(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Efemérides americanas desde el descubrimiento de la América hasta nuestros dias"

it'&t>-#: 




THE LIBRARY 

OF 

THE UNIVERSITY 

OF CALIFORNIA 

LOS ANGELES 



* /"^ ■f^'^ c 



"^V 






EFEMÉRIDES AMERICANAS 



EFEIRIS AimCAMS 



DESDE EL 



DESCUBRIMIENTO DE LA AMÉRICA 



HASTA NUESTROS DÍAS 



^ÍÍV^.:^^^ 



.It.^ 



l HECHA Y REDACTADA 



I^ICIDI^O I?.I"V".A.S 



SEGUNDA EDICIÓN 

corregida y aumentada considerablemente 



BARCELONA 

ESTABLECIMIENTO TIPO-LITOGRÁFÍCO DE LOS SUCESORES DE N. RAMÍREZ Y C. 

JPasaje d.© Escudillors, nvimoro 4 

1884 



^I ^í¡. ^éttiett^ i^mml 






PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 

DEDICA ESTA OBRA 

su AUTOR 

Buenos Aires, 17 de Julio de 1884 



Una dedicatoria tiene serios inconvenientes, para que no padezca el crédito y seriedad del 
que así echa á la publicidad la declaración intima de sus afectos. 

Las dedicatorias que en un tiempo eran la espresion de un noble sentimiento, han llegado 
á desvirtuarse 'por el abuso que se ha Jiecho de ellas. Les ha sucedido lo que á los retratos foto- 
gráficos que en la intimidad de las familias se conservaban como grato recuerdo de sus parien- 
tes y amigos. — Se exhibieron los cigarreros ; con admirable aplomo y ridicula pretensión colo- 
caron los suyos en los paquetes de sus mercaderías, y, como era consiguiente, los retratos 
vinieron al suelo. Quedaron solos en el campo, y la estampa de sus figuras desconocidas lan- 
zadas á la consideración pública, siguieron el curso fatal de su destino, concluyendo su carrera 
de popularidad en las basuras, donde van d parar los envoltorios de los cigarrillos. 

Asi, como los cigarreros mataron desvergonzadamente el comercio de los albums y la in- 
dustria fotográfica, con menoscabo de la renta nacional, los adulones ahogaron las puras de- 
mostraciones del entusiasmo y las inocentes espansiones del reconocimiento formulado en 
tales términos á los benefactores. 

Después de este exordio escrito con ruda franqueza, hará m,al efecto, sÍ7i duda, por ser 
sospechoso de servilismo, el que nosotros dediquemos nuestro libro, nada menos que al presi- 
dente de la República. 

Nuestra dedicatoria no va en busca de las sonrisas de los que mandan; ella se inspira en 
una idea mas elevada, porque solo tiene por móvil la gratitud, no siendo otra cosa, que la 
manifestación de ese senthniento. 

Tenemos la manía de proclamar los beneficios que se nos hacen. 

Si una personalidad, llátnese Julio A. Roca, ó bien, presidente de la República, ó teniente 
general del ejército argentino, ó simplemente sargento mayor, en cuyo rango le liemos cono- 
cido y tratado más de cerca, nos obliga al reconocimiento por servicios que nos haya dispensado, 
es para nosotros, en cualquiera de las fases de su vida, la misma entidad sin formas ó relieves 
que lo hagan aparecer ni más grande ni más chico de lo que lo miramos bajo el único punto 
de vista en que contemplamos á clacos y grandes — al hombre, por lo que es en si mismo 
el hombre. 

12S4075 



VI 

y tanto es así, que el primer drama que escribimos, La Hermana de la Caridad, lo de- 
dicamcs á un muerto : al ilustre doctor don Florencio Várela. — Bien puede comprenderse que 
no esperábamos ser beneficiados. 

Pero el doctor Várela era para nosotros el recuerdo vivo de la bondad y de la grandeza 
de espíritu : nos habia hecho un beneficio, y nuestra dedicatoria no era otra cosa que el arran- 
que espontáneo de un alma agradecida, que en letras impresas al frente de un libro formu- 
laba el cántico más sublime de los corazones sanos — el beneficio confesado : el recuerdo gol- 
peando las puertas de un sepulcro : la gratitud buscando al benefactor hasta en la eternidad. 

No se nos puede, pues, confundir con los seres desgraciados que se arrastran á los pies de 
los poderosos y que muchas veces, con el correr del tiempo, suelen escribir sus nom- 
bres con carbón, queriendo asi romper las ligaduras que los atan á un favor recibido. Es cues- 
tión de conciencia, y esta virtud no es un atributo de toda la humanidad. 

En cuanto al presidente Roca, nosotros no necesitaríamos acumular frases para dar tintes 
de efecto á una dedicatoria : ya hemos formulado en muy pocas palabras nuestro juicio res- 
pecto á su gobierno, en el testo de este libro, consignando la siguiente opinión al tratarse de 
una importante operación militar llevada á cabo por el general Villegas: o: Este es el fruto de 
» la ¡eolítica iniciada por el general Roca en su gobierno de reparación de las omisiones del 
y> pasado; de progreso, dando al comercio y la industria un movimiento inusitado; de paz y 
» de prosperidad, haciendo trizas las banderías de partido para hacer estremecer los desiertos 
y> con el toque guerrero de su definitiva conquista, haciendo pasear en triunfo la bandera de 
» la civilización de uno á otro confin de la República, señalando por primera vez en el mapa 
» después de tres siglos, la demarcación de sus fronteras en los puntos que geográficamente 
» nos separan de las naciones limítrofes. » 

Si estos hechos son más que suficiente título á la gratitud que la nación debe al presidente 
de la República, como justo homenaje á su patriótica iniciativa en los adelantos del país, ¿ qué 
estraño seria que nosotros, á tal presidente, también pudiéramos dedicarle este trabajo en nues- 
tra calidad de argentino? 



Pedro Riyas 



INTRODUCCIÓN 



El imperio del Romance, con sus fantásticas crea- 
ciones y sus problemas políticos y sociales que se 
desarrollan al soplo de un capricho, va cediendo 
su puesto al severo raciocinio de la Historia, i'es- 
pecto del dicho con el hecho, girando su acción 
filosófica tan solo en un mundo palpable y real. Da 
este modo las lecturas serias y de provecho para la 
instrucción popular, ganan terreno entre nosotros, 
formándose así el conocimiento del positivo cua- 
dro de la vida, tal como es, bajo sus más resaltan- 
tes aspectos. 

Hay ciertamente verdadero deseo de darse cuen- 
ta de la historia, y, muy en particular, de la histo- 
ria patria que aun se halla tan envuelta en las ne- 
bulosidades de sus primeros tiempos ; deseo que se 
ha despertado vivaz , haciéndose más exigente 
cuanto más se avanza en el estudio de los aconte- 
cimientos que han venido eslabonando nuestro pa- 
sado con nuestro presente. 

A nuestros modernos historiadores se debe esta 
reacción saludable, quienes, sacrificando intere- 
ses propios, rara vez reintegrados al hacer desem- 
"bolsos para sus ediciones, han dado á la prensa 
obras de indisputable mérito, y hecho que por ellas 
se opere una evolución en la conciencia del pue- 
blo formándole un criterio elevado, tanto en el 
orden de sus ideas como en sus gustos litera- 
rios. 

A esta evolución en el sentimiento público, cuyo 
origen tiene por motor el esfuerzo mancomunado 
de aquellos ilustrados escritores, debemos noso- 
tros en gran parte una satisfacción de autor. La 
edición délas Efemérides Americanas que dimos 
á la publicidad en 1879 so agotó casi al mismo 
tiempo de aparecer, recogiendo así y en nuestro 
Ijeneficio, muchos de los frutos bien sazonados 
del árbol que otros hicieron germinar fecundi- 
zando la tierra con el riego poderoso de su inteli- 
gencia. 

Animados con el resultado de aquella edición, 
nos preparamos para una segunda, enriquecién- 
dola con nuevos datos y procurando consignar fiel- 
mente los acontecimientos que se siguieron, dando 
siempre mayor ensanche á los que tuvieron por 
escenario esta República. Hemos corregido al mis- 
mo tiempo, en lo que nos ha sido posible, los erro- 
res que antes so nos habían deslizado, á fin de for- 
mar una nueva obra distinta á la primera, si no en 
su esencia, al menos por la reforma casi completa 
que ha sufrido, y por los muchos é interesantes 
sucesos que han venido á tomar su lugar en el or- 
den cronológico que les corresponde. 

Quizá nos hemos apartado algunas veces de los 
estrechos limites que en su espresion concreta se 
da á una efeméride, permitiéndonos entrar en re- 
flexiones y avanzar ideas del caso que hemos creído 
oportuno para hacerlas más comprensibles, ó 
dar colorido á algunos sucesos que nos han pare- 
cido algo oscuros en la forma en que han sido re- 
feí-idos. Pero al romper las barreras con que hasta 
ahora se ha sujetado á esta clase de trabajos, nos 
ha movido un fin justiciero y patriótico que en 



nada altera la naturaleza de los hechos que pone- 
mos de relieve. 

Cuatro mil efemérides que contiene esta edición, 
bien constituyen un Libro de Consulta, y es este 
el objeto primordial que nos hemos propuesto al 
hacer la presente publicación en la creencia que ha 
de prestar importantes servicios, salvando muchas 
dudas y acentuando algunas verdades históricas 
que han permanecido casi en la oscuridad ó adul- 
teradas maliciosamente por las pasiones políticas. 
Asimismo hemos procurado facihtar el medio rá- 
pido de encontrar una fecha ó un acontecimiento 
dado. A más del índice de las efemérides que se re- 
gistran en el libro, la Tabla analítica que presen- 
tamos de los nombres de las personas que figuran 
en estas, ofrece la brevedad para la consulta, tanto 
de una personalidad como de los sucesos y del 
teatro en que han figurado. 

Cerramos este prólogo reproduciendo los párra- 
fos coa que encabezamos la primera edición, por 
creerlos pertinentes para la aclaración de muchos 
puntos, y para que so tengan en cuenta las dificulta- 
des con que hemos luchado y los elementos de que 
hemos dispuesto para la formación de esta obra. 



«Un libro de efemérides siempre ha sido consi- 
derado como una lectura agradable é instructiva, 
y nos ha estrañado verdaderamente el que hasta 
ahora nadie se haya ocupado en la confección de 
una obra de esta naturaleza, que abrace, en lo po- 
sible, todos los acontecimientos más notables de 
América. 

» El señor doctor Navarro Viola, en la Revista de 
Buenos Aires ha publicado unos interesantes Fas- 
tos de la América Española; del Sr. Nuñez hay una 
serie de efemérides que se relacionan esclusiva- 
mente con los sucesos del Rio de la Plata desde su 
emancipación política hasta fines del primer tercio 
de este siglo; el señor De Moussy también ha pu- 
blicado una tabla cronológica de los acontecimien- 
tos más notables de una época que abraza, poco 
más ó menos, el mismo espacio de tiempo y los 
mismos lugares que el Sr. Nuñez, aunque se es- 
tiende hasta la conquista del Perú y de esta parte 
del continente; en el importante diario uruguayo. 
El Siglo, se publican diariamente ilustradísimas 
efemérides, tanto americanas como europeas; y 
por último, el Sr. Zinny y algunos otros auto- 
res también se han ocupado brevemente de este 
asunto. 

))Pero todos estos trabajos, que dicho sea de paso, 
nos han servido de mucho en la confección de este 
libro, si bien son de indisputable mérito, y está en 
abono de ello la erudición de sus autores, son asi- 
mismo deficientes por cuanto solo abarcan muy 
corto espacio, ó se limitan tínicamente á rese- 
ñarlos hechos de un solo país, tocando ligeramen- 
te algunos acontecimientos fuera de aquel con- 
torno. 

» Todas estas consideraciones pesaron en nuestro 
ánimo, y aunque lejos de reunir la instrucción ne- 



cesai-ia para emprender y llevar á feliz término un 
trabajo de este género, nos alentó, sin embargo, la 
idea de que una obra en las condiciones de la que 
nos ocupa, no es otra cosa que un resultado de 
tiempo y de paciencia, para estractar y poner en 
orden cronológico, mes por mes y dia por dia, las 
novedades que describe la historia. 

» Y en consecuencia, emprendimos la obra. 

» Queriendo no desvirtuar las narraciones al sa- 
carlas de la fuente de que las tomamos, hemos' 
procurado, en cuanto lo permite la concisión del 
trabajo, copiar en lo posible el testo, sin preocu- 
parnos de la originalidad, tomando periodos ente- 
ros toda vez que se han podido ajustar á nuestro 
propósito y aun vaciando en nuestro libro sin nin- 
guna alteración, varias efeméi'ides que correspon- 
den á distintos autores. 

«Nuestro trabajo, pues, no pasa de ser una reco- 
pilación de datos históricos coleccionados en for- 
ma de un libro especial, por lo que no pretendemos 
ni mérito de novedad en esta publicación, ni me- 
nos abrigamos idea alguna de pretensión. 

» Cúmplenos, sí, manifestar que hemos tenido 
especial cuidado en aclarar muchos hechos que 
han sido descritos por algunos autores en diversas 
formas, con sentido vario y con distintas fechas. 
Esta parte que es la más esencial y la más difícil 
de nuestra recopilación, nos ha presentado gran- 
dísimas dificultades, particularmente en los suce- 
sos de épocas lejanas, por la carencia de autores 
que consultar; y algo más, cuando los pocos libros 
que existen y de que hemos podido disponer, se 
contradicen. 

» Pero, ¿ qué mucho que en las viejas crónicas se 
encuentren divergencias, si esto mismo nos suce- 
de en los acontecimientos que se han desarrollado 
en nuestro propio siglo y que vienen á" formar 
nuestra propia historia? "- 

» A propósito de esto, el señor Larrazabal se que- 
ja amargamente de que se ignore, y de que se es- 
criba erróneamente por autores de nota, la fecha 
del nacimiento del general Bolívar: con tal motivo, 
hace notar que la Geografía Universal de Balbi da 
este acontecimiento el 30 de julio de 1793; el Re- 
pertorio de Conocimientos Útiles en 1785, la Bio- 
grafía Universal de Contemporáneos en el mismo 
año ; el Diccionario Enciclopédico de Gaspar y Roig 
en 1780 y el de Bourllet en 1790. Por último, el Dic- 
cionario Nacional de Domínguez lo da en 1780, y 
sin embargo,'' ninguno de esos libros señala á punto 
fijo el verdadero dia del nacimiento del fundador 
de Colombia ! 

» Pero al fin esos libros eran escritos en Europa, 
donde parece hubiera empeño en vivir en la igno- 
rancia más crasa respecto á la vida y desarrollo do 
la America. 

» Veamos en el presente siglo las distintas opi- 
niones de escritores modernos y argentinos sobre 
la aparición de la escuadra británica en el Rio de 
la Plata el año de 1806. El señor Mitre da esta fecha 
tomada del mismo Popham, jefe de la espedicion, 
el 10 de junio ; el general Berresford que mandaba 



las tropas de desembarco, el 8 do junio; el señor 
Nuítez, en la misma fecha; el soñor Domínguez el 
G de junio; el señor Navarro "Viola, elS de junio; 
el señor Zinny en la misma fecha; el Diccionario 
Biográfico Nacional, el 19 do junio; el Compendio 
de la Historia Argentina, anónimo, el 6 de junio; 
y el señor Escardó y el señor De Moussy hacon 
figurar la espedicion en 1805. 

» Y si nos acei'camos más al presente, aun encon- 
traremos en libros últimamente publicados en 
ambas riberas del Plata, otras resaltantes inexac- 
titudes. Vamos á señalar, para concluir con estas 
digresiones, algunos chocantes anacronismos so- 
bre una fecha que debiera estar grabada con letrc^s 
imperecederas en el corazón y en la conciencia de 
todo argentino. Se trata del primer hecho de ar- 
mas en América del ilustre general San Martin : del 
combate de San Lorenzo. 

» Dos obras han visto recientemente la luz pú- 
blica, una"de ellas es la República Argentina, por 
el señor Napp, que fué esci-ita y costeada por orden 
del gobierno argentino para ser presentada en la 
esposicion de Filadelfia. y la otra es la Reseña His- 
tórica, por el señor Escardó; bien, pues, la prime- 
ra dice que el combate tuvo lugar el 5 de febrero 
de 1813 y la segunda el 13 de enero del mismo año, 
y ¡ ni uno ni otro acertaron á señalar con preci- 
sión ese día memorable- en la historia argen- 
tina! 

» Y con tales escollos cronológicos t-^n difíciles 
de salvar hay que tocar á cada momento. 

»¿ Estos errores serán efecto de descuidos en la 
corrección de las obras? Puedo ser y así nos incli- 
namos ácreerlo ; pero el hecho es que en tal forma 
han salido á la publicidad, y que esos errores han 
venido á trastornar, algún tanto, la verdad histó- 
rica, poniendo en serías dudas al lector, y mucho 
más á aquellos que quieren hacer un maduro es- 
tudio de ellos. 

»La esposicion anterior sírvanos de disculpa de 
los errores en que podamos haber incurrido, ya 
por carencia de datos ó por la falta de una base 
histórica en que apoyar nuestro propósito, á pesar 
de la prolija contracción con que nos hemos ocu- 
pado del estudio de los sucesos que han tenido lu- 
gar en el continente, desde su descubrimiento. 

» El libro que nos permitimos ofrecer al público, 
solicitando su indulgente benevolencia, contiene 
tres mil sesenta y cuatro efeméridos todas ameri- 
canas, ó de sucesos que se relacionan íntimamente 
con el mundo de Colon. 

» Concluiremos diciendo que este libro solo debe 
considerarse como un ensayo, pues hay mucho 
que esci'ibír para hacer una obra completa de tal 
género: nuestro propósito ha sido apuntar con pre- 
ferencia los hechos más notables de las distintas 
secciones americanas, dándole preferencia y acen- 
tuando más todo aquello que correspondo á la his- 
toria argentina, puesto que esta publicación es 
hecha esclusivainente para este país y no aspira á 
los honores de una circulación que salve los lími- 
tes del antiguo víreinato del Rio de la Plata.» 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 






/,/ U--' 



■■■^' 



ENERO 



Dia 1 



1549, Descubrimiento de Rio Janeiro. El na- 
vegante portugués Martin Alfonso de Souza, 
descubre la bahía de Nicherohy, á la que le 
puso el nombre de Rio Janeiro. 

1561. Cabildo de Potosí. Se funda el ilustre 
cabildo en la imperial villa de Potosí. 

1664. Asamblea de Jamaica. Por primera 
vez se reúne en la Jamaica una asamblea par- 
lamentaria, estando este territorio gobernado 
por los ingleses. 

1680, Fundación de la Colonia del Sacramento. 
Deseando el gobierno de Portugal establecer 
una colonia sobre la ribera septentrional del 
Rio de la Plata, fundándose en derechos conce- 
didos por la imaginaria línea divisoria trazada 
en el Océano por el papa Alejandro VI (mayo 4 
de 1493), ordenó al maestre de campo Manuel 
Antonio de Lobo, que habla sido nombrado go- 
bernador de Rio Janeiro el 30 de octubre de 1679, 
se ocupara de su realización; para llenar esta 
comisión, Lobo, al frente de fuerzas de infante- 
ría y artillería y acompañado de muchos colonos 
de la villa de Santos, llega á la embocadura del 
Plata y echa los cimientos de la Colonia del Sa- 
cramento, frente á la isla de San Gabriel. Según 
algunos autores, la colonia fué fundada en el 
mismo local donde habia sido muerto Solís. 

1730, Cabildo montevideano. En Montevi- 
deo, banda oriental del Rio de la Plata, se erije 
el primer cabildo y el primer curato. 

1796, Bandera francesa. El comisionado 
Adet, en nombre de la Convención, presenta al 
presidente Washington la bandera de la Repú- 
blica Francesa, después que dicha Convención 
habia colocado, unida con la de Francia, la 
bandera americana en el salón principal de las 
sesiones. 

1804. Independencia de Haiti. Los negros y 
mulatos, después de arrojar á los franceses de 



Santo Domingo, declaran su independencia, de- 
cidiendo que la isla tomase el nombre de Haiti, 
que tenia antes del descubrimiento. 

1807. Batalla de Liberz. En las llanuras de 
Liberz, en Haiti, tiene lugar una batalla entre 
los negros mandados por su general Cristophe 
y los mulatos capitaneados por el general Pé- 
tion. La victoria se pronuncia por los primeros. 

1808. Tráfico de esclavos. Desde esta fecha 
se prohibe en los Estados Unidos de Norte- 
América el tráfico de esclavos del África. 

1809. Sedición de españoles. Los españoles 
encabezados por el alcalde de primer voto don 
Martin Álzaga, y contando con los batallones de 
europeos que habia en Buenos Aires, hacen una 
revoluciónalos gritos de ¡Junta! ¡Junta como 
las de España f ¡Abajo el francés Liniers! con ob- 
jeto de deponer del mando al virey. Pero antes 
que tomase cuerpo este movimiento, á la vez 
que el coronel don Pedro Andrés García rodea- 
ba la plaza con su artillería y se preparaba al 
ataque el cuerpo de Arribeños, el coronel don 
Cornelio Saavedra á la cabeza del regimiento de 
Patricios y de los Húsares mandados por don 
Juan Ramón Balcarce la sofoca, desarmando á 
las tropas españolas. Esta sedición contra la 
autoridad se habia inspirado en los procedi- 
mientos de Montevideo, donde desde el 24 de 
setiembre del año anterior, habíase creado una 
Junta provisoria de gobierno, desconociendo 
la autoridad real que investía Liniers ; pero los 
criollos , en cuyo espíritu se había despertado 
el sentimiento de su propio valer desde los 
combates de 1806 y 1807, se levantaron prepo- 
tentes para conservar á todo trance en su 
puesto al virey Liniers, porque no solo habia 
sido sostenido por las fuerzas vitales del pueblo, 
sino también que en él creian encontrar el cau- 
dillo prestigioso que más tarde los llevarla á la 

1 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



conquista de sus derechos naturales. Puede 
decirse que en este dia, en Buenos Aires, em- 
pezó la lucha entre dos partidos que buscaban 
la preponderancia, el de los nativos y el de los 
españoles, que en breve tiempo deberían de 
disputársela armados en los campos de batalla, 
hasta caer el último postrado. 

1813. Combate de Chiriguaná. El coman- 
dante Simón Bolívar bate una fuerza española 
en Chiriguaná (Nueva Granada), tomándole la 
artillería y cuatro embarcaciones de guerra. 

1825. Reconocimiento de independencia. El 
célebre ministro de Jorge IV , Jorge Ganning, 
pasa una nota al cuerpo diplomático existente 
en Londres, haciéndole conocer la resolución del 
gobierno inglés de reconocer la independen- 
cia de los nuevos Estados de Sud-América. 

1826. Agresión del Brasil. Reconocida por 
el congreso argentino la reincorporación de la 
Provincia Oriental á las Provincias Unidas del 
Rio de la Plata (25 de octubre de 1825) , el Bra- 
sil resistiendo este paso, pone en juego todos 
sus elementos de hostilidad contra la República, 
declarándole la guerra, por lo que el congreso 
dictó la siguiente ley: «El Poder Ejecutivo Na- 
cional queda autorizado para resistir la agresión 
del imperio del Brasil, por todos los medios que 
hace lícitos el derecho de la guerra.» 

1829. Regreso de tropas. Con el general don 
José María Paz, desembarca en Buenos Aires 
la segunda división del ejército nacional que 
habia hecho la campaña del Brasil, poniéndose 
á las órdenes de la revolución triunfante de 
1." de diciembre, encabezada por el general 
Lavalle. — Gon estas fuerzas marchó el gene- 
ral Paz, poco más tarde, á invadir el interior de 
las provincias, penetrando en Córdoba. 

1829. Muerte de Funes. En la ciudad de Bue- 
nos Aires deja de existir repentinamente el 
doctor don Gregorio Funes, deán de la catedral 
de Córdoba. El deán Funes fué uno de los hom- 
bres más distinguidos por su patriotismo y sa- 
ber. Notable orador, tanto en la tribuna sagrada 
como en el parlamento argentino, en donde 
prestó grandes servicios al país y á la causa 
americana. Escritor profundo, dio á luz muchí- 
simas obras, entre ellas el clásico «Ensayo His- 
tórico» en tres tomos, que publicó en 1816 y 17. 
Entre las muchas distinciones con que fué hon- 
rado este ilustre sabio, obtuvo una medalla de 
oro, que hizo llegar á sus manos el general Bo- 
lívar, con el correspondiente diploma, premian- 
do así los importantes servicios que habia pres- 
tado á la causa de la libertad. El gobierno le 
decreta honores postumos. 

1840. Pronunciamiento de Corrientes. La 
provincia argentina de Corrientes se pronuncia 



en armas contra la de Buenos Aires, dando un 
manifiesto en el que declara que se pone á la 
cabeza de la cruzada contra la dictadura de 
Rosas. 

1843. Templo protestante. En Montevideo se 
coloca la piedra fundamental del primer templo 
protestante (anglicano) que se levanta en esta 
república. 

18G3. Libertad de esclavos. El presidente 
Lincoln espide un decreto declarando libres á 
los negros de los Estados separatistas de la 
Union Americana. 

1876. Sublevación de la tribu de Catriel. El 
1." de setiembre de 1875 se hablan ajustado 
nuevos tratados con el cacique general Juan 
José Catriel, y en diciembre se sublevan contra 
la autoridad, reuniéndose con las tribus de Na- 
muncurá,Baigorrita, Pincen y Chilenos, forman- 
do un total de cuatro á cinco mil indios sobre la 
frontera Sud. Las fuerzas nacionales marchan 
inmediatamente á batirlos, y el comandante 
Winter con muy poca gente ataca y vence á una 
fuerza de mil quinientos que se habia aproxi- 
mado al fuerte Lavalle, consiguiendo hacerles 
mucha mortandad y arrebatarles los cargueros 
del robo que llevaban, como también el arreo 
que se componía de ciento setenta mil cabezas 
vacunas, treinta mil Ueguarizas y cuarenta mil 
lanares. 

1877. Estatua de Valdivia. En el cerro da 
Santa Lucía, en Santiago de Chile, se inaugura 
la estatua de Pedro de Valdivia, conquistador 
de Chile y fundador de la ciudad de Santiago. 

1878. Ferro-carril subterráneo. Inaugúrase 
en San Francisco de California un nuevo siste- 
ma de ferro-carril para subir y bajar con velo- 
cidad las grandes alturas. El ingeniero Milliken 
es el inventor. Este ferro-carril consiste en un 
cable metálico que gira en un círculo sin fin 
por medio de poderosas máquinas á vapor, que 
envuelven el metal y lo hacen girar con una 
rapidez continua y considerable. El alambre 
está encerrado dentro de un tubo descubierto á 
flor de tierra y el carro va engarzado en el alam- 
bre por una especie de mano de hierro que un 
tornillo aprieta ó suelta, parando instantánea- 
mente y continuando en el momento que se 
quiera con solo aflojar ó apretar el referido tor- 
nillo. El alambre, en caso de parar el coche ó 
carro, sigue girando en libertad. 

1882. Estatua de Alsina. En la plaza de la 
Libertad, en Buenos Aires, se inaugura solem- 
nemente la estatua del doctor don Adolfo Alsi- 
na, levantada por la simpatía popular y bajo 
los auspicios de las autoridades de la nación y 
de la provincia. 



ENERO 



Dia 2 



1504, Insurrección contra Colon. Estando el 
célebre navegante Cristóbal Colon con los bu- 
ques encallados y destruidos en un puerto del 
Nuevo Mundo, qae denominó Santa Gloria (hoy 
Don Chistopher's Cove, en la Jamaica), se in- 
surrecciona la mayor parte de su gente, capita- 
neada por el oficial Francisco Porras y lo aban- 
dona miserablemente, llevándose las canoas y 
provisiones. Después de hacer una vida errante 
y cometer atrocidades con los indios, rehusan el 
perdón que les ofrece el almirante, y habiendo 
el 19 de mayo acometido al adelantado Bartolo- 
mé Colon, son derrotados por este valiente jefe, 
teniendo al fin que someterse. 

1582. Terremoto en Arequipa, Sufre Arequi- 
pa (Perú) un espantoso terremoto que derriba 
la mayor parte de las casas. 

1788. Ratificación. El Estado de Georgia ra- 
tifica la constitución federal de los Estados 
Unidos. 

1788. Muerte de Maziel, Enlaciudadde Mon- 
tevideo deja de existir el doctor don Juan Balta- 
sar Maziel. Este notable varón, hijo de la pro- 
vincia de Santa Fé (República Argentina) fué 
uno de los más ilustrados y virtuosos sacerdotes 
de su época, y desempeñó en Chile, Charcas y 
Buenos Aires, varios cargos honrosos, habién- 
dose particularmente dedicado á la enseñanza 
de clases superiores, 

1791. Periódico. Aparece en Lima un perió- 
dico bajo el título de El Mercurio Peruano; su 
espíritu es revolucionario. 

1812. Toma de Zituacuaro. El general espa- 
ñol Callejas toma al pueblo de Zituacuaro en- 
tregándose á horribles excesos. Todos los edi- 
ficios de dicho pueblo son reducidos á cenizas 
y sus habitantes diezmados sin distinción de 
sexo, edad, ni condición. Así pagó este desgra- 
ciado pueblo su ardiente amor á la causa de la 
independencia y el honor de haber servido de 
asiento á la primera Junta de gobierno indepen- 
diente creada en Méjico en 19 de agosto de 1811. 

1826. Corso argentino. Habiendo el Brasil 
declarado la guerra á la República Argentina 
(10 de diciembre de 1825), el gobierno de esta 
autoriza el corso marítimo contra los buques y 
propiedades del emperador y de sus subditos. 

1829. Espulsion de españoles. En Méjico se 
decreta la espulsion total de los españoles re- 
sidentes en su territorio, en el término de tres 
meses á contar desde el dia de su promulga- 
ción. Esta ley comprende á los españoles na- 
cidos en la Península, islas Baleares y Canarias. 

1849. Supresión de festividades. El gobierno 
de la diócesis de Buenos-Aires, teniendo en vista 
que los demasiados dias de fiesta entre semana 



entorpecen el trabajo y el movimiento comer- 
cial, alentando á la vez la vagancia y después de 
oir el dictamen del senado del clero, etc., de- 
creta la supresión de éstos dejando tan sola- 
mente cuatro en el año. El mismo obispado, á 
solicitud del gobierno, ya habla suprimido mu- 
chos dias festivos por una resolución tomada el 
16 de noviembre de 1832. — Con la caida de 
Rosas, el 3 de febrero de 1852, fueron restable- 
cidas estas festividades. 

1858. Banco de emisión. Se instala en el Ro- 
sario de Santa Fé (República Argentina), el 
primer Banco de emisión, denominado Banco 
Mauá y Compañía. 

1861. Separación. El Estado del Mississippí 
se separa de la Union Norte-Americana. 

1865. Toma de Paisandú. El 2 de diciembre 
de 1864 se presenta el general Flores frente á 
Paisandú con fuerzas revolucionarias y brasile- 
ras; el 3 intima la rendición que es rechazada 
por el jefe de la plaza, coronel don Leandro 
Gómez; el4y 5se ocupanlas familias y estranje- 
ros en desalojar la ciudad, y desde el 6 empie- 
zan los ataques que se siguen diariamente con 
pequeñas interrupciones, aumentándose las 
fuerzas sitiadoras con la llegada de un ejército 
brasilero al mando del general Mena Bárrelo. 
Desde el principio del sitio la escuadra imperial 
que mandaba Tamanderé, bombardeaba impu- 
nemente la ciudad, sin que los pequeños caño- 
nes de la defensa pudieran ofenderla. El 31 
empieza un formidable ataque que sigue en la 
noche y todo el dia y noche del 1.° de enero. 
No habla tiempo de recoger los cadáveres ni 
heridos y se negó una pequeña tregua para este 
objeto humanitario. A los sitiados se les hablan 
concluido los fulminantes y se servían de cabe- 
zas de fósforos. El coronel Raña cae herido de 
muerte. El coronel i iris con treinta y cuatro 
hombres armados con bayonetas y lanzas para 
economizar la pólvora que era escasa, sale de la 
trinchera y carga al batallón 3 de línea brasile- 
ro, se entrevera y mata hasta que huyen los 
infantes llenos de pánico dando la espalda á ese 
puñado de valientes. Unas horas después Piris 
es muerto al colocar un cañón en la trinchera. 
En la noche el incendio devora la ciudad y sólo 
se respiraba una atmósfera de fuego y de putre- 
facción de los cadáveres. Así amaneció el dia 2. 
¡Imponente era el cuadro de tanta desolación! 
¡Incendio, ruinas, cadáveres y heridos por todas 
partes! Cincuenta y dos horas consecutivas de 
pelea: los sitiadores se renovaban, pero los si- 
tiados siempre eran los mismos. Los coroneles 
Azambuya, Ribero, Fernandez, Sierra y Argentó 
hablan muerto. El dia 2 ya no era posible resis- 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



tir, porque aquello no era más que un montón 
de ruinas con una guarnición que no habia te- 
nido tiempo de comer ni de dormir y que no 
tenia municiones. El general Gómez (el 11 de 
diciembre habia sido elevado á este rango por 
el mismo gobierno que lo dejó perecer) recien 
piensa en capitular pidiendo garantías para su 
gente y entregándose él á voluntad del vence- 
dor; y Flores, y Mena Barrete, y Tamandaré, le 
niegan las consideraciones que se deben á los 
valientes que defienden con honor á su puesto: 
le exigían que se entregara á discreción, pero 
que las vidas serian respetadas. Todo estaba 
perdido; en tal estado, el joven oficial Encina 
pide la orden al general para dar fuego al de- 
pósito de la pólvora, que se le niega para evitar 
nuevos desastres. La bandera de parlamento 
estaba enarbolada y los defensores con las ar- 
mas en descanso ; aprovechando esto el enemi- 
go empieza á introducirse en la plaza. El general 
Gómez se ocupaba en la redacción de la nota 
aceptando las condiciones de los aliados, cuando 
es sorprendido y hecho prisionero. Un rato des- 
pués este bizarro jefe y los coroneles Braga, 
Fernandez y mayor Acuña y cuatro oficiales más 
son fusilados!!... La guarnición, que sólo se 
componía de cuatrocientos hombres de mil que 
eran, fué hecha prisionera, esa heroica guar- 
nición que con cuatro cañones de á 8 habia 
resistido veinte y siete dias sin ceder un palmo 
y bajo una lluvia de plomo y de hierro, á once 
mil quinientos soldados de tierra con cuarenta 
piezas rayadas de 6 á 60 y á cinco cañoneras con 
piezas de grueso calibre. La heroica Paisandú, 
la segunda ciudad de la República Oriental, fué 
reducida á escombros por los cañones estranje- 
ros, bajo las órdenes de un general uruguayo, 
sellándose este episodio sangriento con el sa- 



crificio de nobles víctimas que acababan de 
glorificar las armas orientales, defendiendo con 
honra y patriotismo el honor de la bandera na- 
cional. — Diez y nueve años después de esto 
brutal y estéril sacrificio, el 2 de enero de 1884, 
con motivo de ser trasladados los restes del es- 
clarecido general Leandro Gómez al panteón 
que la República le habia levantado en el ce- 
menterio de Montevideo, se le hacen grandiosas 
exequias tributándosele los honores militares 
á que era acreedor un héroe de tal valía. El 
pueblo oriental, rindiendo culto al sagrado pa- 
triotismo del virtuoso y valiente general, solem- 
niza aquel acto de justicia postuma tributándole 
surespetuoso homenaje. Lapatética ceremonia, 
tan popular y entusiasta, fué una verdadera 
apoteosis en honor del valeroso defensor de la 
bandera nacional en Paisandú, que desde enton- 
ces se ha inmortalizado como se glorificaron 
todos sus defensores, 

1868. Muerte de Paz. En San José de Flores 
(Buenos-Aires) deja de existir el doctor don 
Marcos Paz, coronel de la nación y notable per- 
sonaje político. El doctor Paz era vice-presidente 
de la República Argentina y estaba al frente del 
poder ejecutivo en la época de su fallecimiento, 
por hallarse en campaña el presidente Mitre. 
El doctor Paz habia desempeñado la primera 
magistratura en Tucuman, y su gobierno fué 
uno de los honrados y progresistas que ha te- 
nido esa provincia. 

1876. Invasión á Tapalqué. De las mismas 
indiadas reunidas con motivo de la sublevación 
de la tribu de Gatriel (enero 1.°) habia un grupo 
considerable invadido á Tapalqué, el cual es 
perseguido y acuchillado por el activo coronel 
don Conrado Villegas que les quita el arreo que 
llevaban ocasionándoles muchísimas bajas. 



Bia 3 



"í 667. Ejecución de Boliorquez. Siendo gober- 
nador del Tucuman don Alonso Mercado de Villa- 
corta aparece en el vaUe de Galchaquí don Pedro 
Bohorquez, español fugado de las cárceles de 
Chile, titulándose Guallpa-Inca, haciendo com- 
prender á los indios que era un descendiente de 
los antiguos emperadores del Perú. Los indios 
crédulos lo reciben en triunfo y le juran obe- 
diencia, habiendo entre estos ciento diez y siete 
caciques. Bohorquez tiene la audacia, después 
de algunos mensajes, de presentarse con gran 
pompa y séquito al gobernador Mercado en la 
ciudad de Londres, en Catamarca, donde lo 
aguardaba, y á quien también engaña hacién- 
dole entender que su objeto era servir al rey y 
á la religión, valiéndose de esos medios para 
que los indios no le ocultasen los tesoros que 



ellos creian escondían, y como era consiguiente, 
interesándolo en el negocio. Mercado lo protege 
y el 12 de agosto de 1657 firman unos tratados, 
en que Bohorquez acataba el poder real, y el 
gobernador reconocía en este el titulo de Inca, 
regalándole asimismo vestiduras y atributos de 
dignidad. Al dia siguiente marcha Bohorquez á 
Calchaquí que ya reputaba como una de las 
tierras de su dominio, y desde entonces trabaja 
para poner á todas las indiadas circunvecinas á 
sus órdenes ofreciéndolas libertarlas del domi- 
nio español. El virey del Perú desaprueba la 
conducta de Mercado y le ordena ejecute la pri- 
sión de Bohorquez; pero ya era tarde, porque 
este, prevenido, se habia preparado á la defen- 
sa. Se siguió una guerra cruenta entre los indios 
mandados por Bohorquez y los españoles, has- 



ta que al fln falto de elementos el falso Inca pide 
indulto para sí y los indios á la Audiencia de 
Ghuquisaca, y esta con aprobación del virey, se 
lo otorga. Rendido Bohorquez en 1659 es lleva- 
do á Lima, pero viendo que se faltaba á lo pac- 
tado y su prisión se prolongaba, en 1664 manda 
un hijo al valle de Galchaquí á sublevar los 
indios á fin de que impusieran su libertad, pero 
siendo éste descubierto es ahorcado y descuar- 
tizado en Salta. Sobre la causa de Bohorquez se 
consulta á España, hasta que sentenciado á 
muerte de garrote, es ejecutado en su propia 
prisión el 3 de enero de 1667 en altas horas de 
la noche. Al dia siguiente su cabeza fué coloca- 
da en un sitio público. 

1777. Combate de Princeton. Washington se 
habia situado en Assumpink-Greek, á cuyo pun- 
to llega el dia anterior el general inglés Gorn- 
wallis y sostienen un fuerte cañoneo, suspen- 
diendo con la noche el ataque para el dia 
siguiente; pero el general americano, enga- 
ñando al enemigo, levanta su campamento y 
marcha sobre Princeton donde bate las fuerzas 
del coronel Mawhooh, y se retira á Morristown, 
llevándose muchos prisioneros y armamento, 
pero contando entre sus pérdidas la del gene- 
ral Mercer, que fué herido y murió el 12. 

1804. Muerte de Juárez. En Roma deja de 
existir el jesuíta argentino don Gaspar Juárez. 
Este distinguido sacerdote se habia retirado á 
Italia cuando la espulsion de los jesuítas de los 
territorios españoles ordenada por Garlos III. 
Hombre de grandes virtudes y de mucho saber 
escribió varias obras en castellano y latin, y á 
más unos elementos de gramática quichua. 

1808. Periódico. — Don Francisco José de Gal- 
das, natural de Popayán, publica en Bogotá el 
primer número del primer periódico que se co- 
noció en esta ciudad, titulado: Semanario de 
Nueva Granada. Galdas era un sabio botánico, 
físico y astrónomo que fué más tarde sacrificado 
por patriota á la saña del general español Mo- 
rillo. 

1817. Batalla del Catalán. En el arroyo Cata- 
lán (República Oriental) es derrotado completa- 
mente el caudillo oriental don José Gervasio 
Artigas por las fuerzas portuguesas á las órde- 
nes del comandante Abreu^ en una reñida y 
sangrienta batalla que tiene lugar en este 
punto. 

1833. Usurpación de las Malvinas.— El 8 de 
enero de 1766 los ingleses se hablan apoderado 
del puerto Egmont en una de las islas Malvinas; 
en 1770 (10 de junio) fueron arrojados de allí 



por una espedicion mandada por Bucarelli, go- 
bernador de Buenos Aires, y un año después 
restituidos á la isla por convenio de 22 de ene- 
ro de 1771 entre España é Inglaterra, abando- 
nando definitivamente el puerto Egmont el 22 de 
mayo de 1774, llenando así una prescripción se- 
creta del convenio que obligaba á Inglaterra á 
desalojar la isla al poco tiempo después de ha- 
berla vuelto á ocupar, cuyo acto se hacia en re- 
paración del ataque imprevisto de Bucarelli. 
Desde entonces la autoridad del Rio de la Plata 
volvió á tener jurisdicción en las islas, tomando 
posesión solemne de ellas el 10 de octubre de 
1832. Hacia cincuenta y nueve años que los in- 
gleses no hablan vuelto á ocuparse de las Mal- 
vinas, hasta que el 2 de enero de 1833 se pre- 
senta allí la corbeta Clio y su jefe Orislow 
notifica al comandante don José María Pineda 
que mandaba la goleta de guerra Sarandí 
anclada en aquel puerto, que al dia siguiente 
arriase el pabellón argentino para izar el de la 
Gran Bretaña, protestando un derecho de so- 
beranía que solo tenia por razón sus poderosos 
cañones asestados contra una débil población . 
El dia 3 se consumó el atentado inaudito de 
esta usurpación cometida por una de las nacio- 
nes más poderosas del mundo sobre un pueblo 
que se hallaba en la infancia de su existencia 
política. (Véase el 10 de octubre de 1832.) 

1847. Reconocimiento de independencia. El 
reino de Suecia y Noruega reconoce la inde- 
pendencia de la República Argentina, firman- 
do el tratado en Buenos Aires, en representa- 
ción del rey, el capitán de fragata, caballero 
Erico Gustavo de Klint. 

1865. Toma de Curumbá. Así que las fuerzas 
paraguayas al mando del general don Vicente 
Barrios tomaron posesión del fuerte Goimbra 
(28 de diciembre de 1864) marcharon á Gurum- 
bá, cuya ciudad tomaron sin resistencia por ha- 
ber sido abandonada por los brasileros. En esta 
plaza encuentran valioso botin; saquean la ciu- 
dad y cometen toda clase de escesos con las 
desgraciadas familias, dando el ejemplo el 
mismo jefe de la espedicion. 

1877. Muerte de Valle Riestra. Muere en la 
villa de Ghorrillos el contraalmirante de la ar- 
mada peruana don Domingo Valle Riestra, una 
de las reliquias gloriosas de la guerra de la in- 
dependencia. 

1883. Ciudad de Belgrano. Un decreto del 
gobierno de la provincia de Buenos Aires, de- 
clara ciudad al pueblo de Belgrano. 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 4 



4493. Viaje de Colon. El navegante Cristó- 
bal Colon se embarca en la isla Española (Haiti 
ó Santo Domingo) y se hace á la vela para Euro- 
pa, de regreso de su primer viaje, dejando en la 
isla treinta y nueve hombres al mando del capi- 
tán Rodrigo de Escobedo para guardar el fuerte 
Navidad que se habia construido (diciembre 26 
de 1492). De consiguiente, esta fué la primera 
guarnición militar y colonización que se esta- 
bleció en el Nuevo Mundo. El mismo dia de su 
regreso, navegando Colon por las Antillas, des- 
cubre un elevado bosque, que denomina Monte- 
Ghristi. Costeando la Española llega al golfo de 
Samaná que la separa de otra isla ocupada por la 
guerrera tribu de los ciguayanos, con los cuales 
sostiene un combate, hiriendo á dos y disper- 
sando al resto. «Esta fué la primera contienda, 
dice W. Irving, que tuvieron con los indios y la 
vez primera que se derramó la sangre de los in- 
dígenas por los blancos en el Nuevo Mundo, s 

i817. Batalla del Catalán. Las fuerzas por- 
tuguesas vencedoras el dia anterior en el mismo 
punto que ocupaban, son atacadas en la madru- 
gada por Andrés Latorre, mayor general de 
Artigas, que con un cuerpo de ejército, operan- 
do por su propia inspiración, trata de sorpren- 
der al enemigo. Después de un combate san- 
griento quedan vencedores los portugueses 
sobre el campo de batalla. Esta victoria dejó 
espedito á los portugueses el camino de Mon- 
tevideo. 

1831. Pacto del Litoral. Los gobernadores 



de las provincias argentinas de Buenos Aires, 
Entre Rios y Santa Fé firman un convenio con 
ánimo de hacer un ensayo de organización y en 
previsión también de la liga que habían forma- 
do las provincias del interior el 31 de agosto del 
año anterior. Este convenio fué conocido con el 
nombre de Pacto del Litoral. Corrientes entró 
mas tarde á formar parte de este convenio. 

1863. Batalla de Murfreesboro. Una gran ba- 
talla tiene lugar en Murfreesboro, venciendo el 
general unionista de la América del Norte Ro- 
secrans al general separatista Bragg. Las fuer- 
zas que luchan pasan de cien mil hombres, 
dura tres dias la batalla y quedan fuera de com- 
bate más de quince mil soldados. 

1875. Combate de Quera. La revolución del 
24 de setiembre de 1874 habia alcanzado hasta 
Jujuy, donde el jefe don Laureano Saravia, en 
la Puna, se habia pronunciado en armas contra 
el gobierno, poniéndose á la cabeza de una 
fuerte división: allí le lleva el ataque el mismo 
gobernador de la provincia, coronel don José 
María Prado y en Quera lo destruye completa- 
mente haciéndole una gran mortandad y tomán- 
dole prisionera la mayor parte de su gente. Con 
esta victoria queda asegurada la tranquilidad 
de Jujuy, alterada por aquella revolución. 

1881. Bombardeo de Ancón. La corbeta chi- 
lena O'íft'í/sftns bombardea el puerto de Ancón 
que se halla á siete leguas al Norte de Lima, 
consiguiendo echar á pique á la lancha torpedo 
República. 



Dia 5 



1632. Espedicion holandesa. Al mando del 
almirante Lichtast entra en el Rio Parahiba 
(Brasil) una espedicion holandesa con objeto de 
llevar algunas hostilidades al territorio, pero 
retrocede al ver á la ciudad de Rio Grande del 
Norte en actitud de hacer una resistencia ven- 
tajosa. Casi al mismo tiempo el almirante Van 
Scop embiste á la ciudad de Pontal de Nazareth 
y tiene que desistir por la intrepidez con que 
se sostuvo el jefe de la plaza Rento Maciel. 

1681 . Concesión de Pennsylvania. Carlos II de 
Inglaterra, en pago de una deuda de diez y seis 
millones de libras, concede al filántropo William 
Penn un estenso territorio en América, deno- 
minándolo Pennsylvania; honor con que el rey 
significa el aprecio con que distingue al almi- 
rante Penn, padre de aquel. 



1728. UniTersidad de Cuba Debido á los es- 
fuerzos del obispo Gerónimo Valdés, se funda 
en el convento de Santo Domingo la primera 
universidad en la isla de Cuba. 

1735. Irrupción de indios. El gobernador del 
Tucuman don Juan de Armaza y Arregui se ha- 
llaba en completo desacuerdo con el cabildo de 
Salta, hasta el estremo de formarse bandos. 
Aprovechando esta circunstancia, por lo que se 
habia abandonado la frontera, los indios comar- 
canos hacen una irrupción en el valle de Salta 
cometiendo gran mortandad y llevándose mu- 
chos cautivos y un abundante botin. 

1814. Batalla de Fumarán. Las tropas espa- 
ñolas derrotan por segunda vez á las mejicanas 
mandadas por el cura-general Morolos, en Pu- 
ruarán, donde se hablan retirado después del 



contraste sufrido en Valladolid en 24 de diciem- 
bre del año anterior. 

4818. Sitio de Talcahuano. Por convenir á 
los planes de campaña del general San Martin, 
el general chileno O'Higgins levanta el sitio de 
Talcahuano para reunirse con el ejército argen- 
tino. Con motivo de esta retirada, los habitantes 
de las ciudades de Concepción y Talca, y de los 
pueblos vecinos, abandonan sus hogares, que- 
mando y destruyendo todo lo que no pueden 
llevar y siguen la marcha del ejército. Tal era 
el horror que les inspiraba la dominación espa- 
ñola, temiendo, una vez retirados los patriotas, 
volver á caer bajo su férrea mano. 

1824. Pozo artesiano. Se da principio al en- 
sayo de un pozo artesiano en Buenos Aires, en 
la noria de la Recoleta. No dio ningún resul- 
tado. 

1824. Espedicion al desierto. El general don 
Martin Rodriguez, gobernador de Buenos Aires, 
sale á campaña al frente de una segunda espe- 
dicion, con objeto de contener á los indios del 
Sud en sus depredaciones y dejar definitivamen- 
te asegurada la frontera. La primera tuvo lugar 
el 10 de marzo de 1823. 

1828. Ejecución de Arana. El general Arana 
es fusilado en Méjico por los patriotas, por ha- 
bérsele descubierto en una conspiración realista 
con el padre Arenas, que era el jefe, proponién- 
dose formar una regencia eclesiástica para go- 
bernar en nombre de Fernando VII y restable- 
cer la inquisición. 



1838. Nacimiento de Piérola. En la ciudad de 
Arequipa, en el Perú, nace el doctor don Nico- 
lás de Piérola. — Hombre de capacidad y de 
gran prestigio, ocupó desde joven los altos 
puestos de la administración. Periodista y revo- 
lucionario, el 21 de diciembre de 1879 dá en 
tierra con el gobierno del general Prado y el 23 
se declara dictador del Perú, habiendo dado 
un elocuente manifiesto al pueblo y al ejér- 
cito. 

1857. Muerte de Bustamante. En la ciudad 
de Montevideo deja de existir don José Luis 
Bustamante, escritor serio que ha dejado varias 
obras sobre la historia de su país. Bustamante 
habia nacido en Buenos Aires. 

1867. Batalla de la Rinconada. El 9 de no- 
viembre habia estallado un movimienio revolu- 
cionario en la provincia de Mendoza, colocándo- 
se en el gobierno á don Garlos Juan Rodriguez. 
El gobierno nacional inmediatamente toma me- 
didas para sofocarlo y en tal virtud el goberna- 
dor de la Rioja, teniente coronel don Julio Cam- 
pos marcha con la primera división al encuentro 
de los revolucionarios, mandados por el coronel 
don Juan de Dios Videla, y en la Rinconada del 
Pocito (provincia de San Juan) libran una ba- 
talla, siendo desgraciada para las armas nacio- 
nales. El comandante Campos se retira á la pro- 
vincia de San Luis con algunas fuerzas que 
salva, y el mismo dia entra Videla con su gente 
en la ciudad de San Juan. 



Dia 6 



4494. Misa en el Nuevo Mundo. En la colonia 
IsajDela fundada por Colon en la isla La Españo- 
la (Haiti) se celebra la primera misa en el Nue- 
vo Mundo, en la que ofician trece sacerdotes en 
una iglesia que acababan de construir. 

1503. Descubrimiento de Belén. Colon descu- 
bre un rio que los naturales llamaban Yebra y 
él denomina Belén : en sus márgenes construye 
un establecimiento español que poco tiempo 
después tuvieron que abandonar por la hosti- 
lidad de los indios. 

1532. Ejecución de Lucía de Miranda. El 8 de 
mayo de 1527 penetra en el Rio Paraná el nave- 
gante Sebastian Gaboto; después de muchos 
dias de navegación da fondo definitivamente en 
la embocadura del rio Carcarañá (provincia de 
Santa Fé) y levanta allí un fuerte que denomina 
Sancti Espíritu. Gdihoio sigue remontando el rio, 
después de dejar establecida una colonia, que 
fué la primera que tomó asiento en el Rio de la 
Plata. Los nuevos pobladores vivieron algún 
tiempo en buena armonía con los naturales del 



país que eran los indios timbús; pero desgra- 
ciadamente el cacique de esta tribu, llamado 
Mangoré, se apasiona de hermosa la española 
Lucía de Miranda, esposa del oficial Sebastian 
Hurtado. Como el salvaje fuera desdeñado, con- 
cibe la idea de apoderarse de ella por medio de 
un bárbaro y sangriento atentado: una noche, 
con sus indios, sorprende el fuerte esterminan- 
do á todos los españoles, pero en la defensa de- 
sesperada de estos queda entre los muertos el 
mismo Mangoré. Siripo, su hermano, le sucede 
inmediatamente en el mando; habia salvado á 
Lucia y su esposo, reteniéndolos en su poder. 
El pecho de este salvaje también se inflama al 
contemplar la belleza de su cautiva; no consi- 
guiendo quebrantar la virtud de la española, ni 
con ruegos ni amenazas, en su bárbara deses- 
peración hace quemar viva á esta noble víctima 
de dos brutales pasiones. Su marido también es 
sacrificado. Tal fué el fin trágico de la primera 
población que se fundó en territorio argentino. 
1535. Fundación de Lima. El arrojado con- 



^ 8 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



quistador español Francisco de Pizarro funda 
la ciudad de Lima en el Perú, á la que da el 
nombre de Ciudad de los Reyes, cuya denomina- 
ción le duró poco tiempo. 

1542. Espedicion al Chaco. Desde el puerto 
de los Reyes que acababa de descubrir el capi- 
tán Domingo Martínez de Irala emprende este 
su marcha al interior del Chaco buscando una 
ruta para el Perú. Esta espedicion no dio nin- 
gún resultado. En agosto de 1548 emprende 
Irala una segunda esped icion y atravesando el 
Chaco por frente del cerro Pan de Azúcar con- 
sigue llegar al Perú y ponerse en comunicación 
con el padre La Casca que gobernaba aquel ter- 
ritorio. Después de esta hazaña regresa Irala á 
la Asunción del Paraguay de donde era gober- 
nador. La espedicion trajo del Perú una majada 
de ovejas y cabras que fueron las primeras que 
se conocieron en el Paraguay. 

1763. Ataque á la Colonia. Una escuadra an- 
glo-portuguesa al mando del señor de Maena- 
mara, lleva un formidable ataque á la Colonia 
del Sacramento (rendida por los españoles el 
30 de octubre del año anterior) con objeto de 
apoderarse de ella; pero el general don Pedro 
de Ceballos la defendía, y aunque falta de re- 
cursos bélicos la plaza, sobrábale elementos de 
defensa con el coraje del jefe español. El triunfo 
no se hace esperar por parte de los españoles, 
pues tras de dos horas de combate hacen volar 
al navio comandante de sesenta y cuatro caño- 
nes, tomando muchos prisioneros. 

1813. Ocupación de Santa Marta. Robusteci- 
das las fuerzas realistas de Santa Marta después 
de la reconquista de Venezuela por Monteverde, 
ocuparon muchos pueblos de las orillas del 
Magdalena y proclamaron el restablecimiento 
del gobierno español. El dictador Torrices dio 
el mando de las tropas de Cartagena á un aven- 
turero francés, Pedro Labatut, y le encargó la 
dirección de las operaciones militares en el bajo 
Magdalena, es decir, en la región que baña este 
rio al desaguar en el mar. Felizmente, cuando 
el espíritu público empezaba á decaer, llegaron 
á aquella plaza Bolívar y otros jefes venezola- 
nos, que iban huyendo de la dominación es- 



pañola. Estos militares reanimaron el entusias- 
mo en Cartagena, y recibiendo el mando de 
algunas tropas, se dispusieron á marchar contra 
el enemigo. El comandante Labatut emprendió 
la campaña á principios de noviembre por la 
región del Norte; y mediante una serie de triun- 
fos, fué ocupando diversas poblaciones, en las 
cuales quitó á los españoles muchos cañones y 
municiones. En seguida se embarcó con sus tro- 
pas en el Magdalena, y saliendo al mar, fué á 
caer sobre Santa Marta que ocupó sin dificultad 
el 6 de enero de 1813, habiendo abandonado la 
plaza sus defensores para buscar su salvación 
en Puerto Belo, donde era reconocida la auto- 
ridad del virey Pérez. 

1816. Emigrados granadinos. Desembarcan 
en los Gayos de San Luis (Haitij los valientes 
defensores de Cartagena, que rompiendo el cer- 
co del enemigo (5 de diciembre de 1815), no 
pudiendo ya resistir, salieron á buscar un asilo 
en el eslranjero. 

1817. Entrada á Jujuy. El general español 
Olañeta entra triunfante en la ciudad de Jujuy, 
donde enarbola el estandarte del rey de España, 
después de haber arrollado las partidas que le 
disputaban el terreno. A esta población la en- 
cuentra casi desierta, habiéndose retirado los 
hombres para poner en breve sitio á la plaza 
con el resto del país que se habia levantado en 
armas. El general La Serna se le reúne poco 
después. (Véase el 6 de febrero.) 

1865. Captura del Anhambay. El jefe paar- 
guayo Barrios inmediatamente de haber notado 
el desaparecimiento de la guarnición de Co- 
rumbá, tomada el dia 3, habia mandado dos va- 
pores en su persecución, remontando el rio San 
Lorenzo. El vaporcito Ipora que montaba el te- 
niente Herreros, comandante en jefe de los dos 
buques, alcanza al vapor brasilero Anhambay, 
de buena construcción y bien armado, capitán 
Baker, que iba haciendo fuego en retirada; mas 
el Ipora sin contestar lo alcanza y lo toma al 
abordaje, sin resistencia, porque los brasileros 
aterrados se pchan al agua en donde eran muer- 
tos á balazos, siendo el resto de la tripulación 
pasada acuchillo. 



Dia 7 



1530. Espedicion de Pizarro. Se hace á la 
vela en Sevilla el valeroso y emprendedor Fran- 
cisco Pizarro para realizar su tercera y últi- 
ma espedicion en la conquista del Perú. Pi- 
zarro auxiliado por la corte llevaba tres buques 
y alguna gente, armas y provisiones. Tras de un 
viaje feliz arriban los españoles al puerto de 
Santa María en el continente. Reuniendo á al- 



gunos de los primeros espedicionarios, alcanza 
su fuerza á ciento ochenta hombres y veinte y 
siete caballos. Tales fueron los elementos con 
que Pizarro emprendió la conquista de un po- 
puloso imperio. 

1779. Esploracion de la Patagonia. El pilo- 
to don Juan de la Piedra á fines de 1778 se hace 
á la vela del puerto de Montevideo, y el 7 de 



enero del siguiente año las naves españolas dan 
fondo en la bahía San José, en la costa patagó- 
nica, en ochenta brazas de agua. 

1827. Llegada á Buenos Aires. El general 
don Mariano Necochea y el coronel don Isidoro 
Suarez llegan á Buenos Aires, su patria, siendo 
recibidos espléndidamente y obsequiados por el 
presidente de la República. Venian desterrados 
del Perú, en cuyo país hablan derramado su 
sangre para darle libertad. Concluida la guerra 
de la independencia con las batallas de Junin y 
Ayacucho donde se batieron las fuerzas argen- 
tinas ala par de las peruanas y colombianas, 
habian quedado en el Perú muchos jefes de los 
que empezaron la guerra de emancipación des- 
de las márgenes del Rio de la Plata. Libre ya de 
españoles el antiguo imperio de los Incas, em- 
pezó á tomar vuelo la desmedida ambición de 
Bolívar, que conservaba allí las tropas de Co- 
lombia, pretendiendo dar un nuevo tirano á los 
pueblos recien libertados; tal conducta irrita á 
los peruanos y fraguan una conspiración contra 
él. Los oficiales argentinos son acusados de ha- 
ber también tomado parte en ella, y sin embar- 



go que nada pudo probárseles, se ordena el 
destierro de los generales Necochea y Alvarado 
y de los coroneles Suarez, Estomba, Videla Cas- 
tillo y otros muchos. «El bravo Necochea, dice 
Domínguez, sintiendo aquel golpe en el fondo 
de su alma generosa, devolvió al gobierno pe- 
ruano sus despachos y los documentos de eré • 
dito que habia recibido en recompensa de sus 
servicios, diciendo que del Perú no quería lle- 
var sino sus heridas.» 

1830. Combate de Aneaste. Derrotado el 
general Quiroga en la Tablada (junio 23 de 
1829) vuelve á la Rioja á formar un nuevo ejér- 
cito, no parándose en los medios que le sugie- 
ren sus ideas despóticas y sanguinarias con tal 
de llenar su objeto; su segundo, el general don 
José Benito Villafañe lo secunda cometiendo 
por su parte los mismos actos violentos. En tal 
situación lo ataca una fuerza del ejército del 
general Paz al mando del coronel don Justo 
Lobo y se empeña un combate sangriento, en 
el que este muere y su gente es derrotada. Vi- 
llafañe, vencedor, se escede en arbitrarias y 
crueles exacciones de dinero en esa provincia. 



Bia 8 



1725. Terremoto en el Perú. En la mayor 
parte del vireinato del Perú, se siente un fuer- 
te sacudimiento de tierra, cuyas consecuencias 
para el país son terribles. 

1762. Ataque á la Martinica. Una escuadra 
inglesa mandada por el contraalmirante Rodney 
ataca á la Martinica, una de las pequeñas Anti- 
llas, resistiendo bravamente la guarnición fran- 
cesa que la ocupaba. 

1766. Fortificación de Puerto Egmont. El 
capitán inglés Macbride llega al Puerto Eg- 
mont, en una de las islas Malvinas, con una 
fuerza militar y establece un fuerte colocando 
una guarnición, desconociendo así por comple- 
to el derecho de España á estas islas. En un 
documento oficial el señor Builies, ministro nor- 
te-americano, dice que clos ingleses tentaron 
el cultivo, y no habiendo leña, se trasportaron 
de Pont Famine Bay varios millares de árboles 
chicos con tierra en sus raíces, en uno de los 
buques déla escuadra del comodoro Aballis,con 
el objeto de ser trasplantados en las Malvinas. » 
Los franceses habian ocupado esta isla dos años 
antes, el 3 de febrero de 1764. (Véase 23 de ene- 
ro de 1765 y 4 de octubre de 1766 .) 

1815. Defensa de Nueva Orleans. Los ameri- 
canos á las órdenes del bravo general Jackson 
obtienen un espléndido triunfo en la heroica de- 
fensa de Nueva Orleans (Estados Unidos), re- 
sistiendo el ataque valeroso de las legiones in- 



glesas á las órdenes del general Pakenham. 
Este denodado jefe muere en el combate y los 
generales ingleses Gibbs y Keane son grave- 
mente heridos. En este ataque quedaron en el 
campo de batalla (llanuras deChalmette) dos 
mil soldados ingleses, siendo las pérdidas de 
los americanos, insignificantes, por haber esta- 
do defendidos por las trincheras que circunvala- 
ban la ciudad. 

1820. Sublevación de Arequito. En la maña- 
na del 8 de enero de 1820 tiene lugar en la pos- 
ta de Arequito, provincia de Santa Fé, una con- 
juración en el ejército auxiliar del Perú al 
mando del general don Francisco Fernandez de 
la Cruz, que por orden del Gobierno regresaba 
del Alto Perú hacia la ciudad de Buenos Aires. 
Este ejército se componía, aproximadamente, 
de tres mil hombres : una mitad de él, encabe- 
zada por el general don Juan Bautista Bustos, 
coronel don Alejandro Heredia y el comandante 
don José María Paz, formándose en línea de 
combate, declara «que no seguirla haciendo la 
guerra civil y se separaba del ejército,» dando 
esta razón como única causa de la sublevación ; 
y esto se hizo en momentos en que por todas 
partes se cruzaban partidas de montoneros san- 
tafecinos declaradas en completa hostilidad 
contra la nacionalidad que se trataba de cimen- 
tar á costa de tantos sacrificios. El general 
Cruz, para evitar derramamiento de sangre y 



10 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



salvar la parte del ejército que permanecía fiel 
á su bandera, consiente en la separación de los 
conjurados, dándoles también parte del parque, y 
emprende su marcha, siendo inmediatamente 
atacado por algunas partidas de montoneros que 
fueron arrolladas por el intrépido comandante 
La Madrid. El dia 9 amanece la columna del ge- 
neral Cruz, que habla acampado en medio de la 
Pampa, circundada por una fuerza de cuatro- 
cientos montoneros, y se defiende con su arti- 
llería y fusilería. Los sublevados al sentir el 
fuego y ver comprometidos á sus antiguos com- 
pañeros, van en su auxilio con toda la caballe- 
ría mandada por el coronel Heredia, quien inti- 
ma á los santafecinos cesasen las hostilidades, 
porque estaban en paz, declarándoles que de lo 
contrario los cargarla. El general Cruz colocado 
bajo la protección de los sublevados, y porque 
en la noche hablan abandonado su campo gran 
número de fuerzas para reunirse á estos, se 
resignó á hacer á Bustos la entrega del man- 
do y de los cuerpos que le hablan quedado, lo que 
se verificó en el mismo dia. La paz quedó ajus- 
tada de hecho entre las fuerzas de Bustos y las 
santafecinas, visitándose recíprocamente aun- 
que sin fraternizar. El dia 10 el ejército em- 
prendió su marcha con dirección á Córdoba. El 
13 estando acampado en la posta de la Herra- 
dura, costa del Rio Tercero en la provincia de 
Córdoba, se presenta en el campamento de Bus- 
tos el general chileno al servicio de la monto- 
nera, don José Miguel Carrera acompañado de 
don Cosme Maciel, secretario del gobierno 
de Santa Fé, con la misión de comprometer al 
ejército sublevado en la guerra de montonera, 
á lo que el general Bustos contestó de un modo 
equívoco, encerrándose en la neutralidad y en 
protestas pacíficas que en nada lo comprome- 
tían, guardando para sí el secreto de su marcha 
ulterior. Con esta entrevista concluyó el drama 
de la posta de Arequito, en el que, si bien reci- 
bió la disciplina militar un golpe de muerte y 
este contraste fuera el fruto de la anarquía que 
los caudillos del litoral habían inoculado en 
casi toda la República, aquellos no jugaron nin- 
gún rol de importancia en los acontecimientos 
del dia 8, ni pudieron influir en el ánimo de los 
jefes que promovieron la sublevación. 

1841. Batalla de San-Cala. Después de la 
batalla de Quebracho Herrado (28 de noviem- 
bre de 1840), el general Lavalle, con los restos 
de su ejército habia conseguido incorporarse al 
general La Madrid con quien determinó fraccio- 
nar su fuerza en divisiones que operasen en 
distintos puntos á la vez. El coronel don José 
María Vilela fué mandado á Catamarca, pero en 
su marcha lo alcanza y sorprende el general 
Pacheco en San-Cala, donde es destruida su di- 
visión, después de una ligera batalla que sos- 
tienen ambas fuerzas, dejando Vilela cuatro- 
cientos muertos y novecientos prisioneros. Casi 



todos los jefes y oficiales tomados en esta oca- 
sión fueron fusilados más tarde en Córdoba. 

1845. Rotura comercial con el Paraguay. El 
gobernador Rosas que se hallaba en guerra 
con la provincia argentina de Corrientes, vien- 
do que las relaciones del Paraguay con esta se 
estrechaban cada vez más, lo que no convenia 
á su política, tira un decreto, prohibiendo la 
salida y entrada en los puertos de la República, 
á los buques con destino á Corrientes y el Para- 
guay. Con respecto á Corrientes ya era enten- 
dido por estar en guerra y porque su gobierno 
en fecha 7 de octubre habia declarado buena 
presa á los buques con bandera de los puertos 
que obedecían á Rosas; mas referente al Para- 
guay, con quien no habia ningún desacuerdo 
formal, era un rompimiento indirecto dándole 
el fútil protesto c(de alejar todo motivo que pu- 
diera turbar amistosas relaciones, » á lo que se- 
gún el preámbulo del decreto, tendía el gobier- 
no de Corrientes. 

1847. Toma del Salto. El general don Ser- 
vando Gómez que habia dejado sucumbir á Pai- 
sandú (26 de diciembre de 1846) retirándose 
sin pelear á la aproximación del enemigo, au- 
mentando sus fuerzas con seiscientos hombres 
que habían pasado de Entre Ríos, ataca y toma 
el Salto casi sin resistencia, después de haberlo 
abandonado el coronel Garibaldi. 

1855. Tratado de paz. En la ciudad del Pa. 
rana se firma un tratado entre Buenos Aires y 
la Confederación Argentina ampliando el de 20 
de diciembre de 1854, y declarando que la sepa- 
ración interina del Estado de Buenos Aires en 
manera alguna alteraba las leyes generales de 
la nación, y comprometiéndose ambas á ponerse 
de acuerdo para la defensa común en caso de 
peligro esterior que comprometiera la integri- 
dad del territorio de la República; arreglándose 
también algunos puntos comerciales. 

1881. Espedicion científica. Bajo las órdenes 
del ilustrado coronel don José Manuel Olascoa- 
ga, sale de Buenos Aires una espedicion cientí- 
fica con objeto de hacer estudios en varios 
puntos desconocidos del sud y oeste del pais, 
como ser el levantamiento topográfico del terri- 
torio comprendido entre los rios Neuquen y 
Limay y la cordillera de los Andes. Esta comi- 
sión reconoce toda la región austral de los 
Andes hasta la latitud del Rio Negro, llegando 
después á este rio donde construyó una canoa 
sobre la cual el jefe y algunos oficiales se tras- 
ladaron al Carmen de Patagones, en siete días 
de navegación haciendo al paso importantes 
esploraciones. La comisión empleó un año y dos 
meses en sus trabajos de levantamiento topo- 
gráfico y regresó trayendo algunas particulari- 
dades de la fauna y flora de la región esplorada 
y una larga colección de productos minerales. El 
levantamiento topográfico comprende muchas 
situaciones, rios y volcanes antes desconocidos. 



11 



Dia 9 



1596. Muerte de Drake. En la tercera espe- 
dicion á las posesiones españolas en América 
del marino inglés Francisco Drake, después de 
haber atacado sin éxito, á fines de 1595, á las 
ciudades de Puerto Rico y Nombre de Dios, en 
las Antillas, deja de existir víctima de una en- 
fermedad, en la travesía á Porto Belo. 

1635. Hospital de Buenos Aires. La comuni- 
dad de San Juan de Dios solicita permiso para 
fundar un hospital en Buenos Aires, lo que 
tiene lugar bajo el nombre de San Martin. 

1656. Misterio de la Concepción. El cabildo 
de Potosí hace voto y juramento de defender el 
misterio de la Pura y Limpia Concepción de 
María , concurriendo á misa el ayuntamiento 
para celebrar tan estraña determinación. Esto 
mismo ya lo habían hecho en España en el año 
de 1652 algunas órdenes religiosas. 

1784. Truenos subterráneos. Empiezan á 
sentirse en Guanajuato (Méjico) unos singula- 
res ruidos y truenos subterráneos sin sacudi- 
miento de terremoto, que duraron más de un 
mes. 

1788. Ratificación. El Estado de Gonnecti- 
cut ratifica la constitución de los Estados Unidos. 

1788. Nacimiento de Alvarez. En Buenos 
Aires nace don Julián B. Alvarez, hombre pú- 
blico y patriota desinteresado que prestó muchos 
servicios á la causa de la libertad sud-ameri- 
cana. 

1807. División de Haiti. La asamblea de 
Puerto-Príncipe nombra presidente al general 
Pétion, quedando desde ese momento dividido 
el gobierno de la isla de Haiti entre las dos razas 
rivales, mandando este á los mulatos en el Sud 
y el Oeste, y á los negros el general Cristophe 
en el Norte. 

1820. Sublevación en San Juan. El batallón 
primero de línea compuesto como de mil plazas, 
que se hallaba en la ciudad de San Juan, se 



amotina, encabezado por el capitán don Mariano 
Mendizabal y la mayor parte de los sargentos, á 
los gritos de «¡viva la federación» «mueran los 
tiranos!» y prenden á los oficiales, hiriendo y 
matando á los que se resisten; asimismo apri- 
sionan al teniente gobernador el respetable doc- 
tor don José Ignacio de la Rosa haciéndose 
nombrar en su lugar el mismo Mendizabal. A 
consecuencia de este motin y para evitar derra- 
mamiento de sangre en el país, donde ya aca- 
baba de asomar la anarquía, el honoi'able 
general Luzuriaga, gobernador intendente de 
Guyo, el 17 del mismo mes, resigna el mando 
en manos del cabildo de la capital. Pocos dias 
después, el jefe del cuerpo don Severo Garcia 
Grande de Sequeira, con algunos oficiales, fue- 
ron asesinados bárbaramente por los amotina- 
dos. — Dos años más tarde, el 30 de enero de 
1822, Mendizabal, después de ser juzgado en un 
consejo de guerra por orden de San Martin fué 
fusilado por la espalda en la plaza mayor de 
Lima. También fueron ejecutados algunos otros 
de sus cómplices en el asesinato de los ofi- 
ciales. 

1823. Nacimiento de Bilbao. En Santiago de 
Ghile nace don Francisco Bilbao, quien llegó á 
ser un escritor de nota y un gran filósofo : sus 
escritos como las obras que publicó le valieron 
el aplauso de la América libre, como asimismo 
la persecución del clero y de los gobiernos des- 
póticos ; fué desterrado varias veces y aun con- 
denado á muerte por sus ideas liberales y por 
ser el más decidido apóstol del racionalismo. 

1846. Sorpresa de Vergara. El pueblo del 
Salto Oriental que estaba ocupado por el coro- 
nel Garibaldi sufrió el asedio del comandante 
don Gregorio Vergara. En la noche de este dia 
salen las fuerzas de la plaza y lo sorprenden 
poniéndolo en completa derrota sufriendo mu- 
chas pérdidas. 



Dia 10 



1544. Virey del Perú. Llega áPanamá Blasco 
Nuñez de Vela, enviado por la corte de España 
en calidad de virey del Perú. Este fué el primer 
virey español que tuvo el antiguo imperio de 
los Incas. 

1811 . Representantes indios. "Las armas déla 
revolución de mayo ya se hablan coronado con la 
victoria en el Alto Perú. Con el ejército vencedor 
del general don Antonio González Balcarce mar- 



chaba el doctor don Juan José Gastelli, miembro 
de la Junta de gobierno de Buenos Aires, invis- 
tiendo todos sus poderes; y á la vez que en los 
campos de batalla se batían los soldados, el re- 
presentante nacional desempeñaba su rol polí- 
tico haciendo efectivos los principios liberales 
que se hablan proclamado. Gomo una conse- 
cuencia de la nueva organización que se trataba 
de dar á los pueblos libertados, y á fin de hacer 



12 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



prácticos sus derechos soberanos, según el pro- 
grama de la revolución, con esta fecha ordena 
la Junta al doctor Gastelli, que en cada inten- 
dencia se eligiera un representante de los 
indios, que siendo de su misma calidad y nom- 
brado por ellos mismos, concurriera al congreso 
con igual carácter y representación que los de- 
más diputados. 

18i5. Combate de Guayabos. El coronel don 
Manuel Borrego hallándose aislado con una 
pequeña fuerza en Guayabos, en el Estado 
Oriental, es batido por una división uruguayana 
al mando del comandante don Fructuoso Ri- 
vera. Borrego con su tropa se retiró en orden 
hasta el arroyo de la China. 

1817. Ataque de Uñare. Bolivar ataca al jefe 
español don Francisco Giménez, quien con un 
cuerpo compuesto de muy poca tropa se de- 
fiende bizarramente en las trincheras de Uñare, 
frente á Clarines (Venezuela), derrotando á los 
patriotas, tomándoles prisioneros y todos los 
pertrechos de guerra, 

1877. Espedicion de Levalle. Namuncurá, el 
cacique más considerado del desierto por el po- 
der de sus lanzas, es atacado en sus propias 
tolderías de Chiloe, por el coronel don Nicolás 
Levalle, y después de haber perdido en el com- 
bate unos cuatrocientos indios, tiene que aban- 
donar su campo , retirándose á unas veinte 
leguas más al Oeste, cediendo así á las fuerzas 
nacionales su preponderancia en el desierto y 
quebrantando para siempre su prestigio entre 
las tribus que lo consideraban invencible. El 
desierto, pues, desaparece para dar hospedaje 
á la civilización que avanza impulsada por la 
iniciativa progresista del gobierno. Poco des- 
pués de este golpe tremendo al poder del caci- 



que, en carta que dirigió al jefe de la espedicion 
reconocia los derechos de la autoridad nacional 
ala posesión de aquellos campos, y esto lo ha- 
cia al breve tiempo de «haber exigido como 
condición de paz, nada menos que el abandono 
de la primera línea, ó en su defecto la entrega 
de doscientos millones moneda corriente, sin 
contar gran cantidad de prendas de plata y oro, 
equipos, seis mil cabezas vacunas y yeguarizas 
cada dos meses, sueldos de general para él y 
sus jefes, etc., etc.» 

1880. Canal ínter oceánico. Se inauguran los 
trabajos del canal inter-oceánico de Panamá 
ante una numerosa concurrencia y con toda la 
solemnidad de un acto de tan inmensa significa- 
ción para el porvenir. Una niña de siete años, 
hija del célebre ingeniero Lesseps que se halla- 
ba presente, hizo estallar por medio de la elec- 
tricidad una carga de dinamita colocada á dos 
varas de la superficie de una roca basáltica, en 
el punto denominado Culebra. 

1883. Muerte de Esquiú. En viaje de la Rioja 
á Córdoba, ocupándose de misiones apostólicas 
deja de existir el obispo fray Mamerto Esquiú 
en la posta conocida por Pozo del Suncho, pro- 
vincia de Gatamarca. Este honorable sacerdote, 
orador tan acreditado como humilde pastor, 
sobresalió por sus virtudes sacerdotales y mun- 
danas. Hablando de este austero monje, dice el 
doctor Avellaneda: c La abnegación, hé ahí su 
porción de don divino, y la reveló desde su ju- 
ventud rehusando el obispado del Paraná, re- 
nunciando el arzobispado en su edad madura, y 
solo aceptando más tarde el de Córdoba después 
de una primera repulsa, para obedecer á la voz 
augusta que venia de Roma.» 



Dia 11 



1811. Batalla de Puente Calderón. Las fuer- 
zas patriotas de Méjico mandadas por el cura 
Hidalgo son derrotadas por los españoles á las 
órdenes del general Calleja, en una reñida ba- 
talla que dieron en el Puente Calderón. 

1813. Patriotas venezolanos. En la hacienda 
llamada Chacachacare, en Trinidad, parte orien- 
tal de Venezuela, se reúnen cuarenta y cinco 
patriotas venezolanos, y firman solemnemente 
el compromiso de morir ó salvar á la patria de 
la tiranía del jefe español Monteverde, restitu- 
yéndole su dignidad de nación. Estos patriotas 
que pertenecían á lo más distinguido de la so- 
ciedad venezolana, nombran por su jefe, con 
plenitud de facultades, al valiente coronel don 
Santiago Marino. 

1815. Ataque á San Felipe. La escuadra in- 



glesa al mando del mayor Overton ataca al 
puerto de San Felipe y es rechazada valiente- 
mente por la guarnición americana. 

1822. Destrucción de Cangallo. El patriotis- 
mo de los pueblos que peleaban por su inde- 
pendencia tuvo que pasar por muy duras 
pruebas: la muerte y la destrucción de la pro- 
piedad estaba decretada por el despotismo real. 
La heroica ciudad de Cangallo en el Perú, habia 
sido incendiada por los realistas y no bastándo- 
le esto á la saña del virey La Serna, decreta la 
demolición de las paredes de las casas y que se 
proscriba para siempre el nombre de Cangallo. 

1861. Separación. El Estado de Alabama se 
separa de la Union Norte-Americana. 

1861. Batalla del Pocito. A consecuencia del 
asesinato del coronel Virasoro, gobernador de 



13 



San Juan, el gobierno de la Confederación man- 
da á esa provincia una intervención armada 
bajo las órdenes del coronel don Juan Sáa, go- 
bernador de San Luis, quien tiene que dar una 
batalla contra las fuerzas del nuevo gobierno 
que se habia creado, presidido por el doctor don 
Antonino Aberastain, siendo derrotadas estas 
en la Rinconada del Pocito, cerca de la ciudad, 
donde se libró la pelea, que fué sumamente 
sangrienta. 

1867. Derecho de sufragio. El congreso nor- 
te-americano adopta un proyecto de ley enca- 
minado á introducir en todo el territorio de la 
Union el derecho de sufragio igual, sin distin- 
ción de colores ni razas. 



1867. Sufragio y abolición de la esclavitud. 

La asamblea legislativa de Tenessee concede á 
los negros el derecho de sufragio, y Maryland 
proclama la abolición de la esclavitud como 
pena legal. 

1875. Invasión á Santiago. Después de mu- 
chos años de tranquilidad en la provincia de 
Santiago del Estero, invaden los indios por el 
Paso de Beltran, La Vuelta y Corral del Rey, co- 
metiendo muchos asesin tos, llevándose cauti- 
vos y un gran arreo. 

1882. Federalizacion de Misiones. El gobier- 
no argentino promulga la ley del congreso, de 
20 de diciembre de 1881, federalizando el terri- 
torio de Misiones y demarcándole sus límites. 



Bia 12 



1520. Entrada al Rio de la Plata. Con objeto 
de buscar un paso para las Indias Orientales, 
entra al Rio de la Plata el navegante portugués 
Fernando de Magallanes, hallándose al servicio 
del rey de España Carlos V. 

1812. Integridad chilena. Habiéndose for- 
mado dos juntas de gobierno en Chile, una en 
Santiago y otra en Concepción, por rivalidades 
de partidos, se ajusta un arreglo pacífico, vol- 
viendo á integrarse el gobierno en el territorio 
chileno. 

1812. Combate de Nazareno. El coronel don 
Eustaquio Diaz Velez al frente de la vanguardia 
del pequeño ejército patriota que operaba en el 
Alto Perú, le presenta combate al jefe realista 
Picoaga, en la quebrada de Nazareno, á la mar- 
gen del rio Suipacha; la lucha es adversa á los 
patriotas, que tienen sensibles pérdidas. 

1813. Salida de Tucumán. El general Bel- 
grano, con el ejército patriota compuesto de 
tres mil hombres entusiasmados por el triunfo 
que habían conseguido en esta ciudad (24 de 
Setiembre de 1812), sale de Tucuman en direc- 
ción á Salta, á llevar un nuevo ataque á las 
fuerzas españolas del general Tristan que se 
hallaban allí atrincheradas. 

1813. Patriotas venezolanos. En la madru- 
gada se embarcan en Trinidad, en dos piraguas, 
los cuarenta y cinco jóvenes venezolanos que 
hablan jurado el dia anterior morir ó salvar su 
patria; se dirigen á Guaira, á una hacienda de 
Marino, donde este pone en libertad á sus es- 
clavos, y con el auxilio de otros patriotas for- 
man un batallón, que fué el plantel de un ejér- 
cito que en poco tiempo se cubrió de gloria, 
conquistando muchas victorias. 

1817. Ataque de Caura. Los generales Piar 
y Cedeño atacan á la ciudad de Caura (La Gu- 
yana en Venezuela), y son rechazados con bas- 



tantes pérdidas por las fuerzas españolas que 
la guarnecían, las que se baten con singular 
arrojo. 

1822. Orden del Sol. Con objeto que sirvie- 
ra de estímulo y recompensa de las nobles ac- 
ciones, el protector del Perú, general don José 
de San Martin, crea, por medio de un decreto 
espedido en Lima, la distinguida Orden del Sol ; 
condecoración gloriosa para premiar á los hé- 
roes y los grandes servicios prestados á la pa- 
tria. 

1861. Separación. El Estado de la Florida se 
separa de la Union Norte-Americana. 

1861 . Ejecución de Aberastain. Entre los pri- 
sioneros que el dia anterior habia tomado el 
coronel Sáa en el Pocito, se hallaba el doctor 
don Antonino Aberastain, quien es fusilado ini- 
cuamente sin ninguna forma de proceso. 

1866. Tratado de alianza. Se ratifica y pro- 
mulga un tratado de alianza ofensiva y defensi- 
va entre Chile y el Perú para repeler la agresión 
del gobierno español á estas Repúblicas, que 
empezó por apoderarse de las islas Chincha y 
establecer bloqueo á los puertos chilenos. Este 
tratado se habia firmado por los plenipotencia- 
rios de ambos países el 5 de diciembre del año 
anterior. j(Véase el 25 de noviembre y el 14 del 
presente.) 

1877. Incendio del Moctezuma. El vapor Moc. 
tezuma que el 7 de noviembre del año anterior 
los patriotas cubanos hablan arrebatado á los 
españoles y dádole el nombre de Céspedes, el 
heroico iniciador del pronunciamiento indepen- 
diente de Cuba, hallándose acorralado por va- 
rios buques de guerra españoles que lo perse- 
guían, es incendiado por sus tripulantes en 
Bragman, salvándose estos en las lanchas que 
los llevan á tierra. 

1882. Aerolito. El 12 de enero de 1882 á las 



u 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



7 y V* de la noche un aerolito enorme cruzó el 
cielo de Rio Janeiro. Se manifestó en las cerca- 
nías de la estrella Ganopus, á 45° de altura pró- 
ximamente, con la apariencia de un surco 
luminoso y siguiendo hacia el SSO. fué au- 
mentando de volumen hasta presentar el aspec- 
to verdaderamente asombroso de un núcleo de 
forma redondeada, con el diámetro aparente de 
la Luna, del cual partia una cola de 30" de lar- 
go. La luz era amarillenta, y en el momento de 
su mayor intensidad iluminó con gran claridad 
ofuscante una zona de 90° en el horizonte Sud. 
El color de la cola, en general idéntico al del 
núcleo, se tenia de un rojo estremadamente 
vivo. Dias antes de ese sorprendente fenómeno, 



el observatorio imperial habia señalado la apa- 
rición de otros análogos en la región S., desco- 
llando entre ellos un bólido de dimensiones des- 
comunales con el aspecto de cuatro ó cinco 
veces las del planeta Venus en las épocas de 
su mayor brillo. Al caer el aerolito observado 
el 42 se sintió en aquella ciudad un ruido seme- 
jante al de un trueno lejano. En otros puntos 
ese estampido fué espantoso, según testimonio 
del capitán del patacho Villa-Flor, que á la sa- 
zón se hallaba en 24° 7' S. y 44° 21' Oeste, á 90 
millas de la isla Redonda. Se presume que 
aquella mole ha caido en el interior del Brasil, 
y en tal concepto el Jornal do Comme^'cio so- 
licita noticias en el interés de la ciencia. 



Dia 13 



i639. Combate en Babia. La escuadra ho- 
landesa mandada por Guillermo Gornelio Loos 
compuesta de cuarenta y un buque, acepta el 
combate que le presenta la española mandada 
por Fernando Mascarenhas, de ochenta y seis 
velas, fren Le á la ciudad de Bahía, en el Brasil. 
El combate cesó al llegar la noche sin decidirse 
la victoria por ninguna de las partes beligeran- 
tes. Al dia siguiente se renovó el combate con 
el mismo resultado, pero el 17 que volvieron á 
combatir, quedaron vencedores los holande- 
ses. 

1750. Tratado de límites. Los soberanos de 
España y Portugal concluyen un tratado por el 
cual se establecen los límites respectivos de las 
colonias de ambos países en América, recono- 
ciéndose el dominio absoluto por parte de Es- 
paña de las dos márgenes del Rio de la Plata. 

1812. Confiscación de propiedades. El go- 
bierno de las Provincias Unidas del Rio de la 
Plata decreta la confiscación de toda propiedad 
de español que residiere actualmente fuera del 
territorio argentino. 

1854. Muerte de Rivera. Derrocado el presi- 
dente de la República Oriental, don Juan Fran- 
cisco Giró, el 25 de setiembre de 1853, se formó 
un gobierno provisorio compuesto de los ge- 
nerales Lavalleja y Rivera y coronel don Ve- 
nancio Flores. El general Rivera recibió su 
nombramiento en el Brasil donde residía, é 
inmediatamente pasó á aquel Estado, donde le 
sobrevino una enfermedad que concluyó con 
sus dias en los Conventos, departamento de 
Cerro Largo. Sus restos fueron llevados á Mon- 
tevideo y descansan en su iglesia catedral. La 
asamblea declaró dia de duelo dacional el ani- 
versario de su muerte acaecida el 13 de enero 
de 1854. 

1867. Reembarcode tropas francesas. El ejér- 



cito francés que se hallaba en Méjico como au- 
xiliar del emperador Maximiliano, empieza á 
embarcarse en Veracruz para regresar á Fran- 
cia. 

187-7. Fábrica de papeL En la fábrica de pa- 
pel establecida en Buenos Aires, única en la 
República Argentina, se trabaja el primer pliego 
de papel, el cual iba á figurar en la Esposicion 
industrial que debia inaugurarse el 15 en esta 
ciudad, con la inscripción siguiente: «Primer 
pliego de papel fabricado por la Primitiva el 
13 de enero de 1877, á las seis y once minutos 
de la tarde.» 

1877. Esploracion del Tolten. Jerez Arce, 
con las balandras Golondrina y Union, salva la 
barra del rio Tolten que tiene su nacimiento en 
el interior de la Araucania, habitada por tribus 
de indios, siendo una de las regiones más ricas 
de Chile; por primera vez es esplorado este rio, 
haciendo concebir desde luego la esperanza de 
poder llevar la civilización hasta las ruinas de la 
antigua ciudad de Villa Rica, destruida por los 
indígenas. 

1881. Batalla de Chorrillos. El ejército chi- 
leno, bajo las órdenes del general don Manuel 
Baquedano avanza hasta Chorrillos, uno de los 
puntos donde el dictador Piérola habia aglome- 
rado los mayores elementos de defensa con ob- 
jeto de detener la marcha triunfante de los chi- 
lenos que se dirigían á Lima. En la madrugada 
del 13 de enero de 1881 el jefe chileno se lanza 
denodamente al ataque de las fuertes posicio- 
nes peruanas. El combate dura muchas horas, 
pero al fin los chilenos desalojan de sus bate- 
rías y trincheras á los peruanos consiguiendo 
una completa victoria, aunque con la pérdida 
de dos mil hombres, entre muertos y heridos. 
Por parte de los peruanos quedan cuatro mil 
en el campo de batalla y mil quinientos prisio- 



15 



ñeros. La escuadra chilena prestó su oportuno 
concurso en este combate. Armamento, muni- 
ciones, banderas y demás artículos de guerra 
queda en poder de los vencedores. Li ciudad 
de Chorrillos es destruida, pues el combate 
concluyó en las calles y aun en las mismas ca- 



sas. Los vencidos que se salvan se repliegan á 
Miraflores, donde se hallaba atrincherado el 
resto del ejército peruano. Según el parte del 
general en jefe, el honor de esta victoria corres- 
ponde al coronel Lynch. La defensa fué dirigida 
por el dictador Piérola. 



Dia 14 



4577. Erupción del Agua y Pichincha. En 

Guatemala tiene lugar la erupción del volcan 
Agua, al mismo tiempo que en Colombia suce- 
de otro tanto con el volcan Pichincha. 

1739. Arreglos amistosos. En el Prado se 
firma una convención ajustada y concluida en- 
tre las coronas de España é Inglaterra para sa- 
tisfacer reclamaciones pendientes entre ambos 
países, que hablan tenido origen en la cuestión 
de posesiones de territorios en América. 

1796. Rendición de negros cimarrones. Ha- 
biendo vuelto los negros cimarrones á levan- 
tarse contra los ingleses que gobernaban á Ja- 
maica, se rinden al ejército que los perseguía. 

1807. Invasión inglesa, (segunda). Los ge- 
nerales de mar y tierra de S. M. B. Sterling y 
Auchmuty, desde el navio Diadema fondeado 
frente á Montevideo, intim n la rendición de la 
plaza al general español, marqués de Sobre- 
monte, que mandaba su guarnición. Esta inti- 
mación es contestada enérgicamente. Sobre- 
monte, después de su rechazo en Buenos Aires 
(14 de agosto) habla pasado á Montevideo, don- 
de le entregó el mando el general Huidobro 
que era gobernador de la plaza. (Véase el G de 
setiembre de 1803 y el 16 de este mes.) 

1813. Combate de El Bellaco. En el arroyo 
de El Bellaco, cerca de Gualeguaychú, una fuer- 
za patriota al mando de los capitanes don José 
Santos Lima y don Gregorio Samaniego ataca á 
los españoles que ocupaban aquel punto con 
una flotilla, y les toman tres buques corsarios, 
cinco cañones y una bandera, y bastantes pri- 
sioneros, ocasionándoles muchos muertos y he- 
ridos. 

1817. Espedicion portuguesa. El brigadier 
Chagas al frente de una columna portuguesa 
compuesta de las tres armas, atraviesa el rio 
Uruguay y toma tierra en la barra del Aguapey, 
en el Estado Oriental. 

1818. Saqueo de Jujuy. Triunfantes los guer- 
rilleros de Salta y Jujuy hablan hecho retirar al 
ejército español al Alto Perú, pero descuidaron 
asegurarse de un golpe de mano de sus enemi- 
gos: observado esto por los realistas y no que- 
riendo perder la ocasión de tentar fortuna, el 
coronel Olañeta, jefe de la vanguardia del ejér- 
cito español, avanza hasta la ciudad de Jujuy, 



de la que se posesiona sin resistencia, y des- 
pués de saquearla, la abandona el mismo dia 
retirándose á Ilumahuaca. (Véase el 21 de ma- 
yo de 1817 y el 11 de febrero de este año.) 

1820. Nacimiento de Alsina. Nace en la ciu- 
dad de Buenos Aires el doctor don Adolfo Alsi- 
na, escritor, orador y hombre de Estado y jefe 
de un partido político de la República. 

1826. Batalla de Pudeto. El general don Ra- 
món Freiré, supremo director de Chile, al frente 
de dos mil quinientos hombres y cinco buques 
de guerra decide en 1824 reconquistar el archi- 
piélago de Chiloé que comandaba el general 
español don Antonio Quintanilla; pero en vez de 
atacar la plaza de Ancud, dividió sus fuerzas 
en varios cuerpos, operando sobre diversos 
puntos y obteniendo triunfos parciales. Dos años 
trascurrieron en estas maniobras militares has- 
ta que en este dia libró con tres mil hombres el 
combate decisivo á las orillas del estero de Pu- 
deto y en las alturas de Bella Vista, siendo 
Quintanilla completamente derrotado. — Este 
pretendió organizar una nueva resistencia pero 
todo fué inútil por su desmoralización y la de 
sus soldados, viéndose obligado á capitular cin- 
co dias después de la victoria de Freiré. Este 
hecho de armas trajo aparejada la incorpora- 
ción á Chile del archipiélago de Chiloé. 

1866. Declaración de guerra. Organizado un 
nuevo gobierno en el Perú después de la cal- 
da del presidente Pezet (noviembre 6), toma 
en cuenta los agravios que España habia inferi- 
do á la nación y le declara la guerra. (Véase el 
12 y el 16.) 

1868. Delegación de mando. Con motivo de 
la muerte del doctor Paz, vice presidente de la 
República Argentina en ejercicio del poder, la 
que tuvo lugar el dia 2 de este mes, don Barto- 
lomé Mitre, general en jefe del ejército aliado 
en guerra contra el Paraguay, se retira á Bue- 
nos Aires á ocupar la presidencia, delegando el 
mando en jefe de las tropas aliadas en el gene- 
ral brasilero marqués de Caxias. 

1869. Combate de Salinas. A fines del año 
anterior, el montonero Felipe Várela habia in- 
vadido la provincia de Salta. El gobierno nacio- 
nal nombra al teniente coronel don Julio A. Ro- 
ca jefe de las fuerzas movilizadas de aquella 



46 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



provincia con objeto de aniquilar la montonera; 
al efecto este jefe mandó al coronel don Pedro 
Corvalan á su encuentro, quien lo bate en las 
Salinas de Pastos Grandes, tomándole la mayor 
parte de su gente prisionera, y persiguiéndole 
hasta hacerle entrar á la cordillera en dirección 
á Chile.— Con fecha 20 del mismo mes, el co- 
mandante Roca, desde los Molinos, comunicaba 



al gobierno la completa disolución de la mon- 
tonera. 

1876. Arreglos preventivos. Entre las repú- 
blicas Argentina y Oriental se firma un protoco- 
lo consignando las reglas que ambos países es- 
tán resueltos á seguir en el caso de ocurrir en 
alguno de ellos, revoluciones ó trastornos poh- 
ticos que perturben su tranquilidad. 



Dia 15 



4526. Espedicion de García. Sale de la Coru- 
ña una espedicion descubridora al mando del 
portugués Diego García, dirigiéndose á los ma- 
res del sud del Nuevo Mundo. Según la memoria 
del viaje de este marino, 1526-27, refiriéndose á 
un viaje anterior, se atribuye el descubrimiento 
del Rio de la Plata, en 4542. 

4624. Motín en Méjico. El arzobispo y clero 
de Méjico hacen amotinar la plebe contra la au- 
toridad del virey Galves, pretendiendo sobrepo- 
nerse al gobierno civil. 

4796. Restos de Colon. En la isla de Cuba se 
desembarcan los restos del inmortal Cristóbal 
Colon, muerto en 4506, y se depositan con ma- 
jestuosa pompa en la catedral. El cuerpo de 
este grande hombre, á su muerte, fué deposita- 
do en San Francisco, en Valladolid ; en 4543 se 
trasladaron sus restos al monasterio de los Car- 
tujos de las Cuevas en Sevilla; en 4536 fueron 
llevadas sus reliquias á La Española, en Amé- 
rica, y depositadas en la catedral de Santo Do- 
mingo, y por último, en este dia, fueron coloca- 
das en la Habana, donde descansan en la actua- 
lidad. 

4814. Virey Elío. El brigadier español don 
Francisco Javier Elio habia llegado á la ciudad 
de Montevideo con el despacho de virey y capi- 
tán general del Rio de la Plata, que le habia 
conferido el Consejo de regencia instituido por la 
Junta central de Cádiz, y desde esa ciudad, con 
fecha 45 de enero se dirige á la Junta de go- 
bierno de la capital, al tribunal de la real au- 
diencia y al cuerpo municipal, intimándoles que 
lo reconocieran como virey. 

4846. Confinación de españoles. El gobierno 
de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, de- 
creta la confinación de los españoles residentes 
en la 'capital y contorno de doce leguas, á la 
Guardia de Lujan (hoy Mercedes), para cortar 
así los trabajos anárquicos que hacian contra la 
libertad y el orden del pueblo argentino. 

4822. Banco de Buenos Aires. Se establece 
en Buenos Aires el Banco de la Provincia con 
un capital de un millón de pesos fuertes. Los 
estatutos, en juntado accionistas son aprobados 
el 23 de febrero del mismo año. 



4865. Toma del fuerte Fisher. El general 
Terry auxiliado por la escuadra al mando del 
almirante Porter, toma al asalto el fuerte Fis- 
her, rindiendo á su guarnición después de caer 
mortalmente herido su defensor el general se- 
paratista Whiting. — Al dia siguiente, por un des- 
cuido de los vencedores se incendia un polvorín 
ocasionando una horrible catástrofe; el fuerte se 
voló y de sus ruinas se sacaron gran número de 
cadáveres y heridos. Con el fuerte Fisher perdió 
la confederación uno de sus más poderosos ba- 
luartes. 

4877. Esposicion industrial. Se inaugura en 
Buenos Aires la primera Esposicion Industrial 
con elementos puramente nacionales. Esta es- 
posicion es debida al patriotismo de los miem- 
bros que forman el Club Industrial en esta 
ciudad, de quienes no solo es la idea, sino 
que la fundaron con sus propios recursos, aun- 
que el gobierno por su parte los auxiliara. El 
20 de febrero tuvo lugar su clausura. 

4879. Sorpresa de Cochi-có. En la espedicion 
del teniente coronel Winter (2 de octubre de 
4878), entreoíros hechos de armas, tiene lugar 
el siguiente: el 9 de enero desprende de su co- 
lumna al capitán don Vicente Lasciar con cua- 
renta hombres del Regimiento 5.°, debiendo 
recorrer unas noventa leguas, dando por resul- 
tado su comisión el haber sorprendido el 45 la 
tribu del cacique Gayul en Cochi-có, matándole 
treinta y siete indios y tomándole prisionero el 
resto, que se componía de dicho cacique, siete 
capitanejos, cincuenta y siete de lanza y ciento 
sesenta y cuatro de chusma. El movimienío es- 
pedicionario de la división del comandante 
Winter libra muchos combates parciales con 
éxito, consiguiendo apoderarse de cinco caci- 
ques, veintisiete capitanejos, quinientos cua- 
renta y seis indios de lanza y setecientos seis 
de chusma. Indudablemente los centauros del 
desierto desaparecen, así que se les deja de mi- 
rar bajo fabulosas proporciones. 

4884. Batalla de Miraflores. El ejército chi- 
leno, vencedor el dia 43 en Chorrillos, ataca in- 
trépidamente las fuertes posiciones peruanas 
en Miraflores, y tras de un reñido y sangriento 



17 



combate consigue la más espléndida victoria, 
destruyendo al ejército peruano y quedando en 
poder de los vencedores los últimos recursos 
militares con que contaba la defensa de Lima. 
El parte oficial del general Baquedano da el 



honor de esta jornada al coronel Lagos. El dic- 
tador Piérola que mandaba las tropas peruanas 
se retira á Chocas, donde provisoriamente es- 
tablece el asiento del gobierno. 



Dia 16 



1559. Escuadra Portuguesa. Llega á Bahía 
una escuadra portuguesa para desalojar á los 
franceses de la isla fortificada de ViUegagnon ; 
lo que consigue después de reñidos combates. 

1654. Toma del fuerte Das Salinas. Sin em- 
bargo de la tregua de 1641 entre holandeses y 
portugueses, las hostilidades siguieron por par- 
te de los primeros en el Brasil. Una fuerza por- 
tuguesa compuesta de dos mil quinientos hom- 
bres al mando del maestre de campo Vieira 
obliga á rendir la fortaleza Das Salinas impo- 
niendo una capitulación á su comandante Naker 
que se hallaba falto de municiones. Este jefe 
con la guarnición holandesa es obligado á em- 
barcarse para Portugal. Los vencedores encon- 
traron en el fuerte cuarenta piezas de artillería 
y una cantidad considerable de armas. 

1807. Invasión inglesa, f segunda J El general 
ingles sir Samuel Auchmuty desembarca en el 
Buceo (República Oriental) y al frente de seis 
mil hombres derrota las fuerzas con que el mar- 
qués de Sobremonte trataba de impedírselo. 
( Véanse los dias 14 y 20 .) 

1811. Invasión al Paraguay. Habiendo el ge- 
neral Belgrano invadido al Paraguay con objeto 
de someterlo al nuevo orden político proclama- 
do con la revolución de mayo, avanza sin en- 
contrar resistencia hasta acampar frente á las 
líneas del ejército realista en Paraguary. 

1819. Espedicion de Cochrane. Los patriotas 
chilenos habían conseguido montar una escua- 
dra con objeto de batir las naves españolas 
en el Pacífico, y sin embargo de haberse cubier- 
to de gloria bajo las órdenes de Blanco Encala- 
da, es puesta bajo el mando inmediato del dis- 
tinguido marino inglés lord Cochrane, quien en 
esta fecha se hace á la vela del puerto de Val- 
paraíso con dirección al Perú, en cuyas aguas 
le esperaba un vasto teatro para sus hazañas. 

1827. Rechazo de una constitución. La provin- 
cia de Córdoba, declarándose desligada del pacto 
nacional, desde el 2 de octubre del año anterior, 
devuelve al congreso la constitución que habla 



sancionado el 24 de diciembre último, ordenan- 
do el retiro del comisionado que la habia pre- 
sentado. 

1866. Naufragio de la Amazonas. Antes de 
firmarse la alianza entre Chile y el Perú para 
combatir á los españoles que se hallaban en las 
aguas del Pacífico (enero 12) se hacian apres- 
tos secretos para sacar los buques peruanos del 
Callao, donde se hallaba el blindado español 
Numancia, y acudir al punto de reunión que se 
hablan dado con los buques chilenos en una de 
las islas del archipiélago de Chiloé para quedar 
en espera del Huáscar y el Independencia, bu- 
ques acorazados, que debían llegar de Europa 
para el Perú. La fragata peruana Amazonas que 
habia salido del Callao el 3 de diciembre de 
1865 para asistir á la cita, después de haberse 
juntado con otros buques chilenos y peruanos 
en San Carlos de Ancud y seguir su derrotero, 
da contra una roca y se va á pique el 16 de ene- 
ro, en la punta de la isla de Abtao que mira al 
Oeste, sin que puedan salvarla los auxiliosquele 
prestaron. (Véanse los dias 14 y 30). 

1876. Esposicion en Chile. Tiene lugar la 
apertura de una Esposicion Internacional en 
Santiago, capital de la república de Chile. 

1882. Ataque al fortin Primera División. Ha- 
llándose el capitán de caballería don Juan G. 
Gómez con solo dieziseis soldados y catorce 
peones pertenecientes á una tropa de carros, en 
el fortin Primera División situado en la región 
del Rio Negro, es atacado por las tribus coali- 
gadas de Sayhueque, Nancucheo, Reuquecurá 
y Namuncurá en número de ochocientos ó mil 
indios, pero son recibidos á balazos desde el 
primer momento. Después de media hora de 
encarnizado combate cedieron los salvajes, de- 
jando en los fosos del fortin veintiún muertos 
y llevándose infinidad de heridos en su retirada. 
El capitán Gómez es herido en su heroica de- 
fensa, por la que mereció del gobierno un as- 
censo. 



48 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 1? 



1706. Nacimiento de Franklin. Nace el céle- 
bre sabio Benjamin Franklin, en Boston, Estados 
Unidos de la América del Norte. 

1751. Demarcación de límites. En Madrid se 
ajusta un tratado entre sus majestades Católica 
y Fidelísima para determinar sus instrucciones 
á los comisarios de las dos coronas, á fin de que 
procediesen á la demarcación de los límites res- 
pectivos de la América meridional, en ejecución 
de un tratado de límites que habia sido ante- 
riormente firmado entre ambas naciones. 

1751. Próroga de un tratado. Se firma en 
Madrid un tratado de próroga con Portugal por 
un año de término, para la entrega de los terri- 
torios en la América del Sud que correspondie- 
sen á ambas naciones y estuvieran ocupados 
indebidamente, de conformidad al tratado de 
13 de enero de 1750. 

1751. Cartas geográficas. Se ajusta en Ma- 
drid entre los reyes de España y Portugal un 
tratado sobre la inteligencia de las cartas geo- 
gráficas, para servir de gobierno á los comisa- 
rios encargados de la demarcación de límites 
del Brasil. 

1775. Espedicion de Vertiz. Habiéndose apo- 
derado los portugueses de parte de territorio 
fronterizo al Brasil, que la España consideraba 
como propio, el gobernador de Buenos Aires 
don Juan José de Vertiz y Salcedo, al frente de 
una fuerza salió de Montevideo el 7 de noviem- 
de 1773 á espedicionar contra los usurpadores, 
y el 5 de enero de 1774 los derrota en el rio Pi- 
quirí; después de este triunfo hizo una barrida 
completa de portugueses, hasta hacerles aban- 
donar los puntos que indebidamente hablan 
ocupado. Echó asimismo los cimientos del fuer- 
te Santa Tecla, y dio por concluida su espedi- 
cion emprendiendo su retirada el 17 de enero 
de 1775. 

1781. Batalla de Cowpens. El valeroso Mor- 
gan, jefe americano, gana una sangrienta batalla 
en Cowpens al terrible jefe inglés Tarleton, ba- 
tiéndose con fuerzas muy inferiores en número. 

1811. Batalla de Tapoctlanejo. Los patriotas 



mejicanos á las órdenes del generalísimo Hi- 
dalgo dan una gran batalla en la llanura de Ta- 
poctlanejo, en la que son vencidos por las fuer- 
zas españolas, dejando en el campo dieziocho 
mil muertos y casi doble número de heridos. 
Este contraste no hizo flaquear la causa de la 
libertad. 

1817. Congreso de Tucuman. El congreso ar- 
gentino que habia promulgado y jurado solem- 
nemente la independencia de las Provincias del 
Rio de la Plata, el año XVI, cierra sus tr bajos 
en la ciudad de Tucuman donde se habia reuni- 
do, para pasar á instalarse en Buenos- Aires y 
seguir en sus patrióticas tareas. 

1825. Conventos. Siendo gobernador de En- 
tre-Rios el coronel don Juan León Solas, pro- 
hibe para siempre en toda la provincia, el esta- 
blecimiento de conventos ó casas monásticas de 
cualquier género que fueran. 

1844. Batalla de las Puntas del Palmar. El 
general don Juan Madariaga, al frente del ejér- 
cito correntino habia invadido la provincia de 
Entre-Rios, y en las Puntas del Palmar le pre- 
senta batalla el general don Eugenio Garzón que 
comandaba las fuerzas federales. La batalla es 
sangrienta y concluye al llegar la noche. Ambas 
fuerzas proclaman la victoria. 

1881. Toma de Lima. Después de las bata- 
llas de Chorrillos y Miraflores, en los dias 13 y 15, 
la resistencia peruana en Lima quedó concluida, 
y esta ciudad abre sus puertas al general Ba- 
quedano, por medio de la autoridad municipal. 
El ejército vencedor hace su entrada á la ca- 
pital el 17 de enero de 1881.— El 21, habién- 
dose negado los peruanos á constituir un go- 
bierno en Lima con quien pudieran tratar los 
vencedores, el general chileno declara al de- 
partamento de Lima sujeto al imperio de la ley 
marcial en todo su rigor. 

1883. Matrimonio civil. En virtud de la ley 
últimamente dictada estableciendo el matrimo- 
nio civil en la república de Chile, se hace en la 
fecha su solemne promulgación. 



Dia 18 



1546. Batalla de Afiaqúito. En las inmedia- 
ciones de Quito, en el punto denominado Aña- 
quito, Gonzalo Pizarro derrota al virey Blasco 
Nuñez Vela, al que después de muerto en el 
Campo de batalla le hace cortar la cabeza. 



1814. Nombramiento de San Martin* Él go- 
bierno de las Provincias del Rio de la Plata es- 
tiende el nombramiento de general en jefe del 
ejército patriota que estaba en Tucuman, á fa- 
vor del coronel de Granaderos á caballo don 



19 



José de San Martin, quedando sep rado del 
mando superior el general Belgrano que hasta 
entonces lo habia desempeñado. 

1817. Espedicion á Chile. Desde el desastre 
de Rancagua (2 de octubre de 1814) habia vuelto 
á caer Chile bajo la dominación de los españo- 
les. El general San Martin con el pensamiento 
de reconquistarlo habia empezado á formar un 
ejército en Mendoza, de donde era gobernador 
intendente; el plantel de este ejército, tan fa- 
moso más tarde, fué para honor de Córdoba, 
una pequeña división de doscientos cordobeses 
que el año XIII envió el gobierno argentino en 
auxilio de Chile á las órdenes del coronel don 
Marcos Balcarce y que ya habia sido condeco- 
rado en Cucha-Cucha y tomado una parte muy 
notable en la batalla del Membrillar y otras 
acciones dadas en aquel territorio ; y de donde 
después de los tristes acontecimientos del año 
XIV, con el mayor Las Heras á la cabeza, ha- 
bia sido la última en retirarse, protegiendo la 
emigración chilena en las gargantas de la cordi. 
llera, librando su último combate en la cuesta 
de Los Papeles. San Martin, con el pequeño 
ejército de cinco mil hombres que habia revis- 
tado, empieza á efectuar la salida de Mendoza 
para emprender el paso de las cordilleras de los 
Andes y llevar la libertad á Chile donde flamea- 
ba el pabellón español. Hechos tan atrevidos 
como estos no rivalizaban, sino que superaban 
los de Anibal y Napoleón en sus famosos pasos 
de los Alpes. Puede formarse una idea de las 
grandes dificultades que en esta empresa ti- 
tánica tuvo que vencer el ilustre general por la 
falta de dinero, por el párrafo siguiente de una 
carta que San Martin desde Mendoza dirigió al 
general Guido : «El 18 rompió su marcha el ejér- 
cito. Para el 21 ya estará todo fuera de esta y el 
15 de febrero decidida la suerte de Chile : si esta 
es próspera, crea usted que entonces se le dará 
la importancia que merece. Mucho ha habido 
que trabajar y vencer; pero todo sale completo, 
escepto de dinero, que no me llevo más que ca- 
torce mil pesos para todo el ejército.» ¡Con solo 
catorce mil pesos emprendió San Martin la gran- 
diosa campaña de los Andes para ir á libertar á 
Chile! 

1817. Desalojo de Montevideo. Un ejército 
portugués á las órdenes del general Carlos Fe- 
derico Lecor habia invadido el territorio de la 
Banda Oriental del Uruguay, segregado de las 
Provincias Unidas del Rio de la Plata por el 
caudillo Artigas; librado á sus propios recursos 
no puede resistir á los invasores que hablan 
derrotado en India Muerta á las fuerzas oi'ien- 
tales, que á las órdenes de Rivera les salieron 
al encuentro, siguiendo su marcha triunfal ha- 
cia Montevideo, el cual es abandonado por Bar- 



reiro, jefe superior de la plaza, con todas las 
tropas que la guarnecían. 

1818. Espedicion de Osorio. Elvireydel Perú 
manda al general Osorio con un ejército á hacer 
la guerra en Chile á los patriotas y á socorrer al 
coronel Ordoñez que estaba atrincherado en 
Talcahuano. La espedicion fondea en este dia 
en dicho puerto. 

1819. Combate de Bio-bio. Una división pa- 
triota al mando del coronel de granaderos á ca- 
ballo don Manuel Escalada, que el general don 
Antonio González Balcarce habia mandado en 
persecución del jefe realista don Juan Francisco 
Sánchez, alcanza la retaguardia de éste en el 
monte de Bio-bio, y atacándola con denuedo lo- 
gra derrotarla con sus famosos granaderos. El 
sargento mayor don Benjamín Viel, tiene la ini- 
ciativa en este combate. 

1847. Paseo Julio. En Buenos-Aires se co- 
loca la piedra fundamental de la gran muralla 
del Paseo Julio. En una urna, á más de los do- 
cumentos del caso, se colocan ciento una meda- 
llas de oro, plata y cobre, que llevan las fechas 
desde el año 1644 á 1845, y un billete de cada 
clase de papel moneda corriente, desde uno 
hasta veinte pesos. La ceremonia la preside la 
señorita Manuela Rosas, que fué la madrina de 
este acto. Este paseo público habia sido funda- 
do en el siglo anterior por el progresista virey 
Vertis, con el nombre de Alameda. 

1878. Tratado de limites. Existiendo anti- 
guas reclamaciones á derechos de posesión so- 
bre el Estrecho de Magallanes y sobre otros ter- 
ritorios en la parte austral de este continente, 
entre la República Argentina y la de Chile, y 
tratando ambos gobiernos de poner fin á la cues-- 
tion de límites pendiente, sus respectivos ple- 
nipotenciarios ajustan un trat do en la ciudad 
de Buenos-Aires, reconociendo por división de 
ambas naciones la cordillera de los Andes, ti- 
rándose una línea sobre sus puntos más encum- 
brados, y sometiendo al arbitraje, sin apelación, 
de su majestad el rey de los belgas los territo- 
rios referidos, debiendo basar su fallo en la si- 
guiente cuestión: ¿Cuál era el uti possidetis de 
1810 en los territorios que se disputan? es decir, 
¿los territorios disputados pertenecían en 1810 
al vireinato de Buenos-Aires ó á la capitanía ge- 
neral de Chile?» — Este tratado lo rechazó el go- 
bierno de Chile. 

1881. Toma del Callao. A la ocupación de 
Lima por los chilenos, se sigue la del Callao, 
que no intenta ya resistir. La guarnición que 
tan bravamente se habia defendido, destruye 
las fortificaciones y artillería, incendia la cor- 
beta Union y echa á pique al monitor Atahualpa 
y demás buques peruanos que se hallaban en la 
dársena, disolviéndose después. 



50 



Efemérides americanas 



Dia 19 



1654. Rendición del fuerte Alienar. Las tro- 
pas portuguesas á las órdenes del maestre de 
campo Vieira, cercan al fuerte Alienar situado 
en el Bibérlbe, á inmediaciones del fuerte Das 
Salinas rendido el dia 16, y á poca distancia de 
la ciudad de Arrecife. Bajo la dirección del in- 
geniero francés Dumont se hacen minas y cami- 
nos ocultos, y temerosa la guarnición holandesa 
de saltar en el aire, se rinde bajo una capitula- 
ción. 

1811. Batalla de Paraguary. El general Bel- 
grano que desde que pisó el territorio para- 
guayo habia obtenido varios triunfos parcia- 
les, avanzó con cuatrocientos sesenta soldados 
y seis piezas de á 4 hasta el arroyo Para- 
guary, donde el intendente general don Ber- 
nardo Velasco se hallaba acampado con más 
de siete mil hombres, entre estos ochocientos 
infantes casi todos europeos, y fortificádose en 
una capilla con dieziseis piezas de artillería. 
El 16 llegó la división de Belgrano á este punto 
y el 19, á pesar de la superioridad numérica del 
enemigo y de su fuerte posición, se decide á lle- 
varle el ataque consiguiendo tomarle las bate- 
rías y poner en fuga á la mayor parte de la 
fuerza realista, y al mismo Velasco ; pero dis- 
traida su gente en el saqueo, particularmente 
la caballería, cae prisionera en poder de los es- 
pañoles que aun se hablan sostenido, recupe- 
rando á su vez el terreno y artillería perdida. 
Este contraste obliga á Belgrano á retirarse con 
el resto del ejército á sus antiguas posiciones 
que también abandona en la tarde de este mis- 
mo dia sin que el enemigo tratara de hostili- 
zarle. 

1816. Escuadra argentina. La revolución de 
Mayo del año X, en Buenos-Aires, no solo se 
propuso asegurar sus libertades públ'.cas, sino 
que trató desde un principio, de comunicar su 
aliento á sus hermanos del Pacífico que estaban 
bajo el dominio español: en el Alto Perú ya ha- 
bian combatido sus ejércitos llevando la ban- 
dera de la emancipación, y en tanto llegaba el 
momento de golpear las puertas de la poderosa 
Lima, una escuadra argentina al mando del bi- 
zarro marino don Guillermo Brown, se hace sen- 
tir en el Perú, surcando sus aguas y avistándose 
en el Callao. 

1817. Combate de Aguapey. El brigadier 
Chagas, jefe de la división portuguesa que ha- 
bia invadido las Misiones orientales ( dia 12 ) 
derrota en un combate que tiene lugar en las 
inmediaciones del rio Aguapey, al indio Andrés 
Tacuarí, caudillo de Artigas, conocido vulgar- 
mente por Andresito. 

1819. Batalla de Bio-bio. El general don 



Antonio González Balcarce que habia abierto 
campaña en busca del genoi-al realista Sánchez, 
que talaba la provincia de Concepción en Chile, 
obliga á este á desalojar la isla de Laja y el 
pueblo de los Ángeles y reconcentrarse al fuerte 
Nacimiento, tomándole algún armamento y pri- 
sioneros. El dia 18 es alcanzado este jefe en el 
monte de Bio-bio, por el coronel de granaderos 
á caballo don Manuel Escalada, donde es su re- 
taguardia perseguida y acuchillada. El 19 se 
incorpora á los patriotas el coronel don Rude- 
sindo Alvarado con las fuerzas de su comando, 
y como jefe más antiguo toma la dirección de la 
columna é inmediatamente marcha al ataque, 
obligando á los españoles á dar batalla, á orillas 
del mismo rio Bio-bio que trataban de vadear, 
dando por resultado el más completo triunfo á 
las armas de la libertad, que pusieron en fuga 
al enemigo, después de dejar el campo sem- 
brado de cadáveres y muchos prisioneros en 
poder de los patriotas. 

1822. Delegación de mando. San Martin, al 
partir de Lima para Guayaquil á tener una 
conferencia con Bolivar, delega el mando de 
protector del Perú en el marqués de Torre 
Tagle. 

1823. Batalla de Torata. Las tropas patrio- 
tas á las órdenes del general Alvarado, que 
operaban en el Perú, son vencidas por el ejér- 
cito español comandado por el general Valdés, 
en los campos de Torata. 

1846. Ataque á San Carlos. Al frente de una 
columna habia desembarcado el coronel Flores 
frente á Maldonado el dia 18, donde lo aguar- 
daba con una fuerza de caballería el comandante 
don Brígido Silveyra, que siendo riverista se 
habia presentado á los federales y ahora los 
abandonaba. Inmediatamente llevan el ataque 
al pueblo de San Carlos que opone una tenaz 
resistencia, hasta que viniendo en su auxilio el 
coronel don Juan Barrios los derrota completa- 
mente tomando prisionero un batallón y dos 
piezas de artillería. 

1848. Oro en California. Abriendo una ace- 
quia en la llanura para llevar agua á una má- 
quina de aserrar madera del capitán Sulter, se 
tropezó con una masa pesada de oro. Así se 
descubrió el oro en California, que por ser tan 
abundante llamó la atención del mundo. En este 
año se sacaron veinte millones de pesos ; en el 
año siguiente cuarenta millones. El oro que se 
ha estraido en treinta años, de California, as- 
ciende á la suma de un mil y cien millones de 
pesos, cuya parte condensada en una columna 
tendría en su base ocho metros cuadrados y 
veintidós metros de alto. 



21 



1861. Separación. El Estado de Georgia se 
separa de la Union Norte-Americana. 

1884. Muerte de Navarro. En la ciudad de 
Catamarca deja de existir de una enfermedad 
violenta el general don Octaviano Navarro. Este 



jefe habia sido dos veces gobernador de Gata- 
marca y su posición militar como política le 
habia creado un prestigio omnímodo en la pro- 
vincia. Acababa de ser elegido senador del con- 



greso nacional. 



Dia 20 



1500. Línea equinoccial. El navegante espa- 
ñol Vicente Yañez Pinzón, uno de los compañe- 
ros de Colon, corriendo la costa firme del 
Nuevo Mundo, atraviesa, siendo el primero en 
hacerlo, la línea equinoccial en el Océano del 
occidente. 

1513. Carta de Nuñez de Balboa. Desde Santa 
María de Darien, Vasco Nuñez de Balboa dirige 
una carta al rey de España pidiendo los auxilios 
necesarios para asegurar la población y adelan- 
tar los descubrimientos en estas tierras. 

1678. Matanza de guaycurúes. Don Felipe 
Rage, gobernador del Paraguay, teniendo dela- 
ción de que los indios guaycurúes trataban de 
sublevarse y atacar á la Asunción, fingiendo 
una fiesta hace invitar gran número de estos, 
que llegan desprevenidos, y á una señal dada 
los empiezan á asesinar traidoramente. Gomo 
trescientos cayeron á los golpes de los asesinos. 
A la vez sale una fuerza para sorprender y es- 
terminar á la tribu en su campo, pero es sen- 
tida y no logra su objeto. 

1723. Desalojo de la costa oriental. Los por- 
tugueses que se hablan fortificado en la costa 
oriental del Uruguay, son obligados á abando- 
narla por el gobernador español de Buenos 
Aires don Bruno Mauricio de Zabala. 

1726. Fundación de Montevideo. El mariscal 
español y gobernador de Buenos Aires don 
Bruno Mauricio de Zabala, funda la ciudad de 
San Felipe de Montevideo, en la margen izquier- 
da del Rio de la Plata. 

1783. Preliminares de paz. Garlos III de- 
claró la guerra á los ingleses el 16 de junio 
de 1779; ligado á la corte de Versalles se unen 
las escuadras española y francesa y emprenden 
las operaciones contra Inglaterra y sus posecio- 
nes en América, en donde los franceses se apo- 
deran de la Dominica y los ingleses de las islas 
de San Pedro y Miquelon y de Santa Lucía. 
En 1780 y 81 los españoles desalojan á los ingle- 
ses de todos los fuertes que hablan levantado 
sobre el Mississipí, ocupan las plazas de Mobila 
y Panzacola, completando la sumisión de la 
Florida occidental; barriendo asimismo los esta- 
blecimientos ingleses de la bahía de Honduras, 
costa de Campeche y país de Mosquitos. En 1782 
una espedicion francesa salida de la Martinica 
se apodera de las islas de San Cristóbal y Mon- 



serrate ; los españoles se apoderan de las Baha- 
mas y la escuadra iglesa al mando de Rodney 
bate á la francesa cerca de Jamaica, tomando 
prisionero á su jefe el conde de Grasse. En 
tanto la América del Norte completa su inde- 
pendencia con la rendición de lord Gornwallis, 
en York-Town; hasta que cansados de la guerra 
se apodera la diplomacia de la cuestión, y el 20 
de enero de 1783 se firman en Versalles los ar- 
tículos preliminares de paz entre España é In- 
glaterra, habiendo la Francia, con mucha ante- 
rioridad, hecho también sus ajustes de paz. 

1803. Casa de contratación. Se dicta una 
ordenanza datada en Alcalá sobre el estableci- 
miento de la Casa de Contratación de Indias en 
Sevilla, destinada al cuidado de los negocios de 
las colonias españolas. 

1805 . Nombramiento de Sob remonte . Es 
nombrado virey del Rio de la Plata don Rafael 
de Sobremonte, cuyo cargo habia estado de- 
sempeñando interinamente desde mayo 5 de 
1804, por haber cesado el virey don Joaquín del 
Pino. 

1807. Invasión inglesa, (segunda). Después 
del contraste del 16 que las fuerzas de Monte- 
video sufrieron al intentar estorbar el desem- 
barco de las tropas inglesas al mando del gene- 
ral Auchmuty, en el Buceo, se organiza una 
nueva espedicion y les llevan un ataque, siendo 
estos recibidos por el ejército británico con un 
fuego tan nutrido que en breve pone en disper- 
sión á las fuerzas españolas, ocasionándoles 
mucha mortandad. El virey Sobremonte que 
mandaba las tropas, dispara con la caballería, 
sin tirar un solo tiro, yendo á parar á treinta 
leguas de Montevideo. C Véase los dias 16 y 24.) 

1816. Ataque al Callao. El valeroso marino, 
coronel don Guillermo Brown, que habia salido 
del puerto de Buenos Aires el 15 de octubre 
de 1815 con la fragata Hércules y la zumaca Tri- 
nidad armadas en corso con el pabellón argen- 
tino, fondea frente al Callao (Perú) después de 
haber hecho muchas presas en el Pacífico. In- 
mediatamente rompe el fuego contra las pode- 
rosas fortalezas donde flameaba la bandera 
española, con objeto de molestar y tener en 
alarma al enemigo. 

1817. Toma de Montevideo. El ejército por- 
tugués á las órdenes del general Carlos Federi- 



22 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



co Lecor, que habia invadido la banda Oriental, 
se apodera de Montevideo, que dos días antes 
hablan abandonado las fuerzas orientales man- 
dadas por Miguel Barreiro, delegado del cau- 
dillo Artigas. 

4820. Asilo de Artigas. El famoso caudillo 
oriental don José Gervasio Artigas, pide asilo 
al dictador del Paraguay doctor don José Gas- 
par Rodríguez de Francia, el que le es conce- 
dido, confinándosele al interior del país. Allí 
permanece hasta su muerte. 

1839. Batalla de Yungay. El general Bulnes 
al frente de un ejército chileno habia invadido 
el Perú para castigar los avances del protector 
supremo general Santa Cruz, por haber man- 
dado en sus buques de guerra espediciones ar- 
madas contra Chile. El 6 de este mismo mes 
fué derrotada la vanguardia peruana en el 
puente de Buin, presentando batalla los dos 
ejércitos el 20 de enero, en los campos de Yun- 
gay. Después de un reñido y sangriento com- 
bate queda el general Bulnes vencedor, huyen- 
do con muy pocos soldados el general Santa 
Cruz en dirección á Lima y dejando en el campo 
de batalla entre muertos, heridos y prisioneros, 
dos mil novecientos veintidós hombres. El 
ejército de Santa Cruz era compuesto de perua- 
nos y bolivianos, pues estas dos naciones habian 
hecho un pacto de federación. 

4839 , Pronunciamiento de Corrientes. El 
gobernador de la provincia de Corrientes don 
Genaro Beron de Astrada se pronuncia contra 
el general Rosas retirándole la representación 
de esa provincia en las relaciones esteriores, 



y se pone al frente de un ejército de cinco mil 
correntinos. El 34 de diciembre de 4838 el go- 
bierno de Corrientes habia formado secreta- 
mente una alianza ofensiva y defensiva con el 
general Rivera, que ejercía la dictadura del 
Estado Oriental, con el objeto de derrocar al 
gobierno del general Rosas, siendo apoyados y 
protegidos por los marinos franceses que blo- 
queaban los rios de la República Argentina. 

4841. Reconocimiento de independencia. El 
rey de Dinamarca, por medio de su represen- 
tante en Buenos Aires, reconoce la indepen- 
dencia de la República Argentina. 

4876. Esploracion de Nahuel-Huapi. El sabio 
naturalista é incansable esplorador argentino 
doctor don Francisco de P. Moreno, seguido solo 
de su asistente llega al lago Nahuel-Huapi en 
las altas regiones de las cordilleras. Allí hicie- 
ron flamear el pabellón de la patria, siendo « los 
primeros hombres blancos que desde el Atlán- 
tico llegaran hasta las altas cordilleras para re- 
velar sus riquezas é indicar con la brújula el 
camino que más tarde seguirían las armas ar- 
gentinas.» En 4670 el valiente padre jesuíta 
Mascardi, saliendo de Chile descubrió el lago 
Nahuel-Huapi, en cuya orilla boreal fundó una 
misión jesuítica, que duró algunos años. 
En 4792 fué estudiado por el padre Melendez y 
reconocido en 4862 por el esplorador Guillermo 
Cox. En 4856 también fué visitado este lago por 
los alemanes Fonck y Hers. — En 1880 el doctor 
Moreno hizo un segundo viaje á esta región 
para completar sus estudios. 



Dia 21 



1533. Fundación de Cartagena. Pedro de He- 
redia funda la ciudad de Cartagena, en Nueva 
Granada. 

1624. Escuadra holandesa. La espedicion que 
el 22 de diciembre del año anterior salió del 
puerto holandés del Texel, para espedicionar 
contra el Brasil, al llegar á la altura de las islas 
de Sal y San Antonio, es dispersada por un gran 
temporal. 

1654. Toma de Milhou. Los jefes portugue- 
ses Vidal y Diaz Cardoso sorprenden y toman el 
reducto Milhou cerca de la ciudad de Arrecife, 
defendido por los holandeses al mando del co- 
mandante Brink. 

1787. Nacimiento de Viel. En la ciudad de 
París nace el general don Benjamín Juan María 
Nicolás Viel, empezando á servir en el ejército 
francés desde su primera edad, á las órdenes del 
mariscal Ney, hallándose en cien batallas y 
cubriéndose de gloria, hasta la caida de Napo- 



león L Llegó con otros beneméritos franceses 
al Nuevo Mundo á servir á la causa de la liber- 
tad, y se encontró en lo más crudo de la cam- 
paña de la independencia, elevándose hasta el 
grado de general de brigada de la República de 
Chile. 

1793. Temporal. Estalla un fuerte temporal 
en la ciudad de Buenos-Aires, cayendo treinta y 
siete rayos que matan á diezinueve personas. 

1803. Llegada á Bahía. El príncipe regente 
de Portugal don Juan VI, que habia abandonado 
aquella nación para refugiarse en el Brasil, llega 
con toda su familia á Bahía. 

4814. Rechazo de Elio. La revolución del 25 
de mayo ya habia llevado sus armas triunfantes 
hasta el Alto Perú y constituido un gobierno 
republicano en todo el Rio de la Plata; en tal 
situación llega á Montevideo (única plaza que 
quedaba en poder de los españoles) el brigadier 
don Francisco Javier Elio, de donde comunicó á 



23 



la Junta de Buenos-Aires, el dia 45, su nombra- 
miento de virey por la corte de España, solici- 
tando se le reconociera en tal carácter ; dicha 
Junta le contesta con esta fecha: f que la deno- 
»minacion sola de su título ante un gobierno 
» establecido ofendía la razón y el buen sentido. 
))Que era un insulto pensar en poner otro yugo 
5)que el que se impuso la espresa voluntad 
» unánime de los pueblos argentinos.» Con 
fecha 22 el cabildo y la real audiencia con- 
testan á Elio rechazando su nombramiento, á 
cuyas autoridades tanabien lo habla comuni- 
cado. 

1815. Indemnización de pérdidas. Se firma 
en Viena un convenio entre el príncipe regente 
de Portugal y Brasil y el rey de la Gran Bretaña 
para terminar las cuestiones é indemnizar las 
pérdidas de los subditos portugueses en el trá- 
fico de los esclavos de África. 

1817. Rendición de Teran. El general meji- 
cano Teran se rinde con sus fuerzas á las tropas 
españolas en Tehuacan. 

1822. Bandera haitiana. La república de Hai- 
tí hace enarbolar su pabellón en toda la isla de 
Sanio Domingo, después de proclamarse inde- 
pendiente. 

1823. Batalla de Moquegua. Los restos del 
ejército patriota derrotado por las fuerzas espa- 
ñolas en Torata (dia 19) tienen forzosamente 
que aceptar batalla en Moquegua, á pocas le- 
guas de aquel campo, y son nuevamente derro- 
tados por el general Valdés, teniéndose que 
retirar con muy poca gente y en dispersión el 
general Alvarado. 

1823. Muerte de Rodríguez. En Buenos Ai- 
res deja de existir el famoso poeta y escritor 
fray Cayetano José Rodríguez, del orden de San 
Francisco. Habia nacido en San Pedro, en la 
misma provincia, en 1761. 

1829. Rendición de GuayaquiL La ciudad de 
Guayaquil (Nueva Granada) bloqueada por los 



peruanos á las órdenes del almirante Guisse, se 
rinde con toda la guarnición. 

1847. Constitución de Costa Rica. Se procla- 
ma el código fundamental de Costa Rica, el cual 
establece que desde 1853 «para disfrutar el de- 
recho de ciudadano será necesario saber leer y 
escribir. y> 

1853. Sitio de Buenos Aires. Las fuerzas si- 
tiadas en la ciudad de Buenos Aires, llevando 
al frente al general Pacheco, hacen una salida 
general, avanzando por el centro hasta cerca de 
San José de Flores, pero siendo atacadas vigo- 
rosamente por los sitiadores bajo las órdenes 
del general Lagos, tienen que retirarse con 
bastantes pérdidas. 

1868. Muerte de Lugones. En la ciudad de 
Tucuman, y á los setenta y dos años de edad, 
deja de existir el guerrero de la independencia 
coronel don Lorenzo Lugones, habiendo pres- 
tado sus servicios á la patria desde los primeros 
combates que se libraron con las fuerzas espa- 
ñolas. Dejó escritos algunos interesantes Re- 
cuerdos, que servirán para ilustrar la historia 
argentina. 

1874. Combate de los Catorce Jagüeles. Una 
pequeña invasión de indios penetra en el partido 
de Tabalqué (República Argentina), y consigue 
arrebatar alguna caballada ; así que tuvo noticia 
de esto el capitán de guardias nacionales movili- 
zadas don Reginaldo Ferreira, emprende brava- 
mente su persecución con diezisiete hombres 
montados en pelo hasta alcanzarlos á la altura 
de los Catorce Jagüeles. Los indios, viendo el 
pequeño número de los que les llevaban el ata- 
que, los cargan denodadamente, pero son reci- 
bidos con un vivo escopeteo y sableados hasta 
no quedar en pié más que tres, que consiguen 
salvar por estar bien montados. La mortandad 
de los indios es grande : se salva un cautivo que 
llevaban y se rescata todo el botin que hablan 
hecho. 



Dia 22 



1771 . Declaración sobre las Malvinas. Los in- 
gleses se hablan posesionado de una parte de 
las islas Malvinas fundando una colonia que lla- 
maron Puerto Egmont (8 de enero de 1766), y 
no haciendo caso de lis reclamaciones del go- 
bierno español, Bucarelli, gobernador de Bue- 
nos Aires, mandó desalojar la isla por la fuerza, 
lo que se efectuó el 10 de junio de 1770. Esto 
dio lugar á enérgicas reclamaciones de la In- 
glaterra, y para evitar un rompimiento que 
obligara á una guerra entre las dos naciones, el 
gobierno español, por medio de su ministro en 
Londres, el príncipe de Macerano, declara vio- 



lenta la. empresa de Bucarelli desaprobando su 
conducta y haciendo devolver á los ingleses el 
referido Puerto Egmont con toda la artillería y 
demás que existia cuando los espulsó de allí el 
citado gobernador de Buenos Aires. Sin embar- 
go de esta declaración, el gobierno español deja- 
ba en pié la cuestión de derecho á la soberanía 
de la isla. (Véase el 10 de junio de 1770 y el 11 
de febrero de 1774.) 

1809. Igualdad civil. La regencia de España 
que habia recibido grandes auxilios pecuniarios 
ofrecidos espontánea y bondadosamente de las 
provincias de América, decreta una perfecta 



24 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



igualdad civil entre todos los vasallos de España 
é Indias, disponiendo que los dominios ultra- 
marinos tuviesen representación nacional. 

4813. Sorpresa de Frenchtown. Las fuerzas 
norte-americanas á las órdenes del general Win- 
chester son sorprendidas por las tropas inglesas 
en Frenchtown, cercanías de Malden, donde son 
derrotadas, cayendo prisionero el general y va- 
rios jefes. Los indios aliados de los ingleses co- 
meten horribles asesinatos entre los rendidos, 
sin que las tropas del rey los contengan. A. Proc- 
tor, jefe de los ingleses, lo elevan al rango de 
brigadier general en premio de esta triste vic- 
toria. 

4814. Director Posadas. El triunvirato que 
formaba el gobierno del Rio de la Plata, como 
una medida de conveniencia, hace presente á 
la asamblea la necesidad de concentrar la auto- 
ridad suprema en una sola mano, y esta resuel- 
ve en la fecha que el poder ejecutivo lo re- 
presentase una sola persona, reformando en 
consecuencia el estatuto provisorio vigente, y 
disponiendo además que se asociase al gobierno 
un consejo de Estado compuesto de nueve vo- 
cales. Para ejercer la primera magistratura del 
país, es elegido por unanimidad de votos el 
ciudadano don Gervasio Antonio Posadas, con 
el título de Director Supremo de las Provincias 
Unidas. 

1815. Tráfico de esclavos. Se firma en Viena 
un tratado entre el príncipe Regente de Portu- 
gal don Juan VI y el rey de Inglaterra Jorge III 
para la abolición del tráfico de esclavos, que en 
tan gran escala se hacia en el Brasil. 

1820. Combate de Tacuarembó. El coronel 
Latorre al mando de las fuerzas orientales del 
caudillo Artigas, es derrotado por las tropas 
portuguesas á las órdenes del conde de Figuei- 
ras, en un combate en Tacuarembó (República 
Oriental). 

1853. Batalla de San Gregorio. Estando sitia- 
do Buenos Aires por las fuerzas del general don 



¡ Hilario Lagos, en Ghascomus, y al mando del 
: coronel don Pedro Rosas y Belgrano, se forma 
I im ejército á favor de la plaza sitiada. El jefe 
I sitiador manda una fuerte división á las órdenes 
: del coronel Costa á batirlo, recibiéndose más 
tarde del mando de esta fuerza el general don 
i Gregorio Paz, quien en el paso de San Gregorio 
I le dá batalla y lo derrota completamente. El co- 
ronel Rosas es tomado prisionero y su segundo 
el coronel don Faustino Velasco es muerto en 
el campo de batalla. El coronel Costa, después 
de tomar una parte activa en esta jornada, se 
retira del ejército. 

1858. Rotura de relaciones. El gobierno de 
la República Oriental tira un decreto cerrando 
todos sus puertos al comercio y correspondencia 
I con los del Estado de Buenos Aires, por haber 
I el gobierno bonaerense permitido el 3 de enero 
I el embarco públicamente de una expedición ar- 
! mada contra aquella república, dirigida por el 
! general don César Diaz, con propósito de levan- 
I tar la bandera de la revolución. 
j 1869. Revolución de Cuba. El grito .de liber- 
I tad lanzado por el insigne Céspedes en Manza- 
! nillo (Cuba) el 9 de octubre de 1868, habia 
cundido en la isla como una chispa eléctrica 
i encendiendo el corazón de los patriotas cubanos; 
grupos de hombres mal armados combatían con 
sin igual arrojo contra las tropas de la península 
española, cada dia avanzando terreno la revo- 
lución. En la noche del 22 de enero de 1869 se 
dá una función dramática en el teatro de Villa- 
I nueva en la Habana, y el entusiasmo por la re- 
i volucion no tiene límites, resuenan los gritos 
j de ¡viva Céspedes! ¡Viva Cuba libre é indepen- 
diente! concluyendo la función con demostracio- 
j nes patéticas á favor de la revolución. La con- 
I currencia sale á la calle vivando entusiasta á 
I Céspedes, poniendo así en gravísimos conflictos 
á las autoridades españolas. Esta manifestación 
I del sentimiento cubano ocasiona algunas des- 
i gracias. 



Dia 23 



1637. Toma de Porto Calvo. El conde Mau- 
ricio de Nassau, que mandaba una escuadra ho- 
landesa, se apodera de la ciudad de Porto Calvo 
(Brasil) después de un reñido combale. 

1663. Terremoto en la América septentrional. 
En la noche se esperimentan treinta y dos sa- 
cudidas de tierra ocasionando ruinas y devas- 
tando el terreno por espacio de trescientas le- 
guas. El San Lorenzo queda obstruido por dos 
colinas que se precipitan en él y se aplanó una 
cordillera de montes calcáreos de doscientas 
millas de longitud. 



1765. Toma de posesión de las Malvinas. El 

almirante Juan Byron, en nombre del gobierno 
británico, toma posesión de las islas Malvinas, 
quien, como los demás navegantes ingleses, la 
apellida Falkland. Al puerto donde desembarca 
le dá el nombre de Egmont. Este puerto habia 
sido visitado y poblado el año anterior por el 
marino francés Bougainville que lo llamó «Puer- 
to de la Cruzada». (Véase el 3 de febrero de 
1764 y el 8 de enero de 1766. ) 

1782. . Nacimiento de Bermudez. Nace en San 
José de Areocorar, provincia de Gumaná, en Ve- 



25 



nezuela, el general don José Francisco Ber- 
mudez. 

1812. Supresión de la real audiencia. El go- 
bierno de Buenos Aires promulga un reglamen- 
to de administración de justicia por el cual 
queda suprimido el tribunal de la real audien- 
cia, sustituyéndole una cámara de apelaciones. 

1825. Declaración del Congreso. Después de 
tantos trastornos como liabia sufrido la nacio- 
nalidad argentina en los años anteriores, el con- 
greso constituyente instalado en Buenos Aires 
el 16 de diciembre de 1824, en ley de 23 de ene- 
ro de 1825, hace la declaración siguiente: «Las 
provincias del Rio de la Plata, reunidas en con- 
greso, reproducen por medio de sus diputados 
y del modo más solemne, el pacto con que se 
ligaron desde el momento en que, sacudiendo 
el yugo de la antigua dominación española, se 
constituyeron en nación independiente, y pro- 
testan de nuevo emplear todas sus fuerzas y 
todos sus recursos para afianzar su indepen- 
dencia nacional y cuanto pueda contribuir á la 
felicidad general. » En tanto se daba una cons- 
titución y se elegia un presidente, el congreso, 
por esta misma ley, encomendaba interinamente 
al gobierno de Buenos Aires el poder ejecutivo 
nacional. 

1826. Rendición del Callao. Fírmase en este 
dia, dice la Guia de Chile de 1847, las capitula- 
ciones de la rendición del Callao, y el ensan- 
grentado estandarte que Pizarro habia plantado 
trescientos años antes, cae en el polvo, y se des- 
troza del todo para siempre la cadena que suje- 
taba diezisiete millones de americanos á la 
monarquía española. Pero no sucedió esto sino 
dando el carácter español la última y más enér- 
gica prueba de su valor y constancia. El general 
Rodil quiso ser el último representante de Es- 
paña en Sud-América; desdeñó las capitulacio- 
nes de Ayacucho que también le comprendían; 
vio desaparecer el ejército del virey, vio fugar 
la escuadra española al mando del capitán Gui- 
zeta, y vio sucumbir los últimos restos de la 
fuerza de tierra que sostenia en Solivia el gene- 
ral Olañeta, y sin embargo, este oficial no de- 
sesperó. Solo en la plaza del Callao y á la cabeza 
de mil y tantos hombres, resistió trece meses á 



las fuerzas de los patriotas que lo rodeaban por 
mar y tierra; luchó con el escorbuto, el hambre 
y las sublevaciones, y se mantuvo firme é im- 
pasible en medio de un vasto cementerio. Desde 
el mes de mayo ya no se daba ración en la plaza 
sino á los empleados en servicio, y ella consis- 
tía en carne de caballo, muías, perros, gatos y 
hasta ratones; y cuando estos despreciables 
víveres llegaron también á escasear, sucumbie- 
ron al rigor del hambre y de la peste escorbú- 
tica más de cuatrocientas personas, desapare- 
ciendo entre ellas familias enteras de las más 
distinguidas, como la de Bedoya y Torre-Tagle. 
Pero á pesar de los horrores que lo rodeaban, 
el general Rodil continuó defendiéndose de los 
asaltos de las tropas de tierra al mando del 
bravo general Salom y del cañón de la escuadra 
independiente, hasta que reducido á la última 
estremidad por el hambre, resolvió aceptar la 
honrosa capitulación que se le ofreció, y que 
merecía, sin duda, por su heroica constancia. 
Guando se rindió el Callao, solo contaba esta 
plaza cuatrocientos defensores, y aun estos en 
tan lastimoso estado, que apenas podian tenerse 
en pié: sus víveres alcanzaban escasamente 
para cuatro dias ; la población se componía de 
unos pocos espectros, restos horribles del ham- 
bre y de la epidemia. ¡ Así se despidió la España 
de la América del Sud ! 

1836. Combate de Famaillá. El general don 
Francisco Javier López, al frente de una fuerza 
de sáltenos, penetra en la provincia de Tucu- 
man; pero el gobernador de esta, general He- 
redia, lo ataca y lo derrota completamente, en 
las márgenes del rio Famaillá, tomándolo pri- 
sionero, como asimismo á muchos jefes que lo 
acompañaban. El dia 25 el general López y su 
secretario el doctor don Ángel López fueron fu- 
silados en el mismo campo de la acción. 

1847. Toma de Paisandú. Después de haber 
entrado al Salto el general Gómez el dia 8, mar- 
cha con una columna de las tres armas y toma 
posesión de Paisandú que estaba en ruinas, y 
sin que nadie lo defendiera. Hacia un mes que 
este general lo habia abandonado en el momen- 
to del peligro, dejando perecer á sus heroicos 
defensores. 



Dia 24 



1506. Cuestión de límites. A consecuencia 
del tratado de Tordesillas firmado solemnemen- 
te el 7 de junio de 1494, y aprobado por el rey 
de España el 2 de julio, esta potencia, como el 
Portugal, convienen en enviar al Nuevo Mundo 
cuatro embarcaciones con astrónomos, navega- 
dores y geógrafos, con el fin de establecer de 



conformidad al tratado la h'nea divisoria y de- 
terminar cuales eran los territorios pertenecien- 
tes á cada corona. Este tratado habia tomado un 
carácter más inviolable aun por la sanción del 
papa Julio II, que espidió con tal objeto una 
bula en 24 de enero de 1506. 
1807. Invasión inglesa, [segunda) Derrota- 



26 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



dos los defensores de la plaza de Montevideo en 
su salida del dia 20, el general Auchmuty se 
ocupa de poner cerco á la ciudad, y después de 
haber levantado algunas baterías, el 24 rompe el 
fuego contra los sitiados, tanto por tierra como 
por agua, arrojando á la plaza una lluvia de 
balas que llevan la destrucción dentro su re- 
cinto. (Véanse los dias 20 y 30.) 

1811. Embarco de Moreno. Se embarca en 
Buenos Aires con una misión para Europa el 
fogoso secretario de la primera Junta, doctor 
don Mariano Moreno. 

1816. Ataque al Callao. El coronel Brown 
ataca nuevamente las baterías del Callao, echan- 
do á pique una fragata española é inutilizando 
varios buques enemigos. El primer ataque tuvo 
lugar el 20. 

1816. Union de los Océanos. El navegante 
Jacobo Lemeire descubre la unión de los océa- 
nos Pacífico y Atlántico al Sud de la Améri- 
ca, por un mar austral, situando el canal de 
quince millas de ancho y quince de largo en- 
tre la Tierra del Fuego y la isla de los Es- 
tados. 

1817. Rendición de Coporo. El jefe indepen- 
diente Ignacio Rayón, en un instante de desa- 
liento, entrega á los españoles la plaza fuerte de 
Coporo en Méjico. 

1817. Combate de Potrerillos. En circuns- 
tancias que el ejército de San Martin efectuaba 
el paso de los Andes para atacar á los españoles 
en el territorio chileno, una fuerza de estos sor- 
prende una guardia patriota en Picheuta, lle- 



vándose varios prisioneros; perseguida por el 
teniente don José Aldao y alcanzada en Potre- 
rillos sostiene un reñido combate y consigue re- 
chazar á sus perseguidores. 

1844. Batalla del Sauce. El ejército oriental 
al mando del general don Fructuoso Rivera, es 
completamente derrotado en la batalla del Arro- 
yo del Sauce, sobre el Yí, por una división del 
ejército federal al mando del general don Justo 
José de Urquiza. En este combate, Rivera tiene 
doscientos muertos, muchos heridos y prisione- 
ros, viéndose obligado á retirarse hasta los Tres 
Cerros, en el departamento de Tacuarembó. 

1866. Combate de Letanías. El movimiento 
revolucionario contra el general Melgarejo, que 
estalló en la Paz el 25 de mayo de 1865, y que 
habia tomado imponentes proporciones en el 
territorio boliviano, es completamente batido 
en los campos de las Letanías el 24 de enero de 
1866, en un reñido y sangriento combate que 
tiene lugar entre los revolucionarios y las fuer- 
zas del gobierno mandadas por el mismo Mel- 
garejo. 

1871 . Espedicion de Baigorria. El coronel don 
Antonio Baigorria espediciona á las tolderías de 
Mariano Rosas, cacique principal de los ranque- 
les. El 24 de enero sorprende varios toldos ha- 
ciendo muchos prisioneros y matando á los que 
resisten, y al dia siguiente se posesiona del 
mismo campo de Mariano Rosas que habia hui- 
do al sentirlos. Después de estar allí cinco dias 
la fuerza, regresa arreando todos los animales 
que habia y arrasa cuanto halla en pié. 



Dia 25 



1538. Mians de Potosí. En el cerro de Po- 
tosí es descubierta la célebre mina de plata que 
tanta fama le dio ; quien la descubre es un indio 
llamado Huaica, y la esplotó Juan de Villar- 
roel (*■). 

1815. Protección inglesa. Alvear , director 
supremo de las Provincias Unidas del Rio de la 
Plata, firma dos notas con acuerdo de la mayo- 
ría de su gabinete, pidiendo la protección de la 
Inglaterra, y aun ofreciéndole sujetarse á su 
gobierno antes que al de España, ó ser víctimas 
de la anarquía que promovía el caudillaje fe- 
deral. 

1819. La Argentina. El capitán Buchardo con 
la Argentina y la. Chacabuco, buques armados 
en corso que llevaban la bandera del Rio de la 



(*) No hemos encontrado el dia preciso del descubri- 
miento de estas minas; lo que más hemos alcanzado en 
nuestras investigaciones es la indicación que el descubri- 
miento tuvo lugar en enero de 153S. 



Plata, establece el bloqueo de los puertos San 
Blas, Acapulco y Sonsonante en la costa del Pa- 
cífico (Méjico), dispersando una fuerza vetera- 
na en este último punto y tomando un bergan- 
tín español que allí estaba. (Véase el dia 29 de 
noviembre y 2 de abril.) 

1822. Tratado de paz. En la ciudad de Santa 
Fé se firma un tratado entre esta provincia, la de 
Buenos Aires, la de Entre Rios y la de Corrien- 
tes, con objeto de consolidar la paz, amistad y 
unión entre ellas, y auxiliarse recíprocamente, 
como asimismo defender la integridad nacional 
en caso de invasión estranjera ú otra causa. 

1825. Toma de la Paz. El general patriota 
don José Miguel Lanza, hermano de dos jóve- 
nes que quince años antes habian sido inmola- 
dos por los españoles en castigo de su patrio- 
tismo , después que los ejércitos realistas 
sucumbieron en Ayacucho y una parte de ellos 
comandada por el general español Olañeta se 
retiró precipitadamente hacia el Sur, toma en 



27 



este dia con heroico empuje la ciudad de la Paz 
ó Charcas, declarando allí solemnemente la in- 
dependencia del Alto Perú. Este patriótico de- 
seo vio satisfecho el 10 de julio de este mismo 
año, 

1830. Títulos decretados á Rosas. La sala de 
representantes de Buenos Aires, por ley de esta 
fecha, declara «Restaurador de las leyes é ins- 
tituciones de la provincia», y brigadier general 
á don Juan Manuel de Rosas, condecorándole 
con un sable de oro y una medalla con sím- 
bolos, etc., etc. Acuerda también el título de 
«Beneméritos de la Patria» á todos los que sir- 
vieron á sus órdenes desde 1.° de diciembre de 
1828 hasta el 24 de junio de 1829 (*). 

1879. Combate de Maraco y Remecó. En la 
batida que habia emprendido el coronel Levalle 
contra las tribus de Numuncurá, el teniente co- 
ronel graduado don Benito Herrero ataca una 



toldería en Maraco, compuesta de indios dise- 
minados de las tribus de Pincen, y sostiene un 
reñido y encarnizado combate con estos, consi- 
guiendo al fin derrotarlos, habiéndoles hecho 
muchos muertos y heridos, y tomándole creci- 
do número de prisioneros, tanto de guerreros 
como de chusma. En el mismo dia el coman- 
dante Herrero hace avanzar con veinticinco 
hombres al sargento mayor graduado don Flo- 
rencio Monteagudo á sorprender una toldería 
en Remecó, á siete leguas de Maraco. El bravo 
jefe llega allí y los carga, sin embargo del cre- 
cido número de los indios : el combate es tenaz 
y sangriento, pues los indios no cedian contan- 
do con su superioridad numérica, y solo em- 
prendieron la retirada cuando vieron aproxi- 
marse nuevas fuerzas , dejando veintisiete 
muertos, muchos heridos y un mayor número 
de prisioneros, tanto indios como chusma. 



Dia 26 



1500. Descubrimiento del Brasil. El célebre 
navegante español Vicente Yañez Pinzón des- 
cubre parte del Brasil (el cabo de San Agustín), 
toma posesión de él en nombre de los reyes de 
España y le dá el nombre de Santa María de la 
Consolación. 

1654. Tratado de paz. Después de haberse 
roto el tratado de tregua de 1641 entre las Pro- 
vincias Unidas de los Paises Bajos y Portugal, y 
seguídose la guerra entre estas dos naciones 
por la conquista del Brasil, se vuelve á firmar 
el asiento y condiciones en Taborda, entre el 
consejo supremo residente en Arrecife y el 



O Con este motivo, dice el señor Zinny : « Todo este 
cúmulo de distinciones quedó en la nada, porque Rosas 
tuvo el buen sentido de manifestar á la Legislatura se li- 
mitase á declarar si su conducta habia ó no merecido la 
aprobación de los representantes, dejando á un lado ti- 
tules y rangos ; esponiendo Rosas, al mismo tiempo, que 
los servicios prestados por él, hasta entonces, no le daban 
derecho á remuneraciones que no fuesen comunes con 
todos los que concurrieron al mismo resultado ; que to- 
das esas condecoraciones, si bien mostraban la liberali- 
dad de los Representantes, «son un paso peligroso á la 
LIBERTAD DEL PUEBLO y un motivo quizá de justa zozobra, 
á los que no descendían á su conciencia; porque no es la 

PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA, QUE LA PRODIGALIDAD DE 
LOS HONORES HA EMPUJADO Á LOS HOMBRES PÚBLICOS 
HASTA EL ASIENTO DE LOS TIRANOS. » 

Hé aquí una lección dada por el mismo Rosas, que los 
ciudadanos no quisieron aprovechar, sino que se dejaron 
llevar de su desmesurado entusiasmo, creyendo que ju- 
gaban á Carnaval, disfrazados de gobernantes y goberna- 
dos, hasta que, cuando juzgaron que ya era oportuno 
echar á un lado el disfraz y asumir el papel que á unos y 
otros correspondía, se apercibió el pueblo que se habia li- 
gado fuertemente por sus propias manos, sin poders» 
desasir. > 



maestre de campo general Francisco Barrete de 
Menezes, gobernador de Pernambuco, de un tra- 
tado de paz, por el cual la Holanda debia devol- 
ver á Portugal las ciudades de Mauricéa, Arre- 
cife y todos los fuertes y plazas que tenia ocu- 
pados en la banda del Norte, que eran Fernáo 
de Noronha, Geará, Rio Grande, Paraiba é isla de 
Itamaracá. 

1847. Combate de Pan de Azúcar. El general 
Rivera, después de la toma de Paisandú el 26 
de diciembre del año anterior, habia vuelto á 
ponerse en campaña y emprendió su sistema de 
correrías y arreos de hacienda, pero es alcan- 
zado en Pan de Azúcar por los coroneles Bar- 
rios y don José María Flores y destruido 
completamente, perdiendo todo el arreo y es- 
capando con unos pocos hombres. 

1857. Esploracion del Salado. El infatigable 
concesionario don Esteban Rams y Rubert en- 
tra al Rio Salado en el vaporcito Santa Fé, propo- 
niéndose abrir una vía fluvial entre la provincia 
de Salta y el litoral argentino. El capitán Page 
en julio de 1855 habia navegado en este rio 
hasta quince ó dieziseis millas más arriba del 
monte Aguará. 

1867. Toma de Guanajuaco. El ejército repu- 
blicano de Méjico toma la importante plaza de 
Guanajuaco, que estaba ocupada por los fran- 
ceses é imperialistas, que llevaron á ese terri- 
torio un emperador estranjero. 

1871. Batalla deÑaembé. El general don Ri- 
cardo López Jordán habia entrado en la provin- 
cia de Corrientes, al frente del ejército con que 
resistía la intervención nacional en Entre Rios, 
á consecuencia de los sucesos sangrientos del 



28 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



11 de abril de 1870. El gobernador de aquella 
provincia, coronel don Santiago Baibiene, co- 
mandando las fuerzas nacionales y provinciales 
consigue vencerlo y ponerlo en completa der- 
rota en una batalla sangrienta que se libró á 
inmediaciones de la laguna de Ñaembé, con- 
tando apenas con una mitad del número de las 
fuerzas del caudillo entreriano. Jordán dejó en 
el campo muchos muertos y prisioneros, todo 
su parque y artillería y demás elementos de 
guerra con que contaba. Con esta derrota con- 
cluyela primera rebelión de este jefe entreriano. 
— En esta batalla empieza á destacarse la figu- 
ra del comandante don Julio A. Roca, que man- 
daba un batallón de línea; quien, dando la voz 
de á la bayoneta, se habia apoderado de los ca- 
ñones del enemigo en el momento más crítico 
del combate. 

1878. Restos de Colon. El año anterior, (10 
de setiembre) se descubren en Santo Domingo 
(Haiti) los restos de una persona, coloca- 
dos en una caja que tenia grabadas varias inicia- 
les que algunos suponían ser del cadáver de 
Cristóbal Colon. Esta suposición toma cuerpo y 



llama la atención en Europa, muy particular- 
mente en la corte española que cree conservar 
esas preciosas reliquias en la isla de Cuba, á 
donde fueron trasportadas desde Haiti, cuando 
esta isla se hizo independiente. El gobierno de 
Madrid dá oido á las declaraciones y suposicio- 
nes vertidas, y á consecuencia de medidas que 
toma, llega á Santo Domingo el 26 de enero el 
vapor español Alcántara, conduciendo comisio- 
nados del gobierno de España para examinar la 
caja que se suponía contener los restos de Cris- 
tóbal Colon. Se les permitió examinarla des- 
pués de muchas formalidades. La caja fué saca- 
da del lugar en donde estaba depositada, se 
rompieron los sellos y se examinaron detenida- 
mente las inscripciones. Los huesos fueron es- 
crupulosamente inspeccionados, sacándose fo- 
tografías de ellos. Asisten á este acto algunos 
médicos. Después de este examen los tales res- 
tos de Colon fueron relegados al olvido, como 
piezas prehistóricas, pero no como un ariete de 
esplotacion ó fanatismo, siguiéndose festejando, 
particularmente por el clero, los aniversarios 
del dia del desculDrimiento. 



Dia 27 



1782. Sumisión de Tupac-Amarn. En el pue- 
blo de Sicuani (Perú), tenia su residencia Diego 
Cristóbal Tupac-Amaru ; allí van los españoles 
á prenderlo y se entrega sin resistencia á las 
autoridades del país, sin tener otro delito que 
ser hermano del famoso José Gabriel. También 
es aprisionada la madre de estos descendientes 
de los Incas. (Véase el 18 de mayo y 19 de ju- 
lio.) 

1797. Nacimiento de Laflnúr. En el valle de 
la Carolina, en la provincia argentina de San 
Luis, nace don Juan Crisóstomo Laflnúr. Filó- 
sofo, poeta, músico y publicista, ciñó también 
una espada para guerrear en los primeros tiem- 
pos de la independencia. 

1818. Bloqueo de Valparaiso. El comandante 
del puerto señor Calderón, comunica oficial- 
mente al director de Chile el hecho grave de 
que las marinas de Norte-América y de su ma- 
jestad británica, desconocen el bloqueo del puer- 
to de Valparaiso, puesto por los buques españo- 
les. El 24 del mismo mes el comandante de la 
fragata española Venganza que con la Veloz 
habia bloqueado á Valparaiso, intimó al capi- 
tán don Jaime Biddles comandante de la cor- 
beta de guerra norte-americana Ontario, no 
entrara al puerto y que siguiera viaje á Lima ó 
Talcahuano, á lo que el jefe americano le con- 
testó, que si él tenia orden de su virey de es- 
tablecer un bloqueo riguroso, él también tenia 



orden de su gobierno de entrar á Valparaiso, y 
que entraría: al dia siguiente fondeó en el 
puerto. Este incidente no tuvo mayores conse- 
cuencias. 

1825. Muerte de Soler. En la ciudad de Lima 
deja de existir el coronel don Manuel José Soler, 
guerrero de la independencia sud-americana. 
Soler habia nacido en Buenos Aires en 1795. 

1827. Desconocimiento de autoridad. El 26 
de diciembre de 1825 habia sido nombrado el 
general Bolívar presidente vitalicio del Perú, 
pero no correspondiendo á las esperanzas de 
la nación, á quien le era pesada su autori- 
dad, se desliga de los vínculos que le unian al 
caudillo venezolano, poniendo, interinamen- 
te, á la cabeza del gobierno al general Santa 
Cruz. 

1847. Toma de Mercedes. El litoral uruguayo 
volvia á ser dominado por las armas federales 
del ex-presidente Oribe. A la toma del Salto 
(dia 8) se siguió la de Paisandú (dia 23) en este 
mismo mes, y antes de concluirse, el general don 
Ignacio Oribe entra á la ciudad de Mercedes á 
sangre y fuego; gran cantidad de prisioneros, 
fusiles, cañones, el parque y la comisaría que- 
dó en poder de los asaltantes. — Los partidarios 
de Oribe se posesionaron inmediatamente del 
pueblo de Soriano; el 3 de febrero se apoderan 
del Carmelo tomando cinco piezas de artillería, 
y el dia 9 el coronel Moreno sorprende en los 



ÉNÉRO 



29 



Suburbios de la Colonia al general Medina y al 
coronel Flores. 

1871. Fiebre amarilla. En la ciudad de Bue- 
nos Aires tiene lugar el primer caso de fiebre 
amarilla que se conoce en el territorio occiden- 
tal del Rio de la Plata. La epidemia duró ciento 
cuarenta y cinco dias, concluyendo el 21 de junio 



del mismo año, ocasionando trece mil seiscien- 
tas catorce víctimas. 

1875. Constitución de Salta. Una conven- 
ción constituyente sanciona la nueva consti- 
tución que se dá la provincia argentina de Salta. 
El 20 de febrero fué promulgada. El 9 de julio de 
1855 se habla dado la primera constitución. 



Dia 28 



1594. Aislamiento del Rio de la Plata. De tal 

modo entendía España el progreso de las colo- 
nias sud-americanas, que Felipe II estiende 
una cédula ordenando que e si fuese posible > 
no entrase ni saliese nada, ni nadie por el Rio 
de la Plata, pretendiéndose así cortar su comer- 
cio directo con la metrópoli, para que, como 
antes, tuviera que acudir al mercado de Potosí. 

1594. Negros. El rey de España prohibe la 
introducción de negros por el Rio de la Plata. 
En 1595 el mismo rey contrata con Pedro Gómez 
Reynel la introducción de esclavos á las Indias, 
y por uno de los artículos del asiento se esta- 
bleció que pudiesen anualmente importarse 
seiscientos negros por el Rio de la Plata. Desde 
esta época data la introducción de africanos en 
esta parte de América. 

1654. Entrada á Arrecife. Después del tra- 
tado firmado en Taborda el dia 26, el ejér- 
cito portugués llevando al frente al maestre de 
campo Joáo Fernandez Yieira entra triunfante 
en la ciudad de Arrecife, donde acababa de ser 
arrollada la bandera holandesa, y donde se ha- 
blan encontrado ciento tres cañones de bronce, 
ciento siete de hierro, seis mil balas de todo ca- 
libre, muchas municiones de guerra y provisio- 
nes de toda especie para un año ; esta plaza 
habla sido defendida por el general holandés 
Segismundo Van Schoppe con una guarnición 
de mil doscientos hombres de tropas regulares. 

1782. Intendencias del Rio de la Plata. La 
corte de España publica la ordenanza de inten- 
dencias para el Rio de la Plata, quedando divi- 
dido el gobierno del vireinato en ocho, que las 
componían La Paz, Potosí, Cochabamba, Char- 
cas, Buenos Aires, Córdoba, Salta y el Paraguay, 
formando las cuatro primeras el Alto Perú y las 
otras cuatro el territorio argentino. 

1817. Combate de Mucuritas. El joven capi- 
tán venezolano don José Antonio Paez (nom- 
brado más tarde general de brigada y jefe 
político y militar de la provincia de Barinas) 
capitaneando solamente mil cien ginetes ataca 
con bravura en la llanura de Mucuritas al ejér- 
cito español compuesto de cuatro mil soldados 
aguerridos mandados por los generales Latorre 
y Calzada, que componían la vanguardia del 



ejército de Morillo. Paez hace como que atacaba 
los dos flancos de las fuerzas enemigas, á fin de 
escitar con esta maniobra á la caballería para 
que saliese en su persecución. Tan pronto como 
la caballería española cayó en el lazo, fué per- 
dida. Paez mandó prender fuego á las yerbas 
secas de la llanura, obligando igualmente á la 
infantería á que se retirase ; pero por falta de 
armas de fuego no puede perseguirla de una 
manera eficaz. — Catorce ataques, decia en su 
relación el general Morillo, catorce ataques su- 
cesivos dirigidos contra mis cansados batallones, 
me han convencido de que estas gentes no son 
como se me hahia dicho, una horda de cobardes. 
1821. Pronunciamiento de Haracaibo. El pue- 
blo de Maracaibo (Colombia) se pronuncia á 
favor de la independencia, y las tropas patriotas 
del jefe Urdaneta ocupan esta plaza. 

1825. Asesinato de Monteagudo. Cuando tras 
de una larga emigración había regresado á Lima 
el ilustre argentino doctor don Bernardo Mon- 
teagudo, es asesinado, quedando el crimen en- 
vuelto en el misterio, sin embargo de haberse 
capturado á Candelario Espinosa y Ramón Mo- 
reira, que lo cometieron, al parecer pagados. 
Monteagudo habla nacido en Tucuman y fué 
uno de los más fogosos patriotas, prestando 
grandes servicios á la causa de la independen- 
cia, tanto con su pluma como en los puestos pú- 
blicos que desempeñó. 

1826. Banco Nacional. El congreso argenti- 
no espide la ley estableciendo un Banco nacio- 
nal, denominado «Banco de las Provincias 
Unidas del Rio de la Plata», sirviéndole de 
plantel el Banco de descuento de la provincia 
de Buenos Aires fundado en 1822. El congreso 
con fecha 8 del presente ya habia garantido los 
billetes de este Banco de descuento hasta el es- 
tablecimiento del nacional. El 30 de mayo 
dd 1836, el gobierno de Rosas decreta la estin- 
cion del Banco nacional convirtiéndolo en Banco 
de la provincia, bajo la denominación de Casa 
de Moneda. 

1858. Matanza de Quinteros. Una espedicion 
compuesta de emigrados orientales y engan- 
chados, al mando del general don César Diaz 
habia salido de Buenos Aires el 3 de enero y 



30 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



desembarcado cerca de Montevideo el dia 6, lle- 
vando la bandera revolucionaria contra las au- 
toridades constituidas. El 9 llevó un ataque á la 
ciudad, que es rechazado; y no encontrando 
allí el apoyo que esperaba de sus parciales, se 
dirije al interior del país. En Gagancha baten 
los espedicionarios al coronel don Lucas More- 
no; mas habiendo tenido mucha dispersión y 
marchando contra ellos el general Medina con 
fuerzas superiores, emprenden la retirada hacia 
el Rio Negro : allí son alcanzados sobre el Paso 
de Quinteros, y en la imposibilidad de resistir 
por su escaso número y haber casi concluido 
sus municiones, el 28 de enero se rinden bajo 
capitulación debiendo ser tratados como prisio- 
neros de guerra y conducidos inmediatamente á 
la frontera del Brasil todos los jefes principales. 
El 29 ó 30 salen escoltados para el imperio ve- 



cino, mas á las dos leguas los hacen contra- 
marchar, disculpando Medina esta falta de 
cumplimiento á lo pactado con una orden con- 
traria que habia recibido del presidente don 
Gabriel Antonio Pereira. Ell.° de febrero em- 
prenden la marcha para la capital, y al llegar á 
inmediaciones del Durazno son atados y pa- 
sados por las armas, sin ningún trámite, los 
generales don Gésar Diaz y don Manuel Freiré, 
y los coroneles don Francisco Tajes y don Eula- 
lio Martínez y otro jefe más, y en los dias si- 
guientes, son ejecutados también otros jefes, 
oficiales, ciudadanos, y los más de los soldados 
mercenarios que llevaban, siendo el total cin- 
cuenta y dos capitulados bárbaramente sacrifi- 
cados. 

1861. Separación. El Estado de la Luisiana 
se separa de la Union Norte- Americana. 



Dia 29 



1606. Prohibición á Córdoba. Una política 
de restricción, cuyos efectos eran fatales para 
las colonias de América, inspira al rey de España 
á dictar una cédula prohibiendo á la provincia 
de Córdoba del Tucuman, como á cualquiera 
otra ciudad del interior, llevar á Buenos Aires 
«harina, cecina, ni bizcochos, ni otros basti- 
mentos ó frutos, sino en caso de gran necesi- 
dad, y en la cantidad estrictamente precisa. » 

1817. Llegada de Bonpland. Llega á Buenos 
Aires el sabio naturalista francés Amado Bon- 
pland, el compañero de viaje de Humboldt, tra- 
yendo un crecido número de semillas y dos mil 
plantas notables. 

1821. Destitución de Pezuela. Las fuerzas 
españolas que estaban en Lima, destituyen al 



virey Pezuela, poniendo en su lugar á Laserna. 

1842. Toma del Paraná. El general don José 
María Paz, que al frente de una división corren- 
tina habia invadido la provincia de Entre Rios, 
toma posesión de la ciudad del Paraná. 

1858. Fueros de la Iglesia. Una Junta de 
gobierno formada en Méjico, de la que era pre- 
sidente el general Zuloaga, después que por 
una revolución en que tomaron parte el general 
Miramon y el partido clerical se habia derrocado 
á la autoridad legal, restablece los fueros de la 
iglesia y del ejército, que habia abolido en 1856 
el progresista presidente Gomonfort. 

1868. Muerte de Achá. En Gochabamba deja 
de existir el general don José María de Achá, 
ex-presidente de la república de Bolivia. 



Dia 30 



1500. Descubrimiento del Amazonas. Vicente 
Yañez Pinzón descubre la embocadura del rio 
Amazonas, Marañen ó rio dos Solimoens, el 30 
de enero de 1500. Orellana, uno de los compa- 
ñeros de Pizarro, fué el primero que descendió 
el rio en 1540, volviendo del Perú, quien referia 
haber encontrado en sus márgenes tribus de 
mujeres armadas contra las cuales habia tenido 
que combatir. Hé aquí el origen del nombre de 
Amazonas dado á este rio. El nombre de Mara- 
ñen es indígena, pero solo por la parte superior 
del rio. Los portugueses le llaman Rio dos So- 
limoens, en su curso medio, desde su entrada 



en el Brasil hasta su confluencia con el Negro. 
1807. InvsLSion inglesa, (segunda.). La marina 
inglesa habia quedado en las aguas del Plata 
después de la rendición de Berresford; aumen- 
tada con nuevos buques y gente de desembarco, 
el general Auchmuty intima rendición á Monte- 
video, lo bombardea, desembarca en el Buceo 
y derrota á Sobremonte, alarmando con estos 
hechos á las autoridades de Buenos Aires: en 
tal situación determinan mandar socorros á 
aquella plaza, y al efecto salieron dos espedi- 
ciones que llegaron con éxito, pero la tercera 
conducida por el mismo Liniers, no puede pe- 



31 



netrar en la ciudad, pues por el camino supo 
que Montevideo habia sucumbido heroicamente, 
y tuvo que regresar. (Véase los dias 24 y 3 de 
febrero.) 

1814. Mando de San Martin. Con objeto de 
dar al ejército del Alto Perú una nueva organi- 
zación, el gobierno do las Provincias Unidas del 
Rio de la Plata habia nombrado el 18 de este 
mes al coronel de granaderos á caballo don José 
de San Martin, general en jefe de dicho ejército; 
y en esta fecha su antiguo jefe el general Bel- 
grano lo hace reconocer por la tropa, en su 
campamento en las Juntas, camino de Tucuman 
á Jujuy. 

1815. Insubordinacii)n militar. El 9 de enero 
habia renunciado el gobierno el director Posa- 
das, y la asamblea nombró al general don Car- 
los M. de Alvear por el tiempo que faltaba al 
primero para cumplir su período legal. Cuando 
el ejército del Alto Perú, acampado en Huma- 
huaca, tuvo conocimiento de este nombramiento, 
declara que no le reconocía, negándose á toda 
obediencia á su autoridad. 

1819. Desmembración del territorio oriental. 
Estando ocupada la plaza de Montevideo por 
fuerzas portuguesas á las órdenes del general 
Lecor, celebra éste un convenio secreto con el 



cabildo de la ciudad, por el que se hacia al 
Brasil la cesión de una parte del territorio 
oriental inmediata á la frontera, en compensa- 
ción de los gastos necesarios parala construc- 
ción de una torre y fanal que debía elevarse en 
la isla de Flores. 

1832. Renuncia de López. El gobernador de 
Santa Fé, general don Estanislao López, hace 
renuncia del cargo de general en jefe del ejér- 
cito auxiliar confederado, cargo con que habia 
sido investido por la comisión representativa de 
los gobiernos del litoral. 

1866. Tratado de alianza. La república del 
Ecuador, considerando la agresión de España ú 
Chile y el Perú como una amenaza á la honra, 
dignidad y derechos de las naciones america- 
nas, ajusta con estas dos naciones un tratado 
ofensivo y defensivo. (Véase el dia 16 y 7 de 
febrero.) 

1867. Combate del Portezuelo. Una columna 
como de mil hombres al mando del revolucio- 
nario don Felipe Saá ataca la retaguardia del 
ejército de operaciones del general Paunero, en 
marcha para el Rio Cuarto, y es completamente 
arrollada por los coroneles don José Iseas y don 
Plácido López en la pampa del Portezuelo. 



Dia 31 



1545. Arzobispado de Méjico. Se erige en 
metropolitana la catedral de Méjico. Felipe II 
no creyendo después suficiente elegante este 
templo para la capital de la Nueva España, en 
1552 espide una cédula para que se empren- 
diese la fábrica de otro nuevo, colocándose la 
piedra fundamental en 1573, en el sitio inme- 
diato á la primera iglesia, para que demolida 
ésta, sirviese el terreno que ocupaba de atrio 
de la nueva. El nuevo teiiiplo metropolitano que 
se reputa el primero del Nuevo Mundo en ta- 
maño, gusto arquitectónico y riqueza, tiene de 
longitud ciento treinta y tres varas y una tercia 
castellana y setenta y cuatro de latitud : es de 
orden jónico. 

1560. Descubrimiento de Chiloé. El capitán 
García Hurtado de Mendoza descubre el archi- 
piélago de Chiloé, en el océano Pacífico. 

1671. Inundación en Córdoba. Una creciente 
estraordinaria del Rio Primero, aumentada por 
grandes avenidas del Sud ocasionadas por llu- 
vias considerables, inunda la ciudad de Córdoba 
causando gravísimos perjuicios. Ya el 1.' de 
mayo de 1623 esta ciudad habia estado espuesta 
á sucumbir por otra inundación, así es que la 
población se alarma muy seriamente; y para 
proteger á la ciudad de nuevas inundaciones del 



Sud, las autoridades levantan un gran murallon 
hacia la parte de la cañada. 

1781. Fundación de Lacaugayé. El coronel 
don Francisco Gabino Arias, en una espedi- 
cion que hace al interior del Chaco, funda el 
pueblo de Lacaugayé, á inmediaciones del rio 
Bermejo. 

1813. Asamblea argentina. Se iíístala en Bue- 
nos Aires, por segunda vez, una asamblea ge- 
neral constituyente de diputados de todas las 
provincias del antiguo vireinato del Rio de la 
Plata. Los diputados fueron nombrados por el 
pueblo, que por primera vez adquirió un dere- 
cho que hasta entonces solo habia ejercitado en 
medio de asonadas y tumultos. La primera asam- 
blea se reunió el 4 de abril de 1812, y dos dias 
después fué disuelta. 

1814. Cesación de una Junta. Cesa la Junta 
de gobierno del Rio de la Plata, concentrando 
el poder en un solo individuo de conformidad á 
la sanción de la asamblea de 22 de este mes, re- 
cibiéndose al efecto del mando el ciudadano don 
Gervasio Antonio Posadas, con el título de di- 
rector supremo de las Provincias Unidas, 

1816. Combate de Culpina. El mayor La Ma- 
drid combate gloriosamente en los Ingenios de 
Culpina (Alto Perú) con una columna realista 



32 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



de quinientos á seiscientos soldados mandados 
por el brigadier Alvarez, teniendo solo ciento 
treinta hombres, mal armados ; la noche hizo ce- 
sar este desigual combate. 

1818. La Argentina. El valeroso marino ca- 
pitán don Hipólito Buchardo, al servicio de Bue- 
nos Aires, á bordo de la fragata La Argentina, 
llevando su bandera por los mares del Asia, es- 
tablece el bloqueo sobre la isla de Luzon, base 
y centro del poder colonial de la España en la 
Malasia, dominando, desde luego, el puerto y 
el estrecho de Manila. En dicho puerto se halla- 
ban dos navios de la compañía de Filipinas y 
una corbeta de guerra española, y á más una 
flotilla de faluchos armados de dos cañones cada 
uno ; pero lejos de intentar combatir á la ban- 
dera argentina que flameaba en el solo buque 
bloqueador, los realistas desarman sus naves 
asegurándolas bajo el fuego de las baterías de 
la isla. (Véase el dia 7 de diciembre y 31 de 
marzo.) 

4819. Entrada á Nacimiento. Las fuerzas ar- 
gentinas y chilenas que abren campaña en la 
provincia de Arauco, en Chile, después de va- 
rios combates con los españoles (dias 18 y 19) y 
muy particularmente con los terribles arauca- 
nos aliados á estos, consiguen llegar hasta Naci- 
miento, que el dia anterior habia abandonado el 
general realista don Juan Francisco Sánchez, 
dejando artillería, municiones y muchos efectos 
de guerra y de otras especies. El general don 
Antonio González Balcarce, jefe de las fuerzas 
patriotas, hace su entrada en la ciudad, que al 
tiempo de abandonarla la hablan incendiado, 
pero felizmente es salvada en su mayor parte 
por los soldados de la libertad. 

1852. Combate en los campos de Alvarez. El 
general Urquiza, que mandaba el ejército aliado 
contra el gobernador Rosas, ya habia invadido la 
campaña de Buenos Aires por el norte ; su van- 
guardia mandada por el general don Juan Pablo 
López se encuentra con la de Rosas, mandada 
por el coronel Lagos, de cuyo cuerpo de ejér- 
cito formaban parte las divisiones de los coro- 
neles Serrano, Sosa y Bustos en los campos de 
Alvarez, componiéndose ambas fuerzas de diez 
mil combatientes; después de una breve lucha 
y esfuerzos de valor por parte del coronel Lagos 
que se retiró en orden, la victoria quedó por las 
armas de Urquiza. 

1856. Matanza de Villamayor. Los emigrados 
argentinos preparan una nueva invasión á la 
provincia de Buenos Aires reuniendo gente en 
la Banda Oriental. El general don José María 
Flores habia desembarcado por la Ensenada con 
algunos grupos, habiéndolo hecho ya por otros 
puntos los coroneles don Baldomcro Lámela y 
don Ramón Bustos. Flores es destruido por fuer- 
zas al mando del coronel don Bartolomé Mitre y 
perseguido hasta dentro del territorio santafe- 
cino. El general don Gerónimo Costa, sin saber 



el descalabro de Flores desembarca en Zarate 
el 27 de enero y se interna en la provincia; el 
coronel Conesa lo persigue, y el 31 es alcanzado 
en Villamayor, partido de Matanzas, por el co- 
ronel don Esteban García, teniendo que aceptar 
un combate desigual, en el que es vencido por 
habérsele dispersado casi toda la gente. La ma- 
tanza que se hace de prisioneros, es atroz. El 
coronel Bustos, no queriendo rendirse ni caer 
prisionero se dá muerte clavándose su propio 
puñal. El coronel don León Benitez es fusilado 
después de rendido, como también muchos je- 
fes y oficiales. De ciento sesenta hombres que 
eran, solo quedan vivos quince. Habia orden de 
no dar cuartel. Al general Costa que se habia 
alejado lo toman con su caballo cansado y que- 
da prisionero por haber ofrecido hacer revela- 
ciones. El 2 de febrero llega la orden del gober- 
nador de Buenos Aires don Pastor Obligado de 
fusilarlo inmediatamente: la sentencia se eje- 
cuta sin ninguna forma de proceso, y el héroe 
de Martin García (11 de octubre de 1838) viene á 
completar el cuadro de horrores de Villamayor. 
«La muerte del general Costa, dice el señor Diaz 
en su Historia, prisionero de guerra y tratado 
con consideración en dos dias que permaneció 
preso hasta que fué la orden del gobernador 
Obligado para que le fusilasen, es un asesinato 
que reviste todas las circunstancias de una fe- 
lonía indigna que no tiene nada que envidiar en 
la historia sangrienta de estos pueblos, á la que 
se cometió en el Paso de Quinteros.» En la ma- 
tanza de Villamayor se salvó un jefe de impor- 
tancia, el coronel don Juan Francisco Olmos, an- 
tiguo unitario que habia militado con Livalle, y 
por quien se empeñó la viuda de este general. 

1866. Combate de Corrales ó Paso de la Pa- 
tria. Los paraguayos, con la audacia que les 
era peculiar, atraviesan el rio Paraná, por el 
Paso de la Patria, en canoas y en número de 
cuatrocientos al mando del mayor Viveros, reci- 
biendo más tarde gran número de refuerzo, y 
desembarcan en el territorio correntino avan- 
zando hasta el Peguajó. La segunda división de 
Buenos Aires al mando del coronel don Emilio 
Conesa, vá en auxilio del general Hornos, que 
se hallaba allí con la vanguardia é inmediata- 
mente en el punto denominado Corrales, tiene 
lugar un combate atroz al arma blanca, pues 
habiéndose posesionado los paraguayos de un 
monte fué preciso batirlos sin orden y sin for- 
mación hasta hacerlos desalojar el terreno, obli- 
gándolos á reembarcarse en dispersión. Las 
pérdidas por ambas partes fueron muchísimas. 
— López dio una medalla á los que se hallaron 
en este combate y el general en jefe de las fuer- 
zas aliadas recomendó en la orden del dia á las 
tropas que combatieron. 

1880. Terremoto en San Salvador. Por varios 
dias consecutivos se suceden temblores, más ó 
menos fuertes, en la república de San Salvador, 



33 



llegando dia de sentirse hasta ciento cincuenta 
en Gojutepeque y doscientos en Ilopango. Los 
temblores hasta el 27 habían hecho muchos es- 
tragos en la costa de la Laguna, destruyendo las 
poblaciones de Ilopango y Santo Tomás; sufrien- 
do bastante Santiaguito, Soyapango y San Mar- 
cos. El 31 cambió notablemente la escena, si- 
guiendo la misma dirección noroeste hasta dos 
y media legua más allá. Se prolongaron después 
del temblor, y por una hora, ruidos subterráneos 
y cavernosos, que hicieron salir huyendo al ve- 
cindario por temor de un hundimiento, abando- 



nándolo todo lleno de pánico. Se declara una IIut 
via torrental y las aguas se retiran de las costas 
hasta cien varas, descubriendo fuentes de aguas 
vivas potables y otras de aguas cenagosas y pes- 
tilentes. Sobre el agu aparecen diez cerros, 
siendo el mayor de nueve varas de elevación. 
Dentro del lago hace erupción un volcan y á dis- 
tancia de dos millas las aguas se ponen calien- 
tes y en ebullición. En el mar también se sintió 
el fenómeno, pues se oyeron varias detonaciones 
y elevarse éste como impelido por una fuerza 
submarina. 



FEBRERO 



Dia 1 



1549. Espedicion de Sosa. El rey de Portu- 
gal despacha del puerto de Lisboa una impor- 
tante espedicion al mando del gobernador Tomé 
de Sosa, con objeto de fundar nuevas colonias 
en el Brasil. 

1584. Fundación de Jesús y Don Felipe. El 
colonizador Sarmiento funda los pueblos de Je- 
sús y Don Felipe en el Estrecho de Magallanes. 

1708. Robinson Crusoe. Lígase con esta fe- 
cha, dice el ilustrado escritor Navarro Viola, el 
bello y conocido romance Robinson Crusoe es- 
crito por Foe; pues en ella llega el navegante 
inglés Wood Royen á la isla de Juan Fernandez 
(océano Pacífico) y encuentra al marinero Ale- 
jandro Setkirk, á quien su capitán habia dejado 
abandonado allí hacia cuatro años, y cuyas aven- 
turas idealiza el novelista. 

1810. Periódico. Se publica en Buenos Ai- 
res el primer periódico fundado por argentinos 
para trabajar por sus intereses, cuyo título es: 
Correo de Comercio de Buenos Aires, siendo su 
redactor don Manuel Belgrano. 

1811. Muerte de Rigaud. La libertad de los 
esclavos de la isla de Haiti fué el pensamiento 
constante del general André-í, Rigaud, que ha- 
bia nacido en los Gayos, isla de Santo Domingo, 



de origen mulato, y se habia educado en Fran- 
cia ; se halló en muchos combates y sufrió mu- 
chas persecuciones y prisiones llevando siem- 
pre el pensamiento de la libertad. Al fln se 
declaró independiente de la autoridad de Pé- 
tion al sud de la isla de Santo Domingo, hasta 
su muerte acaecida el 1." de febrero de 1811. 

1815. Ejecución de Picoaga y Moscoso. En la 
batalla de Pecheta, ganada por los patriotas á 
los españoles el 10 de noviembre del año ante- 
rior, el general Picoaga, con los restos de su 
ejército cayó prisionero, como asimismo el in- 
tendente de Arequipa Moscoso, ambos cuzque- 
ños. El 6 de enero el ejército patriota mandado 
por Pumacahua abandonó á Arequipa, ocupan- 
do á esta ciudad, días después, el ejército es- 
pañol bajo las órdenes del mariscal Ramírez. 
«Entre tanto, dice el historiador Calvo, la lucha 
adquiría el carácter sanguinario que han tenido 
todas las guerras con los españoles. En este 
caso los americanos dieron un ejemplo lamen- 
table. La inmediación en que se encontraba el 
ejército real, y las resistencias que opusieron el 
mariscal Picoaga y el intendente Moscoso para 
adherirse ala causa de la patria, indujeron á. 
los jefes de la revolución en el grave error de 

3 



34 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



castigarlos con la última pena, mandándolos 
ahorcar en la plaza del Cuzco, donde se encon- 
traban, el 1." de febrero de -1815. Ese acto es- 
tremo fué generalmente reprobado y contribuyó 
á desprestigiar la hermosa causa de la patria, 
que habia contado hasta entonces con un apoyo 
decidido en todas las poblaciones del Perú.» 

1816. Crucero de Brown. Después de haber 
atacado por segunda vez el Callao (24 de enero) 
el intrépido Brown sigue su crucero por las 
aguas del Pacífico, y aparece en las costas de 
Guayaquil (Nueva Granada) disponiéndose á 
entrar en combate con los españoles que domi- 
naban aquel punto. (Véase el dia 9.) 

1820. Batalla de Cepeda. Reunido el ejército 
federal compuesto de mil quinientos hombres 
entre correntinos, entre-rianos, santafecinos y 
aventureros de todas las provincias, que acau- 
dillaban el general entre-riano don Francisco 
Ramírez y el general chileno don José Miguel 
Carrera, lleva el ataque á las fuerzas nacionales 
mandadas por el mismo director Rondeau, que 
habia formado su línea de batalla en la Cañada 
de Cepeda, provincia de Santa Fé. En el primer 
momento las caballerías del ejército directorial 
son completamente derrotadas, pero no así la 
infantería y artillería que se retiró en orden 



hasta San Nicolás, bajo el mando de su jefe in- 
mediato, el general don Juan Ramón Balcarce. 
El contraste sufrido por Rondeau, que mandó 
en persona las caballerías en Cepeda, precipitó 
la caida del directorio que tuvo lugar pocos 
dias después. 

1831. Separación. El Estado de Tejas se se- 
para de la Union Norte-Americana. 

1867. Batalla de San Jacinto. El ejército re- 
publicano de Méjico á las órdenes del general 
Escobedo, dá batalla á las fuerzas de los impe- 
rialistas de Maximiliano mandadas por el gene- 
ral Miramon, en el lugar conocido por San Ja- 
cinto, inmediato á Zacatecas, y consigue una 
completa victoria. 

1873. Espedicion científica. El sargento ma- 
yor de ingenieros don Francisco Host, comisio- 
nado por el gobierno argentino para levantar 
un mapa del Chaco boreal y de las provincias 
de Salta y Jujuy, con esta fecha presenta sus 
trabajos, que á más del levantamiento de pla- 
nos, habia hecho estudios sobre los productos 
naturales de esa región, tanto del reino animal, 
como vegetal y mineral ; entrando asimismo en 
consideraciones militares sobre los puntos es- 
tratégicos en la línea de avance proyectada. 



Dia 2 



1494. Envíos á España. Colon, en su segun- 
do viaje, mandó á los reyes católicos, desde la 
isla La Española ( Haiti ó Santo Domingo) nueve 
de sus naves, llevando muestras de oro del que 
habia hallado en la montaña, frutos y plantas 
curiosas, y largas descripciones de sus descu- 
brimientos; y muchos hombres, mujeres y ni- 
ños indígenas tomados en las islas Caribes. 

1516. Descubrimiento de Maldonado. El na- 
vegante español Juan Diaz de Solis toma puerto 
en Maldonado (República Oriental), al que dio 
el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria. 

1535. Fundación de Buenos Aires, (primera. ) 
Don Pedro de Mendoza, adelantado del Rio de 
la Plata, funda la ciudad de Buenos Aires cons- 
truyendo el primer establecimiento en la costa 
sud del Riachuelo. — Según algunos autores, el 
nombre de la ciudad se atribuye al hecho de 
haber esclamado el capitán Sancho García, cu- 
ñado de Mendoza, al pisar tierra: «¡qué buenos 
aires son los de este suelo!» El Diccionario Bio- 
gráfico Nacional pone estas palabras en boca 
Sancho del Campo, hermano político del adelan- 
tado aseverando que los que han dicho ser un 
García han incurrido en un error, puesto que tal 
nombre no lo mencionan los historiadores pri- 
mitivos de Indias. La misma aseveración se 



encuentra en la Revista de la Biblioteca Pública 
de Buenos Aires. El doctor don Vicente F. López 
da á este bautismo un origen puramente devo- 
to; atribuye el nombre de la ciudad á un senti- 
miento religioso de los marineros por perte- 
necer los más á una Cofradía de Hermandad 
establecida en Cádiz bajo la advocación de Nues- 
tra Señora la Virgen María de los Buenos Aires : 
es decir, de los Buenos Vientos. (Véase 1." de 
setiembre.) 

1537. Fundación de la Candelaria. El célebre 
espedicionario español Juan de Ayolas, después 
de haber fundado la ciudad de la Asunción, con 
algunas fuerzas habia salido de este punto para 
internarse en los desiertos desconocidos del 
Nuevo Mundo, y remontando el rio Paraguay, 
fondea en un punto que denomina puerto de la 
Candelaria, fundando allí una ciudad. 

1794. Intimación á Puerto Principe. Estando 
ocupada por los franceses la isla de Santo Do- 
mingo, una escuadra inglesa se presenta en 
Puerto Príncipe é intima la rendición de la pla- 
za, cuya pretensión es rechazada enérgicamente 
por el comisario francés Sonthonax. 

1802. Ataque á Cap. Una escuadra francesa 
con veinticinco mü hombres de desembarco á 
las órdenes del almirante Leclerc llega á Gap 



35 



(Haiti), é intimando la rendición de la plaza al 
general negro Henri Gristophe, y no cediendo 
este, la ataca vigorosamente. Los defensores, 
faltos de medios para resistir á los fr¿inceses, se 
retiran, pero dejando ardiendo la ciudad. 

1810. Delegados de las colonias. La regencia 
instalada en España, decreta la admisión de 
veintiséis delegados de las colonias americanas 
en el seno de las cortes. 

1813. Libertad de vientre. La asamblea na- 
cional declara libres á todos los que nacieran de 
madres esclavas en todo el territorio argentino, 
á contar desde el 31 de enero de 1813. 

1814. Toma de Concepción. El general O'Hig- 
gins al frente del ejército patriota se apodera de 
la ciudad de la Concepción (Chile), defendida 
por los españoles. 

1816. Combate de Utürango. La columna del 
brigadier Alvarez que se habia batido con el 
mayor La Madrid el 31 de enero en los ingenios 
de Culpina, es completamente destrozada por 
este jefe y los indios mandados por el intrépido 
Vicente Camargo, uno de los caudillos más pres- 
tigiosos de la insurrección del Alto Perú; con 
esos indios que solo estaban armados con hon- 
das pone en precipitada fuga al ejército realis- 
ta, entanto que La Madrid con su caballería le 
picaba la retaguardia. Este combate tuvo lugar 
en la quebrada de Utürango. 

1821. Combate de Genoi. El general inde- 
pendiente Miguel Valdés es batido en Genoi 
(Ecuador) por las fuerzas realistas á las órde- 
nes del coronel don Basilio Garcí . 

1825. Tratado de amistad. En Buenos Aires 



se firma un tratado de amistad, comercio y na- 
vegación entre las Provincias Unidas del Rio de 
la Plata y la Gran Bretaña. El 10 de mayo lo ra- 
tificó Jorge IV. Este fué el primer tratado que 
celebró la República Argentina con una poten- 
cia europea. 

1865. Desalojo de las islas Chincha. El 7 de 
diciembre de 1864 el general don José Manuel 
Pareja, que acababa de llegar de España, se re- 
cibió del mando de la escuadra del Pacífico, 
reforzando esta con varios buques que habia 
traído. El 25 de enero el nuevo jefe entra al 
puerto del Callao con la escuadra, y de . allí 
manda su ultimátum al gobierno peruano sobre 
las reclamaciones ya hechas por Mazarredo, 
dándole el plazo de cuarenta y ocho horas para 
contestar, lo que dá lugar á que el 27 se arre- 
glase un tratado preliminar de paz y amistad. 
En virtud de este convenio, que se firmó el 2 de 
febrero, el mismo dia se saludan ambas bande- 
ras y los españoles entregan las islas de Chin- 
cha, debiendo por su parte el gobierno peruano 
indemnizar á España con tres millones de pesos 
fuertes, á más de obedecer y otras condiciones 
humillantes. (Véase el 25 de noviembre y 5 de 
este mes.) 

1879. Huracán en Santa Fé. A las dos de la 
mañana se hace sentir un fuerte huracán al 
norte de la provincia de Santa Fé, ocasionando 
inmensos destrozos y perjuicios en las habita- 
ciones y en las sementeras de las muchas colo- 
nias que hay en ese punto. El radio que toma 
el huracán es de la colonia Cayastá hasta arriba 
de San Javier, 



Dia 3 



1536. Batalla de Yucay. Entre los españoles 
capitaneados por Juan Pizarro y los indios á las 
órdenes del Inca Manco, tiene lugar una reñida 
batalla en el valle de Yucay, en el Perú, quedan- 
do estos últimos vencedores sobre el campo del 
combate. 

1764. Ocupación de las islas Malvinas. Una 
armada francesa capitaneada por el jefe marino 
Bougainville se apodera de las islas Malvinas 
que forman parte del territorio del Rio de la 
Plata, y enterrando medallas en varios lugares, 
toma posesión en nombre del rey de Francia, y 
forma una colonia. La España se quejó de este 
establecimiento como intruso aunque no lo mo- 
lestó, hasta que el 4 de octubre de 1766 negoció 
la entrega de la colonia abonando al marino Bou- 
gainville seiscientos dieziocho mil ciento ocho 
libras, trece sueldos y once dineros como precio 
de ella, recibiéndose de la isla por orden del 
rey de España el oficial don Felipe Ruiz Puente 



el 27 de marzo de 1767. (Véase el 14 de agosto 
de 1592 y el 23 de enero de 1765.) 

1807. Invasión ing\essi, (segunda). Hacia ca- 
torce dias que el general Auchmuty sitiaba la 
plaza de Montevideo, defendida por el general 
español Ruiz Huidobro. Después de muchos y 
rudos ataques, el dia anterior los ingleses hablan 
abierto una brecha practicable en la muralla, y 
en tal estado el jefe sitiador ofreció á la plaza 
una honrosa capitulación, que fué rechazada. 
Auchmuty, no siendo atendido prepara el asalto 
y una hora antes de amanecer el dia 3 se lleva 
el ataque por tres puntos, consiguiendo á las 
ocho de la mañana enarbolar el pabellón britá- 
nico, vencedor, dentro los fuertes de Montevi- 
deo, rindiendo á la guarnición tras de encarni- 
zada lucha. El gobernador don Pascual Ruiz 
Huidobro quedó entre los prisioneros. Los je- 
fes vencedores hicieron respetar cumplidamen- 
te tanto á los individuos como á la propie- 



36 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



dad. (Véanse los días 30 de enero y 24 de junio.) 
1813. Empleados estranjeros. La asamblea 
general constituyente del Rio de la Plata, de- 
creta: «Que dentro del término de quince dias, 
ó antes si hubiera posibilidad, sean removidos 
de los empleos eclesiásticos, civiles y militares 
todos los europeos residentes en esta ciudad, 
que no hayan obtenido en este término el título 
de ciudadanía, y en el de tres meses los demás 
que existan en toda la compresión del territorio 
de las Provincias Unidas.»- 

1813. Combate de San Lorenzo. Los marinos 
españoles, señores de las aguas del Paraná, 
hacia tiempo que mantenían en constante alar- 
ma á las poblaciones litorales, haciendo en ellas 
frecuentes incursiones. El coronel San Martin 
fué encargado de escarmentarlos. Siguiendo á 
lo lejos una flotilla que remontaba el rio, llegó 
hasta San Lorenzo, punto elegido por los espa- 
ñoles para efectuar un desembarco, contando 
con conseguir un buen botin impunemente; tras 
del convento embosca el escuadrón de grana- 
deros á caballo que á la sazón organizaba y es- 
pera el desembarco del enemigo, que en nú- 
mero de doscientos cincuenta infantes y dos 
cañones ligeros, lo efectuó á las cinco y media 
de la mañana al mando del capitán de artillería 
don Juan Antonio Zabala. San Martin, que solo 
contaba con un escuadrón de caballería de 
ciento veinte hombres y algunas milicias santa- 
fecinas, carga de frente con una mitad, man- 
dando la otra á llevar el ataque por el flanco ; 
aunque los españoles, sorprendidos, tratan con 
valor de hacer una resistencia, en una segunda 
carga son deshechos y puestos en fuga, teniendo 
que reembarcarse auxiliados por los fuegos de 
la escuadrilla que barría toda la playa, keniendo 
por pérdida sesenta muertos, catorce prisione- 
ros y doce heridos, dejando en el campo su 
bandera, que se la arrebató el teniente Bou- 
chard, su artillería y mucha parte del arma- 
mento, con la sola pérdida, por parte de los 
patriotas, de seis muertos y veinte heridos y un 
prisionero que se llevaron. Este combate tiene 
su lugar preeminente en la historia, pues fué 
el primero que libró en su patria el héroe de la 
América del Sud (*), y donde fué herido, se- 
llando con su sangre sus futuros y trascenden- 
tes triunfos. Herido San Martin al principio del 
combate, tomó el mando su segundo el capitán 
don Justo Bermudez, quien coronó la victoria, 
siendo también herido y falleciendo dos dias 



0) San Martin se había educado en España, donde 
tomó servicio en calidad de cadete, el 21 de julio de 1789, 
á los once años de edad, siguiendo grado por grado la 
escala de los ascensos, tlabia asistido á cinco campañas y 
encontrádose en las batallas y combates siguientes: 
Plaza de Oran, Port Vendres, Baterías, Coliombró, fragata 
Dorotea, Torre Datera, Cruz de Hierro, Mauboles, San Mar- 
gal, Baterías de Villalonga, Bañuelos, Alturas, Ermita 
de San Luc, Arrecife de Arjonilla, Bailen, Villa de Arjo- 
nilla y Albuera, mereciendo honores especiales. 



mas tarde por haberse arrancado el torniquete, 
después de serle amputada una pierna, no que- 
riendo vivir á causa de la desesperación que le 
causaba el no haber podido evitar que algunos es- 
pañoles se salvaran, embarcándose. Entre los epi- 
sodios de este combate, figura Juan Bautista 
Baigorria, que deja en tierra de una lanzada á 
un soldado español que iba á clavar su bayoneta 
á San Martin, que estaba en tierra apretado por 
su caballo, y Juan Bautista Gabral que muere 
heroicamente contribuyendo á salvar á su jefe. 
Al dia siguiente el bravo capitán español que 
habia sido vencido, pide á sus enemigos auxilio 
de víveres frescos para los heridos, manifestan- 
do deseo de bajar á estrechar la mano de sus va- 
lientes vencedores, concediéndosele una y otra 
cosa. — En la Esposicion Continental de 1882, en 
Buenos Aires, se exhibió la estatua del soldado 
Gabral ejecutada por el Parque de Artillería. 

1852. Batalla de Caseros. El general don 
Justo José de Urquiza al frente de las fuerzas 
de Entre Rios, Corrientes, Santa Fé y una parte 
de las de Buenos Aires, y de una división de la 
República Oriental y otra del imperio del Brasil, 
presenta batalla al ejército del general don Juan 
Manuel de Rosas, en Monte Caseros, á pocas le- 
guas de la ciudad de Buenos Aires. Las fuerzas 
de Rosas, casi todas compuestas de milicias se 
desbandaron al iniciarse el combate, siendo muy 
pocas las que pelearon, y estas lo hicieron heroi- 
camente, distinguiéndose el coronel don Marti- 
niano Chilabert, que con una brigada de arti- 
llería hizo dar vuelta cara á la división brasilera 
que lo atacó. La victoria quedó por las armas 
del general Urquiza. Entre los dos campos se 
hallaban formados como sesenta mil combatien- 
tes. Esta batalla, que si bien no tuvo importan- 
cia como hecho militar, lo tuvo altamente como 
resultado político, pues dio en tierra con el 
poder dictatorial de Rosas, obligándolo á aban- 
donar el país, en la noche del mismo dia, para 
no volver más. — El distinguido Chilabert es 
hecho fusilar por Urquiza, dias después, en 
Palermo. 

1852. Muerte de Cuenca. En la batalla de 
Caseros que tiene lugar este dia, es muerto el 
doctor don Claudio Mamerto Cuenca, hallándose 
allí en calidad de cirujano. Cuenca era uno de 
los hombres mas notables que ha tenido la Re- 
pública Argentina en las ciencias médicas; lite- 
rato distinguido y sobresaliente poeta. 

1876. Tratado de paz y de limites. Después 
de la conclusión de la guerra entre las nacio- 
nes aliadas y el Paraguay, quedaron algunas 
cuestiones pendientes, tanto sobre el conve- 
nio de la triple alianza, como por reclama- 
ciones sobre territorio suscitadas por el Pa- 
raguay que se habia creado un gobierno surgido 
del cambio político operado después de la caida 
de López; á más, el Brasil, contra lo pactado, 
no habia retirado sus fuerzas de la Asunción, 



37 



dando sospechas de tener miras de absorción 
en aquel territorio. En tal estado las cosas, y 
después de haber fracasado varias negociacio- 
nes, el doctor don Bernardo de Irigoyen, minis- 
tro de relaciones esteriores de la República 
Argentina, celebra con el Paraguay, con inter- 
vención de un ministro plenipotenciario del 
Brasil, un tratado definitivo de paz y de límites 
que se firma en Buenos Aires el 3 de febrero 
de 1876, y promulgado el 7 de julio, recupe- 
rando por él los territorios de Misiones y del 
Chaco hasta el Rio Pilcomayo; dejando entre- 
gada al fallo arbitral del presidente de los Es- 
tados Unidos la cuestión sobre el territorio 
comprendido entre él Rio Verde y la margen 
oriental del Pilcomayo. — El 12 de noviembre 
de 1878 falló el presidente Hayes á favor del 
Paraguay. 

1878. Revolución en Corrientes. El doctor 
don Manuel Derqui habia subido al gobierno de 
Corrientes con una gran oposición, que protes- 
taba sobre ilegalidad en su elección ; un partido 
fuerte, tanto en la ciudad como en la campaña, 
trabajaba incesantemente por derrocarlo, y 
el 3 de febrero estalla en Coya una revolución 
encabezada por el coronel don Marcos Azcona, 
la que queda triunfante en este departamento. 

1880. Cometa. Hacia el sud-oeste aparece 
un cometa que se vé en la República Argentina. 
El observatorio astronómico de Córdoba lo ob- 
servó hasta el dia 14 en que lo vio por última 
vez, distinguiendo su cola que todavía conser- 
vaba una longitud de 34°. Sobre este astro 
errante publicó El Siglo de Montevideo, lo si- 



guiente: «El doctor Liáis, director del observa- 
torio astronómico de Rio Janeiro, ha publicado 
el resultado de nuevas observaciones suyas 
sobre el cometa, realizadas en circunstancias 
atmosféricas poco favorables. El 8 del corriente 
(dice el sabio observador) el largo de la cola, 
deducido del ángulo aparente y de la posición 
del núcleo en la órbita, no era inferior á cua- 
renta millones de leguas, puesto que ultrapa- 
saba la distancia de la Tierra al Sol, y si el 
cometa tuviese un adelanto de veinte dias más 
en su órbita, la estremidad de la cauda habría 
encontrado la Tierra el 20 de enero. El doctor 
Liáis ha podido hacer una rectificación. Según 
sus cálculos el 20 de enero el núcleo debia pro- 
yectarse por detrás del Sol, y durante todo el 
período anterior de dicho mes estaña muy pró- 
ximo á ese astro, casi en la elíptica con la di- 
rección de la cauda sensiblemente en la del 
rayo visual, y por lo tanto invisible. En tales 
condiciones el astro vagabundo no podia ser 
observable en parte alguna del globo, salvo el 
caso de eclipse, que precisamente ocurrió el 11 
de enero en California, en cuya fecha varios 
astrónomos norte-americanos descubrieron un 
cuerpo distinto de las estrellas y los planetas, 
que han supuesto ser tal vez Vulcano. La ver- 
dadera causa del fenómeno la esplica el doctor 
Liáis en el siguiente telegrama dirigido al Times 
de Londres : «El gran cometa visible aquí corres- 
ponde por su órbita á la aparición tomada por 
planeta en California, durante el último eclipse 
total de sol.» 



Dia 4 



1543. Incendio de la Asunción. Un descuido 
hace que se incendie un rancho en la nueva 
ciudad de la Asunción en el Paraguay, y el 
fuego se haga general hasta dejar casi en rui- 
nas toda la colonia. Esta circunstancia hace que 
el adelantado ordenase se construyesen las 
casas de tapia, lo que dio origen á la verdadera 
plantación y delincación de la ciudad. 

1762. Toma de la Martinica. Los ingleses se 
apoderan de la Martinica que se hallaba en po- 
der de los franceses. 

1797. Terremoto en Riobamba. Un fuerte sa- 
cudimiento de tierra se siente en la provincia 
de Quito (Ecuador) sobreponiéndose unos cam- 
pos sobre otros, cayendo el pico de Sicalpa so- 
bre la ciudad de Riobamba, sepultándola con 
nueve mil habitantes. Las muertes ocasionadas 
en toda la provincia se calcularon de treinta á 
cuarenta mil personas. 



1799. Terremoto en Quito. En la ciudad de 
Quito se siente un fuerte sacudimiento de tier- 
ra, haciendo perecer en un instante á cuatro 
mil habitantes, cambiando completamente la 
temperatura. 

1800. Terremoto en Nueva Granada. Un hor- 
rible sacudimiento de tierra se hace sentir en 
Nueva Granada, por el cual montañas enteras 
rodaron á los valles, hundiendo villas y ciuda- 
des: abriéndose la tierra, desaparecen algunos 
rios y se forman otros. 

1813. Libertad de esclavos. La asamblea de 
las Provincias del Rio de la Plata declara libres 
todos los esclavos introducidos del estranjero, 
por solo el hecho de pisar el territorio de un 
país que acababa de proclamar y luchaba arma- 
do por su libertad. — Los efectos de este decreto 
quedan suspendidos á fines de diciembre del 
mismo año, y el 21 de enero de 1814 la misma 



38 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



asamblea interpreta su sentido para que solo se 
comprenda con aquellos que sean introducidos 
por via de comercio ó venta. 

1817. Combate de Achupállas. El general 
San Martin al emprender su campaña para sal- 
var á Chile, con objeto de dividir las fuerzas del 
enemigo, habla mandado algunas divisiones por 
todos los pasos de la cordillera de los Andes : al 
mayor de ingenieros don Antonio Arcos se habia 
ordenado penetrar por el boquete del Valle 
Hermoso y que marchase en seguida sobre las 
Achupállas, y ponerlas en estado de defensa 
para poder con seguridad reunir el ejército y 
desembocar en Putaendo. El bizarro Arcos llena 
valientemente su cometido, pero en la tarde del 
dia 4 de febrero el comandante militar de San 
Felipe con ciento y más hombres de tropas es- 
pañolas y las milicias que pudo reunir marcha 
á atacarlo, bastando solo el bravo teniente La- 
valle con veinticinco granaderos á caballo para 
rechazarlos y perseguirlos, á punto que en la 
misma noche y mañana siguiente abandonaron 
todo Putaendo y la villa de San Felipe, dejando 
equipajes, caballadas y cuanto tenian. Este fué 
el primer triunfo en la campaña del ejército de 
los Andes, 

4817. Combate de la Guardia Vieja. La van- 
guardia de la división Las Heras al mando del 
sargento mayor don Enrique Martínez, tiene un 
reñido combate en la Guardia Vieja ó de Horni- 
llos, en el que vence completamente á bayone- 
tazos á las fuerzas españolas que guarnecían los 
Andes por el camino de Uspallata, por cuyo 
punto entró esta fuerza al territorio chileno, de 
conformidad á las órdenes y plan de campaña 
del general San Martin en el paso de la cordi- 
llera para penetrar en Chile. 

1817. Combate de la Vega de Cumpés. El 
ejército de los Andes que habia iniciado su 
marcha con un contraste (enero 24), tuvo en 
cambio varios triunfos el 4 de febrero al despe- 
jar el paso que trataban de obstruir los enemi- 
gos. El comandante Freiré con una pequeña 
fuerza de granaderos á caballo ataca á los rea- 
listas en la Vega de Cumpés, y después de un 
vivo fuego, los pone en fuga, tomándoles mu- 
chos prisioneros. 

1820. Toma de Valdivia. Convencido lord 
Cochrane, almirante de la escuadra chilena, de 
que solo por sorpresa podia apoderarse de la 
plaza de Valdivia, defendida por nueve castillos, 
ciento ochenta cañones y más de mil soldados 
españoles, sale de Talcahuano con doscientos 
cincuenta hombres de desembarco en tres na- 
ves de vela, chilenas y argentinas, y en la tarde 
de este dia, antes que los realistas hubieran po- 
dido organizar más que en parte una formal 
resistencia, las tropas aliadas acometen vigoro- 
samente los fuertes, los toman por sorpresa, 
desembarcan y esparcen la confusión entre los 
de tierra. El número de prisioneros realistas 



fué mucho mayor que el de los soldados que 
atacaron la plaza. El capitán don Francisco 
Erézcano, hizo flamear la bandera argentina en 
la batería San Carlos, que tomó por asalto. 

1824. Sublevación del Callao. En la noche 
de este dia tiene lugar una sublevación en los 
castillos del Callao (Perú). Las tropas argenti- 
nas y chilenas, en número de mil quinientos 
soldados, la efectúan, siendo encabezados por 
los sargentos Moyano, Oliva y otros. Esta suble- 
vación no fué hecha contra la bandera de la 
patria, sino únicamente contra los jefes y oflcia- 
les, pero aterrados con la responsabilidad que 
hablan asumido, y mal aconsejados, los encerra- 
ron en las prisiones de las' Casas Matas cuando 
solo los hablan tenido arrestados al principio ; 
de seguida abren los calabozos á los prisione- 
ros españoles. (Véase el dia 7.) 

1842. Entrada al Paraná. Ganada la batalla 
de Caa-guazú (28 de noviembre de 1841), el 
general Paz invade la provincia de Entre Rios 
arrollando las montoneras que le resisten, y el 
4 de febrero de 1842 hace su entrada triunfal en 
el Paraná. Este general es nombrado el 12 de 
de marzo gobernador de la provincia, gobierno 
que solo le duró hasta el 2 de abril, en que reac- 
cionaron los entre-rianos, derrotaron á Paz cer- 
ca de Nogoyá y abandonaron las tropas corren- 
tinas el suelo de Entre Rios. 

1846. Combate de Laguna Limpia. El gene- 
ral don José María Paz habia sido nombrado ge- 
neral en jefe, el 13 de enero, del ejército que se 
formaba en Corrientes, estableciendo su cuartel 
general en Villanueva, á cuyo punto habia llega- 
do una división paraguaya, en calidad de aliada 
contra Rosas, al mando del general don Fran- 
cisco Solano López. El general don Juan Mada- 
riaga, nombrado jefe de vanguardia, se hallaba 
en la Laguna Limpia ; allí lo atacan las fuer- 
zas del general Urquiza, que espedicionaba en 
la provincia de Corrientes, y es completamente 
destruido, cayendo prisionero con la mayor par- 
te de su gente. Sin embargo de este contraste, 
Paz marcha contra Urquiza, hasta hacerlo aban- 
donar el territorio correntino ; pero viendo que 
el gobernador don Joaquín Madariaga, lejos de 
cooperar en bien de la causa común, lo hostili- 
zaba, se retira á la ciudad de Corrientes, hasta 
que en abril se le sublevan las fuerzas, y tiene 
que asilarse en la Asunción, donde se retiran 
las fuerzas paraguayas, renunciando á la pro- 
yectada espedicion contra Rosas. 

1852. Saqueo de Buenos Aires. Algunos es- 
cuadrones correntinos fueron los primeros que 
llegaron hasta los suburbios de Buenos Aires, 
al dia siguiente de la batalla de Caseros: grupos 
de soldados se internaron por las calles, y como 
no encontraran resistencia empezaron por rom- 
per algunas puertas de casas de negocio, y ro- 
barlas; á estos se agregaban otros soldados que 
entraban, como asimismo derrotados, mujeres 



39 



y muchachos, y en un momento el saqueo tomó 
serias proporciones. El vecindario se alarmó y 
nacionales y estranjeros hacen fuego contra los 
ladrones, dejándolos tendidos en las calles, has- 
ta que llegó una división entre-riana, en auxi- 
lio de la ciudad, y se pudo acabar de contener 
el saqueo, no sin hacerse una gran mortandad 
de hombres, mujeres y muchachos que se en- 
contraron robando. 

1852. Combate de los Cardones. El coronel 
don Juan Crisóstomo Alvarez que, de acuerdo 
con Urquiza, se habia internado en la provincia 
de Tucuman con algunas fuerzas para derrocar 
del gobierno al general Gutiérrez, derrota en el 
lugar de los Cardones á la división del coman- 
dante Albornoz, tomándolo prisionero, como asi 
mismo á la mayor parte de su gente. 

1869. Espedicion de Baez. Derrotado y per- 



seguido el mariscal López, formaba distintos 
campamentos, haciendo marchar con él á las 
infelices familias que habia hecho salir de la 
Asunción y otros puntos, ó bien confinándolas en 
lugares lejanos donde perecían de fatigas y ne- 
cesidades. A fin de hacer algo en obsequio de 
estos desgraciados seres, el general don Emilio 
Mitre hace marchar en su protección al coronel 
don Federico G. Baez, jefe de la Legión Para- 
guaya, quien recorriendo los pueblos de Caa- 
platá, Itaiguá, Itá, Yaguaron, Peraguarí y Ca- 
rapegua, después de dispersar á los soldados 
que los custodiaban y martirizaban, recoge como 
mil personas entre ancianos, mujeres y niños 
que socorre y lleva consigo hasta Campo Gran- 
de, de donde da cuenta el 4 de febrero de 1869 
de haber concluido su espedicion. 



Dia 5 



1783. Reconocimiento de independencia. Con- 
cluida la guerra de la emancipación sostenida 
por los norte-americanos contra la Gran Bretaña, 
Suecla reconoce la Independencia de los Es- 
tados Unidos del Norte, siendo una de las pri- 
meras naciones que dan este paso. 

1817. Combate de Guaseo. El comandante don 
Francisco Zelada, desprendido con una pequeña 
fuerza del ejército de San Martin, ataca y vence 
en Guaseo á la guarnición española que defen- 
día ese punto. 

1819. Tratado de alianza. En la ciudad de 
Buenos Aires se firma un tratado de alianza 
ofensiva y defensiva entre el gobierno de las 
Provincias Unidas del Rio de la Plata y el de 
Chile, con el objeto de poner término á la domi- 
nación española en el Perú, y de garantir su in- 
dependencia, mandando al efecto una espedí- 
clon libertadora compuesta de tropas argentinas 
y chilenas. 

1821 . Combate del Palmar. El general Araoz, 
gobernador de Tucuman, manda una respetable 
fuerza á invadir la provincia de Santiago del 
Estero ; pero el general Ibarra al frente de los 
santlagueños, lo derrota completamente en un 
combate que tiene lugar en el Palmar. 

1831. Combate de Fraile Muerto. La Repú- 
blica Argentina se hallaba armada y dividida 
en dos poderosos bandos, federales y unitarios. 
Un ejército confederado alas órdenes del gene- 
ral don Estanislao López se habia reunido en 
Santa Fé, compuesto de fuerzas de esta provin- 
cia y de la de Buenos Aires y de una división 
de emigrados de Santiago, Cuyo y la Rioja que 
mandaba el general Qulroga, y marchaba contra 
el general Paz; quien á la vez, como supremo 



director de nueve provincias y con un fuerte 
ejército compuesto de contingentes de los pue- 
blos aliados que seguían su bandera centrallza- 
dora, se habla puesto en marcha contra López. 
En el Fraile Muerto, provincia de Córdoba, se 
encuentran las divisiones del general Pacheco, 
jefe de las fuerzas porteñas, y la del general 
Pedernera que marchaba á vanguardia del ejér- 
cito de Paz: el choque no se hace esperar, dan- 
do por resultado la completa derrota de las 
fuerzas de este último. Este descalabro ocasionó 
grandes pérdidas y contratiempos al general 
Paz, pues dló lugar á que la división del gene- 
ral Qulroga pudiera marchar sin inconvenien- 
tes hasta el Rio Cuarto, de cuya ciudad se 
apodera después de una brava resistencia del 
coronel Echevarría, avanzando Inmediatamente 
hasta el Morro en la provincia de San Luis. 

1842. Carbón de piedra. El progresista y 
emprendedor norte-americano don Guillermo 
Wheel\\Tight esplota por primera vez las minas 
de carbón de piedra en el morro de Talcahuano 
(Chile). 

1857. Constitución mejicana. Promúlgase so- 
lemnemente la constitución nacional en la ciu- 
dad de Méjico. 

1865. Motin del Callao. El arreglo que el go- 
bierno del Perú habia ajustado con el general 
Pareja el dia 2, Irritó á todas las clases sociales 
de aquella República, y el pueblo, viendo de- 
sembarcar á los marinos españoles, no pudlendo 
contener su Indignación los Insulta y apedrea, 
ocasionándose así algunas desgracias. A la vez 
que esto sucedía en el Callao, otro tanto pasaba 
en Lima, teniendo que defenderlos la fuerza pú- 
blica para evitar que los estermlnasen. Parece 



40 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



que este movimiento de opinión estaba ligado á 
una revolución que debia estallar contra el pu- 
silánime Pezet, presidente del Perú. El general 
Pareja pidió satisfacciones, que le fueron dadas 
inmediatamente por el gobierno. (Véase el dia 
2 y 5 de mayo.) 

1865. Solicitud del Paraguay. Habiendo el 
Paraguay empezado las hostilidades contra el 
Brasil, desde el pirático atentado cometido en 



el vapor Marqués de Olinda el 12 de noviembre 
de 1864, el gobierno argentino recibe despachos 
del presidente López pidiendo permiso para que 
un ejército paraguayo cruzara el territorio de 
la provincia de Corrientes para invadir al Bra- 
sil. El presidente Mitre se niega y pide á López 
esplicaciones sobre la aglomeración de nume- 
rosas fuerzas paraguayas en la frontera de la 
República Argentina. 



Dia 6 



1536. Sitio del Cuzco. Estando la ciudad del 
Cuzco, donde mandada Hernando Pizarro, ro- 
deada por innumerables legiones de indios su- 
blevados contra la autoridad de los españoles y 
capitaneados por el joven Inca Manco, Juan Pi- 
zarro, con una pequeña tropa que dias antes 
habia combatido en la batalla de Yucay, se abre 
paso por entre el enemigo y entra á la ciudad 
para auxiliarla. (Esta fecha no es rigurosamen- 
te exacta en cuanto al dia ; solo sí es positivo 
que el sitio empezó á principio de febrero. Esto 
mismo sucede con la que más adelante señala 
el incendio del Cuzco.) 

1715. Cesión de la Colonia. Por una cláusu- 
la del tratado de paz celebrado en Utrecht, el 
rey de España Felipe V cede á Portugal la Co- 
lonia del Sacramento en la banda oriental del 
Rio de la Plata con calidad de rescate dentro 
de un término dado. 

1778. Tratado de alianza. Entre los ameri- 
canos del Norte y la Francia se firma un trata- 
do de comercio y otro de alianza defensiva. Es- 
tos fueron los primeros tratados que firmó el 
gobierno independiente de los Estados Unidos, 
y la Francia la primera que reconoció su inde- 
pendencia. 

1788. Ratificación. El Estado de Massachu- 
setts ratifica la constitución de los Estados Uni- 
dos. 

1815. Matanza de presos patriotas. La entra- 
da del general español don Mariano Osorio en 
Chile fué acompañada de maldades inauditas, 
siguiendo así las órdenes é inspiraciones del 
virey del Perú, bajo cuya dependencia estaba. 
Estableció un tribunal de purificación ante el 
cual debian presentarse todos, tanto chilenos 
como españoles, á probar que en el tiempo de 
la revolución chilena, habían sido fieles á la 
causa del rey. Hizo arrestar á todos los que ha- 
bían desempeñado algún papel en los anterio- 
res acontecimientos, mandando á muchos al 
presidio que tenían los realistas en la isla de 
Juan Fernandez y á otros puntos, embargán- 
doles además los bienes. Pero un crimen más 
atroz fué cometido por el capitán del batallón 



de Talavera, Vicente San Bruno, encargado por 
el gobierno para llevarlo á cabo : en la cárcel 
de Santiago estaban encerrados varios patriotas 
de humilde condición, y oyéndoseles hablar de 
sus esperanzas de ser socorridos por los inde- 
pendientes que tratarían de libertar á Chile, el 
espresado capitán hace que el sargento Villa- 
lobos fomentase entre los presos la idea de una 
revolución apoyada por las tropas ; este pensa- 
miento encuentra las mejores disposiciones en- 
tre estos infelices y se dejan engañar, señalán- 
dose el 6 de febrero para dar el golpe. Antes de 
amanecer este dia, cuando los presos aguarda- 
ban que Villalobos viniera á darles franca sali- 
da para tomar las armas, las puertas del cala- 
bozo se abren y penetra en él la compañía de 
zapadores del batallón de Talavera, y sable en 
mano cargan sobre los indefensos patriotas ; dos 
son muertos inmediatamente y otros quedaron 
cubiertos de heridas, y los hubieran asesinado 
á todos si inmediatamente no se hubiera presen- 
tado allí el coronel Urrejola, chileno de naci- 
miento y comandante general de armas de San- 
tiago, que pudo impedir la consumación de una 
matanza tan innecesarria como feroz. 

1817. Combate de San Pedrito. El coman- 
dante don Juan Antonio Rojas al frente de dos 
escuadrones de gauchos ó guerrilleros que si- 
tiaban al general español La Serna, que con su 
ejército estaba encerrado en Jujuy, consigue 
un notable triunfo en un combate que sostienen 
á bala, sable, bolas y cuchillo contra fuerzas 
superiores en los potreros de alfalfa de San Pe- 
drito, inmediato á la ciudad, donde habían sa- 
lido á forrajear los sitiados. Por trofeo de este 
combate los guerrilleros se llevaron todas las 
armas de los vencidos. (Véanse los dias 6 de 
enero y 12 de marzo.) 

1835. Tratado de paz. Los gobernadores de 
Tucuman, Salta y Santiago del Estero, firman 
en la capital de esta última provincia un trata- 
do de paz y amistad. 

1866. Muerte de Las Heras. El benemérito 
general argentino don Juan Gregorio de Las He- 
ras muere en Santiago de Chile á los ochenta y 



41 



seis años de edad. En 1808 principió su carrera 
militar sentando plaza de simple soldado, no 
obstante de descender de una familia respeta- 
ble y conocida de Buenos Aires. En 1813 pasó á 
Chile como segundo jefe de la división auxiliar, 
donde se encontró en las acciones de Cucha- 
Cucha, Membrillar, Los Papeles, Paso del Mau- 
le, Tres Montes, Bio Claro, Quechereguas, Ran- 
cagua, Chacabuco, Talcahuano, Cancha-Rayada, 
Maipo, etc., etc. La hoja de servicios del gene- 
ral Las Heras es una de las más brillantes que 
existe en los archivos de la inspección general 
del ejército de la República Argentina. Ha des- 
empeñado los puestos más importantes de la 
carrera militar, tanto en Chile, como en el Perú 
y Buenos Aires, de donde fué en 1824 goberna- 
dor y capitán general. El gobierno chileno hon- 
ra su memoria decretándole honores nacio- 
nales. 

1873. Tratado secreto. En Lima se firma un 
tratado secreto de alianza entre el Perú y Bo- 
livia. 

1884. Revolución en San Juan. A las nueve 
de la noche estalla una revolución en la ciudad 
de San Juan. Estando reunidos el actual gober- 
nador doctor don Anacleto Gil, el doctor don 
Carlos Doncel, electo gobernador en sustitución 



del anterior, el vice-gobernador electo don Vi- 
cente Mallea y el senador de la nación don 
Agustín Gómez, son atacados violentamente á 
balazos por un grupo de revolucionarios que 
asaltaron la casa, hiriendo gravemente al go- 
bernador y matando al senador Gómez. El doc- 
tor Doncel quedó sin lesión alguna por haber 
tenido bastante presencia de ánimo, habien- 
do apagado la luz á los primeros tiros de los 
asaltantes. Al mismo tiempo que esta esce- 
na de horror se desarrollaba en casa del doctor 
Mallea, donde tuvo lugar el sangriento suceso, 
una banda de cuarenta hombres atacaba el 
cuartel de la fuerza pública, pero es rechazada 
con una nutrida descarga obligándola á poner- 
se en fuga. La tranquilidad se restableció en se- 
guida. — En la persecución de estos criminales, 
es muerto el antiguo montonero Sebastian Eli- 
zondo con dos gauchos que lo acompañaban. 
Como hubiera huido el vice-gobernador don 
Juan Luis Sarmiento, con muchos de los com- 
plicados en esta revolución, el presidente de la 
legislatura doctor don Vicente G. Mallea, asu- 
me el mando de la provincia. Este aconteci- 
miento dio lugar á que muchas personas caye- 
ran bajo el plomo de la autoridad, y se contasen 
en gran número las que llenaron las cárceles. 



Dia 7 



1569. Inquisición. Por cédula real manda 
establecer Felipe II, en las Américas, el tribu- 
nal de la Inquisición, para quemar, en nombre 
de Cristo, criaturas humanas acusadas de he- 
rejía. 

1622. Moneda de plata. La España, que pa- 
rece se habia propuesto aniquilar sus propias 
colonias, dicta algunas ordenanzas por las cua- 
les la moneda de plata de Potosí no podia llegar 
ni á veinte leguas de Córdoba (República Ar- 
gentina) ; teniendo á la vez, por los artículos que 
fueran allí introducidos, que abonar además de 
otros muchos derechos, los correspondientes al 
almojarifazgo en Sevilla, bajo las penas más se- 
veras. 

1814. Combate de Ospino. El patriota vene- 
zolano Urdaneta, sostiene un reñido combate 
en Ospino, en el cual derrota á las fuerzas es- 
pañolas mandadas por Yañez, quedando este 
muerto en el campo de batalla. 

1817. Combate de Putaendo. El ejército ar- 
gentino á las órdenes de San Martin acababa de 
trasponer los Andes después de inmensas fati- 
gas, dando así cima á la empresa militar más 
atrevida que hubiera tenido lugar en América. 
El general Soler, jefe de la vanguardia, habia 
avanzado rápidamente sobre Putaendo y colo- 



cado al comandante don Mariano Nocochea cer- 
ca del rio Aconcagua, con ciento diez hombres 
de caballería ; «el enemigo, dice el general San 
Martin en su parte del 22 al director supremo 
de las Provincias Unidas de Sud-América, reci- 
bió refuerzos considerables el 6 por la tarde; 
en la misma noche pasó el rio de Aconcagua y 
al romper el alba del dia 7 se presentó al frente 
del comandante Necochea con cuatrocientos 
caballos, sobre trescientos infantes y dos piezas 
á su retaguardia ; este valiente oficial no vaciló 
un instante: mandó retirar sus avanzadas y 
hasta ver al enemigo á media cuadra no dis- 
paró un solo tiro ; encargó la derecha al capi- 
tán don Manuel Soler, y la izquierda al ayudan- 
te don Ángel Pacheco: mandó poner sableen 
mano y los cargan con la mayor bizarría; los 
baten completamente, dejan sobre treinta muer- 
tos en el campo, toman cuatro prisioneros he- 
ridos, y los persiguen acuchillándolos hasta el 
cerro de las Coimas, donde los protege su in- 
fantería. En la misma mañana antes de las nue- 
ve abandonan precipitadamente su posición y 
San Felipe, y repasan al otro lado del rio.» El co- 
ronel don Miguel María Atero mandaba á los 
españoles, 
1824. Patriotismo de Falucho. La bandera 



42 



EFEMÉniDES AMERICANAS 



española que el general San Martin habia he- 
cho rendir en el Callao, se enarbola nuevamen- 
te dentro los muros de esta fortaleza, á causa 
de la criminal sublevación de la guarnición, que 
acababa de tener lugar. Estando de centinela 
al pié del asta-bandera, un negro del regimien- 
to del Rio de la Plata, que suponía que los 
acontecimientos de la noche del 4 no hablan 
sido más que un motin de cuartel, protesta 
enérgicamente al ver la bandera enemiga que 
se iba á izar, negándose á la vez á presentarle 
el arma ; tan patriótico arranque paga con la 
vida, pues es inmediatamente fusilado por sus 
antiguos compañeros, oyéndosele gritar con 
voz varonil, al caer traspasado por cuatro balas, 
¡viva Buenos Aires! Sublime valor y civismo 
que aterra á los traidores que fueron sus ver- 
dugos. Este humilde héroe se llamaba Antonio 
Ruiz, siendo su nombre de guerra Falucho. 

1826. Presidente Rivadavia. El congreso ar- 
gentino nombra presidente de la República á 
don Bernardino Rivadavia. Es el primer presi- 
dente que se dá el país, y fué bajo el régimen 
unitario. El dia anterior el congreso habia crea- 
do esta denominación para el jefe del ejecutivo 
nacional. 

4827. C!ombate de CJhicoana. Siendo gober- 
nador de Salta el general Arenales, al concluir- 
se el término de su mandato, la sala le obliga á 
continuar por un año más, en calidad de gober- 
nador interino ; esto dá lugar á que los aspiran- 
tes al gobierno se subleven, y el general doctor 
don Ignacio Gorriti y don Manuel Puch levantan 
un ejército y marchan á sitiar á Salta. A diez 
leguas de allí, en el pueblo de Ghicoana, habia 
acampado el coronel don Francisco Bedoya que 
iba en auxilio de Arenales con fuerzas tucuma- 
nas, pero los revolucionarios le atacan de im- 
proviso y le derrotan, muriendo en el combate 
el jefe Bedoya. Este acontecimimiento determi- 
nó al general Arenales, el dia 8, á abandonar la 
ciudad, retirándose á Bolivia. 

1829. Combate de las Palmitas. Organizado 
el gobierno revolucionario del general Lavalle, 
en el Sud de Buenos Aires se desconoció su 
autoridad, moviéndose algunas fuerzas bajo el 
mandato del comandante de campaña coronel 
don Juan Manuel de Rosas. De estas fuerzas, 
una parte al mando de los jefes don Luis Molina 
y don Manuel Mesa, es atacada en las Palmitas 
por el coronel don Isidoro Suarez y derrotada 
completamente. Mesa que habia sido tomado 
prisionero, después de ser juzgado como mal- 
hechor, fué fusilado, con dos más, el 11 del mis- 
mo mes en la plaza del Retiro. 



1845. Censo de Tucuman. Siendo goberna- 
dor de Tucuman el general Gutiérrez, su minis- 
tro el doctor Gondra levanta el censo de la pro- 
vincia dando por resultado una población de 
cincuenta y siete mil ochocientos setenta y seis 
habitantes.— En 1858, siendo gobernador el doc- 
tor Paz, los señores Roca y Posse hicieron el 
censo que dio más de noventa mil almas, y el 
nacional de 1839 alcanzó á ciento ochenta mil 
novecientos cincuenta y tres habitantes. 

1864. Combate de la costa de Garzón. Los 
coroneles don Bernardino Olid y don Simón Mo- 
yano al frente de una división, atacan y derrotan 
al comandante Olivera que se hallaba con fuer- 
zas revolucionarias en la costa de Garzón, en la 
Banda Oriental. El coronel Olid es gravemente 
herido, lo que le ocasionó la muerte pocos dias 
después. 

1866. Combate de Abtao. El comandante 
Méndez Nuñez, á causa de la muerte del almi- 
rante Pareja, se habia recibido del mando de la 
escuadra española en el Pacífico, y sabedor de 
la reunión y del objeto de los buques chilenos y 
peruanos en el archipiélago de Chiloé, desde 
Valparaíso donde sostenía el bloqueo, despacha 
á atacarlos á las fragatas Villa de Madrid y 
Bla,nca al mando de los capitanes Alvargonza- 
lez y don Juan Topete, y el 7 de febrero sostie- 
nen un combate que dura dos horas sin resul- 
tado ventajoso para ninguno de los beligerantes : 
cuando más fué un triunfo moral de los espa- 
ñoles que probaron su arrojo yendo con solo 
dos buques á buscar á la escuadra aliada entre 
los terribles arrecifes donde se ocultaba, desco- 
nocidos para ellos, y entre cuyos difíciles pasos 
los mismos conocedores de aquellos escollos 
acababan de perder un buque ( enero 16). Las 
pérdidas por una y otra parte fueron pocas, 
porque aquello no pasó de un tiroteo por causa 
de que los españoles no pudieron avanzar más 
sin riesgo de encallar y los aliados no encontra- 
ron prudente salirles al encuentro. Mandaba á 
estos el jefe peruano Villar, por estar ausente 
con la Esmeralda el comandante Williams Re- 
bolledo. — Después de dos dias de andar ron- 
dando la isla las naves españolas, se retiraron 
sin conseguir que los buques enemigos se pu- 
sieran á tiro de cañón (Véase el 30 de enero y 
10 de febrero.) 

1880. Hundimiento de un cerro. En San Luis 
de Potosí, á causa de un terremoto se hunde un 
cerro de doscientos metros de largo por ciento 
cincuenta de ancho, dejando una profundidad 
de cien metros aproximadamente. 



43 



Bia 8 



1517. Espedicion á Méjico. De la isla de Cuba 
sale una espedicion organizada por su gober- 
nador Diego Velazquez, de ciento diez españo- 
les á las órdenes de F. Hernández de Córdoba 
con objeto de conquistar ese territorio. Al de- 
sembarcar esta espedicion en Campeche, se 
encuentra con treinta mil indios, y en un com- 
bate dado en Potonchan, es derrotada, tenien- 
do que retirarse Hernández de Córdoba, y vol- 
ver á Cuba con solo doce de los suyos. 

1520. Descubrimiento de San Antonio. El na- 
vegante Fernando de Magallanes, después de 
su entrada al Rio de la Plata (12 de enero ), hace 
rumbo al Sud y descubre el cabo de San Antonio 
en la costa patagónica. 

1536. Incendio del Ciizco. El Inca Manco, 
que sitiaba al Cuzco, incendia la ciudad arrojan- 
do sobre los techos de paja piedras hechas as- 
cuas envueltas en algodones empapados en 
sustancias bituminosas y flechas encendidas. 
Este incendio que duró muchos dias, casi des- 
truye totalmente la ciudad. 

1576. Hospital de Córdoba. Se dá permiso 
para la fundación de un hospital en la ciudad de 
Córdoba, cuya obra la lleva á cabo el teniente 
general de la provincia don Lorenzo Suarez de 
Figueroa. Se le designan también las rentas 
para su sostenimiento. 

1732. Declaraciones recíprocas. Habiéndose 
suscitado quejas de que después del arribo á 
Cartagena (Nueva Granada) en 22 de junio de 
1728, de órdenes de su majestad católica para 
cesar toda hostilidad á los navios de su majes- 
tad británica, y no habiéndose practicado estas, 
principalmente por buques armados en corso 
por subditos españoles, se firma en Sevilla una 
declaración recíproca entre ambas coronas para 
hacer respetar los derechos de ambas naciones. 

1797. Presidente Adams. El pueblo norte- 
americano elige por segundo presidente de la 
nación á Juan Adams. 

1814. Matanza de españoles. Como una dura 
represalia, después de haber sido declarada la 
guerra á muerte entre americanos y españoles 
en Venezuela, y en vista de las atrocidades co- 
metidas por los jefes realistas Rósete, Calza- 
da, Lizon, Boves, Morales y otros, hasta el es- 
tremo de degollar ancianos, mujeres y niños, 
solo por ser americanos, el general Bolívar en 
su cuartel general de San Mateo, ordena «se 
pasen por las armas á todos los españoles pre- 
sos en las bóvedas (La Guaira) y en el hospital 
sin escepcion alguna. » Ochocientos ochenta y 
seis españoles y canarios fueron víctimas de esa 
tremenda orden. 

1814. Amnistía. La asamblea constituyente 



del Rio de la Plata dá una ley de amnistía gene- 
ral sobre causas políticas. 

1815. Tráfico de negros. Las potencias euro- 
peas, Austria, Francia, Gran Bretaña, Portugal, 
Prusia, Rusia, España y Suecia, que firmaron 
el tratado de París de 30 de mayo de 1814, de- 
claran abolido el tráfico de negros de África, 
que se hacia en América, como repugnante á 
los principios de humanidad y de moral uni- 
versal. 

1819. Conspiración de prisioneros. En la pro- 
vincia de San Luis habian sido confinados mu- 
chos jefes, oficiales y tropa de los prisioneros 
hechos en la batalla de Maipo (5 de abril de 
1818); pero estos, conspirando de acuerdo con 
los caudillos Artigas y Carrera que tenian al 
país anarquizado, en la mañana del 8 de febre- 
ro de 1819 se lanzan armados á tomar el cuar- 
tel y la cárcel para abrir las puertas á gran can- 
tidad de montoneros que estaban presos y 
prevenidos, entrando á la vez á casa del tenien- 
te gobernador, coronel don Vicente Dupuy, el 
brigadier don José Ordoñez y los coroneles 
Morgado, Primo de Rivera y Berganza y otros 
jefes y oficiales, y sorprendiéndole le atacan 
puñal en mano: Dupuy se defiende bravamente 
matando á Morgado, y salva de tan desigual 
combate porque en esos momentos se llena la 
casa de ciudadanos que al sentir la rebelión se 
habian armado y con la tropa hecho abortar la 
conspiración. Todos estos jefes son sacrificados 
por el furor del pueblo y del mismo Dupuy. El 
pueblo en masa recorre las calles, y la matanza 
de conjurados sigue, dejando veintisiete cadá- 
veres en la escitacion de su venganza; salván- 
dose, sin embargo, por no haber tomado parte, 
el ex-presidente de Chile Marcó del Pont y el 
brigadier don Ramón Remedo y otros oficiales. 
El gobierno nacional premió con una medalla á 
los que sofocaron la conspiración. 

1835. Mediación de Inglaterra. Se anuncia 
al congreso norte-americano que la Inglaterra 
ofrece su mediación para evitar una guerra en- 
tre los Estados Unidos y la Francia, á causa que 
esta retardaba el pago de indemnizaciones por 
las espoliaciones que habla hecho al comercio 
de la Union antes de 1800. Aceptada la media- 
ción, la Francia abonó veinticinco millones de 
francos. Más tarde, también por la misma causa 
y en distintas épocas, indemnizaron á los Esta- 
dos Unidos: Dinamarca, con seiscientos cin- 
cuenta mil duros; Ñapóles, con dos millones 
cincuenta mil ducados; España, con doce millo- 
nes de reales. También en 1837 pagó Portugal 
cierta suma por algunas presas que habia he- 
cho en 1829 y 1830. 



44 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



1843. Terremoto en Guadalupe. A las diez y 
treinta y cinco minutos se siente un fuerte ter- 
remoto en La Guadalupe, una de las islas de 
las Antillas, haciendo caer la mayor parte de 
las poblaciones: un volcan arroja de su cráter 
ardiente lava, grandes trozos de montañas se 
desploman, algunos rios varian su curso, y es- 
tensos montes son arrancados de raíz. Las po- 
blaciones de San Francisco, Santa Ana, Puerto 
Luis, Santa Rosa, Anse-Bertrand, Punta Pitre y 
Petit-Bourg, fueron completamente destruidas. 

1846. Combate de San Antonio. Los corone- 
les don Bernardino Baez, al frente de más de 
cien hombres de caballería, y don José Gari- 
baldi con cuatro compañías de la legión italiana 
salen del Salto á posesionarse de las alturas in- 
mediatas de San Antonio con objeto de favore- 
cer la incorporación del general Medina que se 
aproximaba con una pequeña fuerza. El general 
oribista don Servando Gómez con doble número 
de gente ataca esta fuerza: la caballería de 
Baez, sin embargo de dar brillantes cargas, es 
dispersada quedando una quinta parte muerta 
en el campo, encerrándose el resto en el Sal- 
to. En tanto los legionarios con algunos pocos 
de caballería se habian atrincherado en una 
casa y sostienen el ataque de un batallón de 
patricios de Buenos Aires de doscientas treinta 
plazas al mando del comandante don Cesáreo 
Domínguez, y de un escuadrón desmontado. 



cuya fuerza peleaba á pié firme y cuerpo des- 
cubierto : las caballerías se hallaban á más dis- 
tancia circunvalando la casa y sin hacer fuego, 
sin otra orden que permanecer en su puesto. 
Viendo el comandante Dominguez que se diez- 
maban los soldados y que el general no tomaba 
disposición alguna para posesionarse de aquel 
punto, le pide permiso para llevar un ataque 
decisivo respondiéndole del éxito, á lo que el 
general se niega con incomprensible tenacidad. 
Entrada la noche, Garibaldi consigue retirarse 
tomando á toda prisa la orilla de un bosque fa- 
voreciéndole una gran zanja, y aun en la retira- 
da el general Gómez no trata de cortarlo. Las 
pérdidas por ambas partes fueron crecidas, y 
aun mayores las de los infantes de Dominguez, 
á quienes no defendió ningún parapeto. El ge- 
neral Servando Gómez se declara vencedor en 
este combate. 

1862. Toma de Roanoke. El general unio- 
nista Burnside combinado con el comodoro 
Goldsborouch, después de dos dias de ataque, 
toma la isla de Roanolce consiguiendo un triunfo 
notable para las armas federales, tanto por el 
inmenso material de guerra y miles de prisio- 
neros que toma, como por su posición estraté- 
gica. A esto se siguió la toma de Newbern, que 
tuvo lugar el 14 de marzo, incendiándola los se- 
paratistas al evacuarla. 



Dia 9 



1811. Privilegios de sangre. Las cortes ge- 
nerales y estraordinarias de España, decretan 
«que los individuos de América, cuya sangre tu- 
viese otro origen que el español ó el indio, aun- 
que fuesen americanos, no podian ser electores 
ni elegibles, representantes ni representados.» 

1813. Quejas contra Monteverde. La audien- 
cia de Venezuela se queja á España de las cruel- 
dades, robos y asesinatos cometidos por el ca- 
pitán general Monteverde, quien perjuramente 
faltó á una capitulación, que poco antes habia 
ajustado con los patriotas. 

1816. Ataque á Punta de Piedras. En sus cor- 
rerías por el Pacífico, el bravo comandante 
Brov^n desembarca en la isla fortificada de Pun- 
ta de Piedras, á la entrada del Rio Guayaquil en 
Nueva Granada : destruye las baterías y clava y 
desmonta los cañones. Sus tropas se dirigen al 
pueblo de Guayaquil, y él, en tanto, vuelve al 
buque almirante y se coloca casi á tiro de pis- 
tola del fuerte San Garlos, pero un repentino 
bajamar deja al buque varado; siendo así fácil 
abordarlo, los españoles lo hacen y se ensañan 
en una horrible matanza, que logra Brown con- 



tener amenazando con poner fuego á la santa- 
bárbara. Entonces el bravo marino se entrega 
prisionero de guerra. (Véanse los dias 1 y 10.) 

1818. Buques asaltados. Al lado opuesto del 
rio Apure (Venezuela) en donde se hallaba Bo- 
lívar con su ejército, estaban fondeados una ca- 
ñonera, tres flecheras y varias canoas de los es- 
pañoles, y no teniendo los patriotas ni una barca 
para efectuar el paso, los generales Paez y Ara- 
mendi con cincuenta lanceros montados en ca- 
ballos en pelo, se arrojan al agua y con el mayor 
denuedo atraviesan el caudaloso rio y toman las 
embarcaciones, asaltándolas sin embargo de la 
desesperada resistencia de su reducida tripu- 
lación. 

1821. Fundación de San Bernardo. El ilus- 
trado y progresista chileno don Domingo Eyza- 
guirre funda la ciudad de San Bernardo, erí 
Chile. 

1826. Combate frente á Buenos- Aires. Decla- 
rada la guerra por el Brasil á la República Ar- 
gentina, el 10 de diciembre de 1825, ésta orga- 
niza una escuadrilla de pequeñas naves la que 
pone bajo el mando del almirante Brown, el 



45 



mismo que en 1814 habia batido completamente 
á la escuadra española en el Rio de la Plata. Los 
imperialistas con buques poderosos al mando de 
Rodríguez Lobo, ponen bloqueo al puerto de 
Buenos Aires, donde se hallaba fondeada la es- 
cuadrilla argentina; Brown, incapaz de perma- 
necer inactivo, sale á combatir á los buques blo- 
queadores en el canal esterior con tres bergan- 
tines, y no pudiendo dos de éstos entrar en pe- 
lea en el primer momento, la Veinticinco de 
Mayo que montaba el almirante, sostiene sola 
un reñido y formidable combate, por espacio de 
una hora, con tres corbetas enemigas. Después 
de este combate, se vuelve á empeñar otro en 
que también tomó parte uno de los bergantines 
argentinos que antes hablan permanecido sin 
entrar en pelea; retirándose al fin la escuadrilla 
á su fondeadero de los pozos, sin ser perseguida 
y con solo la pérdida de un hombre muerto y 
cuatro heridos. El pueblo de Buenos Aires con- 
templó este combate tan desigual como honroso 
para la marina argentina. 

1827. Combate del JuncaL Empeñada la 
guerra con el Brasil, una división entera de la 
escuadra imperial que habia remontado las 
aguas del Rio Uruguay, es atacada con ímpetu 
en el Juncal, el dia 8, por el almirante Brown, 
al mando de la escuadrilla argentina que se 
componía de cinco goletas y ocho lanchas ar- 
madas, siendo la división enemiga fuerte de diez 
y nueve buques de guerra. Una borrasca ines- 



perada que se sintió al caer la tarde hizo sus- 
pender el combate, pero en la mañana de este 
dia volvió á emprenderse nuevamente: el re- 
sultado fué que las naves argentinas echan á 
pique cinco buques imperialistas, toman al abor- 
daje la mayor parte de los navios enemigos y 
obligan á rendirse al jefe Jacinto Roque de Sena 
Pereyra, que es llevado preso con toda su es- 
cuadra á Buenos Aires. Esta hazaña vale á los 
marinos del Plata un escudo de honor votado 
por el congreso con esta inscripción : Gloria á 
los vencedores en las aguas del Uruguay, el 9 de 
febrero de i827, y recompensas pecuniarias por 
parle del presidente de la República. 

1843. Tratado de amistad. Entre las provin- 
cias argentinas de Entre Rios y Corrientes se 
firma un tratado de paz y amistad, y provisorio 
de límites. 

1867. Esplosion del Marqués de Caxias. Es- 
tando embarcados á bordo del vapor Marqués de 
Caxias algunos batallones de la 2.* división Bue- 
nos Aires hacen esplosion las calderas de dicho 
buque, resultando ciento seis hombres de baja 
entre muertos, heridos y quemados. Las auto- 
ridades y vecindario de Corrientes, en cuyo 
puerto tuvo lugar el siniestro, prestaron los so- 
corros oportunos. 

1884. Estatua de Eyzaguirre. En la ciudad de 
San Bernardo (Chile), se inaugura la estatua de 
su fundador don Domingo Eyzaguirre. 



Dia 10 



1519. Espedicion de Cortés. Después de sal- 
var varios inconvenientes é intrigas, el esfor- 
zado capitán español Hernán Cortés se embarca 
definitivamente en la Habana para ir á hacer la 
guerra al emperador mejicano y realizar la con- 
quista del vasto imperio de los aztecas, á la ca- 
beza de once buques que tripulaban ochocien- 
tos cuarenta y tres hombres entre soldados, 
marinos é indios, y algunas piezas de artillería. 

1763. Tratado de paz. La Inglaterra, la Fran- 
cia, España y Portugal arreglan diplomática- 
mente sus pretensiones en América, y ajustan 
la paz renunciando la Francia sus pretensiones 
sobre la Nueva Escocia y cediendo Inglaterra el 
Canadá con todas sus islas. Restitúyense asi- 
mismo mutuamente los contratantes las pose- 
siones tomadas durante la guerra que empezó 
en 1762 ; de consiguiente, la España tenia que 
devolver á Portugal la Colonia del Sacramento 
é isla de San Gabriel que el general español 
don Pedro de Ceballos le habia tomado en bue- 
na lid. 

1807. Destitución de Sobremonte. Rechaza- 



do de la capital del vireinato don Rafael de So- 
bremonte por su cobarde conducta en la inva- 
sión de Berresford, habia pasado á Montevideo 
con los milicianos que trajo de Córdoba. Allí, en 
la segunda invasión inglesa protestando una sa- 
lida vuelve á huir ignominiosamente al amago 
del enemigo, dejando la plaza casi sin defenso- 
res, aunque por el nombre de las arma7S espa- 
ñolas fué mejor así, pues quedó en el mando de 
la plaza el digno general Ruiz Huidobro, que si 
bien cayó vencido en su heroica defensa, salvó 
el honor peleando como bueno y alzando en alto 
la gloria de su bandera. Cuando en la capital se 
supieron todos estos sucesos, se reúne el pue- 
blo, que ya estaba armado, y ante el ayunta- 
miento que lo habia convocado, pronuncia su 
veredicto soberano destituyendo del poder al ví- 
rey de Buenos Aires y ordenando que una fuer- 
za militar saliera á conducirlo preso para some- 
terlo á juicio. Y así se ejecutó; hecho que hasta 
entonces no habia tenido lugar en la América es- 
pañola : el pueblo juzgando, destituyendo y apri- 
sionando al legítimo representante del rey. Este 



46 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



era el complemento de su voluntad poderosa 
manifestada el 14 de agosto del año anterior, y 
el segundo paso autoritativo que daba hacia su 
emancipación política que, sin manifestarse aun, 
entraba en sus primeros albores y estaba encar- 
nada en la evolución social que se operaba. 
(Véase el dia 3 y el 21 de abril.) 

1811. Sistema federal. Se decreta para cada 
provincia argentina un gobierno propio, con su- 
jeción al de la capital, que era Buenos-Aires ; 
formulándose así, por primera vez, el principio 
político federal en el antiguo vireinato del Rio 
de la Plata. 

1813. B(Mubardeo de Lewiston. Los ingleses, 
en su segunda guerra con los Estados-Unidos, 
bombardean la ciudad de Lewiston. A esto se 
siguió la destrucción de varios puertos ameri- 
canos. 

1816. Capitulación de Guayaquil. Tomado 
prisionero Brown y apresado el buque que mon- 
taba, el dia anterior en el puerto de Guayaquil, 
el resto de la escuadrilla argentina, que solo 
eran tres buques, pero mandados por bravos 
marinos, se presenta en línea de ataque sobre 
las fortificaciones, y obliga á las autoridades á 
capitular, devolviendo la libertad á Brown y de- 
más prisioneros que con él se hablan tomado 
por las fuerzas españolas. 

1820. Intimación de Soler. La nacionalidad 
argentina, á causa de los trastornos que habia 
ocasionado el caudillaje, anarquizando la Re- 
pública, habia quedado de hecho disuelta, sin 
embargo de seguir reunido el congreso en Bue- 
nos Aires, cuya autoridad no se hacia sentir en 
las provincias, por haberse las más segregado 
de la comunidad no reconociendo al gobierno 
general. El director Rondeau se hallaba en cam- 
paña haciendo frente á los caudillos, habiendo 
delegado el mando supremo en la ciudad en el 
ciudadano don Juan P. Aguirre : en tal estado la 
situación del país, el general don Miguel Esta- 
nislao Soler que con fuerzas de Buenos Aires se 
hallaba situado en el Puente Márquez, y de 
acuerdo con sus jefes y oficiales, intima al ca- 
bildo hacer cesar al director y al congreso. 



1824. Dictadura de Bolívar. El congreso pe- 
ruano destituye al presidente Torre-Tagle y re- 
viste al general Bolivar con la dictadura del 
Perú, aboliendo la constitución promulgada el 
13 de noviembre del año anterior. Este general 
dirige la guerra en esta nación con tropas auxi- 
liares de Colombia, argentinas y chilenas. 

1852. Combate de Tapia. El coronel Pérez 
que se hallaba al frente de fuerzas del gobierno 
de Tucuman, es batido en un combate en Tapia 
por el coronel Alvarez que marchaba á apode- 
rarse de la ciudad. 

1859. Muerte de Angelis. El sabio napolitano 
don Pedro de Angelis deja de existir en Buenos 
Aires, en cuya ciudad hacia como treinta años 
que residía. A su fecunda pluma debe mucho la 
historia de la República Argentina, si bien como 
escritor político fué versátil, sirviendo la causa 
de Rosas como antes habia puesto su talento á 
disposición de Rivadavia y Lavalle, cuyas ideas 
y principios eran diametralmente opuestos á los 
del primero. En su lecho de muerte fué conde- 
corado por el emperador del Brasil en premio 
de una notable obra que habia escrito sobre la 
navegación del Rio Amazonas. Era miembro de 
varias sociedades científicas y literarias. 

1862. Batalla del Rio Colorado. El goberna- 
dor de Tucuman don José María del Campo al 
frente de las fuerzas de la provincia, dá una ba- 
talla en el Rio Colorado á los cuerpos riojanos y 
sáltenos, á las órdenes del general Peñaloza, 
consiguiendo sol honores del triunfo. 

1864. Columna de la independencia. En la 
plaza principal de la ciudad de Tucuman, se 
inaugura una columna conmemorativa de la in- 
dependencia nacional, que allí se proclamó el 
9 de julio de 1816 por el Congreso Argentino. 

1866. Adhesión de Solivia. El general don 
Mariano Melgarejo, presidente de Bolivia, se 
adhiere al tratado de alianza ofensiva y defen- 
siva entre Chile y el Perú (enero 12) para repe- 
ler la agresión de España á estas repúblicas, 
considerando con tal hecho comprometidos los 
grandes intereses de América. (Véase el dia 7 y 
el 6 de marzo.) 



Dia 11 



i684. Deslinde de Catamarca. El ayunta- 
miento de Catamarca, una de las provincias del 
Rio de la Plata, procede con todas las formali- 
dades de derecho al deslinde y amojonamiento 
de su territorio, estableciendo sus límites. La 
ciudad habia sido fundada el 5 de julio de 1683. 

1774. Islas Malvinas. El ministerio inglés 
comunica al embajador de España, la intención 
de su gobierno de remover todas las fuerzas de 



las islas Malvinas, «dejando allí las propias mar- 
cas y señales de posesión y de que pertenecen 
á la corona de la Gran Bretaña». El abandono 
de la isla tuvo lugar, en efecto, el 22 de mayo 
del mismo año. (Véase el 16 de febrero de 1771 
y el 10 de junio de 1829.) 

1813. Toma de Maturin. La pequeña divi- 
sión que el general venezolano Marino habia 
formado sirviéndole de núcleo los cuarenta y 



FEBRERO 



47 



cinco jóvenes audaces que no pudiendo sopor- 
tar las atrocidades cometidas por el capitán 
general de Venezuela, Monteverde, se habían 
reunido en Cumaná é inaugurado una campaña 
de re vindicación, después de haber tomado á 
Guaira sorprendiendo á trescientos españoles, 
se apodera de la plaza fuerte de Maturin, ciudad 
importante para sus operaciones. 

1814. Cabezas á precio. Habia llegado un 
momento terrible para la revolución de la Amé- 
rica del Sud. En España triunfaba Wellhington 
sobre los ejércitos franceses y estaba á punto 
de consumarse la restauración de los Borbones : 
en el mundo de Colon los patriotas perdían 
terreno casi por todas partes; en tan desespe- 
radas circunstancias el caudillo oriental Artigas 
se habia proclamado en completa rebelión con- 
tra la autoridad del director de las Provincias 
Unidas del Rio de la Plata, sembrando por todas 
partes la anarquía y el desorden. El gobierno, 
alarmado por la actitud de este jefe, lo habia 
destituido del cargo militar que tenia en la pro- 
vincia oriental del Uruguay, cuya capital, Mon- 
tevideo, estaba ocupada por los españoles. 
Como el caudillo no acatase las disposiciones de 
la autoridad suprema, el 11 de febrero de 1814 
el director espide un decreto, por el cual se le 
declara infame, privado de sus empleos, fuera 
de la ley y enemigo de la patria, ofreciendo seis 
mil pesos al que lo presentase vivo ó muerto. 
(Véase el 17 de agosto y el 30 de abril de 1815 .) 
1818. Combate de Acoyte. Retirado el gene- 
ral Olañeta de Jujuy hasta la frontera de Yaví 
(Alto Perú), desprendió de su ejército una co- 
lumna de doscientos hombres del regimiento 
Estremadura, con el propósito de hostilizar á 
las diseminadas fuerzas argentinas. De esa co- 
lumna se destacaron cuarenta hombres que 
fueron completamente derrotados en Acoyte por 
veinte gauchos mandados por el comandante 
don José Antonio Ruiz. Los españoles dejaron 
en el terreno del combate, seis muertos, diezio- 
cho prisioneros, entre ellos un oficial, y cuaren- 
ta fusiles. (Véase el 14 de enero y 18 de mayo.) 
1820. Disolución del directorio argentino. Es- 



tando el país envuelto en la guerra civil é in- 
vadida la provincia de Buenos Aires por los 
caudillos vencedores en Cepeda (1.° de febrero) 
el cabildo de la capital asumiendo el poder so- 
berano de la provincia, intima al director del 
Estado el cese en sus funciones y autoridad na- 
cional, á lo que inmediatamente presta su con- 
formidad el general Rondeau , que lo desem- 
peñaba. Al dia siguiente el cabildo nombra 
gobernador político en comisión al teniente co- 
ronel don Miguel de Irigoyen y al general Soler 
comandante general de las fuerzas de la pro- 
vincia. 

1820. Disolución del congreso argentino. La 
anarquía, triunfante en la mayor parte de las 
provincias, acababa de romper todos los víncu- 
los de la nacionalidad argentina: el gobierno 
emanado de una constitución no tenia vida 
propia bajo el régimen severo de la ley, que 
acababa de ser doblegado por el sable de los 
caudillos. En tal estado se opera forzosamente 
una reacción completa en el orden social y ad- 
ministrativo, abrogándose el cabildo de Buenos 
Aires el derecho de disolver el congreso por 
medio de una intimación, que aunque enérgi- 
camente contestada por esta soberana corpora- 
ción, es acatada en fuerza de la necesidad. Así 
quedó disuelto el congreso que el año XVI pro- 
clamó la independencia de las Provincias Unidas 
del Rio de la Plata, el XVIII decretó la bandera 
nacional y el XIX sancionó la primera constitu- 
ción que tuvo la República. 

1820. Provincia de Buenos Aires. Con la di- 
solución del congreso y del directorio argentino, 
Buenos Aires asume su soberanía y entra á figu- 
rar como provincia soberana é independiente. 

1859. Muerte de Colombres. En la ciudad de 
Tucuman, donde habia nacido en 1778, deja de 
existir .el obispo electo de Salta don José Co- 
lombres, signatario del acta de la independen- 
cia argentina, y el único que hasta esta fecha 
existia de aquellos proceres del pueblo de 
mayo. Colombres fué el primer introductor allí 
de la valiosa industria de la caña de azúcar. 



Dia 12 



1512. Muerte de Américo Vespucio. En la 

ciudad de Sevilla, en España, muere el nave- 
gante florentino Américo Vespucio, que habia 
tomado carta de ciudadanía española. Este na- 
vegante fué el primero que dio á luz una carta 
geográfica sobre el Nuevo Mundo, y debido á 
esto se dio en llamar América, derivación de 
su nombre, á los territorios descubiertos por 
Colon; cometiéndose así sin intención é incon- 



cientemente, la más grande injusticia con el 
más grande y atrevido genio de aquella época, 
cuyo nombre se olvidó en la pila bautismal de 
este continente. 

1761. Anulación de un tratado. En el Prado, 
sitio real de España, se firma la anulación del 
tratado de límites de 13 de enero de 1750 entre 
esta nación y Portugal, con respecto á sus co- 
lonias en la América del Sud. Por otro tratado 



48" 



EFEMÉRIDKS AMERICANAS 



de 4.° de octubre de 1777, vuelve á tener efecto 
aquel en su mayor parte. 

1793. Convención entre España é Inglaterra. 
En Whitehall se firma una convención entre sus 
majestades católica y británica para arreglar 
definitivamente la restitución de los buques 
británicos apresados en el puerto de San Lo- 
renzo de Nootka por los españoles el 5 de mayo 
de 1789; y ya tratado amigablemente este asun- 
to por otra convención firmada en España el 28 
de octubre de 1790. 

1809. Nacimiento de Lincoln. En el condado 
de Hardin, en el Kentucky, siendo sus padres 
leñateros, nace el ciudadano Abrahan Lincoln, 
cuyos hechos en prosecución de una idea huma- 
nitaria y cuya alta figura en la tremenda guerra 
civil de Norte-América, han inmortalizado su 
nombre. 

1811. Declaración de guerra. Desde Monte- 
video, el virey español Elio, declara la guerra 
en toda forma á la Junta de gobierno patrio es- 
tablecida en Buenos Aires, que se habia negado 
á reconocerlo en calidad de virey del Rio de la 
Plata. 

1814. Defensa de Victoria. El general vene- 
zolano don José Félix Rivas, que se hallaba 
defendiendo á Victoria, derrota á sus enemigos 
en un formidable ataque contra la ciudad, lle- 
vado por las fuerzas españolas mandadas por 
Boves, jefe realista. Se combatió nueve horas y 
las fuerzas asaltantes dejaron en las calles de 
Victoria más de mil cadáveres. 

1816. Combate de San Juan. El mayor don 
Gregorio Araoz de La Madrid con una pequeña 
fuerza del ejército de Buenos Aires operaba 
militarmente en el Alto Perú, con objeto de 
sostener y prestar apoyo á la insurrección pa- 
triótica entre los habitantes de estos pueblos 
que con tan ardiente entusiasmo hablan procla- 
mado la independencia. Después de muchas 
correrías, de triunfos y reveses, tiene que sos- 
tener un desigual combate con fuerzas españo- 
las muy superiores en número, comandadas 
por el trásfuga argentino Eustaquio González : 
el combate tuvo lugar á inmediaciones del rio 
San Juan y fué sangriento y sostenido desespe- 
radamente por los argentinos, hasta que ven- 
cidos no encuentran más medio de salvación 
que arrojarse al rio, teniendo que sostener un 
nuevo combate con su rápida corriente bajo el 
fuego que los vencedores les hacen desde la 
orilla, y en cuya travesía se ahogaron varios 
hombres. La Madrid con los restos de su gente 
consigue llegar hasta Tarija. 

1817. Combate de Sálala. Para la travesía 
de los Andes y con objeto de fraccionar las fuer- 
zas de los españoles que dominaban á Chile, el 
general San Martin desprendió dos divisiones 
lijeras, una al Sud al mando del comandante 
Freyre y la otra por la fragosa cordillera de los 
Patos, á la altura de San Juan, á las órdenes 



del comandante don Juan Manuel Cabot. «Cabot, 
dice el doctor Irigoyen, uno de los biógrafos de 
San Martin, en catorce jornadas penosas, llenas 
de dificultades y de riesgos, consiguió pisar el 6 
de febrero en la cañada de los Patos, en cuyo 
punto sorprendió la primera guardia española, 
arrollando sucesivamente las partidas que se le 
presentaron: interceptando correspondencias 
de interés para los realistas, y batiéndolos por 
último en los llanos de Sálala, el 12 de febrero, 
donde á pesar de todas las dificultades topográ- 
ficas, de la fatiga y deficiencia numérica, obtu- 
vieron las armas de la República un brillante 
resultado: diez y ocho piezas de artillería, cua- 
renta barriles de pólvora, equipo, fusiles y la 
posesión de la plaza y fuerte de Coquimbo. » 
Estos fueron los trofeos de la briosa división de 
Cabot. 

1817. Batalla de Chacabuco. El general don 
José de San Martin, que acababa de atravesar 
los Andes para buscar al ejéi'cito español que 
se enseñoreaba en todo el territorio de Chile, y 
dominaba toda la costa del Pacífico, le presenta 
batalla en la cuesta de Chacabuco y lo derrota 
completamente, habiendo dividido su ejército 
en dos cuerpos, que los dirigían los generales 
Soler y O'Higgins. Las tropas realistas eran 
mandadas por el brigadier don Rafael Maroto. 
Con esta espléndida victoria se afianza la liber- 
tad y la independencia de Chile. El parte de la 
batalla concluía con estas notables y verídicas 
palabras: «Al ejército de los Andes queda para 
siempre la gloria de decir: en veinticuatro 
dias hemos hecho la campaña, pasamos las 
cordilleras más elevadas del globo, concluimos 
con los tiranos y dimos la libertad á Chile.» 

1817. Reunión de fuerzas. El comandante 
Freiré, al frente de la ligera división que habia 
desprendido San Martin de su ejército, trepando 
al Sud las cordilleras de los Andes, vence cuan- 
ta dificultad se le opone en el territorio chileno 
que acababa de invadir, y con fecha 12 de fe- 
brero escribe al general en jefe pidiéndole ar- 
mas para alistar cerca de dos mil patriotas chi- 
lenos que ya tenia reunidos para emprender las 
operaciones que se le indicaran. 

1818. Ataque á Calabozo. El general don Si- 
món Bolívar con su ejército independíente que 
operaba en Colombia, haciendo una marcha ra- 
pidísima desde San Diego de Cabrutica hasta 
Angostura, de Angostura á la Urbana, frente á 
las bocas del río Araure, y después hasta Cala- 
bozo, recorriendo en breves dias más de tres- 
cientas leguas, sorprendió de tal modo al general 
Morillo, que con sus fuerzas se hallaba situado 
en esta ciudad, que estuvo dudando de lo mis- 
mo que veía. Inmediatamente de llegar Bolívar 
organiza el ataque, y lo efectúa con tal brío, 
que los valientes batallones españoles no pue- 
den resistirlo. Los patriotas triunfantes todo lo 
llevan por delante y no dan cuartel á los realis- 



FEBRERO 



49 



tas, pues se habia declarado la guerra á muerte ; 
el general Morillo pudo escapar del esterminio, 
gracias á su buen caballo, y encerrarse tras las 
últimas fortificaciones de la ciudad. 

1818. Independencia de Chile. El general 
San Martin unido á las autoridades de Santiago, 
proclama solemnemente la independencia de 
Chile, como Estado libre y soberano ; cuyo acto 
tiene lugar en el primer aniversario de la bata- 
lla de Chacabuco. 

1818. Bandera chilena. En el primer aniver- 
sario de la memorable batalla de Chacabuco, y 
en el momento que Chile proclama su indepen- 
dencia, se enarbola ante el pueblo entusiasmado 
por la majestad del hecho, el pabellón chileno 
compuesto de tres fajas, roja, blanca y azul con 
una estrella en esta última lista, hacia la estre- 
midad del asta, quedando colocada en la parte 
superior de la bandera. 

1819. Campaña de Bio-bio. Después de las 
famosas batallas de Chacabuco y Maipo, aun 
quedaba á las fuerzas patriotas que desalojar 
de Chile todos los cuerpos realistas que queda- 
ban en distintos puntos del país, y que algunos 
hablan sido reforzados con los dispersos de 
aquellas batallas y auxilios recibidos de Lima, 
donde se hallaba el corazón del poder español 
en esta parte de América. El general San Mar- 
tin, con tal objeto, organiza una espedicion para 
que marchase al Sud, y confia su mando al dis- 
tinguido general don Antonio González Balcarce, 
quien después de largas fatigas, de continuados 
combates, de haber entrado triunfante en Naci- 
miento (21 de enero) y de haber visto huir de 
ese territorio al terrible general español don 
Juan Francisco Sánchez, oficia al general San 



Martin con fecha 12 de febrero, comunicándole 
que la campaña de Bio-bio estaba terminada, 
arrojados del territorio todos los enemigos y 
que en ese momento los célebres Granaderos á 
caballo repasaban el rio, y tras ellos el resto del 
ejército. En esta campaña de pocos meses, los 
independientes solo sufrieron una baja de cin- 
cuenta hombres en los distintos encuentros 
parciales que sostuvieron, en tanto que en los 
realistas no bajó la pérdida de mil doscientos 
soldados entre muertos, pasados , prisioneros y 
dispersos ; tomándoles también á los españoles 
once piezas útiles de artillería, crecido número 
de municiones, equipajes y muchos bastimen- 
tos, y la importante provincia de Concepción. 

1820. Disolución de la nacionalidad argentina. 
Habiendo, desde el dia anterior, dejado de ser 
el directorio y el congreso nacional, el cabildo 
de Buenos Aires declara que todas las provin- 
cias de la Union estaban libres para gobernarse 
con independencia de la capital, quedando de 
consiguiente sin efecto práctico la constitución 
de 1819 que se hablan dado los pueblos argen- 
tinos. 

1829. Batalla de Saraguro. Habiendo el ge- 
gerai La Mar, presidente del Perú, invadido la 
república de Colombia y tomado la provincia de 
Loja y la ciudad de Guayaquil, el general Sucre 
lo derrota en una batalla cerca del pueblo de 
Saraguro. 

1877. Estatua de Wheelwright. A las cuatro 
de la tarde, en la plaza de la Aduana de Valpa- 
raíso, se inaugura la estatua de Guillermo 
"Wheelwright, que aquella ciudad dedica al re- 
cuerdo eterno de este gran obrero del pro- 
greso. 



Dia 13 



1668. Cambio de soberanía. Con el recono- 
cimiento que hizo la España de la independencia 
de Portugal, el Brasil pasa á ser una posesión 
portuguesa. 

1812. Primer periódico chileno. Ya destruido 
con la revolución de mayo el sistema de igno- 
rancia impuesto á las colonias españolas, la 
prensa toma el lugar que le corresponde en los 
pueblos libres, así que Chile sigue á Buenos 
Aires en su marcha redentora y civilizadora, y 
publica en Santiago su primer periódico La Au- 
rora, notable por sus artículos llenos de fuego y 
de fé en el porvenir; siendo su fundador y redac- 
tor el ilustrado eclesiástico y jurisconsulto don 
Camilo Henriquez. 

1812. Sitio de Cuantía. El general Morolos, 
antiguo cura de Méjico, con las fuerzas patrió- 
ticas mejicanas, es sitiado en la vila de Guautla 



por el ejército español á las órdenes del general 
Calleja donde se sostiene heroicamente. 

1813. Bandera argentina. Hacia un año (27 
de febrero de 1812) que el general Belgrano 
habia enarbolado en las baterías del Rosario 
una nueva bandera para el ejército argentino, 
que hasta entonces marchaba á la pelea con los 
mismos pendones de las fuerzas que combatía, 
pero su pensamiento patriótico no fué aprobado 
por el gobierno ; el 25 de mayo del mismo año 
volvió á intentarlo en Jujuy, mereciendo nuevo 
reproche, hasta que el 13 de febrero, después 
de haber cubierto de gloria á sus soldados en la 
batalla de Tucuman, vuelve á enarbolar, pero 
esta vez definitivamente, en el rio Pasaje, la 
bandera bicolor, aprovechando el momento en 
que todo su ejército prestó allí el solemne ju- 
ramento de obediencia á la asamblea soberana 



50 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



constituyente, cuya ceremonia la hizo efectuar 
al pié del futuro pabellón argentino. Desde en- 
tonces ese rio fué denominado: Rio Juramento. 
y la bandera argentina, creación puramente de 
Belgrano, se desplegó ante el mundo y empezó 
su paseo triunfante por una mitad del continen- 
te americano. (Véase el 25 de mayo y 25 de 
julio.) 

1814. Batalla de Victoria. Boves, jefe espa- 
ñol derrotado el dia anterior al atacar á la ciu- 
dad de Victoria (Venezuela), se sitúa á poca 
distancia de la misma con los restos de sus tro- 
pas, donde se le incorpora una gran reserva que 
le vino de Cura con objeto de volver al ataque; 
pero el general Rivas los carga allí con tal 
brio, que consigue el completo esterminio de 
las tropas realistas; toda su artillería, municio- 
nes, equipos, fusiles, caballos, etc., etc., que- 
dan en poder del vencedor. 

1814. Ciudadela de Tucuman. Da cuenta el 
general San Martin al director del Estado de 
haber dispuesto la construcción de un campo 
atrincherado en las inmediaciones de la ciudad 
de Tucuman : este campo fué el que después se 
llamó Ciudadela de Tucuman, célebre por la ba- 
talla que allí libraron los generales La Madrid 
y Quiroga el 4 de noviembre de 1831. 

1822. Autorización para tratados. Las cortes 
españolas autorizan al rey para mandar comi- 
sionados al Rio de la Plata, que recibiesen pro- 
posiciones de tratados y fueran mandados ú 
España para resolver. 

1827. Combate de Bacacay. En la campaña 
del Brasil marchaba el ejército argentino des- 
pedazando cuanto se le oponia al paso; el coro- 
nel don Juan Lavalle, á la cabeza del regimiento 
Cuarto de Coraceros y de los afamados Colorados 



de las Conchas, en un combate derrota comple- 
tamente una columna brasilera de mil doscientos 
hombres á las órdenes del general Bentos Ma- 
nuel , en Bacacay. 

1837. Cesación de relaciones. El gobierno 
argentino, á consecuencia de la actitud bélica y 
hostil asumida por el general Santa Cruz, cierra 
toda comunicación comercial, epistolar y de 
cualquiera otra clase entre los habitantes de 
esta República y las del Perú y Bolivia. — Por un 
decreto de 23 de marzo de 1839 cesan los efec- 
tos de esta disposición. 

1846. Muerte de Suarez. En la ciudad de 
Montevideo deja de existir el coronel don Isido- 
ro Suarez, reputado como una de las primeras 
lanzas de los ejércitos patrios. Suarez habia na- 
cido en Buenos Aires en 1801 y en 1814 sentó 
plaza de cadete en el famoso regimiento de 
Granaderos á caballo. Hizo todas las campañas 
de la independencia y se halló en la batalla de 
Ituzaingo. Cinco medallas de oro y tres de pla- 
ta, cinco escudos y siete cordones condecoraban 
el pecho de este guerrero. 

1868. Terremoto en Moquegua. Un sacudi- 
miento de tierra destruye parte de la ciudad de 
Moquegua, en el Perú. Desde el tiempo de los 
Incas existe esta ciudad y varias veces ha com- 
prometido su existencia la proximidad en que 
está de algunos volcanes, habiendo ya sido des- 
truida en 1715 por otro terremoto. 

1879. Sorpresa de una toldería. Una fuerza 
del coronel Obligado, compuesta del regimien- 
to 10 de caballería de línea, sorprende una tol- 
dería que estaba al Norte de su línea, en la 
frontera de Santa Fé, matando veinte indios de 
pelea y cautivándole veintinueve de chusma. 



Dia 14 



1502. Cuarto viaje de Colon. Desde Valencia 
los reyes católicos espiden una instrucción par- 
ticular á Cristóbal Colon para su cuarto viaje, 
protestándole su pesar por la prisión que habia 
sufrido. 

1536. Batalla del Cuzco. Las tropas de Her- 
nando Pizarro, sitiadas en la ciudad del Cuzco, 
antigua capital de la monarquía peruana, ya la 
mayor parte incendiada por los indios, hacen 
una salida y derrotan á los enemigos, siugiéndo- 
se una matanza horrible. El historiador Prescott 
dice que al joven Inca Manco que los mandaba 
se le vio en caballo de batalla con traje á la eu- 
ropea manejando una larga lanza. 

1630. Escuadra holandesa. Fondea en frente 
de Olinda una segunda espedicion holandesa de 
cuarenta y seis buques con tres mil quinientos 



soldados y cuatro mil marineros, destinada por 
la Compañía de las Indias Orientales, estableci- 
da en el Haya, á la conquista del Brasil, princi- 
piando por Olinda, que era de las dos ciudades 
marítimas del Brasil la que estaba menos forti- 
ficada. Encontrábase en la ciudad Matías de Al- 
burquerque enviado por la corte de Madrid 
para fortificar como pudiese las plazas de Rio 
Grande, Parahiba, Itamaraca y Pernambuco. — 
Al fin, no pudiendo resistir á los holandeses, 
Alburquerque abandona á Olinda. 

1810. Manifiesto del gobierno español. La 
regencia instalada en la isla de León, con mo- 
tivo de un decreto de 22 de enero de 1809 de- 
clarando en perfecta igualdad civil á los vasallos 
de España é Indias, da un manifiesto por mu- 
chos títulos memorable, pues en él se consigna 



Í^EfiRÉ^RO 



5Í 



oficialmente la historia de lágrimas hasta en- 
tonces de todos los qu'e hablan nacido en la 
América española ; se espresa así : Desde este 
momento, españoles americanos, os veis elevados 
á la dignidad de hombres libres. No sois ya los 
mismos que antes erais, encorvados bajo un yugo 
m.ucho más duro mientro.s más distantes esta,ba,is 
del centro del poder, mirados con indiferencia, 
vajo^dos por lo. codicia y destruidos por la igno- 
rancia...!! Pero el sentimiento generoso y de 
tardía justicia de este manifiesto, es destruido 
el mismo dia por un decreto librando á las auto- 
ridades españolas la elección del diputado que 
habia de mandarse á las cortes. 

1814. Manifiesto de Bolívar. El general Bo- 
lívar da un manifiesto para esplicar á las nacio- 
nes del mundo las causas que obraron para or- 
denar las ejecuciones de españoles el dia 8 de 
este mism.o mes. 

1814. Declaraciones sobre españoles. El con- 
greso de Méjico declara «que la conservación 
de las propiedades por parte de los españoles 
depende del reconocimiento que la España haga 
de la independencia de aquel Estado ; que la 
entrada á este queda cerrada para aquellos, á 
menos que hagan constar que emigran de su 
patria para buscar un asilo en el pabellón de la 
república.» 

1817. Entrada á Santiago. El general San 
Martin, jefe del ejército argentino, entra triun- 
fante en la capital de Chile (Santiago) que ha- 
bia abandonado precipitadamente el general 
Marcó del Pont, así que supo la derrota que su- 
frieron las armas españolas en Chacabuco. 

1818. Desalojo de Calabozo. El ejército es- 
pañol á las órdenes del general Morillo, des- 
pués de su derrota del dia 12, abandona la ciu- 
dad de Calabozo, y se dirige hacia el monte de 
Sombrero. 

1858. Fundación de Villa Constitución. Se 
funda el pueblo denominado Villa Constitución 
(Las Piedras) en la provincia de Santa Fé, Re- 
pública Argentina. 

1877. Descubrimiento del lago San Martin. 
El naturalista y esplorador argentino doctor don 



Francisco P. Moreno, remontando el rio Santa 
Cruz en la Patagonia, para buscar sus nacien- 
tes, descubre un magnífico y profundo lago que 
mide treinta millas de largo por diez de ancho, 
á los 50°, 14', 29" latitud Sud y 71° 59', longi- 
tud Oeste, al que, no teniendo ningún nombre 
indígena, lo denomina San Martin, en honor 
del héroe de la independencia. Antes que Mo- 
reno ya se h^bia intentado varias veces, la es- 
ploracion del Santa Cruz sin ningún resultado : 
en 1834 la espedicion del almirante Fitz Roy 
emprendió la obra regresando á los veintiún 
dias sin conseguir su objeto. Ea estos últimos 
años una comisión chilena trata de remortarlo, 
pero retrocede á los diez dias recorriendo solo 
una pequeña parte. En 1873 el subteniente de 
la marina argentina don Valentin Fulberg llegó 
solo hasta el punto en que el lago lanza sus 
aguas en el Santa Cruz, donde Moreno encuen- 
tra los restos de una bandera enarbolada y un 
documento que habia dejado este oficial. En 
esta espedicion el naturalista Moreno hace va- 
rias adquisiciones para la ciencia, habiendo re- 
corrido los puntos más importantes del lago 
San Martin, esplorado otros ríos que desaguan 
en el Santa Cruz y estudiado los valles y mon- 
tañas inmediatos. 

1879. Conflicto entre Chile y Solivia. A con- 
secuencia de haber impuesto el gobierno boli- 
viano un gravamen de diez por ciento á la es- 
portacion de salitre del litoral, el de Chile 
creyendo comprometidos los intereses de una 
compañía chilena que hacia la esplotacion, sin 
librar á tribunal competente la decisión de los 
reclamos, y sin que mediase un rompimiento 
formal entre ambas naciones, y sin guardar nin- 
guna consideración á las prácticas establecidas 
en casos análogos, ordena la ocupación militar 
de las costas del desierto de Atacama para rei- 
vindicar los territorios comprendidos éntrelos 
paralelos 23 y 24 grados de latitud Sud, que po- 
seía antes del tratado de 6 de agosto de 1874 con 
Rolivia. En consecuencia son ocupados los pue- 
blos de Antofagasta, Mejillones y Caracoles por 
las tropas chilenas. 



Bia 15 



1525. Ejecución de Guatimozin. Hernán Cor- 
tés, conquistador de Méjico, manda ahorcar á 
Guatimozin, último emperador de la raza de los 
aztecas. Según Clavijero, murió quemado des- 
pués de empapársele en aceite. 

1527. Fuerte en el Plata. Siguiendo Sebas- 
tian Gaboto los descubrimientos de Solis, pene- 
tra en el Rio de la Plata, y después de reconocer 
las embocaduras de los rios Paraná y Uruguay, 



toma tierra en el arroyo de San Juan, como á 
seis leguas de la Colonia del Sacramento, y 
el 15 de febrero de 1527 empieza la construcción 
de un pequeño fuerte para defenderse de los 
indios charrúas, cuya ferocidad ya era conocida. 
Este fué el primer punto habitado por los espa- 
ñoles en el Rio de la Plata. 

1787. Nacimiento de Alvarez. En la ciudad 
de Arequipa (Perú) nace el general don Igna- 



52 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



cío Álvarez y Thomás, guerrero de la indepen- 
dencia al servicio del gobierno del Rio de la 
Plata. 

1811. Nacimiento de Sarmiento. En la ciu- 
dad de San Juan nace el general don Domingo 
Faustino Sarmiento, uno de los literatos más 
eruditos de la República Argentina. Periodista 
é historiador; en el congreso y en la tribuna 
popular, como militar ó como magistrado, siem- 
pre sostuvo con altura sus ideas inspiradas en 
los grandes principios constitucionales, que 
fueron su credo político. En su carácter de edu- 
cacionista el general Sarmiento se ha creado 
una reputación imperecedera, tanto en su país 
como fuera de él. 

1813. Toma de Ocaña. El general Bolívar, 
con fuerzas que el congreso de Nueva Granada 
le había dado, sorprende al general español 
Correa, y se apodera de la ciudad de Ocaña. 

1818. Manifiesto de Chile. Tres días después 
de jurarse la independencia chilena, el supremo 
director don Bernardo O' Higgins da un mani- 
fiesto que dirige á las naciones civilizadas, jus- 
tificando los motivos que habían provocado la 
revolución y la declaración de la independencia 
de Chile. 

1819. Congreso de Angostura. El general 
BoUvar abre el congreso en la capital provisoria 
de Angostura, ó Santo Tomás de la Guyana, 
donde también figuraba la provincia neo-grana- 
dina de Casanave que se hallaba fuera del do- 
minio español, y "Venezuela, que eran parte de 
la nueva república de Colombia. 

1820. Provincia de San Luis. Por disposición 
de la Junta gubernativa de las Provincias del 
Rio de la Plata, desde el 29 de noviembre 
de 1813 la jurisdicción de San Luís había for- 
mado parte de la provincia de Cuyo ; pero á con- 
secuencia del motín del batallón número 1 de 
Cazadores de los Andes, que tuvo lugar en San 
Juan el 9 de enero, quedó de hecho indepen- 
diente de la intendencia de Cuyo, y en la fecha 
inviste la soberanía de provincia argentina. 

1852. Combate del Manantial. El coronel 
don Juan Crísóstonio Alvarez, en combinación 
con la cruzada del general Urquiza contra Ro- 
sas, se presenta con fuerzas en la provincia de 
Tucuman, en sosten de los principios proclama- 
dos el 1." de mayo en el Paraná, y consigue al- 
gunos triunfos parciales, batiendo el 4 de febre- 
ro, en el lugar de los Cardones, la división de 
Albornoz, tomándolo prisionero con casi toda su 
gente, y el día 10 al coronel Pérez, en Tapia; 
pero en los campos del Manantial es á su vez 
derrotado y hecho prisionero por el gobernador 



general Gutiérrez. — Dos días después es pasado 
por las armas este jefe, como también otras 
personas distinguidas que lo acompañaban y 
fueron con él tomadas prisioneras. 

1858. Batalla de Pigüé. Tiene lugar una 
reñida batalla entre las fuerzas de Buenos Aires 
mandadas por los coroneles don Nicolás Gra- 
nada, don Emilio Conesa y don Wenceslao Pau- 
nero y las indiadas de la Pampa á las órdenes 
del famoso Calfucurá, en el lugar denominado 
Pigüé. El combate cesa con la entrada del sol, 
quedando ambas fuerzas combatientes sobre el 
mismo campo. Al día siguiente la batalla se 
decide en favor de los cristianos, quedando 
muertos gran número de indios, pues se ha- 
bían batido al arma blanca contra la infantería y 
artillería. 

1860. Constitución de Entre-Rios. Una con- 
vención constituyente sanciona la constitución 
que se da la provincia argentina de Entre-Ríos. 
El 16 de junio de 1822, se juró la primera cons- 
titución que tuvo esta provincia, siendo gober- 
nador el general don Lucio MansíUa, á quien el 
congreso condecoró con una medalla por los 
servicios que había prestado al país. — En 1883 
se reforma la constitución de 1860 y empieza á 
regir el 17 de setiembre del mismo año. 

1880. Conflicto en Buenos Aires. Hacía algún 
tiempo que tanto el gobierno nacional como el 
de Buenos Aires, marchaban en desacuerdo 
respecto á interpretaciones constitucionales 
provocadas por el armamento del pueblo, que 
pretendía, como un derecho propio, resistir á 
toda medida de la autoridad de la nación, que la 
juzgase fuera de la ley. El gobernador Tejedor 
apoya estas ideas desconociendo los decretos 
del ejecutivo nacional ordenando el desarme. 
En tal estado de cosas las tropas nacionales 
ocupan en la madrugada del día 15 de febrero, 
el lugar del Tiro donde se aleccionaban los ciu- 
dadanos en el manejo de las armas; el gober- 
nador en vista de este hecho, resuelve conti- 
nuasen los ejercicios en las calles de la ciudad. 
Por su. parte las tropas de línea avanzan hasta 
el palacio presidencial, lo que dá motivo para 
que los ciudadanos se acuartelen y tomen posi- 
ciones. Cuando el conflicto parecía más inmi- 
nente, varias comisiones pasan á conferenciar 
con ambos gobernantes, y después de mutuas 
esplicaciones, tanto las fuerzas de línea como 
las de ciudadanos abandonan su actitud hos- 
til y se retiran, salvándose así, en aquel mo- 
mento, que se ensangrentase la ciudad con un 
combate. (Véase el dia 9 de mayo.) 



53 



Dia 16 



1546. Comisión de La Gasea. El emperador 
Garlos V nombra presidente del Perú al clérigo 
Pedro de La Gasea, invistiéndolo con toda la 
autoridad real, á fin de someter aquel territorio 
donde mandaba Gonzalo Pizarro, que habia der- 
rocado al virey Blasco y se le suponía dispues- 
to á desconocer al gobierno de la península. 

1595. Fuerte de Buenos Aires. Fernando de 
Zarate comienza á levantar la fortaleza de Bue- 
nos Aires, confirmando ala vez, en un docu- 
mento público, la segunda fundación de esta 
ciudad , hecha por don Juan de Garay en 11 de 
junio de 1580. 

1747. Terremotos en Lima. En el período de 
ciento doce dias, principiando el 28 de octubre 
de 1746 y acabando en este dia, tuvieron lugar 
en Lima cuatrocientos treinta temblores que 
fueron observados con gran cuidado y preci- 
sión. Las pérdidas de vidas é intereses fueron 
inmensas. (Véase el 28 de octubre.) 

1818. Ataque á Sombrero. Después del des- 
calabro sufrido por el general español Morillo 
en la ciudad de Calabozo, el dia 12, se habia re- 
tirado con sus tropas en la noche del 14 al pue- 
blo de Sombrero, situado en la montaña: allí es 
atacado nuevamente el dia 16 por una división 
del ejército de Bolívar, pero consigue rechazar 
al enemigo, y aun tomarle algunos prisioneros 
y armamento. 

1820. Gobierno popular. Habiendo quedado 
en acefalía el gobierno de la provincia de Bue- 
nos Aires desde el dia 11, en que fueron de- 
puestos de su autoridad, tanto el directorio 
como el congreso nacional, una reunión popu- 
lar, ó cabildo abierto, nombra una junta elec- 
toral, la que elige en este mismo dia gobernador 
de la provincia á don Manuel de Sarratea. 

1827. Combate del Ombú. Invadido el terri- 
torio del Brasil por el ejército argentino á las 
órdenes del general Alvear, el coronel don Lu- 
cio Mansilla carga y derrota á una columna bra- 



silera mandada por el general Bentos Manuel, 
en el lugar conocido por el Ombú; esta misma 
columna se habia reorganizado recibiendo pron- 
tos socorros, después de la sableada que sufrió 
en Bacacay, el dia 13, por el coronel don Juan 
Lavalle. 

1835. Asesinato de Quiroga. Reinafé, gober- 
nador de Córdoba, manda al comandante San- 
tos Pérez con una partida a apostarse en el ca- 
mino por donde debia pasar el general don Juan 
Facundo Quiroga, que atravesaba la provincia 
en una galera dirigiéndose á Buenos Aires, con 
la orden terminante de asesinarlo. En Barranca- 
Yaco, á seis leguas al sud del Totoral sobre el 
camino de Tucuman, Santos Pérez ejecuta su 
crimen, sorprendiendo la galera, y no dejando 
vivo á ninguno de la comitiva, matando hasta 
los conductores y á un niño que servia de pos- 
tillón. Quiroga descargó sus pistolas contra los 
asesinos y murió defendiéndose. Con este ge- 
neral desapareció el caudillo más temible del 
partido federal en el interior. Quiroga regresa- 
ba de las provincias de Tucuman y Salta, donde 
habia sido mandado en comisión por el doctor 
Maza, gobernador de Buenos Aires, para arre- 
glar las desavenencias y contener la lucha ar- 
mada entre dichas provincias, lo que habia con- 
seguido satisfactoriamente. 

1843. Sitio de Montevideo. Un ejército ar- 
gentino-oriental, compuesto de catorce mil 
hombres á las órdenes del general don Manuel 
Oribe, pone sitio á la ciudad de Montevideo, 
donde toma una gran parte en la defensa la 
emigración argentina que habia salido de Bue- 
nos Aires por cuestiones políticas. 

1862. Rendición de Donelson. El general 
Buckner, con las fuerzas separatistas, después 
de una desesperada lucha, se rinde al general 
unionista Ulises Grant, entregando el fuerte 
Donelson, habiendo perdido desde el dia ante- 
rior que empezó el combate, dos mil hombres. 



Dia 17 



1533. Reunión de Almagro y Pizarro. Diego 
Almagro con fuerzas españolas, se reúne á 
Francisco Pizarro en Caxamalca para continuar 
la conquista del Perú. 

1807. Obispado de Salta. Por una cédula 
real se crea el obispado de Salta, separando del 
de Córdoba las jurisdicciones de Salta, San Mi- 
guel de Tucuman, Santiago del Estero, San Ra- 



món de Nueva Oran y Jujuy, agregándole todo 
el distrito de Tarija de la intendencia de Potosí, 
que pertenecía al arzobispado de Charcas. 

1812. Ataque á Izucar. Las fuerzas realistas 
llevan un formidable ataque á la ciudad de Izu- 
car, en Méjico, que sostienen las fuerzas inde- 
pendientes. 

1817. Prisión de Marcó del Pont. En la mis- 



54 



EFKMIirtlDES AMERICANAS 



nía noche del 12 de febrero, dia de la batalla de 
Chacabuco, el presidente de Chile, capitán ge- 
neral Marcó del Pont, fugó en las tropas rea- 
listas que guarnecian á Santiago, con dirección 
á Valparaíso; las fuerzas patriotas que lo per- 
seguían lo alcanzan y toman prisionero. Al 
arrojado capitán Aldao le cupo esta gloria. Los 
prisioneros que los vencedores tomaron en la 
persecución alcanzaron á tres mil. 

1819. Nacimiento de Vamhagen. En la ciu- 
dad de San Pablo ( Brasil ) nace Francisco Adol- 
fo de Varnhagen, que más tarde fué una de las 
primeras notabilidades de su patria: consejero, 
vizconde de Porto Seguro y condecorado con 
muchas principales órdenes nacionales y es- 
tranjeras; historiador, bibliógrafo, geógrafo, 
poeta, dramaturgo, biógrafo y matemático. 
Siendo ministro residente en Austria-Hungria 
falleció en junio de 1878. 

1820. Armisticio. En la villa de Lujan (pro- 
vincia de Buenos Aires) los generales Soler, 
jefe de las fuerzas de Buenos Aires, Ramírez, 
de las de Entre Rios, y López, de las de Santa 
Fé, firman un armisticio por el término de tres 
dias, con objeto de ajustar las bases de un arre- 
glo que pusiera fin á la guerra civil entre estos 
pueblos. 

1831. Combate de Miranda. El jefe unitario 
don Tomás Castillo es sableado, sin que escape 
un solo hombre de su gente, cerca de la posta 
de Miranda, en Santiago, por fuerzas federales 
al mando del comandante don José Diaz. 

1844. Sitio de Montevideo. El coronel don 
Venancio Flores tiene el atrevido proyeoto de 
entrar auxilios á Montevideo, que se hallaba 
asediado por un ejército poderoso; para llevar 
á cabo esta difícil empresa, hace que el coronel 
don Fortunato Silva llame la atención del ge- 
neral don Ignacio Oribe que sale á su encuentro 
con una división : en tanto él avanza con un ar- 
reo de animales, y burlando á la vez al general 
Nuñez, jefe de la línea sitiadora frente al Cerro, 
rompe el cerco y consigue realizar su hazaña 
entrando hasta aquel punto con trescientos 
hombres, quinientos caballos y como quinien- 
tas cabezas de ganado vacuno. 

1865. Incendio de Colombia. El general se- 
paratista Wade Hampton, no teniendo fuerzas 
suficientes para defender la ciudad de Colombia 
del ataque que le llevaban las fuerzas federales 
del general Sherman, la entrega á sus contra- 
rios. Pero en la noche, después de estar ocupa- 
da por los unionistas, empieza á incendiarse la 
ciudad sirviendo para esto los grandes depósi- 
tos de algodón que había allí, lo que redujo á 
escombros su mayor parte. 

1878. Huracán en Córdoba. La ciudad de Cór- 
doba (República Argentina) no bien repuesta 
de un horrible temporal que había sufrido el dia 
29 del último enero, es sorprendida en la tar- 
de de este dia por un fuerte huracán que pone 



en alarma á todo el vecindario. Las desgracias 
que ocasionan la lluvia torrental y los vientos 
encontrados que se desencadenan por espacio 
de una hora, son considerables: á más de las 
casas arruinadas é inundadas, el bello lago del 
Paseo Sobremonte que constituye uno de los 
más valiosos puntos de recreo de los pueblos 
del interior, es casi totalmente destruido, arran- 
cándole de raíz ó trozándole sus árboles secu- 
lares y rompiendo sus muros de mampostería. 
1878. Aluviones en California. En los Esta- 
dos Unidos jamás habíase presentado este fenó- 
meno con más vivacidad que en el presente 
invierno. Después de dos años de perniciosa se- 
quedad (1876 y 1877), se hacen sentir violentos 
aluviones sobre el territorio de California. El 
17 de febrero, se halla todo él sumergido en una 
borrasca de lluvias diluviales. Los ferro-carriles 
suspenden su tráfico, puentes y terraplenes de- 
saparecen al empuje de los torrentes. Hallán- 
dose San Francisco, capital del Estado, en inmi- 
nente peligro : para salvarlo es preciso inundar 
los campos inferiores de la llanura rompiendo 
en su dirección los malecones protectores. Ver- 
daderas escuadras de botes se ocupaban en 
salvar gente y ganados en las islas y bajíos del 
rio; y la aldea de Washington, frente á Sacra- 
mento, desaparece bajo las aguas. 

1883. Combate de Aluminé. En la batida á 
los indios que practicaba la segunda división 
del ejército argentino á las órdenes del general 
Villegas en la región del Rio Negro, una peque- 
ña fuerza compuesta de tres oficiales y treinta 
y tres soldados al mando del sargento mayor 
don Juan G. Diaz, el 16 de febrero de 1883, ha- 
bía avanzado en la persecución hasta los alre- 
dedores de la laguna Aluminé ; encontrándose 
una rastrillada, el mayor Diaz manda al tenien- 
te don Saturnino Canavery con siete hombres, y 
un baqueano en descubierta; pero como esta 
no regresara y sospechándose estuvieren pró- 
ximos los indios, despacha en su protección al 
teniente Sontag con diez hombres, quedándose 
solo con un oficial, el subteniente Wappers, y 
dieziseis soldados. Llegando la noche sin que 
regresasen estos oficiales, el jefe acampa con la 
esperanza de que se le reunieran, sirviéndoles 
de guia los fogones. Al dia siguiente (17) sin la 
incorporación de los referidos oficiales, Diaz si- 
gue la rastrillada, pero al instante es rodeado 
por una indiada de cien ó ciento cincuenta hom- 
bres que amenazaba cargarlo, poniéndose él á 
la defensiva. «En ese momento, dice el parte 
del mayor Diaz, se presentó á mi flanco izquier- 
do un infante del ejército chileno con bandera 
de parlamento, mandé no hacer fuego; mas 
como viera que detrás de él venia una compa- 
ñía de infantería en guerrilla y ocultándose, y 
que la indiada me atacaba por retaguardia, y te- 
niendo en cuenta lo sucedido á otras comisiones, 
mandé romper el fuego, siendo yo el primero 



55 



en efectuarlo. Desde este momento se trabó un 
encarnizado combate, cargándonos por último 
los enemigos á la bayoneta, hasta cuarenta pa- 
sos de nuestra débil posición ( un arroyito seco ), 
donde dejaron siete muertos y algunos heridos 
que fueron recogidos por los indios, poniéndose 
en retirada al trote. Traigo del enemigo seis ri- 
fles Martin Henry, un kepi, algunos porta-muni- 
ciones y un cinturon de cartuchera con la ins- 
cripción Guardia Nacional. No he podido traer 
más trofeos por haberme retirado á pié.') La 
fuerza argentina tuvo tres bajas. En lo recio 
del fuego dispararon las muías y caballos, sien- 
do imposible contenerlos, pues la fuerza que 
solo se componía de un jefe, un oficial y diezi- 
seis soldados tenia que atender á sus numero- 
sos enemigos. Los tenientes se les incorporaron 



el mismo dia después de haber hecho una larga 
correrla, trayendo algunas ovejas, y algunos in- 
dios y chusma prisioneros; siendo su regreso 
ocasionado por haber descubierto muchas in- 
diadas y fuerzas chilenas. Por los indios se supo 
que los chilenos construían un fortin en La- 
huicul, territorio argentino. Tal fué el desenla- 
ce de este combate desproporcionado en que 
fuerzas chilenas desempeñaron un papel tan 
desgraciado. Hacia poco más de un mes que los 
salvajes mezclados con oficiales y soldados de 
Chile hablan sacrificado algunos oficiales que 
casi solos perseguían á indios ladrones. — Estos 
incidentes de serias responsabilidades interna- 
cionales fueron, más tarde, arreglados diplo- 
máticamente. 



Dia 18 



1717. Combate de Tucumbü. Estando los in- 
dios payaguás dispuestos á sublevarse en com- 
binación con otras tribus, el gobernador del Pa- 
raguay determina sorprenderlos en su campo 
de Tucumbú para trasportarlos lejos de la 
Asunción, pues solo estaban á dos leguas; pero 
los indios se resisten vigorosamente y comba- 
ten hasta perecer la mayor parte. 

1743. Ataque á Guaira. Después del contras- 
te del almirante Vermon en Cartagena (20 de 
mayo de 1741), se hizo cargo de la escuadra in- 
glesa que operaba contra las posesiones espa- 
ñolas en América, el contra-almirante sir Cha- 
loner Ogie, quien determina atacar al puerto de 
Guaira, en Venezuela, realizándolo el 18 de fe- 
brero de 1743, pero con tan mal éxito, que sin 
embargo del arrojo de los soldados británicos 
eíi tal ocasión, en la noche tuvo que retirarse 
la escuadra, con rumbo á Curazao, cqn averías 
considerables y mucha pérdida de gente. Los 
españoles, por su parte, también tuvieron mu- 
chas pérdidas en la brava defensa que sostu- 
vieron. 

1783. Fundación de Gualeguay. Don Tomás 
de Rocamora, con fecha 18 de febrero de 1783, 
mandó al virey del Rio de la Plata el plano del 
terreno elegido para la fundación del c< primer 
pueblo» que se levanta en Entre-Rios, y se de- 
nomina San Antonio de Gualeguay. — El virey lo 
aprobó el 8 de marzo del mismo año. 

1791. Union norte-americana. El Estado de 
Vermon t es admitido á formar parte de la Union 
norte-americana. 

1794. Paseo Sobremonte. En 1786 se habla 
terminado en Córdoba el hermoso lago que em- 
bellece á esta ciudad, obra de gusto y de ver- 
dadera utilidad, pues abastece de agua á la po- 



blación y á las quintas iamediatas ; debido al 
progresista gobierno del marqués de Sobremon- 
te y á la dirección de don Juan Manuel López. 
En esta fecha el rey aprueba los trabajos y pre- 
mia á López con el nombramiento de ingeniero 
voluntario, asignándole un sueldo. Más tarde se 
llamó á este sitio «Paseo Sobremonte». 

1797. Toma de Trinidad. Una escuadra in- 
glesa al mando del almirante Harwey llega á la 
isla española de Trinidad de Barlovento, en Ve- 
nezuela, el dia 16 de febrero de 1797 y la ataca 
al dia siguiente. El 18 se rinde su gobernador el 
brigadier don José María Chacón, después de 
haber quemado las naves castellanas el jefe de 
la escuadra don Sebastian Ruiz de Apodaca. Al 
regresar estos jefes á España fueron sujetos á 
un consejo de guerra y condenados por la en- 
trega de la isla. 

1801. Nacimiento de Velez Sarsfleld. En la 
ciudad de Córdoba nace el doctor don Dalmacio 
Velez Sarsfield, que se hizo notable como hom- 
bre de Estado y codificador. 

1812. Escarapela argentina. El gobierno ge- 
neral manda se reconozca y use por las tropas 
de la patria, la escarapela que se declara na- 
cional de las Provincias Unidas del Rio de la 
Plata y deberá componerse de los dos colores 
blanco y azul celeste, quedando abolida la roja 
con que antiguamente se distinguían. 

1861. Presidente Davis. Los Estados que se 
hablan separado de la Union norte-americana, 
eligen presidente de los Estados confederados de 
América á Jefferson Davis. 

1865. Incendio de Charleston. La rendición 
de Colombia (dia 17) debía preceder á la de 
Charleston, que no pediendo sostenerla el ge- 
neral Hardee la abandona completamente; pero 



56 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



destruyendo antes todos los elementos de guer- 
ra de que pudiera aprovecharse el enemigo ; 
mas al mismo tiempo la esplosion de un polvo- 
rín incendia una gran parte de la ciudad, dos 
buques blindados y varios de comercio que se 
hallaban en el puerto . El mismo dia las tropas 
federales mandadas por el general Bernnett to- 
man posesión de la plaza que presentaba un 
aspecto ruinoso, tanto por el incendio como por 
las señales de los distintos combates que ha- 
blan sostenido los separatistas. De entre los es- 
combros se sacan unas trescientas cincuenta 
personas. 

4868. Paso de Humaitá. Después de tres me- 
ses de haber estado la escuadra brasilera bom- 
bardeando los pontones que atravesaban el rio 
Paraguay, frente á Humaitá, demorando las 
operaciones del ejército de tierra por no tre- 
verse á acercarse á tiro de canon de las bate- 
rías, sin embargo de las repetidas órdenes del 
general en jefe, se atreve al fin ¿acometerla 
empresa de salvar el paso por haber recibido 
órdenes perentorias del emperador, desde Rio 
Janeiro, para llevar á cabo esta operación. Al 
efecto, tres poderosos acorazados llevando cada 
uno un monitor amarrado á babor cruzan á todo 
vapor por frente á las baterías. El paso se hace 
sin recibir notable perjuicio la recelosa escua- 
dra, y pudieron convencerse los marinos del 
imperio que Humaitá, con su mezquina artille- 
ría, no era más que un fantasma que los habia 
estado asustando con su figura. La cadena que 
atravesaba el rio, que fué cortada con facili- 
dad, poco tiempo después el jefe de la escua- 
dra la divide en tres trozos, y dos de estos los 
manda á las naciones aliadas para que ocupa- 
ran un lugar en sus museos, como un trofeo 
conmemorativo, dice el acta que con este mo- 
tivo se levantó, de uno de los hechos más au- 
daces de las fuerzas navales en el presente 
siglo ! ! ! . 



1868. Toma del reducto Cierva. El marqués 
de Gaxias, flamante general en jefe del ejército 
aliado, por ausencia del general Mitre, que- 
riendo hacer sentir su poder á los paraguayos, 
en la mañana del mismo dia que so efectúa el 
paso de Humaitá, lanza su primer ataque con 
un crecido cuerpo armado con los famosos fu- 
siles de aguja contra el reducto Cierva, defen- 
dido por el mayor Olavarrieta con un pequeño 
número de paraguayos: varias columnas brasi- 
leras son rechazadas, pero los defensores tie- 
nen al fin que abandonar el reducto por habér- 
seles agotado las municiones. Los paraguayos 
pierden ciento cincuenta hombres y nueve pie- 
zas de artillería, mas dejando fuera de combate 
á mil doscientos brasileros. 

1869, Guerra á muerte. El general patriota 
don Garlos Manuel Céspedes, jefe de la revolu- 
ción cubana, dá un decreto invocando el dere- 
cho de las represalias, para que sean pasados 
por las armas todos los prisioneros que hubie- 
ran tomado armas en clase de voluntarios des- 
pués de proclamada la república, libertad é in- 
dependencia de Cuba. A la vez el general don 
Domingo Dulce, jefe militar y político del terri- 
torio de la isla donde flameaba el pabellón es- 
pañol, ordena á los comandantes que fusilen á 
todos los cabecillas que fuesen aprehendidos 
sin más trámite que la identidad de sus per- 
sonas. 

1878. Batalla de Ifrán. La revolución de los 
opositores al gobernador de Corrientes, doctor 
Derqui, que estalló el 3 en Goya, habia tomado 
cuerpo rápidamente y formado un ejército, que 
á las órdenes del coronel Azcona, presenta ba- 
talla al del gobierno, en los campos de Ifrán, á 
pocas leguas de Goya. Los revolucionarios ob- 
tienen una victoria sangrienta, dando muerte á 
los coroneles don Luciano Gáceres y don Ono- 
fre Aguirre. 



Dia 19 



1649. Batalla de Guararapes. Un ejército ho- 
landés que se hallaba en posesión de parte del 
territorio brasilero, sostiene contra los portu- 
gueses una sangrienta batalla en Guararapes, 
consiguiendo una señalada victoria. 

1732. Espulsion de jesuítas. El gobierno co- 
munal del Paraguay, que ejercía el poder eje- 
cuti o por no haber en la actualidad ningún go- 
bernador, espulsa del territorro á los jesuítas 
que habia en él; cometiéndose con ellos al- 
gunos escándalos por el pupulacho. Más tarde 
este proceder fué reprobado y vuelven estos á 
ser admitidos nuevamennte en la provincia. 



1776. Combate de Rio Grande. Una real cédula 
de agosto 12 de 1775 habia ordenado al gobierno 
del Rio de la Plata no hostilizar á los portugue- 
ses del Brasil, y solo permanecer á la defensiva. 
El Rio Grande estaba ocupado por las armas 
españolas, y en la barra se hallaban cuatro pe- 
queñas naves de guerra. El 19 de febrero de 
1776 se presenta una escuadra lusitana, bien 
armada y compuesta de nueve buques, y rom- 
pe el fuego contra aquellos. Tras de un reñido 
combate de tres horas en que fueron echados 
á pique dos buques portugueses,' retirándose 
los restantes muy mal parados, los españoles 



57 



obtienen una completa victoria ; la escasa guar- 
nición de tierra también tomó parte eficaz en la 
acción. 

4810. Tratados de comercio y alianza. En 
Rio Janeiro se firma un tratado de comercio y na- 
vegación entre el príncipe regente don Juan VI 
y Jorge III, rey de la Gran Bretaña. El mismo 
dia se firma otro tratado de alianza y amistad 
entre ambas naciones. Se firma asimismo una 
convención sobre el establecimiento de paque- 
tes entre los puertos de ambos reinos. 

1812. Ataque á Cuatla. El general realista 
Calleja asalta al pueblo abierto de Cuatla, en 
Méjico, que estaba sitiado desde el dia 13, y es 
rechazado con grandísimas pérdidas, por los in- 
dependientes mandados por el general Morolos. 

4815. Sorpresa del Tejar. El jefe de la van- 
guardia del ejército del Alto Perú, coronel don 
Martin Rodríguez, es sorprendido por una divi- 
sión española y tomado prisionero con su fuerza 
en el Tejar, frontera argentina en el Alto Perú. 
Cuando tuvo lugar esta sorpresa, el teniente 
don Mariano Necochea, después uno de los más 
famosos generales de la independencia, se re- 
sistió con veinticinco granaderos en un corral 
de piedra ; mas viendo la inutilidad de sus es- 
fuerzos sube en un caballo en pelo y se 
lanza como un rayo sobre la caballería ene- 
miga, dividiendo la cabeza á un bravo soldado 
que trataba de detenerlo ; esgrimiendo su sable 
ensangrentado, se abre paso, siendo el único 
que se escapa estando rodeado por las fuerzas 
realistas. 

1849. Combate de la Herradura. En tanto los 
ejércitos patriotas se batian con los españoles 
para consolidar la libertad é independencia del 
pueblo argentino, en Entre-Rios y Santa Fé obe- 
deciendo á los caudillos y gobernadores Ramí- 
rez y López, se levantan montoneras contra la 
bandera nacional anarquizando el país y preten- 
diendo dominarlo con el elemento bárbaro, que 
de muchos años atrás, había puesto en campaña 
el caudillo oriental Artigas. El gobierno general 
queriendo contener los avances de estos ene- 
migos del orden, se ve obligado á distraer en 
parte la defensa común y mardar una fuerza á 
las órdenes del coronel don Juan Bautista Bus- 
tos, á combatirlos. Hallándose este jefe en la 
posta de la Herradura, departamiento de la 
Union en Córdoba, el 48 de febrero es rodeado 
por una fuerza ocho ó diez veces mayor en nú- 
mero á la suya, al mando del gobernador de 
Santa Fé don Estanislao López y del general don 
Ricardo López Jordán que mandaba á los en- 
tre-rianos y del aventurero Campbell que ca- 
pitaneaba una indiada. El ataque que estas 
fuerzas le llevan á Bustos es rechazado, hacién- 
doles sufrir muchas pérdidas. El dia 49 vuelven 
á intentar otro ataque y son nuevamente recha- 
zados, teniendo que abandonar el campo ante 
aquel grupo de tropas regulares y retirarse á 



sus provincias dejando tras sí las huellas de 
su paso desolador. 

4852. Entrada á Buenos Aires. El general 
Urquiza, vencedor en Caseros el dia 3, hace su 
entrada triunfal en Buenos Aires al frente de su 
ejército. 

4862. Tratado de Soledad. Entre los jefes de 
las fuerzas españolas, inglesas y francesas que 
hablan invadido á Méjico, y el ministro mejica- 
no Doblado, se celebra un tratado en la ciudad 
de Soledad, en el cual se conviene que inme- 
diatamente se entrarla en un arreglo definitivo 
y en la conclusión de un tratado de paz, debien- 
do en tanto los aliados ocupar las ciudades de 
Córdoba, Orizaba y Tehuantepec. 

1864. Combate en los altos de Córdoba. El 
coronel don Luis Alvarez, jefe nacional, de re- 
putación y muy prestigioso en algunos depar- 
tamentos de la campaña de Córdoba, de acuer- 
do con los opositores al gobierno de don Roque 
Ferreira, se habia sublevado contra su autori- 
dad, y llegando hasta los contornos de la ciu- 
dad, intima al gobernador renunciase inmedia- 
tamente. Este, sin conocer el número de 
fuerzas que capitaneaba Alvarez, manda al co- 
ronel don Salvador Pizarro con noventa hom- 
bres de caballería y al comandante don Aure- 
liano Cuenca con ochenta infantes, única tropa 
de que podia disponer, para que lo atacasen, 
pero con la orden terminante de no empeñar 
una acción, si esta no tenia probabilidades de 
éxito . Los defensores marchan resueltamente : 
atraviesan el rio y al trepar los Altos se en- 
cuentran con una línea de mil quinientos ene- 
migos. La situación era terrible: la decisión de 
los jefes suprema. Se tienen presentes las ins- 
trucciones y Pizarro quiere salvar su respon- 
sabilidad. Cuenca no ve retirada posible sin un 
completo desbande ó ser fusilados por la es- 
palda, lo que pondría á la ciudad á disposición 
de los sublevados ; la vacilación en tal momento 
era la muerte, y asumiendo la responsabilidad 
del ataque, prefiere ir al sacrificio en último 
caso, antes que ser vencido sin pelear. El bi- 
zarro comandante arenga á la tropa, le comu- 
nica su bien templado valor, y rápida, terrible, 
decisiva les lleva una carga al enemigo, que no 
comprendiendo semejante acto de arrojo, se lle- 
na de pánico, y en diez minutos, ese puñado de 
héroes que se arroja á la pelea, uno contra más 
de ocho, hace dar vuelta cara á los contrarios, 
dispersándolos en todas direcciones, dejando 
en el campo algunos muertos y prisioneros. El 
mismo dia, entre los vítores del pueblo, los 
vencedores hacen su entrada en la ciudad, lle- 
vando al frente á sus denodados jefes Cuenca y 
Pizarro, que acababan de realizar un hecho tan 
poco común. 

1865. Pacificación del Estado Oriental. Des- 
pués de la destrucción de Paisandú (2 de ene- 
ro) el ejército del general Flores, y el de los 



58 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



brasileros, marcharon á poner cerco á la ciudad 
de Montevideo, al mismo tiempo que la escua- 
dra imperial establecía el bloqueo. El ciudada- 
no don Tomas Villalba que desde el 15 del 
presente mes estaba al frente del gobierno pro- 
visorio del Estado, no encontrando posibilidad 
de resistir al ejército sitiador, ajusta un tratado 
de pacificación, por sí y ante sí, con el jefe re- 
volucionario general Flores y los representan- 
tes del Brasil, por cuya convención debia este 
general gobernar provisionalmente la República 
y el Brasil satisfacer sus exigencias. 
1865. Muerte de Bilbao. Deja de existir en 



la ciudad de Buenos Aires el filósofo chileno 
don Francisco Bilbao, cuya vida fué una lucha 
continuada en defensa de las ideas más avan- 
zadas del liberalismo, por lo que fué atrozmen- 
te perseguido por el clero. Sus muchos trabajos 
literarios le han valido una justa reputación. 

1868. Asesinato de Flores. En una revuelta 
que tiene lugar en Montevideo, es asesinado el 
general don Venancio Flores. El general Flores 
poco antes habia trepado á la presidencia por 
medio de la revolución contra las autoridades 
legales, siendo apoyado en esta empresa por 
las tropas brasileras. 



Dia 20 



1777. Espedicion al Rio de la Plata. El virey 
don Pedro de Geballos llega á Santa Catalina 
(Brasil) con la escuadra y tropas españolas 
destinadas al Rio de la Plata, debiendo apode- 
rarse de esta isla, del Rio Grande y de la Colo- 
nia del Sacramento, que por entonces pertene- 
cían á la corona de España y que los portugue- 
ses habian usurpado. 

1780. Posesión de Santa Elena. Por disposi- 
ción del virey de las provincias del Rio de la 
Plata y á nombre del rey de España, se toma 
posesión del puerto de Santa Elena y su juris- 
dicción. Este territorio se halla situado en la 
costa de la América meridional del Sud, llamada 
patagónica, álos 44" 30' de latitud Sud. 

1813. Batalla de Castañares. Después de la 
derrota del ejército español en Tucuman, el 24 
de setiembre del año anterior, el general rea- 
lista don Pío Tristan se habia retirado á la ciu- 
dad de Salta, donde empieza á reparar sus pér- 
didas. El general Belgrano con sus tropas 
vencedoras habia marchado también en la mis- 
ma dirección en busca del enemigo, y el 20 de 
febrero de 1813 le presenta batalla á inmediacio- 
nes de esta ciudad, en el campo de Castañares ; 
el combate se emprende con ardor por ambas 
partes, pero las fuerzas patriotas triunfan en 
toda la línea, dispersando y rindiendo cuerpos 
enteros, habiendo avanzado algunas tropas ar- 
gentinas hasta las mismas calles de la ciudad 
en la persecución que hacían al enemigo. En 
tales circunstancias se presenta al general Bel- 
grano, el coronel español La Hera, parlamenta- 
rio del general Tristan, á pedir una capitulación, 
que le es concedida, y por la cual el ejército rea- 
lista debía entregarse al dia siguiente. Firmada 
la capitulación, los españoles toman posiciones 
en la ciudad y los patriotas quedan en el campo 
de batalla, donde acababan de conseguir una 
espléndida victoria. En esta batalla muere el co- 
ronel Benavides que habia traicionado á los pa- 
triotas. 



1814. Combate de Charallave. Fray Rósete, 
jefe de bandoleros, que en Ocumare habia man- 
dado degollar en la iglesia sin distinción de edad 
ni sexo á todas las personas que huyendo de 
sus crueldades allí se habian refugiado, y á 
quien el general Boves le habia dado á mandar 
un cuerpo de ejército español, es rechazado con 
muchas pérdidas hasta Charallave (Venezuela) 
por el general patriota Rivas. 

1816. Represalias. El supremo director de 
las Provincias Unidas del Rio de la Plata publica 
un bando estableciendo represalias por secues- 
tros cometidos por el gobierno español en Chile 
en las propiedades pertenecientes á individuos 
de dichas provincias. 

1824. Disolución de un congreso. El congreso 
del Perú que habia investido, diez dias antes, 
con la dictadura al general Bolívar, se disuelve 
por su propia voluntad. 

1827. Batalla de Ituzaingo. El ejército ar- 
gentino, al que iba agregada una división orien- 
tal, compuesta de siete mil hombres al mando 
del general don Carlos María de Alvear, habia 
entrado al territorio del Brasil y marchado de 
triunfo en triunfo arrollando todas las fuerzas 
que le salían á su paso. El 20 de febrero en los 
campos de Ituzaingo le presenta batalla al ejér- 
cito imperial que remontaba á once mil solda- 
dos entre germanos, portugueses y brasileros, 
al mando del marqués de Barbacena; el com- 
bate es reñido y sangriento : las caballerías im- 
periales son sableadas y las infanterías que se 
ven precisadas á formar cuadro son obligadas á 
retirarse. La victoria más completa se pronun- 
cia por las armas del general Alvear, que es 
proclamado vencedor sobre el campo de batalla. 
Con este triunfo, y varios obtenidos en combates 
parciales como marítimos contestó la República 
Argentina á la declaración de guerra del Brasil, 
(diciembre 10 de 1825). 

1827. Muerte de Brandzen. En la memorable 
batalla que el ejército argentino libró al brasi- 



59 



lero en los campos de Ituzaingo, el coronel don 
Federico Brandzen al frente de su regimiento, 
ataca un formidable cuadro de tropas alemanas 
al servicio del Brasil, y es de los primeros que 
cae atravesado á balazos. El coronel Brandzen 
habia nacido en París y dedicádose á la carrera 
de las armas desde muy joven, hallándose en 
muchas de las batallas con que Napoleón I 
asombró al mundo; el año 1817 el caballeroso y 
bravo oficial francés viene á América á ofrecer 
su espada á la causa de la independencia y en- 
tra al servicio de Buenos-Aires, y concurre á 
las gloriosas campañas del ejército de la patria 
hasta morir como un héroe en Ituzaingo. El go- 
bierno argentino honró su memoria haciéndole 
levantar un monumento en el cementerio y dan- 



do su nombre ilustre á un partido de campaña 
para perpetuar su memoria. 

1854. Presidente Urquiza. Separado Buenos 
Aires de la comunidad argentina, las trece pro- 
vincias restantes forman una confederación reu- 
niendo un congreso y designando por capital 
provisoria á la ciudad del Paraná; este congre- 
so, el dia 20 de febrero de 1854 elige primer 
presidente constitucional de la Confederación 
Argentina al general don Justo José de Urquiza. 

1858. Navegación del Paraná. Entre el Para- 
guay y el Brasil se firma una convención fluvial 
á fin de hacer práctica la navegación del Alto 
Paraná, abierto á todo el mundo civilizado, des- 
de la caida del dictador de la República Argen- 
tina don Juan Manuel de Rosas, en 1852. 



Dia SI 



1536. Toma de la fortaleza del Cuzco. Sitia- 
dos en la ciudad del Cuzco los españoles que 
capitaneaba Hernando Pizarro, trata éste de to- 
mar la fortaleza que dominaba la población y 
que se hallaba en poder de los indios. Esta em- 
presa la confia á su hermano Juan, que en el 
primer asalto es herido de muerte, aunque con- 
siguió tomar el terrado pasando á cuchillo á sus 
defensores. Hernando Pizarro no queriendo per- 
der las ventajas conseguidas por su hermano, 
vuelve otra vez al ataque. — Prescott describe así 
el asalto: «Una de las torres se rindió después 
de corta resistencia. La otra, la más formidable 
de las dos, se defendía aun bajo la dirección del 
valiente Inca que la mandaba. Era este hombre 
de formas atléticas y se le veia recorrer las al- 
menas armado de coraza y escudo españoles y 
blandiendo una enorme maza guarnecida de 
puntas ó clavos de cobre, con cuya arma terri- 
ble derribaba á todos los que intentaban forzar 
el paso hasta el interior de la fortaleza : dícese 
que mató con su propia mano á varios de sus 
secuaces que proponían la rendición. Hernando 
Pizarro se preparó para tomar la torre por asal- 
to. Plantáronse escalas en los muros, pero no 
bien llegaba un español al estremo superior 
cuando caía precipitado y herido por el arma 
terrible del guerrero indio. Su actividad era 
igual á su fuerza y parecía hallarse en todos los 
puntos en el momento en que su presencia era 
necesaria. Tanto valor llenó de admiración al 
jefe español, porque Pizarro era capaz de admi- 
rar el valor aunque fuese en un enemigo. Dio 
orden para que no se le hiciese daño y se le co- 
giese vivo si era posible. Pero esto no era fácil. 
Al fin, habiéndose plantado gran número de es- 
calas contra la torre, los españoles la asaltaron 



por muchos puntos á la vez, y penetrando den- 
tro del recinto arrollaron á todos los combatien- 
tes que todavía hicieron una sombra de resis- 
tencia. Pero el jefe Inca no debía ser hecho 
prisionero: viendo la resistencia ineficaz, se su- 
bió sobre una almena, arrojó lejos de sí la clava, 
se envolvió en su manto y se precipitó desde 
aquella altura. Murió como un romano de los 
tiempos antiguos. Habia dado el último golpe 
en defensa de la libertad de su país y no quería 
sobrevivir á su deshonra. El jefe castellano 
dejó una corta guarnición para asegurar su con- 
quista y volvió en triunfo á sus cuarteles.» 

1723. Motin en Cuba. Desde mayo 26 de 1716 
en que el gobierno español estableció en Cuba 
una factoría de tabacos y el estanco de sus siem- 
bras , los cultivadores de esta planta protestaron 
y se armaron, llegando hasta derrocar al go- 
bierno en 23 de agosto de ese mismo año, aun- 
que este triunfo les fué de poca duración. Como 
la autoridad española permaneciera firme en la 
adopción de esa medida, siguieron los motines 
hasta que en la madrugada del dia 21 de febrero 
de 1723 las tropas de la metrópoli derrotaron y 
acuchillaron á los vegueros casi á las puertas de 
la capital, cuya ciudad trataron de embestir. 
Tomáronse doce de los rebeldes y pocas horas 
después, estando prisioneros, fueron ahorcados 
en los árboles de Jesús del Monte. 

1766. Alcaldes de Potosí. El rey de España 
con objeto de establecer la paz entre naturales 
y europeos y evitar parcialidades, por cédula de 
esta fecha ordena que siempre que se elijan al- 
caldes ordinarios en la villa de Potosí recaiga el 
nombramiento en un criollo y un español. 

1811. Comercio libre. No bien acababa Chile 
de reivindicar sus derechos como pueblo libre 
(18 de setiembre de 1810), abre sus puertas al 



60 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



comercio libre del mundo, que la política egoís- 
ta de España los tenia cerrados. 

1813. Toma de Ogdensburgh. Los ingleses 
toman á viva fuerza el fuerte de Ogdensburgh, 
defendido por los norte-americanos , quemando 
dos cañoneras y dos goletas que estaban en el 
puerto y varias barracas. 

1813. Rendición del ejército de Tristan. En 
virtud de la capitulación que el dia anterior ha- 
bla hecho el general Tristan, á quien se le ha- 
bla concedido todos los honores de la guerra, á 
las nueve de la mañana sale el ejército realista 
de la ciudad de Salta, formado en columna, lle- 
vando los batallones sus jefes á la cabeza, ba- 
tiendo marcha los tambores y las banderas des- 
plegadas. Las tropas patriotas, á cuyo frente se 
hallaba el general Belgrano, los reciben con los 
honores correspondientes. Al pié de la bandera 
argentina, que acababa de ser jurada en el rio 
Pasaje, entregaron sus armas dos mil setecien- 
tos ochenta y seis hombres de la graduación de 
general á tambor, que le hablan quedado al ge- 
neral Tristan después de la batalla de Castaña- 
res. Tres banderas, diez piezas de artillería, dos 
mil ciento ochenta y ocho fusiles, espadas, pis- 
tolas, carabinas, todo su parque, su maestranza 



y demás pertrechos de guerra completaron los 
trofeos de los memorables dias 20 y 21 de febre- 
ro de 1813. 

1853. Combate del Arroyo del Rey. En tanto 
el gobernador de Tucuman don Celedonio Gu- 
tiérrez asistía al acuerdo de San Nicolás, se ha- 
blan sucedido algunos trastornos en la provincia 
de su mando ; el ciudadano don Manuel A. Espi- 
nosa se apodera del gobierno y es en breve der- 
rotado, pero reuniendo una fuerza marcha en 
unión con el general don Antonino Tabeada con- 
tra Gutiérrez que ya habla regresado del acuer- 
do de gobernadores y en un combate que libran 
con este general en el Arroyo del Rey es derro- 
tado y muerto el mismo Espinosa, huyendo pre- 
cipitadamente Tabeada. 

1877. Sometimiento del cacique Ramón. El 
coronel don Eduardo Racedo, jefe de las fronte- 
ras Sud y Sudeste de Córdoba, marcha desde 
Rio Cuarto al frente de una pequeña columna y 
en Carri-lóo se le somete el cacique Ramón con 
su tribu, de conformidad á un convenio ya esta- 
blecido entre ambos. Este hecho de importancia 
suma para la civilización, se debe á la prudente 
marcha y acertadas negociaciones de aquel jefe 
de fronteras. 



Dia 2S 



1674. Patentes de corso. Sin embargo del 
tratado de 18 de julio de 1670 entre España é 
Inglaterra para restablecer la buena inteligen- 
cia y amigable correspondencia en los asuntos 
de América, los ingleses siguieron haciendo el 
contrabando en las posesiones españolas del 
Nuevo Mundo, por lo que, y para estimular con 
privilegios á los armadores, publicó el gobierno 
español tres ordenanzas de corso, la primera 
en 31 de diciembre de 1672, la segunda en 27 de 
setiembre del 73 y la última en esta fecha. 

1732. Nacimiento de Washington. En Brid- 
ge, cerca del Potomac, Estado de Virginia en 
Norte-América, nace Jorge Washington, cuyo 
nombre debia más tarde llenar el mundo. 

1814. Combate de Cucha-Cucha. El coman- 
dante don Juan Gregorio de las Heras que es- 
taba al frente de la tropa argentina que habla 
atravesado la cordillera en auxilio del primer 
gobierno patrio de Chile, combate en Cucha- 
Cucha contra gran número de fuerzas españolas 
consiguiendo un completo triunfo. Su brillante 
comportacion le vale un escudo de honor dado 
por el gobierno de Chile, lo mismo que á su 
gente, con la inscripción siguiente: La patria á 
los valerosos de Cucha-Cucha, oMxiliares en Chi~ 
le,año de Í8i4. 

1816. Contratos de matrimonio. Se firman 



en Madrid los contratos matrimoniales de la in- 
fanta doña María Isabel Francisca, hija del prín- 
cipe regente de Portugal y el Brasil, con el rey 
de España don Fernando VII, y de la infanta 
doña María Francisca de Asis con el infante de 
España Carlos María Isidro. 

1816. Combate de Cachiri. Una división es- 
pañola al mando del Coronel Calzada, derrota á 
las fuerzas independientes á las órdenes de los 
jefes Urdaneta y Santander, en una reñida ba- 
talla que tiene lugar sobre el páramo de Ca- 
chiri, en Nueva Granada. 

1817. Captura del Águila. Después del triun- 
fo del ejército argentino en Chacabuco (dia 12) 
algunas fuerzas patriotas se hablan apoderado 
de Valparaiso. El bergantín trasporte español 
Águila, ignorando el cambio político que acaba- 
ba de realizarse, fondea en la rada el dia 22, ya 
cerrada la noche ; el alférez don Isidoro Suarez 
es comisionado para aprehenderlo, lo que eje- 
cuta con catorce hombres armados de sables y 
conducidos en un bote, por siete marineros, 
abordando el buque y sorprendiendo á ochenta 
y nueve hombres que lo tripulaban y lo lleva 
hasta ponerlo bajo las baterías del puerto. Este 
hecho le vale á Suarez el grado de teniente. 

1819. Cesión de las Floridas. En la ciudad 
de Washington se forma un tratado de amistad, 



61 



límites y arreglo de diferencias, por el cual la 
España cede á los Estados Unidos de Norte- 
América todo el territorio de las Floridas, com- 
prometiéndose esta nación á abonar hasta la 
cantidad de cinco millones de pesos por indem- 
nización de perjuicios que hubiera sufrido el co- 
mercio, 

1861, Constitución de los confederados. Los 
Estados que se hablan separado de la Union 
norte-americana, formando una confederación, 
se dan una nueva constitución, 

1863, Ferro-carril á la Ensenada, Se inau- 
guran los trabajos de un ferro-carril que arran- 
cando de la ciudad de Buenos Aires confinase 
en la Ensenada de Barragan, cuyo contratista 
constructor es el infatigable obrero del progreso 
don Guillermo Wheelwright, quien debia darlo 
concluido el 31 de diciembre de 1872, La fiesta 
de inauguración tiene lugar en medio de la más 
espansiva alegría del pueblo, dando las prime- 
ros golpes de azada el mismo Wheelwright, 
que es saludado con aclamaciones frenéticas. 



1868, Muerte de Donoso, En la Serena (Chi- 
le) deja de existir el obispo doctor don Justo 
Pastor Donoso, notable escritor y orador sagra- 
do, cuyas obras le valieron grande reputación 
en América y Europa, 

1868, Desalojo de la Asunción. Con motivo 
de avanzar el ejército aliado contra el Paraguay, 
la ciudad de la Asunción es abandonada por las 
autoridades paraguayas, obligando á la pobla- 
ción, tanto nacional como estranjera, á retirarse 
con ellas á Luque, población á doce millas de 
la capital. El mismo dia tres encorazados brasi- 
leros llegan á la vista de la Asunción y rompen 
el fuego inmediatamente contra la ciudad arro- 
jando sesenta bombas, pero de tan lejos, que no 
ocasionan ningún daño ; tratando de acercarse 
más, un cañón que los paraguayos ponen en ba- 
tería, hace fuego, y aunque sus proyectiles no 
dan en el blanco, basta para que los encoraza- 
dos vuelvan aguas abajo sin intentar responder 
á las provocaciones de los de tierra. 



Dia 23 



1807, Nacimiento de Várela, En la ciudad de 
Buenos Aires nace el doctor don Florencio Vá- 
rela, Su patriotismo, sus nobles prendas perso- 
nales y sus grandes talentos, le hicieron uno de 
los hombres más espectables de su época: após- 
tol de una idea, tuvo por premio la corona del 
martirio en su carrera política. 

1813, Combate naval en Demerara. La cor- 
beta americana Hornet, capitán Lawrence y el 
bergantín inglés Peacock, capitán Peake, sos- 
tienen un formidable combate cerca de la ciudad 
de Demerara; este último es echado á pique 
por el primero, pero la mayor parte de la tripu- 
lación es salvada por los marinos norte-ameri- 
canos y tratada con noble generosidad. En el 
combate muere el capitán Peake. 

1820. Convención del litoral. La montonera 
se habia entronizado en la República Argentina 
y triunfaba el caudillaje. Los generales López y 
Ramírez golpeaban con sus lanzas las puertas 
de Buenos Aires, gracias á los disturbios políti- 
cos de este país : en tal situación, el gobernador 
de esta provincia señor Sarratea, marcha hasta 
la villa del Pilar, y ahí, con objeto de poner tér- 
mino á la guerra social, firma una convención, 
que se llamó del Litoral, con aquellos jefes, go- 
bernadores de Santa Fé y Entre-Ríos, recono- 
ciéndose el gobierno federal como principio po- 
lítico. En virtud de esta paz, y en medio de 
festejos, el 26 entró el ejército federal á la ciu- 
dad, recibiéndolo y proclamándolo el goberna- 
dor en la plaza de la Victoria. 



I 1830. Tratado de alianza. Los gobiernos de 
Santa Fé y Corrientes celebran una alianza 
ofensiva y defensiva con objeto de sostener el 
régimen federal en la República. El 23 de marzo 
el gobierno de Buenos Aires se adhiere á esta 
liga y el 3 de mayo entra también el gobierno 
de Entre-Ríos. 

1841, Combate de Fragua, El comandante 
Puch, desprendido del ejército de La Madrid, 
con alguna gente, derrota en un combate las 
fuerzas santiagueñas mandadas por el jefe Lu- 
gones en el paraje denominado Fragua, frontera 
de Tucuman, 

1847, Batalla de Angostura, El general ame- 
ricano Taylor que hacia la campaña en Méjico 
contando con muy pocas fuerzas, se vé obligado 
á atrincherarse en los desfiladeros de Angostu- 
ra y allí es atacado vigorosamente el día 22 de 
febrero por el ejército del general Santa Ana ; 
el combate cesa al llegar la noche, sin decidirse 
por ninguna de las dos partes, Al dia siguiente, 
23, se renueva la batalla con mayor encarni- 
zamiento, desde el amanecer hasta que nue- 
vamente los sorprende la noche, quedando el 
campo sembrado de cadáveres. Cuando el 24 los 
americanos esperaban ser atacados, se retira 
Santa Ana con todas sus tropas. 

1848, Muerte de Adams, En Washington deja 
de existir el venerable anciano Juan Quincy 
Adams, cuya integridad y servicios al país eran 
notables. 

1860. Revolueion de Cardoso. Habiendo sa- 



62 



EFEMÉRIDES AMCRICANAá 



lido á campaña el gobernador de Córdoba don 
Mariano Fragueiro, es tomado en Santa Cata- 
lina por el comandante don Manuel Antonio 
Cardoso, que se habia puesto al frente de un 
movimiento revolucionario. Al mismo tiempo en 
la ciudad es sorprendida una reunión de revo- 
lucionarios que no queriéndose entregar, sos- 
tiene un Combate hasta ser rendida al día si- 
guiente. En tanto el gobernador Fragueiro es 
obligado á seguir á caballo las marchas de Car- 
doso, que siendo activamente perseguido por 
las fuerzas de la autoridad, y sabiendo que 
habia fracasado el movimiento en la ciudad, se 
pone en fuga para Catamarca, dejando el dia 24 



abandonado al gobernador dentro de un monte 
en el punto de San Pedro de Toyos. 

1884. Sometimiento de Maripran. En la dura 
necesidad de morir de hambre ó acogerse al 
amparo de las fuerzas nacionales que barrían el 
desierto de indios ladrones, el cacique Mari- 
pran Montero con cinco capitanejos y ciento 
treinta y cuatro indios de lanza todos á caballo 
y desarmados se presenta al sargento mayor don 
Julio Morosini en el Paso de los Andes, protes- 
tando su sometimiento al gobierno. — Dias des- 
pués se sometió un capitanejo con todos sus 
indios y familias al comandante don P. C. Be- 
lisle en el fuerte de Ñorquin. 



Dia S4 



4634. Emigtacion inglesa. Una espedicion 
inglesa costeada por lord Baltimore, al mando 
de su hijo Leonardo Calbert, desembarca en 
Point-Confort, en Virginia, con doscientos emi- 
grados por opiniones religiosas. 

1802. Aerolito. El caballero Eduardo Ho- 
ward, miembro de la Real Sociedad Británica, 
lee, en sesión de esta fecha, una memoria sobre 
ciertas sustancias rocáreas y metálicas que se 
dicen han caido del cielo en diferentes épocas 
sobre la tierra, inclinándose á creer que las 
grandes masas de hierro encontradas en el 
Chaco á setenta leguas de Santiago del Estero, 
en la República Argentina, en un lugar llamado 
por los naturales Oiiimpa, en el siglo anterior, 
son de origen meteorice por la circunstancia de 
contener niquel y cobalto.— En 1883 el coronel 
don Manuel Obligado en una espedicion esplo- 
radora que efectuó en el Chaco, tuvo empeño 
especial en encontrar este aerolito, y al efecto 
mandó por distintos puntos comisionados espe- 
ciales que iban munidos de los datos que se co- 
nocían ; pero por más que esploraron é investi- 
garon, no encontraron señal alguna que siquiera 
les diera una idea de su existencia; sin embar- 
go, dicho coronel no desespera de obtener un 
buen resultado. 

1816. Ejecuciones de patriotas. Por orden 
del sanguinario general español Morillo empie- 
zan en Cartagena (Nueva Granada) los fusila- 
mientos de los más distinguidos patriotas. 

1821. Plan de Iguala. El general don Agus- 
tín de Iturbide publica en el pueblo de Iguala 
su famoso «Plan de Iguala», por el que se de- 
clara independiente á Méjico trasformándolo en 
monarquía limitada; cuya corona debia ofrecer- 
se al rey Fernando, ó sus hermanos, ó á algún 
príncipe reinante. 

1824. Congreso constituyente. La sala de re- 



presentantes de Buenos Aires espide una ley 
invitando á las provincias hermanas á formar 
un congreso general constituyente. 

1825, Armas peruanas. La república del 
Perú decreta: «Artículo 1.° Las armas de la 
nación peruana constarán de un escudo dividi- 
do en tres campos : uno azul celeste á la dere- 
cha que llevará una vicuña mirando al interior; 
otro blanco á la izquierda donde se colocará el 
árbol de la quina ; y otro rojo inferior y más pe- 
queño en que se verá una cornucopia derra- 
mando monedas, significándose con estos sig- 
nos, las preciosidades del Perú en los tres reinos 
naturales. El escudo tendrá por timbre una co- 
rona cívica vista de plano é irá acompañado en 
cada lado de una bandera y un estandarte de 
los colores nacionales, señalados más adelante. 
Artículo 2." Estas armas constituirán el gran se- 
llo del Estado, puesta en la circunferencia la 
inscripción : República peruana.)) 

1825. Bandera peruana. Decrétase la ban- 
dera de la república del Perú, en los términos 
siguientes: «El pabellón y bandera nacional se 
compondrán de tres fajas verticales, los dos es- 
tremos encarnados y la intermedia blanca, en 
cuyo cenUo se colocará el escudo de las armas 
con su timbre, abrazado aquel por la parte in- 
ferior de una palma á la derecha y una rama de 
laurel á la izquierda, entrelazadas. El pabellón 
de los buques mercantes será sencillo, sin es- 
cudo ni otra insignia.» Por esta ley queda sin 
efecto la bandera decretada el 18 de marzo de 
1822. 

1827. Combate de Quilmes. Brown, al frente 
de la escuadrilla de la República Argentina, 
que se hallaba en guerra con el imperio del 
Brasil, ataca á la escuadra imperial frente á 
Quilmes, pocas leguas al sud de Buenos Aires, 
donde consigue un triunfo completo. «Durante 



Febrero 



63 



el combate voló una goleta brasilera tripulada 
por ciento veinte hombres, de los que solo tres 
se salvaron. Amedrentados los imperialistas 
con los desastres que recibían á menudo, no 



volvieron por entonces á ponerse á tiro de ca- 
ñón de los buques argentinos; el terror los ale- 
jaba del teatro del peligro.» 



Dia 25 



1541. Fundación de Santiago. El conquista- 
dor don Pedro de Valdivia inaugura los traba- 
jos de la fundación de la ciudad de Santiago, 
actual capital de la república de Chile. 

1777. Toma de Santa Catalina. El virey del 
Rio de la Plata general don Pedro de Geballos, 
que al frente de respetables fuerzas españolas 
habia llegado el dia 20 á la isla de Santa Gata- 
lina, en la cual ondeaba el pabellón portugués, 
siendo su gobernador don Antonio Garlos Hur- 
tado de Mendoza, consigue rendirla completa- 
mente s'n tirar un tiro, el dia 25, teniendo en 
sus fortalezas ciento noventa y cinco cañones y 
una regular guarnición. 

1778. Nacimiento de San Martin. EnYapeyú, 
territorio de Misiones en la República Argenti- 
na, nace don José de San Martin, célebre gene- 
ral y el primer guerrero de la epopeya argen- 
tina, á quien se debe el afianzamiento de la 
independencia de las Provincias Unidas y la li- 
bertad de Ghile y del Perú. 

1783. Reconocimiento de independencia. El 
reino de Dinamarca reconoce la independencia 
que los Estados Unidos de la América del Nor- 
te habían proclamado. 

1818. Bandera argentina. El congreso de 
las Provincias del Rio de la Plata, en sesión de 
25 de febrero de 1818, crea la bandera nacional, 
sancionando lo siguiente : «Que sirviendo para 
toda bandera nacional los dos colores blanco y 
azul en el modo y forma hasta ahora acostum- 
brado, sea distintivo pecuUar de la bandera de 
guerra, un sol pintado en medio de ella». (*) 
(Véase el 25 de julio.) 



O Por suerte y para gloria del país, se ha conservado 
una reliquia histórica del tiempo heroico de la Repúbli- 
ca. Tal es La Bandera de los Andes. Para completar la 
organización del ejército que habia formado San Martin 
en Mendoza, faltábale una bandera nacional y éste se la 
dio. Los colores azul y blanco para la bandera argentina 
ya estaban sancionados por las autoridades, por la noble 
iniciativa del general Belgrano y por la adopción espon- 
tánea de esos colores por el pueblo ; San Martin, auxiliado 
por dignísimas damas mendocinas pone en ejecución el 
pensamiento, y la bandera fué bendecida y jurada por el 
ejército con toda la solemne pompa militar y religiosa de 
aquella época. Este acontecimiento debe haber tenido lu- 
gar á principios de enero de 1817, «fecha, dice el general 
Espejo, de quien tomamos estos datos, que por desgracia 
no recordamos para citarla.» La bandera fué hecha de sar. 
ga blanca y azul turquí, compuesta de solo dos fajas colo- 
cadas perpendicularmente, ía blanca en la parte que se 



1830. Batalla de Oncativo. Derrotado el ge- 
neral Quiroga en la Tablada (23 de junio de 
1829), y retirado á las provincias de Guyo, forma 
un nuevo ejército con las fuerzas de estos pue- 
blos y algunos destacamentos de Gatamarca y 
la Rioja. Al frente de sus tropas invade la pro- 
vincia de Córdoba, pero el general Paz sale en 
su busca hasta encontrarlo en los campos de 
Oncativo, ó Laguna Larga. Allí, en momentos 
que Quiroga trataba la paz con los comisiona- 
dos al efecto por el gobierno de Buenos Aires, 
y que acababan de llegar escoltados del campo 
del mismo general Paz, este jefe sorprendiendo 
á su enemigo, le da batalla y lo derrota com- 
pletamente. Los comisionados que se hablan 
retirado del campo al empezar la acción, el dia 
28 desde la provincia de Santa Fé dirigen un 
oficio al jefe vencedor protestando»del ultraje 
hecho á su gobierno y de haber violado la fé 
pública. 

1868. Combate de Sayago. El dia 21 habían 
invadido los indios por la costa Sud hasta la la- 
guna denominada Cuatro Reyes y hecho un 
gran arreo de las estancias inmediatas; así que 
esto supo el comandante en jefe de esa frontera 
coronel don Julio Campos, marcha en su perse- 
cución alcanzándolos como á ocho leguas al suti 
de la laguna Sayago, donde los pone en fuga 
después de un combate que da por resultado 



liga al asta y la azul al estremo, llevando en el centro un 
escudo de armas de forma ovalada, encerrando los em- 
blemas de las dos manos unidas, la pica y el gorro de la 
libertad, con un sol naciente en la parte superior, como 
lo habia decretado la Asamblea de 1813, orlado el todo con 
una rama de laurel á cada lado, colocándole también la 
galantería de las damas que la bordaron con sedas de co- 
lores muchas piedras preciosas en los ojos del Sol, en la 
borlita del gorro y en el óvalo, á fin de hacerlo más lujoso. 
El hecho de tener esta bandera solo dos fajas, el general 
Espejo se inclina á creer, que fué por no encontrarse más 
género azul en Mendoza, pues por entonces las tiendas 
allí estaban escasamente surtidas, á lo que asimismo se 
debe que se hiciera de sarga y no de seda como se pre- 
tendió, y que el azul no fuera genuino, como debiex'a ser- 
lo ; ignorándose asimismo el por qué se colocaron las faja» 
perpendiculares y no horizontales como era de uso, aun 
que no se hubiera determinado oficialmente. El ejército 
de los Andes no turo más que esta bandera y con ella 
fundó la libertad é independencia de Ghile y el Perú. 
Esta gloriosa bandera se conserva actualmente en Men- 
doza, á cuyo pueblo la donó San Martin y donde está 
guardada con todo el respeto patriótico que inspira su 
gran significado político para la América del Sud . 



64 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ser muertos y prisioneros algunos indios y el 
rescate del arreo que se calculaba en cinco ó 
seis mil cabezas vacunas. 

1878. Centenario de San Martin. La Repú- 
blica Argentina, y con particularidad la ciudad 
de Buenos Aires, conmemora con grandes y es- 
pléndidos festejos el centenario del ilustre ge- 
neral argentino, don José de San Martin. Las 
autoridades y el pueblo rivalizan en demostra- 
ciones de respeto y simpatía por la memoria 
del héroe. La población estranjera de la Repú- 
blica se asocia á solemnizar la fiesta del cente- 
nario, y la nación chilena también en este dia 
rinde su tributo de gratitud, con festejos pú- 
blicos á su valiente y abnegado libertador. El 
gobierno argentino, por un decreto de 14 de 
enero habia ordenado esta fiesta y declarado 
festivo el dia. 

1878. Muerte de Gutiérrez. Se festejaba en 
Buenos Aires el centenario del general San Mar- 
tin, en el que, el crítico argentino don Juan Ma- 
ría Gutiérrez habia sido uno de los más exalta- 
dos, manifestando su patriótico entusiasmo por 
el héroe con las más vivas demostraciones de 
júbilo. En esta noche deja de existir estando 
solo en su dormitorio ; y únicamente al dia si- 
guiente se supo esta desgracia al abrir la habi- 
tación. El doctor Gutiérrez habia consagrado su 
vida al estudio de las letras y la ciencia, con- 
tribuyendo poderosamente al progreso intelec- 
tual de la juventud argentina. Muchas son las 
obras que ha dejado escritas este notable y pro- 
fundo literato, periodista, hombre de Estado y 
educacionista. «Desde aquel mismo año (1856), 



dice el ilustrado señor Vicuña Mackenna, era 
nombrado rector de la universidad de Buenos 
Aires, es decir, que era elevado por el aprecio 
de sus conciudadanos al mismo puesto que en 
Chile desempeñaba el ilustre Bello. Desde ese 
dia se consagró por entero á la educación pú- 
blica. Era director general de instrucción pú- 
blica, y así abrazaba en un vasto conjunto todo 
el movimiento intelectual de su país, la escue- 
la, la cátedra, el cimiento y la cima.» Murió á los 
sesenta y ocho años, nueve meses y diez y 
nueve dias de edad, suponiéndose que su muer- 
te es debida á las fuertes emociones del dia del 
centenario. 

1881. Comisión científlca. A bordo del va- 
porcito Rio Neuguen, sale del Carmen de Pata- 
gones el teniente coronel de la marina argenti- 
na don Erasmo Obligado, y remonta el Rio 
Negro con una comisión científica de esplora- 
cion, debiendo penetrar en el Limay para hacer 
sus estudios y el levantamiento de cartas y 
planos. El 26 de marzo llega hasta la confluen- 
cia de este rio con el Neuquen, no pudiendo 
continuar más por falta de agua y otros impedi- 
mentos que estorbaban el paso ; y de cuyo punto 
hace su regreso dejando en un árbol clavada 
una tabla con la siguiente inscripción : «Vapor 
Rio Neuquen— 26 de marzo— 1881. Vuelta del De- 
sengaño— C. E. del Limay.» Y en el tronco esta 
otra: «Se remontó el rio 18 millas más arriba 
de este paraje, en bote.— 30 de marzo á 1." de 
abril— 1881.» La estension de aquel lugar, se de- 
terminó así: latitud 38° 59' 45" S. y longitud 68° 
13' 10" O. de Greenwich. 



Dia 26 



1826. Ataque á la Colonia. El almirante 
Brown, al frente de la escuadrilla argentina, 
lleva un sangriento ataque á la Colonia del Sa- 
cramento, que sostienen los brasileros que de- 
fendían la plaza. 

1829. Soberanía nacional. Rechazada por 
las provincias la constitución unitaria sancio- 
nada el 24 de diciembre de 1826 en la ciudad de 
Santa Fé, se habia reunido una convención na- 
cional con objeto de organizar el país bajo otra 
forma de gobierno, habiendo empezado sus tra- 
bajos con la aprobación de los tratados de paz 
con el Brasil que habia sometido á su delibera- 
ción el coronel Dorrego, gobernador de Buenos 
Aires y encargado de las relaciones esteriores. 
Pero así que el país cambió la faz tranquila en 
que se hallaba, debido á la revolución de Lava- 
He y al fusilamiento del gobernador Dorrego, la 
convención nacional de Santa Fé reasume la 
soberanía delegada en el gobierno de Buenos 
Aires, reservándose la dirección de las relacio- 



nes esteriores (21 de febrero); declarando el 
dia 26, anárquica, sediciosa y atentatoria contra 
la libertad, honor y tranquilidad de la nación la 
sublevación del 1." de diciembre, y crimen de 
alta traición contra el Estado el asesinato del 
coronel Dorrego. La convención nacional pidió 
contingentes á las provincias para socorrer á 
Buenos Aires y puso las fuerzas nacionales bajo 
la dirección del general don Estanislao López, 
gobernador de Santa Fé. 

1829. Batalla de Tarquí. El ejército colom- 
biano á las órdenes del general Sucre, dá bata- 
lla al ejército peruano en Tarquí y alcanza una 
brillante victoria, obligando á capitular al gene- 
ral La Mar, presidente del Perú. 

1844. Sitio de Montevideo. El general don 
José María Paz, con algunas fuerzas, hace una 
salida de la plaza sitiada de Montevideo, y sos- 
tiene un victorioso combate contra las tropas 
sitiadoras del general Oribe. 

1875. Deportación de orientales. Por orden 



de la autoridad, en la madrugada de este dia, 
son embarcados en Montevideo y deportados 
para la Habana, en la barca Puig varios ciuda- 
danos orientales. A los noventa y cuatro dias 
de navegación llegaron á la Habana, habiendo 
pasado los ciudadanos deportados, durante tan 
larga travesía toda clase de privaciones. Las 
provisiones llegaron hasta faltar completamen- 
te, y la mayor parte del tiempo el agua estuvo 
corrompida. Después de diez dias de incomuni- 



cación en el puerto de la Habana, la barca 
Puig fué rechazada por las autoridades de 
aquella isla, bajo el pretesto de no estar en regla 
sus papeles. Por esta razón los deportados tu- 
vieron que seguir viaje en el mismo buque 
hasta Charleston, Estados Unidos, donde llega- 
ron el 21 de junio, esto es, á los ciento quince 
dias de su partida de Montevideo, y allí fueron 
recibidos con inequívocas demostraciones de 
aprecio por tan grande infortunio. 



Dia 27 



1558. Fundación de Trinidad de los Musos. El 

capitán español Luis Lancheco, funda en el 
nuevo reino de Granada la villa de la Trinidad 
de los Musos. 

1767. Espulsion de jesuitas. El erudito don 
José Tomás Guido en sus Reflexiones sobre los 
destinos del Paraguay, dice : «Goma el influjo de 
la compañía crecia en las misiones paraguayas, 
y como de hecho ella se habia tornado hasta cier- 
to punto independiente de la acción del gobierno 
supremo, la corte de España concibió sospechas 
contra esa potestad sin contrapeso y sin cone- 
xiones con el soberano natural. El descontento 
fué más vehemente al observar que la mayor 
parte de los jesuitas que reglan esas comuni- 
dades numerosas no eran españoles. Empezó 
la metrópoli negociaciones que indicaban su 
vacilación ante una resolución estrema : las hos- 
tilidades de los magistrados españoles que es- 
taban en contacto con los directores de ese ré- 
gimen patriarcal, fueron más decididas, hasta 
que por real cédula de 27 de febrero de 1767, 
Garlos III decretó su espulsion de todos los do- 
minios de la monarquía. Los treinta pueblos de 
las Misiones contaban en esa época ciento cua- 
renta y cuatro mil treinta y siete habitantes. 
Mucha parte de ellos se dispersó : otra se refu- 
gió en los montes. La debilidad alternada con 
la violencia de la administración española ace- 
leró la decadencia de las misiones.:!) 

1790. Esploracion de la Patagonia. Alejan- 
dro Malaspina dá cuenta al virey de Buenos 
Aires de haber practicado un reconocimiento en 
la costa patagónica y Tierra del Fuego, y de 
haber esplorado los rios Santa Gruz, á 50° 6' la- 
titud sud, y Gallegos á 51" 38'. 

1799. Nacimiento de García. Nace en Bue- 
nos Aires el doctor don Baldomero García, una 
de las primeras ilustraciones argentinas. 

1807. Nacimiento de Longfellow. En Port- 
land, Maine, en los Estados Unidos, nace el 
poeta Enrique Wadsworth Longfellow, notable 
y profundo escritor, habiéndose dedicado parti- 
cularmente al estudio de las lenguas, para cuyo 
efecto recorrió el viejo mundo. 



1812. Bandera argentina. El general Bel- 
grano enarbola en las baterías construidas re- 
cientemente en el Rosario de Santa Fé, por 
primera vez y por su propia inspiración, la ban- 
dera argentina compuesta de los colores blanco 
y azul. El gobierno le mandó arriar la bandera 
porque así parece que convenia á su política, 
(Véase el 25 de mayo.) 

1815. Desalojo de Montevideo. El ejército 
argentino que, el 22 de junio de 1814, habia ren- 
dido la plaza de Montevideo, desaloja la ciudad 
para volver á Buenos Aires. Las fuerzas orien- 
tales al mando del caudillo Artigas se posesio- 
nan de ella. 

1820. Provincia de Mendoza. La revolución 
de San Juan, por una parte, y el hecho de asu- 
mir su soberanía la jurisdicción de San Luis, 
consuman la desmembración de la provincia de 
Cuyo, quedando el territorio de Mendoza sim- 
plemente como Estado argentino, y al efecto 
nombra su gobierno provincial. 

1827. Ataque á Villarino. Una escuadrilla 
brasilera compuesta de cuatro buques hace un 
desembarco en Villarino, pueblo situado en la 
margen del Rio Negro, en la Banda Oriental del 
Uruguay, donde el jefe de la escuadrilla argen- 
tina, Brown, tenia almacenes de depósito; los 
asaltantes llevan un ataque decidido, pero son 
derrotados cayendo todos prisioneros, siendo 
también apresados los cuatro buques que mon- 
taban. 

1852. Soberanía de Córdoba. La batalla de 
Caseros, dando por resultado un cambio polí- 
tico en toda la República Argentina, hace que 
la provincia de Górdoba se declare en el pleno 
goce de su soberanía, reasumiendo los derechos 
delegados en el general Rosas, reconociendo al 
general Urquiza como al encargado de organi- 
zar el país sobre la base de la convocación de 
un congreso nacional constituyente. 

1856. Autorización de guerra. El congreso 

de la república de Gosta Rica, reunido en San 

José, autoriza al presidente para llevar la guerra 

á la república de Nicaragua. 

1870. Muerte de García. En Buenos Aires 

5 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



deja de existir el doctor don Baldomero García, 
á los setenta y un años de edad. El doctor Gar- 
cía fué uno de los hombres más prominentes 
del país por sus vastos conocimientos como li- 
terato, jurisconsulto y teólogo, 

4880, Combate de Arica. Estando bloquean- 
do la escuadra chilena el puerto peruano de 
Arica, el monitor chileno ( antes peruano) Huás- 
car, se acerca hasta el Morro, siendo recibido 
con un nutrido fuego por los fuertes y el moni- 



tor Manco Capac. La corbeta chilena Magallanes 
viene en ausilio del Huáscar y el combate se 
hace general. Más tarde los buques chilenos 
vuelven al fondeadero, pero el Manco Capac se 
mueve hacia ellos y el combate se renueva, 
dando por resultado que el Huáscar tuviera 
algunos destrozos, pérdida de gente y la de su 
comandante don Manuel M, Thompson, conclu- 
yendo el combate con la retirada de los buques 
chilenos. 



Dia 28 



4809. Tratado de Alianza. En Rio Janeiro se 
firma un tratado de alianza y de comercio entre 
el príncipe regente don Juan VI y Jorge III, rey 
de la Gran Bretaña, Este tratado no fué ratifi- 
cado por esta última nación, quedando de con- 
siguiente sin efecto alguno, 

4810. Sentencias contra patriotas. El movi- 
miento revolucionario de los patriotas en la Paz, 
en el Alto Perú ,habia sido sofocado por los es- 
pañoles á las órdenes del general Goyeneche, 
quien en esta fecha sentenció la causa de aque- 
llos condenando á muerte á cuatro de sus prin- 
cipales caudillos y desterrando á ochenta y 
siete, confiscándoles sus bienes ; llevando á pre- 
sidio á muchos, imponiendo multas y aun con- 
denando á la pena de azotes. 

4844. Toma de Mercedes. Un grupo de pa- 
triotas orientales se pronuncia por la libertad y 
toma á la villa de Mercedes. Este es el primer 
movimiento revolucionario en aquella región 
contra las fuerzas españolas que ocupaban á la 
Banda Oriental del Uruguay, que por entonces 
formaba parte del gobierno de las Provincias 
Unidas del Rio de la Plata. Los héroes de esta 
jornada son los ciudadanos don Pedro Viera y 
don Venancio Benavides. 

4843. Ck>mbate de Cücuta. Autorizado por 
el gobierno de Cartagena (Nueva Granada) el 
general Bolívar para auxiliar al comandante 
miUtar de Pamplona, dirígese hacia las fronte- 
ras después de cruzar resueltamente el rio 
Magdalena, de ocupar la villa de Tenerife y de 
quitar á los españoles la ciudad de Mompox, y 
derrota completamente un cuerpo considerable 
de realistas mandado por el coronel don Ramón 
Correa, en San José deCúcuta; victoria que el 
congreso neogranadino recompensó , declarán- 
dole ciudadano del Estado y brigadier de sus 
ejércitos. 

4814. Batalla de San Mateo. El general Bolí- 
var, al frente de dos mil hombres, presenta ba- 
talla al general español Boves que contaba con 
siete mil soldados. El combate que tiene lugar 
en San Mateo (Venezuela) fué bastante reñido 



y después de diez y media horas de combate 
queda vencedor el primero. 

4819. Combate del Callao. La escuadra chi- 
lena, que solo se componía de cuatro buques, 
á las órdenes del almirante lord Gochrane, se 
presenta frejite á las formidables baterías del 
Callao, y no pudiendo dos de los buques poner- 
se en linea, solo la fragata O'Higgins, de cin- 
cuenta y seis cañones, que llevaba la insignia 
del jefe, y el Lautaro, de cuarenta y cuatro ca-^ 
ñones, acometen la hazaña de atacar la escua- 
dra española que se componía de tres fragatas, 
cuatro bergantines y una goleta de guerra, y 
seis buques mercantes armados todos y prontos 
para salir á la mar, y veintisiete cañoneras con 
un total de trescientos ochenta y cuatro caño- 
nes, siendo defendida por las baterías que te- 
nían más de trescientas bocas de fuego. Después 
de dos horas de un fuerte cañoneo en que habia 
conseguido apagar los fuegos de uno de los 
fuertes, se retira la O'Higgins habiéndolo hecho 
antes el Lautaro por haber sido gravemente 
herido su comandante. La escuadra chilena 
fondea en la isla de San Lorenzo, á pocas millas 
del Callao, sin que la armada real intentara 
salir mar afuera á librar un nuevo combate. 
Antes del ataque el buque almirante habia 
apresado á una cañonera española, que áe rin- 
dió sin hacer un tiro : estaba armada de un cañón 
de veinticuatro y dos pedreros. 

1820. Provincia de la Rioja. La revolución de 
Arequito (enero 8) fué la primera chispa que 
llevó la desorganización á muchas provincias. 
El territorio de la Rioja dependía de la jurisdic- 
ción de Córdoba, y el trastorno que se habia 
producido en esta provincia á causa de aquel 
acontecimiento, fué un protesto para que los 
riojanos proclamaran su autonomía, y decla- 
raran á su territorio provincia argentina, figu- 
rando desde entonces en esta categoría (*). 



(*') No ronceemos el día preciso de este suceso, pero 
tuvo lugar á principios de 1820; y si lo consignamos aquí 
es por no dejar esta provincia sin colocación entre las de- 
más al haber asumido su soberanía. 



FEBRERO 



67 



1824. Desalojo del Estado Oriental. Las tro- 
pas portuguesas que se habían posesionado del 
Estado Oriental, evacúan la plaza de Montevideo 
y la ocupan las brasileras ya independizadas de 
Portugal. Toda la parte del territorio oriental 
que ocupaban los portugueses fué asimismo 
desalojada. 

1847. Batalla del Sacramento. Las tropas 
mejicanas mandadas por los generales Heredia, 
Frias y García Conde fueron derrotadas por los 
norte-americanos á las órdenes del coronel Do- 
niphan en una batalla que tiene lugar entre 
ambos ejércitos en el Sacramento, Estado de 
Chihuahua, en Méjico. 

1875. Incendio del Salvador. En Buenos Ai- 



res es incendiado el colegio del Salvador, diri- 
gido por los jesuítas, y perseguidos estos por el 
populacho, y apedreado el palacio arzobispal. 
La autoridad con la fuerza armada toma medi- 
das de represión. 

1875. Colegio nacional. Tiene lugar la so- 
lemne inauguración oficial del colegio nacional 
del Rosario, (Santa Fé), construido con elemen- 
tos del pueblo y el apoyo de las autoridades. 

1880. Bombardeo de Arica. Uno de los bu- 
ques bloqueadores chilenos, el Angarrios, bom- 
bardea la plaza fortificada de Arica con un 
canon de largo alcance imposibilitando así los 
fuegos de tierra. El cañoneo se repite por va- 
rios dias. 



Dia 29 



1824. Ocupación de Lima. Retirado San Mar- 
tin del teatro de la guerra en el Perú, el año 
anterior, el espíritu orgánico del ejército habia 
enflaquecido en mucha parte: faltábale su jefe 
querido que constituía su fé y su esperanza en 
los combates. Esto mismo resintió la severa 
disciplina de los cuerpos ; así es, que se des- 
plomó en parte la obra del tiempo y la constancia 
mecánica que habia establecido la táctica y los 
preceptos militares, una vez conmovidos sus ci- 
mientos tenia que desmoronarse ó caer en parte 
el edificio. Vino la sublevación del Callao el 4 de 
febrero de 1824, que puso en poder de los espa- 
ñoles tan importante plaza; fué un terrible 



golpe á la causa de la libertad en el Perú. El 
general realista Canterac manda inmediatamen- 
te al general Rodil con tres mil hombres á tomar 
posesión de las fortalezas donde ya los suble- 
vados hacían flamear el pabellón de España. El 
general Bolívar con las fuerzas colombianas se 
había embarcado con dirección á Guayaquil y 
los patriotas del Perú se hallaban divididos, de- 
jando á Lima casi abandonada é incapaz de de- 
fenderse: en tal estado, el dia 29 el ejército 
español toma nuevamente posesión de la capi- 
tal, nombrando el general en jefe Gantarac go- 
bernador de ella al general Monet. 



MARZO 



Dia 1 



1541. Descubrimiento de Cotoche. El espa- 
ñol Francisco Fernandez de Córdoba navegando 
con rumbo al oeste de la isla de Cuba, descubre 
el cabo Cotoche, punta oriental de la península 
de Yucatán. 



1543. Audiencia de Lima. Por una cédula 
de Garlos V se manda erigir la real audiencia 
de Lima. 

1738. Tratado de paz. La autoridad inglesa 
de la isla de Jamaica hace un tratado de paz con 



68 



efp:mérides americanas 



los negros cimarrones, reconociendo y garan- 
tiéndoles la libertad. 

4792. Nacimiento de Alvarado. En la ciudad 
de Salta nace el general don Rudesindo Alva- 
rado, guerrero de la independencia, condecorado 
con la orden del Sol, fundada por San Martin. 

4801, Curso de anatomía. En cumplimiento 
de una real cédula de 48 de setiembre de 4799, 
se abre en Buenos Aires, con nueve alumnos, el 
primer curso público de anatomía. Lo dicta el 
licenciado don Agustín Ensebio Fabre. 

4802. Escuela de medicina. En virtud de 
real cédula de 48 de setiembre de 4799, se abre 
en Buenos Aires la escuela de medicina, bajo 
la dirección del doctor don Cosme Argerich. 
(Véase el 48 de setiembre.) 

1844. Mando de Brown. Con la patente de 
teniente coronel, se da al valiente irlandés don 
Guillermo Brown el mando de la escuadrilla que 
habia armado el patriota norte-americano don 
Guillermo Pió White, según el convenio de 28 
de diciembre de 1843 con el directorio de las 
Provincias del Rio de la Plata, para operar en 
los rios donde se enseñoreaban las naves espa- 
ñolas. 

4849. Bloqueo del Perú. Notifícase oficial- 
mente el bloqueo de los puertos del Perú, donde 
flameaba la bandera del rey de España, por la 
escuadra independiente de Chile, á las órdenes 
del almirante Gochrane. 

1820. Provincia de San Juan. La revolución 
de 9 de enero ejecutada por el capitán Mendi- 
zabal, habia de hecho separado la jurisdicción 
de San Juan de la intendencia de Cuyo, cuya 
capital era Mendoza; pero á fin de sancionar 
solemnemente esta separación, se reúne el 
pueblo y levanta un acta declarando indepen- ¡ 
diente el territorio de San Juan de aquella au- ¡ 
toridad y asume su soberanía como provincia 
federal de la nación, nombrando, al efecto, su 
gobierno civil y político. 

4835. Presidente Oribe. El general don Ma- 
nuel Oribe es electo presidente de la República 
Oriental del Uruguay. 

4845. Anexión de Tejas. Los Estados Unidos 
admiten la anexión de Tejas en la república 
norte-americana, como Estado libre. 

1847. Toma de Chihuahua. El coronel ameri- 
cano Doniphan se apodera de la ciudad de Chi- 
huahua, que abandonan las fuerzas mejicanas, 
después de su derrota en Sacramento el 28 de 
febrero. 

4852, Presidente Giró. Vuelto el ejercicio de 
las instituciones en el Estado Oriental del Uru- 
guay con la conclusión del sitio de Montevideo, 
é instaladas las cámaras, nombran presidente 
de la República al ciudadano don Juan Francis- 
co Giró, 

4864. Grado Superior. El general Grant es 
elevado al rango de teniente general, grado 
cjoncedido en los Estados Unidos únicamente 



hasta entonces, á Jorge Washington, y tempo- 
ralmente al general Scott. Desde esta época, las 
operaciones militares de los ejércitos de la 
Union, que luchaban con los separatistas, fue- 
ron dirigidas por este general. 

4868- Ataque á encorazados brasileros. En la 
guerra del Paraguay sostenida por el maris- 
cal y presidente López contra la triple alianza, 
tal era la confianza de éste en sus soldados, 
que tiene la atrevida idea de atacar dos enco- 
razados con unas cuantas canoas; verdad es 
que habia visto á ocho de sus valientes en una 
chata y con un solo cañón sostener un formal 
combate con cuatro encorazados y cuatro caño- 
neras brasileras el 28 de marzo de 4866. López 
estaba persuadido que si se apoderaba de uno 
de estos buques y lo tripulaba con su gente 
pondría en fuga ó rendiría el resto de la escua- 
dra imperial; bajo tales convicciones hace que 
en la noche del 4." de marzo doscientos ochenta 
y ocho paraguayos (el parte del jefe brasilero 
los hace subir á mil cuatrocientos, y los muer- 
tos á cuatrocientos), armados únicamente de 
sable y con algunas granadas de mano, tripu- 
lando veinticuatro canoas, aborde n los enco- 
razados Herval y Cabral que estaban á van- 
guardia del resto de la escuadra. Los buques 
son asaltados en la madrugada del dia 2, arro- 
llando todo lo que encuentran y matando al jefe 
de la división de encorazados y algunos tripu- 
lantes que no pudieron encerrarse en la torre 
blindada ; ya se habían posesionado del Cabral 
cuando vinieron los otros encorazados en su 
ayuda, y tanto estos como los brasileros encer- 
rados en la torre barrieron la cubierta con la 
metralla. Los paraguayos tuvieron muchas ba- 
jas y su jefe el capitán Xenes perdió un ojo, 
teniendo que abandonar una empresa, casi en 
los momentos de consumarla con éxito. (Véase 
el 9 de julio.) 

4869. Muerte de López. El general Cámara 
con cuatro mil brasileros emprendió la persecu- 
ción de López, y lo sorprendió en Aquidaban, ó 
Cerro-Corá, donde se hallaba con dos cañones y 
seiscientos hombres, únicos restos de sus gran- 
des ejércitos. Guando se presentó Cámara nadie 
intentó resistir, pues no tenían ni voluntad ni 
aliento para hacerlo por estar estenuados por el 
hambre y la fatiga. Se hizo una gran mortandad 
en los paraguayos sin necesidad alguna, porque 
no pelearon, y se tomaron prisioneros al general 
don Francisco Isidoro Resquin y varios jefes y 
oficiales, y al terrible presbítero Maiz. Al inten- 
tar López huir es herido de una lanzada á la voz 
de maten ese diablo, y cayó sobre el fango, don- 
de fué ultimado á tiros y lanzazos por la solda- 
desca brasilera. Tal fué el fin del presidente del 
Paraguay don Francisco Solano López, que por 
cuatro años, hasta dejar completamente ani- 
quilado el país, sacrificando ciento cincuenta 
mil de sus valientes hijos, habia sostenido con- 



tra tres naciones la guerra más gigantesca de la 
América del Sud, sin haberse presentado jamás 
en una batalla, siendo mariscal de campo y ge- 
neral en jefe de sus ejércitos; pero si esto pudo 
poner en duda su valor personal, no amenguó 
en nada la enérgica constancia de su patriotis- 
mo ni su valor cívico, para disi)utar á los es- 
trangeros dirigiendo sus heroicas legiones, y 
palmo á palmo, el recmto sagrado de sus ante- 
pasados. 

1879. Actitud del gobierno boliviano. A con- 
secuencia de haber invadido los chilenos el 
territorio boliviano por el departamento de Co- 
bija (febrero 14), sin preceder una declaración 
de guerra, el general Daza, presidente de Boli- 



via, dá un decreto en 1.° de marzo cortando 
todo comercio y comunicaciones con Chile mien- 
tras dure la guerra á que lo ha provocado, y 
espulsando á todos los chilenos del territorio 
boliviano en el término de ocho dias, ejecután- 
dose á la vez el embargo bélico de todas sus 
propiedades, muebles é inmuebles. El gobierno 
de Bolivia procede en esta ocasión con los resi- 
dentes chilenos, como procedió Chile en 1865 
con los residentes españoles, poniendo en prác- 
tica al pié de la letra, la resolución inhumana y 
arbitraria del gobierno de Santiago en aquella 
fecha que espulsó de su territorio á los subditos 
de España, embargándoles los bienes y ocasio- 
nándoles muy serios perjuicios. 



Dia 2 



1561. Fundación de Mendoza /'primera;/. Por i 
autorización de don García Hurtado de Mendoza, \ 
gobernador y capitán general de las provincias | 
de Chile y sus comarcas, el capitán Pedro del i 
Castillo funda la ciudad de Mendoza en la pro- 
vincia de Cuyo. 

1627. Ataque á Rio Janeiro. Los holandeses 
que intentan por segunda vez apoderarse del 
Brasil, atacan la capital y son rechazados, con- 
siguiendo solo llevarse dos navios que estaban 
en el puerto. 

1792. Erupción de Tuitla. En Méjico, des- 
pués de algunos sacudimientos de tierra, se 
opera una erupción en el volcan Tuxlla. 

1811. Combate de San Nicolás. Los marinos 
españoles, cuyo centro de acción y de poder era 
la plaza de Montevideo, dominaban el Plata y 
los rios interiores, haciendo impunemente sus 
correrías por ellos; la Junta de Buenos Aires 
eon objeto de poner á esto un término, de garan- 
tir las costas y asegurar la posesión de los rios 
como de proteger los movimientos del ejército 
espedicionario en el Paraguay, arma, aunque 
con grandes sacrificios una escuadrilla que pone 
á las órdenes del valiente marino don Juan Bau- 
tista Azopardo. Este remonta el rio Paraná has- 
ta San Nicolás ; á su vez los españoles, tenien- 
do conocimiento de esta operación, marchan á 
atacarlo con varios buques capitaneados por el 
comandante Romarate. Azopardo se prepara á 
la defensa levantando una batería en tierra; 
pero desgraciadamente en el momento del ata- 
que fué abandonado á sus propios esfuerzos, 
tanto por ésta por ser mal dirigida, como por 
dos de sus tres buques que fueron abandonados 
por la tripulación que huyó á tierra, siendo jefe 
de uno de estos don Hipólito Buchardo, que 
más tarde tanto ilustró su nombre al mando de 
La Argentina. De consiguiente, Azopardo, solo 



con la goleta Invencible que montaba, tuvo que 
combatir, y lo hizo heroicamente, contra cuatro 
buques mayores del enemigo, y sostuvo el 
abordaje dos horas con admirable valor y sangre 
fria, hasta que de los cincuenta hombres que 
tenia á bordo solo le quedaron ocho. Entonces, 
viendo que todo estaba perdido, trata de encen- 
der la santabárbara, pero no le es posible por- 
que la habia cerrado una mano oculta, por más 
que descargó algunos tiros en la puerta: enton- 
ces reúne algunos cajones de cartuchos, lo que 
visto por el enemigo aterrado que se reconcen- 
tra en la proa, le ofrece la vida de todos: un 
clamor de sus marinos le hace reflexionar un 
momento, y acepta las condiciones, pero habia 
aceptado porque sus esfuerzos eran inútiles 
para hacer volar el buque. Azopardo habia man- 
tenido bravamente la bandera encarnada de 
guerra á muerte, que habia clavado al tope de 
sus mástiles. Tal fué el primer ensayo marítimo 
de los argentinos. 

1817. Toma de Humahuaca. El comandante 
jujeño don Manuel Eduardo Arias al frente de 
ciento cincuenta milicianos, toma por asalto y á 
viva fuerza el pueblo fortificado de Humahua- 
ca, en Jujuy, (República Argentina), que defen- 
dían los españoles, consiguiendo por trofeos de 
su heroico ataque ochenta y seis prisioneros, 
de ellos seis oficiales, siete piezas de artillería, 
cien fusiles, muchos bastimentos, ganados y 
cabalgaduras; tomando además una bandera 
del afamado regimiento de Picoaga, que en 
memoria de haber hecho la campaña del Cuzco, 
llevaba en uno de sus ángulos la efigie del 
desgraciado patriota Pumakahua, degollado por 
el crimen de haberse pronunciado por la inde- 
pendencia de su país. Con cuyo motivo Arias 
decia en su parte: «Se jactan los enemigos de 
que dicho regimiento era invencible ; pero seria 



70 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



porque estaba reservado á los gauchos (*) hu- 
millar su orgullo. » El 25 de abril, el gobierno 
nacional, en premio de esta memorable hazaña, 
decretó cinco medallas de oro: una para Arias, 
y las demás para el capitán don Hilario Rodrí- 
guez y teniente don Manuel Portal que manda- 
ban grupos de ataque, y teniente don Pablo 
Mariscal y alférez Ontiveros que se habian dis- 
tinguido en el asalto ; para los demás oficiales 
la medalla era de plata y para la tropa una 
cinta celeste y blanca con la inscripción: hü- 

MAHUACA 

1817. Protesta del gobierno argentino. El 15 

de febrero, el general portugués Lecor, que con 
su ejército agresor ocupaba á Montevideo, pu- 
blica un edicto amenazando á los hijos del país 
que guerreaban en defensa de su territorio, con 
incendiar sus propiedades, á título de represa- 
lias, prometiendo tratarlos, en caso de aprehen- 
derlos, no como á prisioneros sino como á sal- 
teadores; á la vista de un documento de tal 
naturaleza, el gobierno de las Provincias Unidas 
protesta enérgicamente, y adopta las medidas 
que considera necesarias en tal caso. 

1819. Toma de la isla de San Lorenzo. El 
almirante de la escuadra chilena lord Gochrane, 



(*) Los europeos, por lo general han clasificado de gau- 
chos á los americanos del Sud, y con más generalidad á los 
argentinos, particularizándose con la gente de la campa- 
ña ; los españoles en un sentido despreciativo, asi llama- 
ban á nuestros valientes soldados de la guerra de la inde- 
pendencia. El general español La Serna en una nota 
dirigida al jefe patriota Uriondo fechada en Tarija el 14 
de diciembre de 1816, con objeto de seducirlo, le decia: 
«¿Cree usted, por ventura, que un puñado de hombres 
desnaturalizados y mantenidos con el robo, sin más or- 
den, disciplina ni instrucción que la de unos bandidos, 
puede oponerse á unas tropas aguerridas y acostumbra- 
das á vencer las primeras de Europa, y á las que se haria 
un agravio comparándolas á esos que se llaman gauchos, 
incapaces de batirse con triplicada fuerza, como es la de 
su enemigo?» 

Esos gauchos de esforzado aliento, que empezaron 
por guerrilleros para concluir por famosos veteranos, 
fueron y son el núcleo de los ejércitos de la patria que 
sostuvieron en sus hombros la gloriosa revolución de 
mayo, consolidaron nuestra independencia y hasta ahora 
han levantado bien alto el honor nacional. Injusto andu- 
vo el general español con ellos, bien que hasta entonces 
no conocía ni su temple, ni su patriotismo, ni su noble 
abnegación. Respecto á los famosos gauchos de Salta y 
Jujuy á las órdenes del general Güemes, dice el historia- 
dor de Belgrano, de quien hemos tomado el párrafo de 
carta anterior, como asimismo las palabras de Camba con 
que finalizamos esta nota. «Con él (La Serna) venían 
(á reforzar el ejército realista del Alto Perú) los batallo- 
nes de Estremadura, de Gerona y algunos otros cuerpos 
que unidos á los húsares de Fernando VII y los dragones 
de la Union representaban para la España una histo- 
ria de triunfos inmortales desde la época del mariscal 
Bervvich en la guerra de sucesión. Acababan de tomar 
parte en la famosa guerra de la península bajo las órde- 
nes de Castaños, del marqués de la Romana, de Black, de 
Berresford y de Wellington y figuraban á su frente los 
nombres conocidos ya, y célebres después, de don Jeró- 
nimo Valdés, de Espartero, de Carratalá, de Rodil y de 
otros que acababan de vencer á los primeros soldados del 
mundo mandados por el gran Napoleón, en Vitoria, en 
San Marcial, en el paso del Bidasoa y en Tolosa de Fran- 



hace ocupar la isla de San Lorenzo, á pocas mi- 
llas del Callao (Perú), que servia de cárcel al 
despotismo de los vireyes del Perú. Allí se 
encuentran treinta y siete prisioneros argenti- 
nos y chilenos, martirizados por el espacio de 
ocho años; obligados á trabajar diariamente con 
cadena bajo la custodia de una guardia militar, 
y durmiendo de noche bajo un techado cubierto 
de inmundicias y encadenados de una pierna á 
una barra de hierro. 

1864. Asesinato de Posse. Hacia algún tiem- 
po que en la provincia de Córdoba se trabajaba 
por el derrocamiento de la administración que 
regia los destinos del país, siendo gobernador 
don Roque Ferreira. Habian habido varias in- 
tentonas de revoluciones que fracasaron al es- 
tallar, consiguiendo la autoridad dominar la 
situación. El dia 2 de marzo la ciudad estaba 
tranquila, pues hacia tiempo que no se sentia 
ningún síntoma revolucionario ; mas á las dos de 
la tarde estalla un cohete volador lanzado del 
cuartel del Córdoba Libre, compuesto de gendar- 
mes de policía. Esta fué la señal de un horrible 
escándalo: del referido cuartel salen en forma- 
ción varias mitades y toman posesión de las 
esquinas de la plaza principal haciendo fuego á 



cia. Estas tropas invencibles y estos ilustres veteranos, 
venían á medirse con unos pobres gauchos rotosos y de- 
sarmados, que les iban á enseñar lo que todavía no habian 
aprendido en medio de tanto triunfo.» 

Más tarde, empezando á conocer á los gauchos, á estos 
centauros de las Pampas argentinas, el general español 
Valdés esclamaba : A este pueblo no lo conquistaremos ja~ 
más; y así fué para nuestra honra nacional. El mismo 
La Sema cambió de tono y de opinión más tarde. Y últi- 
mamente, el historiador español general García Camba, 
que había hecho la guerra en estas regiones, se espresaba 
de este modo : «Los f/ttMc/ios eran hombres de campo, bien 
montados y armados todos de machete ó sable, fusil ó ri- 
fle (carabina de caballería), de los que se servían alterna- 
tivamente sobre sus caballos con sorpréndeme habilidad, 
acercándose á las tropas con tal confianza y sangre fría 
que admiraban á los militares europeos que por primera 
vez observaban aquellos hombres estraordinarios á caba- 
llo, y cuyas escelentes disposiciones para la guerra de 
guerrillas y sorpresas tuvieron repetidas ocasiones de 
comprobar. Eran individualmente valientes, tan diestros 
á caballo que igualan sino esceden á cuanto se dice de los 
célebres mamelucos y de los famosos cosacos, porque una 
de las armas de estos enemigos consistía en su facilidad 
para dispersarse y volver de nuevo al ataque, mantenien- 
do, á veces desde sus caballos y otras veces echando pié á 
tierra y cubriéndose con ellos, un fuego semejante al de 
una buena infantería.» 

Así sucedió también en la guerra del Brasil, y en- 
tre otros hechos, podemos citar la famosa defensa 
del Carmen de Patagones, en la que solo veintitrés 
gauchos porteños corrieron, quemaron, lancearon y 
tomaron prisionera una columna de quinientos soldados 
del imperio. (Véase el dia 7 de marzo.) A esto podemos 
agregar respecto á los gauchos de toda la república, que 
á causa de la escasez de armamento en los ejércitos de la 
patria, no todos estaban provistos de sable y carabina, y 
que muchos se presentaban á la pelea armados solamente 
de lazo y bolas, y que estos, en la lucha titánica de la 
independencia, sacaban enlazados á los infantes realistas 
de sus filas y del mismo modo arrebataban á los centine- 
las de los puestos avanzados. Tal es el retrato al natural 
de los gauchos argentinos. 



71 



bala, hasta que los pocos transeúntes que á esas 
horas andaban por las calles desaparecieron 
aterrorizados de la vista de los soldados y de 
sus oficiales. En la misma puerta del cuartel es 
muerto á balazos y bayonetazos don Pedro Gi- 
res, vecino pacífico, que pasaba por allí en tales 
momentos. Partidas de soldados con oficiales 
recorren las calles y una de estas saca de casa 
del doctor Laspiur, juez federal de Córdoba, al 
doctor don Justiniano Posse, ex-gobernador de 
aquella provincia, que se hallaba allí de visita. 
Es conducido preso, pero al doblar una esquina, 
á una cuadra de la plaza, aparece otra partida 
del batallón Córdoba Libre, con un oficial á la 
cabeza, y le hace una descarga, cayendo muerto 
atravesado por varias balas. Una hora después 
la cárcel estaba llena de ciudadanos distingui- 
dos y de muchos infelices del pueblo que fueron 
engrillados y tratados cruelmente. El gobierno, 
á título de descargo, dijo que á esa hora y con 



la señal del cohete debia estallar una revo- 
lución. 

1868. Invasión al Rio Cuarto. La guerra 
que se sostenía con el Paraguay habia obligado 
al gobierno argentino á desguarnecer en mu- 
cha parte las fronteras, lo que aprovechaban 
los indios para hacer repetidas escursiones. El 
Rio Cuarto es invadido por un número de sal- 
vajes que no bajaba de dos mil, sin que se le 
pudiese repeler, llevándose una crecidísima 
cantidad de hacienda y muchos cautivos. 

1838. Salida de Humaitá. El mariscal Sola- 
no López, presidente del Paraguay, sale por la 
noche con alguna fuerza, de la fuerte posición 
de Humaitá que estaba cercada por las fuerzas 
aliadas y bloqueada por la escuadra brasilera. 
López, sin que los marinos del imperio se lo es- 
torbaran, se retira en sus buques en dirección 
á Timbó. 



Dia 3 



1512. Espedicion de Ponce de León. Con tres 
navios se hace á la vela Ponce de León desde 
Puerto Rico, que acababa de conquistar, con 
objeto de hacer nuevos descubrimientos, diri- 
giéndose hacia el norte. 

1779. Combate de Briar Creek. El general 
Ashe al frente de una división de la Carolina 
del Norte se habia situado en Briar Creek, pero 
allí es atacado y derrotado completamente por 
las tropas inglesas al mando del coronel Prewst. 

1791. Congreso de los Estados Unidos. Ter- 
mina sus sesiones el primer congreso elegido 
bajo la constitución de los Estados Unidos. 

1808. Pretensión del BrasiL El príncipe re- 
gente del Brasil don Juan YI, so protesto que 
los franceses se hablan apoderado de España, 
demanda del (jabildo de Buenos Aires se le so- 
meta este pueblo y su territorio, por pretendi- 
dos derechos de sangre de la princesa Carlota; 
ofreciéndole asimismo su protección, y amena- 
zándolo en caso de no hacerlo. 

1811. Congreso de Venezuela. Bajo la pa- 
triótica inspiración de la Junta de gobierno que 
se habia formado en Caracas, se instala el pri- 
mer congreso nacional en Venezuela, donde 
concurren las provincias de Caracas, Barinas, 
Barcelona, Cumaná, Margarita, Trujillo y Mé- 
rida. 

1816. Combate de la Laguna. El caudillo pa- 
triota don Manuel Asencio Padilla que mandaba 
en el Alto Perú una pequeña fuerza compuesta 
de algunos veteranos y milicias, tiene aviso de 
que los españoles marchaban á sorprenderlo, y 
tomando sus precauciones sorprende á la vez á 



sus enemigos que hablan acampado en la Lagu- 
na, batiéndose por espacio de nueve horas has- 
ta cerrar la noche, con la lucida división del 
coronel realista La Hera. 

1816. Combate del Villar. En tanto el bravo 
caudillo Padilla marchaba á detener el paso de 
los españoles y combatir en la Laguna, su es- 
posa, la heroína doña Juana Azurduy, habia 
quedado con treinta fusileros y doscientos in- 
dios de pelea para guardar el pueblo del Villar. 
El coronel realista La Hera rechazado en la La- 
guna, falto de víveres y municiones y rodeado 
por Padilla, determinó abrirse paso esa noche, 
atacando al Villar para poder llegar á Chuqui- 
saca, y pone en práctica su pensamiento ; pero 
allí estaba la esposa de Padilla que los carga 
denodadamente á la cabeza de su tropa. El cho- 
que es formidable, y cuando, al ruido de las 
descargas, volvió el caudillo en su auxilio, solo 
pudo ver á los realistas que huian á favor de 
las tinieblas. La amazona habia quitado, ella 
misma, la bandera enemiga al oficial que la 
conducía. El director Pueyrredon, en vista del 
parte del general Belgrano, recompensó á esta 
esforzada patriota con el despacho de teniente 
coronel de los ejércitos de la patria. 

1820. Union norte-americana. El territorio 
del Maine es admitido para entrar como Estado 
y formar parte de la Union americana. 

1820. Espulsion de españoles. El populacho 
de Méjico, apoyado en la artillería y en un re- 
gimiento, notifica al congreso su voluntad de 
espulsar á los españoles residentes en el Esta- 
do, bajo la intimación de que si el decreto no se 



72 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



dictaba en el término de veinticuatro horas pa- 
sarla á cuchillo á cuantos encontrase. El con- 
greso tuvo la debilidad de ceder y decretó la 
espulsion solicitada, bajo la conminatoria de 
prisión en una fortaleza mientras durasen las 
pretensiones de España sobre Méjico. Con se- 
mejante medida este país se privó de un injente 
capital y de tres ó cuatro mil individuos, la ma- 
yor parte rica y laboriosa. 

1827. Separación de Entre-Rios. La legisla- 
tura de la provincia de Entre-Rios dicta una ley 
no reconociendo la constitución unitaria que 
habia sancionado el congreso reunido en Bue- 
nos Aires, el 24 de diciembre de 1826, separán- 
dose así de la unión que hablan formado las 
provincias argentinas. El año anterior hablan 
procedido del mismo modo Corrientes y Cór- 
doba. Santiago del Estero también se pronun- 
cia por el sistema federal y se separa de la 
unión. 

1831. Combate de Calchin. Las fuerzas fe- 
derales al mando del coronel don José Nazario 
Sosa, tienen un fuerte combate con una división 
de las tropas del general Paz en Calchin, pro- 
vincia de Córdoba, siendo derrotadas estas con 
gran pérdida de muertos y heridos. 

1843. Medidas del congreso de la Union. En 
los Estados Unidos de la América del Norte se 
cierra el congreso aprobando un acta para en- 
sayar el sistema de telégrafos electro-magnéti- 
cos, y disponiendo que el gobierno se pusiese 
en relaciones con el de la Gran China. En tal 
virtud, en el mismo año se celebró un tratado 
ventajoso con el emperador. 

1851. Prisión de patriotas. En Bayamo, isla 
de Cuba, se habia formado un comité revolucio- 
nario, cuyo jefe era el patriota Agüero : sus tra- 
bajos tomaban cuerpo, cuando fueron sorpren- 
didos por el gobernador de Puerto Príncipe don 



José Lemery, y reducidos á prisión doce de sus 
principales caudillos. 

1857. Muerte de Brown. En Buenos Aires, á 
los ochenta años de edad, muere el esclarecido 
almirante don Guillermo Brown, que al servicio 
de la República Argentina por espacio de trein- 
ta y tres años, dio á su patria adoptiva muchas 
páginas de gloria combatiendo por su libertad é 
independencia. — El gobierno le decreta un mo- 
numento en el cementerio, y por ley de 4 de se- 
tiembre de 1873 se autoriza la fundación de un 
pueblo que lleve su nombre, lo que efectúa el 
señor don Esteban Adrogué en sus propios ter- 
renos formando un bellísimo pueblo. 

1862. Protesta de los Estados Unidos. El ga- 
binete de Washington dirige una circular á las 
potencias europeas protestando contra la inter- 
vención en Méjico, de los gobiernos español, 
francés é inglés. 

1869. Independencia de Cuba. La cámara de 
representantes de los Estados Unidos del Norte 
adopta por unanimidad una resolución espre- 
sando sus simpatías por las tendencias libera- 
les del pueblo español, y su deseo de ver inde- 
pendiente á Cuba, y autoriza al presidente á 
reconocer el gobierno republicano que pueda 
crearse en esta isla. 

1877. Volcan Chalten. El naturalista don 
Francisco de P. Moreno descubre un volcan en el 
pico llamado Chalten, siendo el más austral has- 
ta ahora conocido en la región andina, habién- 
dolo visto en erupción el 3 de marzo de 1877. 
! «Es el Chalten el pico más elevado de la cordi- 
I llera en esos parajes, y el cerro más atrevido por 
su forma de todos los volcanes activos del gran 
I cordón andino. Se levanta imponente al fon- 
I do del lago Viedma en su estremidad noroeste. 
Su posición es aproximadamente en latitud Sud 
i 49* 8' y en longitud oeste 73" 10' de Greenwich. » 



Dia 4 



1545. Espedicion de Pizarro. Gonzalo Pizar- 
ro, gobernador del Perú, sale de Lima con di- 
rección á Trujillo, llevando lo principal de su 
ejército con objeto de atacar al ex-virey Blasco 
Nuñez, que empezaba á levantar fuerzas entre 
sus partidarios para reponer su autoridad. 

1700. Tratado de límites. El rey de Portugal 
don Pedro II y Luis XIV, rey de Francia, ajus- 
tan un tratado provisional para la evacuación y 
demolición de los fuertes que los portugueses 
hablan construido al Norte del Amazonas, desde 
el cabo del Norte hasta el rio Oyapoc ó de Vicen- 
te Pinzón. 

1718. Combate de Cululú. De mucho tiempo 
atrás los indios mocobies, aquilotes y abipones 



asolaban los alrededores de Santa Fé, defen- 
diendo la ciudad los naturales con sus aliados 
los indios calchaquíes, hasta que un combate 
que sostuvieron cincuenta santafecinos en Cu- 
lulú contra trescientos indios enemigos, y del 
que solo escaparon dos, dio fin á los ataques y 
robos por entonces. 

1773. Nacimiento de Rondeau. Nace en Bue- 
nos Aires el general don José Rondeau, que 
tantas glorias adquirió en la guerra de la inde- 
pendencia. 

1791. Banco nacional. Se instala un banco 
nacional en los Estados Unidos del Norte con 
privilegio por veinte años. 

1793. Presidente Washington. Cumplido el 



73 



período legal de la presidencia del general 
Washington, primer presidente de la nueva re- 
pública de los Estados Unidos de la América 
del Norte, es reelegido para que por segunda 
vez ocupe tan alta dignidad. 

dSll. Muerte de Moreno. En viaje á Ingla- 
terra, donde iba en calidad de ministro argen- 
no, muere el doctor don Mariano Moreno, alma 
y genio de la revolución de mayo. — Con motivo 
de la muerte de este patriota, fué que dijo Saa- 
vedra, presidente de la Junta de gobierno de 
las Provincias del Rio de la Plata, estas frases 
que se han hecho históricas : Tanta a.gua era 
menester paro, apagar tanto fuego. 

1814. Toma de Talca. La Junta de gobierno 
de Chile se hallaba en Talca, pero á la aproxi- 
mación del ejército español al mando del gene- 
ral Gainza se retiró á Santiago, dejando para la 
defensa de la ciudad al coronel don Garlos Spa- 
no con una fuerza muy reducida. El enemigo, 
aprovechándose de esta circunstancia, con una 
división á las órdenes del comandante don Il- 
defonso Elorreaga, le intima rendición ; pero 
como el jefe patriota se aprestase á la defensa 
de la plaza, la ataca y consigue tomarla sin em- 
bargo de los prodigios de valor con que eran 
recibidas las embestidas de su enemigo tan su- 
perior en número, y lo que fué debido en parte 
á la traición de algunos vecinos. «Guando se 
dirigieron los españoles á tomar la bandera tri- 
color que flameaba en el centro, el coronel Spa- 
no que la defendía, cayó envuelto en ella 
acribillado de balas y bañado en sangre, inmor- 
talizando el acto con su última boqueada.» A 
este triunfo se siguió una nueva derrota de los 
chilenos en Gaucha Rayada, lo que inspiró á 
Gainza la idea de la toma de Santiago, para lo 
que se prepara. 

1826. Capital argentina. El congreso argen- 
tino, después de una discusión que hace honor 
á los talentos que de uno y otro lado debatie- 
ron la cuestión capital de la república, declaró 
que ella fuese la ciudad de Buenos Aires, dán- 
dole una estenáion como de siete leguas á todo 
rumbo : y decretando que del resto se formase 
una provincia.— Esta ley no se cumplió y en 
parte se realizó el 6 de diciembre' de 1880. 

1853. Tratado de comercio. Los Estados Uni- 
dos de Norte América, la Francia, la Gran 
Bretaña y la Gerdeña hablan reconocido á 
principios de este año la independencia del 
Paraguay, y en esta fecha firman con dicha re- 
pública un tratado de comercio y libre navega- 
ción del rio Paraguay hasta la Asunción. 



1854. República de Nicaragua. Nicaragua, 
apartándose una vez más del pacto de unión de 
las provincias de Gen tro América, se consti- 
tuye en república separada, organizando un go- 
bierno propio. 

1861. Presidente Lincoln. Elegido presiden- 
te de los Estados Unidos del Norte, el ciudadano 
Abrahan Lincoln, se presenta en el capitolio y 
presta el juramento de ley. Lincoln, como Was- 
hington, fué reelegido en la presidencia. 

1865. Arzobispado de Buenos Mres. Es ele- 
vada la catedral de Buenos Aires al rango de 
iglesia metropolitana, siendo su primer arzobis- 
po el doctor don Mariano Escalada, obispo de 
Aulon, 

1871. Invasión al Sud de Córdoba. Cincuenta 
indios al mando del cacique Blanco, con algu- 
nos sublevados del batallón Nueva Creación, 
aparecen frente á la guarnición Sarmiento, y son 
rechazados. Más tarde, habiéndose reunido al- 
gunas fuerzas, salen cinco oficiales y sesenta in- 
dividuos de tropa mandados por el capitán Mo- 
rales, siguiéndoles el rastro. El comandante de 
la frontera, coronel don Antonio Baigorria, que 
también los perseguía, se encuentra en la posta 
de Chemeco, á Morales y á todos los oficiales y 
tropa muertos y mutilados, no habiéndose po- 
dido saber cómo tan pocos indios pudieron dar 
muerte á esta gente. La persecución se hace por 
muchas leguas matándose algunos de ellos. 

1872. Batalla del Tabaco. Siendo goberna- 
dor de Corrientes el doctor don Agustín Pedro 
Justo, el 9 de enero de 1872 fué reducido á pri- 
sión por el coronel don Desiderio Sosa que había 
encabezado una revolución ; pero consiguiendo 
fugar y no pudiendo alcanzar que el gobierno 
nacional interviniera habiéndolo solicitado, ape- 
ló al recurso de las armas para sostener su 
autoridad, poniéndose al frente de las fuerzas 
legales el coronel don Santiago Baibiene, y des- 
pués de varios encuentros sangrientos, libran 
una batalla en los campos de Acosta, en el lugar 
denominado Tabaco, triunfando el coronel Sosa 
que mandaba las fuerzas revolucionarias. 

1883. Muerte de Tabeada. En la ciudad de 
Tucuman deja de existir el general don Antoni- 
no Tabeada. Nacido en la ciudad de Santiago del 
Estero, desde muy joven se dedicó á la carrera 
militar, en la que dio pruebas de un gran valor 
y de conocimientos poco comunes. En una espe- 
dicion que hizo al Chaco, en 1856, fué condeco- 
rado con una medalla de honor por el gobierno 
de la Confederación. 



74 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 5 



4493. Energía de Colon. De vuelta del pri- 
mer viaje del Nuevo Mundo una furiosa tempes- 
tad toma á Colon en el mar, arrojándolo frente 
á la roca de Cintra, á la entrada del Tajo. Cal- 
mada la furia de las aguas, el almirante entra 
en el rio con intención de reparar el buque, y 
allí recibe la invitación de don Alonso de Acuña, 
capitán de un gran navio de guerra portugués, 
de pasar á su buque á dar cuenta del suyo y de 
sí mismo, á lo que se niega haciendo entender 
en términos corteses pero enérgicos, que los al- 
mirantes de los reyes de Castilla solo á estos 
daban cuenta de sus actos, haciendo compren- 
der que sabria morir antes que bajar de su nave 
por la fuerza. Pero así que el marino portugués 
tuvo conocimiento de su rango y del viaje ma- 
ravilloso que acababa de hacer, pasó á su buque 
á felicitarlo y obsequiarlo espléndidamente. 

4496. Autorización á Gaboto. La Inglaterra 
espide una real cédula firmada en Westminster 
autorizando al mercader veneciano Juan Cabot, 
ó Gaboto, y sus tres hijos Luis, Sebastian y San- 
cius para hacerse á la vela con cinco bajeles 
con banderas é insignias inglesas, para descu- 
brir y conquistar islas ó comarcas de indios en 
el Nuevo Mundo. 

4770. Tumulto en Boston. Con motivo do 
nuevos impuestos creados por Inglaterra á las 
colonias norte-americanas, empezaron estas á 
resistir los mandatos de la autoridad y á pensar 
muy seriamente en los derechos del hombre y 
en la libertad de los pueblos ; irritábanse con la 
presencia de los soldados y la división entre los 
paisanos y la tropa se hacia cada vez más mar- 
cada, hasta que en Boston estalla un motin en- 
tre el pueblo é insulta y hostiliza los soldados, 
á consecuencia de lo cual son muertos algunos 
paisanos. Este fué el segundo acto hostil y la 
primera sangre que se derramó entre la tropa 
de la corona y el pueblo, como también fué el 
preludio de los acontecimientos que se siguie- 
ron hasta proclamarse y consolidarse la inde- 
pendencia de los Estados Unidos de América. 

4844. Contra-revolución realista. Los cata- 
lanes que residían en la provincia de Cumaná, 
Venezuela, intentan una contra-revolución rea- 
lista con objeto de deponer á las autoridades 
patriotas que habia creado el movimiento inde- 
pendiente que allí se habia operado : esta con- 
tra-revolución es sofocada inmediatamente. 

4813. Beneméritos de Salta. La asamblea ge- 
neral del Rio de la Plata declara que «Los guer- 
reros vencedores en Salta, han defendido con 
honor y bizarría, los sagrados derechos de la 
patria haciéndose beneméritos de su gratitud 



en alto grado.» — Un mes después se les decretó 
un escudo con la inscripción siguiente : La pa- 
tria á los vencedores de Salta. 

4817. Pronunciamiento de Pernambuco. La 
ciudad de Pernambuco (Brasil) se pronuncia con- 
tra las autoridades portuguesas, declarándose 
independiente de la corona. Esta revolución fué 
promovida por los capitanes de artillería brasi- 
leros José de Barros Lima, Domingo Theotonio 
Pessoa de Mello y Pedro Silveira Pedroso y otros 
oficiales que reunieron al pueblo y tomaron los 
cuarteles. Se formó un gobierno republicano. 
Este fué el primer grito de libertad que se escu- 
chó en el Brasil. 

4848. Patriotismo chileno. El ejército patrio- 
ta argentino-chileno se hallaba en campaña 
frente á las fuerzas españolas mandadas por el 
general Osorio. El denodado general O'Higgins, 
director supremo de Chile, mandaba á los chi- 
lenos, San Martin á los argentinos, siendo este 
el general en jefe. El tesoro nacional estaba 
exhausto y era necesario atender á las necesi- 
dades de esa guerra gigantesca que tenia por 
credo político la emancipación de la parte del 
continente americano que estaba subyugada á 
la dominación española: en tan aflictivos mo- 
mentos el director delegado de Chile, general 
don Luis de la Cruz, dá una proclama haciendo 
conocer al pueblo las necesidades del Estado: 
el pueblo contesta al momento que todas las 
fortunas, sin reserva, son de la patria, protes- 
tando ante el país y el universo entero que en 
tanto subsistiera la guerra y las urgencias de 
Chile, no se veria en sus casas una sola alhaja 
de plata, poniendo inmediatamente á disposi- 
ción de esa cruzada santa todas las que tenían. 
En este noble arranque de patriota abnegación 
no queda clase que no deposite su óbolo, dis- 
tinguiéndose también el clero secular y regular. 
El gobierno, al aceptar la ofrenda del heroico 
pueblo, manda inventariar todo, dando recibos 
para el caso de cuando lo permitiera el te- 
soro, rescatarlo un dia, si era posible, para que 
la nación lo devolviera á sus dueños; ordenan- 
do se diera cuenta á los aliados y se comunicara 
al ejército el decreto y se imprimiera la presen- 
-tacion del pueblo para que sirviera de docu- 
mento á las naciones que desearan instruirse 
del carácter de la revolución americana ; man- 
dando al mismo tiempo que en las pirámides 
que existen á oriente y poniente en las entra- 
das de mar y tierra de la capital se grabe la si- 
guiente inscripción: El 5 de marzo de 1818 se 
despojó voluntariamente el pueblo de Sa.ntíago 
de toda^ sus alhajas y útilis de plata, ¡protestando 



75 



no adquirir otras Ínterin la patria se hallara en 
peligro. ¡Naciones del universo, estranjeros que 
entráis en Chile, decidid si tal pueblo puede ser 
esclavo! 

1821. Combate del Chajá. El general don José 
Miguel Carrera había acampado en el Chajá, 
provincia de San Luis, en la República Argen- 
tina, con objeto de interrumpir la incorporación 
que á las fuerzas puntanas del gobernador Or- 
tiz trataba de hacer el general Bustos con tro- 
pas cordobesas. Este jefe, ignorando la presen- 
cia de Carrera en el Chajá, llega allí, y en el 
acto es atacado y destruido completamente. 

4845. Muerte de Rodríguez. En la ciudad de 
Montevideo deja de existir el general don Mar- 
tin Rodríguez, guerrero de la independencia y 



que ya habia prestado sus servicios en las inva- 
siones inglesas. Rodríguez llegó á ocupar la 
primera magistratura de la provincia de Buenos 
Aires, dejando de su gobierno buenos recuer- 
dos y adelantos en el país. 

1854. Presidente Urquiza. Ante el congreso 
de la Confederación Argentina, reunido en la 
capital provisoria del Paraná, presta el jura- 
mento de ley el general don Justo José de Ur- 
quiza, nombrado presidente por el término de 
seis años. 

1860. Presidente Derqui. Habiendo sido ele- 
gido segundo presidente de la Confederación el 
doctor don Santiago Derqui, presta el juramento 
de ley ante el congreso argentino, reunido en 
la capital provisoria del Paraná. 



Dia 6 



1521. Descubrimiento de las Marianas. Ma- 
gallanes descubre un archipiélago que denomi- 
na de los Ladrones, y que hoy es conocido con 
el nombre de Marianas. 

1780. Toma de posesión de San Gregorio. Se 
toma posesión del puerto de San Gregorio y su 
jurisdicción, por haberlo así dispuesto el virey 
de las Provincias del Rio de la Plata, y en nom- 
bre de su majestad católica. Este territorio se 
halla colocado en la costa de la América meri- 
dional, llamada patagónica, á los 45° de lati- 
tud Sud. 

1813. Monumento en Salta. La asamblea 
constituyente de las Provincias Unidas del Rio 
de la Plata, reunida en Buenos Aires, decretase 
erigiese un monumento en Salta en conmemo- 
ración de la batalla ganada allí por las armas de 
la. patria, á las órdenes del general don Manuel 
Belgrano. 

181.3. Combate de Aragua. Las fuerzas pa- 
triotas son vencidas en un combate por las tro- 
pas españolas mandadas por Zuazola, á inme- 
diaciones de Aragua, ciudad del interior de 
Venezuela. Las atrocidades cometidas con los 
patriotas por este jefe vizcaíno, horrorizaron á 
sus mismos parciales. 

1818. Toma de San Fernando. El general ve- 
nezolano don José Antonio Paez toma á la ciudad 
de San Fernando, que defendían las tropas es- 
pañolas. 

1820. Combate del Casorio del Toro. Las 
fuerzas patriotas chilenas, á las órdenes del co- 
mandante don Jorge Beauchef, en un combate 
en el Caserío del Toro, aniquilan una respetable 
columna de chilotes que servían bajo la bandera 
española. 

1820. Movimiento de opinión. Sarratea, go- 
bernador de Buenos Aires, firmó el 23 de febrero 



una convención de paz con los generales López 
y Ramírez: el pueblo, apercibido de que habia * 
hecho demasiados regalos á estos caudillos, se 
reúne en cabildo abierto el 6 de marzo y lo des- 
tituye, nombrando en su lugar al general don 
Juan Ramón Balcarce, quien con fuerzas habia 
apoyado el movimiento, operándose así una re- 
volución pacífica, pero de muy corta duración 
en sus resultados. 

1826. Represión á los eclesiásticos. La con- 
ducta revolucionaria y abusiva del clero de San 
Juan, habia dejado la provincia, dice el señor 
Zinny, en una triste situación por la superstición 
y fanatismo religioso, llegando hasta la estupi- 
dez; y á fin de poner un término, en lo posible, 
á este mal, el gobierno prohibe el ingreso al 
territorio de todo eclesiástico secular ó regular, 
sin previo permiso de la autoridad. 

1843. Revolución de los Madariagas. En varios 
departamentos de la provincia de Corrientes es- 
talla una revolución contra el gobernador Ga- 
bral, dirigida por los hermanos don Joaquín y 
don Juan Madariaga, que en ese mismo dia, sa- 
liendo del Brasil, hablan vadeado el Uruguay con 
un centenar de hombres. En poco tiempo la re- 
volución triunfó completamente, teniendo el go- 
bernador Cabral que abandonar la capital lle- 
vándose todos los buques que estaban en el 
puerto. 

1866. Captura del Paquete del Maule. Los 
aliados aguardaban á los buques peruanos 
Huáscar é Independencia que venian de Europa 
tripulados por estranjeros, y se determina man- 
dar marinos chilenos con sus respectivos oficia- 
les á aguardarlos en Montevideo para tomar po- 
sesión de ellos y conducirlos al Pacífico; y para 
cuyo efecto se embarcan en el puerto del Pa- 
pudo en el vapor de comercio Paquete del Maule; 



76 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



pero hallándose en aquellas aguas el acorazado 
Numancia y la fragata Blanca, los apresan el 6 
de marzo. Más tarde fueron conducidos á Espa- 
ña, en donde fueron canjeados, regresando á 
Valparaíso el 12 de diciembre de 1867 (Véase el 
10 de febrero y 31 del presente.) 

1871. Combate de la Punta del Monte. Des- 
pués de la batalla de Ñaembé (enero 26) los re- 
beldes no se rehicieron, sin embargo de quedar 
algunas fuerzas en pié en algunos puntos. El 
cabecilla don Eustaquio ó Ezequiel Leiva que 
mandaba una espedicion, se encontraba en el 
departamento de Gualeguay (Entre-Rios). en el 
lugar conocido por Punta del Monte, y allí es 
atacado y derrotado por el coronel don Donato 
Alvarez, haciéndole muchos muertos y prisione- 
ros. Este fué el último combate serio que se dio 
á los rebeldes; los últimos restos fueron ven- 
cidos en distintos combates parciales por varios 
jefes. 

1873. Combate del Chañar. El coronel don 
José Olegario Gordillo se hallaba en la Rioja al 
frente de las fuerzas nacionales y de las milicias 
movilizadas ; y desde un principio se puso en 



pugna con el gobernador de la provincia don 
Pedro Gordillo, siendo las causas emanadas de 
cuestiones electorales y de influencias políticas 
que se atravesaban en la marcha de ambos. 
Llegó á ser entre estos tan tirante la situación 
que se hablan creado, que el gobernador armó 
fuerzas y se fué á atacarlo en su campamento del 
Chañar, so pretesto de dar contra los'montone- 
ros que el jefe nacional apadrinaba, según la 
versión oficial del gobernador. En el ataque 
hubo muertos y heridos por ambas partes, sin 
que este combate nada resolviese. El gobierno 
nacional, á fin de hacer cesar estos escándalos, 
comisionó al general Ivanowski para que mar- 
chara á la Rioja, y solo así se consiguió restable- 
cer el orden, haciendo que el coronel Gordillo 
le entregase sus fuerzas y se desarmasen los 
ciudadanos que hablan tomado parte en estas 
cuestiones. El gobernador, por su parte, tuvo 
que colocarse en términos prudentes. 

1877. Tratado de estradicion. La República 
Argentina celebra un tratado con la del Para- 
guay para la estradicion de criminales. 



Dia 7 



1808. Llegada al Brasil. El príncipe regente ¡ 
don Juan VI, habiendo abandonado á Portugal 
con su familia, desembarca en Rio Janeiro, don- 
de establece su corte. 

1814. Provincia oriental. El director de las 
Provincias Unidas del Rio de la Plata decreta la 
creación de una nueva provincia argentina, con j 
la denominación de Oriental del Rio de la Plata, 
que debia regirse como las demá s de las Pro- 
vincias Unidas. 

1827. Defensa del Carmen de Patagones. Una 
armada brasilera, compuesta de cinco buques, 
amanece este dia frente al pueblo del Carmen 
de Patagones, situado á la margen izquierda del 
Rio Negro, en la provincia de Buenos Aires, á la 
vez que por tierra se presenta una columna en 
número de más de quinientos soldados del impe- 
rio, que habia desembarcado siete leguas abajo 
de la población y hecho su marcha en la noche. 
Ya en los suburbios del pueblo que creían tomar 
sin resistencia, un cañonazo disparado de la 
plaza y que da muerte al jefe principal, general 
James Shepherd, contiene la columna: un se- 
gundo tiro la hace remolinar y retroceder: una 
tercera detonación la pone en fuga, apareciendo 
al mismo tiempo, envuelta en una nube de pol- 
vo, una partida de ginetes tendida en guerrilla, 
á cuya vista huyen los invasores internándose 
tierra adentro, y alejándose de sus buques. 
Cuando la fuerza brasilera atraviesa un pajonal. 



los guerrilleros le prenden fuego por las cuatro 
puntas, circunvalándola así con un anillo de lla- 
mas: el humo, el cansancio, la fatiga por la mar- 
cha de la noche anterior, la sed y el fuego, vá 
esterminándolos uno á uno, que en las ansias de 
sus últimos momentos se retuercen y maldicen 
á los gauchos y á su propia empresa. En vano 
dos veces hablan levantado un pañuelo blanco 
en la punta de una bayoneta : los guerrilleros no 
querían parlamentar con sus enemigos, ni hubie- 
ran podido darles protección aunque lo hubie- 
ran intentado. La destrucción es completa, mu- 
riendo muchísimos quemados con la pólvora de 
sus mismas cartucheras que se incendiaban en 
medio de aquel cráter de fuego, y el que salva 
la vida tiene que rendirse á discreción. En tanto, 
en todo este intervalo el cañón seguia haciendo 
sus detonaciones, cuyo eco llegaba á los infor- 
tunados invasores como un toque de agonía en 
medio de las convulsiones de la muerte. Los 
que llevaron á cabo esta heroica como terrible 
hazaña, fueron solo veintidós gauchos porteños 
semi-salvajes, rotosos, mal armados, pero lle- 
nos de entusiasmo y de ese valor abnegado que 
no tiene en cuenta el sacrificio cuando se hace 
en aras de la patria. Los capitaneaba el baquea- 
no José Luis Molina, especie de caudillo monta- 
raz que á cuarenta leguas á la redonda campea- 
ba á sus anchas abroquelado con su fama de 
gaucho bro,vo. Completaba el número de los 



77 



únicos defensores del Carmen de Patagones la 
artillería de la plaza, que era compuesta de un 
cañón pequeño, viejo y carcomido, sin cureña, 
atado al tronco de un árbol, y un soldado tan 
viejo como él, tuerto y manco, que tapaba el 
oído del cañón con el dedo grande del pié al 
tiempo de atacarlo él mismo. — De los cinco bu- 
ques, cua^ro les fueron también tomados suce- 
sivamente, y de uno que fué echado á pique, 
aun se ven los restos en el puerto del Carmen. 
Más tarde el gobierno premió á estos valientes 
haciéndolos presentar en la fortaleza de Buenos 
Aires, donde el presidente en persona los feli- 
citó y los obsequió dignamente. 
1847. Combate de Maldonado. Estando la 



ciudad de Maldonado sediada por fuerzas del 
general Oribe, el teniente coronel don José 
María Caballero se acerca á hacer un reconoci- 
miento, y es atacado por los sitiados; en el 
combate que se sigue es muerto este jefe y 
derrotada su gente. 

1862. Batalla de Pea Ridge. Las fuerzas de 
la Union norte-americana á las órdenes del ge- 
neral Curtis y las confederadas mandadas por 
el general Van Dorn, tienen una sangrienta ba- 
talla en Pea Ridge, en la cual quedan triun- 
fantes los unionistas. Los separatistas pierden 
á los generales Me Gulloch y Me Intosh, no ba- 
jando de tres mil hombres los que quedaron 
fuera de combate entre ambos ejércitos. 



Dia 8 



1813. Abnegación de Belgrano. La asamblea 
constituyente del Rio de la Plata acuerda al 
general don Manuel Belgrano, vencedor en las 
batallas de Tucuman y Salta un premio de cua- 
renta mil pesos y un sable con la inscripción 
siguiente: La Asamblea Constituyente al benemé- 
rito General Belgrano. Este ilustre patriota des- 
tina los cuarenta mil pesos á la creación de 
escuelas en Tarija, Jujuy, Tucuman y Santiago 
del Estero. 

1814. Escuadrilla argentina. A las órdenes 
del comandante Brown se hace á la vela del 
puerto de Buenos Aires la segunda pequeña 
armada que tuvieron las Provincias Unidas del 
Rio de la Plata, saliendo en busca de la escua- 
dra española que mandaba el capitán de navio 
don Jacinto Romarate, que se hallaba en Martin 
García, isla que estaba fortificada guardando la 
entrada de los rios Paraná y Uruguay. 

1822. Independencia de la América del Sud. 
Tomas Monroe, presidente de los Estados Uni- 
dos de la América del Norte, recomienda al 
congreso el reconocimiento de la independencia 
de las colonias españolas de la América del Sud, 
por haber probado suficientemente su capaci- 
dad política, cuya recomendación se hace un 
hecho. 

1823. Tratado de alianza. En Buenos Aires 
se firma un tratado de alianza defensiva entre 
este Estado y la república de Colombia con el 
objeto de sostener su independencia. 

1839. Rendición del Callao. Chile, en guerra 
contra la confederación perú-boliviana, habia 
mandado un ejército al Perú, bajo las órdenes 
del general Bulnes. La batalla de Yungay que 
tuvo lugar el 20 de enero, y en la que fué derro- 
tado el general Santa Cruz, habia resuelto la 
cuestión de las armas; así es que cuando el 
ejército chileno victorioso se presentó frente á 



los muros del Callao, se rindió la plaza al ge- 
neral Bulnes. 

1844, Apresamiento de un convoy. El cau- 
dillo oribista don Bernardino Olid sorprende y 
derrota en Chafalote al coronel don Francisco 
Márquez que marchaba al frente de una fuerza 
de infantería y caballería conduciendo un con- 
voy de guerra que habia pasado del Brasil, que- 
dando este en su poder, como también las ar- 
mas y la caballada. 

1862. Batalla de Pea Ridge. Los separatis- 
tas, si bien el dia anterior fueron vencidos por 
los federales en Pea Ridge, reorganizan sus 
fuerzas y con nuevos bríos dan una segunda 
batalla en el mismo punto, tan sangrienta como 
la del dia 7. Después de esfuerzos inauditos y 
de ser rechazados por los unionistas, el gene- 
ral Van Dorn se retira con su ejército tomando 
la dirección de Huntsville, quedando, de consi- 
guiente, por segunda vez, el general Curtis 
dueño del campo de batalla y las armas fede- 
rales con una nueva victoria. De cuatro á cinco 
mil guerreros indios tomaron parte en estos dos 
combates á favor de los separatistas. 

1866. Muerte de Roca. En el campamento de 
Las Ensenaditas, sobre el Paso de la Patria, 
deja de existir el coronel don José Segundo 
Roca, al iniciarse la guerra del Paraguay. El 
coronel Roca habia hecho las campañas de la 
independencia, empezando su carrera antes de 
cumplir dieziseis años, y dejó escritos unos in- 
teresantes «Apuntes Históricos» de las largas 
campañas de los ejércitos libertadores, que han 
visto la luz después de su muerte. 

1869. Ejecución de patriotas. Declarada la 
guerra á muerte en la Habana, las autoridades 
españolas no pierden ocasión de llevarla á cabo ; 
este dia son pasados por las armas nueve pa- 
triotas en Buenavista, hallándose entre estos 



78 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



muchos dueños y dependientes de tienda. Los 
hace fusilar el coronel don Eduardo Herrera. 

1872. Combate de Pichi-Carhué. El 5 de 
marzo se hizo sentir una gran invasión de in- 
dios, que no bajaba de tres mil, compuesta de 
varias tribus coaligadas, y capitaneados por el 
cacique principal de las Pampas Juan Calfucurá ; 
entrando por medio de los fortines San Garlos y 
Kenchuz en dirección á la Verde. En los dias 6 
y 7, habiéndoseles unido algunas de las tribus 
que estaban sometidas, arrasaron los partidos de 
Alvear, Veinticinco de Mayo y Nueve de Julio. 
El general Rivas que se había colocado en Pichi- 
Carhué para cortarles la retirada, contando con 



quinientos soldados y vecinos y como mil indios 
amigos, mandados en jefe por el cacique Cipria- 
no Catriel, los ataca el dia 8 echando pió á tierra 
unos y otros combatientes. La lucha que se si- 
gue es feroz, casi sin ejemplo en estas guerras, 
entreverándose y peleando á sable, lanza, cu- 
chillo y bola. Los indios son derrotados dejando 
doscientos muertos y algunos prisioneros, qui- 
tándoseles todo el arreo que consistía en cerca 
de ochenta mil cabezas vacunas, dieziseis mil 
yeguarizas, un crecido número de ovejas y otros 
objetos de los que habían robado. También fue- 
ron salvadas treinta personas que llevaban cau- 
tivas, y tomádoseles muchos prisioneros. 



Dia 9 



1451. Nacimiento de Américo Vespucio. En 

Florencia (Italia) nace el célebre navegante 
Américo Vespucio, quien, estando al servicio de 
España hizo varios viajes al Nuevo Mundo, y por 
haber publicado algunas cartas geográficas de 
este continente, tuvo la gloria de que fuera en 
adelante denominado con su nombre, sin em- 
bargo de ser á Colon á quien le correspondía 
este honor. 

1500. Espedicion de Per-Alvarez CabraL El 
rey don Manuel de Portugal dispone una armada 
compuesta de trece embarcaciones y mil dos- 
cientos hombres de mar y tierra al mando de 
Per-Álvarez Gabral para descubrir y conquistar 
tierras en el Nuevo Mundo ; esta escuadra se 
hace á la vela en el puerto de Lisboa el 9 de 
marzo de 1500 con el objeto indicado. 

1809. Movimiento reaccionario. Las autori- 
dades españolas de Quito sorprenden un movi- 
miento revolucionario, cuyo objeto era cambiar 
el sistema de gobierno que dominaba por el re- 
publicano, y en su consecuencia fueron presos 
sus principales corifeos, tales como don Juan 
Pío Montúfar, marqués de Selva Alegre, doctor 
don Juan de Dios Morales, abogado don Manuel 
Quíroga, y los capitanes don Juan Salinas y don 
Nicolás Peña. 

1811. Combate de Tacuarí. Los restos de la 
división argentina al mando del general Bel- 
grano, rechazada en Paraguary el 19 de enero, 
pero que permanecían en el territorio paragua- 
yo y que solo se componían de trescientos hom- 
bres, se baten heroicamente en Tacuarí contra 
el ejército realista paraguayo de dos mil qui- 
nientos hombres mandados por el jefe Cabanas. 
La actitud decidida de los argentinos, que se 
baten como leones disponiéndose á morir antes 
que rendirse, hace que se les conceda una capi- 
tulación honrosa, por la cual solo se les exige 



abandonar el territorio del Paraguay, retirán- 
dose con sus armas y bagajes. 

1812. Llegada de argentinos. Fondea en la 
rada de Buenos Aires la fragata inglesa Jorge 
Canning con cincuenta dias de navegación, tra- 
yendo á su bordo desde Inglaterra al teniente 
coronel de caballería don José de San Martin, al 
alférez de carabineros reales don Carlos María 
de Alvear y Balbastro, al de igual clase don José 
Matías Deogracias Zapíola, á los capitanes don 
Francisco Chilabert y don Francisco Vera, y al 
barón de Holemberg. 

1817. Corsarios de la Banda Oriental. Ha- 
biendo los portugueses apoderádose de Monte- 
video y de la mayor parte del Estado Oriental 
del Uruguay, el general Artigas no solo les oca- 
sionaba grandes destrozos sorprendiéndoles con 
sus gauchos guerrilleros, sino también que ha- 
biendo autorizado un gran número de patentes 
de corso, siendo muchísimos los buques que se 
habían armado en los puertos de los Estados 
Unidos del Norte, aniquilaban el comercio marí- 
timo portugués. El rey del Brasil don Juan VI 
hace reclamaciones al gobierno de la Union, y 
este, atendiéndolas, prohibe el armamento de 
corsarios en los puertos de la república. 

1831. Toma del Rio Cuarto. El general Qui- 
roga, al frente de una división, ataca y toma al 
pueblo del Rio Cuarto, después de una heroica 
defensa durante tres dias de fuegos consecuti- 
vos, dirigida por los coroneles don Juan Gual- 
berto Echevarría y don Agustín Pringles, los 
cuales tuvieron que retirarse con la poca gente 
que pudo salvarse. 

1833. Espedicion al desierto. En combina- 
ción con las divisiones de los generales Huido- 
bro y Aldao, de la Guardia del Monte, provincia 
de Buenos Aires, marcha al desierto, con objeto 
de reducir á los indios de las Pampas, la divi- 



MARZO 



79 



sion de la izquierda, bajo las órdenes del gene- 
ral don Juan Manuel de Rosas. Esta espedicion 
fué á acampar en el Rio Colorado, esploró hasta 
el pié de las cordilleras y ocupó la isla de Ghoe- 
lechoel, en el Rio Negro, región patagónica: re- 
dujo varias tribus y ajustó tratados de paz con 
los indios en un año que duró la campaña, sal- 
vando grandísima cantidad de cautivos. 

1839. Tratado de paz. Se celebra un tratado 
de paz entre Méjico y Francia, que se hallaban 
en guerra por reclamaciones de la última, y á la 
que se le abona una indemnización de seiscien- 
tos mil duros. 

4862. Combate del Merrimac y el Monitor. La 
guerra civil de Norte-América habia llamado la 
atención del mundo, no solo por la causa santa 
que la motivó y por sus grandes ejércitos é in- 
numerables y sangrientas batallas, sino también 
por el genio creador de los beligerantes que en- 
riquecian el arte de la guerra inventando nue- 
vos elementos de combate. La balística se habia 
desarrollado en toda su importancia artística: 
construyen cañones monstruos de asombroso 
poder; la marina cambiando completamente sus 
formas y sus medios de ataque y defensa inau- 
gura una nueva era para los buques de guerra. 
Los separatistas lanzan al agua en el puerto de 
Norfolk su terrible Merrimac armado con caño- 



nes de á ciento y con un espolón á proa que 
heria de muerte á buques poderosos y en cuya 
coraza se embotaban las balas cónicas de los 
cañones Armstrong; pero los unionistas le opo- 
nen el Monitor, obra de nueva creación en la 
marina de guerra debida al ingeniero Ericsson, 
armado con una torre giratoria en el centro con 
dos enormes cañones, desapareciendo en el 
agua casi toda su construcción blindada y no 
presentando al enemigo más blanco que su baja 
torre. En la noche del 8 de marzo llega á Nor- 
folk el Monitor que acababa de salir de los asti- 
lleros de Bushenll y C en Nueva- York y el 9 
por la mañana se presenta á combatir al Merri- 
mac que era seis veces de mayor tamaño ; la 
lucha se emprende con igual vigor por ambos 
buques, y después de muchas horas de pelea y 
en presencia de infinidad de buques de la ar- 
mada de uno y otro beligerante, queda vencedor 
el Monitor habiéndole roto el hélice al Merri- 
mac, que herido de muerte tiene que retirarse 
del combate huyendo hacia la isla de Craney, 
cerca de la cual exhaló el monstruo la última 
bocanada de humo. 

4874. Tratado de amistad. La República Ar- 
gentina celebra con la del Perú un tratado de 
amistad, comercio y navegación. 



Dia 10 



4496. Viaje de Colon. Después de varios 
descubrimientos en el Nuevo Mundo, Colon se 
dá á la vela para España, de regreso de su se- 
gundo viaje. 

4526. Convenio de Conquista. En la colonia 
de Panamá, de acuerdo y con permiso del go- 
bernador, Francisco Pizarro, Diego de Almagro 
y Hernando ó Fernando de Luque firman una 
escritura de compañía para descubrir y conquis- 
tar el Sud del Nuevo Mundo. 

4543. Descubrimiento del Cabo Mendocin. El 
portugués Rodríguez Gabrillo, al servicio de Es- 
paña, que tenia orden de esplorar la GaHfornia, 
descubre el gran Cabo Mendocin. 

4764. Derecho de timbre. En Inglaterra pro- 
múlgase un bilí que establece un derecho de 
timbre sobre todas las escrituras y demás actos 
otorgados en sus colonias de América. 

4843. Facultad de medicina. En Buenos Ai- 
res se crea la Facultad de medicina y quirúrgi- 
ca bajo la dirección del doctor don Cosme Arge- 
rich. 

4846. Sorpresa del Juncalillo. San Martin 
habia empezado en Mendoza á preparar los ele- 
mentos de guerra con que más tarde empren- 
dió el célebre paso de los Andes. El teniente 



de Granaderos á caballo don José Aldao estando 
de servicio en el camino de Uspallata, á fin de 
asegurar su puesto emprende un reconocimien- 
to sobre la cumbre de la cordillera, y descen- 
diendo á la falda opuesta descubre una guarni- 
ción avanzada de los españoles que se hallaba 
en la casucha del Juncalillo, á la que sorprende 
y toma prisionera sin tirar un tiro. Esta fué la 
primera notificación de su existencia que el 
ejército de Mendoza hizo al presidente de Chile, 
general Marcó del Pont. 

4849. Combate de las Barrancas. El coronel 
don Rafael Hortiguera al frente de una división 
desprendida de las fuerzas directoriales con que 
el general Viamont habia invadido nuevamente 
la provincia de Santa Fé, llega hasta el Carca- 
raña arrollando en su marcha las partidas de 
montoneros que se le presentan ; pero el gene- 
ral López que regresaba de su poco afortunada 
campaña de Córdoba, lo carga en el lugar deno- 
minado Barrancas y lo destroza completamente, 
haciéndole una gran mortandad. 

4821. Cesación de un armisticio. El general 
Bolívar declara roto el armisticio que habia ce- 
lebrado con el general español Morillo, el 3 de 
noviembre de 4820, por el término de seis me- 



80 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ses, sin que para ello hubieran dado causa las 
fuerzas realistas. 

1823. Espedicion al desierto. De la Guardia 
del Monte, provincia de Buenos Aires, sale una 
espedicion de dos mil quinientos hombres, siete 
piezas de artillería y gran tren de carretas, 
etc., al mando del gobernador, general don 
Martin Rodríguez, para internarse en las Pam- 
pas y construir una línea avanzada de fuertes 
para proteger la campaña. En esta primera es- 
pedicion del general Rodríguez, que duró hasta 
principios de agosto, se llegó á la sierra del 
Tandil, donde se fundó un fuerte y un pueblo. 

1824. Muerte de Luca. En el naufragio del 
bergantín inglés Agenoria, en el banco inglés, 
muere el distinguido poeta don Esteban Luca. 
Este insigne hijo de las Musas regresaba de 
Rio Janeiro con el enviado estraordinario ar- 
gentino don Valentín Gómez, desempeñando el 
destino de secretario de la misión. 

1867. Mediación frustrada. El ministro nor- 
te-americano en el Paraguay, señor Washburn, 
que habia ofrecido su mediación á López, pasa 
al campo de los aliados con el objeto de esta- 
blecer negociaciones de paz, pero no tiene lu- 
gar la apertura de estas por poner los aliados, 
como condición precisa y como la base para 
todo arreglo, la separación de López del go- 
bierno del Paraguay. 

1876. Revolución en Montevideo. Un movi- 
miento de tropas derroca ai presidente de la 
República Oriental , nombrándose presidente 
provisional, al coronel don Lorenzo Latorre, con 



un poder ilimitado. — El l.'de marzo de 1879 se 
le nombra en propiedad. 

1876. Invasión á Olavarria. La indiada de 
Gatriel con alguna parte de los chilenos, en nú- 
mero de dos mil, invaden por Olavarria, pero 
en un combate que libran con las fuerzas nacio- 
nales mandadas por los coroneles don Salvador 
Maldonado y don Plácido López, son completa- 
mente deshechos perdiendo mucha gente y toda 
la hacienda que llevaban. 

1880. Rebelión en la Paz. Hallándose la na- 
ción boliviana, aliada al Perú, en guerra con la 
república de Chile, estalla en la ciudad de la 
Paz una rebelión militar. Después de sofocada, 
el presidente provisiorio declara «traidores á la 
patria» á los jefes que la promovieron, atendido 
al estado del país que sostenía una guerra es- 
terior y en sus momentos más apremiantes. 

1884. Espedicion á los mares del Sud. El 10 
de marzo de 1884 sale de Buenos Aires una es- 
pedicion científica con objeto de hacer estudios 
hidrográficos que servirán para el conocimiento 
detallado de las costas y puertos de las regio- 
nes del Sud que va á visitar. Se compone de los 
buques de la armada Vülarino, Paraná y Cabo 
de Hornos y de los vapores María F. y Comodo- 
ro Py. Esta comisión establecerá las subpre- 
fecturas marítimas en la isla de los Estados y 
en la Tierra del Fuego, y un faro en el puerto 
Gook. El vapor Comodoro Py quedará afectado 
al servicio de las subprefecturas de aquellas 
regiones. 



Dia 11 



1542. Espedicion de Cabeza de Vaca. Alvar 
Nuñez Cabeza de Vaca llega á la Asunción del 
Paraguay en calidad de primer gobernador de 
aquellas regiones, nombrado por la corte de 
España. Hizo su viaje por el interior desde Santa 
Catalina (Brasil) en ciento treinta dias atrave- 
sando cerca de cuatrocientas leguas por entre 
distintas tribus de indios y salvando los grandes 
obstáculos que le oponia el terreno. Irala, nom- 
brado gobernador por elección, le entrega el 
mando, quedando este como su segundo en ca- 
lidad de maestre de campo. 

1778. Tratado de amistad. En el real sitio 
del Prado se firma entre España y Portugal un 
tratado de amistad, garantía y comercio, ratifi- 
cando otros subs:stentes sobre los mismos pun- 
tos, en los que figuran las colonias de América. 

1814. Ataque á Martin García. Brown, jefe 
de la escuadrilla argentina, que por primera vez 
se habia hecho á la vela el dia 8, ataca á los bu- 
ques españoles y á las baterías de la isla de 



Martin García, defendida por el capitán de na- 
vio Romarate, y es rechazado con muchas pér- 
didas en el desigual combate que sostiene. El 
estreno de Brown en la marina argentina, fué 
un contraste, para seguirse después una serie 
de triunfos no interrumpidos. 

181.5. Batalla de Santa Rosa. El mariscal 
Ramírez, jefe del ejército español, dá batalla y 
derrota completamente en el valle de Santa 
Rosa, á orillas del rio Llallí, á las fuerzas pa- 
triotas del Cuzco, mandadas por el brigadier 
don Mateo García Pumakahua. Los patriotas 
tenian veinte mil hombres, indios en su casi to- 
talidad, y cuarenta piezas de artillería, que no 
pueden resistir el empuje del ejército real, muy 
pequeño en número, pero aguerrido, valeroso 
y disciplinado Pumakahua y todos los jefes prin- 
cipales y oficiales, caen prisioneros, quedando 
toda la artillería y bagajes en poder de los ven 
cedores. La segunda tentativa de independen- 
cia en el Perú, por los descendientes de los In- 



81 



cas, fué vencida con el cruento sacrificio de sus 
patriotas iniciadores, desapareciendo ya del 
todo el noble esfuerzo de esa raza tan digna 
por su civilización primitiva, como desgraciada 
en la defensa de sus derechos naturales. 

1821. Combate de Las Pulgas. El general 
don José Miguel Carrera, que después de su 
triunfo sobre Bustos el dia 8 habia marchado á 
atacar al gobernador de San Luis don José San- 
tos Ortiz, lo encuentra en el punto llamado Las 
Pulgas (hoy Mercedes) y lo derrota completa- 
mente muriendo toda la infantería puntana que 
habia formado cuadro con el valeroso coman- 
dante don Luis Videla á la cabeza, no queriendo 
rendirse. 

1843. Toma del Cerro de Montevideo. Las 
fuerzas sitiadas de Montevideo, en la noche an- 
terior, hacen una salida sigilosamente, y en la 
madrugada de este dia toman por asalto la for- 
taleza del Cerro que está en frente de la ciudad, 
donde habia una guarnición del ejército del ge- 
neral Oribe. Esta empresa la acomete el gene- 
ral Pacheco y Obes. 

1857. Desacato constitucional. El 5 de fe- 
brero de 1857, Méjico se habia dado una consti- 
tución verdaderamente republicana. El arzobis- 
po, en una circular á los obispos, les ordena 
negar la absolución á los que juraren el código 
fundamental dado por los representantes legíti- 
mos de la nación. 

1867. Sitio de Querétaro. El general Esco- 



bedo, jefe del ejército republicano de Méjico, 
pone sitio á la plaza de Querétaro, sostenida 
por el ejército imperialista á las órdenes de 
Maximiliano, titulado emperador, y de los trai- 
dores Mejía y Miramon. (Véase el 15 de mayo.) 
1880. Evasión de Moreno. El naturalista y 
esplorador don Francisco P. Moreno ocupándose 
de la esploracion de la Patagonia, por un engaño 
habia caido en manos del cacique Scheihueque, 
quien lo detuvo preso con objeto de que le sir- 
viera de cange de un número de indios que las 
fuerzas argentinas le hablan tomado prisionero. 
Gomo no se efectuase el cange tan pronto como 
querían los indios, el 3 de marzo fué juzgado en 
una junta de guerra y condenado después por 
el adivino á ser abierto vivo para ofrecer su 
corazón á Dios. El dia 9 los indios tienen una 
gran orgía, y tanto Moreno como los compañe- 
ros con quienes lo tomaron, con mucha dificul- 
tad se salvan de ser asesinados. En la noche 
del 11 consiguen burlar la vigilancia de sus 
guardianes y logran fugarse. En una balsa que 
construyen durante dos noches en Golu-cura des- 
cienden ese rio y el Limai durante seis noches 
y seis dias por entre saltos y remolinos, hasta 
el 18 que abandonan la balsa salvadora por no 
tener ya fuerzas para dirigirla, estenuados de 
cansancio y de hambre. Luchando con nuevas 
dificultades consiguen al fin llegar á Bahia 
Blanca. 



Dia 12 



1813. Títulos dados á Bolívar. El gobierno 
general de la Union Granadina dá á Simón Bolí- 
var el despacho de brigadier y el título de «ciu- 
dadano de la Nueva Granada,» en mérito de los 
servicios que acababa de prestar á esa nación. 

1813. Supresión de tributos. La Asamblea 
general del Rio de la Plata sanciona el decreto 
espedido por la Junta en 1." de setiembre de 
1811, relativo á la estincion del tributo que pa- 
gaban los indios, y además deroga la mita, las 
encomiendas y el yanaconazgo, declarándolos 
hombres libres y en igualdad de derechos á 
todos los demás ciudadanos. 

1816. Combate de Tarabuco. El caudillo pa- 
triota Zerna con los indios naturales que obede- 
cían sus órdenes, ataca á una columna de tropas 
españolas á las órdenes del comandante Herrera 
en el valle de Tarabuco (Alto Perú), la que des- 
pués de defenderse bravamente es rendida á dis- 
creción y muerta á garrotazos (el garrote era el 
arma con que peleaban los indios); Herrera y 
trece oficiales más fueron pasados por las ar- 
mas. Los indios tomaron una bandera y todo el 



armamento. La guerra á muerte la habían pro- 
clamado los españoles que degollaban á todos 
los vencidos, y estas eran las consecuencias. 

1817. Derrota de una emboscada. El activo 
y entendido general realista don Gerónimo Val- 
dés, al frente de una columna, sale de la ciudad 
de Jujuy (República Argentina), donde estaba 
sitiado el ejército español á las órdenes de La 
Serna, por los denodados gauchos sáltenos, y 
ataca y derrota una emboscada de trescientos 
caballos al mando del comandante don José 
Apolinar Saravia; pero los patriotas el mismo 
dia arrebatan al enemigo doscientas muías de 
silla y carga, dejándolo inhabilitado para mover- 
se. (Véase el 6 de febrero y 14 de este mes.) 

1820. Reinstalación de Sarratea. Después de 
la deposición del gobernador Sarratea en la ciu- 
dad de Buenos Aires, el dia 6, este se retira á la 
campaña clasificando la elección de Balcarce de 
tumultuosa y obra de los militares; y el dia 10, 
desde el pueblo del Pilar, declara traidor á todo 
el que obedeciese al gobierno que se habia ins- 
talado á consecuencia de aquel movimiento, y 
6 



EfEMÉRIDlíS AMERICANAS 



al frente de algunas fuerzas se apodera el dia 
42 de la ciudad asumiendo otra vez al mando. 
Sarratea fué apoyado por las fuerzas de Ramírez 
y López que aun se hallaban en la provincia, y 
por el general Soler con las tropas de la ciudad 
que hablan abandonado á Balcarce. 

i 834. Invasión al Estado Oriental. El general 
don Juan Antonio Lavalleja, que fué vencido en 
su conspiración del 16 de juho de 1832, tanto en 
el Brasil donde se refugió, como en la República 
Argentina donde se trasladó más tarde, siguió 
conspirando contra el gobierno del general Ri- 
vera. En la provincia de Entre-Rios aglomeraba 
elementos para abrir una campaña, pero siendo 
compelido por el gobierno argentino, apresura 
una invasión al Estado Oriental antes de haber 
combinado los medios de un buen resultado, y 
el 12 de marzo de 1834 desembarca en Punta 
Gorda, departamento de la colonia, con solo 
noventa hombres, sorprendiendo á las autorida- 
des de aquel punto. Pero el gobierno uruguayo 
estaba prevenido y en muy pocos dias es com- 
pletamente destruido por el coronel don Añá- 
delo Medina, hasta tener que refugiarse nueva- 
mente en el Brasil. La misma suerte les cupo á 



algunos de sus parciales que se hablan despar- 
ramado por la campaña oriental. 

1839. Declaración de guerra. El general don 
Fructuoso Rivera, presidente de la República 
Oriental del Uruguay, declara la guerra al ge- 
neral don Juan Manuel de Rosas, gobernador de 
Buenos Aires y encargado de las relaciones es- 
teriores de la República Argentina. Con esta 
declaración de guerra, el general oriental llena- 
ba los compromisos de su tratado de alianza con 
Corrientes de 31 de diciembre de 1838, y las obli- 
gaciones que se habia creado con sus aliados 
los franceses, en guerra contra Rosas. 

1862. Toma de Nueva-Madrid. Las fuerzas 
federales, á las órdenes del general Pope, ata- 
can con un vigoroso cañoneo que dura todo el 
dia, á la plaza fortificada y defendida por los 
separatistas bajo el mando del mayor Me Gown. 
La noche hace suspender el fuego, y en esta, 
favorecidos por una gran tormenta, los defen- 
sores abandonan la plaza. Inmediatamente fué 
ocupada por los federales. Dias después cae en 
su poder la isla número 10 que estaba fuerte- 
mente fortificada, tomando prisionero al general 
Makall con algunos miles de soldados. 



Dia 13 



1813. Armas argentinas. La asamblea gene- 
ral constituyente del Rio de la Plata decreta el 
escudo de armas nacionales, en la forma si- 
guiente : Un óvalo en posición vertical y dividido 
por el medio con una línea horizontal, siendo la 
parte superior sombreada y blanca la inferior, 
cruzada esta por dos manos entrelazadas en 
signo de alianza, que sostienen una pica con el 
gorro frigio de la libertad en su estremo, es- 
tando orlado con la oliva de la paz y el laurel 
déla victoria, con esta divisa: En Union y Li- 
bertad, y sirviéndole de coronamiento un sol 
naciente. (*). 



O No encontrando, y parece no existir, la ley que creó 
las armas argentinas, sancionadas por la asamblea del 
año XIII, recurrimos á tomar datos de las fuentes si- 
guientes : 

El general Mitre, en la Historia de Belgrano, dice que 
< las armas de la Asamblea representaban dos manos en- 
trelazadas sosteniendo el gorro de la libertad, iluminado 
por los rayos del sol naciente, circundado de la oliva de 
la paz y del laurel de la victoria, y en su orla la leyenda : 
En Union y Libertad.* 

13 de marzo de 1813. Decreto. «La Asamblea General or- 
dena que el Supremo Poder Ejecutivo use del mismo sello 
de este Cuerpo Soberano, con la sola diferencia que la 
inscripción del circulo sea la de Supremo Poder Ejecutivo 
de las Provincias Unidas del Rio de la Plata.* 

Con fecha 13 de Abril del mismo año XIII la asamblea 
ordena que «La moneda de plata que de aquí en adelante 
debe acuñarse en la casa de moneda de Potosí, tendrá por 



1817. Espedicion portuguesa. El brigadier 
Chagas, que al frente de una columna portu- 
guesa habia pasado el Uruguay el 14 de enero, 
repasa dicho rio para volver al territorio brasi- 
lero, después de haber saqueado é incendiado 
en las Misiones los pueblos indefensos de Yape- 
yú. La Cruz, Mártires, Santo Tomé, Santa María 
y Concepción, limitándose á saquear los de San 
José, Apóstoles y San Pablo. Nada escapó á la 
destrucción y rapiña de los portugueses, osten- 
tando como trofeo ochenta arrobas de plata 
labrada, robada á las iglesias fundadas por los 
antiguos jesuítas. 



una parte el sello de la Asamblea General, quitado el Sol 
que lo encabeza, y un letrero al rededor que diga : Pro- 
vincias del Rio de la Plata : por el reverso un Sol que ocu- 
pe todo el centro, y al rededor la inscripción siguiente: 
En Union y Libertad...* y la moneda de oro « con solo la 
diferencia que al pié de la pica y bajo de las manos que la 
afianzan, se esculpan trofeos militares consistentes en dos 
banderas de cada lado, dos cañones cruzados y un tambor 
al pié...» 

Por otro decreto de la asamblea, de 27 de abril, se ordena 
que «Deberán sustituirse á las armas del Rey que se ha- 
llan fijadas en lugares públicos, y á los que traigan en 
escudos, ó de otro modo, algunas corporaciones, las ar- 
mas de la Asamblea, y solo permanecerán de aquel modo 
en las banderas y estandartes que las tengan.» 

No se conocen más documentos de la asamblea sobre 
esta materia. Este cuerpo soberano se instaló el 31 de 
enero de 1813, y hemos tomado para esta efeméride tan 



mar^ó 



1817. Banderas españolas. Llegan á Buenos 
Aires, y son presentadas al gobierno, tres ban- 
deras ganadas al ejército realista: dos de estas 
fueron tomadas en la costa de Valparaíso y Villa 
de Rancagua y la otra en Llamparaes, en el 
Perú. 

1820. Toma del puerto Rio Hacha. Después 
que Bolívar, al proclamar la república de Co- 
lombia, preparó una seria campaña contra los 
cuerpos del ejército español que aun quedaban 
en ese país, y Santander habla tomado á las 
ciudades de Popayan y Pasto ; el general don 
Mariano Montilla á la cabeza de un cuerpo de 
venezolanos é irlandeses que hablan recien lle- 
gado de Europa, toma en este dia el puerto de 
Rio Hacha, en la costa de Nueva Granada, 
estendiendo sus operaciones por los valles del 
Sud y derrotando las fuerzas realistas que in- 
tentaban atacarlo. 

1823. Tratado de alianza. En la ciudad de 
Santa Fé se firma un tratado de alianza ofensiva 
y defensiva entre el gobierno de esta provincia 
y el cabildo de Montevideo, cuyo objeto era re- 
peler á los brasileros que se hablan apoderado 
de aquel territorio. El general López, goberna- 



dor de Santa Fé, propone á las demás provincias 
argentinas se adhiriesen á dicho tratado, á lo 
que se niegan temiendo comprometer á la na- 
ción con tal paso, que no nacia de la voluntad 
del país manifestada por sus representantes. 
Solo Entre-Rios, más tarde, entró en esta liga , 
que nunca dio, ni pudo dar, ningún resultado 
práctico. 

1845. Presidente López. Don Carlos Antonio 
López es nombrado primer presidente de la re- 
pública del Paraguay, por un congreso estraor- 
dinario. 

1850. Muerte de Pueyrredon. En una chacra 
de San Isidro, pueblo á pocas leguas de la ciu- 
dad de Buenos Aires, muere el esclarecido bri- 
gadier general don Juan Martin Pueyrredon, 
héroe de la reconquista, prohombre de la inde- 
pendencia, y que habla sido supremo director 
de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, 
cuando se juró su gloriosa independencia. 

1856. Constitución de Tucuman. Una con- 
vención constituyente sanciona la constitución 
que se dá á la provincia argentina de Tucu- 
man. 



Dia 14 



1519. Espedicion de Cortés. El capitán es- 
pañol Hernán Cortés al frente de setecientos 
hombres que habla sacado de la Habana, des- 
embarca en las costas del golfo de Méjico, para 
emprender su conquista. 



importante, careciendo de la fecha precisa (cuyo documen- 
to no existe en los archivos) la del decreto referente al 
mismo asunto que más se aproxima al dia en que pueda 
haberse sancionado el escudo nacional que fué obligatorio 
para los sellos de los poderes públicos, lo que ha debido 
tener lugar del 1." de febrero al 12 de marzo del mis- 
mo año. 

En 11 de febrero de 1825, el congreso, sin innovaren nada 
las armas ó el escudo, solo declara que el sello de que debe 
usar el congreso general llevará las armas que tiene 
adoptadas la nación y en su orla la inscripción: «Congreso 
General Constituyente de las Provincias Unidas del Rio 
de la Plata.» 

Después nada se ha dictado que pueda alterar las ar- 
mas decretadas por la asamblea. El tiempo ha ido sucesi- 
vamente alterando en parte la forma y el sentido del 
escudo, suprimiéndole la leyenda y circundándolo de 
armas y banderas, que en algunos se ven tantas como 
provincias forman la República. 

El hecho es que en la actualidad no se conoce el verda- 
dero escudo argentino, y lo que mas choca, por lo inusita- 
do é irregular, es que se vean en las oficinas públicas 
diversidad de estos que se apartan unos de otros, tanto 
por la forma como por la composición de los emblemas 
que lo constituyen. Creemos que habría conveniencia 
para el pais y para el estrangero en que cesase esta con- 
fusión para que asi se pudiera conocer, tal como es, ó 
se quiera que sea en adelante, el escudo de las armas 
argentinas, 



1751. Gobernador de Montevideo, Nómbrase 
el primer gobernador español en Montevideo, 
que es declarada Plaza de Armas, y cuyo nom- 
bramiento recae en el coronel don Joaquín de 
Viana. 

1817. Ataque á Jujuy. Hallándose el ejército 
español á las órdenes del general La Serna en- 
cerrado en Jujuy, sufriendo un riguroso sitio 
que sostenian los patriotas gauchos jujeños y 
sáltenos que acaudillaba Güemes, era hostili- 
zado dia á dia con ataques simultáneos llevados 
con denuedo á todos los puntos avanzados; un 
combate más formidable tiene lugar este dia, 
en el que el bravo comandante don José Fran- 
cisco Gorriti^ conocido por Pachi Gorrlti, obtie- 
ne un señalado triunfo cargando sobre las trin- 
cheras «con el arrojo más sorprendente», como 
dice el historiador español García Gamba. (Véa- 
se el dia 12 y el 13 de abril.) 

1818. Derrota de fuerzas patriotas. El ejér- 
cito español á las órdenes del general Morillo 
destroza las caballerías patriotas mandadas por 
los jefes Zaraza y Monagas, que se batían por 
la independencia de Venezuela. 

1822. Nacimiento de la emperatriz del Brasil. 
Doña Teresa Cristina María, hija de Francisco I 
rey de las dos Sicillas, nace el 14 de marzo de 
1822. — Se casó con el actual emperador del Bra- 
sil, don Pedro II, por poder el 30 de mayo, y en 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



persona el 4 de setiembre de 1843; de este ma- 
trimonio nacieron la princesa Isabel, heredera 
de la corona, nacida en 1846, casada con el con- 
de d'Eu, y la princesa Leopoldina nacida en 
4847, casada con el príncipe Augusto, duque de 
Sajonia, en 1864, y muerta en 1871. 

1829. Armas orientales. La asamblea gene- 
ral constituyente y legislativa del Estado Orien- 
tal, dispone : ('Artículo único. El escudo de ar- 
mas del Estado será un óvalo coronado con un 
sol y cuarteado : con una balanza por símbolo 
déla igualdad y de la justicia, colocada sobre 
esmalte azul en el cuadro superior de la dere- 
cha: en el de la izquierda el del Cerro de Mon- 
tevideo, como símbolo de fuerza, en campo de 
plata: en el cuadro inferior de la derecha un 
caballo suelto, como símbolo de la libertad, en 
campo de plata, y en el de la izquierda, sobre 
esmalte azul, un buey, como símbolo de la 
abundancia. Adornado el escudo con trofeos 



militares, de marina y símbolos de comercio.» 
1867. Salida de los franceses de Méjico. Con 

el general Bazaine salen de Méjico, embarcán- 
dose en Veracruz, los últimos restos del ejército 
francés que ocupaba aquel territorio y habia 
hecho la guerra á su legítimo gobierno, hasta 
levantar allí un trono y colocar en él á Maxi- 
miliano, príncipe austríaco. 

1877. Muerte de Rosas. En Swathling, á tres 
millas de Southampton, deja de existiré! gene- 
ral don Juan Manuel de Rosas, á los ochenta y 
cuatro años de edad. Rosas habia sido largo 
tiempo gobernador de Buenos Aires ejerciendo 
una verdadera dictadura en toda la República 
Argentina, de cuyas relaciones esteriores era 
encargado. Después de su caida el 3 de febrero 
de 1852 se refugió en Inglaterra, donde perma- 
neció hasta su muerte. De su gobierno mucho 
se ha dicho, y sin embargo todavía está por es- 
cribirse la historia imparcial de su época. 



Dia 15 



1493. Viaje de Colon. El célebre navegante 
Cristóbal Colon, de regreso de su primer viaje 
á través del Océano, y después de haber descu- 
bierto el Nuevo Mundo, da fondo en un puerto 
español, en Palos, de donde habia salido el 3 de 
agosto del año anterior. 

1737. Convenio de paz. En París, y por me- 
diación de los reyes de la Gran Bretaña, Fran- 
cia y el gobierno de las Provincias Unidas de 
los Países Bajos, se firma un convenio de paz 
entre España y Portugal, para terminar ciertas 
diferencias entre estas dos cortes y suspender 
las hostilidades en América. 

1741. Hostilidad á Cartagena. La escuadra 
británica empieza sus operaciones contra la ciu- 
dad de Cartagena, en Nueva Granada. 

1781. Batalla de Guildford Court House. El 
ejército inglés mandado por el general Corn- 
wallis presenta batalla á las tropas americanas 
á las órdenes del general Greenes en Guildford 
Court House: la lucha es tenaz y sangrienta 
hasta que quedan vencedores los ingleses ; pero 
los americanos se retiran en orden del campo 
de batalla sin que el enemigo pudiera impedír- 
selo. 

1812. Revolución de Caracas. En el pueblo 
de Siquesique, en Venezuela, el indio Juan de 
los Reyes Vargas, de acuerdo con algunos es- 
pañoles, encabeza una conspiración contra los 
patriotas de Caracas, proclamando á Fernan- 
do VII. 

1816. Protesta de Jujuy. El famoso caudillo 
don Martin Miguel Güemes, comandante de mi- 
licias, se habia impuesto en el gobierno de Sal- 
ta, y no siendo obedecido en Jujuy, que era una 



intendencia de aquella provincia, ocupó mili- 
tarmente la ciudad el 13 de setiembre de 1815, 
y bajo la presión de su ejército, se hizo recono- 
cer como gobernador. Más tarde este jefe vo- 
luntarioso se declara hostil á la autoridad na- 
cional (pero sin defeccionar de la causa de la 
patria) tornándose en enemigo del general Ron- 
deau que se retiraba con su ejército del Alto 
Perú, le puso en su marcha cuanto inconve- 
niente pudo, apoderándose de armas y anima- 
les que iban en su auxilio, y hasta llegó con sus 
gauchos emboscados á hacer fuego á las tropas 
nacionales. En tal estado las cosas, Güemes 
manda órdenes á Jujuy para que hostilizasen al 
ejército de Rondeau, pero los leales jujeños 
resisten su cumplimiento y en un cabildo abier- 
to que tuvo lugar el 15 de marzo de 1816, le- 
vantan un acta solemne declarando «que el 
coronel graduado don Martin M. Güemes no es 
ni ha sido gobernador legítimo de esta ciudad, 
y que de consiguiente no deben cumplirse sus 
órdenes en lo sucesivo.» En la misma fecha 
el general Rondeau declaraba reo d¿ Estado á 
Güemes y al dia siguiente ocupó la ciudad de 
Salla quedando el caudillo dueño de la campa- 
ña. El ejército nacional siguió siendo el blanco 
del gauchaje salteño, hasta que Rondeau, por 
evitar la guerra civil, entra en arreglos con 
Güemes y firma en Jujuy el 17 de abril del mis- 
mo año una declaración, retirando su decreto 
del mes anterior y reconociendo á Güemes como 
buen servidor, concluyendo al fin los jujeños 
por tener que someterse al gobernador de Sal- 
ta como autoridad militar. 
1817. Toma de La Laguna. El comandante 



85 



don Esteban Fernandez, al frente de una fuerza 
de patriotas, á la que so habia incoi'porado un 
número de indios naturales del Alto Perú, que 
pertenecieron antes á la republiqueta de Padi- 
lla, derrota al coronel Maruri que con tropas 
españolas ocupaba el pueblo de La Laguna. Los 
vencedores entran á la pl'iza y allí se encuen- 
tran con la, cabeza del célebre guerrillero Padilla 
clavada en una pica. Los indios á la vista de la 
cabeza de su querido jefe, arrojan un grito de 
furor y de venganza y sin que nadie pudiera 
contenerlos, se lanzan furiosos al saqueo, cos- 
tando á Fernandez no poco trabajo evitar ma- 
yores estragos. 

1823. Tráfico de esclavos. Se firman en Lis- 
boa algunos artículos adicionales á la conven- 
ción de 28 de julio, entre los soberanos de los 
reinos unidos de la Gran Bretaña é Irlanda y del 
reino unido de Portugal, Brasil y Algarbes, so- 
bre la abolición del tráfico de negros. 

1825. Tratado de alianza. La confederación 
de Centro América celebra un tratado de alianza 
con la república de Colombia. 

1847. Revolución en Mendoza. Varios cuer- 
pos de tropas que habia en la ciudad de Mendoza 
se sublevan y sus jefes obligan á renunciar al 
gobernador don Pedro Pascual Segura. 

1862. Negros en Cuba. El censo oficial le- 
vantado en esta fecha en la isla de Cuba, dá de 
existencia seiscientos tres mil cuarenta y seis 
negros. En 1817, época en que se celebró el 
primer tratado prohibitivo, el número de negros 



ascendía á trescientos trece mil doscientos tres; 
es decir que en el breve espacio de cuarenta y 
cinco años, durante los que ha quedado prohi- 
bida la trata, la raza negra ha duplicado. Los 
negros han sido siempre considerados en Cuba 
peor que bestias; pero ahora, dice el escritor 
español don José Comas en su obra Las Antillas, 
«sus dueños les tratan con mas dulzura, no pre- 
cisamente por un sentimiento cristiano, sino 
por convenir á sus intereses. Antiguamente un 
negro solo valia doscientos ó trescientos pesos, y 
hoy vale mil y mil quinientos, lo cual hace que 
sus amos les tengan aquellas consideraciones 
que este capital exige.» 

1880. Presidente VidaL Con motivo de ha- 
ber elevado á las cámaras la renuncia indecli- 
nable de la presidencia de la República Orien- 
tal, el coronel don Lorenzo Latorre, y siendo 
esta aceptada, es nombrado presidente de la 
nación por tres años que faltaban á aquel, el 
doctor don Francisco Antonio Vidal. 

1882. Esposicion ContinentaL El presidente 
de la república, general Roca, inaugura solem- 
nemente en Buenos Aires, la Esposicion Conti- 
nental, la cual es iniciada, construida y dirigida 
por el Club Industrial de la misma ciudad, pres- 
tando á esta obra del progreso y de la civiliza- 
ción, su poderoso contingente el gobierno nacio- 
nal. El 23 de julio fué clausurada oficialmente, 
habiendo asistido en el tiempo que estuvo abier- 
ta doscientos setenta y dos mil doscientos veinti- 
cinco visitantes. 



Dia 16 



1521. Descubrimiento de las Filipinas. Ma- 
gallanes descubre las islas de San Lázaro, hoy 
llamadas Filipinas. 

1773. Nacimiento de Balcarce. En Buenos Ai- 
res nace el general don Juan Ramón Balcarce, 
uno de los guerreros de la independencia que 
dieron lustre á las armas del pueblo argentino. 

1781. Combate de Virginia. Entre las escua- 
dras inglesa y francesa se sostiene un reñido 
combate en los cabos de Virginia, en la Améri- 
ca del Norte. Los dos combatientes se adjudican 
la victoria. 

1781. Insurrección del Socorro. Protestando 
contra los impuestos, se insurrecciona la villa 
del Socorro, en Nueva Granada, y forma su 
Junta de gobierno llamada La Comuna. 

1812. Biblioteca de Buenos Aires. Tiene lu- 
gar con gran pompa en Buenos Aires la aper- 
tura de la Biblioteca pública que habia fundado 
el doctor don Mariano Moreno. El discurso inau- 
gural lo pronuncia el doctor don José Joaquín 
Ruiz. 



1813. Atrocidades de los españoles en Ara- 
gua. El feroz vizcaíno Zuazola entra en el pue- 
blo de Aragua, provincia de Barcelona, en Ve- 
nezuela, después de batir á una fuerza patriota 
que guarnecía á esta villa. Con los prisioneros y 
paisanos se cometen las mayores atrocidades, 
hasta el estremo que á ciento ochenta america- 
nos, los más de ellos pastores pacíficos que se 
le presentaron á su entrada en el pueblo, los 
hace prender y amarrar, haciéndoles entrar 
después uno á uno, en una pieza donde habia 
colocado cuatro lanceros para cometer la más 
horrenda carnicería. Lanceándolos por el vien- 
tre para hacer más dilatada y cruel su muerte, 
y sin espirar aun, les cortaban las orejas que 
son remitidas como un presente á Cumaná. Mu- 
jeres, ancianos y niños son sacrificados asimis- 
mo por este jefe desnaturalizado: á unos hace 
quitar el cutis de los pies y caminar sobre cas- 
cos de vidrio, á otros hace mutilar de uno ó dos 
miembros ó de las facciones del rostro haciendo 
mofa después de su fealdad, mandando á otros 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



cosérseles espalda con espalda. Los catalanes 
de Gumaná recibieron los cajones de orejas, con 
salvas y algazara, adornando con ellas las puer- 
tas de sus casas y aun poniéndolas en sus som- 
breros á modo de escarapelas. 

1818. Batalla de La Puerta. El general espa- 
ñol Morillo, que con sus fuerzas perseguía al 
ejército del general Bolívar, lo alcanza en una 
planicie llamada La Puerta, cerca del rio Se- 
men, en Venezuela, donde los patriotas se for- 
man en batalla ; la lucha que se siguió fué san- 
grienta, triunfando completamente la bandera 
española. El general vencedor Morillo fué gra- 
vemente herido en esta batalla. También lo 
fueron los generales patriotas Urdaneta, Torres, 
Valdés y muchos jefes y oficiales. La matanza 
fué grande: no hubo prisioneros. Las pérdi- 
das de los republicanos son inmensas, no pu- 
diendo salvarse ni los papeles de Bolívar, 

1827. Escudo de Ituzaingo. El congreso ar- 
gentino da una ley acordando un escudo de ho- 
nor á los vencedores del ejército del Brasil en 
los cimpos de Ituzaingo, llevando la inscripción 
siguiente: La República á los vencedores en Itu- 
zaingo. 20 de Febrero de i827. El dia 19 el pre- 
sidente de la nación decreta un cordón de honor 
para el mismo ejército. 

1833. Combate de las AcoUaderas. Al po- 
nerse en práctica la espedicion al desierto, 
ideada por el general Rosas y dirigida por el ge- 



neral Quiroga, la división del centro salida del 
Morro, provincia de San Luis, al mando del ge- 
neral don José Ruiz Huidobro, llega hasta las 
AcoUaderas, donde se encuentra con el grueso 
de las fuerzas del bravo cacique Yanquetruz, 
y allí se libra el primer combate que dan los 
espedicionarios. El choque de los indios es ter- 
rible, despreciando el fuego de la fusilería; pero 
sin embargo de su arrojo, son derrotados y 
puestos en fuga después de dejar en el campo 
gran número de muertos y heridos. Yanquetruz 
se salva ocultándose en los montes. Huidobro 
se dirige al Rio Cuarto á reparar sus caballadas. 

1878. Estatua de Mazzini. Inaugúrase en 
Buenos Aires, en el Paseo de Julio, la estatua de 
José Mazzini, que los italianos levantan á su 
memoria: la autoridad municipal se opone á que 
se hagan estos honores á un estranjero que no 
tenia ninguna afinidad con el país, pero la cá- 
mara de diputados de la provincia ordena se 
haga así. 

1882. Territorio de Misiones. Declarado por 
una ley del congreso argentino, promulgada el 
11 de enero del presente año, territorio nacio- 
nal el que comprende los pueblos de Misiones, 
y creada allí una gobernación, el ejecutivo na- 
cional decreta la división de los departamentos 
administrativos, que son cinco, y designa para 
capital al pueblo de Corpus con la denomina- 
ción oficial de Ciudad San Martin. 



Dia 17 



1554. Fundación de Santiago del Estero. El 

padre Lozano en su Historia de la Conquista del 
Paraguay, Rio de la Plata y Tucuman, dice ha- 
ber leido en c relación muy antigua» que la 
elección de alcaldes, regidores y tenientes de la 
ciudad de Santiago del Estero, se hizo el 17 de 
marzo de 1554, arguyendo por esa relación que 
en ese dia se hubo de poner el principio de la 
ciudad, por ser esta la primera diligencia con 
que se empezaba la fundación de los pueblos. 
Pero el mismo Lozano por razones fundamenta- 
les que espone, cree que Santiago fué fundado 
cuando más tarde por diciembre de 1553. El 
Dicciotiario Biográfico Nacional también dice 
que dicha ciudad fué fundada á fines de 1553. 
Después de estas opiniones, no designan el dia 
preciso de la fundación. Santiago, capital por 
entonces de la provincia del Tucuman, fué fun- 
dado por el capitán Francisco de Aguirre, sien- 
do sus primeros habitantes los moradores de 
la ciudad del Barco, que acababa de despo- 
blarse. 

1776. Ocupación de Boston. Hacia dieziseis 
meses que las tropas americanas cercaban la 



ciudad de Boston defendida por diez mil solda- 
dos ingleses y una poderosa escuadra; pero ha- 
biendo el general Washington levantado nue- 
vos reductos para un ataque decisivo, el general 
inglés Howe no cree prudente sostenerse por 
más tiempo, y el 17 de marzo abandona la ciudad 
en trasportes que al efecto habia preparado. El 
mismo dia, Washington con su ejército ocupa la 
ciudad en medio de los aplausos del pueblo. 

1813. Toma de Talcahuano. El brigadier es- 
pañol Pareja desembarca con un cuerpo de 
ejército cerca de San Vicente y se apodera de la 
ciudad de Talcahuano, en Chile. 

1814. Toma de Martin García. El comandan- 
te Brown, después de reparar los desastres su- 
fridos por la escuadrilla argentina el dia 11, en 
el ataque á la isla de Martin García y á la es- 
cuadra española al mando del capitán de navio 
don Jacinto de Romarate, vuelve al combate con- 
tra los buques realistas, y desembarcando en la 
isla con parte de su gente, se apodera de ella á 
sangre y fuego. Los buques españoles que no 
caen prisioneros, remontan el Uruguay huyen- 
do del teatro donde se acababan de cubrir de 



MARZO 



87 



gloria los nuevos marinos de las Provincias Uni- 
das del Rio de la Plata. 

1815. Ejecución de Pumakahua. El jefe del 
ejército cuzqueño don Mateo García Puma- 
kahua, derrotado y prisionero en la batalla del 
valle de Santa Rosa, dada cuatro dias antes, es 
juzgado por un consejo de guerra y ejecutado 
en esta fecha. 

1817. Abnegación de San Martin. Después de 
la batalla de Ghacabuco y de haber establecido 
en Ghile un gobierno patrio, el general San Mar- 
tin se dispone á hacer un viaje á Buenos Aires 
por asuntos de servicio ; al tiempo de montar á 
caballo (14 de marzo) en su residencia de Gha- 
cabuco, recibe un atento oficio del ilustre cabil- 
do de Santiago, de fecha 13, comunicándole que 
esa corporación ponia á su disposición, para los 
gastos de viaje, diez mil pesos en onzas de oro: 
el general contesta brevemente reservándose 
hacerlo despacio desde Mendoza. Llegado á 
esta ciudad, el 17 de Marzo se dirige nuevamen- 
te al cabildo rogándole que hiciera servir ese 
dinero para la fundación de una biblioteca na- 
cional, espresando que «la ilustración y fomen- 
to de las letras es llave maestra que abre las 
puertas de la abundancia y hace felices á los 



pueblos,» concluyendo su nota con estas patrió- 
ticas palabras: «yo deseo que todos se ilustren 
en los sagrados derechos que forman la esencia 
de los hombres libres.» El general apenas tenia 
como sufragar los gastos más indispensables del 
viaje. 

1880. Combate de Arica. Hallándose solo el 
monitor chileno Huáscar (antes peruano) en 
Arica la noche deH6, la corbeta peruana Union 
logra burlar el bloqueo penetrando en el puer- 
to, donde se hallaba el Manco Capac. El coman- 
dante del Huáscar manda inmediatamente avi- 
so á lio de lo que ocurría, llegando con 
prontitud el Cochrane y el Amazonas. El 17 los 
jefes de los tres buques chilenos celebran una 
conferencia y se acuerda el ataque, é iniciado 
el cañoneo los buques chilenos empeñan el 
combate con el Manco Copac, la Union y las ba- 
terías de tierra, dirigiendo sus tiros casi esclu- 
sivamente á aquellos dos buques, creyendo al 
fm, por una estrategia de la Union que ésta se 
hallaba completamente averiada. Los buques 
chilenos se retiran, y aprovechando esta cir- 
cunstancia la Union sale del puerto á toda má- 
quina, no pudiendo ser alcanzada por los bu- 
ques chilenos que la persiguieron. 



Dia 18 



1540. Espedicion de Cabeza de Vaca. El ca- 
pitán español y navegante Alvar Nuñez Gabeza 
de Vaca hace una capitulación con el empera- 
dor Garlos V para espedicionar al Rio de la Pla- 
ta, con objeto de hacer nuevos descubrimientos 
y socorrer á los espedicionarios que lo hablan 
precedido. Ya Gabeza de Vaca tenia gran repu- 
tación por sus atrevidas empresas y descubri- 
mientos en Méjico. 

ISfiO. Provincia de Córdoba. Dando por mo- 
tivo que el congreso argentino no habia corres- 
pondido á las conveniencias políticas del país, 
al dar una constitución unitaria (22 de abril de 
1819) la asamblea provincial de Górdoba asume 
su soberanía é independencia para regirse por 
sí propia, obligándose á concurrir al llamado de 
la patria en el caso que peligrase su libertad. 

1822. Bandera peruana. La república del 
Perú, decreta: «La bandera nacional del Perú 
se compondrá de una faja blanca trasversal en- 
tre dos encarnadas de la misma anchura con 
un sol también encarnado sobre la faja blanca. 
La insignia de preferencia será toda encarnada 
con un sol blanco en el centro.» Gon este de- 
creto quedó derogado el que dio San Martin el 
21 de octubre de 1820.— El 24 de febrero de 1825 
se sustituye esta bandera por otra. 

1831. Muerte de Pringles. En el Morro, pro- 



vincia de San Luis, después de una pequeña 
acción, y estando rendido, es muerto el coronel 
don Juan Pascual Pringles, por un capitán de 
las fuerzas de Quiroga. Pringles era uno de los 
más distinguidos guerreros de la independencia 
y condecorado por el general San Martin con la 
orden del Sol. 

1851 . Toma de Mérida. Los indios yucatecas, 
capitaneados por un jefe llamado Pat, en guer- 
ra abierta con la autoridad mejicana, vencen á 
las tropas del gobierno y se apoderan de Mérida. 
1853. República de El Salvador. La confede- 
ración de las Provincias de Gentro América, 
á causa de la guerra civil se empieza á disolver. 
El Salvador se separa declarando que reclama- 
ba el ejercicio pleno de su soberanía. 

1856. Rotura de tratados. A consecuencia de 
haber sido invadida la provincia de Santa Fé 
por las fuerzas de Buenos Aires que perseguían 
al general don José María Flores que acababa 
de hacer una cruzada en esta provincia con gen- 
te armada, el Poder ejecutivo de la Gonfedera- 
cion tira un decreto en el Paraná declarando 
quedar sin fuerza ni valor para el gobierno na- 
cional las convenciones de 20 de diciembre de 
1854 y de 8 de enero de 1855 por haberlas vio- 
lado el gobierno del Estado de Buenos Aires. 
1861. Anexión de Santo Domingo. La repú- 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



blica de Santo Domingo es anexionada á la co- 
rona de España, quedando subsistente la aboli- 
ción de la esclavitud, ya proclamada. El 19 de 
mayo del mismo año aparece en Madrid un de- 
creto real comunicando esta anexión. 

1863. Sitio de Puebla. El ejército francés á 
las órdenes del general Forey pone sitio á la 
ciudad de Puebla, en Méjico, cuya guarnición es 
mandada por el general Jesús González Ortega. 
(Véase el dia 23.) 

1884. Esploracion de la Fatagonia. Una co- 
misión científica dirigida por el esplorador don 



Ramón Lista recorre una parte de la Patagonia 
setentrional, haciendo importantes estudios de 
la naturaleza de esos terrenos. Recorre y hace 
el levantamiento de planos del arroyo Valcheta 
que nace al Sud-Oeste y se pierde en latitud de 
40" 36' 59* y longitud de 66° 6' del meridiano de 
Greenwich. Esplora su valle, sus islas y recoge 
algunas antigüedades que acusan la existencia 
allí de antiguos paraderos ó campamentos de 
los indios tehuelches. Siguiendo su viaje de es- 
ploracion llega al fin el 18 de marzo hasta el va- 
lle del Chubut. 



Dia 19 



1663. Inundación de Santiago. A causa de 
desbordarse el rio Dulce, se inunda la ciudad de 
Santiago del Estero (capital entonces de la an- 
tigua provincia del Tucuman), ocasionándose 
grandes estragos. Esta inundación duró desde 
el 19 de marzo que tuvo lugar hasta el 3 de 
abril. 

1687. Asesinato de Lasalle. El enérgico y 
atrevido esplorador Roberto Gavelier, señor de 
Lasalle, descubridor de la Louissiana, es asesi- 
nado por Duhart, uno de los que formaban parte 
de su espedicion. El historiador Gayarré, citado 
por Spencer, dice que Lasalle fué asesinado ha- 
cia el sitio donde ahora se levanta la ciudad de 
Washington, cuya fundación se debe á los com- 
pañeros de aquel infeliz, y que la bandera es- 
trellada ondea ahora orgullosa allí donde el 
piúmer mártir de la civilización regó con su san- 
gre la futura tierra de la libertad, 

1707. Intimación á lá Habana. Comprendien- 
do los ingleses que Guba, la reina de las Anti- 
llas, ofrecía un tesoro inagotable de recursos, 
preséntase frente á la Habana una escuadra de 
veintidós buques ingleses y holandeses con la 
pretensión de obligar á las autoridades españo- 
las que proclamasen rey al archiduque de Aus- 
tria. Chacón, que era gobernador interino, lejos 
de contestar á la absurda intimación de los ingle- 
ses, hace un llamamiento á las milicias, pone la 
guarnición sobre las armas y con la voz de los 
cañones dá elocuente respuesta á los enemigos. 
Rechazados éstos abandonan al dia siguiente las 
aguas de la Habana. 

1766. Impuesto de sellos. La resistencia de 
las colonias de Norte-América al dar cumpli- 
miento á la ley del impuesto de sellos procla- 
mada en Inglaterra en 22 de marzo de 1765, ha- 
bia alarmado al gobierno y cámaras de la Gran 
Bretaña; y con objeto de evitar mayores conflic- 
tos los legisladores votaron la desestimación del 
referido impuesto, aprobándolo el rey en la cá- 



mara de los pares el 19 de marzo de 1766. Esta 
medida contuvo por el momento la esplosion 
del incendio que debia estallar en América. 

1784. Nacimiento de Mellan. En la ciudad de 
Buenos Aires nace el guerrero de la reconquis- 
ta y de la independencia argentina, coronel don 
José Mellan. Al cumplirse su centenario (1884) 
el presidente de la República, teniente general 
Roca, le decreta honores militares. 

1814. Combate de Chillan. Una brigada de 
las fuerzas independientes chilenas á las órde- 
nes de Mackenna rechaza, en un fuerte comba- 
te cerca de Chillan, á un cuerpo de tropas es- 
pañolas de las que comandaba el general don 
Gavino Gainza, sufriendo muchas pérdidas los 
realistas. 

1818. Desastre de Cancha-Rayada. El ejérci- 
to independiente del general San Martin, aca- 
baba de alcanzar al ejército reaUsta á las órde- 
nes del general Osorio, que por dos dias 
seguidos escusaba el combate tratando de lle- 
gar á Talca para guarecerse en la ciudad. Al 
llegar la noche los dos ejércitos acamparon á la 
vista, en el llano de Cancha-Rayada, haciéndo- 
se ya indispensable la batalla al dia siguiente. 
Los jefes españoles en consejo determinan reti- 
rarse sigilosamente en esa misma noche ; mas el 
arrojo y sangre fria del coronel español Ordo- 
ñez vá á estrellarse, contra la división de O' Hig- 
gins que con intrepidez contesta al fuego del 
enemigo ; pero este ataque imprevisto siembra 
la confusión en el ejército independiente á lo que 
contribuye en mucho la oscuridad de una noche 
en que negros nubarrones cubrían el cielo y 
ocultaban hasta la luz de las estrellas, y la ma- 
yor parte de las fuerzas se dispersan, dejando 
en el campo parte de su artillería y bagajes. El 
coronel Las Heras se retira hacia San Fernando 
con su división hecha, sin que el enemigo lo 
hostilizara, como tampoco lo hizo con el resto 
de la fuerza dispersada. Esta sorpresa en que 



89 



no hubo combate sino pánico en las filas de los 
independientes, fué un verdadero desastre para 
el ejército patriota (*). 

4823. Abdicación de Iturbide. Teniendo se- 
rias resistencias el gobierno imperial estableci- 
do en Méjico por los patriotas que se hablan 
emancipado de España, el ministro de justicia 
don Juan Gómez Navarrete se presenta á la 
asamblea nacional y declara en nombre del em- 
perador Iturbide su voluntaria abdicación de la 
corona, manifestando á la vez su resolución de 
espatriarse y fijar su residencia en un país es- 
tranjero. (Véase el dia 23.) 

1823. Revolución de Tagle. En la noche es- 
talla una conspiración en Buenos Aires, dirigida 
por el doctor don Gregorio Tagle, y es rechaza- 
da á balazos por la autoridad, que habla puesto 
las fuerzas á las órdenes del coronel Dorrego. 
Los conspiradores gritaban ¡Viva la religión y 
mueran los herejes! y la mayor parte eran gru- 
pos entrados de la campaña. 



1866. Huracán. A las cinco de la tarde tiene 
lugar un terrible huracán, que recorriendo la 
línea del Rio Paraná vá á perderse en el Plata. 
Los estragos que ocasiona en la ciudad y en el 
puerto de Buenos Aires, son inmensos: como 
cien embarcaciones quedan averiadas y muchos 
edificios desti-uidos. Pero donde se siente con 
más fuerza el huracán, es en la altura del Ti- 
gre : varias personas quedan heridas ó muertas ; 
más de cincuenta mil cabezas de ganado lanar 
perecen en las estancias vecinas, ocasionándo- 
se también otras pérdidas de consideración. 
Este huracán dura como una hora, habiendo 
empezado por cubrir la luz con grandes nubes 
de polvo. 

1867. Cólera en el Rosario. Se siente el pri- 
mer caso de cólera en el Rosario de Santa Fé, 
el que es importado de Corrientes que lo habia 
recibido del ejército aliado del Paraguay. Cesó 
este terrible azote á mediados de junio. 



Dia 20 



1634. Toma de posesión de Santa María. La 

espedicion conducida al Nuevo Mundo por Cal- 
vert, hijo de lord Baltimore, toma posesión de 
un lugar cerca de un pueblo indio llamado Yao- 
comaco, denominando al puerto Santa María y al 
territorio Mariland. 

1741. Toma de Cartagena. Los ingleses se 
apoderan de Cartagena, en Nueva Granada, de- 
moliendo los castillos, después de una brava 
resistencia por parte de los españoles que la 
defendían. 

1814. Batalla del Membrillar. Después del 
triunfo parcial del dia anterior en Chillan, el 
grueso del ejército chileno á las órdenes del 
general O'Higgins presenta batalla al español 
mandado por el general Gainza en los campos 
del Membrillar, consiguiendo una victoria com- 
pleta. En esta batalla toma parte una división 
argentina compuesta de cordobeses y al mando 
del mayor Las Heras, que habia ido á Chile en 
auxilio de aquel gobierno. 

1816. Espedicion de Bolívar. Del pequeño 
puerto de Acquin, cerca de los Cayos de San 
Luis, en Haiti, zarpan varios buques conducien- 



( * ) El Diccionario Biográfico Nacional hablando del in- 
geniero español don Antonio Arcos, que alcanzó hasta el 
grado de coronel en el ejército patriota, dice: «Encontró- 
se en el desastre de Cancha-Rayada, siendo él y el coronel 
Quintana los que recibieron de San Martin la orden de 
ejecutar las medidas que aquel general habia concebido 
para evitar la sorpresa que desgraciadamente acaeció. 
Obligado á separarse del ejército después de Cancha-Ra- 
yada...» 



do la tercera espedicion que el general Bolívar 
lleva á Venezuela á lidiar por la Ubertad. 

1821. Toma de Pisco. El almirante Cochra- 
ne, que manda la escuadra chilena, toma por 
segunda vez á la ciudad de Pisco que se halla- 
ba en poder de los españoles. 

1841. Combate de Machigasta. Una colum- 
na al mando del general don Mariano Acha, que 
marchaba desde Tucuman buscando la incorpo- 
ración del general Lavalle, es envuelta y com- 
pletamente deshecha por las fuerzas del gene- 
ral Aldao, en Machigasta. 

1848. Asesinato de Várela. En la ciudad de 
Montevideo es asesinado el doctor don Floren- 
cio Várela por el bandido español Andrés Ca- 
brera, el que inmediatamente se refugia en el 
campo sitiador del general Oribe. Este hor- 
rible crimen fué un asesinato político hecho 
consumar por el jefe sitiador. El doctor Vá- 
rela era uno de los hombres más importantes 
de la República Argentina; se hallaba emigrado 
en Montevideo y al frente del diario El Comer- 
cio del Plata, publicación la más seria y de más 
criterio de la época. Con este ilustrado y noble 
patriota perdió el país una de sus esperanzas 
para el momento de la reorganización nacional. 

1861. Terremoto en Mendoza. A las nueve y 
diez minutos de la noche tiene lugar en la ciu- 
dad de Mendoza un terrible terremoto. Toda la 
población se desploma, pereciendo entre sus 
ruinas como diez mil personas, siguiéndose á 
este cataclismo un gran incendio y una inunda- 
ción en todo el radio de la ciudad. 



90 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



1861. Muerte de Bravart. Bajo las ruinas del 
terremoto de Mendoza muere el sabio natura- 
lista francés don Augusto Bravart, que se ha- 
llaba al servicio del gobierno argentino, y á 
cuyo país habia prestado grandes servicios cien- 
tíficos. Bravart habia anunciado este terremoto 
y en la madrugada del dia siguiente debia salir 
de la ciudad. 

1864. Reclamación española. Don Eusebio 
de Salazar y Mazarredo, comisario especial y 
estraordinario de la corte de España, que habia 
llegado al Perú con la escuadra española man- 
dada por el vice-almirante Pinzón, se presenta 
al gabinete de Lima encargado por su gobierno 
de apoyar las reclamaciones promovidas contra 
el Perú con motivo de la cuestión de Talambo. 
El gobierno peruano se niega á tratar con el en- 
viado de España bajo el título indicado. 

1878. Canal interoceánico. El genio porten- 



toso de Lesseps se cierne sobre América inspi- 
rando la concepción de otra obra colosal, como 
la del canal de Suez ; pues en esta fecha el go- 
bierno de Colombia firma en Bogotá una conce- 
sión para abrir un canal marítimo en el istmo 
de Panamá, entre los océanos Atlántico y Pací- 
fico, á favor de una empresa presidida por el 
general Turr, que representada por el señor 
Wyse, habia esplorado científicamente el terre- 
no en los años 1876, 77 y 78. El privilegio es por 
noventa y nueve años y la obra permitirá la na- 
vegación de buques que tengan hasta ciento 
cuarenta metros de largo, dieziseis de ancho 
y ocho de calado. — Mas tarde se hace cargo de 
los trabajos el mismo Lesseps. 

1880. Toma de Moquegua. El general Baque- 
dano, al frente de la segunda división chilena, 
se apodera de Moquegua, retirándose á la cues- 
ta de los Angeles los peruanos que lo defendían. 



Dia 21 



1801. Retrocesión de la Luisiana. En Aran- 
juez se concluye un tratado entre España y la 
república francesa, para la cesión del ducado 
de Parma y la retrocesión de la Luisiana al go- 
bierno francés. 

1806. Nacimiento de Juárez. En Guelatao, 
pequeño pueblo del Estado de Oajaca, en Méji- 
co, nace el gran patriota Benito Juárez, siendo 
sus padres indios de raza pura. Hasta los doce 
años de edad, Juárez no sabia leer ni escribir, 
ni aun hablar el idioma castellano ; pero su ge- 
nio claro, vivaz y ambicioso de salir de la escala 
humilde en que habia nacido, lo llevó bien pron- 
to á trepar las gradas del saber humano. En- 
trando de lleno en la política del pais, se abrió 
las puertas del poder hasta sentarse en la silla 
presidencial. Resistió heroicamente la invasión 
de las tropas francesas en Méjico y al intruso 
emperador Maximiliano hasta hacerlo pagar en 
un banquillo la culpa de lesa-patria del levanta- 
miento de un trono sobre el pedestal de una 
república. 

1811. Prisioneros. Por una traición, los es- 
pañoles toman prisioneros en las Norias de Ba- 
jan al generalísimo Hidalgo y á sus compañeros 
el general Allende y Elizondo, principales jefes 
del movimiento revolucionario en Méjico. 

1811. Destierro de españoles. La Junta de 
Buenos Aires espide un decreto desterrando á 
la ciudad de Córdoba á todos los españoles sol- 
teros. — Este decreto fué revocado dias después. 

1838. Ultimátum á Méjico. El barón DeíTau- 
dis, apoyado en la escuadra francesa surta en 
el puerto de Veracruz, dirige un ultimátum al 
gobierno de Méjico, concediéndole un término 



durante el cual la Francia debia ser satisfecha 
de una reclamación de seiscientos mil pesos y 
de supuestos vejámenes inferidos á sus subdi- 
tos; reclamaciones que fueron rechazadas con 
dignidad por el gobierno de la República, con 
cuyo motivo se bloquearon sus puertos por la 
escuadra francesa á las órdenes del capitán Ba- 
zoche. 

1847. Separación de Guatemala. Dándose 
una constitución, el territorio de Guatemala, 
después de haberse disuelto la república de Cen- 
tro América de que formaba parte, se proclama 
República independiente y soberana. 

1868. Ataque del Sauce y Espinillo. Una di- 
visión brasilera de la triple alianza, mandada 
por el general Argolho, ataca la línea paragua- 
ya del Sauce, defendida por ciento y tantos 
hombres y una pieza de artillería; una hora se 
sostiene este puñado de valientes teniendo al 
fin que retirarse con pérdida de veinte hombres 
y la pieza de artillería, pero dejando de los 
asaltantes doscientos sesenta soldados tendidos 
en el lugar de la acción. Al mismo tiempo el 
general brasilero Osorio con una división ataca 
al Espinillo y es rechazado por los paraguayos. 
El resultado de esta operación, en la que tam- 
bién tomaron parte fuerzas argentinas, fué que 
los paraguayos abandonasen su gran cuadrilá- 
tero, incendiándolo, y se reconcentrasen en Hu- 
maitá. 

1879. Toma de Cobija. La escuadra chilena, 
á las órdenes del almirante Williams Rebolledo, 
se apodera del puerto indefenso de Cobija, en 
el litoral boliviano. 



MAnzo 



91 



Dia 2S 



1622. Matanza en Virginia. Los indios del 
Norte de América encabezados por su cacique 
Opechancanough, sorprenden á Virginia, pri- 
mera colonia establecida por los ingleses en el 
Nuevo Mundo, y hacen una horrible matanza de- 
gollando á hombres, mujeres y niños. 

1765. Impuesto de sellos. Se proclama en 
Inglaterra la ley del impuesto de sellos para las 
colonias británicas en América. Esta medida 
vino á ser la causa de los primeros disturbios 
en las colonias, que más tarde ocasionaron su 
emancipación política. 

1778. Universidad de Buenos Aires. Una real 
orden determina fundar en Buenos Aires una 
Universidad ; lo que no se lleva á efecto por 
esta época. 

1780. Nacimiento de Zapiola. En la ciudad 
de Buenos Aires nace don José Matías Deogra- 
cias Zapiola, guerrero de la independencia y 
brigadier general de la nación. 

1793. Colegio de minería. Se pone la piedra 
fundamental del colegio de minería en Méjico; 
cuya dirección se encomendó al afamado escul- 
tor é ingeniero Tolsa. Este colegio llegó á ser 
una de las obras más suntuosas de la antigua 
capital de los aztecas. 

1794. Toma de la Martinica. La isla Marti- 
nica tomada por los ingleses en 1762 y devuelta 
á la Francia en 1763 por el tratado de Versalles, 
es nuevamente tomada por los ingleses. 

1820. Muerte de Decatur. El célebre marino 
americano, comodoro Decatur, es muerto por 
el comodoro Santiago Barron en un desafio, que 
tiene lugar en Bladensburg. El congreso sus- 
pendió su sesión para honrar el funeral, y el 
presidente, sus ministros, todos los jefes de los 
departamentos y los ministros estranjeros asis- 
tieron al entierro del intrépido marino. 

1824. Espedicion á Ghiloé. Varios buques de 
guerra y gente de desembarco de la república 
chilena se presentan al frente de la isla dé Ghi- 
loé, cuyo archipiélago aun estaba en poder de 
los españoles. 

1824. Sorteo de Matucana. Una columna de 
fuerzas españolas, al mando del general Monet, 
conduela presos desde las Casas Matas del Ca- 
llao y con destino á la Isla de los prisioneros, si- 
tuada en el lago Titicaca, á un número de pa- 
triotas que hablan sido tomados prisioneros por 
los realistas. Al hacer una parada en San Juan 
de Matucana, el general García Gamba, jefe de 
estado mayor de la división, se apercibe que en 
el tránsito se hablan escapado dos de estos, é 
invocando órdenes superiores, hace formar el 
resto para que declaren quienes tenían conoci- 



miento ó habían auxiliado la fuga de sus com- 
pañeros; pero negándose todos á contestar, 
ordena el sorteo entre ellos para que muriesen 
dos por los dos fugados, que eran el coronel don 
Juan Ramón Estomba y el oficial don Pedro José 
Luna. Al efectuarse acto tan bárbaro, después 
de algunos dramáticos episodios de noble gene- 
rosidad entre los presos, y de haber empezado 
el sorteo, y sacado los primeros la cédula con 
rostro sereno y mano firme, salen dos oficiales 
de entre las filas, don Juan Antonio Prudan, 
hijo de Buenos Aires, y don Alejo MiUan, tucu- 
niano, y declaran magnánimamente tener ellos 
conocimiento de la fuga; y sin embargo de que 
sus nobles compañeros protestan y piden siga 
el sorteo, insistiendo estos en lo dicho, el gene- 
ral García Camba cree innecesario continuar y 
cumpliendo una orden tan cobarde como inhu- 
mana y atroz, una hora después los hace fusilar 
al frente de sus compañeros de infortunio, ha- 
ciendo que estos desfilaran por donde se halla- 
ban los dos ensangrentados cadáveres. Millan y 
Prudan mueren con inquebrantable valor. Mi- 
llan apostrofando á los tiranos al presentar el 
pecho á las balas ; Prudan con apacible sereni- 
dad y la resignación de un mártir, pero ambos 
gritando al caer : / Viva la Patria! 

1847. Bombardeo de Veracruz. El general en 
jefe americano Scott, que operaba con su ejér- 
cito en Méjico, empieza á bombardear la ciudad 
de Veracruz y al castillo de San Juan de Ulúa, 
defendido por los mejicanos; el bombardeo prin- 
cipia después de haber cumplido el plazo que 
habia dado para que salieran de la plaza las 
mujeres y niños, y las personas neutrales. 

1859. Erupción del Pichincha. Después de 
algunos siglos en que parecía que el volcan Pi- 
chincha se habia estinguido completamente, 
abre estruendosamente sus válvulas, arrojando 
de su cráter inmensa cantidad de fuego y lava. 
La ciudad de Quito que está inmediata, sufre 
tanto, que queda casi destruida. 

1866. Combate de una chata con encoraza- 
dos. En Itapirú, punto avanzado del Paraguay 
sobre la frontera argentina, en el rio Paraná, 
los paraguayos colocan una chata armada con 
un solo cañón de ocho pulgadas y tripulada por 
seis ú ocho hombres, y bravamente hacen fuego 
sobre la escuadra brasilera que estaba fondeada 
á poca distancia. Varios encorazados la rodean 
y sostienen con ella un vivísimo fuego con arti- 
llería de grueso calibre, hasta que después de 
algunas horas de combate y de haber sufrido 
muchos destrozos y pérdida de gente los en- 
corazados brasileros, consiguen hacer volar 



92 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



el depósito de pólvora de la chata sin que sus 
hombres fueran heridos. Los imperialistas se 
retiran y los paraguayos salvan el cañón que 
quedó ileso. 

4868. Concentración de fuerzas. Los paragua- 
yos abandonan las posiciones de su gran cua- 
drilátero del cuartel general de Paso Pucú, Gu- 
rupaity y Paso Benitez incendiándolo al dejarlo, 
y se reconcentran en Humaitá. 

4868. Últimos buques paraguayos. Los enco- 
razados brasileros encuentran en medio del Rio 
Paraguay al vaporcito Igurei y logran echarlo á 
pique, pero toda la gente que lo guarnecía se 
salva. El mismo dia el vapor Tacuari es acosa- 
do por la escuadra imperial y se entra en el 
riacho Guaycurú, donde desembarca su artille- 
ría bajo los fuegos de los encorazados, y conclui- 
da esta operación lo echan á pique los mismos 
paraguayos, perdiendo así el presidente López 
los dos únicos buques que le hablan quedado. 



4879. Toma de Tocopilla. La escuadra chi- 
lena se apodera del puerto indefenso de Tocopi- 
lla, en el litoral boliviano. 

4880. Toma de los Angeles. El dia 20 una 
división chilena al mando del general Baqueda- 
no se había apoderado, sin resistencia, de la ciu- 
dad de Moquegua, retirándose los peruanos á la 
cuesta de los Ángeles, posición reputada ines- 
pugnable. El 21, el general se ocupa en recono- 
cer este punto y el 22 lo ataca denodadamente, 
habiendo tomado unas alturas que los peruanos 
creyeron impenetrables y que dieron el resulta- 
do del combate. Estos son desalojados, aunque 
con muy pocas pérdidas por ambas partes, per- 
siguiéndolos hasta las puertas de Torata, á 
donde llegó el general Baquedano en las prime- 
ras horas de la noche. — Al dia siguiente los chi- 
lenos se apoderan de este pueblo, que habia 
sido abandonado en la noche. 



Dia 23 



4812. Toma de Carora. El jefe español don 
Domingo Monteverde ataca y toma al pueblo de 
Carora, defendido por los patriotas venezolanos 
á las órdenes del comandante don Manuel Feli- 
pe Gil. Los españoles se apoderan de siete ca- 
ñones, fusiles y municiones y de bastantes pri- 
sioneros ; también saquean la ciudad. 

1816. Nacimiento de Gómez de Avellaneda. En 
la ciudad de Puerto Príncipe, en la isla de Cuba, 
nace la poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda, 
cuyos trabajos literarios le han dado una justa 
reputación. 

4849. Combate de Arauca. El general vene- 
zolano Paez, con ciento cincuenta hombres de 
caballería, hace retroceder á cerca de mil sol- 
dados realistas de la misma arma, hasta el 
grueso del ejército del general Morillo, cuyas 
infanterías se replegaron á un bosque, creyendo 
el ataque por todas las caballerías patriotas al 
ver el espanto de los derrotados. Bolívar dio un 
decreto honorífico declarando miembros de la 
Orden de Libertadores, á los ciento cincuenta 
ginetes vencedores. Esta acción gloriosa tiene 
lugar en las márgenes del rio Arauca. 

4823. Abdicación rechazada. El congreso de 
Méjico no acepta la abdicación de la corona he- 
cha por Iturbide, Agustín 1, en 49 del mismo 
mes, porque implicaba el derecho legal del em- 
perador al trono y declara nula y de ningún va- 
lor la elección arrancada á los diputados por la 
fuerza. (Véase el 44 de mayo.) 

4823. Rechazo de los Borbones. Una resolu- 
ción del congreso mejicano priva del trono de 
Méjico á los Borbones, que hablan sido llamados 
por el Plan de Iguala. 



4855. Constitución de la Rioja. Una conven- 
ción constituyente sanciona la constitución que 
se dá la provincia de la Rioja. 

4863. Ataque á Puebla. Los franceses á 
las órdenes del general Forey atacan al asalto 
el fuerte de San Javier de la ciudad sitiada de 
Puebla, y son rechazados con bastantes pérdi- 
das por los mejicanos mandados por el general 
González Ortega. (Véase el dia 48 y 4." de abril.) 

1868. SaUda de Humaitá. El grueso del ejér- 
cito paraguayo sitiado en Humaitá por los alia- 
dos, llevando á su cabeza á los generales Bru- 
guez. Barrios y Resquin, abandona en la noche 
esta fortaleza, atravesando el rio Paraguay con 
dirección al Chaco por entre la escuadra brasi- 
lera que estaba en observación. Una guarnición 
paraguaya de tres mil hombres queda para la 
defensa de Humaitá, al mando del coronel Alen. 

4889. Captura del vapor Comanditario. La 
revolución cubana se hacia notable por el arrojo 
y patriotismo de los que proclamaban la inde- 
pendencia de la isla. Las filas de los revolucio- 
narios engrosaban, sin embargo que los órganos 
españoles cantaban victoria á cada momento ; 
tuvieron necesidad de pedir auxilios á la me- 
trópoli, poner en movimiento grandes divisio- 
nes y vieron burlada la presencia de varios ge- 
nerales afamados. Los revolucionarios no se 
paraban ante ninguna empresa arriesgada : el 
23 de marzo sale del puerto de la Habana el va- 
por del gobierno español Comanditario y en él 
se embarcan unos cuantos patriotas mandados 
por el bravo Osorio, en calidad de pasajeros : á 
las once de la noche estos valientes se apode- 
ran del vapor amarrando al comandante y tri- 



93 



pulacion, al grito de / Viva Céspedes! levantando 
á popa la bandera de la revolución. Los españo- 
les apresados fueron dejados en la costa con 
provisiones de boca. 

1876. Avance de frontera. El jefe de la fron- 
tera Sud de Santa Fé, coronel don Leopoldo 
Nelson, avanza la línea de frontera hasta Wita- 
logo, allanando cuanto inconveniente encuentra 
al paso. 

1877. Fenómeno celeste. A las nueve y trein- 
ta y cinco minutos de la noche aparece un bri- 
llante metéoro en Montevideo, iluminando con 
una luz clarísima, por el espacio de dos ó tres 
segundos, toda la ciudad. Es la primera vez que 
en Montevideo se observa tal fenómeno. 

1879. Toma de Galama. La invasión de los 
chilenos al territorio boliviano, tomó despreve- 
nidos á todos los pueblos fronterizos, puesto que 
no habia mediado ninguna declaración de guer- 
ra. El 22 de marzo, mil quinientos soldados chi- 
lenos, de las tres armas, se aproximan al pue- 



blo de Calama y su jefe le intima rendición, la 
que es rechazada enérgicamente por las auto- 
ridades de la plaza. El 23 los invasores proceden 
al ataque, pero los bolivianos, que eran poco 
más de doscientos hombres, en su mayor parte 
ciudadanos armados con escopetas, los aguar- 
dan á pié firme, bajo el mando de don Ceferino 
Zapata. La resistencia es heroica por parte de 
los bolivianos, pero después de dos horas de 
combate y cuando hablan agotado sus municio- 
nes, se retiran en dirección al pueblo de Chiu- 
chiu, dejando en poder del enemigo, tan supe- 
rior en número, la población de Galama. 

1884. Espedicion Olascoaga. La comisión 
Olascoaga acaba de estudiar el valle del Neu- 
quen, desde el Limay hasta Tratayen, diezisiete 
leguas arriba de la confluencia de los dos rios. 
Es esta región muy superior á la del Rio Negro, 
y aptísima para la apertura de un gran canal. En 
la feííha acampaba la comisión en potreros natu- 
rales de alfalfa, sobre el canal General Roca. 



Dia 24 



1534. Gobierno civil del Cuzco. El conquis- 
tador Francisco Pizarro establece en el Guzco el 
gobierno civil, creando una municipalidad y to- 
mando el título de gobernador. 

1778. Tratado de límites. Entre los reyes de 
España y Portugal se Arma definitivamente un 
tratado de paz y comercio, á consecuencia del 
tratado preliminar celebrado en San Ildefonso 
en 1." de octubre de 1777; referente á los lími- 
tes de las colonias que ambos reyes tenían en 
América. 

1783. Reconocimiento de independencia. Es- 
paña reconoce la independencia de los Estados 
Unidos de la América del Norte. 

1813. Inquisición. La asamblea constituyen- 
te del Rio de la Plata, estingue para siempre 
del territorio argentino el funesto tribunal de la 
Inquisición ; corporación inadecuada en un país 
libre y regido por instituciones humanitarias. 

1815. Orden de Isabel la Católica. Es insti- 
tuida por el rey de España Fernando VII la real 
orden americana de Isabel la Gatólica. 

1816. Congreso argentino. Los diputados de 
todas las provincias del Rio de la Plata, reuni- 
dos en la ciudad de Tucuman, declaran abiertas 
las sesiones del congreso argentino. 

1818. Reacción del espíritu chileno. Guando 
se supo en Santiago, capital de Ghile, el desas- 
tre de Cancha-Rayada, el dia 19, se apoderó de 
la población el más grande desaliento, hasta el 
estremo de pretender el coronel don Luis de la 
Cruz, que estaba al frente del gobierno por au- 
sencia de O'Higgins, abandonar la ciudad ; y lo 



hubiera e"ectuado si el famoso guerrillero de 
1816 don Manuel Rodríguez no se hubiera opues- 
to, con otros patriotas exaltados, infundiendo 
entre los ánimos abatidos la energía que en 
ellos existía, dominando así la situación. El pue- 
blo reacciona y asocia á Rodríguez al coronel 
Gruz en el gobierno del Estado, hasta que el 
24 de marzo entra á la capital el director O'Hig- 
gins, y con medidas prontas y eficaces restable- 
ce el antiguo vigor en los valientes chilenos. 
Poco después llega San Martin, y su presencia, 
y el conocimiento exacto de que la sorpresa de 
la noche del 19 no tenia las proporciones que en 
el primer momento se le habia dado, y la noti- 
cia de que el coronel Las Heras conservaba su 
división intacta, da lugar á nuevas espansiones 
del patriotismo, y en un momento se forma otro 
ejército en las llanuras de Maipo, á pocas le- 
guas de Santiago. 

1821 . Toma de Guanajuato. El jefe mejicano 
Bustamante se apodera de la ciudad de Guana- 
juato, que ocupaban las fuerzas españolas. Allí 
se encuentran aun espuestas al público, coloca- 
das en jaulas de hierro, las cabezas de los dig- 
nísimos patriotas Hidalgo, Allende, Elizondo y 
otros que fueron los primeros en dar el grito 
de libertad en Méjico y que habiendo sido he- 
chos prisioneros, fueron fusilados el 25 de mar- 
zo de 1811. ¡Diez años justos se había contem- 
plado en esta ciudad el triste espectáculo de la 
exhibición de las cabezas, en jaulas de hierro, 
de esos héroes del patriotismo, de esos márti- 
res de la redención americana! Las reliquias 



94 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



sagradas de esos varones ilustres fueron inme- 
diatamente sepultadas en la tierra que habian 
regado con su sangre para que larotara más tar- 
de el árbol sacrosanto de la libertad. 

1854. Libertad de esclavos. La república de 
Venezuela proclama la abolición de la esclavi- 
tud inmediata y sin condiciones, aunque esta- 
bleciendo el principio de una indemnización á 
favor de los propietarios de esclavos. 

4879. Muerte de Pezet. El general de la in- 
dependencia don Juan Antonio Pezet deja de 
existir en el Perú. Habia nacido en Lima en 1810. 

1883. Paso de Bariloche. En un telegrama 
de esta fecha desde el Limay comunica el gene- 
ral don Conrado Villegas, jefe de la división es- 
pedicionaria en la Patagonia, que ha sido en- 
contrado y esplorado el Paso de Bariloche, que 
pone, por fácil camino, á Nahuel-Huapi á vein- 
ticinco leguas del Pacífico. De este paso que 
habia servido á los padres jesuítas en su obra 
de redención y del que los indios se han valido 
después para sus arreos de ganado á Chile, se 
tenia un vago conocimiento, ignorándose su 
exacta posición. Sin embargo, el esplorador don 
Francisco de P. Moreno en su escursion por el 
lago Nahuel-Huapi en 1880 habia descubierto la 
entrada de este paso, pero sin conseguir exa- 
minarlo á causa de haber sido capturado en esos 
momentos por el cacique Shaihueque. Este paso 
que ya se habia hecho famoso por permanecer 
más de cien años en el misterio y de haber 
pasado casi al dominio de la fábula, ha venido 
á revelarse como un acontecimiento de progre- 
so para el futuro, cuando á la verdad parece no 
ser otra cosa que la fácil unión de dos desiertos 
correspondientes á dos repúblicas vecinas, cor- 
tado por una insignificante depresión de la ca- 
dena de los Andes. El paso de Bariloche tuvo 
alguna vez importancia únicamente para los in- 
trépidos padres jesuítas que lo atravesaban para 



comunicarse con las misiones que habian es- 
tablecido en aquellas regiones en el siglo xviii ; 
pero desde que estas fueron destruidas por los 
indios con el martirio heroico de sus nobles y 
progresistas fundadores, volvió aquello a tornar- 
se á sus tiempos primitivos — el desierto : con la 
remota esperanza de ser útil alguna vez á la ci- 
vilización, cuando esta avance á la completa 
conquista de la Patagonia y de la Araucania, fun- 
dando en ellas poblaciones activas que tengan 
necesidad de fáciles comunicaciones. 

1884. Sometimiento de Namuncurá. El terri- 
ble rey de la Pampa Namuncurá se somete al 
teniente coronel Belisle que guarnece la fronte- 
ra de Neuquen, con cien indios de lanza y tres- 
cientos de chusma. 

1884. Esclavaturajn el Brasil. Con fecha 24 
de marzo el telégrafo anuncia un aconteci- 
miento que será recibido con placer por todos 
los que aman los principios que enaltecen la 
condición humana: la provincia brasilera de 
Ceará ha terminado de dar libertad á todos sus 
esclavos. Varias causas han contribuido á este 
resultado. La esclavitud tiende á desaparecer en 
el Brasil, con la aplicación de la ley, sancionada 
en 1877, á que el vizconde de Rio Branco dio su 
nombre, y que declara libres á todos los hijos 
de madre esclava. A la acción de la ley se une 
la de la filantropía individual, mediante manu- 
misiones que los propietarios de esclavos con- 
ceden voluntariamente y otras que se consiguen 
por indemnizaciones costeadas con recursos pú- 
blicos y privados. Además de estas circunstan- 
cias, en el caso de la provincia de Ceará ha in- 
fluido una especial : la carestía que asoló hace 
pocos años la provincia, diezmando su pobla- 
ción. Al Ceará cabe, pues, el inscribir en sus 
anales sociales el honor de haber sido la prime- 
ra provincia brasilera que se ha presentado al 
mundo sin esclavos. 



Dia 25 



1610. Pasajeros. El gobernador Negron es- 
pide un bando imponiendo pena de muerte á los 
ocultadores ó favorecedores de pasajeros intro- 
ducidos en Buenos Aires, sin la real licencia. 

1791. Catedral de Buenos Aires. Concluidas 
las costosas y grandes reparaciones en la fábri- 
ca del templo de la catedral de Buenos Aires, se 
abre al público con suntuoso aparato. En 1620, 
por mandato de Paulo V se erigió esta iglesia 
en catedral del nuevo obispado del Rio de la 
Plata, que se dedicó á San Martin. El 24 de mar- 
zo de 1752, estando en construcción este mismo 
templo, se habia desplomado. De tiempo en 
tiempo se siguieron haciendo nuevos adelantos 



en la fábrica de la iglesia, hasta concluirse de- 
finitivamente las obras después de haberse pa- 
sado una mitad del presente siglo. En 1865 fué 
elevada esta iglesia á metropolitana con la 
creación de un arzobispado. 

1806. Espedicion de Miranda. El pensamien- 
to de emancipar á la América del Sud de la me- 
trópoli española surgió primeramente en Vene- 
zuela; el general don Francisco Miranda, natu- 
ral de Caracas, llevado por su patriotismo pasa 
á Europa en busca de auxilios para emprender 
la obra de la reconstrucción política de su país ; 
pero no consiguiendo su objeto allí, se dirige á 
Norte-América. Encontrando algún apoyo en 



MARZO 



95 



Nueva-York arma una corbeta y dos goletas y 
se dirige á las costas de su país, fondeando en 
Ocumare, en donde creia contar con muchos 
partidarios ; pero en Coro dos bergantines espa- 
ñoles le salen al encuentro y después de un re- 
ñido combate es vencido, perdiendo sus dos 
goletas con sesenta hombres que quedan prisio- 
neros, de los cuales diez son ahorcados por los 
realistas. Miranda tiene que refugiarse en la 
isla inglesa de la Trinidad.— El capitán general 
de Venezuela hizo quemar en la plaza de Cara- 
cas la efigie de Miranda junto con sus procla- 
mas, ofreciendo á la vez por su cabeza un pre- 
mio de treinta mil pesos que debían pagar los 
vecinos. Al mismo tiempo la inquisición de Car- 
tagena lo declara enemigo de Dios y del rey, 
indigno de recibir pan, fuego y asilo. 

1811. Ejecución de Hidalgo, Allende y Elizon- 
do. El general español Calleja hace fusilar al 
generalísimo Hidalgo y generales Allende y Eli- 
zondo, tomados prisioneros el dia 21 en las No- 
rias de Bajan. Hidalgo (antiguo cura) fué un 
ardiente y valeroso patriota que encabezó el 
pronunciamiento de Méjico contra la dominación 
española. Estos patriotas mueren valientemen- 
te, concluyendo con ellos el primer período de 
la guerra de la independencia mejicana. 

1814. Defensa de San Mateo. El sanguinario 
jefe español Boves, con fuerzas considerables, 
ataca al pueblo de San Mateo en Venezuela; lo 
defiende el general Bolívar con sus valientes 
venezolanos y se baten con heroicidad. El par- 
que y el hospital de sangre se hallaban en una 
casa en las alturas y allí se dirigen en gran nú- 
mero las hordas de Boves. Tomado el parque, 
los patriotas estaban perdidos. El capitán don 
Antonio Ricaurte, natural de Santa Fé de Bogo- 
tá, estaba encargado de la defensa de este pun- 
to : no era posible resistir, porque lo atacaban 
cincuenta contra uno, pero su valor indomable 
no se resuelve ni á huir ni á rendirse. Hace sa- 
car los enfermos, ordena á sus soldados bajar 
en retirada quedándose él solo allí: un momen- 
to después aquello se inunda de realistas; en el 
ejército español resuenan los gritos de victoria. 
Los patriotas quedaban sin munición y teniendo 
ya tendidos en el campo de batalla á mil sete- 
cientos de los defensores de la plaza, se resuel- 
ven á morir matando á sus enemigos De re- 
pente un estruendo pavoroso se difunde en el 
campo : densos torbellinos de humo cubren el 

espacio Ricaurte acababa de prender fuego 

á la pólvora con su propia mano : acababa con 
su muerte de salvar á la patria, matando á cen- 
tenares de enemigos y haciendo huir al resto 
aterrorizado. 

1815. Entrada al Cuzco. El ejército español 
á las órdenes del mariscal Ramírez, vencedor 
en Santa Rosa, el dia 11, hace su entrada triun- 



fal en el Cuzco, donde la revolución patriótica 
habia formado el gobierno independiente. La 
entrada de Ramírez se sella con la sangre de 
muchos distinguidos ciudadanos que hace pasar 
por las armas, señalándose entre estos á Baja- 
res, Ángulo y Bicerra, haciéndoles antes juzgar 
sumariamente. Así concluyó la segunda inicia- 
tiva de libertad en el Perú, llevada á cabo por 
otro descendiente de los Incas. 

1818. Batalla del Saucesito. El general don 
Marcos Balcarce, con las fuerzas que le habia 
confiado el director Pueyrredon para operar en 
Entre-Rios contra los caudiUos, es derrotado en 
una batalla que dá al ejército del general entre- 
riano Ramírez, dejando en el campo la artille- 
ría, gran número de cadáveres y muchísimos 
prisioneros. 

1819. Combate del Callao. Estando la escua- 
dra chilena á las órdenes del almirante Cochra- 
ne bloqueando el puerto del Callao, donde 
estaba anclada bajo las baterías la armada es- 
pañola, salen de su fondeadero en actitud de 
ataque veintiocho cañoneras y un pailebot con 
un cañón giratorio de veinticuatro, que al mo- 
mento son repelidos por algunos buques sitia- 
dores, echando una cañonera á pique. 

1820. Asonada de Alvear. En la noche el ge- 
neral Alvear acompañado de un número de ofi- 
ciales, se apodera del cuartel de Aguerridos, 
estando ausente su jefe, y se hace proclamar re- 
volucionariamente comandante general de ar- 
mas, sorprendiendo y embarcando al general 
Soler que desempeñaba este cargo. El dia 26 
trata de imponerse á la autoridad ; pero el poder 
ejecutivo y el cabildo de Buenos Aires, reúnen 
fuerzas y se preparan á atacarlo ; comprendien- 
do entonces Alvear que la opinión del pueblo lo 
rechazaba, se retira á la campaña en la mañana 
del dia 27, abandonándole las tropas que habia 
sorprendido, y se refugia en Santa Fé. El go- 
bierno lo declara reo de alta traición, así como 
á los oficiales que le acompañaban. 

1824. Constitución brasilera. El Brasil se dá 
una constitución liberal, que jura respetarla el 
emperador don Pedro I. 

1839. Presidente Rivera. Desde la resigna- 
ción del mando de la presidencia del Estado 
Oriental por el general Oribe (21 de octubre de 
1838), el general donTructuoso Rivera habia go- 
bernado militarmente la República, hasta que 
es nombrado, por segunda vez, presidente cons- 
titucional. Hallándose en su campamento del 
Durazno presta el juramento de ley en esta 
fecha. 

1854. Muerte de Corvalan. Deja de existir 
en la ciudad de Mendoza, donde habia nacido 
en 1793, el coronel don Victorino Corvalan, 
guerrero de la independencia argentina. 



V 



96 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 26 



1713. Asiento de negros. En 1710 se esta- 
bleció en Londres una compañía que se llamó 
de la Mar del Sud, cuyo objeto era hacer co- 
mercio en grande escala con las colonias de 
América, alcanzando el gobierno inglés que Fe- 
lipe V le concediese en esta fecha el asiento 
para la introducción de esclavos en sus pose- 
siones de Ultramar, 

1812. Terremotos en Venezuela. En los mo- 
mentos más graves para los republicanos vene- 
zolanos, pues se hallaban amenazados tanto por 
el oriente como por el occidente por los ejérci- 
tos españoles, un espantoso terremoto destruye 
á la ciudad de Caracas, sucediendo otro tanto á 
las ciudades de Mérida, Guaira, Barquisimeto, 
San Felipe y otras poblaciones, no bajando de 
veinte mil personas las que quedan sepultadas 
en las ruinas. En Barquisimeto perece casi to- 
talmente .una división de tropas que mandaba 
el coronel don Diego Salón, que se hallaba lista 
para entrar en campaña. El terremoto tuvo lu- 
gar un jueves santo, lo que le sirvió al clero, 
acérrimo enemigo de la noble generación que 
peleaba por su libertad, para esplotar infame- 
mente este triste acontecimiento, diciendo que 
era un castigo de Dios á los que hablan inten- 
tado segregarse de la metrópoli. Esto intimidó 
las muchedumbres, y para mayor fatalidad se 
siguieron algunos descalabros en las armas de 
la patria. 

1813. Toma de Tohopeka. Los americanos 
del Norte á las órdenes del general Jackson ata- 
can al fuerte de Tohopeka, (Horse Shoe Bend), 
defendido por los creeks, tribu guerrera y feroz 
del Canadá, la que después de un vivísimo fue- 
go de fusilería y de pelear brazo á brazo con ar- 
ma blanca, es completamente esterminada. Con 
este triunfo de los americanos, quedó la guerra 
concluida con esta tribu, que quedaba postrada 
con la serie de derrotas que habia sufrido en 
Tallushatches, Talladega y Emucfau y Toho- 
peka. 

1816. Combate de Aucapuñima. El caudillo 
independiente Gamargo, hallándose con su gen- 
te en los cerros de Aucapuñima, en el Alto Pe- 
rú, es atacado por tropas españolas al mando 
del comandante Centeno, y sostienen un reñido 
y encarnizado combate casi al arma blanca, 
pues los independientes mal armados, se mez- 
claban con los infantes para arrancarles los fu- 
siles. Camargo, al fin, no pudiendo resistir la su- 
perioridad del enemigo, se retiró con sus indios 
formando distintos grupos y dejando algunos 
prisioneros que inmediatamente hizo fusilar el 
jefe español. 

1819. Libertad de prisioneros. Lord Cochra- 



ne, que sitiaba el Callao, propone á los prisio- 
neros de guerra que tenia en su poder admitir 
al servicio de la escuadra chilena á los que qui- 
sieran, ó bien proporcionarles los medios de pa- 
sar á donde estaban los españoles para volver 
á su servicio, si así lo deseaban. Tan noble como 
inusitada conducta es aceptada, tomando servi- 
cio con los patriotas los más, y el resto volvien- 
do al campo enemigo, para lo que les facilita 
los medios. 

1820. Renuncia de San Martin. Desquiciada 
la República Argentina por la anarquía, el ge- 
neral San Martin que se hallaba en Santiago de 
Chile, teniendo acampado el ejército de los An- 
des en Rancagua, remite al estado mayor y ofl- 
cialidad su renunciado general en jefe del ejér- 
cito, fundándose en que el congreso y director 
supremo de las Provincias Unidas no existian, 
y como de aquellas autoridades emanaba la su- 
ya, la creia caducada. La renuncia llegó á Ran- 
cagua el 2 de abril, y reuniéndose inmediata- 
mente el estado mayor y la oficialidad, declaran 
por unanimidad que la autoridad del general no 
habia caducado, ni podia caducar, porque su 
origen que era la salud del pueblo, es inmuta- 
ble. Después de esta resolución, el susceptible 
é inmortal capitán, vuelve á ponerse al frente 
del ejército. 

1827. Separación de San Luis. Es rechazada 
la constitución unitaria de 24 de diciembre de 
1826 por la provincia de San Luis, y se separa 
de la unión argentina, mientras esta no se rija 
por el sistema federal, conforme á la aspiración 
de los pueblos. 

1829. Toma del Rosario. El general Lavalle, 
en guerra con las provincias que hablan desa- 
probado los sucesos de diciembre, atraviesa el 
Arroyo del Medio y se posesiona del pueblecito 
del Rosario, en la provincia de Santa Fé, de 
donde se dirige al gobernador López provocán- 
dolo á decidir la contienda en el campo de ba- 
talla. 

1840. Combate de Cayastá. Una división al 
mando del coronel don Mariano Vera, despren- 
dida del ejército del general Lavalle, se habia 
internado en la provincia de Santa Fé con obje- 
to de conmover el país ; pero parte de esta fuer- 
za se le subleva al divisar las tropas del general 
don Juan P. López, quien sin gran esfuerzo 
vence al resto en un combate que dan cerca del 
arroyo de Cayastá, muriendo Vera en la pelea. 

1846. Tratado de paz. En la ciudad de Mon- 
tevideo se firma entre el gobierno de la plaza y 
el representante de España un tratado de paz y 
amistad, y por el cual esta nación reconocía la 
independencia del Estado Oriental del Uruguay, 



MARZO 



97 



renunciando toda acción y derecho sobro oslo 
territorio. 

1856. Derrota de'Walker. El ejército de Cos- 
ía Rica consigue una victoria contra las fuerzas 
de Nicaragua á las órdenes del general Wall<er, 
norte-americano al servicio de esta república. 
El vencedor se apodera de las ciudades de Ri- 
vas, Virgin-Ray, San Juan del Sur y de toda esta 
parte del istmo de Panamá. 

4867. Cólera en el Paraguay. En Curuzú, en 
Tuyutí y en Itapirú, campamentos del ejército 
aliado que operaba en el territorio paraguayo 
contra el gobierno de esta nación, aparece el 
cólera, importado allí por el ejército brasilero. 
Muy pronto se estiende en todo el país, hacien- 
do innumerables víctimas en unos y otros ejér- 
citos beligerantes, llegando también á ser el 
azote de varias provincias argentinas. 

1869. Motín de Loncagüe. Un contingente 
entreriano que fué destinado el Regimiento 5 do 
caballería de línea, se subleva en la noche de 
este dia á los gritos de ¡Arriba los entrerianos y 
muei^an los porteños ! Este acontecimiento tiene 
lugar en el campamento de Loncagüe, en la 



frontera del Oeste; pero el jefe del 5.", coronel 
D. Antonio López Osornio, con algunos oñciales 
y la guardia lo sofoca, después de un pequeño 
combate en que caen varios de los amotinados. 
Trece de los que se tomaron fueron fusilados, 
consiguiendo el resto el perdón. 

4871. Muerte de Pérez. En la ciudad de Bue- 
nos Aires deja de existir el doctor don Roque 
José Pérez, víctima de la fiebre amarilla. El doc- 
tor Pérez, distinguido miembro de la facultad de 
medicina bonaerense, se habia hecho notar por 
sus grandes conocimientos científicos. Era gran 
maestre de la orden masónica del supremo con- 
sejo argentino y distinguido ciudadano. A su 
muerte era presidente de la Comisión popular 
que se habia creado para atender al pueblo y 
socorrer á los atacados de la fiebre amarilla. 

4880. Tromba en Nogoyá. En el departa- 
mento de Nogoyá, en la provincia argentina de 
Entre-Rios, se forma una tromba y en su verti- 
ginosa carrera hacia el Norte, destruye cuanto 
encuentra: casas, vehículos, árboles, sembra- 
dos, y ocasiona la muerte de algunas personas y 
animales. 



Dia 27 



1512. Descubrimiento de la Florida. Juan 
Ponce de León, navegante y guerrero español, 
y uno de los compañeros de Cristóbal Colon, des- 
cubre la península que separa el golfo de Méji- 
co, dándole el nombre de Florida, á la vista de 
su exuberante vegetación. Ponce de León fué, 
pues, quien descubrió la primera tierra de Norte 
América que se conoció. 

1558. Fundación de Osorno. García Hurtado 
de Mendoza, general de las fuerzas españolas 
en Chile, funda la ciudad de Osorno. 

4713. Tratado de paz. En Madrid se concluye 
y firma un tratado preliminar de paz y amistad 
entre España y la Gran Bretaña, con objeto de 
que cesase la guerra que sostenían ambas na- 
ciones ; por un artículo de este tratado la España 
concede á los ingleses por el término de treinta 
años consecutivos el pacto del asiento de negros 
en el Rio de la Plata. 

4767. Islas Malvinas. En virtud del convenio 
hecho con el marino Bourgainville( 4 de octubre 
de 1766) para la adquisición de las Malvinas, la 
España toma posesión de ellas, desembarcan- 
do el oficial Felipe Ruiz Puente y llenando el 
acto con toda solemnidad. (Véase el 4 de octu- 
bre de 1766 y el 10 de junio de 1770.) 

1802. Tratado de paz. Se concluye en Amiens 
un tratado definitivo de paz entre la Ingla- 
terra, la República Francesa, la España y la Re- 
pública de Batavia, para llevar á ñn pacífico 
las cuestiones de dominios en América, muy 



particularmente en la isla de Santo Domingo, 
Brasil y Guayanas francesa y portuguesa. 

1816. Combate de Colólo. En la cordillera de 
Colólo (Alto Perú) el caudillo patriota Muñecas 
es completamente batido por las fuerzas españo- 
las al mando del coronel Gamarra. Todos los 
prisioneros fueron pasados por las armas, me- 
nos Muñecas, que más tarde, siendo enviado al 
Cuzco para ser degradado y ahorcado, muere 
en el camino, el 7 de julio, asesinado, según los 
patriotas, y según los españoles por un tiro que 
se disparó casualmente. El sitio en que fué der- 
rotado aquel valeroso patriota lleva hoy su 
nombre. 

1819. Batalla del Saucesito. Los famosos 
caudillos de la federación Ramírez y Artigas, 
que después de haber marchado de acuerdo en 
la guerra que hacianá Buenos Aires, declaráron- 
se mutuamente enemigos, se encuentran con 
sus ejércitos en el Saucesito, provincia de Entre- 
Rios, de donde era gobernador el primero, y dan 
una batalla, siendo completamente derrotado 
el caudillo oriental. Entre los prisioneros queda 
don Juan Bautista Méndez, gobernador de Cor- 
rientes, aliado de Artigas. 

4827. Tratado de paz. En Mendoza, entre los 
gobiernos de esta provincia, la de San Juan y 
San Luis se ajusta un tratado de paz y amistad, 
con objeto de que cesase la guerra civil en que 
estaban envueltos estos países. 

4835. Amnistía del gobierno oriental. El pre- 
7 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



sidente del Estado Oriental, don Manuel Oribe, 
tira un decreto de amnistía sobre los sucesos de 
julio de -1832; habiendo también presentado á 
la Asamblea general un proyecto de decreto, 
cuyo primer artículo está concebido en los tér- 
minos siguientes : «Los naturales de este Estado 
que se hallen emigrados por los acontecimientos 
anárquicos del año de 1832, y que obtenían em- 
pleos militares, serán socorridos mensualmente 
con la tercera parte del sueldo que gozaban por 
ellos y de los que fueron separados.» Solo se 
comprendían los residentes en la República Ar- 
gentina. Los proscritos empezaron á volver á 
su país, una vez que les fueron abiertas sus 
puertas y devueltos sus derechos y libertades. 

1839. Separación de un Estado Guatemala, 
en virtud de una proclamación de su congreso, 
rompe el pacto federal que hablan formado las 
provincias de Centro América. 

4845. Batalla de India Muerta. El general 
Urquiza habla atravesado el Rio Uruguay y pe- 
netrado en la Banda Oriental, donde el general 
Rivera hacia sus correrías. El ejército entre-ria- 
no ya habla vencido á este jefe en Malbajar y 
Arequita, hasta que en India Muerta, cerca de 
la frontera brasilera, libraron una batalla deci- 
siva; cuatro mil hombres por parte de Rivera y 
tres mil de Urquiza entraron en pelea, siendo 
al fin completamente destruido el ejercito orien- 
tal; Rivera tiene que buscar su salvación en la 
fuga, dejando mil cadáveres y quinientos prisio- 
neros en el campo. La gloria de esta batalla se 
oscureció con las bárbaras ejecuciones que la 
siguieron. 

1865. Revolución de Belzú. Siendo presiden- 
te de Bolivia el general don Mariano Melgarejo, 
y hallándose fuera de la capital, estalla en la 
Paz una revolución contra su gobierno encabe- 
zándola el general don Manuel Isidoro Belzú. 
Inmediatamente llega Melgarejo con fuerzas y 
ataca la ciudad, que se habla atrincherado ; pero 
no solo es rechazado, sino que es rendido y dis- 
persado su ejército. Solo y desesperado este jefe 
intenta arrancarse la vida, pero una inspiración 
súbita le hace cambiar de idea: con un oficial 
y unos cuantos soldados que tiene á su lado se 
dirige á la ciudad, donde festejaban el triunfo, 
habiendo abandonado mucha parle de las trin- 
heras; así consigue Melgarejo, sin ser deteni- 



do, el llegar hasta el palacio presidencial y 
penetrar en él. Belzú, creyéndolo prisionero ó 
que iba á presentársele, le abre los brazos 
amistosamente pero Melgarejo le cerraja un tiro 
matándolo en el acto, y aprovechándose de la 
sorpresa general, reúne á sus soldados prisio- 
neros, que imprudentemente los habían dejado 
armados; y así se torna vencedor después de 
estar vencido, debido á un momento de deses- 
peración y temerario arrojo. 

1866. Combate de una chata con encoraza- 
dos. Como el día 22, los paraguayos desafian 
con otra chata á todo el poder de la escuadra 
brasilera fondeada frente á Itapirú: tres encora- 
zados la rodean y le hacen un fuego incesante sin 
tocarla ; la mayor parte de las balas, de 68, que 
dispara la chata, estallan en pedazos contra las 
corazas de los buques, logrando algunas hora- 
darlas: una de estas penetra en una tronera del 
Tamandaré y hace destrozos matando algunos 
oficiales y marineros. El poderoso encorazado 
se retira de la pelea, quedando los otros dos 
hasta las nueve de la noche, en que también se 
retiran, dejando á la chata triunfante. De tierra, 
los infantes paraguayos durante el combate de 
la chata, hacen fuego de fusilería contra los bu- 
ques, haciendo también algunos tiros con un 
canon de á 12, cuyas balas no dieron resultado. 

1867. Tratado de amistad. La república de 
Bolivia y el imperio del Brasil ajustan un trata- 
do de amistad, límites, navegación, comercio y 
estradícion. 

1877. Terremoto en Córdoba. A las diez de 
la mañana se siente en Córdoba (República Ar- 
gentina) un fuerte temblor de tierra, poniendo 
en alarma á sus habitantes. 

1879. Congreso de juristas. En la ciudad de 
Lima, los representantes de las repúblicas del 
Perú, Argentina, de Chile, de Bolivia, del Ecua- 
dor, de los Estados Unidos de Venezuela, de 
Costa Rica, de Guatemala y la Oriental del Uru- 
guay, se reúnen en congreso de juristas y for- 
mulan un tratado de estradícion, con el propó- 
sito de facilitar la administración de justicia en 
la represión de los crímenes y delitos cometidos 
en sus respectivas jurisdicciones territoriales, 
restringiendo convenientemente los casos de 
refugio. 



Bia 28 



1528. £sploracion del Rio l^araná. El nave" 
gante Sebastian Gaboto, después de haber re- 
montado el rio Paraná hasta las cataratas ó 
saltos que forman su nacimiento, dio la vela río 
abajo para encontrar la confluencia del rio Pa- 
raguay. 



1562. Fundación de Mendoza {segunda.) Por 
autorización del mariscal Francisco de Villagran 
gobernador y capitán general de las provincias, 
de Chile, el teniente general Juan Jufré funda 
nuevamente la ciudad de Mendoza con el nom- 
bre de «Resurrección», sacándola del paraje 



09 



donde un aao antes la habia delineado y repar- 
tido solares el capitán Pedro del Castillo, por no 
creer conveniente aquella localidad. — Esta ciu- 
dad fué destruida por un terremoto en 1861, y 
la actual ciudad que lleva este nombre es com- 
pletamente nueva, reedificada con parte de los 
escombros de la anterior y en sus inmediacio- 
nes. — Debido ala indolencia ó al poco gusto ar- 
queológico de las autoridades de aquel país, ya 
casi no quedan vestigios de sus imponentes 
ruinas. 

1582. Repartición de indios. En la ciudad de 
Santa Fé tiene lugar la repartición de indios 
«que habia en las provincias de la ciudad de la 
Trinidad» (Buenos Aires), entre los capitanes 
que habian contribuido á su fundación. 

1625. Escuadras aliadas. Llegan á Bahía las 
escuadras portuguesa mandada por Manuel de 
Ménezes, y española por Fadrique de Toledo 
Osorio, que debian operar de común acuerdo 
contra los holandeses que se habian apoderado 
de esta ciudad y pretendian estender su con- 
quista en todo el territorio brasilero. La ciudad 
de Bahía hacia dos meses que estaba sitiada 
por Francisco Nuñez Martinho de Ega, segundo 
del jefe superior Matías de Alburquerque. 

1779. Esploracion del Rio Negro. El piloto 
don Juan de la Piedra se hace á la vela de la 
bahía San José, en busca de la barra y desem- 
bocadura del Rio Negro, encontrando esta el dia 
22 de febrero, y remontando el rio hace esplo- 
raciones hasta el 28 de marzo que regresó a San 
José. 

1792. Combate de Santo Domingo. Los mula- 
tos ayudados por los negros en Santo Domingo 
(Haiti; consiguen un triunfo definitivo sobre los 
blancos en un combate que dan. 

1811. Ocupación de Popayan. Los patriotas 
de Quito, después de alcanzar una victoria so- 
bre los españoles cerca del Puente de Palaca, 
ocupan á la ciudad de Popayan. 

1814. Combate en Valparaíso. La fragata 
Febea y la corbeta Querube de la armada ingle- 
sa atacan en el puerto de Valparaiso á la fragata 
americana Essex, mandada por el intrépido co- 
modoro David Porter, En este desigual combate 
el Essex perdió ciento cincuenta y dos hombres, 
y así se resistió hasta que voló la santabárbara, 
teniendo, en tal'estado, que abatir al fin el pa- 
bellón de América. Porter y sus compañeros 
fueron puestos en libertad, bajo su palabra, por 
los ingleses. 

1829. Combate de las Vizcacheras. El coro- 
nel unitario Rauch, en un combate en las Viz- 
cacheras, al Sud de Buenos Aires, que le llevó 
el comandante de campaña don Juan Manuel de 
Rosas, es vencido y muerto en la pelea. 

1831. Combate del Rodeo de Chacón. El ge- 
neral Quiroga habia derrotado al coronel Prin- 
gles en el Morro el dia 18, y seguido su marcha 
con dirección a Mendoza. Al pisar este territo- 



rio se encuentra con una fuerza de más de dos 
mil hombres de las tres armas, al mando del co- 
ronel don José Videla del GastiUo, que se halla- 
ba en el Rodeo de Chacón ó el Potrero, cerca de 
las Catitas. Inmediatamente le presenta el com- 
bate, y consigue una espléndida victoria, te- 
niendo muy pocas pérdidas y causando al ene- 
migo muchísimas; tomándole asimismo gran 
número de prisioneros. La infantería de Yidela, 
mandada por el coronel Barcala, se sostuvo 
hasta cuando ya no tuvo un cartucho, teniendo 
que rendirse este bizarro jefe. 

1838. Bloqueo de la República Argentina. Una 
escuadra francesa establece bloqueo á los puer- 
tos de la República Argentina, por el hecho de 
haber Rosas, gobernador de Buenos Aires y en- 
cargado de las relaciones esteriores de las de- 
más provincias, enviado su pasaporte al cónsul 
Roger, negándose á reconocerle carácter diplo- 
mático, y mucho menos á ceder á reclamaciones 
de supuestos agravios á subditos franceses. 

1840. Combate de la Cruz Alta. Don Pedro 
Nolasco Rodríguez al frente de algunas fuerzas 
de milicias trata de derrocar al gobernador de 
Córdoba, don Manuel López ; pero este lo derro- 
ta completamente en la Cruz Alta, dejando el 
campo cubierto de cadáveres: fusila algunos 
oficiales que toma prisioneros, y al mismo jefe 
del movimiento tomado preso poco después de 
la acción. 

1843. Muerte de Porter. Hallándose de mi- 
nistro de los Estados Unidos en Turquía el co- 
modoro David Porter, deja de existir en Pera. 
Porter habia ilustrado gloriosamente con sus 
hazañas los anales marítimos de los Estados 
Unidos. 

1844. Sitio de Montevideo. Las fuerzas si- 
tiadas en la ciudad de Montevideo hacen una 
salida de la plaza y sostienen una reñida y san- 
grienta batalla con el ejército sitiador del gene- 
ral Oribe. El general Nuñez, uno de los jefes 
que sostenían el cerco de la ciudad, es grave- 
mente herido ; también por parte de los sitiados 
fueron heridos los coroneles Tajes y Estivao. 
Antes de llegar la noche se retiran las fuerzas 
que habian hecho la salida, llevando á la cabeza 
al general Pacheco y Obes que las habia condu- 
cido á la pelea. — El general Nuñez murió el 
dia 30. 

1866. Combate de una chata con la escuadra 
brasilera. A las doce del dia los paraguayos 
que tripulaban la ya célebre chata, rompen el 
fuego contra los buques del imperio : cuatro en- 
corazados y cuatro vapores de madera avanzan 
en batalla y hacen fuego contra ese débil arma- 
zón de madera, un canon y media docena do 
hombres; el encorazado Sarroso fué agujereado 
en cuatro partes y casi todos sufrieron iguales 
averías : un cañón de á ciento veinte de este 
buque es partido en dos; pero esta vez el cañón 
paraguayo recibió una bala que lo hizo pedazos, 



400 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



mas sin herir á ninguno de los impertérritos 
artilleros. 

1869. Intereses americanos. El gobierno del 
presidente Grant manifiesta su intención de pro- 
teger en Cúbalos intereses americanos; pero 
asimismo de evitar toda especie de interven- 
ción en la guerra de independencia que sostie- 
nen los naturales contra España. 

1869. Muerte de Moussy. En Bourg-la-Reine 
(Francia) deja de existir el sabio viajero y es- 



critor, doctor don Víctor Martin de Moussy. La 
República Argentina debe á este incansable in- 
vestigador francés, una de las obras que más la 
honran: Description oeographique et Statisque 
de la Confédération Argentine, habiendo dejado 
á su muerte muchos trabajos referentes á la 
América del Sud. El sabio médico doctor de 
Moussy habia nacido en un pueblecito á ocho le- 
guas de París en junio de 1810. 



Dia 29 



1541. Espedicion de Cabeza de Vaca. Alvar 
Nuñez Cabeza de Vaca, nombrado adelantado 
del Rio de la Plata, llega á la isla de Santa Ca- 
talina (Brasil) con la espedicion que salió de 
Cádiz el 2 de noviembre de 1540. 

1798. Desalojo de los Natchez. La España, 
por tratados de 1796, habia cedido á los ameri- 
canos el territorio de los Natchez, y con tal mo- 
tivo las tropas españolas que lo ocupaban eva- 
cúan el territorio. 

1815. Próroga de un tratado. Se firma en 
Viena una declaración prorogando por un año 
más el tratado de amistad, navegación y co- 
mercio celebrado en 16/27 de diciembre de 1798 
entre Portugal y Rusia. 

1815. Ejecuciones en el Cuzco. Vencida la 
insurrección de los peruanos en las orillas del 
rio Llallí; tomado prisionero su jefe Pumaka- 
hua, ahorcado, degollado y paseada su cabeza 
en triunfo; sometidos los últimos restos de los 
patriotas que hablan levantado la bandera de 
redención, en este dia los españoles empapan 
nuevamente con sangre americana los laureles 
de la victoria, cubriendo, una vez más, con el 
sello rojo de la conquista, los albores de la li- 
bertad que hablan empezado á iluminar á la an- 
tigua residencia de los Incas. El dia 25 entró 



al Cuzco el general Ramírez con el ejército rea- 
lista, procediendo inmediatamente á la captura 
de los principales jefes de la insureccion, y el 
29 de marzo de 1815 los hace ejecutar sin pie- 
dad, contándose entre el gran número de per- 
sonas notables que fueron víctimas al joven 
poeta de esclarecido talento don Mariano Mel- 
gar, que habia servido de auditor de guerra en 
el ejército revolucionario. 

1825. Entrada á Potosí. El vencedor de Aya- 
cucho, general Sucre, que tiene la gloria de ha- 
ber dado la última batalla de la independencia 
de Sud-América, hace su entrada triunfal en Po- 
tosí, ya estando terminada la emancipación del 
Alto Perú. 

1829. Muerte de Saavedra. En Buenos Aires 
fallece el procer de la revolución de mayo y 
presidente de la primera Junta del gobierno pa- 
trio de las Provincias del Rio de la Plata, don 
Cornelio Saavedra, á los sesenta y ocho años de 
edad. 

1847. Rendición de Veracruz. Se rinde á los 
americanos mandados por el general Scott la 
ciudad de Veracruz y el famoso castillo de San 
Juan de Ulúa, después de resistir heroicamente 
las fuerzas mejicanas un bombardeo de varios 
dias. 



Dia 30 



1495. Batalla de Isabela. Varios caciques 
confederados presentan batalla en la isla de Isa- 
bela al almirante Cristóbal Colon, que con un 
pequeño número de españoles los vence, der- 
rotándolos completamente. 

1735. Entrada á la Asunción. Una rebelión 
de los comuneros del Paraguay dio por resulta- 
do el asesinato del gobernador Ruiloba, y que 
estos se apoderasen del gobierno (15 de se- 
tiembre de 1733). El gobernador de Buenos 
Aires, don Bruno Mauricio Zabala, así que sus 



cuidados con los portugueses de la Banda Orien- 
tal se lo permitieron, marchó al Paraguay en 
noviembre de 1734 á castigar á los rebeldes y 
después de vencerlos en Tabatí y otros puntos, 
hace su entrada en la Asunción el 30 de marzo 
de 1835. La mayor parte de las fuerzas que 
acompañaron en esta empresa á Zabala, era 
compuesta de indios de las Misiones de los je- 
suítas. Después de dejar consolidado el orden, el 
general regresa á Buenos Aires. 
1793. Nacimiento de Rosas. Nace en Buenos 



101 



Aires el general y dictador de la República Ar- 
gentina, don Juan Manuel de Rosas. 

1811 . Retirada del Paraguay. El general Bel- 
grano con el resto de su glorioso ejército repa- 
sa el Paraná, que habia atravesado el 19 de di- 
ciembre anterior para internarse en el Para- 
guay; donde si no consiguió la victoria en las 
memorables batallas de Paraguary (19 de enero) 
y Tacuarí (dia 9), al luchar uno contra diez, se 
retiró imponiendo al enemigo, salvando la hon- 
ra de su causa y dejando el campo contrario 
preparado y dispuesto para secundar el pensa- 
miento regenerador del 25 de mayo. 

1813. Toma de Concepción. Una traición del 
jefe Ramón Giménez Navia, español, que man- 
daba las fuerzas patriotas que guarnecían la 
ciudad de la Concepción, en Chile, hace que se 
apoderen de ella las tropas reales al mando del 
general Parejas. 

1817. Toma de Barcelona. Habiendo aban- 
donado Bolívar á Barcelona (Venezuela) loses- 
pañoles se apoderan de la ciudad y aniquilan su 
reducida guarnición. 

1822. Banderas españolas. El general San 
Martin, desde Lima, manda á disposición del di- 
rector de las Provincias Unidas del Rio de la 
Plata cinco banderas y dos estandartes tomados 
en la capital del Perú, que llegan este dia á 
Buenos Aires conducidos por el coronel don 
Juan O'Brien. 

1841. Caja infernal. Con motivo de ser el dia 



del cumpleaños del gobernador de Buenos Aires 
don Juan Manuel de Rosas, se le obsequia con 
una caja cuyo contenido se ignoraba. La caja es 
abierta por la señorita Manuela Rosas, hija del 
gobernador, y se encuentra dentro una máqui- 
na infernal con treinta y seis cañones cargados 
cada uno con dos balas ; afortunadamente el me- 
canismo destructor no funcionó y no hubo nin- 
guna víctima. El ministro plenipotenciario de 
Portugal, señor Leitte, la habia remitido desde 
Montevideo, con una carta; pero este diplomá- 
tico habia sido engañado por enemigos de Ro- 
sas, estando ajeno completamente de su conte- 
nido. — Esta caja pasó más tarde á formar parte 
de las curiosidades del museo de Buenos Aires. 
1869. Bandera de la Legión paraguaya. Des- 
de que el ejército aliado marchó contra el Pa- 
raguay, se formó una legión paraguaya que hizo 
la campaña contra el gobierno de aquel país ; 
y cuando esta legión tenia alguna representa- 
ción por su número, que habia engrosado con 
los voluntarios paraguayos que se alistaban en 
ese cuerpo, reclamó el uso de su bandera pa- 
tria. Los gobiernos aliados acceden á la petición 
como una demostración de que la guerra que se 
hacia á López no afectaba en nada á la indepen- 
dencia y libertades de esa nación : el 30 de mar- 
zo de 1869 en el campamento argentino de la 
Trinidad, fueron bendecidas y entregadas á 
la Legión paraguaya las banderas y estandartes 
de su nación, con toda la solemnidad del caso. 



Dia 31 



1520. Descubrimiento de San Julián. Recor- 
riendo la costa patagónica, después de haber 
dejado el cabo de San Antonio (8 de febrero), 
Magallanes descubre el puerto y territorio de 
San Julián. 

1774. Clausura del puerto de Boston.''* A con- 
secuencia de los acontecimientos del 16 de di- 
ciembre de 1773 en Boston, el gobierno inglés 
manda cerrar el puerto de esta ciudad al co- 
mercio para castigar al pueblo. El 1.° de junio 
debia tener lugar la clausura y fué dedicado al 
ayuno y al rezo por los habitantes de Boston, 
protestando á la vez de semejante medida. Esta 
resolución de la corona, precipita los aconteci- 
mientos de América, haciendo que en breve las 
demás colonias declarasen que la causa de Bos- 
ton era la causa de todo el país. 

1781. Sorpresa de Sapla. Los indios tobas, 
acosados del humillante tratamiento que les da- 
ban los conquistadores, y siguiendo el movi- 
miento reaccionario que en el Perú habia ope- 
rado Tupac-Amaru, se sublevan contra los 
españoles aliándose á las demás tribus comar- 



canas y llevando á sus füas á mucha gente de 
color del país y algunos soldados. La rebelión 
pone en serios conflictos á la ciudad de Jujuy, 
pero su gobernador don Gregorio de Zegada 
con rara actividad marcha á campaña y sor- 
prende á parte de los sublevados en Sapla, dis- 
persándolos y haciendo muchos prisioneros. 
Pocos dias después cae súbitamente sobre su 
campamento y acaba de destruirlos. El 21 ^e 
abril del mismo año son ejecutados los soldados 
que tomaron parte en la insurrección: los in- 
dios prisioneros ya hablan sido pasados por las 
armas. 

1814. Batalla dé Boca-chica. El general ve- 
nezolano Marino derrota al ejército español 
mandado por Boves, en una batalla en Boca- 
chica. 

1815. Academia de jurisprudencia. En Bue- 
nos Aires se inaugura la Academia teórico-prác- 
tica de jurisprudencia. 

1816. Capitulación de Viamont. Estando ocu- 
pada la ciudad de Santa Fé por una fuerza del 
directorio de las Provincias al mando del gene- 



402 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ral Viamont, á fin de contener los avances de ' 
Artigas y sus parciales, desde el dia 3 hablan 
empezado á sublevarse algunas tropas, á cuya 
cabeza se colocó el coronel don Mariano Vera, 
las que sorprenden en el Rincón de San José 
una cañonera y un falucho y después de algu- 
nas otras ventajas, en la madrugada del 31 de 
niarzo se apoderan de la ciudad, obligando al 
general Viamont á capitular. 

1817. Espedicion á las Floridas. Los di- 
putados sud-americanos nombrados cerca del 
gobierno de los Estados Unidos, don Lino de Cle- 
mente, por Venezuela ; don Pedro Gual, por Nue- 
va Granada; don J. Zarate, por Méjico y don 
Martin Thompson, por las Provincias Unidas del 
Rio de la Plata, apoyados en el derecho de la 
guerra en que estaban estas repúblicas con la 
España, firman un documento en la ciudad de 
Filadelfia autorizando, en nombre de sus res- 
pectivos gobiernos, al general sir Gregor M'Gre- 
gor para espedicionar y tomar posesión inme- 
diata de las Floridas orientales y occidentales, 
ocupadas por los españoles. 

1818. La Argentina. Después de dos meses 
consecutivos de bloqueo, desde el 31 de enero, 
sostenido por el crucero del Rio de la Plata La 
Argentina, mandado por el capitán Buchardo, 
en la isla de Luzon, y de haber reducido á sus 
habitantes á vivir de arroz y agua, levanta el 
bloqueo para llevar su crucero al norte de la isla 
en el canal de los Galeones, habiendo apre- 
sado en ese tiempo dieziseis buques mercan- 
tes con bandera española, los cuales fueron 
echados á pique á la vista del puerto de Manila. 
(Véase el 31 de enero y 10 de abril). 

1819. Toma de Haacho. Parte de la escua- 
dra chilena que bloqueaba el Callao dejó su fon- 
deadero para hacer aguada en Huacho (Perú); 
pero como el comandante militar le fuera hos- 
til, desembarcan fuerzas y se apoderan de la 
población. 

1820. Provincia de Santiago. Declarada Tu- 
cuman en república, por el gobernador Araoz el 
22 de marzo, Santiago del Estero que, como 
Catamarca, era una intendencia de aquella, re- 
chazando al nuevo gobierno tucumano, declara 
su independencia provincial; protestando á la 
vez no reconocer otra soberanía ni superioridad 
que la del congreso que se reuniese para orga- 
nizar la federación nacional. El comandante don 
Fel pe Ibarra es nombrado gobernador de la 
nueva provincia. 

1823. Cesación de un imperio. El congreso 
de Méjico declara haber cesado el gobierno im- 
perial, que habia regido desde mayo 19 de 1822. 

1839. Batalla de Pago Largo. El ejército cor- 
rentino mandado por el gobernador don Genaro 
Beron de Astrada es sorprendido y derrotado en 
una batalla que libra en Pago Largo, por la 
vanguardia del ejército entreriano del general 
don Pascual Echagüe, mandada por el gene- 



ral Urquiza. El mismo Astrada con más de mil 
trescientos correntines quedan muertos en el 
campo de batalla. Esta victoria la ensangrienta 
el general vencedor dando muerte á más de 
ochocientos prisioneros, de dos mil que se to- 
maron. Rosas premió álos vencedores con pro- 
fusión de medallas. 

1843. Bloqueo de Montevideo. La escuadra 
argentina á las órdenes del almirante Brown, 
pone bloqueo á la ciudad de Montevideo, que 
sitiaba por tierra el general don Manuel Oribe. 
1854. Tratado de amistad. El comodoro Perry 
se presenta en Yedo con una escuadrilla ameri- 
cana y celebra un tratado con el emperador del 
Japón. 

1866. Constitución de Jujuy. Una convención 
constituyente sanciona la nueva constitución 
que se dá la provincia argentina de Jujuy. Se 
habia dado una anteriormente en 9 de julio de 
1855. 

1866. Bombardeo de Valparaíso. Después de 
las notificaciones de estilo, tanto á las autori- 
dades del país como al cuerpo diplomático es- 
tranjero, la escuadra española al mando del 
almirante Méndez Nuñez, que bloqueaba á Val- 
paraíso desde el 17 de setiembre del año ante- 
rior, bombardea la ciudad por espacio de tres 
horas consecutivas, arrojando con ciento treinta 
y ocho bocas de fuego el incendio y la destruc- 
ción de sus valiosos edificios. Cincuenta y cinco 
mil personas presenciaban impasibles, desde la 
falda de los cerros, la impunidad de un ataque 
á una ciudad indefensa y puramente comercial, 
que en pocas horas vio un valor de quince me- 
llones de pesos fuertes de su riqueza convertido 
en escombros por la saña de su enemigo. (Véase 
el dia 6 y 2 de mayo.) 

1870. Escursion á los indios ranqueles. El 
coronel don Lucio Victorio Mansilla habia sido 
nombrado en 1869 comandante de la frontera 
Sud y Sudeste de la provincia de Córdoba. 
La a<!tividad y buen tino con que el corouel 
Mansilla desempeñaba el servicio de la frontera 
se hizo proverbial, sintiéndose inmediatamente 
sus ventajas en todo el departamento del Rio 
Cuarto. Mansilla, sin embargo, aun no está sa- 
tisfecho : su febril impaciencia y su gén'o pro- 
gresista y emprendedor, le hacen concebir una 
idea impracticable según el sentir de todos y 
practicable según su arrogante corazón. Quiere 
internarse en el centro de las tolderías de los 
indios ranqueles: estudiar el territorio, las cos- 
tumbres de los indígenas y despejar la incógnita 
del desierto, que siempre se habia presentado 
atorante bajo formas colosales, ó como un mi- 
to, cuyos secretos no era dado penetrar á la 
civilización. La empresa era arriesgada, teme- 
raria, bajo las condiciones en que pensaba ha- 
cerla. Esta escursion presentaba inmensos peli- 
gros: era entregarse maniatado ala desconfianza 
innata del indio. Mansilla no trepida y saliendo 



103 



del fuerte Sarmiento el 31 de marzo de 1870 
emprende su marcha al desierto, llevando con- 
sigo solo diezinueve hombres entre oficiales, 
asistentes, vaquéanos y frailes, todos desarma- 
dos. Las correrías del coronel Mansilla duran 
cerca de un mes: visita todos los toldos ranque- 
linos y se hospeda en la tienda de Mariano Ro- 
sas, jefe principal de esta tribu. Con grande 
abnegación y jugando su vida en varias ocasio- 
nes, consigue hacer los estudios que se propuso, 
sirviendo así á la civilización y al porvenir del 
país. El valiente é ilustrado coronel Mansilla 
regresa felizmente teniendo la satisfacción de 
haber realizado lo que hasta entonces no habia 
hecho ningún jefe de frontera. — Más tarde publi- 
có una obra referente á esta escursion, cuyo im- 
portantísimo trabajo fué premiado en el con- 
greso internacional geográfico de París, en 1875. 

1875. Muerte de Velez Sarsfield. En la ciudad 
de Buenos Aires deja de existir el doctor don 
Dalmacio Velez Sarsfield, notable jurisconsulto, 
codificador y hombre de Estado. Velez habia 
nacido en la ciudad de Córdoba en 1801. 

1878. Huracán en el Rosario. Gomo á las on- 
ce y media de la noche se pronuncia un fuerte 
huracán que pone en alarma á toda la población 
del Rosario de Santa Fé. La lluvia y los distintos 
vientos que se suceden hacen grandes destrozos 



en los suburbios de la ciudad, donde las habita- 
ciones son más débiles: grandes árboles son 
arrancados de raiz, gran número de paredes y 
habitaciones de ranchos caen al suelo y se inun- 
dan como cien manzanas, donde el agua, tanto 
en las calles como en el interior de las casas y 
en las quintas, tenia desde medio hasta un metro 
de altura. En el puerto también sufren algunas 
averías los buques menores. En San Nicolás de 
los Arroyos, en la provincia de Buenos Aires, 
este mismo temporal ocasiona algunas inunda- 
ciones en la ciudad. — En la noche del 21 de enero 
de 1882 se repite un nuevo huracán en el Rosa- 
rio, ocasionando grandísimos destrozos, y gran- 
des edificios hechos de ladrillo y cal son total- 
mente destruidos; vigas de doce arrobas de peso 
son arrojadas á dos cuadras de distancia hora- 
dando una de ellas una pared; en cuanto á las 
débiles habitaciones de los suburbios, muchísi- 
mas quedaron en ruinas. 

1878. Arreglo pacífico. Una escuadra ale- 
mana se habia presentado á pedir satisfacción 
al gobierno de Nicaragua, por atropellos come- 
tidos en algunos subditos de su nación; arre- 
glándose al fin de un modo pacífico, pero te- 
niendo el gobierno que saludar al pabellón 
alemán y hacer algunas indemnizaciones. 



ABRIL • 



Dia 1 



1520. Insuri-eccion de Mendoza. Fernando de 
Magallanes, que habia fondeado en el puerto 
de San Julián el 31 de marzo, se proponía pasar 
en él el invierno ; pero parte de la tripulación 
cansada y deseosa de volver á España, se amo- 
tina el 1." de abril de 1520, apoderándose de tres 
naves y apresando á los oficiales que no toma- 
ron parle en el complot. En tan difícil situación 
Magallanes no vacila un momento: manda un 



mensajero á la nave donde estaba Luis de Men- 
doza, jefe de los insurrectos, con encargo de 
apuñalearlo durante la conferencia, lo que se 
efectuó, y una vez hecho dueño de la embarca- 
ción, domina á las otras. A los demás jefes de 
la insurrección los hace decapitar en tierra, 
entrando entre éstos un capellán de la escua- 
drilla que también habia tomado parte en el 
movimiento. Así pudo restablecer el orden y 



104 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



mantener la disciplina entre los espediciona- 
rios. 

1526. Espedicion de Gaboto. Sale de Sevilla 
una espedicion de cuatro naves al mando del 
veneciano Sebastian Gaboto, ó Gabot, con desti- 
no al Nuevo Mundo. 

1569. Abjuración de Aguirre. En la ciudad de 
La Plata (Alto Perú) el conquistador Francisco 
de Aguirre, á fin de librarse de las terribles 
persecuciones de la Inquisición, abjura ante 
esta de supuestos errores religiosos en que en- 
traba en mucho la calumnia y el fanatismo. Gon 
tal motivo dice el señor Zinny : « ...la humillante 
é ignominiosa condición, á que el santo oficio 
de la inquisición tenia sometidos á hombres que 
prestaban servicios de tal magnitud, como los 
de los primeros conquistadores. Los males que 
hoy esperimenta la América latina son conse- 
cuencia de aquella adyeccion.» 

1780. Toma de posesión de San Julián. Don 
Antonio Biedma, por disposición del virey de las 
provincias del Rio de la Plata, toma posesión 
del puerto San Julián, de su terreno, entradas y 
salidas y demás pertenencias adyacentes, en 
nombre de su majestad católica. Este territorio 
se halla situado en la costa de la América me- 
ridional del Sud llamada patagónica, á los 49° 
20' latitud Sud. 

1801 . Prensa periódica. En la ciudad de Bue- 
nos Aires sale á luz el primer periódico que se 
conoce en el Rio de la Plata, impreso por la im- 
prenta de los «Niños Espósitos», cuyo título es 
Telégrafo mercantil, rural, político, económico é 
historiógrafo del Rio de la Plata, fundado y re- 
dactado por el coronel don Francisco Antonio Ga- 
bello y Mesa. Este mismo coronel ya habia fun- 
dado en Lima, en 1790, el primer periódico que 
se publicó en la América del Sud. 

1811. Revolución en Santiago. El 18 de se- 
tiembre de 1810 se habia operado en Ghile un 
movimiento revolucionario que dio por resul- 
tado la destitución de la autoridad real, sustitu- 
yéndola una Junta de patriotas para gobernar 
en nombre de Fernando VII ; este cambio en el 
orden político y administrativo de Ghile no costó 
ninguna desgracia, realizándose pacíficamente. 
La Junta marchaba así al frente del gobierno, 
pero el 1." de abril de 1811 estalla una revolu- 
ción encabezada por el coronel español don To- 
más de Figueroa, que habia conseguido seducir 
algunas tropas, proponiéndose restablecer el an- 
tiguo régimen. Las autoridades chilenas soste- 
nidas por el comandante de armas don Juan de 
Dios Vial al frente del regimiento de granade- 
ros, y por el pueblo, entre el que el estudiante 
argentino don Manuel Dorrego tomó, quizá, la 
parte más activa, consiguen sofocar este movi- 
miento, no sin que hubiera algunas víctimas. 
Figueroa es tomado, juzgado y fusilado. Este fué 
el bautismo de sangre de los chilenos en la glo- 
riosa epopeya de su libertad. 



1818. Destrucción de pueblos indios. El ac- 
tivo general norte-americano Jackson que espe- 
dicionaba en la Florida oriental, destruye los 
pueblos del lago Mickasukie y de Ocilla, ocupa- 
dos por los indios seminólas que le eran hos- 
tiles, habiéndose declarado en armas contra el 
gobierno de la Union. En estos pueblos se en- 
contraron unas doscientas cincuenta pieles de 
cráneos, colgadas en lanzas, como trofeos de 
guerra que ostentaban esos bárbaros con refina- 
da crueldad. 

1825. Combate de Tumusla. El brigadier don 
Pedro Antonio de Olañeta, hijo de Jnjuy, pero 
al servicio de la España, que por quince años 
habia hecho la guerra á los patriotas, en el Alto 
Perú, después de la batalla de Ayacucho (9 de 
diciembre de 1824) se prepara á resistir al ejér- 
cito triunfante que marchaba en su busca. Pero 
á la vez el gobernador de Salta, general Arena- 
les se habia puesto en campaña con objeto de 
someter á este bravo jefe que aun se obstinaba 
en resistir á la bandera triunfante en el continen- 
te sud-americano. En tal situación el coronel don 
Garlos Medina-Celi, también americano y que 
militaba con Olañeta, encontrando ya inútil se- 
guir defendiendo una causa perdida, se pro- 
nuncia en Tumusla, cerca de Potosí, por las ar- 
mas de los patriotas; pero Olañeta marcha á 
atacarlo inmediatamente con objeto de redu- 
cirlo, y en el combate que libran, es vencido y 
muerto este jefe. Medina-Geli y la mayor parte 
de las fuerzas de Olañeta, se pusieron á dispo- 
sición de Arenales, concluyendo así la guerra 
de la independencia en el Alto Perú. 

1846. Revolución en Montevideo. Desde el 
momento que el general Oribe puso sitio á la 
ciudad de Montevideo, la defensa se organiza 
por orientales y argentinos, componiendo estos 
una gran parte de los jefes y oficiales que man- 
daban fuerzas. El general Rivera se habia reti- 
rado al Brasil después de sus últimas derrotas 
en la campaña oriental, y el gobierno de la pla- 
za le habia negado el permiso de regresar, te- 
miendo que su presencia diera motivos de divi- 
sión, presentimientos que más tarde justificaron 
los hechos. Algunos dias antes del 1." de abril 
de 1846 el general Rivera se presenta en el 
puerto de Montevideo y el gobierno le prohibe 
desembarcar; sus partidarios empiezan á agitar 
á las tropas del país contra los argentinos, en 
quienes se apoyaba el general en jefe Pacheco 
y Obes, y este dia estalla una revolución en la 
plaza á los gritos de ¡Mueran los argentinos! 
iniciándose con matanzas y grandes desórdenes. 
Los vascos que estaban armados y formaban 
una legión, unidos á los revolucionarios atrepe- 
llan á la capitanía del puerto en número de 
ochocientos hombres; el benemérito coronel 
Estivao, argentino, era el jefe superior de este 
departamento, y con cincuenta hombres se de- 
fiende bravamente. Los almirantes francés é in- 



105 



glés tratan de salvarlo proponiéndole fuera con 
ellos donde estaban las fuerzas de su marina que 
hablan desembarcado, pero él contesta con el 
laconismo de los espartanos : c<El general me ha 
colocado en este puesto y aquí me encontrará 
vivo ó muerto.» Y así fué, murió con casi todos 
los que lo rodeaban, y los vencedores, sin saber 
apreciar á tan digno militar, arrojan su cadáver 
por los balcones y lo arrastran por las calles. 
En tanto, en la Legión Argentina que estaba 
próxima á marchar á Corrientes á reunirse con 
el general Paz que allí levantaba un ejército 
para abrir campaña contra Rosas, se refugian 
todos los jefes y oficiales argentinos que servian 
en los demás cuerpos, y así se salvan de ser sa- 
crificados por el furor de los revolucionarios. — 
El general Pacheco y Obes se embarca para el 
Brasil y la Legión Argentina, que no fué ata- 
cada por haber tomado una actitud decidida, se 
retira para Corrientes, llevando como recom- 
pensa de tantos años que habia servido en aque- 
lla plaza, haciendo causa común con los orien- 
tales, la más injustificable ingratitud de sus 
antiguos compañeros de armas. La legión era 
mandada por el bravo teniente coronel don Juan 
Andrés Gelly y Obes. 

1856. Muerte de Diaz Velez. En la ciudad de 
Buenos Aires deja de existir el general don Eus- 
taquio Diaz Velez, guerrero de la indepen- 
dencia. 

1859. Muerte de Achega En Buenos Aires, su 
patria, muere el doctor don Domingo Victorio 
Achega, notable educacionista y virtuosísimo 
sacerdote. El doctor Achega era considerado 
como el padre de los pobres, pues pasaba su tiem- 
po llevándoles socorros ó sirviendo de enfer- 
mero al lado del lecho de los desvalidos. 

1863, Ataque á Puebla. El ejército francés 
que sitiaba á la ciudad de Puebla vuelve á ata- 



carla con un nuevo asalto, y es rechazado por 
sus valerosos defensores, mandados por el ge- 
neral González Ortega. (Véase el 23 de marzo y 
el 2 de abril.) 

1867. Batalla de San Ignacio. La revolución 
de Mendoza (noviembre 9) habia tomado cuer- 
po en varias provincias del Oeste ; el general 
don Juan Saa que acababa de llegar de Europa, 
se pone al frente de los revolucionarios. En sos- 
tén de la autoridad nacional habia marchado á 
batirlo el general Paunero, pero adelantándose 
el jefe de la vanguardia coronel Arredondo, le 
da batalla en el Paso de San Ignacio, en el Rio 
Quinto, y lo derrota completamente, cuyo golpe 
fué decisivo para la causa del gobierno, pues 
Saa y los principales jefes huyeron á Chile. 
Este hecho de armas le valió á Arredondo los 
entorchados de general. 

1880. Muerte de Castellanos . A la edad de 
ochenta años, deja de existir en la ciudad del 
Rosario de Santa Fé el progresista ciudadano 
don Aaron Castellanos. Hijo de la provincia de 
Salta donde habia militado honrosamente en la 
guerra de la independencia, se avecindo des- 
pués en la de Santa Fé en cuyo vecindario llegó 
á ser el verdadero motor de su progreso rural. 
Fundador en 1854 de la primera colonia agrícola 
que tuvo esta provincia, «La Esperanza», dio la 
iniciativa para nuevas empresas de este género 
que han venido á dar importancia á sus campos 
incultos y sin valor entonces. Castellanos, hom- 
bre de inquebrantable voluntad en el trabajo y 
de espíritu avanzado, ha llevado á cabo varias 
empresas que responden satisfactoriamente al 
porvenir de Santa Fé. La colonia «Esperanza» es 
el monumento imperecedero que siempre hon- 
rará la memoria del virtuoso colonizador y es- 
plorador de los desiertos argentinos. 



Dia 2 



1776. Sorpresa de Rio Grande. Después de la 
victoria conseguida en Rio Grande el 19 de fe- 
brei'o, una división portuguesa sorprende y 
toma á viva fuerza dos baterías que rodeaban la 
ciudad, siendo abandonadas las demás. El ge- 
neral portugués intima al dia siguiente al go- 
bernador abandonase la ciudad en el término de 
tres horas, lo que tiene lugar retirándose el jefe 
don Miguel de Tejada con dos mil hombres de 
tropa que allí tenia, para el fuerte de Santa Te- 
resa. 

1811. Incendio de Calruta. Sin embargo de 
haberse declarado la independencia de Vene- 
zuela, no podia haber acomodamiento pacífico 
entre los antiguos señores y los patriotas; des- 



pués de haber fracasado varias tentativas reac- 
cionarias para establecer el antiguo régimen, 
los realistas de la Guyana saquean y reducen á 
cenizas la ciudad de Calruta. 

1814. Ataque á Valencia. La ciudad de Va- 
lencia (Venezuela) defendida por el general 
Urdaneta y sitiada por el brigadier español Ce- 
ballos, habiendo este recibido el auxilio de Bo- 
ves, que aunque derrotado por Marino, tres dias 
antes, contaba con tres mil soldados, es vigoro- 
samente atacada por dichas fuerzas combina- 
das, y después de pelear todo el dia, tienen que 
retirarse y levantar el sitio. 

1819. La Argentina. A semejanza de sir 
Francisco Drake, que dejó escrito el nombre de 



106 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



SUS hazañas en el mar Pacífico hasta la Alta Ca- 
lifornia, el capitán Buchardo habia llevado triun- 
fante la bandera argentina por todas las costas 
de Méjico, haciendo abatir con sus cañones el 
pabellón enemigo en las fortalezas de Monterey, 
San Juan, Santa Bárbara, San Blas, Acapulco y 
Sonsonete; habla pasado como un huracán, lle- 
vándose todo por delante, tanto en agua como 
en tierra, y dejado á su paso la desolación y el 
espanto entre los opresores de la patria. Tras 
de estos hechos de armas, busca nuevo teatro á 
sus proezas y pone la proa al Sud, dirigiéndose 
á las costas de Centro América; el 2 de abril se 
presenta en el puerto del Realejo, en el seno de 
la costa de Nicaragua, llevando su insignia en 
la fragata La Argentina, á la que acompañaban 
el Chacabuco y un bergantin apresado en Son- 
sonete, y que habia tripulado con sus bravos 
marinos, donde habia oficiales como Espora, 
Piris y otros de reconocido valor, ya templados 
en el fuego del combate. (Véase el dia 25 de 
enero y el 5 de abril. ) 

1840. Medalla de Cayastá. El gobernador 
Rosas acuerda una medalla á las fuerzas del ge- 
neral don Juan Pablo López, que el 26 de marzo 
vencieron en Cayastá, con las inscripciones si- 
guientes, en el anverso: ¡Mueran los unitarios! 
La Provincia, de Buenos Aires al patriotismo y al 
valor; y en el reverso: ¡Viva la Federación! — 
El gobierno de Buenos Aires reconocido á la vir- 
tud marcial. 



1853, Ataque á Puebla. El ejército francés 
que sitiaba á Puebla intenta un nuevo asalto 
por varios puntos de la ciudad, y es rechazado 
victoriosamente por los mejicanos. (Véanse los 
dias 1 y 3. ) 

1863. Combate de Punta del Agua. Los co- 
roneles don Ambrosio Sandes y don José Iseas 
derrotan al coronel don Fructuoso Ontiveros, 
jefe de la montonera del general Peñaloza, en 
el Alto de la Angostura, ó Punta del Agua, pro- 
vincia de la Rioja. La mortandad hecha en los 
montoneros fuá atroz. 

1865. Desalojo de Richmond. Estrechados 
los separatistas por el ejército federal, el go- 
bierno de JeíTerson Davis y el congreso confe- 
derado, abandonan á Richmond, capital de los 
sudistas, retirándose á Danville, no sin haber 
antes destruido la mayor parte de los efectos 
militares y pegar fuego á una gran parte de la 
ciudad. 

1872. Muerte de Morse. Deja de existir en 
Norte-América el célebre eeógrafo Samuel 
Finley Bréese Mjrse, inventor del telégrafo 
eléctrico. Entre los muchos honores que reci- 
bió este grande hombre, puede citarse el con- 
greso que se formó en Francia, en 1860, convo- 
cado por el emperador, y al que concurrieron 
varias naciones, para discernirle un testimonio 
colectivo de reconocimiento. En 1871 se le ha- 
bia levantado una estatua en Nueva York. 



Dia 3 



1588. Fundación de Ck)rrientes. Levantada la 
ciudad de Concepción (15 de abril de 1585) en 
la costa del Bermejo, los conquistadores se pro- 
ponen fundar otra ciudad para que sirviera de 
escala en el tránsito de aquella á Buenos Aires. 
Al efec'o el adelantado Juan de Torres de Vera 
y Aragón encomienda esta empresa á su sobrino 
Alonso de Vera y Aragón, conocido por el Tupi 
para diferenciarlo de un primo suyo que llevaba 
el mismo nombre. Este capitán, desempeñando 
su cometido, funda en la costa oriental del Rio 
Paraná la ciudad de Corrientes, con el nombre 
de San Juan de Ve)'a de las siete Corrientes. 

1803. Compra de la Luisiana. Los Estados 
Unidos de la América del Norte compran á la 
Francia la colonia de la Luisiana, en quince mi- 
llones de duros y la incorporan á la Union. 

1815. Espedicion de Morillo. Arriba á Puerto 
Santo, en las costas de Cumaná en Venezuela, 
el mariscal de campo don Pablo Morillo, condu- 
ciendo una espedicion de tropas españolas, 
compuesta de diez mil seiscientos cuarenta sol- 
dados veteranos. 



1816. Matanza de patriotas. El comandante 
Centeno, al frente de una división de tropas es- 
pañolas, sorprende en su campamento, en el 
gran cerro de Arpajo (Alto Perú) al caudillo 
Camargo y sus indios. La resistencia, aunque 
desesperada, no pudo salvarlos de una horrible 
matanza: más de novecientas víctimas fueron 
sacrificadas, siendo el valeroso Camargo, des- 
pués de ser herido de un balazo, degollado por 
el mismo Centeno. Los realistas quemaron el 
pueblo de Cinti, que era la capital de la repu- 
bliqueta de estos indios tan bravos como cons- 
tantes en la defensa de su país. Camargo fué 
vendido por los traidores Manuel Fernando Baca 
y por el indio José Márquez y su sobrino. El 
pueblo de Cinti, en recuerdo de este denodado 
patriota, lleva hoy su nombre, 

1819. Tráfico de negros. En Londres firman 
los plenipotenciarios de Portugal y Brasil y de 
Inglaterra una declaración sobre un artículo del 
convenio del 28 de julio de 1817, estipulado en- 
tre ambas naciones, sobre el tráfico de negros, 
quedando así salvado un error geográfico res- 



107 



pecto á los territorios de Molembo y Cabinda, 
en África; puntos de donde era permitido á los 
portugueses hacer el tráflco de negros. 

1821. Combate de Tucuman. Iniciada la 
guerra entre las provincias argentinas del Ñor 
te, una fuerza de tropas salteñas en combinación 
con las de Santiago invade la nueva república 
de Tucuman; pero el ejército de esta á las ór- 
denes de don Abrahan González y del famoso 
guerrillero jujeño don Manuel Eduardo Arias, la 
deiTota completamente á inmediaciones de la 
ciudad de Tucuman. Güemes, jefe de los sálte- 
nos, volviendo á invadir á Tucuman, sufre nue- 
vas derrotas en Acequiones y Trancas. 

1822. Estandarte de Pizarro. La Municipa- 
lidad del Perú, queriendo hacer un presente 
digno á su libertador, regala al general San 
Martin el estandarte de Pizarro, que simbolizaba 
allí la autoridad real, destronada por este ilus- 
tre general. 

1829. Tratado de amistad. Las provincias 
de Córdoba y San Luis, firman un tratado de 
amistad y alianza para sostener el sistema fede- 
ral; declarándose contra los esfuerzos de la fac- 
ción unitaria. 

1862. Hostilidad á Méjico. Habiendo el go- 
bierno francés negado su aprobación al tratado 
de Soledad (19 de febrero) entre el delegado 



mejicano y los jefes de las fuerzas españolas, 
francesas é inglesas, las tropas de aquella na- 
ción abandonan á Tehuantepec y marchan sobre 
Córdoba. Los ingleses y españoles se niegan á 
todo acto de hostilidad. 

1863. Ataque á Puebla. Como en los dias an- 
teriores, la ciudad de Puebla es desesperada- 
mente atacada al asalto por varios puntos, y de 
todos son rechazados los franceses por los me- 
jicanos á las órdenes del general González Or- 
tega. (Véanse los dias 2 y 8. ) 

1865. Ocupación de Richmond. El general 
unionista Weitzel toiiia posesión con sus tro- 
pas de Richmond, abandonada el dia antes por 
el gobierno separatista, haciendo flamear en el 
capitolio de la confederación la bandera triun- 
fante de la Union. 

1884. Provincias bolivianas. El gobierno de 
Bolivia decreta la creación de dos nuevas pro- 
vincias: una de ellas, denominada Sara, com- 
prenderá los departamentos de Portachuelo 
(como capital), Enconada, Bibosí, San Carlos, 
Buena Vista y Santa Rosa. La segunda, que se 
denominará Porco, comprenderá los siguientes 
departamentos: Porco, Jura, Tomave, Tola- 
pampa y Toroma, teniendo como capital á 
Jura. 



Dia 4 



1772. Teatro en Cuba. El progresista gober- 
nador de Cuba, marqués de la Torre, decreta la 
construcción del primer teatro en esta isla, para 
alzarlo por medio de donativos y regalarlo como 
un aumento de recursos á la Casa de Reco- 
gidas. 

1792. Derechos civiles. La asamblea nacio- 
nal francesa declara que los mulatos y los ne- 
gros de Santo Domingo debian disfrutar de los 
mismos derechos políticos que los blancos. 

1812. Terremoto en Venezuela. A las tres y 
media de la tarde se siente un terrible temblor 
de tierra en Venezuela, que duró hasta las once 
y treinta y cinco minutos de la noche: ¡ocho 
horas! La historia de las catástrofes del globo 
no presentaba hasta entonces un fenómeno de 
igual duración. Este nuevo terremoto hizo rui- 
nas en las mismas ruinas que habia ocasionado 
el que dias antes (26 de marzo) tuvo lugar en 
Caracas y otras importantes ciudades. 

1812. Asamblea del Rio de la Plata. Se reú- 
ne, por primera vez en Buenos Aires, una 
asamblea llamada de las Provincias Unidas del 
Rio de la Plata, compuesta de treinta y tres di- 



putados por la capital y once por las provincias. 

1817. Combate de Curapaligüe. El valeroso 
coronel Ordoñez, con una fuerza superior en 
número de tropas españolas, ataca al coronel 
argentino don Juan Gregorio de Las Heras, en 
Curapaligüe, á cinco leguas de la ciudad chi- 
lena de Concepción, y es vencido por este, 
arrebatándole á su enemigo la artillería. 

1884. Espedicion de Roa. El comandante don 
Lino O. Roa se internó en la Patagonia, regre- 
sando á su campamento á orillas del rio Ghubut 
después de haber recorrido unas quinientas le- 
guas en la zona comprendida entre los meridia- 
nos 8 y 13 de longitud occidental y los 40 y 43 
grados de latitud Sud, hasta hoy inesplorada. 
El curso esplorado del Chubut es de ciento 
cinco leguas, habiéndose reconocido también 
varios puntos de la Cordillera ; en ella se en- 
contró un gran lago, cuyos límites no pudieron 
alcanzarse, y del cual sale un gran rio que se 
interna en la Cordillera. Este rio, según lo dije- 
ron los indios á los esploradores, penetra en 
Chile y va al Pacífico. El jefe de la espedicion 
se disponía á reconocer el lago y el rio. 



108 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 5 



1811. Constitución de Nueva Granada. Una 
asamblea reunida en Cundinamarca, sanciona 
y publica una constitución federal para Nueva 
Granada, respondiendo así á las aspiraciones 
del país. Esta constitución casi no tuvo existen- 
cia, pues el 13 de setiembre del mismo año, el 
patriota don Antonio Nariño, que tenia ideas 
centralistas, poniéndose al frente de un levan- 
tamiento derroca al gobierno, deja sin efecto la 
constitución y se pone al frente de los negocios 
del Estado como presidente, no tardando en re- 
vestirse de la autoridad dictatorial. 

1818. Batalla de Maipo. Después del desas- 
tre de Cancha Rayada (19 de marzo), el gene- 
ral San Martin reorganiza su ejército y acampa 
en los llanos de Maipo, á donde las columnas 
españolas mandadas por el general Osorio van 
á buscarlo. El 5 de abril, á los diezisiete dias 
de aquella noche aciaga, los dos ejércitos se 
hallan frente á frente y se dá una de las más 
reñidas é importantes batallas que tuvieron lu- 
gar en la época gloriosa de la emancipación de 
la América del Sud ; cerca de seis horas de un 
combate sostenido bravamente por ambas fuer- 
zas, dio por resultado final que quedaran en el 
campo de batalla dos mil cadáveres del ene- 
migo y que todos los generales realistas, con 
escepcion de Osorio que escapó con un grupo de 
soldados de caballería, ciento noventa oficiales 
con la mayor parte de los jefes de cuerpo y tres 
mil hombres de tropa cayeran prisioneros en 
poder de los independientes; como asimismo 
toda su artillería, fusiles, parque, caja militar y 
demás pertrechos de guerra del ejército espa- 
ñol. Los patriotas entre muertos y heridos per- 
dieron como mil hombres. Las fuerzas españolas 
se componían de cinco mil trescientos guerre- 
ros; las de los americanos de cuatro mil nueve- 
cientos. Con este triunfo de las armas de la 
libertad se afianzó definitivamente la indepen- 
dencia de Chile. 

1819. Apresamiento de dinero. Un destaca- 
mento de marinos de la escuadra chilena de- 
sembarca en Patavilca ( Perú ) y se apodera de 
setenta mil pesos del tesoro del virey del Perú 
destinados para pagar las tropas, y de una gran 
provisión de municiones. 

1819. La Argentina. Colocado el capitán Bu~ 
chardo frente al puerto del Realejo, tiene la idea 
de asaltar á tres buques españoles que allí se 
hallaban cerrando la entrada del puerto, y como 
estos estaban prevenidos aguardan el ataque, 
regularmente artillados, con bastante marinería 
y gente de fusil á su bordo ; por su parte Bu- 
chardo con dos lanchas cañoneras armadas con 
piezas de á cuatro y un bote de desembarco. 



componiéndose la tripulación de estas tres em- 
barcaciones de solo treinta y ocho hombres, 
mandando él la cañonera de vanguardia y la 
otra Piris, á las dos y media de la mañana del 
dia 5 de abril atacan por sorpresa y abordan, 
al grito de ¡Viva la patria!, á los tres buques 
enemigos, apresándolos, como asimismo á otro 
más que se hallaba en el puerto. Los españoles 
que no quedaron muertos en el combate, se 
salvaron huyendo hacia tierra en los botes ; los 
patriotas tuvieron muchas bajas en tan desi- 
gual como glorioso combate, pero sacaron del 
puerto las cuatro presas que tenian á su bordo 
un importante cargamento. (Véase el dia 2 de 
este mes y el 9 de julio. ) 

1819. Armisticio provisional. Los generales 
Viamont y López, gobernador de Santa Fé, fir- 
man un armisticio provisional en el pueblecito 
del Rosario, donde se hallaba sitiado el primero 
con las fuerzas de Buenos Aires. Este armisticio 
se estipula por el término de ocho dias, debien- 
do, en caso que lo aprobase el general Belgrano 
que marchaba en auxilio de Viamont, entrar en 
negociaciones de una paz definitiva. 

1827. Separación de San Juan. Desconocien- 
do el congreso argentino y rechazando la cons- 
titución unitaria que se habla sancionado el 24 
de diciembre de 1826, la provincia de San Juan 
se separa de la unión que habian formado las 
demás, declarándose á la vez por el sistema 
federal, como base de gobierno para la organi- 
zación de la república. 

1827. Batalla de Camacuá. Después de Itu- 
zaingo (20 de febrero), el ejército brasilero en 
retirada era perseguido tenazmente por el ar- 
gentino al mando del general Alvear ; alcanzado 
en Bacacay, es batido y tiene que dejar sus 
equipajes y pertrechos buscando su salvación 
fuera del campo, hasta que nuevamente obli- 
gado á dar batalla en Camacuá sufre otra der- 
rota más, sin embargo del denuedo con que lu- 
charon las tropas del imperio á las órdenes del 
general Barrete. Esta fué la última victoria del 
ejército argentino en la campaña del Brasil. 

1849. Muerte de Necochea. En el pueblecito 
de Miraflores, inmediato á Lima, deja de existir 
el general argentino don Mariano Necochea. 
Este ilustre militar que empezó su carrera en 
los célebres Granaderos á caballo, batiéndose 
desde San Lorenzo hasta Junin, fué uno de los 
guerreros que adquirieron más gloria en los 
campos de batalla. Gran mariscal del Perú, ofi- 
cial de la Legión de Mérito de Chile y fundador 
de la Orden del Sol, adornaba su fuerte y gene- 
roso pecho con muchas condecoraciones mili- 
tares. El gobierno de Buenos Aires honró su 



109 



memoria dando su nombre á un partido y pueblo 
de la campaña. 

1863. Estatua de San Martin. Siendo aniver- 
sario de la batalla de Maipo, ganada al ejército 
español por el ejército patriota argentino-chi- 
leno á las órdenes del general San Martin en 
los campos de Maipo, los chilenos inauguran en 
el mismo teatro de esta victoria una estatua 
ecuestre del héroe argentino. 

1866. Fortificación brasilera. Frente á Ita- 
pirú, donde los paraguayos tenian un cañón y 
alguna infantería, y á tiro de rifle, se alza una 
pequeña isla de arena, la que es ocupada en la 
noche por dos mil brasileros, que abren trin- 
cheras y colocan una batería de ocho cañones. 



1879. Declaración de guerra. El gobierno de 
Chile declara la guerra á las repúblicas del Pe- 
rú y Bolivia. El gobierno boliviano ya habia de- 
clarado la guerra á Chile el 1." de marzo, á con- 
secuencia de hab^r invadido esta nación su 
territorio y apoderádose de algunas poblaciones 
de la frontera; y el Perú, ante estos hechos, 
habia declarado que no podia permanecer neu- 
tral por tener un tratado secreto, ofensivo y de- 
fensivo, con la república de Bolivia. 

1879. Bloqueo de Iquique. La escuadra chi- 
lena bloquea el puerto peruano de Iquique. El 
almirante Williams Rebolledo notifica á la po- 
blación que la bombardeará á la menor mani- 
festación hostil. 



Dia 6 



1518. Espedicion á Méjico. Destruida la pri- 
mera espedicion mandada á Méjico por el go- 
bernador de CidDa Diego Velazquez y que fué 
dirigida por Hernández de Córdoba, organiza la 
segunda compuesta de doscientos cincuenta 
hombres dándole el mando á su sobrino Grijal- 
va, quien desembarcando también en Campeche 
dá una batalla y derrota á los indios. La espe- 
dicion regresa sin internarse en el país, pero 
contando maravillas de lo rico de aquel terri- 
torio. 

1538. Batalla de Cachipampa. Las fuerzas es- 
pañolas que hablan emprendido la conquista del 
Perú libran una batalla con los naturales en Ca- 
chipampa, ó Salinas, como también se llamaba 
á ese punto. 

1601. Prohibición comercial. La corona de 
España espide una cédula reforzando las anti- 
guas prohibiciones de todo comercio con el 
puerto de Buenos Aires. 

1661. Audiencia de Buenos Aires. Poruña 
real cédula se instituye la primera audiencia en 
Buenos Aires, con independencia completa de 
la autoridad del virey del Perú ; creando asimis- 
mo un gobernador y capitán general de las pro- 
vincias del Rio de la Plata, de las de Tucuman 
y Paraguay. 

1781. Batalla de la Tinta. La sublevación de 
los indígenas contra la dominación española en 
el Perú, habia alarmado seriamente al virey 
don Agustin Jáuregui, y con objeto de sofocarla, 
hace salir de Lima un cuerpo de ejército á las 
órdenes del mariscal de campo don José del Va- 
lle. Este jefe en su marcha al Cuzco aumenta 
sus fuerzas hasta el número de diezisiete mil 
hombres, y sosteniendo reñidos combates con 
los indios que ocupaban los desfiladeros y to- 
mando sus pueblos que abandonaban en la fuga, 
llega hasta cerca del pueblo de Tinta, donde 



Tupac-Amaru se hallaba con el grueso de sus 
fuerzas, que eran considerables. Se empeña una 
sangrienta batalla, en la que queda triunfante 
el ejército español, y cayendo prisioneros Tu- 
pac-Amaru, su mujer, dos hijos y otros pa- 
rientes. 

1789. Presidente Washington. El primer con- 
greso federal americano reunido en Nueva York, 
nombra por unanimidad presidente de los Es- 
tados Unidos del Norte de América al general 
Jorge Washington. Este gran ciudadano fué el 
primer presidente constitucional que se dio esta 
nación. 

1811, Pirámide de Mayo. En la madrugada 
de este dia se abren los cimientos para levan- 
tar el monumento que, conocido con el nombre 
de pirámide se ostenta en la plaza de la Victo- 
ria en Buenos Aires, el cual se encuentra á los 
34" 38' 24" latitud Sud, posición que tomó el se- 
ñor Mossotti, desde el observatorio astronómico 
que tenia en el convento de Santo Domingo. 

1 81 1 . Movimiento revolucionario . EnlaJunta 
de gobierno patrio instalada en Buenos Aires, 
se hablan formado dos partidos, y desde el dia 
anterior tuvo lugar un movimiento popular, se- 
cundado por la tropa, consiguiendo triunfar 
los partidarios de Saavedra, presidente de la 
Junta. Se separan cuatro individuos del gobier- 
no y se destierran algunos ciudadanos respeta- 
bles. Este fué el primer hecho revolucionario 
entre los miembros de la familia argentina, cu- 
yos preliminares tuvieron lugar el 23 de marzo, 
en que se inició la primera reunión de los com- 
pletados en el café de Marcos. 

1812. Disolución de una asamblea. El go- 
bierno de las Provincias Unidas del Rio de la 
Plata disuelve la asamblea de diputados porte- 
ños y provincianos que se habia instalado el dia 
4 en Buenos Aires, por haberse atribuido el dic- 



lio 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



tado de suprema y querer ejercer la autoridad 
de tal. 

4845. Sorpresa del Paso de las Piedras. Der- 
rotado el general Rivera en India Muerta (27 de 
marzo) salió en su fuga con doscientos hombres 
en dirección á la frontera del Brasil, en cuyo 
país tenia costumbre de asilarse después de sus 
correrías y continuas derrotas en la Banda 
Oriental. Se hallaba acampado en el Paso de las 
Piedras, cuando al amanecer del 6 de abril lo 
carga el comandante don Dionisio Coronel, no 
dándole tiempo ni siquiera para hacer una pe- 
queña resistencia ó ensillar sus caballos, tenien- 
do que atravesar el rio que lo dividía del ter- 
ritorio brasilero, en casi completa desnudez. 
Quedan en poder del comandante Coronel sus 
caballos y todo lo que habia arrebatado en su 
fuga hasta aquel punto. 

1847. Muerte de Vázquez. En la ciudad de 
Montevideo deja de existir el doctor don San- 
tiago Vázquez, una de las inteligencias políticas 
del Estado Oriental, y que más contribuyó á su 
organización y al sosten de la plaza sitiada. 

1852. Investidura de Urquiza. Con la caida 
de Rosas cesó la delegación que tenia el go- 



bierno de Buenos Aires, para representar las 
Provincias argentinas en las relaciones esterio- 
res, y en tanto se reuniese un congreso nacio- 
nal, los gobernadores de Buenos Aires, Entre 
Ríos, Santa Fé y Corrientes, encargan la repre- 
sentación esterior de dichas provincias al gene- 
ral don Justo José de Urquiza, actual goberna- 
dor de Entre Ríos. 

1866. Intervención en Méjico. La Francia, 
obligada por el gobierno de los Estados-Unidos 
del Norte que reclamaba la observancia del 
principio de no intervención en los asuntos de 
Méjico, promete retirar sus fuerzas que eran la 
base del imperio fundado por Maximiliano en 
dicha nación, lo que más tarde realiza. 

1872. Convención de paz. El 5 de marzo de 
1870, el coronel don Timoteo Aparicio invade el 
Estado Oriental encabezando una revolución del 
partido blanco contra el gobierno del general 
Batlle. Dos años de lucha sangrienta se siguen, 
hasta que por mediación del gobierno argentino 
se pone término á la guerra, firmándose una 
convención de paz el 6 de abril de 1872, vol- 
viendo así á unirse la familia oriental. 



Dia ? 



1682. Esploracion del Mississippi. Roberto 
Gavalier de Lasalle llega al golfo de Méjico des- 
pués de haber sido el primero en recorrer todo 
el Mississippi, habiéndose embarcado en el lago 
Ontario. 

1793. Estado de Mississippi. El congreso 
americano erige en Estado el territorio del Mis- 
sissippi, creando un gobierno civil. 

1806. Viaje de esploracion. Luís de la Cruz, 
oficial del ejército español, sale del fuerte Ba- 
llenar, cerca de Antuco, en la provincia de la 
Concepción de Chile, para hacer un viaje de es- 
ploracion hasta Buenos Aires, atravesando el 
desierto en línea recta. El 24 de mayo llega á 
Melincué, de donde toma para Córdoba al saber 
que los ingleses ocupaban aquella ciudad. 

1812. Contra-revolución realista. El canario 
don Domingo Monteverde hace una contra-re- 
volución realista en Venezuela y se apodera de 
Valencia, desertando las tropas que la defen- 
dían, de la causa de la libertad. 

1817. Hipoteca real. El rey don Juan VI es- 
pide en Rio Janeiro una carta de ley hipotecan- 
do las rentas de la casa de Braganza, para ase- 
gurar la dote y contradote que se estipuló en el 
contrato matrimonial de 29 de noviembre de 
1816, del príncipe real don Pedro de Alcántara 
con la archiduquesa de Austria, Carolina Josefa 
Leopoldina. 



1822. Batalla de Bombona. Las fuerzas co- 
lombianas á las órdenes del general Bolívar se 
presentan frente al ejército español mandado 
por el coronel don Basilio García que operaba 
en el Ecuador, y en el llano de Bombona se dá 
una sangrienta batalla entre ambas tropas. El 
combate dura todo el dia, hasta que al caer la 
noche los realistas se pronuncian en derrota, 
quedando el campo cubierto de cadáveres de 
ambas fuerzas, y la artillería española y algún 
botín y muchos prisioneros en poder de los pa- 
triotas. En esta batalla muere el disLinguido 
general independíente don Pedro León Torres. 

1831. Abdicación de Pedro I. El emperador 
del Brasil don Pedro I abdica la corona del im- 
perio en favor de su hijo. Don Pedro II de Al- 
cántara ocupa el trono que so le acababa de 
ceder. 

1840. Pronunciamiento de Tucuman. Hallán- 
dose el general La Madrid en la ciudad de Tu- 
cuman, comisionado por Rosas, gobernador de 
Buenos Aires, se pone á la cabeza de un pro- 
nunciamiento contra la autoridad de este man- 
datario. El mismo dia se nombra gobernador do 
la provincia á don Pedro Garmendia. Este fué 
el primer acto de la nueva guerra civil en la 
República Argentina, y que se conoció con el 
nombre de Coalición del Norte. 

1856. Constitución de San Juan. Una con- 



111 



vención constituyente sanciona la constitución 
que se dá la provincia argentina de San Juan. 

188'2. Batalla de Shiloh. Las fuerzas federa- 
les al mando del general Grant, dan batalla en 
Shiloh á los separatistas del Sud á las órdenes, 
primero del general Johnston, que murió el dia 
anterior en que empezó el combate, y después 
del general Beauregard. En esta batalla que du- 
ró dos dias, pelearon más de cien mil hombres, 
quedando fuera de combate como veintiséis 
mil soldados. Ambos ejércitos se creyeron ven- 
cedores, sin embargo de haberse retirado los 
confederados del campo de batalla. 

1863. Ataque á Charleston. El almirante Sa- 
muel F. Dupont, al frente de una poderosa es- 



cuadra federal de buques acorazados, lleva un 
ataque formal á la ciudad de Charleston, defen- 
dida por el general Beauregard; después de al- 
gunas horas de ataque en que los marinos die- 
ron pruebas de gran valor, la escuadra tiene 
que retirarse con la mayor parte de los buques 
destruidos por el fuego tenaz y certero de los 
fuertes Sumter y Moultrie. 

1875. Invasión al Oeste. En el espacio de 
tres dias tienen lugar dos invasiones en la fron- 
tera Oeste de la República Argentina, pero am- 
bas son rechazadas victoriosamente por el co- 
ronel Lagos, jefe de ese punto, quitándoles el 
arreo y hasta los caballos ensillados. 



Dia 8 



1537. Violencia de Almagro. A fin de que 

cesasen las disensiones y guerra civil entre 
Diego de Almagro y Hernando Pizarro, la corte 
de Castilla habia adjudicado al primero una zona 
de terreno inmediata á las posesiones de Pi- 
zarro, que tenia el gobierno del Cuzco ; hallán- 
dose este allí, es sorprendido y aprisionado por 
Almagro, quien se hace reconocer por el ayun- 
tamiento como señor de la ciudad, pretendiendo 
estar incluida en la zona que le habia sido ad- 
judicada. 

1544. Espedicion frustrada. Alvar Nuñez Ca- 
beza de Vaca, que habia salido con una espedi- 
cion de la Asunción el año anterior (8 de se- 
tiembre) con objeto de ponerse en contacto con 
los conquistadores del Perú, regresa sin reali- 
zar su idea después de grandes sufrimientos, 
habiendo solo conseguido penetrar hasta la pro- 
vincia de Chiquitos. 

1548. Batalla de Xaquixaguana. El presiden- 
te La Gasea, al frente de tropas reales, presen- 
ta batalla á Gonzalo Pizarro en Xaquixaguana, 
inmediato al Cuzco; pero pasándose la mayor 
parte de la gente de Pizarro al representante 
del rey, y viéndose aquel casi solo en el campo 
de batalla, se rinde á su enemigo. 

1812. Union norte-americana. La Luisiana, 
como Estado libre, entra á formar parte de la 
confederación de los Estados Unidos de Norte 
América. 

1818. Ejecución de los Carrera. En Mendoza, 
siendo gobernador el general don Toribio de 
Luzuriaga, son pasados por las armas los her- 
manos chilenos don Juan José y don Luis Carre- 
ra, acusados y convictos de conspirar contra las 
instituciones del país. 

1836. Convención. El presidente Oribe no 
descuida el cultivo de las relaciones internacio- 
nales de la nueva República Oriental del Uru- 



guay, y en esta fecha se firma en Montevideo 
una convención con la Francia, que debia ser el 
preliminar de un tratado de amistad, comercio 
y navegación. 

1863. Ataque á Puebla. Los franceses que 
sitiaban á la ciudad de Puebla, llevan un formi- 
dable ataque á la iglesia y convento de Santa 
Inés, siendo recibidos valientemente por los 
mejicanos. Los zuavos que formaban la cabeza 
de la columna de ataque, son envueltos por los 
sitiados que hacen una salida, cayendo todos 
prisioneros. (Véanse los dias 3 y 25.) 

1864. Constitución de Santiago del Estero. 
Una convención constituyente sanciona la nue- 
va constitución que se dá la provincia argenti- 
na de Santiago del Estero. La primera se habia 
dado el 15 de julio de 1856. 

1865. Orden del Mérito. El presidente Ló- 
pez instituye en el Paraguay la Órdsn Nocional 
del Mériio, que se dividía en cinco grados dife- 
rentes, á saber: gran cruz, gran oficial, comen- 
dador, oficial y caballero. La condecoración con- 
sistía en una estrella de cinco picos con flechas 
convergentes entre ellos y un medallón en el 
centro ; en el anverso llevaba esta inscripción 
«Honorís causa» y en el reverso «Praemium 
Meriti.» 

1865. Batalla de Lynchburg. La vanguardia 
del ejército del general Lee es arrollada y des- 
truida por las tropas federales al mando de los 
generales Devin y Custer, perdiendo los sepa- 
ratistas veinticinco cañones y muchos efectos 
de campaña en Lynchburg. 

1873. Espedicion científica. El ingeniero, 
sargento mayor del ejército, don Federico L. 
Melchert, dá cuenta al ministerio de haber, en 
cumplimiento de órdenes recibidas del gobier- 
no argentino, hecho los estudios y levantado 
los planos topográficos de varías secciones de 



dl2 



EFEMÉRIDES AMERTCAÍÍAS 



las fronteras Sud, costa Sud, Bahía Blanca y del 
Norte y Oeste, comprendiéndose una inmensa 
área de terreno que no estaba marcado en las 
cartas anteriores con los detalles precisos de 
todos sus accidentes; determinando asimismo 
las latitudes de los puntos más notables. 

■1880. Muerte de Rivas. En las primeras ho- 
ras de la mañana deja de existir en Buenos Ai- 
res el general don Ignacio Rivas. El ejército 
nacional contaba como una de sus glorias á este 
bizarro jefe, que, aunque nacido en la R^epú- 
blica Oriental, hacia muchísimos años estaba 
al servicio de la República Argentina. 

1884, Esploracion de Moreno Un año han du- 
rado las esploraciones llevadas á cabo en la re- 
gión andina por el doctor Francisco de P. Moi*eno 
que se encuentra hoy en Buenos Aires para diri- 
gir la traslación á La Plata del Museo Antropo- 
lógico. — El doctor Moreno ha recorrido todo el 
cerro denominado geográficamente con el nom- 
bre de macizo triangular del Pié de Palo y visi- 



tado los cementerios indígenas que se hallan 
situados en las faldas del Cerro. Antes habia re- 
corrido ligeramente los valles de San Juan. A 
su regreso por estos mismos valles los estudió 
más detenidamente, internándose en seguida 
en las sierras de Zonda, Pedernal y Gualilan, 
siguiendo luego hasta los valles de Galingas- 
ta. El material reunido por el doctor Moreno 
es considerable, y se cuentan por docenas los 
cajones que ha despachado de Jachal, San Juan 
y Mendoza. La remesa que envió de lambería 
de Galingasta á Uspallata, constaba de no menos 
do cuarenta y cinco cráneos, veintiocho esque- 
letos y tres momias, fuera de numerosos fósi- 
les. Entre los elementos geológicos dignos de 
especial estudio que ha encontrado, figura 
principalmente un gran canto rodado, con es- 
trias, al parecer glaciarias, hallado entre los es- 
quisitos paleozoicos, que servirá como tema 
importante para la discusión, hasta hoy abierta, 
sobre la fijación del período glacial. 



Dia 9 



i548. Ejecución de Pizarro y Carvajal. Ven- 
cido Gonzalo Pizarro el dia anterior en Xaqui- 
xaguana y tomado prisionero, es ejecutado en 
el mismo campo con el valiente capitán Fran- 
cisco Garvajal, por orden de La Gasea. 

1682. Toma de posesión del Hississippi y de la 
Luisiana. El atrevido navegante y esplorador 
Roberto Gavalier, señor de Lasalle, toma pose- 
sión en nombre del rey de Francia, Luis XIV, 
del rio Mississippi y del territorio que se estien- 
de desde la embocadura de este rio hasta el 
golfo de Méjico, dándole el nombre de Luisiana. 

1812. Esclavatura. El gobierno de las Pro- 
vincias Unidas del Rio de la Plata, antes de los 
dos años de su instalación, prohibe la introduc- 
ción de esclavos en el territorio argentino, 
haciendo así cesar el odioso tráfico de carne hu- 
mana que hablan sostenido los españoles por 
más de dos siglos. El gobierno declaraba asimis- 
mo libre á todo africano que pisase el territorio 
después del 25 de mayo del año venidero. 

1813. Bando sangriento. El coronel venezo- 
lano don Antonio Nicolás Briceño, olvidando los 
respetos que debia á su jefe, y más que todo, á 
la causa que defendía, al llegar á la villa de San 
Cristóbal para unirse á Bolívar, publica un ban- 
do declarando la «guerra sin cuartel» y ofre- 
ciendo la libertad á los esclavos que matasen á 
sus amos, canarios y españoles, poniendo él 
mismo en práctica tan bárbaros sentimientos. — 
Bolívar lo manda prender para juzgarle en un 
consejo de guerra, pero se escapó para ir poco 
después á morir arcabuceado por los españoles. 



1815. Sometimiento de Margarita . Inmedia- 
tamente de la llegada de Morillo á Venezue- 
la (dia 3) espediciona con cinco mil hombres 
contra la isla Margarita, último atrincheramien- 
to de los patriotas, por entonces, en aquel ter- 
ritorio. La isla solo contaba con poco más de 
cuatrocientos hombres mandados por los gene- 
rales Arismendi y Bermudez; el primero no pu- 
diendo resistir, se sometió, pero no así el se- 
gundo que se embarca en una flechera saliendo 
del puerto por entre los buques españoles pro- 
vocándolos, para ir á asilarse á Cartagena. 

1844. Muerte de Infante. Deja de existir el 
distinguido patriota chileno don José Miguel 
Infante, á los sesenta y seis años de edad; ha- 
biendo rendido á la causa de la libertad gran- 
des y abnegados servicios desde que se instaló 
en Chile la primera Junta de gobierno patrio, 
siendo miembro de ella. 

1862. Rotura de una alianza. La España, 
Francia é Inglaterra hablan mandado á Méjico 
sus representantes armados, siendo reconocido 
como jefe de la espedicion el general español 
Prim. Desembarcando en Veracruz el 17 de di- 
ciembre de 1861, arreglan un tratado en Sole- 
dad con el gobierno mejicano (19 de febrero de 
1862) que lo desaprueba el gobierno francés; 
con tal motivo los plenipotenciarios franceses 
manifiestan en una conferencia tenida en Oriza- 
ba con sus aliados los ingleses y españoles, la 
necesidad de declarar la guerra al gobierno me- 
jicano: los plenipotenciarios de estas dos nacio- 
nes no encontrando razón para empezar las 



113 



hostilidades y tomando por base el tratado de 
Londres de 31 de octubre, rompen la alianza y 
se disponen á abandonar el país, pues acababa 
de descorrerse el velo que ocultaba las intrigas 
diplomáticas de Roma y de París, El general 
Prim, en completo desacuerdo con los france- 
ses, principalmente sobre el proyecto relativo 
al establecimiento de un trono para un archi- 
duque de Austria, tomó bajo su responsabilidad 
separarse completamente de la política de la 
Francia, y protestando en favor de la indepen- 
dencia de Méjico, hizo embarcar sus tropas en 
Veracruz á fines de este mismo mes, llegando 
á España en el mes de julio inmediato. Su con- 
ducta en tan graves circunstancias, fué aproba- 
da por el gobierno, y más tarde por las cortes, 
después de oir las esplicaciones que dio el ge- 
neral en tres sesiones seguidas en la tribuna 
del senado. Los ingleses también abandonaron 
á Méjico. Los Estados Unidos ya hablan protes- 
tado sobre esta intervención armada. 

1864. Batalla de Sabine Cross-Roads. El ejér- 
cito unionista al mando del general Banks ha- 
bla conseguido en la Florida algunas ventajas 
contra los confederados en pequeños combates 
parciales, haciendo abandonar á éstos varias 
posiciones; pero en Sabine Gross-Roads los con- 
federados á las órdenes de los generales Pol- 
lard y Kirby Smith aguardan á los federales y 
empeñan una reñida batalla que empezó el dia 
7 para concluir el dia 9 de abril con una retira- 
da, casi en derrota, de las fuerzas de Banks, te- 
niendo una pérdida de cerca de cuatro mil hom- 
bres. Los separatistas también tuvieron bajas 
sensibles. 

1865. Combate de Gourt-House. La caba- 
llería del general Sheeridan se hallaba cerca de 
Gourt-House, cuando el ejército de Virginia á 
las órdenes del general Lee hizo la última ten- 
tativa para romper la línea de sus enemigos y 
abrirse paso, pues estaba rodeado por las fuer- 
zas federales mandadas por el general Grant. El 
combate que se traba es obstinado y san- 
griento, hasta que los separatistas son rechaza- 
dos, teniendo que emprender la retirada de- 
sordenadamente y sufriendo sensibles pérdidas. 
Este fué el último esfuerzo del valeroso ejército 
de Virginia. 

1865. Capitulación de Lee. Habiéndole sido 
imposible al ejército de Virginia romper el cer- 



co que las tropas federales, en considerable 
número, le habían puesto en Court-House, se 
vé obligado el general Lee á levantar bandera 
de parlamento. Con este motivo los dos gene- 
rales en jefe, Grant y Lee, tienen una entrevis- 
ta y en breves momentos arreglan las condicio- 
nes de una capitulación, y el mismo dia el 
valeroso ejército del Sud que habia dado tantas 
batallas en la sangrienta lucha civil de la gran 
república, entrega las armas á su enemigo afor- 
tunado, retirándose todos los capitulados á sus 
casas, y los oficiales con sus espadas, caballos 
y sus propios bagajes, 

1865. Toma de los fuertes Español y Blakely. 
El general Camby toma á viva fuerza el fuerte 
Español defendido por el general separatista 
Gordon Granger. A este triunfo se siguió la 
toma del fuerte Blakely el mismo dia y la ocu- 
pación de Mobila el 12, que acababan de desa- 
lojar los separatistas, rindiéndose por último 
todas las tropas confederadas que se halla- 
ban al Este del Mississippí. 

1881. Espedicion de Villegas. La división 
del general don Gonrado Villegas, saliendo el 15 
de marzo, en tres columnas, de varios puntos de 
la frontera, después de cerca de un mes de mar- 
cha por terrenos que le eran completamente 
desconocidos y de arrollar á la indiada que en- 
cuentran á su paso, se reúnen el 9 de abril en 
el lago Nahuel-Huapí, al pié de la cordillera de 
los Andes, enarbolando la bandera argentina en 
sus alturas : allí era el punto de reunión de las 
columnas espedicionarias, que acababan de re- 
correr más de ciento cincuenta leguas. Al dia si- 
guiente la división formada en orden de batalla 
saluda á su bandera con una salva de veintiún 
cañonazos. En esta espedicion se hacen serios 
estudios de aquellos desiertos de la Patagonia 
setentrional, que serán de provecho para el 
país y la civilización, después de haber cruzado 
montañas, rios, selvas, bosques, reconocido el 
asilo del salvaje, ahuyentando, batiendo ó atra- 
yéndole pacíficamente al grito de la civilización 
y del progreso. La Patagonia dormía profunda- 
mente, ocultando silenciosa por nuestra omi- 
sión tesoros sin cuenta; hoy se ha estremecido 
dulcemente al sentirse herida por las pisadas 
de nuestros corceles, mostrándonos ansiosa su 
inculto seno para que arranquemos de él el os- 
curantismo y el olvido. 



Bia 10 



1495. Inmigración al Nuevo Mundo. Los reyes 
de España espiden una real provisión, señalan- 
do las condiciones bajo las cuales los particula- 



res podrán ir á las indias á habitar, á hadéf 
descubrimientos y comerciar. 
1547. Espedicion de La Gasea. El presidente 
8 



444 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Pedro de La Gasea sale de Panamá con una es- 
cuadra mandada por Hinojosa con destino á 
Tumbez, para organizar el ejército real que de- 
bía operar contra Gonzalo Pizarro, gobernador 
del Perú. 

1606. Espediciones al Nuevo Mundo. Jacobo I, 
rey de Inglaterra, arma dos espediciones para 
el Nuevo Mundo, concediendo á sus subditos to- 
das las tierras que hubieran descubierto en es- 
tas regiones. 

4793. Comercio de ganadería. Por una cé- 
dula del gobierno de la metrópoli, concédese 
completa libertad de salida al comercio de ga- 
nadería en el Rio de la Plata. 

4818. La Argentina. El capitán Buchardo 
que habia armado una goleta con una carroña- 
da de á doce y cuatro pedreros, tripulándola con 
treinta y cinco hombres, la desprende del cos- 
tado de la fragata La Argentina, con objeto de 
tomar un bergantín que el dia antes se le habia 
escapado, haciéndole algunos destrozos á una 
lancha que habia mandado para abordarle y se 
habia refugiado en el puerto de Santa Cruz, en 
el archipiélago de Filipinas. La goleta apresa al 
bergantín y derrota á doscientos hombres que 
lo defendían desde la playa, tomándoles un ca- 
ñón. (Véase el 31 de marzo y el 18 de agosto.) 

1819. Apresamiento de dinero. La armada 
chilena se apodera nuevamente, en el puerto de 
Guembacho, de sesenta mil patacones de la 
compañía española de Filipinas, que estaban en 
el bergantín francés Gazelle. 

4822. Compra de tierras á los indios. El coro- 
nel García, que ya en 4810 habia llegado en una 
espedicion hasta Salinas Grandes, acompañado 
del ingeniero coronel Reyes y de una regular 
comitiva, sale de la Guardia de Lobos (Provin- 
cia de Buenos Aires) con dirección ala sierra 
de la Ventana, á tener una conferencia con los 
caciques de las distintas tribus de la Pampa, 
para proponerles la compra por el gobierno de 
parte de sus tierras y el rescate de cautivos. 

4831. Pirámide. Se decreta por el gobierno 
de Méjico la erección de una pirámide de pie- 
dra en honor del generalísimo Hidalgo, la que 
debia levantarse en las Cruces, cerca de Méji- 
co, en conmemoración de la batalla que en ese 
punto ganó á los españoles mandados por el ge- 
neral Trujillo, el dia 30 de octubre de 1810. 

1840. Batalla de Don Cristóbal. El general 
Lavalle habia pasado á la provincia de Corrien- 
tes, y con la protección de su gobierno forma 
un ejército con el que invade la provincia de 
Entre-Rios. En Don Cristóbal se encuentra con 
las fuerzas del general Echagüe y libran una ba- 
talla, que cesó con la llegada de la noche. Am- 
bas fuerzas quedan en el campo, pero después 
de algunas horas el ejército de Lavalle mueve 
sus columnas y vá á acampar á distancia de una 
legua del teatro del combate en busca de agua 
para su gente y animales. Ambos generales se 



adjudican el triunfo. Quinientos cadáveres de 
ambas partes quedaron en el campo de batalla, 
donde habían peleado como seis mil hombres 
entre unos y otros. Tres días después en que 
los dos ejércitos habían quedado á la vista, el 
general Echagüe emprende la retirada hacia el 
Paraná é inmediatamente Lavalle ocupa su flan- 
co hostilizándolo. 

1864. Presidencia de Colombia. Habiéndose 
hecho la paz entre el Ecuador y Nueva Granada 
y vuelto á formarse la antigua república de los 
Estados Unidos de Colombia, es elegido presi- 
dente el doctor don Manuel Murillo. 

1864. Imperio mejicano. El archiduque Ma- 
ximiliano de Austria acepta solemnemente en 
su palacio de Miramar, la corona imperial de 
Méjico, ofrecida á nombre de los pueblos de este 
Estado por una diputación de mejicanos traido- 
res á la patria y al principio republicano de la 
América. 

1866. Ataque á una isla. Ochocientos para- 
guayos dirigidos por el coronel Díaz, conducidos 
en canoas, desembarcan en la isla ó banco, que 
el dia 5 frente á Itapirú habían fortifica- 
do y defendido dos mil brasileros al mando del 
general Cabrita Villagran; el ataque que llevan 
es rápido y denodado : la artillería es tomada y 
recuperada varías veces: la matanza se hace 
general. Cinco cañoneras y tres acorazados bra- 
sileros rodean la isla y envían numerosos re- 
fuerzos á la guarnición. Por último, quedan casi 
todos los paraguayos fuera de combate, pudien- 
do retirarse en sus canoas unos trescientos sin 
que hubiera entre ellos un solo hombre sano; 
dejando, de consiguiente, quinientos muertos 
en el lugar de la acción, donde también queda- 
ron mil brasileros fuera de combate. 

1807. Combate del Pozo de Vargas. El coro- 
nel don Pablo Irrazabal, al frente de fuerzas del 
general don Antonio Tabeada, que habia mar- 
chado en auxilio de las autoridades de la Rioja, 
á tres leguas de esta ciudad, en el lugar deno- 
minado Pozo de Vargas, en un reñido combate 
derrota completamente al coronel don Felipe 
Várela, en armas contra el gobierno nacional. 

1880. Ferro-carril á San Luis. En la villa 
de Mercedes, punto hasta donde alcanza la vía 
del ferro-carril Andino, se inaugura oficialmen- 
te su prolongación hasta la ciudad de San 
Luis, capital de la provincia argentina de este 
nombre. 

1880. Bloqueo del Callao. La escuadra chi- 
lena establece bloqueo en el puerto peruano 
del Callao, y su jefe el almirante Rivero da ocho 
días á los buques neutrales para abandonar el 
puerto, notificando también á las autoridades 
de la ciudad, que después de ese plazo podría 
bombardear sin previo aviso. Los buques blo- 
queadores tratan de poner un torpedo á la cor- 
beta peruana Union, pero no lo consiguen. 

1882. Congreso pedagógico. Se inaugura en 



•115 



la capital de la República Argentina, en virtud 
del decreto de su creación, de 2 de diciembre de 
1881, el primer congreso pedagógico que se ins- 
tala en la América latina. La inauguración y las 
sesiones de este congreso tienen lugar en el lo- 
cal de la Esposicion continental, concurriendo á 
él gran número de profesores y los delegados 



de las provincias y de algunos Estados del con- 
tinente. Después de haberse iniciado y tratado 
luminosamente varios trabajos de importancia 
para la instrucción pública, fué clausurado el 8 
de mayo del mismo año, bajo los mejores aus- 
picios para el porvenir. 



Dia 11 



1515. Espedicion de Arias Dávila. Zarpa del 
puerto de Sanlúcar de Barrameda una flota de 
cerca de veinte naves españolas, bien provistas 
de armas y municiones, al mando del caballero 
Pedro Arias Dávila, nombrado por el rey católi- 
co gobernador de las colonias recien estableci- 
das en el istmo de Darien ó Panamá, poniendo 
á sus órdenes cerca de dos mil hombres. En 
esta espedicion vienen al Nuevo Mundo tres no- 
tables personas : González Fernandez Oviedo, el 
futuro historiador de América; el bachiller Mar- 
tin Fernandez de Enciso, descubridor atrevido 
y navegante inteligente, que más tarde publicó 
un libro admirable, descriptivo, reasumiendo 
todos los conocimientos de la época y el hidal- 
go Bernal Diaz del Castillo, el soldado historia- 
dor de la conquista de Méjico. 

1548. Entrada al Cuzco. El presidente La 
Gasea, después de vencer y ejecutar á Pizarro 
y sus principales jefes, hace su entrada triunfal 
en el Cuzco. 

1713. Tratado de paz. Después de la con- 
quista de la Cayena por el conde de Estrées, en 
1676, los franceses tentaron entrar en el rio Ore- 
llana á pesar de la reclamación del capitán por- 
tugués Gurupa ; los portugueses defienden los 
derechos de su rey y construyen fortificaciones 
en la capitanía del cabo del Norte. En 1691 con- 
tinuaron las discusiones entre franceses y por- 
tugueses, pretendiendo los primeros toda la 
margen setentrional del Orellana ó Amazonas, 
en tanto que Antonio de Alburquerque, gober- 
nador portugués de Maranhao y Para, reclama- 
ba ambas márgenes del rio y los territorios ad- 
yacentes. Así continuó hasta que por un tratado 
de paz y amistad, firmado en Utrecht el 11 de 
abril de 1713, la Francia renunció en favor de 
Portugal los terrenos llamados Cabo del Norte, 
todos los comprendidos entre las dos costas 
del Maranhao y la navegación y comercio de ese 
rio, bajo la garantía de la reina de Inglaterra, 
como los territorios situados entre los rios Ama- 
zonas y Oyapoc ó Vicente Pinzón, establecien- 
do por límites de la Guayana portuguesa y fran- 
cesa el rio Oyapoc. 

1804. Muerte de Pino y Rosas. En Buenos 
Aires deja de existir el virey y mariscal de cam- 



po don Joaquín del Pino y Rosas. En tiempo de 
este virey se publicó el primer periódico en 
Buenos Aires (1801 ) titulado Telégrafo mercan- 
til, rural, político é historiógrafo del Rio de la 
Plata, redactado por el español don Francisco 
Antonio Cabello, y en setiembre de 1802 se pu- 
blicó el Semanario de agricultura, redactado por 
el argentino don Hipólito Vieites. Sin embargo 
de publicarse recien en estas épocas los prime- 
ros periódicos, la imprenta existia en Buenos 
Aires desde 1780, con la denominación de «Ni- 
ños Espósitos, )) la que solo se ocupaba de obras 
de devoción. 

1817. Matrimonios españoles. El gobierno 
del Rio de la Plata dá un decreto prohibiendo 
el enlace de españoles con hijas del país, sin 
previo permiso de la secretaría de gobierno. 
Este decreto fué derogado el 3 de agosto de 1821. 

1819. Nacimiento de Céspedes. En Bayamo 
(Cuba) nace el doctor don Carlos Manuel de 
Céspedes. Siguió la carrera del foro, y para com- 
pletar sus estudios pasó á España en 1840. Eli- 
gió la universidad de Barcelona, donde cursó 
sus cátedras algunos años. En su permanencia 
en esta ciudad contrajo relaciones políticas con 
el ilustre general don Juan Prim, y entró de 
lleno en los planes reaccionarios de este famoso 
caudillo de las libertades públicas. Céspedes 
tuvo que emigrar de España al ser sentidos sus 
trabajos subversivos contra el poder real y re- 
corrió algunas naciones europeas, y al regresar 
á Cuba llevaba un mundo de ideas que más tar- 
de debían germinar en su alma un movimiento 
revolucionario, como consecuencia precisa de 
su iniciación en las reformas que por entonces 
bullian en casi todo el viejo mundo. Quería ino- 
cular en su país la varonil entereza del pueblo 
catalán con quien tanto simpatizaba, por haber 
despertado en él otro orden de pensar y de sen- 
tir distintos á los que hablan mecido su cuna, é 
imbuirlo en los principios republicanos de su 
noble amigo el valiente Prim. Esperó el momen- 
to, y este llegó el 9 de octubre de 1868 en que 
dio su grito de independencia en Demajagua. 
Después de una vida de aventuras y combates, 
de triunfos y derrotas, y de dar pruebas de su 
temple heroico le faltó la tierra donde pisaba y 



ii6 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



cayó envuelto en su bandera; cuando se propo- 
nía abandonar la isla lleno de tristes desenga- 
ños, fué denunciado por un negro, pero lejos de 
entregarse á los soldados que lo fueron á pren- 
der, muere con las armas en la mano, comba- 
tiendo hasta el último instante, en el momento 
que se ocultaba el sol del dia 26 de febrero 
de 4874. 

1826. Combate frente á Montevideo. La es- 
cuadrilla argentina á las órdenes del almirante 
Brown ataca á la escuadra brasilera que se ha- 
llaba en el puerto de Montevideo, y en desigual 
combate vence el intrépido marino á las naves 
imperiales, figurando entre estas la poderosa 
fragata Niíroy. Brown solo tenia tres berganti- 
nes medianamente armados. 

1843. Peconocimiento de independencia. El 
presidente del senado de la libre ciudad anseá- 
tica y república de Bremen, por medio de su 
representante en Buenos Aires, reconoce la in- 
dependencia de la República Argentina. 

1854. Constitución de Buenos Aires. La pro- 
vincia argentina de Buenos Aires se dá una cons- 
titución. Más tarde una convención constituyen- 
te la reforma, sancionando la nueva el 29 de 
noviembre de 1873. — Actualmente, 1884, se trata 
de hacer una nueva reforma á la constitución. 

1856. Invasión á Costa Rica . El general Wal- 
ker, que habia invadido con algunos filibusteros 
norte-americanos á la América Central, desem- 
.barcando en San Juan del Sud, vence en una 
batalla á las fuerzas de Costa Rica. 

1858. Creciente del rio Paraná. Las aguas 
se elevan á una altura asombrosa, como solo se 
habia visto en 1825; buques de tres cuartas de 
calado navegan fácilmente por encima de los 
muelles del Rosario. Las péi'didas y trastornos 
que ocasiona esta creciente en las costas del 
Paraná son inmensas. 



1870. Asesinato de Urquiza. En su residen- 
cia de San José, departamento del Uruguay, en 
Entre Rios, es asesinado el general don Justo 
José de Urquiza. En el mismo dia son asesina- 
dos también varios de sus hijos que se hallaban 
en distintos puntos de esta provincia. Estos crí- 
menes se cometen en momentos de estallar 
una revolución en casi todos los departamentos 
de Entre-Rios, la que dá por resultado qua la 
legislatura, el dia 14 nombrase gobernador de 
la provincia al general López Jordán. 

1871. Muerte de Mansilla. En la ciudad de 
Buenos Aires, deja de existir el general don Lu- 
cio Mansilla, guerrero de la independencia. Es- 
tando al frente del Gobierno de Entre-Rios, el 
general Mansilla prestó á la provincia impor- 
tantísimos servicios, haciéndola progresar rá- 
pidamente y dándole un estatuto provisorio 
constitucional, siendo esta la primera provincia 
que lo tuvo. La legislatura lo condecoró con 
una medalla de oro, el 16 de junio de 1822, como 
premio debido á su progresista administra- 
ción. 

1871. Convenio de paz. Después de retirada 
la escuadra española del Pacífico, quedaron los 
beligerantes en un estado de guerra técnico 
hasta el 11 de abril de 1871 que se firmó en 
Washington un convenio de paz entre los mi- 
nistros plenipotenciarios de España, Perú, Chi- 
le, Ecuador y Bolivia, el que fué debidamente 
ratificado poco después. ( Véase el 28 de mayo 
14 de agosto.) 

1877. Restos de San Martin. El presidente 
de la República Argentina tira un decreto nom- 
brando una comisión para dirigir una suscricion 
popular, con objeto de proceder á la traslación 
de los restos del ilustre general don José de San 
Martin, que se hallan en Francia, donde murió 
en 1850. 



Dia 12 



1539. Nacimiento de Garcilaso. Nace en el 
Cuzco el célebre historiador Garcilaso de la 
Vega, Inca. El 21 de enero de 1560 se embarcó 
para España donde debia completar sus estu- 
dios. En la metrópoli fué militar al servicio de 
don Juan de Austria y combatió contra la rebe- 
lión de los moriscos en el reino de Granada, al- 
canzando el grado de capitán, dedicándose des- 
pués á escribir sus obras históricas, que hasta 
la fecha se consultan. — El Inca Garcilaso murió 
en Córdoba (España) auna edad avanzada; se 
cree que fué por el año de 1617. 

1624. Escuadra holandesa. La espedicion 
que la Holanda mandó contra el Brasil y fué dis- 
persada á la altura de las islas de Sal y San An- 



tonio el 21 de enero de este año, se reunió en 
la isla de San Vicente de Cabo Verde, donde re- 
paró sus daños. Vuelta á hacerse á la mar, es 
segunda vez dispersada por una violenta tem- 
pestad. Van Dort, uno de los jefes, con algunos 
buques es arrojado por los vientos cerca de Ser- 
ra Leoa. 

1782. Combate naval de Jamaica. Franceses 
y españoles unidos contra Inglaterra desde 
1779, dirijen sus ataques contra las posesiones 
británicas en América: las dos escuadras alia- 
das tratan de reunirse para espedicionar contra 
la Jamaica; pero el almirante inglés Rodney, 
antes que se realice el proyecto de los aliados, 
ataca, cerca de Jamaica, á la escuadra francesa 



117 



y consigue batirla, haciendo prisionero á su jefe 
el conde de Grasse. 

1793. Rendición de Puerto Príncipe. Con ob- 
jeto de pacificar la isla de Santo Domingo, don- 
de los negros y mulatos habian cometido algu- 
nos horrores desconociendo la autoridad del go- 
bernador francés Blanchelande, la asamblea 
legislativa de Francia organiza una espedicion 
de ocho mil hombres y la envia á las Antillas, 
poniendo al ft-ente de ella á los diputados Ail- 
haud, Santhonax y Polverel en calidad de co- 
misarios y con amplios poderes para arreglar 
los asuntos de la colonia. Llegan estos á media- 
dos de setiembre del 92, mandan preso á Fran- 
cia al gobernador por no haber procedido de 
conformidad á sus deberes y organizan una co- 
misión administrativa compuesta de blancos y 
hombres de color. Pero en Puerto Príncipe se 
oponen á los planes de los comisarios y resis- 
ten á mano armada ; mas son vencidos y ren- 
didos el 12 de abril, y cuatrocientos son embar- 
cados y mandados á Francia como rebeldes al 
gobierno republicano establecido en la metró- 
poli. 

1813. Combate de Yerbas Buenas. Alentado 
con la toma de Concepción (30 de marzo de 
1813), el general Pareja avanza con sus fuerzas 
para espedicionar en el territorio chileno ; pero 
en Yerbas Buenas una división de patriotas al 
mando del general don José Miguel Carrera, 
ejecutando un movimiento atrevido y bien me- 
ditado, cae de sorpresa sobre todo el ejército 
español y lo derrota completamente, ocasionán- 
dole pérdidas considerables. 

1815. Sublevación de Alvarez. El coronel 
don Ignacio Alvarez, con el de iguaFclase don 
Ensebio Baldenegro, que se hallaban en Fonte- 
zuelas, provincia de Buenos Aires, al frente de 
una división mandada á Santa Fé contra las tro- 
pas de Artigas, que estaban en guerra decla- 
rada contra el gobierno del Rio de la Plata, se 
subleva con la división, desconociendo la auto- 
ridad del director Alvear. 

1818. Magnanimidad de San Martin. Entre 
los bagajes que quedaron en el campo de Maipo 
después de la batalla del 5 de abril, se encon- 
traron los papeles de Osorio, general en jefe 
del ejército español derrotado; al examinarlos 
el general San Martin halló entre ellos muchas 
cartas de personas respetables de Santiago que 
felicitaban al jefe realista por la fácil victoria de 
Cancha-Rayada; pero el ilustre general los des- 
truye por no comprometer á sus autores, en 
quienes no encontraba otra causa reprochable 
más que el terror que les inspiraba la vuelta de 
la terrible dominación española. «Otro hombre 
menos sagaz que San Martin, dice un escritor 
chileno, habria convertido cada una de estas car- 
tas en un auto cabeza de proceso contra los ciu- 
dadanos que las escribieron y hubiera llenado 
las cárceles de patriotas bien intencionados, 



cuyo único delito era su debilidad; pero aquel 
general se abstuvo de mostrarlas á nadie, y 
ocho dias después de la batalla, el domingo 12 
de abril, las quemó secretamente en el lugar 
denominado el Salto, á dos leguas de Santiago, 
donde habla ido aquella vez á pasar un dia de 
campo.» «Y tal es la fuerza de las acciones mo- 
rales y de los actos magnánimos, agrega el ilus- 
trado biógrafo de San Martin, que mientras 
sobre el campo de Maipo no existe monumento 
alguno que conmemore la batalla de que fué 
teatro, se levanta uno, elocuente por su misma 
modestia, en aquel lugar en donde ardió en las 
llamas la cartera acusadora de Osorio» (*). 

1819. Armisticio. En el pueblo de San Lo- 
renzo, entre los generales Belgrano y López, se 
conviene continuar el armisticio ajustado con 
Viamont en 5 de este mes en el Rosario, á fin de 
que los pueblos al oriente del Paraná pudieran 
concurrir por medio de diputados á la reaper- 
tura de las negociaciones definitivas de paz, en 
el término de un mes ; debiendo en tanto salir 
de la provincia de Santa Fé las fuerzas naciona- 
les y ser licenciadas las milicias de esta. 

1823. Sociedad de Beneficencia. Bajo los 
auspicios de las damas de Buenos Aires, instá- 
lase en esta ciudad la Sociedad de Beneficencia 
creada por decreto de 2 de enero y formada 
el 12 del mismo mes del presente año. 

1826. Curso forzoso. El nuevo banco nacio- 
nal de la República Argentina toca con grandes 
dificultades por falta de numerario efectivo, 
pero el congreso, interesado en su sostenimien- 
to, dispone que sus billetes circulasen y se ad- 
mitiesen como moneda corriente, mientras se 
tomaban medidas para garantirlos. El 10 de 
mayo el'pi'esidente Rivadavia decreta su cum- 
plimiento. 

1829. Toma de Córdoba. Hallándose en cam- 
paña el gobernador de Córdoba don Juan Bau- 
tista Bustos, con un ejército para hacer frente 
al general don José María Paz que habia inva- 
dido la provincia, una columna desprendida del 
ejército de este último y al mando del coronel 
don Ramón Deheza, se apodera de la ciudad de 
Córdoba sin hallar resistencia. El mismo dia Paz 
nombra gobernador interino á don Pedro Juan 
González. 

1837. Distintivo en las bestias. El goberna- 
dor de Córdoba don Manuel López dá un bando 
espresándose así en el artículo primero : « Todo 
estante y habitante en el territorio de la pro- 
vincia, sin escepcion de clase ni sexo, que ca- 
balgase, deberá ser precisamente llevando la 



(*) El 5 de abril de 1833, algunos años después que el 
señor Vicuña Mackenna publicó la biografía del general, 
el gobierno de Chile levantó una estatua á San Martin, 
en el mismo campo donde en 1818 inmortalizó su nom- 
bre; conmemorando asi el XLV aniversario de la glo- 
riosa batalla de Maipo. 



H8 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



cabalgadura, testera y colera punzó.» Esto es la 
espresion de una época de desaciertos y esce- 
sos que había empezado á delinearse en la Re- 
pública Argentina, y que llegó en su marcha 
ascendente, hasta ensangrentar al país, abro- 
quelándose con la frase sacramental de entu- 
siasmo federal, tan usual como terrible en esos 
tiempos, y cuyo color distintivo fué el punzó. 

1850. Combate de Tacumbú. A principios de 
junio de 1849 el jefe brasilero Francisco Pedro 
de Abreu, barón de Jacuhy, habia invadido con 
fuerzas el territorio Oriental y llevádose un 
arreo de seis á siete mil cabezas de ganado, y 
aunque las autoridades de frontera reclamaron, 
nada consiguieron del gobierno imperial. Alen- 
tado este jefe con tal tolerancia, vuelve á hacer 
otra invasión en 12 de abril de 1850, pero esta 
vez es derrotado completamente en Tacumbú 
por la división del coronel don Diego Lamas, 
matándole mucha gente y tomándole prisio- 
neros y el arreo de hacienda de distintas pro- 
piedades que ya se llevaba. 

1861. Guerra civil norte-americana. Des- 
truidos los vínculos políticos entre el Norte y el 
Sud de los Estados Unidos de América, al venti- 
larse una de las más altas cuestiones de huma- 
nidad en que estaban interesados la civilización 
y los sentimientos de un pueblo cristiano, tiene 
lugar en Charleston el principio del drama san- 
griento que se siguió en la gran república. En 
la isla de SuUivan el estampido de un cañonazo 
disparado por los separatistas contra el fuerte 
Sumter, donde flameaba la bandera nacional, 
anuncia al mundo que se habían roto las hosti- 
lidades entre el Norte y el Sud de los Estados- 
Unidos. Se siguió el ataque al fuerte, que es 
defendido heroicamente por el mayor Roberto 
Anderson, con solo ochenta y seis soldados que 
lo guarnecían, 



1865. Toma de Mobila. Ya rendido el ejér- 
cito del general Lee, la causa de los separatis- 
tas tenia que sucumbir. El ejército del Alabama 
después de las pérdidas de los fuertes Español 
y Blakely (9 de abril) habíase rendido, y la im- 
portante ciudad de Mobila es tomada por las 
fuerzas federales, perdiendo así el último fuerte 
militar que tenían los confederados. 

1871. Constitución de San Luis. Una con- 
vención constituyente sanciona la nueva consti- 
tución que se dá la provincia argentina de San 
Luis. En 18 de abril de 1855 se habia sancionado 
su primera constitución. 

1877. Esploracion del Beni. Llegan á Cocha- 
bamba los esploradores doctor Ivon Heath y el 
profesor Orton, del colegio Wasar, en Nueva- 
York, con propósito de pasar al departamento 
del Beni (Bolivia) para esplorar y hacer estu- 
dios científicos en el rio de este nombre, que 
permanecía desconocido en la parte compren- 
dida entre el rio Madidi y la confluencia con el 
Mamoré. Desde Gíbon y d'Orbigny ningún via- 
jero científico habia penetrado la hermosa hoya 
del Mamoré y Beni. 

1878. Destrucción de Cua. Un terrible ter- 
remoto, que tuvo lugar á las ocho y cuarenta 
minutos de la noche, destruye completamente 
á la ciudad de San José de Cua, en Venezuela, 
ocasionando esta catástrofe, que fué acompa- 
ñada de un incendio, la pérdida de muchas vi- 
das y de los cuantiosos intereses que hacían de 
esta población un centro rico de comercio. 

1879. Combate de Loa. Los buques peruanos 
Union y Pilcomayo atacan á la corbeta chilena 
Magallanes, frente á la embocadura del Loa, y 
después de dos horas de combate se retira esta 
última al puerto peruano de Iquíque, ocupado 
por la escuadra de Chile. 



Pia 13 



1493. Recepción de Colon. Desde un puerto 
portugués (5 de marzo) Colon habia comuni- 
cado á los reyes católicos su regreso y el des- 
cubrimiento de tierras desconocidas, y así que 
dio fondo en el puerto de Palos (día 15) se en- 
caminó á Barcelona ( á mediados de abril ) don- 
de se hallaba la corte, siendo honrado por los 
reyes con una recepción espléndida. « Al aproxi- 
marse á la muralla, dice Washington Irving, 
salieron á recibirle y felicitarle muchos jóvenes 
nobles de la corte y caballeros de alta alcurnia, 
seguidos de un vasto concurso de gentes del 
pueblo. Su entrada en aquella ilustre ciudad se 
ha comparado á los triunfos de los conquista- 



dores romanos. Primero venían los indios, pin- 
tados según su usanza selvática, y ataviados con 
sus adornos de oro. Después seguían varías es- 
pecies de loros vivos y otras aves y animales 
desconocidos, plantas raras que se suponían de 
preciosas cualidades, habiéndose cuidado tam- 
bién de hacer ostentoso alarde de diademas in- 
dias, brazaletes y otros adornos de oro que 
diesen idea de la opulencia de las recién des- 
cubiertas regiones. El último seguía Colon á ca- 
ballo, rodeado de una brillante comitiva de la 
nobleza española. Las calles estaban casi in- 
transitables de gente; las ventanas y balcones 
coronados de damas, y hasta los tejados llenos 



H9 



de espectadores. Parecía que no se saciaba la 
vista pública de contemplar aquellos trofeos de 
un mundo desconocido, ni al hombre estraordi- 
nario que lo habia descubierto.» 

4689. Muerte de Borja. En la ciudad de Tru- 
jillo deja de existir el obispo don Francisco de 
Borja. Este personaje, natural de Bogotá, fué 
obispo de Tucuman y era biznieto de san Fran- 
cisco de Borja, habiendo tenido la satisfacción 
personal de conmemorar solemnemente en su 
iglesia la canonización de su bisabuelo. 

1778. Escuadra francesa. En el puerto de 
Tolón se hace á la vela una escuadra á las ór- 
denes del conde D'Estaing, que la Francia man- 
da á la América del Norte para apoyar su inde- 
pendencia. 

1813. Moneda. La asamblea general consti- 
tuyente del Rio de la Plata decreta un nuevo 
cuño para la amonedación, sustituyendo á los 
bustos de los reyes de España, las armas de las 
Provincias Unidas del Rio de la Plata. «Varia- 
ción reclamada, decia el número 13 de El Re- 
dactor de la Asamblea, por la política y la nece- 
sidad; pues ya era ofender los ojos del pueblo 
el permitir que por más tiempo se le presentase 
esculpido sobre la moneda el busto de la usur- 
pación personificada : ya era tiempo de que se 
elevasen por todas partes las cenizas de esos 
ídolos de sangre, monumentos opresivos de la 
majestad del pueblo.» 

1817. Marcha de La Sema. El general La 
Serna que se hallaba en Jujuy, sitiado por los 
guerrilleros de Güemes, sale de la plaza con su 



ejército, en dirección á la ciudad de Salta, for- 
mado en tres columnas con banderas desplega- 
das y en disposición de combate. Los gauchos 
lo hostilizan horriblemente por los flancos y la 
retaguardia. Jujuy queda guarnecido con la di- 
visión del general Olañeta. (Véase el 14 de mar- 
zo y 15 de este mes.) 

1 835. Batalla de Yanacocha. El general Santa 
Cruz, con el ejército boliviano, yendo en pro- 
tección del presidente del Perú Orbegoso, der- 
rota en Yanacocha al general Gamarra, suble- 
vado contra la autoridad. 

1865. Captura de la Veinticinco de Mayo y Gua- 
leguay. El Paraguay habia declarado la guerra 
al imperio del Brasil y solicitado del gobierno 
argentino el permiso para pasar un ejército por 
su territorio, para invadir á sus enemigos ; pero 
este, queriendo permanecer neutral en la cues- 
tión de sus vecinos, se habia negado terminan- 
temente á su solicitud. El dia 13 de abril los pa- 
raguayos cometen el más brutal y más pirático 
atropello á la bandera argentina en el puerto 
de Corrientes, donde se hallaban fondeados la 
Veinticinco de Mayo y el Gualeguay de la ar- 
mada nacional, que son abordados por cinco 
buques de guerra paraguayos, sin preceder 
ninguna declaración de guerra, y sin otra causa 
que aquella negación. Su descuidada tripula- 
ción, que no sospechaba un ataque, es pasada 
á cuchillo en su mayor parte, retirándose en 
seguida los paraguayos llevando á los dos bu- 
ques con algunos de sus oficiales. 



Dia 14 



1783. Audiencia de Buenos Aires. Se estien- 
de en España una cédula restableciendo en 
Buenos Aires una real audiencia pretorial «la 
cual tenga por distrito la provincia de este 
nombre y las tres de Paraguay, Tucuman y 
Cuyo.» 

1814. Crucero de Brown. Después de su es- 
pléndido triunfo en Martin García (17 de marzo) 
y de haber reparado los buques en Buenos 
Aires, el valeroso Brown deja el puerto al fren- 
te de siete buques b.en armados, para estable- 
cer un crucero riguroso contra la plaza fuerte 
de Montevideo, ocupada por los españoles y si- 
tiada por tierra por el ejército argentino á las 
órdenes del general Rondeau. 

1819. Desembarco en Paita. Algunas fuerzas 
de la escuadra chilena á las órdenes del almi- 
rante Cochrane que cruzaba el Pacífico, desem- 
barcan en Paita (Perú) y se apoderan de varios 
cañones de bronce y de todos los artículos de 



guerra pertenecientes á los españoles que se 
encontraban en aquel punto. 

1861. Rendición del fuerte Sumter. Después 
de treinta y cuatro horas de continuado com- 
bate, el bravo mayor Anderson tiene que capi- 
tular con el general Beauregard que mandaba á 
los separatistas que atacaban desde el 12 el 
fuerte Sumter. La guarnición sale de la for- 
taleza con todos los honores de la guerra. 

1864. Ocupación de las islas Chincha. Tres 
buques de guerra españoles al mando del almi- 
rante don Luis Hernández Pinzón habían arri- 
bado á Valparaíso en los primeros días de mayo 
de 1863, teniendo por objeto aparente una comi- 
sión científica á desempeñar y de estrechar las 
relaciones entre España y las repúblicas del 
Pacífico. Después de los saludos de ordenanza, 
el almirante Pinzón fué cordíalmente recibido 
por el presidente y festejado por el pueblo, como 
asimismo los tripulantes de las naves españo- 



i20 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



las. Más tarde este marino es intrigado por don 
Eusebio Salazar y Mazarredo, nombrado des- 
pués comisario regio, y se presenta en el Perú 
de mano armada, so protesto de pedir repara- 
ciones de un atropello á unos vascos que habia 
tenido lugar en Talambo, y que el gobierno pe- 
ruano trataba de castigar. Mazarredo, que habia 
asumido su rol diplomático en este asunto, no 
es recibido en tal carácter por el gabinete de 
Lima y esto provoca su ira hasta tal estremo, 
que aconseja al almirante se apoderara de las 
islas Chincha, quebrantando infamemente sus 
instrucciones conciliatorias y pacíficas : verdad 
que esta usurpación bullia en su- cabeza desde 
muy atrás. En su consecuencia, el 14 de abril de 
1864 se consuma este bárbaro y pirático atenta- 
do contra todo derecho para hacer de una cues- 
tión internacional un negocio de bolsa; la pe- 
queña guarnición es obligada á arriar la bandera 
peruana para enarbolar la española, á cuya 
sombra se apoderan sus marinos de todo cuanto 
hay allí perteneciente á la nación, declarando 
que conservarían la isla hasta tanto que el Perú 
diera satisfacción á España. Este fué el preludio 
de, la guerra que sostuvo España con el Pacífico 
hasta 1866. (Véase el 25 de noviembre.) 

1865. Invasión á Ck)rrientes. Al dia siguiente 
de la captura de los buques argentinos en el 
puerto de Corrientes, el general don Wenceslao 
Robles, al frente de tres mil paraguayos, des- 
embarca en esta ciudad, que no estando pre- 
parada para la guerra, no opone resistencia 
alguna, retirándose sus autoridades á la cam- 
paña. 

1865, Asesinato de Lincoln. Ya concluida la 
guerra civil en los Estados Unidos de América 
y en medio de los festejos por el triunfo de los 
federales, el presidente Lincoln asiste en la 
noche del 14 de abril al teatro Ford, en Washing- 
ton, precisamente en el dia del aniversario de 
la rendición del fuerte Sumter, primer hecho 
de armas entre los unionistas y separatistas, y 
gloriosa rendición de las tropas federales que 
lo guarnecían. Estando en un palco el presi- 



dente, penetra hasta allí John Wilkes Booth, 
antiguo actor y fanático sudista, y trata de ase- 
sinarlo disparando sobre él un tiro cuya bala le 
penetra el cráneo por la oreja izquierda hasta 
la concavidad del ojo derecho. «Al oir la deto- 
nación, dice Greeley, todas las miradas se diri- 
gieron al palco: el mayor Rathbone, el único 
hombre que estaba con el presidente, vio á tra- 
vés del humo de la pólvora á un desconocido 
que estaba á pocos pasos de Lincoln y lanzán- 
dose sobre él, trató de sujetarle; pero Booth 
arrojó entonces su pistola, hundió la daga en el 
brazo izquierdo de su adversario, acercóse á la 
barandilla del palco gritando : ¡Sic seniper tyran- 
nis! y saltó al escenario con la ligereza de un ti- 
gre. Al caer, no obstante, se le resbaló un pié 
en cuyo momento trataron de detenerlo varias 
personas ; pero entonces, levantándose con la 
rapidez del relámpago, armada siempre su dies- 
tra con la daga, obligó á retroceder á los que 
estaban más próximos y atravesó el escenario 
gritando con voz estentórea: ¡El Sud está ven- 
gado! Antes de que nadie pensara en perseguir 
á Booth, salió este del teatro por la puerta es- 
cusada^ y montando en su caballo, que tenia de 
la brida un muchacho, lanzóse á escape en di- 
rección al puente de Anacosta, que conduce 
fuera de Washington.» Al mismo tiempo que se 
efectuaba esta intentona de asesinato, también 
se trataba de matar al secretario de Estado se- 
ñor Seward, en su propia casa, siendo grave- 
mente herido por el individuo Lewis Payne 
Powell. 

1877. Restos de Güemes. El célebre jefe de 
guerrilleros y gobernador de Salta, general don 
Martin Güemes, muerto el 17 de junio de 1821, 
á consecuencia de una herida de bala, habia 
sido enterrado en la catedral de esta ciudad. 
El 14 de abril de 1877 sus restos son removidos 
y depositados en un monumen'o funerario de 
su familia. Este acto es solemnizado con hon- 
ras oficiales y por la concurrencia de gran parte 
del vecindario. 



Dia 15 



1500. Franciscanos. Llegan al Nuevo Mundo 
doce franciscanos con su prelado llamado Anto- 
nio de Espinal. Desde esta época data la intro- 
ducción formal de esta orden en el continente. 

1579. Saqueo de Guatulco. Francisco Drake, 
al frente de su armada habia asaltado en febrero 
el puerto del Callao, y siguiendo la costa hasta 
Méjico, desembarca en Guatulco, cuya población 
saquea completamente. 

1585. Fundación de Concepción. Alonso de 



Vera y Aragón, á quien llamaban «Gara de 
Perro » para diferenciarlo de un primo suyo del 
mismo nombre, en una espedicion que hace al 
Chaco por orden del adelantado Juan de Torres 
de Vera y Aragón, funda la ciudad de Concep- 
ción de la Buena Esperanza en la ribera occi- 
dental del -Bermejo, á los 26° 5' de latitud y 62° 
de longitud. Esta ciudad progresó rápidamente 
hasta 1592 en que los indios mogosnas se conju- 
raron y dieron muerte alevosa al capitán don 



421 



Francisco Vera y Aragón, hermano del funda- 
dor. Desde esta época la guerra se hizo general 
entre los españoles y los indios del Chaco, pues 
se unieron á los mogosnas los natijas, calcha- 
quies y abipones y siguieron con suerte varia 
hasta 1632 en que los indígenas arrasaron la 
ciudad de Concepción, teniendo que retirarse 
sus pobladores á la ciudad de Corrientes, en la 
margen izquierda del rio Paraná. Tal fué el fin 
de Concepción, que solo tuvo cuarenta y siete 
años de existencia. 

1743. Ataque á Puerto Cabello. Después del 
ataque infructuoso al puerto de Guaira, por la 
escuadra inglesa al mando del contra-almirante 
Ogle, realizado el 18 de febrero de 1743, esta se 
habia retirado á repararse á la isla portuguesa 
de Curazao. Así que volvió á estar pronta para 
el combate, sale de allí y se dirige á Puerto Ca- 
bello donde llega el 15 de abril y en la tarde de 
ese mismo dia ataca á la ciudad con ardoroso 
empuje, consiguiendo destruir algunas baterías 
y desembarcar gente en la noche; pero esta, 
siendo sentida y atacada se desorganiza, hu- 
yendo llena de pánico y con grandísimas pér- 
didas, las más ocasionadas entre ellos mismos 
que se hicieron fuego en medio de la confusión. 
—El 24 vuelve á ser atacada la ciudad por la 
escuadra, durando el combate hasta la noche, 
en que los valientes defensores la obligan á le- 
var anclas y colocarse lejos de los fuegos de la 
plaza. Un consejo de guerra celebrado el 28, de- 
clara que la armada no está en estado de em- 
prender nuevo ataque, lo que hace que Ogle 
después de cangear los prisioneros con el go- 
bernador de Puerto Cabello, abandonase esas 
aguas y se dirigiese á Jamaica. 

1790. Asamblea general. Las asambleas pro- 
vinciales de Santo Domingo delegan sus pode- 
res en una asamblea general que se reúne en 
San Marcos, para arreglar los asuntos de la co- 
lonia. 

1797. Muerte de Meló. Hallándose en la ciu- 
dad de Montevideo el virey del Rio de la Plata 
don Pedro Meló de Portugal y Villena, muere de 
resultas de una larga enfermedad. 

1815. Revolución en Buenos Aires. Siguien- 
do el movimiento revolucionario del coronel 
Álvarez contra el director Alvear (dia 12), la ciu- 
dad de Buenos Aires se pronuncia en el mismo 
sentido, armándose los cuerpos cívicos y po- 
niéndose el cabildo á su frente, proclama el des- 
censo del director y la disolución de la asam- 
blea. 

4816. Jura de obediencia. Las autoridades, 
corporaciones, etc., prestan en la capital de la 
nación (Buenos Aires; con la mayor pompa y 
entusiasmo, el juramento de obediencia al con- 
greso reunido en Tucuman, cuya apertura habia 
tenido lugar el 24 de marzo del mismo año. 

1817. Ocupación de Salta. El ejército espa- 
ñol á las órdenes del general don José La Serna, 



que el dia 13 habia salido de Jujuy, ocupa la 
ciudad de Salta, siendo incesantemente hostili- 
zado por los infatigables guerrilleros del gene- 
ral Güemes. Esta operación militar es ejecutada 
por orden del virey del Perú, general Pezuela, 
con la mira de contener las operaciones de San 
Martin sobre Chile. (Véanse los dias 13 y 20.) 

1817. Rendición de Tarija. El mayor Araoz 
de La Madrid, al frente de una pequeña columna 
de tropas argentinas, intima y consigue la ren- 
dición del pueblo fortificado de Tarija, en el 
Alto Perú, tomando prisioneros tres tenientes 
coroneles, entre ellos don Andrés Santa Cruz 
(tan célebre después), diezisiete oficiales y 
doscientos setenta y cuatro soldados, y gran 
cantidad de armamento. 

1817. Medalla de Ghacabuco. El gobierno de 
las Provincias Unidas del Rio de la Plata decreta 
una medalla al ejército á las órdenes del gene- 
ral San Martin, vencedor en Chacabuco, con la 
inscripción siguiente: La patria á los vencedores 
de los Andes, y en otro frente: Chile restaurado 
por el valor en Chacabuco. 

1825. Inundación de Santa Fé. Después de 
varios dias de creciente del rio Paraná, las 
aguas llegan á su mayor altura y empiezan á 
descender. La ciudad de Santa Fé es inundada 
en su mayor parte y los destrozos que ocasiona 
son inmensos. Tal fué la creciente, que de los 
más altos árboles de las islas solo quedaron vi- 
sibles las copas. 

1845. Sitio de Montevideo. El coronel don 
César Diaz al frente de una columna de las fuer- 
zas sitiadas, hace una salida por el horno de 
Cinfuentes y avanza hasta dejar á retaguardia 
los primeros cantones de los sitiadores. Varias 
guardias que no pudieron retirarse son acorra- 
ladas y esterminadas en su totalidad, y se sos- 
tiene un vivísimo fuego con las tropas de Oribe 
que vinieron á disputar el terreno á las fuerzas 
de la plaza. En la retirada, la columna tuvo al- 
gunas bajas, pero dejaron el campo enemigo 
cubierto de cadáveres. 

1861. Separación. El Estado de la Carolina 
del Norte se separa de la Union americana, 
negándose su gobernador á obedecer las ór- 
denes del presidente de la República. 

1865. Incendio de Zitacuaro. Casi la mayor 
parte de las ciudades de Méjico se hablan some- 
tido al emperador Maximiliano, príncipe es- 
tranjero coronado por la traición en la clásica 
tierra del desventurado Guatimozin; pero la 
ciudad de Zitacuaro, en la provincia de Michoa- 
can, resiste heroica al trastorno general. Sos- 
tiene á menudo sangrientos combates por su 
independencia, teniendo al fin sus diezmados 
habitantes que abandonarla para refugiarse en 
las montañas al acercarse la legión belga al ser- 
vicio del nuevo gobierno. Esta, al encontrar la 
ciudad vacía, le pone fuego por seis puntos si- 
multáneamente, después de saquearla, redu- 



422 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ciéndola á cenizas ; pero sus ruinas y sus heroi- 
cos habitantes legan á la historia de Méjico, por 
segunda vez, una de sus más brillantes páginas. 
El 2 de enero de 1812 ya habia sido incendiada 
esta ciudad por el general Calleja, castigando 
así el que allí se hubiese instalado una Junta de 
gobierno patrio. — Más tarde, Juárez levantó un 
monumento sobre sus escombros para eternizar 
su sacrificio y su patriotismo. 

1865. Muerte de Lincoln. En la mañana 
del 15 deja de existir el gran americano Abra- 
han Lincoln, á consecuencia de la herida que 
le fué inferida la noche anterior, precisamente 
cuando acababa de inmortalizarse sosteniendo 
una guerra gigantesca para dar libertad á la 
desgraciada raza de color, en todos los Estados 
de la gran república, Lincoln, cuando en 1860, 
ya nombrado presidente, se dirigía á Washing- 
ton á prestar el juramento de ley, hubo de ser 
asesinado en Boston por los separatistas que 
quedan impedir se recibiese del gobierno. 

1877. Estatua de Moreno. En el pueblo Mo- 
reno (provincia de Buenos Aires) inaugúrase 
la estatua del doctor don Mariano Moreno, uno 



de los más conspicuos proceres de la revolución 
del año X. 

1878. Terremoto en los Estados Unidos. Un 
violento temblor de tierra se hace sentir en el 
territorio de Dacotah, en el Nordeste de los Es- 
tados Unidos, en la región que ocupan los in- 
dios sioux. Muy cerca del rio Jellowstone, el 
suelo se abrió en una estension de trescientos 
metros, dejando al descubierto una vena de car- 
bón de cinco pies de espesor. Un fuerte olor de 
azufre se hizo sentir en el momento de efectuar- 
se este fenómeno subterráneo. 

1879. Espulsion de chilenos. El gobierno del 
Perú, en guerra con el de Chile, publica un de- 
creto espulsando de todo el territorio peruano 
á los chilenos residentes en él. 

1879. Destrozos en Pabellón de Pica. Las 
corbetas chilenas Blanco Encalada, O'Higgim 
y Chaxabuco fondean en el puerto peruano é in- 
defenso de Pabellón de Pica, y echan á pique 
veintiuna lanchas y un vaoorcito de comercio, 
y destruyen parte de las construcciones para la 
carga y descarga. Allí mismo dan asilo como á 
trescientos chilenos que estaban en la bahía. 



Dia 16 



4495. Venta de indios. Los reyes de España 
dirigen una carta al obispo de Badajoz, pidién- 
dole su opinión sobre si los indios mandados 
por Colon á España, podian ser vendidos con 
buen derecho; previniéndole asimismo que el 
dinero de los ya vendidos lo afianzara hasta re- 
solverse este punto. 

1782. Nacimiento de Luzuriaga. En Huarás, 
Perú, nace el general don Toribio Luzuriaga, 
que sirvió en las filas del ejército argentino en 
sus campañas de la independencia, alcanzando 
los más altos grados militares y muchas conde- 
coraciones. 

1812. Destierro del obispo de Salta. El gene- 
ral Belgrano, que con el ejército patriota ope- 
raba en las provincias del Norte, ordena al obis- 
po de Salta que en el término de veinticuatro 
horas marchase á Buenos Aires; esta medida 
violenta fué dictada á consecuencia de saberse, 
por una correspondencia que le fué intercepta- 
da al general Goyeneche, que el referido obispo 
estaba traicionando á la patria sirviendo de es- 
pía á sus enemigos los españoles. 

1812. Parlamento de indios. En el fuerte San 
Carlos, provincia de Mendoza, se reúnen los ca- 
ciques y capitanejos pehuelches y pampas con 
objeto de reconocer el nuevo gobierno que se 
hablan dado las provincias del Rio de la Plata, é 
imponerse de la causa que defendía. 

1814. Combate de Arao. El general venezo- 



lano Marino es derrotado en Arao, por las fuer- 
zas españolas á las órdenes del brigadier Ce- 
ballos. 

1815. Caida de Alvear. Por renuncia de Po- 
sadas en los primeros dias de 1815, ocupa el 
directorio del Rio de la Plata el general Alvear, 
á cuyo puesto lo eleva el prestigio de la toma de 
Montevideo, último baluarte del poder español 
en el Plata. Su política choca con el pueblo y el 
ejército: una división que á las órdenes del ge- 
neral don Ignacio Álvarez había salido á batir á 
Artigas, se subleva en Fontezuelas y regresa 
hacia la ciudad y aun en marcha esta fuerza, se 
opera otro movimiento contra Alvear en la ca- 
pital, dirigido por el brigadier Soler y el cabildo 
(dia 15), lo que obliga al director que se hallaba 
acampado en los Olivos, á aceptar garantías y 
abandonar el país el 16 de abril del mismo año 
de su gobierno. El cabildo asume el mando. 

1817. Campaña de Mina. El guerrillero don 
Francisco Javier Mina, español, desembarca en 
Soto de la Marina, con trescientos hombres, los 
más anglo-americanos, y emprende campaña á 
favor de la independencia de Méjico. 

1821. Reconocimiento de independencia. El 
rey de Portugal reconoce la independencia de 
las Provincias Unidas del Rio de la Plata. 

1824. Paquete inglés. Llega á la ciudad de 
Buenos Aires el primer paquete inglés con pro- 
cedencia de Falmouth, de donde salió el 8 de fe- 



123 



brero. Su nombre era Condesa de Chichester. Eii 
1764 ya se habia establecido una línea de pa- 
quetes bimensuales entre la Goruña y el Rio de 
la Plata. 

1862. Declaración de guerra. Los plenipo- 
tenciarios franceses en Méjico, publican en Dri- 
zaba una declaración de guerra contra el go- 
bierno del presidente Juárez. 

1864. Partida de Maximiliano. De su palacio 
de Miramar, en Austria, sale con destino á Mé- 
jico, el archiduque Maximiliano, que seis dias 
antes habia aceptado la corona de un nuevo im- 
perio que algunos traidores á la patria trataban 
de levantar sobre las ruinas de una república 
americana. 

1866. Gobierno de Méjico. El gabinete de los 
Estados Unidos declara que el gobierno republi- 
cano y nacional es el único legitimo que existe 
en Méjico, y que no consentirá que se cumplan 
los fines de la intervención europea sobre dicho 
Estado, «derrocando el gobierno republicano y 
reemplazándolo por un despotismo militar, im- 
perial y europeo, » Al mismo tiempo declara que 
no podrá consentir en el envío de fuerzas en- 
ganchadas en Austria para sostener el titulado 
imperio de Méjico y á su representante el prín- 
cipe Maximiliano. 

1866. Invasión al Paraguay. El ejército alia- 
do contra el Paraguay, á las órdenes del gene- 
ral don Bartolomé Mitre, invade esta república, 
atravesando el rio Paraná por el Paso de la Pa- 
tria y repeliendo á los paraguayos que lo reci- 
ben con un vivo fuego. La primera columna que 
pisó el territorio paraguayo era mandada por el 
general Osorio, y se componía de cinco mil bra- 
sileros. Osorio, por este hecho fué condecorado 
por el emperador del Brasil con el título de ba- 
rón de Herval. En la noche del mismo dia de- 
sembarca una división de cinco mil hombres 
compuesta de argentinos y orientales á las ór- 
denes de los generales Paunero y Flores. 

1870. Intervención en Entre-Rios. El 11, á 
consecuencia de un movimiento revolucionario, 
habia sido asesinado el general Urquiza, gober- 
nador de Entre-Rios. El 14 la Cámara legislativa 
nombra gobernador provisorio al general don 
Ricardo López Jordán, estando el país comple- 
tamente pacificado; mas el presidente de la na- 
ción, don Domingo Faustino Sarmiento, manda á 
esta provincia al general don Emilia Mitre como 
interventor armado, llevando dos buques de 
guerra con tropas de desembarco. La interven- 
ción no habia sido requerida por ningún po- 



der, de conformidad á los preceptos constitucio- 
nales, y en tal virtud, tanto la legislatura como 
el poder ejecutivo, desconocen en el gobierno 
general tal derecho. Estos fueron los preludios 
de una guerra larga y sangrienta entre el go- 
bierno nacional y el pueblo entre-riano que se- 
armó para defender su autonomía de Estado fe- 
deral. 

1871. Espedicion de Uriburu. Sale de Jujuy 
para hacer la esploracion del Chaco hasta Cor- 
rientes, el coronel don Napoleón Uriburu al 
frente de su regimiento. Esta espedicion fué 
fructífera en resultados. En el tránsito, debido á 
los medios blandos que ponia en práctica este 
jefe, se le presentaron once caciques con sus 
tribus, sujetándose á la autoridad nacional; y á 
los que rebeldes á entrar en una línea de con- 
ducta honrada, los persiguió sin descanso hasta 
hacerlos abandonar los campos que ocupaban. 
También dio por resultado esta espedicion que 
tres ó cuatro mil indios hayan concurrido á los 
trabajos pacíficos de las provincias de Salta y 
Jujuy. Estudios de importancia sobre la geogra- 
fía del terreno y su conveniencia para la agri- 
cultura y ganadería se llevaron satisfactoria- 
mente á cabo. 

1879. Destrozos en Huanillos. Al amanecer 
fondean en el puerto indefenso de Huanillos, 
Perú, las corbetas chilenas que el dia antes ha- 
blan destruido el puerto de Pabellón de Pica, y 
las embarcaciones peruanas que allí se halla- 
ban, y proceden inmediatamente á destruir el 
embarcadero echando á pique cincuenta y cin- 
co lanchas. 

1879. Espedicion al desierto. El general don 
Julio A. Roca, siendo ministro de la guerra del 
gobierno argentino, habia sometido á la delibe- 
ración del congreso un vasto proyecto sobre 
fronteras, con objeto de espedicionar al desierto 
y asegurar al país, definitivamente, contra las 
depredaciones de los indios; aprobado el pro- 
yecto y convertido en ley, el 16 de abril de 1879 
se pone en marcha para llevar su pensamiento 
á cabo. 

1 881 . Navegación del Lago Nahuel-Huapí . La 
división del general Villegas que el dia 9 habia 
acabado de reunirse en el gran Lago Nahuel- 
Huapí, habia conducido una lancha que en la fe- 
cha es botada al agua, y en la cual se embarca 
el jefe de la división alejándose á más de una le- 
gua de la costa. Esta es la primera vez que una 
embarcación argentina surca aquellas profun- 
das aguas, llevando á popa la bandera nacional. 



124 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 17 



1492, Convenio de descubrimientos. Después 
de dieziocho años de haber concebido el nave- 
gante geno vés Cristóbal Colon el proyecto de 
atravesar el Océano en busca de nuevas tierras 
y de un camino más corto para las Indias, y de 
haber rechazado su idea varias cortes de Euro- 
pa, tomándosele por un visionario; y cuando 
contaba el ilustre italiano cincuenta y seis años 
de edad, firma al fin un tratado con los reyes de 
España en la ciudad de Santa Fé, en la vega de 
Granada, referente á los descubrimientos que 
se proponía hacer. Por este convenio se le daba 
á Colon, durante su vida, y después á sus des- 
cendientes, el título de almirante y virey de esos 
mismos países que descubriera. 

1582. Fundación de Salta. El gobernador del 
Tucuman, Hernando de Lerma, á fin de conte- 
ner á los indios calchaqules y humahuacas fun- 
da una ciudad entre los dos ríos Siancas y Sau- 
ces, á la que dá el nombre de «ciudad de Lerma 
en el valle de Salta, provincia del Tucuman. » 
—Más tarde sus habitantes sustituyen ese nom- 
bre por el de Salta, que es el que hoy lleva, y 
es la capital de una provincia argentina, así de- 
nominada. 

1695. Muerte de la Cruz. Muere la célebre 
poetisa mejicana sor Juana Inés de la Cru?, mon- 
ja de san Jerónimo, llamada por sus coetáneos 
Décima Musa. 

1785. Esploracion del Rio Negro. El piloto 
Villarino, en su segunda esploracion del Rio Ne- 
gro por orden del gobierno de Buenos Aires, 
llega hasta su nacimiento en la cordillera, casi 
frente á la ciudad chilena de Valdivia. 

1790. Muerte de Franklin. Deja de existir 
en Filadelfia el venerable ciudadano Benjamín 
Franklin. Hijo de padres humildes, habia nacido 
Franklin en Boston en 1706; y á los treinta 
y siete años de edad, siendo impresor, en cuyo 
arte prosperó, empezó seriamente sus estudios 
en ciencias é idiomas, concluyendo por hacer 
figurar su nombre entre los sabios y hombres de 
Estado. 

1797. Ataque de Puerto Rico. Siendo gober- 
nador de Puerto Rico el brigadier español don 
Ramón de Castro, repele vigorosamente el ata- 
que que le lleva una formidable escuadra in- 
glesa que desembarca diez mil soldados en la 
playa de Cangrejos, teniendo solo para la de- 
fensa del pueblo tres mil hombres entre vetera- 
nos y milicia. — Después de quince dias de con- 
tinuo y duro pelear, los ingleses son atacados 
por retaguardia, lo que los hace levantar su 
campo precipitadamente y abandonar aquellas 
aguas, dejando en poder de los españoles mu- 



chos prisioneros y artillería, municiones, tien- 
das, víveres, caballos y otros efectos del ser- 
vicio. 

1811. Toma de Corrientes. Una escuadrilla 
española y tropas venidas del Paraguay que es- 
pedicionaban por tierra, se apoderan de la ciu- 
dad de Corrientes, donde solo habia de guarni- 
ción unos pocos milicianos al mando del coronel 
don Elias Calvan. 

1815. Sorpresa del Puesto del Marqués. Una 
columna del ejército argentino á las órdenes del 
general Rondeau, sorprende y toma prisionera, 
después de un breve combate, á una fuerza es- 
pañola del general Pezuela, en el Puesto del 
Marqués (Alto Perú); vengándose así de la sor- 
presa que sufrieron los patriotas en el Tejar el 
19 de febrero del mismo año. 

1818. Atentado contra Bolívar. El coronel es- 
pañol don Rafael López, á la cabeza de cinco es- 
cuadrones realistas, se habia aproximado sin 
ser sentido al campamento del general Bolívar, 
en los llanos de Calabozo, con objeto de inten- 
tar una sorpresa ; pero ofreciéndosele el capitán 
de dragones don Tomás de Renovales á entrar 
hasta la misma tienda de Bolívar y asesinarlo, 
combinan el plan para llevarlo á cabo. Renova- 
les elije ocho hombres decididos, y llevando con- 
sigo al sirviente del capellán del general patrio- 
ta, que habia sido tomado prisionero una hora 
antes, y dados todos los datos que fueron preci- 
sos, penetra en el campamento enemigo consi- 
guiendo engañar á los centinelas, y aun al coro- 
nel don Francisco de Paula Santander, quien le 
hizo algunas preguntas que satisfizo Renaváles, 
diciendo que iba á dar cuenta al general de una 
comisión que habia desempeñado, y ambos se 
dirigieron á la tienda de Bolívar: éste, para re- 
cibirlos se sienta en la hamaca y entonces los 
soldados de Renovales, que hablan quedado en 
observación á la entrada de la tienda, le hi- 
cieron una descarga, pero ninguna bala lo hirió, 
como tampoco á ninguno de los que estaban allí. 
Los asesinos se retiran encontrando á su paso 
al coronel don Fernando Galindo, á quien un sol- 
dado atraviesa con la bayoneta, y consiguen 
salvarse aprovechándose de la sorpresa y con- 
fusión que habia ocasionado la descarga en el 
campamento. 

1824. Esclavitud en Centro América. Forma- 
da la República de Centro América ( 1.° de julio 
de 1823) se trata de formar una constitución, 
pero antes que ésta se sancionase, el espíritu 
liberal que dominaba á la nueva nación, decreta 
la abolición de la esclavitud en todo el país. 

1825. Isla de Santo Domingo. El rey de Fran- 



d25 



cia Garlos X decreta el reconocimiento de la in- 
dependencia de la parte francesa de la isla 
de Santo Domingo, mediante una indemniza- 
ción de ciento cincuenta millones de francos des- 
tinados á subsanar las pérdidas de los antiguos 
colonos que reclamasen. 

1830. Renuncia de Rondeau. A causa de al- 
gunas escisiones con la Asamblea constituyente 
sobre competencia de poderes, el general don 
José Rondeau dimite el mando de gobernador 
del nuevo Estado Oriental, que ejercía proviso- 
riamente mientras se constituían los poderes. 
El general Rondeau fué el primer gobernador 
que tuvo el Estado Oriental al entrar á figurar 
como pueblo independíente entre las demás na- 
ciones del mundo, de conformidad á la conven- 
ción de paz de 27 de agosto de 1828 celebrada 
entre la República Argentina y el imperio del 
Rrasil. 

1849. Muerte de Castro Barros. En Santiago, 
capital de Chile, deja de existir el presbítero 
doctor don Pedro Ignacio Castro Barros, signa- 
tario de la acta de la independencia argentina, 
en el congreso de Tucuman, y que, como presi- 
dente del mismo, puso su firma en el manifiesto 
que el 25 de octubre de 1817 las Provincias Uni- 
das del Rio de la Plata dieron á las naciones so- 
bre los motivos que tuvieron para declararse 
independientes. 

1853. Combate en la boca del Paraná. En el 
primer período de la guerra entre la confedera- 
ción que componían trece provincias argenti- 
nas, y Buenos Aires, ambos beligerantes bus- 
cando la preponderancia en las aguas, hablan 
armado sus respectivas escuadras. Dos vapores 
y un buque de vela de los confederados se en- 
cuentran en la boca del Paraná con otros dos 
vapores y tres buques de vela de esta última 
provincia é inmediatamente se lanzan al com- 
bate; después de cinco horas de un fuego ince- 
sante, consiguen un triunfo completo los buques 
de la Confederación, apresando á la capitana 
. enemiga y dos de sus naves de vela, huyendo 
los dos restantes á guarecerse en el puerto de 
Buenos Aires. 

1830. Batalla de Lircai. Hacia algún tiempo 



que disturbios políticos agitaban á Chile, y los 
liberales habían levantado un ejército, que se 
hallaba á las órdenes del general don Ramón 
Freiré, y en Lircai, en la llanura de Cancha-Ra- 
yada, se encuentra con las fuerzas del gobierno 
que mandaba en jefe el general don Joaquín 
Prieto. La batalla se empeña con ardor conclu- 
yendo por ser una de las más sangrientas que 
se dan en esta república, declarándose la victo- 
ria por las armas del gobierno, 

1865. Efervescencia popular. Llega á Bue- 
nos Aires la noticia del ataque traidor y pirático 
de los paraguayos en el puerto de la ciudad de 
Corrientes sobre los buques de la armada argen- 
tina y apresamiento de estos el 13 del mismo 
mes. La exaltación del pueblo bonaerense es 
estremada: se reúnen los ciudadanos y en masa 
se dirigen á casa del presidente Mitre, quien, 
para calmarlos, dirígeles un ardiente discurso, 
concluyendo con estas palabras que después se 
hicieron célebres: «Dentro de veinticuatro ho- 
ras estaremos en los cuarteles, dentro de quin- 
ce días en campaña y á los tres meses en la 
Asunción.» Desde este momento la guerra fué 
un hecho entre la República Argentina y el Pa- 
raguay. El mismo dia se declaró en estado de 
sitio todo el territorio argentino. 

1867. Muerte de Rams. En la ciudad de Bue- 
nos Aires deja de existir, víctima del cólera, el 
virtuoso español don Esteban Rams y Rubert, 
filántropo distinguido y constante empresario 
de la canalización y navegación de los rios Sa- 
lado y Dulce, en la República Argentina. 

1879. Protesta contra Chile. Los cónsules y 
vice-cónsules estranjeros residentes en Are- 
quipa (Perú ) teniendo conocimiento que la es- 
cuadra chilena anclada en el puerto comercial é 
indefenso de Moliendo, había disparado algunos 
tiros sobre la población, se dirigen al jefe de la 
escuadra, protestando sobre los daños y perjui- 
cios que pueda ocasionar en los subditos es- 
tranjeros toda medida que viole el derecho in- 
ternacional. 

1879. Bombardeo de Moliendo. El CochraMe 
de la escuadra chilena, bombardea é incendia el 
puerto indefenso de Moliendo, en el Perú. 



Bia 18 



1607. Fundación de James Town. Los ingle- 
ses fundan la ciudadde James Town en el Norte 
de la América. 

1649. Catedral de Puebla. En la ciudad de 
Puebla (Méjico) se consagra su magnífica cate- 
dral, que mide ciento diezisiete y media varas 
de longitud y sesenta y un metros de latitud. 

1655. Espedicion á Santo Domingo. Bajo el 



mando de los almirantes Penn y Venables una 
escuadra inglesa equipada por ocho ó nueve mil 
hombres llega á las costas de la isla de Santo 
Domingo y efectúa un desembarco con objeto de 
apoderarse de ella. Los españoles que la defen- 
dían preparan una emboscada y el dia 18 de 
abril sorprenden á los invasores obligándolos á 
replegarse á la costa. — Después de otra inten- 



i 26 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



tona de apoderarse de la isla son nuevamente 
sorprendidos por los españoles, teniendo que 
abandonar la empresa y dirigirse á la Jamaica. 

4763. Toma de Santa Teresa. Don Pedro de 
Ceballos, gobernador de Buenos Aires, que ha- 
bla abierto campaña contra los portugueses, 
después de tomarles la colonia del Sacramento, 
invade el Rio Grande, y en San Pedro rinde la 
fortaleza que, con el nombre de Santa Teresa, 
tenian los portugueses en la angostura del 
Chuy. 

1818. Combate de Calabozo. Frustrada la in- 
tentona de asesinato en la persona del general 
Bolívar por el capitán don Tomás de Renovales, 
en la noche anterior, el valiente coronel don Ra- 
fael López al frente de cinco escuadrones de rea- 
listas, carga al campamento de Bolívar en los 
llanos de Calabozo, así que se notaron los prime- 
ros albores del dia 18 de abril. Las fuerzas de 
Bolivar que aun no hablan salido de la sorpresa 
que les ocasionara el atrevido proyecto y arrojo 
de Renovales, son hechas pedazos, teniendo que 
dispersarse en distintas direcciones, quedando 
todo el campamento en poder de los españoles, 
y aun el mismo Bolivar para salvarse tuvo que 
quitarse su gorra y su dormán para que no le 
conocieran y montar en un caballo que le ofre- 
ció un soldado. El jefe vencedor, coronel López, 
fué muerto de un balazo que le atravesó el co- 
razón, al terminarse este combate. 

1828. Sublevación en Bolivia, El Alto Perú, 
dependencia del gobierno del Rio de la Plata, y 
que se habia constituido en república indepen- 
diente debido á las sugestiones del general Bo- 
livar, llenó de honores á este general y se dejó 
imponer el yugo de su dominante ambición; 
más al fin, cansado del poder despótico que allí 
ejercía, sin embargo de estar al frente del go- 
bierno el simpático general Sucre, á quien el 
pueblo respetaba y amaba, pero que lo creía in- 
fluenciado por aquel jefe, se subleva y depone 
del mando al presidente Sucre, para romper así 
con todos los lazos que lo ataban al general Bo- 
livar. En Chuquisaca tuvo lugar el movimiento, 



que fué en gu principio un motin militar opera- 
do por las tropas de Colombia. El general Sucre 
fué herido y preso, pero respetado á la vez por 
su alto valimiento. La constitución de 1826 que 
Bolivar habia dado á esta república quedó des- 
de entonces sin efecto. 

1828. Muerte de Lanza. Tratando de sofocar 
un motin militar es muerto por una descarga el 
famoso guerrillero del Alto Perú, don José Mi- 
guel Lanza. La guerra de la independencia 
siempre contó con este bravo militar, que supo 
distinguirse en los campos de batalla. 

1840. Pronunciamiento de Jujuy. Las pro- 
vincias de Salta, Tucuman, Catamarca y la Rio- 
ja se hallaban en armas contra el gobernador 
de Buenos Aires don Juan Manuel de Rosas. 
La provincia de Jujuy, secundando el pensa- 
miento de derrocar á Rosas, cuyo gobierno esta- 
ba encargado de las relaciones esteriores de la 
república, se pronuncia á su vez y se une á la 
liga de las provincias rebeladas á su autoridad, 
deponiendo al gobernador doa José Mariano 
Iturbe y nombrando para subrogarle interina- 
mente á don Roque Alvarado; retira asimismo 
al general Rosas en encargo de sus relaciones 
esteriores, desconociéndolo también en el ca- 
rácter de gobernador de Buenos Aires. 

1847. Batalla de Cerro Gordo. El general 
Scott derrota, en una batalla sangrienta que 
tiene lugar en Cerro Gordo, cerca de Jalapa, al 
ejército del general Santa Ana, tomándole tres 
mil prisioneros y cuatro generales. 

1879. Bombardeo de Fisagua. El blindado 
chileno Blanco Encalada y la corbeta Chacabuco 
bombardean la pequeña ciudad indefensa de 
Pisagua, en el Perú, incendiando casi comple- 
tamente la población. Los ciudadanos armados 
hablan hecho fuego á las embarcaciones de la 
corbeta, que por dos veces intentaron llegar 
hasta los muelles á destruirlos, como también á 
las lanchas, lo mismo que en Pabellón de Pica 
y Huanillos. En los tripulantes de la Chacabuco 
hay algunos muertos y heridos. 



Bia 19 



1593. Fundación de Jujuy. El capitán don 
Francisco de Algañarás y Murguia por orden y 
comisión del gobernador y justicia mayor de la 
provincia del Tucuman, don Juan Ramírez de 
Velasco, funda la ciudad de Jujuy (República 
Argentina), dándole primero el nombre de San 
Salvador de Velasco en el valle de Jujuy. Al 
efecto se levanta y firma el acta, y se hacen 
solemnemente todas las ceremonias de estilo. 

1775, Combate de Lascington. La eferves- 



cencia del pueblo americano se hacia sentir de 
algún tiempo atrás y su rompimiento con la co- 
rona inglesa tuvo lugar al fin. En Massachus- 
setts mandaba el general inglés Gage y sabiendo 
que en la ciudad de Concord habia reuniones 
de patriotas, manda con ochocientos soldados al 
coronel Smith á disolverlas. Este hace fuego 
sobre los milicianos que se defienden y atacan 
á la vez, habiendo muertos y heridos por ambas 
partes. Inmediatamente reciben los realistas 



427 



refuerzos de tropas, como asimismo se aumen- 
tan los patriotas y en LascingLon libran el pri- 
mer combate con las fuerzas veteranas; siendo 
mayores las pérdidas de estas, tuvieron que re- 
tirarse sufriendo los fuegos de los grupos des- 
organizados pero entusiastas del pueblo. Los 
ingleses perdieron doscientos setenta y tres 
hombres y los americanos ochenta y ocho. Este 
fué el primer combate que dieron los america- 
nos en la gloriosa lucha de su independencia. 

1782. Reconocimiento de independencia. La 
Holanda reconoce la independencia de los Esta- 
dos Unidos de la América del Norte ; es la se- 
gunda nación que hace este reconocimiento. 

1783. Cesación de hostilidades. El 20 de 
enero los Estados Unidos y la Gran Bretaña ha- 
blan estipulado la cesación de hostilidades y 
con esta fecha el congreso americano circula 
una proclama anunciándolo para que se obser- 
vase, tanto por las fuerzas de tierra como de 
mar. 

1810. Movimiento revolucionario. El ayunta- 
miento de Venezuela, sostenido por el pueblo, 
depone del mando al capitán general don Vi- 
cente Emparan, desterrando del territorio á to- 
das las principales autoridades españolas, y 
declarando «: que las provincias de Venezuela 
procederían á constituir un gobierno encargado 
de ejercer la soberanía á nombre y en repre- 
sentación de Fernando VII; » aboliendo el odioso 
tributo de los indios y la introducción de es- 
clavos. 

1825. Espedicion de Lavalleja. Treinta y tres 
patriotas orientales bajo el comando de don 
Juan Antonio Lavalleja, que hablan salido de 
Buenos Aires, embarcándose en San Isidro el 
dia 1." y demorándose en las islas hasta el 18, 
desembarcan en la Boca de Gutiérrez en la 
Agraciada ó Arenal Grande (Banda Oriental del 
Uruguay) con objeto de redimir su patria del 
poder de los brasileros, sublevando la opinión 
del «Estado Gisplatino» en favor de su inde- 
pendencia, que era apoyada por el gobierno 
argentino. 

1828. Restos de los Carrera. A solicitud del 
gobierno de Chile son exhumados los restos de 
los tres hermanos Carrera, don José Miguel, don 
Juan José y don Luis, fusilados en Mendoza 
(1818-1821), y conducidos desde esta ciudad á 
Chile, donde se les hicieron los honores corres- 
pondientes á sus rangos. La autoridad argentina 
cumplió asimismo con este deber al tiempo de 
ejecutarse la exhumación. 

1842. Combate del Colastiné. La vanguardia 
del ejército del general Oribe que regresaba 
triunfante del interior de la República, derrota á 
las fuerzas santafecinas mandadas por el gene- 
ral don Juan Pablo López, en un combate que 



tienen en el Colastiné, provincia de Santa Fé. 
Este jefe marchaba en retirada, pues el dia 12 
habia sido alcanzada su retaguardia, sableada 
y quiládosele el arreo que llevaba y el convoy 
con familias. La vanguardia de Oribe la manda- 
ban los coroneles Andrade y Flores. 

1863. Invasión al Estado Oriental. El gene- 
ral don Venancio Flores, con elementos sacados 
de Buenos-Aires, desembarca en el territorio de 
la República Oriental llevando la bandera de la 
revolución. El señor Berro, presidente de la 
nación, con fecha 29 de setiembre del año ante- 
rior habia amnistiado á los militares é inválidos 
que hablan sido dados de baja por causas po- 
líticas. 

1875. Censo de Chile. Se levanta el quinto 
censo de la república de Chile y dá por resulta- 
do dos millones setenta y cinco mil novecientos 
setenta y un habitantes. (*) 

1876. Espedicion al Chaco. El coronel don 
Napoleón Uriburu, gobernador del Chaco, sale 
de San Fernando para espedicionar en el inte- 
rior y castigar á los indios que el 6 de febrero 
hablan llevado una invasión hasta este punto, 
cometiendo toda clase de atrocidades. Después 
de una penosa marcha, en que la pequeña fuer- 
za quedó casi á pié, sorprende el dia 24 las tol- 
derías de Noiroigdicke y las de Juan Gordo ó 
Siketroike, venciéndolos en un reñido combate, 
en el que muere este último cacique y cuarenta 
y cuatro de sus hombres de pelea. — La espedi- 
cion tornó con muchísimos prisioneros, habien- 
do quemado las tolderías de varios caciques. En 
1872 el mismo coronel Uriburu se habia interna- 
do en el Chaco, siguiendo la costa del Rio Teneo 
y sorprendido varias tolderías que consiguió so- 
meter tratándolas amigablemente. A causa de 
este resultado ofició al gobierno manifestándole 
que opinaba que por medio de un tratamiento 
suave se conseguirla mejores resultados con los 
indígenas, que por el de la imposición por me- 
dio de las armas. 

1878. Asesinato de Checa. En el momento 
de la consagración del viernes santo, el arzo- 
bispo del Ecuador monseñor Checa es envene- 
nado en Quito. La causa de este hecho mons- 
truoso fué seguida con celeridad por el juzgado 
hasta fallarla, resultando que los envenenadores 
habían sido los jesuítas, quienes por medio del 
canónigo Andrade y de Solís, portero del ar- 
zobispo, echaron el veneno el dia antes de 
efectuarse la ceremonia de la misa. El arzobispo 
Checa era un sacerdote liberal, que siempre 
se habia opuesto á la intolerancia del clero y á 
toda medida abusiva. 



(*) Los anterioi-es censos dieron: En 1835, 1.010,332; en 
1843, 1.083,801 ; en 1854, 1.439,120; en 1865, 1,819,223. 



128 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia SO 



1538. Batalla frente al Cuzco. Diego Alma- 
gro, gobernador de Chile, que pretendió usur- 
parle á Pizarro, conquistador del Perú, el terri- 
torio que habia sometido, es derrotado por este 
junto á las murallas del Cuzco y tomado prisio- 
nero, haciéndosele sufrir la pena de garrote y 
después decapitándosele públicamente. Alma- 
gro tenia setenta y cinco años de edad. Ambos 
combatientes, á más de las tropas españolas, 
llevaron á la pelea gran número de indios 
aliados. 

1811. Libertad de imprenta. En Buenos Ai- 
res, y antes de un año de su gobierno propio, 
se dá el primer reglamento de libertad de im- 
prenta, estableciéndose una junta suprema de 
censura como tribunal, á donde debian elevarse 
las acusaciones de las obras publicadas. Solo 
las de religión no podrian imprimirse sin per- 
miso del ordinario. 

1813. Ck>bierno del Estado Oriental. Domi- 
nada toda la campaña del Estado Oriental del 
Uruguay por las fuerzas patriotas de Artigas 
y no habiendo quedado más terreno en poder 
de los españoles que la plaza de Montevideo, el 
jefe oriental creyendo llegado el momento de 
dar alguna organización ai país, convoca una 
gran reunión de vecinos de la campaña y de los 
emigrados de la ciudad para formar un gobierno 
civil, dando por resultado ser nombrado Arti- 
gas presidente del cuerpo municipal y goberna- 
dor militar. 

1814. Bloqueo de Montevideo. La escuadra 
argentina, al mando de Brown, bloquea á Mon- 
tevideo, donde se enarbolaba la bandera espa- 
ñola sostenida por el general Vigodet. En el 
puerto de esta ciudad estaba estacionada una 
escuadra realista superior en fuerza y número 
á la bloqueadora. 

1817. Espedicion de Sardina. El general rea- 
lista La Serna, encerrado en la ciudad de Salta 
(República Argentina), desprende una columna 
de setecientos hombres al mando del valeroso 
y entendido coronel español don Vicente Sardi- 
na para ir á atacar al general Güemes en su 
campamento del Caserío del Bañado, á algunas 
leguas de la ciudad. (Yéanse los dias 15 y 22.) 

1842. Ejecución de Martínez. El dia anterior, 
á consecuencia de una fuerte cerrazón, y en las 
primeras horas de la mañana, ^el general don 
Juan Apóstol Martínez, llega perdido á la van- 
guardia del ejército del general Oribe, y es he- 
cho prisionero: esta fuerza se hallaba en el 
Colastiné, provincia de Santa Fé. El general 
Oribe lo manda ejecutar este dia. Martínez per- 



tenecia á las fuerzas del general don Juan Pablo 
López. 

1847. Entrada á Jalapa. El general Scott al 
frente del ejército americano, entra vencedor en 
la ciudad de Jalapa, en Méjico. 

1863. Ferro-carril Central Argentino. A in- 
mediaciones del cementerio Viejo del Rosario 
de Santa Fé, sobre las barrancas del rio Para- 
ná y en una verde planicie, tiene lugar con toda 
la solemnidad del caso, la iniciación de los tra- 
bajos de una de las obras más colosales del 
progreso argentino. El presidente de la Repú- 
blica, general don Bartolomé Mitre, rodeado de 
sus ministros, de las autoridades del país y de 
los altos funcionarios estranjeros, tomando en 
sus manos el pico y sucesivamente la pala, dá 
el primer golpe que simbolizaba la apertura de 
los trabajos del segundo ferro-carril de la Re- 
pública, pero el primero que iba á penetrar en 
el corazón de las provincias del interior, ha- 
ciendo su trayecto del Rosario á Córdoba. La 
ciudad del Rosario celebra con grandes fiestas 
este acontecimiento y la municipalidad hace 
acuñar medallas de oro y plata para la concur- 
rencia distinguida y de otro metal para arrojar 
al pueblo. 

1866. Paso de la Patria. Habiendo el ejér- 
cito aliado contra el Paraguay efectuado la in- 
vasión de este territorio, las fuerzas de López 
emprenden la retirada del Paso de la Patria, 
dejando solo una pequeña guarnición. La es- 
cuadra brasilera formada en orden de batalla 
frente á este punto, bombardeó todo el dia el 
campamento que desde el amanecer estaba 
abandonado ; la pequeña guarnición que habia 
quedado no fué ofendida por estar oculta tras 
de las trincheras. 

1873. Espedicion científica. El ingeniero ca- 
pitán don Jordán Wysocki, en cumplimiento de 
una comisión que habia recibido del gobierno 
argentino, presenta á la autoridad el plano ge- 
neral de la frontera del Chaco austral en las 
provincias de Santa Fé, Sud y Sud-oeste de Cór- 
doba y de San Luis, y varios planos parciales de 
una de las fronteras de Buenos Aires ; de fuertes 
y fortines en que habia tomado parle en su for- 
mación con el ingeniero Melchert y el sargen- 
to distinguido del colegio militar don Ramón 
Falcon. 

1875. Ferro-carril del Este. Se abre al pú- 
blico la primera sección del ferro-carril argen- 
tino del Este, comprendido entre Federación y 
Monte-Caseros, en Entre-Rios. 



129 



Dia SI 



4519. Espedicion de Cortés. Las naves del 
valiente y atrevido conquistador Hernán Cortés 
llegan á San Juan do Ulloa, donde por primera 
vez resuena el estampido del cañón al saludar 
la bandera de Castilla que iba á conquistar el 
poderoso imperio de Méjico. Cortés, para em- 
prender esta espedicion, habia salido de Cuba 
con once buques. 

1790. Nacimiento de Blanco Encalada. En la 
ciudad de Buenos Aires nace don Manuel Blanco 
Encalada. Guerrero de la independencia y una 
de las primeras figuras del ejército y marina de 
Chile, donde hizo su carrera militar, alcanzando 
los grados de mariscal de campo y almirante de 
su escuadra. 

1807. Invasión inglesa, (segunda). Apode- 
radas las tropas inglesas de Montevideo (3 de 
febrero), se hicieron dueñas de la mayor parte 
de la costa oriental del Rio de la Plata. El coro- 
nel Pak, que el año anterior fué hecho prisio- 
nero con Berresford, y se habia fugado de la 
campaña de Buenos Aires donde se hallaba ju- 
ramentado y preso bajo su palabra, con una di- 
visión habia ocupado la Colonia del Sacramento, 
y allí marcha á sorprenderlo el coronel español 
Elío con una fuerza de milicia sacada de Buenos 
Aires. A punto de realizarse su atrevida empre- 
sa, pues ya habia introducido alguna gente en 
el pueblo, es sorprendido y embestido enérgi- 
camente por Pak, teniendo que retirarse con 
su fuerza desorganizada, fracasando la espedi- 
cion. (Véanse los dias 10 de febrero y 8 de 
junio.) 

1809. Empréstito. Se firma en Londres una 
convención entre el príncipe regente de Portu- 
gal don Juan VI y Jorge III de Inglaterra, sobre 
un- empréstito de seiscientas mil libras esterli- 
nas, solicitadas por el primero para poder aten- 
der las necesidades del gobierno del Brasil. 

1815. Elección de San Martin. En 1814 el ge- 
neral San Martin habia sido nombrado goberna- 
dor intendente de la provincia de Cuyo por el 
gobierno central de Buenos Aires, pero elevado 
al mando como supremo director el general Al- 
vear, el 9 de enero de 1815, destituye á San 
Martin de la intendencia de Cuyo, nombrando 
en su lugar al teniente coronel don Gregorio 
Perdriel. Cuando este llega á Mendoza á ocupar 
su puesto, el pueblo se amotina rechazando al 
nuevo intendente, como también lo hace el ca- 
bildo, viéndose obligado Perdriel á regresar in- 
mediatamente á Buenos Aires. San Martin en- 
tonces hace dimisión del mando, que no le es 
aceptada, y reuniéndose el pueblo en cabildo 
abierto el 21 de abril de 1815 niega obediencia 



I 



al director Alvear por no haber sido elevado al 
mando supremo con todos los votos de la na- 
ción, declara rotos sus vínculos de unión con la 
capital y nombra por su propia autoridad go- 
bernador intendente de Cuyo al general San 
Martin. — Los pueblos de San Luis y San Juan se 
adhirieron á la elección de Mendoza. Ya el dia 
15 de este mes habia sido depuesto Alvear, en 
Buenos Aires, por una revolución popular y en 
esta misma fecha se elegia director supremo al 
general Rondeau. Los vínculos de unión vol- 
vieron á reanudarse por medio de otro cabildo 
que tuvo lugar el 1." de mayo del mismo año, 
aceptando el nombramiento del nuevo director 
supremo. 

1822. Combate de Rio Bamba. San Martin se 
habia posesionado de la mayor parte del Perú á 
la vez que Bolívar combatía en Colombia para 
asegurar su libertad ; pero allí el poder español 
aun no estaba quebrado y fuertes ejércitos te- 
nia en campaña. En Nueva Granada se encon- 
traba el general Sucre con poco número de 
fuerzas, y desde Guayaquil solicita auxilios del 
general San Martin para engrosar sus filas y 
combatir al enemigo común ; este le manda una 
división á las órdenes del general Santa Cruz, 
la que se incorpora á Sucre en Saraguna y uni- 
das las dos fuerzas, marchan á libertar la ciu- 
dad de Quito, capital del Ecuador. Así se en- 
cuentran los argentinos al pié del Chimborazo 
habiendo marchado mil seiscientas leguas, des- 
de el Rio de la Plata, abriéndose paso entre las 
bayonetas españolas, teniendo la satisfacción de 
no haberse hecho esperar al llamado de sus 
hermanos de Colombia. Los ejércitos enemigos 
se hallaban á la vista procurando el momento 
de medir sus armas. El 21 de abril tocóle al co- 
mandante don Juan Lavalle el honor de hacer 
conocer á los soldados argentinos en las regio- 
nes ecuatorianas: al frente de noventa y seis 
granaderos de los Andes derrota y acuchilla en 
Rio Bamba á quinientos enemigos que forma- 
ban cuatro escuadrones veteranos , hacién- 
dolos meter á sablazos bajo el fuego de sus in- 
fanterías. Este glorioso combate fué el preludio 
de la batalla de Pichincha, que tuvo lugar el 
24 de mayo. Desde esta época el ejército argen- 
tino figuró en las batallas que dio Bolívar y sus 
generales hasta consolidar la completa emanci- 
pación de Colombia y del Perú. 

1825. Combate de San Salvador. Los treinta 
y tres patriotas orientales al mando del general 
Lavalleja, que desembarcaron el 19 en el Are- 
nal Grande, libran el primer combate en San 
Salvador, contra fuerzas brasileras al mando del 

9 



130 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



jefe oriental don Julián Laguna. El triunfo se 
decide por los patriotas, abriendo, con este pe- 
queño encuentro, el glorioso camino que los 
llevó hasta contribuir poderosamente á salvar 
su patria de la dominación estranjera. 

1828. Toma de las Misiones. En guerra la 
República Argentina y el Brasil, el general 
oriental don Fructuoso Rivera empieza á operar 
contra este, batiendo sus tropas y apoderándose 
de los siete pueblos de Misiones, situados en la 
ribera izquierda del rio Uruguay, de los que se 
hablan posesionado los portugueses en el siglo 
anterior. 

1836. Batalla de San Jacinto. Habiéndose 
declarado independiente el Estado de Tejas de 
la república mejicana, marcha el dictador Santa 
Ana á someterlo y es derrotado por el general 
Hauston en una batalla que libran en San Jacin- 
to. Los téjanos inmediatamente eligen presi- 
dente á Hauston. 

1880. Venta de propiedades religiosas. Ha- 
llándose Bolivia en alianza con el Perú y en 
guerra contra Chile, la convención nacional bo- 
liviana da una ley ordenando la venta en subas- 
ta pública de las propiedades pertenecientes á 
todos los conventos y monasterios de la repú- 
blica, esceptuando una octava parte destinada 
para la alimentación de los religiosos; como 
también ordena la venia de los tesoros de las 
iglesias, comprendiéndose en estas las alhajas 
de las imágenes, con solo la escepcion de los 



vasos sagrados. El producto de estas ventas se 
destina para gastos de la guerra, y se perse- 
guirá como á traidor á la patria al que en el 
pulpito, en la prensa, ó en reuniones públicas 
se oponga á la ejecución de la ley. 

1880. Restos de San Martin. El gobierno ar- 
gentino, asociado al pueblo de Buenos Aires y 
al sentimiento de la república entera, habia 
decretado la repatriación de los restosdel ilustre 
general don José de San Martin, muerto en 
Francia el 17 de agosto de 1850. Una nave de la 
armada argentina, la Villarino, debia conducir- 
lo al suelo patrio. Al saUr este buque del puerto 
del Havre con las reliquias del héroe, el regi- 
miento número 113 de línea de la República 
Francesa, le hizo en la catedral, durante la ce- 
remonia fúnebre, los honores que correspon- 
dían á su graduación militar, acompañando el 
mismo regimiento hasta abordo sus restos. Al 
zarpar el buque, la batería de la ciudad le hizo 
una salva de veintiún cañonazos, que inmedia- 
tamente contestó el Villarino. Todos los repre- 
sentantes de las repúblicas hispano-americanas 
concurren al acto de embarcar el féretro, menos 
el de Chile. (San Martin triunfando en Chaca- 
buco y Maipo, dos grandes batallas que se die- 
ron en el territorio chileno, dio á aquel país su 
libertad y el mismo hízole jurar su independen- 
cia el 12 de febrero de 1818, primer aniversario 
de la batalla de Ghacabuco.) 



Dia 22 



1776. Independencia de los Estados Unidos. 
A la primera sangre derramada en Boston, el 
5 de marzo de 1770, entre los ingleses y los 
americanos del Norte, se siguió el rompimiento 
de las colonias con la madre patria. Se dieron 
batallas, y estas, cada vez más, vigorizaron el 
espíritu de resistencia de los americanos á obe- 
decer los mandatos de la corona. Primero solo 
pensaron en robustecer sus derechos y liberta- 
des; después trataron de su independencia. «El 
22 de abril, dice Spencer en su Historia, la Jun- 
ta de la Carolina del Norte autorizó á sus dele- 
gados en el congreso para que, en unión con 
las demás colonias, proclamasen la independen- 
cia. Según Pitkin, este fué el primer acto pú- 
blico que tuvo por objeto adoptar semejante 
medida.» A la Carolina del Norte, que adquirió 
a gloria de la iniciativa^ siguieron casi todas 
las demás colonias hasta consumar su grandio- 
so pensamiento. 

1778. Rechazo de arreglos. El ministerio in- 
glés, en vista de la decidida y poderosa resisten- 
cia armada de sus antiguas colonias en Améri- 



ca, y de la actitud que acababa de asumir la 
Francia, en la cuestión de su independencia, pro- 
pone arreglos de paz ofreciendo algunas conce- 
siones que antes rehusara ; pero estas, que ya en 
medio de la lucha habían proclamado su inde- 
pendencia, se niegan á todo convenio que las 
volviera á sujetar á la obediencia de la corona, 
manifestándolo así su congreso por unanimidad 
el 22 de abril de 1778; y esta resolución se toma 
diez dias antes de saberse que la Francia cele- 
braba un tratado de comercio y alianza con los 
Estados Unidos. 

1803. Muerte de Toussaint-Louverture. Mue- 
re en una prisión de Besanzon (Francia), el va- 
liente negro general Toussaint-Louverture, fa- 
moso caudillo de Santo Domingo, á quien los 
franceses tomaron con deslealtad, después de 
deberle importantes servicios , embarcándolo 
para Europa en calidad de prisionero. 

1817. Espedicion de Sardina. La espedicion 
que salió el 20 de Salta á las órdenes del coro- 
nel don Vicente Sardina, desde el dia 21 que 
llegó á las Casas del Bañado, á tres leguas de la 



ABRIL 



i31 



ciudad, tuvo que resistir varios ataques que 
con fuerzas muy numerosas le llevaron las 
guerrillas salteñas, y hasta el 22 que regresó sin 
haber conseguido sino contrastes, sostuvo va- 
lientemente combates seguidos y sorpresas de 
varias emboscadas, perdiendo mucha gente. El 
mismo jefe Sardina fué herido el 21 de un bala- 
zo y espiró al llegar á Salta, llenando de cons- 
ternación al ejército español, por ser un militar 
querido por sus relevantes méritos. (Véanse 
los dias 20 y 5 de mayo). 

1829. Batalla de San Roque. El general don 
Juan Bautista Bustos después de la sublevación 
de Arequito (enero 8 de 1820) se habia apode- 
rado del gobierno de Córdoba, donde permane- 
cía hasta que el general don José María Paz, de 
acuerdo con las miras reaccionarias que sur- 
gieron de la revolución de Lavalle del 1." de di- 
ciembre, invadió la provincia al frente de un 
ejército unitario. A la aproximación de Paz, 
Bustos abandona la ciudad y se sitúa con sus 
fuerzas en la finca de San Roque, departamento 
de la Punilla: allí vá á buscarlo su rival. Des- 
pués de varios arreglos á fin de evitar la guerra 
civil, los que no tuvieron efecto porque la idea 
de Bustos era ganar tiempo hasta recibir-auxi- 
lios que habia pedido á los gobernadores fede- 
rales del interior, es atacado, y en una batalla 
que libran los dos ejércitos, tiene que ceder el 
campo en la más completa derrota, y refugiar- 



se en la Rioja al amparo del general Quiroga. 
Con esta victoria, que según el mismo general 
Paz le fué muy fácil adquirirla, queda éste due- 
ño de toda la provincia de Córdoba. 

1864. Constitución de Venezuela. La repú- 
blica venezolana se dá una constitución que se 
apoya en bases completamente democráticas. 
La soberanía pertenecerá solo al congreso y el 
presidente no tendrá el derecho de veto en ma- 
teria legislativa. 

1876. Ferro-carril á Campana. Se abre al 
servicio del público la nueva línea de ferro- 
carril que se acababa de construir, desde la 
ciudad de Buenos Aires á Campana. 

1880. Bombardeo del Callao. La escuadra 
chilena habia establecido bloqueo al puerto del 
Callao, el 10, dando su jefe un plazo de ocho 
dias para que lo desalojaran los buques neutra- 
les, haciendo también presente que pasado ese 
término bombardearía la ciudad. Este plazo fué 
prolongado algunos dias más por pedido de los 
cónsules estranjeros, y el dia 22, pasado ya el 
nuevo término fijado, empieza el bombardeo á 
la ciudad y fuertes, ocasionando grandes des- 
trozos y muertos en la población y en los buques 
de guerra peruanos Union y Oroya que se ha- 
llaban en el puerto. En el Mo.rañon las bombas 
ocasionaron un pequeño incendio y otro en el 
arsenal que se apagaron inmediatamente. 



Dia 2B 



1497. Administración. Los reyes de España, 
confirmando todos los privilegios de asiento y 
capitulación que hablan dado al almirante Cris- 
tóbal Colon el 17 de abril de 1492 y el 28 de 
mayo de 1493, le dan también las instrucciones 
para administrar las poblaciones fundadas en las 
tierras descubiertas en el Nuevo Mundo, impo- 
ner tributo á los indios, acuñar oro y difundir 
conocimientos útiles por medio de trescientos 
treinta trabajadores de diferentes oficios que le 
envían. 

1554. Batalla de Bio-Bio. Muerto Valdivia 
(diciembre 24), tomó el mando de las fuerzas 
españolas el capitán Francisco de Villagran, uno 
de los que en su testamento designaba para el 
mando el conquistador. Después de tomar al- 
gunas medidas militares se puso en campaña, 
con algunos indios auxiliares, con objeto de so- 
meter á los araucanos y asegurar la conquista 
de Chile ; mas al atravesar las serranías de Ma- 
rigueñu, en el Bio-Bio, se vio súbitamente ata- 
cado por un gran número de enemigos que los 
rodearon por todas partes : Lautaro los manda- 



ba y no tardó mucho en ponerlos en derrota en 
la terrible batalla que se dio. Villagran y algunos 
españoles pudieron salvarse y refugiarse en 
Concepción. También llamóse á esta batalla de 
la cuesta de Villagra. — Poco después fué aban- 
donada la ciudad de Concepción retirándose sus 
pobladores á la ciudad de Santiago. 

1685. Fundación de Mocha. En la margen 
del rio Bio-Bio se ponen los cimientos del pue- 
blo de Mocha, como á dos leguas de la ciudad 
de Concepción, en Chile. Mocha se pobló con 
setecientas personas que abandonaron la isla 
de este nombre por orden del presidente don 
José de Garro, para que habitasen en tierra 
firme. 

1816. Neutralidad. El gabinete inglés orde- 
na á sus almirantes en América y autoridades 
de tierra, guardar la más estricta neutralidad 
entre España y sus colonias disidentes. 

1829. Desalojo de Montevideo. Las tropas 
imperiales que ocupaban á Montevideo, conclu- 
yen de evacuar la ciudad, á consecuencia de la 
convención de 27 de agosto de 1828 entre la 



132 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



República Argentina y el Brasil, por la que el 
ejército brasilero debía retirarse del Estado 
Oriental. 

-1835. Muerte de Cruz. En la ciudad de Bue- 
nos Aires deja de existir el brigadier general 
don Francisco Fernandez de la Cruz. Empezó 
sus servicios combatiendo las invasiones ingle- 
sas en su país natal en los años VI y VII, y más 
tarde hizo la guerra de la independencia. Ocupó 
puestos distinguidos, entre ellos el ministerio 
de la guerra en la administración de varios go- 
biernos. 

1863. Escuela de Artes y Oficios. El presi- 
dente de la República, general Mitre, inaugura 
en el Rosario de Santa Fé una escuela de Artes 
y Oficios. El mismo presidente el dia 20 habla 
inaugurado los trabajos del ferro-carril del Ro- 
sario á Córdoba. 

1866. Desalojo del Paso de la Patria. La pe- 
queña guarnición paraguaya que habla quedado 



en el Paso de la Patria, al retirarse el ejército 
el dia 20 abandona este punto, incendiando el 
pequeño pueblo. 

1880. Destrucción de Marshfield. Un hura- 
can de inaudita violencia destruye completa- 
mente la ciudad de Marshfield, en Norte Amé- 
rica, y devasta una gran parte del Estado del 
Missouri. 

1881. Erupción del Colima. En Guzman, po- 
blación perteneciente al Estado de Jalisco (Mé- 
jico) tiene lugar una erupción del volcan Colima 
empezando á arrojar abundantísimas cenizas y 
columnas formidables de humo mezcladas de 
llamas gigantescas y azuladas que iluminaban 
un radio de tres leguas, haciendo estremecer 
la tierra con truenos subterráneos y pavorosos. 
Toda la noche dura esta escena titánica, hasta 
las cinco de la mañana, que se calma por una 
hora, volviendo nuevamente á arrojar una llu- 
via de ceniza finísima que vela la luz del sol. 



Dia 24 



1554. Incendio de Concepción. A consecuen- 
cia de la batalla del dia anterior en Bio-Bio, las 
fuerzas de Villagran abandonan la ciudad de 
Concepción que hablan ocupado; los araucanos 
se apoderan de ella y la incendian inmediata- 
mente. 

1814. Ocupación de Concepción y Talcahua- 
no. El ejército español, triunfante de las fuer- 
zas patriotas en el terricorio chileno, se apodera 
de las ciudades de Concepción y Talcahuano 
que hablan sido abandonadas. 

1821 . Regreso del rey de Portugal. Habiendo 
abdicado la corona del Brasil don Juan VI, se 
embarca en Rio Janeiro para regresar á su rei- 
no de Portugal. 

1844. Sitio de Montevideo. Las fuerzas de la 
plaza sitiada de Montevideo, hacen una salida 
y sostienen un combate con las tropas sitiado- 
ras del general Oribe. Por ambas partes las pér- 
didas fueron grandes, sin que ninguna de las 
dos fuerzas consiguiese ventaja alguna. La le- 
gión francesa que se habia armado en la plaza, 
fué la que tuvo más bajas. 

1854. Muerte de Seguróla, En Buenos Aires 
deja de existir el canónigo dignidad doctor don 
Saturnino Seguróla. Este ilustrado sacerdote se 
distinguía por sus virtudes y sus muchos cono- 
cimientos y apuntaciones sobre historia patria. 

1876. Ocupación de Carahué. Los goljiernos 
de más buena voluntad que hablan tratado de 
asegurar la frontera Sucl de Buenos Aires, no 
consiguieron más que transitorios resultados, 
concluyendo por ocupar seriamente la atención 
del país esta cuestión en que debia resolverse 



su verdadera importancia comercial. El doctor 
Alsina, ministro de la guerra, emprende, desde 
que subió al poder, esta obra que tantos esta- 
distas y reputaciones militares no hablan podi- 
do llevar á cabo. Los indios se enseñoreaban 
por todas partes, y el ejército argentino, desa- 
lentado y á pié y sin recursos, no podia conte- 
ner sus depredaciones; pero la voluntad inque- 
brantable del ministro y de las virtuosas tropas 
que lo acompañaban, mandadas por el coronel 
Levalle, salva al fin todas las dificultades, des- 
pués de dos sangrientos combates y de casi pe- 
recer de hambre y de frió, y ocupan á Carahué, 
el punto principal, por larguísimos años, de las 
operaciones de las tribus del desierto. Este 
punto que costó tantos sacrificios, vino al fin á 
asegurar la frontera en una inmensa zona, sien- 
do el primer paso dado á la verdadera conquis- 
ta del desierto, que poco más tarde debia rea- 
lizar otro ministro de la guerra , el general 
Roca. 

1877. Funeral á Rosas. En Buenos Aires, á 
causa de demostraciones públicas, el gobierno 
prohibe á los hijos y nietos del general don Juan 
Manuel de Rosas, hacerle un funeral sencillo 
que tenían anunciado para este dia en el tem- 
plo de San Ignacio, y en su lugar el pueblo, se- 
cundado por las autoridades, hace otro en la 
Catedral por las víctimas de su gobierno. 

1882. Asesinato de Crevaux. Una espedicion 
científica, bajo la dirección del sabio geógrafo 
francés doctor don Julio Crevaux, habia salido 
de Bolivia siguiendo el curso del rio Pilcomayo, 
con intención de esplorarlo hasta su desembo- 



133 



cadura en el rio Paraguay. Llevaba varios dias 
de marcha y de estudios hasta llegar al punto 
conocido por Tello, de la tribu Tape Chico, y 
desembarcando con su comitiva engañado por 
las demostraciones amigables de los indios, á 



quienes hicieron varios regalos, fueron bárba- 
ramente asesinados por estos. Grevaux y trece 
de sus compañeros fueron víctimas de los sal- 
vajes, salvando solo dos bolivianos que dejaron 
cautivos. 



Dia 25 



1500. Toma de posesión del Brasil. Una flota 
portuguesa mandaba por Pedro Alvarez de Ga- 
bral, arriba al vasto territorio del Brasil, que ya 
habia descubierto Pinzón, y al punto donde des- 
embarca le dá el nombre de Puerto Seguro; 
tomando asimismo posesión de él en nombre 
del rey de Portugal. 

1544. Conspiración del Paraguay. Estando 
de gobernador en la Asunción del Paraguay el 
capitán español Alvar Nuñex Cabeza de Vaca, 
los oficiales reales que allí habia se conjuran 
contra él y consiguen reducirlo á prisión. Ha- 
biendo formado un nuevo gobierno, poco tiem- 
po después, mandan á España, en calidad de 
preso, á Cabeza de Vaca; pero allí es declarado 
inocente de las inculpaciones que se le hacian. 

1781. Batalla de Hobkirk's Hill. El general 
inglés lord Rawdon ataca al general Greene en 
Hobkirk's Hill donde se habia atrincherado. Des- 
pués de un combate encarnizado abandonan el 
campo los americanos, pero retirándose en or- 
den y llevándose algunos prisioneros. 

1811. Toma de San José. Después de la to- 
ma de Mercedes (28 de febrero) el comandante 
don Venancio Benavides, siguiendo su movi- 
miento reaccionario se apodera del pueblo de 
San José, en la Banda Oriental, tomando prisio- 
nera á toda la guarnición realista. 

1812. Combate de San Garlos. Las fuerzas 



españolas en un combate en San Garlos vencen 
á las de los patriotas venezolanos. 

1844. Reconocimiento de independencia. Se 
Arma en Madrid un tratado de paz, amistad y 
reconocimiento de la independencia de Chile. 

1862. Toma de Nueva Orleans. La escuadra 
federal á las órdenes del capitán Farragut, des- 
pués de seis dias de continuo combate con las 
fortificaciones de Nueva Orleans, defendida por 
el general separatista Mansfield Lovell, toma 
esta ciudad, que es incendiada por los defen- 
sores al retirarse. 

1863. Ataque á Puebla. Un nuevo asalto por 
las tropas francesas, llevado con heroicidad 
contra la ciudad de Puebla, se estrella ante el 
incontrastable valor de los mejicanos. Los si- 
tiadores tienen que volver á su campo habien- 
do sufrido pérdidas inmensas en el asalto in- 
fructuoso que dieron. (Véase el dia 8 y 5 de 
mayo.) 

1879. Mediación de Inglaterra. El ministro 
inglés, señor Saint Jhon, ofrece al Perú, en 
nombre de su gobierno, la oficiosa mediación de 
este, á fin de poner todos los medios posibles 
para evitar la guerra entre esta nación y Chile, 
en la cuestión suscitada con motivo de la inva- 
sión operada por los chilenos en el territorio de 
Solivia, su aliada, sin declaración alguna de 
guerra. 



Dia 26 



1538. Batalla de Salinas. Las fuerzas de 
Hernando Pizarro y las de Almagro, que las 
mandaba Orgoñez por hallarse enfermo el cau- 
dillo, dan una batalla en Salinas, á una legua 
del Cuzco. La victoria se declara por Pizarro, 
siendo' asesinado Orgoñez al rendirse, después 
de haber hecho varias proezas de valor. El ven- 
cedor entra al Cuzco donde toma prisionero al 
mariscal Almagro, encontrándolo postrado en 
el lecho. 

1544. Aclamación de Irala. Los conjurados 
que el dia anterior hablan depuesto y reducido 
á prisión á Nuñez Cabeza de Vaca, en la Asun- 



ción, aclaman al capitán Domingo Martínez de 
Irala para gobernador del Paraguay. 

1607. Espedicion de Newport. La Compañía 
de Londres, con objeto do colonizar la América 
del Norte, habia hecho salir de Inglaterra, el 
9 de diciembre de 1606, una espedicion al man- 
do del capitán Newport, y después de una tra- 
vesía larga y fatigosa, llega esta á echar el an- 
cla en la bahía de Chesapeake. 

1812. Nacimiento de Gané. En la ciudad de 
Buenos Aires nace el doctor don Miguel Gané, 
literato y publicista de crédito. 

1818. Bloqueo de Valparaíso. Estando blo- 



434 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



queado el puerto de Valparaíso por las naves 
españolas, son obligadas estas á retirarse y de- 
jar libre el puerto, por el Pueijrredon y la Lom- 
taro que ostentaban la bandera chilena. 

1826. Compra de territorios. El senado de 
los Estados Unidos ratifica un tratado con los 
indios creeks, por el cual estos cedian algunas 
tierras de Georgia, mediante el pago de dos- 
cientos diez y siete mil duros, y una anualidad 
perpetua de veinte mil; destinándose otras can- 
tidades para sufragar los gastos de los indios 
que quisieran emigrar en el término de dos 
años, en cuyo caso se les baria también un do- 
nativo. 

1828. Espedicion á Misiones. De la Punta 
del Diamante marcha una espedicion compues- 
ta de santafecinos, entrerianos y cordobeses al 
mando del general don Estanislao López, con 
objeto de ocupar las Misiones orientales y hos- 
tilizar por esa región al Brasil, es'.ando empe- 
ñada la guerra entre la República Argentina y 
el imperio. El 21 de este mismo mes ya hablan 
sido tomadas las Misiones por el general Rive- 
ra, por lo que esta espedicion tuvo que regre- 
sar en breve. 

4829. Batalla del Puente de Márquez. Des- 
pués de los acontecimientos dell.'dediciembre, 
el general Lavalle, al frente de fuerzas vetera- 
nas que hablan hecho la campaña del Brasil, 
invade á Santa Fé provocando al general don 
Estanislao López á librar en una batalla cam- 
pal la suerte de los partidos en lucha; pero Ló- 
pez responde al reto de su enemigo haciéndole 
una guerra tenaz de montonera. El jefe unita- 
rio no pudiendo resistir este género de hostili- 
dades y teniendo noticias del aniquilamiento de 
la división que mandaban los coroneles Rauch 



y Estomba, reconcentra sus fuerzas en la pro- 
vincia de Buenos Aires. Allí lo van á buscar el 
general López con sus santafecinos y el coronel 
Rosas, mayor general del ejército, con las mi- 
licias porteñas, y en el Puente de Márquez li- 
bran una reñida y sangrienta batalla, dando 
por resultado definitivo que ambas fuerzas pro- 
claman la victoria, pero las consecuencias fue- 
ron favorables al ejército federal. 

1865. Rendición de Johnston. La guerra nor- 
te-americana acababa de finalizar con la ren- 
dición del general Lee; el ejército separatista 
de la Carolina del Norte á las órdenes del gene- 
ral Johnston, compuesto de cuarenta mil hom- 
bres, no teniendo objeto de continuar con las 
armas en la mano, se rinde al ejército federal 
con las mismas condiciones que el de Virginia. 

1865. Muerte de Booth. Perseguido por un 
destacamento John Wilkes Booth, asesino del 
ilustre presidente Lincoln, es alcanzado en Port- 
Royal, y como no se quisiera entregar é hiciera 
fuego contra sus perseguidores, es muerto en 
el acto. 

1881. Esplosion del Dotterell. Media hora 
después de haber fondeado en Punta Arenas 
(Estrecho de Magallanes) la cañonera inglesa 
Dotterell, hace una tremenda esplosion hun- 
diéndose en el mar. De ciento cincuenta y tres 
tripulantes que montaba, solo se salvan doce, 
todos heridos, aunque levemente, contándose 
entre estos al comandante del buque R. Evans. 
La causa de esta horrorosa catástrofe no la co- 
noce ninguno de los sobrevivientes, y solo su- 
ponen que sea motivada por la esplosion de un 
caldero que pudiera haber infiamado la santa- 
bárbara. 



Dia 27 



1521. Muerte de Magallanes. En las islas de 
San Lázaro, ó Filipinas, mandadas por reyezue- 
los indígenas, el más poderoso era el de la es- 
tensa isla de Zebú, quien se habla sometido á 
Magallanes, recibiendo el bautismo y recono- 
ciendo la autoridad de España ; pero los habi- 
tantes de un islote llamado Mactan se niegan á 
la obediencia, y entonces el marino portugués 
desembarca con sesenta hombres á objeto de 
someterlos. Una inmensa cantidad de indios les 
rodean, descargando sobre ellos piedras y otros 
proyectiles. Sin embargo de los prodigios de va- 
lor de los españoles, después de una hora de 
combate, tienen que emprender la retirada, 
acosados por la multitud. Magallanes y ocho de 
sus compañeros perecieron de esta suerte. Su 
flotilla, que quedó al mando del piloto Juan Se- 



bastian del Gano, volvió á Europa por el Cabo 
de Buena Ezperanza, realizando de este modo 
el primer viaje que se ha hecho alrededor del 
mundo. Solo llegó á España (setiembre 27 de 
1522) con diezisiete compañeros de los dos- 
cientos sesenta y cinco que habian salido tres 
años antes. 

1791. Nacimiento de Morse. En Gharleston, 
en el Massachussets, Estados Unidos de la Amé- 
rica del Norte, nace Samuel Finley Bréese Mor- 
se, inventor del telégrafo eléctrico, cuyo des- 
cubrimiento lo hace á bordo de un buque en el 
Océano, en su travesía de Inglaterra á los Esta- 
dos Unidos. 

1805. Ataque á Déme. El gobierno de los Es- 
tados Unidos habia mandado una escuadra á 
contener los avances de las autoridades de Tu- 



135 



nez y Marruecos, y encontrando dividido el país 
por la guerra civil los marinos americanos á las 
órdenes del comodoro Barren, apoyando al prín- 
cipe destronado Hamet, toman parte en el ata- 
quey asalto de la ciudad de Derne, defendida por 
los turcos. Por primera vez la bandera estrella- 
da flamea en un fuerte del viejo mundo. 

1813. . Toma de York. Las tropas americanas 
loman la plaza de York ( ahora Toronto, capital 
del Canadá superior), que era ocupada y defen- 
dida por los ingleses. Los vencedores encuen- 
tran en esta ciudad un espléndido botin, pero 
pierden al general Pike, jefe de las fuerzas asal- 
tantes, víctima de la esplosion de un polvorín. 

1818. Combate en Valparaíso. La corbeta 
chilena LoAito.ro sostiene frente á Valparaíso un 
combate desigual con la fragata Esmeralda y el 
bergantín Pezuela, de la armada española, lo- 
grando el bravo capitán de la Lautaro don Jorge 
O'Brien, abordar á la Esmeralda con solo vein- 
ticinco hombres ; pero en la lucha que allí se 
sostiene cuerpo á cuerpo muere gloriosamente 
este distinguido oficial, después de haber he- 
cho arriar la bandera enemiga. Este contraste 
hace que los patriotas abandonen la fragata y 
vuelvan á su buque. 

1822. Nacimiento de Grant. En los Estados 
Unidos de la América del Norte nace el general 
Ulises S. Grant, á quien le cupo la gloria de 
concluir la guerra entre unionistas y separatis- 
tas que tuvo esta nación. Más tarde fué elevado 
á la presidencia de la República. 

1826. Ataque á la Emperatriz. La escuadra 
brasilera se hallaba fondeada en el puerto de 
Montevideo bajo los fuegos de las baterías; 
Brown, jefe de la flotilla argentina, concibe uno 
de esos atrevidos pensamientos que tanta gloria 
le dieron por su valentía estraordinaria, y en la 



noche del 27 avanza con parte de sus buques 
hasta tocar con la proa de las naves del impe- 
rio y atraca al lado de la fragata Emperatriz con 
intención de abordarla; pero en la duda de que 
fuera la Doris, de S. M. B., que se hallaba an- 
clada en el puerto, pierde un tiempo precioso, 
dando lugar á la tripulación de la Emperatriz á 
hacer zafarrancho y aprestarse á la pelea con el 
mayor orden. Brown, que montaba el bergan- 
tín Veinticinco de Mayo, ataca á la fragata se- 
cundándole el bergantin Independencia, capitán 
Bathurst, en tan desigual combate. Una hora y 
cuarto duró el fuego, hasta que apercibido 
Brown de que le rodeaba el resto de la escuadra 
imperial, se retiró, si bien no llevándose la fra- 
gata, dejándola bastante destrozada y sin vida á 
su distinguido jefe Luis Barroso Pereira, que 
cayó como un valiente al pié de su bandera, 
mandando la pelea hasta el momento de es- 
pirar. 

1852. Revolución de Córdoba. Caído el go- 
bierno de Rosas (3 de febrero), el pueblo cor- 
dobés trata de reivindicar sus derechos, dando 
en tierra con el estado de cosas, que bajo la in- 
fluencia y el poder dictatorial de aquel gober- 
nador de Buenos Aires, se habla creado, tanto 
en Córdoba como en el resto de las provincias 
argentinas. El 27 de abril de 1852 los ciudada- 
nos reunidos bajo la dirección de los coroneles 
don Norberto de Zavalia y don Manuel Esteban 
Pizarro, se alzan en armas, y después de una 
corta resistencia de las fuerzas del gobierno, 
queda triunfante la revolución. Don Manuel 
López que estaba al frente de la administración 
desde 1835, es tomado preso y encarcelado. — Al 
dia siguiente el pueblo ehge gobernador provi- 
sorio al doctor don Alejo Carmen Guzman. 



Dia S8 



1521. Buques echados al agua. Hernán Cor- 
tés echa al agua una flotilla de trece berganti- 
nes que habla hecho construir con madera de 
los bosques americanos, y que habla sido con- 
ducida por los indios aliados desde lugares le- 
janos, la cual debia prestarle importantes ser- 
vicios en el sitio que iba á poner á la ciudad de 
Méjico. 

1760. Batalla de Sillery. El general francés 
Levi, al frente de un ejército, se presenta en las 
alturas de Abrahan con objeto de reconquistar 
la plaza de Quebec que se hallaba en poder de 
los ingleses ; mas el general Murray, encargado 
de su custodia, hace una salida con pocas fuer- 
zas, antes que le pusieran sitio, y en la batalla 
que libra en la llanura de SUlery es completa- 



mente derrotado, teniendo que encerrarse en la 
plaza con la gente que salva. Inmediatamente 
el general francés pone sitio á Quebec, el cual 
solo duró dieziocho dias, por ser la plaza so- 
corrida con numerosas fuerzas. 

1788. Ratificación. El Estado de Maryland 
ratifica la constitución federal de los Estados 
Unidos de América. 

1800. Nacimiento de Tupper. En la isla de 
Guernesey, costa de Normandía, y bajo la ban- 
dera inglesa, nace Guillermo Devic Tupper, uno 
de los guerreros de la independencia sud-ame- 
ricana. Coronel del renombrado batallón Pude- 
to, después de haber hecho las campañas de 
la libertad, muere en Cancha-Rayada el 17 de 
abril de 1830, envuelto en las disensiones intes- 



136 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



tinas que tanto afligieron á Gliile, como á las 
demás repúblicas hispano-americanas, después 
de su libertad. 

1820. Combate de La Plata. El ejército pa- 
triota á las órdenes del general Mires, derrota, 
en un combate que tiene lugar en La Plata 
(Ecuador) á una columna del ejército español 
mandada por el general Calzada. 

1862. Combate de Coimbres. Los franceses 
que llevaban la guerra á Méjico, atacan á las 
fuerzas del gobierno, sosteniendo un reñido 
combate, y consiguen desalojar á los mejicanos 
de las posiciones que ocupaban en las monta- 
ñas de Coimbres, cerca del pueblo de Aculcin- 
go. Este fué el primer hecho de armas de las 
tropas francesas en su invasión á Méjico. 

1877. Descubrimiento de una ciudad indígena. 
Una comisión nombrada por el gobierno nacio- 
nal para informar sobre el terreno y los objetos 
encontrados de una antigua ciudad indígena, 
descubierta en 1876 por don Inocencio Liberani, 
en Loma Rica, valles de Santa María, en la pro- 
vincia argentina de Catamarca, da cuenta es- 
tensa de la forma y radio de la población, del 
descubrimiento hecho en las escavaciones de 
una sala con asientos y una tribuna, de un ne- 
crópolis donde se hallaron restos humanos y al- 



gunos teniendo al lado utensilios de uso, de va- 
rios objetos de piedra y barro cocido, algunos 
con pinturas y signos que se asemejan á los ge- 
roglíflcos egipcios, pero que no ha sido posi- 
ble descifrar ni conocer la época de la existencia 
de esta ciudad, ni el nombre con que era cono- 
cida. 

1879. Mediación de Inglaterra. El gobierno 
peruano contesta á la nota del ministro de su 
majestad británica de 25 del presente, no acep- 
tando la oficiosa mediación ofrecida por su go- 
bierno, á fin de evitar la guerra ya iniciada con 
la República de Chile. Fundando esta negativa 
el gabinete del Perú, se espresa así en un pár- 
rafo de su nota: «Desgraciadamente, como es 
público, las hostilidades han comenzado por 
parte del gobierno de Chile y bajo formas que 
revisten todos los caracteres de la barbarie; 
pues con infracción de las leyes de la guerra, que 
todas las naciones civilizadas reconocen y ob- 
servan, ha bombardeado é incendiado poblacio- 
nes comerciales é indefensas, como Huanillo, 
Pabellón de Pica, Moliendo, Pisagua é Iquique ; 
y aun ha llegado á arrojar bombas sobre un 
convoy que partia del último de dichos puertos 
conduciendo mujeres y niños que se alejaban de 
esa ciudad. » 



Dia S9 



1725. Entrada á la Asunción. Zabala, gober- 
nador de Buenos Aires, que habia espediciona- 
do al Paraguay para arrojar de allí al usurpador 
Antequera, entra con su ejército á la Asunción, 
que ya el 5 de marzo habia abandonado este. — 
Zabala repone á las autoridades legales que ha- 
blan sido depuestas y no se retira hasta dejar el 
país tranquilo y organizado. 

1760. Entierros de pobres. El rey de España 
espide una cédula ordenando á los curas de 
Buenos Aires diesen entierro gratuito á los ca- 
dáveres de los pobres, pues se negaban á ha- 
cerlo porque no se les pagaban derechos parro- 
quiales, € dando lugar, dice la cédula, á que los 
coman los cerdos y otros animales por tenerlos 
arrojados en lugares muy inmundos.» 

1803. Rechazo de las pretensiones del Brasil. 
El cabildo de Buenos Aires rechaza, en términos 
dignos, las pretensiones del príncipe regente 
del Brasil manifestadas en nota de 3 de marzo, 
para que esta ciudad y su territorio le prestaran 
obediencia, alegando derechos de sangre por 
parte de su esposa la princesa Carlota, como 
hermana de Fernando VII, y por haber sido este 
despojado de su corona. 

1814. Toma del Jaunambú. Los indepen- 
dientes de Nueva Granada á las órdenes del 



caudillo Marino toman por asalto las líneas for- 
tificadas de los españoles, mandados por el ma- 
yor general Aymerich, en las orillas del Jau- 
nambú, 

1824. Revolución en Mendoza. Aumentando 
cada vez más la circulación de moneda feble en 
Mendoza, el pueblo haciendo responsable de 
este hecho al gobernador don Pedro Molina, se 
reúne en la plaza en actitud hostil y exige un 
cabildo abierto, el que tiene lugar, destituyendo 
á dicho gobernador y nombrando un triunvirato 
para sustituirlo. — El nuevo gobierno solo tiene 
dos dias de existencia, pues la cámara de dipu- 
tados que desaprobó lo hecho el 29 de abril, y 
ante quien Molina renunció el mando reiteradas 
veces, teniendo la fuerza pública de su parte, 
nombra nuevo gobernador en la persona del co- 
ronel don José Alvano Gutiérrez, y destierra 
fuera de la provincia á los principales promoto- 
res de la revolución. 

1843. Combate de Bella-Vista. Las fuerzas 
de los revolucionarios de Corrientes (6 de 
marzo) una vez que hablan dominado á casi 
toda la provincia, se pusieron á operar contra 
sus enemigos de causa, y el jefe de reserva co- 
ronel don Juan Madariaga ataca y yence en un 
combate en Bella-Vista á una fuerza entre-riana 



137 



y correntina mandada por el jefe Góngora, lan- 
zando á los dispersos sobre la provincia de 
Entre Ríos. 

1847. Muerte de Anchorena. Fallece en Bue- 
nos Aires el doctor don Tomás Manuel Ancho- 
rena. Se hallaba desempeñando el cargo de 
corregidor mayor cuando estalló la revolución 
del año X, en cuyo carácter firmó la memorable 
acta del 25 de mayo y fué también signatario del 
acta de la independencia, y sostenedor más 
tarde del sistema federal. Retirado á la vida 
privada fué nombrado en agosto del año XXXIV, 
gobernador y capitán general de la provincia de 
Buenos Aires, distinción que no aceptó. El go- 
bierno le decreta honores fúnebres. 

1877. Ferro-carril elevado. En febrero de 
1871 el doctor Gilbert, sabio ingeniero norte- 
americano, propuso al municipio de Nueva York 



la construcción de un ferro-carril elevado sobre 
las calles y plazas de aquella ciudad; entonces 
se miró como irrealizable este proyecto, pero 
el doctor Gilbert no desmayó y siguió impertér- 
rito en la prosecución de su gran pensamiento, 
hasta que en marzo de 1876, vio satisfechos sus 
esfuerzos al darse principio á las obras bajo su 
dirección. La inauguración de esta atrevida 
construcción tiene lugar el 29 de abril de 1877, 
pasando un tren por la Sesta Avenida, cerca 
de JefTerson Market, ante una inmensa concur- 
rencia. La via férrea está colocada á diez me- 
tros de altura sobre anchas traviesas de hierro 
y madera que descansan sobre sólidos postes; 
por debajo pasan carruajes, tranvías, etc., etc. 
La máquina está cubierta para que no caigan 
cenizas ni chispas. 



Dia 30 



1492. Títulos dados á Colon. Los reyes cató- 
licos espiden en Granada, á favor de Cristóbal 
Colon, que debia lanzarse al Océano á hacer des- 
cubrimientos, el título de almirante, virey y go- 
bernador de las islas y tierra firme que descu- 
briese. 

1789. Presidente Washington. Triunfante la 
América del Norte, reunidos los Estados y cons- 
tituida la nueva república, el congreso habia 
nombrado presidente de la nación al general 
Jorge Washington. Prestando el juramento de 
ley, el elegido se recibe del poder el 30 de abril 
de 1789. Washington, pues, fué el primer pre- 
sidente que tuvieron los Estados-Unidos del 
Norte. 

1803. Venta de la Luisiana. Se concluye un 
tratado entre los Estados Unidos y la Francia, 
por el cual esta nación vende á la primera el 
territorio de la Luisiana, en la cantidad de 
ochenta millones de francos. 

1815. Rehabilitación de Artigas. El 5 de abril 
de 1815 el cabildo de Buenos Aires dio una pro- 
clama declarando al caudillo oriental Artigas 
«oscuro aventurero y jefe de bandidos», y el dia 
30 del mismo mes da otra desautorizando la pri- 
mera porque «ella no es más que un tejido de 
imputaciones execrables contra el ilustre y be- 
nemérito jefe de los orientales don José Gerva- 
sio Artigas.» Para este súbito cambio de opinión 
dá la corporación como causa el haber sido 
precisada con amenazas por el tirano á firmar 



aquella. Hace alusión al director Alvear, á quien 
el cabildo revolucionario del dia 15, consigue 
derrocar el 16. 

1815. Toma de Mompox. Los españoles á 
las órdenes del capitán don Ignacio Larrus, 
toman la importante ciudad de Mompox, en 
Nueva Granada. Esta ciudad se hallaba mal de- 
fendida á causa de las rivalidades de los gene- 
rales patriotas Castillo y Bolívar. Con esta plaza 
y otros puntos que á la vez cayeron en poder de 
los realistas, se toma un gran parque que acabó 
de debilitar á los patriotas. 

1842. Restos de Bolívar. Se decreta en Ve- 
nezuela honores fúnebres al general Bolivar y 
la solemne traslación de sus restos de la ciudad 
de Nueva Granada, donde descansaban hacia 
doce años. 

1857. Tratado de comercio. El congreso de 
Venezuela aprueba un tratado de comercio y 
navegación, celebrado el año anterior con la 
Francia. 

1881. Restos de Víamont. Habiendo condu- 
cido la cañonera argentina Paraná desde Mon- 
tevideo los restos mortales del guerrero de la 
independencia, general don Juan José Viamont, 
son desembarcados en Buenos Aires y conduci- 
dos al cementerio con todos los honores milita- 
res correspondientes á su alta graduación; 
tributándole el pueblo, asimismo, los homenajes 
debidos á sus grandes virtudes cívicas. 



138 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



MAYO 



Dia 1 



4532. Esterminio de indios. Guando se des- 
cubrió la isla de Cuba (18 de octubre de 1492), 
se contaban á millares los naturales : la sed de 
sangre, de riquezas y el fanatismo de los con- 
quistadores, tanto esterminaron á los indios, 
que casi despoblaron la isla. Gomas, autor de la 
obra titulada Lo.s Antillas, dice : «En 1.° de mayo 
de 1532, el licenciado Vadillo escribió en San- 
tiago de Guba una carta para la emperatriz, 
asegurando que entre los naturales de la isla y 
los traídos de otros varios puntos de América 
no habia en Guba más de cuatro á cinco mil in- 
dígenas, cifra sumamente exigua en compara- 
ción de la que se encontró en los primeros 
meses de la conquista.» 

1535. Descubrimiento de California. Hernán 
Gortés descubre la Galifornia y reconoce la costa 
oriental de la gran península. 

1623. Inundación de Córdoba. Una gran cre- 
ciente del Rio Primero, ocasionada por copiosas 
lluvias, inunda la ciudad de Górdoba (República 
Argentina). El granizo y piedra que caen cuesta 
algunas vidas á sus habitantes y mucha des- 
trucción en las haciendas. 

1632. Saqueo de Iguarazú. Los holandeses, 
que siempre tenian sus miras de apoderarse de 
algunos puntos del Brasil, ó de encontrar un 
buen botin por medio de empresas arrojadas, 
asaltan y saquean la ciudad de Iguarazú, que se 
hallaba desprevenida para resistir un ataque. 

1638. Sitio de Bahía. Los holandeses man- 
dados por el almirante Nassau, ponen sitio á la 
ciudad de Bahía, en el Brasil, defendida por el 
gobernador portugués Pedro de Silva. (Véase 
el dia 26.) 

1802. Sometimiento de Toussaint-Lonverture. 
La insurrección de los negros y mulatos en la 
isla de Santo Domingo habia tomado grandes 
proporciones, debido al arrojo y actividad del 
general Toussaint-Louverture, hasta el estremo 
de obligar á los franceses á atrincherarse en la 
ciudad del Gabo; pero recibiendo estos una di- 
visión auxiliar de cinco mi hombres, cambia 
completamente el aspecto de la lucha. El ge- 
neral francés Leclerc promete á los insurrectos 
una constitución que asegurase su libertad y 
sus garantías de ciudadanos, y consigue se le 
sometan varios generales negros, por lo que no 
pudiendo resistir más Toussaint-Louverture, se 



somete también el 1.' de mayo de 1802, permi- 
tiéndosele retirarse á una de sus propiedades. 

1812. Erupción del San Vicente. Tiene lugar 
una violenta erupción del volcan San Vicente, 
en Venezuela. 

1813. Toma dePopayan. El ejército español 
mandado por el brigadier Samano, en operacio- 
nes en Nueva Granada, aprovechando las di- 
sensiones internas, se apodera, casi sin resis- 
tencia por parte de los patriotas, de la ciudad de 
Popayan y del valle de Gauca. 

1822 Sala de representantes. Tiene lugar en 
Buenos Aires la apertura del edificio destinado 
á la representación de la provincia, cuya repre- 
sentación tuvo origen el 17 de febrero de 1820 
en la primera junta electoral elegida por el ca- 
bildoy vecindario de esta ciudad. «Fué el primer 
edificio de este género, dice un ilustrado escri- 
tor, que se levantó en la guerra de la indepen- 
dencia de las repúblicas hispano-americanas, 
formando además en lo moral la más perfecta 
antítesis con el orden de cosas que se derrocaba, 
pues los cimientos de la sala de sesiones fueron 
precisamente fijados sobre el mismo lugar en 
que se construyeron los Calabozos de Oruro 
en 1780, en los que se ejerció la opresión mas 
tiránica contra los acusados de promover la in- 
dependencia del Perú hacia aquella época que 
fué la de Tupac-Amaru. Así es como el lugar des- 
tinado á ahogar los nobles sentimientos de li- 
bertad, fué reemplazado por la tribuna de la 
opinión pública que la libertad habia hecho 
posible. El mismo dia de su instalación el minis- 
tro Rivadavia presentó á la Sala el primer men- 
saje. El edificio que fué dirijido por el arquitecto 
don Próspero Gattelin es semejante á la cámara 
de los pares en París, entonces. Además de 
los tres órdenes de semicírculos bajos destina- 
dos al asiento de los representantes, los palcos 
y galerías pueden contener holgadamente de 
cuatrocientas á quinientas personas. — En los 
primeros tiempos de su instalación los palcos 
altos eran destinados á los generales, jefes, cor- 
poraciones y demás ciudadanos de representa- 
ción pública; mas pareciendo esto poco demo- 
crático, no existe ya otra distinción que la que 
resulta de tomar lugar anticipadamente.» 

1826. Protección á los indios. La república 
de Colombia dicta una ley para que las tribus de 



MAYO 



139 



Goagira, Dariens, Mosquitos y algunas otras 
sean protegidas y tratadas como colombianos 
dignos de los cuidados especiales del gobierno. 
1829. Entrada á Montevideo. El gobierno 
oriental, nuevamente creado, hace su entrada 
en la capital de Montevideo evacuada por las 
tropas del Brasil desde el 23 de abril, á conse- 
cuencia de la convención de 28 de agosto de 1828 
que fué estipulada como resultado de la gloriosa 
campaña de las fuerzas argentinas en el Brasil. 
— Las ratificaciones fueron cangeadas en esa 
ciudad, el 4 de octubre del mismo año. 

1850. Cólera en Méjico. Aparece el cólera 
en la ciudad de Méjico, y desde esta fecha hasta 
el 26 de julio que cesó, ocasionó como ocho mil 
muertes. 

1851. Pronunciamento de Entre-Rios. El ge- 
neral Urquiza, gobernador de la provincia de 
Entre-Rios, se pronuncia en la ciudad del Para- 
ná contra el gobernador de Buenos Aires don 
Juan Manuel de Rosas, á quien hasta la fecha 
habia obedecido. Esta defección de Urquiza tuvo 
origen en combinación con el Brasil, el partido 
unitario de Montevideo y las autoridades de 
Corrientes. El programa de la revolución solo re- 
conocía por enemigo á Rosas, protestando de su 
política y administración arbitraria y tiránica. 

1853. Constitución argentina. El congreso 
constituyente reunido en Santa Fé con la repre- 
sentación de trece provincias, sanciona la cons- 
titución federal de la República Argentina. — 
Esta constitución, á virtud de una convención 
nacional, en que toma parte la provincia de Bue- 
nos Aires, fué reformada y proclamada en toda 
la nación el 21 de octubre de 1860. 

1857. Entrada á Rivas. El general Mora, al 



frente del ejército aliado de los republicanos de 
Centro América en guerra contra Nicaragua, en- 
tra triunfante en la ciudad de Rivas, después de 
haber capitulado con el general Walker que es- 
taba sitiado, el cual deponiendo las armas, se 
embarca con sus filibusteros con destino á los 
Estados Unidos. 

1862. Congreso Argentino. Vuelve otra vez 
á reorganizarse la República Argentina, á con- 
secuencia de la batalla de Pavón y de la disolu- 
ción del gobierno confederado del Paraná ; las 
provincias nombran sus diputados, que se reú- 
nen en congreso en Buenos Aires, el 1," de ma- 
yo de 1862, encargando al general Mitre, pro- 
visoriamente, del ejecutivo nacional hasta la 
elección del presidente propietario. 

1865. Tratado de triple alianza. Encontrán- 
dose en guerra el Paraguay con la República 
Argentina y el imperio del Brasil, por haberles 
sido por aquel declarada de hecho, y hallándose 
por esta circunstancia amenazada la República 
Oriental en su seguridad interna, forman estas 
tres naciones una alianza ofensiva y defensiva 
contra el gobierno paraguayo, cuyo tratado se- 
creto se firma en Buenos Aires por los respec- 
tivos plenipotenciarios. Por este tratado se re- 
conoce como director de la guerra y general en 
jefe de los ejércitos aliados al presidente argen- 
tino brigadier general don Bartolomé Mitre. 

1873. Rebelión de Jordán. Destruido en su 
primera rebelión el general don Ricardo López 
Jordán, en la batalla de Ñaembé el 26 de enero 
de 1871, y refugiado fuera del país, vuelve á in- 
vadir con gente armada la provincia de Entre- 
Rios. 



Dia 2 



1787. Convención en Filadelfla. Declarada la 
independencia de los Estados Unidos del Norte, 
trátase de constituir el país y formar una nacio- 
nalidad de todas las provincias, para cuyo efec- 
to se reúnen en Filadelfla los delegados de los 
distintos Estados. La convención empieza sus 
sesiones el 2 de mayo de 1787, presidida por 
Washington, tratando con gran calor un pro- 
yecto de constitución, 

1802. Esclavitud. Se dá un decreto en Fran- 
cia declarando quedar mantenida la esclavitud 
en las colonias que el tratado de Amiens le ha- 
bia reservado en América. 

1806. Invasión inglesa, (primera.) De la isla 
de Santa Helena sale con destino al Rio de la 
Plata una escuadra inglesa al mando del como- 
doro Sir Home Popham, compuesta de los na- 
vios Narciso, Diadema, Encuentro, Diomedes y 



Razonable, y varios trasportes; llevando la idea 
de conquistar esta región. (Véase el dia 10 de 
junio.) 

1 81 1 . Congreso chileno . En trada la j urisdic- 
cion de Chile al goce de sus libertades públicas 
después de los acontecimientos del 18 de se- 
tiembre de 1810 y 1." de abril del presente año, 
celébranse en Santiago las elecciones de dipu- 
tados para el primer congreso nacional que, 
puesta en práctica la igualdad de derechos ci- 
viles y políticos del pueblo, se iba á establecer 
en Chile. — Los diputados nombrados se agre- 
gan, el 11 de mayo, á la Junta que presidia los 
destinos del país, para formar así el nuevo go- 
bierno patrio. 

1811 . Remoción de Belgrano. El general Bel- 
grano, á quien se hace bajar á Buenos Aires 
para esplicar su conducta en la espedicion al 



140 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Paraguay, entrega el mando del ejército que se 
ocupaba de formar en la Banda Oriental con los 
restos que habia salvado da aquella campaña, 
al general don José Rondeau, reconociéndose 
al mismo tiempo á don José Gervasio Artigas, 
por comandante de la milicia. 

1812. Desalojo de Cuautla. En la noche se 
retira el general Morolos con las fuerzas meji- 
canas de la villa de Guautla, después de resis- 
tir un sitio de sesenta y cinco dias, en el cual se 
bombardeó al pueblo y se intentaron varios 
asaltos por las fuerzas españolas á las órdenes 
del general Callejas. 

1818. Bat&lla de Cojédes. Las tropas espa- 
ñolas presentan batalla al general Paez en Cojé- 
des, Venezuela, y consiguen una victoria, pues 
son derrotados los patriotas. 

1818. Gratitud nacional. Sanciona el con- 
greso de las Provincias Unidas del Rio de la 
Plata la formación de una lámina que debia re- 
partirse en todos los pueblos, con esta inscrip- 
ción: «La gratitud nacional al general en jefe y 
ejército vencedor en Ghacabuco y Maipú.» 

1822. Negociaciones con los indios. El espe- 
dicionario coronel García (10 de abril), después 
de haber conferenciado con los caciques de las 
tribus de la Pampa, en la sierra de la Ventana, 
la compra por el gobierno de Buenos Aires de 
sus tierras y rescate de cautivos, sin arribar á 
ningún buen resultado, deja aquel punto sa- 
liendo escoltado y protegido por el viejo caci- 
que Lincon, quien desde el arribo del enviado 
se habia opuesto á algunas tropelías que inten- 
taron varios jefes con sus indios. 

1865. Cabezas á precio. El vice presidente 
Johnson, en ejercicio del poder ejecutivo de los 
Estados Unidos de la América del Norte, pone 
precio (cien mil duros) á la captura del ex- 
presidente de los Estados separatistas JeíTerson 
Davis, y de otros cinco partidarios del Sud, como 
autores del asesinato perpetrado en la persona 
del presidente Lincoln y el atentado contra el 
ministro Seward. 

1865. Tratado de paz y estradicion. La Re- 
pública Argentina celebra con la de Bolivia un 
tratado de paz, comercio y navegación. El mis- 
mo dia ajusta otro para la estradicion de crimi- 
nales. 

1866. Combate del Callao. El almirante Mén- 
dez Nuñez que era un cumplido caballero y 
un valiente marino, al ordenar el bombardeo 
de Valparaíso el 31 de marzo, en fuerza de 
sus deberes como militar y representante de 
España, habia ahogado los sentimientos gene- 
rosos que á los fuertes inspiran los débiles al 
embocar sus cañones contra un pueblo inde- 
fenso : no eran esta clase de proezas para la 
arrogancia bien acreditada del pueblo español. 
Después de este suceso doloroso é inevitable, 
los bravos marinos quieren mostrar á sus ene- 
migos y al mundo entero que los mismos caño- 



nes que hablan hecho fuego contra una ciudad 
abierta, eran capaces también de toda empresa 
arriesgada, y la escuadra se dispuso en el acto 
á salir en busca de las formidables baterías del 
Callao sin que los detuviera un instante consi- 
deración alguna ante la desventaja de un ata- 
que. El 14 de abril la escuadra española levó 
anclas alzando el bloqueo de Valparaíso é hizo 
rumbo al mar. El dia 27 su almirante envia el 
cartel de su reto á los peruanos notificando á 
los neutrales que iba á romper el fuego sobre el 
Callao. El 2 de mayo avanzan siete buques de 
pelea con un remolcador, todos de madera con 
escepcion de la Niimancia que era blindada, y 
se colocan en orden de combate lo más próxi- 
mo que pueden acercarse á las baterías, hacien- 
do el primer tiro la capitana á las doce del dia, 
durando el fuego cinco horas. El combate es 
terrible por una y otra parte: los españoles pe- 
lean sin descanso, con su bravura habitual y 
con la indiferencia de soldados avezados en los 
combates; los peruanos con el entusiasmo pro- 
pio de un pueblo que defiende sus derechos 
atropellados por el estranjero. Los asaltantes, 
sin contar con auxilio de ninguna clase, sin un 
puerto amigo en una ostensión de costa de mil 
doscientas leguas: los defensores con recursos 
de todo género, pudiendo renovarse los comba- 
tientes, en que hasta ancianos y señoras corrían 
á llevarles sus contingentes en la pelea ó en los 
hospitales y teniendo tres naciones amigas para 
guardarles los flancos. El valor de ambos com- 
batientes era igual, pero no así los elementos 
de fuerza puestos en acción, en que los perua- 
nos tenian ventaja; disponían de cañones raya- 
dos del calibre de trescientos y quinientos del 
sistema Blackely y Armstrong montados en dos 
torres blindadas, torpedos, poderosas baterías 
y tres buques de guerra. En el ataque varios 
buques quedan fuera de combate y algunas ba- 
terías de tierra apagadas . una torre vuela hecha 
pedazos por haber estallado una granada ai 
tiempo de colocarse en el ánima del cañón, in- 
cendiando los mistos, lo que ocasionó la muerte 
del ministro de la guerra, coronel don José Gal- 
vez. El almirante Méndez Nuñez, cubierto de 
heridas, tiene que ceder el mando al mayor ge- 
neral don Miguel Lobo ; el bravo comandante To- 
pete y algunos oficiales son también heridos ; en 
tierra muchos jefes de graduación y muchísimos 
oficiales son muertos ó heridos: en cuanto ala 
tropa, en proporción por una y otra parte, tiene 
sensibles pérdidas. En este encarnizado y terri- 
ble combate y bombardeo, tanto los peruanos 
como los españoles hicieron honor á su bandera 
sin que,á la verdad, hubieran vencidos ni vence- 
dores, aunque el último tiro lo hicieran los pe- 
ruanos. (Véase. el 31 de abril y 10 de mayo.) 

1866. Batalla del Estero Bellaco. El ejército 
aliado y el paraguayo estaban á la vista, divi- 
diéndolos solo el Estero Bellaco, cuyas aguas 



141 



ocupaban una estension de tres millas. El pre- 
sidente López manda cinco mil hombres sobre 
el campo de sus enemigos, consiguiendo sor- 
prender á la vanguardia mandaba por el gene- 
ral don Venancio Flores ; la carga que llevan los 
paraguayos es terrible, pero es resistida brava- 
mente por tres batallones orientales. Las fuer- 
zas argentinas y brasileras que llegan en apoyo 
del s;eneral Flores, restablecen la igualdad del 



combate, mandando desde este momento el ge- 
neral en jefe Mitre, que se presenta en el cam- 
po de batalla. Pretendiendo el jefe paraguayo, 
teniente coronel Díaz, avanzar, es al fin com- 
pletamente derrotado, teniendo que dejar en el 
teatro de la lucha dos mil trescientos hombres 
entre muertos y heridos. Los aliados tuvieron 
fuera de combate, como mil hombres. 



Dia 3 



4494. Descubrimiento de Jamaica. Cristóbal 
Colon, en su segundo viaje al Nuevo Mundo, 
descubre la isla de la Jamaica. 

1534. Fundación de Triunfo de la Cruz. Cris- 
tóbal de Olid, despachado por Hernán Cortés 
para fundar una colonia en Honduras, pone los 
cimientos de la ciudad de Triunfo de la Cruz. 

1535. Toma de posesión de California. Her- 
nán Cortés, que el 1.° de mayo habia descu- 
bierto la California, dá fondo en la Bahía de la 
Paz, y toma posesión del territorio en nombre 
de Carlos V. 

1560. Combate de Acaai. Hecha la conquis- 
ta del Paraguay por las armas españolas y so- 
metidas las más de las distintas tribus que lo 
poblaban, obedecieron forzosamente por algún 
tiempo á los conquistadores hasta que la pode- 
rosa tribu guaraní toma las armas y marcha 
contratos españoles con objeto de reconquistar 
sus libertades. Llevaba por caudillos dos jóve- 
nes ya cristianos llamados Pablo y Nazario, hi- 
jos del cacique principal Curuplrati. Después de 
varios combates, el 3 de mayo de 1560 son estos 
completamente derrotados en Acaaí, por el go- 
bernador Francisco Ortlz de Vergara que habia 
marchado contra ellos con gran número de in- 
dios aliados, habiendo también entre estos mu- 
chos guaraníes. — A esta derrota se siguió el 
sometimiento de los sublevados que salvaron 
del esterminio. 

1655. Toma de la Jamaica. Un ejército inglés 
que desembarca en la Jamaica se apodera de la 
isla. Las tropas españolas que la guarnecían no 
siendo suficientes para resistir, se retiran á las 
montañas, á donde también se refugia la mayor 
parte de los habitantes, abandonando las pobla- 
ciones. 

1785. Nacimiento de López. En la ciudad de 
Buenos Aires nace el doctor don Vicente López 
y Planes, autor del himno nacional argentino, 
ardiente patriota, hombre de Estado y distin- 
guido abogado. 

1802. Nacimiento de Pueyrredon. En la pro- 
vincia de Buenos Aires, nace don Manuel A. 
Pueyrredon, guerrero de la independencia y 



autor de obras históricas sobre las campañas de 
los ejércitos argentinos. 

1811. Combate de Chiquiraya. Después de la 
victoria de Sulpacha (7 de noviembre de 1810) 
las armas argentinas se apoderaron de las pla- 
zas de Potosí, Gochabamba, Oruro y la Paz en 
el Alto Perú, lo que alarmando al virey de 
Lima, destaca fuerzas hasta el Desaguadero con 
objeto de contener los progresos de la revolu- 
ción de mayo. Corridos diariamente los realistas 
en las escaramuzas que se sucedían, tratan al 
fin de emprender algo formal, y al efecto una di- 
visión de las tres armas pretende sorprender á 
los patriotas; pero sintiéndola estos con opor- 
tunidad, una fuerza de caballería al mando del 
comandante don Esteban Hernández se lanza 
sobre el enemigo, sorprendiéndolo á su vez, y 
lo derrota completamente en los campos de Chi- 
quiraya. — Los patriotas vencedores en esta jor- 
nada fueron premiados con un cordón. 

1813. Medida sangrienta. Don Antonio Tis- 
car, comandante gobernador de Barinas ( Vene- 
zuela), publica por orden general en el ejército 
español, qiie «sus tropas no darían cuartel á los 
rendidos». 

1816. Operaciones de Eolivar. En el territo- 
rio venezolano vuelve a aparecer el general 
Simón Bolívar, habiendo tomado el título de jefe 
supremo y capitán general de las fuerzas de 
Venezuela y Nueva Granada. 

1826. Títulos de nobleza. El gobierno de 
Méjico decreta la abolición de los títulos y pri- 
vilegios de la nobleza. 

1833. Espedicion al desierto. La división de 
la derecha, mandada por el general Aldao, en 
la espedicion al desierto que se lleva á cabo de 
acuerdo con las del centro é izquierda, sale del 
fuerte de San Carlos, en Mendoza, el 3 de mayo 
de 1833.— En poco más de un mes llega hasta 
la isla de Llmenmagulda, en el Salado, disper- 
sando los indios que encuentra y destruyendo 
sus tolderías. Se apodera del cacique Muleche 
Paméqueo y otros indios y de una crecida can- 
tidad de hacienda. 

1843. Muerte de Vicuña. A la edad de sesen- 



U<2 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ta y cinco años muere en Valparaíso el ilustrí- 
simo doctor don Manuel Vicuña. Este dignísimo 
prelado fué el primer arzobispo de Santiago de 
Chile. 

1863. Combate de Mal Paso. Las fuerzas al 
mando del general Peñaloza se habian apode- 
rado de la provincia de la Rioja, y nombrado 
allí gobernador á don Juan Bernardo Carrizo, 
quien á pocas leguas de la ciudad, en el arroyo 
Mal Paso, presenta combate al general Tabea- 
da, que con tropas de la provincia de Santiago 
lo va á buscar en defensa de la autoridad na- 
cional. La victoria se decide por Tabeada, cos- 
tando muchísimas pérdidas á los riojanos. 

1865. Declaración de guerra. El gobierno ar- 
gentino recibe oficialmente una nota del minis- 
tro de relaciones esteriores del Paraguay, fe- 
chada el 29 de marzo del mismo año, declarando 
la guerra á la República Argentina en nombre 
de la nación paraguaya. Ya en 17 de abril la 
escuadra paraguaya habia sorprendido piráti- 
camente, en el puerto de la ciudad de Corrien- 



tes, á dos buques argentinos, apresándolos, sin 
que hasta entonces se hubieran interrumpido 
entre ambos países sus relaciones de paz y de 
amistad. 

1871. Sublevación de indios. En la frontera 
Sud de Buenos Aires se hallaban varias tribus 
de indios sometidas al gobierno, siendo su jefe 
superior el cacique Cipriano Catriel ; varias de 
estas tribus, so protesto de mala administración 
en las raciones y de que no se les dejaba traba- 
jar (robar), se sublevan.y dan muerte al comi- 
sario del Azul que se hallaba en comisión en su 
campo con una pequeña partida. El jefe de la 
frontera, coronel don Francisco de Elia, apoyado 
por Catriel con los indios que habian permane- 
cido fieles, marcha á sofocar la sublevación, 
siendo recibido en actitiíd de guerra por las in- 
diadas. El 3 de mayo se empeña el combate, 
teniendo que ceder los indios y huir, dejando 
algunos muertos y prisioneros. — Muchos de 
ellos se presentan en el Fuerte General Paz, 
sometiéndose á su jefe. 



Bia 4 



1493. Donación del Nuevo Mundo. El papa 
Alejandro VI estiende una bula donando en el 
Nuevo Mundo á los reyes de España, toda tierra 
situada al Sud ó al Oeste de una línea meridio- 
nal, pasando á cien leguas al Oeste del Cabo 
Verde, siempre que no estuviese ocupada por 
príncipe cristiano. 

1518. Descubrimiento de Santa Cruz. El na- 
vegante español Juan de Grijalva descubre en 
el mar de las Antillas, cerca de la costa de Mé- 
jico, la isla de Cozumel, á la cual llamó de la 
Santa Cruz, por la festividad del dia. 

1796. Nacimiento de Mann. En Franklin (Mas- 
sachussetts) nace el célebre filántropo y educa- 
cionista Horacio Mann. Los beneficios que ha 
hecho este grande hombre en pro de las clases 
menesterosas y de la educación, son innumera- 
bles, pues ha sido un verdadero apóstol del 
progreso y civilización en su país. Horacio Mann 
fué, quizá, el primer educacionista de Amé- 
rica: muchas y muy importantes son las obras 
que ha dejado escritas. — Murió en 1859. En 
Boston se le construyó una estatua. 

1811. Trata de negros. La Inglaterra pro- 
mulga una ley condenando á catorce años de 
deportación y trabajos forzados á todo el que se 
dedique á la trata de negros. 

1818. Muerte de Pétion. En la isla de Haití 
muere el general Pétion que ocupaba la presi- 
dencia de la parte francesa de la isla desde 
1807. 

1856. Constitución de Santa Fé. Una conven- 



ción constituyente reunida en la ciudad de Santa 
Fé, se dá la constitución que debe regir á esta 
provincia. — En 23 de marzo de 1872 se sanciona 
una nueva constitución reformada. 

1862. Escudo del Rosario. La municipalidad 
del Rosario de Santa Fé adopta un escudo de 
armas, representando , entre otros atributos 
alegóricos, una fortaleza de la que sale un bra- 
zo sosteniendo el pabellón nacional, conmemo- 
rando así el glorioso acontecimiento de haber 
sido en esta ciudad donde por primera vez se 
izó en una batería la bandera argentina. Este 
escudo se debe á la concepción del señor don 
Eudoro Carrasco, que fué también el autor del 
proyecto. 

1865. Rendición de Taylor. Rendidos los ge- 
nerales Lee y Johnston, se rinde también el 
ejército del Alabama, á las órdenes del general 
separatista Taylor, al gobierno triunfante de la 
Union, y al mismo tiempo que la escuadra con- 
federada se entregaba al vencedor. 

1868. Combate de Aratá. Con el fin de apre- 
surar las operaciones del ejército aliado contra 
el Paraguay, y estrechar del todo al ejército de 
López, el marqués de Caxias ordena la ocupa- 
ción del Chaco por una división argentina al 
mando del general Rivas, y otra brasilera á las 
órdenes del coronel Joáo do Regó Barras Fal- 
cáo, ambas bajo el comando en jefe del prime- 
ro. El dia 4 una columna paraguaya lleva un 
formidable ataque á los aliados, precisamente 
por el flanco que ocupaban los brasileros; pero 



MAYO 



US 



estos se baten heroicamente y rechazan al ene- 
migo dejando el campo sembrado de cadáveres 
y de armas de los paraguayos. 

1868. Ataque á Anday. Las divisiones que 
hablan ido al Chaco á operar contra los para- 
guayos, una vez reunidas, formaron un reduc- 
to en el punto denominado Anday, donde les 
llevó un ataque el general Caballero que tenia 
su campamento en Timbó. El combale fué en- 
carnizado, teniendo al fin que retirarse los 
paraguayos sufriendo considerables pérdidas. 



Las bajas de los aliados fueron insignificantes. 
1873. Sitio del Paraná. El caudillo jordanis- 
ta don Ezequiel Leiva, acababa de poner cerco 
á la ciudad del Paraná al frente de una fuerza 
de dos mil hombres. El batallón 5." de línea á 
las órdenes del teniente coronel Levalle va en 
auxilio de la ciudad, combatiendo á los rebeldes 
desde que desembarca, y haciéndolos huir, se 
fortifica para resistir los ataques que pudieran 
llevarle en adelante. 



Dia 5 



1789. Captura de buques británicos. A fines 
de 1788 salieron del puerto mejicano de San 
Blas dos buques de la marina española, bajo 
las órdenes del comandante don José Martínez, 
con el objeto de visitar la costa noroeste de 
aquel continente y destruir cualquier estableci- 
miento estranjero que se hubiera formado en 
territorio del dominio de España. La espedicion 
llega el 5 de mayo de 1789 al puerto de San Lo- 
renzo de Nootka y apresa dos buques británi- 
cos que allí habla, dejando á otros de distintas 
banderas. 

1808. Cesión de la América española. En Ba- 
yona se firma un convenio entre el emperador 
de los franceses Napoleón I y Carlos IV, rey de 
España y de las Indias, en virtud del cual cede 
este en favor del primero la corona de los do- 
minios españoles, comprendiéndose, de consi- 
guiente, las colonias de América. (Véase el 
dia 10.) 

1813. Fiestas mayas. La asamblea del Rio 
de la Plata, con objeto de solemnizar los aniver- 
sarios de la gran revolución de 1810, declara 
fiesta civica el 25 de mayo de cada año, creán- 
dose con tal motivo las fiestas mayas. 

1814. Tratado de Lircai. Por mediación ofi- 
ciosa del comodoro inglés James Hylliar, entre 
el general en jefe del ejército español don 
Gavino Gainza y el general en jefe del ejército 
chileno don Bernardo O'Higgins, y el general 
Mackenna, se firma un tratado el 5 de mayo de 
1814 en Lircai, cerca de Talca, por el cual el vi- 
rey del Perú reconocía el gobierno- establecido 
en Chile, debiendo las tropas españolas eva- 
cuar este territorio, y los chilenos acatar la au- 
toridad de Fernando VII y del consejo de regen- 
cia, comprometiéndose á mandar sus diputados 
á las cortes de España. — Este tratado que en 
fuerza de las circunstancias ajustaron ambos 
generales en jefe, no fué recibido bien por el 
pueblo chileno, y el virey del Perú lo desaprobó 
asimismo, por lo que quedó sin efecto. 

1815. Ocupación de Potosí. El general Hon- 



dean, con el ejército argentino, ocupa militar- 
mente la villa de Potosí, penetrando una vez 
más las armas libertadoras en el Alto Perú. 

1815. Estatuto provisional. La Junta de ob- 
servación establecida en Buenos Aires, dá un 
estatuto provisional á las Provincias Unidas del 
Rio de la Plata. 

1817. Desalojo de Salta. El ejército español 
después de haber ocupado la ciudad de Salta 
diezisiete dias, la abandona dirigiéndose á Ju- 
juy, siendo terriblemente hostilizado por los 
guerrilleros sáltenos y jujeños. (Véase los dias 
22 de abril y 6 del presente.) 

1817 Batalla del Cerro del Gavilán. El ejér- 
cito vencedor en Chacabuco no reposó un ins- 
tante después de la victoria, y marcharon sus 
divisiones á distintos puntos donde el enemigo 
aun se sostenía en el territorio chileno. La di- 
visión del coronel don Juan Gregorio de las He- 
ras habia avanzado hasta las inmediaciones de 
la ciudad de Concepción; pero no teniendo fuer- 
zas suficientes para atacarla, se sitúa en el 
Cerro del Gavilán, donde operaba, en tanto se 
le incorporaba una columna que conduela el 
mismo presidente de Chile, general O'Higgins. 
El general español Ordoñez, que contaba con 
doble ó triple número de fuerzas, deja Concep- 
ción y avanza contra los patriotas que lo reci- 
ben con denuedo. El combate se hace sangriento 
y reñido, hasta que los españoles se pronuncian 
en derrota dejando sobre el campo de batalla la 
mayor pai'te de su artillería y gran número de 
muertos y prisioneros. Una hora después llega 
O'Higgins y encuentra á la división Las Heras 
festejando su triunfo. — La toma de Concepción 
se siguió á esta victoria. 

1819. Combate de Coya. Don José Luis y don 
Domingo Escobar, jefes correntines que defen- 
dían la causa de Buenos Aires contra el caudi- 
llaje, son sorprendidos y derrotados en un com- 
bate que libran cerca de Goya con el jefe inglés 
don Juan Tomás Asdet, al servicio de Artigas. 
Los dos hermanos son muertos sin querer ren- 



144 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



dirse, y sus cabezas puestas en exhibición en la 
plaza de GoiTientes. 

1862. Ataque á Puebla. El ejército francés á 
las órdenes del general Lorencez, es rechazado 
en un asalto á las eminencias fortificadas de 
Guadalupe y Lorelo que dominan la ciudad 
de Puebla, por el ejército mejicano á las órde- 
nes del general I. Zaragoza. (Véase el 25 de 
abril y 16 de mayo.) 

1862. Batalla de Williamsburg. Los ejérci- 
tos federal y confederado de los Estados Unidos, 
se encuentran en Williamsburg y libran una ba- 
talla bastante reñida, quedando el triunfo de la 
jornada por parte de los primeros. Cuatro mil 
hombres quedan fuera dQ combate después de 
dos dias de pelea. 

1863. Batalla de Chancellorsville. El ejérci- 
to separatista á las órdenes del general Lee, 
sostiene con el ejército federal al mando del 
general Hooker, siete dias de continua pelea, en 
que se libran batallas sangrientas diariamente, 
hasta que al ñn triunfan los confederados en la 
última y decisiva batalla que dan estos dos jefes 
en Chancellorsville. Las pérdidas de ambos ejér- 
citos en estos continuos combates no bajan de 
treinta y cinco mil hombres. 

1865. La Numancia. Con sesenta dias de na- 
vegación y noventa de viaje, fondea en el Callao 
la fragata blindada Numancia, al mando del ca- 
pitán don Casto Méndez Nuñez, que venia á re- 
forzar la escuadra española en el Pacífico. Este 
fué el primer buque acorazado que se presen- 
tara en aquellas aguas, y aun que atravesase el 
Océano, lo que importa una gloria de la marina 
española, sin ser una novedad del arrojo de la 
heroica nación que habia mandado sus pequeñas 
carabelas á surcar los mares desconocidos y 
descubrir países completamente ignorados; y 
que fué la primera en cruzar el estrecho del 
continente americano y dar la vuelta al mundo, 
con asombro del mundo entero, como ahora ha- 
bia causado el asombro de las poderosas nacio- 
nes marítimas que creían serle imposible á los 
acorazados la travesía del Océano. (Véase el 5 
de febrero y 25 de setiembre.) 

1869. Telégrafo. Se inaugura en el Rosario 
de Santa Fé, con toda la solemnidad del caso, el 
primer telégrafo eléctrico que tiene esta ciu- 
dad, y que comunica con la de Buenos Aires. 

1872. Esploracion del Bermejo. La Compa- 
ñía de navegación á vapor del Bermejo, fun- 
dada con objeto de abrir al comercio del mundo 
este rio, dá plenos poderes para emprender un 
viaje de esploracion á don Natalio Roldan, quien 
sale de la Boca del Riachuelo el 5 de mayo en 
el vapor tJobernaMor Leguizamon. — El 17 entra 
en el Bermejo, remontando el rio hasta el Tigre 
Colgado, donde llega el 7 de octubre; y dejando 
el vapor sigue la costa hasta las juntas del Rio 



San Francisco, cerca de Oran, en la provincia 
de Salta. En este viaje acompaña á Roldan el 
ilustrado presbítero doctor don Emilio Castro 
Boedo, quien escribe un interesante libro sobre 
la navegación del Bermejo y colonización del 
Chaco. De los datos que dá este escritor, resulta 
que el Bermejo tiene trescientas once leguas de 
navegación posible hasta la embocadura del San 
Francisco, teniendo en su trayecto mil ciento y 
tantas curvas, por lo que se hace dificil para la 
navegación en buques de vela. 

1883. Espedicion de Villegas, (segunda). El 
general don Conrado E. Villegas da cuenta del 
resultado de su segunda espedicion contra las 
tribus del desierto, que dio principio el 22 de 
noviembre del año anterior y acababa de llevar 
á término con éxito en los estensos territorios 
comprendidos entre los rios Limay y Neuquen, 
la cordillera de los Andes y la Patagonia austral, 
recorrida hasta ciento veinticinco leguas al Sud 
del Lago Nahuel-Huapí. El resultado de esta 
campaña fué la destrucción ó desaparición com- 
pleta de las tribus de indios bravos en todo el 
territorio del Sud ; tribus que se hablan rehecho 
después de la batida que sufrieron en la espe- 
dicion del general Roca en 1879. Los distintos 
encuentros parciales que tuvieron con los va- 
lientes espedicionarios, les costó trescientos se- 
senta y cuatro muertos, muchos heridos y mil 
setecientos veintiún prisionero ó presentados. 
Refiriéndose á esta espedicion, dice el ministro 
de la guerra doctor Victorica en su mensaje: 
«Mientras el estímulo del patriotismo y del ho- 
nor militar lucian en cuanto destacamento se 
encontraba en la lucha ó el peligro, las comisio- 
nes científicas que los seguían, se sentían ani- 
madas del mismo aliento y relevando la topogra- 
fía de esas lejanas comarcas, marcando en los 
planos sus prados, sus bosques, sus lagos nu- 
merosos y el curso de los rios, demarcando la 
planta de los pueblos, reconocían el famoso 
paso de Bariloche, que suprime la cordillera en 
la fértil región de Nahuel-Huapí, abriendo un 
cercano puerto en el Pacífico á las poblaciones 
que allí acudan en busca de una prosperidad 
segura» — Este es el fruto de la política ini- 
ciada por el general Roca en su gobierno de 
reparación de las omisiones del pasado; de pro- 
greso, dando al comercio y la industria un movi- 
miento inusitado; de paz y prosperidad nacional, 
haciendo trizas las banderías de partido para 
hacer estremecer los desiertos con el toque 
guerrero de su definitiva conquista, haciendo 
pasear en triunfo la bandera de la civilización de 
uno á otro confin de la República, señalando por 
primera vez en el mapa, la demarcación de sus 
fronteras en los puntos que geográficamente 
nos separan de las naciones limítrofes. 



145 



Dia 6 



1809. Nacimiento de Gutiérrez. Nace en la 
ciudad de Buenos Aires el célebre literato doc- 
tor don Juan María Gutiérrez. 

1812. Tratado de paz. El gobierno del Rio 
de la Plata celebra un tratado de paz con las 
tropas portuguesas que ocupaban la Banda 
Oriental, por el cual se estipula la retirada del 
ejército patriota que sitiaba á Montevideo, plaza 
ocupada por los españoles, y que á la vez eva- 
cuasen ese territorio cuatro mil hombres que la 
princesa Carlota, hermana de Fernando VII, ha- 
bla enviado á costa de los mayores sacrificios, y 
aun vendiendo sus propias joyas para equipar- 
los. Este fué el momento de la insubordinación 
del caudillo oriental don José Gervasio Artigas. 
Mal avenido con este armisticio, no siguió la re- 
tirada del ejército independiente y tomó posi- 
ciones en el Uruguay, encabezando las milicias 
de la provincia. 

1817. Retirada á Jujuy. El general La Ser- 
na, con su ejército salido en la madrugada del 
dia anterior de Salta, entra en la ciudad de Ju- 
juy; siendo en la marcha constantemente y sin 
descanso atacado por los guerrilleros patriotas, 
sufriendo bastantes bajas. (Véanse los dias 5 
y 21.) 

1821. Congreso de Colombia. Se instala el 
primer congreso de Colombia en la villa del Ro- 
sario de Cúcuta, con diputados de las provincias 
de Venezuela y Nueva Granada, que estaban 
emancipadas de la dominación española. 

1827. Combate frente á Buenos Aires. El al- 
mirante Brown, con cuatro buques argentinos, 
zarpa de su fondeadero para espedicionar con- 
tra el Brasil; pero habiendo encallado los ber- 
gantines República é Independencia en uno de 
los bancos que están frente al puerto de Buenos 
Aires, fueron atacados por dieziocho buques 
brasileros, entre los que habia una fragata de 
cincuenta cañones, la Paula, cuyos fuegos re- 
sistieron con indescriptible bravura durante dos 
dias consecutivos, auxiliados únicamente por 
una goleta. La flotilla republicana perdió el In- 
dependencia, que fué destrozado por los caño- 
nazos de la fragata Paula, y noventa hombres 
entre muertos y prisioneros. Los brasileros por 
su parte sufrieron averías y pérdidas de bastan- 
te consideración. Brown es herido por un tiro de 
metralla en este memorable combate, regresan- 
do á su fondeadero, si no triunfante, cubierto de 



gloria, pues a no ser su arrojo y pericia en este 
dia, habrían sido sepultados los buques argen- 
tinos en el fondo del Rio de la Plata. 

1843, Batalla de la Laguna Brava. El coro- 
nel don Joaquín Madariaga, jefe de la revolución 
correntina (6 de marzo), dá una batalla en la La- 
guna Brava á las fuerzas entre-rianas que por 
ese punto hablan invadido la provincia, consi- 
guiendo triunfar del enemigo. 

1852. Ejecución de Iturbe. El 3 de marzo 
de 1852 llega á Jujuy la noticia de la batalla de 
Caseros y caida de Rosas. El 4 se reúne el pue- 
blo y vence la escolta del gobernador don José 
Mariano Iturbe que se habia impuesto, y nom- 
bra como provisorio al doctor don José Benito 
de la Barcena. Iturbe, que se habia ocultado, es 
preso, -procesado y ejecutado el 6 de mayo del 
mismo año. Entre los muchos cargos que se le 
hicieron á Iturbe entraba el hecho criminal de 
haber mandado fusilar, el 13 de setiembre de 
1851, al patriota jefe de la independencia, coro- 
nel Santibañez. 

1864. Batalla del Desierto. El ejército sepa- 
ratista mandado por el general Lee, en el lugar 
denominado Desierto ó Wilderness, dá una ba- 
talla á las fuerzas federales á las órdenes del 
general Grant : después de dos dias de pelea sin 
resolverse el éxito de la batalla, en la noche 
deja el campo el general Lee, para atrincherar- 
se en otro punto. Las pérdidas de los federales 
no bajaron de veinte mil hombres, teniendo 
también que lamentar la muerte del bravo ge- 
neral Jacobo Wadsworth, de Nueva York, y re- 
coger heridos á los generales Hancock, Getty, 
Gregg, Owen, Bartlett, Carrollo y Webb. Los 
separatistas perdieron á los generales Jones, 
Alber y G. Jenkins que murieron en la pelea, 
teniendo heridos á los generales Longstreet, Pic- 
kett, Pegram, Huntery Stafford; perdiendo asi- 
mismo ocho mil hombres de tropa. 

1865. Libertad de prisioneros. Concluida la 
guerra entre los federales y confederados en 
Norte América, el gobierno de la Union ordena 
la libertad de los prisioneros de guerra, que as- 
cendían á sesenta y tres mil cuatrocientos cua- 
renta y dos, y de retirarse á sus casas, bajo 
palabra, á ciento setenta y cuatro mil doscien- 
tos veintitrés individuos de los distintos ejér- 
citos rendidos de la estinguida confederación. 



id 



446 



■EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 7 



1493. Partición del Océano. Entre los reyes 
católicos y el de Portugal, se ajusta nuevamen- 
te en Madrid una próroga, sobre los diez meses 
en que habian de ir las carabelas de ambos rei- 
nos á la demarcación y partición del Océano, 
según la capitulación del año 1494. 

1681. Restitución de la Colonia. El infante 
de Portugal don Pedro, concluye un tratado pro- 
visorio con el rey de España Garlos II, por el 
cual se desaprobaba la conducta de Garro, jefe 
español, que habia tomado por asalto á la Golo- 
nia del Sacramento que ocupaban los portugue- 
ses en la margen oriental del Rio de la Plata, 
debiendo devolverse la plaza á estos en calidad 
de depósito con todos los artículos de guerra 
tomados al rendirla. (Véase el 7 de agosto.) 

1783. Nacimiento de Soler. En la ciudad de 
Buenos Aires nace el general don Miguel Esta- 
nislao Soler, guerrero de la independencia. 

1813. Toma de Acapulco. Los independien- 
tes mejicanos á las órdenes del general Morelos, 
toman la ciudad de Acapulco que defendian los 
españoles, después de un sitio de seis meses. 

1813. Entrada á Potosí. El ejército argentino 
á las órdenes del general Belgrano lleva sus 
armas vencedoras en las batallas de Tucuman y 
Salta, hasta el territorio del Alto Perú, ocupado 
por las tropas españolas. Su vanguardia man- 
dada por el mayor general Diaz Velez entra 



triunfante en la ciudad de Potosí que habia 
abandonado el enemigo, retirándose al interior. 

1839. Terremoto en Haiti. Las luchas polí- 
ticas que á cada instante se ocasionaban en 
Haiti, debido al pésimo gobierno de Boyer, se 
hubieron de interrumpir á consecuencia de una 
catástrofe que esparció la muerte y la ruina en 
aquel hermoso territorio: un violento terremoto 
convirtió á muchas ciudades en un montón de 
escombros. En la del Cabo murieron las dos ter- 
ceras partes de sus habitantes; y como si esto 
no fuera lo bastante á esparcir el luto y la tris- 
teza, los negros comarcanos penetraron en la 
misma y se entregaron al saqueo y á toda clase 
de escesos. Guéntase que los soldados que acu- 
dieron para defender las propiedades y las per- 
sonas fueron los primeros en utilizar aquel de- 
sorden, y que hasta la autoridad tomó parte en 
el saqueo. 

1856. Tratado de amistad. La República Ar- 
gentina celebra con el Brasil un tratado de 
amistad, comercio y navegación. En 22 de octu- 
bre de 1878 se firma un protocolo esplicando el 
artículo 9 de este tratado, en cuanto se refiere 
á la entrega de soldados y marineros desertores. 

1881. Tratado de estradicion. La República 
Argentina ajusta un tratado con España sobre 
estradicion de criminales. El 17 de julio de 1882 
declárase ley de la nación. 



Dia 8 



1527. Descubrimiento del Rio Paraná. Sebas- 
tian Gaboto habia llegado hasta el arroyo de 
San Juan, sitio donde fué asesinado Solís por 
los indios charrúas, para lo que habia costeado 
el gran estuario del Rio de la Plata: dejando allí 
dos buques mayores, se hace á la vela y entra 
en el Rio Paraná, siendo el primero que navega 
en sus aguas. 

1753. Nacimiento de Hidalgo. En el Estado 
de Guanajuato, en Méjico, nace don Miguel Hi- 
dalgo y Costilla. Este personaje, siendo cura de 
Dolores, se pone al frente de un pronunciamien- 
to patriótico (16 de setiembre de 1810) y se 
lanza, al frente de un ejército que forma, á li- 
diar por la independencia mejicana, hasta que 
cae mártir de sus principios, el 25 de marzo del 
año XI. 

1799. Ejecución de España. Las autoridades 



españolas hacen ahorcar en Caracas, con cinco 
compañeros más, al patriota americano don 
José María España. .Sw cabeza puesta en una jarc- 
ia de hierro, se manda colocar en La Guayra y 
sus miembros puestos en garfios se ordena sean 
espuestos en los caminos públicos. España y don 
Manuel Gual fueron los autores de la conspira- 
ción descubierta el 13 de julio de 1797, cuyo 
programa era cambiar la forma del gobierno 
venezolano, pero habian logrado escapar; mas 
el primero habia vuelto á Venezuela y ocultádo- 
se en la Guaira, donde fué aprehendido. Gual 
murió en 1801 en la isla Trinidad, que pertene- 
cía á los ingleses, según se asegura, envenena- 
do por un español llamado Vallecilla. 

1810. Dispensa de matrimonio. En Rio Ja- 
neiro espide el nuncio del papa Pío VII un 
breve de dispensa para el casamiento de la 



MAYO 



147 



princesa de Portugal María Teresa y el infante 
de España don Pedro Garlos, por existir entre 
ambos, grados de consanguinidad. 

1814. Suspensión de hostilidades. Se firma 
en París la adhesión del príncipe regente don 
Juan VI á la convención de 23 de abril, hecha 
en esta misma ciudad entre Francia y las po- 
tencias aliadas, para la suspensión de hostilida- 
des, tanto en tierra como en mar. 

1815. Renuncia de Bolivar. El caudillo vene- 
zolano Simón Bolivar, que habia sido nombrado 
general en jefe del ejército independiente de 
Nueva Granada, en la imposibilidad de asegu- 
rar la victoria, resigna el mando ante el con- 
greso y abandona el país. 

1817. Espedicion al Chaco. De San Francisco 
del Chañar, en la provincia de Córdoba, sale una 
espedicion compuesta de trescientos ochenta 
cordobeses, á los que debían incorporarse fuer- 
zas de Tucuman y Santiago para espedicionar en 
el Chaco, á las órdenes del ingeniero don José 
Arenales. 

1817. Congreso de Caraico. Ocupada Vene- 
zuela por las fuerzas patriotas al mando del ge- 
neral Bolivar, quien habia desembarcado por 
tercera vez en las costas de su patria con ausi- 
liares reclutados en Santo Domingo, se instala 
un congreso en el pueljlo de Garaico. 

1818. Monumento conmemorativo. «El con- 
greso de las Provincias Unidas del Sud-Améri- 
ca, penetrado altamente de las ventajas que ha 
reportado la nación en las célebres victorias en 
Chacabuco y Maipo, obtenidas en el territorio 
de Chile en los años pasado y presente, por el 
ejército unido de los Andes á las órdenes del ge- 
neral en jefe don José de San Martin, sobre los 
ejércitos españoles destinados inmediatamente 
á la subyugación de a'quel Estado y á ulteriores 
planes de hostilidad sobre este, y deseando ma- 
nifestar á nombre de la nación que representa 
el j.usto reconocimiento que es debido al genio 
y á la virtud, ha venido en decretar y decreta lo 
siguiente:» así se espresaba el presidente del 
congreso en mayo 8 de 1818 al comunicar al di- 
rector del Estado la voluntad soberana de ese 
ilustre cuerpo, decretando en honor del héroe 
un monumento que perpetuase su nombre á la 



vez que la gloria nacional. Declarando asimis- 
mo á los jefes, oficiales y tropa del ejército de 
los Andes, Heroicos defensores de la nación, ins- 
cribiendo sus nombres en un registro cívico de 
honor. 

1823. Escuadra colombiana. Padilla, que 
mandaba la escuadra de la república de Colom- 
bia, se abre paso por medio de las forLificacio- 
nes españolas que protegían la entrada del lago 
de Maracaibo. 

1827. Separación de Santa Fé. Desconoce la 
constitución unitaria del año 26 la provincia de 
Santa Fé, y retira sus diputados de Buenos Ai- 
res, donde se habia reunido el congreso. 

1848. Batalla de Palo Alto. Las fuerzas ame- 
ricanas al mando del general Zacarías Taylor 
aceptan una batalla que les presenta el general 
Arista al frente del ejército mejicano en el pun- 
to conocido con el nombre de Palo Alto. Con la 
noche se suspende el combate, retirándose des- 
pués los mejicauos, sin que por ambas partes se 
consiguiera un triunfo. 

1855. .Constitución de Catamarca. Una con- 
vención constituyente sanciona la constitución 
que se da la provincia argentina de Catamarca. 

1833. Batalla de San Lorenzo. El general me- 
jicano Conmonfort, marchando con un ejército 
en auxilio de la ciudad de Puebla, que resistía 
al sitio puesto por las tropas francesas, se ve 
obligado á entrar en batalla con una fuerza de 
esta nación, mandada por el general Bazaine, 
que le sale al paso. El combate tiene lugar en 
los campos de San Lorenzo y es completamente 
derrotado. 

1864. Batalla de Ny. El general separatista 
Longstreet habia toma lo posición cerca del rio 
Ny, colocando su artillería en una elevada coli- 
na, desde la cual podia barrer el camino por 
donde tenian que avanzar los federales que se 
retiraban después de la batalla del Desierto, el 
dia 6. El general unionista W^arren hace avan- 
zar al asalto á la división Robinson que es re- 
chazada con muchas pérdidas ; pero en un se- 
gundo ataque en que toma parte la división 
Griffin, consigue desalojar al enemigo que deja 
en el campo mil quinientos hombres. 



Bia 9 



io02. Viaje de Colon. Sale Colon de Cádiz 
para emprender su cuarto y último viaje de des- 
cubrimiento en el Nuevo Mundo. 

1624. Espedicion holandesa. El almirante 
Willekens llega al Morro de San Paulo, á doce 
leguas de Bahía, con la mayor parte de la flota 
que la Compañía de las Indias occidentales man- 



daba desde Holanda á apoderarse del Brasil: 
esta flota se componía de veinticinco buques y 
siete chalupas armadas. 

1780. Nacimiento de Gómez. En la ciudad de 
Buenos Aires nace don Gregorio Gómez. La cau- 
sa de la libertad de América debe á este digno 
argentino señalados servicios prestados con ab- 



i48 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



negación, inteligencia y patriotismo ; desde 1810 
figura su nombre asociado á las empresas difí- 
ciles y á comisiones diplomáticas. 

1 798. Tratado entre Maitland y ToussaintLou- 
verture. La guerra entre los hombres de color 
y los ingleses aliados á los colonos en Santo Do- 
mingo, era terrible, estando siempre las venta- 
jas por parte de los primeros, que tenian por 
jefe al bravo y entendido Toussaint-Louvertu- 
re, á quien también los franceses que eran sus 
auxiliares le habian dado el mando en jefe de 
sus fuerzas. Dos años duraba esta guerra, en la 
cual los negros y mulatos, no solo habian le- 
vantado fortificaciones en todos los puntos ame- 
nazados, sino que rechazaron constantemente á 
los ingleses en todos sus ataques. Desesperado 
de tanto descalabro el general inglés Maitland 
celebra un tratado con el jefe negro, el 9 de 
mayo de 1798, entregándole todos los puntos 
ocupados hasta entonces por sus tropas, los re- 
gimientos de negros que habia organizado y 
reconoce á Santo Domingo como potencia neu- 
tral é independiente.— Al retirarse el jefe inglés 
hace valiosos obsequios al caudillo indígena, de- 
clarándole que admiraba su valor y respetaba 
sus virtudes. 

1814. Embarco de Alvear. Hallándose sitia- 
da la plaza de Montevideo, que ocupaban los es- 
pañoles, y habiendo sido nombrado general en 
jefe del ejército argentino que lo sitiaba, el ge- 
neral don Garlos M. de Alvear, en sustitución 
del general Rondeau, sale dicho general de 
Buenos Aires con su estado mayor, para poner- 
se al frente de las tropas sitiadoras. 

1824. Proclamación en Montevideo. Apode- 
rado el Brasil del territorio Oriental, que se de- 
nominó Estado Cisplatino, y después de haberse 
formado en su capital, que era Maldonado, una 
Junta que consignó las mayores protestas de 
adhesión á la persona del emperador del Brasil, 
se proclama á éste en Montevideo, el 9 de mayo 
de 1824, en medio de festejos públicos que el 
pueblo miró con indiferencia. 

1825. Legación argentina. Con objeto de 
corresponder á una invitación hecha por el ge- 
neral Bolívar para conferenciar sobre los intere- 
ses americanos, y de felicitarlo al mismo tiem- 
po, decrétase el envió de una legación al Alto 
Perú ( Bolivia) por el congreso de las Provincias 
Unidas del Rio de la Plata. 

1846. Batalla de Resaca de la Palma. Des- 
pués de la batalla de Palo Alto, el dia anterior, 
el general Arista toma una fuerte posición en 
un barranco llamado Resaca de la Palma ; allí lo 
busca el general Taylor y lo derrota completa- 
mente en una batalla en que se empeñan am- 
bas fuerzas. 



1865. Terminación de la guerra del Norte. 
Una proclama del presidente de los Estados 
Unidos, Johnson, declara terminada la rebelión 
de los Estados del Sud. 

1872. Observatorio. En Montevideo se inau- 
gura un observatorio meteorológico, fundado 
por los padres Salesianos del Colegio Pío de Vi- 
lla Colon. 

1873. Combate de Gualeguaychü. En la se- 
gunda rebelión de López Jordán, que habla 
estallado en 1 ." de mayo, vuelven las fuerzas na- 
cionales á hacerle una persecución sin descanso. 
El dia 9, el coronel don Luis María Campos sor- 
prende á los rebeldes que sitiaban á Gualeguay- 
chú, y después de un pequeño combate los 
derrota completamente haciéndoles algunos 
muertos y tomándoles muchos prisioneros. 

1877. Terremoto en el Perú. En Iquique, 
durante toda la noche de este dia, se siente un 
terrible temblor; una ola grandísima y un in- 
cendio destruyen gran parte de la ciudad. 

1880. Entrevista de Tejedor y Roca. La cues- 
tión presidencial se agitaba de un modo alar- 
mante en toda la República. Los partidos esta- 
ban en pié y parecían decididos á la lucha 
armada, particularmente en Buenos Aires, y á 
fin de evitar trastornos al país, los candidatos 
que dividían la opinión, general Roca y doctor 
Tejedor, tienen una entrevista á bordo de un 
buque de guerra en el puerto del Tigre; des- 
graciadamente, los medios conciliatorios que se 
pusieron en juego, no tuvieron ningún resulta- 
do favorable á la idea que los hizo reunir. (Véa- 
se el 15 de febrero y este mismo dia.) 

1880. Meeting de la paz. Al mismo tiempo 
que conferenciaban el general Roca y el doctor 
Tejedor, tiene lugar en Buenos Aires un gran 
meeting con el propósito de poner su influencia 
á favor de la paz con el fin de que no se alterase 
el orden de la República y tuviese lugar, por 
medios pacíficos, la elección del futuro presi- 
dente que debia darse al país. Este meeting es 
digno de recordarse como el primero que ha 
tenido lugar en la América latina, tanto por la 
elevación del objeto, cuanto por el número de 
la concurrencia que pasaba de treinta mil per- 
sonas. (Véase este mismo dia y el 4 de junio.) 

1880. Bombardeo del Callao. Los buques 
chilenos Blanco Encalada, Huáscar, O'Higgins, 
Pücomayo, Angamos y Amazonas, bombardean 
al Callao, ocasionando muchos destrozos, tanto 
en los buques de la armada peruana como en 
la población y establecimientos públicos. Esta 
es la segunda vez que la escuadra chilena bom- 
bardea al Callao, en la guerra que sostienen 
actualmente. El primer bombardeo tuvo lugar el 
22 de abril del presente año. 



J 



149 



Dia 10 



1499. Cartas del Nuevo Mundo. El florentino 
Américo Vespucio publica en Europa las prime- 
ras cartas que se conocieron del Nuevo Mundo, 
las cuales llevaban su firma. A esta circunstan- 
cia se debe el que al nuevo continente descu- 
bierto por Cristóbal Colon se la llamase América 
tomado del nombre de aquel. 

1675. Moneda. En Méjico, por primera vez, 
se acuñan monedas de oro ; anteriormente se 
habia mandado á España todo el oro en barras. 

1770. Propagación del idioma castellano. Ha- 
biendo el arzobispo de Méjico solicitado del rey 
de España, en 25 de junio de 1769, se generali- 
zase por medio de la enseñanza el idioma de los 
conquistadores, se dicta en Aranjuez una real 
cédula para que «de una vez se llegue á conse- 
guir el que se estingan los diferentes idiomas de 
que se usa en los dominios españoles en Amé- 
rica y solo se hable el castellano.» 

1775. Billetes de crédito. El congreso de los 
Estados Unidos de Norte América emite los pri- 
meros billetes de crédito, en cantidad de dos 
millones de pesos fuertes de curso forzoso, para 
sostener la guerra contra Inglaterra. Estos bi- 
lletes se inscriben con el nombre de c<;Las Colo- 
nias Unidas. » 

1775. Congreso de Filadelfia. Se reúne el se- 
gundo congreso continental en la ciudad de 
Filadelfia, habiéndose ya empezado las hostili- 
dades sangrientas entre los americanos y las 
tropas inglesas. 

1775. Toma de Ticonderoga. Ethan Alien, 
reuniendo á los habitantes de la Montaña Verde, 
y acompañado de Benedicto Arnold, sorprende 
y toma el fuerte de Ticonderoga. — Dos dias des- 
pués cae en poder de los americanos, también 
por sorpresa, Crown Point, donde hacen un buen 
acopio de pólvora y cañones. 

1781. Desalojo de Camden. El general inglés 
lord Rawdon, sin embargo de algunos triunfos 
que habia conseguido contra los americanos, se 
ve obligado á abandonar á Camden, no pudien- 
do resistir el activo empuje de los independien- 
tes. — A su retirada se sigue la toma de distintos 
fuertes y ciudades que abandonan los ingleses, 
quedando en poco tiempo, tanto la Carolina del 
Sud como la Georgia, casi toda en poder de las 
armas de la libertad. 

1808. Cesión de derechos. Se firma en Ba- 
yona un tratado entre su alteza real el príncipe 
de Asturias don Fernando de Borbon y Napo- 
león I, emperador de los franceses, adhiriéndose 
aquel á la renuncia hecha por su padre Car- 
los IV, el 5 del presente, y renunciando él mismo 
los derechos que le competían á la corona de 
España y de las Indias. 



1814. Ataque á Pasto. El ejército indepen- 
diente de Nueva Granada mandado por el ge- 
neral Nariño, ataca la ciudad fortificada de Pasto 
y es rechazado por los españoles que la defen- 
dían. 

1818. Monumento en Maipo. El gobierno de 
Chile decreta la creación de un monumento 
conmemorativo en el campo de batalla donde 
tuvo lugar la inmortal jornada de Maipo, desig- 
nando honores al vencedor general San Martin ; 
debiendo colocarse en uno de sus frentes, entre 
otras inscripciones, la siguiente : Gloria inmor- 
tal á los héroes de Maipo, vencedores de los ven- 
cedores de Bailen. 

1830. Biblioteca de Montevideo. La asamblea 
legislativa de la República Oriental del Uruguay 
decreta establecer la biblioteca pública, man- 
dada fundar por el testamento del finado doctor 
don José Manuel Pérez Castellanos, agregando 
á ella las existencias de la biblioteca que habia 
creado el gobierno de la provincia el 25 de mayo 
de 1816; ordenando asimismo la colocación en 
la biblioteca del retrato del doctor Castellanos. 

1831. Prisión de Paz. Triunfante el general 
don José María Paz del caudillaje armado en 
todo el interior de las provincias argentinas, 
marcha con un poderoso ejército en busca del 
general López que habia entrado á la provincia 
de Córdoba 1 frente de las fuerzas confedera- 
das. Hallándose aquel general en el departa- 
mento del Rio Primero, camino de Santa Rosa 
al Tío, hace alto al sentir un tiroteo, y querien- 
do averiguar personalmente la causa, se interna 
casi solo en un monte para hacer un reconoci- 
miento, no creyendo que por ese punto hubie- 
ra enemigos. Por una casualidad se hallaba allí 
una partida de Francisco Reynafé, pertenecien- 
te al ejército del general don Estanislao López; 
cuando el general Paz se apercibe de aquella 
gente é intenta escapar, los enemigos lo persi- 
guen, y boleándole el caballo lo hacen prisio- 
nero. — De resultas de este contraste, el ejército 
de Paz se retira hacia Córdoba, dejando el cam- 
po á los que combatían proclamando el sistema 
federal en la RepúbUca. 

1848. Espulsion de jesuítas. Por un decreto 
del gobierno de la provincia de Córdoba, se 
ordena la disolución de la Compañía de Jesús, y 
se espulsa del país á sus miembros. — En 7 de 
abril de 1852, por otro decreto, se declara á la 
Compañía inocente y benemérita de la patria. 

1866. Retirada de la escuadra española. Re- 
puestos los buques de los destrozos que hablan 
tenido en el combate del 2, y mejorado de sus 
heridas el almirante Méndez Nuñez, zarpa la 
escuadra española del Callao, organizada en dos 



150 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



divisiones que toman distintos rumbos para 
hacer su regreso á España, lo que tiene lugar 
después de haber pasado inmensas calamidades 
en el viaje por enfermedades y falta de provi- 
siones. (Véanse los dias 2 y 2S). 



1877. Fenómeno en el mar. En Valparaíso 
sucede el raro fenómeno de verse el mar desde 
por la mañana subiendo y bajando otra vez cosa 
de seis á siete pies en el espacio de tiempo de 
cinco á seis minutos. 



Dia 11 



1812. Paseo del estandarte real. Era costum- 
bre antigua en Buenos Aires pasear el estan- 
darte real en las grandes solemnidades, como 
signo de la conquista, sin duda para que el 
pueblo subyugado al poder de la metrópoli no 
olvidase su origen. Esta señal de opresión cho- 
ca al nuevo gobierno patrio, cuyas ideas libera- 
les rechazaban toda demostración de vasallaje, 
sin embargo que no habia roto definitivamente 
con España, según el programa de la revolución 
de mayo; así es que, interpretando también el 
sentimiento público, ordena cesase el pueblo de 
presenciar tal espectáculo, aboliéndolo. 

1813. Himno nacional. Es aprobado por acla- 
mación y declarado himno nacional por la asam- 
blea general constituyente del Rio de la Plata, 
el canto: Oid, mortales, el grito sagrado, del 
doctor don Vicente López y Planes. El señor 
López era miembro de la asamblea y habia sido 
comisionado por esta para presentar un himno 
patrio. — La simpática música de esta notable 
composición poética pertenece á un compositor 
catalán llamado Blas Pereda, quien, por esta 
época residía en Buenos Aires. 

1815. Consejo permanente. El general Mori- 
llo, recien llegado de España con un ejército y 
puesto al frente de las fuerzas realistas en Ve- 
nezuela, después de haber sometido á la isla 
Margarita, último atrincheramiento de los pa- 
triotas en aquella región, entró á Caracas el 11 
de mayo, y con el fin de esquilmar á los repu- 
blicanos, bajo fútiles protestos les pone fuertes 
contribuciones, estableciendo al efecto un con- 
sejo de guerra permanente, cometiéndose toda 
clase de vejaciones con los patriotas y confis- 
cándoles sus bienes, que vendidos produjeron 
más de quince millones de pesos fuertes. 

1818. Llegada de San Martin. Viniendo de 
Chile el vencedor de Maipo, general San Martin, 
llega á la ciudad de Buenos Aires á las seis 
de la mañana ; esquivando así el público y bri- 
llante recibimiento que el pueblo le tenia pre- 
parado. El modesto guerrero entra de incógnito. 



1823. Embarque de Iturbide. Proclamada la 
república sobre las ruinas del imperio que ha- 
bia levantado en Méjico el general don Agustin 
de Iturbide (19 de mayo de 1822), y decretá- 
dosele por el congreso una pensión de veinti- 
cinco mil pesos con la condición de establecerse 
en algún lugar de Italia, el 11 de mayo se em- 
barca con su familia en la embocadura del rio de 
la Antigua, para ser trasportado á Liorna á es- 
pensas del Estado. 

1826. Nacimiento de Esquiü. En la ciudad 
deCatamarca nace el obispo fray Mamerto Es- 
quiú, cuya virtud ha sido ejemplar en la Re- 
pública. 

1843. Combate del Rio Ck)rrientes. El co- 
mandante general del ejército correntino don 
Juan Madariaga alcanza al coronel don Miguel 
Galán que mandaba tropas entrerianas, en el 
Rio Corrientes, y lo derrota obligándole á arro- 
jarse al rio, teniendo que dejar en el campo el 
armamento, las caballadas y algunos prisio- 
neros. 

1858. Muerte de Bonpland. Después del cau- 
tiverio de nueve años (3 de diciembre de 1821) 
que el dictador López habia hecho sufrir en el 
Paraguay al sabio naturalista francés Amado 
Bonpland, establecióse este en Santa Ana, de- 
partamento de la provincia de Corrientes, en la 
República Argentina, donde se dedicó al cultivo 
y estudio de las plantas, hasta que le sorprende 
la muerte, contando ochenta y cinco años. En 
1854 habia sido nombrado director del museo de 
historia natural de la provincia de Corrientes, 
cuyo empleo ejercía á su muerte. Bonpland 
habia nacido en la Rochela el 29 de agosto 
de 1773. 

1835. Prisión de Jefferson Davis . Las fuer- 
zas federales que perseguían á Jefferson Davis, 
ex-presidente de los Estados Confederados del 
Sud, en Norte América, lo toman preso cerca 
del bosque Irwinsville, como también á su fa- 
milia que lo acompañaba en su fuga. 



151 



Dia 12 



1489, Atenciones á Colon. En la ciudad de 
Córdoba los reyes católicos espiden una cédula 
ordenando á todas las autoridades del reino 
para que, cuando transitase el marino genovés 
Cristóbal Colon se le aposentase bien en todas 
partes y se le facilitasen mantenimientos, como 
asimismo á los que lo acompañasen. 

1622. Obispado de Buenos Aires. En virtud 
de una bula espedida por el papa Paulo V, en 
1620, á petición del rey Felipe III, el 12 de mayo 
de 1622 se erige en catedral la iglesia mayor de 
Buenos Aires, siendo su primer obispo fray Pe- 
dro de Carranza, de la orden del Carmen calza- 
do, y natural de Sevilla. 

1751. Venta de bulas. Se confiere al gober- 
nador do Buenos Aires el derecho de vender 
bulas. 

1780. Rendición de Charleston. El general 
americano Lincoln que defendia la ciudad de 
Charleston, se rinde bajo capitulación al gene- 
ral inglés CUnton. 

1810. Contrato matrimonial. Se firma en Rio 
Janeiro el contrato matrimonial de dote y arras 
para el casamiento de la princesa de Portugal 
María Teresa, hija del príncipe regente don 
Juan VI, con el infante de España don Pedro 
Carlos. 

1815, Guyana francesa. Se ajusta en el con- 
greso de Viena una convención, por medio de 
cambios de notas entre el plenipotenciario del 
príncipe regente de Portugal y Brasil y el del 
rey de Francia, relativamente á la entrega de 
la Guyana francesa que estaba en poder de los 
portugueses. 

1817. Congreso argentino. Abre sus sesio- 
nes públicas en Buenos Aires el congreso ar- 
gentino. Este ilustre congreso fué el mismo que 
habiéndose instalado en la ciudad de Tucuman 
el 24 de mayo de 1816 declaró por unanimidad y 
solemnemente la independencia de las Provin- 
cias Unidas del Rio de la Plata el 9 de Julio del 
mismo año, y que se retiró de allí á principios 
de 1817 para continuar sus sesiones en Buenos 
Aires. 



1823. Tratado de paz. Los gobiernos de En- 
tre-Rios y Misiones concluyen una convención 
de paz, amistad y alianza ofensiva y de fensiva. 

1832. Muerte de Castañeda, Deja de existir 
en la ciudad del Paraná fray Francisco de Paula 
Castañeda, del hábito franciscano, que habia 
nacido en Buenos Aires. Educacionista, poeta ó 
infatigable periodista, descollando su estilo en 
lo satírico y cáustico. 

1837. Reconocimiento de independencia. El 
rey de Cerdeña, por medio de su representante 
en Buenos Aires, reconoce la independencia de 
la República Argentina. 

1830. Espedicion de Du Graty. El coman- 
dante general de la frontera sobre el Chaco, co- 
ronel don Alfredo M. du Graty espediciona al 
interior de este territorio, saliendo el 12 de 
mayo del Garabato, donde tenia la comandan- 
cia. El objeto que se propone es hacer un estu- 
dio de los campos y resolver sobre la conve- 
niencia de avanzar la frontera para asegurar con 
mayores resultados la campaña de Santa Fé y 
Córdoba. El coronel Du Graty lleva su reconoci- 
miento hacia el monte Aguará, á más de treinta 
leguas del punto de partida y regresa habiendo 
hecho el levantamiento de planos, reconocido 
varias tolderías abandonadas y practicado algu- 
nos estudios de gran importancia geográfica y 
militar; dejando constada la conveniencia del 
avance proyectado, que ejecuta un mes des- 
pués, 

1879. Revolución en Jujuy. En la ciudad ar- 
gentina de Jujuy tiene lugar una revolución, 
armándose el pueblo y atacando el principal, 
donde las fuerzas del gobierno se sostienen por 
más de una hora, siendo al fin rendidas. El go- 
bernador Torino es preso y dimite el mando. 
Los revolucionarios nombran gobernador inte- 
rino á don Salvador Cao, en tanto se procede á 
elecciones y al nombramiento del propietario. — 
Pocos dias después, los amigos del gobierno 
derrocado, auxiliados por el gobernador de la 
provincia de Salta, vencen á los revolucionarios 
y reponen en el mando á Torino. 



Dia 13 



1520. Matanza de mejicanos. Hallándose 
reunidos en una función los magnates del impe- 
rio de Méjico, el capitán español Pedro de Al- 
varado los manda asesinar cometiendo la más 
horrorosa alevosía, pues estaban desarmados y 



bajo la fé de los guerreros cristianos. Pedro de 
Alvarado, compañero de Cortés y uno de los 
conquistadores de Méjico, ya se habia hecho 
célebre por su estremado valor, 
1647. Terremoto en Chile. Tiene lugar un 



152 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



terrible temblor de tierra en Chile ; las pérdidas 
son incalculables ; muchísimas personas pere- 
cen bajo los escombros de las casas que se des- 
plomaron. 

1810. Contrastes en España. Llega á Monte- 
video una fragata con la noticia de que los fran- 
ceses hablan entrado triunfantes en Sevilla, que 
amenazaban á Cádiz y que la junta central, en 
cuyas manos estaba el gobierno de la metrópoli, 
se habia disuelto por la fuga, refugiándose en la 
isla de León, donde era objeto de la execración 
universal. Esta noticia, que no tardó en llegar á 
Buenos Aires, sublevó el espíritu público pero 
en sentido de sus propios intereses, despertán- 
dose en él la idea de sus libertades, que hablan 
empezado á germinar desde las invasiones in- 
glesas en que se exhibió como primer actor en 
el campo de la lucha armada. 

1816. Reino del Brasü. La antigua colonia 
brasilera fundada por los portugueses, es ele- 
vada á la categoría de reino y de metrópoli su 
capital, abriéndose con este acto trascendental 
una nueva campaña contra las posesiones espa- 
ñolas en América. 

1821. Ataque á Santa Fé. Los antiguos alia- 
dos contra Buenos Aires, López y Ramírez, ha- 
bían roto los lazos que los unian, siendo una de 
las causas el tratado de 24 de noviembre del 
año anterior, entre aquella provincia y la de 
Santa Fé, el que venia á entorpecer los planes 
de ambición del caudillo entre-riano. Este, pre- 
tendiendo imponer su voluntad al general san- 
tafecino para arrastrar sus escuadrones á nue- 
vas hostilidades contra los porteños, empieza 
por llevarle la guerra desembarcando en Coron- 
da en los primeros dias de mayo, y el 13 una 
escuadrilla de Entre-Rios, al mando del coman- 
dante don Romualdo García, conduce setecien- 
tos á ochocientos infantes á las órdenes del 
comandante don Lucio Mansilla, que desembar- 
cando en el puerto de Santa Fé, toma, sin re- 
sistencia, una batería que lo defendía. Inmedia- 
tamente intima la rendición del pueblo, que es 
rechazada enérgicamente, á la vez que se atrin- 
chera para defenderse ; pero en la noche, Man- 
silla se reembarca y la escuadrilla abandona el 
puerto. La retirada de los invasores tiene por 
causa la noticia de aproximarse una escuadra 
de Buenos Aires en auxilio de los santafecinos. 
1826. Papel moneda. En Corrientes, siendo 
gobernador el general don Pedro Ferré, se es- 
tablece por primera vez el papel moneda cor- 
riente por una ley de la provincia. 



1830. Independencia del Ecuador. Separán- 
dose de la confederación que formaron los Esta- 
dos Unidos de Colombia, la república del Ecua- 
dor proclama su independencia. 

1846. Declaración de guerra. Habiéndose 
anexado Tejas á los Estados-Unidos y sido ocu- 
pada por un ejército de la Union, los mejicanos 
rompen las hostilidades contra este, lo que da 
motivo á que el gobierno norte-americano de- 
clare la guerra á la república de Méjico. 

1865. Libertad de Jefferson Davis. El tribu- 
nal de Richmond pone en libertad, bajo fianza, 
al ex-presidente de los Estados confederados 
Jefferson Davis, apresado el dia 11. 

1869. Combate de Minas. El teniente coro- 
nel don Hipólito Coronado al frente de ochenta 
hombres de la división oriental, es enviado 
desde la Asunción que ocupaban los aliados, á 
esplorar las sierras para descubrir las fuerzas 
paraguayas y el paradero de López. Al llegar á 
Minas se encuentra con el enemigo en número 
de quinientos hombres que guarnecían un ar- 
senal y custodiaban una gran cantidad de pre- 
sos; el arrojado jefe carga esta fuerza, que des- 
pués de un simulacro de resistencia se dispersa 
dejando en poder de Coronado el estableci- 
miento. Los presos son salvados en número de 
ciento cincuenta, habiendo entre estos cincuen- 
ta argentinos prisioneros que estaban encade- 
nados, y como ciento treinta familias. Los ven- 
cedores se retiran á la Asunción llevando á la 
gente salvada y á muchos prisioneros que ha- 
blan hecho, como también algún material de 
guerra, inutilizando el que no pudieron cargar. 
Este hecho valió á Coronado la distinción de 
que el emperador del Brasil le enviase el título 
de coronel de los ejércitos. 

1873. Manifestaciones religiosas. En la re- 
pública de Méjico se promulga una ley prohi- 
biendo las manifestaciones religiosas fuera de 
las iglesias. 

1879. Paso Alsina. En la espedicion al desier- 
to dirigida por el ministro de la guerra, general 
Roca, al hacer la travesía del Rio Colorado, los 
jefes del ejército dan á aquel punto el nombre 
de « Paso Roca » ; pero este general, queriendo 
hacer una demostración de aprecio á su ante- 
cesor en el ministerio y en los trabajos para 
asegurar la frontera, rehusando el honor que se 
le discernía, hace colocar en un palo esta ins- 
cripción: «Paso Alsina», denominación que ha 
quedado á aquella parte del Salado. 



153 



Dia 14 



1541. Obispado de Lima. Por una bula de 
Paulo III se erige el obispado de Lima, dando á 
esta iglesia la denominación de san Juan Evan- 
gelista, con dependencia del arzobispado de Se- 
villa. 

1801. Declaración de guerra. Jussuf Cara- 
malli, bajá de Trípoli, declara la guerra á los 
Estados Unidos haciendo cortar el asta de la 
bandera del consulado americano, por negarse 
esta nación á darle un tributo de dinero. 

1810. Gobierno español. Llega á Buenos 
Aires la noticia de la caida de Sevilla y de con- 
siguiente la no existencia del gobierno español, 
dando esto lugar á que se preparase el movi- 
miento revolucionario en la América del Sud. 

1814. Combate del Buceo. La escuadrilla ar- 
gentina compuesta de siete buques al mando de 
Brown, sitiaba á Montevideo que estaba ocupa- 
do por los españoles, teniendo en el puerto su 
escuadra protegida por las baterías de tierra. 
El dia 13 deja esta su fondeadero, y estendidos 
en línea de combate los trece buques que la 
componían, avanzan resueltamente. Brown, con 
objeto de tomarles la retirada y sacarlos de las 
inmediaciones del puerto, finge huir, pero in- 
mediatamente practicando una hábil manio- 
bra, consigue lo que se habia propuesto y em- 
pieza el ataque ; mas amainando el viento, am- 
bas escuadras cesan el combate sin haberse 
obtenido ningún resultado decisivo. En la noche 
los buques españoles se retiran remolcados por 
lanchas, dirigiéndose al Buceo, al Este de la 
ciudad. En la mañana del 14 va Brown á atacar- 
los allí, y vuelve á trabarse el combate entre la 
escuadrilla argentina y todos los buques ene- 
migos ; una bala de cañón hiere en una pierna 
al valeroso Brown, y aunque abrumado de dolor 
continuó dando sus órdenes desde la cubierta 
del Hércules, que á la sazón parecía un volcan, 
hasta que pone en derrota á los realistas, to- 
mándoles dos de sus mejores buques, siendo 
uno de ellos la corbeta Neptuno. Gran número 
de prisioneros y de armamento cayó en poder 
de los patriotas. 

1821. Ocupación de Caracas. El ejército ve- 
nezolano á las órdenes del genaral Bermudez, 
ocupa la ciudad de Caracas, capital de Vene- 
zuela, que estaba en poder de los españoles. 

1836. Independencia de Tejas. Desde prin- 
cipios de 1832 la provincia de Tejas había 
empezado á trabajar en sentido de su indepen- 
dencia de la república de Méjico, formado ejér- 
cito y vencido en San Jacinto el 21 de abril del 
presente año al general Santa Ana que habia 
marchado á someterla. El 14 de mayo, Busta- 



mante, que estaba al frente del gobierno de 
Méjico, reconoce oficialmente la independencia 
de este Estado, que habia nombrado su primer 
presidente al general Samuel Hauston, vence- 
dor de Santa Ana, en San Jacinto. 

1851. Fuero eclesiástico. En Nueva Granada 
suprímese el fuero eclesiástico; el año anterior 
se habia espulsado á los jesuítas. 

1864. Batalla de Proctor. Los ejércitos fede- 
rales, combatiendo diariamente, se movían con 
rapidez siguiendo las órdenes del general Grant, 
cuya mira principal era la toma de Richmond. 
El general Butler había salido del fuerte Monroe 
y avanzado hasta esta ciudad, donde simuló un 
ataque, pero dirigiéndose á Petersburg hace 
marchar al general Gillmore hasta Proctor 
donde los confederados se hablan atrincherado. 
La batalla se empeña, mandando á los últimos 
el general Beauregard, que consigue hacer re- 
tirar á los unionistas. En esta refriega, como la 
llama modestamente el historiador Greeley, 
hubieron siete mil hombres fuera de com- 
bate. 

1877. Terremoto en el Perú y Bolivia. Un 
terrible temblor de tierra se siente en la costa 
del Pacífico, ocasionando inmensas desgracias. 
En el Perú tiene lugar lo siguiente : En Pisagua, 
sale el mar destruyendo el ferroc-arril ; en Iqui- 
que, muelles y ferro-carril flotan en la bahía; 
en Pabellón de Pica, se declara un incendio, se 
pierden muchos buques y muere gran número 
de gente aplastada por un derrumbe, quedando 
tres mil quinientas personas sin recursos; en 
Punta de Lobo, la ciudad es llevada por el mar; 
en Huanillos, toda la ciudad, con escepcion de 
veinte casas de la parte más alta, es destruida 
por las olas ; la ciudad de Tocopílla es comple- 
tamente destruida; en Punta Blanca, las minas 
son obstruidas con piedras caídas del cerro, 
sepultando á los mineros y á sus administrado- 
res; en Pisco, varias casas son destruidas; en 
Arica, la mar salió una y media milla hacia el 
Norte llevándose los almacenes fiscales, esta- 
ción del ferro-carril, destruyendo la ciudad 
hasta la catedral: las pérdidas son inmensas, 
calculándose en cuatro millones de patacones ; 
el volcan San Pedro se pone en erupción : los 
pueblos de Galama, Trinchín y San Pedro desa- 
parecen. En Bolivia, la ciudad de Mejillones es 
casi totalmente arruinada; Cobija es destruida 
más de la mitad de la ciudad; en Antofagasta, 
se sufren grandes desgracias. Los buques per- 
didos en estos puertos son muchísimos, los ca- 
pitales incalculables, las vidas por centenares, 
quedando en la miseria muchos miles de seres, 



154 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



á quienes este terrible temblor deja sin hogar y 
sin medios de subsistencia. 

1879. Entrega de la Villa Occidental. La Re- 
pública Argentina hace entrega de la Villa 
Occidental, situada en el Chaco, á la república 
del Paraguay, en virtud del fallo arbitral del 
presidente de los Estados Unidos, á quien am- 
bos países hablan sometido la cuestión sobre 
derechos de posesión. Este acto solemne, el 
primero que tiene lugar en la América del Sud, 



y en el que se demuestra el respeto de la Re- 
pública Argentina á sus convenios y al honor 
de su bandera, se verifica entre los comisiona- 
dos de ambos gobiernos, y de una gran concur- 
rencia, tanto de argentinos como de paragua- 
yos. Una salva de veintiún cañonazos saluda 
la bandera argentina al ser descendida y otra 
salva igual á la bandera paraguaya al ser ele- 
vada sobre ese territorio que entraba en pose- 
sión de su autoridad. 



Dia 15 



1791. Libertad de esclavos. En Francia se 
desarrolla el espíritu generoso de dar libertad 
á la esclavitud de sus colonias en América, y la 
Convención dejándose arrastrar por sus senti- 
mientos y por el grito de ¡Sálvense los principios 
y mueran las colonias! lanzado por Robespierre 
en su mismo seno, espide una ley dando liber- 
tad á los esclavos de Santo Domingo que era la 
parte francesa de la isla de Haiti. 

1809. Conde de Buenos Aires. Habiendo la 
corte de España concedido título de Castilla á 
don Santiago Liniers y Bremont, este toma el 
de conde de Buenos Aires. ( Véase el dia 29. ) 

1811. Revolución del Paraguay. La espedi- 
cion de Belgrano al Paraguay, si no le dio la 
victoria por medio de las armas, dióle al menos 
el triunfo moral de sus ideas, pues en sus con- 
ferencias con el general paraguayo y sus oficia- 
les habia sabido inspirarles el sentimiento de 
la libertad, y las semillas revolucionarias derra- 
madas en los seculares bosques del Paraguay 
por los campeones de la emancipación del Rio 
de la Plata, dieron sus frutos el 15 de mayo 
de 1811, á lo que contribuyó en gran parte, la 
propaganda del asesor de la intendencia don 
Pedro Somellera, natural de Buenos Aires, que 
puso su talento y su influencia oficial al servicio 
de la regeneración paraguaya. En la noche 
del 14 el pueblo se apodera de los cuarteles sin 
ninguna resistencia, y al dia siguiente, 15 de 
mayo, depone del mando al gobernador español 
Velasco, formando una Junta de gobierno pa- 
trio, compuesta de los señores Castro, don Ful- 
gencio Yedros y el alcalde doctor don Gaspar 
Rodríguez Francia.— El doctor Francia, que 
ocupó la presidencia de este gobierno, á imita- 
ción del sistema romano determinó se nombra- 
sen dos cónsules por año, mandando construir 
dos sillas cúrales de cuero con los nombres de 
César y de Pompeyo, ocupando él la primera y 



nombrando al general don Fulgencio Yedros 
para la segunda. 

1813. Espedicion de Bolivar. Parte de San 
Cristóbal el general Bolivar, con poco más de 
quinientos soldados granadinos para internarse 
en Venezuela y ocupar las provincias de Mérida 
y Trujillo, donde los españoles contaban con 
seis mil soldados de tropas regulares y elemen- 
tos para armar otros tantos. 

1813. Batalla de San Carlos. El general chi- 
leno don José Miguel Carrera, contando con 
fuerzas muy superiores en número á las que 
tenia el general realista Pareja, le presenta ba- 
talla en San Carlos (Chile), la que es aceptada 
con decisión por los españoles. Después de un 
fuerte combate quedan vencedores los chilenos 
derrotando al enemigo. 

1866. Territorio del Colorado. El presidente 
de los Estados Unidos veta la ley de admisión 
del territorio del Colorado, como Estado de la 
Union, la que habia sido votada por el senado 
el 25 de abril y por la cámara de representantes 
el 3 de mayo. 

1867. Toma de Querétaro. Las armas repu- 
blicanas del patriota Juárez habían vencido en 
todos los terrenos á los defensores del imperio 
de Maximiliano, en Méjico, teniendo este que 
encerrarse en Querétaro con sus últimos par- 
ciales y los aventureros estranjeros que habia 
reclutado en Europa. A los sesenta y cinco dias 
de ser sitiada esta plaza por las tropas leales 
del presidente Juárez (11 de marzo), tiene que 
rendirse, cayendo prisionero el titulado empe- 
rador Maximiliano y los generales Miramon y 
Mejía, que hablan sido las principales columnas 
del imperio que acababa de desplomarse defi- 
nitivamente con la toma de Querétaro, postrer 
baluarte de la traición y del predominio ó impo- 
sición estranjera en Méjico. (Véase el 9 de 
junio.) 



d55 



Dia 16 



1532. Espedicion de Pizarro. El conquista- 
dor Francisco Pizarro que había llegado á Tum- 
bez después de salvar muchos inconvenientes, 
y de sostener un combate con los indios en la 
isla de Puna, habiendo recibido socorros de Pa- 
namá, sale de este punto proponiéndose fundar 
una colonia en las márgenes del rio Piura, como 
lo realizó, denominándola San Miguel. 

1771. Batalla de Almansse. Los disturbios 
ocasionados en la América del Norte á causa de 
los impuestos de Inglaterra, hablan dado lugar á 
que en la Carolina del Norte se crease una aso- 
ciación titulada de los Reguladores, la que sien- 
do fanatizada por sus jefes, cometía desórdenes 
exigiendo cosas imposibles y contra el senti- 
miento general que dominaba el país. A fln de 
destruir á esta horda de furiosos el gobernador 
Tryon reúne las milicias y en una batalla que 
les dá en Almansse, los derrota y somete al 
orden. 

1811. Reconquista de Corrientes. La junta 
gubernativa de Buenos Aires habla nombrado 
un teniente gobernador en Corrientes ; pero los 
españoles bajando del Paraguay, se habian apo- 
derado de la ciudad el 17 de abril, has 'a el 16 de 
mayo de 1811 en que el comandante don Blas 
de Rojas se declaró por la junta de Buenos 
Aires, desarmando más de cien europeos á quie- 
nes embarcó, quedando así reconquistada la 
ciudad. 

1811. Armisticio. Castelli, representante de 
la Junta revolucionaria de Buenos Aires, y el ge- 
neral Balcarce que se hallaba al frente de las 
fuerzas patriotas en el Alto Perú, negocian un 
armisticio con el jefe de las tropas españolas, 
general don Manuel Goyeneche, por el término 
de cuarenta dias. — Este armisticio concluyó con 
una felonía en Huaquí. (Aféase el 20 de junio.) 

1815. Pedimento á Carlos IV. Desde Lon- 
dres, los diputados del gobierno provisional de 
las provincias del Rio de la Plata, general don 
Manuel Belgrano y don Bernardino Rivadavia, 
dirigen un memorial al ex-rey de España Car- 
los IV suplicándole, ó que se trasladase en per- 



sona á Buenos Aires, ó que permita á su hijo 
don Francisco de Paula lo haga él con objeto de 
tomar por sí mismo el gobierno de dichas pro- 
vincias, como una soberanía independiente. 
También ofrecían al rey, en nombre de las di- 
chas Provincias Unidas y en otro documento 
firmado á la vez por el comisionado Sarratea, 
que en el caso que el infante don Francisco de 
Paula se coronase rey del Rio de la Plata, y la 
España le retirase las asignaciones que le esta- 
ban acordadas, responder á estas con el tesoro 
nacional en las mismas condiciones que la ma- 
dre patria las habla otorgado. Por otro docu- 
mento se ofrecía una pensión anual de un infan- 
te de Castilla al príncipe de la Paz, en justo 
reconocimiento por servicios prestados. 

1847. Muerte de Larrañaga. En el campo 
ocupado por los sitiadores de Montevideo, deja 
de existir el doctor don Dámaso Antonio Larra- 
ñaga, vicario apostólico y proto-notario apostó- 
lico, notario de la Santa Sede en el Estado 
Oriental del Uruguay. Larrañaga era un sa- 
bio y virtuosísimo sacerdote que habia consa- 
grado su vida al servicio de la humanidad, ha- 
biendo también desempeñado puestos públicos 
de alta importancia en la administración civil. 
Habia nacido en Montevideo el 10 de marzo 
de 1771. 

1863. Desarme de Puebla. Después de una 
brava resistencia y rechazar con denuedo varios 
asaltos llevados por el ejército francés á las ór- 
denes del general Forey, se desarma la heroica 
ciudad de Puebla. El ilustre general mejicano 
González Ortega, que la defendía, soportando 
un sitio tenaz y vigoroso, no recibiendo socorro 
y no pudiendo ya resistir por no tener víveres 
ni municiones, antes que rendirse á discreción, 
como lo exigía el jefe sitiador, quema las ban- 
deras, clava los cañones, inutiliza su armamen- 
to y licencia su ejército, escribiendo después al 
general francés, que las puertas de la ciudad 
estaban abiertas y que podia entrar sin resis- 
tencia. Los defensores estaban desarmados. 
(Véase el dia 5 y el 17.) 



Dia 17 



1544. Virey del Perú. Blasco Nuñez, primer 
virey del Perú nombrado por la corona de Es- 
paña, hace su entrada en Lima. 

1756. Declaración de guerra. Durante dos 
años se habian sucedido en América las oper - 



cienes hostiles entre los ingleses y franceses 
que tenian sus posesiones fronterizas, hasta que 
al fin la Inglaterra declara formalmente la guer- 
ra á la Francia, lo que viene á encender más las 
rivalidades nacionales y las pretensiones terri- 



156 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



tonales de estos países en el Nuevo Mundo. 

1810. Concesión de España. La junta central 
de España concede á sus colonias de América 
el derecho de estender su comercio á los puer- 
tos estranjeros. 

4814. Combate frente á Montevideo. El co- 
mandante Brown destruye completamente los 
restos de la escuadra es.iañola en el Plata que 
se salvaron del combate del 14 en el Buceo, 
apresándola, y obligando al enem'go á incendiar 
algunos buques al encallarlos en la costa para 
salvar la tripulación. Esta acción tiene lugar á 
la vista de Montevideo; los buques apresados 
por los argentinos, á más del Neptuno, son la 
corbeta Paloma, el bergantín Som José y una 
goleta, haciéndoles quinientos prisioneros y to- 
mándoles setenta y cinco cañones y dos mil 
quinientos fusiles á más de otros artículos de 
guerra. 

1818. Voto de gratitud. El general San Mar- 
tin, que habia bajado á Buenos Aires después 
de sus victorias de Ghacabuco y Maipo, y habia 
hecho su entrada de incógnito esquivando una 
manifestación pública (dia 11), es obligado 
á presentarse en el congreso nacional del Rio 



de la Plata, á recibir un voto de gratitud ante el 
pueblo argentino que habia engrandecido con 
sus victorias. 

1820. República del Tucuman. En la provin- 
cia de Tucuman, compuesta de los territorios do 
Tucuman, Catamarca y Santiago (octubre 8 de 
1814) se forma un congreso, no concurriendo 
diputados de este último pueblo, y erigen y pro- 
claman á estos territorios en «República fede- 
ral del Tucuman» que ya se habia declarado tal 
desde el 22 de marzo, independizándose así del 
resto de la nación. El dia 19 el general don Ber- 
nabé Araoz, que era gobernador intendente, es 
nombrado presidente supremo de ella. La efí- 
mera república tuvo muy corta existencia. 

1863. Ocupación de Puebla. Franqueadas las 
puertas de la ciudad de Puebla, el dia anterior, 
por la imposibilidad de resistir sus valerosos 
defensores, toma posesión de ella el ejército 
francés que la sitiaba. — Este fué el golpe más 
formidable que recibió la independencia de Mé- 
jico, y quizás hubiera sido decisivo sin la heroi- 
ca constancia del genio que la salvó, el inmor- 
tal Juárez, á costa de cuatro años de cruentos 
sacrificios. (Véase el dia 16.) 



Dia 18 



1675. Muerte de Marquette. Hallándose en el 
Illinois el jesuíta francés Marquette, deja de 
existir á la temprana edad de treinta yseis años. 
Marquette habia hecho varios viajes de esplora- 
cion por muchos rios de la América del Norte y 
muy particularmente por el Mississippí, cuyo 
descubrimiento le atribuye Gomas. 

1683. Saqueo de Veracruz. Una espedicion 
de filibusteros franceses toma la ciudad de Ve- 
racruz (Méjico), y después de saquearla se lleva 
como mil personas prisioneras ; las pérdidas pe- 
cuniarias se calculan en siete millones. 

1776. Teatro de Cuba. Se concluye el pri- 
mer teatro que se trabaja en Guba, el cual es 
donado á la casa de Recogidas como un auxilio 
para sus entradas destinadas á un objeto de 
caridad. 

1781. Ejecución de Tupac-Amaru. Entre los 
sangrientos horrores que se destacan en la his- 
toria de la conquista de América y el tiránico go- 
bierno ejercido por España en las colonias, el 
que es quizás más feroz por la refinada cruel- 
dad con que se llevó á cabo, es la ejecución del 
noble Tupac-Amaru y su familia, descendiente 
de la dinastía de los Incas del Perú. Cansados 
los indios de los vejámenes que les hacian su- 
frir los conquistadores, tratan de sacudir el 
ominoso yugo con que estaban sujetos á la me- 
trópoli española y se levantan en son de guerra 



proclamando su libertad. El valiente José Ga- 
briel Tupac-Amaru los acaudilla. Pero sin ar- 
mas y sin disciplina, por más que su causa fue- 
ra santa y su valor inquebrantable, tienen que 
sucumbir ante el ejército de línea del mariscal 
Valle, que los vence sin embargo de su resisten- 
cia desesperada. Tomado prisionero el caudillo 
Tupac-Amaru, y toda su familia ; procesado por 
el comisario real don José Antonio de Areche y 
sentenciado á muerte, tiene lugar el 18 de mayo 
de 1781, en el Guzco, el sangriento y feroz dra- 
ma de su ejecución. En medio de un gran apa- 
rato militar fueron arrastrados á la plaza nueve 
condenados, ahorcándose simplemente á cuatro 
que eran los menos importantes. «A Francisco 
Tupac-Amaru, tio del insurgente, y á su hijo Hi- 
pólito, se les cortó la lengua antes de arrojarlos 
de la escalera de la horca, refiere un testigo de 
vista ; y á la india Tomasa Gondemaita, madre 
de Hipólito, se le dio garrote después de haber 
visto ejecutar á su esposo y á su hijo. Luego su- 
bió al tablado la india Micaela Bastidas, esposa 
del jefe rebelde, y en presencia de su marido se 
le cortó la lengua y se le dio garrote, teniendo 
que matarla á patadas en el estómago y en el 
pecho, á causa de no poder ahorcarla el torno 
por tener el pescuezo muy delgado. Cerró la 
función José Gabriel, á quien el verdugo le cor- 
tó la lengua : le ataron á las manos y á los pies 



MAYÓ 



i^l 



cuatro lazos, y asidos estos á las cinchas de 
cuatro caballos, tiraban á cuatro distintas par- 
tes. No pudiendo despedazarlo, Areche mandó 
se le cortase la cabeza, conduciendo el cuerpo 
debajo de la horca, donde se le sacaron los bra- 
zos y piernas, y arrojados á una hoguera fueron 
aventadas al aire sus cenizas.» El autor de la 
Historia de España, señor Lafuente, al hacer re- 
ferencia de este suceso, se espresa así: «Acom- 
pañando á aquellos suplicios circunstancias 
atroces, cuya relación hace erizar los cabellos, 
y no puede, ni copiarse sin repugnancia, ni 
leerse con ánimo sereno y sin estremecerse de 
horror.» El señor Lobo, también historiador es- 
pañol, habla en el mismo sentido. (Véase el 19 
de julio.) 

1810. Proclama de Cisneros. El dia 13 habia 
llegado á Montevideo la noticia de los últimos 
acontecimientos en España respecto á la inva- 
sión francesa que dio en tierra por entonces, 
con el reinado de los Borbones en ella; y así 
que esto se supo en Buenos Aires em^oezó á fer- 
mentar la ansiedad del pueblo sobre la actitud 
que debia asumir, considerando que la autoridad 
del virey don Baltasar Hidalgo de Cisneros habia 
caducado, puesto que habia dejado de existir 
el poder de donde emanaba. En tales circuns- 
tancias el virey anuncia al pueblo, en una pro- 
clama, el estado crítico de la península con 
respecto á la invasión francesa, pretendiendo 
así calmar la ansiedad general y los síntomas 
revolucionarios que empezaban á sentirse. 

1811. Combate de las Piedras. En la Banda 
Oriental del Uruguay, tiene lugar un reñido 
combate en el punto denominado Las Piedras, 
en el que triunfan los patriotas á las órdenes de 
don José Gervasio Artigas, derrotando comple- 
tamente á los españoles, superiores en número 
y en armas, y tomándoles la mitad de sus fuer- 
zas prisioneras, incluso su jefe don José Po- 
sadas. 

1814. Batalla de Carabobo. El general Bo- 
lívar gana una espléndida batalla á las fuerzas 
españolas mandadas por el general Gagigal en 
el llano de Carabobo, en Venezuela, quedando 
en poder de los vencedores toda la artillería 
enemiga, el parque y demás, como asimismo 
un gran número de prisioneros. 

1818. Combate de Salinas. Los gauchos ju- 
jeños y sáltenos al mando de los comandantes 
Uriondo y don Juan Antonio Rojas, cargan y 
destrozan una fuerza realista mandada por el 
coronel Vigil, en Salinas, fronteras de Jujuyy 
Alto Perú, dejando un crecido número de muer- 
tos en el campo, y tomando muchos prisioneros 



y armamento. (Véase el 11 de febrero y 24 de 
este mes.) 

1819. Universidad de Buenos Aires. El direc- 
tor del Estado don Juan Martin Pueyrredon pro- 
mueve ante el congreso de las Provincias Uni- 
das del Rio de la Plata, el establecimiento de la 
universidad de Buenos Aires que en 22 de marzo 
de 1778 habia sido decretada por una cédula 
real y reiterada la orden en 20 de noviembre 
de 1798. — El congreso autoriza la creación de la 
Universidad en sesión del 21 del mismo mes. 

1822. Emperador de Méjico. Don Agustín de 
Iturbide, general de los ejércitos mejicanos, es 
proclamado emperador de Méjico. 

1826. Reconocimiento de independencia. El 
congreso constituyente del Perú autoriza al po- 
der ejecutivo para que reconozca la indepen- 
dencia de las provincias del Alto Perú, procla- 
mada bajo la denominación de «República de 
Bolivia». 

1827. Toma de Santiago. El gobernador de 
Catamarca, general don Manuel Antonio Gutiér- 
rez, ocupa la ciudad de Santiago del Estero, re- 
tirándose á la campaña el gobernador Ibarra. — 
El 26 del mismo mes, habiendo este recibido un 
refuerzo de tropas cordobesas, carga al invasor 
y lo derrota á inmediaciones de la ciudad. 

1834. Muerte de Araujo. En Buenos Aires, 
su suelo natal, deja de existir don José Joaquín 
Araujo. Desde 1779 empezó sus labores como 
contador, alcanzando á ser un oficinista distin- 
guido. En 1801 se hizo conocer como escritor y 
bibliófilo y en 1803 dio á luz una Guia de Fo- 
rasteros con interesantes noticias históricas y 
cronológicas del país, teniendo la gloria de ser 
el autor del libro más notable en su género que 
se publicó durante la época del vireinato. 

1846. Entrada á Matamoros. El general ame- 
ricano Taylor entra con su ejército en la ciudad 
de Matamoros (Méjico), que abandonó precipi- 
tadamente y con muchas pérdidas el general 
Arista. 

1862. Traición de Márquez. El general me- 
jicano Márquez, del partido clerical, que habia 
estado traidoramenle auxiliando al ejército es- 
tranjero invasor, se pasa á los franceses con 
un cuerpo de tres mil hombres, cerca de Ori- 
zaba. 

1870. Ferro-carril Central Argentino. Tiene 
lugar la apertura de la vía férrea del Rosario á 
Córdoba, realizándose su primer viaje público. 
En esta fecha memorable se pusieron también 
al habla dos provincias argentinas por medio 
del telégrafo eléctrico. 



458 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 19 



doOo. Testamento de Colon. El inmortal na- 
vegante genovés al servicio de España, Cristó- 
bal Colon, almirante, virey y gobernador gene- 
ral de las islas y tierras firmes descubiertas por 
él, hace su testamento en la ciudad de Vallado- 
lid, dejando á su hijo don Diego heredero de 
lodos sus títulos y bienes, aunque en el presente 
solo le lega la horrible pobreza de sus últimos 
dias. 

1817. Disolución del gobierno de Pernambuco. 
Después de setenta y cinco dias que en la pro- 
vincia brasilera de Pernambuco se habia insta- 
lado un gobierno independiente de la corona de 
Portugal (5 de marzo), y de haber sostenido 
algunos combates, son sus tropas vencidas por 
fuerzas muy superiores, con que don Juan VI 
habia mandado someter á los rebeldes, blo- 
queando al mismo tiempo á la ciudad. Disuelto 
el ejército y puestos en fuga sus caudillos, los 
miembros del gobierno se retiran dejando el 
campo libre á las armas del rey. El padre José 
Ribeiro, uno de los jefes de la revolución, se 
suicida por no caer prisionero en poder de los 
portugueses. 

181 7. Combate de las Garzas. El comandante 
don Esteban Fernandez, que operaba en el Alto 
Perú contra las fuerzas realistas, al frente de 
setecientos hombres de milicias mal arma- 
das, contándose entre estos algunos veteranos, 
aguarda á pié firme al coronel La Hera que con 
cuatrocientos veteranos y dos piezas de artille- 
ría mandadas por el comandante don Baldomcro 
Espartero, tan famoso después, le llevan el ata- 
que. La acción tiene lugar en la pampa de las 
Garzas, iniciándose por ambas fuerzas con arro- 
jo y decisión, siendo al fin derrotados los pa- 
triotas, que no pudieron resistir los certeros 
tiros de la artillería realista. En este combate 
se distinguió el mayor patriota don Agustin Ra- 
belo, que sin embargo de estar herido, dio va- 
rias cargas al frente de sus dragones, obUgando 
á los enemigos á formar cuadro, hasta que un 
casco de metralla hiere nuevamente en un brazo 
al intrépido argentino. 

1837. Declaración de guerra. El gobierno ar- 
gentino declara la guerra al de la confederación 
Perú-Boliviana, por haber esta, en actitud béli- 
ca, aglomerado fuerzas en la frontera é invadido 



el territorio de las provincias de Salta y Jujuy. 

1850. Espedicion de López. Desde 1843 el pa- 
triota cubano general don Narciso J^opez se ocu- 
paba en los Estados Unidos de organizar gente 
para espedicionar contra las armas reales de 
Cuba, en pro de la independencia de su patria. 
El 19 de mayo de 1850 llega á la Habana la no- 
ticia de que este caudillo habia desembarcado 
el dia anterior con quinientos á seiscientos hom- 
bres en el puerto de Cárdenas y rendido á su 
guarnición. Pero pasados los primeros momen- 
tos de pavor por tan audaz empresa, el gobierno 
manda fuerzas considerables contra López, el 
que no pudiendo resistirlas, se ve obligado á 
reembarcarse. 

1884. Batalla de Spottsylvania. El general 
Lee con su ejército confederado se habia atrin- 
cherado en Spottsylvania después de la batalla 
del Desierto (dia 6) y allí le ataca el general 
Grant; por varios dias se suceden batallas dia- 
rias, hasta que los federales se retiran con 
dirección á Richmond, después de haber conse- 
guido muchos triunfos y sufrido muchos reveses. 
Las pérdidas de estos no bajaron de veinte mil 
hombres; los separatistas perdieron menos gen- 
te, pero fueron muertos varios de sus genera- 
les y tomados algunos prisioneros. 

1877. Ascensión al Ulimani. El esplorador 
Carlos Wiener, después de recorrer varios pun- 
tos de las cordilleras de Chile, se traslada al 
Perú, donde estudia las ruinas que aun se con- 
servan del antiguo imperio de los Incas, y el 19 
de mayo de 1877, acomete la peligrosa ascensión 
á uno de los picos del Ulimani, al cual dá el 
nombre de Pico de París. 

1879. Monumento de la independencia. En el 
pueblo de La Florida se levanta un monumento 
á la independencia de la República Oriental del 
Uruguay y en esta fecha tiene lugar su solemne 
inauguración. Para el 18 estaba anunciada ofi- 
cialmente esta ceremonia, que no pudo efec- 
tuarse á causa de una copiosa lluvia que tuvo 
lugar ese dia. 

1879. Terremoto en Costa Rica. Tiene lugar 
un gran temblor de tierra en la república de 
Costa Rica, ocasionando serias desgracias en la 
ciudad de San José ; la catedral y muchísimos 
edificios sufren bastante. 



d59 



Dia 20 



1493. Nombramiento de Colon, El rey don 
Fernando y la reina doña Isabel de Castilla es- 
pidan en Barcelona una real carta nombrando 
ni almirante Cristóbal Colon, capitán general de 
la armada que iba á salir para las Indias, prohi- 
biéndole á la vez ir á la mina perteneciente al 
rey de Portugal. 

1501. Descubrimiento de Ascensión. El na- 
vegante portugués Juan de Nova descubre la 
isla de la Ascensión, cuyo nombre le dio por la 
fiesta del dia del descubrimiento. 

1506. Muerte de Colon. EnValladolid muere 
el célebre marino genovés Cristóbal Colon, ha- 
llándose en sus últimos momentos pobre, calum- 
niado y miserable, después de haber dado un 
mundo á la corona de España. — Fernando el Ca- 
tólico hizo más tarde una justicia barata á su 
genio y grandes virtudes, mandándole construir 
un monumento donde se lee esta inscripción: 
«A Castilla y á León, Nuevo Mundo dio Colon». 
No se conoce la fecha del nacimiento de este 
marino ; algunos autores la dan en 1436. 

1591. Fundación de la Rioja. Juan Ramírez 
de Velasco, gobernador de la antigua provincia 
del Tucuman, funda la ciudad de Todos los San- 
tos de la Nueva Rioja. 

1741. Sitio de Cartagena. Una poderosa es- 
cuadra inglesa al mando del almirante sir Eduar- 
do Vernon, con tropas de desembarco, habia 
salido de Jamaica y presentádose en el puerto 
de Cartagena con pretensión de tomar la ciudad. 
Desde el 20 de marzo habia empezado el ata- 
que, que es valientemente resistido por don 
Sebastian de Eslaba, virey de Nueva Granada ; 
los ingleses desembarcan fuerzas y atacan si- 
multáneamente con la escuadra el recinto de la 
plaza y consiguen apoderarse de algunos fuer- 
tes y del puerto que franquea la entrada de sus 
buques. Sin embargo, después de dos meses de 
un sitio tenaz, se retiran sin conseguir su objeto. 
En este tiempo de ataques continuos, los ingle- 
ses arrojaron á la ciudad nueve mil bombas, á 
más de las balas de canon, balas rojas y flechas 
incendiarias. Los defensores de la bandera es- 
pañola, aunque sufrieron tan horrible fuego, tu- 
vieron insignificantes bajas comparadas con las 
de sus enemigos. 

1780. Nacimiento de Rivadavia. En la ciudad 
de Buenos Aires nace dc-n Bernardino Rivada- 
via, prohombre de la emancipación del Rio de 
la Plata, y cuyos talentos y virtudes dieron un 
gran impulso al progreso del país. 

1815. Imposición á Argel. En tanto los Es- 
tados Unidos sostenían su segunda guerra con 
Inglaterra, el bey de Argel que recibía un tribu- 
to anual del pueblo americano para que así res- 



petase su comercio en el Mediterráneo, habia 
cometido grandes abusos faltando abiertamen- 
te á sus compromisos. Firmada la paz con la 
Gran Bretaña, el gobierno de Washington cree 
llegado el momento de castigar la insolencia y 
las piraterías del bey africano, y con tal objeto 
despacha una escuadra á las órdenes inmediatas 
del comodoro Decatur: este llega al Mediterrá- 
neo; combate y apresa dos buques argelinos, y 
en el mismo puerto de Argel, el 28 de Junio, por 
medio de un tratado, obliga al bey á renunciar 
al tributo, á poner en libertad á los americanos 
que tenia presos y á abonar una indemnización 
por gastos y perjuicios.— Al retirarse el marino 
americano, devuelve generosamente á la auto- 
ridad argelina los dos buques apresados. En 
1805 ya habia dominado así la fiereza del bey de 
Trípoli (3 de junio). 

1817. Toma de Pernambuco. El almirante 
portugués Rodrigo José Ferreira Lobo, que 
habia estado bloqueando á Pernambuco, toma 
posesión de esta ciudad, donde ejecuta muchas 
prisiones de patriotas brasileros que se hablan 
declarado por el sistema republicano y formado 
un gobierno propio, que acababa de disolverse 
el dia anterior. 

1817. Prisioneros españoles. El sargento ma- 
yor La Madrid, que con una división operaba 
en el Alto Perú, toma prisionera una fuerza es- 
ploradora de los realistas, sin tirar un tiro ni 
desenvainar un sable, valiéndose para el efecto 
de un engaño. 

1834. Muerte de Lafayette. Muere en Fran- 
cia el esclarecido María Juan Pablo Roque Ivo 
Gilberto Motier, marqués de Lafayette, á quien 
se le ha llamado el héroe de ambos mundos.-^ 
El pueblo americano, no olvidando los grandes y 
abnegados servicios que este noble francés ha- 
bia prestado á la causa de su independencia, al 
saber la muerte del héroe se sintió profunda- 
mente dolorido, y el congreso toma varias me- 
didas para honrar la memoria del ilustre difunto 
y encarga al venerable Juan Quincy Adams la 
oración fúnebre que fué pronunciada ante las 
dos cámaras. 

1859. Interdicción con Buenos Aires. La pro- 
vincia de Buenos Aires se hallaba segregada 
momentáneamente de la comunidad argentina, 
cuya segregación estaba autorizada por el trata- 
do de stoMi quo firmado entre ambos poderes el 
20 de diciembre de 1854, sin que esto obstase 
para que uno y otro pretendieran sordamente 
hacer triunfar sus ideas de gobierno. Este pro- 
cedimiento hizo al fin que se agriaran las rela- 
ciones y se pusieran en completo desacuerdo 
ambos gobiernos, tanto por sus miras políticas, 



m 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



como también por falta de lealtad en la neutra- 
lidad que debian guardar en sus cuestiones in- 
ternas : en tal estado el congreso confederado 
autoriza al poder ejecutivo para resolver la 
cuestión de la integridad nacional respecto á la 
provincia disidente de Buenos Aires por medio 
de negociaciones ó de la guerra. El mismo dia 
el presidente de la Confederación, rompiendo 
las hostilidades con aquella provincia, nombra 
al capitán general Urquiza general en jefe del 
ejército de la Confederación, autorizándole á 
poner en pié de guerra á las fuerzas de la na- 
ción. Este es el preludio de la segunda guerra 
entre la Confederación y Buenos Aires, á que se 
siguió la batalla de Cepeda, (23 de octubre) y 
el pacto de unión de 11 de noviembre. 

1863. Combate de Lomas Blancas. El gene- 
ral Peñaloza, en armas contra la autoridad na- 
cional, acepta un combate que le lleva el coro- 
nel Sandes, en el punto denominado Lomas 
Blancas, en los llanos de la Rioja. El combate 
es sostenido con brio por ambas partes, pronun- 
ciándose al fln en derrota las fuerzas de Peña- 
loza. Los muertos que dejan los riojanos se 
cuentan en gran número, y los que se hacen en 
la persecución en que no se dá cuartel, son 
también numerosos. Sandes fué herido en este 
combate al medir sus armas con un jefe ene- 
migo. 

4870. Ocupación del Uruguay. El 11 de abril 
habia sido asesinado el general Urquiza, á lo 
que siguió la rebelión del general López Jordán 
poniendo en armas toda la provincia de Entre- 
Rios. El 20 de mayo el coronel don Francisco de 
Elia, al frente de fuerzas nacionales, ocupa la 
ciudad del Uruguay, que era el asiento del go- 
bierno que se habia creado la nueva situación, 
sometiéndose sus autoridades. Los grupos de 
rebeldes que rodeaban la ciudad fueron disper- 
sados por este jefe ; pero unos dias después los 
revolucionarios le ponen un sitio formal, mas la 
enérgica actitud de las fuerzas del gobierno ge- 
neral concluye por dominarlos, obligando á so- 



meterse con todas sus fuerzas al general de la 
vanguardia don Apolinario Almada y coronel 
don Benicio González. 

1870. Batalla del Sauce. Declarada en com- 
pleta rebelión la mayor parte de la provincia de 
Entre-Rios, su jefe el general López Jordán, 
acepta en campo abierto la batalla que le pre- 
senta el general en jefe del ejército nacional 
sobre el Paraná don Emilio Conesa, la que tiene 
lugar en las Puntas del Sauce. Los rebeldes, en 
número mayor y con caballerías superiores, lle- 
van formidables ataques á las fuerzas naciona- 
les que son rechazados con brío, jugando un 
rol conspicuo la pequeña artillería de que dis- 
pone, mandada por el teniente coronel don Joa- 
quín Viejobueno. López Jordán, en la impoten- 
cia de conseguir quebrantar la enérgica pujanza 
de las armas de la nación, se ve forzado á em- 
prender la retirada, dejando el campo lleno de 
cadáveres y de artículos de guerra; y esta reti- 
rada la hace impunemente contando con fáciles 
medios de movilidad. Este fué el primer triunfo 
de las armas nacionales en Entre-Rios. 

1879. Escuadra chilena. Varios de los prin- 
cipales buques de la escuadra chilena, con- 
ducidos por el almirante Williams Rebolledo, 
llegan hasta el Callao; pero al notar que la 
escuadra peruana habia hecho rumbo al Sud, se 
alejan inmediatamente con dirección á Iquique. 
El Callao estaba perfectamente fortificado. 

1880. Centenario de Rivadavia. En Buenos 
Aires se festeja con gran pompa el centenario 
del ilustre estadista don Bernardino Rivadavia. 
El gobierno nacional decreta este dia feriado 
para toda la república en honor del eminente 
patriota. 

1880. Estatua de Rivadavia. En el mismo dia 
que tienen lugar en Buenos Aires los festejos 
públicos por el centenario del ilustre ciudadano 
don Bernardino Rivadavia, se coloca en la plaza 
de la Victoria la piedra fundamental para eri- 
gírsele una estatua de bronce. 



Dia SI 



1534. Conquista del Rio de la Plata. El em- 
perador Carlos V acepta definitivamente la pro- 
posición hecha por don Pedro de Mendoza, de 
armar una flota por su cuenta para la conquista 
de los territorios del mar dulce ó Rio de la Pla- 
ta, descubierto por Solis, con la condición de 
recibir el título y mando de adelantado de estas 
tierras. 

1810. Cabildo abierto. Después de la pro- 
clama de Cisneros , del 18, los patriotas se 
aprestaron decididos á consumar el cambio po- 



lítico y social á que los llamaban los aconteci- 
mientos de la actualidad que venían á dar forma 
á una vaga idea de emancipación que se pro- 
yectaba en el tiempo y que habia iluminado el 
espíritu nacional, desde sus memorables triun- 
fos en las dos invasiones inglesas. El virey, por 
su parte, sintiendo la tempestad que se cernía 
sobre su cabeza, procura ganar tiempo y esplo- 
rar la voluntad de los jefes de la tropa; pero 
siéndole estos hostiles en su mayor parte, cede 
al fln á las exigencias del pueblo y á la actitud 



i 64 



inequívoca de los batallones municionados y 
acuartelados, consintiendo la convocación de 
un cabildo abierto, para que los funcionarios y 
notables del país puedan en asamblea popular 
deliberar sobre sus propios destinos. — El cabil- 
do tiene lugar al dia siguiente. 

1813. Muerte de Pareja. En Chillan (Chile) 
deja de existir el general realista don Antonio 
Pareja. Este jefe fué el primero á quien la co- 
rona de España encargó el sofocar la revolu- 
ción chilena; sucedióle en el mando el capitán 
don Juan Francisco Sánchez. 

1813, Títulos de nobleza. «La asamblea ge- 
neral ordena la es tinción de todos los títulos de 
condes, marqueses y barones en el territorio de 
las Provincias Unidas del Rio de la Plata». 

1813. Tormentos. «La Asamblea general or- 
dena la prohibición del detestable uso de los 
tormentos adoptados por una tiránica legisla- 
ción, para el esclarecimiento de la verdad é in- 
vestigación de los crímenes ; en cuya virtud se- 
rán inutilizados en la plaza mayor por mano del 
verdugo antes del feliz dia 25 de mayo, los ins- 
trumentos destinados á este efecto. » 

1817. Desalojo de Jujuy. El ejército español 
á las órdenes del general La Serna evacúa to- 
talmente la ciudad de Jujuy, dirigiéndose al 
Alto Perú. Después de esta invasión, que duró 
ciento treinta y cinco dias, gracias al arrojo, 
valentía y perseverancia de los guerrilleros 
sáltenos y jujeños mandados por Güemes y sus 
beneméritos capitanes, los enemigos de la pa- 
tria, si volvieron á pisar alguna vez el territorio 
argentino, fué para retirarse inmediatamente 
escarmentados por los arrogantes gauchos. 
(Véase el dia 6.) 

1817. Ataque á Ghuquisaca. El mayor Araoz 
de La Madrid, al frente de una columna espedi- 
cionaria, ataca al pueblo atrincherado de Chu- 
quisaca en el Alto Perú, y es rechazado por la 
guarnición española y el vecindario que se de- 
fienden heroicamente. 

1818. Espedicion á Chile. Zarpa del puerto 
de Cádiz un convoy de diez trasportes con tres 
mil hombres de infantería de desembarco, con 
destino á Chile. La fragata Reina. María Luisa, 
de cincuenta cañones, custodiaba esta espedi- 
cion. 

1821. Combate de Córdoba. El coronel meji- 
cano don José Joaquín de Herrera derrota á los 
realistas en un reñido combate que sostiene en 
Córdoba (Méjico), y en cuya acción muere el 
jefe español Hevia. 



1829. Abuso de fuerza. Después de la batalla 
del Puente de Márquez (26 de abril) el general 
Lavalle se habia retirado á los Tapiales, donde 
establece su cuartel general; el gobierno dele- 
gado de la provincia, en vista de la situación 
cada vez más desconsolante para las armas del 
jefe unitario, decreta el enrola/niento forzoso de 
los ciudadanos, sin distinción de clase, obligan- 
do también á los vecinos estranjeros á tomar las 
armas, causando con esto algún descontento. 
Sirviendo esta medida de pretesto al jefe de las 
fuerzas navales francesas en el Rio de la Plata, 
vizconde de Venancourt, en la noche ataca pi- 
ráticamente los buques argentinos fondeados 
en la rada de Buenos Aires y se apodera por 
sorpresa y á viva fuerza de unos é incendia 
otros. — Afortunadamente este conflicto pudo 
arreglarse de un modo conveniente. 

1851 . Esclavitud en Nueva Granada. Vencido 
el partido clerical que dominaba en Nueva Gra- 
nada, el ¿ual tendia al despotismo combatien- 
do toda idea liberal, el congreso, con miras 
más elevadas, decreta la abolición de la escla- 
vitud. 

1879. Combate de Iquique. El blindado pe- 
ruano Huáscar, mandado por el almirante Grau, 
y la corbeta Independencia, atacan en el puerto 
de Iquique á la corbeta Magallanes y á la gole- 
ta Covadonga, de la armada chilena. El Huáscar, 
después de combatir de dos á tres horas con la 
Magallanes y de herirla varias veces con el es- 
polón, la echa á pique, quedando vivos única- 
mente algunos oficiales y tropa que se arrojan 
al agua y son socorridos y salvados por la tri- 
pulación del blindado; pero antes de este con- 
traste, el bravo capitán don Arturo Prats, co- 
mandante de este buque, tratando de abordar 
al Huáscar salta á su bordo con varios oficiales, 
hacha en mano, y perece allí peleando denoda- 
damente. La Covadonga es casi completamente 
destruida por la Independencia, pero se salva, 
debido á que este buque varó, y se dirige á An- 
tofagasta, donde desembarca el pequeño núme- 
ro de tripulantes que llevaba, pues la mayor 
parte habia muerto en la pelea. El combate de 
Iquique es uno de los más desastrosos que se 
conocen : de cuatro buques que entraron en pe- 
lea, dos se fueron á pique, pues el Indepen- 
dencia, que varó cuando combatía también se 
perdió , y la Covadonga es casi completamen- 
te destruida, en la lucha desigual que sos- 
tiene. 



11 



162 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia S2 



1782. Idea de coronación. Emprendida la 
guerra de la independencia y no marchando 
esta con la actividad que deseaba el espíritu 
emprendedor de los norte-americanos, el ejér- 
cito, teniendo poca fé en la energía y eficacia 
del congreso que ejercía las funciones del po- 
der ejecutivo, piensa, como un medio de salvar 
á la nación, proclamar la dinastía y coronar á 
Jorge Washington. Un coronel se encarga de 
comunicarle esta opinión, á quien el gran ame- 
ricano contesta con una carta, fechada el 22 de 
mayo en Newburg, rechazando tal pensamien- 
to; espresándose así al principio de ella: «Con 
la mayor sorpresa y asombro he leido atenta- 
mente el contenido de vuestra carta, y puedo 
aseguraros que nada de lo ocurrido en el tras- 
curso de la guerra me ha causado tanta aflic- 
ción, como el saber que el ejército abunda en 
las ideas que acabáis de comunicarme, ideas 
que repruebo severamente. Por esta vez á na- 
die daré conocimiento del hecho, y guardaré el 
secreto religiosamente, á menos que suscitán- 
dose de nuevo esta cuestión, me vea precisado 
á descubrirlo.» Y concluía: «Permitidme acon- 
sejaros, que por consideración á vuestro país, á 
vos mismo y á la posteridad, ó por respeto ha- 
cia mí, desechéis esas ideas, teniendo especial 
cuidado de no comunicarlas á nadie.» 

1810. Comercio del Brasil y Rusia. El empe- 
rador de Rusia Alejandro I espide un ukase en 
San Petersburgo prohibiendo el comercio entre 
Rusia y Portugal y el Brasil. 

1810. Pronunciamiento de Buenos Aires. En 
el cabildo de Buenos Aires tiene lugar la asam- 
blea popular convocada el dia anterior, empe- 
zando á reunirse desde las nueve de la mañana. 
Después de un acalorado debate, tendente por 
parte de los españoles á que siguiera gober- 
nando el régimen colonial aunque cambiando 
las formas, y por parte de los patriotas, que de- 
claraban haber caducado el gobiei'no de España, 
un cambio completo en el orden político querien- 
do un gobierno propio que surgiera del pueblo 
que reasumía desde aquel momento su so- 
beranía, dio por resultado una mayoría de votos 
dar al pueblo lo que al pueblo correspondía de 
hecho y de derecho : de consiguiente, deponía 
á Gisneros del mando y título de virey de las 
Provincias del Rio de la Plata; haciendo pasar 
al mismo tiempo la autoridad que ejercía al ca- 



bildo para que á la mayor brevedad nombrase 
una Junta de gobierno que se colocase al frente 
de los destinos del país, hasta la reunión de los 
diputados de las demás ciudades y villas. «El 
relox de cabildo, dice el general Mitre, daba las 
doce de la noche al tiempo de terminarse la vo- 
tación. Aquella fué la última hora de la do- 
minación española en el Rio de la Plata. La 
campana que debía tocar más adelante las alar- 
mas de la revolución, resonaba en aquel mo- 
mento lenta y pausada, sobre las cabezas de la 
primera asamblea soberana, que inauguró la 
libertad y proclamó los derechos del hombre en 
la patria de los argentinos.» 

1847. Toma de Puebla. El ejército america- 
no á las órdenes del general Scott marchaba 
victorioso hacia la ciudad de Méjico, y á su paso 
el general Worth con una división se apodera 
de la ciudad de Puebla, retirándose los mejica- 
nos á la capital. 

1879. Ataque á Antofagasta. Al dia siguiente 
del combate de Iquique aparece el Huáscar en 
Antofagasta, y su jefe Grau ataca á las baterías 
que allí hablan levantado los chilenos, contes- 
tando estas á los fuegos del blindado sin causar- 
le ningún perjuicio. Las balas arrojadas á tierra 
causan serias pérdidas en los establecimientos 
que en esta ciudad tienen los chilenos. 

1880. Restos de San Martin. El transporte 
ViUarino, de la armada argentina, llega al puer- 
to de Montevideo el 18 de mayo de 1880, condu- 
ciendo con destino á Buenos Aires, los restos 
del general San Martin. El gobierno de la Repú- 
blica Oriental del Uruguay, cuyo pueblo habia 
formado parte de la nacionalidad argentina en 
la época de su independencia, y habia, como los 
demás, derramado su sangre en holocausto á la 
libertad, el 17 del mismo mes decreta honores 
fúnebres al ilustre capitán, en tanto que sus 
restos permanecieran en el puerto. El 22 son 
bajadas á tierra las reliquias del gran capitán, y 
con toda la pompa militar que desplega el go- 
bierno del Uruguay, asociado á la marina y al- 
guna tropa argentina que habia ido á aquella 
ciudad á rendir homenaje al héroe, se le hacen 
los honores fúnebres en la catedral. El cuerpo 
diplomático también se asoció á esta ceremo- 
nia, siendo el ministro chileno uno de los que 
llevaron las cintas del féretro. 



Í63 



Dia S3 



1667. Tratado de paz. En Madrid se firma 
un tratado de paz, alianza y comercio entre las 
coronas de España y la Gran Bretaña, compren- 
diéndose sus posesiones en América. 

4778. Ratificación. El Estado de la Carolina 
del Sud ratifica la constitución federal de los 
Estados Unidos de la América del Norte. 

1780. Puerto Deseado. Tómase posesión del 
Puerto Deseado y su jurisdicción por dispo- 
sición del verey de las Provincias del Rio de la 
Plata y á nombre del rey de España. Este terri- 
torio se halla colocado en la costa de la Améri- 
ca meridional del Sud llamada patagónica á los 
47° 48' latitud Sud. 

1807. Prensa periódica. Aparece en Monte- 
video el primer periódico que se publica en esa 
ciudad, con el título de La Estrello, del Sud. Su 
aparición es debida á la dominación británica en 
el Rio de la Plata con objeto de defender sus in- 
tereses, y se daba en inglés y castellano; se cree 
que su redator era M. Bradfor, bajo el pseudó- 
nomi de Veritas. 

1810. Cesación del vireinato del Rio de la 
Plata. En consecuencia de la resolución toma- 
da en la noche anterior en el cabildo abierto 
que habia tenido lugar, se lleva á efecto la ce- 
sación del vireinato, publicándose por bando á 
son de caja por una compañía de patricios man- 
dada por el comandante don Eustaquio Diaz 
Velez, por el cual se hace saber al pueblo que 
el virey de las Provincias del Rio de la Plata, 
don Baltasar Hidalgo de Cisneros, acababa de 
caducar, y que el cabildo asumia el mando del 
vireinato, debiendo nombrarse una Junta en tan- 
to que las provincias por medio de sus delegados 
establecieran la forma de gobierno más conve- 
niente. 

1818. Toma de Pensacola. El general ameri- 
cano Andrés Jackson, después de derrotar y 
castigar á los indios revoltosos de Nueva Or- 
leans, marcha sobre la plaza española de Pen- 
sacola y la toma sin resistencia, sin embargo de 
las amenazas de su gobernador. Este personaje 
con su gente se retira al fuerte de Barrancas, y 
allí lo persigue el general americano, tomándo- 
le esta nueva posición. En 1814 el mismo Jack- 
son habia sometido á viva fuerza á Pensacola 
por haberse hecho auxiliar de los ingleses, y 
ahora la habia vuelto á tomar por estar pres- 



tando auxilio á los indios enemigos de la Union. 

1821. Armisticio. El general argentino don 
José de San Martin estando en Ancón (Perú), y 
el general español La Serna que tenia su cuar- 
tel general en Lima, celebran un armisticio en 
Punchauca por el término de veinte dias, pro- 
rogables en caso que fuera preciso, para termi- 
nar el fin propuesto, que era un arreglo de paz. 

1823. Enviados españoles. El doctor don An- 
tonio Luis Pereyra y don Luis de la Robla, co- 
misionados por el gobierno español cerca del 
gobierno argentino, desembarcan en Buenos 
Aires é inmediatamente abren sus conferencias 
con el ministro encargado de las relaciones es- 
teriores, respecto á la cuestión pendiente con la 
madre patria. 

1826. Congreso de Chuquisaca. Reorganiza- 
da la república peruana, se instala en Chuqui- 
saca un nuevo congreso. 

1 826 . Premios á los Treinta y Tres . El con gr e- 
so de las Provincias del Rio de la Plata decreta 
como premio una renta vitalicia en favor de los 
Treinta y Tres patriotas que, llevando por jefe á 
Lavalleja, abrieron una campaña libertadora, 
contribuyendo poderosamente á emancipar al 
Estado Oriental del Uruguay de la dominación 
brasilera y á preparar el camino de su indepen- 
dencia. 

1861. Separación. El Estado de Virginia en 
la América del Norte se retira de la Union, ha- 
ciendo causa común con los separatistas. 

1868. Tramway. En Méjico se hace la con- 
cesión para el primer tramway que se establece 
en esa república, debiendo recorrer el camino 
de Veracruz á Puebla, vía Jalapa. 

1879. Ocupación de Luán Lauquen. En la gran 
espedicion al desierto llevada á cabo por el 
ministro de la guerra, general Roca, una de sus 
divisiones mandada por el coronel don Hilario 
Lagos, ocupa militarmente á Luán Lauquen, 
donde establece su campamento, habiendo en 
esta campaña rescatado cuarenta cautivos y to- 
mado prisioneros ciento cincuenta y seis de 
lanza y cuatrocientos setenta y tres mujeres y 
muchachos: entre los prisioneros se cuentan 
once capitanejos. Los indios tuvieron bastantes 
muertos y heridos en los distintos encuentros 
que tuvieron con partidas sueltas de la división. 



464 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia S4 



4751. Terremoto en Chile. Es destruida la 
ciudad de Concepción en Chile á consecuencia 
de un fuerte terremoto que tiene lugar, siendo 
inmediatamente anegada por el mar; también 
es destruida una colonia que se habia formado 
en la isla de Juan Fernandez, que es asaltada 
por las olas, pereciendo su gobernador y la ma- 
yor parte de la población. 

1810. Junta nombrada y disuelta. Preten- 
diendo el cabildo que la reforma política que se 
operaba en Buenos Aires se hiciera de un modo 
pacífico y legal, á fin de que los demás munici- 
pios de las provincias pudieran tomar parte en 
su obra, reuniendo un congreso de diputados de 
todo el vireinato, forma provisoriamente una 
Junta de gobierno compuesta de seis vocales, 
debiendo tener la presidencia y el mando supe- 
rior de las armas el ex-virey Hidalgo de Cisne- 
ros, depuesto en la noche del dia 22. De este 
nombramiento protestó el pueblo, y en la misma 
noche don Cornelio Saavedra, comandante de 
los patricios, asociado al doctor Castelli, se 
presentó al virey intimándole que era forzoso 
dejase el mando, á lo que accedió estendiendo 
en el acto su renuncia, que firmaron con él sus 
nuevos colegas. 

1811. Tratado de alianza. Constituida Nueva 
Granada (abril 5), después de haber formado un 
gobierno patrio, hace una liga de confederación 
con Venezuela, por medio de un tratado de 
alianza, por el cual se garantizaban mutuamen- 
te la integridad de su territorio. — Este pacto, 
que por entonces no reconocieron las otras pro- 
vincias, fué el primer paso dado hacia la orga- 
nización de la república de Colombia. 

1812. Combate de Pocona. Los patriotas de 
Cochabamba, armados con cañones y arcabuces 
de estaño y macanas, ó garrotes, situados en los 
altos de Pocona, á poca distancia de la ciudad, 
son atacados y derrotados por el ejército espa- 
ñol á las órdenes del general Goyeneche. 

1820. Ocupación de Jujuy. Un ejército espa- 
ñol á las órdenes del general don Juan Ramírez 
Orozco, invade por sétima vez la provincia de 
Salta y se apodera de la ciudad de Jujuy. (Véan- 
se los dias 18 y .31 .) 

1821. Batalla de Coronda. El coronel La Ma- 
drid, que operaba con tropas de Buenos Aires 
para ponerse á las órdenes del general don es- 
tanislao López, con objeto de contener la inva- 
sión de Ramírez, después de recibir un refuerzo 
de santafecinos, procediendo por su propia ins- 
piración, marcha á sorprender al general en- 
tre-riano en su campo de Coronda ; pero este le 
sale al encuentro y lo carga bizarramente ha- 



ciéndolo pedazos en pocos minutos; todo su ar- 
mamento de reserva y las caballadas son toma- 
dos por Ramírez, y hasta treinta mil pesos que 
llevaba para auxiliar al ejército de Santa Fé. 

1821. Nacimiento de Topete. Nace en Tla- 
coltapa, provincia de Yucatán, en Méjico, el 
ilustre marino don Juan B. Topete y Carvallo. 
Topete hizo su gloriosa carrera al servicio de 
España. 

1822. Batalla de Pichincha. La división auxi- 
liar que á las órdenes del general Santa Cruz 
habia puesto San Martin á disposición del jefe 
venezolano, general Sucre, habia robustecido 
el espíritu de los bravos colombianos, por más 
que el número de los patriotas fuera muy infe- 

. rior al de los realistas. El general Sucre, que no 
media las fuerzas por la cantidad de los solda- 
dos sino por la pujanza de los combatientes, 
estando á la vista del enemigo en la falda del 
cerro Pichincha, no vacila un momento y le 
presenta batalla al ejército español mandado 
por el general don Melchor de Aymerich; el 
combate se inicia y se sostiene con bravura por 
ambos contendientes hasta que al fin son derro- 
tados los realistas, perdiendo más de mil hom- 
bres y todo su tren militar. — La consecuencia 
inmediata de esta batalla fué la capitulación de 
Quito y la libertad del Ecuador. 

1827. Convención de paz. Entre los señores 
don Manuel García, por la República Argentina 
y el marqués de Quetús y Macías y el vizconde 
de San Leopoldo, por parte del Brasil, se firma 
en Rio Janeiro una convención preliminar de 
paz entre ambas naciones. El 25 de junio es re- 
chazada por el gobierno de Rivadavia, conside- 
rándola ignominiosa para el pueblo argentino. 

1839. Tratado sobre esclavos. En Buenos 
Aires se ajusta un tratado entre la República 
Argentina y la Gran Bretaña para la absoluta 
abolición del tráfico de esclavos. 

1841. Combate frente á Montevideo. La es- 
cuadrilla argentina, que solo se componía de 
tres buques, al mando del almirante Brown, 
sostiene frente á Montevideo un combate contra 
la oriental mandada por Coe, quedando vence- 
dora la primera. Los buques orientales que 
eran seis, tienen que guarecerse bajo ios fuegos 
de los fuertes de la plaza, teniendo uno que 
embicar en la playa para salvarse. 

1856. Muerte de Anchorena. Muere en Bue- 
nos Aires don Nicolás Anchorena, hombre 
público y desinteresado patriota que habia re- 
husado los más altos puestos de la administra- 
ción. 

1866. Batalla de Tuyuty. Las fuerzas aliadas 



MAYO 



165 



á las órdenes del general don Bartolomé Mitre, 
se hallaban frente al campo atrincherado de 
Tuyuty. Los paraguayos en número de veinti- 
trés mil salen de las trincheras y llevan el ata- 
que á todo el ejército aliado. La batalla que se 
sigue dura cuatro hoi'as y media, siendo terri- 
ble y sangrienta. Los paraguayos son derrotados 
dejando en el campo más de cuatro mil dos- 
cientos muertos y trescientos setenta prisione- 
ros, casi todos heridos. Las pérdidas de los 
aliados también fueron grandes, teniendo cerca 
de tres mil quinientos fuera de combate entre 
muertos y heridos, siendo la mayor parte de 
estos brasileros, pues fué entre las columnas 
imperiales donde los paraguayos se abrieron 
paso, y á quienes les tocó sostener lo mas recio 
de la batalla. El congreso argentino, en octubre 
de 1872, acuerda cordones á los vencedores de 
Tuyuty dirigidos por el general Mitre. 

1878. Tratado de estradicion. En la ciudad 
de Montevideo se firma un tratado de estradi- 
cion de criminales, entre la República Oriental 
del Uruguay y la de Chile. 

1883. Puente entre Brooklyn y Nueva York. 
Tiene lugar la solemne inauguración del puente 
que une las dos grandes ciudades de los Esta- 
dos Unidos, Nueva York y Brooklyn. Esta estu- 
penda y majestuosa obra se principió el dia 2 



de enero de 1870 colocándose los primeros ci- 
mientos por el lado de Brooklyn y los últimos 
retoques se daban el 23 de mayo de 1883 á las 
once y media de la noche, empleando trece 
años, cuatro meses y veintidós dias para rea- 
lizar este trabajo. El 23, la cantidad de gente 
que acudió de ambas ciudades á visitar el puen- 
te, fué extraordinaria, estando este completa- 
mente lleno. El 24 fué un dia de verdadero júbilo; 
la bolsa estuvo desierta, los bancos cerrados á 
las doce, como asimismo las principales casas 
de comercio. La inauguración oficial tuvo lugar 
ese dia con asistencia del presidente de la re- 
pública, sus ministros, acompañado del cuerpo 
diplomático. A las dos de la tarde, al entrar el 
presidente, seis buques de guerra anclados á 
inmediaciones de él, hicieron una salva y el ar- 
zobispo Littlejoha bendecía la unión de las dos 
grandes ciudades. La cantidad de gente que 
anduvo ese dia por el puente era incalculable : 
fué necesario organizar el dia anterior un cuer- 
po de policía extraordinario para evitar desór- 
denes. A la noche hubo en ambas ciudades 
iluminaciones á giorno, funciones teatrales, bai- 
les, etc., en honor del fausto acontecimiento. A 
la noche una manifestación compuesta de diez 
mil ciudadanos fué á saludar al presidente en su 
casa. 



Dia 25 



4533. Toma de Quito. Las armas españolas 
toman posesión de la ciudad de Quito (Ecuador), 
siendo jefe de la espedicion el valiente capitán 
Sebastian Benalcázar. 

.1542. Muerte de Soto. El famoso capitán 
Fernando de Soto, con un grupo de españoles 
zarpa de la Habana en 1539 para espedicionar 
sobre la costa occidental de la Florida, y sostie- 
ne en Mobila un reñido combate en 1541, en el 
que perecieron dos mil indígenas y solo veinte 
españoles; fué el primero que descubrió el 
Mississippí en los últimos dias de abril del men- 
cionado año, y abatido por no haber podido en- 
contrar las riquezas que se le hablan enumera- 
do, fallece de pesadumbre el 25 de mayo de 
1542, y su cadáver envuelto religiosamente por 
sus compañeros en una mala capa, fué sumer- 
gido por estos, en medio del silencio de la noche, 
en el caudaloso rio que acabara de descubrir. 

1720. Combate de Castillos. Una espedicion 
francesa al mando del capitán Esteban Moreau, 
toma posesión del punto denominado Castillos, 
en la costa oriental del Rio de la Plata. Zavala, 
gobernador de Buenos Aires, despacha una flota 
al mando del capitán don Antonio Pando y Pati- 
no para hacer desalojar á los intrusos, que re- 



sistiéndose, son derrotados y hechos prisione- 
ros, muriendo valerosamente en la pelea el 
capitán Moreau. En poder de los españoles que- 
dan muchas armas, municiones y bastimentos. 

1749. Nacimiento de Funes. En la ciudad de 
Córdoba nace el doctor don Gregorio Funes, his- 
toriador argentino y deán de la catedral de la 
ciudad de su nacimiento, cuyo sujeto fué consi- 
derado como uno de los sabios más ilustres de la 
República Argentina. 

1760. Teatro de Puebla. Se estrena en la 
ciudad de Puebla (Méjico) un magnífico teatro, 
el primero que se construye allí. 

1774. Congreso en Boston. Habiendo orde- 
nado la Gran Bretaña la clausura del puerto de 
Boston, reunióse en esta ciudad el primer con- 
greso general compuesto de los diversos comités 
de las colonias americanas ; distinguiéndose en- 
tre ellos los de Connecticut, Pennsylvania y las 
dos Carolinas, los cuales declararon abusiva la 
autoridad del general inglés Gage, y resolvie- 
ron adoptar medidas para que conservaran y 
respetaran sus derechos y libertades, tanto ci- 
viles como religiosas, «y para que se restablez- 
ca, como lo desean todos los buenos, la unión y 
armonía entre la Gran Bretaña y América. :s 



166 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Estas son las palabras testuales del primer do- 
cumento espedido por el congreso general y 
aprobado por una mayoría de ciento dieziseis 
votos contra doce. 

4783. Esploracion del Rio Negro. Basilio Vi- 
Uarino regresa á la población del Carmen de 
Patagones (provincia de Buenos Aires) después 
de ocho meses de esploracion del Rio Negro, 
en la que descubrió la isla de Ghoelechoel. Esta 
esploracion se hizo por orden del virey de la 
provincia del Rio de la Plata. 

4784. Esploracion del Rio Negro. El piloto 
Vilarino, en su segunda esploracion del Rio Ne- 
gro, llega hasta el pié de la cordillera de los 
Andes. 

4809. Pronunciamiento de Ghuquisaca. La ciu- 
dad de Ghuquisaca, fundada por Pedro Ansurez, 
compañero de Pizarro, en el Alto Perú, y que á 
la vez era llamada Charcas ó La Plata, y últi- 
mamente Sucre en honor del famoso general de 
este nombre, rompe con las tropelías de su pre- 
sidente don Ramón García Pizarro y se insur- 
recciona contra él organizando un gobierno 
patrio á los gritos de ¡Viva Fernando VII! 
¡Mueran los chapetones! (por los españoles). 
Este movimiento popular, como era consiguien- 
te, dio por resultado la deposición inmediata de 
la autoridad española, representada por el pre- 
sidente García Pizarro. El coronel don Juan 
Antonio Alvarez de Arenales, después uno de 
los más distinguidos generales de la guerra de 
la independencia, se encontraba en esta ciudad : 
aunque de origen español, hallándose unido en 
estrechos lazos con una familia americana, sim- 
patiza con la revolución que tenia por objeto 
emancipar la patria de sus hijos, y respondien- 
do á sus sentimientos generosos y liberales, to- 
ma parte en el movimiento que se acababa de 
operar. La audiencia lo nombra comandante 
general de armas, y en su nuevo carácter or- 
ganiza las fuerzas revolucionarias, poniéndose 
al frente de ellas.— El 24 de diciembre entró á 
la ciudad el mariscal Nieto con tropas mandadas 
por el virey Cisneros, dominando completamen- 
te el pronunciamiento de los patriotas. 

4810, Gobierno patrio. Destituido el virey 
Cisneros el dia 22 ; declarádose que habia ca- 
ducado el vireinato del Rio de la Plata el 23; 
disuelta en el mismo dia la Junta provisoria de 
gobierno que se habia nombrado el 24 ; el pue- 
blo de Buenos Aires reunido en la plaza de la 
Victoria el 25 de mayo de 4840, imponiendo su 
voluntad al cabildo que habia asumido momen- 
táneamente la autoridad suprema, proclama su 
libertad política creando una Junta de gobierno 
compuesta de los nueve señores siguientes: 
Gornelio Saavedra, Juan José Castelli, Manuel 
Belgrano, Miguel Azcuénaga, Manuel Alberti, 
Domingo Mateu, Juan Larrea, Juan José Passo y 
Mariano Moreno. La designación de estas per- 
sonas es debida á una inspiración súbita del 



fogoso Berutti, que como French, era uno de 
los agentes más activos de la revolución. Esta 
fué la composición del primer gobierno patrio 
de la República Argentina. El historiador Mitre, 
sintetizando el pronunciamiento de mayo, se es- 
presa así: «Como todas las grandes revolucio- 
nes sociales que, á pesar de ser hijas de un pro- 
pósito deliberado no reconocen autores, la 
revolución argentina, lejos de ser el resultado 
de una inspiración personal, de la influencia de 
un círculo, ó de un momento de sorpresa, fué 
el producto espontáneo de gérmenes fecundos 
por largo tiempo elaborados, y la consecuencia 
inevitable de la fuerza de las cosas» (*). 

4840. Distintivos patrios. El historiador de 
Belgrano se espresa así: «Al mismo tiempo que 
en las galerías altas de la casa capitular se ce- 
lebraba la sesión del cabildo, una escena más 
animada tenia lugar en la plaza. Como la reu- 
nión se engrosase por momentos y fuese nece- 
sario darle una organización, imaginó French la 
adopción de un distintivo para los patriotas. 
Entró á una de las tiendas de la Recoba y tomó 
varias piezas de cintas blancas y celestes, colores 
popularizados por los patricios en sus unifor- 
mes, desde las invasiones inglesas y que habia 
adoptado el pueblo como divisa de partido en 
los dias anteriores. Apostando en seguida pique- 
tes en las avenidas de la plaza, los armó de ti- 
jeras y de cintas blancas y celestes, con orden 
de no dejar penetrar sino á los patriotas y de 
hacerles poner el distintivo. Berutti fué el pri- 
mero que enarboló en su sombrero los colores 
patrióticos que muy luego iban á recorrer triun- 



(*) Al pronunciamiento de Buenos Aires contestaron 
los demás pueblos, aceptando la revolución, en el orden 
siguiente de fechas, que oficiaron sus cabildos ó jefes mi- 
litares, ó bien por el nombramiento de nuevas autori- 
dades. 

1810. Junio 4.— Maldonado. 

» » 5.— La Colonia. 

» B 8.— Concepción del Uruguay. 

> » 9.— Soriano. 

» > 12.— Santa Fé. 

1 » 13.— Fuerte Santa Teresa. 

» » 14.— San Luis. 

» » 16.— Corrientes. 

> » 18.— Misiones. 
» T> 19.-Salta. 

I » 22.-Gualeguay. 

» > 25.— Tarija. 

» » 25.— Tucuman. 

I » 27.— Mendoza. 

» » 29.— Santiago del Estero. 

» Julio 16.— San Juan. 

» Agosto 4.— Catamarca. 

> » 11.— Córdoba. 

» » 11.— Concepción del Rio Cuarto. 

» Setiembre.. 1.— Rioja. 

» » 5.— Entre Rios. 

• » 5.— Jujuy. 

í » 24 — Cochabamba. 

» Noviembre. 13.— Ciudad déla Plata. 

» » 16.— La Paz. 

» » 22.— Oruro. „ 

1813. Mayo...: 10. -Potosí; '^ 



167 



fantes toda la América del Sud. Instantánea- 
mente se vio toda la reunión popular con cintas 
celestes y blancas pendientes del pecho ó del 
sombrero. Tal fué el origen de los colores de la 
bandera argentina, cuya memoria se ha salvado 
por la tradición oral. Más tarde veremos á Bel- 
grano ser el primero que enarbola esa ban- 
dera y el primero que la afirme con una vic- 
toria. » 

1842. Bandera argentina. El general Bel- 
grano, para conmemorar al glorioso aniversario 
de mayo (1810), vuelve, en la ciudad de Jujuy, 
á enarbolar la bandera azul y blanca que ya an- 
teriormente habia saludado en las baterías del 
Rosario de Santa Fé( febrero 27) y que el go- 
bierno general le ordenó recoger, como asimis- 
mo en esta ocasión, por convenir á su polí- 
tica (*). (Véase el 27 de febrero y el 13 del 
mismo.) 

1813. Instrumentos de tortura. La revolu- 
ción de mayo, á la vez que llevaba escrito en su 
programa la emancipación del territorio de las 
Provincias del Rio de la Plata y el credo político 
de la sociabilidad argentina, rompia con todas 
las tradiciones del pasado que fueran un padrón 
de escarnio para la humanidad y la civilización. 
La asamblea, instalada en Buenos Aires, el dia 
24 de marzo dicta una ley para que sean des- 
truidos, por mano del verdugo, los instrumen- 
tos que habian servido para dar tormento á los 
hombres; y en este dia memorable se da cum- 
plimiento á la ley, en la plaza mayor, y ante un 
inmenso pueblo, haciendo pedazos, pieza por 
pieza, esas horribles máquinas de tortura, in- 
ventadas por el genio del mal para hacer odiosa 
la existencia y hasta para hacer dudar de la 
bondad de Dios Al acabar el verdugo de inu- 
tilizar esos malditos instrumentos que hablan 
servido en la época del coloniaje, el pueblo pro- 
rumpe en un grito de júbilo. ¡ La libertad, los de- 
rechos y la dignidad del hombre se acaban de 
revelar con un hecho práptico, tan elocuente 
como trascendental! 

1813. Ataque á Maturin. Apoderadas las 
fuerzas de Marino de la ciudad de Maturin (11 
de febrero), obligó al general español Monte- 
verde á abrir campaña contra los patriotas, que 



(* ) Esta efeméride, como la anterior que trata sobre el 
origen de los colores de la bandera argentina, la hemos 
tomado de la Historia de Belgrano. En este importante 
libro hemos notado que su ilustrado autor, tratándose de 
los colores de nuestra divisa, designa indistintamente 
el celeste ó el azul y blanco, como se notará en éstas dos 
efemérides que hemos copiado testualmente. Últimamen- 
te so suscitó en la prensa de Buenos Aires una discusión 
sobre los colores de la bandera, en la que el distinguido es- 
critor señor Pelliza sostuvo con abundancia de documen- 
tos que los colores que la componen son el azul y blanco. 

Este punto, como el del escudo nacional, creemos tam- 
bién que debía aclararse oficialmente para uniformarlas 
opiniones respecto al primero, y poner coto al capricho 
de los dibujantes ó de los amigos de golpes de efecto, á lo 
que sacrifican hasta los antecedentes históricos. 



dia á dia se hacian más fuertes. El dia 25 de 
mayo ataca la plaza, la que era defendida por 
el valiente general Piar, y es derrotado por los 
venezolanos, que lo ponen en la más vergon- 
zosa fuga. 

1814, Combate de la Florida. El coronel 
Arenales, al frente de una división argentina, 
derrota á una fuerza española, tres veces ma- 
yor, en la Florida, territorio del Alto Perú, que- 
dando muertos en el campo el jefe realista, y 
salvándose tan solo tres oficiales y nueve solda- 
dos. El coronel vencedor recibe catorce heridas 
peleando solo con once soldados enemigos que 
lo rodean, de los cuales mata uno, haciendo 
huir á los demás, heridos algunos por el brazo 
formidable de este bravo jefe. — El 9 de noviem- 
bre, el gobierno premia á la oficialidad con un 
grado y á la tropa con un escudo con esta ins- 
cripción: La patria á los vencedores de la Florida. 

1816. Cabezas á precio. El jefe español don 
Salvador Moxo, capitán general de Venezuela, 
publica un bando poniendo á precio las cabezas 
(diez mil pesos cada una) de los jefes patriotas 
don Simón Bolívar, don José F. Bermudez, don 
Santiago Marino, don Manuel Piar, don Antonio 
Brion y don Juan B. Arismendi. 

1819. Constitución argentina. Se promulga 
y jura en Buenos Aires una constitución unita- 
ria para las Provincias Unidas en Sud América, 
según su nueva denominación. Esta constitu- 
ción fué sancionada por el congreso reunido en 
Buenos Aires el 22 de abril, y fué jurada por los 
ejércitos al mando de los generales San Martin 
y Belgrano, así como por las provincias interio- 
res, con escepcion de la Banda Oriental, Santa 
Fé y Entre-Rios. 

1822. Rendición de Aymerich. Derrotado el 
ejército español el dia anterior en Pichincha, el 
general don Melchor de Aymerich se rinde, 
bajo capitulación, al general patriota don Anto- 
nio José Sucre, entregando la ciudad de Quito 
(Ecuador), y quedando prisionero con todo su 
ejército. En Quito se enarbola el pabellón repu- 
blicano, precisamente á los doscientos ochenta 
y nueve años de haber hecho tremolar allí el 
conquistador español Benalcazar el estandarte 
de Castilla. 

1826. Constitución de Bolivia. El congreso 
de la nueva república boliviana da una consti- 
tución redactada por el general don Simón Bo- 
lívar, que fué llamada Código Boliviano, y por 
la cual se forma un poder electivo vitalicio. 

1826. Anexión de Chiloé. El ejército chileno 
derrota y arroja á los españoles del archipié- 
lago de Chiloé, cuya provincia se incorpora es- 
pontáneamente á la república de Chile. 

1826. Combate de los Pozos. La escuadra 
brasilera intenta sorprender á la argentina que 
tenia su fondeadero en los Pozos (puerto de 
Buenos Aires); pero esta al mando del intrépido 
Brown le sale al encuentro, siendo muy inferior 



163 



EFEMEIIIDES AMERICANAS 



en buques y número de cañones. El combate se 
sostiene encarnizadamente una hora, ponién- 
dose al fin en fuga las naves imperiales. 

1833. Constitución de Chile. Una gran con- 
vención se habia reunido en Santiago para re- 
formar su constitución política de 8 de agosto 
de 1828, y en este día es proclamada solemne- 
mente la constitución reformada, obra de aque- 
lla convención. 

1854. Periódico. Aparece en el Rosario de 
Santa Fé el primer periódico que se publica 
en esta ciudad, cuyo título es La Confederación, 
siendo su fundador y redactor el publicista don 
Federico de la Barra. 

1864. Constitución de Comentes. En la pro- 
vincia argentina de Corrientes es sancionada, 
por una convención constituyente, la constitu- 
ción que se da, habiendo reformado la que se 
sancionó en 12 de octubre de 1855. 

1865. Toma de Comentes. El general para- 
guayo Robles, al emprender su campaña en el 
territorio correntino, habia dejado en la ciudad 
de Corrientes al mayor Martinez con mil qui- 
nientos hombres y dos cañones. El 25 de mayo 
de 1865 el general Paunero hace desembarcar 
en el puerto dos mil hombres de las fuerzas ar- 
gentinas mandados por los coroneles Roseti, 
Rivas y Charlone, cuya operación se hace bajo 
un vivísimo fuego del enemigo. Poco después 
el. combate es general y sangriento en las mis- 
mas calles ; pero á pesar de la brava resistencia 
de los paraguayos, las fuerzas del general Pau- 
nero, vencedoras, se apoderan de la ciudad. 
Este fué el primer combate entre las armas ar- 
gentinas y paraguayas en la encarnizada y 
sangrienta guerra que sostuvieron estos con 
los aliados, durante cuatro años. Los paragua- 
yos, en su bautismo de sangre, dieron prue- 
bas de ese valor indómito que hasta el fin de la 
guerra supieron sostener con ejemplar ente- 
reza.— El gobierno argentino concedió una me- 
dalla á los que tomaron parte en este com- 
bate. 



1879. Espedicion de Roca. El 16 de abril 
de 1879 se habia movido la espedicion al mando 
del general y ministro de la guerra don Julio 
A. Roca, que, según su plan de campaña, mar- 
chó al desierto con objeto de llevar la frontera 
hasta el Rio Negro. Después de una marcha do 
cuarenta días, venciendo cuanta dificultad se 
presenta, llega hasta la isla do Choelechoel 
el 25 de mayo, dando así cima á su grandioso 
pensamiento. En este dia clásico, el general 
Roca hace flamear la bandera argentina en 
una isla del Rio Negro, acabando de hacer una 
campaña feliz y de grandes resultados. La in- 
cógnita del Desierto queda despejada y re- 
suelto el problema de su seguridad y riqueza, 
suprimiendo catorce mil ciento setenta y dos 
salvajes de la Pampa, ya muertos en combate, 
prisioneros, de chusma y reducidos, con los 
que se forman dos colonias; y salvando del 
cautiverio cuatrocientos ochenta cristianos que 
estaban en su poder y fueron devueltos á 
sus familias, y conquistándose para la civiliza- 
ción más de quince mil leguas de territorio, en 
aquella espléndida y casi ignorada región. — 
La provincia de Córdoba, en vista de las venta- 
jas que reportara con esta espedicion, con 
fecha 26 de julio del mismo año, promulga una 
ley acordándole una medalla con la siguiente 
inscripción : La provincia de Córdoba, al general 
Julio A. Roca, conquistador de la Pampa. El 
congreso argentino, por una ley de 29 de octu- 
bre de 1881, manda se dé una medalla á los 
espedicionarios, lo que tuvo lugar el 24 de mavo 
de 1882. 

1881. Cometa. En la tarde de este dia el 
doctor Benjamín A. Gould, director del obser- 
vatorio astronómico de Córdoba, observa un 
cometa, y supone que este cuerpo celeste sea 
igual al que en 1807 observó Bessels y cuya 
órbita, según los cálculos de ese astrónomo, 
debia recorrer en mil quinientos cuarenta 
años. 



Dia S6 



1520. Sorpresa de Cempoala. El general 
Panfilo de Narvaez, mandado por el gobernador 
de Cuba con un fuerte ejército contra Hernán 
Cortés, por celos que le ocasionaban sus triun- 
fos, es sorprendido á media noche por este en 
la ciudad de Cempoala (Méjico), haciéndose 
dueño de todas las fuerzas y equipo de guerra 
que traia Narvaez para atacarlo. 

1546. Espedicion de La Gasea. El clérigo 
Pedro de La Gasea, nombrado presidente del 
Perú por Carlos V con objeto de someter á 



Gonzalo Pizarro que se suponía en rebelión 
contra la autoridad real, se embarca en San- 
lúcar para el Nuevo Mundo con un pequeño 
acompañamiento. 

1638. Sitio de Babia. Los holandeses man- 
dados por el conde Mauricio de Nassau levan- 
tan el sitio que hablan puesto el dia primero á 
la ciudad de Bahía (Brasil), abandonando toda 
la artillería, después de perder más de dos mil 
hombres en distintos combates. 

1716. Estanco de tabaco. Durante el gobier- 



169 



no del mariscal de campo don Vicente Raja, 
llega á la isla de Cuba una comisión enviada de 
España á establecer una factoría de tabaco y el 
estanco de sus siembras : esta medida que tanto 
afectaba á los cultivadores de dicha planta, no 
pudo menos que ser mal recibida. 

-1716. Asiento de negros. El 26 de marzo de 
este mismo año se habia pactado entre España 
é Inglaterra algunos artículos sobre el asiento 
de negros en las colonias españolas, y en la 
fecha se firma un tratado por ambas coronas 
haciendo algunas declaraciones tendentes al 
mismo objeto. 

i 1811. Ocupación de la Colonia. El coman- 
dante don Venancio Benavides, después de 
apoderarse de San José (25 de abril), mar- 
cha á ocupar la Colonia del Sacramento, que 
acababan de abandonar las tropas españo- 
les á las órdenes del general don Gaspar Vi- 
godet. 

1812. Armisticio con el Brasil. Un ejército 
portugués, fuerte de cuatro mil hombres con 
treinta y seis piezas de artillería, á las órdenes 
del general don Diego de Souza, habia ocupado 
la campaña de la Banda Oriental, cubriendo en 
actitud hostil la margen izquierda del Rio Uru- 
guay, en combinación con la plaza de Monte- 
video pcupada por los españoles; esta fué una 
nueva complicación para el gobierno de las 
Provincias Unidas, que tenia que atender áotro 
enemigo más que venia á dificultar las opera- 
ciones del ejército patriota en aquel territorio. 
En este estado de cosas se presenta en Buenos 
Aires el teniente coronel don Juan Rademaker, 
enviado estraordinario del príncipe regente de 
Portugal, que tenia su asiento en el Brasil, á 
ajustar un armisticio con el gobierno, haciendo 
retirar, en consecuencia, á los portugueses que 
interceptaban el paso de Uruguay sirviendo de 
antemural á la plaza de Montevideo. La misma 
noche del 26 el gobierno acuerda el armisticio 
solicitado, consiguiendo así despejar la situa- 
ción de la Banda Oriental, y abriéndose camino 
seguro para rendir la plaza de Montevideo. El 
feliz resultado de este suceso es debido á los 
buenos oficios del embajador de la Gran Bre- 
taña en el Brasil, lord Strangford. 

1819. Primer vapor que cruza el océano. El 
célebre mecánico norte-americano Roberto Ful- 
ton, después de vencer grandísimos inconve- 
nientes y luchar con la incredulidad é ignoran- 
cia de su época y de haber sido calificado en 
su empresa de loco, como Cristóbal Colon 
cuando ofrecía un mundo á los reyes y sabios 
de Europa, construye un buque á vapor, el 
Claremont, haciendo su primer ensayo en el 
rio Hudson, que lo remonta desde Nueva York 
hasta Albany; esto tenia lugar á fines de agosto 
de 1807. Hecho á satisfacción el primer ensayo, 
emprende viaje á Europa en el Savannah de 
trescientas ochenta toneladas y provisto de 



una máquina horizontal, dejando el puerto 
de Savannah (Georgia) el 26 de mayo de 1819 
para lanzarse á través del océano con rumbo á 
Liverpool. — Después de una navegación de 
veinticinco dias, durante los cuales la máquina 
no trabajó más que dieziocho, el ya^pov Savannah 
llegó á las costas de Inglaterra. El buque, ha- 
biendo entrado á Liverpool, llenó de admiración 
á todo el mundo, y su capitán fué recibido con 
un entusiasmo indescriptible. 

1821. Derrota de Ramírez. El general don 
Estanislao López, que habia agregado á sus 
fuerzas unos trescientos dispersos de la gente 
de La Madrid, derrotado en Goronda el dia 24, 
marcha contra el caudillo entre-riano, general 
Ramírez, quien, confiado en la victoria, sale al 
encuentro de los santafecinos. El combate dura 
desde las tres de la tarde hasta la noche, en que 
la gente de Ramírez, que habia caldo en una 
emboscada, se pronuncia en derrota, teniendo 
este jefe con cuatrocientos hombres, que inter- 
narse en el interior del país á buscar la incor- 
poración del general Carrera que operaba en la 
provincia de Córdoba. 

1853. Constitución granadina. Nueva Gra- 
nada proclama su constitución estableciendo lá 
separación de la iglesia y el Estado, declarando 
asimismo la libertad religiosa y la libertad de 
imprenta. Ya el gobierno habia desterrado al 
arzobispo de Bogotá y á los obispos de Carta- 
gena y Pamplona, que tenían al país en conti- 
nua revuelta. 

1865. Rendición de Smith. Capitula el gene- 
ral separatista Kirby Smith, jefe superior de las 
tropas confederadas allende el Mississippí, des- 
pués de haber declarado el presidente John- 
son, en una proclama, terminada la rebelión de 
los Estados del Sud y haberse capturado al ex- 
presidente Jefferson Davis. 

1865. Desalojo de Corrientes. Las tropas ar- 
gentinas mandadas por el general Paunero, 
que el dia antes hablan vencido á los paragua- 
yos y tomado á Corrientes, se reembarcan 
abandonando la ciudad, para incorporarse al 
grueso del ejército que se estaba formando en 
Entre-Rios. Los paraguayos volvieron á ocupar 
la ciudad trayendo gran número de fuerzas. 

1879. Ataque á Antofagasta. El monitor 
Huáscar al mando de don Miguel Grau, coman- 
dante general de la primera división naval del 
Perú, penetra nuevamente después del ataque 
del 22 en el puerto de Antofagasta ocupado por 
las fuerzas chilenas, y rompe el fuego contra las 
baterías de tierra y el vapor Covadonga, mala- 
mente salvado del combate de Iquique el dia 21. 
Después de dos horas de combate, se retira el 
Huáscar lanzando el último disparo. 

1880. Batalla de Tacna. El ejército chileno 
á las órdenes del general Baquedano libra una 
batalla en las inmediaciones de Tacna, contra 
las fuerzas aliadas del Perú y Bolivia que man- 



470 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



daba en jefe el general Campero. Los chilenos 
quedan vencedores, teniendo por ambas par- 
tes muchos muertos v heridos. Los aliados en 



desorden se retiran á distintos puntos, de- 
jando toda su artillería en poder de sus ene- 
migos. 



Dia 27 



1780. Esploracion del Rio Colorado. El piloto 
Villarino, que por orden del virey de Buenos 
Aires habia salido el 23 de abril á esplorar el 
Rio Colorado, en la región patagónica, regresa 
de su espedicion, habiendo hecho algunas ob- 
servaciones importantes y entablado relaciones 
amistosas con los indios que poblaban sus ori- 
llas. 

4810. Invitación al Paraguay. La Junta de 
gobierno que acababa de formarse en Buenos 
Aires invita al gobernador del Paraguay don 
Bernardo de Velasco para que tomase parte en 
el movimiento revolucionario que habia tenido 
lugar el dia 25 en la capital del vireinato. 

4812, Toma de Goohabamba. La ciudad de 
Cochabamba (Alto Perú), que se habia pronun- 
ciado contra la dominación española el dia 14 
de setiembre de 1810, es atacada por las fuerzas 
españolas á las órdenes del sanguinario general 
Goyeneche, la que después de una resistencia 
heroica de su población que ocupaba el cerro 
de San Sebastian sosteniendo dos horas de com- 
bate desigual, entrando en la pelea hasta las 
mujeres, fué vencida por sus antiguos domina- 
dores, que la saquearon por espacio de tres ho- 
ras. — Los vencedores cometieron por varios dias 
las más atroces crueldades. 

1812. Espedicion de Pareja. Desembarca cer- 
ca del puerto de Talcahuano una fuerte división 
á las órdenes del general Pareja, á lo que se 
siguió muy luego la toma de la ciudad de Con- 
cepción. Esta fuerza era mandada por Abascal, 
virey del Perú, para operar en Chile con objeto 
de contrarestar los progresos que hacia en este 
territorio la revolución del 18 de setiembre de 
1810. 

1813. Toma de fortificaciones. Los america- 
nos del Norte se apoderan de los fuertes Jorge 
y Erie que ocupaban las fuerzas inglesas, to- 
mando á la vez otras fortificaciones de las cer- 
canías. 

1814. Entrada á Jujuy. El ejército español á 
las órdenes del general Pezuela, orgulloso con 
sus victorias en el Alto Perú, se habia interna- 
do en el territorio argentino con la pretensión 
de conseguir en él nuevos laureles, y el 27 de 
mayo hizo su entrada en Jujuy. Siguiendo un 
plan de campaña que lo inducía á procurar po- 
nerse en comunicación con los realistas que 
ocupaban á Montevideo, Pezuela se trasladó á 
Salta con todo su ejército á donde llegó á me- 
diados de julio, y se preparaba á abrir campaña 



sobre Tucuman, cuando llegó á su noticia la 
rendición de la plaza de Montevideo (23 de ju- 
nio) ; esta nueva y la del triunfo de Arenales en 
La Florida (25 de mayo), le obligaron á retroce- 
der hasta el Alto Perú, sin tener más resultado 
este movimiento militar délas armas españolas 
en la República. 

1815. Quema de una constitución. Los pue- 
blos que se hablan pronunciado en Méjico por 
su emancipación política de España, reunieron 
sus diputados en Apatzingan y formaron un con- 
greso, el cual el 22 de octubre de 1814 dictó el 
primer código constitucional de la nueva repú- 
blica, organizando, además, la representación 
nacional y la administración de justicia. Las 
provincias donde se hallaba la revolución triun- 
fante aceptaron la constitución, aunque no se 
puso en vigor en todas ellas. La autoridad real 
que tenia su asiento en la capital de Méjico, el 
27 de mayo de 1815 hace quemar en la plaza 
pública, por mano del verdugo, la constitución 
de Apatzingan, al mismo tiempo que el poder 
eclesiástico prohibía su lectura, así como la de 
las otras piezas oficiales publicadas por el con- 
greso, bajo la pena de escomunion mayor. 

1818. Combate del Parral. El capitán don 
Miguel Gajaravilla al frente de un escuadrón de 
granaderos á caballo y algunas milicias, ataca 
en el Parral, á orillas del Maule, al americano 
traidor Manuel Bulnes, que con una respetable 
fuerza compuesta de los restos del ejército es- 
pañol derrotado en Maipo, habia entrado en esa 
villa el dia 21 haciendo asesinar á sus autori- 
dades y saqueando la población. Bulnes es muer- 
to en la pelea, cayendo entre doscientos cadá- 
veres de los foragidos que le acompañaban ; los 
restantes quedaron prisioneros. 

1821. Combate del Colastiné. La escuadrilla 
de Buenos Aires al mando del coronel Zapiola, 
habia llegado á la boca inferior del Colastiné 
después de forzar las baterías de Punta Gorda 
(Diamante), y dispone que el teniente don Leo- 
nardo Rosales con una división de cuatro lan- 
chones se colocase en la boca superior de este 
rio. La escuadrilla entre-riana, compuesta de un 
bergantín, dos goletas y lanchónos artillados, 
llega á este punto y se traba el combate, que- 
dando Rosales vencedor, matando él mismo á 
Monteverde, jefe de la armada enemiga, en el 
abordaje, y apresando una goleta y dos lan- 
chónos. 

1867. Combate de Palanco. El jefe montone- 



471 



ro Pedro Pérez campeaba por la provincia de 
Mendoza con muchos foragidos é indios, desde 
la revolución del 9 de noviembre, hasta que 
el jefe del Regimiento 1." de caballería don 
Ignacio M. Segovia lo sorprende en Palanco. 
Se sigue un combate que da por resultado 
la destrucción de los montoneros, teniendo 
que huir Pérez con un pequeño grupo. Entre 
lo que se arrebata al enemigo se encuentran 
setenta y siete mujeres y gran cantidad de 



chicos que habia arrebatado de sus hogares. 
1879. Corte de un cable. El monitor perua- 
no Huáscar vuelve á presentarse en el puerto 
de Autofagasta, y á distancia de seiscientos me- 
tros de la población echa al agua sus embarca- 
ciones y corta el cable sin ser molestado por las 
baterías de tierra. Después de esta operación y 
de haber estado en el puerto hasta las nueve de 
la noche, se hace á la mar, con rumbo al Norte. 



Dia 28 



1493, Confirmación de títulos. De regreso 
Colon de su primer viaje al Nuevo Mundo, los 
reyes católicos confirman en Barcelona los títu- 
los y privilegios que le habian dado en Granada 
el 17 de abril de 1492. 

1754. Combate de Great Meadows. Ame- 
nazando los franceses que ocupaban el fuerte 
Duquesne, en la frontera, invadir el territorio 
inglés en Norte-América, Jorge Washington, 
comandante de una fuerza que se hallaba en ob- 
servación, avanza decididamente hacia el Ohio 
y se fortifica en Great Meadows; allí tiene co- 
nocimiento que un destacamento francés se 
ocultaba en las inmediaciones ; y sin aguardar 
más, va en su busca, lo ataca y lo vence, mu- 
riendo en la pelea Jumonville, jefe de la tropa 
francesa. — Este fué el primer encuentro de Was- 
hington con los franceses en la cuarta guerra 
intercolonial que sostuvieron las dos naciones 
en aquella parte de América. 

1767. Toma de Rio Grande. La corona de 
Castilla se hallaba en posesión de la villa del 
Rio Grande en San Pedro (Brasil), donde tenia 
de gobernador á don José de Molina, el que ha- 
llándose en paz y buena armonía con los portu- 
gueses que poblaban el territorio de Rio Janeiro 
y San Pablo, es atacado por sorpresa por una 
fuerza muy superior en número de estos últi- 
mos, viéndose obligado á abandonar la villa por 
no poder sostenerla. 

1774. Nacimiento de Corvalan. En la ciudad 
de Mendoza nace don Manuel Corvalan. Dedi- 
cado á la carrera militar, empieza sus servicios 
desde la invasión de los ingleses á Buenos Ai- 
res, donde se distingue; sirve en la guerra de 
la independencia y concluye su existencia el 9 
de febrero de 1847, siendo edecán del goberna- 
dor Rosas, con el grado de coronel mayor. 

1790. Constitución de Haiti. La asamblea 
general de San Marcos, en Santo Domingo, pu- 
blica las bases de la constitución colonial ; esta 
declaración fué un verdadero acto de indepen- 
dencia del gobierno francés. 

1816. Combate de Chuquisaca. El caudillo 



patriota Padilla, al frente de sus fuerzas, lleva 
un ataque á las tropas españolas mandadas por 
el coronel La Hera, que guarnecían la ciudad 
de Chuquisaca. Los realistas lo aguardan en las 
inmediaciones del pueblo, y en el combate que 
sostienen quedan vencedores, obligando á Pa- 
dilla á replegarse á Yamparaez, 

1866. Espulsion de españoles. El gobierno 
de Chile, con motivo de la guerra que existia 
con España, da un decreto espulsando del ter- 
ritorio á los subditos de esta nación en el tér- 
mino de treinta dias. (Véase el dia 10 y 11 de 
abril de 1871.) 

1873. Ataque al Paraná. Después del levan- 
tamiento del sitio del Paraná, el dia 4, vuelven 
los rebeldes con numerosas fuerzas á las órde- 
nes de Leiva, á llevarle un ataque; pero el jefe 
de la plaza, coronel Ayala, recibe bravamente 
al enemigo obligándole á balazos á emprender 
su retirada. El coronel don Joaquín Viejobueno 
y el comandante Levalle sostuvieron el ata- 
que. 

1877. Penitenciaría de Buenos Aires. En esta 
fecha entran los primeros presos á ocupar este 
establecimiento, siendo trasladados de la cár- 
cel de cabildo en número de setecientos diez, 
entre criminales, correccionales y encausados. 
Este vasto y suntuoso edificio cuesta al gobier- 
no de Buenos Aires dos millones de patacones 
y es considerado como el primero en su géne- 
ro, tanto de América como de Europa. Estando 
reglamentado por el sistema celular, contiene 
setecientas dos celdas para conservar, en lo po- 
sible, el aislamiento del preso, sin embargo del 
contacto de los penados en los distintos talleres 
que hay en este inmenso presidio destinado á 
transformar á los criminales en hombres útiles 
á sí mismos y á la sociedad. 

1880. Restos de San Martin. Son desembar- 
cados en Buenos Aires los restos del capitán 
general don José de San Martin, que acababa de 
conducir desde Francia el vapor Villarino, de 
la armada argentina, y son colocados en la igle- 
sia metropolitana. Pomposos honores se rinden 



172 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



al ilustre capitán, presidiendo la ceremonia el 
presidente de la República. El pueblo entero de 
Buenos Aires se asocia á las autoridades, lo 
mismo que todo el cuerpo diplomático, para ha- 
cer el acto más popular y más grandioso. Este 
dia es decretado feriado en toda la nación. 

1883. Espedicion de Bosch. El 16 de abril el 
gobernador del Chaco, coronel don Francisco 
Bosch, emprende una espedicion al interior de 
esta región, consiguiendo alcanzar hasta Toró- 
Alarachí, donde estaba la poderosa tribu toba 
del valiente y afamado Juanelrei, quien los 
aguarda á pié firme cabalgando en un arrogante 



caballo. Inmediatamente se emprendió el com- 
bate; pero los indios, ganando un espeso bos- 
que, hacen tan certero fuego, que obligan á la 
tropa á retirarse y tomar un punió lejano, apro- 
vechando la ventaja de sus armas que dispara- 
ban impunemente. Esto tenia lugar el 5 de mayo. 
A los indios se les tomaron gran número de ani- 
males; pero la retirada les fué desastrosa por la 
inclemencia de la estación y otras causas oca- 
sionadas por la naturaleza, siendo inmensa la 
pérdida de caballos y muías que tuvieron. Bajo 
el punto de vista de esploracion científica, dio 
buenos resultados. 



Dia S9 



1780. Combate de Waxhaws. El coronel in- 
glés Tarleton, que perseguía al coronel ameri- 
cano Buford, lo alcanza en Waxhaws, y después 
de un ligero combate lo derrota completamente. 
A es^e combate se sigue una matanza atroz has- 
ta en aquellos que ofrecían rendirse. 

1790, Ratificación. El Estado de Rhode-Is- 
lans ratifica la constitución federal de los Es- 
tados Unidos del Norte. 

1809. Conde de Buenos Aires. Habiendo el 
virey Liniers tomado el título de conde de Bue- 
nos Aires el dia 15, el cabildo resiste reconocer 
tal título, fundándose en que eso atacaba los 
privilegios de la ciudad. 

1812. Próroga de un tratado. Se firma en 
San Petersburgo una declaración entre don 
Juan VI príncipe regente de Portugal y el em- 
perador de Rusia, prorogando el tratado de 
amistad, navegación y comercio entre ambas 
naciones, suscrito en 16/27 de diciembre de 
1798; haciéndose en él algunas reformas á cau- 
sa del sistema comercial de las colonias portu- 
guesas. 

1822. Incorporación de Quito á Colombia. El 
cabildo y demás corporaciones de Quito (Ecua- 
dor) declaran la incorporación de esta provin- 
cia á la república de Colombia, que Bolivar ha- 
bia formado de las repúblicas de Venezuela y 
Nueva Granada, á lo que la decidió el triunfo de 
los patriotas en Pichincha (mayo 24). 

1825. Reacción de Rivera. Los treinta y tres 
patriotas orientales al mando del general don 
Juan Antonio Lavalleja, ya con un cuerpo de 
ejército, sorprenden por medio de un chasque 
falso, al general don Fructuoso Rivera, jefe al 
servicio de los brasileros, quien en tal situa- 
ción, entrega sus fuerzas y se une á los pa- 
triotas. 

1851. Alianza contra Rosas. El general Ur- 
quiza, gobernador de la provincia argentina de 



Enlre-Rios, hace un tratado de alianza con el 
gobierno del imperio del Brasil y el de la plaza 
sitiada de Montevideo, con objeto de llevarle la 
guerra y derrocar á Rosas, gobernador de Bue- 
nos Aires y encargado de las relaciones este- 
riores de la República Argentina. — El 21 de 
noviembre del presente año se firma en Mon- 
tevideo un nuevo tratado, entrando á formar 
parte de la liga el gobierno de Corrientes. 

1877. Combate de Pacocha. El encorazado 
peruano Huáscar, sublevado dias antes contra 
la autoridad nacional y teniendo á su bordo al 
jefe revolucionario doctor don Nicolás Piérol y 
á muchas personas comprometidas, rompiendo 
el fuego contra la escuadra peruana se escapa 
del puerto de Pisagua, haciendo rumbo al Nor- 
te. En las aguas del puerto de Pacocha, se en- 
cuentra con los blindados ingleses Shah y el 
Amethyst, siendo el primero uno de los seis bu- 
ques más poderosos que tiene la Gran Bretaña, 
pues monta veintiocho cañones, seis de estos 
de á trescientas libras, y mide siete mil tonela- 
das; y el segundo, algo más inferior que la fra- 
gata, pero también poderoso, los cuales le 
intiman rendición en nombre de la reina Victo- 
ria, so pena de ser echado á pique. El Huáscar 
negándose á entregarse, acepta valientemente 
un desigual combate que sostiene con gloria, 
por espacio de tres y media horas, hasta que los 
buques ingleses, no contestando sus últimos ti- 
ros, abandonan el combate y desaparecen. El 
heroico Huctscar hace rumbo á Iquique, puerto 
peruano, donde mandaban las autoridades con- 
tra quienes se habia rebelado, y allí solicita el 
bravo Piérola el concurso de los buques fieles 
al gobierno para volver al combate y perseguir 
á los blindados ingleses que habian hecho una 
ofensa á la bandera de la Patria, cuyo honor es- 
taban todos obligados á defender. Rechazada su 
solicitud y estando agotadas sus municiones, se 



173 



entrega patrióticamente al gobierno peruano. 
El almirante De-Horcey, que montaba la Shah, 
daba por razón de su temerario proceder, el que 



el Huáscar habia tomado carbón por la fuerza en 
Pisagua de la fragata inglesa Edmondson, ase- 
veración que fué desmentida. 



Dia 30 



1498. Viaje de Colon. En Sanlúcar de Barra- 
meda se embarca el célebre Cristóbal Colon 
para emprender su tercer viaje al Nuevo Mun- 
do que habia descubierto. 

1521. Sitio de Méjico. Hernán Cortés que se 
habia visto obligado á abandonar la ciudad de 
Méjico (julio 1." de 1520) después de sostener 
varios combates y de reorganizar su ejército, 
vuelve hacia la capital y establece un sitio en 
forma con intenciones de apoderarse nueva- 
mente de ella. Pero esta vez tenia que encon- 
trar una resistencia tenaz por parte de Guati- 
mocin, actual emperador de Méjico. Dia á dia se 
combate con igual arrojo por una y otra parte. 
Los jefes españoles Pedro Alvarado y Cristóbal 
Olid rompen los acueductosque llevan las aguas 
á la ciudad, y sin embargo de esto y de escasear 
los alimentos, el espíritu de los defensores no 
se quebranta por más que sostuvieron el cerco 
unos mil españoles bien armados y ciento cin- 
cuenta mil indios aliados á los conquistadores. 

1539. Espedicion de Soto. Con seiscientos 
hombres, cierto número de sacerdotes, algunos 
marineros, más de doscientos caballos y una 
piara de cerdos, el distinguido español Fernan- 
do de Soto, uno de los compañeros de Pizarro, 
desembarca en este dia en Espíritu Santo, par- 
te occidental de la Florida, para emprender la 
conquista de ese rico teiTi torio. 

1784. Nacimiento de López Aldana. En la 
ciudad de Bogotá nace el doctor don Fernando 
López Aldana, uno de los proceres de la liber- 
tad é independencia del Perú, donde prestó sus 
patrióticos y abnegados servicios. 

1812. Patriotismo de las porteñas. Un nú- 
mero de damas de Buenos Aires, viendo ya 
comprometido al país en la heroica lucha de su 
libertad, pone á disposición del gobierno una 
suma considerable de dinero para la compra de 
armas, que en su nombre, debian entregarse á 
los defensores de la patria. Estas nobles damas, 
en el oficio con que acompañaban su generosa 
donación, consignaban con arranque patriótico 
sus futuras esperanzas, al espresar que el dia 



de una victoria tendrían la satisfacción de es- 
clamar al contemplar á un vencedor: — «yo 
armé el brazo de ese valiente que aseguró su 
gloria y nuestra libertad.» 

1813. Entrada á Mérida. El general Bolívar, 
al frente de sus bizarras tropas, entra á la ciu- 
dad de Mérida (Venezuela) que abandona pre- 
cipitadamente el jefe español Correa que la 
ocupaba. El pueblo merideño proclama por se- 
gunda vez su independencia. 

1814. Tratado de paz. Se estipula en París 
un tratado de paz entre el príncipe regente de 
Portugal don Juan VI y Luis XVIII, rey de Fran- 
cia, por el que se tratan varios puntos sobre sus 
colonias en América. 

1821 . Triunfo de Güemes. La campaña em- 
prendida por Güemes en Tucuman (3 de abril) 
le habia sido fatal, y siendo derrotado por se- 
gunda vez, sus enemigos en Salta, encabezados 
por el cabildo, creyéndolo anonadado, convocan 
al pueblo el 24 de mayo de 1821 y leen un ma- 
nifiesto contra el caudillo, declarando su depo- 
sición del gobierno. Güemes, á quien se habia 
comunicado esta resolución y declarado que no 
la obedecía, con los restos de su gente marcha 
sobre Salta, donde lo esperan los amotinados 
formados en batalla en el campo de Castañares. 
A la pi'esencia del general toda la caballería de 
los del pueblo se le pasa, vivándolo, y el resto 
del improvisado ejército se desbanda sin pelear. 
El mismo dia entra Güemes á la ciudad, permi- 
tiendo á su gente saquear algunas casas de los 
comprometidos; única venganza que ejerció, 
perdonando á todos los prisioneros y á los que 
se le presentaron. 

1843. Bodas reales. En Rio Janeiro tienen 
lugar las bodas reales del emperador del Brasil 
don Pedro II con Cristina Teresa María, herma- 
na del rey de las Dos Sicilias. 

1848. Cange de tratados. En Querétaro son 
cangeadas las ratificaciones del tratado de paz 
de Guadalupe Hidalgo, entre los comisionados 
de los Estados Unidos y Méjico. 



174 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Bia 31 



4539. Combate de Espíritu Santo. Habiendo 
desembarcado el dia anterior en la bahía de Es- 
píritu Santo Fernando de Soto con una espedi- 
cion, es atacado al romper el alba de este dia 
por un numeroso cuerpo de indígenas, que des- 
pués de un sangriento combate, obligó á los 
españoles á retirarse del punto de la pelea. 

1819. Trasmisión de bienes. En Ñapóles se 
firma un tratado con el rey de las Dos Sicilias y 
el rey del reino unido de Portugal, Brasil y Al- 
garbes para la libre trasmisión de bienes en- 
tre los subditos de ambos reinos. 

1820. Ocupación de Salta. El ejército espa- 
ñol que el dia 24 habia entrado á la ciudad de 
Jujuy, se apodera de la ciudad de Salta. (Véase 
el 24 y 31 de Junio.) 

1820. Inquisición. Es abolido el tribunal de 
la inquisición en Méjico. 

1827. Separación de Córdoba. El gobierno de 
la provincia de Córdoba, dando cumplimiento á 
una ley de la legislatura, pasa una circular al 
cuerpo diplomático estranjero residente en Bue- 
nos Aires, declarando, que desde el 2 de octu- 
bre de 1826, se habia separado de la asociación 
de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, y 
de consiguiente, desde esa fecha no reconocia 
Córdoba ningún tratado en que se le compren- 
diese. 

1852. Acuerdo de San Nicolás. Cambiado el 
orden político de la Piepública Argentina con la 
batalla de Caseros, el general Urquiza hace 
una reunión en la ciudad de San Nicolás de los 
Arroyos de todos los gobernadores de las pro- 
vincias, dando por resultado formular un acuer- 
do, cuyos puntos principales eran las bases de 
la organización nacional, la reunión de un con- 
greso con dos diputados por cada Estado, la abo- 
lición de las aduanas provinciales, la libre nave- 
gación de ios rios, y en fin, la investidura en el 
general Urquiza de director provisorio de la 
nación, encargándosele de las relaciones este- 
riores, con la recomendación de apresurar la 
reunión del congreso nacional constituyente, 
cuya apertura se fijaba para el mes de agosto 
próximo. ( Véase el 12 de junio.) 

1855. Combate de Sierra Chica. El gobierno 
de Buenos Aires tiene conocimiento de una gran 
confederación de las tribus indígenas del Sud 
para atacar á las tropas que guarnecen la fron- 
tera y encomienda al coronel don Bartolomé 
Mitre, ministro de la guerra, la empresa de aco- 



meterlos y destruirlos en sus propios toldos. 
Este jefe sale del Azul con su división y se diri- 
je á Sierra Chica donde acampaban los indios 
sublevados del cacique Gatriel, próximos al lu- 
gar donde se hallaban cinco mil araucanos : 
trata de sorprenderlos, pero por un error de los 
baqueanos, la columna que habia marchado toda 
la noche se dirije á otro punto, y en vez del ob- 
jeto que se habia propuesto, el resultado fué 
contrario. Numerosas indiadas lo cargan, y en 
el desigual combate que sostiene con los pam- 
pas y araucanos, la pérdida de la tropa se hace 
cada vez más sensible. Sin embargo, la lucha se 
sostiene con brío, pero llega al campo de la ac- 
ción Calfucurá, cacique principal, con indiadas 
de refresco, y el coronel Mitre se ve obligado, 
así que llegó la noche, á emprender su retirada 
al Azul, dejando en el campo de batalla y en el 
tránsito, los despojos de un combate desgracia- 
do que habia durado dos dias. 

1866. Incendio del Canadá. Los fenianos sa- 
len de Buffalo (Estados Unidos), é incendian el 
Canadá. 

1877. Efervescencia en el Perú. En la noche 
del dia anterior habia llegado la noticia áLima, 
que en el puerto de Iquique se habia entrega- 
do á las autoridades el encorazado Huásca,r, ha- 
biendo antes pedido su concurso á los buques 
de la escuadra peruana, allí fondeados, para ir 
á combatir á los buques ingleses Sháh y Ame- 
thyst con quienes acababa de sostener un viví- 
simo y reñido combate. El pueblo que desde la 
noche anterior se encontraba en la mayor efer- 
vescencia, se reúne amenazador á los gritos de 
mueran los ingleses, pidiendo al presidente es- 
plicase su conducta con respecto á la participa- 
ción que tuviera en el proceder de los buques 
ingleses, que hablan insultado al pabellón pe- 
ruano tomando parte en sus cuestiones intesti- 
nas. En el Callao habia la misma efervescencia, 
y así, como en Lima, tuvo la autoridad que con- 
tenerla á viva fuerza. 

1878. Temporal en Chile. En Valparaíso tie- 
ne lugar un terrible temporal, embraveciendo 
de tal modo el mar, que olas inmensas llegan á 
cubrir los malecones que defienden el puerto; 
las pérdidas de vidas y buques destruidos son 
muchísimos, como también los destrozos oca- 
sionados en tierra por la fuerza inusitada 
del mar. 



JUNIO 



175 



JUNIO 



Dia 1 



1552. Fundación de Valdivia. En el territorio 
de Chile, el conquistador Pedro de Valdivia 
pone los cimientos de una ciudad, á la que se 
dio su nombre. 

1627. Ataque á Bahía. Los holandeses, que 
se habian enseñoreado en Bahía, hasta que en 
1625 fueron arrojados por los portugueses y es- 
pañoles, pretendieron nuevamente apoderarse 
de esta plaza el 2 de marzo de este año, siendo 
repelidos por los cañones de sus defensores. El 
1." de junio vuelven á atacar la ciudad, siendo 
otra vez rechazados; sin embargo, consiguen 
apoderarse de algunos buques que estaban en 
el puerto y llevarse una rica presa. 

1794. Espedicion al Chaco. De la villa del 
Pilar de Ñembucú sale una espedicion á cargo 
del capitán don Onofre Jara, con objeto de hacer 
un estudio para abrir un camino hasta Salta, al 
través del Chaco y ponerla en comunicación con 
el Paraguay. — La espedicion llega el 4 de julio 
al fuerte de San Fernando de Salta, el 29 del 
mismo mes se pone en marcha de regreso y 
el 20 de agosto arriba al fuerte San Antonio, á la 
orilla del rio Paraguay. 

1800. Nacimiento de Roca. En la ciudad de 
Tucuman nace el coronel don José Segundo 
Roca, guerrero de la independencia del Rio de 
de Plata. 

1808. Cementerio de Lima. Se estrena el 
primer cementerio construido á estramuros de 
la ciudad : hasta entonces las inhumaciones se 
habian hecho en las iglesias, lo que se prohibió 
en virtud de una saludable reforma de higiene 
pública. 

1811. Sitio de Montevideo. Después del pro- 
nunciamiento de mayo, ya las tropas de Buenos 
Aires habian dado una batalla y triunfado en el 
Alto Perú; habian espedicionado sobre el Para- 
guay, y el ejército de operaciones en la Banda 
Oriental del Uruguay ponia sitio á Montevideo, 
donde se asilaban las únicas tropas españolas 
que quedaban en el Rio de la Plata. El general 
Rondeau, jefe de los patriotas, proclama á sus 
fuerzas frente á los muros de la ciudad. 

1813. Combate de Boston. Tiene lugar un 
sangriento combate entre el buque de guerra 
norte-americano Chesapeake, capitán Lawrence, 
y la fragata inglesa ShoMnon, siendo vencido el 



primero y muerto su capitán á la vista del puer- 
to de Boston. 

1816. Desembarco de Bolivar. Las intrigas 
políticas habian obligado á Bolivar á dimitir el 
mando como general en jefe de las fuerzas de 
Nueva Granada (8 de mayo de 1815) y á aban- 
donar el teatro de la guerra, donde perdia ter- 
reno de dia en dia la causa de los americanos. 
Pero pasado un año, desde Haiti donde se ha- 
llaba emigrado y con el auxilio del gobernador 
Pétion, prepara algunos elementos y vuelve á 
su país para luchar por la libertad. El 1." de ju- 
nio de 1816, al frente de una pequeña fuerza 
que habia organizado, siendo su mayor parte 
oficiales, desembarcó en Curúpano para volver 
á operar en Venezuela dominada por los espa- 
ñoles que tenian un ejército de cinco mil hom- 
bres. 

1819. Monarquía en el Rio de la Plata. El ga- 
binete francés propone una monarquía constitu- 
cional en el Rio de la Plata, designando al 
efecto á su alteza real don Garlos Luis de Bor- 
bon, duque de Luca, y ofreciendo su apoyo. 
Dicho príncipe debia casarse con una princesa 
del Brasil. 

1828. Distribución de premios. Por primera 
vez tiene lugar el acto solemne de distribución 
de premios en las escuelas de campaña de la 
provincia de Buenos Aires. En el pueblo de San 
José de Flores se asignaron los referidos pre- 
mios, en virtud de un decreto de 5 de mayo del 
mismo año. 

1862. Censo de Cuba. La población de la isla 
de Cuba, según el censo oficial levantado el 1." 
de junio de 1862, da la cifra de un millón tres- 
cientos cincuenta y nueve mil doscientos ochen- 
ta y ocho habitantes.— En 1877 el censo dio una 
población de un millón cuatrocientas cinco mil 
doscientas sesenta y ocho almas. 

1862. Batalla de Fair Oaks. Hallándose va- 
rias divisiones del ejército federal á las órdenes 
del generel M. Clellan, ocupando la estación 
Fair Oaks de la línea férrea á la orilla derecha 
del rio Chickahominy, con atrincheramientos, 
como asimismo en un punto inmediato llamado 
Siete Pinos, son atacadas el 31 de mayo por los 
separatistas, mandados por el general Johns- 
ton, con fuerzas muy superiores en número. El 



176 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



combate se hace sangriento y tenaz: los federa- 
les se defienden bizarramente hasta que llega la 
noche y cesa la pelea sin conocerse ventaja por 
ninguno de los dos beligerantes. El dia 1." de 
junio vuelve á emprenderse la lucha con nuevo 
vigor, no consiguiendo ser socorridos los fede- 
rales por treinta y cinco mil hombres que se ha- 
llaban al otro lado del rio y que no pueden va- 
dearlo por hallarse sumamente crecido: pero 
sin embargo, con fuerzas tan inferiores obligan 
á los separatistas á emprender la retirada hacia 
Richmond, quedando vencedores en el campo. El 
general Johnston fué herido gravemente en lo 
más recio de la pelea. El mismo presidente de 



los Estados confederados, JeíTerson Davis, que 
se hallaba en el campo de la lucha, dirigió una 
de las cargas llevadas á los federales. En estas 
sangrientas y reñidas batallas quedaron como 
nueve mil soldados fuera de combate. 

1865. Apertura de puertos. Habiendo que- 
dado definitivamente concluida la guerra de 
Norte-América entre unionistas y separatistas, 
todos sus puertos se abren al comercio estran- 
jero. 

1872. Esposicion en Lima. Se inaugura en la 
ciudad de Lima, capital del Perú, una esposi- 
cion universal. 



Dia 2 



1537. Declaración sobre los indios. El papa 
Paulo III declara por una bula que espide el 2 
de junio de 1537, que los indios del Nuevo Mun- 
do son realmente hombres. 

1780. Espedicion al Chaco. El coronel don 
Francisco Gavino Arias, comisionado por el virey 
de Buenos Aires, haciendo uso en gran parte de 
sus propios recursos, emprende una espedicion 
esploradora al interior del Chaco, siguiendo la 
idea del esplorador Matorras á quien habia 
acompañado en su espedicion de 1774. Arias, 
que ya habia conseguido la amistad de los indios 
de Gaugayé, se presentó en el presidio de San 
Fernando de donde sale el 2 de junio y llega al 
Bermejo, cuya costa occidental sigue en su es- 
ploracion hasta que acampa á inmediaciones de 
Lacaugayé (Laguna traga gente, porque según 
la tradición de los indios allí habia habido un ter- 
remoto que sumergió una gran población de na- 
turales, abriendo la tierra en grietas). Después 
de tratar con las tribus circunvecinas, el 16 de 
diciembre funda el pueblo ó reducción de San 
Bernardo y el 31 de enero de 1781 el pueblo de 
Lacaugayé. Después de ocho meses regresa 
Arias, habiendo en su espedicion conseguido 
grandes resultados. 

1791. Muerte de Guzman. Deja de existir el 
ilustrado doctor don Alonso de Guzman, natural 
de la Goncepcion, en Chile. Desempeñó en su 
país varios é importantes puestos públicos y fué 
uno de los fundadores de la universidad de San- 
tiago. 

1794. Consulado de Buenos Aires. Instalado 
el consulado con carácter de Junta de gobierno, 
en Buenos Aires, el que habia sido autorizado 
por cédula real el 30 de enero del mismo año, y 
que fué, puede decirse, donde se sembraron las 
primeras semillas de la independencia comer- 
cial y política del Plata, tiene su primera se- 
sión, según el acta, «bajo la protección del po- 



der divino por la intercesión de la virgen María 
en su purísima Goncepcion, patrona de España é 
Indias, para que inspirase su insuficiencia.» 

1801. Constitución de Haiti. El general Tous- 
saint-Louverture, vencedor de los ingleses, de 
los españoles y de los mulatos en distintos com- 
bates que habia sostenido contra ellos, procla- 
ma una constitución en Santo Domingo, por la 
cual solo dejaba á la Francia un derecho pura- 
mente nominal de soberanía. — Este general 
fué el que escribió á Napoleón I una carta que 
empezaba así: El primero de los negros, al pri- 
mero de los blancos, cuyos atrevidos conceptos 
se han hecho históricos. 

1814. Rey de Haiti. El consejo de Estado 
haitiano eleva al general negro Gristophe al 
rango de rey de Haiti, con el nombre de Enri- 
que I. 

1821. Entrevista de San Martin y La Serna. 
Después de haberse celebrado un armisticio 
(23 de mayo) entre el ejército de la patria y el 
español, que operaban en el Perú, tienen una 
entrevista en Punchauca los generales San Mar- 
tin y La Serna, con objeto de establecer los me- 
dios de conseguir una paz duradera. 

1827. Ejecución de Arenas. En Méjico es fu- 
silado el padre Arenas, descubierto en una 
conspiración realista que intentaba la formación 
de una regencia compuesta de eclesiásticos 
para gobernar en nombre de Fernando VII, 
proponiéndose á la vez restablecerla inquisi- 
ción.^— El 5 de enero de 1828 es fusilado su 
cómplice el general Arana, por la misma causa. 

1841. Muerte de López Aldana. En la ciudad 
de Lima deja de existir el doctor don Fernando 
López Aldana, condecorado con el diploma de 
benemérito pensionado de la Orden del Sol y con 
la medalla del ejército libertador del Perú, dis- 
tinción que, sin ser militar él, fué el primero 
que la obtuviera. López Aldana fué uno de los 



177 



más decididos patriotas que sirvieron la causa 
de la libertad en Lima, desempeñando comisio- 
nes espuestas en el seno mismo de la domi- 
nación española. 

1862. Ataque á la Rioja Cuando las armas 
de Buenos Aires después de Pavón (17 de se- 
tiembre de 1861 ) invadieron las provincias del 
interior, el general don Ángel Vicente Peñalo- 
za, conocido por el Chacho se levantó en armas 
contra el nuevo orden de cosas que habia sur- 
gido después de aquella batalla, y convulsio- 
nando la campaña de la Rioja llevó la guerra á 
sus propias autoridades. El 28 de mayo dos cau- 
dillos de este jefe, don Garlos Ángel y don Juan 
Gregorio Puebla, al frente de una fuerte división 
atacan y ponen sitio á la ciudad de la Rioja que 
es defendida con unos pocos infantes que tenia 
allí el teniente coronel Arredondo. Aproximán- 
dose á la plaza el sargento mayor don Julio 
Campos que regresaba de Gatamarca con una 
compañía, es rodeado por todas las fuerzas si- 
tiadoras que le llevan una tremenda carga; 
pero este jefe con su puñado de soldados re- 
chaza al enemigo y se abre paso hasta entrar 
en la ciudad, dejan:lo tendidos en el campo un 
consideriiijle número de muertos y heridos de 
sus coiitrarios. El 2 de junio los sitiadores llevan 
á la plaza un ataque vigoroso, siendo rechaza- 
dos en todos ios puntos hasta abandonar su in- 
tento. El comandante Arredondo habia sido 
herido en los primeros dias del sitio. 

1863. Combate de Coquimbo. El general Flo- 
res, que habia invadido el territorio Oriental el 
19 de abril, tiene en Coquimbo su primer en- 
cuentro con las armas del gobieruo. El coronel 
don Bernardino Olid con una pequeña fuerza, 
ataca á Flores ; pero sin embargo de sus brillan- 
tes cargas, no puede competir con el número de 
sus enemigos, y es derrotado. En este combate 
hubo un episodio de héroes, digno de ser recor- 
dado. Entre la gente de Olid habia tres her- 
manos de apellido Valiente. Guando los defen- 
sores del gobierno eran acuchillados, uno de 
estos cae herido: Es mi hermano Miguel, escla- 
ma el capitán Juan Bautista que corre en su 
auxilio matando al enemigo que trataba de ul- 
timarlo, y lo sube en su caballo completamente 
desvanecido ; pero al momento es rodeado por 
multitud de enemigos con quienes lucha brava- 
mente. Su caballo es muerto de una lanzada, y 
al caer se pone inmediatamente en pió con su 
hermano, que con el golpe vuelve de su desma- 



yo. Este, al comprender su situación y ver á su 
hermano escudándole con su cuerpo, dícele bre- 
vemente : Gracias, Juan Bautista; moriremos 
juntos, y se colocan espalda con espalda esgri- 
miendo sus sables ensangrentados. En tal cir- 
cunstancia llega un ginete corriendo, echa pié 
á tierra, saca el freno á su caballo y sable en 
mano se abre paso y llega al sangriento gru- 
po, diciendo en alta voz: Donde ellos mueran, 
muero yo....: era Agustín el tercer hermano, y 
luchan los tres hasta caer acribillados de he- 
ridas, muriendo gloriosamente en el campo 
del combate, pero dejando también en torno 
dieziocho enemigos entre muertos y heridos que 
hablan hecho morder el polvo con el filo de sus 
sables. Esta familia de espíritu valiente, como 
Valiente de apellido, se componía de cuatro 
hermanos: el último, Dionisio, que no se encon- 
tró en el ataque, al dia siguiente al ver enterrar 
los cadáveres de Juan Bautista, Miguel y Agustin 
pronunció su oración fúnebre con estas senci- 
llas y lacónicas palabras, dignas de un espar- 
tano : Los entierro.n á los tres, porque no estába- 
mos los cuatro. — La asamblea nacional declaró 
beneméritos á la patria á los tres hermanos, les 
votó un panteón y señaló una pensión á su an- 
ciana madre. 

1869. Combate de Sargento Loma. El gene- 
ral brasilero José Antonio Carrera da Cámara 
sorprende una fuerza paraguaya comandada por 
Galindez en el lugar denominado Sargento Lo- 
ma, arrebatándole la bandera, algunos cañones 
y muchas familias, y haciéndole bastantes muer- 
tos y prisioneros en el combate. 

1879. Combate de Fisagua. El blindado pe- 
ruano Huáscar, al mando de Grau, se encontró 
á la altura de Pisagua con el blindado chileno 
Blanco Encalada y la corbeta Magallanes, y sos- 
tienen un ligero combate con el primero sin re- 
sultado alguno, no habiéndose aproximado am- 
bos buques á menos de tres millas. La Magalla- 
nes no pudo tomar parte en la pelea por hallarse 
lejos y haberse retirado el Huáscar á su aproxi- 
mación. 

1879. Acuerdo sobre sentencias. Los gobier- 
nos del Brasil y de Italia se obligan á comuni- 
carse recíprocamente por la via diplomática y 
por medio de traslados, las sentencias definiti- 
vas de condenación por crímenes ó delitos de 
cualquier naturaleza, pronunciados por los tri- 
bunales de uno de los dos países contra los sub- 
ditos del otro. 



Bia 3 



1621. Proyecto de usurpación. En Holanda, 
Juan Usseling, de la ciudad de Amberes, pro- 
yecta una sociedad bajo la denominación de 



Compañía holandesa de comercio para la Amé^ 
rica, y presenta las grandes ventajas que re- 
sultarían de esa empresa. «Si atacamos, decia, 
12 



478 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



á los españoles en el Nuevo Mundo, se verán 
obligados á distraer una parte de sus fuerzas, y 
se debilitará su poder en Europa. » Los principa- 
les negociantes, de Amsterdan con la esperanza 
de enriquecerse ofrecieron, á los Estados gene- 
rales hacer la conquista del Brasil, si estos les 
dejaban disfrutar de ella durante cierto número 
de años. 

1770. Nacimiento de Belgrano. Nace en Bue- 
nos Aires el general don Manuel Belgrano, 
guerrero de la independencia y patriota emi- 
nente. 

1777. Límites en Haiti. Españoles y france- 
ses se hallaban en posesión de la isla de Santo 
Domingo, ó Haiti, y para determinar sus respec- 
tivos derechos territoriales, en Aranjuez se fir- 
ma un tratado de límites por ambas naciones, 
como también reglamentando la policía de las 
dos posesiones. 

1805. Tratado de paz. La república norte- 
americana habia pagado tributo á los turcos que 
se enseñoreaban con sus piraterías en el Medi- 
terráneo; pero llegó el momento en que fué 
preciso romper con tan degradante condición : 
una escuadrilla de la Union en Túnez y Marrue- 
cos mandada por el comodoro Barren, hace 
respetar la bandera estrellada con sus podero- 
sos cañones, ya probados por los turcos en el 
asalto de la ciudad de Derne (27 de abril). Bar- 
ron consigue al fin firmar un tratado de paz con 
el bey de Trípoli el 3 de Junio de 1805, por el 
cual se estipula que no se pagaría tributo algu- 
no en lo sucesivo, si bien el gobierno de la 
Union abonó sesenta mil duros por el rescate 
de los prisioneros que aun les quedaban á los 
turcos, después de haber hecho el correspon- 
diente cange, hombres por hombres. 

1805. Corsarios. Sobremonte, virey del Rio 
de la Plata, habia autorizado el corso en el mo- 
mento en que España aliada á la Francia declaró 
la guerra á la Gran Bretaña, siguiendo las ins- 



piraciones del primer cónsul Napoleón Bona- 
parte. Valientes que quisieran arrostrar las pe- 
ripecias del corso no faltaron; así, pues, se 
hacen á la vela en el puerto de Montevideo, para 
lanzarse á aventuras desconocidas, la fragata 
Dolores, armada por Berro y Errasquin, y la cor- 
beta Dromedario, armada también por Gamues 
y Masini. — Estos dos corsarios apresaron siete 
fragatas y un bergantín, todos cargados de ne- 
gros, en la costa de África. 

1829. Libertad de imprenta. — La asamblea 
constituyente y legislativa de la nueva Repúbli- 
ca Oriental del Uruguay sanciona una ley, por 
la cual todo ciudadano podía por medio de la 
prensa, publicar libremente sus ideas sin previa 
censura. 

1830. Muerte de Hernández de Madrid. En 
Londres deja de existir, á los cuarenta y un años 
de edad el notable poeta y orador colombiano 
Hernández de Madrid. 

1865. Toma de Goya. Las fuerzas paragua- 
yas que habían desembarcado en Corrientes el 
14 de abril, avanzaron por la costa correntina, 
hasta llegar al pueblo de Goya, que lo ocupaba 
la vanguardia mandada por el comandante 
Aguiar. En el tránsito habían tenido que soste- 
ner continuas guerrillas con la caballería cor- 
rentina. 

1879. Convenio de «statu quo». En la ciudad 
de Buenos Aires se firma, por los respectivos 
plenipotenciarios, un convenio de stafu quo, 
aplazando por diez años la cuestión de límites 
entre Chile y la República Argentina; quedando 
en tanto la primera, ejerciendo jurisdicción en 
el mar y costas del Estrecho de Magallanes, ca- 
nales é islas adyacentes, y la segunda en el mar 
y costas del Atlántico é islas adyacentes. — El 
congreso argentino rechaza este convenio, des- 
pués de haberle puesto su conforme el presi- 
dente Avellaneda. 



Dia 4 



1754. Nacimiento de Azcuénaga. Nace en 
Buenos Aires el general don Miguel Azcuénaga, 
uno de los proceres de la independencia argen- 
tina. 

1776. Intimación á Charleston. La escuadra 
inglesa, atravesando la barra del puerto de Char- 
leston y anclando unas tres millas de la isla de 
SuUivan, intima á la población se entregase, 
amenazándola con una terrible venganza. Los 
americanos rechazan la imposición del general 
Clinton, y el jefe inglés no tiene más remedio 
que prepararse para el ataque. 

1777. Toma de la Colonia. El virey del Río 



de la Plata don Pedro de Ceballos, después de 
tomar á Santa Catalina (25 de febrero de 1777), 
marcha con su espedicion á la Colonia del Sacra- 
mento, donde llega el 24 de mayo, é inmediata- 
mente hace los aprestos para el ataque ; pero, 
sin que se rompiera el fuego, y á consecuencia 
de una intimación del general español, el gober- 
nador de la plaza don Francisco José da Rocha 
la rinde el 4 de junio, bajando la bandera por- 
tuguesa para que se alzase la de Castilla, que- 
dando prisionera toda la guarnición, y en poder 
de los españoles un número considerable de ar- 
tillería, como también municiones y otras ar- 



JUNIO 



i 79 



mas. — El virey hace demoler los muros de la 
plaza rendida. 

1813. Autoridad eclesiástica. «La Asamblea 
general declara que el Estado de las Provincias 
Unidas del Río de la Plata, es independiente de 
toda autoridad eclesiástica que exista fuera de 
su territorio, bien sea de nombramiento ó pre- 
sentación real.» 

1814. Amigos del País. Don Tomás Javier de 
Gomensoro, cura vicario de la capilla del Rosa- 
rio, propone al director supremo de las Provin- 
cias Unidas del Rio de la Plata establecer una 
Sociedad de Amigos del País, con objeto de dar 
amplitud á la agricultura y ganadería, que sien- 
do una riqueza nacional, se hallaban descuida- 
das. El gobierno aprueba en esta fecha los 
patrióticos sentimientos del respetable cura, 
autorizándolo á llevar adelante su pensamien- 
to. — Hé ahí, el primer paso dado para el fo- 
mento de un partido de campaña, que debia muy 
pronto tener un rápido progreso y ostentar en 
su seno á la rica y comercial ciudad del Rosario 
de Santa Fé. 

1825. Muerte de French. En Buenos Aires 
muere el general don Domingo French, guer- 
rero de la independencia. El Gobierno de Bue- 
nos Aires decretó un monumento sepulcral á la 
memoria del general French. 

1827. Deposición de una Junta. El 4 de junio 
de 1827 se reunió en Lima una convención con- 
vocada por el general Santa Cruz, la cual de- 
claró nula la carta fundamental dada por Bolívar, 
deponiendo al mismo tiempo á los miembros de 
la Junta y nombrando en su lugar, por el térmi- 
no de cuatro años, al mariscal La Mar con el 
título de presidente, y á don Manuel Salazar con 
el de vice-presidente. De consiguiente, Bolívar 



quedó destituido de la presidencia vitalicia con 
que habia sido investido en 26 de diciembre del 
año. XXV. 

1830. Asesinato de Sucre. El ilustre general 
venezolano don Antonio José -de Sucre es bár- 
bara y cobardemente asesinado en la montaña 
de Berruecos, en circunstancias que regresaba 
de Bogotá á Quito, después de cerrarse las se- 
siones del congreso constituyente de Colombia, 
del cual era miembro. Tal fué el triste fin del 
vencedor de Pichincha y de Ayacucho. Sucre 
habia nacido en Cumaná en 1793. 

183 i. Libertad de esclavos. El gobierno in- 
glés espide una orden para que, desde el 1." de 
agosto del mismo año, fueran libres todos los 
negros que habia en la isla La Antigua, pose- 
sión de la Gran Bretaña en las Antillas. 

1880. Residencia en Belgrano. Después del 
conflicto del 15 de febrero, quedaron momentá- 
neamente tranquilos los ánimos, aunque subsis- 
tentes las principales causas del desacuerdo 
entre el Gobierno nacional y el de la provincia 
de Buenos Aires; y ni la entrevista en el Tigre, 
ni el gran meenting de la paz (9 de mayo), pu- 
dieron evitar que volviera á agriarse la situa- 
ción. El doctor Tejedor vuelve áarmar al pueblo, 
y á despecho de la prohibición y vigilancia na- 
cional, el 2 de junio se desembarca por el Ria- 
chuelo una crecida cantidad de armas para la 
provincia. En la noche de este mismo dia el 
presidente Avellaneda abandona la ciudad y se 
refugia en el campamento de la Chacarita, de- 
clarando el dia 3 en rebelión al gobierno de Bue- 
nos Aires, y el 4 al pueblo de Belgrano, residen- 
cia de las autoridades nacionales. (Véase el dia 
9 de mayo y 9 del presente.) 



Dia 5 



1777. Prisioneros portugueses. En el puerto 
de Buenos Aires fondean ocho buques condu- 
ciendo los prisioneros portugueses que el dia 
antes habia tomado en la Colonia del Sacra- 
mento el virey don Pedro de Ceballos. — Parte 
de estos prisioneros fueren internados en las 
provincias y el resto remitido á Rio Janeiro con 
el gobernador de la Colonia. 

1813. Sorpresa de Stony Creek. El coronel 
Harvey, con un pequeño número de tropas in- 
glesas y de indios aliados, sorprende y derrota 
en la noche al ejército americano cerca de Stony 
Creek, ocasionando una terrible confusión y lle- 
vándose prisioneros á los generales Winder y 
Chandler, después de haber sido auxiliado con 
más tropas. 

1816. Ejecuciones en Bogotá. El 5 de junio 



de 1816 tuvo lugar en Bogotá la primera ejecu- 
ción capital en la persona de un patriota. La 
víctima fué el general don Antonio Villavicencio, 
quien antes habia sido comisionado por la re- 
gencia de Cádiz y pasado á Nueva Granada á 
manifestar las benévolas intenciones del gobier- 
no español, y que como americano, habia to- 
mado parte en la revolución. — El pueblo vio 
luego renovarse los espectáculos de este género. 
Hombres distinguidos por su probidad y patrio- 
tismo, que hablan ocupado la primera magistra- 
tura como Camilo Torres, Lozano, García Robira 
y Torrices, ó militares como Baraya y Montúfar, 
fueron ejecutados como traidores al rey. Don 
Francisco José Caldos, célebre matemático, as- 
trónomo y naturalista de Bogotá, quizás la pri- 
mera ilustración científica de la América espa- 



180 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ñola, fué fusilado posteriormente, porque había 
servido de ingeniero á una de las divisiones del 
ejército independiente. Para hacer más atroces 
estas ejecuciones de las que Morillo hacia alarde 
declarando que para los patriotas c cesaban to- 
das las consideraciones de humanidad», se tras- 
ladaba á las víctimas al pueblo de su nacimiento 
para aumentarlas angustias de sus familias. En 
poco tiempo. Morillo habia hecho fusilar ciento 
veinticinco personas notables, sentenciadas por 
el «Consejo de purificación» que habia creado 
para esterminar patriotas. — Más tarde confinó 
á distintos puntos á las familias de estos már- 
tires. 

1821. Jura de constitución. El príncipe don 
Pedro, que estaba al frente del gobierno del 
Brasil, es obligado por todos los partidos á jurar 
la constitución que habia proclamado Portugal. 

1821. Tratado de paz. Los diputados de Tu- 
cuman y Santiago del Estero firman en el paraje 
de Vinará un tratado de paz, para hacer cesar 
la guerra en que estaban empeñadas estas dos 
provincias argentinas. Córdoba sirvió como me- 
diadora y como garante. — El 19 de setiembre 
del mismo año, vuélvese á firmar un nuevo tra- 
tado en Tucuman ampliando el anterior, con una 
estrecha alianza. 

1823. Mando de Sucre. Al general don Anto- 
nio José de Sucre se le nombra en el Perú, ge- 
neral en jefe del ejército unido. 

1833. Revolución de Castillo. En la villa de 
Rio Cuarto estalla una revolución encabezada 
por el comandante don Manuel Esteban del Cas- 
tillo contra la autoridad de la provincia, é in- 
mediatamente se estiende por varios departa- 
mentos. — Los revolucionarios entran á Córdoba 
el dia 31 sin la menor resistencia, pero el 14 son 
completamente derrotados por fuerzas del go- 
bierno al mando del coronel don Francisco Rei- 
nafé, que se hallaban acampadas en la Tabla- 
da, concluyendo así esta revolución, en la que 
se supuso complicados á personajes como los 
generales Quiroga y Ruiz Huidobro. 

1862. Esploracion de Matto Grosso. El capitán 
de marina don Bartolomé Bossi, al frente de una 
espedicion á su costa, sale de Cuyabá (Brasil), 
con objeto de esplorar el desconocido territorio 
de Matto Grosso.— La espedicion sube hasta las 
nacientes de los rios Paraná y Cuyabá, atraviesa 
á sierra del Diamantino, sigue las costas del 



rio Arino, que con otros forma los manantiales 
del Amazonas, bajando hasta 12° 45' latitud Sud. 

1862. Muerte de Velez Gutiérrez. En Buenos 
Aires deja de existir el doctor don Bernardo Ve- 
lez Gutiérrez, uno de los patriotas de la inde- 
pendencia argentina. Velez Gutiérrez habia na- 
cido en la provincia de Entre-Rios á fines de 
1783: se distinguió como hombre político, escri- 
tor, militar y abogado. 

1862. Combate de Memphis. El comodoro 
unionista Carlos Enrique Davis, vence á la es- 
cuadra separatista en el puerto de Memphis, 
después de sostener un reñido combate. Mem- 
phis, cuya población habia estado presenciando 
la lucha, se entregó entonces sin resistencia á 
los vencedores. 

1864. Batalla de Piedmont. El general Jones, 
jefe del ejército confederado en la Virginia Occi- 
dental, presenta batalla al general unionista 
Hunter, en Piedmont; pero muerto en el com- 
bate aquel jefe, se pronuncia la derrota de los 
separatistas. 

1867. Combate del Durito. Sin embargo de 
la derrota de Saá (abril 1.°), se siguieron li- 
brando algunos combates parciales con distintos 
grupos de revolucionarios, y el 5 de julio el co- 
mandante don Martiniano Charras le da combate 
al caudillo don Felipe Várela, que con muchas 
fuerzas compuestas de argentinos y chilenos, lo 
provoca en el Durito (provincia de San Juan). 
La derrota de Várela es completa y tiene que 
fugar con muy pocos hombres. 

1877. Actitud del gobierno peruano. El pre- 
sidente del Perú, general Prado, para tranquili- 
zar al pueblo que seguia en la mayor agitación, 
y aun amenazante desde que supo el injustifica- 
ble ataque de los buques ingleses al encorazado 
peruano Huáscar, promete en una proclama 
«pedir las más amplias satisfacciones al gobier- 
no inglés por el ultraje inferido á la bandera 
peruana.» 

1877. Destrucción de Mont-Carmel. A las tres 
y media de la tarde estalla una terrible tempes- 
tad, y destruye una parte de Mont-Carmel, pe- 
queña ciudad floreciente de tres mil almas, 
situada en las márgenes del rio Wabash, en la 
parte Sud-oeste del Rlinois. Tres iglesias, dos 
imprentas, dos escuelas, el tribunal y ciento 
veinte casas fueron demolidas incendiándose 
las ruinas. 



Dia 6 



1750, Espedicion al Chaéo. Por disposición 
del gobernador de la antigua provincia del Tu- 
cuman, coronel don Juan Victorino Martínez de 
Tineo, se hace una entrada general al interior 



del Chaco, logrando reducir varias tribus. — La 
espedicion duró hasta el 30 de setiembre. En 
tiempo del gobierno de Tineo se hicieron treinta 
y tres corridas generales en el Chaco, se levan- 



181 



taron seis fuertes y se fundaron cinco reduc- 
ciones. 

1762. Escuadra inglesa en Cuba. Declarada 
la guerra por el rey español Carlos III á la Gran 
Bretaña, preséntase frente á la Habana, y al 
mando del almirante J. Pocok, una escuadra 
inglesa de ciento cuarenta buques, entre los que 
habia ocho grandes navios que llevaban vein- 
tiocho mil hombres de desembarco, con objeto 
de bloquear y tomar la ciudad. Mandaba la plaza 
el gobernador y capitán general don Juan de 
Prado, que inmediatamente se aprestó á la de- 
fensa. 

1780. Nacimiento de Saenz. En Buenos Aires 
nace el presbítero doctor don Antonio Saenz. 
Entre otros cargos que desempeñó este honora- 
ble sacerdote, fué uno el de primer rector de la 
universidad de su patria. 

1801. Tratado de paz. En Badajoz se conclu- 
ye un tratado de paz mediante la intervención 
del rey de España, entre la República Francesa 
y el príncipe regente de Portugal y el Brasil. 

1819. Invasión de indios. Validos de la guer- 
ra civil en que la provincia de Santa Fé siem- 
pre se hallaba empeñada, los indios del Chaco 
llevan á la ciudad una atrevida invasión, alcan- 
zando á entrar hasta la casa de pólvora, á me- 
dia legua de la plaza; pero el general López, 
sin embargo de ser sorprendido, los rechaza 
ocasionándoles bastantes pérdidas. 

1834. Isla de Choelechoel. En esta fecha la 
legislatura de Buenos Aires dicta una ley do- 
nando al general don Juan Manuel de Rosas la 
isla de Choelechoel, en el Rio Negro (Patago- 
nia), como prueba de gratitud por la espedicion 
al desierto que acababa de llevar acabo. — Ro- 
sas desechó esta donación, en cambio de la cual 
admitió la de sesenta leguas de tierras públicas 
que le dona la legislatura por ley de 30 de se- 
tiembre del mismo año. 

1837. Asesinato de Portales. Habiendo el 
gobierno chileno declarado la guerra al de la 
confederación Perú-Boliviana, se habia reunido 
un ejército en Quillota: el ministro de la guerra 
don Diego Portales, sin embargo de sospechar 
que trataban de sublevarse, pasa á revistar las 
fuerzas, creyendo así conjurar el peligro ; pero 
allí mismo es aprisionado por el coronel don 
José Antonio Vidaurre, que ejecuta el movi- 
miento revolucionario. Inmediatamente mar- 
cha este jefe contra Valparaíso; pero dispo- 
niéndose allí á resistir la sublevación el general 
Blanco Encalada, obliga á Portales á dirigir una 
carta á la plaza para que fuera entregada : la 
carta no dá el efecto que se hablan propuesto y 
se empeña un combate tenaz y sangriento; los 
revolucionarios perdían terreno, y en este mo- 



mento se hace bajar del carruaje al preso y en 
el acto es muerto bárbaramente, haciéndosele 
una dercarga de fusilería. Cuando entre los sol- 
dados de la revolución se esparció esta noticia el 
desbande fué completo. — Vidaurre, y sus prin- 
cipales cómplices, no tardaron en pagar este cri- 
men en el patíbulo. 

1843. Combate de San Lorenzo. Después del 
combate de Obligado (20 de noviembre de 1845), 
la escuadra aliada habia remontado el Paraná 
llevando un gran convoy de buques mercantes. 
De regreso la espedicion, venia convoyando 
ciento diez barcos cargados de productos de 
Corrientes y el Paraguay, pero al llegar á San 
Lorenzo, costa santafecina, se encuentra con 
algunas ligeras baterías prontas á disputarle el 
paso. El general Mansilla con diezisiete caño- 
nes de 12 á 24 aguardaba á la escuadra que se 
componía de doce buques de guerra con ochenta 
y cinco piezas de los calibres de 24 á 80. Habia 
que forzar el paso á toda costa. Los aliados, á 
más de su artillería de á bordo, cuentan con una 
batería de piezas á la Congréve que en la noche 
hablan colocado en la isla frente á San Lorenzo- 
A las once de la mañana del 6 de junio de 1846 
empieza un nuevo combate que dura tres horas 
entre los argentinos y la escuadra anglo-france- 
sa. El paso fué forzado; pero en este desigual 
combate las pérdidas de los espedicionarios 
fueron inmensas. Los más de los buques de 
guerra recibieron averías ; cuatro naves mer- 
cantes quedan ardiendo, siendo grande la mor- 
tandad y los destrozos del convoy en general. 
Las pérdidas de los argentinos, insignificantes. 
(Véase el dia 21.) 

1860. Pacto de unión. Reunidos en el Para- 
ná, por parte de Buenos Aires, el doctor don 
Dalmacio Velez Sarsfield, y de la confederación 
el ministro deja guerra y marina coronel doctor 
don Benjamín Victorica y doctor don Daniel 
Araoz, firman un convenio complementario y 
esplicativo del pacto de unión de 11 de noviem- 
bre de 1859. A este pacto se siguió una conven- 
ción ad hoc en Santa Fé el 20 de setiembre, para 
revisar la constitución, aceptándose al fin el 
plan de reformas propuestas por Buenos Aires. 

1870. Toma de Gualeguay. El coronel don 
Bartolomé L. Cordero, en calidad de comisiona- 
do nacional, el dia 5 fondea con el vapor de 
guerra que mandaba, frente á Gualeguaychú, é 
inmediatamente intima al jefe político y al jefe 
de la división Gualeguay que obedecían á López 
Jordán, el pronto sometimiento á la autoridad 
nacional, lo que se efectúa el 6 deponiendo las 
armas ante las fuerzas de marina que hablan 
bajado y tomado posesión del pueblo. 



i 82 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 7 



4494. Tratado de Tordesillas. Habiendo el 
papa Alejandro VI hecho una división de los 
terrenos conquistados por los reyes de Castilla 
y Portugal en el Nuevo Mundo (4 de mayo 1493), 
es aprobada dicha medida por ambos monarcas 
en un tratado que firman en Tordesillas, des- 
pués de haberse hecho algunas modificaciones. 
1533. Padres Agustinos. Los padres agusti- 
nos se establecen en Méjico. — En 1543 formaron 
la provincia del Santísimo Nombre de Jesús. 

1692. Destrucción de Port-Royal. La ciudad 
de Port-Royal, la más rica de la Jamaica, es 
devorada por el mar á consecuencia de un ter- 
remoto, en que, abriéndose la tierra, se hundie- 
ron las casas y dio entrada á las aguas. 

1774. Destrucción de Guatemala. Después 
de cuatro dias de agonía y de espanto por con- 
tinuos temblores, por la agitación ds la mar sa- 
liendo de su lecho y por el estado de ebullición 
en que se encontraban los dos volcanes el Agua 
y el Fuego que están inmediatos, el uno arro- 
jando agua en abundancia y el otro torrentes de 
lava inflamada, se abre un abismo, y la antigua 
ciudad de Guatemala con sus grandes riquezas 
se sepulta alh', pereciendo como ocho mil fami- 
lias; después de esta catástrofe, cayeron sobre 
los restos de la ciudad rios de azufre y de lodo 
que la ocultaron completamente, dejando solo 
entre sus ruinas algunos vestigios de su gran 
catedral y de otros monumentos notables. 

1776. Independencia de los Estados Unidos. 
La idea de la independencia de las colonias de 
Norte América de la corona de lajiran Bretaña, 
no solo era un pensamiento general de los colo- 
nos, sino un hecho, pues los delegados al con- 
greso, con rarísimas escepciones, se hallaban 
provistos de poderes para trasformar en ley su- 
prema el sentimiento dominante de los pueblos. 
En sesión del congreso de Filadelfia, de 7 de ju- 
nio de 1776, Ricardo Enrique Lee, diputado por 
Virginia, somete á la aprobación de la cámara 
una proposición en que se declaraba que las 
colonias unidas, eran y debian ser Estados in- 
dependientes, considerándose libres de toda 
alianza con la Gran Bretaña.— Esta proposición 
que habia sido apoyada por Juan Adams, dipu- 
tado por Massachussetts, no se examinó hasta 
el dia siguiente, y después de discutirse con la 
mayor energía y elocuencia, fué aprobada por 
la mayoría el dia 10. El diputado Lee, pues, fué 
el primero que tuvo el honor de iniciar en el 
congreso la proposición de la independencia de 
los Estados Unidos, que fué proclamada el 4 de 
julio del mismo año. 
1810. Periódico. El doctor don Mariano Mo- 



reno funda en Buenos Aires la Gaceta de Buenos 
Aires, primer órgano en la prensa de las ideas 
patrióticas y liberales. — Esta publicación duró 
hasta el año 21, y fué fundada por acuerdo de la 
Junta de 4 de junio de 1810. 

1818. Llegada á Angostura. Después de ha- 
ber sufrido algunos contrastes y de haber salva- 
do el general BoUvar de la tentativa de Renova- 
les (abril 17), sin abatirse un momento, marcha 
con los restos de su gente hasta Angostura, ca- 
pital de la provincia de Guayana, bajando por el 
Orinoco en débiles embarcaciones, á cuya ciu- 
dad llega el 7 de junio, y se prepara á empren- 
der nuevamente sus operaciones. 

1820. Constitución de España. El general es- 
pañol Morillo proclama y jura solemnemente en 
Caracas la constitución que se acaba de dar en 
España. 

1821. Sorpresa de Salta. En el Chamical, á 
cuatro leguas de distancia de la ciudad de Salta 
el general y gobernador de esta provincia don 
Martin Güemes habia establecido su campa- 
mento después de su triunfo de 30 de mayo, y 
en la noche del 7 de junio entra á la ciudad con 
una pequeña escolta. El general Olañeta, que 
habia abandonado el territorio argentino y 
acampado en la frontera del Alto Perú, destaca 
una fuerza al mando del coronel don José María 
Valdés para tentar fortuna tomando por sorpre- 
sa la ciudad, por la octava vez : al efecto, atra- 
vesando sierras que se consideraban impractica 
bles, consigue entrar esta misma noche á la 
ciudad sin ser sentido, posesionándose en silen- 
cio de la plaza principal. Casi á la media noche, 
un ayudante del general que ignoraba la pre- 
sencia allí de los españoles, va á atravesar la 
plaza y es recibido con una descarga. Güemes, 
creyendo que los tiros fueron ocasionados por 
algún movimiento de sus enemigos internos, 
monta á caballo y se dirige rápidamente á la 
plaza donde es recibido, sin ser conocido, con 
otra descarga, y queriendo escapar por una 
calle, una partida española que venia en sen- 
tido opuesto le hace fuego, hiriéndolo grave- 
mente. Asimismo abrazado de su caballo sale 
al campo y es conducido á su campamento por 
algunos de sus soldados. (Véase el 30 de mayo 
y 17 del actual.) 

18G3. Entrada á Méjico. Sabido el desastre 
de Puebla, el gobierno dirijo al país un mani- 
fiesto espresando su firme resolución de defen- 
der la independencia nacional á todo trance, y 
para organizar la resistencia determina pasar 
con los patriotas que lo rodean á San Luis de 
Potosí, abandonando en consecuencia la capi- 



183 



tal. Efectuada la traslación del gobierno supre- 
mo, los franceses entran en Méjico el 7 de junio, 
sin disparar un tiro, marchando al frente del 
ejército el general Forey. 

1864. Batalla de Cold Harbor. Desde el dia 
1." habian avanzado las fuerzas federales á ata- 
car al general Lee que se hallaba atrincherado 
en una fuerte posición en Gold Harbor, y se si- 
guieron los combates diarios hasta el 7, en que 
el general Grant los suspendió encontrando im- 
posible desalojar al enemigo del punto que ocu- 
paba, resolviendo levantar el campo para llevar 
sus operaciones hacia Richmond. En esta bata- 
lla de siete dias, quedaron de entre una y otra 
fuerza, más de veinticinco mil hombres fuera 
de combate. 

1865. Ejecuciones. De conformidad á la sen- 
tencia del tribunal militar, ejecútanse á los cua- 
tro principales acusados de complicidad en el 
atentado contra la vida del presidente de los 
Estados Unidos, Abrahan Lincoln, cuyos nom- 
bres son Payne, Harrold, Atzerodt y la señora 
Surrat. 

1877. Protesta del ministro boliviano. El 
ministro boliviano en el Perú, don J. de la Cruz 
Benavente, protesta en nombre de Bolivia con- 
tra el atentado de los buques ingleses que ata- 



caron el Huáscar, el 29 de mayo, por ser una 
infracción del derecho de guerra, y congratula 
el noble comportamiento de la nación peruana 
en este incidente. Los ciudadanos de los Esta- 
dos Unidos del Norte, residentes en el Perú, ya 
habian protestado el dia 4 fundándose en el de- 
recho internacional y en la doctrina de Monroe, 
de que «la América es solo para los ameri- 
canos. » 

1880. Toma de Arica. El dia 5 de junio el 
general don Manuel Baquedano, al frente de 
una división chilena compuesta de seis mil 
hombres, intima rendición á la ciudad peruana 
de Arica, bloqueada hacia mucho tiempo ; el co- 
ronel Bolognes, jefe del punto, rechaza la inti- 
mación, por lo que el general chileno rompe el 
fuego contra la ciudad algunas horas después. 
El dia 6 la escuadra bombardea la plaza por es- 
pacio de tres horas, hasta que el dia 7, después 
de una hora de vivísimo fuego, los chilenos se 
apoderan de la ciudad muriendo en la demanda 
el jefe defensor Bolognes. El monitor peruano 
Manco Capac, que se hallaba en el puerto, es- 
tando perdido abre sus válvulas y se va á pique 
entregándose su capitán y tripulación prisione- 
ros á bordo del Itata. El ataque fué dirigido por 
el coronel don Pedro Lagos. 



Dia 8 



1774. Espedicion al Chaco. Don Gerónimo 
Matorras, gobernador del Tucuman, sale á es- 
pedicionar al Chaco con una fuerte división. — 
Después de avanzar doscientas cuarenta leguas 
hasta Caugayé, reúne á los caciques de las tri- 
bus mocobis y tobas, bajo el comando en jefe 
del famoso Paiguin y firman una paz y someti- 
miento al rey de España, el 29 de julio. La es- 
pedicion habia encontrado el 22 del mismo julio, 
tres leguas más adelante de Caugayé unos tor- 
reones y m.urallas, vestigios ruinosos de un 
antiguo pueblo de cristianos fundado por don 
Angelo Paredo el año 1670. 

1807. Invasión inglesa, [segunda]. Después 
del fracaso de Elío, en la Colonia (21 de abril), 
se retiró este á San Pedro, como á cinco leguas 
de distancia, y allí con auxilios que le llegan 
de Buenos Aires, se preparaba á volver á atacar 
á Pak; pero el jefe inglés marcha hasta su cam- 
pamento, y atacándolo por sorpresa consigue 
arrebatarle seis piezas de campaña, un estan- 
darte, trescientos fusiles y ciento cinco prisio- 
neros, entre estos algunos jefes y oficiales, aun- 
que no consiguió tomar el punto por defenderlo 
tenazmente la infantería. (Véase el dia 21 de 
abril y 24 del presente.) 

1817. Combate d© Valle del Maíz. El general 



Mina, jefe español al servicio de la independen- 
cia mejicana, bate á las fuerzas realistas en el 
Valle del Maíz. 

1820. Batalla de Piteyo. Los generales inde- 
pendientes Mires y Valdés dan una batalla al 
ejército español en Piteyo (Ecuador), y lo ven- 
cen completamente. 

1822. Entrada á Pasto. El general Simón 
Bolívar entra victorioso en la ciudad de Pasto 
(Ecuador), que habia entregado por capitulación 
al jefe español coronel don Basilio García. 

1879. Espedicion polar. De San Francisco de 
California parte el yacht á vapor Jeannette con 
objeto de emprender una espedicion polar en 
las regiones árticas. Este buque es fletado para 
la espedicion por James Cordón Bennett, pro- 
pietario del poderoso diario Neiv York, Herald. 
El teniente George W. Delong, de la marina 
de los Estados Unidos, dirige la espedicion 
que según su itinerario debe tratar de llegar 
al polo Norte por el estrecho de Bering. Será la 
primera tentativa hecha en esta dirección. La 
Jeannette está en las mejores condiciones para 
ejecutar su peligrosa empresa, y su comandan- 
te tiene la mayor confianza en el resultado 
final: el descubrimiento del polo Norte. La tri- 
pulación se componía de diezíocho hombres, 



184 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



habituados á este género de navegación y de- 
terminados á afrontar una vez más sus fa- 
tigas. 

-1882. Túnel. Para la prolongación del ferro- 
carril de Tucuman á Jujuy se construye en la 



piedra viva el primer túnel que tiene la Repú- 
blica Argentina, cuya capacidad es de doscien- 
tas varas de estension. En la noche anterior se 
encontraron las galerías de avance, dando hoy 
acceso en toda su estremidad. 



Dia 9 



1509. Gobierno de la Española. Reconocidos 
los títulos del almirante don Diego Colon como 
heredero del descubridor del Nuevo Mundo, se 
embarca en Sanlúcar con una espléndida comi- 
tiva para pasar á la Española, ó Santo Domingo, 
á recibirse del gobierno de la isla. 

1518. Existencia de Méjico. Grijalva, al 
frente de una espedicion de tropas españolas, 
llega á la provincia indígena de Oajaca, donde 
recibe enviados de Moctezuma, y así se viene á 
conocer por estos la existencia del imperio de 
Méjico. 

1537. Religión para los indios. Habiendo el 
pontífice Paulo III declarado en una bula fecha- 
da dias antes (2 de junio) que los indios del 
Nuevo Mundo eran realmente hombres, espide 
otra por la cual, considerados como tales hom- 
bres, los declaraba en estado de abrazar la fé 
de Jesucristo, no debiendo continuar siendo 
esclavos. 

1815. Agentes diplomáticos. El congreso de 
Viena celebrado entre Austria, Francia, Gran 
Bretaña, Portugal y Brasil, Prusia, Rusia y 
Suecia, en su acto final firma un reglamento 
sobre el rango de los agentes diplomáticos. 

1822. Rendición de Salgado. La ciudad de 
Pasto se habia rendido en el dia anterior á los 
patriotas; pero ignorando esto el coronel espa- 
ñol Salgado, llega hasta los suburbios con un 
batallón que habia salvado de la toma de Quito 
por el general Sucre : en tal circunstancia, y no 
siéndole ya posible retroceder, se rinde también 



en las mismas condiciones con que lo hizo Gar- 
cía en la entrega de Pasto. 

1829. Muerte de Cisneros. Eu Cartagena, 
España, deja de existir el general español don 
Baltasar Hidalgo de Cisneros, último virey, y 
también el último representante del poder es- 
pañol en el Rio de la Plata, cuya autoridad ca- 
ducó el 23 de mayo de 1810. 

1866. Espedicion al Canadá. Los fenianos 
que habian invadido el Canadá, se ven forza- 
dos á retirarse al territorio de la Union, por no 
haber obtenido buen resultado en su espedicion. 

1880. Pacto de alianza. Abandonada la ciu- 
dad de Buenos Aires por el presidente de la 
República (dia 2) y declarado residencia de las 
autoridades nacionales el pueblo de Belgrano 
(dia 4), habia quedado el gobierno de Tejedor 
en posesión esclusiva de la ciudad y los apres- 
tos militares toman mayor desarrollo, asu- 
miendo á la vez el gobierno de la nación una 
actitud más decidida contra la autoridad que el 
dia 3 habia declarado rebelde. En tanto el go- 
bierno de Corrientes que marchaba de acuerdo 
con el de Buenos Aires, habia nombrado 
su plenipotenciario cerca de este al general 
don Bartolomé Mitre, quien, con el gobernador 
Tejedor, firma en esta fecha un pacto de alian- 
za ofensiva y defensiva, para el caso de llevar 
este adelante la política que habia iniciado y 
que aquellos gobiernos rechazaban. Con arre- 
glo á este pacto se da á Corrientes un subsidio 
de armas y dinero. (Véanse los dias 4 y 17.) 



Dia 10 



1541. Gobernador de Chile. Se celebra en 
Santiago de Chile un cabildo abierto para ele- 
gir gobernador, resultando electo Pedro de 
Valdivia. Esta elección tuvo lugar á los cuatro 
meses de la fundación de esa ciudad. 

1624. Toma de Rabia. El almirante Jacobo 
Willekens que el 9 de mayo habia fondeado en 
las aguas del Brasil, obedeciendo las instruc- 
ciones que tenia de la Compañía de las Indias 
Occidentales, entra con su flota al puerto de 



Bahía de Todos los Santos, á pesar del fuego 
de la batería San Antonio y la resistencia de 
dieziocho buques mercantes armados. El vice- 
almirante Pedro Heyn se apodera de diez bu- 
ques, de una batería y deshace la fuerza de in- 
fantería colocada para impedir el desembarco. 
El mismo dia los espedicionarios se apoderan 
de la ciudad. 

1694. Espedicion á la Jamaica. Una invasión 
francesa á las órdenes de Ducasse desembarca 



485 



en la Jamaica, y aunque las tropas inglesas re- 
sisten, arrebata mil quinientos esclavos é incen- 
dia las fábricas de azúcar. 

1770. Islas Malvinas. Desde 1766 los ingle- 
ses se hablan apoderado de la parte occidental 
de las islas Malvinas, dándole el nombre de 
Puerto Egmont, sin hacer caso de las reclama- 
ciones de España: no creyéndose prudente pro- 
longar por más tiempo esta usurpación, el go- 
bernador de Buenos Aires, Bucarelli, comisiona 
al capitán de navio don Juan Ignacio Madariaga 
para que los desalojai'a de aquel punto, lo que 
llevó á cabo este marino con mil cuatrocientos 
hombres de desembarco con que ataca la isla, 
después de dos dias de resistencia de las tropas 
inglesas parapetadas y con gruesa artillería, y 
el apoyo de tres fragatas. El capitán Farmer, 
jefe de esta isla, tiene que capitular y arriar su 
bandera el 10 de junio de 1770. (Véase el 27 de 
marzo y 22 de enero. ) 

1802. Prisión de Toussaint-Louverture. El 
general francés Leclerc, que acababa de pacifi- 
car la isla de Haiti, temiendo que el general 
Toussaint-Louverture promoviese un movi- 
miento revolucionario, pues se sentían sordas 
agitaciones entre los negros, da la orden de 
apresarlo por sorpresa, lo que se verifica es- 
tando el famoso caudillo haitiano entregado al 
sueño. En la misma noche es embarcado en un 
buque de guerra que partia para Brest. 

1806. Invasión inglesa, (primero.). El como- 
doro sir Home Popham, mandado á tomar pose- 
sión del Cabo de Buena Esperanza, así que esta 
se realizó sin dificultad, concibe la idea de apo- 
derarse del Rio de la Plata, creyendo con esto 
responder á la política continental de la Ingla- 
terra, y mas que todo, para llenar sus aspira- 
ciones personales con lo que suponía una fácil 
conquista. En esta parte no se equivocó, por 
más que la razón estuviere en contrario de tal 
idea que parecía descabellada; pero desgra- 
ciadamente, esta región del poder español es- 
talla en manos del inepto virey Sobremonte, y, 
como dice el historiador Vicente F. López, al 
referir este suceso, «muchas veces la razón no 
tiene cabida entre un tonto y un loco.» Popham, 
con su pequeño cuerpo de ejército de tierra, de 
mil seiscientos á mil ochocientos hombres al 
mando del mayor general Guillermo Garr Ber- 
resford, entra con su escuadra al Rio de la Plata 
llevando el pensamiento y la bandera de con- 
quista. (Véase el dia 2 de mayo y 25 del pre- 
sente.) 

1812. Próroga de un tratado. Se firma en 
San Petersburgo una declaración prorogando 
el tratado de amistad, navegación y comercio 
de 16/27 de Diciembre de 1798 entre las cor- 
tes de Rusia y el Reino Unido de Portugal y el 
Brasil. 

1824. Muerte de Rodney. En la ciudad de 
Buenos Aires deja de existir el ministro pleni- 



potenciario de los Estados Unidos don César 
Augusto Rodney. El gobierno le decreta hono- 
res y un monumento en el cementerio; sus 
restos son acompañados por los ministros secre- 
tarios y demás empleados superiores, pronun- 
ciando el señor Rivadavia un sentido discurso 
encomiando las grandes virtudes de este escla- 
recido ciudadano del Norte y los inmensos 
servicios que habia prestado al país, debién- 
dosele á él en mucho el reconocimiento de la 
independencia argentina por el gobierno de los 
Estados Unidos. 

1829. Islas^Mal vinas. El gobierno de Buenos 
Aires espide un decreto, cuyos primeros artí- 
culos decían así: «1.° Las islas Malvinas y sus 
adyacentes al Cabo de Hornos, en el mar Atlán- 
tico, serán regidas por un Comandante Político 
y Militar, nombrado inmediatamente por el go- 
bierno de la República. 2." La residencia del 
Comandante Político y Militar, será en la isla 
de la Soledad; en ella se establecerá una bate- 
ría, bajo el pabellón déla República.» (Véase 
el 11 de febrero de 1774 y el 31 de diciembre 
de 1831.) 

1840. Muerte de Beauchef. En Chile deja de 
existir el coronel don Jorge Beauchef, uno de 
los guerreros que combatieron por la indepen- 
dencia sud-americana. Beauchef era del nú- 
mero de esa generosa pléyade de oficiales fran- 
ceses que vinieron al Nuevo Mundo cubiertos de 
heridas y de gloria, después de haber paseado 
en triunfo las águilas del imperio por todo el 
Viejo Mundo. Fundidos para la guerra, según la 
patética espresion del poeta Arólas, cuando les 
faltó Napoleón I, el gigante de la época, se 
trasladaron á América en busca de nuevo tea- 
tro para sus hazañas y á derramar su noble 
sangre en defensa de la causa de los indepen- 
dientes. 

1843. Sitio de Montevideo. Las fuerzas de la 
plaza hacen una salida, siendo conducidas por 
el ministro de la guerra general Pacheco y 
Obes, y sostienen con las tropas sitiadoras del 
general Oribe una reñida batalla, retirándose 
al caer la tari5e con todos los honores del 
triunfo. 

1863. Revolución de Luengo. En la ciudad 
de Córdoba, estalla en las altas horas de la no- 
che una revolución encabezada por don Simón 
Luengo, empezando por seducir la guardia de 
prevención de la que era cabo. — Al dia siguien- 
te la revolución triunfante da en tierra con el 
gobierno del doctor Posse, y coloca, como go- 
bernador interino, á don Pió Achaval. 

1865. Toma de San Borja. El coronel don 
Antonio Lacu Estigarribia, al frente de una co- 
lumna paraguaya de ocho mil hombres, después 
de haber atravesado el rio Uruguay, toma el 
pueblo de San Borja (Brasil) sin resistencia al- 
guna, pues el general Canavarro lo habia aban- 
donado, sin embargo de tener reunidos en va- 



186 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ríos puntos inmediatos, contando con las fuerzas 
del barón de Yagüy, treinta mil hombres. Este 
general del imperio se había retirado á la Uru- 
guayana á fortificarse. 

4868. Muerte de Irisarri. En Brooklyn (Nor- 
te América), muere el afamado escritor político 



don Antonio José Irisarri. Este notable persona- 
je habia nacido en Guatemala en 1784. 

1871. Estatua de Morse. En el Central Park, 
de Nueva York, se inaugura la estatua del in- 
ventor del telégrafo eléctrico Samuel Finley 
Bréese Morse. 



Dia 11 



1496. Viaje de Colon. De regreso de su se- 
gundo viaje al Nuevo Mundo, llega á Cádiz 
el célebre navegante Cristóbal Colon, habien- 
do salido de Isabela, isla de Haiti, el 10 do 
marzo. 

1580. Fundación de Buenos Aires, fscguiidaj. 
El capitán español don Juan de Garay, al frente 
de algunos oficiales y sesenta soldados volunta- 
rios, colocan la piedra fundamental de la ciudad 
de Buenos Aires, en la esquina noroeste de la 
plaza principal (hoy denominada de la «Victo- 
ria»), donde actualmente se halla la catedral, y la 
cubierta de dicha piedra puede examinarse por 
estar visible. Don Pedro de Mendoza habia funda- 
do primeramente en 1535 (véase el 2 de febre- 
ro) dicha ciudad de Buenos Aires, pero fué 
destruida pocos años después por los indios que- 
rendis y yaros. — Don Juan de Garay, célebre ca- 
pitán de la época de la conquista, se habia distin- 
guido por sus hazañas y por las fundaciones de 
Santa Fé (6 de julio de 1573) y Buenos Aires: el 
año 1584, encontrando próspera á esta última 
ciudad y sujetas á su autoridad las tribus circun- 
vecinas, se resuelve á hacer un viaje hasta la 
Asunción con objeto de visitar la provincia, y en 
su tránsito es atacado alevosamente por el caci- 
que Manuá y sus indios, sorprendiéndole dormi- 
do en tierra, donde le asesinan alevosamente, 
como también á cuarenta de sus compañeros, 
antes que pudiesen defenderse. 

1583. Gobernador del Brasil. Con motivo de 
la incorporación de Portugal á España, la corte 
de Madrid manda al Brasil á Manuel Tellez Bar- 
reto, como primer gobernador español. 

1787 Nacimiento de Dorrego. En la ciudad de 
Buenos Aires nace don Manuel Dorrego, guerre- 
ro de la independencia, escritor y gran tribuno, 
jefe del partido federal y una de las víctimas 
ilustres de la guerra civil en la República Ar- 
gentina. 

1793. Muerte de Robertson. En los Estados 
Unidos deja de existir el notable escritor Gui- 
llermo Robertson, autor de la Hisforia de Amé- 
rica, publicada en 1777, 

1826. Combate de los Pozos. Cuatro buques 
argentinos á las órdenes del coronel mayor don 



Guillermo Brown, rechazan en los Pozos, frente 
á Buenos Aires, á la escuadra brasilera que blo- 
queaba este puerto. Las naves brasileras, que 
eran treinta, y muchas de gran porte, son pues- 
tas en fuga, habiendo sido algunas apresadas. — 
Esta brillante acción le vale á Brown una 
bandera bordada por las damas bonaeren- 
ses, quienes se la presentan con toda solem- 
nidad. 

1865. Combate del Riachuelo. Una escuadra 
brasilera, compuesta de nueve grandes vapores 
de guerra que se hallaba estacionada en el Ria- 
chuelo, inmediato á Corrientes y en la costa del 
Chaco, es atacada por una escuadrilla paragua- 
ya de ocho buques pequeños, siendo siete de 
estos mercantes, escepto uno, el Taciiari, que 
era buque de guerra y que montaba el capitán 
Meza, jefe de la espedicion. El combate fué re- 
ñido y sangriento, intentando los paraguayos 
tomar al abordaje los buques brasileros, lo que 
no pudieron conseguir por falta de ganchos para 
el efecto: sin embargo, treinta paraguayos lo- 
graron saltar á un vapor brasilero, y dando 
mandobles á derecha é izquierda, se hacen due- 
ños del buque, donde, á más de su tripulación, 
habia dos compañías de infantería : los bravos 
paraguayos arriaron la bandera del imperio, 
pero tuvieron que abandonar la presa al recibir 
los fuegos de dos vapores que llegan en socorro 
del buque apresado. Algunos buques, tanto pa- 
raguayos como brasileros, son puestos fuera de 
combate, retirándose el resto de los primeros 
sin que las majestuosas naves del imperio se 
atrevieran acortarles el paso; también los bra- 
sileros se retiran alejándose más y más de los 
paraguayos, sin intentar, siquiera, de descar- 
gar los buques que estaban embicados en la 
playa, dejando todo á disposición de los para- 
guayos, que dias después se llevaron cuanto te- 
nían estos. El Brasil se llamó victorioso en este 
combate, y los paraguayos probaron que eran 
tan valientes marinos, como bravos en tierra 
firme, según ya lo hablan demostrado el 25 de 
mayo en Corrientes. — López decretó medallas 
para los heroicos combatientes del Riachuelo. 
Al jefe de la escuadra brasilera, Barroso, el em- 



i 



487 



perador le honró con una cruz, haciéndolo 
barón, etc., y no se acordaron del piloto correnti- 
no Bernardino Guastavino, que según Thomp- 



son, fué el verdadero jefe de la escuadra, pues 
tomó su dirección no hallándose sobre cubierta 
el comandante de la armada imperial. (*) 



Dia 12 



1497. Gastos de espedicion. En Medina del 
Campo los reyes católicos espiden una real cé- 
dula, declarando que los gastos de espedicion 
hechos por Colon hasta la llegada al punto de 
sus descubrimientos, sean á cargo del tesoro 
i'eal, sin ningún gravamen al almirante. 

1518. Descubrimiento de la isla de los Sacrifi- 
cios. El espedicionario y navegante español 
Juan de Grijalva, recorriendo el Yucatán y cos- 
tas de Méjico, llega á una isla donde vé que los 
indios hacian á sus dioses sacrificios humanos, 
por cuya razón la denominó Isla de los Sacrifi- 
cios. 

1535. Paz entre Pizarro y Almagro. Después 
de algunas desavenencias entre los conquista- 
dores Pizarro y Almagro, que ponían en peligro 
los resultados de la conquista del Perú, firman 
una capitulación de paz en la ciudad del Cuzco. 

1641 . Tratado de tregua. La Compañía de las 
Indias Occidentales que se habia formado en la 
Haya en 1624, apoyada por el gobierno de las 
Provincias Unidas de los Países Bajos, con ob- 
jeto de emprender la conquista del Brasil, des- 
pués de haber mandado varias es pediciones, de 
haber tomado ciudades que tuvieron que aban- 
donar más tarde, sosteniendo una lucha san- 
grienta por espacio de diezisiete años, cesa en 
sus empresas por haberse ajustado el 12 de ju- 
nio de 1641, un tratado de tregua entre el rey 
don Juan IV y los Estados generales de los Paí- 
ses Bajos, firmado en el Haya, por el cual debia 
cesar toda hostilidad de la Compañía contra las 
posesiones portuguesas en América, Asia y Áfri- 
ca, obligándose los portugueses por su parte á 
respetar las posesiones holandesas. 

1816. Espedicion portuguesa. Zarpa de Rio 
Janeiro una escuadra portuguesa con destino á 
Maldonado y Montevideo, con objeto de obrar 
en combinación con las fuerzas que por tierra 
invadieron las fronteras argentinas de la Banda 
Oriental. 

1817. Sorpresa de Sopachuy. Una columna 
argentina con que el mayor La Madrid operaba 
en el Alto Perú, es sorprendida y destruida 
completamente en Sopachuy, inmediato á Chu- 
quisaca, por una división española mandada por 
el coronel La Hera. En poder de los vencedores 
quedaron bastantes prisioneros, la artillería y 
una bandera. 

1826. Monumento á la revolución de Mayo. 
El congreso general constituyente de las Pro- 



vincias Unidas del Rio de la Plata sanciona una 
ley ordenando se levantase en la plaza de la 
Victoria un monumento que subrogando el que 
existia (la pirámide) perpetuase la memoria 
del glorioso pronunciamiento de mayo. El mo- 
numento debia consistir en una magnífica fuente 
de bronce que representase constantemente á 
la posteridad, el manantial de prosperidades y 
de glorias que surgió del esfuerzo de su patrio- 
tismo, debiendo llevar grabada en su básela 
inscripción siguiente : cLa República Argentina 
á los autores de la revolución en el memorable 
25 de mayo de 1810.» — El monumento no se le- 
vantó como se ordenaba. 

1852. Rechazo del acuerdo de San Nicolás. 
La sala de representantes de Buenos Aires re- 
chaza el acuerdo de San Nicolás celebrado el 31 



(*) Hay contrastes que chocan hasta con el sentido co- 
mún y no se pueden silenciar. Después de lo dicho por 
Thompson en su obra La Guerra del Paraguay, escrita 
sobre el teatro de los sucesos, véanse las apreciaciones 
de la prensa del Brasil, con motivo de una fiesta en Rio 
Janeiro en honor de Barroso, el 11 de junio de 1882. -«El 
11 de junio figura en el número de los grandes aniversa- 
rios del Imperio. Esa fecha conmemora el brillante triun- 
fo obtenido por la escuadra imperial en las aguas del 
Riachuelo.» 

«El almirante Barroso, barón de Amazonas, que fué el 
héroe de ese dia, ha sido con tal motivo objeto de entu- 
siastas ovaciones de parte del pueblo brasilero, que colo- 
ca al viejo marino en el número de sus héroes legenda- 
rios. 

« El culto á las glorias patrias ha arrancado efusivos ar- 
tículos á la prensa toda del Imperio, la que en su muy 
justa exaltación patriótica levanta el combate del 11 de 
junio de 1865 al nivel de los más célebres combates nava- 
les, enalteciendo al mismo tiempo la simpática figura de 
Francisco Manuel Barroso, bajo cuyo comando tuvo lugar 
aquel hecho memorable.» 

El «Cruzeiro » le llama el hijo predilecto de la gloria, y 
el « Jornal do Commercio », el legendario Barón de Ama- 
zonas, la más alta personificación del valor militar. ». . . 

«Al llegar al salón central, el Almirante fué inmediata- 
mente rodeado de todos los oficiales generales presentes, 
y que constituían, según la espresion del n Cruzeiro», una 
corte gloriosa. Eran los héroes de cien combates que salu- 
daban con las espadas invencibles á su compañero de tra- 
bajos. » 

« Al heroico triunfador del Riachuelo i> se le habia pre- 
parado una mesa especial, á la que se sentaron la comi- 
sión del comercio y algunos caballeros que deseaban ma- 
nifestar su admiración al ilustre Almirante. El señor 
barón de Rio Bonito, miembro de la comisión, saludó en 
nombre del comercio al señor barón de Amazonas, ha- 
ciendo ver que los comerciantes nacionales y estranjeros 
glorificaban en S. E. al primer héroe naval de las guer- 
ras sud-americanas. » 



488 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



de mayo por creerlo atentatorio á los derechos 
de la provincia, desconociendo en el goberna- 
dor López la facultad de haberlo firmado sin 
previa revisacion y autorización de la legisla- 
tura. 

J864. Entrada á Méjico. Fernando Carlos 
Maximiliano de Habsburgo, príncipe austríaco, 
á quien algunos traidores mejicanos fueron á 
ofrecerle en su palacio de Miramar proclamarlo 



emperador 'de Méjico, hace su entrada solem- 
ne en la capital del nuevo imperio, rodeado de 
todas las pompas oficiales. 

4883. Tratado de paz. Se firma en la ciudad 
de Lima entre los plenipotenciarios de Chile y 
España un tratado de paz y amistad para poner 
fin á la cuestión del Pacífico (1864) que dio por 
resultado el rompimiento entre estas dos na- 
ciones. 



Dia 13 



1547. Llegada al Perü. La escuadra del pre- 
sidente Pedro de La Gasea, después de sufrir 
fuertes temporales, llega al puerto de Tumbez, 
donde los partidarios de la corona aguardaban 
al enviado regio, dispuestos á combatir á Gon- 
zalo Pizarro que se habia proclamado goberna- 
dor del Perú. 

1562. Fundación de San Juan. Juan Jufré, te- 
niente gobernador y capitán general de la pro- 
vincia de Cuyo, funda la ciudad de San Juan de 
la Frontera. 

1770. Nacimiento de Arenales. Don Juan An- 
tonio Álvarez de Arenales nace en la villa de 
Reinosa, situada entre Santander y Burgos, en 
la provincia de Castilla la Vieja. — Arenales se 
hallaba en Chuquisaca cuando tuvo lugar el va- 
liente pronunciamiento de aquella ciudad; y 
simpatizando con la revolución, toma servicio 
en sus ejércitos, conquistando en su larga car- 
rera de triunfos los grados de brigadier general 
de la República Argentina, mariscal de campo 
y benemérito de la legión de honor en Chile y 
gran mariscal del Perú. 

1774. Nacimiento de Balcarce. Nace en Bue- 
nos Aires el general don Antonio González Bal- 
carce, guerrero de la independencia argentina, 
el primero que tuvo la gloria de combatir y ga- 
nar una batalla á las armas españolas. 

1810. Pronunciamiento de San Luis. La pro- 
vincia de San Luis se pronuncia á favor del mo- 
vimiento revolucionario que el 25 de mayo ha- 



bia estallado en Buenos Aires, aunque retardó 
momentáneamente el envío de su diputado. San- 
tiago del Estero hace otro tanto el mismo dia. 

1817. Acción inicua. El jefe don Diego O'Rei- 
lly, suizo ó irlandés, al servicio de España, co- 
mete la hazaña de colocar por veinticuatro 
horas en una horca una bandera argentina que 
el dia antes habia tomado á La Madrid en Sopa- 
chuy. ¡Las banderas españolas que los argenti- 
nos hablan conquistado en los campos de batalla 
se colocaban en los templos ! 

1820. Combate de las Guachas. Los dos cau- 
dillos Artigas y Ramírez, que se disputaban la 
preponderancia del litoral, se declaran en abier- 
ta hostilidad. Artigas, después de haber sido 
derrotado por los portugueses en la Banda 
Oriental, se habia guarecido en la provincia ar- 
gentina de Corrientes y formado un nuevo ejér- 
cito de dos mil á dos mil quinientos hombres 
con el que invade á Entre-Rios en busca de Ra- 
mírez, quien le sale al encuentro con quinien- 
tos á seiscientos hombres de caballería, y le 
presenta combate en las Guachas, costa de Gua- 
leguay. Ramírez es deshecho, dejando á Arti- 
gas no muy bien parado. 

1843. Constitución de Méjico. Se promulga 
uní constitución estableciendo un gobierno re- 
presentativo bajo la base do la soberanía na- 
cional, aboliendo la esclavitud en todo el terri- 
torio mejicano. 



Dia 14 



1791. Descubrimiento del Piquirí-Guazú. Los 

pilotos de la real armada de España, Andrés 
Oyarvide y Chagas, navegando por el Alto Pa- 
raguay, llegan al Piquirí-Guazú que descubren 
á los 26° 43' y en un árbol de la montaña donde 
nace, escribieron: (¡.Fundamenta ejiís in mon~ 
tibus sanctis, Piquirí-Guazú, 14 Junii, 1791.» 



1807. Espedicion al Rio de la Plata. El ge- 
neral inglés Grawfurd llega á Montevideo con 
una fuerza veterana á formar parte de la es- 
pedicion para reducir á la provincia de Buenos 
Aires al dominio de S. M. B. según las instruc- 
ciones del gabinete inglés dadas á Whitelocke, 
con fecha 5 de marzo de 1807. 



JUNIO 



-189 



-1810. Pronunciamiento de Cartagena. Es de- 
puesto el gobernador español de Cartagena 
(Nueva Granada) don Francisco Montes, y se 
instala la primera Junta de gobierno compuesta 
de patriotas. Al movimiento de Cartagena le 
sigue Pamplona (julio 4), el pueblo del Socor- 
ro (iO de julio) y otros, lo que pone en alarma 
al virey de Santa Fé de Bogotá. En Quito ya se 
había ensayado este cambio (10 de agosto de 
4809), pero no pudieron sostenerse las nuevas 
autoriddes y cayeron al fin, costando á los pa- 
triotas muchas persecuciones. 

4813. Entrada á Trujillo. El general Bolívar 
entra á la ciudad de Trujillo, que los realistas 
que operaban en el territorio venezolano no 
intentan defender. 

4825. Gobierno Oriental. El ejército de los 
treinta y tres patriotas orientales que se habían 
apoderado de la campaña del Estado Oriental, 
reduciendo á los brasileros á las plazas fortifi- 
cadas de Montevideo y la Colonia, forman una 
junta en la Florida, declarando instalado el go- 
bierno provisorio de la Provincia Oriental del 
Rio de la Plata. 



4846. Toma de Mercedes. El general Rivera, 
que después de la revolución del 4." de abril se 
había puesto al frente de las fuerzas de la de- 
fensa, salió de Montevideo con una columna y 
fué á espedicionar en el litoral del Uruguay 
desembarcando en la Colonia el 2 de mayo; po- 
cos días después abrió su campaña. El 14 de 
junio llega á Mercedes y sorprende las fuerzas 
que allí estaban, triunfando en el combate que 
se siguió. El jefe de la plaza, coronel don Jaime 
Montero, es muerto y también mucha gente, 
tomándole quinientos prisioneros. 

4863. Ataque á Puerto Hadson. Las tropas 
federales mandadas por el general Banks que 
sitiaban á la ciudad de Puerto Hudson, después 
de un infructuoso ataque que tuvo lugar el dia 
40, avanzan nuevamente al asalto, con mayor 
vigor, pero son rechazadas por los separatistas 
que defendían la plaza, bajo el mando del gene- 
ral Gardner. 

4865. Tratado de estradicion. La República 
Argentina celebra con la del Estado Oriental un 
tratado sobre estradicion de crimínales. 



Dia 15 



4497. Instrucciones á Colon. En Medina del 
Campo estienden los reyes católicos una ins- 
trucción para el almirante Cristóbal Colon, á fin 
de que sirviera al buen gobierno y manteni- 
miento de la gente que había quedado en las 
Indias y de la que nuevamente iba á salir con 
él para poblar y residir en esas tierras. 

4624. Combate de Aguados Mininos. Tomada 
la ciudad de Bahía por los holandeses el día 40, 
tratan estos de estenderse por el territorio bra- 
silero; en una escursíon del coronel de infante- 
ría holandesa Van Dort, es atacado en el paraje 
nombrado Aguados Mininos por una fuerza por- 
tuguesa á las órdenes del capitán Francisco de 
Padilla. En el ataque Van Dort es muerto por 
la propia mano de Padilla y su cabeza enviada 
al obispo Marcos Texeira, que se había puesto 
al frente de los portugueses. 

1659. Combate de Casalao. El gobernador 
del Tucuman don Alonso Mercado y Víllacorta 
tiene noticia de una gran conjuración de los 
indios calchaquíes, encabezada por el mestizo 
Luís Enriquez, á quien dirigía secretamente don 
Pedro Bohorquez que se había hecho reconocer 
y obedecer por los indios como descendiente de 
los Incas ; con tal motivo sale á campaña, pero 
los indígenas se muestran sumisos . Mas ai ha- 
cer una travesía para reunirse con un tercio 
que había salido de Londres, es atacado violen- 
tamente por los calchaquíes al llegar al pueblo 



de Casalao, teniendo por resultado este combate 
la completa derrota de los indios, á la que se si- 
guió una gran mortandad. 

1775. Nombramiento de Washington. El con- 
greso nombra á Jorge Washington general en 
jefe de las tropas continentales, ya declarada la 
lucha entre los colonos americanos y las tropas 
británicas. 

4805. Catarata del Missouri. Los viajeros 
Lewis y Clarke que remontaban el río Missouri 
esplorándolo, descubren la imponente catarata 
que tiene este río, cayendo las aguas de una 
altura de cuatrocientos ochenta y siete pies y 
teniendo de ancho seiscientos. 

4843. Guerra á muerte. Con motivo de la or- 
den general al ejército español de 3 de mayo, 
espedida por el comandante general de Barinas 
don Antonio Tizcar dando la iniciativa de la guer- 
ra á muerte, el general Bolívar, después de oír 
el dictamen de una junta de guerra reunida en 
Trujillo, que vota unánime porque se adopten 
las represalias, espide una proclama en que se 
leen estos terribles conceptos: — «Españoles y 
canarios: contad con la muerte, aun siendo 
indiferentes, si no obráis activamente en obse- 
quio de la libertad de la América; americanos, 
contad con la vida, aun cuando seáis culpa- 
bles.» 

4843. Acuerdo de Massachussetts. La guerra 
declarada por los Estados Unidos á la Gran Bre- 



190 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



taña el 48 de junio de 1812, era poco simpática 
á la nueva Inglaterra, al es tremo de aprobarse 
un acuerdo propuesto por Mr. Quincy, en 15 de 
junio de 1813, que estaba concebido en estos 
términos: «Gomo en concepto del senado de 
Massachussetts, es injusta esta guerra, y solo 
tiene por objeto llevar á cabo planes ambiciosos 
y de conquista, acordamos que no haya regoci- 
jos ni se dé muestra alguna de aprobación por 
las victorias que se obtengan como no sean en 
defensa de nuestras costas y nuestra patria.» 

1814. Batalla de La Puerta. El ejército espa- 
ñol mandado por el general Bóves, derrota en 
La Puerta (Venezuela) á las fuerzas patriotas á 
las órdenes de los generales Simón Bolívar y 
Marino. c<En esta jornada, dice Larrazabal, pe- 
recieron como mil republicanos. El bravo gene- 
ral Antonio María Freytes, herido del dolor más 
vivo, al ver destruida la tropa que mandaba, se 
quitó la vida con sus propias pistolas. Los coro- 
neles García de Sena, Aldao, Muñoz Tébar, se- 
cretario del libertador, murieron gloriosamente 
peleando como soldados. Bóves dio muerte á 
todos los heridos y prisioneros; y para ostentar 
mejor su feroz frialdad, sentó á comer al coro- 
nel Jalón, que fué uno de estos últimos, y con- 
cluida la comida, en la misma mesa, y á pre- 
sencia de la víctima, lo mandó ahorcar, y que 
su cabeza la llevasen á Galabozo, en presente 
agradable á sus amigos.» 

1817. Batalla de Pectillos. La victoria coro- 
na á las armas mejicanas, al mando del general 
Mina, en una batalla que libran contra las fuer- 
zas realistas á las órdenes del general Armiñan, 
en los campos de Pectillos. 

1826. Esploracion del Bermejo. Don Pablo 
Soria, dueño de un gran establecimiento en las 
márgenes del rio San Francisco, en la provincia 
de Jujuy, como ájente de una soc'.edad formada 
con el fin de abrir una comunicación fluvial en- 
tre Buenos Aires y las provincias del norte, 
hace la tercera esploracian del Rio Bermejo, 
descubriéndolo hasta juntarse con el rio Para- 
guay. Soria hizo este viaje en cincuenta y siete 
dias en una pequeña embarcación, pero al lle- 
gar á la posesión paraguaya ( guardia de Tayi ), 
es tomado preso con sus compañeros por la 
gente del dictador Francia, teniendo que per- 
manecer cinco años cautivo en el Paraguay. 

1838. Batalla del Palmar. Después de la der- 
rota del Yí (21 de noviembre), el general Rive- 
ra se dirige al pueblo de Mercedes donde pone 
una contribución forzosa ; y siempre perseguido 
en sus correrías por las fuerzas constituciona- 
les, llega frente á Paisandú, lo ataca y es re- 
chazado dejando muchos muertos. Al retirarse, 
según el señor Diaz, «hace poner fuego á vein- 
te y tantas casas asándose algunas criaturas en 
ellas» y se cometen otros escesos. En el pueblo 



de la Florida, Canelones y San José los revolu- 
cionarios sacan otras contribuciones. Siguiendo 
siempre el plan de la guerra de recursos y sin 
comprometer una batalla, el general Rivera se 
presenta frente á Montevideo el 24 de enero de 
1838 con una fuerza de mil hombres, y dirigien- 
do á la comisión permanente de la capital una 
nota haciendo proposiciones de arreglo, la que 
siéndole devuelta cerrada, se retira el mismo 
dia. Siguiendo en la via de las contribuciones, 
las saca en Tacuarembó y del otro lado del Rio 
Negro, y el 24 de marzo manda al general en 
jefe don Ignacio Oribe otra nota tentando un ad- 
venimiento, y también se le devuelve cerrada. 
Al ñn este general gubernista consigue alcanzar 
al jefe revolucionario en las puntas de Palmar 
y obligarlo á dar una batalla, la que tiene lugar 
este dia, quedando la victoria por las armas del 
general Rivera. Gon este triunfo de la revolu- 
ción cambia completamente la situación del país 
precipitándose los sucesos á su desenlace. 

183S. Muerte de López En la ciudad de San- 
ta Fé deja de existir el general don Estanislao 
López, famoso caudillo de la federación. López 
era gobernador vitalicio de la provincia. El mis- 
mo dia la sala de representantes nombra gober- 
nador interino á don Domingo GuUen.— Gon fe- 
cha 30 el gobernador Rosas decreta honores 
postumos. 

1848. Bloqueo anglo-francés. El bloqueo es- 
tablecido en el Rio de la Plata en 1845 por la 
escuadra anglo-francasa y levantado por la In- 
glaterra en 15 de julio de 1847, y que habla que- 
dado sosteniéndole la Francia, es totalmente 
levantado por esta nación el 15 de junio de 1848 
del litoral argentino, quedando reducido á los 
puertos orientales ocupados por las armas del 
general Oribe. La Francia como la Inglaterra, 
levanta su bloqueo sin haber conseguido del 
gobierno argentino la más mínima concesión. 
Una cuarta misión desde el establecimiento del 
bloqueo, habia llegado al Plata á mediar sobre 
la cesación de la guerra que Rosas y Oribe sos- 
tenían en el Estado Oriental; y esta vez, como 
en las demás, se estrelló en las dificultades que 
oponía el gobierno argentino á todo arreglo, 
sin embargo que los comisionados, en esta oca- 
sión, solo se entendieron con el general Oribe. 
Los aliados hablan gastado mucho oro y mucha 
pólvora en algunos combates : hablan sido cau- 
sa de saqueos é incendios de algunos pueblos 
y de buques de comercio, para retirarse al fin 
desairados y en el más profundo silencio. (Véa- 
se el 15 de julio.) 

1864. Monumento fúnebre. En West-Point, 
se inaugura un monumento funerario en honor 
de los jefes, oficiales y soldados del ejército fe- 
deral de los Estados Unidos, que hablan pere-?^ 
cido en la guerra civil que acababa de terminar. 



491 



Dia 16 



4518. Descubrimiento de San Juan de UUoa. 
El navegante español Juan de Grijalva descubre 
una isla en la costa de Méjico, á la que da el 
nombre de San Juan de Ulloa. 

1779. Toma de la isla de San Vicente. Una de 
las tantas islas de las Antillas, es San Vicente, 
que era poljlada por dos razas de caribes, unos 
rojos y otros negros. Algunos plantadores fran- 
ceses con sus esclavos la hablan poblado, siendo 
muy bien recibidos por las pieles rojas y no así 
por la otra raza que se supone originaria de 
africanos, quizás de algún buque negrero naufra- 
gado allí ó de esclavos fugados de las islas ve- 
cinas. La isla perteneció á la Francia hasta que 
esta nación la cedió á la Inglaterra por tratado 
de 1763; pero el 16 de junio de 1779 el marqués 
Bouillé que estaba al frente de la Martinica, la 
vuelve á tomar auxiliado por los caribes. — Por 
espacio de cuatro años la isla volvió á ser fran- 
cesa, hasta que por otro tratado (1783), se de- 
volvió á los ingleses. 

1783. Inundación de Santiago. Después de 
un mes de lluvias, se inunda la ciudad entera 
de Santiago, capital de Chile, teniendo lugar 
gravísimas desgracias. 

1784. Minas de Potosí. El señor Navaro Vio- 
la en una efeméride se espresa así: «Nuestros 
lectores nos agradecerán que no quitemos una 
palabra al siguiente relato tomado de una anti- 
gua crónica sobre esta fecha. En ella pasó al 
rey de España el tesoro de Potosí un balance en 
el que resulta que el producto de las minas 
desde su descubrimiento en 1545 (*) hasta el año 
de 1783, habia sido de ochocientos veinte millo- 
nes quinientos trece mil ochocientos noventa 
y tres duros, cantidad mayor de la que se cal- 
culaba que sea el caudal metálico circulante en 
todos los Estados europeos; y en esta suma 
no estaba comprendido el valor de lo que por 
ocultación, desperdicio y consumo de ios mi- 
neros no habia sido quintado, y que si no esce- 
dia, igualaba al menos el valor declarado. Y es 
de notar, que la imperfección de los medios em- 
pleados en el beneficio de los metales, era tan 
grande que hoy cuesta creerlo. ¿Quién creerla, 
por ejemplo, que por más de veinte años el úni- 
co combustible que se empleó para separar la 
escoria de la plata, fué la paja, ó ychií, como la 



( ) El doctor don Vicente G. Quesada da la fecha del 
descubrimiento de la mina de Potosí en enero de 1538. 



llaman los indios; y que llegó el caso de que 
para obtener la amalgamación de los metales 
no quedó más arbitrio que esponerlos por vein- 
ticinco ó treinta dias á los rayos solares? To- 
do asombra en la infancia de Potosí, llamada 
con razón la moderna Tiro. Un indio de Porco, 
cuyo nombre no ha conservado la historia (*) 
descubrió por acaso las riquezas escondidas 
en el cerro; y la ciudad, cuyos cimientos empe- 
zaron á abrirse inmediatamente, contaba en 1611 
cerca de ciento cincuenta mil habitantes; la co- 
ronación de Garlos V costó á sus pobladores 
ocho millones de pesos ; y no bajaron de seis los 
que se gastaron para los funerales de Feli- 
pe III. » 

1793. Nacimiento de Portales. Nace en San- 
tiago de Chile el célebre estadista don Diego 
Portales. 

1805. Corsarios orientales. Una fragata y 
una corbeta salidas de Montevideo armadas en 
corso, apresan ocho fragatas y un bergantín in- 
glés cargados de negros en la costa de África. 

1821. Combate de Cruz Alta. El coronel Bus- 
tos, que se hallaba atrincherado en la Cruz Alta, 
provincia de Córdoba, es atacado por las fuerzas 
de Carrera y Ramírez, donde se defiende enérgi- 
camente hasta obligarlos á retirarse dejando en 
el campo gran número de muertos. 

4829. Entrevista de Rosas y Lavalle. Después 
de la batalla del Puente de Márquez (26 de 
abril), la continuación de la guerra en la pro- 
vincia de Buenos Aires ya era imposible para el 
general Lavalle, por haber quedado casi redu- 
cido á su propio campo, y trata de poner un tér- 
mino á la lucha: al efecto, de los Tapiales donde 
se hallaba acampado con su ejército, y solo se- 
guido de unos cuantos hombres de escolta se 
dirije al campamento de Rosas, su enemigo, si- 
tuado en el Pino, á seis leguas de distancia. Se 
hace conducir por las avanzadas federales hasta 
la misma tienda del jefe de las milicias del Sud, 
y no encontrándolo pide le den mate en tanto 
llaman á Rosas ; se acuesta en su cama y se 
duerme profundamente. Rosas llega y desper- 
tándolo con suavidad empiezan una conferencia 
de la que resulta la cesación de la guerra. 
Ajustados los artículos preliminares de paz, La- 
valle se retira á su campo. 



(') El indio se llamaba Huaica. { Revista de Buenos 
Aires J. 



192 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 17 



4527. Espedicion de Narvaez. El gobierno es- 
pañol habiendo concedido á Pámfilo de Narvaez 
el derecho de conquistar en el nuevo continente 
las provincias que se estendian desde el rio de 
las Palmas hasta el cabo de la Florida, se hace á 
la vela en el puerto de Sanlúcar de Barrame- 
da con cinco navios y seiscientos hombres para 
emprender la conquista. 

1673. Descubrimiento del Mississippi. El 
padre Marquette, de la orden de los Recoletos, 
y el negociante Joliet, de Picardía, acompañados 
de cinco franceses y dos guias indios, se habian 
embarcado en Quebec, y después de recorrer 
varios rios llegan al Mississippi, que los indíge- 
nas llamaban el Padre de las aguas. Fernando 
de Soto fué el primero que descubrió este rio 
hacia los últimos dias de abril de 1541. 

1746. Rendición de Louisbourg. En la isla de 
Cabo Bretón, los franceses, gastando gruesas 
sumas habian construido una fortaleza que de- 
nominaron Louisbourg ; sitiada por los colonos 
de la Nueva Inglaterra mandados por el mer- 
cader Pepperell, auxiliados por la escuadra real 
á las órdenes del capitán Warren, se rinde al 
fin, más por las desavenencias que reinaban en 
la guarnición, que por el poder guerrero de los 
sitiadores. 

1775. Batalla de Breed's Hill. Estando los 
americanos sitiando á la ciudad de Boston, 
guarnecida con tropas inglesas, estas, tratando 
de apoderarse de una obra avanzada que acaba- 
ban de construir los sitiadores en una eminen- 
cia, libran una sangrienta batalla en Breed's 
Hill, ó Monte Bunker, dando por resultado que 
si bien los veteranos de la corona se apoderan 
al fin de la posición, con doble número de hom- 
bres, mejor armados y con el auxilio de la arti- 
llería de la plaza y de los buques de guerra, la 
mortandad que tuvieron fué casi dos veces más 
que la de los milicianos; que esta vez, en la 
primera batalla formal que tuvieron con las tro- 
pas del rey, probaron que bien podian batirse 
con cualquiera tropa de línea. Los americanos 
eran mandados por el coronel Prescott, y los in- 
gleses por los generales Howe y Pigot. 

1795. Nacimiento de Escalada. En la ciudad 
de Buenos Aires nace el general don Manuel 
Escalada, guerrero de la independencia. 

1811. Bandera paraguaya. El Paraguay, que 
quedó separado de hecho de la dependencia 
de la metrópoli, y aun del vireinato del Rio de la 
Plata, desde el pronunciamiento del 25 mayo de 
1810 en Buenos Aires, no concurriendo como 
las demás provincias, con ningún género de au- 
xilio ni sacrificio para el sostenimiento de su 
emancipación política, enarbola por primera vez 



el pabellón tricolor, azul, encarnado y amarillo 
con el escudo de las armas del rey, antes que el 
nuevo gobierno patrio de los pueblos que ha- 
bian compuesto el vireinato se hubiera dado un 
escudo nacional; segregándose así de la fami- 
lia argentina. 

1813. Bandera chilena. La Junta de gobier- 
no que mandaba en Chile, contrastando con la 
política de la metrópoli en las colonias de Ameí- 
rica, funda escuelas en todas las ciudades y vi- 
llas, decreta la libertad de imprenta, funda el 
instituto nacional ; y para significar claramente 
el espíritu revolucionario que le anima, el 17 de 
junio de 1813, con motivo de la festividad del 
Corpus manda enarbolar el pabellón tricolor 
rojo, blanco y azul en lugar de la bandera espa 
ñola que hasta entonces se usaba en Chile. 

1821. Muerte de Güemes. En el lugar deno- 
minado La Higuera y á consecuencia de la herida 
que recibió en la ciudad de Salta, en la noche 
del 7, muere el general don Martin Güemes, 
no sin antes, en presencia de los parlamenta- 
rios que le habia mandado el general Olañeta, 
dueño por entonces de la ciudad, haciéndole 
ofrecimientos para que se rindiera, haber orde- 
nado con voz entera á su segundo jefe el coro- 
nel Wite, marchase inmediatamente aponer si- 
tio á Salta. Así acabó su carrera militar este 
famoso caudillo de la independencia, cuya vida 
no habia sido más que un continuo batallar 
contra los enemigos de la patria y cuyos he- 
chos pusieron una barrera en Salta y Jujuy á 
las huestes invasoras del rey de España. (Véa- 
se el 7 y el 30.) 

1822. Voto de gratitud. El general San Mar- 
tin, siendo protector del Perú, habia mandado 
una división de su ejército en auxilio de las 
fuerzas colombianas que se hallaban en Nue- 
va Granada, bajo las órdenes del general Sucre, 
quien la habia solicitado del general argentino 
por hallarse en una posición difícil en aquel ter- 
ritorio. Desde entonces las armas argentinas, 
confundidas cenias de Colombia, Chile y el Perú, 
se llenaron una vez más de gloria en las famo- 
sas batallas con que Bolívar y Sucre finalizaron 
la guerra de emancipación de las colonias his- 
pano-americanas. Los argentinos se exhibieron 
ante sus hermanos del Orinoco en Rio-Bamba, 
el 21 de abril de 1822, y en el mismo año, el 17 
de junio. Bolívar, reconocido de los servicios 
que le habian prestado sus auxiliares, dirige un 
voto de gratitud al protector del Perú. 

1825. Llegada de Beltran á Buenos Aires. 
Guando se propagó en el continente sud-ameri- 
cano el grito de libertad lanzado en Buenos Ai- 
res el 25 de mayo de 1810, hizo estremecer de 



JUNIO 



193 



entusiasmo en la celda de un convento de san 
Francisco, en Chile, á fray Luis Beltran, natural 
de Mendoza. Inmediatamente toma servicio con 
los patriotas utilizando sus estudios y particu- 
larmente sus conocimientos mecánicos, en las 
maestranzas de los ejércitos republicanos, tanto 
de los chilenos, como de los argentinos y co- 
lombianos. Es condecorado con la medalla de 
Ghacabuco: Chile leda una medalla de plata, 
Buenos Aires un escudo de honor, el Perú una 
medalla de oro y San Martin lo asocia á la Or- 
den del Sol que habia fundado en Lima. Cuan- 
do se retiró del servicio, loco, por un desaire 
que le hizo Bolívar, era teniente coronel de los 
ejércitos de la patria; con este grado desem- 
barcó en Buenos Aires el 17 de junio de 1825. 
— Dos años después murió en esa ciudad pobre 
y olvidado. Fué su última voluntad lo amortaja- 
ran con el hábito de San Francisco. El patrio- 
tismo no le habia hecho olvidar las creencias de 
sus primeros dias. 

1865. Partida de Mitre. El brigadier general 
don Bartolomé Mitre, nombrado general en 



jefe del ejército aliado contra el Paraguay, sale 
de Buenos Aires para la Concordia, pueblo de 
la provincia de Entre-Rios, donde se reunia el 
ejército que debia operar contra López. Mitre 
siendo presidente de la República Argentina, 
para ponerse en campaña, dejó el gobierno de 
la nación en manos del vice-presidente doctor 
don Marcos Paz. 

1880. Batalla de Olivera. El coronel Arias, 
jefe al servicio del gobierno de Buenos Aires, 
habia reunido fuerzas en Mercedes, y al condu- 
cirlas á la ciudad, es atacado en Olivera por una 
columna de tropas nacionales al mando del co- 
ronel don Eduardo Racedo que le sale al en- 
cuentro. La batalla se inicia con igual ardor por 
ambas partes ; pero al fin Arias tiene que aban- 
donar el campo, retirándose después de haber 
sufrido considerables pérdidas.— La resistencia 
de Buenos Aires acababa de librar una batalla, 
aunque dias antes ya se habia derramado la 
primera sangre en el ataque é incendio de un 
tren, y en un ligero combate en el Azul. (Véan- 
se los dias 9 y 20 de este mes. ) 



Dia 18 



1659. Combate de Calchaquí. Para proteger 
la espedicion hecha por el gobernador don 
Alonso Mercado y Villacorta contra los calcha- 
quíes, el maestro de campo Nieva sale con un 
tercio de tropas de la ciudad de Londres y se 
interna en el valle de Calchaquí: allí es atacado 
por numerosas indiadas de los bravos tolombo- 
nes y pacciocas, pero se defienden bizarramente 
y logran vencerlos, siendo el héroe de esta jor- 
nada el joven teniente don Ignacio Herrera. Los 
triunfos de Casalao (dia 15) y de Calchaqui die- 
ron por resultado la completa sumisión de es- 
tas tribus. 

1701. Asiento de negros. Se firma en Lisboa 
una transacción ajustada entre España y Portu- 
gal sobre las dependencias é intereses de la 
«Compañía del asiento de negros en la América 
española^), y sobre posesión de territorios en el 
Rio de la Plata. 

1778. Desalojo de Filadelfia. El ejército in- 
glés, que bajo las órdenes del general Howe se 
habia apoderado de Filadelfia el 26 de setiembre 
de 1777, lo desaloja antes que llegase á sus 
aguas una escuadra francesa que venia en auxi- 
lio de los americanos. El general Enrique Clin- 
ton, que por esta época mandaba el ejército, 
después de embarcar algunas tropas, se retira 
con objeto de atravesar por Nueva Jersey con 
el grueso de sus fuerzas. — El general Arnold se 
apodera de la ciudad y á los pocos dias vuelve 
el congreso á reanudar las tareas. 



1799. Guerra entre negros y mulatos. Em- 
pieza en Santo Domingo una guerra sin cuartel 
entre los negros y mulatos, los primeros man- 
dados por Toussaint-Louverture y los segundos 
por Andrés Rigaud. 

1812. Declaración de guerra. Los Estados 
Unidos de la América del Norte declaran la 
guerra á la Gran Bretaña. 

1823. Ocupación de Lima. Después de haber 
abandonado San Martin el Perú, se formó allí 
un triunvirato, el que dispuso hacer espedicio- 
nar al general Alvarado para operar contra el 
virey La Serna que se hallaba en el Sud. Esta 
espedicion fué vencida y derrotada en Torata y 
en Moquegua el 19 y 21 de enero de 1823. Este 
contraste derrumba el triunvirato y surge un 
presidente. El coronel don José de la Riva- 
Agüero, que fué elegido, formula otro plan y 
pone en campaña al general Santa Cruz al fren- 
te de cinco mil hombres, quien se embarca en 
el Callao para desembarcar en Arica ó Iquique. 
El general Canterac, que tenia un buen ejército 
en la sierra, suponiendo á la ciudad de Lima 
sin defensores después de la salida de Santa 
Cruz, y mientras este se ocupaba de llevar un 
ataque á La Serna, al frente de nueve mil hom- 
bres de buenas tropas, el 18 de junio se apode- 
ra de la capital, que el nuevo gobierno, á su 
aproximación, habia abandonado para ir á en- 
cerrarse en los muros del Callao. 

1829. Combate del Salto. Hallándose el co- 
13 



iS54 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



ronel don Juan Gualberto Echevarría con una 
pequeña fuerza colocado en el Salto, rio Terce- 
ro, provincia de Córdoba, en observación del 
ejército del general Quiroga que entraba á in- 
vadir esta provincia, teniendo orden de recon- 
centrarse á su aproximación, emprende la re- 



tirada cuando llega el momento, y es perseguido 
por una fuerza cuádruple; pero de improviso 
vuelve la cara y cae como un rayo sobre el ene- 
migo, derrotándolo y ocasionándole algunas 
pérdidas. 



Dia 19 



1543. Metéoro. Hacia el Oriente de la ciu- 
dad del Cuzco cae un gran metéoro, el que se 
deshizo en centellas y chispas de fuego al 
aproximarse á tierra : al dia siguiente no se en- 
contraron vestigios de la composición del fe- 
nómeno, y solo se vio el pasto quemado donde 
habia caido. La luz de este metéoro fué tan in- 
tensa, que superaba á la de la luna y á las dos 
de la mañana se observó en casi todo el Perú. 

1698. Desplome del Carguairazo. La cumbre 
del monte Carguairazo, en la provincia de Qui- 
to, República del Ecuador, se desploma súbita- 
mente esterilizando los terrenos en una osten- 
sión de siete leguas cuadradas, cubriéndolos 
con una tosca desleída y un cieno arcilloso que 
contenia peces muertos. Fué la causa un sacu- 
dimiento de tierra. 

1759. Nacimiento de Posadas. En la ciudad 
de Buenos Aires nace don Gervasio Antonio Po- 
sadas, procer de la independencia del Rio de la 
Plata, y el primer director supremo que se die- 
ron las Provincias Unidas el 22 de Enero de 1814. 

1823. Condiciones para tratar. Por una ley 
del congreso se prescribe al gobierno de las 
Provincias Unidas del Rio de la Plata que no 
entrase en ninguna negociación de neutralidad, 
de paz ó de comercio con España, sin tener por 
base la cesación de la guerra en toda la América 
y el reconocimiento de la independencia de to- 
dos los nuevos Estados que hablan proclamado 
su libertad política. 

1864. Rendición del Alabama. Entre el Kear- 
so.rge, buque de la armada norte-americana, 
mandado por el capitán Winslow, y el célebre 
corsario Alo^bama, mandado por el capitán se- 
paratista R. Semmes, se libra un combate á la 
vista del puerto francés de Cherburgo, siendo 
este último rendido y echado á pique por el 
primero. El Alabama, estaba armado con un 
cañón Blakley, rayado, de siete pulgadas, uno 
liso de ocho pulgadas y seis calibre de treinta 
y dos de banda; veintidós oficiales y ciento 
veinte marineros y tropa lo tripulaban. El 
Kearsarge tenia dos cañones Dalgren de once 
pulgadas y los otros seis de menos calibre. El 
combate lo empeñó el Alabama que salió del 
puerto de Cherburgo á las diez de la mañana 
del 19 de junio, empezando el combate media 



hora después. Este tuvo lugar navegando un 
círculo y á la distancia de media milla. A los 
quince minutos ya el AloMama habia perdido su 
bandera y enarboló otra, y una hora después 
empezó á hundirse ; quiso ganar la costa fran- 
cesa, pero fué imposible, porque el agua que 
entraba apagó los fogones; entonces el capitán 
arrió la bandera é izó el pabellón blanco, saltan- 
do en los botes para salvarse. Un buque inglés, 
de propiedad del señor Juan Lancaster, salvó 
muchos de los náufragos, incluso el capitán del 
Alabama, Semmes. El Alabama media ciento 
cuarenta toneladas y ciento diez el Kearsxrge. 

1867. Ejecuciones de Maximiliano, Miramon y 
Mejia. En Querétaro, donde fueron tomados 
prisioneros el 15 de mayo, son ejecutados Maxi- 
miliano, archiduque de Austria y titulado em- 
perador de Méjico, y los generales mejicanos 
Miguel Miramon y Tomás Mejia, traidores á la 
república, sosteniendo en ella una forma de 
gobierno monárquico y á un príncipe estranjero 
á su cabeza, puesto por la intervención armada 
de la Francia. En el acto de sentarse en el patí- 
bulo los tres condenados, Maximiliano hace á 
Miramon el señalado honor de cederle el puesto 
del medio, diciéndole que á él le correspondía. 
En su testamento Maximiliano recomendó á su 
hermano el emperador de Austria la educación 
de los hijos de este general. Murió á la edad 
de treinta y cinco años menos diezisiete días. 
Con su muerte acabó el segundo imperio de 
Méjico después de la conquista, que como el 
primero, habia sido levantado por la violencia 
y no por la voluntad nacional, acabando ambos 
emperadores en un patíbulo. 

1870. Invasión á la costa Sud. El dia 15 tiene 
lugar una de las invasiones más poderosas que 
llevaron los indios á la frontera de la costa Sud, 
haciendo un gran arreo de animales y lleván- 
dose la guarnición de un fortin que sorprendie- 
ron; el 18 tuvo aviso de este suceso el coronel 
don Julio Campos que se hallaba en el fuerte 
Belgrano, é inmediatamente con el poco nú- 
mero de fuerzas que pudo reunir, se pone en 
persecución de los invasores, consiguiendo 
arrebatarles más de ocho mil animales vacunos 
V un crecido número de caballares. 



JUMO 



195 



Dia 20 



1500. Protección á los indios. El almirante 
Colon había sacado del Nuevo Mundo algunos 
indios y vendídoles, pero una cédula de los re- 
yes católicos manda que se pongan en libertad 
y se restituyan á los países de su nacimiento. 
Estos eran veinte ; pero habiendo quedado una 
niiía voluntariamente en España, solo regresa- 
ron diezinueve. 

1629. Inundación de Méjico. A consecuencia 
de fuertes y copiosas lluvias, la ciudad de Mé- 
jico se inunda hasta un metro de altura, de 
manera que el tránsito por las calles se hacia 
en botes, y con cuyo motivo la miseria del pue- 
blo llegó á su último estremo. — Esta inunda- 
ción que produjo tan lamentables estragos, duró 
en el mismo grado hasta el año 1634, en que el 
agua se infiltró en grandes grietas abiertas por 
una serie de fuertes temblores de tierra. 

1779. Batalla de Stono Ferry. Las tropas 
americanas al mando del general Lincoln se ba- 
ten con las inglesas á las órdenes del general 
Prevost en Stono Ferry. La batalla no es de im- 
portancia, y la ganan los últimos por el hecho 
solo de retirarse Lincoln. 

1782. Armas de los Estados Unidos. El con- 
greso americano acuerda que en el gran sello 
de los Estados Unidos figurase el águila ameri- 
cana con un ramo de olivo en una de las garras, 
un manojo de trece flechas en la otra y en el 
pico un rollo de pergamino con la conocida di- 
visa: E Pluribus Unum. 

1811. Combate de Huaqui. El general rea- 
lista Goyeneche, valiéndose de una sorpresa, 
derrota en Huaqui, cerca del Desaguadero en el 
Alto Perú, á las fuerzas patriotas mandadas por 
el general Balcarce y el diputado Castellí, que 
reposaban bajo la fé de un armisticio firmado 
el 16 de mayo. Los patriotas, después de sufrir 
muchas pérdidas, tuvieron que retirarse de- 
jando el campo á su desleal enemigo. 

1814. Proyecto de capitulación. El general 
español don Gaspar Vigodet, que defendía la 
ciudad de Montevideo, entra en ajustes de una 
capitulación con el general Alvear que sitiaba 
la plaza. Los artículos que fueron propuestos y 
discutidos para la rendición, no fueron ratifica- 
dos, sin embargo de la conformidad de ambos 
jefes en lo obrado por sus comisionados. 

1820. Muerte de Belgrano. En Buenos Aires 
deja de existir el general don Manuel Belgrano 
á los cincuenta años de edad. El general Bel- 
grano fué uno de los hombres más virtuosos y 
abnegados, como también progresista, y uno de 
los que más ilustraron su nombre en la guerra 
de la independencia del Rio de la Plata. 



1820. Renuncia de Mejia. Tal era el caos po- 
lítico que reinaba en este año en la República 
Argentina, que en la villa de Lujan, pueblo de 
la campaña de Buenos Aires, se habia formado 
un cabildo independiente del de la capital, y 
nombrado gobernador y capitán general, al ge- 
neral Soler. Esto determina al señor Mejía, go- 
bernador de la provincia, á renunciar el gobier- 
no, depositando el bas'.on en el cabildo de la 
ciudad. Habiendo aceptado la junta de repre- 
sentantes el nombramiento de Soler, este entró 
á la ciudad el 23 y prestó juramento ante el ca- 
bildo por haberse disuelto la Junta. 

1823. Ejecución de Olaya. Las autoridades 
peruanas tenian provisionalmente su residen- 
cia en el Callao, y procurando ponerse en rela- 
ciones con los patriotas de Lima, cuya ciudad 
estaba por entonces ocupada por los españoles, 
mandan comunicaciones con el indio peruano 
José Olaya; siendo este descubierto por una de- 
lación y llevado ante sus jueces, se niega á de- 
clarar para quiénes eran dirigidas aquellas (se 
dice que los pliegos iban sin dirección); los rea- 
listas, para arrancarle el secreto, lo ponen en 
el tormento, lo azotan con doscientos palos, le 
arrancan las uñas y le martirizan los pulgares 
en la llave de un fusil ; pero él desprecia á sus 
verdugos y no descubre las personas compro- 
metidas, recibiendo la muerte sereno en el pa- 
tíbulo, dando así ejemplo de la más grande 
entereza y del más heroico patriotismo. — Los 
republicanos triunfantes, le decretan honores 
el mismo año en la ciudad de Lima. 

1841. Combate de Sañogasta. Las fuerzas 
del partido unitario al mando del general La- 
valle, que retrocedían sin poder oponerse al 
ejército federal al mando inmediato del general 
Oribe, desde su derrota en el Quebracho Her- 
rado (28 de noviembre de 1840) y en muchos 
combates parciales, se dirigieron á la Rioja en 
donde gobernaba el general Brizuela que habia 
defeccionado de su antigua bandera; y en este 
nuevo teatro de acción sufren otra derrota los 
unitarios en Sañogasta, en un combate que 
libran las fuerzas del general Aldao con las de 
Brizuela. Este jefe riojano, á quien las fuerzas 
empezaban á abandonarlo desde antes de la 
acción, es herido en el combate por sus propios 
soldados, muriendo á los pocos dias. Después de 
este combate, la Rioja quedó en poder de las 
tropas federales. 

1853. Traición de Coe. El ejército de Lagos 
y Urquiza que sitiaba á Buenos Aires, habia ar- 
mado una escuadra y puesto bloqueo á la plaza. 
El norteamericano don Juan Halsted Coe que la 



m 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



mandaba, y que antes habia prestado buenos 
servicios á la nación como valiente y buen ma- 
rino, traicionando en esta ocasión la confianza 
que se habia depositado en él, la entrega al go- 
bierno de la ciudad. — Habla el Diccionario 
Biográfico Nacional: «El gobierno, dice un es- 
critor de la época, por diferentes personas 
habia ofrecido sumas considerables al jefe de la 
escuadra bloqueadora, para que con ellas com- 
pensara á los jefes, oficiales y tropa de sus bu- 
ques, invitándoles á volver á la obediencia de 
la Provincia colocándose bajo sus órdenes.» 

1880. Combate de Barracas. La ciudad de 
Buenos Aires habia sido atrincherada para su 
defensa, una vez rotas definitivamente las rela- 
ciones de su gobierno con la autoridad nacional. 
El ejército de línea acababa de poner cerco á la 
ciudad y la escuadra bloqueaba su puerto. Las 
hostilidades estaban declaradas por los mismos 
hechos que se hablan producido. El dia 20 la di- 
visión del coronel don Nicolás Levalle que aca- 
baba de llegar del Sud se aproxima en un tren 
hasta el Puente de Barracas con objeto de hacer 
un reconocimiento ; pero allí se hallaban fuerzas 
de la ciudad al mando del coronel don Julio 
Campos, comandante general de la plaza, y se 
empeña un sangriento combate, teniendo al fin 
que retirarse Levalle en el mismo tren que lo 



habia conducido. Ambas fuerzas sufren contras- 
tes lamentables. (Véanse los dias i7 y 21.) 

1881. Misa prohibida. El Comité Liberal 
y las Damas del Socorro de Buenos Aires habian 
anunciado para este dia una misa en la iglesia 
metropolitana, por los que habian caido en la 
defensa de Buenos Aires en los dias 20 y 21 de 
junio del año anterior; pero el gobierno nacio- 
nal mandó suspender la ceremonia, dando por 
razón el querer evitar desórdenes, viendo en 
este paso tan solo una manifestación política. 
El arzobispo se niega contestando no poder im- 
pedir que los fieles vayan al templo á rezar ; 
siendo definitivamente puesta en entredicho la 
catedral por veinticuatro horas, por orden del 
nuncio apostólico monseñor Mattera; de con- 
siguiente, la iglesia permanece cerrada el dia 
20. La escilacion de una parte del pueblo es 
estremada y los agentes de policía disuelven los 
grupos que se agolpan á la plaza, teniendo al 
fin que dirigirse á otros templos. El 24 de abril 
de 1877 el gobernador Casares habia prohibido 
que la familia de Rosas le hiciese á este un fu- 
neral en el Colegio, protestando razones de or- 
den público, y el mismo arzobispo Aneiros con- 
firmó esta prohibición ejerciendo su autoridad 
eclesiástica. (Véase el 6 de diciembre de 1880.) 



Bia 21 



4773. Supresión de los jesuitas. El papa 
Clemente XIV espide una bula suprimiendo los 
jesuitas: de estos se encontraban gran número 
en las posesiones españolas de América. Las fe- 
chas de las fundaciones de sus colegios en el Rio 
de la Plata, las encontramos en una efeméride 
del señor Navarro Viola, y son las siguientes : 
Colegio del Paraguay, 1593. El mismo, cuando 
se constituyó en provincia, 1607, fundado por 
el padre Torres Bollo, su primer provincial. El 
de Córdoba, 1600. El de Santiago, 1607. El de 
Buenos Aires, 1608. El de Tucuman, 1608. El de 
Santa Fé, 1610. El de Salta, 1623. El de la Rioja, 
1624. El de Tarija, 1690. El de Corrientes, 1690. 
El de la Residencia de Belén, 1735. 

1788, Ratificación. El Estado de Nueva 
Hampshiere ratifica la constitución federal de 
los Estados Unidos de Norte América. 

1792. Matanza de blancos. En la ciudad del 
Cabo, en Haiti, tres mil negros encabezados 
por un tal Macaya, hacen una horrible matanza 
de blancos, no perdonando mujeres ni niños. 

1813. Entrada á Potosí. El ejército victo- 
rioso de los patriotas al mando del general Bel- 
grano, que habia avanzado hasta el Alto Perú 
para llevar la libertad á sus hermanos, llega á 



Potosí, donde su jefe establece su cuartel ge- 
neral. 

1822. Coronación de Iturbide. Es solemne- 
mente ungido y coronado en la catedral de Mé- 
jico el general don Agustín de Iturbide, antiguo 
presidente de la república. Proclamado empe- 
rador, adopta el nombre de Agustín I. (Véase 
el 19 de mayo.) 

1829. Entrada á Córdoba. Así que el gene- 
ral don Juan Facundo Quiroga supo la derrota 
de Bustos, en San Roque (22 de abril) que este 
mismo le comunicó al refugiarse en la Rioja, 
reunió su ejército para marchar contra el gene- 
ral Paz. Este, luego que supo que su enemigo 
habia pisado el territorio de Córdoba, sale á su 
encuentro ; mas Quiroga, sin embargo de contar 
con una fuerza superior numéricamente, apro- 
vecha de sus medios de rápida movilidad y ha- 
ciendo un rodeo, llega hasta la ciudad de Cór- 
doba, dejando al general Paz á muchas leguas á 
retaguardia. El recinto de la plaza de la ciudad 
habia sido fortificado, y aunque sus defensores 
eran escasos, pues se componían del vecindario, 
estaban decididos á defenderse; así es que 
cuando llegaron las fuerzas de Quiroga, que los 
cordobeses creyeron eran grupos de montone- 



i 97 



ros sublevados de la campaña, y atacaron la 
plaza el día 20, resistieron con vigor rechazando 
varios y tremendos ataques del enemigo. Pero 
por un herido que tomaron prisionero, recien 
saben los sitiados que la fuerza que atacaba era 
el ejército del general Quiroga; esta revelación 
los llenó de pánico, y sin embargo de haber 
visto la impotencia del enemigo para asaltar la 
plaza, dudan de la eficacia de la resistencia. 
¡ Tal era el terror que infundía el nombre del 
caudillo de los llanos! Al dia siguiente, 21, Qui- 
roga, dudando de poder tomar por asalto la 
ciudad, con sus cinco mil hombres antes que 
viniera el general Paz en su socorro, tentó el 
camino de las negociaciones y consiguió así en- 
trar el mismo dia á la plaza por medio de una 
capitulación. Los sitiados nada sabian del gene- 
ral Paz, ignorando de consiguiente que mar- 
chaba á toda prisa en su socorro, llegando hasta 
ponez-se frente de la ciudad en las primeras 
horas de la noche de este mismo dia. 

•1846. Incendio de buques. La escuadra an- 
glo-francesa después del combate de San Lo- 
renzo (dia 6) llega al puerto de la Ensenada é 
incendia nueve buques mercantes que encuen- 
tra allí, de estos algunos cargados. 



1880. Combate del Fuente Alsina. Las fuer- 
zas nacionales al mando del coronel don Eduar- 
do Racedo libran un reñido y sangriento com- 
bate en el Puente Alsina con las de Buenos 
Aires al mando del coronel don José Inocen- 
cio Arias. Sin embargo de los esfuerzos heroi- 
cos de este jefe, es destrozado completamente 
y los sitiadores se posesionan de aquel punto 
estratégico de la defensa. (Véanse los dias 
20 y 23). 

1880. Combate de los Corrales. Así que los 
defensores de Buenos Aires se aperciben del 
fracaso del coronel Arias en el Puente Alsina, 
marcha el coronel don Hilario Lagos en su auxi- 
lio ; pero en los Corrales se encuentra con las 
fuerzas sitiadoras mandadas por el ministro de 
la guerra doctor don Garlos Pellegrini, é inme- 
diatamente se traba un combate, tan encarniza- 
do como sangriento. Lagos sostiene el punto 
con la bravura que le es conocida, quedando 
triunfante del enemigo. Guando este coronel 
se retira queda en posesión de los Gorrales 
el coronel Arias, que era el jefe de aquella 
parte de la defensa. (Véase este mismo dia y 
el 23.) 



Dia 22 



1547. Espedicion de Sanabria. El rey de 
España, con objeto de deponer y castigar á Irala, 
que de todo se habia apoderado en su goberna- 
ción del Paraguay, hace un arreglo con el ca- 
pitán Juan de Sanabria, nombrado gobernador 
y capitán general del Rio de la Plata, quien 
debia dirigirse á esa región equipando cinco 
buques con familias y soldados para continuar la 
conquista. — Esta espedicion no tiene lugar por 
fallecimiento de Sanabria; pero más tarde se 
realiza con elementos de su hijo Diego de Sana- 
bria, y no dá resultados de importancia. 

1777. Nacimiento de Brown. En Foxford, 
pueblo de Irlanda, situado á las márgenes del 
Moy, nace el marino don Guillermo Brown. 
Brown se naturalizó en la República Argentina, 
siendo uno de los héroes de su independencia 
en calidad de almirante de la escuadra del Rio 
de la Plata. 

1809. Entrada á Buenos Aires. Desde el nom- 
bramiento de Liniers de virey del Rio de la Pla- 
ta, se hablan formado en Buenos Aires dos par- 
tidos ; el de los criollos que apoyaba á éste, y el 
de los españoles que se le habia declarado hos- 
til, no pudiendo perdonarle que hubiera nacido 
en Francia, aunque sus servicios á la causa de 
España lo hubieran elevado, con justicia, al alto 
rango que ocupaba. La conducta de los france- 



ses en la península alentó la saña de los enemi- 
gos de Liniers y consiguieron que sus intrigas 
triunfaran. La corte española destituye á este 
buen servidor y nombra en su reemplazo á don 
Baltasar Hidalgo de Gisneros, quien solo llegó 
hasta Montevideo y de allí hasta la Golonia del 
Sacramento; donde, á solicitud de Liniers tuvo 
una entrevista con este, la que no tenia más ob- 
jeto que evitar todo desorden en la trasmisión 
del mando, y disipar los temores que al nuevo 
virey le inspiraban el pueblo y las tropas de 
Buenos Aires adictos á su prestigioso caudillo. 
Sin embargo de este noble proceder, Gisneros 
no se atreve á presentarse en la capital y manda 
al anciano mariscal don Vicente Nieto, con quien 
habia venido de España, para que se recibiese 
en su nombre, del mando de la ciudad. Nieto, 
con admirable presencia de ánimo, y con solo 
un ayudante, y sin contar con una sola bayoneta, 
hace su entrada en el fuerte el dia 22 de junio 
y se instala en nombre del virey. — Gisneros 
llegó á Buenos Aires algunos dias después, y 
tomó posesión del mando. 

1810. Destierro de Gisneros. LaJunta de go- 
bierno de Buenos Aires, teniendo conocimiento 
que el ex-virey Gisneros y los oidores de la real 
audiencia, después de haber estos prestado ju- 
ramento de fidelidad al nuevo gobierno patrio, 



198 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



trataban de fugarse á Montevideo, cuya plaza 
aun estaba ocupada por las armas de la autori- 
dad española, los hace embarcar en esta misma 
noche en un buque inglés que zarpa inmediata- 
mente para las islas Canarias. Este golpe de 
autoridad por parte de los patriotas asentó el 
respeto á la Junta gubernativa. 

1821. Apresamiento de un convoy. El jefe 
realista Bracho, que con infantería y caballería 
conduela un convoy de barras de plata, es ata- 
cado en la hacienda de San Isidro ( Méjico) por 
las fuerzas independientes ; viéndose obligado á 
capitular, deja en poder de los mejicanos el 
tesoro, la tropa y el armamento. 

1839. Ejecución de Gullen. Siendo conducido 
preso desde Santiago del Estero el ex-goberna- 
dor de Santa Fé don Domingo Gullen, es ejecu- 
tado por orden de Rosas, sobre la orilla del 
Arroyo del Medio. Gullen habia figurado en los 
sucesos políticos de la época en desacuerdo con 
el dictador argentino. 

1840. Integridad territorial. La Francia blo- 
queaba los rios argentinos. El general Lavalle 
enarbolando la bandera de guerra contra Rosas, 
espedicionaba en Entre-Rios; á la vez funciona- 
ba en Montevideo una comisión argentina en la 
que este general habia delegado su representa- 
ción en las cuestiones políticas, y todo lo que se 
relacionase con su misión armada. Esta comi- 



sión, que era compuesta de personas tan distin- 
guidas como don Florencio Verela, don Valentín 
Alsina, don Gregorio Gómez, don Juan José Cer- 
nadas, don Ireneo Pórtela, y don Julián Segundo 
Agüero, por un sentimiento de patriotismo en 
vista de la posesión de Martin García por los 
franceses, se entiende con el señor Buchet Mar- 
ti gny, encargado de negocios y plenipotenciario 
del rey de los franceses, sobre los fines ulterio- 
res del bloqueo respecto de la integridad del 
territorio argentino. Con tal motivo se firma en 
Montevideo, el 22 de junio de 1840, un protocolo 
por la comisión argentina y el diplomático fran- 
cés con las declaraciones más esplícitas, pro- 
testando este que la hostilidad de la Francia no 
era al pueblo argentino sino únicamente á Ro- 
sas, y una vez que hubiera desaparecido de 
la escena política, el bloqueo seria inmediata- 
mente levantado, devuelta la isla de Martin 
García y arregladas pacíficamente las cuestio- 
des pendientes. Este protocolo demuestra que 
Rosas calumniaba á sus enemigos políticos al 
aseverar en documentos públicos que traficaban 
con la independencia de su patria. 

1872. Muerte de Alvarado. En la ciudad de 
Salta deja de existir el general don Rudesindo 
Alvarado, cuyas campañas se pueden contar por 
la mayor parte de los combates que se han li- 
brado en la guerra de la independencia. 



Dia 23 



1526. Padres dominicos. Se aposentan en 
Méjico los padres dominicos, y en 1532 se erigen 
en provincia con el título de Santiago el Mayor. 

1791. Convención. En Aranjuezse firmauna 
convención entre España y los Estados genera- 
les de las Provincias Unidas de los Países Bajos, 
para restituirse mutuamente los desertores y 
fugitivos de sus colonias americanas. 

1797. Altura del Ghimborazo. El sabio natu- 
ralista Humboldt mide la altura del Ghimborazo, 
montaña de la república del Ecuador que forma 
parte de la cadena de los Andes, dando una al- 
tura de siete mil setecientas setenta y siete 
varas. 

1814. Toma de Montevideo. No habiéndose 
ratificado la capitulación intentada el dia 20 
entre los generales Alveary Vigodet, el jefe ar- 
gentino ataca la ciudad y la toma á discreción, 
haciéndose dueño de un crecido acopio de artí- 
culos bélicos: dos mil ochocientos fusiles, ciento 
setenta y seis piezas de bronce y ciento cin- 
cuenta y nueve de hierro con que estaban arti- 
lladas la plaza, la fortaleza del Cerro, la isla de 
Ratas y las embarcaciones del apostadero ; no- 
venta y nueve buques mercantes y de guerra, 



ocho banderas de los regimientos de infantería 
de línea Lorca, América, Provincia, Albuera y 
Madrid y algunos miles de prisioneros fueron los 
trofeos con que se cubrieron las armas de la 
patria. Así cayó el último baluarte del poder 
español en el Rio de la Plata. (Véase el 7 de 
julio). 

1817. Desestanco del tabaco. Uno de los prin- 
cipales elementos de la importancia de Cuba, 
ha sido, sin duda, sus riquísimos tabacos, planta 
que descubrieron los conquistadores en el inte- 
rior de esta isla, siendo recien conocida por 
primera vez; la codicia de la metrópoli y su sis- 
tema de gobierno anti-económico determinó á 
la corona en 16 de mayo de 1716 á crear una fac- 
toría de tabacos y estancar sus siembras. Esta 
medida egoísta subleva á los colonos y ocasiona 
varios combates con las tropas de la corona, 
concluyendo porque los paisanos tuvieran que 
rendirse á la fuerza. El estanco del tabaco siguió 
rigiendo como ley suprema hasta que el 23 de 
junio de 1817, debido al consejo de ministros 
progresistas, se da un real decreto declarando 
libre la industria del tabaco en Cuba. 

1822. Asonada de Jujuy. El gauchaje edu- 



JUNIO 



199 



cado en la escuela de Güemes, siempre rebelde 
á todo sistema de orden, vivia en completo des- 
acuerdo con las leyes, autoridades y gente de 
las ciudades ; á fin de que volviese el imperio 
del caudillaje, que habia cesado desde el 24 de 
mayo de 1821 en una revolución pacífica que se 
habia operado con el desconocimiento de la au- 
toridad de Güemes, al amanecer del dia 23 de 
junio de 1822 un tropel de gente estraña y hom- 
bres de malísima nota alejados por la moral ad- 
ministrativa del gobierno de don Agustín Dávila, 
se dirige á casa de este y encontrándolo en pié 
le hacen una descarga dejándolo por muerto. 
Don Bartolomé Costa que se hallaba preso, es 
puesto en libertad y colocado al frente de los 
asaltantes que asumen una actitud revolucio- 
naria. Cuando esto tenia lugar, el valeroso 
Arias, jefe de la vanguardia, caia también ase- 
sinado en la campaña por los mismos montone- 
ros. Varios jefes que se hallaban en otros pun- 
tos son asimismo ases'nados. Esta asonada en 
Jujuy correspondía á la misma causa y móviles 
que la de Salta del 22 de setiembre de 1821. 

1829. Batalla de la Tablada. Desde el dia 21 , 
el general don Juan Facundo Quiroga ocupaba 
la ciudad de Córdoba. El general don José María 
Paz con su ejército se aproxima hasta una legua 
y acampa en el lugar conocido por la Tablada. 
Quiroga sale á batirlo el dia 22, y al llegar la 
noche se retira sin que el triunfo se decidiese 
por ninguna de las dos partes ; pero al dia si- 
guiente, 23, renovada la batalla con encarniza- 
miento, la victoria se declara por las armas de 
Paz, teniendo que huir el caudillo federal con 
dirección á las provincias de Cuyo, dejando el 
campo sembrado de cadáveres, gran número 
de prisioneros y abiertas las puertas de la ciu- 
dad al ejército vencedor, que en el mismo d'a 
la ocupa. — Con esí:e hecho de armas consigue el 
general Paz someter á su causa á las provincias 
del Norte, que le enviaron recursos. Tucuman 
ya le habia mandado una fuerza de trescientos 
hombres que asistió á la batalla con su gober- 
nador el coronel don Javier López á la cabeza. 

1852. Golpe de Estado. El 12 de junio se 
habia declarado la cámara de representantes de 
la provincia de Buenos Aires contra el Acuerdo 
de San Nicolás (mayo 31), y hostil al nuevo 
orden de cosas que surgia de la reunión de go- 
bernadores de las provincias en aquella ciudad ; 
pero el general Urquiza que disponía de la 
fuerza armada, teniendo su ejército en la misma 
ciudad de Buenos Aires, y queriendo dominar 
la actitud del pueblo bonaerense por medio de 
un golpe de Estado, disuelve la representación 



de la provincia y asume el mando de esta, que 
desempeñaba el general Pinto, presidente de la 
Sala, por renuncia del gobernador propietario 
doctor don Vicente López. Varios diputados de 
la provincia, entre estos el tribuno y periodista 
coronel don Bartolomé Mitre, fueron presos y 
deportados el mismo dia por orden de Urquiza. 

1856. Tratado de amistad. En la ciudad de 
Montevideo se firmó un tratado de amistad, co- 
mercio y navegación entre la República Orien- 
tal y los Estados del Zollverein. 

1866. Rendición de Mejía. El general im- 
perialista Mejía se rinde bajo capitulación en 
Matamoros (Méjico) al general republicano Car- 
vajal, retirándose libre. El presidente Juárez 
desaprobó esta condición. 

1877. Sorpresa de una toldería. Habiendo 
noticias de una próxima invasión, el jefe de la 
frontera de Mendoza, coronel don Luis Tejedor, 
despacha al soldado de baqueanos Isaac Torres 
con veintiún hombres, siendo los más vecinos 
que se hablan ofrecido voluntariamente, para 
que recorriese el campo y observase la acti- 
tud de los indios. Torres marcha animosamente 
en desempeño de su comisión y llega hasta los 
toldos del cacique Juan Chico sorprendiendo á 
la gente que allí habia; les mata seis indios y 
toma un prisionero regresando con todos los 
animales vacunos y caballares que estos tenían. 
Pero al dia siguiente se encuentra con una in- 
vasión que habia venido de las Pampas, la que 
le quita el arreo siguiendo en retirada para el 
desierto; el intrépido Torres no se acobarda 
por este contraste y arremete la retaguardia 
arrebatándoles un gran arreo con el que regre- 
sa triunfante. Los espedlcionarios no sufrieron 
ninguna pérdida de gente. 

1879. Manifestación á los tripulantes de la Co- 
vadonga. Fondea en el puerto de Valparaíso 
la goleta Covadonga de la armada chilena y el 
pueblo entero hace la más espléndida mani- 
festación á su bravo jefe Condell y á la tripu- 
lación que bajan á tierra, por su gloriosa con- 
ducta en el combate de Iquique (mayo 21). El 
intendente de Valparaíso presenta á Condell un 
decreto del gobierno nombrándole capitán de 
fragata. 

1880. Pacificación de Buenos Aires. Mediante 
la mediación del cuerpo diplomático estranjero, 
se arriba á un armisticio entre las fuerzas na- 
cionales y las de Buenos Aires, que estaban en 
lucha. Este fué el principio de la apertura de 
las negociaciones que concluyeron con la paci- 
ficación de Buenos Aires. (Véanse los dias 21 y 
1." de julio.) 



200 



EFEMÉRIDES AMERICANAS 



Dia 24 



1497. Descubrimiento del Labrador. Sebas- 
tian Gabot ó Gaboto, natural de Bristol, en In- 
glaterra, bajo los auspicios de Enrique VII, 
descubre la costa del Labrador y Terranova, 
hallándose al frente de la espedicion con que el 
rey habia autorizado á su padre Juan Gabot, 
mercader veneciano, para hacer descubrimien- 
tos en el Nuevo Mundo. A esta tierra le dieron 
el nombre de Prima Visto, en su principio. 

1503. Buques encallados. Golon, con sus bu- 
ques destrozados, encalla en el puerto de Santa 
Gloria, en la Jamaica. A este puerto después se 
ha conocido con el nombre de Don Gristóbal. 

1526. Corrida de toros. En Méjico tiene lu- 
gar la primera corrida de toros que se ha cono- 
cido en América; diversión que allí importaron 
los españoles, quienes á la vez, parece, la to- 
maron de los árabes. 

1807. Invasión inglesa, (segunda). El 17 de 
julio empieza á moverse del puerto de Monte- 
video, que ocupaban las armas inglesas, el gran 
convoy que conducía la espedicion del general 
Whitelocke con objeto de apoderarse de Bue- 
nos Aires, y el dia 24 fondean frente al puerto 
de la Ensenada de Barragan como ochenta bu- 
ques de guerra y trasportes, haciendo ondear 
el pabellón de la Gran Bretaña. (Véanse los dias 
8 y 28.) 



1820. Combate de la Bajada. Después del 
combate en las Guachas, el 13 de este mes, 
marcha Artigas con dos mil hombres hacia la 
ciudad de la Bajada del Paraná, y á sus inme- 
diaciones le sale Ramirez al frente de ochocien- 
tos hombres y lo derrota completamente. 

1820. Asiento del gobierno. El gobernador 
Soler nombra al coronel don Manuel Dorrego 
comandante militar de la ciudad de Buenos Ai- 
res, y parte á la villa de Lujan, donde fija el 
asiento del gobierno de la provincia. 

1821. Batalla de Carabobo. El general Bo- 
lívar, por segunda vez, da batalla y vence en 
la llanura de Giirabobo á las fuerzas realistas, 
mandadas en esta ocasión por el general don 
Miguel de la Torre. Gm esta victoria se corona 
en Venezuela el glorioso pronunciamiento de 19 
de abril de 1810. 

1829. Armisticio de Cañuelas. Después de 
la entrevista entre el general Lavalle y el co- 
mandante general de campaña don Juan Manuel 
de Rosas, el dia 18 se firma un armisticio en el 
pueblo de Gañuelas, de la campaña de Buenos 
Aires, con objeto de poner término á los distur- 
bios políticos y restablecer el orden. El 24 de 
agosto se firma definitivamente una convención 
de paz. 



Dia 25 



1524. Fundación de Guatemala. El capitán 
español Pedro de Alvarado funda la ciudad de 
Guatemala la Vieja entre los volcanes Agua y 
Fuego, que despueaifué destruida por un terre- 
moto en 1774, según algunos autores, y en 1777 
según otros. 

1737. Nacimiento de Molina. Nace en Chile 
don Juan Ignacio Molina, sabio jesuíta y autor 
del Compendio de la historia geográfica, naJural 
y civil de Chile. 

1 783. Fundación de la Concepción del Uruguay. 
Con fecha 25 de junio de 1783, don Tomás de 
Rocamora da cuenta al virey del Río de la Plata 
de haber fundado un pueblo en el territorio de 
Entre Rios, bajo la denominación de Nuestra 
Señora de lo. Concepción del Uruguay. 

1808. Invasión inglesa, (;)r¿mem). El dia 24 
la escuadra inglesa á las órdenes de sír Home 
Popham se habia presentado á la vista de la 
Ensenada de Barragan, en la Costa Sud de Bue- 



nos Aires, haciendo un movimiento simulado de 
desembarco, y el 25 aparece en la costa de Quíl- 
mes á las nueve de la mañana, afianzando su 
bandera con un cañonazo en la capitana; ala 
una de la tarde empiezan á desembarcar las tro- 
pas al mando del general sir Guillermo Carr 
Berresford con objeto de apoderarse de la ciu- 
dad de Buenos Aires que distaba pocas millas. 
Cuando el virey Sobremonte supo esta noticia, 
no atino á tomar providencia ni determinación 
alguna, entregándose á la confusión, amargura 
y trastorno que le ocasionaban su impericia, 
después de tener repetidos avisos de esta in- 
vasión. (Véanse los días 10 y 27.) 

1811. Toma de Zitacuaro. El abogado don 
Ignacio Rayón, con los restos del ejército del 
generalísimo Hidalgo, se apodera de Zitacuaro 
en la provincia de Valladolíd (Méjico), donde se 
fortifica y resiste á las tropas españolas manda- 
das por el general Calleja. 



201 



1813. Toma de Hampton. La escuadra ingle- 
sa á las órdenes del almirante Gockburn rompe 
el fuego contra la ciudad de Hampton, á la vez 
que un cuerpo de ejercitóla ataca por tierra; 
la pequeña guarnición americana que la defen- 
día se sostiene valerosamente hasta sucumbir 
rendida por el número del enemigo. 

1814. Combate de las Piedras. Así que el 
general Alvear tomó la plaza de Montevideo, 
habiendo rendido al ejército español que la 
guarnecía (dia 23), salió á campaña á combatir 
á Otorguez, teniente del caudillo Artigas, que 
se habia declarado en completa hostilidad contra 
el ejército patriota, y logra en la noche de este 
dia, destrozarlo completamente, combatiéndolo 
en su propio campo. Las pérdidas de Otorguez 
fueron grandes, dejando en poder del vencedor 
un crecido número de prisioneros y considera- 
ble cantidad de caballos. 

1825. Galantería de Bolívar. Dada la última 
batalla que acabó con la dominación españo- 
la en la América del Sud, el general Bolívar, an- 



heloso de constituir los países arrancados al 
despotismo, recorre varias ciudades del Perú, 
siendo recibido en todas partes con aplauso ge- 
neral. El dia 25 de junio hace su entrada en el 
Cuzco en donde varias diputaciones y el pueblo 
salen á recibirlo á algunas leguas de distancia. 
Entre las muchas atenciones que recibe, las se- 
ñoras reunidas en gran número le presentan 
una bellísima guirnalda cívica de oro matizada 
de perlas finas y brillantes; pero Bolívar, en el 
acto de recibirla, la destina al mariscal Sucre, 
que lo acompañaba, diciendo: «Él es quien me- 
rece todos los obsequios del Perú ; él es el ven- 
cedor de Ayacucho y el verdadero libertador de 
esta república. >)— El modesto y distinguido ge- 
neral Sucre, no creyéndose digno de recibir la 
valiosa ofrenda, la consagra al cuerpo represen- 
tativo de Colombia. 

1827. Separación de Mendoza. La provincia 
de Mendoza, no reconociendo la constitución 
unitaria de 1826, declara que se regirla por 
sus propias leyes. 



Dia 26 



1523. Tributo. Carlos I de España espide 
una cédula estableciendo la contribución cono- 
cida por tributo, que debian pagar los indígenas 
del Nuevo Mundo. 

1541 . Asesinato de Pizarro. Estalla una cons- 
piración en Lima encabezada por el capitán 
Juan de Rada, el que con sus parciales, asalta 
la casa del conquistador Francisco Pizarro, 
quien resiste bravamente hasta caer traspasa- 
do de heridas, pero habiendo antes tendido á 
sus pies á varios enemigos. Pizarro murió á los 
sesenta y cinco años de edad. Los conspirado- 
res que eran partidarios del joven Diego de 
Almagro, hijo del desgraciado conquistador 
hecho ahorcar por Pizarro, lo proclaman presi- 
dente del Perú. 

1788. Ratificación. EJl Estado de Virginia ra- 
tifica la constitución federal de los Estados Uni- 
dos del Norte. 

1797. Actitud de Inglaterra. Sir Tomás 
Pieton, gobernador de la isla inglesa de la Trini- 
dad, recibe órdenes del gabinete de la Gran 
Bretaña, fechadas el 7 de abril del mismo año, 
pira favorecer la causa de la emancipación ame- 
ricana promovida por los patriotas de Venezue- 
la; debiendo, de consiguiente, socorrerlos con 
dinero, armas y municiones, de conformidad á 
la idea del ministro Pitt de dar independencia 
á la tierra firme ocupada por los españoles. 

1821. Nacimiento de Mitre. En la ciudad de 
Buenos Aires nace el teniente general don Bar- 
tolomé Mitre. — Este ilustre personaje, cuya des- 



collante figura está orlada del más puro patrio- 
tismo y de la honradez más acrisolada, siempre 
se ha distinguido como magistrado, legislador, 
militar, periodista, orador, literato, historiador 
y hombre de ciencias. Vencedor del general 
Urquiza en la batalla de Pavón, dio en tierra 
con el gobierno confederado del Paraná y con 
las divisiones inter-provinciales, consiguiendo 
reanudar la unidad argentina. Ha sido goberna- 
dor de Buenos Aires y presidente de la nación. 
En la actualidad es el jefe de un gran partido 
político, y sus virtudes cívicas y privadas le 
han creado el respeto tanto de sus amigos 
como de sus enemigos políticos. 

1823. Retirada á Trujillo. Después de ocu- 
par Canterac la ciudad de Lima abandonada por 
el presidente Riva-Agüero el dia 18 para en- 
cerrarse en el Callao, fué este entonces objeto 
de las más vivas acusaciones reprochándosele 
todas las desgracias de la patria, la pérdida de 
la capital y la decadencia de la revolución. Los 
diputados le quitaron el mando militar