(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Diálogo de la vida de los pajes de palacio"

DIALOGO DE LOS PAJES 



PUBLICATIONS OF THE UNIVERSITY OF PENNSYLVANIA 
SERIES IN ROMANIC LANQUAGES AND LITERATURES. No. 7 



DIÁLOGO 

DE LA VIDA DE LOS PAJES DE PALACIO 



COMPUESTO 

POR 

DIEGO DE HERMOSILLA 

Capellán Del Emperador D. Carlos V. Aflo, 1573 



EDITED, WITH AN INTRODUCTION AND NOTES 

BY 

DONALD MACKENZIE 



A DISSERTATION PRESENTED TO THE 

FaCULTY OF THE GRADÚATE SCHOOL 

OF THE 

University OF Pennsylvania 

IN PARTIAL FULF1LMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE 
DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY 



IMP. Y LIB. VIUDA DE MONTERO. VALLADOLID (España) 
1916 






/ 



To 

DR. HUGO ALBERT RENNERT 

Profcssor of Romanic Languages in íhe Univcrsiíy of Pennsylvania 

This Volüme is Dedicaíed 

As a Slighí Tokcn of my Esíeem. 



ÍNTRODUCTION 




he írcatise presented in íhe following pagcs ¡s com- 
posed of a Dialogue and íhree Colloqüies betwecn 
Medrano, a page; Juan de Lorca, a merchaní; Godoy, 
Guzmán, and a duke. In íhe Dialogue, or more 
properly, first Colloquy, íhe scene opens in íhe aní8chamber 
of íhe palñce of one of íhe grandees of 0!d Casíile, wherc 
Lorca, who has broughí along his liííje son, is waiíing ío see 
Godoy. Medrano enícrs and learns from Lorca íhaí he has 
broughí his son ío become a page in íhe Palace, in accordance 
wiíh a promise made by íhe Duke, who fook íhis meíhod of 
repaying íhe^financial help given him by Lorca. Medrano's 
sarcasíic ridícüTe of íhe Düke's offer exciíes Lorca's suspi- 
cion and boíh procecd ío discuss íhe condiíions eí íhe palace 
and íhe íreaímcní of íhe pages in íhe maííer of food, drink, clo- 
íhing and íhe guerdon of fheir service. The shrewd merchaní is 
quiíe disillusionized, buí before deciding ío reíurn homc wiíh his 
liííle boy, deíermines ío consülí wiíh hisJrien^.^Godoy. 

In íhe sccond^olloquy, Godoy appears and Lorca acquainís 
him wifhThe objecí of his visií, and also wiíh his doubís abouf 
íhe advisabiliíy of enírusíing íhe fuíure of his son ío íhe Duke's 
cerc, and begs Godoy for counsel. Godoy accedes and begins 
by describing íhe varioüs offices ío which íhe pages are eligi-j 
ble üpon promoíion. The discussion discloses íhe fací íhaí íhe 
palace is a veriíable hoí-bcd of envy and Jealoüsy, and íhaí íhe 
grandee is a vicíim of Íhe infngües of his servanís. A graphic 



INTRODUCTION 



, picíüre is given of the subserviencc of íhe grandce to íhe 
\/ sobreseñor or over-lord, who by many wiles has ^aincd a 
complete ascendancy over him and his household. The conver- 
safion íhen turns upon a discüssion of hidalguía, íhe different 
classes of hidalgos and íheir originrthe distinction beíween 
íhese and íhe caballeros, and incideníally, ííie origin and signi- 
ficance of íhe íiíle of nobih'íy, Don, ¡ís use and abuse. A síriking 
porírayal of íhe perfect hidalgo is íhen given. The remainder of 
íhe colloquy is devoted ío a furiher discüssion of íhe sobre- 
señor, and of íhe origin and meaning of íhe íiíle señor. Go- 
idoy is compleíely convinccd íhat íhe Palace is no place for his 
I son, and determines fo reíurn home wilh him and niake of him a 
1 prospcrous merchaní, ío whom íhe grandecs will doff íheir haís. 
The íhird Colloquy iníroduces Guzmán, who is discussing 
with Godoy íhe visií of íhe merchaní, when íhe laííer, noí wish- 
ing íhe Duke ío know íhaí he had visiícd íhe Palace wilhouí 
paying him his rcspccís, unexpccíedly rcíurns and asks ío see 
íhe Duke. Then follows a conversaíion beíween íhe Duke and 
Lorca which is almosí as good as íhaí beíween Don Juan and 
M. Dimanche in Moliérc's Don Juan, (Ací iv, scene 4). The flaí- 
tering recepíion accorded íhe Jewish crcdiíor is highly disíasíe- 
fül fo Guzmán and Godoy, who conírasí ií wiíh the disrespecí 
and insolení íreaímcní mcíed ouí by íhe-^randees ío íhe needy 
/ buí deserving geníry. Wealíh is prized above viríue, and íhe 
'palaces of íhe greaí are no longer íhronged as in days of yore 
by knighíly men-aí-arms, buí by a rabble of merchanís and 
money lenders. The grandces, involved in debí by reason of 
íheir mismanagemení of íheir revenues and Ihc extravagance of 
íheir living, have baríered íheir independence ío an ignoble seí 
of üsurers. 

In íhe foüríh Colloquy, Guzmán and Godoy discuss the 
means of remedying íhese grievous ills. Guzmán asks Godoy 
to supposc himself for the time a duke of íhe noblesi rank, and 
to oufline freely the rules of conduct he would follcw in íhe 
governmení and adminisíraíion of his esíaícs and his household; 
his plan of living boíh spiriíual and íemporal; his criíerion of 



INTRODUCTION 



merií ¡n íhe sciccfion oi alcaldes, judges, and ofher officcrs ¡n thc 
villagcs placed iindcr his control; Ihe use he would make of his 
time; his treatmcní of each individual according ío his class and 
condiíion in life; Ihe valué he would place on jhe counsels he 
might receive; the innocenf amusemenfs he would permií him- 
self; his standard of taste in íhe matíer of food, dress, and íhe 
furnishing of his palace; his behavior íowards Ihe ducTíess, his 
wife; his plan for the rearing and educaíing of his children, and 
marrying them off; and finally, how he would seíííc, in íhe villa- 
ges undcr his suzerainty, an industrious and honorable com- 
muniíy. 

Our ¡nformaíion as ío íhe auíhor of íhe íreaíise and the daíe 
of lis composiíion is derived from íhe íitie-page of the manu- 
scripí copy in the Library of the Royal Academy of History, 
Madrid, It reads in parí as follows: «Dialogo eníre Medrano, 
page, y Juan de Lorza, mercader, en que se íraía de la vida y 
íraíamienío de los Pages de Palacio y del galardón de sus ser- 
vicios; compuesío por Diego de Hermosilla, Capellán del Em- 
perador D. Carlos V. Año 1543>. Tamayo de Vargas in his 
Junta de Libros, (Biblioteca Nacional, Madrid, ms. 9752-3, 
fol. 132.) and N. Antonio (Bibl. hisp. nova, vol. i, p. 289.) cite 
íhis íreaíise among íhe manuscripís, and aííribuíe ií ío Diego de 
Hermosilla, wiíh the daíe 1543. Besides íhis íreaíise, we havc 
rccorded in a cafalogue in manuscripí of íhe Escurial Library 
(Biblioíhéque Naíionale, Paris, ms. Espagnol, 414) íhe íiíle of an 
auíograph leíter of Hermosilla ío Florián de Ocampo, which 
occurs in a lisí of íiíles which M. Morel Faíio has published in 
his ¡Usíoríogfaphie de Charles Quiñi, Premiére Paríie, Paris, 
1913, p. 83. If reads as follows: «Caria de Diego de Hermosilla 
al señor Florián de Ocampo, dándole las noíicias que se sabían 
en Madrid. Auíógrafa, esíá sin fecha, pero debe ser de fines del 
año 1541. U II-4, fol. 171>. From this, ¡í would appear thaí Her- 
mosilla was a corresponding member on íhe síaff of íhaí emi- 
není hisíoriographer. 

The daíe 1543, assigned by íhe manuscripí of íhe Royal Aca- 
demy of Hisíory, is found, on examinaíion of íhe íesíimony of 



10 INTRODUCTION 



the treaíise, ío be wholly jnaccüraíe. The error, which, as wc 
havenofed, wüs rc-ipeaíed by Tñmayo de Vergas snd N. Antonio 
(ubi supra), was doubíless due ío somc scribe who copied 1545 
insíead of 1573, which is, ündoubtedly, íhe year in which Her- 
piosilla compkíed Ihe work. This will be clear from íhe following 
síatcmenf which occürs in chapíer ix, pp, 171-172: «Mirad si 
conocéis al Rey r^aximiliano, que agora es Emperador, del íien- 
po qiie esíüüo en Castilla, y fué Qouernador della por el magná- 
nimo Enperador Carlos quinto, su íio, y a su muger, hermana 
del Rey Don Phelipe, nuestro señor, que nos parió en Qigales 
a nuestra Reyna y señora. Doña Ana de Austria, que nos a 
comentado a dar el fruto tan deseado de España, como a sido 
el principe Don Fernando, sexto deste nonbre, etc.» As Maxi- 
milian II was Emperor from 1564 ío 1576, and íhe young princc 
Ferdinand, eldesí child of Phiiip II and Queen Anne, was born 
Dec. 4, 1571, it follov/s íhat this passage musí have bcen wrií- 
íen between 1571 and 1576. But the use of the expression, «que 
nos a comentado a dar el fruto tan deseado de España», proves 
íhaí it was written shortly after the birth of prince Ferdinand 
and bcfore íhat of prince Carlos Lorenzo, the Queen's second 
child, Aug. 12, 1573. 



DESCRIPTION OF THE MANUSCRIPTS 

Three manuscripts of this treaíise are known and these will 
now be described in íhe order of íheir merií. 

I. The manuscripí of íhe Biblioteca Nacional, Madrid, E-196, 
an excellení copy in 4.° in a hand of íhe laífer half of the 
sixíeenth century. lí consisís of 174 pages including íwo sonneís 
of mediocre merií in praise of íhe auíhor. This manuscripí has 
served as íhe basis of íhe presení publicaíion, and is dcsignaíed 
by íhe leííer B. 

II. The manuscripí of íhe Biblioíhéque Nafionale, Paris, 
no. 354, coníained in a volume of 438 pages (Fol. 353 423 v.°), 



INTRODUCTION 1 1 



which formed a part of íhe library of íhe chancellor Séguicr 
and lafcr of Hcnri Charles du Cdnibout, Duc de Coislin. It ¡s in 
a hand of íhe sevcnteeníh ccnfury. It is dcsignaíed by the lefícr 
P. For a descriplion of íhis manuscripí, sec A. Morel-Faíio, 
Catalogue des Manuscriís espagnols et poríugais, París, 1892, 
630, p. 242, no. 47. 

III. The manuscripí of the Biblioteca de la Real Academia de 
la Historia, Madrid, a voiume in 4.°, which beionged ío íhe 
library of Luis Solazar y Castro, lí is a poor copy in a hand of 
íhe laíter parí of íhe seveníeenth century and is inferior ío íhe 
oíhers. It is designaíed by íhe leííer H. For a dcscripíion, see 
Gallardo, Ensayo de una Biblioteca española, vol. iii, no. 2471, 
col. 173. If was from íhis inferior manuscripí íhaí íhe íreaíise 
was pubiished for íhe firsí íinie in 1901 by Don Aníonio Rodrí- 
guez Villa (1) of íhe Royal Academy of History, Madrid. 

The presení ediíion was begun af the suggesíion of M. Al- 
fred Morel-Faíio, who indicaíed íhe need of an adequate publi- 
caíion of íhis invaluable work. The manuscripfs have been care- 
fuüy compared, íheir varianís collaíed, and íhe íexí of ms. B. 
emended according ío the besí readings. The sub-division inío 
chapíers, which exisís in all íhree manuscripís, alíhough arbi- 
írary in a work of íhis kind, has been reíained. The marginal 
noíes which are found oniy in ms. B. have been puf at íhe fooí 
of íhe page where íhey occür. The oríhography of ms. B. has 
been carefully preserved excepí íhaí elided vowcls have been 
resíored in brackeís. All abbreviaíed words have been priníed 
in füll and capifals have been used for proper nouns. I havc 

(1) Diálogo de los pajes en que se trata de la vida que a media- 
dos del siglo XVI llevaban en los palacios de los Señores, del galar- 
dón de sus servicios, y del modo corno los Grandes se gobernaban 
y debieran gobernarse. Compuesto por Diego de liermoslüa. Madrid, 
1901, Imprenta de ia Revista Española, in-18, viii-179 pp. The tille, by 
íhe way, is one which Sr. Villa himself supplied «con objeto de dar 
brevemente idea más exacta de su contenido» (p. vO- As the mss. g-ive 
no ütle, save Ihat of the opening- dialogue, I have ventured lo supply 
the briefer one which the Ireatise now bears. 



12 INTRODUCTJON 



corrccfcd thc scribal m-ending which occürs in íhe insíances 
which follow: Gram; hi^ierom; aum; qucxam; dem; oyerem; 
dcxam; proveem; íernam; íienem; ha^cm; hazcm; fim; muestram; 
refram; oyem; hablam; scgum; yn^itasem; aguijasem; maríi- 
chariam; envexeferiam; sim; em; disponem; hordem; degradam; 
descomponem; ponem; laíim; de^iam; digem; íanviem; vorgo- 
ñom; conogcm; vicm; cayam; íraíam; pro9edem; pare?em; se- 
ñalam; sabem; íornassem; conogicscm; quam; buem; pecam; 
ucram; fuerom; guardiam; paregierom. 

In íhe case of cvident misíakes, I havc corrected íhe íext and 
puf íhe manuscripf reading ai íhe fooí of íhe page. 

Excepí for íhe subdivisión inío chapícrs, íhe manúscripís 
are cníirely wiíhouí puncíuaíion or accenís. I have accordingiy 
püncíuaíed íhe íexf, and accenfed homonyms, iníerrogaíive 
pronouns, and íhe fuíure and pasí definiíe íenses of verbs. 

I wish ío acknowledge my indebíedness ío M. Alfred Morel- 
Faíio, Membre de rinsíiíuf de France; ío Dr. Hugo Alberí Ren- 
nerí, of íhe Universiíy of Pennsylvania; ío Sr. Ramón Menén- 
dez Pidal of íhe Universiíy of Madrid, and ío Fr. Jusfo Cuervo 
of Madrid, íhe learned ediíor of íhe vs^orks of Fr. Luis de Gra- 
nada, for valuable assisíance in íhe preparaíion of íhis volume. 
I wish ío acknowledge here also íhe many courícsies shown me 
by íhe officials of íhe Bibliolhéque Naíionale of Paris, of íhe 
Bibüoíeca Nacional of Madrid, of íhe Biblioíeca de la Real Aca- 
demia de la Hisíoria, Madrid, of ihe Library of íhe Hispanic 
Socicíy, New York, and of íhe Ticknor Collcclion, Bosíon. 



DIALOGO 

Entre Mcdrano Paje Y Juan de Lorca Mercader En Que 

Se Trata De La Uida Y Tratamiento De Los Pages De 

Palacio Y Del Galardón De Sus Serui?ios 

Díuidese En Qinco Capítulos 5 

CAPITULO I 

Primeramente sale Medrana a la sala y 
hallando en ella a luán de Lorca, dize: 

Medrano.— ¿De dónde bueno sois, señor? 

Joan de Lorca.— En Medina del Campo resido lo más del 10 
tiempo. 

Medrano.— ¿Y qué es lo que mandáis? 

Lorca.— Señor, seruiros. Aguardo aqui a vn criado del 
señor Duque, que se llama Godoy, amigo y señor mió. 



2. B. palé. — H. Lorza.— En los mss. B. y P. se lee siempre Lorca y 
en H. Lorza o Lorga. 

4. H. s. compuesto por Diego de Hermosilla Capellán del Empera- 
dor D. Carlos v Año 1543. 

5. H. c. partes de C— B. P. en 5 c. 

6. En los mss., se le halla despue's de «d¡zc>, 
8. H. hallado.— P. Juan.— H. Lorza. 

10. P. H. Juan. 
13. B. aqui vn. 



14 DÍALOGO DE LOS PAJES 



Medrano.— Pues, ¿mandáis que le llame, o le de algún rre- 
cado de vuestra parte? 

LoRCA.— Gran mer?ed, que él acudirá porque tengo vn ne- 
gogio con él. 
5 Medrano.— Si es tal que a mí se me pueda dezir, yo se lo 
diré, porque creo que está ocupado con el Duque. 

LoRCA. — Por cierto, señor, que avnque no sea sino para no 

daros ttravajo de yrle a buscar, se perderá poco en deciros lo 

qu[e] es. Yo, señor, traigo aqui [a] este muchacho, q[ue] es 

10 hijo mió, que sirva de paxe al señor Duque, que oguaño me 

h¡90 merged de regevirle. 

Medrano.— ¿Y a mucho tienpo que conocéis al Duque, mi 
señor? 

LoRCA.— Por gierto no, sino de quatro o ^inco meses a esta 
15 parte; que andaua su señoria con harto cuydado de hager vna 
moatra, y no hallava donde tornalla por falta de fiador, y sa- 
viendo yo quien era, salí por ella, y aun le presté trecientos 
ducados más para zierta necesidad; y él tuvo en tanto este pe- 
queño servicio que me dixo: «Señor Joan de Lorca, (que asi me 
20 llamo a vuestro seruigio), si tenéis algún hijo pequeño, llevád- 
mele, que me quiero seruir del en rreconogimiento de la buena 
obra que me haueis hecho». E yo vesé las manos a su señoria 
por la m[er9e]d. 

Medrano.— En verdad, señor, que lo podéis tener en mucho; 
25 que con otra tal como esa, (que fué revenirme a mí por paxe), 
pagó a mi padre y a mi abuelo y a un visabuelo muchos y se- 
ñalados seruigios que hicieron a sus antepasados y a él. 

Lorca.— Creólo, señor; pero vn serui^io aunque pequeño 
hecho en coyuntura, tienese en mucho. 



5. 


B. puede. 


7. 


P. s. por no. 


10. 


B. seruira. 


14. 


P. m. acá que. 


19. 


P. y me— El paréntesis es del copista 


25. 


P. como esta. 



diXlogo de los pajes 15 



Medrano. — No era mala ni de poca yiriporíangia en la que 
mi abuelo seruió a sü padre. 

LoRCA.— ¿Y fué? 

Medrano.— Yo os lo diré. Estando vn día en vna vaíalia que 
vvo entre el Rey de Castilla y el de Aragón, o pesar de los 5 
enemigos que hauian derrocado del cavallo a su padre, le sacó 
de la priesa y le siruió con el suyo, quedando mi abuelo a peli- 
gro de morir, si Dios no le ymviara socorro. 

Lorca. — Los señores deste tiempo ya no se veen en esas 
necesidades y nunca salen destas otras donde yo socorrí al 10 
señor Duque, que lo preció [en] más que el servicio de vuestro 
abuelo. 

Medrano.— Vien se parece en el galardón, y aun podria ser 
que en saliendo, (si fuese posible), de esa necesidad, como sü 
padre de la otra, se oiuidase, señor, de vuestro bijo, como bace 15 
de mí, que a más de diez años que le sirvo de paxe. 

Lorca. — ¿Y vuestro nombre, quál es? 

Medrano.— Medrano me llaman más que aprouecha, que es 
como llamar al negro Joan Blanco, pues mejor me conbendria 
Desmedrano. 20 



1. B. en lo que. 
11. MSS. p. el mas. 
16. P. de mi hijo q. 



CAPITULO II 

LoRCA.— ¿De quién podré ymformarme mejor de mi negocio 
y de lo que toca a mi hijo que de éste que a tantos años que 
sirue en palacio? Y pues Dios me topó con él, no quiero ser 
5 corto, mayormente aventurándose poco en preguntárselo. Se- 
ñor Medrano, yo me e visto más veges en mercados y ferias 
que en palagios de grandes señores; y ansi aunque traygo [a] 
este niño al señor Duque a que sirua de page, 9¡erto yo sé poco 
del oficio que ha de hager, ni del paradero del, ni del tráta- 
lo miento que tendrá, que deseo yo sea bueno, porque su madre 
le tiene muy regalado, tanto que apenas me le dexó traer; y 
pues me de^is que a tantos años que seruis deste ofigio, merced 
recluiré, (si no es ynportunidad), me deis alguna notigia de lo 
que digo. Entre tanto quiga saldrá el señor Godoy y trataré mi 
15 negocio. 

Medrano. — Por gierto, señor Joan de Lorca, no quisiera 
entrar en camino tan largo y travajoso, siquiera por no traer a 
la memoria la malaventura pasada, pues vasta la presente para 
sobrar duelos que contar. Pero, porque no digays que soi avaro 
20 de lo poco que me cuesta, lo haré. Tomad esa silla: no estemos 
este rrato en pie, y daros e quenta de nuestra vida, aunque 
breuemente, por no cansaros. 

Haueis de sauer, señor Joan de Lorca, que en Castilla, an- 
tiguamente, a los que seruian de este ofigio de page los llama- 
25 van donceles, como aora llaman doncellas a las que sirven a 
las señoras, si nunca fueron casadas; que page es vocablo 



2, P. mejor de ninguno y. 
11. P. me lo dejo. 
26. P. señoras que n. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 17 



extranjero, y ansí comemos a la extranjera: tina parte de vianda 
y tres de carne. ¿Entendéis? Hablando con acatamiento, mayor- 
mente que son como los perrillos en otras casas que comen 
los [h]vesos que dejan sus dueños; acá comemos lo que sobra 
al mayordomo, y a los otros oficiales; que os digo, tendríamos 5 
harto trauajo, si no fuese por vna escudilla de caldo que nos 
dan, tal que aunque [se] os cayga sobre la capa, después de 
enjuto, no ayais miedo que os quede mancha de la grasa; y si 
van a la cocina por algo para nosotros y está su^io o mal 
cogido o asado, digen luego, que no ymporta, que para los 10 
pages es. Y si pensáis que el relucimos algunas ve?es las 
caras, es de gruesos, engañaysos, que no es sino de limpiar- 
nos a los manteles y dellos se nos pega lo gordo que parece, 
porque les sobra lo que falta en las escudillas. ¿Pensáis que 
en balde se di?c, que el que anda en palaíjio a menester tener 15 
la cavega de hierro y el estómago de cobre? 

LoRCA. — Degid, señor Medrano, ¿en la olla no echan la 
carne gorda; sí que no la quitan la gordura para echalla a 
coger? 

Medrano.— No, sino después de cogida, saca el coginero la 20 
grasa para potajes y aun para él y sus amigos, de manera que 
cuando llega a nosotros, ya va acrivado y en linpio. 

LoRCA.— ¿No os dan algún poco de vino? 

Medrano.— Sí, alguna vez de la taberna de los perros de 
caga del Duque, que andan devajo de la mesa. 25 

LoRCA.— Con esas comidas, no es de maravillar que sean 
tan golosos como por allá se suena. 

Medrano. — A la fe, señor, en eso somos peores que gatos; 
que aun ellos escarmientan, si los castigan, y nosotros aunque 
nos maten, no dexamos de aprovecharnos de lasvñas. ¿Nunca 30 



11. 


H. relabarnos. 


14. 


P. falta a las. 


18. 


B. se que; P. si que no le, 


20. 


B. cogido. 


24. 


B. perros del D. 


30. 


B, dexaremos. 



18 Dli^LOGO DE LOS PAJES 



oyisteis, señor, contar de un pagc, que sacando de la mesa de 
su amo vna tortilla de [hjvevos con su miel y todo, por no 
tener a mano donde escondella, se la puso sobre la cávela y la 
gorra encima, y le cor[r]¡a la miel por la cara abajo; y a otro 

5 que se metió en la bragueta vna perdiz asada, quedando vna 
pierna de fuera, y llegándose a levantar vn plato, prendió la 
vña a los manteles y se los llevó tras él; de que se reyeron 
harto los grandes señores que alli comían, estar a la mesa 
sirviendo, los carrillos llenos y tragallo sin mascar como 

10 ansarino? Esto es lo ordinario. Entended que el papo de page 
y papo de buytre, que es todo vno. Avn agora tenemos media 
vida después que los señores, por sus aorros, quitaron los de- 
rechos a los rreposteros de plata; que quando los llevaban ellos, 
nos persiguian terriblemente. Pero agora todos somos a vna. 

15 LoRCA.— Dezid, señor Medrano, de esos ruynes tratamien- 
tos que re^evis, ¿quien tiene la culpa? 

Medrano.— La mayor parte está en los oficiales de casa; 
que el señor ya nos da nuestra rabión tasada. Mas los oficiales 
son tan apocados que tras que ella es poca, nos la apocan mas. 

20 LoRCA.— Pues si en esos está la culpa, ¿porqué no os 
qüeja[i]s a los señores para que lo rremedien? 

Medrano.— Vicn dcfis, si eso fuese remedio. Los chicos no 
osan a los grandes. Luego se lo ponen en punto de onrra, 
diciendo que no es de hombres honrrados quexarse por el 

25 comer; avnquc page grande respondió vna vez a un oficial que 
se lo dijo: «pues pese a tal en esta casa que no nos dan otra 
cosa de que nos emos de quejar sino del comer, si es poco y 
malo.» Y ya que alguno se atrcüe a quejarse, luego el señor 



4. 


B. coria por. 


7. 


P. vna cn 1. 


10. 


P. cnted que es papo. H. que es papo dése 


13. 


P. lleban. 


14. 


P. persiguen. 


17. 


P. mayor culpa. 


21. 


B. señores que. 


28. 


P. atreba. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES í9 



para ynformarse [no] llama a los otros qtie rreziüen el mismo 
agravio, sino a los mismos oficiales que le ha^en, y (Jireles: 
«Mirad que se me quexan desío: remediadlo. > Responde eston- 
ces el otro: «Vonito, quien a vuestra señoría viene con esto; 
deve ser algún rüyn; que yo prometo a vuestra señoría que no 5 
ay casa de grande en España donde tan vien tratados sean los 
criados como en esta casa de vuestra señoría, a lo menos 
después que yo tengo el cargo, y que no me reveo en otra cosa 
mas, porque sé que ansi lo quiere vuestra señoría. El que trae 
esas nuevas deve ser muy rregalado y quiere que le sirvan 10 
como a vuestra señoría.» A esto responde el señor muy satisfe- 
cho de que es verdad: «Yo lo creo y ansi os encomiendo tengáis 
todo cuydado dello, como entiendo lo habéis.» De manera que 
el pobre que se qu[c]ió, ganó dos cosas: mal crédito con el 
señor y mayor enemistad con el oficial, para que si lo ha^ia 15 
rüynmente, lo haga peor. Veis aquí, señor, porqué sufrimos 
y pasamos con nuestra malaventura, sin hir a los señores 
por rremedio, porque al cavo emos de quedar cornudos y 
apaleados. 



3. 


P. 


rcmedialdo. 


5. 


P. 


debe de ser.— P 


8. 


P. 


no me rreboco. 


14. 


B. 


gana. 


19. 


B 


apaliados. 



y yo. 



CAPITULO III 



LoRCA.— Ya me paregc que estoy vien ynformado en lo que 
toca al comer, y si no es descomedimiento, olgaria de entender 
en lo del vestir, como les va. 
5 Medrano.— Señor, muy vien, ¡vendito Dios!, porque de 
palabra cada ano nos dan librea. 
LoRCA.— ¿Y de obra? 

Medrano. — Nos contentaríamos con [una] de tres en 
tres años. 
■jQ LoRCA. — ¿Pues como os rrcmediays? 

Medrano.— El que tiene padre o madre o curador, acude a 
ellos o pasa como puede. 

LoRCA. — Esso me parege, «llámate mió y busca quien te 
mantenga. > 
-¡5 Medrano.— Poco menos. Calcas y zapatos dan abasto, que 
primero a de dar el gapato vna buelta al pie como el sol al 
mundo, que os den otro, y como pagan tan vien a los capatc- 
ros, danlos ellos tales que alguna vez no llegan a casa sanos, 
y hádenlos de tan buena gana que vn dedo de grueso de la 
20 planta del pie gastamos en ydas y benidas primero que los 
traygamos. 

LoRCA.— Para eso buen rremedio: si vn zapatero no os los 
da buenos, yr a otro. 

Medrano.— Eso seria, si llevásemos el dinero en la mano, 
25 pero son fiados. 



5. P. Deso señor. 

8. P. contentaríamos de tres. H. con tres de en t. 
17. P. oíros. 



diAlooo de los pajes 21 



LoRCA.— Y aun de ay, viene esotro. 

Medranc— Las caigas, que por las rodillas parezcan luna 
llena, y por las otras partes salga la camisa a vocadillos, como 
mangas de damas, y el peal fuera a manera de calgon; no ay 
que ablar en ello; y avn si entonces le piden al mayordomo, 5 
dige: «Ansi se an de criar los muchachos, y que mientras lo 
son, les pare?c muy vien andar rotos>, y otras escusas y 
gracias a este tono. Y aún hartas ve?es nos estamos en la 
cam.a fingiendo enfermedad, y el mayor dolor que tenemos es 
de caigas y gapatos, 10 

LoRCA.— A mi ver no tienen ragon. 

Medranc— ¿Y cómo que no la tienen? Que mas caigas ronpc 
aora vn page en vn año que en tienpo de mi agüelo en tres; 
porque cada nonada que aveis de hablar con vuestro amo o 
ama, aveis d[e] estar de rrodillas, aunque sea la müger de vn 15 
escudero o mercader o bachiller; y si os descuydais, allende 
de su rrepreension, si por vuestros pecados el mayordomo [o] 
mestresala os uee(n), no os yreis en dulge. Verdad es, que lo 
que alli gastamos y rronpemos, aorramos en la yglesia; que 
avnqüe algen el sanctissimo sacramento y nos estemos sen- 20 
íados, el señor ni los oficiales no hagen caso dello, ni hablan 
palabra, porque alli podemos estar como quisiéremos, y en 
casa como a ellos les parege, conforme a sus geremonias, y 
con ronper mas como digo, nos dan menos que entonges. 

LoRCA.— No lo entiendo; porque después que aqui estamos 25 
hablando, e visto salir dos o tres pages vien ataviados; que no 
cuadra con lo que dcgis, 
!, Medranc— Ya será posible; porque se lo abrán dado sus 
padres o de sus hagicndas, Y tanvien que sienpre ay en casa 
de los señores dos o tres priuados, que los llaman ansi porque 30 
mas particularmente traían y siruen a los señores, el vno de 



2. 5. lana llena. 

14. P. a cada. 

18. P. no yreys. 

19. P. ygl. porque a. 



22 diXlooo de los pajes 



pagc de rrccados, que por otro nonbre allá llamáis alcaüeíe, y 
oíros de rrasírear como podencos, en casa y fuera, qué contar 
a los señores, que su nonbre propio es parleros o chismeros; 
y a estos tales por los buenos semidiós sienpre les dan de la 
5 cámara del señor alguna ropa, y para que, pues se aventajan 
en el serui^io, sean aventajados en el tratamiento. 
LoRCA. — No tengo esta por muy gran ventaja. 
Medranc— Acá sí; aunque vien entendemos que los que lo 
ha^en, quieren más vna blanca de prouecho que dos maravedís 
lO de honrra. 

LoRCA.— Si yo fuera el señor, destos tales no me fiara 

mucho, porque assi como a mí parlan lo que los otros di^en y 

hazen, parlarán lo que a mí vieren y oyeren; que al fin la mala 

costunbre dificultosa es de perder, y el que la tuviere en la 

15 mocedad, dicha será si en la vejez la dexa(n). 

Medranc— Vien dezis: como los señores [son] ciegos de 
sü apetito, no miran en ese ynconviniente, y lo que peor es, 
que los que tienen este vifio de parleros, quando les faltan 
verdades que degir, tanvien echan mano a las mentiras, y en 
20 dos palabras malmeten con los señores a quien ellos quieren; 
y se está[n] vien descuidados, y íienenlos tanto secreto, porque 
no dejen el oficio, que ya que el otro se quiere disculpar y des- 
mentir al que lo dixo, no osan declarar el autor, ni sacareys 
dellos mas de «a mí me lo dijeron y sé que es ansi.» 
25 LoRCA.— En mentira suelen de^ir que aplace la chismería, 
mas no (en) el chismero. 

Medranc— Entre los buenos asi avia ello de ser y quifa en 



2. 


P. en contar. 


7. 


P. eso. 


10. 


B. homrra. 


11. 


P. Yo si. 


16. 


H. enfermedad dicha.— P. H. si con la v. 


21. 


M.SS. si esta bien descuydado. 


22. 


P. se quiera. 


25. 


B. sacare yo. 


27. 


B. ser que el. 



DIÍLOQO DE LOS PAJES 23 



el tiempo bueno lo era; pero en éste, lo vno y lo otro deve de 
contentar, pues vemos que en las casas de los señores, ellos 
medran y desechan el pelo malo que los buenos nunca pueden 
sacudirle de sí. 

LoRCA.— Esa falta párcheme que deue de estaren los amos. 5 
Medranc— Es verdad; que de entender y conocer ellos la 
boluntad de sus dueños, viene todo el mal. 

LoRCA. — Otras causas deue de auer para su buen trata- 
miento, porque e visto yo muchas ueges más pages y lacayos, 
y no es posible tener todos ese ofifio, ni dárseles esa entrada a 10 
tratar con ellos. 

Medranc— Ya seria posible que esos tales cavalieros sir- 
viesen alguna dama, y por seruigio della diesen esa librea. Mas 
deso, no ay que ha^er caudal. 

LoRCA.— ¿Porqué? 15 

Medranc— Porque, como por locuras [se] viene, en locuras 
se va; que no ayais miedo se conpre casa ni viña dello; y aun 
de gastarse eso en burlas, viene a ratos a faltar para las veras. 



1. 


P. 


debe contentar. 


4. 


P. 


Sacudir de. 


5. 


P. 


debe estar. 


6. 


B. 


conocer la. 


8. 


P. 


debe aber. 


10. 


B. 


d. entrada. 


13. 


B. 


d. librea. 



CAPITULO IV 



LoRCA. — ¿Después de pasado el íravajo del día, reposays la 
noche? 

Medrano.— Pues no, como mür^iegalos. A la vna, o a las 
5 dos, o mas tarde, nos vamos [a] acostar, y si pensáis en qué 
camas, que ni saueis quál es la manta ni la sávana, porque 
todo está de vna color, y avn en lo delgado no se echa mucho 
de uer; finalmente no ha^en m.as diferencia que sean para pages 
que para galgos. 
10 LoRCA.— Todo eso a mi juicio se puede tomar en paciencia, 
a trueque del peligro que en oíros tiempos de poca paz tenian 
los pages, llevando las langas de sus amos en la batalla. 

Medrano.— ¿Creeys, señor Lorca, que falta aora, y que es 
pequeño el íravajo que se padege, esperando, tenblando de 
15 frió, que nuestros amos acaben de jugar, que alguna vez nos 
amanece alli; o de íencr palagio a su dama, mayormeníe que 
aconíeze pagar al pobre page la poca ventura del naypc, o 
dados, o desabrimiento de la dama? 

Lorca.— No tengo por muy sabrosa esa vida. 

20 Medrano.— ¿Sabrosa dezis? Si la miíad pasásemos por 

amor y scrui^io de Dios, como eramos obligados, a muchos 

de nosoíros vesarian la ropa. Y ansi lo sinfió vna dama que 

dixo a dos o tres criados de vn gran señor, que [como] vn día 



4. P. murciélagos. 

7. P. p. todas están.— P. ni aun. 

11. B. que oíros. 

17. P. el pobre. 

25. M.SS. que con. 



diXlogo de los pajes 25 



desesperado, [no] yvan iras su amo, sino que se quedaron vn 
poco airas: «¿Dezid, adonde vays, mártires del demonio?» 

LoRCA. — A lo menos, si dixera del mundo, no se avia enga- 
ñado mucho, pues por las cosas del se ponen a tantos íravajos. 
Pero, degidme, ¿con qué salsa comeys la vida que me aveis 5 
contado? 

Medrano. — La principal y mas gustosa es la livertad con 
que nos dejan viuir, pues podemos jugar, jurar y perjurar, y 
bellaquear a nuestro gusto; que como tengamos alguna cuenta 
con seruir, no ay nadie que la tenga con nosotros para que 10 
seamos christianos, ni avn buenos; y como esto cuadre con la 
poca edad que tenemos, todo lo demás se nos ha?e llano. 



6. B. contando. 

8. P. vibir que podemos. 

9. B. bellacar. 

10. B. Faltan las palabras: con seruir, 



CAPITULO V 



LoRCA.— ¿Qué galardón esperáis de vuestro señor al cavo 
de la jornada? 

Medranc— El muy (h)ordinar¡o suele ser por vna nonada 
5 que no pesa vna pluma, fingir el señor gran desabrimiento 
por echarnos de casa por librarse y eximirse de la obligación 
que nos tiene, cargando sobre nosotros su culpa, publicando la 
larga ynten^ion que tenia de habernos vien, si por nosotros no 
lo desmereciéramos; y qüando esto no[s] sucede, siempre nos 
10 dan algún cargo y oficio en casa o fuera. 

LoRCA.— ¿Cómo ay oficios y cargos para tantos?, porque si 
no me engaño, c visto en casa del Duque mas de veynte pages. 

Medranc— Agora saucys que los estudiantes de las vni- 
versidades, y los pollos tardíos, y los pages de palacio somos 
15 iodos de vna condición; que veréis vna gallina con veinte o 
treinta pollos, y los vnos lleva el milano, otros se mueren de 
dolencia, [y] los otros en alguna disgracia, de manera que de 
todos no llegan [sino] de tres o quatro al gallinero, Y si los 
estudiantes viniesen a ser todos letrados, avaraíarian su oficio. 



2. P. vucslro seruicio. 

4. P. El mas. 

6. P. para echarnos. 

9. H. no nos. 

11. P. ni cargos. 

14. B. somos de v. 

15. M.SS. con 20 o 30. 
17. P. otros han a. 

19. P. abarataría. 



DIÍLOOO DE LOS PAJES 27 



Asi nos acontece a nosotros, que somos quinze o vcyníe: 
algunos se mueren sin llegar a edad de poderles dar nada; 
oíros llevan sus padres, conociendo lo poco que de aqui an de 
sacar; y otros que se ven ya hombrecillos y se pregian de la 
onrra, entendiendo el poco remedio que esperan, se van a las 5 
Yndias, oíros a Ytalia, escogiendo por mejor genero de mueríe 
la violencia que allá pueden rre^cuir, habiendo su deuer, que la 
^evil hanbre que en palacio les aguarda. Y algunos por no 
sufrir los malos tratamientos que otros mas ruynes que ellos, 
por ser oficiales en aquella casa, huelgan de perder lo servido 10 
por no echar la soga tras el caldero. Y deste modo, de toda la 
mülíitüd de pages, quedan a lo mucho ?inco o seis destos, 
quando llegan a ser hombres. Al page que os dixe de rrecados, 
ha9e[n]le camarero, porque es anexo al oficio primero. Al que 
veen que es vn poco pisaverde, polidete, hádenle maesíresala 15 
para que, pues a el no se saue gouernar, gouierne a los pages; 
y de aqui na?en harías falías de nosoíros. Al que sieníen que 
se parece a la picaza en el guardar y al íienpo en el endurar, 
porque siempre fue malaveníurado, canonifanlc por mayor- 
domo, y si acaso sale liberal, dúrale poco el oficio. Al que saue 20 
vn poco escreuir, mas que los conpañeros, señálanle por 
secreíario, como si en aquello esíribase el oficio. Al que sale 
baratón, tranpisía y largo de congien^ia, nunca falía [oficio] de 
coníador o hacedor de rrcnías. Al que entienden que es amigo 
de vestías, danle cargo de caballeriza por no le sacar de sü 25 
natural. Desta manera distribuyen sus oficios, y nos pagan a 
nosotros, y andan gouernadas sus casas como ellas merefen, 
porque no traen cuenta con los cargos, sino con las personas. 



1. 


B. 15 o 20. 


2. 


P. poderlos. 


4. 


B. se van. 


12. 


P. a lo menos. 


14. 


B. a el que. 


18. 


P. a el tiempo en el durar. 


22. 


B. si en queso estuviese. — B. el que. 



28 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



y pocos salarios: y como son tan mofos, antes que fomen tino 
a los oficios, an hecho vn millón de necedades, mayormente si 
el señor no les saüe advertir ni encaminar. A otros, que pecan 
de otros umores, danles alguna tenencia, donde toda su vida, 

5 si son buenos, mueren de hanbre. 

Ya, señor Lorca, os e dicho, en suma, lo que me mandastcs, 
y lo que yo e entendido del palacio en los años que e estado en 
él; y creedme que mal viejo es no medrar, pues a tanto tiempo 
que Marcial dixo que en palagio tres o quatro eran los que 

10 medravan, que los demás, de pura hanbre, andavan amarillos. 
y con esto me dad lifengia y llamaré al señor Godoy para 
vuestro negocio, y él, si quisiere, os podrá mejor de^ir e ynfor- 
mar mejor del resto. 

LoRCA. — Aveisme hecho tan gran merced, que os quedo 

15 para toda mi uida en obligación, y ansi os lo seruiré en lo que 
me quisieredes [mandar]. Al señor Godoy decidle que le espero, 
y entre tanto que viene, yo quiero pensar lo que me cumple 
según lo que de vos e oydo, y podría ser mudase el parecer 
que írage. 



1. 


P. toman. 


3. 


P. adberlir y c. 


4. 


P. destos humores 


18. 


B. mudarse. 


19. 


írage=íraje. 



COLOQUIO SEGUNDO 

Entre Godoy y Joan de Lorca. En que se traía ansí mismo 
de la merced y galardón que rreziuen los pages cuando 
los sacan de aquel ofi9¡o y les dan otro, y de la poca 
amistad que a ve^cs se guardan, y de la que algunos se 5 
fingen en daño de sus dueños; y del nombre de los sobre 
señores, y de la privanza y mando absoluto que tiene el 
que lo es; y ac[c]identalmeníe de la diferencia que ay de 
cavalleros a yjosdalgo, y de la etimología y uso desta 

palabra Don, y de la deste nonbre señor. 10 

Divídese En Seis Capitulas 
CAPÍTULO I 



Godoy. Señor Lorca, perdonadme, que aunque vn page 
me dijo que csíavadcs aquí, no e podido salir aníes; que el 
Duque me a tenido enbaragado. 15 

Lorca. Vésoos, señor, las manos; que en qúalquier tiempo 
se me ha^e, y resgiüo yo muy gran merced. 

GoDoy. Pues, ¿qué mandáis, señor Lorca, por acá? 

Lorca. — Bengo, señor Godoy, a que el Duque me haga la 



9. P.H. c. e hijos de algo. 
13. B. Godoi.— P. perdóneme 



30 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



merced que me prometió en Medina, delante de vos, que fue 
re^euirme a este muchacho por su page. 

GoDoy. — Esso es muy justo que el Duque lo haga, e yo le 
quiero entrar a degir como estáis aqui. 

5 LoRCA. — Esperaos, señor, vn poco, que tiempo abrá; que 
primero quiero daros quenta de mi ynten^ion y proposito. 

GoDOY.— De?id, señor, lo que mandarcdes, que yo holgaré 
de encaminaros en lo que supiere. 

[Lorca].— Yo venia, señor, con fin ^e que su Señoría, 

10 cumpliendo su promessa, rc^iuiese este mi hijo en su serui^io; 
y después que entré en palacio, avnque no a mucho, algunas 
cossas que he uisto y otras que me an d[ic]ho, me Yia<;en 
estar perplejo; que no sé quál camino me tome. Por vuestra 
parte conozco que a mí me hera muy gran honra dexar mi hijo 

15 en seruifio de tan principal señor y donde se enseñara (h)a ser 
hombre; mas, por otra, he entendido o presumo que en los 
palacios de los señores, por la poca quenta que con los mocha- 
chos se tiene, olvidan a vezes lo vueno con que vienen y apren- 
den lo malo que no les conuiene. Y avnque yo tengo poco, no 

20 2S tan poco, ¡Bendito sea nuestro Señor!, que dándome Él 

salud, y sub^ediendo bien mis negocios y tratos, no puedo 

dexar a mi hijo honestamente de comer; que mi principal 

yntento de traerlo a palacio, mas hera para que tratando él con 

I buenos fuera vno dellos que por el ynterese que de hacienda 

25 se le auia de seguir, aunque adonde concurre todo junto, tanto 

mexor. Heme ynformado de lo que passa en las cassas destos 

sseñores, y hallé que aprenderá poco y gastará mucho, y sin 

prouecho; y si ello es ansi o no, suplicóos, que como señor y 

^ amigo y tan vuen cauallero me lo declaréis sin que en ello aüer 

30 dobladura ninguna; que del secreto que se requiere estaréis 
bien seguro. 



6. P. primeramente. 

16. B. presumo ser en. 

19. B. conuicnen. 

29. P. sin ello. 



31 diXloqo de los pajes 

GoDoy. — Por ficrfo, señor Juan de Lorca, no quisiera que 
sobre mí (h)echarades tan gran carga y peligrosa; pero porque 
os tengo por amigo y hombre honrado, y que hifierades vos 
otro tanto conmigo, si dello tuviera necesidad, haré lo que me 
pedís, siquiera por no parecer a la condición de los puercos 
que enlodados ellos, querrían enlodar a los demás. 



2. P. echarays. 
4. P. vbicra. 



CAPITULO II 



Prosigue GoDOY. 

En qüanfo al tratamiento que se hage a los pajes ansi en 
comer, dormir, vestir, calcar y castigo de sus írauesuras, mexor 
5 lo sabrá vno de los que lo son al presente, porque qui?a en mi 
tienpo no era lo que agora, o agora no es lo que entonces, o 
por falta de no ser los señores los mesmos, o por la ruindad 
que ya saue la gente en naciendo; mas lo que toca al prouecho 
que, quando Dios quiera, vuestro hijo podrá sacar de su 

10 seruifio, os diré lo que siento, conforme a lo que agora al 
presente se usa; que esto deueys pretender saber, porque 
queriades, que ya que vuestro hijo siruiese, que a la postre 
medrase y no pares^iese aver gastado el tienpo en vano. 

LoRCA. — Vos, seiior, lo de^is como quien sois, y confiado 

15 desto, me e declarado con uos lo que no hiciera con otro. 

GoDoy.— Saued, señor Juan de Lorca, que en cassa de los 
grandes señores, como el Duque mi señor, ay de (h)ordinario 
muchos oficiales, como son Camarero, Secretario, Mayor- 
domo, Maestresala, Cauallerizo, Contador y Thessorero, los 

20 quales por la mayor parte los dan siempre a los pajes que se 
crien en sus casas, ansi para seruirse dellos como para honrar- 
los y aprouecharlos. Ay tanvien Beedor, Botiller, Repostero de 
estrados. Repostero de plata, Conprador, Despensero, Repar- 



4. P. castigar. 

5. M.SS. sabrán. 
15. H. me declaro. 

20. P. paxes que sirben. 



diXlooo de los pajes 35 



íidor, y Escriuano que llaman de rabiones; pero porque csíos 
nunca los tienen personas de tanta estofa, los dexaremos estar. 
Los primeros, como dixe, se reparten y proveen a los que 
sacan de pajes, por ser ya hombres. 

LoRCA.— De los tres oficios principales, como son Cama- 5 
rero, y Mayordomo, y Secretario, ¿qual tenéis, señor Godoy, 
por de mas calidad? 

GoDoy.— Cada vno de esos oficiales pretende ser el suyo el 
mcxor, y vusca rabones con que defendello. Y pues entre ellos 
dura el pleito, no quiero entremeterme a juzgallo. Solo diré lo 10 
que es anexo a esos oficios, y senténgielo quien quisiere. 

LoRCA. — Esso me vasta a mí. 

GoDoy. — Del mayordomo confia el señor la [hja^icnda y 
gfouernafion de su casa; del camarero, los aderemos de su 
persona y cassa y la mcsma persona en alguna manera, porque 15 
de ra^on a de dormir mas ^erca del que de otro ninguno; de la 
fidelidad del secretario, la honra que se atrauiesa en los nego- 
cios de ynportan^ia que el señor trata, y pasan por su mano. 
En las casas [hay] a lo menos estos tres oficiales señala- 
dos, porque donde ay sobre señor, él los [hja^e todos y 20 
muy vien a su parecer. Seos dcfir que [en] las leies de las 
Partidas, donde se ponen los oficios de la Cassa Real, y los 
oficiales dellos, y las partes y calidades que an de tener, y lo 
que a sus oficios toca y pertenes^e, y como los an de seruir y 
exer^itar, el primero es el Capellán mayor, y luego el Chan^i- 25 
11er, y tras él, el Camarero, y después [él] el Mayordomo. Por 
ventura de alli se podría tomar alguna claridad de lo que 
preguntáis. 

LoRCA.— A quien le fuere algo en ello, váyalo a preguntar; 
que yo mas lo pregunté por curiossidad que por necesidad. 30 



1. P. escriuano de rra?ioncs.— 11. H. quisiese— 14. P. adrezos. 

16. B. serca. 

19, M.SS. menos questos. 

22. B. nota marginal: Nota par. 2.* ít." 9.** al principio del I. 4. 12 y 14. 

24. B. P. que es a. 



54 diXloqo db los pajes 



Pero tornando a nuestro proposito, ¿siempre ay tantos oficios 
vacos como de^is, para proveer a los que salen de pajes? 

GoDoy.— Por marauilla sacan muchos juntos, y si aciertan 

a salir entretanto que ay oficios que darles, siruen d[e] escude- 

5 ros, continos, o gentiles hombres, que por no los llamar pan 

perdidos, valdios, o pauiotas, les ponen tales nonbres, y en 

bacando el ofigio, vanle los señores proueyendo. 

LoRCA.— Mucho se olgarán los vnos con los otros en avcrse 
uisto niños y pajes y después verse todos con oficios hónra- 
lo dos, y siempre se ternán amor y gran voluntad. 

GoDOY. — Ansi auia ello de ser, pero es al reucs; qüe-en 
viéndose todos oficiales, y que tienen alguna parte o priuanga^ 
con el señor, se quieren comer los vnos a los otros, como los 
perros, que di^en, de Zorita, o los pollos que chiquitos son 
15 muy hermanos y en criándose se matan a picadas; porque la 
cmvidia de que el señor adelante a vnos más que a otros, 
^ y les muestre fauor, caussa en ellos tan gran discordia que 
no deuiera ser mayor [la] de los hijos de Jacob con su her- 
mano Josep. y con estas entrañas, y no acordándose que la 
20 amistad a de ser ynmoríal, el que puede, a socapa, pegar al 
otro, no se la perdona. 

LoRCA.— ¿Que llamays a socapa? que no entiendo esa ma- 
nera de defir. 

GoDOY.— Que fingiéndose mui amigo todas las ve^es que 
25 alia ocasión con el señor, como quien no lo a deseo, le mete la 
langa hasta el regatón; y ai algunos tan diestros en maldades, 
que lo primero que hagen es loar mucho al señor a aquel, de 
quien le quieren degir mal, y después de loado, hádenle comer 
vn pero que no es de vanos ni de [e]neldo, o con vn sino le 
30 hazen perder los estriuos, y a pocos golpes tales, le echa[n] de 



16. P. adelanta. 

17. P. muestra. 

18. M.SS. mayordomo el. 

19. B. acordándose en la amistad de. 
29. B.H. neldo. P. eneldos. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES S5 



la silla, donde el señor le aiiia puesto o le quería poner. Y acon- 
tece a ve^es ser los competidores tan mañosos que avnque se 
desean veuer la sangre, se hagen a vna para pelear al señor, 
con temor que el vno no ympida al otro su fin y proposito. 

LoRCA.— De manera que paga el señor el alboroque de la 5 
fingida amistad que ellos se muestran, aprouechandose del 
refrán que dige: «hazme la varua y haréte el copete. > 

GoDOY.— Vos lo dc^is como ello pasa, y con esta maña a 
emfranbos, tiene el señor por muy vuenos y leales seruidores, 
y saue Dios lo mexor. 10 

LoRCA.— Pues alguno[s] de los otros criados que lo entien- 
den, ¿como no desengañan a su dueño? 

GoDoy.— Porque con sus cautelas y tratos tienen tan ficgo 
al señor que avnqu[e] él mismo lo viese y caycsse en ello, no 
lo creería, quanto mas digicndoselo otro, y seria pagado de su ^g 
vuena yntcnfion con avorrefcUe; y ¡ai del! si los oíros lo 
sintiesen. Y con esto, el criado fiel nunca escapa de asno 
perpetuo, pues que en la cassa donde abierta [a] hauer sobre _^ y 
señor, entonces es el pasaticnpo de veras y la mala ventura i 
por junto. 20 

LoRCA.— ¿Qué quiere dcgir sobre señor, que asta agora, 
jamas oy tal oficio? 

GoDoy.— Pues yo os lo diré. 



15. M.SS. creerían. 



CAPITULO III 



GoDoy.— Haucis de saucr, señor Lorca, que hen la hera 
[en] que estamos, ay gran parte de señores o la mayor, que ni 
oyen por sus oídos, ni uen por sus ojos, ni hablan por sü 
5 lengua, ni mandan por su voluntad, ni comen con su gusto, ni 
entienden por sii entendimiento; antes para hazer todo esto, 
husan como de ynstrümento, de algún criado, a quien aman 
fuera de toda razón y a quien son mas sujetos que los niños de 
las escuelas a sus maestros, y los traen siempre colgados de 

10 las orejas como alanos. A estos tales llamo yo sobre señores, 
porque los amos los son a ellos ynferiores. 

Lorca. — Macedme entender como puede ningún criado 
alcanzar tanta priuanza que sobrepuje y exceda a la ra^on y a 
toda ley divina, humana y natural, que es mandar el señor y 

15 obedecer el sieruo, saluo quando el amo carche de entero 
juigio; que eníon^es justo es que algún hombre honrado le 
gouierne. 

GoDOY.— Por la mayor parte llegan a este punto y son 
dignos deste nombre de sobre señor, los que en lo exterior 

20 ha^en creer a sus amos que les duele y llega al anima la 
perdida de su hacienda y honra, y que no se desuelan en otra 
cossa sino en acrecentarla y en allegársela; que esta es gran 
red para tomar pájaros. Y quando por otra via no pueden 
persuadirlos, danles a entender que tienen mucha costa, que 



4. 


B. 


odios. 


11. 


B. 


son dellos 


20. 


P. 


a la anima 



diXlooo de los pajes 37 



dan grandes partidos y rabiones a sus criados, y quedándoles 
lo que a ellos les toca al seguro y avn a(h)umentando, procuran 
de disminuir la miseria que los otros llenan. Y devaxo destc 
titulo trata[n] de que su amo despida [a] algunos, no porque 
siruan mal, sino porque a él no conviene que estén en cassa. 5 
Y de aqui nage que los amos no tienen a los otros criados por 
quien ellos son, sino por los que el señor sobre señor quiere, 
que no es pequeño trauaxo. 

LoRCA. — Según esso, no deucn aver agora señores que 
hagan lo que de vno e oydo contar. Y es que vn sobre señor 10 
de essos que de?is quiso húsar de esa maña con su amo, y 
como la nobleza y generossidad del señor deuiera sobrepujar a 
la malicia y astucia del criado respondióle: «Pues tracdme vn 
memorial de lo[s] que parece he menester y son ne^essarios 
para mi serui^io y de los que es vien despedirlos». El otro muy 15 
contento, pensando llenar [hjecho su negocio, trajo el memorial 
que él le pidió. Visto por el señor, dixo: «Estos se queden, 
porque yo los e menester, y hesotros tanbien, porque ellos me 
an menester a mi». 

GoDoy.— De vna señora viuda e oydo- degir esso, aunque 20 
otros digen, aconteció a Don Alonso Carrillo, ar?ovispo que 
fué de Toledo; mas quienquiera que haya sido, mostró vien la 
grandeza que en los corazones de los señores a de aucr; que 
en esto se an de auentajar ellos a los demás; que si no son 
señores ni los hemos de tener por tales, sino por tener hacienda, 25 
muchos ruynes y vajos tienen más que an menester, ni su estado 
requiere. 

LoRCA.— Queréis sentir, señor Godoy, lo que yo acostumbro 
a de?ir de las ydalguias, que a mi parcs^er principalmente no 



1. 


B. quedando lo que. 


11. 


P. c. mañana. 


13. 


B. austi9ia.— B. respondiólo. 


14. 


B. s. nes.os 


23. 


M.SS. s. an de. 


28. 


P. Q. saber.— B. acostumbre. 



38 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



J 



consisten en la liveríad de los pechos y tribuios, sino en la 
virtud y magnificencia de los corazones, y en las obras heroycas 
con que ellas se adquirieron; y los que agora quieren estribar 
y presumir dellas, faltándoles nobleza, con que sus pasados 
los ganaron y se an de sustentar, llamólos yo libres, mas 
no hidalgos: quiero de? ir, que go?an de la libertad de hidalgos, 
pero yndignamente, pues no tienen los [h]echos. 

GoDoy. — De esa vuestra opinión creo yo que nas9¡ó el 
proueruio de que «hese es ydalgo que haze las obras». 

10 LoRCA.— Vna cossa me cae en gracia y es la fuerza que 
hagen en que sus pasados fueron muy amigos de sus honras, 
y que por ellas, sin temor ninguno, aventuraron sus vidas, 
siendo ellos tan malaventurados que por quatro maravedís 
aventuran sus almas y honras. Vien confiesso que la vondad 

15 de sus mayores, liueralidad, animosidad, proezas, y vuena 
christiandad, sobre todo, les ganó a ellos la libertad que 
tienen, porque mas por el serui^io de Dios y vien de la república 
que por su propio ynteres, si no era de la honrra, pelearon 
sienpre con sus enemigos der[r]amando su sangre; y por esto 

20 vinieron a dexar de sí perpetua memoria; y siendo los descen- 
dientes tan ruynes, piensan que con el buen jabón de sus ante- 
cesores an ellos de sacar sus manchas. 

GoDoy.— Parescemc, señor Lorca, que queréis decir lo que 
Vlixes respondiendo a Aiax Thelamonio, quando pedian anbos 

25 las armas de Achiles, por auerse Aiax alauado que descendía 
de la sangre de los dioses. 

Lorca.— Como no soy nada leido, poco sé dcso. 
GoDoy.— Sin auerlo leydo, lo aueis vien tocado, porque 
Ulixes contendió con Ayax sobre las armas de Achiles, [y] 

30 dixo que el buen linaxe y descender de famosos progenitores, 
ni las obras que por su mano ninguno auia hecho, no lo podia 



2. 


B. magnificiencia. 


3. 


P. con aquella s. 


6. 


H. n. hidalgos pero yn. 


16. 


B. cxristiandad. 


31. 


M.SS. ni lo p. 



diXlooo de los pajes 89 



contar por suyo. Y a mi gusto dixo muy bien, porque no ay 
para que nadie ponga lo axeno a su cuenta, como si mas claro 
dixcra, si mis bisabuelos y padres fueron valerosos caualleros, 
con ellos se quedó; que a mí no se me pegó mas de la obliga- 
ción que me dexaron a pare^erles, que no fué pequeña carga. 5 
Como por memoria, para que nunca me olbidase, me quedó 
la libertad de no pagar pecho; la qual franqueza y de que 
no fuesen a la guerra sin sueldo, dio a los hijosdalgo de 
Castilla el Conde Don Sancho, nieto del Conde Fernán Gon- 
zález de Castilla, y el Conde Don Ñuño de Lara, visnieto de 10 
Mudarra González, hijo de Gongalo Gustos y de la hija del rey 
de Cordoua, siendo señores della por la su gran lealtad, y por 
las [h]a?añas y buenas obras que en su scruifio hicieron contra 
los moros: los quales auian sus descendientes de tener siempre 
delante los ojos, no para hecharse a dormir a la somvra dellas, 15 
como lo hazen, sino para espuelas que los yn^itasen y aguija- 
sen a ymitarlas, teniéndolas por hcmulas y conpetidores de 
las suyas, pareciendo [a] aquel gran Atheniense(s) Themistocles, 
que decia que las Vitorias de miligia de su conpañero en la 
gouernacion de la república no le dexauan dormir ni reposar, 20 
porque le despertauan para trauajar de pasar antes adelante 
que quedar atrás. Y desta manera nunca se marchitarían ni 
cnvexecerian las hidalguías, sino que cada dia estarían mas 
frescas y rescientes para mayor gloria de los que las ganaron 
y de los que las conseruasen en sus principios, sin dexarlas 25 
oluidar ni caer con vaxeca ni poquedad. Y ternia yo por justa 



8. B. H. no fue señalada guerra. P. no fue señala a g. 

10. P. y el que Don Niño. 

11. P. Goncalez Bustos. 

12. P. por su. 
15. P. los hijos. 

17. B. ymularlas. 

18. B. H. Thocles. P. Hsofes. 

21. M.SS. porque la d. 

22. B. marlichariam. 
26. P. Y ser mayor p. 



40 diXloqo db los pajes 



ley que mandasen los reyes que el hijodalgo que no pares^icsc 
a sus padres perdiese por sus dias la hidalguía por muy rico y 
poderoso que fuese, avnque pasase a sus hijos y süs?esores 
que la meres?iesen. 

LoRCA.— Temo, señor Godoy, que avria pocos hidalgos. 

GoDOY. — No dexaria de hauer artos, que los buenos lo 
serian por sola virtud, y los malos por la pena. 



CAPITULO IV 



LoRCA.— Hafcd punto, señor Godoy, en lo que antes habla- 
uamos de los sobre señores para en su lugar tornar a ello; que 
pues nuestra platica a tropezado con hidalgos y bos lo sois, 
quer[r]ia que me diesedes a entender si todos los hidalgos sois 5 
yguales, porque por marauilla ay question entre vosotros que 
el vno no salga con de^ir «juro a tal que soy tan vuen hidalgo 
como vos y avn mexor>, y sobre esto desmentirse y andar a 
las cuchilladas. 

GoDoy.— Si se tomase mi voto, yo diria que no, porque en 10 
los (h)animales, metales, arboles e yeruas, y en todas las otras 
cosas del mundo, que del todo no sean malas, ay bueno y 
mexor. Y lo mismo es en la gente en cada nas^ion, porque 
si comentáis por los Judios, se tienen por mejores los que 
defienden del tribuo de Judas, del qual descendió, según la 15 
carne, el Hijo de Dios, y de aquel Judas por exgelen^ia se 
llaman Judios; y de los del tribo de Leui, que era el tribo sacer- 
dotal. Los moriscos acá en España, que vienen de los Avenge- 
rrajcs y de los Mar[i]nes, linajc[s] señalados cntr[e] ellos, se 
estiman en mucho en vn lugar todo de labradores, avn[que] no 20 
quieren ser todos yguales, sino que vnos se tienen por mas 
honrados que otros por ra^on de los linajes, pues, ¿qué mas 
pecaron los pobres hidalgos porque sean todos yguales y sin 
diferencia? 

LoRCA.— Pues, ¿cómo se entenderá lo que algunos difcn: 25 
«en qüanto a hidalgo, no deüo nada al Rey>? 



13. B. es la. 

15. B. defienden Iribuo. 

17. B. H. ceui. P. Cevi. 

19. B. H. Marñes. P. Mayncs. 



42 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



GoDOY.— Vastará entender que es dicho de negios, porque 
(en) ninguna nación es tan [ajhidalgada como el Rey o Principe 
della, ni tan libre; y si otros no lo difen de mí por decirlo yo 
del Rey ni de otro, ¿qué abré ganado [o] abentajado? 
5 LoRCA.— Muy rebuelto anda esto de vuestras hidalguías. 

GoDOY.— Yo lo desar[r]ebolueré si mis fuerzas vastaren. 

Estad atento para que lo entendáis, pues lo preguntáis en 

pensar que todos somos higuales, como cauos de agujetas; 

que quilates ay en los hidalgos como en el oro, que avnque 

10 todo sea oro, no es todo de un peso y valor. 

LoRCA.— Eso mesmo es lo que pido me digáis. 

GoDOY. — Pláceme. Por mejor hidalgo se tiene en opinión 
de todos, el de la propiedad que el de sola posesión, y el del 
solar conosfido, que el que no le tiene y que quando viene a 
15 sacar su cxecutoria a menester ynuentar armas que poner en 
ella; y el que [lo] es de todos quatro costados, el qual propia- 
mente se llama noble, que el que cojea del vno, avnque sea 
labrador; que mas vale pie^a toda de fino oro y plata mez- 
clado; y mexor el que la tiene de labrador que el que la tiene de 
20 confeso o morisco. 

LoRCA.— y desas dos, ¿quál es la mexor? 

GoDOY. — A esso responda el que araba con los lobos. 
Aunque entiendo que los moriscos serán mas fauores^idos, 
cada vno defienda su partido. Peor es el que tiene la mitad, que 
25 el que tiene parte, y mas si es de tan lexos que con su vondad 
lo encubra; pero si se llega de padre y madre, tanto mas mal, 
porque de lo malo mientras mas peor. 

LoRCA.— ¿Cómo puede ser de padre y madre? 

GoDOY.— [Muy bien]; que el padre puede tener la raza por sí 



2. 


M.SS. hidalgado, 


8. 


M.SS. c. clauos. 


12. 


M.SS. llenen. 


16. 


M.SS. q. no es. 


20. 


P. confeso y m. 


26. 


P. encubre. 



diXlooo de los pajes 48 



y la madre por sf, y venirse a juntar todo en vno, como por 
juntarse Arlanga y Pisuerga [y] Carrion con Duero [y] cobra él 
mas agua. Tanpoco es justo sean yguales los que, sus pasados 
o ellos con vaxe^a de (h)animo han tenido y vsado oficios 
vaxos y viles en disminución de su nobleza, mayormente de 5 
los que se ponen en el titulo primero en el libro iv del Ordina- 
miento, avnque no veo se platique en notable daño y menos- 
precio de la nobleza e asienta mal sobre semejantes oficios, 
aunque alguno avrá que diga aquella ley entendiese solamente 
con los que son armados cauallcros, por estar puesta en 10 
el titulo dellos, pero todo se devria y podria entender con los 
que sin ellos, aunque pobres, la an conseruado con la mayor 
autoridad que an podido, sin que en ella vbicsse mas quiebra que 
en la pobreza. Y los hidalgos de priuilegio, a quien los Reyes 
mandan yr a la guerra so pena de perder los priuilegios, [no] 15 
an de ser ygüales con los hidalgos de sangre que van a ellas 
rogados y no forjados, como parece por las cédulas y cartas 
de los llamamientos; ni nos emos de querer ygualar los hidal- 
gos particulares, por muy buenos hidalgos que seamos, con 
los que descienden de casas ilustres de señores de tt[itul]o y 20 
principes; que seriamos dignos de reprehensión. Y avn si no 
me engaño, todo lo disponen assi las leyes, según que larga- 
mente y como hombre tan docto y curioso lo trata el licenciado 
Arze de Otalora en todo su tratado de nobleza, y en la segunda 
parte de la tercera parte principal, y en la quarta parte. Vien 25 
puedo yo decir a qualquier otro hidalgo, siéndolo yo, que tan 
libre soy de pechar como él, de todos los priuilexios de hijos- 
dalgo, y dello no tiene de que agrauiarse naide. Pero por 
esto no se me da licencia para decirle que soi de tan claro, 
ilustre y linpio linaxc como él, por lo ,quc airas queda dicho, 30 



6. B. el tercio primero. 

9. M.SS. entenderse. 

11. B. el tercio. 

19. B. partiqulares. 

27. B. hijosdehalgo. 



44 diXlooo de los pajes 



lo qüal iodo se entiende cuando le digo que soy tan vueno 
como él, saibó si en todo no fuésemos yguales, y él se qui- 
sicsse aventaxar; que si mis pasados quisieron por codicia y 
auarifia a trueco de tener hacienda (y) ensuciar su sangre con 
5 otra ruin, o vsar de los oficios viles que acauo de degir, que 
me pesse que me plcga, he de sufrir y [llevar] la carga que 
ellos me dexaron. 

LoRCA.— Grandemente me he holgado de (h)oyros, y helo 
tan vien tomado en la cabera, que me parece podria ser yo 
10 juez en semejantes negocios. 

GoDOY.— Yo, como lo c d[ic]ho, lo entiendo, suxeíando en 
todo mi juizio a mexor parcs^er. 

LoRCA.— Entretanto que otra cossa no ubiere determinada 

por otros que me satisfagan mas, a esto me atengo. A otra 

15 pregunta quiero que me respondáis, si sois seruido. ¿Quál 

tenéis por mexor suerte, la del hidalgo con ra^a que no sea de 

labrador o de labrador limpio? 

GoDOY.— Perdonareysme, que no alcanza mi ^ienzia a essa 

determinación y ssé que a qualquiera parte que me acostase 

20 me podrían degir hartas replicas. Lo que me atreueré a deciros 

es lo prouechosso y dañoso de lo vno y de lo otro. Conforme 

a ello, juzga[d]lo vos. 

LoRCA. — Yo me contento con csso. 

GoDOY. — El hidalgo con qualquiera ra^a no dexa de tener 
25 vn color aunque turbio de nobleza, y por ella no paga pecho 
ni tributo alguno, ni puede ser preso por deuda, si no fuere 
del rey o precediere de delito, o darle tormento, si el juez 
del rey no quiere; puede fiar y desafiar si osare, y otros priui- 
legios [se] los guardan, que refiere el Otalora en el ultimo 
30 capitulo de su tratado de nobleza, y[a] allegado; de los qualcs 
carece el labrador por mas limpio que sea; pero siéndolo, 



6. M.SS. y dexar la c. 

28. H. d. reino no quiere. 

29. M.SS. si los. 

30. allegado = alegado. H. y allegando. 



diXlooo de los pajes 46 



pueden sus hijos tener cargos y oficios en el Sancío Oficio de 
la Ynquisi^ion, ser comendadores de qualquiera encomienda, 
canónigos en Toledo y en Seuilla y en las otras yglesias, 
collegiales en todos los collegios de España, flaylcs en qual- 
quiera (h)orden, todo lo qual estoruan y impiden todas las 5 
otras ragas por muy hidalgo que sea el que la tuviere, saluo la 
raza de labrador; y para podérsele confiar fuerza o fortaleza, 
ha de ser hijo de algo de padre y de madre, según la ley de la 
Partida, y en no la guardar, no se gana mucho. 

LoRCA.— La ragon tuvistes de dudar, según ay el pro y 10 
contra, pero ¿de quál fiariades vos mas, del confeso entero o 
del que tiene raga dello, sea hidalgo o labrador, ya que todo se 
ha de aclarar y apurar? 

GoDoy.-Degidme vos a mí ¿quál es mas mal[o] comun- 
mente, el hijo del cauallo y yegua, y el del asno y borrica, o 15 
[el] de la yegua y del asno, y el de la borrica y cauallo? 

LoRCA.— A eso respondido se está que mas traygiones tiene 
y menos se puede confiar de vn mulo o de vna muía que de 
esotros. 

GoDoy.— Si eso es ansí, como lo es, ya queda satisfecha 20 
vuestra pregunta, por[quc] la confusión y mezcla de especies 
diferentes hazen casi otra naturaleza, que trae consigo la 
mudanga de la conplexion y costunbres, si por otra causa y 
ragon secreta no faltase esta regla en algunos hombres. 

LoRCA.— De manera que por mexor tenéis ser hecho todo 25 
de vna piega. ¿Y pensáis con esto auer acauado conmigo? 

GoDOv. — A lo menos yo quería, por ser tan odiosa y cno- 
xosa esta materia. 

LoRCA.— Primero me satisfaréis a otra duda, si la saueis. 



2. 


B. Ynquisision. 


10. 


P. Ra?on 1. 


11. 


B. contia. 


12. 


B. Falta la frase: ya... apurar. 


13. 


P. H. apurar sea hidalgo o labrador. 


15. 


B. c. yegua. 


27. 


P. querría. 



46 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



[GoDOY.]— Agora [me diréis], que duda os queda. 

[LoRCA.]— Sauer qué diferencia ay entre hidalgo y caballero. 

GoDoy. — Vos me queréis enzarzar, donde sin provecho 
salga rasguñado. 
5 LoRCA.— No quiero obligaros a que me digáis mas de lo 
que supieredes. 

GoDOY.— Vos pretendéis con vuestra ymportunidad forjar 
mi voluntad, y vuestra sea la culpa de lo que yo herare. 

LoRCA.— Si no está mas que en esso, yo la tomo sobre mí. 
10 GoDOY.— Avnque no quedo vien asegurado, abré de obede- 
ceros; y mi yntenfion no es de hablar de los caualleros pardos 
o de quantia o [de alarde], que es vn genero de xentc o caua- 
llcria por sí y no muy antigua e ynstituida de arvitrio y bolun- 
íad de los reyes, ni de los que se casan con los descendientes 
^5 de Anton[i]a Garfia de Toro, ni con otras como estas, ni de 
los [de] Simancas ni [de] Balderas, ni de otros semcxaníes, 
porque estos son livertados pero no nobles. De los demás, no 
ay que dudar sino que en tienpo antiguo quando se acostun- 
braua [a] armar caualleros [a] los hijos de los Reyes y de alli 
2Q avaxo [a] los de los otros nobles, que auia diferencia entre los 
hidalgos y ellos, porque era orden y particular dignidad de la 
borden de caualleria, y tanto que no podía nayde ser vngido y 
coronado por Rey ni Enperador sin que primero fuese armado 
cauallcro, si él no lo era. Pero después los Reyes de Castilla 



1. Faltan los nombres Godoy y Lorca, y los mss. dan á Lorca las 
lineas 1 y 2. 

B. agora dexisteis q*. que. P. A. dixisíis que que. H. disleis. 
3. P. q. meter en carca!. 
7. B. forcad. 
10. B. no puedo. 

12. M.SS. o larue. 

13. B. advitrio. P. arbrilio. 

15. P. ottras semejantes a estas. 

16. M.SS. los Simancas ni B. 

17. B. p. nobles. 

18. P. que decir s. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 47 



tomaron para sí solo[s] esta autoridad en sus rcynos, vedando 
expresamente que ninguno pudiesse ser armado cauailero, si 
no fuese por su mano, ni para ello vastase dar ellos \\(¿znq\a a 
otro. Podria ser adelante reuocarlo porque yo vi armar caua- 
ilero a vno que le auian de dar el auito de Santiago, y no le 5 
armó el Rey sino otro cauailero de la borden por comisión 
suya. 

LoRCA.— ¿Con qué ferimonias y solenidades arman [a] vno 
cauailero, que jamas lo vi hazer? 

GoDOY.— En España y avn(que) creo que fuera, con las que 10 
puso el sabio Rey Don Alonso nono en las ynsignes leies que 
bifo de las Partidas; y son que el que a de ser armado caua- 
ilero la noche antes, él y otros por bonrarle velan sus barmas 
en vna yglesia, y estas an de ser blancas dentro denotando la 
limpieza con que a de uivir; y en la mañana, en oyendo missa, 15 
ha de yr delante del Rey, o de otro señor que no reconozca 
señor en lo tenporal, todo armado saluo la caue^a, y pedir la 
orden de caualleria, Y el Rey le caiga las espuelas, o manda a 
otro cauailero que se las calge. Y el mismo Rey le ?iñe la 
espada y le da vn bofetón. Tómale íanvien juramento que 20 
morirá por su ley, y por su Rey, y por su patria cada y quando 
que fuere menester. Y después, él y los demás caualleros que 
allí se hallan, le vesan en la uoca en señal de paz. Y luego llega 
vn cauailero muy principal, qual el noble señala, y le [desjgiñe la 
espada, y este es su padrino. Otras particularidades que ay, y 25 
lo que estas gerimonias sinifican, que todo es cosa notable, en 
las mesmas leyes lo podréis vos ver mas cunplidamente, y yo 
tardaría mucho en degiroslo, y vos sacariades poco prouecho 
dello, si no os aueis de armar cauailero. 

LoRCA.— Avnque me motejéis, no soy tan negio que me 30 

1. M.SS. sola.— B. nota marginal: L. 7. 11b. 4 de las ordenanzas 
reales. 

12. B. nota marginal: Par. 2. tí.*» 21., 1. 15. 14 y 15. 
25. M.SS. le (jine la e. 
27. P. podcys. 
50. P. motejáis. 



48 diXloqo de los pajes 



fatigue por lo que no pueda aucr, ni lo pretenda; y en mi 
vida no pienso tener ese libro, ni le he menester, ni avn lo 
entenderé. 

GoDoy.— En nuestra lengua castellana está escrito, y no ay 
5 letrado que esté sin él. Quando íuvicrcdes algún pleito, que no 
faltarán entre año execü^ioncs, de^id a vuestro avogado que 
os lo muestre. 

LoRCA.— El e yo estamos vicn despacio, si a eso nos pará- 
semos. Bástame, mientras viua, hauerlo oido de vos. Mas, 
10 decidme, el vofeton, ¿para qué se le dan? 

GoDoy.— Para que se acuerde de la (h)ordcn que resfiue; 
avnque el Rey Don Fernando, primero desíe nombre, quando 
(h)armó cauallero al ^id Ruy Diaz en la fiudad de Coymbra en 
Portugal, por el gran respeto que le tenia, no le dio el vofeton, 
15 sino con la espada en el hombro, y assi se ha^e agora. 
LoRCA.— ¿Avn todavía se vsan esas gerimonias? 
GoDoy.— Quando los Reyes quieren, según vna ley que 
difc que en su querer y voluntad está armar cauallero en e! 
campo o en otra qualquicr manera con la solenidad y ferimonia 
20 que las leyes de las Partidas disponen o sin ellas. Y pues 
haueis querido saver las gerimonias con que se da la (h)orden 
de caualleria, tanvien os quiero degir, aunque nos detengamos, 
las que hazen para quitarla. 

LoRCA.— Yo no pregunté eso, porque pensé que después de 
25 dada, no se podia perder ni quitar. 

GoDoy. — Engañaisos; que por muchas causas puede el 

cauallero perder la (h)orden de caualleria, y la principal, por 

el crimen lese magestatis diuine y humane, y si huye de la 

vatalla quando su señor [está] en ella. Y quando el delito que 

30 el cauallero cometió es digno de muerte, antes que muera, 



1. 


H. satisfague. 


18. 


B. nota marginal: 1. f. tt.° 1 lib." (s/'c) de las ordenanzas. 


24. 


B. pregunte. 


27. 


B. principal. 


28. 


P. diuina y vmana. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 49 



le quitan la [hjordcn de caüalleria, y le degradan y descompo- 
nen desfa manera: que manda el Rey a vn escudero giña la 
espada a el tal cauallero, y le calgc las espuelas; y teniendo la 
espada ceñida, y las espuelas calcadas, por detras le corta el 
escudero la ?inta de la espada, y las correas de las espuelas; y 5 
[h]echo esto, no queda ya cavallcro, ni puede gozar, (avnque 
después le hagan [merged] de la vida), de las honrras, liverta- 
des ni pre[e]minen?ias de la caüalleria, que no son pocas, 
avnque tanvien tienen hartas obligaciones que las dichas leyes 
ponen. Y para mayor avmenío de su autoridad, añadiendo 10 
honra a honra y obligación a obligagion, el Rey Don Alonso 
ongeno, hijo del Rey Don Fernando el qüarto, instituyó la 
[hjorden de los Caualleros de la Banda, de que hage mingion 
el señor Ovispo de Mondoñedo, Don Antonio de G[u]evara, en 
la carta que escriuió a Don Alonso Pimentel, Conde de Bena- 15 
vente. Y saved que tanpoco podían ser armados caualleros, 
conforme a ragon, si no (h)cran hijos de algo; que sobre este 
cimiento cargaua y se edificaua la honra de la verdadera y 
antigua caüalleria; y a estos tales llamauan propiamente cava- 
llcros de espuela dorada, que deuiera ser particular privilexio 20 
suyo de poderlas tra(h)er doradas. Y respeto de los caualleros, 
llamauan a los otros hijos de algo escuderos, qtie avn oi dia 
no an perdido el nombre, vien entiendo que todo esto haya 
cesado, pues vemos que en nuestros dias, que con vn Don 
casero como Heneo, se arma ya cavallero quienquiera. 25 

LoRCA.— ¿Porqué le llamáis assi? 

GoDOY. — Porque se le ponen sus padres y los de su casa 
sin otra cirimonia, ni licencia de Rey, cosa a mi entendimiento 



1 . B. nota marginal: I. Tinal. part. tt.° 27. e. 1. 7 lib.'» 4. lt.° 1 ." de las 
ordenanzas reales. 

11. B. obligación y el. 

18. B. P. cargauan. 

23. P. bien entendido. 

24. B. H. que vn Don. 
27. P. Pues que se. 



50 diXloqo de los pajes 



harto pcrjüd¡9¡al a la nobleza española, y digno de remediarse, 
porque apenas se conocen vnos entre otros. 

LoRCA.— ¿Qué quiere degir esa palabra Don, o quien la 
inventó, o para qué tan vsada es en Castilla? 
5 GoDOY. — No parege sino que a saviendas andáis a buscar 
cosas esquisitas, como si fuese Edipo y no Godoy. 

LoRCA.— Perdonadme por amor de Dios, que como se me 
vienen a la memoria, asi las voi preguntando, y el deseo de 
sauer, me haze seros ynportuno y no gana de enoxaros. 

10 Godoy. — Porque entiendo vuestra vuena yntengion, os he 
respondido y respondo, avnquc sea algunas ve^cs a tiento y 
medio adevinando, como lo haré agora, pues me preguntáis 
cosa de que se puede hallar poco rastro, porque avn muchos 
de los que tienen y vsurpan ese Don y fundan en el su noblega, 

15 no sauen de dónde ni cómo les vino. ¿Qué aré yo que me 
llaman Godoy a secas? Seos de^ir que leyendo vna vez en la 
Historia q[üe] escrivió Moscn Diego de Valera, hallé que 
quando el Conde Don Sancho, nieto del Conde Fernán Gon- 
zález, fue avisado que su madre le queria matar con hieruas 

20 por casarse con vn moro, y él higo que ella las veuicsse pri- 
mero, de lo qual murió, que para su enterramiento edificó el 
monesterio que llaman Oña, de la (h)orden de San Benito, que 
es (h)on9C leguas de Burgos. Y dige aquel historiador, que en 
aquel tienpo en Castilla, por madre, degian Oña, y porque el 

25 dicho Conde enterró alli a su madre y le edificó para este 
efecto, se llamó el monasterio Oña, como si dixcsemos mones- 
terio [h]echo para mi madre o de mi madre. Y de aqui infiero 



2. 


B. vnas entre otras 


4. 


B. imventa. 


6. 


B. casas. 


7. 


P. Perdóname. 


15. 


P. no ben. 


17. 


P. Moysen. 


18. 


P. Fernando. 


22. 


P. Sant Benito. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 51 



yo, siendo esto verdad, que como agora para honrar los 
viexos y viexas, los llamamos padres y madres, que ansi 
devieran de hazer entonces, y añadiendo la letra d para los 
que no eran padres ni madres propias, de^ian Doña Sancha, y 
Doña Vrraca, que era tanto como madre Sancha, madre 5 
Vrraca, por la reüerengia de la edad. E si esta etimología no 
os quadra, adeüinemos otra, que si no tuviera más certidum- 
bre, terna qüi^a más aparen?ia y bastará para daros que pensar. 

LoRCA.— De eso holgare yo, avnque no pienso deshelarme 
mucho en ello. 10 

GoDOY.— Pues tomémoslo más atrás, y digamos que podria 
ser q[ue]darse el Don del tiempo que los Romanos sojuzgaron 
las Spañas, porque ellos en su lengua, que llamamos latin, 
degian, y digcn al presente los que lo saben, Domina por 
señora, y nosotros cor[r]onpiendo a aquella palabra, como 15 
hemos [hjecho [con] otras ynfinitas que de ellos tomamos, 
venimos a de^ir por Domina, Doña, y cor[r]onpiendola más, 
debimos Dueña. Y los hombres [que] por la imvidia quisieron 
íanviem de este nombre Dominus, que es señor, tomar la pri- 
mera silava, que es Don. Y entenderéis que Domina es lo 20 
mesmo que señora, si aduertis que llamamos Dueña o Dueño a 
quien es señora ó señor de alguna cosa, porque es común 
manera de preguntar quando algo se perdió, si se a hallado ó 
pareció el dueño o dueña de lo que se perdió. Y en Italia llaman 
comunmente a las mugeres madona tal, el qual vocablo yo 25 
sospecho que es compuesto de dos palabras latinas sinco- 
padas, que son mea y domina, que en castellano quiere dc^ir 
mi señora; y de aquel dona pudieron en Castilla tomar el doña, 
que con añadir la tilde queda hecho. Y en Valencia y en Cata- 



7. 


P. tubiere. 


12. 


P. ser que durase. 


16. 


M.SS. hecho otras, 


22. 


B. s.'' o s.^ 


28. 


B. aquel doña. 


29. 


B. que es con. 



52 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



lüña con el madona entera se quedaron. Y en lafin, si escreüis 
domina avreuiado, el que no fuere latino, antes leerá doña. Y si 
otras rabones ay para fortificar mi yntenío, dexemoslas a los 
buenos yngenios que las hagan en mi favor. Y entiendo que en 
5 aquella (h)era se usaba más dar el Don a las hembras que a 
los varones, por ventura por el buen comedimiento de ellos, Y 
en confirmación de esto, sé de^ir que en la iglesia de vn luga- 
rexo harto pequeño y pobre, que se llama Pradales, jurisdicion 
de la villa de Moníejo, tres leguas poco más o menos de la villa 

10 de Aranda de Duero, ay vna tabla en que está pegada vn[a] 
escriptura publica que da testimonio del dia, mes e año que 
consagró el altar mayor de ella Don Juan Arias, Ouispo de 
Segouia, y quien era en aquella sagon el señor temporal del 
lugar; y nombrando a las mugeres que se hallaron en la 

15 ¡glcssia quando se consagró, a todas ellas las llamaua Doña 
tal, y Doña tal, mugeres que eran de los labradores que allí 
viuian, y a ellos solos sus nombres sin Don. Y sin este lugar, 
deue de auer otros muchos en Castilla, donde se usaua lo 
mesmo. Y siendo yo muy niño, alcancé [a] vna vieja de hartos 

20 años, que pedia por Dios y la llamauan Doña Toriuia. Y de 
aqui deue de nager que llamamos dueñas a las que no son 
doncellas y andan en otro auito más adelantado que las labra- 
doras, avnquc ellas lo sean. Este nombre dueña parece dimi- 
nutiuo de doña, pues entendemos por él mujeres de no tanta 

25 calidad como las doñas, no obstante que a las veges todo anda 
revuelto y confundido. En aquel tiempo los cavalleros c [hjijos 
de algo no se deuieran preciar en Castilla tanto del Don como 
agora, pues consta por las [hjistorias, que ningún rey de los 
Godos [h]asta el rey Don Rodrigo, nunca se llamó Don, y aun 

30 podria ser leuantársclo. Y muchos dias después que se fueron 



5. 


M.SS. d. de los. 


5. 


B. usa. 


11. 


B. dan. 


20. 


P. Doña Torubia 


27. 


P. tanto de don. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 53 



recobrando las Spañas de los moros, fanpoco le tuvieron 
Gonzalo Gustos, ni sus hijos los ynfaníes de Lara, ni el 
bastardo, Mudarra González, ni su hermano del Gonzalo 
Gustos, [ni] Rui Velazquez, mas su muger sí, Doña Lambra; 
ni Ñuño Rasura, avuelo del Conde Fernán González, ni su 5 
hijo, ni Lain Galbo, ni sus hijos, que fué quarto avuelo de 
Rodrigo de Viuar, por otro nombre ^id Ruy diaz, Canpeador; 
ni Arias Gon(;:alo, ni sus hijos, caualleros ^amoranos, ni otros 
de quien en nuestros dias ay familias muy ilustres de señores 
de tt[iíul]o, que ni le tuvieron ni le quisieron: y más gerca, Garfia 10 
de Herrera, señor de Pedrada de la Sierra, de los principales 
señores de Spaña: y los señores de la villa de Acá, a quienes 
el rey Don Kenrique segundo higo merged de aquel estado, 
que antes (h)era del Conde Don Tello, su hermano, hijo del 
rey Don Alonso el onceno, que murió sin sucgesor, no se 15 
llamaron sino Juan González de Abellaneda. Y ansi pudiera 
hazer vn largo catalogo de otros. 

LoRCA.— En fin, el don se puede degir que era palabra con 
que los menores honrrauan a los mayores si ellos la tenian 
por honrra y la querían, que algunos, como aueis contado, no 20 
la dcuian de tener por tal, pues no la tomauan no por falta de 
hacienda ni linaxe. 

GoDOY. — Yo ansi lo entiendo, que ella es palabra honrosa, 
y ansi lo dcuiera parece[r] tanvien a vn aposentador del Enpe- 
rador, que era vorgoñon y nuevo en la corte y ofiíjio, pues 25 
hagiendo vna vez el aposento en la giudad de Augusta Ale- 
maña, pidiendo vn gentilhombre gierta casa que le paremia 
cómoda para posada a su amo, que era vn caüallero de quatro 
o cinco mili ducados de renta, prouehedor general de la (h)ar- 



10. 


P. ni lo — ni lo. 


11. 


B. Herrerra; primgipales, 


13. 


B. Hemrique. 


20. 


B. homrra. 


22. 


P. de linaje y hacienda. 


24. 


P. parece. 


28. 


B. cómodo. 



64 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



mada real, y persona con quien el Enperador írahia qüenta, y 
avnque le falíaua el Don, no el linaje, e inporíunándole se 
la diese, respondió muy cnoxado con su lengua ametalada, que 
no la lleuaria, que era gran casa y la queria para Don Fulano, 
5 que su amo no tenia Don; que no se rió poco de los que lo 
oyeron, y más de los que sauian la diferencia que auia del vno 
al otro. El criado replicó, que avnque su amo no tenía Don, 
que era tan vueno y mexor que algunos que lo tenían. A la 
postre, ynformado el aposentador de quien era, se la dio. 

10 LoRCA. — No me marauillo que el vorgoñon se engañase, 
porque gierto ay algunos que espantan más con el Don que con 
el linaxe, pareciéndose a las sombras de las tardes, que siem- 
pre son muy mayores que los cuerpos que las hagen. 

GoDOY. — Y avn hoy dia, en la provirigia de Guipúzcoa y en 

15 el reyno de Navarra a todos los clérigos [por] pobres que sean, 
llaman Don por honrrallos; y avn de allá seria posible 
hauerse pasado a Castilla. Pero yaque en ella, a los que se 
llaman Don, los tiene el vulgo por más nobles que los que no 
le tienen, auiase de dar (h)orden como no se lo llamasen, sino 

20 [3] los que descendiesen de las casas ilustres o de padres mui 
limpios y nobles, ymitando a la ley de Frangía, muy antigua e 
imbiolable, por la qual está proiuido que ninguna muxer que 
no sea noble pueda traer de seda el tocado, que (h)allá llaman 
chaperon: y ansi las que no lo son, avnque sean muy ricas, le 

25 tra(h)en de paño negro, sin agrauiarse naide. Y con esto se 
conocen entre las otras, de manera que qualquiera que passa 
por la calle y las vee o enquentra, sabe luego la que es noble o 
la que no, para honrar a cada vno como es ragon. Y si en 
Spaña süpiessemos que el Don no le tienen sino personas 



8. P. al postre. 

14. B. Guipúzcoa q' y en. P. G. que es en. 

15. B. q'todos.— P. 1. c. pobres se llaman. 

16. P. alli. 

17. P. pero que ya en ella se llaman don á los que los tiene el v. 

18. B. P. que a los que. 



diXlogo de los pajes 55 



faics, a cada cual haríamos el acatamiento que se le deve; y 
siendo tan común como es, a todos medimos por un rasero, si 
no los conocemos particularmente. 

LoRCA.— Plug[u]iera a Dios que esa ley estuviera [hjecha y 
guardada algunos dias a, que avn me valiera dineros. 5 

GoDOY.— ¿Cómo ansi? 

LoRCA.— Porque tengo vna hijuela a quien, sin porqué y 
contra mi voluntad, vna tia suya y su madre, por sola su locu- 
ra, le han puesto el negro Don, que me ha de costar hartos 
reales, que sin él, la casara con mi ygüal. Y ansi auréle de 10 
vuscar vn medio cauallcrote pelado que lleve lo que para ella 
y para los otros tenia, y avn todo se le hará poco. 

GoDOY.— Esa es vna ganancia que saca al Don, quien para 
ponérselo, no se mide primero con su posibilidad, avnquc el 
linaje le pida; que la riqueza mui grande apoyo, ar[r]eo y her- 15 
mosura es de la nobleza; y el hombre con el Don está (h)obli- 
gado a casarse con mugcr muy prengipal, y si con ella no le 
dan con que poder sustentarse el autoridad que él requiere, ha 
de dar por fuerga con el Don en algún lodo [de] muxer por no 
se atreuer el hombre honrado que la desea, a llevar el Don a 20 
cuestas; [y] se dexa casar las ve?cs donde le conviene, y casa 
donde no le (h)está vien, o se mete en vn rincón, como deue 
aver acontesgido a muchos. 

LoRCA.— Los que lo hazen, no deuen de mirar ese incon- 
üeniente, o hallan que es mexor el crédito del Don que el daño 25 
que en eso les puede suceder; que en ese vuestro parecer 
podria hauer sí y no. 

GoDOY.— Vien creo no faltará quien defienda mi parte y la 
contraria, como acache casi en todas las cosas, por ser los 
ingenios de los hombres tan diferentes, y que deve d[e] estar 30 
(h)esto disputado y por aueriguar. 



10. B. si en el. 

13. M.SS. el don. 

16. B. al hombre. 

19. B. lodo la m. P. el algún. 



56 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



LoRCA. — Vos, señor Godoy, que aücis visto más del mundo 
que yo, decidme, ¿fuera de Spana hay estos dones? 

GoDoy. — Dones y chapines y presunción son tres cosas 
particulares de Spaña, y más de Castilla que de algunas otras 
5 provincias. En Valencia y Cataluña ya os dixe que las müxe- 
res [se] Uamauan madona, en Italia es lo mesmo, y las ilustres, 
la señora fulana; en Francia, madama y madamuysela; en otras 
provincias más extrangeras tanvien tienen sus nombres con 
que se honran, que por ser escuros e ymportar poco los callo. 

10 LoRCA.— ¿Y a los hombres? 

GoDoy. — En Aragón, Valencia y Cataluña, a los señores 
de título y a otros que no lo son, se les a pegado el Don de 
Castilla; a otros caualleros y nobles, los llaman Mosen tal; 
en Francia, Mosiur; en Italia, el señor Ascanio Colona, el 

15 señor Vrsino, que son los principales romanos. Verdad es que 
Spañoles han puesto (h)algunos Dones, como Don Alonso de 
Abalos, Marqués del Gasto; Don Hernando de Goncaga, tio 
del Marqués de Mantua, avnque ya se llama Duque, que el 
Emperador y Rey, nuestro señor le dio el titulo de Duque; y 

20 Don Francisco de Este, hermano del Duque de Ferrara, y otros 
de esta manera. Y a los demás de vaxa suerte llaman Miccr tal, 
como a los letrados en Aragón. En Spaña, como (h)atras dixe, 
ha llegado el negocio de los dones a tanta vajeza que si vos 
os lo queréis llamar o poner a vuestra muxer y hijos, no os lo 

25 cstoruará nayde. 

LoRCA.— Ese don, pues no me (h)arma, sea para üos; a mí. 
uoluémcle en din, que es mexor sonido para ferias. En Francia 
he oido decir se estiman en mucho los jentiles-hombres, que 
por este nombre me dicen, llaman allá [a los] nobles. 

30 GoDoy.— Y os dicen la verdad, lo qual hacen ellos muy 



6. 


M.SS. las i. los ilustres 


7. 


P. madamusela. 


17. 


B. Mongaga. 


26. 


P. que no me. 


29. 


M.SS. alia nobles. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 57 



bien; y lo mcsmo en Inglaterra. Avn si los (H)alcmanes vbie- 
ran íanvien conserüado la xpiandad, como la nobleza y priui- 
lexios della, creo que vbiera pocos xpianos que los hicieran 
venfaxa. Podria Dios por esta caussa permitir que, como han 
caido de la perfecta y verdadera nobleza que consiste y estriua 5 
vno en ser vuen xpiano, cayan tanvien de la uaná y transitoria 
del mundo. Pero hasta agora gran cuidado an tenido los nobles 
de (h)aquella nagion de no perder punto de los que sus pasa- 
dos les dexaron para diferenciarse de los que no lo son. Y 
ansi entre ellos, no ai ra^on de otro linaxe que manche el sayo. 10 
No sé qué desventura es esta de la nobleza española, siendo 
tan calificada, dexarse ansi ca(h)er y tener en poco, con loqual 
a dado ocasión al inominioso nombre de marranos, que a voca 
llena llaman [a] los spañoles las otras nagiones con quien 
tratan. 15 

LoRCA.— Pues en vuestra opinión los hidalgos de Castilla 
están tan desdorados, supIico[o]s, me pintéis vno, como vos 
le querriades. 

GoDOY.— Yo quisiera ser tan perfecto en essa arte, como 
Apeles y Parrasio en la suia, para pintarle con sus propias 20 
colores, como lo fantaseó el entendimiento: mas ya que no 
pueda llegar a tanta perfegion, lo haré como supiere. 

Prosupesta la vuena xpiandad que a todos a de ser comün, 
avnque en los nobles es justo se (h)eche más de uer, y que 
con la claridad de (h)ella resplandezcan entre nosotros como 25 
las estrellas de los signos y planetas entre las demás del gielo, 
digo que el hidalgo ha de ser lo primero mui gierto y verdadero 
en su palabra, y desto tener ganado tanto crédito que su sí sea 
tanto y más que el juramento de pleueyo; no lo(h)ar lo malo, 



3. B. xpianos. P. que les h. 

6. P. en ser vno buen. 

14. P, B. llaman los españoles a las. 

20. B. Parraiso. 

21. M.SS. como el fantaseo el. 

24. P. y que en la claridad de la obra resplandezcan. 



58 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



n¡ vituperar lo vüeno por consideración de quien hiziere ni 
dixerc lo vno ni lo otro; vien afable y vien comedido con iodos, 
señaladamente con muxeres manso, y venigno con qualquiera, 
y más con lo[s] que poco pueden, mirando y respondiendo por 
5 ellos como padre de todos; que ayudar y fauoresger a ios tales 
es propio ofigio de hijo de algo; no mostrar poder mucho con 
los que pueden poco; ser umilde. sin presunción ni altiuez, ni 
despreciando a nayde, sino a los que [se] quisieren tener y 
estimar en más de lo que son; ser pagiente y sufrido; no 

10 moüerse ayrado sin justísima causa; liveral y franco donde 
conviniere, y según lo que pudiere; procurar ser amado de los 
buenos, ya que los malos le teman; que no hay mexor señal 
para conoger si vno es bueno que ver le avorrezcan los ruines, 
porque naturalmente cada vno ama [a] su semexantey aborrece 

15 [a] su contrario; ynclinarse antes a misericordia que a rigor, 
perdonando con facilidad los (h)enoxosque le hicieren, mayor- 
mente si no proceden de maligia, ni fueren en gran perjuicio de 
su honra, por la qual ha de volüer, en los casos permitidos en 
la conciencia; no ha de poner su honra en todas cosas, porque 

20 no se las lleue el viento; no se ha él de tomar la honra, sino 
procurar merecer que se [la] hagan, porque la honra no se 
halla sino donde y quando no la buscan; no huir la muerte, 
quando conviene perder la uida; no se ha de loar a sí mesmo, 
sino hazer porque otros le lo(h)en; no defender lo injusto, [ni] lo 

25 que a quien tocare por codicia ni ynteresse; no hazer cosa de 
que se le siga afrenta, ni se la puedan reprehender; perder 
antes de lo suyo que tomar de lo axeno; no tratar mal ni mor- 
murar de la honra de otro en ausencia y estoruar que naide lo 
haga; ni decir del lo que no osaría decirle en presencia, y menos 

30 si toca a muxer, si ya lo mal [h]ccho y de que se mormura, no 
fuere tan publico que todos lo sepan; no querer ni procurar le 
tengan en más de lo que su ser y estado merece[n], porque de 



8. P. quisiesen. 
10. P. m. a yra sin. 
18. B. premilodos. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 59 



lo alio sienpre se da mayor caida, y de aqüi sucede ser teni- 
dos en poco los hombres; y finalmente aproúechar a todos los 
que pudiere y no hager mal a ninguno. 

LoRCA.— Si todo lo que aveis dicho se hallase en vna per- 
sona, yo os la vend[r]ia sin tacha, pero ¿dónde la vuscaremos? 5 

GoDoy. — Vos no me pedistes que os lo mostrase, sino que 
os lo piníassc, y assi yo he [h]echo cassi lo mesmo que quen- 
tan de Alegre, el trüan, con la Reina Doña Ysaüel, de vuena 
memoria, que le mandó vüscar vna muía con todas las propie- 
dades y condiciones que en muy muchas xuntas apenas se 10 
hallan, tomando de cada vna la suia. Para cumplir con lo que 
se le auia mandado, traxo al patio de palaq;io vna llegúa y un 
garañón, y preguntándole la Reyna por la muía, respondió que 
el no la hauia podido hallar qual Su Alteza la pedia; que alli 
tenia los maestros, que Su Alteza se la mandase hazer. 15 

LoRCA.— De manera, señor Godoy, que me de?is las calida- 
des que ha de tener el hixo de algo para que le vüsq[uc] yo 
con ellas; que vos no os atreucis a hallarle. 

GoDOY.— Sospecho que con todas, que seria dificultoso, 
pero con algunas dellas, que se hallarla; que no se sufre dc^ir, 20 
ni es ragon que tanta nobleza esté del todo desnuda de cosa 
tan propia y natural suya como es la virtud. 

LoRCA. — Dos hombres ay en mi lugar, y avn no muy lexos de 
mi casa, que seria marauilla si (h)allásedes en ellos alguna de las 
cosas que aveis dicho y apuntado, avnque presumen de hidalgos. 25 
Al vno llaman tal de Sahaüedra, y al otro fulano de Narvaez, y 
su abuelo y mi madre (h)eran primos, hixos de hermanos. 

Godoy.— ¿Son hixos de algo? 

LoRCA.— Yo a lo menos no lo soy, si üa (h)a degir verdad. 
Ellos en los sobrenonbres hidalgos y avn caualleros parecen; 30 
que por tales son tenidos aquellos dos linaxes en aquella tierra; 
y como alli todos somos libres, no tenemos para qué pedir a 
naide, si es hidalgo o no, aunque presumamos que no lo sean. 



5. M.SS. vendía. 
12. B. llegua = yegua. 



60 DIALOGO DE L03 PAJES 



GoDOY. — ¿De qué viiien esos? 

LoRCA.— Aquel mi pariente, aunque no quiere por fantasía 
reconocerme por tal, no entiende sino en pasearse, porque su 
padre en vnos ar[r]endamientos que higo al Duque de Medina- 
5 sidonia y a otros señores, ganó muy mucho, y quedó todo 
a él; que se le murieron vnas hermanas, que hasta cntonges 
fué dichoso. El otro entiende en tratos con grande entonación 
y presumiendo del Narvaez. 

GoDOY.— La culpa de eso deue progeder de vna mala cos- 

10 tumbre que con vuena fin y intención se introdugió en Castilla 
en gran perjuicio, avnque no se echa de uer, de la noblega 
della, y mayor lo será mientras más el íienpo anduviere. 
LoRCA.— ¿Qué costumbre? 
GoDOY.— Bien lo deueis saver, si cayesedcs en ella. Es que 

15 quando los Reyes Católicos, Don Fernando quinto y Doña 
Ysavel, dester[r]aron [a] los Judios de Castilla y ganaron el 
reino de Granada de los moros, que casi todo fué junto, los 
más de los Xudios y Moros que se convertían a nuestra santa 
fee católica, tomauan por padrinos de pila a los hidalgos y 

20 caualleros más prengipales que avia en los lugares donde se 
vautigauan; y estos les p[cr]mitian por honrallos que tomasen 
sus apellidos. Y venidos en su poder, hallanse tan vien con 
ellos que los publican y señalan por suios, mayormente donde 
no los conogen, como higo vno que yo me sé, que sin ver- 

25 guenga ninguna, en apartándose hasta ginquenta leguas de su 
naturaleza, se armó luego con vno de esos sobrenombres, 
como si su abuelo vbiera sido aquel famoso alcayde de Ante- 
quera, Rodrigo [de] Narvaez, avnque fué tan valeroso que no 
permitió le tocase el agua vendita sin primero aver pasado y 

30 sufrido el trauaxo de yr a Portugal, y después, por desmentir 
las espias, edificó vna capilla para su enterramiento. El nieto 
huvo corta ventura en el apellido, porque dende a pocos dias 
agcrtó a yr [a] aquel lugar, donde estava vn hidalgo de sü 



12. B. mientras el. 
14. B. callesedes. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 61 



tierra que descubrió la pelada y fué caüssa que se tornase 
al suyo, que en la sonada paregia (h)algo al otro, y maldita 
[la cossa], el cargo que (h)alli tenia, ayudaua a su hurto. 

LoRCA. — ¿Qué perdieron essos hidalgos y caualleros en 
dar sus apellidos a los que degis? 5 

GoDoy.— Mucho; porque de aqui a ginqüenta o ochenta 
años querrán ser todos vnos, o hará alguno de ellos o de sus 
descendientes alguna vileza y tacañería, porque tarde o tem- 
prano, en esto o en aquello, an de saver a la pega y tornar a 
su natural; y no dirán, ni se soñará, sino que fulano de Nar- 10 
vaez o de Sabedra lo hico, de que aquel linaxe se le seguirá 
ynfamia, porque no se sabrá si es suyo el apellido, o si le 
prestaron a sus pasados, y se querrán poner con qualquiera 
otro hijo de algo a tú por tú, especialmente si el hijo de algo es 
pobre, y esotro rico, como se vsa. 15 

LoRCA. — Ya eso está remediado con pedir, como se haze, 
tan estrechamente la hidalguía al que pretende ser hidalgo, y 
con esto no se puede dexar de sauer quien es cada vno. 

GoDOY. — Esa hidalguía no se prueba con testigos. 

LoRCA.— ¿y cómo? 20 

GoDOY.— Pues qué saueis vos ni nayde lo que al otro se le 
antoxare de jurar, como se lo pagan los pretendientes, ni para 
eso ni para esotro; que ni les faltan mañas ni dineros para 
contentar los consexos y otros particulares dellos, y más si los 
lugares no son mui grandes. Y de aqui a pocos años, sus 25 
nietos o visnieíos de esos de vuestro lugar saldrán con sus 
apellidos, y avn si se les antoja, con las armas de ellos, a 
viuir donde no los conozcan, y en dos credos se hagen hidal- 
gos y avn caualleros, por más que el fiscal de Su Magestad 
les espulg[u]e. Y avn ya lo pretenderá ser ese vuestro pariente, 30 
pues no trata más de pasearse engima de vn cauallo con paxes 
y lacayos, y mañana conprará vn regimiento, y en otra villa o 



6, P. 50 o 80 anos. 

10. B. sonara. 

11. B. P. siguira. 



62 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



9¡udad, Icxos de ay; y vcislc aqui [h]ccho todo lo que vos 
quisiéredes. Y yo os digo que si tuviese tantos quentos de 
renta, como de sus semexantes deven de auer sacado executo- 
rias, que yo preguntasse al Duque, mi amo, si qucria ser mi 
5 criado, y le escriuiria «honrrado y pariente», como el haze a mí; 
que no me amohina poco su cortesía. 

LoRCA.— ¿Porqué? 

GoDoy.— Porque, pues no lo soy, parece cosa de vurla el 
llamármelo, como ha^en algunos que a todos los confesos 
10 llaman primos y parientes. Y si es por honrarme antes me 
afrento; dando a entender que por faltarme linaxc, me socorre 
con el suyo; y engáñase, que más necesidad tengo de sü 
hagienda que de su parentesco; y pues en lo vno es tan corto, 
podria escusar el ser tan largo de lo otro; y si fuera sü parien- 
15 te, no fuera vuen tratamiento tal manera de escreüir. 

LoRCA.— De esas delicadezas no se me da. Por todo paso; 
a oíros dará gusto lo que a vos saue mal, y esotro que degia- 
des, no lo dexo de creer. 

GoDOY.— Señor Lorca, perdóname que hable tan a la clara, 
20 porque en lo que tratamos, no se sufre otra cosa, ni nos enten- 
deríamos. 

Lorca. — Yo, señor, os perdono, pues a mí me va tan poco 

en ello, que no soy de los que niegan sus padres. Antes por 

csso me llamo Juan de Lorca, como mi padre se Uamaua, y 

25 bien pudiera de mi madre tomar Alvornoz, que es pieza que se 

puede jugar en cualquiera casa. 

Godoy. — Vos lo higistcis como honrado y cuerdo, y para 
mí, yo tengo por cosa sospechosa que los hijos mayores dexen 



1. 


ay=ahí. 


13. 


P. pues lo vno. 


14. 


P. del otro. 


16. 


P. no se nada. 


17. 


P. y en esso oiro. 


19. 


M.SS. habla. 


20. 


B. Zufre. 


27. 


B. la palabra «nofa> al margen 



DIALOGO DE LOS PA|ES 65 



el apellido del padre y se arrcn del de la madre; que lo hazen 
con cauíela, porque se acaue y oluide el apellido de sü casa; 
y con este ardid, avnque se miren todos los sanvenifos, que 
hay en las yglesias de España, de los tornadizos no se hallará 
ya ninguno de los apellidos que en ellos están; que avnque sean 5 
viuos los hijos o nietos de sus dueños, no hay rastro ni me- 
moria delios, tanto cuidado y diligencia ponen en ello. Y para 
quitar estos ynconvenientes, los nobles de Castilla auian de 
suplicar c inportunar mucho a los reyes de ella mandasen so 
grauissimas penas que ninguno tomasse el apellido del linaje 10 
axeno, ni pudiese traer (h)armas axenas en repostero, ni sello, 
ni poner escudo de ellas en las puertas de sus casas, ni en 
otros edificios, ni se lo hauian de consentir por ninguna via, 
avnque de la madre les viniesen; que pues ella en estos reynos 
no les puede dar nobleza, tanpoco les podrá dar las insignias 15 
dclla, saibó si el padre fuese hidalgo, que en tal caso podria 
poner las del padre y madre juntas. 

LoRCA. — Algunos no miran esso tan delicadamente como 
vos. Antes digen que pierden ellos en que los otros se quieren 
honrar de sus apellidos. 20 

GoDOY.— Los que los dan por entonces no pierden nada, 
porque en aquella sagon el que le da y el que le recibe son bien 
conosgidos; más sus sucesores vienen a perder según mi opi- 
nión. Bien holgaré yo de honrar a qualquiera con mi persona 
y hagienda, y es propio mió, pero no con mi blasón, que no es 25 
solamente mió sino de todo mi linaxe, y puedo en ello perjudi- 
calle, como [h]e dicho; y deste pareger soy. Cada qual tenga el 
que quisiere. Holgaría ver verificada la verdad del, y con lo 



5. 


P. ninguno ya. B. r 


10. 


P. de linaxe. 


15. 


P. p. de?ir nobleza, 


16. 


M.SS. no fuese. 


19. 


P. se querían. 


21. 


H. Los quales d. 



delios a. 



64 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



dicho OS tened, señor Lorca, por respondido a iodo lo que 
hasta agora me aueis preguntado tocante a los hijos de algo y 
qualidades de ellos, porque avnqüe no lo estéis, no sabré degi- 
ros otra cosa, ni la alcanzo. Otro dia topareis con quien sea 
más platico y leido que yo, que supla lo que [h]e faltado. 

Lorca.— No aueis dicho tan poco ni dado con vuestro 
parcger tan pequeña claridad, que no alumbréis con ella a los 
que poco saben. Si os parege, tornémonos a lo que estavamos; 
qüc se me antoja, somos muy alongados de ello. 



8. P. lomaremos. 



CAPITULO V 



GoDOY. — Traíavamos, si me acuerdo, de los sobre señores. 

LoRCA.— De cssos mesmos. 

GoDOY. — No se me ha olvidado, avnque ha rafo que lo 
dexamos, y assi con vna palabra quiero concluir con los hidal- 5 
gos; que avnque a mí me alcanze parte, no tengo de dexar de 
de^ir verdad, Y es que pienso sin duda que si nuestros ante- 
pasados íornassen al mundo, o que no nos conociesen, según 
estamos desemexados dellos en nuestras obras, o que darian 
voges, pidiéndonos quitassen lo que tanto a ellos costó ganar, 10 
pues tan mal vsamos della. 

LoRCA.— Vna cosa tienen vuena y han vien conseruado los 
hidalgos, ya que las demás ayan perdido. 

GoDOY.— ¿Quál? 

LoRCA. — Que puede el hombre asirse tan seguramente a la 15 
palabra de algunos hidalgos como al viento. 

GoDOY. — Plug[u]icra a Dios, hermano Lorca, que esc mal 
solo fuera en los pies, pero miedo he que desciende de las 
caberas, porque oy en dia ay pocos de aquellos cónsules 
romanos, que estando presos en poder de los cartaxinenses, 20 
pidieron que sobre sus palabras los dexassen yr a Roma a 
tratar de paz, y los soltaron, con tal que si no trahian la paz 
efetuada los hauian de matar en llegando: y ellos tuvieron más 
miedo al quebrar sus palabras que a la muerte que les dieron 
en voluiendo sin la paz; y lo que más fué que ellos mesmos 25 
aconsejaron al senado que no la hiziesse, porque no convenia 



5. P. enpe?amos. 
19. P. de la cabera. 



66 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



a la república romana; y vno de estos romanos, que fué Marco 
Aíüio Regulo, avn no quiso yr a su casa a ver a sus hijos y niuxer. 
LoRCA.— Tanvien lo ha^en agora, que por muy poco yníe- 
rcse henderán la república, y os dirán que no son rios, que no 
5 pueden tornar atrás, lo que no higo Judas, hijo de patriarca 
Jacob; que en esto tan vicn puedo hablar, que estimó [en] más 
no le tomasen en mentira su nuera Tamar, que perder las pren- 
das que le auia dexado por el cordero. 

GoDOY.— De vn gran señor que fué en estos reynos, me 

10 contaron el otro dia que pidiéndole vn hidalgo, criado suyo, la 
palabra en gierta cosa, al cabo de larga contienda, le dixo: si 
como vuestra señoría me la dio a mí, la vbiera yo dado a vues- 
tra señoría, no me tuviera por quien soy si no la cünpliera. 
A lo qual respondió el amo: pues agora savcis que no es nues- 

•j5 ira (h)orden tan estrecha como la vuestra. 

LoRCA. — Dixo vien, que harto (h)ancha es la (h)orden donde 
cupieron la falta del señor, el atreuimiento del criado, y la 
ragon que estorvaua el castigo; mas, pregúnto[o]s, ¿si un 
hidalgo vbiese prometido algo, y dado la palabra a otra qual- 

20 quiera persona, y antes que llegase el tiempo de cunplirla, de 
aquella persona resciuicse aquel agrauio o enojo, si estaría 
todavía (h)obligado en ley[ejs de hidalgo a cumplir su palabra, 
no obstante el pesar y daño que le hicieron? 

GoDOY.— Si los dos reciprocamente, digo el vno al otro, se 

25 ubiesen promiCtido alguna cosa, y el que lo hauía de hazer pri- 
mero faltó, y el otro no, quedará obligado a cunplir en rigor, 
si no presumiesse de tal hidalgo, que quisiessc aventaxarse en 



1. 


M.SS. vnos de. 


4. 


P. dirán que no pueden. 


6. 


B. esto vien. 


9. 


B. nold marginal: Gen. 38. 


12. 


P. vbiera dado yo. 


14. 


B. q'cs nuestra. 


20. 


P. cunpiirio. 


22. 


P. ley. 


26. 


P. y al o. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 67 



eso. Pero de otra manera y por qualquicra otra causa sí; que 
el auerlo hecho mal el vno, no es causa [de] la quiebra de la 
palabra del otro, si no es el caso que dixe, que la mexor prenda 
que el hidalgo y noble han de lener en su casa, ha de ser la 
verdad de su palabra, por lo qual dixo vno que la promesa del 5 
hidalgo es deuda de insírumenfo quareníizio. 

LoRCA. — Por no lo hazer ellos ansi y dexar perder su cré- 
dito, dixo vn bentero a vn escudero del rey caíholico, que llegó 
á su venía vna noche tempestuosa, y tan tarde que él y su fami- 
lia estauan acostados, y dando golpes el escudero que le abrie- 10 
sen, respondió que era ya muy noche, que no se podía levan- 
tar, rogándole por amor de Dios le abriese para dar siquiera 
vn poco de paja y gevada a! cauallo, que él le dava su fee y 
palabra de le pagar muy corícsmeníe, replicó el ventero se 
fuese en vuena hora que jurava a tal, [que] no cupiese[n] en 15 
vna talega por grande que fuesse, las palabras de escuderos 
que tenia enpeñadas por paja y geuada. 

GoDoy.— Por uida vuestra que lo dexemos, ya que yo no 
puedo hablar en ello sin regcuir gran pena. Y tornando a nuestro 
propósito, de donde nos emos diuertido, dezia que los sobre 20 
señores estauan tan apoderados de los sentidos de sus amos, 
que al que les plazia, prendían y al que querían, soltavan sin 
coníradicion alguna, y es tan fuera de medida la ambigíon que 
tienen, de mandar absoluta y disolutamente, que la reina Aíalia 
no fue peor, ni lo son los turcos en su manera, que no dexan 25 
deudos que no matan sin causa por poder ellos reynar seguros. 

LoRCA.— Para los que somos algo torpes de entendimiento, 
muy escurameníe habláis. 

GoDOY. — Aclararme [he], avnque ello se está vueno de enten- 



2. 


P. por aberlo. 




3. 


P. si no en el. 




6. 


B. quareníijio. 




8. 


P. cataloico. 




11. 


B. era muy n. 




29. 


B. Aclárame a. 


— P. H. aclararme a 



68 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



der. Quiero dcgir que estos sobre sscñores de quien vamos 
tratando, si conocen que el señor muestra a otro criado vn 
poco de afición y que en casa aya alguna persona de valor que 
no quiera rendirse a su voluntad, ni subjctarse a sus mañas y 
5 condiciones, no para hasta que le aparta del señor, haziendole 
entender que no conviene al seruigio tal hombre, y de esta 
cautela vsa hasta que no dexa sino a otros tales como el, que 
de uaxos y desventurados le obedcscan y reconoscan por señor, 
y estos por viciosos y malos que sean, an de medrar, no 

•¡O porque sirucn a! señor, sino porque aplagen a él; y los ser- 
ui^ios de estos son tan ymcunbrados en los ojos de su amo, 
como avatidos y diminuidos los vuenos de los otros nobles y 
virtuosos, no temiendo la (h)amenaza que Dios hazc por vn 
propheta a los que loan lo malo por vueno y de lo agrio hazen 

15 dul?e y de les linieblas luz, sino que las tinieblas de los 
vnos han de ser chacas y las chacas de los otros faltas, traien- 
do siempre a los amos las orejas llenas de viento, escoxiendo 
antes ser Aristipo que Diogenes. 

LoRCA. — Ya os he dicho que si no son de los libros de 

20 deue y de auer, que de los otros sé poco. Por tanto no os 
remontéis, que os perderé de vista. 

GoDOy.— Contentaros [he] con contaros el quento [y] pesara 
ese ynconviniente. Aristipo fué criado y priuado de Dionisio 
tirano, y hallando vn dia a Diogenes filosofo lavando vnas 

25 yernas para comer, dixole: Diogenes, si tu quisiese andar al 
sabor de Dionisio y üsonjcarle, no ternias nesgesidad de comer 
esas hierbas. Al qual el filosofo respondió: si tu fueses tan 
honrado y tan vueno que te contentases con comer esto, no 
ternias necesidad de lisonjear a Dionisio. 

5() LoiJCA.— Por <;-ierto él respondió sauiamentc y como persona 
que queria que la necesidad la pade(;:iese antes el cuerpo que 
honrra. 

GoDoy. -Esto otro es al renes, porque con todo el cuydado 



14. B. nota margina!: Isaías. Cap. 5. 
20. B. P. ya de auer. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 69 



que muestran tener de las haciendas de sus amos, las uemos 
disminuidas y la[s] suyas acrecentadas, quitando de los otros 
y poniendo en sí, cosa avn reprouada entre los gentiles, pues 
dixo Tulio que aquel tenia él por hombre perfecto y caual que por 
su propia vondad y virtud se valia y procuraüa subir a buen 5 
lugar, que no el que lo hazia con daño y menoscauo de otro. 

LoRCA.— Yo tengo por muy grande yndustria de criado acre- 
centar la hacienda de su amo con disminuir los partidos y 
rabiones de los otros criados; y si en esto está la priuanga, harto 
giego está el señor que no vee que qualquicra por ne^io que 10 
sea, sabrá ser priuado y sobre señor, si se quisiese atrcuer a 
su vergüenza y congiencia, y no mirar por la honra y autoridad 
de su dueño, que en semejantes casos suele cor[r]cr peligro, 
como ya yo he oydo más de dos veges mormurar de algunas 
casas de señores, avnque vicn sospecho que les deue de acón- 15 
tecer a los señores como a los cornudos, que sienpre son los 
postreros que lo sauen, y los más yncredulos. 

GoDoy.— Vos degis lo que ay en ellos, porque el sobre 
señor y sus sec[u]aces nunca de otra cosatraía[n] con el señor, 
sino que todo el mundo tiene harto que loar su persona, har- 20 
tura y gonernagion de su casa, siendo todo al reues. 

LoRCA.— Con esas condiciones, los sobre señores no esta- 
ran vien quistos. 

GoDOY.— A lo menos de los buenos, que antes se cumple 
en ellos el refrán que dige: «todos al ruin y el ruin a todos,» 25 
avnque no al descüvierto por no los desabrir, para si los han 
menester. 

LoRCA.— Todavía digo que, si no tienen otra manera de apla- 
Cer al señor que esa, no la apruebo. 

GoDOv.— Tanvlen se aproucchon de otra fior, que es, hacer 30 
creer a sus amos que solo le siruen por el amor que les tienen 
sin respetar al yníercs y m[erce]d que les han de hazcr. 



5. P. propria. 
24. P. A lo mismo. 
31. P. el marques que. 



70 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



LoRCA. jO qué ncgia persuasión, y más negio el amo que 
la cree! 

GoDOY.— Tienenlos tan hechizados que todo lo que les sale 
por la uoca piensan que es evangelio. 
5 LoRCA. — Ya seria posible que holgase yo más de seruir al 
Duque que a otro, y a vn señor por diez que a otro por catorce, 
por los respectos y causas que para ello me podrían mover, 
pero que al vno y al otro, sirua yo de dia y de noche sin tener 
final galardón, no lo quiero creer, avnque los sobre señores me 
10 perdonen, mayormente si el que sirue no tiene otra hazienda 
sino la que espera del señor; y avnque la tenga, veo pocos que 
la quieran gastar con sus dueños, sino es quando meten aguja 
y esperan sacar rexa. 

GoDOY. — Vos estáis vien en el negogio. 
15 LoRCA. — A lo menos si yo fuesse el amo, por el mesmo 
casso pensarla que me quieren engañar. 

GoDOY.— Pues no paran ay, porque si algún criado ha scrui- 

do y se quexa de la mala paga o de ninguna, no quieren otro 

asidero para decir a sus amos que fulano es hombre yntcresal 

20 y que no sirue con amor sino con interés, y que no siruiendo 

con amor, no puede hazer cosa vuena. 

LoRCA. - No a mucho que yo oy a vn predicador, que el vicn- 
aventurado S[an] P[cdr]o, principe de los Apostóles, auia pre- 
guntado a su maestro Xpo, nro Redcmpfcr, que pues el y sus 
25 conpañeros auian dexado lo que tenían por seguille, que que les 
auia de dar; y que Jesuxpo no por csso se auia yndignado ni 
tenido a mal, como se paregió por la respuesta que les prome- 
tió muy vuen premio de su íravaxo; y el Real profeta Dauid 
dige que seruia a Dios por el galardón que esperaua, y con los 



1. 


B. Que n. 


5. 


P. íambien h. 


20. 


P. sino por ynterese. 


25. 


M.SS. S. P.° 


24. 


B. AI margen: Maíheo 


29. 


P. sirulo. 



diXlooo pe los pajes 71 



que el Padre Ethcrno ¡mbió a írauaxar en su viña seygualó [el] 
primero, que no quisso fuesen de valde ; mas al fin, es Dios y 
essos oíros iiombres. 

LoRCA.— Mexor paresceria que los señores imitasen a Dios 
que paga más de lo que le siruen, y castiga menos de lo que 5 
le ofenden. 

GoDOY.— Vien lo hacen en eso, que pagan mal o nunca, y 
si les hierran por poco que sea, nunca se les oluida, que quando 
más oluidado lo tiene el criado, se lo pone el señor, cree sobre 
señores delante para en pago de los semidiós que a [hjecho, 10 
y no hay seruigio por grande que sea, que se recompense con el 
menor desabrimiento que se les hage. 

LoRCA.— ¿Y esos sobre sseñores, sirben al señor sin ga- 
lardón? 

GoDov.— Sí; porque ellos no lo esperan del señor como los 15 
otros criados, que de su mano se lo toman y a su gusto, sin 
que el señor osse ylles a la mano, y lo que más es que aunque 
les pese dello, an de mostrar que les plaze, porqu[e] el sobre 
señor no les ponga qeño, ni le[s] muestre tuerto el rostro. 

LoRCA. - Lo que yo entiendo de lo que, señor, me aueis 20 
d[ic]ho, es que esos tales no son sseñores sino criados, no 
libres sino sieruos y subjetos a ruynes. Decidme, ¿sus estados 
gouicrnanse de esa m.anera que las casas, por solo el parcger 
de los sobre señores? 

GoDOY.-Pues ay está el mayor ynconuinieníe y mal de 25 
todo; que no hay más gouierno ni justicia en ellos de la que 
quieren los sobre señores, y aquel solo la alcanza que es 
su amigo, o le da algo, y le hazc el buz; y el otro, avnque le 
sobre, le a de andar sienpre hambreando, y el sobre señor 



1 . B. Al margen; Psalmo 118. Matheo. 

4. P. pareciera. 

8. hierran=ycrran.=ofender, agraviar. — B. se oluida. 
24. P. Sigue, después de sobre señores, la línea 27 con las palabras, 
y aquel solo, etc. 
28. B. algo e le. 



72 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



sin saber leíras es muy letrado, y sin espcrieníia gran gouer- 
nador. 

LoRCA. —Queréis dcgir que ese crédito tiene para con sü amo, 
avnque en efeto solo para el mal sea sauio. 
5 GoDOY. — Esso mesmo; mas tal qual abierta a ser, el pobre 
del vasallo no reconoce otro señor, ni tiene otra ley más de la 
voluntad del sobre señor; y si por sus pecados se atreue a 
querer negociar con el señor sin pasar primero por el cedazo 
del sobre señor, enoramala allá fué por el desacato que cometió 
10 en entrar por el postigo y no por la puerta. 

LoRCA. — ¿Y pasan los sseñorcs por esso, siendo cosa que 
tan de veras les toca en las animas, ya que las honras no las 
miren? 

GoDOY. — Descarganse ellos del trauajo, y el sobre señor 
15 quede contento, que con todo pasan y disimulan. 



1. B. inspirien^ia. 



CAPITULO VI 



LoRCA.— Agora digo que este nombre de señor, no le entien- 
do. Si vos, que aveis tratado más con ellos, me lo diesedes a 
entender, avnque fuese de aquí a mañana, olgaria de escu- 
charos. 5 

GoDOY. — Cosa es lo que me preguntáis, en que algunas 
ve^es me e parado a pensar por entender la etimología de esse 
bocablo, mas nunca he podido dar en el hito, ni satisfacerme. 
Lo que he rasíre(h)ado y fantase(h)ado, es que señor viene de 
un vocablo latino conparatiuo que dizen «sénior», y avn oy dia 10 
los aragoneses, si quieren escreuir señor, escriuen sénior, si 
no es muy platico en la lengua castellana. En la latina, «senior> 
quiere de^ir «más viexo», de donde yo infiero, no sé si bien, 
que antiguamente los sauios y viejos gouernauan y rejian y 
mandauan las repúblicas; y a los que rexian la de Roma y su 15 
inperio, los llamauan senadores, que es lo mesmo que viejos, 
porque descienden del nombre positiuo «senes> que sinifica 
viejo, porque la saviduria está en los uicjos; ya que todos no 
lo fuesen en la (h)edad para mandar y señorear, lo deuian ser 
en el juizio y entendimiento y vida aprouada de sus personas. 20 
Y esto dio a entender Augusto ^esar quando dixo hablando 
con los mogos: «oid, mancebos, al viejo, a quien siendo mogo, 
escuchaua a los viejos.» Y parece conforme a este mi pareger, 
en los reynos, donde los reyes no sub^cdian por herencia sino 



1. P. de señorío no. 

12. P. en lengua c. en latina. 

16. B. lo llamauan. 

22. M.SS. s. mocos. 



74 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



por elegion, como pocos años ha, auia algunos entre chris- 
íianos, como lo era Vngría, Bohemia y Polonia; y ansidevieran 
de ser iodos en sus principios, pues ninguno de los primeros 
nació rey, avnque después de los reynos y señónos, se ayan 
5 venido a heredar por sub^esion, como lo han hecho no a 
mucho íienpo los que a[r]riua he d[ic]ho; que no me certifico 
bien si los que agora en ellos reynan, sean los primeros 
reyes herederos; y si no son los primeros, bien se que no 
son los segundos. A lo menos en Bohemia, cierto estoy que el 

10 Rey Maximiliano es el primero, sobrino del buen enperador 
Carlos quinto. Y según esto, el nombre de señor de que en Es- 
paña vsamos, quiere tanto decir como sabio, prudente, vueno 
y viejo en ciencia y vida, y digno de mandar y señorear. Y lo 
mesmo que yo he d[ic]ho, parece sentir Santo Thomas y Nico- 

15 lao de Lira, declarando aquel nombre Magus sobre Sant Matheo 
en el capitulo segundo, dándonos a entender quienes fueron 
aquellos tres reyes que vinieron a adorar a Xpo, nro Reden- 
tor. Y en los Actos de los Apostóles en el capitulo VI, se dice 
que alborotaron contra San Esteuan (a) los viejos y letrados. 

20 LoRCA.— Zierto a mi ruin juicio, diré, señor Godoy, que no 
deueis de dar muy lexos del blanco. Y avn en ese tienpo, no 
deuiera de auer essos sobre señores que agora dccis, pues los 
señores no huyan el trauajo de la gouernacion, como sabios 
que entendían que eran eligidos y nonbrados en aquel oficio 

25 para el bien de todos y no para el suyo propio; mas agora lo 
que veo, son para solo su prouecho. 

Godoy. - Es ansi, si por vien tienen mandar y tener hacien- 
da sin conocer para qué les puso Dios en aquel estado, y que 
están obligados en él; y Xpo no llamó a San Pedro bienaven- 

30 turado por lo que tenia, que vien savia que era vn pobre pes- 
cador, que ni tenia nada ni lo hauia de tener, sino por la mara- 



16. B. capitulo 2.°. 

17. B. Redenptor. 
25. P. proprio. 
30. P. que no t. 



DDÍLOGO DE LOS PAJES 75 



uillosa confesión que higo de la fee por la voca, y porque ansí 
locreia en el coracon y ovraua conforme a ella, en que consiste 
la bienaveníuranga, que no en ser señor. 

LoRCA.— Señor Godoy, mientras le viniese esse conoci- 
miento, yo estoy determinado con vuestro pareger de tornarme 5 
a mi casa con mi hijuelo y (h)cnseñarle mi arte de viuir, que con 
ella, Dios quiriendo, le yran los señores a buscar y rrogar, la 
gorra en la mano; y él no terna necesidad de ellos, antes según 
las cosas van, podria él presto ser señor de sus estados, como 
lo son ya en Spaña, Ginoueses y Florentines y otros merca- 10 
deres. 

Godoy. — Si esso vos pensáis poder hazer, después de 
[c]star vicn con Dios en la tierra, no puede tener mayor bien; 
que gierto andar tras estos señores, es seguir el viento, o las 
abes que huelan, o el rastro que (no) dexa la nao, que el refrán 15 
dige: «que el amor de las malas muxeres, y el vino que queda 
de la tarde a la mañana en el frasco, y el fauor de los señores, 
que a la tarde es vueno y a la mañana ya es perdido>, dando a 
entender la poca firmeza que en ello ay. 

LoRCA. — Yo voy vicn enseñado en todo. Doquiera que 20 
estuviere, me tened por vuestro seruidor, que no desconoceré 
la merged que en todo nos aucis [h]echo en vuestros auisos, 
que los tengo en mucho más que la que resgiuiera del Duque, 
si mi hijo quedara en su seruigio. Y supIíco[o]s que lo acordéis 
a su tienpo, me mande pagar los trecientos ducados que le presté. 25 

Godoy.— Yd, señor, con Dios; que siempre os terne por 
amigo, porque vos lo meregeis. Y en esotro, vos por carta se 
lo acordad al Duque, porque «mcnsaxero de casa, palos de- 
manda»; que sienten mucho que sus criados les traigan a la 
memoria ninguna cosa de las que ellos están (h)obligados a 30 
hazer, y más, pagar dinero, que les sabe mal. 



2. P. conforme della. 

6. P. mi g-jjo y le enseñare. 

21. P. estubiese. 

30. P. ningún caso de los. 



COLOQUIO TERCERO 

Entre Guzman, Godoy, Lorca y el Duque, en que se fraía 
de quan inadueríídamente lo hazen los señores en quitar 
el buen tratamiento a quien se le deve y le meres^e, dán- 
dole a quien lo podrían escusar; y de quan trocadas están 5 
sus casas y manera de uiuir, de las de sus antepasados 
por el poco caudal que hazen de la gente noble y pobre; 
y de las racones que ay para que teniendo [maiores] 
renías que sus antecesores, luzgan menos. 

Diuidese en quatro capítulos 10 



CAPITULO I 

Guzman.— Señor Godoy, ¿quien era aquel hombre honrado 
que fan gran rato ha, estáis hablando con él? 

Godoy.— ¿No se os acuerda, quando fuymos a Medina con 
el Duque esta postrera ucz, de vn mercader que le prestó íre- 15 
cientos ducados, y le salió por fiador de la moatra? 

Guzman. — ¿Querría dineros? 

Godoy.— Sí, y íanvicn trahia el hijo que el Duque le rcs(;iuió 
por paxe por ragon de aquel seruigio. 



B. H. t. maravedís r.— P. t. mercedes r. 
P. antepassados. 



78 DIÁLOGO DE LOS t>AjES 



GuzMAN.— En buena fcc, que él dexa a vücn recaudo. 
Páreseme podemos degir por él, lo que dixo vno de otro hijo 
del alcayde de Xaíiua, que le res^iuló el Duque de Calabria, 
quando salió de la prisión que [ejsíubo en aquel castillo, por 
5 el buen serui^io que le auia [hjecho el alcayde, el tiempo que 
alli esíubo, le «auia resccuido vn hijo a vienes perdidos y hos- 
pital perpetuo». 

GoDOY.— Más cuerdo es este otro, que primero se informó 
de la vida de palacio, y de las mercedes que los señores hazian 
10 a quien los seruia, y quando entendió lo que pasaua, sin hablar 
al Duque, se tornó con su hijo, 

GuzMAN. — ¡O, hideputa, judio, y esso supo! 

GoDOY,— ¿Y no os parece que lo acertó? 

GuzMAN, — Y aun pese a tal, porque a mi padre no se le 
15 entendió otro tanto, quando acá me traxo, sino «que pensó que 
uríaua bogas,» 

GoDOY. — ¡Pues si supiesedes lo que me dixo! 

GuzMAN. — ¿Qué, por mi vida? 

GoDOY. — Que antes que dexalle al Duque, le queria enseñar 
20 su manera de uibir; que con ella, el Duque y otros señores le 
(h)iran a vuscar a su casa, la gorra en la mano, sin que su 
hijo anduviesse a scruir de rodillas, 

GuzMAN,— Y como que le sobra la razón, pues ansi lo uiesse 
como nosotros. 
25 GoDOY.— Por mi fcc, véesle aqui, adonde torna. ¿Qué ay de 
nuebo, señor Lorca? ¿Qué es la venida? 

LoRCA,— Parecióme, señor, que caya en mal caso, ya que 

[e]stoy acá, si el Duque supiesse que vine a su casa y me 

voluí sin besalle las manos; y ansi torno a hazello sin hablalle 

30 en mi negocio; antes fingiré que vengo por los dineros. Si ay 

lugar de ver a su señoría, mandadme poner con él. 



2. P. Párcheme que p. 

4. P. q. s. de Calabria, digo q. s. de la prisión. 
12.— P. O y de puta. 
15. B. entendió tanto. 



diXlogo de los pajes ^9 



GoDoy— Que me pla^e. Entrad, que ya saue que estáis aquí, 
y os espera en su cámara. 

LoRCA.— Déme vuestra señoría las manos. 

Duque.— O, señor Juan de Lorca, seays muy vien venido; 
abragame. Pajes, poned ay vna silla a Juan de Lorca. 5 

Lorca. — Muy vien estoy, señor. 

Duque.— No, por mi uida, señor Lorca, sino que os asen- 
téis. Cubrid vuestra cauega; no estéis ansí. 

¿Qué mandáis por acá? Mucho me he olgado de veros. 
¿Cómo queda la señora, vuestra muger? ¿Traeysme vuestro 10 
hijo, que la Duquesa le espera y dige que por ser vuestro, se 
quiere ella scruir del y no dármele a mí? 

Lorca.— (A fee, que ella ni vos, no le cojáis esta vez!) Veso 
las manos muchas veges a vuestra señoría y a mí señora, la 
Duquesa por tan gran fauor. Ya le tenia a punto, y vn día, antes 15 
que nos partiésemos, reziuí vna carta de vn tío suyo que está 
en Seuilla, muy rico, que me ynviava por él, y por ser avn 
pequeño para el seruigio de vuestra señoría, me pareció ynviar- 
selo primero allá por algunos días para que se desenbuelua y 
con más avilidad pueda seruír a vuestra señoría. 20 

Duque. — Mucho me pesa deso, pero no se perderá tiempo, 
que cada y quando que venga, será él vien rezíuído. 

GoDoy. — ¿Qué os parece, Guzman, del rregluimiento del 
Duque a Joan de Lorca? ¿Hizo nunca otro tal a vuestro padre, 
ni a oíros cavalleros que se precian de parientes de su casa y 25 
lo son? 

GuzMAN.— ¿Dcsto os espaníays, Godoy? ¿No caeys en que 
este Judio y oíros tales como él, cada día los a menester y esos- 
oíros cavalleros anlo menesíer a él? 

GoDoy. — Vien cayya yo en ello, pero no por eso deja de 30 



3. 


B. Dedme. P. vueseñoria 


5. 


P. poned aquí. 


6. 


P. Estoy yo. 


13. 


P. no lo coxays. 


29. 


P. anle. 



80 DIÁLOGO DÉ LOS PAJES 



ser mal hecho, que quiten de lo que vnos merecen para qüc 
sobre a otro y a quien no se les deue; y es yr contra la justicia 
distributiua, que nos obliga a dar a cada vno lo suyo. Y vien 
considerado, señor Guzman, de estos íiene[n] necesidad para 
5 suplir faltas de hacienda, y de los otros para cumplir las de la 
honrra y sustentarla y la vida a rratos. Y si todos pudiesen 
pagarse de los malos tratamientos que reciven, como Don 
Diego López de [H]aro, podria ser les tuviesen ottro rrespeto. 
Guzman. — ¿Como pasó eso? 

10 GoDoy.— Vn dia el Rey Don Alfonso estando en la guerra, 
dixo que en ella tanto valia el villano como el hidalgo. Y el 
Don Diego, ansi por la suya como por la de los hijos de algo, 
aguardó al íicnpo que el Rey queria ronper con los moros en 
la vatalla de Alarcos, que oy llamamos Qiudad Real, y con 

15 trecientos hijos de algo que pudo rrccoger, se suvió a vn otero 
y se estuvo a la mira sin pelear. Sucedió que el Rey perdió la 
vatalla. Después repre[h]endicndo a Don Diego algunos, de que 
en tienpo de tal necesidad avia hecho vna cosa como aquella, 
respondió que mientras el Rey no onrase a los hijos de algo, 

20 no avia porque fuese honrrado de [ejllos. 

Guzman. — No me meto en si lo hi^o vien o mal, mas páre- 
seme se dio buena maña a que el Rey y todos entendiesen la 
falta que los hijosdalgo hazian; pero a la fe, hermano Godoy, 
ya por la vondad de Dios, no ay moros en España, ni guerra 

25 con Aragón y Portugal, ni se consienten vandos entre señores, 
si no, no estarían tan avatidos, ni serian tan perseguidos los 
pobres hijosdalgo, ni tan fauoregidos los mercaderes [y tra- 
tantes]. Saucys que oya yo contar a un lio mió, que no a 
mucho que murió, que quando no avia tanta paz y quietud en 

30 Castilla, las casas y mesas de los señores estavan llenas de 
hijos de algo pobres y ricos, y andavan a porfía sobre qual 



10. P. Alonso. 

13. P. romper en. 

26. P. proseguidos. 

28. P. lio de mi madre q. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES Si 



manternia más dellos, y los biiscavan so la tierra para que 
estuviesen siempre a punto con sus armas y cavallos para 
defender sus personas y estados, y seruir al Rey con ellos en 
las necesidades. Y por esta razón, Hernán Pérez de Guzman, 
vn cavallero de los Reyes C(h)atolicos, en vn libro que higo e 5 
yntiíuló Mar de Historias, en que hage mención de algunas 
cosas principales de Castilla, contándolas dige: «y era la casa 
de fulano de tantos honbres de armas». De donde podeys sacar 
que la grandeza de las casas de los señores en aquel tienpo 
consistía en la cantidad de la gente noble que susíentavan. 10 

GoDOY.— Pues agora, si algún otro quisiese hazer lo que 
Hernán Pérez, qué diria sino la casa de fulano es de tantos 
vagamundos, jugadores, chismeros, tranposos y gente desta 
traga; que ya por no mantener los señores los hijosdalgo como 
solían, han ellos convertido las langas y arnescs, con que los 15 
honrravan y seruian, en rrejas, aguijadas, y agadones, y los 
cavallos an buelto en muías de arado, y vorricas, y de que 
algún dia podrían ser a[r]repeníidos los vnos y los otros. 

Guzman. — Y aun con todo eso, no se pueden sustentar. 

GoDOY. — Por tanto, los que algo tienen y pueden viuir sin 20 
ellos, aunque con fatiga, no quieren, y se prcgian de entralles 
por la puerta, y tanvien porque [hjallan en sus salas, y delan 
dellos y sus mesas, sentados muchos Juanes de Lorca, y a 
ellos los hazen estar en pie, y les venden vna buena palabra, 
que por juvileos dellos oyen, tan cara, que están dos oras sin 25 
gorra, esperando que se la digan, y en aquella para toda la 
m[erge]d que les hazen. Y quando más se alargan, es vna 
carta de fauor para algún ncgogio. Y ya hazen todos tan poco 



3. P. laguna después de Rey, hasta Católicos, línea 5. 

11. P, Parege agora. 

12. P. cassa de Hernán Pérez es. 
19. P. eso se p. 

22. P. las puertas. — P. delante. 

26. P. esperando a que.— P. y es aquella toda. 



82 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



caudal dellos, como saucn que son de molde, que muchos no 

las quieren pedir, conociendo lo poco que les an de aprouechar. 

GuzMAN. — ¿Que pensays que es la causa de [e]so? 

GoDOY.— Buena es de adiuinar, que ellos hagen ían poco 

5 por todos, que a iodos se les da poco por sus ruegos; que 

avnque sean de veras, quanto más, los de cunplimienío, pues 

es de ver que estos de quien ellos hagen quenía, [no] fian ellos 

mucho de sus palabras, sino que primero que le[s] saquen el 

real, ha de aver buena y firme [ejscrifura y fiadores. Y no los 

10 tengo por necios en ello, porque avn con todo eso, quando lo 

cobran, lo tienen ganado a llorar, y si no fuese por los ex^c- 

siuos yntereses que les dan, no hallarían vn marauedi. 

Guzf^AN.— ¿Quereys que os diga? Hazen avisadamente, y 
no como los hidalgos y honbrcs prengipales, que con haré, 
15 haré, comen toda la vida, y pasan por los malos tratamientos 
que les hagen. 



2. B. les a de. 

7. B. que esto de. — B. qucnt.i licín c. m.— P. H. q. f. mucho de. 
10. P. con to esso. 



CAPITULO II 



GoDOY. — No sé de que os maravillays, señor Guzman, que 
[a] vno que es hijo de algo y cavallero de! mundo, le traten 
ansi, pues veis cada dia como se an con los cavalleros de Xpo, 
que si entra vn sagerdotc a hablar a la Duquesa, a de [cjstar de 5 
rrodillas y el vonete en la mano, y en tres oras, no le di^e, 
«Levantaos», y quando se lo m.anda, es como por desden, 
«Levantaos, padre o rreuerendo», por no le llamar señor, 
siendo más devido y degente vesar su señoría la del sacerdote, 
que tiene cada dia a Dios en ella y le llama San Agustín, reli- 10 
cario de Xpo, porque le mete en su pecho. 

Guzman. — No lo c mirado tanto eso que alguna vez entre 
mi, tratando en ello, me viene vn gran temor de pensar que a 
Dios de castigar ásperamente a España por el poco respecto 
que los señores de [c]!¡a tienen a ios sacerdotes, que deuen 15 
darse a entender que, porque vesen por ovedicncia las manos 
a sus perlados, se las han de vessr a ellos. Y aun, ay oy muchos 
perlados que, considerando lo que e d[íc]ho, no se las quieren 
dar, avnque le[s] son subditos. 

GoDOY.— Señor Guzman, no entremos tan adelante: allá se 20 
lo [h]ayan: bolvamos a los legos, que los clérigos no son de 
nuestra jurisdigion. 

Guzman. — Es verdad; pero como chrisííanos, no nos pode- 
mos dexar de doler que los criados de Dios, m.inistros de sus 
sacramentos, no sean tratados como tales; que pues los seño- 25 
res quieren que avn hasta [a] los perros de su casa, quanto mas 
a los hombres se les tenga todo respeto y consideración por 



5. 


B. 


a de abblar de r 


12. 


P. 


Guz. E. mirado. 


19. 


B. 


avnque son. 



84 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



ser suyos, y se enojan y agravian mucho de quien no lo ha^e, 
íanvien querrá Dios, que es señor de los señores, que sus 
criados sean respetados; y ansi parece a mi entendimiento nos 
lo amonesta y manda por el psalmista, diciendo, «no toquéis a 
5 mis vngidos, y con mis prophetas no andéis maligiando.> 

GoDoy.— Quiga que algunos clérigos dan causa a esa poca 
veneración. 

GuzMAN.— No dudo deso; mas los señores, de quien en lo 
bueno sus criados y vasallos emos de tomar exenplo, no an 
10 de mirar sino al alto oficio que aquel tiene, y por no lo sauer 
yo encarecer, no trato de lo que es, aunque por ventura indigno 
d[e] él; y saueis que veo, que si el clérigo es rrico, no dexan 
de hafcllo onrrado. 

GoDOY. — Muy tardio sois de entendimiento. Agora saveis y 

15 caeys en que assi a clérigos como a legos, por la hacienda, 

les ha^en o quitan la honrra sin rrespecto ni consideración de 

oficios ni linages. A la fee, hermano, en las yglesias y gimin- 

terios están los que miravan esas cosas. 

GuzMAN.— Asi pasa; que ya desterraron linages, virtudes, y 
20 obligaciones, si no son por ante escriuano. 

GoDoy. — ¿No aueys leydo lo que dijo vn poeta, que la 
hacienda dava honrra y amigos, que del pobre nadie ha^ia 
cavdal? ¿No se os acuerda de la casa de su agüelo del Duque 
y aun de la de su padre, quantos hijos de nobles, devdos, y 
25 criados viejos de sus casas, se criavan en ellas? Agora veis 
que [no] le siruen al Duque de pajes sino el hijo del judio o 
villano que le salió por el censo, y del platero que le hico la 
moatra, y [d]el mercader que le fió el paño y la seda, y aun del 
sastre que le esperó por las [h]echuras, ni mandan ni medran 
30 en ellas sino los tales. 

GuzMAN.— Vna cosa me desatina a mí dcstos señores. 



4. B. nota marginal: Psalmo 104. 

22. B. nota marginal: Ovidio proueruio. 

24. P. avn de su. 

50. B. en ella. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 85 



GoDov. — A mí muchas, pero veamos la vuestra. 

GuzMAN.— Ver que todos sus pensamientos, y imaginacio- 
nes, y fantasías van enderezadas a mandar y no tener a nadie 
por superior; que si pudiese vno desíos, no rrecono9cr[ia] al 
Rey y en qüanío íernia su estado por pequeño que fuese. Y por 5 
otra parte, ver como se meten y sugetan a estos mercaderes y 
ofifiales, habiéndoles tanta honrra y sumisión como a otros 
sus ygualcs. 

GoDOY.— Eso consiste en auerlo[s] menester, y del que no 
íiene[n] necesidad, apenas le ve la cara contenía; y si algo le 10 
suplican, le dexan estar de rodillas y sin gorra, y la más sabro- 
sa palabra que a la postre oye(n) es: «Yd con Dios, hermano, 
que yo haré lo que pudiere>, y lo que puede, es no acordarse 
más del ni de su negocio. 



2. 


P. 


P- 


ymagina^iones. 


10. 


P. 


a. 


le bee. 


14. 


P. 


a. 


del mas ni. 



CAPITULO líl 



GuzMAN. -De lo que yo más me admiro, es que gustando 
los señores íanío del señorío y m.ando que he d[¡c]ho, no pro- 
curen con todas sus fuercas podello sustentar para no auer 
5 menester a esto. 

GoDoy. — Las muchas devdas que tienen, no dan lugar a 
ello; que no queda por falta de eso. 

GuzMAM.— No las ha9en, si no son muy negesarias. 

GoDoy.— Vien decis, pero por m.e hacer merged, que les 
10 prediqueys vos, que antes conueríireys mil [hjereges, y aun 
plegué a Dios, que en descuento y aun por galardón de vuestra 
yntencion buena y palabras, no os aborrezcan, que es lo más 
(h)ordinario. Yo a lo menos antes me íernia a la privanca y 
prouecho de los que les ayudan a entrapajar que a vuestro 
15 buen gelo y deseo de su scruicio. 

Glizman.— Claro está que a quien trata en la miel, más se 
le pegará que a mí que a <;ien leguas no me la dexan uer; y si 
no me creeys, miradme a la capa que d[e] esotro ya estoy tan 
escarmentado que no hayáis miedo que al Duque ni a otro 
20 vaya a la mano: que ya se puede más con ellos vna lisonja 
que cien verdades; y ansi como dijo Séneca, no tienen quien se 
las diga ni son tan rricos ni poderosos que no padezcan men- 
gua desto, que es haría falta y pobreza: lo que podré hager por 



8. 


B. ha^er. 




12. 


P. buena ynteníion. 




13. 


P. me atendría. 




14. 


P. de ios qualcs ayudan. 


— B. que vuestro 


13. 


P. creed. 


* 


22. 


P. Parezcan. 




25. 


P. proueza. 





oiXlooo de los pajes 87 



la crianza y antigüedad que íengo en su casa, [es] pesarme en 
el alma de su perdición y no ser parte para remedialla. 

GoDOV.— ¡Y quan perdición y ceguedad! sino, bolued los 
ojos a sus antepasados y hallareis que vno dellos con casi 
nada de renta, seruia a su rey muy principalmente en las gue- 5 
rras cada dia, y hagia yglesias, fundaua monasterios, doíaua 
hospitales y aun sobraua para aumentar sus casas y mayo- 
razgos. 

GuzMAN.-— Pues, llegaos a los presentes, que asi como 
esotros ynporí[un]avan a los Reyes por privilegios para hager 10 
mayorazgos y acre^entallos, estos otros los muelen por cédu- 
las y licencias para vendellos y disminuyllos. Y como a las 
puertas de las casas de sus pasados hallarades cada mañana 
quince o veyníe hombres honrrados asentados, esperando a que 
sus amos y amas se levantasen para acompañallos a misa, asi 15 
a las de sus subcesores por vien que madruguéis, hallareys a 
oíros tantos mercaderes y oficiales aguardando a que salga 
para pedilles sus haciendas. Y entonces vn aguacil no osaua 
entrar en casa de ninguno dellos a prender a nadie sin hager 
primero muchas saluas y comedimientos; agora sin llamar, se 20 
entran hasta sus camas a hazer execuciones, tan sauido tienen 
el camino. 

GoDOv.— La mayor lastima es de! mundo, que no es posible 
entender cómo se hacen tantas devdas ni en qué gastan sus 
haciendas, siendo tan grandes y creciendo cada año más. 25 

GuzMAN.— Si las gastasen vien, entenderseya, pero desper- 
digianlas, y con eso no se puede llevar al cavo. Mirad en 
nuestros dias quan pocos señores y de cuando en quando 
ha?en vna jornada para servir a su rrey; y el tal no me mara- 



1. P. pésame. 

10. B. ynporlavan. 

14. B. esperando que. 

16. P. suczdores. 

19. B. dellos sin hager muchas. 

29, P. s. al rrey. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 



villo que quede manco por algunos años: mas los que pesan 
sus cosas como cuerdos y se arriman a buenos consejos y 
pareceres gercenan lo superfluo, recogense a sus fierras y 
casas con honrra, ya que sin dineros, y con esto en breue 
5 tornan a criar pluma y podrían to[r]nar a bolar, si quisiesen. 

GoDOv. — Y los antiguos de quien debíamos, ¿no habían 
íanvien jornadas y aun más espesas? 

GuzMAN. — Sí, pero entonces vallan las cosas más varaías. 

GoDOY. — Para eso tanvien tiene vn señor de agora tres y 
10 aun quatro veces más que tenian sus visaguelos, ni padrc[s], 
con que se puede reconpensar la carestía del licnpo. 

GuzMAN.— Luego ¿en qué está? 

GoDOY.— Imagino que en la poca orden y recato con que lo 
gastan y principalmente los vicios, vanidades y locuras de que 
15 por nuestros pecados España está llena, y la poca cuenta que 
traen con ser agradecidos y seruir a quien les da la[s] rentas y 
los pone en aquellos estados. Y por esto deuc Él permitir 
se consuman y acaven sin que luzcan ni parescan, que a los 
que a Dios aman y siruen, todo se les hage bien y se les 
20 multiplica. 

GuzMAN.— Eso mcsmo creo yo. 

GoDOY. — ¿Como queréis vos, señor Guzman, que el que 
tiene diez o veyníe mili ducados o escudos de renta, y en 
vna noche sola se los juega; y más el que gasta en demasiado 
25 comer y veuer y vestir, y servir damas, doblado de lo que 
tiene y pueda ser señor, pues el serlo consiste en poder dar 
y hager mercedes a quien, como y cuando es justo? Cierto 
está que gastando en lo superfluo, no a de hauer para 
lo necesario, allende del cargo de la conciencia, según lo 



10. 


P. 


y p- 


11. 


P. 


dcstc t. 


16. 


P. 


tienen c. 


25. 


B. 


H. m. d. 


25. 


B. 


d. de d. 



O dos mili ducados o escudos. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 89 



siente Santo Thomas, en el libro «De Regimine Prin^ipum», y 
conforme a lo que dice la ley de la Partida. 

GuzMAN. — Y aun por esas cosas temo yo que si Dios no 
pone la mano en ello, an de ser los señores mercaderes, y los 
mercaderes señores. 5 

GoDOY.— [Se que no serán todos.] 

[GuzMAN.]— No, que algunos abrá que tengan la quenta, que 
es rragon con la autoridad de sus personas; y pues no es posi- 
ble conoger a todos, tampoco es justo condenar a todos. Vaste 
que nosotros contemos de la feria como nos va en ella. 10 

GoDOY.— Aun a vos, no os va tan mal. 

GuzMAN. — ¿Cómo? 

GoDOY.— ¿No os hicieron poca a, m[er?e]d de lo mostrenco? 

GuzMAN. — Mostrencos dias viuais vos y quien lo higo, que 
si viniereis. 15 

GoDOY.— ¿Porqué? 

GuzMAN.— Vn negro que pensé fuera mió, con este titulo me 
hi?o gastar en pleyto más que valia, y a la postre quédeme sin 
él. Mirad si fue buena ayuda de costa. A la fec, en confianza 
destas mercedes y otras semejantes que los señores hagcn, 20 
seos degir que si tuviera gien hijos como tuue vno que se me 
fué a Yíalia, que hiciera lo que Joan de Lorca, por no verlos con 
tanto travajo y sin esperanga de medrar, si no es en malas 
cosíunbres que en palagio aprenden. 

GoDOY,— No son tan males que no ay alguna buena. 25 

GuzMAN.— ¿Quáles? 

GoDOY.— Que aprenden a sufrir hanbrc y sed y andar des- 
nudos, que según lo poco que los padres medramos y les pode- 
mos dexar, no es mala calidad. 

GuzMAN. — Para vos y para vuestros hijos. 30 



2. B. nota marginal: C° 7. 
15. P. biuiereys. 



CAPITULO IV 

Duque.— Señor Joan de Lorca, no os vays sin hablar a la 
Duquesa, que sé yo, holgará de veros, porque yo le c d[ic]ho 
la gran afición que íeneys a esta casa, y ansi ella y iodos la 
5 tenemos a vos y a la vuestra. Encomendame a la señora vues- 
tra muger, que me paregió muy honrrada, y todo lo merecéis vos. 

LoRCA. — Dios guarde a vuestra señoría muchos años, y a 
mí y a mis hijos de aueros menester. 

GoDOY.— ¿No pasáis por los rrequiebros? 
10 GuzMAN— Todavía creo que quisiera más el otro sus blanqui- 
llas que a eilos, aunque no les deven sauer mal aquellas dulcu- 
ras, halagos y honrras demasiadas que les hacen. 

GoDoy.— A la mi fee, allá se avengan. En verdad, a mí me 
amohina cuando las oyó, porque se me van fingidas. 
15 GuzMAN— Llegaos a mí, que no las puedo tomar en pacien- 
cia, y sí pensase salirme con ello, no seria mucho alguna vez 
llegarme al Duque, y decille que se tuviesen a buenas. 

GoDOY. — Por poco seriades vos peor que el otro vízcayno 
del primo señor. 
20 GuzMAN.— ¿Qué vízcayno? 

GoDOY. — Oyd el cuento, que no es malo. Saved que vn se- 
ñor desíos reynos, y no a mucho, envió a un hombre honrrado 
de su casa, vízcayno, a Toledo, a gierto negocio con vn merca- 
der a quien su hermano escreuió por uníalle el caxco, como 
25 debimos de estos otros: «A mí primo señor fulano.» El criado 
fue y queriéndose ymformar en Toledo del mercader para dalle 
la carta, supo como el día antes le avían quemado por el Santo 
Oficio, porque el señor mercader se era tan judío como sus 
vísabuelos. El vízcayno suvido en colera de ver que a tan vajo 



14. B. los 

15. P. en presencia. 

19. P. primer. 

20. P. sigue, despiic's de vízcayno. la línea 24 empezando: a Toledo, 
etce'tera. 

24. caxco=casco. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 91 



hermano su amo hagia tanta honrra siendo tan prengipai señor, 
le escrivió dende allí: «Muy ylustre señor», que avn no avian 
llegado a España los títulos vanos, demasiados e ynpertinentes 
que ya se vsan. «Yo uine a Toledo como vuestra señoría me lo 
mandó y quando llegué, [h]allé que el dia antes por el Sancto 5 
Offigio avian quemado al primo señor de vuestra señoría». 

GuzMAN.— El deuia de ser honbre de vien y no de mal enten- 
dimiento, pues tan delicadamente y a la clara dixo a su amo lo 
que queria. 

GoDoy.— Yo os digo, señor Guzman, que si pensara avia 10 
de aprouechar tratar, aunque a sobrepeyne, algo del modo 
y manera d[e] escriuir y de los tirulos ynchados que agora se 
vsan, y de los que se devian vsar y parecieran vien, no dexara 
de ponerme en los estriuos ni aun de echar buen fundamento a 
mi yntengion, pero temóme de travajar en vano, y engendrar 15 
antes odio que no amor, y por esso lo doy del onze; mas no 
puedo dexar de pedir a todos los señores que de aqui adelante 
tomen por medio la consideración, y den a cada vno lo suyo, 
porque en hacer esto ganarán mucho y sus casas serán tenidas 
en más; y rezeuirán esta voluntad en quenta de seruÍ9Ío, pues 20 
es tan llana, como lo muestran mis sencillas palabras. 

Guzman. — Harto me olgara de oyros esta materia, siquiera 
por ver claros algunos repelones de los que sacan estas corte- 
sías a luz, y de sus secretarios que las cscriuen, y aun de otros 
que las aconsejan. 25 

GoDoy.— Podría ser verlo antes de muchos días, y no me 



2. 


P. e. asi desde.— B. avnque no. 


3. 


P. V. y d. 


4. 


B. V. s. lo. 


11. 


M.SS. tratar que a. 


13. 


P. debrian v. y parecerían. 


14. 


B. aun destar.— P. y avn. 


16. 


B. por caso. 


17. 


P. a !a.— B. lo suso. 


19. 


P. cosas. 


23. 


P. por bedaros. 



92 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



pesara oyr avisos que los buenos yngenios me darán para 
emendar las faltas en que vuierc caydo; que no es posible vno 
savello todo, y más aviendo tanta variedad, y ser los estilos 
tan diferentes. Y mirad que el Duque llama; que ya deue de ser 
5 ydo el señor Joan de Lorca, y aun sin blanca, apostaré yo. 

GuzMAN.— No apostaré yo con bos. Entremos allá, que ya 
que el otro se a licuado las buenas palabras, quedarán para 
nosotros las malas. 

GoDOY. — Mayormente si nos a oydo. 
10 GuzMAN.— Agradezca lo que nos atajó, que aun no parára- 
mos tan presto. 

Godoy.— No sicnpre vuiera algo de nuevo. 

GuzMAN. — Y como que ay, con todo eso, no quisiera que 
llamara aora. 
15 Godoy. — ¿Porqué? 

GuzMAN. — Porque os queria hagcr gran señor. 

Godoy.— ¿A mí? 

GuZMAN.— Sí. 

Godoy.— Vos quereys lo que Dios no quiso; que si Él lo 
20 quisiera, yo lo fuera y qui^a tan rüyn como el que más. 
GuzMAN. — Eso es lo que queria saucr de üos. 
Godoy. — Por esta vez no a lugar, que es tarde. Después si 
Dios quisiere, nos iremos paseando por el canpo y veremos lo 
que quereys hager de mí. 
25 GuzMAN.— Sea ansí; vamonos a pasar la siesta como mejor 
pudiéremos; vos a usadas, que dormays vn rrafo por no perder 
vuestra costunbre. 

Godoy.— jComo se me aliñare! 

GuzMAN.— Yo lo doy por aliñado, si lo avcis gana. Andad 
30 con Dios. 



1. 


P. pesara de. 


5. 


B. estillos. 


6. 


P. apuesto. 


7. 


P. se aya. 


ló. 


P. que oy.— B. eso quisiera 


26. 


P. a osadas. 


29. 


B. si aveis. 



COLOQUIO QUARTO Y FINAL 

Entre Godoy y Guzman, en que se trata quan mejor viuien- 
da es la del lugar del Rey que la del señor, y de las causas 
que para ello ay; y de cómo se yntroduxeron los señoríos, 
mandos y nobleza en el mundo; y del modo como se a de 5 
aver vn señor en la gouerna^ion de su persona, y casa, y 
en la de sus vasallos. 

Díufdese en diez capítulos 

CAPITULO I 

Godoy.— Di^e Godoi a solas.— Por pierio, hermosa riucra 10 
está y gran aconpañamiento haze a este lugar con las gucrtas 
y casas que en ella ay, y si fuera [de] realengo como es de 
scñorio, qualquicr honbrc prengipal pudiera viuir en él por las 
buenas calidades y buen asiento que tiene. 

Guzman. — Si no me engaña la vista, aquel que va por la 15 
riuera del rio es mi conpañero Godoy que, con la gana de 
saucr qué le qucria, se a adelantado a salir de la posada. ¡A 
Señor Godoy! 

Godoy.— Miedo deuierades de tener al sol, Señor Guzman. 
¿Qenastes en vuestra posada? 20 



3. P. señorío. 

4. B. H. yntrodugieron. 
12. B. H. fuera r. 

15. P. Como me. 



^4 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



GuzMAN.— No, sino en la del votiller. 

GoDoy. — Frcsquiío y bueno lo deueis de aüer úeüido. 

GuzMAN. — Ahora saveis que en lo que toca a eso y a otras 
menudencias, que entre el señor y el botiller, no ay nada partido. 
5 GoDOY. — y aun con eso, lo tomastcs tan despacio. 

GuzMAN.— Si a vos vuestro coragon os dexara reposar, por 
ventura no se os antojara tan tarde como se os hace. 

GoDOY. — Vien podría ser; que estar lo[s] honbres suspensos 
en qualquiera cosa, poco sosiego da. 
10 GuzMAN.— Yvades ratonando, que me parege que con vos 
nicsmo pasauades rabones. 

GoDOY.— No soy tan devoto, aunque fuera vien auello sido 

y serlo por tener menos de que me a[r]repeníir adelante; pero 

no yva sino considerando esta riuera quan prouechosa y deley- 

15 tosa es para el lugar; que a ser del Rey como es del Duque, 

era hermosa viuienda en él. 

GuzMAN. — Pues ¿qué estorva para eso ser del señor y no 
del Rey? 

GoDOY.— Mucho: ¿y al cauo de vuestra uida yñorais eso? 
20 GuzMAN.— Tengo tantos duelos que uer en casa, que los de 
fuera no me dan cuydado; y muchas ue?es e oydo lo que decis 
asi deste lugar como de oíros, y con mi rudera nunca caygo 
en la causa dello; y si a mí me fuera tan vien con el señor 
como con el lugar, no tuviera de qué quexarme, y el allarm.e 
25 yo vien en él, es causa de no echar de uer esa otra falta y 
deseo savella. 

GoDOY. — Yo os la diré, aunque si se os acordase de lo que 

esta mañana tratavamos, lo mas está d[ic]ho. Lo primero y 

principal en el lugar del señorío no es la justicia ygual, porque 

30 no se ha?e más en él, de lo que el señor y sus priuados quie- 



13. 


P. 


por no t. 


14. 


B. 


reuira. 


23. 


P. 


con cl señorío 


27. 


B. 


la diere. 


29. 


P. 


1. de señorío. 



diXlogo de los pajes 95 



ren; y con esto son muchos agraüiados sin ra?on y oíros fauo- 
regidos sin justicia; y más grauemente se castiga en estos 
lugares a la moga que por descuido echó dende su ventana 
algún poco de agua sobre el criado del señor, que al criado 
quando apalea, acuchilla o desonrra al vasallo suyo: que lo 5 
vno se pasa en risa, lo otro se toma de veras; y donde la jus- 
ticia no es ygual, viuese con íravajo, porque ella a de tener dos 
valancas yguales, y cargando qualquiera dellas a vna parte, no 
puede hager buen peso; de manera que o se a de hager justicia 
o conplager al señor, que no aga nada della; y si a él agrada 10 
su juez, aunque trate mal al vasallo, se sale con ello; y el del 
Rey, si ha?e lo que no deue, págalo en la residencia. 

QuzMAN.-¿Al juez del señor íanvien, no le toman resi- 
dencia? 

GoDOV.— Esa es más para cumplir con los vasallos que 15 
para castigar al juez, y lo primero que lleua entendido del 
señor, el que la va a tomar, es que quiere satisfacer al mundo, 
y lo de Dios, reserua[r]lo para adelante; y los del Rey, como 
sauen que no han de estar allí más de tres años, no curan de 
tomar amistades que les estorue[n] la execugion de la justicia. 20 

GuzMAN.— Ni los de los señores no pueden tanpoco estar 
más según las leyes y prematicas reales. 

GoDoy.— Ya yo lo sé, pero prorogales el señor el termino 
según que le plage, y los tristes de los vasallos no se osan 
aprouechar dellas, [ni boqueallas], por no enojar al señor, que 25 
a gana de tener y conseruar a aquel juez, y él se da tan buena 
maña para que no le despidan, que leyes, prematicas, orde- 
nanzas y fueros hagen, que digan y manden lo que su dueño 
quiere, aunque sea todo al reues; y con hager esto, y el fauor 
de los criados y priuados del señor, a quien tiene por amigos, 30 
por los agrauios que a [hjecho a otros por contentar a ellos, 



6. P. y lo o. 

11. P. ser juez. 

18. B. H. reseruanlo. P. reserbalo. 

30. P. amigo. 



96 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



sin mirar que dixo Themisíocles que no es buen juez el que por 
gratificar a otro, juzga contra las leyes; porque la justicia a de 
ser tal que por amistad no doble, ni por poderío quiebre, ni por 
dinero se ensugie; aunque entró por vachiller, sale por lifen- 

5 9¡ado y dotor en hacienda, ya que no en con^iengia, tenién- 
dose por seguro de la residencia en la qual ya que algo 
se hallase contra el y no se pueda encubrir, luego el señor 
manda que venga a su poder el progeso para sentenciarle y es 
para cnpogalle, porque no parezca, y como el juez se ue con 

10 tan buena covertera, si malo era antes, peor es después. 

GuzMAN.— Eso de molde se está si el señor que le a de 
castigar le fauorege, y avn cobrará másauíorida[d] en todo. 

GoDOY. — Y como yo conocí vno destos que quando vino al 
oficio, se llamava [a] su mugcr Costanga Sánchez; [y] dende a 

15 poco íienpo que tuvo el cargo la llamavan Doña Costanga, y 
el sobrenombre le callavan, porque no quadraua con el Don; a 
lo qual todo (o)dió causa el demasiado fauor de su dueño, 
porque no salia de lo que le mandaua, como quiera que ello 
fuese, no se acordando de lo que avia leydo en sus leyes, que 

20 degia el emperador Justiniano: «Eso podemos lo que en derecho 
podemos». 

GuzMAN.— En vna cosa que poco a digistes, [no] nos con- 
formamos vos y yo. 
GoDOY.— ¿En qué? 

25 GuzMAN.— En que vos quisistes dar a entender que conviene 
a los vasallos que el corregidor o alcalde mayor no tenga el 
ofigio en vn lugar o prouingia más de tres años; y a mi juicio 
les es dañoso mudarlo en tan poco tienpo. 



3. 


P. 


amistad noble. 


4. 


P. 


dineros ensucie. 


5. 


B. 


en gien^ia. 


11. 


P. 


Eso es de molde si esta. 


15. 


P. 


se llamaba. 


16. 


H. 


sobrenombre Sánchez le, 


20. 


P. 


con derecho. 


28. 


P. 


le es d. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 97 



GoDoy. -¿Por qué ragón? 

GuzMAN. — Por la que no consintió la rraposa al erizo, según 
cuenta la fábula, que no le quitase las moscas que la picavan y 
chupauan la sangre, diciendo: «Dejalas, hermano estar, que si 
me quitas estas que ya están hartas, vernán otras hanbrientas»; 5 
que lo mismo lloraua vna frutera vieja en Salamanca, cada vez 
que le de(?ian venia corregidor nuevo, quexándose: «¡Ay triste 
de mí! que al otro ya le teníamos conpucsta su casa». Y no es 
ageno deste lugar, lo de Dionisio, tirano de Sicilia, el qual 
mandó llamar a vna vieja que degian recaua por él, y le dijo, 10 
porque deseava su vida; respondió: «Señor, yo c conocido tres 
o quatro tiranos, y entre ellos a tu agüelo y padre, y as subge- 
dido tu que eres peor, y ruego a Dios te conserue. porque no 
nos venga otro más malo. 

GoDoy.— No van fuera de propósito los cuentos, aunque 15 
maliciosos. Yo, señor Guzman, entiendo que es dañoso tener 
el corregidor o alcalde mayor el cargo mucho tienpo en vn lu- 
gar, por los grandes ynconvinientes que ay, como deziamos. 
para el tomar de la residencia y desagrauiar los agrauiados; y 
vos tratáis de lo mucho que tragan con la grande hanbrc que 20 
traen al principio, quando toman las varas; y dcsa manera no 
Bos contradecimos. 

Guzman.— Todo a menester remedio. 

GoDoy. —Pónganle sus dueños, pues que les toca. 

Guzman.— ¿Si no lo sauen? 25 

GoDoy.— Pregunten y sabrán: no fierren los oydos y los 
ojos a saviendas, y oyrán y uerán lo que les conviene; o consi- 
deren, si por sus pecados, se los fierra Dios; y allende lo 
d[ic]ho, en los lugares de señorío, a cada ora son molestados 
los vasallos con daca esto, az aquello otro: y si no lo dan, .^o 



8. 


P. a cl Otro. 


9. 


B. gi?ilia. 


10. 


B. llamar oy.— P. dixo que p. 


18. 


B. lugar quep. 


27. 


B. Nota marginal: cssai c." 6. 


30. 


B. ga9e aquellotro. 



98 DIALOGO DE LOS PAJES 



fuera del odio qüc los tienen para adelante, se lo toman por 
fuerza, aunque el dueño tenga mayor necesidad que el señor, y 
contárselo por lo que les parece, pasan con el agrauio que el 
otro reciue; y cada dia les muelen y molestan con uespedes, y 
5 fianzas, y otras ynfinitas cargas que les echan: y si las rrevsan, 
luego sale el que es o pretende ser priuado, y más propiamente 
le podrían llamar priuada (que) por el mal olor que de su voca 
y palabras sale y obras, diziendo: «no se puede escusar de 
seruir y contentar al señor en todo o no uiüir en sü tierra», a 

10 manera de amenaza, no porque se le dé nada que lo agan los 
otros, sino porque su lisonja llegue a las orejas del señor y la 
tenga en mucho; y en todo, si él puede, procura quedar en saiuo. 
GuzMAN.— Con los labradores ya yo lo sé, mas con los hidal- 
gos y gente honrrada no se atreuiera ansi, 

15 GoDOY. — A vcfes peor; que, cuando esto creéis que para 
esos faltan otros desavrimientos, co[mo] vespedes de calidad, 
que les echen de su cama, por darse la buena, aconpañamien- 
íos, cnprestidos a tomar quando el señor quisiere, vicn parece 
que a vos no os an pedido nada. 

20 GuzMAN. — Porque savian que no lo tengo, y por esta misma 
ra?on deueis vos tanvien ser libre. 

GoDOY.— No me perdonáis nada: pero ¿pensáis que no me 
alcanca a mí, parte de la residencia del Duque aqui? 
GuzMAN.~¿Qué os pueden hacer? 

25 GoDOY.— Encarecer todas las cosas; que como me pagan 
ración y quitación en dinero, tanvien acudo a la placa con mi 
uecino, y lo que me avia de costar seis, me cuesta diez, porque 



2. 


P. como tuerca . 


3. 


P. por el a. 


7. 


P. lo podrían. 


11. 


P. llega a. 


15. 


P. y a beges peor porque. 


16. 


P. para esto.- -vespedes=huespedes 


18. 


cnprestidos— empréstitos. 


20. 


P. saben. 


21. 


P, ser también. 



DIÁLOGO DE LOS PA)ES 99 



lo barre iodo el conprador. Y aun ay otro mal: que se lleua el 
señor y los de su casa lo mejor, y tengo yo de pagar por bueno 
lo que ellos desechan por rüyn, o quedarme sin ello. 

GuzMAN.— Cierto es pesadunbre. 

GoDOY.— En vn lugar realengo, aunque el Rey esté en él, 5 
íanvien vale mi rreal íreynta y quatro maravedís como él del 
condestable; que si primero llego, primero escojo. 

GuzMAN.— En Valladolid se ue eso cada mañana que salgáis 
a la pla^a. 

GoDOY.~y la liuertad con que se uiue en vn lugar del Rey 10 
no es pagada por dinero, que no hageis a nadie más honra de 
la que regcuis respetando las personas. En él del señorío., 
donde el señor no está, aveis de tener respeto a los oficiales 
y criados que alli tiene, y donde están de asiento aueis de uiuir 
con sobresalto, como en frontera, porque aqui viene el señor, 15 
por acullá va la señora. ¿Nunca aveis visto yendo con el Duque 
o con la Duquesa, si los veen primero de lejos, vnos huir por 
acá, otros por allá, oíros esconderse en las casas por no se 
obligar [a] aconpañarlos, o por no estar en pie y sin gorra 
hasta que acaven de pasar? 20 

GuzMAN. —Pocas veces salimos de casa que no nos acon- 
tezca lo que de?is, y es arta gogobra. 

GoDOV. - Pues no digo todo lo que ay; y yo sé que lómenos 
es lo que aveis oydo, porque no es vien echar todas las cosas 
en pla^a; y vos tanvien señor, sois gran preguntador, y nunca 25 
acauariamos, y contentaos para fin de la materia con que dice 
el refrán: «En el lugar de señorío, no agas tu nido». 

GuzMAN. — Antes me aueis dado ocasión de pasar adelante, 
porque juzgo por cosa rrecia que quiera ese rrefran. que los 
lugares de los señores ni se pueblen ni se acrecienten. 30 



11. 


P. hqdc la q. 


12. 


P. En el de s. 


14. 


B. llenen. 


25. 


P. los señor tanbien. 


27. 


P, en lugrar. 



100 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



GoDOY.— Tenéis rracon de entender que el refrán es conse- 
jo y no fuerza; que abla con quien pudiere acello y escoger 
uiuir alli o aqui; y auisa a los señores del buen crédito y opi- 
nión que tienen, para que con su buena condición y prudencia 
5 no den lugar al consejo del refrán, saviendo tratar a los que 
uiuen en su tierra, de manera que estén quedos, y grangear a los 
estraños para que se vengan a ella. Esta diferencia a de aüer 
del buen señor y cuerdo al que no lo es; y ansi, como el ruyn 
espantajo o perrico de pajas [es] para que todos uyan, a de 

10 ser el buen señuelo, añagaza, rreclamo, ceuo. y anguelo para 
que todos acudan. ¡O quantos desabrimientos y pesadunbres 
escusara el señor que quisiere ser antes amado que temido de 
los suyos! que de todas las cosas del mundo ninguna ay más 
aparejada para ganar hacienda [yj conserualla. y ninguna peor 

15 que ser temido. 

GuzMAN.— Aunque yo sé poco, eso me parece en bue[n]a 
rra?on, porque el buen señor no tiene de que temer sino de 
solo el mal y daño que a sus vasallos les puede venir para 
preuenillo y escusallo, y el malo y aborrecido no puede uiüir 

20 sin temor de aquellos a quien manda, pensando continuo si se 
alearán, y si le mouieran pleytos, y finalmente si trataran de 
matallo para librarse del temor que le tienen; que su propia 
conciencia le trae desasosegado, porque no puede dexar de 
temer a todos, el que de todos es temido. 

25 GoDOv.— Mucho puede el amor de los subditos y mucho 
vale. Quenta Apiano Alexandrino, que convaíiendo Scipion 
vna muy fuerte y populosa ciudad de España, fue herido de 
los enemigos, y que era tan amado de los de su exercito. que 
en vcnganca dello pelearon tan brauameníe que la entraron, y 

30 con esperar grande yníeresc del saco por ser la c'udad tan 



1. 


B. H. Tenéis de c. 


5. 


P. de rruyn c. 


b. 


B, grangearan lo.s 


10. 


B. H. nigaca. 


II. 


M.SS. ni a. 


19. 


B. proyuillo. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES lOl 



rrica, quisieron más destruylla y ponerla por el suelo que el 
prouecho que les podia venir dexandola en pie; y aun yo sos- 
pecho que es esta ciudad donde agora llamamos Castro, vn 
cuarto de legua de villa de Gruña, en el ovispado de Osma, 
según su sitio y las preseas y cosas ricas de oro, plata y pie- 5 
dras preciosas que allí se alian y se han hallado cada dia; que 
yo e uisto algunas, y vna señal de anphiíeaíro y otros grandes 
edificios, y dando con esto por acauado lo que toca a uiuir en 
tierra de señorío, degidme por mi uida, lo que me queriades. 

GuzMAN.— Ya pensé se os avia oluidado. 10 

GoDOY. - ¿Cómo se me avia de oluidar, no uiniendo aqui a 
otra cosa? 

GuzMAN. — Sí diré, porque deseo ver como os salís del lazo. 
Va se os acordará como esta mañana tratamos largo de la vida 
y costumbres de los señores deste tiempo, y como sus criados 16 
los engañavan muchas ucges so color de buenos seruidores y 
leales conseieros; y pues vos metistes la mano más en ello, 
como quien pretendía conocer más de sus vicios y virtudes, y 
sauer distinguir entre lo vno y lo otro, querría me dixescdes si 
fuérades gran señor, como os vuicradcs en la governagíon de 20 
vuestra persona, casa, y vasallos, y administración de justicia: 
que en todo pusistes faltas y hallastes que rreprcender. 

GoDOY.— ¿Todo eso era? Pues yo estoy tan lejos de sello, 
no ay para que me obliguéis a daros tan larga cuenta ni vos 
pedírmela; y ansí, si sois seruido. no tratemos dello. 25 

GuzMAN.— Si no me hacéis agrauio, no dejareis de conceder 
a mí ruego. 

GoDOv.— No querría yo sino scruiros síenprc, pero víen 



10. 


P. 


yo pensé. 


11. 


B, 


. aqui olra. 


13. 


P. 


como salís. 


16. 


H. 


de muchos s. 


20. 


P. 


si fuessedes. 


25. 


P. 


Todo esto. 


24. 


P. 


obligue. 


26. 


P. 


condescender, 



102 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



entendéis que es más fagil de reprcender que en vicn obrar, por- 
que lo vno procede de nuestra ruyn cosecha, y lo otro a de ue- 
nh'de la mano de Dios: y muchos uereisrepreender a otros, que 
quando llegan a aquel estado o a tener el mismo oficio, dan 
5 con la carga en el suelo, como claro lo escriue Valerio Máximo. 
GuzMAN.— Es muy gran verdad; pero el que repreende a 
otro de algún vi^io, a de estar muy ageno y libre del, y aun 
mirar lo que ha^e por no venir a dar de ojos en lo que rcpreen- 
dió. Dígolo porque quien tan buena maña se dio a repreendcr, 
10 justo es se la dé a vien obrar, y quien dice que vna color es 
negra, no puede dexar de tener gran noticia de la blanca, so 
pena de ne^io; y por esta rrazon, todavía quiero me hagáis la 
m[er9e]d; que olgaré mucho de oyrlo. 

GoDOY.— Más avráde poder vuestra ynportunidad, y la obli- 
15 gavión que tengo que de razón; y justicia me sobra para defen- 
derme: mas no quiero obligarme a degiros lo que hiciera, pues 
no nagí para señor, ni es posible adeuinallo, pero lo que era 
vien, hiciera si lo fuera, deziroslo e, según que yo lo alcango; 
y plegué a Dios que azicríe y encomiéndome a El. Quiero en- 
20 trar en ese piélago con condición que pues vos me metéis en él, 
si vieredes que me anego... 

GuzMAN.— Yo lo azcío, aunque dias ase, nadáis sin calaba- 
gas. Pero pues emos de tratar de señores, ante todas cosas 
deseo sauer como se ynírodugieron y comengaron los señoríos 
25 y mandos en el mundo. 

GoDoy.— No sé yo si abrá alguno que ose afirmar que lo 
saue, y yo menos que otro, aunque por vuestro contento no 
dejaré de degir lo que siento agerca de eso. 
GuzMAN.— Asi lo suplico. 



5. B. nota marginal: lib." 6 c. 6. 

8. P, para no. 

12. P. quiero que. 

15. P. justicia que. 

19. P. plega a. 

22. azeto— acepto. 



CAPÍTULO II 



GoDOv.— -Prosupiiesío que Dios crió a los hombres libres y 
yguales, y les dio la redondez de la tierra en común y a nadie 
en particular al principio de la creación, y después del diluuio, 
como les dio vn lenguaje a rodos, y tampoco consta por el íes- 5 
tamento de Adán, padre del genero humano, que dexase ni 
mandase de la tierra más a vn hijo que a otro, no se puede pen- 
sar ni presumir sino después que vinieron a poblar el mundo la 
soueruia y auaricia con sus hijas y parentela, trayendo consigo 
por repartidores a sus vezinos «mió» y «tuyo», los que fueron 10 
de los honbres de aquel ticnpo más animosos, y agudos, y 
anbiciosos, procuraron por fuerza o por buenas palabras y 
mañas aventajarse y subjetar a los demás; y saliendo con su 
ynícn^ion los que conociesen superioridad y vasallage, que 
ellos y los que a esto les ayudaron, se quedaron por señores y 15 
nobles, quedándose la nobleza aneja y atada al señorío; y los 
que tuvieron tan poco ser y animo que se metieron al [yugo] 
de la servidunbre, se quedaron pleueyos, lo qual todo pienso 
sucedió por el pecado de nuestros primeros padres. Des- 
tos tiranos se dige en el Génesis aucr sido primero Nenbrot: 20 
aquel dio principio a Babilonia, y tras él, Bel(l)o su hijo, y 

2. Presupuesto. 

5. B. nota marginal: Génesis c. 8 y 9. 

9. B. traen. 

13. B, sujetaron los d. 

15. B. esto los.— M.SS: ayudaron y los que tuvieron se q. 

17. B. H. juego; P. fuego. 

20. B. nota marginal: Génesis c. io. 

21. B. vauilonia. 



104 diXlogo de los pajbs 



Niño, su nieío, que fue Rey de Siria y edificó la gran giudad de 
Niniue, y la llamó de sü nonbre, del qual cuentan la[s] historias 
que con más violencia y menos verguenca se enseñoreó de los 
moradores de aquella proüingia [y de sus haciendas]. A la an- 
5 bi^ion y fortuna destos siguieron y ymitaron oíros, hasta que 
andando el tiempo, lo que comencó a ser fuerza y maña, con la 
larga posesión y el freno de las leyes que los poderosos en su 
fauor hicieron, y el auer algunas naciones de su voluntad ele- 
gido y querido reyes, vino a tomar más onesto titulo. 

10 GuzMAN.— Muchos años a llaman derecho que entre los 
principes se adquiere y sustenta las más vezes con la potencia 
de las armas; y desío ay en Italia señoríos y estados que 
podian ser buenos testigos, pues se vieron libres y agora están 
subjetos; y preguntad al gran Turco con qué derecho tiene y 

15 posee tantos reynos y prouingias de ymfieles y chrisíianos; que 
si mañana a los vnos y a los otros quitasen, dirían a bo^es les 
habían agrauío y las procurarían recuperar como suyas, por- 
que pacífica y quietamente las poseyeron algún tiempo por 
falta [de] quien tuviese mayores o yguales fuerzas para pedír- 

20 selas y tomárselas. 

GoDoy.— La noblega, aunque comentó juntamente en el 
señorío, y este se ynírodu?íó por violencia y fuerza, como 
acauo de dezír, los principes y señores fueron después tan 
buenos y virtuosos, y procuraron después ha^er tales obras, 

25 que esta virtud suya fue en ellos el propio fundamento y princi- 
pio de la nobleza política, que agora dezímos hidalguía de 
sangre, la qual otras personas particulares adquirieron por 
boluntad o primision de las repúblicas o por priuilegíos que 



1. B. Niño. -P. edifico a. 

3. B. enseñoro. 

12. P. destos. 

15. P. se binieroii. 

14. B. Preguntando.- P. H. preguntado. 

26. B. Está al margen la palabra. Nota. 

28. priinision=perm¡sión. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 106 



de los principes por sus mcriíos les dieron, porque en ios 
principes la nobleza natural engendró la política hereditaria. 
Estas dos juntas forman la perfecta nobleza del mundo. Aparta- 
das, la primera di^e hombre bueno, pero no libre; la segunda 
libre, pero no bueno; y ansi al que solamente tiene la natural, 5 
llamárnosle honrrado pero no hidalgo, que la verdad deste 
nonbrc consiste en la liuertad y exem^ion de la persona, aun- 
que carezca de virtud natural, por razón de ser heredada y no 
ganada, que ganarse puede mas ser con virtud y obras dcllas. 

GuzMAN.— Áspero y contrario a rrazon parece que fundáis 10 
la nobleca, cosa tan excelente y estimada, en la violencia y 
tiran[i]a y fuerza con que aquellos primeros tiranos vsürparon 
la liuertad y hacienda agena, y que por auerse [hjecho señores 
por tan ynli^itos medios, los llamfis nobles. 

QoDov. — SI vos saueis otro mejor fundamento, holgaré yo 15 
mucho de oylle, y aún os daré para guaníes porque me digáis 
quien fué el primer hijodealgo que vuo en la tierra. 

GuzMAN.— Si con otro no topáis que lo sepa mejor que yo, 
en vuestra vida lo sabréis. Pues, si vicn consideráis lo que 
dixe, no es tan fuera de camino como lo hacéis, porque vicn 20 
pudieran aquellos y sus sub^essores tener aquella amvigión de 
mandar y señorear y no les faltar otras virtudes y bondades; 
que el querer ser señor y reynar, no es de animo vajo y de 
poco valor, sino de generoso y magnánimo, y el que tal no lo 
íuuiese, no lo osarla emprender, mayormente aviendo de ser 25 
por fuerza. Y con semejante animo, quando Julio Qésar se 
determinó de alzar con el ymperio Romano, dijo que si para no 
guardar y quebrantar las leyes se podia hallar alguna buena 



2. 


principios. 


6. 


P. mas no. 


10. 


P. fundeys. 


14. 


P. llameys. 


17. 


P. primero. 


22. 


P. y ni les. 


24. 


P. nolet. 



106 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



color y causa, era la amvigion del rcynar: pero el ymperlo 
vsurpado y tiranizado, no le qúifó la nobleza, pero aumen- 
íósela. Si no queréis tan lexos, más ?erca allareys los Godos, 
los quales aunque con fuerza y tiránicamente señorearon las 
5 Españas, viniendo de tierras tan lejas, remotas y apartadas de 
las nuestras, y siendo nación tan baruara, hechos señores, 
resplandeció en ellos tanto la virtud y bondad, que oy dia para 
loar a vno de noble, o que presume dello, debimos que fulano 
dcgiende de los Godos; y los reyes nuestros se precian de aque- 

10 lia descendencia y la tienen en mucho, que mientras más anti- 
guos, virtuosos y vuenos predecesores, es más noble el linage, 
porque se uiene la misma virtud de vno en otro confirmando y 
purificando. Porque sobre la nobleca e hidalguía pasamos 
Joan de Lorca y yo, cuando nos vistes estar solos, grandes y 

15 largas racones, no quiero otra vez por agora cansarme de 
nuevo. Esto e d[ic]ho porque os espantastes de oyr que 
con el poderlo comencó la nobleza y la virtud. Yo, cierto, no 
me persuado a otra cosa, Dezidme: ¿quien avia de pedir a 
Nenbrot, ni a sus subgesores, ni a los Godos pechos, tributos 

20 ni derechos, sustentando ellos su autoridad y nobleza con lo 
que los otros les pagauan? ni podrían ser señores ni reyes si 
ellos los pagaran, pues pagar tributo y pechos, es propio de 
subdito Y no de señor. 

GuzMAN.— Los excmplos que aveys puesto para vuestra 

25 opinión, me hacen casi arrimar a ella; que si no fuera por ellos, 
quica me estuviera en mis trece. 

GoDoy.— En lo que toca a los señores y estados de los 
hombres, pudo tanvien ser premision y ordenación diuina, que 
quiso vuiese en el suelo hierarqüia a semejanca del ciclo para 

30 hermosura, conservación y gouernacion del mundo; no obstante 

7. P. tanto en ellos. 

8. B. loar vno. 

21. B. ottros. 

22. H. tributo y derecho digo pecho. 
28. premision=perm¡sion. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 107 



que algunos ayan usado ían mal della, qucanfes la an destruido 
que gouernado, a lo menos la parte que del les a cauido. 

GuzMAN. — Tanvien a auido muchos cuyo mando y gouerna- 
9¡on ha sido muy prouechosa. 

GoDOy.— No se puede negar. 5 

GuzMAN.— Pues nos oigamos con lo bueno, tomemos en 
pa^iengia lo no tal; que todo vino de la mano de Dios: lo vno 
por su gran misericordia, y lo otro por nuestros muchos y 
enormes pecados; y antes me maravillo de ían ruyn principio 
como dezis tuvo el mandar y señorear, hauer salido cosa tan 10 
buena como dexarse los hombres governar para uiuir política- 
mente. Agora veamos lo que uos hi^iérades puesto en tal 
estado. 

GoDoy. — Holgara de lo escüsar, pero pues no me dexais 
pasar por otro camino, estad atento como la Escritura diga que 15 
los reyes y principes rigen, mandan y goviernan en el nombre 
de Dios y por su mano; y el apóstol afirme que no ay poder 
verdadero en la tierra sino él de Dios, para azertar a ser buen 
teniente y ministro suyo. Lo principal de que me arrearla, sien- 
do gran señor, aunque sin serlo, lo a de procurar qualquiera, 20 
fuera de ser buen xpiano, tomando exenplo de los Jueces y Re- 
yes del Testamento viejo, que solo [en] aquel íienpo savian 
rregir y governar a si y a los suyos que esíavan en el serui^io 
y amor de Dios, y en apartándose del, no hablan cosa en que 
acertasen. Y ansí vemos que al buen chrisíiano de linpia y bue- 25 
na yntengion, todo se le hage vien, ansimesmo para la buena 
gouernagion es necesaria prudencia y saviduria, la qual según 
la sentencia de Ciñeron, es sanidad del alma, guarda y procu- 



u. K, luiiiaiiius. 

15. B. nota marginal: Prob. c. 8. 

17. B. nota marginal: ad Romanos c. 13. 

20. P. avnque serlo lo a.~B. serlo a. 

25. M.S. que el buen. 

26. B. nota marginal: ad Rom. c. 

27. P. según la ynten^ion. 

28. B. de el alma. Nota marginal: Cic 5 tuse. 4.° de íini 69. 



108 DIÁLOGO DB LOS PAJES 

radora del hombre; que el señor sabio, muralla y fortaleza es 
de su pueblo, y para defendelle más vale la prudencia que la 
fuerza. Y entendiéndolo ansí Salomón, en el principio de su 
reynado, no pidió otra cosa a Dios sino sauiduria para gober- 
5 nar sus reynos, y se la dio qual nunca rey la tuuo; y el primer 
escalón para avella y alcan^alla es el amor y temor de Dios, 
firme fundamento del christiano. 

Y ansi yo procurara con todo cuydado, dándome El su gra- 
cia, de guardar y cumplir sus mandamientos y de su sancta 

10 yglesia; honrrara y acatara mucho los ministros della, y lo 
mismo mandara hicieran mis justigias y vasallos, pidiendo 
sienpre a todos rogaran a nuestro Señor por medio y interce- 
sión de sus sancíos, me diera entendimiento para saluarme y 
azertar [a] hager mi oficio. 

16 GuzMAN.— Eso ya lo hagen cada día los sacerdotes. ¿No 
aueis aduertido quando dicen misa en la oración postrera de 
las tres, «ct ducemnostrum», que quiere decir: Señor, y a nues- 
tro Duque, guardad de toda aduersidad? 

GoDoy.— ¿Pensáis, que aunque necio, que no alcanza hast[a] 

20 ay mi latin? Vien veo que lo hacen asi, mas e miedo quando los 
señores son mal quistos de los suyos por sus malas obras, 
que esa plegaria más deue ser cerimonia, obligación o cumpli- 
miento que otra cosa, y en publico cantan eso y en lo secreto 
no sanemos si lloran a Dios por lo contrario; y yo auia de 

25 pretender que lo publico y secreto fuese todo vno. 

GuzMAN. — Vien estoy con ese fundamento que hazeis al 
negocio. 



6.— P. en cl principe. 



5. 


P. H. las fuerzas. B. nota marginal: Sapi 


4. 


B. nota marginal: 1.° lib. Reg. c 3. 


6. 


B. ñola marginal: Pro. c. 1. 


11. 


B. mandaran. 


18. 


P. guarda. 


20. 


P. miedo que q. 


23. 


P. y no sabemos si en lo s. 



CAPÍTULO III 



GoDoy.— Si el fundamento pasado os contenía, no pienso 
os desagradará el que se sigue: y es que. a costa de mi dinero, 
íravajara por tener gerca de mí letrados y otros hombres 
ancianos esperimentados, de buenos entendimientos, para que 5 
en las cosas granes y de ymportangia me guiaran y aconsejaran, 
a cuyos sanos y buenos consejos yo me asiera para no caer, 
quando mi solo parecer no bastara:, y aunque el mió fuera 
acertado, es gran descanso y contento ver que los prudentes y 
fieles consejeros aprüevan y confirman nuestra opinión y deter- 10 
mina^ion. Al fin, «más veen cuatro oios que dos», más el que 
está mirando que el que juega, y el que aconseja virtud, sien- 
pre se a de amar y buscar. 

GuzMAN.— Tanvien tengo ese por buen poste para qualquier 
edificio, y aun os certifico que aliareis con menos dificultad 15 
quien dé el consejo que quien le regiua, porque darle todos 
savcmos, tomarle pocos. Pero querría yo aprender de vos, 
qué señal traen los buenos consejos para conocellos entre los 
malos. 

GoDoy.— Algunas tienen; mas conteníaos con vna que os 20 
diré, que a mi juigio es la principal. El sano y christiano consejo 
a de ser sin yníerese del que le da y sin daño de oíro, sino 
solameníc encaminado para prouecho de aquel a quien se da, 
saluo en las cauíelas y asíu^ias de guerra, en las quales pocas 
vezes puede ser con víilidad mia sin daño de mi enemigo; por 25 

8. B. bastara aunque. 
It. P. y al fin. 
25. B. del enemigo. 



lio DIÁLOGO DE LOS PAJES 



lo qúal dixo Virgilio, que a mi enemigo, (entiende [de]clarado), 
no le puedo culpar del engaño que me hage, ni agrauiarme de 
la poca virtud que vsare conmigo. Y seos 9eríificar que con- 
viene mucho al que es aconseiado, anfes de seguir el consejo, 
5 aduertir y mirar si devajo de lo dulce del consejo que le dan, 
viene o puede uenir, aunque de muy lejos escondida la ponzoña 
del ynterese, afición o pasión de quien le da o de cosa que le 
toque; que por no ha?er esto, los reyes y principes galardonan 
muchos conseios por los quales merecían los consejeros ser 

10 muy grauemente castigados. 

GuzMAN.— ¿Quál tenéis por meior. ser los consegeros mu- 
chos o pocos? 

GoDOv.— Como fuere el negocio: que si se rrequiere secre- 
to, entre muchos se podria mal guardar; mas si no ay en él 

15 este peligro, <niieníras más moros, más ganancia»: que siendo 
muchos, aunque algunos den en la herradura, no faltara quien 
dé en el clavo; y acaeze vn rustico en vna cosa hablar más a 
propositó que el político y ziudadano, como vien lodijo[H]oraí¡o. 
De Don Fr[an9¡s]co de ^úniga y Avellaneda, conde de Miranda, 

20 padre del ilI[ustrisi]mo y reuerendissimo Don Gaspar de Quni- 
ga y Avellaneda, dignissimo Cardenal Arzobispo de Seuilla. 
de buena memoria, a cuya natural discreción y prudencia pocos 
de los de su tiempo allegaron y ninguno le passó adelante, 
como se paremia en los cargos de Virrey de Navarra y en la 

25 mayordomia mayor de la emperatriz Doña Ysabel, nuestra 
señora de felice memoria y recordación, que su rey le enco- 
mendó, e oydo contar al proposito de lo que hablauamos, que 
solia dezir no se pcrdia nada en preguntar a muchos y oyr el 
consejo de todos, pues estava en su mano tomalle o no. Y 

30 quando algún sinple azertaua lo que los auisados no alcan^a- 
van, dezia: «vien me di^e este nezio». 

GuzMAN.— En esa opinión parece vien el buen juyziodel que 



1. M.SS. entiende clarado. B. paréntesis. 

2. P. ni lo pudo. 
24, P, pareció. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES Hl 



le loasícs, porque el ynorantc, ya que del todo no agiente, 
puede bastar [con] su dicho para poner en el camino al sauio y 
serle ocasión de azeríar lo que quiga no hiciera, y casi lo mismo 
que el Conde, auia d[ic]ho antes el Rey Don Fernando ícrgero. 
que ganó a Seuilla, quando vn truan suyo, llamado Paja, le dio 5 
vn buen consejo para no tornar a perder la ziudad, estando 
encima de la torre della: que al fin el consejo es cosa sagrada, 
y aunque nos apartemos vn poco del camino que llevamos, os 
quiero preguntar vna cosa en que a rratos e pensado. 

GoDOY.— No nos desuiemos tanto que no sepamos tornar; 10 
y preguntad lo que quisieredes. 

GuzMAN.— No haremos. Ya yo sé que dar buen consejo al 
que lo a menester, que es limosna muy acepta a Dios y vna de 
las obras de charidad que nos enseñan: en esto no toco. Lo 
que pregunto es, el que le da malo, ¿a qué se obliga? 15 

GoDOY.— A esso responderé lo que me respondió a mi vn 
letrado, poco a, que le pregunté lo mesmo y me lo fundó allá 
en sus testos de derecho ciuil y canónico. Pero dexadas las 
opiniones que me rrefirió, y por no me parar a desmenugallo 
tanto como él, digo que qualquiera que aconseja a otro que 20 
comete algún delito y en él le fauorege y ayuda, allende de 
pecar mortalmente, queda obligado a la rrestitugión del daño 
que se higo, avnque el otro uuiera de cometer el delito sin el 
tal consejo; [mas si él está determinado de hager el delito sin 
el consejo] que le dieron, y el que se le dio no le favorcgió ni 25 
ayudó a ello, no se escusa del pecado por rrazon del mal con- 
sejo, pero no queda obligado a otra cosa. Y si el consejo se 
da, no para cometer delito sino para qualqúicr otro negogio, el 



1. 


B. que de el todo. 


6. 


P. perder la uida. 


18. 


P. dexaas las. 


19. 


B. desmenugallos. 


21. 


P. y el que le f.— P. allende. 


24. 


B. fallan estas palabras. 


28. 


P. el delito. 



llá DIÁLOGO DE LOS PAjBS 

qual saúc que el consejo es malo y engañoso, está obligado a 
restitución, pero si sencilla y llanamente da el consejo creyen- 
do ser sano y bueno, aunque no sea tal su buena yntengion le 
escusa de todo, si no fuese letrado, y por no querer mirallo y 
5 estudiallo primero, lo errase, que éste tal obligado quedaua 
al daño. 

GuzMAN, — Gran jurisconsulto aueis andado, y por pare^er- 
me vien vuestra distinción, me quiero aclarar más en vna cosa 
que cada dia aconteze por los priuados y sobre señores. 

10 Dezidme, si el Duque, lo que no le pasa por el pensamiento, 
me quisiese a mí hafer alguna merced, [y] por vuestro consejo 
y parecer no se me hiciese, ¿quedariades vos obligado al 
daño? 

GoDOv.— Vos e yo tenemos poca necesidad de tratar deso, 

15 según estamos lejos de receuilla. y él de tomar los conseios de 
ninguno de nosotros. 

GuzMAN.— Será porque sean buenos, o por ser de sus cria- 
dos, que a los tales ci^rrafn] las orejas, como el áspid al 
encantador. 

20 GoDOY.~0 podria ser porque sauemos poco; mas sea por 
lo que fuere, quiero rresponder a vuestra pregunta. Si el 
Duque me digese que os queria hacer c'^rta merced, para que 
yo le diese mi parecer, y por él vuiese de hacérosla o no, si la 
estoruase con mala yntención, estaba yo obligado a confesar 

25 aquella mala yntención, y no a más: aunque si uos eradcs 
capaz y merecedor della, y Dios no se ofendía en que la reci- 
uiescdes. no estaría sin escrúpulo de hauerosla quitado, y muy 
mejor, si ya el Duque de palabra a vos o a otro en buestro 
nombre la huviesc prometido, de manera que vuiese declarado 

,^) su voluntad e yntención. y fuuiesedes adquerido algún derecho 



8. 


B. distención. 




11. 


P. quisiessc gazcr alguna merced.- 


—Alguna maldad. 


17. 


M.SS. Serán. 




18. 


M.SS. cierra.— A el encantador. 




30. 


P. bolunlad y. 





DIALOGO DB LOS PAjBS 115 

a la fal cosa: y yo no me ícrnia por libre de restitución del 
daño que por mi causa os uiniesc. Oíros por ueníura no serán 
tan estrechos de con^ien^ia. Por no andar en dudas y ab[e]ri- 
gua^iones, y a rriesgo de topar con vn letrado que todo lo aga 
llano, aunque sea cuesta ar[r]iua, lo más acertado es que cada 5 
uno mire lo que a su próximo aconseja, porque con gana de 
dañar a otro, no dañe a sí mesmo o a ambos. 

GuzMAN, - Dése mesmo parecer so[y] yo. Agora vos podéis 
tornar a lo que íratauamos. Veamos como os entabláis en el 
señorío. \q 

QoDoy. —Ninguno puede gouernar vien a otro, si él y su 
casa andan tan mal gouernados, mayormente los señores, 
cuya uida y costumbres y de sus familias son reglas y leyes 
por donde el pueblo se rige; y ansi está escrito que «qual fuere 
el señor, tales serán los vasallos». t5 

GuzMAN.-Yo c visto platicar eso a algunos grandes seño- 
res, y entiendenlo de los ovispos y curas, que an de enseñar 
al pueblo en palabras y exenplos, diciendo que a ellos la 
gouernagión de lo temporal les está encomendada. 

GoDOY.— ¿Qué aprouecha que ellos se hagan libres y cxen- 20 
tos de esa carga, si la ley diuina y natural no les da tal preui- 
legio? e preguntaldo a Ezechiel, quando amenaza de parte de 
Dios a los pastores de Ysracl, si le[s] sacó a ellos de la qüenta, 
o lo piensan, porque dijo: «Ay de vosotros pastores>, y no 
señores; o porque ellos no son apacentados y no apacientan. 05 
que es peor; muestren el testamento de Adán, por donde se los 



1. 


P. cosa yo. 




3. 


P, y por. 




11. 


P. bien gobernar. -^B. nota marginal. 


— T. ad Igimo c. 5, 


15. 


B. con reglas. 




14. 


B. se sigue. 




15. 


B. señor serán. 




17. 


B. entendiéndolo. 




18. 


B. al pueblo.— P. con. 




22. 


B. nota marginal, ezecgicl. c. 45. 




2b. 


B. muestra en el. 





114 DIÁLOGO DE LOS PAJES 

davan sus vasallos, s¡ no es por el cargo que dcllos an de tener; 

y si por emiíar el criado y el vasallo la mala vida y poca chris- 

íiandad del señor se va al ynfierno, ¿a cuyo cargo será?, y por 

ueníura piensa que, pues el señor lo ha(;e, íanvien a él le es 

5 primiíido, vicn que no sea tan estrecha la obligación. Pero por 

estas rracones y otras hartas que ay, no solo el ouispo y cura 

está obligado al buen exenplo, sino tanvien el señor tenporal. 

GuzMAN,— Y aun al castigo de los pecados públicos. 

GoDoy.— Mayormente en estos nuestros desventurados 

10 tiempos; que al fin el cura o predicador no puede más de que- 
brarse la caveza enseñando al pueblo, y el ouispo en descomul- 
gar, de lo qual la gente ha^e ya tan poco caudal, que, no se 
puede(n) dezir sin grandissima lastima y muchas lagrimas, y 
sin conpara^ion temen más la pena pecun[i]aria y de cárcel que 

15 el señor les pone, que la espiritual de los prelados de la yglesia. 
y atento a esto, a mi pobre juigio, será bien que luego que el 
perlado manda vna cosa que ymporta a la salud de las animas 
y seguridad de la conciencia, so pena de cscomunión, el señor 
tenporal la mandase so pena de cárcel o dineros, para que los 

2() malos que no temiesen la excomunión fuesen buenos por 
temor de la otra pena. 

GuzMAN. — Pues no ayais miedo que lo hagan. 
GoDOV.— Allá se lo ayan con Dios. Yo a lo menos hicieralo. 
Mas tornando a lo que dije de la buena gouernación, a de 

25 comencar del señor y de su familia. Si yo lo fuera, tuviera esta 
orden. Luego en lebantándome. fuera a oyr misa, y tenien- 
do salud, no en casa, siquiera porque mis subditos vieran que 



2. 


P. imitar. 


9. 


pr¡mitido=permitido. P. prometí 


8. 


P. a el castigo. 


11. 


B. ouispo descumulgar. 


12. 


P. de lo qual largamente ha?e. 


14. 


B. temen la. 


16. 


P. serla. 


20. 


B. timicscn. 


24. 


P. Dixc en la. 



DIALOGO DE LOS PAJES 115 

lo ha(?ia y se movieran a lo mismo. Y en ella estuviera con 
toda la devoción y atención a mí posible, de manera que los que 
me miraran, entendieran que estava allí con el cuerpo y con el 
alma, y no pareciera que tenia «las manos en la rueca y los 
ojos en la puerta» «ni el cuerpo en el coro y el pensamiento 5 
en el foro>, por cunplimiento del mundo; porque tengo por 
grandissimo mal echar de uer en los señores poca devoción, 
principalmente en tienpos de tanta necesidad; y mandar[a] que, 
sin gran causa, estando oyendo misa, nadie me hablara; que 
en todo esto hiciera yo lo que deuia, y enseñara a otros lO 
lo que avian de hager. [oir] visperas las vigilias y dias 
de fiestas principales, y sermón. Quando le vuiera acaüado la 
misa, me estuviera vn rato donde me vieran y pudieran hablar, 
para que el que tuviera que negociar conmigo, no vuiera menes- 
ter entrar por pages ni porteros; y procurara conocieran de mí 15 
mis vasallos, que de muy buena gana olgaua de oyr sus quc- 
xas y iravaios, especialmente si rrezeuian agrauios, o sinraco- 
nes de los ministros de justicia o de otros oficiales y criados 
mios; que si los señores no se vmanan, no osan los pobres 
vasallos llegar a ellos. Dezid. si Dios no tuviera otra natura- 20 
leza más que la diuina, ¿qué honbre se atreuiera a hablar con 
la grandeza de su Magestad?: que aun de solo oyrie, los I[s]rac- 
liticos se cayeron en el suelo; y por eso se vmilló c hizo hom- 
bre para que los honbres se aíreuiesen a hablar con El y tratar 
sus negocios. ¿Y quien se acordara desto y lo considerara, 25 
que no se umille para que los suyos le hablen, encubriendo con 
el uelo de la humildad y mansedumbre la magestad y autori- 
dad del estado y linage, como Moysen hazia quando hablaua 
con el pueblo, porque le pudiesen mirar la cara? 

GuzMAN.— No se vsa eso aora; antes tienen por muy gran 30 



4. 


P. con el anima. 


11. 


M.SS. hacer v. 


12. 


5. acauada. 


25. 


P. y higo. 


29. 


P. mirar a la cara. 



116 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



desacato que vn labrador, ni otro mal bcsíido llegue a hablar 
al señor; y quando se aventuraba llegar, temblando de miedo, 
luego va el page, lacayo o escudero y con gran furia le aparta, 
tratándole de villano, véstia y mal criado: y si no lo ha^e, le 
5 tiene el señor por dcscuydado. 

GoDOY.— Eso no consintiera yo en mi presencia; que avn 
qualquiera animal por graue y feroz que sea, conoce a quien 
le da de comer, y se dexa tratar dél. ¿Porqué no conoceré' yo 
que aquel labrador me da de comer y travaja para mí? Y pues 

10 su puerta, que le pese, que le plega, está siempre avierta, no 
solamente a mi persona, más a mis criados y perros, y para lo 
que yo y ellos emos menester, no es rra^on que la entrada de 
mi casa ni la de mi voluntad se le fierre a él para su necesidad, 
quanto más el llegar a mí, no hauiendo puerta en medio, ni yen- 

15 do yo ocupado con mayores negocios; y aunque lo vaya, no 
peca, pues él ni lo saue ni lo entiende, hasta que con caridad 
se lo digan y ensenen. 



1. P. y olio. 

6. P. con.sinteria.— P. ¿uinque qualquiera. 
14. b. no dhnuiendo. 



CAPITULO IV 

Hecho esío, si fuera ora, eníráramc a comer, y la comida 
fuera íal que se entendiera comia para viuir y no uiuía para 
comer. 

GuzMAN.— Desa manera, no comierades a la f(c)lamcnca ni 5 
a la borgoñona. 

GoDoy.— A la fee, ya no se come sino a la porcuna. Maldita 
Id necesidad tenéis de salir de España para comer y ueuer 
como bestias y no como honbres; que ya, como di^e Esayas. 
los que se sientan a comer y banquetear, no lo tienen por \o 
comida si no se levantan de la mesa tan llenos que bomiten las 
suciedades que comieron. Y de aquí uiene que se ha hecho tan 
principal oficio el de los vodegone[ro]s, pasteleros y carniceros, 
que ganan más salario en casa de los señores que los oíros 
oficiales: que ya se pasó el tiempo del buen Rey Don Alonso, 15 
a quien pidieron en Cortes que moderase el gasto de su comi- 
da, y rrespondió que tenían razón, y que de alli adelante no 
comerla sino baca y carnero, y los días principales algún ave. 
¿Qué devieran de comer los subditos quando la persona real 
se ponia en esta tasa? 20 

GuzMAN.~y aun por esa razón pienso yo que viüian los 
hombres en aquel tiempo tantos años y más sanos y de 
mayores füercas: que el comer demasiado, estos y otros 
mayores ynconücnientes y daños trayan, fuera de la perdida 
de la hazienda que en ellos se gastó, y después de hartos 35 



1. 


M.S5. Capitulo IIH prosigue. 


8. 


P. ni beber. 


9. 


B. nota marginal: esaias c. 28. 


15. 


B. vodegones. 


25. 


B. de hazienda.— P. en ello se gastaba. 



18 DiÁLOOO DE LOS PAJES 



y vien vcuidos, dcxan a Dios y se ban a rienda suelfa tras los 
vicios, placeres y deleyíes del mundo, como se lee que hicieron 
los del pueblo de Ysrael. 

GoDOY. — Acavada la comida, reposara vn rrato, y si el tiempo 

5 lo pidiera, y íuuiera necesidad, durmiera vn poco, y después cn- 
fendiera en negocios de mi casa, si oíros más arduos de la gover- 
nagion de mi estado no me ocurrieran. Y quando me sintiera 
cansado o enfadado de negociar, tomara alguna rrecreagion sin 
ofensa de Dios con vn poco de juego ligito y moderado; que el 

JO desordenado en los señores fuego es para sus animas, onrras. 
ha9ienda[s] y vasallos, allende el daño que ha^en con el mal 
exenplo que de sí dan a sus criados, porque «en casa del tañe- 
dor todos han de ser vayladores>. Y los señores y otras per- 
sonas principales muchas ue^es pecan más con el mal exenplo 

15 que con el hecho. Otras ve^es me fuera al canpo a caza. 

GuzMAN.— ¿Esa caza, aviadesla de sustentar con el hazicn- 
da [de] vuestros vasallos? 

GoDOY.— No; porque eso más fuera cazarme a mí el demo- 
nio, que cazar yo. Por esto, solamente guardara aquella que 

20 mi conciencia diera lugar, y ansi escusara las maldiciones que 
sobre mí y mi casa echaran los que reciuieran el daño, y siendo 
justas, temiera que Dios las oyera y azetara, pues El mesmo 
dize: «Dcxadme a mí la uenganca. que yo la haré>, y en otra 



5. B. las del. 
4. B. acauado. 

3. B. pudiera.— P. vn poco después. 

6. B. otras mas arduas.— P. de la guerra de mi. 
9. P. con vn juego licito. 

10. B. onrra. 

11. P. allende del. 

13. vayladorcs=bailadores. 

14. P. con el exempio malo. 
16. P. y essa. con la h. 

21. P. que siendo. 

25. B. nota marginal: Deut° c°. 2. 5.— B. haré, en. 



DiÁLOÚO DB LOS PAJES 1 |9 



parte: «Mia es la uengaiií^d, yo la haré a su í¡cnpo.> Y porque 
el Rey Dauid se la dexó, mirad quan vicn le vengó de Saúl. 

GuzMAN.— Miedo e que a vos os pare9er¡a lo que a los oíros, 
que todo era justo y lo podiades hager. 

GoDOv,--No me tiara yo en mí, pues siendo mi propia causa, 5 
podía ser mal juez, si no sujetar[a]mc a lo que honbres de ^ien- 
V¡a y conciencia en este caso me aconsejaran, sin dar orejas a 
los que fueren aficionados a ca^ar. porque a costa de mi anima, 
no se holgaran ellos, ni me dejara vencer por el excnplo de los 
señores que lo hacian ni lo hauian fh]echo; que estos no auian 10 
de pagar por mí. Y estad fierto que el mal y daño que cada vno 
hace, lo a de pagar en este mundo o en el otro, adonde más 
presto va el que más de los honbres tarda. 

GuzMAN. - Todo se resolverá en pagar los daños. 

GoDOV.— Ya yo se que el que hace la [cajga que se cria en 1S 
los propios montes, si la ucdo, cstoi obligado a pagallo, como 
vos los daños que hacen vuestras obejas o otro ganado qual- 
quiera que tengáis, aunque sea del que cada dia recogéis y dais 
de comer en vuestra casa, si se va a los panes y viñas agcnas: 
mayormente que yo soi muy escrupuloso en esto, más porque 20 
tengo por casi ymposible poderse bien ab[e]r¡guar ni pagar el 
tanto ni a quien se deue, porque los daños que la caza hace, no 
solo lo rreciuen los dueños de las credades, pero alcanca a 
todos los que tienen parte en los diezmos dellas, que unos son 
oy y oíros mañana; de lo qual nunca se hace caudal y apreciallo 25 
al justo; ni pienso que nadie se atreucria a hacello, ni aun a 



1. 


P. y lo are. 


5. 


B. vos p., P. pareciera. 


6. 


M.SS. sujetarme. 


7. 


B. conciencia lo que en. 


9. 


P. conbcnccr. 


12. 


P. adonde tan presto. 


16. 


P. en mis propios. 


20. 


P. en esta manera porque 


25. 


B. oy otros. 


26. 


P. se atrebera. 



120 DIÁLOGO ÜE LOS PAJES 



poco más o menos, ni lo pueden sauer por las grandes dificul- 
tades que en ello ay, según lo e entendido de labradores muy 
platicos en el negocio: quanto más que es cierta manera de 
tiranía alearme yo en particular y querer para mí solo lo que 
5 Dios crió y mantiene para todos, sin que los honbres pongamos 
de nuestras casas. 

QuzMAN.— No obstante eso, di^en algunos que los señores 
por el gran travajo y cuidado que tienen en governar los vasa- 
llos, para podello mejor sufrir, pueden iustamente, aunque sea 
10 a costa dcllos, tener alguna rrecreagión de caza. 

GoDOV.— No está eso tan llano y aberigu[a]do, pero quando 

asi fuese, aviamos de uer ese ordinario ttravajo de la gouerna- 

(;:ion y la falta de otra recreación. ¿Que pesadumbre reziue la 

persona del Duque ni [las] de los otros como él, en gouernar su 

15 tierra? 

GuzMAN.— No sé yo. Parégcme que le ueo grandes ratos 
encer[r]ado, horas con su secretario, horas con el contador y 
mayordomo, y en mucho secreto con su alcalde mayor. 

GoDOY. — Con los vnos podra ser para entender en sus 
20 íranpas y ver como acrecentara sus rentas, y con el otro para 
dar medios como ganara jurisdigion y señorío contra los vasa- 
llos. Y sí por esto le an de pagar dos ueges, veldo uos, que 
aunque si fuera para lo que vos pensauades, sofridero era. De 
mí os digo que [si] alguna caga pudiera tener, saluos estos 
25 ynconuinientcs, hÍQÍeralo, y de otra manera, no. 

Otra parte del día, teniendo lugar, mayormente aliándome 
solo, lo empleara en leer libros de buena doctrina en qualquier 



1. 


P. ni los pueden. 


9. 


B. juntamente. 


14. 


P. ni la de. 


17. 


P. contador oras con el mayordomo 


21. 


B. ganar. 


22. 


P. vasallos si. 


24. 


B. alguna cosa qui<;d. 


27. 


P. le empleara. 



DIÁLOGO DE LOS PA/ES 121 



lengua que los entendiera, porque los libros son amigos y con- 
scgeros mudos, a quien no podéis rreplicar, pues no a[n] de 
rresponder, y la legión forma al hombre casi de nuevo y suple 
gran paríe de la espiriengia que le falta. Por los libros saue lo 
pasado, vee lo presente y congeíura en lo porvenir. En qual- ñ 
quiera cosa, el que es leydo puede hablar, y tiene voto, y no se 
guia por su parecer y juipio a secas; que el buen juicio y abili- 
dad, aunque es buena disposición, todauia está escondido y 
brozno como la perla metida en su concha, que hasta que la 
labran y pulen no se descubre su perfeto valor. Gustara mucho 10 
de tener en mi casa personas avisadas y platicas en las cosas 
del mundo y cstrañas de mi tierra, con que a ratos me entretu- 
uiera en buena conucrsagion y con ellas se me disminuyera el 
cansancio que los negocios me dieran, pues no se puede cscu- 
sar de tratar con todos. A la noche me recogiera a la ora y 15 
tiempo que no les fuera graue a mis criados, [ni] cngerrallos 
con las gallinas, ni cscandaloso[s] ni desonesto[s] toparlos 
nadie en las calles a gran rrato de la noche, sin justa y grande 
ocasión para ello. 

GuzMAN,— y con los que posaran de vuestras puertas afuera, 20 
¿como [v]os ovierades? 

GoDoy.— [Conjcsos, si entendida mi boluníad, no hiciera lo 
que los otros, darles poco pan, y aun dellos me pesara mas 
por la molestia que en sus posadas dieran. Tuviera en mi casa 
vn oratorio, donde antes que me acostara, me reíraxera un 25 
poco a dar gracias a Dios de los uienes y mercedes regeuidos. 
y pedillc perdón del dia malgastado y de otros pecados come- 



1. 


P. libros di^en s. 


5, 


P. y en cualquiera. 


10. 


B. labran y descubren no d.— P. descubren 


15. 


P. a ora. 


18. 


B, calles gran. 


21. 


P. como os. 


22. 


P. Esso ssi. B. Eso si. — P. hicieran. 


26. 


P. vn rrato. 



122 DIÁLOGO DE LOS PAJES 

tidos. Mi bcsíir fuera conforme a la decencia de mi persona y 
estado y según las ocasiones se ofrecieran, porque muy dife- 
rcnfcmeníe a de andar c! honbre uesíido de ordinario entre los 
suyos que quando va a la coríe de su Rey, o [a] algún casa- 
5 miento de pariente y amigo, o sale de su casa o tierra. Y esta 
intención, según e oydo a personas de crédito, dizen que 
escriuió el Rey Chaíolico vna vez al Condestable Don Bernar- 
dino, que le llamava a su corte: *y ruégoos que íraygais 
vuestro jubón de brocado para qüc nos onrreys.> 

10 GuzMAN.— Esa buena gente no sauia más de canto llano, y 
ansi se dcscníonavan pocas vezes. Y a[ü]nque os parezca 
hacemos algún paréntesis, os quiero preguntar, agora que se 
me acuerda, y no es fuera de proposito, por que se llaman 
chatolicos los rey[e]s d[c] España; que lo deseo sauer, y aun 

15 tanvien de los títulos soberuios que los principes gentiles toma- 
ron: que yo fio de buestra buena memoria azertar a boluer al 
camino de donde nos apartamos. 

GoDov.— Quisiera yo tener la de Themistocles o la de Pirro. 
Rey de los Epirotas. que por su nonbre solía llamar y conocer 

20 más de treynía mili soldados de su exer^iío. y quando hazia 
alarde, viéndolos pasar, echava de uer el que faltaua. Y quiero 
complaceros y dezir que con razón se puede loar España 
de[l] ylustre resplandor y christiandad de sus chatolicos prin- 
cipes: y siendo nosotros tan sobrados de descuido, se acuerda 

25 Dios tanto de nosotros, y por su gran misericordia nos da tan 
chrisíianissimos reyes, con cuya sanctissima vida, y costum- 
bres, y excnplos enriqueciesen las almas de sus vasallos, y los 
animasen al servicio de nuestro Señor. Y aunque los gentiles 



t. B. de9endcn9ia. 

2, P. y según. 

4. P. a corte. 

11. B. parecía. 

25. P. de lustre. 

27, B. enriqueciese. 

28. B. animase. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 125 



en virtudes morales tuvieron señalados reyes, no les faltó vn 
signo y este muy notable, porque quien leyere sus istorias aliará 
que Alcxandro era notado de furioso, Julio Cesar de ambicioso. 
Ponpeyo de soueruio, Demetrio de uíqíoso. Trajano de violento, 
Vcspasiano de codicioso, y Nerón de cruel. 5 

Pero uenidos a buscar y conocer las faltas de nuestros 
reyes, no aliaremos, ni tuvieron otras, saluo el no nacer en 
íienpos de quien rrecogiera sus particulares y generales haza- 
ñas como flores suauisimas. y les diera a oler a la memoria de 
los uenideros. Y por satisfazer a vuestra curiosa pregunta y de 10 
otros que desean sauer porque se llaman los Reyes de España 
chatolicos, digo que el Rey Don Alonso fué tan peloso de la 
yglesia que fué el primero que edificó yglesias chatedrales en 
Lugo, Tui. Astorga, [y] monasterios de San Benito; fué tan 
grande el sentimiento que hizo España con su muerte que, 15 
quando nonbrauan su nombre, se quitavan el bonete, gorra, o 
sonbrero los honbres, y las mugeres hagian vna reuerencia; y 
juntando[se] a Cortes, los grandes mandaron por edicto publico 
que ninguno llamase ni dixese Rey Don Alonso a secas sin 
añadir el Chaíolico; y de aquel glorioso principe todos los que 2(J 
le an sucedido se llaman Reyes Chatolicos. Lo otro, por con- 
fundir la soueruia y presunción de los principes gentiles que 
sienpre íomavan títulos soueruios. Allá Mithridatcs tomó por 
apellido Restaurador del mundo; Alexandro, Rey del vniuerso; 
Demetrio, Expugnador de ciudades; y aun el Rey de Yngalaterra 25 
se llamava Defensor de. la Yglcsia; y Saúl, Rey de Reyes; pero 
nuestros principes, Chatolicos cristianos, de manera que toda 
la magesíad de su apellido es preciarse de ouedientes christianos 



5. 


B. Bespasiano. 


9. 


B. diera oler. 


12. 


P. fue catolice de. 


16. 


P. bonete o g. 


17. 


B. ha^ian r. 


18. 


P. ¡untado. 


27. 


P. xpianos católicos. 



124 DIÁLOGO DE LOS PAJES 

porque, a la verdad, no es cosa fuera de razón afirmar que la 
sangre real ayuda mucho a un principe para ser buen christiano. 
y de aqui ueran que Jcsuchristo y su sancía madre no quisieron 
decender del tribu de Benjamin. que era el menor sino del de 
5 Judá, qu[e] [e]ra el mayor. Y esío basta desta materia y no nos 
alexemos de lo que estava poco a diciendo, que el besíir super- 
tluo que agora se vsa, nunca lo aproué e especialmente las 
caigas, que aun por penitencia, íraeriades de mala gana tanta 
carga. 

10 GuzMAN.--¿Saueis porque lo hacen? Por ahor[r]ar de acé- 
milas; que gustan de traer toda su recamara consigo dentro de 
las calcas, porque algunas ue?es tienen más faltriqueras y 
repartimientos que los caños de Carmona en Seuilla, y la puente 
que digen de [HJercules en Segouia; y siruen de baúl y almofrex; 

15 y no trac tantos fardeles y jarcias vn nauio de muchas tonela- 
das, y tienen más aprestos que vn galeón de Portugal, que es 
menester vntarlas de jauon o azeyte porque no canten o agan 
ruido, como los carros de Asturias y Canpos, quando van 
muy cargados. 

20 GoDOy.— Para eso ¿no serian mejores alforjas, que se trae- 
rían con menos pena en el hombro que en las piernas? 

GuzMAN.— Ellos las dexaran presto quando sientan que se 
les hacen lupias de la carga, y no se acuerdan de lo mucho que 
para todo ympide la superfluidad destos trages. Y si no. 

25 preguntaldo al varonil propheta Elias, el qual siendo ar[r]cva- 
tado en el carro de fuego, no lleuava estas calcas, y no solo 



4. 


B. nota marginal: psalmo 7 


5. 


P. baste. 


7. 


P. lo aprouc especialmenie. 


14. 


P. almofrez. 


15. 


B. faldelesj. 


16. 


P. que galeones. 


23. 


B. que les h. 


24. 


P. que por I. 


25. 


P. preguntadlo. 


26. 


P. con el. 



DIÁLOGO DB LOS PAJBS 125 

buscó Otra capa de !a que tenia, antes leemos que dexó a sti 
discípulo Eliseo vna sola que lleuaua. 

GoDoy. — Bueno aueis andado; en oyros e rrezeuido mucho 
contento. Yo os digo que con lo que escusara de comer, ueuer 
y bestir demasiado, pensara hazer otras buenas obras de que 5 
nuestro Señor más se siruiera y mi persona fuera más honrrada. 
Los gastos de mi casa y de los otros pasatienpos que tuuiera, 
fueran muy moderados, de manera que por ellos no cay[e]ra en 
falta de otras cosas más principales y necesarias a mi casa y 
autoridad. Y no me acontegiera lo que dige Aesopo que acón- 10 
tegió a un calador con vn loco que estava a la puerta de la 
casa de los locos. 

QuzMAN.— ¿Que? por uida vuestra. 

GoDoy.— No ay para que cansar en eso, que el libro es 
común y en rromange está alli; lo que podéis leer, aunque dias 15 
a no e aliado esta fábula aunque la c andado a buscar. 

GuzMAN.—Pues por esa razón tengo más gana de oyrosla 
dezir, de que yo gustaré más que no(n) de leerla. Por eso prestad 
paziengia, que yo no tengo de dexar de cansaros. 

GoDoy.— Por fuerza os tengo de ovedezer, más yo me 20 
desquitaré algún dia. Acuerdóme que quando niño, andando 
a la escuela, ley vna fábula en las de Aesopo que, aunque 
atinando, creo os la diré. Parece ser auia vn medico que curaua 
de locura. Este tenia vn estanque Heno de agua, en el qual 
metia [a] los enfermos deste mal [de] que pocos se libran, a 26 
unos hasta las rodillas, a otros más adentro, a otros hasta los 
pechos, y ansi por el consiguiente. Y tras esta medizina les daua 



1. 


P. hemos. 


3. 


P. y cn. 


4. 


B. yo es d,— P. H. y os d. 


6. 


H. servirá. 


17. 


P. de oylla. 


18. 


P. mas que de leerla. -P. por esto 


22. 


ley=lcí. 


25. 


P. pareíe ser que auia. 



126 DIÁLOGO DB LOS t>A)BS 



Otra, qüc era matarlos de hanbre, y dcsta suerte se los estrc- 
chaüa y ponía en pretina, de tal manera que curaua [a] muchos 
en breuc tienpo. Y de los infinitos que entonces auia, uno que 
estava en el agua asta la garganta le diio: «Señor, por uida 
5 vuestra, que me solteys y saquéis de aquí; que yo estoi bueno 
y libre de toda enfermedad; que ninguna tengo fuera de hanbre 
y flaqueza.» El medico le rrespondio. «Antes estoy por meterte 
más adentro.» El enfermo replicó [que] hiziese lo que fuese su 
voluntad, pero que el estaba ya bueno. El medico le dijo qué 

10 fiangas le daria. «Ningunas tengo,» (tornó a replicar al enfermo), 
«más tomad vna cadena y grillos y ponme a la puerta de tu 
casa y hallaras como lo que te digo es verdad.» El medico 
convencido de los ruegos del nuevo orador, lo huuo de hacer, 
y le puso a la puerta de la manera que se lo avia suplicado. 

15 y estando sentado en vna silla, vino vn cazador en vn muy 
buen cauallo con alcon o gauilan en la mano y tras él muchos 
perros de caza. Y como este enfermo le viese, le comentó a 
llamar, y el cazador por el parentesco que deuia tener con tal 
casa o ser desta cofradía o por auerlo de la caueza, llegó a 

20 donde estaba con mucho regociio, habiendo batir las alas a su 
pajaro y trotando con el cauallo y llamando a sus perros. Y 
entonces teniéndole ^erca. este convaleciente le dijo: «Hermano, 
seáis vien venido; por vida buestra, que me digáis, ¿adonde 
vais con ese cauallo, pajaro y perros? El cazador no fue 

25 perccoso en el rresponder, diziendo que a caza. Rrespondiolc 
diciendo: «¿qué comerán esos perros?» Dijo el cacador: «Abran 



1. P. suerte los. 

11. P. H. toma. 

14. P. y lo puso. 

15. C. faltan las palabras desde Estando hasta vn alcon, p. 255. 1. 

16. P. vn dicen. 

21. P. y trayendo al trote el caballo.— P. llamando sus perros. 

22. P. teniéndolo. 

24. P. con este. 

25. P. en rresponder.— rreplicó diciendo. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 127 



menester tanto para pan, y el caüallo no deja de hager gasto en 
?cuada y paja. Pues los corazones que el gauiJan come, dineros 
cuestan. Y yo no me mantengo del ayre.» Y al íin y a la postre, 
¿que a de ca^ar o tomar con todo eso? «Vna perdiz o dos,> 
dijo el cazador, <que baldran real y medio. > Oyendo esto el 5 
conbalegiente se reyó mucho viendo el grande gasto y poco 
provecho y le dijo: «Anda, hermano, vete con Dios y muy 
apriesa, antes que uenga el que aqui me tiene, porque me 
soltara y te pondrá a ti en mi lugar, y aun podra ser te meta en 
lo más hondo del estanque. > 10 

GuzMAN.— Por zierto, que anduuo bueno y que le podia 
soltar el medico por solo el gracioso d[ic]ho. Pero agora pocos 
ay que den rremedio a esa dolenfia furiosa, aunque en la 
Puebla de Montalvan, que es junto a Toledo, e oydo dczir a un 
amigo mió, huuo vn notable medico llamado el Doctor de la 15 
Torre que curaua de esa enfermedad, aunque no acertó a curar 
a todos. 

QoDOv.-— Asi es y aun en España ay casas para las perso- 
nas tocadas de esa enfermedad, como en Zaragoza, que por 
ser la principal la nombro primero; luego Toledo, que es vien 2f> 
rrico, Valladolid y Sevilla y otras que deuc de auer que yo no 
e visto; más en estas que e d[ic]ho, e pasado algunos ratos y 
hallado en ellas muchas personas que entravan a uer, y des- 
pués me maravillaua de uer como los dejauan salir libremente, 
manifestando tanto su enfermedad. 25 

GuzMAN.— ¡Y como que tenéis razón! Y pues nos emos hol- 
gado vn rraío con las burlas, boluamos a las ueras. Dezidme 
¿Como os uuierades con vuestra muger? 



6. B. se rcyó=se rió. 

9. B. y y pondrá a ti.— P. podría. 

12. P. el dueño medico, 

13. P. a su. 

14. M.SS. puebla. 
19. P. como es en. 
27. P. y dezidme. 



128 DIÁLOGO DE LOS PAJES 

GoDOY.— No me metáis, por uida vuestra, en esc laberinto, 
pues saucis que no ay juicio que baste gouernar a vna muger; 
que son peores que naos sin uelas ni timón; porque la que más 
presume de sauia, es harto ynorante, y la más necia piensa que 

5 saue más que todos ios honbres. Dios os libre de regir bestia 
que se a de rregir por uoca y cola, mayormente si es gran 
señor[a] como aula de ser mi muger; que le parege a un[a] 
destas le hizo Dios muy grande agrauio en no subjeíar a su 
boluntad y apetito quanto crió. 

10 GuzMAN.— No serán todas [hjechas en vn molde. 

GoDov. — Las más; que si todas lo fueran, no auia para que 
cl Marques de Santillana dixera: «Gran corona del barón es la 
muger, quando saue obedecer a la razón», la qual sentencia 
diio otro que sauia más que él, millares de años antes. 

15 GuzMAN.— Dexemos las otras en universal, con la bucstra 
en particular os pregunto, ¿como os vuierades? 

GoDOY.— Vien dezis; que no es rregla que a todos puede 
comprehender, porque ellas de su cosecha son incompre(e)nsi- 
bles como el numero de las estrellas. Pero lo que os puedo 

20 dezir, medio a tino, es que me desüelará en no quitalle lo 
necesario ni darle demasiado, porque lo vno no [la] hiciera 
desdeñosa, ni lo otro, soueruia y uaná. Con todo el tino, 
trauajara de tenerla subjeta. de manera que su querer fuera 
siempre regulado por el mió. atrayéndola a esto, pudiendo más 

26 por amor que por fuerga. Lo demás, rremitieralo mucho a 
Dios que supliera lo que mi seso faltara, que pues la primera 
siendo una sola, se atreuió a no obedecer a nadie, ¿que espe- 
ráis harán tantas juntas como ya ay? 



1. B. laberinto. 

2. P. faltan las palabra^ de muger hasta porque, 10. 
8. P. no se subjetar. 

17. P. pueda. 

21. P. B. lo hiciera. 

22. B. de desdeñoso. — B. y auna.— P. con todo el tiento. 
27. P. siendo avn solo. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 12$ 



GuzMAN. — Muy sumariamente aüeis pasado por esto. 

GoDOY.— La materia lo rrequiere, y si a uos os da gusto 
saver las rreglas que a de haver entre marido y muger, lee[d] lo 
que escriuió Plutarcho Cheronense, a casados, que alli uereis 
cosas sabrosas y delicadas, 

GuzMAN. — Más holgara oyrlas de vos que tomar ese tratiajo, 
pero conocida vuestra voluntad, no quiero apretar más en ello. 
Vengamos a los criados. 



5. P. Iec=B. leer. 

4. B. cheronente que. 

6. P. olgaria oyrla de. 



CAPITULO V 



GoDOV.— Los criados que me sirüieran, a lo menos en los 
ofigios principales de mi casa, hauian de ser tales que sin 
mentir pudieran dezir que eran fan buenos como yo, porque 
5 más quexas abrá, ni aun podrá responder ni mirar por mi 
honrra, el que no fuera muy honrrado y principal hombre: 
dexado aparte que aun en el mismo serui^io se aventajan a los 
demás: que aquel punthonor de la honrra los ha?e pasar 
adelante quando es menester y es en ellos bien enpleado el 

10 buen tratamiento que se les haze, que con él los buenos siruen 
mejor y los ruines se ensoverue^en y suuen a las nuues, 
menospreciando y teniendo en poco a los otros. Aquel pru- 
dentissimo Conde de Miranda, de quien airas queda [h]echa 
mención, solia dezir y alauarse que tenia en su casa criados 

•J5 que le podrían dezir que eran tan buenos como el; y sauido 
quien era Zuñiga, Mendoza, Velasco y Auellaneda sin otra 
mezcla ninguna, como honbre que tanuien entendía que la 
honrra que ha?ia a su criado redundava en la suya. 

GuzMAN. — Otros piensan que quitan de la suya toda la que 

20 ha?en a sus criados, y aun la que otros les ha^cn por ser suyos, 
y les pesa dello; en que grandemente se engañan, que en ello 
dan muestra de ser o de vajo suelo o de poco entendimiento. 

GoDOY. — No tacharan deso a un señor a quien yo serüí 
algunos años antes que al Duque, con defender muy propin- 

25 quamente de aquella real sangre de los reyes de Aragón, y 



8. B. punthonor=pundonor. 

9. B. ellos enpleado. 
22. B. da. 



diXlogo de los pajes 151 



verlo cis en lo que dijo. Aüeis de sauer que el año de mili y 
quinientos y quarenía y quaíro, estando el Enperador en la 
giudad de Espira en Alemania, le mandó ir con vna enbajada a 
Sigismundo y a Bona su mujer, reyes de Polonia, y a los 
quales hallamos hagiendo Cortes en la giudad de Vinrroz, que 5 
es en el su gran ducado de Lituania, pasada Polonia y la Alba 
y Ruuea Russia, dejando a la mano derecha la Balatia. Y en la 
corte de aquellos Reyes ay dos costunbres: la una que los 
enbajadores que a ella uinieren, aunque lleuen mil personas y 
cauallos, los reyes hagen la costa a todos, todo el tienpo que 10 
en ella están; y ansi los despachan presto; y la otra que quando 
el enbajador llega la primera vez y la postrera a despedirse [y] 
a besar las manos a los reyes, han de hazer lo mismo los 
criados principales que lleüa; y llegado yo, quando me cupo la 
suerte, [dijo]: «Dé vuestra Magestad la mano a Godoy, que es 15 
vn cauallero español que uiene en mi conpañia.> Y podia dezir 
que era criado, y honrrarme yo mucho dello; que sienpre me 
precié de no querer seruir a quien (se) menoscauase mi ser en 
llamarme suyo. 

GuzMAN.— No fue poca ventura salir todas veges con vuestra 20 
yntencion. 

GoDov.— Tampoco tüue más amos que al Duque y a él, 
pareciéndome que «piedra mouediza no cria moho»; y no es de 
hombres honrrados andar ca[da] dia mudando bancos. 

GuzMAN. — Por cierto, ese cauallero mostró vien, en el fauor 25 
que os higo, la nobleza de sü animo estar aconpañada de buen 



1. verlo e¡s=Io veréis. 

2. P. 1544. 

5. P. Viroz. V¡nrroz=Vilna. 

6. P. y a la Alúa. 

7. B. Ruuea y Russia. 

9. B. que alia.— P. viniesen. 

10. B. en ellos. 

13. P. llegando. 

14. B. V. Mgd. 

22. P. piedra mouediza nunca moho la cubija. 



152 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



entendimiento. Y los que lo oyeron, quando uiniesen a saucr 
que erades su criado, entendieran quien él era, pues se seruia 
de gente noble, y la estimava y honrrava tanto. 

GoDoy.— No quiero callar otra cosa que hi?o conmigo, la 
5 qual quento solo para loar su discreción y bondad, y aduertir 
con su exenplo a otros. Estando vn dia en Corte, comian 
zieríos caua[l]leros con el y llegúeme yo a la mesa con mi 
espada y mi capa, que uenia de fuera por oyr nuevas que con- 
tauan de España. Y dos de aquellos caualleros que auian 

10 pocas veíjes entrado en su casa, dauanme los platos vagios 
para que los alease, lo qual yo ha?ia sin pesadumbre ninguna. 
Pero mi amo la rregiuio de paregerle me hablan agrauio, y 
iendo yo a lebantar vn plato suyo, no me le quiso dar, digien- 
dome con el rostro muy sereno: cLlamad a vn paje que lo haga, 

15 que no es vuestro ofigio este»; que el maestresala y los pajes 
avian salido a un (jierto servicio. Y de alli adelante, aunque yo 
me comedia a querer quitar los platos a los otros, ninguno lo 
consentía. 

GuzMAN.— Auisada y cortesmente os honrró, y dio a entender 

20 a los otros como os auian de tratar. A tales señores de balde 
[les] auian de seruir que a otros por dineros. 

GoDov.— Áseme acordado de todo esto por lo que deziamos 
que los señores, honrrando a sus criados, se honrran a sí. 
Y por tanto les conuiene íenelles tales en quienes quepa la 

25 honra que les hicieren y la sepan conocer y servir, y no 
yncharse con ella como con cosa que no caue en su pellejo, 
dando ocasión a que murmuren dellos y de sus dueños. Para 
hazerles uien y m[er(;e]d, me mouiera y apretara lo que San 



1. 


P. 


binieron. 


6. 


P. 


cortes. 


8. 


B. 


y capa. 


15. 


P. 


oficio esse. 


21. 


P. 


B. los auian. 


24. 


P. 


tenellos. 


26. 


P. 


en el pelleio 


28. 


P. 


mobcra. 



WÁLOGO DE LOS PAÍES 155 



Pablo escriue a los Colosenses: «Señores, hazed con vuestros 
criados rodo lo que fuere jusío y rrazonable, pues saueis que 
ranvien bosorros tenéis señor en el ciclo», si^ificando que en 
esta vida ay diferencia de amos y criados, porque todos tene- 
mos vn señor vniuersal y superior de quien somos criados y le 5 
auemos de reconocer que queramos o no; y que como quería- 
mos que el se vuiese con nosotros, nos ayamos nosotros con 
vuestros criados a su inmifazion. V en otro lugar dize: «El que 
no tiene cuidado de los suyos peor es que infiel»; de manera que 
los amos están obligados a mirar por los suyos, especialmente 10 
por los de su casa. Y en esto procurara ser recatado, dándoles 
de suerte que remediara sus necesidades, y a mi no me tuvieran 
por prodigo y nezio o f>or corto. por[que] los estremos por la 
mayor p[ar]te son malos. Y i>or no dar en ellos, considerara 
con tino la persona a quien daua y la necesidad que tenia y lo 15 
que daua. porque dar mucho a quien a menester poco y poco 
al que a menester mucho, pudiéndolo el honbre buenamente 
proueer. tengolo yo por (h)ierro y aun contra la justicia distri- 
butiua. Trauajara por no dar cosa de que después me vuiera de 
a[r]repentir. como aconteze a los que solamente dan por fin de 20 
que los tengan por mui magnificos [y] liuerales caualleros; y 
con el ceuo desta ambición se abalancan y después les pesa de 
aucr dado tan gran salto, mayormente si no tienen a que asirse. 
Aliareis señores de tal condición que si vn truan o otra persona 
alguna de fuera de su casa les pide algo, no sauen tener la 25 
rienda, y si un criado o vasallo se auerguenca con pura neze- 
sidad, aunque les deis de las espuelas, no les haréis mouer 
un paso. 



1. 


B. nota marginal. Cap. 4. 


8. 


B. todo li^ar. 


15. 


B. continuo. 


16. 


P. mucho al que ha. 


18. 


hierro— yerro. 


21. 


P. m. y caballeros. 


26. 


H. o si. 



154 miLOQO DE LOS PAJES 



GuzMAN.— ¿Dezislo porque vos c yo lo avernos esperi- 
meníado? 

GoDoy. — Pues de la esperien^ia se s^ca la ?¡erta s?ien?ia 
en las cosas. 

5 GuzMAN.— Pues emos tratado el vi?¡o de la prodigalidad, 
digo que el prodigo no se entiende, porque si gusta mucho de 
dar y lo da todo de vna vez, acauasele aquel gusto en ella, pues 
no le queda qué poder dar otra vez. Pongo por exenplo vn 
señor que es aficionado demasiadamente a la caza y la tiene en 

10 vn monte donde se huelga. Si este en un dia acauase toda 
aquella caza, claro está que se le acavaria el mesmo dia todo 
el plazer que en ella rezeuia. 

GoDoy.— Verdad es: pero los ui^ios y deleytes carezen de 
consideración y consejo, y los que lo[s] tienen son ciegos, y 

15 como tales no ueen los barrancos y atolladeros a do uan a dar 
de ojos hasta que están dentro y no pueden salir sin buena 
ayuda. En la conüersagion con los mios no me mostrara 
esquivo ni demasiado llano, porque de lo vno vienen los se- 
ñores a ser aborrecidos, y de lo otro a ser tenidos en poco. 

20 Sienpre que pudiera, les mostrara el rostro de buen senblantc, 
sino quando quisiera dar a entender [a] alguno que me avia 
enojado; que la humanidad en los señores es vna de las cosas 
con que más ganan el amor de todos. Vna grandeza vi hazer 
al serenissimo Rey de Romanos [y] de Vngria, Don Fernando, 

25 que después sucedió al emperador Carlos quinto, su herm[an]o, 
en el ympcrio. 



3. 


P. sacamos. 


5. 


B. proligalidad. 


8. 


B. queda que dar. 


10. 


P. acauese. 


11. 


P. se le acabara. 


13. 


B. nota marginal. Prob. c" 4 


14. 


P. y consejos. 


23. 


P. vi ha^er. 


24. 


P. el s. 


25. 


B. Cario. 



diXlooo de los pajes 155 



GuzMAN.— Sienpre oy contar grandes noblezas de esc prin- 
cipe y olgara oyr esa. 

GoDoy.— Yendo su Magcstad dendc la Corte del Enperador 
a la ziudad de Praga, caucza de su reyno de Boemia, salió vn 
diadeNurenbe[r]ge, ziudad vien nonbrada, y fue tres o quatro 5 
leguas de alli a comer a una aldevela arto astrosa, y por ser 
domingo vino a oyr misa a la yglesia que estaua fuera del 
lugar, que aun entonces no era del todo estragada Alemania. 
Acauada la misa, reparó en un pradillo que delante de la 
yglesia estaua, donde le cercaron aquellos caualleros, sus 10 
criados, y los que no lo eran que con él yvan; y reyéndose con 
todos les dijo: «Miedo c que en esta aldeuela no aueis vosotros 
de aliar de comer, y por eso sed todos mis convidados.» Y 
queriendo ellos cscusarse, después de auerle dado las gracias, 
les respondió: «Mirad no os alley(e)s burlados; andad acá 15 
conmigo.» Y ansi se fueron con Su Magestad los que quisieron, 
loando todos tanta humildad en tan gran rey. 

GuzMAN.— No por eso dexaria de ser rey tan amado, y más 
que antes de los que alli se hallaron, aunque no sé si en 
España se sufria esa llaneza. 20 

GoDOY.— En algunos vien cupiera, ya que no en todos. 

GuzMAN. — Luego os arrearades de gran varaunda de cria- 
dos, como hazen otros solo porque digan: ¡O! qué gran casa 
trae fulano! 

GoDoy.— Yo me guardara de hazer esa tor[r]e de viento, 25 
porque de ordinario no tuuicra sino a los que mi hacienda 
sufriera; que más sirven pocos y contentos que muchos y que- - 
xosos. Huuierame con ellos de tal manera que me sirúieran con 
mucho amor, [y] disimular[a]le[s] las cosas que se sufrían, 
porque ellos tanbicn pasaran con las ásperas de mi con- 30 



di^ion. 



5. B. Norcnvcge. 

10. P. adonde. 

26. P. sino los. 

29. P. de s¡murales.=H. dis¡mularale.=B. desimularle. 



156 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



GuzMAN.— En eso que dixisíes, se üe uien que no sois señor 
de ueras. 

GoDOY.— ¿En qué? 

GuzMAN.— En que confesáis tener áspera condición. 
5 GoDoy.— Ya vos la conogeis, que no es de las más malas, 
pero dijelo porque no ay ninguna tan buena que no tenga 
necesidad que le sobrelleu[e] en algo. 

GuzMAN.— Niguno piensa sino que tiene la mejor codigion 
del mundo, y que en ella no ay qu[e] emendar; y más los 

10 señores, que les parece que no pueden ellos nazer con ynper- 
fegion ninguna; y si les conuen?eis que tienen algún rresauio, 
después de auello negado a pies juníillas, digen que tal qual 
fuere su condición, su criado se la a de sufrir y pasar con ella 
y no él con la del criado. 

15 GoDOY.— En parte tienen razón; que no an de ser yguales 
amos y criados. Más, no por eso se pueden escusar que no 
ayan de pasar con algunas faltas de los criados, si quieren 
que los criados les sufran a ellos siempre; que de otra manera 
cada dia andarían a mudar criados, que parecería muy feo. 

20 Si que no sin causa dijo el Apóstol: «Ayudaos a lleuar las 
cargas y ansí conplireis la ley de Jesuchristo.» Claro está que 
no se entiende por las cargas de peso, sino por las faltas que 
todos tenemos. A lo menos, ansi lo declaró el otro dia el Padre 
guardián, y no quiero agora alegar contra los señores la 

25 obligación de la charidad, ni otras razones que podria, por no 
suuir tan alto que aya menester ayuda para vajar. 

GuzMAN,— Tenéis razón, que basta auer d[ic]ho la necesidad 
que tenemos de sufrirnos los unos a los otros, ellos para ser 
servidos y nosotros para servirlos y ganar de comer con ellos. 

30 GoDOY.— Si ansi no fuese, cstarseyan los señores solos, y 



5. 


P. 


las muy malas. 


7, 


P. 


que la sobrelleben en 


9. 


P. 


enmendar. 


10. 


B. 


parecen. 


21. 


P. 


xpo. 



diXlogo de los pajes 157 



no serian señores; que vien considerado, el señor no es más 
que vn hombre, sé que no es (un) dios que en si solo tiene 
toda su gloria, sin necesidad de ninguna criatura. 

GuzMAN. — Y aun con no ser más de vn hombre, a las ue^es 
es más atado, y para menos que otro, y de más ruin persona y 5 
pareger. 

GoDoy.— Y si por doquiera que va le hazen tanta honrra sin 
cono^elle, [no] es por otra cosa sino porque le ueen muy 
acompañado de criados; que si anduuiesen solos, hartos 
criados tienen los señores a quien harian más honrra y 10 
acatamiento, y les ternian más respeto por sus personas que a 
sus amos, aunque ellos entre si y los lisongeros digan, «a 
vuestra señoría en solo uerle parege señor,» y qui^a no pareze 
nada. ¿Qué les aprouecharian sus muchos quentos de renta si 
ellos se uuiesen de hazcr todo cuanto han menester? Luego 15 
necesidad tienen de los criados como los criados de ellos, y 
podra ser que más: y estos anse de buscar muy honrrados, que 
por tal juzgan al señor, quales veen son los que le siruen. 

GuzMAN.— Y como mercader conozco yo que tiene tantos o 
más criados que algún señor, y aun más uien tratados y 20 
pagados, más porque no son tan nobles ni de tanta calidad, no 
hazen tanto caudal dcllos ni del. 

GoDoy.— Y no solamente se han de contentar que sean 
buenos por linage, si no lo son por buenas costumbres. Yo en 
mi casa no consintiria que viniera ningún blasfemo, disoluto, 25 
ni uigioso publico, siquiera porque no dixcran que qual es 
fulana (que) tal casa mantiene; y que en los criados a de 



1. 


P. considerando. 


2. 


B. H. se que no son Dios. 


4. 


P. mas que. 


5. 


P. oíros. 


10. 


P. a quienes. 


13. 


B. parege. S." P. Sr. 


16. 


B. de criados. 


27. 


M.SS. qual es y llana. 



-P. se que no son dos y ansí se lo 1. 



158 DIALOGO DB LOS PAjBS 



resplandecer la nobleza y bondad del señor. Tüuiera qücnía y 
razón con que fueran buenos chrisíianos, y sauer si oyan misa 
los días de obligación, y si se confesauan a su íienpo, [y] si 
eran desasosegados, reboitosos y acuchilladizos. Al malo 
5 castigara como a malo y al [bueno] galardonara como a tal, 
que lleuándolo por este camino, estuviera sosegado en mi casa 
de dia y de noche, sauiendo que en ella, ny en la agena, no 
badián lo que no deuian. 

GuzMAN.— ¿Como pudierades vos sauer lo que ha^ian y 
10 como viuian tantos criados vuestros? 

GoDoy.— Pues pretende saver vn ovispo la uida de du- 
Cientos y más preuendos de su yglesia, y de diez o dozc mil 
clérigos que ay en su ouispado, ¿no supiera yo la de los que 
viuen en mi casa y cada dia comen a mi costa. ¿Y yo oy de^ir 
15 a una señora que en un lugar suyo de du^ientas casas, saüia 
lo que cada vno de^ia y ha^ia en su fuego y en su cámara. 

GuzMAN. — Mucho sauer era ese, y a buelías de una verdad, 
ouicra de oyr mili mentiras. Y aun por tener tanto cuidado de 
las casas y uidas agenas, nos solemos descuidar de las nues- 
20 tras. Apostaré yo que auia pocos en el lugar que no supiesen 
lo que esa señora pasava en su cámara y aun con sü marido, 
si alguna vez la media el cuerpo; que ynposible es dejar de 
sauer muchos la vida del que quiere saver la de todos. 

GoDOY. — ¿Y tenéis por malo que sauida el señor eclesiástico 
26 o seglar la vida de sus criados, y castigados ellos, sepa la de 
sus subditos para hazer lo mismo? 

GuzMAN.— No, por cierto, sino por muy s[an]to y bueno; 



2. P. en que. 

4. P. desaconsejados. 

5. M.SS. y al malo. 

9. P. saber que ha^ian. 

15. M.SS. sauian. 

18. P, deuicra. 

19. P. caussas agenas y bidas. 

26. P. Faltan las palabras de «sepa» hasta «por» 1. 27. 



diXloqo db los pajes 139 



pero obligado está a cscomcn?ar por si y por sü casa, pues 
Dios por la suya mandó lo hiciesen. Lo qüc puede parecer malo 
y lo es, [es] castigar las agenas y disimular con la suya; sauerlo 
de las otras con ynoran^ia de la propia. 

GoDoy.— Por escusarme de esa culpa, pusiera yo la diligen- 5 
9ia que pudiera. Chismeros ni los sobre sseñores, que antes 
debíamos, ganaran conmigo poco o nada; que yo mismo me 
tuuiera q[uen]ta con quien me siruiera vien o mal, y el galardón 
de cada vno no [se] librara en otro que en mi, pues a mi me 
seruian. Mandara que las rabiones de mis criados a cada uno 10 
en su ser se les dieran tales que les fueran bastante sustentación 
como no andvüieran hanbreando. Al que se quejara sobre esto 
de mis oficiales, oycrale, y castigara al culpado; al vno porque 
no conplia lo que yo le tenia mandado, y al otro porque se 
quejaua sin razón; y si la tuuiera se lo agradeciera mucho, 15 
porque auia querido antes dezirmelo a mi que afrentar mi 
persona y casa por las calles, donde no sauen si el mal está 
en mi o en mis oficiales; y en duda luego dizen que la miseria 
del amo la causa. Sus salarios y partidos les haüian de ser 
muy vien pagados. 20 

GuzMAN.— Tanvien como los nuestros, que ¡vaya! a tres 
años que no nos dan blanca. 

GoDoy.— Aunque a mi faltara para otras cosas, no avia de 
faltar para comer y para eso, por el descargo de mi conciencia 
y autoridad de mi casa. 25 

GuzMAN.— ¿Y en eso formáis conciencia? 

GoDoy.— Sí, y muy grande. 

GuzMAN.— ¡Ea!, prouámelo; que como nuestro amo no hazc 
ninguna, pienso que no la ay. 



2. 


P. que Dios.— B. nota marginal Ezechiel c.** 


9. 


P. no le librara. 


10. 


B. rabiones cada, etc. 


11. 


B. que fueran. 


16. 


B. querido dezirmelo. 


27. 


B. Si muy. 


28. 


B. p. como. 



140 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



Godoy.— Estése vien proüado. Venid acá. Si uos fuesedes 
vien pagado por vuestros serui^ios, como se haze el asiento y 
es costumbre, quando llegascdes a la tienda del mercader a 
sacar paño, seda o lienzos, y a casa del calcetero y zapatero 
5 con el dinero en la mano, ¿no os lo darian mejor y más varato 
que sacándolo fiado? 

GuzMAN.— No ay que parar en eso. 

GoDoy. — Luego si por no os pagar vuestro amo como y 
quando es obligado, rczeuis aquel daño de ser peor la mérca- 
lo dcria, y más cara, obligado quedara en con^ienzia a rreazeros 
el daño que por su culpa rezeuistcs; y otra razón, si uos ganáis 
con vn señor íreynta mili maravedís, y por ha9eros tomar fiado, 
no os valen veynte mili, obligado quedara a los otros diez. 
GuzMAN.— Todo sale a vna q[uen]ta, eso por esotro. 
15 GoDOY.— Pues luego no os paga todo lo que puso y concertó 
con vos, que de treynta no os da más de veynte, a lo menos no 
os aprouechais vos de más. 

GuzMAN.— Por eso deucn de ha^cr los descargos que ha^en 
en la muerte. 
20 GoDOY.— No se si aguardar(a) a ese tienpo sea muy seguro, 
porque o pueden morir sin hazer testamento o ya que le haga[n], 
no descargar: y si lo mandan a los testamentarios a quien lo 
encomienda, y procuran que si me deuen diez, tome cuatro, y 
aun me tenga por dichoso, amenas^andome o persuadiéndome 
25 que si no los quiero, me quedare sin nada, y que aquello que 
me dan, es por la voluntad del heredero; que vien pudieran no 
dármelo, como se uc cada dia, porque el testamento no tuüo 



1. 


P. cslays. 


2. 


B. vuestros tercios. 


5. 


B. no os la. 


6. 


B. sacándola fiada. 


11. 


P. rrecluistis. 


15. 


B. no es paga. 


16. 


P. vos de mas de veynte 


20. 


M.SS. aguardara a. 



DIÁLOGO DÉ LOS PX}Eé i 41 



fuerza o por que no cauc en el quinto. Y allende dcsío hi^isteme 
el daño a mi y descargas[í]e con mi hermano y sobrino que no 
le dcuen nada; y aunque sea con mis hijos, el trauajo y necesi- 
dad que yo pasé, ¿no era más justo pagármelo a mí y a mis 
hijos, no teniendo yo ni pudiendo tener después de muerto 5 
prorata la paga, ni consentir en ella? Quanto más que ya no 
pagas de lo tuyo ni de lo que te duele, sino de la hacienda de 
tus hijos, que dexas acá (a tu pesar); y lo que peor es que 
quien puede descargar en uida y lo dexa para después de 
muerto lleua su congien^ia poca seguridad. 10 

QuzMAN.— Muy riguroso estáis. 

GoDoy.— Yo conmigo fuéralo por escusar el rigor del diui- 
no juigio, y tuviera por más acertado lo que digo que lo que 
ha^en, aunque se puede tolerar. 

GuzMAN.— Ya tenéis muy vien pagados vuestros criados, 15 
¿que más os falta? 

[GoDOY.]— Curarlos en sus enfermedades, que aunque esto 
no es obligatorio, pero allende de ser charidad y gran serui?io 
de Dios, es gran autoridad del señor y de su casa, y aun 
utilidad, porque cobra por ello fama; y si le falta algún criado, 20 
hallarálo antes, y por menos que otro, sabiendo la buena 
costumbre de su casa. 

GuzMAN.— Estáis vien en ello; que cierto es gran vergüenza 
y poquedad lo que en algunas o las más casas de señores se 
haze; que enfermando vn criado, le dexan estar en vna cama 25 
como galgo, comiendo su rragion hordinaria [o] le ynüian al 
ospiíal. 

GoDOY. — Quando la enfermedad es yncurable o contagiosa, 
no me maravillo que no le quieran tener en casa, más si la cobró 
por su seruigio fuera della, sería justo que le hiciesen limosna. 30 



1. 


P. o que no.— P. hi?¡síesmc. 


2. 


P. descargrarse.— P. o sobrino; debe. 


6. 


P. pro rata la cantidad. 


7. 


P. duela. 


21. 


H. hallarale. 



CAPITULO VI 



GuzMAN.— ¿Hemos ya concluido con los criados? 

GoDoy.— Sí; porque en esto ni en lo demás, no emos de 
tratar de muchas menudencias que podría auer, aunque fuesen 
5 necesarias. 

GuzMAN.— Agoos sauer, señor Godoy, que vna de las prcn- 
9¡pales cosas se os a pasado por alto. 

GoDOy.— No seria mucho en tantas como vos preguntáis. 
¿Y qual es? 
10 GuzMAN. — La manera de criar buestros hijos, 

GoDoy. — De^is muy gran uerdad. No sé como se me pasó 
de la memoria, pero uien está, que aun a tienpo somos. En lo 
que toca a las hijas, las madres an de tener ese cuidado, y los 
padres no le an de perder del todo, antes estar sienprc en 
15 atalaya quando llegan a edad de tener entendimiento para uien 
y para mal, porque el ser y honrra de qualquicr muger es más 
delicada que el vidrio de Ucnecia, mayormente en las que son 
principales; que «en el más fino paño más se parece la mancha>. 

GuzMAN. — Pues por tanto lo acordé yo. 
20 GoDoy.— Procurara que se siruieran de mugeres muy apro- 
uadas en christiandad y bondad, a las quales tuuieran por 



4. 


P. 


podría. 


5. 


B. 


fuese. 


15. 


P. 


quando ya llegan 


16. 


P. 


qualquiera. 


17. 


B. 


en los que. 


18. 


B. 


mas parege. 


19. 


P. 


le acorde. 



üiXlooo db los PAjed Í4S 



dechado de sü üida y costumbres. Y allende desío, conüiene 
que las muchachas tengan miedo y respecto a quien les pueda 
mandar, y no darles lugar a que sean demasiado dcsenbueltas, 
so color de ser de palacio o cortesanas, porque yo e visto en 
presencia de vna dama loalla de desenbuelta y en su ausencia 5 
íachalla de libre y desbergon^ada. Y la muger que se determina 
a perder la uerguenga, no le queda prenda sobre que aga, ni ay 
maestro en la freneria de Valladolid que aga freno que la 
arriende. Y esto ase de remediar dende niñas para que no 
hagan callos en la mala costumbre, que mudarla sea a par de 10 
muerte. Y no solamente se le a de yr a la mano en las obras, 
más aun en las palabras, que sean muy medidas y muy llenas 
de onestidad y buena crianza. 

QuzMAN.— De manera que queriays que tengan la propri[e]dad 
que aquel Pcricles Atheniense dijo que a de tener el buen corre- 15 
gidor o gouernador, que a de ser continente en las manos y en 
los ojos. 

GoDoy.— Yo de las palabras defia, y esotro no es menos 
necesario, porque los ojos altaneros son de Dios y de los hom- 
bres aborrecidos, y la muger que se precia de honrrada y lo es 20 
no solo no a de hazer ni dczir desoncstidad, pero ni aun cosa 
que se le parezca ni se la puedan echar a tal fin, ni a de tener 
menos recato ni cuidado de no descubrir las palabras que el 
cuerpo; lo qual no hagen quando las echan al ayrc sin aduertir 
lo que digen. 25 

GuzMAN.— Por lo que de^is se me acuerda que oy vna uez a 
ún uiejo vna manera de refrán en que casi encerraua todo lo 
que aueis tratado. 



12. 


B. y llenas. 




14. 


P. quereys. 




15. 


B. de aquel, nota marginal Valerio Máximo li, 4 c. 5.- 


— B. digo. 


18. 


P. y desso otro. 




21. 


B. nota marginal Prob. c" 6. 




22. 


P. echar de ber. 




28. 


P. refrán que. 





144 DIÁLOGO DE LOS PAjES 



GoDOY. — Creólo; que los rrefranes son sentencias llenas de 
breuidad y s^ien^ia. ¿Y era el refrán? 

GuzMAN. — Degia «que la buena muger aula de ser en la 
yglesia deuoía, en la calle onesta, en casa hacendosa y en la 
5 cama desenbuelía». 

GoDoy.— Refrán uiejo es. No ay más que degir que de ay se 
puede sacar iodo lo demás que an de tener. Higicralas aprender 
a ser vien criadas y comedidas con todos, guardando el decoro 
de sus personas y sauiendo hager diferencia de las otras. 
10 GuzMAN.— Eso ueo yo ya que anda muy borrado y tenerlo 
ya por dificultoso. 

GoDOY.— ¿Como ansi? 

GuzMAN. — ¿No ucis lo que pasa?, que apenas a sacado la 
criatura la mano del uientre de su madre, quando an de llegar 
15 todos los criados y vasallos de sus padres y aun otros que no 
lo son, a uesarsela; y están tan enpuesíos en esto que a pocos 
o a ninguno la niegan; y alguna vez antes que le pase por el 
pensamiento de pedirsela al que la va [a] ablar, tien[d]c su 
manecilla como quien ya pretende señorío y obediencia, aun 
20 casi no siendo nayde. 

GoDOY.— ¿Qué pensáis sacan de esa necedad? 

GuzMAN. — Poco prouecho. 

GoDOY.— Antes muy gran daño; que con eso toman vn 
siniestro diabólico para hagersc adorar. Quando grandes ha- 
25 cenias con aquella cerimonia tan íenprana oluidar que son de 
carne y hueso como las otras gentes, y aun creo que les pesa 
de oyr dezir que nacieron de honbres. Y esto mesmo deuicra 
de pretender dezir Feliciano de Silua, allá en su conpossicion, 
que el Principe Anaxar(e)tes y la Ynfanta Alaxtraxarea, su her- 
30 mana, se tcnian por hijos de los dioses. De donde uienen a ser 
con su presunción y necio cntonamiento de todos tan aborre- 



4. P. y en la.— P. y en cassa. 

6. P. y no ay. 

18. M.SS. va ablar. 

19. P. y avn. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 145 



?¡das y ellas a pe[n]sar que no hay hombres que las merezcan, 
y con esta locura veis al pobre padre puesto en trauajo de las 
casar, lo qual no le sucediera si las criase con vmildad y 
llaneza, y no con tanta vanidad. Y porque e tocado al casar, yo 
os digo que en uiendola de hedad para ello, no me detuuiese 5 
más, pudiendo buenamenle, pues dize el saüio: «casa [a] tu 
hija y abras [hjecho vna grande obra», que el cuydado que 
yo e de tener, más vale echarle sobre su marido y allá se 
lo ayan. 

GuzMAN.— Las personas de tanta calidad y linage como 10 
vuestras hijas fueran, no corrieran ese peligro. 

GoDoy. — Saueis que veo que la concupicengia de la carne 
ni al linage ni a[l] estado ni aun a [la] edad no perdona, como lo 
üemos por nuestros ojos y leemos en nuestros libros. Y por eso, 
es más azertado ponerlas luego a rrecado, y la que es virtuosa, 15 
todos la codician, y muchos la piden, y pocos la merezen. 

GuzMAN.— Y los hijos varones ¿como los criarades? 

GoDoy. — Parte de lo que dixe de las hembras se entiende de 
los varones, pero pasaré a particularizar algo, avnque ablando 
generalmente. Para criar los hijos de los señores, es justo se 20 
busquen amas de buena casta y costunbrcs, porque en la leche 
suelen mamar los niños muchos rresauios después de deste- 
tados. No consintiera que mis hijos de quatro años adelante se 
criaran entre las mugeres de su madre, porque elias con el 
mucho amor que los tienen, los crian muy regalados y amigos 25 
de su uoluntad, lo que después con gran dificultad se pierde, y 
es gran tacha en los señores no doblarse quando conuiene; 
que es condición de villanos querer sienpre salir con la suya. 



1. 


M.SS. a pesar. 


5. 


P. subgederia. 


7. 


B. nota marginal: Eccles° c° 7. 


12. 


B. concupÍ9¡en?ia. 


14. 


B. en el margen la palabra «Noía» 


16. 


P. codician m. 


21. 


P. de buena parte y leche casta. 



10 



146 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



Y por esta causa en pasando de aquella edad se les a de dar 
ayo y maestro, [para que] el vno le ensene silencia y el otro 
le aconpañe y ponga en buenas cosíunbres. 

GuzMAN.— No sois vos de la opinión de algunos señores que 
5 dizen: ¿a qué propósito el señor a de sauer s^ien^ia; que el no 
a de ser vachiller sino señor; que bachil[l]eres y iigengiados 
por pocos dineros se hallan, auiendolos menester? 

GoDoy.— No puedo yo ser de ese parecer, teniéndolo por 
erróneo, porque la sgien^ia en los principes y señores es muy 

10 necesaria para regir sus pueblos, hager leyes, castigar los 
malos y anparar los buenos, y en ellos parege piedra preciosa 
engastada en muy suuidooro. Y es muy feo no sauer lo nece- 
sario. Y si esos bachilleres y li^engiados que ellos dizen, la 
aprenden para ganar de comer, ¿porque no la aprenderán ellos 

15 para ganar honrra y prouecho, como es sauer gouernar sus 
estados? Y creed que el negio no puede azeríar ni el savio 
errar por la mayor parte. Y íanpoco por esto no los quiero yo 
obligar a que por fuerga sean juristas y grandes letrados, y que 
estén siempre sobre los libros; mas que no sean del todo yno- 

20 rantes, y se contenten con lo que naturalmente por sü entendi- 
miento alcanzan, sino que ayuden a naturaleza con el arte; que 
ansí, como la tierra, aunque de suyo sea buena, tiene nece- 
sidad de buena simiente, el yngenio de los honbres a menes- 
ter buena s?ien?ia y docto maestro por buena que de su co- 

25 secha sea. 

GuzMAN. — Para eso grande ynpcdimento será a los señores 
y caual[l]eros no sauer latin, pues por falta del, no uernán en 
conocimiento de lo que se contiene en muy buenos libros que 
están conpuestos y escritos en aquella lengua. 



5. 


M.SS. que a que p. 


6. 


B. s.^ 


8. 


P. teniéndole. 


9. 


P. los principales señores. 


10. 


B. c. malos. 


21. 


P. en el arte. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 147 



GoDoy. — Lo primero que an de aprender, si quieren sauer 
algo, es latín, aunque ya no les ha^e tanta falta como solía, 
porque casi los mejores libros de philosophia, oratoria, y de 
historias y poesia están traducidos en castellano: pero aun d[e] 
esos no se quieren aprouechar por no tomar al principio vn 5 
poco de trauaio, que después les seria gran descanso y recrea- 
ción, o porque no les falte tienpo para oíra[s] cosas que les 
estarla vien escusar. 

GuzMAN.— Déüeles de parecer que solo el titulo de señores 
y caualleros les vasta. 10 

GoDoy. — La s^iencia, todos digen, que nunca enbota la 
langa y adorna mucho a les señores y principes; que Don 
Pedro Fernandez de Velasco, Condestable de Castilla en 
nuestros tienpos, no fue tenido en menos por ser bachiller en 
derecho, antes pienso le ayudó y no poco a ser estimado de su 15 
Rey, amado de los suyos, temido de sus enemigos y auido por 
padre de todos, como sus obras dieron testimonio. Letras 
supieron el marques de Sanfillana, Don Yñigo López de Men- 
doga, Don jorge Manrique y Don Henrique de Villena, cuyos 
libros quemados llora el poeta Joan de Mena, con las quales 20 
esclarecieron su caüalleria y higieron sus famas ymmoríales. 
y sin esto podríamos traer muchos exenplos de grandes capi- 
tanes y pringipes españoles y estranjeros que se prcgiaron 
ansi de las letras como de las armas, y no ganaron menor 
gloria en lo vno que en lo otro. Y a este proposito dixo el 25 
mismo poeta en sus Tregientas, loando a un señor destos 
reynos «En Corte gran Phebo, (y) en [el] canpo Aníbal.» Y 
hablando de su misma patria dize: «O flor de sauer y caüalle- 
ria, Córdoba madre, etc.» 

GuzMAN.— En pocas palabras y conpendiosas loó al vno de 30 



14. P, nuestros dias. 

18. B. Ynigo. 

20. P. en las. 

22. P. podíamos. 

27. B. annibal. 

29. B. ceí.^ 



148 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



saüio y valicníc por sí y a su tierra, de que los criaua y prodü- 
9ia tales, y en el primer grado puso la sauiduria. 

GoDOY.— Y justamente, pues dizen que la sgien^ia es madre 
de todas la[s] uirtudes y conpañera en todo tiempo, en el üien 
5 para aumentarlo y en el mal p[ar]a disminuirlo y sufrirlo. Y si 
escuchamos la Sagrada Escritura, el sauio llora la tierra qüc 
tiene el principe mo^o; y amenazando Dios por Esayas al pue- 
blo de Israel dize: «Yo [les] daré mo^os que los gouiernen.> Y 
pues Dios amenaza tan de veras con que los reyes y señores 

10 sean sin sauiduria y sgiengia, porque en los mogos pocas ueges 
la ay, ni en los uiejos, que les parezcan. Gran mal deuc ser el 
señor necio para su señorío, y pestilencia que le destruye, 
según la sentencia del eclesiástico. Y ¿porque pensáis que los 
antiguos [finjieron] que el rey Midas de Troya tenía orejas de 

15 asno, sino porque tuvo en poco la sgiengia, por seguir otras 
maneras de viuir? Y [HJoragio dige en el fin de la Epístola 
primera que el sauio a solo Júpiíer está sujeto; como si dixera 
que el hombre sauio no teme fortuna, ni la reconoce, ni otro 
superior sino a Dios. Y vien a la clara lo dize Salomón ha- 

20 bland[o] con los reyes y poderosos, quanto les va en ser sauios, 
a los quales espresamente les manda Dios por la vocade Dauid 
que aprendan, diziendo: «Reyes y Principes, a cuyo cargo está 
la gouernagion de la tierra, oyd y entended lo que os digo, 
aprended a hazer bucsíro oficio.» 

25 GuzMAN.— Vien provado está lo mucho que ynporta a los 
señores tener sauiduria, si ellos lo quisiesen creer. 



6. B. nota marginal: Ecclesiastes 17. 

8. P. B. los daré. 

10. P. porque los mo^os pocas be?es la tienen y los biejos. 

13. B. nota marginal: c°. 10. 

17. B. a ablo a Júpiter. 

19. B. nota marginal: Sap" 6. 

20. P. en seruir a dios.— H. a ser s. 
22. B. nota marginal: Psalmo 2° 
26. P. quieren. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 149 



GoDOY. — Si lo creyeren, de sú üien harán y si no, de sü 
daño. Mas tornando al proposito, el maestro ni el ayo no se a 
de buscar el más varato, ni el que üien[e] a rrogar, sino el 
mejor y el que más se teme de azeptar el cargo; porque uemos 
que vn ruin cavalgador fácilmente echa a perder vn potro muy 5 
bueno, que cobradas malas mañas piérdelas tarde; y es gran 
lastima que busque vn señor vn caualleri^o de gran crédito 
y espirien^ia, y siendo tal, le dé muy gran partido para que 
solamente enseñe y ponga en buenas costumbres vn cauallo, y 
que no busque a lo menos con el mismo cuidado quien aga lo 10 
mismo con su hijo, porque lo que sienbra el mogo en la juucn- 
tud, eso coje en la tiejez. Y por amor desto, tuuiera tanvien 
cuenta con los paxes que les diera, para que lc[s] siruiera[n] en 
sü tierna edad, allende de ser hijos de buenos padres, lo fueran 
por sí, a lo menos que tuuieran muestra dello, conforme a sus 15 
años; porque de los que se siruen quando niños, se fian y con- 
fian más conmunmente quando hombres, por la afigion que con 
la niñez se cobra(n); que en aquella edad más son conpañeros 
que criados. Y si estos aciertan a ser ruines y de malas cos- 
tumbres, no puede dexar de pegársele algo al niño con quien 20 
tratan, por razón de la familiaridad e ygüaldad de los años, 
aunque el vno sea señor y el otro criado, de manera que no 
siendo uirtüosos y uien inclinados quando chicos, no le po- 
dran ser prouechosos, antes le dañaran para entonges y para 
después. 25 

GuzMAN.— Con darles pages y mangebos de discrcgion, pa- 
rege se euita ese peligro. 

GoDoy.— No tenéis razón; que ni el mozo serüiria al niño 
de buena gana, ni el niño estarla contento sin tener sus yguales 
con quien comunicar y tratar las niñerías y pasatiempos que no 30 
se pueden üedar ni quitar. Y al que entendiera ansí de los pages 



8. P. muy grande. 

13. B. los papeles. 

22. B. ser señor. 

28. B. sirue. 



150 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



como de los otros criados que él íüüiera, que salía lisongero o 
mentiroso, a la ora le apartara de su serüi?io, porque el que 
lisongea y miente al principe y señor ¡Ilustre, allende el agrauio 
que a su autoridad haze, enturuia el agua de que todos ueuen, 
y quiero dezir, que con aquella ponzoña mata a uno y ha^e mal 
a muchos. 



1. P. s. 1. y. 

2. MSS. al que. 

3. P. y sr. illmo.— P. allende del. 



CAPITULO VII 

GoDoy. —Llegado el niño a (h)edad que sus füergas lo sufrie- 
ran, h¡?ierale doírinar en el exergicio de las armas y cauallo, 
para que a pie y a cauallo se supiera defender de sus enemigos 
y ofenderlos; y en las ueras y en las borlas, pareq:iera hombre 5 
y lo fuera. Hizierale con algunas ocasiones pasar malas noches 
y dias, para que quando forzosamente le uinieran, no le espan- 
taran, ni el trauajo le hiciera hazer bageza. Y ansi los manda 
el gran Turco cxergitar a losgenígaros. 

GuzMAN.— Luego ¿no les consintierades traer manguitos, 10 
gauilan o banda para sustentar la mano? 

GoDOY.— Si auian de ser de los esposos de Penélope o he- 
redero de Sardanapálo, si; pero siéndolo mió, no; porque ese 
atauio y regalo es para las damas, y muy contrario al auito de 
caualiero, que se le haria muy cuesta ar[r]iua sacar la mano del 15 
manguito de martas, blanca y caliente, y meterla en la manopla 
del hierro dura y fria; y en un credo que tragese la langa se can - 
saria, estando enseñado a traerla en el gauilan o banda. Antes 
los mandara armar algunos ratos, y que asi armados se cxer- 
gitaran a pie y a cauallo, porque quando fuera necesario, no 20 
sintiera[n] tanto el peso de las armas, ni se desalentaran por 
el poco uso de no estar acostünbrados a esto al íienpo del 
menester, [y] se hallan atados y enbaragados con ellas, como 
aconteció según opinión de algunos, al Rey Banba de los Go- 



2. 


P. 


el güo. 


3. 


B. 


doírinar el. 


10. 


P. 


manguito. 


15. 


P. 


traer la mano. 


17. 


P. 


de yerro. 



152 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



dos, que cnbra?a[n]do el escudo para enbesíir en los enemi- 
gos, pareciéndole le ocupauan la mano yzquierda con la manija, 
preguníaua con qué y cómo auia de tomar la rrienda. A lo qual 
su ayo respondió como por desden y burla: «Con la boca, 
5 Banba,> y él, creyendo auia de ser ansi, lo hizo con toda pres- 
teza, y peleó tan uien que por su esfuerzo se úengió la vatalla. 
Algunos piensan que dendc aquel dia que el ayo le llamó Ban- 
ba, por la simpleza que preguntó, se quedó con aquel nonbre, 
porque digen que banba en la lengua de los godos era lo mis- 

10 mo que agora en la nuestra, ynopente o sinple. Quien no lo 
quisiere creer, podrá, sin que le llenen la pena. 

GuzMAN. — Quebrantáranlos las armas por la poca fuerza 
que en tal edad tuuieran para sufrirlas. 

GoDOY. Si a eso mirara, el Rey de Romanos y [de] Vngria, 

15 Don Fernando, de quien os conté el cuento, no permitiera se hi- 
ciera con sus hijos; pero yo los ui en la jornada de Sajonia, 
año de 1547, salir a una arma que se tocó, el padre en medio 
de sus dos hijos, Maximiliano, que deuiera auer entonces a lo 
más diez y ocho años, y Fernando, que sería de catorce o quin- 

20 9e, armados los tres de todas piezas, saluo los yelmos o pela- 
das. Y aun ya auia algunos dias que estos ynfantes seguían la 
guerra, y parecieron muy vien a quantos los uieron, y les que- 
daron aficionados, porque yvan tan desenbuelíos y airosos, 
como si llenaran solos sus bestidos; y [el] dia de la prisión del 

25 Duque Joan Federico, se les echó más de uer. Y quando tan 
grandes principes lo comengauan tan niños, de pensar es que 
a los de ay avajo, no los deuen dexar durmiendo; que al Duque 
Enrico de B[r]anzuich, mo^o sin baruas, ni aun le salieron 



1. B. enbraíjado en el. 

4. P. por la boca. 

11. P. lleben pena. 

14. P. de los Romanos.— M. 55. y Vngria. 

19. P. catorce años o. 

26. P. le comentaban.— B. es que los. 

28, P. Erisco de Bran9ug.— B.H. Eriso de Banzuich. 



DIALOGO DE LOS PAJES 153 



tan presto, le envió el Enperador en aquella guerra con copia 
de gente, por capitán contra otro capitán de enemigos, que se 
ueniaa juntar con él. Y los honbres de armas franceses son 
tenidos y temidos, porque allende de ser gente noble, dende su 
niñez se acostumbran a las armas, por do uicnen a ser muy 5 
diestros a cauallo en ellas. 

GuzMAN.— Por allá deuen amaestrallos y ponerlos en eso 
tan tenprano por las hordinarias guerras que ay. Por acá, en 
Castilla, los hijos de los señores en sus casas y en los estra- 
dos de sus madres se están, que nunca van a guerras, y con 10 
esto no an menester tanta aspereza como vn soldado. 

GoDOY.— ¿No saueis que tras la paz viene la guerra, como 
tras la bonanza la fortuna y íenpestad en el mar? Y si agora 
no ay negesidad, auerla a mañana, como en nuestros dias se a 
üisto. Y quando en toda la uida no lo vuieran menester, por pa- 15 
reger hombres y no mügeres, no se auian de afeminar. Saueis 
que e leydo, y lo cuenta Tito Liuio, que más trauajo tuüo Sgipion 
quando uino al gerco de Numan?ia en hager perder a los sol- 
dados romanos los rregalos y delicadezas que los otros ca- 
pitanes le[s] avian permitido, que en destruir la giudad; y hasta 20 
que les quitó las malas costunbres, nunca se atreuió a estre- 
charla, y mientras las tuvieron, sienpre perdieron con los nü- 
mantinos. Ya [ajbreis entendido quan caro costaron a Anibal 
los regalos de l[a] Apulla después de la vatalla de Canas. Y 
plegué a Dios por su ynfinita misericordia que no conprc Es- 25 
paña al mismo pregio las demasiadas delicadezas y curiosida- 
des superflüQS con que por nuestros pecados la gente principal 
della regala y sirüe a la carne, y que algún dia no bomitemos 
lo demasiado que agora comemos; que de tanta perdición no 
se puede esperar otra cosa, pues de nuestros uientres hacemos 30 
dioses como dize el Apóstol San Pablo. Y si el remedio tarda, 

10. P. y en esto. 

20. P. prometido. 

23. P. ya abeys. 

25. P. plega. 



154 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



podría no llegar a ticnpo; y lo peor dclio es que iodos lo 
echamos de üer, y ninguno lo emienda ni remedia. 

GuzMAN.— No os puedo dejar de congeder que tenéis razón. 
GoDoy. — Tanuien hauian de aprender a bailar y danzar y 
5 tañer para entre las damas, porque de cada cosa se aproue- 
chasen a su tiempo, como se dize en el proemio de la Instituta. 
Quando fuesen ya de más perfecta edad, mandara que muy a 
menudo se exergitaran en todas las cosas que vuieran apren- 
dido, para que hicieran auito en ellas y no las pudieran oluidar. 

10 Olgara que de quando en quando fueran a caza, porque acos- 
tumbraran el cuerpo al trauajo. No consintiera que estuuieran 
ociosos, porque cía ociosidad es madre de todos los uÍ9Íos>, y 
entorpcze grandemente las fuerzas de los mienbros y del spiri- 
tu; que donde no ay ociosidad, cupido tiene poca jurisdigion. 

15 Tüüicra gran ulgilan^ia en saücr con que estado y genero de 
gente holgauan de tratar, más para ynfcrir y sacar de alli qué 
condiciones tenian; porque el mozo de alto linage que se encu- 
na a. tratar y tener conbersacion con gente baja, es señal de 
flaco animo y bajos pensamientos. Quitárales toda la ocasión 

20 de tener dineros, qu[e] el dinero sobrado en el mo^o no es 
otra cosa sino paja en el fuego para quemarse en los uifios, 
pues di?en que «dineros en mogos y armas en locos»; y peor 
es, porque los locos con las armas ofenden y dañan a otros, y 
el mogo con el dinero y hazienda a su disposición, daña a si 

25 mismo, si no agierta a ser de gran seso. Y quando quisiera 
holgarse [y regocijarse] con sus yguales en obras y actos de 
caualleria, como es jugar cañas, tornear [y] justar, dierales de 
buena gana lo que para este efecto vuieran menester, aunque 
esto no auia de ser cada dia, y negárselo a su tienpo, fuera 

30 para andar corridos entre los demás o hazer algún enbuste, 
con que me saliera más caro o de que a mi me pesara más que 
de gastar la hacienda. 

GuzMAN.— Delicadamente aueis tocado ese punto, porque a 



25. P. en las. 

29. P. a sus tiempos. 



DliÍLOGO DE LOS PAJES 155 



mi juigio tanto daño les hazc la falta de todo como la sobra de 
lo que no tienen necesidad. Y esta tengo por regla general para 
mocos y mügeres, que muchas dellas, por la demasiada escase- 
za de sus maridos, amenguan a sí y a ellos, lo que creo no arian 
proueyendolas de lo necesario. 5 

GoDov.— Y aun podéis pasar adelante, ya que llegastes a 
esc lugar; que por quererlas guardar demasiadamente, las vie- 
nen a perder; que nuestra ynclinación nos lleua a procurar lo 
que más nos niegan, y dársenos poco por lo que está en nues- 
tra liuertad hazer. Mas tornando a nuestra platica, digo que 10 
pocas ueces les mostrara el rostro contento, porque no cono- 
cieran de mí el grande amor que [les] tenia, y fuera causa para 
darles atrcüimiento para el mal. Ni tanpoco les fuera muy des- 
deñoso, por no hazerles dar en algún descontento, que suele 
ser manera de desesperación que les dañara. 15 

GuzMAN.— De manera que ni anduuierades por lo alto ni por 
lo vajo. Ello seria gran vien para quien lo pudiese asi hager. 

GoDoy. — No ay duda que como los medios sean virtud, 
siempre son dificultosos, mas para eso es el entendimiento, 
prudencia y espiriengia del honbre. 20 

GuzMAN.— Yo alio por mi qüenta y colijo de lo que aveis 
d[ic]ho que para criar cada uno su hijo com.o deue, es necesa- 
rio grandissimo cuidado. ¿Qué ara para criar el hijo del señor 
que a de uenir a mandar y tener vasallos? 

GoDoy.— ¿No os parece que pues le tienen los padres tan ex- 25 
cesiüo, que a üegcs les cuesta las animas en allegarles hazien- 
das y acrecentarles sus estados y mayorazgos; que es razón 
le tengan en procurar que los que an de heredar, los merezcan 
por sus personas, y que tienen necesidad de ser sauios y vir- 
tuosos para conseruación de lo que tan caro les cuesta? Y con 50 



4. 


P. en si. 


8. 


P. nuestra boluntad. 


12. 


B. las.— P.H. los. 


17. 


P. quien ansí lo p. h. 


18. 


P. médicos. 


28. 


M.SS. que los que los an. 



156 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



esto, si sois scrüido, concluyamos con la crianza de los yjos, 
que me boi cansando, y oíros an tratado della en sus libros 
más largo. 

GuzMAN.— Comomandarcdes; vamos a los vasallos, aunque 
dexais los hijos por casar. 

GoDoy. — Eso daldo por rremediado; que pues busco yeguas 
de buena casta para madres de mis potros, obligado estoy a 
buscar henbrss que sean tales para madres de mis nietos. 

GuzMAN.— Con eso queda acauado. 



6. P. Assi daldo. 



CAPITULO VIII 

GoDoy.— En lo que toca y conuienc a los vasallos, comen- 
cemos por lo principal, que es la administración de la justicia 
y gouernacion, para lo qual todas las üeges que en mis pue- 
blos huuicra de nonbrar alcaldes, rregidores y procuradores, 5 
me acordara auer leydo que para tales oficios se an de echar 
los que lo pretenden y ruegan por ellos, y forjar a los que 
de ueras no los quieren, porque en los primeros se presume 
soberuia, anbigion e ynterese, y en los segundos vmildad, dis- 
creción y retitud. Y para no errar, procurara señalar [a] los 10 
que entendiera, vien ynformado de personas sin pasión y afi- 
ción, que más conuenian al uien de mis vasallos. 

GuzMAN.— Pues ya uais herrado. 

GoDoy.— ¿De qué manera? 

GuzMAN.— Porque si auiays de seguir la costunbrc de los 15 
más, [no señalaríais] sino al que entcndierays, que a trueco de 
hazer buestra boluntad, destruy[e]ra a su pueblo, y que más 
qüenta tuuiera con buestro seruicio y prouccho que con su 
ofi[ci]o y anima; y quando esto no quisicradcs, havian de ser 
aquellos por quien os suplicara algún criado o faüorecido 20 
buestro. 

GoDoy. — Harto malauentura tiene vn señor que subjeta su 
conciencia al apetito de su criado, aunque quando vuiera 
ygualdad en las personas que los pueblos señalaran, no era 
tan mal hecho conformarse hombre con la boluntad de algún 25 
criado aficionado suyo; mas tener respeto a lo primero que 



8. P. quisieren. 

15. P. si auiades. 

16. M.SS. mas sino.— B, sino el que.— P. entendierades. 



158 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



apünfastes, no es de señor, ni aun de criado, pues se quiere 
yr tan determinadamente al ynfierno y lleuar al otro desbentu- 
rado tras sí. 

GuzMAN. — Si fuerades señor, no íuuiera a mucho mudar de 
5 parezer y oluidaros de esas santidades. 

GoDOY.— Ya os dixe al principio que yo no me obligaüa a 
deziros lo que higiera, sino lo que deuiera hazer, y con esto 
quedáis respondido. 

GuzMAN.— Yo me doi por tal. 
10 GoDOY.— El ^elo del nonbramienío del señor a de ser la 
víilidad de sus vasallos y no la suya propia. Conforme a esto, 
a de nonbrar personas para aquellos oficios que sin conside- 
ración del contento de su amo lo procuren, y tales que si el 
señor con alguna pasión o afición le quisiere ir a la mano en 
15 lo que no puede sin pecado y restitución, que tenga animo y 
valor el ministro para ponerse delante y suplicarle con toda 
humildad no la haga; y si todauia porfiare, se lo ossc y sepa 
defender por justicia. 

GuzMAN. — Bueno os andáis. Eso solo bastarla para que- 
20 dar en odio del señor hasta la tercera y quarta generación, y 
que no pecase uenialmente quando le acusasen por crimen lese 
mayestatis. 

GoDOY.— Ante el señor cuerdo y ualeroso, le auia de tener 
en mucho, y si cristiano, agradegelle que [no] le dexo poner en 
25 execucion su mal pensamiento y obra, como lo hizo el Rey 
Dauid a Auigail, muger de Naval [dej Carmelo, quando con 
enojo yva a destruir a su marido y a quanto tenia; quanto más 
que aunque los señores algunas uegcsse alteran, tornan sobre 
sí y conocen el uien que aquel hizo en estorualle el mal y daño 
30 de su pueblo, a que él yua inclinado. 

GuzMAN. — Podria ser que vuiesc algunos tales, pero miedo 
me e que serian pocos. 



1. P. Faltan las palabras desde «apunfastes> hasta «concicncia> 
p. 160, 1. 4. 
26. B. Aulagil. Nota marginal: 1.° Regum c° 25. 



DIALOGO DE LOS PAJES 159 



GoDOY.— Esa es ya mala opinión que aueis contenido dellos. 

GuzMAN. — jOxala parase en mi mala opinión! 

GoDOY.— Mirad, hermano Guzman, si queréis que acaüemos 
presto, no me vais a la mano a cada palabra. 

Guzman.— Sí, are de buena gana, si lo que dixeredes lo 5 
sufriere. 

GoDOY.— Ansi lo quiero yo. Nonbrados o elegidos los al- 
caldes ordinarios, rregidores, [y] procuradores de las uillas, 
rresfa y falta el ofigio de corregidor y alcalde mayor, que es 
superior de los oíros, por quanío más propiameníe rrepresenía 10 
la persona del señor; y a esía causa él y su amo son auidos 
por vn mismo tribunal, porque a nuesíra cuenía se pone iodo 
lo que ha?en aquellos a quien damos nuesíra auíoridad y poder. 

Guzman. — Si eso pasa ansi, ragon será que el que el señor 
para ese ofigio escogiere, sea íal que rrcpreseníe vien su per- 15 
sona y siga su voluníad sin aparíarse nada della en lo jusío y 
razonable. 

GoDOY.— No digo yo menos; y por íanío yo le buscara que 
fuera lo primero bueno y aníiguo crisíiano, aunque en las Icíras 
no fuera ían abeníajado, con que del iodo no fuera asno; que 20 
el buen chrisíiano no puede dejar de íener buena yníen^ion y 
deseo de acertar, y los hierros del que íal fuese, sienpre 
serian [más] íolerablcs que de los que pecan con maligia; y el 
señor es obligado a buscalle ydoneo, como se lo amonesía 
S[an]í Thomas. 25 

Guzman.— En eso hariades como los demás, buscándole 
el más baraío. 

GoDOY.— No sé porque; mas e oydo dezir muchas üeges 
que «lo baraío es caro», mayormeníe en cosa que íanío va; y 
no íernia por buen mercado hender mi congiengia por ^ien 30 
ducados más o menos. ¿Pensáis que para en más ni aun en 
íanío, el baraío del caro ni el bueno del ruin? A lo menos aníes 



6. B. sufriré. 

22. hierros— yerros. 

23. B. menos tolerables. 



160 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



que lo rcíjiüiera, auia de ha^cr más ynformagion que para 
casarme con él. Rezeuido lo primero, lo que dixera fuera que 
entendiese de mí que le quería y regeuia para el descargo 
de mi congicn^ia y prouecho de mis uasallos, y no suyo solo, 
5 y para que él juzgase no lo que él quisiese sino lo que Dios y 
las leyes mandasen, por escusar que no se mürmurase[n] de 
mí, como e uisío hager de otros, diciendo que proueen a las 
personas de ofigios, y no a los oficios de personas, de que se 
rrccregcn grandes daños en la gouerna^ion y pueblos. Lo 

10 segundo, le aduiríiera de lo que aduirtió el Rey Josapha a los 
jueces que puso en su tierra, y fu[c] a degules: Mirad lo que 
juzgáis, porque juzgáis en el nonbre de Dios y no de ningún 
honbrc, y lo que juzgaredes sobre, bosotros uerná a caer. 
Tened a Dios en buesíro oficio y no seáis negligentes y pcrego- 

15 sos; mirad que Dios es todo bueno y aborreze lo malo y no 
admite excepción de personas; ni es codicioso de presentes ni 
dadiuas: para que entendieran que [en] todo esto auian de ymi- 
tar a Dios en cuyo nonbre juzgan. 

GuzMAN. — Esta sentencia o consejo auia de estar escrita en 

20 los corazones de todos los reyes y señores, y alli la auian de 
leer sus jueces y gouernadores. Y parcceme semejante a lo que 
dijo y aconsejó leíro a su yerno y caudillo de Israel, Moyses, 
quando le uió pasar tantos trauajos en juzgar al pueblo, digien- 
dole pusiese y eligiese jueces ynferiores para su descanso, pero 

25 que fuesen tales que temiesen a Dios y amasen la uerdad y 
aborreciesen laabarigia. 

GoDoy. — Todo va allá; que los presentes y dadiuas giegan 
aun a los sanios y perbierten la justicia, por lo qual mandó 
Dios a los jueces no los tomasen. Tras esto, le auisara que no 



6. 


P. 1. 1. lo m.— P. murasen. 


11. 


P. fue derilles.— B. nota marginal: 2.° Paralipon. c 


14. 


P. ni pere?ossos. 


17. 


B. que todo. 


19. 


B. esa aíenglon y c. 


20. 


P. lo auian. 


29. 


B. no le lomasen. 



diXlooo de los pajes 161 



h[ic]¡era lo que yo le mandara, sino lo que fuera justicia, porque 
muchas ueces los señores con demasiado contento mandan lo 
que no coüiene a sí, ni a los suyos, y si se executase, podria 
ser pesallcs después, como aconteció a Herodes en la muerte 
de San Joan Bautista; porque la súbita yra y determinación, 5 
donde ay poder, son pcligrosa[s], y los hierros de los jueges 
son malos de emendar, especialmente en casos criminales. 

GuzMAN. - Commigo lo haúiades de auer, que aunque lo 
mandarades catorze ue^es, no lo hiciera vna; que sé que si me 
yva al ynfierno, no seriades bos parte con todo vuestro señorío 10 
para sacarme de allá. Y bos, ¿conrio os vüierades si yo os di- 
jera esto? 

GoDOY. — Suplicóos vna y dos y tres ue^es no me lo man- 
dasedes, porque no era justicia hazerlo en perjuicio de algün 
tercero o de la república, que es más si al bien común tocaüa. 15 

GuzMAN, — Y si al cauo os respondiese muy enojado: «An- 
dad [d]e ay, haced lo que os mando, que para eso soy señor.» 

GoDOY.— Replicaraos con mucha flema: «Yo para esotro 
[soy] christiano, y tomad, señor, buestra bara y oficio, y man- 
daldo a quien quisicredcs; porque yo no vine a buestro seruigio 20 
a hager buestra boluntad sino la de Dios, quando la suya a la 
buestra fuere contraria; y quitada mi gorra, me saliera, y os 
dejara con buestro enojo, el qual quitado, pudiera ser me ynüi- 
arades a llamar, y dierades gracias por ello. Y quando no fuera 
ansi, pensara que por solo hager lo que deuia, me rogara otro. 25 

GuzMAN. - ¿Como os saluarades del proueruio que dize: 
«Haz lo que tu amo te manda y sentarte as con él a la mesa.»? 

GoDOY.— De eso muy bien, porque se entiende en lo licito y 



4. 


B. de la muerte. 


5. 


B. nota marginal Mar. 6. 


6. 


hierros=yerros. 


9. 


B. que se que se.— P. pues se 


15. 


B. que mas: B. si el bien. 


16. 


P. respondiera yo. 


20. 


P. mandadlo.— P. que yo no. 



162 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



honesto, [y] aunque fuese juramento, quanto más solo manda- 
miento; que !a obediencia en io malo no escusa pecado; y no a 
mucho que lo oy dezir asi a un letrado. 

GuzMAN.— ¿Y si por no lo hazer, os quitara el partido? 
5 GoDOY.— Siyo fuera tan bueno que hiciera lo que digo, 
poca pena pasara por buestro partido. ¿No saueis que d'iqz Da- 
uid: «nunca Dios desanpara al justo?> 

GuzMAN.— Si tales topara yo mis corregidores, como bes 
os aueis figurado, nunca uinieramos a esos medios, porque 

10 entendiendo yo su buena fin, me rrendiera luego. 

GoDoy.— Tanuien le diera a entender a mi corregidor o al- 
calde mayor, que quería mucho a mis vasallos para que de aquí 
ynfiriera que los auia de tratar uien, y que se los cncomen- 
daua para que me los guardase, y no para que los trasquilase. 

15 GuzMAN.— Yo os prometo que son tan buenos maestros de 
eso algunos, y traen tales tigeras que a bueltas de la lana lle- 
ban parte del cuero; y como los escrivanos les ayudan por lo 
que les toca, no dexan artas ueges de llegar a la carne; lo que 
aqui no se echa tanto de uer por la presencia del Duque y de 

20 los de su casa; y ellos tienen la con^icngia del louo que nunca 
ha?e daño gerca de donde tiene su cama y guarida, porque no 
lo barrunten. Y ansi en la uilla donde más ordinariamente re- 
siden, procuran tener gran miramiento y tenplanga en todo; 
mas ¡ay de los tristes labradores de las aldeas y de los otros 

25 lugares, que no been al señor!; que por pisar el sol, los dejan 
desnudos para bestirse ellos, vsando de las penas pecuniarias 



1. B. nota marginal Caietano en suma verui omicidum.— P. mas so 
lo mandamiento. 

3. P. degir yo ansi. 

7. B. ñola marginal. Psalmo 36. 

10. B. H. entiendo yo.— P. buen fin. 

17, P. los ayudan. 

20. M.SS. ellos tener la.— P. la condition de 1. 

21. B. donde residen. 

27. B. desnudos vsando.— P. vsando en. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 163 

de todo el rigor de las leyes, quando otra justigia no les hagen; 
y basta esto para quedar agrauiados, pues las leyes se inclinan 
más a misericordia que a rigor, y vsardél no carece de ¡njusíi- 
^ia y [ajgrauio; (y) aunque no lo deuiera de entender asi vno 
destos trasquiladores que cstava en vn estado de vn señor, 5 
porque si le rogauan que perdonase algo que con ello ganaría 
amigos, respondía libremente que no auía ydo allí a ganar ami- 
gos sino dineros. 

GoDoy.— Quando yo alcanzara a sauer esos tratos, presto 
desconpadraramos los dos. 10 

GuzMAN.— ¿Como lo qüeriades bos sauer? 

GoDOY.— Teniendo un uisitador general para todo mi estado, 
que ynquiriera y supiera como las justicias del y sus oficiales y 
el alcalde mayor habían sus oficios, conforme a la ley 1.^ y 2,^, 
tíi[tulo] 17, de[l] hordenamienío; y como otros ponen espías 15 
para sauer lo que ha^en y di?en sus vasallos, que inporta poco, 
las pusiera yo para entender como se auia mi alcalde mayor 
con ellos. 

GuzMAN. — y aun fueran más vien empleadas que esas otras, 
que no sirven más de arrcboluer al señor con los subditos. 20 

GoDOY.— Allende desto,para que no se me escondiera nada, 
mandarale ir a bisitar tales pueblos y partidos, y en acauando 
él la vesita, entrara yo, y aliando fresco el mal recado, no se 
me pudiera esconder; y como el entendiera que le andaua sien- 
pre a los alcanaes, procurara hacer lo que era obligado. 25 

GuzMAN.— Fuera gran trauajo para bos andar de pueblo en 
pueblo o de uilla en uilla. 

GoDOY.— No higiera en ello cosa nueva, pues lo hizo prime- 
ro el propheta Samuel quando era juez en Israel. Y no se ha de 
tener por trauajo, el que por Dios se toma, y porha^er el hon- 30 



1. B. todo rigor. P. quanto. 

4. P. agrauio avnque. 

14. P. primera y segunda. 

18. P. en ellos. 

23. P. recaudo. 



164 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



bre lo que deue. Y ci fin principal de los trauajos que los seño- 
res reziucn en la gouernagión desús vasallos, por muy grandes 
que sean, a de ser la vienauenturanga, esse mismo Dios, como 
lo enseña Sancío Thomas. Y con esto, iodo es ligero y fa^il de 
5 sufrir, porque entre los traua|os deste mundo y la gloria que 
por ellos esperamos, no hay conparación, y mayor la tiene el 
labrador estando en la carmel por mis pechos y alcaualas, y se 
lo pasa. 

GuzMAÑ. — Ese deuclo. 

10 GoDoy.— Más dcuo yo qu[e] esotro y mayor obligación tengo 
[h]echa a Dios, siendo señor. Y aun hablando moralmeníe, 
¿qué buen padre de familias puede ser él, que si inbia [a] su 
mogo a cauar, o arar, o coje obreros para hacer alguna ha- 
cienda, no los vaya a ver, aunque los tenga en la mejor opinión 

15 del mundo? Y si alguno le arguicde demasiada solicitud, luego 
alega el refrán: «si te quieres uer perder, coje obreros y no 
los vayas a uer>: Pues ygual perdida es la del anima que de la 
hacienda. 

GuzMAN.— Está uien; pero eso podríase remediar en la resi- 

20 dengia. 

GoDoy.— Ya emos d[ic]ho como esa se haze comunmente 
en tierra de señorío, y «por más pan no es mal año». De vna 
cosa sed pierio, que quando yo mandara tomar residencia a mi 
alcalde mayor, que no se la tomara otro letrado. 

25 GuzMAN. — A mi me pareze al reues; que no hay quien mejor 
entienda la ruindad del oficial que esotro del mismo oíigio. 

GoDoy. Ansí es; pero estos dizen son como los lobos, que 
unos a otros nunca se muerden. 



1. P. que los ombres. 

4. B. nota margrinal lib. de Reg. Principes c° 7, c° 8. 

5. B, cufrir. 
9. Esso. 

10, B. y mayor y mayor. 

15. B. alguno arguie. 

16. P. quisieres. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 165 



GuzMAN.— ¿Pues quien se la auia de tomar? 

GoDOY. -Un cauallero que no fuera letrado, sino muy cris- 
tiano y honrrado, de quien yo fiara mi consgiengia y senten- 
9iarala, quien al juez no conociera; y aun mientras pensara 
servirme del, nunca se la tomara, porque es tienpo perdido 5 
tomársela, auiendose de quedar en el ofigio; que no le osan pe- 
dir nada, o si se lo piden, lo pagan después con las setenas; y 
la verdadera residencia, yo la auia de tomar con sauer cada 
dia lo que pasaua, (como dixc), y con esta vuiera en la otra 
poco que hacer. 10 

GuzMAN.— Ansi está entendido; pero muy delgado hiláis que 
con tanta diligencia, delicadeza y puntillos no hallarcdes quien 
quisiera ser vuestro alcalde mayor. 

GoDoy.— Los ruines a lo menos no osaran a venirme a ser- 
uir ni yo hiciera gran caudal de bachilleres de barato, ni aun 15 
pensara que me faltaran buenos, sauiendoselo[s] yo pagar y 
agradezer, que más rigurosamente se auia con los jueces que 
ponia el enperador Antoni[n]o Pío con ser gentil, que les ta- 
saua las haciendas quando los ynüiaüa a gouernar para uer 
quando boluian lo que auian acrecentado, y sicnpre los allana. 20 



6. P. y que. 
18. M.SS. Antonio Pió. 



CAPITULO IX 



GuzMAN.— Buenos quedan los co[r]rcgidores o alcaldes ma- 
yores. 

GoDOv.— A los que hazen lo que e d[ic]ho, poco agrauio les 

5 e [hjecho en descubrirlo y a los que no, ninguno, pues no tra- 
íamos dellos. 
GuzMAN.— Degis verdad. Demos tras oíros. 

[Godoy].— Creo no quedan ya sino los mismos vasallos, y 
desíos a pedamos queda [di]cho lo que qualquier buen señor ha 

10 de hacer con ellos. 

GuzMAN.— Si no hay más que dezir, abremos concluido y 
podremos irnos a las posadas. 

GoDOv.— Sí, algo queda: es haberles iodo buen íraíamienío, 
y con este procurar tenerles ganadas las boluntades para que 

15 me fueran subjetos más por amor que por miedo; porque el va- 
sallo que esíá sujeío por miedo solamente, si vna vez le pierde 
con el fauor del Rey o con una desesperación o aborregimicn- 
ío, cada credo se aíreue a daros sinsauor. De Gerion dizen los 
istoriadores que le vengió Ercuics con ser tan poderoso rey en 

20 España por ser mal quisío de los suyos, los quales por su ma- 
la condición le fueron contrarios. Y según esíe cxcnplo, a mi 
uer, no le esíá uien, ni conviene al señor apreíar mucho al 
uasallo porque no haga como el gato que, qüando no le dexan 
por donde huir, salta a la cara, y pone en aprieto a un honbrc 

25 con ser él ían pequeño animal. Y ansi uemos muchos señores 
que por auer querido seguir solo a su boluníad o consejos de 



7. B. tras a o. 
14 P. y con esto tenerlo procurado de ganarles las boluntades. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 167 



ruines criados, sus vasallos se les an leuaníado (y) eximiéndose 
de justicia, de la sugegion que les íenian y serui^io que les 
hablan. 

GuzMAM.-Y aun oíros, puestos a peligro y riesgo de per- 
der sus estados, lo qual todo les nagió de querer por fas o 5 
nefas se cunpliese su boluníad y apetito, tratándolos mal de 
obras y palabras por sí y por sus ministros, vsando con eilos 
en las cosas de justigia de todo rigor y en las de gracia de 
poca piedad y misericordia. 

GoDOY,— Por tanto por eso fui sicnpre de pareger que el 10 
señor nunca mostrase contra el vasallo todo lo que pudiese, 
ni el vasallo con el señor, porque al fin a de ser mal para en- 
trañóos, y dello no cabra la menor parte al señor. ¿Qué gana 
el señor en destruir a su vasallo? ¿No redunda en su daño 
tener los vasallos pobres? Pues si lo haze por la honrra, ¿qué 15 
honrra puede ganar el señor con su vasallo aunque le uenga? 
¿Que no gana más el vasallo con solo auerse osado atreuer a 
su señor, aunque quede perdido? Pues si es por uenganga de 
desabrimientos que ha rrezeuido del vasallo, aunque le casti- 
gue con justicia es tan mala la mezcla de la pasión en la uen- 20 
ganga que entiendo en ella ay poca christiandad y ganancia 
por lo que e d[ic]ho. 

GuzMAN.— Dirán a eso que quieren castigar a vno porque 
otro no se atreua. 

GoDOv.— En los delitos que tocan a la buena goücrnagion 25 
de la república aprucbolo; pero los particulares que tocan a 
solo el señor, y ban guiados por pasión e interese propio, no 
ay lugar de darle esa color, que se quita luego como mal 
afeite, y descubre lo feo. Yo tengo para mi y por más acertado 
que el señor haga con su vasallo lo que haze por su cauallo, 30 



1. 


B H. y exemidose. 


2. 


P. seruicios. 


17. 


P. gana. 


20. 


B. de la pasión que la pasión. 


29. 


B. y les cubre. 



168 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



que \z regala iodo el año por vn dia que le a menester, quanío 
más que se ofrecen muchos. 

GuzMAN.— No ay duda sino que es más sabroso lo que se 

haze de gragia que lo forzoso, que justo es dé más gusto al 

5 señor que, quando manda alguna cosa a su vasallo, se le 

ofrezca a más que no conocer de!, que aun aquello haze de 

mala gana; y todo esto grangean los señores con nonada. 

GoDoy.— Si algún vasallo mió me presentara algo, por 
poco que fuera, mostrara tenerlo en mucho, y agradegieraselo 

10 mucho de la misma manera. 

GuzMAN,— Eso no se usa, sino que les dais vuestra hacien- 
da y les quedáis en obligación por la m[er9e]d que nos hagen 
en quererla tomar. 

GoDoy. — Vien os pudiera responder si no temiera la repli- 

15 ca. En lo que toca en la q[ucn]ta que se ha de tener en acudir 
a las necesidades de los vasallos pobres, todos lo saucn si lo 
quisieren hager. Si algún criado mió higicra sinrazón a mi va- 
sallo, especialmente si le tocaua en la honrra, fuera de mi muy 
castigado. 

20 GuzMAN,— ¿No auia de ser fauorecido el criado más que el 
vasallo? 

GoDoy.— No sienpre; porque al fin mi criado se me puede 
ir quando el quisiere, y el vasallo no con tanta facilidad; y es 
razón mire más por aquel con quien tengo de tratar más, y a 

25 de durar más en mi seruicio, y de quien más prouecho c de 
receñir. ¿Para qué da el vasallo al señor su hacienda, si no 
para que le mantenga en justicia, y le anpare de quien mal le 
hiciere? Bien concedo que en algunas cosillas a lugar disimu- 
lación, con tal que no sea vellaqueria pensada. 

30 GuzMAN.— No vais fuera de camino. 



7. 


P. 


en nonada. 


16. 


B. 


t. ios s. 


17. 


P. 


quieren. 


20. 


B. 


criado que. 


28. 


P, 


de disimulación 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 169 



GoDOY. — En los lugares donde aliara, si entendiera que 
conuenia, no dejara en la semana o en el mes de sentarme en 
la audiencia con mi alcalde mayor o ordinario, a oyr pleitos y 
causas, y uer como se administraua justicia; que el que de mu- 
chos es señor, a muchos está obligado a oir. 5 

GuzMAN. — Si eso hi^ierades, luego os tuuieran en poco, y 
aun por ypocrita. 

GoDoy.— Fuera ello como creo lo es necesario, y tübicran- 
me los necios en lo que les pareciera. ¿Pensáis fuera yo el pri- 
mero que lo higiera? Sabed que se lee [qiie] aquel buen enpe- 10 
rador Aníon¡[n]o Pió y otros emperadores romanos lo hablan; 
y de Augusto Qesar leemos qtie cada dia hagia audiencia pu- 
blica, y aun algunas ueges de noche; porque no le hiciese daño 
el sereno, hacia poner en las plagas sü litera por tribunal y si 
[por] alguna indisposición guardaua la cama, alli oya. Y Ves- 15 
pasiano hacia lo mismo, y en Roma y en las otras giudadcs 
adonde se allaua. A quien tanüien seguia sii hijo Domigiano 
con mucha diligengia y cuidado, asentándose en las plagas a 
hager audiengia y justigia en su tribunal. Y no lo higo menos 
el buen cnperador Trajano, natural de España, tan deudor de 20 
S. Gregorio, en lo qual le quiso pareger sü subgesor Adriano, 
juzgando muy dehordinario, y determinando a consejo de pren- 
gipales ciudadanos vna bez en casa, y por la mayor parte en 
las plagas en tribunal, porque su jüigio fuese publico; y para 
este fin le sacó de su tierra Trajano, encargándole este ofigio 25 



3 P. V ordinario. 

4. P. la justigia. 

10. B. se que leesse aquel.— P. se lee de aquel. 

12. B. nota marginal. Suetonio. c°. 52. 

14. P. agia poner. 

15. B. Bespasiano. 

17. P. siguió. B. Dontiano. 

18. P. por las.— B. nota marginal. Philastro 1. i. in uita.— Apost. 4 
lib. 7.— B. nota marginal. Suetonio in eius uita. 

20. P. Y no higo. 

23. B. en vna.— B. nota marginal. Dionisio Casiusdeo. 



170 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



de juez. Y Virgilio di^e que Priano, Rey de los Troyanos, juz- 
gaba en publico, y la castissima Reyna Dido, a quien él lebaníó 
tal íesíimonio por ensuciar su linpiega, se pregiaua con ser 
muger, de vsar este [oficio] de juez entre los honbres; y el pió 
5 Eneas hagia lo mismo; y no oluidemos aquellos dos primeros 
reyes de Roma y hermanos, Romulo y Reno, pues se pregiauan 
desto. Plütarcho dige que Phelipo, Rey de Magedonia, estando 
en su tribunal vsando el oficio de juez, y durmiéndose todo, 
condenó a uno de los que ante el litigauan; el qual sintiéndose 

10 muy agrauiado de la sentencia que el Rey auia dado, apeló lue- 
go; y el Rey ayrado le dijo: que para ante quien apelaua. La 
parte respondió: que para ante él estando despierto. Y de Ale- 
xandro Magno, su hijo, se d\g^ que estando en su judicatura 
oyendo vna p[ar]te que se quexaua de ofra, él se puso para 

15 oylle vn dedo en el oydo cer[r]andole; y siendo preguntado 
porque haq;ia aquello, respondió que le guardaua para la otra 
parte. Y no quiso eximirse deste ofi[9Í]o de juez el enperador 
Carlomagno; y Odoardo tercero, Rey de Yngalatcrra y sus 
antecesores, tres uezes en la semana acosíunbrauan a hazer 

20 audiencias publicas por sus personas, sin cometellas a nadie, 
hasta que el d[ic]ho Odoardo, vencido de la hermosura y gracia 
de la cristianissima y auisada Condesa de Salberi, hija de Ri- 
cardo, Conde de Baruchia, su uasallo, que viuda estaua, co- 
mentó a oluidarse de sí y [a] dcxar estas audiencias, come- 

25 tiendolas a personas que para ello señaló; el qual uiendo su 
inbencible y onestissima castidad y constante animo, y que no 
bastauan medios ni promesas para persuadirla a sus torpes 



2. 


M.SS. juzgando.— B. nota marginal Virgilio libros Enidos. 


4. 


P. B. este juicio de juez. 


7. 


P. y Plütarcho.— B. que el. 


10. 


B. dado y. 


18. 


B. Odorado. 


20. 


B. cometelles. 


21. 


B. Odorado. 


22. 


P. de la onestisima y auisada. 



diXlooo db los pajes 171 



des(h)eos tratando el amor, la rcgiüio a uerdadcro y linpio, y 
se casó con ella, dexandonos en memoria vn exenplo grandis- 
simo de castidad y un animo magnánimo y uirtuoso para inmi- 
tallc y scguillc. Y rastro se [h]alla y de creer es de que los re- 
yes chatolicos de España ayan usado de tribunales y audien- 5 
Qias; y ley ai en Castilla, en que el Rey, di(;e, se asentara cada 
semana lunes y viernes publicamente con los de su consejo a 
juzgar. Y aun yo sé un reyno en la Europa, donde el rei ha^e 
audiencia por su persona giertos dias en el año, no sé si son 
treinta o sesenta; allá por el mes de junio se sienta en su silla 10 
Real a oyr los litigantes; y entonces no se admite procurador 
ninguno, sino que cada vno habla por sí, aunque sea muger; y 
ha?e esta audiencia dentro de una sala de su palacio para este 
fin señalada. 

GuzMAN. — ¿Y van algunos a ella? 15 

GoDOY.— No caúcn de pies por grande que es la sala, y 
uereis en siendo de dia pasar por la calle coches o carros lle- 
nos de dueñas y doncellas, que van a pedir justicia; y estando 
alli dende la mañana hasta la noche. Y conocéis bos muy bien 
a los Reyes que al preseníe reynan en aquel reyno. 20 

GuzMAN. — ¿Dónde puede ser que los conozca yo; que en 
mi uida salí yo de España y en ella vicn sé que no se usa? 

GoDOY.— En Boemia. Mirad si conogeis al Rey Maximiliano, 
que agora es emperador, del tiempo que estuuo en Castilla, y 
fue Gouernador della por el magnánimo emperador Carlos 25 
quinto, su tio, y a su muger, hermana del Rey Don Phelipe, 
nuestro señor, que nos parió en (pigales a nuestra Reyna y se- 
ñora. Doña Ana de Austria, que nos a comen9ado a dar el 
fruto tan deseado de España, como a sido el principe Don Fer- 



1. P. H. tratando el amo la. 

5. P. mangnanlmo. 

8. B. auropa. 

17. P. las calles. 

19. P. asta las quatro o ginco de la tarde,— B. conocéis muí. 

25. B. mannanimo. 



172 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



nando, sexto dcsfe nombre, a quien nuestro Señor gu[ard]e 
millares de años en su seruigio con tan prósperos y dichosos 
sucesores y fines como la christiandad desea. 
GuzMAN. —Tenéis ra^on, que muy uien le conozco. 
5 GoDoy.— Pues si un rey lo hage y tantos emperadores como 
tengo d[ic]ho, no era mucho que lo higiera yo, siendo un señor 
particular; y aun no será solo en el mundo. Y cierto, vna de 
las más loables partes que vn berdadero principe a de tener 
es en ser fagil en oyr las quexas y peticiones de sus subditos y 

10 entender lo que se hage en su señorío. Y no deue fiarse abso- 
lutamente de sus ministros, porque muchas ueces cometen 
grandes errores y hagcn grandissimas ynjustigias; que si el 
señor fuese curioso en entender de que manera su estado se 
goüierna, se escusarian muchos males y escándalos. 

10 GuzMAN.— No está en más de no ser costumbre. 

G0DOY.--Y0 olgara de ser el primero que la pusiera tan bue- 
na, y fuera posible seguirme más dellos que les pareciera vien. 
GuzMAN.— Si uos lo higierades como degis, escusarades 
artos juramentos falsos, mayorm[en]te en las oposiciones de las 

25 cxecuciones que muchos jueces con gran cargo de conciencia 
suyo consienten por una ley del reyno por ellos mal platicada, 
y no sé si uien entendida, porque platican lo que toca a la ha- 
cienda y dejan lo de la conciencia, y tanvien muchas costas 
que lleuan jueces y escriuanos con hacer todos los negocios 

25 pleyto hordinario; que fuera merced señalada para vuestros 
vasallos. 

GoDOY. — Y aun porque ueo yo pasar de esas cosas cada 
dia, tomara de buena boluntad el trauajo de aliarme presente 
de quando en quando por el serüicio de Dios y vien de los 

30 mios. ¡Qué gran cosa es la bista del dueño! Pues no ay tal 
estiércol para la tierra como la pisada del señor, ni pienso para 



2. P. mili años. 

9. P, es el s. 

12. B. que el 

30. P. los nuestros.— B, es la uista. Pues. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 173 



el cauallo que ansí le engorde como el ojo de su dueño. Fuera 
muy enemigo y perseguidor de bagamundos y araganes, por- 
que esíos son en los pueblos como los pánganos en las colme- 
nas, que comen sin írauajo. Y por esto, en los dias de írauajo, 
íuuiera poca pagien^ia con los que uiera andar por las calles 5 
mano sobre mano, teniendo salud, para entender en algo, si 
no fueran de aquellos a quien les es premiíido el poder olgar, 
como a clérigos, ydalgos y gente que tienen renta para man- 
tenerse; que de todo a de auer en los buenos lugares. Y aun 
]de]estos me pesara si los uiera continuos sentados por las 10 
puertas, ociosos, juzgando uidas agenas; que tanuien ay para 
los tales exergiíjios ligitos y virtuosos en que ocuparse a ratos, 
si quieren. Al labrador, ny oficial, ni vasallo el dia de írauajo 
no le consintiera jugar, pescar ni cazar, saluo a los perdidos, 
que ya lo tienen por ofigio para sustentarse, porque no alean- 15 
gan otra cosa, ni uiña que labrar, y a los conualegicntes de 
alguna enfermedad para su rrecreagion el tiempo que della 
tuuiera[n] nezesidad. A los que no pudiera o no se permitiera 
castigar con penas de carmeles o otras penas publicas, re- 
preendieralos ásperamente; que los buenos más sienten vna 20 
palabra que vn palo. 

GuzMAN.— Harto se remediara con ese cuidado; que por an- 
darse vn labrador tras vna caza o vn pez, sin sentirlo uiene a 
perder la hacienda; que uien aueis vos conocido algunos don- 
de uiuimos, sin yr más lexos. Y para escusar otro tanto, asi 25 
a estos como a los oficiales, fuera azertado y conuiniente al 
buen gouierno no les consentir lo que degis. Pero si algún 



2. 


B. persiguidor. 


7. 


B. fuera; quien es. prometido=permitido. 


8. 


B. venta. 


10. 


P. a estos. B. aun estos. 


12. 


P. con que. 


16. 


B. ni uino. 


18. 


P. tubieren. 


26. 


B. como los. 



174 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



oficial fuera hijodalgo ¿midieradesle con el rasero que a los 
oíros? 

GoDOY. — Pocos ay que se pregian de ydalgos oficiales. 

GuzMAN.- No os tengo por tan valiente que oseys de^ir eso 
5 delante de los vizcainos o montañeses. 

GoDOY.— ¿Porque no? 

GuzMAN.— Porque todos quantos canteros, carpinteros, su- 
plicacioneros, guaninas y de oíros oficios vaxan de aquellas 
prouin^ias con uenir en piernas, con sus azconas y capotincs 
10 les vasía por cxecüíoria[s], y digen ser ían ydalgos como 
el Condesíable de Casíilla; y para esíe efeío quentan a Vizcaya 
y [a] las Montañas desde Burgos ar[r]¡üa, y oíros más comedi- 
dos dende las peñas de Pancoruo. 

GoDOY.— Vicn podrían algunos dcssos degiruerdad y oíros 
15 meníira. 

GuzMAN.— No e oydo asía agora a ninguno dellos qué se 
saque de esa q[uen]ía, aníes quieren darnos a eníender que los 
robles y casíaños de aquella íierra go^an de ydalguia y que 
íoda la nobleza de Cssfilla desq:¡ende de [aJllá; y presumen ser 
20 la suya ían aníigua que piensan en el mismo insíaníe que Dios 
crió la íierra auer nacido en aquella íierra las casas infan^ona- 
das y de solares conocidos. 

GoDOY.— Alabarse íanío indiscretamente la gente común de 
Bizcaya y Montañas, a sido causa que algunos digan que sus 
25 liueríades se dieran a la misma Íierra, porque oviese quien ls(s) 
poblase, y no a las personas; o porque siendo la íierra ían 
misera, eran los auiíadorcs ían pobres que no íenian de qué 
pagar pecho ni íribuío, ni se le pedían; y con esío hauian nacido 
todos hidalgos. 



1. 


P. si el oficial. 




11. 


B. conde estable.- 


— B. quenta Vizcaya. 


12. 


P. y montañas. 




19. 


B. della. 




20. 


P. mismo monte. 




26. 


P. dieron. 





DIÁLOGO DE LOS PAJES 175 



GuzMAN.— ¿y VOS, que crecys dcso? 

GoDoy.— Yo, para mí íengo se engañan ellos, porque se 
saue pierio que [en] Vizcaya y en las Montañas a auido y ay 
labradores y confesos distintos de los hidalgos en muchas 
cosas y por tales auidos y tenidos, que no les aiuda a ellos 5 
poco para las prouan^as de sus hidalguías; que si todos fueran 
libres por ser montañeses y vizcaínos, pudierase presumir la 
opinión contraria, y no les valiera la nobleza salidos de su tierra. 
Y los que digen que de allá descienden algunos de los nobles 
de Castilla, entiendenlo mal, porque si lo miran vien, antes 10 
hallaran que los más dellos que allá están, suuicron de Castilla. 

GuzMAN.— Para contradezir cosa tan creyda como ellos 
tienen la que digo, ¿en qué os fundáis? 

GoDoy.— En un discurso tan conforme a ra^on, que de los 
que ellos mcsmos [me le] an oydo aprueban por bueno; el qual 15 
ago dcsta manera. Quando España se perdió en tiempo del 
Rey Don R[odrig]o, la comentaron a ganar los moros del prin- 
cipio del Andalucía, y como ellos ganaban vn lugar, ase de 
creer que luego la gente de los otros lugares comarcanos a 
aquel, mayormente si no eran fuertes, se yban sienpre retirando 20 
hazia atrás con lo mejor y más rico de sus muebles que po- 
dían licuar. Y quando los mayores quedasen a pelear, los 
que no eran para tomar armas y las mugercs se yvan ponien- 
do en cobro; e por esta orden llegaron vyendo a favorecerse 
en las Asturias y en las montañas de Castilla, por ser de su 25 
naturaleza lugares fuertes y ásperos. Y lo mismo hicieron los 
caualleros y la otra gente que escaparon de las vatallas, hasta 
que con el ynfante Don Pelayo se recogieron en aquellas aspe- 
reccs. Ni puede ninguno de buen entendimiento negar que en 
conpañia del ynfante no fuesen muchos de los godos y de los 50 



6. 


B. fueral libres. 


13. 


P. lo que. 


17. 


P. moros desde el principio de A, 


29. 


P. asperezas. 


30. 


B. muchos godos. 



176 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



Otros cauallcros qtie en España avia antes dellos, y que esta 
gente noble y escogida fueron los que con él se entraron en la 
cueva, y por la üoluntad de Dios, cuya justicia y yra se yva 
aplacando con la sangre de los que le ofendieron, se escapa- 
5 ron y saluaron allí y en las otras partes de las montañas, don- 
de acudieron, como los aragoneses en las montañas de Jaca. 
Después tornándose a cobrar España muy despacio y poco a 
poco forzosamente, aquellos caualleros y gente noble y los que 
fueron niños ya [hjechos grandes, edificaron en aquella tierra 

10 sus moradas y casas que en ellas, que aunque casi caldas, se 
parece auer sido edificios de gente principal: y deteniéndose 
allá tantos años, y dellos naciendo otros, quedáronse por na- 
turales de aquellas prouincias. Y destos mismos deuen ser los 
que an tornado a bajar a Castilla, y arta p[ar]íe de los que aun 

15 están allá, que en tierra tan fragosa y que en aquel tienpo de- 
üiera ser casi ynabitable, pues aun agora se uiue mal en ella y 
descómodamente; aunque vuiese algunos nobles, serian pocos 
y no tantos, ni con mucho(s), que al presente ay, y de allá an 
uenido: ni estos suuieran allá por ser tal, sino forjados con la 

20 gran necesidad de saluar las uidas. Y de aqui se puede inferir 
que los linages y casas de Castilla que descienden y traen ori- 
gen de aquellas de las montañas y [de] Vizcaya, ser muy más 
antiguas que ellos piensan, y tanto que dudo poder aliar con 
uerdad por las istorias el principio dellas. Y el fundamento o 

25 comiendo que quieren dar algunas, deuen ser sueños o ymagi- 
nagioncs de aduladores; como el degir que los Pachecos, por- 
tugueses de nación, descienden de Pa^io, soldado de Julio Qc- 
sar, según se le[e] en vn letrero de vna lapide que está en la 
pared del jardin de la casa que el señor Duque d[e] Escalona 



2. 


B. 


el entraron. 


4. 


b. 


acabando. 


10. 


P. 


ellas aunque. 


18. 


P. 


muchos como, 


19. 


P. 


estos fueran. 


28. 


B. 


vn I. 



DIÁLOGO DE LOS PAJES 177 



íicnc en Cad[ah]also, por la parte de dentro. Y que la tierra de 
las montañas y Bizcaya sea de la calidad que digo, parece 
ya que los que algo tienen o pretenden tener, o lo grangean 
por la mar o lo uienen a ganar a Castilla. Ansi que la esterili- 
dad de aquellas prouin^ias es causa que los hidalgos dellas 5 
aprendan oficios para mantenerse; y por esta razón ay más 
oficiales dellos hidalgos, que de castellanos: y al fin, siendo 
oficiales, si uiuieran en mi señorío, hauian de pasar por las le- 
yes de los otros oficiales o yrse del, porque en las leyes co- 
munes no se sufre particularidad. 10 

GuzMAN. — Si ellos confiesan lo que vos de^is, quitada es la 
quistion. No sé yo si queda, aunque la ragón que habéis no es 
tanto en el ayre que no tenga harta fuerga para persuadirlo a 
qüalquiera que no quiera porfiar. 



1. 


B. Cadalso.— P. de adentro. 




3. 


B. pare?e que los que ya algo.- 


— B. ya en los. 


4. 


B. eslerelidad. 




6. 


B. oficio. 




12. 


P. no esta í. 





12 



CAPITULO X 

GoDoy. — Mandara cspresamcnte en toda mi tierra, so gra- 
ues penas, que no acogieran vecino ni uegina ninguna sin yn- 
formarse primero de donde era y por qué se uino y cómo üiuia 
5 en su tierra. Y al que fuera de malas mañas o biniera desterra- 
do por delito infame y feo, por ninguna manera le consintiera 
parar. Y lo mismo entiendo del que uiniera vyendo por seme- 
jante cosa, que con pocos buenos y birtuosos está el lugar 
lleno, y con muchos malos y uigiosos está solo, y despoblado. 

10 Y nuestra yuclina^ión nos lleua más presto [a] aprender el mal de 
los malos que el uien de los buenos; y suele acontecer que vna 
sola oveja enferma daña todo el rebaño. Y para que esto se 
pusiera en excgugion, mandara que cada un año, vna bez o dos, 
la justicia de cada lugar visitara les vezinos del, casa por casa, 

15 y al que aliara que auia uenido desta manera, le castigara y 
dester[r]ara perpetuamente; y al que por otras causas hones- 
tas se uiniera a uiuir a mis pueblos, mandara se le hiciera muy 
buen tratamiento y que a todas sus cosas se le tuüiera respeto 
para con esto conuidar a otros. 

20 GuzMAN. — Harto necesario era todo eso. 

GoDoy.— Taures y ladrones, que uiuen casi pared [en]m[edi]o 
lo uno de lo otro, tuuieran mal amigo; porque el juego dema- 
siado nunca tuvo buen suceso, antes del se siguen muchos 



3. 


B. vesino. 




11. 


B. acontecer en vna. 


— P. sola vna. 


12. 


B. dañar. 




17. 


B. hiciera buen. 




19. 


D. conuidara a. 




21. 


M.SS. pared y m. 





DIÁLOGO DE LOS PAJES 179 



males, que por ser tan claros y que cada ora s[e] esperimenta- 
ron en las casas de los íaures, no los cuento, allende de las 
muerícs que sobre un marauedi siempre uemos aconíeger. 
GuzMAN.— ¿Porque dixisfes que uiüen pared [en]m[edi]o? 
GoDov. — Porque está mui gerca el taur de ser ladrón, y el 5 
mismo nombre se lo dige de reues: 

Taur buelto de rrebes 

claro nos di^e hurlar: 

al que uierades jugar 

degid: este ladrón es, 10 

principalmente en personas comunes que no teniendo que jugar 
de lo suyo, se an de acoger a lo axeno, que el vigió les fuerga 
a ello. Vn hurto liuiano en mi basallo castigara yo con pena 
pesada sin admitir ruego de nadie, porque dexando aparte el 
escarmiento de los otros, quedando él vien castigado por poco, 15 
le escusara de hurtar lo mucho, por donde le a[h]orcaran o 
agotaran; que fuera grande afrenta para él y para sus deudos y 
amigos, allende del perjuygio de la república, a que yo quedo 
obligado, si por no castigar [a] aquel, tornó a cometer seme- 
jantes delitos. Y pues nuestra Madre Sancta Yglesia no quiere 20 
fauoreger al ladrón, no sé yo para que le a de fauoreger y an- 
parar ninguno. Fuera gran perseguidor y cuchillo de alcauetas 
y echigeras, que con la que me cay[e]ra en las manos, de nin- 
gún genero de misericordia usara, aunque fuera mi propia hija. 

GuzMAN.— Más piadoso era vn amigo mió que decía no le 25 
pesaua de jusíigia que se higicse, sino de üer castigar a alca- 
uetas, porque se encaregia el ofigio. 

GoDoy. — Esas son gragias de mogos. Y os [ajsegüro que no 
creya el buen Don Diego de Quñiga, corregidor que fué de To- 



4. 
5. 
6. 

7. 


M.SS. pared y medio. 
B. taur ser. 

B. de al r.— P. del rrebes. 
P. del rrebes. 


12. 
28. 


B. acoger que. 

B. E. con g.— H.P. Yo aseguro. 



30 



180 DIÁLOGO DE LOS PAJES 



ledo, que pocas se fueron en dül?e, porque conogió uien quan 
pernigiosQs y dañosas son en la república, y que por medio de 
ellas acaua el demonio lo que por sí no basta [a] hazer; y que 
contra estas no valen cuidado ni recato de padres, porque co- 
5 mo su ofigio sea secreto, no saueis de quien os guardar; que 
donde no pensáis, salta la liebre; y nunca manchan sino los 
más fines paños; que si estas no vuiese en el mundo, muchos 
males y escándalos se escusarian. 

GuzMAN. — E oydo degir que en Flandes las ay publicamcn- 
10 te, y que las llaman Macarelas. No sé como lo encarecéis vos 
tanto. 

GoDOY. — Es verdad; más las flamencas labran grosero, pe- 
ro las nuestras de obra prima, y hazen más daño en vna ora 
que las otras en vn año. 
15 GuzMAN. — Veo[o]s tan riguroso contra ellas, que os quiero 
preguntar qué pena les dierades. 

GoDoy,— A lo menos no de enplumallas ni de encorogallas 
como [se] hage, que lo tengo por error. 
GuzMAN.— ¿Como asi? 
20 GoDoy.— Porque de alli adelante son más conocidas, y los 
que antes no tenian noticia dellas, después que las conocen, 
las encomiendan sus necesidades, y los que dellas se an de 
guardar, no las conocen más asi que asi. Y por euitar esto, 
fuera de otras penas, y[o] las desterrara perpetuamente de ío- 
25 da mi tierra. 

GuzMAN.— E notado que no aueis [hjecho diferencia de las 
alcaueías a las echigeras, como sean en diferentes oficios. 

GoDoy. — Antes está tan pegado el uno al otro, que por ma- 

rauilla ay ninguno que (lo) use el uno que no sepa del otro un 

50 poco. Verdad sea que las cchigeras tienen más particular fami- 



4. B. estos. 

6. H. que de donde. 

10. P. como bos lo. 

29. B. que lo use. 



diXloqo de los pajes 181 



liaridad y amisfad con el demonio, a quien reconocen por señor 
y maestro en su arfe. Y algunas salen tan buenas disgipulas 
que sauen más que él, y aun sospecho que él tiene miedo a 
ellas mientras üiuen. Y no sin causa en la ley uieja mandó 
Dios que no las dejasen uiuir sobre la haz de la tierra. Y ansi 5 
lo hiciera yo siempre que pudiera. 

GuzMAN.— Ya con ese genero de mugcres aueis declarado 
buestra buena boluntad; decidme aora como tratariades a otras 
que solo con sus cuerpos ofenden a Dios y traen los hombres 
[hjechos bestias [y] perdidos. 10 

GoDoy.— Esa es larga tiramira, y donde es menester todo 
buen juicio y tiento. En las que fueran secretas no ay que 
hablar, ni en las publicas, que la rrepublica permite por escüsar 
mayores daños. 

GuzMAN.— Con las demás ueamos. 15 

GoDOY.— Si estüuieran ynfamadas de tal delito y por la con- 
tinuación de su hierro, fuera publico y escandaloso, aunque 
fueran casadas, que es donde mayor peligro ay, [y]o las [hjigie- 
ra amonestar secretamente, para que entendieran que auia ya 
llegado a mi noticia sú pecado, y por miedo o üerg[u]en?a se 20 
rrefrenaran y emendaran. Y si esto no bastara, procurara de- 
vaxo de otro achaque echarlas fuera del pueblo, porque el 
disimular con vna no hiciera mal a otras; y a si por su rrcspeío 
fuera otra mal casada, sin miramiento ninguno la castigara 
por la mejor via y forma que me pareciera y la justicia diera 25 
lugar, aunque en semejantes cosas no es malo a ratos el señor 
ha^cr de hecho por el uien de su pueblo. Y ansi en esto como 
en todo lo que me aueis hecho dezir, íraüajara por paregermc 
al hortolano, que porque crezcan y medren las buenas yerüas 
que el sienbra y planta, anda de contino escardando las malas 30 
que de suyo se nagen. 

Y aqüi si os parece, pare la platica; y si fueredes tan curio- 
so que queráis ucr muchas cosas tocantes a la con?ien(^ia de 



17. hierro=yerro.—H. sus hierros. 
24. H. le castigara. 



182 diXlooo de los pajes 



los grandes señores por ra^on de la gouerna^ión que está a su 
cargo, ha^ed que os lean el libro de Sancto Tomas, llamado 
Del Regimiento de los Principes, que en él como varón tan 
sancío y docto dige muchas cosas buenas. Y si en lo d[ic]ho, 
5 os e contentado, regcuildo en seruigio; y si no, perdonadme y 
sufridlo en pa^icn^ia; pues vuestra fue la culpa en sacarme de 
mis casillas de pobre escudero para haberme gran señor por 
este rato. 

QuzMAN.— Yo os tengo en muy gran m[crfc]d el trauajo ío- 

10 mado, y pluguiera a Dios que todos los señores estuuiesen de 
vuestro animo y yntención; que de otra manera bien diferente 
s[c] andarían sus cosas y las agenas. Solo falta no auerse nin- 
guno hallado dellos presente a oyrlo. 

GoDOY. — Que uien que mal, yo e d[¡c]ho lo que siento. Si 

15 otro alguno quisiere pasar adelante, auierta está la puerta y aun 
hartos agugeros por do entrar. 

GuzMAN,— Aueis d[ic]ho tanto que no seria mucho si llegase a 
oydos del Duque o de otro señor, que a entranbos nos aborre- 
ciese por lo que aueis d[¡c]ho, y a mi, porque lo pregunte. 

20 GoDOy.— No[lo]harian: pues nuestro intento y voluntad no 
es dezirmal dellos, sino antes de auisallos de muchas cosas 
en que viucn engañados, para que por falta de no lo sauer no 
agan lo que no querían ni dejen de obrar lo que les conviene; 
que nosotros ya estamos al cauo de la jornada; poco nos va ni 

25 nos uiene. Dios nos la deje acauar en paz de nuestras concien- 
cias, y a ellos alumbre con que más le siruan. Amen Jesús. 

Laus Deo Patrí, Maríe, 
Gnaío, aíque Spiíitui Sancío. 



SONETO 

Gloria y honor de la española pítima, 
segundo (Ji^eron en eloqiiengia, 
delante quien es sonbra y apariencia 
quanía elegancia todo el orue suma. 

La uida se deshaze como espuma, 
volando el tienpo va sin rresisfengia; 
pues no temas su dura uiolengia, 
que con su fuerza tu valor consuma. 

(A) autor la fama, el nombre, el ser, la gloria, 
la estimación, la eternidad, la uida, 
deues a Hermosilla, fiel amigo. 

Con tu muerte muriera tu memoria, 
si de la amistad de este defendida, 
no fuera del feroz hado enemigo. 



SONETO 

Sgipion y Lclio aníigüameníe fueron 
por muy grandes amigos celebrados, 
Damon y Piíhias y oíros afamados 
de quien los oradores cscriüieron. 

Mas su amistad en vida la íuüieron, 
y en ella fueron sienpre señalados, 
y aunque de amigos fueron los dechados, 
el amistad duró lo que uiuieron. 

Pero tú, que de aquesta misma suerte, 
en amistad de üida los uenfistc, 
ragon es que te den mayor renonbre; 

y aun no solo en üida mas en muerte, 
tanta muestra y tan rrara al mundo diste, 
qual puede ser exemplo a qualqüier hombre. 



NOTES 



19 



NOTES 

13-9 ¿De dónde bueno sois, señor?— The use of «bueno» is not only 

polite buí implies that the question vvill be thought agreeable. The con- 
versation opens in like manner in Castillejo's satire of the Ufe at court, 
entiíled, Diálogo y discurso de la vida de corte, (Bibl. Aut. Esp., 
vol. XXXII, p. 215): «Prudencio: ¿Dónde bueno por acá?» 

There are many interesíing parallels in Ihis poem and in íhe first 
and the beginning of the second colloquy of this treatisc, and they will 
be noted as they occur. 

13-10 Medina del Campo.— Medina del Campo was the most importan! 
banlíing and commercial centre in Spain in thefirst half of the sixleenth 
cenlury. It was much favored by royalty, having been the residence of 
Ferdinand IV, Henry 11 and Ihe Calholic Kings. Its annual fairs altract- 
ed merchanís from all parís of íhe continent. lí was therefore a most 
appropriate place for the setting of this coüoquy. See the interesíing 
descripíion by Navagiero, Viaggio, Vinegia. 1563, f 36. Also the Hisío 
ría de Medina del Campo by 1 Rodríguez y Hernández, Madrid, 1903. 

14-16 Moaíra.— The moliarra (Arab. mojátara^perículum, risk) was a 
bargain in which the merchant sold at an exorbiíant rate what he 
bought again at a very low figure, or as Minsheu (Spanisti Dict., Lon- 
don, 1617) quainíly puls ií: «a buying ai a deare raíe vpon credií and 
selling good cheape for readie money». Covarrubias (Tesoro, Ma- 
drid, 1674) defining íhe word, adds: «Los que se ven en necessidad, 
para cumplir alguna deuda hazen eslas mohatras, y por cegar vn hoyo 
hazen oiro mayor». 

15-15 Vien se pare?e en el galardón.— Medrano, íhe disillusionized page, 
had learned íhe íruíh of íhe oíd saying: «A buen servicio, mal ga- 
lardón». Cf. also: «Por buen írabajo, mal galardón»; «Quien bien sirve, 
menos medra». Caro y Cejudo, Qefranes,V\Qáñá, 1792. 

15-18 que es como llamar al negro Joan Blanco.— Cf. Casíillejo, «A la cor- 
tesía», (Bibl. Aut. Esp. vol. XXXII, p. 235): 

«Pues siendo el cfeío manco. 
Cosa de risa es el nombre. 
Como cuando suele el hombre 
Llamar al negro Juan Blanco». 



188 ^ NOTES 

16-2 Cf. Castillejo's satire on the life at court, ibid. p. 215, where the young 

and incxperienced Lucrecio determines to seek counsel of the oíd and 
disillusionized Prudencio: 

«Y no siento 
A quien con más fundamento 
Comunique que á este viejo. 
Que para mi pensamiento 
Quede con su buen consejo 
Descansado». 

16-9 ni del paradero dé!.— See the Diálogos familiares, Juan de Luna, 

Paris, 1619, (reprint in Sbarbi, Refranero general, Madrid, 1874, 
voL I), Diálogo décimo, p. 245, where one page, bantering another 
upon his unhappy lot, exclaims: «Entonces ya sabemos el paradero 
de los pajes, á la guerra, á un monasterio, ó á la horca». 

17-6 si no fuese por vna escudilla de caldo que nos dan, etc.— Cf. Cas- 

tillejo, (ibid. p. 221) for a description of the farc offered the court pages, 
which consisted of the inevitable beef, «cocida á comer, fiambre á 
cenar», an occasional «helada» for dessert, 

«y escudilla de cocina, 
A veces más apurada 
Que caldo de melecina 
O cristel». 

19-3 See p. 139-6. Compare with this story that of the mean steward and 

the rneaner «Señor» in Castillejo, ibid. p. 221. 

19-18 cornudos y spalcados=deceived and drubbed. Allusion is m.ade to 
the proverb: «Tras cornudo, apaleado, y mándale bailar». Cf. Juan de 
Mal-Lara, La Filosofía Vulgar, Madrid, 1618, fol. 194: «Cornudo, y 
apaleado, mandadle baylar», and gloss. 

21-18 no os yreis en dulfe.— Cf. p. 130-1: «pocas se fueron en dul?e». 

21-30 priuados.— See p. 98-6 et sq., where another of the abject tribe of 
parasites called «privados» is satirized. See Ticknor's note on the word 
«privado» (Hisf. Span. Lit., Boston, 1879, vol. 1, chap. X, p. 210, n. 17). 

22-1 page de rrecados.— This page becomes a valetde chambre, «porque 

es anexo al ofigio primero» (p. 27-14). 
22-2 These tale-bearers are likened to «podencos», a species of terrier 

so named, says Covr.rrubias, «por lo mucho que anda de vna parte á 



NOTES 189 

Otra, y con gran diligencia, que los caladores llaman tener muchos pies, 
y assi tiene el nombre quasi pudcnco, de pus, podos, hoc est, pes>. 
See p. 139-6, for Godoy's method of dealing with «ch¡smeros>. 

22-9 vna blanca. — The blanca was the smallest coin, two of which made 

a maravedí. 

22-13 la mala costunbre dificultosa es de perder.— See p. 143-10. Cf. the 
proverb: «Duro es dexar lo vsado, y mudar de costumbre, es a par de 
muerte». Oudin, Refranes, Paris, 1659. Also: «Mudar costumbre par 
es de muerte». Santiüana, Obras, ed.. Amador de los Ríos, Madrid, 
1852, p. 516. 

22-14 Cf. p. 149-6: «cobradas malas mañas piérdelas tarde», and p. 149-11. 
It is the substance of the proverb: «El que malas mañas ha, tarde o 
nunca las perderá». Cf. also, Núñez, (Refranes, Salamanca, 1555): 
«Quien malas mañas tiene en cuna, o las pierde tarde o nunca». Also, 
Oudin: «Quien es malo por natura, hasta la sepultura dura». 

22-25 que aplage la chismería, mas no (en) el chismero.- Cf. Núñez: 
«Pagase el señor de la chisme, mas no de quien la dice». 

23-5 desechan el pelo malo, etc. — Cf. the proverb: «Desechar el pelo 

malo, en chico rato». Núñez. 

23-6 Castillejo (ibid. p. 250) also notes the subservience of the officials 

ío their m áster: 

«Pues se va 
Tras solo lo que les da 
A entender la voluntad 
y apenas hay hombre allá 
Sin secreta enemistad». 

24-4 mur^iegalos.— «Lo mismo que murciélago». (Dice. Aaf.) The Latin 

compound «murem caecum» gives a derivalive in murciégalo, which 
occurs in Arable as «morjícal», but the literary form is the metathesis, 
murciélago. Cf. R. Menéndez Pidal, Sufijos átonos en español, in 
Bausteine zur román. Philologie, Festgabe für Adolfo Mussafia, Halle, 
1905, pp. 394-395. 

24-5 y si pensáis en qué camas, etc. — Cf. p. 141-25: «que enfermando vn 

criado, le dexan estar en vna cama como galgo». There is evidenfly an 
allusion to the phrase, «cama de galgos», which Cejudo explains thus: 
«Dezimos esto, quando queremos encarecer la vileza de la cama». 



190 NOTES 

24-14 el travajo que se padegc, esperando, íenblando de frio.— See p. 87-14 
and note. Cf. Castillejo, (ibid., p. 222): 

«y pasando, 
Tras los señores andando. 
Hambre y sed, calor y frío, 
y otras molestias gustando 
Del invierno y del estío, etc.» 
Again, p. 251: 

<Sino que allí padecemos 
Hambre, sed, cansancio y frío, 
y duelos más que podemos, 
Del invierno y del estío, etc.» 

23-10 no ay nadie que la tenga con nosotros, etc.— Cf. Castillejo, ibid., 
p. 231: 

«y porque no hay quien les pida 
Cuenta de la vida ociosa. 
Ocupada y consumida 
En holganza trabajosa. 
De do mana, etc.» 

27-5 las Indias.— The term designated not merely the islands so named, 

but all of the Spanish dominions outside of Europe, «l'Espagne exté- 
rieure, l'immense reunión d'empires, de royaumes el de capitaineries 
genérales qu'on appelait de ce nom vague et magnifique: Las indias^. 
G. Desdevises du Dezert, L'Espagne de I' Anden Régime, Paris, 1897, 
vol. I, p. XII. 

27-1 1 echar la soga tras el caldero. — «To throw the rope after the buckel». 
Covarrubias cxplains the prnvirb Ihus: «Está tomado del que yendo á 
sacar agua al pogo, se le cayó dentro el caldero, y de rabia, y despe- 
cho, echó tambic'n la soga con que le pudiera sacar, atando á ella vn 
garabato, ó garfio». Cl. Juvenal, VIII, 97: 

«Furor est post omnia perderé naulum». 
Cf. also: «Allá va la soga iras el caldero». Cejudo. 

27-15 hádenle maestresala, para que, pues a el no se saue gouernar, go- 
uierne a los pagcs. — As the maestresala was the governor of the pa- 
ges, the sarcasm here is apparcnt. - «Absurdum est ut alios regat, qui 
se ipsum regcre nescit». (Cited by Rabelais, I, 52). 

28-9 Martial, lib. III, 38: 



NOTES 191 

«Atria magna colam. Vix íres aut quattuor isía 
Res aluit, pallet celera turba fame». 
Cf. Castillejo, (ibid., p. 217): 

«En la cual 
Según dice Marcial, 
Tres ó cuatro comunmente 
Se gozan lo principal, 
Los otros andan á diente». 

30-9 The sfyle of this speech suggests that of Antonio de Guevara, ío 
which ií bears many points of resemblance both in the symmetrical 
construclion of its sentences and in the antithesis and assonance of 
its phrases. 

30-29 sin que en ello auer dobladura ninguna.— Cf. Castillejo (ibid., 
p. 215), where Lucrecio determines to consult with Prudencio: 
<Que con su mucho saber 
Dirá en ello lo que siente 
Claro y llano, 

Y como fiel hombre anciano 
Me hablará sin engaños». 
31-5 los puercos que enlodados ellos, querrían enlodar a los demás. — 

An allusion to the proverb: «Un puerco encenagado procura encena- 
gar a otro». Anoíher of the same sort is the following: «El que está en 
el lodo, querría meter a otro». Núñez. 

33-21 Seos decir que [en] las leics de las Partidas, etc.— The administra- 
lion of the king's household, its offices and the duties of its officers 
are dcalt with in the sccond Partida, Title IX. (Los códigos españoles 
concordados y anotados, Madrid, 1872, vol. II). 

33-25 el primero es el Capellán mayor.— This is the first office mentioned. 
Cf. Part. 11, lít. IX, ley 3.— «Qual deue ser el Capellán del Rey». 

33-25 y luego el Chanciller.— Cf. ibid., ley 4.— «Qual deue ser el Chan- 
celer. Chanceler es el segundo Oficial de Casa del Rey, de aquellos 
que tienen Oficios de poridad». 

33-26 el Camarero.— Cf. /¿>/í/., ley 12. — «Qual deue ser el Repostero, e 
el Camarero del Rey». 

33-26 el Mayordomo. — Cf. ibid., ley 17. — «Qual deue ser el Mayordo- 
mo del Rey, e que ha de fazer». 



192 NOTES 

34-13 como los perros, que di(;en, de Zorita.— AUusion ¡s made ío thc 
proverb: «Los perros de Zurita, no teniendo á quien morder, uno 
á otro se mordían». Covarrubias (verbum, Qorita) gives a slightly 
different versión of it and adds, by way of illustralion: «Y assi hazen 
los maldicientes, que ninguno está seguro de otro, aunque sean 
amigos, y los compañeros de mal trato. Pudo traer origen este refrán 
de el cerco que se puso en Zorita, si con la hambre que tuvieron los 
perros, vinieron á comerse vnos á otros». Under the word «perro», 
he again records the proverb, and gives the followingcxplanation of its 
origin, which the Diccionaiio de Autoridades adopted: «Este es vn 
refrán común, y dizen auer nacido de que vn Alcaide de Zurita tenia 
vnos perros muy brauos que estauan de día atados, y soltándolos 
á la noche, no hallando á quien morder, se mordían vnos á otros». 

34-18 Cf. Génesis, XXXVII. 

54-21 no se la perdona.— The envy, deceit, and malice among the pages 

are a counterpart of the court life depicíed by Castillejo, ¡bid., p. 250 et 

pa&sim: 

«y si más queréis saber 

Del cortesano ejercicio. 
Sabed que el aborrecer 
Es el principal oficio, 
Hazañar 

Meter mal y blasfemar, 
Holgar, burlar y mentir. 
Revolver y trafagar, 
Murmurar y maldecir 
Muy frecuente, etc.» 
54-25 le mete la lan?a hasta el regatón.— «Meter la lanza hasta el regatón. 
Phrase que significa apretar á uno con ahinco, y sin darle partido, 
hacie'ndole todo el daño posible». (Dice. Aut.) Cejudo says: «Usase 
de este adagio contra los que á escondidas dicen mal de alguno, y lo 
maltratan de palabra». Cf. Castillejo, ibid., p. 226: 
«y acaece 
Que uno á otro al fin empece, 
y le mete la lanceta 
Por la ocasión que se ofrece 
De echar una lisonjeta, 
y querer, 
Mal hablando, complacer». 



NOTES 193 

34 28 hádenle comer vn pero que no es de vanos ni de [e]neldo.-The pero 
de eneldo was second in quality \o\\\z camuesa, pippin, and was noled 
for ils aromatic fragrancc. «Tras la camuesa se debe el segundo grado 
en bondad al pero de Eneldo, por ventura llamado assi, porque huele 
al Eneldo. > Andrés de Laguna, Diosc. lib. 1, cap. 131. (Dice. Aut.) 
For the simple melaphor, cf . Valde's, Diálogo de la lengua, ed. E. Boeh- 
mer, Bonn, 1895, p. 376; «P Assi es verdad, pero.— M. Essc pero, si no 
os lo quisieredes comer, tragáoslo por agora». 

54-29 o con vn si no, le hazen perder los esíriuos=or wilh a «but>, 
pul him out of all palience. Cf the phrase, «Loar con un si no ó con 
un pzro*=Laudare cum exceptione. To express the cióse relation 
between thesc two adverbs, there is the saying: «Pero es primo her- 
mano de sino». 

35-7 «hazme la varua y hare'le el copete». — The proverb also reads: «Haz- 

me la barba y hacerte he el copete». 

36-3 que ni oyen por sus oídos, ni uen por sus ojos.— Cf. Ezek. Xll, 2. 

36-9 y los traen siempre colgados de las orejas como alanos.— The alanos 

vvere a species of boar hound that in hunting seized the game by the 
ear, and, says Covarrubias, «porque tienen enseñados á estos perros á 
que asgan el toro, ó el javalí de la oreja, quando alguno va molestando 
á otro, y persuadiéndole lo que quiere, dezimos, que va como alano 
colgado de la oreja». The word came to be used figuratively to mean an 
obstínate, importúnale person, a bore. 

36-10 A estos tales llamo yo sobre señores, etci See p. 68-1.— Cf. Cas- 
tillejo, ibid., p. 215: 

«Pues hay muchos que notar, 
Que por servir han subido. 
Dios mediante 
y su industria vigilante, 
A ser grandes de pequeños, 
y algunos tan adelante. 
Que son dueños de sus dueños 
y señores, 

Con privanzas y favores 
Más que yo puedo decir». 

37-10 This story is found in the Floresta Española of Melchor de Santa 
Cruz, Bruselas, 1629, p. 12. It is the second of four anecdoles about 



194 NOTES 

fhe Archbishop Carrillo and is as follows: «Vn contador deste Arzo- 
bispo, le dixo, que era(n) tan grande el gasto de su casa, que ningún 
termino hallaua como se pudiesse sustentar con la renta que tenia. 
Dixo el Arzobispo, pues que medio le parece que se tenga? Respondió 
el contador: Que despida vuestra Señoría aquellos de quien no tiene 
necessidad. Mandóle el Arzobispo, que le diessen vn memorial de los 
que le sobrauan, y de los que le auian de quedar. El contador puso 
primero aquellos que le parecían a el que eran mas necessarios: y en 
otro memorial, los que no eran menester. El Arzobispo tuuo manera 
como el diesse el memorial delante de los mas de sus criados, y le- 
yéndole dixo: Estos quedS porque yo los he menester, y esotros por- 
que ellos me han menester a mí». 

57-21 Don Alonso Carrillo, argovispo que fue' de Toledo. — D. Alfonso Ca- 
rrillo de Acuña, Archbishop of Toledo from 1446 to 1482, was one of 
^he o!d fighting bishops and kcpl Castile in a turmoil. As Ortega Rubio 
(Historia de España, Madrid, 1908, vol. 11, p. 544) says of him: «tenia 
muy poco de sacerdote y mucho de guerrero, pues habia nacido más 
para usar casco que mitra, más para manejar la militar espada que 
el pacífico cayado del apóstol». See the interesting sketch of him by 
Pulgar, Claros Varones, tit. XX, in Centón epistolario, Madrid, 1775. 

58-24 See Ovid (Met., lib. Xlll, 1-598) where Ihe dispute bctween Ajax and 
Ulysses cver the arms of Achules is related. Ajax boasted. among his 
qualifications, descent from the gods (ibid , 21-51). Ulysses declarcd 
himself superior in counsel and valor and was adjudged the winner 
through his persuasive eloquence. See the poem in blank verse entitled, 
La Contienda de Ayax Telamonio y de Ulises, Hernando de Acuña, 
Varias Poesias, ed., Madrid, 1804, pp. 57-85. 

58-50 dixo que el buen ünaxe y descender de famosos progenitores, ni 
las obras que por su mano ninguno aula hecho, no lo podia contar 
por suyo. — An allusion to the well-known verse: 

«Nam genus et proavos, et quae non fecimus ipsi, 
Vix ca nostra voco». (Ovid, ibid., 140 141). 

59-2 como si más claro dixera, si mis bisabuelos y padres fueron vale- 

rosos caualleros, con ellos se quedó.— This is the gist of fhe proverb: 
«Dexemos padres, y abuelos, y por nosotros seamos buenos». (Núñez). 

59-6 Como por memoria, etc. — Berganza, (Antigüedades de España. 

Madrid, 1719, vol. I, lib. IV, cap. XVI, p. 507, § 127) records this 



NOTES 195 

«memoria» as follows: «Vna memoria antigua del Archivo de Ona, 
dize de Don Sancho: Heredado, é enseñoreado el nuestro Señor Conde 
Don Sancho del Condado de Castiella, juntó gran gente de Castiella, 
é Leoneses, que le dio el Rey Bermudo, é comentó á fa^er franquezas 
é á comentar á facer la Nobreza de Castiella, de donde salió la Nobreza 
para las otras tierras, é fizo por ley, e' fuero, que todo orne, que quisiere 
partir con él á la guerra á vengar la muerte de su Padre en pelea, que 
á todos facia libres, que no pechassen el pecho, é tributo, que fasta 
alli pagaban; é que no fuessen á la guerra de alli adelante sin soldada». 
The allusion is to the exemplion of the hidalgos from the tribute of 
the fivc msravcdhi by the count Don Ñuño de Lara. Concerning this 
count, Salazar says in his Casa de Lara, Madrid, 1696, vol. 1, lib. II, 
p. 100: «El Conde D. Ñuño Pérez de Lara, Alférez Mayor del Empera- 
dor D. Alonso Vil, Tutor del Rey D. Alonso VIH y Governador de Cas- 
tilla, que es aquel Grande que libró los Hijosdalgo del pecho de cinco 
mrs. que los pedia el Rey, y por esto le concedieron ellos que fuesse 
Devisero de Mar á Mar, y que huviesse yantares en todas sus hereda- 
des » See Mariana, Historia General de España, Madrid, 1780, vol. 1. 
lib. VIH, cap. IX, p. 479. For a graphic account of the scene in the Cor- 
tes, supposed to have been held at Burgos, when the count withdrew 
with all his ¡lidalgos, see Rodríguez de Almilla, Valerio de Jas Histo- 
rias, Madrid, 1793, lib. VI, tit. II, cap. V, pp. 224-227. 
39-9 el Conde Don Sancho, nieto del Conde Fernán González de Casti- 

lla.— Sancho García, Count of Castile (995-1022) succeeded his father. 
García Fernández (970-995), son of the famous Fernán González 
(950 970). During the time of these counts, who were more or less inde- 
penden! of the kings of León, the power of the nobility in Castile in- 
creased. Sancho García in particular is credited with establishing it 
on a firm basis. The exemplions mentioned in the text are generally 
knov/n as the «Fuero bueno». To him is also attributed the body of 
laws known as the «Fuero viejo». On this account, he is often referred 
lo as «Don Sancho, el de los buenos fueros». 
39-18 pareciendo [a] aquel gran Athcniense(s) Themistocles, que de?¡a, 
etc.— The well-known saying attributed to Themistocles (514-449 B C) 
is recorded by Plutarch, Tliem. 111, 4: «Tanto enim gloriae ardore abri- 
pi solitum Themistoclem tradunt, tantaque aemulatione rerum praeclare 
gestarum flagrasse, ut juvenis adhuc, cum pugna Marathonia contra 
barbaros facta Miltiadisque ducis gloria omnium in ore esset, cogita- 
bundus plerumque visus sil noclesque insomnes egerit, consuetis com- 



196 NOTES 

potalionibus abstinuerit, mutationcmque vilac admirantibus et causam 
quaerenlibus responderit, Miltiadis tropaeum sibi sornnuTn adimere*. 
See also, Plutarch, Apophthegmata, Them. I; Cicero, Tuse. IV, 19, 44; 
Val. Max., VIH, 15, exí. 1. 

41-10 Si se tomase mi voto.— Cf. Castillejo, ibid., p. 229: 

«Si mi voto se tomase>. 

41-14 se tienen por mejores los que defienden del tribuo de Judas. —The 
íribe of Judah was the most powerful of the tweive. (Num. I. 27), and 
the chosen tribe (I. Chron. XXVilI, 4). Afíer the revolt under Jeroboam 
¡n 962 B. C, it became the kingdom of Judah wiíh Jerusalem for its 
capital until its existcnce was terminated by Nebuchadnezzar in 688 
B. C. — The noun tribu is now feminine but at this period it was con- 
sidered mascuiine. 

41-15 de! qual descendió, según la carne, el Hijo de Dios.— Judah, the son 
of Jacob and head of the íribe which bears his ñame, was the falher of 
the royal family of David, the ancestor of Christ. Christ describes 
himself as «the root and offspring of David». Rev. XXII, 16; Matf I 1-16. 

41-16 y de aquel Judas por ex^elengia se llaman Judíos.— «Se deriva esta 
denominación de Judá, nombre del príncipe de una de las doce tribus, 
y prevaleció sobre las de hebreo é israelita por haber durado más el 
reino de Judá que el de Israel, y por la mayor preponderancia de dicha 
tribu respecto de las demás, después del cautiverio de Babilonia». 
(Zerolo, Dice.) Cf. Partida VII, tit. 24, ley I, on the origin of the 
ñame Judio. 

41-17 y de los del tribo de Leui, que era el tribo saícrdoíal.— The tribe of 
Levi, from which sprang Moses and Aaron, was pcculiarly honored 
in that it alone was chosen for the service of the tabernacle. Cf. 
Deut. X, 8. Its members were of íwo classes, the high-priests (cohens) 
and the levites, their assistants. 

41-26 en quanto a hidalgo, no deuo nada al Rey.— Cf. p. 41-7. Also, 
p. 174 10 «y difen ser tan ydalgos como el Condestable de Castilla». 
These and like expressions were indicative of the craving for nobility 
which was then a rampant disease affecling all classes of society. The 
Comtesse D'AuInoy (Voyage d'Espagne, Paris, 1874, ed. Mme. B. 
Carey, vol. I. p 212) relates the amusing instance of a cook, who, 
when scolded by the steward, replied: «No puedo padecer la riña, sien- 
do Cristiano viejo, tiidalgo como el Rey, y poco mas». So Doña 



NOTES 197 

Rodríguez speaks of her husband as «hidalgo como el rey porque era 
monlane's». (D. Q. II, 48) Cervantes, Quevedo, Vélez de Guevara, and 
olhers altackcd Ihis scourge with fhe weapons of humor and sallre. 
Indeed the chief purpose of Don Quixote was, as Morel-Fatlo says: 
«la critique de ¡'hidalguisme, celte plaie de la socie'té espagnole dont 
Cervantes mieux que beaucoup d'autres a su mesurer la profondeur». 
L'Espagne du Don Quijote, Taylorian Lectures, Oxford, 1900, p. 179. 

42-1 que es dicho de necios, etc.-Otalora, (Summa Nobilitatis His- 

panicae, Salamanca, 1570, p 17), lays down the law thus; Septimum. 
Que quanto más antiguo fuere el linaje, tanto más crecida será la 
hidalguía [Y de aqui dize el mesmo Cassaneo, que el que dize: yo 
soy tan hidalgo como el Rey, o como el Duque, o Conde, dize mal] & 
infert iniuriam ülis: quia sicut dignitas capit augmentum & diminutio- 
nem, ita & nobilitas [Y como el Rey, y los grandes del Reyno sean 
más antiguos y conocidos por su sangre y linaje que otros simples 
hidalgos: no les pueden dezir con razón ni verdad los más modernos 
que son tan hidalgos como ellos: y diziédoselo] quodammodo fieret 
illis iniuria [como se les haria tomándoles las armas, y blasones] ita 
in eisdem terminis dicit Cassaneus, vbi supra, loquendo in nobilibus 
Franciae, qui (vt dixi) apellantur gentiles homes. Quod si tales dicunt: 
¡e suys gentil home come le Roy, dicunt mendacium, & inferunt regi 
iniuriam, & ídem de alus magnatibus». 

42-8 (h)iguales como cauos de agujetas.— The Mss. read «clauos» , a scribal 
error for «cauos»=«cabos», the metal tips or ends, alike in form, of 
the agujeta or leather beit used to support the trousers. The expression 
is proverbial and has a depreciatory significance. «Iguales como cabos 
de agujetas. Phrasc comparativa de igualdad, que regularmente se 
entiende de los ruines, que no quieren consentir se les diferencie de la 
gente honrada». (Dice. Auí.) 

42-13 el de la propiedad que el de sola posesión— Cf. Otalora, Sum. Nob. 
Hisp., p. 228: «para que vno goze de priuilegio de hijodalgo, no basta- 
ra probar la posesión: sino preuua la propriedad de la hidalguia>. See 
the Ordenanzas Reales, lib. IV, tit. 3, ley 7. Novísima Recopilación, 
lib. XI, tit. 27, ley 4. 

42-13 y el del solar conos^ido. — «Hijosdalgo de Solar conocido, son 
aquellos q descienden de linages, cuyos mayores tuuieron y posse- 
yeron, ó ellos por si tienen y posseen Solar: esto es, casa, ó palacio, 
notoriamente conocido por Noble, por que la palabra Solar, en ambos 



198 NOTES 

lenguages, Latina y vulgar, significa lo mismo que la casa, edificio, ó 
puesto donde se tuuo, ó tiene la habitación». Svmmaria investigación 
de el origen, y privilegios, délos Ricos Hombres, o Nobles, Caba- 
lleros, Infanzones de Aragón, etc., Juan Francisco de Montemaior de 
Cuenca, México, 1664, Parte I, cap. IX, fol. 196 b. 

42-16 y el que [lo] es de todos quatro costados. — The Mss. read «el 
que no es», which would destroy the sense of the passage. The quali- 
fications of a noble, or «hidalgo de cuatro costados» are found in Par- 
tida 11, tit. 21, ley 2: «E porende Fijosdalgo deuen ser escogidos, que 
vengan de derecho linaje, de padre, e de abuelo, fasta en el quarto 
grado, a que llama bisabuelos. E esto touieron por bien los Antiguos, 
porque de aquel tiempo adelante no se pueden acordar los omes. Pero 
quanto dende en adelante mas lueñe vienen de buen linaje, tanto mas 
crescen en su honrra, e en su fidalguia». Also, Otalora, ibid. p. 41. 

42-17 avnque sea labrador. — The term embraced not merely the peasant 
but the íradesman, the «roturier». «Labradores eran no precisamente 
los que trabajaban los campos, sino los que no eran Hidalgos, en 
cuya clase se comprendían los estados de Rico hombre, de Caballero, 
de Escudero, e Infanzón; y en el de Labradores los demás oficiales 
mecánicos, que ocupaban el último lugar en las subscripciones de las 
escrituras». A. Merino, Escuela de leer letras cursivas antiguas y 
modernas, Madrid, 1780, p. 438. 

42-18 que mas vale piega toda de fino oro y plata mezclado.— The words 
gold and silver were often used figuratively in Spanish as íhesymbols 
of nobility. Cf. Ferant de Mexia, Libro intitulado nobiliario, Szw'iWa, 
1492, lib. 111, cap. 19: «de la propiedad | délos dos metales de noble | za 
que son oror plata». Also: «Es mas de notar: quel | oro rrepresenta 
noble I za, x la plata rriqueza | esto es fcrca délas vir 1 ludes». Cap. 20. 

42-19 y mexor el que la tiene de labrador que el que la tiene de confeso 
o morisco.— Spanish pride is the pride of race and religión. The poor- 
est peasant boasted of his «limpieza de sangre», and gloricd in the 
litle «cristiano viejo», proclaiming thereby that his descent was free 
from admixture of converted Jew or Moor, «confeso o morisco». 

42-22 A esso responda el que araba con los lobos.— Cf. the following 
proverb of Gaiician origin in Núñez (ed. 1565), fol. 36 b.: «Do demo a 
lodos, dixo o que araua con os lobos». 

43-1 como por juntarse Arlanga y Pisuerga [y] Carrion con Duero, [y] 



NOTES 199 

cobra él más agua.— This simile was an oíd one, having been used 
by Juan de Mena in his Trecientas, Cop. 162: 

«Arlanza, Plsuerga, y aun Carrion, 
Gozan de nombre de rios; empero 
Después de juntados llamamos los Duero». 

The Arlanza flows into the Arlanzón near Palenzuela, and both unite 
norlh of Torquemada with Ihe Pisuerga which recelves the Carrión near 
Dueñas de Carrión, and then flows into the Duero near Simancas. These 
rivers were famous in song and story, and there were many popular 
sayings connected with them. «Es el Duero uno de los Rios, que reciben 
más numero de arroyos, y Riachuelos, por lo que se introdujo el Adagio 
Español: «Yo soy Duero, que todas las aguas bebo». Flórez, España 
Sagrada, Madrid, 1763, vol. V, p. 59, § 79. Cf. also the saying: «Duero 
lleva fama y Pisuerga le da el agua». — Navagiero, in describing Siman- 
cas, says: «Di sotto al piano passa il rio di Pisuerga, che poco piu basso 
si congiunge poi con il Duero, nel qual loco ancho entraño altri fiumi, 
per il che dicono in Spagna: Duero i Duraton, Arlanza, i Arlanzón, Pi- 
suerga, i Carrion alia puente de Simancas iuníos son. Viaggio, Vine- 
gia, 1563, fol. 56. 

43-5 mayormente de los que se ponen en el título primero en el libro IV del 

Ordinamiento. — This is the Ordenamiento Real, the first compilation 
of laws in the reign of the Catholic Kings, made by the famous jurist 
D. Alonso Díaz de Montalvo in 1484 at Hueíe, and pubiished in 1485. 
It is now ca'Ied the Ordenanzas Reales, and as such forms part of 
the Spanish civil code to-day. It is divided into eight books, book IV 
dealing with «caballeros, hijosdalgos y exentos». The reference is to 
lib. IV, íít. I, ley 9: «Y otrosí, seyendo publico, y notorio que estos 
tales no viven por oficios de sastres, ni de pellegeros, ni carpinteros, ni 
pedreros, ni terreros, ni tondidores, ni barberos, ni especieros, ni reca- 
tones, ni zapateros, ni usen de otros oficios baxos y viles. Y si los tales 
caballeros, y sus fijos no guardaren, y mantuvieren estas cosas junta- 
mente, conviene a saber, que mantengan caballo, y armas, y no usen 
de oficios baxos, y viles, que no gocen de la franqueza de la caballería, 
mas que pechen, y paguen en todos los pechos, asi Reales como con- 
cejales». 

43-14 Y los hidalgos de priuilegio.. . [no] an deserygualescon los hidalgos 
de sangre que van a ellas rogados y no forjados, etc.— «Llámanse vul- 
garmente hidalgos de privilegio aquellos que lo exhiben para acreditar 



200 NOTES 

SU hidalguía, y al contrario dícense de sangre los que prueban su no- 
bleza por el solar ó por actos de posesión con los correspondientes 
adminículos». Mariano Madramany y Calalayud, Tratado de la nobleza 
de ¡a Corona de Aragón, Valencia, 1788, cap. III, p. 30. The following 
passage from Otalora (Sum. Nob. Hisp., secundae partís, cap. VI, 
p. 77) indicates Ihe particular distinction mentioned in our text: «Quiero 
dezir que los hijos dalgo de sangre no van cópelidos a las guerras, 
sino de su voluntad: y assi en los llamamientos, que se hacen por los 
Reyes ay gran differentia: porque a los hidalgos de privilegio mandan- 
Íes que vayan so pena de perder los privilegios; pero a los hidalgos de 
sangre y solar solamente les hacen saber la guerra y el estado della: y 
la necesidad que ay de personas, rogándoles se hallen a ella como 
siempre han echo, y cófian de que lo harán de grado y voluntad». 

43-23 el li(;en?iado Arze de Otalora en todo su tratado de nobleza, etc. — 
Juan Arce de Otalora, a learned jurist, wasborn at Valladolid and edu- 
cated at Salamanca wherehe professedlaw He became Procurador Fis- 
cal a\ Granada in 1553 and later Oidor al Valladolid. Concerning his 
attainments, Nicolás Antonio (Bibl. Hisp. Nova, 1, pp. 637-638) cites 
Ihe following: «Virum ob singularem eruditionem ab ómnibus veneran- 
dum, litcrisque atque integritaíe spectatum apellat eum Didacus Cova- 
rrubias, jurisconsultorum phoenix, in tract. De'vetere collatione nu- 
mismatum § I, num. I, & cap. V». Morales (Coránica General, Ma- 
drid, 1791, vol. VII, lib. 13, cap. 38, p. 163) in his description of thc 
monastery of Aguilar de Campó, says: «Y no habiendo yo estado en 
este Monesíerio, saqué toda esta relación del Itinerario del Licenciado 
Arce de Otalora, Oidor que fue de la Chancilleria de Valladolid, hom- 
bre de grandísima afición con todas nuestras antigüedades, y harto 
entendido en ellas». His chief work is the treatise on nobility here 
mentioned, to which Hermosilla is largely indebted in the discussion 
of hidalguía. 

44-25 y por ella no paga pecho ni tributo alguno.— Otalora, V: «Nobiles 
Hispaniae priuilegiantur in eo quod excusantur a tributis, & ab ómnibus 
muneribus realibus, & personalibus, & mixtis». 

44-26 ni puede ser preso por deuda, si no fuere del rey o procediere de 
delito.— «Secundo priuilegiantur nobiles Hispaniae in eo quod por de- 
bito descendéte ex causa ciuili nó possunt incarcerari, sino fuere por 
retas del Rey». Otalora, p. 345. Cf. also, Nov. Qecop. lib. VI, tít. II, 
leyes 2, 9, 15, 14, and parí of 16. 



NOTES 201 

44-27 o darle tormento.— Otalora, p. 345. Cf. Orden. Real, lib. IV, li't. 2, 
ley 4: «Que el fidalgo no pueda ser preso por deuda, ni ser puesto a 
tormento». Also, Part. II, tít. 21, I. 24. 

44-28 puede fiar y desafiar.— Otalora, p. 347: «ítem soli nobiles, id est, 
los hijosdalgo habent ius fidandi, & diffidand¡>. Cf. Montemaior, Svm. 
¡nv. cap. X, fol. 211 b., §24. 

45-5 todo lo cual estoruan y impiden todas las otras ra^as por muy 

hidalgo que sea el que la tuviere.— Cf. Otalora, ibid., II, part. prin. 
cap. 7, p. 80: «dicit que la nobleza se mengua quando el hidalgo casa 
con villana, mucho más se menguara casando con confessa & satis 
est, que aunque esto no excluya el derecho de hidalguía que viene del 
padre, excluye a los hijos y descendientes que no puedan ser admiti- 
dos en collegios, ni officios de inquisición, ni en consejos de su Ma- 
gestad, ni en yglesias principales y otros ayuntamientos y cabildos y 
officios en que no se admiten los tales aunque les venga de parte de 
madre>. 

45-8 según la ley de la Partida.— See the Partida segunda, tít. 21, ley 3. 

46 2 Sauer qué diferencia ay entre hidalgo y caballero.— The differencc 

between the hidalgo and the caballero was succintly expressed by 
Clemencín in a note in his edition ol Don Quijote, vol. IV, p. 110, as 
follows: «Al hidalgo lo constituye la alcurnia; al caballero le acompa- 
ña también la riqueza». 

46-11 los caualleros pardos o de quantia o [de alarde].— These formed 
a particular species of knighthood and were not noble but enjoyed some 
of the privileges of nobility by contributing arms and horses for the 
defence of the kingdom. Of the first, Montemaior de Cuenca (Svm. 
¡nv., cap. VII, fol. 191 b.-192) says: «La tercera especie de Caualleria 
(que por tan ínfima, es indigna de llamarse assi) es la que obtienen 
los que comunmente se llaman Caualleros Pardos... Dase á hombres 
llanos y pecheros, y se llaman exemptos, ó escusados; por que lo son 
de pechar y contribuir en lo que los hombres llanos contribuyen. Y 
aunque no tengan Nobleza y Hidalguía por ello, como en otra parte se 
dize; gozan empero de otros priuilegios, que los hijosdalgo tienen, si 
bien es con cargo de aber de tener armas y cauallo propio». The sec- 
ond and third were alike and were called caballeros cuantiosos o de 
cuantía o de alarde. Of these, Madramany y Calafayud (Trat.de Nobl., 
cap. 10, p. 149) says: «Llamáronse también los Quantiosos, Caballeros 
de Alarde, Premia y Guerra, los quales estaban obligados á tener ar- 

14 



^02 NOTEá 

mas y caballo de cierta estimación, y á hacer alarde, ó pasar revista 
dos veces al año, debiendo así mismo ir á la guerra, quando lo pedia 
la necesidad ó la defensa del Reyno>. See Otalora, Sum. Nob. Hisp., 
quartae parlis, prin., cap. I, p. 283. 

46-14 ni de los que se casan con los descendientes de Anton[i]a Gargia de 
Toro. — These were hidalgos only by royal favor. The grant is thus 
¡•ecorded by Otalora, ¡bid., quartae parí, prin., cap. 5, p. 321, col. 1: 
«Porende por hazer bien y merced a vos los hijos y hijas legítimos que 
la dicha Antonia Garcia dexó y a los maridos de las hijas de la dicha 
Antonia Garcia q c5 ellas casaré y son casados, y a los hijos y hijas 
dellas y a los maridos dellas. Queremos y es nuestra voluntad que 
vosotros y cada vno de vos y dellos seades frácos y libres y quitos y 
esentos y gozedes de todas las fraquezas, libertades y esenciones co- 
tenidas en el priuilegio q los de Valderas tiene, y ayades y tégades el 
mismo priuilegio y franqueza q tienen los de la dicha villa. Y es de pre- 
suponer q este priuilegio fue concedido en Nouiembre de 1476 años, y 
después por parte de los hijos y hijas de la dicha Antonia Garcia fue 
hecha relació a los señores Reyes catholicos, que aúq en el dicho pri- 
uilegio dezia a sus hijos y hijas, y a los maridos dellas que eran casa- 
dos o se casassen, no dezia, y a sus descendientes para siempre jamás». 

46-15 ni de los [de] Simancas ni [de] Balderas.— These also were «parch- 
ment> hidalgos by virtue of royal grants. That of Simancas reads: 
(Otalora, ubi supra, p. 310, col. 1): «Primum fuit nobilitatis & hidal- 
guiae, [dado en la misma villa de Simancas a 30 de Agosto año de 
1465 confirmado en Scgouia a 16 de Deziembre del mismo año .... Por 
el primero el señor Rey Don Henrriquc concedió a todos los vezinos 
de la dicha villa, que biuian y morauan en ella a la sazón que se les 
concedió el dicho priuilegio, y hizieron al dicho señor Rey los seruicios 
en el contenidos, hidalguía y nobleza, nombrándolos especialmente y 
diziendo: es mi merced y voluntad, q todos y cada vno de vos seades 
omes hijosdalgo notorios de solar conocido, según fuero de España, 
e yo os tomo y rescibo, y he por tales hijosdalgo notorios a vos, y a 
cada vno de vos: y a vuestros hijos y hijas, nietos y nietas, y a los 
que de vos o dellos son venidos y vinieren y descendieren para siem- 
pre jamás, ansi en la dicha villa de Simancas, como en otras quales- 
quier partes q viuieredes y moraredes y estuuieredes en qualesquier 
ciudades, villas o lugares de los mis Reynos y señoríos». 

46-22 y tanto que no podía nayde ser vngido y coronado por Rey ni En- 



NOTEá éOá 

pcrador, etc.— Cf. Part. II, tit. 21, ley 11: «E tanto encarescíeren los 
Antiguos la orden de Caualleria, que louieron que los Emperadores, 
nin los Reyes, non deuen ser consagrados, ni coronados, fasta que 
Caballeros fuessen». The parallel becomes closer, as a note on the word 
«consagrados> says: «Mas bien debe decirse ungidos». 

46-24 Pero después los Reyes de Castilla lomaron para sí solo[s] esta 
autoridad, etc.— Cf. Orden. Real, lib. IV, tít. 1, ley 7,— «Que ninguno se 
arme Caballero por alvala ni carta, salvo por mano del Rey». Also ley 8. 

47-11 el sabio Rey Don Alonso nono en las ynsignes leies que hi?o de las 
Partidas. — Alfonso X «el Sab¡o> (1252-1284) was sometimes called 
Alfonso IX owing lo the enumeralion which excluded from the list of 
rightful kings of Castile, Alfonso Vil (I of Aragón), and Alfonso VIH of 
León. As the first of these, however, is ueually included among the 
kings of Castile, Alfonso IX becomes Alfonso X, by which title he is 
best known. He wcs the promoler, if not the author, of \\\z Siete Parti- 
das begun in 1256 and finished in 1263. 

47-12 y son que el que a de ser armado cauallero, etc. — Cf Part. II, tít. 21, 
leyesl3,14,15,where the ceremonias of investiturein the orderof knighl- 
hood are given. See Montemaior, (Svm. Inv., cap. 7, fol. 181-182). 

47-25 Y luego llega vn cauallero muy principal,... y le [desjgine la espada, 
y este es su padrino.— The Mss. read «^ine» which 1 have corrected to 
«desaine». It is evident that as the sword has been already girded on 
the new knight, it is the office of the «padrino» to ungird it, and by so 
doing, he stands sponsor lor the knight's conduct. Cf. Part. II, ti't. 21, 
ley 15: «Desceñir el espada, es la primera cosa que deuen fazer, después 
que el Cauallero nouel fuere fecho. E porende ha de ser muy calado, 
quien es el que gela ha de desceñir. E esto non deue ser fecho, si non 
por mano de ome que aya en si alguna destas tres cosas: o que sea su 
Señor natural, que lo faga por el debdo que han de consuno;o ome hon- 
rrado que lo fiziesse por sabor que ouiesse de fazerle honrra ; o Cauallero 
que fuesse muy bueno de armas, que lo fiziesse por su bondad .. E a 
este que le desciñe el espada, llamanle Padrino. Ca bien assi como los 
Padrinos al Baptismo, ayudan a confirmar, e a otorgar a su fijado, 
como sea Christiano; otrosí el que es Padrino del Cauallero nouel, 
desciñendole el espada con su mano, otorga, e confirma la Caualleria 
que ha recebido». 

48-11 Para que se acuerde de la (h)orden que resgiue.— Cf. Partida II, 



204 NOTES 

lít. 2, ley 14: «E quando esto ouiere jurado, deuele dar vna pescozada, 
porque estas cosas sobredichas le vengan en miente». 

48-12 el Rey Don Fernando, primero deste nombre. — Fernando I «el 
Magno» (1033-1065) uniíed íhe kingdoms of Castiie, León, and Ihe 
Asturias, captured from the Moors Viseo, Lamego and Coimbra with 
Ihe help of the Cid, and became in 1058 the most powerful monarch of 
Spain. 

48-12 quando (h)armó cauallero al Qid Ruy Diaz en la ^iudad de Coymbra 
en Portugal, etc.— The knighting of the Cid (1040-1099) took place 
upon the capture of Coimbra in 1058. Hermosilla follows the account 
of Diego de Valera, La crónica de hyspaña, Salamanca, 1495, fol. xlv, 
which reads: «y entra | da la ciudad el rey hizo cauallero a Rodrigo | 
de biuar: enla mezcliía mayor: x mandólo llamar ruydiaz: t ciñóle el 
espada: x diole paz en la boca: x no le dio bofetada como era costum | 
bre: mas diole cóel espada eñl ombro». Cf. the Chronica del Cid, 
Burgos, 1593, cap. 14, p. 15. Also, Sandoval, Historia de los Reyes 
de Castilla, etc. Pamplona, 1615, fol. 14. 

48-17 según vna ley, etc.— This is law 8, title I, book IV of the Ordenan- 
zas Reales, and reads in parí: «E nos establecemos, que solos nos, o 
qualesquier de nos podamos fazer, y armar Cavalleros, y no otro algu- 
no, asi en el campo, como en otra cualquier manera. Y en nuestro 
querer, y voluntad sea que sean armados, y con solemnidad, y cere- 
monias, que las nuestras leyes de las partidas disponen, o sin ellas». 

48-26 The causes for which a knight was degraded from the order of 
knighthood are enumerated in Partida 11, tít. 21, ley 25. Cf. also, Ota- 
lora, ibid. secundae part. pr¡n.,cap. 3, p. 17: «Praeterea certum est, quod 
per crimen lesae maiestatis diuinae ve/ ¡lumanae perditur quae libeí 
nobilitas et dignitas». 

49-1 The manner in which the knight was degraded is also defined in 

Part. 11, tít. 21, ley 25, as follows: «Ca maguer justicia ha de prender 
por estas razones, o por otras, qualesquier que fuessen aleue, o Iray- 
cion, pero ante le deuen desfazer, que lo maten. E la manera de como le 
deuen toller la Caualleria, es esta: que deue mandar el Rey a vn escu- 
dero, que le calce las espuelas, e la cinga el espada, e que le corle con 
vn cuchillo la cinta de la parte de las espaldas, e otrosí que taje las 
correas de las espuelas, teniéndolas calcadas. E después que esto les 
ouiesse fecho, non deue ser Cauallero, e pierde la honra de la Caualle- 



NOTBS 20fi 

ria, c los priuillcjos. E demás, non dcue ser resccbido en ningún Oficio 
de Rey, ni de Concejo, ni puede acusar, ni reptar a ningún Cauallero». 

49-9 avnque tanvien tienen hartas obligaciones que las dichas leyes 
ponen.— Title XXI of the second Partida containing twenfy-five laws 
is devoted entirely to the knights and Iheir duties, and reads: «De los 
Caualleros, e de las cosas que les conuiene fazer». 

49-11 el Rey Don Alonso on?eno, hijo del Rey Don Fernando el quarto, 
instituyó la (h)orden de los Caualleros de la Banda— Alfonso XI of 
Castile «el Justiciero» born 1310, succeeded, in 1312, his father Fernan- 
do IV (1295-1312) «el Emplazado». He won the famous baltle of Sala- 
do (1340), took Algeciras, and died of the plague at the siege of Gibral- 
íar, 1350. His establishment of the Order of the Banda in 1330 is íhus 
described in the Crónica del Rey Don Alonso el Onceno, ed. Fran. 
Cerda y Rico, Madrid, 1787, cap. 100, p. 178: <*Et seycndo en Vitoria 
mandó á aquellos caballeros et escuderos, que el Rey tenia escogidos 
para esto, que vestiesen paños con banda que les él avia dado. Et él 
otrosí vestió paños de eso mesmo con banda: et los primeros paños 
que fueron fechos para esto eran blancos, et la banda prieta. Et dende 
adelante á estos caballeros dábales cada año de vestir sendos pares 
de paños con banda. Et era la banda tan ancha como la mano, et era 
puesta en los pellotes, et en las otras vestiduras desde el hombro 
ezquierdo fasta la falda: et estos llamaban los Caballeros de la Banda». 

49-14 el señor Ovispo de Mondoñedo, Don Antonio de G[u]evara.— Born 
about 1480, a native of the «Montaña», D. Antonio de Guevara was 
much favored by Charles V, who appoiníed him royal chaplain in 1525, 
historiographer in 1526, Bishop of Guadix in 1527, and ten years laler, 
Bishop of Mondoñedo. He died, April 3, 1545, M. Morel-Fatio has 
thrown new light on the life and writings of Guevara in the Historío- 
graphie de Charles-Quint, Premiére Partic, París, 1913, chap II. 

49-14 en la carta que escriuió.— 11 is epistle XXXVI of the Epístolas Fa- 
miliares (Bibl. Aut Esp., vol. 13, p 131), and gives adetailed descrip- 
lion of the Order and its regulations. It was wrilten presumably in an- 
swer to the request of the Count for Information about the Order, and is 
dated from Toledo, Dec. 12, 1526. «Letra para el conde de Benavenle 
D. Alonso Pimentel, en la cual se trata la orden y regla que tenían los 
antiguos caballeros de la Banda.» There are several manuscripts in the 
National Library at Madrid descriptive of Ihís Order, and an extract of 
this letter, entitled: «Regla de la banda que hizo el rey D. Alonso.» Ms. 



206 NOTES 

no. 185, fol. 191-198. Sec thc Catalogue des manuscríts espagnols et 
portugais, A. Morel-Falio, Paris, 1892, Mss., nos. 464; 465, 1; 466. 

49-15 Don Alonso Pimentel, Conde de Benavente.— He was Ihe fifíh Count 
of Benavente, a powerful noble and an adherent of Philip 1. He opposed 
Ihe imprisonment of Juana la Loca, bul upon her death favored Ihe re- 
lurn of Ferdinand to power. He stood well with Charles V, fought 
againsl the comuneros, and was wounded at Ihe siege of Torde- 
sillas. He also took parí ¡n ihe war in Navarre, was appointed 
Adelantado Mayor ofLeon, and retired to Benavente where he died 
in 1527.— Benavente, then the stronghold of the Pimentels, an illus- 
írious fanily of Portuguese extraction, is now a dilapidated town 
on the river Esla, about tweive leagues from Zamora ¡n the province 
of Ihat ñame. For an interesting glimps; of Benavente in the sixteenlh 
century, see the Viaje de Felipe II á Inglaterra, A. Muñoz, ed. D Pas- 
cual de G.::yangüs, Nladrid, 1877, pp. 31-49. —The litlewas crealed inl398 
wh^n Enrique III b^st.iwed it, in return forvaluable scrvices, on D Juan 
Alonso Pimentel who fought against D. Juan I. of Portugal at Aljubar- 
rota,andis to daymerged in thatof the Duke of Osuna. For the gencalogy 
of the Pimentel family, see D. Frón Piferrer, Nobiliario de los Reinos 
y Señoríos de España, Madrid, 1857, vol. II, pp. 77-79. Alonso López 
de Haro, Nobiliario, Madrid, 1622, lib 111, cap. IV. 

49-19 y a estos tales Ilamauan propiamente cavalleros de espuela dora- 
da.— Cf Moníemaior (Svm. Inv , cap. Vil, fol 178 b.): «La primera 
y principal Caualleria, es la que comunmente llaman los Authores, 
De Espuela Dorada, que es la que reciben, los que siendo ya hijos- 
dalgo por naturaleza, se arman Caualleros. Esta es la que suelen dar 
y conceder los Reyes en Castilla, á los que tienen la calidad de hijos- 
dalgo, segü algunas leyes de el dicho Reyno refieren». So, Otalora 
(Sum. Nob. Hisp , quartae part. prin , cap. I, p. 275 ) says: «Y a estos 
mesmos llaman algunos caualleros de espuela dorada. Y para recibir 
antiguamente esta orden de caballería, necesariamente auian de ser 
hijosdalgo de buen linaje como lo dize la ley». 

49-24 pues vemos que en nuestros días, que con vn Don casero, como 
liento, se arma ya cavallero quienquiera— The hard and fast classifi- 
calions of «hidalguía» wcre rapidly disappearing bcfore the insidious 
attacks of the absurd affectation of the Don Propcrly speaking, an 
hidalgo had no right to the tille Don, bul nowadays explains Godoy, 
anybody can don a «homespun Don» and become a genlleman. The 



NOTES 207 

folly grew apace and Cervantes, years laíer, lashed it well and often. 
Sancho's answer to his masíer (D. Q. II, 2) is an interesfing paral- 
lel to our passage. 

50-5 esa palabra Don.— Sec Madramany, Traf. de Nobleza, cap. IX: 

«Sobre el prenotado de Don, que se daba solo á los Nobles propiamen- 
te así llamados». 

50-15 «no sauen de dónde ni cómo les vino. — This recalls Theresa's re- 
mark to Sancho about Don Quixote (D. Q. II, 5): «Y yo no sé por 
cierto quie'n le puso á e'l don, que no tuvie'ron sus padres ni sus 
agüelos». 

50-16 la Historia q[ue] escrivió Mosén Diego de Valera.— The Coránica de 
España abreviada, writfen in 1481 at the order of Isabella and first 
printed in 1482 at Sevilie (in-fol), went through upwards of fiftecn or 
sixteen editions. It is of little valué except in the part which deals with 
the reign of D. Juan II. An extensive analysis of it is given by Amador, 
Hist. delalit. esp., Madrid, 1861-65, vol. VII, pp. 299-505. Cf also, Puy- 
maigre, La Cour littéraire de Don Juan II, Paris, 1873, vol. II, p 200.— 
Mose'n Diego de Valera, courlier, historian, and moralist was born at 
Cuenca about 1412 and died probably in 1486. He served as a page at the 
court of Juan II, who took an interest in him and sent him to the various 
courts of Europc to finish his education. Isabella made him her major- 
domo and Ferdinand his historiographer. For his life and works, see 
Amador, ibid, vol. VII, pp. 292-304. Puymaigre, ibid. vol., II, pp 198- 
204. P. de Gayangos, in the Revista Español de Ambos Mundos, Ma- 
rid, 1855, vo!. 111, pp. 294-312. 

50-17 hallé que quando el Conde Don Sancho, etc.— Valera's account is 
as follows: (La crónica de hyspaña. Salamanca, 1495, fol xliiii.) «La 
madre deste Conde don Sancho fue mala | muger: t desseando casar 
con vn moro pode | roso; pensó d matar al hijo: - alearse colas for | 
íalezas: para mas libremente poder hazer lo | que desieaua. t vna noche 
estando destéplan | do las yernas para dar a beuer al conde: vna i 
dueña que mucho lo qria: dixo al códe la ver | dad del caso t quando 
la madre le quiso dar | el vino eruolado: el le rogo que beuiese prime- 
I ro: T como la madre no lo quiso hazer: el códe | gelo hizo beuer mal 
de su grado: x luego de súbito la condessa murió, y el conde con pe- 
sar d I su muerte, mando hazer el moncsterio de O | ña en que la ente- 
rrassen: - ovo este ndbre por | que en aquel tiempo por madre dezian 
Oña». This is one of the many fables which abound in the Crónica 



208 NOTES 

abreviada, and which deserves the rebuke of Juan Valdés in íhe Diálo- 
go de la lengua where he calis Valera «hablistán» and «parabolano», 
rcproaches him for telling «tantas cosas que nunca fueron,» and adds: 
«y si lo quissiesse alguno disculpar diziendo que estas cosas esse 
no los inventó él de su cabega sino las halló assi escritas por otros, 
en tal caso dexaré de llamarle parabolano y llamarlo he inconsiderado», 
(ed. E. Boehmer, Bonn, 1895. p. 414). Valera followed the Crónica Ge- 
neral, of which his own is í'Uí on abridgment. and reproduced an oíd 
tradition which is quite unfoundcd. Even Mariana (tíist. Gen deEsp., 
Madrid, 1780, vol. 1, lib. 8, cap XI, p. 479) recitas the same fable but 
cautiously adds: «Verdad es que para dar este cuento por cierto yo no 
hallo fundamentos bastantes». — The condesa Ona Sancha of this fable, 
whose real ñame however was Doña .\ba, lived abouf the end of the 
tentli century and survived her husband, the count Fernán González, 
who died in 995 For a discussion and refutal of the whole episode. 
see FIórez. España Sagrada, Madrid, 1824, vol. XXVII. cap. V, pp. 125- 
128. The story has afforded material for the dramatists. Cf. the Don 
Sancho García, Conde de Castilla, by D. Joseph Cadalso, Madrid, 
1803. La Condesa de Castilla, by D. N. Alvarez de Cienfuegos, Barce- 
lona, 1856 Sancho García, by D.José Zorrilla, Obras Dramáticas, 
Paris, 1847, vol 11. 
50-21 el monesíerio que llaman Ona, de la (h)orden de San Benito, etc.— 
This famous oíd monastery, whose history is so closely bound up 
with the most notable events in the formation of íhe kingdom of Castile, 
v/as founded by the Count Don Sancho in 1011. See Fr. Antonio de 
Yepes, Coránica General de la Orden de San Benito, vol. V, centuria 
sexta, fol. 319 et sq.; FIórez, España Sagrada, Madrid, 1824, vol 27, 
cap. 5, pp. 125 et sq. 

51-11 y digamos que podria q[ue]darse el Don del tiempo que los Roma- 
nos sojuzgaron las Spañas, etc.— When the «Don» made its appear- 
ance in Spain is a matter, to use Hermosilla's own words, «de que 
se puede hallar poco rastro» Its Lalin origin from «dominus» is clear 
enough, although some would derive it from Basque, «Done»=santo, 
as it was first applied to the saints and continucd to be so used after 
the invasión of the Arabs, when it was given by the Spaniards of the 
Asturias to Pelayo. Some attribute its introcluction to Fruela II of León, 
while others maintain that it was not used till about 1400, in the reign of 
Juan II of Castile. It is clear therefore, as Cortejón (ed. Don Quijote, 
Madrid, 1911, vol. V, p. 3S0) says, in a note on the «Don»: «que nada 



NOTES 209 

se puede asegurar en concreto sobre esta materia, y, por tanto, queda 
ignorada la época de su aparición>. 

52-8 Pradales, jur¡sdi?ion de la villa de Montejo, tres leguas poco más o 

menos de la villa de Aranda de Duero. - Pradales is now in Ihe ¡urisdic- 
tion of Riaza, in the province and diocese of Segovia buf as late as 1827 
(cf. Miñano, Dice, geog -estad .^^Qár'xá, 1827) it was slill, as in Hermo- 
silla's day, subordínate lo Montcjo and in the district of Aranda de 
Duero. Montejo is now called Montejo de la Vz^a de Serrezuela. 

52-12 Don Juan Arias, Ouispo de Segouia — D. Juan Arias Dávila, son of 
Diego Arias Dávila, Contador mayor of Enrique IV, was born in Sego- 
via, educated at Salamanca, and became Bishop of Segovia in 1461. He 
attended the coronation of Fernando at Naples, 1494, and died at Rome 
in 1497. See Diego de Colmenares, Hist. de Segovia, Segovia, 1637, 
pp. 371-441, and appcndix. It is curious to note, especially in view of 
what Godoy says of the «sanbenitos» (p. 63 3), that the Cardinal Men- 
doza in his opprobrious Tizón de ¡a Nobleza de España, dated 
Aug. 20, 1560, brands this bishop as a Jew, puts him among the «San 
Benitos>, and records a number of scurrilous verses about him. See 
the edition of A. Luque y Vicens, Cuenca, 1852, p. 14. 

52-29 y aun podría ser leuantárselo.— It is generally agreed that the title 
Don is improperly ascribed to Rodrigo. Cf. Madramany (Trat. de No- 
bleza, cap. IX, p. 136): «Antiguamente se usaba muy poco del dictado 
de Don, aun entre personas de alto carácter, y de la primera distinción. 
En tiempo de los Reyes Godos hasta Don Rodrigo jamás se halla en 
las Historias este título ó dictado de honor; y aun se duda por graves 
Autores con bastante fundamento, si este Rey, ni tampoco el Infante 
Pelayo usaron de semejante prenombre, y mucho menos el Conde 
Julián, y el obispo Oppas. Pues sin embargo que á los quatro se les 
da en las Historias este prenotado, juzgan algunos, que se les franqueó 
nuevamente por los Escritores, que en los tiempos siguientes compu- 
sieron las Crónicas». Lafuente (Hist. de Esp , Madrid, 1850, vol. 11, 
p. 464) in a note, sums up the matter thus: «No sabemos porque' nues- 
tros historiadores comienzan á dar al último rey godo el título de honor 
Don, con que no han nombrado á ninguno de sus predecesores... Un 
historiador antiguo, Trelles, dice haberle sido dado este tratamiento á 
Pelayo por primera vez cuando reunió sus gentes para resistir á los 
sarracenos. Creemos no obstante que no tuvo uso en España por lo 
menos hasta el siglo X... De lodos modos creemos haberse aplicado 



210 NOTES 

inoportunamente al Rey Rodrigo, así como á los demás personages 
que figuran en su época>. See also, Salazar, Monarquía, Madrid, 1770, 
vol. I, lib. I, cap. 12, p 80. 
52-30 Hermosilla offers this list of iiames in support of his argument 
íhat the early use of the litle «Don» was limited. Garibay, in his 
Compendio Historial, Amberes, 1571, vol. I, lib. IX, cap. II, pp. 394-395, 
argües in similar fashion, and after citing as examplesthe ñames of 
Fernán González and Gonzalo Núñez, adds: «Lo mesmo se nota en los 
dos notables juezes Castellanos Ñuño Nunez Rasura, y Layn Caluo... 
y que exemplos quiere mas claros? que las historias, ny la tradición 
antigua hasta agora conseruada, no llama Don a Bernardo d'el Carpió, 
sobrino d'el Rey Don Alonso el Casto, cauallero tan celebrado en la 
memoria de las gentes d'España, sino solo Bernardo? ny tampoco al 
famoso capitán Castellano Ruy Diaz de Biuar, llamado comunmente 
Cid Ruy Diaz? porque ninguno le suele nombrar Don Ruy Diaz de 
Biuar, ny Don Cid Ruy Diaz». Cf also, Madramany y Calaíayud 
(Trat. de Nobi, cap. IX. p. 137): «Lo que no tiene duda es, que ni 
los Jueces de Castilla Lain Calvo y Ñuño Rasura, ni los Condes 
Fernán González, ni su hijo Garci Fernandez, ni el Cid Rui Diaz de 
Vivar, ni otros antiguos esclarecidos y nobilísimos varones usaron 
del dictado de Don». Yet such divergence in the use of the Don is 
noted, thal we may say in the words of Fr. Liciniano Sáez, cited 
by Cortejón in a note in his edition of Don Quijote, vol. I, p. 380, as 
follows: «ni en los tiempos de D. Enrique ni de D. Juan, ni en los ante- 
riores ni posteriores se halla cosa fija tocante al uso del Don». 

53-8 ni Arias Gonzalo, ni sus hijos, caualleros gamoranos. — These are 

celebrated characters in the popular ballads of the Reto de Zamora. 
Arias Gonzalo, guardián of Doña Urraca, was commander of Zamora 
which was besieged in 1072 by Sancho 11 of Castile «el Valiente» 
(1065-1072), who was killed before its walls through the Ireachery of 
Bellido Dolfos. According to the ballads, the cily was charged wiíh 
íreason by Diego Ordóñez de Lara who, because of such a charge, 
must fight five, each in his furn. Arias Gonzalo, despite his great 
age, offered himself and four of his most valiant sons to defend 
íhe honor of the city. He was, however, prevailed on to desist in 
favor of his sons, three of whom, Pedro, Diego, and Rodrigo were 
slain by Don Diego. In the third combat, Don Diego's horse was 
wounded and carried him out of the lists, which fact, according to 
the laws of the duel, amounted to a defeat. The judges found it impos- 



NOTES 211 

sible to decide Ihc case and the combat ended. The sfory is told by 
Sandoval, Mariana, and others but has no foundation in any ancient 
chronicle and is wholly iegendary. Guillen de Castro in the Mocedades 
del Cid, Lope de Vega in Las Almenas de Toro, Bretón de los Herre- 
ros and others have dramatized this popular legend. For the versión 
of fiie ballads, cf. Depping, Romancero, Leipzig, 1844, vol. I, pp. 169- 
180; A. Duran, Romancero General (Bibl. Aut. Esp , vol. X), Madrid, 
1849, vol I , pp. 508-521; C Fernández Duro, Romancero de Zamora, 
Madrid, 1880. Cf. also the note on the Reto de Zamora in H. A. Ren- 
nert's edilion of Lope de Vega's «5//7 Secreto no ay Amor* (Publ. 
Mod. Lang. Assoc , Baltimore, 1894, vol. IX), pp. 507-308. 

53-8 ni otros de quien en nuestros dias ay familias muy ilustres de seño- 

res de ttrituljo, que ni le tuvieron ni le quisieron — Striclly speaking, 
the «Don» was considered the particular possession of the «señores de 
título», i. e.. dukes, counts, and marquises, and as Cortejón says in a 
note on the title Don in his edition of Don Quijote, vol. V, p. 381: «á 
estos solamente se lo concedían los Reyes en los títulos que les des- 
pachaban de dichas dignidades, expresando entre las demás prerroga- 
tivas con que los distinguieran la de que se pudieran llamar Don». But 
so common had the title become that many declined it. Covarrubias 
(verbum, Don) quaintly remarks in point: «Muchas casas de señores 
han rehusado el don, y no se le ponen: y por estos pocos que le dexan 
le han tomado muchos, que no se les deue». 

53-10 y más ^erca, Garfia de Herrera, señor de Pedrada de la Sierra.-— 
García de Herrera, Señor de Pedraza de la Sierra, was one of the prin- 
cipal barons in the time of Enrique IV and the Catholic Kings. He 
attended the coronation of Enrique IV who, in 1495, coveting the 
town of Pedraza, sent a Moor to kill García, but the attempt failed. He 
was also present at the coronation of the Catholic Kings in whose ser- 
vice he lived. Two others of the ñame are mentioned in the chronicles. 
García was the grandson of García (González) de Herrera whose ñame 
occurs in the chronicle of Juan II as having fought against the Moors in 
1407, and great-grandson of Garcia (González) de Herrera who fough^ 
in the service of Enrique II and was captured along with Juan González 
de Avellaneda (p. 53-16) at Nájera in 1367. This García was among 
the first to hold the title Mariscal de Castilla, besides being Señor de 
Pedraza y de Arroyo el Puerto, which had been granted him by 
Don Sancho, Count of Albuquerquc, «el qual le llamaba Nublado por 
su semblante triste y melancólico». See Salazar, Origen de las Digni- 



212 NOTES 

dades Seglares, Madrid, 1794, lib. IV, p. 377; Argote de Molina, Noble- 
za del Andalucía, Sevilla, 1588, lib. 11, cap. 161. fol. 284; Diego de Col- 
menares, Historia de Segovia, Scgovia, 1637, cap. XXXI, § 8, p. 369, 
& cap. XXXll, § 18, p. 393; Piferrer, Nobiliario, vol. 1, p. 172. 

55-12 y los señores de la villa de A^a, a quienes el rey Don Henrique 
segundo higo merged de aquel estado, que antes (h)era del Conde Don 
Tello, su hermano,... que murió sin suc^esor, no se llamaron sino 
Juan González de Abellaneda —Enrique 11 of Castile (1369-1379) «el 
de las Mercedes» was the eldest son of Alfonso XI and Doña Leonora 
de Guzmán. As Conde de Trastamara before his accession, he was 
íhe only count in Castile. The ricos hombres as yet bore no litles 
although Ihey coveted them greatly. As soon as he was crowned, 
he created a great many dukes, marquises, and counfs, first among 
which was his brother Don Tello, whom he made Conde de Vizcaya y 
Castañeda. — Don Tello, born 1337, was already Señor de Vizcaya y 
Lara by his marriage in 1353 with Doña Juana de Haro y Lara. Besides 
being Señor de Aguilar de Campó, de Liebana y Pernia, he also 
possessed, by deed of Enrique 11, the fowns of Aranda de Duero, Villa- 
lón, Fuentidueña and others. He died in 1370 at Medellín (Bada- 
joz) «sin suc^esor». The word «legítimo» might well have been add- 
ed, as he left six children who were «legitimados». The estáte of 
Vizcaya y Lara reverted lo the Infante D. Juan and the íowns went to 
various knights.— Aza, which is about three leagues from Aranda de 
Duero, was given by Enrique, in 1371, tojuan González de Abellaneda. 
According to Iradition, the count Gonzalo Fernández, son of Fernán 
González, settled in 950 the town of Aza, which got its ñame from the 
«rio Aza» that passes near it, and was since called Riaza. From these 
counls was descended Rodrigo Garcés de Aza, Maestre de Calatrava, 
who, aftcr the battle of Las Navas (1212) took the castle of Vilches 
from the Moors. Ochoa Martínez de Avellaneda, sixth of that house 
and a descendant of D. Lope Díaz de Haro, íenth Señor de Vizcaya, 
married Doña María de Aza and one of their children was Juan Gonzá- 
lez de Abellaneda, «séptimo Señor de esta casa y también de la de Aza 
por merced del Rey D. Enrique II de 1371, el cual fué Caudillo mayor 
de los escuderos del Rey y Alférez mayor de D. Enrique III: fundó 
Mayorazgo del Estado de Peñaranda en 1395». See Luis Vilar y 
Pascual, Dice, de la Monarquía Española, Madrid, 1859, vol. I. p. 365. 
He was taken prisoner at Nájera and later fought at Aljubarrota. He 
was the father-in-law of Fernán Pérez de Guzmán who wrote the terse 



NOTES 213 

sketch of him ¡n the Generaciones y Semblanzas, cap. XVII, where he 
says in part: «Alto era de cuerpo, é tuerto, é muy generoso, muy esfor- 
zado de corazón, de fuertes miembros, sobcrvio, y escaso: buen amigo 
de sus amigos. Murió en edad de sesenta años, año de mil y quatro- 
cientos é nueve años á diez de Mayo». (Centón epistolario, Madrid, 
1775, p. 239). 

63-18 En fin, el don se puede degir que era palabra con que los menores 
honrrauan a los mayores, etc. — The Do/7 was essentially a litle of hon- 
or. Clemencín in a note (ed. Don Quijote, vol. IV, p. 38) says to the 
point: «El abuso que después se hizo del Don, tomándolo por vanidad 
y jactancia personas á quienes no correspondía, prueba siempre que 
era título de honor; así como la variedad que se observa encontrán- 
dolo usado unas veces y otras sin usar por personages importantes, 
prueba que el abuso había empezado á hacerlo menos apreciable: pero 
siempre subsistía la idea primordial de honor que el Don llevaba 
consigo». 

53-26 Augusta AIemaña=Augsburg, the Augusta Vindelicorum of the Ro- 
mans, was at the height of its prosperity ín the sixteenfh century, rank- 
ing among the first cities of Europe in population and commerce. 
Many Diets were celebrated here, as wel! as the Interim in 1548, and the 
Peace of Augsburg in 1555. 

54-14 y avn hoy día, en la provincia de Guipúzcoa y en el reyno de Na- 
varra a todos los clérigos [por] pobres que sean, llaman Don por hon- 
rrallos.— The «Don» was originally given to the popes, whence ¡t passed 
lo the bishops, abbolts, and other church dignitaries, and lastly to the 
monks. In France, the Carthusian and particularly the Benedíctine 
monks popularízed the title. Fr. Juan Benito Guardiola, in his Tratado 
de Nobleza, Madrid, 1591, cap. XXXIX, fol. 109, while partly citing Ga- 
ribay, says: «Presupuesto que es lo mesmo dezir Don que Santo según 
que está ya declarado: oy dia es costumbre en Nauarra llamar Don a 
los Sacerdotes y personas a Dios dedicadas que en sus templos y ca- 
sas de oración assisten, como se vee claramente que en los Obispados 
de Pamplona y Bayona, a lo menos en todo lo que en la Cantabria 
cabe a estos Obispados llaman a todos los Clérigos, aunque no sean 
presbyteros Don Pedro, Don luán, etc.» See Garibay, Compendio His- 
toriai, vol. I, lib. IX, cap. II, p 594. 

55-2 a todos medimos por un rasero.— Cf. p. 174-1: «midieradesle con el 

rasero que a los otros». The usual phrase «por un mismo» or «por un 



ál4 NOTES 

rasero» is used with either medir or llevar. Cf. «Todos los llevan por 
un rasero». Cejudo. 

55-10 la casara con mi ygual.— This ¡s the wisdom of the proverb: «Ca- 
sar y compadrar, cada cual con su ygual» (Núnez) In a grloss on an- 
othcr proverb of Núñcz: «Casa lu hijo con tu ygual, y no dirán de ti 
mal,» Juan de Mal-Lara (La Filosofía Vulgar, Madrid, 1618, centuria 
tercera, fol 178 b ) remarks: «Quien fuere cuerdo, seguirá lo que dize el 
adagio: Aequalem vxorem quacre.» Cf. Ovid, Heroid., IX, 52: 
«Si qua voles apte nubere, nube pari». 
Such counsel, Doña Teresa with native wit gave her spouse, Sancho: 
«Eso no, Sancho, respondió Teresa, casadla con su igual, que es lo 
más acertado». (Don Quij'., 11, 5). Cf. Cejudo: «Si quieres bien casar, 
casa con tu igual». 

56-5 chapines.— Clemencín, in a note ¡n his edition ol Don Quijote, vol. 

IV, p. 89, says: «Chapín era calzado de señoras y mugeres principales: 
tenia las suelas de corcho, y servia para defender de la humedad. Con 
ello se aspiraba también á hacer mayor la estatura». Cf Covarrubias, 
verb. cliapin. 

56-11 En Aragón, Valencia y Cataluña, ...a otros caualleros y nobles, 
los llaman Mosén tal; en Francia, Mosiur — Mosén was a litle of 
nobility of the second class in Aragón, but was later applied to the 
clergy. Covarrubias (verbum, Don) remarks: «y lo que en Castilla 
llamamos don, es en Francia musiur, y en Italia Móseñor, y lo mesmo 
auia de significar el mosen de Cataluña, y el micer de Valencia: 
si estos títulos no se huuieran afectado á los Clérigos, el vno, y el 
otro á los Letrados» The title, although peculiar to Aragón, was also 
used in Navarrc, Cataluña, Valencia, and even in Caslile, particularly 
by officers of the royal household, e. g., «Mose'n Pero y Diego Vaca», 
Maestresalas of Alfonso «el Católico», Mose'n Juan de Ángulo, Mosén 
Alonso de Alarcón, and olhers. Even foreign noblemen in Castile, such 
as Jcan de Fox and the Count of Armignac, bore the title, and the cusíom 
seems to have extended to Vizcaya, as we find mentioned in the chron- 
icle of Juan II, in 1450, a Mosén Juan de Amezqueta of Guipúzcoa. 

56-14 en Italia, el señor Ascanio Colona, el señor Vrsino, que son los 
principales romanos —Ascanio Colonna was the brother of the famous 
Vittoria Colonna (1490-1548) and both were children of Fabrizio Colon- 
na, Grand Constable of Naples. Ascanio rose to fame during the wars 
in Italy from 1520 to 1557. Charles V made him Grand Constable of 



NOTES 215 

Naples ¡n 1620. Being hostile ío Clement Vil, Ascanio together with 
Ihe cardinal Pompeo Colonna entcred Rome, Sept. 20, 1626, at thc head 
of an armed band of Colonna, and sacked St. Pefer's and the Vatican. 
Captured at the siege of Naples, he was handed over lo Andrea Doria 
at Genoa. In 1629, he was at the siege of Florcnce with Ihe Prince 
of Orange, and returned to Rome (1552) where Julius III received him 
wiih honor, and restored to him all his possessions. His later fortunes 
are wrapped in obscurity, but it is certain that, having fled from Rome, 
he was involved in the family feuds of Naples, and the viceroy Pache- 
co had him put in the prison of Castelnuovo where he died, March 24, 
1557.— The Colonna and Orsini wcre in constant rivalry with each 
other during the Middle Ages. The former were partisans of Charles V 
during the wars in Italy, and furnished many personages eminent in 
politics, arms, and letters. The latter were partisans of the Popes and 
furnished as many as forty cardinals and five popes. For a complete 
accouni of both these families, see Litta, Fdmiglie celebrí itaíiane. 
Milano, 1819, vols. 3 and 6; F. Gregorovius, Geschichíe der Stadí Rom 
im Mittelalter, Stuttgart, 1872. 

Don Alonso de Abalos, Marque's del Gasto — Alfonso de Ávalos, 
Marquis of Vasto, was the cousin of Fernando de Ábalos, Marquis of 
Pescara (1489-1526), husband of Vittoria Colonna. He served under 
his uncle's orders and succeeded him as lieutenant-general of the forces 
of Charles V. He was wounded at Bicocca (1622) and played a promi- 
nent part in thc victory of Pavia (1625). He accompanied the Emperor 
in all his expcdilions, particularly to Tunis (1535) and shortly afterwards 
went as ambassador to Venice. He was governor of Milán (1537), 
fought against Solimán (1542) and caused the raising of the siege of 
Nice (1543) by Barbarossa and the Count of Enghien, who, however, 
completely defeated him at Cerisoies (1544). He died two years laler 
at the age of forty-six. His title is variously writíen Gasto, Guasto, and 
Vasto. That he always signed his letters Gasto, and not Guasto, as 
generally written, is asserted by A. Rodríguez Villa in a note in his 
'^Memorias para la historia de! Asalto y Saqueo de Romat>, Madrid, 
1875, cap. IV, p. 105. The title is derived from Vasto (Lat. Histonium), 
Ihe ñame of a town in the province of Chieti in central Italy on the 
Adriatic, and the family seat of the d'Avalos. 

Don Hernando de Gongaga, tio del Marqués de Mantua, avnque ya 
se llama Duque, que el Emperador y Rey, nuestro señor le dio el titulo 
de Duque.— Don Hernando de Gonzaga, Count of Guastalla (1507-1567) 



216 NOTES 

was Ihe brother, and noí, as the Mss. read, the uncle of theMarquis, 
laler Duke of Maníua, Federico 11 de Gonzaga (1500-1540) The lafter 
was Ihe eldest, ihe former the third and youngest, son of Juan Francis- 
co 11, Marquis of Maníua (1466-1519) and his wife, the famous Isabella 
d' Este (1474-1539). Don Hernando, one ofthe bcst generáis of his time, 
was early sent to the court of Charles V and relurned to Italy in 1526. 
He was with the Duke of Bourbon at the sack of Rome (1527), was 
present at the coronalion ofthe emperor at Bologna (1529). and after 
the death of the Prince of Orange, commanded at the siege of Florence 
which he took (1530). He distinguished himself at the siege of Tunis 
(1535), whereupon Charles V made him Viceroy of Sicily which he 
held till 1546, when he was appointed governor of Milán. Being suspect- 
ed of the poisoning of the Dauphin, son of Francis 1 of France, and of 
having had Pier Luigi Farnese, the Duke of Parma, assassinated, he 
was removed from that office by Philip 11 in 1556. He then purchased the 
duchy of Molfetta and died the foUowing year. See the Vita di Don 
Ferrando Gonzaga, Principe di Molfetta, descritta da Giuliano Gose- 
llini, Pisa, 1821, vol. 16 of the Collezione di ottimi scrittori itaüani. 
Alsó Lilta, vol IV, fase XXXlll, tavola VIH.— Federico II, fifth Marquis 
of Mantua, born 1500, succeded his falher in 1519. In 1521, he was 
captain-general of the forces of Leo X and distinguished himself at the 
siege of Pavia. He fought for the liberation of Clement Vil, (1527) but 
Iwo years later, joined the cause of Charles V who, as a reward for his 
fidelity. raised his title to that of Duke, April 8, 1530. He was an ablc 
prince and a patrón ofthe fine arts. He died at Marmirolo, 1540. See 
Litta, ibid., tavola V Also, G. Lodi, Mantova ele guerre memorabili 
nella valle del Po, Bologna, 1880, pp. 123-182. 

56-20 Don Francisco de Este, hermano del Duque de Ferrara.— Don Fran- 
cisco de Este, Marquis of Massa, born 1516, was the third son of Alfon- 
so 1, Duke of Ferrara (1476-1534) and Lucrece Borgia. He fought in the 
service of Charles V at Marseilles, in Flanders, and in Germany agains, 
Ihe Duke John Frederic of Saxony and the Landgrave Philip of Hesse. 
At the Emperor's death, he joined the French and fought in Tuscany. He 
died at Ferrara in 1578— His brother, Ercole 11, Duke of Ferrara (1508- 
1559) who succeeded his father in 1534 and marricd Renée, daughter ot 
Louis XII, was at first devoled to the interests of Charles V, but became 
an adherent of the French. He was appointed by Henri 11 of France his 
lieutenant-general in Italy, and made peace with Spain in 1558. See 
Muralori, Delle Antichita estensi ed italiane, Modena, 1717, vol. I. 



NOTES ál? 

tavola XI; vol. II, chaps. XII-XIII. Litta, vol. II, fase. XXVI, tavola. XIII. 

56-21 y a los demás de vaxa suerte llaman Mi?er tal, como a los letrados 
en Aragón.— A//ccr, a corruptlon of the French messire, was applied ¡n 
Aragón and Valencia to lawyers and Jurists to distinguish them from 
the nobles. 

56-23 The abuse of íhctitle «Don» was a favorlle subjccl with the censors 
of the time. Fr. Juan Benito GuardiolaC7>a/aí/o£/eA^oZ)/ez^, cap.XXXlX, 
ff. 110 b.-lll.) laments this abuse with great seriousness and affirms 
that it began in the lime of Enrique IV, ihat the Jews most affectcd the 
Don, and that in his own day the lowest classes used it. Garibay, con- 
temporary with Hermosilla, offers the following interesting parallel ¡n 
his Compendio Historial, vol. I, lib. IX, p. 395: «Pues agora en nues- 
tros dias ha venido este negocio a tanta corrupción y soltura, que ya^ 
mal de peccado, muchos se llaman Dones, que con legitima razón 
podrían escusarlo, y algunos d'ellos a mi parecer, si tuuiessen ojos, 
para mirar atrás, hallarían tantos estoruos y inconvenientes, que au- 
rian enpacho, de ser tyranos y vsurpadores, de lo que no es suyo.» 
Cervantes meanl to ridicule it when he gave it to his hero, and on ma- 
ny occasions reprehended the profusión of Dons but never more for- 
cibly Ihan when he makes Sancho say: «pero basta, Dios me entiende, 
y podrá ser que, si el gobierno me dura cuatro días, yo escarde estos 
Dones, que por la muchedumbre deben de enfadar como los mosqui- 
tos. (Don Quijote, II, 45). But this very abuse entailed its own remedy, 
as M. Morel-Fatio has shown (L' Espagne du Don Quijote, Taylor- 
ian Lectures, Oxford, 1900, p. 182): «Ainsi faisait justice de ce tic pue- 
ril le sens droit et avisé du paysan. Son avis ne fut pas écouté alors 
et la donifícaíion continua de fleurir el de prospérer; mais l'Espagnol 
finil par donner raison á Sancho. En élendanl á lout le monde, commc 
il l'a fait, ce lilre, devenue á la longue une simple formule de courloisie, 
11 lui a du méme coup retiré ce qu'il avait de prétentieux. Quand chacun 
est Don, il n'y a plus de jaloux». 

56-26 Ese don,,., voluémele en din, que es mexor sonido para ferias. — 
«Din» is a colloquial form of «dinero» and occurs in such phrases as: 
«el din y el don»; «el din sin el don». 

56-27 En Frangía he oído de?¡r se estiman en mucho los jentileshombres, 
que por este nombre me digen, llaman allá [a los] nobles.— Cf. Guardio- 
la, (Trat. de Nobl., fol. 68): «Muy vsado es en Italia, Francia, Cataluña, 
y otras partes, y aun tambié casi lo es ya en Castilla llamar gentilhom- 

13 



ál8 NOTfiS 

bre a vn cauallero que es tenido por de nobleza y linagc, y como dizen 
de apellido y armas». 

57-19 como Apeles y Parrasio.— Two celebrated Greek painlers. Apelles 
flourished about Ihe first half of Ihe fourth century, B.C. See H. Hous- 
saye, Histoire d'Ápelles, Paris, 1867. Parrhasius (circa 400 B.C.) waa 
Ihe chief representafive of the lonic school. He was the first to apply in 
painling Ihe Iheory of human proporíions, and was a master in depicling 
delicate shades of expression. 

59-8 Alegre, el Iruan.— Alegre, whose very «happy* and facclious namc 
befils his calling, was buffoon or jester at the court of the Calholic 
Kings, and several stories are extanl which atlest to his efforls to inject 
mirlh inío Ihal severe and solemn court. The present story ¡s recorded 
in the Floresta of Santa Cruz (Bruselas, 1629) p. 39, no. 14. It was re- 
printed with some slight modifications in the Libro curioso in lhe5e- 
cretos de la gramática española, Ambrosio de Saiazar (Rouen 1640) 
p. 145, no. 71. It is told more briefiy among the Cuentos de Garibayln 
Sales españolas, A. Paz y Mélia (Madrid, 1902) p. 56. For anolher story 
about Alegre, see Saiazar, ibid, p. 164, no. 89. Aside from these sto- 
ries, lillle is known of this iesíer. The fashion of keeping both court 
and household jesters was common in Spain as elsewhere in Europe. 
Charles V had a goodly number among whom might be named the 
celebrated Don Francis, wittiest of íhem all; Perico de Ayala, who was 
previously the household buffoon of the Marquis of Villena; Velasqui- 
llo. Zapata, and others. 

60-4 al Duque de Medina Sidonia.— The duchy of Medina Sidonia be- 

longed lo Ihe powerful Guzmán family whose estatcs were in Andalucía. 
It was at once the ric'iesí and the oldcst duchy in Spain, the litle hav- 
ing been cor.fcrred by Juan 11 in 1445. The litle-holder here referred 
to was D. Juan Alonso de Guzmán cel Bueno», sixth Duke of Medina 
Sidonia, Count of Niebla, who succeeded in 1518 at the age of twen- 
ty-two. He was present with other nobles of the realm, at the rccep- 
tion given Charles V, at Santander and at Valladolid, on his return to 
Spain in 1522. He was sent in 1545 as special envoy to the court of 
Portugal to secure the betrothal of the Infanta Doña Maria Isabel with 
Charles' son Philip, and accompanied her to the court of Castile. He 
died in 1559, «querido y respetado de todos». See A. de Burgos, Bla- 
són de España, Madrid, 1859, vol. IV, p. 100. Also the Crónica de los 
Duques de Medina Sidonia (Coi, de doc. inéd., Madrid, 1861, vol. 
XXXIX, pp. 542-368). 



ÍÍOTES 219 

60-17 que casi todo fué junto. — Granada capilulated, November 25,1491, 
Fcrdinand and Isabella made their triumphal entry January 2,1492, and 
on March 30, Ihere went forth from the conquercd city the edict for 
Ihe expulsión of the Jews. 

60-27 aquel famoso alcayde de Antequera, Rodrigo [de] Narvacz.— Tlie 
famous Rodrigo de Narváez, «el de la gran lanzada», took Antequera 
from the Moors in 1410 and was made its first Alcalde by the Infante 
D. Fernando. See the Crónica de D.Juan I!, año 10, cap. 117. 

60-50 por desmentir las espias. — Covarrubias: «Desmentir ¡as espías, vale 
disimular y dar a entender otra cosa de la que se intenta». 

61-9 saver a la pega y tornar a su natural.— «Phrase metaphórica con 

que se da a entender que alguno imita y sigue las malas costumbres y 
vicios de sus padres, o que corresponde á la mala sangre que heredó 
de ellos, con alusión al sabor, que suele tomar el vino de la pega de 
los pellejos». (Dice. Aut.). Covarrubias: «Sabe a la pega, saber a su 
natural». 

61-14 a tú por tú.— «Modo adverbial, que vale descompuestamente, sin 
modo ni respeto. Dícese de los que riñen, diciéndose palabras injurio- 
sas, y perdiéndose la cortesía. Quev. Cuent: Que no se ponga con- 
migo, a tú por tú, y me crea». (Dice. Aut.). Cf. the locution, «A tú por 
tú, como en taberna». 

63-14 que pues ella en estos reynos no les puede dar nobleza, etc.— The 
dictum, that nobilily descended only in the male line, was laid down by 
the oíd law of ihe Partidas {Part. 11, tít. 21, leyb), prcviously alluded 
(to page 45.8). Guardiola (Trat. deNobl., cap. VIII, ff. 20 b.-21),howev- 
er, interprets the matíer more liberally: «Avnque conforme al rigor del 
derecho comü, no se imprima la nobleza por parte de la madre; y 
también como lo siete Baldo, mas con todo esso muy bien hazé algu- 
nos q presumen de nobles, por ser hijos de m.adres nobles, aunque 
sus padres no sean tales: porque de la nobleza de las madres parti- 
cipan en alguna manera, que siempre poco, o mucho corresponden á 
la natural inclinación de los antepasados, que son por parte de linea 
materna». 

66-1 Marco Atilio Regulo.— Marcus Atilius Regulus, the celebrated Ro- 

mán cónsul, captured in B.C.255 by the Carthaginians in the first 
Punic War. The story of his mission to Rome and voluntary return to a 
death of torture is not credited by modern historians. On Ihis poiní, 



á20 NOTES 

Mommsen, (Hisfory of Rome, transí. W. P. Dickson, New York, 1869- 
1870, vol. II, bk.lll, chap. II, p. 59) in a note, says in parí: «The later 
Romans, who soughí in íhe fortunes and misfortunes of their forefath- 
ers mere materials for school themes, made Regulus íhe type of heroic 
misforlune as they made Fabricius the type of heroic povcrly, and 
circulated a number of anecdotes, invented by way of due accompa- 
niment in his ñame— incongruousembellishments, contrasting ill with 
aerious and sober hislory.» 

66-4 y os dirán que no son rios, que no pueden tornar atrás.— This ¡s 

a proverbial saying. Oudin (Refranes): «No soy rio, para no boluer a 
iras. le ne suis pas riuiere, pour ne point retourner en arriére i. [e.] 
pour ne me point desdiré ou rauiser si le cas y escheí.> 

66-7 Su nuera Tamar.— See Gen. XXXVIII, 12-26. 

67-24 la reina Alalia.— See 2 Kings. II; 2 Chron. XXIII. Athaliah, queen of 
Judah (^883-877 B. C), was notorious for her crimes and idolaíry. She 
usurped the Ihrone by the massacre of forty-two princcs of the royal 
house of David, and after six years' reign met violent death at the hands 
of the people.The episode is the subject of Racine's masterpiecc,i4/A3//e. 

68-15 la (h)amenaza que Dios haze por vn propheta, etc.— See IsaiahV,20. 

68-23 Aristipo fué criado y priuado de Dionisio tirano, y hallando vn dia 
a Diogenes filosofo lavando vnas yeruas para comer, dixole, etc.— 
Aristippus, Greek philosopher, born at Cyrene about 390 B.C., dis- 
ciple of Sócrates, and founder of the «Cyrenaic» sect which regarded 
pleasure as the aim of Ufe, was chief flalterer to the lyrants of Syra- 
cuse, Dionysius the Eider (430-567 B.C) and the Younger (367-344 
B. C), and has on Ihat account been ranked among the ancient court 
wiís, although he had little in common wilh the jester of later times.— 
Diogenes of Sinope (died 324 B. C.) was the famous Cynic philoso- 
pher. The well known anecdote, here told, is recorded in Diogenes La- 
ertiuSy lib. II, cap. 8, p. 49 (ed. Cobet, Paris, 1850) and is as follows; 
«Praetereuntem aliquando Diogenes olera abluens objurgavit et dixit, 
Ista tu si comedere didicisses, tyrannorum aulas non ambires: Tu 
vero, ait ¡lie, siquidem conversari cum hominibus scires, olera pre- 
fecto non Iavares>. Cf. also, Val. Max., IV, 5, ext. 3. 

69-3 pues dixo Tulio, etc.— Cicero, Pro Sexí. Roscio, cap. 50, «Is enim 

mihi videtur amplissimus qui sua virtute in altiorem locum pervenit, 
non qui ascendit per alterius incommodum et calamilatem.» 



NOTES 221 

69-16 como a los cornudos, que sienpre son los postreros que lo sauen, 
etc.— Cf. p. 19-18. The proverb reads: «El cornudo es el postrero, o el 
último que lo sabe.» Cf. also: «El mal del cornudo, él no lo sabe, y 
sabe lo todo el mundo.» Núñez. 

70-12 quando meten aguja y esperan sacar rexa.— The phrase reads: «me- 
ter aguja y sacar reja.» We say: «To steal a goose and stick a feather»; 
or «To give a sprat to catch a herring.» 

70-25 que' les aula de dar.— Cf. Matí. XIX, 27-30. See p. 74-29 on Ihc epi- 
Ihet, «bienaventurado.» 

70-27 como se pareció por la respuesta, etc.— Matt. XIX. 28-30. 

71-1 se ygualó [el] primero, etc.— Cf. Matt. XX, 1-16. 

71-17 ylles a la mano.— Covarrubias: Irle a la mano, estoruarle, y con- 
íradezirle. 

71-28 le haze el buz.— «Bvz, el beso de reuerencia, y reconocimiento, 
que da vno a otro: y entre otras monerías que la mona haze es el buz, 
tomando la mano, y besándola con mucho tiento, summis, quod aiunt 
labiis, y lue[go] ponerla sobre la cabera... De aqui nació vn modo de 
hablar, hazer vno á otro el buz, reuerenciarle, respetarle có humildad, 
y sumission». Covarrubias.— Cf. the proverb: «Todos se rinden al 
jntere's, y se hacen al buz». Cejudo. 

73-8 dar en el hito.— «Hito es lo mesmo que fiíío, que vale tanto como fixo, 
de el verbo figo, figis. El juego del hito se dixo assi, porque fixan en la 
tierra vn clauo, y tiran á el, o con herrones, o con piedras, y de alli na- 
ció el proucrbio. Dar en el hito, por acertar en el punto de la verdad». 
Covarrubias. 

74-2 como lo era Vngría, Bohemia y Polonia, y ansi devieran de ser 
todos en sus principios, etc. -Aside from the Germanic empire, the 
most conspicuous example of an elective monarchy, the royal crown 
was for a long period declive in Hungary, Bohemia, andPoIand. All 
monarchies in Europe were wilhin certain limits originaily elective, 
for the hereditary principie was of a later growth. In Hungary, the 
crown became elective in 1301 wilh the deafh of Andrew 111, last of the 
Arpad line, and remained independent till 1526, when, after the death of 
Louis II (1516-1326) of Hungary and 1 of Bohemia, Ferdinand I (1496- 
1564) of Austria was chosen to succeed him in Bohemia, and at the 
same time was elected king of Hungary by a part of the Hungarian 



222 NOTES 

nobles. Bohemia was governed by dukes till 1198, whcn Ottocar took 
íhe title of king, and Ihe crown was elecíive till 1547, when Ferdinand 
succeeded in having the Bohemians recognize his hereditary rigrhts. 
He then insured the succession by having his son Maximilian 11 chosen 
as king of Bohemia in 1562 and of Hungary in 1563. The crown of 
Hungary was not definitively declared hereditary in íhe House of 
Austria till 1687. In Poland, the monarchy was declared elective in 1572 
on the death of Sigismund II (1548-1572), last of the Jagellons. The 
first elected monarch was the Duke of Anjou (1573-1574), afterwards 
Henry III of France. Poland at íhis period was virtually a republic in 
disguise. 

74-9 ^ierto estoy que el Rey Maximiliano es el primero, sobrino del buen 
enperador Carlos quinto.— Maximilian II (1564-1576) born 1527, eldest 
son of the Emperor Ferdinand 1 and Anne of Austria, was educated 
at the court of Spain by his uncle Charles V, along with his cousin, aft- 
erwards Philip II. He fought against France (1544), against the Pro- 
testants (1547) married in 1548 the daughter of Charles V, and bc- 
came Viceroy of the Netherlands in 1550. He favored the Reforma- 
íion and was always hostile to Spanish influence. As stated in the 
previous note, he inherited the crown of Bohemia in 1562 and that 
of Hungary in 1563. He was elected King of the Romans, 1562, andón 
íhe death of his father in 1564, became Emperor. 

74-14 pare?e sentir Santo Thomas y Nicolao de Lira, declarando aquel 
nombre Magus sobre Saní Maíheo en el capiíulo segundo, eíc— Sí. 
Thomas Aquinas (circa 1226-1274), celebraled scholastic and Iheolo- 
gian, in his commentary on íhe four Gospels, entitled in the earlier 
ediíions, «Glossa Continua» or «Continuum» but called after his deaíh, 
íhe «Catena Áurea». The reference is contained in an excerpí from Ra- 
banus Maurus (Archbishop of Mayence, A. D. 847), and in parí of a 
gloss and is as follows (Continuum in Evangelium Sancíi Maíthaei 
SíMarci, eíc. Rome, 1470. Malí. H, I.) «Rabanvs. Magi uero sút q de 
singulis rebus philosophál': | sed sermo communis Magos pro malefi- 
cis accipif. qui aliter lü habentur apud gétem | suam: eo q siní philoso- 
phi Chaldeorum. & ad huius artis scientiam Reges quoq; & I principes 

ciusdem gentis omnia sapiunt Glosa. Hi autem Magi Reges fue- 

runt.»— Nicolaus de Lira, theologian, was born about 1270 at Lyre, 
near Evreux in Normandy and died at Paris in 1340. His chief work is 
his commentaries on the Bible, entitled «Postillae perpetuae, seu bre- 
via commentaria in universa- Biblia», Rome, 1471-72, 5 vol. in-fol. The 



NOTES 223 

passage in Nicholas ¡s more concise and is as follows (Glossae in uni- 
versa biblia, Rome, 1472, vol. IV, fol. 9 b.): <& ideo ¡sti Magi dicti 
sunt Magi non a mágica | arle, sed a magnitudine scientie. & ideo eliam 
dicli sunt Reges quia illo lempore | philosophi sapientes regnabant». 

74-19 San Esteuan.— Acls, VI-VII. St. Stephen, the first maríyr, was the 
first to recognize the universal significance of Chrisíianity. He was 
falseiy accused by the Jews of blasphemy «against Moses and against 
God» and was stoned to deatii, A. D. 33. 

74-29 y Xpo no llamó a San Pedro bienaventurado por lo que tenia... 
sino por la marauillosa confesión que hi^o de la fee por la voca, etc.— 
Mat.XVI, 16-17: «Y respondiendo Simón Pedro, dijo: «Tú eres el Cristo, 
el Hijo de Dios viviente. Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Bien- 
aventurado eres, Simón, hijo de Joñas; porque no le lo reveló carne ni 
sangre, sino mi Padre que está en los cielos». 

75-9 como lo son ya en Spaña, Girsoueses, y Florentines y-oíros mer- 

caderes. — One of the remarkable features of the lime was the influx 
jnto Spain of foreigners, Flemings, Germans, and Italians, particularly 
the Genoese and the Florentines, and the complete dominaíion by them 
of the trade and finance of the country. As there was a constant drain 
on the best manhood of Spain for the wars in Italy and Germóny, and 
for the colonization of America, foreigners were needed to carry on 
the nation's business. Moreover, handiv/ork and finance v/ere thoughl 
fit only for Moriscos and Jews, and, Iherefore, disgraceful. The Jews 
had been expelled, but the Genoese, who took their place, monopolized 
Ihe banking and foreign exchange transactions. They furnished loans 
at excessive rates of interest, and had the privilege of assigning and, 
collecting the taxes. Many restrictions were put upon these foreigners 
but to no avail, and banking and commerce fell almosí completely inlo 
their hands. 

75-28 «mensaxero de casa, palos demanda». — Núfiez (fol. 76) records 
Ihis proverb. It recalls its antithesis in the two lines, — alrcady become 
proverbial in the fourteenlh century, — taken from the oíd bailada of 
Bernardo del Carpió and Fernán González: 

«—Mensajero eres amigo, 
Non merecéis culpa, non.» 

Sec the Romancero General, A. Duran vol. I, p. 434, no. 654 (Bibl. 
Aut. Esp., vol. X). The immunity enjoyed by messengers, heralds, and 



224 NOTES 

íhe bearers of cartels was recognized ¡n the age of knighthood, and 
often enforced in the books of chivalry. But no such privilege is guar- 
antecd a household messenger in Ihesc decadent times, so Guzmán 
suggests a safer way in the words: «vos por carta se lo acordad al Du- 
que», i. e., «por carta mensajera». 

78-5 el Duque de Calabria.— Fernando of Aragón, Duke of Calabria, eld- 

est son of Frederick IV of Aragón (Kingof the TvvoSicilies 1496-1501, 
died 1504), was the rightful heir to the crown of Naples. Upon the 
Spanish invasión of Naples, his father sent the Duke, a youth of four- 
teen, for safety to Tarento. On its surrender to Gonsalvo of Cordova, 
the Great Captain broke his solemn promise, sworn on the sacrament, 
guaranteeing the prince his liberty, seized him, and sent him a prisoner 
to Spain, 1502. Whcn the royal court was at Logroño in 1512, he tried 
lo escape in conjunction with the plan of the Duke of Ferrara to regain 
for him íhe crown of Naples, but he was caught, and ordered to be im- 
prisoned for ufe in the castle of Játiva. In 1523, Charles V. ordered his 
reléase, made him Viccroy of Valencia, and gave him in marriage Ger- 
maine, wife previously of Ferdinand the Calholic, and afterwards of the 
Marquis of Brandeburg. The Duke officiated al the marriage of Charles 
V in 1526 al Seville, and accompanied him on the expedition to Tu- 
nis in 1532, but he remained, lili his death in 1550, a political prisoner of 
Spain. See Diego Josef Dormer, Ana/es de Aragón, 1697, ff. 6-7; f 110. 
A Rodríguez Villa, Crónicas del Gran Capitán, (Nueva Bibl. Aul. 
Esp.) Madrid, 1908, lib. III, cap. XXXIII, pp. 325-326. M J. Quintana, 
Vidas de Españoles Célebres, Madrid, 1807, vol. I, pp. 249-251. 

78-15 «pensó que urtaua bogas>.— This is onc of the proverbs in the 
collection of the Marquis of Sanliliana. Sbarbi (Refrán. Gen-, vol. 1, 
p. 152) gives it with the following gloss: «El que negocia cosa que le 
daña engañase con sus vanos pensamientos». Cf. Covarrubias: «Pensó 
que hurtaua bogas; del que metió la mano en el banasto de el pescador, 
y lomó vnos ruyncs pezecillos. Es la boga vn pescado muy sabroso 
y sano. Dizese de el que comprando, o trocando alguna cosa, tiene 
opinión de que ha hecho buena compra, y engañando al mercader que 
le hizo la venta». 

79-3 An interesling parallel to this clcver scene betwcen Lorca and the 
Duke is found in the conversalion between M. Dimanche and Don Juan 
in Moliére's Do/7 ///a/7 (Act. IV, se. 4). The proverbial M. Dimanchc 
seems less astute than Lorca, who only feigns to have come for his 



NOTES 225 

money, while Don Juan is not more clevcr than the Duke ¡n cunning 
courtesy. 

80-2 la justicia distributiua, que nos obliga a dar a cada vno lo suyo.— 

Cf. pp. 91.18; 95.6-9; 133.18. This was a very common cxpression 
currcnt among Ihe vvrlters of ihe period who were well versed ¡n Ihe 
works of Aristotle and St. Thomas. Cf. Justinian, Instituíes, lib. I, tlt. 1. 
St. Augustine says: «Justitia ea virtus esí, quae sua cuique distribult». 
Cervantes employed the phrase frequentiy. Cf. Don Quijote, II, 18. 
Cf. also, Raimundo Lulio, Filosofía moral, ¡n Bibl. Auí. Esp., Madrid, 
1873, vol. LXV, p, 133: «La justicia es aquella virtud por cuya razón 
los hombres dan á cada uno lo que es suyo». 

80-7 Don Diego López de [H]aro.— Diego López de Haro (1170-1214) was 

ihe mosí powerful Biscayan lord, of the time. Garibay (Compendio 
Historial, vol. 11, lib. 12, cap. 15, p. 692) says: «Don Diego López, se- 
gundo d'este nombre, cognominado el Bueno, llamado también de 
Haro, décimo Señor de Vizcaya, fue grande señor, y muy belicoso 
cauallero, y alférez d'el pendón Real de Castilla, y fue el que se halló 
en las batallas de Alarcos y Puerto d'el Muradal, y en las demás 
guerras, que Don Alonso Rey de Castilla, de quien también vamos 
cscriuiédo, luuo con Moros». Cf. also, Compendio de la Historia de 
Bizcaya, Dr. Estanislao J. de Labayru, Bilbao, 1898, vol. I, pp. 121-130; 
vol. II, pp. 1-15. 

80-10 Vn dia el Rey Don Alfonso estando en la guerra, dixo, etc.— The 
incident here related is supposed to have ocurrcd at the baltle of Alar- 
cos, (luly 19, 1159) when the Christian forces under Alfonso VIH «el 
Noble» (1158-1214) met defeat at the hands of yacub-ben-Yussuf, the 
Almohadc, and his Moslem horde. The Castilian's defeat was doubtless 
dueto his own imprudence in giving battle without awailing his allies, 
bul tradition attributes il lo the disaffection of Don Diego, who, from 
personal pique, withdrew with his Biscayan warriors at the crucial mo- 
ment, leaving Alfonso in the lurch. Mariana (Hist. Gen., vol. I, lib. XI, 
cap. XVIII, p. 657) describing the battle, records the tradition Ihus: «De 
Don Diego de Haro, que fuera el principal movedor desta guerra, se de- 
cía mostró cobardía, ca se retiró de la pelea y volvió á Alarcos al prin- 
cipio de la batalla sea por no tener confianza de salir con la victoria, sea 
como hobo fama, por estar agraviado del Rey, que en cierta ocasión igua- 
ló los caballeros del Andalucía con los nobles de Castilla en esfuerzo y 
destreza del pelear». See also, Garibay, Comp. Hist., vol. II, lib. XII, 



296 NOTES 

' cap. XXV, p. 722. Dr. E. J. de Labayru, (Compendio, vol. 1, cap. XXIV, 
p. 128)with characteristic Biscayan pride, defends the haughty Lord 
of Haro, and blames Alfonso. Whaíever be fhe trulh of it, both King and 
Barón regained their lost laurels with the famous victory of Las Navas 
de Tolosa (1212). It is interesting to note the similarily of our text with 
Ihe following passage \n 0\a\ova(Sum. Nob. Hisp., secundae partís 
prínc, cap. IV, pp 45 46): «Aunque después al ti6po que el dicho rey 
quería darlabatallade Alarchos.dixo que tanto valia vn villano como vn 
hidalgo; y entonces don Diego López con trecientos hijosdalgo se subió 
a vn otero, y no quiso pelear, a cuya causa el rey fue vencido: y siendo 
después reptado don Diego desto, respondió que mientra el rey hon- 
rasse los hijosdalgo seria él honrado>. 

80-14 Alarcos, que oy llamamos Qiudad Real.— Alarcos, which had bcen 
won from the Moors, was rebuilt and founded in 1178 by Alfonso VIII, 
but was destroyed in 1195 bytheMosIems in the battle to which itgavc 
its ñame. Ai this epoch. Ciudad Real was a mere hamlet dependcní on 
Alarcos and known as Puebla del Pozuelo, and later, Pozuelo Seco de 
Don Gil. In 1273, Alfonso X ¡ssued a Carta Puebla conferringon it town 
rights with the ñame Villa Real It grew in imporíance and was made a 
cily in 1420 by Juan II with the litle of «muy noble y muy leal ciudad de 
Ciudad Real». See Madoz, Dice, geog.-estad.hist., Madrid, 1845, 
vols. l&VI. 

«1-4 Hernán Pérez de Guzman, vn cavallero de los Reyes Chatolicos.— 
The year of the birth and death of this doughty soldier and genial man 
of letters of the age of Juan II and Henrique IV is uncertain, bul fier- 
mosilla errs in calling him a knight of the Catholic Kings. It is gener- 
ally agreed thal he v/as born about 1376 and died about 1460. For a 
discussion of this point, see H. A. Rennert, Some Unpublislied Po- 
ems of Fernán Pérez de Guzman (Publ. Mod. Lang. Assoc. of Ameri- 
ca, Baltimore, 1897, vol. XII, pp. 252-256). 

81 -6 en vn libro que hi?o c yntituló Mar de Historias.— The Mar de Histo- 
rias, written about 1450 by Guzman, and, as Amador {ib id. vol. VI, 
p. 203) says, «teniendo sin duda presente el Mare Historiarum del domi- 
nicano Juan de Colonna»,consists of three parts.the first giving sketch- 
es of rulcrs and princes, pagan and Christian; the second dealing with 
sainls and sages and the books that gave them renown; and the third, 
of most intrinsic wortii. the «Generaciones y Semblanzas», being Genea- 
logies and Portraits of thirty- four of the principal persona of his time. 



NOTES 227 

81-7 «y era la casa de fulano de tantos honbres de armas». — Hermosilla 

evidently makes only a general alluslon, but he may have had in mind 
the followingr line ¡n Ihe portrait of Juan González de Avellaneda In the 
Ihlrd partof theA/arí/e ///5/or/a5(ValladoIid, 1512, cap. CXLIll): «Sus 
vasallos fueron dos mil y su casa de cien hóbres de armas.-* There are 
no finer or more intímate pictures of the baronial Ufe of the period than 
in these «Generaciones y Semblanzas». We are reminded of like passa- 
ges in them when Hermosilla says, referringto the good oíd days: «las 
casas y mesas de los señores estavan llenas de hijosdealgo pobres y 
ricos». Thus in his sketch of Don Diego Hurtado de Mendoza (cf. Cróni- 
cas, QM. Aut.Esp., Madrid, 1877, yol. 68, cap IX, p 704) Guzmán says: 
«tenia gran casa de caballeros y escuderos. En el tiempo del no habia 
caballero en Castilla tanto heredado.» Of Donjuán de Velasco (ubi 
supra, cap. XII, p. 705): «tenia gran estado, é hacia grandes combites: 
acogia é llegaba muy bien á los hijosdalgo,... tenia g^ran casa de caba- 
lleros y escuderos.» Of Pedro Suarez de Quiñones (ibid. cap. XXllI, 
p. 707): «y placíale de tener muchos caballeros y buenos en su casa y 
dábales mucho.» 

81-24 les venden vna buena palabra.— «Vender palabras, engañar con ra- 
zones, y promesas.» Covarrubias. 

81-25 que por juvileos dellos oyen.— The phrase, por jubiIeo=rara vez, 
«once in fifty years» as in Ihe case of the Jewish «jubileo or festival. 
Covarrubias says: «Para encarecer vna cosa que no se vee, ni sucede, 
sino muy de tarde en larde, dezimos, que se vee por jubileo.» 

82-10 quando lo cobran, lo tienen ganado a llorar. — The way of the usurer 
was hard in those days and the moral is clear in the proverb: «Quien 
presta, no cobra, y si cobra no todo, y si todo no tal, y si tal enemigo 
mortal». Núñez. Cf. also: «Quien dineros ha de cobrar, muchas bueltas 
ha de dar.» Oudin. 

82-14 que con haré, haré, comen toda la vida.— Cf. p. 85.10 ff. This scems 
reminiscent of the proverb: «De haré haré, nunca me pague: mas vale 
vn toma, que dos te daré. Núñez. Cf. also: «Haré, haré, y todo es na- 
da.» Cejudo. 

83-10 San Agustín.— St. Augustine, ene of the early Church Fathers, was 
born at Tagaste in África (354) and died in 430. 

84-4 Psalm, CV, 15. 

84-15 por la hacienda, les hagen o quitan la honrra sin rrespecto ni con' 



228 NOTES 

sideración de oficios ni linagcs.— Guevara expressed thc same thought 
in his lelíer to D. Fadrique de Toledo, Duke of Alba (Epist. LII, p. 166, 
Epist. Esp., vol, I., Bibl. Aut. Esp., Madrid, 1850, vol. 13): cpues vemos 
que ya de los viejos burlan, á los padres desacatan, á los jueces des- 
obedecen, á los sacerdotes infaman, á los guerreros olvidan, á los sa- 
bios arrinconan y á los virtuosos persiguen Antiguamente el que 

mas sabía mas valía; lo cual no es así agora, sino que el mas rico es 
cl mas honrrado: de manera que tanto valemos cuanto tenemos. > 

84-21 0\\á, Pasta, 2\7\ 

tln prctio pretium nunc est: dat census 
Ccnsus amicitias: pauper ubique jacet.» 

84-28 y aun del sastre que le esperó por las [h]echuras.— Covarrubias, 
defining hechura, adds: «Otras vezes significa el precio del trabajo 

del oficial, fuera de los materiales como la hechura, o hechuras 

del sayo, y capa que se da al sastre.» 

86-16 a quien traía en la miel, más se le pegará.— The provcrb reads 
«Quien anda entre la miel, algo se le pega.» Cf. also: «Quié la miel 
menea, siempre se le pega de ella.» Núñez. 

88-18 Romans, VIII, 28. 

88-29 según lo siente Santo Thomas, en el libro, «De Rcgimine Princi- 
pum.» — This is Opusculum XX in Ihe Opera S. Thomae, Venicc, 
1754, vol. XIX, pp. 524-619, and it is entitled. «De Regimine Principum 
ad Regem Cypri». The reference is to be found in Book II., cap. VII., 
passim and particularly the following: «Turpe est enim, & mullum regali 
revercntiae derogat a suis subditis muíuare pro sumptibus. Regis, vel 
regni. Amplius aufem ex hac subiectione mutui sustinelur a dominis 
ut per subditos, sive quoscumque fiant super regnum exactiones in- 
debilae, unde status enervatur regni».— The treatise was begun by 
St. Thomas towards the last years of his Ufe, aboul 1266, for the instruc- 
lion of the young king of Cyprus, Hugo 11 (or III), but as the prince did 
not arrive at man's estáte, the work was not completed, There has been 
much discussion as lo its authorship, but ií is generaliy thought that 
St. Thomas wrote Book I and the first four chapters of Book II, which 
wasfinished byPtolomaeus of Lucca, and that the third and fourth books 
are by somc other hand. See the Admonitio Praevia of De Rubeis 
which prefaces the treatise, ¡bid. pp. 513-523. That the Angelic Doctor 
wrote the wholc work is maintained by C. A. Bosone, De regimine 



NOTES 229 

príncipum von Thomas von Aquino, Inaugrural-Diseríafion, Bonn. 
1894, pp. 12-22. 

89-9 Vaste que nosotros contemos de la feria como nos va en ella.— An 
adaptation of ihe proverb: «Cada uno cuenta de la feria como le va 
en ella>. 

89-14 Mostrencos dias viuais vos.— «Mostrenco» was said of ownerless 
property, whether in chattels or land, which, if not claimed within a spe- 
cified time, reverted to the state or constituted authority. Guzmán's re- 
petilion of the epithet recalls Sancho's reply lo the Duchess who had 
just called him «discreto». «Discretos dias, dijo Sancho, viva vuestra 
santidad». (D. Q II. 51). Clemencín (ed. Don Quijote, vol. V, p. 140), in 
a note, explains the forcé of the repetition and adds: «Á este modo en 
el Retablo de las maravillas, uno de los entremeses de Cervantes, dice 
el Gobernador á Chanfalla ¿qué es lo que queréis, hombre honrado? 
y responde la mujer de Chanfalla: honrados dias viva vuesa merced. 
Es respuesta de gente rústica que se precia de culta y atenta, que á 
veces suele ser pulla». 

89 27 Que aprenden a sufrir hanbre y sed y andar desnudos, etc.— Cf. Gue- 
vara, who, in a letter to the abbot of Monserrate (Epist. XXVIll. Epist, 
Esp., vol. I. Bibl. Aut. Esp., vol. 13, p. 121) in which he tells him among 
othcr things «que mejor vida es vivir en Monserrate que no en la cor- 
te», says: «¿Es pues verdad que es apacible la vida de la corte, para 
tener apetito della? Sino que allí sufrimos hambre, frió, sed, cansan- 
cio, pobreza, tristeza, enojos, disfavores y persecuciones.» 

90-10 Todavía creo que quisieramás el otro sus blanquillas, — This is a col- 
loquialism and is a gibe at the Duke who would pay off his debts with 
courtesies. It derives from the proverb: «Buenos dias, Pedro Diaz: más 
quisiera mis blanquillas. »The blanquilla=blanca, the smallest of Span- 
ish coins. «Usase de esta voz por modo de hablar familiarmente para 
expressar la cortedad del valor de la moneda llamada Blanca; no por- 
que ella en sí sea menor, ú de menor precio. (Dice. Aut). 

95 12 págalo en la residencia.— According to the Fuero Juzgo, every offi- 
cial, on leaving office, had to reside for at least a month in the chief town 
of his district while an invesíigation was made of his past stewardship 
and an audit taken of his accounts. A part of the salary due him was 
retained until he had obtained his acquittance.This was called being «en 
residencia» and the word «residencia» came lo mean judgmcnl. 



230 NOTES 

95-25 boqueallas. — The use of «boquear» is esseníially colloquial. Cf. 
Cervantes, Don Quijote, II, 50: «y si hubiere menester alguna cosa, no 
tiene que hacer más que boquear.» Cortejen, in his edition oí Don Qui- 
jote, vol. V, p. 495, commenting on the word, remarks thal «Cervantes, 
siguiendo a los que se habían inspirado en el lenguaje del pueblo, no 
teme el uso de palabras como boquear, cuyo ambiente es el del estilo 
familiar.> 

96-1 que dixo Themistocles, etc.— This anecdote is rccorded by Plutarch 

in his life of Themistocles, V, 7, and reads as foUows: «Ferturque, cum 
esset praetor, Simonidi Ceo petenti aliquid haud modicum respondisse: 
«Ñeque vero tu bonus poeta, si preeter modos caneres, ñeque ipse pro- 
bus praztor essem, si praeterquam quod leges permiltunt, tibi gratifi- 
carer.» He tells it again in the Apoptitliegmata, Tíiem., IX, and in the 
De Vitioso P adore, XV. 

97-3 This is Aesop's fable of the Fox and the Hedgehog. It is worth not- 
ing that it is the earliest fable attributed to Aesop, being firsl mentioned 
as such by Aristotle, (Rliet., II. 20). Josephus tells how Tiberius used 
it, slighlly altered, to suit his own purpose, as an argument for not oft- 
en changing the governors of provinces or appointing successors except 
in case of death. See W. Whiston's yos?p/?í/5, Antiq. of tliejews. Edin- 
burgh, 1840. Book XVIII, chap. VI, § 5. Cf. the quaint rendering by 
L'Estrange, Fables of /Esop, London, 1694, Fab. 254. 

97-9 This anecdote, which concerns Dionysius the Younger, tyrant of 

Syracusc (B.C. 367-344) is told by Valerius Maximus, lib. VI, cap. II, 
ext.,2, and reads: «Senectutis ultimae quaedam Syracusanis ómnibus 
Dionysii tyranni cxitium, propter, nimiam morum acerbiíafem et intole- 
rabilia onera, votis cxpetentibus, sola cotidie matutino temporc déos, 
ut inco!umis ac sibi superstes esset, orabat. Quod ubi is cognovit, non 
debitam sibi admiratus benevolentiam, arcessivil eam, et quid ita hoc 
aut quo mérito suo faceret, interrogavit. Tum illa, «Certa est», inquil, 
«ratio propositi mei: puella cnim, cum gravem tyrannum haberemus, 
carere eo cupiebam: quo interfecto, aliquanto taetrior arcem occupavit. 
Eius quoque finiri dominationem magni aestimabam: tertium te supe- 
rioribus inporíuniorem habere coepimus rectorem. Itaque ne, si tu fue- 
ris absumptus, deterior in locum tuum succedat, capul meum pro íua 
salute devoveo.> Tam facetam audaciam Dionysius puniré erubuit.» 

97-26 Cf. Isaiah, VI, 9-10; XÜV. 18. 

98-26 ra?ion y quitación. ~Cf. Covarrubias: «Quitación, el salario que se 



NOTES 251 

da; y assi dezimos ración y quitación.» Both terms wcrc oftcn used to- 
gether Cf. Recop., lib. 6. tit., 16. 1. 12: «Por la primera vez pierda cual- 
quier merced y ración y quitación que de Nos tuviere.» 

100-7 Esta diferencia a de auer del buen señor y cuerdo al que no lo es, 
etc.— Cf. Guevara, in tlie letter to the conde de Buendia, D. Pedro de 
Acuña, Epist. XXV (Epist. Esp. vol. I, Bibl. Aut. Esp., vol. 15, p.ll6): 
«más el que es señor y cuerdo antes elige ser amado que no ser servi- 
do;... El señor que es bien criado, ámanle los extraños y sírvenle los 
suyos;-.. A muchos vasallos vemos cada dia levantarse contra sus se- 
ñores, no tanto por los tributos que les llevan, cuanto por los malos 
tratamientos que les hacen.» 

100-26 Quenta Apiano Alexandrino, que convaticndo Scipion vna muy fuer- 
te y populosa giudad de España, etc.— This was the town of llliturgis, 
called by Appian, llurgia, which P. Cornelius Scipio, the eider Africa- 
nus, turnedaside to attack in B.C.206, because ithad traitorously given 
up a Román army to the Carthaginians. Its site was near the modern An- 
dújar in Andalusia. The inciden! referred to is related in Appian, (lib. 
VI, § 32, ed. Firmin Didot, París, 1840, p. 46) as follows: «Quan perfi- 
diam ulturus Scipio, quaíuor horis eam subvertit: et quamvis in cervice 
vulnus accepisset, non tamen pugnam remisit, quoad certa victoria 
apparuií. Milites, nemine borlante, praedae direptionisque immemores 
(adeo vulnerarat ánimos vulnus imperatoris) nec sexui nec aetati pe- 
percerunt, nec prius desaevüt ira, quam urbs solo est aequata». 

101-2 y aun yo sospecho que es esta ciudad donde agora llamamos Cas- 
tro, vn cuarto de legua de villa de Cruña, en el ovispado de Osma, 
etc.— As the allusion is clearly to llurgia, Hermosiila is in error. Cas- 
tro, also called Peffalva de Castro, i. c, «the white rock of the camp>, 
is the site of the ancient Clunia, which, with its columns. capitals, and 
bas-reliefs, served as a quarry for building the present village. Large 
quantilies of engraved stones have been found among the ruins and 
some of thcse «piedras preciosas» are in the Museum of Burgos. Frag- 
ments of the amphithealre, here mentioned, may slill be seen. Cruña 
or Coruña is now known as Coruña del Conde and is about a mile 
and a half from the ancient Clunia, in the province of Burgos and the 
bishopric of Osma. Flórez visited the site, and his description, which 
follows, corrobórales our text: «la ciudad de Clunia la -qual tuvo su 
situación cinco leguas distante de Osma, acia el Poniente, cerca de 
donde hoy Coruña del Conde, y mas cerca de otro llamado Peñalva, 



á32 NOTES 

por lo que uno, y otro abundan de piezas sacadas de las ruinas de 
Clunia, con muchas inscripciones, trozos de bajos relieves, y colunas, 

pirámides, capiteles, que muestran las magnificencias antiguas Por 

la parte del Norte perseveran los vestigios de un gran Theatro, por no 
haber podido el tiempo consumirlos, á causa de ser las gradas forma- 
das en peña viva, y se ven hasta el número de veinte>. España Sagra- 
da. Madrid. 1766, vol. Vil, cap. II, p. 268. 

102-5 Valerius Máximas, lib. VIH cap. 6: «Qui quae ¡n alus vindicaranl ¡psi 
commiserunl». 

102-22 nadáis sin calabazas.— Cf. Covarrubias, (verbum, calabaza): «Na- 
dar sin calabazas, es lo mesmo que cerca de los Latinos natare sine 
corlice, de los que están ya industriados, y amaestrados en algún ar- 
te, ó exercicio, de manera que puedan valerse por sí. Las calabazas 
sustentan en el agua á los que no saben nadar, que sin ellas se irían á 
lo hondo.» 

103-3 Génesis, I, 28. 

103-5 Génesis, XI, 1. 

103-6 el testamento de Adán.— Origen, Eusebius, and other very solemn 
writers speak of Ihe testament of Adam, but unhappily have not record- 
ed íhe text of such a weighty document Reference is again madc to 
Adam's testament at p. 113-26. 

103-19 Destos tiranos se di?e en el Génesis auer sido primero Ncnbrot; 
aquel dio principio a Babilonia.— Gen. X, 8-10. Nimrod, the found- 
er of Babylon, is described as «a mighty hunter before the Lord» or in 
other words, a great conqueror and violent tyrant. Scholars now con- 
sider the conception of Nimrod, the tyrant, as wholly legendary and that 
íhe ñame, like many others in the enumerations of the tribes in Gene- 
sis, is merely a geographical term.— Babylon, the capital of Chaldea, 
lay on the east bank of the Euphrates about fifty miles soulh of 
Bagdad. 

103-21 y tras e'l, Bel(l)o su hijo, y Niño, su nieto, que fué Rey de Siria y edi- 
ficó la gran giudad de Niniue, y la llamó de su nonbre, del qual cuen- 
tan la[s] historias, etc.— Belus, a fabulous Ring of Assyria, lived, 
according to Ctesias, about 2000 B.C., made Babylon his capital, and 
was succeeded by his son, Ninus, who deified his father. — Ninus, 
legendary founder of the Assyrian empire, son of Bclus, reigned about 



NOTES 233 

B. C. 2000. According to Diodorus Siculus, who follows Ctesias, Ni- 
nus conqucred in seventeen years all of western Asia, founded Ninivch, 
(Ninus ¡n Greek) and, afíer a reign of fifty-two years, was succecded by 
his wife, Semiramis, who was accused of having poisoned him. — 
Niniveh, Ihe far-famed capital of Ihe Assyrian empire, was founded 
according- to Génesis X, 11 by Asshur about B. C 2640. Ninus en- 
larged it about B.C.1968 and gave it his ñame. Under the effeminate Sar- 
danapalus V, it was entirely destroyed by Cyaxares, the Mede, and 
Nabopolassar, the Babylonian, B. C. 606. 

105-23 que el querer ser señor y reynar, no es de animo vajo y de poco va- 
lor, sino de generoso y magnánimo.— Cf. Cicero, Dz Offíciis, lib. 1, 8: 
«Est autem in hoc genere molestum, quod in maximis animis splendi- 
dissimisque ingeniis plerumque exsistuní honoris, ímperii, potentiae, 
gloriae cupiditates.» 

105-26 quando Julio ^esar se determinó de alzar con el ymperio Romano, 
dijo que, si para no guardar y quebrantar las leyes se podia hallar al- 
guna buena color y causa, era la amvi^ion del reynar. — Caesar brokc 
with the Román Senate in B.C.49 and precipitated civil war. The re- 
mark here alluded to, which he is said to have always had on his lips, 
is recorded by Cicero, De Offíciis, lib. III, 21: «Ipse autem socer in ore 
semper Graecos versus de Phoenissis habebat, quos dicam, ut potero, 
incondile fortasse, sed tamen, ut res possit intellegi: 

«Nam si violandum est ius, regnandi gralia 
Violandum est; aliisrebus pieíatem colas». 

See also, Suetonius, lib. I, 30. 

107-15 como la Escritura diga que los reyes y principes rigen, mandan y 
goviernan en el nombre de Dios y por su mano.— Proverbs, VIH, 15-16. 

107-17 y el apóstol afirme que no ay poder verdadero en la tierra sino el de 
Dios, para azerlar a ser buen teniente y ministro suyo.— Romans, Xlll, 1 . 

107-28 Cicero, Tuse, 111, 5, 10; Fin., IV, 7, 17. 

108-1 Eccles., IX, 13-18. 

108-3 1 Kings, 111, 9 12; IV, 29 34. 

108-5 Prov., I, 7; IX, 10. 

110-16 aunque algunos den en la herradura, no faltara quien dé en el clavo. 
An adaptalion of the phrase: «Dar una en el clavo y ciento en la he- 
rradura.» 

16 



254 NOTES 

110-18 como vien lo dijo [HJoratio.— Horace, Serm., I, 3, 33-34. 

110-19 Don Fr[anQÍs]co de ^úñiga y Avellaneda, conde de Miranda,,., a 
cuya natural discreción y prudencia pocos de los de su tiempo allegaron 
y ninguno le passó adelante, como se paremia en los cargos de Virrey 
de Navarra, y en la mayordomia mayor de la emperatriz Doña Isabel. 
Cf. Haro, Nobüiarío, lib. V, p. 446: «Don Francisco deZúniga y Aue- 
llaneda, tercero Conde de Miranda, señor de la casa de Auellaneda, 
sucedió al Conde don Pedro su padre, fue generoso cauallero, y muy 
dado al scruicio del inuictissimo Emperador don Carlos Rey de las Es- 
pañas, en todas las ocasiones de su tiempo: fue mayordomo mayor de 
la serenissima Emperatriz doña Isabel, mugcr deste Católico Principe, 
y de sus Consejos de Estado y Guerra, y su Virrey y Capitán general 
del Reyno de Nauarra.» He was Viceroy of Navarrefrom 1521 lo 1524, 
and died ¡n 1536. 

110-20 Don Gaspar de Qúñiga y Avellaneda, dignissimo Cardenal Arzo- 
bispo de Seuilla, de buena memoria.— D. Gaspar de Zúñiga y Avellane- 
da became Bishop of Segovia in 1550, Archbishop of Santiago in 1559, 
and Archbishop of Seville in 1569. He was created Cardinal in 1570 and 
officiated at the marriage of Philip II and the Infanta Doña Ana of Hun- 
gary (Nov. 12, 1570). He then departed for Seville lo take possession of 
his See but while on the way, he died at Jaén, Jan. 2, 1571 , «de vna cólica 
pass¡on>. See Gil González Dávila, Teatro Eclesiástico délas iglesias 
metropolitanas y catedrales de ios reinos de las dos Castillas, Ma- 
drid, 1647, vol. 11, p. 95.— S2C aiso, Diego Ortiz de Zúñiga, Anales de 
Sevilla, Madrid, 1796, vol. IV, lib. 15, p. 45, & pp. 55-57. 

110-25 la emperatriz Doña Ysabel, nuestra señora de felice memoria y re- 
cordación.— Isabel of Portugal, daughter of D. Manuel «el Venturoso», 
born at Lisbon in 1503, marricd Charles V in 1526 becoming Empress 
of Germany and Queen of Spain, and died ai Toledo, 1539. 

111-3 y casi lo mismo que el Conde, auia dicho antes el Rey Don Fernan- 
do tercero, que ganó a Seuilla, quando vn truan suyo, llamado Paja, le 
dio vn buen consejo para no tornar a perder la ziudad, estando en?ima 
de la torre della.— This story Is also recorded in a gloss on the proverb, 
«De un hombre necio, a vezes buen consejo», by Juan de Mal Lara (La 
Filosofía Vulgar, Madrid, 1618, centuria decima, fol. 362) which reads 
in part as follows: «La aplicado es, saber abracar el cosejo, si fuere tal 
como hizo el santo Rey don Fernádo el tercero, q auiendo ganado á 
Seuilla, y de ay á vn año, queriédose boluer á Castilla, un truhán q te- 



^NOTES 255 

nia, allegó á el, y le'requirió, q acetasse vn cobite, y auia de ser en lo 
mas alto de la torre de la Iglesia mayor: Dizen q el Rey lo aceptó. Y 
auiédo un Domingooydo Missa, subieron comootras vezes tenia decos- 
ííibre el Rey y el. Allegados á lo mas alto, no auia mesa, ni cosa apa- 
rejada, délo qual rió mucho el Rey, el truhán le dixo: Señor, el cóbite 
q os lengo de dar, es este, q mireys á Seuilla toda y contá quatas va- 
deras ay de Moros, y quatas de Christianos. Mirólas el Rey, y vio que 
todas eran vaderas Moriscas có lunas, y auia qual y qual de Christia- 
nos, y no muy juntas: Pues q quieres dezir, dijo el Rey? Señor, res- 
pondió el truhán: Que en yendo os vos de aqui, se han de leuantar to- 
das aquellas vanderas de Moros contra los Christianos y acabarlos, y 
algarse otra vez con Seuilla. El Rey abrió bié los ojos entonces, y di- 
xo: «Bien dize este loco, y todos lo aprobaron».— Fernando 111 <el 
Santo> (1217-1252), King of León and Castile, took Seville in 1248. 

112-18 que a los tales 9ierra[n] las orejas, como el áspid al encantador.— 
The «áspid» or adder, it was believed, was able to make ilself deaf for 
the purpose of resisting the effect of charms employed to lull it to sleep 
and capture it. The Duke turns a deaf ear to his officials. He is, in the 
words of Psalm LVllI, 4, «like the deaf adder that stoppeth her ear». 
Cf. Calderón, El Príncipe Constante, 111, 13., 1. 802: 

«Siendo padre, fuiste áspid.» 
Also, No Hay Burías, II, 312: 

«Áspid al conjuro soy: No lo escucho, no lo escucho.» 

113-11 Ninguno puede goucrnar vien a otro, si él y su casa andan tan mal 
gouernados.- Cf. I Timothy, III, 5.— See Guevara, Epist. Fam., Epist. 
XXV. 

113-14 qual fuere el señor, tales serán los vasallos. — Cf. «Qual es el se- 
ñor, tal casa pon», or «Qual es el amo, tal casa manda», Cejudo. 

113-22 Ezekiel, XXXIV, 2. 

115-4 las manos en la rueca y los ojos en la puerta.— This is one of the 
proverbs in the colleclion of the Marquis of Santillana, Cejudo has: 
«La mano en la rueca, y el corazón en la puerta.» 

115-23 2 Chron., VII, 3. -John I, 14. 

115-28 Exod. XXXIV, 33-35.-2 Cor. III, 13. 

118-23 Rom. XII, 19: «Mia es la venganza: yo pagaré, dice el Señor.» 



á36 NOTfiS 

119-1 Deuí. XXXII, 35: «Mia es la venganza, y yo les daré el pago á su 
tiempo, para que resbale su pié. 

119-2 Sce, I. Sam. XXIV, 4-17. 

122-7 al Condestable Don Bernardino.— «D. Bernardino Fernandez de 
Velasco, tercer conde de Haro, segundo condestable de Castilla, señor 
de muchos Estados, camarero mayor del rey y primer duque de Frias, 
por real cédula espedida en Granada á 20 de marzo de 1492; sirvió á 
los Reyes Católicos en las guerras de Granada y fué luego capitán ge- 
neral y virey de aquel reino en nombre de la reina D. Juana. Murió en 
9 de febrero de 1512.» A. de Burgos, Blasón de España, Madrid, 1853- 
"60, vol. III, p. 42. 

122-13 por qué se llaman chatolicos los rey[e]s d[e] España; que lo deseo 
sauer, y aun tanvien de los títulos soberuios que los principes gentiles 
tomaron.— This question was doubtless inspired by one of Guevara's 
epislles (Epist. XLI, Epist. Esp., Bibl. Aut. Esp., vol. 15, pp. 157-159), 
entitled: «Letra para D, Alonso de Fonseca, obispo de Burgos, presi- 
dente de las Indias; en la cual se declara /3or ^í;c /o5 reyes de España 
se //aman reyes Cató/icos.* As w'iW he noted, Hermosilla has availed 
himself of it freely. 

122-18 la de Themistocles o la de Pirro, Rey de los Epirotas, etc.— Many 
of Ihe famous men of antiquily were credited with prodigious memo- 
ries. Themistocles was said to have learned the Persian language per- 
feclly in a year. Cf. Plutarch, T/iem. XXIX; Nepos, T/iem. X. He also 
knew Ihe ñames of a¡l his fellow-citizcns. Cf. Val. Max. , lib. VIH, cap. 7, 
ext. 15. Pyrrhus, King of Epirus (B. C. 295-272), like Mithridates, knew 
Ihe ñames of all his soldiers and the same was said cf Cyrus, Scipio 
Asialicus, Hadrian and others. 

123-3 Compare these lines with the following passage from the letter of 
Guevara to the Bishop of Burgos (Epist. XLI, ibid p. 158): «Notan los 
historiadores á Homero de vanílocuo, á Alejandro de furioso, á Julio 
César de ambicioso, á Pompeyo de superbo, á Demetrio de vicioso, 
á Aníbal de pérfido, á Vespasiano de codicioso, á Trajano de violento, 
y á Marco Aurelio de enamorado.» The epilhets «virolento, vioIento>, 
applied to Trajan, were due to the fací that he was held responsible by 
theCalholicwritersfor the persecutionswhich occurredduring his reign. 

125-10 y por satisfazer a vuestra curiosa pregunta y de otros que desean 
sauer, porqué se llaman los Reyes de España Chatolicos, digo, etc.— 



NOTES 257 

Thewhole subject maítor offhis ansvver has becn borrowed from Gue- 
vara's lelter (Epist. XLI, p. 139) as will be scen from a comparison with 
Ihe following: «Este buen rey D. Alonso fué el primero que después de 
la deslruicion de España comenzó á edificar iglesias, y hacer monas- 
terios y hospitales: en especial fundó desde el principio las iglesias ca- 
tedrales de Lugo, Tuy, Astorga y Rivadeo, la cual después se pasó á 
Mondoñedo. Este buen rey D. Alonso edificó muchos y muy solenes 
monasterios de la orden de San Benito... Fué tan grande el sentimiento 
que en toda España se hizo por la muerte del buen rey D. Alonso, que 
dende en adelante cada vez que alguno nombraba su nombre, se qui- 
taba su bonete el que era hombre, ó hacia una reverencia si era mujer. 
No tres meses después que murió el buen rey don Alonso, se juntaron 
á Cortes todos los grandes del reino; en las cuales ordenaron y man- 
daron por edicto público, que desde entonces para siempre jamas nin- 
guno fuese osado de decir á secas el rey D. Alonso, sino que por ex- 
celencia, le llamasen el rey D. Alonso el Católico, pues habia sido prín- 
cipe tan glorioso y del culto divino tan celoso... por cuyos méritos y 
virtudes todos los reyes de España, se llaman hasta el día de hoy re- 
yes Católicos>. The history of this title, applied to D. Alfonso 1 (739-756) 
is given by Mariana (Hist. de Esp. vol. I. lib. 7, cap. 4, p. 390) who de- 
clares D. Alfonso «tan dado al culto de la Religión que por esta causa 
le dieron renombre de Catholico: apellido que antiguamente en el Con- 
cilio Toledano tercero, en el tiempo que se reduxo á la Iglesia Catho- 
lica toda la nación de los Godos desechadas las heregias de Arrio, con 
mucha razón se dio al Rey Recaredo. Desusóse después por muchos 
siglos hasta que Alexandro VI, Sumo Pontífice le renovó en Don Fer- 
nando de Aragón Rey Catholico de España, y hizo que se perpetuase 
en los Reyes sus sucesores.» See, also, W. H. Prescolt, Ferdinand and 
Isabella, (Phila., 1873), vol. 11, p. 284 and note. 

123-22 Herc again, Guevara's letter (Epist. XLI, p 138) has been laid 
under contribution, as will appear from the following: «Veniendo pues 
al caso, es de saber que los príncipes antiguos siempre tomaban so- 
brenombres superbos, así como Nabucodonosor, que se intitulaba Rex 
regum; el Alejandro el Magno, Rex mundi; el rey Demetrio, Expugna- 
íor urbium; el rey Mitridates, Restaurator orbis; el rey de Ingla- 
terra, Defensor Ecclesiae*. 

124-5 Compare with this an interesting parallel which occurs in another of 
Guevara's letters, one written to D. íñigo de Velasco, the Constable of 
Castile (Epist. VI, ibid, p. 86 ): «Cristo y su Madre no quisieron decen- 



258 NOTES 

der del tribu de Benjamin, que era el menor, sino del gran tribu de Judá, 
que era el mayor y mejor. > 

124-7 e especialmente las calcas, que aun por penitencia, Iraeriades de mala 
gana tanta carga. These «calzas» were sluffedwithvvool or strawandwere 
of exíraordinary width and size.They had just come inlo fashion between 
1560 and 1570 and were often, as here, the subject of satire. Compare the 
humorous Diálogo sobre la invención de las calzas by Lope de Rueda. 
These breeches.moreover.were of wonderful «architeclure>, having, as 
Guzman wiilily explains, more pockets and compartments than «los ca- 
ños de Carmona en Seuilla, y la puente que di^en de Hercules en Sego- 
uia.» (II. 13-14). It was in such hose that Don Carlos hid away the re- 
volvers that frightened his father, Philip 11. That theydid service as «baúl 
y almofrex» (1. 14), there is furlher evidence in the following amusing 
story recorded by Ambrosio de Salazar in his Secretos de la Gramática 
e5;75/7o/a.Rouen, 1640, pp. 123-125, no. 45: «Poco tiempo después se hizo 
vna Pregmatica, por la qual se defendieron las caigas atacadas a pena 
de diez escudos: pero vn pobre escudero como no tenia otras con que 
trocar las suyas, vn dia fue preso y lleuado delante de la lusticia y 
preguntado, porque violaua las ordenes de su Magestad, respondió 
nunca Dios tal quiera que yo vaya contra ellas, sino que soy pobre y 
tengo pocos muebles, y mi casa tiene malas cerraduras, temiendo los 
ladrones traigo c5m¡go lo poco que tengo, y diziendo esto sacó de sus 
caifas vna escobilla, vn par de sabanas, vnos máteles, vn par de ga- 
patos viejos y tres viejas y harto suzias seruilletas. A todos causó 
risa la traga de henchir las pedorreras. El luez mandó que luego reco- 
giesse sus trastos, y le mandó dar vn escudo para que aderegasse las 
llaves de su casa y que dexasse sus alhajas en ella, y no haziendo lo 
assi pagarla doblado» Clemencín (ed. Don Quijote, vol. VI, pp. 38-39) 
says: «Esto de las calzas debió de ser en su tiempo asunto de grande 
importancia. Los Reyes se empeñaban en prohibirlas, y los sastres 
en inventar cosas nuevas y por consiguiente no prohibidas. Hasta diez 
y seis artículos relativos á las calzas hai en la Pragmática de trages de 
3 de enero de 1611.» The fashion however survived years later in íhe 
reign of Philip 111. 

124-13 los caños de Carmona en Seuilla.— Ncar the Puerta de Carmona, in 
Seville, may be seen the long Caños de Carmona, the oíd aqueduct 
which was resíored by the Almohades in 1172. It has 410 arches and 
supplies Seville with water from a stream near Alcalá de Guadaira, nine 
and a half miles distant. 



NOTES 259 

124-13 y la puente que di^en de [Hjercules en Segrouia.— The famous oíd 
aqucduct buiit by Trajan is still in use, and brings the water of the Fuen- 
fria from the Sierra de Guadarrama to the cily, a distance of about ten 
miles. It has 520 arches and was popuiarly called «la puente de Hercules> 
because of a síatue of Hercules which was supposed to have stood in 
ene of the two niches in the central pillar. See Cean-Bermudez, An- 
tigüedades romanas, Madrid, 1852, pp. 186-187. 

124-17 porque no canten o agan ruido, como los carros de Asturias y 
Canpos.— The noise of these carts is proverbial and there are many 
allusions to it in Spanish literalure. Mme. d'AuInoy in her Qelaíion du 
Voyage en Espagne, Paris, 1874, vol. I. p. 9, alludes to it, while The'o- 
phile Gautier, (Voyage en Espagne, chap. 3) in a paragraph of plea- 
santry, remarks: «Ce bruit s'entend d'une demi-lieue, et ne de'plJÍí pas 
aux naturels du pays. lis ont ainsi un instrument de musique qui ne leur 
coúte rien et qui joue de lui-méme, tout seul, tant que la roue dure». 

124-25 llKings, II, 7-11. 

125-22 ley vna fábula en las de Aesopo, etc.—This fable of the Fool and the 
Hunter is, properly speaking, not an Aesop fable, but is one of several 
of Poggio's tales which were introduced by Steinhowel when he com- 
piied, in 1480, the firsí Aesop collectioii, which became the parent of all 
Ihe European Aesops. It is the second of the Facetiae of Poggio Brac- 
ciolini (Milán, 1477) and is entitled: «De medico, qui deméfes & insanos 
curabat». It next appeared in Caxton's fso/^e (1485- 1484) See the edi- 
íion of J. Jacobs, London, 1889, vol. 11, pp. 297-500. It did not appear in 
Spanish till 1496 when the Infante Henrique compiled the first Spanish 
Aesop after the versión of Steinhowel. It is also found in the Catalán 
edition. Paules de Vsop fílosof moral preclarissim, y de altres famo- 
sos autors, 1642, Barcelona, no. 8, pp. 202-204: «Delfoll, y del calador». 
See the versión of Sir Roger L'Estrange, «Pables of >Esop and other 
Eminent Mythologists>, London, 1694, Fab. 568, p. 555. Cf. also the Ana, 
ou collection de bons mots, etc., Amsterdam, An Vil de la Républi- 
que, p. 525, 

127-13 la Puebla de Montalvan, que es junto a Toledo.— Puebla de Mon- 
lalban is five leagues from Toledo and was the birthplace of Fernando 
de Roxas. 

127-20 luego Toledo.— Toledo's famous asylum was the Casa del Nuncio, 
which got its ñame from the title of its founder, D. Francisco Ortiz, 



240 NOTES 

Canon of Toledo, who was at Ihe lime of its foundaíion in 1483, Apos- 
tolic Nuncio. 

128-2 pues saueis que no ay juicio que baste gouernar a vna muger. — See 
Guevara's letter ío Mose'n Puclie (Epist. LI., Bibl. Aul. Esp., vol. 13), 
«en la cual se loca largamente cómo el marido con la mujer y la mujer 
con el marido se han de haber». 

128-12 These are Ihe first Unes of Ihe following well-known proverb of the 
Marquisof Sanlillana (Obras, Amador de Los Rios, Madrid, 1852, cap. V, 
p. 45, no. 44): 

«Grand corona del varón 
Es la muger, 

Quando quiere obedes?er 
A la razón: 

Non consigas opinión 
En casamiento; 
Mas elige con grand líenlo 
Discrep9ión.> 

128-14 Allusion is made ío ihe famous words of Solomon, Prov. XII. 4: 
«mulier diligens corona est viro suo.> The popular versión is: «La 
muger buena corona es de su marido.» 

129-3 lo que escriuió Plularcho Chcroncnse a casados.— Allusion is made 
ío the inleresting Ireatise entitled «Conjugalia Praecepla», one of the 
«Scripla Moralia» of Plularch of Chaeronia (50-120 A. D.). 

131-2 estando el Enperador en la ?iudad de Espira en Alemania. — This 
was at Ihe time of the Diet of Speyer of 1544 when Charles V was voled 
aid againsl Francisl. See the autobiography of Charles V translaled by 
A. Morel-Falio, Hisíoriographie de Charles-Quint, París, 1913, p. 243, 
§ 48 lo p. 245. 

131-3 a Sigismundo y a Bona, su mujer, reyes de Polonia.— Sigismund I 
(1467-1548), surnamed the Oíd, was elecled King of Poland in 1507. Hís 
firsl wife. Barbara Zapolya, whom he married in 1512, died in 1515 
withoul male offspring. In 1518, he married the beautiful bul unprincí- 
pled Bona Sforza (1493-1557), daughter of John Galeazzo, lasl Duke of 
Milán. See S. Ciampi, Notizie dei secoli XV e XVI, Firenze, 1833, 
pp* 34-44, for a sketch of the life of Bona. 

131-5 la fiudad de Vinrroz, que es en el su gran ducado de Lituania, pasa- 
da Polonia y la Alba y Ruuea Russia, dejando a la mano derecha la 



ÍÍOTES 241 

Balalia.— Vinrroz— Vilna, once the capital of the aiicient and indepen- 
dent Grand Duchy of Lithuania, was one of the centres of civilization ¡n 
White Russia.having possessed.as early as 1525, the first Russian prin- 
ting press. Lithuania united wiih Poland in 1386, but the unión was no- 
minal until 1569 when il was made definitive by the Diet of Lublin.— Alba 
=Elba, the Elbe river (the A/bís of the Romans).— Ruuea Russia=Rusia 
Roja. Red Russia was then a province of Poland. Upon the firsl dis- 
memberment of that kingdom in 1772, il was annexed by Austria under 
the ñame of Galicia.— Balatia=;Valaquia, Wallachia, an ancient prin- 
cipaüíy of the Danube, which now forms with Moldavia the kingdom 
of Roumania. 

13Í-23 «piedra mouediza no cria moho». — This is the sentiment of Ihe pro- 
verb which reads: «Piedra movediza nunca moho la cobija.» An- 
other versión reads: «Piedra movediza no la cubre moho.» See Cejudo. 

133-1 Colossians IV, I. I. Timothy V, 8. 

133-13 por[que] los estremos por la mayor p[ar]te son malos.— Cf. Ceju- 
do: «Todos los extremos son viciosos > Cf. Séneca, Tranq., 9: «Viíio- 
sum est ubique, quod nimium esf.» 

134-15 Proverbs, IV, 19. 

134-24 al serenissimo Rey de Romanos [y] de Vngria, Don Fernando, que 
después sucedió al emperador Carlos quinto, suherm[an]o, en el ym- 
perio.— Ferdinand I (1503-1564), youngcr brother of^ Charles V, suc- 
ceeded his brother-in-law, Louis 11, as King of Bohemia and of Hun- 
gary (1526), became King of the Romans (1531), and Emperor in 1556 
upon the abdication of his brother. 

135-25 hazer esa lor[r]e de viento.— Cf. also, «Hacer torres de viento», 
which Cejudo explains thus: «Dícese del que en cosa muy leve y frivola 
mueve grande ruido y alboroto.» Thus, Guevara, in the Despertador de 
Cortesanos iza. 1605) cap. I, p. 46, says: «mas en la corte de los princi- 
pes no me ocupaua sino en de mis próximos murmurar, y muy grandes 
torres de viento hazer», and cap. XVII. p. 239: «gwe torres de vien- 
to le haze.-* Cf. Castillejo, Dialogo entre la Verdad y la Lisonja (Bibl. 
Aut. Esp., vol. XXXII, p. 241): Haciendo torres de viento. Castille- 
jo wrote a bailad entitled: Torre de Viento. 

136-20 Galatians VI, 2. 

142-16 porque el ser y honrra de qualquier muger es más delicada que el 



242 NOTES 

vidrio de Uenecia.— Venetian glass was noted for its marvellcus delica- 
cy and was unexcelled \n the sixieenth century. The general ¡dea of the 
comparison here employed is an oíd one and is expressed in the pro- 
verb: «La muger y el vldro siempre están en peligro.» (Núñez). Cf. the 
verses in Don Quijote í, 33, beginning: 

«Es de vidrio la muger. > 
Cf. the following Unes at the end of Act I of Lope de Vega's La Coro- 
na Merecida: 

(Don íñigo.)... «Mas, si es de una mujer bella 
Vidrio el honor que trabaja.» 

Sec, also, Corneille, Polyeucte IV, 2. Godoy's sentiment finds a 
parallel in the Scotch proverb: «Glasses and lasses are brittle wares.» 

142-18 en el más fino paño más se pare?e la mancha.— The proverb reads: 
«En el paño más fino, se ve más la mancha.» Cf. p. 180-6: «y nunca 
manchan sino los más finos paños.» 

143-10 la mala costumbre, que mudarla sea apar de muerte. —An allusion 
lo l!ie proverb: «Mudar costumbre par es de muerte.» (Santillana). 
Cf. «La costumbre es otra naturaleza.» 

143-15 See Valerius Maximus, lib. IV, cap. 3. cxt. 1 . The story is told more 
briefly by Plutarch, Peric/es VIII, 8, as follows: «Sophocli in praetura 
collegae suo, cum quodam tempore simul navigarent, puerum pulcrum 
laudanti, «O Sophocles, inquit, non manus modo, sed et oculos prae- 
toris abslinentes'ese decet.» 

143-19 Proverbs, VI, 16-17. 

143-20 This is the argument used by Plutarch in the «Conjugalia Prae- 
cepta», § XXXI, as follows: «Theano túnica se amiciens cubitum 
exeruit: et dicenti cuidam, «Pulcher hic cubitus est»: respondit, «Atqui 
non ett publicus.» Caeterum pudicae non cubitus solum, sed et sermo 
publicus csse non debet, voceque ad alíenos, tanquam parum conve- 
niente denudatione, abstinendum ei est: in voce enim insunt indicia 
omnis generis animi affeclionum.» 

144-1 que los rrefranes son senteníias llenas de breuidad y sfienfia. — 
Cf Don Quijote I. 39, where Ihey arccalled «sentencias breves saca- 
das de la luenga y discreta experiencia.» Cf. also D. Q., II, 68. 

144-27 y esto mesfno deuiera de pretender dezir Feliciano de Silua, allá 
en suconpossigion, que el Principe Anaxar(e)tes y la Ynfanla Alax- 



NOTES 243 

íraxarea, su hermana, se tenían por hijos de los dioses.— Allusion is 
made lo Ihe exiravagant romance of chivalry, Don Plorísel de Niquea 
of Feliciano de Silva (fl. 1530). In Ihe first book we are told Ihat thc 
«celestes principes Anaxartes y Alaxfraxarea» are the offspring of the 
god Mars and Ihe Queen Zahara. She brings them up «con aquella ma- 
gestad que su presumpcion la obligaua... y [Alaxtraxarea] tenia tanta 
presunción y estima de ay adelante q ninguna reyna de las suyas ni otra 
persona ante ella osaua estar sino de hinojos, y quando le hablaba pos- 
tradas por tierra como a c5sagrada, q assi lo publicaua ella estar y con 
el mismo acatamiento los infantes eran tratados los quales mádo traer 
en grade estado> (ed. Zaragoza, 1584). 

145-6 The reference is to the Ecclesiasticus Vil, 26: «Casa la hija, y dala 
á un hombre sensato y habrás hecho un gran negocio.» This book of 
the Vulgate is generally ciled by the Spanish theologians with the abbre- 
viation «Eccli>, lo differenliale it from the Ecclesiasles which is ciled 
as «Eccles.» The scribe in his marginal note (Eccles.° c.** 7.) however, 
makes no dislinction, Moreover the use of the term «el sauio> is ambi- 
guous hereas it always refers to Solomon (reputed author of Ecclesias- 
les), whereas the sage in Ihis case is Jesús, son of Sirach (fl. B. C. 245), 
the aulhor of the Ecclesiasticus. See p. 148-6, where the term is used 
correctly. 

146-11 piedra pre9Íosa engastada en muy suuido oro.— A metaphorical 
phrase derived from the engraver's art. Cf. Covarrubias: «Engastar, 
embever vna cosa en otra, como se engasta la piedra preciosa en el 
oro.> Diego Agreda y Vargas in his Novelas Morales, Barcelona, 
1621, p. 147, has the following: «Assi como llegué á vuestra casa, y 
os vi acompañada de tal belleza, y de lá prudentes, y honestos mo- 
dos, de lata gracia, gentileza, y valor, qcomo piedras preciosas engas- 
tadas en oro finissimo, resplandece en el amable engaste devueslra her- 
mosura». 

147-11 La s?ien?ia, todos di?en que nunca enbota la lan?a.— This is part 
of the famous saying of the Marquis of Sanlillana: «la sciencia no 
embola el fierro de la lanza, nin face floxa el espada en la mano del 
caballero.» Cf. Cervantes, D. Q., 1, 28: «nunca la lanza emboló la plu- 
ma, ni la pluma la lanza.» Cf. also, Ercilla, Araucana, 11, canto 20. 

147-12 Don Pedro Fernandez de Velasco, Condestable de Castilla.— Of 
him, Salazar (Origen de las Dign. Seg/., fol. 130-151) says: «El nono 
Condestable fue Pedro Fernandez de Velasco, Duque de Frías, Conde 



244 NOTES 

de Haro. Camarero mayor de los Reyes de Castilla, y de Leo. cauallc- 
ro de el Tusón de Borgoña. Sucedió al Códesfablesu padre, por mer- 
ced de el Rey don Carlos... Es llamado Padre de la República, como 
su gran defensor y bien hechor. Murió en Valladolid a dozc de Noviem- 
bre, año de mil y quinientos y cinqucnta y nueue.> 

147-lS el Marqués deSantillana. Don yñigo López de >tendota.— D. íñigo 
López de Mendoza (l39S-145S).so'dier and man of letfers.and son of the 
Grand Admiral of Castile. Diego Hurtado de Mendoza, fought against 
Ihe Aragonese and the Moors, and aided King Juan II against the no- 
bles in the bíttle of Olmedo (1445) vvhen he gained his title of Marquis. 
Pulgar, in his vivid sketch of the Marquis. illustrates the point alluded 
to in our text vvhen he says: «Tovo en su vida dos notables cxcrcicios. 
el uno en la disciplina militar, el otro en el estudio de la ciencia». Cla- 
ros Varones. Madrid. 1775, tit. IV. p. 25. 

147-19 Don lorge Manrique.— Jorge Manrique {circa 1440-147''). son of the 
famous Rodrigo Manrique, Conde de Paredes, was distinguished alike 
in arms and in Ictters. His fame rests on the Coplas que fizo por la 
muerte de su padre. See the critical edition by R. Foulché-Delbosc (Ma- 
drid. 1912). 

Don Henriquc de Villena. cuyos libros quemados llora el poeta Joan 
de Mena— -Don Enrique de Villena (1584-1454). poct and philosopher, 
was suspected of necromancy, and aftcr his death.Juan II had his works 
c.xamined by one Fr. Lope de Barrientos. and ordered a large number 
burned. Juan de Mena render^d tribute to the mcmory of Villena in 
three coplas (126-128) of El Laberinto de Fortuna. Sce the edition by 
R. Foulche'-Delbosc. Cancionero castellano del siglo xv (Nueva Bi- 
blioteca de Autores Españoles). Madrid, 1912. 

147-27 «En Corle gran Phebo. (y) en (el) canpo Anibal»— Hermosilla is 
again found nodding es this verse docs not occur in the «Trescientas» 
It is, however. the firsl line of a «Respuesta de Johan de Mena al Mar- 
que's». which appears among Ihe «Obras de Recreacion>. in the works 
of the Marquis of Santillana. (Obras, ed. Amador de Los Ríos, Madrid, 
1853, p. 524) and reads: 

«En corle grand Fcbo, en campo Anibál » 

Pulgar (Claros Varones, tit. IV. p. 50) refers to the verse in his 
sketch of Ihe Marquis of whom he says: «el qual gobernaba con tanta 
prudencia, que los Poetas decían por él, que en Corte era grand Febo, 



NOTES 245 

por su clara gobernación, é en campo Anibal. por su grand esfuerzo. > 

147-28 «O flor de saucr y caualieria. etc.»— This is from ihe wcll-known 
verse by Juan de Mena (1411-1456) in íhe Laberinto or Las Trecientas, 
copla 124. as follows: 

«O flor de saber e caualieria. 

Cordoua madre, ru fiio perdona 

si en los cantares que agora pregona 

non diuulgare tu sabiduría: 

de sabios valientes loarte podria. 

que fueron espejo muy marauilloso; 

por ser de ti mesma. seré sospechoso. 

dirán que los pinto mas bien que deuia.» 

liS-t Solomon, in the book of Ecdcsiasíes, X, 16. 

14S-8 Isaiahlll. 4. 

148-15 Ecc/csiasricus X. 5: «El Rey imprudente será la ruina de su pueblo». 

148-14 Midas de Troya.— According tothc fablc (cf. Ovid. Met.. XI.S5 ef sq). 
Midas, legendary king of Phrygia. decided a musical coniest bet>*een 
Pan and .Apollo against the laner who in rcvenge pro\ided Midas niih 
asscs' ears 

148-16 Horace, Epist., Ub. I, 1, 106: «sapiens uno minor esf leve.» 

14S-22 Psalm 11. 10. 

151-12 los espesos de Penélope o heredero de Sardanápalo. — These were 
classic types of cfíc.Tiinacy. Pcncio?c"s suiíors lived in indoUnce on 
her esiaics. hoping to win hcr finally by squandering her substancc. 
Sardanapalus IV (,S5ó-5l7 B.C.), the last of the second-dynasf\' in Ni- 
ncvch. was notoriously dissoluíe and effeminate. 

151-24 al Rey Banba de los Godos.— \S'amba, Vlsigolhic king in Spain, 

672 680. 
152-16 la jornada de Sajonia, año de 1547.— This was Ihe campaign of 

Charles V in Saxony againsí the Elector John Frederic, 1547. 

152-18 Maximiliano que deuicra aucr entonces a lo más diez y ocho años, 
y Fernando que sería de catorce o quince.— As Maximilian was born 
.^ugust 1. 1527. he was over ninetecn, while Ferdinand, born July 14. 
1529. was more ihan seventeen. 

152 24 y [el] dia de la prisión del Duque Joan Federico.— This was at the 



246 NOTES 

Baltle of Mühiberg, April 24, 1547, when Ihe Duke John Frederick, Elec- 
tor of Saxony (1532-1547) was defeated and taken prisoner. 

152-27 al Duque Erico de Branzuich, mogo, etc.— Eric, Duke of Brunswick, 
surnamed the «young> (1528-1584), was Ihe son of Duke Ericthe «01d>. 
Allhough broughí up a Lutheran, he declared early for Charles V and 
fought for him against ihe Protestant princes. He was later in high fa- 
vor wilh Philip II in whose armies he fought against France. 

153-3 son tenidos y temidos.— For the alüteration, compare the adage: 
«Mas quiero ser temido que amado, ni tenido». Cejudo. 

153-17 lo cuenta Tito Liuio.— Allusion is made to the Epitome of Book 
LVII of Livy, A full account of the siege of Numantia (B. C. 133) by 
Scipio, the younger Africanus, is given in Florus, II, 18. 

153-23 Cf. Livy, XXIII, 18, where a vivid portrayal is given of thecorruption 
of Hannibal's army after its victory over the Romans at Cannae in Apu- 
lia(B.C.216). Cf. also, Florus, II, 6, 21; Appian, VI, 84-87. 

153-50 Philippians III, 19. 

154-12 The proverb also reads: «La ociosidad es madre délos vicios». Ceju- 
do. Cf. Ecdesiasticus XXXIII, 29: «pues es la ociosidad maestra de 
muchos vicios». 

155-11 pocas uc?es les mostrara el rostro contento.— The phrase doubt- 
less derives from Ecdesiasticus Vil, 26: «y no les muestres demasia- 
do complaciente tu rostro». 

155-18 como los medios sean virtud.— This derives from the proverb: «En 
los medios consiste la virtud». Cejudo. Cf. Horace, «Ss/., I, 1, 105-106. 

157-6 Cf. Guevara's letter to D. Pedro de Acuña on how the barons 
should govern their estafes (Epist., XVI, Bibl. Aut Esp., vol. XIII), 
p. 116: «Para oficio de gobernador, alcalde y corregidor, muchos os lo 
pedirán y por muchos os rogarán; mas guardaos de á nadie lo prome- 
ter, ni por ruegos y importunaciones le dar; porque la hacienda podeisla 
dar á quien se os antojare; mas la vara de justicia á quien la mereciere». 

158-26 See I Sam. XXV, 3-35, for the story of Abigail, the beautiful and dis- 
creet wife of Nabal of Carmel, who by her tactful specch dissuaded Da- 
vid from wreaking vengeance on Nabal. 

159-24 como se lo amonesta S[an]t Thomas.— The reference is to the De 
Regimine Príncipum (Opera S. Thomae, Venice 1754, vol. XlX),l¡b. IV, 



NOTES 247 

cap. 8, as follows; cAssumendi igilur sunt rectores vlcissim in politia, 
sive cónsules, sive magistratus vocentur, sive quocumque alio nomine, 
dummodo ¡donei reperianíur>. 

159-29 «lo barato es caro».— Cf. «Lo de valde es caro». «Good cheap is 
dear»; «A good bargain ¡s a pickpocket». 

160-7 que proueen a las personas de oficios, y no a los oficios de per- 
sonas.— Cf. Guevara (Episí., XXV, ibid, p. 116): «por manera que en 
aquellos tiempos no proveian á las personas de oficios, sino á los ofi- 
cios de personas.» 

160-11 Mirad lo que juzgáis, etc.— 2 Chron. XIX, 6-7. 

160-21 lo que dijo y aconsejó letro ele— Exod. XVllI, 13-23. 

160-27 que los presentes y dadiuas etc.— Exod. XXIII, 8. 

161-4 como aconteció a Herodes etc.— Mark VI, 26. 

161-27 This proverb, in the quaint versión of the Marquis of Sanlillana 
(Obras, p. 512), reads: «Faz lo que te manda tu señor, é póssate con 
él á la messa». Another versión runs: «Haz lo que te manda tu señor, 
y sentaste has con él al sol». Cf. Núñez: «Sey mo?o bien mandado, y 
comerás a la mesa c5 tu amo». 

162-7 Psalm XXXVI, 25 (Vulg.)-Psalm XXXVIl, 25. 

162-20 This is an allusion to the proverbs: «El lobo do mane, daño no 
haze». «Quando el lobo va a hurtar, lexos de casa va a cagar». (Núñez). 

163-14 The reference is to the Ordenamiento Real, now the Ordenanzas 
Reales, lib. 11, tit. 17: «Délos veedores, é visitadores». Ley 1.— «Que el 
Rey depute hombres buenos que anden por las prouincias á ueer como 
usan las justicias». Ley II.— «Que se guarde la ley ante desta. Y que 
cosas pueden, y deuen hazer los tales Visitadores». 

163-29 1 Samuel VII, 15-16. 

164-3 como lo enseña Sancto Thomas. — The reference is to the «De Regi- 
mine Principum» (Opera S. Thomae, Venice, 1754, vol. XIX), lib. 1, 
cap. 8, p. 534: «Solus igitur Deus est qui hominis desiderium quietare 
potest, et faceré hominem beatum, et esse Regi conveniens praemium», 

164-16 Cf. also: «Obreros a no ver, dineros a perder». (Núñez). 

164-22 This proverb generally reads: «Por mucho pan, nunca mal año»; or 
«Por mucho trigo, nunca es mal año». 



248 NOTEd 

164-27 son como los lobos, que unos a otros nunca se muerden.— This is 
an adaptation of íhe proverb: «Un lobo a otro no se muerden. > 

165-7 lo pagan después con las setenas.— This is a coUoquialism of 
which Cejudo (¡Refranes) says: «Dícese esto a los que hacen muchas 
burlas, y no hay quien los castigue». Clemencín (ed., Don Quijote, 
vol I, p. 77) points out its juridical origin and adds: «Pagar con las se- 
tenas, aquí y en el uso común, es expresión metafórica tomada de lo 
judicial, y significa pagar superabundantemente el perjuicio ú agravio 
que se hizo>. 

165-11 muy delgado hiláis. — A coUoquialism which Cejudo (Refranes) 
explains thus: «Dícese de los escasos y avarientos, que hacen reparo 
en cosas muy menudas, y de poco valor. Tómase la metáfora de las 
mugeres que hilan. > 

165-18 el enperador Antoni[n]o Pió, etc.— Antoninus Pius (A. D. 138-161). 
For an account of his administration of justice, see his Ufe by Capito- 
linus in Scríptores Historiae Augusfae. His method of keeping watch 
on his provincial representatives is indicated as follows: «Procuratores 
suos modeste suscipere tributa jussit: excedentes modum, rationem 
factorum suorum reddere praecepit.» (Vita ^4/?/., Pii, § VI, 1) Again: 
«Rationes omnium provincialium apprime scivit, ,et vectigalium.» 
Ibid, § Vil, 8. 

166-18 According ío the chroniclers. Gerion, a mighty giant, ruled over 
Spain from the Tagus to the Duero and oppressed the people with his 
lyranny, «y por esto era muy mal quisto d' todas las gentes.» (Cró- 
nica de España, Zamora, 1541, fol. 6 b.). Cf. also, the Crónica Troya- 
na, Francisco del Canto, Medina, 1587 (!ib. II, fol. 24 b) which says of 
Gerion: «que aun los suyos mismos le fueron contrarios.» The legend 
then lells how Hercules carne and slew the tyraní in single combat. See 
Mariana, fiist. Gen. de Esp., lib. I, cap. VIII. 

169-11 See the Scríptores Historiae Augustae, vita Ant. Pii, § XII. 1. 

169-12 This anecdote concerning Augustus Caesar (B.C.30-A.D.14) occurs 
in Suetonius, Octavianus XXXIII, as follows: «Ipse ius dixit assidue, et 
in noctem nonnunquam: si parum corpore valeret, lectica pro Iribunali 
collocata, vel etiam domi cubans.» 

169-17 Domi?iano.— Domitian (A. D. 81-96). The story is told by Sueto- 
nius (Domitianus, VIH): «Ius diligenter eí industrie dixit, plerumquc et 
in foro pro iribunali, extra ordinem». 



NOTES 249 

169-20 Trajano, natural de España.— Trajan (A. D. 98-117), born at Itálica 
near Seville, and styled by the Román Senate, «princeps optimus», 
was proverbial for his justice and benevolence. His palace doors were 
always open to those who sought justice. See Pliny, Panegyricus, 24. 

169-21 tan deudor de S. Gregorio.— Allusion is made ío the legend that Pope 
Gregory the Great (590-604) extricated Trajan's soul from the infer- 
nal regions. According to this legend, which sprang up efter St. Greg- 
ory's death, Ihere was in the Forum of Trajan at Rome a monument 
or bas-relief which depicted the justice of Trajan towards ihe supplianl 
widow. St. Gregory admired it greatly and, to quote from the quainl 
account ¡n the Crónica General, § 195: <en ueyendo aquella ymagen, 
ouo tan grand duelo del por que ombre tan mesurado et tan bueno mu- 
riera gentil el no cristiano, et fuera a pena et no a folgura, que lloro 
tanto et tan de coraron, pidiendo mercet a Nuestro Sennor por el, que 
gano que sailiesse de infierno ell alma de Traiano et se fuesse pora pa- 
raíso, etc.» Cf. Dante, Purg., X, 73-93; Par., XX, 100-117. The develop- 
ment of the legend has been traced by Gastón Paris, La Légende de 
Trajan, Paris, 1878. See, also, C. de la Berge, Essai sur le Pégne de 
Trajan (Bibliothéque de /'Éco/e des Hautes Études, 32^ fase.) Paris, 
1877, chap. XIX, pp. 292-294. 

169-21 Hadrian (A. D. 117-138) reorganizcd the Consiüum Príncipis, ad- 
mitting into it important personages in the State and prominent lawyers, 
and used it for the enactment of laws. Cf. Scripf. ¡iist. Aug., vi/a 
Hadr. § 22: «Causas Romae atque in provinciis frequenter audivit, ad- 
hibitis in consilio suo consulibus atque praetoribus et oplimis sena- 
toribus.» 

170-1 See Virgil, Aeneid, Vil, 246-248. 

170-2 y la castissima Reyna Dido, a quien él lebantó tal testimonio por 
ensuciar su linpiega.— The popular chroniclers and poets of Spain 
have always treated Virgil as a calumniator of fair Dido's fame, and 
have defended her character against his imputations. See the account 
in the Crónica de España, 51-57. Also the defence of Dido by the 
soldier-poet Ercilla in La Araucana, III, 32-33. 

170-4 Virgil, Aeneid, I, 507. 

170-5 Virgil, Aeneid, III, 137. 

170-6 Virgil, Aeneid, I, 292-293. Cf. Plutarch, Pomulus, XXVI, 2. 

17 



250 NOTES 

170-7 This anecdote of Philip II of Macedón (B.C.5o9-356) is found ¡n the 
Apophthegmata of Plutarch (Scripta Moralia, A. F. Didot, Paris, 1841, 
vol. I, p. 213) no. XXIV, and reads: «Judicio praeeral Machaeíae cujus- 
dam, dormitansque non satis observabal quibus ille juribus se luere- 
tur, ideoque damnabal: íum exclamante Machaeta se provocare, ira- 
tus, Ad quem, inquit, provocas? Ad te ipsum, ait ille, o rex, quando 
vigilans el altentus audies. Ibi excitatus Philippus cum ad se rectius re- 
diisset, senliretque injuriam Machaetae fieri, non rescidit quidem sen- 
tentiam, sed mulcíam reo imperatam de suo persolvil.» 

170-12 This anecdote is íold by Plutarch in his Ufe of Alexander (B. C. 336- 
323), cap. XVII, 2, and reads: «Ferunt eum eliam quum primum de 
causis capitaübus cognosceret, actore dicente manum alteri aurium 
apposuisse, ut eam reo calumniarum expertem reservaret.» The allusion 
suggests the familiar saying: «Audiatur et altera pars.» 

170-17 y no quiso eximirse deste ofi[?i]o de juez el enperador Carlomagno. 
Charlemagne (742—814) is recognized as having been the first to es- 
tablish during the Middle Ages a uniform adminisíralion of jusíice. He 
noí only liked to dispense justice himself, buí even solicited the many 
appeals that were made to him. He judged cases daily, and even ai 
night heard litigants in his chamber as Ihough it were in open court. 
Cf. Eginhard, Vita Caroli Magni (Bibliotheca Rerum Germanicarum, 
P. Jaffé, Berlín, 1867, vol. IV, p. 531) cap. XXIV: «Cum calciaretur aut 
amiciretur, non tantum amicos admiítebat verum etiam, si comes palatü 
litem allquam esse diceret quae sine eius iussu definiri non posset, sta- 
tim litigantes introducere iussit et, velut pro tribunali sederet lite, cognita 
seníentiam dixit. Nec hoc tantum eo tempere sed etiam, quicquid ea die 
cuiuslibet officii agendum aut cuiquam ministrorum iniungendum erat, 
exped¡ebat.> For the teslimony of early French poetry on Charlemagne 
as a judge, see G. Paris, Histoire Poéíique de Charlemagne, Paris, 
1905, liv. II, chap. VII, pp. 354-356. 

170-21 The earliest account of the love episode of King Edward III (1327- 
1377) and the Countess of Salisbury is given by Froissart (ed. Luce, 
Paris, 1870, vol. II, p. 131, § 157 to p. 135, § 160). Cf. also, the Chroni- 
que dejean Le Bel, ed. Viard et Déprez, Paris, 1904, chap. 50. According 
lo Froissart, the Countess in 1341 defended Ihe castle of Wark in Nor- 
thumberland against the Scots for several months, and held it for her 
husband the Earl of Salisbury who was then a prisoner of the French 
ai Lille. The siege was raised by Edward who was welcomed at the cas- 



NOTES 281 

lie by Ihe Countess whose beauly and grace so charmed him Ihat he 
fell desperatcly ¡n love wiíh her. Shc however repulsed his wanton suit. 
This romance isconsidered devoid of historical foundation at least as 
regardsiis lime and place. The account given ¡n our tcxt derives wliolly 
from Ihe fiction of the novelist Bandello (1480-1562) who worked very 
freely wiíh Froissarl's story and represenled Ihe King as actually mar- 
rying Ihe Countess. Sec the Novelle del Bandello, Lucca, 1554, vol. II. 
Nov. XXXVII, ff. 228-254 b : «Odoardo Terzo Re D'Inghiiterra ama la fi- 
gliuola d' un suo soggetto, e la piglia perMoglie.» This versión, which 
is the source of all the later treatments, made its way into Engiish 
through the French of Boisteau and Belleforest (1559), ¡n Wiliiam Pain- 
íer's Palace of P/easure (1566-1567), Nouell XLVI: «The Countesse of 
Salesburie.» From this was derived the love cpisode ¡n the famous pseu- 
do-Shakespearean drama, «The Raigne of Edward II1>, although the dra- 
matist rejects the final parí of Painter's versión and represents the 
Countess as the loyal wife of the Earl. The novel first appears in Span- 
ish in the translation by Claudio Curlet, Historias trágicas exempla- 
res, sacadas de las obras del Bandello Veranes. Nueua mente tradu- 
zidas de las que en lengua Francesa adornaron Pierres Bouistau, y 
Francisco de Belleforest, Salamanca, 1589. «De como Eduardo tercero, 
Rey de Ingalaterra, se enamoró de la Condesa de Salberic, y como des- 
pués de auerla seguido por muchas vias se vino a casar con ella. Repár- 
tese en quatro capítulos.» (ff. 1-29-b). A versión by Lorenzo de Ayala 
appeared in 1603 at Valladolid, and another by Diego de Agreda y Var- 
gas ¡n his Novelas morales, Madrid, 1620. Calderón uscd theepisode 
in his Amor, honor y poder, Í657, and Cándamo in La Jarretiera de 
Inglaterra, 6 Cuál es el mayor aprecio del descuido de una dama, 
1722.— Cátherine Countess of Salisbury, celebrated in the chronicles as 
Ihe fairest lady in all England, was the daughter of Wiliiam first Lord 
Grandison and was born probably in 1310. She married in 1327 Wiliiam 
de Montacute or Montague (born 1301), a doughty soldier who fought 
against the Scots and the French, was created Earl of Salisbury in 1337, 
became Joint Ambassador to Castile in 1343 when he fought against the 
Moors at Algeciras and returned to London where he died in 1344. The 
Countess died in 1349 or 1354. The assertion that she was the daughter 
of Richard, Earl of Warwick, ¡s another fiction of Bandello. The tille 
«Conde de Baruchio» represents the «Conté de Varuccia> of Bandello, 
the «Earle of Warwike» of Painter, and the «Conde de Varucio> of the 
first Spanish edition. Seo, G. Licbau, Konig Eduard III von England 
und diz Grafín von Salisbury, Berlin, 1900.— James E. Doyle, The 



252 NOTES 

Official Baronage ofEngland, London, 1886, vol. 111, pp. 236-238. The 
staíement that íhe King's neglect of his judicial duties was due to íhis 
romance ¡s wholly fanciful. His negligence ¡s rather to be referred to thc 
last few years of his life when, after the Quecn's death, he carne com- 
pletely undcr the influence of Alice Perrers, his favorite. 

171-6 y ley ai en Castilla, en que el Rey dige, se asentara cada semana 
lunes y viernes publicamente con los de su consejo a juzgar. — Allusion 
¡s made to ley I of the Ordenanzas Reales, (lib. II, tit. 1.) which begins 
as follows: — «Que el Rey se assiente a juicio dos dias en la semana». 
After indicating how filting it is for the King to hear cases, it continúes: 
«Porende ordenamos, de nos assentar a juicio en publico dos dias en 
la semana con los del nuestro Consejo, y con los Alcaldes de nuestra 
Corte; y estos dias sean lunes, y viernes; el lunes a oir peticiones, y el 
viernes a oir los presos, según que antiguamente está ordenado por 
los Reyes nuestros predecessores». 

171 23 Mirad si conocéis al Rey Maximiliano, etc.-Maximilian II King of 
Bohemia (1562) and Germanic Emperor (1564-1576) married Doña Ma- 
ría his cousin and eldest daughíer of Charles V in 1548 at Valladolid, 
and remained there asGovernor ofCastile.— Maximiüan's eldest daugh- 
ter was the Infanta Doña Ana, born at Cigaks, near Valladolid, Nov. 1, 
1549. She married her únele Philip II, Nov. 12, 1570 atScgovia.Their first 
child the young Prince Ferdinand was born at Madrid, Dec. 4, 1571, 
and died there Ocí. 18, 1578. 

172-14 seescusarian muchos males y escándalos.— Cf. p. 180. 7: «muchos 
males y escándalos se escusarian». — Cervantes, (Don Quijote, I, 22) 
uses d like phrase: «Y desta manera se escusarian muchos males». 

172-30 ¡Qué gran cosa es la bista del dueño! Pues no ay tal estiércol para 
la tierra como la pisada del señor, ni pienso para el cauallo que ansi le 
engorde como el ojo de su dueño. — These lines paraphrase a number 
of proverbs.— 1) «El pie del dueño estiércol es para la heredad.» (Nú- 
ñez). Cf. Columclla, De Re Rustica, IV, 18. 1: «Oculos et vestigia do- 
raini res agro salubérrimas » AIso, Pliny. A''. //., XVllI, 8: «Majores 
ferlilissimum in agro oculum domini esse dixeruní». And Phaedrus, 
Fabulae, 11, 8, 29: «Dominum videre plurimum in rebus suis».-2). «El 
mejor pienso del cauallo, es el ojo de su amo.» (Núñez). Cf. Plutarch: 
«Oculus domini máxime pinguem facit equum.»— 3). «El ojo del amo, 
engorda el cauallo.» (Núñez). 



NOTES 255 

173-1 This is exacíly Ihe attitude of Sancho who as Govcrnor of Barata- 
ría exclaims: «es mi intención limpiar esta ínsula de todo ge'nero de in- 
mundicia y de gente vagamunda, holgazana y mal entretenida: porque 
quiero que sepáis, amigos, que la gente baldia y perezosa es en la 
república lo mesmo que los zánganos en las colmenas, que se comen 
la miel que las trabajadoras abejas hacen.» (Don Quijote, II, 49.) 

Í75-Í7 Roderic (709-711), last of the Visigothic kings of Spain, was defeat- 
ed by the Arabs al the battle of the Quadalete in 711. 

175-28 Pelayo (718-737), having fled to Cantabria after the defeat at the 
Guadalete, íook refuge with his followcrs in the cave of Covadonga, 
near Oviedo, where he defeated the Arabs and began the struggle for 
the rcconquest of Spain. 

176-26 como el de?ir que los Pachecos, portugueses de na?ion, descien- 
den de Pa9Í[ec]o, soldado de Julio Qesar. — The family of the Pachecos 
was said to trace its origin from L. Junius Paciacus, one of Caesar's 
soldiers who was senl to succour the town of Ulia besieged by Gn. 
Pompey. (Aiict. Bell. Hisp. 3). The Quintus Junius of Spain mentioned 
by Cacsar (Comrn., V, 27) is thought to be the same person. Morales, 
who discusses the origin of the Pachechos with much gravity ¡n 
the Coránica General (lib. VIH, capp., 13, 14, 39), traces their lineage 
a step further to Vibius Paciacus, who sheltered M. Crassus in a 
cave on his estáte in Spain when the latter fled thither to escape the 
proscription of Marius and Cinna. The learned historiographer of 
Philip 11 is at great pains to establish beyond peradvenlure what Her- 
mosilla with common sense righlly declares to be «sueños o ymagi- 
nagiones de aduladores». According to the genealogisl Gándara, cited 
by Piferrer (Nobiliario, Madrid, 1857, voJ. 1. p. 88), the first of the 
Pachecos was Don Fernán Rodríguez, one of the barons of Sancho 
I, who nicknamed him Pacheco because of his short, stout buüd, and 
in this opinión which seems more reasonable, he is upheid by Pife- 
rrer (ubi supra, pp. 88-89) who says: «Que en tiempo de los romanos 
hubo en España un caballero llamado Paciecus, Paciechus Pachiecus, 
ú otro nombre muy análogo al de Pacheco, no admite duda; pero su 
existencia no parece dato suficiente para afirmar que sea el origen de la 
casa de Pacheco, no siendo posible señalar la serie de generaciones que 
unen á esta casa con Pacieco.La opinión deGándara,como circunscrita 
á tiempos menos remotos, parece más probable y menos ocasionada á 
error,» See also, Mariana, Hist. Gen., vol. 1, lib. III, cap. XI, p. 144. 



254 NOTES 

176-29 que el señor Duque d[e] Escalona tiene en Cad[ah]also. — The town 
of Escalona eight ieagues from Toledo was the capital of tlie dukedom 
of Escalona created in 1472 by Enrique IV, who conferred ií on his 
favorite, D. Juan Pacheco Manquis of Villena. The title-holder here 
referred to was probably the fourth duke, D. Francisco López Pacheco, 
who succeeded ¡n 1556 and died in 1574. Cadahalso, the country-seat 
of the Pachecos, was three leagues from Escalona. 

178-11 vna sola oveja enferma daña todo el rebaño. — This corresponds to 
our proverb: «One scabbysheep spoils a whole flock>. Cf. also: «Una 
mala res daña toda la grex». Cejudo. 

178-21 Pared [en] m[edi]o.— «Pared en medio: expresión con que se explica 
la inmediación ó contigüidad de una casa ó habitación respecto de otra 
que sólo las divide una pared». (Dice. Acad.) Cf. also, Cejudo: «Está 
pared en medio. Decimos esto de lo que está muy cerca>. It is the figu- 
raíive sense which is emphasized, as is seen at p. 179.4. 

178-23 Cf. the oíd proverb: «ludus genuit strepitum, certamen et iram». 

179-2 Gambling was rampant in Spain from the Middle Ages down to the 
eighteenlh century, despite the many laws and «pragmáticas» promul- 
gated against it. That the vice was deeply rooíed may be seen from a 
cursory glance at the laws of the Ordenamiento de las Tafurerías, com- 
piled by the jurisconsull Maestre Roldan, in 1276, by order of Alfonso 
X whose purpose in enacting Ihem was: «porque se juzguen los tafu- 
res por siempre, porque se viede el destre'z, ese escusen las muertes, 
e las peleas, e las lafurerias». Laws against gambling were enacted by 
Alfonso IX in the Corles of Madrid in 1329, and at Alcalá in 1348; by 
Juan I at Briviesca in 1387; while Juan 11 surpassed his predecessors 
in that respect. How little effect these laws had, may be judged when 
Ferdinand and Isabella were obliged to decree in the Cortes of Toledo 
in 1480, that no corregidor or alcalde could take office until he had first 
sworn under oath to observe the laws against gambling. Severe pen- 
alties were imposed on gamblers in the Ordenanzas Reales (lib. VIH, 
tit. X. II. 7 & 8) compiled in 1485. The manufacture and sale of dice 
were forbidden by Ferdinand at Burgos in 1515, but the same laws had 
to be repeated by Charles V at Valladolid, in 1523, and by Philip II at 
Madrid, in 1575. Most of these «pragmáticas» were copied into the No- 
visima Recopilación and makc up an entire title, (lib. XII, til. XXIIl), 
consisting of eighteen laws dedicated to the prohibition of gambling. 
Although royal edicts werestill issued from lime lo time by the insou- 



I 



NOTES 255 

ciant kirigs, somc of whom vvere Ihemselves addicíed to thc vice, liltle 
progress was made until in 1763 a measure of relief was found in Ihe 
creation of Ihe National Lottery, itself the game of chance par excellence. 

179-7 The theme of Ihese unes is based on Ihe proverb which Oudin (Re- 
franes, París, 1659) records as follows: «Tahúr tahúr, el nombre dize 
hurta fur. Ce prouerbe ne se peut expliquer de moí á mot qu' 11 puisse 
auoir grace: car /aAí/rsignifie vn berlandier & ioüeur ordlnaire, & hur- 
ta fur veut dlre, dérobes (sic) larron: Fur zs\ mot Lafin.> The same 
thought showing the Intimatc relation between gambling and thieving 
was also expressed in the Partidas (Par., Vil, ///. 14, ley 6) thus: «Ca 
todo ome deue asmar, que los tahúres, e los vellacos, vsando la tahu- 
rería, por fuerza conuiene que sean ladrones e omes de mala vida.» Co- 
varrubias emphasizes the same idea in his definition of tahúr: «el que 
continua mucho el juego, que si se repite tahúr, tahúr, dize hurtar, 
porque muchos de tahúres dan en ladrones quando no tienen que ju- 
gar.» Cf. also, Escobar, Las quatrocientas respuestas a otras tantas 
Preguntas, Zaragoza, 1545, vo!. I, Pregunta 301: 

«y no es vicio muy mas sano 

ser tahúr en el jugar 

que ser tahúr: y tahurar 

trastrocado sale a mano.» 

179-29 el buen Don Diego de Quñiga, corregidor que fué de Toledo.— Don 
Diego de Zúniga was corregidor of Toledo in 1569. 

180'-6 donde no pensáis, salta la liebre.— An adaptation of the proverb: 
«Donde menos se piensa salía la liebre». Another versión reads: «De 
donde no piensan salía la liebre». Cejudo. 

181-4 Exod. XXII, 18; Deuí. XVIll, 10-12. 



Universiíy of Toronto 
Obrary 

DO NOT 

REMOVE 

THE 

CARD 

FROM 

THIS 

POCKET 



Acmé Library Card Pocket 

Under Pat, "Reí. Index File" 

Made by LIBRARY BUREAU