(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Cristóbal Colón y el descubrimiento de América : historia de la geografía del nuevo continente y de los progresos de la astronomía náutica en los siglos XV y XVI"

yC-NRLF 







M/^ 






oninr ot 

JoCoCEEHIIAM 




ÁC 



VIUDA DE HERNANDO Y COMPAÑÍA 

Arenal, 11, Madrid. 



BIBLIOTECA CLÁSICA. 

Comprenderá esta Biblioteca las obras completas de los autores grie- 
gos y latinos y las más selectas de los clásicos españoles, ingleses, 
alemanes, italianos, franc* ses y portugu» ses. 

Se publica en tomof» en 8° elegantemente impresos en papel sati- 
nado, de 400 á 500 páginas. 

Tudas las traducciones son directas del idioma en que han sido 
escritas las obras originales y están hechas por las personas más com- 
petentes. 

Se publica un tomo cada mes. 

El precio de cada tomo en rústica es de tres pesetas en toda Es- 
paña, y cuatro pesetas encuadernado en tela, pasta ó media pasta. 

Todos los 1o;uos se ven loa separadamente. 

Por susoripñón cuesta cadi tjmo en rústica dos pesetas y cin- 
cuenta cántimos, y encua leruado en tela, pasta ó media pasta, 
tres pesetas y ciacuenta céntimos. 

Las suscripciones Si hicea en la ca-*a de la Viuda de Hernando 
Y Cjmpañía, calle del Arenal, 11, Madrid. 

El su-!crip'or paeds adiuirir solamente de los tomos pubHcados ó 
que se publiquen en adelante, los que desee, y recibir mensualmente 
los publicados vn el orden que él determine. 

Los suscriptores en las provincias recibirán los tomos por el correo 
y con las garantías necesarias para evitar extravíos. 



NOTA IMPORTANTE. 



Deseando esta Casa facilitar á todos los Centros de Enseñanza, 
Bibliotecas públicas, Sociedades, Casinos y personas de suticiente 
garantía, la adquisición de tan importante publicación comj lo es la 
Biblioteca Clásica, hemos establecido la venta de colecciones com- 
pletas, á pagar á plazos mensuales. 



"^^ 



OBRAS PUBLICADAS. 

Clásicos griegos. Tomos. 

Homero. — La /Ziarfa , traducción en verso por D. José Gómez Hermosilla, con 
notas críticas del mismo y un estudio de D. Marcelino Menéndez y Pelayo 
sobre las traducciones griegas de La litada. (1,2 y 3) 3 

— Zrt Odisea, traducción en verso de D. Federico Baráibar, catedrático del Insti- 
tuto de Vitoria. — La Batraco miomaquia, poema burlesco, traducción envergo 
dé"D. Genaro Alenda. (95 y 96) 2 

Herodoto.— Zoí Nueve l'bros de la historia, traducción del P. Pou, de la Compañía 

de Jesús. (6 y 7) 2 

Plutarco.— Zai vidas paralelas, traducción de D. Antonio Eanz Romanillos. (21, 

22,23, 24 y 28) 5 

A-m^rÓFAyus.— Teatro completo , traducción de Baráibar, precedida de un estudio 
sobre el teatro giiogo y sus traductores castellanos porü. Marcelino Menén- 
dez y Pelayo. (27, 3 4,42) 3 

Poetas bucólicos griegos.— (TVdcnYo, Bión y Mosco.) Traducción en verso, de don 

Ignacio Montes de Oca , Obispo de Linares (Méjico). (29) 1 

PÍXDARO.— Oc/aí , traducción en verso del Sr. Montea de Oca, precedida de la Vida 

de Píndaro. (57) 1 

Esquilo. — Teatro completo, traducido y anotado por D. Fernando Bi-ieva, catedrá- 
tico de la Universidad de Granada. Precede á la traducción un extenso 
estudio crítico sobre el teatro griego. (32) 1 

TUCTIUDES. — Historia de la guerra del Peloponeso , traducción de Gracián, nueva- 
mente corregida. (120 y 123) 2 

Xknofoxte. — Las Helénicas ó historia griegn , continuación de la Historia de la 
guerra del Peloponeso de Tucydides. Traducción de D. Enrique Soms, cate- 
drático de la Universidad de Salamanca. (119) 1 

— La Cyropedia ó Historia de Cyro el Mayor , traducción de Gracián, com^gitla 
3or Flórez Canseco. (43) 1 

— Historia de la entrada de Cyro el Menor en Asia y de la retirada de los diez mil 
griegos que fueron con él, traducción de G-racián, corregida por Canseco (46). 1 

Luciano. — Obras completas, traducción de D. Cristóbal Vidal, catedrático de la 

Universidad de Sevilla, y de D. Federico Baráibar. (55, 128, 132 y 138) 4 

ARRIAXO. — expediciones de Alejandro, traducción de Baráibar. (5S) 1 

Poetas LÍUICOS GRIEGOS. — (Anacreonte, Safo, Tirleo, Simonides, Arquil >go, Mehagro, 
Aristó'eles, etc.), tiaducción en verso de los Sres. Menéndez y Pelayo, Baráibar, 
Conde, Canga Arguelles y Castillo y Ayensa. (69) 1 

PoLiBio. — Historia Unive7-sal, durante la república romana, traducción de D. Am- 
brosio Bui Bamba. (71, 72 y 74) 3 

Platón.— Za República, traducción de D. José Tomás y García. (93 y 94) 2 

DiÓGKNTts Lakhcio. — Vidas y opiniones de los filósofos más ilustres, traducción de 

D. José Ortizy Sanz. (97 y 98) 2 

Moralistas griegos. — (Marco Aurelio, Teof rastro, Epicleto, Cebes.) Traducción de 

Díaz de Miranda, Pedro Simón Abril, Luciano Bl'.mi y López de Ájala. (117). 1 

JosEFO. — Historia de las guerras de los judíos y de la destrucción del templo y ciudad 

de Jerusahm, traiucción de D. Juan Martín Cordero. (145 y 146) 2 

ISÓCH.KTES*.— Oraciones poHiicas y forenses y cartas, traducción de D. Antonio Ranz 
Romanillos, precedida de juicios críticos de Dionisio de Halicarnaso y de 
Müllor. (152 y 153) , 2 



Clásicos latinos. Tomot. 



ViRGUJO. — La Eneida, traducción en verso de D. Miguel Antonio Caro. (9 y 10).. . 2 

— Églogas y Geórgicas, traducida-^ en verso y anotadas por D. Félix García 
Hidalgo y D. Miguel Antonio Caro. (20) 1 

Cicerón. — Obras completas, traducción de D. Marcelino Menéndez y Pelaj'o, D. Ma- 
nuel Valbuena y D. Francisco Navarro. (14, •. 6, 59, 60, 73, Z-S, 77, 79, 83 y S6). 14 

Se han publicado 1 tomos qne comprenden las Obras didáclicas, tomos 1.* 
y 2.°; las filnxóficas , 3.o 4.o, 5° y 6.°; las Cartas familiares, 7° y 8.o, y las 
Cartas po'íticas, 9 y 10. 

TÁCITO.— Zoí Anales.— Vida de Agrícola, y Diálogo de los oradores, traducción de 
D. Carlos Coloma precedida de un estudio critico del Sr. Menéndez y Pe- 
layo. (17 y 18) 2 

— Las Historias y las columbres de los germanos, traducción de Coloma. (40).. 1 
SalüSTIO. — Conjuración de Calilina; Cutria de Jugiirta, y Fragmentos de la grande 

Ilistoriii, traducción del infante D. Gabiiel y del Sr. Menéndez y Pelayo. (15). 1 
CÉSAR. — Los Comentarios de la gwrra de las Gallas y de la civil, traducción de don 

José Goya y Muniain. (44 y 45) 2 

SuKTOíCio.— .Ftrfrtí de los doce Césares, traducción de D. Norberto Castilla. (C4). . . . 1 
SÉXECA. — Epístolas morales, traducción de D. Francisco Navarro, canónigo de 

la catedral de Gi añada. (66) 1 

— Tratados filosóficos, traducción de Fernández Navarrcte y Navarro. (67 y 70). 2 
Ovidio.— ií7i Ileroidas, traducción en verso de Diego Mexía. (76) 1 

— Las Metamorfosis, traducción en verso de Pedro Sánchez de Viana. (105 y 106). 2 
FI.OHO.— Compendio de las hizañas romanas, traducción de D. Eloy Díaz Jiménez, 

catedrático del instituto de León. (S4) 1 

QülN'TiLiANO. — Instituciones oratorias , traducción de los PP. de las Escuelas Pías, 

Rodríguez y Sandier. (103 y 104) 2 

Quisto CVHCio. -Vida de Alejandro , tra-iucción de D. Mateo Ibáñez de Segovia, 

marqués de Corpa. (107 y 108) ; 2 

E.STACio. — La Tebaida, traducción en verso de Juan de Arjona. (109 y 110) 2 

LucANO.— Jla Farsalia, traducción en verso de D. Juan de Jáuregui. Acompaña 

á e?ta traducción la que Jáuregui hizo de la Amin'a de Torcuato Tasso, y 

la precede un juicio critico de Lucano, por D. E nilio Castelar. (113 y 114). 2 
Tito Livio. — Décadas de la Historia Romana, traducción de D. Francisco Navari'o. 

(111, 112, 115, 116, 11-S, 121 y 122) 7 

Tertuliano. — Apología contra los gentiles en defensa de los cristianos, traducción 

do Fray Pedro Mañero, obispo que fué de Tarazona. (125) 1 

HlSTORl.\ AUGCST.x, continuación de la de Los doce Césares, de Suetonio, traducción 

da D. Francisco Navarro. (129,131 y 134) 3 

MARCI.A.L Y Fedro.— Epigramas y fábulas, traducción en verso de Jáuregui, Argen- 

sola, Iriarte (D. Juan), Salinas, el P. Morell y D. Víctor Suárez Capa- 

Ueja. (140, 141 y 144) i 

Tehexcio. — Teatro completo, traducción de Pedro Simón Abril, refundida y anotada 

por D. Víctor Fernández Llera, catedrático del Instiinto de Murcia. (142). 1 
ApUleto. — El asno de oro, traducción de Diego López de Cortegana, arcediano que 

fué de Sevilla. (14.S) 1 

Punió kl joven. — Panegírico de Trajano y cartas, traducción de Barreda y Navarro. í „ 

COR^'ELio Nepote.— Vidas de varones ilustres, traducción de Oviedo ' 

Clásicos españoles. 

Cervantes. — Novelas ejemplares y viaje del Parnaso. (4 y 5) 2 

Calderón de la Barca. — Teatro selecto-' con un estudio preliminar de D. Marce- 
lino Menéndez y Polayo, (36, 37, 38 y 39) . 4 



Tomos. 

Hurtado de Mendoza. — Obras en prosa. (41) 1 

QUEVEDO. — Obras satíricas y festivas (33) 1 

Quintana. — Vúlas de^españcles célebres. ( 12 y 13) 2 

Duque de 'RiVAS.—Subletación de Ñapóles. (35) 1 

Alcalá Gauaxo. — Recuerdos de un anciano (8) 1 

Manuel dk Meló.— Guerra de Cataluña y Política Militar. (65) 1 

Antología de PuETas líiucos castkllaxos, ordenada por D. Marcelino Menéndez 

y Pelay o 12 

Precede á cada tomo un extenso juicio critico del Sr. Menéndez y Pelayo. 

Se han publicado los tomos 1." y 2." (136 y 149). 

Clásico«4 ingleses. 

LOKD Macaulat. — Estudios literarios, traducción de D. Mariano Juderías Bén- 

der.(ll) 1 

— Estudios históricos, traducción del mismo. (16) , 1 

— Estudios políticos , traducción del mismo. (19) 1 

— jE'íímí/íoí 6jo<;m^coí, traducción del mismo (25) 1 

— Estudios críticos, traducción del mismo. (30) 1 

— Estudios de política y literatura, traducción, del miíimo. (99) 1 

— Vidas de políticos ingleses, traducción del mismo. (82) 1 

— Historia de la revolución inglesa, traducción de D. Mariano Juderías Bénder 
yD. Daniel López. (47, 56. 63 y 68) 4 

— Historia del Reinado de Guillermo III, continuación de la Historia de la revo- 
lución inglesa, traducción de D. Daniel Lóoez. (87, 88, 89, 90, 91 y 92) 6 

— Discursos parlamentarios, traducción del mismo. (78) 1 

MiLTON. — Paraíso perdido, traducción en verso de D. Juan Escoiquiz. (50 y 51)... 2 
Bhakespeakb. — 3>a/ro selecto , tva,ducc\ón de D Guillermo Macpherson, con un 

estudio sobre Shakespeare de D. Eduardo Beuot. (80, 81, 85 y 102) 4 

Clnsicos ilalianos. 

MANZONa. — Los Xovios, traducción de D. Juan Nicasio Gallego. (31) 1 

— La Moral Católica , traducción de D. Francisco Navarro. (52) 1 

— Tragedias, jm-sias y obras varias, tr3id\icci6n dti BsiY2L\ha,r. (150 y 151) 2 

GuiCClAHULVL— ///5¿^;/-ia de Italia, desde 1494 á 1532, traducida por el rey D. Fe- 
lipe IV. (127, 1:^0, 133. 135, 137 y 139) 6 

Maqüiavelo. — obras históricas , traducción de D. Luis Navarro 2 

Clásicos aleninncs. 

Schiller. — Teatro completo, traducción de D. Eduardo Mier. (43, 49 y 62) 3 

'E.mxa, — Poemas y faniasiaSy traducción en verso de D. José J. Herrero. (61) 1 

— Cuadros de vinje, traducción de D Lorenzo G. Agejas. (124 y 126) 2 

Goethe.— Viaje d Italia. Traducción de D.» Fanny Garrido. (147 y 148) 2 

Clásicos franceses. 

TjkiLLB.TViK.— Civilizadores y conqu\ stadtves, tv&dxxccibx de D. Norberto Castilla 

y D. M. Juderías Hender. (53 y 54) á 

Clásicos portugpuese». 

Camoexs. — Los Lmiadas , traducción en verso de D. Lamberto Gil. (100) 1 

— Poesías selectas, tvs.d\xcc\(ya del mismo. (101) ^ 1 



CRISTÓBAL COLÓN 

Y 

EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA 



BIBLIOTECA CLASICA 

TOMO CLXIII 



CRISTÓBAL COLÓN 




HISTORIA 

DE LA geografía DEL NUEVO CONTINENTE 

Y DE LOS PROGRESOS DE LA ASTRONOMÍA NÁUTICA 

EN LOS SIGLOS XV Y XVI 

OBRA ESCRITA EN FRANCÉS 



ALEJANDRO DE HUMBOLDT 

TRADUCIDA M. CASTELLANO 
POR 

D. LUÍS NAVARRO Y CALVO 



TOMO I 



MADRID 

librería de LA VIUDA DE HERNANDO Y C 
calle del Arenal, uúm. 11 

1892 






V. 



Ó.G.Qlhhim 



KfiTABLECIMlEKTO TIPOGRÁFICO «SUCESORES DB WVADKNKYRA» 

Paseo de San Vicente, 20. 



INTRODUCCIÓN. 



El descubrimiento del Nuevo Mundo y los trabajos 
realizados para dar á conocer su geografía , no sólo han 
levantado el velo que durante siglos cubría una gran 
parte de la superficie del globo , sino ejercido incontesta- 
ble influencia en el perfeccionamiento de los mapas y en 
general en los procedimientos gráficos, como también en 
los métodos astronómicos propios para determinar la 
posición de los lugares. 

Al estudiar los progresos de la civilización vemos cons- 
tantemente que la sagacidad del hombre aumenta á me- 
dida que se extiende el campo de sus investigaciones. La 
astronomía náutica , la geografía física (comprendiendo 
bajo este nombre hasta las nociones de las variedades 
de la especie humana, y la distribución de los animales 
y de las plantas), la geología de los volcanes, la historia 
natural descriptiva, todas las ramas de las ciencias han 
cambiado de aspecto desde fines del siglo xv y principios 



14 ALEJANDRO DE HÜMBOLLT. 

del XVI. La nueva tierra ofrecía á los marinos un des- 
arrollo de costas en 120 grados de latitud; á los natura- 
listas , nuevas familias de vegetales y cuadrúpedos di- 
fíciles de clasificar conforme á los tipos j métodos 
conocidos; al filósofo, una misma raza de hombres di- 
versamente modificada por larga influencia de alimenta- 
ción , temperatura y costumbres , pasando (sin el estado 
intermedio de pueblos nómadas pastores) de la vida de 
cazador á la vida agrícola , dividida por infinidad de 
lenguas de rara estructura gramatical, pero modelada 
en un mismo tipo, Al físico y al geólogo presenta in- 
mensa cordillera de montañas, levantada por fuegos 
subterráneos, rica en metales preciosos, conteniendo en 
su rápida pendiente y en sus escalonadas mesetas , en 
espacio pequeño, los climas y las producciones de las 
zonas más opuestas. Jamás, desde el principio de las 
sociedades , se engrandeció por tan prodigiosa manera la 
esfera de las ideas relativas al mundo exterior; nunca 
sintió el hombre una necesidad más apremiante de ob- 
servar la naturaleza y de multiplicar los medios de inte- 
rrogarla con éxito. 

Podría creerse que estos asombrosos descubrimientos 
que, por decirlo así, se secundaban mutuamente; que 
estas dobles conquistas en el mundo físico y en el mundo 
intelectual, no fueron dignamente apreciadas hasta 
nuestros días , hasta un siglo en que la historia de la 
civilización humana ha sido descrita por filósofos capa- 
ces de abarcar de una mirada los progresos de la geo- 
grafía astronómica y física, el arte del navegar, la 
botánica y la zoología descriptivas. Pero los contempo- 
ráneos de Cristóbal Colón nos ponen de manifiesto cómo 
en su misma época había hombres superiores que sen- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 15 

tian profundamente el grande y maravilloso final del 
siglo XV. «Cada día, escribe Pedro Mártir de Anghiera 
en sus cartas de 1493 y 1494 (1) , nos llegan nuevos 
prodigios de ese Mundo Nuevo , de esos antípodas del 
Oeste, que un genovés (Chrisiophorus quídam Colonus, 
vir Ligur) acaba de descubrir. Nuestro amigo Pomponio 
Loetus (el gran propagandista de la literatura clásica 
romana, perseguido en Roma á causa de la libertad dé 
sus opiniones religiosas) no ha podido contener las lá- 
grimas de alegría al darle yo las primeras noticias de 
este inesperado acontecimiento.» Y añade Anghiera con 
poética locuacidad: «¿A quién admirarán hoy entre nos- 
otros los descubrimientos atribuidos á Saturno, á Ceres 
y á Triptolemo? ¿Qué más hicieron los fenicios cuando 



(1) Prae lastitia prosiliisse te, vixque á lachrymis prae gaudio 
temperasse, quando literas adspexisti meas, quibus de antipo 
dum orbe latenti hactenus, te certiorem feci, mi suavissime 
Pomponi, insinuasti. Ex tuis ipsis literis colligo, quid senseris. 
Sensisti autem, tantique rem fecisti, quanti virum summa doc- 
trina insignitum decuit. Quis namque cibus sublimibus praestari 
potest ingeniis isto suavior? quod condimentum gratius? A me 
fació conjeturam.. Beari sentio spiritus meos, quando accitos 
alloquor prudentes aliquos ex his qui ab ea redeant provincia 
(Hispaniola Ínsula). Implicent ánimos pecuniarum cumulis au- 
gendis miseri avari : nostras nos mentes, postquam Deo pleni 
aliquandiu fuerimus, contemplando, huyuscemodi rerum noti- 
tia demulceamus.— Esta carta, que con tanto acierto pinta los 
placeres de la inteligencia, ha sido escrita, conforme á la común 
opinión, á fines de Diciembre de 1493. (<?/»«« Epistolarum Pe- 
tri Martyru ATiglerii Mediolanensis, Protonotarii Apostolici^ 
Frioris ArchiepiscojJatus Gratanensis^ atque á conñlUs rerum 
ludicarum Hispanicis), Amstelodami, 1670; Epíst. CLii, pá- 
gina 84. 



16 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

en apartadas regiones reunieron pueblos errantes y fun- 
daron nuevas ciudades? Reservado estaba á nuestra 
época ver acrecentarse de esta suerte nuestras concep- 
ciones j aparecer impensadamente en el horizonte tantas 
cosas nuevas,» 

Cuando se estudian los primeros historiadores de la 
conquista j se comparan sus obras, sobre todo las de 
Acosta, de Oviedo y de Barcia, á las investigaciones de 
los viajeros modernos, sorprende encontrar el germen 
de las más importantes verdades físicas en los escritores 
españoles del decimosexto siglo. Ante el aspecto de un 
nuevo continente aislado en la vasta extensión de los 
mares, presentábanse á la vez á la activa curiosidad de 
los primeros viajeros y de aquellos que meditaban sus 
relatos , la mayoría de las importantes cuestiones que 
aun hoy día nos preocupan acerca de la unidad de la 
especie humana y de sus desviaciones de un tipo pri- 
mitivo; sobre las emigraciones de los pueblos, la filia- 
ción de las lenguas , más distintas á veces en las raí- 
ces que en las flexiones ó formas gramaticales; sobre 
las emigraciones de las especies vegetales y animales; 
sobre las causas de los vientos alisios y de las corrientes 
pelásgicas; sobre el decrecimiento del calor en la rápida 
pendiente de las cordilleras y en las profundidades del 
Océano, acerca de la reacción de unos volcanes sobre 
otros y de la influencia que ejercen en los terremotos. El 
perfeccionamiento de la geografía y dé la astronomía 
náutica (dos objetos de los cuales nos ocuparemos con 
preferencia en esta obra) empiezan al mismo tiempo 
que el de la Historia natural descriptiva y el de la física 
del globo en general. 

Vemos en el Fénix de las Maravillas del Mundo, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 17 

compuesto por Eaimundo Lulio (1), de Mallorca, en 
1286 , que se usaban verdaderas cartas marinas á fines 
de siglo XIII. Sin embargo, comparando los mapas an- 
teriores de Andrés Bianco, de Benincasa, de Jacobo de 
Giroldis , de Fra Mauro y de Martín Behaim, con un 
mapamundi que el barón Walckenaer y yo hemos reco- 
nocido recientemente ser de 1500 y de mano de Juan 
de la Cosa, campanero de Colón, sorprende que sea 
bastante medio siglo para producir cambio tan grande, 
no sólo en las ideas cosmográficas , sino también en el 
trazado y concordancia de las líneas de yacimiento. 'No 
debe olvidarse que Behaim, Colón, Vespucci, Gama y 
Magallanes eran contemporáneos de Regiomontanus, 
de Pablo Toscanelli , de Bodrigo Faleiro y de otros as- 
trónomos célebres que comunicaban sus conocimientos á 
los navegantes y geógrafos de sus tiempos. 

Los grandes descubrimientos del hemisferio occiden- 
tal no fueron producto de feliz casualidad. Injusto sería 
buscar el primer germen en esas disposiciones instinti- 
vas del alma á que atribuye la posteridad lo que es re- 
sultado de^larga meditación. Colón, Cabrillo, Gali y 
tantos otros navegantes que basta Sebastián Yiscayno 
han ilustrado los anales de la marina española, eran, 
para la época en que vivieron, hombres notables por su 
instrucción. Hicieron importantes descubrimientos por- 
que tenían ideas exactas de la figura de la tierra y de la 
longitud de las distancias por recorrer; porque sabían 
discutir los trabajos de sus antepasados, observar los 



(1) Acerca de los trabajos científicos de este hombre extraor- 
dinario, véase Capmany, Memorias históricas del comercio de 
Barcelona. Quaest, II, pág. 68. 

2 



18 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 



vientos reinantes en las diversas zonas , medir la varia- 
ción de la aguja magnética para corregir su ruta y lo 
largo del camino, poner en práctica los métodos menos 
imperfectos que los geómetras de entonces proponían 
para dirigir un barco en la soledad de los mares. 

La astronomía náutica continuó sin duda en la infan- 
cia hasta que se conoció el uso de los instrumentos de 
reflexión y los relojes marinos. En el arte de la navega- 
ción, tan íntimamente ligado á los adelantos de las cien_ 
cias matemáticas y al perfeccionamiento de los instru- 
mentos de óptica, los progresos, por causa de esta unión, 
son necesariamente lentos y á veces se interrumpen. Las 
prácticas de pilotaje usadas en las grandes expediciones 
de Colón, de Gama y de Magallanes , que tan inciertas 
nos parecen , hubieran admirado , no diré á los marinos 
fenicios, cartagineses y griegos, sino hasta á los hábiles 
navegantes catalanes, vascos, dieppeses y venecianos de 
los siglos XIII y XIV. Desde esta époea encontramos los 
indicios de diversos métodos de longitud, casi idénticos 
á las nuestros, ideados con grandísimo trabajo, pero im- 
practicables á causa de la imperfección de los instru- 
mentos á propósito para medir él tiempo y las distancias 
angulares. 

En este Examen crítico trataré sucesivamente : prime- 
ro, de las causas que prepararon y produjeron el descu- 
brimiento del IN'uevo Mundo; segundo, de algunos he- 
chos relativos á Colón y á Amérigo Yespucci, como 
también de las fechas de los descubrimientos geográ- 
ficos; tercero, de los primeros mapas del Nuevo Mundo 
y de la época en que se propuso el nombre de América; 
cuarto, de los progresos de la astronomía náutica y de^ 
trazado de mapas en los siglos xv y xvi. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 19 



La relación que tienen entre si los materiales em- 
pleados en las diferentes secciones de esta obra es tan 
íntima, que con frecuencia necesito acudir á las mismas 
fuentes para poner en claro la historia de un descubri- 
miento que ha influido hasta nuestros días en el destino 
de los pueblos de Europa, en el perfeccionamiento de 
las ciencias y en la teoría de las instituciones más ó 
menos favorables á la libertad. 



CAUSAS 



QUE PREPARARON Y PRODUJERON EL DESCUBRIMIENTO 
DEL NUEVO MUNDO. 



I. 

Lo que se proponía Colón en sus viajes de descubrimiento. 

Ingeniosamente ha dicho D'Anville que el mayor de 
los errores (1) en la geografía de Ptolomeo, guió á los 
hombres en el mayor descubrimiento de nuevas tierras. 
De igual manera puede decirse que la tradición fabu- 
losa, ó más bien, el mito nestoriano del preste Juan, 
que desde el siglo xi hasta el xv ha ido avanzando poco 
á poco del Este del Asia hacia la meseta de Habesch, 
ha contribuido poderosamente á los conocimientos geo- 
gráficos de la Edad Media. 

El motivo que excita un movimiento , llámese como 
se quiera, error, previsión vaga é instintiva, argumento 



- (1) La suposición de que Asia se extendía hacia el Oriente 
jnás allá de los 180 grados de longitud. Véase también Ren- 
NELL, Geograjphy of Ilurodotus, pág. 685. 



22 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

razonado, conduce á ensanchar la esfera de las ideas, á 
abrir nuevas vías al poder de la inteligencia. 

Comparando entre sí documentos de distintas épocas, 
nótase que Cristóbal Colón, antes y después de su des- 
cubrimiento , á medida que avanzaba en edad , emitió 
opiniones contradictorias acerca de los verdaderos mó- 
viles de su primera y feliz expedición. Se ha demos- 
trado recientemente (1) que fué en Portugal hacia 1470, 
esto es , tres años antes de recibir los consejos del flo- 
rentino Pablo Toscanelli , donde y cuando Colón conci- 
bió la primera idea de su empresa. Fundáronse entonces 
las esperanzas de este grande hombre, como es sabido, 
en lo que llamó «razones de cosmografía», en la corta 
distancia que se suponía entre las costas occidentales 
de Europa y África y las del Cathay y Zipangu, en las 
opiniones de Aristóteles y de Séneca y en algunos indi- 
cios de tierras hacia el Oeste de que había tenido cono- 
cimiento en Porto Santo, Madera y las Azores. 

Fernando Colón, en la Vida del Almirante j nos ha 
transmitido en cinco capítulos (2), y conforme á los ma- 



(1) Na VARÉETE, Viajes de los españoles, 1. 1, pág. Lxxiv. 

(2) Capítulos V al ix. No ha sido posible descubrir hasta ahora 
el original español de esta biografía, cuyo manuscrito puso el 
nieto de Cristóbal Colón, D. Luis, Duque de Veragua, en manos 
de un patricio genovés llamado Fornari. De una copia que sin. 
duda era bastante defectuosa fué traducido en 1571 al italiano 
por Alfonso de UUoa, y retraducido del italiano al español 
en 1749, para insertarlo en la colección de Historiadores pri- 
mitii'os de Indias, de González Barcia (t. i, pág. 128), Compá- 
rese también Antonio de León, JSjñtome de la Biblioteca 
Oriental y Occidental náutica y geográfica, 1629, pág. 62; y 
Spotorno, Códice diplomático \Colomho Americano, 1823, pá- 
gina LXIII. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 23 

nuscritos auténticos de su padre, el conjunto de razones 
en que fundaba un proyecto cuya ejecución fué aplazán- 
dose durante veintidós años hasta la vejez de Colón. 

Newton á la edad de veinticuatro años lo había des- 
cubierto todo, el cálculo de las fluxiones, la atracción 
universal y lo que llamó análisis de la luz; mientras 
Colón contaba cincuenta y seis años cuando, saliendo, 
de la barra de Río de Saltes el 3 de Agosto de 1492, 
emprendía la carrera de los grandes descubrimientos, y 
había cumplido sesenta y ocho cuando su último y peli- 
groso viaje á las costas de Veragua y de los Mosquitos. 

Antes de su primer viaje, en 1492, para acreditar su 
sistema y probar que por el Oeste y por camino más 
corto se podía ir «á la tierra de las especias», dio Colón 
importancia á motivos y sucesos de escaso valer que, 
despue's de «u muerte, sirvieron á sus enemigos, en el 
famoso pleito entre el fiscal del Bey y D. Diego Colón, 
para hacer creer que el descubrimiento de América, fácil 
y previsto desde hacía largo tiempo, no había sido com- 
pletamente nuevo. De estos sucesos insignificantes, de 
estos motivos deducidos de las opiniones de los antiguos, 
de algunos indicios de tierras, y en general de los cono- 
cimientos cosmográficos, prescindió Colón en sus últi- 
mos días. La lettera rarísima (1) dirigida al rey Fer- 
nando y á la reina Isabel desde Jamaica el 7 de Julio 
de 1503, y aun más el bosquejo de la obra extravagante 



(1) Es la que llegó á ser célebre por la reimpresión italiana 
que hizo Morelli, bibliotecario de Venecia, en Bassano en 1810. 
Habla sido ya impresa en español en los primeros años del si- 
glo XVI. (Antonio de León Pinelo, Biblioteca Occidental, 
1738, t. II, pág. 566), y aun en italiano, según Bossi, en Venecia 
en 1505. 



24 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

de las Profecías, escrito en parte de puño y letra del 
Almirante con posterioridad al año de 1504 (diez y ocho 
meses antes de su fallecimiento), prueban con cuánta 
fuerza de persuasión se había apoderado progresiva- 
mente de su alma una teología mística (1). «Ya dije, 
escribe Cristóbal Colón (folio iv de las Profecías), que 
para la esecucion de la impresa de las Indias, no me 



(1) Documentos diplomáticos, n. cxl. Libro de las Profe- 
cías que juntó el almirante B. Cristóbal Colón, de la recupera- 
ción de la santa ciudad de Ilierusalem, y del descubrimiento 
de las Indias. (Na varéete, t. Il, páginas 260, 265, 272). En 
Septiembre de 1501 envió Colón este manuscrito teológico que, 
á pesar de la diferencia de países y de siglos, recuerda involun- 
tariamente las graves discusiones del inmortal Newton, sobíe 
el undécimo cuerno de la cuarta fiera de Daniel (Brewster, 
Life of JVewtJion, 1831, pág. 279), á un' cartujo, el P. Gaspar 
Gorricio, para que lo perfeccionara y adornara con sabias citas. 
Sitúo este suceso diez y ocho meses antes de la muerte del Al- 
mirante, ocurrida en 20 de Mayo de 1506, porque al final del 
manuscrito de las Profecías se trata del eclipse de luna que ob. 
servó Colón cerca del cabo oriental de la isla de Haití el 14 de 
Septiembre de 1504. Pero hay otra parte de las Profecías, por 
ejemplo, la que trata del pehgro del próximo ñn del mundo, an- 
terior á 1501. «San Agustín, dice Colón, diz que la fin deste 
mundo ha de ser en el sétimo millenar de los años de la creación 
del : los sacros Teólogos le siguen, en especial el cardenal Pedro 
de Ailiaco (Pedro d'Ailly, nacido en Compiegne en 1350). Déla 
criación del mundo ó de Adam fasta el avenimiento de Nuestrp 
Señor Jesucristo son cinco mil é trescientos y cuarenta é tres 
años y trescientos y diez y ocho días, por la cuenta del rey 
D. Alonso, la cual se tiene por la más cierta, con los cuales, po- 
niendo mil y quingentos y uno imperfeto, son por todos seis mil 
ochocientos cuarenta y cinco imperfetos. Segund esta cuenta 
no falta salvo ciento é cincuenta y cinco años para compli- 
miento de siete mil, en los cuales digo arriba, por las autori- 
dades dichas, que habrá de fenecer el mundo.» 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 25 

aprovechó razón, ni matemática, ni mapamundos: llana- 
mente se cumplió lo que dijo Isías» (1): «í^uestro Re- 
dentor dijo que antes de la consumación deste mundo 
se habrá de cumplir todo lo questaba escrito por los 



(1) Poco antes, sin embargo, en la misma carta á sus Sobera- 
nos explícase Colón con la mayor ingenuidad acerca de su pro- 
pia erudición, cuya importancia, al parecer, desconoce. «De muy 
pequeña edad entre ea la mar navegando, é lo he continuado 
fasta hoy. La mesma arte inclina á quien le prosigue á desear 
de saber los secretos deste mundo. Ya pasan de cuarenta años 
que yo voy en este uso. Todo lo que fasta hoy se navega, todo 
lo he andado. Trato y conversación he tenido con gente sabia, 
eclesiásticos é seglares, latinos y griegos, judíos y moros, y con 
otros muchos de otras setas, 

)) A este mi deseo (conocer los secretos de este mundo) fallé á 
Nuestro Señor muy propicio, y hobe del para ello espirito de 
inteligencia. En la marinería me fizo abondoso; de astrología 
me dio lo que abastaba, y así de geometría y arismética; y en- 
genio en el ánima y manos para deljujar esferas y en ellas las 
cibiades, rios y montañas, islas y puertos, todo en su propio 
sitio. 

))En este tiempo (en su juventud) he yo visto y puesto estudio 
en ver de todas escrituras, cosmografía, historias, corónicas y 
filosofía, y de otras artes ansí que me abrió Nuestro Señor el 
entendimiento con mano palpable, á que era hacedero navegar 
de aqiii á las Indias, y me abrió la voluntad para la ejecución 
dello; y con este fuego vineá V. A. Todos aquellos que supieron 
de mi impresa con risa la negaron burlando : todas las ciencias 
de que dije arriba no me aprovecharon ni las autoridades de 
ellas : en solo V. A. quedó la fe y constancia, ¿quién dubda que 
esta lumbre que fué del -Espíritu Santo, así como de mí, e' cual 
con rayos de claridad maravillosos consoló con su santa y sacra 
Escritura á Vos muy alta y clara con cuarenta y cuatro libros 
del viejo Testamento, y cuatro evangelios con veinte é tres epís- 
tolas de aquellos bienaventurados Apóstoles, avivándome que 
yo prosiguiese, y de contino, sin cesar un momento. me avivan 
con gran priesa'/» Fol. IV de las Profecias. Leyendo estas líneas 



26 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 



Profetas, el Evangelio debe ser predicado en toda la 
tierra y la ciudad santa debe ser restituida á la Iglesia. 
Nuestro Señor ha querido hacer un gran milagro con 
mi viaje á la India. Preciso es apresurar el término de 
esta obra, lumbre que fué del Espíritu Santo, porque 
por mis cálculos, de aquí hasta el fenecer del mundo 
sólo restan ciento cicuenta años.» 

Según Colón, debía, pues, ocurrir el fin del mundo en 
1656, entre la muerte de Descartes y la de Pascal. 

Sin seguir el rastro de estas ilusiones, examinaremos 
más de cerca lo que se relaciona con las primeras y 
verdaderas causas del gran descubrimiento de América. 
No ignoro que este asunto lo han tratado con frecuen- 
cia hábiles historiadores, aunque por lo general con una 
falta de crítica, de profundo conocimiento de los tiem- 
pos anteriores y de serios estudios de las fuentes y do- 
cumentos originales que con pesar se nota hasta en 
algunas partes de la célebre obra de Eobertson. La ma- 
teria no está agotada, ni mucho menos, desde que el 
Gobierno español ha proporcionado con munificencia 
tantos materiales nuevos á la investigación de los he- 
chos, y desde que los propios escritos del gran marino 
genovés nos han revelado perfectamente la especialidad 
de su carácter. 

Vivió Colón en Portugal á fines del reinado de Al- 
fonso V, desde 1470 hasta fin de 1484. En 1485 hizo 
un corto viaje á Genova para ofrecer sus servicios á 



llenas de candorosa ingenuidad, se comprende la dificultad de 
traducir con la energía propia de la antigua lengua castellana 
los escritos de un hombre que con excesiva modestia se llama 
á si mismo : lego marinero, non doto en letras y hombre mun- 
danal. 



DESCÜDRIMIENTO DE AMÉRICA. 27 

dicha república. Estas fechas se fundan en documentos 
que reciente y cuidadosamente han sido examinados (1). 
"No se sabe de cierto si Colón fué de Lisboa á Genova, 
después de desembarcar en España. 

Visitando sucesivamente el convento de Ja Habida 
(cerca de Palos), Sevilla, Córdoba y Salamanca, sufrió 
las continuas dilaciones que se oponían á sus proyectos, 
hasta Abril de 1492. Dice Fernando Colón, en la Histo- 
ria del Almirante^ que en Portugal fué donde empezó 
éste á conjeturar que si los portugueses navegaban tan 
lejos hacia el Sud, podría navegarse también hacia Oc- 
cidente y encontrar tierras en esta ruta. Dicha afirma- 
ción es por lo menos inexacta. Cuantos escritos posee- 
mos de mano del Almirante, la carta del astrónomo 
Pablo Toscanelli y la gran Crónica de Bartolomé de las 
Casas (2), estudiada por Herrera, Muñoz y Navarrete, 



(1) Muñoz, Historia del Nuevo Mundo, lib. il, párrafo 21. 
Navarrete, 1. 1, páginas lxxix— lxxxi. Remesal, dice en 
su Historia de Chiapa (lib. II, cap. Vil), que desde 1486 estaba 
Colón al servicio de España, y que á fines de dicho año se veri- 
ficaron las disputas cosmográficas de Salamanca en el convento 
de San Esteban, durante las cuales los monjes dominicos se 
mostraron más tratables é instruidos que los profesores de la 
Universidad. 

(2) Las Casas estudió derecho en Salamanca y pasó con 
Ovando á Haití. Poseía muchas cartas del Almirante y hasta 
un escrito autógrafo, «sobre indicios de tierras occidentales, 
reunidos por pilotos y marineros portugueses y españoles». Fer- 
nando Colón contaba catorce años de edad cuando acompañó 
á su padre en el cuarto y último viaje, y aunque en general es 
mejor crítico y más juicioso historiador que Bartolomé de Las 
Casas, muéstrase muy reservado y de un laconismo que á veces 
desespera en todo lo que se relaciona con el origen genealógico 
y las aventuras del Almirante antes de 1492. 



28 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

prueban que Cristóbal Colón designó, como objeto prin- 
cipal, y pudiera decir casi único de su empresa, «buscar 
el Levante por el Poniente (1). Pasar á donde nacen 
las especerías (2) navegando al Occidente. He reci- 
bido al Almirante en mi casa — cuenta el amigo íntimo 
de Colón, Bernáldez (3), más conocido con el nombre 
de Cura párroco de la villa de los Palacios — cuando 
volvió á Castilla (de su segundo viaje) en 1496, llevando 
por devoción, y según su costumbre, un cordón de San 
Francisco y unas ropas de color, de hábito de fraile de 
San Francisco de la Observancia (4). Traía entonces 



(1) Hebeera, Historia de Las Indias Occidentales, dec. I, 
lib. I, cap. VI. 

(2) Primera y segunda carta de Pablo Toscanelli á Cristóbal 
Colón. {Colección dipiomática, núm, 1.°, en Navarrete, t. II, 
páginas 1 y 3.) 

(3) Bernáldez, Historia de los Meyes Católicos, cap. vii- 
El motivo de visitar las tierras del Gran Khan, para enseñarle, 
conforme á su deseo, la fe cristiana, se expresa en la carta al Key 
y á la Eeina, puesta al frente del Diario del primer viaje de Co- 
lón, según la copia de Las Casas. Vuestras Altezas ordenaron 
que no fuese por tierra al Oriente (á la India y á los 2>uedlos 
del Gran Kan), por donde se acostumbra de andar, salvo por 
el camino de Occidente, por donde Ji/ista hoy no sabemos por 
cierta fe que haya pasado nadie. La instnicción Keal dada á 
Amerigo Vespucci el 15 de Septiembre de 1506, copiada por 
Muñoz en los Archivos de la Contratación de Sevilla, habla 
también de la armada que el Sr. D. Fernando mandó liacer 
para ir á descubrir el nacimieiito de la especería. (Nava- 
rrete, t. I, pág. 2; Códice diplomático, núm. cl, t. Il, pá- 
gina 317.) 

(4) También Las Casas, Historia de las Indias, lib. I, ca- 
pítulo cu, dice que iba vestido como fraile franciscano. 

Herrera refiere que el famoso navegante Alonso de Ojeda, que 
acompañó á Colón en su segundo viaje, se hizo fraile francis- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 29 

consigo el gran cacique, y refirióme cómo concibió la 
primera idea de buscar las tierras del Gran Khan (sobe- 
rano del Asia Oriental) navegando al Occidente.y> 

Estas frases relativas al primer viaje del Almirante 
fueron admitidas tan usualmente hasta principios del 
siglo XVI, que las encontramos en la relación de las 
primeras aventuras de Sebastián Cabot, debida al le- 
gado Galeas Butrigarius (1). «En Londres, cuando 
llegaron á la corte de Enrique VII, dice este legado, 
las primeras noticias del descubrimiento de las costas de 
la India^ hecho por el genovés Cristóbal Colón, todo 
el mundo convino en que era cosa casi divina navegar 
por Occidente hacia Oriente, donde las especias se crian 
(a thing more divina than human, to sail hy the west to the 
eastj where spices grows).y> 

La idea de encontrar grandes tierras en el camino de 
Europa á las costas orientales de Asia era para Colón y 
Toscanelli un objeto secundario. En el primer viaje, en- 
contrándose á unos 28" de latitud y á 9° al Occidente 
del meridiano de la isla de Corvo, el 19 de Septiembre 
de 1492, creyó el Almirante que estaban próximas al- 
gunas tierras (2); pero su voluntad era (según las pro- 



cano. Este aserto carece de fundamento. (Navarrete, t. iii, pá- 
gina 176.) 

(1) 3Iemoir on Sebastian Cahot, illustrated hy documents 
of the rolls, nom first puhlished, 1831, pág. 10. 

(2) Navarrete, t. i, pág. 2. Véase también la relación del 
viaje en el miércoles y en al sábado (páginas 16 y 17), donde Co- 
lón dice «que no se quiso detener, pues su fin era pasar alas 
Indias, y si se detuviera no fuera buen seso.» Y más adelante 
(haciendo distinción entre el continente de Asia y las islas que 
lo rodean), añade, «que si erraban la isla de Cipango no pudie- 



30 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

pias palabras del diario de ruta), «seguir adelante hasta 
las Indias, porque, placiendo á Dios, á la vuelta se ve- 
ría todo.J) 

Toscanelli, que por lo menos desde el año 1474 se 
ocupaba teóricamente de los mismos proyectos que Co- 
lón, sólo nombra en el camino por recorrer al Occidente 
la isla Antilia, que se encontrará á 225 leguas de dis- 
tancia antes de llegar á Cipango (al Japón). «La carta 
que os envió para S. M. (el Rey de Portugal), dice Tos- 
canelli en su carta al canónigo de Lisboa Fernando 
Martínez, está hecha y pintada de mi mano, en la cual 
va pintado todo el fin del Poniente, tomando desde Ir- 
landia al Austro, hasta el fin de Guinea, con todas las 
islas que están situadas en este viaje, á cuyo frente está 
pintado en derechura por Poniente el principio de las 
Indias, con las islas y lugares por donde podéis andar, 
y cuánto os podríais apartar del polo Ártico por la línea 
equinoccial, y por cuánto espacio; esto es, con cuántas 
leguas podríais llegar á aquellos lugares fértilísimos de 
especería y piedras preciosas; y no os admiréis de que 
llame Poniente al país en que nace la especería, que 
comunmente se dice nacer en Levante, porque los que 
navegaren á Poniente siempre hallarán en Poniente los 
referidos lugares, y los que fueren por tierra á Levante 
siempre hallarán en Levante los dichos lugares.» 

Según el sistema geográfico de esta época, fundado 
casi únicamente, en cuanto al Asia oriental y marítima, 
en las relaciones de Marco Polo, Balducci Pelogetti y 
Nicolás de Conti, figurábanse multitud de islas ricas en 



ran tan presto tomar tierra, y que era mejor una vez ir á tierra 
firme y después á las islas.» 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 31 

especias y oro en el mar de Cin^ es decir, en los mareg 
del Japón, de la China y del gran archipiélago de las 
Indias. El mapa mundi de Martín Behaim presenta, 
desde el grado 45 Norte hasta el 40 Sud, una serie de 
islas opuestas á la extremidad del Asia. Esta cadena 
de islas contiene el pequeño Cathay, Zipangu (Niphon), 
comprendido casi por completo en la zona tórrida, Ar- 
gyré, colocado á la extremidad oriental del mundo co- 
nocido de los antiguos y de los árabes; Java Mayor 
(Borneo), Java Menor (Sumatra), donde permaneció 
Marco Polo cinco meses, y aprendió á conocer el sagotal 
y la especie de rinoceronte de dos cuernos y piel poco 
arrugada, propia de esta isla, Candym y Angama. 

Cuando llegó Colón en su primer viaje (el 14 de No- 
viembre de 1492) á las costas septentrionales de Cuba, 
que al principio creyó ser Zipangu, maravillóle ante el 
Viejo Canal, cerca de Puerto del Príncipe, la belleza de 
un grupo de verdes cayos que en su ardiente imagina- 
ción juzgaba formar parte, según sus propias palabras, 
«de aquellas inumerabiles islas que en los mapamun- 
dos en fin del Oriente se ponen» (1). 



(1) Véase el Diario del Almirante, en Navarrete, t. I, pá- 
gina 58. En el Diario copiado por Las Casas se lee: ((Miércoles, 
14 de Noviembre de 1492. Dice el Almirante que cree que estas 
islas son aquellas inumerabiles que en los mapamundos en fin del 
Oriente se ponen.» Dice también Colón que creía que el grupo 
de estas islas se extendería y ensancharía hacia el Sud, y que 
en ellas encontraría ((grandísimas riquezas y piedras preciosas 
y especería.)) El Atlas de mapas catalanes de la Biblioteca Real 
de París, que data del año 1374, y del que poseemos minucioso 
estudio debido á la sagacidad de Mr. Buchón, tiene una leyenda 
relativa al mar de la India, que indica la existencia en él de 
7.548 islas, «ricas en piedras finas y metales preciosos.» En el 



32 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Se ha dicho con bastante exactitud que Colón se 
mostró al defender su proyecto menos temerario y más 
sabio de lo que se le había supuesto (1). La exposición 
de razones que alegaba, mejor hecha en las Décadas de 
Herrera (2) que en la Vida del Almirante, escrita por 
su hijo D. Fernando, ha pasado de este último libro á 
todas las historias modernas del descubrimiento de Amé- 
rica. Clasificando estas razones conforme á la naturaleza 
de los conocimientos que las produjeron, y comparándo- 
las en parte á los documentos originales que podemos 
consultar hoy, vemos que la esperanza de llegar, bus- 
cando el Levante por el Poniente, á las regiones de Asia, 
fértiles en especias, ricas en diamantes y en metales pre- 
ciosos, la fundaba Colón en la idea de la esfericidad de 
la tierra; en la relación de la extensión de los mares y 
de los continentes; en la cercanía de las costas de la 
península ibérica y de África á las islas inmediatas al 
Asia tropical; en un grave error en la longitud de las 



mapamundi de Martín Behaim, terminado en 1492, se encuen- 
tra una cita de Marco Polo (lib. iii, cap. 42), de 12.700 islas, 
«con montañas de oro, de perlas y doce clases de especias» 
(init vil Edelgestain, Perleim und Golt Peragen, 12 lei Speze- 
rey und wunderlichem Volclt, davon lang zu scJireiben), dice 
Behaim en su antiguo y enérgico lenguaje. GOTTL. VON MURR, 
Diplom. Gegch, von Martin Behaim, 1778, pág 37. La cita de 
Marco Polo no es exacta. El viajero veneciano habla de 12.700 
islas (lib. III, cap. 38), aludiendo á las Maldivas (ed. de Mars- 
den, pág. 717), Behaim transporta este grupo de islas al Nor- 
deste, lo cual influyó en las opiniones de los navegantes al fin 
del siglo XV. 

(1) Malte Brun, Geograpliie Universelle, 1831, t. I, pá- 
gina 616. 

(2) Dec. I, lib. I, cap. 1 al 6. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 33 

costas asiáticas; en los informes tomados de obras anti- 
guas, de escritores árabes y acaso de Marco Polo; en 
indicios de tierras situadas al Oeste de las islas de Cabo 
Verde, Porto Santo y las Azores, que en diversas épocas 
se creyó advertir ó por la observación de algunos fenó- 
menos tísicos ó por las relaciones de marinos á quienes 
arrastraron las tempestades ó las corrientes. 

Conviene también distinguir entre las ideas que pre- 
ocupaban al grande hombre antes y durante el curso de 
sus descubrimientos, y las reflexiones que estos mismos 
descubrimientos produjeron en él posteriormente. Debe 
comparárselas con hechos, no todos por igual compro- 
bados ó bien interpretados, como la relación de un sa- 
cerdote budista, Hoeichin, sobre el Fusang y Tahan 
(año 500); los descubrimientos de la Groenlandia, del 
Vinland y de la embocadura del San Lorenzo, por Erik 
Eauda (985), Bjoern (1001) y Madoc ap Owen (1170); 
la aventurera expedición de los árabes errantes {Alma- 
grurim) (1) de Lisboa (1147); la navegación al Oeste 
hacia la India del genovés Guido de Vivaldi (1281), y 
de Teodosio Doria (1292), cuya suerte se ignora; y 
finalmente, los viajes con tanta frecuencia comentados 
de los hermanos Zeni de Venecia (1380). 

He colocado estos hechos y tradiciones por orden cro- 
nológico para demostrar que ascienden hasta mil años 
antes de Colón, quien, en un siglo de heroísmo y de eru- 
dición renaciente, aun se complacía con los recuerdos de 
la Atlántida de Solón y de la célebre profecía contenida 
en un coro de la Medea de Séneca. 



. (1) Almururim significa mejor engañados en sus esperanzas, 
y la raíz de esta palabra es meglirur. 

t 3 



II. 

Progreso de las ideas cosmográficas antes de Colón. 



El estado de nuestra civilización europea nos con- 
duce involuntariamente á Grecia como punto de partida, 
lo mismo al investigar las opiniones que contienen los 
gérmenes de las que hoy dominan, que al recorrer la 
larga serie de las atrevidas tentativas realizadas con ob- 
jeto de ensanchar el horizonte geográfico. 

Durante largo tiempo, la tierra, conforme á las ideas 
de los primeros poetas de la escuela jónica, era un disco 
cuyas orillas ocupaba el Océano, disco inclinado un poco 
hacia el Sud á causa del peso que producía la abundante 
vegetación en los trópicos (1). 

Hacia estas orillas se situaban el Elíseo, las islas de 
los Bienaventurados, los Hiperbóreos y el pueblo justo 
de los Etiopes. La fertilidad del suelo, la templanza del 



(1) Plutarco, Be plac. phil., iii, 12. Pasaje repetido por 
G alieno, De Phil. Historia, cap. 21, ed. Kühn, 1830, t. xix, 
pág. 294. Esta es una de las causas indicadas por Demócrito y 
que recuerda la falta de equilibrio que, según un mito javanés, 
Batara Gurú, el Ser Supremo, observaba en la tierra inclinada 
al Oeste, al cual puso remedio trasladando algunas montañas. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 35 

clima, la fuerza física de los hombres, la pureza de las 
costumbres, todos los bienes eran propios de las extre- 
midades del disco terrestre (1). De aquí el vago (2) 
deseo de llegar á él, ó por el Phase (3) ó por las co- 
lumnas de Briareo. La especial configuración de la 
cuenca del Mediterráneo, abierta al Occidente, impulsó el 
interés de los navegantes fenicios hacia la parte atlán- 
tica del Océano. La historia de la Geografía presenta 
esta serie de intentos desde los tiempos más remotos 
para avanzar progresivamente en la dirección occidental, 
intentos debidos, al ansia de ganancias, á curiosidad 
aventurera ó al azar de las tormentas; presenta además 
larga serie de descubrimientos presididos por la misma 
idea y favorecidos por los mismos accidentes. Desde 
Coloeus de Samos, arrastrado por los vientos de Levante 
fuera de su camino, en su travesía de la isla de Platea á 
las costas de Egipto, se llega á las gigantescas empresas 
de Colón y de Magallanes. El horizonte geográfico se 
ensancha poco á poco desde el mar Egeo al meridiano 
de las Syrtes, desde aquí á las columnas de Hércules y 
fuera del Estrecho, con Hannón hacia el Sur y con Py- 
theas hacia el Norte. Las atrevidas empresas de los 



(1) ((Lo que hay más bello en la tierra habitada se encuen- 
tra en las extremidades», dice Herodoto, üb. iii, cap. 107; 
quien, como Thales y Anaximenes, no cree en la forma esférica 
de la tierra (lib. v, cap. 92). 

(2) Bredow, Untersuch. iiher alte Geschichte und Geogra- 
pJde, 1800, pág. 78. Ukert, Geograpliie der Griechen und Md- 
mer, vol. ii, parte 1.*, páginas 234-243. 

(3) En la época mítica de la expedición de los argonautas 
todavía se sospechaba que el mar interior tenía también co- 
municación por el Nordeste con el gran rio Océano. 



36 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

fenicios fueron precedidas (1) de los tímidos ensayos 
de los marinos de Creta, Samos y Focea. El antiguo 
conocimiento que los fenicios tenían del río Océano, más 
allá de las columnas de Hércules, acaso lo pone de ma- 
nifiesto el mismo nombre que adoptaron los helenos para 
designar el mar exterior (2). 

"Desde los tiempos homéricos creían los griegos que á 
Poniente había parajes ricos y fértiles; pero su conoci- 
miento exacto de la cuenca del Mediterráneo no se ex- 
tendía más allá del meridiano de la Gran Syrte y de 
Sicilia. Toda la parte occidental de esta cuenca que los 
fenicios surcaban hacía ya largo tiempo, no la conocie- 
ron los helenos hasta después del viaje, cuya importancia 
reconoció Herodoto (3), de Colojus de Samos, que llegó 
hasta Tartesus y el cabo Soloé. 

El Periplo atribuido á Scylax (4), compuesto proba- 



(1) S TRABÓN-, lib. III, pág. 224. En el pasaje del lib. I, pá- 
gina 82 , la restricción «poco después de la época del sitio de 
Troya» refiérese á la fundación de las colonias. 

(2) La primera expedición griega más allá de las columnas 
de Hércules es la de Coloeus, posterior sin duda á la época de 
Homero; sería, pues, posible que los fenicios hubiesen transmi- 
tido á los helenos la noción del mar exterior y la frase que la 
designa. 

(3) Lib. IV, cap. 152. Fundándose Voss en la época de la 
colonización de Cyrene, sitúa la expedición de Colaeus antes de 
la diez y ocho Olimpiada, más de 708 años antes de nuestra era. 
Según las recientes investigaciones de Mr. Letronne, la expedi- 
ción de los de Samos corresponde al primer año de la Olimpiada 
treinta y cinco. 

(4) Sobre Scylax y la verdadera época de la redacción del 
Periplo que ha llegado hasta nosotros, véanse Niebuhe {Kleine 
Schr., J. I, 1810, pág. 105); Ukert (^Geograpliie der Griechen 
und Jiomer, 1816, t. i, Abth. 2, páginas 285-297); M. Le- 
tronne, Journal des Savants. Febrero-Mayo, 1825. 



DESCUBRIMIBNTO DE AMÉRICA. 37 

blemeiite en la época de Filipo de Macedonia, designa 
más allá de Cerne un mar de Sargazo, una abundancia 
de fuco que anuncia la proximidad de las islas de Cabo 
Verde, pero que no me parece idéntico al mar de Sar- 
gazo que menciona el pseudo Aristóteles en la compila- 
ción conocida con el nombre de Narraciones maravi- 
llosas (1). 

Cuando no se quieren perder de vista las grandes di- 
visiones naturales de la geografía física y su constante 
influencia en los destinos de los pueblos, reconócense en 
las épocas memorables de los progresos de la navegación 
del Mediterráneo de Este á Oeste las tres grandes cuen- 
cas parciales en que se subdivide la gran depresión de 
este mar, según lie indicado ya en otra obra (2). La 
cuenca del mar Egeo está limitada al Sur por una curva 



(1) SCTL, Caryand, Peripl (Hiídson, t. II, págs. 53 y 54); 
AxiSTOT., Demirahil. auscnltat., pág. 1157. — Aristot., grsece, 
ex recensione Bekkeri, 1831, pág. 844, párrafo 136). En este úl- 
timo pasaje, del cual me ocuparé también más adelante al exa- 
minar la posición del Mar de Sargazo de los navegantes portu- 
gueses, hablase de la abundancia de atunes que la mar arroja 
con el sargazo, y que salados y puestos en toneles eran llevados 
á Cartago Paréceme que esta indicación confií-ma lo que dice 
M. de Kohler QTarichos ó Reclierches iur VBistoire et les An- 
tiquités des ¡^écheries de la,Russie Meridionale, 1832, pág. 22), 
sobre el comercio en tariclios (pescados salados) de la ciudad 
de Turdetania y sobre las pesquerías fuera de las columnas de 
Hércules. 

(2) Relation historique , t. iil, pág. 236. Las divisiones que 
especifica Aristóteles {De Mundo, cap. iii; Bekk., pág. 393) sólo 
se refieren á los golfos y sinuosidades del Mar Interior compa- 
rados á un puerto en que, entrando por el estrecho las aguas 
del Océano, llegan á estar más tranquilas. 



38 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

que pasa por Eodas, Candía, Cerigo y el cabo Meleo; 
la cuenca de las Syrtes tiende á cerrarse entre el cabo 
Bon, la isla Pantelaria, el banco que M. Smytli nombra 
Adventure Bank y el cabo Grantola, tendencia cuya 
acción continua acaba de demostrar la aparición de una 
nueva isla volcánica (isla de Graham). No debe olvidarse 
que esta reseña de geografía física presenta á Cartago 
fundada cerca del punto en que la cuenca tirrena (de 
Cerdeña y de las islas Baleares) se une á la cuenca jó- 
nica (de Malta y de las Syrtes), y que la Grecia comer- 
ciante dominaba á la vez por su posición en esta última 
cuenca y en la del mar Egeo. La expedición de Coloeus 
de Samos (1) fué la que abrió á los griegos la tercera 
y más occidental de estas cuencas, terminada por las 
columnas de Hércules. 

Desde que á la hipótesis del disco de la tierra na- 
dando en el agua, sustituyó la idea de la esfericidad 
de la tierra , idea projña de los Pitagóricos (Hicétas, 



(1) Véase una Memoria de Mr. Letronne, llena de elevadas 
consideraciones acerca de la historia de la geografía antigua 
[Essai Sícr les idees cosmograjjhiques qui se rattachent au noin 
(V Atlas, pág. 9 y 10; en Mr, de Fekussac, Bidletin Universel 
des Sciences^ Marzo 1831, sección vil). Prueba el autor que la 
expedición de Colueus, realizada en una época en que los líele- 
nos de Thera ignoraban hasta la posición de la Libia, sólo pre- 
cedió en setenta años á la composición del poema mitieo-jjoli- 
tifío de Solón sobre la Atlántida que ocasionó la transfor- 
mación del personaje de Atlas, el Titán, en Atlas montaña, 
situada fuera del estrecho , y sosteniendo el cielo. Acerca de 
este Atlas montaña, he hecho algunas conjeturas en mis Ta- 
hleaux de la Nature, t. ii, pág. 150. 



DESCÜBEIMIEKTO DE AMÉRICA. 39 

Ecpliautos y Eraclides del Puente) (1) y de Parmenides 
de Elea; expuesta y defendida con admirable claridad 
por Aristóteles (2), no se necesitó grande esfuerzo de 
ingenio para entrever la posibilidad de navegar desde la 
extremidad de Europa y África á las costas orientales 
de Asia. Encontramos, en efecto, esta posibilidad clara- 
mente enunciada en el Tratado del cielo, del Stagirita 
(últimas líneas del libro segundo), y en dos lugares cé- 
lebres de Strabón (3^. Por ahora basta enunciar aquí 
que ambos autores hablan de un solo mar que baña las 
costas opuestas. No considera Aristóteles la distancia 
muy grande, y deduce ingeniosamente déla geografía de 
los animales un argumento en favor de su opinión. Re- 
cuerda los elefantes que viven en las regiones extremas 
y opuestas, y así confirma (sea dieho incidentalmente) la 
antigua existencia de estos grandes paquidermos al 
Noroeste del desierto de Sahara (4). Considera muy 
probable que además de la gran isla que forman Europa, 
Asia y África, existan en el hemisferio opuesto otras 



(1) Copérníco, en la dedicatoria á Paulo III del tratado de 
Mevolutionibus orbium caslestiuní, atribuye, quizá menos por 
falta de erudición que por ocultar su audacia, su propio 
sistema de la revolución de los planetas alrededor del sol á los 
Pitagóricos, ora á Hicetas y á Heraclides del Puente, ora á Phi- 
lolao y á Ecphanto. Pero en la antigüedad sólo fueron verdade- 
ros copernicanos Aristarco de Samos y Seleuco de Erythrea, no 
empleando ni Ilestia ni Autiohthon. 

(2) De Ccelo, lib. il, cap. XIV, págs. 297 y 298 (ed. Bekk.). 

(3) Strabón, lib. i, pág. 103, y lib. ii, pág. 162 Alm. 

(4) En el Periplo de Hannón hablase de existencia de ele- 
fantes á media jornada de navegación al Sur del cabo Espar- 
tel (Véase Beedow, üntersucli. über alte Gcschiehte und Geo^ 
grajíhie. St. I, pág. 33, y mi Relation historique, t. I, pág. 172), 



40 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

menos grandes (1). Strabón no encuentra otro obs- 
táculo para pasar de Iberia á las Indias que la desme- 
surada anchura del Oce'ano Atlántico. 

Las ideas que acabamos de exponer se conservaron y 
propagaron entre gran número de hombres notables á 
través de la Edad Media hasta la época de Colon. Ver- 
dad es que los escrúpulos teológicos de Lactancio, de 
San Juan Crisóstomo y de algunos otros Padres de la 
Iglesia, contribuyeron á impulsüir el espíritu humano 
en un sentido retrógrado. Repetíanse las objeciones y 



Á menos de extender considerablemente hacia el Sur el conoci- 
miento que los antiguos tenían de la costa occidental dé África, 
y de que el gran rio Chremestes {Meteor., lib. i, cap. 13, 
pág. 1 50) sea el Senegal, no podría aceptarse la idea de que 
Aristóteles conocía el Oeste de África hasta el paralelo de Ági- 
sjonba, al Norte del cual no admite Ptolomeo. acaso sin haber 
visto el diario de Hannón, ni elefantes, ni rinocerontes, ni ne- 
gros de cabello rizado (Véase Ptolomeo, Geogr., lib. i, cap. 9. 
y las discusiones de Mr. Letronne sobre la tradición de Halma 
en el Journal des Savans. Abril, 1831, pág. 274). Refiérome sólo 
en esta nota á los elefantes, al Norte del Sahara, en las costas 
oceánicas occidentales de África ó en el reino de Fez. Estrabón 
(lib. XVII, pág. 1.183 Alm., pág. 827 Cas.) nombra también los 
cocodrilos, completamente iguales á los del Nilo , y nada dice 
de la antigua existencia de elefantes en el Atlas mediterráneo 
oriental, reconocida por Eliano (vil, 2) , y acerca de la cual 
Mr. Cuvier [Ossemens fossiles, ed. 2.*, t. i, pág. 74) ha presen- 
tado interesantes observaciones. Todo esto pertenece á la His- 
toria de los animales, es decir, á los cambios sufridos por conse- 
cuencia del transcurso de los siglos en la distribución geográfica 
de los animales en el globo; historia muy distinta de la parte 
descriptiva, vulgarmente llamada Historia natural de los ani- 
males. 

(1) Aristot. , De Mundo, cap. 3, pág. 392, Bekker, y 
Meteor, lib. ii, cap. 5, pág. 362. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 41 

las burlas que emplearon los epicúreos para combatir el 
dogma pitagórico y la esfericidad de la tierra. Por for- 
tuna la generalidad no asintió á estas ilusiones. La 
Topografía cristiana (1) vagamente atribuida á un mer- 
cader de Alejandría, que se hizo fraile en el reinado 
del emperador Justiniano, y al cual llaman Cosmas In- 
dicopleustes, nos da á conocer en forma sistemática las 
extrañas opiniones de los Padres de la Iglesia. Vuelve á 
ser la tierra una superficie plana, no un disco, como en 
tiempo de Thales, sino un paralelógramo rodeado de las 
aguas del Oce'ano y simétricamente recortado por cuatro 
golfos (el mar Caspio, los golfos de Arabia y de Persia 
y el Romanorum sinus, es decir, nuestro Mediterráneo). 
Según la enumeración que Strabón hizo clásica (2): 
«Más allá del Océano que circunda los cuatro lados del 
continente interior, el cual representa el área del taber- 
náculo de Moisés, hay situada otra tierra que contiene 
el paraíso y que habitaron los hombres hasta la época 
del diluvio.» Equivocadamente se ha querido comparar 



(1) CosMAS, Chistianorum opinio de mundo, qtx M.omi'EA'c- 
CON, Collectio nova Patr. et Script. graec, 1708, t. Ii, páginas 
113-345(elmapa, pág. 189), WiLiAM Vincent Commerce and 
navigation of the ancients, t. ii, páginas 533, 537, 667. Bre- 
DOW, St. 2, páginas 786 y 797. Mannert, Einleit. in die tíeo- 
(jrapMe der Alten, 1829, pá-^inas 188-192. Atribuíase al mismo 
Cosmas una obra menos teórica (^CosmograpMa universalis), en 
la que debía haber tratado especialmente de la tierra situada 
más allá del Océano. Más adelante hablaré de las analogías que 
presenta la circunvalación de montañas que suponían los Pa- 
dres de la Iglesia más allá del Océano homérico, con los mitos 
de la India, el mundo Kaf de los árabes, y algunas opiniones 
helénicas antiquísimas. 

(2) Strabóx, II, pág. 182 Alm., pág. 121 Cas. 



42 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

á América, esta tierra antediluviana, opuesta no á la 
Europa occidental, sino á toda la isla de forma cuadri- 
longa del antiguo continente. 

Se ha supuesto que al llegar Cristóbal Colón á la 
embocadura del Orinoco reconoció en esta región el pa- 
raíso terrestre, según los dogmas de la Topografía cris- 
tiana; pero el Almirante no menciona para nada á Cos- 
mas, ni en la carta que en 1498 dirigió á los Reyes 
Católicos, fechada en la isla de Haití, carta llena de 
rasgos de pedantesca erudición, ni en el libro de las 
Profecías. Para situar el paraíso en la Ame'rica del Sur 
no tuvo otros motivos que la abundancia de las aguas 
dulces que la riegan, la belleza de un clima que, sobre el 
mar, parecióle singularmente templado y la extraña hi- 
pótesis (1) de una protuberancia irregular de la tierra 
hacia Occidente, donde «la costa de Paria está más pró- 
xima á la bóveda celeste que España». 

Acaso sea más exacta la conjetura de que en la cos- 
mología de Dante (mezcla de ideas cristianas y árabes) 
esta tierra habitada sólo por la prima gente, y á la cual 
se llega saliendo del Estrecho y navegando entre Sibilia 
y Setta (Sevilla y Ceuta), primero de Este á Oeste dietro 
al solé, y después al Sudoeste, está relacionada con lá 
cosmología de algunos Padres de la Iglesia, del modo 
que Cosmas (si efectivamente hubo un monje así lla- 
mado) la sistematizó. Pero Dante, muy erudito y filó- 
sofo, admitía la esfericidad de la tierra, y el paraíso que 



(1) Gomaba, Ilist. General ^ cap. 8,, pág. 110. Véase so- 
bre los fundamentos de esta hipótesis y las censuras que oca- 
sionó á Colón aun durante su vida, mi Belation Mstorí- 
que, t. I, pág. 506. 



TESCÜRRIMIENTO DE AMÉRICA. 43 

coronaba la cima de la montaña del purgatorio está si- 
tuado, según él, en medio de los mares del hemisferio 
austral, en los antípodas de Jerusalén (1). 

El mapamundi del Indicopleustes llama la atención 
por su ingenua y bárbara sencillez. Producto del siglo vi, 
apenas presenta la imagen de los primeros ensayos geo- 
gráficos de los griegos, y muy bien puede creerse que, á 
pesar de ser más de trescientos años posterior á Clau- 
dio Ptolomeo, es muy inferior al Pinax de Hecátea que 
el tirano Aristagoro (2) llevó á Esparta. 

El autor de la Topografía cristiana^ á quien se debe 
la interesante inscripción del monumento de Adulis, 
tuvo, no obstante, el me'rito de saber que las costas del 
país de los Tzines (3), de donde viene la seda , están 
opuestas al Levante y bañadas por un mar oriental. 
Este fué el primer paso dado para rectificar las ideas 
acerca de la posición de la India y de la China (país de 



(1) Dante, Purgatorio, canto i, v. 22; canto IV, v. 139, 
Infierno, canto xxvi, v. 100-127 (Divina Comedia, col comento 
de G. BiagioU, 1818, t. i, páginas 484.487). 

(2) Herodoto, lib. V, cap. 49. 

(3) MoNTFAUCON, 1. c, pág. 37 {Tzlnistam Oceanas ad orien- 
temambit, Cosm., lib, xi). En la geografía de ¡Tolomeo, el Si- 
narum Simis (parte del mar de Sin de Edrisi), era la emboca- 
dura del Sinvs magnus, j Thinae estaba situada en la costa 
occidental del extremo del continente asiático, que, reuniendo 
al Oeste el Prasum Promontorium de África, formaba la costa 
meridional del mar interior de la India, Al contrario, en el sis- 
tema más antiguo de Eratostbenes, Tliinse estaba situada en el 
mismo paralelo de Rodas en la costa oriental de Asia, j la em- 
bocadura del Ganges se encontraba en esta misma costa figu- 
rada, inclinándose de Nordeste á Sudoeste. 



44 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

los Tzines) y de la dirección de las costas de Asia, hacia 
las cuales bogaba la expedición de Colón (1). 

Inspirado por los árabes, por los cosmógrafos italianos 
y alemanes, por las narraciones de Marco Polo, que le 
transmitió Toscanelli, j sobre todo por las obras del 
cardenal Pedro d'Ailly, el gran navegante bebía en 
fuentes que le proporcionaban abundantes motivos para 
la ejecución de su proyecto y le animaban á buscar el 
Levante y las preciosas especias por la vía de Poniente. 

Escojamos entre los árabes el geógrafo de la Nubia: 
«El mar que baña las costas occidentales de África, 
dice el scherif Edrisi, entra en el Mediterráneo {Mare 
Damascenum) por el canal que Dhoulcarnain, personaje 
heroico bicorne^ confundido con el hijo de Filipo de Ma- 
cedonia, hizo abrir en tiempo de Abraham. Este bicorne 
ordenó la nivelación de la superficie de las aguas. Una 
reunión de geómetras encontró el Mar Tenebroso (el 
Oce'ano) algo más elevado (3) que el Mediterráneo» 



(1) También en CoSMAS cree advertir Montfaucon la pri- 
mera indicación del Malabar, «región muy comercial en la que 
se cría la pimienta y donde hay cristianos como en Sieledivar 
(Ceylan),)) Es la Ma/é del Indicopleustes (lib.iii, pág. 178; 
lib. XI, pág. 337). 

(2) Edrisi, Geogr. Kuh., París, 1619, pág 148. Es probable 
que en esta fábula del canal abierto por Dhoulcarnain (que 
tiene dos cuernos), y de Kheder, ó más bien Cliidr (el perso- 
naje vei-de), que, según Djevliari, fué uno de los compañeros de 
Moisés, estén mezcladas y confundidas, como en otras tradicio- 
nes antiguas populares de Arabia, ideas semíticas (fenicias) é 
ideas griegas, y que esta fábula sea resultado de observaciones 
náuticas y geológicas sobre la dirección constante de la co- 
rriente oceánica del Oeste al Este, y de la continuidad de una 
cordillera calcárea. Gabriel Sionita, el traductor latino de 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 45 

(rasgo de un mito geográfico; alude á la dirección de la 
corriente que, según Rennell, viene del cabo Finisterre 
á lo largo de las costas de Portugal y entra por el Es- 
trecho de Gibraltar). El Mar Tenebroso llámase así 
(Edrisi ( 1 ) mismo dice el motivo en estos términos, 
según la versión latina): Quoniam scilicet ultima illud 
quid sit ignoratur. Nullus enim hominum habere potuit 
quidquam certi de ipso oh difficilem ejus navigationem^ 
lucís obscuritatem (singular propiedad de un mar en que 
Edrisi sitúa las islas Afortunadas, el dscTiasajir el cha- 
lidath, derivando de chidd, paraíso, islas que gozan del 
más bello cielo) aetfrequentiam procellarum. Nemo nauta- 



Edrisi, dice: «Is enim ad populos Andalusiae cum pervonisset 
et continuas eorum quas cum incolis Sus (tense (Barbarorum 
metrópolis, Hartmann) habebant pugnas audivisset, operariis 
atque geometris ad se convocatis suum de árida illa térra fo- 
dienda et canali aperiendo animum explicuit, precipitque illis, 
ut térras solum cum utriusque maris sequore metirentur ; quod 
ubi praestitere, deprehenderunt á Mari magno (tenebroso) pa- 
Tum svperari altitudinem Bamascenvm.) Viene después la des- 
cripción de los diques artificiales construidos por Dhoulcar- 
nain «cuyos restos vio Edñsi en las épocas de aguas bajas». 
Acerca del personaje principal de este mito, véase Heebelot, 
Bihl. Orient. (art. Escander Dlioulcarnain j ICheder ó Khed- 
her), j Edrisi, África, ed. de J. M. Hartmann, 1796, pág. 313. 
(1) Páginas 6, 39, 147 (Hartmann, pág. 7). M. Kurtzmanu, 
en una Memoria premiada por la Facultad filosófica de Gottinga 
(^Comment. de África geograpli. Nuh., 1791, pág. 8), explica el 
nombre de Mare Tenebrosuvi por la tradición de una nube vista 
al Oeste de Porto Santo, que descansaba en la superficie del 
mar, visión análoga á la de la fabulosa isla de San Borondón 
ó Brendan que los habitantes de Madera y de la Gomera veían 
todos los anos al Oeste, y que llamó singularmente la atención 
de Colón, cuando antes de 1492 buscaba por todas partes argu- 
mentos en que apoyar su sistema. 



46 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

rum auserit illud suícare aut in altum navigare. Si se lian 
explorado algunos puntos es á corta distancia de las 
costas; sábese, sin embargo, que el Mar Tenebroso (el 
Atlántico) contiene muchas islas, unas habitadas y otras 
desiertas» {non obrutce, devastadas, como dice la ver- 
sión latina). «El mar de Sin (de la China) que báñalas 
tierras de Gog y de Magog (la extremidad oriental del 
Asia) comunica con el Mar Tenebroso. Por la parte de 
Asia las últimas tierras son las islas Vac-vac, ultra quas 
quid sit tgnoratun> (1). He aquí, pues, mencionada 
por los árabes, como en el pasaje de Aristóteles (De 
Ccelo, II, 14), con tanta frecuencia citado por Colón, la 
unión de los mares de la China y del Atlántico tenebroso. 
Pero Edrisi, en vez de suponer, como los escritores de 
la antigüedad, muchas, (/rancZes islas terrestres, es decir, 



(1) Edeisi, páginas 36 y 37. Este es el notable pasaje en 
que se menciona la grande isla Malai (Malaca?), muy extensa 
de Este á Oeste, y Sohorma ó Sumatra, que es la Java minor 
de Marco Polo. Edrisi terminó su obra el año 1153, unos ciento 
sesenta años antes'que Abulfeda. Así, pues, las islas Vac-vac, 
mejor dicho Vac-uac, eran en el siglo xii la última tierra co- 
nocida al Oriente, y por tanto, envuelta en fabulosas tradicio- 
nes, como al Oeste lo estaban, en los tiempos de Homero y He- 
siodo, el Elíseo, las Hespérides y las Gorgonias. No deben 
confundirse las islas Yae-vac del mar de Sin con una isla del 
mismo nombre, cerca de Sofala, en la costa oriental de África 
(Hartmann, páginas 101-109). Las primeras, según Bakui y Ebn 
Tophaili, comentado por Eichhorn, son «tan ricas de oro, que 
los monos llevan collares de este metal, y el árbol que grita 
nali uali á los que desembarcan (sin duda cuando algunos gran- 
des Psittaceas anidaban en ellos), tienen en la extremidad de 
sus ramas, primero abundantes flores, y después, en vez de fru- 
tos, bellas muchachas que llegaron á ser objeto de exportación, 
y que Masudi Khothbeddin llama^weWtí^ vasvasMenhes)). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 47 

otras masas continentales, separadas de las que forman 
Europa, Asia y África, cree que el hemisferio opuesto 
al nuestro es enteramente acuático. Oceanus ambit me- 
diam partem terree quasi zona^ adeo ut media tantum para 
terree appareat ac si esset ovum immersum in aquam era- 
tere contentam (1); nam eodem modo dimidia pars terree 
est obruta mart. 

Sabido es que entre los cosmógrafos de la Edad Me- 
dia como entre los de la antigüedad, desde Parmenides 
de Elea hasta los Alejandrinos, había dos opiniones 
respecto á la extensión de las zonas habitables. Edrisi, 
á quien acabamos de nombrar, j cuya influencia ha sido 
tan poderosa durante siglos, colocaba toda la tierra ha- 
bitada en la zona templada septentrional (2); pero cien 
años después de él, Alberto el Grande (Alberto de BoUs- 
tadt) no dudaba en manera alguna que la superficie del 



(1) El final de este pasaje (Edrisi, pág. 3) casi recuerda la 
imagen cosmogónica que empleaba la escuela de Thales; sin 
embargo, Edrisi construyó para el rey Roger II de Sicilia un 
(fiohfl terrestre de plata, según d'Herbelot y Pococke, de 800 
marcos de peso (William Vincent, Covimerce and naviga- 
tion, t. II, pág. 568), y en las primeras páginas de sus Jlelaxa- 
t Iones animi curiosi, admite: Terram esse rotundam glohi ins- 
tar, ac non hahere perfectam rotunditatem quia snnf in illa 
decliritates, et aqua jiuit ah acclivi ad declive. La circunfe- 
rencia de la tierra está indicada en Edrisi conforme al cálculo 
de los indios, expresión que aumenta el número de testimonios 
dados por los Sres. Colebrooke, Guillermo de Schlegel, y re- 
cientemente Federico Rosen (en su traducción y comentario 
del álgebra, de Mohamed Ben Musa), de lo cosechado por los 
árabes en la literatura más antigua de los indios. 

(2) Creaturcc omíics snnt sejytenitrionali terree parte, etc. 
(Edrisi, pág. 2). '. 



48 ALEJANDRO DE HUMBOLDT, 

globo estaba habitada hasta el grado 50 de latitud aus- 
tral (1). Celoso propagandista de las obras de Aristó- 
teles, que empezaban á dar á conocer los árabes de 
España j los rabinos arabizantes, fué Alberto para la 
Europa cristiana lo que Avicenas había sido para el 
Oriente. Sus diversos tratados son más que paráfrasis 
de Aristóteles: el Líber cosmographicus de natura loco- 
rum es un compendio de geografía física en que expone 
el autor, no sin sagacidad, cómo la diferencia de latitud- 
y el estado de la superficie terrestre producen simultá- 
neamente la diferencia local de los climas (2). «Toda 
la zona tórrida es habitable, y es una inepcia del pueblo 
(vulgarts imperitia) el creer que los que tienen los pies 
dirigidos hacia nosotros deben necesariamente caerse. 
Los mismos climas se repiten en el hemisferio inferior 
al otro lado del Ecuador, y existen dos razas de etiopes 
(negros de cabellos lanosos), los del trópico boreal y los 
negros del trópico austral (no necesito recordar que estas 
ideas las enunciaron claramente Aristóteles, Cicerón, 
Strabón y Pomponio Mela). El hemisferio inferior, 
antípoda al nuestro, no es completamente acuático; en 
gran parte está habitado, y si los hombres de estas leja- 
nas regiones no llegan á nosotros es á causa de los an- 



(1) Alberti Magni Germani, PhilQsopTi. pritioipis, Z'r- 
her cosmographicus de natura locorum, Argentor, 1515, fol. 14 h 
y 23 a. 

(2) Los razonamientos de Alberto el Grande sobre el calor 
más ó menos grande producido por el ángulo de incidencia- de 
los rayos solares, variable con las latitudes y las estaciones, 
como sobre los efectos frigoríficos y caloríficos de las montañas 
(loe. cit., lib. III, fol. 23 b.) son muy exactos y parecen no per- 
tenecer á la época en que vivía este hombre eruditísimo. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 49 

chos mares interpuestos; acaso también (la afición á lo 
maravilloso, y á lo maravilloso más raro, mézclase siem- 
pre en el siglo xiii á las observaciones más juiciosas), 
acaso también algún poder magnético retiene las carnes 
humanas, como el imán retiene el hierro. 

>; Además los pueblos de la zona tórrida, lejos de sufrir 
en su inteligencia por el calor del clima, son muy ins- 
truidos, como lo prueban los libros de jilosojia y de as- 
tronomía que han llegado á nosotros de la Indias (1). 
En la edición de Estrasburgo, de que me valgo, y que 
se publicó tres años después de la muerte de Amerigo 
Vespucci (2) , el editor Jorge Tanstetter se maravilló 
tanto de las conjeturas de Alberto el Grande acerca de 
las tierras del hemisferio austral, habitado hasta el grado 
50 de latitud, que consideró la navegación de Amerigo 
Vespucci como una pr ofecía cumplida. 

Estas mismas nociones sobre la posibilidad de ir di- 
rectamente á la India por la vía del Oeste, sobre las 



(1) Esta fe en la erudición astronómica de los indios en un 
provincial de los dominicos, que ignoraba hasta el nombre de 
sánscrito, es muy notable. 

(2) Su muerte, como lo ha comprobado Mufoz con docu- 
mentos auténticos, ocurrió en Sevilla el 22 de Febrero de 1512, 
y no como pretende el biógrafo de Vespucci, Bandini, en 1516, 
en Terceira Si es cierto que Vespucci vio, como él asegura, en 
su tercer viaje (desde Mayo de 1501 á Septiembre de 1502) la 
constelación de la Osa Mayor en el horizonte, llegó en las cos- 
tas o ientales de América hasta el grado 26 de latitud austral, 
y no hasta el 32 como él mismo afirma. Más cierto es que Juan 
Díaz de Solís navegó en 1508 hasta el grado 40 Sur, sin ver, no 
obstante, la embocadura del Eío de la Plata, que descubrió en 
un segundo viaje, partiendo del puerto de Lepe en Octubre 
de 1515. 



59 ALEJANDRO DE HUMiiOLDT. 



partes de la tierra que son habitables y la relación entre' 
las superficies de los continentes y de los mares (la ex- 
tensión de éstos considerábase erróneamente entonces me- 
nor que la de las tierras), encuéntranse en Roger Bacon, 
hombre prodigioso por la variedad de sus conocimientos, 
la libertad de su espíritu y la tendencia de sus trabajos 
hacia la reforma de los estudios físicos. Continuando la 
vía abierta por los árabes para perfeccionar los instru- 
mentos y los métodos de observación, no sólo fué el 
fundador (1) de la ciencia experimental, sino que abarcó 
simultáneamente en su vasta erudición cuanto podía 
aprender en las obras de Aristóteles, más asequibles desde 
poco tiempo antes por las versiones de Miguel Scott, y 
en las relaciones de dos viajeros contemporáneos suyos, 
Rubruquis y Plano Carpini. No rebaja el mérito de Colón 
el recuerdo de esta continuación de opiniones y de con- 
jeturas, que se reconoce (á través de la pretendida uni- 
versalidad de las tinieblas de la Edad Media) d^esde los 
cosmógrafos de la antigüedad, hasta el fin del siglo xv. 
Las tinieblas se extendían sin duda sobre las masas; 
pero en los conventos y en los colegios conservaron 
algunas personas las tradiciones de la antigüedad. Bacon 
mismo, reconociendo lo que llama el j^JOíZ^r de la erudición 
y del conocimiento de las lenguas, «da cuenta de una ar- 
diente afición al estudio que observa, sobre todo desde 



(1) Featris Kogeri Bacon, Oed. Minorum, 0¿ms ma~ 
yus, Londini, 1733, páginas 445, 447. Al hablar de este grande 
hombre del siglo xiii, no necesito recordar que la libertad de 
espíritu de Roger Bacon no le emancipaba completamente de 
las quimeras de la química de las transformaciones y de la afi- 
ción á la astrología. Esperaba, sin embargo, hacer ésta «menos 
engañosa por el perfeccionamiento de las tablas astronómicas.» 



DESODBRIMTENTO DE AMIÍRICA. 51 

hace cuarenta años, en las ciudades y en los monaste- 
rios, al lado de la ignorancia general de los pueblos». 

Ctiando se trata de una continuación de ideas, de un 
enlace de opiniones, preciso es contar por algo esa parte 
de la Edad Media en que se agrupan, alrededor de Roger 
Bacon, Alberto el Grande, Scott, Vicente de Beauvais 
y viajeros de tanto mérito como Plano Carpini, Ascelin, 
Rubruquis y Marco Polo. En todas las e'pocas de la 
vida de los pueblos, lo que toca al progreso de la razón, 
al perfeccionamiento de la inteligencia, tiene las raíces 
en los siglos anteriores, y esta división de edades, con- 
sagrada por los historiadores modernos, tiende á separar 
lo que está ligado por mutuo encadenamiento. A veces 
en medio de una aparente inercia germinan grandes 
ideas en algunos privilegiados talentos, y en el curso de 
un desarrollo intelectual no interrumpido, pero limitado, 
por decirlo así, á un corto espacio, débense memorables 
descubrimientos á impulsos lejanos y casi inadvertidos. 

Entre los autores que consultaba Colón y que despue's 
examinaremos, á ninguno cita con tanta predilección 
como al cardenal Pedro de Ailly (1), ó como se le llama 
en latín, Petrus de AUiaco. Probablemente el Almirante 
aprendió en el tratado De Imagine Mundi cuanto sabía 
de las opiniones de Aristóteles, de Strabón y de Séneca 
sobre la facilidad de ir á la India por el camino de Occi- 
dente. Un hecho raro parece probar especialmente la 
profunda impresión que dejó en su ánimo la lectura del 



(1) Obispo de Cambray desde 1396, y citado freruentemente 
en tiempo de Colón con la denominación de Cardenalis Cama- 
racensis. El Almirante le llama Pedro de Ailiaco, y su hijo don 
Fernando, en la Vida de su padre, Pedro de Ileliaco, 



52 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

octavo capítulo del tratado de Alliaco que se titula De 
quantitate ternje habitahilis. Sorprende encontrar un largo 
extracto, y casi la traducción de este capítulo, en tina 
carta de Colón escrita desde la isla de Haití (Hispa- 
niola) á los Reyes Católicos, pocas semanas después de 
volver de la costa de Paria (1). Forman las obras de 
Alliaco doce trataditos, cuatro de ellos de cosmografía^ 
reunidos todos en un solo volumen de unas 350 pá- 
ginas (2), al cual hay añadidos algunos escritos del 
canciller de la Universidad de París Juan Charlier de 
Gerson. Es probable que este tomo no fuera impresa 
hasta 1490. Como en las Profecías cita también Colón 
páginas enteras de las obras de Alliaco (3), y al mismo 
tiempo cita también á Gerson, es probable que pose- 



(1) Después de su tercer viaje llegó Colón á Haití el 30 de 
Agosto de 1493. Los buques que trajeron la carta á que aquí me 
refiero, partieron el 18 de Octubre del mismo año. (MüÑoz, li- 
bro VI, § 43). 

(2) Este volumen en folio, que he estudiado cuidadosamente 
y comparado con las grandes ediciones de Alberto el Grande y 
de Eoger Bacon, ni está paginado, ni contiene indicación del 
lugar donde vio la luz; pero se sabe, con bastante exactitud, 
que el tratado De Imagine Mmidi ha sido escrito en 1410 é im- 
preso por primera vez en 1490 (Joannis Launoii Constan- 
TiENSis, Regii Navarrce Gymnasn Parisiensis Historia, 1677, 
tomo II, pág. 478). Existe también, de Pedro de Ailly, Qu(ss-_ 
tione» in splimrum mundi Joannis de Sacrolosco, y Tractatmi 
mper lihrum Metcororum (impreso en Strasburgo en 1504, y en 
Viena en 1509). Las cinco memorias: De Concordantia astrono- 
miccB verifatis cum theologia, recuerdan algunos trabajos mo- 
dernísimos de Teología hehraizante, publicados cuatrocientos 
años después del cardenal d'Ailly. 

(3) Na varéete, Documentos dijflom., t. ii, páginas 262- 
269. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 



yera el tomo indicado, ó que llevara consigo á bordo del 
buque en su tercer viaje una copia manuscrita (1) del 
Imago Mundi sólo, y que la mención simultánea de los 



(1) Toscanelli, en su caita al canónigo Martínez (escrita 
en ] 474), no cita el nombre de Marco Polo, ni se le encuentra 
en los escritos de Cristóbal y de Fernando Colón. Tengo algu- 
nas dudas acerca de las nociones que, según Ximénez, Muñoz 
y KavaiTete, debe haber sacado de los capítulos 68 y 77 
•del lib. II de Marco Polo, relativamente al Quinsayy á Zaitun. 
Más adelante veremos lo que puede corresponder á este via- 
jero ó á Nicolás de Conti, de quien nos ha dejado Pogge 
algunos fragmentos, por desgracia muy incompletos. No ne- 
garé que el uso de las copias manuscritas fuese bastante común 
en la época en que preocupaban á Colón sus proyectos de des- 
cubrimientos, es decir, entre 1471 y 1492. La impresión más an- 
tigua de Marco Polo es la traducción alemana. Publicóse en 
Viena en 1477, tres años después que la carta de Toscanelli, y 
fiin duda quedó desconocida é ininteligible para el sabio floren- 
tino. También es poco probable que Colón pudiera sacar par- 
tido de esta versión alemana; y si no vio la versión latina de 
Marco Polo, sin fecha ni lugar de impresión, conservada en el 
Museo Británico (versión que se smpone ser de 1484 ó de 1490), 
debe creerse que antes de su primer viaje sólo pudo aprovechar 
copiag 'manuscritas de Marco Polo, probablemente de la traduc- 
ción latina del monje Pepino ó Pepuri de Bolonia, hecha 
en 1320, que circulaba unida á antiquísimas versiones manus- 
critas italianas. Las impresiones más antiguas del viajero, ve- 
neciano son: en alemán de 1477; en latín de 1490 {Marco Polo 
translated hy Marsden, páginas 57, 62, 70, 74, 75). Respecto á 
Aristóteles y á Strabón, que cita Colón con tanta frecuencia, 
pudo ver ediciones latinas del libro De Coilo (Padua, 1473) y de 

• la Geografía de Strahon (Vemecia, 1472); pero es más verosímil, 
según he dicho, que el Almirante citara los autores antiguos por 
los extractos que de ellos encontró en AUiaco y otros cosmó- 

-grafos italianos, españoles ó árabes que habitualmente consul- 
taba. 



54 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

nombres de Alliaco y Gerson sea puramente accidental. 
He observado, comparando diferentes textos, que el pá- 
rrafo traducido por el Almirante en su carta á los Mo- 
narcas, lo tomó casi literalmente Alliaco del Opus majus 
de Roger Bacon. Verdad es que el Cardenal dice al final 
del Imago Mundi: ccscriptura ex jyluribus auctoribus re- 
collecta anno mccccx»; pero entre tantos nombres de 
autores clásicos y de cosmógrafos árabes, jamás cita el 
nombre célebre de Roger Bacon. 

Puede creerse que Colón tenía tambie'n á la vista el 
final de este mismo pasaje de Alliaco, cuando al princi- 
pio de la carta de 1498 excita á los Monarcas á conti- 
nuar las grandes empresas, á imitación «de Alejandro, 
que envió á ver el regimiento de la isla de Trapobana 
en India, y Nerón César á ver las fuentes del ISTilo y la 
razón por qué crecían en el verano, cuando, las aguas 
son pocas, y de Salomón, que envió á ver el monte So- 
pora» (1). 

Es verosímil que la obra de Roger Bacon , ciento cua- 
renta años más antigua que los tratados cosmográficos 
de Pedro d'Ailly, no la conociera el Almirante; sin em- 
bargo, el Opus majus contenía muchas más noticias so- 
bre el interior de Asia y la extremidad oriental de este 
continente que el Imago Mundi. 

De igual suerte que Vicente Beauvais en el Specu- 



(1) Esta frase de monte Sopora á donde Salomón envió sus 
exploradores al fin del Oriente, es bastante singular. Sin em- 
bargo, Colón, al nombrar el monte Sopora,^ se refiere sin duda á 
Opliir, nombre que los Setenta escriben Sophiretj Sophir, So- 
phara. La última forma lia hecho que se relacionara con la So- 
fara de Edrisi, célebre por su abundancia de oro. 



DESCÜBRIMIKNTO DE AMÉRICA . 55 

lum majas ^ especie de Djihan numa (espejo del mundo), 
compuesto por orden de San Luis y de la reina Marga- 
rita de Provenza, nos ha conservado, conforme á las rela- 
ciones de Simón de Saint Quentin los viajes de Ascelin, 
Koger Bacon presenta los preciosos extractos de las 
relaciones oficiales de Juan de Plano Carpini, y sobre 
todo de Ruisbroek ó Rubruquis, que generalmente llama 
frater Willielmus^ quem dominus rex Francice misit ad 
Tártaros. El viaje del monje de Brabante al Este de 
Asia precedió en diez y ocho años al de Marco Polo, y 
confirmó la exactitud de las primeras nociones de Hero- 
doto, Aristóteles, Diodoro y Ptolomeo acerca de la exis- 
tencia del mar Caspio como mar interior. Fué el primero 
que dio á conocer la analogía del alemán con un idioma 
indogermánico, que habían conservado en Crimea algunos 
restos de tribus de godos ó de alanos. Atravesó la Gran 
Hunnia ó Hungría (Yugria), pasando el Volga (Ethel) 
hacia la extremidad del Ural Bascbkir (tierra Pascatyr, 
corrupción del nombre Bachghtrd), y por lo que creo po- 
der deducir de mis conocimientos de estas comarcas, es 
probable que recorriera las planicies de Guberlinsk y de 
Orskaja. Es el primero de todos los geógrafos cristianos 
que da una idea exacta de la posición de China, la cual 
designa con el nombre mogol de Khathay (Cathaia)^ de 
sus fábricas de seda y de su papel moneda, en el que 
hay impresos algunos signos «Ultra Thebet qui solent 
coraedere parentes suos causa pietatis, ut non faceret eis 
alia sepulchra nisi viscera sua, est Magna Catahia (1) 
quíe Seres dicitur apud philosophos; et estin extremitate 



(1) Son las propias palabras de Roger Bacon en el Oj^^s 
viajus, páginas 190, 231, 233. 



66 ALEJANDRO DE «ÜMBOLDT. 

orientis á parte aquilonari respecta India?, divisa ab ea 
per sinum maris et montes. Hic fiunt panni sericci, et 
istorum Gathaiorum moneta vulgaris est carta de gamba- 
sio in qua imprimunt (1) quasdam lineas. J> 

Las valerosas expediciones que como humildes mon- 
jes hicieron Plano Carpini, Eubruquís, Bartolomé de 
Cremona y Ascelin á las comarcas más lejanas de Asia, 
pusieron én circulación nueva serie de ideas en la época de 
Bacon. El funesto desbordamiento de los mogoles á tra- 
vés de Polonia hasta más allá del Oder, donde les detuvo 



(1) Según las investigaciones de Klapróth {Journal Asia- 
tique, 1822, 1. 1, pág. 264), los primeros asignados de los tárta- 
ros, grabados en madera, y las primeras cajas de descuento 
para el papel moneda datan del año 1155 (un siglo antes de la 
misión de Rubruquis á Asia). El papel moneda existía ya en 
China desde fines del siglo x. Los primeros naipes grabados en 
madera son del año 1120. La imprenta china (con caracteres no 
móviles) publicó el primer libro impreso sobre letras grabadas 
en madera en 952. Esta editio princeps precedió 484 años al 
descubrimiento del ingenioso artífice de Guttenberg, descubri- 
miento que pudo hacerse á fines del «iglo xiii, á la vuelta de 
Marco Polo si este viajero, en su Jlillione, hubiera llamado 
seriamente la atención del lector acerca de la imprenta en la 
China. Pero no menciona lo que llegó á serle muy familiar, y 
en este caso están la imprenta y el uso del té. Además, al nom- 
brar Marco Polo el papel moneda chino, indica indirectamente 
el procedimiento de la impresión en caracteres no móviles.. 
Josaphat Bárbaro, que recorrió la Persia en 1436, el mismo año 
que se cree ser el del descubrimiento de nuestra imprenta, y 
que conoció esta moneda, introducida en China por los mogo- 
les, dice expresamente: «In quel luogo si spende moneta di 
carta laquale ogn'anno si muta con nuova stampa; é la moneta 
vecchia, in capo del annr», si porta alia zecca dove gli é data 
altra tanta di nova é bella, pagando tutta via due per centi di 
moneta d'argento buona.» 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 57 

la batalla de Wahlstad (9 de Abrü de í 241), debilitando 
sus fuerzas, dio ocasión á estos viajes extraordinarios en 
que la diplomacia monacal se ocultaba bajo el velo del 
proselitismo y de la piedad. Era aquella la época memo- 
rable entre la muerte de Tchinghiz y de Kublai-Khan, 
en que el gran imperio Mogol, que acababa de dividirse 
entre los descendientes del fundador, aun conservaba 
alguna unidad por la supremacía de la dinastía de los 
Yuan, residente en la extremidad oriental del mundo 
conocido. 

Esta unidad de voluntad y de instituciones facilitaba 
el acceso, en condiciones no reproducidas posteriormente 
de una vasta región del Asia central al Sud del Altai' 
y al Norte de la cordillera de Kuenlum ó Kulkun, 
que rodea el Tibet septentrional, desde la depresión del 
mar Caspio, desde el Djihun (Oxus) y el Sihun (Jarxa- 
tes), hasta la embocadura de Huang-bo y las costas de 
Quinsai y de Zaitun. Las obras cosmográficas escritas 
en esta época anuncian ese crecimiento de ideas que 
acompaña siempre al ensanche físico del horizonte. Fa- 
voreció los largos viajes de los Poli (Maffio ó Mateo, 
Nicolás y Marcos, de 1250 á 1295), el estado del Asia 
central, en donde, por las relaciones y comunicaciones 
rápidas entre pueblos pastores y semisalvajes y pueblos 
letrados ó instruidos desde hacía largo tiempo, la bar- 
barie y la civilización por extraño modo se tocaban. 

Roger Bacon terminó su larga y gloriosa carrera un 
año antes del regreso de Marco Polo; no podía, pues, 
tener conocimiento alguno de este viaje extraordinario. 

La segunda mitad del siglo xiii, fecundada por tantos 
gérmenes de conceptos nuevos, poniendo por el comercio 
de los písanos, de los genoveses y de los venecianos el 



58 ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

Occidente en contacto con las regiones de Oriente, tan 
interesantes por las producciones de su suelo, los progre- 
sos de las artes industriales y la variedad de las institu- 
ciones sociales, dio poderoso impulso al movimiento de 
ideas, al ardiente deseo de atrevidas empresas que ilus- 
traron la era del infante D. Enrique, de Colón y de 
Gama. 



III, 



Ideas cosmográficas de Colón y causas que le impulsaban 
al descubrimiento de las Indias. 



El cardenal d'Ailly, cuyas obras tanto estimaba Co- 
lón, ocupábase desgraciadamente más en trabajos de 
erudición clásica que de las relaciones de los viajeros 
inmediatos á su época. Aunque escribió ciento cua- 
renta años después de Roger Bacon, jamás cita los tra- 
bajos de Marco Polo, consignados desde 1320 en un 
manuscrito latino de Franco Pipino de Bolonia: ignora 
los vastos proyectos de Sanuto Torsello, encaminados á 
cambiar la dirección del comercio de la India, la exis- 
tencia de las islas Antilia y Brasil (Bracir) revelada por 
Picigano, y los viajes de los Zeni á las regiones sep- 
tentrionales del Atlántico. No fué en los tratados cos- 
mográficos del Cardenal donde Colón aprendió las no- 
ciones de las tierras occidentales que según Toscanelli 
ofrecían abrigo en el camino de la India por el Oeste. 
Pedro d'Ailly ni siquiera conocía el nombre de Cathaí, 
y su geografía, á excepción de algunas citas árabes, 
recuerda menos el siglo de Ptolomeo que el de Isidoro 
de Sevilla. Únicamente insiste con frecuencia (y quizá 



GO ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

por ello era el afecto de Colón á compilaciones tan me- 
dianas) en la gran extensión del Asia hacia el Oriente, 
y en lo próximas que estaban la India y España. Al 
notable párrafo (Imago Mundi, cap. viii) tomado lite- 
ralmente de Boger Bacon, y que antes cité, pueden aña- 
dirse los siguientes: «Multo major est longitudo terrae 
versus Grientem qüam ponat Ptholomeus, et s^cundum 
pbilosophos Oceanus qui extenditur inter finem Hyspa- 
niae ulterioris, id est Africíe á parte Occidentis, et inter 
principium India? á parte Orientis, non est magne lati- 
tudinis. Nam -expertum est quod hoc mare navigabile 
est paucissimis diebus si ventus sit conveniens, et ideo 
illud principium Indias in Oriente non potest multum 
distare á fine Africae. — Frontem indiae meridianum 
alluit maris brachium descendens á mari Océano quod 
est inter Indiam et Hyspaniam inferiorem, seu Afri- 
cam. — A polo in polum decurrit aqua in corpus maris et 
extenditur inter finem Hyspaniee et inter principium 
Indiae non magnas latitudiuis , ut principium Indiíe 
possit esse ultra medietatem «quinoctialis circuli sub 
térra valde accedens ad finem Hyspanise. Et Aristóteles 
et ejus comentator, libro Coelí etMundi, adhuc inducunt 
rationem quod elepbantes esse non possent: ideo conclu- 
dit hasc loca esse propinqua et mare intermedium esse 
parvum» (1), Se concibe que una misma idea, tantas ve- 
ces repetida, debía agradar grandemente á los que, con^o 
Toscanelli y Colón, meditaban de continuo pasar desde 
España á las costas orientales de Asia (ad illam partem 
sub jyedibus nostris sitam) por la vía de Occidente. 



(1) Parece que el Cardenal tenía á la vista el pasaje de 
Strabón, t. ii, pág. 161. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 61 

También en el Cuadro del mundo conocido (1) de Pedro 
d'Áilly pudo aprender Colón que, según Alfragan, el 
valor absoluto de los grados expresados en leguas es 
menor de lo que generalmente se admite. Alfragan, ó 
más bien Al Fergani, llamado así por el sitio donde 
nació (porque el verdadero nombre del astrónomo árabe 
es Ahmed Mohammcd Ebn Kotahir, ó Kethir, de Fer- 
gana en Sagdiana), no da en rigor más que el resultado 
de la celebre medida de algunos grados terrestres que el 
califa Almamum hizo practicar en la llanura de Sindjar. 
En vez de expresar este resultado por codos negros^ lo 
expresa por millas, y el Almirante, sin fijarse en la per- 
fecta ignorancia en que hasta Ebn louni, el más inge- 
nioso astrónomo de aquel tiempo, nos dejaron, relativa- 
mente al valor del módulo empleado, tomó las millas de 
Alfragan, por las millas italianas de que habitualmente 
se servía en sus viajes. Don Fernando Colón, al conser- 
varnos el extracto del tratado (2) de su padre <r sobre 
la posibilidad de habitar todas las zonas», y también 



(1) L. C. Mapa Mundi, sección vili, de quantitate terree. 

La prueba de que Colón medía la distancia recorrida en mi- 
llas italianas encuéntrase en el diario de su primer viaje, vier- 
nes 3 de Agosto de 1492, donde dice ((sesenta millas que son 
quince leguas^. Las leguas marinas españolas son de tres millas. 
Tomás Parcacchí {Isolepiü f amóse del Mundo), cuya segunda 
edición es de 1576 recuerda que diez y siete y media leguas ó 
70 millas de Italia forman un grado. No se usaban por tanto en 
los siglos XV 'y XVI las antiguas millas romanas que en número 
de 75 formaban un grado ecuatorial. 

(2) ((Memoria ó anotación que hizo el Almirante, mostrando 
ser habitables todas las cinco zonas con la experiencia de la 
navegación.» Barcia, Historiadores primitivos de Indias, 
tomo I, páginas 4, 6. 



62 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

otro manuscrito (1) que comprende las causas en que 
el grande hombre fundaba las esperanzas en el buen 
éxito de su expedición, nos muestra la importancia que 
entonces se daba á la opinión de Alfragan sobre el ver- 
dadero tamaño de la tierra, ce Lo que hacía creer más al 
Almirante, dice Fernando Colón, que aquel espacio (la 
distancia entre España y Asia) eia la opinión de Alfra- 
gano, y los que le siguen, que pone la redondez de la 
tierra mucho menor que los demás autores y cosmógra- 
fos, no atribuyendo á cada grado de ella mas que 56 
millas y dos tercios, de cuya opinión infería que, siendo 
pequeña toda la esfera, había de ser por fuerza pequeño 
el espacio que Marino dejaba por desconocido, y en poco 
tiempo navegado, de que infería asimismo que, pues 
aun todavía no estaba descubierto el fin oriental de la 



(1) «Estando el Almirante en Portugal, empezó á conjetu- 
rar que del mismo modo que los portugueses navegaron tan 
lejos al Mediodía, podría navegarse la vuelta de Occidente y 
hallar tierra en aquel viaje; y para confirmarse más en este 
dictamen, empezó de nuevo á ver los autores cosmógrafos que 
había leído antes , y á considerar las razones astrológicas que 
podían corroborar su intento , y consiguientemente notaba todos 
los indicios de que ola hablar á algunas personas y marineros 
por si en alguna manera podría ayudarse de ellos, De todas es- 
tas cosas supo también valerse el Almirante, que vino á creer 
por sin duda que al Occidente de Canarias y de las islas de 
Cabo Verde había muchas islas, que era posible navegar á 
ellas y descubrirlas; y para que se vea de cuan débiles argu- 
mentos llegó á fabrica''se ó salir á luz una máquina tan grande, 
y para satisfacer á muchos que desean saber distintamente los 
motivos que tuvo para venir en conocimiento de estas tierras 
y tomar á su cargo esta empresa, referiré lo que he hallado en 
sus escritos sobre esta materia.» 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 63 

India, sería aquel fin el que está cerca de los otros por 
Occidente (de la parte más occidental de Europa y de 
África).» Pero hay más aún; en otro sitio (en el Tratado 
de las zonas habitables) dice expresamente el Almirante: 
«Navegando muchas veces desde Lisboa á Guinea, en- 
contré (1), observando con atención, que el grado co- 
rresponde en la tierra á 56 millas y dos tercios». 

Si estas nociones no las aprendió el Almirante en las 
obras del cardenal d'Ailly, las obtendría por vía menos 
indirecta, por alguna de las traducciones árabe-latinas, á 
las que, según parece, recurría con frecuencia durante 
sus estudios cosmográficos en Portugal y en España. 

Después de largas consideraciones acerca de Ptolomeo 
y Marín de Tyro, Catigara y la Etiopía, el Ganges y la 
posición del Paraíso terrestre, añade Colón en una carta 
dirigida á los reyes Fernando é Isabel y fechada en 
Jamaica el 7 de Julio de 1503: ccEl mundo no es tan 
grande como dice el vulgo, y un grado de la equinoccial 
está 56 millas y dos tercios; pero esto se tocará con el 



(1) ¿Por qué medios? Sin duda comparando las altitudes 
obtenidas á los resultados de la estima, y considerando los 
rumbos en los cuales se singlaba. Inútil es recordar aquí de 
cuántos elementos inciertos dependía este cálculo, sobre todo 
añadiendo á estas incertidumbres la imperfección de la medida 
del surco por la corredera ó cadena de la popa, y el efecto de 
la influencia de las corientes y de la declinación variable de la 
brújula. En la carta á los Monarcas Católicos donde hace la 
relación del tercer viaje de descubrimiento, vemos al Almi- 
rante practicarla valuación del valor de un grado equinoccial, 
según Alfragan. Aplica esta valuación aunque confusamente á 
la longitud del Golfo de las Perlas (Golfo de Paria) y á la dis- 
tancia de este golfo á las islas Canarias. Na varéete, t. i, pá- 
gina 258. 



64 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

dedo.» Véase, pues, la importancia que el Almirante 
daba á la idea de la pequenez del globo y de la breve- 
dad del camino por donde se llega á la tierra aurífera de 
Veragua, <íde que Vuestras Altezas, dice, son tan seño- 
res como de Xerez y de Toledo». 

Es muy interesante observar el desarrollo progresivo 
de una grande idea y descubrir una á una las impresio- 
nes que determinaron el descubrimiento de un hemisferio 
entejo. La permanencia en puntos situados , por decirlo 
así, en el límite del mundo conocido , en Lisboa , en las 
Azores, en Puerto Santo; la costumbre de ver partir con 
frecuencia expediciones de descubrimiento por una ruta 
que se desaprueba; la posibilidad de oir de boca de los 
mismos marinos los hechos ó las ilusiones que les pro- 
porcionaron las aventuradas expediciones hacia el Oeste; 
finalmente, el atento examen de las cosmografías de las 
diversas e'pocas, fueron las circunstancias que excitaron, 
vivificaron, por decirlo así, en el alma ardiente de Colón 
tan grandes y nobles proyectos. 'No se debe atribuir á 
una sola causa lo que pertenece al conjunto de inspira- 
ciones que recibe un hombre superior durante los largos 
años que preceden á un descubrimiento. 

En un tratadito (1) escrito probablemente hacia 1499 
por el geno vés Antonio Gallo {De Navigatione Columhi 



(1) Dos páginas extraordinariamente raras que publicó por 
primera vez Muratori conforme á un manuscrito conservado 
en Genova (Eerum Italicarum Scriptores, 1733, t. xxiil , pá- 
gina 302). El mismo Antonio Gallo ha escrito De Rebus Ge- 
miensium, 1466-1478. Se vanagloria de haber redactado el breve 
comentario De Navigatione ColumM conforme á las cartas fir- 
madas por el Almirante {epístolas quas vidimus manu propria 
Colunihis subscriptas). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 65 

per inaccesum antea Oceanum Conmentariolus) se afirma 
que el «mundo de la India» (mundus quem Indiam vo- 
citahant) fué adivinado, no por Cristóbal Colón, sino 
por su hermano Bartolomé, «que concibió la idea de una 
navegación hacia el Oeste al fijar en Lisboa los descu- 
brimientos hechos por los portugueses más allá de San 
Jorge de la Mina en los mapamundis que dibujaba para 
ganarse la vida». El autor habla con algún desdén de 
Cristóbal Colón {intra pueriles annos parvis literulis 
imhuti). Este mismo aserto repite el obispo Agustín 
Giustiniano, que de la proyectada edición de una Biblia 
políglota completa, solamente imprimió en Genova en 
1516 la colección de los Salmos. Sabiendo que el Almi- 
rante se vanagloriaba de haber realizado las profecías 
del salmo diez y ocho, Giustiniano, que era obispo de 
Nebbio, en Córcega, y monje de la orden de Santo Do- 
mingo, aprovechó esta ocasión (1) para dar una bio- 
grafía de Cristóbal Colón y noticia de sus descubri- 
mientos. Don Fernando Colón (2) ha probado con los 



(1) El verso 5.°, que contiene las siguientes palabras: Et 
in omnem terram exihit sonus eorum et in fines orbis terree verba 
eorum, dio ocasión á este raro episodio, que no se esperaba por 
cierto encontrar en un salterio. 

(2) Vida de D. Cristóbal Colón, cap. X. Al fin de este capí- 
tulo se trata del mapamundi que Bartolomé Colón dibujó en 
Londres en 1488 para el rey Enrique Vil, y de los versos exá- 
metros que el dibujante se atribuye haber compuesto: 

Pingitur hic etianí nuper sulcata carin>s 
Hispanis, zona Vía, prius incógnita genti, 
Torrida,quce tándem nunc estab noltisima muUi». 

La exactitud histórica exigiría en estos versos el elogio de 
los portugueses, quienes visitaban entonces más que los espa- 
ñoles las costas tropicales de África. 



(Í6 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

manuscritos de su padre que fué éste quien enseñó á 
Eartolomé, «hombre poco letrado», el arte náutico y el 
dibujo de cartas de marear, j rechaza (1) con la urba- 
nidad que en todos tiempos ha caracterizado las dispu- 
tas literarias «las trece mentiras de Giustiniano». La 
magistratura de Genova empleó otra refutación más di- 
recta; con penas severas confiscó la obra. Por lo demás, 
vemos en documentos encontrados en los archivos, que, 
aun durante sus viajes, acostumbraba Cristóbal Colón á 
trazar la configuración de las costas. Una carta de ma- 
rear de la isla de la Trinidad j del golfo de Paria, dibu- 
jada durante su tercer viaje (probablemente en Agosto 
de 1498), llegó á ser célebre en el pleito entre el fiscal 
del Rey y los herederos del Almirante. Este hace men- 
ción de ella al fin de la carta dirigida á los Reyes á su 
vuelta á Santo Domingo. Es la pintura, ó, como dice 
Alonso de Ojeda, Ib. figura de lo que el Almirante había 
descubierto (2); carta que guió á los navegantes á quie- 



(1) Vida de D. Cristóbal Colón, cap. Ii. Aunque D. Fer- 
nando muestra generalmente altivez de sentimientos y declara 
que el hijo de Cristóbal Colón no necesita más gloria heredita- 
ria que la que puede legar un grande hombre , su ira contra el 
obispo Giustiniano la exitó, según parece, un motivo poco filo- 
sófico. El Obispo había dicho en el salterio «que la familia del 
Almirante ejercía pobremente un oficio manual». 

(2) Na VARÉETE. Viajes y descubrimientos de los españoles^ 
tomo III. Colección diplomática, págs. 539, 583, 586 y 587. 
((Estando cerca de Paria, el Almirante demandó á los pilotos 
el punto de viaje que llevaban, é unos decían que estaban en 
la mar de España, é otros en la mar de Escocia» (sin duda 
á causa del mar alto y agitado que se encuentra en las in- 
mediaciones de la isla de la Trinidad). «El Almirante (dice 
el testigo Bernardo de Ibarra) envió á España en una carta de 



DESCUBRIMIENTO DK AMÉRICA. G7 

nes el fiscal quería atribuir el mérito del descubrimiento 
del continente americano. 

Adviértese en lo poco que nos ha quedado de los es- 
critos de Colón, sea en lo que conservo su hijo, ó en su 
correspondencia con los soberanos ó con personas de la 
corte de Isabel , ó , en fin, en el bosquejo de la obra de 
las Profecías^ que lo que más atormentábala imaginación 
del grande hombre y lo que buscaba con mayor empeño 
en las obras de los antiguos y en los cosmógrafos más 
inmediatos á su siglo era la proximidad entre la India y 
las costas de España; el conocimiento de la grande ex- 
tensión de Asia hacía el Oriente; el número de islas ri- 
cas y fértiles qae rodeaban las costas orientales del con- 
tinente asiático; la pequenez absoluta de nuestro pla- 
neta, y la relación que en general presenta el área de las 
tierras y de los mares en la superficie del globo. 

Esta variedad de consideraciones, que debían condu- 
cir todas al mismo objeto, anuncia una amplitud de mi- 
ras poco común. Pero en un siglo en que faltaba cono- 
cimiento preciso de los hechos, puesto que el mismo 



de marear los rumbos y vientos ijor donde liahia Llegado á Pa- 
ria. Por aquella carta se habían hecho otras é por ellas liabian 
venido Pedro Alonso Merino (Niño) e Ojeda.» Era más que la 
pintura de la tierra firme; era una carta de navegar. De igual 
suerte creo que lo dicho en una carta de la reina Isabel , í'eci 
bida por Colón en Septiembre de 14Í>3 en el Puerto de Santa 
María, respecto á la carta de marear que el Almirante había 
prometido á la Reina , y cuyo envío exige ésta con tantas ins- 
tancias , no era más que el trazado de los descubrimientos del 
primer viaje. (Na varéete, t. ii, pág. 107, núm. Lxx.) Sería 
muy interesante encontrar estos diseños de mano de Colón, so- 
bre todo los correspondientes á las tierras vistas el viernes 12 
de Octubre de U92. 



68 ALEJANDRO DE HüMBOLDr. 

descubrimiento de Colón asentaba las bases de una geo- 
grafía física, ésta extensión de miras no encontraba 
apoyo en la exactitud de las observaciones. 

Por fortuna, los errores favorecían la ejecución del 
proyecto, inspirando un valor que las ideas más exactas 
de las dimensiones del globo, de la longitud de Catigara, 
del Cathaí y de Zipanga, del tamaño de los mares y de 
la pequenez de los continentes hubieran quebrantado. 

Colón censura á Ptolomeo por haber acortado la ex- 
tensión de las tierras hacia el Este, fijada por IMarin de 
Tjro, y rechaza todas las opiniones de los antiguos (1) 
sobre la relación en que están los continentes y los ma- 
res, afirmando, según hemos visto antes, que «el mundo 
es poco: el enjuto de ello es seis partes, la se'ptinia so- 
lamente cubierta de agua» (2). Este es el resultado de 
la geografía física que aprendió Colón en el cuarto libro 
de Esdras, llamado antiquísimamente en la iglesia 
griega el Apocalipsis de Esdras, é inventado probable- 
mente por un judío que vivía fuera de Palestina en el 
siglo primero de nuestra era. Este Apocalipsis forma el 
primer libro de Esdras en la versión etiópica publicada 
recientemente en Oxford. 



(1) Pltnio II, 68. Es el elocuente párrafo sobre la extrema 
pequenez de los continentes que termina con estas palabras; 
({Hcee eat materia glorice riostra;, hcBC sedes; Me tumultnatur 
hwnannm genns, Me instanramus bella civilia nnituisque cw- 
dihus laxiorem fachmis terram.)) 

(2) Colón, en la carta de 7 de Julio de 1503; Navaerete 
tomo I, pág. 300; Barcia, t. i, pág. 6. La lectura de ciertos 

libros de filósofos (dice también su hijo D. Fernando) enseñó 
al Almirante que la mayor parte de nuestro globo estaba en 
seco. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 69 

A los catorce años interrumpió Colón sus estudios 
académicos en Pavía. Sin estar de completo acuerdo con 
Antonio Gallo respecto á la insignificancia de estos es- 
tudios iparvulce literulce), se comprende que la causa 
del desarreglo de erudición y de teología algo mística, 
advertida en muchos de sus escritos, data de la e'poca de 
su permanencia en Lisboa (1). A una vida aventurera, 



^1) Es muy difícil clasificar, según sus épocas, los aconte- 
cimientos de la vida de Colón antes de que llegara á España. 
Con pocas excepciones, acepto el resultado de las investigacio- 
nes de Muñoz y de Navarrete. Fernando Colón, en la Vida del 
Almirante, cap. xiii, dice que el viaje á Thulé lo hizo en Fe- 
brero de 1477, citando una anotación de puño y letra de su 
padre; y Spotorno fija Ja fecha de una expedición á Túnez 
en 1478. {Códice diplomático Columho- Americano , 1823, pá- 
gina XIII.) Si estos datos no son dudosos, porque Spotorno 
quiere también que el nacimiento de Cristóbal Coló?i fuera 
en 1447 en vez de 1436, los viajes á Thulé y á Túnez, como 
también los que hizo á la costa de Guinea, se habrían verifi- 
cado después de la llegada del Almirante á Lisboa. Discutire- 
mos en otro sitio la cuestión de si la isla que Colón llama 
Thyle ó Tile, cuyas costas meridionales se encuentran á 73 gra- 
dos de latitud, y donde «tantos negociantes de Brístol llevan 
sus mercancías», puede ser la Islandia. No cito entre las aven- 
turas de Colón la más extraordinaria, la que, fiando en la au- 
toridad de Fernando Colón, repiten tantos biógrafos modernos, 
<íomo si ignoraran las observaciones críticas del abate Ximénez 
y del historiógrafo D. Juan Bautista Muñoz. Preténdese que 
Colón, después de navegar largo tiempo con su pariente, el fa- 
moso corsario genovés llamado Colomho el 3Jozo, para no con- 
fundirle con su abuelo el Almirante que había vencido á los 
musulmanes, arrojóse al mar cuando el incendio de dos barcos 
sujetos con garfios de abordaje en un combate contra las gale- 
ras venecianas, verificado entre Lisboa y el Cabo de San Vi- 
cente, Fernando Colón dice que este suceso fué causa de que 
«u padre fijase la residencia en Portugal , y que se refiere*en la 



70 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

á los viajes al Levante y al Norte (á las islas Fferoer 6 á 
Islandia), sucedió algún descanso favorable á los traba- 
jos literarios. Es probable que durante su larga perma- 
nencia en Portugal desde 1470 á 1484, desde los treinta 



décima década del Tito Livio de su época, Marco Antonio Sabe- 
llico, bibliotecario de San Marcos. Pero Cristóbal Colón llegó á 
Lisboa en 1470, y Sabellico {Rhajisod. hüt. en., dec. x, lib. 8; 
é Ilist. ver. Venet., dec. iv, lib, 3) dice que el suceso ocurrió 
en 1485. (LEÓN Ximéxez, Del Gnomone -florentino, 1756, pá- 
gina XLVii; Muñoz, Intr., pág, vi.) Ahora bien; en 1485 en- 
contíábase Colón hacía más de un año en España ganándose la 
vida con dibujos de cartas de marear y la venta de Wbros de 
estampas; probablemente habitaba en el Puerto de Santa Ma- 
ría, en casa de su protector el Duque de Medinaceli. 

Paréceme que esta última circunstancia resulta probada por 
una carta del Duque de Medinaceli, fechada el 19 de Marzo 
de 1493, en la que reclama de la corte algún privilegio de co- 
mercio, «por ser el primero que dio á conocer al Gobierno espa- 
ñol este Colomo (El Duque transforma el apellido Colón casi 
en el de uno de los hombres más influyentes en aquiella época, 
Juan de Coloma) {Códice diplomático Colcmbo- Americano, pá- 
gina 55) que ha hallado tan grande cosa». En 20 de Enero 
de 1486 encontramos ya al Almirante al servicio de los Eeyes 
Católicos. (Navarrete, 1. 1, pág. XLii, t. il. Documentos dipl.^ 
núm. 14, pág. 20.) 

En cuanto á los estudios, parece que Colón los continuó celo- 
samente, viviendo en intimidad durante su permanencia en Es- 
paña con algunos religiosos muy instruidos como el franciscano 
Juan Pérez, guardián del convento de la- Rábida, cerca de Palos, 
convento en el que Colón pidió un pedazo 'de pan para/su hijo, 
durante la para él triste época en que, al exponer sus proyectos, 
se le respondía que todo era un poco de aire. Consultó también 
al padre dominico Diego Deza, profesor de Teología de la uni- 
versidad de Salamanca, que tenía á su cargo la educación del 
infai^e D, Juan, y fué después arzobispo de Sevilla; y final- 
mente, al cartujo Fr. Gaspar Gorricio, que trabajó con el Al- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 71 

y cuatro á los cuarenta y ocho años de edad, rehiciera, 
por decirlo así, sus estudios. «Para confirmarse más en 
el dictamen de navegar la vuelta de Occidente (dice 
Fernando Colón) para llegar ala tierra del Gran Kan, 
empezó de nuevo á ver los autores cosmógrafos que había 
leído antes y á considerar las razones astrológicas que 
podían corroborar su intento.» 

En las investigaciones históricas conviene descender 
de las generalidades á los detalles de los hechos, y como 
el objeto de mi trabajo es obtener por el examen crítico 
de los documentos que nos quedan de puño y letra de 
Cristóbal Colón el conocimiento íntimo de las ideas que 
le indujeron al descubrimiento de América, he tratado 
de formar juicio exacto de los libros que consultaba 
Colón habitualmente , procurando adivinar cuáles eran 
los autores antiguos que más influyeron en su imagina- 



mirante en el libro de las Profecías. {Manipulus de auctori- 
tarihus , dictis ac sententiis et prophetiu circa materianí 
recuperandcB Sanotoe Civitatis et montis Dei Sion; ad Ferd. et 
Ilelisab. reges nostros). 

Estos religiosos ayudaron á Colon á aplicar las citas de los 
profetas á su empresa del descubrimiento del Nuevo Mundo. 
Colón dice, al principio de la relación de su tercer viaje, que 
cuando todos se burlaban de él, sólo dos frailes fueron constan- 
tes amigos suyos. Las Casas en su Historia cree que el Almi- 
rante alude á Diego de Deza y á Fr. Antonio de Marchena, 
que acaso sea el guardián del convento de la Rábida Juan Pé- 
rer.. El Almirante debió nombrar también al médico García 
Hernández (de Palos), que asistió á las primeras conferen- 
cias de la Rábida, y que, como testigo en el pleito con el fiscal 
del Rey, prestó tan señalados servicios á D. Diego Colón y á 
sus herederos. (Navarrete, t. II I ; Colección dij^^-, pági- 
nas 561, 596 y 604.) 



72 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

ción, incesantemente ocupada en vastos proyectos. Re- 
uniré los pasajes mencionados por el Almirante en los 
escritos que de él tenemos, y los que su Mjo D. Fernando 
presenta como causas de la empresa {Autoridad de los 
escritores para mover al Almirante á descubrir las In- 
dias) conforme á las memorias de su padre. 

Los autores de este tiempo indican rara vez, y cuando 
lo hacen, con muy poca precisión, el libro y capítulo de 
donde toman las citas, porque años antes del descu- 
brimiento de América los libros impresos eran tan raros, 
que no existía ninguna edición del texto de Herodoto, 
de Strabón, ó de los libros de física de Aristóteles. En 
general, me ha sido fácil adivinar los pasajes de autori- 
dades clásicas en que el Almirante fundaba sus pruebas 
cuando, al alegar las opiniones de los escritores antiguos, 
las desarrollaba. Puede creerse que durante su perma- 
nencia en Lisboa y Sevilla, desde 1470 á 1492, hizo que 
le ayudaran los eruditos de estas poblaciones; al menas 
vemos que, poco después, en 1501, tuvo el buen tino de 
consultar al Padre Gaspar Gorricio y de conseguir le 
proporcionara, para el libro de Isks Profecías, autoridades 
que hadan al caso de Jerusalén , es decir, relacionadas 
con la conquista del Santo Sepulcro, objeto definitivo 
de la conquista de los tesoros de la india Occidental. 

Debe creerse, sin embargo, que, en general, el Almi- 
rante debió sus inspiraciones más bien á las obras de 
Isidoro de Sevilla, de Averroés y de Pedro de Ailly, 
que á las raras traducciones latinas y españolas (1) que 



(1) Las versiones latinas de los libros de Aristóteles De Cosío, 
Be Meteorología y De Animalihus, hechas sobre las de Averroés, 
Be publicaron en 1473, 1474 y 1476. Circulaban además en la 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 73 

podía consultar cuando llegó á Portugal. Confirma esta 
afirmación lo que antes copió de la carta de Colón de 
1498, comparándola al Opus majus, de Boger Bacon, y 
á la Enciclopedia (Imago Mundi), del Cardenal d'Ailly* 

Llego, pues, al detalle de los hechos. 

Don Fernando Colón cita, conforme á los manuscri- 
tos de su padre (Historia del Almirante, capítulos vi, 
VII j viii), como causas que indujeron á éste á empren- 
der el viaje de descubrimiento las siguientes : 

1.° Aristóteles, en el segundo libro Del Cielo y del 
Mundo ^ con el comentario de Averroes, dice que desde 
las Indias se puede pasar á Cádiz en pocos días. Es el 
pasaje De Coelo, ii, 14 ; pero la frase «en pocos días» es 
de Séneca y no de Aristóteles. También Pedro Mártir de 
Anghiera, en carta escrita en 1495 (Ep. 164, ed. Elze- 
vir, 1670, pág. 93) al cardenal Bernardino, añade, des- 
pués de hablar de las maravillas del segundo viaje de 
Colón, en el cual creyó éste no estar apartado más de 
dos horas (en longitud expresada por una medida de 
tiempo) del Quersoneso de Oro de Ptolomeo: «Hanc 
ergo terram Almirantus iste se humano generi prsebuise, 
quia latentem invenerit sua industria suoque labore, glo- 
riatur. Indias Gangetidis continentem, eam esse plagam 



Edad Media muchas traducciones manuscritas de los libros de 
física de Aristóteles, entre ellas la versión de Miguel Scott. 
Strabón no fué publicado en griego hasta diez años después de 
.la muerte de Colón, pero pudo éste aprovechar las traducciones 
latinas de Eoma (1467) y de Venecia (1472). Los clásicos lati- 
nos eran los de más circulación, especialmente Séneca, que 
tanto animaba al paso desde España á la India, cuyas obras 
fueron impresas en 1475; Solino, que vio la luz en 1473; Pom- 
ponio Mela en 1471, y Plinio desde 1469. 



74 • ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

contendit: nec Aristóteles, qui in libro de Coelo et Mundo 
non longo ínter vallo distare á littoribiis Hispanioe Tndiam 
ait, Senecaque ac nonnulli alii ut admirer patiuntur.» 
Estos mismos recuerdos clásicos se presentaron á la ima- 
ginación de Anghiera, después del primer viaje de Co- 
lón, en una carta dirigida al Arzobispo de Braga, fe- 
chada en el mes de Octubre de 1493 (Ep. 135, pág. 74). 
2.° dSe'neca, en las Naturales Qucestümes, lil\ i, dice 
que desde las últimas partes de España pudiera pasar un 
navio á las Indias en pocos días, con vientos.» Este es el 
pasaje de Séneca, Naturales Qua^st., Vrseí., §11, que el 
cardenal d'Ailly, engañado (1) por el Opus major de Ba- 
con, pág. 185, cita como perteneciente al lib. v de Sé- 
neca. Nada he encontrado en éste referente á las ideas 



(1) Encuéntrase en JoAXNis Schoneri Carolostad, 
Opusculum geographicuní, 1533, parte ii, cap. I, gran número 
de citas falsas de autores clásicos aplicadas «á la América que 
no es una parte de la India superior.)) Esta ({India superior)), 
denominación de la Edad Media, designaba las tierras al Nord- 
este de la India, extra Gangem; j como de muy antiguo y hasta 
los tiempos de Cosmas, por la confusión homérica de la Etiopía 
y de la India, la India exterior abarcaba al Oeste la Arabia y 
la Troglodítica (Letronne, Chrigt. de JVtib., 1832, páginas 33 
y 130), de igual manera en tiempos posteriores fué aplicado el 
nombre de India á las tierras más orientales. Esta extensión 
del mismo nombre influyó en las denominaciones dadas á Amé-, 
rica. De las tres Indias de Marco Polo (ii, 77; iii, 39 y 43; 
África, Edbisi, pág. 81, Hartm.), la segunda ó media (la Albi- 
ginia) era la India interior de Philostorgo y de muchos escrito- 
res eclesiásticos; pero no de Cosmas, cuya otra India ó India 
interior es el pais de la seda, es decir, la India superior de los 
geógrafos de los siglos xv y xvi. El conocimiento de estas di- 
ferencias es indispensable para el estudio de los escritos geográ- 
ficos é históricos de la Edad Media. 



DKSCDBRIMIENTO r»E AMÉRICA. 75 

que preocupaban á Colón, sino es en Qucest. Natur., v, 
18, 9, donde dice: «An Alexander ulterior Bactris et 
Indis velit quítrere quid sit ultra Magnum Mare?» 
Cuando Cristóbal Colón, en su tercer viaje, escribió á los 
monarcas españoles desde la isla de Haiti, en 1498, una 
carta interesantísima , induciéndoles á imitar los valero- 
sos ejemplos de ccNero César , que envió á ver las fuentes 
del Niloy> (íí'avarrete, 1. 1, pág. 244), indudablemente 
tenía á la vista el texto de Séneca, en que el filósofo 
cortesano muestra á Nerón como noble apreciador de 
todas las virtudes en una época en que éste desdeñaba 
«jlagüiorum et scelerum valamentay). «Ego quidem^), dice 
Séneca {Natur, Qucest., vi, 8, 3) «centuriones dúos quos 
ISTero Cfesar, ut aliarum virtutum ita veritatis amantis- 
simus, ad investigandum caput Nili miserat (1), audivi 

narrantes » 

3.° El poeta trágico Séneca, que algunos creen ser el 
mismo filósofo (duda expresada también por D. Fer- 
nando Colón) , escribió para el coro de Medea: « Vie- 
nient annis Síecula seris»; profecía que el Almirante ha 
cumplido. Tanto fijó la atención de Colón este pasaje, 
que se le encuentra copiado entero dos veces (2) de su 
letra en el bosquejo de su famoso libro de las Profecías^ 
comenzado en 1501. Añade allí una traducción española 
tan inexacta como la que pone su hijo , y mucho menos 
poética de lo que es frecuentemente la prosa del Almi- 



(1) Los resultados de esta misión más allá de Méroe pueden 
T^rse en Plinio, vi, 29. 

(2) Na VARÉETE, t. II , páginas 264 y 272. El Almirante 
añade: «Séneca in vil tragetide Medeae in Choro audax ni- 
mium.)) Es el final del acto segundo. 



76 ALEJANDRO DE HUMDOLDT. 

rante, por ejemplo, la famosa relación dirigida á los Mo- 
narcas (1) y fechada en Jamaica el 7 de Julio de 1503, 
relación tan animada como un drama. Una de estas 
copias de los seis versos de Medea encuéntrase interca- 
lada en una carta á la reina Isabel, llena de citas bíblicas; 
la otra está entre las observaciones de eclipses lunares 
hechas en Haití y en Janahica (Jamaica) en 1494 y 1504. 
El historiador Herrera (2) acusa á Séneca , sin añadir 
la cita del texto , de un grande error, porque el filósofo 
romano imaginó que América sería descubierta algún 
día por la parte del Norte y no hacia el Oeste. Este con- 
cepto de Herrera contiene una alusión al citado coro de 
Medea. Indudablemente, Séneca no es profeta; pero He- 
rrera se equivocó por una falsa interpretación del verso 
Nec sit terris ultima Thide. Lo que genuinamente dice 
el poeta es que la nueva tierra estará más lejana que la 
isla que se creía en su tiempo colocada en el extremo 
del mundo conocido, pero no que se encontrará en la di- 
rección de Thule, á la cual Colón en sus Profecías pa- 
ganas y bíblicas llama, no Thyle (3), sino d última 
Tille y), y en su manuscrito sobre las ce cinco zonas habi- 
tables-» pretende (4) haberla visitado, en Febrero de 
1477, lo cual, cronológicamente, es poco probable. Antes 
de dejar de hablar de Séneca, más asequible que Aristó- 



(1) Na VARÉETE, t. I, páginas 303, 309 y 312. 

(2) Historia de las Indias Occidentales^ Dec. i, lib. i, ca- 
pítulo I, pág. 2. 

(3) En muchos manuscritos de Pomponio Mela se le llama 
Tile y Tyle. 

(4) Vida del Almirante, cap. IV. Más adelante trataré este 
asunto. 



DESCUBRIMIENTO DK AMÉEICA. 77 

teles , y por tanto, de mayor autoridad y más universal- 
mente reconocida en la Edad Media, debo indicar un 
error de los catedráticos de Salamanca en sus disputas 
cosmográficas con Cristóbal Colón. Sabido es que los 
Monarcas encargaron, probablemente hacia el fin de 1487, 
al Prior del Prado ( 1 ) , fraile de San Jerónimo y con- 



(1) Fray Hernando de Talayera, que después fué primer Ar- 
zobispo de Granada, y que no debe ser confundido con el Ar- 
zobispo de Sevilla, antes Obispo de Falencia, D. Diego de Deza, 
dominicano, sin el cual {carta del Almirante á sil hijo D. Diego 
fechada el 21 de Diciembre) «Sus Altezas no hubieran adqui- 
rido las Indias». En efecto, después del franciscano Fr. Juan 
Pérez de Marchena, guardián del convento de la Rábida, Deza 
fué el amigo más fiel é íntimo de Colón. 

Se cree con fundamento que la disputa de Salamanca ocu- 
rrió durante el invierno de 1487, porque el sitio de Málaga ter- 
minó el 18 de Agosto de 1487, y la época de la disputa está in- 
dicada, por la estancia de los Monarcas en Salamanca durante 
el invierno, después del sitio citado. Según asegura el historió- 
grafo Muñoz, Colón, favorecido por los dominicos, habitaba en 
Salamanca en el convento mismo de San Esteban con el citado 
profesor de Teología Fr. Diego de Deza. Vemos también que las 
primeras remuneraciones concedidas á Colón son de 1487 y 1488 
por cédula del Obispo de Falencia; sin embargo, el favor sin- 
gular, pero comodísimo para un viajero, de alojarse gratis él y 
los suyos en todos los dominios de España, procede del decreto 
de Córdoba de 12 de Mayo de 1489. 

Al hablar de estos hechos anteriores al primer viaje, debb re- 
cordar uno curioso que Navarrete, relacionando fechas con 
sagacidad, ha puesto en claro, á saber, que no fueron tanto laq 
persuasiones y buena amistad del Obispo de Falencia, D. Diego 
de Deza, las que impidieron á Cristóbal Colón volver á Lisboa 
y aceptar L*s nuevos ofrecimientos del Eey de Portugal, conte- 
nidos en una carta de 20 de Marzo de 1488, como los amores y 
el avanzado estado de preñez de una bella dama cordobesa, doña 
Beatriz Enríquez, madre de D. Fernando Colón, hijo natural 



78 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

fesor de la Reina , defender la gran causa de los descu- 
brimientos occidentales , ante los profesores , «que eran 
ignorantes )), dice D. Fernando Colón en la Vida de su 
padre, «y no pudieron comprender nada de los discursos 
del Almirante, que tampoco quería explicarse mucho, 
temiendo no le sucediese lo que en Portugal», donde tra- 
taron de robarle el secreto para aprovecharlo sin su con- 
curso, conforme á la treta aconsejada por el doctor 
Cal9adilla, ó más bien (porque así era el verdadero 
nombre de este prelado) de D. Diego Ortiz, obispo de 
Ceuta, natural de Calcadilla, cerca de Salamanca. Con 
razón observa Muñoz cuan sensible es que no hayan 
quedado documentos de esta controversia científica, por- 
que nos darían á conocer de un modo preciso el estado 
de las matemáticas y de la astronomía en las Universi- 
dades españolas del siglo xv. Sólo sabemos que Colón 
llevaba escritos de antemano los argumentos que debía 
explanar en favor de su empresa durante las conferencias 
tenidas en el convento de dominicos de San Esteban. 
Es probable que los documentos conteniendo las princi- 
pales causas del descubrimiento, y que quedaron en ma- 
nos del hijo de Colón, de Bernáldez, cura de los Pala- 
cios, y de Bartolomé de las Casas, estuvieran redactados 
conforme á las notas comunicadas á los catedráticos de 
Salamanca. Fernando Colón refiere que los catedráticos 
objetaron al Almirante con la autoridad de Séneca, que 



del Almirante, nacido el 15 de Agosto de 1488. Esta dama so- 
brevivió á Colón, quien en el testamento puso una cláusula en 
su favor, añadiendo ingenuamente: «la razón dello non es licito 
de la escrebir aqui.» Los biógrafos del grande hombre, como de 
costumbre, no han ínostrado tan virtuosa discrección. 



DESCUBRIMIENTO DK AMÉRICA. 79 



{por vía de cuestión) trataba si el Océano era infinito , de 
suerte que el mundo era muy grande para ir en tres años 
al fin del Levante , como quería. Nada , absolutamente 
nada, hay en las Cuestiones Naturales de Séneca que , 
pueda justificar este aserto. Al contrario , está refutado 
en el pasaje de Séneca (Prasf., § 11) que no era des- 
conocido á D. Fernando {Vida del Almirante^ capítulo 
vil). 

4.° Aristóteles, «en el libro de Las Cosas Naturales, 
habla de haber navegado por el mar Atlántico algunos 
mercaderes cartagineses á una isla fértilísima, la cual 
ponían los portugueses en sus mapas con el nombre de 
de Antilia, fuera ella, ó una de las islas que se veían 
todos los años (á favor de ciertas circunstancias meteo- 
rológicas) al Oeste de las Azores, de Madera y de la 
Gomera.» Este es el pasaje de las Mirabiles Ausculta- 
tiones del pseudo Aristóteles, libro que Mr. Niebuhr cree 
escrito hacia la 130 Olimpiada, es decir, seis Olimpiadas 
después de la muerte de Theophrasto. Tómase gran tra- 
bajo Fernando Colón para probar, contra Oviedo, que 
esta isla de los cartagineses no era Haití ni Cuba , ni 
ninguna de las descubiertas por su padre, y cuyo nú- 
mero, en la época más desventurada de su vida (en 1500), 
en un fragmento de carta autógrafa ( Navarrete , Co- 
lección diplom., t. II, pág. 254), exagera hasta 1.700. 
Verdad es que en esta controversia quéjase D. Fernando 
de que, ignorando el griego, su adversario no haya po- 
dido leer el pasaje de Aristóteles sino en los libros de 
fray Teófilo de Ferraris; pero él mismo en esta ocasión 
no daba pruebas de una erudición muy sólida. Confunde 
la isla de Atlanta, al Norte del Euripo, en el canal, entre 
la Lócrida y la Eubea, separada del continente por un 



80 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

terremoto (Thucydides, iii , 39; Plinio, ii, 88), con la 
Atlántida de Solón y de Platón (Ij; convierte en dos 
personas distintas á Statio Seboso (2), que permaneció 
algún tiempo en Cádiz para adquirir noticias de las islas 
del mar exterior^ j toma las islas Azores, cuyas minas 
nadie ha elogiado, por las Cassitérides (3). 

6° Strabón, «en el lib. primo y secundo de su Cus- 
mografiaJ>, habla de la extensión desmesurada del Atlán- 
tico, única causa que impide el paso de España á la India 
(es el texto lib. i, pág. 113 Alm., páginas 64 y 65 Cas., y 
la opinión de Posidonio sobre la navegación del Atlántico 
cuando es favorecida por los vientos de Sudeste, lib. ii, 
página 161 Alm., pág. 102 Cas.). 

6.^ Strabón, en el lib. v, por la inmensa prolongación 
de la India hacia el Este, según Ctésias, Onesicrito y 
Nearco. La cita del lib. v es falsa, porque en este libro 
sólo se habla de Italia; pero el testimonio invocado de 



(1) «En fin, esta isla Atlántica podría ser la isla de que Sé- 
neca hace mención en el sexto libro de Las Cosas Naturales 
(el pasaje Qucestiones Nat., vi, 24) dice, según el pensamiento 
de Tucídides, que, pendiente la guerra de Morea, fué sumergida 
enteramente ó ea parte una isla llamada Atlántica, de que ha- 
bla Platón en el Timeo.» 

(2) Estacio y Seboso que dicen En cuanto á las islas 

Hespérides de Seboso, «el Almirante tuvo por cierto que fuesen 
las de las Indias». Yo ignoro lo que sea un Tratado Cosmográfico 
de los lugares habitables del ( historiador ?) Julio Capitolino, 
que cita Fernando Colón, cap. Vil. 

(3) De este error participan casi todos los hombres instruí- 
dos del siglo XVI. Anghiera dice también (epíst. 769): (dn Cassi- 
teridibus insulis quas Portugalensis, earum possessor, Azorum 
Ínsulas nuncupat, quse acciderunt, audito.» 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRIC-A. 81 

tres viajeros á la India da á conocer fácilmente que Co- 
lón quiso alegar el texto de Strabón, lib. xv, pág. 1011 
Alm., pág. 690 Cas. 

Casi superfluo es repetir aquí que una parte de éstqs 
pasajes ( los de Aristóteles , Se'neca y Ptolomeo) se en- 
cuentran también mencionados en la carta dgl Alnaj* 
rante del año 1498 y en su Lihro de las Profecías. Este 
último, si se exceptúa el coro de la Medea de Se'neca, 
sólo contiene citas de Profetas , de Padres de la Iglesia 
y de algunos rabinos convertidos , mezcla de teología 
mística y de erudición cosmográfica que, al parecer, ca- 
racteriza la vejez de Cristóbal Colón. En efecto, cuanto 
no toca al círculo estrecho de los intereses materiales de 
la vida, se eleva en el alma ardiente de este hombre ex- 
traordinario á una esfera más noble, á un esplritualismo 
misterioso. En su opinión, la conquista de la India recién 
descubierta no debe tener importancia sino en cuanto 
realiza las antiguas profecías y conduce, por los tesoros 
que da, á la conquista de la tumba de Cristo (ci la restt- 
tución de la Casa Santa). Todas las cartas del Almi- 
rante expresan su ansiedad por acumular oro. Aunque 
duda, hasta la época de su muerte, que América esté 
separada del Asia Oriental, escribe ya en 1498 á la 
Eeina que CastRla posee hpy otro mundo y que recibirá 
pronto barcos cargados de oro, el cual servirá para ex- 
tender la fe en el universo, «porque el oro es excelentis- 
simo; del oro se hace tesoro, y con él, quien lo tiene, 
hace quanto quiere en el mundo, y llega á que echa las 
animas al Paraíso.)) Extraña mezcla de ideas y de sen- 
timientos en un hombre superior, dotado de clara inte- 
ligencia y de invencible valor en la adversidad; imbuido 
en la teología escolástica, y, sin embargo, muy apto para 



82 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

el manejo de los negocios; de una imaginación ardiente 
y hasta desordenada, que impensadamente se eleva, del 
lenguaje sencillo é ingenuo del marino á las más feli- 
ces inspiraciones poéticas, reflejando en él, por decirlo 
así, cuanto la Edad Media produce de raro y sublime 
á la vez. 



IV. 



Opiniones de los antiguos sobre la geografía física del globo 
y manera de figurarla. 



Ea el Apéndice á esta obra publicaremos los textos 
citados en los escritos de Colón y que por confesión pro- 
pia influyeron en su empresa. Creo que su reunión ten- 
drá además otro interés: el de aclarar la historia de la 
geografía en general. 

Es curiosísimo reunir y comparar las opiniones que los 
antiguos se habían formado de la posibilidad de comu- 
nicaciones entre las extremidades opuestas de la tierra 
habitada, como de la existencia de algunas otras masas 
continentales separadas de ella. Estas opiniones fueron 
transmitiéndose en no interrumpida serie al través de la 
Edad Media. 

Desde los Orígenes de Isidoro de Sevilla hasta la 
Margarita filosófica de Jorge Reisch, prior del convento 
de los Cartujos de Friburgo , libro que tan grande in- 
fluencia ejerció en el estado de los conocimientos en el 



8,4 ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

siglo XVI (1) j cuyo nombre está hoy casi olvidado; los 
hombres más célebres, Vicente de Beauvais (Yincentius 
Bellovacensis, autor del Speculum majus) , Juan Salis- 
burj (Joannes parvus Sarisberiensis), Roger Bacon j 
Pedro d'Aillj tomaron de Aristóteles , de Plinio , des- 
graciadamente más conocido que Strabón, y de Séneca 
lo que se relaciona con la cosmografía y la física del 
globo. Por esta continua filiación, las indicadas ideas se 
conservaron y dominaron los ánimos cuando el ardiente 
deseo de las empresas marítimas sucedió al no menos 
ardiente de las largas peregrinaciones por el interior de 
las tierras. 

Al llegar á las" cuestiones que ofrecen importancia é 
interesan á los estudios filológicos, no puedo pasar en 
silencio lo que peternece menos á la descripción del 
mundo real que al ciclo de la geografía mítica. 

Sucede al espacio lo mismo que al tiempo. No se 
puede tratar la historia bajo un punto de vista filosó- 
fico , dejando en completo olvido los tiempos heroicos. 
Los mitos de los pueblos, mezclados á la historia y á 
la geografía, no pertenecen por completo al mundo 
ideal; si uno de sus rasgos distintivos es la vaguedad; 
si el símbolo cubre en ellos la realidad con un velo más 
ó menos espeso, los mitos, íntimamente ligados entre sí, 
revelan , sin embargo , la raíz de las primeras nociones 
cosmográficas y físicas. 



(1) Prueba esta influencia la rapidez con que se repitieron 
las ediciones de la Enciclopedia de Eeisch en los primeros 
veinte años. Me he valido de la edición do 1603, que Panzer 
y Ebert consideran la más antigua ; pero después demostraré 
que esta obra fué escrita antes de 1496. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 85 

Los hechos de la historia y de la geografía primiti- 
vas no son solo ficciones ingeniosas , puesto que reflejan 
las opiniones formadas acerca del mundo real. El gran 
continente más allá del Mar Cronieno y esa Atlántida 
de Solón que preocupaba á los contemporáneos de Cris- 
tóbal Colón , jamás tuvieron la realidad local que se les 
asigna; ¿pero es preciso, por ello, considerarlos sentina 
fahularum y desdeñar como á los Cabiros, los miste- 
rios samotracios y cuanto se refiere á las primeras for- 
mas de creencias, relativas á los cultos, lo que atañe á 
la configuración del globo y á la filiación de los pueblos 
y de las lenguas, creencias que son el producto instintivo 
de la inteligencia humana? 

La idea de la probable existencia de una masa de 
tierra separada de la que habitamos por vasta extensión 
de mares, debió ocurrir desde los tiempos más remotos. 
Es tan natural al hombre franquear con la imaginación 
los límites del espacio y soñar la existencia de algo más, 
allá del horizonte oceánico, que aun en los tiempos en 
que se creía la tierra un disco de superficie plana ó lige- 
ramente cóncava, podía imaginarse que más allá de la. 
cintura del Océano homérico existía alguna otra habita- 
ción de hombres, otra oUovjjlÍvtj ^ el Lokaloka de los mi- 
tos indios, anillo de montañas situado más allá del sép- 
timo mar. 

Este concepto debía tomar más desarrollo conforme 
se iba extendiendo la navegación al Oeste de las colum- 
nas de Briareo ó de JEgsenon, multiplicándoselos cuen- 
tos de los viajeros fenicios', y cuando se pudo formar al- 
guna idea de los contornos , ó, mejor dicho , de la forma' 
limitada de nuestra masa continental. La g7^an tierra 
situada hacia el Noroeste , que , como Meropis, está in- 



86 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

dicada en los fragmentos de Theopompo y como conti- 
nente cronieno en dos pasajes de Plutarco que después 
examinaremos, corresponde á una serie de mitos que, á 
pesar de los sarcasmos poco ingeniosos de los Padres de 
la Iglesia (1) , es de remota antigüedad en la esfera de 
las opiniones helénicas, como todo lo que se relaciona 
con Sileno, adivino y personaje cosmogónico, ó á ese im- 
perio de los Titanes y de Saturno, progresivamente re- 
chazado hacia el Oeste y Noroeste (2). 

El mito de la Atlántida ó de un gran continente occi- 
dental, aunque no se le crea importado de Egipto y sí 
debido exclusivamente al genio poético de Solón, data 
por lo menos del siglo vi antes de nuestra era. Cuando 
la hipótesis de la esfericidad de la tierra, producto de la 
escuela de los Pitagóricos llegó á extenderse y á apode- 
rarse de los ánimos, las discusiones sobre las zonas habi- 
tables y la probabilidad de la existencia de otras tierras 
cuyo clima era igual al nuestro en paralelos heterónimos 
y en estaciones opuestas, convirtiéronse en materia de un 
capítulo indispensable en todo tratado de la esfera ó de 
cosmografía. 

Los que como Polibio y Eratósthenes no habían obser- 
vado que la elevación de las tierras, el decrecimiento de 
la marcha aparente del sol al aproximarse á los trópicos 
y el alejamiento de dos pasos del sol por el zenit de la 



(1) Tertuliano, De Pallio, cap. ii. aViderit Anaximander 
si plures (mundos) putat: viderit si quis uspiam alius ad Me- 
ropas, ut Sileuus penes aures Midas blatit, aptas sane grandio- 
ribus fabulis, &. (Véase también Tertuliano, adversvs Ilermog. 
cap. xxv). ((Silenum illum de alio orhe abseverantem.» 

(2) Según Theopompo, el mismo Saturno es entre los occi- 
dentales una encarnación del invierno. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 87 



localidad, hacían la zona ecuatorial 7 el Ecuador mismo 
menos cálidos que las regiones más próximas á los tró- 
picos, sumergían, por efecto de una corriente ecuatorial, 
esta parte de la superficie del globo, que, quemada por 
el sol, no la creían en manera alguna á propósito para 
ser habitada. 

Propagaron principalmente esta cuestión el estoico 
Cleanthes y el' gramático Crate's. Refutóla Gemino, pero 
reapareció con gran crédito á principios del siglo v en la 
teoría de las impulsiones oceánicas que Macrobio expuso 
como una explicación del flujo 7 reflujo del mar. Mas allá 
de este brazo del Oce'ano ecuatorial que atraviesa la zona 
tórrida, más allá de nuestra masa de tierras continenta- 
les, extendidas en forma de clamyde 7 aisladas en una 
parte del hemisferio boreal, suponíase la existencia de 
otras masas de tierras, en las cuales se repiten los mis- 
mos fenómenos climatéricos que observamos en las 
nuestras. No parecía probable que la gran porción de la 
superficie del globo no ocupada por nuesko oixoujaIvt; es- 
tuviera toda cubierta de agua. Ideas de equilibrio 7 si- 
metría cuja falsa aplicación han producido, hasta en 
tiempos modernos, muchas ilusiones geográficas, opo- 
níanse, al parecer, á ello. 

Bajo la influencia de estas ideas empezaron á aparecer 
grupos aislados de continentes en el hemisferio opuesto, 
indicados por Aristóteles 7 su escuela (^Meteorológica^ 11, 
6; De Mundo, cap. iii); los dos pueblos etíopes de Gra- 
tes, uno de los cuales habitaba al Sud del brazo de mar 
ecuatorial; q\ otro mundo áe Strabón; el alter orhis de 
Pom ponió Mela; una verdadera tierra austral (1); las 



(1) «Quod si est alter orhis suntque opositi nobis á meridie 



ALEJANDRO DE IIÜMBOLDT. 



dos zonas {cinguli) habitables (1) de Cicerón {Somn. 
Scip., cap vi), una de las cuales es la de nuestros antí- 
podas insulares; en fin, la tierra quadríñda ó las quatuor 
habitationes vel insulce (cuatro masas de tierra separadas 
entre sí) de Macrobio {Comm. in Somn. Scip., ii, 9). 

En el sistema pitagórico de Philolao, conforme al cual, 
el sol es un inmenso reflector que recibe la luz de un 
cuerpo central (Hestia), la tierra j el Anticlithon dé 
Hicetas de Siracusa (ííicetas, según algunos manuscri- 
tos de Cicerón, Academ. Qucest., vi, 39; Qícetes» según 
Flntarco, de Flac.Phil., iii, 9), movíanse paralelamente 
conforme á su órbita común; pero el Anticlithon era el 



Antichthones; ne illud quidem á vero nimium abscesserit, in 
illis terris ortum amnen (Nilum) ubi subter maria caeco álveo 
penetraverit, in'nostiis rursiis emergeré et bac re solstitio accres- 
cere, quod tune hiems sit unde oritur.» (Tzschucke, ad Mel., 
vol. II, p. I, páginas 226 y 334). Lo de la oposición de la 
estación de las lluvias en el trópico de Cáncer y en el de Capri- 
cornio, es la teoría de los sacerdotes egipcios expuesta por Eu- 
doxio (Plutaeco, Be plao. phil., IV, l). La hipótesis del Océano 
llenando la región ecuatorial, hacía indispensable el subter- 
fugio del paso submarino del Nilo. Esta idea, adoptada por 
Philostorges en el siglo V para unirla á las ilusiones teológicas, 
no era opuesta á la física délos antiguos, que con el mayor 
atrevimiento suponían comunicaciones fluviales entre el Pe- 
loponeso y Sicilia; y Cosmas Indicopleustes hace también que 
nazcan los cuatro ríos del Paraíso en su continente trans- 
oceánico, y lleguen por canales subterráneos á nuestra tierra ha- 
bitada. 

(1) «Dúo (cinguli) sunt habitabiles; quorum australis ille, 
in quo qui insistunt, adversa nobis urgent vestigia, nihil ad 
vestrum genus. Hic autem alter subjectus Aquiloni , quem in 
colitis-parva qugedam est ínsula, circumf usa illo mari quod Ocea- 
num appelatis.» (Cicer., Opp, edit. Schutz, t, xvi, p. ii, pá- 
gina 98.) 



DESCUBRIMIENTO. DE AMÉRICA. 89 

heDiisferio opuesto al nuestro, hemisferio que los geó- 
grafos poblaban á su gusto (1). 

He creído deber dar esta reseña general dé las ideas 
que constantemente se han formado los hombres acerca 
de la existencia de otro mundo ó de continentes trans- 
oceánicos desde los tiempos más remotos. Los Padres de 
la Iglesia, de quienes el monje Cosmas fué inte'rprete, 
desfiguraron estos conceptos primitivos del modo más 
extraño, suponiendo una terraultra Oceanum que encua- 
draba el paralelógramo de su mapa mundi. Viviendo la 
Edad Media sólo de recuerdos que suponía clásicos y sin 
fe en sus propios descubrimientos, si no creía encontrar 
en los antiguos indicios de ellos, estuvo hasta los tiem- 
pos de Colón agitada por todas las ilusiones cosmográ- 
ficas de los siglos anteriores. 

Al lado de esta tendencia tan natural, j por lo mismo 
tan general, de suponer muchas tierras habitadas que 
los mares separaban, encue'ntrase otra no menos antigua: 
la de considerar las islas ó los puntos de tierras nueva- 
mente descubiertos, como contiguos y formando parte 
de un gran continente. En esta última forma fueron re- 
presentadas primeramente las Islas Británicas (Dión 
Cassio XXXIX, 50; Flor., iii, 10), y Ceylán (Trapobana 
ó Sielediv), ccquas Hipparcho (2) prima pars Orbis alte- 



(1^ «Antichtones alterara (térras partera) uon alterara in- 
colimus.» (Mela, I, 1, 2). Ya hemos visto antes que estos A ii- 
tichtones de Mela, habitantes del hemisferio austral, están 
separados de nuestra masa continental por el Océano, que cu- 
bre el centro de la zona tórrida. 

(2) La cita de Hipparco resulta dudosa (TzscHUCKE , ad 
Jlela, vol. II, parte iil, pág. 251) cuando se recuerda que más 
de ciento ciencuenta años antes de Hipparco, en la expedición 



90 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

rius dicitur» (Mela, iii, 7, 7). Esta expresión tan carac- 
terística de un otro mundo, encuéntrase en Plinio unida 
á la de tierra de los antichtones «Trapobanen alterum 
orbem esse diu existimatum est, Antichthonum appella- 
tione». (Plin., vi, 22, § 24.) 

La historia de los descubrimientos geográficos mo- 
dernos nos muestra la misma inclinación á transformar, 
gracias á prolongaciones de contornos fantásticos y 
uniones imaginarias, los cabos de muchas islas y de 
vastos continentes. Hay más; la predilección por las li- 
gaduras que acabamos de indicar en el trazado de los 
mapas, conduce á otro procedimiento, hallado lo mismo 
en Ptolomeo que en los geógrafos de nuestro siglo. 
Cuando las extremidades de las tierras que se han 
unido ó alineado en continentes se acercan á nuestros 
oixoojjiévT), abandónase la hipótesis de los continentes se- 
parados y se les une á puntos antiguamente conocidos. 
De este modo Marin de Tyro y Ptolomeo transforma- 
ron el mar de la India en un mar cerrado ó mediterrá- 
neo. Imaginábase que la península transgangética, donde 
estaba situada Catígara (Caitogora, Edrisi, pág. 57), 
más allá del Sinus Magnus, en la extremidad oriental 
del Asia, se unía hacia el Oeste por medio de una tierra 
incógnita al promontorio Prasum (cabo Delgado), y á la 
costa africana de Azania (Ayan, el Zingium de Cosmas 



macedónica, Onesicrito y Megasthenes habían reconocido Tra- 
bobana como isla (Strabón, XV, pág. 1.011; Alm. pág. 689 Cas.); 
opinión expresada hasta en el pseudo Aristóteles {De 3Jvndo, 
cap. Iii), donde Trabobana, como isla, es comparada á Albión 
y á Jerne. El texto de Mela (iii , 7 7), está probablemente 
corrompido, como lo prueban las siguientes palabras: Sed quia 
lidhitatur 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 91 

Indicopleustes, Montfaucon, ii, 132). Afortunadamente 
esta hipótesis da un mar cerrado, desconocido para Stra- 
bón, que rechaza tolos los istmos desde el estrecho de 
Hércules hasta el mar Rojo, no estorbó ni detuvo los 
descubrimientos de los intrépidos navegantes del si- 
glo XV, á pesar de que la falsa erudición ejercía en ellos 
más influencia de lo que generalmente se cree. 

Por un procedimiento semejante, en el célebre mapa de 
América que Juan Ruysch añadió á la edición de la 
(Geografía de Ptolomeo, publicada en Roma en 1508, 
encuéntrase, según la observación de Mr. Walckenaer, 
no sólo la Gruenlant (Groenlandia), sino también Terra- 
nova y los Baccalaurce, completamente separados de la 
América insular, es decir áelMundus Novus, de la Terra 
Sanctae Crucis, y reunidos al continente septentrional 
de Asia (la tierra de Gog, las costas del Plisacus Sinus, 
y el país de Ergigaí). 

Separaciones idénticas, aunque mucho más atrevi- 
das (1), porque unen todo el Canadá y la Florida al 
Asia boreal, y los separan de Brasilia (la América del 



(1) JoANNis SCHONERI Carolostadü, Opusculum Geogra- 
phicum (40 páginas en 4.°) Noricae, anno xxxiii (sic), lib, il, 
cap. 20. En cuanto á Plisceus (Plisacus) Sinus de Juan 
Ruysch, en el cual desemboca el Folicacus Jiuvius, parece á 
primera vista reconocer en él algún rastro de geografía anti- 
gua; pero estos nombres son sencillamente alteraciones viciosas 
de Pouli Sagam, de Marco Polo, puente del río Sagan (el Sang- 
kanho de los chinos), cerca de la ciudad de Khanbalon ó Tatú 
(Klaproth , Tahleaux historiques n." 22), Latinizando se ha 
convertí 'i o Pulüangam en Pul ¿sica, y FuUsica en Polisaeus. 
Mas adelante hablaré de los nombres de las ciudades comer- 
ciales de China, tal y como los altera Colón. 



92 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Sud) «extendida hacia Melacha (Malacca) y Zanzíbar 
(costa é iela de Za-nguebar, quizá la isla Akgia de los 
árabes)j!), reaparecen en 1583 en la cosmografía de Juan 
Schoner. 

Posteriormente, Sebastián Munster, uno de los restan - 
radores de las ciencias geográficas , une la Groenlandia 
á la !N'oruega, y aun en nuestros días, entre los meridia- 
nos del cabo de Hornos y el de Buena Esperanza, hay 
de vez en cuando el capricho de reunir islas próximas al 
círculo polar antartico en grandes masas continentales. 



Influencia de Pablo Toscanelli en los proyectos 
de Cristóbal Colón. 



Sin negar la influencia que las opiniones y los testi- 
monios de los antiguos lian ejercido en el ánimo de 
Cristóbal Colón, no diremos, sin embargo, que el descu- 
brimiento de América se debe á Pytheas (1), á Eratosthe- 
nes (2) ó á Posidonio (3). Colón, después de lograr su 
propósito, distingue con legítimo orgullo entre el mérito 
de la ejecución y el de los acertados presentimientos. Al 
llegar á Lisboa, de vuelta de su primer viaje, escribe 
(el 14 de Marzo de 1493) á su protector D. Luis San- 
tángel, ministro de Hacienda por la corona de Aragón: 
« Consecuti sumus quce hactenus mortalium vires minime 
attigerant: nam si harum Insularum {índice supra Gan- 
gem) quidpiam alijui scripserunt aut locuti sunt, omnes 



(1) Mannert, Einleit . in die Geogr. der Alten., 1829, pá- 
gina 79. 

(2) LUD Ideler , Proleg. de Meteorología Grosccr. et Ro- 
mán., 1832, pág. 6. El pasaje de Strabón, i, pág. 115 Alm., pá- 
ginas 64 y 65 Cas , presenta, en efecto, una opinión de Eratós- 
thenes y no de Pythéas, como pretende Mr. Mannert. Véase 
también Eühkopf ad Senecam, t. v, pág. 11. 

. (3) Strabóx, II, pág. 161 Alm., pág. 102 Cas. 



94 ALEJANDRO DE UÜMBOLDT. 

per ambages et conjeturas, nemo, se eas vidisse asserit; 
unde prope videbatur fabulai> (1). 

Algún tiempo después añade el Almirante en la carta 
á los Reyes, fechada en la isla de Haiti en Octubre de 
1498: «Todos los que habían oído {mi) plática, todos lo 
tenían á burla, salvo dos frailes que siempre fueron cons- 
tantes» (probablemente el guardián del convento de la 
Rábida, fray Pérez de Marchena, franciscano, y el do- 
minico fray Diego de Deza , que permanecieron cons- 
tantes en sus opiniones). 

A la influencia de ambos religiosos y al gran corazón 
de la reina Isabel (2) debió Colón la dicha de realizar 
su vasto proyecto, y también á la de Pablo (del Pozzo) 
Toscanelli, que, con sus consejos, dióle mayor seguridad 
de ejecutarlo. No esperaba, sin duda, la buena fortuna 
de encontrarse en perfecta identidad de miras con uno 
de los más ilustres geógrafos de su época, y el mismo 
Colón confiesa que esta conformidad de razonamientos 
le alentó en la idea que se había formado de las ventajas 
de un camino á la India por la vía del Oeste, y de la 
esperanza de encontrar islas antes de llegar á la costa 
de Asia. No pondré aquí el texto (3) de las dos cartas 



(1) Cito conforme á la traducción de Léander de Cozco, por 
haberse perdido para nosotros el original español, á excepción 
de algunos fragmentos que Muñoz encontró en los manuscritos 
de Bernáldez, el cura de Los Palacios. 

(2) «Ese gran corazón que se muestra en las grandes cosas». 
(Hermosa frase contenida en Ja misma carta de 1498.) 

(3) Habiéndose perdido el texto original, sólo conocemos la 
traducción española. Vida del Almirante, cap. vil; Leonardo 
XiMENEZ Del veccJiio enuovo gnomone fior entino ^ 1757, LXXix 
y xcvii (Las investigaciones de este sabio jesuíta sirvieron d« 



DKSCÜBUIMIENTO DE AMÉRICA. 95 

de Toscanelli, escritas primitivamente en latín é impre- 
sas muchas veces: limitaréme á llamar la atención sobre 
algunos conceptos de ellas, cuya importancia histórica no 
se ha hecho resaltar bastante, porque en cuestiones de 
esta índole siempre habrá que acudir á los documentos 
del siglo XV. 

ftLa autoridad de los autores clásicos y otras seme- 
jantes de este autor (Pedro de Heliaco), dice Fernando 
Colón, fueron las que movieron más al Almirante para 
creer su imaginación, como también un maestro, Paulo 
Físico (1), florentín, hijo de Domingo, contemporáneo 



fundamento al excelente artículo Toscanelli, redactado 
por M. de Angelis en el vol. xlvi de la Biograpliie universelle); 
Journal des Savans , Enero 1758. Na varéete, t. ii, páginas 
1 y 4. (Véanse también Bossi, Vita di Christ. Colomho, pági- 
nas 105 y 153; Canovaí, Viaggi di Amer. Vespucci, páginas 
355 j 370; Baldelli, II Millione, t. I, páginas 60 y 62). 

(1) Humboldt traduce la palabra físico por médico, y da la 
siguiente explicación. Aunque Toscanelli fuese sin duda uno de 
los astrónomos y de los físicos más célebres de su época, y aun- 
que en Italia se le llamaba con frecuencia Pablo el físico 
{Paulits phisicus) , traduzco la palabra espsiñola físico por mé- 
dico. Dicha palabra ea los siglos xv y xvi se tomaba exclusi- 
vamente en este sentido, y fué aplicada por ejemplo á Maestro 
Bernal, físico de la carabela Capitana en 1502; al amigo de 
Colón, García Hernández, físico de Palos, etc. Podría sorpren- 
der también el encontrar en la Vida del Almirante donde no 
se pone el apellido Toscanelli, la extraña adición, ({Maestro 
Paulo, físico del Maestro Domingo fiorentin»\ pero esta es la 
manera casi helénica y árabe de indicar la filiación. Pablo era 
hijo de Domingo, y en el testamento de Nicolás Nicoli, hecho en 
1 428, encuéntrase también nombrado entre los conservadores 
de la célebre biblioteca del convento degli Angelí de Monaci 
Camaldülesi: Magister Paulus Magistri Domenici medicus. 
Leonardo XiMEMEz, pág. lxxiv. 



96 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

del misDio Alüiirante, el cual dio causa en gran parte á 
que emprendiese este viaje con más ánimo.» 

Toscanelli, inclinado al estudio de las matemáticas, á 
causa de un convite en casa de Felipe Bruneleschi y de 
l'a ingeniosa conversación que en él sostuvo este arqui- 
tecto y mecánico, distinguióse entre todos los astróno- 
mos de su época durante una larga carrera (llegó a la 
edad de ochenta y cinco años), por su constante atención 
á los descubrimientos náuticos y á los viajes por tierra. 

Era entonces Italia el centro de las grandes operacio- 
nes comerciales que los písanos , venecianos y genove- 
ses hacían con el Asia austral (1), por la vía de Alejan- 
dría, del mar Rojo y de Bassora y con las costas del mar 
Caspio y la Sogdiana, por la vía de Azov (Tana). No se 
ocupaba sólo Toscanelli en la corrección de las tablas 
solares y lunares por las observaciones gnomónicas y de 
astrolabio, como de cuanto podía facilitar el empleo de 
los métodos de astronomía náutica, ampliamente discu- 
tidos, pero rara vez empleados hasta entonces; aplicó 
también su inteligencia á la comparación de la geografía 
antigua con los resultados de los descubrimientos mo- 
dernos y con la utilidad práctica que el comercio de 
Europa podría sacar de este género de trabajos abriendo 
un camino directo al país de las especias por medio de 
la navegación hacia el Oeste. 



(1) «El gran obstáculo para el comercio de la India por el 
interior de Asia, dice un escritor del siglo xvi, consiste en la 
barbarie de los pueblos tártaros que, no pudiendo atacar la In- 
dia por mar, hacen invasiones por tierra j la saquean y arrui- 
nan, como sucede á la pobre Italia, convertida en presa de ale- 
manes, franceses y españoles.» (Eamüsio, 1. 1, pág. 338.) 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 97 

La prueba de este encadenamiento de ideas, de este 
movimiento intelectual desde la segunda mitad del si- 
glo XV, la encontramos en las cartas de Toscanelli y en 
todos los escritores notables de su época. Cristóforo Lan- 
dino, florentino, traductor de Plinio y comentador de 
Virgilio, habla del concurso de extranjeros en su patria, 
de hombres que llegaban de las regiones más lejanas, 
que circa initia Tañáis habitant. Ego autem interfui cum 
FlorenticB tilos Paulus physicus diligenter quaque inte' 
rrogaret (1). Estas relaciones con los negociantes que 
venían de Oriente, hasta de la misma India y del archi- 
piélago indio , como el veneciano Nicolás Conti (2), 
enardecieron la imaginación del anciano. 



(1) Georgicon ed {Londinus, Venet., 1520, pág. 48). 

(2) La mejor prueba de la impresión profunda que esta co- 
rrespondencia con Toscanelli hizo en el ánimo de Colón, es la 
introdacción del Diario de ruta de su primer viaje, donde casi 
repite las palabras empleadas por el geómetra florentino. 

COLÓN. TOSCANELLI.' 

«La información que yo ha- «Las partes de Indias donde 

bía dado á VV. A A. délas tie- se podrá ir y el dominio de 

rras de india y de un príncipe un príncipe llamado Gran 

que es llamado Gran C'in, que Caoi, que es lo mismo que Rey 

quiere decir en nuestro ro- de los reyes; sus predecesores 

manee Rey de los reyes, como enviaron embajadores al Papa 

muchas veces él y sus antece- pidiéndole maestros que les 

sores habían enviado á Roma instruyesen en nuestra fe.» 
á pedir doctores en nuestra 
santa fe, porque les enseñasen 
en ella.)) 

Pudo sin duda Colón tomar estas nociones del Millione de 
Marco Polo, á quien no nombra, como tampoco á Toscanelli; 
pero la serie de las ideas y las palabras paréceme que indican 
una reminiscencia de la carta de Toscanelli al canónigo Mar- 
tínez. 



98 ALEJANDRO DE UÜMBOLDT. 

Más de setenta y siete años contaba ya cuando escri- 
bió á Colón : «Alabo vuestro designio de navegar á Oc- 
cidente, y estoy persuadido que habréis visto, por mi 
«arta, que el viaje que deseáis emprender no es tan difícil 
como se piensa; antes al contrario, la derrota (es decir, 
la travesía desde las costas occidentales de Europa á las 
Indias de las especias, Indie delle-spezierie^ como decían 
los florentinos y los venecianos) es segura por los para- 
jes que he señalado; quedaríais persuadido enteramente 
si hubieseis comunicado como yo con muchas personas 
que han estado en estos países (la India de las especias), 
y estad seguro de ver reinos poderosos, cantidad de ciu- 
dades pobladas y ricas provincias», etc. 

En la carta al canónigo Martínez dice también Tos- 
canelli: «Desoló el puerto de Z aitón (Zaithun), uno de 
los más hermosos y famosos de Levante, parten todos 
los años más de cien bajeles cargados de pimienta, sin 
contar otros que vuelven cargados de toda clase de es- 
pecias. Es grande y poblado el país; tiene muchas pro- 
vincias y muchos reinos del dominio de un príncipe 
solo, llamado el Gran Can (Khan), que es lo mismo que 
Rey de Reyes. Ordinariamente tiene su residencia en el 
Catay. Sus predecesores deseaban tener comercio con los 
cristianos, y ha doscientos años que enviaron embajado- 
res al Papa, pidiéndole maestros que les instruyesen en 
nuestra fe; pero no pudieron llegar á Roma y se vieron 
precisados á volverse por los embarazos que hallaron en 
el camino. En tiempo del papa Eugenio IV vino un 
embajador que le aseguró el afecto que tenían á los cató- 
licos los príncipes y pueblos de su país; estuve con él 
largo tiempo; me habló de la magnificencia de su B.ej, 
de los grandes ríos que había en su tierra, y que se 



rKSCUBRI MIENTO DR AMÉRICA. 99 

veían doscientas ciudades con puentes de mármol, fabri- 
cadas sobre las riberas de un río solo. El país es bello, y 
jiosotros debíamos haberle descubierto por las grandes 
riquezas que contiene y la cantidad de oro, plata y pe- 
drería que puede sacarse de él; escogen para gobernado- 
res los más sabios, sin consideración á la nobleza y á la 
hacienda. Hallaréis en el mapa que hay desde Lisboa 
Á la famosa ciudad de Quisay, tomando el camino dere- 
cho á Poniente, veintiséis espacios, cada uno de 150 
millas. Quisay (Quinsai) tiene 35 leguas de ámbito; 
su nombre quiere decir ciudad del cielo: vense allí diez 
grandes puentes de mármol sobre gruesas columnas de 
una extraña magnificencia: está situada en la provincia 
de Mango, cerca de Catay í) (1). 

Es probable que las animadas relaciones del veneciano 
Nicolás de Conti, que 7Íno á Florencia en 1444, después 
de veinticinco años de viajes por Syria, el golfo Pérsico, 
la India á ambos lados del Ganges, la China meridional, 



(1) No ignoro que todos los comentadores de las cartas de 
Toscanelli creen poder citar los capítulos del Yiaje de Marco 
Polo, donde el astrónomo florentino aprendió las nociones sobre 
el comercio de pimienta de Zaithun (lib. ii, cap. 77), y la 
magniñcencia de la gran ciudad de Quisai (lib. ii, capí- 
tulo 68) ; pero aquí debo observar que existen dudas acerca 
de lo que con preferencia pudo saber por lí i colas de Conti ó 
por las conversaciones con viajeros recientemente llegados 
del Asia Oriental, ó por el manuscrito de Poggio. No encuentro 
la traducción de Gran Can {Bey de los reyes); (Conti traduce 
Emperador) y de Quinsay {Ciudad del cielo), más que en 
Marco Polo; pero los 12.000 puentes de Quisay en la relación 
de Marco Polo, los reduce Toscanelli (y esto me llama mucho 
la atención) á diez, y el circuito de Quisay es casi igual al que 
refiere Nicolás de Conti. (Ramusio, 1. 1, pág. 3á0 h.) 



100 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

el archipiélago de la Sonda, Ceylán, el mar Rojo "y 
Egipto, de igual suerte que la frecuencia de relaciones 
comerciales con estas ricas comarcas, hicieran muy fa- 
miliar á Toscanelli el conocimiento topográfico del Asia 
meridional y oriental. Toscanelli vivió siempre en Flo- 
rencia, y allí fué donde el papa Eugenio IV (de la fami- 
lia Condolmeri de Venecia) perdonó al viajero Conti, su 
compatriota, la apostasía (1), imponiéndole por peni- 



(1) Nicolás de Conti tuvo que renegar de la fe para salvar 
la vida. Eamusio, según la edición de Venecia de 1613, dice que 
esta absolución fué en 1449; pero el papa Eugenio IV murió dos 
años antes. La redacción latina del viaje de Conti, hecha por 
ese mismo Poggio á quien se debe el descubrimiento de fantos 
preciosos manuscritos de clásicos latinos en Suiza y en Alema- 
nia, no ha llegado hasta nosotros. Lo que poseemos en italiano 
del viaje de Conti es una traducción hecha de la versión por- 
tuguesa de Valentín Fernández, y desgraciadamente no pasa 
de ser un fragmento incorrectísimo. En la Giava maggiore 
(Borneo?) Conti vio pájaros del paraíso, ucelli senza piedl 
(Ram., t. I, pág. 311 h). Son los mismos pájaros del sol {passa- 
res da sol), de los primeros navegantes portugueses. (Reinh 
FORSTEE, Zool. ind., 1795, pág. 30). He aquí las palabras de 
Conti, que sin duda no vio más que los pájaros preparados por 
los indígenas y transportados de isla en isla como objetos de 
adorno: «Nella Giava maggiore trovansi uccelli molte volte 
che sonó senza piedi, grandi come colombi, di penne molto 
sottili e con la coda lunga, i quali sempre si posano sopra gli 
arbori; le carne di quali non si mangiano, ma la pelle e la coda 
sonó in grande stima perche s'usano per ornamento del capo » 
(Nicolás de Conti en Ra musió, t. i, pág. 345). Este pasaje, 
muy notable, no ha llamado la atención de los zoólogos moder- 
nos. Pigafetta cree también que se refiere á aves muertas y di- 
secadas, pero que afortunadamente tienen patas, (di re di 
Tidore mandó duoi uccelli bellisimi della grandezza d'una tór- 
tola, la testa piccola col becco lungo é hinglte le ganihe uno 
l)almo e sottili: non hanno ali, ma, in luogo di quelle, penne 



DESCUBRIMIENTO DE AM:éMCAl ' ' ''. ' 'ÍOI 

tencia referir co7i entera verdad las aventuras de sus 
viajes al secretario pontificio, el ce'Iebre filólogo Francisco 
Poggio Bracciolini. Perteneciendo también yo á la clase 
de viajeros, no examinaré imprudentemente si, al impo- 
ner tal penitencia, hubo más malicia que benignidad. Se 
concibe que la lectura de ciertos viajes pueda imponerse 
como ruda expiación; pero referir los incidentes de una 
vida de aventuras con toda verdad, con ogni verita (así 
era la cláusula de la absolución pontificia), sólo es cas- 
tigo cuando se desconfía de la formalidad del via- 
jero (1). 



luDghe di diversi colorí.» Pigafetta observó bien que no son las 
plumas de las alas, sino las de los costados las que se prolongan 
formando penachos más largos que el cuerpo. No vio las alas, 
cuya existencia niega, porque generalmente los indígenas, al di- 
secar el ave para el comercio, le arrancan las patas y las alas. 
«Hanno opinione i Morí, añade el historiador del viaje de Ma- 
gallanes, che questo ucello venga del Paradiso terrestre é chia- 
manlo manucodiata, ció é, ucello di Dio.)) (Ramusio, t. l, pá- 
gina 367 h.) Esta palabra, repetida en la relación del viaje de 
Magallanes, hecha por un secretario del emperador Carlos V en 
una carta al Cardenal- Obispo de Salzburgo (Z. £»., pág. 351 h), es, 
según observación de mi hermano, que consta en su gran obra 
sobre la lengua Kavi ó Javanesa, una alteración de la palabra 
malaya manuli-devata formada de manu, en malayo pájaro, y > 
devata, en malayo y sánscrito divino. La palabra Tnanuk-de- 
vata convirtióla el viajero italiano en manuco-diata. 

(1) Acaso la misma obra de Marco Polo inspiró al papa 
Eugenio IV tanta desconfianza en la veracidad de los viajeros. 
Cabemos por el testimonio de F. Jacopo di Aquí que se burlaron 
de Marco Polo hasta el punto de haber siempre, en las masca- 
radas en Venecia, largo tiempo después de su muerte, algunos 
que tomaban su nombre y le imitaban para divertir al pueblo, 
refiriéndole cosas extraordinarias. Lo mismo se hizo después 
con Pigafetta. Amoretti, Voyagc de Jíaldonado, pág. 67. 



i Oí' ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

La, permanencia de Nicolás de Conti y de Poggio en 
lina ciudad en que Toscanelli, según su propio testimo- 
nio y el de Cristoforo Landino, buscaba sin cesar po- 
nerse en relación con los hombres que el comercio había 
conducido úpais de las especias, debía necesariamente 
hacer revivir los recuerdos que Marco Polo dejó de las 
maravillas de Quinsay y de Cambalu. del frecuente 
arribo de buques al puerto de Zaithun y de las riquezas 
del Mango. Esta conformidad de tradiciones, la celebri- 
dad de las mismas localidades, renovada con siglo y 
medio de intervalo, debían influir tanto en el activo es- 
píritu de Toscanelli, que probablemente es Nicolás de 
Conti el designado, sin nombrarle en la segunda carta á^ 
Colón, entre los viajeros al Asia á quienes conviene oir 
para comprender la facilidad y utilidad del viaje á la lu- 
dia por el Oeste. 

No puedo creer, sin embargo, como el abate Ximenez 
y tantos otros autores que le han copiado, que « el em- 
bajador del Gran Can», llegado á Florencia en tiempo 
de Eugenio IV, y del que se habla en la carta al canó- 
nigo Martínez, sea el mismo Nicolás de Conti. En la 
carta se designan dos embajadores Mogoles ; el uno 
«doscientos años antes, el otro en tiempo de Toscanelli». 
La primera embajada es, sin duda, la que fracasó en 
1267 por la enfermedad de un señor mogol (1), Kho- 



(l) Khogatal se separó de los viajeros á 20 jornadas del ca- 
mino de Bokhara {di Barone si'ammaló gravemente jper volonta 
del quale e per conslglio di molti lasoiandolo, seguitorno il lora 
viaggio (dell Armenia 3Itnore al j^orto di Giazza') » Traduc- 
ción de Ramüsio (t, II, pág, 3, a.) Nicolai y Maffeo Poli vol- 
vieron á Venecia en 1271, porque la noticia de la muerte del. 



DESCDBRIMIE>ÍTO DE AMÉRICA. 103 

gatal, cuando el regreso de Nicolás y de Maffeo (Mateo) 
Poli, padre y tío del célebre Marco Polo, conocido pri- 
meramente con el nombre un poco satírico de Messer 
Marco Milione, Éste fué quien, según la oportuna frase 
del viejo Sansovino, descubrió un nuevo mundo antes de 
Colón, y cuya admirable obra poseemos. 

En cuanto á la segunda embajada en tiempo de Eu- 
genio lY, no hay indicio alguno en el viaje de Conti de 
que trajera misión alguna del Gran Can. ¿Cómo es po- 
sible que Poggio, en el corto epílogo añadido en honor 
del viajero «que ha visto, dice, países por nadie recorri- 
dos desde los tiempos de Tiberio», no había de mencio- 
nar incidente tan honroso? ¿Cómo Toscanelli, que niega 
á Nicolás y Maffeo Poli el título de embajadores (1), y 
que recuerda expresamente que los encargados de la 
misión quedaron en el camino y sin llegar á Italia, hu- 
biera hablado del veneciano Conti como de un embaja- 
dor mogol «que ponderaba la magnificencia de su rey 
y el afecto de su país hacia los católicos?» 

Nicolás de Conti, después de perder en la peste de 
Egipto su mujer, dos hijos y dos criados, volvió con los 
otros dos hijos que le quedaban á Venecia. De venir en 
su compañía algún embajador del Can, no hubiese sido 



papa Clemente IV les detuvo largo tiempo eu Acre. Ahora 
bien; como la carta de Toscanelli es de 25 de Junio de 1474, la 
expresión lia doscientos años es suficientemente exacta. 

(1) Título que podía aplicárseles con tanta más razón, 
cuanto que ellos mismos se lo dieron, según la relación de 
Marco, y traían una carta para el Papa: « TI Grand Can propo- 
nendo nrll'aninio suo di volerli (^idetti díte fratelli) man' 
dar amhasciatori al Papa^ valle liaver prima il consiglió 
de'suoi haroni » 



104 ALEJANDRO DE nUMBOLDT. 

oWidado en la minuciosa y detallada relación de su viaje. 
Ignoro absolutamente quién fuera el personaje mogol 
con el cual tuvo Toscanelli, según dice, larga conferen- 
cia' durante el pontificado de Eugenio IV, que duró diez 
j seis años; pero, por las razones expuestas, creo poco 
probable fuera un viajero veneciano que llegaba como 
penitente á Florencia. Acaso hubo alguna equivocación, 
quizá un error originado por una de esas mistificaciones 
diplomáticas á que hemos visto expuestas las primeras 
cortes de Europa, aun en tiempos modernos, cuando al- 
gunos aventureros asiáticos ó africanos se suponían en- 
cargados de los intereses de sus príncipes. 

Sea cualquiera la influencia que ejerciese en el ánimo 
de Colón la carta de Toscanelli, es, sin embargo, una 
prueba, cierta (y lo recordamos en honor de aquél) de la 
anterioridad de los proyectos del navegante genovés. 
Llegó éste á Lisboa en 1470 é hizo amistad con el flo- 
rentino Lorenzo Giraldi , como en Sevilla vivió en ínti- 
mas relaciones con otro florentino, Juan Berardi , jefe de 
una casa de comercio en la que estaba empleado Ame- 
rigo Vespucci. En todos los puertos de movimiento 
comercial, tanto de Europa como de las costas septen- 
trionales de África y de Levante, había entonces esta- 
blecidos negociantes italianos.' Supo con certeza Colón 
que el rey de Portugal Alfonso V había hecho pedir á 
Toscanelli , por medio del canónigo Fernando Martínez, 
una instrucción detallada acerca del camino de la India 
por la vía del Oeste, y esta noticia debió alarmar á quien 
con grande empeño proyectaba lo mismo. 

La gran fama que gozaba el astrónomo de Florencia 
engendró en Colón la esperanza de aprovechar las luces 
del sabio italiano para la consolidación de su empresa. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉIUCA. 105 

Lorenzo Giraldi se encargó de que llegaran á Toscanelli 
las cartas escritas por Colón. Sólo conocemos las res- 
puestas de éste en número de dos: 

«Veo, dice la primera carta de Toscanelli , el noble y 
gran deseo vuestro de querer pasar adonde nacen las 
especerías, por lo cual, en respuesta de vuestra carta , os 
envío la copia de otra que escribí algunos días ha á un 
amigo mío, doméstico del Serenísimo Rey de Portugal, 
antes de las guerras de Oastilla, en respuesta de otra 
que me escribió de orden de su Alteza sobre el caso re- 
ferido.» Como la carta al canónigo de Lisboa está fe- 
chada en Florencia el 25 de Junio de 1474 , puede 
creerse, á causa de la frase incidentú algunos días ha{l), 
que Colón consultó á Toscanelli á principios del mismo 



(1) El jesuíta Ximenez, en su comentario á las cartas de 
Toscanelli, encuentra alguna obscuridad en esta designación 
del tiempo, algunos días ha , y la frase que le sigue inmediata- 
mente, antes de las guerras de Castilla. Opino que, por ligero 
«rror de puntuación, se ha separado con una coma esta última 
frase de la palabra doméstico. La carta anuncia sencillamente 
que el canónigo estaba al servicio de Portugal largo tiempo 
antes de las perturbaciones del reino de Castilla, suscitadas por 
el destronamiento del rey Enrique IV en 1465, y su reposición 
en el trono en 1468. Otro error de mayor importancia, por re- 
ferirse al descubrimiento del cabo de Buena Esperanza, se des- 
lizó en el comentario de Ximenez. Toscanelli escribió al canó- 
nigo Martínez que el camino que propone para llegar por el 
Océano Occidental al país de las especias, e3 cortísimo, más 
oorto que el que necesitaban hacer los portugueses para ir á la 
costa de Guinea (eZ camino por la vía del mar es brevísimo: lo 
tengo por más corto que el que hacéis á Guinea). El abate Xi- 
menez dice il camino que voifate per Guinea, lo que tiene muy 
dsitinto sentido, pues permitiría preguntar si los negocian! 63 
atravesábanla. Guinea. Gnom. Fior., páginas LXXXII y LXXXiv. 



106 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

año. Esta fecha no carece de importancia para la histo- 
ria del descubrimiento de América, porque directamente 
contradice el cuento que refieren el inca Garcilaso, Go- 
mara y Acosta (1), de que un piloto de Huelva llamado 
Alonso Sánchez, que en una trayesía de España á las 
islas Canarias, en 1484 , pretendió haber llegado á im- 
pulso de los vientos del Este hasta las costas de Santo 
Domingo, fué , sin duda, quien, al volver á la isla Ter- 
cera, hizo nacer en el ánimo del Almirante la primera 
idea de su expedición. Ya Oviedo califica esta anécdota 
de «fábula que circula entre la plebe», y el misterioso 
viaje de Alonso Sánchez es posterior en diez años á la 
correspondencia con Toscanelli. 

Pero si esta correspondencia prueba que Colón se ocu- 
paba del proyecto de buscar el país de las especias por 
el Oeste mucho antes de entrar en relaciones con el cé- 
lebre astrónomo de Florencia, queda indeciso cuál délos 
dos, Colón ó Toscanelli, fué el primero en entrever la 
posibilidad de esta nueva vía abierta á la navegación de 
la India. 

Toscanelli, según antes hemos dicho, contaba setenta 
y siete años de edad cuando habló de su proyecto al 
canónigo Martínez y probablemente la persuasión de la 
brevedad del camino {brevisimo camino) á través del 
Océano Atlántico databa de mucho antes en su ánimo. 

Dice terminantemente: «Aunque yo he tratado otras 
muchas veces del brevísimo camino que hay de aquí á 
las Indias donde nacen las especerías, por la vía del mar, 
el cual tengo por más corto que el que hacéis á Guinea, 



(1) Garcilaso. Coment. Reales, lib. i, cap. 3; Gomaba, 
Historia de las Indias, cap. 13; Agosta, lib. I, cap. 19. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 107 

ahora me decís que su Alteza quisiera alguna declara- 
ción ó demostración para que entienda y se pueda tomar 
este camino, por lo cual, sabiendo yo mostrársele con la 
esfera en la mano, haciéndole ver cómo está el mundo, 
sin embargo he determinado, para más facilidad y ma- 
yor inteligencia, mostrar el referido camino en una carta 
semejante á las de marear, y así se la envío á su Majes- 
tad, hecha y pintada de mi mano, en la cual va pintado 
todo el fin del Poniente, tomando desde Irlandia al 
Austro hasta el fin de Guinea, con todas las islas que 
están situadas en este viaje, á cuya frente está pintado^ 
en derechura por Poniente el principio de las Indias, 
con las islas y lugares por donde podéis andar y cuánto 
os podríais apartar del Polo Ártico por la línea equinoc- 
cial, y por cuanto espacio, esto es, con cuántas leguas 
podríais llegar á aquellos lugares fértilísimos de espece- 
ría y piedras preciosas.» 

Este párrafo prueba suficientemente que mucho antes 
de 1474 había aconsejado Toscanelli al Gobierno portu- 
gués el camino que siguió Colón y que accidentalmente 
produjo el descubrimiento de América. 

Parece natural que esta misma idea ocurriera á la vez: 
á muchos hombres instruidos y con empeño ocupados en. 
extender la esfera de los descubrimientos: debió nacer 
en la imaginación de Martín Behaim, cuyo famoso glob'a 
construido en 1492 (Apfel, la manzana terrestre) sitúa 
«el rey de Mango, Cambalu y el Cathay á 100 grados al 
Oeste de las Azores», como lo hacían Toscanelli, CoIóil 
y cuantos creían al Asia excesivamente prolongada hacia 
Oriente. 

Ya hemos visto que Toscanelli y Colón distinguen en 
sus escritos el objeto principal de la empresa (encontrar: 



108 ALFJANDRO DE IIÜMBOLDT. 

el camino más corto para ir á la India) del secundario 
(el descubrimiento de algunas islas). Toscanelli distin- 
gue además «las islas que se encontrarán en el camino 
{qtie están situadas en este viaje), por ejemplo, la Anti- 
lia, de las próximas á la India continental, por ejemplo, 
Cipango, j las islas con las cuales trafican los negocian- 
tes de diferentes naciones». 

Haita la misma nota histórica que Colón puso al 
frente de su Diario de navegación, terminado en 15 de 
Marzo de 1493, da por motivo del viaje el deseo de los 
Reyes Católicos de conocer las inclinaciones de un po- 
deroso príncipe de la India, el G7'an Can, en favor de la 
religión cristiana, « j ordenaron , añade , que jo no fuese 
por tierra al Oriente, por donde se acostumbra de an- 
dar, salvo por el camino de Occidente , por donde hasta 
hoy no sabemos, por cierta fe, que haya pasado na- 
die» (1). 

No se trata (en este preámbulo del Diario de Colón) 
de las islas y de la Tierra Firme por descubrir en la 
Mar Oceana, sino como resultado probabilísimo de una 
empresa cuyo principal objeto es dirigirse con la ar- 
mada suficiente á las dichas partidas de India. {Las del 
Gran Can.) 

La expedición proyectada no fué, pues, en un princi- 
pio, propiamente hablando, un viaje de descubrimiento 
de tierras nuevas, sino un viaje que debía comprobar la 
existencia del paso libre á las Indias por el Oeste, como 
Magallanes, Parry, Ross y Franklin comprobaron ó 



(1) Navaerete, 1. 1, pág. 2. La frase saber de cierta fe es 
notable por lo modesta. 



DESCUBRIMIENTO DS AMÉRICA. 1G9 

intentaron los pasos por Suroeste j el Noroeste (1). 
La' influencia que Toscanelli ejerció en el ánimo de 
Colón recuerda involuntariamente la cuestión promo- 
vida por Yincent, de si el descubrimiento de la navega- 
ción á las Indias doblando el cabo de Buena Esperanza 
se debe á Corvilham ó á Gama. No cabe duda de que 
Corvilham, después de vivir en Calicut, en Goa y entre 
los árabes de Sofala en la costa oriental de África, es- 
cribió á Juan II, rey de Portugal, por mediación de dos 
judíos, Abraham y Josef (2), que los barcos portugue- 
ses, si continuaban costeando el África occidental hacia 
el Sud, llegarían á la extremidad de este continente, y 
al llegar á este extrerao debían dirigir la ruta en el 
Océano oriental hacia Sofal y la isla de la Luna (3) 



(1) Aunque al escribir estos párrafos (Febrero de 1834) do 
ha desembocado ningún buque por el canal de Barrow en el 
mar de Kamtchatka, ó costeado América desde la península 
de Mel villa y el Príncipe Kegent-Inlet hasta la bahía de Kotze- 
bue. los brillantes descubrimientos de Parry, Franklin y Bee- 
chey no dejan, al parecer, duda acerca de la comunicación 
entre el mar de Baffín y el estrecho de Behring. 

(2) Pedreio de Covilham y Alonso de Payva se embarcaron 
en Barcelona en 1487 para saber noticias del Preste Juan. Los 
dos judíos se unieron á Covilham en el Cairo á su vuelta de 
Sofala y de Adem. 

(3) Según d'Herbelot, la isla Serandade Edrisi (Hartmann 
rechaza este sinónimo, África, pág. 115) ; Magastar ó Madai- 
gascar (corrupción de la palabra Madagache) de Marco Polo, 
llamada después, á principios del siglo xvi, isla de San Lorenzo 
de los Portugueses. Con esta última denominación encuentro 
la isla de Madagascar en un mapa-mundi dibujado en Sevilla 
en 1527, y por tanto, anterior en dos años al célebre mapa de 
Dirgo Rivero, conservado tambicn en la Biblioteca de Weimar 



lio ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

(Madagascar). Renovaba también Corvilham, fundán- 
dose en las recientes experiencias de los navegantes 
árabes de Sofala y de toda la costa de Zanguébar y de 
Mozambique, las ideas expuestas por muchos en la anti- 
güedad sobre la forma triangular del África austral, au- 
mentando así la confianza de Gama; pero hay gran 
distancia de la posibilidad del éxito, probado con argu- 
mentos irrecusables, á la atrevida ejecución de los pro- 
yectos de Colón y de Gama. Por lo demás, este último 
tenía una ventaja que no podía ofrecer Toscanelli al na- 
vegante genovés. Cuando el 20 de Noviembre de 1497 
llegó á la extremidad de África (1), sabía ya que en- 
contraría al otro lado una costa en dirección del Oeste- 
Sudoeste al Este-Nordeste, puesto que el cabo Tormen- 
toso, que el rey Juan con feliz presentimiento llamó 
cabo de Buena Esperanza, no sólo lo descubrió Barto- 
lomé Díaz, sino también lo dobló en Mayo de 1487. 
Esta circunstancia, á que no se ha dado el valor que 
JLiene, la expresa claramente Barros en el tercer libro de 
la primera Década: «Bartholomeu Díaz (con sus com- 



Atnbos mapas presentan ya también la posición de las islas de 
Francia y de Borbón con los nombres de Mascarhenas y de 
Santa Apollonia. 

(1) Gama partió de Portugal el 8 de Julio de 1497, y llegó á 
la bahía de Santa Elena en Noviembre de 1497 á la desemboca- 
dura del Río de Buenos Señalis, donde tuvo la primera noticia 
de la proximidad de hombres blancos y de barcos ie construc- 
ción europea, el 25 de Enero de 1498; á Calicut el 18 de Mayo 
de J498, y volvió á Portugal el 19 de Julio de 1499. Duró esta 
expedición memorable, según datos exactos, dos años y nueve 
días; el viaje de Portugal á las Indias á (Calicut) 314 días, mien- 
tras hoy (en 1834) la duración media de esta travesía en los bu- 
ques de Liverpool es de 95 días. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 111 

pañeros de fortuna) per caus dos perigos é tormentos 
qu3 em dobrar delle pasaram, Ihf puzeram nome Tor- 
mentoso» (1). Gama fué, pues, por decirlo así, prece- 
dido en una empresa que, para la prosperidad comercial 
de los portugueses, fué el principio de nueva vida. 

Mencioné antes la carta marítima que Toscanelli ha- 
bía dibujado para el canónigo Martínez, á fin de mostrar 
la ruta que debía seguirse para llegar desde las costas de 
Portugal al «principio de las Indias.» Este mapa, en el 
cual el astrónomo florentino había «pintado de su mano» 
todas las islas situadas en el camino, sirvió, por decirlo 
así, de guia á Colón en su primer viaje: en tal sentido 
merece mayor intere's del que hasta ahora ha inspirado. 
Al enviar Toscanelli á Colón una copia de su carta al 
canónigo Fernando Martínez, dice claramente: «os envío 
otra carta de marear semejante á la que envié (al Canó- 
nigo)» (2). En la carta escrita al Canónigo añade que 
hay «desde Lisboa á la famosa ciudad de Quisay, to- 
mando el camino derecho á Poniente, 26 espacios cada 
uno de 150 millas, mientras desde la isla Antilia hasta 



(1) Dec. I, lib. III, cap. 4, pág. 190. Como Toscanelli acon- 
sejó á los portugueses buscar el camino de la India, no por la 
ruta de Guinea, sino por la del Oeste, es muy extraño error atri- 
buir á este astrónomo el conocimiento del Cabo de Buena Es- 
peranza desde 1474 y la creencia de que pudo comunicarlo á los 
venecianos. Le Bret. Gesch. von Venediff, t. ii, pág. 226; 
Sprengel Gesch. der geogr. Eutd.^ 1792, pág. 390. 

(2) «Os envío otra carta de marear, semejante á laque yo le 
envié al Canónigo.» Me ha parecido extraordinario que en la 
frase que indica la distancia de Lisboa á Quisai,diga Tosca- 
nelli «hallaréis en un mapa», en vez de «en mi mapa ó carta de 
marear». 



112 ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

la de Cipango, se encuentran 10 espacios^ que hacen 225 
leguas. i> 

Ignoramos á cuántos espacios situaba Toscaneíli el 
Japón (Cipango), al Este de Kanphu (hoy Hantgcheu-fu 
y entonces Quinsayó Quisay); pero como esta distancia 
os efectivamente, tomando á leddo por el centro del 
Japón, de 16 grados de longitud, y la valuación de 
Behaim (1) difiere muy poco de la moderna, se deduce 
que Toscaneíli contaba probablemente desde Portugal á 
Antilia un quinto y de Antilia á Quinsay aproximada- 
mente cuatro quintos de todo el camino desde Lisboa á 
la China. 

- Más difícil es averiguar el valor absoluto de los espa- 
cios del mapa de Toscaneíli. Estas grandes divisiones que 
abarcan cierto número de grados, y que aun empleamos 
para no desfigurar nuestros mapas trazando los meridia- 
nos grado por grado, se usaban ya en la época de Pto- 
lomeo. Encuéntraselas indicando un número redondo 
de millas marinas ó de grados de longitud en casi todos 
los mapas manuscritos de los siglos xv y xvi que he 
podido examinar, por ejemplo, en los de Ribero y de 
Juan de la Cosa. El geómetra de Florencia presenta dos 
valuaciones de los espacios que emplea, una en leguas y 
otra en millas. Si, según él, un espacio es igual á 22 Va 
leguas ó 150 millas, resulta que una legua equivale á 
6 Va millas. ISTo se refiere, pues, á la legua marina ita- 
liana de 4 millas, usada en tiempo de Colón en Genova, 



(1) El mapa de Martín Behaim, que expresa las creencias 
geográficas del siglo xv, da una diferencia de longitud de 
13 grados. 



DESCUBRIMIENTO DK AMÉRICA. 113* 

y que este marino emplea en su Diario de ruta (í); 
acaso sea una milla más pequeña, de 760 toesas, cinco 
de las cuales forman una legua geográfica de 15 al 
grado. Como los] espacios no se valúan en grados y las 
conjeturas del abate Ximenez, comentador de la carta 
de Toscanelli, son erróneas (2), es imposible encontrar 



(1) Diíiríí) de 1492: «Viernes 5 de Agosto. AnduTÍmos (desde 
la barra de Saltes) con fuerte virazón GO millas, que son 15 le^ 
guas (Navarrete, t. i, pág. 13). 

(2) Comparando atentamente la carta que publica el abate 
Ximenez en su Gnomone Fiorentino, con ]a que Fernandf) Colón 
encontró entre los papeles de su padre, y era conocida de Las 
Casas, encuentro muchas adiciones y alteraciones del texto. Sa- 
bemos por la Vida del Álviirante, que la célebre carta de Tos- 
canelli estaba escrita en latín, conforme á la costumbre qu& 
prevalecía entonces entre los sabios. Puede esto causar sorpresa 
al recordar que se trata de un italiano de Florencia, el cual 
escribe cartas á un italiano de Genova, que habitaba en Lisboa 
desde 1470, y que esta correspondencia papaba por manos de 
Lorenzo Giraldo, indudablemente de la familia de los Gi- 
raldi, orgiuaria de Florencia (Barcia, t. i, págs. 5-6); pero 
Toscanelli recordaba tan poco la nacionalidad italiana de Co- 
lón, que á juzgar por la frase con que termina su segunda carta 
pudiera presumirse que en Florencia se tenia á Colón por por- 
tugués. «Estad seguro de ver (en el Cathay) reinos poderosos, 
cantidad de ciudades pobladas y ricas provincias que abundan 
de toda suerte de pedrerías, y causará grande alegría al Eey 
(el Gran Can) y á los Príncipes que reinan en estas tierras le- 
janas, abrirles el camino para j3omunicar con los cristianos á 
fin de hacerse instruir en la Religión Católica y en todas las 
ciencias que tenemos. Por lo cual, y otras muchas cosas que po- 
drían decirse, no me admiro tengáis tan gran corazón como toda 
la nación poi'tíiguesay en que siempre ha habido hcmbres seña- 
lados en todas empresas.)) No teniendo á la vista en este mo- 
mento la traducción italiana de la Vida del Almirante, publi- 
cada en Venecia, en 1571, por Alfonso de Dlloa ccn el título 

8 



114 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

salida á este laberinto de medidas con tan vagas deno- 
minaciones. No se puede reducir con precisión á grados 
de longitud la distancia de veintiséis veces 22 Va leguas 
que Toscanelli supone que tendría que recorrer Colón, 



de Istoria del Sr. D. Fernando Colomho nelle quali si ha par- 
ticolare e vera relazione della vita défatti delV AmmiragliOy 
no puedo comprobar si las alteraciones del texto en la carta ita- 
liana que presenta el Gnomone de Ximenez, son efecto de la 
negligencia del Abate ó de la de ülloa. Se ha hecho decir al as- 
trónomo florentino , que los 26 espacios de distancia que hay 
desde Lisboa á Quinsay tienen cada uno 250 (en vez de 150) mi- 
llas; se han añadido palabras sin sentido, por ejemplo, los 10 eti- 
cados de distancia de Cipango á Antilia hacen «2.500 millas)), 
ó 225 leguas. Más adelante (y en contradicción notoria con 
las cifras que preceden) la gran ciudad de Quinsay tiene «100 
millas» ó 35 leguas de ámbito. En fin, y como glosa puesta por 
acaso en medio de la descripción de Quinsay, « este espacio es 
casi la tercera parte de la esfera.)) Las frases puestas entreco- 
millas son rariantes lectiones, ó mejor dicho, falsificaciones del 
texto. Conforme á estos datos falsos , la longitud de una legua 
sería unas veces de once y un décimo millas, y otras de dos y 
ocho décimas. El abate Ximenez deduce del modo más arbitra- 
rio (páginas 92-94) que un espacio equivale á cinco grados de 
longitud ; que cincuenta millas ó veintidós y media leguas de 
Toscanelli forman un grado, y que la distancia desde Lisboa á 
Quinsay es de 130 grados. Fúndanse estas conclusiones, en 
parte, en la analogía de las proyecciones de Ptolomeo {Geogr., 
I, 23), que dividía el cuarto de la circunferencia ecuatorial en 
18 partes, como Eudoxio dividía (GeminüS, Elem. Astr.^ capí-" 
tulo 15) toda la circunferencia polar en 60 partes iguales, lo 
cual da diferencias de cinco grados de longitud y seis de lati- 
tud. Pero aunque Toscanelli valúa « un espacio de su mapa en 
veintidós y media leguas», la suposición de cinco grados de 
longitud daría, para el paralelo de 38 grados y 42 minutos al que 
se refiere este cálculo, tres y media leguas por grado de longi- 
tud, resultado absurdo , porque no concuerda con ninguna ex- 
tensión que en cualquier tiempo se haya llamado legua. Ter- 



DESCUBRIMIENTO PE AMÉRICA. 115 

«derechamente al OccidenteTí) desde Lisboa á Quinsay: 
sin embargo, en la hipótesis de las leguas más largas 
{de 15 al grado ecuatorial), no se llega sino cerca del 
grado 50 de longitud (para 585 leguas) en el paralelo de 
58° 42', lo que situar ia la costa de la China en el meri- 
diano del río Essequibo y de la parte occidental de Te- 
rranova. 

Ocasión tendré de hablar más adelante de esta proxi- 
midad del Asia oriental, que motivaba la frase brevisimo 
•camino empleada por Toscanelli en su carta al canónigo 
Martínez, mientras que en la segunda carta dirigida á 
Colón dice sencillamente: «habréis visto que el viaje que 
deseáis emprender no es tan difícil como se piensa.» 

En su primer viaje de descubrimiento guiábase Colón 
por una carta marina que llevaba á bordo, y navegaba 
con la seguridad propia de un hombre que sabe debe en- 
contrar lo que busca. El Diario descubierto por Muñoz 
en los archivos del Duque del Infantado es buena prueba 
de ello. 

Hay una circunstancia notabilísima que merece ser 
examinada con los datos proporcionados en el texto, 
copia de puño y letra del Obispo de Chiapa: tres días 
después que Colón creyó haber observado por primera 
vez la declinación de la aguja imantada, el 13 de Sep- 
tiembre de 1492, el estado del cielo, las masas de fuco 



mino esta larga disertación numérica haciendo observar que si 
Toscanelli tomó la descripción de Quisai (Kinsai) de Marco 
Polo (lib. ii , cap. 68), encontró el circuito de los muros va- 
luado solamente en 100 U chinos, j que estos 100 li, llamados 
millas chinas en los manuscritos del viajero veneciano, los tra- 
dujo vagamente por 35 leguas, ignorando que 192 li forman un. 
grado ecuatorial. 



115 ALEJANbnO DE HÜMBOLDT. 



flotante j otras circunstancias le hicieron creer que s© 
encontraba cerca de alguna isla, pero no de tierra firme, 
(íporque la tierra Jirme^ dice el Almirante, hago más ade- 
lantey) (1). El 19 de Septiembre continuaban las seña- 
les de proximidad de tierra, y lloviznaba sin viento. El 
Almirante no quiso apartarse de su camino para buscar 
esta tierra. Estaba seguro de que por las partes del 
Norte y del Sud había islas, y en efecto las había, na- 
vegando por medio de ellas, porque su voluntad era ir 
primero á la India con tiempo tan favorable, y «á la 
vuelta se vería todo placiendo á Dios». Son sus paj 
labras. 

En la mañana del 20 de Septiembre vinieron á cantar 
en lo alto de los mástiles pajarillos que viven en tierra, 
y se fueron á la caída de la tarde (2). El martes 25 de 



(1) Digo en el texto: tres días después que Colón creyó ha- 
ber observado por primera vez la declinación magnética, porque 
Peregrini había observado ya esta declinación en Europa 
en 1269. 

(2) Este suceso es extraordinario, y lo refiere el Diario con 
una ingenuidad que no deja lugar á duda. El barco se encon- 
traba entonces en medio del Océano Atlántico, á 290 leguas ma- 
rinas (de 20 al grado) de distancia de la tierra más próxima, la 
isla de Flores, y los pájaros cantores no habían sido arrastrados 
por las tormentas. En su segundo viaje, el 24 de Octubre 
de 149.% vio Colón golondrinas cuando su punto de estima le- 
situaba á 340 leguas al ONO. de las islas del Cabo Verde. 
( Vida del Almirante, pág. 43). Comparando Navarrete los pun- 
tos de estima tomados, los rumbos y las distancias, cree que 
desde el 19 al 22 de Septiembre, época en que Bl Almirante ob- 
servó tantas seiíales de proximidad de tierra, se aproximaba á 
las rompientes que los marinos españoles aseguran haber des- 
cubierto hacia el gran banco de fuco ó algas flotantes el año 
de 1802, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 117 

Septiembre fué el Almirante á la carabela Pinta para 
hablar con Martín Alonso Pinzón sobre una carta que 
le había enviado tres días antes, y en la cual parece que 
el Almirante había pintado algunas islas en este mar. 
Martín Alonso decía que estaban próximos á estas islas, 
y asi parecía al Almirante, añadiendo que la causa de no 
encontrar las islas debía ser la corriente, que llevaba los 
barcos á Nordeste y que no habían andado tanto (al 
Oeste) como los pilotos decían. Por consecuencia, el Al- 
mirante, al volver á su carabela, quiso que se le enviase 
la carta marina, lo cual se hizo por medio de una cuerda, 
y «comenzó :i cartear en ella con su piloto y marineros, 
hasta que, al sol puesto, subió el Martín Alonso en la 
popa de su navio, y con mucha alegría llamó al Almi- 
rante pidie'ndole albricias que veía tierra.» Lo que no 
resultó cierto. 

El 3 de Octubre, dice el Almirante en su Diario «que 
no se quiso det^iner, barloventeando la semana pasada y 
estos días que había tantas señales de tierra, aunque 
tenía noticia de ciertas islas en aquella comarca, por no 



El teniente de navio D. Manuel Moreno, que acompañó á 
Churruca en su expedición cronométrica en las Antillas, sitúa 
estas rompientes en la latitud 28" O' longitud, 43° 22' al Occi- 
dente de París. En la noche del 21 de Septiembre, Colón se en- 
contraba, pues, á cuatro millas marinas al NE. de este peligro 
que hubiese podido retardar el descubrimiento del Nuevo 
Mundo hasta el 22 de Abril de 1500, día en que Pedro Alvarez 
<^abral, en su viaje á la India, fué llevado por las corrientes á 
las costas del Brasil. No encuentro estas rompientes en los ma- 
pas ingleses recién publicados, y su existencia merece ser com- 
probada, tanto á causa de la seguridad de la navegación, como 
por el interés histórico que inspira. 



118 ALEJANDRO DE HÜMCOLDT. 

se detener, pues su fin era pasar á las Indias, y si se^ 
detuviera, dice él que no fuera buen seso.D 

Finalmente, el 6 de Octubre, seis antes del gran día 
del descubrimiento de Guanahaní (viernes 12 de Octu- 
bre), «Martín Alonso Pinzón dijo que sería bien nave- 
gar á la cuarta del Oeste, á la parte de Sudueste; y al 
Almirante pareció que no decía esto Martín Alonso por 
la isla de Cipango, y el Almirante vía que si la erraban 
que no pudieran tan presto tomar tierra, y que era mejor 
una vez ir á la tierra firme, y después (al retorno) á la& 
islas» (1). 



(1) Navaerete, t. I, páginas 9, 11, 13, 16 y 17. Dice así 
literalmente, conservando la irregularidad de las frases, por la 
costumbre de Las Casas de embrollar el estilo de Colón copianda 
aceces sus palabras y extractando otras el texto. El pasaje re- 
lativo á Cipango paréceme ininteligible tal como lo escribe 
(((Esta noche dijo Martín Alonso que serla bien navegar á la 
parte del Sudueste : y al Almirante pareció que no decía esta 
Martin Alonso por la isla de Cipango, y el Almirante via que 
si la erraban que- no pudieran tan presto tomar tierra»), si na 
se cambia la puntuación y se pone un punto entre las palabras 
no y decía. 

Examinando en el Diario de Colón los días en que Oviedo y 
Herrera señalan grandes indicios de motín en las tripulaciones, 
sorprende no encontrar rastros de estos sucesos. Como á los his- 
toriadores gustan los efectos dramáticos que resultan de la opo- 
sición de los caracteres, han creído engrandecer al marino ge- 
novés exagerando los peligros á que sucesivamente le exponían 
la malicia, el miedo ó la ignorancia de sus marineros. Olvídase 
que los marinos españoles, especialmente los catalanes, los vas- 
cos y los andaluces de Palos, desde hacía siglo y medio frecuen- 
taban las costas de Guinea y de Escocia; que la vista de una 
erupción en el Pico de Tenerife no podía dar esjyanto, como pre- 
tende Fernando Colón, á hombres habituados á visitar las Ca- 
narias, Ñapóles y Mesina. (Navaerete, t. iii, páginas 605 



DESCUBRIMIENTO PE AMÉRICA. 119 

Comprendo perfectamente por qué entonces inquie- 
taba á Colón y á Pinzón no ver la isla de Cipango (Zi- 
pangri, de Marco Polo), porque Colón había anunciado 
que era la primera tierra que encontrarían á 750 leguas 



y G07); y que la travesía del Golfo de la» Damas, favorecida por 
el tiempo más bonancible y un mar generalmente tranquilo, no 
podía consternar por modo tan extravagante á hombres aveza- 
dos al mar. Entre el 22 y el 26 de Septiembre los compañeros 
de Colón, según testimonio de su hijo y de Herrera ( Vida del 
Almirante, cap. 19; Herrera, dec. i, lib. i, cap. 10), querían 
arrojar al mar á su capitán mientras estuviese etnbehido en el 
estudio de las estrellas. En el Diario no se pinta el descontento 
con tan yívos colores; dice únicamente Colón que el viento 
contrario ONO. que sopló el 22 de Septiembre, «mucho me fué 
necesario, ^oxq^xxq mi gente andaba muy estimulados, que pen- 
saba que no ventaban estos mares vientos para volver á Es- 
paña». 

El 23 de Septiembre dice : «Y como la mar estuviese mansa 
y llana, murmuraba la gente, diciendo : que pues por allí no 
había mar grande, que nunca ventaría para volver á España.» 

El cuento de Oviedo, sobre los tres días que concedieron á Co- 
lón para continuar avanzando hacia el Oeste, copiado por todos 
los biógrafos y poetas modernos, ya lo ha refutado Muñoz 
(lib. III, § 7). D. Fernando Colón, que quería tan mal á Alonso 
Pinzón, como Las Casas á D. Fernando, no refiere el hecho men- 
cionado, y se limita á decir «que la gente estuvo para amoti- 
narse , perseverando en las momuraciones y conjuraciones» 
( Vida del Almirante, cap. 20). Además, el día 7 de Octubre el 
único suceso apuntado en el Diario es un cambio de ruta. Desde 
el 30 de Septiembre había seguido el Almirante el camino di- 
rectamente hacia el Oeste en una extensión de 250 leguas ma- 
rinas, siguiendo el paralelo de 25 grados y medio; el 7 de Octu- 
bre (en la mañana siguiente á la conferencia con Martín Alonso 
Pinzón sobre la proximidad de Cipango) en la Niña creyeron 
ver tierra. Al ponerse el sol se reconoció que no era verdad; 
pero como las bandadas de aves dirigíanse al SO., «sin duda 
para dormir en tierra, el Almirante, siguiendo la experiencia 



120 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

al Oeste de Canarias, según lo refiere su hijo Fernando. 
El Diario original dice que hasta el 1.° de Octubre ha- 
bían andado 707 leguas, no desde el Puerto de Palos, 
sino desde la Gomera, ó en general las Canarias, según 
la explicación del Almirante relativa á la distancia en 
que se encontraba el 19 de Septiembre. Ahora bien; 
del 1.^ al 6 de Octubre, el camino andado al Oeste era, 
adicionando los datos parciales, de 259 leguas. El 6 de 
Octubre creíase Colón, por tanto, á 966 leguas de dis- 
tancia, (5 sean 216 más allá del punto en que calculaba 
la situación de Cipango, 

He reunido todos los pasajes relativos á la carta ma- 
rina que parece haber guiado á Colón antes de llegar á 



de los portugueses que habían descubierto la mayoría de las 
islas que poseen (las Azores?), siguiendo el vuelo de las aves, 
permitió abandonar la ruta hacia el Oeste, y dirigirse al OSO. 
con el propósito de continuar en esta dirección durante dos 
días. No se habla ni uña palabra de revuelta ni sublevación: la 
frase, acordó dejar el camino del Oueste^ es la única que parece 
indicar que Colón cedió á las instancias. Esta nueva dirección 
le fué provechosa. Por lo demás, sin que pueda sospecharse mo- 
tivo alguno que le obhgara á ello, el Almirante había ya cam- 
biado el rumbo de igual manera el 24 de Septiembre. Después 
de haber seguido escrupulosamente el paralelo de Gomera (la- 
titud 28 grados) durante 390 leguas marinas, gobernó de pronto 
al SO. para segair el paralelo de 25 grados y medio. El 8 de Oc- 
tubre, que debía ser el día tan peligroso por la sedición, según 
Oviedo, está señalado en el Diario de Colón como día muy fa- 
vorable para el progreso de la navegación. «La mar, dice el Al- 
mirante, está como el río de Sevilla, gracias á Dios; los aires 
muy dulces, como en Abril en Sevilla, que es placer estar en 
ellos, tan olorosos son.» Estas líneas escritas bajo la impresión 
de aquellos momentos no anuncian ciertamente los terrores de 
un espíritu alarmado. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 121 

la isla de Guanahaní. Más adelante, el 14 de Noviembre 
de 1492, menciona el diario, con ocasión de los cabos ó 
islotes que bordean la costa Nordeste de Cuba, «las is- 
las innumerables que en los mapamundos al fin del 
Oriente se ponen. »- 

ün historiador muy juicioso, M. Sprengel, traductor 
de la obra de Muñoz, no titubea en suponer que Colón 
se guiaba por la misma carta de ruta que le envió Tosca- 
nelli en 1474. Indudablemente, esta carta se consideraba 
importantísima, porque los manuscritos dejados por Las 
Casas dicen (lib. i,cap.xn de la Historia de las Indias) 
que este prelado, á la edad de ochenta y cinco años, 
época en que terminó la citada Historia, aun poseía tau 
notable monumento, «la carta de marear que Toscanelli 
envió á Colón». Ahora bien; una carta marina conser- 
vada cincuenta y tres años después de la muerte de su 
autor, con mayor motivo debía encontrarse en 1492 á 
bordo de la carabela (capitana) Santa María. Observe- 
mos, sin embargo, que la que Colón envió el 25 de 
Septiembre á la carabela Pinta estaba pintada (dibu- 
jada) por sus propias manos. Las Casas dice claramente 
en el extracto que poseemos del Diario: «donde según 
parece tenía pintadas el Almirante ciertas islas.» 

La correspondencia con Toscanelli precedió en diez y 
ocho años á la grande época del descubrimiento del 
nuevo continente, y Colón aprovechó, sin duda, este 
intervalo para procurarse otros materiales. Seguramente 
no llegó á ver, como pronto probaremos, el mapamundi 
de Martín Behaim, pero pudo estudiar en los de Jacobo 
de Giroldis, de Andrés Bianco ó de Grazioso Benin- 
casa. 

Cuando por primera vez escribió á Toscanelli, fundaba 



122 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

SU razonamiento en una esférula que envió á maestro 
Paulo, según dice su hijo D. Fernando. Es probable que 
después, y sobre todo cuando la famosa disputa con los 
profesores de Salamanca, empleara esferas y mapas como 
argumentos en favor de su proyecto de navegación hacia 
el Oeste. Lo que él defendía era su sistema y no el de 
Toscanelli, y por grande que haya sido la influencia 
de los consejos y de la carta del astrónomo florentino en 
el ánimo de Colón, sería fiar demasiado en la humildad 
y abnegación del genio creador, suponer que el Almirante 
explicó á los sabios de Salamanca, ó durante el viaje, á 
Martín Alonso Pinzón , la dirección de la travesía hacia 
la India valiéndose de una carta ó mapa de Toscanelli. 

Aficionado Colón á los trabajos gráficos, dibujaría él 
mismo, con los datos de Toscanelli y otros materiales, 
una carta marina representando esa tercera parte de la 
superficie del globo que permanecía desconocida desde 
las costas de Portugal y de la Mina hasta las costas 
orientales y australes del Asia. 

Muñoz insiste (lib. ii, § 17) en que Colón supo la 
existencia de la Antilia por la carta y el mapa de Tos- 
canelli; pero creo poder afirmar que en ningún escrito 
del Almirante, ni aun de su hijo D. Fernando, se en- 
cuentra el nombre de Antilia, que ya era conocido en el 
siglo XIV, ni el de Antillas que , especialmente desde el 
reinado de Carlos V, se dio al archipiélago tropical de 
América (1). 



(1) Sin embargo, en el Diario de la primera navegación 
(jueves 9 de Agosto de 1492) habla Colón de estas islas que, pa- 
recidas á las ilusiones del esj^ejismo, se creía ver todos los años 
al Oeste de las Azores, de las Canarias j de Madera. En su carta 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 123 



Colón conservó la costumbre de llamar á las Pequeñas 
Antillas «islas Caribes», 6 las primeras islas de las In- 
dias (1). Además, el camino que s'guió en 1492 no es 
el que Toscanelli trazó en su carta y que parecía seguir 



al papa Alejandro VI (Febrero de 1502) no da el nombre de 
Antillas á ningún grupo de las 1.400 islas que se vanagloria, no 
sin alguna exageración, haber descubierto. (Na varéete, Do- 
cumentos dipl., 1. 1, pág. 5; t. II, pág. 280). Ño fué, pues, Cris- 
tóbal Colón quien introdujo el nombre de Antillas en la geo- 
grafía moderna. En su sistema Haití (la Española) era Ophir 
6 Cipango. «Les había dicho muchas veces, dice su hijo, que no 
esperaba ver tierra hasta haber navegado 750 leguas hacia el 
Occidente de Canarias, en cuyo término había también dicho 
que hallaría la Española, llamada entonces Cipango» {Vida 
del Alnt., cap. 20). La primera aplicación del nombre Antilice 
insulcs á las islas de América, es un rasgo de erudición de 
Pedro Mártir de Anghiera. Volvió Cristóbal Colón de su primer 
viaje el 15 de Marzo de 1493, y en la primera década de la 
Oceánica, dedicada al cardenal Ascanio Sforza en Noviembre 
de 1493, encuentro ya : «In Hispaniola Ophiram Insulam sese 
reperise refert (Colunus), sed cosmographicorum tractu dili- 

genter considérate, Antilise Ínsulas illse et adjacentes ali33 )) 

Dec, I, lib. I, pág, 1. Posteriormente Vespucci en su pretendida 
segunda navegación de 1499, llama Antiglia «la isla que Colón 
ha descubierto pocos años há», es decir, Haití. En el siglo xvi, 
las islas Caribes, al SE. de Puerto Rico (Borrinquen), tenían en 
los cuadros de posiciones geográficas que se procuraba añadir á 
los tratados de geografía la denominación de Antiglia insul(e. 
Uno de los ejemplos más antiguos que conozzo de estos cuadros 
de posiciones está en una obra de Juan Schoner {Opusculum 
geogr. ex diversorum líbris et cartis collectum), publicado en 
.1533. Véanse los curiosos capítulos (sect. Ii, capítulos 20 y 21) 
De regionihus extra Ptolonueum deque insulis circa Asiam et 
Indiam et novas regiones hvjus tertice orhis partís. 

(1) Relación de 1504. (Navarrete, t. i,, pág. 282; Vida 
del Alm., cap, 100.) 



124 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

el paralelo de Lisboa («tomando el camino derecho á 
Poniente»), aunque la diferencia de latitud entre Lisboa 
y Quinsai (Hangtheufu) sea casi de nueve grados, y de 
que Toscanelli, al principio de la misma carta, hable 
también, aunque vagamente, de la distancia que en este 
camino «podríase apartar del polo Ártico hacia la línea 
equinoccial». Colón determinó, sin duda por las hipótesis 
de la posición de Cipango, seguir una dirección más me- 
ridional. Durante más de la mitad del camino siguió el 
paralelo de la Gomera, con tanta mayor constancia, 
cuanto que, como dice ingenuamente su hijo, temía per- 
der su autoridad si, cambiando de rumbo, pareciera no 
saber dónde iba. 

Esta ruta, muy distinta de la que los marinos toman 
hoy para ir á las Antillas, condujo á Colón directamente 
al través del gran banco de fucus , que se extiende al 
Oeste del meridiano de Corvo, desde los 19 á los 22 
grados de latitud; y á pesar de dos desviaciones de la 
ruta hacia el Sudoeste (el 24 de Septiembre y el 8 de 
Octubre), Colón se creía en el paralelo (1) de la isla de 
Hierro (latitud 27° 45') cuando el descubrimiento de 
Guanahaní. 

No discutiré aquí la existencia de otra carta que de- 
bió haber guiado al Almirante, y que su contemporáneo 



(1) «Los hombres de esta isla tienen los cabellos no crespos," 
salvo corredíos y gruesos, como sedas de caballo, y todos de la 
frente y cabeza m.uy ancha, más que otra generación que fasta 
aqui haya visto, y los ojos muy fermosos y no pequeños, y ellos 
ninguno prieto, salvo de la color de los canarios, ni se debe 
esperar otra cosa, pues está deste oueste con la isla del Hierro 
en Canarias so una línea.» (En el mismo paralelo.) {Diario de 
Colón en 13 de Octubre de 1492.) 



DESCUBRIMIKNTO DE AMÉRICA. 125 



Gonzalo Fernández de Oviedo (1) atribuye á un ma- 
rino portugués (Vicente Díaz, de la villa de Tabira), su- 
poniendo que este marino, al volver de la costa de Gui- 
nea, encontró una tierra al Oeste de Madera. Este 
cuento de Oviedo, relacionado con las pretendidas tenta- 
tivas de los hermanos Lucas y Francisco de Cazzana, no 
merece atención (2). 



(1) Oviedo, Ilist. nat. y gen. de las Indias, cap. 3. 

(2) Barcia, pág. 7, a; Herrera, 1. 1, pág. 4. 



VI. 

Cristóbal Colón y Martin Behaim. 



En todas las épocas de avanzada civilización ha ocu- 
rrido á los descubrimientos geográficos lo mismo que á 
las invenciones en las artes y á las grandes inspiracio- 
nes en literatura y en las ciencias , por medio de las cua- 
les intenta el espíritu humano abrirse nuevos caminos; 
al principio se niega el descubrimiento ó la exactitud del 
invento, después su importancia, y, últimamente, su 
originalidad. Estos tres grados de duda alivian, por lo 
menos durante algún tiempo, las penas que la envidia 
ocasiona. Tal costumbre, cuyo motivo es casi siempre 
menos filosófico que las discusiones á que sirve de ori- 
gen , data de mucho antes de la fundación de aquella 
Academia de Italia que dudaba de todo menos de sus 
propios acuerdos (1). 

«Cuando Colón prometió un nuevo hemisferio, dice el 
ilustre autor del Estudio sobre las costumbres y el genio 
de las naciones, decíasele que este hemisferio no podía 
existir, y, cuando lo descubrió, se pretendía que era ya 
conocido de largo tiempo atrás.» 



(1) Academia dei Dubhiosi, anteiior á la de los Stahili y 
de los Gelosi. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÍBICA. 127 

He procurado precisar el grado de importancia que 
debe atribuirse á las relaciones de Toscanelli con Colón 
en una época en que éste había adquirido ya por sí 
mismo la convicción del éxito de su empresa. Toscanelli 
proporcionó nuevos datos, que, por ser numéricos, eran 
más seguros y preciosos para meditaciones de esta ín- 
dole; fué, como dice D. Fernando Colón, la causa más 
poderosa del ánimo con que el Almirante se lanzó á la 
inmensidad de un mar desconocido , y, cosa extraña , la 
posteridad casi ha olvidado (1) esta influencia del geó- 
metra florentino, obstinándose durante largo tiempo en 
colocar al lado de Cristóbal Colón otro personaje, mere- 
cedor sin duda de la mayor consideración como geógrafo, 
como viajero y como marino, pero que verosímilmente 
dirigió todas sus miras al camino de la India rodeando 
la extremidad de África. 

Se ha dicho que Martín Behaim ó Beheim había des- 
cubierto el archipiélago de las Azores y revelado á Colón, 
no sólo el camino hacia el Asia oriental , sino también 
la existencia de un nuevo continente; y que señaló en 
un globo el estrecho á que dio su nombre Magallanes, 
por lo que con más justicia se le debía llamar (2) Fretum 
Bohemicum , como América entera Behaimia y hasta Bo • 
hernia occidental. 



' (1) El historiador Herrera no conoció el nombre de Tosca- 
nelli, ni tampoco el sabio autor del Commerce and Navigation 
of tJie Ancients, M. Vincent, que en su Dissertation sur les 
Seres (t. II, págs. 613-618) discute con gran sagacidad las dife- 
rentes causas de la empresa de Colón. 

(2) Wagenseil, Sacra ].arentalia B. Georgia Frid. Be. 
haimo dicata, pág. 16. Postel dice ya terminantemente en la 
página 22 de su Cosmografía: «Ad 54 grad. (lat. mer.) ubi est 
Martini Boliemi fretum á Magaglianeso alias nuncupatum.» 



128 ALEJANDRO DE HDMIiOLDT. 

Cuanto más misterioso aparece este hombre en su ori- 
gen, más se le quiere engrandecer. Se le supone unas 
veces noble portugués, otras bohemio de raza slava^ 
nacido en la isla de Fayal (1) (en el grupo de las Azo- 
res), otras ciudadano de Nuremberg. Encuéntrasele en 
Venecia, en Amberes y en Viena, ocupado durante más 
de veinte años en el comercio de paños; construyendo en 
Lisboa un astrolabio que llegó á ser de grande impor- 
tancia para los marinos ; viajando con Diego Cam por 
las costas de África hasta más allá del Ecuador, y tra- 
yendo la malagueta (2) (una de las especias más esti- 



(1) «Y cuanto más se extienda la parte oriental de la India 
al Oriente hacia las islas del cabo Verde, más fácil será llegar 
á ella en pocos días: esta opinión se la confirmó á Colón su 
amigo Martin de Bohemia, 2>ortugiiés, natural de la isla de 
Fayal, gran cosmógrafo)) (Herreba, déc. i, lib. I, cap. 2). 
Sorprende que Robertson {llist. ofAvier., lili, t. II, pág. 434), 
á pesar de las luminosas disertaciones de un profesor de Gottin- 
ga, M. TozEN, publicadas en 1761 {Der n-ahre und erite Ent" 
declier deruen Welt gegcn die nngegründeten Ansprüolie von 
Vesjjucci und Beahim,, págs. 87, 113), y la obra aun más anti- 
gua de DOPPELMAYR {llist. Naclir. von Niirnberger Matliem, 
nnd JCünstlern, pág. 30), haya caído enei mismo error de creer 
portugués á Martín Behaim. El titulo de gran cosmógrafo que 
le da Herrera prueba que no le confundía con el canónigo por- 
tugués Martínez, encargado por su Gobierno de la correspon- 
dencia con Toscanelli sobre el camino más coito para ir á laa 
Indias. 

(2) Es la semilla del Amomum Granum Paradisi de Afze- 
lius, objeto de muy importante comercio (sobre todo para la 
ciudad de Amberes) antes de la expedición de Gama. Esta se- 
milla de una Drymirhisea, poco conocida hasta hoy, llegaba 
entonces á las costas septentrionales de Berbería por medio de 
las caravanas de Guinea que atravesaban el desierto de Sahara. 
La malagueta rivalizaba con la verdadera pimienta {Piper ni- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 129 

J 

madas) del país que la produce. Se le halla en Nurem- 
berg, en la Zistelgasse, en casa de su primo el senador 
Miguel Behaim, terminando en 1492 el globo que quiere 
dejar como recuerdo «á su cara patria antes de partir 



grum et Piper longum) que Dioscórides conocía ya (capí- 
tulo 189) con el nombre indio TceTcepi (del sánscrito pippali), 
que Edrisi describe {Geogr. JVub., 1619, pág. 61) con nota- 
ble exactitud, y que por su largo transporte á través del Asia 
se encarecía mucho en los mercados de Italia. 

Como las producciones vegetales análogas y que se reempla- 
zan mutuamente en el comercio toman siempre el mismo nom- 
bre, el de malagueta, tan célebre en el siglo XV, y que nuestros 
farmacéuticos han transformado en meleguetta, maniguette y 
cardamonum piperatum , paréceme que se deriva de la palabra 
ivíáiQ. pimiento, tal y como se usa en la lengua de Sumatra. En- 
cuentro en la Cosmografía de Sebastian Míjnstee (edición 
de 1550, pág. 1.093): alingua patria Sumatrenses piper, molaga 
dicunt.» El sabio autor de la Materia médica of Jlindoostan , 
M. Ainslie, da también (edición de Madras, 1813, pág. 34) al 
Piper nigrum en tamul la denominación de meUaglioo. En 
sánscrito, mallaja y maricha son sinónimos de pippali; la 
primera palabra designa, según Wilson, más especialmente el 
Piper nigrum, la segunda el Piper longum. Creo que el nom- 
bre de Molucas {las Malucos) se deriva de Molaga ó Mallaja, 
nombre de la pimienta. 

El gran mérito «de haber llegado hasta las regiones de África 
donde se cría la planta de la malaguetta)), ha sido negado á 
Behaim y á Diego Cam y atribuido á Alfonso de Aveiro 
(Sprengel, Gesch. der geogr. Entd., págs. 376, 386), Pero 
Aveiro llegó al reino de Benin en 1486, dos años después de la 
expedición de Cam (Barros, dec. i, lib. 3, cap. 3, pág.. 178, 
edición de Lisboa, 1778; Na v arrete, t. i, páginas xxxix 
y XL. Examinando las notas que Martín Behaim añadió á su 
globo al lado de las tierras cuyas costas delineó, encuentro que 
distingue los granos del paraíso, la verdadera pimienta y la 
canela. «La primera de estas especias (Paradieskorner) se cría 
en el reino de Gambia; la segunda en el Fúrfur, á 1.200 leguas 



130 ALEJANDBO DE HDMBOLDT. 

para el lugar donde tiene su casa á 700 millas de Ale- 
mania», mientras Colón emprende su primera expedi- 
ción; está en las Azores en casa de su suegro el caba- 
llero lobst con Hürter, mientras Vasco de Gama descubre 
el camino á las Indias, rodeando la parte meridional de 
África. 

Nació probablemente el mismo año que Cristóbal Co- 
lón, y muere en Lisboa (según las investigaciones de 
Mr. de Murr), en el mismo mes que el descubridor de 
América, cuya gloria jamás quiso empañar. Su muerte 
precedió en cerca de dos años al descubrimiento del mar 
del Sur por Vasco Núñez de Balboa, y en trece años á 
la expedición de Magallanes, á quien debió confiar «el 
secreto del estrecho». 

Vida tan extraordinaria y constantemente agitada, la 



de distancia de Portugal; la tercera á 2.300 leguas, desde donde 
regresamos para volver al lado de nuestro Key, después de diez 
y nueve meses de ausencia.» Por tanto, en 1485 da Behaim en el 
mismo globo preciosas nociones acerca del transporte de las es- 
pecias de Java y de Ceylan (Sellan) á Venecia y á Francfort, 
nociones debidas en parte á maese (mister) Bartoloméi, floren- 
tino, que refirió en Venecia al pap^ Eugenio IV lo que durante 
veinticuatro años (hasta 1424) había visto en Oriente (Murr., 
Dipl. Gescli , páginas 25 y 36). Véase, pues, 'de nuevo á este 
papa Eugenio '^IV, que Toscanelli cita en su primera carta á 
Colón y que llegó al Pontificado en 1431, en relaciones con los 
viajeros de Asia Finalmente, recuerdo también que Cristóbal 
Colón llama á toda la costa de Guinea Costa de Maneguctta 
(costa del grano del paraíso), cerca de la cual vio «algunas si- 
renas, aunque no eran tan semejantes á las mujeres como las 
pintan» {Vida del Alm., cap. iv). Hoy se da este nombre es- 
pecialmente á la costa situada en dirección del NO. al SE., 
entre el cabo Mesurado y el cabo Palma, de 6o 26' á 4° 3' de 
latitud boreal. 



TESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 131 

gran fama de cosmógiafo de un hombre que fija su do- 
micilio durante diez y seis años en la isla de Fayal, á la 
extremidad occidental del mundo conocido , debía prestar- 
se , aun en los tiempos en que comenzaba á imperar una 
sana crítica histórica, á conjeturas ó hipótesis especiosas. 
El ardimiento con que un profesor de Altorf, Cristó- 

• bal Wagenseil , había atribuido á Behaim el descubri- 
miento de América, excitó el intere's patriótico de Leib- 
nitz , según se ve en un párrafo de una carta suya á 
Tomás Burnet, del año 1697. Los trabajos de Fede- 
rico Stuven (1) (en Giessen), de Doppelmayr y de 
Mr. Otto (2), han obedecido á las mismas ilusiones, y 
puede creerse que las disertaciones juiciosas de Tozen(3), 

«profesor de Goettinga, del conde Rínaldo Carli (4), de 

■ Mr. de Murr (5), compatriota déla respetable familia de 

(1) Diss- de vero Noví Orhts inventor e. Francfort, 1714. 

(2) Trans. of the Avicr. Phil. soc. Iield. at PMladelpMa t. ii 
(1786), pág. 120. La Noticia histórica, de Doppelmayr, sohre 
los matemáticos y los artistas de Nuremherg, contiene precio- 

. sos detalles acerca de la vida de Behaim y del primer grabado 
del globo conservado en la familia del cosmógrafo; mientras 
la Disertación de Stüven, y sobre todo la Memoria de Mr. Otto, 
prueban profunda ignorancia de la geografía del siglo XV. 

(3) Der wliar und erste Entdecker der neuen Welt, Christohp 
Colón, Gott, 1761. Pero antes de Tozen, el autor de una exce- 
lente historia de rortugal, M. Gebauer, había refutado ya á 
Stüven (Fort. Gesch., t. i, pág. 121). Compárese también al 
sabio bibliógrafo Francisco Cancellieri. Notizie di Colomho di 
Ouccaro, Roma, 1809, pág. 39. 

■ (4) Opusculi scelti di Milano, t. xv, pág. 72. 

: (5) Dip. Gescli. des Portug. herükmten. Pitters Martin, 

. Sehaim; dos ediciones, la primera de 1778, la segunda de 1801. 

De las obras relativas á Behaim, que acabo de citar, sólo esta 

■ última ha sido traducida al francés y por un traductor habilí- 
simo, M, Jansen. 



132 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 



los Behaim, aun florecient3 en Nurémbeig, habrían sida 
suficientes para refutar cargos tan vagos contra Colón 
y Magallanes. Pero han aparecido posteriormente las 
mismas dudas en obras que son, por otra parte, muy 
dignas de estimación. 

Creo, pues, que aislando menos los hechos que pre- 
senta la biografía del cosmógrafo, suficientemente des- 
enredada hoy de la serie de descubrimientos de los 
españoles y de los portugueses en el mismo período , se 
puede llegar á algunas consideraciones más satisfacto- 
rias que las presentadas hasta ahora. 

No ha sido por causa de la analogía de los sonidos el 
llamar á Behaim Martín de Bohemia en el Diario de 
Navegación de Pigafetta y en las Décadas de Barros, 
La familia del cosmógrafo pretende descender de la an- 
tigua familia bohemia de Schwarzbach , en el círculo de 
Pilsen. He visto que el magistrado de la ciudad libre de 
Nuremberg, en una carta al rey D. Manuel de Portugal 
(del 7 de Junio de 1518), usa indistintamente los nom- 
bres de Martinus Behaim y de Martinus Bohemus. Tam- 
bién advierto que el cosmógrafo , al firmar una carta de 
Amberes (del 11 de Marzo de 1494), Martein Beheim^ 
quiere que sus parientes le escriban á las islas Flamen- 
cas (Azores), con las señas Domino M. Boheimo militi. 
1^0 cometen, pues, error ni Pigafetta ni Barros con- 
fundiendo uii nombre de país con otro de familia (1). 



(1) En una época en que la geografía se estudiaba en Fran- 
cia con menos celo que en la actualidad, el inventor de una 
bomba pneumática, Otton de Gericlie, que frecuentemente fir- 
maba Cónsul Magdehurgensis y publicaba sus Experimenta 
MagdeMirgica, fué citado con el nombre de Señor Magde- 
burgo. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 133 

Los parientes y los contemporáneos del hombre célebre 
hablan en el primer documento que acabo de citar «de 
Bohemorum (1) familia in civitate Nurinbergensi ultra 
ducentos (2) annos perdurante.» 

Es también probable que el nombre de Behaim ó Be- 
heim, que esta familia ilustre empleaba indiferentemente 
á fines del siglo xv, sea sólo una designación étnica {aus 
Boheim 6 Bóhem , natural de Bohemia), como los nom- 
bres tan comunes en Alemania de Schwabe , de Sachs y 
de Preuss. 

Resulta del conjunto de estos hechos, minuciosa- 
mente expuestos, ser verosímil que nuestro gran cosmó- 
grafo dio ocasión por sí mismo á la costumbre seguida 
en Portugal y en España de llamarle Martín de Bohe- 
mia. Herrera, añadiendo á su nombre el elogio de cos- 
mógrafo de gran opinión , le llama dos veces (3) portur 



(1) Eh una de las inscripciones puestas en memoria de 
Behaim («Miles auratusqui Africanos Mauros fortiter debella- 
vit et ultra finem orbis térras uxoravit») hablase también de su 
esposa (Martini Bohemi uxor), hija del gobernador de las 
Azores ó Catlierides por Cassiterides; es una falsa erudición 
copiada del globo de Behaim. 

(2) La primera traducción alemana de la Biblia, que quedó 
manuscrita y conservada en la biblioteca Paulina de Leipzig, 
fué hecha en 1343 por Mathias Behaim, y en 1421 Miguel Be- 
haim de Weinsberg estaba reputado como uno de los más céle- 
bres poetas del ciclo de los Meistersanger. 

(3) Déc. I, lib. I, cap. 2. Déc. ii, lib, ii, cap. 19. El se- 
gundo párrafo está copiado del Diario italiano de Pigafetta, 
donde se encuentra la expresión ({3íartino di Boemia, uomo 
eccellentissinio)), sin añadir nacido en Fayal. Este diario, del 
cual dio Ramusio un extracto, ha sido publicado por N. Amo- 
retti con el título de Primo viaggio intorno al globo terrac- 
queo en 1800, según el manuscrito conservado en la biolioteca 



134 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

gués nacido en la isla de Fayal. No debe sorprender este 
error, considerando que Behaim estuvo al servicio del 
Tlej de Portugal en una célebre expedición marítima á 
las costas de África; que en 1485 fue' nombrado caba- 
llero de ]a Orden de Cristo, y que en unión de los dos 
médicos del rey D. Juan II, «maese Rodrigo y el judío 
maese Josef, se le nombró miembro de una Junta de 
Mathematicos encargada de indicar el medio de navegar 
con arreglo á la altura del sol (1), y que pasó más de 
veinte años de su vida en Lisboa ó en una colonia por- 
tuguesa, en la factoría flamenca de Fayal». 

Cristóbal Colón y Martín Behaim, tan próximos en- 
las épocas de su nacimiento y de su muerte , presentan 
en su vida privada otra identidad de situación que con- 
tribuyó singularmente al desarrollo de sus aficiones á 
los descubrimientos geográficos. Uno y otro entraron 
por casamiento en familias que poseían por herencia el 
gobierno de islas consideradas entonces, aunque por 
error, como nuevamente descubiertas y situadas en los 
confines del mundo conocido, en ú-Mare tenehrosum de 
los geógrafos árabes ultra quod nemo scit quid continea- 
tur (2). 



Ambrosiana. Pero la compilación de Herrera es mucho máa 
completa, sobre todo en lo que se refiere á la astronomía (véase, 
por ejemplo, el cálculo de las diferencias de altura de la luna y. 
de Júpiter, observados el 17 de^Diciembre de 1519. (Herrera, 
Déc. II, lib. IV, cap. 10). El historiador español, no sólo ha to- 
mado datos en Castañeda, Barros y Antonio Pigafetta, sino 
también en otros documentos manuscritos que desconocemos. 

(1) Barros, Asia, Déc. i, lib. 4, cap. 2. 

(2) Edrisi, pág. 147. En la Vida do Infante B. Hcnrique, 
por el padre Freiré (Lisboa, 1758, pág. 335), Hürter es llama- 
do Jor^^e ííí? Utra. Barros escribe Jos Dutra (Dec. i, lib. m, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 135 

E) suegro de Colón, Bartolomé Muñiz Perestrello, 
tuvo en Porto Santo la misma posición política que 
lobst (Jodocus) de Hürter, señor de Murkirchen (Moer- 
kerken) y Harbrck (en Flandes), suegro de. Martín Be- 
haim, tenía en Fayal. Cristóbal Colón vivió algún tiempo 
en las posesiones de su esposa D/ Felipa Muñiz Peres- 
trello en Porto Santo, donde nació su hijo Diego Colón; 
de igual manera Behaim habitó con su esposa Juana de 
Macedo en Fayal, donde e'sta dio á luz un hijo que, poco 
despue's de la muerte de su padre, fué preso á causa de 
un homicidio involuntario. 

Discútese si estos dos hombres célebres (y la celebri- 
dad de Behaim precedió sólo en doce años á la de Co- 
lón) se vieron en las islas Azores, y si Behaim dio á Co- 
lón las noticias de troncos de pinos , cadáveres y hasta 
canoas cubiertas de pieles y llenas de hombres de raza 
desconocida que las corrientes y los vientos habían lle- 
vado á las costas de Fayal, de la Graciosa y de Flores; 
noticias que, unidas á las que el Almirante adquirió en 
Porto Santo, le alentaron en sus esperanzas de grandes 
descubrimientos. 

Cierto es que su hijo D. Fernando dice {Vida del Al- 
mirante, cap. viii): «Los moradores de las Azores le 



capítulo 11). Por una permutación de consonantes igualmente 
viciosa, los escritores de la conquüta llaman al guerrero Felipe 
de Huten, célebre por su expedición al Dorado, de la que di un 
comentario geográfico en la Relajón de mi viaje (t. Ii, capí- 
tulo 33, pág. 454), Felipe de Utcn, JJrre y hasta TJtre. Por 
esta última transformación, los nombres de doi ilustres fami- 
lias, los Hürter y Iluten, se transforman en portugués y en es- 
pañol, casi á su terminación, en el mismo grupo de letras Vtra 
y TJtre. 



136 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

contaron (á Colón) que cuando soplaba viento de Po- 
niente »; pero el Almirante podía adquirir estos infor- 
mes en cualquier puerto de Portugal ó de España, pues 
sabemos positivamente por la Historia de las Indias , de 
Las Casas, que en España y en el monasterio de la Rá- 
bida fué donde conoció Colón el viaje de Pedro de Ye- 
lasco, natural de Palos, que, partiendo de Fayal y des- 
pués de navegar al Poniente 150 leguas (lo que debió 
situarle más allá del borde oriental de la gran banda 
de fucus) , reconoció la isla de Flores. 

Antes del descubrimiento de América sólo estuvo Be- 
haim en Fayal durante los años 1486 y 1490 , y en este 
intervalo no salió Colón de España; pero los dos mari- 
nos vivieron en Lisboa desde 1482 á 1484. En este i\l- 
timo año fué cuando Behaim partió con Diego ClJam para 
un largo viaje á África, y Colón, enojado por los desde- 
nes del Gobierno portugués, fué á Sevilla. El conoci- 
miento positivo y sincrónico (1) de los hechos puede 



(1) Nacimiento de Behaim hacia el año de 1430, probable- 
mente en 1436) Navarrete cree lo más probable que Colón na- 
ciera también en este año de 1436). Viajes de Behaim comer- 
ciando en paños en 1457 á Venecia, desde 1477 á 1479 á Malinas, 
Amberes y Viena (Ilegiomontanus permaneció en Nuremberg 
desde 1471 á 1475, y partió en 1475 para Italia, Ya en un viaje 
anterior, en 1461, había descubierto en Venecia el manuscrito de 
los seis primeros libros de Diophantes). Permanencia de Behaim 
en Portugal desde 1480 á 1484. (Colón habitó en la misma na- 
ción desde 1470 á 1484, á menos que no interrumpieran su es- 
tancia algunas navegaciones entre 1471 y 1481). Behaim se casa 
en Fayal en 1486 con la hija del gobernador lobst de fíürter, 
enviado con una colonia flamenca á Fayal y á Pico á causa de 
la donación que hizo el rey Alfonso V de Portugal en 1466 de 
la primera de estas islas á su tía Isabel de Borgoña, madre de 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 137 

úfhicamente disipar las dudas que suscita la historia de 
esta época. No negaré que Colón haya tocado anterior- 
mente en Fayal, porque se ignoran las fechas de sus ex- 
pediciones lejanas á Tyle (Islandia?), á San Jorge de la 



Carlos el Temerario. (En el globo de Behaim contienen un error 
estas palabras: «La isla ha sido dada en 1466 por el Rey de Por- 
tugal á su hermana madama Isabel, duquesa de Borgoña.» (El 
rey hermano de Isabel era Eduardo, muerto en 1438). Perma- 
nencia de Behaim en Fayal desde 1486 á 1490; en Nuremberg 
desde 1491 á 1493; en Flandes y en Francia en 1494; de nuevo 
en Fayal desde 1494 á 1506. Vuelve á Lisboa y muere el 29 de 
Julio de 1506, según opinión de M. de Murr. (Muerte de Colón 
en Valladolid el 20 de M^yo de 15í36.) 

La fecha de la muerte de Martín Bahaim no carece de impor- 
tancia para el examen de los conocimientos adquiridos en esta 
época relativamente á la configuración de la América del Sur, 
y sobre la posibilidad de que el cosmógrafo de Nuremberg haya 
podido entrever la existencia de un paso del Océano Atlántico 
al mar del Sur. 

Sabemos que el Rey Católico, desde su vuelta de Ñapóles, 
en 1506 ocupóse de una gran expedición destinada á las Indias 
* Orientales y al descubrimiento de un estrecho en el continente 
americano , y que sobre este asunto fué consultado Vespucci 
(Na VARÉETE, t. II, Cód. dipl., nüm. 160, pág. 317; t. iii, pá- 
ginas 47 y 294). Dos años después (1508) se verificó la expedi- 
ción de Solís y de Yáñez Pinzón, en la cual estos intrépidos 
marinos llegaron hasta cerca del grado 40 de latitud meridio- 
nal , sin reconocer, no obstante , la desembocadura del Río de 
la Plata. 

Se ve, pues, que el principio del siglo xvi, es decir, en la ve- 
jez de Behaim, era una época extraordinariamente fértil en 
proyectos de grandes descubrimientos. Me he ocupado reciente- 
mente en determinar la fecha de la muerte de nuestro cosmó- 
grafo, y los datos que á ruego mío ha tomado una persona digna 
de la mayor confianza en casa del barón Segismundo Federico 
Carlos de Behaim, jefe actual de la familia y propietario del 
globo de 1492, no son favorables al cálculo de M.de Murr. Este 



138 ALEJANDEO DE HUMBOLDT. 

Mina (1) y á la costa de Guinea, ya fueran antes de 1470, 
ó entre 1470 y 1482. En su Memoria «sobre las cinco 
zonas habitables», dice positivamente Colón, aunque 
merezca el dicho poco crédito, « que estuvo en el mes de 
Febrero de 1477 cien leguas más allá de Tyle, cuya parte 
austral está á 73 grados de latitud. d En su vida, tan 



sabio estimó como prueba decisiva la carta de un primo de 
Martin Behaim, fechada en 30 de Enero de 1507, que manifiesta 
deseo de saber «lo que ha sido de la esposa, el hijo y los parien- 
tes de Martin, dónde están y qué hacen». M. de Murr cree, por 
tanto, errónea la fecha de 29 de Julio de 1507, indicada en un 
monumento funerario {Seutum trifoUnum) en la iglesia de 
Santa Catalina de Nuremberg, j supone que el retrato del cos- 
mógrafo existente en los archivos de la familia Behaim tiene 
la fecha de 1506. {Bijfl. Gesch., páginas 117, 127 y 136). Como 
el monumento funerario fué construido en 1519 á costa de su 
hijo, parece extraño que se hayan e-iuivocado en la fecha de la 
inscripción. 

Un vandalismo muy común en la época en que vivimos ha 
destruido todas las inscripciones y todos los monumentos de la 
iglesia de Santa Catalina, transformada en 1806 en almacén de 
heno y de leña; pero en la parte superior del gran retrato que se 
conserva en la casa donde está el globo se lee: Obiit a MDVII^ 
Lisahonoe, y no 1506 como dice M. de Murr. Además, un álbum 
genealógico que data de 1732 , pero que contiene la descen- 
dencia de los Behaim de Scharvarzhach desde 1207 contiene 
figuradas las armas del caballero Martín Behaim, y una noticia 
biográfica que termina en alemán con estas palabras : Murió el 
29 de Julio de 1507. 

(1) «Yo estuve en la fortaleza de San Jorge de la Mina 
{Vida del Ahn., cap. iv). Lo terminante de la afirmación no 
deja lugar á duda. Según la crónica de Ruy de Pina, el fortín 
de Mina ó d'Elmina fué construido en 1481; por consiguiente^ 
el viaje de Colón á la costa de África no pudo ser anteriora 
este año.» 



DESCÜBRlMfENTO DE AMÉRICA. 139 

llena de aventuras, no sería sorprendente que Colón hu- 
biera tocado en las Azores. 

- En cuanto á que Behaim y Colón tuvieran relaciones 
personales , la cosa es muy probable , aunque no exista 
ninguna prueba directa. Estos dos hombres célebres se 
encontraron en Lisboa en los mismos años y ocupados 
en proyectos náuticos. Los mismos médicos del rey 
Juan II, maese Rodrigo y el judío maese Josef, que re- 
cibieron encargo de Diego Ortiz, obispo de Ceuta, de 
examinar el proyecto de Colón relativo á un viaje á Ci- 
pango (1), y en general hacia el Oeste, trabajaron con 
Martín Behaim, según he dicho antes, en la construc- 
ción de un astrolabio adaptado á la navegación. Parece 
natural que médicos del Rey á quienes «era costumbre 
consultar en todos los asuntos de cosmografía» pusieran 
á Colón en relaciones con Behaim: también Herrera, sin 
que sepamos en qué otro motivo se funda, dice que Co- 
lón fué alentado en sus ideas sobre la proximidad del 
Asia por su amigo Martín de Bohemia. Debo, sin em- 
bargo, hacer constar aquí que estos consejos fueron se- 
guramente muy tardíos, porque vemos por las cartas de 
Toscanelli que, seis años antes de la llegada de Behaim 
á Lisboa, preocupaba ya á Colón tenazmente su expe- 
dición. 

Otro sabio que hubiera podido relacionar á Colón y 
Toscanelli con Behaim, fué el más célebre astrónomo de 



(1) Barros, Asia, Déc. I, lib. iil, cap. 2; Vida del Almi- 
rante, cap. x; Herrera, Déc. i, lib. i, cap. 7. El Obispo de 
Ceuta , que los historiadores de aquel tiempo llaman doctor 
Calcadilla, porque había nacido en Calcadilla, en Galicia, acon- 
sejó al rey Juan II aprovecharse secretamente del proyecto de 
Colón que los médicos calificaron de negocio fabuloso. 



140 ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 



esta época , Regiomontanus ( Camilo Juan MüUer , na- 
tural de Koenigsberg en Franconia) que habitó desde 1471 
á 1475 en la patria de Behaim y dedicó en 1463 á Tos- 
canelli su tratado de Quadratura circult, es decir, su re- 
futación de la pretendida resolución de este problema, 
por el cardenal Nicolás de Cusa. No satisfecho de las 
Tablas del rey Alfonso que satíricamente califica de 
Somnium Alphonsinum, publicó Regiomontanus en Nu- 
remberg sus famosas Efemérides astronómicas calcula- 
das de antemano para los años de 1475 á 1506 y que 
sirvieron en las postas de África, America y la India 
en los primeros grandes viajes de descubrimientos de 
Bartolomé Díaz, de Colón, de Vespucci (1) y de Gama. 
Aun admitiendo que Behaim, durante la época de sus 
viajes de comercio á Venecia, Viena y Flandes, sólo 
haya residido accidentalmente en su ciudad natal, no es 
menos probable que ha podido aprovecharse, si no de las 
lecciones, al menos de los escritos de su compatriota 
Regiomontanus. Ya hemos citado el testimonio de Ba- 
rros, que dice, hablando «de la necesidad sentida por los 
portugueses de no seguir tímidamente las costas , sino 
de acudir á la observación de los astros» , que Behaim 
(probablemente poco antes de 1484) fué miembro á la 
Junta que por orden del rey Juan II estuvo encargada de 
construir un astrolabio, de calcular las tablas de la de- 
clinación del sol y de enseñar á los marinos una maneira 



(1) Amoretti, en la introducción al Trattato de Naviga- 
zione del Cav, Antonio Pigafetta. (Véase Primo Viaggio in- 
torno id globo, 1800, pág. 208). No he encontrado en las cartas 
de Vespucci la conj anción de Marte y la Luna que este marino 
debe haber observado en 1499. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 141 



de navegar per altura do sol. Barros designa (1) al 
cosmógrafo con estas palabras: «.Martin de Bohemia 
natural daquellas partes ó qual se gloreaba ser discipulo 
de Joanne de Monte Regio^ aff amado astrónomo. T} Sin 
duda porque Behaim se vanagloriaba de ser discípulo de 
Regiomontanus y, por llegar de la misma ciudad en que 
el papa Sixto TV había hecho proponer á Regiomonta- 
nus ir á Roma para trabajar en la reforma del calenda- 
rio, su reputación de cosmógrafo se acreditó pronto en 
Portugal, al lado de la de tantos hombres ocupados en 
perfeccionar el arte de la navegación (2). 

Regiomontanus era entonces célebre por la invención 



(1) Barros, Da Asia, nova edigao, Lisboa, 1778; Déc. i, li- 
bro IV, cap. 2, pág. 282; M. DE MuRR {Dipl. Gesch, pág. 94), 
pretende, sin embargo, que ningún escritor portugués, á excep- 
ción de Manuel Téllez 'de Sylva, conoció el nombre de Martín 
Behaim. Véanselas sabias y juiciosas investigaciones de M. Lich- 
tenstein acerca de los primeros descubrimientos portugueses 
en el Vaterldndisclie Museum., 1810, B. i, páginas 376 y 387. 

(2) Barrow , Voyages intlio de Artic Regions, 1818, pá- 
gina 28. De los dos médicos portugueses que estaban con Behaim 
en la «Junta del Astrolabio», no se indica como de origen judío 
más que maese Josepe (Joseph). El otro, maese Rodrigo, ¿sería 
acaso el mismo personaje que aparece después, en 1517, como as- 
trónomo á quien consultaba Magallanes? Me refiero al bachiller 
Euy, ó Rodrigo Faleiro, «que decían los portugueses, era un gran 
cosmógrafo porque tenía un demonio familiar, pues él nada sa- 
bia»; Herrera, Década ii, lib. ii, cap. 19; t. i, pág. 293. Este 
Faleiro ó Falero enseñaba á Magallanes métodos de longitudes; 
pero no quiso embarcarse con él,, por haber leído en los astros 
que el astrónomo moriría durante la expedición (Amoretti, pá- 
gina 28), lo que efectivamente sucedió en la persona del astró- 
nomo y célebre piloto mayor de Sevilla, Andrés de San Martín, 
que le reemplazó y fué asesinado en la isla de Cebú (Ramu- 
sio, t. I, página 361 h). 



142 ALFJ ANDRÓ DE HÜMBOLDT. 



(le su meteoróscopo, y el astrolabio de Behaim, que se 
fijaba al palo mayor del barco, acaso no era más que 
una imitación simplificada de aquél. Además, los ins- 
trumentos de astronomía náutica ccá propósito para en- 
contrar en el mar la hora de la noche por las estrellas» 
existían desde fines del siglo xiii en la marina catalana 
y en la de Mallorca. Tal era el astrolabio que inventa y 
describe Raimundo Lulio en 1295 en su Arte de nave- 
gar (1). Se equivoca Barros al creer que en la e'poca 
de los descubrimientos hechos á lo largo de la costa de 
África bajo los auspicios del infante D. Enrique de 
Portugal se empezó á comprender la necesidad de guiarse 
en plena mar por la observación de los astros. Parece 
que ignora el descubrimiento de las Azores por los nor- 
mandos, y los largos y atrevidos viajes de los marinos 
catalanes á las costas tropicales de África y á las partes 
septentrionales de la Gran Bretaña. 

La larga permanencia de Behaim en las Azores du- 
rante dos épocas, una de 1486 á 1490, y otra de 1494 
á 1506, constituye un poderoso argumento contra la 
pretensión de que Joao Yas Cortereal descubrió la tierra 
de los Bacallaos (Terranova) en 1463. Este marino ha- 
bía sido nombrado, según Cordeyro, autor de la Historia 
insulana del Océano occidental, gobernador de Ter- 
ceira el 12 de Abril de 1464. Ahora bien; sabemos que 
el suegro de Behaim, lobst de Hürter, llegó pocos años 
después á las Azores, con el título de gobernador y feu- 
datario de la colonia flamenca de Fayal. ¿Cómo es po- 



(I) Na VARÉETE , Disii. histórica sobre las Cruzadas, 1816 
página 100; M. Vicent cometió el extraño error de confundir 
el astrolabio de Behaim con una carta marina. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 143 



sible que Behaim no tuviera conocimiento, ó por sí mismo 
ó por'su suegro, de un suceso como el descubrimiento de 
los Bacallaos por los portugueses, que habría precedido 
en veintinueve años á la llegada de Colón á Guanahani? 
¿Cómo es posible que no situara estas tierras occidenta- 
les en su globo construido en 1492? ¿Cómo es posible 
que ni siquiera las mencionase en una de las minuciosas 
notas que acompañan al mapamundi? Estas considera- 
ciones deben añadirse á los argumentas que el ingenioso 
y sabio autor del Memoir of Sebastián Cabot (1) ha ex- 
puesto recientemente contra el viaje de Joao Vas Cor- 
tereal á las costas de Ame'rica del Norte y en pro del 
descubrimiento de este continente por Juan Cabot el 24 
de Junio de 1497 (2). 

Llama la atención que el excelente historiador portu- 
gués Barros, que cita á Martín Behaim como miembro 
de la comisión náutica del astrolabio, ignore, al pare- 



(1) Londres, 1831, páginas 56, 78 y 288 (the Londe). En la 
célebre patente Real de 3 de Febrero de 1498 encontrada en 
Itolls ChaiJel, se distingue la tierra firme y las islas descubier- 
tas por John Cabot. El autor del 3Iemoir o/ Seh. Cabot procura 
demostrar que Prima Vista, Terra primum visa, First slght. 
Terra Nova ó Weivland de John Cabot no designa la isla que 
llamamos hoy Terranova; son denominaciones generales que 
comprenden gran extensión del continente. 

(2) Descubrimiento continental, anterior sin duda .al de la 
costa de Paria por Colón, pero no al de los normandos-scandi- 
navos. Parece que Las Casas, al referir en su Ilistoria de las 
Indias la tradición que existía entre los naturales de la isla de 
Haití, ((de una aparición súbita (pero anteriora Colón) de hom- 
bres blancos y barbudos, tenía también noticia de un antiguo 
descubrimiento de la tierra de los Bacallaos, vista por un ma- 
rino de Galicia en una travesía á las costas de Irlanda.» (Na- 

VARRETE, t. I, pág. XLVIII.) 



14 t ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

cer (1), la parte que tomó en da expedición de Diego 
Cam en 1484 á la embocadura del río Zaire ó Congo; 
nombrado primero río Pedrao á causa de un pilar de 
piedra puesto como señal de toma de posesión. De ello se 
lia querido deducir que esta participación es tan fabulosa 
como su influencia sobre Colón y sobre Magallanes. 
Para mí no existe tal duda. Si Bealiim se embarcó con 
Cam como piloto y cosmógrafo para practicar su astro- 
labio, casi lo misríio que Vespucci en la expedición de 
Alonso de Ojeda (Diciembre de 1498 — Junio de 1500), 
el silencio de Barrios nada tiene de extraordinario. 

En las notas que Beliaim añadió á su globo en 1492> 
habla en cuatro sitios distintos (en el título del globo; 
en Cabo Verde; cerca de las islas del Príncipe j de 
Santo Tomás, j en el cabo de Buena Esperanza) de dos 
carabelas con las cuales el rey Juan II hizo explorar Jas 
costas de África. Añade, del modo más terminante, «que 
fué enviado en esta expedición por su rey, y que duró 
diez y nueve meses.» Behaim no nombra á Diego Cam; 
pero Hartmann Schedel en su Líber Chronicarum (2), 
impreso en ísTuremberg en 1493, cuando el cosmógrafo 
vivía aún en esta ciudad, reunió los dos nombres: «Pras- 
fecit galeis beni instructis Johannes II Portugaliae rex, 
anno 1483, patronos dúos Jacobum (?) Canum Portu- 
galensem, et Martinum Bohemum, hominem germanum 
ex Núremberga, de bona Bohemorum familia natum, 
qui superato circulo equinoxiali in alterum orbem ex- 
cepti sunt.» 



(1) Déc. I, lib. iir, cap. 3, pág. 173. 

(2) Mure, Dipl. , Gesch , páginas 23, 25, 26 y 78; Tozen, 
Erste Entd,, pág. 99, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 145 

La ingenuidad con que Behaim habla de las primeras 
expediciones portuguesas, de sí mismo y de «su querido 
suegro M. lobst, residente en Fayal,» da gran carácter 
de verosimilitud á los comentarios de su carta; y no 
creo que se deba oponer á estos testimonios la fecha del 
día (18 de Febrero de 1485), en que, según una nota 
conservada en los archivos de familia, recibió Martín 
Behaim la Orden de caballero de Cristo en la ciudad de 
Albassauas (Alcobaca?). Este documento, cuya época se 
ignora, y que no tiene carácter alguno oficial, ni es de le- 
tra de Behaim , ni está redactado en su nombre. Sabido es 
á cuántos errores se ha prestado la manera de escribir los 
números árabes (indios) á fines del siglo xv. Si no hay 
error en el año y debe leerse 1483 por 1485, podría 
verse en ello un simple error en la indicación del mes de 
Febrero, porque el viaje de Cam, comenzado en 1484, 
duró sólo diez y nueve meses. Behaim encontrábase 
todavía seguramente en la costa de África el 18 -de 
Febrero de 1485; y es menos probable que el nombra- 
miento de caballero fuera una recompensa por la inven- 
ción del astrolabio, que una gracia concedida al compa- 
ñero de Diego Cam á consecuencia de una expedición en 
que habían pasado el Ecuador hasta mas allá del sexto 
grado de latitud austral y recogido el grano del Paraíso 
(malagueta) en el clima en que se produce. 

La época de la residencia de Colón y de Behaim en 
Lisboa era aquella de verdadera gloria y entusiasmo na- 
cional en que el hijo de Alfonso V, al subir al trono, 
continuaba la serie de descubrimientos á lo largo de la 
costa de África, interrumpida por la muerte (1460) del 
infante D. Enrique, duque de Viseo, tío de Alfonso V. 

Pero conviene no olvidar que los trabajos de los ma- 
lo 



146 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

rinos catalanes fueron para el África occidental lo que 
los de los marinos normando-escandinavos habían sido 
para el Norte del Nuevo Continente. Unos y otros pre- 
cedieron á los descubrimientos que han ilustrado los 
nombres de D. Enrique y de Isabel de Castilla. 

La isla de Mallorca fué desde el siglo xiii un centro 
de conocimientos científicos en el difícil arte de nave- 
gar. Sabemos por el Fénix de las maravillas del orbe, 
de Raimundo Lulio, que los mallorquines y los cata- 
lanes (1) usaban cartas de marear rnucho antes de 
1286; que se fabricaban en Mallorca instrumentos, gro- 
seros sin duda, pero destinados á determinar el tiempo 
y la altura del polo á bordo de los barcos. Desde allí 
los conocimientos, que en su origen fueron aprendidos de 
los árabes, se extendieron á toda la cuenca del Medite- 
rráneo. Las ordenanzas de Aragón prescribieron desde 
el año 1359 que cada galera debía ir provista, no sólo 
de una, sino de dos cartas marinas (2). Un marino ca- 
talán, D. Jaime Ferrer, llegó en el mes de Agosto 
de 1346 á la desembocadura de Río de Oro (3), cinco 
grados al Sur del famoso Cabo de Non que el infante 
D. Enrique se vanagloriaba de que lo hubieran doblado 
por primera vez los barcos portugueses en 1419. Los 



(1) Cristóbal Cladera, Investigaciones históricas sobre 
los principales descubrimientos de los españoles, 1794, pág. x. 

(2) Salazab, Discurso sobre los progresos de la Ilydro- 
grafia. 

(3) Según las sabias y curiosas investigaciones inéditas de 
M. Buchón en un Atlas catalán de 1374, conservado en la Bi- 
blioteca Real de París, y dibujado treinta y un años antes de la 
fundación de la Academia náutica de Sagres (Malte Brun, 
Geogr. univ., ed. de M. Huot, t. i, pág. 524). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 147 

marinos de Dieppe habían ido en 1364 á Sierra Leona 
-j á Río Sestos (Sesters River), llamado entonces Río 
del Pequeño Dieppe, En 1365 llegaron á la Costa de 
Oro, según la relación de Villaut, señor de Belle- 
fonds (1). Un mallorquín, maese Jacobo, fué elegido por 
«I Infante para presidir la célebre Academia de Sagres. 
En los descubrimientos geográficos ha ocurrido lo 
mismo que en los de las ciencias físicas. Las. tentativas 
con buen éxito, pero que permanecen aisladas largo 
tiempo, ó no se saben ó son condenadas al olvido; sólo 
cuando los descubrimientos se suceden y relacionan en- 
tre sí, se coloca el primer eslabón de una serie en el punto 
en que comienza á no ser interrumpida. Llena está la 
historia de la geografía de estos errores sistemáticos que 
comprenden hasta el siglo xvi las navegaciones á Nueva 
Guinea , Nueva Holanda y á muchos archipiélagos del 
Océano Pacífico (2). Atribuyese el descubrimiento de 



(1) ESTANCELIN, Recherches sur les voy ages des naviga- 
teurs normanas en Afrique, aur Indes Orientales et en Ame- 
riquc, 1832, pág. 72. Cada Mosto, como ha observado M. de 
Rossel, no encuentra señales del establecimiento francés. Juan 
de Betancourt navegó también por la costa africana desde 
Qabo Cantín á Río do Oaro, mucho tiempo antes que los por- 
•tugueses (Viera, Historia de Canarias, lib. iii, párrafo 30; 
libro IV, § 4). 

(2) (dlhas de Papuas quer dizer Negros, á que muitos por 
esta ida de D. Jorge (de Menezes) en 1526 , chamam Illias 
de D. Jorge, que estam á leste das Ilhas de Maluco distancia 
de 200 leguas.» (Bakros, Da Asia, Déc. IV, lib. I, cap. 16, 
ed. Lisboa, 1777; t. iv, párrafo 1, páginas 101 y 104.) Menos 

.certidumbre hay respecto á la expedición tan citada de Antonio 
Abreu y de Francisco Serrano «en outro Novo Mundo», t. ili, 
p. 1, pág. 600 (Diego de Contó, lib. vii, cap. 3). Las dos 
Islas Infortunadas, Iscle Sfortunate (lat. austr. 9» y 15° y 



148 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

las Azores, que son las Cassiterides de Pedro Mártir 
de Anghiera (1) j de Behaim, el de la isla de Ma- 
dera (2) , el de las islas de Cabo Verde y de las costas 



alejadas una de otra 200 leguas), descubiertas al Este de las is» 
las de la Sociedad por Magallanes en Enero de 1521, y no olvi- 
dadas por Ortelius en el Atlas de 1570 (Pigafetta, Primo 
Viaggio intorno al globo, ed. de Carlos Amoretti, 1800, pág. 45r 
parecen ser «las isletas pequeñas deshabitadas, llamadas por 
Magallanes Islas desventuradas (Hebrera, Déc. ii, lib. ix, 
capítulo 15; t. i, pág. 453). Gaetano descubrió en 1542 las islas 
Sandwich; Quirós y Mendaña en 1595 y 1605 el Archipiélago 
del Espíritu Santo (las Nuevas Hébridas de Cook), Malicolo y 
probablemente Otahiti (la Sagitaria de Quirós), Humboldt, 
Essai politique sur la Nouvelle Espagne, t. iv, páginas 111 
y 113. 

Acerca de los primeros descubrimientos de las costas de Nueva 
Holanda, reconocidas por los portugueses desde 1530 á 1542, 
véanse los mapas del Museo Británico núm. 5413; la hidrografía 
del Atlas de Juan Rotz ó Roty, dedicada al rey de Inglaterra En- 
rique VIII; el A-tlas de Guillermo le Testu, piloto provenzal, y 
el de Juan Valard de Dieppe (1552), examinado por M. Coque- 
bet Mombret. Cuando la gloria del capitán Cook, llegada á su 
mayor esplendor, cansó á las medianías y excitó la envidia de 
los que habían cesado de navegar, se hizo tardía justicia á los 
portugueses, á Gómez de Sequeira, á Mendaña, á Luis Váez de 
Torres y á Saavedra Cedrón. Otros motivos menos personales 
y más nobles han obligado á seguir el mismo camino y condu- 
cido á ingeniosas y sabias investigaciones. 

(1) Ejñst. 769 *(edic. Par, 1670, pág. 447). Las Catherides 
del globo de Behaim (MURR., Dipl. Gesch., 1801, pág. 27, y 
BiNNET, Verliajideling óver de Nedcrld, Ontd., 1829, pág. 17). 
Las Azores jBguran con el nombre de islas de Bracir desde 
1367 en el célebre mapamundi de Picigano, 

(2) Un mapa de Portulano Mediceo de 1351 , otro de la 
antigua bibUoteca Pinelli, dibujado en 1384 y conservado hoy 
en la preciosa colección geográfica de M. Walckenaer, en París, 
y Baldelli (Marco Polo, t. i, pág. CLXViii), indican ya con 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 149 

equinocciales del África occidental á los navegantes del 
siglo XV. Confúndense los marinos que reconocieron 
tierras con los primeros que las descubrieron; y no aludo 
ahora á la relación tan debatida del viaje de Hannon 
que Rennell j M. Heeren (II, i, pág. 520) llevan hasta 
más allá del Gambia , situando «la región ardiente de 
Thymiamata» en Cabo Verde y tomando por el Senegal, 
no el Chrestes, que creo muy distinto de Chremetes, «uno 
de los mayores ríos del mundo», según Aristóteles 
{Met., lib. I, pág. 350, Bekk), sino el río sin nombre, 
poblado, según Hannón, de cocodrilos y de hipopóta- 
mos ; limitare'me á nociones más ciertas y recientes. 

Mucho antes de los nobles esfuerzos del infante don 
Enrique, duque de Viseo, y de la fundación de la Aca- 
demia de Sagres (Tercanabal en el Algarve ó villa do 
Infante), dirigida por un piloto cosmógrafo catalán, 
maese Jacobo de Mallorca (1), los cabos Non (Nam) y 



€l nombre igualmente significativo de Isola di Le ff ñame, medio 
siglo antes de la expedición y colonización- de Juan González 
Zarco, de Tristán Vas y de ese Bartolomé Muñiz Perestrelo 
(Barros, déc. i, lib. I, cap. 2), que Femando Colón llama 
Pedro Moñes Perestrelo y que Spotorno cree italiano, como el 
«élebre almirante de la familia Palastrello, de Plasencia {Sto- 
ria letter. de la Liguria, t. ii, pág. 246). 

(1) Barros, déc. i, lib. i, capítulos 2 y 16 (t. i, p. i, pá- 
ginas 21 y 133). El cabo Non, más temido que lo fué en el 
siglo pasado el de Hornos, encuéntrase, sin embargo, 23' al 
Norte del paralelo de Tenerife' á pocos días de navegación de 
Cádiz. El proverbio portugués, Quem passa ó cabo de Nam, ou 
tornara ou nao, debía desacreditarlo fácilmente la voluntad de 
un príncipe que, como el infante D . Enrique, había adoptado 
la bella divisa francesa: Talent de lien fa'tre. Barros, déc. i, 
libro I, capítulos 2, 4 y 16; lib. ii, cap. 2 (t. I, p. I, págs. 19, 
36, 134, 148). 



150 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

Bojador habían sido ya doblados (1) (el último es el 
cabo Buzedor de Andrés Blanco y de Livio Sanuto). El 
Portulano Mediceo , obra de un piloto genovés , que el 
conde Baldelli nos ha dado á conocer (Polo, t. i, pá- 
gina CLv), indica desde 1851 el Cac'o di Non. Marinas 
catalanes, como lo prueba el Atlas de 1374 examinada 
por M. Buchón, habían estada al jorn de Sant Lorens, 
qui es a X d'^agost de 1346, ochenta y seis años antes 
que el almirante portugués Gilianez (1) en Kío de Ora 
(Río do Ouro, lat. 23° 56'). El valeroso Juan de Betan- 
court sabía que antes de la expedición de Alvaro Be-- 
cerra, es decir, antes de terminar el siglo xiv, los mari- 
nos normandos habían llegado hasta Sierra Leona (la- 



Acerca del cabo Buzedor, véase Formaleoni, páginas 20 
y 24. Paréceme, además, bastante dudoso que el nombre de 
cabo de Non sea de origen portugués. Ptolomeo, lib. IV, capí- 
tulo VI, indica ya en esta costa el río JVuius, j la traducción 
latina de la frase griega dice Nunii ostia. Es probablemente el 
Bambotum de Polibio (Plinio, V. l). Véase, sobre la latitud de 
este punto, Gossellin, Redi., 1. 1, pág. 132. 

Edrísi conocía también, un poco más al Sur, á tres jornadas 
en el interior, la población de Nul ó Wada Nun, lo que recuer- 
da la costa de Nul ó Belad de Non de Leo el Africano (Edrísi, 
edición deHartmann, pág. 131). La geografía de ambos conti- 
nentes está llena de estas tentativas de pueblos de la Europa 
latina para adoptar las denominaciones indígenas y suponerlas 
una etimología sacada de las lenguas romanas. Estos esfuerzos 
y alardes de ingenio datan de los griegos y los romanos. 

(1-1) Parece que los portugueses, antes que Gilianez hubiese 
doblado los cabos Non y Bojador (Barros, déc. i, lib. i, capí- 
tulos 4 y 5, t. I, p. I, páginas 42 y 43), habían realizado afor- 
tunadas tentativas en el mismo sentido en 1418, 1419 y 1423 
(Navarrete, t. I, pág. xxvii. ^ViNCENT, PeripU of the 
Erytlir. sea, p. i, pág. 192). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 161 

titud 8" 30'), y procuraba seguir sus huellas. Pero antes 
que los portugueses , creo que los de ninguna nación de 
Europa fueron más allá del Ecuador (1). La región al 
Sur de la bahía de Biafra , notable por el encuentro en 



(1) No es en manera alguna probable que en el mapamundi 
circular, que se atribuye generalmente á Atidres Blanco j que 
acaso contiene á la vez (Fobmaleoni, pág. 55) nociones del 
siglo XIII y de otros que datan, como las cartas costeñas de 
Blanco, del año de 1436, el inmenso golfo designado con el 
nombre fantástico de Nidus Ahimalson ó Ahimalion (Abime- 
lek?) sea el golfo de Guinea {CMnoia de Vivaldi en 1281; Ga- 
nuya del Portulajio Mediceo, atribuido á un piloto genovés; 
Guinauha, según Barros, en la lengua de los indígenas). 
Como antes del Portulam de Benincasa las cartas más anti- 
guas catalanas é italianas no presentaban graduación en lati- 
tud, sería muy aventurado decir cuáles fueron los límites de 
este golfo; pero la orientación del mapamundi de Blanco más 
bien pj'ueba que el Nidus Ahimalson representa la extremidad 
austral de África. 

Una carta árabe conservada en Oxford, que data del año 906 
de la Hegira y que acompaña la geografía de Edrisi (del si- 
glo XII de nuestra era), presenta en el Belad Mufrada y Al 
Lamlam, el Senegal, comunicando á la vez con el Níger y el 
ISilo. Pero estos conocimientos del África occidental fueron ad- 
quiridos por informaciones del comercio terrestre, no por viajes 
marítimos (Vincent, Periple of the Erythr. sea, par. I, App., 
página. 86). En el texto de Edrisi, las nociones sobre el lito- 
ral de la Senegambia son casi nulas (HARTMA^^N, África^ pá- 
ginas 4, 35, 37 y 114). El golfo de Guinea, con el nombre de 
Sinus ^thiopicus, y el Senegal comunicando con el Nilo, como 
en el mapa ó carta de Edrisi, se encuentran en el mapamundi 
de Fra Mauro de 1457 y 1459. Barros conocía también Tungxi- 
hutu (Tombuctu), el río y la ciudad de Genna ó Janni (Djenne, 
Jinnie), no el Daf ur de Fra Mauro, pero sí la hipótesis de la 
unión del Senegal )(^anaga ó Senhaga de Edrisi) con el Nilo 
(tomo I, p. I, pág. 221). 



152 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

ella de dos corrientes opuestas (del NO. y SE.), llegó á 
ser desde 1471 á 1474, ocho ú once años después de la 
muerte del infante D. Enrique, el centro del comercio 
{rescate) del oro, dado en firme á un activísimo mer- 
cader de Lisboa, Fernando Gómez. 

En esta época fueron sucesivamente descubiertas la 
isla de Fernando Pó, llamada primero Ilha Formosa, y 
las de S. Tliomás, do Principe j d'Anno Bom (1). 

Esta última isla (lat. aust. 1* 24' 18") fué la pri- 
mera que encontraron los portugueses al Sur del Ecua- 
dor; pero en las dos expediciones, inmediata una á otra, 
que emprendió Juan Cam al reino del Congo en 1484 
y 1485, en una de las cuales tomó parte Martín Behaim, 
fué descubierto (no me detengo en las latitudes, referidas 
con bastante corrección por el mismo Barros) un espacio 
de costa comprendido entre los paralelos de 1° 50' (cabo 
de Santa Catalina), y 22° de latitud austral ( la señal 
de piedra (2), Manga de Áreas, al Sur de cabo Frío). 



(1) Barros, déc. i, lib. ii, cap. 2 (t. i, p. i, páginas 143, 
145 y 146), según un pasaje del mismo autor, que desgraciada- 
mente no une la cronología á los acontecimientos como He* 
rrera, podría creerse el descubrimiento de la isla Formosa más 
próximo al año de 1484 (déc. I, Hb. Iil, cap. 3, t. I, p. i, pá- 
gina 178). 

(2) Padráo de pedra. Hasta la expedición de Cam, las se- 
ñales de los portugueses eran cruces de madera, y esta denomi- 
nación de Padráo, dada algunas veces á los cabos y desemboca- 
duras de los TÍOS, sin añadir alguna indicación particular del 
sitio, ha causado mucha confusión en la geografía del África 
occidental. El cabo de Santa Catalina, donde comenzaron los 
descubrimientos de Cam, era el último punto á que se había 
llegado antes de la muerte del rey Alfonso V; por consecuencia/ 
antes de 1480 (Barros, 1. 1, p. i, pág. 172). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 153 

Entre estos dos puntos extremos se encuentra situada 
la señal (Padrao de San Jorge) de la desembocadura del 
río Zaire 6 «Río do Padrao do Reyno de Congo» (lati- 
tud aust. 6* 5') y la señal del cabo San Agustín (Pa- 
drao do Sancto Agostinho, lat. aust. 13") (1). 

Behaim no nombra nunca á Diego Cam, ni en sus 
cartas, ni en las aclaraciones de su globo; pero repito 
que cita claramente y muchas veces esta expedición (2), 
«en la cual el que ha construido este globo tomó parte 
y fué enviado por el Rey de Portugal para descubrir lo 
que Ptolomeo no había visto», llamándola la expedición 
de dos carabelas de 1484 y 1485. Indica el gran río 
Zaíre con el nombre que le dio Diego Cam á causa de 
la señal de piedra (Padrao de San Jorge), pero tan poco 
correcto en la antigua ortografía portuguesa, como en la 
de su propia lengua, llama al Zaíre, no río de Pedráo, 
sino río de Patrón. Todos nuestros mejores mapas mo- 
dernos han conservado la costumbre de nombrar al cabo 
al Sur de la embocadura del Zaíre Cabo Padrón. 

El conocimiento que Behaim tenía de la factoría de 
Angra de Gato (3) y del santo personaje (4) que sólo 



(1) Barreos, déc. i, lib. iii, capítulos 3 y 4 (t. i, pági- 
nas 171, 173, 175, 176, 178, 185 y 192.) 
. (2) MüRR., páginas 4, 23, 24, 26, 80, 82, 104, 106, 108 

yin. 

. (3) MuRR., pág. 110; Barros, 1. 1, p. i, pág. 178. 

(4) Behaim le llama Organ^ (pág. 112); denominación que 
podría relacionarse con la de la provincia de Organónde Rubri- 
quis; pero el verdadero nombre del santón, según Barros (t. i, 
]). 1, pág. 181), es Ogan, acaso O- Khan, como reminiscencia 
del Tingó Ün-Khan, de Marco Polo (cap. 42. Baldelli, 
tomo II, pág. 100), Es el nieto del Preste Juan, Nestoriano 
Kéraite, muerto por Gengiskhan en 1203, transportado en el 



154 ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

ensenaba la punta del pie por detrás de una cortina 
de seda, y de quien los misioneros cristianos enviados 
á Asia y África se sirvieron durante tres^ siglos para 
mixtificar á los soberanos de Europa, prueban tambie'n, 



siglo XV del Este al Oeste á Caracomín, en Abisinia, según los 
informes dados por Covilham y Juan Alfonso de Aveiro. No 
debe confundirse con Ogan (Vang-khan) de África, otro per- 
sonaje misterioso cuyas costumbres asiáticas, según Marco Polo 
(lib. I, cap. 21; Baldelli, t. Ii, páginas 62 y 65), eran mu- 
cho menos severas, y que como Viejo de la Montaña (Alaudin ó 
Veglio de la Montagna) figura también en el Mediodía de 
África en el mapamundi de Blanco. 

M. Lichtenstein, en un trabajo que se distingue.por la exce- 
lente crítica histórica, ha demostrado que hay error de fecha 
en el globo de Nuremberg, cuando Behaim sitúa cerca del cabo 
de Buena Esperanza, que llama Terra Eragosa, la siguiente 
nota: «Aquí las columnas (señales) del Rey de Portugal fueron 
colocadas el 18 de Enero de 1485» (Murr, páginas 24 y 110). 
Cam no llegó al Sur del Padráo de Manga de Áreas, á los 22 
grados de latitud austral; fué Bartolomé Díaz quien descubrió, 
probablemente en Mayo de 1487, el cabo de Buena Esperanza 
(cabo tormentoso), viniendo del Este, de la señal de la isla de 
Santa Cruz en la bahía de Algoa (latitud austral 33° 50'; longi- 
tud, T 15' al E. del cabo de Buena Esperanza), y que puso la 
señal de San Felipe en la bahía de la Tabla (Lichtenstein, en 
Vaterl. Mnseum. Hamburgo, 1810, páginas 372-389; Vincent, 
Peri;ple of the ErytUr. sea, p. i, pág. 208; Barros, t. i, p. i, 
páginas 188, 190, 192 y 288). Confundiendo Behaim, sea la fe- 
cha, sea el sitio, sea los viajes de Cam y de Bartolomé Díaz, no 
dice «pusimos», sino «las columnas fueron puestas», lo cual 
deja su veracidad en menos peligro. No era el célebre Bartolo- 
mé Díaz, que había doblado el cabo de Buena Esperanza y 
costeado la extremidad austral de África, dirigida de Este á 
Oeste, sino su hermano Diego Díaz, que fué en la expedición 
de Gama. Bartolomé pereció en un naufragio en 1500, cuan- 
do con Cabral vino del Brasil al cabo de Buena Esperanza, 
y murió muy cerca de esa señal (Padráo) de la isla de Santa 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 155 

al parecer, la existencia de relaciones íntimas entre Mar- 
tín Behaim y Diego Cam. Como este último liizo dos 
viajes («descubrió por duas vezes», dice Barros), podría 
suponerse que Behaim sólo le acompañó en la primera 
expedición de 1484, lo cual no explicaría, sin embargo, 
ni el error de una señal colocada, según el globo deNu- 
remberg, el 18 de Enero de 1485 en la baliía de la Ta- 
bla, ni la posibilidad de que Behaim fuera el 18 de Fe- 
brero de 1485 al convento de Alcoba9a para recibir la 
orden de caballero del Cristo. 



Cruz, en la bahía de Algoa, de la cual se despidió en 1487 
(como se leixara hum filho desterrado pera sempre). No debe 
sorprender que este naufragio fuera atribuido á un gran co- 
meta que se vio entonces en el hemisferio austral durante 
once días, desde el 12 al 23 de Mayo de 1500, sin que cam- 
biara de posición». (Barbos, t. i, p. i, páginas 382 y 392.) 



VII. 

Martin Behaim y Magallanes. 



«No hablaré, dice Voltaire en el Estudio sobre las 
costumbres , áe ese ciudadano de Nuremberg, de quien 
fabulosamente se asegura que fué en 1460 al estrecho 
de Magallanes.» Pretensión tan absurda, y sin embargo, 
tan repetida, merecería escasa atención, si no hubiera en 
la vida de Magallanes y hasta en el relato que de la ex- 
pedición de este marino hizo Antonio Pigafetta algo 
tan extraordinario que, al parecer, obliga al historiador 
á someter el problema á concienzudo examen. 

Creo que arrojará nueva luz sobre hechos que á pri- 
mera vista parecen singularmente enigmáticos, un dato 
que he tomado de una antiquísima edición de la Geogra- 
fía de Ptolomeo. 

Dos obras de cuya autoridad no puede dudarse: las 
Décadas de Antonio de Herrera, y el Manuscrito de 
Pigafetta, conservado en la Biblioteca Ambrosiana de 
Milán, y publicado por el Sr. Amoretti en 1800, dan á 
conocer la influencia que ejerció Behaim en el descubri- 
miento del estrecho patagónico. Merece preferencia la 
autoridad de Pigafetta, por ser uno de los diez y ocho 



DESCUBRIMIENTO OS AMÉRICA. 157 

compañeros de Magallanes que tavieron la dicha de vol- 
ver á Europa el 6 de Septiembre de 1522. «Praetore 
Portugallico Fernando, ab insularibus bello exagitatis 
in regione aromatnm ^quatori vicina interfecto, qua- 
tuorque reliquis é classicula quinqué navium deperditis, 
unatantum regressa est, dicta Victoria, cribro terebra- 
tiorj>y escribe el mismo mes Pedro Mártir de Anghiera 
al Obispo de Cosenza (1). 



(1) Pedro Mártir, lib. xxxv, ep. 767 (ed. Par. 1670, pá- 
gina 446). La carta al Arzobispo está fechada en Valladolid, 
III cal. Sept. MDXXII, y hay un error de cifra en esta indica- 
ción. El buque Victoria no tocó en parte alguna desde las islas 
de Cabo Verde, y la fecha de la llegada á la bahía de San- 
lúcar, el 6 de Septiembre, es exacta. Pigafetta , Primo viag" 
gio intorno al globo, pág. 183 ; Herrera , Déc. iii, Ub. iv, ca- 
pítulo I (ed. de Amberes, 1728, t. ii, pág. 95). No debe sorpren- 
der el corto número de compañeros de Magallanes (18) que 
cuenta Pigafetta, mientras Herrera habla de «los 30 marinos 
que á las órdenes de Juan Sebastián Elcano (natural de Gue- 
taria, en la provincia de Guipúzcoa, embarcado en 1519 como 
patrón de la nave la Concepción , hombre intrépido cuyo nom- 
bre no debe ser olvidado, y á quien ni la antigüedad ni la Edad 
Media pueden oponer rival alguno ) volvieron en la nao Vic- 
toria)). Herrera, Déc. ii, lib. iv, cap. ix (t. i , pág. 339); Dé- 
cada lli, lib. IV, capítulos 2 y 4 (t. II, páginas 98 y 100). El 
historiógrafo de la India no comprende á Pigafetta, que, siendo 
caballero de Bodas y agregado á la legación apostólica de mon- 
señor Francisco Chiericato en España, sólo se embarcó como 
voluntario y curioso, en el número de los 30 «que fueron vesti- 
dos á costa de la corte», y los 18 de que habla Pigafetta forman 
con los 13 que retuvieron prisioneros los portugueses en la isla 
de Cabo 7erde, y fueron reclamados con insistencia desde la 
llegada de Juan Sebastián Elcano á la bahía de Sanlücar 
«las 30 personas» salvadas en el buque Victoria, excluyendo á 
Pigafetta. 



1£8 ALEJANDRO Da HÜMBOLDT. 

Pero la obra que poseemos de Pigafetta no es el 
mismo Diario que tan cuidadosamente redactó día por 
día hasta el 9 de Julio de 1522 en que llegó á la isla de 
Santiago de Cabo Verde, y supo que los portugueses ha- 
bitantes de dicha isla llamaban jueves al mismo día que 
según su Diario era mie'rcoles. «Mi sorpresa, dice Piga- 
fetta, fué tanto más grande (1), cuanto que por no haber 
estado enfermo durante el viaje, tenía indicados sin in- 
terrupción todos los días de la semana. Posteriormente 
advertimos que no había ningún error, j que, viajando 
siempre hacia Occidente y siguiendo el camino del sol, la 
volver al mismo sitio debíamos haber ganado veinticua- 
tro horas.» 

El verdadero Diario de Pigafetta fué presentado al 
emperador Carlos Y. Lo que existe en la Biblioteca Am- 
brosiana es el extracto de otro Diario enviado al Papa 
Clemente Vil y al gran maestre de Rodas, Felipe de 
Villiers de Lisie Adam. 

Indudablemente López de Castanheda, Barros y He- 



(1) PiQAFFETTA Primo viaggio, pág. 182 Los marineros del 
Victoria advirtieron con espanto «que durante el viaje alrede- 
dor del globo habían comido de carne el viernes y celebrado las 
Pascuas el lunes». (Herrera, t. ii, pág. 95.) Anghiera, que era 
algo inclinado á burlarse, da á entender en su correspondencia 
que el problema de el día pei'dido, como con más razón se le 
llama, mortificó largo tiempo á los compañeros de Magallanes 
«quonam vero pacto classicula, de qua puto vos non ignorare, 
parallellum circuerit integrum , proras ad Occidentem eolem 
vertens semper, doñee ad Orientem illarum una, garyophjdlis 
onusta, redierit et in eo discursu unum sibi defuisse repererit, 
quae stomachis exilibus impossibilia videbuntur, per ejus rei ad 
imguem discussam narrationem in Decade mea quarta videbi- 
tis». (Pedro Mártir, ep. 770, pág. 448.) 



PKSCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 159 

rrera tuvieron á la vista las notas originales del piloto 
más instruido de la expedición, Andrés de San Martín. 
Herrera, que pudo disponer libremente de los archivos 
de Felipe II desde 1596, j que en 1601 había publi- 
cado ya las cuatro primeras de'cadas de su historia, en- 
contraría el Diario del piloto entre gran número de 
documentos que después se han perdido, y ha dado, des- 
graciadamente sin comprenderlos, extensos detalles de 
observaciones astronómicas, tanto respecto á las latitu- 
des, como á las tentativas, bastante infructuosas, de apli- 
car los preceptos que Ruy Faler ó Faleiro (ó del demonio 
familiar de este astrónomo) le había enseñado para en- 
contrar las longitudes por la declinación (1) de la Luna, 
las ocultaciones de las estrellas, la diferencia de altura 
de la Luna y de Júpiter (2) y las oposiciones de la 
Luna y de Venus (3). 



(1) (íLa ^longitudine s'argomenta de la latitudine de la 
Luna.» PiGAFETTA, Trasunto del Trattato di Navigazione,\^éi- 
gina219. 

(2) Herrera presenta el tipo de este cálculo, déc. ii, 
libro IV, cap. 10 (t. i, pág. 338). Comparando atentamente He- 
rrera y Pigafetta, me he convencido de que no eran idénticos 
los materiales que cada uno empleaba. Citaré sólo el 13 y el 17 
de Diciembre de 1519, el 7 de Febrero y el 11 de Octubre 
de 1520, el de la trágica historia de la traición en el Río de San 
Julián. Pigafetta atribuye al Cabo de las Vírgenes la latitud 
de 52° 3', mientras los elementos numéricos de la observación 
de 28 de Octubre de 1520, referida por Herrera, arrojan 52" hiV 
(véase Pigafetta, páginas 16, 24, 33, 35, y Herrera, t. i, pági- 
nas 339, 447, 449 y 451). Acerca de la coincidencia de la lle- 
gada de la Victoria y de Contarini, véase Ranke, Pdpste, 1. 1, 
página 153. 

(3) Barros, déc. iii, lib. v, cap. 10 (t. iii, párrafo 1.° pá- 
gina 657). El historiógrafo portugués no cita, como Herrera, 



160 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

Las nociones publicadas por Herrera sobre la primera 
expedición alrededor del mundo, son las más circuns- 
tanciadas: las de los autores portugueses, por lo demás 
muy recomendables, no podían ser igualmente detalla- 
das, porque se debían á comunicaciones parciales y clan- 
destinas llegadas de la India. El embajador veneciano 
Contarini habla también desde el año 1522 del día 
perdido. 

' Examinemos primero los documentos alegados en fa- 
vor de Martín Behaim, documentos anteriores á la par- 
tida de Magallanes. Cuando éste, diez años después de 
la muerte del geógrafo alemán, irritado por la ingrati- 
tud del Gobierno portugués en la India, con una pierna 
lisiada por un lanzazo, temerario en sus proyectos, in- 
flexible al ejecutarlos, presentóse por primera vez á la 
corte de España en Valladolid y mostró á Juan Rodrí- 
guez de Fonseca, obispo de Burgos, «un globo bien pin- 
tado», en el cual estaba marcada la ruta que pensaba 
seguir, dejó en blanco, como era de suponer, el estrechoy 
para que no le pudieran robar su secreto. Como los mi- 



les elementos numéricos; pero con amargas quejas, y bien 
injustas por cierto, contra las Efemérides de Regiomontanus, 
da las fechas de cuatro observaciones de longitud, sacadas de 
un libro que Duarte de Kezende (Feitor de Maluco) se procuró 
furtivamente en la India y le envió á Lisboa. De igual proce- 
dencia poseía también Barros el cuarto capítulo de los treinta 
que forman un tratado de longitudes (((vulgarmente llamadas 
distancia de meridiano fijadas por la altura de leste oeste))), 
compuesto por Ruy Faleiro para el uso particular de Maga- 
llanes (t. III, p. 1.% páginas 660 y 661). Barros, que nació 
en 1496, encontrábase en África, en el fortín de la Mina, cuando 
llegaron á España los restos de la expedición de Magallanes, 
en 1522 (t. ili, p. l.«, pág. 235). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 161 

nistros del Rey (sin duda el cardenal Ximénez y mon- 
señor de Gebres) le apremiaban con preguntas, Maga- 
lanes les confió que iría primero á tocar en el cabo de 
Santa María, es decir, en la desembocadura del Río de 
la Plata (Rio de Solís) y que desde allí seguiría la costa 
(al Sud) hasta hallar el estrecho; si no encontraba el 
paso al otro mar (porque los ministros objetaban la po- 
sibilidad de no encontrarlo), iría á las Molucas por el ca- 
mino de los portugueses, es decir, por el cabo de Buena 
Esperanza. Añadió que estaba tanto más seguro de en- 
contrar un estrecho, cuanto que lo había visto (sin indi- 
car el lugar) «en una carta marina construida por Mar- 
tín de Bohemia, portugués, natural de la isla de Fayal, 
cosmógrafo de gran reputación, carta que le había dado 
mucha luz acerca del estrecho.» 

Tal es la relación que hace Herrera (1) de la primera 
entrevista de Magallanes con los españoles en 1517. 
Transcurrieron dos años antes de que la expedición pu- 
diera darse á la vela (el 10 de Agosto de 1519). Los di- 
plomáticos portugueses trabajaron tenazmente, mientras 
permaneció la corte en Barcelona, para desacreditar al 
jefe de la expedición, diciendo que era un avMiturero li- 
gero, hablador é indigno de confianza (2). 



(1) Déc. II, lib. II, capítulos 20 y 21; lib. IV, cap. 10 (t. I, 
páginas 103, 195 y 338). 

(2) (( Hombre hablador y de poca sustancia.» Parece que la 
diplomacia fué más activa cuando vino un embajador á Zara- 
goza á negociar el matrimonio de la hermana de Carlos V (doña 
Leonor) con el rey D. Manuel. «Se avisó á Magallanes que él y 

I su amigo, el astrónomo Ruy Falero, serían asesinados (diplo- 
máticamente) , lo cual obligó al obispo, de Burgos á ocultarles 
todas las noches en su palacio. 

11 



162 ALEJANDRO DE UUMBOLDT. 

He aquí el testimonio de Pigafetta (1), amigo perso- 
nal de Magallanes y (según se ve en la narración del 
terrible suceso ocurrido en Kío San Julián, cuando el 
tesorero Luis de Mendoza fué descuartizado) inclinado 
á enaltecer la reputación de su jefe. «El 21 de Octubre 
de 1520 encontramos un estrecho , al cual dimos el nom- 
bre de las once mil Vírgenes, por ser el día consagrado á 
ellas. Sin el saber de nuestro capitán, no se hubiera po- 
dido desembocar este estrecho porque todos creímos que 
estaba cerrado; pero nuestro capitán se había informado 
de que debía pasar por un estrecho singularmente oculto, 
habiéndole visto en una carta conservada en los archivos 
(tesorería) del Rey de Portugal y dibujada por un cos- 
mógrafo excelente, Martín de Bohemia.» 

Estos testimonios, tomados de escritos contemporá- 
neos (porque claro es que Herrera poseía el Diario de 
San Martín), prueban dos cosas: primero, que Magalla- 
nes había visto en una carta en Portugal (2) el estrecho 



(1) Primo viaggio , pág. 36, y la Introduzione del señor 
Amoretti, páginas xx-xxvi. 

(2) Antes abemos visto que estos testimonios contemporá- 
neos nada nos enseñan acerca del lugar donde se encontraba 
el mapa. Pigafetta cita solamente los archivos (el tesoro) del 
Eey de Portugal, Gozaba de tan grande reputación un mapa 
veneciano, traído de Italia en 1428 por el infante D. Pedro, 
duque de Coimbra, hermano del famoso infante D. Enrique, 
duque de Viseo, y colocado en el convento de Alcobacja, que 
Francisco de Souza Tavares suponía haber visto indicado en 
él, como cola del dragón occidental de las Hespérides, el estre- 
cho de Magallanes. (Antonio Galvano, Trat. dos descuhr., 
página XV; Manuel di Faria y Sousa, Europa Portuguesa, 
tonio III, cap. I, pág. 554; ZüRLA, il Mappamondo di Fra 
Mauro, páginas 7, 86, 87 y 143; Vincent, Periplus of tlie 
Erythr., páginas 197 y 199.) Además, se creyó que era en el 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 163 

<jue buscaba al Sud de la desembocadura del Río de la 
Plata; segundo, que atribuía esta carta á Behaim, muerto 
hacía diez años en las Azores. 

Es bastante raro que, dada su aversión patriótica con- 
tra España, el mordaz é ingenioso historiógrafo de la 
India portuguesa, Barros, no haya procurado rebajar el 
mérito del traidor recordando que el descubrimiento del 
estrecho no se debió á su sagacidad, sino á haber visto 
una carta marina conservada en los archivos del rey 
D. Manuel. Este silencio de Barros parece probar que 
la tradición de la supuesta previsión de Behaim no ha- 
bía llegado á las Molucas. 

Compréndese, en efecto, que Magallanes tuviera más 
interés en hablar de la existencia de un estrecho como 
de cosa indudable y conocida de cosmógrafos célebres 
antes de haber llegado á él y cuando sólo trataba de ins- 
pirar confianza en sus proyectos, que más tarde, cuando 
pasó al Océano Pacífico. 

Las traducciones del fiaje de Benzoni y las numero- 
sas obras del orientalista Guillermo Postel (1) contri- 



oon vento de Alcoba 9a donde Magallanes debió haber visto un 
mapa de Behaim. (Stüven, Be vero ]\íov. Orhis Í7iv., pág. 41; 
Tosen, Der walire Entd., pág. 14). Aunque Behaim nació 
en 1430 y hasta 1479 ocupóse en comerciar en Alemania, no se 
temió atribuirle, sea el mapa veneciano de 1428, Eea la copia 
del gran mapamundi del convento de los Camaldulenses de 
San Miguel de Murano , que el rey Alfonso V habla hecho di- 
bujar en 1459 en el taller de mapas de Fra Mauro y de Andrés 
Bianco (Zurla, pág. 85). 

(1) Cosmograjj/iica discijMna, cap. Ii, pág. 22; De Univer- 
sitate líber, pág. 87. Este hombre raro, perseguido por los teó- 
logos, nació en 1510 y murió en 1581. Es uno de los pocos que 



164 ALEJANDRO DE HUMBOLDT 



buyeron mucho á propagar la idea de que Magallanes 
no había hecho más que seguir la ruta indicada por 
Behaim. Postel también, como antes he indicado, sólo 
habla de «Fretum Martini Bohemi á Magaglianesco Lu- 
sitano alias nuncupatum , quodque terram incognitam 
australem ab Atlantide (America) separat». 

Ante todo, expondré la serie de los descubrimientos 
hechos en la costa oriental de la América del Sur hasta 
la época en que Magallanes vino á hablar del estrecho 
al Obispo de Burgos. Los datos parciales que voj á 
referir fúndanse en el atento estudio de documentos re- 
cientemente publicados. 



antes de Bochart se ocuparon de la lingüística comparada, 
ciencia que, gracias á la filosofía y á los conocimientos más ex- 
tensos en nuestro siglo, ha llegado á ser tan importante para la 
historia de los pueblos y su mutua filiación. 



VIII. 

Primeros descubrimientos en la costa oriental de América. 



Cristóbal Colón (1) comenzó su tercer viaje el 30 de 
Mayo de 1498, partiendo de Sanlúcar. El l.^de Agosto 
del mismo año descubrió la Tierra Firme del delta del 
Orinoco (isla Santa), y cuatro días después hizo desem- 



(1) Los cambios que ha sufrido la nomenclatura de los di- 
ferentes cabos de la isla de la Trinidad y la supuesta, identidad 
de las partes del continente americano que Colón, en su tercer 
TÍaje, designó con el nombre de Ida Santa y de Tierra ó Isla 
de Gracia, han hecho dudosa la cuestión de saber si fué la parte 
de tierra firme vista por primera vez. He discutido este proble- 
ma antes de la publicación de los documentos de Navarrete en 
la Relation kistorique, t. ii, pág. 72, nota 3.* La costa primera- 
mente descubierta fué la oriental de la provincia de Cumaná» 
al este de Caño Macareo, cerca de Punta Redonda, parte baja 
llamada Isla Santa, y no la parte montañosa de la costa de Pa- 
ria, que forma la costa NO. del golfo de las Perlas ó de la Ba- 
llena, paraje que Colón designaba con el nombre de Isla de 
Gracia. Cuando su primer viaje, en Noviembre de 1492, á las 
costas de Cuba, estaba persuadido el Almirante de que se en- 
contraba en un continente («es cierto, dice, que ésta es la 
tierra firme», Diario, 1." de Noviembre). Esta opinión, confir- 
mada en el segundo viaje y solemnizada por el juramento de 



1C6 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

barcar su tripulación por primera vez en el continente 
americano equinoccial , en el golfo de Paria (en la costa 
de la isla de Gracia). 

toda la tripulación el 12 de Junio de 1494, la conservó Colón 
hasta su vuelta de Paria á Haiti en 1498. Dice terminante- 
mente: «En el viaje que yo fui á descubrir la tierra firme, es- 
tuve treinta j tres días sin concebir sueño, pero no se me daña- 
ron los ojos ni se me rompieron de sangre y con tantos dolores 
como agora.)) (Carta á los Reyes Católicos, conservada en el 
archivo del Infantado.) (Navarrete, t. i, páginas 46 y 252.) 

Este convencimiento de Colón de no haber descubierto en 
1498 sino un punto más meridional y más oriental del conti- 
nente de Asia visto en 1492 y 1494, ha contribuido quizá á pri- 
varnos de una relación más detallada escrita por el mismo Al- 
mirante. 

El martes 31 de Julio de 149S, un marinero de Huelva, Alonso- 
Pérez, descubrió desde lo alto de un mástil una tierra de tres 
mogotes. Era el cabo SE. de la isla de la Trinidad, hoy Punta 
Galeota, llamada entonces Punta Galea según la carta del Al- 
mirante, y Punta Galera según su hijo D. Fernando. La Punta 
Galera de los hidrógrafos modernos, el cabo NE. de la Trinidad, 
nunca llegó á verla el Almirante. 

El miércoles I.*' de Agosto, después de haber hecho aguada 
en la Punta de la Playa, en la costa meridional de la isla de la 
Trinidad, al este de la Punta del Arenal (cabo SE. de la isla, 
acaso en la embocadura de los arroyos Erin y Moruga) « vieron 
sobre la mano izquierda (la proa al oeste) la Tierra Firme á 25 
leguas de distancia (esta valuación, como las siguientes, están 
aumentadas en la mitad), aunque pensaron que era otra isla, 
y creyéndolo así el Almirante, la puso por nombre Isla Santa.)). 
Así lo dice el hijo de Colón ( Vida del Almirante, cap. 67. He- 
rrera, déc. I, lib. III, cap. 10, t. i, pág. 67. Véanse también 
los testimonios en el pleito del Fisco contra los herederos de 
Colón, Navarrete, doc. lxix, t. 'iii, págs. 539-551 y 579-583, 
entre los cuales se descubre la existencia de un manuscrito, en 
el que un marinero, Pedro Mateos, de la villa de Higuey, marca 
en 1498 todas las montañas y los ríos, y se lo quitó Cristóbal 
Colón.) 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 167 

El descubrimiento que hizo Sebastián Cabot de la 
América septentrional, desde la bahía de Hudson hasta 
el sur de Virginia , con un barco de Brístol {the Matthew) 
data del verano de 1497. 



No habla Colón en su carta á los Reyes Católicos de esta vista 
de Tierra Firme hacia el Sur, ni siquiera se encuentra en ella 
nombrada la Isla Santa, sin duda porque en el viaje desde la 
Margarita á Haiti había tenido tiempo de reflexionar acerca de 
la semejanza y probable unión de las costas continentales de 
la tierra baja más meridional de la Isla Santa y de la tierra 
montañosa y más septentrional de la Isla de Gracia. ((Creyendo 
que era otra isla (dice Herrera siguiendo á Las Casas) distinta 
de Isla Sania, le puso nombre de Gracia, y le pareció altísima 
tierra.» 

El 2 de Agosto se pasó por la Boca de la Sierpe (hoy Canal 
del Soldado, por cuya abertura comunica el pequeño golfo de 
Paria ó de la Ballena, al Sur, con la mar. El día 5 de Agosto 
fué cuando por primera vez se puso el pie en el continente de 
América, á 5 leguas de distancia de cabo de Lapa, donde Pedro 
de Terreros hizo la risible ceremonia, tan repetida en nuestros 
dias, de una toma de posesión. La oftalmía impidió al Almi- 
rante desembarcar, pero no el hacer la ((pintura de la tierra», 
que envió á los Monarcas, y que después guió á Alonso de Ojeda 
cuando, desde las costas de Surinam, vino al golfo de Paria 
{Segunda pregunta del Pleyto del fiscal, 151B-1515, Na va- 
réete, t. III, páginas 5 y 359). Cabe sospechar que la circuns- 
tancia de no haber desembarcado indujo al piloto de la expedi- 
ción, Pedro de Ledesma, quince años después, á decir en el 
pleito malignamente, y contra todos los demás testimonios, 
((que Colón descubrió la Punta de la Galea de la Trinidad, pero 
no la Tierra Firme que se dice ser Asia». 

La expedición salió el 15 de Agosto por la abertura septen- 
trional del golfo de Paria, y á ésta es á la que únicamente 
llama el Almirante Boca del Dragón. He juzgado conveniente 
poner en claro estos hechos, por el conocimiento detallado que 
adquirí de las localidades durante mi estancia en las montañas 
de Paria y en las misiones de Caripe. 



168 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

Alonso de Ojeda, acompañado de Juan de la Cosa y 
de Amerigo Yespucci (Ojeda nombra á este último, Mo- 
rigo Vespuche , en el pleito del Fiscal contra los herede- 
ros de Colón , según se ve en la 5.* pregunta del mismo), 
partió el 19 de Mayo de 1499, y tocó tierra á fin de Ju- 
nio del mismo año en las costas de Surinam hacia el 
6^^ de latitud boreal. A su vuelta vio las desembocadu- 
ras de río Esequibo y del Orinoco. 

Vicente Yáñez Pinzón, el mismo que mandaba la 
Niña en el primer viaje de Colón , salió de Palos á prin- 
c'pios de Diciembre da ]499, atravesó por primera vez 
el Ecuador en la región americana del Océano Atlántico, 
y el 20 de Enero de 1500 descubrió el cabo de San 
Agustín, llamado por Pinzón {Pleito^ preg. 7.^; Nava- 
ERETE, t. iri, páginas 547 y 552) cabo de Santa Ma- 
ría de la Consolación, latitud austral 8° 19'. Vio, por 
tanto, una parte del Brasil, la provincia de Pernam- 
buco, cuarenta y ocho días antes de la partida de Cabral, 
á quien generalmente se atribuye el descubrimiento del 
Brasil. Favorecido por las corrientes de ESE. al ONO. 
(porque hacia la parte más convexa y más oriental de la 
Ame'rica meridional, como hacia la parte cóncava del 
África en la bahía de Biafra, que parece corresponderle, 
las corrientes se dividen y cambian de dirección), Vi- 
cente Yáñez Pinzón siguió la costa al Oeste del Cabo de 
San Roque (lat. aust. 5*^ 28'), y descubrió la desembo- 
cadura del Amazonas, que llamó Paricura. 

Del mismo puerto de Palos, y poco después de la par- 
tida de Vicente Yáñez Pinzón , probablemente en los 
últimos días del año 1499 , salió Diego Lepe. Siguió la 
misma ruta y tocó tambie'n en el Cabo de San Agustín 
(Cabo de Santa María de la Consolación ; después Cabo 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 169 

de Santa Cruz, según Manuel de Valdovinos). Fué el 
primero que en la desembocadura del Iviapare ú Orino- 
co, por medio de un artificio improvisado (escalfador de 
barbero), que sólo podía abrirse en el fondo del agua, 
reconoció que en una profundidad de ocho brazas y me- 
dia, las primeras dos brazas del fondo eran de agua 
salada, cubierta hacia la superficie de agua dulce (testi- 
monio del médico García Hernández en el pleito: Ka- 
VARRETE, t. III, pág. 549). 

Desde la desembocadura del río de las Amazonas 
volvió á la costa de Paria.^ 

Tiene de notable la expedición de Lepe que dobló el 
cabo de San Agustín, llamado por él Rostro Hermoso 
{^Pleito del Fiscal, 8.^ pregunta; Navarrete, t. ly, pá- 
ginas 319 y 553), y observó que más allá de este cabo 
continúa la costa del Brasil en dirección SO., como así 
es (véanse las hermosas cartas 'hidrográficas del almi- 
rante Roussin), entre los 8^ y los 13° de latitud austral. 
Esta observación pudo generalizar desde 1500 la idea 
de la configuración piramidal de la América del Sur. 

ISTo cito después de Lepe, ó como formando parte de 
esta expedición, al comendador Alonso Vélez de Men- 
doza, cuyo viaje, á pesar del testimonio oficial del piloto 
Juan Rodríguez Serrano, es dudoso. (Navarrete, t. iii, 
páginas 319 y 594). 

Pedro Alvarez Cabral, enviado por el rey D. Manuel 
de Portugal á las Indias orientales (á Calicut), por el 
camino de Vasco de Gama, queriendo evitar (Barros, 
década i, lib. v, cap. i, t. i, pág. 386) las calmas del 
golfo de Guinea y los vientos de SO. que soplan entre 
los cabos Palma y López , impensadamente llegó á tierra 
el 24 de Abril de 1500 en las costas del Brasil, hacia el 



170 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

décimo grado de latitud austral; por consecuencia, entre 
Porto Francés j la desembocadura del río San Fran- 
cisco (probablemente cerca del río Liquia), á la extre- 
midad meridional de la provincia de Pernambuco, á 15 
ó 20 leguas marinas de los -parajes que los españoles 
Vicente Yáñez Pinzón j Diego de Lepe habían recono- 
cido tres meses antes. 

Compréndese por la curiosa carta que el rey D. Ma- 
nuel escribió á los Beyes Católicos el 29 de Julio de 1501 
(ÍÍAVARRETE, t. III, Doc. núm. 13, pág. 94), que en 
Portugal no se adivinó la posibilidad de estar unida esta 
tierra, llamada Terra Santa Cruz, y habitada por una raza 
cobriza de cabellos lacios, á la tierra de Paria, cuyo des- 
cubpEBiiento era conocido en FiSpafia desde el mes de Di- 
ciembre de 1498 ; pero se preveía desde entonces (lo cual 
es muy notable), la importancia que una tierra situada, 
por decirlo así, en el camino del Cabo de Buena Espe- 
ranza debía tener para la navegación de la India («La- 
qual tierra parece que milagrosamente quiso nuestro Se- 
ñor que hallase , porque es muy conveniente y necesaria 
para la navegación de la India, porque allí Pedro Alva- 
rez reparó sus navios y tomó agua»). 

El exacto conocimiento que hoy tenemos de la multi- 
plicidad de estas corrientes ó ríos pelásgicosde distintas 
temperaturas que atraviesan el gran valle longitudinal 
del Atlántico, explica fácilmente la derivación extraor- 
dinaria hacia el O. que sufrió la escuadrilla de Cabral. 
Cometióse la imprudencia de atravesar el Ecuador en 
una longitud demasiado occidental , y por efecto de la 
corriente ecuatorial media (empleo la nomenclatura del 
mayor Rennell), entróse en la corriente del Brasil, que 
sólo es la continuación de la corriente equinoccial, modi- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 171 



íicada por la configuración del continente americano. 

Desde el de'cirao grado de latitud austral costeó aún 
Cabral durante algunos días la costa americana hacia el 
Sur hasta Puerto Seguro, y desde allí dirigió el rumbo, 
• favorecido quizá por la corriente (southern connecting 
current)^ que impulsa al ESE. en dirección del banco 
Agulhas, al Cabo de Buena Esperanza, donde pereció 
Bartolomé Díaz en un naufragio, al Sur de la bahía de 
Algoa, según antes dije. 

Durante los años de 1505 á 1507 ocupóse con prefe- 
rencia la corte de España en que se buscara un camino 
directo hacia el Oeste para llegar «al nacimiento de la 
especería», descubriendo al efecto algún estrecho en las 
costas meridionales del Brasil. Vespucci, á quien Colón 
había recomendado eficazmente (cartea de Sevilla de 15 
de Febrero de 1505), Vicente Yáñez Pinzón, Juan de 
la Cosa y Solis , fueron consultados para una grande 
expedición que debía partir en Febrero de 1507; pero 
que, por las influencias portuguesas y la escasa armonía 
que reinaba entre Fernando el Católico, á su vuelta de 
Ñapóles, y su yerno el rey Felipe I, fracasó. Esta fué 
la época en que estuvo favorecido Vespucci (Herrera, 
déc. I, lib. VI, cap. 16; lib. vii, cap. 1, t. i, páginas 142 
y 148; Navarrete, t. iii, páginas 47, 294, 302 y 321). 

Vicente Yáñez Pinzón y Juan Díaz de Solís partieron 
de Sanlúcar el 29 de Junio de •I 508, y reconocieron la 
costa desde el cabo de San Agustín hasta el paralelo de 
40<' Sur, cerca del río Colorado , pero sin ver la des- 
embocadura del Río de la Plata, que está 5® más al 
Norte. 

Vasco Núñez de Balboa vio el mar del Sur el 25 de 
Septiembre de 1513, desde lo alto de la Sierra de Qua- 



172 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

requa [Pedro Mártir^ ep. 540, pág. 296), y algunos días 
después, cuando Alonso Martín, de Don Benito, encontró 
una bajada al golfo de San Miguel, y en una canoa fué 
el primero en navegar por dicho mar, Balboa, siguiendo 
por el camino que los indígenas abrieron , entró espada 
en mano en el agua hasta llegarle á las rodillas para to- 
mar posesión del Océano nuevamente descubierto. Los 
éxitos de Balboa sólo duraron cuatro años , porque en 
1517 le decapitaron por orden de su mortal enemigo 
Pedrarias Dávila (ó con más exactitud Pedro Arias de 
Avila) y del licenciado Espinosa. Había escrito poco 
tiempo antes al rey Fernando, en carta encontrada en 
los archivos de Sevilla, «que V. A. mande que ningund 
bachiller en leyes y otro ninguno, si no fuere de medi- 
cina, pase á estas partes de la tierra firme, porque nin- 
gund bachiller acá pasa que no sea diablo y tienen vida de 
diablos» {Navarrete, t. iii, doc. 4..° de la sec. 3.^). 

Juan Díaz de Solís fué el encargado cede pasar al mar 
del Sur á espaldas de Castilla de Oro (parte NO. de la 
América meridional) y avanzar 1.700 leguas más allá 
de la línea de demarcación ; de reconocer si Castilla de 
Oro es una isla, y de enviar á la isla de Cuba la figura 
de la costa ^ si algún estrecho ó abertura hacía posible 
este envío» {Navarrete^ t. iii, docs. 35 y 36). No se eje- 
cutó ninguno de estos vastos proyectos de descubrimiento 
de un estrecho ó de cii^unnavegación de la América del 
Sur para llegar á la costa occidental del gobierno de 
Pedro Arias de Avila, parte de la Tierra Firme, situada 
entre Veragua (gobierno de Diego de Nicuesa) (1) y el 



(1) Los historiadores contemporáneos describen en los si- 
guientes términos el carácter de este hombre valeroso: «Tenía 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 173 

golfo de Tiraba, donde principiaba el gobierno de Ojeda, 
y oficialmente embellecida en las cédulas reales de 27 de 
Julio y 2 de Agosto de 1513 con el hermoso nombre 
de Castilla de Oro (1) y Castilla de Aurifia (sin duda 
aurífera). 

Juan Díaz de Solís murió durante sus éxitos, despue's 
de llegar en el reconocimiento de las costas occidentales 
de América hasta los 36° de latitud austral. Salió del 
puerto de Lepe el 8 de Octubre de 1515; llegó al cabo 
de San Roque del Brasil (lat. 5° 28' 17" Sur); diseñó 
el yacimiento de la costa, doblando, como lo hicieron Vi- 
cente Yáñez Pinzón y Diego de Lepe, el cabo de San 
Agustín (cabo de Santa María de la Consolación ó de 
Rostro Hermoso), hasta la bahía de Río Janeiro; 'tocó, 
favorecido siempre por las corrientes que se dirigen 
al SSO. en el cabo de la Cananea (lat. 25° 10'), en la 
isla de la Plata (hoy Santa Catalina) (lat. 27° 36'), en 
las islas de los Lobos, cerca de Maldonado, y, en fin, en 
el puerto de Nuestra Señora de la Candelaria, que se 
creyó estaba á los 35° de latitud austral, probablemente 
entre Maldonado (lat. 34° 53' 27'') y Montevideo (lati- 
tud 34° 54' 8"). Allí descubrieron los españoles esa 
gran abertura de la mar dulce que llamaron río de Solís. 
Después de anclar en el interior del río, cerca de una isla 
(islote de Martín García) , cuya latitud austral se fijaba 



favor por ser gran cortesano y de buenos dichos, hombre hijo- 
dalgo, modesto y de blanda condición, hombre de á cavallo, 
tañedor de vihuela y trinchante á Don Enrique Enriquez, tio 
del Rey Católico.» Herrera, déc. i, lib. vii, capítulos 7 y Ifi. 
(1) Doy aquí los verdaderos límites de la Castilla del Oro 
en la época en que la Tierra Firme estaba explotada como en 
arrendamiento en provecho de los conquistadores que la 



174 ALEJANDRO DE HUMBOLDT, 

en 34** 40', los indígenas asesinaron á Solís y á ocho 
de los que le acompañaban ; probablemente en Agosto 
de 1516. Herrera (déc. ii, lib. i, cap. 17; déc. iv, 
lib. I, cap. 1; Mem. of Seb Cabot, 1831, pág. 104) 
nos ha conservado una parte del Diario de la expedi- 
ción, al menos los detalles de las posiciones, que demues- 
tran notable progreso desde Colón en la precisión de 
las observaciones de las alturas meridianas del sol. 

Aunque Gomara lo niega, parece que la denominación 
de Río de Solís fué cambiada por la de Río de la Plata, 
cuando la expedición de Diego García en 1527, quien 
encontró allí placas de plata , que probablemente proce- 
dían de las minas de Potosí, en manos de los indios 
guaranís. «Fueron las primeras muestras americanas de 
este metal que se recibieron en España», según asegura 
Herrera; pero dudo de la exactitud de esta noticia. 

Los reyes aztecas hacían explotar las minas argentí- 
feras de Tasco (Tlachco, en la provincia mejicana de 
Cohuixco), que yo he visitado {Essai poL, t. iii, pág. 115, 
segunda edición). Cortés dice en sus cartas á Carlos V 



habían descubierto (Na varéete, t. Iii, docs. núms. 1, 2 y 28, 
páginas 116, 170, 337 y 343; Humboldt, Eelat. hist., t. iii, pá- 
gina 538). En el mapamundi de Ribero, de 1529, la denomina- 
ción de Castilla de Oro, que sólo corresponde á Uraba y al Da- 
lien, se apKca á toda la parte septentrional de Tierra Firme^ 
mientras hasta 1508, como antes he demostrado, la denominada 
Nueva Andalucía (provincia de Cumaná) comprendía desde 
el cabo de la Vela al golfo de Uraba. Cuando el rey Fernando 
encargó en 1513 á su embajador en Ecma, Mosen Jerónimo de 
Vich, negociar con el Papa la creación de un nuevo obispado 
en Nuestra Señora de Antigua (de la provincia de Darien), la 
Castilla de Oro fué llamada, en la jerarquía eclesiástica, Bce- 
tica áurea. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 175 

que eran comunes los vasos de plata en Tenochtitlán, y 
Herrera olvida que el conquistador de Méjico desem- 
barcó el 19 de Septiembre en la playa de Veracruz 
(Chalchicuecan) , y que , llegado á la capital , mandó fa- 
bricar á los plateros indígenas (aztecas) desde los pri- 
meros días , conforme á los modelos españoles , no sólo 
cuchillos y cucharas de plata, sino también figurillas de 
santos para enviarlas á Europa; por tanto, las muestras 
de plata americana debieron ser vistas siete ú ocho años 
antes que Diego García y Sebastián Cabot se encontra- 
ran en el Río de Solís, en la costa perteneciente hoy á la 
República Argentina. 

En vista de los datos cronológicos expuestos en este 
resumen de descubrimientos , superfluo sería refutar la 
opinión de los que atribuyen á Cabot el descubrimiento 
del Río de la Plata. 

En Valladolid, en 1517, fué donde Magallanes mani- 
festó sus proyectos de descubrir un estrecho que preten- 
día haber visto trazado en un mapa de Behaim. 



IX. 



Influencia de la configuración de África en las ideas sobre 
la que debía tener América. 



En esta larga serie de descubrimientos desde la des- 
embocadura del Orinoco hasta la del Eío de la Plata, la 
época de la muerte de Martín Behaim coincide con los 
grandes armamentos que preparaba la Corte de España 
para buscar hacia el Sur el paso á la tierra de las espe- 
cias , siendo uno de sus resultados más importantes la 
expedición de Pinzón y^ de Solís al Río Colorado, á los 
40*^ de latitud austral (en 1508). 

En geografía como en historia, los hechos y las opi- 
niones influyen entre sí mutuamente, y con frecuencia 
acaban por confundirse. Modifican esta reacción ó in- 
fluencia recíproca el carácter del siglo , los intereses do- 
minantes y la autoridad de algunos hombres notables. • 

El curso del Níger y el emplazamiento de esa ciudad 
africana (Tombuctu), cuya miseria actual contrasta con 
su antiguo esplendor comercial, presenta en los estudios 
geográficos notable ejemplo de esas fluctuaciones de hi- 
pótesis y de hechos imperfectamente conocidos. Un des- 
cubrimiento que llama mucho la atención modifica las 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA, 177 

Opiniones, y la qne de éstas domina por el momento, da 
una dirección especial á las empresas marítimas. Cuando 
los resultados de las nuevas exploraciones no confirman 
las hipótesis forjadas de antemano, no por eso dejan de 
consignarse éstas en los mapas , donde á reces quedan 
estereotipadas durante siglos. 

Para reunir dos épocas muy apartadas , citaré como 
ejemplos: 1.°, el mapa de América de Ruysch, publi- 
cado en la edición romana de Ptolomeo en 1508 (dos 
años después de la muerte de Colón), mapa que, con- 
forme á las opiniones sistemáticas, reúne simultánea- 
mente la Groenlandia (Gruentland) y Terra nova (ín- 
sula Bacalauras), á los Gog y Magog del Asia Oriental, 
y las partes occidentales de la isla de Cuba á la Florida; 
2.°, una obra muy moderna y estimadísima por muchos 
conceptos, la cuarta edición del mapamundi de Purdy, 
en el cual, á pesar de cuanto hoy se sabe (1) tanto so- 
bre el origen y la emigración de Occidente á Oriente del 
mito del Dorado, como sobre el terreno comprendido 
entre las fuentes del Carony y del Río Branco, al Sur 
de la cordillera de Pacaraina , el lago Parima está figu- 
rado como una cuenca de 30 leguas de diámetro, casi lo 
mismo que lo representa Joducus Houdius. 

Las cartas geográficas expresan las opiniones y los 
conocimientos más ó menos limitados del que las ha 
formado, pero no figuran el estado de los descubrimien- 
tos. Lo que se encuentra dibujado en los mapas (espe- 
cialmente en los siglos xiv, xv y xvi) es una mezcla 



(1) Véase mi Relation historique, t. í, páginas 699-713, y 
tomo II, pág. 224. 

n 



178 ALEJANDRO DE HDMEfoLDT. 

de hechos comprobados y de conjeturas presentadas 
como hechos. 

Sería sin duda desconocer los progresos de la geogra- 
fía y las causas que los han apresurado, desacreditar los 
ingeniosos procedimientos del arte que combina lo cono- 
cido con lo desconocido. Los resultados de estos proce- 
^dimieñtos' sólo son temibles cuando el trazado de los 
mapas no presenta los medios de conocer lo que ha sido 
visto y lo que se supone que puede existir. 

No debe perderse de vista en este problema la in- 
fluencia que han ejercido en la representación del tra- 
zado de las costas y en la configuración general de los 
continentes, las opiniones, las conjeturas y los deseos 
excitados por los grandes intereses políticos y comercia- 
les. Esta anticipación de las conjeturas á los descubri- 
mientos reales y positivos, y los motivos más ó menos 
sólidos en que se funda, nos darán alguna luz acerca 
de la convicción que Magallanes tenía desde 1517 de 
la -existencia de un estrecho que no descubrió hasta 
152C. 

Desde la expedición de Diego de Lepe (1500), y la 
observación que hizo este navegante de que, doblando el 
cabo de San Agustín, la costa empezaba á tomar la di- 
rección de SO., podía conjeturarse en Europa la forma 
piramidal de la América del Sur. Las relaciones de po- 
sición geográfica de esta mitad del Nuevo Continente 
y del África son tales (y este hecho notable ha influido 
probablemente también, en el origen de las cosas, en la 
desigual prolongación de las tierras hacia el polo aus- 
tral), que la gran convexidad del continente americano 
(el vasto promontorio brasileño), correspondiente á la 
sinuosidad opuesta del África, lejos de estar en el mismo 



PESCÜ^RIMIKNTO DE AMÉRICA. 179 

paralelo con el golfo de Guinea, encuéntrase á trece gra- 
dos y medio más al Sur. 

Desde Cabo Verde á la desembocadura del Gambia, 
el África occidental se inclina ya al SE. á 15^ de dis- 
tancia del Ecuador, mientras en la América del Sud 
hasta el paralelo de 5° de latitud austral continúa pro- 
longándose de NO. á SE. 

La creencia de que era posible la circunnavegación 
-del África, subsistió desde la más remota antigüedad á 
través de toda la Edad Media. Fundábase, no diré en 
hechos comprobados (los restos de los barcos españoles 
•encontrados en las costas del mar Rojo no los constitu- 
yen seguramente), sino en la creencia de estos hechos y 
en el conocimiento más-ó menos exacto de la forma tra- 
pezoidal ó piramidal del continente. 

Mientras no se recorrían más que las costas occiden- 
tales hasta el cabo Bojador y las orientales hasta el 
Norte de cabo Aromata (Guardafuí), podía suponerse 
que África, lejos de estrecharse hacia el Sud, continuaba 
ensanchándose, y esta fué en efecto la opinión de Marino 
de Tyro y de Ptolomeo (1), que desde el promontorio 



(1) Geogr., lib. iv, cap. 9; lib. ii , cap. 5, donde á «la 
tierra desconocida» que rodea el mar de la India al Mediodía 
fe la liomlDra dos veces, mientras á mitad del mismo cap. 5 al 
mismo ' mar dé la India se le compara, como mar ceiTado, al 
Caspio. M. Gossellin {Redi., t. i, pág. 45), atribuye á Hipparco 
esta hipótesis de una división del Océano en muchas cuencas y 
ia prolongación oriental del África. Hasta ha publicado doa 
mapas del sistema de Ilippareo, presentando la tierra descono- 
cida que une África y Asia. El único pasaje que se puede 
alegar en justificación de esta identidad de la geografía siste- 
Inática de Ptolomeo y de Hipparco (la era del primero de estos' 
geógrafos está separada de la del segundo por Strabón y Posi- 



ALEJANDRO DE HUMBOLLT. 



Prasum. al Sur del cabo Eaptum, prolongaban el África 
oriental hacia el Este para unirla por medio de una tie- 
rra desconocida (especie de tierra austral) á Cattigara y 
al oriente de Asia. 

Si se admite que esta ficción llega á la época de 
Hipparco y por tanto á la escuela de Alejandría, siglo 
y medio antes de nuestra era, y se compara el estado de 
los descubrimientos geográficas correspondiente á los 
tiempos de Eratostlienes, de Crate's de Malíes (confun- 
dido por Mr. Gossellin en su Bech. geogr.^ t. i, pág. 104, 
con Grates, el Cínico al hacerle, contemporáneo de Ale- 
jandro), de Posidonio y de Strabón, que admiten la po- 
sibilidad de la circunnavegación de África, con el que 
tenían en tiempo de Hipparco, de Marino de Tyro y de 
Ptolomeo, se llega al triste resultado de que, en la anti- 
güedad, las opiniones recientes son con frecuencia me- 
nos exactas que muchas de las que le precedieron (tres 
siglos transcurrieron entre Grates, el comentador de Ho- 
mero, y Ptolomeo), 



donio, que, como Eratosthenes, eran de opinión contraria), en- 
cuéntrase en Strabón, lib. i, pág. 10 Alm., pág. 5, Cas. 
Trátase en este sitio de la división del Océano en muchas cuen- 
cas separadas por istmos y de la influencia probable de estci 
istmos en la desigualdad de los fenómenos de las mareas. íío 
se nombra á Hipparco sino por haber combatido, conforme al 
testimonio de Seleuco el Babilonio, la identidad general de los 
fenómenos de flujo y reflujo; y aunque por inducción, estas 
opiniones ponen á Hipparco en oposición con Cratés, que ad- 
mite la posibilidad de una circunnavegación, conñeso, sin em- 
bargo, que el pasaje citado no me convence completamente de 
la desigualdad de configuración que, á la extensión en latitud, 
deben haber dado al África Ptolomeo é Hipparco, cerca dtí. mar 
Erythreo. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 181 

En efecto; los sistemas, fruto de ciertas predileccio- 
nes ó dé deferencia á la autoridad de un hombre celebre, 
permanecen independientes de los progresos de los des- 
cubrimientos y de la extensión creciente de la navega- 
ción. A pesar de estos cambios de opiniones, triunfa la 
idea de un mar libre y contiguo que baña la extremidad 
austral del África. 

El gran cre'dito que dos escritores de mediana impor- 
tancia, Mela y Solino (1), gozaban en España, en la 
patria de San Isidoro, en ese mismo país que llegó á ser 
en la Edad Media el centro de la literatura geográfica 
de los árabes, contribuyó mucho á rectificar las induc- 
ciones que en pro de la circunnavegación de África po- 
dían sacarse del comercio de la India, del golfo Pérsico 



(1) Antes dije la poderosa influencia que en la dirección de 
las ideas de Cristóbal Colón ejercieron los pasajes de Strabón, 
repetidos por el cardenal d'Ailly. He aquí un pasaje de Solino 
-que, por sus afirmaciones positivas, produjo grande efecto en la 
Edad Media. «Omneillud mare ab India ad usque Gades voluit 
(Juba) intelligi navigabile, cori tantum flatibus. » Llámase 
también fastuosamente «loca stationum et spatiorum modum» 
(Solino, Ex. Plin, págs. 874-879). San Isidoro era de la misma 
opinión de Cratés, de Eratosthenes y de Solino (^Orígenes, li- 
bro XIV, cap. V). El pasaje de Solino está twmado de Plinio 
(VI, 29), que comienza el Atlántico en el cabo Mosylon de 
Etiopía y reúne en un mismo capltitulo (ii , 67) cuanto podía 
excitar el ardimiento de los marinos portugueses del siglo XV. 
El viento NO. {caurus ó argestes de los griegos) no está acer- 
tadamente elegido para explicar una navegación desde la India 
ó del mar Eojo á Cádiz ; es, sin duda, una reminiscencia de la 
expedición de Eudoxio, en la cual Posidonio (StrabÓn, lib. ii, 
página 157 Alm., pág. 99 Cas.) hace intervenir «continuos vien- 
tos del Oeste» ; pero también Eudoxio procuraba dar la vuelta 
al África del Oeste al Este. 



182 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

y del Yemen con laá costas de Azania, de Zanzíbar 
(Zangue'bar), de Soffala j de la isla de San Lorenzo, el 
Magastar (Madagascar) de Marco Polo, cuyo litoral 
estaba desde muy antiguo habitado por tribus árabes. 

Largo tiempo antes de Bartolomé Díaz y de Vasco 
de Gama, vemos la extremidad triangular de África 
representada en el planisferio de Sanuto, 1306, anejo al 
Secreta jidelium crucis y publicado por Bongars (1), 
en el Portulaneo delta Mediceo Laurenziana de 1351^ 
obra genovesa que el conde Baldelli ha dado á cono- 
cer (2) en el Planisferio de la Palatina de Florencia 
de 1417, discutido por el cardenal Zurla (3), y sobre 
todo, en el famoso mapamundi de Fra Mauro, construido 
en los años de 1457 á 1459 (4). Este último mapa 



(1) Gesta Deiper francos, ed. 1611, t. ii, páginas 281, 290; 
Marino Sanuto, á quien no se debe confundir con Livio Sanuto,. 
geógrafo del siglo xvi, y que se llama á sí mismo en un manus- 
crito de la Biblioteca Laurentina de 1321 «Marinus Sanuto dic- 
tus Toixellus, de Venecciis », predicó acertadamente una cru- 
zada en interés del comercio , deseando destruir la prosperidad 
de Egipto y dirigir todas las mercancías de la India por Bagdad,. 
Bassora y Tauris (Tebriz) á Kaffa, Tana (Azow) y á las costa:^ 
asiáticas del Mediterráneo. Nacido en 1260, compatriota y con- 
temporáneo de Marco Polo, el viajero de Oriente, Sanuto na 
conoció el Milione, pero sí, probablemente, la geografía de Abu 
Kihan (Albiruni), de la que tomó datos Abulfeda. De carácter 
elevado, expone grandes miras de política comercial. (Antonio 
DE Capmany, Memorias históricas sobre la marina de Barce- 
lona, 1779, t. I, pág 40.) Es el Raynal de la Edad Media, sin 
la incredulidad de un abate filósofo del siglo XVIii. 

(2) n Milione, 1827, 1. 1, pág. clv. 

(3) Dissert,t. ii, pág. 397. 

(4) II Majypamondo di Fra Mauro Camaldolese , descritto- 
de lacido Zurla, 1806, párrafo 54, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 183 

especialmente, anterior en cuarenta años á la circunna- 
vegación de Vasco de Gama, es el que presenta con 
mayor claridad el promontorio del África austral, con el 
nombre de Capo di Diah. 

La configuración de esta extremidad del continente 
merece particular atención. Presenta el aspecto de una 
isla triangular, en la cual al NE. del Capo ai Diab 
(nuestro cabo de Buena Esperanza) se encuentran ins-, 
criptos los nombres de ^offala y de Xengíbar, y está 
separada de la Abassia (la Abisinia), según las propias 
palabras del autor del mapamundi, «por un canal rodeado 
de altas montañas y frondosas selvas». Este canal, que 
tiene la dirección de NNE. á SSO. es tan estrecho, 
«que reina en él perpetua oscuridad y los remolinos que 
forma el agua hacen peligrar los barcos.» Tales indica- 
ciones y el aspecto del mapa prueban que se figura la 
extremidad del contmente como separada de la gran 
masa más boreal por un estrecho, que recuerda involun- 
tariamente el de Magallanes. 

Una inscripción puesta al lado del cabo de Diab in- 
dica que en 1420 dobló dicho cabo un barco indio, 
Zoncho de India (Junco de la India), viniendo del 
Este en busca de las islas de los Hombres y de las Muje- 
res (habitadas separadamente por los de cada sexo), que 
están más allá; y que después de cuarenta jornadas y 
de andar más de 2.000 leguas sin encontrar más que 
aire y agua, el buque indio volvió en setenta jornadas de 
navegación al cabo Diab, donde los marineros encontra- 
ron en la playa un huevo del tamaño de un tonel, que 
se reconoció ser del ave Crocho(l). 



(1) ZüRLA, párrafos 38, 39, 116-118. 



184 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Observaré primero que esta dirección del rumbo del 
barco hacia el Oeste para buscar las Amazonas es con- 
traria á la opinión generalmente admitida de que dichas 
mujeres, á quienes Marco Polo atribuye un obispo cris- 
tiano , y que no se comunicaban con los hombres sino 
durante la primavera, vivían muy cerca de Socotora (la 
Scara, según algunos manuscritos de Marco Polo, y la 
Scoria de Behaim). 

Marsden (1), en su sabio comentario del viajero ve- 
neciano, sitúa Vísala Mascóla é Femina del Milione 
(libro III, cap. 33) á la entrada del golfo de Aden, 
entre Socotora, célebre por un mito árabe, relativo á 
una colonización que Aristóteles aconsejó á Alejan- 
dro, y el cabo de Guardafuí, y cree que estas islas de 
Marco Polo son los islotes de las Hermanas {Ahd al 
Curia). 

La ficción de las Amazonas ha recorrido todas las re- 
giones, y corresponde al círculo uniforme y estrecho en 
el que la imaginación poe'tica ó religiosa de todas las 
razas de hombres y de todas las épocas, se mueve casi 
instintivamente. Apenas descubrió Cristóbal Colón las 
Pequeñas Antillas al fin de su primer viaje, creyóse ya 
en las inmediaciones de una isla (Matinino) habitada 
por mujeres solas, «algunas de las cuales hubiera que- 



(1) Ed. de Marco Polo , nota 1.419. Behaim ha figurado 
también estos islotes en el globo de Nuremberg, y pretende que 
no empezaron á ser habitados hasta 1285. (MüRR., pág. 34.) La 
situación cerca del cabo de Guardafuí no conviene en manera 
alguna con el dicho de Polo «verso mezzodi di Chesmacoran», 
que es la parte más occidental de V India maggiore, á 500 mi- 
llas de distancia. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 185 

rido coger para presentarlas á la reina Isabel» (1). 
El barco indio de que habla Fra Mauro, buscaba 
en 1420 («verso ponente fuora del Cavo de Diab»), á 
través de las Isole verde y de los bancos de bruma del 
mare tenebrosum, las islas de hi Homeni é de le Done. 
Estas palabras que cito textualmente indican por lo 
menos que el mito árabe de las Amazonas no se refería 
á una localidad bien determinada. No se trata, pues, 
aquí de una de esas islas situadas en el vasto archipié- 
lago (2) que Edrisi figura dirigido de O. á E. desde 



(1) Diario del primer viaje, 13 y 15 de Enero (Nava- 
RBETE, t. I, páginas 134 y 138); y cuarto viaje{ Nav., t. i, pá- 
gina 282). Matinino es Santa Lucia; Bordoni, Isolario^ edición 
de 1547, pág. 15. La isla Matitina de Procacchi , Isole piüfa- 
mose, 1676, pág. 106, y del mapa de las Antillas de Wytfiiet en 
las Deseriptionis Ptolemaicce ^ argumentum site Orcidentis 
notitia (1597), paréceme que coincide mejor con la posición de 
la Martinica. 

(2) Este archipiélago contiene Socotra (Socotora), Seren- 
div (Ceylán) y Kemr )Madagascar) , situada al E. de Ceylán, 
segiln el mapa árabe que acompaña al hermoso manuscrito de 
Edrisi , de la Biblioteca Bodleyana , en Oxford. Por esta confi- 
guración extraordinaria dada al África oriental, á la costa de 
Zengis y á la de Sofala, Asia y África formaban un golfo in- 
menso (mar de Pind ó Hind), que en dirección , como el archi- 
piélago, de O. al E. se extendía desde la desembocadura del 
mar Rojo hasta las extremidades orientales del mundo desco- 
nocido. 

El globo de Behaim presenta la parte de esta serie de islas 
que traspasa el meridiano de Cathay, de Gog y de Magog, 
siendo la más próxima á las costas de España. Socotora y Zi- 
pangu son los puntos extremos de este archipiélago por el lado 
de la India. Antes de 1492 creíase que continuaba hacia el 
Este por medio de jalones apartados que formaban la Antilia, 
San Borondón y las Azores. Tal era la opinión de Toscanelli y 



186 ALEJANDRO DE HUMBOLLT. 



la costa meridional del Yemen hasta la extremidad 
oriental del mar de Sind , frente á una costa de África 
que por Barbara (Cafrorum térra, Edrisi, ed. Hartm. 
p. 98), Alzung (Terra Zengitana, Hartm. p. 100) j Se- 



de Colón, y puede formarse exacta idea de la esperanza de 
dichos grandes hombres de entrar por el Atlántico en esta zona 
continua de islas , cuando se conoce el tipo imaginario de la 
geografía árabe é italiana del siglo xv. 

En el mapa de Edrisi queda abierto el mar de Hind hacia el 
Este; pero como reminiscencia del sistema de Ptolomeo, se pro- 
longa la costa de Sofala hasta el meridiano de Cathay. Es ver- 
daderamente extraordinario que, en oposición directa con el 
mapa del manuscrito de Oxford y de muchos textos de Edrisi, 
el sabio maionita Gabriel Sionita, en su comentario marginal 
del geógrafo nubiano, haya atribuido á éste la misma opinión 
de Ptolomeo, según la cual el iñar de la India sería una cuenca 
cerrada (Edrisi, ed. de 1619, pág. 3, nota b). Esta falsa inter- 
pretación á que ha podido contribuir un pasaje algo obscuro de 
Edrisi (pág. 37) acerca de una tierra que está unida á la costa 
de Zengis (¿ó cercana?), ha sido copiada en otras obras, por lo 
demás, muy estimables (Sprengel, Gescli. der geogr. Entd., 
página 156). Hay siete mares, dice el Nubiano, de los cuales 
seis son como golfos del Océano Homérico (mare ambiens), y 
uno completamente separado, nulli parti prcedictorum marium 
juncia. Ahora bien ; como este solo mar, separado de los otros 
(Edrisi, pág. 243, repite las mismas palabras) es el Caspio ó 
mar de Tabarestán, y que, comparado al antiguo estado del Me- 
diterráneo, es el mismo al cual llama (pág. 147) Stagnum uiv- 
diqíie clausum . no puede quedar duda alguna de que Edrisi 
creía el mar de la India abierto hacia el Este y en comunica- 
ción libre con el Océano. Lo dice claramente en la pág. 36, 
donde habla del enlace del mare piceum, la parte más oriental 
del mar de la India, con el mar de las Tinieblas, ó sea el Océano 
Atlántico, que baña (páginas 6, 39) las costas occidentales de 
África, la extremidad oriental (Vac-Vac) de dicho continente 
y las tierras septentrionales de Gog y de Magog. 



DFSrUBRlMIENTO DE AMÉRICA. 187 

fala(Zofala, Hartm. p. 103-108 y 113) se prolonga tam- 
bién de E. á O. hasta el promontorio africano de Vac- 
Vac (Vakvak); porque existe una parte continental e' 
islas de este nombre. (Ve'ase el texto de Edrisi, p. 34, «de- 
térra Sofalae confini et de propinqua Ínsula Vac-Yac.)» 

La tierra que busca el Zoncho de la India está al otro 
lado del cabo austral de África , y sólo en el caso de 
creerle inmensamente alejado al Este del promontorio 
Vac-Yac y conforme al convencimiento de la redondez 
de la tierra, generalmente admitido por los geógrafos 
árabes, hubiera podido llegar, navegando hacia el Oeste 
al mar tenebroso (el Atlántico), donde están las isole 
verde^ de las cuales se tenían nociones muy vagas. 

Pero mucho más que la situación de una de estas islas 
fabulosas de los árabes que los navegantes cristianos 
han poblado de obispos y de monjes, importa el trazado 
del cabo de Buena Esperanza en un mapa mundi de 1459. 
Los mismos que sospechan algunas adiciones posterio- 
res (1), no las suponen más allá de 1470; de áuerte 



(1) Baldelli, Mlione, t. i, pág. 33. La sospecha do las 
adiciones fúndase en datos, al parecer, debidos á un monje, 
Talián, que recorrió la Etiopía. La conjetura de Ramusio y de 
tantos geógrafos modernos, de que Fra Mauro había copiado un 
mapa traído por Marco Polo del Catay, ha sido, en mi opinión, 
victoriosamente refutada por el cardenal Zurla (párrafos 136-; 
143). La orientación del mapamundi de Mauro, en el cual el 
Mediodía, como en el planisferio de Velefri (del siglo xv), pu- 
blicado por el sobrino del cardenal Borgia, está situado en la 
parte superior del mapa (cayendo, por tanto, el Oriente á la 
izquierda) , choca, sin duda, cuando se recuerda que en China, 
donde, según las nuevas é ingeniosas investigaciones de M. Kal- 
proth, los marinos se guiaban por medio de la brújula. desde el. 



188 ALEJANDRO DB HüMBOLDT. 

que las expediciones de Díaz y de Gama son indudable- 
mente diez y siete y veintisiete años posteriores á la eje- 
eirción del mapa que nos presenta el Capo di Diah. El 
conocimiento de la existencia de este promontorio es 
más notable, porque su nombre mismo parece indicar 
qué pueblo lo descubrió y qué en general las corrientes 



siglo I TI de nuestra era, la aguja imantada lleva el nombre 
de aguja que mvestra el Sur, Tchinantchin. 

La dirección del comercio del Norte al Sur y al Suroeste daba 
especial importancia á la región meridional ; pero las orienta- 
ciones de los mapas fueron, al parecer, por largo tiempo bas- 
tante arbitrarias. En el mapamundi circular de Andrés Blanco, 
mucho más antiguo que su Portulán de 1436, y hasta quizá co- 
piado de un mapa del siglo xiii, el Sud está á la derecha, como 
también en el mapamundi de la Biblioteca de Turin , anejo á 
un comentario del Apocalipsis compuesto en el año 787 y trans- 
crito en el siglo xil (Cod. manuscripti. Bihl, Taurin, 1749, t. ti, 
página 29, Col. xciii). El mapa fragmentario del monje Cosmas 
Indicopleustes, lo mismo que el mapa general de Edrisi, de la 
Biblioteca Boldeyana, que con frecuencia he citado, están 
orientados como acostumbramos á orientar nuestros mapas, el 
Oriente á la derecha. La antigliedad siguió generalmente el 
ejemplo de Homero {Iliada, xii, 239; StrabÓn, lib. I, pá- 
gina 34 Cas.), que hace volar el águila á la derecha hacia la 
aurora y á la izqxiierda hacia la estancia de la noche (el Po- 
niente). Sólo Empedocles trastorna, por decirlo así, los puntos 
cardinales en sentido diametralmente opuesto al método de 
Blanco , nombrando « la derecha del mundo el Norte y la iz- 
quierda el Sur (Plutarco, Flac.pMl.^ ii, 10; Stob., Bcl.phys., 
XVI, pág. 358). Esto es, como observa M. Lommatzsch, un re- 
flejo de la doctrina egipcia (Plutarco , de Isid. , c. 32) , que 
considera el Oriente como «la cara del mundo»; lo cual, no para 
quien mira al Oriente, sino para quien vuelve el rostro al Occi- 
dente, sitúa (como dice Empedocles) el trópico del invierno, ó 
sea el Sur, á la izquierda. (LoMM., Weisch. des Emp., 1830, pá- 
gina 200.) 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 189 

pelásgicas que, según nociones exactísimas adquiridas 
desde el siglo xiii por Marco Polo en las Indias, impul- 
san con extrema violencia hacia el SO. y el SSO., im- 
pedían á los árabes estacionados en las factorías desde 
el siglo XII en toda la costa oriental de África , desde el 
cabo Guardafuí liasta Quilloa y Sofala, llevar su nave- 
gación, más allá del promontorio que los portugueses lla- 
maron después Cabo de las Corrientes (latitud austral 
23° 58'). 

Temíase pasar la desembocadura meridional del canal 
de Mozambique , porque se sabía que no era posible vol- 
ver navegando contra la corriente. «II mare corre si forte 
á mezzodi, que á pena se potrebbe tornare» (Marco Polo, 
lib. III, cap. 85). Resulta, pues, que sólo por noticias 
de los indígenas y por alguna atrevida expedición, seme- 
jante á la que Fra Mauro supone hecha en 1420, pudo 
conocerse la configuración de la extremidad de África. 
Acaso el barco indio que dobló el cabo Diab á favor de 
la corriente del Banco de las Agujas (el great Lagullas 
stream de Rennell) volvió (1), despue's de estar, como 
dice Fra Mauro, cuarenta días en el Océano Atlántico, á 
favor de la contracorriente {soy,thern connecting current), 
que, reforzada por los vientos del Oeste en latitudes más 
meridionales, entre los paralelos 37° y 40°, arrastra una 
parte de las aguas del Atlántico hacia el Este en el 
Océano de la India, y constituye uno de los rasgos más 
notables del gran cuadro de los ríos pelásgicos. 

El nombre que dio Mauro al promontorio austral de 
África exige algunas explicaciones basadas en conoci- 



(1) Kennel, Inv. on Current, páginas 98, 138. 



190 . ALEJANDRO DE HOMBOLDT. 

Tuientos lingüísticos más exactos. El Cardenal Znrla ve 
en el cabo Diab el cabo de los Lobos. En árabe, dsiáh 
(el colectivo ó pluralis fractus de dsib) significa induda- 
blemente lobos; pero M. Walckenaer (1) en un inte- 
resante artículo sobre el mapamundi de Fra Mauro , ha 
demostrado que esta etimología es menos probable que 
la de una derivación de la palabra malaya dib 6 dtv, isla. 
Las comarcas de Zanguébar y de Mozambique las 
frecuentaron, antes que los portugueses, los barcos ára- 
bes, persas é indios. El nombre dado al cabo puede, por 
tanto, corresponder á dos familias de lenguas original- 
mente distintas, á las lenguas semíticas (armenias) ó á 
las lenguas indo-germánicas. La palabra que comun- 
mente se usa en persa para decir isla, es bendáb (unión 
de agua, en alemán das Wasserband)] pero duab (dos 
aguas, en persa, comarca entre el Jumna y el Ganges), 
palabra formada regularmente por analogía con Xd^yend- 
jab (la Pentapotamida), confúndese remontando al sáns- 
crito con dvrpa (dvi, dos, y apa, agua), que significa á 
la vez isla y península (2). 



(1) Vies de personnages celebres, t. i, pág. 336. Recordaré, 
que en la punta austral de África abunda una especie particu- 
lar de loba, el chacal mesomelas; pero no es probable que el 
Junco de la Indi a. tocsiTa. en el cabo Diab. 

(2) Dvipa .(contraído en dip j div) es.en sánscrito, según" 
M. Bopp, hablando con propiedad, un compuesto posesivo, te- 
m'endo dos aguas , rodeado de agua por dos lados. Bvis pierde 
fácilmente la Vy como lo pruelja el adverbio numeral griego Si:, 
en etcual el epiceno r«w. queda suprimido. En la explicación 
del nombre griego de Socotora (Dicscoridis ínsula) fué donde 
Bochard procuró por primera vez, hace doscientos años, encon- 
trar las palabras sánscritas Diu Sccotra, impulsado quizá á 
ello por la palabra /r/^aí¿/« (isla dé la Cebada) de Ptolomeo 



DKSCD'BRIMIESITO DE AMÉRICA. 191 



Fernando Colon, aficionado á los rasgos de erudición, 
dice que el nombre de cabo de Buena Esperanza «ha 
sido sustituido al de Agesinguaf>^ indudablemente co- 
rrupción de Agisymba. Este nombre recuerda la pro- 



(vii, 2). No insistiré en la transformación de Diu Socotra en 
Dioscoridis ínsula, conforme en rigor á la tendencia de los He- 
lenos de formar mitos históricos por la alteración de nombres 
geográficos ; pero cuéstame trabajo participar de la opinión de 
un sabio ilustre, cuyas opiniones causan generalmente pro- 
funda convicción en el ánimo del lector, de que Socotra sea una 
corrupción del apócope de Dioscórides. (Letronne, Materianx 
jjour Vhistoire du Christianisme en Abyssinie, 1832, pág. 138.) 

La isla de Socotora, habitada desde antiguos tiempos por co- 
lonos árabes é indios, era, no sólo por su posición á la entrada 
del mar Erythreo, importante para el comercio, sino también 
porque se la creía fértil en aloes, cuya especie, muy buscada en 
la antigüedad, se la llama aún en las farmacias Socotrina, adje- 
tivo de Socotra, como se ve claramente en García, ab Ilorto 
Aromota , t. ] , 2, pág. 14, ed. de 1567. «ínsula Socotra (dice el 
geógrafo de la Nubia, pág, 23) nitida tellure, ferax arborum et 
pleraque ipsius germina sunt arbores aloes. Atque híec aloe su- 
perat bonitate reliquas omnes, ut illam quse colligitur in Ha- 
dhramut terree Yemen.» Esta descripción recuerda la fábula 
árabe de que Aristóteles indujo á Alejandro á descubrir la isla 
de los Aloes, y el consejo de que, cuando el rey macedonio fuera 
personalmente á Socotora «telluris prasstantia et aeris tempe- 
riem approbans», expulsara á los antiguos colonos y les reem- 
plazara con griegos que cuidarían las plantaciones de aloes. 

Creo que una isla que tanta celebridad gozó darante largo 
tiempo, muy bien podía merecer el nombre (sánscrito) de 
-Sukhadh(M'a , sitio de la felicidad ó isla felicísima, dvipa Su- 
lüíatara, que los Sres. Bopp y Bohlden reconocen casi sin nin- 
guna alteración en Socotora. {^Bas alte Indien, t. ii, pág. 139; 
Patt., Etym. Forsch. avs dem Üehiéte der Indo Germán. 
Sprachen, 1833, pág. 80.) Al aloe, al jugo purgante, llámasele 
en sánscrito tarani. (Wilson, Lex., y Ainslie, Mat. med. In- 



192 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

blemática expedición de Julio Materno hacia el limita 
extremo de la Etiopía, que Marino de Tjro (Ptolomeo, 
lib. I, capítulos 7 y 9) quería situar más allá del tró- 
pico de invierno, y que dio ocasión á Ptolomeo para en- 
trar en curiosas discusiones de Geografía zoológica. 

En el gran siglo de los descubrimientos marítimos, 
los portugueses recordaron con frecuencia el nombre de 
Agisymba, y Barros (de'c i, lib. x, cap. 1) indica, al pa- 
recer, que el nombre de Symbaoé (corte) ^ que los indí- 
genas dan á las antiguas fortificaciones al Oeste de So- 
fala (lat. austral 20® ó 21°) podría ser muy bien un re- 
flexo de Agisymba de Marino de Tyro, denominación 
etiópica que Julio Materno y Septimio Flaco dieron á 
conocer á los romanos. 

Acabamos de ver que la circunnavegación del África 
austral fué impulsada por el conocimiento de la forma 
triangular de este continente; por las tradiciones, verda- 
deras ó falsas , pero religiosamente conservadas de anti- 
guos viajes; por las nociones que los árabes de España, 
de la Mauritania y de Egipto extendieron desde los 



dica, t. I, pág. 10.) Creo encontrar esta palabra en el tarum de 
Plinio (xii, 20) , sustancia aromática que se recibía por medio 
del comercio con los Nabatheos (García , ah Horto^ lib. i, ca- 
pítulo 16), sin haber conocido esta analogía con un nombr» 
sánscrito, conjetura ya que el tatitm de Plinio es la madera 
odorífica del aloes, el agallochon de Dioscórides, que el botánico 
de Anazarbe no confunde con áXór). Mi [sabio amigo M. Le- 
tronne recuerda que cerca de Suaken , en Abisinia , hay una 
montaña, Dyab, y ha hecho derivar este nombre como el de la 
isla Diahug y el de Dihus (probablemente la isla Dahlak), pa- 
tria de Teófilo el Ariano, según Philostorgos , de una raíz árabe 
que significa oro {Christ. d'Abi/ssinie, pág. 139). Esta raíz es 
dscheb. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 193 

siglos XII y XIII en el comercio árabe, persa é indio con 
la costa oriental de África; finalmente , por los mapá-^ 
mundis que, fundados en las mismas nociones, presen- 
taban, medio siglo antes de Vasco de Gama, la configu- 
ración de este cabo, hacia el cual se dirigía la corriente 
de Mozambique y que bañaban á la vez el Océano Indio 
y el Océano Atlántico. 

La analogía de forma entre África y la América del 
Sur pudo engendrar la misma esperanza de circunna- 
vegación, cuando en 1508 Vicente Yáñez Pinzón y Juan 
Díaz de Solls llegaron al grado 40 de latitud austral y 
vieron la inclinación de las costas de América hacia el 
Suroeste, desde el cabo de San Agustín, en una exten- 
sión de más de 900 leguas marinas. Balboa no había 
descubierto aún el Océano Pacífico; sin embargo. Colón 
sabía, poco antes de morir (1506), que este Océano exis- 
tía y que estaba próximo á las costas orientales de Ve- 
ragua: sabíalo, no por combinaciones hipotéticas sobre 
la configuración del Asia oriental , sino por testimonio 
de los indígenas , quienes, en el cuarto viaje del Almi- 
rante, le dijeron que cerca del río de Belén el otro mar 
vuelve (boxa) hacia Ciguara y las bocas del Ganges, y 
que estas tierras occidentales (del Áurea , es decir, del 
Quersoneso de Oro, de Ptolomeo) están relativamente 
en la misma posición (1) con las costas (orientales) 



(1) «Parece que estas tierras de Ciguare, que son á diez jor- 
nadas de Klo Gaiígues, están con Veiagua como Tortosa con 
Fuenterrabía.» Esta¿ palabras, bien expresivas para pintar dos 
mares opuestos uno á otro, sólo se encuentran en la carta rarí- 
sima de 7 de Julio de 1503 ( Morelli, páginas 11 y 30; Na va- 
réete, t. :, páginas 299 y 300), y no en la biografía escrita por 
el hijo de Colón. 



l94 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

de Veragua que está Tortosa (en la desenibocadura del 
Ebro) con Fuenterrabía (en las Vascongadas) ó Vene- 
cia con Pisa. 

Colón buscaba, como dice su hijo (Vida del Almi- 
rante, cap. 90), el estrecho de Tierra Firme; pero la pa- 
labra estrecho ocasiona en todas las lenguas equivoca- 
ciones, «pudiendo ser de agua ó de tierra»; por tanto, un 
paso 6 n 11 istmo. El Almirante fué con frecuencia enga- 
ñado \yn' los intérpretes que, en su nombre, se informa- 
ban de la forma de las tierras. 

Sorprende ver que la analogía con África no infun- 
diera líi esperanza de una circunnavegación (el pro- 
proyecto de dar la vuelta á la parte au&tral del ííuevo 
Continente) antes que la convicción de la existencia de 
un estrecho. En los documentos oficiales , sobre todo en 
los que datan de los años de 1505 á 1 507 , la vía por la 
cual se llegaba á las especias no está verdaderamente 
indicada con claridad , y, sin embargo, con frecuencia se 
habla del estrecho « por el cual los mismos portugueses 
deseaban buscar un camino más corto para llegar á las 
islas de las especias». 

Cuando posteriormente (dos años después de la ex- 
pedición de Balboa y del descubrimiento del mar del 
Sur) recibió Solís el encargo de navegar « á espaldas de 
Castilla del Oro», es decir, de visitar las costas occiden- 
tales de esta provincia, se le prescribió ir primero al 
Sur, sin especificar si doblaría el cabo que debía formar 
la extremidad austral del continetíte. La palabra aber- 
tura del continente no consta en la instrucción de 24 
de Noviembre de 1514 (según lo expresé antes al 
enumerar las expediciones hechas desde 1498 á 1517), 
sino como medio de comunicar con la isla de Cuba 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 195 

«luego que llegaredes á las espaldas de donde estu- 
TÍere Pedrarias enviarleeis un mensagero, con cartas 
vuestras para mí , con la figura de la costa , é conti- 
nuareis vuestro camino ; é si la dicha Castilla del Oro 
quedare isla é ohiere abertura por donde podáis en- 
viar otras cartas vuestras á la isla de Cuba, enviadme 
otro hombre por alli, haciéndome saberlo que hobie- 
redes hallado , después que me hobieredes escrito jwr 
via de Pedrarias, é la figura de lo que hobieredes des- 
cubierto.» 

He aquí cómo concibo el sentido de esta notable ins- 
trucción. Cuando hayáis llegado á la espalda (á la costa 
■occidental) del gobierno de Pedrarias , comunicaréis con 
él (por tierra) y continuaréis vuestro camino (hacia el 
Norte, para llegar al paralelo de Cuba). Si entonces 
descubrí^ que este gobierno de Pedrarias (Pedro Arias 
de Avila) ó la Castilla del Oro es una isla y que existe 
alguna abertura (de la costa) por donde podáis enviar 
otros despachos á la isla de Cuba, haréis pasar un men- 
'sajero por este estrecho, para que yo sepa lo que habéis 
liecho desde la primera carta entregada á Pedrarias. Su- 
pénese el estrecho hacia el Norte del Darien «después 
de haber comunicado con Pedrarias jí). Toda esta expe- 
dición se llama un viaje d la parte del Sur (Real nom- 
bramiento de contador de la armada de Solís del 22 
de Julio de 1515), y como por el Sur debe llegar la 
expedición á espaldas de Castilla del Oro y la ins- 
trucción de 1514 sólo dice, si encontráis otro estrecho 
(otra abertura ) para enviar un despacho á Cuba , po- 
dría creerse que Solís esperaba rodear la extremidad 
austral de América para entrar en el mar descubierto 
por Balboa. Esta inducción me parece natural; pero 



196 ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

Herrera (1), que muy bien pudiera no haber visto los 
mismos documentos, es de opinión contraria , pues dice 
pura y simplemente que Solís debía ser enviado (en 1515)- 
hacia el Sur, porque, según las opiniones de los cosmó- 
grafos, «podría haber por allí un paso para llegar á las 
islas de las especias». 

Iguales dudas existen respecto á las instrucciones y 
esperanzas de Magallanes. Este marino portugués no 
habla de circunnavegación, de un cabo semejante al que 
doblaron Díaz y Gama, y sólo indica un medio de con- 
seguir buen éxito, el de seguir la costa más allá del 
cabo de Santa María á la desembocadura del río de Solís 
(río de la Plata) hasta encontrar el estrecho que había 
visto señalado en el mapa de Behaim. 

Hemos expuesto antes los testimonios de este hecho, 
tomados de los documentos coetáneos del Diario de Pi- 
gafetta y délos Diarios de los pilotos que Herrera tuvo- 
á su disposición. Magallanes pudo atribuir equivocada- 
mente al cosmógrafo de Kuremberg, cuyo nombre go- 
zaba gran celebridad, lo que no era obra suya (errores de 
esta clase hasta hoy mismo son frecuentes); pero no se 
trata aquí tanto dei autor de un mapamundi, como de la 
influencia que éste ejerció en la previsión de un descu- 
brimiento real. 



(1) Déc. II, lib. I, cap. 7. En los despachos diplomáticos 
del embajador de Portugal Juan Méndez de Vasconcelos, co- 
rrespondientes á los meses de Agosto y Septiembre de 1512, en- 
contrados en los archivos de Lisboa (en la Torre do Tombo), las 
islas de las especias {Mehicos) reconocidas desde 1511 por An- 
tonio de Abreu, se confunden siempre con la península de Ma- 
laca. Hablase en ellos de la herejía de Solís, (.que mostrara que 
Malaca está no demarcacao de Gástela». 



X. 

Las expediciones clandestinas. 



He manifestado anteriormente cómo pudo ser figurado 
:al cabo austral de África en un mapa de Fra Mauro, 
treinta años antes de que Díaz lo doblase ; pero ¿cómo 
explicar la indicación de un estrecho americano en un 
mapa portugue's antes del viaje de Magallanes? 

• Recordare' las circunstancias que pueden haber hecho 
conjeturar la existencia de un paso , y debe advertirse 
que en la Edad Media las conjeturas se dibujaban reli- 
giosamente en los mapas, como lo prueba la Antilia, 
San Brandón ó Borondón,la Mano de Satán, la isla 
Verde, la isla Maida j la configuración de las vastas 
tierras australes. 

Al lado de las expediciones autorizadas por el Go- 
bierno español , y cuya lista completa hemos dado ante- 
riormente, hubo viajes clandestinos, emprendidos por 
cuenta de otras naciones ó por subditos españoles que 
•querían engañar al fisco. Cuando Alonso de Ojeda 
•en 1501 partió por segunda vez para reconocer la costa 
de Venezuela, despue's de haber sido nombrado gober- 
nador de Coquivacoa, se sabía que los ingleses habían 



198 ALEJANDRO DE HOMBOLDT. 

desembarcado en la parte occidental de esta costa (1). 
Según el testimonio de nn tal Rodríguez Serrano, de 
Sevilla, que se alababa de haber estado en el Cabo de 
San Agustín con el comendador Mendoza, parece que 
ya en la época del viaje de Diego de Lepe, del que antes- 
he hablado, había «expediciones obscuras y furtivas»- 
Quizá á expediciones de esta índole corresponden las que 
Vespucci debe haber hecho por cuenta del Rey de Por- 
tugal desde 1501 á 1504 á las costas del Brasil, aunque 
el piloto Ñuño García, que dibujaba las cartas de la 
América occidental y supo por Vespucci la verdadera 
latitud del Cabo de San Agustín, advierte que si estfr 
viajero florentino hubiera ido allá «clandestina y malicio- 



(1) Reales cédulas de 28 de Julio de 1500 y de 8 de Junio- 
de 1501 (Navarrete, t. III, páginas 41, 86, 88, 543 y 590). Pa^ 
rece probado que los ingleses, que llamaban la atención de la 
corte de España, no formaron parte de una expedición á Mara- 
caybo que se cree realizada en 1499 y que se atribuye á Sebas- 
tián Cabot {3/em. Seh Calot, 1831, pág. 91-96 y 307-310). La pe- 
nínsula de Chichivacoa, que en el pleito con los herederos de- 
Colón nómbrase generalmente Coquibacoa, y aun Quinquiba-- 
coa, está frente á la península de San Komán, á la entrada del 
golfo (y no del lago) de Maracaibo. Es hoy un terreno casi com- 
pletamente despoblado que, por su posición, gozaba de alguna 
celebridad política al principio del siglo xvi. El ob'spo Fonseca 
recomienda especialmente á Ojeda que le traiga «en cuanto- 
pueda» piedras verdes, de las cuales tenía ya el prelado algu- 
nas muestras. Como sé por propia experiencia la gran distancia 
á que los indios del Orinoco y del Amazonas hacen pasar los 
productos que estiman de mucho precio, no me atrevo á resolver 
si estas piedras verdes eran esmeraldas de Muzo (de la meseta 
de Nueva Granada) ó las sassuritas (piedras del Amazonas), que, 
Diego de Ordaz llama ((esmeraldas gruesas como el puño» 
ijtel. hist., t. II, páginas 481-485, 571 y 689). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 109 

sámente» por cuenta de los portugueses , no se atreviera 
á alabarse de ello en España (1). 

Podrá dudarse respecto á Vespucci y á la problemá- 
tica serie de sus viajes marítimos; pero es seguro que las 
expediciones clandestinas fueron frecuentes desde que 
Colón descubrió la tierra firme de Paria j las corrientes 
llevaron á Cabral á las costas del Brasil. 

En Septiembre de 1501 se juzgó indispensable publi- 
car una ordenanza (2) especial para Sevilla, la isla de 
Gran Canaria y Haiti (la Española), imponiendo seve- 
ras penas á las personas que, sin permiso particular, in- 
tentaran «descubrimientos en el mar Océano y en la 
tierra firme de las Indias». Yasco Núñez de Balboa (3), 
en las curiosas relaciones que hace á la corte de los re- 
sultados de los descubrimientos de las costas del mar 
del Sur, donde encuentra «perlas en forma de pera de 
una pulgada de largas» é indios que son ccbueiia gente y 
de buena conversacioni» , indica las incursiones hechas 
en la costa de Veragua y de Nombre de Dios por capi- 
tanes «que van á descubrir y que han sido enviados no 
se sabe por quién y con qué autoridad». 

Estos ejemplos, que podría multiplicar, prueban que 
los documentos oficiales, los que sólo dan cuenta de las 
expediciones hechas á costa del Gobierno español, no 
ofrecen absoluta certidumbre de que en determinada 
época sólo llegaran los descubrimientos á tal ó cual lí- 
mite. Corrían en Sevilla y en Lisboa noticias comunica-^ 
das por viajeros clandestinos, y los autores délos mapas 



(1) Na VARÉETE, t. III, páginas 24, 320. 

(2) Docum. dipl. núm. 139; Navrrrete, t. ii, pág. 257. 

(3) Informes del 20 de Enero de 1513 y del 16 de OcUihre 
de 1515 (Navarrete, páginas 367, 379 y 380). 



200 ALEJANDRO DE HOMBOLDT. 



qne se hacían entonces con grandísima actividad en to- 
das las ciudades marítimas , aprovechaban estas noticias 
verdaderas ó falsas, desnaturalizándolas con arreglo á 
combinaciones conjeturales. 

En los primeros tiempos de la conquista de América 
existía la costumbre de considerar cada parte nueva- 
mente descubierta como una isla más ó menos grande. 
Poco á poco se iba conociendo la unión des estas partes, 
y cuando las observaciones faltaban, había el atrevi- 
miento de reunir y prolongar las costas en los mapas, 
atenie'ndose á vagas indicaciones. 

Antes de partir para su cuarto viaje, ya anunció Cris- 
tóbal Colón que encontraría un estrecho en la costa de 
Veragua, en la región Suroeste del mar de las An- 
tillas (1). Cuando llegó el 26 de Noviembre de 1502 
al término más oriental de su navegación , al puerto del 
Retrete (^Puerto Escribanos), en el istmo de Panamá, 
tenía á la vista, según sus propias palabras, «algunas 
cartas de navegar de algunos marineros» (2), que unían 



(1) Vida del Almirante^ cap. 88, pág. 101; Herrera, t. i, 
página 104. 

(2) (Na VARÉETE, t. I, pág. 285.') Colón alude al primer 
viaje que realizó Ojeda con el sabio piloto Juan de la Cosa y 
con Vespucci (20 de Mayo de 1499; Junio de 1500) desde el 
río Essequivo basta el cabo de la Vela, recorriendo, por tanto, 
toda la costa de Venezuela, más acá del meridiano del lago Má- 
racaybo. La expedición de Bodrígo de Bastidas y de Juan de la 
Cosa fué la que continuó estos descubn'mientoa hacia el Oeste 
hasta el Puerto del Retrete. Ambos marinos salieron del puerto 
de Cádiz en Octubre de 1500. La expedición volvió á Haiti á 
fines de 1501 ó á principios de 1502, y á Cádiz (después de mu- 
chas peripecias) en Septiembre de 1502 , cuatro meses después 
que Colón emprendió su cuarto viaje (Na varéete, t. Iil , pá- 
ginas 26, 28 y 592). 



DESCUBRIMIENTO DB AMÉRICA. 201. 

la tierra que él acababa de descubrir á la costa de las 
perlas que Ojeda y Bastidas habían recorrido. 

Comparando atentamente las fechas de todas estas 
expediciones (y sólo las conocemos (1) 'desde hace cua- 
tro años por la publicación de los documentos que con- 
tiene el tercer volumen de la Colección de Nav arrete) i 
se ve que Bastidas había estado en Puerto del Retrete 
un año antes que Colón, pero que no volvió á Cádiz 
hasta Septiembre de 1502. Ahora bien; Colón empren- 
dió su cuarto viaje el 11 de Mayo de 1502, y no pudo, 
por tanto, haber adquirido en España los mapas que 
prolongaban las costas tan lejos hacia el Oeste, más allá 
del golfo de Uraba. Los debió encontrar en Haití, donde 
se detuvo durante algunos días en Julio de 1502, un 
año después de haber llegado allí Bastidas de vuelta de 
su viaje á la costa noroeste de Venezuela. 

Este ejemplo prueba cuánto se apresuraban entonces 
á poner en los mapas lo que podía servir de enseñanza 
en los progresos de los descubrimientos más recientes. 
Conocíase la importancia de estos documentos gráficos, 
y Ojeda mismo, en el primer viaje que hizo con Ame- 
rigo Yespucci, fué guiado (su propio testimonio da fe 
de ello en el pleito del fiscal contra Diego Colón) por 
un fragmento de mapa (pintura de tierra) dibujado por 



(1) Herrera (déc. i, lib. 4, cap. 11.) y después de él Muñoz, 
se han equivocado en un año en la época del segundo viaje 
de Ojeda, el que hizo con Vergara, sin Juan de la Cosa y sin 
Vespucci, y que se verificó de Enero á Mayo de 1502 (Na va- 
réete, t. III, páginas 29-37, 68, 170 y 593). Antes del primer 
viaje, en el que Ojeda mandaba sólo (1499-1600), sirvió en unión 
de Juan de la Cosa en la segunda expedición de Colón ( 1493 y 
1496), y por tanto, á las órdenes del Almirante. 



202 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

el mismo Colón y comunicado indiscretamente por el 
obispo Juan Rodríguez de Fonseca, enemigo del Almi- 
rante y protector de su rival Alonso de Ojeda (1). 

Réstame dar cuenta del ejemplo más sorprendente de 
los conocimientos vulgarizados por los mapas, y funda- 
dos en la tradición de expediciones clandestinas. 

He encontrado en la bella edición de la Geografía de 
Ptolomeo, hecha en Roma en 1508, indicio de navega- 
ciones portuguesas á lo largo de las costas orientales de 
la América del Sur hasta 50° de latitud austral. Dicese 
al mismo tiempo «que no llegaron á la extremidad del 
continente». Esta edición, impresa por Evangelista To- 
sino , y redactada por Marcos, de Benevento y Juan 
Cotta, de Verona, contiene un mapamundi de Ruysch 
(Nova et nniversalior orbis cogniti tabula Joan, Ruysch 
Germano elaborata), en el cual está representada la Amé- 
rica meridional como una isla de inmensa extensión, 
con el nombre de Terra Sanctíe Crucis sive mundus no- 
vus. En una nota se añade lo siguiente: «Híec regio á 
plerisque alter terrarum orbis existiraatur.» 

Entre la grande isla y el Yucatán (llamado Culicar) 
hay un paso libre (2). Se reconocen en el litoral de la 
América meridional, comenzando por el Noroeste y si- 
guiendo el trazado hacia el Suroeste: la península Chi- 



(1) Segunda pregunta del Fiscal. Colón había escrito á los 
Reyes Católicos en 1498: «Enviaré á Vuestras Altezas lajolntura 
de la tierra (de Paria), y tengo asentado en el ánima que allf 
es el Paraíso terrenal.» Según Colón, á la extremidad del Usté 
es donde el mapa y la cosmografía cristiana de CoSMAS sitúan, 
en un continente sejoarado del nuestro por el Océano, el origen 
del género humano. 

(2) Véase mi Relation hist., t. ii, pág. 706, 



í 



PESCÜBRIMIENTO DE AMÉRICA. 203 

chivacoa (Coquivacoa) con una isla inmediata, Tamara- 
que (Aruba 6 quizá Curafao?); el golfo de Vericida (golfo 
de Maracaybo ó golfo de Venecia, llamado así por Ojeda 
en 1499); la tierra de Pareas (Paria) con el río Formoso 
(Orinoco?), y finalmente el cabo Sancta? Crucis, que está 
en la misma posición del cabo de San Agustín. Desde 
este cabo la costa continúa al Sur, leyéndose la nota 
siguiente: «NautcT Lusitani partem lianc térra; hujus 
observarunt et usque ad elevationem poli antartici 50 
graduum pervenerunt, nondum tamen ad ejus finem 
austrinum.J) 

Esta misma edición romana de 1508 contiene una 
disertación, cuyo título es: Noba orhis descriptio ad nova 
Oceani navigatio qua Lishona ad Indicum pervenitut 
pelagus, Marco Beneventano monacho C^elestino edita. 
El cap. 14 dice: Terra Sanctaí Crucis decrescit usque 
latitudinem 37° austr. quamque archoploi usque at 
lat. 50° austr. navigaverint, ut ferunt; quam reliqaara 
portionem descriptam non reperi. Véase, pues, un monje 
italiano que en 1508 sabia que los portugueses habían" 
reconocido las costas patagóhicas hasta los 37°, y fiando 
en los se dice ó de oídas {ut ferunt) hasta 50° de latitud 
austral, esto es, dos y medio grados al Norte de la en- 
trada del estrecho de Magallanes. Parecíale importante 
este resultado, porque lo repite dos veces, en el mapa y 
en la memoria. 

Ahora bien; en 1508 y en expediciones autorizadas 
sólo habían llegado los españoles (1) poco más allá del 



(1) La fecha de la edición es cierta, y posterior sólo en dos 
años á la muerte de Colón. Reidel , en su Coment. critico-litte- 
raria de Claudii Ptolomcei geograpMa ejusque codicibuí' 



204 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

cabo de San Agustín (lat. austr. 8° 20'); y cuando 
Vicente Yañez Pinzón y Juan Díaz de Solís partieron 
para la expedición en la que llegaron hasta los 40" de 
latitud austral, hacía muchos meses que estaba publi- 
cada la edición de Ptolomeo á que me refiero. 

El descubrimiento del Brasil hecho por Cabral (de 10° 
á 16' Va ^6 latitud austral) produjo tan grande impre- 
sión en los ánimos que, 'desde aquella época, hasta la 
corte de Lisboa íijó sus miras en un paso hacia el Oeste. 
Pare'ceme, por tanto, muy probable que haya habido 
desde 1500 á 1508 una serie de tentativas portugue- 
sas (1) al Sur de Puerto Seguro en la Terra Sanctse 
Crucis, y que las vagas nociones de estas tentativas han 
servido de base á la multitud de cartas marinas que se 
fabricaban en los puertos más frecuentados. 

Diversas combinaciones pueden haber inducido á los 
geógrafos á situar un estrecho en los primeros mapas 
de América. Subsistió en la Edad Media la opinión de 
Cratés, de Strabón y de Macrobio acerca de la comuni-. 
cación de todos los mares. El Océano Pacífico lo vio 



(Norimb , 1737, pág. 52) pretende que sea de 1507, á causa «de 
una indicación in calce PlanüphcerU)), que no lie encontrado 
©n ninguno de los ejemplares que he visto en Francia y Alema- 
nia. El privilegio del papa Julio II, de la edición de 1508, es 
de 1506 ; pero se encuentra literalmente repetido de la edición 
de 1507, notable por las primeras cartas modernas que presenta 
junto á los mapas de Agathodaemon. 

(1) El monje Celestino de Benevento, sin nombrar á Ves- 
pucci, atribuye, al parecer, más bien á los portugueses que á 
los españoles el descubrimiento de la América meridional. En 
e,l antes citado cap. H escribe: « De tellure quam tum Lusi- 
tani, tum Columbus observa veré, et Mundum appcllant Novum 
yel terram Sanctaa Crucis.» 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 206 

Balboa en 1513, cuatro años antes de que Magallanes ex- 
pusiera en España su convicción de la existencia de un 
estrecho al sur del Río de la Plata. Desde el año 1511 
los descubrimientos de Antonio Abreu en la parte Sur- 
este del archipiélago de las Indias, habían vulgarizado 
la idea de las grandes tierras australes. Viendo que la 
tierra de Santa Cruz se prolongaba indeterminadamente 
hacia el Mediodía (el monje de Benevento dice que no se 
la encontraba fin á los 50"), debía imaginarse que este 
dique continental, cuya continuidad impedía la libre co- 
municación délos mares, debía estar roto en alguna pai-te. 
Acaso también el mapamundi de Fra Mauro, del que 
poseía Portugal una copia en 1459, produjo en el ánimo 
de algunos geógrafos sistemáticos la hipótesis de que 
existía analogía de configuración entre las dos extremi- 
dades de África y América. El canal que separa el 
Diab (1) de la gran masa continental, y acerca del 
cual he llamado antes la atención del lector, podía re- 
petirse en el Nuevo Continente. ¿"Debe admitirse, por los 
indicios que he encontrado en la edición de Ptolomeo 
de 1508, que, antes de Solís, fueron más allá de la des- 
embocadura del Río de la Plata algunos navegantes 
aventureros portugueses? Esta suposición, por lo menos 
muy probable, deja entrever el modo de fundamentar 
combinaciones hipotéticas en hechos positivos, sea que 
se sospechara la existencia del estrecho á causa de la 
fuerza de las corrientes que hacia él se dirigen, como lo 
cree Várenlo (2), sea porque en las latitudes más mm- 



(1) ZuRLA, páginas 61, Q2, 137 y 139. 

(2) A este célebre geógrafo preocupa la idea de que el es» 
trecho fué descubierto antes de Magallanes. « Per f retum Ma- 
gellanis fertur mare ab oriente in occidentem motu incitatis- 



206 ALEJANDRO DS HUMBOLDT. 

dionales se adquiriera, por comunicación con los indíge- 
nas, alguna noción confusa de un paso liacia el otro mar. 

Bastaba llegar hasta el golfo de San Jorge, á una 
costa antiguamente habitad ísima, como lo prueban las- 
numerosas sepulturas de Patagones (1), para saber que 
los habitantes del archipiélago de Chayaniapu y del de 
Chonos (2) remontan algunas veces el litoral del Océano 
Pacífico en la dirección de Este á Oeste por brazos de 
mar (ciénagas) y canales naturales, aproximándose de 
esta suerte á las costas del Océano Atlántico. 

La idea de que podía existir en estos parajes (lati- 
tud 4:b°-4:7°) una comunicación entre ambos mares, se 
perpetuó de tal modo, que todavía en 1.790, siendo vi- 
rrey del Perú D. Gil de Lemos, ocasionó la expedición 



simo ut inde Magallanes (vel quiante MagcUanem iddetcxit, 
ut volunt) conjecerit fretum, per quod ex Atlántico in Pacifi- 
cum Oceanum pervenitur ( ór'^í'^?'. ^c'/?.., Cant., 1681, pág. 119). 
Fretum Magellanes primus invenit et navigavit, 1520, etsi 
Vascus Nunnius de Valboa piiiis, ncmpe anno 1513, illud anl- 
madvertisse dicitur, cum ad australem regionem lustrandam 
isthic iiavigarct» (pág. 85). Sorprende encontrar en un autor 
instruido esta confusión de ideas y sucesos; el descubrimiento 
del istmo de Panamá, que es un estrecho terrestre, mezclado al 
descubrimiento de un estrecho oceánico. 

(1) Nota del mapa original de Cruz Olmedilla, cuyos ejem- 
plares han llegado á ser tan raros porque el Gobierno español 
ordenó en tiempo de Carlos II í romper las planchas. 

(2) El capitán Sarmiento de Gamboa {Viaje al estrecho de 
Jlaf/aUanes, 1768, páginas vi y LXiii) es el primero que 
en 1579 entró en este archipiélago. Compárese también Agüe- 
ros {Descripción hist. déla Frov. y del Archijj. de Chiloe, 1791. 
página 128). Más al Sur, hacia el cabo Victoria, al arcliipiélago 
que limita la parte Noroeste del estrecho de Magallanes, ha 
dado recientemente el capitán King el nombre de Queen Ade- 

aide's Arcliipelago. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 2Q7 

de D. José Moraleda, quien entro en el Estero de 
Aysent (lat, austr. 45° 28') hasta ochenta y ocho leguas 
marinas de distancia del litoral oriental del golfo de San 
Jorge. Pude examinar, durante mi estancia en Lima, las 
instrucciones dadas á este piloto de la marina Real, re- 
comendándole «el más profundo secreto» respecto á una 
tentativa cuyo buen éxito hubiera abreviado en seiscien- 
tas 6 setecientas leguas el camino que se seguía, dando 
la vuelta al cabo de Hornos (1). 

Cuando se está versado en la lectura de los documen- 
tos que tratan de los descubrimientos desde 1492 á 1525, 
se advierte lo que aprovechaban á los marinos de enton- 
ces los informes de los indígenas. El Cacique de Tu- 
maco (2) trazó á Balboa, cuando e'ste llegó á la bahía 
de Panamá, la figura de las costas de Quito, describién- 
dole al mismo tiempo la riqueza del oro del Perú y la 
forma extraordinaria de las llamas que transportan los 
minerales en las cordilleras, y que los españoles creyeron 
eran camellos. Hay, sin embargo, muchos centenares de 
leguas desde el istmo hasta las regiones que el Cacique 
conocía con tanta exactitud. 

Algunas veces los marinos europeos permanecieron 
durante más de un año entre los indígenas y aprendie- 
ron su lengua, siendo recogidos por otras expediciones 
que frecuentaban las mismas localidades (3). Ya he- 



(1) Véase mi Essai politique (edic. de 1825, 1. 1, pág. 239). 

(2) Herrera, déc. i, lib. x, cap. 3. Entre las cartas ma- 
rinas conservadas en Hundson's Bay House, hay un dibujo de 
las costas desde la bahía de Hudson hasta el Copperine River 
trazado rudamente por los indios (Barrow, Voi/ages into the 
Polar Itegions, 1818, pág. 376). 

(3) Por ejemplo, unjmarinero]] de la" expedición de Bastidas 



208 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

mos visto que ocho años antes de que Magallanes y 
Faleiro vinieran á España á exponer sus proyectos, 
Pinzón y Solís habían visitado ya la desembocadura del 
río Colorado, que está á 5*^ al Norte de ese golfo de 
San Jorge, llamado por los españoles en el siglo xvii 
Bahía sin fondo, en la persuasión de la posibilidad de 
un paso al mar del Sur. Paréceme probable que en el 
intervalo de 1509 á 1517 continuaron los descubrimien- 
tos algunas expediciones clandestinas más lejos de 
donde llegó Solís. Recientemente han ilustrado mucho 
el conocimiento de la tierra de Patagonia los excelentes 
trabajos del capitán Phillip Parquer King y las expedi- 
ciones científicas inglesas de 1826 y 1830. No hay estero 
profundo en el golfo de San Jorge, como ya lo demos- 
tró la expedición de Malaspina; pero en PortDesirc (2) 



á la costa de Santa Marta permaneció trece meses entre los 
indios, y fué recogido por Ojeda en 1502. 

(1) Magallanes fondeó muy cerca de Port Desiré, en la isla 
de los Pingüinos, ó más bien de los Mancos (Aptenodytes, 
Forster), que los españoles llaman Pájaros Niños, porque andan 
vacilantes como los niños pequeños (Pigafetta, pág. 23; Sar- 
miento, pág. Liv). En el mismo pasaje de Pigafetta encuentro 
la primera descripción de un otario (foca de orejas exteriores); 
dice; «T.upi marini grossi come vitelli con orechie piccole é 
ronde. » El manco lo describió por primera vez Vasco de Gama, 
que le vio en una ensenada llamada Mossel-bay, 4° al E.dei 
cabo de Buena Esperanza (Lichtenstein, en Vaterl. Jfus., 
tomo I, pág. 3Í)4). Yo no he visto en las costas americanas del 
mar del Sur ni otarios ni mancos al norte de la ¡í^la de San Lo- 
renzo, frente al Callao de Lima (latitud 12" 3'). Allí existen dos 
nuevas especies, que M. Meyen ha figurado recientemente en la 
parte zoológica de su Viaje alrededor del inu7ido, pl, 14 y 31. 
A mayor distancia al O., los otarios se acercan mucho más al 
Ecuador, por ejemplo, en Nueva Guinea. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 209 



(latitud 47° 42'), en el puerto de Santa Cruz (1) (lati- 
tud 50° 18') 7 en el río Gallegos en la bahía de los 
Kogales (lat. 51® 40') hay tnlets cuya anchura es aún 
desconocida. El río Gallegos especialmente ha podido 
dar ocasión á vagas conjeturas sobre comunicación entre 
los dos mares al norte del estrecho de Magallanes; por- 
que despue's del cabo de Santa Isabel, que avanza en el 
Océano Pacífico, algunos brazos de mar penetran al tra- 
vés de la costa pedregosa, muy lejos hacia el E. y el 
más oriental de estos brazos (tnlets) termina en la bahía 
que el capitán King llamó del Desengaño, á distancia 
de 2° 45' de longitud oriental del meridiano del cabo de 
Santa Isabel. Desde este punto hasta la extremidad más 
occidental del curso del río Gallegos, á donde hasta ahora 
se ha llegado, hay treinta y dos leguas marinas. El istmo 
de río Gallegos es, por tanto, la mitad menos ancho que 
aquel donde se ha formado el estrecho deMagallanes (2) 



(1) No se ha explorado el río Santa Cruz más que hasta 
Weddels Bhiff. 

(2) La anchura de la América meridional, por los 52® 22' de 
altitud austral, entre el cabo Pilares y el cabo de las Vírgenes, 
es, de O. á E., de 80 leguas marinas, mientras el desarrollo do 
las sinuosidades del estrecho de Magallanes, cuya mitad orien- 
al tiene la dirección de SSO.-NNO., y la occidental ESE.-ONO., 
es de 108 leguas marinas de 20 al grado ecuatorial. La forma 
triangular de la extremidad austral de la América meridional 
es tan poco regular al S. de los 40* de latitud, que por dos ve- 
ces, en el paralelo del golfo de San Jorge (latitud 45 i "*) y en el 
de la bahía de los Nodales hasta río Gallegos (latitud 51* 40'), la 
anchura del continente es menor que en el estrecho de Maga- 
llanes. Esta configuración de las costas, tan distinta de la que 
tienen en la extremidad del África, merecería ser fijada con 
más precisión por medio de buenas observaciones de longitud. 

En la latitud del cabo de Buena Esperanza, la extremidad 

14 



210 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Ó estrecho de la Madre de Dios, de Sarmiento (1). 
Debe presumirse que las nociones vagas de la confi- 



del continente africano presenta una costa de 150 leguas, casi 
enteramente dirigida de E. á O. Esta forma truncada desapare- 
cería si el banco de las Agujas (^Aguldas bañó) se uniera al conti- 
nente por un levantamiento submarino; entonces África termi- 
naría en punta á los 36° 47' de latitud austral, es decir, á 2» 52' 
al S. de la ciudad del Cabo y 2o al S. del cabo Aguhlas, que es 
hoy el punto más meridional de África. Estas extremidades meri- 
dionales de los continentes tienen especial interés geológico, y de 
esperar es que algún día se descubrirá si en la opuesta dirección 
de las partes orientales y occidentales del estrecho de Magalla- 
nes influye la dirección de las corrientes pelásgicas ó el yaci- 
miento de las aristas de las rocas. Mr. King ha hecho ya la in- 
teresante observación que las islas sólo abundan en el estrecho, 
donde los grüstein son más frecuentes {Journ. of tlie Royal 
Geogr. Soc, 1882 vol. i, pág. 166). Además, esta nueva expedi- 
ción inglesa, más aún que las de Córdova, Churruca y Galiano, 
ha probado la gran exactitud de la opinión de un navegante 
del siglo XVI, D. Eicardo Aquines (Herrera, deser. de las Ind. 
ocG. pág. 49), según la cual, hasta los 56° de latitud (la del cabo 
de Hornos es efectivamente 55** 58' 41"), toda la banda del Sur 
del estrecho, es decir, la Tierra de los Fnegos, como entonces se 
decía, «es un grupo de islas de distintos tamaños». 

Según las investigaciones del capitán King, comandante del 
Acenture y del Beagle durante los años 1826 y 1830, la Tierra 
del Fuego la forman tres grandes islas, King Charles South 
Land (rodeada al Este por el estrecho de Le Maire), Clarence 
Island y South Desolation, cuya punta occidental es el cabo 
Pilares. El cabo de Hornos forma un islote de roca anfibolítica 
al SE. de la isla La Hermite, que en pequeño tiene la forma de 
Sicilia, y se encuentra, como las islas de Wollaston y Navarino, . 
un poco al O. del meridiano del volcán de Basil Hall.*En un 
viaje hacia el O., rasando el cabo de Hornos, se pasa entre las 
rocas de Diego Ramírez (latitud 56" 26' 35") y de San Ildefonso. 
Estos dos grupos de escollos están separados uno de otro más 
de 32 millas. 

(1) Viaje al estr., p. iv. El mismo Magallanes llamó al es- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 211 

guración del continente hacia su extremidad austral se 
reflejaron antes de 1517 en las cartas marinas, y que 
Magallanes vio una de esas cartas en los archivos del 
Bey de Portugal. 

En Pigafetta encuentro un indicio directo de que la 
gran sinuosidad de la costa á la desembocadura de Río 
de la Plata fué lo que hizo situar primeramente el estre- 
cho tan deseado á los 36** de latitud austral; pero cuando 
Solís, en su segundo viaje (1515), reconoció que esa 
abertura y ese mar dulce eran la desembocadura de un 
río, los geógrafos buscaron el estrecho más al Sur. He 
aquí el pasaje del Diario de Pigafetta, al que no se ha 
prestado la debida atención: «Cerca de este río está el 
cabo de Santa María ; se había creído una vez que es- 
taba allí el canal que conduce al mar del Sur, pero ahora 
se ha descubierto que no es aquel el fin de la tierra (del 
continente), sino sólo la desembocadura de un río, que 
tiene 17 leguas (ó 68 millas) de ancha.» 

Los cabos Santa María y San Antonio, que forman 
la desembocadura al Norte y al Sud, están situados de 
modo que el primero avanza 2^ 40' más que el segundo 
hacia el E. Su distancia oblicua en la dirección SSO. 
al NNE., es de 65 leguas marinas, mientras la verda- 
dera anchura interna del río sólo es, entre Montevideo y 
Punta de Piedras, de 18, y entre Sacramento y Buenos 
Aires de 9 á 10 leguas. Por esta disposición de las tie- 
rras el cabo Santa María podía aparecer á un barco pro- 
cedente del Norte como la extremidad del continente, es 



trecho por él descubierto Estrecho Patagónico , nombre que 
pronto cambió por el de Estrecho de la (nave) Victoria (Piga- 
fetta, pág. 40). ^ 



212 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

decir, de la Tierra de Santa Cruz, porque, en el meri- 
diano del Cabo no se veía ninguna tierra hacia el Sur, 
Además la violencia de una corriente que sale por esta 
abertura de la costa (current of the Plata, Rennell, pá- 
gina 137) debía contribuir mucho á la idea de la exis- 
tencia de un estrecho. La corriente (outfall of the Rio 
Plata) adquiere una velocidad de 24 á 32 millas en 
veinticuatro horas, y se hace sentir á 80; y aun en 
algunas circunstancias domina á la corriente brasileña 
(NNE.-SSO.), según el capitán Beaufort, hasta á 200 
leguas de distancia. 

El Diario de Pigafetta y los documentos qtie Herrera 
nos ha conservado, prueban que el navegante portugués 
estaba incierto respecto al punto donde encontraría el 
estrecho, cuya existencia anunciaba de un modo tan 
seguro. Dice sencillamente que se encontrará bajando al 
Sur del cabo de Santa María , que marca la desemboca- 
dura de Río Juan de Solís. 

Al llegar á los 40° delante de una bahía, ala cual dio 
el nombre de San Matías (la bahía de Todos los San- 
tos, muy cerca del sitio donde Pinzón y Solís llegaron 
en 1508), Magallanes determinó examinar atentamente 
la costa (1) «para ver si había en ella algún estrecho». 



(1) Herrera, déc. ii, lib. 9, cap. 11. En las hermosas car- 
tas que acompañan á la obra del mayor Rennell sobre las 
coriientes á la vasta bahía (latitud 41° 8'-42'* 2'), que termina al 
Sur por la Península de San José, y que tiene una configura- 
ción tan extraordinaria, se la llama bahía de San Matías. Las 
cartas de la expedición de Malaspina, publicadas por el Dfj)^- 
*ito hldrográfio;) dti Madrid, la dejan sin nombre. Comparando 
las latitudes de Magallanes y de su hábil compañero de fortuna 
Andrés de San Martin, á las latitudes determinadas en nuestros 
días, se ve que la suposición de un error de 1 i° no puede admi- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 213 

Después de hacer inútiles reconocimientos, descuidando 
e\ del golfo de San Jorge, la expedición se vio forzada 
á invernar durante cinco meses en el puerto de Río San 
Julián (según San Martín, piloto de Magallanes, en la- 
titud 49° 18': la verdadera es 49** 8'). Quejábase la tri- 
pulación de que, en tan largo trayecto (desde la desem- 
bocadura del río de la Plata) nada se hubiera visto que 
pareciera un estrecho, y Magallanes respondió: «Que no 
puede faltar el estrecho más adelante, y que irá, si es 
preciso, hasta los 75° de latitud, donde durante el in- 
vierno casi desaparece la luz del día.» 

La ingenuidad de esta última expresión, conservada 
en el Diario de Pigafetta (1), prueba que Magallanes 
«staba persuadido de la existencia de un paso más allá 
del Río de la Plata, pero que la Carta de los archivos y 
atribuida á Behaim, no indicaba en manera alguna la 
posición del estrecho. Vérnosle enviar al capitán Juan 
Serrano al río de Santa Cruz (lat. 50® 18') «para que 
descubriera si había allí un paso» y todavía, cuando 
llega al cabo de las Vírgenes (lat. 52° 20')^ á la entrada 
del estrecho, «sólo reconoce allí una gran cala, y sospe- 
cha que esta cala pueda encerrar algún misterio». 

Todo demuestra, pues, la incertidumbre del verdadero 
sitio del paso, y aunque no cabe negar la posibilidad de 
que Martín Behaim, que habitó constantemente en Fayal 
desde 1494 á 1506, haya podido adquirir muchas nocio- 
nes verdaderas ó conjeturales acerca de la configuración 



tirse, y que el nombre de San Matías conviene mejor á la bahía 
de Todos los Santos (latitud 39° 52'-40° 40'), entre el río Colo- 
rado y el río Negro de la costa patagónica. Tal es, al menos, el 
resultado de mis investigaciones. 
(1) Primo viaggio, pág. 40. 



214 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

de las costas orientales de la América del Sur, nada 
prueba que llevara á Lisboa, donde llegó en 1507, poco 
tiempo antes de su muerte, la carta que Magallanes 
dice haber visto en los archivos del Bey de Portugal. 
Quizá las meditaciones (1) de este gran cosmógrafo di- 



(1) Aquí fué donde Serrano creyó observar, el 11 de Octu- 
bre de 1502, un eclipse de sol, «que en el meridiano debía verifi- 
carse á 10 h. 8 m. de la mañana»; pero según el extracto que He- 
rrera (déc. II, lib. 9, cap. 14) nos da del Diario de Serrano, 
«el disco del sol no se obscureció ni totalmente ni en parte, y 
sólo se vio que al empezar el eclipse, estando el astro á 42 í" de 
altura, cambió su color en rojo obscuro, tal como se ve en Cas- 
tilla al través del humo de rastrojos ardiendo». Cesó este fe- 
nómeno cuando estuvo el sol á 44 i° de altura. Esta observa- 
ción, que Pigafetta no menciona j de que habla Herrera por 
manera tan ininteligible, no está hecha, ciertamente, para dar 
un resultado de longitud; sin embargo, Castañada (llist. dclle 
Indie, lib. VI, pág. 103) pretende que Magallanes determinó, 
«por el eclipse de sol de 17 de Abril de 1520, y conforme á las 
reglas que le había dado Faleiro, que había 61° de diferencia de 
de longitud entre Sevilla y el río de Santa Cruz». Esta valua- 
ción sólo tiene el error de 1 f^ de menos, exactitud muy nota- 
ble para el año de 1520 si se recuerda que Barros (déc. ni, 
libro 5.«, cap. 9) presenta resultados extraordinariamente con- 
tradictorios que se obtenían conforme á las mismas reglas de 
Faleiro. Adem;\s, ni Magallanes ni Serrano fueron en Abril á la 
desembocadura del río Santa Cruz, y Castañada confunde pro- 
bablemente el eclipse de sol de 11 de Octubre con uno de los 
ensayos de observaciones de conjunción que hizo el cosmógrafo- 
Andrés de S*'an Martín, durante la estancia de la expedición en 
Río San Julián, «según la industria de Euy Faleiro», como- 
dicen los documentos reunidos por Herrera. Magallanes partió 
de Sanlúcar el 21 de Septiembre de 1519, tocó en el Río de la 
Plata á principios de Enero de 1520, en la bahía de San Matías 
el 15 de Febrero, en Río San Julián el 2 de Abril, en río Santa. 
Cruz el 14 de Septiembre, y en el cabo de las Vírgenes el 21 de 
Octubre de 1520. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 215 

rigíanse más bien á África, cuyas costas había recorrido 
en parte, que á la costa descubierta por Yáñez Pinzón, 
por Lepe y por Cabral. 

Me he detenido tanto en el examen de estas relacio- 
nes que se suponen entre Magallanes y los cosmógrafos 
de su época, porque en un siglo en que la energía indi- 
vidual del marino tenía vasto campo que recorrer, la 
convicción de un éxito, una sencilla opinión geográfica, 
convertíase en acontecimiento apropiado para influir en 
la dirección del comercio y en los destinos de tantos 
pueblos esparcidos en la inmensidad de los mares, fuera 
del contacto de la civilización europea. 

En la ciudad de Nuremberg, tan rica en recuerdos de 
la Edad Media, hay, además del globo de Martín Behaim, 
que data del año 1492, otro globo construido en 1520 
por Juan Schoner (1), célebre discípulo de Regiomon- 
tanus. Estos dos globos han sido frecuentemente con- 
fundidos, y el error ha llegado á ser tanto más grave, 
cuanto que Schoner, que emprendió su obra en Bamberg, 
por cuenta de su rico protector Juan Seyler, separa 
América en dos grandes masas continentales y figura en 



(1) El globo de Behaim, construido en Nuremberg en 1492, 
no presenta más que la isla de San Brandan, que, como se sabe, 
ya figuraba en los mapas del siglo xiv. La absoluta ignorancia 
de Behaim en 1492 sobre la existencia de los Bacalaos (Terra- 
nova), confirma los argumentos con que el autor del Memoir of 
Sebastián Cahot (1831, páginas 286-289) combate la existencia 
de un viaje de descubrimientos á la costa Noroeste de América^ 
hecho en 1484 por Juan Vas Cortereal. Sabemos, por la historia 
de las islas portuguesas de Corde3''ro, que este personaje era 
gobernador de Tercera, y seria raro que viviendo Behaim en las 
Azores no hubiera tenido conocimiento de tierras occidentales 
vistas por Juan Vas Cortereal. 



216 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

el globo el estrecho en el sitio donde Colón lo buscó in- 
útilmente. 

Ahora bien, en 1520 no se podía tener en Europa no- 
ticia alguna del descubrimiento de Magallanes , que no 
desembocó del estrecho hasta el 28 de Noviembre del 
mismo año de 1520. El paso del Mar de las Antillas al 
Oce'ano Pacífico, indicado por Schoner (1), era, pues, 
producto de un espíritu sistemático y de las falsas 
ideas acerca de la expedición de Balboa. Sorprende ver 
que este error que indicamos durara tanto tiempo , pues 
lo hallo en un mapamundi del año 1546, que forma 
parte de una obra rara, Girculi Sphcerce cum quinqué 
zonts, j que en nuestras bibliotecas públicas encuéntrase 
con frecuencia anejo al libro titulado Rudtmentorum 
cosmograficorum Joan. Honteri Coronensis lihri tres 
(Tig. 1578). En este mapamundi á Méjico se le llama 
Parias, y el repetir dicha falsa denominación en un globo 



(1) MURR, pág. 47; Mannert, Einl. in die Geogr. der 
Alten, pág. 173. Cuando Schoner, natural de Carlstadt, en 
Franconia, f ué llamado por Melanchthon.de Bamberg á Nu- 
remberg para desempeñar la cátedra de matemáticas, llevó con- 
sigo el globo. Este globo, de 2 pies, 10 pulgadas y 6 líneas de 
diámetro, encuéntrase colocado en la biblioteca de la M unici- 
palidad {StadthíbliotheU). El tratado de Circulis SplicercB 
(Tiguri, 1546), que también contiene una carta con el istmo de 
Panamá atravesado por un estrecho, no es, sin embargo, de 
Schoner, porque se ve en su obra Opusculum G^ograpliicuní ex 
diversorum. lihris et cartis collectwrn que en 1533 conocía (ca- 
pítulo xx) la expedición de Magallanes («ducis navium invic" 
tissimi Caesaris di vi Caroli»). El paso del Noroeste, buscado re- 
cientemente por Parry y Ross, figura como abierto al Norte de 
un vasto continente llamado Terra Baccaleartim en el mapa- 
mundi del Opusculum Geographicum Joannis 3Iyritii MelU 
tensis (Ingolstadt, 1590), pág. 60. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 217 

muj antiguo de la biblioteca de Weimar, me hace creer 
que éste tiene alguna analogía de origen ó de e'poca 
de redacción con la obra de Schoner ó el mapamundi 
de 1546. Acaso todos estos trabajos gráficos no sean 
más que copias de un mapa más antiguo sepultado en 
algún archivo de Italia ó de España. 

El globo de Weimar, que figura en el catálogo como 
más antiguo que otro que lleva la fecha de 1534, pre- 
senta á Parias ó la masa septentrional de América sepa- 
rada á los 42° de latitud Sur por un estrecho de la tierra 
antartica á que da el nombre de Brasilice Regio ^ j que 
rodea una gran parte del polo austral. Además de este 
estrecho meridional , hay otro en el istmo de Panamá, á 
los 10° de latitud al norte del Ecuador, bastante ancho 
para que las olas de ambos mares sean figuradas sin in- 
terrupción. Un gran buque, saliendo del mar del Sur, 
ha atravesado felizmente el estrecho y viene de Zipangri 
(ubi auri copia), situado á unos 10° al Oeste del estrecho, 
y formando una isla entre los 12° y los 30** de latitud. 

Estas fantasías llegaron hasta la China, como lo 
prueba el curioso mapamundi , cuyo conocimiento debe- 
mos á M. Klaproth (l),y que se funda en el Tratado de 
la esfera de un jesuíta portugués, el Padre Manuel Díaz 
(Yang mano). El autor del mapa publicado en Cantón 
en 1820, combina las nociones actuales de los europeos 
con lo que se conocía de cosmografía en la época de las 
dinastías de los Yuan, de los Ming y de los Mandchus. 
Figura tres pasos entre el Atlántico y el mar del Sur, á 



(1) Klaproth, Notice d'une Mappemonde et d'une Cosmo- 
graphie chino ¿ses, 1833, pág. 85. Véase también JVoo. Journ. 
Asiat., t. XI, pág. 66. 



218 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

saber: el estrecho de Magallanes, y dos estrechos en el 
istmo de Panamá. Este istmo forma una isla llamada 
isla de San Andre's (Ching Ngan te tao), y deja, por 
tanto, dos pasos; uno al norte separado de la Vera Paz 
{Tching phing ngan^ la verdadera paz) y otro al Sur, 
separado de Darien {Ta lian wan) y de Castilla del 
Oro. Véase , pues, un error en la denominación del es- 
trecho (terrestre ó pelásgico) figurando hasta en los 
mapas chinos modernos; error antiguo , porque en Gre- 
cia loOfxS; por catacresis significaba también algunas ve- 
ces un brazo de mar (1). 



(1) M. Letronne, en su edición de DiciriL, página 12. De 
igual manera xspa; significa geográficamente, ó un promonto- 
rio, ó, en sentido negativo, la desembocadura de un río ó de un 
golfo (StjrabÓn, lib, X, pág. 458 Cas.; Hesiodo, Theog., 789, y 
los Fragmentos de Hannon). 



XI. 



Motivos que impulsaban al descubrimiento de América á fines 
del siglo XV. 



Los detalles de la historia de las ciencias sólo son 
útiles cuando se los reúne y sistematiza, porque la acu- 
mulación de hechos aislados sería de una aridez fati- 
gosa, si la investigación de los hechos no se hiciera con 
algún propósito de generalizar respecto á los progresos 
de la ciencia ó á la marcha de la civilización. 

Los gérmenes que hemos descubierto en las obras de 
los escritores antigaos fueron fecundados por corto nú- 
mero de sabios de gran talento que brillan en la Edad 
Media. 

En cada siglo existe un trabajo oculto, cuyo resultado 
en ideas, convicciones y esperanzas acrece insensible- 
mente el poder del hombre, y se manifiesta en acción 
cuando circunstancias aparentemente accidentales (coin- 
cidencias que revelan una necesidad en los destinos del 
mundo) favorecen el movimiento exteriormente. 

Por lo general, la historia sólo conserva la tradición 
de las empresas afortunadas, de los grandes éxitos ob- 
tenidos en la serie de los descubrimientos ; pero lo que 
prepara el movimiento y el éxito pertenece á combina- 



220 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

ciones de ideas y de pequeños sucesos que obran simul- 
táneamente y cuya importancia no se conoce hasta que 
se consiguen los grandes resultados, como los que se 
deben á Díaz, Colón, Gama y Magallanes. De esta 
suerte de descubrimientos, que llaman poderosamente la 
atención de los hombres, preséntanse al principio como 
aislados é independientes del impulso de los siglos an- 
teriores, y sólo cuando pasan las primeras impresiones 
de admiración y entusiasmo empieza la investigación de 
las causas que abrieron el camino á las grandes conquis- 
tas de la inteligencia. En este trabajo, los odios de na- 
ción á nación, el maligno placer de desacreditar y, sobre 
todo, la falta de buena crítica histórica dan frecuente- 
mente importancia á hechos no comprobados, á creacio- 
nes de pura conjetura, que en ningún razonamiento 
científico se fundan. 

Por lo dicho en el capítulo anterior puede apreciarse 
en su justo valor lo que nos resta examinar respecto á 
sucesos y opiniones que, según se cree, condujeron al 
descubrimiento del Nuevo Mundo, y creo que este exa- 
men puede llegar á ser fuente fecunda de útiles datos de 
relación, esclareciendo los hechos con nociones de his- 
toria y de geografía física, poco atendidas en estudios de 
esta índole. 

Los hechos son la base principal de toda discusión 
sometida á una sana crítica, y su indicación es indispen- 
sable para que el lector pueda juzgar el grado de con- 
fianza que merecen los resultados obtenidos ; especial- 
mente cuando su interpretación tiene por objeto for- 
mar ideas generales acerca de las varias causas que han 
determinado la dirección de los descubrimientos y de los 
progresos del comercio marítimo. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 221 

Procuraré, en lo que voy á exponer, no extenderme 
inútilmente en puntos que han sido tratados hasta la sa- 
ciedad, limitándome á lo que puede conducir en el actual 
estado de nuestros conocimientos á esclarecer de nuevo 
los hechos ó á nuevas combinaciones de datos históricos. 

La aventura de Cabral, que en su viaje de Europa á 
la India, por la vía del cabo de Buena Esperanza, fué 
sin querer arrastrado por las corrientes hacia el Oeste y 
llevado el 22 de Abril de 1500 á las costas del Brasil 
(tierra de Santa Cruz), ha hecho decir á Robertson, que 
en los destinos del género humano estaba el descubri- 
miento del Nuevo Continente á fines del siglo xv. Dejan- 
do á un lado la idea vaga del destino, cuando el mutuo 
encadenamiento de tantas causas y efectos no es difícil 
de reconocer, la filosofía y la historia nos muestran en 
todas las épocas grandes acontecimientos, de largo 
tiempo atrás preparados ; pero lo que constituye el ca- 
rácter distintivo de cada siglo manifiéstase en acción y 
somete los sucesos al imperio de una necesidad moral. 

La expedición de Alejandro á Persia y á la India, y 
la audaz energía de Lutero, favorecieron sin duda, la 
primera, el contacto del Occidente y del Oriente ; la se- 
gunda, la emancipación del pensamiento. Pero era tal 
la situación de las cosas humanas en estas dos épocas 
memorables de la vida de los pueblos, que la caída del 
imperio de los persas y la aminoración del poder ponti- 
ficio no podían retardarse. El contacto de las dos civili- 
zaciones y la reforma religiosa, preludio de las reformas 
políticas, probablemente se hubieran realizado sin el 
héroe macedonio y sin el fraile de W ittemberg. Induda- 
blemente, la grandeza de alma y la individualidad de los 
hombres superiores aumentan las probabilidades del 



222 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

éxito y aceleran y vivifican el movimiento; pero estos 
hombres superiores que parece inspiran su ideal á los 
siglos en que viven, obran bajo la influencia de las ideas 
dominantes en una época fecundada y engrandecida por 
otra época anterior. En la especial dirección del movi- 
miento intelectual, en la simultaneidad de la voluntad, 
en la urgencia irresistible de necesidades verdaderas ó 
ficticias, fúndase la fuerza de impulsión, la necesidad y 
el poder de los acontecimientos que se realizan. 

Fácil es comprender el carácter distintivo de la se- 
gunda mitad del siglo xv, de la época que precedió inme- 
diatamente al descubrimiento de América. El progreso 
del lujo y de la civilización en el Mediodía de Europa 
produjo necesidades más apremiantes de los productos 
de la India. Los viajes por tierra, alentados por el fervor 
religioso de los sacerdotes budhistas y cristianos, por la 
política y por el interés comercial habían ensanchado el 
horizonte geográfico y la esfera de las ideas. Al mismo 
tiempo, el uso más frecuente de la brújula, debido al 
contacto de los árabes con la India y la China; y el per- 
feccionamiento del arte naval y de las ciencias que con 
con él se relacionan, facilitaron los medios de emprender 
navegaciones lejanas. 

En tales circunstancias debían nacer casi á la vez dos 
series de ideas que conviene distinguir cuidadosamente 
y que se relacionan ambas (1) á las tradiciones y á las 
conjeturas de la antigüedad clásica, cuyo interés reani- 
maban las íntimas relaciones de Sicilia, la Pulla y la 
Calabria con Byzancio , la provechosa influencia de al- 



(1) Véase en los dos primeros capítulos de esta obra la in- 
fluencia que en el ánimo de Colón ejerció la erudición clásica. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 223 

gunos grandes hombres de Italia, por ejemplo, Petrarca, 
Boccacio y Juan (1) de Ravena, y la emigración de algu- 
nos sabios griegos, antes de que fuera destruido el Im- 
perio de Oriente. 

Comprendiendo en la denominación de India, por 
seguir el ejemplo de los Helenos, primero la Etiopía 
troglodítica y la Arabia , después las regiones ecuatoria- 
les más lejanas de África, al lado de allá del cabo de los 
Aromas (las regiones cinamomífera j mirrífera) (2); juz- 
gando situadas , desde la dominación de los romanos, las 



(1) Malpaghino, propiamente Juan Malpighi de Ravena 
(Heeren, Gesh. der Classiker. Einl., par. 162) . 

(2) Estas denominaciones, tomadas de una ciencia que aun 
no existía, la. geografía délas plantas, las aplica ya Ptolomeo á 
África y Asia á la vez. La Myrrhifera regio está situada 
{Geogr., lib. IV, cap. 9, pág. 114) cerca del Colo'é Palns, en las 
fuentes del Astapus, y (lib. vi, cap. 7, pág. 154) junto al golfo 
Sachalites, al E. del Hadramaüt, en un país montañoso, fértil 
en smyrna y en libanotos. Confundiéronse durante largo tiempo 
las comarcas que producían los aromas y las es|)ecias, con las 
en que se hacía el Cbmercio de almacenaje de estas mercancías; 
y aunque Herodoto ya oyó decir que el cinamoinvm nacía en 
el país donde fué criado Baco, aludiendo sin duda á la India 
(Heeren, ii, 1, pág. 101), y no á Arabia (Herodoto, iii, 107), 
costaba trabajo, aun en los tiempos modernos de la escuela de 
Alejandría, no buscar la cinnamomifera regio en África , más 
allá de la costa de los Trogloditas. El rey Juba, único autor 
que reunió el conocimiento de la literatura de Cartago (Amm.- 
Marcell, XXII, 15) al de la literatura romana, esclareció 
mucho, en la época de Augusto, todo lo relativo al comercio de 
los aromas de Oriente y á los caminos de las caravanas (Pli- 
Nio, VI, 28, 29; xii, 14) que conducían estos preciosos produc- 
tos; pero una antigua preocupación influía siempre para con- 
fundir la India con las costas á donde se podía llegar yendo 
por el estrecho de Bab el Mandeb al mar Erythreo. 



224 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 



riquezas de la India en las extremidaddes de la tierra, y, 
por tanto, en las costas meridionales y occidentales de 
Asia, la Edad Media alimentó la esperanza de llegar á 
esta afortunada zona, sea por la circunnavegación de 
África, sea por el camino directo del O., indicado por 
el conocimiento de la esfericidad de la tierra. Como era 
posible conseguir el mismo objeto por dos distintas vías, 
debieron nacer á la vez y nacieron dos direcciones de 
ideas y se desarrollaron progresivamente hasta la se- 
gunda mitad del siglo xv en que Toscanelli y Colón, 
Usomare y Díaz, abrieron, con igual certidumbre del 
éxito, los dos opuestos caminos. 

El axioma de Herodoto, de que «las extremidades del 
mundo han obtenido (en el reparto de los bienes de la 
tierra) las producciones más bellas», no expresa única- 
mente la triste y, por lo mismo, natural idea en el hom- 
bre de que la felicidad está lejos de nosotros; fundábase 
también en la observación directa de lo distante que es- 
taban las comarcas de donde los Helenos «habitantes 
de una zona templada» recibían el electrum y el estaño, 
el oro y los aromas. 

A medida que fueron conocie'ndose las costas del Asia 
meridional por el comercio de los fenicios, de los Edomi- 
tas del golfo de Acaba (d'Elath y de Ezion-Geber) y del 
Egipto, bajo la dominación de los Ptolomeos y de los ro- 
manos, recibiéronse los productos de primera mano, y 
en la imaginación de los hombres, las extremidades del 
olxoujxévT} con sus riquezas avanzaron al parecer hacia el 
Este. 

Es digno de atención que hayan sido los árabes quie- 
nes han mostrado el camino de la India en dos épocas 
memorables en la historia del comercio de los pueblos, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 225 

efi tiempo de los Lágidas y de los Ce'sares y en el siglo xr, 
en la e'poca de los rápidos descubrimientos de los portu- 
gueses. Ophir y el Dorado de Salomón extendíanse 
hasta el Este del Ganges, y allí fue' situada la famosa 
tierra de Chrysé que tanto preocupó á los viajeros en la 
Edad Media, y que unas veces aparece como isla y otras 
como parte del Quersoneso de Oro (1). La abundancia 
de este metal que el archipiélago de la India , sobre todo, 
Borneo (Montradok) y Sumatra, dan todavía al comer- 
cio (2) explica la celebridad de esta región. 

En la geografía sistemática de las comarcas lejanas, 
cerca de Chrysé, la isla de Oro, debía estar simétrica- 
mente colocada. Argyré, ó la isla de Plata: así se reunían 
los dos metales preciosos, las riquezas de Ophir y de Tar- 
áis (Tartessus) de Iberia. 

Para los geógrafos árabes Edrisi y Bakui, los lími- 
tes orientales del mundo conocido están marcados por, 
la isla de arenas de plata, Sahabet y las islas auríferas 
Vac-Vac y Saila (que no debe ser confundida con Cey- 
lán ó Serendive) (Bakui, pág. 399; Edrisi, pág. 38), 
donde los perros y los monos llevaban collares de orow 
Considerábanse estos grupos de islas como próximos de 
una parte á Sofala de África y de otra á los Sines (al 



(1) DiÓN Perieg, v, 589; Mela, iii cap. 7, par. 70, el cual 
añade ingeniosamente: ((Aurei solí (ita veteres tradidere) aut ex 
re nomen aut ex vocabulo fabu!a)); Tmnio, vi, 2] ; Ptolomeo 
Geoffr.. VII, cap. 2, pág. 176 (no está nombrado Argyré) JfEU- 
DO-Arriano. maris Erythr., compuesto, según Letronne 
(^Christianisne d'Abyssmie, pág. 47), en tiempo de Séptimo 
Severo ó de Caracal! a. 

(2) Véase mi Essai politiqtte sur ia IsouveUe Éspagne^ t. ill, 
página 457., segunda edición. 



226 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Cathay), lo cual sólo puede comprenderse teniendo á la 
vista el mapamundi de la bibHoteca Bodleyana en el 
que el mar de Hind se extiende de Occidente á Oriente, 
limitado por las costas paralelas de África y de Asia. 

Todas las mediocres composiciones geográficas de la 
Edad Media, mezclando constantemente una falsa erti- 
dición clásica con algunas nociones tomadas de los iti- 
nerarios más modernos, presentan casi estereotipada la 
configuración extraordinaria y ficticia dada por Ptolo- 
meo ó por sus inhábiles continuadores (lib. vii, capítu- 
los 2 y 3) al Quersoneso de Oro, un poco prolongado 
hacia el Sur; al Sinus Magnus y á esa inmensa penín- 
sula de los Sines, en la cual están situadas Thiníe y 
Catigara. 

Lo que basta nosotros ha llegado de Diarios y cartas 
de Cristóbal Colón está lleno de reminiscencias bíblicas 
del Ophir y de recuerdos de Ptolomeo. Al elogiar pom- 
posamente la utilidad y el valor moral y religioso del oro 
(«con el qual se hace tesoro, y con el tesoro, quien lo 
tiene, hace cuanto quiere en el mundo y llega á que echa 
las ánimas al paraisoy>)j Colón recuerda á Ja reina Isa- 
bel cómo el historiador Josepho nos enseña que el rey 
Salomón sacó su oro (6C6 quintales) de la Áurea (quiere 
decir del Quersoneso de Oro) y afirma que la tierra de 
Veragua (al noroeste del istmo de Panamá), que en dos 
días le ha dado más signos de riquezas que la Española 
en cuatro años, es esa Áurea de las Indias. «El oro que 
tiene el Quibian de Veragua y los otros de la comarca, 
bien que según información él sea mucho, no me pareció 
bien ni servicio de Vuestras Altezas de se le tomar por 
via de robo: la buena orden evitará escándalo y mala 
fama, y hará que todo ello venga al Tesoro, que no 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 227 

quede un grano» (1). Anteriormente he hablado de «el 
misterioso fin del Oriente, donde está la montaña So- 
pora (2) , á donde para llegar tardaban los barcos de Sa^- 
lomón tres años, y que SS. A A. poseen hoy en la isla 
de Haíti.» 

Durante el tercer viaje , en el que descubrió la costa 
"de Paria, las ideas bíblicas dominan el ánimo de Colón. 
El sitio del Paraíso que acaba de hallar, y las riquezas 
del «país montañoso de Ophir (Monte Sopora), agitan 
flu imaginación». En el cuarto y último viaje vuelven á 
preocuparle el Qaersoneso de Oro, y las ideas de Ptolo- 
meo aprendidas en las obras de Pedro d'Ailly y de Ni- 
colás de Lira. 



(1) Este delicado procedimiento está descrito en la carta fe- 
chada en Jamaica el 7 de Julio de 1503. Recuerda casi involun- 
tariamente un rasgo de franqueza de otro grande hombre de 
la misma época, Hernán Cortes, que no habiendo recibido to- 
davía álos embajadores de Moctezuma, asegura á su soberano, 
«n carta escrita en la Eica villa de la Frontera, «que este rico y 
poderoso señor (mejicano) /^7<?.'?o ó muerto^ debe caer en sus ma- 
nos. Cartas puhlicadas por el Arzohiftpo de México (después 
cardenal) Lorenzana , pág. 39. 

(2) Carta del tercer viaje, de letra de Fray Bartolomé de las 
Casas, conservada en los archivos del Duque del Infantado. 
(Na VARÉETE, t. I, pág. 241). El nombre de Sophira que los Se- 
tenta dan al Ophir, recuerda, en Ptolomeo, más aún que la 
metrópoli Sajipara de Arabia (lib. Vi, cap. 7, pág. loG) el Sou- 
para de la India (lib. vii, cap. 1 , pág. 168), en el golfo de 
Cambaye {Barygazcnus Sinus), que Hésychio llama «región 
célebre en oro». Es el Upara (mal expresado) del Periplo del 
mar Erythreo {Gcvgr. minor., t. I, pág. 30). Véase también 
GossELiN, Eech.,t. iir, pág. 208 y las nuevas y curiosas diser- 
taciones de M. Fedekico Keil, Ucher die líiram SalomoniS' 
cÁd i567¿?jí/ii/¿r¿, Dorpat, 1834, páginas 40-455. 



228 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 



Ün cambio de ideas de bastante importancia, que 
data del tiempo de la topografía cristiana de Cosmas, y 
que favorecieron los viajes por tierra en la Edad Media^ 
es la opinión sistemática de llevar las riquezas de la In- 
dia, las especias, los aromas, los diamantes j los meta- 
les preciosos á la parte más oriental del continente asiá- 
tico. El Indicoplestes había dado á conocer las costas de 
los Tzines, bañadas por un mar oriental; los Since de 
Ptolomeo estaban, al contrario, más alejados del Sinus 
Magnus. El mapamundi de Behaim pone á Chrysé 
(Crisis) y Argyré á la desembocadura del Ganges, más 
allá del meridiano de Java Mayor (Borneo?) hacia Zipan- 
gu, el Japón (1). Hasta en el Opúsculo geográfico de My- 
ritius, dedicado á un comendador de Malta, el barón de 
Riedesel-Kamberg (Ingolst. 1590, pág. 128) encuen- 
tro «Zipangri olim Chryse dicta»; indicación tanto más 
notable, cuanto que, por la relación de Barros sabemos, 
que á la vuelta de su primer viaje, el é de Marzo de 1493, 
vióse obligado Colón á entrar en el Tajo y á presentarse 
al Rey y á la Reina de Portugal, que de seguro no le 
tenían grande afecto , y parecióle oportuno hacer correr 
lá noticia de «que venía de Zipmigu, trayendo de allí (2) 
oro en abundancia». 



(1) Behaim pone á conünuaclón de estas tierras (desde los 
40* de latitud austral á los 38 de latitud boreal) , Java minor» 
Angama (Angaman de Marco Polo, sin duda una corrupción 
de Andaman , los Manióla de Ptolomeo) , Java minor, ínsula 
Candyn, Argyre, Crisis, Thilis y Zipangut en el Oceanus índice 
guperioris ; finalmente , las islas Cathai en el Oceanus índice 
ovientalis, que se extiende al Norte hasta los 50°. 

(2) Barros (d¿c. i, lib. iir, cap. 11) llama á Colón «eloquente 
e bon latino, o qual decia que venha de Fisla Cypango e trazia 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 229- 

En el globo de la biblioteca del Gran Duque de Wei- 
mar, que ya hemos citado como anterior al año de 1534, 
y en el que figura el istmo de Panamá atravesado por 
un estrecho (como se ve también en un mapamundi 



muito ouro». En la Vida del Almirante, publicada por su hijo 
(cap, 40), hablase largamente de la visita que hi^ á la Corteen 
el palacio de Valdeparaíso, cerca de Lisboa, y en el Diario de la 
primera navegación, conservado por Las Casas, se menciona la 
vuelta de la India j los lítdios que mostraba. Muñoz se in- 
clina á creer (lib. IV, § 12), que el Almirante citaba engañosa- 
mente á Zipangu, para desvanecer toda sospecha de que venía 
de una tierra comprendida en la cajñtulación ajustada entre 
Portugal y España, por ejemplo de las costas de África, ó, 
como se decía entonces, de la Mina de Portvgal y de Guinea» 
Pero examinando atentamente el Diario de Colón y los escritos 
de su hijo, comprendo que el supuesto engaño era íntima per- 
suasión. Comprometido el Almirante á decir dónde había es- 
tado, optaba por la isla de Zipangu (Cipango), que le había 
dado á conocer el itinerario proyectado por Toscanelli en 1574 
y que preocupaba tanto su imaginación, que cinco días antes 
del descubrimiento de Guanahani declaró á Martín Alonso 
Pinzón deseaba más ir primero á tierra firme (al Asia) y des- 
pués á las islas, entre las cuales se encontraba Cipango (Na- 
VARRKTE, 1. 1, pág. 17). 

El hijo de Colón (cap. 20) dice positivamente «que su padre 
esperaba ver tierra á 750 leguas al Oeste de Canarias; y que 
hubiera hallado la Española , llamada entonces Cipango, dé 
no saber que se decía estar á lo largo de Tramontana á medio 
día, y por eso quedaba ala izquierda». 

Después del descubrimiento de Guanahani el 13 de Octubre, 
aun expresa Colón en su Diario el deseo «de topar á la isla de 
Cipango»; pero antes de llegar á ella, costea por el NO. la 
isla de Cuba, cree que es un continente y que se encuentra á 
tnás de cien leguas de distancia de las grandes ciudades del 
Cathay (Zaitum y Quinsai), que por las narraciones de Marco 
Polo le había ponderado Toscanelli. «Y es cierto, dice el Almi* 



2^30. ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

cliino muy moderno de Lismingtchlie, publicado en 1820), 
Zipangu está 5** al Oeste de Veragua con la inscripción:. 
Zipangri ubi jnper et auri copia. 

La idea de que las riquezas de la India se encontra- 
ban al E. y al SE. de Asia, llegó á ser tan general en 
el siglo XV, que, maravillado Colón por la belleza del 
paisaje de la costa de Cuba , cerca de Puerto Príncipe^ 
escribió en su Diario (14 de íí'oviembre de 1492) la ob- 
servación siguiente: «Creo que estas islas (las del Canal 



rante, questa es la tierra firme, y qne estoy ante Zayto y Guin- 
say»; Diario, 1." de Noviembre de 1'192. 

Posteriormente, según veremos en una carta al contador San- 
tángel (á bordo de la carabela, cerca de las islas Canarias, el 15 
de Febrero de 1493), llama de nuevo á Cuba una isla, pero ex- 
traordinariamente atento á la analogía de las denominaciones 
geográficas, consigna con interés en su Diario que el Eey de la 
Española, llamada por los indígenas la isla Bohio, aseguraba 
que muy cerca de allí, en Cipango, á que ellos llamaban Civao 
(era una comarca de la Española que aun se llama así), había 
mucho oro. Una semejanza accidental de sonido favoreció, pues^ 
tal idea en la v4va imaginación del Almirante. 

El secretario del Senado de Bruselas, Wytfliet, en una Geo» 
grafía americana aneja á la edición de la Geografía de Ptolo- 
meo de 1597, nos recuerda que los habitantes (caribes) de Ma- 
titina tenían en su isla montañas llamadas Cipangi y que por 
analogía designaban con el mismo nombre los países montaño- 
sos de la Hispaniola {Descriptionls Ptolemaictj'. argumenUim, 
sive occidentis notitia, studio Cornelli Wytfiet. Lovaina, 1597, 
páginas 146 y 166). 

Como complemento de las opiniones sistemáticas que guiaban 
á Colón, observaré al terminar esta nota que, según su hijo 
(capítulos 7 y 29) , tomaba las Azores por la Atlántida, las 
islas de Cabo Verde por las Gorgonas, y el Este de la India, á 
cuarenta días de navegación, por las Hespérides. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 231 

Viejo) son las innumerables que en los mapamundos en 
fin del Oriente se ponen, y que hay grandísimas rique- 
zas y piedras preciosas y especería en ellas y que duran 
muy mucho al Sur.» 

La influencia del clitna, hasta en los productos de la 
naturaleza inorgánica era doctrina tan generalmente adr 
mitida, «que por el mucho calor que padecía el Almirante, 
arguye que en estas Indias, y por allí donde andaba, de- 
bía de haber mucho oro». (Diario 21 de Koviembre, vi- 
siblemente alterado por Las Casas, puesto que menciona 
la Florida.) «Mientras vuestra señoría, escribe en 1495 á 
Cristóbal Colón (en la gran isla de Cibauj un lapidario 
de Burgos , Mosen Jaime Ferrer, no llegue á encontrar 
negros, en los progresos sorprendentes de sus descubri- 
mientos, y entre en el Siniis Magnus de Ptolomeo no 
puede contar con grandes cosas (los verdaderos tesoros), 
como especias, diamantes y oro.» Esta carta, unida á 
proyectos de métodos de longitudes y á respuestas en 
las que el gran cardenal de España (Mendoza) llama 
al lapidario cosmógrafo su 'especial amigo, fué publi- 
cada en Barcelona en 1545 en un libro muy raro, cuyo 
extraño título es Sentencias catholicas del Divo poeta, 
Dant. 

El contemporáneo de Colón, Pedro Mártir de An- 
ghiera, muestra gran descontento por la expedición de 
Lucas Vázquez de Ayllón á la Florida. «¿Qué necesidad 
tenemos, exclama (Ocean, déc. viii, cap. 10) de produc- 
ciones semejantes á las más vulgares del Mediodía de 
Europa? ¡Al Sur! ¡Al Sur! Quienes busquen riquezas 
no deben ir á las frías regiones boreales. í 

También Diego Rivero añade en 1529 en su céle- 
bre mapamundi, junto á la tierra de Garay (Florida 



252 ALEJANDKO PE HÜMBOLDT. 

occidental), estas palabras: «El'pals es pobre en oro, por- 
que está muj alejado del trópico de Cáncer.» 

Estas creencias, fundadas en analogías incompletas 
transmitidas por la antigüedad (1) , creencias que obli- 
gaban á estar en los mismos límites, en el clima tropi- 
cal, las especias y las gemas , no ha deiaparecido (2) 
por completo en nuestros días. 

La vaguedad propia de la denominación India , espe- 
cialmente después de los siglos iv y vi de nuestra era, 
denominación arbitrariamente extendida á regiones me- 
ridionales de Asia, de la Arabia y de las costas etiópicas 
del mar Rojo (3), hacía casi sinónimas las frases, zona 
de la India y zona de las Palmeras. Añadíanse alas In- 
dias exteriores é interiores de los primeros autores cristia- 
nos, á las tres Indias de Marco Polo, muy distintas de la 
de Fra Mauro , la denominación de India superior con la 
cual se designaban las costas orientales de Asia, y por 
tanto una parte del Cathay. El comercio de almacenaje 
de las especias que se hacía en los puertos de la China, 



(1) StrabÓn (lib. II, pág. 127). En el admirable pasaje 
acerca de las ventajas de Europa. 

(2) En la expedición que hice por orden del emperador Ni- 
colás á la Rusia asiática, cuando dos de mis compañeros de 
viaje, el Sr. Schmidt y el Conde de Polier, descubrieron en la 
pendiente occidental del Ural, casi á los 60 grados de latitud 
Norte, los primeros diamantes hallados en Europa, dudóse al 
pronto de la realidad del descubrimiento, «porque los verdade- 
ros diamantes corresponden al clima de las Indias». 

(3) Al Pais del Oro, Chavilán, el antiguo Dorado del Phase 
se le daba, á causa de su misma riqueza y á pesar de su posición 
boreal, el nombre de India Póntica (Rosenmulleb, Bihl. de, 
Alterh, t. i, pág. 204). 



DESCUBRIMIBNTO DE AMÉRICA. 233 

contribuyó sin duda á esta confusión de ideas. Marignola 
llama todo el Manzi la Grande India. La América, 
desde su descubrimiento (1), formaba, al parecer, parte 
de la India superior, ó como continente ó como Ante Ilha 
de Asia. 



(1) «Americus Vespucius maritima loca Indias superioris 
perlustrans eam partem quae superioris índice est, credidit esse 
insulana: alii vero nunc recentiores hydographi (V. C. Magella- 
nlis, 1519) eam terram ulterius ex uUa parte invenerunt esse 
continentem AsÍEe.» Tal es la opinión emitida en 1533 por SCHO- 
NEB, Op. geogr., p. ii, cap. 1 y 20. 



XII. 



Consideraciones sobre la geografía física del globo terrestre y 
Eobrelas comunicácioDes coii América antes de descubrirla 
Cristóbal Colón. 



Al elevarsp á consideraciones sobre la física del globo, 
y al examinar el relieve de las dos grandes masas con- 
tinentales que sobresalen hoy del nivel de la superficie 
del Océano, obsérvase no sólo su configuración individual 
(articulación y ensanche hacia el Norte, terminación pira- 
midal hacia el Sur á diferentes distancias del polo, abun- 
dancia de islas frente á las costas orientales) , sino tam- 
bién las relaciones de proximidad ó alejamiento entre 
ambos mundos. Estas circunstancias, á las que se une la 
situación de islas interpuestas como puntos de paso ó 
estaciones intermedias, han influido necesariamente en 
las probabilidades que tuvieran los habitantes de ambos 
continentes para revelarse su mutua existencia. 

A los 60° y 70° de latitud boreal, el acrecentamiento 
de las masas continentales llega á tal punto, que la an- 
chuna de los mares es poco más de la octava parte de cir- 
cunferencia del globo correspondiente á dichos paralelos. 

América se aproxima al antiguo continente en tres 



TESCÜBRIMIENTO DE AMÉRICA. 235 

eitios á menos de 600 leguas marinas (de 20 al grado 
ecuatorial): entre Escocia 6 JToruega y la Groenlandia 
oriental; entre el cabo Noroeste de Irlanda y las costas 
del Labrador; entre África y el Brasil. La primera de 
estas distancias es casi la mitad menor que las otras. 
El canal del Atlántico entre al cabo Wratb de Escocia 
y Knigliton-bay (lat. 69° 15' al Sur de Scoresby-Sound 
de la Groenlandia oriental), tiene solamente 270 leguas 
de anclio, y en la dirección de esta travesía se encuentra 
Islandia; es una distancia igual á la del Havre á Var- 
govia. Desde Stadtland (62° 7'), en Noruega, al mismo 
punto en la Groenlandia oriental, hay 280 leguas ma- 
rinas. 

El valle longitudinal del Atlántico que separa las dos 
grandes masas continentales, presentando ángulos sa- 
lientes y entrantes que se corresponden (al menos desde 
75° K. á 30° S.), se ensancha en el paralelo de España, 
donde desde el cabo de Finisterre á Terranova hay 617 
leguas marinas. En la proximidad al Ecuador vuelve á 
estrecharse. entre África (costa del cabo Roxo, cerca del 
banco de los Bissagos y Sierra Leona) y el cabo de San 
Boque. La distancia de continente á continente en la 
dirección NE.-SO., en la cual se encuentran las islas y 
escollos de las Rocas, de Fernando Noronha, del Pinedo, 
de San Pablo y de French Shoal, es de 510 leguas, su- 
poniendo el cabo de Sierra Leona, según el capitán Sa- 
bine, en la longitud de 15° 39' 24", y el cabo de San 
Roque, según el almirante Roussin y el hábil observador 
Sr. Givry, en la longitud de 37° 37' 26''. El punto más 
próximo al África es probablemente la punta Toiro, 
cerca de la aldea Bom-Jesus (lat. austr. , 5° 7'), y la sa- 
liente más oriental de América está de 2° á 3° más al 



236 ALEJANDRO DE HUMBOLDt. 

Sur, entre el río Parahjba do Norte y la rada de Per- 
nambueo. Esta anchura del Atlántico entre Sierra 
Leona y el Brasil es la distancia del Havre á Moscou, 
ó mejor á Jaroslav, en Rusia. 

Las travesías tan frecuentes en la navegación del Me- 
diterráneo nos proporcionan comparaciones de más fácil 
comprensión. Desde Escocia á la Groenlandia oriental 
(mínimum de distancia) hay como desde Gibraltar al 
cabo de Bon; desde África al Brasil como desde Gibral- 
tar á Bengasi y á las costas de la Cyrenáica. 

Pero la consideración de estas distancias cambia com- 
pletamente al recordar que las tierras situadas al Norte 
del círculo polar, pobladas por algunas miserables tri- 
bus de esquimales, la inmensa península de Groenlandia 
que han explorado recientemente Scoresby, Sabine y el 
teniente dinamarquies Graah, los Arctic-Highlands, al 
Norte de la bahía de Baffin, y las tierras descubiertas por 
Parry en 1819 y 1820, formando las costas septentriona- 
les del canal de Barrow y conocidas con los nombres de 
North-Devon, North-Georgia y Mellville-Island, están 
completamente separadas de la Ame'rica continental ro- 
deándola por el Norte. 

De igual manera, aunque en menor escala, la Escan- 
dinavia, habitada por pueblos de raza germánica, envuel- 
ve el Noreste de Europa, y parecería un fenómeno de con- 
figuración semejante si el istmo de Finlandia, lleno de 
lagos, estuviera abierto entre el golfo de este nombre y 
el mar Blanco. 

La Escandinavía americana, insular y circumpolar, 
con límites completamente desconocidos por el Noreste 
y Noreste, pertenece á América con igual derecho que 
el archipiélago de la Tierra del Fuego; y le pertenece 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 237 

como Nueva Zembla, el Japón y Ceylán forman parte 
de Asia. 

La dirección de las costas orientales de América, desde 
la Florida hasta los 70 * de latitud, es (á pesar de la vasta 
extensión de un mar interior que comunica con el At- 
lántico por el estrecho de Davis) tan uniforme de Sur- 
oeste á Noreste (1) que la parte más oriental de la 
Groenlandia (la tierra de Edam (2) vista el año de 1655 
por los holandeses en latitud de 77° 25') está 37a* J^aás 
oriental que el cabo Blanco de África, y sólo la misma 
distancia más occidental que el cabo Slyne de Irlanda. 
Resulta de esta dirección que la región continental de 
América está más alejada de Europa que la costa de- 
sierta de la Groenlandia oriental. 

La menor distancia desde Irlanda al Labrador es de . 
542 leguas marinas, unas 30 leguas más que la distan- 
cia desde África al Brasil. Pero es tal el frío que reina 
en la costa oriental de un continente, en las latitudes 
donde cae la nieve en abundancia y donde dominan los 
vientos de Oeste, que son por tanto los de tierra, tal es 
la diferencia de posición y la inflexión de las líneas iso- 
thérmicas en América y Europa, que para encontrar una 

(1) Dirección casi paralela á las costas occidentales del an- 
tiguo continente (SSN.-NE.), desde los cabos Blanco y Boj'a- 
dor al cabo Norte en Noruega. 

(2) A quien objetara acerca de la i ncertidumbre de esta 
posición, recordaría que el capi2tán Sabine, en su animoso viaje 
para la determinación de la figura de la tierra por la observa- 
ción del péndulo, llegó en 1823 en esta costa hasta los 76* de 
latitud, al Norte de Roseneath-Tnlet, estando ya á 1^° de la 
tierra de Edam, en la longitud de 21° 23'. Mapas anteriores 
avanzan la Groenlandia más al Este, de suerte que la parte más 
oriental caía bajo el meridiano de Edimburgo. 



238 ALEJANDRO DE HQMBOLDT. 

tierra donde el europeo pueda habitar cómodamente, ea 
preciso avanzar desde el Labrador hacia la desemboca- 
dura del lago San Lorenzo. Determinaremos la dis- 
tancia (690 leguas marinas) desde Irlanda al San Lo- 
renzo con alguna precisión, porque la desembocadura de 
este gran río ha sido el punto de las primeras incursio- 
nes de los colonos islandeses, quinientos años antes de 
Colón y Sebastián Cabot. 

En estas consideraciones sobre la geografía física sólo 
he tratado hasta ahora de valuaciones de distancias di- 
rectas, no de las rutas que siguen los pueblos al través 
del Océano, favorecidos ó contrariados por los vientos 6 
las corrientes, atraídos ó desviados por las ventajas que 
ofrecen las islas interpuestas ó las estaciones interme- 
diarias. La Islandia, las Azores y las Canarias son pun- 
tos de parada que han desempeñado importantísimo 
papel en la historia de los descubrimientos y de la civi- 
lización; es decir, en la serie de los medios que han em- 
pleado los pueblos de Occidente para ensanchar la esfera 
de su actividad y para comunicarse con las partes del 
mundo que les faltaba conocer. 

Los fenicios y los helenos conocieron las islas Afor- 
tunadas, próximas á la entrada del antiguo río Ogenos 
(Océano) desde que traspasaron las columnas de Bria- 
reo. El descubrimiento de la Islandia precedió al de las 
Azores, grupo intermedio por su posición en latitud, 
pero algunos grados más al. Occidente de la antigua 
Thulé, cuya costa oriental coincide casi con el meridiano 
de Tenerife. Estas islas (1), situadas, entre dos conti- 



(1) Desde la extremidad septentrional de Escocia á Islandia 
hay 162 leguas maiiuas; desde Islandia á la extremidad sur- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 239 

nenies, han perdido su importancia desde que dejaron 
de ser avanzada de la civilización europea, puntos de lle- 
gada y de esperanza. Cuando terminaron las exploracio- 
nes 4e las costas de África y de América, terminó tam- 
bién su interés histórico, quedándoles únicamente la 
Ventaja material de servir de puntos de escala y de colo- 
nización agrícola. 

La extensión del nuevo continente es inmensa en su 
parte boreal, sobre todo más allá de los 60° de latitud, 
donde el máximum de su anchura continental de Oeste 
á Este, desde el cabo del Principe de Gales á la tierra 
de Edam, ó, si se quiere, hasta un punto determinado, 
con más certeza astronómica, por el capitán Sabine, Ro- 
seneath-Inlet en la Groenlandia oriental, es de 154*//, 
ó (1) de 148° 20'. En esta altura, los dos mundos por 
el Este de Asia están tan próximos, que sólo les separa 



oeste de la Groenlandia, 240; desde esta extremidad á las costas 
del Labrador, 140; á la embocadura del San Lorenzo, 2G0, 
Desde Islandia directamente al Labrador, 380 legaas. Desdo 
Portugal (desembocadura del Tajo) á las Azores (San Miguel)» 
247 leguas; desde las Azores (Corvo) á Nueva Escocia, 412; 
desde Canarias (Tenerife) al continente de la América meri- 
dional (á la desembocadura del Oyapok, en la Guajana fran- 
cesa, Suponiendo el fuerte de Cayena, como lo determina M. Gi- 
vrj, á 3° 38' 35'), 320 leguas marinas. 

(1) La diferencia de longitud de 148 f» arroja unos 59 p 
menos que el máximum de anchura ;del antiguo continente 
entre los meridianos del cabo Oriental (estrecho de Behring) y 
el cabo Verde de África. Esta diferencia se funda en las obser- 
vaciones de los Sres. Beechey y Sabine. Si se limita la masa 
verdaderamente continental, desde el cabo del Principe de 
Gales (estrecho de Behring) hasta el cabo de San Luis (Labra- 
dor), se obtendrán 112» 35'. 



240 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

un estrecho cuya anchura es de 17 Va leguas mari- 
nas (1), y los Tchuktchos de Asia, á pesar de su inve- 
terado odio contra los esquimales del golfo de Kotzebue, 
pasan algunas veces á las costas americanas. 

Esta gran aproximacidu de los continentes revelase 
también en la distribución geográfica de los vegetales. 
Al ííorte del Estrecho de Behring es donde especial- 
mente los Rhododendronj la Azelia procubens, la Uvula- 
ria asplenifolia y las Liliáceas de la flora alpina del 
Kamtchatka cubren (2) el litoral americano, que, siendo 
bajo y arenoso, goza de una temperatura más suave que 
la costa asiática. 

Cuando se observa atentamente la configuración ex- 
traordinaria de Asia y la serie de islas que casi sin in- 
terrupción se prolonga desde la península de Kamt- 
chatka, por medio de las Korilas, Yeso, el Japón, los 



(1) Conforme á las observaciones hechas durante la expedi- 
ción del Blossom (Beechey, t. ii, pág. 673), la anchura del es- 
trecho de Behring está determinada por la posición del cabo 
Ést (de Asia), latitud GB»» 3' 10"; longitud de París, 172° 4' 14", 
y por la del cabo (de América \ del Príncipe de Gales, lati- 
tud 65° 33' 30";. longitucí 170" 19' 34". La distancia éntrelo» 
dos cabos ts, por tanto, haciendo el cálculo en la suposición de 
ser la tierra perfectamente esférica, de 52' 9" 2. Cook creía qu& 
el estrecho sólo tenía de ancho 44 millas. Casi en medio del 
canal se encuentran las islas de San Diomedea (islas de Kru- 
senstern, Eatmanoff y í'airway-Kock). 

(2) Adelbert von Chamisso, BemerMngen auf der Ent- 
decltungs Eeise des Rurih^ 1821, páginas 166 y 177. La altura á 
que llegan los pinos, agrupados en pequeños bosques en la 
bahía de Norton, frente al promontorio pedregoso Tchukotzkoy- 
Noss y del golfo de Anadyr, prueba especialmente esta dife- 
rencia de temperatura entre las dos costas, oriental y occi- 
dental. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 241 

Lieu-Kieu (Loo Choo), Formosa, los Bachisy los Babu- 
yanes hasta Filipinas, desde los 20° á los 52® de latitud, 
se concibe cómo esa larga cadena de islas de diferentes 
tañíanos, formando con el litoral del continente, diver- 
samente articulado, cuatro mediterráneos con muchas sa- 
lidas (1) (los mares de Okhotsk, de Taraíkaí, del Japón 
y de la China), debía ejercitar loí pueblos del continente 
en el establecimiento de relaciones comerciales, de colo- 
nización y de propaganda religiosa con los habitantes 
de las islas situadas enfrente de la costa. 

El estudio más concienzudo que en estos últimos 
tiempos se ha hecho de la historia de la China, del Ja- 
pón y de Corea, gracias á los trabajos de Abel Ré- 
musat, de Klaproth y de Siebold, prueba la influencia 
que estas relaciones han ejercido en los progresos de la 
civilización y en la extensión del budhismo. En todo el 
Este y Norte de Asia dicha extensión parece relacio- 
nada con la templanza de las costumbres y la afición á 
la literatura. Doscientos nueve años antes de nuestra 
era, la expedición mística de los Thsin chi-Hiiang-ti re- 
corrió el mar del Este «en busca de un remedio que pro- 
cure la inmortaliilad del alma». Con este motivo trasla- 
daron su residencia al Japón 300 parejas de jóvenes (2). 

El carácter especial del litoral del continente y de una 
serie de islas que se presenta á la vista del navegante, á 
veces como lengua de tierra cortada, á veces como levan- 
tamientos volcánicos, siguiendo una misma dirección 
(Sur- Suroeste, Norte-Noreste), hace creer que naciones 



(1) Empleo la nomenclatura hidrográfica de M. de Fleurieu. 

(2) HUMBOLDT, Tahleanx de la Nature (2.» edición), t. I, 
página 169. 



242 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

comerciantes, que desde largo tiempo conocían el uso de 
la brújula, hayan ido progresivamente hacia la América 
occidental) por el Estrecho de Behring ó por la larga ca- 
dena arqueada de las islas Aleutinas, que casi une las 
penínsulas de Alaska y de Kamtchatka á los 60° de la- 
titud). Sin embargo, no hay prueba alguna de que, en los 
tiempos históricos, se haya realizado esta navegación ni 
de que un descubrimiento debido al azar, á la violencia 
de una tormenta, llegara á ser motivo de comunicaciones 
entre ambos continentes. 

Un sabio, cuyo nombre goza de justa celebridad, De- 
guignes, padre, se equivocó cuando en las Memorias de 
la Academia de Inscripciones (vol. xxviii, pág. 505) 
anunció hace más de ochenta años que desde el siglo v 
conocían los chinos América, y que sus barcos iban al 
Fusang, situado á 20.000 li de distancia del Tahan; que 
el Fusang es la costa Noroeste del nuevo continente, y 
el nombre de Tahan designa á Kamtchatka. Deguignes 
tomó por relato de una navegación la noticia dada por un 
religioso budhista (1) acerca del Fusang, que era su pa- 



(l) Al fervoroso celo de estos religiosos viajeros débense los 
más preciados conocimientos del estado del Asia central desde 
el siglo v hasta el vii. Baste nombrar aquí al viajero budhista 
Fahian, que partió de Tchhangan para ir á las montañas 
Tsungling el año 399, y cuyo libro, titulado Foe Kové Ki, Re- 
lación, de los reinos Búdhicos, traducido por Abel Eemusat y 
comentado por este sabio y por Klaproth, es una relación cir- 
cunstanciada del viaje. Otro descubaimiento reciente hecho por 
este célebre sinólogo, el viaje de Hiuan-Thsang, en la Transo- 
xiana, los alrededores del lago Temurtu, el Candahar, el valle 
de Pamilo (Pamir) y la India (desde Palibothra ó Pataliputra 
á Ceylan), hacia los años 630 á 650, ofrecerá mucho mayor in- 
terés. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 243 

tria, noticia inserta en los Grandes anales de la China. 
Analizando críticamente esta noticia (1), ha probado el 
Sr. Klaproth que el Fusang, donde la ley de Budha y 
las institucic»nes monásticas se habían establecido desde 
el año 458 (de J. C), es el Japón. Según las dis- 
tancias indicadas por el monje Hoei-chin, natural de 
Fusang, país de las viñas, donde usan de carretas arras- 
tradas por bueyes de largos cuernos, caballos y ciervos, 
el Sr. Klaproth ha hecho ver que el país de Than, si- 
tuado al Oeste del Vinland de Asia (2) no puede ser 
otra cosa que la isla Taraíkaí, que nuestros mapas nom- 
bran erróneamente Saghalien (3). La indicación sólo 



(1) JRechercTies sur le payg de Fusang mentionné dans les 
livres cJdnois et prig mal a propos pour una partie de VAmé- 
rique {Nouv. Anales des voyages, t. XXI, 2.* serie). 

(2) Es una analogía curiosa que presenta el país de las viñas 
de Fusang (la América china de Deguignes) con el Vinland de 
los primeros descubrimientos scandinavos en las costas orien- 
tales de América. 

(3) He aquí cómo M. Klaproth explica este error geográ- 
fico, propagado con obstinación en los mapas más modernos. 
Cuando los mapas formados por orden de Khang-hi se publi- 
caron en Pekín, los jesuítas enviaron á Francia un ejemplar, 
acompañado de calcos, en los que solamente se habían trans- 
crito algunos nombres chinos en caracteres romanos. En estos 
calcos, que d'Anville redujo para la obra del P. Duhalde, y que 
se conservan en París, había cerca de la desembocadura del río 
Amur ó Sakhalian-ula (río negro) estas palabras, escritas en 
mandchu: Sakhalian angga lihada, que significan «Rocas de 
la desembocadura negra». Esta designación de algunos peñas- 
cos situados en el cauce del Amur, la tomó d'Anville por el 
nombre de la grande isla que los indígenas llaman Taa'iliai y 
los japoneses Karaftn, del nombre de uno de los cabos que 
avanzan en el mar hacia la parte septentrional del Yeso. El 
nombre de Tcliolia^ que La Perouse da á Taraíkaí, pertenece á» 



244 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

de la frecuencia de los caballos, del uso de la escritura y 
de la fabricación del papel con la corteza del Fusang 6 
morera útil, hubiera podido advertir á Deguignes que 
Hoeí-chin no habla de América. ¿Qué interés, por lo 
demás, hubiera podido llevar más allá de los 50** de lati- 
tud á pueblos que habitaban en climas benignos, y cuya 
navegación, como su brújula, dirigíanse más bien hacia 
el Sur? Los chinos tuvieron indudablemente relaciones 
desde muy antiguo con pueblos de raza tnnguesa, es- 
tablecidos en las márgenes del Amur y al. Norte de 
Corea. Desde la época de la dinastía de Thang cono- 
cían á los Kulihanes y á los Xuphos, próximos al lago 
Baíkal; pero este conocimiento lo adquirieron por medio 
de viajes terrestres hechos á las comarcas de los bárba- 
ros del Norte. 

Examinada cuidadosamente la correspondencia com- 
pleta del P. Gnubil, que ya había proporcionado al ilus- 
tre Laplace tan prec:o?os informes acerca de la longitud 
de la sombra meridional en los solsticios, observada por 
los chinos en el año 1.100. antes de nuestra era, viene 
en apDyo de las dudas de M. Klaproth la autoridad del 
más sabio de los misioneros jesuítas. «Todo cuanto me 
decís —escribe (1) el P. Gaubil á uno de sus hermanos 
en religión, en París en 1752 — de la Memoria del señor 
Deguignes acerca del Wenchin (2) y el Tahan, y de los 



la costa occidental. Los sucesores de d'Anville han abreviado 
el Saklinlian angga lihuíhi en SalihaUen ó Saghalien. Véase 
JVotire (h'H iravavx exccvtés en Chine jpour dreser la carte de 
cet (')})]) i re, pág. 2(i. 

(1) JS^'^iurlle Jinrn'il aaintiqne, 1832, pág. S.35. 

(2) El Wenchin es la punta meridional de la isla de Yeso, 
ocupada por los Amos (velludos), que todavía tienen en núes- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 245 

viajes á largas distancias al Noroeste del Japón, podría 
induciros á creer qne los chinos han conocido á Amé- 
rica. Los textos nada prueban, y con razonamientos tan 
vagos podría sostenerse hasta que los chinos han venido 
á Francia, á Italia y á Polonia.» 

Esta afición á las hipótesis quiméricas y á las ficciones 
que el P. Gaubil censura á los geógrafos, y que recien- 
temente ha hecho atribuir á los indios antiguo conoci- 
miento de las Islas Británica?, encue'ntra?e tambie'n, sin 
que se les pueda censurar, en los poetas chinos. El país 
de Fusang es el teatro de sus fantasías, y no faltan, 
porque no podían faltar en ellas, conforme á la afición 
nacional, al lujo de las sedas, moreras de muchos miles 
de toesas de altura y gusanos de la seda de seis pies de 
longitud. 

Si hasta ahora no hay hecho histórico alguno que pre- 
sente indicios de comunicación espontánea de los pueblos 
civilizados del Asia Oriental con el Nuevo Continente, 
no es, sin embargo, inverosímil que alguna tempestad 
haya arrastrado japoneses ó Siampis déla raza de Corea 
á la costa Noroeste de Ame'rica. Sucesos de esta índole 
no tienen lugar en las investigaciones que son objeto de 
la presente obra. Gomara asegura que en el siglo xvi 
suponíase haber hallado en las costas del Qaivira y de 
Cibora (el Eldorado del Méjico boreal, sitio fabuloso de 
una antigua civilización) los restos de un buque del Ca- 
thay (1); pero en aquel tiempo tan cercano á la Edad 



Iros días la costumbre de pintarFe en el rostro y cuerpo diferen- 
tes figuras (Klapkoth, Sur le Fousang, pág. 10, y Anuales des 
Eniju-rturs du Japón, 1834, p. Vlil. 
(1) Historia general de las Iridias, pág. 117. 



246 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

Media, como á veces en nuestros días, la credulidad in- 
terpreta hechos mal observados, para fundar sobre ello» 
sistemas. 

La dispersión de la flota que Khubilaí Khan, funda- 
dor de la dinastía de los Yuan y hermano de Manggu- 
Khan, envió en 1281 para conquistar el Japón, ha dado 
origen á hipótesis con las cuales Reinhold Forster y 
M. Ranking (1) han querido explicar grandes cambios 
en la civilización y el estado político del Perú. Paréceme 
indudable que los monumentos, las divisiones del tiempo, 
las cosmogonías y muchos mitos que he discutido en mi 
obra sobre los Monumentos de los pueblos indígenas de 
América, presentan notables analogías con las ideas del 
Asia Oriental, analogías que anuncian antiguas comu- 
nicaciones, y que no son sencillo resultado de la identi- 
dad de situación en que los pueblos se encuentran en la 
aurora de la civilización. ¿Por qué vía se han realizado 
estas lejanas comunicaciones? ¿Cómo se ha conservado 
la cultura intelectual, atravesando las regiones boreales, 
donde los dos continentes se aproximan? Problemas son 
éstos que no pueden resolverse en el estado actual de 
nuestros conocimientos. La corriente de los pueblos del 
Aztlan en Méjico fué sin duda de Norte á Sur; pero 
sólo se pueden seguir los rastros de estas emigraciones 
hasta el río Giba ó á lo más hasta el lago de Teguajo, 
que no traspasa, al parecer, el paralelo de 41°. La cues- 
tión de los primeros pobladores de América no entra en 



(1) Historical Researches on the conquest of Perú, México, 
and Bagotá in tlie thirteenli century hy the Mongols, 1827, pá- 
ginas 34-45. Esta obra está íntimamente relacionada con otra 
que lleva por titulo Researches on the wars and sports of the 
Mongols and Romans, 1826. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 247 

los dominios de la historia, como tampoco en los de las 
ciencias naturales la del origen de las plantas y de los 
animales y la distribución de los gérmenes orgánicos. 

Si la gran proximidad de Asia y América corresponde 
á una zona inhospitalaria y helada en la latitud del La- 
brador, del mar de Hudson, del lago de los Esclavos y 
del río Anadyr, las costas de ambos continentes, al 
avanzar hacia el Sur, se inclinan desde el paralelo de 
los 60° en dirección tan opuesta, y huyen, por decirlo 
así, una de otra, de tal modo que á los 30° de latitud 
en el paralelo de Nanking y de Nueva Orleans, el li- 
toral de China se aleja 123° del litoral de la Vieja Ca- 
lifornia, esto es, tres veces la distancia que existe entre 
África y la América meridional. Este es uno de los ca- 
racteres distintivos del Océano Pacífico, llamado con 
justicia el Gran Océano. Su cuenca no tiene la configu- 
ración de un valle longitudinal con ángulo? salientes y 
entrantes que se correspondan, como en el Atlántico» 
Desde el estrecho de Behring las costas opuestas se 
apartan con igual rapidez; las de Asia dirigidas al 
SO.-KE.; las de América al SE.-NO. Podría decirse 
que en el levantamiento de las dos masas continentales 
hubo del lado oriental del Nuevo Mundo una conexidad 
de fuerzas que determinó simultáneamente los contornos 
de las masas americanas y de las del antiguo continente, 
mientras en las cuencas del Gran Océano Pacífico, cau- 
sas más independientes entre sí han producido efectos 
distintos. 

Al relacionar ideas geológicas, ó más bien físico-geo- 
gráficas, con las probabilidades que se hayan presentado 
á las razas humanas para comunicarse entre sí, debo 
mencionar ante todo esa zona de islas alargadas hacia el 



248 ALEJANDRO DE HOMBOLDT. 

Asia que se extiende de Este á Oeste por Juan Fernán- 
dez, Salas y Gómez, la isla de Pascuas (1), la metró- 
poli de Taiti, las Fidji y las Hébridas hacia la Nueva 
Caledonia, y después, como circunstancia muy impor- 
tante (2) para las necesidades de la navegación, la de 



(1) El espacio de 20o d© longitud entre la isla de Pascuas y 
las islas de San Félix, San Ambrosio y Juan Fernández está 
ocupado por las Sporadas de Salas y Gómez , de Pilgrín , de 
Warehams Rocks y de Masafuera. Desde ]a isla de Pascuas 
conducen á las islas de la Sociedad (á través de un espacio de 
40° de longitud) las Sporadas de Duci es, Elisabeth, Fitcairn 
(donde reside la familia anglo-polinesia del viejo marinero 
Adams, d« la insurrección del -Hounty), Cresceat, Gambier y 
Hood La gran serie de islas que con más continuidad se ex- 
tiende desde Nueva Holanda á la América del Sur, encuén- 
trase casi completamente encerrada entre los 15*= y 28° de lati- 
tud austral. Se desvía en dirección SE. de la isla de Pascuas á 
la Juan Fernández y se une al O. con un sistema de islas com- 
pletamente distinto (dirigido S. N.) por medio de las islas Scar- 
boroug y Radak en las Carolina?, como por éstas y las islas 
Pelew al gran archipiélago de las Filipinas. 

(2) Carte du mouvement des eaux á la mrface de la mer 
dans le Grand Ocean austral, par le capitame Dnperrey,\^^\. 
La corriente que se dirige hacia las costas de Concepción y de 
Valdivia divídese, siguiendo las costas de Chile hacia el Sur y 
hacia el Norte á la vez. Es un punto de partida análogo á los 
conocidos en la costa occidental de África en ti e la bahía de 
Biafra y el cabo López, y en las costas del Brasil al Sur del cabo 
San Roque. (Rennell, Invest. of the Currents of the Atlant. 
Ocean.^ 1882, páginas 136 y 228.) El brazo septentrional de la 
corriente de Chile es el que he dado á conocer por su baja tem- 
peratura. El termómetro centígrado marca en la corriente 
15°,7 y fuera de la corriente 26",4 á 29»,7. {Belat. Mst.,t. ITI, par 
gina 508.) Como el movimiento parcial de las aguas ha ejercido 
una influencia notable en la distribución de una misma raza de 
hombre^ y en la filiación de los idiomas (dialectos), debo tam- 
bién recordar aquí la existencia de corrientes hacia el NE., ob- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 249 

una corriente que se dirige entre los paralelos de 35 y 40° 
Sur del meridiano de Taíti , hacia las costas de CJliile, y 
que, por tanto, es opuesta á la corriente ecuatorial. 

A excepción de Méjico y de Guatemala, cuyas plani- 
cies, por la poca anchura, dominan ambos mares á la vez, 
donde los españoles, al llegar al Nuevo Mundo, encon- 
traron una civilización que se mostraba en los monu- 
mentos, en los grandes caminos, en las instituciones 
civiles y en el carácter imponente del culto y de las con- 
gregaciones religiosas, fué en la parte de América que 
da frente al Asia. La que baña el Atlántico sólo pre- 
sentaba pueblos nómadas y cazadores, poco numerosos y 
hasta inferiores en cultura á las razas extinguidas, que 
en las llanuras al sur de* los grandes lagos del Canadá, 
construyeron las circunvalaciones polígonas que semejan 
campos atrincherados. 

A la costa más civilizada de América, donde habitaban 
pueblos agrícolas y vestidos, corresponde, al Oeste, la 
costa oriental del Antiguo Mundo, donde todo lo que 
tiende al progreso de la inteligencia y su aplicación 
á las necesidades de la vida social, tiene indudablemente 
una antigüedad de muchos miles de años respecto á ias 
costas occidentales de Europa. Sin embargo (tal es el 
misterioso encadenamiento de las cosas humanas), por 
el Oeste, por la parte más largo tiempo bárbara del An- 
tiguo Mundo, es por donde se realizó el d(íScubrimiento 
de América. Acaso las diversas familias del género hu- 



servadas algunas veces en la región tropical, aun dentro del lí- 
mite de los vientos alisios del SE. y del NE. (Beechey, t. ii, 
página 676; Meyen, Reise um die Erde au.f der J'rinzessin 
Zuise, 1835, t. ii, páginas 84-88). 



250 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

mano no hicieron entonces más que reanudar los lazos 
que ya habían existido entre ellas en tiempos anteriores 
á toda reminiscencia histórica. 

En el valle longitudinal del Atlántico, donde las si- 
nuosidades correspondientes á las dos orillas están ocu- 
padas hoy en gran parte por la civilización europea, el 
Antiguo Continente se acerca dos veces y casi á la misma 
distancia (de 510 y de 542 leguas marinas) á las costas 
del Continente americano. El valle tiene el mínimum de 
anchura en una dirección SSO.-NNE. cerca del Ecuador 
entre África y el Brasil. Desde el cabo Roxo (entre la 
desembocadura del Gambia y los Bissagos) al cabo de 
San Roque, sólo hay diez leguas marinas (1), menos 
que desde este último cabo á Sierra Leona. En Europa 
el promontorio de la Irlanda Occidental, entre Tralee y 
Dingle Bay, es el que más se aproxima á la extremi- 
dad SE. del Labrador, un poco al Norte de Terranova. 
El Atlántico tiene en este paralelo (y entre los dos pun- 
tos sólo hay una diferencia de latitud de 9') una anchura 
de 542 leguas (2). La diferencia de distancias entre 
Europa y la América continental del JiTorte, entre Gui- 
nea y la América del Sur, no es, pues, á pesar del au- 
mento de más de 40° de latitud, sino de 94 millas, de 60 
al grado ecuatorial. 



(1) Calculando en la hipótesis de la tierra esférica, hay 
desde el cabo San Roque (lat. aust., 5.» 28' 17"; long. 37* 37' 26") 
al cabo Roxo (lat. bor., 12» 20', long. 19» 14'), 1.531,2 millas ma- 
rinas. Desde el cabo San Roque á Sierra Leona (lat. 8' 29' 55", 
long. 15° 39 24"), 1.558,7 .millas. 

(2) Del promontorio de Irlanda al Sur de Tralee (lat. 52o 
20', long. 12" 40') al cabo Charles de Labrador (lat. 52o n^, lon- 
gitud 57» 40'), 1625, 7 millas. 



DESCDERIMIENTO DE AMÉRICA. 251 

Las relaciones de ])roximidad de ambos mundos cam- 
bian considerablemente cuando se considera como parte 
del Nuevo Continente la extensa isla de Groenlandia, cuya 
prolongación hacia el ISforoesto más allá del mar de Baffin 
y del estrecho de Barrow, es completamente desconocida. 
Esta comarca septentrional parece, en efecto, correspon- 
der á Ame'rica por la identidad de dirección (SO.-NO.), 
y sus costas orientales desde Georgia á la tierra de Edam, 
desde los 30 á los 77 grados y medio de latitud. 

La Groenlandia Oriental en las tierras de Scoresby 
se aproxima de tal modo á la península escandinava y al 
Norte de Escocia, que desde esta última al cabo Barclay 
(grado y medio al Sur del paralelo de la isla volcánica de 
Juan Mayen), sólo hay 269 leguas marinas (1), lo cual 
es casi la mitad de la anchura del Atlántico entre África 
y el Brasil. Con viento fresco y continuo del NO. se 
atraviesa este espacio en menos de cuatro días. 

La aproximación de todas las masas continentales ha- 
cia el círculo polar ártico, y más allá, se revela tambie'n, 
según lo demuestran las investigaciones más exactas 
acerca de la geografía de las plantas, en el gran número 
de vegetales que son propios de la Europa, el Asia y 
la América boreal (2). La Ame'rica del Sur, y en ge- 
neral toda la parte tropical del Nuevo Mundo, tiene 
distinto carácter. La gran ley de la Naturaleza, recono- 
cida por Buffón en la desemejanza de la creación animal 



(35) Cabo Wrath (extremidad NO. de Escocia), lat. 58* 39", 
long. 7° 18'. Cabo Barclay (al Sur de la bahía Sooresby) lati- 
tud 69'' 10", long. 26° 4', distancia 807 millas marinas. 

(36) Los brezos, que se creía faltaban en toda América como 
al NE. de Siberia, se han encontrado recientemente en el in- 
terior de la isla de Terranova. 



252 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

propia de estas regiones y de África, puede aplicarse con 
ciertas restricciones al reino vegetal. Las excepciones de 
la ley son raras, pero existen, no sólo en las plantas mo- 
nocotiledóneas, especialmente en las gramíneas y en las 
ciperáceas (1), sino también en las dicotiledóneas arbo- 
rescentes, que no son de las especies litorales (2) ó 
acuáticas. 

Es notable sin duda que, según los trabajos de M. 
Roberto Brown sobre la flora del Congo y las discusiones 
de los Sres. Perrottet y Guillemin sobre la flora de Cabo 
Verde y de la Senegambia sean principalmente las cos- 
tas africanas y la? del Brasil y la Senegambia las que 
presentan estas analogías con el África equinoccial. Basta, 
para probarlo, citar las especies del Río Zahir y del Se- 
negal, cuyos nombres especííicos indican los lugares 
donde los viajeros botánicos las han recogido por primera 
vez : Schwenkia americana, Urena americana, Cassia 
occidentalis, Ximenia americana, Waltheria americana, 
que es idéntica á la Waltheria índica (3). 



(1) HUMBOLDT, De dist. geogr. plant. secundum coeli tempe- 
riemetalt. immtium, 1817, paginas 61-67. 

(2) Como las Avicennia tomentosa, Suriana marítima, Jas- 
siena erecta, etc., etc. 

(.S) Otros ejemplos de dicotiledóneas comunes á las costas 
equinocciales de África y de América, son Sida júncea, Ptero- 
carpuslnnatus, jEschinoniene sensitiva , S'oparia dulcís y el 
Dndonma viscosa, que yo he recogido en Méjico ea la meseta de 
Guanajuato y en las colinas de lavas aglomeradas cerca de Río 
Mayo, en el camino de Popayán á Pasto, mientras el Sr. Pe- 
rrottet la ha eocontrado en el 8enegal (Robert Brown, ítem, 
on tlie hotany of tke Congo River ^ pág. 57. Pbrrottet, Gui- 
llemin y Richard, Flore de la SenegamMe, 1831, páginas 18, 
41 y 73). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 203 

( . _— — 

Las corrientes se dirigen desde el Congo al O. hacia 
el Brasil, mientras que en la desembocadura del Senegal 
y más allá hasta la bahía de Biafra, el movimiento de 
las aguas es al S. y SE., y, por tanto, completamente 
contrario al transporte de frutos y semillas á las costas 
americanas. Lo que sabemos de la acción delete'rea que 
ejerce el agua del mar en un trayecto de 500 6 600 leguas 
sobre la excitabilidad germinativa de la mayoría de las 
semillas, no es favorable al sistema demasiado genera- 
lizado de la emigración de los vegetales por medio de las 
corrientes pelásgicas. 

No debo terminar esta reseña del gran valle del At- 
lántico, en el punto donde presenta menos anchura entre 
masas de tierra completamente continentales, sin añadir 
á las líneas generales del cuadro físico la indicación de 
un hecho, ó mejor dicho, una creencia del siglo xvi que 
los modernos historiadores del Nuevo Mundo han des- 
atendido completamente. Colón supo cuando su segundo 
viaje que la isla de Haití era atacada algunas veces por 
una raza de hombres negros {gente negra), que vivía ha- 
cia el Sur ó Sureste. 

Distingue estos negros délos Caribes de las Pequeñas 
Antillas, á quienes, en una carta á los monarcas, fechada 
en el mes de Octubre de 1498 llama Caríbales (i), j los 
pinta armados de azagayas, cuya composición metálica 



(1) Forma ó derivación notable de las palabras Calina y 
Calllnago (que es el nombre que se daba á sí mismo el pueblo 
caribe), del cual los eruditos {jjrojjter rahiem caninaní anthro- 
popliofjornm genf/ix) han hecho ca^ñbaleít -^b.tb. latinizarlos más* 
García en sus fantasía" semíticas (í??'///^;^ de los Avin-icartos, 
pág. (i8), deriva la palabra caníbal de Annibal y de la lengua 
fenicia {Relat. hist., t. Ii, pág. 503; t. Ill, páginas 10 y 537). 



254 ALEJANDRO DE HDMBÜLDT. 

llamó singularmente su atención. Los indígenas de Haití 
llamaban esta composición Guanin. Colón la envió al rey 
Fernando, y refiere Herrera (sin duda por lo que vio en 
los manuscritos de Las Casas, porque D. Fernando Co- 
lón no habla de ello), que el análisis hecho en España dio 
á conocer en el Guanin para 32 partes 18 de oro, 6 de 
plata y 8 de cobre (1). Era, pues , oro de baja ley {oro 
baxo), notable por la doble aleación (0,44) de cobre y 
plata, producida sin duda en aquellos pueblos bárbaros 
por la naturaleza especial de un mineral aurífero. 

La dirección meridional que el Almirante dio á su 
tercer viaje tuvo por único motivo el deseo de llegar al 
país del Guanin. «Dixo Colón que por aquel camino pen- 
saba experimentar lo que decían los Indios de la Espa- 
ñola de la gente negra que traía los hierros de las aza- 
gayas de un metal que llamaban guanin.» 

Vasco Núñez de Balboa, el primero que atravesó el 
istmo para llegar al mar del Sur, encontró efectivamente 
negros en el Darien. «Este conquistador, dice Gomara 
(Historia de las Indias, fol. 34), entró en la provincia de 
Quareca, donde no encontró oro, sino algunos negros es- 
clavos del señor del lugar. Preguntó al señor de dónde 
había sacado aquellos esclavos negros, y le respondió que 
las gentes de aquel color vivían cerca de allí y estaban 
constantemente en guerra con ellos.» 

«Estos negros, añade Gomara, eran iguales á los ne- 
gros de Guinea, y en las Indias yo pienso que no se han 
visto negros después.» 

A Pedro Mártir de Anghiera (Ocean. déc. ni, lib. i, 
página 45), que observa todo lo que atañe á las razas 



(1) Déc. I, lib. III, cap. 9. 



DESCUBRIMIENTO DB AKÉBICA. 255 

americanas, sorprendió este hecho referido por Gomara, 
y lo explica, con alguna ligereza, suponiendo algún nau- 
fragio de africanos en las costas de Ame'rica. Estos es- 
clavos son, sin duda, dice, descendientes de negros etiopes, 
que, después de infestar la mares como piratas (latrocinii 
causa) los arrastró alguna tempestad á naufragar en el 
Darien. 

No puede negarse (y, según antes dije, los mapas del 
mayor Rennell dan fe de ello) que desde las costas del 
Congo y de Benguela, las corrientes africanas, mezcladas 
á las aguas del Gulf-Stream, impulsan hacia el Oeste, 
hacia el Brasil, la Guayana y el fondo del mar de las 
Antillas; pero ¡qué largo trayecto para negros africanos 
que jamás fueron piratas de alta mar, y sólo usan canoas 
pequeñas apropiadas para la pesca en el litoral! 

Estos negros de Qaareca habitaban las mismas co- 
marcas donde los naturales suponían primitivamente una 
raza blanca, suponiendo que algunos negros albinos eran 
una raza especial. En mi concepto eran Papus del mar 
del Sur, que fueron del OestC; aprovechando algunas con- 
tracorrientes en el aire y en el mar, y no negros de 
Etiopía. También puede suponerse que fuera alguna tribu 
de indígenas de color más obscuro que las demás, porque 
Gomara al decir que los negros de Quareca se parecen á 
los negros de Guinea, no menciona especialmente el ca- 
bello rizado. 

En las misiones del Orinoco, los Otomaques y los 
Guamos forman la variedad más obscura, los Guahari- 
bos del Gehette y los Guainares, la variedad más blanca 
entre los indios cobrizos. Debe esperarse á que algún 
viajero instruido, recorriendo parajes tan inexplorados 
como los que median entre las fuentes del Atrato, el 



256 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Darien y el golfo de Mandinga, aclare la cuestión de 
quie'n era esta gente negra conocida á la vez en Haití y 
en Caribana; porque conviene precisar los hechos antes 
de intentar ex¡)licarlos. 

Verdad es que hay otros indicios para creer que aquel 
rincón de la tierra fué antiguamente visitado por razas 
extranjeras. Entre los Caramaris, que decían ser de la 
grande y poderosa familia de los pueblos Caribes, en- 
contráronse rastros de una cultura importada, como en- 
tre los Caribes de Uraba (1) que tenía alguna noción 
de libros y de signos gráficos. 



(!) Pedro Mártir, ¿^rca»., páginas 22 y 65. Acaso elin" 
digena á que s • lefiere lo que conocía eran los libros de jero- 
glificus de los pueblos mejicanos y del alto Perú. 



XIII. 



Viajes de los escandinavos al Nuevo Mundo en los 
XI y XII. 



Existe en los mudables destinos de la civilización y 
del estado social de los pueblos algo permanente y esta- 
ble que se relaciona con la configuración de las tierras, 
su aislamiento mayor ó menor, las influencias del clima 
y los agentes físicos en general. Acabamos de ver que 
el estado de barbarie en que se encontraban las costas 
opuestas de los continentes de Asia y América donde 
más se aproximan, excluía, al parecer, cualquier empresa 
de emigración ó de navegación lejana en tiempos remo- 
tos. Reservado estaba á la parte más septentrional del 
Atlántico, donde la Escandinavia insular de América 
(la Groenlandia) se aproxima á una distancia de ocho- 
cientas á novecientas millas marinas á Escocia y á No- 
ruega, dar ocasión al descubrimiento de América por el 
lado oriental. 

Dos circunstancias favorecieron este descubrimiento, 
que coincide con el principio del siglo xi de nuestra era. 
La primera corresponde á la geografía física. Entre los 
paralelos de 58° Va 7 ^4°» el canal del Atlántico, ya bas- 



258 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

tante estrecho, está sembrado de muchos grupos de islas 
(las Orcades, las Foeroe, Islandia) que presentan una 
serie de estaciones intermedias, y conducen , por los an- 
tiguos levantamientos volcánicos (las doleritas y las tra- 
quitas ) ( 1 ) á las costas de la Ame'rica insular del 
Norte. La segunda se refiere á la actividad del espíritu 
de empresa en los pueblos de Europa próximos, en la 
Edad Media, á esa misma región de un mar boreal cu- 
bierto de islas, que fueron teatro de sus expediciones. 

La unión de ambas causas físicas y morales produje- 
ron el descubrimiento del Nuevo Continente por los es- 
candinavos. 

Los normandos y los árabes fueron las únicas nacio- 
nes que, hasta principios del siglo xii, compartieron la 
gloria de las grandes expediciones marítimas , la afición 
á aventuras extraordinarias, la pasión del pillaje y de 
las conquistas efímeras. Los normandos ocuparon suce- 
sivamente la Islandia y la Neustria, saquearon los san- 
tuarios de Italia, conquistaron á los griegos la Pulla, y 
hasta escribieron sus caracteres rúnicos en los flancos 
de uno de los leones que Morosini quitó al Pireo de 
Atenas para adornar el arsenal de Venecia. 



(1) Las traquitas sólo asoman al través de las rocas en Is- 
landia, donde el centro de la isla está cortado por un valle lon- 
gitudinal traquítico en dirección del SO. al NE., valle descrito 
recientemente, sobre el terreno, en una interesante memoria 
geognóstica de M. Krug de Nidda (Kaesten, ArcJiiv. der M'me. 
ralogie, t. I, VIT, páginas 425 y 155). Mr. Leopoldo de Buch 
había señalado ya la conformidad de esta dirección con la de 
la costa oriental de la Groenlandia {Cañar. Inseln, pág. 335). 

Acerca de los runos en el León de Venecia véase Grimm, 
Deutsche Eunen, p. 209. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 269 

En todo lo que á la historia se refiere, preciso es dis- 
tinguir las fechas de los acontecimientos, y las diversas 
épocas en que empezaron á combinarse aquéllas y éstos 
y á estudiar sus relaciones con descubrimientos mucho 
más recientes. En medio de tantos acerbos debates produ- 
cidos por envidiosa malignidad y por las aficiones á una 
falsa erudición clásica entre los contemporáneos de Cris- 
tóbal Colón, acerca del mérito de este grande hombre, 
nadie pensó en las navegaciones de los normandos como 
precursores de los genoveses. Esta idea no se mostró 
sino sesenta y cuatro años después de muerto Colón. 
Sabíase por sus propios escritos, sobre todo por su obra 
acerca de las zonas habitables ccque había ido á Thule»» 
pero entonces este viaje al !Norte no engendró sospecha 
alguna sobre prioridad del descubrimiento, y preferíase, 
para atacar á Colón, recurrir á algún manuscrito (1) que 



(1) Herrera no ha tenido para nada en cuenta las piezas 
del pleito que el fisco promovió contra D. Diego Colón, hijo del 
Almirante (déc. ii, lib. i, cap. 7). Sólo las conocemos desde 
hace cuatro años por los extractos de Muñoz y de Navarrete 
{tomo III, páginas 559, 560 y 595). Entre las veinticuatro pre- 
guntas interrogatorias de la información fiscal , terminada en 
1515, la once y doce refiérense á dicho libro ó escrito misterioso 
que permitió á Martín Alonso Pinzón «dar noticia á Colón de 
la existencia de tierras al Oeste». Este Pinzón es el mismo que 
mandaba la Pinta en el primer viaje y que murió pocas semar 
ñas después de su vuelta á España, mortificado porque la reina 
Isabel no quiso recibirle solo y antes que al Almirante en Bar- 
lona. Arias Pérez, hijo de Martín Alonso Pinzón ^ acompañó á 
su padre á Roma para asuntos comerciales, y vio las escrituras 
que un bibliotecario «gran cosmógrafo» les enseñó y cuya vista 
tan viva impresión dejó en el ánimo de su padre que, desde su 
vuelta á Palos, sin conocer aún los proyectos de Colón, «resolvió 
armar dos carabelas para descubrir las cosas que vio en Roma 



26 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

un bibliotecario del papa Inocencio VIII debió enseñar 
á un miembro de la rica familia de los Pinzones. 

Si se quiere seguir con precisión la serie de hechos 
que han conducido á las costas boreales de América^ 



en el mapamundo. El fiscal añade á este cargo un cuento ver- 
daderamente fabuloso, cual es , que Martin Alonso Pinzón co- 
municó á Colón una fórmula atribuida al rey Salomón, y que 
consistía en la indicación del camino á la tierra de Campanso, 
la'cual decía así : «Navegarás por el mar Mediterráneo hasta el 
fin Despaña, é allí al poniente del sol, entre el norte é el medio 
día por vía temperada fasta 95 grados del camino , é fallarás 
una tierra de Campanso, la cual es tan fértil y abundosa, é con 
su grandeza sojuzgarás á África éá üropa.» No entiendo lo que 
quiere decir ese «camino de 95 grados» , que sin duda no son 
grados de longitud, ni ese Ophir del Occidente llamado Cam- 
panso (Cipango?); pero creo muy probable que la anécdota del 
bibliotecario cosmógrafo sea en el fondo verdadera. Natural 
es que se apresuraran á mostrar á un marino tan grande é in- 
trépido como Alonso Pinzón algunas cartas ó mapamundi que 
los bibliotecarios de Italia poseían entonces en gran número» 
La vista de la isla de Brazir en un mapa de Picigano (1367), ó 
de la Antiüa, de Andrés Bianco (1436), podía muy bien excitar 
la imaginación del marino español. No fué ciertamente él quien 
ocasionó la expedición de Colón , que mucho antes de su co- 
rrespondencia con ToscanelH, el año de 1474, cuando vivía en 
Portugal, alimentaba ya el proyecto de ir á la India por Occi- 
dente; pero la relación de lo que Alonso pretendía haber sabido 
en Eoma, pudo muy bien influir para que el Almirante se rela- 
cionara con esta familia rica y poderosa de los Pinzones , que 
facilitó la primera empresa. Arias Pérez Pinzón heredó , al pa- 
recer, el odio que su padre Alonso había concebido contra el 
Almirante á la vuelta del primer viaje, y amplificaría sin duda 
el relato , pretendiendo (para perjudicar los intereses de don 
Diego Colón) que el célebre marino de Palos hubiera podido 
hacer el descubrimiento del Nuevo Mundo sin más que los in- 
dicios que el manuscrito de Roma le había proporcionado. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 261 

conviene no olvidar que en las islas situadas entre Es-, 
cocia , Noruega y Groenlandia las expediciones de los 
misioneros irlandeses rivalizaron con las de los nor- 
mandos. La preciosa obra de Dicuil De Mensura Orhis 
terree, cuya edición princeps debemos (y solamente 
desde 1807) al Sr. Walckenaer, ha llegado á ser de 
grandísima importancia para esclarecer la historia de 
esta rivalidad. 

Los anacoretas cristianos en el norte de Europa y los 
piadosos monjes budhistas en el interior de Asia, explo- 
raron y pusieron en relaciones con la civilización las co- 
marcas más inaccesibles. El espíritu de propaganda y el 
deseo de extender las creencias religiosas prepararon 
igualmente las vías para las invasiones hostiles y para 
el cambio pacífico de ideas y de productos. Este fervor 
propio de las religiones de la India, de la Palestina y 
de la Arabia, y extraño á la indiferencia del politeísmo 
de los griegos y de los romanos, dio especialísimo aspecto 
á los progresos de la geografía en la primera mitad de 
la Edad Media. 

Comentando dos importantes pasajes de Dicuil (ca- 
pítulo VII, párs. 2 y 3), M. Letrone (1) demuestra in- 
geniosa y satisfactoriamente que «las islas Foeroe, habi- 
tadas desde hacía un centenar de años por ermitaños 
de Scottia (Irlanda tuvo este nombre hasta el reinado 
de Malcolm II) , fueron abandonadas por ellos desde el 
año 725, e'poca de la primera invasión de los escandina- 
vos en las Islas Británicas; y que la Islandia fué visi- 
tada y acaso colonizada por los irlandeses en el año 799, 



(1) Recherche» geogr, et crit. tur le livre de Mens. Orhis 
térra, 1814, páginas 129-146. 



262 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

es decir, sesenta y cinco años antes de que lo fuera por 
los escandinavos.» 

El Landnamahok, publicado de nuevo ( 1 ) reciente- 
mente en una colección de los Sagas históricos por la 
Real Sociedad de Anticuarios del Norte, en Copenhague, 
refiere textualmente que los noruegos encontraron en 
Islandia libros irlandeses, campanillas y otros objetos 
que los Papes (Papas), «hombres de Occidente que pro- 
fesaban la religión cristiana, habían dejado allí, especial- 
mente en los dos cantones de Papeya y Papyli , en la 
costa oriental». Ahora bien; se sabe por los Sagas de 
las Orcades ( 2 ) que estas islas estaban habitadas á 
fines del siglo ix por «dos naciones, los Pett (probable- 
mente descendientes de los Pictos) y los Papa? {los pa- 
dres (3), sacerdotes, religiosos, sin duda los clerici de 
Dicuil).» Snorro-Sturloeson dice que hasta la misma 
Escocia se llamaba entonces Pettoland. 

Las islas Foeroe y la Islandia convirtiéronse en esta- 
ciones intermedias, en puntos de partida para llegar á 
la Escandinavia americana; de igual suerte que el esta- 
blecimiento de Cartago sirvió á los Tyrios para llegar al 
estrecho de Gadira y al puerto de Tartesus, y desde Tar- 
tesus fué este pueblo de viajeros, de estación en estación, 
hasta Cerne, el Gauleón (isla de los barcos) de los car- 
tagineses. 



(1) Véase la historia de Islandia en el Islendenga Sogur, j 
la historia de las islas Foeroes en el Fcercyinga Saga. 

(2) Letronne, Additiom, páginas 90-93. 

(3) Olapsen y PoVELSEN afirman {Reise durch. Island, 
tomo ir, pág. 124) que el Bygde Papyle, en el Hornefiord, se 
llama así por haber habitado allí los Papar, primeros sacerdo- 
tes irlandeses. 



DESnUBRlMlENTO DE AMÉRICA. 263 

Cuando se puede seguir una misma costa , el agrupa- 
miento y la proximidad de las islas determinan fre- 
cuentemente la dirección de los descubrimientos geográ- 
ficos. Los de los escandinavos se han referido con tanta 
prolijidad en estos últimos años, que basta recordar aqui 
las épocas. 

La Islandia, visitada después de los monjes irlandeses 
y de los Peti^ por el pirata Naddoc, hacia el afio de 860, 
no tuvo colonia noruega estable hasta el afio 874, y en- 
tonces sólo por los cuidados de Ingulf y de Hiorleif. 
Se enseña todavía al Sur de la isla la tumba del primero 
de estos fundadores, en la cima de una montaña que se 
llama Ingolfsfioell. Cerca de Kielarniis están las ruinas de 
la casa de un hijo de Ingulf (1) construida el año 888. 

Desde la Islandia pasó Eric Rauda á Groenlandia, 6 
en el año de 932 ó en el de 982, porque los Sagas difie- 
ren en las fechas. La verdadera colonización de Groen- 
landia no es más antigua del año 986, próximamente en 
la época en que los noruegos llevaron el cristianismo á 
Islandia, durante el reinado de Olaf I. 

La costa oriental de Groenlandia dista del cabo 
Straumsnass (cabo NO.) de Islandia, según el gran mapa 
del capitán Graah (2) , cincuenta y dos leguas marinas 



(1) Olafsen, t. I, pág. 40 ; t. ii, pág. 132. En el intervalo 
entre Naddoc é Ingulf se realizan las expediciones pasajeras 
de Gardar, Suaffarson y de Flocco. 

(2) Véase Undersogelses Reise til Ostkysten of Gronland^ 
1832. El yacimiento de la costa oriental de Groenlandia no 
está reconocido entre los paralelos de 65° '/¿ y 69 Vv Éste es el 
intervalo entre los límites boreales y australes de los estudios 
de las costas hechos por Mr. Graah y por Scoresby. La distancia 
de las costas opuestas sólo está indicada por aproximación. 



264 ALEJANDRO DK HüMBOLDT. 

en la dirección de SE. á NO., entre los 67° y 68° de 
latilud. Se ha supuesto, por la corta distancia, que poco 
antes de la gran catástrofe del Scaptar-Iokul , en 1783, 
se vieron durante muchas horas desde la costa septen- 
trional de Islandia, sin duda por reflejo de las nubes^ 
«fuegos volcánicos en la costa de Groenlandia» (1). Se 
sabe hoy que no ha sido esta costa oriental, tan próxima 
á islandia, la que, durante tres siglos , sirvió de asiento 
á colonias escandinavas, como Cranz, Torfceus y sus an- 
tecesores lo afirmaron erróneamente. 

Cuanto Eggers (2) dijo en 1793 sobre la situación 
de establecimientos cristianos en la Groenlandia, está 
confirmado y apoyado con pruebas aún más convincentes 
por el viaje de Mr. Graah y por las sabias investigacio- 
nes acerca de las antigüedades escandinavas de Mr. Raf n. 
Las colonias, más antiguas (Ester y Vesterbygden, están 
situadas en la costa occidental en el Inspectorat meridio^ 
nal de Julianshaab, donde los bosquecillos de abedules 
anuncian un clima más templado. Toda esta costa hasta 



(1) Véase el excelente informe de M. Magnus Stephenson 
en Hooker's, Tour in leeland, pág. 423. La suposición de 
una distancia de 156 millas daría á este fenómeno lumino- 
so, situada la vista en el horizonte, una elevación de 20.000 
pies. En la Groenlandia, recorrida por M. Giseke y otros natura- 
listas, se han encontrado basaltos y doleritas, pero no traqui- 
tas y volcanes en actividad. Acaso la erupción luminosa fué en 
el mar, y, por tanto, más cerca de Islandia; sin embargo, los 
•fuegos que se elevaron en tres inmensas columnas el 11 de Ju 
•nio de 1783, cerca de los ríos Skapta y Hwerfisfliot, fueron 

también vistos, según M. Magnus Stephenson, á distancia 
de 56 leguas marinas (Hooker's, Tour, pág. 409). 

(2) Mem. de la Société Econom. de Copenhague , t. IV , pá- 
gina 239. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 265 

el Inspectorat boreal (1) de Uppernavick (lat. 72° 50'), 
está cubierta de ruinas de las antiguas colonias escandi- 
navas^ mientras en la costa oriental no hay rastro al* 
guno de habitaciones europeas, y muestra, como todas 
las costas orientales, un rigor de clima contrario al des- 
arrollo de la vida orgánica. Las heleras bajan de las 
montañas como dique continuo hacia el litoral: las co- 
rrientes que al Norte del paralelo de 647j° se dirigen 
al SO., contribuyen á amontonar los témpanos de 
hielo arrancados en las regiones polares (2). 

El capitán Graah estuvo mas de diez y ocho meses 
expuesto á grandes sufrimientos en las costas desiertas 
de la Groenlandia oriental. Llegó en sus exploraciones 
hasta los 65° 20', y reconoció que la descripción que los 
Sagas hacen de la costa habitada por los islandeses no 
conviene en manera alguna á la localidad del litoral 
oriental. Los estrechos canales (fjord) que recortan la 
costa habitada, sólo son frecuentes en la parte occidental, 
lo mismo en Groenlandia que en Noruega y en la Amé- 
rica boreal. 

El atento examen del camino seguido por los antiguos 
navegantes escandinavos para llegar á las colonias de 
Osterbygde, demuestra la exactitud de las primeras no- 
ciones de Eggers que Mr. Malte Brum ha reproducido y 
enriquecido con muchas observaciones nuevas en su 



(1) La desgraciada Misión de Uppernavik fué quemada, en 
las últimas guerras, por los balleneros ingleses. 

(2) Mr. Graah marca la dirección de las corrientes entre loa 
paralelos de 64f° y del cabo Farewell, hacia el ONO., y á lo 
largo de la costa occidental desde el cabo Farewell hasta la 
isla Disco, hacia el NNE., lo que está en contradicción completa 
con el mapa general de las corrientes del mayor Rennell. 



266 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Precis de Vhistoire de la Géographie, Según las investi- 
gaciones de Mr. Graah (1) se iba de Islandia primero 
al O., después al SO. hasta un hvarf ó vendeplads 
(punto en que la costa cambia de dirección); desde allí 
la navegación se dirigía, como la costa misma á NNO. 
El hvarf estaba, por tanto, colocado entre el cabo Fa- 
reweil, designado con el nombre de Hvidsoerken^ y el 
cabo Egede en la extremidad de la península groenlan- 
desa, donde hay un archipiélago de islotes parecido al 
del cabo de Hornos y la Tierra del Fuego. 

La prueba más irrecusable del emplazamiento de las 
colonias scandinavas, la ofrecen las inscripciones rúnicas 
descubiertas desde hace diez años en la costa occidental 
de Groenlandia. Se ha reconocido que muchas de estas 
inscripciones , por ejemplo las que han sido encontradas 
en 1831 en Igalikko (lat. 60° 51'), y en 1832 en Iki- 
geit ó Egegeit (lat. 60° O') al norte de Fridriksal, que 
corresponden á los siglos xi y xii por la forma de los 
runos, comparados con los runos de IToruega, cuya fecha 
se sabe con exactitud; pero ha fijado ademas grande- 
mente la atención de los anticuarios otro monumento de 
la parte más septentrional de la península groenlandesa 
que el capitán Graah ha traído á Europa. Este monu- 
mento tiene, al parecer, la fecha de 1135, y es una 
marca, una señal erigida en la parte más elevada de la 
isla de Kingiktorsoak (lat. 72° 55'), una de las Womans 
Islands, un poco al norte de Uppernavik. 

Un groenlandés llamado Pelinut, halló esta piedra 
rúnica en 1824 encima de una roca, y el misionero 



(1) Vudersdg Beise, páginas 3, 169, 185, 188 y 190. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 267 

Kragh tuvo el mérito de ser el primero en darla á cono- 
cer (1). La versión latina de Eask, que me ha sido 
comunicada por M. Rafn, dice: Erlingr Sighvati Jilius 
et Bjarn Thordi filivs et Eindridi Oddi Jilius feria septt- 
ma ante diem victorialem extruxerunt metas hasce ac 
purgaverunt {\ocum)j mcxxxv. Esta fecha, trescientos 
cincuenta y siete años anterior á Cristóbal Colón, no es 
inverosímil, conforme á las opiniones generalmente admi- 
dos hoy respecto á la época de los descubrimientos es- 
candinavos. Preciso es recordar, sin embargo, que la 
interpretación del valor numérico de los seis runos en 
que se cree encontrar un millar, una centena, tres dece- 
nas j un cinco, conforme á la analogía de las cifras ro- 
manas, ha dejado dudas en el ánimo de sabios muy 
versados en el estudio de los signos gráficos de los no^ 
ruegos (2). 



(1) Antigmi'isTie Annaler, t. v (1827), páginas 309, 324, 368 
y 377. 

(2) Los caracteres rúnicos de la famosa piedra de la Isla de 
las Mujeres, en la parte oriental del mar de Baffin, en una 
latitud donde no se esperaba ver estos restos de cultura euro- 
pea, han sido grabados muchas veces en Dinamarca y Alema- 
nia. He creído que debía dar la interpretación, por decirlo así, 
oficial, publicada por la Sociedad de Anticuarios de Copenha- 
gue, que tan grandes servicios ha prestado á la historia y á la 
geografía de las regiones boreales. Esta interpretación difiere 
algo de las versiones publicadas anteriormente. La primera 
noticia de la piedra del misionero Kragh me la dio el capitán 
Sabine. Mr. de la Roquette, cónsul de Francia en Dinamarca, 
procuró desde el año de 1832 proporcionarme un dibujo. Ocu- 
pándome de los signos numéricos de los diferentes pueblos, y 
creyendo reconocer, por la igualdad de algunos runos, en el 
grupo entero, á la vez el valor de posición y el de agregación, 
Bometl á M. Rafn, de Copenhague, y á M. Mohnike, de Stral- 



^68 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

Las estaciones intermediarias de Islandia y de la 
Groenlandia dieron lugar acaso, desde el año 985, al 
descubrimiento del Vinland, cuando con el intento de 
reunirse con su padre, recientemente establecido en la 
Groenlandia, el islande's Biarn Herjolfson conoció toda 
la violencia de los vientos de Noroeste y fué llevado 
hacia una tierra que, por la frondosidad de la vegetación, 
parecióle al primer aspecto muy distinta de las que 
hasta entonces había descubierto. 

De vuelta á donde residía su padre, unióse Biarn con 
Leif Ericson (hijo de Eric Eauda, el fundador de los 
primeros establecimientos islandeses en la Groenlandia), 
y emprendió con él una expedición lejana, en la cual 
tocaron el año 1001 ó 1005 sucesivamente en Hally- 



sund, las dudas que á M. Klaproth le inspiraba la interpreta- 
ción de la fecha. He sabido por este último, á quien debemos 
la traducción alemana del Saga de Fridthjof, que Eask y el 
sabio Finn Magnusen han declarado espontáneamente que la 
interpretación de la fecha (1135) sólo era verosímil, pero que el 
valor numérico de los caracteres rúnicos empleados en el mo- 
numento de Kingiktorsoak no está suficientemente confirmado 
por los ejemplos sacados de otras inscripciones análogas. 
M. Rafn añade que los diez y seis runos del calendario, que son 
-á la vez letras y cifras, no bastan para interpretar con alguna 
seguridad grandes cifras. Finalmente, y para decirlo todo, los 
Sres. Brynjulf sen y Mohnike se muestran inclinados á conside- 
rar el grupo de los seis runos que terminan la inscripción, no 
como una indicación de año, sino simplemente como un adorno. 
, La piedra con caracteres rúnicos más antigua que hay en Is- 
-landia está en Borg en el Myre-Syssel; es la tumba de Kartan 
" Olafsen, á quien durante su permanencia en Noruega, convirtió 
al cristianismo el rey Oluf Tryggesen y fué asesinado en 1004 
por orden de una bella dama islandesa cuyo amor desdeñaba 
(Olafsen, 1. 1, pág. 137). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA, 269 

land, Markland (1) y Vinland. Sabido es que á esta 
última comarca le dio dicho nombre, por la abundancia, 
de vides silvestres que allí había, un alemán, Türker, 
que acompañaba á los normandos y les hablaba de la 
posibilidad de hacer vino. 

Examinando atentamente las indicaciones de la lon- 
gitud del día en los distintos Sagas, se ha deducido que 
los parajes visitados entonces por los escandinavos esta- 
ban situados entre los paralelos de 41° á 50°, lo cual 
corresponde á la costa que se extiende desde Nueva 
York á Terranova, costa en que vegetan más de siete 
especies de Vitis. 

Mr. Rafn, que prepara una extensa e' importante obra 
sobre la historia de los descubrimientos americanos, cree 
que los escandinavos llegaron hasta la Carolina del 
Norte, pero que la principal estación de estos intrépidos 
marinos fué la desembocadura del San Lorenzo, sobre 
todo la bahía de Gaspe, frente á la isla Anticosti, donde 
la abundancia y facilidad de la pesca podían atraerles. 
Afortunadamente la sociedad de anticuarios de Copen- 
hague está reuniendo los materiales relativos á esta 
época tan memorable de la Edad Media. 

Todo lo escrito fuera de Dinamarca acerca de los des- 
cubrimientos escandinavos en América, aumenta muy 
poco nuestros conocimientos; sólo cuando el conjunto de 
los hechos sea comprobado y sometido á sabia crítica, 



(1) Thormodi Torfoei, Hist. Vinlandia antiqiift, 1705, 
página 5. Con la viña había también una gran gramínea de 
granos gruesos, que se ha creído fuese el maíz. Véase Schroder. 
Om S7¿a7idi7iave7'nes, Fordna upptacMsreaor till Nordavierilia 
en SWEA (1818), H. 1, pág. 211. 



270 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

podrá intentarse con éxito el artificio de las opiniones y 
de las conjeturas. 

En esta clase de acontecimientos, como en otros de 
antigüedad más remota, conócense, por decirlo así, las 
masas, la realidad de las comunicaciones entre la Groen- 
landia j el continente americano; pero el detalle de los 
sucesos es vago y á veces, en la apariencia, extraordina- 
rio. Sólo los sabios dinamarqueses j noruegos pueden 
hacer desaparecer las contradicciones de fechas y de 
distancias, y las dudas respecto á la dirección y duración 
de las navegaciones y al aspecto de las comarcas descri- 
tas por los Sagas. 

Hay investigaciones y trabajos que sólo pueden rea- 
lizarse junto á las mismas fuentes de conocimientos. 
Tales son las ventajas de la América española para el 
estudio de la historia de la civilización primitiva de 
Méjico, Guatemala y el Perú, y las de Italia para las 
cartas de marear de la Edad Media, que permanecen ol- 
vidadas en las bibliotecas públicas y privadas. 

Los recuerdos de las expediciones al Vinland, deno- 
minación geográfica tan vaga como lo ha sido la de 
Terranova á fines del siglo xv, abarcan tan sólo un pe- 
ríodo de ciento veinte á ciento treinta años. El último 
viaje de que se ha conservado tradición cierta es el del 
obispo groenlandés Eric, que fué al Vinland á predicar 
el Evangelio. Los establecimientos de la Groenlandia 
occidental, muy florecientes hasta la mitad del siglo xiv, 
fueron arruinándose progresivamente por los monopolios 
destructores del comercio, por la invasión de los Esqui- 
males {Skrceellinger) en 1349 ó 1379 (porque no se sabe 
ciertamente el año), por la peste negra {schwarze TocT) 
que asoló el Norte desde el año 1347 hasta el de 1351, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 271 

y por el ataque de una flota enemiga cuyo punto de par- 
tida se ignora. No se cree hoy en la fábula de un cambio 
súbito de clima, en la formación de una barrera de hielo 
que causó la separación total entre las colonias estable- 
cidas en Groenlandia y su metrópoli. 

Como las colonias sólo ocupaban la parte más tem- 
plada de la costa occidental, no es posible lo que se ha 
dicho de que un obispo de Skalhot viera en 1540 en la 
costa oriental, más allá del muro de hielo, pastores lle- 
vando á pastar sus rebaños. La acumulación de hie- 
los (1) en el litoral frontero á Islandia depende, como 
antes hemos indicado, de la configuración del país, de 
la proximidad de una serie de montañas paralelas á la 
costa y de la dirección de las corrientes. Este estado de 
cosas no data de fines del siglo xiv ó principios del xv, 
y el mito de la formación de una barrera de hielo en los 
tiempos históricos, pare'cese bastante al de la supuesta 
destrucción de esta barrera en 1817, destrucción que de- 
bía cambiar por segunda vez el clima de todo el Nor- 
oeste de Europa. 



(1) PoNTANUs;, Hist, Dan.^ lib. vil, pág. 476. Aunque la 
serie de los obispos groenlandeses no llega más que hasta 1406, 
parece, sin embargo, que el papa Eugenio IV nombró alguno 
en 1433. 8e ha encontrado también una carta de Nicolás V á 
un obispo groenlandés, fechada en el ano de 1448. (Véase Graah, 
páginas 5 y 7.) 



XIV. 



Colón no supo los viajes de los escandinavos á la América 
septentrional. 



Referidos los sucesos que impulsaron al descubrimiento 
del continente americano, por las estaciones intermedias 
de las islas Foeroe. la Islandia y la Groenlandia, resta 
examinar si Cristóbal Colón supo algo de este descubri- 
miento, ó si pudo comprender la relación que tenía con 
sus proyectos. 

La única base de esta cuestión es un párrafo mal in- 
terpretado de la Vida del Almirante, escrita por su hijo 
don Fernando. Al dar á conocer las ocupaciones del 
grande hombre, antes de su llegada á España, cita don 
Fernando el Tratado de las cinco zonas habitables, cuyo 
autor (Cristóbal Colón), á fin de probar la posibilidad 
de la habitación por la experiencia de sus propios viajes, 
dice lo siguiente: «En el año de 1477, por Febrero, na- 
vegue' más allá de Tyle cien leguas, cuya parte austral 
dista de la equinoccial 73 grados, y no 63 como quieren 
algunos, y no está sita dentro de la línea que incluye al 
Occidente Ptolomeo, sino es mucho más occidental; y 
los ingleses, principalmente los de Brístol, van con sus 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 273 

mercaderías á esta isla, que es tan grande como Ingla- 
terra ; cuando yo fui allá no estaba helado el mar, aun- 
que las mareas eran tan gruesas que subían 26 brazas y 
bajaban otro tanto. Verdad es que Tyle, de quien Pto- 
lomeo hace mención, está en el sitio donde dice y hoy se 
llama Frislanda.» 

Este párrafo es doblemente notable á causa del nom- 
bre de Frislanda, célebre por los viajes de los venecia- 
nos Nicolás y Antonio Zeni, que fueron al Norte en 1388 
y 1404. Colón no conoció seguramente el Diario manus- 
crito de Antonio Zeno, que, como sabemos, quedó olvi- 
dado en poder de su familia hasta 1558, en que vio la 
luz (1) la edición de Marcolini, cincuenta y dos años 
después de la muerte del Almirante y diez y ocho des- 
pués de la de su hijo D. Fernando, que, por tanto, nada 
pudo tomar di? él (2). No fueron, paes, los hermanos» 



(1) Relazionc dello scojprimento delVisole Frislanda, Es- 
landa, Engroreland, Estotilanda é Scaria, fatto da due fra- 
telli Zeni, M. Nicoolo il cavaliere e M, Antonio. Venecia. 1558 
(edición de Fraric. Marcolini). 

(2) El sabio D. Fernando Colón, nacido en 1488, hizosc sa- 
cerdote pocos años antes de su muerte, ocurrida en 1540, y 
legó su excelente biblioteca, que aun lleva el nombre de Co- 
lomMna, á la ciudad de Sevilla. Su obra {Historüi del Almi- 
rante D. Cristóbal Colón) publicóse por primera vez en 1571 
en Venecia; por tanto, trece años después de la edición de los 
viajes de los Zeni, por Marcolini; pero esta edición de 1571 es 
la traducción italiana, hecha por Alfonso de UUoa, del manus- 
crito español que Luis Colón, hijo de D. Diego y persona mal 
reputada, llevó en 1568 á Genova {Códice Colombo- America- 
no, p. LXiii). Laméntase con razón Muñoz de que el original 
español no se haya encontrado hasta ahora, porque ülloa hizo 
la traducción valiéndose, al parecer, de una copia muy inco- 
rrecta. 

18 



274 ALEJANDRO UE nDMBOLDT. 

Zeni quienes inventaron el nombre de Frislanda, que no 
debemos confundir (1) con la isla de los Bacalaos (isla 
de Stockfích, Stokafixa), del séptimo mapa de Andrés 
Bianco, dibujado en 1436. 

Recordando la permanencia del Almirante en Lisboa 
desde 1470 á 1484, llama la atención la fecha de su 
viaje á Tile en 1477, sobre todo de un viaje á las regio- 
nes árticas en el rigor del invierno. Haré observar pri- 
mero que su estancia en Portugal fué mucho menos 
permanente de lo que se acostumbra á suponer. IsTo cabe 
duda de que Colón tomó parte en cuatro expediciones 
antes de 1484, á saber : á Túnez, al archipiélago griego, 
á Islandia y á la costa de Guinea, sin contar los frecuen- 
tes viajes á Porto Santo, donde residía su mujer D.* Fe- 
lipa Muñiz Perestrello y donde nació D. Diego Colón. 
Lo incierto no son los acontecimientos mismos, sino su 
orden cronológico, y esta incertidumbre alcanza también 
á la prioridad de los ofrecimientos que el Almirante hizo 
á varias potencias, por ejemplo, á la República de Ge- 
nova (2) y á los Reyes de Portugal y de Inglaterra. 



(1) Igual incertidumbre existe en el mapa de Fra Mauro, 
aunque es veintitrés años posterior. Zurla, Viaggi, t. ii, pá- 
ginas 48 y 335. 

(2) Spotorno, autor del Códice dij)loi)i ático Coloinho-Ame- 
ricano (p. xxii), sostiene que la negativa de la Repúhlica Se- 
renísima fué á fines de 1477. Mufioz la pone en 1485, poco antes 
de la llegada de Colón á España (lib. Ii, § 21). Los ofrecimien- 
tos que el Almirante tuvo intención de hacer á Francia están 
probados por una carta del duque de Medinaceli (19 de Marzo de 
1493), dirigida al gran Cardenal de España, «ignoro si sabéis, 
dice, que he tenido á ese Cristóbal Colomo en mi casa cuando 
vino de Portugal, con intención de ir al Rey de Francia, para 
buscar apoyo.» El Duque se alaba de haber impedido el viaje. 



DFSCÜBRIMIENTO DE AMÉRICA. ¿75 

Los biógrafos modernos (exceptuando á Spotorno y 
al juicioso Washingon Irving) han ordenado los hechos 
de la manera más arbitraria, mientras el mismo D. Fer- 
nando Colón confiesa que la época del viaje de su padre 
€i la Mina ó á Guinea le parece bastante dudosa» (1). 
«Yo he pasado veintitrés años en el mar, dice el Almi- 
rante; he visto todo el Levante y el Occidente- y el Norte; 
he ido muchas veces de Lisboa á la costa de Guinea, pero 
€n parte alguna encontré tan excelentes puertos como 
en esta tierra de la India (el Nuevo Mundo).» Como 
€sta comparación prueba que el párrafo citado por don 
Fernando es posterior á 1492, y como el Almirante ase- 
gura, según su mismo biógrafo, que navegó (cdesde la 
edad más tierna», á los catorce años, el cálculo de los 
reintitrés años pasados en el mar puede ser exacto (2) 



(1) Vida del Almirante, cap. V; « Para decir la verdad, yo 
no sé si, durante el matrimonio, fué el Almirante á la Mina.» 

(2) Na VARÉETE, t. I, p. Lxxxii. Si, ál contrario, se admite 
la opinión de Muñoz, de que Colón nació en 1446 (lib. II, § 12)^ 
debe suponerse que hasta 1483 estuvo de continuo en el mar, lo 
cual es contrario á hechos bien comprobados, á no ser que, no 
habiendo navegado desde 1484 á 1492, el párrafo citado en el 
texto fuera escrito muy posteriormente al primer viaje á Amé- 
rica. Además, los recuerdos de épocas de la vida de Colón son 
con frecuencia muy erróneos. En la famosa carta dirigida á los 
monarcas, fechada en Jamaica el 7 de Julio de 1603, se dice: 
<( Yo vine á servir (á España) de veintiocho años, y agora no 
tengo cabello en mi persona que no sea cano, y el cuerpo en- 
fermo y gastado cuanto me quedó.» Como es indudable que 
Colón vino á España en 1484 ó 1485, debió nacer, según este 
dato, en 1456 ó 1457, lo cual no es cierto, y prueba que en la 
carta de Jamaica debe leerse, en vez de veintiocho años, treinta 
y ocho ó cuarenta y ocho. Hubo, sin duda, error de cifra en el 
documento impreso en 1505, ó Colón se equivocó. 



276 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

suponiendo, como lo afirma Navarrete, que Colón nació 
en 1436. 

Las aventuras de este grande hombre en el Medite- 
rráneo se reducen á un viaje á Chío, que' poseían en- 
tonces los Giustiniani de Genova, «donde vio coger el al- 
máciga»; al mando de unas galeras genovesas en las cer- 
canías de la isla de Chipre (1) ^durante la guerra con 
los venecianos; á una expedición á Túnez por cuenta del 
rey Renato de Anjou y á los viajes que parece hizo con 
un marino célebre en su época, que Fernando Colón 
llama Colón el mozo, para distinguirle de un tío de 
éste, que fué capitán de las armadas navales del Rey de 
Francia en 1476. 

La expedición á Túnez tuvo por objeto capturar una 
galera (probablemente napolitana), la Fernandina, esta- 
cionada en las costas de África. Colón refiere, en una 
carta (escrita á los Reyes Católicos desde la Española) 
fechada en el mes de Enero de 1495 (2), cómo por un 
ardid, «cuando el difunto rey Renato (Reine!) le envió 
á Túnez», apaciguó una insurrección de marineros cerca 
del islote de San Pedro, en la costa occidental Ú% Cer- 



(1) Cod. CoL Amcr.,p,xiu. 

(2) Evidentemente hay error en la fecha, y debe decir 1494. 
Es la carta que Antonio Torres trajo á España, y fué expedida en 
:el puerto de Navidad de Haiti el 2 de Febrero de 1494. De esta 
carta sólo conocemos el fragmento copiado en la Vida del Al- 
mirante. El Dr. Chanca, que escribió por el mismo conducto, 
fecha su carta en 1493 (Navarrete, 1. 1, pág. 224). Señalo estos 
errores tan frecuentes de cifras, nacidos en parte del uso si- 
multáneo de números romanos y .árabes (indios), porque las 
equivocaciones de esta índole tienen alguna importancia en los 
debates á que dan ocasión las fechas problemáticas de las 
primeras cartas de Amerigo Vespucci. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 277 

deña. Se coloca este hecho en 1473 (1), acaso porque 
«n 1472 guerreaba con los turcos Fernando, hijo natu- 
ral del rey Alfonso de Kápoles, y podía bloquear el 
puerto de Túnez; pero en esta época el bueno y poético 
rey Renato ocupábase tranquilamente de pinturas y lies- 
tas pastorales en Provenza, perdidas ya todas sus espe- 
ranzas de hacer valer sus derechos sobre Sicilia y Ara- 
gón, desde que murió en Barcelona, en 1470, su hijo 
Juan II, duque de Calabria. 

La expedición que Colón hizo por cuenta del rey Rcr 
nato debió corresponder necesariamente al intervalo en- 
tre los años de 1459 y 1470, y creo que fuera desde 1461 
á 1463, cuando, con ayuda de los genoveses;, procuró 
Juan II, duque de Calabria, conquistar á -Ñapóles, 
donde reinaba Fernando, de la casa de Aragón. 'Esta 
circunstancia es, en mi concepto, un motivo más para 
considerar exacta la opinión de los que sostienen que 
Colón nació en 1436 y no en 1446,- porque á la edad de 
diez y siete años no se tiene el mando de un buqué de 
guerra, ni se representan los intereses de un soberano 
extranjero. 

Más difícil es determinar la e'poca que Colón navegó 
«n las galeras de Colón el mozo. Muñoz es el primero 
en probar, por medio de los anales de Marco 'Antonio 
Coccejo (Sabellico), que la novelesca aventura descrita 
por Fernando Colón para explicar la llegada de su pa- 
dre á Lisboa en 1474, no pudo realizarse hasta 1485y 
és decir, cuando éste había salido ya de Portugal. Fue, 
pues, en otra época cuando Colón navegó («durante 
largo tiempo») con Colón el 7nozo, cuyo parentesco esti- 



(1) Cod. Col., loe. cit. 



•278 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

maba en mucho, porque, hijo de un fabricante de paños 
(su padre vivía aún en 1494, y su nombre figura entre 
los testigos en un testamento de esta época, textor pan* 
norum), dice con orgullo en un fragmento de sus escrito» 
que ha llegado hasta nosotros. «Yo no soy el primer al- 
mirante de mi familia.» 

La expedición á la costa de Guinea y (nal fuerte de 
San Jorge de la Minay> del Rey de Portugal, necesaria- 
mente es posterior á 1481, porque hasta entonces, se- 
gún dije antes, no se construyó esta fortaleza. 

Cualquiera que sea el año en que Colón hizo su viaje 
al Norte (Muñoz y Barrow (1) lo suponen antes de la 
llegada del Almirante á Portugal), «nada indica que 
este viaje le haya conducido á la costa de Groenlandia, 
más allá del límite occidental del mundo conocido por 
Ptolomeo, y que llegara al Nuevo Mundo, sin advertirlo, 
quince ó veinte años antes del descubrimiento de las 
Antillas» (2). Se ha interpretado muy mal el único 
párrafo de las cinco zonas en que se trata de la expedi- 
ción al Norte y que copié anteriormente. Colón distin- 
gue con gran sagacidad dos islas de Thulé (para nom- 
brarla usa la ortografía de nmchos manuscritos antiguos 
que escriben Thyle, Thile y Tyle) (3), una mas septen- 



(1) Hist. del Nuevo Mundo (lib. 11, § 12); Barrow {Voy. 
into the Arct Regions, páginas 23 y 26), cree que en la Vida 
del Almirante, cap. iv, debe leerse 1467, en vez de 1477. 

(2) Spotorno, Códice Col. Amer., p. XV. 

(3) Véanse los ejemplos reunidos en el Dicuil de M. Le- 
tronne, páginas 37 y 38. La traducción latina de Ptolomeo, de 
0oúXy], en Thyle, fué la que indudablemente guió á los geógra- 
fos de la Edad Media. Es singular que Colón no emplee el 
nombre de Islandia, que debía haber oído en el Norte, y que se 
cree encontrar ya en Edrisi, pág. 275. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 279 

trional situada al NO., grande como Inglaterra, y otra 
más meridional y más pequeña, llamada Frislanda. 
Considera esta última como la Thulé de Ptolomeo, y 
añade que está situada donde Ptolomeo indica, álos 63* 
de latitud. Yo creo que lo que distingue es la Thulé de 
Dicuil (Islandia), y las Foeroe ó Mainland, la isla prin- 
cipal del archipiélago de las Shetland la Thulé de Plinio 
de Tácito, de Solino, y verosímilmente de Pytheas, si 
Solino no tomó los datos de dos relaciones, una de las 
cuales se refería á Islandia) (1). Podría decirse que 
Colón había adivinado lo que las investigaciones geo- 
gráficas han hecho cada vez más probable en los tiempos 
modernos. 

Cierto es que las latitudes que Colón atribuye á las 
dos islas de Thulé no convienen ni á la costa meridio- 
nal de Islandia ni al grupo de las islas Shetland. La 
primera se encuentra á CBVa*' y no á 73°; las Shetland 
están á los 607»° y no á los 63°; pero las posiciones 
que el Almirante indica no son resultado de observación 
propia de las alturas meridianas del sol durante una 
navegación invernal en climas brumosos. Al identificar 



(1) GossELIN , t. IV, páginas 171 y 174. Al nombrar la isla 
de Mainland, sigo la opinión de D'Anville, de Gosselin y de 
Mannert {Einl, in die Geogr. der Alten, pág. 157). Malte 
Brun cree que la Thulé de Pytheas es la extremidad de Jut" 
landia, y se funda en los antiguos nombres escandinavos de 
Thy ó Thyland ( Geogr. Univ., t. I, pág. 120) ; y mucho antes que 
él,"Rudbeck {Atlántica, t. i, pág. 514), muy afecto á interpre- 
taciones etimológicas, encontró solamente en las palabras Tiel 
y Tiulé la significación general de límite ó extremidad de una 

tierra. Ya Ortelio, en 1570, tomó el Thyle de Pytheas por la 
•península de Escandinavia {Theatr, Orbis, p. 103). Las mÍB- 

mas idas se han expresado en distintas épocas. 



280 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Frislanda con la Thulé de Ptolomeo, adopta también 
Colón la latitud de. este geógrafo, y supone Islandia 10° 
más al Norte que Frislanda, mientras que desde Main- 
land á la costa más boreal de Islandia apenas hay 6 Va" 
Esta exageración no es extraña respecto á la última 
Thulé. 

Tampoco se debe pedir cuenta á Colón de las cien 
leguas que se alaba haber navegado más allá de la 
Thulé más septentrional, y que le llevaron, según su 
cálculo, hasta los 78° de latitud, bastante más lejos de 
los paralelos de las tierras de Scoresby y de Edam. La 
vaguedad de estas valuaciones numéricas no debe obli- 
garnos á rechazar el hecho de una expedición á los ma- 
res de Islandia, á una isla muy grande donde el co- 
mercio y la pesca atraían á los comerciantes de Bris- 
tol. Olafsen nos enseña que, desde la primera mitad del 
siglo XV, los ingleses frecuentaban mucho los puertos 
meridionales de Islandia, sobre todo Thorlaks-Hafn, j 
que los obispos del país favorecían el comercio bri- 
tánico. 

Un antiguo poema inglés {The policie of keeinnh the 
sea), que Hakluyt nos ha dado á conocer, confirma la 
frecuencia de las comunicaciones entre Brístol é Islan- 
dia, en la época de los primeros viajes de Sebastián 
Cabot. 

Lo que Colón dice de grandes mareas y del mar libre 
de hielo al ]N"orte de Thulé, refiérese sin duda á lo que 
había leído en las compilaciones geográficas de la Edad 
Media, sobre la concreción de los elementos ó el pulmón 
marino del Océano boreal, como acerca del oestus supra 
'Britanntam octogenis cubitis intumescentes. Era costum- 
bre de entonces tener siempre á la vista los asertos de 



DESCUBRIMIENTO DK AMÉRICA. 281 



los antiguos para confirmarlos ó rectiflcarlos según se 
presentaba la ocasión. 

La hipótesis enunciada por Malte Brun de que Colón 
hubiera sabido en Frislanda ó en Islandia el viaje de 
los hermanos Zeni y el descubrimiento de la América 
septentrional por los escandinavos, es muy poco proba- 
ble. Colón buscaba el camino de la India para llegar por 
él Oeste al país de las especias, y aunque supiera que 
los colonos escandinavos de la Groenlandia habían des- 
cubierto el Vinland, y que los pescadores de Frislanda 
habían llegado á una tierra llamada Drogeo, no creería 
seguramente que tales npticias tuvieran relación alguna 
con sus proyectos. Vinland y Drogeo tuvieron interés 
para nosotros cuando se adquirió la certidumbre de 
la continuidad de las costas desde el cabo de Paria hasta 
la desembocadura del San Lorenzo. 
■ Además, en la segunda mitad del siglo xv, cuando 
liacía ya trescientos cincuenta años que toda navegación 
al Vinland estaba interrumpida, el recuerdo de los des- 
cubrimientos groenlandeses no podía permanecer tan 
vivo en Islandia que llegara la noticia á conocimiento 
de un marino genove's, al cual seguramente le importaban 
tan poco los Sagas del país, como los manuscritos de 
Adam de Brema. 

Este célebre canónigo geógrafo, que describe la Cur- 
landia y una parte de Prusia como formando islas en 
el Báltico (1), conoció sin Juda el Vinland desde el 



(1) De sitie Baniís, c. 224 (ToRF, Ifist. U/iw., cap. 15). La 
muerte de Adam de Misnie, canónigo del cabildo de Brema, es 
algo posterior al año de 1076. El curioso fragmento del antiguo 
poema alemán del siglo xi, descubierto en la biblioteca del 
príncipe de Fiirsteuberg, en Praga, demuestra también de qué 



282 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

siglo XI ; pero su Historia eclesiástica y su Corografía 
escandinava fueron impresas por primera vez setenta y 
tres años después de muerto Colón. 

El mérito de haber reconocido el primer descubri- 
miento de la América continental por los normandos, 
pertenece indudablemente al geógrafo Ortelio, que emi- 
tió esta opinión des^e el afio 1570, casi en vida de Bar- 
tolomé de las Casas, el célebre contemporáneo de Colón 
y de Cortés (1). «Lo único hecho por Cristóbal Colón, 
dice Ortelio, es poner el Nuevo Mundo en comunica- 
ciones estables de comercio y utilidad con Europa» (2). 
Este juicio es mucho más severo. Por lo demás, las 
opiniones del geógrafo no se basaban en las expediciones 



modo la propagación del cristianismo en las regiones boreales 
dio celebridad al nombre de Islandia. Este poema (que es una 
especie de cosmografía calcada en la enciclopedia de Isidoro da 
Sevilla) menciona el viaje de un obispo, Reginprecht, hacia la 
isla recientemente visitada por los misioneros sajones (HoFF- 
MANN, Von Fallershen, Merigarto, 1834, páginas 5, 12 y 18). 
La geografía árabe de Edrisi {Líber Relax., pág. 274), com- 
puesta en el año de 1153, cita la Islandia en la cuarta parta 
del séptimo Clima, según la traducción latina de Gabriel Sio» 
nita; pero el texto original dice primero Lislandeh, después 
Itshlandelí, que también puede pronunciarse Esthlandeh. Lla- 
mado este país una tierra como Magog, y no una isla, queda la 
duda de si las ciudades problemáticas Deghvateh y "Belouri 
pertenecen á Islandia ó á una parte del continente escandina- 
vo. En los extractos de Ebn-al-Uardi y de Bakoui, que debe- 
mos á M. de GuiGNES, padre {Not. et 2'Jxtr. des man., t. II, 
páginas 19 y 389), y que son posteriores en muchos siglos al geó- 
grafo de Nubia, nada encuentro acerca de la última Thulé, más 
allá de Youra, en el mar de las Tinieblas. 

(1) Las Casas murió á la edad de noventa y dos años en 
Madrid, en Julio de 1566. 

(2) Theatr. Orbis terr. (edic. de 1601), páginas 5 y 6. 



TESCÜBRI MIENTO DE AMÉRICA. 283 

al Vinland, que para nada menciona (quizá porque las 
obras de Adam de Brema no fueron impresas hasta 1579,) 
sino en los viajes de Nicolás y Antonio Zeni, 1388-1404, 
á pesar de haber sido siempre problemática la localidad 
á donde llegaron (1). 

Nada diré de este asunto, acerca del cual se han 
agotado ya, según parece, todas laa combinaciones po- 
sibles (2). Hablar de una isla Icaria donde reina un 



(1) La publicación de los Zeni por Marcolini (Venecia, 
1658) excitó tan vivo interés, que la carta marina de esta expe- 
dición fué repetida en 1561 en la Geographia di Tolomeo, de 
RUSCELLI, y en la Geographia Ptolaniei, de Josephüs Mo- 
LETTi. Sebastián Münster y Ramusio murieron antes de que 
apareciera la edición de Marcolini; Ramusio en Padua en 1152, 
y Sebastián Münster, uno de los hombres más eminentes de su 
siglo, en Basilea en 1552, á causa de la peste. Sólo el segundo 
volumen de la Raccolta de Ramusio, publicada en 1583, pre- 
senta el extracto del viaje de los Zeni, viaje que no nombran 
las cosmografías de Münster de 1544 y 1550. La minuciosa com- 
paración de estos datos tiene alguna importancia, porque 
prueban que, á pesar de la indicación del nombre de Fries- 
landa ó Thulé meridional en la biografía de Cristóbal Colón, 
en 1558 nada se sabia acerca de estos descubrimientos de loa 
venecianos en el Norte. Advierto que la isla de Frislanda falta 
también en el mapa de Rivero (1529), que prolonga la Groen- 
landia (Engrolant) al Oeste y al Este para unirla á Suecia, y 
falta en Grynaeus (1532) y en el Opiiscuhim geographicum 
de Juan Schoner (1533). 

(2) ZürlA, Digs. intorno ai viaggi e scoperte settentr. di 
Nicolo e d' Antonio fratelli Zeni, en el segundo volumen de la 
obra di Mareo Polo e di altri viaggiatore Veneziani, 1809, pá- 
ginas 6-94; Malte Bbun, Ann. des Voyages, i. x, pág. 69; y 
Precis de la geogr., edic. de 1831, páginas 489-499; Dezos de 
LA ROQUETTE, en la Biogr. Univ., t. Lii„ pág. 236^ donde se 
encuentra indicada, aunque como simple recurso de investiga- 



284 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

rey Icarus, hijo de Dsedalus, rey de Escocia, parece á 
primera vista que es comprender estos viajes entre los 
mitos geográficos; pero el ejemplo mismo de Cristóbal 
Colón, que creía oir en boca de los indígenas de Haití, 
de Cuba y de Veragua los nombres de las ciudades 
citadas por Marco Polo, nos prueba cuánto desfiguran 
los viajeros los sonidos de las lenguas que ignoran, 
sobre todo cuando dirige sus interpretaciones una falsa 
erudición. 

Examinando imparcialmente la relación de los Zeni, 
encuéntrase en ella ingenuidad y descripciones deta- 
lladas de objetos de que por nada, en Europa, podían 
tener idea. Si, como pretende Torfoeus en el prefacio de 
BU obra sobre el Vinland, el libro de los Zeni fuera una 
ficción destinada á empañar la gloria de Colón, el editor 
hubiera procurado sin duda relacionar los descubrimien- 
tos venecianos, si no con los del marino genovés, al 
menos con los descubrimientos boreales de los Bacallaos 
de Cabot ó de Gómez. Hubiera además insistido en la 
prioridad de la expedición de los Zeni hacia las costas 
del Nuevo Mundo; hubiera dicho que los viajes poste- 
riores á la Florida y Méjico habían j>robadocuán exacto 



ciones, la hipótesis de M. Walckenaer de que la Frislauda es el 
norte Drogeo (Drogio, Droceo); el sur de Irlanda, Estotiland, 
que Ortelius llama Kovi Orhis pats y Malte Brun la islü, de 
Tierra Nueva, el norte de Escocia y el Engroreland (Grolan- 
dia del mapa de los Zeni) el mediodía de Islandia. ün marino 
muy instruido, el capitán dinamarqués M. Zahrtmann, que, 
ocupado en trabajos astronómicos, ha vivido en París largo 
tiempo, acaba de publicar también en las Memorias de la So- 
ciedad de Anticuarios del Norte en Copenhague, una diserta- 
ción acerca de los supuestos viajes de los Zeni, que aun no he 
estudiado. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 285 



era lo qne los pescadores de Frislanda supieron al 
arribar al «mundo nuevo» de Drogeo acerca de la ri- 
queza y de la civilización de los pueblos (americanos) 
situados hacia el Sur y el Sureste. El aislamiento de los 
hechos y la falta de recriminaciones disipan la sospecha 
de impostura; pero la confusión extrema que reina en 
los datos numéricos de las distancias y de los días de 
navegación, parece probar el desorden con que fueron 
redactados y el deplorable estado de unos manuscritos 
que, en parte, debieron destrozar los herederos de los via- 
jeros Zeni, ignorando su valor. 

Según ya he recordado, ni Andrés Bianco, ni su 
maestro Fra Mauro en el mapamundi trazado en la 
misma Venecia desde 1 1:57 á 1470, nombran la Fris- 
landa que Eggers, Buache y Malte Brun toman por el 
grupo de las Foeroe. Esta proximidad á Escocia hace 
probable ia facilidad con que vemos que en 1391 Nico- 
lás Zeni se reúne con su hermano Antonio; pero el 
silencio de Fra Mauro (1). geógrafo veneciano de in- 
mensa erudición, y la ignorancia absoluta del nombre de 
Frislanda en los Sagas y en los anales de Islandia (2) 



(1) No ignoro que Zurla creyó ver en la isla Ixilandia de 
Fra Mauro, la Frislanda de los Zeni (// ¿Vappa mondo di Fra 
Mauro, § lA,di 3faren Polo e degli altre, rmggiatori veneziani, 
t. II, pág. 29); pero esta interpretación es menos probable que la 
que convierte el Vinland en la parte más austral de la Groen- 
landia. La colonización de esta península no avanzó de Norta 
á Sur (Bancroft. Hnt.oftlic United States, 1834, 1. 1, pá- 
gina 6: Leslie, Discov. in Pthe Pol. licg., pág. 87). 

(2) Eric Christ Werlant, Si/mb., ad Geogr. me dii avi 
ex monum Mand., 1821, pág. 28. El testimonio de Lorenzo de 
Anania ( Fabrica del Mondo, 1576, pág. 154), que habla de Fris- 
landa, ({Violto riera dipeí>eagio e as^fiai free uentata\da Scozzesiñy 



286 ALEJANDRO DE HDMDOLDT. 

y de Noruega, son dos circunstancias muy difíciles de 
explicar. 

Pero resulta siempre cierto que Colon no aprendió en 
iSU viaje á Thulé nada que pudiera favorecer sus vastos 
proyectos (1) Ni en el pleito entre el fisco y D. Diego 



no lo creo fehaciente por fundarse en una relación muy vaga 
de un sobrino de Jacobo Cartier y estar escrito diez y ocho años 
después de publicados los manuscritos de los Zeni por Marco- 
lini; por tanto, bajo la influencia de ideas tomadas de esta pu- 
blicación. Las mismas dudas han sido expresadas, y con sobrada 
razón, por M. de Hoff, respecto á los testimonios de Juan 
Scolvo, de Frobisher y de Maldonado, posteriores todos á Mar- 
colini {Gesch. der nat. Ver, des Erdhod, t. i, pá^. 184). 

(1) Tal es la configuración de la Groenlandia en el mapa de 
los Zeni, que en la costa Sureste está situado el famoso con- 
vento de Santo Tomás, cuyas habitaciones calentaba una fuente 
de agua hirviendo que salía de la tierra al pie de un volcán 
(ZuRLA. Viaggiatori Venez., t. ir, páginas 63-69). Actualmente 
no se conocen en la Groenlandia occidental otras fuentes ter- 
males que las de la isla de Onartok (Egede, TagebucJi, 'p.i.xiv, 
y GiESEKE, Bren-ster's 3ncyclop., vol. x, p. ii, pág. 489). Su 
temperatura no pasa de 47^ centígrados; pero en la Groenlandia, 
como en la parte de Siberia que acabo de recorrer, las aguas á 
esta temperatura parecen muy calientes comparadas con otros 
manantiales, cuyo calor medio es inferior á 2°. Más al Norte, 
entre los 69 y 76' de latitud, la Groenlandia occidental es casi 
completamente basáltica, pero tan desprovista de aguas ter- 
males como toda la Escandinavia ó la inmensa cordillera del 
Ural. Ese monasterio de Santo Tomás, calentado por medio 
de fuentes termales; esos jardineg, libres de nieve y de hielos 
por la influencia de las aguas subterráneas, al parecer corres- 
ponden mejor á Islandia, tan abundante en fuentes termales^ 
que á Groenlandia. Podría decirse que el convento, tan minu- 
ciosamente descrito por los hermanos Zeni, ha servido de tipo 
á los grandes establecimientos de calefacción ejecutados en el 
pueblo de Chaudes Aigues , en el departamento de Cantal, 
donde la fuente del Par (de 80* centígrados) distribuye el calor 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 287 

Oolón, en el cual todas las inculpaciones acerca de la 
novedad del descubrimiento fueron discutidas y estima- 
das en su verdadero valer, ni en los primeros cincuenta 
y cinco años que siguieron al pleito, se ha hablado nada 
de descubrimiento de la América septentrional anterior 
á 1492. 

La Groenlandia, que se creía tan inmediata á No- 
ruega que en el mapa de los Zeni todavía figura como 
una prolongación peninsular de la Escandinavia, fué 
considerada en toda la Edad Media como perteneciente 
á los mares de Europa, y la idea de relacionar la historia 
de su primera colonización con la del descubrimiento de 
las Nuevas Indias^ no pudo oeurrírsele ni á los más 
crueles enemigos de Colón. 



en muchos centenares de casas á la vez y sirve para las necesi- 
dades de la vida doméstica. En los baños de ToepHtz, en Bohe- 
mia, la jardinería comienza también á aprovechar la influenci» 
de las aguas subterráneas, que tienen de 40" á 47* de calor. 



XV. 

Estado social de América antea del descubrimiento. 



Imposible es hablar del primer reconocimiento de las 
costas de América por los normandos, á principios del 
siglo undécimo, sin exponer antes algunas graves consi- 
deraciones acerca de los destinos de la especie humana. 
Si este reconocimiento hubiera sido algo más que un 
suceso pasajero; si le hubiera seguido una conquista per^ 
manente j progresiva, avanzando de líí'orte á Sur, el 
estado moral y político del Nuevo Mundo fuera muy 
distinto del que ha llegado á ser por la conquista de los 
españoles en los siglos xv y xvi. No fundo esta afirma- 
ción en hechos generalmente conocidos ; en el contraste 
entre las rudas costumbres de la Europa escandinava y 
la floreciente civilización de los Estados del Mediodía; 
en los cambios que la sociedad europea ha experimen- 
tado en el espacio de cuatro ó cinco siglos ; pero deseo 
que el lector fije su atención en el carácter individual 
impreso á las diferentes partes de América ]j<>r los mati- 
ces de barbarie ó de civilización más ó menos avanzada 
que distinguen á los indígenas, en la época del primer 
establecimiento de las colonias españolas, portuguesas ó 
inglesas. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 289 



En la región de los pueblos cazadores, por ejemplo, 
en los Estados Unidos y en el Brasil, las hordas erran- 
tes, fácilmente vencidas, huyeron de la vecindad con los 
enropeos. Rechazadas poco á poco detrás de la cordillera 
de los AUeghanys y después más allá de las márgenes 
del Mississipí y del Missouri, sufriendo á la vez un des- 
mejoramiento en las costumbres y en la constitución fí- 
sica, al aislarse, se empobrecieron y casi se extin- 
guieron. 

Los indígenas no intervienen para nada en el cuadro 
político de esta parte del ííuevo Continente, frontera á 
Europa, porque evacuaron el país en todas aquellas co- 
marcas donde, por su primitiva barbarie y su manera de 
entender la libertad, les fueron odiosas las instituciones 
de nuestro orden social. 

No sucedió lo mismo en los pueblos montañeses de 
los Andes y en el litoral frontero al Asia, centro de la. 
civilización más antigua de la especie humana. Méjico, 
al sur de Río Gila, Teochiapán, Nicaragua, Cundina, 
marca, el imperio de los Muyscas, Quito y el Perú esta- 
ban ocupados á fines del siglo xv por pueblos agrícolas 
que gozaban una civilización más ó menos avanzada, 
unidos por comunidad de culto y de creencias religiosas, 
formando sociedades políticas, sencillas unas por efecto 
de larga tiranía, raras y complicadas otras en su orga- 
nización interior; favorables en algunos puntos á la 
tranquilidad pública, á la prosperidad material, á una, 
civilización en masa, pero contrarias á todo desarrollo de 
las facultades individuales (1). 



(1) Vues dea CordilUres y Monumens des jpevples indigcnes, 
tomo I, pág. 40. 

19 



290 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

En Méjico la corriente de los pueblos montañeses 
verificóse de Korte á Sur; mientras en la América meri- 
dional, en la teocracia de los Incas, el movimiento civi- 
lizador se realizó en todas direcciones. Desde la meseta 
de Cuzco se propagó casi al mismo tiempo hacia los An- 
des de Quito, los bosques del Alto Marañón y las Cor- 
dilleras de Chile. 

En esta región, que era desde antiguos tiempos agrí- 
cola, los conquistadores europeos se limitaron á seguir 
los rastros de una cultura indígena. Los indios no se 
apartaron de la tierra que cultivaban desde hacía tan- 
tos años, y algunos pueblos tomaron nombres españoles. 

Méjico solamente cuenta 1.700.000 indígenas, de 
raza pura, cujo número aumenta con la misma rapidez 
que el de las otras razas. En Méjico, en Guatemala, en 
Quito, en el Perú, en BoíÍ7Ía, la fisonomía del país, á 
excepción de algunas grandes ciudades, es esencialmente 
india; en los campos, la variedad de las lenguas se ha 
conservado con las costumbres y los usos de la vida do- 
méstica. Allí sólo hay de nuevo algunos rebaños de va- 
cas y de ovejas, algunos cereales y las ceremonias de un 
culto mezclado con las antiguas supersticiones locales. 

Preciso es haber vivido en las altas mesetas de la 
América española ó en la Confederación anglo-americana 
para comprender bien lo que este contraste entre Jos 
pueblos cazadores y los agrícolas, entre los países desde 
largo tiempo bárbaros y los que gozaban de antiguas ins- 
tituciones políticas y de una legislación indígena muy 
desarrollada, ha facilitado ó detenido la conquista, é in- 
fluítlo en la forma de los primeros establecimientos de 
los europeos y como ha impreso, aun en nuestros días, 
carácter propio á las diferentes regiones de América. 



DESCÜBRIMIENTD DE AMÉBICA. 291 

El P. José Acosta, que estudio sobre el terreno el 
drama sangriento de la conquista, comprendió ya estas 
diferencias notables de la civilización propjresiva y de la 
completa ausencia de orden social que presentaba el 
^uevo Mundo en la época de Cristóbal Colón, ó poco 
tiempo después dq la colonización española, y dice (se- 
gún la ingenua traducción de Roberto Regnauld, hecha 
en 1597) «ser cosa bien demostrada que lo que mejor 
prueba la barbarie de los pueblos es el gobierno que los 
rige y la forma en que se dejan mandar; porque cuanto 
mayor es el número de los hombres que se aproximan á 
la razón, tanto más humano y menos insolente es su go- 
bierno y más tratables los reyes, y se acomodan mejor 
«on sus vasallos, reconociendo que la Naturaleza les hizo 
iguales. Por ello muchas naciones de estos indios no han 
querido, en sus comunidades, reyes ó señores absolutos; 
porque, entre los bárbaros, los gobernantes tratan á los 
subditos como bestias y quieren ellos ser tratados como 
dioses.» El jesuíta, quizá intencionadamente, atribuye á 
sabia previsión lo que sólo se debía al imperio de las cir- 
cunstancias y de los intereses. 

Acabo de exponer cómo el estado social en que Europa 
encontró á América á fines del siglo xv modificó pro- 
fundamente la marcha de la conquista, la forma de los 
primeros establecimientos y, lo que es más importante y 
no ha sido bien apreciado en las discusiones de la po- 
lítica amqricana, el carácter que hoy conservan los dife- 
rentes estados libres del Nuevo Continente. Pero este 
estado social era distinto cuatro siglos antes de la con- 
quista. De ir los europeos á América tras las huellas de 
los marinos escandinavos, hubieran encontrado allí un 
orden de cosas totalmente diverso. 



292 ALEJANDRO DE HüMDOLDT. 

Desde la primera llegada de los avent'ireros norman- 
dos á Salerno y á la Pulla, hasta la destrucción del po- 
der de los árabes ún España;, es decir, desde el principio 
del si^lo XI hasta fines del xv, sufrió sin duda Europa^ 
cambios considerables en el estado de su civilización; 
sin embargo, las revoluciones ocurridas en América du- 
rante esta misma época son mucho más asombrosas. 

Los Imperios contra los cuales lucharon Cortés y 
Pizarro no existían cuando los escaíidinavos llegaron á 
las costas de Vinland. El pueblo azteca no apareció en 
la meseta de Anahuac hasta 1190; la ciudad de Tenoch-' 
titlán (Méjico) fué fundada en medio de un lago alpina 
en 1325, es decir, unos setenta años antes del viaje de 
los hermanos Zeni. 

Lejos de mi ánimo suponer que en el Anahuac, antes 
dt3 los aztecas, y en el Perú, antes de la misteriosa lle- 
gada del primer Inca, no había habido nunca cultura 
intelectual ú orden social. Los grandes monumentos pi- 
ramidales de Teotihuacán, de Cholula y de Papantla 
son más antiguos que los aztecas; y de igual modo 
en los alrededores del lago Titicaca, en la meseta pe- 
ruana, las ruinas de Tiahuanaco son señales de una ci- 
vilización anterior á las construcciones de los Incas de 
Cuzco. Pero el Nuevo Mundo ha tenido sin duda, como 
el antiguo, vicisitudes de barbarie y de civilización. 

Sabemos con certidumbre que los pueblos del Perú 
vivían muy embrutecidos antes de la legislación teocrá- 
tica de Manco Capac; sabemos que la población indus- 
triosa de los tucultecos que habitaba en Méjico quinien- 
tos años antes que los aztecas, que empleaba como éstos 
la escritura jeroglífica y que tenía una medida del año- 
más exacta que los pueblos de Europa, decayó desde el 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 293 

siglo XI, hasta llegar á gran envilecimiento. Estos datos 
bastan para probar que la Europa escandinava hubiera 
encontrado las hermosas regiones alpinas de la América 
tropical muy distintas de lo que eran en tiempo de Colón, 
de Cortés y de Pizarro. 

En la primitiva época acaso hubo otros centros de 
cultura parcial en Guatemala, "Gtatlán, Copan, Peten y 
Santo Domingo Palenque; al norte de Méjico, en Qai- 
vira (el Dorado del rey ba-rbudo Tatarrax), célebre por 
las fábulas de fray Marcos de Niza; y al norte de la Lui- 
siana, entre las orillas del*Ohío y los lagos del Canadá, 
desde los 39^ á los 44" de latitud. 

Compréndese que haya frecuentes cambios de lugar 
en la cultura por efecto de grandes emigraciones do 
pueblos á quienes rodean hordas bárbaras. 

Los rastros de algunos progresos en las artes son in- 
dudables hasta en las regiones más boreales; pero es 
imposible hasta ahora asignar fechas de origen á los 
túmulus y á las circunvalaciones polígonas de la Alta 
Luisiana, como á los edificios de Palenque, adornados 
con tanta riqueza de esculturas (1). 



(1) Relat. Jiist., t. IT, páginas 155-161; Hakluyt, t. ill, pá- 
ginas 303-307; Juarros, Compeiidio de la historia de Guate- 
mala, acerca de Dtatlán, t. i, pág. 66 ; t. ii , pág. 11 ; acerca de 
Peten del Yucatán (Maya), t. i, pág. hS; t. ii, páginas 112 y 
146; acerca de Palenques de la antigua provincia de los Tzen- 
dales, t. I, pág. 14; t. Ii, pág. 55. También acaso pertenecen al 
centro de la antigua civilización del reino de Quiche (civiliza- 
ción probablemente anterior á la llegada de los aztecas al 
Anahuac) los monumentos de la república de Honduras, donde 
aun se ve, cerca de Copan, un gran circo, los hypogeos de Ti- 
bulco y estatuas cuyos paños tienen un carácter rarísimo (ToR- 
QüEMADA, lib. IV, cap. 4; JUARROS t. I, pág. 43; t. II, pág. 153). 



294 ALEJANDRO DB HtJMBOLDT. 

Propio es de sana crítica histórica detenerse donde 
faltan los datos precisos, sin desdeñar por ello las inge- 
niosas combinaciones que pueden ocasionar probables 
conjeturas. -Lo que se trata de probar aquí es que Amé- 
rica, entre las épocas de Leif y de Colón, cambió de as* 
pecto, sin influencia alguna del Antiguo Mundo, y que- 
estos cambios en el orden social modificaron esencial- 
mente en muchos puntos del Nuevo Mundo el estado de 
las sociedades europeas que se establecieron en medio- 
de pueblos indígenas que de muy antiguo eran agrí- 
colas. 



i! 



XVI. 



Viajes de los árabes Almagrurinos, de Madoc, de los hermanos 
Vivaldi, de Gonzalo Velho Cabral y de Juan Szkolny. 



.Al analizar el conjunto de los hechos que á fines del 
siglo XV determinaron y condujeron al descubrimiento de 
Ame'rica, debo aún exponer corto número de observa- 
ciones, que por el ensanche de nuestros conocimientos en 
geografía física é historia de la navegación, pueden te- 
ner algún intere's. 

Conviene ante todo distinguir las tentativas que, se- 
gún se cree, fueron hechas con el propósito de encontrar 
tierras al Oeste, y la influencia que ejercieron en las opi- 
niones de algunos navegantes la atrevida interpretación 
de varios fenómenos naturales ó las fantasías de los 
constructores de mapas y el duplicar en estos la colo- 
cación de algunas tierras. 

Por la íntima relación que existe en todo lo que cae 
bajo el dominio de la inteligencia, hasta los mismos 
errores de las edades lejanas han cooperado con frecuen- 
cia á la investigación de la verdad. 

Si comienzo por citar el viaje de los árabes Almagru- 
rinos y el del irlaníl^s Madoc ap Owen Guineth, que se 



290 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

i ■ — I 

■ suponen el primero antes de 1147 y el segundo en 1170, 
ambos, por tanto, entre el descubrimiento del Vinland y 
la expedición de los hermanos Zeni, es á causa de la 
importancia que les han dado algunos geógrafos cé- 
lebres. 

El scherif Edrisi y Ebn-al-Uardi describen casi con 
las mismas palabras las aventuras de estos ocho árabes, 
que Caliendo del puerto de Aschbona ó Lisboa, navega- 
ron hacia el SO. durante treinta y cinco días, paradescu- 
^ brir la isla de los Carneros (Dgezirat alghanam). Ebn- 
al-Uardi indica claramente el objeto de la expedición. 
«Los navegantes, dice, parientes todos ellos, reunieron 
las provisiones necesarias para un largo viaje, jurando no 
volver antes de penetrar hasta la extremidad del mar 
Tenebroso (el Atlántico).» Edrisi se limita á añadir, 
según la versión de Gabriel Sionita, «Tenebrarum 
aggressi sunt rnare, quid in eo esset exploraturi». 

'No pudiendo comer la carne demasiado amarga de 
los carneros de la isla Gana, bogaron aún doce días 
en dirección al Sur, y llegaron á una isla habitada por 
hombres de piel roja, gran estatura y cabellera no espesa, 
' pero larga hasta los hombros. Estos rasgos característi- 
cos hicieron creer á Mr. Guignes, padre, quien nos ha 
dado los extractos de Ebn-al-Uardi, que los árabes lle- 
garon, si no á la costa oriental de América, al menos 
á islas muy próximas á ella. 

Ya hemos visto antes, al hablar del Fusang, que este 
mismo sabio creía descubierta por los chinos la América 
Occidental á fines del siglo v; pero esta hipótesis es tan 
cierta como la anterior. 

El rey de la isla de los hombres rojos tenía á su ser- 
vicio un intérprete que hablaba árabe, y esta eirCunstan- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÓRICA. 297 

cia, unida al aserto de que los houibres rojos habían ex- 
plorado el mar hacia el Oeste durante más de un mes, 

, sin encontrar tierras, parece confirmar la opinión del sa- 

ibio orientalista de G'ottinga, M. Tjchsen, repetida por 
Malte Brun, de que donde llegaron los Álmagrurinós 
fué á alguna isla de la costa de África, por ejemplo, á 
las islas de Cabo Verde. 

Edrisi dice que la tez de los habitantes era «una mez- 
cla (1) de moreno j blanco». Acaso fuera la raza de los 
guanches, que me parece indicada por este carácter de la 
piel j la forma de los cabellos. 

La objeción de que los árabes conocían demasiado las 
islas Canarias con el nombre de Khaledat, para que los 
aventureros navegantes de Lisboa no adivinaran á dónde 

^ habían llegado al término de su viaje, no la creo de 
peso. Seguramente el recuerdo de las islas Afortunadas 
no se borró nunca por completo eú la Europa occidental 

(desde los tiempos de griegos y romanos; no dudo que 
los árabes las hayan visitado algunas veces, pero la des- 
cripción vaga y confusa que de ellas hacen Edrisi, Ebn- 

' al-Uardi y Bakoui (escritores de fines del siglo xir y 

( principios del siglo xiir), prueba bastante bien cuan ra- 
ras fueron las comunicaciones entre estas islaá y el mar 
Mediterráneo. 

Bakoui habla solamente de la amenidad del país y de 

\la fertilidad del suelo; pero ni él ni sus antecesores cono- 



' ■ (1) «Homines colore rufi cum quadam cutis albitudine», tra- 
; duce Hartmann, corrigiendo á menudo la versión de Gabriel 
; Sionita. Ebn al-Cardi dice, según Guignes, «hombíes rojos». 
..Notices et Extr, dit manuscrits de la Bihl. dif Roí, t. II, pá- 
gina 25. , . 



2^8 ALEJANDRO DE HUMBOLOT. 

cén la colosal montaña del Pico, los fuegos de los volca- 
nes de Canarias y el pueblo pastor de los guanches. Úni- 
camente hacen mención de algunas estatuas simbólicas, 
de que trataré después, y de ese Alejandro (Dulcarnaín) 
Bicornio que viajó más allá de las columnas de Hér- 
cules, hasta las islas Mesfahán y Lacos. 

Los aventureros de Lisboa volvieron por la costa de 
Marruecos, llegando al puerto de Asfi ó Azaffi, en la 
extremidad occidental del Magrab; siendo no poco nota- 
ble que, según Edrisi (páginas 72 y 78), la isla ó las is- 
las de los Dos Hermanos, que el antiguo y excelente co- 
rógrafo de Canarias, el navegante escocés Jorge Glas y, 
en nuestros días, M. Hartmann (1) han tomado por las 
islas de Madera y de Porto Santo, estén situadas frente 
á Asfi, circunstancia que parece apoyar la idea de que 
los Almagrurinos volvían de la tierra de los guanches. 

La expedición de los árabes á la isla de los carneros 
amargos y de los hombres rojos adquirió tanta celebridad, 
que á una de las calles de Lisboa se le dio el nombre de 
Calle de los que se engañaron, traducción exacta que 
Guignet da de la palabra almagrurinoy mal interpretada 
-por los traductores maronitas y los escritores modernos, 
quienes llaman álos Almagrurinos hermanos errantes. 

Habiendo evacuado los árabes á Lisboa en 1147, la 
tentativa de descubrir el fin del Atlántico hacia el Oeste, 
necesariamente ha de ser anterior á esta época, y muy 



(1) El mismo sabio sospecha, y no á causa de su denomina- 
ción, que las islas Eaka y Laka de Edrisi pueden ger muy bien 
las islas Azores (Insulte Accipitrum), que conocieron los árabes 
(^África Edr*, páginas 317-319). Acerca de la isla Mostachiin, 
véase BüACHE, en las Mevi. de Vlnst., t. vi, pág. 27. . 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 29& 



anterior, porque Edrisi, cuya obra -fué terminada en 
1153, no habla de ello como de suceso reciente. 

A fines del siglo xvi, y, por tanto, poco antes de qué 
el geógrafo Ortelio creyera encontrar, no en los viajes 
al Vinland, sino en los de los hermanos Zeni, el primer 
descubrimiento de América, un historiador inglés, el 
Dr. Powel, y el útil compilador Ricardo Hakluyt (1), 
dieron alguna celebridad á las aventuras de Madoc, hijo 
segundo de un principe de North-Wales, Owen Gui- 
neth ó Guynedd, 

Cansados de una guerra civil por causa de cuestiones 
de legitimidad y de sucesión al trono, Madóc y sus par- 
tidarios «buscaron aventuras en el mar, bogando hacia e 
Oeste y dejando las costas de Irlanda tan al Norte que 
arribaron á una tierra desconocida é inhabitada, donde 
vieron cosas rarísimas». De vuelta á su patria, persuadie- 
ron á algunos colonos para que dejaran el suelo pobre y 
pedregoso del país de Galles y fueran á la buena y fértil 
tierra nuevamente descubierta. Partió por segunda vez 
Madoc con diez barcos y aunque prometió volver no se 
supo más de é!. 

No cabe duda de que este suceso, vagamente referido, 
fué celebrado en 1477, quince años antes de la expedi- 
ción de Colón, en unos versos del poeta Mereditho. 

Hakluyt considera el viaje de ^ladoc «como el primer 
descubrimiento de las Indias occidentales, hecho .por los 
bretones, antes que por los españoles», y quiere que las 
cruces que López de Gomara (lib. ii, cap. 16) afirma 



(1) Voyages and Niiv., i. ni, pág, 1. (Véase también el 
artículo del Fabio é ingenicso geógrafo M. Eyries en \B.Biogr, 
univ., t. XXVI, pág. 95.) 



<300 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT; 

.'■eran adoradas en Acazunil (1) se deban á la influencia 
•de estas antiguas colonias de habitantes del país de Gales, 
(fundadas en 1170. 

Ya en la e'poca del caballero Ralegh corrió en Ingla- 
terra confusa noticia de la sorpresa con que se había 
oído en las costas de la Virginia el saludo de Gales 
haoj houi, tach, de igual suerte que los misioneros fran- 
ceses escucharon con tanto asombro como alegría el can- 
ato de Alleluia á los salvajes del Canadá. El capellán 
inglés ()wen se había salvado en 1669, de manos de 
,los indios Tuscaroras, que querían arrancarle el cuero 
.cabelludo, pronunciando algunas palabras del dialecto 
del país de Gales. Benjamín Beatty descubrió un pueblo 
que conservaba (desde hacía quinientos años) la tradi- 
ción de la llegada á Ame'rica de Madoc ap Owen Gui- 
- ñeth. 

Todas estas fábulas se han renovado periódicamente; 
y aun en nuestros días se han discutido con seriedad (2) 
los ccpergaminos, libros célticos y títulos de origen», que 
«n capitán, Isaac Stewart, encontró en Red Riwer de 
]!íí'atchitoches. 

Ya he recordado en otra obra {Relación histórica, 
.tomo iií, pág. 159) que desaparecieron todos estos ras- 
tros de colonias del país de Gales tan pronto como via- 
jeros menos crédulos, cuyas relaciones se comprueban 
unas por otras, Clark y Lewis, Pike, Drake y los edito- 
res de la nueva Arqueología americana^ recorrieron el in- 
' terior del país ó sometieron el estudio de la filiación de 
las lenguas indígenas á una crítica más severa. 

(1) La isla de Cozumel, descubierta por Grijalva en 1518. 
, (2) Bict. de Sciences nat.^ t. xxi, pág. 392; Reme encyeloj). 
número 4, pág. 162. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 301- 

Muy erróneamente (1) se ha acusado á Hakluyt de 
haber inventado las aventaras de Madoc para servir los 
intereses de la reina Isabel y legitimar los proyectos de 
Ralegb sobre las dos Américas (2), cuando se temía que 
ambas llegaran á ser presa de los castellanos. 

La política de la reina Isabel no necesitaba esta clase 
de apoyo. Cuando Felipe II se quejaba en 1 580 de las 
depredaciones de Drake en las costas americanas , la 
Reina, según Camden, respondió noblemente : «que el 
Océano era libre como el aire, y que una costa cualquiera- 
no se convierte en propiedad de quien le da su nombre.» 

Por lo demás, en punto á legitimidad por causa de 



(1) Leidenfbost, Ilist. Hogr. M'orierb., t. iii, pág. 553. El 
candor y la buena fe de Ricardo Hakluyt ha tenido reciente- 
mente un hábil y juicioso defensor en el historiador escocés 
Mr. Patrick Fraser y Tytler. Véase su Vindication of Jlaldiuyt 
en Prflffreífs of Dhcovery cf the Norflien coast of Americay 
1832, páginas 417-444. 

(2) Digo las dos Américas, porque once años después de la 
expedición que Palegh envió á Roanoke, cerca de Albemarle,; 
en Virginia, ocupáronle desde 1595 á l'>17 sus proyectos quimé- 
ricos de el Dorado y la restauración de los Incas en el Perú. 
(<I further remenber, dice, that Berreo confessed (refiérese al 
gobernador español de Trinidad, Antonio de Berreo, que cayó 
en manos de Ealegh) to m^ and others that there vvas found 
among the prophecies in Perú, that f ron Tnglat ierra those 
íngan shonld he again in time to come rcíitored.)) (Yéase la' 
excelente biografía de Ralegh, por Mr. Cayley , paginas 7, 17, 
51 y 100.) Los medios de restauración eran sumamente senci-' 
los, á saber: 1.*, poner guarniciones de tres á cuatro mil in- 
gleses en las poblaciones del Inca, con pretexto de defender el 
territorio contra los enemigos exteriores; 2°, que el príncipe 
restaurado pagara anualmente á la reina Isabel una contribu- 
ción de 300.000 libras esterlinas. «It seemed to me, ajoute Ea- 
legh, that this Empyre of Gruiana is rescrved for the english 
nation.» ' ■ 



302 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

una priiüera ocupación , los castellanos tenían derechos 
que j según la Historia de las Indias ^ de Oviedo, data- 
ban de algunos miles de años antes de la colonización 
del príncipe Madoc. Oviedo , como paje de aquel infante 
D. Juan (hijo único de Fernando el Católico), cuya pre- 
matura muerte cambió la faz del mundo , asistió á la 
entrada de Colón en Barcelona. Tan viva fué la impre- 
sión que le causó este imponente espectáculo, que du- 
rante treinta y cuatro años ocupóse en las comarcas 
nuevamente descubiertas, de las producciones y de la his- 
toria de América. 

Participaba de la extraña opinión de Colón « de que 
las Nuevas Indias eran las islas Hespérides, que Stacio 
Seboso (1) sitúa á cuarenta días de navegación hacia el 
Oeste de las Gorgonias, ó islas de Cabo Verde ». 



(1) Colón y Oviedo en si\ Ilisóoria natural ¡/general de las 
judias, lib. II, cap. 3 (Ramusio, edic. de 1606, t. iii, pág. 65,(>), 
fúndanse uno y otro en el pasaje de Plinio, vi, 31, en donde 
\si&^?i\si\>rás, 2^rcd navigatione Atlantls (á lo largo del Atlas), 
tienen, al parecer, un sentido muy distinto del que se ha creído 
encontraren ellas. (Véase Gossellín, Geogr., t. i, pág. 148.) 
D. Fernando Colón no se atreve á negar que su padre hubiera 
tomado las Hespérides por el Nuevo Continente. Sin duda fué 
éste uno de los argumentos de erudición que empleó el grande 
hombre en las disputas académicas de Salamanca. Su hijo dice 
terminantemente (cap. 7), al citar á Plinio y á Solino, «que las 
itlas Hespérides las tuvo ^?o?* cierto el Almirante que fuesen 
las de las Indias» ; pero el mismo no considera probable esta 
opinión de Seboso, y se burla en otro sitio (cap. 9) de los Car- 
tagineses que encontraron á Cuba y Haití inhabitadas y de ese 
rey Hesperus, en cuyo reinado dominaron los españoles las In- 
dias. Observo que Dicuil no copia el pasaje de Plinio, y limí- 
tase á decir que las Hespérides están más lejos de la costa de 
África que Jas Gorgonias (Gorgodes). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 303 

Oviedo sabe «que Hesperus, duodécimo rey de Espa- 
ña, hermano de Atlas, gobernaba, como Carlos V, lo 
mismo las Indias que la península hespe'rica ó ibéri- 
ca, 16/)8 años antes de nuestra era; de suerte que, por 
el descubrimiento de Colon , la justicia divina no había 
hecho otra cosa que reintegrar á España en sus antiguos 
derechos. Muy difícil sería dar más antigüedad de la que 
tienen los mitos de Hesperus y Atlas á los derechos de 
la metrópoli para dominar las colonias. 

No puede negarse que los vascos y los pueblos de 
origen céltico, practicando la pesca en lejanas costas, ri- 
valizaron constantemente en el norte del Atlántico con 
los escandinavos, y que á estos últimos precedieron en 
el siglo VIH, en las islas Foeroe y en Islandia, los mari- 
nos irlandeses; pero, á pesar de estas pruebas de activi- 
dad náutica, es verdaderamente extraordinario que el 
citado príncipe Madoc, « dejando á Irlanda al IS'orte», y 
no tocando, por tanto, en las estaciones intermedias, que 
habían favorecido los descubrimientos escandinavos , pu- 
diese llegar en su viaje de aventuras hasta la costa de 
los Estados Unidos, y volver desde allí al país de Gales 
en busca de nuevos colonos. 

Sería conveniente hoy, que la crítica es severa sin ser 
desdeñosa, hacer en los mismos sitios nuevos estudios, 
tomando de las tradiciones y de Jos antiguos cronistas 
del país de Gales todo lo relativo á la desaparición de 
Madoc, apellidado Owen Guineth. En manera alguna 
participo del desdén con que frecuentemente son tratadas 
las tradiciones nacionales (1), y tengo, al contrario, la 



(1) «Nel viaggio di Madoc tutto si riduce ad una diceria non 
so quando invéntala, ma scnza dubio uon molto anticameute, 



304 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

firme persuasión de que, empleando más asiduidad, es- 
clareceríanse mucho, por el descubrimiento de hechos 
completamente desconocidos hoy, estos problemas histó- 
ricos relativos á las navegaciones en la Edad Media, á 
las notables analogías que presentan las tradiciones reli- 
giosas, las divisiones del tiempo y las obras de arte en 
América y en el Asia oriental, á las emigraciones de los 
pueblos mejicanos á esos antiguos centros de civilización 
de Aztlán, de Quivira, de la Alta Luisiana, y de las 
mesetas de Cundinamarca y del Perú. 

Entre las tentativas hechas antes de Colón para llegar 
á la India por la vía directa del Oeste, pone Malte 
Brun (1) el viaje de Vadino y de Guido de Viraldi 
en 1281. Otros geógrafos han creído que la expedición» 
de los dos hermanos, repetida en 1291 por Ugolino Vi- 
valdi y Teodosío Doria, era pura y sencillamente un» 
exploración del Atlántico, idéntica á la expedición de los 
Almagrurinos ; pero , si se examina atentamente el ma- 
nuscrito encontrado por M. Graberg , se ve que los Vi- 
valdi ( « volentes iré in Levante , ad partes Indiarum ») 
siguieron la costa de África. Su tentativa , escrita en la- 
tín bárbaro , realizóse entre los viajes de Ascelín y de 
Marco Polo; pero, por las relaciones de comercio que 
había entre sus compatriotas, los genoveses, y los árabes, 
acaso tuvieron alguna idea de la posibilidad de dar la. 
vuelta á África. 



perché per poco que si volase andar avanti ne"secoli si trovereb- 
beroi Gallesi, con tutta la loro antica genealogía céltica, non 
solo senza muse, ma senza alfabeto» (Fokmaleoni, Illnstr. di 
duc carte ant., 1783, pág. 47). Por lo menos la censura senza 
muse es injustísima. 
• (1) Precis de Geo^r. {2:* edic), pág. t)21. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 305 

Un tal Antonio Usodimare (Usus maris), compañero 
de Cadamosto (Alvise da Ca Da Mosto) , dice en una 
carta, fecliada en 12 de Diciembre de 1455 , «que des- 
pués de comprar esclavos, que le vendió un Tobilis domi- 
ñus niger , encontró muy cerca de la zona , donde perdió 
de vista la estrella polar, en una costa próxima al domi- 
nio del Preste Juan , un hombre blanco , que decía des- 
cender de uno de los marineros de la tripulación perdi- 
da (1) de las carabelas Vivaldi. La genealogía puede 
no ser cierta ; pero el documento de los archivos de Ge- 
nova, debido á las curiosas investigaciones de M. Gra- 
berg , probará siempre que en el siglo xv considerábase 
la expedición de los hermanos Vivaldi como una expedi- 
ción á África, tanto más interesante, por ser anterior en 
unos 65 años al viaje del catalán D. Jaime Ferrer (2) 
á Kío de Oro. 



(1) Antoniotto dice: «Las caravelas perdidas hace 170 
años»; lo que supone que los hermanos Vivaldi hicieron en 1285 
su expedición, mencionada ya por el místico Pedro d'Abano, 
que murió en 1312 (Spotorno, t. ii, pág. 305; Tiraboschi, 
tomo v, lib. I, cap. 5, § 15; Jacobo Güaberg, ^/ítw/í di 

Georg. e di Statist., t. Il, pág. 285; t. vi, pág. 170; ZüRLA, 
Viaff//i, t. I, páginas 155-158; Baldelli, t. i, páginas XL| 
CLXVii y CLXVii). üsodimare no es un nombre propio, sino 
palabra que indica un oficio, como aun se dice en la marina 
francesa capitán buen praticien, ó práctico de la costa de 
Guinea; por esto en el Xovuü Orbis dcGrinasus encuéntranse 
estas palabras: Xavis Aiitonicti cvjusdam Ligurif, qui mar id 
sulcarc prohe noverat. 

(2) Véase el Atlas catalán de la Biblioteca del Eey. M. Bu- 
chón fija la fecha en el año de 1374. El documento publicado 
por M. Graberg (Baldelli, pág. clxv) llama, según parece, á 
D. Jaime Ferrer «Joannem Ferne Catalanum», que partió el 
día de San Lorenzo de 134fi para Rujaura (Río de Oro). No .creo 
dudosa la identidad déla persona. • 

20 



'> 



306 ALEJANDRO DES HÜMBOLDT. 

Más parecido á la expedición de los Almagrurinos que 
la de los Vivaldi es, sin duda, el viaje que el infante 
D. E;irique mandó hacer en 1431 á Gon9alo Velho Ca- 
bral. Fué ésta una verdadera exploración del Atlántico, 
«una tentativa — dice el biógrafo del Infante (el Padre 
del Oratorio José Freiré) —para descubrir tierra al Oes- 
te» (Vida do infante D. Henrique, pág. 319). En esta 
tentativa fue' Velho Cabral primero hacia los escollos de 
las Hormigas, al sur de la isla de San Miguel de las 
Azores, y en 1432 á la "isla Santa María. 

Terminare' la lista de los navegantes que se ha supues- 
to intentaron, antes de Cristóbal Colón, descubrir al- 
guna parte de América, citando al piloto polaco Juan 
Szkolny (Scolnus), en quien recientemente ha hecho 
fijar de nuevo la atención la sabia Historia de la Geo- 
grafía de Mr. Lolewel (I). 

Szkolny estaba en 1476 al servicio del rey Chris- 
tián II de Dinamarca, y se asegura que llegó á las 
costas del Labrador después de haber pasado por de- 
lante de INToruega, de Groenlandia y de la Frislanda de 
los Zeni. 

No me atrevo á formar juicio alguno sobre esta afir- 
mación de Wytfliet, do Pontano y de Horn (2). Una 
tierra vista después de la Groenlandia, en la dirección 
indicada, puede haber sido el Labrador, y me sorprende 






(1) JoACHiMA. Lelewela, Pisma jwmiejszc geogr. kisto- 
ryzne. 1814, p. 58. 

(2) GeoegíHorxi, Ulyssea, 1671, pág. 279; Zuela, Viaggi, 
tomo II, pág. 2(5; Malte Brun, pág. 532; y^i.TFi.iY.T^Descript. 
JPtol. augnientum, 15Ü7, pág. 188, y Pontano {De süu DanicB, 
1631, pág. 763), escriben por error Scolvus. 



• DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 307 

que Gomara, que imprimió su Historia de las Indias en 
Zaragoza, en 1553, conociera ya al piloto polaco (1). 
Acaso se sospechó, cuando la pesca de los bacalaos em- 
pezaba á hacer más frecuentes las re] aciones de los ma- 
rinos de la Europa meridional con los escandinavos, que 
la tierra vista por Szkolny debía ser ide'ntica á la que 
visitaron en 1497 Juan y Sebastián Cabot , y en 1500 
Gaspar Cortereal. 

Gomara dice, y por cierto no con gran exactitud, 
que á los ingleses agradaba mucho la Tierra de La- 
brador porque en ella encontraban la latitud y el tem- 
ple de su país natal, y qae. los hombres de ííoruega 
fueron allí con el piloto Juan Scolbo, como los ingle- 



(1) IUsttoria de las Indias, fol. xx. El nombre de Tierra de 
Labrador fué inventado, según la juiciosa observación del autor 
de Mevioir of Seh. Cahot (pág. 2-1:6), por Cortereal y los portugue- 
ses comerciantes de esclavos, como indicación que en esta costa 
septentrional hombres eran singularmente á propósito para 
€l trabajo {la labor). Gomara dice, efectivamente (folio xx), 
que los habitantes son ((hombres dispuestos, aunque morenos, 
y trabajadores)) (el embajador de Venecia en Lisboa, Pedro 
Pasqueligi, escribía once días después de la vuelta de Cortereal, 
y de ver los indios, comparando á éstos, por el color de la piel, 
con los bohemios ó cbijanh). La corta estatura de los esquimales 
de la verdadera Tierra del Labrador no justifica mucho este elo- 
gio; pero se lee en el mismo capítulo de Gomara que Cortereal 
tomó estos indios en las islas del golfo cuadrado, es decir, en 
el golfo del río San Lorenzo. Acaso el nombre de Tierra de los 
Labradores se tomaba en un sentido más general y vago, com- 
prendiendo las razas indígenas no esquimales, casi como New- 
f undlans ó Tierras Nuevas designan á veces en e! siglo XV otras 
costas que las de la grande isla frontera á Anticosti. {Menú 
of Cabot, pág. 57.) 



308 ALEJANDRO DE {lüMBOLDT. • 

ses con Sebastián Gaboto. No debe olvidarse, sin em- 
bargo que, al tratar Gomara la cuestión de los que pre- 
cedieron á Colón, no cita al piloto polaco, á pesar de ser 
intencionado hasta el punto de asegurar (1) que, en el 



(1) Nonos admiremos de nuestra ignorancia en Jas cosas 
antignas,^?/(?js no sahcnos quiétt, de poco acá, halló las Indias, 
que tan señalada y nueva cosa es (Gomara, fol. x). Esta duda 
se funda en la historia obscurísima del piloto que, después de 
haber visto las tierras al Oeste, murió en casa de Colón , histo- 
ria que no figuró en el pleito del ñscal y que Oviedo (lib. il, 
capítulo 3) recuerda por primera vez en 15c5. Garcilaso de la 
Vega, en 1609, da nombre á este piloto (Alonso Sánchez de 
Huelva), y fija una fecha, 1484 (el año en que Colón se ausentó 
de Portugal), al acontecimiento cuya importancia procuran 
exagerar los enemigos de la gloria de Italia. 

Termino esta nota recordando que Gomara confirma, del 
modo más explícito, lo que hemos expuesto antes acerca de la 
idea correctísima que Colón se había formado {Vida del Almi- 
rante, cap. IV) de la posición de la Thylé de Solino. «Algunos 
piensan, dice Gomara, que Islandia es la Thilé, isla final de lo 
que los romanos supieron hacia el Norte; mas no es, que Is- 
landia ha poco tiempo que se descubrió, y es mayor y más sep- 
tentrional.» (La coloca, como Cristóbal Colón, á los 73° de lati- 
tud.) Thilé, propiamente es una isleta que cae entre las Orcades 
(Orkney Islans) y las Far (Fasroer, Far Isles), algo salida al Oc- 
cidente y en 67", bien que Tolomeo no la sitúa tan alto. Está 
Islandia 40 leguas de las islas Fare, 60 de Thylé y más de lOO'de 
las Orcadesa» (Gomara, p. vii, b). 

Como Gomara cuenta el grado de latitud de 17 4- leguas 
castellanas (fol. vi), este cálculo de distancias parciales está 
tan embrollado como el de latitudes; pero resulta claro que 
Gomara, largo tiempo antes q%ie Camden (Tzschucke, ad Mer 
lam, vol. III, p. 3, pág. 227), antes que dWnville {3íem. de la 
Acad. des Inscr.,t. xxxvii, pág. 438) colocó la Thylé liabitada 
la de Sid'moy de Tácito (Agrícola, cap. x) •'Jitre las I'wroéy las 



DEBCÜBRIMIENTO DE AMÉRICA.. 309 

fondo, no puede decirse á quién se debe el descubri- 
miento de las Nuevas Indias. 



Orea des ; pvr tanto, en el grupo de las islas Sketland. Ésta es 
la Thylé donde los Hérulos, saliendo de Dinamarca, arribaron, 
según Procopio {De Bello Gotliioo, ii, 15). Adán de Brema 
{De situ Daniee, Helmst., 1670, pág. 158) fué el primero que 
aplicó el nombre de Thylé á la Islandia descubierta por los es- 
candinavos. — Antes del comentario de Tszchucke, que acabo de 
citar, la compilación más completa sobre la Thylé de los anti- 
guos encuéntrase en Pont ano, Rerum Danicarum hist., 1631, 
páginas 741 y 755. 



XVII. 

La cosmografía en la Edad Media. 



Sabido es que el estado de los .conocimientos geográ- 
ficos en la Edad Media y el deseo de indicar las tierras 
Tagamente descritas por los autores antiguos, indujeron 
á los dibujantes de mapas á llenar el vacío del Oce'ano 
con islas cuya posición es más variable aún que su nom-^ 
bre. Estos dibujantes han contribuido sin duda á au- 
mentar el número de creaciones fantásticas; aunque la 
persuasión íntima de la existencia de tierras en el espa- 
cio desconocido de los mares es muy anterior á la cons- 
trucción de los mapamundi: tan natural es al hombre 
imaginar la existencia de alguna cosa más alia del 
horizonte visible, de suponer otras islas y aun otros 
continentes semejantes al que él habita. 

En el Atlántico los grupos de Canarias y de las islas 
Británicas dirigían la imaginación con preferencia hacia 
determinados parajes. Agradaba multiplicar, por conje» 
turas, lo que sólo se conocía de un modo confuso. Al 
Suroeste de las columnas de Hércules, la dificultad de 
conocer con precisión el número exacto y la posición rela- 
tiva délas islas Afortunadas daba lugar á vagas ficciones» 



i 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 311 



El Apropósitos (Ptol. iv, G) no justificaba su nombre 
(de inaccesible) sino porque era una tierra inhallable: no 
existía en el sitio donde estaba indicada á los marinos. 
Las dos islas de Porto Santo y de Madera — (Visóla dello 
Legname del portulano genovés 6 mediceo de 1351) — que 
los buques debían haber encontrado por acaso en su tra- 
vesía á Cerne, aumentaban la confusión de las ideas geo- 
gráficas. 

Hacia el Norte, Albión y Jeme, rodeadas de numero- 
sas islas más pequeñas, ofrecían desde remotos tiempos 
Tasto campo á las conjeturas. Ya hablamos antes de los 
mitos del mar Cronieno. La importancia dada á islas 
que eran, si no la fuente, al menos el depósito del co- 
mercio del estaño ; las opiniones erróneas largo tiempo 
subsistentes acerca del yacimiento de las costas y. de la 
configuración ó articulación de la Europa peninsular; 
finalmente, el agrupamiento de las islas y su disposición 
en serie casi continua desde las Cassitérides hasta las 
Orcades y las islas Shetland y Foeroe, dieron ocasión, 
desde los primeros siglos de la Edad Media, á hipótesis 
y á mitos respecto á la naturaleza de las regiones borea- 
les. Llególe hasta situar (como lo prueba uno de los ma- 
pas de Sanuto Torsello, año de 1306) (1) al Oeste de 
Irlanda un gullfo de issolle ccclviii beate e fortúnate. 

Cuanto más imperfectos eran los medios de valuar la 



(1) Camdex, Brit.^ pág. 813; Zuiíla, Viaggi, t. ii, pág. 307 
En el mapa célebre de Fra Mauro (1457) encuéntranse también 
las ((insule de Hibernia díte Fortúnate». Gracioso Benincasa 
(1471) presenta á la vez, y por doble empleo del mismo nom- 
bre, las islas Afortunadas al Oeste de África y al Oeste de Ir- 
landa, de la Ínsula Sacra de Aviene. 



312 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

dirección de las rutas y la longitud de las distancias 
recorridas, más fácil era desconocer (1) la identidad de 
las tierras á que se había arribado. El uso irreflexivo de 
itinerarios ficticios ó mal redactados, originó procedi- 
mientos dobles en la construcción de los mapas. 

El estado de la antigua geografía del mar del Sur j 
la multitud de vigías que cubren la superficie del Atlán- 
tico en los mapamundi de hace sesenta años (2) re- 
cuerdan plenamente esa misma fuente de errores. Du- 
rante largo tiempo, cada nuevo mapa reprodujo las 
ficciones de los anteriores, porque no hay tenacidad que 
iguale á la de los geógrafos, cuando se trata de conser- 
var, de estereotipar, por decirlo así, un islote de antiguo 
nombre, una cordillera que figura ser divisoria de las 
aguas ó un lago de donde sale un gran río. 

Las ilusiones geográficas tomaron especial carácter 
en las dos direcciones que hemos indicado al N. y al 
NO, de las islas Orcades, y al SO. de las islas Afortu- 
nadas. Dicuil (3) y Adán de Brema, aquél de principios 
del siglo IX y éste de la segunda mitad del xi, prueban 
con sus escritos que en el norte del Atlántico el celo 
religioso de los misioneros de Irlanda y de Frisia dio á 
conocer nuevas tierras. 



(1) De esta suerte, en el siglo ix se imaginaba que la Grande 
Irlanda del normando Gudlekur estaba situada al Oeste de 
nuestra Irlanda (Thorkelin, Fragm. of Engl. and Irish hist., 
página 80). En tiempo de Procopio se situaba una isla Biittia 
entre la verdadera Britannia y Thulé. 

(2) No se olvide que esta obra está publicada en 1834. 

(3) El autor de la obra Be Mensura Orhis terree, probable- 
mente Dicliullus, abate de Pahlacht (Letronne, páginas 25 
y 139). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 313 

La geografía de la Edad Media bebía en una fuente 
que, no por ser fecunda, era menos peligrosa, porque los 
viajeros cristianos desfiguraban sus escritos por la exa- 
geración tan común á los cronistas monásticos. Encon- 
tramos, por decirlo así, al frente de la larga serie de 
islas imaginarias, ó para decirlo con más corrección, de 
islas vagamente situadas en los mapas, la que lleva el 
nombre de San Borondán, abate irlandés que hizo sus 
viajes desde el año 565. 

Adán de Brema (1) refiere en su Historia eclesiás- 
tica, después de haber hablado del descubrimiento del 
Vinland, que en tiempo del arzobispo Becelino Ale- 
brando, por consiguiente antes del año 1035, hicieron 
los marinos de Frisia exploraciones del Lebersee ó mar 
Tenebroso (per tenebrosa rigentis Oceani caliginem) 
hasta más allá de Islandia, y llegaron por fin á una isla 
cuyos habitantes, de colosal estatura, vivían en cavernas. 
Uno de los Frisones fué devorado por perros, también 
gigantescos, y los demás, favoreciéndoles los vientos de 
NO., encontraron por fortuna el camino de la desembo- 
cadura del Weser. El cuento de los grandes mastines 
parece calcado en la ferocidad de los perros de que se 
sirven los esquimales de la Groenlandia, y sólo lo men- 



(1) De situ Danice, pág. \^^.Wí Lelersee, Kleler-Meer, el 
mar viscoso es una de las maravillas de las regiones boreales 
celebrada'^ en el Titurel de Eschenbach y por todos los poetas 
del ciclo de los Minnesinger (Von der Hagex, 3Ius, der alt- 
deutschen Litter, t. I, páginas 294-300). Es el reflejo del />?íZw<í« 
marino de Pythéas, « á través del cual no se podía ni navegar 
ni andar (StrabÓn, ii, pág. 104, Cas.), una reminiscencia del 
Mare Morimarusa de Philemón» (Plinio, iv, 13). 



314 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

ciotio porque insensatamente se lia aplicado á la isla de 
Cuba (1) ó á las pequeñas Antillas, donde el mayor 
cuadrúpedo indígena es el aguti, que apenan, tiene el 
tamaño de una liebre. 

En la parte meridional del Atlántico no influyeron 
tanto en el estado de la geografía las tradiciones de los 
monjes como las falsas combinaciones de erudición clá- 
sica. ¡Cuántas hipótesis no ocasionó sólo el pasaje de 
Sta<íio Seboso (2) acerca del sitio de las islas Hespéri- 
des, interpretado en el sentido de situarlas á cuarenta 
días de distancia de las islas Gorgonias! Con la vista 
constantemente dirigida hacia la antigüedad, se aspiraba 
á encontrar lo que juzgábase conocido de los fenicios, 
de los griegos y de los romanos. 

Ya hemos dicho antes que Cristóbal Colón estaba 
firmemente persuadido de que las islas de Ame'rica eran 
las Hespérides que los antiguos conocieron (3), aunque 
Isidoro, muy consultado entonces, las acercaba, con ra- 
zón, á las costas de África (4). 

He aquí los elementos de esta geografía mítica de los 
siglos XIV y XV. De las once islas que debo nombrar, 
sólo dos, Mayda y Brazir-Eock, en el meridiano de las 
Canarias y al Oeste del golfo de Vizcaya y de Irlanda, 
se han conservado en nuestros mapas más moder- 
nos (5); pero no merece por ello la mayoría de las 



(1) HOEN, Orig. Amer., pág. 26. 

(2) Plinio, vi, 31. 

(3) Esta identidad la ha supuesto también en nuestros días 
el conde Carli {Oj^cre, t. xii, pág. 188). 

(4) Isidoro Hisp., Ong., pág. 172, 

(5) Mapamundi de Juan Purdy, 1834. 



DESCUBRIMIENTO D8 AMÉRICA. 315 

» 

otras el nombre de islas fabulosas. Descúbrese aquí, 
como en general en los mitos históricos, un fondo de 
verdad; aunque está velado por la incertidumbre de laS 
posiciones relativas, los errores de configuración j de ex- 
tensión y lo exagerado de las relaciones casi siempre 
copiadas ó procedentes de desconocido origen. 



I 



XVIII. 



La isla de San Brandón. 



No es de escasa importancia señalar la filiación y emi- 
gración de este mito geográfico. 

Los viajes de dos santos, el abate irlandés de Cluain- 
ferfc, Brandamis (1), y de Maclovio, ó San Malo, ador- 
nados con rasgos fantásticos, y la persuasión, muy exten- 
dida en el siglo vi, de la existencia de una isla de los 
Bienaventurados al NO. de Europa, reflejan las tradi- 
ciones de la antigüedad acerca de las maravillas del mar 
Cronieno. Los monjes buscaban el paraíso de la isla Ima 
€n el mare pigrum y ccenosum de los romanos, que es su 
Klebersee ú Océano viscoso. 

Plutarco describe las islas sagradas del mar Cronieno, 
cerca de Bi^etaña, «donde reina suave temperatura; donde 
Saturno, encerrado en un antro profundo, duerme bajo 
la guarda de Briareo». Este cuadro recuerda la fertili- 



(1) Varían mucho los nombres con que se designan este santo 
personaje y sn isla. En las lenguas de la Europa latina se es- 
cribe Brandón, Brandano, Blandía (cambiando la r en Z), Bo- 
rondón y Brandamis. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 317 

dad de Edén. (Paridisiacas delicias, insulam amcenitate 
et fertilitate prce cunctis terris prcestantissimam) (1) de 
la isla de Ima, que permanecía oculta á los mortales; re- 
cuerda al gigante Mildum, resucitado por San Brandón 
en la caverna que le sirve de tumba. 

Procopio , que era contemporáneo de San Brandón, y 
Tzetzés (2), que es posterior á él en cerca de seis si- 
glos, prueban que las antiguas creencias de las maravi- 
llas del mar Británico se conservaron en las mismas co- 
marcas donde liabía entrado ya el Cristianismo; y podría 
añadir que en Irlanda la erudición, refugiada en los 
claustros, contribuía á propagar la localidad de los mi- 
tos. Bajo este punto de vista, la obra de Dicuil, que ci- 
taré con frecuencia, es un monumento notabilísimo, pues 
atestigua el afán con que un monje nacido en Irlanda, á 
mediados del siglo viii, estudiaba á Plinio, Solino y 
Orosio. 

Las tradiciones de griegos y romanos, y los mitos que 
presentaban un carácter local, podían, pues, mezclarse 
en el Norte á las novelas históricas de la vida de los 
santos. 

La primera posición geográfica asignada á la isla de 
que tratamos, puesta en todos los mapas de la Edad 
Media, es en el paralelo do Irlanda, y aun en una lati- 



(1) Tradiciones recogidas por iM. de Muer eu su Diplom, 
Gescli. von Mar Un Bcahim^ pág. 33. 

(2) Acerca del pasaje de los muertos y de las islas Afortuna- 
das, véanse Procopio, Bü helio goth., iv, 20; Tzetz, ad Ly- 
cophr., V, 1204. Consúltese también la Memoria sobre los Argo- 
nautas en ÜKERT, Geo'jr. der Grleelien, t. ii, i, pág. 343, á 
Welker's, Ilomerische PliccaUen und Inseln der Seligen, ya 
Khein, Musfür Philol, B. i, páginas 237-241. 



318 ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

tud más septentrional. SanBrandón, con setenta y cinco 
frailes que le acompañaron durante siete años, volvió por 
las islas Orcades (1). Se sabe que antes de sus viajes 
habitó en las islas Shetland (2), 

La isla de San Brandón fué llevada en el siglo xv 
á una latitud más meridional, al Occidente de las islas 
Canarias, emigración causada según creo, por el doble 
empleo del nombre de islas Afortunadas. Ya he dicho 
antes que el célebre mapa de Fra Mauro señala las 
Insule de Hibernia díte Fortúnate, y qu í Gracioso Be- 
nincasa, en 1471, indica á la vez el Elysiu7n del ííorte 
y el de Homero (las islas de los Bienaventurados de He- 
siodo y de Píndaro). La denominación vaga de islas 



(1) «Peregratis Orcadibus cceterisque aquilonensibus insiilis 
adpatriain redeunt» (Bosco, Bibl. Floriac, pág. 602). «ínsula 
S. Brandani e regione Terree Cortereali sive Novse Franciaa 
AmericEe septentrionalis sita, in Océano boreali» (Honok. Pm- 
LiPONi, Kavig. Patrum Ord. S. Bened., 1621, pág. 14). 

(2) Este hecho está, al parecer, en contradicción con la época 
que Murray asigna á la primera población de las Shetland; 
pero Mr. Letronne lo hace probable por la interpretación de 
un pasaje de Solino, favorable á que dicho grupo de islas 
estuvo habitado desde el tiempo de los romanos (DicuiL, pá- 
gina 134, y en las Adiciones, pág. 90). Es extraordinario que 
-lEneas Silvio Piccolomini, en su Geografía del NO. de Euro- 
pa, nada diga de los viajes de San Brandón y de su isla. El" 
sabio italiano estuvo, sin embargo, en Escocia, y describió con 
gracejo su primera impresión al ver alguna distribución de 
hulla hecha á los mendigos escoceses. « In Scotia pauperes poene 
nudos ad templa mendicantes aceptis lajHdibus eleemosyne 
gratiadatis leetos abuse conspeximus. Id genus lapidis sive sul- 
phurea, sive pingui materia prasditum pro ligno, quo regio nuda 
est, comburitur. » íEn. Syll., Oj>. ¡jeogr. et hist., 1691 (Europa, 
capítulo 47, pág. 319). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 319 



Atlánticas (1) con que designábanse á veces las Afor- 
tunadas, favorecía este doble empleo ó señalamiento de 
ellas. 

Imaginábase ver de vez en cuando, y presentando 
siempre la misma forma liacia el SO. en el horizonte del 
mar, una isla montañosa; y Viera, historiador de las 
islas Canarias, ha dado extensos detalles de todas las 
tentativas hechas desde 1487 hasta 1759 para arribar á 
esta isla imaginaria. No sabemos si esto ilusión la cau- 
saban algunas circunstancias especiales de espejismo en 
un banco de bruma parado en el horizonte, ó si alguna 
de esas nubes, que en su mayor dimensión son perpendi- 
culares al horizonte, presentó accidentalmente el aspecto 
de una isla montañosa. 

El P. Feijóo (2), cuyo Teatro crítico fue' durante 
largo tiempo muy estimado en España, compara prime- 
ramente este fenómeno á la Fata Morgana de Sicilia, 
mal observada y mal explicada aún en nuestros días: 
después tomó la tierra de manteca de los Canarios (esta 
es la frase de los marinos), por la imagen de la isla de 
Hierro, reflejada en una masa lejana de vapores {nube 
especular). 

El Gobierno portugués cedió formalmente en el si- 
glo XVI á Luis Perdigón dicha isla imaginaria, cuando 
éste se preparaba á conquistarla. 

Muy confiado en el poder de las refracciones horizon- 
tales, cree ingenuamente el historiógrafo Yiera que, con 
un viento húmedo de OSO., condición necesaria para 
producirse el fenómeno, se llega á ver «hasta las monta- 



(1) Plutarco, in Scrt., cap. 8. 

(2) Tomo IV, Disfc. x, § 10. 



320 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

ñas Alpaches de la Florida». Digno es de notar que es- 
tas ilusiones no empezaron á preocupar la imaginación 
de los de Canarias hasta la segunda mitad del siglo xv, 
en cuya época del descubrimiento de Porto Santo, «punto 
habitado (1) por gentes tan salvajes como los guan- 
ches», y el del Archipiélago de las Azores, hecho tam- 
bién por los portugueses, dirigieron, por decirlo así, to- 
das las miradas hacia el Oeste. 

Pero no eran sólo los habitantes de Gomera, Palma y 
Hierro los que tenían esta visión; también la hubo por 
la parte del Norte en cuantos puntos se ocupaban con 
afán en el descubrimiento de nuevas tierras. El Diario de 
navegación de Colón, publicado por primera vez en 1825, 
presenta un curioso testimonio (2) de la simultaneidad 
de tan quimérica creencia. He aquí sus palabras, tal y 
como Las Casas las copió del Diario correspondiente al 9 
de Agosto de 1492: 

orDice el Almirante que juraban muchos hombres hon- 
rados españoles que en la Gomera estaban con D.^ Inés 
Peraza, madre de Guillen Peraza, que después fué el 
primer Conde de la Gomera, que eran vecinos de la isla 



(1) Es la expresión que emplea Babeos, déc. I, lib. i, cap. 
{Vida de D. Enrique^ pág. 156). Madera la encontraron despo- 
blada, y también las Azores, Si en el texto empleo la palabra des-' 
cubierta^ es para indicar la época en que los portugueses llega- 
ron por primera vez á estas islas. Instruido el i ufante D. Enrique 
por mapas antiguos, anunció de antemano á Velho Cabral, en 
1432, que «cerca del escollo de las Hormigas encontraría 
pronto otra isla» (loe. elt., pág. 320). 

(2) Na VARÉETE, t. I, pág. 5. Este testimonio no se encuen- 
tra ni en la Vida del Almirante ni en Las Décadas do He- 
rrera. 



DESCUBRÍ MI KNTO DE AMÉRICA. 321 

de Hierro, que cada año veían tierra al O. de las Ca- 
narias, que es Poniente; y otros de la Gomera afirma- 
ban otro tanto con juramento. Dice aquí el Almirante 
que se acuerda que estando en Portugal el año de 1484, 
vino uno de la isla de la Madera al Rey á le pedir una 
carabela, para ir á esta tierra que via, el cual juraba que 
cada año la via, y siempre de una manera. Y también 
dice que se acuerda que lo mismo decían en las islas de 
los Azores, y todos éstos en una derrota, y en una ma- 
nera de señal, y en una grandeza.» Aplicóse desde en- 
tonces á esta visión la tradición monástica de la. isla de 
San Brandon (I). 

En el archipiélago de las Canarias la isla afortunada 
de Ima, que al principio fué colocada al Oeste de Ir- 
landa (de lerné, isla sagrada de Festo Avieno), se con- 
fundía con el Apropósitos de Ptolomeo, que, según este 
geógrafo, era la más septentrional del grupo de las Ca- 
narias, la Encubierta, la Nontrovada 6 Nublada (2) de 
los marinos españoles de la Edad Media. Cito estos si- 
nónimos porque recuerdan por modo notable la interpre- 
tación que antes me atreví á dar del ñombie dado por 



(1) GabcÍa, Origen de los Indios, líb. i, cap. 9; VVULFEB, 
De major. Ooeani Ins., 1691, pág. 120; Muñoz, líb. ir, § 9; 
Baldelli, Mili., pág. Lx; Washington Ieving, t. iv, pági- 
nas 316-332. 

(2) Voss, ad Mel., pág. 604; TzscHüCKE, ad Mel., t. iil, par- 
te lii, pág. 412. El descubrimiento de la isla de Madera, cuya 
existencia sospesharon Gonzálves y Tristán Vaz, porque desdo 
Porto Santo aparecía como una sombra en el horizonte, contri- 
buyó, sin duda, á la convicción de la realidad de estas aparicio- 
nes. ((Tinhaó por vczes observado no mar liuma corro sombra, 
que a distancia nao deixava distinguir o que fosse )) ( Vida 
do Inf., pág. 161). 

21 



322 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Theopompo á esta tierra más allá del Océano, «cuya 
existencia revelji Sileno al Rey de Frigia». La tierra 
Merópida (1) de Theopompo había quedado nublada^ 
como la Pléyade que se había unido á un mortal; pero 
la tierra Merópida era boreal, como las islas Afortuna- 
das en los mares de Irlanda, de Sanuto Torsello (1306) 
y de Fra Mauro. 

En el mapa del veneciano Pizigano (1367), conserva- 
do en la Biblioteca de Parma, y mal copiado por M. Bua- 
che, ^1 pequeño grupo de las islas de la Madera, señalado 
en el paralelo del cabo Cantin, se le llama I solé dicte 
Fortúnate S. Brandany (2), y el Santo mismo está 
figurado alargando los brazos hacia las islas (3) que 
llevan su nombre. Andrés Bianco (1436) presenta en su 
mapa Porto Santo, Madera y la Dexerta (Desierta), que 
es la Caprazia (Capraria) de Pizigano. La isla de San 
Borondón no esta; pero el caballero Behaim (1492), en 
su célebre globo, sitúa esta isla tan al SO., que se en- 
cuentra casi en la latitud de Cabo Verde. «Esta isla, 



(1) El nombro de Meropis aplicado á un continente no de- 
signa, por cierto, una tierra- de mortales (de voz articulada) . 
Theopompo le da un sentido especial, porque dice que los 
hombres de esta tierra se llaman Méropes. — J5lian, Var.Hjist., 
III, 18 (edic. Kühn, t. J, pág. 187). 

(2) M. Buache ha omitido las palabras que siguen sancti 
Brandani é isole Fonzele. Su hola Capricia es la Caprazia de 
Pizigano, la más meridional de las tres. El nombre de Isola 
d ello Leff na me del Portulano 3íed¿oeo, que es anterior en diez 
y seis años al mapa de Pizigano, falta ei:wéste. Sin embargo, 
dicho nombre sirvió de origen al de Madcira, cuando medio siglo 
después se verificó el supuesto descubrimiento de Tristán Vaz. 

(3) ZURLA, Vtagrji, t. ii, pág. 322. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 523 



dice, es donde San Brandan arribó en el año 585, y la 
encontró llena de cosas maravillosas.» 

Queda, pues, demostrado que el progresivo cambio de 
lugar de Norte á Sur de este mito geográfico, estuvo re- 
lacionado durante nueve siglos con el desarrollo de la 
navegación y la dirección impresa al comercio del Medi- 
terráneo. 



XIX. 

La Antillia y la isla de las Siete Ciudades. 

Siempre que afligen á una nación grandes calannda- 
des fascinan los espíritus ilusiones supersticiosas, y pre- 
sentan, á pesar de la diversidad de tiempos j de climas, 
el cuadro uniforme de las mismas creencias y de las 
mismas quiméricas tradiciones. 

Después de la caída del Imperio de los Incas fué ge- 
neral la persuasión de que el hermano de Atahualpa ha- 
bía huido hacia las llanuras del Este, más allá de los 
bosques de Vicabamba , para llevar allí el culto nacional 
y fundar un nuevo Estado. Los indígenas del Perú con- 
servaron la esperanza de que los descendientes del prín- 
cipe fugitivo saldrían alguna vez de su salvaje retirada 
y restablecerían la teocracia de Cuzco. 

De igual suerte cuando los árabes, después de la vic- 
toria de Guadalete, donde pereció Eodrigo, invadieron 
casi toda la Península ibérica, se extendió la creencia 
popular de que seis obispos, guiados por el Arzobispo de 
Oporto (1), se refugiaron con grandes tesoros en una 



(1) Tal 63 la tradición de Bebaim, en cuyo globo se dice, 
ínsula AntlUa genannt Septc citadc. Fija la emigración del ((ar- 
zobispo de Porto Portigah) á la Antillia en el año 734 (MURR., 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 325 

isla del mar del Oeste, fundando en ella, según la tra- 
dición, siete ciudades, donde se establecieron los emi- 
grados españoles y portugueses. Esta isla de los obispos 
fué nombrada en portugués de Septe (Sete) Gidades^ 
nombre singularmente desfigurado en los mapas del si- 
glo XV. Los eruditos vieron en ella el asilo que, según 
Aristóteles y Diodoro de Sicilia, se habían preparado 
los cartagineses en el seno del Atlántico, y como las trar 
diciones de este género no indican ninguna localidad de- 
terminada, el nombre de la isla de las Sete Cidades fué 
probablemente aplicado al principio al archipiélago de 
las Azores desde que se empezó á tener alguna idea de 
BU existencia. 

La identidad de las dos islas, Antillia y de las Siete 
Cmí/ar/ds, se determinó claramente por Martín Behaim 
en una rota puesta en el globo que construyó en 1492, 
y en esta frase de la carta de Toscanelli al canónigo 
Martínez: «La isla Antillia, que vosotros llamáis isla de 
las Siete Ciiidadesi>y si bien parece que esta frase se ha 
considerado en España un simple escolio (1) que inter- 



pagina 30), pero Fernando Colón indica el año 714 {Vida 
del Alm., cap. 8). La última de estas fechas es la de la victoria 
ganada por Muza en las orillas del Guadalete. Los historiado- 
.res portugueses refieren que la emigración se efectuó después 
de la toma de Mérida, con el propósito de ir al archipiélago 
de las Canarias, donde los emigrantes no llegaron (Faria y 
.SOUSA. Ilist. del Reyno de Port., p. ii, cap. 7, pág. 138). 
j (1) En la biografía de Toscanelli, hecha por el abate Ximé- 
nez {Del Gnume Fior., 1757, páginas Lxxix y xciv), publícase 
la carta del astrónomo florentino conforme á la primera tra- 
ducción veneciana de la Vida del Alvriraritc. hecha en 1571 
por Alfonso de ülloa. lie aquí sus palabras: «Dairisola di An- 



326 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

caló Ulloa en la traducción italiana de la vida de Cris- 
tóbal Colón, escrita por su hijo D. Fernando, porque 
Barcia y Navarrete la suprimen al publicar la carta á& 
Toscanelli en español. 

En todos los mitos es preciso distinguir cuidadosa- 
mente la fecha que indica el mito historiado y la e'poca 
de su origen. Si es cierto que al principio del siglo viii, 
después de rendir á Mérida el jefe de los godos Sacara 
«embarcáronse los fugitivos para buscar asilo fuera de 
gu patria, subyugada por los morosis (lo que no es inve- 
rosímil), no por ello se ha de deducir que la tradición 
fabulosa de Antillia tenga la misma antigüedad. Etilos 
mapas del siglo xiv aun no vemos aparecer la isla con 
este nombre ó con el de Siete Ciudades , porque Zurla 
niega terminantemente que en el mapamundi de Pizi- 
gano (1367), conservado en Palma, se vean escritas cerca 
de la figura de una estatua de hombre que tiene una 
cinta de papel en la mano derecha, en el seno del mar 
del Oeste, estas palabras: Ad ripas Antilliw ó AtuUiOf 
que Mr. Buache creyó leer en un calco enviado á París 



tilia, che voi chiamate di Sette Citta , della quale Jiavete noti- 
tia, fino á Cipango, sonó dieoi spatii.» Lo dicho en italiano 
falta en la traducción española de Navarrete (t. ii, pág. 3) y 
también en la que González Barcia {líistojñadores primitivos 
de las Indias occidentales , t. I, pág. 6) debió hacer del texto 
italiano de Ulloa. Ya hemos observado antes qne el verdadera 
original latino, del que Fernando Colón hizo la primera tra- 
ducción española de la carta de Toscanelli, no ha parecido 
hasta ahora. Por el conocimiento íntimo de la lengua* española 
pueden adivinarse con facilidad los errores de la traducción 
italiana, que equivocadamente he atribuido en la nota 17 del 
Capítulo V, al abate Ximénez. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA, 327 

por la cuidadosa solicitud del general Clarke (1). Este 
mismo üiapa de Pizigano presenta ya, sin embargo, las 
Isole dicte Fortúnate ^ S. Brandan?/ y la Insida de Bra- 
zie (Brazir, Brasil). 

La indicación más antigua de la isla Antillia que co- 
nocemos hasta ahora con exactitud parece ser la del 
Atlas veneciano de Andrc's Bianco (1436), acerca del 
cual llamó Formaleoni la atención (2) de los geógrafos 
desde el año de 1782. Este Atlas, conservado en la Bi- 
blioteca de San Marcos, contiene diez mapas dibujados 
en pergamino, folio pequeño de nueve pulgadas y seis 
líneas de alto por un pie y dos pulgadas de ancho. A} 
Oeste de la isla de las Azores aparecen en la quinta 
carta dos islas de considerable tamaño en la dirección 
SSE.-NNO. y de forma rectangular muy regular. To- 
mando por escala (porque el mapa no está graduado), la 
distancia del cabo de San Vicente al de Finisterre (5° 51') 
encuentro la de 153 leguas marinas (en vez de 247) 
desde las costas de Portugal al centro de las islas Azo- 
res de Bianco, y de las Azores á Antillia la de 87 le- 
guas. Esta última isla estarín, por consiguiente, situada 
á 240 leguas marinas al Oeste de las costas de Portu- 
gal, es decir, á los 27° 55' de la longitud occidental de 
París (en el meridiano de la isla de San Miguel de las 
Azores), entre los 33" 20' y 38° 30' de latitud. 



(1) BUACHE, Mem. de Vlnst., t. vi, páginas 22 y 25; ZUKLA 
Viaggi, t. ii, pág. 324. 

(2) Primero en la traducción italiana de la colección de los 
■viajes de La "Box-^c {Coyvpendio della Storia de^ Viaggi, to- 
mos VI y XX); después en el Saggio snlla Náutica antica d'Fe- 
neziani con una illustr. d'alcune carte della Bihl. di San Marco^ 
parte ii, páginas 11-33. 



328 ' ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

La longitud de Antillia, que llega á ser la de Porta- 
gal y de Inglaterra, y su forma de un paralelógramo 
muy alargado (la base está en relación con la altura de 
1 á 3), llaman la atención á primera vista en el quinto 
mapa de Bianco. Los golfos y las sinuosidades délos 
contornos están indicados como si la figura de esta 
tierra hubiese sido conocida de un modo exacto ; pero 
esta apariencia de exactitud no debe , sin embargo , sor- 
prendernos, pues la encontramos durante los siglos xvi 
y XVII en todas las tierras imaginarias, siendo trazadas 
las costas alrededor del polo Sur con sinnúmero de de- 
talles y una uniformidad imperturbable. 

Al norte de Antillia, á unas 70 leguas de distancia- 
aparecía otra isla más pequeña y de semejante figura 
rectangular. Esta, según Bianco, era la isla de la Man 
Satanaxia. El quinto mapa del Atlas presenta sólo la 
extremidad meridional de esta Mano de Satán , á los 
cuarenta y dos y medio grados de latitud. Pero en el 
planisferio de Bianco, que se cree copiado en parte de un 
mapa del sigo xiv y que acaso era anterior á los viajes 
de Marco Polo, las grandes islas de Antillia y de la 
Man Satanaxia están figuradas por completo á la misma 
distancia de las Azores que el mapa núm. 5. Reconó- 
cense estas tierras por su forma y su posición recíproca, 
aunque en el planisferio no están indicadas por sus 
nombres. 

M. Formaleoni se limita á suponer que la Antillia de 
Andrés Bianco y de Toscanelli indicaba un descubri- 
miento de las islas Caribes , largo tiempo anterior al de 
Colón; y el autor de las voluminosas compilaciones geo- 
gráficas, Mr. Hassel, ha ido mucho más lejos en sus 
conjeturas. Según él, la isla de la Mano de Satán y la 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 329 

Antillia figaran las dos partesdel coi^tinente americano, 
separadas, según se creía,. por un estrecho; el mismo 
estrecho que á principios del siglo xvi buscaban vana- 
mente en el Veragua y en el istmo de Panamá (1). 

En vista de la importancia que por largo tiempo se 
atribuyó á la existencia de las dos citadas islas, es intere- 
sante dar á conocer una carta marina que posee la biblio- 
teca del gran Duque de Weimar (2). Siendo anterior en 



(1) Hassel, Erdh. des BrittiscJwn tind Russ. Amerika's, 
1822, pág. 6. 

(2) Deseo llamar la atención de los viajeros acerca de los 
cinco monumentos de la geografía de los siglos XV y xvi que 
Contiene esta rica colección, llamada vulgarmente Biblioteca 
militar: 

• 1.° La carta marina de 1424. notable por el nombre de Antic- 
ua. Está trazada en pergamino y pegada en tabla, teniendo 34 
pulgadas y 6 líneas de larga, por 21 pulgadas y 9 líneas de an- 
cha. Se extiende en latitud desde 2f)2/^« hasta 62", y en longi- 
tud desde el meridiano doMingrelia y de Coleos (Cólchida), 
esto es, á 2' al Este de la orilla más oriental del mar Negro 
hasta el meridiano, que atraviesa el Atlántico 5° al Oeste del 
cabo Bojador (^Buccdor'). Como el mapa no tiene escala gra- 
duada, valúo la distancia por la que existe desde el cabo San 
Vicente hasta el cabo Finisterre. No tiene más título que una 
estrecha banda dirigida de Sur á Norte, que separa la Antilia 
de las islas Azores, donde apenas se advierten las palabras: Con- 

lest compa ancón MCCCCXXiv; lo demás, borrado por la 

vetustez, está ilegible. La cifra 1424 se encuentra repetida al 
margen del mapa hacia el Este, pero con tinta menos antigua. 
Como adorno en el interior de las tiei'ras, donde la indicación 
délas ciudades es bastante rara, se ven el Re-v Rossirc, el Sol- 
dano di BablUonia , el convento de Santa Catalina del Monte 
Sinaí y las armas de las repúblicas de Genova y Venecia. 

Estas figuras de príncipes, sentados en sus tronos, encuén- 
transe también en mapas más recientes ; en el de Fra Mauro y 
en el planisferio de Andrés Bianco. La bandera de los caballe- 



330- ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

muchos años al mapa de Bianco, presenta también los 
contornos de Antillia y de la Man Satanaxia. "No tiene 
nombre de autor, pero es del año 1424, y doble de 
grande que el Atlas de Bianco. Comprende casi la misma 



lleros de San Juan flota sobre la isla de Rodas. En memoria da 
la cruzada de San Luis, el punto de embarque (2o de Agosto de 
1248) está indicado en Aducemorto (Aguas Muertas), señalando 
el sitio con un inmenso brazo de río (sin duda el de Arles) que 
sale del Ródano. En el Asia menor, «quse nunc vero dicitur 
Turchia» , está sentado el Sultán Baixit , que sin duda es el 
gran Bayaceto Ildirim. Como este principe murió en 1403, des- 
pués de caer prisionero de Timour en la batalla de Ancyra, la 
imagen de Baixit debe haber sido copiada de un mapa anterior 
é. 1424, porque en esta época el sultán de los otomanos era 
Amurates II. 

La imagen del Soldano di Bahillonia (con un loro en el 
brazo izquierdo) está puesta al Ceste del Nilo, y no debe sor- 
prender diclia posición de la figura, porque la antigua Memphis, 
á causa de su proximidad á la fortaleza de Bx^u^wv, acantona- 
miento de las legiones romanas en tiempo de Strabón {Geogr.^ 
libro XVII, pág. 807 Cas), llevaba en la Edad Media el nombre 
de Babylonia (Wilken, Gesoli. der Krenzzüge, 1. 1, pág. 28), y 
desde el tiempo de Saladino hasta la conquista de Egipto poy 
Selim I en 1517, á los sultanes de Egipto se les llamaba Sol- 
dani di Babylonice (Véase Marini Sanuti, Secreta fidelium 
Crucis, en Bongars, Gesta Bei per Francos, t. li, páginas 23, 
25 y 91).' 

Es, sobre todo, notable en este mapa de 1424 que (por sim? 
pie reminiscencia) está en él trazado el canal de comunicación 
entre el Nilo y el mar Rojo, abierto por Ptolomeo Philadelphio, 
restablecido después por Adriano, después por los árabes y 
usado hasta el año de 767, según lo demostró M. Letronne, dis- 
cutiendo la época del viaje á Tierra Santa del monje Fidelis y 
un pasaje de Gregoúo de Tours (DicuiL, 1814, páginas 14-22). 
El canal del Nilo está representado en el mapa de Weimar en 
comunicación con un rio que nace en Armenia, y corre primero 
de Norte á Sur, al Este del Líbano, volviendo después al Oesto 



J 



TESCÜBRIMIENTO DE AMÉRICA. 331 

extensión de países que los mapas núm. 5 y núm. 8 de 
este Atlas, pero difiere esencial mente de éstos, á juzgar 
por la pequeña parte que del núm. 5 han publicado For- 
maleoni y Buache. He aquí Jas diferencias más notables 



en el paralelo de Babylon JEgjpii. liste mismo rio tiene un 
brazo que desemboca en el Mediterráneo, cerca de Alejandretta. 
Difícil es adivinar la hipótesis geográfica á que da lugar un 
concepto tan extraordinario. ¿Es el Eufrates, cuyos afluentes 
se aproximan á los del Oronte , cerca de Alejandretta? ¿Cómo 
creer que en el siglo xv se ignoraba que el Eufrates desemboca 
en el golfo Pérsico? No es una prolongación del Jordán por et 
valle que une el mar Muerto al golfo de Acaba, porque el Jor- 
dán está figurado separadamente y con bastante precisión» 
mientras el río anónimo que comunica con el canal de Ptolo* 
meo en el mismo istmo de Suez nace en las montañas de Erze- 
rum, montañas donde, según el mismo mapa, tiene sus fuentes 
un río (el Turak ó Boas de la antigüedad) que corre al NNO. 
hacia el mar Negro, y otro (el Tigris?) que se dirige al SE. 

Doy estos detalles para facilitar el examen de las analogías ó 
de las diferencias que presenta este monumento curioso de la 
geografía de la Edad Media con otros mapas sepultados en los 
archivos de las bibliotecas de Italia. Toda la cuenca del Medi- 
terráneo, las costas de Grecia y del mar Negro están represen- 
tadas con un detalle topográfico notabilísimo, pero el yaci- 
miento relativo ó la orientación de las costas es muy erróneo. 
Si se trazan meridianos al Oeste de la península Ibérica , al 
Este de Sicilia y al Oeste del Asia Menor, encuéntrase el. Ática 
algunos grados al Norte de la desembocadura del Ebro, y la di- 
rección media de la costa meridional del mar Negro coinci- 
diendo, no con el paralelo de Oporto, sino con el de Lorient en 
Bretaña. Las partes orientales están colocadas demasiado al 
Norte, como en las cartas marinas de los genoveses (por ejemplo, 
la de Pedro Visconti , conservada en la Biblioteca Imperial de 
Viena), que remontan hasta principios del siglo xiv (Spo- 
TORNO, Star la litt. della Liguria^ t. I, pág. 313) y han propor- 
cionado excelentes maten'ales á los iwrtulanos del gran siglo, 
del infante D. Enrique, de Colón y de Gama. 



332 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

que he observado, examinando el original, mientras per- 
manecí últimamente en Weimar en 1832, y los calcos 
exactísimos que debo á la amistad de Mr. Froriep: 
I.*' El mapa de 1424 no r>epresenta más que la parte 



2 ° Uu mapa que se asemeja bastante al célebre de Diego 
Rlvero, pero anterior en dos años. Titúlase Carta ■universal en 
que se contiene todo lo que del Mundo se ha descxihierto fasta 
cora; hizola un cosmograplio de Sti Mag estad; anno MDXXVÍI 
«n Sevilla. Está trazada en pergamino, y tiene G pies y 8 pul- 
gadas de larga por 2 pies y 8 pulgadas rie ancha. Perteneció á 
la biblioteca del sabio Ebner, en Nuremberg, y de allí pasó su- 
^lesivamente á Gotha á la biblioteca de M. Becker, y por fin á 
"VVeimar, á la colección del Gran Duque. Cítala Muer, en las 
Memoralñlia^ Bih. Norimh., t. ii, pág. 97, y la ha discutido con 
mucho discernimiento M. de Lindenau (Zach., Man. Corresi)., 
October 1810). Es probable que este mapa y el de Eivero fueran 
traídos á Alemania con motivo de los frecuentes Tiajes del em- 
perador Carlos V desde España á las orillas del Rhin y del Da- 
nubio, En Nuremberg se creyó que había pertenecido á la Bi- 
blioteca Colombina legada por Fernando Colón al Municipio 
de Sevilla. M. Sprengel (Muñoz Gescli. der Neuen Welt., t. I, 
página 429) lo confunde con el mapamundi de Diego Rivero; 
pero difiere de él completamente, según demostraremos en el 
curso de esta obra. Basta observar aquí, que el mapa de Rivero 
presenta la costa occidental de América al Sur desde Panamá, 
bástalos 10° de latitud austral; en el mapa de 1527 no se ven 
más costas del Océano Pacífico que la meridional del istmo; 
nada del Choco y del litoral de Quito. 

No entraré aquí en pormenores acerca de la configuración de- 
África para mostrar cómo, según los portulanos portugueses, 
extremadamente detallados, está representado este continente 
en dos mapas de 1527 y 1529. Nada tan notable, por ejemplo, 
como el detalle de las costas de Madagascar (ísola de San Lo- 
renzo). 

Lo3 mapas de la América del Sur^ por ejemplo los de Cruz 
Olmeiilla, Faden, Arrowsmith y Brué, parecen á primera vista 
copiados unos de otros; pero con atento examen se han descu- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 333 

septentrional de la isla Antillia y toda la isla rectangu- 
lar del Satán. La distancia desde las costas de Portugal 
al centro del grupo de las Azores, que los mapas de la 
primera mitad del siglo xv señalan casi en la dirección 
del meridiano, es de 110 leguas marinas. En el mapa 
de 1436 es de 1 53, según dije antes. La distancia desde 
las Azores á Antillia es casi igual en ambos mapas. 

2° Un poco al Norte de Madera, entre esta isla y las 
Azores, se lee en el mapa de Weimar: Insule Sancti 
Brandani. Es el sitio donde el mapa de Pizzigano 
de 13G7 pone, lejos de las Canarias, las palabras Isolce 
dictce Fortanatce. Andre's Blanco no nombra ni las islas 
Afortunadas ni las de San Brandan. En el mapa de 1824 
aun hay rastros del mito septentrional de las islas de loa 



bierto las diferencias. Lo mismo sucede con dos mapas de África 
que se han querido confundir. En los dos se ven figurados buques 
con la inscripción: Vengo de Maluco (vengo de las Molucas), 
Jerusalén está situada á NO. de Suez, y la diferencia de meri- 
dianos del Cairo y Suez es de 20°, cuando en el mapa de 1424 
sólo es de 2^. Este ensanche del Egipto oriental es tanto más 
inconcebible, cuanto que el resto del África septentrional está 
bastante bien figurado. A la Etiopia de Kivero se la llama en 
el m^amnndi de 1527 Arabia suh JEgypto. En estos mapas 
graduados al margen, Alejandría y toda la costa septentrio- 
nal de África, hasta la Pequeña Syrte, está de 3 á 4° más al Sur 
de su verdadera situación. 

3.° El mapamundi de Diego Riveio de 1529, del cual sólo pu- 
blicó Sprengel la i)arte americana. 

4.° Un globo, probablemente del siglo xvi, que señala el 
istmo de Pauamá atravesado por un estrecho. 

5.» Un globo de 1534. 

Yo ofreceré á M. Walkenaer, para su rica colección geográ- 
fica, calcos de África de 1527 y 1529, de igual suerto que el 
calco del mapa de 1424. 



•c34 ALEJANDRO DE EpMBOLDT. 

Bienaventurados, cerca de Irlanda, la ínsula sacra de 
Avieno. Al Norte de Limerick está indicado un gran 
golfo, sin duda el de Galway, lleno de iníinidad de islo- 
tes, junto álos cuales hay la siguiente inscripción: Lacus 
fortunatus ubi sunt multce insuloe quw dicuntur InsulcB 
:San.... {Sancti Brandani?) En el planisferio de Bianco, 
que es más antiguo que su Atlas, este golfo circular de 
angosta entrada {Laciis ó Locus fortunatus) está figu. . 
rado, pero sin nombre. En el mapa de Weimar, los con- 
tornos de Irlanda y de Inghelia y Escocia están bastante 
bien figurados , pero los países puestos al Noroeste, 
por ejemplo, la Escandinavia, el Báltico, la Alama- 
{jna, la provincia de Pursia (Prusia) y la Polana, (Po- 
lonia) prueban la misma ignorancia que se advierte en 
las obras de Bianco, Fra Mauro y Bivero. 

Conocíase" mejor el noroeste de África que el norte 
<3e Europa. Desde la desembocadura del Escalda hasta 
la extremidad de Jutlandia, la costa en el mapa de 
Weimar está figurada siii interrupción de Norte á Sur, 
•de suerte que Holanda^ Frixa (Frisia) y Dinamarca 
{Dana) se confunden en una misma península. 

3.° Frente á la isla de Chañaría está situado el gran 
cabo Buqdor (Bucedor), nombre que con frecuaccia se 
daba en la Edad Media al cabo Bojador. Encuéntrase 
tambie'n en el mapa general de Blanco ; pero en la hoja 
número 5, que es la que comparamos aquí al mapa de 1424, 
confúndese al cabo Bojador con el cabo Non (Forma- 
leoni, pág. 20). El calco, grabado por M. Buache, es in- 
exacto en este punto. 

.Cerca del cabo N'on, del mapa de Bianco, en el para- 
lelo de la isla Chañaría , desemboca el fluvius CitarliSj 
que nace de un gran lago circular, situado en el interior 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 335 

de África. En este lago hay una gran isla tambie'n cir- 
cular. Créese estar vien4o el lago Jamdra ó Paite (pro- 
piamente Paldhi) del íibet al Sur de Lassa. De este 
■lago de diez y ocho leguas de diámetro, llamado lago 
Citarlis, salen tres ríos ; uno es el Jiiwius CitarliSy quo 
va al Oeste; el segundo corre hacia el Este, y es quizá 
uno de los brazos del Nilo, según la opinión reinante en 
la Edad Media; el tercero vierte sus aguas en el Atlán- 
tico con el nombre de Favia (fluviusf). Demain, al 
norte de cabo Agilón (Augulón, Agulah), Citarlis 6 
Cintarlis, parece ser una reminiscencia de Cirta Julia 
de Ptolomeo, capital de Kumidia, indudablemente la 
Constastina de hoy (Edrisij África, ed. Hartamnn, 
página 241). La interpretación intentada derivando 
Cintar-lis del Angra de Antonio González da Cintra, 
bahía situada á tres y medio grados al Sur de Bojador? 
paréceme menos cierta. 

Los mapas más antiguos de Agathoiloemon, donde 
hay lagos puestos en el país de los Melano-Gdtulos, 
pueden haber sido el origen de estos extraños sistemas 
hidrográficos de la costa occidental del África y de esas 
dobles líneas de agua que desembocan en lagos del in- 
*terior del Continente. La parte del mapa de 1424 que 
he hecho gravar, prueba que, en la configuración, no está 
por cierto copiada del Atlas de Andrés Blanco. 

Continuando el orden cronológico, en que aparece 
la Antillia en los mapamundi de la Edad Media, preciso 
es nombrar, á continuación del mapa de origen italiano 
de la biblioteca de Weimar, y el núm. 5 de Andrés 
Blanco, los mapas de Bedrazio y del cosmógrafo Martín 
Behaim. 

Existe en Parma un mapamundi del genovés Becla- 



336 ALEJANDRO DE BUMBOLDT. 

rio 6 Bedrazio, que tiene dos pies y dos y media pulga- 
das de largo y dos pies de ancho. Antes que Zurla, ya 
hicieron mención de él Pezzana y Paciaudi (1). Se ven 
en él las fornias rectangulares de las islas Antillia y 
Sarastagio' (Mano de Satán?), y cerca de Sarastasio 
(Satanaxio) una islita en forma de hoz (isola falcata)^ 
.llamada Dammar. Este grupo tiene la notable inscrip- 
ción siguiente: Insulede novo repte (repertai.) 

Como más al Oeste de este grupo sitúa Bedrazio 
otra isla cuadrada con el nombre de Royllo^ el bibliote- 
cario Paciaudi ha creído ver en estas cuatro islas un 
principio del archipiélago de las Antillas. 

Este notable mapa es de 1436, por tanto del mismo 
año que el Atlas de Blanco y no anterior á éste, como 
asegura el cardenal Zurla (2). La isla en forma de 
hoz encuéntrase también cerca de la Man Satanaxio 
(un poco al Norte) en el mapa de 1424. 

Cítanse con frecuencia, como conteniendo también 
la isla Antillia, los postulanos de Gracioso (3) Be- 
nincasa de Ancona y de su hijo Andrés (1463-1473); 
pero se ha tomado, según parece, un mapa mucho me- 
nos antiguo, de Blaze Voulodet, redactado en 1586, 
donde se encuentra, al Oeste de Irlanda, una tierra lla- 
mada Scorafixa ó Stocafixa (Bacallaos?), por una obra 
de Andrés Benincasa (4). 



(1) Giornale di Padora, 1805, Febrero, páj,'. 138. 

(2) Viaggí, t. ii, pág. 333. 

(3) Sprexg-el, pág. 51. El célebre mapa de Fra Mauro no 
tiene la Antillia, aunque Bianco contribuyo á ejecutarlo, 

(4) Compárese Foemaleoni, páginas 43 y 45, con ZuRLA, 
Majipamondo di Fra Afauro, pág. 102, y Viaggi, t. Ii, pag. 333, 
El nombre de Stoclifis aparece, sin embargo, también en el 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 337 

El globo de Behaim ofrece dos particularidades res- 
pecto á la Antillia. La sitúa á los 24° de latitud, mien- 
tras Toscanelli, en su carta á Colón, asigna á esta isla 
el paralelo de Lisboa (1) y la figura redonda y pe- 
queña, como la isla San Miguel, del archipiélago de las 
Azores; mientras la isla de San Bradán tiene en el 
globo de Behaim la forma rectangular que llama la 
atención en el niapa de Andre's Blanco, pero que tam- 
bién tienen la isla de Royllo de Bedrazio, la Giava mag- 
giore de Fra Maura, y el Japón (Zipangut) del geógrafo 
de Nuremberg. 

La opinión del sabio Zurla (2), de que «la forma rec- 
tangular de la Antillia» prueba que es la Atlántida de 
Platón, no merece serio examen. En la extensa y ver- 
bosa topografía de la Atlántida, que presenta el Critias, 
jamás se habla del contorno general de esta isla, descrita 
como montuosa, cubierta de bosques, rica en aguas ter- 
males, donde pacen elefantes. Lo que Platón dice de la 



mapa de Bianco (1436) cerca de una isla al NO. de Irlanda; 
pero en la segunda mitad del siglo xv era el bacalao objeto de 
la pesca en las Orcades y en Islandia. También se figuran islas 
al O. de las Azores en una carta marina del mallorquín Pedro 
Roselli (1460), que poseyó hace tiempo la familia Mbrl en Nu- 
remberg, y que se ha supuesto fuera un mapamundi del si- 
glo XIV (Muñoz, i, pág. 428). 

(1) Es inútil discutir la longitud, dependiente de las confu- 
sas ideas que se habían formado de la distancia de Quinsai 
y de Cipango á las costas de Portugal. Ya hemos hecho ver 
antes, al analizar la carta de Toscanelli, que el astrónomo 
florentino sitúa 1.x Antillia á un cuarto de la distancia total. 
Beahim (tomando á Zipangut ó Cipango por término extre- 
mo), á 

^' 2,7 

(2) Viaggi, t. Ii, pág. 334. 

22 



338 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

forma tetr agonal ó cuadrada sólo se refiere á una lla- 
nura (xc) TTsSíov) de 3.000 estadios de larga y 2.000 esta- 
dios de ancha, situada en la parte meridional de la At- 
lántida. Esta llanura (1), que rodea la ciudadela de 
Neptuno. pertenece al monarca reinante; confina por el 
lado Sur con la mar, y al ííorte, Este y Oeste linda con 
las propiedades de los nueve arcontes, terreno lleno de 
montañas y cuya forma no está designada. Además, 
aunque Platón dijera que la forma de la Atlántida era 
rectangular, no había motivo para suponer que, en el 
momento de su destrucción (2) se había quebrado la isla 
como un pedazo de espato de Islandia en fragmentos 
completamente semejantes y que la Antillía representaba 
uno de estos fragmentos. 

Tampoco buscaremos los restos de la Atlántida en las 
formaciones que sirven de base á la creta de Inglaterra 
en las arenas verdes y el wealdclay (3), ó, como se ha 
hecho más recientemente, «el plano de Me'jico en el for- 
tín déla Atlántida, que Neptuno rodea de fosos llenos de 
agua y de estrechas lenguas de tierra» (4). La ciudad de 

(1) Critias, páginas 113 y 118 Steph. 

(2) Timrvns, pág. 25 Steph. 

(3) Lyell, Principies of Geology., t. iii, pág. 284. 

(■í) La ciudadela (el Fuerte Koyal de la Atlántida) está si- 
tuada en una llanura cuadrada, á 50 estadios de la costa meri- 
dional; rodéanla tres anillos de- agua salobre separados del 
Océano, y alternando con dos anillos ó lenguas de tierra circu- 
lares, ün canal, abierto detrás del anillo exterior, lo pone 
en comunicación con el mar. Fste sistema hidráulico, que re- 
cuerda los siete mares circulares rodeando el disco terrestre 
indio (más acá del Lokálóká), completa la ordenación regular 
que preside las ficciones geográfico-políticas de Platón, ficcio- 
nes que sólo pueden entretener, dice irrespetuosamente el pa- 
dre Acosta (lib. I, cap. xxii), á niños y viejas. 



i 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 



Méjico, la antigua Tenochtitlán, fué fundada por los Az- 
tecas en el lago Tezcuco, el año de 1325 de nuestra era, y 
se unia á las orillas del lago por medio de diques traza- 
dos en línea recta. Sin llegar á Solón o al Peplum de 
las pequeñas Panatheneas, sería preciso atribuir á Pla- 
tón, una previsión de diez y seis siglos j medio. 

Digno es de notar que, á pesar délo vivamente que 
impvesionaron el ánimo de Colón la carta y el mapa de 
ruta 'de Toscanelli (Colón copia frases enteras de la carta 
ejL la introducción del Diario de su primer viaje), ni él, ni 
Gomara, ni Oviedo ó Acosta, ni los mapas de América ó 
los mapamundi añadidos á las ediciones de Ptolomeo 
desde 1508 mencionan la Antillia. Cuando Colón entra 
en el puerto de Lisboa el 4 de Marzo de 1493, no nombra 
la Antillia como punto de partida, dice que viene de Ci- 
pango. 

Recapitulando cuanto sabemos acerca de los primeros 
descubrimientos de las islas de la India occidental, no 
veo en qué podría apoyarse la opinión de que Colón 
mismo llamó Antillia á las islas Caribes. El primer indi- 
cio de dicha aplicación lo encuentro en estas palabras de 
Las Oceánicas, de Pedro Mártir de Angliiera (1): «In 
Hispaniola Ophiram insulam sese reperisse refert (Colo- 
nus), sed cosmographicorum tractu diligenter conside- 
rato, AntüicB insulm sunt illse et adjacentes aliaí,» He 
aquí la denominación geográfica de Antillas en plural. 
Pero hay más; la única vez que se encuentra en las cár- 



(1) Déc, lib. I, pág. 11 (edic. Bas., 1583). Esta Década, dedi- 
cada al cardenal Ascanio Sforza, tiene una fecha cierta. Fué 
terminada en Noviembre de 1493, dos meses después de la 
vuelta de Colón de su primer viaje. 



340 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

tas de Amérigo Vespucci el nombre de Colón, va unido 
al nombre de Antillia. «Venimus ad Antiglice insu- 
lam quam paucis nuper ab annis Christophorus Colum- 
busdiscooperint.» Estas palabras (1) están tomadas de 
la relación del (supuesto) segundo viaje de Vespucci, del 
que dice haber terminado el 8 de Septiembre de 1500. 

La correlación que existe entre los acontecimientos 
prueba que el nombre de Antillia lo dio Vespucci á la 
isla Hispaniola, y que su relación es la del viaje que hizo 
con Ojeda; porque en el (supuesto) primer, viaje, cuya 
fecha de partida fija Vespucci en 20 de Mayo de 1497 
la Hispaniola se llamaba pura y simplemente Ity\ co- 
rrupción sin duda de Aíty (2). Bartolomé de las Casas 
nos dice que (3) eran los portugueses quienes aplicaban 
con preferencia á la Hispaniola el nombre de Antillia. 



(1) Navabrete, t. III, pág. 261. Cito con preferencia el 
texto latino, conforme á la Cosmograpliice Introductio de Mar- 
tín Ylacomylus, cuya edición de |1507 tengo á la vista, si bien 
respecto al idioma en que escribió Vespucci hay casi tanta in- 
certidumbre como al que'usó Marco Polo, siendo muy^probable 
que las dos primeras cartas fueran redactadas en español y las 
dos últimas en portugués. Navarrete, t. iii, pág. 185. El texto 
original délas cartas de Vespucci no ha llegado á nosotros, y la 
edición latina de 1507 es, como en ella se dice, en el cap. v (fo- 
lio 9 de la edición que empleo) ex itálico sermone in gallicum 
et ex gallico in latinuní versa. 

(2) (( Vidimus ibidem quem máximum gentis acervum , qui 
insulam illam Ites nuncuparent.» Ilacomyl., fol. 36. (La edi- 
ción de 1507 no está paginada.) Canovai, Elogio del VeSjpucci, 
página 80; Franc. Bartolozzi, Ricerohe circa alie scop. di 
Ves]}., pág. 98. 

(3) Jlist. gen. de las Indias, lib: I , cap. 161 (Navarrete, 
tomo III. pág. 333). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 341 

Estas aplicaciones de nombres geográficos eran muy 
arbitrarias en los primeros tiempos de la conquista. 
Schoner (1) toma todavía, en 1533, la ciudad de Mé- 
jico (Temistitlán) por el Quinsaí de Marco Polo, la cé- 
lebre ciudad china de Hangtcheu-fu. Gomara, que no 
duda de la identidad (2) de la América y la Atlántida, 
hace derivar este último nombre de la palabra mejicana 
alt (agua), fantasía etimológica repetida muchas veces en 
nuestros días, recordando además el nombre tártaro del 
Volga, Attel, la grande agua. 

Por lo demás, con la denominación de islas Antillas 
ha sucedido, como con la de América. Estos nombres 
fueron propuestos, el primero, como hemos visto, por 
Anghiera, en 1493, y el segundo por Ylacomylus, en 
1507, y sin embargo, fué preciso que transcurriera más 
de un siglo para que su uso se generalizara. Cristóbal 
Colón no dio jamás una denominación al conjunto de 
las Islas de la India que había descubierto. En los pri- 
meros tiempos de la conquista no se conocen más que los 



(1) Opusculum geogr., 1533. Pars. 11, cap. 9. «De regionibus 
extra PtolomEeum (es decir, que Ptolomeo no menciona)-, Ba- 
chalaos dicta á novo genere piscium ; desertum Lop; Tangut. 
et México regio in qua urbs permaxima in magno lacu sita Te- 
mistita, sed apud vetustiores Quinsay erat vocata.» Sin duda á 
causa de la proximidad de un gran lago y de la multitud de 
canales indicados en la descripción de Quisai, «Cita del Cielo» 
de Marco Polo (cap LXViii), se confundieron dos ciudades, 
una de Asia y otra de América. 

(2) Historia de las Indias, 1553, fol. 119. Guillermo Postel 
intentó cambiar las denominaciones de los continentes, lla- 
mando atrevidamente á América Atlantis, á A frica Chame- 
sia, etc. Véase CosmograpldccB discipUnre Comjnnd (Bas. 1561, 
páginas 13 y 57). 



342f ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

nombres de Islas de Lucayos (1) (las islas Bahamas) 
y de Islas de Barlovento (2) ó Islas de los Caribes j dé 
los Caníbales (3) aplicadas al grupo que se extiende 
desde la Trinidad á Puerto Rico (Boriken). 

En los mapas de Juan de la Cosa y de Rivero no hay 
ni rastro del nombre de Antillas. La reseña italiana de 
todas las islas del mundo por Benedicto Bordone (4), 
no lo conoce, ni tampoco el Isolario, de Porcaccio (5), 
el Ptolomeo italiano, de Antonio Mangini, de 1598, la 
Cosmographiej de Andrés Thevet (6) y la Descripción 
de las Indias occidentales^ del historiógrafo Herrera (7), 
terminada en 1615, 

Es verdaderamente extraordinario, que después de tan 
largo olvido durante todo el siglo xvi, un nombre, que 
por primera vez había aparecido en un mapa de 1436, 
sea el qu^ al fin haya prevalecido en Europa. Este nom- 
bre era sin duda más sonoro que el de islas Camer- 
canas que conocemos por el Breviario geográfico dé 
Bert, y por el viaje de un religioso carmelita; pero ignoro 



(1) Gomaba, fol. 20. 

(2) Agosta, lib. i, cap. 14; lib. iii, cap. 4. Koberto Regnauld) 
(Cauxois), en su ingenua traducción dedicada al gran Enrique^ 
en 1597, llama «la Guadalupe, la Martinica y Marigalante, los 
fauhourgs de Vlnde.y) ■ 

(3) Vida del Almirante, capítulos 45 y 77. 

(4) Isolario nel qual si ragiona di tntte Visóle del Mondo. 
Venegia,per Meólo d'Aristotile (alias de Ristotele) detto Za-^ 
2ñno, 1533. 

(5) ToMASO PORCACCHI DA Castiglione, Arretino, DelU' 
Isole piii f amóse del Mondo. Venecia, 1576, • 

(6) La Co-smograpliie universelle, 1575. 

(7) Cap. 7 (edic. de 1728, t. iv, p, 12). ; 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 343 

en absoluto su etimología (1). Probablemente lo que 
más contribuyó á poner el nombre de Antillas en los 
mapas de América fué la gran celebridad de los mapas 
de Oornelio Wytfliiet y del Theatrum Orbis terrarum de 
Ortelio (2). 



(1) Maurile DE Saint-Michel, reli-^ioso carmelita, Vo-^ 
y age des iles Camerganes en VAmerique. París, 1652. Dícese 
en él, pág. 41 : «La Guadalupe es une des moindres des iles 
qu'on apelle Camerganes.» En Bertii, Bretiarmiíti totiua or- 
bis, 1624, pág. 13, encuentro el nombre de Insular Camercanrs 
vel AntilHas aut Caribes. (¿Será acaso un nombre caribe?) En- 
tre los nombres caribes de las Pequeñas Antillas, coleccionados 
por el padre Eaymond Bretón {Dict. earihe-frangais, Auxerre» 
1665, pág. 409), ninguno hay análogo al de Camercana. Las 
islas Santas llamáronse Caárucaera, la Granada, Camalogue; 
pero Lorenzo de Anania {Frahrica del Mondo, pág. 319) si- 
túa cerca de Cuba y lejos de las regiones habitadas por los 
Caribes á fines del siglo xv la isla Camarco. García, {Origen de 
los Indios, pág. 234) supone que caracteriza los nombres geo- 
gráficos caribes la sílaba inicial ear , como en Caripe , Cam- 
pano, Caroni, Cariaco, y en la denominación del pueblo entero 
Carina ó Carinago. ¿Es preciso entender por Antillas, Islas Ca- 
■mcrianas? (Relat. Jtist., t. I, pág. 692). Mi hermano, que conoce 
fundamentalmente la estructura de las lenguas americanas, 
encuentra qiie en Carinago, ó mejor, Callinago, según el len- 
guaje de los hombres, y Calliponam, según el lenguaje de las 
mujeres, Cali ó Cal contiene todo el nombre del pueblo. Calina 
(Dic. Galihi. París, 1763, pág. 84) es tan sólo una abreviación 
de Callinago. He buscado inútilmente las islas Camercanag 
en las detalladas cartas de ruta del siglo xvi de las Pequeñas 
Antillas, que presenta Hakluyt (t. iii, páginas 603-627, edición 
de 1600). 

(2) Con el nombre de Antillas figuran las islas Caribes en 
el mapa de América de 1587 ; pero el texto de Ortelio no cita 
el nombre de Antillas ni siquiera en la edición de 1601 , que es 
treinta y un años posterior á la edición princeps (Wytfliet, 
Dcsrr. Ptol. augmentiim, 1597, pág. 96). 



344 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

En cuanto al origen del mito geográfico de la Antillia, 
de Andrés Bianco, preciso es distinguir, como en todos 
los mitos, el elemento ideal y la aplicación de este ele- 
mento á una localidad determinada. Un acontecimiento 
verdadero, una emigración por mar, cuando los árabes 
invadieron la península ibérica , dejó vagos recuerdos 
que han sobrevivido á las desgracias públicas. Los emi- 
grados tuvieron quizá el deseo de ir á las islas Afortu- 
nadas, de buscar un asilo, como Sertorio cuando huía de 
las tropas victoriosas de Sila, y la imaginación de los 
pueblos, que embellece las tradiciones nacionales, tras- 
ladó un hecho liistórico natural al país de las ficciones. 
Se suponía que los fugitivos habían fundado una colonia 
floreciente en el centro del Atlántico, pero cuando se 
supo, y no tarde, que dicha colonia cristiana no estaba en 
las islas Canarias, archipiélago muy visitado á causa del 
comercio de esclavos guanches, fué preciso suponerla 
más lejos y asignarle una posición determinada. 

Descubiertas las Azores, ó mejor dicho, encontradas 
de nuevo varias veces, pudieron engendrar la idea de 
una tierra muy extensa, porque se suponía la continui- 
dad de la costa correspondiente á distintas islas. En este 
sentido, yo creo que todo el archipiélago de las Azores 
ocasionó que se fijara la posición de la Antillia ó isla de 
los Siete Obispos y de las Siete Ciudades, pues no me 
atrevo á conjeturar, como M. Buache (1), que la Anti- 



(1) Mem. de V Instituto, 1806, t. vi, páginas 13, 17 y 21. 
Sprengel decía en 1792 ( Getcli. der Entd., pág. 373), hablando 
de las Azores, que «se las creyó primero (en el siglo xv) las 
Antillas de la India, célebres por el viaje de Marco Polo», 
M. Boyd, en su interesante obra Description of the Azores, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 345 

___^ $ ^ 

Ilia de Bianco, ancha como España, sea la isla de San 
Miguel, por la única razón de que los portugueses, aun 
hoy, dan á una parte de esta isla el nombre de Sete Ci- 
tades. Lo único que prueba esta denominación es que 
los navegantes y los colonos portugueses no olvidaban 
las antiguas tradiciones populares. El razonamiento 
de M. Buache nos llevaría también á buscar la Antillia 
y las Siete Ciudades á la península del Yucatán ó al 
Norte de Méjico en el seno del Nuevo Continente. 

Cuando admiró á Francisco Hernández de Córdoba 
(en 1517) el aspecto de los templos (teocallis) construí- 
dos con piedras labradas y la civilización de los pueblos 
del Yucatán; cuando descubrió las grandes cruces que 
adoraban, creíase generalmente, dice Gomara (1), «que 
los españoles que huyeron de su patria al ser invadida 
por los árabes, en tiempo del r ey Rodrigo, llegaron á 
aquellas lejanas costas.» 

En la expedición aventurera que hizo el Padre fran- 
ciscano Marcos de Niza (2) á Cíbola (el país de los 



1835, pág. 192, hace la observación siguiente: «En 1445 for- 
móse un pequeño lago en la isla de San Miguel, por impedir 
una corriente de lava la salida de las aguas ; este lago lleva 
aún hoy el nombre de Algoa da Sete Citades, En sus inmedia- 
ciones hay algunas cabanas á las cuales se las llama, sin saber 
por qué, las Sete Citadefi.)) 

(1) Historia de las Indias, fol. 29. Herrera (déc. il, lib. iii, 
capítulo 1) relaciona la adoración de estas cruces, que se en- 
cuentran en Palenque y en el Chiapa, con la profecía de un 
santón mejicano llamado Chilam Cambal. 

(2) Gomaba, folios 115 y 117; Ramusio t. i, páginas 298- 
302; Herrera, déc. iv, Hb. vii, cap 7. Yo he relacionado ade- 
más (^Rel. Ilist., t. III, pág. 159, y Essai politique, t. ii, pá- 
gina 153) las huellas de antigua civilización que el P. Garcés 



346 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

. • , 

bisontes, ó vacas corcovadas)^ más allá de los 36° de la- 
titud, buscábanse también las Siete Ciudades j «al rey 
Taratax (especie de Preste Juan), que adoraba una cruz 
de oro y la imagen de una mujer, Señora del Cielo ». 

Si la isla Antillia hubiera sido igual á la de San Mi- 
guel de las Azores, no es probable que figurase en ma- 
pas que, como el de Bianco, presentan simultáneamente 
todo el archipiélago de las Azores (1). Mejor se com- 
prende que la Antillia, primitivamente señalada como 
una gran tierra por confundirse las costas mal conocidas 
de las Azores ) fuera puesta al Oeste de dicho archipié- 
lago cuando con precisión se reconoció su pequenez y 
los contornos de cada una de las islas que lo forman- 
Para comprender bien la fuerza de este argumento pre- 
ciso es recordar las fechas verdaderas de los descu- 
brimientos hechos por los portiígueses en la región 
templada del Océano Atlántico. Estas fechas son las 
siguientes : descubrimiento del escollo de las Hormigas, 
en 1431; de la isla de Santa María, 1432; de la de San 
Miguel, 1444; de Terceira, San «Jorge y Fayal, 1449; 
de Graciosa, 1453. El descubrimiento délas islas más 
occidentales, Flórez y Corvo, parece ser anterior á 1449; 



encontró en 1773 en el Moqui, con las tradiciones de 1539, j á 
la vez he discutido la posición de Quivira y Gibóla (Civora) 
que Wytfliet sitúa al Sur de su fabuloso reino de Atiián, en la 
región inmediata al estrecho de Berhing. > 

(1) Behaim, que habitó en distintas ocasiones en la isla de 
Fayal, no sólo sittía la Antillia lejos del archipiélago de las 
Azores, que llama, In.mJcii der JlaMcJie, sino también asegura 
que un barco procedente de España fué arrojado á las costas 
de Antillia en 1414 (Muer., pág. 32). ^ 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 347 

pero esta fecha es menos precisa (1). El mapa de Bian7 
co estaba terminado (2) cuando el Infante, <r guiado 
por mapas antiguos , sólo había hecho reconocer la isla 
de Santa María, la única cuyo suelo no es volcánico»- 
Este mapa presenta á la vez los nombres árabes y cris- 
tianos ; los de Bentvfla (Z) y San Jorge {San Zorzi), 



(1) Sigo la cronología de la l^ida do Infante D. Ilenrique^ 
escrita per Cándido Liisitano , el historiador portugués José 
Freiré, Padre del Oratorio, que (páginas 319 y 338) toma los 
datos de documentos oficiales. La fecha de la primera /tenta- 
tiva hecha por Gonzalo Velho Cabral en 1431, está confir- 
mada por una nota escrita en el globo de Behaim (MüRR., pá- 
gina 29). La isla de Jesu, señalada en este globo y cuyo nom- 
bre no se encuentra en el mapamundi de Eivero, singularmente 
exacto para el archipiélago entero, ¿era idéntica á la isla de 
San Jorge? 

El infante D. Enrique cedió en 1460 las islas de Jesu y Gra- 
ciosa á su sobrino Fernando, hermano del rey Alfonso V (Ba- 
rros, déc. I. lib. II, cap; 1). En el Asia de Barros nada se dice 
del descubrimiento sucesivo de las islas Azores, sin duda por- 
que este gran historiador trató el asunto en una geografía uni- 
versal, que cita con frecuencia en las Décadas y que nunca ha 
parecido. 

(2) M. Buache, en una Memoria, que por otros conceptos es 
muy digna de elogio, ha sido inducido á error por la Relación del 
segundo viaje de Cock, cuando supone «el descubrimiento de 
las Azores (de las Hormigas?) en 1439 y el de la isla de Santa 
María en 1447.» {Loe. cit., pág. 14.) 

(3) Esta es la verdadera acepción, según las investigaciones 
de Formaleoni y de Zarla. Buache leyó Bentusia para conver, 
tirla en Venusta, y la isla Graciosa (pág. 21), Tuna, puede de^ 
rivarse de la raíz árabe Tefele, crepúsculos de la tarde. Tefe^ 
significa también, según Golio, la obscuridad, y Bentuffa de-r 
signa acaso un hijo de las tinieblas, denominación que conviene 
bastante á nn islote del Mare Tenchrottim de Ediisi. Quanden, 



348 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

y sitúa con bastante corrección las nueve islas en tres 
grupos parciales ; pero en vez de estar orientados estos 
grupos de Sudeste á líoroeste, se encuentran casi de 
Sur á ]N"orte. El islote más lejano llámase ya Corvos 
Marinos. Los nombres de San Jorge y de Corvo no 
fueron, pues, dados por los portugueses en 1449, sino 
por otros pueblos de la Europa latina. 

Los dos pueblos rivales y aventureros en la Edad 
Media, los normandos y los árabes, fueron, sin duda, los 
que entonces (1) propagaron noticias ciertas acerca del 
archipiélago de las Azores. Algunos historiadores (2) 
suponen en el siglo ix el descubrimiento hecho por los 
normandos. El geógrafo de ííubia, que es del siglo xii, 
conoce en el Atlántico (en el mar Tenebroso) cda isla de 
Raka, que es la de las Aves, habitada por grandes águi- 
las ó buitres, que se alimentaban con pescados y volaban 
de continuo alrededor de la isla (3). Ebn-al-Uardi (4) 
conoce, según parece, esta misma isla con el nombre 



en el JSnchiridion cosmograpliicum (Col. 1599), sitúa entre las 
Azores, además de la isla de las Siete Ciudades, la de Satap. 
Véase Joan. Myritius, Opvsc. geogr.. 1590, pág. 123. 

(1) Ko quiero detenerme más en esta (investigación, ni discu- 
tir aquí el origen de las monedas cartaginesas y cirenaicas que 
se asegura haber sido encontradas en lá49 en la isla de Corvo. 
Véase tí'ótliehorgsTie Wetenskaps og Witterkets Samlingar^ 
1778, St. I, pág. Í06. 

(2) MURR., pág. 55. 

(3) Edrisi {Interpr. GahrieU Sionita) , 1619, pág. 64; 
Hartmann, páginas 317 y 319. Blanco tiene también entre las 
Azores una Isola di Colombi, que no debe ser confundida con 
la de Edrisi, pág. 85. 

(4) De Guiones, en los E-rtraits des Manuscrits du Roi, 
tomo 1 1,. pág. 56. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 349 

de Thouíur (ó de las Aves), y dice que las águilas rojas, 
provistas de enormes garras, se reúnen allí y cazan lejos 
de las costas en plena mar. Un rey de los francos (se- 
gún dice Hucaili) envió á dicha isla un barco para ver 
aquellas aves ; pero el buque naufragó ». 

Los comentadores de los geógrafos árabes reconocie- 
ron desde hace largo tiempo que la denominación de isla 
de los Azores (Jnsule Accipitrum) no es más que la tra- 
ducción portuguesa de islas de los Buitres, ó de los Hal- 
cones de Edrisi. 

Las tres islas del Brasil (Brazie, Braziro deMayotas), 
que señalan casi todos los portulanos (I) del siglo xiv 
(por ejemplo, el de Pizigano, trazado en 1367) entre los 
paralelos del cabo de San Vicente y de Irlanda, son, sin 
duda, tambie'n islas del grupo Raka y délas Azore» (2). 
Quizá el nombre mismo de Antillia, que por primera vez 
aparece en un mapa veneciano de 1436, es sólo una for- 
ma portuguesa dada á un nombre geográfico de los ára- 
bes. La etimología que se arriesga á dar M. Buache 
paréceme muy ingeniosa, y, sobre todo, resulta probable 
si se la adapta con alguna más precisión al carácter pro- 
pio de las lenguas semíticas. «En el número de las islas 
desconocidas que describe Edrisi (Pars primR , Climatis 
tertii, p. 71), y que son, a! parecer, dice M. Buache (3), 



(1) ZüELA, Vlagffí, t. II, pág. 324. 

(2) Bianco aplica el nombre de Brasile sólo á la isla Terceira 
ó á un promontorio al Oeste de la bahía de Angra, que aun 
lleva el nombre de Punta del Brasil (Fleueiew, Voyage fait 
per ordre du roí tn 17f)8 y 1769, vol. i, pág. 548. 

(3) Le. e.f pág. 27. M. Sprengel cree que la isla Terceira 
no tiene nombre de origen portugués, aunque parezca indicar 
la tercera isla dc"-.ub:crta por orden del inf.inte D. Enrique 



35D ALEJANDRO DE HüMBOLDT. 

las Azores, hay una llamada Mustasddn; Ebn-al-Üardi 
la llania Tinnin (1), lo cual significa isla délas Ser- 
pientes. Es creíble que la palabra Antillia tenga la mis- 
ma significación, y que se derive de la palabra tinnin, 
como la de Anjuan se deriva de la de Juan, que se en- 
cuentra en muchos mapas antiguos». La última analogía 
no es afortunada. La sílaba inicial paréeeme mejor una 
corrupción del artículo árabe de AF-Tinnin, y de Al-tin 
se habrá hecho poco á poco Antinna y Antilla ; como, 
por un cambio análogo de consonantes , los españoles 
hicieron, de crocodile, corcodilo y cocodrilo. El dragón 
se llama en árabe Al Tin, y la Antilia es quizá la isla 
de los Dragones Marinos (2); interpretación que parece 
confirmada por la figura de hombre que es arrastrado 
hacia el mar por un grupo de serpientes, figura puesta 
por Pizigano cerca de su isla de Brazir, y por las gran- 
des serpientes "esculpidas en un monumento hecho de 
piedra, deque habla Thevet, asunta que discutiremos más 



{Descript. de la carie de Rivero dans Jluñoz Gcsch., t. i, pá- 
ging, 443). A veces hay afición de latinizar palabras pertene- 
cientes á lenguas bárbaras, suponiéndolas una significación sa- 
cada del latín ó de las palabras que de él se derivan. De esta 
suerte los zoólogos, olvidando que manatí es una palabra de 
los indígenas de Haiti, la explican por el nombre de las aletas 
de este anfibio, suponiendo que le sirven de manecitas (Ctr- 
VtER, Megne animal, t. i, pág, 238). 

. (1) Extraits, t. ii, pág. 55. En esta isla de Tinnin ó Mostas- 
chin se figura una serpiente muerta por Alejandro, quien, se- 
gún los orientales , había recorrido una parte del Atlántico. El 
mismo geógrafo árabe cita en estos parajes la isla de Laca ó 
ó Acá, infestada de prodigiosas serpientes. 

(2) Acerca de la isola dei Dragoni del mapamundi de Fra 
Mauro, situada al Oeste de África, véase Zürla, pág. 143. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 351 

adelante. También puedo citar la isla Danmar (isla del 
vaso 6 receptáculo de serpientes) , que el mapa de Be- 
drazio, de que antes he hablado, sitúa al lado de An- 
tillia (1). 

La palabra Antillia, sustituida ^or Antilha, puede, 
sin duda, descomponerse en dos palabras portuguesas: 
ante é ilha; pero, conforme á la analogía de Antiparos, 
Anticirrha y Antibacchus (2) , significa, no lo que es 
opuesto á un continente, sino á otras islas (3). Nunca 
pusieron un nombre tan general y dogmático los mari- 
nos, que individualizan todo, y atienden con preferencia 
alas condiciones de forma, de color ó de producciones. 
■ La lectura de los últimos capítulos de Marco Polo po- 
día infundir esperanzas á un geógrafo teórico , como lo 
era Toscanelli , de que, navegando desde Portugal hacia 
el Geste, se encontraría , antes de llegar al continente de 
A«ia, la larga serie de islas que se extiende desde Zi- 
pangu á Selendiv; pero ¿por que' dar á una sola grande 
isla, que se suponía situada en el archipiélago de las 



(1) Se lee también Darmar, habitación de las serpientes, por 
Danmar. Tal es el espíritu conservador de los geógrafos que 
temen olvidar que el mapamundi de Ortelio, trazado en 1587» 
presenta, no sólo las tres islas de San Braudón, las Siete Ciu- 
dades y el Brasil, sino también, al Norte de las Azores, la isla 
Demar. 

(2) Ptolomeo, lib. IV, cap. 8, pág. 114. 

(8) Tales son también las explicaciones dadas por Ménage y 
Bluteau. Este último dice, en su gran Diccionario portugués: 
(( ilhas oppostas ou f rontrairas as grandes ilhas da America ». 
Formaleoni (pág. 28) considera arriesgadísima esta etimología. 
Véase también GiovANNl Andrés, en las Memorias de la Aca- 
demia Ercolancse ArcUeolorjlca, 1822, pág. 132, y TiraboscHI, 
Storia della litteratura italiana, t. vi, p. i, pág. 189. 



362 ALEJANDRO DE HOMBOLDT. 

Azores, 6 cerca de él, el nombre sistemático de Antilha? 

Un literato distinguido creyó descubrir recientemente 
la explicación del enigma en un pasaje de la obra de 
Aristóteles De Mundo (1), que antes he examinado, y que 
trata de la existencia probable de tierras desconocidas 
opuestas á la masa de continentes que habitamos. «Es- 
tas tierras, grandes ó pequeñas, cuyas orillas están frente 
á las nuestras, encuéntranse señaladas, dice, con la pa- 
labra anttporthmoi , que en la Edad Media se tradujo 
Anttnsul(B.i> 

Esta traducción es, para mí, injustificada. La Beocia y 
la Eubea, S3paradas por un estrecho (el Euripo), son re- 
cíprocamente antiporthmoi , y la palabra portuguesa inu- 
sitada de Antilha no tiene significación en griego. La tra- 
ducción latina del libro De Mundo, atribuida á Apuleyo, 
no ha podido dar origen ala denominación de Antínsula, 
porque Apuleyo no fijó bien la atención (2) en la pala- 
bra ávxíuopsjAo; , y su libro es, además, una paráfrasis, 
suprimiendo ó añadiendo lo que se le antoja (3). 



(1) Tomo I, pág. 127, Aristóteles, De Mundo, cap. 3, pá- 
ginas 392, 20; Bekk, Proclus in Tim., pág. 54; Felipe Oluvier 
ha visto en ella ((Americam y Magellanicam.)), Animadv, in 
Apul., pág. 414. 

(2) Appuleii, Oj}}). ed. Geverk. Elmenborst, 1621, pág. 59- 

(3) Véase, en el pasaje sobre los volcanes: Vesuvius noster; y 
la intercalación de una observación curiosa respecto á una ca- 
verna llena de ácido carbónico en Hiérapolis, en Frigia, «gas 
que por su peso (específico) permanece en los sitios bajos». 
(Compárese Apuleyo, páginas 64 y 65, con Aristóteles, De 
Mundo, cap. 4, páginas 395, 20 y 30.) Se refiere al Plutonium 
ó cueva Charoniena de Hiérapolis, descrita por SteabÓn, xili, 
página 629, Cas., y por DiON Cassio, lib. lxviii, cap. 27. 



XX. 



La isla Bracie (Berzil).— La estatua de las Azores,— Las mo- 
nedas halladas en la isla Corvo. — El monumento de la Isla 
de San Miguel, 



Ya he indicado antes las relaciones de posición j de 
origen que existían en la Edad Media entre el grupo de 
las Azores y las islas que aparecen en los mapas italia- 
nos desde 1351 hasta 1459 con los nombres de Bra- 
cie (1), Brasil (2) y Berzil (3). 



(1) En Pizigano (ZURLA, Viaggi, t. Il,pág. 323). Mr. Buache 
creyó leer en su calco Bracir. 

(2) En el Portulano mediceo de 1351 , y en el notable mapa 
de la Biblioteca Pinelli que posee Mr. Walckenaer, cuya redac- 
ción según el almanaque que contiene , se hizo entre los años 
de 1384 y 1434 (Baldelli, t. i,pág. xxx; Walckenaer, en la 
traducción de la Geographie de Pinkerton , t. vi). 

(3) En Blanco (ZuRLA, t, li, pág. 334) y en Fra-Mauro, cuyo 
planisferio es de 1459. No se encuentra isla de este nombre, ni 
en el mapa de Marino Sanuto, que parece ser, al menos, cuarenta 
y cinco años anterior á Pizigano, y que no omite las 358 Isolle 
léate et fortúnate , próximas á Irlanda , y muchas otras hona^ 
Ínsula del Atlántico; ni en el globo de Behaim (1492). Sin em- 
bargo, siglo y medio desptiés de la colonización de las Azores 
por los portugueses siguióse poniendo una isla del Brasil al 
oeste ó noroeste de Corvo. Jobst Ruchamer, en la colección 
de Viajes publicada en Nuremberg en 1508 [Sammlung von 
Meisen, cap. 76), llama á la isla Berzil, isla Brisilge. 

23 



354 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

En SUS sabias investigaciones acerca del Milione de 
Marco Polo, el conde Baldelli ha hecho renacer la idea 
de que el nombre de Bracie, convertido en Brasil, se re- 
fiere al fuego volcánico de las Azores, y por ello véome 
precisado á entrar sobre este punto en algunos detalles 
etimológicos. Procuraré ser breve, recordando, sin em- 
bargo, que el examen filológico á que el geógrafo somete 
los nombres de las islas, de los ríos y de los pueblos, 
sirve frecuentemente para descubrir su identidad en gran 
número de mapas y para impedir la duplicidad de deno- 
minaciones (1). 

Tres siglos antes de la expedición de Gama, cuando 
el comercio con la India hacíase por la vía terrestre, en 
Italia y en España era conocida con los nombres de 
hresill ,hras¿lly , bresilji, hraxilis y brasüe una madera 
roja á propósito para teñir las lanas y el algodón. Mu- 
ratori (2) ha comprobado este hecho por medio de las 
tarifas de la Aduana de Ferrara de 1193 y de las de 
Módena de 1306. 



(1) Bel. Mst., t. II, páginas 676 y 703. Ralegh convierte en 
la Guayana el Guarapo ó Río Europa; y Malte Brun, á pesar 
de ser tan juicioso, hace de las palabras españolas se ignora el 
origen la frase «río Oregán ú Origán». 

(2) Antiquit. ital. , t. II , déc. xxx, páginas 894-899. En la 
tarifa] de los Ferrareses de 1193, la tvasQ grana de Brasilly 
puesta delante de pipere , zucaro y zafrano, podría engendrar 
alguna duda; pero en la tarifa de los Modeneses de 1376 la pa- 
labra ^rawa no existe, estando en cambio la de carga Qsoma} 
di BraxUis. La palabra ^r^Tia, aplicada después á la cochini- 
lla de América, designaba en la Edad Media el Coccus poloni- 
cus j el Coccus lacea déla India, mezclado al producto del 
Crotón lacciferum (en sánscrito, lahcha"). Ignoro el origen de 
la denominación de grana de Brasile, de rojo q laca de Brasüe, 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 355 

Los documentos publicados por el Sr. Capmany (1), 
relativos al antiguo comercio de los catalanes, no permi- 
ten dudar de la importación de la madera de tinte ó bra- 
sil en España desde 1221 á 1243, y desde el siglo ix era 
conocida esta preciosa producción del Malabar y del Ar- 
chipiélago de la India. Abuzeid-el-Hacen , natural de 
Siraf , uno de los dos viajeros árabes cuyos itinerarios 
ha publicado JRenaudot, elogia la madera roja de la. 
isla Ramni ó Sumatra. El geógrafo de IS^ubia (2) men- 



(1) Ifemorias sohre la antigua marina, comercio y artes de 
Barcelona, t. ii, páginas 4, 17 y 20. En la tarifa de Collioure, 
en el Eosellón de 1252 encuentro canquas de brazil, laca y 
grana, como tres objetos distintos. 

(2) Eenaudot, Anciennes relations des Indes, pág. 5; 
Edeisi, pág. 33. Alrami es probablemente una corrupción 
de Kamani (Eamni, Laméry), que designa la isla de Sumatra 
(Sppengel, pág. 176). Edrisi describe el carcaddan ó rinoce- 
ronte de la isla Alrami, pero le atribuye un cuerno solo, lo 
mismo que hace Marco Polo al hablar del rinoceronte ó Leon- 
corni de la Gavia Minore (lib. iil, cap. 12; Bald., 1. 1, pág. 240; 
tomo II, pág. 393). Seguramente el rinoceronte de Sumatra es 
bicornio como el de África, del cual, por lo demás, difiere mu- 
cho; mientras el rinoceronte javanés es unicornio, como el ri- 
noceronte del continente de la India. 

Este dato de geografía zoológica no debe, sin embargo, obli- 
garnos á admitir que los nombres de Alrami , Eamani ó Java 
Minor designan más bien la isla holandesa de Java que la de 
Sumatra , porque se oponen á ello otras muchas razones discu- 
tidas por Mr. Marsden. Los marinos árabes observaron muy 
poco, sin duda alguna, el animal vivo y, conociendo más á 
fondo el rinoceronte del continente de Asia, ó, por mejor decir, 
su gran cuerno, que se usaba como vaso apropiado para descu- 
brir el veneno en un licor, sus descripciones no pueden ser mi- 
nuciosamente exactas. El mismo Mr. Marsden, en su excelente 
obra relativa á Sumatra, publicada en 1783, habla también 
(página 140) del único cuerno del rinoceronte de Java, y en la 



356 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

ciona también la misma madera de tinte entre los obje- 
tos de comercio de la isla Alrami que se cree sea la 
misma Sumatra, aunque la sitúa á tres días de nave- 
gación de Ceylán ó Selan-dib (Sarandib). El texto árabe 
llama hakkam (1) lo que las traducciones latinas deno- 
minan hresillum. 

Marco Polo conoció la madera colorante llamada ver- 
zino , pero sólo la nombra una sola vez, y no para indi- 
car el sándalo rojo, del cual dice que hay bosques en la 
isla de San Lorenzo (Madagascar) , sino para comparar 
al verzino una planta de Sumatra que se cogía cada tres 
años y de la cual sembró semilla , sin buen éxito , en el 
territorio veneciano (2). 

M. Marsden supone (3) que la madera de Bresil de 
la Edad Media, la de las Indias Orientales, era el sapang 
de los malayos (Cfesalpinia sapan); pero creo probable 
que los árabes introdujeran en el comercio muchas espe- 



tercera edición (pág. 116) supone que en Sumatra hay dos rino- 
cerontes, uno unicornio y otro bicornio. Por lo demás, los .ele- 
fantes que faltan en la isla de Java, y que el viajero árabe, tra- 
ducido por Kenaudot encontró el año 851 en Ramni, son un 
dato zoológico más incontestable aún de la identidad de Ramni 
y de Sumatra (Samantara). 

(1) Encuentro el nombre bakham (lignum rubrum), cuya 
raiz probablemente no es semítica (porque laltama, morhum 
contraxit, no tiene sentido), en el geógrafo Yakuti, que perte- 
nece al siglo XV y que habla de la madera del bresil de Ceylán, 
ya mencionada por el viajero árabe que tradujo Renaudot (De 
GuiGNES, en Notice et Extr. des man., t. ii, pág. 411. 

(2) In Milione, lib. iii, capítulos 8, 14 y 35 (Baldelli, 
tomo I, pág. 164; t. II, páginas 384, 398 y 454). Marco Polo, ed. 
de Marsden, pág. 612. 

(3) Sumatra, pág. 95. AiNSLlE, pág. 196. El sapang es muy 
buscado en el ai chi piélago de la India para el tinte rojo. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 357 

cies de madera roja con el nombre de bakkam, sobre todo 
la madera de chandana (Pterocarpussantalinus), que en 
Bengala lleva tambie'n el nombre persa de bukhum (1) 
y de la cual ha extraído M. Pelletier la verdadera laca 
roja. 

Vimos anteriormente que desde el siglo xiv las islas 
del Atlántico, pertenecientes probablemente al Archi- 
piélago volcánico de las Azores , aparecían en los mapas 
con los nombres de Bracie, Berzil j Brasil. Pedro Coppo 
da Isola supone en su Portulan (2) de 1528 que Cris- 
tóbal Colón, antes de llegar á las costas de América, 
tocó ccen las islas Ventura, Columbo y Brasil.» A pri- 
mera vista parece seguro reconocer en uno de estos nom- 
bres geográficos el de un bosque de madera roja de la 
India; pero ¿cuál puede ser el árbol que, en un grupo de 
islas cuya flora se parece á la de Portugal, ocasione tan 
extraña equivocación? 

(vomo el mapa de Pizigano de 1367 dice yxola Brazte 
(no Brazir) seu Mayotas , M. Buache opina, en su Me- 
moria relativa á la Antillia, «que Mayotas, Brayir y Ter- 



(1) L. c, pág. 42. GrARCÍA, AB HORTO {Aromatum hisf., 1590, 
libro I, cap. 17, pág. 69), conocía ya el nombre sánscrito chan- 
dana, y lo distingue de la madera de brasil (sin duda el de las 
Indias occidentales), del Lignum santali ruhri. Al chandana 
Ccesa^pinia sapan se le llama también en la India {Roxh. 
Flor. Corom., t. I, pág. 18) Buhlian-Chitto de los Telingas. 

(2) Véase acerca de este Portulano veneciano, muy raro, á 
'M.otqIM ^ Lettera rarissima de Christoforo Colombo, pág. 63. 
La isla Colombo de Pedro Coppo da Isola, térra deiristri» , es 
la ixola di Colombi de Bianco; según Buache, Fayal En cuanto 
á la isla Ventura, que el Portulano de los Médicis considera 
también como sinónima de su isola di Colombis, véase Balde- 
LLI, páginas xxx y CLXX. 



358: ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

cera son sinónimos y designan país arrasado por los vol- 
canes, d Confieso no adivinar la etimología en que 
puede fundarse para suponer que la primera y la tercera 
de estas denominaciones significan país arrasado por los 
volcanes. 

Los portugueses creen generalmente (y doy su opi- 
nión ein garantizar la exactitud) que el nombre de Ter- 
ceira indica la tercera isla descubierta (en 1449) después 
de las islas Santa María y San Miguel. En esta inter- 
pretación no se cuentan para nada las Hormigas vistas 
por Gonzalo Yelho Cabral en 1431. 

El conde Baldelli ha hecho revivir la opinión del geó- 
grafo francés, declarando más probable la explicación 
vulgar, la de la analogía de nombre con una madera tin- 
tórea de la India. Yo no veo nada ardiente en los nom- 
bres de May otas y de Tercera; pero convengo en que 
Brazie recuerda las palabras de la Europa latina, braise 
(francesa), braza y braseiro (portuguesas), brasero y bra- 
ciere (española é italiana) (1). 

Ignoramos de qué idioma de Asia en la Edad Media 
se tomó el nombre d^ la madera de tinte brazilli ó hra- 
xilis^ ó si estas denominaciones, como las de índigo , de 
campeche ó de jalapa, indican localidades de origen. 
Lo extendida que estuvo en los antiguos tiempos la ci- 
vilización de la India en el gran Archipiélago de Asia, 
induce á acudir á las raíces del sánscrito y raíces en las 
cuales la significación de rojo y de fuego se confun- 



(1) Quizá provenga de brand y hrennen (alemán), y de Ppácw, 
hervir con violencia. En el latín de la Edad Media empléase 
hraza por pruna, carbón encendido. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 359 

den (1). Revisando los diarios de ruta y las cartas de 
Colón, ni una sola vez encuentro el nombre de palo del 
brasil. Es seguro, sin embargo, que desde 1495, y, por 
tanto, mucho tiempo antes del descubrimiento de la 
Terra Sanctce Crucis , que hoy llamamos Brasil, una ca?- 
salpinea de Santo Domingo (la ccesalpima hrasiliensis) 
fué tomada por el hraxilis de las Grandes Indias; el ha- 
kam del comercio de los árabes. 

Cuenta Anghiera, en el lib. iv de la primera década 
de las Oceánicas, que en el segundo viaje de Colón en- 
contróse en Haíti «Sylvas inmensas, quse arbores nu- 
llas nutriebant alias pr^eterquam coccineas quarum lig- 
num mercatores Itali verzinum, Hispani brasilum ape- 
Uant.» 

En el tercer viaje de Colón (déc. i, lib. 9, pág. 21), 
cargaron en la costa de Paria tres mil libras de Brasil 
«superior al de Haíti». 

Vicente Yáñez Pinzón, de cuyo itineijario nos ha con- 
servado Griníeus un fragmento, llama en 1499 estos 
árboles vistos en Paria (Payra) «bosques de sándalo 
rojo3)._ 

A medida que los descubrimientos se extienden al 
Sur del cabo de San Agustín, sobre todo después que 
Pedro Alvarez Cabral tomó posesión en Mayo de 1500 
de la Tierra de Santa Cruz, aumentó la actividad del 
comercio de madera roja del continente americano. 



(1) La raíz sánscrita hhrddscli (bhrág) , dice Mr. Boppo, sig- 
nifica lucir, resplandecer, y la rajita, rojo; randsch, colorear, 
teñir. Como anita, viento, procede del verbo an, soplar, hrad- 
chita , será el adjetivo de bradsch, indicando lo que es relii- 
ciente, Wilson, sin embargo, no acepta esta ultima derivación. 



360 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

En la cuarta expedición de Vespucci, en la que nau- 
fragó uno de los barcos en loa escollos que rodean la 
isla de Fernando Noroña, tomaron en 1504, cerca de la 
bahía de Todos los Santos, un cargamento de madera 
de bresil (1). Tan importante llegó á ser ya este co- 
mercio en 1510, que el Gobierno español (2) prohibió 
la importación de todo brasil que no procediera «de las 
Indias (occidentales) pertenecientes á los dominios de 
Castilla.» 

Todo el mundo sabe que poco á poco , en la primera 
mitad del siglo xvi, la abundancia de esta madera tin- 
tórea hizo cambiar el nombre de Terra de Sancta Cruz 
dado por Cabral en Terra de Brasil. «Cambio inspirado 
por el demonio, dice el historiador Barros (3), porque 
la vil madera que tiñe el paño de rojo no vale lo que la 
sangre vertida por nuestra salvación.» De esta suerte el 
nombre Brasil pasó desde el Archipiélago de Asia á un 



(1) Navarrete, t. III, pág. 288: «In eo portu, dit Americ 
Vespuce, hresilico puppes riostras onustas efficiendo, quinqué 
persistimus mensibus.» De igual suerte encontramos en An- 
ghiera {Ofíean-, déc. iii, lib. 10, pág. Q&), hablando del viaje de 
Solís á la desembocadura del Eío de la Plata en 1515: «Navigia 
coccineis truncisonerat:diximus vocari ab Hispanis brasilum, 
lignigenus id ad lanas fucandas aptum.» 

(2) Ordenanzas hechas en 15 de Julio de 1516 (Na varéete, 
Doc. diplom., t. II, pág. 339). Es muy posible que algunas es- 
pecies idénticas á la Csesalpinia brasiliensis produjeran en tan 
gran extensión de costas la madera tintórea roja. Yo he cogido 
con Mr. Bompland en la América del Sur la Cultería tinctoria, 
que es la Csesalpinia pectinata de Cavanilles, empleada por los 
indígenas como materia colorante. 

(3) Déc. I, lib. V, cap. 3. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 361 

cabo de la isla Tercera (1), y desde aquí á las costas 
australes del Nuevo Continente. 

Con estas investigaciones acerca de la isla de Brasil» 
del archipiélago de los Azores, se relaciona la tradición 
tan vulgarizada de una estatua ecuestre que los portu- 
gueses hallaron en la isla de Corvo, señalando con un 
dedo al Oeste. Todos los libros, hasta los más elemen- 
tales, que tratan del descubrimiento de América, refieren 
esta tradición, sin indicar documento alguno histórico, 
portugués ó español, que la mencione. En vano he bus- 
cado este «cuento de marineros» en las obras de los es- 
critores (^e la Conquista^ quienes con tanta extensión dis- 
cutieron los indicios que guiaron á Colón hacia las tierras 
del Oeste. Martín Behaim, después de vivir tanto tiempo 
en las Azores en casa de su suegro lobst de Hurter, 
ninguna mención hace de este hallazgo en su globo. 
Barros tampoco habla de él, ni Griníeus (1532), ni Se- 
bastián Münster (1550), ni Ortelio (1570), ni Andrés 
Thevet (1575). El silencio de este último paréceme tanto 
más extraordinario, cuanto que observó por sí mismo 
(como pronto veremos), en la isla de San Miguel, una 
inscripción que creyó hecha «por el pueblo de Judeai>. 

Pocas semanas hace que Mr. Link me ha dado á co- 
nocer un pasaje de la Historia del Beino de Portugal, por 
Manuel de Faria y Sousa (2), que detalladamente re- 

(1) Recuerdo que la Punta del Brasil de la isla Tercera, cuyo 
nombre ha subsistido hasta nuestros días , está señalada en la 
carta de Ortelio de 1578. El nombre que en el siglo xiv tenia 
toda la isla, lo conservó un solo punto de ella. 

(2) Edición de Anveres de 1730, pág. 258. El párrafo em- 
pieza así: ((En la cumbre de un monte que llaman del Cuervo 
fué hallada una estatua de un hombre puesta á caballo en 
pelo.» Este monte del Cuervo es la misma isla de Corvo. 



362 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

fiere la tradición de la estatua ecuestre. «En las Azores, 
en la cumbre de un monte que llaman del Cuervo^ fué 
hallada una estatua de un hombre puesta á caballo en 
pelo, con la mano izquierda apoyada en las crines del 
caballo y la derecha señalando á Poniente. La estatua 
descansaba en una losa (1) de la misma clase de piedra. 
Más abajo estaban grabadas en la roca algunas letras 
desconocidas.» 

Como el historiador habla de los descubrimientos he- 
chos desde 1447 á 1471, parece referirse su noticia á 
que los portugueses vieron este monumento cuando por 
primera vez llegaron á la isla montañosa del Cuervo. 
La fecha de este suceso es, sin embargo, incierta (2), 
pues unos suponen que ocurrió en 1447 y otros en 1460. 
¿Cómo es posible creer que los contemporáneos de Cris- 
tóbal Colón, que tan minuciosamente hablan de troncos 
de pinos arrojado3 por las corrientes á las costas de las 
islas Graciosa y Fayal, de cadáveres de hombres de raza 
desconocida, depositados por el oleaje en la arenosa 
playa de la isla de Flores, próxima á la de Corvo, no 
tuvieran noticia alguna de hecho tan extraordinario? 

Un viajero muy ingenuo, que hace poco publicó su 
viaje, Mr. Boid, disipa en parte estas dudas. Durante su 
larga permanencia en las islas grandes del archipiélago 
de las Azores, adquirió las siguientes noticias relativas 
á Corvo: «Es la más pequeña de las nueve islas; fór- 



(1) Confundiendo las palabras losaj loza y se ha dicho erró- 
neamente que la estatua era de una especie de tierra cocida. 
{Mem.de Vlnst., t. vi, pág. 26.) 

(2) Freyre ( Vida do Infante Bom Ilenrique, páginas 319- 
338) dice «antes de 1447»; BoíD {Description of the Azores, 
1835, pág. 317) ((hacia 1460». 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 363 

mala una montaña con dos picos gemelos, y se llama 
Corvo (Cuervo), porque, vista de lejos, toda ella parece 
negra (1). Entre la multitud de absurdos que divulgan 
sus pobres j supersticiosos habitantes, es uno asegurar 
formalmente que á su isla se debe el descubrimiento del 
Nuevo Continente, porque un promontorio que avanza 
en el mar hacia el NO., presenta la forma de una per- 
sona que alarga la mano hacia Occidente. La Providen- 
cia, añaden ellos, quiso que este promontorio de Corvo 
tenga dicha forma extraordinaria para anunciar (á los 
marinos europeos) la existencia de otro mundo. Com- 
prendiendo é interpretando Colón esta señal, se lanzó 
en el camino de los descubrimientos (hacia el Oeste).» 
He aquí, pues, la estatua ecuestre reducida á un fenó- 
meno natural. 

Concíbese que una de e?as configuraciones grotescas 
é imitativas tan frecuentes en las rocas volcánicas de 
basalto, traquita y pórfido anfibolítico, pueda engendrar 
el cuento de una estatua ecuestre que los eruditos no 
tardaron en atribuir á los cartagineses ó á los fenicios, 
quienes, según sabemos por Strabón, no eran muy aficio- 
nados á mostrar el camino de los descubrimientos á los 
pueblos rivales. 

Los nombres de fraile, monja, gigante, dados en casi 
todas las regiones alpinas de la America española, sea á 
rocas aisladas, sea á cráteres de montañas, confirman 



(1) BoíD, 1. c, páginas 316-318. Antes hemos dicho que ya 
en 1436 el mapa de Andrés Bianco presenta la isla de Corvos 
marinos, nombre debido, sin duda, á las muchísimas aves qué 
vuelan alrededor de la isla y no al aspecto sombrío de una 
montaña. No se tiene noticia de erupción volcánica reciente 
en Corvo, pero en la isla Flores hay un pico con cráter. 



364 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

esta probabilidad, y entre marinos las ilusiones fantásti- 
cas son más comunes, porque el aspecto de un litoral les 
produce impresiones más fuertes j duraderas. 

Corvo no es en absoluto el punto más occidental del 
archipiélago de las Azores, pues está á 3' 5" en arco 
más oriental (1) que Flores; pero al volver los buques 
del Brasil, de Méjico y de las Antillas, favorecidos por 
el Gulf Stream (corriente de agua caliente del Atlán- 
tico), pasan con preferencia á la vista de la isla más sep- 
tentrional, la de Corvo. 

La forma de una roca del cabo noroeste no pudo re- 
cibir su significación misteriosa sino después del descu- 
brimiento de América y en una época en que el comercio 
era más activo y el mar de las Azores estaba más fre- 
cuentado. Esta circunstancia puede explicar hasta cierto 
punto el silencio de los autores de los siglos xv y xvi; 
pero también puede ser que, en un archipiélago repre- 
sentado ya en el mapa de Bianco con la denominación 
árabe de Bentufla, haya contribuido alguna noción vaga 
de tradiciones conservadas entre los geógrafos orientad- 
les (el scherif Edrisi, Ebn-al-Yardi y Abdorraschid ó 
Bakui) á dar celebridad á la forma rara de la roca de 
Corvo. 

Pláceme observar la filiación no interrumpida de las 
ideas que desde la más remota antigüedad griega, hasta 
los portulanos del veneciano Pizzigani, han atravesado 
la Edad Media, y que los árabes transmitieron á los 
geógrafos de Italia; aunque sea raro poder seguir con 



(1) Mapa de Tofino, corregido con arreglo á las observacio- 
nes cronoraétricas de Mr. Degenes: Corvo, 33° 3F ^". Flores, 
33» 36' 34". 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 366 

certidumbre un mismo mito geográfico en la dirección 
de Oriente á Occidente. Comencemos por las columnas 
de Hércules, que en tiempos aun más antiguos eran lla- 
madas de Saturno ó de Briareo. 

Al hablar Strabón de la fundación de Gades por los 
Tyrios, discute con mucha sagacidad y despreocupa- 
ción lo que debe entenderse por el nombre de columnas, 
j pregunta si fueron monumentos levantados por mano 
del hombre, que dio su nombre á los sitios junto á los 
cuales los colocó. Habla con este motivo «de altares, de 
torres y de columnas» á propósito para los límites de 
an viaje (lib. iii, pág. 171); pero el geógrafo de Ama- 
sia no emplea las palabras imagen ó estatua de Hércu- 
les. Estas palabras pertenecen á un pasaje de un comen- 
tario que Eustathes añadió al texto de Dionisio de 
Charax, el Periegetes (1). 

Sabido es que los árabes se ocuparon mucho de Hér- 
cules, á quien sin cesar confundían con Alejandro, 
ó mejor, con un personaje bicornio, Dhulcarnaín, que 
abrió el estrecho de Cádiz, y cuya era asciende al 
tiempo de Abraham. El geógrafo de la Nubia, cuyos 
testimonios reúno en una sola nota (2), refiere que 



(1) EUST., Comm., 64, 10 (Bernhaedy , Geogr . grceci min.y 
tomo I, pág. 96). Estas estatuas del Hércules Tirio no estaban 
en el interior del templo de Gades, según dice Philostrato, 
quien , no reconociendo los caracteres púnicos de las colum- 
nas metálicas del templo, añade (y la observación me parece 
muy notable) que estos caracteres no eran ni indios, ni egip- 
cios. Phil.y in Vita Apoll. Tyan., Y, 5. {O^fj?. ed Olear., pág. 190.) 

(2) Memorant autem in qualibet ex dictis insulis (Perenni-' 
bus) cerní statuam lapidibus constructam et unamquamque 
statuam esse longitudinis centum cubitcrum, et super quamli- 



366 ALEJANDRO DE HOMBOLDT. 

había seis estatuas colocadas en las orillas del mar; la 
más oriental en Andalucía, en Gades; las otras en las 
islas del mar Tenebroso, en las Canarias (Khalidát), ha- 
ciendo señal á los navegantes para que no fueran más allá. 
Yakuti, natural de Bakú y que por ello se le llama 
Bakui, dice lo mismo: «Las islas Khalidát (él las llama 
Dgialidat), situadas á la extremidad del Mogreb (de 
África), donde los sabios fijan el primer grado de longi- 
tud, son en número de seis. En cada una de ellas hay 
una estatua de cien codos de altura, que es como un 



bet statuam haberi simulacrum aBneum retro manu innuens. 
Has statuse sunt sex: et unaillarum, uti f ertur , est idolum 
Cades qnasi est ad occidentalem partera Andalusiae, et nemo 
novit uUam habitationem ultra illas.» Edrisi, pág. 6. — «Ab ín- 
sula Majed orientem versus, ad insulam Saha est iter trium 
brevium dierum. In hac autem ínsula conspiciuntur simulacra 
aliquot at litus maris, erectas dexterae, quasi innuant aspicíenti, 
ac dicant: Eevertere illuc unde venistí, quoniam nulla est a 
tergo nostro tellus quam adire possis.» Edrisi, pág. 37. El Sío- 
nita traduce estas islas Khalidát por Insules perennes , pero el 
derivado lüiuld , aplicado á Paraíso (jardín de la eternidad), 
prueba bien que se deberla traducir como lo hace Mr. Freitag, 
Insulfs fortunatcs. El primer pasaje de Edrisi me inspira al- 
guna duda acerca del simulacrum de bronce que sirve de base 
á una estatua. He consultado á mi colega de la Academia de 
Berlín, el sabio orientalista Mr. Wilken, y examinando el texto 
original, opina que debe traducirse de este modo : Además del 
ídolo isanam) de cien codos, hay en estas islas una figura de 
bronce.)) Faulia, no significa sólo encima, sino también j:; reí <^r. 
Malte Brun {Precis. de la Geogr., t. i, pág.. 531) ha confundido 
las Canarias y las Azores. Las comunicaciones con las primeras 
nunca quedaron interrumpidas en los siglos xiii y xiv. (Al- 
BERTüS Magnüs, Benat. locar., lib, ii, cap. 5; Bocaqe, Co' 
ment- de la Divina Comedía^ ii, 331.) 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 367 

fanal, para dirigir los barcos y hacerles saber que más 
allá no hay camino.» 

Comparando estos dos pasajes de Edrisi y de Bakui 
con otro de la geografía de Ebn-al-Vardi (1), donde 
dice claramente «una de las estatuas colocadas en las 
islas Khalidát ó Canarias, sobre la cumbre de una mon- 
taña, por Saad Abukarb, el Hermiarita, el mismo que 
Dliulcarna'¿ny>^ se ve que el mito de los geógrafos árabes 
se refiere al Hércules de los orientales. Admitiendo seis 
estatuas ó imágenes de Hercules, se multiplicaban las 
marcas ó señales para los navegantes, como Palépha- 
tos (cap. 32) y Hésychio multiplican las coZwmwas hasta 
el número de 304. 

También como reminiscencia de estas tradiciones ára- 
bes, según observa juiciosamente Mr. Buache, puso 
Pizzigano, en el siglo xiv, en un mapa de su portulano 
y entre las islas Brazie 6 Azores, un medallón tras del 
cual aparece una figura con una banderola en la mano en 
la que hay una inscripción, y haciendo señales hacia el 
Este con la otra mano, sin duda p^ra detener á los na- 
vegantes (2). 



(1) L. c., pág. 55. Véase Edrisi, pág, 71, donde habla de los 
compañeros de Dhulcamain, muertos por los habitantes del 
mar Tenebroso. 

(2) M . Buache ha creído descifrar lo siguiente, en latín bár- 
baro y en parte ininteligible : « Hse sunt statuae quae stant ad 
ripas AntiUics ; quarum quse in fundo ad securandos homines 
navigantes, quarai est fusum adista maña quosque possint na- 
vigare et f oras porrecta statua est mare sorde quo non possunt 

intrare nautce » Zurla rechaza lo impreso en cursiva, no lee 

el nombre Antillia y cree reconocer en las últimas líneas: «est 
mare sotile (paréceme mejor suhtile , para aqua, tennis 6 mare 
Ireve) quo no poxit ten ebant naves.» El exterior del medallón, 



368 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Se ve, pues, como el límite de estos parajes ccquae 
non amplius navigabilioe sunt propter brevitatem maris 
et caenum et algam» ha ido retrocediendo progresiva- 
mente hacia el Oeste. La astucia de los fenicios lo colocó 
primero junto á las columnas de Hércules; Scylax lo 
señala cerca de Cerne (Gauleón); la Edad Media, si- 
guiendo las huellas de los árabes, cerca de Azores, donde 
el banco de fucus (el mar de Sargazo) fué visto antes de 
Cristóbal Colón. 

Conforme á la serie de hechos, ó mejor dicho, de opi- 
niones que acabo de exponer, parece ser, al menos, muy 
probable que las imágenes de Hércules y la supuesta es- 
tatua de Corvo pertenezcan á un mismo ciclo de geo- 
grafía sistemática. Pero la dirección de la mano, el 
gesto, debió cambiar desde que el intrépido genovés 
hizo desaparecer el temor á los escollos del mar Tene- 
broso. 



tras del cual se ve de medio cuerpo la persona, presenta dos 
figuritas que están, al parecer, dentro del mar con agua hasta 
las rodillas. 

Digno es de llamar la atención que los geógrafos árabes, 
consecuentes con el principio de determinar los límites de la 
navegación, admitieran también hacia el Norte de Europa esta- 
tuas parecidas á las de Canarias. En Bakui {Extr. des Man., 
tomo II, pág. 529) encuentro lo siguiente: «En una isla próxima 
á Bardmila hay una elevada montaña, y sobre ella una estatua 
anunciando que no se puede ir más lejos en la mar.» Bardmila, 
país de los Francos (cristianos), lo sitúa Bakui entre Irlanda y 
el país de Khozar, ;bañado por el Athel (Volga). «El árbol 
mauca, que se cría en la isla de Bardmila, y cuya sustancia 
encerrada entre el centro del tronco y la corteza, es comesti- 
ble», me parece ser el pino, cuya parte blanca comen por ne- 
cesidad, y á guisa de pan, algunas veces los escandinavos. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 369 

Antes de terminar lo relativo al Archipiélago de las 
islas Azores, añadiré algunas. reflexiones acerca de las 
monedas fenicias encontradas en la isla de Corvo y des- 
critas por Mr. Podolyn, y del monumento de la isla de 
San Miguel, de que habla el cosmógrafo Andrés Thevet. 

Refiere Mr. Podolyn que, durante una tempestad, la 
resaca de las olas puso al descubierto una gran vasija 
rota, dentro de la cual había algunas monedas. Las lle- 
varon á un convento, donde, desgraciadamente, fueron 
distribuidas muchas entre personas curiosas. Nueve de 
ellas las enviaron á Madrid al P. Flores, quien las re- 
galó á Mr. Podolyn. No cabe duda, en vista de los di- 
bujos publicados en las Memorias de la Sociedad de 
Gothemburgo, que estas monedas de oro y cobre, donde 
figuran una cabeza de caballo, un caballo completo ó 
una palmera, son unas cartaginesas y otras cyrenaicas, 
y recientemente han sido comparados sus dibujos con los 
de monedas conservadas en el gabinete del Principe Real 
de Dinamarca. Pero aun suponiendo que el liecho de la 
vasija rota, descubierta en la isla de Corvo, esté bien 
comprobado, no es absolutamente preciso admitir que los 
cartagineses hubieran llevado dichas monedas. Sabemos 
que los árabes y los normandos visitaron las Azores du- 
rante la Edad Media, y pudieron llevar consigo desde 
las costas de Sicilia ó de Túnez monedas púnicas ó cy- 
renaicas, porque de las primeras acuñaron gran número 
en Sicilia, principalmente en Panormo, fundada por 
los fenicios. Del mismo modo se han encontrado con 
frecuencia monedas árabes en las islas y en el litoral del 
Báltico. 

De estas dos hipótesis, la segunda, ó sea la del trans- 
porte de las monedas por los árabes ó por los norman- 

24 



370 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

dos, es la que ha parecido más probable á Malte 
Brun (1). Debería sorprender, sin embargo, que nave- 
gantes de la Edad Media hubieran depositado en Las 
Azores solamente monedas púnicas y cyrenaicas, sin 
mezcla de ninguna otra de distinto origen. Como la 
fuerza de los vientos logra con frecuencia dominar la de 
las corrientes, no se puede negar en absoluto que, ha- 
ciendo el comercio del estaño y del electrum, algunos 
barcos fenicios 6 cartagineses se desviaran de su ruta á 
través del Sinus (Estrymnicus, y fueran llevados á les 
costas de las Azores; pero ¿cómo es posible encontrar ]a 
huella de tal suceso en la isla casi más occidental del 
Archipiélago, donde toca la parte del Gulf Stream que 
se, dirige de Oeste á Este? ¿Pasaron los barcos más 
allá de las Azores al Norte del paralelo de 40° y entra- 
ron en la corriente al Oeste de Corvo y de Flores? La 
solución sería más fácil si la vasija hubiwa sido descu- 
cubierta en las islas de Santa María y San Miguel, 



(1) Precis. de Geogr.^ t. i, pág. 596. En el siglo xvi hablóse 
también mucho de una moneda con la efigie de Julio César, 
encontrada, según se decía, en una mina de América, y que 
Juan Rufo, obispo de Cosenza, envió al Papa (Hoen., De Orig. 
Americanorum, pág. 23). Ya el grave Ortelio dijo satírica- 
mente que (da moneda la había perdido el mismo que la en- 
contró». 

Respecto á las monedas púnicas de la isla de Corvo que 
Mr. Podolyn cree fueron dejadas allí por cartagineses náufra- 
gos, puestos después en comunicación con la Metrópoli, es sen- 
sible que se ignore en absoluto cuál era la época y el estilo de 
la construcción del edificio de piedra donde estuvo la vasija 
que contenía las monedas, porque al destruir este edificio las 
olas embravecidas fué descubierta la vasija en 1749. Creo la 
verdad del hecho por la sinceridad con que lo refiere el padre 
Flores, de Madrid. 



DESCUBBIMIENTO DE AMÉRICA. 371 

las más orientales del Archipiélago de las Azores. 
Al nombrar esta última isla, debo referir un hecho 
intimamente ligado con el asunto que examinamos. An- 
drés Thevet, cosmógrafo del rey Enrique III, visitó en 
la segunda mitad del siglo xvi las fuentes termales de 
la región de San Miguel, trastornada por erupciones 
volcánicas en 1449, cerca de la Algoa da Sete Cidades, y 
€on su estilo ingenuo y difuso (1) describe las caver- 



(1) He aquí el curioso pasaje de la Cosmografía 6.Q Thevet, li- 
bro XXIII, cap. 7 (edic. de 1575, pág. 1.022): «Estas islas del 
Atlántico han sido llamadas Essores ; también essorer es pala- 
bra francesa que significa lo mismo que enjugar ó secar ó po- 
ner al aire alguna cosa. Son nueve islas. En la de San Miguel, 
hacia la parte del Septentrión y en la orilla del mar, regis- 
trando entre las rocas los primeros que la descubrieron halla- 
ron un agujero de diez pies de alto y otro tanto de ancho; des- 
pués de llegar hasta él, atreviéronse algunos á entrar dentro 
con hachones, creyendo encontrar grandes tesoros; pero vieron 
tan sólo dos monumentos de piedra ; cada uno tenía lo menos 
doce pies y medio de largo y cuatro y medio de ancho. Los que 
han visto estos monumentos, trabajados bastante toscamente, 
me aseguraron no tener rastros de inscripciones, ni otra señal 
de antigüedad sino el retrato de dos grandes culebras que ro- 
deaban los dichos monumentos y con ellas algunas letras he- 
braicas de tamaño de cuatro dedos , y tan antiguas que apenas 
se podían leer; pero un moro, natural de España, hijo de 
judío, hombre versado en las lenguas, las pinta tales y como 
aquí las presento , dejando la interpretación de las mismas á 
los que profesan la lengua de los hebreos. Y por esto puede 
juzgarse que dicho pueblo hebreo habitó, no sólo en el país de 
Judea, sino en todo el universo.» 

Á esta relación sigue la de la muerte de muchas personas 
que «por filosofar y visitar las cosas más raras de la isla, entra- 
ron en esta profunda gruta y no salieron de ella, de modo qiie, 
por miedo á accidentes idénticos, fué cerrada con un muro la 
entrada». 



372 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

ñas donde, al llegar por primera vez los portugueses, 
vieron «un monumento de piedra de doce píes de largo, 
en el que liabía esculpidas dos grandes culebras y letras 
hebraicas, que leyó, pero no interpretó, un moro natural 
de España, liijo de judío. i) 

Como Tlievet, que formalmente traduce Insulse Ac- 
cipitrum (Azores) por Islas del Viento , es uno de los 
viajeros más desprovistos de crítica, nada nos dice acerca 
del año en que esta caverna fué murada, y cómo pudo 
copiar el moro una inscripción que, como ingeniosamente 
observa Mr. Viken (1), podía muy bien tener algu- 



(1) Las inscripcioues de Thevetque me mandáis, me escribe 
el sabio orientalista , no carecen de interés, y parece que hasta 
ahora han llamado poco la atención. Sensible es que no tenga- 
mos una copia exacta de los caracteres para juzgar su antigüe- 
dad y su origen. No resulta claro si la inscripción estaba en 
hebreo puro, lo que es poco probable, ó si el moro, hijo de 
judío, la hizo pasar de una escritura á otra. La frase de Thevet, 
(dos caracteres eran tan antigaos que apenas se podían leer)% 
es muy vaga. Aunque algunas letras del alfabeto fenicio tienen 
semejanza con el hebreo puro, por ejemplo, en lale3"enda Ka- 
rat khadaschath d'Ekhel {Doctr. nummorum, cet. P. CLV, t. ii, 
número 5) , no debe suponerse que el moro pudo descifrar la 
frase entera. Si la inscripción era árabe , en caracteres cúficos, 
debía ser fácil á un hombre de sangre africana trasladar éstos 
á caracteres hebraicos. Lo mismo en fenicio que en árabe se 
encuentra Makhtml, que por la terminación en sal recuerda los 
nombres propios numídicos, por ejemplo, el de Hiempsal. Lo 
mismo podría leerse Taal ó Baal hen; Martharhaal ó Matliad- 
¿«aZ, nombí-es púnicos bien conocidos (Tito Livio,xxi, 12, 
45; POLYBIO, III, 84; Appiano, Bellum Amdbal, cap. 10); 
pero convengo en que, dada la escasa confianza que inspira la 
exactitud de la copia inserta en la Cosmografía de Thevet, 
cualquier interpretación es arriesgada. Añadiré á estas obser- 
vaciones que en las piedras esculpidas de origen oriental, las 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉIÍICA. '373 

nos nombres propios numídicos 6 púnicos. Inútil es, por 
tanto, insistir en un hecho cuya verdad no se puede com- 
probar. Parece natural que, si el moro inventó la inscrip- 
ción, le hubiese dado un sentido preciso j sentencioso, 
expresado en caracteres hebraicos. 

El recuerdo de las islas del Brasil ó Brazie^ que du- 
rante tanto tiempo anduvieron errantes en los mapas, se 
ha conservado hasta nuestros días en Brasil Rock, sefíti- 
lado en los bellos mapas ingleses de Purdy, 6° al Oeste 
de la extremidad más austral de Irlanda. 

En los mismos parajes, ó más bien, entre Irlanda, 
Terranova y las Azores aparecen desde principios del 
siglo XVI en los mapas de Juan de la Cosa (1500), de 
la edición de Ptolomeo (1522) y de Eivero (1529) con 
igual incertidumbre de posición, Mayda ó Asmaides (1) 



inscripciones fenicias se encuentran á veces escritas con letras 
griegas, y que el famoso pasaje púnico de la comedia de Plauto 
{el Pwnulus), aunque constantemente escrito con caracteres 
latinos en todos los manuscritos de Plauto , sin embargo, lo 
imprimieron á principios del siglo xvii en letras hebraicas 
Felipe Parens y Samuel Petit. La transformación de un carác- 
ter en otro es sin duda fácil, pero convengo con Mr. Wilken 
en que es muy poco verosímil que el moro pudiera leer toda 
la inscripción púnica. 

(1) Benedicto Bordone {Isolario, 1533, pág. 18) pone mu- 
chas islas Asmeides y Lorenzo Anania {Fábrica del Mundo^ 
pág. 303); sitúa Granozzo y Maída un poco al Oriente de Terra- 
nova, casi en el punto donde en el mapa de Juan de la Cosa 
está la Isla Verde, porque la gran isla de Trinidad, de Cosa, no 
parece idéntica á Terranova. ITacia estas regiones boreales hi- 
cieron los geógrafos del siglo xvi avanzar progresivamente la 
fabulosa isla de los Demonios, situada al principio frente á las 
costas de África. Andrés Thevet ha dado «el retrato» de esta 
isla, donde fué desterrada una señorita bretona, Margarita de 



374 ALEJAN DBO DE HUMBOLDT. 

é Isla Verde. Una y otra están señaladas en los mapa- 
mundi modernos, con los nombres de Mayda y Green 
Rokc, como peligros inciertos. 



Roberval, y donde, según parece, tuvo desagradables aventu- 
ras {Cosm. wwiv., pág. 1019). A fines del siglo xvi considerá- 
base la isla de Terranova dividida en dos partes por un braza 
de mar. Comparando la isla de los Bacalaos del mapa de la 
Nueva Francia de Wytfliet (JDescr. Ptolm. Augm., pág. 158) 
con el mapa «de un gran capitán de Dieppe» (Ramusio, t. il, 
pág. 353), se ve que, á la parte septentrional, le llama este ca- 
pitán isla de los Demonios. La opinión de Malte Brun, de que 
la isla de la Mano de Satán (el Satanaxio de Andrés Blanco, 
Sarastagio de Bedrazio) es esta ula de los Demonios die los ma- 
pas españoles y franceses, no me parece probable {Precis. de 
Geogr.^ t. i, pág. 531). La aparición de islotes volcánicos, tan 
frecuente en 1638 y 1811 alrededor de las islas de San Miguel 
y de San Jorge en las Azores, pudo muy bien originar aquel 
nombre. 



XXI. 



Probables comunicaciones entre ambos mundos, á causa de las 
corrientes atmosféricas y oceánicas. 



Acabamos de ver de qaé suerte se mezcla en las 
tradiciones geográficas y en las relaciones de los viaje- 
ros, á los recuerdos de los descubrimientos reales y posi- 
tivos, lo que sólo es pura ficción, y que el imperio de 
ésta, basado en creencias de la más remota antigüedad, 
se extendió en la Edad Media sobre todo hacia el Oc- 
cidente, Si dicha nueva dirección, y el inveterado error 
de la extensión de Asia hacia el Oriente, abrieron la vía 
para los descubrimientos de Colón, otras causas, poco 
importantes en la apariencia y hasta ahora mal explica- 
das, no contribuyeron menos á inspirar confianza al ma- 
rino genovés. 

Pongo entre estas causas que le alentaron, el hecho 
tan conocido de los objetos arrojados por el mar sobre las 
costas de las Azores, de Porto Santo, y de las islas Ca- 
narias, y considerados como indicios de la probable exis- 
tencia de tierras habitadas en las regiones occidentales. 

Algunas consideraciones de geografía física que el 
estado actual de los conocimientos nos permite exponer, 
aclararán de nuevo el indicado fenómeno. 



376 ALEJANHÜO Dlí TTU.MBOLDT. 

«Afirmábase el Almirante en este pensamiento (el de 
descubrir islas ó tierra para continuar con más facilidad 
sus designios), dice D. Fernando Colón {Vida del Al- 
mirante, cap. VI I i), con la lección de algunos libros de 
ciertos filósofos, que decían, como cosa sin duda, que 
la mayor parte de nuestro globo estaba seca, de que in- 
faliblemente se seguía haber más tierra que agua. De- 
más que oyó decir á muchos pilotos hábiles, cursados 
en navegación de los mares occidentales, á las islas de 
los Azores y á la de Madera , por muchos años , cosas 
que le persuadían de que él no se engañaba, y que ha- 
bía tierras desconocidas hacia Occidente. Martín Vi- 
cente , piloto del Key de Portugal , le dijo que , hallán- 
dose á 450 leguas hacia Occidente del cabo de San Vi- 
cente , había sacado del agua un madero perfectamente 
labrado, y no con hierro, que el viento de Poniente ha- 
bía traído ; y concluía, que en esta parte había infalible- 
mente algunas islas no conocidas. Pedro Correa, cuñado 
del Almirante , le dijo que él había visto hacia la isla de 
Puerto Santo una pieza de madera, semejante á la pri- 
mera, venida de la misma parte de Occidente; y añadía 
saber del Key de Portugal que hacia la misma isla se 
habían hallado en el agua cañas tan gruesas, que de 
nudo á nudo cabían en ellas nueve garrafas de vino.» 
Herrera (déc. i, lib. i, cap. ii) asegura que el Rey ha- 
bía conservado estas cañas y se las mostró á Colón- 
Ptotolomeo en el lib. ii (1) de su Cosmografía^ dice, 



(1) Es el libro primero (pág. 17, Mercat) donde Ptolomeo 
habla de la región de los Seres, más allá de los Sines, donde 
los pantanos están llenos de grandes cañaverales por medio de 
los cuales los habitantes pueden pasar algunos ríos. Es un pa- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 377 

en efecto, que liay cañas enormes en las partes orienta- 
les de las Indias. 

Los habitantes' (colonos) de las Azores decían que, 
cuando el viento soplaba del Oeste, el mar arrojaba, es- 
pecialmente en las costas de las islas Graciosa y Fajal, 
pinos de una especie desconocida. A estos indicios aña- 
dían algunos que un día encontraron en la playa de la 
isla de Flores dos cadáveres de hombres con facciones y 
fisonomía completamente distintas de los de nuestras 
costas. (Herrera, acaso tomándolo de los manuscritos 
de Las Casas, dice que aquellos cadáveres de cara larga 
no parecían ser de cristianos.) 

Los habitantes del cabo de la Verga (1) dijeron tam- 
bién á Colón ccque habían visto almadías ó barcas cu- 
biertas, llenas de hombres de una raza de que nunca 
oyeron hablar.» 

El transporte de estos objetos (bambúes, troncos de 
pino, cadáveres humanos, barcas llenas de personas vi- 
vas), depositados por las aguas del Océano en las playas 
de las islas Azores, fueron atribuidos, según hemos visto 
en el párrafo copiado de la Vida del Almirante, á la ac- 
ción de los vientos del Oeste. Esta explicación no es sa- 
tisfactoria, por no fundarse en hechos bien observados. 



saje que está casi imitado de Plinio (vii, 2): «In India haec fa- 
cit ubertas soli, temperies coeli, aquarum abundantia, ut sub 
una ficu {Banian tree, en sánscrito nyakrodha. Ficus religiosa. 
Linn.), turmíe condantur equitum. Arundines vero tantas pro- 
ceritatis, ut singula internodia álveo navigabili ternos inter- 
dum homines ferant.» 

(1) Sin duda un cabo de las islas Azores, porque Herrera 
dice «que estas almadías co7i casa- movediza que nunca be hun- 
den^ venia n á pa7'a7' á las islas Azores)), 



378 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

La verdadera causa del transporte es la gran corriente 
de agua caliente conocida con el nombre de Gulf 6 Flo- 
rida Stream. Los vientos del Oeste y del Noroeste no 
hacen más que aumentar la velocidad media del río pe- 
lásgico, prolongar su acción hacia el Este, hasta el golfo 
de Vizcaya j mezclar las aguas del Gulf Stream con las 
de las corrientes del estrecho de Davis y del África sep- 
tentrional (1). El mismo movimiento oceánico que en 
el siglo XV arrojaba bambúes y pinos en el litoral de las 
Azores y de Porto Santo deposita (2) anualmente en 
Irlanda, en las Hébridas y en Noruega semillas de plan- 
tas tropicales (Mimosa scandens, Guilandina bonduc, 
Dolichos urens), algunas veces hasta toneles bien con- 
servados llenos de vino de Francia , restos de cargamen- 
tos de barcos naufragados en el mar de las Antillas. 
Los restos del buqae de guerra The Tübury^ que se incen- 
dió cerca de Jamaica , llegaron por el Gulf Stream á las 
costas de Escocia. Y aun hay hechos más notables: ba- 
rriles de aceite de palma que formaban parte de un car- 
gamento de barcos ingleses, naufragados en cabo López, 



(1) Empleo la nomenclatura de Eennell , y echando una 
ojeada al mapa general anejo á la Investigation of the Cu- 
rrents of the Atlantic Ocean^ se comprende lo que digo en el 
texto acerca de la mezcla de las aguas de distintas corrientes. 

(2) En Noviembre de 1834 llegó á las playas de Southport 
una botella arrojada al mar, al ESE. del cabo Codd á 
los 40V2° de latitud y á los 70° 20' de longitud, en Marzo de 
1833. La falsa persuasión, muy generalizada entre ios pilotos, 
de que el Gulf Stream no ejerce acción al este de las Azores, 
ocasiona muchos naufragios en las costas occidentales de Ir- 
landa. Los barcos que no se valen de cronómetros, ó de distan- 
cias lunares, llegan á tierra, por error de estima, más pronto 
de lo que esperaban. {Mechanic . s. Mag., 1884, pág. 208). 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 379 

en las costas de África, fueron arrojados á las mismas 
costas después de atravesar dos veces el Atlántico, una 
de Este á Oeste entre los grados 2 y 12 de latitud á fa- 
vor de la corriente ecuatorial, y otra de Oeste á Este, por 
medio del Gulf Stream^ entre los 45° y 55° de latitud. 
Durante las calmas, esta última corriente, viniendo del 
cabo Hatteras , termina en el meridiano de la gran ban- 
da de sargazo (Fucus natans), colocado un poco al 
Oeste de Corvo ; pero cuando empiezan á dominar los 
vientos del Oeste ó por otras causas meteorológicas eleva 
la corriente el nivel de las aguas en el golfo de Méjico ó 
en el canal de Bahama, Gulf Stream envuelve las islas 
de Corvo y de Flores, dividiéndose en dos brazos, uno 
que va hacia el NE. y otro hacia el SSE. (1). 

Las islas Graciosa y Fayal, que nombra Colón parti- 
cularmente como puntos donde el mar arrojaba troncos 
de pinos de una especie desconocida , son las más próxi- 
mas á las de Corvo y Flores, y, por tanto, las prime- 
ras que reciben lo que la corriente lleva , cuando á los 
30'/4° y 3272° de longitud occidental se inclina hacia 
el SSE. Estos pinos procedían, sin duda, ó de las pe- 
queña Isla de Pinos en el banco de la Tortuga al Oeste 
de las Mártires, ó de la parte NO. de la isla de Cuba, 
donde cerca de Cayo de Moa (2), vio Colón por pri- 



(1) Véase el testimonio reciente de M. Boid (Bescrij?. of tlie 
Azores, 1835 pág, 96).- 

(2) «Colon, dice Las Casas en el extracto del Diario del pri- 
mer viaje (domingo 25 de Noviembre de 1492), vido piñales tRa 
grandes y maravillosos , que no podia encarecer su altura 
y derechura como husos gordos y delgados, donde conosció que 
se podian hacer navios é infinita tablazón y masteles para las 
mayores naos de España.» He manifestado ya en otro sitio que 



380 ALEJANDRO DE HUMROLDT. 

mera vez , y con grande admiración , la primera conifera 
de los trópicos, ó de las costas de Santo Domingo donde, 
según la observación de M. Barataro, cerca del cabo 
Samana, descienden los pinos hasta la llanura. 

Más sorpresa podrían causar las cañas de bambú {gua- 
dua de las Antillas y de toda la América equinoccial), 
llevadas por las corrientes á las costas de Porto-Santo, 
porque alrededor de esta isla las aguas se mueven gene- 
ralmente hacia el S. y SSE. y reciben la misma direc- 
ción desde el paralelo del cabo de Finisterre. 

Pero un ejemplo que data del principio de mi viaje á 
América prueba que de vez en cuando el Gulf Stream 
de las Azores comunica con la corriente de Guinea ó del 
Norte de África, y lleva troncos de árboles del nuevo 
continente hasta las islas Canarias. Poco antes de mi 
llegada á Tenerife el mar había depositado en la rada 
de Santa Cruz un tronco de Cedrela odorata, cubierto 
de corteza y liqúenes, árbol americano que no puede 



los primeros conquistadores designaban también con el nom- 
bre genérico de pino el Podocarjms. Herrera (déc. i, lib ii, 
cap. 12) lo dice claramente, describiendo el fruto de los jñnos 
■del Cihao de Santo Domingo, que parezen azeytunos del Aja- 
rafe de Sevilla. Si el verdadero pino de, la isla de Santo Do- 
mingo y de la Isla de Pinos al Sur de Cuba , donde se hallan 
reunidos, como dice Anghiera,^?ne¿« y j9«Zw(?ííí, es el Pinus 
occidentalis y de la misma especie que el pino de Méjico, es 
extraordinario que este último no descienda, según mis medi- 
das barométricas, entre Méjico y Veracruz más que á 935 toee- 
sas, y entre Méjico y Acapulco á 580 toeesas sobre el nivel del 
mar. (Relat hist., t. iii, páginas 376 y 470.) Conviene que los 
viajeros fijen la atención en estos hechos para resolver un pro- 
blema que por igual interesa á la geografía botánica y á la cli- 
matología. 



DKSCUBRIMIKNTO Dlí AMÉRICA. 381 

confundirse con ningún otro, que sin duda había sido 
arrancado de la costa de Paria ó de la de Honduras si- 
guiendo el gran vortex del golfo de Méjico y del canal 
de Bahama. 

En el estado medio de los movimientos del Atlán- 
tico (1), los ríos pelásgicos, que distinguimos con los 



(1) No carece de interés para la historia de la geografía fí- 
sica recordar la sagacidad con que los marinos del^siglo xvi re- 
conocieron ya las relaciones de determinados movimientos del 
Atlántico desde el cabo de Buena Esperanza hasta las islas 
Azores. Colón no habla navegado al Norte de la isla de Cuba, 
al Oeste del meridiano de la Providencia de la Grande Abaco; 
pero conocía la corriente ecuatorial, á la cual atribuía los uten- 
üHios «de nuestras costas de España» arrojados á la costa de 
Guadalupe {Vida del Almirante, cap 46; Anghiera, Ocean, 
\)\g. 27); había experimentado también la fuerza de las corrien- 
tes de Honduras y del canal Viejo, sin haber pasado nunca por el 
canal de Bahama ó de la Honda. La impetuosidad del movi- 
miento de las aguas que salen del golfo de Méjico no fué reco- 
nocida hasta 1512, cuando la expedición de Juan Ponce de 
León (Heeeera, déc. I, lib. ix, cap. 10); y como hasta prin- 
cipios del siglo XVII, época del viaje de Bartolomé Gosnold, que 
fué directamente (1603) desde Falmouth al cabo Cod, los bu- 
ques destinados á la América del Norte pasaron constante- 
mente por el canal de Bahama, se advirtió pronto la conexidad 
(le los movimientos pelásgicos en las costas de Méjico y de la 
Florida con los de la» costas de Terranova y del golfo de San 
Lorenzo, visitados desde 1497 y 1500 por Sebastián Cabot y por 
Cortereal. El historiador de Felipe 11, Herrera, cuyas cuatro 
primeras Décadas se pubhcaron en 1601, describe el Gulf 
Stream tal y como lo conocemos (déc. i, lib. ix, cap. 12). «Las 
aguas de los mares de África y del Atlántico , dice, corren per- 
petuamente hacia la América meridional, y, no encontrando 
s-alida, pasan furiosamente, primero entre el Yucatán y Cuba, 
después entre Cuba, la Florida y las islas Lacayas, hasta que, 
saliendo de un paso tan estrecho como lo es el canal de Ba- 



382 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

nombres un poco vagos de Gulf Stream, corriente equi- 
noccial y corrientes del golfo de Guinea, del Brasil y del 
África meridional, están separados ¡jor aguas tranqui- 
las ó estancadas que sólo obedecen al impulso local de 



hama, pueden ocupar un espacio más extenso.» Hay más; el 
punto de vista expuesto en la reciente obra del mayor Rennell, 
de que el Gulf Stream recibe su primer impulso en la punta 
meridional de África, en el banco de las Agujas {Agulhas bañe), 
dirigiéndose ^lacia el golfo de Guinea al Norte, y después, con 
la corriente equinoccial del Este al Oeste hacia el cabo de San 
Eoque y las costas de la Guayana (^Investig. ofthe currents , of 
tlie Atl. Ocean.^ 1832, pág. 20), encuéntrase claramente indi- 
cado en la sabia Memoria de Sir Humfrey Gilbert «sobre la po- 
sibilidad de un paso por el N.O. al Cathay y las Indias orienta- 
les», Memoria que, por mencionar el mapamundi de Ortclio, 
debe haber sido redactada en 1567 y 1576. «Como las aguas del 
mar corren circularmente de Este á Oeste, obedeciendo al mo- 
miento diurno del primum movile (el sol), los portugueses en- 
contraron muchas dificultades para avanzar hacia el Este en 
su trayecto desde el cabo de Buena Esperanza á Calicut: tam- 
bién, á causa de la poca anchura del estrecho de Magallanes, 
las aguas (que vienen del mar de las Indias al Sur de África) 
vense obligadas á subir á lo largo de las costas orientales de 
América hasta el cabo Freddo, distancia de más de 4.800 le- 
guas.» (Hakluyt, Voyages, t. iii, pág. 14). 

El nombre de este cabo data sin duda de la expedición de Se- 
bastián Cabot, hecha en 1517, en cuya expedición llegó hasta 
los 67Ví° de latitud y descubrió la bahía de Hudson {Mem. of 
Seh. Cahot, páginas 29 y 118; P. Frasee Tylee íDísc. of the 
Northen Coasts of Am^-péig. 41). Sir Uumfrey Gilbert nombra 
por segunda vez este Cabo Frío, y le coloca en latitud de 62° 
opuesto á Groenlandia» (Hakluyt, t. ni, pág. 23). 

Al citar este notable pasaje, es casi inútil la observación de 
que la corriente, «que sube por las costas orientales de Amé- 
rica», no abarca todo el espacio desde el estrecho de Magalla- 
nes hasta el paralelo 62° Norte. La corriente del Brasil, entre 
Bahía y Río de la Plata, se dirige al Sur, y esta misma direc- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 383 

los vientos; pero por la reunión fortuita de causas me- 
teorológicas á veces muy lejanas , se ensanchan y pro- 
longan los ríos pelásgicos, inundando, por decirlo así, 
espacios de mar faltos de movimientos propios de trans- 
lación. En estos casos las corrientes ^e distintos nom- 
bres se mezclan temporalmente entre sí, y producen fe- 
nómenos que debieron sorprender en época en que la 
geografía física de la cuenca del Atlántico era menos 
conocida que ahora. 

En la Historia del descubrimiento de las islas Cana- 
rias, de Jorge Glas, publicada en 1764, leemos que, po- 
cos años antes de su publicación, un barco pequeño car- 
gado de trigo, al pasar de la isla de Lanzarote á la rada 
de Santa Cruz de Tenerife, fae' arrastrado por una tor- 
menta fuera del archipiélago de las Canarias. La co- 
rriente equinoccial y los vientos alisios le llevaron hacia el 
Oeste, encontrándole un barco inglés á dos días de dis- 
tancia de la costa de Caracas y salvando á los marine- 
ros canarios que habían sobrevivido, á quienes surtió de 
agua y condujo al puerto de la Guaira (1). 

ción de las aguas se encuentra al Norte de Terranova, en las 
costas de Labrador. 

En la travesía que en 1526 hizo Diego García desde las islas 
de Cabo Verde al cabo de San Agustín, atribuyóse la corriente 
dirigida al NO. (el Nortli West equatorial Stream de Rennell) 
entre los 5° de latitud meridional y los 10° de latitud boreal, al 
impulso de inmensos ríos de la costa de Guinea (Herrera, 
déc. III, lib. 10, cap. 1."); explicación errónea que en nuestros 
días ha sido aplicada á las corrientes próximas á la desembo- 
cadura de los ríos de la Plata, Amazonas y Orinoco, porque las 
causas son más lejanas y más generales, 

(1) Glas, Hist. of tlie disc. and conquest of the Canary Is- 
lands, p. v; Viera, Historia general de las islas Canarias, 
tomo II, pág. 167. 



384 ALEJANPRO DE HUMBOI.DT. 

Suceso semejante ocurrió en 1731 á un barco cargado 
de YÍno y de algunos comestibles que iba desde Tenerife 
á la Gomera : durante muchos días lucho con vientos 
contrarios, y abandonado á las corrientes , llegó con seis 
hombres de tripulación á la isla de la Trinidad, frente 
á la costa de Paria (1). La comunicación establecida 
entre la corriente del África septentrional, dirigida hacia 
el Sur, y la corriente equinoccial dirigida hacia el Oeste, 
obraban, pues, en sentido diametralmente opuesto al que 
llevó en los siglos xv y xviii los troncos de bambú y de 
cedrela á Porto Santo y á Tenerife (2). 

Respecto al hecho que más llama la atención, el de 
las barcas cubiertas^ tripuladas por hombres de una raza 
de que nunca se había oído hablar, vistas en las islas 
Azores, la historia presenta muchos ejemplos exacta- 
mente iguales. James Wallace refiere en su Historia de 
las islas Orcades, que algunas veces, impulsados por las 
corrientes y los vientos del Noroeste, llegaron groenlan- 
deses á aquellas islas, cuyos habitantes les llamaban 
Finn-men. Vióse uno de ellos en 1682 en la punta meri- 
dional de la isla de Eda, reuniéndose mucha genle para 
gozar de. tan extraño espectáculo; pero cuando se le 



(1) GuMiLLA, Orinoco ilustrado, cap. 31. 

(2) El historiógrafo de Canarias, Viera (t. i, parte iii), re- 
fiere que en muchas ocasiones ha arrojado el mar á las costas 
de las islas de Hierro y Gomera frutos y semillas procedentes 
de árboles indígenas de América. Antes del descubrimiento 
del Nuevo Continente, suponían los Canarios que estos frutos 
eran procedentes de la isla de San Branden, La mejor prueba 
de las ramificaciones temporales de los ríos pelásgicos es el fe- 
nómeno de transporte de producciones vegetales de las Antillas 
á las costas de Noruega, de las Hébridas, de Irlanda y de las 
Canarias. 



DE8CUURIM1ENT0 DE AMÉRICA. 385 

quiso coger, el groenlandés logró escapar. En 1684 apa- 
reció también un pescador americano, quizá el mismo» 
cerca de la isla Westram. 

En la iglesia de la isla Burra se conserva una de estas 
canoas de esquimales, arrojada por una tempestad (1). 
La distancia del trayecto debe calcularse en cuatrocientas 
leguas marinas, distancia que con una velocidad de siete 
á ocho nudos por hora, en tiempo tempestuoso, puede re- 
correrse en menos de siete días. 

El cardenal Bembo, en su Historia de Venecia, cita el 
caso de up. barco lleno dé indígenas ameri(;anos, hallado 
por un buque francés que navegaba en el Océano, no 
lejos de las costas de Inglaterra (2). 



(1) Wallace dice que los esquimales llegaban en canoas de 
cuero; pero Mr. Giseke, que ha vivido largo tiempo en Groen- 
landia, me asegura que estas canoas se reblandecen cuando 
están muchos días en agua del mar. Asegura, además, que los 
esquimales del Labrador jamás atraviesan el canal. entre el La- 
brador y Groenlandia. 

(2) «Non me piget inter haec ejusdem temporis rem dignam 
propter novitatem, quae legentibus nota sit, scribere. Navis 
galhca dum in Océano iter non longe á Britan nia f aceret, na- 
viculamex mediis abscissis viminibus arborum que libro solido 
contectis aedificatam cepit; in qua homines erant septem me- 
dioori statura, colore subobscuro, lato é patente vultv^ cicatri- 
ceque una violácea signato: hi vestem habetant épiscium, corzo, 
maculis eam vaiiantibus. Coronam é culmo pictam septem 
quasi auriculis intextam gerebant. Carne vescebantur cruda, 
saíiguinemque, uti non vinum, bibebant. Eorum sermo inte- 
lligi non poterat: ex iis sex mortem obierunt, unus adolescens 
in Aulercos, ubi rex (Galliae) erat, vivus est perductus.» Bem- . 
BO, Ilist. Ven., lib. Vil, pág. 257 (edic. 1718). En este cuadro, 
un poco recargado, fácil es conocer la raza de los esquimales, 
más extendida acaso hacia el Sur que en nuestros días. A me- 
dida que la población indigena ha ido disminuyendo en el lito- 

26 



•386 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 



Cuatro á^os antes, en 1504, algunos pescadores de 
Bretaña fueron sin duda llevados accidentalmente á las 
costas del Canadá (1). 

Otros ejemplos de traslaciones involuntarias corres- 
ponden á la Edad Media y han sido citados con frecuen- 
cia á causa de un pasaje celebre de los fragmentos 
históricos de Cornelio Nepote (2), pasaje que llamó mu- 
cho la atención pública cuando se buscaba un paso al 
Noroeste en la navegación á la India. Pomponio Mela, 
que vivió en época próxima á Cornelio Nepote, cuenta, 



ral, la navegación costera, ocasionada á aventuras extraordina- 
rias, fué menos frecuente. En la narración de Bembo nada se 
dice de barcas de cuero. 

(1) GUMILLA (edic. franc), t. ii, pág. 211. 

(2) Bosius, In Corn. Nep. Fragm,, t. ii, pág. 356; Pli- 
Nio, II, 67: «ídem Nepos de septentrional! circuitu tradit, 
Quinto Metello Celeri, L. Afranii -(sic lul. Sillig. C. Afranii, 
Salmant) in consultatu collegse, sed tum Gallise proconsuli, 
Indos á rege Suevorum (ita omnes Plinii Codd) dono datos, qui 
ex India commercii causa navigantes tempestatibus essent in 
Germaniam abrepti.» (Consúltese también Cae. Ferd. Rankii 
de Corn. JSejJotis vita et scriptis Coment., 1827, pág. 27); Pom- 
ponio Mela, lib. III, cap. V, § 8.°: «Ultra Caspium sinum 
quidnam esset, ambiguum aliquandiu fuit: idemne Occeanus. 
■an Tellus infesta f rigoribus, sine ambitu ac sine fine proiecta, 
Sed prseter Physicos Homerumque, qui universum orben mari 
circumfusum esc dixerunt, Cornelius Nepos, ut recentior, ita 
auctoritate certior; testem autem rei Q. Metellum Celerem ad- 
jicit, eumque ita retulise commemorat: Cum Gallisepro consale 
praeesset. Indos quosdam á rege Boiorum (Botorum, Bajtorum, 
Oetorum, inepte Lydorum, Codd) dono sibi datos; unde in eas 
térras devenissens, requirendo cogosse, vi 'tempestatum ex In- 
dlcis aequoribas abreptos, emensosque, quae intereraut, tándem 
in Germanise litora exiisse.» (Véase Eneas Sylvio, De Asia, 
1551, pág. 283; Agosta, lib. I, cap. 19.) 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 387, 

y Plinio repite, que siendo procónsul en las Galias Mé- 
telo Céler, recibió como regalo del Rey de los Boii ó Baeti 
(el nombre es incierto y Plinio le llama Rey de los sue- 
vos)^ algunos indios que, arrastrados fuera del mar de la 
India por las tempestades, llegaron á las costas de Ger- 
mania. Inútil es discutir aquí de nuevo si este Mételo 
Céler es el mismo que fué pretor de Roma el año del 
consulado de Cicerón, é mme(^iatamente después de éste, 
cónsul con L. Afranio, ó si el Rey germano era Ario- 
visto, vencido por Julio César. Lo que está fuera de 
duda, por la relación de ideas que conducen á Mela á 
citar el hecho tenido por cierto, es que se creía entonces 
en Roma que estos hombres morenos, enviados desde 
Germania á las Galias, llegaron por el Océano que baña 
el esto y el norte del xVsia, dando la vuelta al conti- 
nente por más allá de la desembocadura del mar Caspio. 
Esta suposición estaba perfectamente de acuerdo con 
las ideas geográficas de aquella época, es decir, con las 
falsas ideas que, desde la expedición de Alejandro, se 
tenían acerca de la comunicación del Caspio con el 
Océano septentrional, ideas que desdichadamente preva- 
lecían sobre las que Herodoto había adquirido en Olbia 
y en las orillas del Hypanis (1). 



(1) Las nociones adquiridas por Herodoto en las comarcas 
próximas á la extremidad boreal del mar Caspio, y confirmadas 
por los Scytas y otros pueblos nómadas que erraban entre la 
cordillera meridional del Ural y la desembocadura del Volga, 
eran más exactas que las ilusiones sistemáticas que prevalecían 
al Sur y Sureste del Caspio entre los compaiícros de Alejandro 
y de Patroclo, el almirante de Seleuco Nicator y el gobernador 
de los Cadusienos en tiempo de Anticco. El mismo Aristóteles 
conserva la idea {Mct. I. c. 14, 29; li, c. I, 10) del aislamiento 
del Caspio, y este opinión viene en apoyo, como ha observado 



388 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 

En tiempo de Ptolomeo era aún el mar Báltico un 
mar abierto al Este, y la península escandinava una isla 
que no impedía navegar hacia el Este, á partir de la ex- 
tremidad del Quersoneso Cimbrico y de la isla Scandia. 
«Estas bocas son, según Strabdn, el punto más septen- 
trional de la costa que se extiende desde allí hasta la 
India y á donde, desde este país, se puede llegar por 
mar, como lo atestigua Patroclo, que mandó en aquellos 
parajes» (ii, pág. 74 Cas.). En otro párrafo (xi, pá- 
gina 518) habla nuevamente Strabón de esta posibili- 
dad. «El hecho, dice, de que algunos navegantes hayan 
ido desde la India á la Hyrcania por mar, no se cree 
cierto, pero Patroclo nos asegura que es posible.» 

Strabón, que por lo general consultaba poco á los au- 
tores latinos, no tuvo ninguna noticia del supuesto viaje 
de los negociantes indios conducidos á las Galias. Plinio,. 
que con frecuencia cometía inexactitudes en las notas 
que tomaba casi á escape (adnotabat et quidem cursim, 
dice su sobrino), convirtió la conjetura de Patroclo en un 
hecho circunstanciado. Según dice, toda la parte del 
Océano comprendida entre la India y el mar Caspio 
(esto es, su desembocadura) fue' explorada por los mace- 
donios durante los reinados de Seleuco y Antioco (1). 



muy bien M. de Sante Croix, de las razones que se tienen para 
creer que Aristóteles escribió la Meteorología en x\tenas, antes 
de ir á la corte de Filipo {Examen erit. des liistoriens d'Ale- 
xandre., pág. 703, y JUL. LüD. Idelee, in Arist. Met., ix). El 
pasaje del Pseudo Aristóteles. De 3Iundo, c. 3, no puede ser 
citado en contradicción de lo dicho, á causa de la compilación 
tardía de este tratado, posterior á la expedición de Alejandro á. 
la India. 

(1) Juxta vero ab ortu ex Indico mari, sub eodem sidere 
pars tota vergens in Caspium mare, pernavigata est Macedo- 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 389 

Siendo el objeto de toda investigación filológica es- 
clarecer la opinión que el autor ha querido enunciar, es 
indudable que Pomponio Mela no creyó que los indios 
llegaron á la costa noroeste de Alemania por circunna- 
vegación del Asia oriental y boreal, pues dice: Vi tem- 
pestatum ex Indicis cequoribus ahrepti, y no es lícito su- 
poner, como lo hacen Huet (1) y otros comentadores, 
que vinieran por el Oxus, el mar Caspio y el Palus Mseo- 
tide al mar Báltico. Estas fabulosas comunicaciones del 
Caspio con el Océano boreal y con el Palus M^eotides, y 
del Palus con el Báltico (2), tenían sin duda muchos 



num armis, Seleuco et Anthioco regnantibus, qui et Seleucida 
atque Antiochida ab ipsis appellari voluere. Circa Caspium 
quoque multa Oceani litora explorata, parvoque brevius, quam. 
totus, hic aut illinc septentrio eremigatus (Plinio, II, 67). En 
este mismo capitulo, que contiene el cuento de los indios arro- 
jados en ía costa de Germania, se hace á Cornelio Nepote con- 
temporáneo de Eudoxio de Cyzico, célebre por una supuesta 
circunnavegación de África, en la cual conoció, como Pigafetta, 
nombres de lenguas bárbaras (StrabÓn, ii, pág. 99). Ahora 
bien; Cornelio Nepote nació hacia el año 690 de la fundación 
de Roma, y el rey Lathuro, á quien Plinio nombra, murió en el 
año 673 (Ranke, pág. 15). Strabón, según Posidonio, supone 
el suceso en el reinado de Evergetes II ó Physcon, muerto el 
año 637 de la fundación de Roma {Posidonii Rhodii, Bel, co- 
llegit Baile, 1810, pág. 102). 

(1) Hist. du Commerce des Anciens, pág. 352. 

(2) Plinio, ii, 69 ; Strabón, xi , pág. 509 Cas. En el cu- 
rioso manuscrito de los viajeros árabes de los siglo ix y X, pu- 
blicado primero por el abate Renaudot y examinado después 
por M. de Guignes, padre, hablase también «de un buque de 
Siraph en el golfo Pérsico, que la fuerza de las corrientes lo 
llevó, dando la vuelta al Asia oriental ó septentrional, al mar 
Caspio (mar de Khozar) y desde allí, por un canal, á las costas 
de Siria» {Notiee des Manusor. du Boi, t. i, pág. 161). Este 



390 ALEJANDRO DE HDMBOLDT. 

partidarios desde las eruditas especulaciones de la escuela 
de Alejandría acerca del viaje de los argonautas ; pero 
en el suceso que Cornelio ííepote refiere, para nada se 
alude á las líneas hidrográficas trazadas al través de los 
continentes. 

Siendo conocido que, á pesar de los grandes perfec- 
cionamientos de la navegación moderna, la acumulación 
de hielos impide navegar por el estrecho de Behring á lo 
largo de las islas de Nueva Zembla, se ha suscitado la 
cuestión de saber de qué raza serían los hombres de 
color que el procónsul Mételo Céler tomó por indios. 
Ya en la primera mitad del siglo xvi se supuso que es- 
tos hombres eran pescadores esquimales del Labrador y 
de Groenlandia arrastrados por los vientos del Oeste á 
las costas británicas. Esta opinión se ha atribuido equi- 
vocadamente á Malte Brun y á otros geógrafos moder- 
nos, pues la encuentro expuesta ya por Gomara, que 
dice, refiriéndose á los indios de Qainto Mételo Céler: 
c(Si ya no fuesen de Tierra del Labrador, y los tuviesen 
(los romanos) por indianos , engañados (acerca de su 
verdadero origen) en el color.» [Historia de las Indias, 
folio 7.) 

Cornelio Wytfliet, en sus Noticias sobre el Occidente 
ó Adiciones á la geografía de Ptolomeo, emite la misma 
opinión (1) fundándose en las fantasías de Paolo Gio- 



mito geográfico recuerda el extraordinario suceso de la punta 
de una proa que Eudoxio de Cyzico {Strahón , ii, pág. 99) en- 
contró en la costa de los Etiopes, y que se decía llegó , por la 
fuerza de las corrientes, desde el río Lixus ó de Gades. 

(1) Deser/jJtúmis Ptulemaicce Augmentum sive Occidentis 
Notitia. Lovan, 1597, pág. 190. «Indos quondamtempestatibus 
in. Suevoram et GermanÍEe litora ejcctos et Quinto Metello 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 391 

vio (Paulus Jovius), conteDiporáneo de Colón y de Ves- 
pucci, quien creía que el sanguinario culto de los Bre-^ 
tones y de los Galos fué importado por colonos del Lar 
brador y de Estotilanda. 



Celen dono datos, non ex ultimis Orientis et Occidentis parti- 
bus, uti quibusdam visum eat, sed ex hac Laboratoris et Esto- 
landiae aut vicinis tenis venise constanter teneo, mecumque 
sentient quicumque climatis rationemexpenderit.» Este pasaje 
alude también á otra vaga suposición indicada por Wytfliet 
en el artículo Quivira y Anián, según la cual los Indios de Mé- 
telo Celer pudieron ser acaso verdaderos Indios, que llegaron 
á Europa por el Noroeste, pasando por los estrechos de Anián 
y del Labrador (pág. 170). CcTtiviene recordar, con tal motivo, 
que estos dos nombres se aplicaban á dos distintos estrechos^ 
creyéndose que había comunicación entre ellos; uno es nuestro 
estrecho de Behring, y el otro un canal que se suponía á lo 
largo de las costas eeptentrionales de América, desde los es- 
trechos de Davis y de Frobisher hasta Bergi Regio y Anianí 
Begnumy según la nomenclatura del siglo xvi. Más aún ; en la 
célebre y problemática Memoria de Lorenzo Ferrer Maldo- 
nado, de 1588, dícese que el estrecho de Labrador no termina 
hasta los 75" de latitud, y «que hay 790 leguas desde el estrecho 
del Labrador al de Anián.» El nombre de este último estrecho 
encuéntrase por primera vez en un mapa del atlas de Ortelio 
de 1570, y aunque Rivero no le conoce en 1529 (Sprengel, en 
las Adiciones á la traducción alemana de Muñoz, Historia del 
Nuevo Mundo, pág. 493) , no prueba esto de ningún modo que 
haya sido inventado en el intervalo de 1529 á 1570. Por otra 
parte, su posición occidental hace improbable que Cortereal, 
en su viaje á la embocadura del San Lorenzo y al Labrador, 
le diera en 1500 el nombre de Anián en honor de dos hermanos 
que le acompañaban, como supone Forter (^JVbrd. Entd. B. III, 
capítulo 5, § 1). Hasta hoy nada se ha encontrado que expli- 
que la denominación de Anián. El nombre de Fretum trium 
fratrum que emplea Gemma Frisius (Haklüyt, t. iii, pá- 
gina IG) , indica vagamente una comunicación del Atlántico 
con el mar del Sur, al Norte de América, y si Ani (BARROW, 



392 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

El descubrimiento de Ame'rica y la necesidad, por de- 
cirlo así, hebraica, de poblar este continente por el Asia, 
hicieron discutir las distintas clases de comunicaciones 
que pudieron ser favorecidas por las corrientes oceáni- 
cas y por los vientos. Pareció sin duda poco probable 
que llegaran esquimales á las costas de Alemania, y 
mientras Yossio, el sabio comentador de Mela, creía que 
los indios de Cornelio JN'epote eran Bretones que se 
pintaban el cuerpo, otros comentadores, adoptando la 
explicación de Gomara y de Wytfliet, sustituían al Sue- 
vorum rex un príncipe escandinavo (1) que había reco- 
gido los náufragos en las costas de Noruega. 

La analogía del hecho no desmentido de la llegada de 
los esquimales á las islas Orcades , hecho que antes he 
mencionado, esclarece mucho el que ahora examinamos; 
y teniendo en cuenta los numerosos ejemplos de indivi- 
duos que han caído en manos de los bárbaros, siendo 
llevados como cautiros, de nación en nación, muy lejos 
del lugar del naufragio, sorprende menos que fueran 
conducidos á las Gallas algunos extranjeros, pasando 
desde las Islas Británicas á Batavia y á Germania; lo 
extraño es que en sucesos semejantes ó de igual modo 



Yoyages into the Polar Regions, pág. 45) significa en japonés 
hermanos , no causaría extrañeza ver aplicado al estrecho de 
Behring un nombre asiático, á pesar de las dudas que tan gran 
distancia de navegación para los japoneses pueda engendrar. 
¿Qué crédito merece, en tal caso, la explicación de Fretuní 
triumfratrum^ fundada en las desgracias de Gaspar y Miguel 
Cortereal en las costas orientales del Nuevo Continente? 

(1) Pontano {Rerum JDanicarum Historia, 1631 , pág. 764) 
discutió esta opinión. 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 3^ 

enigmáticos, ocurridos en la Edad Media, se hable tam- 
bién de las costas germánicas. 

Estos acontecimientos se refieren á los reinados de 
los Othones y de Federico Barbarroja, y son , por tanto, 
de los siglos X y xii. 

He aquí los distintos testimonios : 

«Nos apud Otlionem legimus, dice el Papa Eneas 
Sylvio en su gran obra geográfica é histórica (cap. ii, 
página 8), sub imperatoribus teutonicis indicam navem 
et negotiatores Indos in Germánico littore fuisse depre- 
hensos.» 

Se lee en la Historia de las Indias de Gomara, des- 
pués del pasaje en el que designa los indios de Mételo 
Céler como esquimales del Labrador: «Asegúrase tam- 
bién que en tiempo del emperador Federico Barbarroja 
aportaron á Lubeck algunos indios en una canoa (1). 

Sir Humphry Gilbert, después de discutir prolija- 
mente en cuatro capítulos el pasaje de Cornelio Nepote, 
añade: «En el año de 11 00 y en el reinado de Federico 
Barbarroja, llegaron algunos indios, upan the coast of 
Germanie (2). 



(1) GrOMARA, fol. VII. HoRN. {De orig. Amer., pág. 24) re- 
pite el hecho , pero diciendo llegaron por sí mismos á Lubeck. 
«Similis casus in temporibus Frederici BarbarossEe narratur, 
Indos scapha Lubecam appulise.» 

(2) En la Memoria acerca de la posibidad de un viaje al Ca- 
thay por el Noroeste (Hakluyt, t. iii, pág. 17), estaba en el 
interés del autor probar que los Indios de Mételo Céler vinie- 
ron por el Norte de América rodeando el Promontorium Corte- 
realis, que está inmediato al Polissacus fiuvius (pág. 19). Este 
mismo razonamiento fué , al parecer , empleado para motivar 
el proyecto de Sebastián Cabot', que, según Gomara (fol. xx), 
{(prometió al rey Enrique VII ir por el Norte al Cathay y al 



394 ALEJANDRO DE HUMBOLDT. 



Mucho tiempo he perdido en vanas inyestigaciones 
de las primeras fuentes de estos curiosos sucesos. ¿De 
dónde supo Gomara , historiador generalmente muy 
exacto, que los indios habían sido llevados á Lubeck? 
¿Lo sabría por el piloto polaco Juan Scolmus, de quien 
antes he hablado, que en Bergen y en Dinamarca pudo 
estar en relaciones con marinos de Lubeck? ¿Cómo es 
posible que los continuadores de los Anales de Othon 
de Freising y el franciscano Ditmar, autor de la exce- 
lente Crónica de Lubeck (1), nada supieran de estos 
supuestos indios? 



país de las especias», en 1498 {Mem. qf. Seh. Cahot., pág, 87). 
«11 primo motivo, dice el cardenal Zurla {Viaggi, t. n, pá- 
gina 281) deducevano dal Cornelio Nepote é parimente del 
sapersi che á tempi di Oí¿<?»<?,imperatore fu trasportatata da- 
venti nel Mai'c Germa7iico^naj nave de Levante.» 

Ocasión tendré más adelante, al hablar del mapa de una edi- 
ción de Ptolomeo de 1508, de discutir la denominación del río 
Polisacus (el Pulisangha) ó río de Cambalu en China. 

A causa de la cita de los Othones y de Federico Barbarioja 
he examinado cuidadosamente, pero sin fruto, la célebre cró- 
nica de Ditmar, conde de Walembek {Cronogr. Bitmari, eiñs- 
copi Ilersjmrgensis, libri viii, Helmst, 1667, páginas 17-83) y 
la Crónica de Othón de Freising, continuada por Othón de San 
Blaise y el canónigo Eadevicus (MURAT, Scripv llerum Itah, 
tomo VI, páginas 610-736 y 742-758). Á ruego mío ha exami- 
nado Mr. Deecke en Lubeck, y también infructuosamente, la 
rarísima edición de Othón de Freising, impresa conforme á 
los manuscritos de la Biblioteca de Viena en 1515. ¿Quiso ha- 
blar acaso Eneas Silvio de una Crónica de Austria del obispo 
Freising, que no ha llegado á nosotros? 

(1) GrAjSíTOFF. Ckron. des Franciscaner-Lesemeisters Dit- 
mar, 1829, t. I, p. XXIX, 4 y 413. Ditmar alcanza en su Crónica 
hasta 1101; Alberto de Banderwik solamente á 1298. La funda- 
ción de la ciudad antigua de Lubeck , situada á orillas del 



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. 395 



La fecha de 1160 es además dudosa, porque la Cró- 
nica de la ciudad de Lubeck, de Juan Eufus, es desde 
el año 1106, y dice que en esta remota época habí^ 
muy pocas relaciones entre los mares del Oeste y del 
Noi-te. 



riachuelo de Schwartow (^Helmoldi Chronica Slavorum, Lu- 
beck, 1139, ]ib. I, cap. 20 y 57, p. 61 y 137), corresponde á la 
época que media catre los años 795 y 823. Los Rugieaos la in- 
cendiaron y destruyeron en 1139, y este suceso ocasionó la fun- 
dación Je la nuera ciudad de Lubeck en 1140. No habían 
transcurrido veinte años desde su reedificación en la época en 
que, según dice Gomara, llevaron allí los indios. Como esta 
ciudad nueva fué también destruida completamente por un 
incendio en 1157 (Grantofp, t. ii, p. 581), la suposición de 
que fueran conducidos á esta ciudad comercial para mostrarlos 
al pueblo, náufragos llegados de las costas de Escocia ó No- 
ruega, no me parece probable, porque hasta repugna á las cos- 
tumbres de aquellos tiempos. El silencio de Helaaod, que era 
curíi, de una aldea á orillas del lago de Ploen en el Holstein, es 
tanto más importante cuanto que en 1164 vivía aún, como sn 
propia Crónica lo indica claramente (cap. 94, p. 213). 

Consulté aun sabio, profundamente versado en la historia de 
estas comarcas y que habita en el mismo Lubeck, Mr. Deecke, 
y he recibido confirmación de las dudas que acabo de exponer. 
«Examinando de nuevo todas nuestras Crónicas, me escribió 
Mr. Deecke en Enero de 1835, nada encuentro, absolutamente 
nada, que permita adivinar lo que ha dado motivo á las extra- 
ñas noticias adquiridas por Eneas Silvio, Gomara y Sir Hum- 
phry Gilbert, cuyas investigaciones sobre el paso del Noroeste 
nos ha conservado Hakluyt. Debo, sin embargo, deciros que en 
la ca'?a donde se reunía el gremio de los marinos {Scliifferge' 
sellsehaft de Lubeck), se conserva una canoa groenlandesa con 
una figura de madera, representando un esquimal, figura que 
estuvo antes cubierta con el traje propio de los esquimales. La 
canoa ha sido recompuesta muchas veces, y su inscripción más 
antignia es de 1607, pero segi'm una tradición muy vaga, debió 
capturar un barco de Lubeck á estepescador esquimal en los ma- 



-396 ALEJANDRO DE HÜMBOLDT. 

Estos esquimales-indios no naufragarían en las cos- 
tas de Frisia, sino que, durante- las grandes tempestades 
y las irrupciones del mar ocurridas en 1150 y 1164, al- 
gún barco de Lubeck los encontró cerca de las costas de 
Europa y los capturó , como fue' capturado el barco es- 
quimal de que habla el canienal Bembo. 

Al reunir y examinar bajo un punto de vista general 
las pruebas de estas comunicaciones remotas favorecidas 
por el acaso, elévanse las ideas, viendo cómo los movi- 
mientos del Océano y de la atmósfera han podido con- 
tribuir, desde las épocas más lejanas, á esparcir las di- 
ferentes razas humanas en la superficie del globo. Com- 
préndese, como lo comprendió Co\6n(Vida del Almirante^ 
cap. vil i), cómo pudo revelarse un continente al otro. 



res del Oeste hace trescientos años. Las relaciones comerciales 
de Lubeck con las regiones del Oeste y del Noroeste datan de 
mediados del siglo xiii. Acaso Gilbert quiso decir en el reinado 
de Federico IIL No entiendo, como vos no entendéis, lo que 
significan las palabras del papa Eneas Silvio: Nos apud Otlio- 
nem legimus; ni la cita de Gilbert: Otlion in the storie of the 
Gothes afjirmeth. No ha existido ningún Othón que escribiera 
una historia de los Godos, y entre los historiadores de este 
pueblo, que por largo tiempo y cuidadosamente he estudiado, 
no hay rastro de ningún suceso parecido.» 

En muchas ciudades marítimas se conservan canoas groen- 
landesas , y esta conservación no prueba nada por sí misma, 
como sucede con el cocodrilo queme enseñaron colgado en una 
capilla de los alrededores de Verona , y que , según la tradición 
popular, vino derechamente al Brenta desde la desembocadura 
del Nilo.)) La historia de la canoa de Lubeck, según los indicios 
dados por los autores que acabo de citar, podría referirse muy 
bien á la captura de un pescador esquimal arrastrado por al- 
guna tempestad lejos de las costas de su patria. 

FIN DEL TOMO I. 



ÍNDICE 



Páginas ► 

Prólogo 1 

Introducción 14 

Causas qoe prepararox y prot^üjeron el 
descubrimiento del nuevo mundo! 

I. — Lo que se proponía Colón en sus viajes de 

descubrimiento 21 

II. — Progreso de las ideas cosmográficas antes 

de Cotón. 34 

III. — Ideas cosmográficas de Colón j causas que 

le impulsaban al descubrimiento de las Indias. 59 

IV. — Opiniones de los antiguos sobre la geogra- 
fía física del globo y manera de figurarla 83 

V. — Influencia de Pablo Toscanelli en los pro- 
yectos de Cristóbal Colón 93 

VI.— Cristóbal Colón y Martín Behaim 126 

VII. — Martín Behaim y Magallanes 156 

VIII. — Primeros descubrimientos en la costa 

Oriental de Ame'rica 165 

IX. — Influencia de la configuración de África en 
las ideas sobre la que debía tener América. . . 176 

X. — Las expediciones clandestinas 197 

XI. — Motivos que impulsaban al descubrimiento 

de América á fines del siglo xv 219 



398 ÍNDICE. 



Páginas. 

XII. — Consideraciones sobre la geografía física 
del globo terrestre y sobre las comunicaciones 
con América antes de descubrirla Cristóbal 
Colón 234 

XIII. — Viajes de los escandinavos al IsTueyo 

Mundo en los siglos xi y xii 257 

XIV. — Colón no supo los viajes de los escandi- 
navos á la América septentrional 272 

XV. — Estado social de América antes del des- 
cubrimiento 288 

XVI. — Viajes de los árabes almagrurinos ; de 
Madoc ; de los hermanos Vivaldi ; de Gonzalo 
Velho Cabral, j de Juan Szkolny , . . . . 295 

XVII.^La cosmografía en la Edad Media. . . . 310 

XVIII.— -La isla de San Brandón 316 

XIX. — La Antillia y la isla de las Siete Ciu- 
dades 324 

XX. — La isla Bracie (Berzil). — La estatua de 
las Azores. — Las monedas halladas en la isla 
Corvo. — El monumento de la isla de San Mi- 
guel 353 

XXL — Probables comunicaciones entre ambos 
mundos , á causa de las corrientes atmosféricas 
y oceánicas 376 



pCTI IDKI riDrí II ATinN nFPARTMENT 

7 RETURN TO the circulation desk of any 
University of California Library 

or to the 

NORTHERN REGIONAL LIBRARY FACILITY 
BIdg. 400, Richmond Field Station 
University of California 
Richmond, CA 94804-4698 



ALL BOOKS MAY BE RECALLED AFTER 7 DAYS 

• 2-month loans may be renewed by calling 
(510)642-6753 

• 1-year loans may be recharged by bringing 
books to NRLF 

• Renewais and recharges may be made 
4 days prior to due date 

DUE AS STAMPED BELOW 



MAR O 2 2004 



DD20 15M 4-02 

LD 'Jl-20i»-6,'£ 



U.C. BERKELEY LIBRARIES 





003^563355 



339461 




UNIVERSITY OF CAUFORNIA LIBRARY 



-í'.'-