(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Dios castiga sin palo : comedia en un acto, original y en verso"

ó -t H í 




\^ 



DIOS CASTIGA SIN PALO. 



\ 



O 



liOmedia en un acto , 

ORIGINAL Y EN VERSO 



ae 



H. €lta$ ^Igiürrc y %<mK\%\\txxt. 



Representada con general aplauso el dia 28 de Julio de 
1853 en el teatro de la Cruz. 



Esta comedia ha sido aprobada para su representación 
en 27 de dicho mes y año. 





MADRID. 



IMPRENTA DE DON JOSÉ MARÍA REPOLLES. 

Agosto de 1853. 



PERSONAGES. ACTORES. 



Matilde Sla. Buzón. 

Amalia Sla. Valero. 

Don Luis Sr. Aguirre. 

Don Juan Sr. Pardiñas. 



La escena figura en Madrid, en casa de Matilde. 



Esta comedia pertenece á la Galeria Dramática, que 
comprende los teatros moderno, antiguo español y es- 
trangero, y es propiedad de sus editores los Sres. Del- 
gado Hermanos, quienes perseguirán ante la ley para 
que se le apliquen las penas que marca la misma al que 
sin su permiso la reimprima ó represente en algún tea- 
tro del Reino, ó en los Liceos y demás Sociedades sos- 
tenidas por suscricion de los Socios, con arreglo á la 
ley de 10 de Junio de 1847, y decreto Orgánico de lea- 
tros de 28 de Julio de 1852. 



A LA I9I1IPATICA ACTRIZ 



«a> 



m^^ái m^m<^^^^^ mw^<b^. 



A 



nadie con mas justicia que á ti puedo dedi- 
car este corto tributo de mi ingenio, pues has 
sabido interpretar con singular acierto el carác- 
ter romántico de Matilde, elevándole á una altura 
digna y perfecta. Te suplico, pues, que admitas 
esta débil muestra de mi aprecio y admiración. 



ó/ xyifu/cy. 



*. 



B0B617 



jisM'f'jí- i::ur M^uM.ít^. i' 



UiWUMVON 




c^cto nnico. 



Sala elegantemente amueblada: puerta al foro, v al cos- 
tado izquierdo: balcón á la derecha, un velador con 
los utensilios de bordar, y al otro lado una mesa de 
escribir, con libros, papeles, y periódicos revuel- 
tos, etc., etc. 

ESCENA PRIMERA. 

MATILDE. AMALIA. 

[Esta bordando y sentada al velador; aquella com- 
pomendose á un espejo las flores del cabello.) 

MAT. Así mejor me estará. 

AMAL. Tarde viene Juan . hermana. 

MAT. Venga si le diere gana, 

sino lo mismo me dá. 
AMAL. (Ah!) 

"^T. Sus amores brillaron 

cual ardiente pira... oh! 

mas tanto se consumió, 

que ni aun pavesas quedaron. 
AMAL. Tan poca pasión por él 

sientes ya? 
MAT. Nada... 

*"*'•• Tan poca ? 

Pues antes... 

"*T. Eh!... calla, loca.— 

No se tiene este clavel. 
Dos horas há que luchando 
estoy con un clavel bello 



4 

para prenderle al cabello, 

é intenciones me van dando... 

Así está bien. 
AMAL. Pero, hermana... 

MAT. La rosa? sobresaliente! 

No parezco, francamente, 

otra seráfica Adriana 

de Cardovill? 
amal. Con esceso. 

Tu hermosura y gentileza... 
MAT. En pago de tu franqueza 

permite que te dé un beso. 
amal. Con mil amores. (Se besan.) 

MAT. Si alguna 

persona darle me viera, 

tal vez de pesar muriera 

envidiando tu fortuna. (Se sienta.) 
AMAL. Quién duda?... (Qué vanidad!} 

Pero Juan... 
MAT. El pobrecillo 

es tan simple, tan sencillo.., 
AMAL. Pues es una iniquidad 

engañarle hasta ese punto! 
MAT. Si es tanto lo que me quiere!... 

En fin, Amalia, si muere 

no pasa de ser difunto. 
AMAL. (Y á mí que tanto le adoro 

me desprecia y mortifica!) 
M.\T. Veremos qué tal se esplica 

mi apuesto y nuevo Lindoro. 

Ayer en el palco estaba 

con la amable vizcondesa 

del Rosal , las de Vinuesa , 

y el marqués de la Alcazaba. 

Apenas entrar me vio, 

llevado del sentimiento, 

me saludó muy atento... 

y por tí me preguntó. 

Con amorosa sonrisa 

después, hermana, me hablaba... 

suspirando me miraba... 

y si hoy le vieras en misa ! 



AMAL. Y venir le, prometió? 

MAT. Si, si tal... y es caballero ! 

AMAL. Con que le esperas? 

MAT. Le espero. 

AMAL. (Ya tengo esperanzas yo.) 

MAT, Si hubieras visto, hermanita, 

con qué donaire y dulzura, 

llamándome su hermosura, 

me ofreció el agua bendita ! 
AMAL. Pues si esa pasión abrazas. 

claro está que al pobre Juan 

suplirá el nuevo galán. 
MAT. Si!... 

AMAL. Le darás calabazas? 

MAT. Calabazas!... qué vocablo 

tan imbécil, tan vulgar... 
AMAL. Con que di, le vas á dar 

con la puerta al pobre diablo ? 
MAT. Repito que sus amores 

flores de fragante aliento 

fueron, sí, mas sopló el viento, 

y hoy son ya inodoras flores. 
AMAL. (Consuélate, corazón!) 

MAT. Te alegras? 

AMAL. No... mucho siento.. 

MAT. Sí?... no sé... en este momento 

noté cierta mutación 

en tu rostro... 
AMAL. Es natural. 

Me causa sumo dolor... 
MAT. (Si le tendrá á Juan amor?) 

Con que lo sientes? 
AMAL. Si tal. 

MAT. Si sufres tan dura pena, 

y tú lo tildas de feo, 

sepultaré mi deseo: 

nada le diré. 
AMAL. ( Está buena ! ) 

Yo no digo que tal hagas... 

dásele si te parece... 

yo no... 
MAT. (Su agitación crece.) 



6 

AMAL. 



MAT. 

AMAL. 

MAT. 

AMAL. 

MAT. 

AMAL. 

MAT. 

AMAL. 

MAT. 

AMAL. 

MAT. 

AMAL. 



MAT. 



AMAL. 
MAT. 



AMAL. 
MAT. 



AMAL. 
MAT. 

AMAL. 

MAT. 

AMAL. 

MAT. 



(Ilusiones, dichas vagas.) 
Yo no quiero que nnañana, 
si de tu vida las horas 
en su compañía lloras, 
eches la culpa á tu hermana. 
Con que lü le quieres, eh? 
A quién? 

Escrúpulos fuera. 
Pero, á quién? 

(Me desespera.) 
A Juan. 
{Turbada.) A Juan? 

Porqué? 
Tú le quieres? 

(Qué contesto?) 
Di, responde. 

(Y qué la digo!) 
Le quiero como á un amigo, 
ni le amo ni le detesto. 
Sabes que soy poetisa, 
y que adivina mi mente 
lo que el alma frágil siente? 
Ah!... ah!... ah!... (Forzándose por reir.) 

Te causa risa ? 
Lee mis composiciones, 
y verás en todas ellas 
ideas inditas, bellas! 
Si ya tan seria te pones... 
La seriedad me conviene 
para acallar, confundir, 
anonadar, sepelir, 
al que sapiencia no tiene. 
Si no le quiero... 

Chiton!— 
Entonces me habré ofuscado. 
Si, de seguro. 
(Levantándose.) Aprobado. 
(Se levanta la sesión.) {ídem.) 
Te marchas? 

Al tocador: 
que tengo vivos deseos 



de prenderme mis arreos, 
no venga mi trovador. 
Cuando llegue, avisa. 

Bien, 
Que lome asiento. 

Corriente. 
(Jesús , y qué impertinente! ) 
Dios te guarde. 

A ti también. 

ESCENA II. 

AMALIA. 



Fatuidad mas estremada !... 
Y quién se atreve á reñirla, 
si es muy capaz de decir, 
que todo es corage, envidia? 
Él cariño fraternal 
á conllevarla me obliga, 
y á sufrir sus vaciedades, 
sus tontunas y manías.— 
Pero, oh destino implacable! 
Yo que con pasión tan fina 
le adoro á Juan, me desdeña; 
apenas sus ojos fija 
en los mios que le acechan, 
y que mi amor justifican; 
y á mi hermana, que le trata 
indiferente y esquiva, 
apasionado y sumiso 
la devora con su vista. 
Sufre, corazón . y calla , 
que Dios á sufrir te cnvia. 
Mujeres, pobres mujeres ! 
No cabe mayor desdicha 
que el ser mujer. En nosotras 
se censura y se critica 
todo sin temor de Dios. 
Si de amor la llama viva 
nuestro corazón abrasa, 
tenemos que destruirla. 



8 



ó llorar ocultas siempre 
por no parecer ridiculas; 
y si este amor confesamos 
al hombre que nos le inspira, 
se burla á nuestras espensas, 
pues es cosa bien sabida 
que los obstáculos son 
quien el amor centuplican. 
Si ahora con tal rompimiento 
en mí pensara... Qué dicha! 
Y por qué no ? Yo también 
de nuestro Señor soy hija , 
y á juzgar por el espejo 
no soy tan mal parecida. 

ESCENA III. 

AMALIA. DON LUIS. 



LUIS. 
AMAL. 

LUIS. 

A5IAL. 
LUIS. 



AMAL. 

LUIS. 

AMAL. 

LUIS. 

AMAL. 

LUIS. 

AMAL. 



LUIS. 

AMAL. 

LUIS. 



A los pies de usted. Amalia. 
(Ya tenemos la visita.) 
Beso á usted la mano. 

Usted 
tan interesante y linda! 
Lisonjas no mas. que aprecio. 
Yo lisonjas? por mi vida 
que lo que dije, señora , 
no es lisonja, sí justicia. 
Mil gracias. 

La hermana buena ? 
Su salud siempre la misma. 
Me alegro. 

La avisaré... 
Tan pronto ya se retira? 
Yo... conociendo el deseo 
que á su corazón anima , 
iba á buscar á mi hermana. 
De veras? {Mirándola fijamente.) 

Si. (Cómo mira!) 
Entonces no digo nada: 
si usted mi afán adivina... 
no digo nada. (Qué ojuelos !) 



9 

La diré... [Turbada y bajando los ojos.) 

Lo que usted diga. 
Que cumplió usted su palabra. 
Si, señora. (Qué bonita! ) 
Tome asiento. 

Con permiso... 

Y diga usted que no hay prisa. 
(Cosa mas rara ! ) Hasta luego. 
Si me cabe tanta dicha. 

Oh! la dicha... 

Acabe usted... 
Hasta después. 

(Qué sonrisa!) 
(Muy raro es el pretendiente.) 
( Deliciosa es esta niña ! ) 

ESCENA IV. 

DON LUIS. 

No había yo repagado 
en las gracias de esta chica. 
Como soy Luis que me gusta 
mucho mas que la hermanita. 

Y me miraba... Esto es algo. 
Tendré que ponerla en lista, 
Pero Matilde es mayor, 

y debe ser la mas rica!... 

Según las reglas sensatas 

debe ser la preferida. 

El plan le tengo formado. 

La dichosa Matildita 

es novelesca, romántica, 

gusta de pasiones vivas, 

y yo la haré ¡ voto al Draque ! 

que salga de sus casillas. 

Jugará al alza y la baja... 

yo la serviré de guia... 

la haré ver lo blanco negro... 

y... pues, esprimo la viña. 



10 



JUAN 
LUIS. 

JUAN. 



JUAN 
LUIS. 



LUIS. 
JUAN. 
LUIS. 



LUIS. 



ESCENA V. 

DON LUIS. DON JUAN. 



JUAN. (Hola! ya liay moro en campaña!) 

Caballero... 
LUIS. Servidor. — {Se abrazan.) 

Juan!... 

Luis!... 

Gracias al Señor 
que le encuentro ! 

Cosa estraña!... 
LUIS. Después de ausentes tanto año 

nos venimos á encontrar... 
y aqui! 
JUAN, (Qué vendrá á buscar 

un trueno de tal tamaño!) 
LUIS. Has crecido, voto á Briós! 

JUAN. Pues y tú!... 

Lujg Ps... con decencia. 

Por lo visto en.nuestra ausencia 

bemos ganado los dos. 
JUAN. (Luis aquí !... Qué significa?...) 

LUIS. (Aquí Juan!... Vaya! tal vez... 

Ecbaremos á este pez 

el anzuelo, á ver si picat]— 

De amores? 

Mal. 

Siempre fui 

de ese mismo parecer. 

JUAN. Por qué? 

LUIS, Porque has de saber 

que tu estrella es baladí. 
JUAN. Ya lo conozco , no en vano. 

Si tienes buena memoria... 

Qué? 

Recuerda aquella historia 

que tuviste con Mariano. 

JUAN, Es verdad. 

Caso como él ! 
Qué ocurrencia mas chistosa!... 
Eras tú tan poca cosa , 



11 

y tan ladina Isabel!... 
Alí!... ah!... si supo con arle 
fingir que le idolatraba, 
mientras pelaba la paba 
con aquel por otra parte. 
Serian buenos sus fines; 
pero lo cliistoso está 
que te pusieron... 
ilnterrumpiéndole.) Va. 

Ya. 
Me alegro que lo adivines. 
Siempre de broma !... qué alan ! 
Qué quieres. Genio y figura, i 
chico, basta la sepultura. 
Asi lo reza el refrán, v/;it 

y así me sucede á mí. rin 

ídem per idem. 

Qué he oído!... 
Tergiversar no has podido 
tu genial !... pobre de ti! 
El refrán es evidente. // i, 

Sé batirme con los hombres; 

mas con damas, no te asombres, 
soy lo mas... 

Imperlinenle. 
Piensas tú que gustan ellas 
de un hombre mudo?... Camueso! 
El que suella la sin hueso.- n hhA ./¡tiin 

suele prendar á las bellas. ' - "/. ■-• > >, 

Que está visto, y se ha de ver* r 
corriendo el tiempo que corra, 
que el que habla como cotorra 
corre bien con la mujer. 
Tero el que calla y las mira 
suspirando á cada instante.... ::■> 
Es que siente amor conslanto.i '? 

Y aquel agrada?... Mentira. 
Juanillo, ese platonismo 
no se adapta á mi genial , 
pues las mires bien ó mal 

á todos traían lo mismo. 

Y tal vez son [)rcferidos 



12 

los que hacen mil atropellos... 
pues ellas se van tras ellos 
como corderos rendidos. 
Pero , chico , esos corderos 
dóciles, tarde ó temprano 
le van á besar la mano , 
y el diente te clavan fieros. 
Qué candido ! qué simplón !... 

JUAN. Que me esplique asi no es mucho, 

pues hace dos años lucho 
con una ingrata pasión. 

LUIS. (Mirándole atentamente,} 

Fuiste por Valencia alguna 
vez? 

JUAN. Si. 

,uis. Es propia tu dolencia, 

pues todo el que va á Valencia 
se queda siempre á la luna. 
Qué lástima me estás dando.' 
Con que adoras? 
JUAN. Infinito! 

LUIS. Siempre tu mayor delito 

ha sido estar adorando. 
Tú no eres mal parecido; 
mas de amor diste en el fuego, 
te obcecaste; y sino ciego, 
has quedado entontecido. 
JUAN. Eso no, por Belcebú. 

LUIS. Ayer te engañó Isabel , 

y hoy otra , que el tonto aquel 
eres él porque eres tú, 
JUAN. Quién á las bellas no adora? 

Hay por ventura mas suerte 
que te sorprenda la muerte 
en brazos de tu señora ? 
LUIS. Demontre con tus regazos !... 

Pues dígote. compañero, 
que la muerte no la quiero 
ni de Venus en los brazos. 
Santo y bueno que los ocios 
se maten con ellas, pero... 
Y hablas del amor sincero 



á un agente de negocios ? 

En mi alma no tiene asiento 

casto y platónico amor, 

que el alma de un corredor 

su amor vende á un tres por ciento. 

Las hembras!... bajan del cielo 

en forma de ser humano, 

y nos ofrecen su mano 

como divino consuelo. 

Consuelo? no en la mujer. 

En ella solo has de hallar 

eterno, eterno penar. 

Pero es pena de placer. 

Ya que tanto el matrimonio 

le acomoda , toma estado ; 

y ya verás si al contado 

mete la pata el demonio. 

Soy de corazón muy tierno!... 

Cura debió ser tu oficio, 

llevando para el servicio 

un buen ama de gobierno. 

Mas ya que tu empeño es tal 

en ser marido... qué lance! 

te relataré un percance 

que sucedió en Carnaval. 

«Lleno de amor un esposo 

con sus amigos trataba, 

y con ellos concertaba 

pasar Carnaval gozoso. 

La broma quiso seguir 

con inesplicable empeño , 

y, como trage risueño, 

demonio pensó vestir. 

Asi pues se despidió 

de sus amigos contento, 

y á su casa sin aliento 

el buen marido llegó. 

Alli encontró á su mujer, 

que sobre un sillón dormia . 

y la dijo: — Vida mia, 

vas á ponerte á coser. 

— Qué dices? — He concertado 



13 



14 

con mis amigos, esposa, 

esta noche á Villa-hermosa 

ir á hailar disfrazado, 

— De veras? — Corno te hablo. 

Esta noche á lu marido 

le vas á hacer un vestido,.. 

— Pero Juanito... — De diablo. 

Ella se puso á coser, 

y después que concluido 

luvo el trage á su marido , 

se le comenzó á poner. 

De los inliernos vasallo 

el consorte parecía, 

y solo falta le hacia 

que le armaran los...» {Señalando la cabe'^ 
JUAN. {Interrumpiéndole.) Chil!... 

LUIS. Gallo, 

La solución no he de darle? 
JUAN, Corriente; pero me asusta 

ese vocablo... 
LUIS. Me gusta!... 

Ya te hará el tiempo cursarle. — 

«A plantárselos él fué, 

y su mujer muy de prisa 

íe replicó con sonrisa : 

— Yo le los colocaré. 

Juan la repuso chancero : 

— Tan bien no me vi jamás! 

Qué tal te parezco? — Estás... 

hecho un diablo vei-dadero. 

Ya que tuvo colocado 

el símbolo , se marchó, 

y á sus amigos se unió 

para bailar endiablado. 

Y con tal maña y destreza 

le supo adornar su dama, i, 

que dio ruido y mucha fama •' í? 

con su notable cabeza.» 
JUAN. Puro cuento. 

LUIS. Por Satán, 

que en ser lo mismo te afanas : 

aquel ha sido un Juan-lanas, 



y lú serás otro Juan» 
Mas... 

La que juzgues mas fiel , 
y que ha de hacer lu fortuna , 
aquella, Juanito. es una 
culebra de cascabel. 
Pero, Luis... 

No seas bolonio. 
Con mujeres, eh ? Canario! 
En las manos el rosario, 
pero en el cuerpo el demonio. 
Mil veces te he dicho en paz , 
y vuelvo á decirte, amigo, 
y te he de decir, y digo . 
diciendo lo que es verdad ; 
que en las hembras todo es treta 
pues la mujer es un bicho 
qi*e nace con el capricho . 
y asi como tal. veleta. 
En el fingir están duchas; 
yo también , ruede la bola , 
y no entregaré á una sola ,, j 
lo que puedo dar á muchas, ifi;! 
Por eso desde la cuna 
mis máximas no mas son , 
que tener conversación 
con todas y con ninguna. — 
Mas cesemos, que me canso.. 
Tu elocuencia me es muy fúlihj/ 
Si. ya veo que es inútil !- ii'j • 
quitarte de hacer el ganso, -un 
(Al fin saber no he podido., .j^üli 
Qué vienes á hacer aquí? : ; : , ; 
(Estalló.) A qué vengo? 

Sí. 
Yo vengo... á lo que he venido. 
Qué! 

A especular. ■ ; iJ 
(AquáJiay.dx)l(íi) 
A especularla uibuJ i»/ <,íu(,-j i 
Ciertanienle.'ii . ¿oa 
No puedo entender... • -^• 



15 



.--.i'j.i 
.•.rrn. 

I ; ; 



16 

^"'s ^^ . Corriente. 

Yo me enliendo y bailo solo. 
Sabrás por varias razones 
que boy el oro le embaúlan, 
y que en la corte pululan 
mas que bombres. camaleones. 
g Ya sabrás también que el Banco 

de San Fernando anda mal, 
y que como es natural 
sufre la nación su atranco. 
Puesto que solo se ven 
billetes... ps... me dedico 
á los agios, y triplico 
mis fondos. 
'^^^- Lo juzgo bien. 

LUIS. Este, cbiquito, es mi intento. 

Empresas son barto graves... 
Si te bace falta , ya sabes... » 
por ser tú, al quince por ciento. 
JUAN. En tu juicio, Luis, estás? 

Que á proponer tal te atrevas!. . 
Pues si á mi al quince me lleva.' , 
qué va á ser á los demás? 
LUIS. Apuraré sus gavetas. 

Hoy no es delito estafar, 
y en fin, el caso es ganar 
sendos miles de pesetas. 
Así es que con disimulo 
voy buscando relaciones, 
y en donde buelo doblones 
me instalo... pues, y especulo. 
Hay aquí una dama bella , 
á quien vengo á visitar, 
y al paso... (Te baré cantar.) 
JUAN. Se llama ? 

i-üis. Matilde. ./o7 

JUAN. (Es ella !)"■■;'* 

LUIS. En su pecbo planes fragua 

de amor sin duda conmigo, 
y como yo busco trigo , 
soy. no bay remedio, hombre al agua. 
JUAN. (Mujer cruel!) 



Qué murmuras? 
(Voluble, falsa!) 

Eh? 

Murmuro, 
que me apuro... en un apuro. 
Y por qué tanto te apuras ? 
Porque es Matilde... 

Ah!... ya, ya. 
Yo sin dar en el busilis... 
Con que es lu candida Filis 
la prójima... ah!... ah!... ah!... 
Luis, esto es ya demasiado; 
y es hacerme grande injuria !... 
Pero , á qué viene esa furia? 
Ya habia yo sospechado... 
Mas ella es la delincuente. 
Engañar á un hombre asi! 
Te has vuelto loco? 

Si , si ; 
hazte ahora el inocente. 
No conozco yo tus mañas? 
Estaréis ambos de acuerdo... 
Pero hombre!... 

No soy tan lerdo ! 
No sabes... 

Sé que me engañas. 
Por eso yo la he notado 
tan indiferente y fria... 
Si le he dicho... 

Lo temia, 
y sale cual he pensado. 
Silencio !,.. 

(Aquí está la ingrata !) 

ESCENA VL 

MATILDE. DON LUIS. DON JUAN." 

Señora... 

Don Luis... Juanito, 
Amalia aguarda... 

(Estoy frito!) 
2 



17 



JUAN. 

MAT. 

JUAN. 

LUIS. 

JUAN. 



18 

I íiis (Oio al cristo , que es de plata!) 

mTt [A don Juan.) Con que adiós, liasta después; 

JUAN (Se ha visto mayor descaro ! 

Me arroja de aqui... mas claro...) 
',r,c (Es líracioso el entremés.) 

[Bajo (í ella.) Matilde, no juzgo recto... : 
(Alto.) Que le aguarda la hermanita... 
(Oué audacia tan inaudita!) 
(Pues señor . marcha el proyecto.) 
Adiós. Luis. [Bajo á ella.) Muy bien, señora-, 
Ya hasta con esta vez. 

ESCENA VII. 

MATILDE. DON LUIS. 

(Fortuna, ampárame ahora!) 

Siempre tan encantadora! 

[Sentándose.) Mil gracias por la mercea;j 

Tome asiento. Habré tardado... 

Oh' no, no... estoy satisfecho. 
{Don Luis se sienta á bastante distancia.) 

Quizá le habré exasperado... 

Como en vos solo he pensado. 

un instante se me ha hecho. 

(Qué galán!) La baronesa?... 

Que está con el flato oi. 

De veras?... Cuánto me pesa! 

La tiene agoviada y presa. 

Qué mal tan prosaico ! 

Si. 

No hablemos de él.— Sé cumplir 

mis promesas? 
„^.j Dignamente. 

LUIS. Veloz hube de venir, 

pues ya no puedo vivir 

de vos largo tiempo ausente. 
MAT Lo mismo me pasa á mi. 

Veros mi dicha es también! 

LUIS. Fortunado yo' , , . ., 

Oh! si, sil... 

Acercaos mas aquí. 



LUIS. 
MA.T. 
LUIS. 



MAT. 
LUIS. 

MAT. 
LUIS. 
MAT. 
LUIS, 
MAT. 
LUIS 



MAT. 



19 

(Es corto de genio.) 
(Se acerca.) (Bien!) 

Desde que vuestras miradas 
contestaron á las mías 
estas dos noches pasadas, 
fueron mis dichas colmadas. 
Bella unión de simpatías! 
Ay !... [Mirándole.) 
[ídem.) Ay !... 

Suspiró también? 
Se encuentra su salud mal ? 
Ay! no me encuentro muy bien. 
Que venga un doctor... (Levantándose.) 
[Rogándole que se siente.) No tal. 
Si ya ha venido'... 

[Mirando alrededor.) Ya!... y quién?... 
Si calla mi boca el nombre , 
harto lo dicen mis ojos. 
No comprendo... y no os asombre, 
porque, señora, soy iiombre... 
Teme acaso mis enojos? 
Y el doctor?... 

,Se halla presente. 
Presente?... Y quién adivina?... 
Si se hace el indiferente... 
Si fuera !... No... estoy demente: 
yo no estudié medicina ! 
Tal vez!... 

Cómo ! 

Si, señor. 
Por mi fé . que estoy soñando ! 
Bien podéis ser un doctor 
que cure males... de amor. 
Qué es lo que estoy escuchando ? 
Oh! dichoso este momento 
que la fortuna... oh. sorpresa!... 
Digo , dichoso le cuento . 
sino turba mi contento 
alguna mudanza... 
[Muy románticamente.) Cesa!... 
Vanos los misterios son. 
Tus miradas cariñosas 



MAT. 
LUIS. 



MAT. 



20 

me moslraron lu pasión. 

y abrieron mi corazón 
las mias tan amorosas. 
Y suenan mal los respetos 
donde existe amor profundo. 
LUIS. Oh! sí, un amor sin segundo! 

Do no debe haber secretos... 

ni fraudes. 

No!... (Eso fecundo.) 

Ah 1 sin que tú tal exijas 
de mi puro y casto ingenio . 
en loor de este convenio 

[Besándola la mano.) 
sabrá mi amor... (Qué sortijas!) 
(Pues no es tan corlo de genio.) 
LuVs. Con tanta y tanta emoción 

va á sufrir un parasismo 
mi sensible corazón!... 
Oh ! romántica pasión ! 
Oh! sacro romanticismo! 
MAT Es romántico!... Oh. destino!... 

mis. Soy romántico... y romántico! 

Dos veces lo soy ! 
MAT. Dimo!... 

LDis. Que así es mas grande y mas tino 

de amor el melifluo cántico. 
Y al verme correr en pos 
de mi amor y mi fortuna , 
dirán las gentes y Dios : 
romántico es veces dos , 
se conoce... en que no es una. 
(Lógica sana y de pesca.) 
MAT. Oh , tipo coloso y tiel 

de mi pasión gigantesca ! 
(Cogiéndolaunamanoy llevandolaa supech 

Tengo un volcan... (De agua fresca.) 
Sientes?... 

Sí!... 

(Cuaja el pastel.) 

MAT. Inspirad . Musas . la mente 

de vuestra esclava, y prometo... 
Dadla su giro esplendente. 



LUIS. 



MAT. 
LUIS. 



21 

porque anhelo con fé ardiente 
H' improvisar un soneto. 

[Después de una leve pausa proriimpe con énfasis. ) 

Númenes invencibles del Parnaso, 

los que habéis en Olimpo destellantes , 

volved los almos ojos rutilantes 

al ser que hace ovación con tono laso. 

Del romántico amor bebió en el vaso ; 

y... qué son los relámpagos vibrantes 

que incendian el espacio rimbombantes? 

Su amor los consumió, sol sin ocaso. 

Oh, númenes! pulsad curvados plectros ; 

himnos, rimad la egregia mitología, 

y haced que canten... hasla los espectros ! 

Luzca ese tul de pálida astrológia ; 

y exornado de púrpura en un plaustro , 

conduzca á mi amador liviano el austro. 
LUIS. íPues señor, está hecha un bardo!) 

Deja que á tus pies humilde... 
MAT. Mi dicha no tiene tilde 1 

El nombre de Luis... yo ardo ! 

qué bien se adapta á Matilde! 
LUIS. Quién hay mas feliz que yo!... 

Mi esposa ! 
MAT. Dios Himeneo! 

Oh , dulces instantes!... oh!... 

Nos casaremos? 
LUIS. Pues no !.., 

Fundo en ello mi deseo. 
MAT. {Se quita una cadena que lleva al cuello y se 

la pone.) 

Prendértela al cuello quiero , 

como símbolo y presea 

de este amor puro y sincero. 
LUIS. Y testigo verdadero {Arrodillado.) 

de esclavitud también sea. 
MAT. Mi deporte es inefable ! 

y pues tu amor con sonrojos 

me ofreces será inmutable, 

voy á hacer una admirable 

composición á tus ojos. 
LUIS. [Besando una cruz que pende de la cadena.) 



22 

MAT. 
LUIS. 



MAT. 
LUIS. 



MAT. 



LUIS. 
MAT. 

LUIS. 
MAT. 
LUIS. 

MAT. 
LUIS. 

MAT. 
LUIS. 

MAT. 
LUIS. 

MAT. 



LUIS. 



Oh ! recuerdo placentero!... 
La cruz de diamantes es. 
Los eclipsa tu hechicero 
rostro!... (Mejor el platero 
los eclipsará después.) 
Cuando otra vez vuelva acá, 
señora de mi albedrío , 
traeré mi retrato ya. 
Pues al que el suyo me dá... 
también debo dar el mió. (Dándosele.) 
(Para jugar ya hay porción.) 
[Le besa sin mirarle y le guarda.) 
Qué delicia!... qué ilusión! 
cuando de nuevo instalados, 
nos miremos rodeados 
de distinta sucesión! 
Oh! dulce y feliz memoria! 
oh ! placer que el alma encierra! 
Daremos nombre á la historia, 
gozando la etérea gloria 
en la árida y cruda tierra! 
Oh! tú angelical mujer!... 
[Levantándose.) 
Cómo !... me insultas!... 
(ídem.) Qué dices! 

Después de tanto querer! 
No hay razón, á mi entender, 

para que te escandalices. 

Yo no soy... mujer. 

{Aparentando asombro.) Por vida!... 

Con que todo fué fingido? 

Atroz contumelia ha sido! 

Me has burlado , fementida ! 

quiero decir, fementido. 

Con eso sales ahora! 

Diga usted, qué pretendía 

sino es mujer? 

Me devora I... 

No soy... mujer, soy... la aurora 

de la dulce poesía. 

Eso bien se ve á las claras. 

Y no he podido pensar 



23 

que pienses cosas tan raras, 
ni pensé que lú pensaras 
que le pensaba ultrajar. 
Es vocablo mazorral... 
Mi fina pasión me escusa 
de una falta tan venial. 
Si acaso falaz... 

• Tan mal 

lu pensamiento me acusa ! 
Ya conozco que hay mujeres, 
y mujeres celestiales; 
pero esos tan bellos seres, 
en vez de darme placeres, 
sin tu amor me dieran males. 
Perdón !... 

Oh! yo soy motor... 
Ah! mi mente va vagando 
por los ensueños de amor, 
cual pasa de flor en flor 
la mariposa volando. 
Voy á componer vivaz... {Meditando.) 
Pues te dejo en libertad. 
Libertad !... bien la quisiera ! 
mas de una pasión voraz 
ya soy firmo prisionera. 
Yo también cautivo soy 
de tus gracias singulares, 
y mil albricias me doy. 
Mis dichas empiezan hoy ! 
Hoy concluyen mis pesares! 
Ah ! te advierto, dulce imán, 
(Mintamos sin compasión.) 
que ese que está ahi dentro, Juan, 
es un solemne truan ! 
Qué dices !,.. 

Un gran bribón ! 
Juan ! 

Seductor, calavera, 
duelista, trasnochador... 
Virgen santa!... (juién creyera!... 
Tu honra, si, y tu vida entera 
ha estado espuesta. 



24 

MAT. Qué horror! — 

Me querrás? 
LUIS. Eternamente. 

MAT. No me olvides. 

LUIS. No te olvido. 

Y me amarás! 
MAT. Con fé ardiente ! 

LUIS. Para siempre! • 

MAT. Es evidente. 

LUIS. Pues adiós , dueño querido. 

MAT. Llévate consigo mi alma; 

llévate mi amor, que es cierto; 

llévate mi dulce calma; 

yo aislada quedo cual palma 

en el árido desierto. 

LUIS. (La aventura es estupenda.) 

{üon Luis se queda en el foro al ver á don Juan. Esti 

saluda á Matilde; ella le mira con desprecio y vast 

sÍ7i saludarle.) ■, 

ESCENA VIIL i 

MATILDE. DON LUIS. DON JUAN. 

JUAN. Matilde... 

MAT. Ah !.., ah !... ah !... 

LUIS. {Escondido en el foro.) (Bravo!) 

JUAN. Me olvidó usted! 

MAT. Ps!... caprichos. 

JUAN. He merecido ese pago? 

MAT. Caprichos!... 

JUAN. De veras? 

MAT. Si... 

caprichos... es mi ultimátum. [Vase.) 

ESCENA IX. 

DON LUIS. DON JUAN. 

JUAN. Hace bien en no escucharme, 

pues asi evita un escándalo. 

Desde hoy no mas. 
LUIS. {Bajando.) Ah!... ah!... ah!... 



25 

Ali! lú aquí... voto á San Marcos! 
Es santo de mal agüero: 
no le invoques, 

Dime, falso 
amigo, en qué lia consistido 
este repentino cambio? 
Suprime, Juan, los dicterios, 
y te diré todo el caso. 
Concluye. 

Que Matildita 
ya de tu amor se ha cansado, 
y que cambió su veleta 
al primer viento contrario. 
Así la infame!... Qué digo? 
Tan amargo desengaño, 
quizá prepara á mi suerte 
un porvenir bello y grato. 
De veras? 

Así lo espero. 
Chico, y yo opino otro tanto. 
Para estar siendo el juguete 
de sus caprichos románticos, 
mejor te hallarás sin ella. 
Oh ! no me has dado mal chasco! 

Y eres lú el que vociferas 
contra el matrimonio? 

Sandio ! 
Injurio al de las mujeres, 
pero, Juan, no al del metálico. 
El que vino á especular !... 

Y no mentí. 

Digo! 

Es claro. 
Todo es especulación. 
Ya te dije de antemano, 
que un agente de negocios 
hasta en su amor tiene tráfico. 
Adiós. 

Te vas ? 

A la Agencia 
a vender estos reg^ilos... [Saca las joyas.) 
Después al Casino. 



26 

JUAN. 
LUIS. 
JUAN. 
LUIS. 
JUAIN. 
LUIS. 
JUAN. 
LUIS. 

JUAN. 



LUIS. 



JUAN. 
LUIS. 

JUAN. 
LUIS. 



JUAN. 

LUIS. 

JUAN. 

LUIS. 

JUAN. 

LUIS. 

JUAN. 

LUIS, 

JUAN. 

LUIS. 



[Conociendo las joyas.) Cielos!... 
Si . Juan , quiero ver si me armo. 
Mi retrato!... 

Cómo ! 
[Le observan los dos.) Mira... 
Y yo le besé... qué bárbaro! 
Ah!... ah!... ah... 

Ten la miniatura; 

me quedaré con el marco. 
Yo te compro esas alhajas. 
Ya conoces cuánto la amo, 
y por tener un recuerdo 
de su amor frió y voltario, 
yo te las compro. 

Corriente, 
Supuesto que desauciado 
de esa Circe ya te alejas 
para no volver, me allano, 
y accedo á tu petición. 

Pide. 

No echaré por largo. 

Dos mil reales. 

Estás loco? 
Lo bueno vale mas caro. 
Oro. diamantes... mas módico 
no lo encuentras ni en el Rastro. 
Tienes vuelta? 
[Sacando dos billetes de Banco.) 
Un duro... 

Un duro? 
Y español!... que andan escasos. 
Pues solo tengo pape!. 
(Mas ganancia.^ [Le dá las alhajas.) 
(Entregándole los billetes.) Sobra y pago. 
Luego el resto te daré... 
Chico, no estás de mal año. 
Si, pero andan mal las pagas. 
Que lo traigas. 

Si lo traigo I... 
(No te dará en el hocico.) 
Voy al Casino volando. 



27 



ESCENA X. 

DON JUAN. 

Al fin con tanta artimaña 

viniste á dar en mis manos. 

El astuto cazador 

fué burlado por el pájaro, 

Pero señor, nada entiendo 

de lo que hoy eslá pasando. 

Matilde me dá al olvido: 

Amalia con entusiasmo 

dice que liá tiempo me quiere... 

Y yo le he dicho otro tanto 
llevado de mi despecho !... 

Y mirándolo despacio, 
esa chica me conviene; 
pues en el largo intervalo 
que yo frecuento esta casa, 
continuamente he admirado 
sus prendas tan relevantes!... 
Si, si, mi partido aplaudo; 
pues con eso doy en ojos 

á Matilde, y á ese fatuo 

de Luis. Pero Amalia viene. 

ESCENA XI. 

AMALIA. DON Jl'AN. 

(Aun no se marchó... si acaso?...) 
Todavía aquí? 

Si , Amalia ; 
me entretuve saludando 
á ese Luis... 

Hubo reyerta? 
No te di palabra y mano 
de solo pensar en ti ? 
Ya todo lo he olvidado. 
Tan pronto ? 

Mucho me cuesta; 
pero el tiempo y tu amor plácido 



28 

curarán esta dolencia. 
Después de lo que has contado, 
y lo que yo mismo he visto, 
fuera vergonzoso y bajo 
reconciliarme con ella. 
Tan solo tú . dueño caro, 
ocupas mi pensamiento; 
lo juro á tus pies postrado, 
AMAL. Oh, ventura sin igual ! 

Levanta. 

ESCENA XII. 

MATILDE. DOtN JUAN. AMALIA. 

WAT. [Saliendo.) Bvavol... 

AMAL. . (Dios Olio!) 

MAT. Hórrida profanación ! 

Descomunal artificio! 

Con que también á mi hermana? 
JUAN. Con ella caso. 

MAX. Qué he oido ! 

JUAN. Nada mas justo, Matilde. 

Nos amamos con delirio, 

y ante el ara apetecemos 

que se adunen nuestros grillos. 
MAT. Y tú aceptas? 

AMAL. Sí que acepto. 

MAT. Qué horror!... No he de consentirlo. 

JUAN. {A Amalia.) Déjanos, mi bien, un ralo. 

AMAL. En tí mi suerte confio. 

ESCENA XIII. 

MATILDE. DON JUAN. 

MAT. Con que á proponer te atreves 

á mi hermana !... 
JUAN. [Con reli7itin.) Ps... caprichos. 

MAT. Niégame, niégame que eres 

un vil seductor de oficio ! 
JUAN, Caprichos. 



29 

Qué inveracnnda 
osadía!... 

Ps... caprichos. 
Con que... malrimonias^.. 

Sí. 
Caprichos. 

Genio nocivo ! 
Seré el escudo de Amalia. 
Ya trasluzco tus designios. 
Pretendes hacerla , infame, 
mártir de tus amoríos. 
Mas no será así. 

Matilde, 
tal lenguage no adivino. 
Si usted se sirvió olvidarme, 
yo también la di al olvido, 
y negocio rematado. 
Bastante es dos años fijos 
que he estado haciendo el payaso. 
Pues tarde lo ha conocido. 
Gracias. (Alabo el descoco!) 
Proceder tan esquisito 
merece compensación ; 
y yo, que sin fin la eslimo, 
la prevengo á usted que Luis 
la engaña. 

Oh! no... 

Sí, lo afirmo. 
Hay pruebas irrecusables. 
Pruebas? 
[Sacando las joyas.) Presentes. 

Qué miro!... 
Necesitaba dinero... 
Y me vendió! 

Cabalito. 
Tal aprecio hace de usted. 
Oh , dioses del sacro Olimpo, 
punible simulación ! 
Erótico cataclismo ! 
Nefanda metamorfosis!... 
Nuevo Proteo! 

(Me río?,.. 



30 

Pero compasión me inspira.) 
MAT. Y tan modesto, tan fino... 

JUAN. Yo mas humilde y mas noble 

salvé su honor. {La entrega la cadena.) 
MAT. Rasgo digno!... 

Y el retrato? 
JUAN. Usted dispense; 

le guardo, porque es el mió. 
MAT. (Mirando el otro que tiene en el pecho.) 

Le equivoqué !... 
JUAN. Justamente. 

Me besD á mi en su delirio. 
MAT. Justo castigo del cielo!... 

JUAN. Gracias. 

5IAT. Sí, mi rostro limpido 

le hubieran inficionado 

sus labios de basilisco. 
JUAN. Escarmiente usted , y aprenda 

en esta lección. 
WAT. {Mirándole con ternura.) Juanito . 

sois un hombre irreprensible!... 
JOAN. Ah!... 

MAT. {Tendiéndole una mano.) 

Si , y ese hondo suspiro 

me brinda con una paz... 
JUAN. {Retirándose.) No, estoy ya comprometid 

MAT. Una repulsa !... 

JUAN. Un deber. 

MAT. Oh . gran sentimentalismo , 

cuál te arrastran por el fango!... 
JUAN. (Pues si se casa conmigo, 

en el pilón de Castalia 

me aboga en un rapto lírico.) 
MAT. (Y he de verme postergada!...) 

No hay arbitrio? 
JUAN. No hay arbitrio. 

MAT. Preferirme á una... insipiente!... 

No hay vergüenza en este siglo. 

Pero al otro ver quisiera... 

mofarse así !... 
JUAN. Son... caprichos. 

MAT. Quiero cubrirle de oprobio ! 



31 

JUAN. (Sonriendo.) Ría usted... 

MAT, [Riyendo y rabiando.) Si!... (Qué suplicio!) 

De los dos. 
JUAN. Bien, muy bien hecho. 

MAT. (Me va á dar un parasismo.) 

ESCENA XIV. 

MATILDE. DON LUIS. DON JUAN. 

MAT. M\\... (Viéndole.) 

LUIS. Matilde !,.. (Saludando.) 

MAT. {Con intención.) Caballero... 

LUIS. Buscándola á toda prisa... 

MAT. De veras?... Ali !... alj !... 

LUIS. {Con recelo.) (Qué risa !) 

JUAN. (Bien!...) 

{Que está de modo que no le vea don Luis.) 
MAT. Besóos la mano. 

LUIS. Pero... 

MAT. {Furiosa y súbitamente.) 

Y el retrato!... y la cadena! 
LUIS. Calla !... pues se me ha perdido. 

{Mirándose al cuello.) 
MAT. Perdido !... aposta habrá sido. 

LUIS. (Relámpagos? pronto truena.) 

MAT. Nunca pude imaginar 

que fuera tal su vileza, 

ni que con tanta bajeza 

se llegara á comportar. 
LUIS. Y á qué tan seria?... Jamás... 

MAT. , Oh! si bien medita en ello, 

ya de la ignominia el sello 

se ostenta en su frente. 
LUIS. Mas... 

MAT. Y espantadas y confusas 

al ver tan infando dolo, 

huyen con el Dios Apolo 

de vos las ínclitas musas. 
{Don Luis va hasta el dintel.) 



32 



ESCENA XV. 

nON LUIS. DON JUAN. 



LUIS. Con la palabra en la boca 

me ha dejado, voto á Briós!... 
JUAN. [Bajando.) Ab!...ah!.., ah!... 

LUIS. [Sorprendido.) (Tate! losdos. 

Ya comprendo.) 
JUAN. (Hoy se disloca.) 

En tu mal no me deleito 

porque riyendo me ves; 

es por el castigo... 
LUIS. Pues: 

es porque pierdo mi pleito. 

Tuno fuiste!... 
JUAN. Te he pagado. 

LUIS. Estabas en tu derecho. 

JUAN. Seguro. 

LUIS. Ya!... A lo hecho, pecho. 

JUAN. Eso es lo mas acertado. 

LUIS. Tu préstamo y mis tesoros 

volaveriini. 
JUAN. No replico. 

LUIS, Por mi fortunilla , chico, 

se los llevó el as de oros. 

No me dan pena maldita 

ambas pérdidas ahora, 

pues la mancha de la mora 

con otra verde se quita. 

Con la otra chica... 
JUAN. Qué dices! 

LUIS. Con la hermana te aseguro 

que libro bien, 
JUAN. Si? 

LUIS. De juro. 

Me las prometo felices. 
JUAN. Pues la Amalita se casa. 

LUIS. Se casa ? 

JUAN. Sí, me lo ha dicho. 

LUIS. Y con quién ? 

JUAN. Con un capricho. 



33 



UIS. 


Y ama al capricho? 


DAN. 


Sin tasa. 


Oís. 


Entonces, chico, soy yo. 


(JAN. 


(Necio!) Pronto se averigua... 




Y te (lió respuesta?... 


DIS. 


Ambigua. 


■" 


Ni me dijo si, ni nó. 


¡JAN. 


(Como este pobrete ignora 




que Amalia ya está empeñada...) 


Oís. 


Pero dime, sabe?... 


JAN. 


Nada. 


-^ 
^ 


{Sale Amalia y se coloca entre los dos.) 


1 


ESCENA XVI. 



AMALIA. DON LUIS. DON JUAN. 

A los pies de usted . señora. 
Beso á usted la mano. 

Mil 
plácemes, sin ceremonia, 
le doy por su buen acierto ; 
por su interesante boda. 
Agradezco... 

No esperaba 
menos de usted. 

Soy dichosa ! 
(Muerta está por mi!) Lo creo. 
Yo la mas feliz persona ! 
Esa elección para mi 
es la mas satisfactoria. 
Pues bien , entrego mi mano 
con treinta mil duros. 

(Sopla!...) 
dos alargan la mano; Amalia se la tiende á don 
\an, y don Liñs se queda atónito.) 

Todo lo escuché escondida. {A don Juan.) 
JAN. {A Amalia.) Ah! tú mi ventura colmas! 

(A Luis.) Qué quieres? 
i)is. Que está con la mano tendida.) 

Darle la mano. 
JAN. Toma V daca. 

3 



34 
LUIS. üaca y loma. {Se la dan.) 

(No está mal la jugarreta. 

Esto fué dar. y no floja . 

al maestro cuchillada.) 
.1ÜAN. La Virgen nunca abandona .fl 

al bueno, y tiende una mano... [Alio.) • 
LUIS. (Fiate en ella y no corras !...) 

JUAN. Luis, Dios castiga sin palo. 

LUIS. Mas... 

JUAN. Te presento á mi e.<iposa. 

LUIS. (Se está burlando de mi !... 

Disimulo.) Aplaudo tu obra. 
AMAL. Y yo también. 

LUIS. Lo celebro. 

(Que no me aplaste una bomba !...) 

Gocen ustedes mil años 

de su amor... (Bajo una losa!) 

Felicidades!... (Yo voy 

con barruntos de hidrofobia.) [Vase.) 
AMAL. Pobrecillo. me dá lástima. 

JUAN. [Respirando.) Se fué... Dios le dé la gloria 

ESCENA ÚLTIMA. 

AMALIA. DON JUAN. 

JUAN. Escelente varapalo ! 

AMAL, El castigo no fué malo. 

JUAN. No!... Dichosos viviremos, 

y nunca, Amalia, olvidemos, 

que Dios castiga sin palo. 



. -„_„„„_ 1^^^ 

i'sm FIN »E LA COMEDIA. 1^^^'^ 




I 



mmsmMmm