 

c Colección de los artículos que con el epí- 
grafe de la Ley de Expropiación forzosa y la 
Reforma de Barcelona publicó en el Diario de 
Barcelona.^ 

Barcelona: imp. Barcelonesa, 1880. — En 8.^, 
70 págs. 

cReforma de Barcelona. Refutación de las 
oposiciones presentadas contra el proyecto de 
reforma interior de esta ciudad, adoptado por 



i 



BA 



el ExcelentfsiiDo Ayuntamienlo de la roinna.> 
Barcelona: imp. Barceloncaa, 1881. — En S.°i 
31 píp. 

fReforma de Barcelona. La verdad aobre el 
provecto Baixetas. Vjciaiiudei de su tramitacidn. 
— í El cierto que las rlat Cerda sean aprobada* 
y convenga realiiarlasí Cotuecuenciai jurídicas, 
téCBÍcu j ecoDÓmica* de 1> aRrnialiva.^Plan 
Baixerai. — Comparación entre aquellas j éste. — 
VentaJM del dllimo para loa propíetarioi é in- 
dustriales. 1 

Barcelona: Imp. Barcelonesa, 18S3, — En 4.", 
3* píp. 

(Reforma de Barceloua. Eiposiciún «levada 
al Eacmo. Ayuntamiento Constitucional de Bar- 
celona, solicitando se digne desestimar por im- 
procedente t inoportuna la instancia de Is Aso- 
ciaciúD de propietarios de ñucas urbanas de Bar- 
celona 7 «B aona de ensanche, elevada al mismo 
en enero del presente aIio.> 

Barcelona: EsL tip. de los Sucesores de N. 
Ramíreif C.*, 1884.— En 4.°, 16 pdgi. 

«Estudio* aobre eiptopiaciún forzosa por cau. 
sa de utilidad pública. Comparación entre la Ley 
de I." de enero de 1879 y el proyecto de Ley 
presentada al Senado en I de julio de 1886 por 
el ex-ministro de Fomento, Excmo. Sr. D. Enri- 
que Montero R(o». — Necesidad de que continué 
rigente la Ley actual, con las modiñcacionet con- 
venientes. — Reformas que deben introducirle en 
la vigente Ley de Expropiación, para que pueda 
aatisbicer conven ientemcnte sni ñnes. 

Madnd: Esl. tip. de El Corree, 1887.— En 
4.?, 37 pígs. 

BAIXERAS (D. Dionisio).— Natural de Bar- 
celona. Estudió pintura en la Academia de Be- 
Ha* artes de ésta. 

En la Exposición nacional celebrada en Ma- 
drid, en 1884, presentó dos cuadros: <Job visi- 
tado por tres amigos y calafates en el puerto de 
Barcelonai, en laque fué premiado con 3.* me- 
dalla. Obtuvo mención hooorfGca en París, en 
1886. 

En el salón Pares ha presentado entre otros 
cuadros, los siguientes: 'En el campo, > iPalan- 
gres,> *La merienda,) iVerano.s (En la alta 
montaBa,» «Futuro piloto,! (Interior,» lEn el 
puerto y playa.» En la Exposición del Centro 
de Bcuareliatai de 1 885 exhibió un ctiadn» al óleo 



Cabeza de e*tudio,> y en la universal de Barce- 
lona, lot cuadros (Ditxai y (Pastor de 1' alta 
montanya de Catalunya.* 

BALAGUER Y MERINO (D. Andrés).— Na- 
cia en Barcelona el 31 de octubre de 1S48. Es- 
tudió la carrera del nouriado en esta Universi- 
dad, y tomó parle activa ea el movimiento 
literario de CalaluOa. Fué uno de los socios 
fundadores de la yove Coialunya y colaboró en 
las revistas La Stnaiiema, Le G<^ Sater y en 
la de Ciencias hisléñtai y en el CaUnáati caialá 
publicado por D. Francisco Pelayo Bríi. 

Dotado el Sr. Balaguer de espíritu investiga. 
<Ior hizo detenidos estudios en los Archivos de 
!a Corona de Aragón y en el Municipal de Bar- 
celona, y fruto de estos trabajos son las mono- 
grafías documentadas que publicó ycJ 



Fué individuo de niimero de la Real Acade- 
mia de Buenas letra* y correspondiente de la de 
la Historia de Madrid. 

Murió en Barcelona en J de octubre de 1SS3. 

(La Astoclaciú Catalanista d' Eicursions cien- 
lfñcaa> dedicó una velada á honrar su memoria 
y enaltecer los servicios que prestó á los estudio* 
históricos. D. Antonio Aulestia leyó un trabajo 
titulado Andrii Balaguer y ñferina, lut oirai 
hiítéricasy iilerarias (i), y D. Eduardo Tama ro 
parafraseó alguno* versículos de la ñiilia, apli- 
cándolo* al Sr. Balaguer. D. Manuel Milá y 
Fontanal* publicó en la Jtrvue des ¡angues Ro- 
manes un artículo necrológico de este escritor (a). 

Bibliografía 

(Del gremiy arl deis corallersenBarcelonai 
Monc^raffa publicada en La Reitaiitina, lomo I, 
pág*. 347. *59. *7S 7 187 y tomo U, pig. 93. 

(DocumenU inédita sobre lo moneslir de Sant 
Lloren* del Mont en lo Bisbat de Gerona. i 
Id., Id. tomo n, pág. 47 y 59, 

(De la morí del infant en Carlea, Uochtinent 
general de Catalunya, pnmogínit d' Aragó y 
de Sicitiay PrímcepdeViana.» Id., id. pAgina* 
397, 3'4. 3í6. 336 y 347- 

(O I^ibliodo tn la •lluundó Caulana» pli>. uj 
lomo IV. 

a •lluitracid 



196 



BA 



BA 



«NoTM históricas referents á la capella qoe 
fou de Sant Miquel Archángel de la present ciir 
tat de Barcelona.» 

Estudio publicado en la revista Lo Gay Saber, 

«Ordinacions y bans del Comptat d' Empu- 
ñas, text cátala inédit, precedit d' una noticia 
histórica ilustrada ab notas y probas diplomAti- 
cas y aclaratorias per tm glosari.» 

Montpellier, Est. central del Mitgdía, 1879. 

cUn document inédit relatif a la Chroniqne 
Catalane du roi en Janme I d' Aragón.» Mont- 
pellier. 

cDe las costums nupcials catalanas en lo se- 
glexiv.> 

Barcelona, 1877. 

«Necrología del Dr. D. Jaime RipoU y Villa- 
major, y noticia de sus opúsculos históricos que 
han visto la luz pública, leídas respectivamente 
la primera por uno de los socios de número, 
D. Próspero de BofaruU y D. Joaquín Roca y 
Comet en la sesión del 26 de junio de 1844 y la 
segunda el 17 de abril de 1880, por su autor 
D. Andrés Balaguer y Merino.» 

Publicóse en el tomo II, pág. 605 de las Me- 
morias de la Real Academia de Buenas letras de 
Barcelona. 

«Estudi histórich de la devoció al Cor de Jesús 
en la diócesis de la provincia Tarraconense.» 

Trabajo premiado en el certamen celebrado 
en Tarragona en 1881 en homenaje del Sagra- 
do Corazón de Jesús. Publicado en el volumen 
de composiciones de dicho certamen. 

< D. Pedro el condestable de Portugal consi- 
derado como escritor, erudito y anticuario.» 

Gerona, 1881. 

cUna noticia, textos y documents sobre la ver- 
sió de la Biblia en llengua catalana per una mo- 
nografía sobre lo testament sacramental.» M.S. 

«Catálech de predicadors catalans.» M.S. 

«Una apuntació postuma de D. Pan Milá y Fon- 
tañáis.» M.S. 

«Una noticia deis estudisde literatura clássica 
á Catalunya en la edat mitjana.» M. S. 

«Orígens del Teatre cátala.» M.S. (i). Véase 
Aulestia. 



(x) Además ha publicado lo» siguientes artículos de 
carácter histórico: 

«Novas inéditas d' alguns eclipsis y cometas apareguts 
en Barcelona y de certas proteiaf indubitadas de St. Ví- 
cens Ferrer.a La Renaixenta^ 1 1, pág. 299. 



BALAGUER (D. Antonio ).~ Formuló en 
1866 un nuevo método de ensefianza vocal po- 
pular (Barcelona). 

BALAGUER (D. Gaspar).^ Doctor en medi- 
cina y cirugía y catedrático en la Universidad 
de Cervera. En unión con D. Vicente Graset 
publicó en Barcelona, en 1785 una € Noticia de la 
epidemia de tercianas, que se padeció en varios 
pueblos de Urgel.» 

BALAGUER Y BOSCH (D. Jaime).— Regen- 
te que fué de la Escuela pública normal de las 
Baleares. 

E^ autor de algunas obrítas de ensefianza. 
Murió en 1875. 

BALAGUER (D. Luís María).— Individuo 
que fué de la Real Academia de Ciencias natu- 
rales y Artes de Barcelona y fundador de la ñlo- 
mática. Cuando ocurrió su fallecimieto, D. José 
Alemany y Nebot leyó en esta última sociedad, 



«De la primera edició deis Usatges y omstitucions de 
Catalunya.» Id. t. II, pág. 300. 

«Lo Camestoltas á Barcelona en lo segle XVII.» ídem, 
tomo II, año VIII, pág. 315. 

«Fragment inédit de la cuarta Heroida de Ovidi.» ídem 
tomo V, pág. 491. 

«Recorta intims devant la tomba del M. I. Doctor don 
Elstanislao Reynals y Rabassa.» Id., tomo I, año VI página 

a43' 

«Carta al Sr. D. Matías de Martino parlantli de la su- 
perstició á Catalunya en lo segle XV.» Id., tomo I, año 
VI, pág. 381. 

• La festa de Sant Pere en lo castell de Bell-lloch.» ídem 
tomo II, año V, pág. 56. 

«De las antigás representacions dramáticas y en espeoal 
deis entremeses catalans.» 

«Quatre paraules sobre lo convent vell de la Ensenyan» 
sa.» 

«Archivos notariales en Italia.» La Notaría de 9 abril 
X887. 

«De la confraría de la casa del senyor Rey apellada 
Madona Santa María.» (t 333- 1439). 

«Sobre un documento relativo á tm retablo que hito 
pintar en Cataluña Pedro Queralt para la catedral de 
Monreal.» Publicado en el Archivo Storico Siciliano^ 
anno IV, fac. IV. 

«Un episodi auténtich de la ultima malaltía de Pau 
Qarts.» 

«Capella Real de Santa Águeda.» Publicado en el Al- 
bufH moHununtalde Catalunya. 

«Lo temple greco-romá dit d* Hércules en lo carrer del 
Paradis de Barcelona.» 

«Una gesta de Anfos lo Sabi.» 



BA 



BA 



197 



(10 de diciembre de 1843), un elogio histórico 
de D. L. M. Balaguer y D. Carlos Grassi le de- 
dicó una marcha fúnebre, que se ejecutó en dicho 
día y sociedad. 

BlBUOGRAPÍA 

Elementos de Geologüif compuestos por D. José 
A. Llobet y Vall-llosera etc. Ayudado de sus 
discípulos D. Luís Balaguer y D. Vicente 
Bordas. 

Barcelona: imp. A. Brusí, 1842. — En 4.°, .350 
págs. y 2 lám. 

«Memoria sóbrelos obstáculos que se oponen 
al adelantamiento de la industria minera en Es- 
pafia.» (Leída en la Real Academia de Ciencias 
naturales y Artes, Archivo id. Caja 23). 



BALAGUER Y OROMÍ (ü. José).— Hijo del 
médico D. Pablo Balaguer y Capella nació en 
Barcelona en 1857. Siguió la carrera de medi- 
cina, recibiendo en 1879 el título de licenciado 
y en 1881 el de doctor. 

Como corresponsal del Diario de Barcelona 
formó parte de una expedición á Italia, Egipto 
y Palestina, escribiendo varias cartas que se pu- 
blicaron en dicho periódico en noviembre y di- 
ciembre de 1879 y en enero del siguiente. En 
1 88 1 escribió el texto explicativo de la obra Be- 
Uez€u del arte^ colección de láminas de pintores y 
escultores de los más célebres artistas, grabadas 
por Bobes y editadas por D. Ensebio Riera. 

Bibliografía 

cLa Leucemia.» Tesis doctoral. 

Barcelona: imp. Casa Caridad, 1886. — En 4.^, 
32 págs. 

c Algunos datos sobre la epidemia de cólera 
ocurrida en octubre de 1885 en el manicomio 
de San Baudilio de I.<lobregat, causas inherentes 
al mismo que acrecentaron su desarrollo, y me- 
didas adoptadas para combatirlas y atajar la 
epidemia.» 

Barcelona: imp: J. Jepüs, 1889. — En 4.°, 96 
páginas. 

E^ta memoria obtuvo mención honorífica en 
el concurso anual de 1888, celebrado por la 



Real Academia de medicina y cirugía de Bar- 
celona. 

cEl trabajo de los nifios: necesidad de limi- 
tarlo; modificaciones más convenientes en la 
legislación española.» 

Memoria leída en el Ateneo Barcelonés y pu- 
blicada en la Gaceta sanitaria de Barcelona, 

BALAGUER Y CAPELLA (D. Juan).— 
Nació en Barcelona el 25 de junio de 1827. Estu- 
dió armonía con el maestro D. Biateo Ferrer. 
En 1853 obtuvo la plaza de primer fagot en el 
teatro del Liceo de esta ciudad y en 1854 la 
de profesor de solfeo en las clases de música 
del conservatorio de dicho Liceo. 

Ha escrito dos Misas á toda orquesta, un Re' 
quieniy un Miserere^ un Magnificat^ Las Estacio- 
nes^ dos zarzuelas; una fantasía y diferentes 
piezas para baile, etc., etc. Recientemente ha 
publicado una Teoría y práctica del solfeo. 

BALAGUER Y CAPELLA (D. Pablo).— 
Nació en Barcelona en 1821. Estudió la carrera 
de medicina, siendo alumno interno de la facul- 
tad y practicante del Hospital de Santa Cruz de 
ésta. Terminó sus estudios en 1845 7 recibió el 
título de licenciado en el afio siguiente. Fué co- 
laborador de El Telégrafo médico y secretario 
de su redacción. Escribió algunas poesías, ade- 
más de las disertaciones que citaremos. En 1856 
ingresó, previas oposiciones, en la Academia de 
medicina y cirugía de Barcelona como socio de 
número. El Sr. Balaguer fué uno de los médicos 
prácticos de mayor fama de esta ciudad. Murió 
en 1865. 

Bibliografía 

cDe las funestas consecuencias ñsicas y mo- 
ralea de la inobservancia de los preceptos higié- 
nicos en la actual sociedad. Discurso inaugural 
que en la sesión pública anual celebrada por la 
Academia de medicina y cirugía de Barcelona, 
en 2 de enero de 1S65, leyó D. Pablo Bala- 
guer.» 

Publicada en el acta de dicha sesión (Barce- 
lona: imp. del Diario de Barcelona^ 1865). 

clnfluencia de las posiciones en el desarrollo 
y marcha de las enfermedades.» 

Biblioteca de U Real Academia de medicina 



198 BA 

y cini^BdeBaiceloiiB. MemoriuM.SS.de 1S31 

(Conaideruioiies sobre la educaciín fliica y 
moral de 1* díBo*. > 
Id., (d. 

BALAGUER (D. VCcior).— Nació en Barcelo- 
na el d(a II de dicieabn de 1824. Siguió la 
carrera de abogado en los Esludioi genérale* 
eitablecidoa en Barcelona. Durante lu carrera 
se dedicó á loa eitudios liteT>,rios y etcribió en 
1838 un drama [ilulado J'tfíii el jorahaáQ S ti 
hija ác Carla Magno que fui repreientado en 
el teairo inilalado en el eiconveoto de Monte- 
aiún. Cinco aDoi después ae puio en escena oiro 
drama del Sr. Balaguei, Don Enrigut ti Dadi- 
voso y en lu quinta representación fui Coronado 
en el palco esctmco (1). 

En 1840 publicó en EJ Comfitmtional laa 
poeafas: (La Francia,) <Roma,> <EI Renaci- 

(1} •FitoDonilu de Loi Conililuycnlu.- Obra cKriu 
btio U diiecciAo de D. Manuel Ibo Airuv. Undrid: im. 
prenu de Saotoi Lárice, 1869. 

Los repravaUntei de [e nación, etc. Redactada por don 
Minuel Prjdo y PHeio. Mtdrid; ímp. de C, Rey y C' 

iConumpoT^eDi iluicret.» D, Viciar BiLaguer. En Lsi 
Sucuoi de 16 de febrcFO de la^g, {Madrid,] 

D. VlciorBaUguer, por J, Simoei Dial. Ankulo pu- 

Víctor Balaguer. Sa vida y suiobiai. (latmilucción á 
\íi poeiiai compLrtai. Madrid; ímp. AHbau y C.^, 1874. J 

• EipaAotea CDnIemporánc« íluitre».» £tludi04 biográti- 
coi del ex-miniítto de Ultramar, Eismo. Sr. D, Víctor 
Bala^er, por D, ¡<ai Joaquín RibA. 

Madrid; ¡mp. de T. Foitanel. 1876.— En 4.0, ■4opági, 

D. Víctor Balaguer, por D. Pelegrin Garda Cadena. 

Articulo! publicadoi en la IbáStracíin Es/añetay Ahw 
ricana, pá^. 17, tomo ij, publicado en 1B77. 

iVEda política y pdrlameotnria de D. Víctor Balaguer, 
diputado á t^tes por Villanueva y Gcltrií.» 

Id.iimp.JoiéA.Mila, iSao— Unvol en 4.0, 36. p^. 



p. dej. C. Richard. igS].— En í 

1 Mmio UoiKtrsal [7 Mbre. de> 
ll; diciembre de tSSg). La Pi- 
siembre de iS;,,) y en ¿« /V« 
1 por D. Guillenna FoiMu, etc. 



BA 

mienio,! y <La Rerolitción,) y fundó y dirigió 
Ei LauTtl, periúdico artístico, literario y teatral; 
en 1844, £/Ania,tema[iario de Literatura, artel 
y moda* y en 1846.101 periódico* musicaleí, £7 
Barcino y La Lira. Trasladó en 1846 lu domi. 
cilio en Madrid y escribió en varios diarioa y di- 
rigió una publicación editorial littitada Mtata 
di lai hirmosttt, para la que tradujo del fruteé* 
varia* novelas. Regresó i poco t Barcelona y 
fund6 El Catalán (1S47) y colaboró en El Pa- 
pular y en La Aníortia. En el período de 1847 
i 1849 escribió y vertió del fruteé* rarios dra- 
maa y comedia*, que *e publicaron en su mayo- 
ría en la biblioteca editada por la caaa Mayol 
de Barcelona, £ai yoyat delltatra. Se incluyen 
en e*ta entre otras, yuin di PaaUla. Vtfrtdo ti 
Vtliolo, Lat cuatro Barras dt Sangre y Batid*- 
ra contra Bandira. Al inaugurarse el Teatro 
del Liceo, fué nombrado poeta del miamo 7 dea- 
pués del Principal. 

En 1S49 dirigió la ¿iJ/i0/«ra/ii/»/arcm«/i««0,- 
y en el itflo aiguíente entró á formar parte de la 
redacción del Diario de Barcelona. En é*te pu- 
blicó Lat Leyendas de Monlterrat, Una lxpli&- 
rían á San Miguel del Fay, Lluvia de oro y La 
Curia del Cedre Bajo el pseudónimo de Julia e»- 
ciibiú semanalmente una revista de salones, loa 
primeros que de esta clase se han publicado en 
Espafla. 

Fundóse en Barcelona, en 1847, la Saciedad 
filarmónica, que tenía por objeto fomentar la 
música vocal é instrumental, asi en la parle de 
composición como en la de ejecución, difundir el 
buen gusto y dar á conocer las mejores obra* 
de artistas nacionales y extranjero*. No satis- 
fecho* sus fundadores con abrir un teatro y un 
circulo dramático y musical, abrieron un ateneo, 
punto de reunión de literatos y añcionados í la 
poesüt y i los estudioi históricos. La Sociedad 
lomó, entonces, la denominaciún de ñUrmónica 
y literaria; alternando con las funciones dramá- 
ticas, se celebraron importantes reuniones litera- 
rias y cienliñcas en las que se leían disertacione* 
sobre punios concretos de la historia y literatura 
espafiolas. En octubre de 1852, D. Víctor Bala- 
guer se encargó de una cátedra de historia de 
CataluDa, la primera y tínica establecida en el 
Principado, 

En el discurso preliminar decía aquel: <En el 
Ínterin, yo me contentaré con narrar au hialoril^ 



BA 



7 esto lo barí, •cDoreí, no por lucimiento, ni por 
orgullo, ni pot nuiagloría, sino por deber, por 
obliKaci6n, por ley, porque así como el lacerdole 
■e debe á lus illareí y el toldado í sut bande- 
ras, el hijo «e debe t lu madre t el ciudadano 
á lu patria.! En estas lecciones, el Sr. Balaguer 
trazó i grandes rasgas, jr, bajo forma popular'; 
amena, la bisloría de CataluDa, hasta la toma 
de BaiMlooa por las tropas de Felipe V. El 
Ayuntamiento queriendo tributar una pública 
muestra de coiuideraciún, le concedió el titulo 
de cronista de Barcelona, j bajo sus auspicios 
se publicaron dichas leccionei con el título, Bt- 
ílnoí A la hitteria de CatalatUi. 

En 1S54, en unión de D. Manuel Angelón, 
dirigía las publicaciones de la sociedad literaria 
La Alianta j fandó el diario polftico La Carona 
át j4ragíit,doi aSos después se separó de su re- 
dacción para fundar con la colaboración de don 
Luis Culchet, £i Comtller. En el número correa- 
pondiente a] dia II de majo de lSj7, publicó 
su primera poesía catalana dedicada i la Virgen 
de Hontaerrat y una serie de artículos sobre la 
doctrina constitucional, 

Hé aquí algunas de las eitrofai de aquella 



Td la Berra mis alta y mi» hermosa 
Vas escullir per femé ton palau. 

Reina deis cela, Mare de D¿u, perdona 
Si Gds any no 't dediqui un recort: 
Sois cuant ven a¿n vaixell presa de 1' ona, 
Buscan loa ulU del nav^ant lo pori; 

Jo TÍnch, com lo cautíu entre cadenas 
Un consol i bascar per mon dolor. 
|Los plors moD front han amigatl |Laa peí 
Me han, mare meva, rosegat lo cor) 

Com soldat, que fugint á tota brida, 
La* armai tí per lo caml llansant, 
Axis jo pil camf de aquesta vida 
A trossos lo men cor neanal deixani. 

Vei^ de Montserrat, casta madona, 
Feria de las montanyas y del* cels, 
A qui 'la tiigels per fer una corona 
Arrancaren del ceí nn puny de esielí, 

Postrat me tens de*ant la gloria leva: 
Fugint lo non y *as mitería* vinch; 



Contemplam ali teus peus, 6 Mare menú 
Me sentó mal del cor, ferit lo tincb. 

S6n tan sois, per la febra que 'm devora, 
Brasas de foch moi ulls de tan plorar. 
Dfgaame per pietat, Reina y Senyora, 
;Lo repos que desitjo 'm pots donarí 

Jo sí que aquf han vingut reys y princesas 
Y en cambi del consol quils dona Déu, 
De joyas le han cubert; 1* or 7 riqueiis 
EIls han fel plóurer de ton trono al peu. 

Mas joyas son moa cants; pren, Mare amada. 
De moa cantan lo que farí millor. 

V cuant arribe de la morí lo día 
Lo día del repús pél desterral, 
A consolarlo vina en la agonfa, 
Ángel de Catalunya en Montserrat. 

En 1859 dirigió la publicación La Revitla dt 
Barttlona (imp. de J. Jepils). y escribió articulo* 
literarios en El Tílígra/o, periódico fundado 
por D. Fernando Patxot. Cuando la guerra de 
Italia, D. Vfctor Balaguec fué á Gínova y de allí 
pasó i reunirae al cuartel general de los ejfr- 
citos aliados. Estuvo en Magenta y Solferino y 
publicó una serie de cartas en El TtUgrafo, del 
que era corresponsal. 

Al regreso á Barcelona imprimió unoa cantos 
sobre la guerra de la Independencia italiana. 

D. Vfctor Balsguer lomó parte activa en el 
restablecimiento de los Juegos Florales de Bar- 
celona, 7 fué nombrado uno de los sJele jaeces 
del primer certamen celebrado en 1859. De esta 
institución ha sido secretario 7 presidente y pro- 
clamado Mtilrt fu Gay Saitr, en 1861. Varios 
premios ha alcaniRda en los Juegos Florales por 
sus poesía*: Li>i voluntarím catalanes (1860). 
AUarüáa (id.), Lb is ái Mari dt 1461 (1861), 
La íop ^ En ArtHengol iC Urgell {l%6l), Loriy 
dil mar y La Campana di F Avt María, 

Desde que U. Víctor Balaguer publicó en El 
Censelíir la poesía A la Vergí, osó el pseudó- 
nimo de El TrirvaJar de Mealserrat, y dejó por 
completo de escribir para el teatro y se dedicó 
i la poesfa, publicándolas en periódicos y revis- 
tas y después reunió en colección, de las que se 
han publicado varia* ediciones y traducido en 
distintos idiomas. Conocemos las versiones que 
de ella* han hecho en castellano lo* diatingui- 



900 



BA 



dos literalot RuU Aguilera, Barrera, San Mu- 
tin, Llombart, Labaila, Vago, Ftlix de Antuno, 
y Nu&ez de Arce; en fiancíi, Mr. Tourtoulon j 
Busco; en ingléi, por el príncipe Bonaparle 
Wyie; en provenuü, J. B, Cronrillet ; Remi de 
Marcelini; en italiano, par Temtatoclei Solera, 
Eradlo Roni j Caeíano Rovanni; 7 en alemio, 
por la seBorila Otilia Muller y A. Rosenthal, 

El edilor D. Salrador Mañero comenzó en 
1860 la publicación de la Historia át CataJu/ta, 
¡/ dt La Corana de Aragón, eacrila por D. Víc- 
tor Balaguer. Como hemos adoptado el criterio 
de no emitir juicio sobre laa obras de autores 
coDlcmporineos, nos limíiaremos respecto i. ésta 
á transcribir á continuación, los siguieotei pi- 
rtafos escritos por D. Víctor Balaguerí insertos 
en la segunda ediciÚD de Los Truvadortí: 

«En el que bien pudiera llamarse albor de mi 
TÍda literaria, egcribl la Hiiioria dt CaialnUa y 
át la Corona dt Aragón. Hoy en el que bien 
puede llamarse ocaso de mi agitada vida polf- 
tic», escribo la Historia dt los Trovadora. 

>Debiere haber aido al rerís, que acaso en- 
tonces hubiera podido escribir esta con más 
entosiasmo y aquella con más meditacíán. 

lOuramente combate hoy alguno aquel pobre 
libro de una juventud, escrito al ctüor de la 
misma, con una idea de propaganda que era en- 
tonces de necesidad, dadas las circunatanctas 
porqui atravesaba el pafs, con el desinteresado 
y patriótico propósito de recordar una historia 
nobilflima de libertad y de progreso, descuida- 
das por unos, adulterada por otros, ignorada de 
muchos. Errores tiene, bien lo ai, errores de 
pluma, de olvido, y de imprenta algunos, que 
más larde he notado: errores de entendimiento 
loa mis, que, par carencia de íl, acaso no me 
sea dado notar nunca. 

>Hube de escribir aquella obra, con la príts 
en la mano y las entrafias de la necesidad, obe- 
deciendo S esa presión devoradora de la impren- 
ta que traga sin piedad y sin cantarlas las cuarli- 
Ilaa del autor, y i tas exigencia*, por otra parte, 
Iq¡{timaa del editor, que tiene por todo y sobre 
todo en cuenta sus intereses, 

■ Escribí aquella obra, i cada paso lo repito 
en ella, para abrir camino y dar ejemplo, á ñn 
de que otro* refundieran, enmendaran y com- 
pletaran lo pobre mfo con lo bueno luyo, lle- 
gando aaí á elevarse un monumento á la historia. 



con sus faltas é incorrecciones, ofresco aque- 
lla pobre Hhtoria mía como un titulo de eonu- 
deración i mí país, para que por mi amor me 
sean perdonados sus errores; que yo puedo decir 
1 mi patria algo parecido i lo que uno de lot 
trovadores cuyas vidas se contioiian en este libro, 
decia á BU dama: 

>Ni tu carino me obliga, ni tu deaamor me 
importuna. Puedes i. tu placer aer conmigo 
amante fiel ó ruin ingrata, que aiempre yo le he 
de amar y te he de servir aiempre- > 

Posteriormente escribid la obra, ¿oí caüés dt 
Barcilona, en la que se narran sus recuerdos, 
tradiciones y leyendas, biografías de los peno- 
naje* ilustres que han dado sombre á algunas 
de ellas, etc., y los Amalts dt ¡a gutrra di Ita- 
Btt, Prusiay Austria. En 1866 anuncióse la pu- 
blicación de una revista hístórico-poltiica, titu- 
lada: La Corona dt Aragón, bajo la dirección 
de D. Víctor Balaguer. El objeto de esta publi- 
cación era ocuparse preferentemente en dar á 
conocer la historia, leyes y costumbres de lo* 
pueblos que constituyeron la antigua Corona de 
Angón. Circuló su prospecto, pero fuí prohi. 
bida por orden del Excmo. sefior Capítin gene- 
ral del Principado. 

Añilado el Sr. Balaguer á un partido político, 
emigró ¿ Francia en 1867 y concibió la idea de 
escribir la historia de loi Trovadores. Para re- 
unir datos, visitó la biblioteca del Arsenal, en 
París; y las bibliotecas y archivos de Tolosa, 
Carcasona, Btsiers. Narbona, Montpeller, Arlea 
y, especialmente, el de Aviñón, en los que en- 
contró concisas i importantes noticias. Resti- 
tuido en 1868 i, su patria, abandonó por com- 
pleto este trabajo que reanudó algunos aOos 
después, publicándola, en 1S7S, en Madrid, con 
el titulo Los Trovadores. 

Bajo su dirección apareció en 1S6S el periódico 
bisemanal La Montaña dt A/onlsirrat, que cesó 
algún tiempo después de acaecida la revolución 
llamada de Septiembre. Dies aDos despuía dio 
i luz un volumen que tituló Tragedias, que com- 
prendía ocho de estas composiciones titulada*: 
La mort J" Anibat, Coriolano, La Somira dt 
César, La feíta de Título, La morí dt NerSn, 
L' última hora dt Colón , y La tragedia át Llivia. 
En 1S79 las nuevas tragedias El Comftt Foix, 
Raig de Lluna, Lo guaní del átgoUat y Las 



BA 

ispeíallat á$ la moría. El St. BiUgfuer adopiú 
en estas compoticíonei el título de Tragtdiat, no 
porque fueran en todo rigor lo que «ua títulos 
indican, legiia generalniente se concibe, KCOin' 
prende j acepta, sino porque estin comprendi- 
das dentro de la explicación que da la Sociedad 
í esta palabra y dentro de la significación lam- 
biéA que «e leí daba en remotos tiempos. Tra- 
gedias, es decir, cosas trágicas, coaaa trilles, 
cosaa de lamentar y sentir (l). Forman la* tra- 
gedias un lolo cuadro y una sola escena, y del 
personaje toma sólo lo indispetuablemente ne- 
cesario para representarle en el momento de la 
vida más culminante. Aunque el Sr. Balaguer 
no eaciibiú eala* tragedia* para ser repreienia- 
das, algunas lo han sido en Italia, por Ernesto 
Roisi, y en Madrid, Barcelona y la Habana por 
la Peuana, Carlota Mena, Goula, etc. Con mo- 
tiro de haber sido representada en el Teatro 
Romea de Barcelona Las apaialiat dt la 
morta. Ha dirigido en Madrid el Sr. Balaguer 
la revista La Amírica y los diarios poltlicos 
La Maüana y La Ibtría. 

Entre los cargos públicos que ha dcsempeSado 
el Sr. Balaguer debemos citar los siguientes: pre- 
sidente de la Diputación Provincial de Barcelo- 
na, director general de EsIadCstica, represen- 
tante en el Congreso internacional de estadística 
celebrado en la Haya, director general de correos 
7 telégrafos, presidente del Tribunal Mayor 
de Cueniu, dd Consejo de instrucción pública, 
del de Estado (2), del de Filipinas y posesione* 
de Guinea, dos vece* miníttro de Ultramar y dos 
de Fomento. 

El Sr. Balaguer pertenece á las siguiente* cor- 
poraciones; Académico de ntimero de la* Rea- 
es Academias Espafiolas y de la Historia. 

Socio honorario de tos Amigo* del Pala de 
Santiago.— Aiociasión taquigráfica de Madrid. 
— Miembro de honor de la Sociítf aeidemique 
hispano portugaite de Toulouse. — Corresponsal 
(1864) Económica matritense.— Socio honorario 
del Circulo ñlológico de Torino(iS7o).— Id. de 
mérito de la Academia cerviatica española 
(lESi). — Sociítí scientlfique europeeone; feli- 
bre majuraron (1S76). — ^o/ Penal. Sociedad 

(i) Prólogo de lai niufu trafedjai. 

(3} D- Víctor Bala^er ptacDtó ]■ dimUión dtt eiU 
ele»»do cargo, pan «ervir á l« intereía do Cilahifli con 
motila da loi tnudoa i» conwrcio. 



BA >0I 

amigos de la Instrucción ( iSSo). — Colegio de 
profesores de CalaluSa. etc., etc. 

En loa momentos en que se publica este artí- 
culo bii^ráfíco, se anuncia la publicación de dos 
nucTas obras iníditas del Sr D. Víctor Balaguer: 
un volumen de Poesías easUllanas y otro titula- 
do Mis recuerdas di Italia. 

Tomamos del primero varias composiciones 
que pueden dar i conocer la idea que ha empuja- 
do al autor ¿ publicar esta colección de poesfas 
castellanas que ha tenido reservada hasta ahora, 
ya que el «eDor Balaguer apenas se habla dedi- 
cado á la poesía castellana. Dicen asf: 

A leer el Quijote, siendo nlDo, 
reía i carcajadas como un loco. 
Hoy le volví í leer, siendo ya viejo, 

boy (no lo digáis) lo leo y lloro. 



nelo 






que es un nido de amor, 
tapizadas de yedra sus paredes, 
el dosel de jazmin en su balcón, 
j sus grupos de palmas y laureles 
i la vera del garlo surtidorl 

|Tu casita en el campo, con sus tonos 
de luz y de calor, 
COR sus noches de estrellas y de tuna, 
■US sábanas de flores 7 de sol, 
7 su bandada de palomas blancas 
trazando como un nimbo en derredor!.... 
|Tu casita en el campo, tu casita 
que es un nido de amorl 

Es honor de un pais el que un soldado 
pueda sus altos puestos alcanzar, 
mas no lo es ciertamente el que estos puestos 
aquel mismo soldada pueda dar. 

tQuí más! iQuC másl Cruzamos las distancia* 
no en braios sino eo alas de un volcán; 
el pensamiento va de un mundo al otro 
por unos hilos que hemos hecho hablar; 
en torbellino cómico el espíritu 
*e arroja á recorrer la inmensidad; 
el inviolado teño de los mares 
baja á explorar el náutila procaz, 
7 osados Prometeos de 1* ciencia 
sus rayos roban á la Iue solar. 

Hoy llama á ai toda* la* fuenas vivas 



Hoy soo otro* loi tuoldes: hay ei fuertí, 
hoy e> fuerza pensar, ; bacer pensar. 



que para hacer el bien todo ei di 
y lodo fácil para tucer el mal, 

Tambiío, tambUn be tenido 
jro m\ crtii y mi Calvario, 






o de ir 



I 



iQuí pequeños loa hombres en el valle 
para aquel que loa mira desde lo allol 
iQuí pequeños los hombres en )u ciimbre 
pam aquel que los mira detde abajol 



« algún 






el revuelo de un 


beso que deacicn 


á posarse en luí 


labio* de carmín 


ea mi alm 


a, vida mía 


es mi alm 


a que va í tt. 



iLa elocuencia!.... E> verdad [Dendita acal 
Vo la aplaudo, y la elevo, y la bendigo. 
iPero á cuinloi culpables hn s^itvadol 
|y á cuántos inocentes ha perdidol... 
Elocuencia, ea verdad, lU eres la antorcha, 
la luí, el fuego sacro, el genio m¡irao¡ 
pero un día tu víctima fui Súcratei, 

victima, oiro día, Jes 



lo» veni 
6 lanzar! 

lerdi 
y revuelt' 
Del uno 
del uno £ 
O la insa 
ó la ingr 



¡Cómo 



BA 

\C6rao aoBkba jo, cómol Tenían 
entonces, para mi, la vida incien 
el cielo encamo* y la (ierra ame 
j perfumes la Sor, ; e] aire betc 
iCómo BoDiba yo, Dioi mío, ; 



Si ello creía jo, cuando era mozo, 
{por qut no creerlo adn, cuando loy viejo? 
jLa nieve de ta« canul Lleva el Etna 
nieve en »u cumbre, en au) entrañas fucgol 
{Dejadle con sus aueDoa al que suena! 
Dejadle en pas, dejadle; que son ellos 
lo mía serio y formal que hay en el mundo- 
Dejadle recordar, como en sus tiempos, 
al viejo progresista lua amores 
de gloria y paz y libertad del pueblo, 
j al viejo trovador sus ideales 
de amor f de arrebato por lo Bello. 

(Dejadme en pasl Quiero seguir loOando 
sabiendo adn, como hoy ya sí, que sueDo. 

Terminaremoi esta breve reseDa biogriüca 
dando cuenta de la fundación de dos estableci- 
miento! lileruias, científicos de reconocida im- 
portancia, debidos á la iniciativa j patriotismo 
de D. Víctor Balaguer; nos referimos á la Biblio- 
teca-Miueo, ettablecida eo Villanueva y Geltril 
7 á la Biblioteca ultramarina. 

Mullo- Biiiiettea Bali^mr. 

Fundóse e«te establecimiento en 1884. D. Vic- 
tot Balaguer desprendióse de cuanto posefa en 
bienes de fortuna y en libros y objetos de arte. 
Dio la cantidad de cuarenta mil duros y díei y 
ocho mil Toldmenea, dos cientos cuadros 7 
muchos objetos que habfa reunido en su labo- 
riosa vida. En carta dirigida i D. Ramón Es- 
truch, eaplíca los móviles que le impulsaron á 
dotar i. Villanueva 7 Gellrd de tan importante 

cEmplei mi* fondos en valores del Estado y 
de ferrocarrilea, y con el producto de su renta 
y el de mi trabajo pude atender á las necesida- 
des de mí hogar doméstico 7 de mi vida social, 
hasta que en junio de 18S1 tuve la irreparable 
desgracia de perder i la que fué compallera de 
mi vida, mi noble 7 leal esposa, mi alma y la de 

iSolo 7» en el mundo, sin hijos, sin familia, 
acomodados mis pariente* mis cercano*, decidí 



realitar toda mi fortuna 7 emplearla en un mo- 
numento que pudiera ser dlil á mi pDtría 7 dig- 
no de ella; ya que mi patria y mi fi mi lia fueron 
siempre los únicos móviles de mi vida. 

Quiso la suerte que aquellos momentos fue- 
ran de alza para los fondos públicos, 7 esto me 
permitió duplicar casi mi capital, realizando una 
suma de cuarenta mil duros próximamenle, con 
la que, en vez de construir un hotit para mi 
uso 7 comodidades, levanté un edificio para gra- 
tuita enseñanza ; público ornato.* 

(Mis excelentes 7 generosos amigos los seflo- 
res marqueses de casa Sami y D. Francisco 
Gumá, tuviéronla boodadde admitir en depósito 
mi caudal, encargándose de realísar mi proyecto, 
y yo regresé á Madrid á engolfarme otra vez en 
las luchas políticas 7 á vivir sólo de mi trabajo 
y de mis honorarios de académica y ei ministro, 
con lo cual puede vivir holgadamente quien 
tenga carácter y voluntad para no traspasar los 
límites de una modesta posición. 

■ Tal es la historia y tal el origen delaBiblío- 
teca-Museo, que acabo de entregar á una junta 
de honrados 7 dignos patricios para que admi- 
nistren, conserven 7 fomenten este instituto en 
nombre del pueblo de Villanueva y Geltril á 
quien lo dono en realidad, y de quien quiero 
que sea, ya que para su instrucción 7 goce lo ins- 
tituí, sin perjuicio de que sea y debe ser también 
de toda Catalufla, y por consiguiente, de toda 
EtpaDa.> 

Con oportunidad y exactitud se ha dicho que 
ninguna población de segundo orden, 7 poquí- 
simas cspilaiea de provincia pueden vanagloriar- 
se de poseer una Biblioteca tan escogida y com- 
pleta como la establecida en Villanueva y Gel- 
trd, gracias al desprendimiento de D. Víctor 
Balaguer. No e* hoy una base de Biblioteca 
y Museo, sino una escogida y notable Biblio- 
teca 7 Museo. Se inauguró con veinte y dos 
mil voldmenei 7ho7 cuenta con treinta mil. El 
Museo era en 1884 poco importante, hoy es 
notable y contiene serie* numerosa* 7 vko^- 
das (O- 

La lápida conmemorativa de la inauguración 
de e*ta Biblioteca, colocada en el vestíbulo del 
edificio, dice aafi 



204 



BA 



BA 



Ad perpetuam reí memoriam 

en 26 de octubre de 1884 

reinando D. Alfonso XII 

y siendo alcalde constitucional de esta villa 

D. José Palles Oliver 

Se inauguró esta Biblioteca-Museo 

Donativo 

del diputado á cortes por el distrito 

D. Víctor Balaguer 

El Ayuntamiento de Villanueva y Geltrü 

Museo- Biblioteca del Ministerio de Ultramar. 

Siendo ministro de este departamento D. A. Ro- 
mero Ortíz, se trató de establecer en Madrid 
una biblioteca y museo ultramarino; algunos 
objetos y libros se reunieron, pero nada se hizo 
para que prosperara y quedó del todo abando- 
nado tal pensamiento. D. Víctor Balaguer com- 
prendiendo la utilidad que podría reportar á los 
estudios históricos y científicos de nuestras co- 
lonias su establecimiento, dictó las medidas 
oportunas para su pronta realización. Reunió 
los objetos que podían aprovecharse de la Ex- 
posición de Filipinas celebrada en Madrid, por 
su iniciativa, hizo pedidos á las autoridades de 
Ultramar, adquirió los libros que poseían re- 
lativos á nuestra posesiones D. Pascual Gayan- 
gos y D. Justo Zaragoza y los del príncipe de la 
Paz que estaban en el ministerio de Estado. 

Por Real orden del 2 1 de mayo de 1 888 se 
publicó el Reglamento de este Museo-Biblioteca 
y en su artículo primero se expresa su objeto, que 
es c reunir y coleccionar cuantos objetos, produc- 
tos, libros, folletos, manuscritos y publicaciones 
antiguas y modernas puedan hacer la historia y 
demostrar el estado actual de todas las provin- 
cias y posesiones ultramarinas que forman parte 
del territorio nacional, así como todo lo de igual 
índole que pueda inducir á conservar el recuer- 
do histórico de los países ultramarinos descu- 
biertos por Elspafia, ó que en algún tiempo han 
pertenecido á nuestra nación.» 

£1 Museo-Biblioteca está á cargo de una Jun- 
ta directiva nombrada por el ministerio de Ul- 
tramar. 

Bibliografía. — Obras históricas 

Una expedición á San Miguel del Fay. 
Barcelona, 1850. 



Los frailes y sus conventos. Historia, su des- 
cripción, sus tradiciones, sus costumbres é im- 
portancia. 

Segunda edición. Barcelona: imp. de Luís 
Tasso, 185 1. — Dos tomos en 4.° mayor, 108 
páginas el I y 672 el II, y 40 láminas. 

En la Biblioteca-Museo Balaguer hemos visto 
un ejemplar corregido, para publicar una tercera 
edición. 

Es la primera obra que publicó D. Víctor 
Balaguer. En el diario El Sol (Barcelona) se in- 
sertó un juicio crítico de la misma que repro- 
dujo el Diario de Barcelona^ pág. 2,596, afio 
1 85 1 y D. Juan Mafié y Flaquer publicó otro 
en la pág. 3,380 de dicho afio. 

Manresa y Cardona. Historia y tradiciones. 
Barcelona: imp. de A. Brusi, 1851. — Un vo- 
lumen en 8.°, 290 págs. 

La parte de esta obra referente á Manresa, 
ocupa r82 págs. y había sido publicada ante- 
riormente en el Diario de Barcelona (octubre 
de 1 85 1 á marzo de 1852). 

Cuatro perlas de un collar. Historia tradicio- 
nal y artística de los célebres monasterios cata- 
lanes Santa María de Ripoll, Santa María de 
Poblet, Santas Creus y San Cucufate del Valles. 
Barcelona, Imp. Luís Tasso, 1853; 112 pá- 
ginas en 32.** 

Bellezas de la historia de Cataluña, Leccio- 
nes pronunciadas en la Sociedad ñlarmónica y 
literaria de Barcelona, bajo la protección del 
Excmo. Ayuntamiento de la misma. 

Barcelona: imp, N. Ramírez, 1853. — Dos vo- 
lúmenes en 4.°, el I, XIV-326 y 4 págs. de ín- 
dices, y el II, 512, con el retrato del autor. 

Esta obra está dividida en siete partes que 
tratan de las siguientes materías: 

i.^ Desde los primeros tiempos de la histo- 
ria de Cataluña hasta el nacimiento de Cristo. — 
Civilización romana. 

2.^ Del nacimiento de Cristo hasta la funda- 
ción del Condado de Barcelona. — Época de la 
irrupción de los Bárbaros y primera época de la 
reconquista. 

3.^ 874 á 1 1 73. Desde el levantamiento del 
feudo hasta la unión de Catalufia con Aragón. 
— Época de los condes. 

4.* 1 173 á 1314. Desde la unión de la Co- 
rona de Aragón hasta la expedición de Levante. 



% 



BA 

— Época de loi rejrc* de Aragón comprendiendo 
las conquUU* de Valencia y Mallorca. 

S* 1314* 1516. Desde la eipediciún de 
Lerante hasta U unión con CaaLilla. 

6.' tsi6 á 1700. Desde la uaiónconCa» 
lilla faaita el leranlamiento de CaUluOa en favor 
del archiduque de Auatria. 

7.* Desde el le*anl«inieDto, hasta cneitros 
dfai. 

Gula át Barctiona á Arinyt, par ti /erro- 

Barcelona: imp. de Jaime Jepdi ; Ramón Vi- 
llegas, 1857.— En 8", ro4 ptga. 

Guía dt Harctlena á Granelien, par fl /erre- 

Barcelona; imp. de Jaime Jepdt y Ramón Vi- 
Ilegal, 1857.— Ed 8.°, 91 pSgs, 

Gula dt Barcihna á Martorill, por tlfirro- 

Barcelona: imp. de Jaime Jeplls y Ramón Vi- 
llegas, 1S57.— En 8.°, Itl paga. 

Gula dt flarcehna á Tarraia, par ti /trrv- 

Barcelona: imp. de Jume Jepila y Ramón Vi- 
llegas, 1S57.— En 8.°, 104 pigs. 

• ReaeDadela función cf vico- religiosa cele- 
brada ea Barcelona con motivo de la traalación 
delM ceniíM de D. Antonio de Campmanj y 
de Monpalau y lU biografía.* 

Barcelona: Imp. de J. Jepds y R. Villegaa, 
lSS7-— En 4.°, 130 pig». con el retralo de 
Capmany. 

(Apantes hiilóricos sobre la anión de Cata- 
luña con Aragón en el siglo xil.i 

Leídos en la Real Academia de BueoM letnu, 
en 30 de abril de 1857. Pablícóse un extracto 
en El CettctUtr de 1 1 de mayo de I %% 7. 

Cataluña VindiemJa. — La ciadadila dt Bar- 
ctlona. Obra bislóiie* escrita por D. Lufa Cu- 
chel y D. Víctor Balaguer. 

Barcelona: imp. de J. Jepds. — Un toI. en 4.°, 
401 pigs. ilustrado con 4 láms. grabadas en ma- 
dera por Lechard y Martines. 

Esta obra comprende la historia de la revo- 
lución de CataluDa eo tiempo de D. Juan II. 

yemadat di gloria ó lat etpoitíleí ui África. 

Barcelona: 1860. — Do* tomoa en 4.° con 18 
láminas. 

(ReseO* de loa featejoa celebntdo* en Barce- 
lona con motivo del regreio de lo* volnntuio* 



BA 



aos 



de CataluDa y tropas del ejírcíto de Afriea- 
(Mayo de iS6o).> 

Barcelona, López, 1860. — En 4.", lis pig*. 
Ilustrado. Pablicúie por acuerdo del Excelen- 
tísimo Ayuntamiento de Barcelona. 

Mtnmrias dt un cointituyinlt. — Ettudioi hii- 
tSriíos y paütices. 

Madrid: imp. de la Biblioteca de loitrucción. 
(Sin (echa). Un vol. en S.°, 374 pJ^. 

Comprende los siguientes ei Indios: De la so- 
beranía nacionsl y de las Cortes en Catalufia. 
— El castillo y los caballeroa de Egara.— El rey 
D. Jaime y el obispo de Gerona. — Memorias de 
un constituyente (páginas de un diario), y la 
BiograKa de Alf-Bey-el-Abbass{. 

Lai eallet dt Baríihna. Origen de sus nom- 
brea. Sus recuerdos, sus tradiciones y leyendas. 
Biografiai de los personajes ilustres que hnn 
dado nombre á algunas. Historia de loa auceíos 
y hechos cílebres ocarridoi en ellas, y de los 
edificios más notables, asi priblicoa como parti- 
culares, que existen en cada uno, con la reaeDa 
y noticia de todo lo más importante relativo á 
la capital del Principado. 

Barcelona : Eil. tip. editorial de Salvador 
Mañero, 1865. — Dos voldmenea en 4.° mayor. 
El I, portada y 598 pági,, y 7 de (ndice, y el 
Ui 737 págs. y 6 de (ndice. Con láminas. 

En l388 (Madrid: imp. de A. Tello), ae reim- 
primió eaia obra con el titulo Lat tallet dt 
Barcihna, en 1865. Complemento de la his- 
toria de Catalana. 

Forman doa tomos en 4.°, el primero 530 pá- 
ginas, y el segundo 480. 

Analif di la gutrra dt Italia, Pruiiay Auttria. 

Colección de documentos, correspondencias 
paiticulares, reaeflaa de los movimientos y bata- 
llas de los ejércilo* beligerantes; descripción de 
loa palaea á que se vaya extendiendo el movi- 
miento de la guerra, bic^Tafias de loa hombres 
ilustres, sai civiles como míliiareí, que con mo- 
tiva de ella «e distingan, relaciones historiales 
y detalladas de los acontecimiento* más impor- 
tantes, juicios especiales de loa sucesos, etc. 

Barcelona: Est. tip. de Salvador Mañero, 
1866.— En 4.°, 593 págs. coa lims. snellas. 

EituMts Ui/éricet y palüicot. 

Madrid: imp. á cargo de J, PeBa, 1876. — 
Un ToL en 8.°, 318 paga. 

Comprande las siguientes monograHas: fpa- 



3o6 



BA 



blo Clarti,> 4EI opiUn Cabanyes,* <EI co 
11er CaianoTU.i iDel bandolerismo j bandole- 
roa de CauluDa.) cEI d^ollido.i cLa> bodaí 
d« Felipe V,> cBach de Roda.i cUn epísodit 
del siiio de Barcelona, en i7oJ,> iGl aaalto di 
Brihuega,! (Los illiinios diaa de Alrarez.i iLa 
aoberanía nacional y lag corlea en Cau1nfla,> 
<EI castillo y loi caballero* de Eest*, 7 el rey 
D. Jaime y el obispo de Gerona.» 

Mtmtrraí, tu Muerta, sut tradieionts y ¡t- 

Nuera edición corregida y aumenlada. Ma 
drid: imp. de i'. Casanovaí, iSSo. Un vol. en8.° 

Se pubticiS eala obra por primera vu eo el 
Diario dt Barctlena. De ella te hicieron cuatro 
ediciones en EspaDay varias en la Amíríca la 
lina. Brot la tradujo al /rancia y Roienlbal al 
alemín. La ediciún de 1880 contiene algunas 
notaiy los trabajos literarios que sobre Montse- 
mt y tus cueras escribió posteriormente don 
V. Balaguer. Se incluyó en el lomo VIII, pá- 
gina 107 de lus obras. 

Las ruinat di Pobtii, con na prólc^o de don 
Manuel Cállete. 

Madrid: imp. y fund. de M. Tello, 1S85.- 
Uo Tol. en 8.° mayor, 396 pígi. 

Publicóse en la Colección de escrilore* casi 

La libtrlaá cemtitutianal. Estttáhs nibrí ti 
gebiirnt político de varios pueblos, y, en particu- 
lar, sobre el aittema porque se regia particular- 
mente Catalufla. 

Barcelona: imp. J. /epda y R.Villegas, 1858. 
— Un vol en 4.°, 25» pígs, 

(Expedición de catalanes y aragoneses i 
Oriente. 1 

Artículo» publicados en la Retiista de Catalu- 
ña, ion. I, píg. 365, tom, 11, paga. %, 45, 97 
y »4S- 

«Breves noticias acerca de un drama lírico 
del siglo XIII. > 

Madrid: imp, Aribau, 1S79. 

D. Carlos Boy publicó en Lyón una iraducciún 
(iSBo). 

Les trovadora. 

Segunda edición. Madrid: imp. y fnnd. de 
M. Tello, 1881.— Cuatro vol». en 4.°, el 1,400 
páginas el II, 407, el III, 400 y el IV, 322, 

La primera edición se publicó en Madrid en 
1878: inp. de Foruoet, seis vol». en 4.°. A la 



BA 



segunda preceden los dictámenea que e 
sobre esta obra las Reales Academias EspaDola 
y de la Hiatoria, un prólogo del autor y un estu- 
dio sobre los trovadores. 

Guia del viajero tit Piedra (Monasterio, resi- 
de acia 1 cateada»). 

Barcelona: imp. J. Jepitt, i88z. — En t6, 160 
páginas. 

El menailtrio de Piedra. 

Barcelona; Baaiinoi editores, 1881. — Un vo- 
lumen con láminas y grabados, 192 págs. 

Publicóse en el tomo VIH de la* obru de 
D. Víctor Balaguer. 

t El Degolladero, ■ Memoria leída ante la 
Real Academia de U Historia. 

Publicada en el tomo Vil de la* obras de don 
V. Balaguer, pig 72. 

Historia di Cataluña. 

Madrid: imp. y fund. de Manuel Tello, 1885, 

1 1 tomos en 4.° Tomo I, XV-52S pi^. II. 
SSojIIl, S16; IV, s68; V, 513; VI, 533; VII, 
SIS. VIII, su; IX. S54 y X, S19 J '1 XI 
(complementario), 5S7. 

En 1860 se publicó en Barcelona (Mañero, 
ídilor) la primera edición de esta obra con el 
titulo de Historia de Cataluña j de la Corona 
di Aragón. Consta de cinco voliimene» en 4." 
mayor, ilustrados con láminas abiertas en acero, 
sacadas de viDelas, códice* y de monumentos y 
cuadros de trajes, coilumbres i historia, origina- 
lea de conocidos pintores antiguos y modernos. 
El tomo V contiene un índice alfabítico de la» 
materias contenidas en la obra. Esta edición es 

Al ñn de la segunda edición (tomo XI) de la 
Historia de Cataluña se han incluido varias mo- 
nc^rafías publicadas en los Estudias hisléricesy 
politices de D. Víctor Balaguen las Ruinas de 
Pebkt y la biografía de Alí-Bcy-el<Abbaasf. 

CO»< POSICIONES DKAMiiTl 



PipUt el jorobado i Elhgo de Carh Magno 
?or un joven catalán. 

Barcelona: Ignacio Olivera», editor, 1S38. 

JSl launl y el irone. Lea coh motive dtl aila- 
t di D.* Isaili II. 

Barcelona: imp. Vilar, 1846. 

D. Enriqui i¡ Dadieoso. Drama. En la quinta 



6A 



<D faí coronado el autor ea el palco 
«■cínico del Teatro Principal de Barcelona. 

¡Al laqui de la oraeiónl Drama. Se publicó 
UD fragmento en la rerísta E¡ Genio, página 
"5- 

jfttait de Padilla. Drama en cuatro actoi con 
■eii cuadros en veno original- 
Madrid: imp. de V.* de Lalama, 1S46.— En 
4.° mafor. 38 págl. 

Eairenado en el Teatro de Santa Crut el to 
de febrero de 1847. Se publicú un juicio crítico 
en el Diaria di Bartelena de 18 de febrero de 
dicho aOo, pig. 795. 

Una atlrit itnprmiíada. Juguete cómico en 
un acto, original j en veno de D. Kamún Me- 
del j D. Víctor Balaguer para repretenlarae en 
los icatroi de Madrid el afio, 1S47. 

Madrid: imp. de ia V.* Lalama, 1S47. — En 
4,° mayor, (Biblioteca dramilíca). 

Vi/redo el Velleía. Drama en Ireí actoi pre- 
cedido de un prólogo original de D. Víctor Ba- 
la){uer ; D. Juan Alba, eicrito para *er repre- 
sentado en el Grao Teatro del Liceo á beneficio 
del primer actor D. Rafael Farro. 

Barcelona: imp. de la V.*. í hijoi de Mayol, 
1848.— En 4.°, 24 ?*£•■ 

Las cua/ro iarrat di Sangri. Drama en cua- 
tro actos r en ^r«'*o original de D. Víctor Bala- 
guer 7 D. Juan Alba. 

Representado en el Teatro Principal en no- 
viembre de 184S. El la Inunda parte del dra- 
ma. Vifredttl VlÜBíe. 

Metusina. Opera en un icto escrita en espa- 
Dol por D. Victor Balaguer y puesta en milaica 
por el profesor catalán D. Juan Sariols. 

Fue representada en el Teatro Principal de 
Barcelona, en 1848. 

Se publicó un juicio critico en .£/ Fommta 
de 7 de abril de dicho aOo. 

Bandera centra tandera. Comedia en tres ae- 

Barcelona: imp. J, Estivill, 1S45.— En 8.", 
108 pági. 

Representada por primera vez en 1 de diciem- 
bre de 1844- 

U» ítratón di mujer. Drama en tres acto* 

Barcelona: imp. de la V.* í hijtM de Mayol, 
1848. — En 4° mayor 
Leí exfáiileí del puinti di Nuiítra Slñera. 



BA 



ao7 



Drama de espectáculo arreglado para ser repre- 
sentado en 1849 en el Teatro Principal. 

jftiBela y Romee. Tragedia en trea actos. Orí- 
Barcelona: imp. V.' í hijos de Mayol, 1S49. 
— En 4.° mayor. Premiada por la Academia de 
literatura. Estrenóse en el Teatro Principal. 

Di cminero á minisire S ¿in qué paran eital 
miíaiP Pieía en un acto arreglada exprcfamente 
pata el primer actor D. Joaquín Garda ParreSo, 
por D. Víctor Balaguer. 

Barcelona: imp, r lib. de la V.* t hijos de 
Mayol, t849. Publicóse en la Galería dramática 
Joyas literaria». 

En tSso- Drama original en trea actos. 

Barcelona: Lib. de Mayol, 1S50.— En 4.° 
mayor. Publicado en las Joyas del teatro. 

Les reeunes dtl latín. Z«nuelB en un acto 
escrita por D. Víctor Balaguer, puesta en miUíca 
por el Sr. Demany de Shebrun- 

Eatreaada en el Teatro Principal en 1S51. 

Publicóse un juicio critico en la pág. 3851, 
julio de dicho aOo del Diaria de Bartelena. 

La tapada del Rttire. Drama lírico en tres 
actoa, letra de los Sres. D. Víctor Balaguer y 
D. Gregorio Amado Larrosa y mdsica de don 
Nicolás Manent. Barcelona: imp. Gorchs, 1853. 

Estrenado en el Teatro del Liceo, en 36 de 
febrero de 1853, 

Se publicó un juicio crítico en el Diaria de 
Bartehna de 24 de abril de dicho aDo, pig. 3435 
y taSl Ancora de 7 y 9 de marao de |8S9- 

Dan yuan de Serratlonga. Drama en cuatro 
acto* y un prólogo en prosa y verso. 

Barcelona: Mañero, 1867. 

Repretenldte en el Teatro del Circo Barcclo- 
nís, en II de marto de 1858. D. Manuel Ri- 
mont publicó un juicio crítico de este drama en 
el Diarie di Bareelona, pág. 2379, mano de 
185S. 

Ausias March. Drama en cuatro actos ori- 

Barcelona: Lib. deS. Mañero, 1858. — En 8.°, 
iSíp^. 

Representóse por primera vez en el Teatro 
del Circo Barcelonís, en la noche del iS de di- 
ciembre de 1S5S á beneficio de D,* Cándida 
Dardalla. Precede á este drama una reieDa bto- 
tórica, 7 termina con notas aclaratorias 6 Uató- 
ricas relativas al argumento del drama. 



BA 



Tía cedías 

Tercera edición. Madrid: imp. j fund. de Ma- 
□ael Tello. i8Sz.- Un yol. en 4''. 506 pág. 
Comprende lu ligaienleí tragedia!: 
(La muerle de Aníbal.* <Conolano,> (La 
sombra de Ctnr.t (La Getu de Tfbuio,) tLa 
muerle de Ner6D,> <Saflb,> >La tragedia de 
LlíTia,> (La úliimahotade Colún.r iLosespon- 
uleí de la muerte,* <Ei guante del degollado t 
y f El conde de Foix.i 

Ediciones 

(TragediM.i Barcelona: imp. de L« Renaixea- 
aa, 1876. 

Un vol. en S.", 345 pig*. 

(Tragediaa.tHadKd: imp. deFortanel, 1878. 
—En 8.°, 484p¿gi. 

•Nova* tragedia!.) Barcelona-, imp. de La 
Renaixensa, 1S79. 

(Nue*as tragedias.» Madrid: imp. J. Garda. 
Sin fecha (1879)-— Un vol. en 8,°, 247 P*8»- 

• Lo guant del degoUal.i Monúlech en veri. 
Barcelona: imp. de La Renaiienia, 1S79. — En 
*■', 45 pí**- 

<Lai esposalla* de la Morta.t Barcelona; im- 
prenta de La RenaUenta, 1878. 

TftADUCCIONES 

Traducción castellana de D. Víctor Balaguer. 
Paga. 349 de las Tragediu. Madrid: imp. j 
fund. de Manuel Tello, 18S3. 

(La muerte de Nerún.> Cuadro trágico (tra- 
dueciún de O. Víctor Balaguer). Por Constanti- 
no Llombart. Valencia: imp. de M. Alufre, 1S77. 
—En 16, 31 págs. 

(La muerte de Nerón.) Puesta en verso 
castellano por D. Francisco Luís de Retes. Ma- 
drid: imp. de V. Saiz. Sin fecha.— En 16, 29 
piginat. 

(CoriolaDO.i Tragedia catalana f pueita en 
verso castellano por Francisco Pírez Echevarría 
Madrid: imp. V. Saii. (Sin fecha}.— En 16, 28 
páginas. 

< La sombra de César. > Traducción de la 
•B veno catalia escrita por D. Víctor Balaguer 
j D. Gaspar Nilnez de Arce. Madrid: imp. de 
P.Domlaguei MartCnea, 1877,— En 16, i^pági. 



«Lo* eaponaales del* muerte.* Veíaión caste- 
llana publicada en el Almanaque de Ib ¡Itatra- 
ñín Eípañola y Americana A.t 1879. 

(SafTo.i Traducción en verso castellano por 
D. J. Cencillo. Madrid: Perojo, 1S77 7 Salaman- 
ca, Cerezo, 1884. 

(Haonibali dSd Tragcdi of Viclor Balaguer 
Trad. (en verao aneeo] de Eduard Lidfoiss. Lund. 
1SS2. Njsvenslu Tids Kifl. 

cTragediai. Su autor eo vei*D catalán. Sus 
iradnccionet en verso caatellaDO, Ruiz Aguilera, 
Nlifiei (¡e Arce, Retís, Pérez Echevarría, Barre- 
ra, Llórente, Roselló, Biedma, Sierra 7 Chave*.* 
Segunda edición. Madrid: ímp. Fortanet, 1S78. 

yuieiai críticos pabUcadas dt las Tr^tiSas 

(El Mercantil valenciano,» de 17 de septiem- 
bre de 1876; (Gaceta de Madrid,* de 7 deocln- 
bre de fd.; <B1 Imparcíal,* de 16 de octubre de 
id.; (La laiegridad de la Patria,* de 18 de octu- 
bre de Id., <Laa Provincias,* de ai de octubre 
de 1876 7 20 diciembre de 1879; 'La Revista 
contemporánea* de 1876; fDiario de Barcelona* 
septiembre de id.,pig. 10,376; <E1 comercio va- 
lenciano,* de 2 de febrero de 1879; <La Gaceta 
de CaUlu&a* febrero de 1880; lElTelefono ca- 
talán,* (Gerona)de IJ febrero de Id.; (Las Pro- 
vincias,* de 29 febrero 7 28 julio de 18S0; (El 
imparcial* de 14 junio de 1880, etc., etc. 

(El porvenir del genio.* Cantata para el dfa 
de la ¡naugaraciún del nuevo local de la Socie- 
dad ñlarmónicade Barcelona. 

Barcelona: ¡mp. de Joaquín Verdaguer, 1847. 
—En 8.", 17 pigs. 

Flortí dtl alma. Poesías. 

Barcelona: Caries 1848.— En 16. 

Italia. Colección de cantos sobre la guerra de 
la Independencia italiana, eacrita en idioma ca- 
talán. 

Barcelona: imp. El Porvtmr, 1859. — Un vo- 
lumen en 4.°, I lO-LXXXIV págs. 7 2 láms. 

Lo Trovada de Mtntíerrat. Poesías catala- 
nas de Víctor Balaguer. 

Barcelona; imp. de El Porvenir, 1861. — En 
8.°, a86, pág«. 

Esptransas y ricírii. Potitos catalanas. 

Novela. Barcelona: imp. de J. Jepús, 1866. — 
En 8.», 132 págs. 



BA 



Preceden t la* poc»fM de D. Vklor B»!»guer 
(una Apunlaments ; datos que, al maleix (emps 
que de prólecb í aquealai poealos poden servir 
Umbi pera la Hialoiia de la modcma Literatura 
catalana.! 

£/ trevaáor di Montstrrai. Poeaiaa completas 
de D. Víctor Balaguer. Coa la traducción en 
prosa castellana i la vista. 

La Biabal: Est. tip. de D. Antonio de Torres, 
1 863. 

Dos tomos en 4.° mayor, el I, 469 paga, y el 

Poesíai tomphtas. (Veraídn caslellana). Colec- 
cionadaí, traducidas 7 anotadas por los seDores 
Torres, Salva, Gibert, Lago y otro*. 

Madrid: imp.de AribauyC.*, 1S74. — EnS.o, 
341 págs. 

Parte de estas traducciones fueron publicadas 
en la edición de la Biabal ya citada, las otras 
se han hecho en distintu ípocas y algunas han 
visto la luz pitblica en periódicos literarios. 

Lo hovador át Monlterral. Poesfat de D. Víc- 
tor Balaguer, edjció completada ab totas las 
composicions fin* avuy iníditaa. 

Madrid; imp. est. de Aribau y C, 1B74. — 
En g.°, 41Z pigs. 

Obraspoélicaí de D. Victor balaguer. 

Publicadas en el (otno 57 de la BibUatica 
Universal. Madrid: 18S0. 

/'«.[/'w. Quinta edición corregida y aumentada. 

Madrid: ímp. y fund. de Manuel Tello, 1881. 
—Un vol. en 4.° de XkVIII.378 paga. 

Procede á esta obra una introducción titulada: 
íafeilfa calalattay Viciar Balaguer, 



Novelas, leyendas, tkadiccionbs, 

(3nc9 vingansat in una. Novela original. 

Barcelona: imp. J. M. Grau, 1844. — En 16, 
48pig«. 

Mtmeriat de un literal, Fernanda el Detiade, 
novela original de D. Di^o Lópeí de Monte- 
n^ro j D. Víctor Balaguer. 

Entre eel y cel lechuga; álbum de viaje. 

Segunda edición. Barcelona; imp. de Maouel 
Cluaellas, 1S47.— Un toL en 16."*, 310 pígs. y 
s de índice. 

yunta al hogar; mísceláneai literarias. 

Barcelona: imp. A. Brusi, 1852. Uo vol. 



Recuerdo! de viaje por Calalufia, Fra: 



ia, fiíl- 



Publicados como folletín del Diario de Bar- 
Amor á la patria. Tradiciones, cantos, re- 
cuerdos y baladas. Lo trovador de Montserrat. 
Barcelona; imp. de J. Jepús y R. Villegas, 
1858.— En 8.', íoopígs. 

Al fin de este tomo se insertan varia* de las 
poesías catalana* publicadas por D. Víctor Ba- 
laguer, con el pteudónimo de El trovador de 
Montserrat, j leídas en las tertulias literarias 
que tenían lugar en casa del Sr. Gironella. (llar- 

Lasjíoret. 

Barcelona: Lib. V." Mayol, 1862. — Un volu- 
men en 31 de 252 pigs. 

Publicóse en el Diario de Barcelona con el 
pseudónimo de yulia. 

La primavera del último trovador. (Tradicio- 
nes, cantos históricas, leyendas). 

D. V. Balaguer escribió esta obra para el 
Diario dt Barcelona, en donde se publicó por 
primera ves; la segunda edición apareció en el 
folletín del periódico El Conceller con algunas 
variaciones y con el título de Amera la patria. 
Con este mismo Ululo se publicó en Barcelona 
(1858, imp, J. Jepús). formando parte de una 
serie de novela* de D. Vfclor Balaguer, publica- 
da* por el editor D. Salvador Mañero, con el 
título: Cuentot de mi lieira. Finalmente *e ha 
incluido en el lomo XXII de las Obraa de don 
Víctor Balaguer. 

Doa Juan de Serralhnga. Novela original. 

Barcelona; imp. de £1 Porvenir, 1859.— Un 
vol. en 4.°, 671 pági, con 14 láminas aueluu. 

En 1S71. Esl. tip. de S. Mañero, se publicó 
la quima edición en do* tomos, el I, tiene 473 
páginas y el II, 491. 

En 1860 se publicó una inducción en fran- 
cés de esta novela, en el folletín de un periódi- 
co de PerpiBán (t). 

(i) En cl diuio El TcUgra/o, coTTapoDdieDM ni 30 
de julio de iS6a, >e lee: •En el rollctlu de un periódico 

I* novela oricioal del eicriior caulán i>. Victst Biliguer! 
tiluludi: iD. luindeSemllonc*.- Na DUhaiorpren- 

Irancíl, mujr reipeUble por cieno, pero que no ■• d de 
•Duiíoi, El irmduciot te iiribuje un» obr» que noeíanra.' 



BA 



BA 



/^ banátro dt ¡a mntrlt. (Cooliniucilill «k í 
D. Juan de Serrallonga). Novela orígioal nerita 
huii el capitulo XX pnr D. Víctor Balaguer j 
conliaaada por I). Adiodíq Altadíll. 

Barcelona: Lib. SaNidor Mañero, 1859— Un 
rol. en 4", 733 pigi., con lámina». 

En I S77 K publicó la quinta edicián. — Do 
rol. en 4,", 536 píy). 

CMtnIaí dt mi litrra. 

Barcelona; Mañero editor, 1865. 

(I.B Damiiela del cailillo >. Leyenda original. 

Barcelona: Salvador Mañero editor, (Sin fecha) 
*36 págs. 

Nn>tla,. 

Mndiid, imp. de F. Cao j D. del Val, 1880. 
—En i6, I74pági. 

Comprende La Eipaía dt¡ mutrtú j La Da- 
muela áil Castilh. 

DlSCüKSOS, MKUORIAS, CONFERENCIAS, ETC. 

(Uiacufio de entrada leído por D. Víctor 
Balaguer en la Sociedad Filomílíca de Barce- 
lona, en diciembre de 1843.* 

Trata del liguíenie tema: 

(I.oi anti^oa dramaturgos elpaColes en el 
aiglo xvill aon los que raái contribuyeron al es- 
tallo de gloria y brillantez en que actualmenie 
se encuentra nuestra liieratura drunática.i 

Publicúse en la revista El Cmif, núm. 3, no- 
viembre de 1844. 

I La poesía considerada con relación á la hia- 
loria, á la sociedad y al teatro.» 

Memoria leída eo la Sociedad Pilomática de 
Barcelona, en 19 de septiembre de 1S44. 

< Memoria leída en la .Sociedad Filomática de 
Barcelona, el 6 de octubre de 1844.1 

Publicada en E¡ Gtnio de 19 enero de 1845, 

tL» elocuencia al alcance de todos. — Confe- 
rencias literarias.* 

Barcelona; imp.deV. t hijos de Mayol, 1S5I- 
— Doa tomoi en 8.° el 1, 200 pí^. y el II, 175. 

Es un reaumen de las lecciones que en el aflo 
185 1 pronunció D. Víctor Balaguer en la cá- 
tedra de elocuencia eatablecida en el colegio de 
Figueras y Roy (liarceloni). D. Mariano Cubl 
y Soler publicú un juicio crítico en El Sol, de 
3 de julio de 1851. 

(Diicurao aobre la utilidad de la íiulruccíón. > 

Lildo en le leiífin celebrada en abril de 185 1 



por la Sociedad FUomáiica de Barcelona. Se 
publicó un eiiraclo en el JXarU de Barttlait*, 
plg. 3619 de dicho aOo. 

aDiacnno que pronunció el autor como prén- 
dente de los Juego* Florales de 1S68, en el 
acto de celebrarte en Barcelona el certaaen 
pa£iic« de aquel afio, etc. > (Traduccióa del o- 
lalán). 

Publicado en el lomo VII dt laa Obras de 
D. Víctor Balaguer, pág. 1.* 
Madrid: imp. M. Tetlo, 1885. 
• De la literatura catalana. Ditcunoa leído* 
ante la Real Academia de la IQsloría en la le- 
cepción pública de D. Víctor Balaguer, el día 1 9 
de octubre de 1875. 

Madrid; imp. T. Fortanel, 1875. 
En 4.°, 59 págs. 

Publicóle en el tomo Vil pég. 131 de laa 
Obras de D. Víctor Balaguer, D. Aotonio Au- 
leatia htco una traducción catalana de cate dia- 
curto que ae imprimió en Barcelona, imp. de 
Narciso Ramírez y C* 

I Discurso pronunciado la noche del S9 de 
julio de iSSo, preaidíendo lot Juego* Florale* 
de Valencia.) 

Publicado en la pág. 105 del tomo VII de 
laa Obras de D. Víctor Balaguer. 

(Discurso leído en la velada literaria con que 
laa sociedades del Ateneo y Rat Penat, de Va- 
lencia, obsequiaron al autor en la nocbe del zti 
de julio de i88o.> 

Publicado en el tomo VII, pág. 87 de las 
Obras de D. Víctor Balaguer. 

•Discurso de D. V, Balaguer al dar por ter- 
minados las conferencias literarias del cuno 
de tSS2 en el Ateneo de Madrid > 

Publicado en el diario La Mañana de 13 de 
junio de dicho afio. 

(Discurso leído al presidir el certamen lite- 
rario celebrado por la Sociedad de Juegos Flo- 
rales de Pontevedra el dfa ra agosto de 1884.* 
Publicado en el t. VII, pág. 319 de laa Obra* 
de D, Víctor Balaguer, La Revut dti Mandt 
Laiin (Paría) publicó en 1884 la traducción en 
francts de elle diicurso. 

( Carta-prólogo 1 (escrita para la novela Adria- 
na de Wolsey). 

Publicada id., tom. VU, pág. 281. • 
■ Contestación al discurso leído por el Exce- 
lentísimo Sr. D. Antonio Romero Orlic, el dfa 



fiA 



BA 



de tD rcMpción en la Real Academia de la His- 
toria.» (30 enero de 1881). 

Publicada ea el tomo VII delasObrudedon 
Vfcior Balaguer, pig. 113. 

tCaru liieraria» publicada en la /íus/raMn 
Esfañelay Ameritana. 

Id., Idempág. 293, 

«Discurso de recepciún en la Real Academia 
de la Hisioria,» (30 abril de 1875). 

Publicado en el tomo VII de lu Obra* de don 
Víctor Balaguer, pig, 156. 

■ Real Academia eipaDoIa. Diacurioi de los 
Excmot. Srei. D. Víctor Bal^uer 7 D. Emilio 
Castelar, leídos en la recepción pilblica del pri- 
mero el 25 de febrero de 1883.1 

Madrid imp. rlibrerfa de Manuel Tello, 1883. 
— En 4.", 116 págs. 

Publicados en el tomo IV de Lot Trovadem, 
pdg. 269. 

(Discurso conletiac¡6n al Sr, D. Pujol y 
Camps, en «u recepción en la Real Academia de 
la Hiiioria.) 

Madrid: ímp. de Tello. 

<Manuel de Cabanyei.> Estudio sobre este 
poeta, tefdo en la Real Academia espaDola. 

ídem, 317 plgs. 

• Discuno pronunciado al inaugurarse la Bi- 
blioteca-museo de Villanueva y Geltrd.i (26 de 
octubre de 1884). 

Id. tomo VII, pdg. 311. 

iDiscurso contestación á D, Eduardo Benol 
en BU recepción en. la Real Academia Espa- 

Madrid: imp. de Hernando. 



TB ADUCCIÓN ES 

Arlure. Escrito por Eugenio Sué. 

Madrid: imp. del Simanarií j de la Iluitra- 
eiÓH, 184S.— En4.°, 174 pif*. con 36]iroins». 

Publicóse en el folletín de ¿ai Nm/tdadu. 

Se publicó otra edición en 1848. Madrid: im- 
prenta de W. Ayguals de Iico. 

MttsCB dt las hirmesat. Colección de las más 
escogidas t interesantes novelilas que te publi- 
can en el extranjero. Traducidas por D. Víctor 
Balsguer. 

Madrid: imp. de W. A. de lico, 184$. — Cua- 
tro lomos en 16 tnaTor. 



Tomo I: Amores del hermoso Peropin y de 
la bella Bauldour, por Viclor Hugo. — Fascina- 
ción, cuento fanlástico de Hoffmann. 

Tomo II: El castillo de Hoimeras, Novela de 
Uadame Genlis. — La prima-donna, por Jorge 
Sand.— l::i caslillo de Udolfo, por Mery.— Laz- 
leronis y esbirros, recuerdos de Ñipóles, por 
A. Dumas. — Anícdolas de la vida de Miguel 
Ángel, por el mismo. 

Tomo III: Un día de Iluda, por Federica 
Saulie. — El club de los anfibio», por Paul 
Febal. 

Tomo IV: El braialete de coral, por D. Ama- 
deo Achard-Adela de Marivaux, por Arsenio 
Houssaye. 

Matilde, 6 memorias sacadas de U Historia de 
los Cruzadas. Escrita en francts por Madame 
Coltin. Traducción revisada, anotada y precedida 
de un prólogo. 

Barcelona: imp. de la V.' i hijos de Mayol, 
1846, — Dos lomos en 8." mayor con I lí- 

Esla edición va anotada y al ñn contiene con 
diferente paginación la Tema dt yíríeí, ó La 
pecadora converiidh. 

El Conde de Mortít Ctiilo. Novela original 
del célebre Alejandro Dumas. Traducción. 

Barcelona: imp. de la V,* k hijos de Mayol, 
1846. — Cuatro tomos en S.** mayor, con 4 lá- 

En 1856 se publicó en la misma imprenta la 
3.' edición. 

PiquiUa Aliaga ó los moriscos en tiempo de 
Felipe 111. Autor, Mr. Eugenio Scribe, Traduc- 

Barcelona: imp. de la V,' de Espona, 1846. 
—Tres tomos en 8," mayor. Forma parte de la 
Biblioteca barcelonesa, tomo I, II, y III. 

La dama de Mensortatt, por Alejandro Du- 
mss. Traducción de D. Víctor Balaguer y don 
F. J. OrelUna. 

Barcelona: imp. de la V.* é hijos de Mayol, 
184S.— Dos lomos en S.°, con 7 láminas. 

Carleí VII entre tus vasallos. Drama en cinco 
actos, escrito eo francts por Alejandro Dumas y 
arreglado en verto al teatro espaflul. 

Barcelona: imp, de la V.* k hijos de Mayol, 
1847- 

Se representó en 184S en el Teatro del Liceo 
de Barcelona. Se publicó un juicio critico de mta 



BA 



BA 



trsducciún en ¿7 Fomenta de 3 de febrero de 
dicho alio. 

Viajei de Alejandra Dumas pot Espkfla y 
África. Traduccidn. 

BarMlona 1847, 

y. VacBnub el sarractHB, por Alejandro Du- 
eñas. Traducción en veno. 

De París á Granada. Impreaiones de viaje, 
por Alejandro Dumaa, Traducción de D. Víctor 
Bidaguer. AcompaBada de una refutación del 
traductor. 

Barcelona: imp, de la V.' k hijos de Mayol, 
1847.— En 8.°, i43 paga. 

El cande de Monte Critte. Drama en cuatro 
acio», escrito en francii por A. Duna* yMaqueC. 
Primera y segunda parte, arreglada al teatro es- 
pañol por D. Luis de Retís y D. Víctor Balaguer. 

Barcelona: imp. de la V.> Majol, 1S48. 

Representada por primera *ei en Barcelona 
en el Teatro del Liceo en el rae* de agoato de 
1S4S. 

El gaHmle negra. Novela original de U. Car- 
io* Bobún, traducción de D. Víctor Bataguer y 
D. F. J. Oreliana. 

Publicada en el folletín del BitH púilito, co- 
rrespondiente ai aflo 1S49. 

El castillo del Diablo. Drama en cinco actoi 
y seis cuadros, original de Eugenio Sue, tra- 
ducción. 

Barcelona: imp. y líb. de la V.' í hijos de 
Mayol, 1849. — En 4.° Publicado en laa joyas 
del teatro espaDol. 

Uit viernes. Comedia en un aclo por Mr. Bou- 
chardy, arreglada i nuestro teatro. 

Barcelona: imp. de la V." é hijos de Mayol, 
1S49. (Joyas del teniro).— En 4° mayor. 

El conde de Monte Cristo. Drama en tres actos 
precedido de un prólogo arreglado sobre la no- 
vela que con el mismo titulo escribió A. Dumas, 
por los Srs, D. V. Balaguer y D. F. L. de Retía. 

Barcelona: V.= Mayol, 1849. 

Rafael. Páginas de los veinte aHos, por Al~ 
fonso Lamartine, Traducción. 

Barcelona: imp. de la V.' í hijos de Mayol, 
1849-— En 8-°, 338 pígs. 

Los dispoioiios de la muerte, por el cílebre 
Vizconde de d'Arlmcourt, traducción de D. Vfc- 
lot Balaguer y D. Narciso Busols. 

Barcelona: imp. de la V.* í hijos de Mayol, 
1850.— En 8." 



El candi Hermán. Drama en cinco actos de 
A. Dumas. Traducción. 

Barcelona: imp. de la V.' t hijos de Msyol, 
1850. — En 4.° mayor. 

BALARI Y JOVANY (D. José).— Nació ea 
Barcelona el 1 1 de noviembre de 1844. Cufa6 
la segunda ensefianu en el Instituto provincial, 
y siguió la carrera de derecho y la de ñlosofla 
y letrai en la Universidad de Barcelona, en 
donde recibió los grados de licenciado en de- 
recho civil y canónico y de licenciado y doc- 
tor en filosofía y letras. Esludió en el Instituto 
antes citado, las lenguas francesa, alemana, in- 
gleaa é italiana. 

Cuando estudiaba la jurisprudencia, se dedi- 
có á la enseBansa doméstica de la gramática 
griega, cuya asignatura formaba parte de lo* 
estudios generales de segunda enseDania. Sien- 
do ya bachiller . en filoaofla fué nombrado pro- 
fesor de la citada asignatura en el Colegio 
Peninsular, al fundarse en 1866. La reforma ia- 
troducída en loa estudios de segunda enseBanu 
por D. Severo Catalina, le obligó í abandonar 
la cátedra poco después de abierto el cuno de 
1 866 i 1867, porque dicha asignatura fué eli- 
minada de los mismo). Cuando dos aDos máa 
larde tuvo á su en cargo el tusodicbo Colegio el 
curso superior de latín, hubo de dejar lamblCn 
la cátedra por idéntico motivo apenas inaugura- 
do el aBo académico de 1868 á 1869. La revo- 
lución de septiembre cambió la forma de gobier- 
no y el ministro de Fomento, D. Manuel Ruis 
Zorrilla, suprimid la mencionada asignatura ai 
eitablecer un nuevo plan de esludios. 

La instabilidad de las disposiciones relatiraa 
á la enseñanza pública, emanadas del ministerio 
de Fomento, le obligó á abandonar el magisterio 
y á dedicarse á la carrera del foro, i cuyo lia 
ingresó en 1869 en el Ilustre Colegio de ahoga- 
dos de Barcelona. Dos aHos después la Sala de 
Gobierno de la Audiencia de Barcelona le nom- 
bró relator sustituto de D. José Pena y Roca, 
cuyo cargo juró el día 14 de julio de 1871 y lo 
eierció basta Rn de junio de 1873, en que hizo 
dimisión del mismo. 

Mientras cursaba en la Universidad las carre- 
ras de derecho y de ñlosoffa y letras, aprendió, 
en mayo de 1863, el arte taquigráBco, del cual 
fué su maeslro, el Dr. D. Pedro Garríga y Ma- 



BA 

riil, preabitero, condiscípulo y amigo «uyo. De 
Ijl actividad que, como taquígrafo, deipleg6 el 
Dt. Balari alguooi oDos mis tarde, da cuenta el 
documento de D. Joit MarCa Matu j Oríach, 
impreao cod el tfiulo de lAcu de la leaiún pil- 
bljca inaugural de los trabajos del atlo académi- 
co de 1879 á iSSo, 7 aniTeraario del eitabléci- 
miento de la corporación taquigráfica del aiatema 
Garriga,* Etiudió la taquigrafía de la llamada 
(Escuela catalana,» siguió despuis pa«o A pato 
lai reformas introducidas en la misma por el 
Dr. Garriga, la« coales más adelante vinieron á 
formar «I siiiema de su nombre, de que el doc- 
tor Balari ha sido uno de los más entusiastas 
propagadores. Segiin se desprende del acta, fui 
activa como taquígrafo en Barcelona, en Valen- 
cia y en Madrid. 

Los discípulos del Dr. Garríga fundaron la 
primera saciedad laquigrlfica espaDola, llamada 
cCorporación taquigráñca del sistema Garr¡ga,i| 
el primero de enero de 1872, y nombraron pre- 
sidente de la misma al Or. Balari, que ejerció 
el cargo hasta el 17 de noviembre de 1877. El 
7 de diciembre del mismo «Do fuC Dombrado 
t Socio de ID ¿rilo > de dicha corporación. 

La Diputación provincial de Barcelona creó 
en el Instituto de segunda enseñanza utia cáte- 
dra de taquigratiía, y la Comisión provincial en 
sesión pública de 33 de noviembre de 1871, 
acordó que se proveyera por oposición. Los ejer- 
cicios de oposición empezaron el ■ I de mano 
de 1S72, j ep ellos tomaron parte cuatro aapi. 
rantet á la cátedra. Terminadas las oposiciones 
el tribunal elevó la terna á la Diputación, que 
nombró catedrático al Dr. Balari por ocupar el 
primer lugar de la misma. Tomó posesión de 
este cargo el 17 de febrero de 1873. La Dipu- 
tación provincial en sesión pública de 7 de fe- 
brero de 1876 admitió la renuncia, hecha por 
el Dr. Balari, del abono del doce por ciento que 
sufrfa en sus haberes y le dio un voto de gracias 
eipreiivo por su celo á favor de la enseflauza 
que liroe á su cargo, y en la sesión de 7 de 
octubre de 1S81, admitióle ¡a renuncia del suel- 
do de la cátedra de taquigrafía, por haber toma- 
do posesión de la de lengua griega, y le concedió 
una remuneración transitoria, ipor el laudable 
iproceder, por el celo y verdadero amor ala 
1, que revela su conducía.» 
c mano y 13 de abril de 1877 disertó 



BA 213 

en el Ateneo Baccelooís acerca de la historia 
de la taquigrafía. El profesor, Dr. Julio Wolde- 
mar Zeibig, del Real Institnlo taquigráfico de 
Dresde y taquígrafo del Reichslag alemán, en 
la segunda edición de su libro titulado Gesehich- 
te uaá Liltratur dtr Gtschiiiindsehreibtlaimt 
Dresde 1878 (Historia y Literatura de la ta- 
quigrafía) hace mención gratulatoria del doctor 
Balari por los imporlanles datos históricos y bi- 
bliográficos que sobre dicho Arle le proporcionó. 
Fué invitado para tomar parte en las tareas del 
primer congreso internacional de taquigrafía ce- 
lebrado en Londres desde el 16 de septiembre al 
primero de octubre de 1887. 

Ha hecho investigaciones en el Archivo de U 
Juma de Comercio, en el Municipal de Barcelo- 
na, en el de la Catedral de esta ciudad, y en el 
de la Corona de Aragón. El Anuario del cuerpo 
facultativo de archiveros, bibliotecarios y anti- 
cuarios, correspondiente al afio t88l, da cuenta 
en lo págioa 6z, de la investigación hecha en el 
Archivo de la Corona de Aragón, en los siguien- 
tes términos: «La del Dr. D. José Balari y Jo- 
svany, catedrático de lengua griega en la facul- 
>tad de filosofía y letras de la Universidad 
iliteraria de Barcelona, para los interesantes 
lestudios filológicos que con tanta perseverao- 
>cia como general aplauso está llevando á cabo 
idesde mucho tiempo.» Dicha investigación 
versa sobre apellidos catalanes estudiados desde 
los puntos de vista histórico y etimológico, so- 
bre la civiliíación catalana en la época de la 
reconquista, sobre la historia de la lengua cata- 
lana y etimologías de la misma. 

Al abandonar las tareas propias del foro por 
dimisión del cargo de relator sustituto, volvió á 
dedicarse i los estudios fíloli^icos é hito fre- 
cuentes viajes por Europa. 

Fué aspirante, á la cátedra de lengua griega 
de la facultad de filosofía y letras de Barcelona, 
vacante por fallecimiento de D, Antonio Bergnes 
de las Catas, y al efecto tomó parte en las opo- 
siciones que te celebraron en Madrid. El triba> 
nal le colocó en primer lugar de la terna, y, 
nombrado catedrático de dicha asignatura, lomó 
posesión del cargo el 34 de febrero de 1881, 

Ha tomado parte en varios certámenes como 
juez de los mismos: mantenedor de los Juegos 
Florales de 1S75, del tribunal d« oposiciones á 
una plaza de profesor auxiliar de filosofía y le- 



314 BA 

(ru de Barcelona, del tríbanal de opoticiones é 
l> citedn de aanscrilo d« Madrid, de griego de 
Salamanca, del certainen de Calder6a. y del de 
exámenei de idiomu pura loi upiranle* ai cuer- 
po de Sanidad marllima j del Jurado de la Ex- 
posiciúo Universal de Barcelona. Pertenece k la 
Academia de Juriiprudencia y LegUlacido de 
Barcelona, y e» académico de número de lai 
Reales Academias de Buenai letras y de Ciencia* 
nataraleí j Arl» de Barcelona, 

BtBLIOQRAPlA 

cLa Engadina y 'I ladía que allí 's parla.i — 
Artículos publicados en la KtHaixensa, reviita 
de lileralura, ciencias y arles, afio 1S74; pági- 
nu 147. 156, 170, 1S7, 196 y 3oS. 

• Historia de la taquigrafía de lo* griegos 7 
romanos, publicada en la Revista bisióríca lati- 
na por José Baliri y Jovony, Dr. en filosofía y 
letras, catedrático de taquigrafía en el Instituto 
provincialde 3.* enaeBanza de Barcelona, i.^edi. 
ción; — Barcelona.! — Est^leci miento tipogri- 
fico de la Revista histórico latina, 1875, 99 pt- 
ginas en 4..° con un facsímil foto-típico del Cúdi. 
ce ovetense. La primera edición se publicó en el 
tomo I de dicha Revista. 

(Recorta de Tiberi iCaprí, per lo Dr. Reinhold 
Schcener,! tiaduhii del alemán per Joaepb Ba. 
lari y Jovany.i — Barcelona: 1876,13 pág. en 4.° 

«Biografía de Marcus Tullius Tiro perlo doc- 
tor Pau Mítaclike traduhtda del alemdn al catali 
per JosephBalari y Jovany.i — Barcelona: 1877, 
19 pígs. en 8.» 

(Crítica de la EtTSNOCRAFU BSPAtlotA, 
•egdn los principio* de Guillermo Stolze, adap- 
tados i la lengua castellana por Gustavo Mi- 
chaülis. — Artículos publicados en lo* números 
3, 3 7 4 del Litrbatuk-Blatt, Bciagt sum 
CvTrespanáiHsblaa del Real Instituto taquignl' 
lico de Dresde, afio 1877. 

(Oración inaugural del afio académico de 
1881 á 1883, leídaen la Universidad de Barce- 
lona,! — Barcelona: 1S81, 33 pig, en 4.' mayor. 

En este discurso el Sr. Balari de*arrolI6 el 
tema: lAlguoas conaideracione* *obre la forma- 
ción del romance caaiellaoo, precedida* de un 
sucinto estudio bibliográfico de los trabajos que 
versan «obre el mismo aaunlo.i 

(Discuno sobre la Historia de la taquigrafía 



BA 

etpallolB, leído en el acto de la recepcita en la 
Real Academia de Ciencia* naturales 7 Artes de 
Barcelona, celelHado el 8 de febrero de i883.> 
Inédito. 

( Trillan é Itolda, ópera en tres acto*, tradue- 
cidn directa del alemán por el doctor D, Joaé 
Balari y Jovany, publicada entre los Dramas 
muticaUi de Wagner, tomo I.» — Barcelona: Bi- 
blioteca. <Arie 7 Lein*.> 1SS5. 

(Etimologías catalana* leídas en la sesión de 
la Real Academia de Buenas letra* de Barcelona, 
celebrada el 11 de mayo de 1885.1 

Barcelona; 1885.— 16 págs. en S." 

Es un estudio lobre el origen y significacilhi 
de las palabras anycr, aityerar, anyeram, anye- 
ro, OHyaramml, anyoransa j tscardaltnck y de 
la comparación alt com uit Sant Fau. 

Juicio crítica de Un titudi dt tofonffmdtliea 
catalana per Salvador Sanpere y Miquel. — 
(Tomo U de la (Revista de ciencias históricas.* 

(Caiatntia bilingüe.» — Articulo publicado «n 
el ndmero 3.° de La España rep'vfial. 

(Etimología, aignificación 7 nso sintáctico de 
la palabra Xay.t — Memoria leída en la «e*ÍAn 
celebrada por la Real Academia de Ciencias na- 
turales y Artes, el 17 de febrero de 1S86. — 
Inédita. 

(Eitudio critico del libro Ntueatalaniícht 
Studien ron Dr. Eberhard Vogel, Paderbom 
and MUnster, l886,> publicado en La Veu del 
Montserrat, números 18 y 19 de 1887. 

(El Arle de descifrar, adaptado al sistema 
Garriga.i Publicado en la 5,' edición de este 
•islema. Barcelona, 1887, 

•Influencia de la civiliisción romana en Ca- 
taluDa comprobada por la orografía. Estudio filo- 
lúgico-hislóricD-comparativo leído en la Real 
Academia de Ciencias naturales y Artes, seiión 
de 30 de abríl de 1888.1 Barcelona: iSSS.— 
En 8.", 80, pigs, 

•Sentencies moráis perjafuda, juheu de Bar- 
celona (segle xiii), Trasllai del Codex L, a de 
la Biblioteca nacional de Madrid. — Barcelona: 
1889, 64 págs. en 8.° ab un Ghssati en que '■ 
declara lo gentil d' alguncs veus usades per Ja- 
fuda, les quals son avuy menys generalment co- 
negudes.i Forma parle de la Biblioteca de la 
Revitta Catalana. 

(Regles de bona crianza en el menjar, benre 
y servir i. taula, Iretes de Lo Tert del Creatia 



BA 

del P. M. Pr. Francesch EximcDií, per JoiepIi 
BaUri y JOTSDy.i— Barcelona: 1S89. — En S.°, 
48 págl. Forma parle déla Biblicitecft de U Sl- 
visía Chalana, 

(Eatudio etimológico j comparativo.— Caaf<- 
///, canciU, íancíllíT, cancilliria, cancttlar, can- 
car, callar, callant, cantival.t — Se publicó 
en el número primero de La España madctna, 
enero de iSSg. Se hiio un tiraje aparte. 

BALART (D. Gabdel).— Nació en Barcelona 
en 8 de junio de 1824. E^siudid con el proíesor 
D. Francisco Sala lolfeo, piano 7 TJolfn, y com- 
poaición coa D. Antonio Faxarell. Para perfec' 
cioDif iQi conocimiento» pMÓ á Paría y deipu£i 
á Italia. En 1S53 fui ajuitado para maettro y 
director de orquesta del teatro Jii, de MÍIio, y 
despufa ha dciempedado edaí plaiu en loa tea- 
troi Ltrico y PríncipD.1 de Barcelona, y del Cir- 
co y Jovellanos de Madrid (1). 

Se ha dedicado el Sr. Balart 1 la enieDanu 
de la armonía y composición, y en 1S66, fui 
nombrado pkra deaempeDar esta citedra en el 
Conservatorio del Liceo, en luslitución del com- 
positor alemán Sr. Hamperding. 



BlBLIOGKAFÍA 

Une féte au village. 

Lea iniime*, quadríJle* £ dot mano*. 

Lea marguetites, á ciuitro. 

La féte du paya, auite de valsea allemandei. 

Valse brillante, para piano y tíoIío. 

Le* ameíonei, pollu. 

Aux bords de la Garonne. Nocturna. 

Trio, en sol, dedicado á Doutlen. 

Les moiasonneura, coro á cuatro vocea. 

Imogine, opereta en un acto. 

VeUzques, Id., fd. 

Cuitique, i cuatro vocea. 

O salutarís, i dos. 

Le paraclet, romanza para soprano y tenor. 

La petite bergíre, Id., fd. 

Hcariette, ainfonla i toda orquesta. 

Clearco. 

Lft prigione di Edimburgo, ópera. 



BA 



"15 



(O CclcbrkUda 



Ib, pí«. 6 



Himno 1 toda orquesta coro y vocea. 

Id., id., dedicado á la reina D.* Isabel IL 

Concepción, sinfonía á toda orquesta. 

Edita, id., fd. 

La Cacería. 

II ritomo, aria coreada. 

[Adiós bella esperanzal romanza para messo- 
aoprano. 

La pesca, barcarola para tenor. 

Pamina, polka. 

Tamino, vals. 

II responso de fiori, romanza. 

Provetto ionio, id, 

Ninia-nanna, id. 

Mamá que me pongo mala, habanera. 

El chiníto negro, fd. 

La chanae de Philippe IV, música de baile 
para orquesta. 

Les iludiants de la Chaumiére, Id. 

Le follet, (d. 

La caza del ciervo, Id., td. 

La tormenta, fd. 

Recuerdos infantiles, lanceros. 

La locura, galop. 

El Banquete de Satanás, galop infernal. 

L'Egiptienne, vals. 

Placeré* del carnaval, fd. 

Cántico á Santa Cecilia, para doa tiples, te- 
nor ; bajo. 

Amor y arte, ópera zarzuela en tres acto*, le> 
tra de D. Jo*É Zorrilla. 

Rival y duende, zarzuela. 

Los diamante* negros, zarzuela en tres actos. 

El rapacln de Cando*, fd. en un acto (1S66). 

Un consejo de guerra, fd. en doa acios(i86S). 

Los guardianes del rey de Siam, Id. en un 

El amor por lo* cabellos. Id. cD un acto. 
Loa, La taadre de las pobres, fd. en UD acto. 
Un marido sobre armaa, id. en un acto. 
Asi en la tierra como en el cielo, fd, en caa- 

Un viaje i la ConchichiD*, en trea acto*. En 
coIabortcióD del maestro Arrieta. 

La isla de San Andrea, fd. en cnatro acto*. 

El teatro y el convento, id. en doa acto*. 

Revista de 1866, fd. en do* acto*. 

El tulipán de loa mares, fd. en cuatro acto* 
((870- 

El hostelero de Riela, td. en tres actos. 



BA 



El que va á morir te saluda, Id en iret acios. 
La almoneda del diablo, comedia de magia. 

BALART Y GRANADA (D. Ramón).— Na- 
ció en Retía el 2 de febrero de 1794. Estudió 
humanidades en el Aula pública d« su ciudad 
natal, y cuando hubo terminado los aludió* de 
Retórica, le vio obligado A empuñar las annaa 
en defensa de t> patria contra la ínTBsión de los 
franceses. Al volver á «u bogar despuía de ter- 
minaila la guerra, halló i su familia que habia 
sufrido en sus intereses á consecuencia de aque- 
lla, por cuyo motivo no pudiendo continuar los 
estudios interrumpido* j para aubvenir á tui ne- 
ceaidades entró como mayordomo en una £&- 
briCH. Un accidente desgraciado le obligó i 
abandonar esta ocupación. Hallábase un día 
en la fábrica cosiendo un fardo con una aguja 
de ensalmar, y al sacar la aguja con violencia 
clavósela en el ojo izquierdo, que se le vació 
instantáneamente. Inutilizado de este modo para 
trabajar, iMfó oportuno dedicarle á la ense- 
Danza de la gramática latina. E^slaba dotado de 
una memoria poco comiln, fácil al propio tiem- 
po que tenaz; no habla olvidado lo que apren- 
diera en laeicuela de gramática latüía y Telú- 
rica, á pesar del tiempo transcurrido desde que 
dejó el Auta. Tuvo por costumbre hacer eicur- 
sionea á pie, teniendo por insepaiabtea compa- 
ñeros á Cicerón j i Virgilio, por quienes sentía 
especial predilección. Andando, recitaba pasajes 
de las obras de uno y otro; asi se le hacía más 
llevadera 7 agradable la marcha, y lolamenle se 
detenía cuando dudaba de la fidelidad de su 
memoria, en cujro caso sacaba de su bolsillo el 
lihro de uno d Otro de dichos autores para rec- 
tificar su error. De este modo se explica el pro- 
fundo conocimiento que llegó á adquirir de am- 






1 lat 



salía 



castiza j ciceroniana de su pluma; 7 sus heiá- 
metros tienen todos el corte de los del poeta 



Abrió, puea, cursos de latín en Reus, los cua- 
les, en competencia con los del Aula que sos- 
tenía el Ayuntamiento, ae vieron pronto muy 
concurridos. Allí tuvo ocasión de desplegar por 
primera vez sus cualidades de maestro, que le 
proporcionaron buena fama 7 no pocos disgus- 
tos. Obligado á dejar tus lecciones, con mucho 
oenlimiento de aus discípulos que le idolatraban, 



se trasladó á Villafranca del Panadf s 7 deapuét 

á Tivisa, dedicándose tambiín á la enseñanta; 
mas perseguido allf, por auponírsele afiliado al 
partido realista, hubo de escapar precipitada- 
mente para poner en salvo su vida (i). Grandes 
amaif¡ucas acibararon su existencia. 

La necesidad de asegurar de Unitivamente su 
posición social le indujo á tonar parle en Ut 
oposiciones que se verificaron en Barcelona 
el S de agosto de 1846 para proveer una cá- 
tedra de Lalln vacante en el Instituto de ae* 
gunda enicBania; pero á peaar de aui brillaolea 
ejercicitu no le favoreció la forttina (3). 

Más adelante, en 17 de noviembre de i8s7 
fui nombrado profesor auxiliar en el Instituto 
de Ciudad Real, de donde pasó con igual titulo 
al Instituto de segunda etiseDanza de Huelvft. 
Esta situación interina se iba prolongando de- 
masiado. Decidióse al fin á lomar parte en 
lai opoaiciones que se celebraron en Madrid 
en julio de 1S62 para proveer una cátedra 
de latín vacenie en el Instituto de segunda en- 
seflanza de Gerona. El éxito coronó al fin siu 
esfuerzos, siendo colocado por unanimidad en 
primer lugar de ¡a primera tema á petar del de- 
cidido empello, antes de terminados los ejerci- 
cios, en que fuese otro de los contrincaates el 
que habla de ocupar dicho puesto (3). Nom- 
brado catedrática en 31 de julio de 1862, dea- 
empelló el cargo hasta que fui jubilado á au ins- 

(■] Dcide iSfB huta ña di 1859 inicñi lu aiÍ|naM- 

diriEÍdo en Baicelona. por D. Pidio Labernia. 

(j1 En el certiHudú expedido por el lecretaríú de la 
Unirenidid de Bucelona en 4 de julio de 1B4B te hace 
conilu -que D. Rtunía Balan no cede i ulusuna de ios 

licioDuJ en el canocimlcntD de la len^a Ulina: mi idcasi 
tal cual ci lu exteDuón. lOD claras y sabe precUarlai coa 
llaneza y buena lógica, y de seguro un reduddo niimcn 






DU. V aun Ul vci 

luía lu mucha 1 

(j) Uni.iddcn 

latina. Formaba p 



: alguaoi deícecoi 



le le ocunieie la duda li dcbl 
aitellano, la utendií ea ub3> 
mucba antícipacIÓD i nii coi 



BA 

laocia por orden del Regeole del Reino en ii 
de marzo de 1S70. 

Al dar esle puso fui vfcliina de Bu imprevisión. 
Por no conlar el numero de iBot luficiealc para 
tener opción á sueldo, le le jubito pura 7 lim- 
plemente. Triste fui la aiiuaiiiún i que quedó 
reducido, ain tecuraos, »iejo j achacoio. Tras- 
ladóle í Barcelona en donde contaba con ami' 
gos buenos y leales, que se interesaban por su 
tuerte. En Madrid, merced á sus trabajos litera- 
rios de que se tratará más adelante, era conoci- 
do de un reducido cíicuto de personas de gran- 
de iluslraclún, quienes profesaban todavía, culto 
á Jas humanidades. No fué, pues, difícil hollar 
una toluciún para sacarle del lastimoso estado 
en que lu inexperiencia le habla colocado. Don 
Severo Catalina, que A la sozún era minítlro de 
Fomento, estaba preparando el Reglamento del 
Cuerpo de archiveros, bibliotecarios j anticua- 
rio*. Al tener noticia, por sus amigoi, de lo que 
vaKa D. Ramón Balan, bajo lodos cmiceploi, y 
de que si bien la edad y los achaque! le habían 
obligado á separarse de la cnleDania, podría no 
obstante prestar buenos servicio! en una biblio. 
teca, introdujo en el citado Reglamento un artí- 
culo redactado en itrminos generales, tegdn el 
cual le eia fácil el ingreso en el cuerpo, J podía 
obtener de esta luerie los recurtoa necetarioa 
para tu subsistencia. 

La adversa fortuna le atajd esia vez el paso. 
Cuando te disponía á salir para la Corte, con- 
fiando volver con la credencial, según lat notí. 
cios que había adquirido, cayó gravemente en. 
ferma tu dnica hija, y no pudo desde luego rea- 
lizar su intento. Apenas restablecida de la grave 
enfermedad, hiio los preparativos necesario* 
para tu marcha; pero la revoluciún de septiem- 
bre desvaneció en un momehto los halagUeflas 
eaperantaa que alimentaba, cambiando el go- 
bierno 7 el estado de cosas establecido. 

Meses j meses iranacurrieron sin que pudiera 
■alir de tan aflictiva ailuaciún. Sus buenos ami- 
goa no cesaban de interesarse en au favor. Nom- 
brado diputado D. Emilio Sicars 7 de Palau, 
te le ocurrió d D. Simeón Tujet y Garriga, ca- 
tedrático de latín en el Instituto de Barcelona 
é (minio amigo de ambos, pedirle su intercesión 
en pro de D. Ramón Balart.No fueron desoidaa 
tales sdplica*, ni vanos los esfuerzos de tan 
noble mediador. Era í la sazón diieclor general 



BA 



«17 



de Instrucción pública D. Antonio Ferrer del 
Río, quien, aunque de ideas politícu antsgo- 
niltai i las de D. Emilio Sicars, mostró en esla 
ocasión hallarse poseído de los más bellos sen- 
timientos. Se pedía para D. Ramón Balart el 
nuevo ingreso en el profesorado de segunda en- 
seDania, lo cual era legalmente irrealizable; pero 
el anciano catedrático gozaba tan buena fama 
como humanista 7 por tu acrisolada honradez, 
7 su situación era por otra parle tan conmove- 
dora, que, hecha abstracción de la política 7 de 
la legalidad, 7 dando ofdos solamente áloa más 

nombró catedrático de latín del Tnslítulo de se- 
gunda enseñanza de Teruel en 36 de junio 
de 1871, enmendando de tal modo el error co- 
metido por su imprevisión 7 premiando á un 
tiempo BUS mtritoa y virtudes. 

No pudo lomar posesión de la cátedra dentro 
del plazo legal. Al dirigirse al edificio de Co- 
rreos de Barcelona para echar en el buzón la 
carta en que anunciaba su próximft partida al 
director del Instituto de Teruel, quiw tu mala 
estrella que un coche le derribara j se causara, 
con ta caída, contuiiones que le obligaron i 
guardar cama por algún tiempo. Se dio cuenta 
oficialmente de este hecho lamentable, por CU70 
motivo se le amplió la prórroga para la loma de 
posesión. Hubo necesidad de otras prórrogas, que 
los ministros de Fomento que se sucedieron, no 
hallaron inconveniente en otorgar, hasta el 
punto que una de ellas comprende el plato de 
un ano. Cuando creyó oportuno disponerse de 
nuevo para cumplir con el precepto legal de la 
loma de posesión, otro contratiempo vino i im- 
pedirle la realización de tu intento. Vivía á la 
sazón en Gracia y se dirigía i Barcelona pa- 
sando por un estrecho sendero sobre una de la* 
mágenes de la Xitra lün MaUa; el reflejo de lo* 
rayos solares desde los crislaleí de una ventana 
de una cata del Ensanche le deslumhró, 7 que- 
dando como ciego del único ojo que tenía, per> 
dio el equilibrio y se fui rodando basta el cauce 
de la Riera. A consecuencia de la caída te le 
dislocó un pie. 

Murió en Barcelona el 7 de febrero de 1876, 
pocos días antea de recibir D. Jerónimo Borao, 
Rector de la Uoivenidad de Zaragoza oficio de 
la Dirección general, en la cual >e le concedía 
lii^ncia indefinida para tomar posesión de la cá- 



■ i8 



BA 



ledra de Teruel , aiigndndole lodo el lueldo y 
díaponiendo que el suiíiiuto nombrado por él 
6 por el ctautlro íuena pigadoa de fondot pro- 
vincilleí 6 de impceviilos. 

Ademii del tiiuto de otedtitico de latía del 
iniiituto de Gerona, obtuvo el de intírpreie ja- 
radu |i) y fui nombrado miembro de la Aca- 
demia de loaArcades de Roma con el nombre 
áe AreaJemo Pinsio. 

La naturaleza no le habla (avorecido en cuan- 
to á lia condicione* flaicaí que le requiereD 
para consagrarle al magiilerio pdblico, eape- 
cialmente i la enaeDanza de loa niflo) de poca 
edad que luelen concurrir á laa aula* de lattn, 
pues ademia de ler luerlo por cauaa del acci- 
dente desgraciado, de que anlea ae ha hecho 
menciún, era algo sordo y un poco balbuciente; 
sin embargo, las condicionei inlelectualeí y mo- 
rales de que le hallaba adornado y sui aptiludet 
pedagúgicaí, compensaban con exceso aquelloa 
defectos naturales. Estaba dolado de una sensi- 
bilidad exquisita. Mai de una vei recitando loa 
verioi de Is Eneida, que se refieren á la* dei- 
ventura* de Dido, le saltaron las lágima* de lo* 
ojos, por más que supiera que eran ficción del 
poeta las desdichas de la reina de Carlago; re- 
cordando las suya* propias, senlia compasión por 
las ajenas. Deinhogaba sui penas escribiendo 
en heximetroi lalinos los principales aconteci- 
mientos de su vida. En esla forma legó, escrita, 
i sus hijos lu autobiografía, titulada Ad Posit- 
ritaltm. Era profundamente católico, humilde 
sin bajeza, paciente ante la* máa dura* pruebas 
de la *uerte, y *iempre rt*ignadú y digno. 
Cuando explicaba á un amigo de su confian** 
alguna pena que le agobiaba, dando al fio un 
suspiro, ; dirigiendo la vista hscia lo alto, ex- 
clamaba: fiat votiintat iHal Aquella confiansa 
en DioB, expreiB.da en esia fra*c, no le faltó ja- 
' más. De pronlosu ánimo recobraba la jovialidad 
y la expansión que le eran caracteriltíco*, como 
hijas de una recia conciencia. 

Escribió mucho en laifn, pero más en verto 
hexámetro que en prota, para lo cual demostró 



BA 

eapeciale* aptiiudea. Solía componer de aocbei 
estando acostado, y á la mafiana «guíente aia 
dilación vertía en el papel el fruto de su* Incu- 
bracione*. Aunque no estaba dotado de brillan- 
te imaginación, suplía este defecto por la felis 
imitación del poeta que le servía de modelo, es- 
cribiendo con naturalidad y elegancia reíaoa 
virgiliano*. Penaaba aiempre eti el idioma del 
original, por e«ta razón *ui escritas son relati- 
vamente espontáneos, en cuanto cabe, respecta 
del manejo de un idioma que noae ha adquirido 
con la leche de la nodriaa. Confirman etUM 
apunte* biográficos lo que escribió en el prólogo 
del poema sobre el liiio de Gerona, dirigitndoie 
•1 lector en estos términos: 
Carmina jam puer eicolui, luadente Camoena: 

Virgilium legi, dua fuit itie mihi. 
MíUia confeci, captas sermone latino, 

Quae ditione «ua ventua et Ignia habenL 
Anna aed in Gallos sumen*, ineunle jnventa, 

DeMni Musas, nec memor inde faí. 
Hiliiia functum, pueroique latina docentem. 

Me veniunl ¡lerum sollicilare lencm. 
Ha* ego despíciam temeré, querelasque fngabo t 

Aul íngratus eii, aut inimicus apun } 
Sollicttae mesermonem docuere tatinum; 

Talibus his aures ipse negabo meaa) 
Sunt mihi cara nimis, doleoque latina videri 

Carmina dura viria, aut aliena sibi. 
In lecto ñnxi, rspiens sua témpora somno, 

Cladibus in mediis, et aine pane diu. 



Illa levant curas, quib 
Sunt mihi deliciii 

Illa, mihi corniles, pe 
In lecto vigiles s 

Auribus impediu 

Pluríma seripU manei 



angor, e( olia praebent; 

uní medicina malis, 

er secianteor euntem; 

inia rana fugant, 

polumque le 

. obsirep Liare mei*. 

ideo, quae poaihtii 



Edere namquepudor, pauperleique vetat. 

Sermo lalinus abil, jam jam peritunia habetur 

Nemo aponte sua, quod sil in*ani*, amat. 

Dejó inídito, ademí* de *u autobiograflB, nn 
poema tobre Sanio Tomás de Aquino, por quien 
(enfa profunda veneración. Imprimió en pliego* 
sueltos algunos cantos lalinos i la Inmaculada, 
¿ la Natividad de J. C. y eu conmemoración del 
asallo de Gerona por los fraoceses el día 13 de 
las Calendas de octubre de iSog. Este último 



BA 

cuito le «ugirí6 la idea de eieríbir otro de mea 
■lieoto, que realizA más tarde ; consta de 1096 
beaimetrot lin comprender eo «ale ndmero loa 
verioi del prólogo al lector j' de la dedicatoria 
al marquísde Gerona. Terminado elte poema lo 
dedicó al marquéi de Gerona, j acompaflándolo 
con una caria latina dirigida i dicho marquíi, 
loenviú íD. Nicolá* de PeflaWer, que habla 
*¡do regente de le Audiencia de Barcelona, j i 
la Mi6n eiiaba en Madrid. D. Nícoláf de Pe' 
DaWer mosirú la obra del 5r. Bilart í ju amigo 
el marquíi de Morante. Eite ac entniiaamd con 
tu Icctun en laleí ttrmínos, que le pidió dn di- 
lación permiio para darla i la imprenta, i lo 
cual accedió gustoso el autor, lleno de satisfac- 
ción por [a honra que le dispensaba el marquíi 
de Morante, que gozaba de justa 7 merecida 
fama como humanista. Hfzose una edición de 
lujo de la cual regaló el marqués á su autor 
nuevecienlos ejemplares. Confiaba D. Ramón 
Balar! que el marqués de Gerona á quien dedicó 
el libro serfa para íl uo Mecenas; pero el mar- 
qués que no había recibido directamente el ma- 
nuscrito original i ignoraba que el entnsíaamo 
del de Mocante se hubiese anticipado á loa de- 
seo* de nuestro TSte, nada hiio en su favor. Esie 
libro, sin embargo, contribuyó i aumentar el 
renombre de D. Ramón Balart 7 á que sus admi- 
radores *e interesaran por él en loa dllimos anos 
de su rida.i 

Como complemento de lo indicado en esta 
biografía transcribimot á continuación, algunos 
pánafos de una carta escrita por Balart í don 
Mariano Rovira, fechada en Reus en r) de no- 
Tiembre de 1S44 (t): launque desde mucho 
tiempo se me designa para la cíledra de latini- 
dad ó gramática castellana, ó de una j otra (del 
Colegio de Reus); no seri fuera de propósito que 
pueda confírmar con algiin documento el con- 
cepto que de m( se ba formado, j con esto in- 
clinar más j mía los ánimos de aquella elección 
en caso que no se prevean las cátedras por 
oposición. A más de e«to me interesa saber lai 
determinaciones de la Academia (de Buenas le- 
tras de Barcelona), sobre declararme ó no su 
•ocio corresponsal, j así aquel honor me facili- 



fiA 



219 



(,) Hj.« 






diulDfuida dúcipulo 



tara para consultar á aquel cuerpo cualquiera 
composición mía. Si eito es asi, muy en breve 
moleslarí U libertad de dirigirles dos composi- 
ciones, las cuales la una será un poema ípico 
del que os hablaré más abajo, y la otra unos 
Eitmtnles dt gramática gtacral afUtaiios á la 
lengua eatteüana. 

Esta dllima obra es mi intento dedicarla i. la 
Academia. Por consiguiente, espero que me da- 
réis pronto aviso del estado de mi asunto; y ai 
too necesarios vuestro influjo y mediación para 
obtener el títolo de tocio corresponsal, esiimart 
sobremanera no me lo neguéis en esta ocasión; 
pues en mis apreciaría tal bonor que el de las 
cruces y grandes cruces de las órdenes militares. 

Adjunto acompaño la copia de la proposición 
é invocación de mi poema, el que, como os dije 
tiempo atrás, ha de ser pieza larga, y según yo 
conceptúo, lo será tanto como las tres primeras 
Eneidas, y, se dividirá en cinco cantos. 

Ahora sólo os daré razón del primero. Des- 
pués de la proposición é invocación, imitadas 
como *eit, de Virgilio, contiauarí imitándole en 
la narración basta el verso Talia ftammata leeum 
Día cordí vílultns: desde aquí seguiré las ten- 
dal de mi imaginación, arreglando mi máqui- 
na de tal suerte, que el mayor elogio de Santo 
Tomás salga de la boca de Flalón en una larga 
arenga que hará á sus ciudadanos y precedida 
de una detcripción de aquella asamblea, y del 
lugar donde se celebra, 7 del estrépito y apara- 
to con que se codocíó. Allí terminará el primer 
canto que constará de $00 i 600 heiámelros, 

oración retórica de 30 minutos. De los demás 
cantos ya os daré la explicación en otra ocasión; 
pues aunque ya los tengo delineados en mi ima- 
ginación; aun no puedo escurarme en mí pro- 
pósito por algunas diftcultades que se me 
ofrecen, y por no estar del todo impuesto en la 
vida de Santo Tomái, cuya historia ba de suroi- 
oislrarme materia para la narración. 

Yo no sé si será demasiado terril la imitación 
que hago de Virgilio en la proposición ó invoca- 
ción, y la que intento hacer en la narración, la 
que por lo menos contendrá sobre 6d hexámetros. 
Como yo no be visto imitacionet de esta natu- 
raleza, ni tengo conquien consultar ulium lUlI, 
an nen; tiemblo por el tcierlo, y no me resuel- 
vo á proseguir mi obra hasta saber si puede 



220 



BA 



BA 



merecer la aprobación de los sabios tal imita- 
ción. Por esto os encargo que después de exa- 
minada por vos la adjunta copia, la presentéis 
á quien pueda ser censor en la materia, esto es, 
á D. Joaquín Roca y Comet y demás que vos 
sabéis é yo ignoro. Ya veis que no daré paso 
adelante sin vuestra respuesta: por consiguiente, 
vos seréis responsable con vuestra tardanza de 
los días que defraude á una obra en la que in- 
tento desplegar toda mi descabellada imagina- 
ción. Nada tengo escrito, ni intento escribir cosa 
alguna en romance sobre ella. Por primera vez 
aparecerá en latín y con la recomendación de 
haberse forjado en una cama, de noche y á os- 
curas, lo mismo que todas mis demás composi- 
ciones, sin diccionarios, y sin más reglas que las 
rígidas que prescribe Horacio.» 

Bibliografía 

«Elementos de Gramática general,» aplicada 
á la lengua castellana. 

Poenta di Sanio Totnás, 

Inédito en poder de D. Manuel Balart. 

«In D. N. Jesu Christi Nativitatem. Cantus. 
— Cecini. Barcinone IX Cal. Jan. An. MDCCCLI 
Raimundus Balart. > — Pliego en folio. 

n.Heroicae Gerundaem ejusdem oppugnationis 
ab Gallorum exercitu Die XIII Cal. Oct. Án. 
MDCCCIX Conmemorationem. Cecini. Gerun- 
da 13 Cal. Oct. An. 1862. Raimundus Balart. > 
—Pliego en 8.° 

tObsidium, oppugnaHo et defensio urbis ge- 
f-undensis. A Raimundo Balart et Granada, la- 
tinae linguae cathedratico in Instituto ejusdem 
civitatis. — Matriti: Apud Julianum Pefia, ty- 
pographum. Calle del Rubio, número 35. — 
MDCCCLXVI.» Contiene 1096 hexámetros, en 

S-"*. 54 pág. 

D. Nicolás Pefialver, regente que fué de la 
Audiencia de Barcelona y distingido literato, de- 
cía á D. Joaquín Roca y Comet, en carta fechada 
en Madrid en 3 de marzo de 1866: «El poema 
latino del Sr. D. Ramón Balart ha enamorado á 
las personas competentes de la Corte, que des- 
graciadamente son bien pocas. Entre ellas cuen- 
ta al Sr. marqués de Morante, de quien no dudo 
tendrá V. noticia, pues es notoria su grande 
erudición, y más aun sus grandes conocimien- 
tos bibliográficos, siendo su biblioteca la prime* 



ra de la Corte y acaso de Espafia. Pues bien, 
este distinguido literato, al que acaba de dedicar 
mi querido amigo el marqués de Gerona su sobras 
literarias, me ha manifestado el deseo, para de- 
volver el obsequio á dicho Sr. de imprimir á su 
costa con el lujo y esmero que acostumbra, el 
precioso poema del Sr. Balart, agregándolo á su 
riquísimo y luminoso catálogo que en el día com- 
pone ya ocho grandes colecciones. Sírvase usted 
hacer esta indicación al Sr. Balart, por si presta 
su consentimiento, en la inteligencia que de ser 
así, se le remitirán las pruebas, á fin de que 
haga á su satisfacción las correcciones. 

Tenga también la bondad de decir al Sr. Ba- 
lart que no extrafie la falta de contestación á su 
misiva por el marqués de Gerona, porque se 
encuentra en Granada, aquejado de continuos 
vahidos que le privan del placer hasta de escri- 
bir á sus amigos, pero que me consta ha recibi- 
do con especial aprecio la dedicatoria de una 
cosa tan buena como es el poema del sitio de 
Gerona. 

Sírvase también felicitar en mi nombre al se- 
fior Balart» (i). 

BALCELLS Y PASCUAL (D. Joaquín).— 
Natural de San Martín de Provensals (Provincia 
de Barcelona). En 1822, se graduó de bachiller 
en filosofía en el colegio de San Victoriano, y 
en 1832, recibió los títulos de licenciado y doc- 
tor en farmacia. Cursó física y química en el 
Real colegio de farmacia de San Fernando de 
Madrid, y matemáticas, taquigrafía é italiano en 
las Escuelas sostenidas por la Junta de Comer- 
cio de Barcelona. 

Por Real orden de 26 de enero de 1830 y 
en virtud de oposiciones, fué nombrado catedrá- 
tico de física experimental de la Universidad de 
Cervera, cargo que desempeñó hasta la conclu- 
sión del curso de 1836 á 1837. Fué trasladado á 
la Universidad de Barcelona y declarado cesante. 

Durante el tiempo que duró ésta, desempefió 
la cátedra de física experimental aplicada á las 
artes en la Escuela sostenida por la Junta de Co- 
mercio de Catalufia. 

En virtud de Real orden de 8 de julio de 

(i) Poseo copia de esta carta y varios documentos ori- 
ginales, que D. Manuel Balart ha tenido la galantería de 
entregarme y conservaré como recuerdo de tan eminente 
humanista. 



BA 



BA 



aai 



1 85 1, fué nombrado catedrático de la antes ci- 
tada asignatura en la Escuela de ingenieros in- 
dustriales de Barcelona. Reorganizado este esta- 
blecimiento por Real orden de 15 de agosto de 
1860, se encargó el Sr. Balcells de la clase de 
física, cursos primero y segundo. 

Fué individuo de la Real Academia de Cien- 
cias naturales y Artes de Barcelona y tomó parte 
activa en sus trabajos, leyendo las memorias que 
citaremos en la sección bibliográfica. 

En el acta de la Real Academia de medicina 
y cirugía de Barcelona, correspondiente al 16 
de noviembre de 1854 consta que el Sr. Roque 
y Pagani manifestó algunos experimentos que 
durante el cólera había hecho el Sr. D. Joaquín 
Balcells, que transcribimos á continuación por 
indicar prioridad sobre el descubrimiento de la 
causa del cólera. 

En un vaso puso una onza de agua y colocó 
el vaso en una rinconera que había en la alco- 
ba de un colérico. A los pocos días se reconoció 
por medio del microscopio, haberse desarrolla- 
do en el agua unos vibriones de forma particu- 
lar. Llevado el vaso y la misma agua á una de 
las salas de coléricos del hospital de Belén, des- 
pués de algunos días se observó mediante el mi- 
croscopio, que en la expresada agua se había 
aumentado prodigiosamente el numero de los 
vibriones, de los cuales había tres diferentes 
especies, caracterizada cada una de ellas por su 
configuración particular y singularidad de su 
movimiento. Presentaban de particular estos vi- 
briones la circunstancia de no devorarse los 
unos á los otros como se observa á los que se 
desarrollan á consecuencia de la putefracción 
sustancias orgánicas en el seno de un líquido.» 
Tocados dichos vibriones con una disolución 
de sulfuro calícico mueren súbitamente y la muer- 
te es gradual y sucesivamente menos pronta con 
, las disoluciones arsenicales y la del sublimato 
corrosivo. 

De manera que el azufre del cual puede el 
hombre tomar dosis un poco crecidas sin expe- 
rimentar mutación en su salud, es un tosigo vio- 
lento para los animales generadores del cólera. 
«Para preservarse del cólera morbo asiático 
se necesita tener bien limpias las vías digestivas 
y al propio tiempo impregnar el cuerpo del azu- 
fre: basta para ello tomar una vez por semana 
uno ó dos dracmas de crémor tártaro con un 



escrúpulo de flor de azufre y todos los días hacer 
fricciones por el cuerpo con una franela impreg- 
nada de una mezcla de agua sedativa y sulfuro 
de calcio.» 

D. Joaquín Balcells murió en Barcelona en 7 
de marzo de 1879. 

Bibliografía 



c Memoria sobre las varias clases de vapor que 
en el día se conocen, manifestando físicamente 
los experimentos que se repiten en Francia é 
Inglaterra para suplir en los barcos de vapor de 
ruedas de paletas con el aire atmosférico. (Leída 
en la real Academia de Ciencias naturales y 
Artes de Barcelona, en 30 de abril de 1833). 
Archivo de id. Caja 2 1 . 

«Memoria químico-farmacéutica sobre el va- 
lerianaio de zinc.» 

(Leída en la Sociedad filomática de Barcelo- 
na, en 7 de septiembre de 1845). 

«Observaciones acerca la revificación de la 
plata por medio del jabón.» 

(Leída en la Real Academia de Ciencias natu- 
rales y Artes de Barcelona, en 24 de febrero de 
1848). Archivo de id. Caja 23. 

«Memoria explicando algunas de las grandes 
reformas que la física y la química han obrado 
y otras que están preparadas para el mejor fo- 
mento y progreso de la agricultura y se estudia 
los pozos artesianos. » (I^eída en id. , en 9 no- 
viembre de 1848). 

Se publicó un extracto en el Diario de Bar- 
celona de noviembre de 1848, pág. 5534- 

Elogio histórico de D. Juan de Zafont y de 
Ferrer, Abad benedictino de San Pablo del 
Campo de Barcelona. Catedrático de filosofía 
en la Universidad de Barcelona, socio de varias 
academias nacionales y extranjeras comendador 
de Isabel la Católica. Leída en la Junta pública 
extraordinaria celebrada por la Real Academia 
de Ciencias naturales y Artes de Barcelona en 22 
de marzo de 1849. 

M.S. Archivo de la Academia. Expediente 
personal de Zafont. 

«Memoria sobre las propiedades eléctricas 
del vapor de agua.» (Leída en id., en 5 de di- 
ciembre de 1850). Archivo Acad. Caja 24. 
Histología meteórica, 
Barcelona: imp. de Francisco Granell, 1854. 



BA 



— En 4.° apaiitdo, tu (reí toI., en ttaneti, ta- 
panol é \ng\i», 1 19 págl., un eiUdo jr uní lá- 

Eaeribid esta memoria con motivo de loa se- 
TOliloi caídos en la tarde de 1851, en NuUes 
j Villabella. (Tarragona). 

BALCELLS Y CAMPS (D. José Antonio).— 
Naci6 en Barcelona ea 1777. Eatudid la carrera 
de farmacia obteniendo el título mtudnt £tCTt- 
panlt por el antiguo Prolomedicato de Catalnlla, 
en iS de noviembre de 179S T enjo de abril de 
1815 la Real Junta que era luperior gubernati- 
va de la Tacultad de farmacia, le confiriú el ti- 
tulo de doctor en la misma, EaludiA un carao 
de filosofÍB. ea 1795 i 97 en el Colegio de reli- 
giosos de la Trinidad de Barcelona, f química 
en la Escuela establecida por la Junta de Co- 
mercio. Por los aflos 18067 '^W ■* dedicú al 
estudio de matemáticas bajo la enceflania del 
primer maestro y director de la Escuela niuliea 
del Consulado de Comercio Frajr Agustín Ca- 
Dellii. Siguiú en iSi; un curso de física expe- 
rimental 7 desde I." de octubre de 1817 basta 
fines de junio del siguicDle asistió asiduamente á 
las lecciones de anatomía, vendajes y cirugía le- 
gal en el Colegio que era entonces de cirugía 
midicB de Barcelona, de cuya extraordinaria 
aplicación libró ud cerlifícsdo particular el CSte- 
dritico Dr. U. Josí Soler en 3Z de septiembre 
de iSi8(i). 

Ed el ejército de operacioues de CataluDa con- 
tra la invasiún de Bonapane en el aflo 1808, 
aicviú en calidad de primer ayudante de íannscia 
según consta en el nombramiento de la Junta de 
Gobierno y DirecciiSn de Hospitales, dado en 
Villafranca det Fanadís en 27 de septiembre del 

En sS de agosto de )8o6 se decretó la crea- 
ción en Barcelona de un Colegio de farmacia 
que no le inauguró i causa de la guerra de 
la Independencia (z). Terminada ésta en 1S14 



• Dilloío en d«fciiia dt[ doc- 



D. Femando Vn dispuso en Real dttpoilciM 
de 9 de febrero del alio aignienle el reaiableci- 
miento de dicho colegio, titulándolo de Safl 
Victoriano, en memoria del Santo del día en qm 
entró en el territorio espaflol de r^reeo de ta 
cautiverio. Según prevenía el plan entonce* Ti- 
ente, se establecieron cuatro cátedras de histo- 
ria natoral, ffsica-qufmíca, materia farmacéuücsi 
y farmacia experimental. En edicto publicado en 
el Diario diBarciUna en il de mano de 1815 
le sacaron á opoaición eaiai cátedras. Preacalóae 
á ellas Balcells 7 fué nombrado en 15 da jolla 
de dicho ido, siendo el primer catedrático de U 
Escuela del Real Colegio de farmacia, cireun*- 
lancia que hacia constar en casi todas las pro- 
ducciones que aquel dio á luz. 

El Dr. Balcells ensenó á principios de etW 
siglo la elaboración con la rubia del color rojo 
llamado de Andrinipolis, sobre el algodón, como 
lo juatifica la escritura de Sociedad otorgada en 
Barcelona á 9i de abril de iSoa, entre él 7 lo* 
Sres. D. Juan, D.José Monteys, Puig hennaao* 
7 D. José Monteys Baguna, Se estableció la Ei> 
brica en el barrio del Clot, término de San Mu- 
tín de Provensols. Por espacia de mucho tiempo 
fué un secreto exclusivo de Turquía la elabora- 
ción del color de AndrinSpolis, sin que hubiesen 
logrado tos franceset imitarlo en el siglo pasado, 
mientras que el Sr. Balcells, ilespués de repeti- 
dos ensayos practicados en su laboratorio, lle^ 
á obtenerlo. 

En 18 de julio de 1804 fué nombrado por el 
Gobierno para practicar la visita general de laa 
boticas establecidas en el arzobispado de Ta- 
rragons, 7 en los obispados de Lérida, Tortoaa 
y parte Occidental del de Barcelona, lo que 
cumplió con toda exactitud, vigilancia 7 etcru- 
pnlosidad, segdn lo expresa el Certíñcado AA 
escribano de dicha visita, D. Francisco Clai*- 
munt, dada en Barcelona i 8 de agosto ds 1 807, 
7 lo acredita la conRania que le dispensó la 
Keal Junta que era entonces superior goberna- 
tiva de farmacia, comisionándole para otrai iri- 
sita: particulares, informes y encargos que cona- 
tan en oficio de la misma de it de mayo de 1S06, 

mi lUn inipMtar 



BA 

31 de febrero de 1S07, en 13 de enero del afla 
aiguicDle j eo otros varios documentos- 
Durante todos los veintiocho aDoi que exisliá 
e! excolegio de farmacia de San Viclorisao de 
Barcelona desempeñó las fanciooe* de jefe local 
Como á caiedrático más antiguo en conformi- 
dad í lo prevenido en el articulo 6.°, capítulo III 
de las Ordenaniaa de Farmacia insertas en Real 
cídula de $ de febrero de 1804, f en atención 
i sus mtritos se le concedieron los honores de 
bolicario de Cámara. En 1845 la fscullad de 
farmacia fut agregada i la Universidad literaria 
j en ella desempeña la cátedra de práctica far- 
macíutiea hasta su jubilaciún. 

Era individuo de varias academíat y locieda- 
det j corporaciones cienUlicas. La Academia 
mídica mauitense le confirid el tfiulo de socio 
con fecha de 9 de febrero de 1S17, en aten' 
ciúD á los muchos conocimienlos físico* que íl 
desplegd en una disertación que la había dirigi- 
do el afio anterior sobre el modo de analiiar el 
terreno y de modificarlo legün convenga i las 
diferenies plantas que se han de cultivar en él. 
La Sociedad económica de Amigos del Paf* de 
Ecija le admitió en 7 de marzo de 1810, con 
unanimidad de votos, por socio de número, en 
reconocimiento al obsequio que la híio con una 
abundante remesa de diferentes semillas para el 
Jardín botánico que babi'a establecido dicha 
corporación. La Academia de Ciencias natura- 
lea 7 Artes de Barcelona acordó por aclamación 
en 10 de mayo de 1810, nombrarlo socio nume- 
rario suyo en cualquiera de las direcciones que 
prefiriese, y eligió U de química, cuyo (ftulo se 
expidió en 15 del mismo mes. En t.° de abril 
de iSia, la Sociedad Linneana de Narbona, y 
en 1 5 del propio mes la de Agrícullura, Comer- 
cio y Arles de la misma ciudad de Francia, que- 
riendo darle eipontáneamente pruebas de su es- 
timación y de los esperanaai que tenía en su coo- 
peración al progreso de las ciencias, se dignaron 
nombrarle miembro suyo aaociado: lo propio hizo 
en 35 de agosta de 1S24 la Sociedad Linneana 
de París; al mismo tiempo que la Sociedad de 
Química mtdica de la misms capital le eligíÓ 
por colaborador, y en fin la Academia de medi- 
cina y cirugía de Barcelona en 3 de octubre 
de 1834 le dio el título de socio corresponsal en 
conaidcración í lui eapecialet cooocimieatM 
cien tíficos. 



BA. 



»»S 



Murió en Barcelona en I de junio de 1857- 
Descansan sus restos en el cementerio anti- 
guo de ÉsU, Nicho n." 904 de la cerca del pri- 
mer recinto. Tiene el siguiente epitafio: 

D. José Antonio Balcells 
Boticario de Cámara de S. M. 

fundador 

del Colegio de Farmacia 

de San Victoriano 

R. 1. P. 



BibliocrafIa 

(Reflexiones crflico-químicaa sobre la fermen- 
tación. > Publicadas en el Diario de Barcelona 
del 15 de mano hasta el 11 de abril de 1S07. 

lOración inaugural que en la apertura del Real 
Colegio de farmacia de San Victoriano de Bar- 
celona dixo el Dr. D. Josí Antonio Balcells y 
Campa, etc., el día 31 de octubre de 1815. > 

Barcelona: imp. de Agustín Roca. En dicho 
oDo.— En 8.°, ss paga, 

tlmporisncia de la farmacia en la Sociedad, 
eilracto de la oración inaugural que en la aper- 
tura del curso acadímico de dicho colegio, dijo 
el mismo autor en 12 de octubre de 1819.1 

Barcelona: imp. de Roca. Publicóse una se- 
gunda edición en Madrid, por RepoUí*. l830. 
Se insertó en El Rislaurader /armadilitf, ttd- 
mero de 30 de sgosto de 1873. 

(Dictamen para el expurgo y desinfección de 
Barcelona despoís de la fiebre amarilla, publi- 
cado en 181), del cual le dio gracias la Junta 
Superior de Sanidad con oficio de >7 de diciem- 
bre del mismo aflo.i 

Insertóse en el periódico de la SoeUdad dt Sa- 
lud füíüa de Calalufla, tom. I , pág. 164- 

(Nueva teoría sobre la Elasticidad.» Discuno 
presentado i la Academia de Ciencia* naturales 
y Artes de esta ciudad. (Leído en las Junta* Li- 
teraria* de ella en Ii y 35 abril de iSsi). Ar- 
chivo de la Academia. Caja 31. 

(Examen de la naturaleza de lo* cuerpo*.) 
Publicada en el periódico de W S<>ciidad dt Sa- 
lud púiUca de Barcelona, tom. I, pág. 73 á 83- 
Imp. de Josí Torner. 

(Naturaleaa, propiedades y modificacione* de 
U atmó*feTa terrestre.} Inaugural leida ea 1« 



114 



6A 



apertura det Colegio de Parm&cÍK de Barcelona 
en el ano i8iS (i). 

tDiicurso sobre la diviiiún de los poros en 
periilomoi y diastemai.i Pteseolado y lefdo en 
Ib Academia de medicina <r ciiugfa de Barcelo- 
na, en 20 de agoalo de iSjl. 

• Memoria ffaico-química aplicada á la medi- 
cina sobre la infecciún en general jr el conU£Ío 
en particular y sobre los varios dei infectan [es 
que debe haber. • 

Barcelona: imp. de Jos* Torner, 1832. 

El Sr. BalcelU leyú este trabajo en la Real 
Academia de medicina y cirugía de Barcelona 
en las sesiones de 2 y t6 de julio de 1831 y se 
imprimiú en virtud de dictamen dado por dicha 
Academia, en 16 de dicho me* y alio. 

(Memoria acerca de un nuevo medicamento 
para la curación del oilera morbo asiático.! 
(Leída en la Real Academia de medicina y ci- 
rugía de Barcelona, en 1S33]. 

■ Males que afligen A la farmacia y plan para 
corregirlos, poniéndola en un pie md» respeta- 
ble.! Discurso inaugural que en la apertura de 
clases del Real Colegio de farmacia de Darc& 
lona eldia i." de octubre leyó el Dr. D. José 
Antonio Balcells y Camps. 

Barcelona: imp. de José Tomer, 1835— En 

f Memoria química sobre la delinicÍ6n y utili' 
dad de los reactivos en general y de los de»cu- 
bierlos de nuevo en particular.» 

(Leída en 4 de febrero de 183S en la Real 
Academia de Ciencias naturales y Arles de Bar- 
celona). ' 

«Memoria sobre los progresos de la física j 
química en la carrera de las artes ú exposiciún 
de varios inventos y mejoras que la física-quí- 
mica ofrece á la industria.) 

Barcelona: imp. de Brusi. AOo 1838,— En S.", 

'43 p*e*- 

Se publicó un juicio crítico en el Diaria dt 
Banehaa febrero de 1839, pig. 574. 

(Memoria sobre el ndmero y clasificación de 
loa cuerpo* conocidos por simples en el día 
(Leída en la Real Academia de Ciencias natu- 
rales y Arte* en 28 de mano de 1838 y publi- 



fiA 

cado en el Belettn de esta corporación, pig. 35, 
ndm. 8, aDo 1841). 

(Moral farmacéutica.} Oración inaugural que 
en la apertura del curso literario de 1838, pro- 
nunciii en el Colegio de farmacia de Sao Victo- 
riano de Barcelona. 

Barcelona: Herederos de la V* Plá, 1838.— 
En 8.°, 37 pigs. — Se insertó parle de este dis- 
curso en La Riligién, tom. VII, pig. 105. 

• Memoria sobre aclaración de varios pun- 
to* que acerca de la afinidad y en especia] 
■obre el influjo que tienen en ella los diferente! 

(Leída en la sesión de 1 1 de mano de 1840, 
celebrada por la Keal Academia de Ciencias na- 
turales y Artes). Archivo id. Caja si. 

tCatllogo de los varios vegetales A parle de 
ellos usados en medicina, con tus nombre* en 
castellano, catalán, latino sistemitico y oficial, 
y francés, que contribuye notablemente i la me- 
jor inteligencia de los tratados de Materia me- 
dica exlerna, y conviene *e tenga en la oficina 
del farmacéutico, > 

Trabajo publicado en la página 193 de la 
obra Elementas de BoláttUa, de Mr. Boitard, tra- 
ducido por D. Emilio Ff y Molisl. 

Barcelona: imp. de P. Pons, 1844. 

El Sr. Pi puso al frente de este calilogo la 
siguiente advertencia: (Debo este precioso tra- 
bajo al generoso desprendimiento del Sr. D. José 
Antonio Batcells; catedritico de farmacia. Al 
valor que le da el eoIo nombre de este acredi- 
tado profesor, se aDade la grande curiosidad y 
provecho que será para los médicos y farma- 
céuticos, como para todos aquello* que se dedi- 
can al coDocimieato de la* plantas con el fin de 
destinarlas á los varios usos económicos.* 

(Reconocimiento de Dios por la* ciencias na- 
turates.i Oración inaugural para la apertura de 
eitudios de la facultad de ciencias médicas de 
Barceluna, en 1." de noviembre de 1844. por el 
doctor D. Josi Antonio Balcells, con notas por 

Barcelona: imp. de J. Verdaguer, 1844. — 
En S.°, 71 págs. 

(Monografía sobre los baOos. (Leída en la 
Real Academia de Ciencias y Artes de Bar- 
celona, en 7 febrero y z% de abril de 1850). 
Archivo Id. Caja 23. Se publicó un extracto en 
el diario M Sel, nilm. de 3 de junio de 1850. 



BA 



(MemOTiaa pora oblencr los exiraclos catáx- 

cioalescon perfeccián.i 

Barcelona: imp. de N.Kamírez, 1S54. — EnS.°, 
1 39 páfí. 

(Ruoaes que inclinia i creer que loiáloilit, 
tierras, metalea, azufre f lóifoto son coin- 
pueitos.i 

MS. en poder de D. Mannel Ameller. 

iReflexioaei aobre la cluiRcición de loi tx- 
tractos vegetales y icformai que oeceaita 1* no- 
menclaiura de lus géoeroa. 

Barcelona: imp. de N. Ramírez, 1856. — En 4.°, 
3ipíg»- 

BALCELLS Y SENÜIL (D. Josí).— Escultor 
y pintor, hijo de D. Joaquín BalceUs j Pascual. 

Debemos citar de este artista ios caadroi: Zít 
Virgtn del Carmtu, para la capilla de la fraga» 
de guerra VUlaria y La Virgen de ¡a Miitriier- 
dia, para la Mindn Náaei. 



BALCELLS Y TARRAGONA (D. Manuel). 
— En 1860 publicó en Igualada la ohiíManual 
dtl líiludor calalátt. — Instrucciones clarasy sen- 
cillas útiles á los abogadoa j notarios, propie- 
tarios y necesarios á los curapárrocos de los 
pueblos en que no ha; notario, sobre el modo 
de diaponer y otorgar los testamentos en loa ca- 
•oa más usuales, y sobre otraa materias relacio- 
nadas con los mismos segrin la legiflaciiiD vi- 
gente de CaiatuDa. 



BALDRICIIY DE VICIANA (D.Alberto). 
— Marques de Vallgornera, Natural de Raurell, 
(provincia de Tarragona). Fui conservador de 
la Biblioteca del Senado, individuo de las Aca- 
demias de Buenas letras de Barcelona y Sevilla 
y de varias sociedades econúmícas de Amigos 
del Pafs; director del Colegio general científico 
establecido en Alcalá de Henares y consejero 
de Instruccián pública. En 1S40 y 1841 asistió 
á los congreso* cienllRcos celebrados en Turin 
y Florencia, en representación de la Real Aca- 
demia de ciencias naturales y artes de Barcelo- 
na, y se inscribió en la sección de ffsica, química 
y matemáticas, en la que fut muy considerado. 

Murió en Madrid ea el mes de octubre de 
1864. 



Bibliografía 

Historia de la guerra de España centra Na- 
peltén Bonaparie. Escrita y publicada de orden 
de S. M. por la tercera comisión de jefes y oñ- 
ciales de todas armas, establecida en Madrid A 
las inmediatas órdenea del Excmo. aeDor secre- 
tario de Estado y despacho universal de la 
guerra .-~T orno I ioIroducciÚD. 

Madrid: imp. de Miguel de Burgos, l3l8. 

Pequeño manHol para e¡ serviño y fortificaciin 
de campaña. 

Madrid: imp. de Amarite, 1S13. — Un vol. en 
4,°, con láminas litografiadas por el autor. 

Noticias para una descripción de la villay tér- 
mino de Valli en el campo de Tarragona. 

MS. CD folio de .^2 págs.— Biblioteca de la 
Real Academia de la Historia. 

■Discurso de la BencGcencia pdblica en los 
estados modernos.) 

Publicado en la Revista de Madrid^ tomo I, 
pág. 309. 

• Memoria sobre los congreso* cíentlñcos ce- 
lebrado* en Turln y Florencia.) 

Reglamento y catálogo por orden aífabiliea y 
dt materias, de la Biblioteca del Senado. 

Madrid: imp. de E. Aguado, 1851.— En 4.°, 
668 paga. 

Además del título de las obras se insertan en 
eate catálogo algunos datos biográficos y bi. 
bliofpráflco*. 

BALDRICH (D. Pablo).— Natural de Valls. 
Aficionado á los estudios históricos salvó de su 
destrucción en 1808 el archivo municipal de 
Valls, D. Francisco Pui^ener, {Jiistoria de Valls, 
pág 364), dice poseía una copia de los apuntes 
que escribió sobre jurisdicción, administración 
y privil^ios de Valls. 

BALET (D. Raimundo). ~ Ingeniero indus- 
trial. En la Atoctacíón establecida en Barcelona 
leyó en 1885 una (Memoria sobreel modocomo 
se hallan instaladas y funcionan en EtpaDa las 
líneas telegráficas.) 

BALIUS Y VILA (D. Jaime)-— Fui maeatro 
de Capilla de las catedrales de Gerona y Cór- 
doba, y en 1SS7 nombrado maestro de la iglesia 
de la Encarnación de Madrid. 



220 



BA 



BA 



BALMAÑA Y ROS (D. Antonio).— Natural 
de la Bisbal (provincia de Gerona). Maestro de 
primera enseñanza superior y titular, actualmeo* 
te, de la escuela elemental modelo de Espolia. 
Por sus servicios en la ensefianza se le concedió 
la cruz de caballero de Isabel la Católica libre 
de gastos. En 1887 publicó litografiada la sép- 
tima edición de la obra titulada.- Primer libro de 
lectura para uso de las escuelas elementales y de 
párvulos, 

BALMES (D.Jaime Luciano).— (1) Nació cu 



(i) «Vindicación personal. Autobiografía publicada en 
El PfHsamifnto de ¡a nación.* correspondiente al 19 abril 
de 1 846. Escribió Balmes este trabajo biográfico en ▼indi- 
cación de un articulo publicado en el diario madrílefio El 
español. 

«Vida del Dr. D. J. Balmes,» extracto y anáUsb de 
ius obras por García de los Santos. — Biadríd: imp. de la 
Sociedad de operaciones del mismo arte, 1848. 

■Todos conocen al escritor, decía el Sr. García de los 
Santos en el prospecto de esta obra, pocos conocen al 
hombre. Pocos saben como fomentó la noble emulación de 
saber que devoraba su espíritu ; ni como se instruyó; ni 
como adquirió esta pasmosa superioridad de juieio, y esta 
intensidad de pensamiento que le distinguen entre todos 
los escritores de la época. Pocos conocen al hombre priva- 
do desde su niñez hasta su muerte. Su modestia, su vida 
retirada, sus continuas tareas han estrechado siempre el 
circulo de los que le rodeaban.» 

Acompaña á esta obra el retrato de Balmes publicado 
por su amigo y apoderado general D. Luis Pérez. 

D. B. García de los Santos fué catedrático del Institu- 
to de Barcelona y redactor de El Pensamiento español. 

«Biografía del Dr. D. Jaime Balmes, presbítero» por don 
Antonio Soler, abogado de Vich. 

Barcelona; imp. de A. Brusi, 1848. 

«Noticia históríco-líteraria del Dr. D.Jaime Balmes, 
presbítero, su autor D. Buenaventura de Córdoba.» — Ma- 
drid; imp. y fund. de D. Eusebio Aguado, 1846. — Un vol. 
en 8.^, 327 págs. con el retrato y facsimils de la firma 
de Balmes. 

«Balmes,» por D.Joaquín de Isla Fernández, marqués 
del Arco. Madrid; imp. de La Publicidad. — En 8.^, la 
págs- y una de notas. 

«Critica del folleto de Pío IX. > Madrid: imprenta, de 
D. £. Aguado, 1848. 

«Balmes y su criterio ó raciocinios y sentimientos,»*— Se- 
gura: imp. de D. T. Baeza, 1848. — Fu autor segün el Ca- 
tólico ^ núm. 2897, era D. Manuel Martínez presbítero. 

«Vindicación de los principios políticos del presbítero 
D. Jaime Balmes,» por D. Pascual García Ceballos. — 
Madrid; imp. de D. S. Omaña. — 1848. 

«Reflexiones sobre los escritos del presbítero D.Jaime 
Balmes,» por D.Tomás Mateo, doctor de jurispruden- 
cia. — Madrid; imp. D. T. Aguado, 1848. 

«Pío IX, Balmes y la revolución,» por D. Benito Gar- 
cía de los Santos. — Madrid; imp. que fiíé de operarios, 



Vich, calle de Cerrajeros nüm. 58, el día 28 de 
agosto de 1810, siendo sos padres D. Jaime Bal- 
mes, del comercio de pieles, y D.' Teresa de 
Urpia. Recibió la primera educación en la escuela 
pública de Jesús y María; cursó en el Seminario 
Conciliar retórica y filosofía y un afio de teolo- 
gía. Balmes hizo estos estudios con notable 
aprovechamiento, sólo se le veía en la iglesia, 
en su casa y la biblioteca episcopal que frecuen- 
taba todos los días. En 1826 el obispo D.Pablo 
de Jesús de Corcuera le agració con una beca 



á cargo de Antonio Cubas, 1849. — ^^ ^«^ 34 P^* — Se 
insertó en la Vida de Balmes de dicho autor. 

«Balmes.» Artículo escrito por D.José M. Quadrado y 
publicado en la Revista kispano-americana, — Entrega 
tercera. 

«Una palabra sobre el Dr. D. Jaime Balmes presbítero, 
considerado en sus estudios como historiador y como lite- 
rato.» Memoria leída en la sesión celebrada por la Acade- 
mia de Buenas letras de Barcelona, en el día 4 de marso 
de 1849 en honor de aquel su difimto socio. 

Barcelona; imp. de José Tauló, 1849. — En 4.^, 39 pá- 
ginas. 

Vida y juicio critíco de los escritos del Dr. D. J. Balmes 
recientemente publicada en francés por A. Blanche Raffin 
traducida al castellano por varios admiradores del emi- 
nente publidsta español. 

Madrid; imp. de Santa Coloma de 1850. — Un vol. en 
8.**, XVI-333 págs. y una de noUs y dos de índice. 

Los editores de esta obra pusieron al fin la siguiente 
nota: «Después de terminada nuestra traducción, hemos 
observado que una gran parte de las noticias pertenecientes 
á la Vida del Dr. Balmes, han sido tomadas á nuestro pa- 
recer, por el Sr. Blanche Raffin de la bbgrafia escriu por 
el ilustre autor de la Historia de Cabrera^ D. Buenaven- 
tura de Córdoba. Creemos deber hacer esta declaración, 
porque somos amantes de la justicia, y de dar á cada uno 
lo que le pertenece.» 

«La Religión y Sociedad civil.» Oración fúnebre en 
elogio del Dr. D.Jaime Balmes. Pronunciada el día 31 de 
octubre en la iglesia Catedral de \^ch por D. Hermene- 
gildo Coll de Valldemia, Pbro., con motivo de la inaugu- 
ración del monumento levantado para perpetuar la memo- 
ria de aquel célebre publicista. 

Barcelona; imp. de Bosch y C.*, 1853. — En 4.0, 30 pá- 
ginas. 

«Homenaje que debe Barcelona al Dr. D.Jaime Balmes,* 
artículo publicado en el Diario de Barcelona^ noviembre, 
de 1853, pág. 7896. En este artículo se indicaba que Bar- 
celona debía erigir un monumento á Balmes. 

«Un sacetdote publicista en España.» Articulo publicado 
en la Revista de Ambos mundos^ en 1853. Se publicó tra- 
ducido con algunas supresiones en el diario El Ancora 
(Barcelona) correspondiente á los días 4, 5 y 6 de noviem- 
bre de 1853. 

«Balmes y sus impugnadores,» por D. Sebastián Pérez, 
presbítero, catedrático en el Seminario Conciliar del obia- 



BA 

en el Re«l colegio de Skd Ctrloi, «pregada i la 
Real UniTcraidad de Cerrera. En ette etUibleci- 
mienlo aproM liele aCos en la facultad de teo- 
li^a, en el primera de loa coaleí defendió un 
acio de concluiionu. Ea 9 de junio de iS3ofuC 
premiado por la misma Univenidad con el gnt- 
do de bachiller ce teología, gratis por aobreaa- 
liente con arreglo at arllcalo 304 del plan de 
eatudioi, vigente en aquel entonceii grado que 
acgÜD dicho arilcnlo lerrlft á loi premiadoa de 
mCrito poailiro y aingular. En ma^ d« 1833 
argüyó como bachiller en concluiionei de his- 
toria ecleaiisiica y se graduó eo teología, 
némine dhcrtfaalt, en 8 de junio del referido 



pido de Calahom y CabuU. OpJtculo en que h defioi- 
de jüudarecldo «o-ílor D. JumeBmlmca, hocicado Tb 
ion infiindAdu tu ÚDpugnaciDDa que huí lu&idD hIcui»* 

«Diicurto kolne Bdmef,» Iddo ti ler truLudidcM lua 

de octubre de iSsj. Por D. Antonio Bnid. 

Publiodo en el Dlartí ái Barcilóm' de dicho alio, pá- 
fÍDa 7S11, jdeipuíieii fomude folleto, en 4.°, devópá- 



DieniDríii del nuLofTado Dr. D. Jeime Batma. Múmen de 
dicho pcñAdico correepondienle el dU 9 de Julio de 1S61. 
Contiene doi Brtlml» dtdiculDI á enaltecer i etle fílUolo 
y poeiLu de donajoaets M. de Muuníi y dej. Campa. 

Coutient uu aiticulo e«rjio po[ D. Jouiula Roca j Cae- 
nel y poetiu de 1« Srei. Rimonl, LanoM, Pttier y 

Suplemento á el ¿rir ^ £1 ^.mAiffd. Vich Eneindmen 
cortopondÍEnle >1 11 de Julio de i B64 k ñuenaron un ar 
tlculodeD. NicoláiPenalnt, una cuta de D. Manuel 
Uilá y Pontanali y poeiiae de Campa, Peder, Codisa y 

• OíaciéD rdnetHe que en lai Klemnei eiequiu «lebn. 
dai en la Santa igleú Catedral de Vich, el día 4 de julio 
de 1S6;, eonmotiio de la colocaciín de loi mtoi morlaleí 



r. D. lain 



:BalDie 



levantado en 1« claunm de la miima Catedral, dijo si 
Dr. D. Felipe Veifei y Permanyet, Pbro. 

Vich; imp. da Rimjn Tolou, 186;,— En 4.0, aj plgi. 

• Galería de Calalanei Íliutrei,> por D. Leopoldo Peu. 

Publicada en el ¿■ún'.i i/r AirnAiM, acnuo de 1U5, 



• Balnu 



, lavida y u>«bni,> porD, JoaqnÍB Riera y 

■ por D. Leopoldo Feu. — Artículo publicado en 



Poemaorífinal de D. Viciar 



BA 227 

Algitn tiempo deípuís hiio oposiciones á una 
citedra vacante en Cerrera (l) j en noviembre 
del miimo año se presentó í las oposiciones que 
K celebraron en Vich para proveer una canon- 
g(a de ]a catedral. Terminadas estas se ordenó, 
j por consejo del obispo de la diócesis volvió í 
Cerrera para proseguir tu» estudios. En calidad 
de sustituto, desempeiló la cátedra de Sagradas 
Elacríturat; j recibid entonces eí grado de doctor 
en cinones de laclase llamada en lenguaje uni- 
versitario de los Aefompa. <La función se veri- 
ficó el 7 de febrero de 1S35, dice Balmes en su 
Vtitdicaíién fenenal, la guerra civil estaba eo 
su incremento; las pasiones ardían; y yo, como 
graduado, debfa segdn las leyes académicas, pro- 
nunciar un discurso en elogio del monarca rei- 
nante; y como á la sazón era gobernadora 
S. M. la Reina Cristina era preciso hablar de 
esta augusta aeDara. El concurso era numeroso; 
lai opinioDe* políticas muy encontradas y se de- 
seaba saber lo que ya pensaba de las cosas pil- 
blicaa, jSaben mis lectores lo que hiceí ¿Creen 
que me enlusiasmt por la Keiaa gobernadora, y 
que le dispensé lisonjas que á la sazón le prodi- 
gaban oíros que ahora la insullaní No, no, lo 
que hice fué prescindir de toda política; j me 
cení á elt^iar la apertura de las universidades; y 
aprovechándome de no sí qué providencia sobre 
enieflania de matemáticas, me detuve un poco 
en este punto, y acabé un discurso sin ofender 
ni á crislinos ni á carlistas, porque no habla 
hablado ni de unos ni de olros.i 

Concluido el curso de 1S34 á 183S regresó i 
Vich y en 1S37 se encargó de una cátedra de 
matemáticas establecida en dicha ciudad. 

jCómo desempeñó Balmes esta cáiedraí Lo 
dice su biógrafo D. Antonio Soler en tas siguien- 
tes lineas. iGl que no ha oído al Dr. Balmes en 
la cátedra, no ha visto lo que es el buen orden 
de una clase, ni la puntualidad con que se debe 
asistir, ni la asiduidad de maestros y discípulos, 
ni la atención que debe guardarse, ni la claridad 
de un jirofesor aventajado ni las consideracioaei 



del Dr. D. Jote Caiial i una canoniia de b S»nta lgl»ia 



3í8 



BA 



; tUATc rigor que ton debidos á los discípulo*, 
ni el afín con que le recogen las paUbru Ae ua 
«ttbio, ni el prndenilsimo modo con que ísie 
forma el entendimiento j corazún de la juven- 
tud. PrecUaniente le tí explicando las materna. 
ticas, materia delicada j fría de suyo, (ramoa 
una porciúD de jóvenes adelantados ya en dife- 
rentes carreras, todos habitantes Ó retirados en 
Vich i causa, de la guena civil; y e» lo cierto 
que *u cipltcaciún nos tenía embobados á todos, 
al paso que tampoco íl gozaba menos. Se consi- 
deraba pagado con nuestro comportamiento, y 
na fui súlo de matemiticas de lo que enieDÓ, 
•ÍDO también, de lógica, de metafísica, de histo- 
ria, en una palabra, de saber estudiar y ser hom- 
bre. En la imposibilidad de extenderme mili 
sobre este punto, aHadc el Sr. Soler, ni pagarle 
otro tributo por ello; qufdomc satisfecho con 
darle aquf este testimonio de mí finísimo agra- 
decimiento, en que estoy seguro me acompaflaa 
todos sus demis discípulos, al paso que admiro 
y no comprendo, como éi mismo, con sus pro- 
pías luces, pudo llegar á saber tanto en este 
ramo sublime de los humanos conoctmienios. 
Recuerdo c¡uc, en cuanto me fui posible, inñul i 
instancias suyas para que se le diese la cdledra 
de matemiticas, y tengo muy presente que la 
Junta 6 Ayunlamienlo exigió los antecedentes fl 
cursos que el candidato poseyese para probar su 
aptitud 6 hacerla presumir siquiera, nada pudo 
etDr. Balmea presentar, fuera de algdn ligero ei- 
críto; pero ea lo cierto que sus lecciones acredi- 
taron bien su saber aventajado en dicha materia, 
vieron todos con gusto el acierto en la elección 

6 nombramiento, y sintieron posteriormente muy 
de veras, que dejase dicha cátedra. i 

La vida literaria de Bnlmcs fui breve, pero 
fecunda y provechosa en producciones de valía 

7 de trascendentsl interés para la Religión y 
los estudios ñlosóñcos; comenzó en el aDo 1839 
J terminó coa su muerte acaecida en 1849. duró 
cfcatamente nueve anos. En sus mocedades es- 
cribió algunas poesías, que pronto quedaron 
olvidadas por su escaso mérito, y Balmes aban- 
donó su cultivo por sentirse inclinado i. otra 
cla«e de estudios. 

En 1859 publicó Balmes las poesías: tUn 
reo en capilla,! ó sea lUltimos momentos de 
un ajuiticiado,! <E1 saber y cien aiglos des- 
pués. > En Lít Ireiaden neiit (p^na 407) se 



insertó la siguiente poesía catalana, titnlada: 
ÍJimue-yetu Curtma ttrgtnum (traducción). 






e Verge pura 



sent detllustrar la hermosura 
de la estrella del mntt. 

Cenyít de gloria admirable, 
ab cor de verges bnllant 
las donáu premi inefable 
de sa puresa constanl. 

Ellas ab casta alegría 
Itiri sembran olorós, 
y ab dulclssima armonía 
cantan himnes al Espóa. 

Digniuvos oír propici 
nostras súplicas, Senyor, 
que ni 'I perisament del vici 



a mensual 



Digan gloría 
justos y ángels en son cant: 
gloria al Pare Omnipotcnt, 
gloria al Fill y Eiperit Sant. 



En el nUmero séptimo de la r 
E¡ MadriUño Calólue se anuncia 
literario, reprodujo sus condiciones La Religión, 
de Barcelona, y Balmes tomó la determinación de 
concurrir á é!. El lema propuesto era importan- 
te. <¿E1 celibato del clero católico (prescindiendo 
de las leyes canónicas y civiles) es mis condu- 
cente política, moral y religiosamente al bien 
de la sociedad que la facultad de poder contraer 
de los prolestanlesH Balmes presentó su memo- 
ria y sin mediar recomendación ni influencia 
alguna, obtuvo el premio. A esle trabajo aiguiA 
otro de mayor alcance y reveló la existencia de 
un profundo pensador y de un genio privilegiado 
y de superior inteligencia. En 1840 publicó en 
Vich un folleto titulado: Ohservadelies ¡Beialti, 
fultlicas y ecenSmieas scbre Us Mines dtl tlire. 
Era oportuna entonces la publicación de aquel 
estudio, las Corles españolas debían decidir so- 
bre un asunto que llamaba la atención pública y 
era objeto de encontrada» opiniones entre loi 
políticos, cusí era ñjar la asignación del clero 
y gastos del culto. Balmes examinó esta cuestión 
bajo loa tres aspectos, tocia], político y econó- 



BA 

mico. En In Corte «Icinzú buen» aeo^dk j llftinó 
la mención de lea jefet de loa partidos y de la 
prpnsn. Publictronie artfculai, examinando las 
Ohscr-.'acienes, loa periúdicos El Ríilaurador , La 
Cacita, El Cotrea Naeienal y U Rnñsta ¿t Ma- 
drid. D, Jooqufn Roe» y Come!, publicó un 
notable juicio critico de eata obn en la revista 
La KHigién. 

Decía el Sr. Roca y Comel: < Cuando los pe- 
riddicoa de la Cor- 
te s« apreiuran á 
tribular sinceros y 
bien merecidos elo- 
gios á unaprodiiC' 
ción original de un 
sabio y labnrioao 
ecleiiáilico cata- 
lán, con cuya amis- 
lad no* bonraoiM, 
cuando en ello* le 
dic« , entre otras 
coMs, que al buen 



/olleio, lo 
digno del c 



BA 



129 



tiñn. sino el fondo 
de sociabilidad y 
de prudencia que 
ha precedido á to- 
das la* determina- 
clone* de laTgleaia, 
que el Sr. Balme* 
ba tntado la ma- 
teria i. toda altura de l« cítíI 
inosirando conocimientos no ( 
de la edad del aulor, que lóli 
haciendo esto mismo *u escrito mucho mis digno 
de leene y de eiludiarse; calificándolo de eiciitor 
exacto é imparcial, y aólidamcntc lógico; cuando 
por fin, DO* contla positivamenle, que las pri- 
meras notabilidades de España, aa( en política 
como en literatura, han apurado los elogioi para 
encomiai el optficulo del Sr, Balme*, corto en 
entenslfln, pero maeniüco en doctrina y en abun- 




ición actual, 






dancia de ¡deas, y le han felicitado por el bello 
éicíto de *u empresa, con el mayor entutiaimo 
y encarecimiento; pnrcce que no podemos dejar 
de unii nuestra díbil voz á la aclamación unáni- 
me de tan acreditados conocedores, y rendir el 
puro y debido homenaje de nuestra recomenda- 
ción al mtrito y á la amistad, > 

En ípoca de revueltas y a^onadn» publicó en 
Barcelona el folleto titulado; Considerañóms 
poUlieai sobre lo ti- 
iHacián de España. 
I Muchos que abora 
la echan de valien- 
lea, decía Raime* 
en su Vi„dicacién 
personal, no le hu- 
bieran atrevido *e- 

mejante escrito, en 
que condenaba Ier- 
re vol uc ió n ,y en q ue 
manifestaba fran- 
camente mi opinión 
sobre toda* las ma- 
teria*, encerrando 
allí en pocas pala- 
bras toda la tuslan- 
Cia de lo que dc*- 
putshedcacnvuello 
en el PíHsamitnie 
de ¡a Nación. No 
tenía ninguna de- 
fensa, y haita mi 
estado podía pre- 

periona: publiqut, 
sin embargo, el etcrito, no obtiante los consejo* 
y batía los ruego* de la* personas que más me 
querfan. Todos labcmoi loque sucedió entonces: 
con algunas eicepcioncs honrosas, los compro- 
metidos echaron á correr cada cual por su lado. 
Bien atestiguado está en el manifiealo de la Keina 
Cristina, en Mnisella, donde se lamenta del 
abandono en que te la dejó. Vo no defendí á 
la Reina Cristina, porque me ocupo muy poco 
de la* pcrM>nas; pero defendí los bueno* prin- 
cipios religiosos y monárquicos.» 



230 



BA 



6A 



Para eDsefiansa de los nifios escribió Ztf Re- 
ligión demostrada^ que alcanzó notable éxito, 
agotándose las ediciones con gran rapidez, sin 
que mediara la declaración de obra de texto 
para las escuelas de nifios, á las que estaba de. 
dicado. 

Asociado Balmes con D. José Ferrer y Sabi- 
rana y D. Joaquín Roca y Comet, publicó en 
1841 á 1843 ^i^& revista mensual titulada: Lm 
Civili%aci6n. La muerte del segundo acaecida 
á poco de haber cesado aquella publicación, 
dio lugar á que se considerara á Balmes como 
causa de ella, por falta de compafierísmo y 
amistad con un escritor de las dotes persona- 
les del sefior Ferrer y Subirana. D. Antonio 
Soler decía en la biografía de Balmes: cEl fa- 
llecimiento infeliz y prematuro del Dr. Ferrer, 
verificado en esta ciudad y á mi vista, en dL 
ciembre de 1843, muy cristiano, extremadamente 
pobre y honrosa; esta muerte de aquel mi tierno 
amigo, y la modestia del Sr. Roca, son circuns- 
tancias que me impiden entrar en la narración de 
algunas diferencias que mediaron entre los tres 
amigos, y produjeron para el público la con- 
clusión de La Civilización^ el principio de La 
Sociedady y la publicación de otras obras que 
cada uno de los tres hizo por su cuenta. Creo 
bien que el doctor Balmes no tenía la razón de 
su parte, pero tampoco me admiro por esto, 
cuando leo en la Santa Escritura que rifió San 
Pablo con otro Santo, y permanecieron santos 
ambos. Lo cierto es que Nuestro Sefior, cuyos 
secretos son un abismo, ha llevado consigo dos 
almas grandes, depositando en un mismo ce- 
menterio sus preciosos cadáveres bajo lápidas 
eternas, é inscripciones muy honoríficas á todos. 
iVanidad del mundo y de sus cosas, cada día 
amaestrada por Dios, pero nunca corregida por 
nosotrosl....» 

A esta grave indicación del biógrafo de Bal- 
mes, contestó D. Antonio Brusi, primero con un 
comunicado inserto en el Diario de Barcelona^ 
de 19 de noviembre de 1853 (i) y después con 



(i) En el contrato pan la publicación de la rerista La 
Civilización constaba, segün se lee en este comunicado: 
«que publicados 34 nümeros los redactores quedaban en 
plena libertad de continuar ó no dicho periódico, pudien- 
do cesar en su publicación siempre y cuando les pare- 
ciese.» 



las siguientes líneas en discurso que leyó en la 
inauguración del monumento á Balmes: 

cAquí, en este solemne momento, con la 
mano puesta sobre el corazón, en presencia de 
las tumbas de ambos amigos, debo declarar no 
ser exacto lo que por falta de datos precisos ha 
avanzado algún biógrafo de Balmes, y han co- 
piado otros, diciendo que cuando se separó de 
aquel compañero, dejó de tener la razón de sa 
parte. Fui la única persona que medió en este 
asunto, y puedo probar completamente que en 
ninguno de los dos hubo culpa ni agravio, disi- 
pándose con prontitud una pequefia nube que 
entre ellos se había levantado. La vecindad de 
ambas tumbas y el haber fallecido Ferrer y Su- 
birana poco después de aquel incidente, precisa 
más esta aclaración, para que al ver la una, nin- 
gún sentimiento penoso se recuerde de la otra, 
sino la gloria que conquistaron juntos ambos es- 
critores. Los hombres oscuros tenemos el privi- 
legio de que los actos de nuestra vida sean olvi- 
dados apenas hemos desaparecido de este teatro 
de nuestros afanes, pero los que figuran en la es- 
cena del mundo, deben dar cuenta de todos sus 
actos á la historia, que aplica su severo fallo en 
virtud á veces de lo que arrojan los más pequefios 
incidentes. Así, pues, conviene no dejar pasar 
ninguno que injustamente pueda causar despres- 
tigio y suministrar fundadas consecuencias álos 
publicistas de distinta opinión. Cumplido el com- 
promiso contraído, y sintiéndose Balmes empu- 
jado por el genio que ardía en su frente, dijo 
á su compafiero, como en otro tiempo Abraham 
á Lot: cNo pudiendo caber juntos nuestros re- 
bafios en la tierra que habitamos, porque nues- 
tra hacienda es mucha, no haya, te ruego, con- 
tienda entre mí y tí; si fueres á la derecha, yo 
tomaré la izquierda; si fueres á la izquierda, jo 
tomaré la derecha, y separáronse el un hermano 
del otro.» Grande era en efecto el campo que 
necesitaba Balmes para explayar esos planes que 
nos asombran, exigiéndose para ellos incesante 
actividad y la verdad de acción que llega y 
vence, lo propio en el arte de la guerra que en 
el de las letras. > 

Al mismo tiempo que Balmes colaboraba en 
La Civilización y imprimía en Barcelona su obra 
monumental El Protestantismo comparado con 
el Catolicismo^ en refutación de la que había es- 
crito Mr. Guizot sobre la historia general de la 



BA 

civiliucida en Europk, que habfi alcanzado 
lanta retonancia en el inundo literaria. En £■■ 
pafia cali paid desapercibida la publicación de 
la obra de Galmei; los pcriúdicoa entusiasmadoa 
en la política no dieron tregua á iu» recrimiiut- 
cianea de partido para dedicarle un artfculo, 
que por otra parle el iluitre autor eilaba taay 
lejos de auplicar. No (uccdiú lo miamo eo el 
enlranjero; La GaieU, V Univtrt y Lt Corrtt- 
pendattí tributaron cumplido* elogios al Pr»- 
ttslanHuno y fui traducido al latín, italiano, 
franctt, alemán, inglés j griego. 

A íinet de abril del aDo 1S43 paid Bilmei 
á París acompañado del editor catalán Sr. Taul6 
para revisar la« pruebas de itna traducción en 
francít que había hecho del Prattitantitma. 
Viajó por Bélgica é Inglaterra, visitando ifiru- 
■elas. Gante, Amberes, Malinas ; la* ITnÍTerti- 
dade* de Loraina 7 Londres. 

En 1S43 comenzó la publicación de una re 
TÍsta religiosa üloiófica, política j literaria que 
intituló La Saíitdaá. Era su único redactor. Los 
principales bechoi de la historia contemporánea 
de EapaDa *e hallan oarradoi j juzgados, ior- 
mando un compendio de tos sucesos que acaecie- 
ron en Barcelona desde el aBo 1840 hasta el 
pronunciamiento de 1843. Contiene eiu revista 
tas catorce Carlat á «« txíéptice tn materia de 
riligiSn, en las que trata de las cuestiones mis 
alrevidu de la filosofía materialista, y del escep- 
ticismo. 

En 35 de eitero de 1841, D. Joaquín Roca 7 
Cornet proputo como socio de la Real Acade- 
mia de Buenas letras al Dr. D. Jaime Bolmes. 
En un legajo de su archivo rotulado, Escritas Hit 
clasifiear, hemos encontrado la comunicación 
que transcribimos por los elogios que de aquel 
bacía el Sr. Roca j Comel. f El infrucrito socio 
residente propone para individuo de este cuerpo 
literario al Dr. D. Jaime Balme* Pbro, catedrá- 
tico de matemáticas de la ciudad de Vich, cuyo 
talento, rasts erudición y gusto literario se ha- 
llan suficientemente acreditados en varias pro- 
ducciones que ha dado al público, aun sobre 
materia* ajenas i la liieratura.i 

Retirado Balmespor corto tiempo á una soli- 
taria casa de campo llamada tPral de dall,> 
situada no lejos del camino que conduce de Cal- 
das de Monibuy d San Feliu de Codioes, escri- 
bió la obra EJ crUerie, en 1S44. La primera edi- 



BA 



231 



ción se agoló á los pocos meses 7 fué juzgada con 
elogio por la prensa. En la revista literaria del 
diaria El Español, (correspon diente al 33 de 
junio de 1845} se insertó un fragmento de esta 
obra, precedido de un juicio crítico de sus ten> 
dencias 7 del talento que en ella revelaba n 

• Un aacerdole de 35 atlos, de exterior mo' 
désio 7 grave mirada penetrante, frontal promi- 
nente, ameno pero parco en su converaaciÓD, 
pronto en concebir, fácil en eipresane, tardío 
en resolverte, ha pasado meditando larga por- 
ción de su juventud, 7 hace algunos afios se 
ocupa escribiendo 7 aplicando á las tiluacionei 
que te desenvuelven las ideas que ha madurado 
en la activísima oficina de su entendimiento. Sus 
obras se imprimen y se reimprimen á poco¡ te 
traducen en el espacio de un afio en Francia, en 
Inglaterra, en Alemania 7 en Italia: lo* hombres 
religioso» las leen con avidei; las notabilidades 
del clero católico le halagan y procuran atraerle, 
venciendo su natural pasión por la toledad: se 
le cree afiliado á una congregación, y él protet- 
ta; se le cree ambicioso de algo más que de tn 
gloria, 7 él responde que su vida desvanecerá 
esta desbivorable sospecha: es nuestro amigo 7 
nunca nos ba mentido.! 

tPodemos ya publicar sin indiscreción etta* in- 
terioridades; porque la persona ha llamado de- 
masiado la atención, primero por sus escritas, 7 
luego por una opinión cuyo fundamento ignora- 
mos, pero que le ttribu7e la redacción por lo 
menos de un documento que será famoso en la 
historia, aun cuando no tenga resultado. Por 
desgracia este gran talento que honra á su épo- 
ca, ásu patria y á su clase, ha sido arrastrado 
por el torbellino político, al que se ha lanzada 
ya sin reserva 7 á ti>do trance; se ha declarada 
por un partido, y este partido no es el nuestro: 
no imparta. ¿Qué tienen que ver las conviccione* 
sobre el porvenir de la sociedad y sobre la* ne- 
cesidades de la actual generación, y lu formas 
bajo las cuales debía organizarse con esa gran- 
de» de peiuamientot, esa fuerza de argumenta- 
ción, esa claridad y gala de lenguaje que distin- 
guen Isapraducciones del Sr. Balmes,y lefaaíen 
uno de los hambre* má* notables entre cuantos 
sostienen en Europa la* grande* j difíciles cues- 
tiones de la filosofía aplicada? 

iCnandoapaieceen la escena literaria unbom- 



"3" 



BA 



bre de tan cKtmordtnsría iaieltgenci*, qu« ejer- 
ce yn un influjo poderoso lobre Ik opiniún pd- 
blica que inleau atraer jr dirigir i su manera lo 
mis curiojo é interesante, es ver 1u reglas que 
ligue en suí operaciones menlalet, el arte con- 
que afirma, comljina. encadena y completa lu 
concepciones hijas de su genio, 11 evindolai des- 
de sus principios, ú dcmoslradat 6 hipoltticas, 
halla sus últimas consecuencias; la fuente de 
donde aaca estos recursos oratorias con que tie- 
ne KUspensos y apurado* i los de opioido con- 
traria, obtigindoles á pesar y medir cuidadosa- 
mente sus contestaciones. Si acierta á explicamos 
detenidamente su modo de discurrir, de manera 
que le comprendamos, nos habrá dado Su retra- 
to interior, el molde de su alma, donde podrán 
vaciarse olras igualmente dispuestas que parecen 
desemejantes por no tener suficiente marcadas 
las líneas deau dirección. Esto es lo que acaba 
de hacer el Sr. Uatme* en su obra dttimaDaenie 
publicada, bajo el título £i Criíerh.t 

Balme) trasladó su residencia i Madrid, 1845, 
y fundó el Peniamienle di la Natíin, revista 
religiosa, política y literaria. Escasa colaboraciún 
admitió en su redacción; en todos los nümeíos 
insertó un articulo de fondo dedicado á diluci- 
dar un asumo político de actualidad y de interís. 
En el prospecto formuló en términos breveí, 
pero claros y prfcisos, el objeto que le impulsa- 
ba i la publicación de aquella revista. Decfa 
Balmesen ¿I: ijTieae la Nación un pensamiento 
propio? (Será posible formularle como norma de 
gobíernoí Creemos que si. Estamos convencidos 
de que la España abunda de elementos de vida: 
en su catolicismo, en su monarquía y demás le- 
yes fundamentales están las prendas de la tran- 
quilidad y de la ventura. La confusiin que nos 
envuelve no es el verdadero caos, es la niebla 
tendida sobre un hermoso país: diiipemoi esta 
niebla, y la embelesante campiSa ostentará desde 
luego su fecundidad y sus galas. 

iFijar los principios sobre loa cualeadebe es- 
tablecerse en EspiQa un gobierno, que ni des- 
precie lo pasado, ni desatienda lo présenle, ni 
pierda de vista el porvenir, un gobierno que, 
sin desconocer las necesidades de la época, no 
se olvide de Is rica herencia religiosa, social y 
política que nos legaron nuestros mayores; un 
gobierno firme sin obstinación, juiticiero sin 
crueldad, grave y majeatuoso sin el irritaitte de«- 



BA 

den del o^ollo: ud gobierna que te« como la 
clave de un ediSeío grandioso, donde encuen- 
tren cabida lodaí las opiniones razonablea, rea- 
pelo todos loa derecho*, protección todos los 
interetea legltímot: he aquf el objeto de la pre- 
sente p ubi ilación. 

»Y cuenta, que al propaaeraot hermanar la 
razón y la justicia con la conveniencia piiblica- 
eslán muy lejos de nuestra mente aquellas tran* 
sacctones vergonzotas, en que boy se llama bien 
lo que ayer se apellidaba mal ; aquellas alianoaa 
ruines t hipócritas, en que ae arrumban las con- 
vicciones para dejar campo libre f sentimientos 
bastardos; en que te pretende que la verdad y 
el error, la virtud y el crimen le den monitrnoao 
abrazo: en que se arroja al suelo la púrpura 
para alfombrar la mansión del tribuno; en que 
se prostituye la Religión á la impiedad, con tal 
que la hija del abismo se digne favorecer coa 
mirada de indulgencia á la hija del cielo. 1 

Grandes disgustos ocasionó i, Balmei la pu- 
blicación de esta revista, sufrió rudos ataques de 
parte de algunos periódicos de Madrid, que com- 
batieron sus opiniones políticas con soDa y con 
asertos columnlosos. Balmes que se había nega- 
do siempre á facilitar dato* biográñcos y á ocu- 
parse de sus actos, se vio obligado i escribir una 
vindicación personal, en la que refiere sus estu- 
dios y publicaciones y combate con energía y 
calor las acusaciones que se le hablan dirigido. 
(Sostengo, decía Balmes (t), una gran causa y 
de su grandeza y justicia y conveniencia abrigo 
una convicción profunda. Otros motivos podrán 
hacerme retirar de la política; pero no loa peli- 
groa, no los insultos, no tas calumnias; todo esto 
no es capaz de hacerme retroceder: mientras es- 
criba de política, cuento más arrecie la tormen- 
ta, mas alto levanuré la voi; aaf lo he hedw 
hasta ahora asi lo haré en adelante. 

• Otros por cieno y abundantes medio* hubie- 
ra tenido para medrar, pero no he dirigido 
ningutta pretensión al ministerio en provecho 
mío: no he subido jamás la* escalera* del Real 
Palacio: no be adulado á nadie; he manifestado 
mi opinión, sin reparar si agradaba ó disgustaba 
á determinadas personas, por elevadas que fue- 
sen, he dicho la verdad á todos los partidos, 
agradable ó ingraU; no he aconsejado nialaba- 



pcnonal. 



BA 

do QUQCa ainguDR UppelU, siquiera fueie conm 
mia adveraarioi mái decididos; j cuando el ge- 
neral Narviei deiCerid i loa Sret. Cociadi ; 
Pérez Calvo do dejé de poar ocaaida durante 
mucho tiempo, que no aprovecbaae, para protea- 
tar contra semejante deaiierro. Mientras eite ge- 
neral >e hallaba en el apogeo de su poderlo, le 
dije aiempre la verdad con decoro, pero con 
una Armeza en que nadie me ext^edió; j todo 
bajo mi firma. Con eita conducta franca j leal, 
be conseguido influir en U opinión pública; si, 
influir. jPor qu( no he de reconocer lo que es 
un hecho mil claro que U luí del dfaí He lle- 
gado 1 influir en ta opinión pública, j en esto 
lo conñeao, siento un vivo placer, porque nada 
conozco más grato que ejercer influencia sobre 
loi hombres por el uccndiente de la verdad; 
nada conozco máj grato que escribir una palabra 
y tener una seguridad profunda de que aquella 
palabra, dentro de pocas horas, volará i gran- 
des disianciat, y vibrará en millarca de eiplrilus 
para producir una convicci¿o 6 excitar una aim. 
patfa, como una cbiipa eléctrica, que saliendo 
de un punto, conmueve 1s atmAafer* batta un 
remoto confín, > 

Confirman estas enérgica* pabtbras de Balmes 
7 revelan la mella que hicieron en sn ánimo, 
los ataques que sufrid en au campaOa política, 
la* siguientes cartaj que ' dirigid i D. Benito 
García de lo* Santo*, en lo y 13 de agosto 
de 1846. 

• Puede V. asegurar por toda* pane* que no 
he luírido palos, ni insultos, ni atropellos de 
ninguna especie. Hoy cumple un met que lle- 
gué á esta ciudad, mi patria, donde no habia 
estado hace poco menoa de cinco anos, y que 
naturalmente deseaba ver, en eitoi treinta días 
be Mlldo muy raras veces de mi casa-babitacidn, 
y cuando be pa«eado por el campo alguno* n- 
(o*, ha lido aiempre acompañado de varías per- 
sonas y no alejándome nunca de la ciodad, más 
de un cuarto de hora. Todo lo que aPaden de 
eleccione* e*, también, completamente Eslto. He 
visto laa demás imputaciones que se me hacenr 
ealo déjelo V. á mi cargo.* 

Remitid Balmet su vinditaciSn á García de 
lo* Santo* para que se publicara en E¡ Pmia- 
uiitHle, y le eicribiú la siguiente carta en 13 de 
ago*to de dicho alio; 

(V. comprenderá la importancia de que el 



BA 



^33 



articulo adjunto «alga con toda corrección y«in 
equivocaciones en los nombre* j en lai fechas. 
Hágase auxiliar por Vícufia 6 de otro de mis 
amigos, que para estos casos sirve la amistad. 
Ya verá V, que echo el resto; me han tocado 
en lo vivo; pero creo salir vicloiioso. El espíritu 
estaba sereno, pero el corazún chorreaba sanare, 
por DO poder contestar en el scio. En ün, creo 
que lo habré remediado todo para lo pasado y 
lo venidero. Adiós mi querido amigo: abrace us- 
ted á mis amigos; si algunos hubiesen dudado 
de quien soy yo, quedarán desengaDados. |Es tan 
cruel e] pensar que, siquiera por instantes, se 
halle quien dude del honorli 

< P. D. Certiñco e] pliego, porque mi inquie- 
tud me hace recelar que se pierda. Dispénseme 
esta flaqueza pueril, pero no crea V. que se 
haya debilitado mi ene^a. En medio del do- 
lor he aentido multiplicarae mis fuerzas; mis ad- 
versarios no habrán ganado nada con ese dardo 
envenenado; no me harán perder mí calma y 
habrán aumentado mí ímpetu y robustecido mis 
convicciones, ai esto fuete posible.» 

Realizado el casamiento de ta Reina D.° Isa- 
bel II, con su primo, el in^nle D. Francisco de 
Asís, comprendió Balmes lo estéril que hablan 
sido (u* esfueno* en pro de otro enlace que 
juzgaba más conveniente para la prosperidad y 
tranquilidad de EapaBa. Contrariado en sus pro- 
pósitos retirúse del periodismo y en 31 ,de di- 
ciembre de 1S46 cesó la publicación de El Pm- 
lawiUnle. Como despedida de los numeroso* 
suscriptores ijue contaba aquella revista, publicó 
un artículo titulado ¿Pí>r dondi se salí? que ter- 
mina con estas lineas. iPor nuestra parte, ha- 
biendo manircstado por eipacio de tres aDos lo 
que pensábamos sobre las cuestiones más Ín< 
portantes con el ñn de 1S46, ponemos fln, tam- 
bién, á nuestras tareas periodísticas, agradecien- 
do i los lectores laa simpatías con que nos han 
favorecido.! 

Balmes escribió la Filoiefia fundamatíat y 
deipuéa la tltmtntal. El objeto de la primera era 
el deseo que le animaba de contribuir á que los 
estudios filosóficos adquirieran en EspaDa ma- 
yor amplitud de la que tenían en su época y (de 
prevenir, decía en la introducción, en cuanto al- 
cancen mis débiles fuerza* un gran peligro que 
no* amenasa; el de introducirnos una filosofía 
plagada de eiroiei iiatceodentales.i 



«54 



BA 



BA 



La Ftlosc/ia elemental qoe después publicó I 
en latín comprende cuairo trmuidoc diferentes: la , 
lógica, metafísica, ética y la histonade la filo- | 
fofía. Bajo el nombre de metafísica, indujo I 
Balmes la estética j la idiología pura, la gramá- 
tica general, la psicología y la teodicea. 

El Padre Ceferino Gonziles en su Histeria de ¡ 
la filosofía, juzga el sistema filosófico de Bal- | 
mes en los siguientes términos: cBalmes no es ! 
un filósofo original con la originalidad usada | 
en nuestros días, con esa originalidad que, aten- 
ta dnicamente á invertir algún sistema nuero, . 
prescinde de la verdad, y que dando rienda 
suelta á la imaginación, se complace en ofrecer 
á la Tisia del espectador una construcción más ¡ 
ó menos bella, más ó menos sistemática, pero 
puramente sujetiva, fantástica, pendiente en el 
aire, sin base sólida en la realidad objetiva. 
Balmes posee, en cambio, la originalidad que la 
ilustra, desenvuelve y completa, la originalidad 
que derrama vivos fulgores sobre la verdad, 
que le defiende contra los ataques de sus enemi- 
gos, que conserva, afirma y aumenta el patri- 
monio intelectual del género humano; porque 
en el terreno propiamente filosófico, en las cien- 
das metafísicas, no cabe más originalidad que 
ésta, sobre todo después que la idea cristiana 
afirmó su base y coronó su cima.» 

« En este concepto Balmes es el tipo del filó- 
sofo cristiano. La base esencial de su filosofía 
es la filosofía cristiana ó, digamos mejor, la filo- 
sofía de Santo Tomás, como solución la más 
sintética y comprensiva de los problemas funda- 
mentales de la filosofía. Pero sobre esta base 
una, segura, anchurosa y firme es posible le- 
vantar edificios que presenten notable variedad 
en su conjunto, en su organismo sistemático, y 
en la belleza y relaciones de sus partes. En el 
levantado por el autor de la Filosofía funda- 
mental, al lado del elemento tomista que cons- 
tituye su base y su fondo esencial, dominan el 
psicologismo cortesano y el armonismo dinámi- 
co de Leibnitz y el empirismo ideológico de la 
escuela aragonesa.» 

A fines de enero de 1848, había quedado va- 
cante en la Real Academia de la lengua espa- 
fióla, una plaza de individuo de número por la 
muerte del obispo de Astorga, D. Félix Torres 
Amat, el Sr. marqués de Viluma fué comisiona- 
do por voto unánin^e de la corporación, para 



ofí ecei l a á Baliaes, este llenó las formalidades 
de costumbre y Ibé elegido miembro de ella, 
pero no llegó á tomar posesión ni escribir el 
discurso de enlnda. 

£1 último trabajo que escribió y publicó Bal- 
mes fué el titulado Pió IX. Encontrados parece- 
res se manifestaron sobre este folleto, se dogió 
por todos su bella forma literaria, pero por al- 
gunos fué públicamente censurado y atacado. Sin 
embargo, Balmes estaba satisfecho de cnanto ex- 
ponía en él. O. Antonio Ristal, amigo de Bal- 
mes, manifestó á éste que si hubiera estado en 
Bladríd de seguro que no lo publicara, porqne 
se hubiera quedado con el manuscrito. Al oir 
esto se sonrió Balmes y le dijo: c;Con qué tú 
también crees que la publicadón de mi FI0 IX 
es cuestión de oportunidad? Un deber de con- 
dénela me obligó á escribir aquel folleto. Si me 
he equivocado, ha sido de buena fe. Estoy tan 
convenddo de que obro bien, que si hubiera de 
escribirlo otra vez; ni quitaría ni afiadiría una pa- 
labra. Mi Piú IX, no ha sido comprendido.» 

La naturaleza de Balmes flaca y débil por 
el exceso de estudio, meditadón y trabajo deca- 
yó rápidamente después de la publicadón del 
folleto sobre Pío IX. Trasladóse desde Barcelo- 
na á Vich para reponer sus fuerzas, pero era ya 
tarde, se le había desarrollado una tisis pulmo- 
nar, tuberculosa, aguda. 

La ciencia fué impotente para detener los rápi- 
dos progresos de tan terrible enfermedad y en 
el domingo, 9 de julio de 1848, dejó Balmes de 
existir á las cuatro de la tarde, contando la 

EDAD DE 37 AÑOS DIEZ MESES Y DOCE DÍAS. 

En tan temprana edad murió este profundo filo- 
sofo, varón esclarecido y uno de los más céle- 
bres y fecundos escritores del siglo xix. 

Terminaremos este estudio biográfico de Bal- 
mes transcribiendo lo que escribió D. José Ma- 
ría Quadrado, su amigo y admirador, en la Re- 
vista hispano-americana (entrega 3.*): 

«Observador escrupuloso de las más pequefias 
obligaciones sacerdotales, adquiría en las prác- 
ticas del ascetismo, el vigor que desplegaba en 
sus trabajos intelectuales. La distribución de 
su tiempo era enteramente metódica. Sus sola- 
ces se reducían al trato íntimo de cinco ó seis 
amigos. Sincero en sus juicios, lleno de pruden- 
cia en sus consejos, conocía el profundo de los 
secretos del corazón humano, no soUmente sus 



BA 

truportei inblimei, tino aun it lo« uoTÍmíen- 
(M exciudot poi los inddenlet TU]£>rei de la 
vida. I^ liioDJa era meooB agradable i siu ojos 
que la independe D cía. Honraba á aui amigos, 
dándole* pruebas de la confianza mis absoluta. 
Su sensibilidad era exquisita, pero la babia some- 
tido al Impelió de la raión. Sobre lodo habfa 
rehusado disimularla. Ávido de ser amado, le 
hemos Tillo alarmane ai ocurtírsele que la* de- 
ferencias de que era objeto podtan quiíás ren- 
dirse menos al hombre que al escritor.» 

Bilmes dispuso en su tesiamenlo que se le 
hiciera el modesto entierro de beneficiado de la 
catedral. El ayuntamiento de Vich puesta de 
acuerdo con el cabildo de canónigos acordú ce- 
lebrar funerales de mayor pompa, dignos de la 
persona 1 cuya memoria se consagraban. Se re- 
■oItíú que aquellos fuesen de la clase mayor 
llamados canonicales, en los que oficia el señor 
obispo 7 aiiiliera el cuerpo municipal haciendo 
parte del duelo. Para el cortejo fúnebre fueron 
convidadas todas laa clases de la sociedad, asis- 
tiendo con hacha un número crecido de tu in- 
dividuos. El cadiTer le llevó elevado en un 
atadd, del que pendían ocho cintas que lleva- 
ban dos regidores, el gobernador y el coman- 
dante militar del distrito, el juei de primera 
inilancia, el duefio de la casa en que murió 
Balmea y los do* catedráticos más antiguos del 
seminario. Fué llevado á la catedral en donde 
se hallaba ya acompañado de su estado mayor 
el mariscal de campo Sr. Larocha. Colocado el 
cadáver en un elevado catafalco se cantó i toda 
orquesta la tentimenlal misa de Riquictn del 
célebre maestro catalán Sunell. Concluido el 
oficio y misa fué acompañado el cadáver al cam- 
po santo, en donde ae repartieron Impreso* los 
■¡guíente* versos: 

Vicen* cintas clarissimae 

memoriae filio 

Reverendo Jacobo Balmes, presbítero, Sacrae 

Theologlae Doctor! egregio, defuncto dic 9 Jul. 

an. 1848. 

Hic iacet aua. ^regiua, sapiens, clarissimusAuc- 
(lot 
Jacobu* Balmes, quem mlhi Parca tulil. 
Filius ecce mihj raptut, celebrisque Sacerdos, 
Qul fuit tcriptis arteque, mente poten*, 
Qni valdé Palriae, quí Christi tura tueri 



BA 



235 



E*t nitüs, Víctor felíciterque fuit. 
Grammaticu*, Vales, Geometres, Sacraque do- 

(">. 

Nonneque sacri soleré; omnia riiésclen*. 
Tantum lumen abe*l..,1 sed quid nunc vana re- 
(cordor, 
Cum melior, Peli, Inn tibi venii, amor? 
OssB mihi tantum, dederant quae cora *aper«unt, 
Haec lacrymis cingit pulcbra corona meia. 

El alcalde de Vich, que lo era entoncea don 
Manuel Caladles, amigo de Balmes y escritor 
erudito, haciéndose intérprete de los deseos del 
vecindario, acordó dar el nombre del ilustre di- 
funto á una plaza y abrir en la secretaria muni- 
cipal una suscripción para erigirle na panteón. 
Pero para que la realización de ésta fuese máa 
expedita se acordó nombrar una Junta para di- 
rigir los trabajo* y allegar fondos. Conocldoel 
resultado de laa cantidades recogidas, se abrió 
concurso entre lo* artistas para presentar un 
proyecto de panteón. Vario* se presemaron, pero 
fué admitido el del escultor D. José Bover. Eri- 
gióse en el cementerio y fué inaugurado en 31 
deoctubrede 1853. 

En el aDo 1861 este panteón eataba casi en 
completa ruina, y habiendo llamado la aten- 
ción sobre ello el amigo de Balmes, D. Joa- 
quín Roca y Cornet, se publicó en E¡ Ausenttnt 
del 8 de septiembre de dicho ano un suelto 
que decia! «Habiéndonos cabido la sailsíacción 
de acompañar al Sr. Roca y á lu apreciable se- 
ñora á visitar el paoleún que contiene los restos 
de*u amigo, no pudimos menos de avergonzar- 
nos del estado de abandono en que se hallan. 
Lss piedras que furman la gradería y las lámi- 
Bas de mármol que eubriH el cuerpo de la obra 
están desgajadas las uoas de las otras, pues que 
las plantas crecen por lus grietas, y si el cielo 
pone fin á la sequía con un chubasco fuerte, se 
caerán casi todas, siendo muy poiibleque la esta- 
tua sufra también perjuicio. Por el respeto que 
debemos al insigne Ualmes, por el honor de Es- 
paDa y particularmente por el de Vich, suplica- 
mos í quien corresponda, se apresure á remediar 
e) mal antes de que sea completo é irremediable 
y noa evite el bochorno que vendría sobre no*- 
oíros si dejáramos caer un monumento levanta- 
do por la nación á la memoria de un paisano 



*36 



BA 



Eiu indicaciÚD produjo tu ef«cio. De comtla 
acuerdo el limo. leDor Obiipo de U dtóceiit 
f leDore* del Cabildo eelwiiiiico j el Ajrnni»- 
mienlo decidieron colocar el monumeoto ea el 
centro del clauílro de la Catedral. Fot Re>I or- 
den de 8 de)uniodeiS64 «e auloríi^ la tralla- 
ciún de lot reatos del Dr, Balme* ; te concedió 
por el Eiiado la cantidad de 4,500 reate* para 
los gaitoi del pantedn, pero tiendo éata innifi- 
ciente para ello, ae «upli6 con el preanpnealo 
muoicípal j donatÍTos de rario* preladoi. Ter- 
ininironie las obrai en 1$ de abril de 1S65 y 
en 4 de julio sitíenle, fueron colocadaí en la 
cripta de e*te monumento lai ceniías del doctor 
Balmea (t). Se verificú este acto con toda pom- 
pa religiou. y cítü, con atittencia del comisario 
regio nombrado al efecto, de las aaloridades j 
corporaciones de Vicb, ; comisiones de las de 
la prorincia ; ayunlamiento de Gerona, repre- 
■enlanles de la prensa periódica, loi atcaldei de 
lot pueblo* del partido, el batallón de provincia- 
les, la oficialidad de artillería del establecimiento 
de la remonta de Conanglell 7 gran concurren- 
cia de parliculare*. 

El monumento erigido en la Catedral de 
Vich, e* el mismo que ae liab(a eonitrufdo en el 
cementerio rural; se aDadió súlo un zócalo de 
tninnol negro. Se colocó sobre í\ el antiguo ba- 
aamento y en su remate la estatua del ilustre 
filósofo, obra del reputado escultor D. José 

Las inscripciones (2) que se leen en los cuatro 
Ángulos del panteón, son la* tiguieote*: 
En la cara lateral derecha 

D. O. M. 

Quaesivit utilia.et canscrtpsit sermones doctlt- 
limos ac veritate plenos. (Ecclesíastes, cap. XII, 
veri. 10). 

<E1 Dr. D, Jaime Balmes nació en Vich á 28 
de agosto de iSiOi y detputt de haber perma- 
necido en Barcelona y Madrid y visitado Tarlai 
capilalet de Europa, restituido í su país nativo 
murió en 9 de julio d« lS4S.> 






BA 

f Bn Vich j en Cerven hito m* estodio* de 
humanidades, filosofía 7 teoli^a, cuya borla 
recibió gratis en premio de so mérito. Promo- 
vido al sacerdocio, en cuyo ministerio fué siem- 
pre ejemplar, enietió con fruto matemilicas en 
la patria. En loa dlijmoi diei aDos de in vida 
escribió: (Con*Íderaciooes sobre laaituación de 
E*paBa.i—<Oira*iobre lo* bienes del Clero.*— 
•El Prote*taa(itmo comparado con el Catolicis- 
mo en tu influjo civilizador.» — iLa filoaofia 
fundamental.!— <La elemental.» — t El criterio 
— (Pfo TX.> — (Varias poesías y otnw opúsculos 
de menor importancia.» Escribió también en ■l.a 
Civilización,! y redactó <L« Sociedad,! y lEI 
Peniimiento de la nación.! 

■Perteneció i la Real Academia espaSola, 7 i 
la de Buena* letra* de Barcelona. Fué justa- 
mente admirado como insigne literato, profundo 
filósofo 7 eminente publiciita, y alcanzó por tus 
escritos, traducidos en varias lenguas, celebri- 
dad europea.! 

R. I. P. 

En la cara lateral itqnierda 
D. O. M. 

Celebravit ejus exequias nniversiu juda. (Pa- 
ralip... cap. XXXIl, vers. 33). 

■La palriade Balmes, por lavo* de tu alcalde 
y Ayuntamienlo, acordes con elllmo. Diocesano 
emprendió en el aDo 1848 levantar este monu- 
mento á Ib gloria de *u ilustre hijo, cuya* ceni- 
ta* guarda. EspaBa entera acudió á este llama- 
miento, justo homenaje, con que la actual gene- 
ración trasmite i las venideras la gnta memoria 
del sabio y del escritor. 

(Este panteón, ideado y construido por el e«- 
culior de Cámara D. José Bover, de Barcelona, 
á quien en concuno de artistas, confió tu ejecD- 
ción la M. 1. Junta encargada de llevar á cabo 
tan memorable obra, fué planteado con el auxi- 
lio de la munificencia de S. M. la Keina doOa 
Isabel II en el afio de gracia 
MDCCCLIII 

En la parte posterior 

D- O. M. 
AL Dii. D. JAIME BALMES, PBRO. 

Contumatis in brevi exptevil témpora mnltn. 
(Sapient., cap. IV, ven. 13). 



BA 

El cuerpo inferiof contiene Im tigaieotes \o%- 

f Pira enfrrandecer la memorift del insiffoe vi- 
ceoK— el Inmortal Dr. D. Jaime Balmes, Freí' 
bftcTo; — Gloria de lu patria, deEapaSa y de *u 
aíglo,— con acuerdo del TCnerable Prelado, — y 
del ilnalritímo cabildo ecleiiiitico, — lai autori- 
cada por Real orden de S de jnnio de 1SG4, — 
le traatadún de ana reato*, — desde el cementerio 
rural, — de donde fueron exhumadoa en 23 de 
seliembre — líguiente — j conducido! el iS eoo 
aolemne pompe— á esta Santa Igleaia.> 



■ LareatauracióndeestemonumeDto — fuéeab- 
renriooada por el Eatado , — completada por el 
municiiHo — y por la generosidad de alg;unoa 
preladoB de EapaBa— colocúae la primera piedra 
en 13 deaetiembre — de 1864.1 

<V fué terminada feliimenle la obra en z; de 
abril — de 1S65. — Proyectándola y dirigiéndola 
gratuiUmCDte— el arquitecto— D. José Corlea 
j de Ribera — «iendo maeatro conitructor don 
Luciano Maa — y marmolilla D. Magín y don 
José Callir.> 

•De térra furreclua lum (Job. cap. XIX, ver 
•o 15].— El día 4 de julio de 1865.— Siendo 
repreaentada S. M. la Reina de EspaSa— Dolía 
Isabel U (q. D. g.)— Por su comisario de lu 
real nombramiento— con aaiilencia de la Exce- 
teulftima Diputación de la provincia,— del Ilus- 
tre Cabildo de esta Sla. Iglesia— y de loa mu* 
nioipioe de Barcelona, Gerona j de esta ciudad 
j SD provincia, — Pirrocoi de esta di6ce*ii — j 
de gran número de vecinoi y forasteros — im- 
plorando la divina iniaerícordiB — fueron coloca- 
do* en la cripta de eite monumento los reato* 
del Grande Balmei.— R. I.P. A.> 

El Cfrculo literario de Vich lolemniíA la 
inauguración del monumento dedicado al doctor 
Balmei, celebrando una solemne *e«i6n literaria. 
D. Manuel Galadiea, presidente de dicha socie- 
dad leyíi un dúcnno sobre la vida de aquel ilus- 
tre escritor y principalmente acerca de la bisto- 
ria del monumento recientemente inaugurado; 
en seguid* loi lellores aecretarios D. Francisco 
de P. Campa y D. José Maciá, leyeron alterna- 



BA 



m 



discurso del Sr. D. Joaqnfn Roca 
y Comet sobre algunos escriloi de Balmes, jua- 
gados por aulore* cutranjeroi, y después poe- 
síaa de los Sres. Vinader, Campa (D. Ignacio), 
Aguilar (hoy obispo de Segorbc), Marqués de 
Heredia, Cailoi M. Períer y J. M. Melgar. 



Maiual para ¡a tatiaeiin. 

Barcelona: ímp. dej. Tauló. 

E^rito en colaboraciún de D. Francisco 
Puig y Eiteve. 

Máximat íntritacadat di las obras de San 
Franciset lit Sales j diitribufdas para todo* lo* 
días del aflo. Traducídea por el presbítero don 
Jaime Balmes. 

Vich: imp. de Valls. 

lObtcrvacionei polfticaa j econAmicaa sobre 
loa bienea del clero. > 

Vich; imp. de Valls, l840,~En 8-°, lio pá- 
ginas. Se publicú otra edición en Barcelona 1S54. 

(Considenicionet políticas sobre la situación 
de EtpiBa.i 

Barcelona: imp. de J. Tauló, 1840. — En S.° 

En el diaria £1 Guardia Natienat del 9 de 
septiembre de 1840 le anunció eite folleto en lo* 
siguientes términos: «Para crear una situación 
tan extraordinaria cual es la actual de EapiDa 
coocurren varias cautas y circunstancias, cuyo 
deslinde y examen no pueden menos de excitar 
curiosidad é interés,* 

(En la obrita que anunciamos está ejecutado 
este trabajo; y en su* brevet pero bien aprove- 
chadas piginaa, verá el lector desfilar ripida- 
menie ante sus ojos: El Trena, la Regencia, la 
Cemtítutiín, nuestras revolucUnei y rtslatiraeiir- 
nes, la última guerra civil, hs partides pelitUos, 
en una palabra, cuantos hechos k agrupan para 
producir nuestra situación y presagiar nuestro 
porvenir- No se promete «1 lector una rescD* 
histórica, sino únicamente una rápida ojeada 
sobre los hechos, mirados bajo aquel punto de 
vista, que pnede picar la curiosidad del 61ó«ofo 
y llamar la atención del político. > 

La CivUitaeién. Rerisu religio**, política y 
literaria. 

Barcelona: imp. de Bmai, 1841-1843, — Trea 
tomos en 4,°: el I de 478 pági-, el II de 576 



33S 



BA 



BA 



7 el III de $80. — Salúm dot enCregms al mei 
át 33 pági. 

Eo etuí rerUta publicó el Dr. Balmcs los n- 
guíeotes artículos: <La drilízacíóo,» «Biografía 
deO-CoDnell,> < Solemnidad religiosa en la inau- 
guración del camino de hierro de Estrasbargo á 
Basilea,> «La indiferencia social en materias 
religiosas,» «Impugnación de un artículo de 
JS/ Constrvadar^ titulado: EtfaAola amurUémüs,'» 
«Rápida ojeada sobre los principales acontea- 
mientos políticos de Europa, desde l.^ de agos- 
to de 1841, hasta fin del mismo afio,> «Estudios 
sociales, > c. Sobre el proyecto de Ley relatiro á 
asuntos eclesüstícos, presenudo fUtimamente á 
las Cortes por el sefior ministro de Grada y 
Justicia, en la sesión del Congreso de 20 enero 
de 1842,* «Demostración histórica de la im- 
porunte verdad de que la snpremada del Papa 
ha sido reconodda y acatada en todas las épo- 
cas por la Iglesia de Espafia,> «La religiosidad 
de la nación espafiola.t «De la originalidad,» 
«El abate de Rarignan,» «Conferendas del 
abate de Rarignan,» «Instituto histórico de 
París,» «Mariana,» «Análisis de la obra del 
sefior Obispo de Canarias, titulada: Indepen- 
dencia constante de ia Iglesia hispana^ y necesi^ 
dad de un nuevo concordato, » «La esterilidad de 
la resolución espafiola y caracteres del sacerdo- 
te católico. » 

En Curazao se ha publicado recientemente en 
la imprenta de Bethancourt, un folleto que con- 
tiene los artículos que sobre «La Civilización» 
publicó en esta Kevista D. Jaime Balmes. 

«Disertación acerca de los caracteres de la 
originalidad y de la imitación.» 

(I^ída en la Real Academia de Buenas letras 
de Barcelona en 11 de febrero de 1842). 

El protestantismo comparado con el catolicismo 
en sus relaciones con la civilización Europea. 

Barcelona: imp. de A. Brusi, 1879. — Cuatro 
tomos en 8.^. El I, 252 págs. y 4 de índice; 
el II, 262; el III, 261 y 3 de índice, y el IV, 
244 y 2 de id. 

La primera edición se publicó en Barcelona, 
imp. de Tauló en 1842, las demás en 1844, 
1850, 1856, 1858, 1869. 

La Sociedad, Revista religiosa, filosófica, po- 
lítica y literaria. Por D. Jaime Balmes. 

Barcelona: imp. de A. Brusi, 1843. — Dos 
vol. en 4.° 



I ScgQoda cdídón en 18$ i, la toceim cb 1S67, 
y coarta en 1873. Actualmente ae está 
miendo la quinta. 



1 



Esta revista se publicaba dos 



I el i.^ y 15. Cada entrega constaba de tres plie- 
gos de 16 págs. cada uno. Salió su primer ntf- 
mero en I.® marzo de 1843 7 ^ último en 7 de 
septiembre del alio siguiente. 

Publicó Balmes, entre otros, los siguieotes ar- 
tknlos: «Situación de Espafia,» «La denda y 
la Sociedad,» «Un castillo y una dudad, 6 sea 
Diálogo entre Montjuich y Barcelona,» «Polé- 
mica religiosa,» «La Religión en Barcelona,» 
«Situadón del clero y urgente necesidad de un 
concordato,» «Catalufia: Consideradones sobre 
la conducu que deben observar las clases ricas 
con respecto á las pobres,» «Alianza de Espalla,» 
«Su pobladón,» «Estudios frenológicos,» «Por- 
venir de las comunidades religiosas en Espafia,» 
«Espartero,» «Consideraciones sobre la Apolo- 
gía Católica de las observadones pacíficas del 
Itre. sefior Arzobispo de Palmira D. Félix 
Amat, sobre la potesud eclesiástica, sus rela- 
dones con la civil» y «El sodalismo;» termina 
esta revista con una serie de pensamientos sobre 
literatura, filosofía, política y religión. 

El Criterio. Décima edición. Barcelona: im- 
prenta A. Brusi, 1885. Se imprimió por primera 
vez en 1845, y se ha reimpreso en 185 1, 1856, 
1857, 1862, 1867, 1872 y 1876, en la ante ci- 
tada imprenta. En Besanzon ha publicado esta 
obra la casa D. V. de Déiis. En Lucca en el 
afio 1849 se publicó una traducción en italiano, 
hecha por los PP. Lluch y Gómez. 

La Religión demostrada al alcance de los niños, 

Barcelona: imp. A. Brusi, 1844. — Madrid: im- 
prenta E. Aguado, 1847; ^d. Sociedad de ope- 
rarios, 1847; Barcelona: A. Brussi, 1849; ídem 
en los ofios 1859, 1861, 62, 63, 66, 68, 74, 77, 
80, 84, 88, que es la veinticuatro edición. 

De las ediciones publicadas en el extranjero 
tenemos noticias de las siguientes: París: impren- 
ta Schneider, 1841;; id.: imp. Macsilde, 1847; 
id.: imp. Walder, 1856 y 1859, y en Cambrai: 
imp. Regomir y Boutteau, 1857. 

El Pensamiento de la Nación. Periódico reli- 
gioso, político y literario, bajo la dirección del 
Dr. D. Jaime Balmes. 

Madrid: imps. de Aguado, M. Rivadeneira y 
compafiía, y de la Sociedad de operarios del 



BA 

arte, i844-i84<- Trea toI. en folio menor; el I, 
751 págini*; el 11, 848, 7 el III, 824' 

Se publicaba lodos los mitrcolcí; cada oüme- 
ro coiMUb* de 16 pAgi. Comenzú el 7 de fe- 
brero de 1844, j tetmiaó en 31 de diciembre 
de 1846. 

Balmea pablicd en e*ia revisM loa arlfculo* 
de fondo, en ello* examinú las cueationei polí- 
ticas de actualidad de na^r interés, tosiuvore- 
Dida» polémicaí con los periúdícos madrileSoí 
E! Heralde j E! Eifañol, y examinú con deten- 
ción la proyectada reforma de la Constiluciúa 
de EapaOa de 183T 7 la* complejai cueitiones 
relacionada! con el matrimoDÍo de la reina doSa 
Isabel I[. Eitos üllimoa articulo* llamaron la 
atenciún pdblica; «ostenl* en elloi Balmei que 
el enlace de la Reina con el hijo de D. Cario» 
hacia imposible el triunfo de la Revolución. 

Fueron colaboradores de Ei Pemamitnle don 
J, M. Quodrado j D. Benito García de los 

Cartai d um tscípHtf en maltria dt rtligiSn. 

Barcelona: imp. A. Bruai, 1846. — Un toI. en 
A°, 375 plp- r 7 de índice. 

Se ha reimpreso en 1S54, iS6a, 1863. 1866, 
1S71, 1876, iSSt 7 1884. 

Esta obra consta de veinticinco ortM, de lai 
cuales catorce ae publicaron en la levisla, titula- 
da: La Serítdaii. 

FiUtefla /unáarntitlal, 

Quinu edición. Barcelona: imp. A. Brusi, 
1S78.— Cuatro TOl. en S.°:el I, aji págs. j lo 
de (ndiccí el II, 144 j ta de Id; el III, 237 7 tS 
de (d., 7 el IV, 159, 1 de notas 7 14 de Índice. 

La primera edición se publicó en 1S46 j 1» 
. s^unda en 1848, 7 la tercera, en 1860, 7 la 

Curtí de fileitfia eltrntHlal. ffítt»ria de la filo- 

Séptima edición. Barcelona: imp. det Diario, 
1SS4.— Un rol. en 8.°, 195 pigs. 7 3 de In- 

Loa demás ediciones son de los aBos 1854, 
1861,1867,187271877. En Madrid, 1847, 
E. Aguado publiciS una edición en 4 tomos en 
8.' mayor. 

Cursa de filete/la *lemeHla¡. Lógica. 

Barcelona: imp. A. Brusi, i88i. — Un rol. en 
8.°. Se habla impreso en 1851, 1854, 1863 7 
1875- 



BA 



«39 



Cmria dejilesafla etemenlal. Etiía. 

Seiia edición. Barcelona: 18S3.— Un rol. 1S3 
páginas. Se imprimió además en 1847, 1849, 
1854. '8637 iS??- 

Cuno de fihsafia elemental. Melafhica. 

Séptima edición. Barcelona: imp. A. ttturi, 
1883.— Un rol. en 8.°, 317 pígs. 

Se b* impreso en 1854, 1863 7 1877. 

En París se hizo una edición completa de la 
Filmafia etemenlal en 1860, imp. de V, de 
Belin. 

CuTsus philitteplaai eUmentalit. Eílaea. 

Editio quarta. Barcinone: Ex. I7pis. DiarÜ 
Barcinonensis, 1S66. — Un rol, en %.", 126 pá- 
gina.!. Se había impreso en 1849, 18587 1866. 

Curtui fhiloíopkiae elemenlalit. Lógica. 

Editio tema. Ex. typií. Diarii Barcinonen- 
sis, 1859. En 8.°, 131 págs. Se habla impreso 
en 1 848. 

Curiut pkilftefhiae elementalie. Metaphyriea. 

Editio (ertía. Barcinone: Ex. t7pis. Oiarii 
Barcinonensis, 1859.— En 8.0, 397 páfs. Se 
habla impreso en 184S. 

Cttrtm fhileiffihiae elemenlarit. Hiittña fhi- 
¡ttffUat. 

Editio tertia. Barcinone: Ex. t7p¡s. Diarii 
Barcinonensis, 1858.— En 8.°, 174 piga. Se 
habla impreso en 1850. 

Miscelinea rtligiesa, folítica y literaria. 

Barcelona: imp. A. Bruai, 1863. — Uo rolu- 
men. Se ha reimpreio en 1S71 7 t88i 

Contiene: iPfoIX;* ■ O bserr aciones sobre los 
bienes del clero,) tConsideracionespotíticaa so- 
bre la situación de Espana;> iLa esterilidad de 
la reroluciún espsfiola 7 la República francesa.! 
En Tolosa Mr. Bareible publicó una traducción 
en francés 7 en París otra impresa por L. Le- 
cofre7C.*, en 1848. 

Píe IX. 

Madrid: imp. de Aguado, 1847. 

Se reimprimió en Barcelona, en 1850. 

Eierilot feliüctt. Colección completa, corre- 
gida 7 aumentada por el autor. 

Madrid: imp. de la Sociedad de operarios, 
1847. — Un rol. en S." Contiene, además de los 
principales artículos publicados en la rerislos de 
Barcelona 7 Madrid, el opdsculo, titulado: 
(Consideraciones políticas sobre la situación de 
Espolia.! 

Paeeiai fiítumai. 



240 



BA 



BA 



Barcelona: imp. A. Briisi, 1849. — Un ¥01. en 
8.^, y reimpresas en 187 1. 

Escritos postumos del Dr. D. yaime Balmes^ 
presbítero, 

Barcelona, imp. de A. Briisi, 1850 y 1868. — 
Un vol. en 4.° 

Contiene los siguientes artículos y trabajos: 
cRepüblica francesa,» cConducta que debe ob- 
servar el sacerdote con el incrédulo, > < Influen- 
cia de la Sociedad en la poesía, v c Escuela de 
Voltaire,> < Relaciones entre la sociedad y las 
ciencias, > «Apuntes sobre Chateaubriand, > 
c Fragmento de una novela,» cEl Evangelio y 
las pasiones,'» ^£1 corazón humano, > t Sermón 
que fué predicado por el autor en la iglesia de 
los Dolores de Vich, el día de su tutelar del 
afio i840,> «Plan de enseflanza para la cátedra 
de matemáticas de Vich,> «Discurso inaugural 
de la cátedra de matemáticas de Vich, pronun- 
ciado en i.^ de octubre de 1837,7^ tDiscurso 
sobre los males causados por la ociosidad,» < Re- 
flexiones ó breve discusión sobre el infinito;» 
cColeeción de fórmulas trigonométricas,» cOb- 
•ervaciones acerca de algunas proposiciones que 
sienta Vallejo en su tratado de álgebra.» 

BALTA Y BALTÁ (D. Antonio) Pbro.— 
En 1853 publicó en Madrid, imp. de Tejado, el 
«Discurso leído en la Universidad Central en el 
acto de recibir la investidura de doctor en las 
facultades de filosofía, tema de literatura y juris- 
prudencia.» Tratan estos discursos respectiva- 
mente de la armonía entre el arte y la religión 
y del derecho en el feudalismo.» 

BALVEY Y PARES (D. Tomás).— Nació en 
Cardedeu (provincia de Barcelona) el 24 de sep- 
tiembre de 1790. Estudió filosofía y matemáti- 
cas en el Seminario conciliar de Barcelona: quí- 
mica én la clase de D. Pedro Vieta, y farmacia 
en el Colegio de San Victoriano. Recibió el 
grado de licenciado en 181 7 y el de doctor 
en 1824(1). 

Durante la guerra de la Independencia tomó 
parte en varios hechos de armas como subte- 
niente de la segunda compafiía de la octava di- 
visión del cuerpo de reserva del Valles. En 181 1 
fué redimido del servicio militar, pagando vein- 

(1) No lo citan Torres Amat ni Comunas. 



ticinco vestuarios completos para el ejército, y 
desde entonces se dedicó á la práctica de Im far- 
macia bajo la dirección de su padce D. Jaime 
Balvey, farmacéutico de Cardedeu. 

En 1824 fué nombrado catedrático provisio- 
nal bibliotecario, y en el siguiente secretario del 
colegio de San Victoriano. Por jubilación de 
D. José Antonio Savall fué nombrado el doctor 
Balvey en 1830, catedrático de materia farma- 
céutica, y fué separado en 1843 P^^ ^^ Junta 
esublecida en Barcelona. Por Real orden de 8 
de noviembre de 1843 ^ ^^ declaró con dere- 
cho á ocupar su cátedra en la facultad de cien- 
cias médicas establecida en Barcelona en aque- 
lla fecha, y en 1845 se encargó de la clase de 
farmacia químico*inorgánica. 

£1 Sr. Balvey fué censor de varias obras en 
los afios 1828 y 1833, visiudor de las fábricas 
de productos químicos en 1837 á 1839, 7 des- 
empeñó otros cargos honoríficos y gratuitos. 
Era socio numerario de la Real Academia de 
Ciencias naturales y Artes y corresponsal de laa 
de medicina y cirugía de Barcelona, socio resi- 
dente en la «Sociedad de Fomento» de la ilus- 
tración de la misma y corresponsal de la Aca- 
demia de Ciencias y Bellas artes de Mahón. 

Murió en 22 de noviembre de 1852. 

Bibliografía 

Nomenclatura farmacéutica de M. A. Che- 
reau. Traducción. 

Consta que hizo esta traducción en el siguiente 
documento que hemos leído en su hoja de servi- 
cios. «La Real Junta Superior Gubernativa de la 
facultad de Farmacia. — La Real Junta Superior 
de la facultad de Farmacia, ha acordado diga 
á V. como lo ejecuto, que ha leído con agrado 
la traducción hecha por V. de la «Nomenclatura 
farmacéutica de M. A. Chereau,» por la aplica- 
ción y deseo que manifiesta de hacerse útil á la 
ciencia á que pertenece, pero que mediante á 
que podrá llegar tiempo en que sea conducente 
su publicación, no considera oportuno que se 
verifique en la actualidad. Dios G. á V. muchos 
afios. — Madrid 29 de enero de 1828. — Valentín 
Alenza, Secretario. — Sr. Dr. D. Tomás Balvey.» 

Lecciones de materia farmacéutica empezadas 
á explicar en 2 de octubre de 1830 en el Real 
Colegio de Farmacia de San Victoriano de Bar- 



BA 

cdoai. pac el Dr. D. Toma* Solver j P*rí«, ca- 
udMlko de dicht ui^atuní en el mencioDedo 
SMleolepo. 

itS. Dm *al, en fol. en poder de su hijo 
D. ToMá* Balvej. 

Esta obra eiU dirididí en doi parteii en la 
I.* ae trata de Ita Dodonei ijenaralea de la quí- 
mica; 1« 1.* comprende la« «uitancju iooTgini- 
ca*; la 3.* de loa regeialeí j la~ 4.' de los ani- 

(Memoria sobie el «{[ua de una fuente llamada 
ferru*a de caía Sorell de Vitamajot, ■ (Leída en 
la leaidn celebrada en 7 de Mayo de 1834, por 
la Real Academia de Ciencias naturales j Anea 
de Barcelona). M.S. Archivo id. Caja 33. 

«Hemoria sobre los productos que se obtie- 
nen de loa pinol de la antigua Calalufia.i Id. 

(Leída en 31 de febrero de 1838. Publicada 
en el Boletín de la Academia, ndm. $ pág. 11}. 

(Memoria «obre el modo de beneficiar una 
mina llamada de alumbre que ei la pisarra alu- 
minóla eiquirlosa que se halla inmediata í ests 
capital.! Id. (Leída en 15 de majro de 1877.) 

(OraciAn inanpiral leída en la apertura del 
enrío literario del Colegio de farmacéuticos de 
San Victonano de Barcelona,> (4 de octubre de 
1838). 

El tema de eaie trabajo fut Di let Mutioi dit- 
¡ueMci ét Ut amimaltt mamfftrtt j uHHJaJa 
pufiutdtit nftrtar á ta/armatia, á lat arla, 
á Ut agriailtitra j c*tat di ttne/kritda. 

(Hemoria lobre un carbonato de cal hidráuli- 
ca 7 on exquisito ardlloao de cata Valart, lerri- 
Utio de Cáao*as (corregimiento de Matar6}.i 
(Leída en la Real Academia de Ciencias natnia- 
Ui 7 Arte* de Barcelona en 11 de mayo de 
184a]. Archivo Id. Caja. 23. 

cUemoria aohre los análísia coalitati*oa del 
agua de una (nente carbónica ferrot* c«n clori- 
dalo maentaico y calcico existente en el término 
de Belloch, jurisdicción de la Roca en el Vallíi.i 
(Leída en 31 de mano de 1850 aegdn el acta 
de la aesíón 7 en 1 1 de abril Mgdn la cnhierta 
de U menoría). Caja. 33. 



BALLE {J>. Juan).— Doctor en Derecho. Ejet^ 
cid la abogada en Barcelona, 7 fn6 presidente 
de la* cortes exiraordinaiia* reunida* en Cádia 
en 1814. En las iCondicionel j acmblanxas de 
los dipnladoi á Corte*, para 1« legiaUlnn de 



1830 7 1831 > (i) de la que era diputado, se lee 
la siguiente temblanxa de Baile: (Buena voz, 
buen estilo, 7 buen juicio, aunque tlanuMt in 
iatrta; pero catalán, 7 siempre cataUn.» 



BlBUOG&AI'tA 

(Ditcurso pronunciado en la sesión celebrada 
por las Cortes en 5 de noviembre de iSlo.i 

(Informe que sobre la Memorin para U su- 
presión del dieimo, leída á las Cortes por el 
Excmo, señor Secretario del despacho de Ha- 
cienda D. Juan Alvarei7 Mendiidbal, dio el le- 
trado Dr. D. Juan Baile.» 

Barcelona; imp, de Gorchi. 1S43. 

BALLESCA (D. Jaime).— Natural de Barce- 
lona. Cantó de bajo en vario* teatro* importan- 
te* de Europa. 

Hurió en Londres en junio de 1S79. 

BALLESTER (D. Diego Joaquín).— Aboga- 
do y croniata de la ciudad d« Lírida. Nació en 
1S34 7 murió en mano de 1S65. Fué individuo 
correspondiente de la Real Academia de Buena* 
letra* de Barcelona 7 vocal de las Juntas de 
Beneficencia é Instrucción pública de Lérida. 
Escribió una Memoria refereitU é tai mieras 
látaltt de fiu era nactptíiU Lérida. 

BALLESTER ( D. Ramón).— Nació en Villa- 
■iacTa7 Gelim en ig de octubre de 1819- To- 
caba con|gran deslreía el contrabajo. Dio varios 
conciertos en Barcelona 7 Villanueva. 

Hnrió en 37 de agosto de 1854. Véaae la 
pág. 3S3 de la obra Dticripñí» i hitiaria de U 
villa de Villanueva 7 Geltrd, por el Reverendo 
P. Fr.José A. Garl. 

BALLESTER V DE LA TORRE (D. Rosen- 
do). — Nació en Barcelona el 14 de mano de 
1864. Gs socio eorrespontal de la EconOmica 
grádense de Amigos del Pais, individuo de nú- 
mero de la Aiociadón internacional de la Cruz 
roja. Fué redactor de La Eifaña d« Montevi- 
deo, de El Cerrta Etpañel de Bneoot A7Te*, de 
EJ Memttr y Diaria di Aviivi de esta ciudad 



(>} Hidrid:aUiiBp.daD.JiiuRu»arC'*> ■>•>' 



243 



BA 



BA 



y después del diario que se publicaba en esta 
ciudad con el título La Nación. 

Ha impreso en 1888 una colección de artí- 
culos insertos en El Monitor y tiene inéditos los 
siguientes trabajos. cEspafia en El Río de la 
Plata, > c Nuestras colonias,! c Política y admi- 
nistración,» y una traducción del cFrancillón» 
de A. Dumas (hijo). 

En el Círculo de la Juventud Mercantil de 
Barcelona ha dado recientemente una conferen- 
cia (2 1 mayo), sobre la emigración española en 
el Río de la Plata. Después de indicar las cau- 
sas de aquella y sus funestas consecuencias, en- 
carece la necesidad de adoptar por parte del 
Gobierno un buen sistema de colonización, en 
virtud del cual la corriente de emigración se 
dirija á nuestras posesiones, nos levante del ma- 
rasmo en que vivimos y salve la situación del 
país. 

BALLOT Y TORRES (D. José Pablo).— Na- 
ció en Barcelona. Estudió en el Seminario con- 
ciliar de esta y graduóse de teología en la Uni- 
versidad de Gandía. Se dedicó á la enseñanza y 
tuvo á su cargo una clase de retórica y poética 
en el colegio de Ntra. Sra. de Cordellas, antes 
de que se estableciera la Real Academia de 
Ciencias naturales y Artes. 

El Capitán general de Cataluña, Horcasitas, le 
confirió la educación de su hijo y habiendo parti- 
do aquel para Madrid se lo llevó consigo, y por 
su mediación obtuvo una pensión sobre la mi- 
tra de Tarragona. Regresó á su patria y se orde- 
nó de sacerdote con título de una capellanía 
que obtuvo en la Santa Iglesia de Barcelona. 

Ballot formuló un nuevo método de enseñan- 
za para los niños del Hospicio de ésta, que dio 
excelente resultado como se acreditó en unos 
exámenes públicos al que asistieron muchos pro- 
fesores de primera enseñanza. 

La Junta de Comercio de Cataluña encomen- 
dó á Ballot la corrección de todos los impresos 
que publicase, mediante la retribución de ocho 
duros mensuales (i). En ii de agosto de 1818 

(x) En el acta de rg Agotto de 18 16 consta lo liguien- 
te, según copia que me ha facilitado D. José Balari y Ju> 
vany: «Leido el recuno de 17 del corriente, del presbítero 
D. Pablo Ballot, excitando la consideración de la Junta 
por la poca proporción entre los cuatro duros mensuales 
que se le pagan y la corrección de los impresos de la Jun- 



consigna en actas la Junta, cque D. Pablo Ballot 
es un presbítero anciano, achacólo 7 respetable 
á quien la Real Academia espallola acábft dt 
honrar con el nombramiento de lo individnq 
honorario. Sus obras son de las qne más han 
concurrido á la enseñanza de la lengua cas- 
tellana como gran purista que es corrige ó re- 
visa todo lo que se imprime para la Junta, y el 
pequeño auxilio que se le pasa, y que por des- 
gracia durará poco, por lo tan avanzado de la 
edad y constitución achacosa, es un tributo de- 
bido al méiito de la instrucción pública y al fo- 
mento de que está encargada la Junta (i).> 

Creyendo el Sr. Obispo Climent que se apren- 
día mal la lengua latina á causa de la ignoran- 
cia de la castellana trató de establecer en el 
Seminario de Barcelona, la enseñanza de ésta 
antes que la latina; llevó á cabo esta reforma 
D. Gabino de Valladares, encargándose de la 
clase D. Pedro Ballot. En el primer curso asis- 
tieron ciento veinte discípulos, y fué tanta su 
aplicación y adelantamiento que en el corto 
tiempo de tres meses dieron pruebas ciertas en 
exámenes públicos de las ventajas del sistema 
empleado (2^. 

Ballot ha sido el primer autor de una gramá- 
tica catalana. Pero la publicó como dice en su 
dedicatoria á la Junta de Comercio (3) con el ob- 
jeto «de satisfacer á la mayor parte de los natu- 
rales que la deseaban y á los extranjeros, que, 
por razón de su comercio, llegan á esta capital y 
necesitan perfeccionarse en la lengua para poder 
comerciar en el interior del Principado. > Nin- 
guna influencia ejerció en Cataluña esta gramá- 



ta; leida no menos la manifestación que al intento emplea, 
según el que le resulta cada pliego á real de vellón, cuan- 
do los correctores ordinarios son pagados comunmente á 
peseta y en Madrid á cuatro . 

Ha aumentado á ocho duros á contar de hoy la referida 
asignaccion de cuatro, con la misma obligación, en Ba- 
llot, de corregir todos los impresos de la Junta, y ha acor- 
dado que para los libramientos se pase al Contador el 
correspondiente aviso.* 

(i) Solución á los reparos hechos acerca las cuentas 
de la Junta de Gobierno del Comercio de Cataluña com- 
prensivos desde 4 de junio de 18x4 i fin de diciembre 
de 18x5. 

(a) Prólogo de la Gramática castellana. 

(3) La Junta de Comercio aceptó la dedicatoria en le- 
sión de a de enero de 1865, y acordó auxiliarle con cien 
pesos fuertes para la impresión. 



BA 



«43 



tica j «Mo liene el mfrito de ler la primen 
pablicada j haber tenido de bue i lu demls 
que ae huí eicrílo pos le rio emente. 

D. Antonio de Bofaruti al ocuparse de esta 
obn de Balloi en la pig. 46 de sus Esludios, Sii- 
lema gramatical, etc., Cmlomatía di la lengua 
ealalana, dice «que do deja de mirarle con res- 
peto, pues aun cuando no dudo de que era dicho 
autor más ¿nuniííco que conocedor del idioma, 
reconoEco el mírito heroico que contrajo al 
emprender en una ípoca no literaria, la compo- 
lición de una gramática sin guía anterior para 
escribirla, sin ejemplos cUsicos de tiempos in- 
mediatos, con (Obra de aquellos en que la lengua 
era diferente y gramaticalmente inculta, tenien- 
do que adivinar en cierto modo su ortografía y 
la manera propia de escribir, coofoime exigían 
los adelantos de las demás lenguas de igual ori- 
gen (sin embargo de haberse dado á luí pocoi 
aDos antea un diccionario que el mismo censura 
con sobrada raión), y teniendo por fia, que em- 
plear UD improbo trabajo, para ir recogiendo y 
clasificando las voces correspondientes á cada 
una de las partea de la analogía.* 

cEl mérito, pues, contraído por el Dr.Ballot, 
tocante i (u resolución y empresa, como laimi*- 
mo i la parte de trabajo material j de eoordina- 
cián, nadie podrá negarlo; mas, por lo que loca 
á resultado* prácticos, la mejor prueba se encon- 
trará en los mismo* escritos de cuantos se han 
dedicado, después de él, al cultivo de la lengua 
catalana, Ni los dos autores ya citados (Martt y 
Cortada y Aribau), ni cuantos han seguido des- 
pués de ellos, han empleado más aistema que el 
que sa buena razón y los ejemplos de otras len- 
guas les han augerido: cada cual ba conjugado 
los verbos aegita ha sido au respeto y sujeción 
á los principios de gramática general, segdn ba 
sido la influencia de la costumbre local, segdn 
ha aido la mayor ó menor añción á dejar en su 
rica libertad á la lengua; respecto ¿ ortograTfa 
j acentuación, ninguna hay que pudiera mere- 
cer, por la que use, llamarse discípulo de nues- 
tro gramático; 7 tocante al uso de las figuras 
gramaticales, que es la parte en que más se ca- 
racierita el trabajo del Dr. Ballot, y la que éste 
más especialmente recomienda, no ha tenido 
imitador alguno.i 

Murió Ballot en Barcelona víctima de la fie- 
bre amarilla en 31 de octubre de iSai. 



Los autores del Diccionarie biefráfice iclí 
i/iiitfrff dedican á Ballot las aiguientea lineas ea 
su elogio: (Apasionado por sus libros, ae mantu- 
vo retirado d pesar de que por sus talentos po- 
día aspirar i. un porvenir más Kionjero; pero 
exento de ambición, y lleno de humildad y de 
virtudes miraba todo lo de este mundo como 
pasajero, y Un sólo, se curaba de los medio* 

de ilustrar á sus semejantes Había empleado 

toda su vida á la instrucción de la juventud, ya 
con sus lecciones ya con laa muchas obras que 
compuso. De carácter festivo y ameno, formaba, 
digámoslo asf, las delicias de cuantos le trata- 
ban; se desvelaba también por sus amigas y 
procuraba complacerles con puntualidad y es- 
mero, y particularmente cuando ae trataba de 
asumo* literarios. La pureza de sus costumbre* 
y au extraordinaria sencilleE y humildad, bri- 
llaban de un modo extraordinario entre sus de- 
más prendas; en una palabra, era bendecido y 
amado de lodos, sin que jamás la envidia asés- 
tale contra él los tiro*, parque procuraba evitar 
su da&ina influencia. > 



RtfltxÍBitt¡ oportttnat para el uso y manejo 
de la lengua latín* y alguna* noticias para la 
inteligencia del estilo y elegancia de la Sagrada 



Barcelona: imp. de Eulalia Piíerrer, 17S3. — 
En S.°, mayor. 

(Discurso sobre la Crianza racional y cristia- 
na, pronunciado en loa exámenes del Colegio 
episcopal en 1782,1 

Barcelona: lySa. 

• Plan de educación ó melado de aptender la 
lengua latina, sin las reglas del arte.» 

Barcelona: 1804.— En 4.° 

Gramátiaty afólela dt la Itmgua Cttlialana. 

Barcelona: en la estampa de Juan Francisco 
Piferrer. (Sin fecha),— Un vol. en 8.", XXXIl 
-176. plgs. y 4 de Índice sin foliar. 

Lógica ó arli di bitn hablar. 

Con licencia. Barcelona: Por Juan Francisco 
Piferrer, (1806). Sm fecha.— Un vol en t6, ts% 
pdgt. y 16 al principio sin foliar. 

Cartilla mtlidica dt la ¡tmgua toitillana y 

Barcelona: t8i6.— En 8.^ 



344 BA 

CompeitSf dt ¡a gramálúa Sloid6ca y nso- 
nada de t> 1«Dgii« cutelUna par» mafor facili- 
dad de los dídoi. 

Barcelona: lSl8.— En %." 

Printipht de la Itngma eastíHana con lu co- 
nespondencia fraac«w pftra lot extnutíeroi. 

Barcelona. — En %." maror. 

Emayf onaiiáco y ratanad» ái la eraeiSm de 
Cicefún por au mella de M. Marcelo. 

Barcelona: imp. de Juan Francitco Piferreí 
1818.— En 8.° 

LícáoHtt dt Utfy titritir, ortagrafUt y uta- 
tutes de la Escuela del Real Hoipicio de Barce- 

Leíelones dt giegnfía. 

El Naturaliila, convencido pan decranecar 
algunos ermret, que han esparcido loi franceaei 
en esta prorincia, dunuile an tiranía. 

Barcelona; imp. dejuanjordi. 

PaialitmpBi de un getese tn leí ratei di Irle- 
randa. Raionamienios monüe* j literarios en- 
tre el licenciado Carrasca quintrgico-fiuco, Pe- 
rico Zorzal, llamado el Gotoso; jD. Prudencio 
teólogo, místico, erudito, docto j sabto. 

Barcelona; imp. Brusi. ADo 1816. — Un volu- 
men en 8." menor, XH.— 378 págs. 

En la advtrUneia que precede i esta obra, dice 
Ballet que; (Tratase en estos raionamíentos de 
divertir y consolar í un pobre gotoso; de distraer- 
le y aliviarle de los dolores, fatigas, toiobras y 
desconsuelo* de su peoosa enfermedad; de des- 
vanecerle los asunto* pavorosos j lo* objetos 
triste* de su melancolfs; de recresr su espíritu 
con honestas conversacioDe*; de darle algdn ali- 
vio en BUS males; y de poner en claro lo que se 
atribuye comunmente á la gota, 6 sean prover- 
bios, aentencias ó dichos de gentes, como: que la 
gela es mal de rites, que et stftat dt larga vida, 

Arle dt kahlar eeit Dits en la hora de la 

Barcelona: tSal.— En 8." 

Método para afrtnder la lemgma lattna sin laa 
reglas del arte. 

GratnáHea de la Itmgtta cattellama dirigida á 
las escuelas. Cuarta impresión. 

Barcelona; En la oficina de Juan F. Piferrer 
(Sin fecha).— Un vol. en 16, «73 pig». y 30 sin 
foliar al dltimo. 

En 1855 (imp. de J. Gorgi*]se imprimió otra 



BA 

edición con amsUi i la dltima ortognfl» d« la 
Real Academia espaltoU, afladida y na}omda 
Duevamenie por los Sres. J. M. M. y D. F. P. A. 
La última edición qne hemos visto ea dal alio 
i86>. 

LeteieHts dt Instaría Natseraí dispneatu pan 
instrucción de lo* hijos del Sr. Conde de Pere. 
liada. 

H.S. Original en poder de D. Manuel de Bo- 
brull j Sartorio. 

Comprende la* siguientes materias; 

■El agoa la* montanas y rfo* de la tierra, 
Fuegoa aobterrineo*, Del reino mineral ó de 
aquello* aere* qde no tienen vida ni aentimiento. 
De las aguaa, de las tierras, de las piedras, de 
laa sales, de los betunes, d« lo* aemímetale* j 
metale*. De lo* metales. De la* diversa* mtaB- 
cia* fósiles. Petrificaciones pertenecientes al ge- 
nero vegetal, PctriScacione* pertenecieatet al 
género anúnal, Suatanda* volcánicas. Reino *e< 
getal, Naturaleía de la tiem en qne te efectúa 
la gnnde obra de la vq^etación, Diferente* ca- 
tado* de una planta. De lo* 6ii[o*, dUerenlM 
etpeciet de vegetación, planta* de adorno plan- 
tas botánica* , plantas botánicas eilranjen*, 
plantas hortaliías, De lot arbole* frótales, de 
los árboles exóticas t extranjeros, arbole* silvea- 
tres, plantas cereales, plantas gramineas. Reino 
animal, Del hombre. De lo* animales vivfparoa. 
Animales aolfpedo*, Animales vivíparos qne vue- 
lan, Animales vivíparos palmfpedos, Animales 
vivíparos cetáceos, Animales vivlparoa percsotoa, 
Animales ovíparoi, Feces que carecen de alelas. 
De los insectos. Los gusanos. Los tetáceos.t 

La Fileso/ia, e» fuese mani/leslaM las TÍ£ete- 
lecti é ignorancial de algunos filisef os aiitigii^t, 
modermoi y literalss. (loédita). 

Plan de idneaeiéit primaria, dispuesto porÍD~ 
Suxode) Eicmo. Sr. Conde de Ftoridablanca.— 
([nédiu}. 

BAKÚS (D. Francisco).— Abogado y acadé- 
mico de la de Buenas letras. En la* aetión cele- 
brada por esta corporación el t6 de didembre 
de 1816, te lee. tSe trató del papel que había 
leído en la illtima Junta gencnl del 3$ de no* 
vicmbre D. Franciaco Banüs, que por tan limi- 
tado y no contener formalidad de Grattdatorift, 
no te reputó por tal; y se encargó el Excelen- 
tísimo Sr. Presidente de manifeatarlo aal al 



^ 



fiA 



BA 



«45 



norntaido Banús, para que cuanto antes la pre- 
séntate, como lo ofreció en el citado papel.» 

BANÚS (D. Carlos).— Nació en Vich en 9 de 
marco de 1852. Siguió la carrera de ingeniero 
militar j actualmente es profesor del colegio de 
dicho Instituto establecido en Guadalajara. Por 
sus estudios militares fué nombrado correspon- 
diente de la Real Academia de la Historia. Ha 
publicado Taríos artículos en la Revista cientíñ- 
co»miUittr (Barcelona), Memorial de ingenieros 
(Madrid), La Electricii^d (fiMxctXojuti)^ y en los 
periódicos La Dinastía y El Diario de Barce* 
lona. 

Bibliografía 

«Estudios sobre el arte é historia militar. Pri- 
mera parte: Política de la guerra. — Segunda 
y tercera parte: Creación y organización de los 
ejércitos.» 

Barcelona: 1881-1884. — Tres tomos en 4.®. 
Publicados por La Revista científico*wUlitar, 

TVatado de telegrafia militar, 

Barcelona 1884. — Un tomo en 4.^ mayor. 

Táctica elemental, 

Barcelona: 1885. — Un rol. en 4.^ mayor. 

Concentración y moviliMacián de los ejércitos. 

Barcelona: 1886. — Un rol. en 4.^ mayor. 

cMinas militares.» Memoria premiada en el 
concurso anual celebrado por el cuerpo de In- 
genieros del ejército en 1887. Manuscrito iné- 
dito. 

BARADO Y FONT (D. Francisco).— Capitin 
de Infantería. — Hijo de D. Esteban, jefe de la 
citada arma y de D.* Mercedes, natural de 
Vich. Nació en Badajos el 10 de marxo de 1853. 
Muy niflo todavía fué conducido á Catalnfla en 
la que hizo sus primeros estudios y cursó la ca- 
rrera de filosofía y letras, en cuya facultad se 
graduó en 1873. Llamado al serrido de las 
armas, como consecuencia del mandato extraor- 
dinario, que dio el Ministerio de la República, 
entró á senrir en clase de soldado en el primer 
Regimiento de Artillería de Montafla; pasando 
á continuar este serricio como oficial de infante- 
ría en 1875, desde cuya fecha hasta la conclu- 
sión de la guerra tomó parte en las operaciones 
de campafia. — Consagróse dorante este período 



á los estudios de filosofía y arqueología, y dio á 
lux diferentes artículos en publicaciones cientí* 
ñcas y literarias, entre las que recordamos la 
Renaixensa de Barcelona; pero los deberes de 
su carrera lleráronle pronto al estudio de las 
obras y temas profesionales; y al terminarse la 
campafta entró á formar parte de la redacción 
de La Revista científico-militar. Ha colaborado 
además en La Renaixensa^ Ilustración militar^ 
Clamor del Magisterio, Hustració Catalana^ et- 
cétera, (i). 

Bibliografía 

La elocuencia miUtar, 

Barcelona: 1879. Revista cimtfficO'milHar,'^ 
Un vol. en 8.*>, 372 págs. 

Grecia y Roma por Jacobo de Falke. Tradu- 
cido y anotado. 

Publicado en el Mundo ilustrado, en 1879 
á 1 88 1. Espasa, editores (Barcelona). 

«La guerra y la cirilisación.» 

Madrid: imp. y lit del Depósito de la Guerra, 
1881. 

«César en Catalufia.» 

Madrid: id., id. 1881. 

Trabajo escrito en colaboración con D. Pedro 
A. Berenguer. 

Armas portátiles de fuego: el moderno arma- 
mento de infanteria y su influencia en el com- 
bate. 

Barcelona: imp. Ullastres. — Un toI. en 8.^, 
832 págs. y ICO grabados. Escrita en colabora- 
ción de D. Juan Genova. 

«El sitio de Amberesen 1584-85.» Monogra* 
fía inserta en la Revista cientíñco-mUiiar 1885 
é ilustrada con facsímiles, entre ellos uno de 
un plano M.S. del siglo xvi representando la 
ciudad y tus cercanías. Se publicó un juicio cri- 
tico en el Spectateur miUtaire de París. 

El consultor del ornamentista. 

Barcelona: 1885-86. Serra, editor.-^Un Toltt* 
men en 4.®, 200 páginas, con láminas. 

Apareció sin nombre de autor. 

Museo Militar. Historia del ejército etpaflol, 
armas uniformes, sistemas de combate, insti- 



(1) EaUraritU Es^añm modemm, D. Luis Vidan 
Ounio d« 1889), publicó un articulo, titulado: «Esctícm 
hiuórioofBÍlitana del capitán D. Fraacfaeo &vado.« 



r 



arte militar, ea iiu telacionu con el e»ud« lo- 
cial; 7 i cada ettudío scompaDa una *eccidn ulu- 
lada • Ilusir«cionei> que es una «erie de descrip- 
Clones parciales de cada grabido. El Si. Birado, 
para eiciibit esta obm ha coniuliaJo los más 
gompeleotcs colecciones diplomaiicas publicadas 
en EipoOa y en el exlianjcru y examinado 
algunos archivoi; y comiene lu obra un buen 
□dmero de noliciag inídítas, relaiivaa al Arle 
militar de Aragón y Cataluña en la Edad Media 
y í los guernu de Flandea, en los siglos xvi y 
XVII y laa de Calalufia y Porlugni en ént Últi- 
mo. En un informe emiiido por la Junla Supe- 
cualidades que reúne el Multa y d su propueila 
■e oiorgú al Si, Barado el empleo de capiíinde 
ínTanlería. 

Litíralura mililar cipaOola en el >iglo xix. 
Taraiona: imp. Turiosoneiue, 1SS9. 
Cuatro itíli. en 16, iSo plgi. cada uno. 
La vida mililar en España, Cuadros y dibu- 
jo* de Joií Cuiach), comandante cipitin de ar- 
tilleria retirado. Texto de Francisco Barado 
cnpildn teniente de infanlerli. 

Barcelona: Tip. Ijt. de loi Suc. de N. Kanil- 
rei y C, 18S7.— Un Vol. en folio. 
Littratiira militar espádala. 
Barcelona: imp. Ulloslrcs. iSSg-lSS?. — Un 
vol. de 700 pági. con 30 retraloa y numetoiu 
cabeceras, símiles y viQElas. 

Está dividida en dos partea; la i.' comprende 
la historia de la, literatura mililar espahola, una 
colección biogrifico-bibliagráñca de escritores 
proreiio nales; una colección de fragmenlf» en- 1 
tresBcadot de tus obras. La z.* parte 



Barceloiu 
en iSSs uní 
la cBibliote 

La tonun 
pósitos, tra< 
por D, Fran 
Barallal. 

Barcelona 
136 pígi, c 

Llorens. > (1 
neo B árcelo; 
enero de 18. 

Barcelona 
35 pífis- 

• InTetlígs 
en vista de I 

«Lohengrí 
oardo Wagni 

Barcelona; 
En S,°, 48 p 

>*í, ÚUií. 

sión espaDoIt 
Barcelona: 

Idmene* en 1 
(Memoria 

doce labial.» 



BA 

lelTM de Bwceloi», en la cetiOo de 5 de «bril de 
■ 886). 

Publicado en el tomo IV de 1m Mem»riMde 
dicha corporación, 

(MemoTia nGcroldgica de D. JoKpb deAi^- 
llol j Serra, Uegida en la teujd tolemne que 
celebrA la Aanciaciú caialaniíia d' Excuniot» 
cientfñcat, en 17 de Man de iSSS.. 

Barceloni: ímp. La Renaíienta, 188S.— 
En 4.", 36 pigi. 

BARALLO (D. Antonio) —Nalura! de Valle. 
Fui mtliico de te|>imieoto j deipuíi deiempeSd 
I* plaza de organúi* de la catedral de Barbas- 
baitro, en donde falleciú. Computo entre otrai 
obra» muiicalea una Mi* j un Septenario. 

BARBA (D. A niel ID»). —Nació en Barcelona 
el 18 de abril de 1848. Fut ditefpulo de la e*- 
colonla de Montierrat j al abandonar este 
•anluario á la edad de diei j leii afloi dejú es- 
crítoi algunas composiciones. Se dedicó al estu- 
dio del piano j d^ano. Previat opoiicionei 
deseropetld atgiln tiempo la plaia de organista 
de la catedral de Barcelona j después fui nom- 
brado organista ; maestro de capilla de la eole- 
Kiata de Ssnta Ana de esta ciudad. Concurrid i 
Tarios certinenes en los que obturo premios 
j orpuiíA notable! conciertos. 

El Sr. Barba era un diiiing;uido organista j 
compositor muy recomendable de milstea reli- 

Murió en Barcelona en at de roano de 1883. 
BlBLIOOKAVU 

ifíia dt rtjmtm. Canídse en la igleeía de Be- 
lén, en febrero de ■S8>. 

Mita A rtfiatm á cuatro voces y [lande or- 

Jlfita Je gloria i cuatro y seit roce* y grande 
orquesta. 

Id-, á grande orqueala, género pastoril, estre- 
nada en la parroquia de Sana. 

Salutacidn para roces, arpa y drgano, tituladas 
BíndUa ua tu punta. 

Varia* melodía* para piano. 

BARBA (D. Francisco).— Nació en Tamco- 
u, en iSao. Pintor, corceeponsal de la Real 



BA 



347 



Academia de San Fernando. Bu la Eiposición 
de bellas artes celebrada en Serilla, en 1841, 
obtuTO un premio por el cuadro de Isa Santas 
Justa y Ruñna, 

En unión de los Sres. Rodrigues y Nieto hiso 
loa trabajos de dorsdo en los palcos y emboca- 
dura del Teatro Real de Madrid. 

BARBA Y BENÜAD (D. José). —Presbítero. 
Nació en Barcelona en li de octubre de 1804- 
A la edad de diei y nueve allos hizo oposiciones 
al magisterio de Castellón de Ampurias, en el 
alto 1823 obtuvo igual plaxa en la catedral de 
Valladolid, que renunció 7 en 1835, fué nom- 
brado maeilro de capilla de la catedral de Ge- 
rona. Desempeña esta plais hasta 1857, en la 
que obtuvo i'previas'no tablea opoeieíanea, la de la 
iglesia de Santa María del Mar de Barcelona. 

Durante su permanencia en Gerona, dice un 
biógrafo (1), eque con la energía de car&cter, la 
Rrinc voluntad y constancia que le caracleriía- 
ban levantó el arte musical, harto decaído en 
aquella ciudad, á una envidiable altura, dotán- 
dolo de una orquesta más que opBi para ejecu- 
tar las obra* con el esplendor que requiere el 
culto divino. Hizo más todavía, puf* contándo- 
se ya en esta ciudad con elementos baatantes, 
corrió con la dirección artística de la compaSIa 
de ópera italiana que por entonces llamaron á 
Gerona laa autoridades y principales familias de 
la población, no sin que antes el mismo Prela- 
do diocesano le concediera el coiuiguienie per- 
Murió en Barcelona en 3 de febrero de 18S1. 

BlBLIOCRAPÍA 

4 Miserere. 1 

Misa paatoril í grande orquesta. Se cantó por 
primera vei en la iglesia de Santa María del 
Mar de Barcelona, en t." de enero de 1851. 

Gran misa de Rtquitm. El .Sr. Sunyer en un 
recuerdo biográfico del Maestro Barba decia, 
apropdsito de esta composición, que: <no con- 
tando el Archivo de la capilla con otra obra de 
Riqítttm de más importancia que la debida lü 
maestro D. Ramón Aletx, y deseando la fomilia 
del primer marqués de casa FonlaníUaa honras 



•4» 



BA 



U menom de «u jere, que uababa de fallecer, 
niMtró deieo* de que le ejeeaUra una obn 
de mil dimensionet j en la cual taTietao cabU 
da mayor número de profeaorei. Preaciadieado 
de lo pereatorio del tiempo, el miLetIro Barba 
■e comprometió í eacribir ana partitura digna 
de la frandioiidad de loi funerale* que habla 
propueato celebrar la familia del difunto mar- 
quíj. Quince d(a> Iraucurrtdoa, babfa el niae*- 
tro Barba dado cima i lu gran partitura, y i 
loa Teinle (en(a lugar, en Sanu Marta del Mar, 
la primera audición de lu gnxtMUa dt Stpiitm, 
que caliñcamoi de lai mejor etcritu en Etpafia, 
«in temor de ler detmentidot. En la partitura 
il« eita obra, grande como lodoi loa tayot, «fia- 
de el Sr. Sunjer, no m eocucutn una loU oo- 
rrección.i 

Gran oratoria á Santo Tomii de Aqnioa, á 
grande oiquetta. 

tSalre Regioa,> batada en el canto llano. 

Cinco mÍMi aolemnea de gloria, i couplet* 
orqoeiu. 

Hita, á diez voce* realeí, dividida en tre* 

Id., i leii Tocei y i doi coro*. 
Reiponioriaa de U EpJEuita, i completa or- 



(Stabat Mater.> 

cTota pulchra,! á vocea j orqueita. Partiluta 
original en poder del Sr. Carreras y Daga*. 

(Salve.) i cinco vocei j orquesta. Id., id. 

Ejercidot 6 estadioa fngadoa t cuatro y cin. 
co... aeía, ocho, diei y doce vocea, baiadoi to- 
doi en el canto gregoriano ó i la aniígna es- 

El reputado eacritor muaical fnncéi, Mr. Fetis 
vid algunos fragmento* de cita obra, j aprecian- 
do lu justo mfríto, logró que los solicitara el 
Conaemtorio de Mdiíca de Parta. Barba rehuid 

cata pretetuiún y eite liabajo permanece inédito. 

BARBA V ROCA (D. Manuel}.— Nació en 
Vülafranca del Panadts en lo de octubre de 
1753. Estudióla carrera de jurisprudencia en la 
Univenidad de Cervera y en ella lomó los tfiu- 
los de bachiller, licenciado y doctor (l). 

(■] TarmAmit dedicAal(ujia £ilauiAa al «rlíeula 
biacráfico de «Le eacritor, rcprodudenda lo onijfudo 
<n !■ 'NdiícU biufckiiiU Or. D.MumI Bubar Rm,> 



BA 

Durante la gnerra de la Independendn tomd 
una parte muj activa en la defenaa de la pUsi*, 
aaistid f la Junta Suprema reunida en Lirida 
como diputado por Villafranca y después fvá 
nombrado secretario del ramo de Gracia 7 Jus- 
ticia de la superior del Principado- 
Terminada la gnerra retiróse i Villafranca, 
en donde trabajó con acierto y celo, en cuantas 
instituciones podían contribuir al progreso mo- 
ral é intelectual de aquella pobUción. 

(Objetos tan caros i su coraión, dice su Idó- 
gr«f«, no le badán descuidar otros medio* como 
procurar la utilidad general. La ffsica, la quími- 
ca, las matemiticaí, las artes industriales, la 
maquinaria y singularmeate la agricultura lla- 
maron mucho su atención consideradas bajo 
aquel punto de vista. Obraa y periódicos donde 
le publicasen las últimas invenciones ó se con- 
trovertiesen loe principio! de la economía ai>- 
cial, formaron una buena parte de su estudio 7 
le estimularon á difundir ideas interesantes 7 i 
dedicarse i la investigación de nuevos resulta- 
dos. Inventó una máquina paia sacar agua que 
presentó á la Real Academia de Ciencias natura- 
les y Artes de esta ciudad, de la que era indi- 
viduo; dejó una diaertación importante sobre el 
plantío de tos árboles y algunos otros escritos 
de utilidad pública ó de circunstancias: llegó á 
obtener en Villafranca la formación del cardo- 
oillo, cooperó á la plantificación de una de la* 
primeras ttbricas de hilados de algodón en 
aquella villa: procuró en la misma cuantas me- 
joras estuviesen á su alcance t introdujo por 
fin, en su tf rmino, la uiiKiima planta de las pa- 
tatas que, despreciada caando los hombre* laás 
beneméritos I ilostndos de Europa recomenda- 
ban su cultivo, ha sido después un lustenlo casi 
indiapensable i muchas famiH»» j ha justificado 
completamente el celo de los que la propagaron 
en nuestro pais.i 

En el testamenta oíoi^ado en el aSo iSsi, 
dispuso el Sr. Barba, que el que fuese poseedor 
de una piéis de tierra que designaba, entregase 
anualmente el importe de una cuartera de trigo 
á una junta compuesta del párroco, del aboga- 
do 7 del mfdico más antiguo de Villafranca, 

que H publica en El Eitnftt, (pcríMico lilcmia de Bar- 
dvjoi^ Tonn. 



UA 



para que invirtieran la caalidad que se reuniera 
cada veinte y cinco aflos, en la compra de una 
medalla de oro, y fuete entregada, al autor de 
una memoria que la Sociedad econúmica matri- 
tense premiase en concurso abierto sobre la 
■upr«iión de la mendicidad y eatableci miento de 
las JuntU de Caridad, ^ta cláusula le cumplió 
en lS$t, Publicado el programa se presentaron 
cinco memorias de las cuales una, escrita por 
D. Manuel Durin y Bas, alcanaú el premio de 
la medalla de oro, de valor de 1,500 reales 
(producto de las 35 cuarteras de trigo), equiva- 
lentes i igual número de alloi. 

Murió el Ur. Barba en 11 de febrero de 1X24. 
en Villafranca del Panadea y fui enterrado en la 
iglesia de San Francisco de Asia de 1« misma. 

Bibliografía 

• Discurso sobre loa pleitos, que en la aber- 
tura de la Academia de jurisprudencia de la 
ciudad de Barcelona, en 30 de octubre de 1781, 
leye el Dr. D. Manuel Barba y Roca.) 

Con licencia. En Barcelona, por Prancíaeo 
SuriA. (Sin fecha), —En 4.°, 23 págs, (l). 

(Observaciones generalct »obre el estado ac- 
tual de la agricultura en CataluBa y medios de 
mejorarla.) (Lefdas en laKeal Academia de Cien- 
ciai naturales y Artes, en 11 de abril de 17E7. 
M.S. Archivo Caja ij.i 

• Plantío délos Arboles.) Escribió este trabajo 
en 1 789. 

(Memoria aobre una nueva máquina hidráu- 
lica para facilitar el riego de loa campos.* (Leí- 
da en la Keal Academia de Ciencias naturales y 
Artea). — En 4 de julio de 1791. 

(Memoria sobre la nevada acaecida en la vi- 
lla de Villafranca el día i.° de marzo de 1796 
y los efecto) que He ella resultaron en los vege- 
tales.» (Leída en fd., el 19 de octubre de 1796). 
M.S. Archivo de la Academia Caja 1 7. 

tMemoria sobre los usos económicos del 



B\ 



349 



< miicieogidii del» obru cconímica 




ara publicarla eun d idiilii de Ei/irilu 


de dich» nl>ni> 




=1 r«n.p]uo i. 








n de t> obra de 


r1cbre.Mnial«i>Db»]> uiid^d perf 


cu. S.K muctmi 



I orujo de vinos.! (Id. en 1 7 de sepliFmbre de 
1798.) M.S. Archivo id. Caja 19. 

• Memoria sobre el modo de hacer el carde- 
nillo con el orujo.) (Leída en la Keal Academia 
de Ciencias naturales y Artes, en 15 de diciembre 
de iSuz). M.S. Archivo id. Caja ¡9. 



<Men 



a de las 



ajun 



. de 



Caridad de Villafranca del Pan a des en 1805.» 
[Leída en la Junta piiblica de 1." de junio de 
1806). 

Con licencia. Villafranca: MÜCCCVI, por Vi- 
lalta. — En S." mayor, 16 pigs. 

(Exámenes públicos en Villafranca del Pana- 



di*, . 



i8i6> 



BARBER (D. Manuel).— Fraile que fui de la 
orden dominicana. En Lirída: 1844, imp. de 
Sol, publicó en tres tomos en 4.° mayor una 
• Colección de sermonea morales y panegfricos y 
pláticas doctrinales.) Lo cita Corminai. 

BARBERA (D. Jost María).— Nació en Reus 
en 8 de abril de ¡833. Estudió latinidad y hu- 
manidades, siguiendo los cursos de la illtima, 
bajo la dirección del entendido latinista D. Ra- 
món Balart. 

En el Seminario conciliar de Tarragona cursó 
filosolfa, teología y cánones libremente; siendo 
catedrático de retórica y griego en el citado Se- 
minario, siguió la carrera de filosofía y letras. 

Terminada ísta .previas oposiciones obtuvo 
la cátedra de Psicología que aciualmente <)esem- 
peDa en el Instituto de segunda enscEanza de 
Tarragona. Por méritos contraidos en el profe- 
sorado obtuvo varias condecoraciones, cruces, y 
el titulo de capellán de honor y predicador de la 
Real capilla, concedido primeramente por don 
Amadeo de Saboya y deipués por D. Alfon- 
so XU. 

Ha publicado, elSr. Barbera, muchos trabajos 
literarios y discursos en revistas y periódicos, 
debiendo mencionar entre estos últimos, los que 
leyó en Tarragona, en 34 de abril de 1881 y 4 
de junio del aflo siguiente, como presidente de 
los certámenes celebrados en dichos aDos por el 
Ateneo tarraconense de la clase obrera. 



ri ¡d«u.(AWiV/ii4ii/^rira, ya citad', pig. tj). 



UlBIlOGRAFÍA 

. ac limo, n, D. Josepbo Dominico 



BA 



eccteaíj; sedEm 



Tarragona: ímp. Franciico Arft, 1857, 16 
piE'"". 



A. dísli 



a sáñca 



«Eicmo. ic limo. D. D, Josepho Dominico 
Costa et Borras, in Jesu Nalivilate Carmen.i 

Tarragona: imp. Fcancijco Aria, 1857.— Cons- 
ta dt sesenta exámetros. 

La presa dtls difunts pera frasejar en df cimas 

Tarragona: imp. Francisco Aria, 1858. 

Ls frídigi del siglc. 

Tarragon»: r868. — Un vol. 170 paga. 

El uti poema humo ríslico que coittta de udoi 

• Oración pronunciada en la iglesia de San 
Aguitfn de Tarragona, el día 36 de enero de 
1871, con motivo de las honras fúnebres que la 
Excma. Diputación provincial tribuid al Exce- 
lentísimo Sr. D. Juan Prim.i (Impreso por acuer- 
do de la IJipu(ación). 

Tarragona: imp. Nel-lo, 1S71,— En 4.°, 16 
piginas- 

«Oración fúnebre del Sr. D. Juan Prím, com- 
pueala para (as solemnes honcoa que la ciudad 
de Keu» dedicó i. la memoria de dicbo Sr. el 
día 18 de enero de 1871.* 

Tarragona: ¡mp. de Jos t A. NeMo, 1871. — 
En +.". 14 pigs, 

«El cantar de los canlarea de Salomón. Ver- 
sión ajustada al original hebreo. > 

Tarragona: ¡mp. de Josí A. Nel-lo, 1873.— 
Un vol. en la, 34 pdgs. 

«Lamentaciones de Jeremías, traducidas del 

Tarragona: Josí Torl y Cuaidú, 1880.— En 8." 
S6 píga. 

£>tá preparando el Sr. Barbera una segunda 
edición, que forma un tomo de r^ulares di- 



Sumario de las Iticiúnes de psicología, lúgica 
y tlica, explicados & los alumnos del Instituto 
provincial de Tarragona. Tercera edición. 

Tarragona: Ímp. por D. José A. Nel-lo, 18S3. 
— Un »ol. en S.", 182 paga. 

(Oración Túnebre pronunciada el 14 de enero 
de 1885, en la parroquia de San Francisco de 



Tarragona con moiiiro de la* tolemnea honraa 
que el Circulo católico tributó i. las victimu de 
los terremoto! de Málaga y Granada.! 

Tarragona: imp. de José Nel-lo, 1885.— 
En 4.°, 16 p^s. 

(Panegírico de San Juan Evangelista, predi- 
cado en la parroquial iglesia de Belín, en Etar- 
celona, el 2z de majo de iSSS, con motiva de 
las fiestas que anualmente consagra al Santo 
Apóstol el Colegio de Notario* de Cataluña.* 

Tarragona: imp. deJolé A. Nel-lo 1888. — 24 
páginas. 

Dícáottario de mícei griegas, en zerm caile- 
llaHB, con todas ¡as voces Iccmicaí y vulgares asi 
en caslellasie tomo en catalán que se derivan del 
griego. 

Hace algunos afioi que tiene escrita esta obra 
el Sr, Barbera, pero creemos no la publicará por 
la poca afición que ha; en Eapafia i. esta c1a*e 
de estudios. 

Poesías de Ánacreomle traducidas en veno 
catalán. I ni dita. 

La Trinitat humana, ó sla la cedida, la gtta 

reales, y comprende la historia de la humanidad 
bajo la influencia de aquellas tres pasiones. 
Intdilo. 

liAKUEKÁ (IJ. Knmón).— Presbítero. En Ta- 
rragona: imp. de rugrubi y Arli, ha publicado 
la obra (El corazón de Jesús al alcance de loa 
NifloG y el corazón de Maria.i 

BARBEKl (D. Manuel Icaria).— Fué director 
del cuerpo de telégrafos y catedrático de su es- 
cuela establecida en Madrid. En 1S5S publicó 
una traducción de la* Lecciones de Geometría, 
de Cirodde, y en 1869 publicó una Ariímétiecs 



BARCELÓ ESTIVILL (D. Ramón).— Licen. 
ciado en medicina y cirugía, anliguu alumno in- 
terno pensionado, por oposición de la facultad 
de medicina de Barcelona. — En 18S7 publicó 

paOfa unas, (Consideracioneii clínico-terapéuti- 
cas sobre el pimento de Cayena. (Capsicum fru- 
IcGccna, L.). Tesis presentada y sostenida en los 



BA 



»S' 



ejercicios pirn el gndo de doctor en meiticjni 

BARENVS {D. Jos* M»rí«).— Nació en Bar- 
celona el S de didembre de 183Z. Aclualmenle 
es beneñciado de la ¡i;1esia parroquial de Santa 
María del Mar de esta ciudad. En iSSo. (Tipo- 
grafía Catática), publicó una segunda edíciún del 
folleto titulado: La Inquisicióa foiografiada, tx- 
críto <en juila TÍndícación del Sanio Oficia.» 

BARLES (D. J.).— Muiiú en 1888 i. U edad 
de 23 anos. Iliio ana primero; elludios al lado 
del profesor D. Siman Góniei; li la edad de 14 
pasó á Parfs ingresando en la Academia que di- 
rigía en aquel entonces el profeaor Cabanel. 
Obtuvo en el primer afio el premio de dibujo y 
el de pintura. En el Salón de París presentó 
el cuadro Salame. De regreso 1 Barcelona, dio 
á conocer sus lienzos Ztnebio, Ultima ruina de 
Palmira, Nerón ante el espectro de 111 madre, 
Heraáiet, Una eitlavay una histerieta. El Mu- 
seo de Perpinio adquirid El amar di la noche j 
Las dos estr