(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "El Español [ed.] por J.B. White. Vol. 1-[7. Vol. 1 is of a new ed.]."

Google 



This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 

to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing tliis resource, we liave taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain fivm automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for in forming people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at |http: //books .google .com/I 




fiip 



6000358428 



%■ 



# 



•k.-: 






^^ 






EL ESPANOL. 



roR 



D". J. BLANCO WHITE 



Ai trahere, atque moroM tantis licet adder e rebus, 

Vlf.GlL, 



TOMO V / 



/■--:• 



\ 



LONDRES: 

IMPRESO PARA EL AUTOR; 

SK IIALLARA EN CASA DE JOHNSON Y CO. ST. PAUl's CIIURCH- 
YAttI);DKBOOSEV,OLDBROAIISTRB}':T, ROYAL EXCIIA>:;E; 
DE DULAU Y CO. SOHO SQT;aRE ; DE HATCHAFD, PICCA- 
DILLY; DE DECONXIIY, ?• E\V BOND STKKET; Y DE PAN- 
NIKRy LBICRSTER PLACE, LEICESTER SQUARE. 

[Co la ImprenU dc C Wood. Poppin^t Court, Tlect Street.] 

1812. ' 



24-3. 



HH 



' 4 



Ko. XXV,.- •; 



£L ESPANOL. 



Treinta be Mayo de 1812. 



I . 



I. " . 



At traliere, aique moras iantU licet addert reims. ViBGjf^ 



> -e r 



CONVERSACIONES AMERICANA? 

SOB&E ESPANA Y SUS INDIAS. 



CONVERSACION i\ 

Ventajas de la Resistencla de Espafia para la 

Europa y J^mirica. 

£lEN quisiera el Reditf^tor de esta? CiwYersiir 
clones tener el talento <|ue se requiere para comu- 
nicarle^ por mediQ de jia pluioaa, pajte siquiera de 
lavida k ioteres qpe inil menndas cirjc«nstanciw 
les prestan, qoamdp en realidad ^ ¥erifi^aa« Mai 
siendole imposibLe trasl^i4arla8 {d papel, se contea* 
tar^ con dar uoa ligera notida preljminar de las 
mas importantes ; dexaiujb j^ los lectores, que coa 
sn imagioacioQ suplao Jo$ adoruos que fialtan k estof - 
apui|te« ; si es que la i^portaucia de lo6 asuatos 
bastire jd ^oQcUiarles 8u atencioji por alguao^ 
mome^tos. 

£n uno de los iufinitps puntos 4^ la Americfi 
f)spanola donde la naturaleza brinda felicidad a los 
hombres de todos paysps que ponen el pie en aqu^ 
las regiones^ bay un pueblo de Indios que, por lo 
retiradp de l«i c^pijtal^ (ouyo nombre no conduce k 

B 2 



mi aanntoj y por los poco9 6 ningnnos objetos de 
comercio que ofrece^ es mui rara vez visitado por 
Cnropeos ni CrioUos. Uno solo de estos tiltimos^ 
ha Tivido en ^1 tantos anos que bien pudiera 
Uamarse el Nestor de la comarca. La persona de 
qnien hdblo es el Cura del pueblo^ que lo ba sido 
en ^1 mas de qnarenta afios, sin one fuesen parte a 
sacarlo de este destino ni la codicia de riquezas^ 
ni el deseo de honores, qne tan inquietos traen a 
tantos en la misma carrera. Nnestro Cnra empezo 
la suya en ana de las pocas Universidades de esta 
parte del mundo, donde lo puso su familia 
con el objeto de qne signiera la iglesia. Concluyo 
8US estndios^ recibio ordenes^ y a poco fne destinado 
A este Cnrato. Sns amigos que sabian qnan poca 
parte habia tenido la inclinacion propria en la 
eleccion de su carrera^ trataban de consolarle de 
lo que creian que debia aparecer & su ojos como 
un destierro, y le alagaban con esperanzas de una 
promocion pronta que lo restituina d una de las 
capitales del reyno. Pero ^1 se habia formado un 
plan mni distinto de vida.^ Conociendo que por 
ra profesion^ estaba condenado d vivir solitario aun 
en medio de las cindades mas popnlosas, determino 
rennnciarlas para siempre, y pasar sus afios entre 
nn peqnefio numero de gentes d quienes hiciese 
felices^ qnanto estnviese en sn mano. 

En instmirse d si proprio con ' todo g^nero de 
lectnras^ en ensenar d los pobres Indios a leer v 
escribir, en consolarlos en sns males, y proporcio- 
nailes medios de alivio^ ha empleado nnestro Cura 
mas de la mitad de una vida que ya pasa de lu*- 
setenta y cinco. Su casa, siempre aoierta hasta 
para los mas infelices, es y ha sido al mismo tiempo 
d asilo de la cnltura en estos montes Ademas de 
una mui escogida y copiosa librcriai se hallan en 
ella los mejores peri6dico9 nacionales y extran- 
gcros, con la irg^ilaridiid qor jiermite la inniensa 



I 



distancia d que nos ballamos de Eoropa. DificilJ 
nieQte habri en Paris u eD Londres ({uien tome maq 
vivo interes en los negocios jjoliticos, qae nuestr^ 
venerable anciano. Preguntado por sus amigi 
^coiuopuedc touiur tanta parte en los negocios piL 
bliro!!, nabietido toda^tu v'ula. repugnado, de corazonj 
mezdarse ett ellos? respundc "■ que con muclu^ 
inuK razun pucde el iniiiio de un hombre retii'adql> 
apaeenturse en la consideracion de \os asnoto;' 

f)oISt!i'os de sn tieinpo, qne eii la de tos cpie pasarow 
lace siglos. Placer infinito, contmua, recibiui(MH| 
qnaudu lesmos la bistoria untieua, lignrandonosJ 
qne nos ballamos eu la plaza de Atenas qaandt^'l 
nmeuazaba su lil>ertad Filipo, 6 en el Foro do* 
Ruma qnando a([iiel piieblo habieudo esclavizadu a 
mundo, sepreparabuerillos & si niisiiio, eusus purtU^ 
dos y divisiones, :rorqae ban de caasar, pues, i 
menus interes los aconteciuiientos de nuestros dta&, 
CQ que tanta parte tenemos i Seria extravagancta j 
y capricbo qne leyendo con tanto ahinco las gneivi 
ras civiles que pmieron i Angusto en el tiono de« 
Roma, nos moslr^emos mdiferentcs respecto de 1^.4 
revolnrion de Francia, que ha elevado al trono dp/T 
mas de media Earopa i un Bonaparte. Yu, con-^j 
rliiye, Die deleyto con In bi^iioria antjgua coiiio conj 
la vista de pinturas belHtinias; pero en la 6aM 
one^tnis diua tomo el interes qne eu la naturalezaj4 
aniuiada que me rodea, y de que ^uy parte." 

Esta inclinacion de micstro venerable Cura I 
convertido en |>olitieos a vario<t de lus luu^ acomo-3 
dados del pueblo, <|nc le liacen corapania diari^ 
mcnle al vutver de i<u trabajo. Jiintase esta tcrtuUi 
CD la librvria, tn ticmpo de invierno, que aunqoi 
aqui DO es «evero, lu es baslaute para encerruniQi 
eu cnsa ; y en el verano, que es . delicioM) uius d^^ 
lo queyo pucdo pintar, ^e i-eune en cl patio ojiirdia^ 
dvlaute de la i^te^ia, a qac esta uuiua la casa c' 
ffQor C'nra. 



• 

Si yo estuviefa es(?ribienndd taila ndveld, este seria 
el parrafo destin&do i j^tltaf IK ^c^na de nnestras 
dbnversaciones. Pero el oligetd que Ine propongo 
es mas grave, y tio reqniere decoraciones ni pih- 
ttiras, Lo que tio podr6 elcusar es Una breve 
dtilineacidn de los otros interlocutdres que cons- 
tanteiucrtte hail tenido parte en estos didlogos. 
El mas anciand, despues de fiu^stro venerable 
Cura, es tin Andaluz, que cstd aqui ^mpleado por 
m Rey, y ba Vivido eil el pueblo bastantes anos. 
Aunque sti carretaes de R^litas, ho se tiene por lego, 
$iil6 respectd del cura, & quien Cede la palma dc 
iaber, sm repugnaificia, Por Id demas, atribuye su 
didstino pfesente d circiipstarVcias impfevistas de 
la vida; pdrqtie en stt jtitenfud estuvo destinado 
tatlibien pafa la iglesia y 6studi6 cion lucimiento en 
ifn convehto de Dominicos de Sati Lucar de Bar- 
r&ttieda doude file Vatias vebes actuante basta en 
Wrf Goticlusioncs de Cilpltul6. Pero Utt enamora- 
Wiento— ^y qtl6 se yo — ^cbsa's de mucfaiicho, le hicie* 
rbla* dt'xar la rarfera, y dci titi paso ert otro vino a 
c6bt*ar tributos a! Ntievo iVftlildo, dotide pi-obable- 
intrite se quedani Id que l6 qucde hdsta if i pagaf 
el siiyo al otro. 

Siguese el Cdci^e del pueblo, bombre de mu- 
cho respeto en esta ' coniarca, tanto por la antigua 
Aobleza reconocida en su familia, qile fue soberana 
de parte considerable de esta tietra, como por su 
ptonidad, sns talentos naturales y la manera nada 
ofdinaria con que Ids ha cultivaao, baxo la direc- 
cion de nucstro amado Padre, el Cura. No es de- 
cir que nuestro Caciqite sea lo que se llama un li* 
tefato. E« un hombre de biienas luces, qiie no en- 
tiende mas lengiias que la suya y la £spanola ; pero 
que dcsdc tcniprano tointi ancioti & leer, y en esto 
pusa quantas boras le quedan libres de sus labores ; 
que hasta en ser laborioso so diferencia dc los de su 
clase. 



fy p^rsona^ tiltimo - en todos respectos^ es el 
redactor de estas conyen^aciones. To (porqae eg 
preciso qoe tambi^n me Conozca el lector) he 
Tiacido ttk Am^rica^ y tengo la dicha de haber Ide* 
bido mi educacion al Senor Cura. Soy sn tobrilio^ 
y mta ({ne hijo^ si se considera el esmero y carifid 
con qne me faa criado: Trdxome consigo^ qnando 
no tenia mas qne diez aiios ; y ya hay quince qne 
su principal empleo ha sido instmirme. Como por 
fortnha tengo de qne vivir sin aspirar i ningon 
empleo^ no na qnendo mandarme A la Universidad 
i, s^nir'lb qne^ entre nosotros^ se llama carrera. 

f^ la relacion de los estndios qne he hecho pii- 
diera tomar parte la vanidad ; asi es qne me con- 
tentar£ con decir qne despnes del cotidcimientx> 
de la lengna Latina^ mi paare (pnes con la mayoir 
temnra le doy este nombre) me hizo afiadir el de la 
France^ai y al^nos principios de la Inglesa^ qne 
ahora estoy cmtivanoo. Afiadiendo qne^ & pesar 
de la Inqniricion^ nnestto retiro nos proporciona el 
tener todo * g^nero delibros, v qne reyna entre lod 
indrv'idnos tme concnrrimos a estas conversacibned 
la ma$ ^bscmita confianza^ tengo cumplido con el 
Anico pnfilogo qne necesitan. 

Las sesione^ de nnestra tertdlia habian sido sn- 
msimente tranquilas, durante el tiempo qne mediii 
entre la nsnrpacion del trono de Francia por Bona- 
parte, y la entrada de tropas Francesas en Espana. 
rero este acontecimiento puso en tal inquietnd & 
nnestro buen Cura qne no me acnerdo de haberlo 
visto tan melanc61ico en ocasion algnna. Pobr^ 
Espafia! era sn exclamacion continua^ y jpobre 
America ! afladia mncfaas veces. 

Estabamos rennidos una tarde en el jardin^ y la 
conversacion habia tornado el mmbo acostumbrado. 
— Mncho d^seo saber, dixo el Cacique, &, m6 va 
ese cx^rcito i. Espaiia ? — A qu6 ha de ir, clixo el 
Cura ? A lo que nau ido los ex^rcitos Franceses i 



otra3 partes: i irastomar para esclavlzar. — ^Pero 
insiste V., dixe yo, ea que Bonaparte aspira i la 
Jtfonarquia universal. — jNo he de insistir^ con- 
text6^ s} SQS obras lo estan diciendo. — Pero, no es 
locura 4e la Francia, dixo el Andalnz, pensar que 
D08 ha de mandar i todos ? Esos son casdllos en 
el ^yre, Padre mio. A mf no se me da un bledo de 
todos los planes del Senor Napoleon^por que al fin se 
le ha volver todo agua de cerrajas.— Yo no s^ en lo 

?ue al fin vendran d parar sus proyectos ; repuso el 
'ura, lo que s^ es^ que aun quando sus planes fiiesen 
mas impracticables^ no deben mirarse con indiferen- 
cia ; porque ya Ueva destro^da mas de la mitad de 
Suropa, y ahora va caminando bdcia un punto de 
cuya suerte dep^i>de^ no soIq el reyno que yo miro 
en grandisiiqo riesgp^ sino fstas inmensas regiones 
en que vivimos. Francia ha estado constantemente 
amenajsando d la mejor parte de Europa ; Francia 
es d^masiado fuerte por su posicion geogr&fica, su 
extension, y sus recursos ; y si los gabinetes de Eu^ 
ropa hubieran eutendido bien sus intereses, debe* 
rian haber establecido por m&xima invariable que, 
pon Francia se podia estar en paz ; mas nunca en 
union y alianza, porque ^sta al fin habia de venir & 
ser como la parceria del Leon. Aquel reyno dc 
por si era bastante d producir zelos fundados en los 
demas del continente ; y era necedad indecible irle 
d anadir fuerzas por medio de tratados de union con 
^1 contra otra qualquier potencia de Europa, que 
en el hecho de oponersele hacia un servicio a toda 
ella. Pero la necedad que excede infinitamente 4 
io mas absurdo que se pnede imaginar en dsta ma- 
teria es la alianza de Espafia con Francia, despues 
de la Revolucion. Fluctua uno entre la compi^sion 
y la risa al ver las protextas de amistad y alianzc^ 
de Carlos 4**. de Borhon d la Repdblica Francesa, 
(inica d indivisible, fundada sobre cl cadalso en que 
pereci6 Luis XV I ; d la Republica Francesa, baxo 



el ConstQ Bonaparte, y i la Repiiblica Francesa 
baxo Napoleon 1^. Emperador de los Franceses .j 
Rey de Italia. £1 miedo, amigos mios, en todos 
cases anmenta y empeora los riesgos que lo cansan ; 
pero, en los asuntos politicos, hace inevitables y 
ciertos los males de que hnye. Espafia ha hecbo 
alianza con la Francia por naedo de que entrase 
un ex^rcito Frances basta la capital. £n lngar de 
evitar este inal^ ya lo tiene encima, y lo que es * 
peor, con las manos atadas^ y despues de baber 
snfrido la pobreza y miserias de ana guerra con los 
Ingleses, qne ba agotado su erario^ ha aniqoilado 
sn marina, y la ha privado de nuestros recnrsos. 
Vales seran siempre las conseqfiencias de ana ali- 
anza con los Franceses. Pero esta vez son infiai* 
tamente mas fdnestas. Napoleon va & ^apoderaiae 
de Espana. 

Esa es la que yo no paso. Padre Cara, dixo el 
Andalnz. Vsted no me cree A mi las mas yeces ; 
pero bdgame Vited el favor, por ^t^ siqaiera ; y 
est^ segoro de qae conu> Napoleon baga ana de las 
snyas con Espana, los Espaiioles son los qne le ban 
de poner la ceniza en la trente. — A este tiempo le^ 
vante yo los ojos, que los babia tenido un buen rato 
en el suelo, y, no s^ como, vinieron d encontrarse 
con los del Cacique. £1 Andaloz, c|ue aunque 
hombre de no pocos anos, es como la araiia en sa 
tela, que no se puede mover una mosca alrededor 
sin sentirla, cogi6 esta mirada al vuelo, y pouiendose 
en pie y en jarras, y encarandose conmigo, con on 
contoneo por preludio que dur6 algunos segundos, 
\ Valgame Dios ! empezo : sieui]>re se dixo que 
la cabra tira al monte. Si pensard el seiiorito 
'que no le entiendo ? Hay hombi'es que son como 
Dios los crio, y que por salir con su tema pesardn 
faego al Mundo. |^ue otros se alegraran del mal 
de Espana (continuo volviendose un bi es no es, al 



Jos 



10 

Cacique) como que lo quiero eiltcnder ; p^ro el 
faombre & qnieD no le tira la sangre . . . nwrecia . . . ? 

£l Cnra, que no habia observado la parte niuda 
de la escena^ aunque acostumbrado & los ex-^abrup- 
tps del Andaluss, estaba sin s£(ber por donde 6 coma 
habia la conversacion tdmado tad extraiio rumbo. 
Si lo dice por mi el Senor D". N., dixo i eslc 
tiempo el Cfacique, sc engafia mncho, por eierto. 
Verdad es que mi nacion tiene mas m6tivos para 
odiar si Espaiia que otra ningnna. Pero Dios 
me libre de alegrarme del mal ^eno, y naucho me- 
nos del quo no me ha de producir oien alguno. 
^YrAmono? repliqile yo, ya que volvemos a la 
dispnta. Si la Revdlucion de Francia hubiera prcP- 
ducido otra semejante en Espann, como se intent6 

t Picomel en Madrid ; 6 si ya que no quisieron 
OS Espanoles aprovecharse y aprender de ella lo 
que tenia de bueno, ahora caen atados de pies y ma- 
no8 en las tie Napoleon^ la America E'spanola 
siempre saldria gananciosa, y los Indios se verian 
en posesion de los derechos que los paysanos del 
Seiior les tienen usnrpados. — Senor Cura, dixo el 
AndalnZ) ya mas que medio atufado, ; quando 
querra Dios que acal)e Vsted de redu(!ir i verdadero 
conocimiento i, sn sobrino, para que no nos mate 
con esos derechos con cjuc nos corcol^a el alma m6- 
dia dozena de veces al dia ! ; Que habia Vstcd dc 
derechos ? Cristiano ! (volviendose d mi.) Aqui 
no hay mas derecho ni tuerto, sino que Vstcd, y el 
Sefior Cacique,^y todos los habitantes de las Indias 
son stibditos de l:i Espafia ; porque la Espaiia con- 
qnist6 estas ticrnis con su sangre .... i Y la nues- 
tra no clama al Cielo contra los conquistadorcs ? Ic 
interrumpi6 el Cacique. Con que porque los Es- 
panoles teninn mcjores armas y mas luedios de des- 
trozar d los infclicrs Indios del tiempo de Atahualpa 
y Motezuma, nosotros hemos de estar contcntos 
con nuestra esclavitud, y hemos dc amar i los des- 



11 

cendientes de miestrd^ cki^^q^stadores^ que nos 
tienen en imis ignormicHi y idkgradacion qne niies«- 
tros antiguos monardas, y t6n tanta tntafl culpa de 
los qoe asi nos tratafi qnanto tienen mas ilttstra- 
cUm qne aqnellos ! Por mf , repito, qne no deseo 
males i, Espafia ; pen> el dia qne Venga la noticia de 
qne estA becha departamento de Francia no espere 
Vited que yo llore. — Yd si Uoraria, y mncho: 
^dixo el SenD? Cnra^ separando al Andaluz con la 
inano qne se Tenia al medio del circnlo, y habia 
preparandq sn argnmento Con una patada en el 
snelo.) Lloraria con lagrimas de sangre semejantc 
desgracia de Espaiia, de la Enropa y de la America 
misma. Vstedes, cada qnal, Uevan las cosas tan al 
extremo qne casi nnnca se les puede conceder la 
rason i pesar de qne en nn principio todos la tienen. 
Per lo qiie hace A mi sobrino y d esa inclinacioii 

3ne ann no ba acabado de veneer d los principios 
e la Revolncion, nnos pocos de afios y experiencia 
le pondran en lo jnsto. Pero si huviera de creerme, 
6 61 fill antoridad valiese algo por si, cosa que no 
metendo jamas, no deseutia que la Kevolucion de 
Francia hnbiese producido otra semejante en 
Espafia, ni qnisiera ver sus principios propagados 
en America. De la moderacion del Senof Cacique 
estoT segnro qne no $iente d la letra lo que acerca 
dfe Espafia Ic ba becbo Vsted decir provocado ; y 
8^ mxoi bien qnanto es sn odio natural d los Fran- 
ceses para estaf cierto de que le doleria como d mi, 
qne la^ ttsnrpaciones de Napoleon se extendiesen d 
Espafia.— Pero perdone Vsted, Senor Tio, inter* 
rumpl yo. Que Vsted tenga compasion de Espana, 
por nn efecto de esa benevolencia universal que to* 
do8 amamos en Vsted, no me admira; pero, no 
pnedo eatender c6mo la conquista 6 usurpacion de 
Espafia seria una desgratia de la Europa y la Am4^ 
rica ndsma. — No es dificil de entender, context6 
el Sefior Cnri^ respecto de Enropa, ni es menester 



12 

mui proftmda reflexion para conyencerse de.lo mis- 
mo respecto i estos payses. Lo que se requiere es 
ingeDuidad^ y un dnimo desapasionado. 

£n el discnrso de solos veinte aiios ha empren- 
dido la Francia dos proyectos igo^lmente moiistnio- 
80S annque opuestos entre si no menos que la noche 
y el dia. El primero, trastornar al mundo eutero 
con mas furor y fanatismo que los Arabes^ Uevando 
en una mano la espada y en la otra la declaracion 
de los derechos del hombre^ con el objeto de sem- 
brar al universo de Republicas puran^nte demo- 
craticas. £1 segundo, que se esta siguiendo en el 
dia^ es el de reducir airecta^ 6 incUrectamente d 
una sola monarquia desp6tica d la Europa entera. 
Ambos planes ban teniao d la America Espanola 
por ap^ndice. Dificil seria calcular al pronto qual 
de estos dos planes monstruosos deben las demas 
naciones tratar de atajar con mayor empeno. Si 
liubiera de dar mi opinion por lo que al pronto me 
ocurre^ diria que el plan de la monarquia universal, 
6 de un imperio que, teniendo el centro en Francia^ 
se extendiese ])or toda £uropa, convirtiendo a las 
demas naciones en partes integrantes suyas, 6 tenien- 
dolas a su mando baxo reyes de kechura del £m- 
per^dor de Francia, y tan esclavos como los que 
reynabctn baxo los Romanos ; debe causar mas te- 
mores que el anterior de destmir todas las mo* 
narqiiias y poner en su lugar republicas. Lapro- 
posicion par^ce una paradoxa, y tanto mas de ex- 
trafii'ir en mi quanto Vstedes saben que considero 
las i-epiiblicas democradcas como el peor de los go* 
Incrnos posibles. Pero mi proposicion se funda 
6obre los mi.siiia!) pritocipios que me hacen aborrecer 
las rcpuhlica«. Yo las considero como gobieruos 
que, mediante una combiuacion de circun^tancias, 
casi imposible de verificar^^e en los pueblos moder- 
nos, especialinente dc Europa, ]ipdieron producir 
cierto espiritu tii (trecia. c|ue uos admira en los 



13 

libros ; pero qne se hallaba mezclado con iofinitos 
males que deman extingnirlo, y lo extingnieron en 
efecto. Roma, es mi fen6meno singular, produ- 
cido no por lo que tenia de reptiblica, sino por su 
plan militar y por el sysctema de conquista que las 
circunstancias le dieron. La Reptiblica Romana 
no podia existir sino entretanto que conquistaba 
al mundo : al punto que no tubo que destniir^ se 
destmy6 d si misma. — Mi conclusion sobre. esta 
materia, es que el gobiemo puro republicano no 
puede durar mucho en ningun pueblo : qne puede 
darar mui poco en una nacion numerosa : y que 
solo puede ser una combustion momentdnea en las 
naciones modernas Europeas. 

De dos males, una que d manera de tempestad 
violenta, truena, destroza y pasa ; otro que como 
enfermedad pestilente, penetra y corrompe la raiz 
de la vida, el segundo es el que mas me atemoriza. 
Asi me sucede con los dos planes politicos de 
Francia. Qnando en el delirio de su republica 
public6 aquella Cruzada de libertad filosofica, que 
atemorizo d todos los gobiemos ; el mal qne amena* 
zaba, annque grande en extremo, debia ser pasagero* 
Si se hnliiera verificado, sus efectos senan seme- 
jantes d los que tubo en Francia — una guerra de 
los que tenian poco 6 nada contra los que tenian 
mucho — nn saqaeo general de Europa, no solo de 
riquezas, sino de honores, y poder, como en Francia. 
Pero ^ste es un mal qne por su naturaleza, no puede 
<hirar. £1 motin se dispersa por necesidad y can- 
sancio: los que todo lo ban perdido gimen en 
dcsconsuelo : los one se ban enriquecido por &\ se 
esfuerzan d restablecer la calma; y los que ban 
conservado algo se agr^an d los nuevos poderosps/ 
temienJio que otra revolucion los prive de lo qne 
les ha quedado. Este bubicra sido el rcsultado 
final del fanatismo republicano. 

Paro las conseqQencias del plan Napolconico 



14 

serian de ma^ dm*a£iQn^ y ma|i radic^l^oente funea- 
tas. La poca duracion de l^s repi^Uca^ oace de 
que los hombries son iocliofldQS por naturaleza a I^ 
indolencia y repp&o^ cosja. mux coutr^ria d la agita- 
cion perp&tua de que pend^ l,a vida de una repu- 
blica. La masa de lop puebjos es tan inclinada al 
cstupor y sueno dpi despotismo, como los salvages 
& la embriagucz que causan Ips licores. Una v/e? 
adquiridoeste vicio es casi imposible desarraygar- 
lo^ d no sex* que SiS combinen circunstaucias extra- 
ordinarias. ; 6e necesitan mas pruelias de esta 
verdad que una ojeada d la bistoria del Mundo ? 
^ No ha estado su faz cubierta de pueblos esclavos 
desde que hay raemoria de m existenqia ? ^No se 
ven Iqs gobicrnos llmitados como una especie de 
rareza, un prodigio fuera del 6rden comun y gene- 
ral r Pues quando .la comunicacion y civUizacion 
general de los pueblos^ empezaba d bacer brotar 
esta liber tad sin desorden ; quando el pueblo Ingles 
habia ya dado una m^estra brillante de este equi- 
librio entre el poder, y los medios legales de resis- 
tirle (systema admirable cuyas semillas se deben i 
los pueblos Germanos^ de quienes tanto se quexan 
en Europa) vino la Revolucion Francesa, y llevan- 
dolo todo al extremo, ^hogo en sangre estas pre- 
ciosas semillas. A las horribles conmocione^ q^e 
produxo siguio prontamente el cansancio ; y sen- 
tandose Bonaparte sobre lo6 destrozos de Francia^ 
no solo erigi6 un trono para su familia, sino qp^ . 
determino someterle la jEuropa entera. A modo 
que (valiendome de una comparacion casera) nin- 
guno es mas zeloso y tirano quando niarido^ que e) 
que fue liberdno, y conoiptor de profesion quando 
soltero, Bonaparte ha plauteado y va poniendo en 
execucion un systema que privard, por siglos^ d los 

fmcblos de Europa hasta de la imaginacion de 
ibertad. 
I^ii Revolucion Francesa en medio de los infini'- 



1» 

Cos males que Vstedes saben que yo abomiup com(» 
el qoe ina«, c$jib6 una parcion 4e bienes indirectoa, 
6 major dii^, produi^ m^a agitacion en fluropa, 
como la que cancan algunas enfermedades a^das, 
que bien manejada en la couvalecencia produce 
mas perfecta salad que la anterior. Si Bonaparte 
(prescindiendp abora de la ilegitimidad de lo^ 

?aso9 que la pusieron i la cabeza del pueblo 
'ranees) hubiera tratado de legitimarse haciendo 
bieu i la nacion ; bastaba que la Francia bubiese 
establecido un gobiemo moderado^ para que todos 
los demas gobiemos de Europa tratasen de mejorar 
la suerte de sus puebles ; aun quando no fuese por 
virtud^ por temor del exemplo terrible que habiau 
visto. V como no bay constitucion politica^ por 
mala que sea, que no pneda mejorarse sm destruirla^ 
la Europa bubiera tenido una reforma general^ 
fruto de la invencible necesidad de las cosas, que 
quando no es contrariada con una oposicion tenaz 6 
imprudente, obra con aquella^/uer2;a suave^ que con 
mas propriedad atribuye la £3critura i la etema 
Sabiauria. 

Pero lo que constituye a Bonaparte, a mi vista, 
por el usurpador y tyrano mas odioso de quantos 
nan extstido, es que con malicia y a sabiendas, se 
^sta valiendo de las consequeucias de la Revoluciou 
Francesa, con un objeto enteramente contrario al 
que acibo de bosquexar. Su objeto es reducir a la 
Luropa i un estado mas remoto de todo genero de 
libertad, que el que tenia antes del ano de 89. 

A pesar de pinturas parciales y exageradas, que 
solo presentan un lado de los objetos, sobrecargan* 
dolo de todos los males que estan esparcidos y 
nmchas veces compensados en los cuerpos politicos^ 
como lo estan en la Naturaleza i puede coinpararse 
la esclavitud de la Europa, anterior i aquella 
epoca, con la que en parte tiene establecida y 
quiere acabar de consolidar Bonaparte ? ; Existc 



l6 

SI ni la sombra de Repdblica en Earopa ? i No 
a penegaido con el mayor emp^iio hasta sn nom- 
bre r ; Faes qu^ diremos de la constitncion que ha 
establecido en Francia, comparada con la' de sn 
antigna raonarqnia ? ; £s comparable sn servil 
Senado Conservador al anti^o Parlamento de 
Francia, aun con todos sns defectos^. Este tenia 
facnitad de resistir d la pnblicacion de las leyes, re* 
hnsaodo r^iistrarlas ; el Senado NapoIe6nico no 
tiene mas facnitad qne la de decir me s\ & lo 
one disponga sn Senor. Para forsar al Farlamento 
de Francia & r^strar nna ley era preciso one el 
Monarca en persona fuese A hacerlo en nn Lit de 
Justice; para bacer obedecer al Senado no es 
menester fuerza a]g;nna, porqne ^1 no tiene la mas 
minima. La fnerza de opiinon qne tenia el Parla- 
mento de Francia, y la odiosidad de los proce- 
dimientos a qne el Rey se via obligado en caso de 
qnerer snperarla, era tan grande, qne el.haberlos 

imesto en prdctica el infeliz Lnis XVl fbe nno de 
OS pasos qne mas contribnyeron & la Revolucion de 
Francia ; la degradacion d que estd redncido nn 
Senado sin facnltades, no pnede contribnir, sino d 
consolidar ^1 poder del qne lo nsa como d ciego ins- 
tmmento de sn capricho. Prescindamos de los 
abnsos ; to halilo de las semillas de libertad qne se 
ballaban en la constitncion de laMonarquiaFrance- 
sa. i Y podra la Constitncion I mperial sufirir la com- 
paracioD en pnnto d representacion del Pneblo ? 
\ Son comparables los diputados que manda vcnir 
Napoleon a que le hagan arengas, con los antiguos 
Estados Generales de Francia? Pero aquellos, 
me diran, no se jnntaban. Yo respondent que csto 
no hrtce al caso de mi paralelo. Si no se junta- 
ban, debian jnntarsc : ahora ni se juntan ni se pueden 
jnntar, ])or ley. 

Y a este estado va a verse reducida la legisla- 
. cion coustitutiva de Europa^ si no hay quien de* 



17 

tenga el vnelo d esas aves de rapiiia^ A esas imilas 

2iie^6e ceban en el cadaver de la libertad que 
bo^ron 80$ necios promovedores.. Tales leyes 
8e obedecen ya, dentro de los inmensos Kmites del 
Imperio Frances. Fuera deel, desecho el ant3emii-* 
ral qne en la union del Imperio Germdnico con la 
Prusia, existia contra la ambicion de Francia, los . 
reynos del Norte estan a discrecion de las fuerzas 
del usurpador ; y si consolida su imperio, es im- 
posible que estos reynos subsistan. Aun quando 
no fuera mas que para alimentar d esos inmensos 
ex^rcitos, que nunca puede ya licenciar sin ser 
destruido, tendria que entretenerlos en conquistas^ 
y una hoy y otra manana, todas las naciones de 
Europa vendrian i estar baxo el infame systema de 
esclavitud que Napoleon ha fundado — unas direc- 
tamente hechas partes del Imperio Frances ; otras 
indirectamente, y acaso mas envilecidas, baxo el 
debil mando de algun Rev esclavo de la Francia. 

Par vida mia, exclamo el Andaluz, que lo ha 
pintado Vsted i las mil maravillas. Padre de mi 
alma. La sangre ^e me arde, y las manos me hor- 
miguean, Padre mio ; y si yo pudiera ponerme de* 
un salto en Espaiia .... no lo.dude Vsted, me 
raetia i predicador contra esa canalla. Que los 
hombres pasen por cosas que digamos, no son las 
mejores^ y que obedezcan y se esten quietos, espe- 
rando que Dios mej6re los tiempos, porque al fin, 
quien manda es su rey, y lo ha visto uno nacer^ 
como quien dice, y ya se ]e ha tornado inclinacion 
J carino, y mas vale malo conocido que bueno por 
conocer ; ya lo entiendo y esti todo puesto en ra« 
zon. Pero que venga un Napoleon, 6 un . • • # Dioi 
me perdone, y con sus manos lavadas quiera man* 
damos d zapatazos .... por vida de la Giralda que 
antes me mataria con ^i que sufrirlo. La gente, 
senor, la gente, que aqni estos sefiores llamap el 
pueblo, es quien debia tomar la mano en esto. 

TOMO V, C 



IS 

jL tiene V sted mucha razon^ dixo el Cura. Si las 
eo$as Ilegan al extremo qne yo rezelo, el pneblo 
deberia tpmar sn defensa, si es que no hay qnien 
lo defienda. Porqae d nadie interesa mas que i \o$ 
{meblos el que no se establezca ese desjpotismo 
militar con que amenaza Napoleon d la Eurbpa. 
La Rep^blica Francesa era enemiga directa de los 
reyes; el Imperio Frances lo es de los Pueblos; 
porque como ya he explicado, va d quitarles hasta 
la esperanza de una libertad moderada, que es el 
.grande y tinico interes de todos ellos^ como principio 
de su riqueza y felicidad. Vean Vstedes por lo 
que TO admiro i ese gobierao Ingles, con quien 
el infernal influxo de Napoleon nos ti^ne en guerr 
ra*. Quando la Reptiblica Francesa se declar6 
contra los Reyes^ no iiubo un gobiemo en Europa 
que no hiciese tomar las armas d sus subditos^ co]!k 
un empeiio que se conocia bien que trataban de 
defenderse d si proprios. Mas qoando tiene su 
Emperador mas desp6tico que Un Dey de Argel^ 
quando se trata de reducir los pueblos del conti- 
nente de Enropa d una esclavitud sin limites^ solo 
la In^laterra es quien sigue constanteen su systema. 
Los demas gobiernos empiezan d cejar^ y qual hoy, 
qual maiiana todos abandonan su alianza, sin que 
haya fuerzas huiuanas que les hagan couocer que 
el plan de Napoleon es encerrarlos para irlos devo- 
rando nno d uno como el Cyclope. 

Tambicn seria de la niisma opinion respecto de 
Inglaterra, dixe yo, si la viese proteger la libertad 
de los pueblos, donde no se mezclan sus intereses. 
Pcro ; qnien ha de creer esas miras liberates de sus 
gobiernos, quando se les vio ser los priraeros que 
sin iries ni v^nirles tomaron las annas en contra de 



• El lector deber4 acnnlarse de ciue la epoca de esla cgnver- 
f acion cs miterior 4 la He? olocivn u« K^i^iila. 



19 

la liblirtad de Francia ? A esto ya se yo la respues- 
ta/de Vsted. — Qne aqnello no era liber tad sino 
desorden que amenazaba el trastorno de ]a Europa^ 
y del Mmido. Sea de esto lo qne fbere^ (qne ahora 
no qtiiero extraviar el argomento) i podrd decirse 
lo mismo qnando se observa qne habiendo el gobier- 
no Ingles tenido en sn mano establecer la libertad 
en estas Americas qnando la etpedicion de Baenoj' 
Ayres^ dib d sns generates las 6rdenes mas positivas 
de qne no se faiciesen innovaciones en sn gobiemt^ 
I No es esto defender el despotismo baxo todas sns 
fbrmas y aspectos con tal qn^ sea nn despotismo 
chyejecido y decrepito ? 

Ann si tal fnese sn systema, no seria el mas 
irracional, respondi6 el sefior Cnra ; porqne signien- 
do la regla infalible, del mal el menos, mncfad 
ma$ tolerable es on despotismo antigno y ya decree 

C'to, qne nno qne estd en sti primer vigor, Pero 
9 motivos y las miras del gooiemo Ingles en este 
Iimrto fneron mny bnihanbs y racionales, annqne 
a expedicion fne mal concebida^ € infinitamente 
peer exttntada. Los Ingleses no son como iM 
polfticos de Francia, qne creen qne nn gobierno 
nnero se establece con la fkcilidad qne se escribeil 
sns leyes. Si los Ingleses fiieran tan'poco mirados 
en pimtos en qne se interesa la hnmanidad^ como 
han manifestado en estos 61timos tiempos los 
Franceses; y si sn objeto en la expedicion de 
Bneno's Ayres bnbiera sido hacer k Espana todo el 
dafio posihle, en caso de no podcr conservar aqnel- 
las posesiones, nada era mas facil qne haber predi-^ 
cado libertad k los pneblos de la America Espanola^ 
y haber favorecido k los nnmerosos aminos que 
aqui tlene la independencia. Nada mas facil qne 
haber armado k los Indios, y Negros^ y halier con^* 
vertido estos payses en una camiceria. Pero esto 
es cabalmente la que el bnen Rey de Inglaterra 
qnerttt eritar ; y autqne acaso este temor die inno« 

C8 



30 

vaciones se Uevo mas alld de lo jasto; el origen 
de tal error es nobilisimo y digno de nuestro agra- 
deciiniento y respeto. 

EUo ha de ser, seiior Cura, dixo d esto el Caci- 
que, que de una manera 6 de otra, siempre viene 
a salir que todo el mundo debe encoger los hoin- 
bros quando se trata de nuestros msdes, y que el 
temor de hacerlos mayores los ha de convertir en 
etenios. Vsted sabe que A mi no me falta pacien- 
cia y sufriraiento en estos puntos ; pero seguramente 
causa desconsuelo el oir que quantos aconteci- 
mientos pueden romper nuestros grillos, se miren 
por Vsted y otros hombres de excelente razon^ 
como verdaderas calamidades. 

Si sefior, re8pondi6 con cierta animacion el Cura; 
como calamidades, y grandes, las miro ; y por eso 
dixe al principio de nuestra conversacion, que la 
America deberia Uorar la p^rdida de Espaxiay si 
aquella nacion viniese A caer en manos de los Fran- 
ceses. Americano soy : dmo d mi suelo patrio y 
no exagerare si digo que con delirio. Mas porque 
lo dmo asi, y porque lo veo con los ojos demi 
esperanza, convertido con el discurso del tiempo^ 
en el jardin del universo^ en el emporio de su ri-* 
queza, en el centro de su cultura, por eso me duele 
tan vivamente qualquier cosa que puede interrum- 
pir el crecimiento de la planta ae la libertad, ^ 
c*uya sombra ha de gozar 1^ America su ^poca d« 
gloria. Por amor d esa tierna planta que empieza 
d brotar del suelo, me estremezco al ver aglomerarse 
la tempestad que puede descuaxar sus raices : me 
exulto contra los imprudentes que quieren regarla 
con agua hirviendo. — La Espana ha sido una 
niadre dura, desapiadada, madrastra verdadera, si 
se quiere ; yo lo concedo : . . . A ninguno le dolerd 
mas que d mi« Pero porque la madre es descasta* 
da, y sin entrafias^ jiorque la madrastra es cruel, 
ir^, por atuor del hijo, d procurar la muerte d U 



31 

que lo ha criado, 6 lo arrslncar^ de sn casa qnando 
esta para salir de la niiiez y le dir^^ s^ Hbre, ponien^ 
dolo i, que busqae su vida en medio de los 
campos ? 

Hay hombres que cnentan por nada la operacion 
del tiempo, y se hallan dispnestos & perder siglos 
pasudos, como si estuviese en sn mano desquitarse, 
apresnrando el paso A los venideros. Per nada 
cnentan lo qne se ha adelantado en nna obra^ si no 
se empezo exilctamente qnal se debia : Semejantes 
fd, qne hiciese qnemar nn olivar qne ya huviese 
prendido y diese frnto, porqne no se habia plan- 
tado segnn las reglas de los escritores mas moderr 
nos de agricnltnra. No hay arbol tan lento en el 
crecer y perfeccionarse como la sociedad hnmana, 
porqne no bay cosa en toda la natnraleza qne 
conste de principios mas opnestos. Qnando se ha 
formado ya nna sociedad por el transcnrso de si- 
elos, qnando va amalgamandoze, y sentandosre, por 
decirlo asi, esta masa mmensa, qnando se ve qne 
tiene nn principio de vida qne la hace progresar 
constantemente : £ qnal seri el delirante qne mire 
con placer nna conmocion qne debe trastomar dste 
ocean6 en calma^ ^ste caos en que toman asiento los 
elementos y en qne se desprende la Inz ? 

Parose aqni, y callamos todos como si d nna 
desedramos qne signiese. Mas viendo qne callaba, 
le hize la signiente pregnnta solo por anudar el 
hilo del discnrso qne parecia que iba d quebrarse. — 
Pero ; es posible qne Vsted qne conoce todos los er- 
rores del gobierno de Espaiia en sus colonias ; Vsted 
<{ne lamenta tan freqiientemente sus injusticias^ 
mire d aqnel ffobiemo como principio vital de la 
sociedad Americano- Espaiiol a, y crea que ^sta ha 
de perecer porqne la Espaiia fdlte } Si es principiq 
de su vida ; no es principio corrompido ? Porqu6 
no ha de escuchar la America Espanola d los bomr 
bres ilnstrados que le diceu : Tn sociedad estd qi^ 



22 

ffanizada absurdamente * He aqui las reglas que 
fa natoraleza indica y aun prescribe, para la forma* 
cion de las sociedades bumanas. Ponte en revplu* 
cion, organizate de naevo, y seras feliz. l No seri 
preocupacion y timidez culpable el haceiie cerrar 
40s ojos d las demonstracioues ? i no seri expouerse 
& que viva constantem^ente enferma por no uaberse 
'qi;ierido curar radicalmeute en uu principio ? 

Si : context6 vivameute : preocupacion y timidez 
igual d la de uu padre que resistiese la operaciou de 
la transfusion de la sangre en uu niiio endeble, 
contra los argumentos de un Medico que le qui- 
^iese probar la posibilidad de trasegarle otra mui 

Sura, y las deraonstraciones de un Quimico pro- 
andole que no era sana la que le corria por las 
Teuas. Mi hijo vive y crece, diria el buen hombre. 
Verdad es que no crece como otros muchachos ro- 
bustos; pero cada auo adelanta y se mejora, y 
^pero que con el ti^mpo se robuatecera por si mis* 
mo, sin exponerlo i una c^racian extrana y peli«- 
grosa, en que Dios sabe si se quedaria. — Preocupa* 
cion, necedad, barbdrie, podrian exclamar el Mecli** 
CO y el Quimico; Razou solida y justa> diria el 
g^nero bumano. 

No es la comparacion tan lexana que solo sea 
aplicable en glooo. Los cuerpos morales, 6 socie- 
dades politicas, tienen sus principios constitutivos, 
yoriginarios; y es tanto aelirio quererlos variar, 
como querer alterar todos los humores de una per«> 
sona, infundiendoles sangre nueva. 

Una nacion es el conjunto de numerosos indi- 
yiduos, ligados entre si por hdbitos contraidos 
durante siglos, heredados oe padres d h^jos, y cob- 
solidados por la costumbre. Los habitos, y opinio- 
nes nacionales son los ligameutos que unen a los 
distintos miembros hacieudoles formar un cuerpo, 
en que ^ozan de uita vida comun participando del 
rigor 6 debilidad, placer 6 dolor que afecta d cada 



23 

imo de ellos. £1 amor patrio del que quiere deatruK 
de repente todos estos laii;os, y sostituirlps por 
otros, se oie figura semejante al que atrihuyen l0» 
poetas a Medea, que hizo & su padre gigote cou el 
piadoso objeto de remozarlo. 

Esto es lo que yo quisiera hacer entendejr a lo^ 
politicos Metafisicos que^ desde Rousseau hasta 
nosotros, kan sonado en un pacto social, base uni- 
versal de todas las sociedades humanas. Verda- 
deros seran todos esos principios general isimo^, 6 
ultimos resultados de las operaciones, y abstrac- 
Clones de nuestro eutcndiinicnto, que mirando & lof 
Jiombres en sus relacioucs universales, sirven maf 

fara clasiticar las ideas, que para definir al objeto. 
^ero tales proposiciones son iuutiles y aun ridicula^ 
en la prdctica. Todas las pasiones v. g. se puedea 
redocir al amor de si mismo, y el amor de si.mis«> 
mo, se resuelve ^n la sensibilidad orgs^nica. De* 
mos 4 este systema la verdad mas exacta, y supon- 
gamos que un &16sofo pretende dar leyes d utm, 
ftociedad baciendo calculos sobre la sensibilidad 
£ no seria digno de ir & escribir su codigo en un^ 
celda' de una casa de orates ? 

Cada nacion del universo ba tenido distintos 
principios des asociacion, como ya he indicado. Si 
observamos las tribus salvages, que es en las que estos 
principios estan menos complicados, y mas visibles, 
veremos que en estas, la necesidad dc juntarse para 
pocurar subsistencia por m^dio de la caza, es el 
principio de todas sus leyes no escritas 6 costum- 
bres. La base de tal sociedad es todo quanto puede 
hacer prosperar las cazerias Qnal tribu tiene 
por vecina a otra poderosa y guerrera; y la base de 
la asociacion es quanto puede contribuir a darlc 
victoria de sus enemigos. Tal fue la base de la 
sociedad Romana, y jamas perdio este cardcter 
hasta que inundaron los Barbaros su Imperio, y 
inezclaron su principios de sociedad con los de los 



24 

pueblos que conquistaron. Esta combinacion pro- 
duxo otra sociedad enteramente distinta, en los 
siglos medios, con principios y lazos sociales pecu- 
liares d Europa en aqnel tiempo. Lazos de la sociedad 
Europea fueron por siglos las costumbres feudales, 
las leyes no escritas del honor y la cavalleria. Cos- 
tombres y leyes barbaras, quanto se quiera ; pero 
que sostenian todo el edificio social de Enropa. 

Snpongamos^ pues, que d la mitad del siglo 
trece se hubiese levantado, como por milagro^ un 
fll6sofo^ con el poder qu^ los de la Revolucion 
Francesa, y que expnsiese con los mas vivos co- 
heres los absurdos^ harto verdaderos, del systema 
feudal^ de las prdcticas supersticiosas, de la igno* 
rancia de los monges y cl^rigos ; y que fundado en 
estas razones incontrastables, hubiese echado abaxo 
todo aquel systema^ deunavez, sostitnyendole de un 
instante d otro la Constitucion mas perfecta que 
pudp inventar Rousseau 6 Locke, j Que ' confii- 
8ion tan horrible no seguiria d este trastomo uni- 
versal, y repentino ! El orguUoso Baron que tenia 
en nada al mismo Rey, dentro del puente levadizo 
de su Castillo ^ iria d sentar d la mesa d sus siervos, 
porque todos los hombres son iguales r ^ El Abad 
del opulento monasterio cederia todas sus alhajas 

Srque Dios no se complace en plata y oro ? ^ El 
onge, quemaiia sus Cr6nicas de milagros falsos, 
porque la religion no se debe fnndar sobre impos- 
turas ? El cavallero no retaria al que insulto d su 
Dama, porque nadie debe tomar la justicia por su 
inano ? Y el Obispo dexaria el arnes y el caballo 

gorque su obligacion es estudiar la Biblia y los 
antos Padres? Nada puede ser mas justo que 
semejantes leyes ; perp nada mas imprudente 
y necio que el quererlas haber puesto en prdc- 
tica repentinamente en el tiempo d que aludo. 
Porqu^ ? Porque hastalos abnsos^ pueden ser prin- 
pipios constitutivos de una sociedad^ y servir ami* 



25 

que groseros^ de entiyos fandamentales del edi- 
ficio. Una c&sa pnede estar edific^da barbara- 
mente : las paredes de cantos mal cortados y peor 
unidos ; las vigas^' troncos de drboles torcidos y sin 
pnlir. Mas por eso vendr6 yo con an Vitruvio ea 
la mano y mandar^ zaparla por los ciinientos 
echandosela encima & la ijfiitad de los qne la ha- 
bitan, y aconsejando & la otra mitad qne vivan al 
raso^ con el consnelo de qne les he planteado ua 
palacio Greco-Roraano^ qne ellos^ sns hijos, y sus 
nietos podran conclnir dentro de doscientos anas,' 
€1 saben ? 

La Sociedad Americano-Espanola estd fnndada 
y ha crecido sobre malos cimientos : yo lo concedb. 
rlsta fnndada sobre la opresion de los Indios^ la 
esclaWtnd de los negros, la degradacion de los mu* 
latos y mestizos, el menos aprecio, por no decir me- 
nosprecio de los crioUos, y la superioridad y or- 
gnllp de los Espaiioles ; todo esto sngeto y ligado 
entre si por el respeto d un monarca qne goza la 
snmision, la veneracion, y el amor que han pro- 
dncido en estos payses las conquistas, algunas 
bnenas leyes, y el dilatado transcurso de los anos. 
Ahora bien ; la opresion de los Indios pudiera y 
debiera empezarse d destruir ; la esclavitud de los 
Negros d aligerarse, y d extinguirse en su origen : 
el sobreeejo con qne se trata d los Criollos, pudiera 
desvanecerse : pudiera moderarse el orgulloypo- 
der de los Espaiioles : todo esto pudiera hacerse^ 

3udl de pronto, qudl progresivamente, sin trastomo 
e la sociedad. Pero aniquilese en instante el res- 
peto y veneracion al Rey; dexense saeltos, y 
chocando entre si los demas elementos de este gran 
mundo, y se le verd reducirse d un cdos. Dios 
nos conserve d la Espaiia viva, amigos mios, y un 
rey en ella d quien veneren y respeten estos pueolos. 
Nadie sabe lo que vale d la America Espaiiola en 
sa estado presenter ese Rey lexano 6 invisible. Los 



26 

paeblos^ quanto menos civilizados^ tanto mas necesi- 
* tan de estas sensaciones vagas y casi supersticiosa^ 
de snxnision y respeto. Sembrar principios repa- 
blicanos en los pueblos de la America Espaiiola, seria 
tan cruel 6 innumano comp predrcar Ateismo en 
Turquia, 

Permitame Vsted, dixe yo al oir estas ultimas 
palabras^ que auuque nuestra conversacion se pro- 
tongue aJgunos instantes mas de lo que acostum- 
bramos> le manifieste que no entiendo bien la rasson 
que mueve d Vsted para decir que la sociedad 
Am^ricano-Espanola estd fundada sobre la opresion 
de los Indios, la degradacion de los Negros^ &c. 
siendo estas cosas^ por el contrario las que tan 
atrasados tienen d estos pueblos. 

Yo no niego eso ultimo, replic6 el Cura, Dios 
me libre de abogar por la opresion, sea baxo el 
aspecto que fuere. Bien saben quantos me cono- 
cen que nada apetezQo tanto como verla destruida 
en estos payses. Insisto si, en que el destruir esa 
opresion de repente, como algunos quieren, seria des- 
truir d estos pueblos que jamas ban conocido otros 
lazos que esa opresion. Hablo en general, yen pro- 
porcion d las clases y gerarquias. Pero digase d las 
clases ignorantes de America que ya no existe Es- 
pana ni su Rey, y al momento se iiguraran que ya 
no bay d quien obedecer en estos payses. La ra- 
. zon es clara porque siempre les ban hecho obedecer 
i nombre del Rey. i Vendran los fil6sofos con sus 
argumentos metafisicos d hacerles entender que la 
soberania d que obedecian era usurpada : que ellos 
son soberanos, y que deben constituir d sus repre- 
sentantes para que exerzan esta nueva soberania : 
que a estos representantes deben obedecer con mas 
sumision que d los magistrados que nombraba el 
Rey de Espaiia, y dexarse a^otar y ahorcar por ellos 
en bien de la Repdblica ? £1 argumento serd en- 
tendido^ como si en Constantino{4a^ volvi^ndo d mi 



S7 

comparacion se predicase virtad, no por la espe- 
ranza del premio que promete el Alcoran k los bue- 
nos Musnimanes ; sino porqne la virtud estd inn- 
dada en la etema conveniencia de las cosas. 

Todo quanto canse nn transtorno completo en 
las sociedades hnmanas es directamente contrario 
d su mejora ; porqne revneltos y confnndidos sns ele^ 
mentos, la nneva combinacion qne ban de tomar es 
efecto de mera casnalidad^ y nadie pnede dirigirla. 
Volvamos los ojos i la Francia^ y veremojs elmas 
palpable exemplo de ^ta verdad. Sus revolucio- 
nadores no dexaron ni nn hilo de los antignos hdbitos 
qne no rompiesen. Jamas se ba visto mayor des- 
troy, conftision y desorden. Qual fne el resnlta- 
do ? Ni nn dtomo de lo qne se intent6. La tor- 
inenta de la Revolncion ces6^ dexando d la Francia 
con todos sns males antignos^ y d nn Napoleon con 
sa systema continental por agregado. 

Los males de nnestni America claman al cielo 
por remedip ; pero si ha de ser pronto y efectiv^ 
el Cielo nos lo ha de conceder sin revolncion com* 
pleta. £1 mejor lazo qne qos pnede nnir mientrad 
aprenden estos pueblos a ser liores, es la Espalia. 
— ^No alcaosaron por ese rumt)o su prosperidad i 
independencia nnestros vecinos^ dixo el Cacique 
levantandose por, ser ya la bora acostumbrada. — 
Antes bien^ context6 el Senor Cura, acompaiiando 
A SOB amigos hdcia la puerta, por el rumbo qne yo 
digo la ganaron. Ponganme Vstedes la America 
Espafiola por nn siglo sugeta d las leyes coloniales 
que tenia la Inglesa; con congresQS provinciales 
que arreglen sus rcntas y manejen el gobiemo in- 
terior, con trrbnnales nonrbrados por ellos, y con 
juicios sugetos d jurados^ y empieze quando quiera 
a declarar su incfependencia. Amigos, en la Am^ 
rica Inglesa, la casa estaba hecha, y solo habia que 
qnitarlos andamios. Aqni nnestros filosofos quieren 
nacer aoibas cosas d ion tiempo. 



2d 
CONSTITUCION POLITICA 

BE LA 

MONARQUU ESPASOLA, 

Promulgada en Cadiz aVJ de Marzo de 1812*. 



Don Fernando Septimo, par lagracia de Dios y la Cofis-^ 
titucion de la Monarquia Espafiola^ Rey de las JEspa^, 
fiasy y ensu ausencia y cautiindad la Regencia del rey* 
no, nonibrdddpor las Cortes generalesy extraordinarias^ 
d todos los que las presentes vieren y entendieren, sabed : 
Que las misfnas Cortes han decretado y sancionado la 
siguiente 

En el nombre de Dios todopoderoso, Padre, Hijo, y Espf- 
ritu Santo, autor y supreiho legislador de la sociedaid. 

Las Ctfrtes generates y extraordioarias de la Nacion Espa- 
nola, bien conveiicidas, despues del mas detenido exftmen y ma* 
dura delib^racioD, de que fas antiguas leyes fundamentales de 
esta Mooarqula, acompanadas de las oportuoas providencias y 
precauciones, que aseguren de un modo estable y permanente 
su entero cumplimiento, podrin Uenar debidamente el grande 
objeto de promover la gloria, la prosperidad y el bien de toda 
la Nacion, decretan la siguiente Ctonstitucion poUtica para el 
buen Gobiemo y recta admlnistracioa del Estado. 



^ £1 Gobiemo Espanol ha prohibido la reimpresion de la Cons- 
titacion, en sus dominios; y aunqoe sas facaltades no se extienden 
fuera de ellos, tengo demasiado respeto a la propriedad agena, 
para no haberme mirado mucho sobre si inclairia 6 no en el £•- 
p4dU>l este documento importante; no fuera que se atribuyese k 
algun siniestro deneo. Mas, al (in, me he determinado por la ra- 
aon siguiente. El Etpanol se lee en machas partes donde no ha- 
bri facilidad de tener on exemplar de la Coostitaciou Espanola. 
£o donde los haya abundances, ninguno esperara tres 6 qualro 
meses (aiie seran los que yo tarde en daria entera) por no com- 

grarla al gobiemo, si es que la habia de comprar de algun modo. 
li objeto es que, habiendo en el Espafiol docu memos menos im- 
portantes, no carezca de uno que tiene relacion tan intima con 
Jos asuntos de que trata. Por la misma razon insertaie tambien, 
a troaos, lu Constitucion que ha publicado Venezuela, 



49 
TITULO I. 

Dfi LA NACION ESPAflOLA Y DE LOS ESPAflOLES. 



CAPITULO I. 

De la Nacum Espanola. 

AitncaLo 1. La Nacion Espanola es la reanion de todos 
)os Espanoles de ambos hemisferios. 

Art. 2. La Nacion Espanola es libre € independiente, y 
no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona* 

Art. 3. La soberania reside eaencialmente en la Nacion, 
y por lo roismo pertenece i, esta excluavamente el derecbo 
de establecer sus leyes fundamentales. 

Art. 4. La Nacion est£ obligada & conservar y proteger 
por leyes sabias y justas la libertad civil, la propiedad, y los 
demas derechos legitimoe -de todos los individuos que la com- 
ponen. 

CAPITULO n. '^ ' 

De los Espanoles. 

Art. 5. Son Espanoles-^ 

Primero : Todas los hombres libres nacidos y avecindadot 
en los dominios de las Espanas y los hijos de estos. 

Seguudo: Los extrangeros que hayan obtenido de la» 
Cdrtes carta de naturaleza. 

Tercero : Los que sin ella lleven diez anos de vecindad, ga- 
nada segun la ley en qualauier pueblo de 1^ Monarqula. 

Quarto : Los libertos desde que adquieran la libertad en 
las Espanas. 

Art. 6*. El amor de la patria es una de las princlpales 
obligaciones de todos los Espanoles, y asimismo el ser justos y 
ben^ficos. 

Art. 7. Todo E<^nol est£ obllgado i ser fiel i la Con- 
stitucion, obedecer las leyes, y respetar las autoridades esta- 
blecidas. 

Art. ft. Tambien estd obligado todo Espanol, sin dis- 
tincion alguna, a contribuir en proporcion de sus haberes 
para los gastos del Estado. 

Art. 9. Esta asimismo obligado todo Espuiol i. defends 
U patria con las armas, quando sea llamado por h ley. 



30 
TITULO II. 

DEL TERRITOaiO DE LAS SSPAHAS^ 8U RELIOIOll T 
GOBIERNO^ Y D£ LOS CIUDADANOS ESPAQOLES. 



CAPITULO I. 

Del territorio de las Espanas, 

Art. 10. £1 territorio Espaiiol comprehcnde en k 1^ 
ninsula con sus posesioncB 6 islas adyacentes, Aragon, Astu- 
jcias, Castilla la Vieja, Castilla la Nueva, Catahina, C6nfehi^ 
Extremadura, Galicia^ Gnmada, Jaen, Leon, Motina^Murcia, 
Navarra, Provincias Vascongadas, Sevilla y Valencia, te islaS 
Balearcs y las Canarias con las demas posesionea ds Afiicn. 
£tt la Am^ica septentrional, NuevarEspana con la NUeva- 
Galicia y peniiKula de Yucatan, Goatemala, provinctaa iiN 
temas de Oriente, provincias intemas de Occidente, isia Ae 
Cuba con las dos Floridas, la parte Espanola de la isla &t 
Santo Domingo,^ la isla de Puerto-Rico con las demas adya- 
centes d estas y al continente en uno y otro mar. Enk 
America meridional, la Nueva-Gntnada, Venezuela, el Perti» 
Chile, provincias del Rio de la Plata, y todas las islas adya- 
centes en el mar Paclfico y en el Atldntico. En el Asia, las 
islas FHipinas, y las que dependen de su Gobierno. 

Art. 11. Se hara una division mas conveniente del terri- 
torio Espaiiol por una ley constitucional, luego que las cir* 
cunstancias pollticas de la Nacion lo permltan. 

CAPITULO IL 
De la Religion, 

Art. 12. La religion de la Nacion Espanola es yseni 

Serpetnamente la catdlica, apostdlica, romana, tinica verda« 
era. La Nacion la protege por Icyes s&bias y justas, y pro- 
bibe el exercicio de qoalqaiera otra. 

CAPITULO m. 

Del Gohiemo. 

Art. 18. El objeto del Gobierno es la felicidad de la Na- 
aion, puesto que el fin de toda soeiedad poKtica no es otro que 
el bien ^exwf de Ids iBdividoos que la cotnponen. 



31 

Akt. 14. LI Grobiemo de la Naeion Espanola es nni 
Monarquia moderada hereditaria. 

Art. 15. La potestad de hacer las leyes reside en las 
Cartes con d Rey. 

Art. 16*. La potestad de hacer executar las leyes reside 
en el Rey. " 

Art. 1 7. La potestad de aplicar las leyes en las causas ci- 
viles y criminales reside en los tribunales establecidos por la 
ley. 

cAPrruLo IV. 

* 

De hs Ciudadanas Espanoles. 

Art. 18. Son ciudadanos aquellos Espaiioles que po][ 
^rabas llneas traen su oilgen de los dominios Espanoles de 
dmbos hemisferios, y estan avecindados eo qualqoier pueblo 
de los mismos dominios. 

Art. 19. £s tambien ciudadano el extrangero que ge* 
zando ya de los derecbos de Espaiio), obtuviere de las C<5rte$ 
carta especial de ciudadano. , 

Art. 20. Para que el extrangero pueda obtener de las 
Cdrtcs esta carta, deberd estar casado con Espaiiola, y habei; 
traido 6 fixado en las Espaiias alguna invencion 6 industria 
apreciable, 6 adquirido bienes raices por los que pague una 
contribucion directa, 6 establecldose en el comercio con uif 
capital propio y considerable d jui^io de las mismas Cdrtes, 6 
becho servicios senalados en bien y defensa de la Naeion. 

Art. 21. Son asimismo ciudadanos los hijos legftimos xle 
los extrangeros domiciliados en las Espanas, que habiendo 
nacido en los dominios Espanoles, no hayan salido nunca 
fuera sin licencia del Gobierno, y teniendo veinte y un anos 
cumplidos, se hayan avecindado en un pueblo de los mismos 
dominios, exercicndo en ^l alguna profesion, oficio 6 industria 
' <itil. 

Art. 22. A los Espanoles que por qualquiera llnea son 
habidos y reputados por originarios del Africa, les queda 
aWierta la puerta de la virtud y del merecimiento para ser 
ciudadanos : en su consecuencia las C<5rtes conceder^ carta 
de ciudadano £ los que hicieren servicios calificados & la Pa^ 
tria, 6 ^ los que se distingan por su talento^ aplicaciou y cour 
ducta^ con la condicion de que sean hijos de legitimo matri- 
monio de padres ingenuos ; de que esten casad(^ con muger 
iogenua, y avecindados en los dominios de las Espanasj^ y de 



32 

que ezerzan alguha profesion, oficio 6 industria titil con on 
capital propio. 

Art. 23. Solo los que sean ciudadanos podr^ obtener 
empleos municipales, y clegir para ellos en los cases senala- 
dos per la ley. 

Art. 24. La calidad de ciudadano Espanol se pierde— 

Priniero : Por adquirir naturaleza en pais extrangero. 

Segundo : Por admitir empleo de otro Gobierno. 

Tercero : Por sentencia en que se impongan penas afllc* 
dvas 6 infiEunantes, si no se ohtiene rehabilitacion. 

Quarto : Por haber residido cinco anos consecutivas fueni 
del territorio Espanol^ sin comision 6 licencia del Gobierno. 

Art. 25. £1 exercicio de los mismos derechos se sus- 
pcnd^-^ 

Primero : En virtud de intcrdiccion judicial por incapa- 
cldad fisica 6 moral. 

Sq:undp : Por el estado de deudor quebrado, 6 de deudor 
i los caudales piiblicos. 

Tercero : For el estado de sirviente dom&tico. 

Quarto : Por no tener empleo, oficio, 6 modo de vivir co- 
nocido. 

Quinto : Por liallarse procesado criminalmente. 

Sexto : Desde el ano ae mil ochocientos treinta deberia 
saber leer y escribir los que de niicvo entren en el exercicio 
de los derechos de ciudadano. 

Art. 26. Solo por las causas seualadas en los dos articu- 
los precedentes se pueden perder 6 suspender los derechos de 
ciuoadano, y no por otras. 



TITULO IIL 

D£ LAS CORTES. 



CiVPITULO I. 
Del tnodo deformarse las C6ries. 

Art. 27* Lbs Cdrtes son la reunion de todbs los diputa* 
dos que representan la Nacion, nombrados por los ciudaaanos 
en k fonoR que se dirL 

Abt. 28. Lr base pani la representaciou nacional es la 

H^misferios. 



S3 

AmT. 29. Esta base es la poblackm compuesta de fas oa- 
turales que por imhss lineas sean (niginarios de k)s dominios 
Capanolesy j de aqueHos (^ hayan obtenido de las Cdrtes 
caita de chidadaBo^ como tambien de los coropDebendidos en 
el articiilo 21. 

Art. so. Para el orfonpulo de la poblieacion de los 60^ 
■liiiioi ESowipfoa servirA el ^kimo eensp del a&o de mil sete* 
cieotos noventa y siete, hasfa que pueda hacene otro nuevo ; 
J 90 famaari el correfpondieiite para el c6mpato de la pobla-* 
eion de lot de ultramar, drviendo entretanto los eeosos mas 
anltedooa eiitre los dldmameme fbnnados. 

Abt. 31. Ppr cada setenta mil almas de la pobladon, 
compuesta como queda dicho en el articulo 29» babri nn di^ 
pvtado ds Cartes. 

Aar. 92. Distribuida la pobladon por las difereotes pro- 
vincial si Msultaae en algunai el exccso de mas de treinta y 
cioco nut almas, ae eiq^ nn dipntado mas, como A el nii- 
mero lipase i setenta mtl^ y si el sobrante no exeetfiese de 
treinta y cinoo miV no se eontrart con ^ 

Art. ml Si bobieM a^fima pmvinda, coya poblacioti no 
Hegae i setenta mil almas, perp que no baxe de sesenta mil» 
fi^pxi por m on dipolado; y si fmxase de este ntimefo, s^ 
nam i la inmediata, pam eompletar el de setenta mil retiue- 
iido. Bxccptiaae de estn regia la isia de Santo Domingo, 
qae nombrari dipirtpdo^ qualquiera que sea sti pobladon. 

CAPrruLon. 

JM nmnbramiento de diputados de Cortes. 

Art. 34. P^ra fai eleccion de los diputados de Ctfrtes se 
eekbmnfai juntas eleetORiles de parroquia, de partldo y de pro* 
yinda. 

CAPTTULO in. 
De la$junia$ ehetaraks de parroquia. 

AiiT. SS. Las juntas ekctoralet de panxxpda se eQ|raon^ 
drin de todos Ins dndadanos arecindades y residenteni d 
territorio de la parroquia respecttva, ettttf ka que aa c m ^ff t ^ ^ 
bcodeo ka eclesiiaticos aacutafca. 

▲bt. 3& Estaa juntas se 'ceUnKla sieaaprc en la P^sflfia^ 
suh € islas y posenones mlfn<M^ei, at pfPittaadNiliBge M 

TOMO V. D 



34 

mes de Octubre del ano anterior al de Li celebracion dc la9 
Cdrtes. 

Art. 37. En las provincias de ultramar se celebiardD cl 
piinier domingo del mes de Diciembre, quince meses totes 
de la celebracion de las Cdrtes, con aviso que para unas y 
otras hayan de dar anticipadamente las justicias. 

Art/3S. £n las juntas de parroquia se nombrari por cada 
doscientos vecinos un elector parroquial. 

Art. 39. Si el ndmero de vecinos de la parroquia exee- 
diese de trescientos, aunque no llegue d quatrocientOfiy se 
nombrardn dos electores ; si excediese de quinientOB, aunque 
no llegue d seiscientos, se nombrardn tres, y asi progresiva- 
mente. 

Art. 40. En las parroquias, cuyo ndmero de vecinos do 
llegue a doscientos, con tal que tengan ciento cincuenta, se 
nombrard ya un elector ; y en aquellas en que no haya este 
nuinero, se reuiiirdn los vecinos i. los de otra inmediata paia 
nombrar el elector 6 electores que las correspondan. 

Art. 41. La junta parroquial elegiri i pluralidad de vd- 
tos once compromisariosi para que estos oombrcn el elector 
parroquial. 

Art. 42. Si en la junta parupquial hubieren de noffibrarse 
dos electores parroquiales, se eltgirdn veinte y un compromi- 
sarios, y si ues, treinta y uno ; sin que en ningun case se 
pueda exceder de este ntimero de compromisarioeB, £ fiu de 
evitar confusion. 

Art. 43. Para consultar 1& mayor comodidad de las pobla- 
ciones pequefias, se observard que aquella parroquia que lie- 
gare d tener veinte vecinos^ elegird un conipromissuio ; la que 
llegare i\ tener de treinta a quarenta, elegiru dos ; la que tu- 
viere de cincucnta a sesenta, tres, y akl progresivamente. Lai 
piirroquias que tuvieren menos de veinte vecinos, se unirin 
con las mas minediatas para elegir compromisario. 

Art. 44. Los compromisarios de las parroquias de las 
poblaciones pequenas, asi elcgidos, se juntardn en el pueblo 
mas A prop<Ssito, y en com]M)niendo el ntimero de once, 6 i 
lo menos dc nuevc, nombrardn un elector parroquial; si com- 
pusieren el ntimero de veinte y uno, 6 d lo menos de diez j 
siete, nombrardn dos electores parroquiales, y si fueren treinta 
y uiio^ y se rcunieren d lo menos veinte y cinco, nombrardn 
tres electoresy 6 los que correspondan. 

Art. 4 5. Para scr nombrado elector parroquial se requiera 
ser ciudadano, mayor do vcinta y cinco anot, vooino y nrti- 
dciita en la parroquia. 



35 

' Art. 46. Las juntas de parroquia serin presididais por el 
gefe politico, 6 el alcalde de la 'crudad, villa, 6 aldea en que 
se congregaren, con asistencia del cura pdrroco para mayor 
solemnidad del acto; y si en un mismo pueblo por razon del 
niimero de sus parroquias se tuvieren dos 6 mas juntas, presi-' 
dih[ una. el gerc politico 6 el alcalde, otra el otro alcedde, y 
los regidores por suertc presidir^n las demas. 

Art. 47. Llegada la hora de la reunion, que se har^ en 
las casas consbtoriales 6 en el lugar donde lo tengan de cos- 
tumbre, halldndose juntos los ciudadanos que hayaii concur- 
rido, pasar£n a la parroquia con su presidente, y enellase 
celebrard una misma solemne de Espiritu Santo por el cura 
pirroco, quien hard un discurso correspondiente & las circun- 
atancias. 

Art. 48. Concluida la misa^ volver^ al lugar de donde 
salieron, y en S se dar£ principio & la junta, nombrando dos 
^scrutadores y un secretario de eiitre los ciudadanos presentes, 
todo i, puerta abieita. 

Art. 49. En seguida pregtintartf el presidente si dlgim 
ciudadano tiene que exponer alguua queja reliEititra £ cohecho 
6 soborno para que la elecciou recayga en determinada per- 
sona, y si la hubiere, d^beri hadehe justificacion pdblica y 
verbal en el mismo acto. Siendo cl^rta la acusacion, seriia 
privados de voz activa v pasiva los que hubiercn comctido el 
delito. Los calumniadores sufirirfln la misma pena-; y de este 
juicio no se admitir£ recurso alguno. ' 

Art. 50. Si se suscitasen ditdas sobre si etfialgiiino de los 
presentes concurren las calidades requeridas para poder votar^ 
!a misma junta decidira en iel acto lo que le parezca; y )o que 
decidiere se executard sin recurso alguno por eista ret y.pttra 
este solo efecto. 

Art. 51. Se procederd inmediatamente al nombranti^hto 
de los compromisarios ; lo que se hard designando ca^ ciu'*- 
dadano un ntimero de per«onas igual al de Ids^eomproihisarios, 
para lo que se acercard d la mesa donde se' hallen el presi- 
dente, los cscrutadores, y el secretario; y e^te 'las escribnid eb 
una lista & su presencia ; y en este y en los demas actos de 
eleccion nadie podrd votarse £ si mismo, baxo la pena de per- 
der el derecho de votar. 

Art. 52. Concluido este acto, cl presidente, escrutadores, 
ysecretario reconocerdn las listas, y aquel publicard en alta 
voz los nombres de los ciudadanos que hayan sido degidoa 
Compromisarins por haber reunido mayor nAmero de votos. 

Art. 53. Los compromisarios nombrados se retirariii ^ 

Da 



36 

UD lugarsepaiado in tesde cUsolverse la junta, y conforenckn- 
do entre d, procederdo i, Dombnur el elector 6 electorcs da 
aquella |>iurroquia, y quedar^n elegidas la persona 6 fowcmm 
que reunan mas de la mitad de votos. En segoida se pubU- 
cari en la junto el nombramiento. 

Art. 54, £1 secretario extender^ el acta que con ^l fiv^ 
mar^n el presidente y los compromisarios, y ae entr^gari oo-. 
pi^ de ella firmada por Iob mismos i la persona 6 ptnonas 
elegidas, para liacer coostar su nombramiento. 

^T. 55« Niugun ciudadano podri excusarse de estoe e^- 
largos por motivo ni pretexto alguno. 

Art, 56« En la junta panoquial ningun ciud^d^no se pre-' 
sentar^ con anaas. 

Art. 57. Verificado el nombramiento de electOK^ se 
dkolveri iomediatamente la junta, y qualquier otso acto en 
que intente mezclarBc ser6 nufo. 

Art. 58. Los ciudadanos que ban compuesto la juntu s% 
trasladardn A la parroquia, donde se cant^ari up sol^nne Tc 
JDeumf llcvando al elector 6 electores entre d presidente^ loi 
^crutadpres y el secnetuio. 

CAPrruLo IV. 

D0 las Juntas ehctorales departido^ 

Art. 59. • Las juntas electorates de partido se compondrfo 
de los electores parroquiales que se congregar^ en la cabeza 
de ca4a< partkkv 4 fia de oombrar el elector 6 electores que ban 
de GOQcurriir i. la capital de la provincia, para elcgir los dipu- 
tados de Cdrtes* 

Art. CO. Estas juntas se celebmrin siempre, en la Pent n« 
sula ^ islas y posesioncs adyacentes, el primer domingo del 
mes 4^ Novieoabce del aiio anterior al en que ban de cele- 
hwyeias CiSrtes. 

Art. (»K En las pniirincias de ultramart se celebrartiii el 

{rimer domingo del mes de Enero prdxtnio siguiente al de 
Kckaibre en que se bubieren cekbrado las juntas de parro* 
quia. 

Art. 62. Para venir en conocimiento del nAmeio de elec^ 
tores, que baya de oombrar cada partido, se tendr^o presentes 
las siguientes mias. 

Art. 63. Elnikncro de electorcs de partido seri triple al 
4e los que diputados que se ban de clegir. 

Art. S4, Si el ndmero de partidos de la provincia fuere. 
sityror que. el de los electores que se rtquieren por el artSculo 



37 

{iRndeQte pan A nombninieoto de los diputados qufe It 
cncreqpoDdaiiy te aombrai^ sin embai^ un elector por cadii 
parddo. 

Aet. 65. Si d nAmeio de partidos fiiere menor que el de 
los electDies que deban nombraise, cada parti^ elegir^ uno^ 
doa 3 mas hMa oompletar el ndmero que se requi^ra; pero 
si bltut aun an ciecior^ le nombrartL ei partido de mayor 
foUacioii; d tbdcvfa fidtaae otro, le nombrari e) que se siga' 
cB maufor poblacion, j uA sucesivamente. 

AsT. M. Por lo que queda establecido en los urticnlos 
Sly Sit J M, y en los tres tftSculos precedentes, el censo de* 
terauoa quanlos diputados corresponden i cada pfovincfe, j 
qnautOB eksclores £ cada udo de sw partidos. 

Aitr. SfJ. Las juntal dectoraks de partido Berin presidi* 
das por el gefe politico, 6 el alcalde pnmero del pueblo ca- 
btta de partido, i. qoien se presentarfo los electores parro- 
qjoiales eoD el doeumento qoe acredhe su eieceion, para que 
aoaa aoocadoi sos oombres en el libro en que ban dk exten- 
tese las aetasde la junta. 

A«T. 66. Ea el dia senalado se juntarfn los electores de 
parroquia con el presidente en las salas consistoriales & puerta 
iMerta^ y comenaauin por nombrar uii secretario y dos escru^i- 
tidons de eotre los aiisnios electores. 

Abt. 09. Eft setfuida {veKHtar&n los electores hs certifi* 
cacionei de an oonibraniiento para ser ex&minadas por el se« 
enelaiio y ^tcmtadotes, quienes debedin al dia siguiente inibr- 
■Kir si eataa 6 no arregladas. Las certificaciones del secre- 
tario y escrutadores ser&n exAminadas por una comtsionde tres 
ilalivithwii de la junta, que se nombrarfl al efecto, para que 
iBfaraae laaBbieB en el siguietite dia subre ellas, 

Abt. 70* En este dia, coi^egados los electores pant)-' 
quiales, se leerdn losinformes sobre las certificaciones ; y si se 
hubiere hallado reparo que oponer A alguna de ellas, d i los 
electores por defecto de alguna de las calidades requeridas, la 
junta resolverd definitivamente y acto continuo lo que le pa*- 
pcaca; y lo que resolviere, se eaecutar^ sin recurso. 

Art. 71* Concluido este acto, pasar^n los electores par« 
mquiaUs eon su president A la iglesia mayor, en donop se 
eaotarA una-misa solemne de Espfritu Santo por el ecle^&tico 
de mayor dignidad, el que hara un dlscurso propio de las cir- 
eonstaticias* 

Arr. 72. Despues de este acto rciligioso se restituir^n A lai 
casas consistoriales, y ocupando los decfores sus asienfos sin 
pcefermcia 4lgmi% leera el secretario este capitulo de la Com- 



38 

titucioDj y en seguida hard el presidente la misma preginiCft 
que se coDtiene en el articulo 40, y se observard todo quanto 
en ^ se previene. 

Art. 73. Inmediatamente despues se procederi al nom- 
bramiento del elector 6 electores de partida, ^ligi^ndcdos de 
upo en unoy y por escrutinio sccreto, mediante c^dulas en que 
^t^ escrito el nombre de la persona que cada itno elige. 

AaT. 74. Concluida la votacion, el presidente, secretark^ 
y escrutadores hardn la regulacion de los votos, y quedard ele* 
gido el que haya reunido d lo menos la mitad de los YOtos y 
)ino msSf pubhcando el presidente cada eleccion. Si ninguno 
hubiere tenido la pluralidad absoluta de votds, los dos qpe 
bayan tenido el mayor ndinero entrardn en segundo escrutinio^ 
y quedara elegido el que reuna mayor ntimero dc votos. En 
caso de empate decidird la suerte,' 

Art. 75. Para ser elector de partido se requiere ser 
ciudadano que se halle en el exercicio de sus derecbuos, mayor 
de veinte y cinco aiios, y vecino y residente ^en el partido^ ya 
sea del estado seglar, 6 del eclesidstico secular, pudiendo recaer 
la eleccion en los ciudadaoos que componen la junta, 6 en los 
^e fuera de ella. 

Art. 76. El secretario extender^ el acta, que con fl &<t 
- mardn el presidente y escrutadores ; y se entregard copia!do 
ella firmadff por los mismos d la persona 6 personas elegidas 
para hacer constar su nombramiento. El presidente de eite 
junta remitird otra copia firmada por ^1 y por el secretario al 
presidente de la junta de provincia, donde se hard notorial^ 
eleccion en los papeles p^hlicos. 

Art. 77* En las juntas electorales de partido se obsermf 
todo lo que se previene para las juntas electorales de parroquia 
en los articulos 55, 56, 57i y 5ti. 

CAPrruLo V. 

De las juntas electorales de provincid. 

Art. 7B. Las juntas electorales de provincia se compon- 
drdn de los electcNrcs de todos los partidos de ella, que se con- 
gregardn en la capit;il d fin de nombrar los diputados que le 
correspondan para asistir d las Cdrtes, como representantes de 
la Nacion. 

Art. 7^« Estas juntas se celcbrardn sicmpre en la Penin- 
sula € islas adyacentes el primer domingo del mes de Diciem* 
brc del ano anterior d las Ck)rtes. 

Art. 80. En las provincias de ultramar, se celebrardn en 



39 

el domingo se^ndo dd toes de Marzo del mismo ano en que 
je celebraren las juntas de partido. 

Art. 81. Ser&n presididas estas juntas por el gefe politico 
de \k capital de la proviucia, i. quien se presentardn los elec- 
tores de partido con el documento de su eleccion, para que 
sus Dombres se anoten en et libro en que ban de extenderse 
las actas de la junta. 

Art. 82. £n el dia senalado se juntardn los electores de 
partido con el presidente en las casas consistoriales^ 6 en el 
edilicio que se tenga por mas i, proposito para un acto tan so- 
lemne, d puerta-'^bierta ; y comenzardn por nombrar & plu- 
ralidad de votos nn secretario y dos escrutadores de entre los 
misnios electores. 

Art. 83. Si i una provincia no le cupiere mas que un 
diputado, concurrirdn & lo menos cineo electores para su nofti- 
bnimiento; distribuyendo este ntimero entre los partidos 
en que estuviere dividida, 6 formando partidos para este solo 
efecto. 

- Art. 84. Sc ]eerin los qdatro caMtulos de esta Constitu- 
cioD que tnitan de las elecciones. Despues se leerdn las cer- 
tificaciones de las actas de las elecciones hechas en las cabe- ' 
zas de partido, remitidas por los respectiros presidentes; y 
asimismo presentarin los electores las certificaciones de su 
nombramientOy para ser exftroinadas por el secretario y escru- 
tadores, quienes deberdn al dia siguiente informar si estan 6 
no arregladas. Las certificaciones del secretario y escnita** 
doies scrtin exiUninadas por una oomision d6 tres individuos 
de la Junta, que se nombrarto al efecto, para que informen 
tambien sobre ellas en el siguiente dia. 

Art. 85. Juntos en ^l los electores de partido, se leerfti 
los informes sobre las certificaciones, y si se hubiere haliado 
lepaio que oponer i, alguna de ellas, 6 d los electores por de- 
fecto de alguna de las calidadcs requeridas, la junta resolverd 
dfcfinitivamente y acto continuo lo que le parezca | y lo que 
retolTiere se executard sin reourso. 

Art. 66. £n seguida se dirigirdn los electores de partido 
oon su presidente A la catedral 6 iglesia mayor, en donde se 
cantari iina niisa solemne de Espiritu Santo, y el Obispo, 6 en 
su defecto el eclesi^ico de mayor dignidad, hard un discurso 
propio de las circunstaocias. 

Art. 87. Concluido este acto religioso, volverdn al lugar 
de donde salieron, y A puerta abicrta, ocupando los electores 
sus asientos sin preferencia alguna, hard el presidente la mis^ 



40, 

ma pr^imta que sc contieBe ea el ardcido 49> y se ohscrviii^ 
todo quanto en ^1 se previene. 

A«T. 88. Se piocederi en seguidt por Urn electores, que 
se hidlen preseotes, & la elecdon del diputado 6 dqnitadoa, f 
se elegirin de imo en uao, acerc^ndose i la mesa dottde se 
haUeo el presidente, los escrutadores, y secretario^ y este ea* 
cribird en una lista A su presencia el nombre de la penona 
que cada uno eKge* £1 secretark) y Iob escnitadores aerfo 
im primeros que voteo. 

Art. 89. Conckuda la voCacion, el president^ secr et a r i es 
y etcrutadoies baiin la le^ukcion de los votes, j quedar^ ek- 
gido aquel que lu^a reunido i los menos la mitao de los yo- 
tos y uno mas. Si uinguno hubiere reunido la plnniidad ri»- 
soluta de votos, log dos que bayan tenido el mayor nttaBcro, 
entrarto en segundo escnuinio^ y quedaHL elegido el que le* 
una la pluraliitbd. En caso de empate decidtri la suMarte, y 
becba la eleccion de cada uws 1^ ^bUcarti el presideale. 

Aet. 90. Despues de la eleccion de diputados se proce- 
dieri A la de siqplentes por el mismo m^todo y forma, y su sd- 
mero seri en cada provincia k tercera parte de los dipatadaa 
que le correqwndan. Si i alguna pcovinda no le loeaie de* 
gir mas que uno 6 dos diputados, elegiri sin embai|^ mi di» 
potado suplente. £sto8 coocurrirdn '< ks Cdrtcst, Aanm 
que se venfique k muerte dd propietario, 6 au imposibilidadi 
4 juicio de las mismas^ en qudquier tiempo que imo A otfe 
apcidente se verifique despues de k eleccion. 

Akt. 91. Vsifi ser dipuUKlo de Cdrtei se requiere nr chi« 
dadano que est6 en el exercieio de sus deiechos, mayor de 
▼einte y cinco anos, y que haya nacido en la proTiacky 6 estf 
avecindado en elk con residenck i )o mesoa de skte aSos, 
bien sea del estado seglar, 6 del eclesiibtico secular; pndienda 
recaer k eleccion en los ciudadanos que componen k junte^ 6 
en los de fuere de elk. 

Art. 92. Se requiere adeaDMs, para ser elegido diputadp 
de Cdrtes, tener una renta anual proporcionada, procedcnit 
de bienes propios. 

Art. 93. Susp^dese k diqposicton del artlcuk prece* 
dente hasta que las Cdrtes que en adeknte ban de cekbranc^ 
deckren haber llegadu ya el tieapo de quepueda tener efecto^ 
senakndo k quota de k renta y la calidad de los bienes de 
que haya de provenir; y lo que entooces resoivieren se tendr< 
por constitucional, como si aquS se halkia expresa^. 

Art. 94. Si sucediere que una misma persona sea ekgidft 



41 

poria piofiiida i» 8u natmiilttt j pot k eo ^ue esti atedo^* 
dida, aobsiBUi^ k elecctba por laaon de k vecindad^ y par k 
pioviock dc Ml oatundeaEa vendri A ks Cdrtes el supfente i, 
^lien ooire^pooda. 

Aet. 95. JLqs fiecretarios dd despacbo^ lot Ixmsqcros da 
dstado^ y kn qpt siivea empleoa dt k cafla leal^ bo podste acr 
ekgUos dipiilados de Cdrtta. 

^ An. 96. Tampooo poddL aer ekgido dipwftade de Cdrtea 
Diogua extrangero^ aunque baya #blMido de ks CdrtcB carta 
de ejudadanoo 

Aet. 97- Niogun empkado p6bUeo notfibfado p« 
bierno^ podrA ser elegido diputada-de CdfteB por k pfOYmoift 
en que exeree su cai^go. 

AIrt. 9& ,£l secretario exIendeDi el adade kteIecciaM% 
que con ^1 firmadUi el mesideale y todoi Ids ekdorea* 

Aet. SI9. Ed seguicU oloigaf<Q tiodoi ks ekctorea ain es*' 
cuHi alguna i lodosy i cada una da ks diputadoe podmoa 
implios, s^uo k Ctkmuk siguienle, entregifodaBe i, cada d^ 
puudo iu cflCPespooditiiie ftoder pam pveft^ntatte ea ks 
Cartes. 

Aet. 100. Lbs podefas aKaidn ctaeebidoa en esios ttr« 
nuoosi 

^£BkeaididdTilkda. <« <•• •• dksiM iiiesde«..» 
delaoode • . •• en ks laksde^.^. •• hslkndose coagiqgiif* 
dos las senoies (aqui se pondiin ks nombrte del presidtente f 
de ks ekeUxes de partwD que iaraMai k junCa electoral de k 
provinek), dketoa ante mi el infrascriW escribano y lestigoa 
al efecto coByocados» que kibitedosc pnicedido^ con «lc^* 
i k CoDstituckm poKtica de k Mouarquk Espanola, al nom* 
branuento de los electorss parroqukles y de partido con todas 
ks sokmnidades prescritas por k ttktna Constitucion, como 
ooostaba de ks certificaciooes que originales obraban en el 
expediente, reiinidos los expresados electores de los partidos 
de k piovinck de . . . • en el dk de • . . . del roes ae • • . « 
del preseote anc^ babkn becbo el nombramknto de los dipu* 
tados que en oombre y representackn de esta provinok ban 
de coocurrir i las CkSrtes^ y que fueroo ekotos por diputadoa 
para eOas por esta proviack ks senores N. N. N^ coaao re* 
sultE da) acta exteodida y finaada por K. N. i que en se ooo* 
secuenok ks otorgan poderes toplks 4 todos juntos, y 4 cada 
UBo da por rf, para cumplk y dceempenar ks augustas fun* 
Clones de su encargo, y para que con los demas dipocados de 
Cdrtesy eoBSO represaalantes de k Naokn £6panol% piedan 
aaardar y sesolver quanlo eateudiercu cooducenle al bien ge- 



43 

neral de etia eli uso de las facultades que la Constitucion de«' 
termina^ y dentro de los Ifmites que la misma prescribe, sin' 
poder derogar, alterar, 6 variar en manera alguna ninguno de 
sus articulos baxo Dingun pretexto; y que los otorgantes se' 
obligan por si misinos y A nombre de todo^ los vecinos de esta 
provincia en virtud de las facultades que les son concedidas" 
como electores nombrados para este acto, i, tenet por v^lido,' 
T obedecer y cumplir quanto como tales diputados de C6rtes 
tiicieren y se resolviere por estas con arreglo A la Constitucion' 
polStica de la Monarquia Espaiiola. Asl lo expresaron y 
otofgaron, liallandose presentes como testigos N. N., que coa 
lot seiiores otorgantes lo firmaron: de que doy fe." 

Art. 101. £1 presidente, escrutadores, y sccretario remi- 
drin inmediatamente copia firmada por los mismos del acta 
de las elecciones i la diputacion permanente de las Cortes, y 
hariu que se publiquen las elecciones por medio de la im« 
pienta^ remitiendo un exemplar & cada pueblo de ki pio^ 
viDcia. 

Art. 102. Para }a iudemnitacion<de los diputados se les 
asistird por sus respeclivas provincias con las dietas que las' 
Ctfrtes en el segundo aiio de cada diputaeion general seiiala- 
ren para la diputacion que le ha de suceder; y & los diputa- 
dos de ultramar se les abonara ademasio que parezca necesa- 
fioy i, iuicio de sus respectivas provincias^ para los gastos de' 
wige de ida y Tuelta. 

Art. I OS. Se observari en las juntas electorales de pro- 
▼incia todo lo que se prescribe en los articulos 55, 56, 57 T 
58, A excepcion de lo que previene el articulo S28. 

■ 

CAPrruLO VI. 

De la Celebracion de las Cdrtes, 

Art. 104. Se juntartfn las Cartes todos los aftos en la ca- 
pital del reyno, en edificio destinado A este solo objeto. 

Art. 105. Quando tuvieren por conveniente trasladarse A 
otro lugar, podrdn hacerlo con tal que sea a pueblo, que no 
diste de la capital mas que doce leguas, y que convcngan en 
la traslacion las dos tereeras partes de los diputados presentes. 

Art. \Wk Las sesiones ae las CcSrtes en cada aiio durar^n 
trcs meses consecutivos, dando principio el dia primero del* 
mes de Marzo. 

• Art. 107. Las OSrtes podr^n ])rorogar sus sesiones quando 
mas por otro mes en solos dos casos: primero, i. peticion del 



43 

Rey; aq^imdo^ u las C&tes lo creyeren necesario por una re* 
aolttcioQ de^lasdos terceras partes de los dipntados. 

Art. 108. Los diputadosae renovariD en su totalidad cada 
dos anos. 

Art. 109. Si la guerra 6 la ocnpacion de alguna parte 
del territorio de la Monarquta por el enemigo, impidieren 

Iue se piesenten d tiempo todos 6 alguno^ de los diputadoa 
B una 6 mas provincias, ser^ii suplidos los' que falten por lot 
anteriores diputados do las respectims provincias, sorteando 
entre A bas€a completar el nthnero que les coitesponda. 

Art. 110. Los diputados no podran volver A ser elegidos, 
sioo mediando otra diputacion. 

Art. 111. Al Uegar los diputados 6 la capital se presen- 
iBtisk £ la diputacioD permanente de C6rtes, la que hard sen- 
tar sus nombresy y el de la provincia que los ha elegido, en un 
registro en la secretaria de las mismas Cdrtes. 

Art. 112. £n el afio de la renovacion de los diputados, 
6e celebrard el dia quince de Febrero d puerta abierta la pri- 
meiR junta preparatoria, haciendo de presidente el que lo sea 
de la diputacion pemianente, y de secretarios, y escrutadores 
los que nombre la misma diputacion de entre los restantesr 
individuos que lacomponen. 

Art. 1 13. £o eita primeni junta presentardn todos fas 
diputados sus poderesi, y se nombrardn A pluralidad de votos 
do8 conisiones, una de cinco individuos, para que ex&mine 
los poderes de todos ioi| diputados, y otra de tres, para que 
eiimine los de estos cinco individuos de la comifiion. 

Art. 114. £1 dia veinte *del mismo Pebrero se celebrara 
tambien d puerta abierta la segunda junta preparatoria, eh h 
que las dos oomisiQnes informardn sobre la legitimidad de los 
podefes, habiendo tenidd presentes las copias de las actas de 
las elecciones provinciales. 

Art. 115. En esta junta y en las demas que scan nece- 
saritti basta el dia veinte y cinco, se rescdverdn definitivamente, 
y A pluralidad de 'votos, las dudas que se susciten sobre la 
legitimidad de los poderes y calidades de los diputados. 

Art. 116. En el aiio siguiente al de la renovacion de los 
diputados se tendrd la primera junta preparatoria el dia veinte 
de Febrero, y hasta el veinte j cinco las que se crean nece- 
aarias para resolver, en el modo y forma que se ha expresado 
en los tres articulos precedentes, sobre la legitimidad de los 
poderes de los diputados que de nuevo se presenten. 

Art. 117- Ea todos los anos el dia veinte y cinco de Fe- 
biefd se cekbiaid la tiltima junta preparatoria, en la que se 



% 



44 

hftrtr por todos im ^putados, poniendob mano sotee km santdi 
Evangelios, el junuHento siguiente : ( JoFais defimder jr oon^ 
servtr la Religion Cat<ttic% Apostdlica, tlomana, nA admitir 
otra alguna en el re^no ? — K. Si juro. — - 1 Jurais guardar f 
liac«r guardar reltgioeamente la Cionsritucion poKtica de la 
Menar^uia Espanolat fiancUmada por las C6rten geoeralei f 
•xtiaoraiiiariBs de k Nacion en el ano de aiil o<£ocieiitOi f 
dote ?*— R. SI juro.-«— { Jorais ludieros bien 7 fielsneilte en el 
eHeaigo cpie la Nacion 06 ha eneomendado, miraado en todo 
por el bien y proqperidad de laaiielna Naeion?-^R. Si jurOi 
*— Si asi lo bicidieis, Dtos os k) premie^ j ti Ao, oa lo 
demande. 

Art. 116. En seguida se procederd A elegir de entf^los 
nuBEios diputadosy por escsmtinlo secreto y £ pluralidad abfi«* 
krta de voioBf ub presidente, un vice-presidente, y quatio ae^ 
cretariosy con lo aue ae tendrin por odaBtituidas y fbrdiadas 
las Cdrtes, y la diputacion permanente oesari en lodat lus 
fiiDciones. 

AiiT. ill). Senombrari en el mismo dia una dipirtaokm 
de Tfeinte y dos individuos, y dos de io6 secretartoa^ uica que 
paM A dar parte al Rey de hallarse constituidas lai C6r%ts, y 
del presidente que ban elegido, d fin de que manifieste ai 
aistird i, k apertura de litt Cdrles^ que se oelebratfii el dia 
primero de Marzo. 

Art. 120. Si el Rey se halhure taeta, de k capitd^ se le 
hui esta pMticipaoton p(»r escril^a^ y el Rey contmari del 
mismo modo. 

. AUt. 121. £1 Rey asislki jfor si minno A k ap^rtuta de 
las Cdrtes, y si turiepe impedtmeuto^ k har^ el presideDle ei 
dia senakdo sin que por nmeun motivo pueda diferirse para 
oCko. Las fnismas fof malidades se obs^rvar^n para el acto de 
cerrarse las Cdrtes. 

Art. 1 22. En la sak de ks C^es entrar^ el Rey sin 
guardia, y sdo le acoiBjpaikr^fi ks personw que detemrine al 
odremonial para el lecibimiento y despedida del Rey que se 
prescriba en el i^gkmento del gobiemo interior de ks CdMes. 

AkT. 133. El Rey hari un diseurso, en d que propoudri 
A ks Cdrtes lo que erea oonvemente, y al que el preskkirte- 
oontestari en tdrminos g^nerales* Si no astsliere el Rey, re* 
mitird su discurbO al presidente^ para que por este se lea e» 
ksCdstes. 

Art. 1 24. Las Cdrtes no podrte delibenn' en k presencia^ 
del Rey. 
Art. 125. En los casos en que los secretarioi del Dm-' 



4» 

mcIm lu^gjUi i Ws Cdrtes algmM pn^xieitas i nonbie ^1 
K^, asistirin i. las discusiones quando y del modo que ks 
Gdftes detcnmneii, j faaUaria tn elhs; pcie no podrin Mtar 
presentes £ la votaciOD. 

A«T« 126. Las ieaooffi de las CArtiK seiAn pdblk^ 
an loa cmm que odjan ves^rvapodri eelebnme action secmta. 

Aht. 127. £n las discusiones de las Cdrtes, y en lodo to 
donaa qve pcrteoezea i su gobierno y <Snieo interior, so eb« 
•ervari el reglamento que se forme por estas Cdrtes genemlei 
y extaoidiDaria% ain pei[jiiiciode las fefonnas ffu Uursucesivas 
tuvsema par cooveniente hacer en 6L 

Art. 128. Los. dtputadpe serin inviolabka por sus ojpi« 
Biones, y em ningun ti^mpo ni caao, ni por nii^n^ autorioad 
podrin aor fooonvenidos por elks. E^ las causas criminalei, 
quo oontm olios se intentarea, no podrin ser juigados stno 
por el tribunal de OSrtes en el modoy forma que se preseiikn 
on ol reg^laanentD del gobiomo interior de las nusmas. Durante 
las sesiones de las Cdrtes^ y un raes de^Niea, los diputados no 
poMn ser dcmandados civilmente, ni execulados por deudas. 

An. liSK Durante el tiempo de su dipntacion, oontado 
para este efecto desde que el nombramiento conste en la per* 
nHUMnte de Cdrtes^ no podrtSn los diputados admitir para si, 
ni sollcitar para otro, empleo alguno oo provision del Key, ni 
ann ascenso;, coino no sea de esoala en su rcspectiva carrenu 

Anr. ISO. Del misroo modo no podrtLn, durante el tiempo 
do su dipnlacicm y un ano dospues del tUtimoacto desus 
funciones, obtener para si, ni solicitar para otro^ pension ni 
eondecocacion alguna que sea tambien de prorision del Rey. 

CAPTTULO VU. 

De las FacuUodes de las Cortes, 

Art. 131. Las Cscultades de las C<irtes son^-^- 

Primera : Propooer y decretar las leyes, i interpretarlas y 
derogarlas en caso necesario. 

So^uoda: Recihir el juramento al Rey, al principo de 
Aslunasi y < k Regeocia^ como se previeno on sua lii^garei* 

Terooaa: Ro8olverquidquioraduaatdebech[>6dB3eroclio, 
quo ocufia on <Srden 4 la sucesion k la caorona. 

Quarta : Elegir Regeocia 6 Ri^me del wpoo quando la 
previoaQ h Coastitucion, v senalar las limitneionfla cxxi que 
n Regencia 6 el Regeote nan de eaioroer U outDddad xcaL 



46 
Onnta: HscerdreoonodBiieotopdbficodel Prfocqte de 

Sods: Nomhur tutor al Bey menor, qmndo lo p gc f kne 
la Coosdnidoo. 

.' S6pdiiHi: Aprobar antes de so nftificackm los tntados de 
ctttmwm, los de subtidios, y los eqiecudes de co-* 



. Octava: Conecder dnegar la admbioD de-tropas cztian- 
gciaseo'el rcyno. 

No?eoap: Decretar h creacion y supresion de plazas en ks 
tribunales, que establece la CoiBtitucion ; 6 igoalniente la 
creacion y supresaoo de los oficios pdblicos. 

Ddcinia: Fixar todos los anos £ propnesta del Regr las 
fnerzas de tiena y de mar, .determinando las que se hayan 
de tener en pie en tiempo de paz, y su aumento en ^easfo 
deguena. ' 

Und^ma : Dar oidenanzas al ex^rcito, armada, y nuHcia 
nacional en todos los ramos que los constituyen. 

Duod^cima : Fhour los gasnos de la administiacion pdUica. 

D^dmatercia : Establecer anoalaiente las contribuciaiies 
{ impuestos* 

D^imaquarta : Tomar caudales £ pr^stamo en casos de 
necesidad sobre el cr^to de la Nacion. 

D^maquinta: Aprobar el repartimiento de las contribu* 
Clones entre las provincias. 

I)ecimasexta : Eximinar y aprobar las cueotas de la inver* 
sion de los caudales ptkblicos. 

D^cimas^tima : Establecer las aduanas y aranceles de 
derechos. 

D^cimaoctava : Disponer lo conveniente para la adminis- 
tracioDy conservacioD y enagenaclon de los bienes na- 
cionales. 

Decimanona : Determinar el valor, peso, ley, tipo, y deno- 
rainacion de las monedas. 

Vigi£stma: Adoptar el sistema que se juzgue mas comedo 
y justo de pesos y medidas. 

Vigesimaprima : Promover y fomentar toda especie de 
industria, y remover los obstdculos que la entorpezcan. 

Vig^mas^unda : Establecer el plan general de ensenanza 
pdblica en toda la monarqula, y aprobar el que se forme para 
la educacion del Principe de Asturias. 

Vigesimatercia : Aprobar los reglamentos generaks para la 
polida y « anidad del reyno. 



■47 

Vig^hpaquaila ! IVoteger bt fiberted poK dca de b im* 

prenta. 

Vig^maquiDta : Htcer efectiva la respoDsabilidad 6e los 
■ecretariqs del Despacho y demas empleados ptlblicoe. 

Vigdsimasezta : For tiltiino pertenece i las Cdrtes dar 6 
negar su cxmseotimiento en todos aquellds casos y actos, pan^ 
los que se previene en la Coostitucion ser necesario« 

CAPITULO VIU. 

De la Fannaciati de, las Leyes^ y dehx Sancion reaL 
Art. 132. Todo diputado tiene-la &cultad de proponer £ 
las C<5rte8 los proyectos de ley, haci^ndolo por escrito, y ex- 
ponieodo las razones en que se funde. 

Art. 1^3. Dos dias A lo menos despues de presentado 
y leido el proyecto de lev, se leeM por segunda vez, y las 
Cdrtes dehberardn si se admite 6 no^ discusion. 

Art. 134. Admitido A discusion, si lagravedad del asunto 
requiriese A juicio de las Cdrtes, que pase previamente & una 
comision, se executard asi 

Art. 135. Quatro dias A lo menos despues de admitido £ 
dl^cusjon el proyecto, se leeri tercera yez, y se podra senalar 
dia para abrir la discusion. 

Art. ISG. Llegado el dia senalado para la discusion 
abrazar^ esta el proyecto en su totalidad y en cada uno de sus 
articulos. 

Art. 137* Las C6rtes decidirdn quando la materia esti 
suficienteroeote discuticla, y decidido que lo estd, se res<dveni 
si ha lugar d no d la votacion. 

Art. 138. Decidido que ha lugar & la votacion, se proce* 
derid ella inmediatamente^admitiendo 6 desecliando en todo 
• 6 en parte el proyecto, 6 variindole y modiiic^ndole segua 
las observaciones que se hayan kecho en la discusion. 

Art. 139. La votacion se hard A pluralidad absoluta df 
Totos ; y para proccder d ella, ser£ necesario que se haHen pre* 
sentes i lo menos la mitad y uno mas de U totalidad de los 
diputados que debcn componer las Cdrtes. 

Art. mo. Si las Cdrtes desecharen un proyecto de ley ea 
qualquier estado de su ex&men, 6 resolvieren que no -debe 
procedefK A la votacion, no podii volver £ proponer^ ei[) el 
intsmo ano. 

Art. 141. Si hubiere sido adoptado, se extenderd por 
duplicado en forma dc ley, y se leerd eq Ui Cdrtes ; hecbo Ip 
qual, y firmados ambos originates por el presidtyite y dos 



48 

KcreitricW) ««tfo prfseatadoi mmedtiitiiAentf al Rqr par una 
diputacioD. 

Aat. 14?. El Roy tieine la mnekm 4e las Ie]m« 

Art. 143. Pa el Ray la saacion por asta fdrnmlay finnada 
4e su roano : ^ PublSquese oomo ley/' 

Art, 144. Niega d Rey la ^ancioe par eata tdnmkf 
igualmente finoada d# «u mano: ^< Vualva a hs C^drtes;* 
acompanando al mismo tiempo una exposicion de las razooes 
que ha tenido para n^arla. 

Art. 145. Tendri el Key treinta dias para usar de esta 
prerogatitra: si dentro de alios no hubiere dado 6 negado la 
sancioo, por el misino htcho se entenderi^ que la ha dado, y 
la dari en efecto* 

Art. 146. Dada 6 negada la saneion por el Rey, dfsr 
ipolverd A las Cdrtes uno de kis dos originales con la fiSrmula 
raspectiva, para daise cuenta en ellas. Este original se ccm- 
servartf en el archivo de las GSrtes, y el duplicado quedari en 
poder del VUty. 

Art. 147. Si el Rcy negare la saneion, no se Tolver£ i 
tratar del mismo asunto en las C<5rtes de aquel ano; peni 
podni baecrae en las del siguiente. 

Art. 148. Si en las Cdftes del siguiente ano fuere de 
nuevo propuesto, admitido, y i^probado el mismo pfoyecto^ 
prasantado que sea al Key, podrti dar la saneion, 6 negariase- 
gvnda vez an los t^rminos de les artieulos 143 y 144; y en d 
tUdmo caso, no se tratard del mismo asunto en aquel anb. 

Art. 149. Si de nuevo fuere por tercera vez propuesto, 
adnitido, y aprobado el mismo proyeeto en las C6rtes del 
aigniente ano, por el mismo hecho se entiende que el Rqr da 
la aancion, y presentdndosele, la dar£ en efecto por medio d^ 
la Mrmuk expresada en el artlculo 143. 

Art. 15(1. Si ^ntes de que cspire el t^rmino de treinta 
dias en que el Key ha de dar 6 negar la saneion, lleg^re el dia 
an qp« hs Cartes han de terminar sus sesiones, el Key la Sari 
6 Begari en los ocho primeros de las sesiones de las siguientes 
C<rt«6 : y si este t^rmino pasare sin haberla dado^ por csto 
mismo se entenderd dada, y la AnrA en efecto en fat forma 
preacrita; pere si el Rev negare la saneion, podrin cstas Ctfrtes 
tnrtar del mtsmo proyeeto. 

AaT. lil. Aunque despues de haber negado el Rey ta 
saneion i un proyeeto de ley, se pasen alguno ti algunos anoa 
sin que se proponga el mismo proyeeto, como vuelva & susci- 
tane en el tiempo de la misma diputacion, que le adopt6 por 
la pfimarawz, 4 en el de las dos diputaciones que inmediata^ 



^9 

mente la subsigan, ae entendeii nempre el mismo projrecto 
para los efectos de la sancion del Rey, de que trataa los tres 
ardculos precedentes; pero si en la duracion de las tres 
dtputaciones expresadis no volviere A proponerse^ auoque 
despues se reproduzca en los proprios tdrminos, se tendr^ por 
proyecto nuevo para los efectos indicadbs* 

Abt. 152. Si la segunda 6 tercera vez que se propone el 
proyecto- dentio del t^rmino que prefixa ei aiticulo prece^ 
dente, fuere desechado por las Cdrtes, en qualquier tiempo 
que se reproduzca despues, se tendrd por nuevo proyecto; 

AaT. 153. Los leyes se derogan con las mismas formaU 
dades y por los mbmos trimites que se establecen. 

CAPrruLO IX. 

De la Pronmigacion de las Leyes. 

Art. 154. Publicada la ley en las C6rtes, se dar& de ello 
aviso al Rey, para que se proccda inmediatamente i, su pro- 
^nulgacjon solemne. 

Art. 155. £1 Rev para promulgar las leyes usard de la 
formula siguiente : (f. (el nombre del Rey) por la gracia de 
Dios y por la Constitucion de la Monarquia Espanola, Rey de 
las Elspanasy A todos los que las presentes vieren y entendieren ; 
sabed : que las Cdrtes lian decretado, y Nos sancionamos lo 
siguiente (aqui el tcxto literal de la ley:) por tanto manda- 
mos ^ todos los tribunales, justicias, gefes, gobemadores y 
demas autoridades, asi civiles como militares y eclesi^cas^ 
de qualquiera clase y dignidad, que guarden y hagan gnardar, 
cuniplir y executar la presente ley en todas sus partes. Ten- 
dr^islo entendido para su curoplimiento^ y dispondreis se im- 
prima, publique y circule. (Va dirigida al secretario del 
Despacno respectivo.) 

Art. 156. Todas las leyes se circular£n de raandato del 
Rey por los respect! vos secretarios del Despacho directamente 
i. todos y cada uno de los tribunales supremos y de las pro- 
vincias, y demas gefes y autoridades superiores, que las circu* 
lar&n i hs subaltemas. 

CAPITULO X. 

De la Diputaciqn permanente de Cortes. 

Art. 157- Antes de scpararse las Cdrtes nombrarin una 
diputacion, que se llamara diputacion permanente de Cdrtes, 
coropuesta de siete individuos de su seno, tres de las provin- 
cias da Europa y tres de las de ultramar, y el septimo salJrd 
por suerte entre un diputado de Europa y otro de ultramar. 

TOMO V. E 



52 

ver cstablecido en su patria un systema semejante, fin el qual 
es imiKSible que gdze de libertad vcrdadera, se valdr6 de 
csta ocasion para dar uDa idea pr^ctica de un Trial 6 
Juicio scgiin las Icyes dc Inglaterra, logrando de este modo ei 
doble objeto de que los lilspanoles se aficioncn A estas admi- 
rabTes leyes, y se impongan en las circunstancias dQ un hecho 
que tanto debe excitar su curiosidad. 

El dia 11 de Mayo 181*2, ccrca de las seis de la tarde se 
extendi(S por toda esta capital la noticia de que Mr, Per- 
ceval babia sido asesinado de un pistoletazo en el Ltobby 
(Pasadizo de entrada) de la Camera de los Comunes. Un 
hombre que se Imbia puesto cerca de la marapara descaig6 
una pistola de faldriqucra en el corazon de Mr. Perceval al 
tiempo que iba cntrando, en conver2>acion con otro de los 
Miembros de la Casa de los Comunes. Mr. Percei-al expire 
A pocos minutos : todos volvieron los ojos a buscar el asesino. 
Este se presentd sin violcncia. Rcpistraronlo, y se le cncon- 
trd la pistola descargada, y otra companera cargada. Entia- 
ronlo en un quarto dondc se scntd junto al fuego ; \inieron 
varios Justicias d6 Paz, para el primer exdmen, y para dar la 
ordcn de prision, y en cfecto deFpucs dc las docc de la noche 
fue llevado A la de Neuygate. 

£1 a5esino :?e hall6 ser un hombre de edad de 42 anos^ 
llainado Mr. John Bellingham. Se crid en una casa dc 
conicrcio en Londres, y pasd algunos anos ha i. Archftngel en 
Ru^i.'^ donde estuvo de caxero con un Comcrciante. Sus dc- 
mas circ!iiistancias apareceran en el cursode eSta narracion. 

Bien pronto f^v impusieron en la destgracia succdida las dos 
Camaras del Parlamcnto, y cada uno se puede iigurar la im- 
presion de horror que en ellas haria. I^a que no puede inla- 
ginarse ni mcnos pintarse es la dc la Senora esposa de Mr. 
Perceval, y de su familin. Mr. Perceval tenia once hrjos, y 
.«ti amor |mternnl y virtudes dome^ticas eran objeto de uni- 
versal elogio. La inteliz Senora quedd desde el momento en 
un completo pasmo quo ni le permit ia articular palabra, ni der- 
ramar una l^grima. Este e5tado de insensibilidad durd tanto 

Jue los Medicos teinieron las mas t'unestas consequencias* 
^intaronle las circunstancias ihsls dolorosas de la muerte dc su 
marirlo ; mas sin ct'ecto : el cstu|x>r duraba. Ultiniamentc 
viendo que iba i perecer d A perder el juicio para siempre, la 
llevaron a dondc estaba el cadaver. A su vista rompid en un 
mar de l^grimas, que le salvd la vida. Entro en estas circuns- 
tancias menudas, por que acaso cl extender su noticia podri 
-^alvar A algun infcliz en deinejautc caso. 



b3 

A la manaua siguieiite'se proccdid ii un paso judicial que 
ofdenan las leyes eo todo caso dc inucrte stibita, violeiita, 6 
en la cdrcel. Llainase el (Jaro/iers Liquest (Averiguacion 
del Coroner.) EX Coroner es unantiguo Magistrado que 
CDteDdia . eu coGas que {leitenecian iiiinediataitiente a la 
Corona, de don^. le vieoe el nombre. En el dia ^1 Lord 
Chief Justice^ Primer Juez del Tribunal Ibmado Kvtg^s 
lienchy es el principal Coroner del reyno. Pero^ ademas, 
cada CoH7ity 6 Proviucia tiene varios, que son elegidos per 
los veciuos proprietariosy y su emploo es de i>or vida. Im 
averiguacioo se bace en el niismo sitio dt»nde acontecid la 
muene ^ delante de un Yuri*, y es condicion precisa que el 
Yuri vea el cadaver. Eximinanse testigos, y los jurados do- 
claran si la muertc fue violenta, voluntaria,6 casual, y en caso 
de apareccr, d^elaran tambien. quien la hizo. 

Hecha esta OKreriguacion legal en que el Yuri did su ve- 
redicto -^ de Uomicidio.t'o//iiitorM^ d cargo 4^ Juun BeU 
lingham; se destind para su vista el Viemes 15 del mismo 
mes. 

A las siete de la maiiana ya habia personas de mucbo respcto 
esperando d las puertas del tribunal, llamado Old Bailey^ 
atraidas por la ipfinita curiosidad que- ezoitaba el caso. La 
saladel tribunal, aunque no pequeiia, lo era infinitamente res- 
pectodel ndmerod^ personas que querian presenciar el juicio ; 
mas k pesar de eato* no huvo la menor con^sien. Nada hay 
mas sencillo y sin aparato; nada. mas grave y solemne que un 
tdbunal Ingles. Abierto itodo el mundoy sin ostentacion de 
fuerza algsm^ el acusado aperece en medio de Jos «xpecta- 
dores sin prisiones^ como si no sepudiese imaginar nt la posi- 
bilidad de que e^eapase 6 de que algaien quisiese tibrarlo. Los 
jueces estan sentados al frente eu unos bancos alto«| rodeados 
de una barendilla, doode sin dificultad daa asiento i, algunos 
de sus amigos. Debaxo^ en el piso de* h sala, estan lot 



* Mi deseo de naturalizar en Espaflaesta admirable iostttu- 
cton nie hace acomodar su liombre 4 la proaunciacion y ortografia 
Espanola. 

f Verdict, nombre que en Ingles te da 4 los terminos en que 
el Yuri express so opinion, viene de Vere c/Zr/vm, en latin. Como 
en Caitellano no tiene nombre, y el de tenimcia es improprio 
por que la untencia la da el joez, me atre? o a proponer la palabra 
veredicto que por su ortgen y ftfrmacion no la repugnara la 
lengua Castellana. 



54 

procUnidores y abogados. A un lado, una especie de pul- 
pitillo que pone al testigo que se va k exftminar i la altura 
del banco de los Jueces; al otro lado estd una especie de 
palco d caxon con bancos, dondese sientaei Yuri^ j dcia los 
pies de la sala esta la barra 6 plataforroa con una barandilla 
donde aparece el acusado acompanado del carcelero. Como 
en un mismo diase eximinan muchos reos, quando hay tiempo 
segun k naturaleza de sus causas, los jueces van por turno 
haciendo de Recorder^ (Juez Recordante, le llamaremos) que 
es el que exftmina, recopila la euidenda 6 resultado de las 
deposiciones, para que el yuri decida y el que da la sentencia 
segun el veredicto y la ley. 

A eso de la diez de la manana del 15 se presentaron en el 
banco Sir James Mansfield, el Seiior Jues Grose, y el Senor 
Baron Graham, donde ya estaban el Lord Mayor, (Corregidor 
de Londres)' ytLtioBjildertnen (Regtdores) el Duque de Cla- 
rence, el Marques de Wellesley, &c, Haltabanse en otros 
puestos de la sala los Miembros del Pftrlamento, que babiendo 
sido testigos de la muerte, habiau sido apremiados en ei pri- 
mer exftmen, 6 sumdria, i, presentarse i. dar st| declaracion 
baxo pena de multa^ segun la ley. 

• Sentados los jueces, Juan Bellingham fiie llamado A la 
barra. 

Un abogado (Mr. Alley) representd al tribunal que el juicio 
debia diferirse eotretanto que el preso podia hacervenir yarios 
testigos que estaban ^usentes. 

Mr. Garrew, abogado del acusador, que lo fiie el Secretario 
particular de Mr. Perceval, contexts que aquel procedi- 
miento era contra reghs. Que hasta que el Preso no respoo- 
diese £ la acusacion, nadie tenia derecho A hablar por ^l. 

Sir James Mansfield confirmd esta doctrina. El preso 
estaba alii, y mientras que no respondiese* d la primer pre-* 
gunta, el tribunal no podia oir A nadie. Ni sabe el tnbu- 
nal si el preso liene abogado 6 no, dixo el Juez Mr. Grose. 
No : ni aun si el preso es (S no la persona acusada, contextd 
el Juez Recordante. 

En esto el Preso fiie llamado i que respondiese £ unfi 
acusacion fundada en la averiguacion del Coroner^ que 
ponia d su cargo el homicidio voluntario del Muy Honorable 
Spencer Perceval. ^^ Espcro, dixo el Preso, que, antes de 
responder, se me pennitan algunas palabras. Mi situacion 
es extraordinaria. Mi defensa debe nmdarse en documentos 
que no tengo en mJ poder. Los he pedido, y se me ha dicho 
que no se nie pueden dar hasta despues de mi juicio." Sir 



55 

James Mansfield insbtid en que el preso rcpondiese ante 
todo A la acusacion, segun la ley. Preguiitado otra vez sobre 

Kl Prucurador General dixo entonceSy qne creia de su obli- 
gaeion contextar A lo que el preao habia dicho acerca de sus 
documentos. Todos estaban k su disposicion, y qualquiera 
otro que neccsitase. Y aun se ban entregado ya copias de 
]o8 que se ban pedido, anadio Mr. Garrow. 

Aqui empez6 Mr. Alley la defensa, pidiendo que se trans- 
iiriese aquel juieio. '^ Pido esto, dixo, fundado en declafEi- 
ciones voluntarias, d que si hemos de dar cr^dito, el Preso no 
es respoiisable de sus acetones. La Ley es terminante sobre 
que el hombi;^ que no estd en si, no pueda ser juzgado, ni 
pueda tocarlc la mano del verdugo, si estaba fdlto de sentido 
antes de couieter el delito. Las certificaciones que tengo en 
mi poder son de dos persontis que ban coiiocido al preso 
niucnos anos. Una es de una muger llamada Clarke, y otra 
de una ttd Ana Billot. Esta filtima ha venido d Londres 
desde Southmnpton quanto supo la situacion en que se bal- 
iaba el Preso, scrfo para textificar que estd demente. Ambas 
aseguran baxo juramento, no solo que el Preso ha estado de- 
Biente por muchos anos sino que hay muchas gentes de Liver- 
pool, donde residia por lo comun, que pueden atestiguar lo mis- 
mo ; en especial un Capitan de Milicias llamado Barker. Si 
esto es ad, el juieio debe diferirse en justicia. £1 delito se 
oochetiiS el lunes pasado : liasta el dia siguiente no se pudo 
escribir i, Liverpool y aun no se puede haber recibido respuesta. 
Los abogados ijo hemos tenido comunicacion personal con el 
preso : y nada podemos deeir acerca del estado de su cabeza/* 

Mr. Garrow se opiiso d este modo de proceder. La cos- 
tumbre es que quando hay certificaciones de esta clase se lean 
•in que precedan discursos. Leyeronse, pues, «las certifica- 
ciones, y acabadas que fueron habld el Procurador General 
por este termino. 

^ Si en lugar del personage que acaba dc ser arrancado d 
la Nacion, con lagrimas de todos los buenos, se tratase de la 
pdrdida del mas oscuro individuo, no Iiabria mas motivo para 
diferir el juieio que la que extste al presente. No digo bien, 
comparando estos motives ; porque la verdad es que no los 



* Todat estas son formulas de 16s tribunalei Ingleses. Lo pri- 
mero es saber si el preio se confiesa culpado 6 innocente. Sin 
ette preliminar a oada se puede proceder. 



56 

hay, y que lo que se alega es un mero pretexto para alaigir 
la causa. £1 tribunal ex^min^^-^ el caso, y do se dexari des- 
lumbrar por semejantes efugios. i Donde ha estado el preso 
estos ultimas quatro meses ? i Ha residido acaso^ con esa 
muger en Southampton ? i Ha vivido con esa Mrs. Clarke } 
No. Todo cse tiempo ha estado en la capital viviendo coo 
una familia, y despachando sus negocios, con tauto tino y 
sagacidad como el hombre que mas en el mundo. Y qu6 ? 
bansido, por ventura, Ikunados los que le ban tratado de 
cerca en este tiempo i deponer de la deniencia del preso? 
No. — ^En lugar de las personas con quienes ha tenido el mas 
f ntimo trato, se nos alegan las declaraciones de esa muger de 
Southampton, y de una Mrs. Clarke, que no ban visto al preao 
por mucho tiempo. i Porque no se presentan los que haa 
aespachado negocios con ^1 en estos dias ? i Donde estan lot 
que le ban visto diariami^nte en Londres ? No hay recelo 
que se presenten. Los tinicos testigos tiencn que venir de 
lexos. Si el preso se balla demente i no liay Medicos que lo 
hayan visto, y que pucdan deponer del caso ? Pero porque 
me reiiero & estas circunstancias quaudo tenemos i la vista la 
mas clara prueba de que se nos quiere iludir con un mero 
efugio ? £1 Preso esti ante nosotros; ante Vuestras Seiiorias 
se halla ; y en verdad que no con el placer de su abo;p;ada^ 
cuyo primer empeiio fuc que no sc presentase & respouder por 
si mismo. £xtrano modo de proceder, sin duda, scria el 
recurrir & certificacioncs de otros quando el tribunal puede 
certificarse por si mismo. Senores, yo concluir^ del modo 
que he empezado. Difieran Vuestras Seiiorias el juicio, si lo 
huvieran de diferir tratandose del asesinato del menor indi* 
viduo del reyna Pero si no hubiera de ser asi, i se hara una 
excepcion para el caso prcsente ? 

*^ A una sola cosa responder^, context^ Mr. Alley, de las 
que ha expuesto el Fiscal, y es ;i su pregunta de porqu^ no se 
ban traido facultativos expcrimentados en esta clase de enfer« 
medades. Mi sabio compauero Mr. Reynolds y yo pensamos 
en este expediente, y en efccto mandamos anoche a buscar A 
dos do los mas acreditados. Uno nos envi6 A docir que se 
hallaba enfermo; y del otro no hemos tenido respuesta. 
Digoesto con cl i»ulu ol)joto dc que no se imagiue que quere- 
uKw dobluinbraral tribunal. — Vor lo demas, no hcinos hallado 
incdios de presentar testigos ({ue hayan tenido ultimamente 
tnito con cl preso. El tribunal dccidira. Mi unico rucgo 
es (juc !»e dincni el juicio si se hubiera de diferir en un casu 
ordmario." 



57 

Sir Jame$ JlSutf/SeU:-— ^^ Bastaria que huviese alguuit 
probabilidad fundada de que el preso pudiese tener mas me- 
dio6 de defeosa si se dilataba el juicio^ para que el tribunal 
creyese que habia suficieote razon de conceder ^sta espera. 
Peio lo que se ha alegado do da el meuor fundameoto a tal 
probabilidad, Ninguna de las certifiicaciooes que se presen- 
tan baUao del estado mental dd preso con respecto, no digo 
ya & estos 4itiino8 meses, sino anos de su vida. Una, habla 
de quaodo su residencia ordinaria era Liverpool ; la otra de 
quando, ahora dos anos, volvio de Rusia : nada diceo de su 
conducta durante estos dltimos seis mcses. £s iocreible 
que UD demente dispusiese su yiage mercantil i Rusia, 6 que 
se lo permitiesen sus amigos. Nada se dice de quienes son 
estos, ni quienes sus socios en los negocios de couiercio. £1 
punto, pues, se reduce i. saber, no si la conducta del preso iia 
sido extravagante 6 manidtica en algun pekiodo desii vida;- 
lo que hay que decidir es, si al presente ^ti capaztde juzgar 
por si, y dar ra^oo de k> que hace. Quanto alegan las cer- 
tificaciooes seri verdad, y oo obstante puede el preso haber 
gozado de la mas sana ntoa^ de mucbos meses £ ^sta parte. 
Las ccrtificaciones, en vez de dar motivo i diferir el juicio 
prestan una razon mui fuerte. para continuarlo." 

Llamdse, en consequeneia al Fi^i, y habiendo recusadose 
i UDO de k» doce por parte del Rey, el abogado del reo 

Eidid que se asignase la causa de la recusacion. Pero el de 
i Corona insistid en que esto no era costumbre. El tribunal 
oonvino en que no lo era^. 

Sentado el Yuri^ Mr. Abbot, otro de los abogados del 
acQsador abri6 la alegacion en fav^r de su parte. 

El Procunidor General, habld £ este tenor en favor dc la 



^ No sin grave dolor de mi alma me veo en la necesidad de 
exponer las circunstancias de uik> de los asesinatos mas bar* 
baros y cnieles ; del asesinato de un hombre cu yo caracter 



* La Ley concede estas recusaciones 4 ambas partes ; pen* 
con roiicba preferencia al acusado. Por parte del Rey no se 
poeden hacer recusactones sin probar causa. Pcro por costumbre 
no se extge ts^ prueba a no ser que no se pueda llenar el nu- 
mero de lot jurados, 6 qne se bayan recusado los doce que ban 
nlido en snerte. £1 acusado puede dar lo que se llama recusa- 
ckm percMiaria, esio es sio alegar razon alguna. a treinta y 
cinco juradoiL 



58 

parecia que debiera haberlo puesto A cubierto de semejante 
desgracia; de un hombre, que si huviera %'ividoun niomento 
despues de recibir la herida, seguramente lo habria eropleado 
en pedir al cielo el |)erdon de su asesino. Mas no es este ei 
lugar, ni esta la ocasion de formar el panegirico de la victima 
que lloramos, honor de la nacion que la ha perdido. No ei 
venganza, Seiiores del Furi, lo que se os pide : la ley espere 
vuestra declaracion para aplicar su impasible mano sobre el 
executor de un hecho atroz, libertando i todos los ctudada- 
nos del temor de verlo repetido.'* 

^ En quanto d la conducta anterior del Preso que teneu i 
la vbta nada tengo que decir, mas que lo que tenga con- 
nexion con la acusacion presente. £1 Preso es comerciante* 
£1 por si solo ha dirigido sus negocios con todo el tinoy 
conocimiento que se necesita en tales materias : qualidades 

Sue le atraxeroo la confianza de otras personas hasta el punto 
e cntregarl&tambicn la direccion de sus intereses. Ed cod* 
seqihencia de estas comisiones, el Preso pas<5 i Rusia algunos 
aikosha, donde, justa 6 injustamente, ftie puesto en la carcel 
por el Gobiemo del pays. Acudio & nuestro embaxador Lord 
G. L. Gower pidiendo su proteccion ; mas el embaxador no 
creyo que debia concedcrsela. Salid de la prisiou al caboy y 
volvio i Inglatorra donde hall6 |)ersonas que quisieron cm- 
plcar otra vez sus talentos mercantiles. Mas por este tiempo 
ya se habiafigurado que acaso podria logmr de Mte Gobiemo 
una indemnizacion de la injusticia que ^I atribuia al de 
Rusia. Sus razoncs fucron, como siempre lo son, exftmina- 
das por los ministn)§ ; pero hallandolas infundadas no pudie- 
ron scr atendidas. Reourrid entonces d otro expedienle. 
No hallando d los miuistros dispuestos d couceder sus preten- 
sioncsy quiso ver si el parlamento tomaba parte en su cmisa. 
Acudid, pues, d varies miembnis, quienes undnimente ae re- 
Iiusaron d promover tal causa. Sc dirigid en seguida d Btfr. 
Percc%'al pidiendo la recomendacion de la corona para su pre- 
tension ; pero este digno ministro, scgun los principios de la 
justiiicada conducta con que siempre manejd los negocios 
pdblicos, se negd a proteger una pcticion que coueibi6 aer 
ul)soIutamente infundada. Desde aquel momento empeztf el 
Preso d fomcntar en su corazon el infernal proyecto que al 
tin ha executiido. Quatro meses ha residido en Londres, du 
rante los quales hizo todas las preparaciones de su delho. 
Iiiformose de la hora en que Mr. Peree\-al iba d la cdmara de 
las c(>munc<iy d cumplir con sus debercs piiblicos ; ^ hizo 
anadir una faldriqucra a la casaca, en dondc pudiesc ocultar 



69 
una de las pjstohs de que se habia provisto pasa executar el 
asesinato. El dia que destind para ^sta atrocidad^ se cokxrd 
en la entrada de la Gimara, esper6 el niomento en que- se 
acercase la victima, y habiendose preparado con toda la tran- 
quila malignidad que caracteriza su conducta, al tiempo que 
pasaba Mr. Perceval^ 1e deshizo, el pecho de un pistoletazo. 
£1 desgraciado ministro cay6 muerto al momento. 

" Ahora bien, Senores ; las prucbas de esta narracion van 
d ponerae & vuestra vista en las deposiciones de los testigos. 
Si conresponden exftctamente con ella, & vuestra conciencia 
d€xo la declaracion del delito. Para nada necQSito la consi^. 
deracion de la t^ersona que ha perecido. Ftguraos que es el 
njas oscuro indivfduo del estado, y decid si el que lo hubicse 
muerto del modo que lo ha sido el honorable Perceval, dc- 
beria 6 no ser declanido homicida. ( Puedc caber en esto la 
menor duda? Merecerd tal nombre el efugio con que se 
pretende salvar al acusado, diciendo que est^ demente ? Con* 
siderad el g^nero de vida, y las circunstancias de este. Un 
liorobre que manejaba su^ proprios intereses^ sin que jamas 
sus amigos huriesen tratado de impedirselo. Mas qu^ dfgo* 
impedirselo, quando ellos mismos le confiaban los suyos pro- 
prm ? Jamas se ha tenido la menor sospecha de sus talentos 
en esta materias : jamas ha podido ocurrir la idea de que es* 
taba demente. Si pudiera probarse que el delito no habia 
sido efecto de una voluntad deliberada, porque el que executd 
la accion jamas habia tenido juicio ni voluntad lihre, yo seria 
d primero que lo declar^ra fuera del alcanze dc las leyes. 
Mas nunca se liabia oido hasta el presentc, que un delito por 
ser extraordinario pruebe locura en el que lo executa ; pruebe 
que es inocente el que lo ha cometido. Suponed que quando 
b\ Pireso que teneis delante, levantd la mano contra el des- 
graciado cuya vida cortd, la muerte se la huviese atajado : su- 
poned que el Cielo compadecido de la patria y la familia de 
rerceval huviese aniquilado subitamente al asesino. Suponed 
que aqnella misma mafiana huviese estc otorrado su testa* 
mento, y que en virtud de su muerte acontecida en el ins- 
tante que iba £. emprender el atentado, qui^tiesen sus pa- 
rientes probar por ^1, que el otorgante no estaba en su jui- 
cio. Podria ningun tribunal dar oidos A semejante prueba ? 
I Qu^ delinqiientes serian castfgados si con la atrocidad dc 
los delitos creciese cl medio de defenderlos ? i A dondc 
nos llevaria semejante doctrina ? i Diremos que cl que 
executa una accion horrorosa 6 infeme no dcbe sufrir nin- 
gon castigi^ porque ella prueba que el que la executd ha- 



6o 

bia perdido la facultad de distinguir cntre lavirtud y^lcii* 
men, el tacto interior que discierne lo injusto de lo injusto ? 
Esta es la question Senores, que teneis que decidir, y b^xo este 
punto de yista debeis considerarla." 

'^ Mas antes creo de mi obligacion explicar, sugetandome 
al superior saber de los jueces, la difcrencia que hay entre la 
incapacidad civile y la incapaddad crindnai, Un hombre 
puede hallarse incapaz de maneiar sus intereses, y aun estar 
privado judicialmente de la administracion de su hacienda, sin 
que por eso dexe de ser responsable de sus acciones cri- 
n^inales. Digo esto fundado en las <autoridades mas respeta- 
bles que se conocen entre los estudiosos de las leyes del rays. 
Todos los autores afirman que aunl[ue un hombre no est^ ca- 
paz de manejar su hacienda, es, no obstante^ responsable de sus 
acciones criminalcs con tal que pueda distinguir el bien del mal. 
Har^ brevemente mencion de dos hechos que confirman esta 
doctrina. £1 primero se verified en Mr. Arnold, quien hirid 
yquisomatara Lord Onslow en el aiio 17^3. La defensa 
que hicieron los abogados se fundaha en que el reo estaba de 
mente, y en prueba de ello se traxa que desde su niiiez habia 
sido mirado coroo insensato hasta cierto punto. No habia 
accion de su vida que no confirmase su flaqueza de enteudi* 
miento, en virtud de la qual habia sido mirado siempre como 
incapaz no solo de mauejar intereses agenos, sino aun los suyos 
proprios. Mas habiendose probado tambien que el reo habia 
concebido un injusto resenti miento contra Lord Onslow, y 
que con la idea de satisfaccr su venganza se habia procurado 
el instrumento de cUa, y aun habia preparado municion mas 
gruesa que la que acostumbraba usar, el Juez ante quien se 
vid la causa, sentd que si el acusado podia distmguir entre el 
bien y el nial, era responsable de sus acciones. £1 Yuri le 
halld cu/padoy y sufnd la pena de muerte. — El segundo 
caso es el de Lord Ferrars, que fuc juzgado por la muerte que 
did A Mr. Johnson. Este hiEibia estado en casa de Lord Fer- 
rars muchos alios, y habiendose el dicho Lord separado de su 
muger, nombrd d Mr. Johnson fideicomisario de ciertos esta- 
dos suyos. Mr. Johnson no se conformd con las miras y 
deseos del Lord en el desempciio de su comision, y ^ste em- 
pezd A tomarle oposicion y aun ddio. Crecid esta pasion 
tanto que se resolvid d tomar venganza. Formd su plan para 
ello ; mandd por Mr. Johnson ; hizo como quedar solo ; y 
habiendole hecho entrar en un quarto ^ parte, le quitd la vida 
de un tiro. Probose que Lord Ferrars estaba demente en va- 
rios puntos ; que muchos de su iamilia kabian muerto com- 



61 

pkUmente locos. Huvo vdrios medicos^ entre ellos el Dr. 
Munroe que declanunon que el Lord estaba demente. Su fa- 
miCa estaba tan persuadida de ello' que juraron que hubieran 
tiempo ha puestole plejrto de dementia, A no ser porque no 
se les atribuyesen motives siniestros.—-jQual fiie el resulta* 
do?— >P^peguntose dsus Pares*, si no obstante lo alegado, 
creian que Lord Ferrars tenia suficiente capacidad para dis- 
tinguir entre el bien y el mal, y ellos A una voz, le dedararon 
cu^padoy y uninimes le entrq;aron al brazo de la justicia." 

^ Pk^ntados estos dos caaos que prueban la doctrina que 
be establecido sobre la incapacidad civil, y la criminal, yo os 
ruego, Senores, que los compareis con el que teneis presente. 
En ^1 no se encuentra falta alguna de entendimiento : el 
Preso ha manejado constantemente sus intereses y los agenos. 
Resta, pues, que decidais segun estos principles si estaba 6 no 
capaz de distinguir entre el bien y el mal, al tiempo que co- 
ineti6 la accion de que es acusado.— -Seiiores, yo no he hablado 
en esta causa segun el espiritu que se atribuye comnnmente ^ 
los que acusan. He expuesto, los hechos, be descrito las cir- 
cunstaiicias como hiibiera hablado baxo la religion del jura> 
mento. ^Podreis, pues, en vista de ellas, asegurar que el 
acusado carece de razon, y de aquella discrecion del bien y el 
mal que constituye la responsaMlidad del hombre ? — Seguro 
estoy de que no oireis tal. Quitese esta sola accion, este hor- 
rible delito capaz porsi solo de borrar las virtudes de una dila- 
tada vida ; quites6, digo, este crimen de entre las acciones del 
acusado, y diganme si las demas no son tan racionales como 
las de otro qualquier hombre en su comun juicio. Decidid, 
Seiiores, segun vuestras conciencias : A vuestra decision estare- 
mos. La justicia espera vuestro consentimiento para borrar, 
en auanto le es dado al hombre, la mancha de este delito : 
Delito que, gracias el Cielo, esta limitado A un indivlduo solo, 
y que la nacion entera det^ta, tanto en su execucion como 
en sus principios/' 

Concluida la acusacion del Procurador General, se llama- 
roa los testigos. Presentose William Smith, esquire, miem- 
bro del parlamento, y exAminado por uno de los abogados del 
acuaador dixo: Que en lunes 11 de Mayo entraba por el pa- 
sadizo de la CXnuura de los Comunes y se par<S i. hablar con 
un conoddo. Eitando en esto, oy6 un tiro de pistola que 



* Los Lores hod jozgados ante todos sos Pares, como los demas 
ciiMtodanos delantc dt no Yuri de los tayot . 



66 . 

ilor qiit* yc* si*ruriinR'nte cm iiioccnte () ciiipado; si lo um. 
lid (k-bian U'l^'inic en pri.>iones; m lu otro, no debian dila- 
laiiML* i't i-a^-tip). Tonu), pucs, la vnusa a su cargo, porqiur 
\i<» <|iir un lt>iiia .'niiiptis, y presciitandola a iiu tribunal, lugrc 
(]iK* >o (iccIara^'C vii mi favor, contra tcnlos mis contrarios, in- 
c'lui>o el (lubernndor Militar. Probe la iaisedad dc la aciisa- 
eir>n, y manifeste que el objeto Ac h\ lig:i infernal que sc lui- 
bia forniado contra mi, no era otro que iiacarme uuu jx>rcion 
de dlnero." 

" Llepue a Pctcr>burgo, y no puJe dcxar de baccr lo que 
vosotro;:, il otro ({ualquicr bombre bubieni bccbo eu hcmejante 
c:tso. ^lis inteivses babiaii sido ihjuriados, y lo que cs uaa 
que todo, mi rei^utaeion. ; Xo era precis que fuera al Mi- 
de Jubticia iKtni vindlcar mi honor ? ? No era un de- 



nistro de Jubticia |] 




Interior, y Ic pre^ente dos acusaeiones contra nn jwrseguidor : 
1'. Por baber c^cri/o una carta cnyo contenido era fal&o y 
mall;n)0, con el objeto de pcn'crtir la justicia. i?". Por lia- 
bcrine detenido eu pri^ion con objeto de sacarmc dinero. £1 
Conde Kot/bue bizo viirias averiguaciones en Arcb&ngcl, y 
ballando (pie mi relacion era exActa, me dio un dociiiuento 
que me autori/nba para Ilevar la causa ante el Senado dondc 
be biciese comi}leta avcriguacion sobre ella. I labia antes de 
csto pasado a marios del Principe Cbalterinky Miliistro 
dc Xcgocios Extra ngero<, quien la babia prc>entado al Eui- 
perador, pnra que de alii baxase al Senado. A estc tiempo 
llego Lord (iowcr, y yo puse lo^ papeles en su podrr para 
que se prescntasen al Senado. Pnsentar(»n»-'e en efccto; ma< 
antes que rste dti'idie>e nie lialle (»ira ve/ pre^o baxo dos aeu- 
?acionos la una ci\il v la otra criminal. Fui otra vcz ar- 
rancado de mi inuger y familia, (^{\c babiau Ilcgado ztntcs 
si l\*tersburgo, y arrastrailo a una ]>ri>ion, iloiulc me tuvienni 
nada menr>s (pie di)S ano<:. I^tu^^ craii pruel^a*' que rendirian 
el cora'/on mas fuertc. C'on>idi t::i1, Si'fiorc-, lo que sufii ;y 
jH)rqnc ? Pur nada : iii soinbia dc |)rucbas babia contra mi. 
-Me acu«:al an de babcr saVu'o de Aribangel claudcstinamentc. 
'Wxh) vTii i'-.'Uo (!i' de cl |.il!ii'Ij)u» iiasia cl fin — y ii e>tolLuna- 
baii baccr ju^-ticia ! Oii ! r.o: unh'ia^ ^ Dio-, no ^e atiminibtrj 
de scmcj:;ri!e nn^d;» en c«>:a ti».[iJ. — Si;rii)re^; me li:Cllo tan 
fati^raJo q'u* nnr^itn qut? nic cwiirL'^lai" di'-ran-iir un in^- 
tante.*' lAqiii j.aio c«;ino i-l c pacio dc nn mitm^o.) ** Asi, 
Senorcs, mc vi i^iia v-/ <ii nn calaK'o/n, de^LSpciado^ sin un 



67 

oonsuek),sin unamigo. — ^Eldia misnio que esperahaunacom- 
[ileta ril)ertad, en la misma liora que creiaque mi honor y mi 
fortuiia ivan A ser restablecidos, me vi llcvar a otra cancel, por- 
que no queria^ ni podia bufrir la extorsion de 2000 niblos. Lie- 
varonine per las callcs con deUnquentes que habian comet ido 
las dclitos mas feos. Asi mc iirrastraban de una ])artc A otra 
—yen tal situacion he pasadi> {H)r delantc de la misiva puerta 
del Embaxador Britdnico cjue no habia querido escucbar mis 
qucxas, y quicn mir6 con indiferencia lo que bubiera despe- 
zado el corazon de otro qualquiera. Yo uo sc de que est^ 
formado el mio que pudo re^istir tanta indignidad, tal tor« 
mcnto, para verguen/a eterna de ambas nacioncs. — Dirigime 
otra vez A Sir Stephen Shair|)e ; pero sin efecto. Nadie me 
oia, nadie me hacla justicia en aquella tierra. — ^ Busqut^la en 
csta, y aqui, en mi tierra nativa tambien sc me ha ncgado : 
mi caudaJ) mi buen nombre estan per^idos, y aqui mc hallo 
sin mas. proteccion que la de las leyes de mi patria. Kllas, si, 
ellas me concederan lo que todo el mundo me ha ne^i^do." 

" Pedi proteccion A todos los embaxadores, y no fui oido. 
Seis anos permaneci en tan miserable situacion, arrastrado de 
carcel en carcel, de tormento en tormento, hecho espectaculo 
del publico, y conducido por las calles de Petersburgo entre 
una gavilla de malbechores. Senores, yo os pregdnto qual 
debeiia ser el estado de mi corazon? Mas, preguntad al 
vuestro y ^1 os dard la respuesta Y todo esto no pudo aeon- 
tecer sin que Lord Gower, y Sir Stephen Shairpe lo permi- 
tiesen. Durante este ticmpo mi muger, prenada y con un 
nino pequefio me csperaba para acompanarla A Inglaterra. 
' Yo permaneci preso; y ella tuvo que emprendcr sola^y en la 
delicada situacion que se halla!)a, un viagc peligroso: men-, 
tras que Lord Gower miraba y permitia tanta afliccion y 
amargura. Dios mio ! de que habeis formado mi corazon ! 
Sciiores, A vosotros apclo como hombres, como padres, cotqo 
cristianos : decid si no tenia yo causa de quexarme." (La af- 
flicrion detuvo aqui al Preso : rom]>io en llanto, y despues de 
una pausa de jJguiios mouionto>, ])rosigui6.) " Lord Gower 
cometio un error en no qucrer cntrometerse en mi causa al 
priucipio; persi>tio luogo en el ; y yo fui la victima. Diez 
V *K'\u} meses estuvc preso de orden de la Camara de Comer- 
<:u), solo con el objcto de arnmcarme dos niH rublos, que 
como me constalm (pie no los debia, no los qtiisc pagar. Du- 
rante estc liemjio mc tiivieron cnn-stantemente arrc«tado, y 
frcquentemente nie sacaban en espe ctdculu por las calles de 
Petersburgo. Viendo que tenia dema^itda firme^a para 



6s 

acceder d sus ideas, me declararon fallido, concediendomc 
tres incsc9, segun las leycs dc Uusia, para cerrar mis iiego- 
cios. Tul cm cl aiisia do la Cdiiiara de Comercio por ar- 
ruiiianue que emplcaron einisjirios pam que buscasen i todcis 
miv acreedores. ISus caxeros paralian £ la gcnte en la calle, 
para prej^mtarlrs i conocc V. a Mr* Bcllingham } i ht 
debe a V.algiiu dinero ? i Sal)c V. que lia quebrado y se va 
a Inglaterra con todw sus caudales? y otras preguntas seme- 
jantfs. A pci^ar dc tcxlo csto tuvicron al fin que danne una 
certificacion de que nadie rcclamaba en contra mia. Estos 
doeuinentos ban side prescntados a) Marques dc VVcUcsley, A 
quien veo ahord en el tribunal, y a quien me reficru ai que 
diga si cs fabo lo que affnno." 

'*' Ba\o estc cdniulo de infortunios, solo el TodopoderoGO, 
Nolo un |X)(ltT celestial podia sostenerme, y hacer que vol- 
Yie>e 'A vcr nn |xitria v mi famiiia. Xiiipmo de mis amigos 
rreia vcrmc en Inglaterra. IVrmiiidnie, Senores, que o* 
recuerdo que tixlo^ estos torniontos lucron sufiridos porque 
Loid GowtT lo pern)iti<>. Con su ihtuu^o fue deelarada mi 
quiebi'a* |)fm|uo sin cl no ]K)dia ht ; y por su condescen- 
dencia pudienni I<>s juecei cerrar sus oidos a mi justicia. — 
Dunuue e>te tiempo bi/e recurbos a varios embaxadores, y 
uhinKunentc al mismo Lord G<wer que iba d dexar £ Peter;- 
buriTo. Sii .Vcretario mc re>iK>ndio que el embaxador no 
]mk\\i\ ihiccr r..i(la por mi. Ai|ui me detendre, 5enorcs del 
Yuri^ ivira pc*drrns con todo emj^MTo que considcreb, qual 
debit) >iT 1.1 eondiicta de Iji>rd liowor, y Sir Stepb<ni Shairpe, 
h\)mbre< tjue cstaluin re\es:id(^ de b represcntacion del Rey» 
piira )\-r:::i:Ir que un conciu<lad;uu> suyo |iermaneciese en 
pris»oni-s« sufrii'f.do tantas indici^ii!ade<. I'n ca<o aconteci6 
pi)r cl mismo tienqxi que ])oiio en tenia su luz la injusticia del 
min. Su>riti>se una disputa nirzquina entrw' el capitan Gani- 
ner» dc I lull, y el ile un (iu:in!aet">sM do C'ri»iistadt sobrc 
•U)$ rubIo5, p4»r pilotasre, y vn nuMK>s de div uu'ses Ijwd 
(itiwer reeuni** quairi> >\ee> M>hre ell«» al Eniporador. Se- 
fnireis nl ae«>nlirme de e<ti). dtlK> c!eiir que hubieni sida 
lucjor j^ira mi, y |>cira il di'<«:r.ioiado Mr. IVreevnl, si fai 
bula que le dio nnierie bubien atrnvi-N^ulo il {vebo dc Lord 
CiowiT^. (iKikH* un luurmuHo univenKil de dv>aprobackkD 



• Krta ferocidad de i-araci»»r iK*t".:\i* ?a c^mipasion qoe. sin 
r1Uexcil:«riaii laAdrs^zracUf dc rx!e I tO nil re. iVrt es rvidenM 
M tlklTAua Itnaciilvl U couJ*-^-.» .!« rj pa>e en oiro bas^a 



G9 

vn toda la «ila. Parosc el Preso como cx>rtado; y pre- 
guntandole elJuez si tenia mas cjuedecir, res|)oudi6 qiies!, y 
continue. Kefirio oue se habia dirigido al Marques dc Wei- 
lesley, de quien recibio respucsta diciendole que esta corte 
no podia eutnir eti eoiitextacion con la de Kusia sobre sii 
asuntoc Que procedid d aciisar H Lord Gower, y Sir S. 
Shaiq)e ante el Coosejo Privado de S. M. y le dixcron que el 
Consejo no hallaba causa para cHo. Que sc di rigid d varios 
Miembros del Parlaiiienio y que cslos Ic rc.^ndieron que no 
era negocio que coroix!tia A la Cdmara. Que pidid A Mr. 
Perceval que recomcndase su asunto al Parlamento en nom- 
bre del Rey, y que le contextd que no podia hacerse lal 
I'osa. Lucgo dixo :) 

*^ Esta repulsa n\e reduxo de nuevo il la dcsesperacion. 
Mi situaciou sc cmpeoraba de dia en dia. Todo lo liabia 
vendido: mis acrecdorcs chuuabaii, lui'familia estaba en la 
miscrifl, y tni alma en un estado borroroso. Hize nuevo re- 
curso a* la Teroreria del Key, y me respondieron que nada 
tenian que ver con mis pretensioncs. Mi tUtimo recurso fue 
{i la fuente de la benignidad. Dirigi otra peticion al Principe 
Regente, sabiendo que la primera se habia perdido.*' 

(Leyd aqui la representacion que contenia la misma rela- 

-eion que llevabe hecha, ioterrumpiendola con esclainacionet 

centra la iniquidad de haberlo declarado fallido en Rusia, y de 

no haberlo impedido el Einbaxador. Leyd otra porelon de 

memoriales,' y peticioneSt que cunienian lo mismo). 

"'nd, Senorcs, era mi situacion. Desechado en todas 
partes donde me accrcaba d pi*dir justicia me via vlctima de 
!a mas completa desgracfa. HallabjBune oprimido de deudas 



cometer el bdbaro ase^inato de Mr. Perceval. Lord Gower ha 
poblicodo las circonfOancias del cano que Bellingbam calta en su 
defensa. E^te y an comerciante Ra»o tuvieron ciertas diferen- 
etas. Sometieronse a joeces comproraisarios elegidcH doe per el 
UBO y dos por el otro. Dieron so sentencia contra Bellinghaai, 
y este con su tenacidad. ordinaria se ue!r6 i pagar. Al mismo 
tienipo le piisieron pleyto sobre el segoro de un navto. Quiso 
ausentarse de Rusia antes de que el pleyto e^ubiera coucluido, 
y lo arresto el gobierno. Librolo la intercesiou de Sir S. 
Shairpe ; pero a este tiempo el Senado habia confirmado la de- 
cision de los couierciantcs compromisnrioH, e insl^tlendo Belling- 
bam en no pagar fue puesto prew otra vez. £1 Em bax ad or no 
podia ir cootra las leyes del pays. Pero varia^ veces socorrio 4 
ftllittgham en la cartel. 



r.<» TKi»!i:i salir: 

••»• y.iia iii(:i.>cre- 

I'aJi r Ci».*ncral, 



- 'MC V(i 



•' : : .'•I'C'lT'J. 

. "* r.'ro5j tn 

• : !'.n- .i hi 

— «.:.:n.:it»(lo 






» r- 



;*• 1 ill 



''••Ma 



::ic» pro- 



« t I k 

• • t 



». 



.. I 
i|. *»•• Mil ^ I" 



.' «.- ■•> 1-. .. • I (it i : .•:«•»!- 
: ••«' ; \;:. . >• !• .. ".»'!. v v^t«. cr 

* * I 

■••• •• .•iii ^••••tl i'. »t *.i';»t«- 






.',... »•»• * ''**'• C« Si *!.'.(, I'i'i.v'iil ,i Ini. 

ij^Hmil ,1 iiu' . !• > ..«u . »:!i;i!nl(» lilt .\riiii>n«« 

ii4i tl \«»»ii II t iM!ia Ly ilr Ni!^ I'liirlrl'i)-! { y (jiu 

., Ill I I ill *■•• •• • !"i»ii«l- l!'.i «jU'!iilo :i tiiur vu 

imif* >• •* i.'»..! »• J«M"«» I'c iiihuiarlo, lo niiirn 

... Ill I • I • « !•• i,'!J* Jit* tiui'rido li.uvrH'c. Me 

•i(|.i !'♦• '••»"• '■*' •' ' «'"> .''■^•\:i. a la (. '*t'-pi-ia«UM>.. 

I III !.•' • •• I'''!'**' t!«' <ilU ^i no vr Iimm!:!}';'!! 

•iM»'»"* ' •** '*" triliuijt.l I'! j*.inti» 'if -i in-. Xii 



71 

nistro pucAc lugar justicia ii iin sulxlito dc cstos rc\ nos. Asi 
lo he exfcntriilo ; y repito mm vez, que \a ncg-ativa dirccta del 
Ministcrio es la bola causa de c^'ta catasirofc. Ijos Ministros 
de S. M. tieiien a su eargo la pi'rdida que lia siifrido la nacioii 
dc los talcntos dc Mr. Peice\'al. Ks un lieclio liarto iristc, 
|Kro cvideiite, que la falta de justicia, es la causa do todos los 
males morales. Si esto neccsitase de pruelw, cl caso prescntc 
lo seria mui clara. Mi situaeion es cruel — Si un infeliz 
quita en un cam i no unos jx)cos cliilines, se le ahorca : y yo 
que lie bido rohado de miles, por el (iobierno, que he sido re- 
aucido a la miscria, que lie sido prcso, que he visto A Hii 
niu^er e hijt« percciendo, he de estar aqui e^peramlo que se 
decida dc mi vida 6 muerte, jx)rque Mr. Perceval queria apa- 
drinar )a injusticia ! j Qu^n j^ande es el delito del Gobierno 
contra mi 1 Y ha de [>a>ar sin castigo. ; Hay comj^iracion 
cntre los dos caww ? Como entre un iitomo y un monte. A 
ml no me quedaba ya mas alternativa que Ana completa niina, 
o cste paso. No lo di por malicia; sino con cl objcto deque 
mi causa sc viese en un tribunal, y asi llegase ii noticia dc 
todos ; C5j>crando que en seguida me volvere al scno dc mi 
familia sjitisfecho y honrado. Estoy seguro de que ^ta seria 
Icccion scnir^ de escarmicnto i todos los Ministros futuros, y 
que de aqui adehtnte haran justicia. Porque si <e dexa a la*i 
clascs altas que hagan lo que se Ics antoje, pronto se corrom- 
peran las dcmas ramas de la sociedad." 

*• Senores : mi vida estd en vuestras manos ; yo tcngo 
la mayor confianza en vuestra justificacion. No se 
qual sera vuestra decision ; mas sea qunl fuire, mas qiiiero 
Mifrir mil muertes que no la vida <|Ue he prisado hace ocho 
aiins. Si csxow destniado a sacrilicar mi vit'a, caminare 'A mi 
tin con tnmquilidad completa : !» mirarc como el can>ado 
caminante a la |X>sada, que le aiiuncian (:iTCu.na, (|iiando la 
cniel ti>ni)enta ha descargatlo su fin'or soI)ie ('I en el camino. 
Senorc^ : entre Dios v vos d«'xo mi s-iierte/' 

m 

Acuhada ^-^^ta defensa fi* llnmaron lo< testi-^os en* favor del 
Prcso. Una muger que le habia conocido dode pcqueno sc 
]ircscnt^, •iumamentc fK*netrada de pena. AtC'stigno que no 
1» lialiid visto un ano habia. Que antes daba mu(*<tra> dc 
delirio siempre que hablnba dc €<xc :iMmto dc Rusia. Que 
un dia le oyo decir que iim a tcner cien mil lil.*ni^ c^terlina'^. 
Que su pleyto se habia ganado in Ru^ia, y cjiic el gobierno 
Ingles le harii una conipcnsacion de old cautiflad. Que el 
|)reso fue con su niuger y con clla a l:i Secrrr:iria de l-^iado, 
para con veneer las de la vcnlad de e^to, y que habicndo ha- 



72 

bUdo con el ^egundo secretario Ic pregunt6 el Preso i si creift 

2ue el estaba fuera de su juicio, como deciau sus amigos ? 
lue el secretario evadid la respuesta, y se retird. Pregun* 
tole ei abogado contrario, { si el Preso habia estado algunft 
vez encerrado por loco ? — No. — i Si alguua vez habia estado 
en cura de tal enfermcdad — No. — {Si la testigo lo habia 
fconocido tab intimamente que no pudiera ignorar estas cir- 
cunstancias, si hubieran acontecldo ? — Si. 

Fueron ex&minadas otras dos mugeres que se presentaroD, 
y no resultd mas que lo dicho. 

Preguntose si lia))ia mas testigos, y no se presentaron mas. 

El Jucz, entoncesy dirigiendo la palabra al Yuri dixo : 
^ Seiiores ; Habeis sido llamados eu virtud de uria acusacion 
criminal contra el Preso que cstd presente en la barra, por el 
bomicidio voluntario cometido en la persona del Muy Ho- 
norable Spencer Perce val, sugeto de distinguidos talcntos^ dc 
merito extraordinario, y & cuyo virtuoso caracter ninguna 
estimation podia ser cxceso. Empcro al dar mestra decision, 
todas estas circunstancias dcbcn ser olvidadas, y solo debeis 
tcner presente las deposiciones que habeis oido. Nada ticnen 
que ver las calidadcs del muerto con la decision que espera- ' 
mos de vosotros ; porquc la ley protege iguaJmcnte al rice 
que al pobre, al grandc que al pequeiio. Lo tinico que 
teneis que decidir cs ^si Spencer Perceval fuc asesinado? y 
estando conformes en esto i si el Preso que esta en la bam 
es la persona que coipetid este dclito ? *' 

Aqui rccapituld el Juez todas las deposiciones, y luego 

Erocedierido K la di ft ma, dixo. ^^ La defensa del preso se 
a reducido ^ referir lo que sufrid en Rusia, trayendolo en 
{'ustilicacion de lo que aora ha hecho ; y diciendo que solo 
Kiscaba justicia, y quo estaha persuadido a que tenia un de^ 
recho A vcngar su nri>pria causa. Horrible raciocinio ! por- 
que si un hombre Ikga a figurai^e que debe saiir adelante 
con la causa que le piirece justa, y quo por tanto tiene de« 
recho & matar al que crta causa de no haberia logrado, por 
la niisma razon todo jut'/ ^KHlria ^r asesinado quandp negasc 
una sentcncia que al litipmte le pareciera jiista, Con.res^ 
pecto al hccho do {h r ^t, ^c ha querido haccr inculpable ale* 
gando dcincncia en cl reu. l^ lev solo rcconoce esta excusa 
en circunstancias iJimicu lares. Si un hcinbre cstd tan fucni 
dc si que no pucdc di:itinguir cl nial del bien ; que no halla 
difcrencia entre lu crimen y im acio de virtud, no rs res- 
ponsiible de >u couducta. Pero ha de prubarsc claramente 
que se luiUalMi tan fucra de razon que no podia di^^tinguir }p 



3: 



73 

jysto dc lo injusto : por exemplo que no le podia occurrir 
que el homicidio es un delito delante de Dios y de los iiorn^ 
brcs. Nlngun otro genero de demencia puedc servir de de- 
fensa general. Hay, empero, varias otras elases. Tal es la 
de los lundticos, que en ciertos tiempos pierden el juicio. Si 
estos cometen un delUo al tiempo que estan baxo el influxe 
del accidente no son responsables de 6\. Veto si lo come* 
tiescQ en uno de los intervalos ; no scria defensa suficiente 
el probar que solian perder el juicio i. ciertos tiempos, como 
no se prohasc que carecian de 61 quando iiicieron la accion 
criminal. Otra espccic de locum consiste en perder la razoa 
en cierta ocasion particular, gozando de ella perfectamente 
en qualquiera otra. Por lo que hace a la que se le quicre 
atribuir al Pceso, los testigos no lian dado idea ninguna de eii 
que consiste. Por lo mehos di; nacia estan mas distante;» 
ue de probar que estaba demcnte quando cometid el delito 
e que esti acusado. (Aqui recapitulo el Jues las depo* 
siciones & favor del reoj No hay una sola prueba que mani- 
fieste tal demencia. Uesta pues que considereb 1^. i Si 
Mr. Perceval fiic muerto del modo que dice la acusacion ? i 
2^. i Si fue muerto de esa manera por el Preso que estA en la 
barra ? 3^. Estando ciertos de los dos primetos puutos i si el 
dicho Preso tenia en aquella oca&ion juicio bastante para co- 
nocer claramente que el dar un tiro a un hombre es ua 
delito ? Si teneis algunas dudas sobre estos ])untos, segura- 
mente dcbcis darlo por libre ; si u6, debereis declararlo cuU 
pado." . 

Kl Yuri se relir6 como unos diez minutos, y volvicndo £ la 
saLi dixcron — Cv lpa do. 

EI Rccordantc se volvio entonces al Preso,. diciendole est^« 
palabras. ' 

^ Juan Bellingham, babeis sido convencido por un Turi 
atentisimo y compasivo, dc uno de los mas malignos crimenes 
que puedc cometer un hombre: un crimen que en todos 
tiempos, y naciones ha sido objeto de la mayor detes6icion. 
Sicndo en si, como es, odioso y detestable en todos casos, en. 
el pri'sentc esta acompanado dc las circunstancia<! mas atro- 
ces. El objeto dc vuestra sangrienta venganza (*staba ador- 
nado dc todas las virtudes privadas y ptibticas. Dandole inucr- 
te liabcis quitado a la beneficencia uno de i^u.^ mas ardientes 
patronos, a la religion, uno de sus mas firnies defe?i^orcs, d la 
vida domestica, uno dc sus caracteres mus amables, y a s^u pa^^ 
trL'i uno de los mas brillantes adomos. No bay pjnso en vuc-:- 



/4 

tro proccdcr que no este fucrtcnicntc niarc.ido de atrocidad. 
Dcntro del Sanluario del Scuado que adoniaba eou sus vir- 
tude5, al punto misino que iba a ciimplir en el siis debercs 
para con la patria, le sacrilieasteis A vucstra furiosa y maligna 
venganza. Entrar en ronjorurds sobre vnestro> niotivos seria 
perdersc cii un laberinio de Miiauidades sin excniplo. Quauto 
mas sc eontciiipla el borroruso liecbo, tamo mas rcimVe el 
alma ile la horrible esccna. El asesluato es el mas aborreci- 
ble de los ddiios. El bace instil al valor, y tiiunfantc & la 
eobardia. Fero la palabm dt Diob ba deelarado qnc el que 
derrama sangre bumana d'jbtr aeabar derramando la su^ti; y 
vos debcis, jK)r taiito, expiar publieamente vuestro delito. 
Sirva vuestro fin ii^^iuiminioso dc arrcdnn* A otros de cometer 
atroeidad .semejantc. Poco tiempo cxs queda en que pcdir 
miscricordia al Cielo. Yo os ruego que lo aproveebeis con 
ardor, iispero que el tiemi>o que ha pasado desde la execu- 
eion de vuestro horrendo delito, lo habreis empleado en apla- 
car & vuestro Dios ofendido. A d dirijo mis fervientes rue- 
gos de que los x-uestros sean oidos^ por los meritos de nuestro 
Redentor/' 

" Solo me rcsta pronuneiar la sentencia de la Ley, v e?, 
que el Lunes proximo seats Uevado d un lugar de execucion, 
de justicia y que all! seals colgado por el euello hasta que 
murais, y luego vuestro cuerpo sea entreg?ido para disecarlo; 
y Dios tenga miserieordia de vos." 

El Preso oy<i sii senteneia profundamente conmovido, y 
fuc conducido por el Carcelero, vihiblenricnre penetrado de su 
tremenda siruacion. £1 juieio durd ba<<ta las G y^ de la 
tardr. 

El mo<lo ron qu^ el Reo sufrio la pena de la ley manificsta 

lo que puedr una idea profundamente grabada en el alma. 

Todo el tirm|K> qiu! medi^ entre la sentencia y la execucion lo 

p«><^i5in la menor muestra de agitaeion,eons()iando5e con la idea 

de que iba A m^jor vida. Hizoque le leyesen altnuios capitulos 

del Nuevo 'IV^tamento. J>cribio a ^u mujrer, y una nota en 

qui* declaral>a que si huhiera tenido jiroporeion cic traer mas tes- 

tiffiw liahr'ia sido dfclaradn innocenti*. For siipucsto quo no 

ahidia A tcstigos *|ue dt'pu>ic.si*n sobre la (iniea defensa (jue se 

podia iritrntar «i eolor de locura. Llegnda la manana do la 

— «»rian «• Iryimto A lits wis, se \\st\A tranquilaniCT»t<\ y 

*^ media lu>ra en el Manual de la IglrMa de inda- 

•f6 cl Captdlun, y le administr^> el sacranicnto, que 

pan Hin'CK'ion. Aeahada la cereintMiia, lo di\o- 



75 

ron que los Sherlff'ti^] cstaban prontos; y con una voz firme 
respondio: yo taiiibien. Al tiempo de salir al patio, notd 
con la uuiyor tranquilidad que liovia mucho. Quando le 
cstaban quitando las griilos, al vcr que el <)ue hacla csta ope- 
jracion estaba lorpe, le senalo doude debia dar con el martillo. 
Mir(5 A todos los sugetos que le rodeaban^ sin afectacion, sin 
eroocion, ni orgullo, y con un aire que se acercaba & digni- 
dad. Quitados los grillos scv entro A, su quarto otra vez^ 
donde le siguieron el Lord Mayor, y los Slienjffs con otras 
personas. Uno de los S/tertffsy recordandole el trance en 
que se hallaba le suplicd que declarase si tenia complices, 
6 si habia executado la mucrte por algun niotivo politico ? 
No, se«^raniente ; respondio con cntereza. En tal caso fiie 
solo efecto de un resentiniiento j>crsonal, replied el Sheriff. 
Bellingham, se incomodo con la cxprcsion, y dixo : yo no he 
tcnuio resentiniiento personal ninguno. Yo siento mucho la 
suerte de Mr. Perceval, y de su familia : y repitid lo que habia 
dicbo sobre el dcreclio de hacerse justicia. La conversacioa 
continud por este t^rmino, y Bellmgham manifestd en toda 
ella un caracter de gran iirmeza, aunque sin ninguna especie 
de furoi 6 elaciqn. Ex&mind los cordeles, y habld acerca de 
su grueso. Ataronle las manos, y le sugetaron los brazos, y 
pidid que se los estrechasen un poco mas A la espalda para 
nohacer movimiento al morir. £1 verdugo le afloxd un 
poco la corbata diciendole que era para no detenerlo 'quando 
Ilegase al cadahalso; i lo que contextd, que estaba rouy bien 
Iiecho. £1 tablado estaba d la puerta de la carcel. Diri- 
gieronle d el, y subio con paso ligero y lirmc, mird al rededor 
con rostro sereno, y acabd su vida con una tranquilidad 
digna de causa meuos abominable. 



* Los sfterijs, son unos empleados pubticos de muchajmportan- 
cia, qufc tieoen potestad judicial en ciertas causas; que ^eden y 
deben perseguir y poner prcsos a los perturbadores del sosie'go 
publico: que tienen facultad de llamar y recinir a todos lo$ ha- 
bitantes de su territorio para que Its flan auxtlio con annas : j 
uitimamente debcn hacer exccutar todas lay st^hteneias. 



76 



BREVES REFLEXIONES 

Sobre algunoi articulot de la Comtitucion Etpafiola, que precedcm. 

Tener una Constitucion, sea qual fuere^ es mejor que no tenet 
ninguoa, 6 teneria dudosa, y casi olvidada. La que ban formado 
y promulgado las i^dries, tiene a mi parecer defectos may esen- 
ciales, de los quale.s he expuesto algunos quando se estaba for* 
mando; mas a pesar de ellos, protexto que su pcomulgacion, j 
la satisfaccion y alegria con que entiendo que el pueblo Espaiiol 
la ha recibido me han causadu muy verdadero placer. Como 
mit censuras no ban tenido ui tienen mas objeto que el de con* 
Iribiiir al acierto, e ilustracion del puebla Espaiiol en quanto aU 
canzen mis debiles fuerzas; siempre que se trata de materias 
cqmo eiita, siento una propensiou poderosa^ 4 no aguar el gozo 
de los pueblos con argumentos y dudas intempestivas. Ati et 
que en las que voy a presentar estoy cierio de que no merecere 
la acusacion de minucioso. £1 pueblo Espanol no debe recibir 
una constitucion a ojos' cerrados; debe, si, obedecerla ciegft* 
mente en tanto que la autoridad legitima no la corrija 6 altera. 
Pero si los que la han formado creen que sus leyes todas son in- 
falibles, y pretenden que todas y cada una sean inmudables, lot 
togafia on inconsiderado deseo. 

Asi es que el primer defecto que se presenta 4 mis qjos en la 
parte de la Constitucion que va inserta en este mimero es el ju- 
ramenlo que se exige de los futuros diputado.s de guardar y bacer 
guardar religiosamente la Constitucion sancionada por la« 
Cartes generates y extraordinarias de la Nacion en el aiio de rail 
ochocientos y doce." Prescindamos, uhora, (aunque no prescin- 
diran de ello los enemigus de toda Con:>titucioii, si tes llegare 
tiempo oportuno) de que las Cortes dcbion baber pedido la apro- 
bacinn de sus comitentes antes de sancionar tus leyes constitu* 
tivas; 6 lo que seria mejor, debieran liaber dexadola en fuerza, 
pero sin darle sancion perpetun; hasta que otras Cortes se la* 
diesen, despues de seis ii ocho anos de observada, logrando dc 
ette modo que la nacion realmente la sancionnse con el conoci- 
miento y deliberacion que le babria pruporcionado la experien- 
€19. Pero el ansia de liacer perp/uua la Constitucion ha cegado 
4 BUS autorea para que en sus cimientos hayan dexado partes 
eh falso, que ucnde ahora le amenazan ruina. El modo de evi- 
tarla cs que cada qual contribuya a hacer ver cstos defectos a la 
Cortes veiiidcras, (juienes, como soberanas, po<lran ponerles re- 
medio, si lo juzgan por convenicnte ; porquc segun el aniculo 3* 
de la Constitucion, *' la soberania reside esencialmentc en la na- 
cion, y por lo mismo pcrtenece 4 esta exclusivamcnte el derrcho 
de e^tablecer sus leyes fundamentales." Yo creo que no se 
querra probar que tiene este derecho solo una vez en el difcnrso 



n 

de las tiglos. Si le hace creer a la nacion Espaflola que su coiis- 
titucion pre«ente es tan una e indivisible que no se le puede a1- 
terar ni unarticulo; quando se vea la imposibilidad de execu- 
tarlo» SOS enemigos le persuadiran que todos deben venir por 
tierra. 

" Iji potestad de hacer las leyes reside en las C6rtes con el 
Ray" dice el articulo 15. Si esta ley eatuviese expresada con la 
exictitud rigorosisima que en ellas debe tener el lenguage; sig- 
nificaria una cosa excelente — Que las Cortes no podian hacer 
leyes sin el Rey, ni el Rev sin las Cortes. Pero aquel can es on 
etii[;io; y quando vamos a ver las facultades de las Cortes, en el 
Capitolo VIII. Dt laformacion de las UyeM, se lialla que la po- 
testad de hacer las leyes reskle unicamente en las Cortes, y que 
el Rey, solo tiene on vcio que las puede suspender por cierto 
tianipo. ^£s verdad que la ley no puede tenerse por tal sin la 
sancien del Rey ; pero esta sancion la ha de dar que quiera, que 
no, si las Cortes se empenan. Si esto es residir la facultad en las 
Cortes con d Rejf, del mismo modo podria yo decir que la facul- 
tad de trasladarme desde Londres a Edimburgo reside en mi, con 
ri Maestro de Pastas, 

Em la Antigua Constitution Espanola la uiiica duda que podia 
caller sobrt esta pnnto es ^ si el Rey podia hacer leyes sin las 
Cortes? Dexarlo ahora becho un mero estorbo, darle una facul- 
tad que solo puede usar para manifestar 5U ningun influxo, y para 
buroillarlo al fin, despues de haberlo hecho odioso por su resisten- 
cia a la ley propuesta, es peor que si lo bubieseu dexado sin fa- 
cultad alguna. £s roni raro ciertamente, que las Cortes hayan 
dado pre^rencia a teorias que ban probado rouy mal quando se 
ban qoerido poner en pr4ctica ; desechando al mismo tiempo los 
•ystemns que la experiencia ha saucionado por excelentes. £1 
▼eCo del Rey se adopto en la Revolucion Francesu. ^ Qual fii^ su 
cfccto ? Acabar de perder al infeliz Luis XVI : hacerlo odioso al 
pueblo ciego 4 quieii los demagogo:i le hicieron facilmente creer 
qoe el oponerse el Rey 4 las leyes propnestas por la Representa- 
cion nacibnal era hacer ^uerra a la nacion, y estorbar su felicidad. 
{ Porqae adoptar un systema que en ninguna parte del mundo ha 
probado bien y no el de la Const itucion Inglesa que tan felo- 
HMnte equilibra los podereadel Esta.io? i Porqu^ si ja Consti- 
lockNi antigua de Espafia, segun los hombres mas rersados ea 
eMa,* daba todo el poder legislatiro al Rey ; ahora de repente 
catablecer todo lo contrario ? i No seria mejor haberse atenido 4 
on t^rmino medio; haberledado ignal poder legistafiTo-que 4 las 
Cdrtet, como lo t^ene el Rey d^ Inglaterra respecto de su Parla- 
meoto? 

No contentas las C6rte5 con la muy desigual distribucion que 



»^" 



* Vesifi a Marinft Eosajo Historico Critico sobre Antigua Itgislaciaa de 



78 

eotre ellas y el Rey ban hecho, qoisieran existir sin interropcioa 
para no dexar de hacer de soberanaa ni un instante. Para 
satisfaceren algun modoeste deseo eatabiecen una comision per- 
manente, en el iniermedio de una Cortes a otras. Siete inairi* 
duos de su seno ban de quedar da sobreiitantes del Rey sin hacer 
maSk segun aparece por la Constitucion, qne estar alerta para qoe 
compia cun au obligacion, e irle formando, en caso necesario, oa 
capitulo de culpas que ban de relatar a las proxioias C6rtes. 

Perdoaenine losque ban <lecretado tal cosa; pero, en mi opi- 
Dion, ban procedido muy erradamente al establecer este articolo. 
£1 zelar a los que tienen un deposito importante es muy junto; 
pero la razon, y el decoro dicta que esto se execute de un mode 
que no lasiiiue y abata a la persona de quien se ha hecbo coiifi- 
mnza. Esta delicaileza debe crecer con la iroportancia de la per- 
sona a quien se zela, y casi no dcbe tener iimites respeto del Key, 
cuyo obcio es niantener en union al Reyno por la vencracion y 
reapeto que in^pira su persona, roas qua por sus facultades coac- 
tiTas.Aliorabien,estos siete roit/ra/orc^debcn baceruu papel bieo 
raro cerca de su persona. Yo quisiera saber como se ba arreglado 
el ceremonial qne ba de regir en la t'utura Corte de £spana» y 
como las Cortes ban sabido colocar y disponer las cosas de modo 
que estos tildadores* no se :iver:£ncnzen de aparecer con este odioio 
empleo, 6 el Rey de tenerlos a su lado coutandole los pasose ia- 
terpretando suk mirailas. 

No: no : esto cs llevar las co^s al exccso. Uu te'^urero publico no 
se abochorna de dar cuentas al tin del arii) ; pero tiraria las llaTCS 
de su oBcio a la cara del quele dixese que para fiarle el deposito ba- 
bia deteoer uu escudrifiador de sus pasos viviendo con so familia. 
^ Velar sobre la obscrvoncia de la const iuc ion y de las leye.%, para dar % 
cuenta d lasproxwuit Cortes ! i No basta el reyno entero para esto ^ 
^ Estan ciegos todos los cimladanos mienlras no ban sido diputados 
en Cortes r ^ No traeran los nuevos diputados sus apuntes sobre 
Jo que hayau observado en el inanejo de los negocios publicos? 
^ De que Mrven» pues. rstos siete espaniajos junto al Rey ? De 
que el los niisinos <e ubochornen de parecerlo, y se conT-iertan» 
por borrar la miprtsion odiosa de su eiupleo, en los mas atentos 
cortesanos ? 

Si por una especii* de mila^ro uo succtliera asi. y los siete di- 
putados fuesen otros tantus Catones, tauibiiMi pudieran estarse eo 
sa casa haciendo apuntes, como en la c<ine. Mrjor, a fe, se 
cstarian en su casa de callado, p(ti«}iie a>i no labrariati con su 
presencia en la imaginaciun del Hey, rert^nlaixi^ile su nada. 
Pongase freno al poder; pero que ii<» iastime: su^etensele las 
manos sin cnvarariseliis : f>ero ^ea con lazos t\v ^viIa que mas pa* 
rezcan adornos que prisiones. l)u nu, una de las dos co^as ba de 
pert-ccr; o el lastiinado, 6 In tpie lo lasiima. 

£.«ta sera la suerte dc In Copstitucion K^pafioln si no };e rorrige 
en tales pentos. Entanto que no baya Rey, y que el poder exe- 



79 

cutiTO esie en una Regencia; el choque no serd fuerle^ porqiie 
los Regeiites toleraraii sin grau dificultad la dependencia que se 
les hace probar a cada iniitante. Eslos, por graiides personagei 
que sean, estan acnslumbradot a ella, y se figuran que son Mi- 
nislros c<m mas hunores y poderes que los anteriores. Fero llegue 
4 ponerse en el trono una persona Real, y veran las Cortes quaii 
vano es el triunfu <)ue ban ganado en ausencia del contrario. 
Veran quan iinprudentemente ban vesiido la precaucion con visos 
de orgullo. 

£1 caso no es nuevo, y el resuUado puede inferirse de una ex- 
periencia auticipada. La CoHttitucion Espanola es tan poco 
mirada en sus precauciones contra el poder Real, comn la famosa 
de Snecia. Hallo.^e aquella harion sin roonarca en el trono, por 
haberse roto el liilo de la succesion, y sus represeutantes trataron 
de hacer lo niismo que los de Espana — de un Rey absoluto, 
una sooibra de Rey. £1 primero que ocupo el tron« aniquilo la 
Constitution. Si la Constitucion buviera respetado mas al Rey, 
probablemente aun boy subsistiria, y la Snecia no buviera tu- 
irido tautas revoluciones en tan corto numero de anos. 

£1 mctodo de las elecciones que ban adoptado las C ortes es, en 
mi opinion, un mal plan, empeorado. Los Franceses adoptaron 
el de dos elecciones succesivas. Ya esto destruye la relacioa 
sensible entre el pueblo y los eiegidos. Las Cartes ban afladido 
otra eieccion mas, que quita todo influxo a la opinion de la masa 
del pueblo en el nombramiento de sus representantes. Querian 
cvitar parcialidades. — ^ No s<m estas niucbo mas probables entre 
el corto nuinero fie electores de Pro%iucia que en cl total del pue- 
blo. Pero la Arlttnetica sc llevo las atenciones en el plan. — 
Con todo, no es este objeto de suprema importancia, a. mt 
vista. 

Otro hay en la parte de la Constitucion que inserto sobrc que 
quiiiera hablar exten:samente ; pero los aninios estan poco pre* 
panukn para qtie mis reflexiones pudieseii hacer algon bien. 
Tal es el sello de intolerancia religiona con que esta ennegrecida 
la primer pagina de una Constitucion que quiere defender los 
derechos de. los lionibres. I^s Cortes convertidas en conciJio, 
no solo declaran qual es la Religion de la t^pana (a lo qual tienen 
dereclio iticontextahle) sino condenan a tudat las otras naciones, 
inclusas las que (n-otesan la Religion de Cbristo (cosi en que no 
tiene que ver un cuerpo politico). lios Espafioles ban de sc^r 
Itbre*, en to<lo» nienos en sus co/tc/c/ic'/^f. £1 articulo 12 de l:i 
C*onstitiicioii es una nube que oscurecc la aurora de libertad que 
amaiiece a la ICspana. *' I^ religion <le la nacion K<panol;i 
(dice) cs y sera |>erf>ctuamente la catolica, apostolica, ropiana, 
tunica verdaihra. La luicion la protege por leyes ^dbias y justax 
. . . A un mal pajui siempre se sig'ie otro peor. La Icy eiitro a 
declarar una co<a que no Ic compete; qiiioro decir, la vcrdnd o 
fahedad de una RcU.Jon, y de aq'ii procedio a a<?».*g*irar otn rj-ie 



80 



estaria mejor ea boca agena. La nacion la protege por Ityet sabiai 
yjustas . . . . y prohibe el exercicio de gualquiera otra. i Es e<ta 
la muestra ! ^ Quales ion ^esas leyes ? ^ Estan hecbas, 6 por 
Lacer ? j Hablan las Cartes de las que condenan al hcreee a ser 
qoemado r ^* O atribuyen & las C6rtes EspaAolas infalibilidad ea 
In fomiacion de lae leyes que aun no exUten } 

Se continuard. 



E P I L O G O. 

De los mvriniientos de guerra, de los viuges de Alexandre y 
Bonaparte, del modo despotico cod que las tropas de este entran 
por lo!i dominios de Prusia, y de los resultados probables de estaa 
preparaciones ; dicen tanto los papeles diarios y semanales, que el 
Espafioi no siente mocbo que no le quede lugar para dilatarse 
aobre ello. Una cMa hay importante y scgura en cste punto^ 
que siempre repetira a lus paysanos. Bonaparte esta ocupado 
en t\ Norte : muchas de sus tropas ban salido de E<:paAa : Lord 
Wellington ha tenido ventajas grandisimas ; y piobablemfentc 
detpuei de contener & Mannont, procedera a fibcrtar las Anda- 
hiaas. Ahora u neectita la actmdad, Contribuyan todos A 
salvar las Andalucias, y por conseqiiencia, hasta el Ebro ; y set 
de la guerra de Rosia lo que Dios quiera. — &panoies, vue!«trai 
circunstancias politicas y militares Tan siendo cada dia mejores. 
£1 tener una Constitution es cosa excelente ; el amarsus princi- 
pioa fuiidamentales es de hifinita imporlancia para aumentar el 
vigor con que babeis de recobrar vuestra patria. Mi oficio et 
criticar ; pero mi intento no es debilitar vuestro amor 4 la CoDt- 
titocion que liabeis adoptado. Amadla, obedecedla ; mas para 
<)Qe dure, haced que en algunos puatos se mej6re> en ade- 
Unte. 



No. XXVI. 



EL ESPANOL. 



Treinta d£ Jukio de 1812. 



At trahert, atque moroi tantU licet addere rebus, Vibgil* 



«■ 



INTOLERANCIA RELIGIOSA. 

• 

jVlI Numero 35 concItiy6 con una ligerisima re* 
flexion sobre el punto importante con que ahora em- 
piezo ^ste. Aanque mi dnimo era empiearme en 
objeto may distinto^ la idea de los males que ha 
«ufrido, y sufre Espaiia de resultas de la Intolerancia 
Beligiosa, y los daiios que la amenazan, si ^sta se 
arrayga en la presente epoca, se me ha clavado de 
tal modo en la imaginacion estos dias, que no po- 
dria bien desecharla para escribir de otra cosa* 
Quando en Cadiz se estan recogiendo firmas par^ 
pedir el restaUecimiento de la Inouisicionj nada 
parece mas del caso que dirigir & mis paysanos al- 
gonas reflexione? sobre la Intolerancia. 

Mas no crean amigos ni enemigos^ que voy d pre- 
sentarme lleno de ardor en la contienda, ni que me 
determino a escribir sobre este asunto por que mi 
imaginacion se halle acalorada 6 porque la espe- 
ranza de decir algo nuevo la deslumbre. Tranquila 
y premeditadamente tomo la pluma : lexos estd de 
mi en ^ste inoinento la inclinacion de herir, ni la 
ambicion de brillar. Aunque intimamente conven- 
cido de la verdad de lo que defiendo ; no trato de 
triunfar de los contrarios en la disiuta. Quiero 
eolo que escuchen mis razones y qu as pesen del 

TOMO V. O 



8ft 

mismo modo qne roy a exponerlas. Acaso las ha- 
bran oido mil veces ; jnorque repito que no espero 
decir nada imeYo. £ Pero las ban oido sin odio^ sin 
preocnpacion, y detenninados A meditarlas para 
descnbrir lo que valen r 

Oir !•..£! puede acaso nn buen cat61ico escn- 
cbar dndas sobre tales materias? — Yporqa^ n6? 
Dnorabnena cierren sns oidos i dndas y argnmentos 
sobre los articnlos de sn K, si es qne se creen obli« 
gados i ello. Pero la question presente no tiene 
que ver con la creencia. La duda que bay que re- 
solver no es lo que ba de creer 6 negar el cat61ico ; 
sfno si puede dexar a otro creer lo que tenga por 
▼erdadero en materias religiosas ; 6 si est^ obligado 
i pers^uir i los que crean diferentes doctrinas de 
las que £1 profesa. — £ Puede baber riesgo alguno 
en averignar si tiene 6 no tal obligacion ? Si yft 
les dixese : sed toleranteSj porque Miestra religion 
es falsa ; nniy bien estd que no quitieran escucharme. 
Si les dixese : sed tolerantes, porque vuestra reli- 
gion puede ser falsa ; aun no me quexaria de que 
DO quisieran oirme. Pero diciendoles : conoeder^ 
que vuestra religion sea verdadera, que sea la linica 
Terdadera^ y que no pueda caber ni rezelo de duda 
sobre su verdad ; mas estoy persuadido, segun mny 
poderosas razones, de que no teneis obligacion de 
ser intolerantes respecto de los que no profesan 
vuestra creencia : f nay algun peligro en oirlas ? 

Si bubiese nn pasage de la escritura, 6 una de- 
cision de la Iglesia en que se mandase A los Cris- 
tianos ser intolerantes ; aun seria licito discutir 
hasta donde se extend ia este precepto, y de one 
modo se babia de cumj)lir ; como bacen los Teolo- 
gos basta con los del Decdlogo, sin que le sea pro- 
nibido A los fieles leer tales qi'iestiones. No exls- 
tiendo semejaiite precepto de intolerancia, y fun- 
dundose los que la deticnden como una obligacion, 
en meras razones de congraencia ; con mucka mas 



89 

segnridad podra todo el mnndo pesar estas rascmes 
y elegir la opinion qne mejor les parezca. 

Porqne no es esta question de aqaellas en qne la 
opinion mas estrecha es por el hecho mas sc^^nnu 
Si se adopta la de persegair de una mai»ra u otra, 
A los qne verran en puntos religiosos ; qnantas veces 
se hallara en contradiccion e^te precepto incierto, 
con los mas claros y positivos de la Religion! 
Honra A tn padre, me dice el Decalogo. ; Qn6 
hare si descnbro one mi padre ni^ nn pnnto do 
f&} Lo delatare a nn tribunal religioso ? j No mci 
expongo A quebrantar la ley de Dios por segnir una 
opmion Teol6gica que dicen muchos qne es er- 
ronea r Una opinion tan dura y que puede poner & los 
corazones mas nobles y bien nacidos A la mas cruel 
pmeba, merece bien pesarse. Padres, y Madres, 
hermanos, y amigos : todos os podeis ver en la hor« 
rible congoxa de tener que ser delatores de lo que 
mas amais, si la intolerancia es de precepto. La 
disyuntiva es horrible : y no penseis que el caso es 
remoto : yo lo' he presenciado, por deseracia mia. 
He visto agonizar A una madre con el temor de 

3ue acaso oiria en el curso de las conversaciones 
om^sticas algnna propbsicion de sus hijos, que la 
obligase A ddatarlos al tribunal de la F^. Tales 
son los efectos de la oblieacion qne se qnjere im* 
poner al pueblo cat61ico de Espana : al pueblo ca^ 
t61ico de corazofiy j de huenafiy digo : porque A los 
que lo son solo ae nombre, semejantes cosas les 

I^arecen ponderaciones y snefios. Mas con estos no 
idblo. ; Que les Ta A ellos en que se establezca 6 
no la Inquisicton ; en que sea 6 no obligacion la in« 
tolerancia ? Pero el que cree fii^emente, el que 
se afana por hacer su creencia norma de su con- 
ducta, el que esti persoadido pricticamente de que 
su felicidad etema depende del cumplimiento de 
todas y cada una de sus obligaciones ; no mirari la 
de perseguir al herege como UDia proposidoii abi* 

6 2 



64 

tracta, sino como ipn precepto que hara en sn alma 
tanta mas impresipn que los otros, quanto sh cam- 
plimiento ocarre pocas veces. A estos es & qoienes 
importa averiguar si tienen 6 no obligacion de per* 
aegair a los qae yerren en la £6, ora sean sus padres^ 
sns hijos^ sus hermanos 6 sos amigos. ] Tremenda 
y pesada carga, si se avdrigna que es cierta y de 

Srecepto ! A tales personas me dirixo, con el deseo 
e hacerles ver que se la qoieren imponer sin fun- 
damento aleuno.— Supuesto, repito otra vez, que 
no se trata de un pnnto de ££, sobre el qual no pue- 
den esuchar dudas, nada pierden, y mucho pueden 
ganar en oirme. Si yo no pudiere probar d su satis-* 
iaccion que la intolerancia no es de obb'gacion> sigan 
promoviendola en Espana, y adoptenla en su con- 
ducta; mas ;de que peso tan granae se pueden librar 
sus corazones si logr^n convencerse de lo coutrario. 
Lo priiiiero que debieran hacer los que defienden 

3ne la intolerancia es de obligacion, es decir clara y 
istintaniente en que consiste tal obligacion y & que 
se extiende. £sto es lo que ninguno sienta; y la 
indecision, y obscuridad del punto es la primer ra-> 
zon qne yo tengo para creer que no hay precepto 
alguno sobre esta materia. Es cierto (|ue si lo 
hubiese, Dios 6 la Iglesisthabrian declarado & quien 
le comprehendia, si d los individuos, 6 al Estado ; y 
se sabria de cierto qu^ medios se debian emplear por 
los aeladores. Pero esto se bulla indefinido y os-< 
euro. Desde que 6ntre los Cristianos se enipezo 
A perseguir por opiniones religiosas^ la prdctica ha 
sido tan varia como dudosos sns fundamentos. £n« 
tanto que la Iglesia de Cristo sufria persecuciones 
de los Paganos ; la heregia no tenia otro castigo 
que el que naturahnente adoptaria qualquier aso^ 
ciacion voluntaria para los individuos que faltasea 
A las condiciones con que habian entrado en ella* 
£1 que disentia de la creencia dc la Iglesia ; era ex-« 
cloido de ella^ lo mismo que el que en su conducta 



85 

DO procedia confprme d los preceptor del Ev^aig^- 
lio. Despues que el poder secular quiso proteger 
al espiritoal ; los sectarios empezaron d ser perse- 
guidos i fin de obligarlos d renunciar sus errores ^ 
y fberoD) por mucho tiempo, castigados con la 
mnerte si insistian en ellos. Yo pregunto ahora 
i qnal de estos dos generos de intolerancia es el que 
estd obligado i emplear el cat61ico ? Si es el pii*^ 
mero, nada tengo que decir en contra. £1 que no 
profi^se la misma f^ que la Iglesia, no tenga parte 
en ella. Pero si es el segundo, 6 el de la Inquisi- 
cion ; estoy seguro de que no se podra alegar nin* 
^n testimonio que lo favoresca terminantemente* 
Claro estd, como queda dicho, que todo lo que po* 
dran prodncirsus favorecedores seran razones secun^r 
darias 6 de congruencia ; probando que el castigar 
al lierege con la muerte, 6 perseguirlo por medios 
coactiTOs es conforme d ciertos principios 6 maxi- 
mas del Cristianismo. 

Quales sean estas razones^ es dificil de imaginary 
Yo por mi confieso que, despues de haber cavilado 
con todo ahinco por hdilarlas y esforzarlas como si 
fuese en favor mio, no puedo encontrar una que 
merezca ni aun el nombre de especiosa. . £1 prin- 
cipio de todas ellas, es, se^ramente 1p que se llama 
zeh. '^ Yo, dice el catolico, profdso una religion 
revelada por Dios, la unica verdadera que existe 
en el mundo, y fuera de la qual no hay salvacion. 
j Ser^ pues tan ingrato d Dios, y tan insensible al 
bien etemo de los hombres, que, por lo menos, no 
impida que se separen de mi religion los que ban 
tenido la fortuna de abrazarla ? ^ Serd un gobierno 
<!at61ico tan indiferente que no protexa ^sta reli* 
gion con sus leyes y su poder kasta donde uno y 
otro alcanzan ?'* 

Mucho me engano si todo quanto se puede decir 
en favor de la intolerancia no se reduce d este sen- 
cillo principio : y bien se ve que no lo ex&gero para 



s6 

Yi^ujtiio o«i;cr*o. Examineinosloy paeSy de 
Bien ornrre a primera vi^ta qae ese mismo 
Bio teiidna i^ual fbcrza para cpialqniera qpe de 
laasDH profe^ase qnalqaier religion del miiBdo, «k 
^pe fc e«tablecie%e que no habia salvacion p^rm las 
«Cra.«. Pero to insisto en no valenne de sem^antBt 
arpunentos. Qoiero conceder al catolico qpeflcs 
el vnicD one tiene razon de estar intimamente pcp- 
Miadido de la rerdad de so ley, y de la fiiJsedaia da 
oira qnalqoienu Esto sapnesto, tambien le oon* 
ccder£ one ddie poner en practica el zelo qne qoeda 
expliradOy si encnentra nn medio con qne lograr el 
Biedio qne •€ propone — si me pmeba qne haoe «i 
servicio a Diof 6 & los hombres sns hermanos 



pleando la fnensa para reducirlos i la leligion ea- 
tolica. — No diran qne no doy en la discnsna 
c|nantas ventajas son posibles. 

Mas ann qniero conceder otra cosa. Qniero m* 
poner que baya semejantes medics : qne ▼• g. 4of 
de la IiK{nisicion scan eficaces, y qne puedan lognr 
realmente el objeto de salvar las almas renifeentes: 
qne el ohligatos d entrar, compelle intrare dd 
ETan{:eIio signifiqne y antorize ^sta piadosa violeB- 
cia* Mas yo pregnntar^ ahora d los qne lo entien- 
den asi { si preteiiden qne sea obligacion de todo 
gobiemo 6 iiidi%'iduo cat61ico el emplear esta fnenea 
en todos los casos en que alcanze la snya? He 
aqni, entonces^ la gnerra perp^tna e&tablecida entre 
los cat6Iicos, y todas las naciones qne no lo sean. 
De^e el momento qne nn gobiemo qne profesa 
^ta religion tenga medios para declarar hostili* 
dades 4 los enemigos de Dios, deberi bacerlo. 
Ili;ber4 mandar sns tropas ; y ya qne no sea tomar 
C]iidade» i cnyos babitantes liicrze, quanto es posi* 
blc hacrcrlo con la volantad bnmana, podri tomar 
prihioneros & ({nienes aplique todos los medios de 
Cfiniersiou qne be emplean por el tribunal de la F6^ 
en sns prccos. i Se atreven los que defienden la 



Inqtusickm i, conoeder estas conseqaencias de n 

^^ No : me diran : Es falso qne tal se infienu 
Nosotros no tenemos aatoridad para perseguir d 
lo8 habitantes de otros reynos, que no eatan al al* 
canxe de nnestras leyes/* Mas jno estan, repli* 
CBxi yo, al alcahce de vnestra faerza, algtmaa 
▼eces ? Si el motivo de la persecacion religiosa es 
el zeh qne jr he explicado; si las razones en que 
se fhnda tal -selo es lo qne os hace creer qne la in- 
tolerancia es obligacion del cat61ico, ese zelo y esas 
razones valen ignalmente respecto de natnrales y 
extrangeros. Porqne 6 los medios qne empleais 
para convertir & los ynestros pmeden prodncir el 
deseado ^cto, d no. Mas claro: 6 el poner i, 
on hombre preso, y privarle de comnnicacion, ex- 
oepto con los ministros del tribunal; el mandarle 
continnamente teologos qne dispnten con ^1, y te- 
nerlo afios en tan melancolica situaeion pnede 
cansar una conversion qne salve sn ahna, 6 no. Si 
pnede ( hay motivo mas noble y jnsto en el mnndo 
de dedarar gnerra qne el de la salvacion etema de 
los hombres ? Y si no puede i hay cosa mas cruel 
qne ttormentar d los proprios oonciudadanos, con 
medios cnya cmeldad es cierta y efectiva, y cnyo 
efecto es^ pcnr lo menos, incierto en gran manera? 

Pero antes de pasar A examinarlos en razon de sn 
eficacia, quiero nkar una consequencia de que^ & mi 
parecer, es pmeba evidente lo que va dicfao. Si el 
oso de medios compulsivos en materias religiosas 
«st4 sngeto d consicleraciones humanas ; si se aban- 
donan compietamente dichos medios^ y se procede 
con la mayor tolerancia quando el interes lo extge, 
y esto sin que clamen en contra los teologos defen* 
eores del intolerantismo .^ podra ningun alma timo- 
Tata creer que extste nn verdadero precepto de I>io8 
fobreesto? 

^^ X poi^ 90^ repUcaidn ; -£1 precej^o es de 



88 

aqu^llos que estan expresados en terminos geii#^ 
rales, en los libros sagrados^ dexando d la Iglesia 
el cnidado de explicai^ el modo en que ha de cnm- 
plirse/^ Mas yo raego i los que asi piensan, que 
consideren que no hacen bien en recnrrir d ^tte 
efugio. Porque si los hechos de persecnciones re- 
ligiosas que recuerda la historia eclesiastica se han 
de tomar por reglas, y no por efectos de las -ptt* 
siones humanas que, por confesion de los Teolc^os 
Cat6Iicos> pueden innuir hasta en los concilios ge* 
nerales sobre materias que no son de dc^ma; ae 
inferiria que la obligacion de forzar i la creencia 
contrarrestaba, y aun aniquilaba d todas las demas^ 
aun las mas sagradas. Con autoridad de Bulas m 
han hecho infinitas guerras, sin otro motivo que 
perseguir a los infieles, fneran de la nacion que 
luesen. Con autoridad de Bulas se reparti6 la 
America entre Espanoles y Portugueses para que 
convirtieran conquistando. Un concilio general 
hizo quemar vivo d Juan Hus, d quien con jurm* 
jnento habia dado salvo conducto; ytan grand^ 
tan ilimitada, y tan superior d todo aparece ^sta 
obligacion (si lo es) en el modo con que se ha cum- 
plido en la Iglesia^ que los libros estan Ueaos 4e 
disnensas del juramento de fidelidad de los vaaallos 
d los principes, solo porque estos eran hereees* 
Se sabe que esto no pertenece d la doctrina cat61ica 
en ningun modo, y que semejantes hechos soa 
errores de hombres guiados muchas veces por ua 
falso zelo, y algunas, por sus pasiones, en tiempos 
en que la general ignorancia era su mejor disculpa. 
Mds, esto no obsta para que fixemos la siguientt 
consequencia. 

Si el precepto de perseguir por opiniones reli* 
giosas no se halla claro en las escrituras, y si en d 
modo con que se ha puesto en prdctica por los que 
debian interpretarlo, aclararlo, y definirlo, vemcf 
jnanifiestos eirores ; es evidente que no^.ex||te ta^ 



89 

pTecq)to, y que el snponerlo existente ha ^o el 
error teorico que ha dado ocasioa d tantos prdc- 
ticos. 

Ahorabien, siendo cierto, como la historia lo 
ensena, que la Inquisicion fue establecida como 
conseqiiencia de este falso principio i porqu^ hau 
de insisdr tantos hombres piadosos y de boena fe 
en sostener esos restos de nn zelo eoganado, i qae 
ellos mismos con su piedad tienen que echar uq 
velo ? £1 mismo error que hacia & los Papas de- 
poner por Bulas i los Reyes, y libertar i sus res- 
pectivos vasallos de la obligacion de obedecerlos, 
ese mismo falso principio es el c|ne dio origen d la 
Inquisicion. £1 mismo espiritu de verdadera ilas- 
tracion y piedad que ha exdnguido aqaellos abusos, 

Jr puesto fin i las guerras de religion, es dectr^ i 
as goerras emprendidas baxo pretexto de propa- 
garia, es el que tiene d la Inquisicion tan variada 
de lo que fu6 al principio : { y habra razon para 
sostener esos restos de una cosa cuyo origen y plan 
fundamental no pueden disculpar sus mas afectos ? 
Bastaria haber probado que no existe precepto 
alguno de intolerancia para que ningun liombre 
racional quisiese favorecer una cosa tan odiosa en 
fA misma. Pero tal es el poder de la costumbre, 
e^pecialmente en las que se introducen baxo pre- 
texto de religion 6 piedad, que las mas duras y re*- 
jpugnantes saelen arraygarse mas profundamente. 
No me contentnre, pues, con lo dicho ; sino proce- 
4ler^ d familiarizar a los timidos con la idea de la 
ioleranciay cuyo nouibre causa escandalo entre mu- 
chos £spaiioles. Quiero> por tanto, proceder mas 
adelaute, y examiriar la question por el aspecto si- 
firniente. Demonstrado que no existe precepto de 
intolerancia i no podrd decirse, por lo menos, que 
el ex^rcitarla es una de aquellas virtudes que no 
Mtan absolutamente manaadas por Dios; pero 



90 

que, no obstante5 son de sa agrado ? Eatremot £ 
este eximen. 

Ningun acto pnede Ilamarse virtaoso sino porqaa 
est6 mandado por DioHy 6 porque redlinde en bien 
de nuestros proximos. No estando la persecncMMi 
religiosa, 6 intolerancia en el primer caso^ solo pa- 
dria ser virtad por el otro principio. Bastariy 
pnes, averignar si es asi. Pongamos nn caio 
prdctico. 

Un Espafiol llega i la edad de la reflexton; y por 
una causa d otra, dnda de la verdad del todo 6 
parte de la religion cat61ica« Confiifmase en sn 
creencia particular, y habiendo manifestado d ai» 
gnnos sns opiniones, es delatado i la autoridad om 
se halle establecida para juzgar de estas matenas. 
Supongamos que coHtinuan en vigor las leyes de la 
Inquisicion^ otras semejantes. Este hombre, 6 
tiene valor para confesar su opinion, 6 no lo tiens* 
Si la disfraza 6 la niega por temor, es nn hypocrita» 
Si tiene constancia, u oDstinacion para contesar lo 
que siente, entonces se le encierra, y se le trata de 
convencer con argumentos. No cede. Danse 
largas a la causa por concederle mas tiempo 4 la 
reflexion. Pero, es en valde. Declarase pertinai. 
I Y que se hace entonces ? Mandarlo d la muerte 
— ^Y d quicn se hace bien con esto ? No al reo ; 
porque acortandole la vfda se le quita parte dd 
tiempo que el cielo le concedia para salir de sns 
errores. No d los demas fieles ; porque el temor 
del exemplar castigo no puede confinnar d los vir 
cilantes eu la fe : lo mas que pnede lograr es ha* 
cerlos hypocritas, y reservados. Lo que digo de la 
pena de muerte, se aplica igualmente, con la debida 
proporcion d otro qnalquier castigo, 6 ftiersa. 
Luego es claro que la persecucion, de qnalquier 
cluse que fuere, no puede tener por objeto el biea 
de los proximos^ 



91 

Por di coQtrario, su efecto natural & infaltUe m 
hacerlos peores^ y aumentar las injnrias de la reli* 
flon qne se quiere defender. Quexanse los cat6« 
Hoo9 selosoa de que la irreligion ha hecho muchos 
progresos en estos nltimos tiempos en Espafia. i Y 
adonde, les premntar^, estan esos incrednlos dm 
que haUais ? Yo no he visto en Espafia mas qne 
cati61ico8. No hay nno qne no d^ la pmeba mas 
sagrada de ello, i lo menos cada nn aiio. { Qniea 
M el qne no redbe la comnnion qnando lo mandu 
la I^i^ia ? I Qnien es el qne no se presenta en lot 
templos, en los dias qne obligan 4 ello ? Rarisimo^ 
sin dnda, y eso solo en cindades populosas donde 
no pnede ser notada sn fslttu ; Donde estan pnea 
esos impios ? j Donde ? En ynestros templos : 
en vuestros altares^ donde la intolerancia les ooliga 
a profaaar lo mas sagrado, A pisar vnestros myste- 
rios. Cnlpables seran delante de Dios de sn incre- 
dnlidad, como clamais ; pero de sns profanaciones^ 
vosotros responder»s, los qne los forzais i ellas^ 
con la tea en la mano. El verdadero modo de de- 
fender la pnreza de la religion^ y la honra de Dioi 
qne se bnsca en ella^ es dexar abierta la pnerta para 
one cada qnal t6me el partido que su corazon le 
aiete ; y no obligar i nadie A qne al error dna el 
peijnrio. Entonces se veri separada la paja del 
grano solo con dexarla al aire libre. Entoncea 
tendran los Pastores de la Iglesia ovejas obedientea 
i, qnienes pod ran zelar con fmto. Entonces po- 
dran nsar las armas de la Iglesia contra los que 
engaiiosamente se introduzcan en sn redil, solo 
para contaminar, 6 para vivir del frnto de sn fin-- 
gida creencia. 

No es nnevo ni rare en la Iglesia de Inglaterra 
ver abandonar rentas pingUes d eclesiasticos qne no 
faan podido conciliar su profesion de ii con la per- 
suasion de su conciencia. Todos los dias se estan 
viendo exemplares de jorenes qne cortan sn carrera^ 



92 
en los colegios por no jurar articulos de fe qne HO 
creen. £sto se puede hacer en un pays libre. 
i Pero que recni'so le qaeda en Espafia al desgra* 
ciado cnya ])ersua9ion esta en pugna con la religion 

?\ie le hacen profesar, y acaso ininistrar poriiieraa? 
loliarla mil y mil veces ; y si no tiene on corason 
d prueba de falsedades, convertirse en un monstmo 
acostumbrado a no respetar nada en cielo ni tieira. 
Y ser^ posible que hombres tinioratos, y reli- 
giosos de corazon n^ se convenzan del error que 
cometen fomentando la intolerancia ! No acamh 
rdn de ver que la Inquisicion y quanto se le pareaca 
es un medio seguro de obligar al sacrilegio y al per- 
jurio ! No ven que sus hogueras solo amenazan al 
que se resista a cometer estos crimenes ! 

Por amor al catolicismo, estan ciegamente dan- 
dole muerte en E^paiia los protectores de la iuerza 
religiosa, y el influxo de este error es tan grande 
que hasta estos reynos, donde vivo, se extiende. 
Los que ban promovido la intolerancia en Espaiia 
hasta el ]mnto de ponerla por ckbeza de la Consti- 
tucion, y los que estan esforzandose por poner otra 
vez la espada en manos de la Inquisicion para de- 
fenderla, son, sin saberlo, enemigos directos del 
interes del catolicismo de la (iran Bretana. Qna- 
tro niillones de catolicos estan pidiendo su emanci- 
pacion a la Legi>latnra Inirlcsu. No son dificul- 
tades ]>uramente religiosas las que se ban opuesto 
a esta medida, qi^* hasta sns contrarios actuates, 
on cierto niodo, descaii. La grande objeccion que 
se lui presentado i's« (|ue el catolicisnio tieue la in- 
toleraucia por ba>e, do niodo que >i los catolicos 
llegasen a tvuvr el j>oder en su manos, lo exercita- 
riau en destriiir el estahlociniiento de la Iglesia 
Aui^lirana, i]ue t\)riiia parte dc la Con>titucion del 
Reyuo. Los verdaderos aniigos de los catolicos 
han euipofiado eu hacer ver que se atribuyen al 
tolicismo los abusos qne solo la ignoraucia intro* 



93 

daxo en otvbs tiempos. Para esto se coDsultaron 
las Universidades de Faris^ de Salamanca, y de 
Alcala de Henares. Todas se empeiiaron en hacer 
ver que los dogmas de su creencia eran absoluta- 
mente independientes de toda doctrina politica, y 
que la niezcla de estas dos cosas, que se habia he- : 
cho en los siglos medios^ estaba absolutamente de* 
secha en nue^tros dias. 

En este estado de cosas se reune un cuerpo le- 
gislativo cat61ico, el. mas libre que se ha visto en. 
mucbo tiempb : el unico que puede servir de mues- 
Ijra del verdfadero espiritu del catolicismo armada 
delpoderdel trono. ;Y que presenta d los ojos. 
de Europa ? } Oxala pudiera ocultarse en el mas 

{^roiundo olvido ! £1 intolerantismo convertido en. 
ey iundamental del Reyno. — Pudieran baber 
dado armas mas fuertes i los enemigos del cato- 
licismo que las que presenta esta ley ? He aqui^- 
diran sus contrarios, be aqui dedarado el verdadero* 
dogma catolico, libre y espontaneamente por un 
congreso ilustrado^ por un congreso fil6sofo. En. 
qnaiquier parte, pues, que el poder politico se- 
ponga en sus nianos^ serd usado de la misma 
manera. 

Asi es como un imprudente zelo daiia 'i lo mis-* 
mo que se propone defender. Asi es como excita 
odio en los extrafios, y enagena el dnimo de los 
proprios. Mirada la intoleranica por su aspecto 
peligioso, ya hemos visto quan opuesta es a los 
priucipios del Cristianisnio, y quan directameute 
influye contra la santidad de sus mysterios* Pero 
si la consideramos con respecto d los principios de 
la libertad civil que la nacion Espaiiola ha san«* 
cionado con leyes y estd defendiendo con su saugre, 
la contradiccion de intolerancia religiosa, y libcriad 
Uidividual es tan palpable, que no nie parar^ i otra 
cosa que i indicarla. Las Cortes Espaiiolas han 
dedarado que la nacion protege la religion cato* 



lica for lejfes sabias y jtistas, y prohibe, el exer^ 
eicio de qualquiera otra; y d mi eutender han de-' 
darado una coDtradicdon itnposible. Si las leyct 
qne han fonnado d ban de formar sobre ^ta ni8f 
teria no 6on reveladas (y qne no lo son es daio 
snpnesto que la intolerancia no es de preoepla 
divino) no pnede haber en eOas, sean las que ni^ 
men, sino manifiesta injusticia* Las lejes no poedeii 
probibir justamente sino lo qne dafia injustamente 
A otros: limitar la libertad individual sin etto 
objeto es indndable tirania. jY habrd qnien 
pmebe que el libre exercicio de la religion que i 
rada uno dicta su conciencia dafia a nadie civil* 
mente ? La opresion religiosa ha excitado las guerry 
civiles mas horribles^ las discordias mas sangrientas. 
Bien lo experiment6 y muy d sn costa la rlspafity 
quando quiso, k la foerza, conservar cat61icot k 
pneblos d quienes la Providencia habia unido con 
ella para aumentar sn poder y su riqueza. Pero la 
tolerancia^ por el contrario^ jamas ha cansado nn tn- 
multo : testigos las naciones mas felices de laEnropa 
y la America, i Con que derecho, pues^ las leyef 
haran infeliz d un hombre toda su vida, limi* 
tando su libertad en punto d su creencia ? i Habrm 
quien lidme justas d fas leyes de Espafia, ni libres 4 
los Espanoles quando amenazen, u opriman d mn 
hijo de la patria, d un militar valiente, honrado, y 
sin tacha en sus costumbres, d un Espaiiol que haya 
derramado su sangre peleando con los Franceses; 
solo porqne ingenuainente diga: dmo y profi&so 
el cristianisnio ; pero no pnedo ci*eer que el Papa 
tenga facultad de eonceder indulgencias ? 

Mas I que necesidad hay de decir seniejantes 
rosas ? — Lo niismo se podria preguntar { que ne- 
tesidad hay de ser libre r Lo que pesa el precepto 
mas ligero quando aparece impuesto por capricho^ 
esta diviiiamente pintado en el que provoc6 Im 
desobedieiicia del padre del g^nero humano^ 



$5 

No creo que sabe lo que es libertad el qne pnede 
sufrir un capricho por ley. Yo por mi^ siento qne 
se me convertiria en infieroo nn parayso^ si de Dios 
abaxo, me hiciesen creer que siendo yo su dueno^ 
no habia de comer cierta manzana* 

Empero concloire como he empezado, protex* 
tando que no es mi dnimo recomendar mis proprias 
ideas sobre ^ta materia. No pretendo que en 
£spana se haga de repente lo que juzgo ser lo mtQor 
en este punto ; solo apetezco que no se establezca 
lo pear J como amenaza. Enorabuena se declare el 
catolicismo religion del Estado^ y se prometa que 
lo sera hasta el fin de los siglos. Nieguense d las 
demas el exercicio publico^ si asi lo juzgan con* 
veniente los legisladores ; pero por amor a la jus* 
ticia, y i los derechos sagrsulos de todo ciudadano, 
dexese i, cada uno que profese los principios reli* 
giosos que le dicte su conciencia, y no se persiga k 
nadie porque meramente se separe de la comunioa 
catolica. Si hubiera medios de forzar la creencia, 
podria disculparsele al zelo el que los usase ; pero 
81 solo pueden servir para hacer reservados € hypo- 
critas 2 porque se han de establecer leyes que 
pueden aegradar y abatir el alma de muchos Espa* 
fioles en ^uanto hombres libres^ sin mejorarla en 
quanto religiosos ? 



9» 
CONSTITUCION POLITICA 

D£ JLA 

MONARQUIA ESPAlSOLA. 
[Caniinuada de la p. 51.] 



TITULO IV, 

DEL R£Y. 



cAprruLo I. 

De la iiiviolabilidad del Rey y de su autoridad. 

Articulo IfiS. La persona del Rey es sagrada i iiivkli» 
ble, y no estd sineta A respoDsabilidad. 

Art. .lGi>. £1 Rey tcudii el tratamieuto de .Magestad 
Catdlica. 

Art. 170. La potestad de hacer executar las leyes reside 
exclusivamcnte en el Roy, y su autoridad se extiende A todo 
quanto conduce £ la conservaciop del <5rden pfiblico en lo m- 
tcrioTi y < la seguridad del Estado en lo exterior, confmne 4 
la Constitucion y £ las leves. 

Art. 171. Ademas de b prerogativa que compete al Rej 
dc sancionar las leyes y proinulgarlui, le corre^ponden conio 
principales las facultades siguientes : 

Primera: Expcdir los decretos, reglamentos, € instruG* 
Clones que cnra conducentes pam la cxecucion do las leyes. 

Segunda : Cuidar do que on todo cl royno se admmistre 
pronta y cuniplidanicnto la justlcia. 

Tcrceni: Doolarar la guorra, y liacor y ratificar la paZ| 
dando dcspuos oucnta docuinontada a la> Cortes. 

Quarta : Nonibrar los ma^istrada^ do todt.>s los tribunates 
civiles y crinuualos a pronui^ta del C onsojo do Estado. 

Quinta: Piovocr toifos U« onipKi>s civiles y militares. 

Scxta : Pn\H'ntar pira t<.Hlos U)s obispados, y para todas las 
dignidades y bcnofioios oclo^iasiicos dc real ixiironato, i prcH 
puesta del Coim*jo dc Estado, 



95^ 

S^pdma: Conceder honores y distinclottes de toda clase^ 
con arr^Io i las leyes. 

Octava : Mandar los exAcitos y armadas^ y ndmbrar Im 
generales. 

Noveoa: Diqponer de la fiierza armada, distribuy^ndola 
porno mas oonvenga. 

' D^cima : Dirigir las relaciones diplomiticas y coinerciales 
COD las demas potencias, y nombrar los embaxadores, inliiis^ 
tros y cdnsules. 

Und^cima : Cuidar de la £abricacion de la modeda, en la 
que se poadr^ su busto y su nombre. 

Duoo^ima : Decretar la inversion de los fbndos destina-^ 
dos A cada uno de los ramos de la administracion pdblica. 

Ddcimatercia : Indultar fi los delinquentes, con arreglo i 
las leyes. 

D6cimaquarta : Hacer & las Cdrtes las propuestas de leyes 
6 de reformas, que crea conducentes al bien de la Nacidn^ 
para que delibieren en la forma prescrita. 

D^cimaquinta : Conceder el pase, 6 retener los decretos 
conciliares y bulas pontificias con d consentjmiento de laa 
Cdrtes, si condenen disposiciones generales; oyendo al con- 
aejo de Estado, si versan sobre negodos pardculares 6 guber* 
nativos; y si contienen puntos contenciosos, pasando su cooo- 
dmicDto y decision al supremo tribunal de jusdcia, para que 
resuelva con arreglo A las leyes. 

D6cinuBexta : Nombrar y separar libremente los secreta- 
lioB de Estadoy del Despacho. 

Art. 172. Lbs restncciones de la autoridad del Rey son 
las nmientcs: 

Prunera: No puede el Rey impedir baxo ntngun pretextd 
la celebracion de las Cdrtes ea las dpocas y casos senalados 
por la CoDsdtucion, ni suspenderbs ni disolverlas, ni en ma- 
nera a%nna embarazar sus sesiones y deliberaciones. Los que 
le aconsejasen 6 auxlliasen en qualquiera tentadva para estos 
aclDB, son declaradoB tniydores, y seiin perseguiaos como 
tales. 

S^unda : No puede el Rey ausentane del revno sin con^ 
sendmiento de las Cdrtes, y si lo hiclere^ se entiende que ha 
abdicado la corona. 

Tercera : No puede el Rey enagenar, ceder, renunciar, 6 
en qualquiera manera traspasar A otro la autoridad real, ni 
a^guna ck sus prerogadvas. 

Si por qualquiera causa quisiere abdicar el trono en el in« 
TOMOV. H 



Wlltt'll «. '> 



98 

mediato sucesor, no 1o podri hacer no el 
las Cartes. 

Quarta: No paede el Rey enagenar, ceder 6 
prorincia, ciudad, villa 6 la^, ni parte alguna, por 
que sea, del territorio Espanol. 

Quiota : No puede el Rey hacer atiaoza ofenufi, id 
tado especial de comercio con ningona potencia 
sin el consendmiento de las Cartes. 

Sexta : No puede tampoco obligarse por ningon tntado £ 
dar subsidies d ningona potencia extrangera sin el cc ~ 
miento de las Cdrtes. * 

S^ptima : No puede el Rey ceder ni enagenar loa 
nacionales sin coosentimiento de las Cdrtes. 

Octava : No puede el Rey imponer por si directs id 
rectamentc contribuciones, ni bacer pedidos baxo ^ual^oieni 
nombre 6 para aualquier objeto que sea, sino que siemprc ks 
ban de decretar las Cdrtes. 

Novena : No puede el Rey conceder privilegio exidimo i 
persona ni corporacion algnna* 

D^cima : No puede el Rej tomar la propiedad de ntngna 
particular ni coqxiracion, ni turfaarle en la posesioo, nso y 
aprovecbamiento de ella; y ri en algun caso fuere neccaam 
para un objeto de conocida ptilidad comun tomar la prapiedid 
de un particular, no lo podrfi bacer, sin que al mlsmo tienmo 
sea indemnizado y se le d^ el buen cambio i bien vista^ 
hombres buenos. 

Und^cima: No puede el Rey privar i ningun indiTidiio de 
m libertad, ni imponerle por si pena alguna. £1 secretario 
del Despacbo aue firroe la drden, y el Juez que la execute^ 
scrdu rcsponsabies d la Nacion, y castigados como reos dt 
atentado contra la libertad individual. 

Solo en el caso de que el bien y se^uridad del estado exljas 
el arrcsto dc alguna persona, podrd ei Rey expedir drdenes al 
efectu ; pero con la condicion de que dentro de quarenta y 
cK'ho haras, deberi haccrla entregar ^ disposicion del tribunal 
6 juez ctimpetente. 

Duoddciiiia : El Rey ^ntcs de contraer matrimoiuo« darf 
parte A L'ls Cartes, para obtener su consentimieuto, y si no b 
Iiicierc, cnti(^rulji«e que abdica la Corona. 

Akt. 1 7-^. El Rey en su advcnimieuto al trono, y si fuen 
mctior, quaiiflj entre A gobeniar el rej-no, prestaril juramento 
ante las C^irtct l>axo la formula siguiente : 

•* N. (antiS iu numbrc) por la gracia de Dios y la Coostitu- 



F9 

ckm de k MaamtjA Espanoky Rey de las £spe£as, jino p^r 
Dios J por lo8 saotos evaogelios que defender^ y constnrar^ la 
leligioii cat<9ica, apQ5t<51ica, romana, sin permitir otra afguna 
en el reyno: que guardar^ y bar€ guardar la Constitucioa 
politica y leyes de la Monarquia Ej^fmnola, no iniraDdo qd 
^uanto biciere sino al bieD y provecbo de ella : que no ena- 
geoan^, ceder^ ni desroembrai^ parte alguna del reyuo : que 
no ezlf^r^ jamas cantidad a%ana de frutos^ dinero ni ocra 
cosa, sino las que hubieren decretado las Cartes: que no 
tomar^ jainii i nadie so propiedady y que respetar^ sobre 
todo la libertad politica de la Nacion y la personal de oada 
indiTiduo; y si en lo que.he jurado, 6 parte de ello, lo con- 
trario biciere, no debo ser obedecido, iotcs aquello en que 
contraTiBiere, sea nulo y de ningun \*idor. Asi Dios mt ayude 
jaea en mi defensa, y si no, me lo demande." 

CAPITULO IL 

De la Sucesion d la Corona* 

Art. 174* £1 reyno de las Espanas es indirisible, y solo 
•ae sucederd en el trono perpetuamenie desde la promulga- 
cion de la Consdtucion por el drden regular de primogeni- 
tuim y representacion entre los descendientes legftimos, varo- 
ne^y hembras, de las Uneas que se expresahm. 

Art. 175. No pueden ser Reyes de las Espanas sino los 
que scan hijos legitimos habidos en constante y legltimo ma- 
trimonio. 

Art. 176. £n el mismo grado y linea los varones pre* 
fieren A las bembras, y siempre el mayor al menor; pero las 
hembras de raejor Knea 6 de mejor grado en la misma linea 
prefieren £ los varones de Knea 6 grado posterior. 

Art. 177* El hijo 6 kija del primog^nito del Rey, en el 
C8io de morir su padre sin haber entrado en la sucesion del 
leynoy piefiere d los tios, y sucede inmediatamente ai abue- 
lo par derecho de representacion. 

Art. 178. Mientras no se extiogue la Knea en que esti 
ndicadala sucesion, no entra la inmediata. 

Art. 179. £1 Rey de las Espanas es el Sr. D. Fer- 
nando VII de Borbon, que actualmente reyna. 

Art. 180. A folta del Sr. D. Fernando VII de Borbon, 
•ocedchbi sus descendientes legitimos, ad varones, como 
hembras; A falta de estos sucederfo sus hermanos, y tios 
tiormaDos de su padre, aali varones como bembras, v los des- 
cendientes le((ilimos de estos por el drden que queda preve- 

B a 



100 

nldoi guardando en todos el derecho it reptesentadoo y k 
prefer^ncia de las Koeas anleriores i las posteriores*. 

Art. 181. Las Cdrtes de\)erdn excluir de la mccaion 
aquella persona 6 personas que sean incapaces para gdbenMU> 
tf nayan hecho cosa por que merezcan perder la oorooa* 

Art. 182. Si llegaren d extinguirse todas las liaeat qoe 
aqul se seiialan, las Cdrtes har&n nuevos Hamamientniii oomo 
vean que mas importa & la Nacion, siguiendo aiempie el 
tfrden y reglas de suceder aqui establecidas. 

Art. 183. Quando la corona haya de recaer inmcdiata- 
mente 6 hava recaido en hembra, no poAxi. esta el^ir maridD 
sin consentimiento de la& Ctfrtes, y si lo contrario oideKe^ le 
eotiende que abdica la corona. 

Art. 184. £n el caso de que llegue i reynar una hem- 
bra, su marido no tendri autoridad mnguna reqpecto dd 
reyno, ni parte alguna en el Gobiemo, 

CAPrruLo ra. 

De la mefior edad del Rey, yde la Megeneia. 

Art. 185. £1 Rey es menor de edad hasta los dies j ocli0 
anos gimplido^. 

Art. 1 86. Durante la menor edad del Rey serfi gobemado 
el Reyno por una Regencia. 

Art. 187. Lo serd igualmente, quando el Rev se balk 
imposibilitado de exercer su autoridad por qualquiera caon 
fisica <5 moral. r- ^ ^ 

Art. 188. Si el impedimento del Rey pasare de dos anoi^ 
y el sucesor inmediato fuere mayor de diez y ocho, las Gfr* 
tes podr£n nombrarlc Regente del reyno en lugar de la Re* 
gcncia. 

Art. 189. En los casos en que vacare la corona, sieodo 
el Principe de Asturias menor de edad, hasta que se junteo 
las Cortes extraordinarias, si no se hallaren reunidas las ordi- 
nartas, la Regencia proviiional se compondrd de la Reyna 
madre, si la hubicre ; de dos diputados de la diputacion per- 
manente de las C<$rte5, los mas anti^os por <5rden de su eiee- 
cion en la diputacion, y de dos consejeros del consejo de 



* Las C6rte5 ban declarado posteriormente, que no tiendo 
compatible COD la iraDaailidad ae EspaAa el llamaraiento del 
infante Don Francisco de Pftula^ herroano de Fernando VIL «l 
dicho infante qneda exclaido dt la suceiion k la corona. 



101 

I^tado lo8 mas antigooB; i saber: el decano y el qtle k siga: 
si no hubiere Reyna madre, entnurtf en bi Regencia el conse- 
joo de Estado terceio en antiguedad. 

Art. 190. La R^ncia provisional serd presidlda jpor la 
Reyna madre^ si la hudbiere; y en su defecto, por el individuo 
de la diputacioB perauinente de Cdites que sea primer nom- 
brado en ella. 

- Abt. 191. La RqB^encia provisional no despachard otros 
negocios que los que no admitan dilacion, j no remover^ ni 
oombnuri empleadosaino interinamente. 

Art. 192. Reunidas las Cdrtes extraordinarias, nombrarda 
una Rq;eneia eompuesta de tres 6 cinco personas. 
. Art. 193. Fan poder ser individuo de la Regencia se 
itquiere ser ciudadano en el exerdcio die sus derecfaos ; que- 
dando exduidos los extiangeros, aunque tengan carta de ciu« 
dadanos. 

Art. 194. La Regencia ser£ presidida por aquel de sus 
individuos que las Cdrtes designaren ; tocando i, estas esta- 
blecer en caso necesario^ si ha & haber 6 no tumo en la pre- 
sidencia, y en aud tdrminos. 

Art. 195. La Rqgencia exerceri la autoridad del Rey en 
los t6rmino6 que esdmen las Ctf rtes. 

Art. 196. Una y otra Regencia prestardn juramento 
s^un la formula prescrita en el artfcufo 173, anadiendo la 
cUusula de que serin fieles al Rey ; y la Re^ncia perma* 
nente aiiadiri ademas, que observari las.condidones que le 
hubieren impuesto las Ctfrtes para el exerdcio de su autori- 
dad, yme quando llegue el Re^ & ser mayor, cese la im- 
posibilidady le entregiwi d gobiemo del reyno baxo la pena, 
si un momento lo dikta, de ser sus individuos habidos y casd- 
gadot oomo traydorok 

Art. 197* Todos los actos de la Regencia se publicar^ 
en nombre del Rey. 

' Art. 198. Seri tutor dd Rey menor la persona que el 
Bcnr difunto hubiere nombrado en su testamento. Si no le 
babiere jaombrado^ ser£ tutora la Re]rna madre, mientras 
permanezca viuda. En su defecto, sera nombrado el tutor 
por las OSrtes. En el primero y tercer caso el tutor deberi 
ser natural del reyn«. 

Art. 199. La Regenda cuidari de que la educacion del 
Rey menor sea la mas conveniente al grande objeto de su alta' 
dignidad, y que se desempene conforme al plan que ^robaren 
laiCdrtea. 



lOS 

Akt. 200. Eriaf snalaiin el iiield» qoe faqn fc 
loi ifldindiiai de la Regtacia. 

CAHTULO IV. 

D^ fa fawiUa realy del rectmocimiento del PrimtipB de 

Abturias. 

Art. 201 . El bijo primogi^mto del Rey se titubrf Mii- 

dpe de ATturias. 

AftT. ;/0:Z. Los demas hijos € hijas del Rey seria 7 le 
llamar^j Iiifantes de Yas Espanas. 

Aar. -Jfy^. Asimbmo yerin j se Damarin Infiuites de Im 
Efrpanas los hi]Os d hijas del Pilncipe de Asturias. 

Abt. 2CM. A estas personas precisameDte estari Kmhadi 
la calidad de Infante de las Espenas^sin que pueda extendene 
i otras. 

Art. 205. los Infantes de las Espanas gozar<n de hs 
dKtinciones y honores que han tenido hasta aqul, y podhbn 
§er rir>mbrados para toda clase de destinos, exceptuadoa ki de 
ju^icatura y la dipu;acion de Cartes. 

Art. 2<)^. El Principe de Asturias no podr< salir del 
reyno ^in consentimiento de las G5rtes; y si saliere milf 
quedari pfjr el mi&mo hecho excluido del lUunamieDto £ la 
corona. 

Art. 207. Lo mumo te entenderi, permaneciendo fuera 
del reyno por mas tiempo qne el prefixado en el penniso^ li 
rcquerido para que vuelva, no lo veriiicare dentro del t^rmiiio 
que las Cartes seiialen. 

Art. 208. El Principe de Asturias, los Infantes 4 Infim- 
ta^ y ftui hijos y de«rendtentes que sean sdbditos del Rey, no 

Cxir^n contraer matrimonio sin su consentimiento y el de 
% C6rte$^ baxo la pena de ser excluidos del llamamiento A la 
oiroiia. 

Art. 20iK De las partidas de naoimiento, matTimonio y 
mnerte de todas^ las personas de la familia real, se remitiri 
una copla aut^ritica i la^ C45rtes, y en su defecto A la dipatR« 
cion p«?rm;inente, Mra que se custodie en su archivo. 

A KT. 2 1 0. KI PrIiuMpe de Asturias serd reconocido por laa 
Cdrtes con las formalidades que prevendri el reglamento del 
gohierno interior de ellas. 

Art. 2M. E«tu reconocimiento sehard en las primerai 
Ci^rtes que se rdchren despues de su naciniento. 

Art. *2V2. El Principe de Asturias, llegaudo & la edad de 



103 

catorce anos, prestahl jurainento ante las Cartes baxo la f<5r^ 
mula siguiente— ^ N. (aqui el nombne), Piincipe de Asturias, 
juro por Dio8 y por los santes Evangelios^ que defender^ y 
conservai^ la leli^on catdlica, apost61ica, romana, sin per- 
mitir otra algona en el reyno;^ que guardar^ la ()pnstitudoQ 
poKdea de la Monarqula Espanola, yque ser^ fiel yobedienttt 
al Rey. Asi Dios me ayude/' 

CAPTTULO V. 
IM la doiacUm de la f0niiUa real. 

Art. 213. Las Cdrtes aenalar^ al Rey la dotackm anual 
de su casa, que sea correspondiente i, la alta ^^ignMfld de su 
persona* 

Art. 214. Perten^c^n al R^ todos los palacics reales que 
ban disfrutado sus predecesores, y las C<5rtes senalarAi los ter- 
renos que tengan por cooveniente reservar para el recreo de 
su persona. 

• Art. 215. Al Piincipe de Asturias desde el dia de su na- 
cimiento^ y i los Infiuites^ In&ntas desde que cumplan siete 
anos de edbd, se asignari por las Cdrtes para sus alimentos la 
cantidad anual correipondiente i su respecdva dignidadL 

Art. 216. A 1j|s I|i£antas para quando casaren, senalar£a 
las Cdrtes la canddad que esdmen en^alktad dedote, y entre* 
gada esta, cesahUi los alimentos annales. 

Art. 217* A los Infimtgs, si casaren mientras residan en 
las Espanas, se les condnuarto los alimentos que les esten 
asignados; y si casaren y readieren fuera, cesafin los alimen- 
toi^ y se les entr^ari por una vez la canddad que las Cartes 
se&ideo. 

Art. 218. Las C<Srtes senalar<n los alimentos anuales que 
hqran de darse i la Reyna viuda. ^ 

Art. 219. Los sueldos de los individuos de la Regenda 
•e tomarin de la dotacion senalada i la casa del Rey. 

Art. 220. La dotacion de la casa del Rey y los alimentos 
de su Cunilia^ de que bablan los artfculos nrecedentes, se se* 
nabrtln por las Cdrtes al principio de caoa leynado^ y no se 
podribd alterar durante A. 

Art. 221. Todas estas asignaciones son de cuenta de la 

tesoreria nacional, por la que serin satisfechas al administra* 

'dor que el Rey nombrare, con ^1 qual se entendeiin lastu;- 

dones acdvas y pasivas, que por lazon de intereses puedan 

pcomovcTBe. 



104 

CAPITULO VI. 
J)e Jos secretarios de Estado y del Despacho. 

Art. 222. Los secretarios del despacho serin siete; £ 
saber: 

El secretario del despacho de Estado. 

£! secretario del despacho de la Gobemacion del reyno pa- 
ra la Peninsula € islas adyacentes. 

El secretario del despacho de la Gobemacion del reyno 
para ultramar. 

£1 secretario del despacho de Gracia y Justicia. 

£1 secretario del despacho de Hacienda. 

£1 secretario del despacho de Guerra. 
' £1 secretario del despacho de Marina. 

Las Ctfnes sucesivas harin en este sistema de secreteifas 
del despacho la variacion que la experiehcia 6 las ciieunstan- 
cias exijan. 

Art. 223. Para ser secretario del despacho se requiere aer 
ciudadano en el exercicio de sus derechos, quedando exclnU 
doB los extrangeros, aunque tengan carta de ciudadanos. 

Art. 224. Por un rcglamento particular aprobado por lat 
Cdrtes, se senalardu d cada secretaifa los negocios que deban 
pertenecerie. 

Art. 225. Todaslas tfrdenes del Rey deberdn ir firmadas 
por el secretario del despacho del ramo i. que el asunto ecr- 
jresponda. 

Ningun tribunal ni persona pdblica dartf cumplimiento i 
la drden que carezca de este requisito. 

Art«226. Los secretarios del despacho serin responsaUes 
i las GSrtes de las 6rdenes que autoncen contra la Consthu- 
don 6 las leyes, sin que les sirva de excusa baberlo mandado 
el Rey. 

Art. 227. Los secretarios del despacho formarin los pre* 
supuestos anuales de los gastos de la administracion ptiblica, 
aue se estime deban hacerse por su respectivo ramo, y reiH 
dirin cuentas de los que se hubiereu hecho;, en el modo que 
se expresari. 

Art. 228. Para hacer efectlva la responsabilidad de loa 
secretarios del despacho, decretarin ante todas cosas las Cdftes 
que ha lugar i la fonnacion de causa. 

Art. 229. Dado este decreto, quedari suspenso el secie- 
Aurio del despacho; y las Cdrtes remitirin al tnbunal supremQ 
4e Jii^ticia todos los documentos concemientes i la ohm 



105 

que baya de fonnane por el mismo tribunal, quien lift susUii- 
ciar^ y decidir^ con arreglo A las leyes. 

Art. 230. Las C6ites senalarto d sueldo que deban go 
2ar lo8 secreturios del despacho durante su encai]go. 

CAPrruLO vn. 

Del Consejo de Estado. 

Art. 231. Habrd un Consejo de Estado compuesto de 
quarenta individuos, que sean dudadaoos en el exercicio de 
SU8 derecbos, quedandoexcluidos los extraageras, aunque ten-i 
gan carta de ciudadanos. 

Art. 2.S2. Estos ser&n precisamente en la ibrma siguien- 
te ; d saber : quatro eciesi^cos, y no mas, de conocida y 
probada ilustracion y merecimiento^ de los quales dos serfo 
obL>pos : quatro Grandes de Espana, y no mas, adomados de 
las virtudes, talento y conocimientos necesarios ; y los restan- 
tes sertUi elegidos de entre los sugetos, que mas se hayan dis- 
tipguido por su ilustracion y conocimientos, 6 por sus sena- 
lados servicios en alguno de los principales ramos de la admi* 
nistracion y gobiemo del ELstado. Las Cdrtes no podrin 
pn^ner para estas plazas & ningun individuo que sea dipu- 
tado de Cdrtes al tiempo de hacerse la eleccion. De los in* 
dividuos del Consejo de fjstado, doce 6 lo menos ser£n naci- 
dos en las provincias de ultramar. 

Art. 233. Todos los con&ejeros de Estado serin nombra- 
por el Rey d propuesta de las Cdrtes. 

Art. 234. Pkra la fonnacion de este Consejo, se dispon- 
drt en las C6rtes una lista triple de todas las clases referidat 
en la proporcion indicada, de la qual el Rey elegird los qua* 
lenta qidividuos, que ban de componer el Consejo de Estadoi, 
tonmndo los eclesiksticos de la lista de ^ clase, los Graudet 
4e la suya, y as! fes demas. 

Art* 235. Quando ocurriere alguna vacante en el Con* 
tgo de Estado, las OSrtes primeras que se celebren presen* 
tmn al Rey tres personas de la clase en que se bubiere verift* 
cado, para que elija la que le pareciere. 

Art. 236. El Consejo de Estado es el tlnico Consejo del 
Rey, que oiri su dictamen en los asuntos graves gubemativoa, 
J seiialadaniente para dar 6 negar la sancion i las leyes, de^ 
clarar la guerra y bacer los tratados. 

Art 237. Peitenecerd k este Consejo bacer al Rey b 
propuesta por temas para la presentacion de todot los beoefi* 



to6 

cios eclesiisticos^ y pant la ftmaoa de las plans de jdJK 
catura. 

Art. 238. EI Re? fermard mi reglamenlo pare el gobjer* 
no del coQsejo de Estado, oyendo pcefii^iiieiite al numoi 
7 se presentart £ las Cartes pare su iqprobacioiu 

Art. 239. Los coosejeros de Estado no podribi ser ie» 
niovidos sin causa justificada ante el tribunal supremo de 
Justicia. 

Art. 240. Las C6rtes senalaiin el sueldo que deban jp^ 
aar los oonsgeros deEstadow 

Art. 241. Los.eoosgeros de Estado, al toaiar poaaihwi 
de SOS pfaoas, luunin en manoa del Rey jumnento de guaidar 
la Constituciooy ser fieles al Rey, y aoonse|arie lo qpt eateo« 
-ikartn ser conduoente al hien die la Nacion» siu mire paiti- 
cuhr ni interes privado. 



TITULO V. 

r>% LOS TRIBUNAJLES Y D£ LA ADMINISTKACIOK DB 
JU9TICIA £N LO CIVIL Y CRIMINAL. ' 



CAPTTULO L 

De los Tnbunales. 

Art. 242. La potestad de aplicar las leyes en las 
dviles y criminales pertenece exclusivamente A los tribunales* 

Art. 243. Ni las GSrtes ni el Rey podrin exeroer en 
ningun caso las fiiociones judiciales, avocar causas pendientesi 
01 mandar abrir los juicias fenecidos. 

Art. 24-1. Las leyes seiialardn el 6rden y las fonnalidades 
del proceso, que serito unifonnes en todos los tribunale% y ni 
las Cdrtes ni el Rey podrdo dispeosarlas. 

Art. 245. Los tnbunales no podrdn exercer otres funcio* 
nes que las de juzgar y hacer que se execute lo juzgado. 

Art. 24G. Tampoco podrdn suspender la execucion de 
las leyesy ni bacer reglauiento alguno para la administncion 
de justicia. 

Art. 247* Ningun Espanol podr£ ser juzgado en cansm 
ctviles ni criminales por ninguna comision, sino por el tri* 
Uonal competente,' determinado oon anterioridad por la ley.^ 

Art. 248. £n los negocios coxnunes, ciyiles y crimi* 



107 

nales no habriL aias que un solo fuero fMira toda daae de per* 
sonas. 

Art. 249. Los eclesifeticos contiouahbi gozimdodel faem 
de 9u estado^'en los t^rminos que prescribeu las leyes 6 que 
en adelante prescribiereo. 

Art. 250. Los militares gozxrin tambte^ de fiiero parti- 
cu]ar, en los t^minos que previene la ordenanza 6 en ade- 
lante previniere. 

Art. 251. Para ser nombrado magistrado 6 juez se re. 
quiere haber nacido en el territorio E^noi, y ser mayor de 
veinte y cinco anos. Las demas calidades que respectivi^ 
mente deban estos tener, serdn deterimnadas por lag leyes. 

Art. 252. Los magbtradoa y jueces no podrin ser de« 
puestos de sus destinos, sean temporales 6 perpetuos, sino por 
causa legalmente probada y sentenciada, ni suspendidos, smo 
por acusacion legalmente intentada. 

Art. 253. Si al Rey llegaren quejas contra algun ma- 
gistrado, y formado expediente, parecieren fundada% podrii, 
oido el consejo de Estado, suspenderle, liaciendo pasar mme- 
diatameote elexpediente al supremo tribunal de Justicia, para 
que juzgue con arreglo £ las leyes. 

Art. 254. Toda ralta de observancia de las leyes que ar- 
xeglan el proceso en lo civil y en lo criminal, haee re^nsa^ 
bles persobalmente £ ka jueces que la cometieren. 

Art. 255. £1 sobomo, el coecho y la prevaricacion de 
lot magistrados y jueces producen accion popular contra los 
que los cometan. 

Art. 256. Las C6rtes senalarin A los magistrados y jueces 
de letras una dotacion competente. 

Art. 257* La justicia se administrar£ en nombre del Rey, 
y las ezecutorutt y provisiones de los tribunales auperiores se 
encabezarto tambien en su nombre^ 

Art. 258* £1 c6digo civil y criminal, y el de comercio 
wtrin unos mismos para toda h monarqufa, sin peijuicio de 
hs variaciones, que por particulares circunstancias podrin ba« 
e& las Cdrtes. 

Art. 259. Habra en la corte nn tribunal, que se 11a- 
Biar4 supremo tribunal de justicia. 

Art. 2G0. Las C6rtes determinar<n el n6mero de ma« 
gistrados que ban de componerle, y las salaa en que ha de 
oistribuirae. 

Art. 261 . Toca i este supremo tribunal— 

Primero : Dirimir todas las competencias de las audienciaa 
entre si en todo el territorio Efpanoi, y las de las audiencias 



m 

COD ioB tribuittks especiaks, que existan en la Penfnnk '4 
isias adyacentes. En ultramar se dirimirin estas tUtimafl^ s&- 
gun lo detennii^aren las leyes. 

Segando : Juzgar £ los secretaries de Estado y del Des* 
pacho^ quando las Cdrtes decretaren haber lugar i la fomuN 
^on de causa. 

Terceio : Conocer de todas las causas de sepasacum y tnt' 
pension de los coosejeros de Estado y de los magbtiadios de 
las audiencias. 

Quarto : Conocer de las causas criminales de los aecie- 
iarios de Estado y del Despacho, de los consejeros de Eilido 
y de los roagistrados de las audiencias^ perteneciendo al gefe 
politico mas autorizado la instniccion del proceso paim le- 
mhtrlo i este tribunal. 

Quinto: Conocer de todas las causas crimiBales one se 
promovieren contra los individuos de j^ste supremo truNUud. 
Si Ilegare el caso en que sea necesario liacer efectiva la les- 
ponsabilidad de este supremo tribunal, las C<5rtes, previa la 
formalidad establecida en el artlculo 228, procedeHUi A ndoH 
hm para este fin un tribunal compuesto de nueve jueoea^ que 
ser<(n elegidos por suerte de un ntimero doble. 

Sexto : Conocer de la residencia de todo empleado pfiblioo 
que est^ sujeto A ella por disposicion de las leyes. 

S^ptimo : Conocer de todos los asuntos contencioaaa, per- 
tenecientes al real patronato. 

Octavo: Conocer de los recursos de fuerza de todoa loi 
trihunales eclesi&ticos superiores de la cdrte. 

Noveno : Conocer de Jos recursos de nulidad, que se in- 
terpoogan contra las sentencias dadas en tiltima instanda pa* 
n el preciso efecto de reponer el proceso, devolvi^ndolo^ y 
haoer efectiva la responsabilidad de que trata el articulo 254. 
Por lo relativo £ ultramar, de estos recursos se conoceri en 
las audiencias, en la forma que se diri en su lugar. 

IMcimo : Oir las dudas de los demas tribunales sobre la 
inteligencia de alguna ley, y consultar sobre ellas al Key con 
los fundamentos que hubiere, para que promueva la oonve* 
niente dechracion en las C<$rtes. 

Und^cimo : Exftminar las listas de las causas civiles y cri* 
minales, que deben remitirle las audiencias, para promover 
la pronta administracioo de ^usticia, pasar copia de ellas para 
el mismo efecto al Gobierno, y disponer su publicacion par 
medio de la imnrenta. 

Art. 262. Todas las causas civiles y criminales se fen&* 
eerto dentrodel territorio de cada audiencia. 



109 

Aet. 36S. Perteneceri £ las audieodas conocer da todas 
las caosas civiles de los juzgados inferiores de su demarcacioB 
en s^unda y tercera instancia, y lo mismo de los crimiiuLlea^ 
9tgan ]o determinen las leyes; y tambien de las causas de 
suroensioD y separacion de los jueces inferiores de su teni- 
tono, en el mono que prevengan las leyes, dando cuenta al 
Hey. 

Art. 264, Los magistrados que hubieren iallado en fai 
i^unda instancia, no podrdn asisUr i, la vista del mismo pley* 
to en la tercenu 

Art. 2G5. PerteneceWi tambien £ las audiencias conocec 
de las competencias entre todos los jueces subalteoios de sm 
tenitcMrio. 

Art. 266. Les pertenecert asimismo conoeer de los le- 
cuisos de fiierza ^ue se introduzcan, de los tribunates y au* 
toridades ecksi^ticas de su territorio. 

Art. 267. Les correspondehi tambien recibir de todoa 
los jueces subaltemos de su territorio avisos puntuales de 
las causas que se formen por delitos, y listas de las causas 
civiles y criminales pendientes en su juzgado, con ezpresMMi 
del estado de unas y otras, £ fin de promover la mas pronta 
administracion de justicia. 

Art. 268. A las audiencias de ultramar les corresponderl 
ademas el conoeer de los recuisos de nulidad, debiendo estotf 
interponerse, en aquellas audiencias que tengan suficiente 
ntimero para la fonnacion de tres salas, en la que no haya 
Gonocido de la causa en ninguoa iustancia. £n hs audi^ft- 
cias que no consten de este ntimero de mintstros, se inter* 
pondrin estos recuraos de una i otra de las comprehendidas 
ca el distrito de una misma gobemacion superior; yen el 
caso de que en este no hubiere mas que una audiencia, ihbl 
£ la mas inmediata de otro distrito. 

Art. 269. Declarada la nulidad, la audiencia que ha 
conocido de ella dard cuenta, con testimonio oue contenga 
los insertos convenientes, al supremo tribunal de justicia, paim 
liacer efectiva la responsabilidad de que trata el artlculo 254. 

Art. 270. Las audiencias remitirftn cada ano al supremo 
tribunal de justicia listas exActas de las causas civiles, y cada 
seis meses de las criminates, asi fenecidas como pendientes, 
con expresion del estado que estas tengan, incluyendo las que 
bayan recibido de los juzgados inferiores. 

Art. 271. Se determmar^ por leyes y reglamentos espe- 
eiales el ntimero de los magistrados de las audiencias, que no 



i 



no 

podiin ser meno^ de nete^ la formA de €Sto6 trSwnalei j ^ 
lugar de su residencia. 

Art. 272. Quando llegue el caso de hacerse la eonte- 
niente division del territorio Espanol, indicada en el artfculo 
11, se determinartf con respecto £ ella el ntimero de andiciH 
cias que han de establecerse, y se les senalari territorio. 

Art. 273'. Se establecer^n partidos proporcionalmeiite 
iguales, y en cada cabeza de partido habra un juez *de letm 
con un juzgado correspondiente. 

Art. 274. Las facultades de estos juecesselimitarftn pie- 
cisamente A lo contencioso, y las leyes determinariin las mt 
lian de perteneceries en la capital y pueblos de su partidiv 
como tambien hAsta de que cantidad podr&a conocer en ki 
negocios civiles sin apelacion. 

Art. 275. En todos los pueblos se establecerfti alcalde^ 

5r las leyes determinar^n la extension de sus facultades, aii en 
o contencioso como en lo ecoudmico. 

Art. 276. Todos los jueces de los tribunales inferioresde- 
ber^n dar cuenta, £ mas tardar dentro de tercero dia, i sa 
respectiva audiencia de las causas que se fbrmen por delitos 
cometidos en su territorio, y despues continuardn dando cueiw 
ta de su estado en las c^pocas que la audiencia les prescriba. 

Art. 277* Debertfn asimismo remitir i, la audiencia res- 
pectiva listas generales cada seis meses de las causas ctvile% 
y cada tres de las criminales, que pendieren en sus juzgadcM^ 
con expresion de su estado. 

Art. 27^* Las leyes decidir^n si ha de haber tribunales 
especiales para conocer de detcrminados negocios. 

Art. 27S|- Los magistrados y jueces, al tomar posesion de 
sus plazas, jurar^n gusurdar la Constitucion, ser fieles al Rey, 
observar las leyes y administrar imparcialmcnte la justida. 

CAPITULO il 

De la admbmtracion dejusticia en lo civil. 

Art. 280. ^ No se podra privar d ningun Espaiiol del de* 
^cho de terminar sus diferencias por medio de jueces lirbi- 
tros, elegidos por dmbas partes. 

Art. 231. La sentencia que diercn los drbitros, se cxe- 
cutaii, si las partes al hacer el compromiso no se hubieren 
reservado el dereoho de ai)elar. 

AaT. 282. VA alcalde de cada pueblo exerceri en €\ el 
oficio de conciliador, yel que tcnga que dcroandar por nego- 
cios civilesd poriiyurias,deber4 prescntarscd ^1 coneste objeto. 



Amr. S83. £1 alcalde ood dos hombres buendi^ litmi- 
bnidos uno por cada parte^ oird al demandante y al deman- 
dadoy 86 enteiar< de las nuEones en que respectivamente apo- 
yen so intencioD, y tomarii, oido el dictdmen de los dos aso- 
ciados, la profideoeia qae k parezca propia para el fin de 
terminar d fitigib sm mas progresoi como se terminari en 
■efedOy 81 laspaites se aquietan con eista decision extrajudiciaL 

Art. 28^ Sin hacer constar que seha intentado d medio 
4e la coBciBadon, no se entablara pleyto ninguno. 

Abt. 285. £n todo negocio, qualquiera que sea su (|uaD* 
tfa, bahri £ lo mas tres instancias y tres sentencias definitivas 
-pionnnciadas en ellas. Qoando la tercera instaacia se inter* 
pODga de dos sentencias confbrmes, el nt&mero de jueces que 
haya de decidirla, deberd ser niayor que el que aaistid £ la 
Vkite de la segunda, en la forma que lo disponga la ley. A 
«sta toca tambien detarmtnar, atendida la enttdad de los ne- 
gocios, y la naturaleza y calidad de los diferentes jmcios, qu6 
feentencia ha de ser la que en cada uno deba caiisar escecu- 
toria. 

CAPrruLO in. 

De la admbdgtracian dejutHciaen lo crimmaL 

Art. 286. Las kyes arr^aribi la administracion de jus- 
ticia en lo <^riminaly de manera que d proceso sea formada 
con brevedad y sin yiciosi i fin de que los delitos scan pron* 
tamente castigados. 

Art. 287. Ningun Bspanol podr£ ser preso, sin que pre- 
ceda infonnadon sumaria del hecho, por el que merezca se- 
gun la ley ser castigado con pena corporal^ y asimismo un 
mandamiento del juez por escrilo^ que se le notifieari en d 
acto mismo de la prision. 

Art. 288. Toda persona deberil o^decer estos manda- 
mientos ; qualquiera resistencia ser£ reputada delito grave. 

Art. 289. Quando hubiere reastencia 6 se temiere la fuga^ 
se podri usar de la fiierza para asq^uiar la persona* 

Art. 290. El arrestadey dntes de ser puesto en prision^ 
seri presentado al juez, siempre que no haya cosa que lo 
estofbe, para que le reciba declaracion ; mas si esto no pu- 
diere Tenficarse, se le conducb^ £ la durcd en caFidad de de- 
tenido^ y el juez le recibird la declaracion dentro de las vein^ 
te y quatro hennas. 

Art. 291. La declaracion del arrestado serd sin juraroen« 
to, que £ nadie ha de tomarse en materias criminaJes sohre 
hecbo pro|MO« 



112. 

Abt. 292. En fraganti todo delinctiepte pnede mt »* 
rcatsulo^ y todos poeden arrcstarle y conducirle IL la prueiKk 
del juez : prcseotado 6 puesto eo custodia, se piooedertC ci 
todo, como le previene en los dos articulos prcibedcntaL 

Art* 2^3. Si se resolviere que al arrestado se le poqga en 
la c4rccly 6 que permanezca en ella ea calidad de prcMi^ le 
pfovcer^ auto motivado, y de ^1 se entregarii oofHa al * 



t 



de. para que la inserte en el libro de piesos, sin coyo ie» 
quisito no adroitird el alcayde £ ningun preso en calidad de 
tal, baxo la nuis estrecha responsabilidad. 

Art. 294. Solo se bard embar|;o de bienes, quando se 
proceda por delitos que lleven consigo responsabilidad pecop 
niaria, y en proporcion & la cantidad i que esta pueda cb* 
tenderse. 

Art. 2^b. No serd llevado d la cdrcel el que d^ fiadar ea 
los casos en que la ley no prohiba expresamente que se ad- 
mita la fianza. 
Art. 296. En qualquicr estado de la causa que apaieact 
ue no pucde impouersc al preso pena corporal, se le poo? 
rd en libertad, dando fianza. 

Art. 297- Se dis)X)ndrdti las cdrceles de manera que 
sirvan para asegurar y no para raolestar d los presos : asS el 
alcayde tendrd d estus en buena custodia, y separados los 
^e el juez mande tener sin comunicacionj pero nunca en 
calabozos subterrdneos ni mal sanos. 

Art. 298. La ley determinard la frequencia con que ba 
de hacerse la visita nc cdrceles, y no habrd preso alguno que 
dexe de prescntarsc d ella l)axo ningun prctexto. 

Art. 2!^9. El juez y el alcayde que faltaren d lo dispues- 
to en los articulos preccdentcs, scrdn castigados como reos 
dc dctencion arbitraria, la que sera comprehendidacomode* 
lito en el c6digo crimlnsd. 

Art. ."$00. Dentro de las veiiite y quatro boras sc roani- 
festard al tratado como rco la causa de su prision y el nom* 
bre de su acusador si lo hubierc. 

Art. aoi. Al toinar confcsion al tratado como reo, se Ic 
leerdn intcgramente todos los documentos y las declaraciones 
de los testigus, con los nombrcs de estos, y si por ellos no los 
coiiociere, se le dardn quautas noticias pida para venir en 
conocimiento de quiencs son. 

Art. 302. I'^l proceso de alll en adelante serd publico ea 
el Qiodo y forma ijue determineu las leycs. 

Art. 303. No se usara nunca del tormcnto m de kn 
•prcmiob*. 



It3 

AnT. S04. Tanqpoeo ae impoodzi la peat de codBeetci^^ 
de bienes. 

Art. 305. Ifingmia pan que se inrpooga, por qoal- 
quieia delito que sea, ba de aer trascenoeiidd por t^rmino 
Dinguno £ la funilia del que lasafrc, ano que teadxsi todo mt 
ciecto [Mecisaiiieiita aobre el que la merecid. 

Art. 306. No podri ser allanada la casa de ningun Es- 
panol, sino en kii casos que determiiie la ley para el boea 
didea y sc^uridad dfel Eitado. 

Art. 30^. Si odd el tiemp^ cie y eieu hn Cditesque con-* 
Tieoe haya distiocion entre Ids jaeces del hecfao t del de*' 
recfao, la estableceiin ea k forma que jazgucii coodueente. 

Art. 308. Si en drcunstancias e ati a oid inarias la seguri- 
dad del Estado exlgieae, en toda la Monaiqiila 6 eo pane de 
dhy la sttspensioD de idgunas de W fiurmalidades prescritas 
eo este capltulo para d arresto de be delinqdentes, podr&n laa 
Cdrtes decretaria por un tiempo determinado. 



tffe 



VARIOS DECRETOS de las CORTES. 
Sobre la convacacum de bu JSiguietUes. 

Extraciados del Conciso. 

« Que las actuales Cdrtes podian cerrar su8 sesionesy peio 
no disolverse.*' 

^ Que la confocacioD de laapitndmas C6ctes sea para d W 
de Octubre de 1813. 



InsMiccumes para la convoeacion de C6riee. 

Art. I. Luego que el gefe superior de la provincia reci- 
ba la convocatoria i Cdrtes, formaHi una Junta preparatoria 
para ^ilitar las etecciones para las proxtmas Gdrles orainarias. 

Art. 2. Se compondra esta Junta del gefe* superior de la 
provincia, del arzobispo, 6 en su defecto del eclesnstico mas 
c-ondecorado del pueblo donde se celebre la Junta, del inten- 
dente, donde lo nuhiere, del alcalde mas antiguo, del regtdor 
decano, del procurador sindico de la Ga|Mtal ; y de dos hombres 
bucnos nombrados por ^sta Junta, 

Art. 3. Se prnceder^ A las elecciones inmediatamente 
despues de jurada la Coostitticion por las autoridades y por 
los pueblos ; y, si es posible, se conservardn los intcrvalos que 

TOMO V, I 



114 

la Q)DstitucioD previene para las Juntas de Ptooqaia, de pir- 
tido y de provincia. 

Art. 4. Ifi Junta dividird en partidos la profincia, si no 
lo8 hdbiese senalado, y si los hubiere, se atenard A la dmskm 
existente ; y en uno y otro caso senalard el ndm. de electorea^ 
que correspondan i cada partido con arreglo i la Consdta* 
cion. 

Art. 5. Si la capital estuviese ocupada por el enemin se 
celebrara la Junta preparatoria en el pueblo donde rerida d 
Gobiemo, y serd compuesta de las cla^^e personas tomadis 
del mismo pueblo^ &c. ; y si no pudiese ser en el pueblo de la 
rcsidencia ael Gobierno, se podrd hacer en qualquier otro^ y 
aunque sea en despoblado. 

Art. G. Si la provincia estuviere, parte libre, j parte ocu- 
pada, y esta no envuire sus electores el dia convenido^ la parte 
libre nombrard como suplentes el diputado, 6 dipntados cor- 
respondientes d la parte ocupada, sin peijuicio de que esta los 
Dombre luego que dexe de estar ocupada. 

Art. 7* Si la Junta preparatona previcse que no es facil 
que la parte ocupada envie sus electores, dispondrd que la 
parte librc nombre como suplentes los electores correspon- 
dientes d la parte ocupada. 

Art. {^. Corresponden d cada provincia de Espana, 6 Ishs 
adyacentcs, con arreglo al censo del afio de 1797 los siguien- 
tcs diputados propietarios y suplentes : 

Alava 1, 1 ^ Aragon 9, 3 : Asturias 5, 2 : AvDa 2, 1 : Buigoi 
7» 2 : Cataluna 12, 4 : Cdrdoba y nuevas poblaciones 4, 1 : 
Cucnca 4, 1 : Extremadura 6, 2 : Galicia 16, 5 : Granada 10, 
3 : Guadalaxara 2, 1 : Guipuzcoa 1, 1 : Jaen S, I : Leon S, 1: 
Madrid 3, 1 : Mancha 3, I : Murcia 5, 2 : Nai-arra 3, 1 : P^ 
loncia 2, 1 : Salamanca 3, 1 : Segovia 2, 1 : Sevilla y Ccuta 
II, 4 : Si)ria .3, 1 : Toledo b, 2 : Toro 1,1: Valencia 12, 4 : 



on. lotai general 203.— En Galicia se oliscrvard la instnic- 
cion dada iwr la Junta Central para la eleccion de diputa- 
U««i dc las prcscntes Cartes, solo en quanto d la distribucioa 
en 7 ppoviiicias, &c. &c. 

II A*J- 5* '-" Asturias la Junta praparatorla dividira d 
lrinci|mdo en partidos proporcionados, sin tener en consi- 
derucion los antigiuH, que sorvian para his Juntas trienales. En 
w hlas CanarmM sorrtn n^putados por un partido cada una de 
Jy 4 Mas HKiwircss Lanzarote, Fuertc Ventura, Gomdre y 
Hicrroj y por lo que respccU d las oiras 3 de mayor pobia- 



lis . 

tioD, la Junta preparatoria cuidari de distribuirlas en pa^dCB 
COD arreglo i, su pobladon, &c. 

Art. 10. Las Juntas preparatorias no se mesclarin en 
otias funciones que las aquS senaladas, j se disolverin asl que 
hajnn aliaoado todas las dificuhades ; no intermmpiendo de 
manera alguna las funciones de las Juntas de panoquias, de 
partido, &c. 

Art. 11. Las Juntas preparatorias lemltirin A la diputa- 
cion pennanente, por medio del Gobiemo^ testimonios de 
quantas disposiciones dieren* 

Art. 12. Si por las circunstancias particidaies de algunas 
provincias no fuese posible la fonnacion de la Junta prepara- 
toria como aqui se preriene, la Regencia supUri por los me- 
dios mas expoiitos, conusionando al efecto al gefe, comandante^ 
6 persona de con&uiza, i, quien se encargar£ la convocatoria | 
debiendo esta persona remitir £ la Diputacion de Cdrtes, por 
conducto del Gobierno^ testimonio 4e las providencias que al 
intento hubiere tornado. 

Instmccion para la eleccian de Dqmtades en Cortes del 

ano \Si3 para uUramar* 

Art. 1. Habrd Juntas preparatorias para las elecciones de 
Diputados en Cdrtes de las pr6x!ma$ ordinarias de 1813 en 
las capitales siguientes : Mexico, capital de Nueva Espana : 
Guadalaxara: Merida de Yucatan: Guatemala: Monterey, 
capital de una de las Provincias intemas del Oriente : IXuran- 
go, capital de la Provincia de Occidente : Havana, capital de 
la Isla de Cuba y de las dos Floridas : Puerto-Rico : Santo Do- 
mingo : Caracas : Santa F^ de Bogotd : Santiago de Chile : 
l«ima y Manila, capital de Filipinas. 

Art. 2. Luego que el gefe superior de cada una de estas 
provincias reciba el decreto de convocatoria para las Cartes 
ordioarias de 1813, formar^ la expresada Junta que se com- 
pondrd del mismo gefe superior, del Arzobispo, Obispo 6 
quien sus veces hiciere, del intendente donde le haya, del al- 
calde mas antiguo, del regidor decano, del sindioo^procurador 
general y de dos hombres buenos vecinos de la misma pro* 
▼incia y nombrados por las personas arriba mencionadas. 

Art. 3. Si por razon del estado politico del pais no rest- 
diere el gefe superior en la respectiva capital de las arriba e&» 

Kcsadas, fonnard la Jupta preparatoria en la ciudad 6 pueblo 
nde tenga su residencia, debiendo en tal caso ser de este 
Tccindario los individuos del ayuntamiento^ y entrar i, &lta 

I 2 



116 

dd ARBohispo, Obispo/dquiensos veoeshicieie» elcdeaiaitko 
djocesano de mayor d^nidad. 

Adicioo: En h Jopta p ie p a iaUnia de las prownciasiiitiCfpas 
de Orieote que hade celebraise eo Monterey, presidiri elzefe 

Elitioodecstaiirovincia.*— Otra: que enhde bs 4deOoei* 
nte, qoe ha de celebraise en Dunngo, piesidael xeSt pdi- 
tico de estaprovincia. 

ArtI 4. Fomada h Junta prqpaimtoria sobre la qoe no se 
■dmitiii excosa ni dihdon alguna A los sugetoB qjoe Imn de 
oomponerla, tendrd presentes las censos mas exftctos de hs 
titimoB que se hubieren fonnado; y caso de no haberki^ for- 
inahi d calcido de poblacion mas aproodmado^ y con amgh 
4, la base de un diputado por 70 mil almas de bs que csmrai 
el articolo 29 de la Constitucion, senahuni el ntlmeio de dipib 

Art. ^. Cada Junta preparxUnria hahL la diiwioii mas co- 
moist del territorio de su comprehension en pio«indas» y de- 
signari £ cada una de ellas las ciudades donde deban icunim 
los electores para el^r diputados. 

An*. 6. Cada Junta preparatoria senalarfi i sus provinciB 
el niimero de diputados que les correspondan con arreglo^ i 
iu poblacion. 

Art. 7- I^bs Juntas prqmratorias dividirin las provincial 
en paitidos, si ya no io estuvieren; y si lo estuTleren, ± 
atendhbi A la division exlstente, y fixarin en uno y eoo 
caso el niimero de electores de partido. 

Art. 8. Si el estado politico de algunas provincias no per- 
mitiere hacer las elecciones en todos los puntos de su com- 
prension, las Juntas preparatorias detenninarin el lugar y for- 
ma en aue deban hacerla el partido, 6 partidos que se halkii 
en estado de preceder & ellas. 

Abt. 9. Las Juntas preparatorias resolveran breve y ni- 
mariamente todas las dudas que ocurrieren para las elecci* 
onesy&c. 

Art. 10. Las Juntas preparatorias no se niezclar<n en 
oCras funckmes que las aqul seiialadas, y cesartin en ellas 
luego que empiecen las elecciones: dexando expcditas lai 
fiincioncs de las Juntas de parroquia, de partido, &c. 
^ Art. II. Las Juntas remitir^n testimonios d la diputa- 
cion permanente de C<5rtes, por conducto del Gobiemo, de 
quantas disposidones hubieren tornado en la materia, y de loi 
de poblacion de que se hayan valido. 
aones : J . Connm i ambas instrucciones.— Coo arr^b 



117 

al art. 102 de la ConstitucioD se senalan i loadiputados 110 
rs. diario6 de dietas, que abonarin sus respecdhras pcoviocue* 
^ Art. 9. Lot diputados tanto de la Peidnsula como de ul* 
tnunar tendnui derecho i, perdbtr las dietas aripiadas desda 
el dia que se picsenten i la diputacioii permanente hasta d 
en que concluyan su diputacion. 

Art. 3. Se abonara el primer viage de Temda & hs Ctfr* 
tes d lo6 diputados de la Peninsula € Islas adyaeentes, i jiiicia 
de las reqiectivas diputaciones. 

Art. 4« a Ios diputados deultramar se les asisdia por sus 
provincias con la deoente asignacion que pfoporckHudmentc 
k la distancia se estime necesaria i juicio de m diputaeioDea 
provinciales para sus viag^ de ida y Tuelta. 

Art. 5. Las diputaeiones proivinciales cudarin de pro» 
porcionar los arbitrios mas convenientes paia cubrir todoa 
cstos gastos de sus respectivos diputados^ proponi6odolai £ sa 
tiemp6 para la aprobaicion de las Cdrtes. 

Art. 6. Por esta primera vez las Juntas prepaiatorias de 
todo el reyno dispondiin lo conveniente para que se lealicen 
estos abonos par las reqiectivas provincias, echando mano^ si 
luere necesano^ de los fbndos de la badenda ptiblica con ca* 
lidad de reintegro, que deberibi faacer las diputaciones pio- 
vinciales. 

Por decreto del 16 de Mayo se declare undnimente que los 
actuates diputados en Cdrtes no puedan ser redq;idoB paia 
bs proxlmas oidinarias. 



PROPOSiaON 

Que presents y ley6 en la sesion pttbUea de las Cortes del 
dia 4 de Mayo su diputado por Catabma D. Anto^ 
nio de Capmany; y no merecio que se admUiera 6 dis* 
cusion, ni que se msertase en las Actus de aquel dia, ns 
en el Diario del Congreso^ como lo pedia su autor. 
Ahora se trnprime^ d instancia de este wmmo^para no-^ 
tida del publico EspanoL 

SsnoR. ' 
En la resducion que tomd antes it ayer V. M. (sin que 
JO pretenda con mi d^il voz invalidarla), en mi opinion, se 
invirtid ei <$rden de proceder. Se deliberd sobre la no diso- 
lucion del Congreso^ y fu^#aprobada por V. M. antes de deli- 
berar sobre la ^poca cierta de las futuras Cdrtes ordinarias. 



118 

que era el punto, aun hoy iodecisq, que debieia habcne 
tado primero como t^nnino de la prcnogacioo sancionada, i 
la qual podrto alguoos interpretarla tid vez faaxo ei acm- 
blante de peip^tua, por aquei comua proloquio oefpeteifNt 
est ouod durat; puesrto que esta mayor 6 menor dundoD ha 
de depender de varias y extraordinarias circunstancias impie- 
▼istas desde ahora, y de incideutes mas imprevistos aun, que 
podrin dilatar la reunion completa de la pnSxima Rcpraen* 
tacion nacional. Por consequencia se dilata indefinidamfnte 
el caso de poderse verificar la conclusion de las Cdites ac- 
tuates, una vez que sus vocales, parece, no quiereo despediise 
basta que dexen en posesion de sus asientos d los (|ue se han 
de convocar todavia para que vengan de las estremidades dd 
mundo i, ocuparlos. Perd6neme V.M. una cooiparacion 
material en gracia de la oportunidad. Par^ceme ver aqui la 
guardia que defiende up puesto, la qual, sin embargo de que 
debe ser relevada d las 24 horas, no puede retirarse basta que 
Tcnga la entrante, aunque tarde tres dias. 

En el caso presente es mas cierta la tardanza, porque d 
entero cumplimiento de la convocacion esta sujeto £ mas 
contingencias. Luego estas GSrtes, se dird, no tienen fin, y 
t6mese en sentido de t^miino. { Serd una causa- abierta ? 
No se me aTgu\*a de que se cerrard la puerta del Congreso^ 
una vez que la ha de cerrar el mismo que se queda con la 
llave para abriria quando lo tenga £ bien, 6 le parezca bien. 
I Queda, por ventura, la Nacioii y el Gobiemo de la Monar* 
quia, fundado sobre las bases de la nueva Constitucion, en 
manos de un nienor, que necesita de ^Jtela, 6 de un imbtfcil, 
que pide un tutor de por vida, 6 de un amigo sospechoso de 
la Patria, que obligue a la>t C<^rtes d tener los ojos siempre 
abiertos para contarlc lo9 (lasos, v seualarle el camino por 
donde los ha dc Ucvar ? Esta conducta podria entorpecer las 
operaciones dc la Suprema Potestad Executiva que acaba 
V. M. de constituir ; y descargdiidola en algun modo de la 
lt^pon<ah:lidad A que la sujeta la Constitucion, nos eciidba- 
nios enc^nm este terrible poso. 

Para llenar el intervato prescrtto de unas Cdrtes d otraSi 
csXA sennlada en la Constitucion la Dipafarion permanente, 
cuya plaiua veo que queda t^uspensa, 6 ehidida con el Acta, 
que antrs de aycr sancioniS V. M. de no disolversc hasta que 
te rcuna el futuro Conpreso. Si yo hubiese estado presente 
en aquolla sc^ion, huhiera manifestado mi voto coutrario; 
contentandome ci>n declarar mi opinion, que como tal hoy 
ia soitcngo, Y pur tautu pido^ por via de proposicioQ fcwnal 



"9 _ 

Jue \mgOf que ae lleve & debido campUmiento d Mieiilo 15/ 
e la CoQstitttcioD^en que se establece la D^miacitn penna- 
aente de Cdrtes, senalandole todas las fisKmltades de que debe 
cstar revestida para que jamas quede la Naciou ao este cuer- 
po eooservador y custodio de sus derechoB y libertad, pues i 
este fin Can saludable estaba muy sabiamente destinado. Esta 
exposicion en oue fundo mi dictameo, y que su^to i, la de- 
liberacion del Congreso^ sea qual fuere Ja resoludon, pido se 
inserte en las Actas de este dia pern que conste mi modo de 
pensar en asuntos de tanta gravedadw-^Codu; 6 de Mayo de 

1812. 

Antonio bb Capmant. 



REFLExioNES 

S<^e algunos articulos de la Ckmstituckm EsptAola, 

[Continuadas delap. 80.] 

La parte de la Constitucion aue va inserta en 6ste Ntimero 
babla del Rey, y del Poder Juoicial. De este tUtimo me re- 
servar6 A tratar mas adelante, limitandome ahora al primero; 
DO obstante que lo que he dicbo en varias ocasiones sobre las 
demasiadas facultades que se ban reservado las Cdrtes, es di- 
rectamente aplicable k las pocas que ban quedado al Poder 
Executivo. 

Ya ^e nombre me presenta el origen de la desigiial re- 
particion de fACultades que censtiro. Esta division de los 
ties poderes que tanto tiempo ba rodado por el mundo sin 
senrir mas que para dividir tratados de polftica, ba venido ul- 
timamente d danar mucbo en la pr&ctica^ como sucederd siem- 
pre con todas las teorias y systemas, por plausibles que sean. 

I Que cosa mas clara, mas fecunda en principios, maxlmas, 
y reglas que el equilibrio de los tres poderes Lqgislativo, Exe- 
cutivo, y Judicial! No bien se ezplica al mas iliterato 
quando ya se le presenta' un mundo de repdblicas y estados, & 
quienes puede dar constituciones, sin mas trabaxo que distri- 
buirlas en secciones y articulos. El {Hoblema es sencillisimo; 
Un Congreso'fcHrma las leyes; un Rey, 6 un Presidente las 
hace executar, y un cierto ntimero de Jucces declara quien 
las quebranta, y le impone la pena correspondiente. Cada 
uno de estos tres poderes sirve de contnipeso a los otros, y 
apenas se ooncibe como nuede haber alteraciones, y mudan* 
zas en una mdquina tan bien equilibntda. 



122 

ft 

serie intfrminable de horribtes intrigas y disensiones dom^cis. 
Es en cierto modo hacer el reynoelecttvo entre los individiKM 
de una misma faniilia) sembrando la ambicion, y la lindidad 
mas funesta entre todos ellos. 

Bastaria esta ley para bacer intolerable £ los futuroa reyea 
de Espana la coiihtitucion que les liau dado las Cdrtes. 'iQne 
diremos de ese otro conjunto de mal combinadas restriccioiies 
mas arriba indicado ! Mal combinado digo, porque ni estan 
unidas baxo un mismo systema, ni pueden lograr el efecto i que 
ae dirigen. Los autores de la constitucion se propuneiOQ 
imitar el plan de responsabilidad de Ministros, de la Constitu- 
cion Inglesa. Pero desquiciaron ^ste gran principio del con- 
junto de aquel systema, y lo amasaron malamente cob el suyo» 
£1 Rey de £spana es inviolable, y no se le puede hacer cargo 
de sus operaciones. £1 Ministro que iirma sus drdenes hi^ de 
responder de ellas, y tales drdenes no se ban de executar sin 
la tirma de un Ministro. Habia mas que hacer en este punto? 
Parece que no. Pero la constitucion £spaiiola se desdena de 
copiar leyes A la letra, aunque sean las mejores. Ademas de 
los Minbtros, pone un Consejo de Estado compuesto de qua- 
renta individuos, que ban dc dar su voto sobre todo lo qoe 
pertenezca al gobierno del rey no, y por consiguiente, sobre las 
inismas drdencs de que lian de responder los Ministros. £s 
decir : que ni el Rey ni sus Ministros gobieman al reyno ; «iio 
el Consejo de Estado. La cosa es clara. El Rey est£ sugeto 
al Ministro, y el Ministro, que es quien ha dc responder con 
su cabeza, si fuere neccsario, no es creible que quiera tener en 
su contra el voto del Consejo que no es responsable A nadie. 
Asi se ve con toda cvidencia que un cuerpo en que no puede 
baber ni un indivlduo que no hayan propuesto las Cortes, es 
el que gobemard cl reyno, sin res{X)iisahilidad ninguna. 

Y, al cabo, ( queda bien sugeta esa tremenda fiera politica, 
con los quarenta y siete leoncros que se Ic han sefialado ? Lo 
mismo que un leon verdadero custodiado por centinelas de 
vista. Porque, al fin, ^l es el que tiene la fucrza ; y todos los 
zeladores del murido no bastan a contrart'starla, si quiere abu- 
sar de ella. Vuelvo a rcferirme al exemplo practice, que 
nos presenta la hi^itoria dc estos dltimos tioni{x)s, en la revo- 
lucion de Sueciu del ano 177^> que recordare, en breves pa- 
labras. 

Carlos XII muri(^> sicndo el mas despltico de los monarcas 
de Europa, d pesar de que Suecia habia sido originalmente un 
pueblo mil veces mas lilire que l!Ls|)aria en tiem|X)s antiguos. 
bucedio i Carlos, su bcTmana, y los iSuecos creyeron que csta 



131 

Si ere necesario cou a erv Hi ' d Espana baxo Reyes, (j en esto 
no ereo que cabe duda,) no debieran las C6rtes baberlos cou- 
aiderado baxo el nspeeto de una espede de fieras indmnables, 
que supuesta la necesidad de tenerlas, solo hay que estudiar el 
modo de sugetarlas, £n esto no halla t^nnino la Constitu- 
cion Espanola. 1^. £l Rey no ha de tener parte directa 
en hi fbrmacioD de las leyes. 2?. El Rey, en la execu* 
cion de estas leyes ha de estar sugeto d Minbtros resnonsables; 
S^. Ha de estar sugeto en cierto modo d un Consejo de Estado. 
4*. Este consejo se ha de formar de personas propuestas por 
las Cdrtes. 5^. Ademas, ha de haber una diputacion de Cdr- 
tes alerta constanteinente, Por lo que hace A su poder execu* 
tivoy est A cercenado en gran manera. 1^. El Rey tiene d su 
cargo defender al Reyno con .un ex^rcito que ha dc estar £ 
au mando. Pero las C6rtes son las que ban de ^ dar orde- 
nanzas al ex^rcito, armada y milicia nacional en todcis los 
ramos que los constituyan." (Art. 131). 2^. Los Jueces, 
obispos, y beneficiados eclesiasticos, ban de ser ncnnbrados i, 
propuesta del Consejo de Estado. 3^. Ni aun la educacion de 
su bijo primogenito puede fiarse al Rey. Las Cortes ban de 
aproiiar el plan. 4^. Despues de todo, hasta la misroa sucesion 
A la corona queda al arbitrio de las Cdrtes, segun el artlculo 181, 
^ Las Cdrtes deberan excluir de la sucesion aquella persona, 
6 personas que sean incapaces para gobernar, 6 hayan hecho 
cosa porque nierezcan perder la corona.'* 

Esclavos de su grandeza ban llamado los escritores Morales 
A los Reyes ; mas yo no s^ que nombre darian A los que ha 
modelado la Constitucion Espanola. Esta ley de la aucesion, 
en particular, es terrible. Es la declaracion de una superior!- 
dad que humilla A todos los que se declamn sometidos A ella 
— d todos los individuos en quienes se reconoce el derecho de 
subir al trono de Espana. Ved como os portais, se les dice, 
porque si se nos antoja, os excluiremos de Tuestra herencia. 
Antojo, digo, y no sin premediracion ; porque la ley esta con* 
cebida en tcrminos tan generates que basta el capricho de 
una faccion para que pueda ponerse en prdctica. Las C<5rtes 
pueden excluir ^^ aquella persona 6 personas que sean inca- 
paces de reynar/' Por quantos titulos, y quan arbitrarios se 
f^uede aplicar esta ley! {Que grado de cntendimiento y 
uces naturales se necesita para reynar en Espana ? Qual es 
el punto de instruccion que se requiere ? i Que caracter mo- 
ral ? I Que condicion de dninio?-— Ba*^a semejante Icy pani 
array^rar en Espaiia la anarquia y la irnerra civil. Es una 
maldicion que condena A la famiUa Real dc Espana A una 



134 

zelo6 J emulackm del poder del trono, dno hfteiendole HefV 
bien las limitaciones justas, y decoroeas que la Coosdtuciaa 
le imponga, daudole parte en la formacion de las leyes que 
ella le encarga conservar con la itierza. Asi es como se ha 
sostenido y prosperado la Constitucion Inglesa. Las-kfos 
que el Pkrlapaento Ingles establece, no son preceptos ioK 
puestos por el pueblo, que el Rey ha de obeoecer quieim 6 
DO quiera ; son, por el contrario, medidas saludablea oue el 
Rey establece con los representantes de su pueblo. Jamas 
ha exlstido en el mundo monarquia mas efectivamente limi* 
tada que la Inglesa, ni monarca mas poderoso y respetador-* 
Si las Constituciones politicas bechas teoricamente, puedea 
tener consistencia, solo podra ser, fiindandolas sobre cl coao- 
cimiento del corazon humano, y equilibrando no la fiiera 
fisica, sf no la moral que ha de dirigirla. Si yo viviese en on 
desierto, y por no sal)er 6 no poder manejar armas, se las 
entregase & un dependiente, que antes hubiera sido dueno 
de la casa, no le diria : Toma esas armas, y defiende con 
cUas, que yo soy el dueno verdadero de lo que antes creiste 
tuyo y de tu femilta: que yo soy el que debo mandar aqoi: 
que nada puedes hacer sin mi consentimiento ; y que tus 
hijos te sucedcran en el mismo cncargo si tienen mi apiohft- 
cion, y no de otra manera. £n vez de semejante hareno, 
yo iuzgo que si algo pudiera asegurarme en la posesioa 
reaclquirida, seria decirle :al armado : amigo, tu familia me 
liabia usurpado varios derecbos : tu eres justo y no querras 
imitarla. £1 bicn comun de entrambos es bien tuyo: yo 
tcndrc las Haves del area del dinero ; tu las armas para de- 
fenderla Viviras con el mismo explendor que antes ; pero^ 
en quanto al arreglo de la casa, los dos consultaremos, y 
establecercmos sus leyes. — Muy perverso habria de ser el 
hombre que no se conviniese i aceptar de corazon tan justo 
partido. — Y si fiiera, (me diran) de tan taimada ralea que 
se pudiese temer con razon que habia dc conservarme ene- 
miga y seducirme d todos los crisidos, acabando por darme 
un tiro con el arma que yo le entreguba para la comuQ 
defensa ? — En tal caso, en vano seria hacerle jurar leyes, y 
mucho mas las que pudicran irritario. 



> 




135 

fe BxchisScn de lof actuales IKputadaspara tas C6rtes 

vetiideras. 

^ \jBS Cartes que no escrupulizan sobre continuar su exls- 
flencia mas alia de lo que su Constitucion decreta; ban querido 
^fi una prueba nada equlvoca del desintere^ de sus indi* 
|i|2tod9^ dedarando unanimente que ninguno de ellos podra 
^ f^jpedegido para la diputacion proxima venidera. La de- 
idoQ es honrosa; y manifiesta que la masa de la 
'Dtacion Espanola es saoa y de buena fe. Pero esto 
I para que una medida politica merezca aprobadoiu 
I Jiombres publicos pueden bacer cosas dignas de elogio en 
into individuos, que sean al mismo tiempo muy danosas 
SSrtado. De este geuero es el decreto dado por las CiSrtes 
Ibi 16 de Mayo. 

' Las elecciones de Representantes deben ser libres, y abso- 
^Btamente ilitnitadas. Esta doctrina es consequenda inme- 
diata del priucipio de la soberania del pueblo, que las C6rtes 
bui hecbo base de su Constitucion. Si hay algun caso 
Mictko en que dicbo principio pueda ser apUcable es^ sin 
duda, en el acto en que el pueblo se despoja de la soberania 
paia depositarla en manos de sus representantes. Lueeo, d 
jpOHer limitaciones en el uso de este dcrecho primitivo es 
Mntra la esencia del poder que las C<5rtes exercen. 

Mis, abaodonando &ta clase de arguinentos, fixar€ mi 
atmcion sobre los objetos y motivos practicos del decreto de 
)as presentes Cdrtes, que inliabilita d sus Miembros para serlo 
de bs siguientes. Las C6rtes no pueden' haberse propuesto 
taua que una de estas tres cosas : Ventajas del gobierno de 
^Bipaiia: Pn:caucion contra el abuso del poder : 6 satisfaccion 
Y pOTia propria. Pero, si bien se ex&mina, su decreto est4 
%tu» de poder lograr ninguno de estos objetos. 

La fdta de conocimientos practicos de gobierno en que se 
hallaban los Espanoles al empezar la Revolucion, caus6 
IDiichos y graves daiios d la causa de la Patria. No hay para 
que alegar pruebas odiosas de csXa verdad que todo el mundo 
Itconocio desde el principio. Los individuos de las Cdrtes 
coDOceran, por experiencia propria, lo que adelarita la pr^c- 
tica en estas materias, y no poidran negar que el manejo dc 
los u^ocios les es aora niucho mas facil que al principio. 
Uoa cosa, d lo mcnos, no negard nadie en este punto ; y es, 
que por grandes que sean los conocimientos tcdricos de una 
perBOoa, el azoramiento que causan los negocios publicos en 
la prictica, la exponen A cometer grandes yerros, eo tantQ 
que DO esXi familiarizada cou ellos. 



136 

£stas dificultades que encuentra iin individuo en asnntol 
que ha de manejar por si solo, crecen al infioito quando la 
operacion se ha de hacer eQtre muchos. Las fonnas, y 
ceremonias mas sencillas confunden al que entra de nuevo 
en un conereso; y necesita muchos dias para familiarizana 
con los objetos que lo rodean. Mas esta dificultad se vence 
bien pronto donde hay 'personas acostumbradas & lo que ae 
llama rutina en semejantes corporaciones ; objeto de sumft 
importancia en todos los casos en que una multitud de per- 
sonas han de concurrir i un solo resultado; porque dsta 
rutina produce la unidad de operaciones. 

Aun quando no hubiera otros motivos, &ta consideracion 
es de bastante importancia para no tcner por prudente el de- 
creto de las C<5rtes que cierra la puerta de las venideras A los 

Jue han aprendido i manejar los negocios publicos en ^stas. 
Is muy extrauo que se quiera volver absolutamente al prin* 
cipio, y perder de una mano & otra toda la experlencia de 
estos diputados. Vendran unas C6rtes absolutamente nuevas; 
y mientras que aprenden la mera forma de los debates se 
pasardn meses, en que deliberar^n por cansancio^ 6 por atur- 
dimiento. 

Mas, no es solo expericncia lo que se pierde de este modo. 
Segun un cdlculo muy sencillo, se cohdena d Espaiia por 
este decreto, d desmejorar en punto i, su Representaciott 
Nacional. Las primeras elecciones se hicieron naturalmente 
con toda la buena f^ posible ; porque cogieron i la intrigt 
desprevenida, y se executaron en un tiempo en que el mando 
era poco Hsoiigero. La opinion pdblica debio, pues, tener 
todo el influxo que esas maihadadas formas de eleccion le 
dexan. Dc aqui se infiere claramente que en las C6rtes 
actuales se hallan muchos de los hombres en quienes la 
nacion tiene la mayor confianza. £s claro, pues, que qui- 
tandole la facultad dc reclegir, se la obliga A escoger otros i 
quienes no aprecia tan to. 

No me detendre en este sencillo computo que qualquiera 
puede hacer, y hard dc una ojcada ; y pasar^ d ex&minar si 
el dccreto de las Cortes es 6 no una medida de prudente 
precaucion contra el abuso del poder. 

Lo primero que salta d los ojos es que nadle sabra mejor 
que los electorca, de qtien han de precaverse en dste punto; 
y de nadie podran juzgar con mas tino que de los que ban 
exercido el mando durante el tiempo de su diputacion pasada. 
Jjo mas que la prudencia exlge es quitar los medios con que 
se pudiera s^ucir al pueblo para que cscogicse d los peore% 



127 

en contn de m intereses. Pero obl^rlo i ^e esoqa i. ojos 
cerrados, entre desconocidos, sin otta razon siniD la de que los 
que le tuin servido bien ahora, le pueden servir mal en la 
ocasion siguiente, es como si se estableciese ley de que 
ninguno pudkra Uamar para curarle de una efermedad al 
Mexico que le hubiese salvado la vida en otra. Esto, por la 
gran razon de que el Medico podria envenenar al paciente, in- 
ducido de la extremada confianza que le mostraba. 

Mas riesgo de usurpacion h^y en un solo dia que las 
Cdrtes prolonguen su poder por su proprio arbitrio, que en 
una leeleccbn coropleta y repetida muchas veces, si esto 
fiiera posible. La reeleccion se haria por voluntad del 
pueblo; yen el hecho de recibir de nuevo la autoridad de 
sus manos, reconocerian los individuos reelegidos que no 
tenian poder ninguno por si proprios. Pero si se hace el 
exemplar de que unas C6rtes no se disuelvan d su tiempo^ y 
proroguen el exercicio de su autoridad por un decretc^ 
alegando la necesidad de las circunstancias ; puede Uegar 
dia en que^ decreto tras decreto, otras C<Srtes tiranizen i, la 
nacion por muchos anos, 6 la sumerjan en una guerra civiL 
Comparese el riesgo que puede haber en que veinte 6 treinta 
individuos sean reelegidos muchas veces, con el de que toda 
la diputacion dilate el dcxar el maudo, por un solo aiio* 
Estos veinte individuos no pueden ganar ni un decreto aun 
obrando de concierto; quando, por el contrario^ el partido 
que en unas Cdrtes tiene fuerza bastante para decretar la 
prorogacion, la tendra igualmente para ganar otro punta 
qualquiera. £n las reclecciones no pueden unirse mas que 
los que la nacion juzgue que no conspirardn contra ella; en 
la prorogacion no tiene recurso contra el partido que la 
decreta. 

No es esto, ni por imag! nacion, acusar d las C6rtes actu^ 
ales ; es solo hacer ver prdcticamente que si, obligados de las- 
cireunstancias, ban tenido por conveniente proiongar su exts- 
tencia, no obstante que el exemplar es peligroso; mucho 
menos debieran atender i, una falsa delicadeza para cercenar 
las facultades de la nacion en las proxlmas elecciones. 

Falsisima delicadeza es sin duda la de excluirse i. si pro- 

Srio de honores que aun no se ban conferido, y dependen 
e la voluntad agena. Si los individuos de las Cdrtes ban 
pretendido evitar interpretaciones roaliciosas negandose el voto- 

Eivo para las inmediatas, los ha enganado su delicadeza. 
\ interpretaciones maliciosas se aumentan con el cuidado 
fxcesivo de evitarlas > y en nada» se puede ver Bias, claro que 



128 

en el becho presente. Las G$rtes vottn un^imes que niiw 
guno de sus individuos puedan ser elej^diM para las siguientn. 
rodria con razon, preguntarse £ cada uno i por quien lo hft* 
da en este caso ? i si renunciaba por sf proprio, 6 por lot de» 
mas ? Si es ppr sf ; muy pagado debe estar de su merito^ 
quando ad precave que la opinion pdblica se fiie en £1 de 
nuevo. Si renuncia por Iob que cree que la mereeen, j que 
por tanto juzga que la tendrian en su favor para las mguienfci 
elecciones; mucnos visos dene tal veto de emulacion y de 
envidia. 

Repito que estoy lexos de intentar el menor agravio i. las 
GSrtes, ni colectiva, ni iodividualniente ; y de esto es pradMi 
clara el objeto que me propongo en las reflexlones que estoj 
haciendo. Convencido estoy de que el decreto de las OSrtes 
ba tenido principios generosos; pero muy mal entendidos. 
I Que detenninacion puede ser mas imprudente que aqvelle 
que ni produce bien A otros, ni cr^dito al que ia toma ? 1«b 
Ctfrtes deben considerar-este punto, de nuevo; porcjjue es de 
la mayor transcendencia. De ^1 pende la exlstencia de It 
misma Constitucion que ban formado. Si se Teunen Cdrtes 
en que no baya ni uno de los que la ban establecido^ y dado 
el ser; el amor proprio de los nuevos diputados estari en 
guerra con eila. La Constitucion es nueva, y aun no puede 
haberse adquirido- aquel respeto y veneracion dc costumbie^ 
que sostiene A las instituciones antigu&i. £n los principios 
de un estableciniiento semejante, todo el mundo se cree au- 
torizado a alterar y corregir d su manera. Las nuevas C<5rtes 
y en especial los espiritus. empreiidcdores, 6 vanos que natu- 
ralmente no faltariln en ellas, no querran ser menos que sus 
predecesores, y <%i no liay que los contenga con todo el esfuerao 
interes, y cxperiencia que dcbe suponerse en los diputados 
que la nacion reclija para el nuevo Congreso; todo la hecbo 
vendra por tierra, y Dios sabc quantoa otros males que alioim 
1K> podemos prcvcr. Mudanza*^ deben haccrse en la Consti« 
tucion ; mas no quisiera que se hiciosen facilmente y por ca- 
pricho. 

Si'guro estoy dc que mc impute nadie parclalidad d las ao 
tuales Cdrtcs ; porque de nadie espere jamas recibir las inju- 
rias que en elias se me ban becho. Pero sea esta una nueve 
prucba de que ningun iniercs puede moverme £ proceder ea 
contra de lo que creo util d Es|xina' En las Cdrtes liay per- 
-souas de mucho m^rito, a quienes la experiencia naturalmcnte 
habrd adeluntado infinito eu \i\ prdctica del Gobierno. De- 
xaudo 4 la nacion libre abtolutaunente en sus eleccioucs, esus 




189 

senun IkmidM de nuevo i dedicar sns faces en b^iie* 
de la Plitria. Las nueyas C6rtes se aprovechMn de su 
csperienda, y por su medb podian adquirir en breve el raa« 
ono que el wmpo ha dado i las presentes. De unas en otras 
CJortes, la nacioD iri conociendo i. sos ciudadanoa mas bene^ 
mentos; j oo eemuidoles la pueita con restricciones intern- 
pesdvasy todo lo mejor de Espana se veri reunido^ al Adi para 
elevarla al alto punto de gloria que merece. Estas son yen- 
tqas coDocidas; las de la exclCision nadie paede imaginar 
<|nales sean. FVohibir la reeleccion es impemr i los que me- 
jor ban servido i, la patria^ £ los que ban eanado su agrade- 
cimiento, el que puedan continuar baciendole el bien de que 
son capaces, y que las circunstancias, abora mas que nunca, 
exigen. 

Los buenos Espanoles, los amantes de la Constitucion, los 
admiradores de los que se ban distinguido en el presente Con- 
greao; debieran reunine y finnar un memorial pidiendo que 
ae revoque el decreto de exclusion que se ban impuesto los 
actuales dtputados. De este modo^ ellos habrian satisfecbd 
«u delicadeza, y podrian sin comprometer su decoro repon^ 
una providencia que cede en mat de la Espana. Dexen al 
•pueblo absolutamente libre ; y no teman que scan demasiadas 
IBS reeleccioDes. 



AMERICA ESPASrOLA. 

CORRESPONDENCIA 

mdrt el Comandanit M Namo de S. M.B. Standart^y d 

Oobiemo de Quito. 



Q/kio del S. Brigadier D. Carlos Elfinstone Fleyiwig al 

Exmo. Sr. Firey, 

Excif o. Sx&OE.— Usando de la franoueza y buena fe que 
eilge la snucera y estrecba alianza que felizmente reyna entre 
Y^ oaciones Eqpaoola y Britibiica, tengo el honor de acora- 
sanar 4 V. E. copias de tres ofidos que he pasado al Gobiemo 
de Chile, y de dos contestacionesqoe este me ha bccho, pan^ 
^pie V. £. se balle enterado de ellos, y haga el uso que tenga 
por mas coiiyciiiente. 

Todo mi aoelo es que cesen' en aquel Heyno los maks que 
yasafre, y loa mayares que le amenazan; copgrattihndomr 

TOMOV. K 



130 

sobremanera con V. £. por el acierto que ha tcnido en dejv 
cle este Vireynato los horrores de la discordia, £ que tan no- 
blemente ban contiibuido ios dignisimos liabitantes de eita 
Ciudad, dando asl a el universo todo, la muestra mas rtle- 
vante de su ilustracion^ de su patriotismo y de su fidelidad. 

Soy con el mayor respeto y consideracioD muv atentoy 
obcdicute servidor dc V. B. Lima 7 de Octubre de 181].— » 
Excmo Senor. 

Flrming, 

Excmo. Senor D. Jos^ Fernando de AbascaL 



Oficio del mismo Sr. Fleming al Gobemador de Chile, 

Excmo. SKnoR. — ^Tengo el lienor de anunciar^ V.E. mi 
arribo i este Puerto en el navio de guerra Standart, de S. M. 
13. comisionado por el Gobierno Espafiol ^ Ingles para con* 
ducir pliegos del real servicio y pui)lico ; y siendo extensivo 
este encargo A la capital de Lima^ solo me dctendr^ aqui f 1 
prcciso ti*nnino para que V. E. pueda contestarme sobre Im 
dos principulcs objetos A que es termiiiante mi niisioni i 
saber. i 

Si este Reyno tienc elcgidos y dispuestos i |)artir & la iPc- 
ninsula los Diputados proprietarios que le ban de representar 
en el Congreso General dc Cdrtcs, en aiyo caso los conducM 
A bordo del navio de mi mando ; y en el de que no se halle 
aiin realizada su eleccion, y pucdu vcrificarse diiranie mi per-' 
manencia en Lima regresar^ A recibirlos y tendrd la mayor 
satisfaccion en conducirlos a Espana, por que s(5 que su reunion 
a los demas de la monarquia Kspauola de ^inbos emisferios & 
la confianza del Pueblo Es()an()l de ella*?, y el deseo con<itante 
dc las naciones aliadas que lo consideran el tinico remediu 
de rsstablecer la trauquilidad y oponerse vigorosamente al 
eneniigo comun. 

El otro de mis principalcs cncargos cs la conduccion de 
los caudalcs que deben renuttrsc d la Peninsula, de estbs do- 
minios; objeto tan interesante en cl dia, que sin 61 no espo- 
sible auxiliar los esfuerzos que la nacion Espanola v mis alia* 
dos hacen para sacudir al encmigo, quien experimenta A s» 
pesnr ol poder que tienc una verdndera alianra, y un lefon 
constante en la detVnsa de la ma« ju*!ta cau^ai. La resistench 
que ba opuesto la nacion EspaGola al tirano le ha herho 
coiiocer que sus intentos si tubicn^n alguji 6x1to en un prln- 
cipio, fueron dcsgraciudo:; desde el momcnto que consoIidiS «« 



131 

Gobierno an el Codmso de Cdrtes^ lestableeiendo jtarincipios 
liberales y i^foniiaiido su^aodguot abiuoa. 

Yo mismo debi igual oonfiaDza ai Gobieroo Espanol : pas^ 
« 6 Nueva-Espafia y conduxe los ingentes caudales que aqiiel 
Reyno remitid para la defensa de k Patria, y tambien los Se* 
iiores que se ballaron en disposicion de trasladarse £ Espaiia 
nombrados para el Congreso de C<5rtes : rtcibiendo los cau-^ 
dales Que los particulares quieran registtar para Espana, cuyo 
anuocio espero que V. E. se servirtf comunicar al p(iblico« 

Tengo el honor de ser atentb senidor de V. iE. Carlos El->^ 
fiustone Fleming— ^Excmo. Senor Ptesidente G9bemador del 
Reyno de Chile. Abordo del Navio de S. M. B. el Standart| 
al ancla en Valparayso^ ^ 27 de Julio de 1 81 K 

Fleming. 



Contestacion del Gobierno de Chile. 

El muy atento oficio de V. S. y la fianqueza que manifesta^ 
bastaria i dar la wm alta idea de su generosidad personal, y 
de la gran napion qu^ en el tiempo mtis angustiaao supo ar* 
rostnur en obseqyio de la nuestni, al opresor de la. mayor 
parte de la Eurom y contener las miras ambiciosas dirij^das 
tambien A estos Faises. 

Sin duda no podria presentarse una oportunidad mejor 
para el transporte de las personas que con el .destino de Dipu- 
tados i. las Cortes Nacionales, d otro de igual importancia 
faubi^sen de trasladarse i, Espana, si las eirctinstancias permi* 
tiesen aprovechar la noble oferta de V. S. y que estos lograsen ' 
de las bondades que nuestros Compatriotas traidos & su bordo 
desde la Peninsula. 

Para el tiempo de su salida habri producido su efecto la 
pubiicacion que se ha hecho de que el comercio puede re* 

?'strar sus Caudales en el buque de S. M. B. y del mando de 
. S. d quienavisar^ el resultado. 

Suplico £ V. S. que permita al Gobemador de ese Puerto^ 
que cumpla la drden de r^poner los viveres, que puedan frltar 
6 su tripulacion despues de tan largo viage* 

Ygualmente que si gusta honrar cgn su presencifi i esta 

capitdl se dirija & la Casa. que le tsti pr^parada, en la que y 

en la sinceridad de nuestras atencioues^'Vera la profunda oon« 

aideracion i su caricter, y aprecio i su nertona. 

DIos goarde i V. S« mi^nos anos, Santiago y Julio SO df 

K2 



133 

ISlL^Martin Ciho EoctliidA-^Sr.B. Catloi KlfMiiUBi 
Fleming, Comanddnte del Navie de &M.B. Somdaft. 



Otto Mmitmo S. Homing alfntim» GoMermo. 

ExciKh SsnoEw— 4]npuesto ea el cooterto dd obaeqpiM 
oficio de V. E. 30 del puadO| debo contestar, one ine liiiads 
mm sensible el que no ae halle icaliaaida la dcccioo 4e In 
Senoies Dipatados que lian de repreflentar erte Heyns cb d 
Congreso Geneial de Ctfrtes ; arf gobm> creo que lo aeiA £ H 
nacioD Britanica ; cuyo Gobiemo oonsideni oooio el 
ostaculo i ks miraa ambiciosas del tiiano aquella 
asamblea, en que reunidbs todos los votos de la Motrnqpii 
Espanola, se dictan ks decretos y resohiciones que, at tieflBpo 
que fbnnar&n la felkidad de imbos emisferioiy too ^as annas 
que mas teme aquel iniusto opresor, como que elloa han 
fijado h opinion geneiai del Reynoti 7 cooscdidado au Go- 
bieino. 

Bslimarfa que V. £. se siiricse raanifettanne ai cxiiM 
Onidalea c ot ieapon dientes al Real Enurio^ que ciloy prania i 
tiaMfioitar; pues mbe V. EL que cste is el agentc pdnc^ 
con que la Espaiia y sus aliados deben sostener la jurtagiaena 
que ha cmptendido ; y espero arimismo el^sttode kpAS- 
cadon que V. E. ha mandado hacer con reqpeto i loa od cd> 
mercio. 

Doy i V. E. las mas expiesiTas giaoas por an apredabk 
efarta rdativamente i viveres de que ya embm, pfovfsto^ y la 
hart prescnte i mi G<»bienx> que la estimari^ obaervmndoM 
este generoso Reyno 1^ manifestado £ la nadon Britaiuealai 
mismoB sentimientos q^e experimenta en toda la PeAtnaula, y 
en America. ^ 

P6r ^kimo no debo otnitir que me es muy sadsfiwtorio el 
obsequio que V. E. me nrepaim en csa capital, r de que i id 
pesar no jmedo disfnitar por no retaidar mi partida i Ijima en 
justo destaipeiio de mi combion ; y acaso i. mi legrao it 
amidla capkal, redbirt este honor ; 'donde si V. E. me 
^ioense de alguna utilidad, podr4 ocupanne con eot«m 
fiiccion. 

DkMguarde I V. E. muchos. En hi Rada de V^Mraa 
al ancU < bordo del Navio de 8. M. B. d Standaitt ASda 
AfiNKo da JUl.^&cmo. Seiior-Carlos EUaMoae He- 



t33 

■iii«.nRE9(cma. S^qr FreaideDti GobttMiKler ^ IUynQ4» 
Cbik. 

■» P i l l ' II |> 

Cani9ipa^um. 

l4ft impievbioii opp i lie kn mi»4«t«rifl9 del Gobi«Fm> autl* 
gm pnHi^puDo k Htdepda Real 9»edifiW9 4^ l^q^pyotfoii 
ob^c^ de meikir importiuiciif la tfiQO i mmtr^B Qiapra dc^ 
bihiadb de un modo que ha sido ni^Mirip ii^fV d# Im tt^S^os 
III11IO0 iHmisiUcs pam oottear un pi^ de egor^iHl W solo iqdls^ 
fMnbk pam defendor elReyoodelafumiaOTiMad^Usur^ 
pador, sinci y {buy cspecialiiieiite de ins maqiiini^kkoes 6 in-t 
trign diffigioaB < revolucioQBr ostoi domioioe, «{uya seguridsid 
Boi cstA encargadt paia n^atcniflos i miesM desgracuido 
Soberano ; por coDstguiente y i. pcaar da kH oii^Qres de«eo« 
no coDtaaios en el dta tm caudal alguoo que poder enviaf . 

No ha piodiicido iMiala la feoha efaeto alguno el aviso pubr 
Ucado al comercio para yegittiar i bardo del SlaiHhrt del 
naado de V. S. aos CaiMhlea : t^imuneiite & im efectp de 
aatfr taato ti^mpo hi iatenompUa h (Knauaieadoo, (ieodplee 
iiMipefada esta pfeei^ia oeasioa. Simm V. & crtoroos Uw 
■MB inteieaadoe eo k jufta eeusa qne soitieae auestia Qa» 
cioD, J es una en aqueUai y este deminio b^jo k proteeipo df 
la mya que vemoa ooma k BMgor aGada y proteelpnu 

aim guarde i V. & muohoi anas. Simtiagp y Agesia (| 
da 181 l.-'-^'Maooel Peiea CotapoGp-nDr. Juaa S^evdao— -Agiifw 
tai de Vkl, Secretarip Dtpotado'^^r. Bngadier P. Curki 
Elfiqilone Flemings 

FUMfflN^. 



■IT! 



UUimo Oficio al GabUmo da Chik, 

Ckomo. Sjiooa.^^A mi arrfbp i ese PuartQ an deieqapem 
de lo6 encargos del Grobierno Espai^ol, tube el honor da diri- 
gir i esta capital dos oficios eon fecba de 27 de Julio y ? de 
Agasto, y ka eoatestaeiQiiefl oue recibi, me hioienHi ooaoocf 
k eertean de lo me por opioion caai general se me as^gaia-r 
ha; eato que k ob ese Reyno no estaba eonfiyrme eon an Qor 
\nnpa, si alguno exktk i k sazon. Debia partir para est% 
eapilal, y la vealii^e no idn recek) de qae Uc^iase i m notici^ 
hahene veriieado en Cbik una de aquellos funestos efe<}tei 



■r^^^^ 


-- ■ 






-»«i*L 


;.'V*'2> 


mmi/gk 


!!»"..., - ■ ',„'>■<" M^J 


ll 






■pr.n.1,^- ^^' .V- \* . <* ■ 


ostaciil. 


^"•* 


Rsaiubl'e 


. ** 


Espanoh 


J-: 


quefonn 

biento. 
BMintarft 




CmMa cA 


trtn^JOrtar! 


: --"•^ 


con que la E: 


_ ..^ 


quehaemprei 


* ^ 


ccion que V. 






^^ 


Doy 4 V. E. 


^^ 




^ 


harf prcwntf i n 


estf gencroso Rt-j 


^j^^^^rf^^ta^^^l 


mbmm scntimient 




en Ainirica. 


j^^^^^^^^^^^^l 


Pot dldmo no de ^ 


^^^^^^^^^^^^^^^^H 


obsoquioqueV. E.. jM 


^^^^^^^^^^^^^H 


pesxr no puedo dtf lh^^^| 


^^^^^^^^^^^^^H 




^^^^^^^^^^^^^^^^H 


tideraw de *)pv^^^^^| 


^^^^^^^^^^^^^H 




^^^^^^H 


^^^^^^^^^^^^^H 


Di«md^^^H 


^^^^^^^^^^^^^^^^H 


^umOMJ^^^^H 


^^^^^^^^^^^^^H 


Ago^a^^^^H 


Q 



135 

otnodados, fincados y cmpleados sod del ixiismo 
lo8 mestizos ix)r inclinacion siguen cste Pjirtido. 
mc he certiticado en estas ideas tanto en Nucva 
nno en esta Am(^rica meridional ; y si hubiera po- 
X!arme, nie sacaria del error como A todo el (^ue 
nevencioDcs de prcocupaciones, el exito de los 
Nuevn Espafia, Coro, Paraguay, Montevideo, 
ro, Cochabamba, en cuyas escenas tragicas y sair- 
> se hun batido los Esnafioles Americanos con 
^y sino con sus mismos raisanos, sin exceptuarsc 
vnamcnte relacionados, 

iuteres de la Gran Bretana relativameutc a las 
Ispanolas, debe considerarsc mercantile por que de 
v» distante que de nuevas adquLsiciones de terreno; 
el fu obgeto, mal podria realizarlo en unos Palses 
iinpuLsos de la anarquia y sus cfectos espantosoe*, 
estenuando la iniiuencia Francesa, notandosc el 
la misma Inglatcrra aun en el comercio, pues sc 
"Tos Franceses introducidos por conducto de los 
i?I Norte. 

que tubo el orSgen esta delirante idea de la 

fucrun aqucUos en que mas concurrian los 

s', y algunos Ingleses, que guiados dc su in- 

contribuyeron cficazmente A la seduccion; 

tan autorizados, ni tenian los competentes 

ira dar seguridades, que debieron roirarsci no 

:)za sino con desprccio; pues ellas embe- 

»n y violencia con los sentimientos de la 

y con las terminantes explicaciones dc su 

9 puede ven« en el oficio de Lord Liverpool 

aa cie 2V de Junio dc 1810 al Goliernador de 

'ti dice entre otras cosas que S. M. B. crCe 

suMyo en honor de la Justicia y la buena fe 

de procedimiento que pueda producir 

dc las Provincias Espanolas dc /Vn^rica 

ropa, pues la integridad de la Alonar- 

I en principios dc Justicia y verdadera 

C]ue aspira S. M. 

explicaciones de la Gran Bretana, no 

ni pucden oscurecerse jx)r t:l abuso dc 

idas en tiempo, en que li^^pufia tenia 

-I^^^^itimidad sc dudaba 6 a lo nicnos no 

IS las Provincial* ; ni por todas las 

Hoy sc hulla la Naclon Lspanola 




134 

que son consecutacias de la discordia; pero felizroeDte he 
eptendido que el Reyno se ha conforoH^ en la elecdoD de 
penonas que le rijan, teniendu eu coD$ideracion los respetoi j 
circunstancias que adornan £ los electos : cuyo acieito do es 
posible que deje de ser un anuncio seguro del restablcci- 
miento ae la tranquilidad, y que anoUadas ya las jniras am* 
biciosas de algunos discolos, volverd esc Pais i entrar en la 
senda que le oebe condadr £ su felicidad, gozando de la edii- 
fianza ael Gobiemo Supremo de la naeion Espanola de q|iie 
€s parte, y del influjo de las que estdn en su alianza. 

Un motivo tan relevante me pone en la obfigacion de rd- 
terar i V. E. 16 mismo que express en mis citados oficio% A 
que dar^ alguna extension, ya por qiie me anima el cieer qae 
sean mejor exftminadas las razones de su apoyo, ya por do* 
vanecer equivocaciones que v^o demasiadamente e^tendidas^ 
y que acaso ban tenido bastante parte para alucinar £ ksB iiir 
cautos € inducirlos al error. 

De esta clasje 4% y no de corta consideracion el que han 
puesto en uso los primcros gcnios malignos que han altemdo 
el sosiego de las Americas £spanolas, suponiendo A la Qaai 
Bretana protectora de una independencia, con que ban ahi- 
cinado £ los hombres poco reflexibles 6 incapaces de enfnr 
al exftmcn de los podemos obstdculos que resisten un princi- 
pio tan opuesto i la razoa de justicia, de conveoieneia y it 
{Mlitica. ' 

Voy i, reunirlos concisamente. La naeion Britanica se 
unid i. la Espana al momcnto que di6 la senal de su herdica 
resistcncia contra las miras ambiciosas y p^rfidas del tirancK 
Esta alianza no puede considerarse puramente ceremonial, 
pues justifican lo contrario los socorros de tcxla clase espen- 
didos por aquella ; y todos serian de pequena consecuencia 
sino coQcurnera con la saogre de sus Ciudadanos vcrtida en 
repetidos combates y mezclada con la de sus aliados. Seria 
pues una absurda contradiccion sostener con una mano los in- 
tcreses de Espana en Euro|)a y arruinarlos con otra en Ame- 
rica, debilitando su podcr y fuer/a para combatir al enemigo 
comun. 

No considera la Inglaterra las Americas Espafiolas con lu 
disposiciones y circunstancias indispensables i separarse de su 
metrdpoli, atin prcsciodiendo de los vinculos de justicia y 
reconocimiento ni ^ este el deseo ni la opinion general de 
•ui habitantes. Los que se llaman indlgenas no tienen 
opinion propriamente nablando: los Espanoles Europeos 
|esidentes en ellas, lo miran con horror: los Espanoles Am^- 



135 

ricanos acomodados, fincados y cmpleados son del mismo 
sentir; y ^^ mestizos por inclinacion sigueo este Partido. 
Yo mismo me he certifacado en estas ideas tanto en Nueva 
Espana, como en esta America meridional ; y si liubiera po- 
dioo equivocarme, me sacaria del error como d todo el que 
▼ea sin prevenciones de preocupaciones, el exito de los 
sucesos ie Nueva Espana, Coro, Pbiaguay, Montevideo, 
BesaguaderOy Cochabamba, en cuyas escenas tragicas y sair- 
grientas no se ban batido los Espanoles Americanos con 
los Europcos, sino con sus mismos raisanos, sin exceptuarsc 
los mas intimamente relacionados. 

Todo el interes de la Gran Bretana reiathrameute d las 
Americas Espafiolas, debe considerarsc mercantile por que de 
nadaesid masdistante quedenuevas adquisieionesdeterreno; 
y siendo aquel su obgeto, mal podria realizarlo en unos PaSses 
devastados i, impolsos de la anarqula y sus efectos espantosos, 
que ya iba estenuando la iniluencia Francesa, notandose el 
peijuicio de la misma Inglatcrra aun en el comercio, pues so 
vthn los generos Franceses introducidos por conducto de los 
Americanos del Norte. 

Los Raises en que tubo el orSgen esta delirante idea de la 
iodependencia, fiieron aquellos en que mas concurrian los 
Anglo-Americanos, y algunos Ingleses, que guiados dc su in- 
teres particular contribuyeron eficazmentc A la seduccion; 
pero ni ellos estabsm autorizados, ni tenian los competentes 
oonocimientos para dar seguridadcs, que deiiieron mirarsef no 
solo con desconfianza sino con desprccio; pues ellas embe- 
vian contradiccion y violencia con los sentimientos de la 
Gran Bretana, y con las terminantes explicaciones de su 
Gobiemo como puede verse en el oficio tie Lord Liverpool 
dirigido con fecha de 29 de Junio de 1810 al Gobemador de 
Curasao, & quien dice entre otras cosas que S. M. B. cr^e 
que es un deber suyo en honor de la Justicia y la buena fe 
oponese i, todo genero de procedimiento que pueda producir 
la menor separacion de las Provihcias Espaiiolas dc America 
de su Metrdpoli dc Europa, pues la integridad de ki Monar- 
qula Espafiola fundada en principios dc Justicia y verdadera 
polttica es el bianco d que aspira S. M. 

Estas terminantes explicaciones de la Gran Bretana, no 
admiten interpretacion ni pueden oscurecerse por cl abuso de 
ellas, ni por otras producidas en tiempo, en que Kspana tenia 
un Gobiemo, dc cuya legitimidad sc dudaba <5 u lo nit^nos no 
estaba reconocido por todas las Provincias ; ni |)or todas las 
Potencias Extrangeras. Hoy sc halla la Nacion Espauola 



136 

minida en Cartes Generales cod un Gobierno fldemne j 
legitimaineDte establecido, dquien respetan y ban reoonocido 
vniformemente hm ProviBcias de uno y otro emisfSerio. £d 
aquel GHigreso dedicado dcsde el puoto de su reimioo i 
etiabkcer el bien de todos los fispanoles y fijar las bases sdii* 
das de una l^islaciQn igual y iusta, tienen su confianza todoa 
los Pueblos que componen la Monarquia. Los EspaSolcs 
Am6icanos ban Tisto ya desaparecer con sus decretos mucboa 
de los abusos de que se quejaban y lograrto el total remcdio 
de ellos sin necesidad de san^re, horrores y devastadoo, 
desgracias & que ha pretendido mducirlos la influencia de k 
Francia ; y que trata de eritar la Inglaterra. 
- Una misma es la causa y recfprocos los intereses entva 
Espanoles Portugueses i Ingleses; mas la Gran Bretana 
ha evitado cuidadosamente to& gestion que pudiera inftindir 
recelo a6n el mas remoto ; siendo la pruetMi de la leGtitud de 
sus principios, la resistenda A la pretencion del uuevo Qo* 
bkrno de Buenos-Ayres, que solicitaba ponerse bigo la mo* 
teccion de Portugal. La Inglaterra consider^ esta medlda 
opuesta ;i la verdadera alianza, y al objeto que desde haegoae 
propuso, que nunca seri, otro que el de auxiliar i una y olim 
Potencia contra el enemigo comun para mantener indemMB 
sus respect! vos Dominios de Europay America: i iSstelo* 
te^'to se ha ofirecido pronta i las gestiones de conciliacioii. 
Yo como individuo de la Nacion Brit^ca, obrando coo 
Gonocimiento de sus sentimientos en la materia i incljnado 
adem&5 por amor A los Espenoles, no he querido omitir d 
reiterar & V. E. el contenido de mis citados anteriores oficias, 
ofreciendome de nuevo A pasar & ese Puerto A recoger y con* 
ducir, d bordo del Navio ae mi mando los Seiiores Diputadoa 
que ese Reyno elija para que le representen en el CongieiD 
Naciona), seguro de que en el obtendrin todos los deseoa 
GODTenientes A la felicidad de ese hermoso Reyno en union 
con sus hermanos de Europa con honor, con l^itimidad, y 
por los medics que corresponden A la nob^eza y decoro^ de 
que son dignos sus babitantes. 

Dios guiurde A V. E. muchos aiios. lima 3 de Octubre de 
1811— 'Ezcmo. Seiior — Carlos Fleming— Eicmo. Seiioc 
Gobemador dd Reyno de Chil^. 



137 



K0TICIA8 DS LA AMERICA ESTANQLA. 



deMaiwlSld* 

• • • ^ Naestns noticias no UegBQ di 80 leguM i la ledondtt 
WNT estar todos los caminoa iotercqptadoa ; y Mi aolo aabemoa 
w que ae inaerta en la gazeta, ae lo que tre^ algim otvp 
wioEOf (pie eacapa ooo mil tiabajos.'' 

^ £a d oorto drciilo en que ncia coafnmicaBKW» \my hu^ 
guknte. Calkja con el caimtaqiia traio de tienpa adoitfo^ 
aalio de aqui el 12 del oornDQlie pavaQuanda Amilpai dosde 
ae jiabia forti&eado Moreloa.^ Uefd i^ mm inmediadooes el 
18| y las avanzadas del eneroigo ae fueron redrando sin hfuset 
opoaicioD. £1 19 se dirigio al pudblo peiauadido de que 
imirian £ au aprofldmaeion ; pero quaodo ya ae baUabm den* 
Ha, kt hicieroo im Aiqio tan teniUe de lai azoleas y Teota* 
naa que.tuvo que returane perdieuda nmcba gentc^ entit eUt 
Rol^ que morid i laa doa lians» Ofiedo^ Sanw% tenientea 
eofODeles, y otros varioa, £1 miimo dia aalia da Puebla el 
Mpdier Uaoo ooo ISlOO booAbvea da laa redeo veaidoi de 
E^na, i alacar a baear, doode ae habia iMedio ftierta otra 
dhmkm de Morelot ; peio babieiido tenido igual aserle que 
Qdlejaa (anaqoe igtMnmoa el pormenor) recihid orden do 
^paur £ ttamine cod Me en d caoipo delante Quautla. Lo 
varifietf d Domingo 1^. de <ste, en cnvo. dta rectbieron d 
aoeono de nverea y mnmciones que ae lea renutio de aqui. 
Ahom eslan diipoiiiendo el ataque en fonnat decnyasresultas 
peode la aaerte del gobterno, pues no le quedan onaa tropaa 
de que eebar aaano paro reaisur £ Moreloa." 

^ Mientras Callejas se ocupa en la boca de Tierra Caliente, 
ae ha fonnado, una reunion numerosisima en el Monte alto 
de Tanepantla, que ba estableddo su campamento en las lo- 
mas de Santa Mdnica, y ha prohibido en todas las haciendas 
dtraer nada para Mexico. Esta reunion se trataba hasta 
ahora, de gabilla; uero da roucho cuidado desde que se sabe 
se hallan con ellos heison el de los Caballos, un Don Dioni- 
aio, Frances que enseiiaba el exercicio £ los petriotas del 3^. 
batallon, Velaaco el canonigo de Guadalupe, Canedo tenicnte 
de los Verdes, y otros que se ban desaparecido de Mexico 
estos dias, y dicen se nan reunido toaos en la villa del 
Carbon." 

^ En Toluca est£ Porlier con roil hombres, reducido £ es- 
tar eUcerrado en la ciudad, porque ha tenido malas resuitu 



1S6 

en quantas salidas ha hecho ; y ahora est£ con mas cuidado 
porque la Junta que ecbaron de Zitaquaro se ha establecido, 
y fordficado en Sultepeque/* 

^ En Apa se ha formado otra reunion que eiige contribu- 
ciones de todas aquellas haciendas, y solo por ellas logran sus 
dnenos el peiiniso de sacar los pulques y puercos que se con- 
nimen aqui. Esta reunion extiende ahora sus avanasadas hasta 
Teodhuacan. En una palabra, nos hallamos rodeados de 
manera que nadie se atreve i salir de las garitas, y el onico 
correo que est^ corriente, que es el de Puebk sale con eacdta 
de 80 y 100 hombres. El 6 por ciento de Alcavala prodoxo 
el mes pasado 8000 fiiertesi sieudo 100,000 los que producia 
en ti»ipo6 pacificos. Los trigos valen 20 foertes, y no ios 
hay.'' 

** En fin el Reyno est^ como lo puede desearel mayor ene^ 
migo de Espana : Destruccion en todas partes, y destruooioa 
de todas oosas; de manertf que venza el que venciere amboi 
partidos quedaran vencidos.'' 

Por otras cartas de la roisma fecha se sabe que habia tenio* 
res de una oonspiracion dentro de M^ico. ^ 

En otra *dfl 8 Abril se dice que los Insurgentes habian 
hecho varias salidas contm el ex^rcito que sitia i Quaatk, j 

Iue el dia 4 habian tornado todos los canones del fuertr 
e Vira; pero que habian al fin sido rechazados, y dot 
de los canones recuperados. El general Calieja estala gra*' 
Temente malo, y su p^rdida se considera irreparable, en caso 
que se verifique. Tambien se hace mencion de que la Junta 
llaroada Soberana de los Anieriranot roandd proposicionei 
de mz al Virey. El canonigo Velazco, que se habia pasado 
ultimamente d los insurirentes tambien escribia £ Porlierfaa* 
ciendole prciposicione<;. 



139 



CARTAGENA DE INDUS. 

(SapleoMBlo ai Afi^ot Americano, del Lanes 18 «k NoTiembrc, 1811.) 

Cartagena^ Noyiembre 17 de ISII. 

£1 dia 11 del corriente serd memorable en la histoiia de 
luiestra gknriosa revolucion. De este dia empieza 4, dataiee 
U epoca de nuestra existeneia poKtica, como £stado que do 
reconoce otro gobierno sobre la tierra, que el formado por la 
libre y espontanea eleccioa de sus Pueblos. Hace tiempo 
que habia brotado un disgusto general por la especie de reco- 
nocimiento que aun teniamos d Espana : la conducta tiranica 
que el gotHemo de esta nacion observaba con noeostros, & 
pesar de nuestra moderacion, exaltd de tal modo los espiritus, 
que no pudieroa ya contenerse en los justos limites, y la 
manana del dia 1 1 se presentd el Pueblo en masa, delante 
del Palacio de Gobierno pidiendo con repetidos clamores la 
declaracion de nusstka absoluta indepbndbncia. Esta 
era una resolucion que ya estaba proyectada de antemano por 
nuestro Supremo Gobierno, y que aun no estaba realizada, por 
no hallarse liechos algunos trabajos que eran consiguientcs. Asi 
pues no se hizo mas que anticiparla por algunos dias. £1 
Pfiblico la ba recibido con los transportes del mas vivo 
entusiasino. £1 mismo dia por la mauana se public<5 la in- 
di^ndencia por bando, que iba compuesto de una diputacion 
de la Suprema Junta, el £xc."^ Cabildo^ el Estado mayor de 
pbzai escoltaiB de txidos los Cueroos militares de la guami- 
cion, y una innumerable multitud del Pueblo que expresaba 
8u regocijo con vivas no intcrrumpidos. Por la tarde presta- 
ron juramento de obediencia y reconocimiento diversos 
Cuerpos de esta Ciudad, y.en los dias siguientes todos los 
Cuerpos militares la han jurado en la plaza al frente de sus 
banderas. Como con este nuevo drden de cosas el gobierno 
ha adquirido mayor representacion y dignidad, se le ha decla« 
rado el tratamiento de Alteza Serenisima en cuerpo, y de 
Exc* ai Presidente del Estado. 

£1 Pueblo tambien pidi<5 que se extinguiese la Inquisicion, 
cuya justa solicitud fu^ atendula, y en consecuencia no existe 
ya un tribunal erigido por los Reyes para scrvir de apoyo & su 
tiranfa. 



1 40 

Acta de Independencia. 

En d nombre de dios todo Poderoso autor de la natn« 
laleza* Nosotros los Representantes del buen pueblo de h 
pigivincU de Cartagena de Indias, congregadas en juiita plena 
con asistencia de todos los tribunales de esta ciudad. A efecto 
de eotrar en el pleoo goee de nuestros justos € imprescripd- 
bles derecbosy que se nos ban devuelto por el orden de lot 
iocesos con que la divina Prondencia quiso marcar la 4i9oIi|-> 
dxxi de la mooarquia Espanola, y la ereccion de otra dinas^ 
wAxt el trono de los Borbopes : antes de poner en exercicip 
aquellos mismos derecbos que el sabio autor del Universo W 
coQcedido d todo el genero Iiumano, vamos a exponer i kf 
egos del mundo imparcial, el cumulo de motivos poderceof 
que nos impelen d esta solexpne declaraciou, y justificar la' le- 
sohicion tan nccesaria que va & separarnois para siempre dc ll 
XDonarquia £spanola. 

Apartamos con horror de nuestra consideracion 9au«Qo9 
trescientos anos de vexaciones, de miserias^ de sufrimiwtQf 
de todo genero^ que acumuld sobre nuestroppsla ferocldad (Ip 
los conquistadores y mandatarios Espanoles^ cuya historin Qp 
podra leer la posteridad sin admirarse de tan lar^ suiH- 
miento : aunque no cchamos en olvido, las consecuencia^ dc 
•quel tiempo tan desgraciado para las Ajn^ricas^ queremps coq- 
trahemos solamente i. los hcchos que son peculiare$ i, etto 
Provincia, desde la epoca de la revolucion Espanola; y ( 
su lecture el hombre mas decidido por la causa de £$paaa u> 
podrd resistirse d confesar, que mientras mas liberal, y mas 4^ 
sinteresada ha sido nuestra conducta con respecto d los go- 
biernos de la Peninsula, mas injusta, mas tiranica y opronvii 
ha sido la dc estos contre nos. 

Desde que con la irrupcion de los Frau<;eses ^n EspaSa, It 
entrada de Fernando VII en el tenritorio Franc^ y la sub* 
siguiente renuncia que aquel monarca y toda su familia hi^ 
cieron del trono de sus mayores, en favor del Emperador Na* 
polron, s& rompieron los vinculos que unian al Key con su$ 
pueblos, quedaron estos en el pleno goze de su soberania, j 
autor izados para darse la forma de g[obiemo que mas lei 
acomodasc. Conseqiiencias de esta facuUad fueroo las inpu* 
mcrables juntas de gobierno que se erigieron en todas las pro- 
v!riciu.% en muchas ciudades subalternas, y aun en algunoa 
pueblo:> de la &pana. E^tos gobiernos populares que debiaii 



141 

M poder al vcrdideio origen de ^1^ que et d pvebb, qti« 
MioQ sin einlMU|;o jotar de nuevo, y reconocer por sa Rey £ 
f^mando VII, bten tea por efecto de compasion dcia su per* 
ioiia, 6 bien por una predileccion al gohienx) mouarquicck 
El primer objeto de las Juntts de Espana fu^ aseguraise de la 
pDsetioii de las Americas, y al efecto enviarcm Diputados i 
Mas IV0niieias» que procuiBsen maatener una union, consi* 
deiada can imposibie. La oif;ullosa Junta de Sefilia, que 
usMirptf por algunes meses el titulo de Sobermia de Indian 
toA Ik que mas ae distinguio en dars^ i reconocer en estos 
Mbes. Dos enviados suyos Ihgaron k Cartagena. Ya les 
nabian precedido por algimos diss, hs noticias de los sucesos 
que ocarionaron la ruina de la monarquia Espanola, y en la 
sorprtsa, y en el desorden de espiritu que causan los acoute^ 
cimientos imprevistos, Cartagena aunaue tuvo bastante pre« 
lencia de aniino para conocer sus dereclios, tuvotambiea 
bastante generosidad para no usar de ellos en las circuns- 
tancias mas pel^rosas, en que jamas se halld fat nacioa 
de que era parte. Sacrificdlos pues i la union con su me* 
tropoliy y al ^deseo de salvarla de la mas atroz de las usurpa* 
Clones. La Junta de Sevilla fii6 reconocida de hecao, 
apesar de la imprudente conducta de sus enviados, y ape«- 
sar de las vejaciones € insultos que los agentes del gobiem^ 
prodigaron al I. C. y algunos de sus dignos miembros. Este 
cuerpo verdaderamente patriotico, clev6 sus quexas al gobier-^ 
no de Espana en los terminos mas sumtsos, y pidid una sa« 
tisfaccion de los agravios que se le habian hecho; pero ea 
cambio de nuestra generosidad, solo recibimos nuevas injuriasi 
y en recompensa de las riquezas que los enviamos para 
iosteuer la causa de la nacion, vino una 6rden iniqua dirigida 
al Virey de este Reyno, para bacer una pesquisa a varios indi^ 
▼iduos del Cabildo y d otros vecinos. 

Tan atroz conducta de parte de un gobiemo reconocidtk 
aolo por conservar la integridad de la nacion, no fu^ cap^z da 
desviamos de nuestros principios : nosotros fieles siempre k 
las promesas que habiamos becho, continuaraos manteniendo 
Ma unidad politica, tan costosa y ton contraria k nuestrcK 
^ifrdaderos intereses. 

Entre tanto el desorden, el clioque de las di\rersas autori- 
dades, y los males que de aqui eran de temerse, obligaion 1 
las piovincias de Espana k reunine en un cuerpo comun que 
fuese un gobiemo general. Instalose en Araojuez la Juuta 
Centnd,y desdeeste momento oomenzaron k renacer nuestras 
e^peranaas de una tuarte mejor. Trtunftf la rason do 4as 



142 

cnmccidas preocupaciones, y por la primera vez se oyd dectr 
en JEspana que los Amertcaoos teoian derechos. Mezqliinot 
erao los que se nos habian declarado, eran sujetos i la voz dt 
los 'AyuDtamientosy domioados por los Gobemadores, erao 
los Vireyes nuesiros mortales encmigos, los que tenian influxo 
en la eleccion de nuesiros Representantes ; pero al fin k 
Espana reconocia que debemos tener parte en. el gohiemo d^ 
la nacion ; y nosotros olvidandonos del earacter dominante dft 
los Pcninsulares^ confiabamos que nuestra presenciay nucstim 
justicia, y nuestras reclamaciones habian al fin de arranGar al 
^bierno de £spana la ingenua confesion y reconocioiientD 
de que nuestros derechos eran en todo iguales a los suyos. 

Lasuertedesgraciada de la guemt^ no di6 lugar £ la Uegada 
de nuestros Representantes. Los enemigos entraron en An- 
dalucia, y la Junta Central profuga, dbpersa, cargada de las 
maldiciones de toda la nacion, abortd» bien d su pesar, un 
gobierno monstruoso couocido con el nombre de K^encia» 
Doniinada por los Franceses casi toda la Peninsula, y coo* 
finado este debil gobierno £ la Isla de Leon, volvitf sus cjoi 
moribundoG acta la America, y temiendo ya proximo el 
ultimo periodo de su existencia, oimos de su boca un 
decrcto Iisongero, que le arranciS el temor de peider para 
nempre estos p^dses, sino lograba seducirlos con las nu» 
alhagucuas promesas. Ofrccianos libertad y fratemidad; 
y al mismo tiempo que proclamaba que nuestros destinos no 
e»taban en manos de los gobernadores y vireyes, rcforzaba 
la autoridad de estos, dexandoios arbitros de la eleccion de 
nuestros Representantes. 

Eran estas circuustancias, muy crlticas para Cartagena* 
El cstado lamentable de la Espana sin mas tcrritorio libre que 
Gallcia, Cadiz, y la Isla de Leon, Valencia, Alicante y Carta* 
gena, el temor de ser envuehos en las niinas que la amena* 
zuIkiu y de cacr en las ascchanzas de Napoleon, el deseo 
()c coucurrir d salvarla por una parte ; el conocimiento de 
iiue^tros derechos, las pocas esperanzas que veiaroos de 
que Cbtos se reconociescn, los males que nos acarreaba un 
gobernador insolentc*, por la otra, bacian im contraste 
bien (Hdcil dc decidirse. Quisimos, sin eiuiynrgo, abunr 
dar en moderation y en sufrimiento; y aiuKjue tomamo^ 
medidas. de precaucion para alexar de nosor)0:> Ids peligros 
que temiamos, nunca rompimos la iotegridad de la mo* 
narquia, ni nos separamos de la causa de la nacion. Nues« 
tra seguridad exlgid imperiosamente preparanios de todot 
modos p^ra no caer en la comuucalamidad, y al cfccto quisi- 



143 

BIOS que d Csbildo oomo on cuerpo compuesto de patricioiy 
jnterviniese coq elgobenuufer en la admiaistnicion del go- 
bieroo ; y quando ya no bastaba esta providenciaf fue prectso 
deponer k este misaiogobemador entrando en su lugar el <^ue 
las leyes ilamaban i, succederle. Las causas que nos inovie« 
con k este heeho estaban legalmente justificadas coq tpdas 
las formas juridicas : el mismo ComisioQado que la Regencia 
nos envid, no pado menos de aprobarlas; y ademas sometia- 
mos d aquel gobiemo el eximen de nuestia conducta. Le 
ofrecimos fiaternidad y union, le enviamos quantiosossocorros 
de dinerdy para sostener la guerra contra la Francia, le pro- 
testttnos sinceramente que uuestros sentimientos serian inal- 
terables, »empre que se atiendese nuestra justida^se remedia- 
sen nuestros males, y hubiese esperanzas de que se salvdra la 
naeion. Nada bast6 :* nada cooseguimos. La Regencia, or- 
gallosa con un reoonocimiento que apenas se atrevid a espe- 
rar, mostrdse indiferente d nuestras reclamacienes, y en vez 
de escucharlas como merecian, dictd drdenes dignas del favo- 
rito de Carlos IV. A nuestru sumisiones, u nuestras pnites- 
Cas de amistad, correspondid con palabras agrias € insultantes ; 
y para acallar nuestras quexas, para damos las gracias por los 
tesoros que les prodig;ini08 improbrd nuestras operaciones en 
los terminos mas insolentes, y nos amenazd con todo el rigor 
de la soberaniOj roalreconocida, aun en el mismo rccintode 
Cadiz. En la corta epoca que durd el Consejo de K^ncia, 
fu^ en todo consiguiente d los tiranicos principios que habia 
adoptado con nosotros: los efectos fueroik en todas partes 
casi jguales. Varias proviocias de Amdnca declararoii su 
independencia: la Capital de este Rcyno y muclias de sus pro« 
vincias siguieron los mismos pasos. Tan seductor como era 
este exempio, y tan justos los motivus que tenlamos para 
imitarloi, no pudo, sin embargo, alterar nuestra conducta, 
£ pesar de que los agentes de JEUpaaa poniao todo su oonato 
en disgustamos. Lis sangrientas escenas de la Paz y de 
Quito, los crueles asesinatos de los Llaoos pusicron ^luestro 
mifrimiento i la mas ultima prueba : mas d pesar de esto, 
obro la moderacion. Nosotros formamos una Junta de 
gobierao para suplir las autoridades extinguUas en la Capi« 
lul ; pero no negamos obediencia d los gobiernos de- Espail'i : 
nuestra Junta tenia, es verdad, feurultates mas amplias qud 
lai de los Vireyes ; pero la Regencia habia obstniido todos 
L)s canales de la prosperidad publics declanmdo que sok| 
ateiidla d la guerra, y que era menester que nosotros mirass* 
nos por nuestia suerte. 





144 

£ 

dd ikfd iLiilMiiwi de It 
la lamMdam <k ks Cdns feBmk& Se 
crte coeipo ai muodo am toda h dignkfad desBAgraoBB- 
ji wnrl i io [■■ttcy i m ^ ideg tm UbcBiks ye no It 
la Eonn de h ipnoffiDa eD qoe crdi anndoil 
loi £i|HDoi0. Diedanba la a ub c iaui a de la oacioa, la di* 
vHKJu de kx podeiesy la iguildad de dficahui eofve Iob Eaaa* 
peoi J AflMncanoSy la libcnad de la uoprcma, t oiraa due* 
cfaos del PoeUo^ oada wm nos qoedaha que dcae 
todo realnado; jaedocidoi ooo unas ideai tan 
crtfnm que cmpczafaa jra i mar la auron de vna felis wtgt^ 
nciacioo. Recooocimos, pues, lasCdrtes; poohediOBBai 
cautoi ooo las lecckmcsde k> pando, caniencidai por 
propia ezperieDcia, de que on gobicmo dBtaote,iio 
la ielicidad de <qs pueblos, la reoooocimos solo 
termmia tMierma ; ndaUrtu que we eotutUmiam itgrnlmtrnHf 
€€m/orme d km primtipiow que proeUmati, 
giempre la uiiMUiuiraekm mierior, y goUemo 
delm Prmruicia, 

Mas piesto concebimos que las mlsani OSrtcs no 
caentas del caxacter bMt que ha disdngnido A lot ydihuM 
levoluciouarios de Espana. La libertad, h %aaldad de de> 
recfaos que ikm ofrecian en discunos tan pomposoi, solo cian 
con el objeto de seduciruos y lograr nuestio recooocimienlOd 
En oada se pensd menos que en cumplir aquellas promr— t 
kf bechos eran enteianiente coDtFanot; y lAientras que la 
Enana nombraba un Representante por cada cinquenta aail 
baohantes aun de los pai^es ocupados coostantemcnte por d 
tncmigo^ para la America se adcptaba otia base caiculada de 
ioteotOy para que su voz quedase abof^da por una m ay orfa 
cfleandalosamente considerable, 6 mas bien diremos que lai 
incoBsequencias que se comctterou en este particular, aaig- 
aaodo Unas veces un Diputado por cada Proirincia, y despuci 
20 po^ toda la America, iudicaban un refinaniento de man ffy 
Siiu a c la de uototros. Siendo la nacioii sol>erana de si mismi^ 
J de W endo exi*»'er esta sobcrania per medio de sus Repie* 
aeotaalCf, no podiamos concebir con que fmioaini^ntos, una 
parte de la iiacton queria scr mas soberana y dictar kycs 
4 la otia parte, mucbo mayor en poblacion y en importanria 
noUtica; y oomo sicndo iguules en derccbos, no lo eran tam- 
faeo en el influxo y los mcdios de sostenerlos. 

Koiotros no debimos somctcmos a tan d^radante 



14S 

gimiML B^dtBtnoi Queitros derediot oon eoergh T <^ 
vigor; lot vpopanm con nuEones esMnaikB de las mbmas 
deckralonati del Congmo naoioBilc ptdimos tmestra admt- 
Mtracioii uHerior, funduidola en la nzoa, eo h juiticia, en 
tl exfiippio ^tit dkran otras oaciooea sabiMy concedieiidola < 
SHS pomioiiea distaates; aim en el eonceplo de coloniat, que 
estaba ya dcalenmdo de cntre noeotroei y tUtuhamente one* 
daiiMV de mievo, baio'estas bates, la ttias perfecta union, y 
nia mostiar que no eran vanas palabiati ennamoa los auxf- 
U0i pecuniarioa que nos pennitian las circunstancias. Los 
CRie se llamabaa Diputados de la America, sottuvi^ron en las 
Cdrles con bastante dignidad la caie« de los Americanos { 
pelo la obstinacion no oedkS : la laaon gritaba en vano d los 
animos obcecados con las preocupaciones y d la ambicion de 
dmninar : sordos i ios damores de nuestra justicia, dieron el 
al^mo falle i nuestras esperanzas, negandenos la igoaldad de 
Rqiresentantps ; y f ue un eqiectaculo Terdaderamente aingu^ 
lar d ioooncebible, ver que al paso que la Espaoa Euro^pte 
con la una mano derribaba el trono del despotismo^ y dena- 
maba su sangre per defender su libertad; con la otra ediase 
nueras eadeoaa a la Espana Americana, y amenazase^ con el 
latko levantado d los que no qoieren soportarlas. 

Colocadas en tan odorosa altemadva, bemos sofrido toda 
elase de insultos de parte de los agentes del gobiemo Espa* 
noly que obrarian sin doda de acuerdo con los sentimientos 
de esle ; se nos hoatiliia, se nos desaeiedita, se corta toda 
eomunicacion con nosotros; y porqne ndamnsios smnisa* 
■M&te los derechos^ oue la naturalm, antes la Espana nee 
habia coocedido, nos Ilaman rebeldes, insnrgentes y traidore9| 
no dignandose contestar nuestras solidtudes, el gobierM 
mismo de la nacion. 

Agotados ya todos los medios de una decorosa conciliaciony 
y no teniendo nada que esperar de la nacion Espanola, 
s«qpue8to que el gobierno mas ilmtnuib que piicde tener 
drscQPoce nuestras derecbo^ y no correponde d los fines pan 
Qoe ban sido instituidos los gobiemos, que es el bien y fluid* 
dad de los miembroa de la sociedad dvii s d deseo de nucstra 
impia conservadon, y de proveer A nuestra subsistenda poB* 
ticap nos obliga d poner en uso los derechoa unperseripmles 
q|iie recgbramos con las renundas de Bayooa, y la fiscoltad 
mie tiene el pueblo de separarse de im gobiemo que le baca 
oesgradado. 

Impelidos de estas razones de Justicia, oue solo son un 
debit bosquezo de nuestras sufrimiemosy y oe las naturales y 
poKtkas que tan imperios aa ie n t a coswpaBflea la if n ssi d a d q/m 

TOMO V. I. 



146 

tcnemos de esta separacion indicada por la misma natuinlezs^ 
nosotros los Representantes del buen pueblo de la Provineia 
de Cartagena de Indias^ jcon su expneso y publico consent!- 
miento, poniendo por testigo al sbr supremo de la rectitud 
de nuestros procederes^ y por arbitro al mundo imparcial, de 
la justicia oe nuestra causa, declaramos solemnemente i, h 
faz de todo el mundo: gue la Provineia' de Cartagena de 
Indias, es desde hoy de hecho y por derecho, bstado UBftB, 
SOBBRANO B iNDBPBNDrENTB, quc se halla absokita de 
toda sumision, vasallage, obediencia, y de todo otro vincolo^ 
de qualquier clase y naturaleza que fuese, que anteriornieiite 
la ligase con la corona y gobicrno de Espana ; y que como 
tal estado libre y absolutamente independiente, puede haeer 
todo lo que pueden y pueden hacer lais naciones libres ^ inde- 
pendientes. Y para mayor firmeza y validez de crti 
nuestra declaracion, empenamos solemnemente nuestns 
vidas y haciendas, jurando derramar hasta la (iltuna goCa de 
nuestra sangre, antes que faltar d tan sagrado compronticti* 
miento. E^do en el Palaeio de gobicrno de Cartageoa de 
Indias ^11 dias del mcs de Noviembre de ISll, el primers 
de nuestra independencia.—- Ignacio Cavero, Presideote-' 
Juan de Dios Amador — Jos^ Maria Garcia de Toledc^- 
Ramon Ripoli — Jos^ de Casamayor — ^Domingo Gmnadoi ■ 
Jose Maiia del Real — German Gutierres de Pifierez — ^Ensefaio 
Mada Canabal — Jos^ Maria de Castillo— -Basilio del Toro di 
Mendoza— Manuel Jos^ Canabal — ^Tgnacio de Narvaez y it 
Torre — Santiago de Lecuna — Jos^ Maria de la Tern— 
Manuel Rodriguez Torices^— Anselmo Jos^ de Urela— Juan 
de .Aria»— Jos^ Fernandez de Madrid— Jose Maria Benito 
RevoUo^ Secretario. 

CARACAS. 

Espenindo i tener noticias individuates del horrible tene- 
moto que casi ha reducido A ruinas id aquella de^raciada 
ciudad, juzgue excusado decir en mi ntimero anterior lo que 
todos los diarios repiticron. Ann no hon Uegado reladoncs 
circunstanciadas, y solo tengo i, la vista algunas gazetas 
suehas de Caracas, la mas atrasada, de 1 7 de Enero, y h mil 
reciente, de 6 de Marzo. De ellas se dcducen los hcchcf 
siguientes. 

. Quito. 

El dia 11 de Octubre de 1811, fueclcgido por presidente 
de aquella Junta el obispo de Quito D\ Jo«6f de Cueio J 



•x 



Caycedo. Las tropas de la Junta habian tornado la ciiidad 
de Pasto, que defeudian las del ex-gobemador de Popayan. 
(Cfficio de la Junta de Quito al gobiemo d^ Caracas.) 

Nueva Granada* 

Las Ga2etas de Caracas insertan el Acta de la Confederal 
eicn de lot Provincias unidas de la Nueva Granada ; 
pero en las que tengo A la vista no se halla el principio de estft 
docamento. La Gazeta de Caracas del de Mazo pubHca el 
parrafo siguiente. 

^ Debemos dar al pfiblico la plausible noticia que el 
Gobiemo acaba de tener por el encargado de negocios de 
Venezuela cerca de Santa F^, para lo que copiaremos aqui 
literalinente k> que entre otras cosas dice sobre el progreso de 
la causa de la America. 

^ Este Colegio Electoral Revisor ha sancionado que este 
gobicirnoes Representativo popular, aue desconoce & Fer- 
nando 7% y que la dedaratoria de la Indepebdencia absolute 
la har£ el Congreso del Reyno : y por lo tante (jue ya no cs 
Monarquia, y que en ia Constituctbn se supnma lo que 
bablaba de Rey. El gobierno de Quito se halla en el mismo 
cstado, pues su Congreso Provincial ha de<iconocido la Re« 
gfncia y las C6rtes : se estaba preparando alii una fuerte ex- 

Gidicion contra Cuenca al mando del Mayor Calderon. 
ada sabemos del verdadero estado del blixo Perd: los 
Pktriotas de Caly y de Popayan ban oonseguido algunos 
triunfos de los salteadores de ^u-bacoes, ultimo resto de hs 
fueneas miserables de Tacon/' 

En Caracas, el Congreso general petdond la vida A varios 
de los complices de la contrarevolucion de Valencia. 

El dia 10 de EUiero nombrd el Congreso por ciudad 
Federal & Valencia, y determin6 que el 15 de Febrero se 
wspendieran las sesiones para que se abriesen de nuevo en la 
dicfia ciudad el i^ de Marzo. 

El 6®. de Febrero se decretd por el Coftgreso de Venezuela 
la abolicion de la Inquisicion ; encargancfe & los obispos aue 
formen un reglamento para juzgar ellos las eansas de religion 
• << en inteligencia que deben servir de bases para este regla- 
mento los principios de que no podra la autoridad eclesiastica 
imponer otras penas que las espirituales, y que el nKxio de 
proceder judicialmente ser^ en todo coiiforme ^lo establecido 
en la declaratorja de derechos de la Constitucion Federal." 

La escjsez del erario dd noevo gobiemo era muy ^rande, 
y 9€ habia eieado un niillm de Pern ta papd Mosed*. 

U2 . 



148 

BUENOS AYRES. 

(Ga^ta de 31 de Enero 1812.) 
Q/fcio del Gobiemo al Capitan General de 3fofitevideo» 

Se ban realizado al fin los fundados temores de las miias 
hostiles de los Portugueses, que ha manifestado i. V. S, ate 
gobiemo en su correspondeDcia anterior. For el oBao j 

Sites que lia dirigido el eeneral Artigas con fecba de 24 oi 
iciemDre, y que en copia se acompanan, se instmirt V. & 
de la conducta escandalosa de las divisiones Portuguesas ma 
con sus agresiones ban precipitado ya d nuestras armas £ todas 
las consequencias dc un rompimicnto. El general Art^pv 
ha baddo uno de sus destacamentos que tubo )fi osadla de m- 
sultar i nuestras tropas, y encendido el fuego de la fuem 
contra las intenciones pacificas de V. S. y de este eqbienio: 
sabe Dios quales serdn sus resultas.' Este inesperado aueeso 
ha paralizado las disposlciones que se tomaban para ennu 
nuestro exercito i las provincias interiores en la bvena ft 
de que los Portugueses se retirarian d «U8 fronteras ocm arr^lo 
al tratado de pacificacion, y que seria permanente la coaoor- 
dia y alianza de Montevideo y Buenos A^s. Pide d geae- 
ral Artigas todos los auxllios de este gobiemo para redsdr loi 
ataques de una division, de que era parte el destacamciMB 
derrotado, y que aceleraba ya sus marcbas sobre el campa- 
mento de aquel general. £1 gobiemo convencido de la 
Dccesidad de socorrerlo sin demora, iia dictado las providenciK 
correspondientes ; porque no scrfa justo abandonar aquelfav 
familias que le siguen, d los furores de un extrangero empe* 
nado en realizar sus conquistas sobre el territorrio Eqpanol oon- 
tra todos los principios del derecho de las gentes. Para conte- 
ner su orgullo solo resta que V. S. con arreglo al artf culo 1 7 del 
^ tratado de 20 de Octubre tiltimo nos franquee los auillios 
necesarios, d no ser que cl poder de su influxo puada 
guirdel general Portugues, que suspendiendo toda 



f' retirando sus tropas de aquellos puntos dexe 4, Aitigat en 
ibcrtad para pasar el Uruguay, y situarse en el territorio de 
esta juriidiccion) como se halla estipulado. No duda el go- 
biemo que V. S. se prestard d una sohcitud en que estd solem- 
neroente empcnadosu bonpr^ la dignidad dc ambos pueblos, 
los interns de la nacion Espanola^ y los derecbos del rey 4 
quieo bemos jurado obedecer. La agre^n extrangera es tao 
notoria como la obligacion de V. S. de concurrir d recha^arla 
con todos los esfuerzos de su poder, ponieqdo d disposicioode 
este gobiemo las fuerzas navales y quanto ntcesite peim 1b 



conducciga <W so esm^Of en el caso qoe el genertl Pbrtogues 
insista en ocupar nuMtros campos, ataear nuestras divisionci, 
y llevar adelaott la hosdlidad, y U oonqoista. De otro modo 
Ic quedari sietspre al fobiernQ la satisfcecioii de liaber hecho 
quanto estubo de 5u parte paia e?kar k» desastres de una 
goena desoladora, y nunea tendril que rounder de sus re- 
sultadcn ante el tiribunal de la nacion. 

Dies guarde a V. & muchos anos. Buenos Ayres I. d^ 
Eoero de 181 2. — ^Feliemno Antonio de Chiclana.— Manuel 
de SarFatea.-*-Juan Jose Pasyo. — Bernardino Ribadayia, Se- 
Cietaria^— Al Capitan General D. Caspar Vigodet. 



Oficio del General de Montevideo d fete Superior Ooldemo. 

ExcMO. SiinoR.— -Estoy muy distante de dar covno V. E. 
asenso i las rebdones de D. Josd Artigas contenidas en los 
olicios de V. £. de *iS de Diciembre del ano pr6x!mo pasado^ 
y 1. del que empieza. Sus qucjas ton exAgevadaSi y parto 
proprio de su orgullo y mala ti que le caractmza, y tiene de«* 
masiado acreditaida en todos sus pesos, partkrukrinente desde 
la supension del sitio A que hizo n mayor resisteneia, y oposi- 
don con sus parciales oue suscribieron los dtferentes recurscs 
de one di6 cuenta £ V. £. su diputado D. Jos^ Julian Perez. 
Caoa dia vivo nud convencido de las intenciones de este ene- 
m^de la comun tranquilidady asi como de la certeza de las 
atfocidades que comete finecuentenienfe contra los hombres de 
honor y provided que residen en la comprension de mi man* 
do. Sus annas prindpales son el terror y la seduceion eon 
uue ha logrado usurper y arrebatar todo g^nero de proprie- 
oades, y re?olucionar con varias publicaciones sediciosas 
los pueblos de esta banda, A cuyos nabitantes persigue eon 
mas empeno y rigor que antes para que se le reunan y con- 
tribuyan a sus infames proyectos con foda dase de auxllios 
que ofrece recompensar baxo la garentia y decidida protec-^. 
cion GOO que cuenta de V. £., y en pni^ba de ella y de la 
saiisfaccion que aa^ura disfrutar, ha beeho manifiesto d 
tltulo con que V. E. le ha distinmido de tenientf gobemadoc 
de Misiones, que se hallaba tambien resuelto i ocupar. 

Con estos y otros dalos oue no me dexan que dudar de la 
criminal conducta del referioo Artigas, ni de sus firmes ideas 
en sostencrse, y conservarse en esta banda con sus tropas 
contra io estipulado en el artSculo 20 j en nada menos detK> 
pensar oue en procurar la execudon del art. 1 1, hasta t^to 
qoe V. E. no meacredite haber cmnpKdo por su parte refigto- 
aanMnte los padoe cmt one ae hella todavk ligado. Por el 
oontwxio estoy deien[ninia»fio solo i dexar obmr el ex^rcHo 



150 

Pdrtugues contra el rebelde Ardgas ]r sus sequaces para oor- 
tar el progreso de los enormes perjuicios que nan ocaskmado, 
■sino tambien d impedir con todos mis arbitrios el paso i, esfa 
baiida de lus auxllios que V. E. ha acordada remitir con 
manifiesta transgre^n del articulo 7* 

Aun quando no fueran fantdsticas, sino efectivas las QiMtpi 
de Artigas contra los Portugueses deberfa imputarse A a mis-' 
mo la culpa como origen y verdadero causanle de dlw^ 7 w i 
estos aliados que no hacen otra cosa que defendeise desus in* 
fiultos y atropellamientos contra los derechos de su golMenio j 
el mio. Ambos estamos conformes en la'desconfianza y jiB- 
tos rezelos de los movimientos de este insurgente, y de acuer- 
do caminaremos en recliazarle ofensivamente sus prinieias 
tentativas hostiles, si V. £. no pone los medios oportunos j 
eficaces para que se contenga, y escrupulosamente guarde d 
tnitado de pacificacion como se ha hecho por parte de cMe 
gobierno. 

Sin hacer un agravio manifiesto i la amistad y aliansa qua 
reyna fclizmentre entre nuestra nacion y la Portu^uett, no 
ser^ yo capaz de dudar como V. £. de la buena f6 con qoe 
ban venido las txopns ,de ^sta A auxUiar d la fiel Montevideo^ 
y en cuyo justo concepto me afianza entre otras pruebas pori- 
tivas, la pronta disposicion en que me ha protestado hallane 
el general D. Diego de Sousa para dexar enteramente lifafe 
el territorio Espanol al momento que yo le avise estar allana- 
dos los tropiezos y dif.cultades que le han obligado i perma- 
necer de mi couseutimiento en esta jurisdiccion. 

De lo expuesto lonocerd V. £. que en sus manos estdl que 
se ](>:ilize la rctirada del ex^rcito Portugues d sus territories, y 
la feliz conclusion de la obra comenzada. Para ello no sod 
ntcesarias otra^ providencias que las que reclame conjusticia 
de V. E por mis biicios de 26 de Noviembre y H de Diciem- 
bre dltimos. Si V. E. no encuentra como espero diiicultadcs 
en csto, menos las tengo yo para dar al instante las disposi* 
'ciones q\M me corresponden y desea V. E. con el grande ob- 
jetc) (ie ijcconcentrar nuestra union y concordia d que aspirts 
y porque tanto me h^ desvelado. 

Dios guarde i V. E. mu^hos anos. Montevideo y Enero 6 
de IS 11. — Excmo. Sr. — Caspar Vigodet. — Excma. Junta 
Gubernativa de ^ucnos Ayres. 



Cfficio del Superior Gobiemo al General de Montevideo. 

Quando este gobiemo apuraba todas sus considcraciones 
para conservar con ese pueblo la amistad y armonta sancioiiada 
pn el tratado de pacificadop de 20 de Octubre ^timo^ m ha 



151 

• ...» 

precipitado V. S. al extremo dc hostilizar & esta capital, bio* 
qucando sus pucrtos sin precedente declaracion ni tnotivo para 
un rompimiento tan escandaloso. Todo el mundo es testigo, 
que micntra^ par nuestra parte se cumplian las condiciones 
estipuladas, no daban los Portugueses ni aun senal de reti-^ 
raise, que era el objeto primordial de nuestras negociaciones. 
£1 ex^rcito de la patria levantd el sitio sin la menor demoia ; 
la mayor parte de su fuerza: vino i. esta capital, y una pequena 
division at mando del general Ardgas marchd A pasar el Uru- 
guay para defender £ los pueblos de Misiones de nuevos in- 
sultos. Xa animosidad de los Portugueses le puso en la dura 

{precision de rechazar uno de sus destacamehtos, pidiendo auxl- 
ios A este gobiemo para evadir el goipe con que le amenaza- 
ban las divisiones extrangeras, que al efecto se reunian. Si 
este gobiemo no procediera de acuerdo con la sinceridad de 
sius intencionesy habria tomado desde luego aquellas medidas 
cautelosas que dicta en semejantes casos la mala (6» Pero suce- 
6x6 todo lo contrario. £1 gobierno con conocimiento del dS- 
putado de V. S. prepar6 los socorros que pedia el geo^al Ar- 
tigas, enviando un expreso para comunicar A V. S. los autece- 
dentes, que daban m^rito d esta ui]gente medida, y la necesidad 
de que se le auxiliase por ese gobiemo para rechazar una 
i^esion extrangera cooforme A los articulos del tratado, y 
dexaiido en el aibitrio de V. S. el temperamento de inter^ 
poner su influxo, para que suspendiendo los Portugueses tOr 
da bostilidad acelerasen su retirada, como estaba pactado. 

No es facil comprender el motivo porque un paso de- esta 
naturaleza que llevaba en si el caracter de la verdad, y de la 
tniena fd pudo ex&ltar el dnimo de V. S. hasta el extremo de 
contestar con un oficio Ueno de insultos, y con un hecho hostil, 
cuyas consecuencias puedcn ser las mas fatales i. los interdses 
de la nacion. Por nuestra parte se tomaban aqul las provi- 
dencias mas activas para la devolucion de los esclayos i. sus 
respectivos dueiios, se expedian al general Artigas las mas 
estrechas ordcnes para que influyese en el sosiego de la cam- 
pana, y acelerase las marchas i la linca dejnarcada en las 
transaciones : se observaba con el diputado de ese gobiemo la 
mas perfecta unidad, dandole cada ma pruebas muy repetidas 
de los deseos de conciiiar la alianza de ese pueblo con los in- 
terdses de la integritud territorial para prei^enir qualquiera 
aoontecimiento desgraciado en d peninsula. Pero todo fue 
vano. Los enemigos del estado, que io son de V. S. igual- 
mente que de este gobiemo, ban cjonscguido al fin compro- 
metemos en una guerr^ exterminadora aue dexando aso- 
Tada^ nuestrw pnivincias tendrd por resoltado la conquista del, 
pais, 6 sa divmenen manos extfangeras^ oon peijuicio irrepa«>- 



152 

Table de los derechoe del rey, de los inter&es naciooalea^ j de 
ia felicidad de unos pueblos que en el estado do su in&Dcm 
manifestan ya la grandeza de que seifau capaces si la goem 
civil no huviera decretado su exterminio. 

El gobierno ha dicbo antes, que V. S. se ha precipitado; 
porque en efecto cree que la resolucion no ha sido medhada, 
y si aconsejada por algunos hombres egoistas que en la i 
ranza de afgun premio de la Corte del Brasil no pierden 
sion de inclinar la balanza en fovor de aquella potencia. 
Una simple ojeada sobre les antecedentes y consecuencias dc 
la medida bastard para convencer & V. S.> y los hooibres fpc 
aman la felicidad de su patria. 

{Quiles son losmotivos porque V. S. se opone al envioda 
los socorros que solicita el general Artigas ? No puede ser odo 
ciertamente que el temor de que aunientando nuestro eiiir'- 
cito convierta despues su fuerza contra esa plaza, pero crte 
rezclo no tiene el menor fundamento. Prescindamos de la 
respetabiiidad del tratado, y suponga V. S. con nuestros eoe- 
migos qua procedemos de mala {6 : con todo siempre seri in- 
verificable el proyecto que se tome ; porque siendo cierto ifm 
los Portugueses en el caso de retirarse, se estacionartn en h 
linca dc su frontera, veudrian sobre nuestra divbion en el ins^ 
tante que hiciese algun movimiento retr(>grado al territorio 
de esa provincia ^ucdando por consiguiente anulados nues- 
tros ^royectos. Si aun se teme la menor distancia de nuestim 
posicion con respecto i la que tomaran los Portugueses, el go- 
bierno ha dicho i V. S. y se lo replto, que en verificando 
aquellos su retirada, pasard Artigas el I 'ruguay, y marchari i 
situarse en cl campo de esta jurisdiccion, cuyo punto es en 
mayor distancia que la que hay desde el Yaguaron, en donde 
probablemente har^n alto las tropas Portuguesas. 

Veamos ahora los resultados, y cntremos por asentar que 
los Portugueses han avanzado d nuestro territorio de mala (€9 
& |)esar del empeno que mucstra V. S. cii tostener lo con- 
trario en su tiltimo oficio. Es preciso que no nos preocupe- 
mos en un negocio de tanta gravedad. V. S. sabe que el di- 
putado Dr. D. Juan Josd Passo que pasd d esa plaza en los 
primeros momentos de iiuestras dcsaveuencias politicas, mani- 
fcstd por dos veccs y con reitcradas protcstas al gobernador 
Soria, d D. Cristobal Salvanach, y al comandante de marina 
los avisos originales del embaxador Marques de Casa Irujo 
sobre las miras de conquista con que se preparaban los Por- 
tugueses d invadir nuestro territorio, cuya prcvencion hizo 
tambien d b provincia del Paraguay. Sabe V. S. tambien 
las gestiuucs ()ue hizo la infanta D*. Carlota para que esc ca- 
bildo Ic enviase diputados^ y venir con ese pretexto y el de 



1&3 

fiostencr los donuiiios del rey sa bennaoo a ocupar esa pbza, 
cuyajHTopuestafii^ altameate recbazada j^ el gobieroode 
Espana : V. S. nbe y. ha visto los oficios onginales del general 
Sousa, y del representante de la Cadota D. Felipe Contucci^ en 
que se exigid de csta capital el recoDocimiento de la soberania, 
de aqiiella seaora ea este oondnente, ofieciendo uoir sus fuer- 
zas d las Duestras para rendir esa plaza en caso que manifes- 
tase alguna oposkrioii al proyecto^ interceptando la marcha 
del general EKo para entregarlo en ouestras manos. V. S. 
Citi Aindamentalmente iostruido de las fieunilias que vienea 
con el ex^cito Portugues, del robo que hacen de ouestras ca* 
ViUfidflg y haciendas, del empeno con que se hace correr ea 
Maldonado la rooneda de aquella luicion, de los refuerzos que 
ban recibido, del inters que muestran en guamece^^ nues- 
tioi pueblos, y la eficacia que manifiestan en que todas nues- 
tras fuerzas pasen A esta capij»l. { Y. V. S. puede crcer que 
csta conducta es compatible con la buena (6 ? ruede V. S. per- 
suadirse que tanto interns, tantos gastot invertidos en conducir 
y lostener en nuestros campos un ex^rdto respetable es solo 
un obsequio £ U plaza de Montevideo, 6 un comedimiento 
desinteresado en favor de U nacion £spanola, que segun sua 
mismos papeles est£ ya en su tUtimo periodo^ asegurando la 
impotibilioad de que vuelva nuestro monarca & &pana y la 
necesidad de desconocerlo, aun quando se realizase este caso 
hipol^tico ? I Puede V. S. imaginar que una potencia que 
ha sido siempre rival de nuestro engrandecimiento que ha so* 
licitado.oon el mayor ardor la posesion de esta banda oriental;. 
qoe insensiblemente nos ocup<5 en las guerras anteripres, 
7 aun en plena paz una porcion la mas predosa, ha de dexar 
que se le escape la mejor oportunidad de satis&cer sus deseos. 
y sus miras ambiciosas? j Y es posible que el temor de este 
nceso no imponga eirel inimo de V. S. quando tanto se re> 
flente de la exlstencia en el Uruguay de una pequciia divi- 
sion de Espaiioles, acaso el Anico r^>etoque contiene la exe* 
cncion de los proyectos de los limitrofes ? ^ Y quiere V. S. 
que se la dexe ahandonada, para que destruida por los Portu- 
gueses no tenganios despues otro arbitrio que sucumbir d la 
ley, que tratan de imponemos ? Desconocer estos principios 
sella cerrar los oios i la Inz. V. S. no crea que la campana 
se trancjuilize mientras exlstan en elterritoriolos Portugueses. 
Sus vecinos ven su fuersa, conocensus miras, no Italian en esa 
plaza un ex^cito que los contenga^ temen y huycn despavo- 
ridos i, refugiarse £ la division del general Artigas abando* 
luindo sus hogaies, hasia que ceaen sus justos rezelos. £ste go- 
biemo no trepida en aiq;urar i VS. que en el momento que 
se letirenlof Portogneses^ vdvcrfn todos d sus casas, suca- 



154 

dera el so&iego, y despertard la industria que tiene adormecida 
la guena civil. Eotretanto no hay que esperar la tranquili- 
dad : todo ser^ desolacion^ y oucstros encmigos se gozar&n en 
Duestra ruina. 

Si i esto agrega V. S. los males de la nueva guerra d que 
nos ha prcn'ocado, uo liay ya que esperar feltcidad en nnestios 
dias. £1 clamor £ la vista de los corsarios ha sido univenod. 
Los espiritus exftltados sc j)rcparan a todos los horrores, y el 
gobierno por una justa represalia y escuchando el grito die la 
opinion pdblica, se ha visto en la dura necesidad de proceder 
i. la requisicion 6 indagacion interina de todas las propiedada 
Espaiiolas, Lima^ esa plaza, y sus dependencias, para tener re* 
cursos con que sostener la (^erra que V. S. acaba de declarer 
A las provincius unidas. Los pueblos creen ofendida su dig- 
nidad, y ban jurado repararla 6 dexar de existir. NuesCio 
territorio va d ser cn\Tielto en la* sangre preciosa de sus hiios^ 
la Espana d perder una de sus mejores provincias, y la ha- 
roanidad d resentirse de los desastres que d todos amenazao. 
Todo sucederd si no se adopta el tiltimo rccurso que aon nos 
queda que es por parte de V. 6. ordenar la retirada de ks 
Pbrtogueses hasta sus fronteras, y por la nuestra exlgir las 
marchas de la division de Artigas hasta la linca de demarca- 
cion que se hard inmediatamente que los Portugueses se acer* 
quen d los confines dc nuestra frontera. 

Esta proposicion no tiene otro objeto que evitar las funestas 
consecuencias de unas hostilidades d que V. S. nos ha provo- 
eado. Medios nos sobran para sostener la guerra muchos 
alios. Los patriotas se apresuran d pedir armas y destino 
pam vengar su dignidad ofendida, y V. S. sabe todos los te- 
cursos que sugiere la de^esperacion en los apuros del confficto. 
Solo tenie este gobiemo los males generalcs que van' necesa- 
riamente d resultar de una rivalidad particular, y que todos 
lioraremos despues con un arrepentimiento esteril. Pero si 
contra lo que aebe esperarsc de la razon, de la justicia, y del 
inters publico se obstina V. S. en la execucion de sus me- 
didas, \ . S. responderd de sus resultas, y el mundo verd que 
el gobiemo de Buenos Ayrcs nada hd omitido por su parte 
para libertar d los pueblos de la Amdriea del Sud, y especial- 
mente d los habitantes de esa banda de las calamidades ter- 
ribles en que V. S. los precipita. 

Dios guarde d V. S. muchos anfios. Buenos Ayrcs 1 5 do 
Enero de 1 8 M . — Feliciano Antonio de Chiclana. — Manuel de 
Sarrat^. — Juan Jo^ Passo. — Bernardino Kibadavia, Secre- 
tario.-*Al Capitan General y Gobcrnador de Montevideo. 



15& 



COMERCIO. 

Decreto sobre las Or denes en QmsejOy traducido de 

el Suplemento d la Gazeta de Londres del 

Mantes 23 Junio IB12. 

En la Corte de Carlton Honse, el 23 de Jnnio 
1812, pres^nte Sa A. R. el Principe Regeiite en 
Con3ejo. 

For qnanto S. A. R. el Principe Regente fae 
servido declarar, en nombre y ayada de S. M . el 
dia 21 de Abril 1812. '^ Que si de aqui adelante 
Jen qnalquier tiempo, fueren revocados expresa 4 
ilimitadainente los decretos de Beriin y Milan^ 
por nn decreto antentico del Gobierno Frances 
promnlgado pnblicamente ; entonces y de alii en 
adelante la Orden en Consgo de 7 de Enero 1807, 
y la de 26 de Abril de 1 8O9 qnedardn en virtnd de 
^sta, y sin necesidad de otra nueva orden qnedan 
desde ahora para entonces entora y absolatamente 
revocadas : " 

\ Y por qnanto el Encargado de Negocios de los 
jEstados Unidos de America, residente en ^sta 
C6rte comiinic6 al Lord Vizconde Castlereagb, 
nno de los Principales Secretaries de Estado de 
S. M. copia de cierto Docomento, que hasta en- 
tonces no habia sido presentado i esta C6rte, qne 
decia ser un Decreto dado por el Gobierno de 
Francia, el dia 28 de Abril 1811, por el qnal se 
declara deBnitivamente qne los Decretos de Berlin 
y Milan no estan ya en fxierza, con respecto d bnques 
Americanos : 

Y por qnanto S, A. R. el Principe Regente, 
annqne no pnede mirar el tenor de dicho Instm- 
mento como cnmpiimiento de las condiciones 

I»nestas en dicha Orden del 21 de Abril, ultimo^ y 
lenas las qnales, las dichas Ordenes habian de 
cesar y teiminar; tc faalla dispnesto d tomar jpor 



* 166 

sn parte las medidas que puedan contribnir A rei* 
tablecer la comunicacicm entra las naciones Nen- 
trales, y las Beligerantes, sobre los principios 
acostombrados : — S. A. R. el Principe Regente^ m 
nombre y ayuda de S. M. con y por el dictamen 
del Consejo JPrivado de S. M.^ ei servido de mandar 
y declarar^ y por las presentes se manda y sc de- 
dara^ qne la Orden en Consejo con fecba del dia 7 
de Enero I807, y la Orden en Consejo con fedbk 
del dia 26 de Abril 1 809 sean revoca^ en qaa»- 
to dice relacion i, bnqnes Americanos^ con caiga-* 
mentos de propriedad Americana^ desde el dia l\ 
de Aeosto proximo. 

Mas, por qnanto por ciertas Actas del Gobierm 
de los Estaoos Unidos de America, todos loi 
bnqnes Britanicos armados son exclnidos de loe 
pneitos y agnas de dichos Estados Unidos^ y per- 
miten i, bnqnes Franceses armados la ef.truU ea 
eUos ; y se impide la comnnicacion comercial entra 
la Chran Bretaiia y los dichos Estados Unidos^ 
babiendose restablecido tal comnnicacion catre 
Francia y dicbos Estados Unidos ; S. A. R. el Prin- 
cipe Regente es servido de declarar ademas por las 
presentes, en nombre y aynda de S. M. qne si el 
Gobiemo de dichos Estados Unidos no revocdre, 
6 hiciere reTocar las dichas Actas, qnanto antes 
pneda ser despues de qne se le notifiqne esta Orden 
por el Ministro de S. M. en America; esta Orden, 
ser^ nula y de ningnn efecto, en tal caso, despnes 
de hecha la debida notificacion al dicho Gobiemo 
por el Ministro de S. M. en America. 

Ademas se manda y declara qne todos los buques 
Amencanos, con cargamento de propriedad Ame- 
ricana, que hayan sido apresados despues del dia ^0 
de Mayo, ultimo, en virtud de haber qnebrantado 
las dichas Ordenes en Consejo, y por esto sola- 
mente ; y qne no hayan sido efectivamente conde- 
nados antes de la fecha de la presente ; y todos lot 
buqnet y cai^amentos, segnn se ha explmtdo, qve 



. 167 

sean apresl^s ea yirtad de jdicfaai Ordenes, 'mates 
del 1 . de Agosto proxtmo-^no seran condeaados 
lusta naera orden ; pero en caso de que la presente 
no se haga nola y de ningan efecto del mcylo arriba 
dicho^ aeran libres y l^dtuidos, pagando i, favor 
de lofl api^esadores, las oostas que estos hayan josta* 
mente necIiD. 

. £n el bien entendido qae nada de lo cme contiene 
1ft presente^ acerca de la revocadon de las Ordenes 
meaciopadas, se ha de tomar como renovacion del 
todo ni parte de las Ordenes en Coasejo del 1 1 de 
Noviemb. de 1 S079 ni de otra ninguna ord«ai qae aqai 
no est6 mencionada j ni ha de privar i los iateresa* 
dos, de analqnier remedio legal d qae teagan dere- 
cho por la Ordea ea Coasejo del 31 del Abril 1813. 

Ademas S. A. R. el Principe Regeate es senddo 
declarar por las preseates, en nombre y aynda de 
S. M. que aada de qaanto se contiene en ellas se haya 
de entender como impedimento para restablecer ed 
toda sa faerza^ ea caso qae lo exijaa las circaastan- 
das, y despaes de haber dado el debido aviso^ las 
Ordenes de 7 de Earo 1807, y 26 de Abril de I8O9, 
6 algaaa parte de ellas ; ni le ha de impedir tarn- 
poco tomar las medid^ de represalias contra el 
eneaiigo qae parezcaii a S. A. R. jastas y aecesarias. 

Y los May xioaorables Lores Comisioaados de la 
Tesoreria de S. M. sas priacipales Secretarios de 
Estado, los Lores Comisioaados del Almiraatazgo^ 
y el Jaez del Tribaaal Saperior del Almirantazgo, 
y los de los Tribaaales ael Vice-Almirantzgo to* 
marin las medidas necesarias para sa complimiento, 
segun les corre^pondiere. 

James Bull^r. 



VICTORIA DE ALMARAZ. 

En la Gaittft ektraordinarift de Londres del 18 
del qae acabft se poUic6 U leladoa de ofido de la 



158 

victoria obtenida por Sir Rowland Hill, y la destnie* 
cion de las obras con qne los Franceses defimdian el 
Pnente de Almaraz* El lector hallard las prinei- 
pales circ^nstancias el signiente extracto. 

SirRowlandHLllhabiendorecibido orden de Lord 
Wellington para atacar los pnestos enemigos en Al- 
maraz, avanz6 desde Almendralejo el 13 de Ma?o 
con parte de la 2\ division del 13 de dragones li- 
geros. Lleg6 d Almarazy yel 19 por la mafiana 
determind asaltar las obras formidables con one di 
enemigo defendia el puente. Eran estas, dos Foer- 
tes que cnbrian la entrada del puente d los dos la- 
dos del rio, con uumerosa • gnamicion y 1 6 piesas 
de artilleria. El terreno impedia i Sir Rowland 
acercar la snya, y ademas tuvo qne emplear nna 
gran parte de sns tropas en amenaisar al Castillo de 
Mirabete. Tocole al regimiento 50 y & parte del 
71 el escalar el Fuerte Napoleon. Esta division file 
d las 6rdenes del Mayor-General Howard. Los 
Franceses opusieron al principio una resistencia vi- 
gorosa; mas el valor de las tropas Inglesas'arndl6' 

3uanto encontr6 delantc. El enemigo fue arrojado 
el lado alia del puente a punta de bayoneta, ymn- 
chos Franceses perecieron ahogandose en el Xajor^ 
adonde saltaban llenos de terror. Tan grande file 
^ste qne la gnamicion del Fuerte Ragusa, que era 
el que defendia la orilla derecha, lo abandon6 sin 
liacer la menor resistencia, y buy6 a Naval Mo- 
ral. La p^rdida de los Franceses fiie muy grande. 
El Gobemador, diez y seis oficiales y como dos- 
cientos quarenta hombres fueron hechos prision- 
eros. Tomoscles un cstandarte y toda la artilleria^ 
^ igualmente muchas municiones de guerra y boca, 
y un gran niiniero de pontones. Sir Rowland Hill 
nizo destruir inmediatamente las fortiBcaciones, el 
puente, tinglados, y almazenes ; y habiendo logra- 
(lo completaihente su intehto dexo d Almaraz el 
dia 20, y se volvio al Gnadiana d marchas descan- 
sadas. 



159 

Lord Wellington dice ^^ que ef resultado de la 
operacion del Tenieote General Hill ha sido cortar la 
mejor y mas corta comunicacion entre los exercito^ 
Franceses del Snr, y de Portugal.** Durante estas 
cperaciones los Franceses^ al mdndo de Drouet, 
Soult^ Foy, y Marmont, bicieron varios movi- 
mientos ; pero todos fiieron en vano. £1 mismio 
Lord Wellington aiiade " que el atrevimiento y 
actividad de las Guerrillas, crece en todas partes ; y 
sus o|)eraciooes contra el enemigo son cada vez de 
mas importancia/* 

La perdida de los vencedores entre Ingleses y 
Portugueses es,de 1 Capitan, 1 Teniente, 1 Sar- 
gento y 30 hombres muertos. 2 Capitanes, 6 Te- 
nientes, 5 Alferezes, 10 Sargentos, 1 Tambor y 120 
hombres heridos. 

EPILOGO. 

• * 

][iOs tiltimos despachos de Lord Wellington son del 10 
que acaba^ fechos en Fuente Guinaldo ; pero su contenido 
no se ha dado al publico senal de que no es de importancla. 
£1 ex^rcito Ingles obra con incansable actividad, y se cree 
que su General va A dar un golpe bastante decisivo. 

Los Franceses estah, seguramente, muy apurados en el 
estado presente de cosas. Miiia depues de haber dcrrotado 
oompletamente ri enemigo cerca de Zaragoza, se dice que les 
ha tornado un convoy muy rico en las inmediaciones de Pam- 

Elona, quedando el Gobemador de aquella ciudad muerto en 
laccion. Tambien se asegura que Ballesteros ha ganado 
una importante victoria en la Campina de Xerez. £n el Tajo 
se estaba preparando una expedicion cuyo objeto se ignora. 
Cinco mil hombres se habian embarcado ya en Lisboa, y va- 
ries transportes vacios, debian salir para tomar tropas 6 en Ca- 
diz 6 en Gibraltar. Una fragata habia ya salido con artille- 
ria a bordo. 

Sin lisongearse demasiado se pilede asegurar que ni aun en 
tiempo dc ia guerra de Austria presentd Ta causa de Espana 
tan favorable aspecto como al presente. Bonaparte estaba en 
Dantzic el dia 9. Adonde va ni qual es el estado de las ne- 
gociaciones con Rusia, no lo dicen los papeles Franceses. 
Mas lo cierto es que ni negociaciones ni marchas de exergi- 



m 

to8 parece que consigoen \o que intentaba. Rusia prtsditi 
un aspecto muy respetable de defensa, y Suecia' esti erklttt- 
temeote en contra oe la Francia. Segun la correspoodeocia 
aut^ntica de Bernadotte con Bonaparte que se ha oado £ Iv 
en los papeles del Norte, jamas poaran recondliarse estos doa 
personages. En fin, Buonaparte esti enredado eA graviai- 
mas dificultades, tus ex^rcito nray lexos de la Peninsuk, T« 
aeguQ las inejores noticias, sufriendo roudias hambrea. Ba 
toe estado es imposible que los Franceses no pieidan una- 
gran parte de Espana, si my perfecta union en los planes im 
los aliados. 

Esta union es la que ha de salvar & la Espana. Hablo no 
solo de union exterior y de mera politica, sino de perfecta^ j 
eordial amistad, nacida de aprecio y agradecimiento. Si Icis 
intereses de Espana la exlgen en la Peninsula; clamanam 
mas altamente por ella en America. Las noticjas que de aqad* 
los payses se dan en este ntimero son malisimas. Los Cooii« 
siouados Ingleses debieran estar un ano ha en aquelloa paTMSy 
yaun no sabemos que hayan dexado d Cadiz. — Quandose 
habla de esto d Espanoles, 6 Americanos, preguntan i y que 
adelantarian ? Yo, sin entrar en discusiones solo les respon- 
dere, que li^^rian contener, por lo nienos, el furor con que 
ambos partidos se van arrojanoo a los extremos mas dolonK 
fos, y poniendose en estado de que la America no logre un djk 
de paz en rouchos anos. Un refran Espanol dice que ^ la 
gente, hablando se entiende." Hasta ahora, Espaiioles j 
Amefricanos no ban hablado entre si : todo ha sido injurias f 
i'urores. Mas dir^: es imposible que hablen sin pouer Itf- 
cosas peores. El caracter de la Nacion es tan fogoso, y poeo 
sufrido en disputas, que toda correspondencia entre los 
tendientes coiitribuir^ sin remedio A acrecentar los 
CO mo itd. ha visto hasta ahora. Por desesperadas que apares* 
can las cosas en Arnica, siempre se necesita de mediador qua 
hdble A unos y i, otros, y con quten se entiendan ambos par* 
tidos : porque a«i como es preciso confesar que iamas con* 
vendran entre &f los pueblos que altercan en el dia, si se las 
han entre alios, porque su ardor y su cardcter de firmeza les hari 
imposible el ceaer ni un atomo ; tambien cs n)cnester hacerlea 
la justicia de que nadie es mas capaz de tscuebar y ccdcr d la' 
lazon fucra dv I calor de la disputa. 



*l6t 

Por \o que hace al ducado de Vaisovb su magestad hubj^ra 
estado pronto & adoptar un convenio, por el qual se obligase 
& no proteger empresa a)0una ^ue pudiete coptribuir dir^ta 
6 indirectaa\;eQte al restablecUniento de I^olonia. 

En quanto i QUenburgo^ se ofrecio 4 admitir ]a iaterposi* 
ciou de Rusia (no obstante que &ta no teuia .derechp i inter- 
veotr en \o que conceriiia 6 uu principe de la C<mfederacia9L 
del Rill) y consintio eii dar a dicho principe una cpmpea* 

aacioti. 

9e8|^cto al comereio en mercancias Inglesas y i buque^ 
demcionali^os, su rnagestad deseaba que esto se an^lase 
de modo que reconciliase las necesidades de Iluw cou los 
principigs del Systema Continental y fA eqiiritu del tratadp 
de Tilsit 

Y, ultin>ainente} en quanto al Ukase, su rnagestad veiua 
en concluir un tratado de comereio^ que aseguraodo las.relar 
clones mercantiles de Francia, mirase, al mismo tiempo^ por 
los intereses de Rusia* 

£1 emperador eqieraba que unas disposiciones comp fstafi, 
dictadas por un iiidudable espiritu de conciliaciou cpoduei- 
rian, al nn, i un con^enio ami^toso ; tnis^ fue imposible k>* 
grar de la Rusia que diese poderes.para abrjr k negoci^ciou. 
A quantas uuevas ofertas sc le hacian respondio invariable* 
mente con nuevos armadientos ; hasta que al fin, viniipg^ por 
iiecesidad i coocluir que rebusaba explicarse porque no tenifi 
oCra cosa que decir que aquello que no queria confesar, y que 
Bo sc le podia conceder : que lo que queria no eron estipula* 
Clones, que identificando el ducado de Var^ovia con la oaxo- 
ilia, aun mas de lo que estaba, y quitando el tenK)r de coq- 
mociones en ^1, quitasen d la Rusia todo rezclo respecto de l|t 
traoquilidad de sus proviucias ; sino que s^tecta el ducado 
mismo para unirlo i sus estados : que no era su coinercio, 
sino el de Inglaterra cl que queila favorecer, para libertar i 
ia Inglaterra de la catastrofe que la amenazaba : que no eran 
los intereses del ducado de Oldenburgo lo que movia i, Rusia 
i toniar parte en el asunto de la agregacion del ducado ; sino 
el deseo de tetter un agarradero para romper con Francia 
quaiido llegase el momento pani que se estaba prepa- 
rando. 

£1 emperador Ileg6 entonces d conocer que no tenia ni un 
momento que perder. Recurrid tambien £ las armas. Tom<5 
medidas para oponer ex^rcito d ex^rcito, con el objcto de 
defender un estado de segvrido orden tan freqUentemente 

TOMO V. *M 



*l62 

amenazado, y qu« jundaba toda su confiaoza en so protecdoa 
y b«ena fe. 

No obstmite, conde, su magestad no perdia ocaskm de iimh 
nifestar sus disposiciones. En 15 de Agosto dedard poUiea* 
nente la necesidad de atajar el rumbo peligroso que flevahan 
las cosas; y desed hacerlo por medio de conveni(»y pan ftr* 
mar los qtiales nunca ces^ de pedir que se abriese ana nego* 
riacioo. 

H^ia fines de Noviembre siguieute^ su magestad CTej6 
que podia tener esperanzas de que vuestro gabinete se hallase 
inclinado i seguir este plan. Vos, conde, anunciastrii al 
embaxador de sn magestad, que Mr. de Nesselrode estaba 
nombrado paia venir A Paris con instrucciodes. Quatro me- 
ses se pasaron antes de que se le comunicase i su magcilad^ 
que ^sta miston no debia verificane. AI panto mand6 por el 
coronel Czemichew, y le dio una carta para el empondor 
Alexandroy que era una nueva tentatira para abrir fcn ov>- 
ciaciones. Mr. de Czernichew Uegd el 10 dc Marzoi rr- 
tersburgo; y la carta esti aun por responder. 

; Como es posible dudar por mas tiempo que la Rusia i 
nada quiere avenirse ? Durante diez y ocno meses ha iosis- 
tido en poner la mano & la espada siempre que se le ha heefaa 
una propuesta. 

Su magestad, viendose obligado de este modo i abandomr 
toda esperanza respecto de Rusia; antes de empezar una 
guerra en que tanta sangre se ha de derramar, creyd que en 
de su deber dirigirse al gobierno Ingles. Los apuros de 1th 
glaterra, las agitaciones de que esXA hecha presa, y las mu- 
danzas que ha tenido su gobierno, inclinaron i su magestad i 
tomar ^ste rumbo. Vn deseo sincero de paz dict6 el paso 
que ahora tengo orden de comunicaros. No se ha mandado 
agente ningund d Londres, ni ha habido otras contextacioocs 
entre los dos gobiemos. La carta dc que remito copia i 
I V JS. y que yo dirigi al secretario de su magestad Britanica 
de negocios extrangerot, se mand6 por mar al comandattte 
de la estacion de Dover*. 

£1 paso que ahora doy respecto A vos, conde, cs una coose- 
qOencm de lo dbpuesto en el tratado de Tilot, que su ma- 
gestad quiere guardar hasta el ultimo memento. Si las pio- 

r 

■ ■ ■• ' . • ■ . . 

* ^ Eita es la carta que va traducida al pnacipio de ^ste ouineri. 



• i63 

p6srcK>taes hecbisll Ibglatem tuvieren algan.resulbdc^ focot. 
ftianicar6 quanto antes tf V. £. Su magestad el empenMk)r 
Aletandro tetidriE parte en este asunto^ ora sea en oonseqilen- 
da del trataA> de Tilsit, ohi como aliado de Ingiaterra, si eft 
que tiene ya hechos still ajnstes con aqoel pays. 

Tengo orden fonnal, conde, de mafaifestar en la ooncla- 
sTon de este despiacho^ d deseo que ya ha cbmunicado su ma- 
gestad al coionel Czernichew, de que estas negociacioDe% 
que por diez y ocho meses ha soUcitado constantemente, es« 
tonreu un remltado que la humanidad tendra tanto modvo da 
Udrar^ 

Sea q[ual fii^re la ritnacian de las negdcids al redbir V.E. 
tsUL cartas la pai dependera de la determinacion de vuestio 
gabinete. 

Tengo el honor> conde, de as^uraros mi aha consi* 
detaciod. 

(Flrmado) El Duqub db Bassano; 



ii I t -f 1 



TRAttUCCION 



})e tmd Nota detPriric^ Kurakin dlJUinisiro de Neff^ 

chi EktfangeroB de Francid. 

t^sHs 1ft (30) de Abril 181^. 

' Si£oR DlT4iTife-^Desd^ la conferencia que tuve el mar^ 
to pasado ooo V.E» en que me dio V.K razon para creer 
que la oomunieackMi verbal que yo babia tenido el honor de 
hacer eonfarme al tenor de mis ultimas, instrucciones, seria 
admitida oomo base de los ajustes en que estabamos para en« 
trar ; desde entonoes no he podido hallar k V. E« en casa^ ni 
cbtrar en otra ooofereocia k fin de discutir este objeto, y ar- 
le^ar el proyecto de este eonvenio. 

' xa no me es posible detener mas tien^ el dar cuenta al 
Ikpcndor mi seaoTi de la execuckm de las <Srdepes que me 

♦m3 



*.l64 

ha^iflo. Las he cumplido verbalmentc respecio ^ su 
gcstid el emperador y roy en b audiencia privada <|iie am 
concedio el Lunes. Del mbmo modo las cuiupti resuccto 
de V. £. eD nuestnis conferencias del Viernes, Liiuie% y Mar- 
tes. Me lisoDgeaba de que el ajuste de un coavenio fonda* 
do en las bases que hahia tenido el honor de proponeiTy espe- 
rando que fuese del agrado de S. M. el emperador y Hey; 
me proporcioDaria el j^lcr probar A su magestad cl empeia- 
dor mi amoy que habia llcnado sus intenciones^ con Voea 
exlto, Viendome pnvado por dos dias de poder ver & V«E» 
y de seguir y concluir con su acuerdo 6sta obra tan impop- 
tante, con vista de hs circunstancias que debiaa tomane ea 
ooDsideracion; no debiendo perder ni un dia, y viendo qua 
se ha desvanecido la certeza del pronto cxlto con que ma 
habia liongeado que se teruiinaiia este asunto sin taidamnij 
impidiendo de este modo las fatales eonsequcncias de las po- 
siciones que el ex^rcito del emperador y rey ha tornado 
inmediatas al del emperador mi amo; solo me queda que 
satisfacer i, la responsabilidad en que estoy con mi Corte^ 
cumpliendo con comunicar £ V. L. por escrito lo que se 
me na mandado^ y que liasta aliora solo he hccho verbal* 
mente. 

Se me ha mandado dcclarar a V. E. que la conserracion 
de Prusia, y su indepcndencia de todo enla/e politico dirigido 
contra Kusia, es indispensable A los iutercses dc su mag^tad 
imperial. Para llegar d un estado dc verdadcra pa7 con 
Francia, es necesario que haya cntrc ella y Kusia un pays 
neutral que no est<5 ocupado por tropas de ninguna de las 
dos potcncias : que dirigiendose toda la politica de su ma- 
gestad cl emperador mi amo i conscr\*ar principius solidos y 
estabks de amistad con Fraocia, que no pueden subsistir en 
tanto que ha}'a tropes extrangeras aquarteladas tan cerca de 
las fronteras Rusas; la primer base de la negociacion na 
puede ser otre que la promcm formal de evacuar oompletii^ 
mente les estados de Prusia y todas sus plazas fuertes, sea 
qual fuere el tiempo y el pretexto de su ocupncian por k» 
tro|)as Francesas 6 Aliadas; de disminuir la guanitcton da 
Dantzick : de e\*acuar la Pomerania Sueca ; y hicer un con* 
venio con el rey dc Suecia que pueda salis&cer mutuamenla 
A las Cortes de Francia y dc Suecia. 

Debo declarar que si la Francia admite k> dicho como 
%ase del convenio que debe hacerse, pucdo prometcr^ que jnv 



♦165 

Mhe ild empienMlar mi asio ee €iileBd^»fi por icoDcertadM 
fas propostciofytt sigui6tiles : ' 

Sio iieparMrft d« los principiM adopHMlos por «1 empe* 
nidflir de tolas \m lUisit^ pMa el comer^ 4e sub esttdos, y la 
admision de neutrales en las puertos de sas dominios (pm* 
cipiosl^iife isii aoi^eiMtid jaaias puede reaModuir) se obliga, 
en prueba de adhesion i la alianza hecha en Tibit, i no hacer 
mudanza en las prohibiciones contra el comercio directo con 
Inglaterra establecidas en Rusia, y observadas con toda seven* 
dad hasta el presente. Su magestad est^ tambien pronto £ 
entrar en un convenio con su magestad el emperador de los 
Franceses y Rey de Italia^ sobre un systema de licencias para 
Rusia, conforme al que se executa en Prancia : con el bien 
entendido de que no serd adoptado hasta estar seguros de que 
no sera tal que aumi^nte los males que actualmente sufre el 
comercio de Rusia. 

Su magestad el emperador de todas las Rusias se obli- 
gard por este convenio, d tratar, por ajuste particular, de 
ciertas modiiicaciones en los derechos impuestos en las 
Aduanas de Rusia en 1810 atendiendo & lo que laFrancia 
apetezca en beneficio de su comercio. 

Finalmente, su magestad consentira en obligarse i con- 
cluir un tratado de cambio del ducado de Oldenburgo por un 
equivalente que se propondra por su magestad el emperador 
y rey, y en el qual tratado, su magestad imperial levantar^ la 
protexta que estaba para publicar en favor de los derechos de 
su familia al ducado de Oldenburgo. 

Tales son, senor duque, las bases que se me han man- 
dado indicar ; y de ser d no admitidas en quanto & Ja evacua^ 
cion dc los estados Prusianos y la Pomerania Sueca, la re- 
duccion dc la guarnicion de DantiSck al ntimero de que con- 
sistia antes dc 1**. de Enero de 181 1, y la promesa de una ne<* 
gociacion con Suecia; pende la jxisibilidad de un ajuste 
amistoso entre nuestras Cdrtes. 

Siento mucho que, no obstante el tiempo que ha )ia- 
sado dcsde que comuniqu^ esto A V. E. verbalmente, mc 
h^llo al presente incierto acerca del exlto de los pasos que he 
dado. 

No obstante las ilaciones fiivorables que tuve el placer de 
sacar de la audiencia que su magestad imperial y real se 
sirvio coiicedcrme el Lunes 1 y las protextas de V. E. ; no 
puedo menos que informarle de nuevo dc lo que repre* 



magestad d empentdoi 



ber que d ooode Lttaristcm ha salido de Petei8biii{;Oy cree 
de mi obligadoD pedir inmediatamcpte panportOy y aalir { 
Pans* 

(Finmdo) £1 Prioppe Aun^ KiniMHWk 



lS7 



BOLETINES DEL EXEftCITO FRANCES. 



I 

MIMEE BOLVTIN DEI CEANOE EXBftClTO. 

Oubtnoi, 80 de Joiiio» 1812. 

A fines de IS 10, Rusia aHer6 to systema poritko— el espiritii 
logles ToUio 4 ganar lu infloencta— el Ukase sobre cotnercio fae 
sa primer paao. 

£q Febrero de 181 1» cinco dWitiones del ex^rcito Roso de- 
xaron el Danobio 4 marcbai forzadajt para Polonia. Por este mo- 
▼imiento Kusia sacrific6 a Wallacbia y Moldaria. 

Qoando kM exercho* Ruses se ballaroo onidos y forinades, 
apareciu ana Protexta contra Francia qae te comonic6 4 todos 
lot gabinetes. Por ella ananci6 Rosia, que ni aon las exteriori- 
dades queria saWar respecio de Francia. Esia emple6 todos lo^ 
medios de conciliacion— mas sin efecto. 

Hacia fines de 181 1, seis meses despaes, ya se sabia claramente 
en Francia qoe todo esto no podia acabar sino eo g^erra ; y se bi- 
cieroo preparativos para ella. La guamicion de Dantstck se 
aomentb basta S0«000 borobres. Enviaronse 4 este punto aco* 
pios de todas clases, cafiones, fusiles. poiTora, miioicKHies, pon- 
tones : pasieronse somas considerables de diliero 4 disposicion del 
departamento de ingenieros para el aomento de soa Ibrlifica- 
ciooes. 

£1 exercito foe poesto sobre el pie de goerra. Se complete la 
eaballeria, el tren de artilleria, v el inm del bagage militar. 

En Marxo de 1812, se cooclay6 no tratado de alianza con 
Aastria : el mes anterior se babia oonclmdo otro con Prusia. 

Eo Abril marcb6 el primer coerpo del grande ex4rcito al Oder, 
el segondo al Elba, el tercero al Raxo Oder, el qoarto salio para 
Verona, atratesd el Tyrol, y procedio 4 Silesia. Las Goardias 
salieron de Parts. 

El 22 de Abril el emperador de Rosia tom6 el m4mlo de so 
exercito, dex6 4 Petersbnrgo, y pas6 so qoartel general 4 VVilna. 

A principles de Mayo el primer coerpo lleg6 4 Elbinc; y Ma- 
Tienberi^, sobre el Viatola: el segondo coerpo a Marienwerder, 
al tercero a Thorn, el qoarto y el sexto 4 Ploclc. el qiiinto se 
feonio en Varsovia, el ocUTo'4 la derecha do Varsofia, y e| 
septimo en Polawy. 



£1 emperador dex6 a Saint Cloud el de Mayo: atrmTCioel 
Rhin el dia 13, el Elba el 29 y el VUtala el 6 de Junia 



8ECUND0 BOLETIN DEL GRANDE EXERCtTO. 

Wilhouski, 23 de Junto, Iftlf. 

No fue posible halliir medios de cotVciliacion entre Iob dos im* 
perios. £1 espiritu que reynaba en el gabinete Kaso lo predpi- 
taba & lA guerra. 

£1 general Narbonne, edecan del emperador, fae despachado a 
Wilua> donde pado permaneoer pocot dias. Esta foe .una pruriia 
de que la demanda tan arro^nte como extraordioaria» que m 
habia hecho por el priucipe Kurakin, en que declarabat qoe so 
entraha en ninguna explicacion basta que Francia evacuate el 
terrhorio de sus proprios aliados, para dexarloi a la meroed de 
Kusia, era la condiciou sine qua non de aquel gabinete, y el poato 
de que bacla gala ante lat poiencias extrangeras. 

£1 primer cuerpo aranzo al Pfegel. £1 principe de Eckmol 
tenia tu quartel general el 1 i de Julio en Konisberg. 

£1 mariscal duque de Reggio, que manda el segundo cuerpo^ 
tenia su quartel general en Weblau: el mariscal duque de El- 
chingen, que manda el tercer cuerpo, en Soldas^ el principe Vi* 
rey» en B^enburgo: el rey de Westphalia, en Varsovia: d 
principe Poniatowski, en Pultusk : el emperador roovio so quar- 
tel general a Konisberg, sobre el Pregel, el dia 12, t\ 17 4 la- 
sterburgo, y el 1 a Gumbinnen. 

Aun quedaba una leve esperanza de convenio. El em pcraJefc 
habia dado orden al conde Lauriston para que viese al empera* 
dor Alexandro, 6 a su ministro de negocios extrangerot. 4 fin de 
averiguar si aun quedaba algon medio de lograr quese ex4miiiafe 
ile nuevo la demanda del principe Kurakin, de modo que ne con- 
ciliase el honor de Francia y el intercsde sus aliados, con laeper* 
tura de una negociacion. 

£1 mismo es()iritu, que bax ovarios pretextos habia gobemado 
al gabinete Ruso, impidio el que el conde Lauriston cumplieie 
su mision: y sc vio por la primera vez 4 un embaxador en tao 
iniportantes circunstancias, sin poder lograr una audiencia ni del 
soberano, ni del ministio. El secretario dc legncion, PrevM^ 
traxo inforroe de eito a Gumbinnen ; y el emperador die onlea 
de marcliar para pasar el Niemen. " Los vencidos, dixo» Uh 
man el tone de los vencedores: su suerte los arrastra : cumplanst, 
pues, tot destines." Su magestad mand6 ioMirtar la proclaaia 
biguiente en las ordenes del exercito. 



- ^ SotbA^s fA' flfeg«iMte"Mrm ih/P«ioiiia* ha .cdmeiiAdo. 
lA firifnertL m oonchiyS tn Fnedlaad y THA. £a Tibitp Rota 
jar6 eterna aliaoza con Fraacia y ^cnra con Inglaterra. Ahote 
€|u«branta svs jMrftUHnilos. Relmsa dar Duigana «xplicacioa de 
au extrana conducta hasta qoe kt agoUas de Fnuicia atravieaen 
<ie vuelta el Rhin deieando 4 aaefttfot aliados^ cod tAe ttUMrimi- 
ento, » dftcreefon de ella. Rusia 'ea arrasirada de ana fataK- 
dad \ Stts destiDos debea cumplirte. i Hay raaon para ijoe 
crea que bemoa degenerado ? ^ Sie acab6 acaso para nototros el 
aer los soldados de Austerlitz? Nos ofrece la disyaotiva de de»> 
bDHor, 6 giiena. No cabe doda en la etecckm. — Marchemos, 
pMt, adelaiHe. Pasemos el Nieraen. Uevemos la mrra 4 tu 
aerritorio. La segutoda gnerra de Pohmia seri tan ^rioea para 
Prancia como la prianera; pero la pas que la oooduyaiera m 

r|>rio garante, y peikhra fin al aoberbio, y orgalloflo infioxo que 
Rasia ha exercitado per cincuenta aAoB en lot negociosde 
Eoropa,** 

En nuestro qoartel general de Wiikowskij 4 23 de Janio^ de 



TSRCBL aOLBTm DSL CaASIDC EXERCITO* 



Kowno, 2€ de Junio^ 1812. 

£1 23 de Jnniov el rey de Napoles (Marat) que manda la ca- 
balletia* nMid6 tu quartel general 4 doa legaas del Niemen, sobre 
«o orilla izqaierda. Este principe iiene inmediatamente 4 sua 
6rdene a Ice eoerpoe de CabaUerta» ^landadoB por lot generates 
Naaaoaty y Monihrno; el ano cooipneito de laa divitiones que 
mandan los generates, condes de Bniyeres, St Germain, y va- 
lance ; el otf o» de las divisiones del general baron Vattier, y los 
generates condes Sebastian i y Defrance. 

£1 martscal principe de l£ckmohl» one manda el primer cnerpo, 
movio so quartel general a las entraoas del gran bosque de ril- 
wisky. 

£1 segando cnerpo y la goardia imperial signieron la tinea de. 
marcha del primer cnerpo. 

£1 tercer cnerpo tom6 su direccioB por Marienpol : el Vireyi, 
con el fjuarto y sexto cuerpo, que se babia quedado en la reta^ 
gnardia, marcbaron tobre Kahvarry. 

£1 rey de Westphalia procedio 4 Notogorod con los coerpoa 
quittto, septiflK»9 y octaro. 



B piJMfr cQcrpo Aatriacow m gmH w f^ u per d pnodf^ dt 
fidnranamberg, ms6 a Lenberg el dift— hiaa on moiriaueili 
4 n izq jienb, jr le aoerco a Lnblia. 

£1 trea de pflotones, a bs onlcpes dd geaml £blcw UcfA «1 
di» 23 a dot kgoas del Kiemea. 

U dia 25, • Jas dos de k manaiw* Ikyo el emparador i hi 
peeiioe eyawraiUw cercadc Kowao, unsd ma cipa ▼ gono Palace 
de oa foUado de cabaileria lisen* y rcoMiocio laa onllaa del Niav 
at-e. aooopaoado del gcneial HttOj y de lot ingoiiera^ aula- 




A let echo de la taide^ el exereito cMaba otra tcs eo aovH 
■i»atOL-*-A bs dirz, el conde Morand, general de dtviaoo paa4 
al touo lado trcs oompanias de FoUcidoreM, j al oiimo tica^la m 
adufao ires poemes aobre el Niemen. A laioiice, treaci' 
abrjcama \m trrs pueotes. A la una y qoarto empeao 4 
cer. Al Bcdio dia el geoeral baron Pajyl ami 19 4 una l 
Conct^, y toroo pnsesion de K«»wno» con an lolo batalloiv 

£1 dia 24 el eoperador paJ(6 4 Kowoa, 

£1 fD'^nscal principe de Eckmobl adelanto so qoartel geiieral 
a lUwrochicki y t\ rcy de Napoles 4 Ekeiaiioni. 

J>irsiii:e 1«m t!ia< 2i y 23 el exereito desGlo por Ion tres paenles. 
£! 24 por b tarde hizo el empcradof que ae echase oiro pueale 
M^bre el Villi j, heme de Konrno, y mamlo al mariscal doque da 
Beggio que lo px^aM: con el segando cuerpo. La cabaileria 1»- 
gem Poiaca de !a guardia atraveso el rio 4 nado. Do« M>ladoa aa 
ibao ia'nogar; pcro dot nadadores del 26^ de iniianteria ligcn* 
lofi uWaron. El coror.el Gucbeneuc que se expuso iropnideiite* 
mci.U por d'iilfK auxi'io, iba tambien a perecer; pero ud nada- 
d'jT de su r«'^'iiiieiito lo liberto. 

E\ dia 25, el duque de Elchingen se adelanto a Rormetona el 
rey de Napoie^ avaDz6 4 Jigmon>iM. Lax tmpaa ligeraa del eae* 
mgo fuerofi anollada* y pereegoidas por loda^t partes. 

£1 dia 20, el iirjrrscal drque de Elchingen 11^6 a Skoroole. 
I^t diviftione^t Imera^ de Cabaileria cubrieroo tnia la llaaura 
haMa dtea legi]'-t> d« Witna. 

£] mariscal «Ju«|iic de Tarenio que manda el 10^ ctierpo coai- 
pue«to, en por*'-, <!e Prjsianos, pa^ el Niemen el dia 24> pot 
nUit, y marci.o sobre RoA>iena, para limpiar de eoeoiigea la 
orilla dere<ii:i <lel tin y proteger su oavegacion. 

El mari«^-d1 «iuqii.' >le Belluno, que muiida cl noveno coerpOb y 
tiene a ra« onloiir^ la« divisiones Hendelet, Lagrange, Durottet J 
Partoniieaux, ocu|ja el tcrreno que hay em re el Elba y cl Oder* < 

El general de dtvisioo coode de Hogendorp es gobemador de 
K'Hiifberg. 

El emperadur de Rutla exii en Wilna con su guardia, y paita 
df. w exereito ocupa a Routkootonia y Nevrtrooki. 

LI general tom^ Uagniront, que manda cl segundo cuerpo^ y 



♦171 

pirte M exercito Bow; btbiendo sidd cortaiio de WiliMi m Ufiro 
otto medio de beecmr so aegoridttd qee el de nuurdMr b4ck ^• 
Dwina. 

ET NieoMO es navegeble pen boqnet de dotcieotai 6 tretcieii<» 
iMtiMieledM^ bnto'Koinio. Las ooniiiDicacioiiet yiof .agim ejiaa 
angandas basta Daolsiek, y caa el Viauila»'el Odeff« y 9k Elba. 
Una provisioD inmetisa de agaardienta^ bansa, y galleta» atti pa* 
iaade de Danl»ek y Konnberg b4cia Kaanaa. £1 Villia» que 
pasa per Wiloa, es navegable para :betet majf peqodloe desda 
fcairno i Wilaa. Wibia* capital de Utboania* et. lambM la 
citodad priacipal de la Folaota Kusa. £1 empendor de Satiaha 
eatado por imicboe mewt en esia ctodiid oaa parte de n coite* 
La peeenoo de esta plasateri el primer fralQ oe la fictofia. La 
caballeria ligera ba becbo prbiooeros a ? arioe ollcti^ CoMCoi^ f 
4lMi que Uerahaa pliq^ 



■r^n 



MAaTo aoLBTiH DEL oaaiBNt assacrto. 



so de Jaaio. 

B dia 27 lleg6 el empenMlor & las dot de la taide y mand6 
que te adelaotase el exercko b^cia Wiloa, para atacar la plaxa si 
los Rosos se ballabta dispoettos 4 defeoderia, 6 para retaraar las 
operaciooes para proteger lot graodes aloiaaenes que babia alM 
apopiadot. V^a diTiiion Buna ocopab^ k Troki, eo taoto qua 
otra estaba eo lot altos de Waka. 

Al amanecer del dia 28 el rey 4e Napoles se acerc6 eon la 
caballeria ligera, y la guardia a? aoi^a baxo el geoeral Bm^ 
veies. £1 priocipe de EckmoU Ice fosteoia coo. so coerpo. 
Los Rosos se retiraroo ea todas direcciooes, y babiendo cambiado 
oooe pooof caAooa^osj atra?esarea de roelta el ViHia^ precipita* 
daaseote, destroyeron el pueote de madera, y dieron al fuega 
los iooiensos acopiot ooe sobian 4 macbos millooes de roblM, 
Mas de 150.000 qointales de trig<s grandisima caotklad de areoa 
y otros forragesy igoalmeote qoe mocbos vestoarios fuerooi con- 
lomidos. Jjtk graode adopio de armas y muoiciooes, de que est4 
fscasa la Bosi^ foaroo ^cbadas al rio. 

£1 empetador hiao so eotrada eo Wiloa, al oiedio dia. Deotro 
de tres horas el poeote se ballaba reooTado. Todos los car- 
pioteros de la ciodad se esfbrxaroo con zelo en esta obra, 
eotre tanto qoe los PoQKoneros estabao empleados en ecbar otre 
poente. 



*ir2 

V 'La division de Brayeres pertigtiio el enemigo sobrs 1m onlli 
iiM|oi«rda del rio* ^En un Mgero encveotro ooo Im retagniidia .» 
lomaron 50 carraages d los Rusos : hubo algunos soldados .nuMm. 
tns y heyidos, y entre «lstos el capita n Segar, de: h^tares. La 
cabttHeria ligeia l\>Iaca de la gaardia dio un ataqoe aofara !■ 
orilla derechQ del >ViUia derrolande, persiguiendo^ y ~ 
priiii4»iieros k tma poroiogi de CoaaccM. 

El dia 25» el diiquede itegspo habia atravesado en:Villia; 
on poemt cerca de Kownci : el 20 estaba en Javan^ y ai 127 
ChaltHii. Este moviniieiAo oblige ail priac»pe <le WittgefMiai% 
<|tie maada el P. Caerpo del ex^rcito Ruso, 4 eraouar toda la 
Sataegltta, y ios territorioH ahuados entre Kovmro yei -mwt, j 
dirii^ifMr i 'Wilkomir; refbrzandose con dea regiawcmaa i$ 
gnardiaii. 

£1 dta 28 hitbo un encuentro. £1 duque de Reggioafacftat 
enemigo frente a Dercltovo. — £in))ez6 el canoneo: el eneniiga 
fue seguido de paesto en puesto, y obligado a pasar de vuelta el 
put*nte con tanta precipitacion que no tuvo tieiupo de destruirlo. 
Penlio500 prisioneros, entre los quales hay muchos oficialeSy y 
tuTO como 100 entre muertos y heridos. Nuestra perdida con- 
»i$tk> como en .50 bomb res. 

£1 duque -de ftcggiojciflebra la condncta de la. brigadade 
caballeria ligera at mando del baron Castex; y del 11% regi- 
niefito de injPauteria ligera, compuesto enteramente de Franceses 
Transalpine^. Los jovenes conscriptos liomanos .maDifestanm 
nucha intrefitide^. 

£1 eneinigo pus^ feegb d so gTAnde almazen de WiUcomrr; 
algonas tbnetadas de gran6 fuerbn arrebatadas por Ids habitantcs; 
y ana porcion se ha salvado. 

£1 dta 20, el duque dc £lchingen echo un puc^nte sobra d 
Villia, frente 4 Souderva* Algunas coliimnas iomaron la SxTftt- 
cion de Grodno y Wolbvnia, pdra interceptar a'.gunos cnerpos 
ftuM).s que se habian que(fado atras. 

Wilna tiene como de 25 a 30,000 habilantes, y machos coti- 
▼cntos bien dutados : el pueblo est4 lleno de patriotismo. Qoatm 
cientos 6 qninientos jovenes de la Universidad, de mas de 1$ 
ai^os de edad, y de las fiimilia^ mas respetables, han pedklo set 
formados en un regimiento. 

£1 enemigo continiia rctirnndoi^e hacia el Dwina. Muchos da 
<o.s oticiales del csrado mayor, y varios pliegos ban caido es 
iiuestras martos. Ahoia veinos lo absurdo de quanto Ira publicadn 
Kusia acerca de la grandeza de sus rccursos. Solamentc dot 
batalloncA de cada regimiento ef^tan con el cxercito : los tercetoa 
batallones, segun la correspondencia de los uficiates de losdepb- 
ftitOA que se ha interceptado, no llegan/por lo general, a 120 il 
200 homhreff. 

L.a corte salio de Wilna Teinte y quatro boras de^pues de que 



♦173 

«ipieron qnt habtamot atravesado el VilUa, en Rowrta. HasM^ 
f[itia y LUhnania eslan caii cracoadas^ La centralizQeion cU 
Bagratiott para el Norte» Ka debilitado macho a las tropas desti*- 
gladbs para la defenaa de Wolhynia. 

£1 ray de Westphalia, cod el cuerpo del prtncipe Poniatow* 
sky. habia de haber entrado on Grodno el 29 del corriente. 

Varias coluinoas babian noarcbado a tnolestar los flancos del 
€«erpo de Bacration, q«ieD el dia 20 recibio orden de^Ktelaotarse 
rapiiamente i Wilna* devde Proujanoni, y se hallaba 4 quatro 
dtas de marcha de aqoella ciudad, quando fue obligado, por ctr- 
cuBstaocias ineritables, 4 desandar lo que hab^ adelantaoo, y al 
pfOKate ite halla ea faga. 

Ana DO heaos teiiido accion sangrienU. Todo se ha redaddo 
i maiiiobrar y hemos becbo como 1000 prisioaeras ; y 4 e^ta 
bora el enemigo ba perdido una capital y la mayor parte do las 
piofvincias Pulaca^, que se hailan en insurrecckm contra eL 
Todos los almasencs de 1% 2% y V, lioea, que erao resultas del 
irabajo de dos anos, y esiaban apreciados en 20 mi Hones de 
mbk)s han skk> pitssa de las llamas 6 se ballan en nuesiro poder. 
£1 quartel general del ezercito Frances esta establecido en el 
niisnio sitio en qae se tuvo la c6rte por seis semanas. 

Entrp las muchas cartas interceptailas solo haremos mencion de 
doe. Una es ilel saperiotendeDte del exercito Ruso, por la que 
sa maoifie^ta que en conseqiiencia de verse la Rusia privada de 
lodos son almaaeiies de 1*, 2s y $\ liuea, tiene que forma r otroa 
oon tuda breredad. La otra es del duque Alexandra de Wur* 
teaberg, en la que se ve que al cabo de sok> unos pocos dias de 
gnerra, las proviocias del ceotro estan anieuazadas de bosti- 
lidades. 

En las actuales circunstancias del exercito Ruso, y soponienda 
qae tuTiese alguna esperanza de buen exito, la defensa de Wilna 
meaecia una batalla ; mncho mas en el estado en que la hallamos, 
roo aaa triple linea de almazenes, que seguramente debia mover 
A aoalquier general 4 aventurar algo ea su defensa. 

Un corto iiamero de maniohras han poesto al exercito Frances 
en poaesiou de una porcion considerable de las provincias Polacas, 
de la capital, v de ires tineas de almaxeoes. Los efectos que 
eslaban en Wilna foeron iocendiados con tauta precipitaciua que 
han dcxado mochas cosas de precio en nueitras maoos. 



OUIXTO aOLITIX DEL GEANOE EZRRCITO.' 

Wilna, 6 de Jali«. . 

El exercito Roso estaba apostado y organizado del modo 
aigqiante al empesar las bostilidades : — £1 primer caerpo, man- 



♦174 

^o Ipor el principe Wittgetistdii, compaesto de las dfrilhiiWi 
5*, y 14*. de infaiiteri:!, y una division de caballeria; ea tndv 
18,000 hoinbreit, ific1uM>8 artilleros y zapadores ; habb eMa3a 
por tieiDpo considerable en Chaaoli. Detpaes ha ocnpadoi 
Kossiena, y el 2i de Junio cstaba en Reydanooi. — El aeaaado 
cuerpoy mandado por el general Baggawont, compoeatooe lai 
diTitioneH 4^ y 17% de infanteria y nna de caballeria, con la 
niaina fbenn/ocupabaa Kowno.-^£l tercer cuerpo, mandada 
por el general SchomoaloB^ compuesto de la K diviauMi de 
granadarof. de una division de inlanteria, y de otm da 
caballeria, en todo 24,000 hombres, ocapaba k Nor-lVockL 
— El quarto cuerpo mandado por el general TatacUBoC 
conpoesto de las divislones 11% y 23% de infanteria* 7 da 
ana divisian de caballeria, en todo 18,000 hombres, estaba aala 
Itiiea desde Nov-Trocki a Lida. Las guardias imperialea ealabaa 
en Wilna. — HI sexto coerpo, mandado por el general Doctorav, 
compuesto de dos divisiones de infanteria, y una de caballerii^ 
an todo 18,000 hombres, habia sido parte del ex^rcito del pria- 
cipe Bagratton. A mediados de Janio, Ileg6 est6 cuerpo 4 Lab 
desde Volhinia, con objeto de refbrzar al primer exercito» A 
fines de Junio cstaba entre Lida y Grodno. 

£1 qninto cuerpo, compuesto de la legunda dirision da gra- 
naderos, de las divisiones 12*, 18% y 26% de infanteria, y lis doa 
divisiones de caballeria, estaba el dia 30 en Wolcowisk. El 
principe Hagration mandaba este cuerpo, que probableroente ite- 
gara 4 40,000 bombres. Ultimamente, las divisiones 9% y 15% 
de infanteria, y una division de caballeria, mandadas por el gene* 
ral Markow, estaba en un cxtremo de Volhinia. £1 paao del 
Viliia que se verifico en 25 de Junio, y el movimiento del diM|iia 
de Reggio sobre Janow, y hacia Chatoni, obligo al cuerpo de 
Wittgenstein a marchar h4cia Wilkomir, y sobre su izoaierda; 
y al cnerpo de Hag^wont, hacia Dunabourg por Mouchniiki ▼ 
Gedroitse. E^tos dos cuerpos quedaron, por tanto, cortadoa da 
Wilna. lios cuerpos 3% y 4% y las guardias imperiales se relira* 
ton de Wilna sobre Nementscliin, Swentzianoni, y Vidzoni. El 
rev de Napoles los persiguio vtgorosamente por ambas orillas del 
Viliia. Kl 1 0^ regimieolo de hutiares polacoc, que estaba 4 la 
cabeza de la columna de la division del conde Sebastian!, al<- 
canxo, ccrca de Lebowo, 4 un regimienio de Cosacos, de Im par* 
tiJa que cubria*la retaguardia, lo ataco a galope tendido, matt 
nucve, e htzo conio una dozena de prisioneros. Las tropes p<H 
lacas que hasta aliora no liabian entrado en accion, manifiestaa 
una resolucion extraordinaria. Estan animadas de entusiasroo f 
enojo. 

Kl dia 3 de Julio, el rey de Napoles marcho sobre Swent* 
ziant, y alcanzo alii 4 la retaguardia del baron de Tolly. Di» 
orden al general Montbruii para atncar ; pero los Rusos no aguar* 



darou» y se reiirarou con tal precipitacioil, qae (iil e^adroB4e 
Hulaoo9> que folTia dc hicer un reconocimieato b4cia el lado de 
Mihailetki* te encontro con Daestros (Miestos. Fu^ atacado por 
el 12^ de Candores, y todo ^1 qaed6 maerto A prisionero. Sa« 
tenia foeircNi tomado« con sus cabal los« Lo« polacos, qoe st bal* 
laron enire lot prisianeros, pidieron senrtr, y ban sido agregadot 
4 lit tfopaa polacat completamente montadot." 

fil dta 4) al amanecer, el rey de NapoYet entr6 en Swent- 
siani, el mariscal duqae de Elcbingen entr6 en Maliatoni* y d 
mariscal doqoe de Reggio en Avanta. 

£1 dia 30 de Junio Ilegd i Rostiena el mnriscal duque de 
Tarento, y pat6 4 Poneviegi, Chawliy y Teseh. Los inmensoa 
mlaasenet que lot Rasot tenian en Samogttia ban sido quemadoic 
por ellos mismot» lo qoaU no solo ha causado ana perdida enorme 
4 tus rentaty sino 4 la subsistencia del pueblo. £l cueqio da 
Doctorow, eslo et, el 0*. Cnerpoi te hallaba aun el 27 de Junto 
tin' 6rdenet, y no habia becho morimtento. El dia 2S «e reuBi6 
y te poso en marcba sobre su flanco para ir sobre el Dwioa. £1 
dia 90 entr6 sn guardia avantada en Soleinicki. Fue atacada 
por la caballeria ligera del general baron Borde Soult, y arrojada 
foera del poeblo. Doelorow, viendo que le babian toniado de 
laano, te ToUio 4 la derecha, y se encamind 4 Ochniiana. El 
general baron Pajol Ileg6 al poeblo con su caballeria ligera at 
noroento que la rangiiaraia de Doctorow entraba en el. £1 ge* 
neral P^jol atac6. £1 enemigo fue acuchilludo y arrollado en ei 
poeblo ; perdio 60, muertos^ y 1 8^ prisioneros. . El general Pajol 
tOTO cinco moerUM y algunos heridos. Kste ataqoe Ibe dado por 
cl regimiento 9* ae I^oceros Polacos. El general Doctorow 
iFiendo su ruta interceptada, toWio atras sabre Olchanoni. £1 
mariscal principe de Eckmuhl coo una division de infanteria. \*y* 
coraceros de la division del conde de Valence, y el segando re- 
gUDiento de caballeria ligera de la guardia, te inovieron b4cia 
Ochoiiaoa, para sostener al general Pajdt. (^rtados deesta ma- 
Hera los cuerpot de Doc^row, y arrqjadf>s h4cia el sur continua- 
roo su movifoiento 4 la derecha 4 marchas forzadas, sobre Smo- 
ffoghoni, Danowcbofi^ y Robouilocki y de alli> b4cia el Dwina, 
tacriScando su bagage. Este movimieoto sc babia previsto. Kl 
seneral Nansoaty con ana division de Coraceros, la de Cabal- 
leria ligera del conde Broyere, y la de infanteria del conde Mo- 
. rand« se adelantaron 4 Mikailitcbki con la intencion de cortar 
'^ste cuerpo. Lleg^ el dia 3 4 Swtn al tiempo qoe panaba por 
aquel pueblo, y les pic6 la retagnardia con vigor. TonWS un 
gran n^mero de carros y oblig6 al enemigo 4 abandonar alguuus 
centenares de los del bagage. 

La incertiduHnbcf,. la anxledad, las marchas y contramarcbat 
qoe estas tropat babian sufrido, y la iatiga que babian tolerado 
debieroa bacerlet mncba impresioD. La Uuvia cayd ea torrentes 



ddraaie treiiita y ac^ boras, sin cerar. £1 tieoipo ha fariaiio d« 
repeote de may calQixnwi 4 muy frio. — Etta mudaoaia repeatina 
ha hecho pereccr algunot millares de caballos^^ Algunoi am- 
voyes de artilleria bao sido deicoidos por loa barriiales* 
. £Bta terrible tormenta, que ha faiigado a hombres y gtnadob 
ha detenido inevitablemeiUe nuestra niarcba ; y el cuerpo de 
Doctorrow, qtie se eucoDtro ,guccesivaineQte con laa colomoas del 
General Borde Soult, del General Pajot y del general Nansooty 
ba escapade con dificultad su destruccion — £1 pnncipe Baaratioo. 
con el 5*. cuerpo que estaba mas k retaguardia, marcba bacia el 
Svrina. £1 30 de Junio sali6 de Wolkowiuk para Minsk. 

£1 rey de Westphalia entr6 en Grodno el mismo dia. La di- 
vision Dombrowski paso antes por alii. £1 Hetman Platow esta* 
ba aun en Grodno con sus Cosacos. La caballeria ligera del 
principe Pontatowski atac6« y los Cosacos se dispersaion en todai 
direcciones. Veinte fueron muertos, y sesenta hechos prisloneroa. 
£n Grodno hallaroos materiales para 100,000 raciones de pan y 
algunos restos.de los almazenes. 

Se habia previsto que Bagration volveria atras sobre el Dwina 
acercandose qoanto le era posible a Dunaboorg ; y el general de 
diviHion conde Grouchy habia sido enviado i Bosdanow. £1 dia 
3 estaba en Trabmi. £1 mariscal principe de Eckmuhl* refor* 
sadu por dos divisiones* estaba el dia 4 en Wichnew. Si el 
principe Poniatowsky hubiera seguido vigorosamente la rata* 
guard ia del cuerpo de Bagration, ^ste se hubiera visto en peli- 
gro. Todos los cuerpos del enemigo estan en un estado de la 
mayor incertidumbre. £1 Hetmaji Platovir ignoraba et 30 de 
Junio que Wilna estaba dos dias habia en poder de los Franceses. 
Siguio el camino de aquella ciudad, hasta lJda« donde mudo su 
ruta, y se dirigio al sur. 

£1 »ol, durante todo el dia 4 puso transitables los caminoa. 
Todo se esti organizando al prcsente en Wilna. Los arrabales 
han pudeciilo & causa de la multitud de gente que se precipitu 4 
elios durante la tempestad. Ilabia en aquella ciudad un apaiato 
Huso para f)0,000 raciones. Se ha establecido otro para ignal 
nnincru. St: estan formando almazenes. Los convoyes llegan 
hasta Ivowno por el Niemen. Acabaii de llegar de Dantzick 
veinte mil quiotales de harina, y un millon de raciones de 
gallcia. 



^'Cartas de Francia aicguraii que han pcrecido por faita do forra^^e. 



No. XXV It 



EL ESPANOL. 



Trbiio'a D£ Julio de 1812. 



At trahere, aique moras tantis licet addere rebtu. Vibgiu 

POLITICA INGLESA. 

. COMO los Romanos convirtieron en proverbio 
la /V PAmcUy para ponerla por syDonimo de la 
trayci6n; Io8 Franceses de nuestros dias trataban 
.de establecer como eqnivalentes estos dos nombres 
JUachioveUsmOf y PoUtica jnglesa. £1 charlata- 
nismo de sus libros y papeles estaba anos ha em- 

fleado en difundir estas nociones; y tal etectp 
abia tenido en Espana, que en la inga misma de 
BU revolncion, y en el ardor de sn patriotismp^ 
annqne eran mny pocos los corazones afrancesados 
que qnedaban, habia^ sobre ^te yotros varios 
pnntos, algonos centenares de cabeziEis Francesas. 

La ciencia de esta clase de politicos ba estado> 
tieropo ha, redncida en Espafia £ descnbrir, y 
rastrear las sendas intrincadas, los escondrijos 
oscnros, los lazos encubiertos del laberinto tene- 
broso del Gabinete de St. James, que les habian 

{pintado los Franceses. Si el ex^rcito* Ingles se ade^* 
antaba en Espaiia-alerta ! se snsnrraba, no sea que 
\*ayan a conquistamos. Si pennHnecian en un 
panto — no quieren (se decia) mas que dexarnos 
aniquilar poco i poco : mantener el fuego para 
que nos reduzca i cenizas. Si se retiraba— ]o vui ! 
TOMO V. u 



l63 

(se clamaba) nos abandonao, nos entregan. Si las 
Americas se conmoviati; los Ingieses las babian 
minado sordamente : si querian conciliarlas ; en 
para quedarse con elfas. Los Ingieses eran para 
unos, el Duende d quien se le achacaban todas las 
travesnras ; y para otros el jngador de manos, de 
quien no se podia tomar ni agna bendita sin rezelar 
an chasco. 

A si se pasaron cerca de qtiatro aftos^ basta one 
la constancia y el valor Britanico^ hallaron ocasiop 
de dar d .Espaiia nnevas praebas de amisited; 
pmebas palpables basta para aqnellos qne no 
tuviesen por tales & las victiuias preciosas qne In- 
^laterra habia consagrado A ht libertad Espafiofau 
leconquist6 el inmortal Wellington dos plaas 
importantes, y las pnso en las manos de los jEsfV 
fioles: libertoles provincias enteras, j no piob 
nada en ellas. Signe ahora adelantandos? faasta d 
centro de Espafia, y habra d la bora |>re s e n te 
aliviado la opresion, si es que aun no ha roto bs 
cadenas de Madrid. A semejantes hecbos no 
tenian ya nada qne oponer ni la maUcia ni la 
i^norancia. Mas como si la bnena snerte de 
Espafia, qnisiera en nn niismo instante^ animarla 
de nnevo contra sns enemigos, y nnirla mas y mas 
con 9us aliados ; al tiempo qne snscita nna guenra 
tremenda i Bonaparte, nace qne ^1 roismo sea el 
instmmento qne selle la amistad de Inglaterra y 
Espafia, y baga enmndecer para siempre no ido 
los labios, sino basta las imaginaciones de los mas 
descoiifiados. 

En 21 de Abril del presente afio lleg6 & Dorer 
iin Parlainentario Frances, con pliegos qne ineron 
inmediatamente remitidos al gobiemo. Nada se 
snpo de cierto acerca de su coirtenido, ni tampoco 
de la rcspucsta qne fhe enviada a Francia con otro 
Parlamentario. Pero ainhos pliegos ban sido jm- 
blicados en los papeles Franceses^ al declarar Na» 



i€3 

polecm gnerra i la Rusia, j sd tradncdon se balla 
en seguida de estas refleitiones. A ella refiero i 
mis lectores para que los einpleen como Tehiadera 
piedra de Uk{q€ eH qae pni^n los quilates de la 
PolUica y ImMafl Ingk^a. 

No nece«itaa dichos docomentos de comehtario 
para qoe poedaA hacer la debida impresion en \oi 
Cspafioles hoiirados. Basta pasar la vista poir 
am DOS paira cohocer qae la li^laterra no calcnia sns 
tentajas proprias, quando estan comprometidos los 
iatereses de sns aliados las Espanoles; E^ esto tan 
tierto, que el gobierno Ingles parece que en sa 
respnesta se olvida de todos sos demas amigos solo 
por no poner en duda ni nn momento su generosa 
determmacioB aeefca de &baft44 

Bonaparte propone 4 I^aterra por preliininares 
pata tratar de pM lo que nadie liubiera creido qoe 
jamas concederia. Conviene en dexar 4 Portaged 
indepemiieflite, j k la ^asa de BragHnza en sii trofao : 
#6 somete i, ttxoiMfC^r al rey actual de Sicilia por 
Mldr de iqnellofe dosiinios ; nlttmamente, el que 
poeo htf pHhtextidNi que '* qnanto habia sido Frances 
€ii aigim tiMipo lo sie^A para sienapfe*' se arieno 
yk i AeHht etf iKaUbs de los Ingles^ quanto la 
^{tt^ra no p^eM quitarles : Es decir^ qne quantas 
Idas y Cdoniail Mnia aAtigaatnenM la Francia jamat 
toketiafk 4 ser FratitMisas. i 

i Y qne no eran de cMsiderw tales pvotpbsieienes \ 
No; ni nn iitotdnte. Lacan^ ies que Ihglaterra 
M> pni^dis abandonar A su aliada la Espana. £1 
pr^liminaf qne NapOitoVk debe oflnecer^ si qniero 
entntr 6n lin tratudo de ajuste, es el restablecinueti* 
to Fernando VII. y su snecesioh^ (untahiente 
con el reConociniiento de las C6rtes. La buena (^ 
lo extge asi ; y asi lo dedara el ^bieme Ingles 
terminant^mehtc. ;Cibe en semejante proceder 
interpretacian algana de projfai^ iateres 6 A 
cilculo? 



164 

Tan decidida es la prcferencia que Inglaterra da 
a sns aliados los Espafioles sobre todos los otrosY 
que casi pudieran estos qnedar zelosos y desooDlen- 
tos, si no atendiesen a que en una causa comiuiy 
conio la presente, ninguno pnede aspirar a ventnas 
individuales abandonando d sus otros aliados. Lai 
fainilias de Portufcal y Sicilia iradieran decir que 
InglaterraLis posponia, no d la felieidad, sinoal 
piiiitillo de los Espaiioles. ^e Napoleon ofrecia 
dexar a Espaiia libre dc sus tropas, y goberoada 
por unas Cortes nacionales; que los Espauoks 
])odian contentarse con quedar sin tropas Francesas 
en sn territorio : cpie, no tenicndo quien los opri- 
luiese, podian arreglar sus leyes como les pareciera; 
y que, a trueque, de abandonar a Fernando VII. 
a una suerte, de que no pueden salvarlo, podian 
restituir la paz i la Peniauila, y dos familias reales 
d sns troiios. 

Muy lexos estaran los demas aliados de Ing^ 
terra de usar argumentos tan poco generosos 9 mas 
no scpuede negar que el egoismo pudiera muy bien 
suscitarlos ; y que csta mera apariencia de razoa 

3ue llevan, basta para convencer a los Elspafioles 
e (jue el gobiemo Ingles no atiende d calcolos ni 
conibinaciones quando se trata de Espana. Por 
tan suyos toma los intereses de su aliada, que las 
Cortes niisnias no pudieran responder a Ni^leoo 
mas absolutH y deterniinadanicnte. 

Invariable ha sido dcsde el principio de la pre- 
scute gnerra esta conducta; y ya Napoleon y el 
iniindo iMitero deben estar convencidos de que In- 
f^latiMTa jielea por Esjmiia como si pclease por si 
propria. Vuelvan los ojos los buenos Esponoles al 
primer ano de su rcvolucion. Acuerdense de que 
U]>onas sv conchiyercm las confcrencias de Erfurt, 
en (|ue todo el ]>oder del Continonte se habia com- 
binado contra la (irun Brctana, <[uando los dos 
eiujienidorcs de Uubia y Fraucia mandaron dot 



l6b 

oficiales con propaestas de paz d Inglaterra sobre 
la condicioQ fBodainental ue que abandonase d 
Espana. En 21 de Octubre de 1808 llegaron estos 
enviados i Dover: y el 15 de Diciembre del mismo 
alio publico S. M. Britauica una proclama que con- 
cluia con las palabras siguientes : ^^ S. M. siente 
iafinito nn resultado (de las proposiciones de paz) 

Joe agravara y proldngara los males de Europa. 
^ero ni el honor de S. M. ni la generosidad de la 
QEcion Britanica podrian jamas sufrir que S. M. 
empezase una negociacion, por el abandono de nu 
pneblo valeroso y leal, que esti peleando por lOf 
defensa de lo que los hombres miran como mas 
precioso en el mando, y cuyos esfuerzos en una 
causa indubitablementejujita, S. 31. se hacompro- 
metido solemnemente a favorecer/' 

^uatro anos ban pasado, en que la sangre y las 
riquezas de Inglaterra, vertidas prodigamente en 
favor de Espaiia, han manifestado quan ingenua 
era la declaracion que antecede. Ahora repite 
Francia la propuesta de paz, con muy diverso tono^ 
6 inBnitas mas ventajas. V^ease si Inglaterra ha 
mudado de opiniou, 6 si su amistad se ha entibiado. 
•— " Si, como su alteza real teme (dice lord 
Castlereagh al duque de Bassano) el sentido de 
^sta proposicion es, que la autoridad real de £s- 
pafia, y el gobierno establecido por las Cortes^ se 
na de reconocer en el hermano del gefe del go- 
bierno Frances, y de las C6rtes formadas baxo su 
autoridad, y no en el legitimo soberano Fernan- 
do VII., y sus herederos, y en las C6rtes extraor- 
dinarias, investidas ahora con ^1 poder del go- 
Jbierno en aquel reyno, en su nombre, y por su 
autoridad ; se me ha mandado que deddre franco 
y expliritamente d V. E. que las obligacioiies de la 
Duena t'e uo permiten & su alteza real el recibir 
propuestas de paz que esten fiindadas sobre tal 



i66 

Tol es la politica Inglesa respecto de Espafia^ A 
vista de estos documentos bien se paede desafiar con 
confianza d la malignidad mas refinada d que bille 
motivos de rezelo respecto de las miraa de Inela* 
terra en su trato y comnnicacion con Espafia. Lot 
Espaiioles son naturalmente geuerosos^ y jamat se 
ha oido que el mas oscuro, el mas pobre entre ellos 
se haya' dexado veneer en tales puutos por nadut* 
I En que consiste que en el caso presente haja 

3' uien se desvie de esta su natural conducta ; badefrr 
o que la nacion Espanola aparezca no solo 
auspicaz sino desagradecida, quando estd taa lezM 
de serlo^ que sieinpre ha pecado de noble y ooiH 
iiada? 

No^ Espaiioles ; no es posible pasar por alto 
una oposicion notabiiisima de conducta que aajtai 
lo6 ojos^ entre los dos gobiemos aliados. £a los 
misnios dias en que se publicaban en Paris loi 
testimonios mas irrefragables de la amistad de In* 
glaterra para con Espaiia, estaba ^sta amenaxando 
con un desayre a su aliada. Acaso i, esta horn li 
habrd veriticado, en la repulsa que sua comiaionnt 
dos para la pacificacion de la America Espafiola 
estaban para sufrir en Cadiz, segun las, ultimas 
noticias. Yo no trato de exaltar los animos con la 
cali&cacion del hecho -, solo quiero que los £spi^ 
fiioles de buena fe comparen esta conducta con If 
del gobiemo Britdnico, y vean quien es qaku 

fierde en la comparacion, d la faz del maodo. 
*ara ello no pretendo cntrar en la consideracion de 
los motivos, tantas veces repetidos de las ventajaa 
que tendria semejante conciliacion, comparada cmt 
una guerra en las provincias de ultramar. Baatn 
solo mirar el objeto en globo y hacerse cargo de 
estas circunstancias. Inglaterra sacrifica quanta! 
consideraciones puede pre^entarle su enenugo, al 
solo objeto de salvar d Espaiia. Pop lo que naoe 4 
auxilios efectivQS^ yo dezo d los habitantea dp hk 



167 

Peninsula que consideren \o que valcn los que ha 
dado y da Inglaterra^ d la vista de Ciudad Rodrigo, 
Badajoz y Salamanca. En este estado de cosas, 
Inglaterra propone bolemnemente d Espana nna 
medida polidca^ maudando en publico sus comi- 
aionados d Cadiz. Pintese ahora como se quiera el 
estado de la guerra en las Americas Espaiiolas : 

Emderense las probabtlidades que el gobierno de 
adiz tiene de sugetar aqnellos pay^s. No cabe 
duda en que esto lo ha de hacer empleando alii log 
medios que pndiera emplear en Espafta. Inglaterra 
qne estd sacrificando en sn favof todos los demas 
objetos de la guerra, propone al gobierno Espanol 
8U mediacion para qne cese la guerra ciril que atrasa 
la de sn libertad. Sean quales fueren los medios 

ane esta (ntitaaa aliada recomiendaj habrd qnien 
iffa que no merecen ni siquiera probarse? Tan 
inrericH* es Inglaterra en sn experiencia y saber 
politico qne no merece que se ensayen unos planes 
one con tanta eficacia propone ? O tan poca con* 
fianza se ha ganado, despnes de qnanto ha hecho, 
que no se le pneda decir, Espaiia pone este punto 
en tns manos en tanto qne te desengafias de que el 
Qnico modo de tratarlo es el qne sn gobierno ha 
i^ido? 

Af ds^ no Quiero extenderme en reflexiones odiosas. 
Refierome a los Espaiioles castizos que lean las dos 
aigoientes cartas^ acordandose al mismo tiempo de 
^M la mediacion Inglesa estd para ser rechazada 
fm Espafia. 



l68 



TRADUCCION 

De una carta dingida par el Ministro de Negocio$ JSr* 
trangeros de Francia^ a Lord Castlereaghy Secretario de 
Estado de S. M. Britanka para Negocios ExtrangeroB. 

Paris, 17 de Abril, 1812. 

Seuor. — Sii tnagestad movido constantemeiite de su in- 
clinaeion £ l:i modcnicion y la paz^ se )ia servido otra vez ha* 
cer iM)a nucva y solcmne tentativa para poner fin i, las mi- 
serias dc la j^crra. 

Li.!» tromend::s c/'c ' -^^ancias en que se halla el mundoal 
prc^cnte, liun inr:..!Lv . w ;al inodo on cl alma de S. M. quc^ 
oc reMiltas, mo ha autorizauo ^ manife^staros, sefior, sus niins^ 
i intcncioiits. 

MiicI:hs mudan/ns han acontecido en Europa en estos diez 
anas ultimos, coino comequencias necesarias de la gvem 
entre Fiancia (^ Inglaterra, y muchas mas debc producirla 
Ini^ma oaiL^^a. £1 caracter particular que ^sta guerra ha to- 
madi), [^ucde aumcntar la extension y dunicion de estas re- 
sultas. Los principios exclusivos y arbitrarios no pueden com* 
Ittirsc sino con una oposlcion sin medida ni termmo ; y cl sys- 
tema de conservacion y resistencia, dcbe tener cl mismo ca* 
lactcr do universalidad, perscverancia y vigor. 

La paz dc AmioiiSy si hubicsc sldo obscr\'ada, habria evita- 
do niuolia confusion. 

Yo dciico do cora/on que la expericncia de lo pasado no sea 
en vano para lo vcnidoro. 

Su mai^cstad sc ha dotcnido muchas vczcs quando tenia 
dclnnte dc sf los triunfos mas soguros, y ha vuelto la cara pa- 
Ta invocar la pa/. 

Un 1 S05, cstnndo scguro dc las vcntajas de sus circunttan- 

cias, y K ])csar dc la confianza quo con razon |XHlia tcner del 

favor con que lo iha A coronar la Fortuna ; hizo proposicioDes 

^ su mttgostad Rritdnica, que so rechazaron por la razon de 

que Riisiadebia ser consul tada. En ISO^ so hicioron nuevas 

proposicioues do conciorto con Uu>ia« In^laterra altgd la ne- 

fendad dc una intervencion que no podia ser sino la resulta 

~ 'leQOciacion misnia. En IS 10, su mitgcstad, habiendo 

mente que las Ordcncs en Couscjo, dc l^'OJ, hacian 

Ucs la proeecuciuii de la guerra, y la inde{H.-ndencia 

'xao prpposicioncs indiroctamente en favor del res- 

de II paz. Estas propuestas fueron infructuosai 

iu€ bagregaciou dc nuevas proviDcias al 



i69 

Al presente se hallan rcunidas todas las circunstancias de 
las varias e|X)cas en que su magestad ha inanifestado los sen- 
timientos de paz de que me mauda otra vez declarar qqe se 
halla poseido. 

Las calamidades que oprimen i. Elspana y d las vastas re- 
giones de la America &panola, debieran naturalmente ex* 
citar la compasion de todas las naciones, € inspirarles un 
comun deseo de verlas terminadas. 

Me explicare, senor, de un modo que V. E. hallard con- 
forme con la sinceridad del paso que estoy autorizado i. to« 
mar ; y nada podra manifestar su sinceridad y sublimidad, 
como los terminos precisos del lenguage que se me ha man- 
dado usar. iQa€ miras 6 motivos pudieran inducirmed em- 
plear el embozo de formal idades proprias solo de la flaqueza, 
que solo puede esperar ventajas de el eugano ? 

Los negocios de la Peninsula, y de lis dos Sicilias son los 
puntos de discordia que presentan menos esperanzas de ajuste. 
£stoy autorizado & proponeros un afre^lo de ellos sobre el pie 
siguiente :— 

La integcidad de Espana serd garantida! Francia renun-^ 
eiard toda idea de extender sus dominios allende de los Py«' 
rineos. La actual dinastia serd declarada independiente, y. 
Bspana serd goberoada por una constitucion nacional de sus^ 
CiSrtes. ] 

La independcncia 6 integridad de Portugal serd tambien 
garantida, y la casa de Braganza tcndra la autoridad soberana. 

El reyno de Napoles qucdard por el presente monarca, y el 
reyno de Sicilia sl^tA gitraatido a la presente familia de Sicilia. 

Por conscqQencia de esta« estipulacionc% Espaiia, Portugal, 
Y Sicilia seran evaciiadiis por kis tropas Francesas 6 Inglesas, 
de mar y tierra. 

Respccto £ los demas objetos de discusion, podran ser ne- 
gociados sobre la base, de que cada potencia conservard aquello 
de que la otra no pudicra privarla por la gucrra. 

Tales son, sefior, las bases de ct)r»cilia( ion que ofrece su 
nttgesfad d su altcza reial e! principe rcgi*utc. 

Su magestad el emperador y rev; ^al dnr e^re pa<?o, se de- 
fcntiende tanto ^e las ventajas como de las pi'rdidas que estc 
imperio pudiera tener si la guerra se prolongasr : los intereses 
de la humanidad, y la paz de su pueblo es su uniro movil ; y si 
esta quarta tentativa saliere infructuosa, como las anteriores', 
FIfancia rendra, por To rneno^, el con^uelo de pcnsar, que la 
flktigte <\at vn adelai^te se derratndre sera imputable solo d 
In; latcrrj. - . .' * . TiJngo cl honor, &c. 

* (nrmidtO Kl Dvqvb de Bassano. 



170 

THADUCCION 

J5^ la respiiesta de Lord Castlereagh, Secrekirio de M$ia* 
do de S. M. B. para los Negocios Extrangeros^ d la 
carta anterior del Ministro de Negocios Extrangero9 4e 
Frtmda. 

Londres^ Secretaxia de Negocios ExtrangeitN^ 

23 de AbriU 1812. 

SeSor.*'— La carta de V. E. del 17 de este mes ha sido it^ 
cibida y presentada al principe regente. 
' Su alteza real creyd que, antes de autorizarme i entrar ea 
explicacioDes sobre la propir^sta que V. E. ha enviad(^ su 1kk> 
nor extgia el averiguar el sentido exftcto que el gobiemo dft 
Franeia daba d la siguiente expresion de la carta de V. £» : 
^ Xoi actual dynastia ser^ declarada independietite^ y Esp«na 
ser£ gobernada por la constitucion nacional de laa Cdrtes.** 

Si, como su alteza real teroe, el sentido de esta propofikios 
es, que la autoridad real de Espana, y el gobierno establecida 
por las Cdrtes, se ha de'reconocer en el hermano del gefe dd 
gobierno Frances y de las C6rtes formadas baxo su autoridad^ 
1 DO en el legftimo sqberano Fernando VII. y sus beredera^ 
y en las C6rtes e^traordinarias, investidas ahora con el po» 
der del gobierno en aquel reyno en su nombre, y por su aiH 
toridad ; se me ha mandado que declare franca y e3(plicttft- 
nente & V. E. que las obhgaciones de la buepa fe no per* 
miten i. su alteza real el recibir propuestas de paz que esten 
Aindadas sobre tal base. 

Pero si las expresiones arriba citadas se refieren al actual 
gobierno de Espana, que exerce la autoridad soberana 
nombre de Fernando VII. ; al punto que V. E. aseg6re 
asi, el principe regente est^ dispuesto & entrar en una con- 
pleta expllcacion sobre el plan que ha sido remitido, a fin de 
tbmarlo su alteza real en cousideracion ; pues su mas verd»* 
dero deseo es contribuir, de concierto con sus aliados, i la 
tranquilidad de Europa, y proporcionar una paz, que sea boo« 
rosa no solo para la Gran Bretana y Franeia, sino tambien 
para los estaaos que tieuen relaciones de amistad con ambaa 
potencias* 

Habiendo becho saber sin reser\'a lo oue siente el priodpe. 
regente sobre un punto que es preciso aciqrar completamente 
antes de pasar & ninguna discusion ulterior; obserw^ las ion 
trucciones de su ajte^a real, evitandp reflexlone% y contex;-' 
taciones sobre los puntos acccsorios de vuestra caiita. 'Ya 
pudieia bacer una defep^a muy veQUyosa M Iff conducta qua 



.< Ifl 

ha obseirado la Gian. Bretaoa en las diversas epoca^ i, que 
V. £. alude, solo con referirme & la correspondencia que se 
iperific6 en ellas, y al juicio que, tiempo ha, tiene formado el 
mundo entero. 

Respecto al caracter peculiar que la guerra, por desgracia^ 
ha tornado^ y < las maxlmas arbitrarias que V. £L concibe que 
que la ban caracterizadoensu progresq^ negandocomo uiego. 

Sue esto se pgeda atribuir al gobiernoBritanico, debo, al mismo 
empo, asezurar i V. £. que este gobierao siente mucho la 
eodstencia de tales circunstancias eo quanto agranui inudl- 
mente las calamidades de la gueira ; y que su mas Tehemente 
deaeo, eu paz, ^ en guerra con Francia, e9 qvi^ las relacioaes 
de lo6 do6 payses se restable^can sobre losp!nncq[MOs ISberalcsi 
aobre que se pvocedia en los tiempos pasados. 
Me %^1^ de ^irtft qcseioa pam 99egurar i V. E. de mi 



DOCUMENTOS DIPLOMATICOS 



SnSRB LA CCKHBA ACTUAL DS FUANCIA Y UU&IA. 

Traducdon ile una Xola dirigida pw el J£inistro de I 

gocios Extrangeros de Fruncia, ai Coiide Romimsamt. 
Candller de Rusia. 

CoNDB- — Su mageslad el emperador de Rusia recenoc 
en Tilsit cl prlniripio dc que la gcueracion presentc no dcbjj 
«spemr fuJicidtid, k no s^r que, dexadas liis tiiiciotic^ en el tt 
ttro goze dc sus derechos, pudieraii eiiiregsrse librement^ 
exereitiir su industria — que la iudcpciidencia de sus bandeii 
fucse inviolable — que In itidqwodcncia de sus bitttJcres^ 
minisv como un derecho dc cadn una, y como uua ol>)igani 
rcc^proca el protrgerin — que no e^iaban menoe oblifpidai 
protegcr la iiiviolubilidud de su liandem que la de su tcnrilot 
— ^ue, Hsi como una poiencis no piiedc, sin renunciar a I 
neutralidiid, jifriniiir que uno dc los beligerauiei se apodd 
dc 511 |i.>LO pucde SCT iieulnil ticnniiiendo I 

unii '! :>]M:tar la proteccion de su ban den 

Idn^.' Ljuccl otro ha pucstu baxo de clla-4 

C^p : iiJib jmtencia liene dereelui i cslj 

(]Ur <jutcrjii moservarse neutral's, lu}^ 

]¥»p: . 1 mismo modo que hacen rc^^pnarfl 

icni '. ijin- Iii;;Uterni, persisliendo en f 

.■■'... i.i indcpendcnciade qualquj 
tcncia que (uvirracistupj 



■aci<m y elevai* 



ot)rtm-ntalr°, * 
una IM2 maririw'^ 
1 i;l Uabido de "Xir 




inar, de concicrto con ella, d las tres c6rtes de Copenhague, 
Stockolmo, y Lisboa^ que cerrasen sus puertos d los Ingleses ; 
A dcclarar guerra contra laglaterra,. y i insistir en que las 
demas potencias ^doptasen la mlsma medida. 

£1 emperador Napoleon aceptd la mediacion de Rusfa ; 
pero la respucsta de Inglatcrra fue una violaclon del derecho 
de las naciones, que no tiene exemplo en la historia. £n 
medio de la paz, y sin ninguna declaracion anterior de guerra 
aeometio A Dinamarca, sorprehendio A su capital, quemd su9^ 
anenales, y se apoder6 de su esquadra que estaba desarmada, 
y anclada sin rezelo en sus puertos. RuSta, conforme A la3 
estipulaciones y principios del tratado de Tilsit, dcclard guer- 
ra contra Inglaterra, proclam6 de nuevo los principios de la 
neutralidad armada, y se obligd a no separarse jamas de ^a 
systema. Aqui fue quando el gabinete Britanico se quitd la 
mascara, publicando en el mes de Noviembre de I8O7 las 
ordenes en consejo, en virtud de las.quales Inglatcrra cobraba 
un portazgo de quatro i cinco millones, sobre el continentCi 
y obligaba i las banderas de todas las potencias a sometcrse i, 
jrcglamentos que cran el resultado de sus principios de legis^ 
iacion. De este modo, hacia la guerra A toda la Europa, por 
una parte ; y por otra, aseguraba los medios de perpetuar esta 
misma guerra, fundando su systema de rentas sobre los tri- 
Vutos que se arrogaba— -sobre el derecbo de imponerlos i todo 
el mundo. 

Ya en 1806, y entretanto que Francia estaba en guerra coq 
Prosia y Rusia habia Inglatcrra proclamado uu bloquco que 
ponia eu entredicho las costas de todo un imperio. Quando 
su magestad entrd en Rerlin, respoodio a esta montruosa pre- 
suncion con un decreto de bloqueo contra los Islas Britanicas. 
Mas para corresponder £ las ordenes en coosgo de I807> eraa 
iiecesarias medidas mas directas y especificas, y su magestad 
por el decreto de Milan de 17 de Diciembre del mismo ano^ 
declard por desfmcionaUzadas todas las baoderas que per- 
mitiesen violar su neutralidad sometiendose i 6stas drdenes en 
consejo. 

£1 acometimlento contra Copenhague babia sido repentino 
y p6blico« Pero Inglatcrra habia preparado otros en Espana, 
que madurd con reflexion y en secreto. 

No habiendo podido doblegar la determinacion de Carlos 
IV., formd un partido contra aquel jprincipe, que no quiso 
sacrificarle los Intcreses de su reyno. Ella se valio del nombre 
^cl principe de Asturias, y cl padre fue arrojado ^e &u trona 



172 



DOCUMENTOS DIPLOMATICOS 



SOBRB LA 6UBRRA ACTUAL DE FRANCIA Y RUSIA. 

Traduccion de una Nota dirigida por el 3Iinistro de N/b^ 
gocios Extrangeros de Francia, al Cotide Momanziowp 
Canciller de JRusia. 

' CoNDB. — Su mag^stad el emperador de Rusia recehocid 
^ Tilsit el principto de que la generacion presente no debit, 
esperar feJicldad, £ no ser que, dexadas las nacioties en el eor' 
^ro goze de sus derechoe, pudieran eutregarse libremeDte a 
exercitar su industria — que la mdependencia de sus bandem 
fuese inViolable— que la ihdependcncia de sus banderas se 
mirase como un derecho de cada una, y como una obligacion 
recfproca el protegerla — que no estaban menoe obligadas i 
proteger la inviolabilidad de su bandera que la de su territorio 
•^-^tie^ asi como una potencia no puede, sin renunciar a si| 
neutralidady permitir que uno de los beligerantes se apodere 
de su territorio ; tampoco puede ser neutral permitiendo £ 
uno de ellos que sin respetar la proteccion de su bandera^ 
t6me las propriedades que el otro ha puesto baxo de ella — 
que por consiguiente, toda potencia tiene derecho i, exl^ 
que las naciones que quieran conservarse neutrales, hagan 
respetar su bandera del mismo modo que hacen respetar su 
territorio — que mientras que Inglaterra, persistiendo en su 
83rstema de guerra, desconociese laindependenciade qualquier 
biEindera en los mares, ningima potencia que tuviera costas po- 
dia ser neutral respecto de Inglaterra. 

£1 emperador Alexandro, con la penetracion y elevaeion 
de alma que lo distinguen, percibio tambien que no podia 
haber prosperidad alguna para los estados continentales, sloo 
en el estableciroiento de sus derechos por una paz maritima. 
Este grande interes fue el prcdominante en el tratado de Til* 
sit y todo lo demas, sus inmediatas resultas. 

£1 emperador Alexandro oirccio su mediacion con el go- 
bierno Ingles, y en caso de que ^ste no consintiese en con- 
cluir la paz sobre el pie dc reconocer que todas las banderas 
deben gozar de una igual y perfecta mdependencia en log 
Quues, se oblig^ i hacer causa comun con Francia ; & inti- 



173 

mar, de concierto con ella, A las tres c6rtes de Copenhague, 
Stockolmo, y Lisboa, que cerrasen sus puertos d los Ingleses ; 
A dcclarar guerra contra luglaterra, y 4. insistir en que las 
demas potencias iTdoptasen la misma medlda. 

£1 empemdor Napoleon acepuS la mediacion de Rusfa ; 
pero la respuesta de Inglaterra fue una violaclon del derecho 
de las naciones, que no ticne exemplo en la historia. £n 
medio de la paz, y sin ninguna declaracion anterior de guerra 
aeometio i Dinamarca, sorprehendio A. su capital, quem<5 sus^ 
aiWnales, y se apoder6 de su esquadra que estaba desarmada, 
y anclada sin rezelo en sus puertos. Rusia, conforme A las 
estipulaciones y principios del tratado de Tilsit, declard guer- 
ra contra Inglaterra, proclam6 de nuevo los principios de la 
neutralidad armada, y se obligd a no separarse jamas de ^e 
systema. Aqui fue quando el gabinete Britanico se quitd la 
mascara, publicando en el mes de Noviembre de I8O7 las 
ordenes en coosejo, en virtud de las quales Inglaterra cobraba 
un portazgo de quatro i cinco millones, sobre el continente, 
y obligaba i las banderas de todas las potencias a someterse i 
reglamentos que cran el resultado de sus principios de legis-^ 
lacion. De cste modo, hacia la guerra A toda la Europa^ por 
una parte ; y por otra, aseguraba los medios de perpetuar esta 
misma guerra, fundando su systema de rentas sobre los tri- 
|)Utos que se arrogaba^-sobre el derecho de imponerlos i todo 
el mundo. 

Ya en 1806, y entretanto que Francia estaba en guerra coa 
Prosia y Rusia habia Inglaterra proclamado uu bloqueo que 
ponia en entredicho las costas de todo un imperio. Quando 
su magestad entrd en Berlin, respoydio a esta montruosa pre- 
suncion con un decreto de bloqueo contra las Islas Britamcas. 
Mas para corresponder £ las ordenes en coosqo de I807> eraa 
necesarias medidas mas directas y especificas, y su magestad 
por el decreto de Milan de 17 de Diciembre del mismo ano^ 
declard por desiiadonaUzadas todas las baodcras que per- 
mitiesen violar su neutralidad sometiendose i 6$tas drdenes en 
consejo. 

£1 acometimiento contra Copenliague habia sido repentino 
y piiblico. Pero Inglaterra habia preparado otros en Espan^ 
que madurd con reflexion y en secreto. 

No liabiendo podido doblegar la determinacion de Carlos 
IV., formd un partido contra aquel jprincipc, que no quiso 
sacrificarle los intereses de su xtytio. Ella se valio del nombrc 
^1 principe de Asturias, y cl padre fue arrojado ^e su trono 



i Mmbfe de ^ hijo. Los enemigos de Franck yhA partfda-^ 
tk& it Inglaterra toroaron posesion de la autoridad soberana. 

Su magestad, llamado por Carlos IV., mand6 tropas i £s- 
pana y se comeDzd la guerra en h Peninsula. 

For una de las estipukiciones de lll<Tt, Rusia debia evacuar 
k Wallachia y la Moldavia. Esta e?acuacion se dilatd : faii 
tiuevaa revoluciones que se habian verificadcf en CWnstao- 
tinopla^ banaron repctidas reees en sangre las paredes &A 
Serndb. 

Escasamente faabta pasado un a&o desde la paz de Tilsit 
^(liando los ncontcciniientos de Copenliague, y Constantinopbf 
7 las ordenes en consejo publicadas en 1807 en Inglatcm^ pa* 
rieron d la Europa en una situaeion tan inesperada, que ksd 
dos soberanos creyeron conveniente una expkcacion mutoaj 
J la eonferencia de Erfurt se verified. 

Con el mismo designio y movidos del mismo espiritu qui 
dtrigfo sus procedimientos en Tilsit^ convinicron en los nu^- 
tivos que los obligaban £ mudanzas tan considerables. El 
emperador consintio en retirar sus tropas de Rusia, y al mismo 
tiempo convino no solo en que Rusia no evacuase i Wiallft^ 
ehia y Moldaria, stno que las agregare i. su imperio. 

Ambos soberanos inspirados de un mismo deseo de restable^ 
eef la paz maritima, y dispiiestos entonces no menos que en 
Tilsit & defender los principios en cuya defensa se nabiu 
aliadoy deterniinaron qirigir una propuesta solemne A Ingb- 
terra. Vos, conde, vinisteis, en consequcncia de esto, & Paris» 
J se siguio una correspondcncia entre ^'os y el gobicnio Bfi- 
lanico. Pero el gabinete de Londres percibicndo que la 
guerra cstaba para revivir en el continente, dcsechd todo pre- 
Hminar de negociacion. Succia habia rehusado cerrar sus 
^mertos contra Inglaterra ; y Rusia, conforme & las cstipuii- 
ciones de Tiisit, le habia declarado guerra. £1 rcsultado fue 
\k perdida de la Finlandia, que Rusia unio d su imperio ; en- 
tanto que los exercitos Rusos ocupaban His fortalezas del 
Danubio, y hacian una guena ventajosa contra los Turcos. 

Mas, no obstante, el systema de InglateiTa triunfaba. Sus 
ordenes en consejo amenaasaban con las conseqCienci.i mas 
impdrtantes ; y el tributo, que debia proporcionur los medics 
de sostener la guerra pcrp6tua que habia declarado, se co- 
braba en los mares. Holanda y las ciudades Anseaticas con- 
ttnuaban coroerciando con clla, estc comercio fnistrciba v\ sa- 
ludable y decisivo reglamento de los decrctos de Berlin y Milan 
que era lo unico que podia oixmerse cficnzmcnte d los priucipiov 



m 

ie las oitkAefl en eoitoejo, de Inghiterra. No podm tmguswnt 
h execttcion de estos dieeretos, sino por medio del conitfttite 
influxo de uoa Mininutraciou firme j vigibnte. Mis, A 
tienipo mismo que \m setnAmenUx mta rivos dei corezon de 
su mtgesCiri ceoina A los ititerases de su pueblo, y del coq^ 
tioente; se estaban Terificaodo grandes mudatizas. Rusik 
abandon^ el prioctpio € que se habia obKgado eo Tikit ; eft 
decir, i, hacer causa comun con FVanc'm ; el prineipio que 
kabia proclamado en su declaracion de guerra contra logh* 
terra; el principio que habia dictado ios decretos de Berlin f 
Milan. 

Evadiolo con el Ukase que afario Ids puertoa de Rusia i, 
todo buque Ingles cargado con productos coloniales de mo- 
ipricdad Ingiesa, con tal que nniesen con otra bandenu Este 
gbipe inesperado anul6 el tratado de libit, y quantas impor- 
tantes traasacciones habian puesto fin d la eontienda de lo$ doa 
mai grandes imperios del mundo, j dado A Europa la probabi- 
tidad de obcener una paz maritima. Vieronse pues^ venir con* 
mociones y guerras aangrientas, como coiiseqQencias im- 
fnediatas. 

La condncfa de Rusia en aqella epoca Ilevafaa i estas fatales 
lesultas. La unien del ducado de Oldenburgo, que tsdi tHHk^ 
palmadoy por decif lo asi, en los payses que se habian puesto 
nltimamente baxo los principios del gobiemo de Francia, eni 
una eoMeqdencia necesaria de la agr^acbu de las Ciudades 
Anseaticas. Of rector una coinpensaeion. Podia csto arre-> 
glane con mutuas ventajas. rero tuestro gabinete con« 
Tktio ^te punto en materia de estado, y vlmos, por la pri-^ 
mem ves^ un maniliesto de un aliado contra su otro aliado. 

La admiston de bunues Ingleses en los puertoi de Rusia^ y 
los reglamcntos del Ukase <^ 1310 hicierxm pdblreo que loif 
tmtados estaban disueltos. £1 manifiesto hizo vcr no solo que 
los lasos que untan i les dos gobiemos se liabian roto, smo 
que Rusia habia tirado publicamente el guante A Francia, i 
eaiisa de una dificuhad en que no tenia que ver, f que no po^ 
dia compoaene de otro modo que como su magestad faabia 
propuesto. 

No debe octtltar$e que la repuTsa de tfsta oferta manifiesto 
el proy^cto de rompimiento que ya estaba fbrmado. Riisla ^ 
preparaba para €\ al tiempo mitmo que estaba dictando ter- 
ininos de paz i. la Turquta. Repefninamente hizo vol7er»e A 
einco divbioncs del ex^rcito de Moldavia ; y por el meS de 
Febrero de 181 1 se sabfa en Farii que el es^'dto del duoltdo 



ijrC 

de Vuraovia^sc habia visto obligado A pasar de mdta el Vb* 
tula para protcger la ConfedemcioD, i causa del gnin oAmcio 
de tropas Rusas que amenazaban la frontera. 

Quando Rusia se resolvia & tomar mcdidas contrarias £ ks 
intcrescs de la gucrra activa que debia mantener ; quando de»- 
envolvFa sus cxercitos de un modo costoso para su erario^ y sin 
objeto alguuo respccto al estado en que se hallaban las poten- 
cias del continente, todas las tropas Francesas cstaban aquende 
del Rin, d excepcion de un cuerpo de ^Q,000 hombres quese 
hallaba ea Hamburgo para la defensa de las costas del mar 
del Norte, y la conservacion de la tranquilidad ptiblica eo Iob 
payses recien unidos : las plazas de reserva en rrusia estaban 
ocupadas solamente per 1^ tropas aliadas. £n Dantzick 8ol# 
habia qucdado una guarniclon de quatro mil bombres ; j las 
tropas del ducado de Varsovia estaban sobre el pie de pai^ 
tanto que parte de ella« se hallaba en Espaua. 

Esto supuesto, los preparativos de Rusia no tenian objeto } 
fi no ser que esperase ateinorizar d la Francia con su gnu 
aparato de fuerzas, y obligarla i, concluir las discusiones acerca 
de01denburgo,ysacrificar la exlstencla del ducado de Varsovia» 
Acaso, tambieo, no pudicndo ocultarsele i. Rusia que liabia 
vjolado el Tratado dc Tilsit, recurria A la fucrza, sin otro in* 
tento que el qucrer justiticar con clla la violaciou que no po« 
dia defender de otro modo. 

Con todo esto, su magestad no se movio. Contiouaba de« 
scando un convenio ; y era de opinion que qualquier tiempo 
seria bueno para recurrir ^i kis armas. Solo pidio que se man- 
dascn poderes al principe Kurukin, y que se abriese una neeo* 
ciacion respocto d unas disensioncs, que podian muy bien 
comi>onerse, y que no nicrccian que se derran)ase sangre por 
ellas. Podian rcducirse a los quatro puntos siguicntes. 

V. La existcncia del ducado dc Varsovia, que era una de 
las condiciones de la paz de Tilsit ; y la que, dcsde ultimos de 
1809 dio ocasion d Rusia para dar los pa>os provocativos que 
su niagestad mir6 con la mayor condcsccndencia que uns 
amistad desconteutadizu |H)d!a exigir, y el Iionor, tolerar. 

2^. La agregacion dc Oldenburgo, que la guerra con In* 
glaterra habia hccho prccisa, y que era conforme con el 
espiritu del tratado de Tilsit. '^- 

8'. Las leycs rcspecto del comcrcio en mcrcancias Inglesaft 
y buques desnacionalizados, que debian nrrcglarse contbnnc 
al e!»piritu y terminos del tratado de Tilsit. 

Talcs hubicran sido los objctos dc la ncgociaciou. 



CONSTITUCION POLITICA 

J>B LA 

MONARQUIA ESPAS'OLA* 
■ [CoHthmada de la p. 113.'] 



TITULO VL 



I' i 



bkh GOBIERNO INTERIOR £>£ LAS PilOVlNOlAS Y DK ' 

LOS PUEBLOS. 



If .*.■.« (I '*. '•■ 



CAHTULO J. 

De tos j4i/untamientos. ' .■ . . i- 

Articulo 309. Para. el gobiemo mtctior de^os pueblosl 
habrd ayuntamientos ,compuestos dei alcalde 6 alcaides, )oS* 
regidorcs y cl procurador rfndico, y presididos por el eefc po-^ 
Hrico dondclo hubiere, y eii sti dcfecto pdr el ^tc2ddc 6 elj 
primer nombrado entrc estos, si hubiere dos. . ;^ 

Art. 310. Se pondri aj'unfamiento en los ptfeblos que 
no le tengany en que conteiiga le hap, no pudienllo dexar 
de hal)erlc en los que por si <5 con $u codiarca H^^ficn i. mil 
almas, y tambien se les senalari tdrmino cofrespohdiehte, ^ 

Art. 311. Las leyes determinarah el ndmerb dc indivi- 
duos de cada olase, de que han de componcrse los/a^untamlen- 
los de los pueblos con respecto a su Vecindano. . * 

Art. 3li\ Los alcaWcs, rc^Idorrs y procura'dorc^ sindicos 
se nombraran por elccciun en loi pueblos, cesaivClo Ick re^- 
dores y d«*mas que sirvah oficto? pcrpetuosen los dyuntamien- 
tos, ((uulquiera que sea su titulo y denominacloti. ' 

Art. !Jl.S. Todos lbs anos en el mes de Diciombtre se re- 
unir^n los ciudadanos de cada pueblo, para elegir & plurali- 
dad de votos, con proporcion A su vecmdarioj determinado 
ntimcro de electores, que residan en el mis^ioo pueblo y esten 
en el exercicio de los derechos de ciudadano. 

Art. MX, I^)s el^ctores nombraran en el misnjo mes i 
pluralidad absoluta de votos el alcalde 6 alcaldes, regidorcs y 

TOMO V. y 



178 

procurador 6 procuradores sindicos, para que entren i 
sus cargos el primerb de Enero del siguiente ano. 

Art. 315. Los alcaldes se mudarin todos los anos, las re- 
gidores por mitad cada ano, y lo mismo los procuradores rfn- 
liicos donde haya dos : si hubiere solo unoy se mudari todoi 
los anos. 

Art. 316. £1 que hubiere exercido qualquiera de esto 
cargosi no podrii volver i, ser elegido para ninguno de ellos 
sin que pasen por lo menos dos aik)s, dcmde el vecindario lo 
permita. 

Art. 317. Para ser alcalde^ regidor 6 procurador sio&o^ 
ademas de ser ciudadano en el eKercicio de sus dereclio% se 
requiere ser mayor de veintc y cinco anos, con cinco i b 
nenos de vecindad y residencia en el pueblo. Las leyes 
determioarin las demas calidades que ban de tener estos eiB- 
pleados. 

Art. 316. No podrd ser alcalde, regidor ni procumdor 
lAidico ningun empleado ptiblico de nombramiento del Rej, 
que est^ en exercicio, no entendi^dose comprebendidoa cd 
esta regla los que sirvan en las miticias nacionales. 

Art. 319. Todos los empleos municipalcs referidoa se- 
rin C9TgSL concejil, de que nadie podrt excusarse sib caiisa 
le^l. 

Art. 320. Habrd un secretaiio en toda ayuntamiento^ 
elegido por este i pluralidad absoluta de votes, y dotado de 
los fondos del comun. 

Art* 321 . £stara i caigo de los ayuntamientos •*-• 

Primero : La policia de salubridad y comodidad. 

Segundo: Auxiliar al alcalde en todo lo que pertenesca I 
la scguridad de las personas y bienes de los vecinos» y < la 
conservacion del orden ptiblico. 

Terccro : I^a administracion 6 inrersion de los caudalei dft 
propios y arbitrios conforme & las leyes y reglaroentos, cod el 
cargo de nombrar depositario baxo responsabifidad de loa que 
le nombran. 

Quarto : Hacer el repartimiento y recaudacioo di^^ hs cob- 
tribuciones, y remitirlas d la tesorerfa respect iva. 

Quinto: Cuidar de todas las escuelas de primenis letnis^ y 
de los denuM establecimientos de educacion que se piggcn d« 
Tos fondos del comun. 

Sexto : Cuidar de los hospitales, bosplcios, casas i^e exp6- 
sitos y demas establecimientos de beneiicencia, baxo las n^im 
que se prescriban. 

S^ptuno: Cuidar de la construccion y reparacion de loa 



ctmiiiGi, catia^^ traentes y cdrcdes, Ae los montes y ^Un^ 
tfas dd comuo, y oe todas las obra^ pAblicas de hccbidad) 
utilidad y ornato. 

Octavo: Fomar las ordetlanzas municipales del pueblo, y 
presentarias i las C6rtes para ^ni Aprobacipn por nledio de la 
diputadon provincial, que las acompaoari con su infoirme. 

iVoveno t Pitmiover m agiicultuni, la industria y el comer- 
do s^n la kcalidad y circunstandias de los pueblos, y quan- 
to ks sea tidl y beneficicM. 

Art. 322. Si se ofirecieren obras d otros objetos de utili< 
dad comiin, y por no set suficlentes los caudales de propios 
(uere necesario recvrrir i arbitrlos, no podr^n imponerse es^ 
los, sSno obteiiiendo por medio de la diputacion provbcial la 
apiobacion de las Cortes. En el caso de ser urg^nte la obra 
6 objeto i que se destinen, podr^n los a^ntamientos usar in- 
lerinamente de elks con el conscntimiento de la misma di- 
patacion, mientras recae la resolucion de las C<5rtes. Estos 
arbitrios se admioistinariti en todo como los caudales de 
pfopioa. 

Art. 323. Los ayuntamtetitds desemp^arin toddis estod 
cncaigos bato la inspeccioo de la diputacion proraie1aI« i 
qmen rendiriti cuetitt jdSliflcada Cada a(io de los caudides 
pfiblicos que baytn itcaudado 6 inveftido^ 

cAPrruLon. 

Del gobiemo poUtico de la$ provmcias, y de las dg^utd- 

tUme9 frtwinciates. 

Art. 324. El gobiemo politico de las provibcias fesidirf 
en d gefe Sttperior> norobfado por el Rey en cadd una de 
cUas. 

Art. 325. En cada provinda liabrd una diputacion Ua- 
mada provincial, ptM promover su prosperidad, presidida pctt: 
d gelB sQperfor. 

Art. 326. Se compondri esta diputacion dd president^ 
del intendente y de siete individuos elegidos en la forma qud 
ae diiA, sin pef|uicio At que las Cdrtesr en lo s\|ces{vo varien 
este nttmef6 como lo crean conVeniente, 6 lo exljan hs cir*^ 
Mnstancias, hecha qne sea la nueva division de provinciai di 
que treta d artlculo II. 

Art. 327. La diputacion provincial se renovari cada dos 
alios pdf mitad, saliendo la pfimera vei el mayor fiGnteto, y 
k aegunda el menor, y asi sucesivamente. 

Aht. 928. La diMfddtt de eAM'individiids se bsa« pbf te» 

V2 



180 

clcctorcs de paitido al otro dia de haber noinbrada ios dr* 
putados de Corte3> por el mUnio (Srdcu coa que estos sc doid* 
bran. 

Art. 3i-".). Al mismo tieinpo y en la misma forma sc'de- 
giran tres suplentcs para cada diputacion. 

Art. 3oO. Para ser iiidividuo de la diputacion proviocial 
se requiere ser ciudadano en el exercicio de sus derechos, 
mayor de vcinte y cinco anos, natural 6 veciuo dc la proviiH 
cia con rcsidcncia d lo incnos de siete anas, y que tenga k) 
suficiente para mantenensc con dccencia: yno podr£ serlo 
nii^uno do las emplcados de nonibranuento del Key, de que 
trata el articulo .S18. 

Art. 331. Para que una misma persona puedaserele^ 
gida seguuda vez, debera habcr pasado A k> menos el tiempa 
de quatro anas despues de haber cesado en sus funciones. 

Art. 332. Quando el gefe superior de la proviock no 
pudiere presidir la diputaciop, la presidira el intendente, y en 
su defecto el vocal que fucre primer nombraclo. 

Art. 333. La diputacion nombrard un sccretario^ dotado 
dc los fondos pdblicos de la proviucia. 

Art. 33 1. Tendrd la diputacion en cada ano d lo mas 

. ooventa dias de sesioncs distribuidas en las t'pocas que mis 

convenga. £n la Peninsula deberdn bullarse reunidsia las dipu- 

tacioncs para el primero dc Marzo, y en ultrahiar para el pri- 

mcro de Junio. 

Art. 335. Tocara d esta? diputacioncs — 

Primero: Intcrvenir y aprobar el rcpartimiento hcebo a 
los pueblos dc las contribuciohes que nubicrcn eabido a la 
provincia. 

Scguudo; Velar sobre la buciia inversion de los foiid<jii 
pdblicos de los pueblos, y ex:lminar bui cuciita'^, para que cou 
su visto l)ucno rccayga la aprobaciun superior, cuidaudu dr 
que en todo se observtMi las leycs y reglamentos. 

Tercero: Cuidar de que se estable/caii ayuntamientos 
donde corresponda los baya, contbrme d lo prcvcnido en el 
articulo 310. 

Quarto: Si se ofrecieren obras niievas de utilidad comuii 
de la provincia, 6 la reparacion de las antiguas, propouer al 
gobierno los arbitrios que crenn mas convenientes imra su 
exccucion, d fin dc obtcner el correspondicnte permiso de Lii 
Cdrtes. 

Kn ultramar, si la ur^enuia de la:> obras p(ib!icas no perini- 
tiese esperar la rtsoliu ion de las Cdrtes, podra la diputaclou. 
con expreso asenio ^t] j^efc de la urovincia usar dc^dc lu<^v> 



181 

de los arbitrias, dando inmediatainentc cuenta al gobierao 
para la aprobacioD de las Cdrtcs. 

Para la recaudacion de ' los arbitri€>s la diputacion, baxo su 
responsabilidad, nombrard depositario, y las cuentas de la in* 
version, ex^minadas por la diputacioiij se remitirdn al goljier- 
*no para que las haga recono^er y glosar, y final niente las 
pase d las Cdrtes para su aprobaclon. 

Quinto : Promover la cducacion de la juventud con forme d 
los planes aprol>ados, y fometitar la agricultura, la industria y 
«i comercio, protegiendo d los invcntores de nuevos descul)ri- 
mientos en qualquiera de estos ramos. 

Sexto : Dar parte al gobierho de los abusos que notcn en 
la administracion de las reotas ptiblicas. 

S^pdmo : Formar el ceoso y la cstadistica de las prorvln- 
clas. 

Octaw) : Cuidar de que los establecimieDtos piadosos y de 
bcnefieencia Kenen su respecttvo objeto, proponieudo al gf>* 
biemo las reglas que estimen eonducentes para la refprma de 
los abusos que observarcn. 

Noveno : Dar parte d las CkSrtcs de las infracciones de la 
constituciofi que se noten en la proirincia. # 

D^cimo : Las diputaciones.> de las provincias de ultraniar 
velardn sobre la ecoDomia, <5rden y progresos de las misiones 
para la converbion de los indios infieles^ cuyos^ encargados les 
dardn razon de sus operaciones en este ramo^ para que se evi- 
tea los abusos : todo lo que las diputaciones ppndrdn en noti-* 
cia del gobierno. 

Art. 336. Si alguna diputacion abusare de sus facultades^ 
podrd el Rey suspender d los vocales que la componen, dando 
parte d las C<5rtes de esta disposicion y de los motivos de el la 
para la dcterminacion que corresponda : durante la suspen- 
don entrardn en funciones los suplcntes. 

Art. 8^7* Todos los individuos de los ayunfamientos y dc 
las diputaciones de provincia, al entrar en el exercicio dc sus 
fiunciones^ prestardn juramento, aqucllos en manos del gefe . 
politico, donde Ic hubiere^ 6 en su defecto del alcalde que 
luerc primer nombrado, y estos en las del gefe superior de la 
provincia, de guardar la constitucion politica dc la monar- 
quia Espauola, obser\'ar las lejes, ser fieles al Rcy, y euiiiplir 
xeligiosamente las obligacioncb dc su cargo. 



183 

TITULO VII, 

PE LAS COMTKmuCIONBS, 



CAPrruLo UNico. 

Art. S3d. Ias Cdrtes establecertin 6 cosSmmxin aond* 
inente bs contribucioDes, sean directas 6 indirectaa, ceM^ 
rales, provinciales 6 muQicipalea, subsistieudo ks antigHMjtiMH 
que se piiblique su dcrogacion 6 la imposicioa de otras. 

Art. 539. Las contiibucionea se repartirio^ entrt todm 
ks Espanoles con proporcioo d sus facultades, tin csoepfkm 
ni privilegio alguno. 

Art, 3'JO. Las contribucioDes seria praporcioiuidai i In 
gastot que se decreten por las Cdrtes pmra d servido pdblieQ 
en todos los Fpmos. 

Art. 34 1 . Para que las Cdrtes puedan fixar los gastoi ca 
todos los ramos del servicio piiblico, y las contribueioacs que 
deban cubrirlos, el secrctano del Despacho de llacicfida la 
presentard luego que esten reunidas, el pvesupuesto genml 
de los que se estimen prccisos, recpgiendo de cada nao de ki 
deuias secretarios del Despacho el respectivo i set nuiio. 

Art. 342. £1 mismo secretario del Despacho de (iadoi* 
da presentard con el presupuesto de gastos el plan de las cqof 
tribuciones que deban imponerse para llenarlos. 

Art. 343. Si al Rey pareciere gravasa 6 peijudicial al- 
guna contribucion, lo raanifestard A las Cdrtes por el aecie- 
tario del Despacho de Hacienda, presentandp al miamo 
tiempo la que crea mas conveniente sustituir. 

Art. 344. Fixada la quota de la contribucion directa^ 1m 
Cdrtes aprobardn el repartimiento de ella entre las fHoini- 
cias, i cada una de las q^a]es se asignari el cupo conespao- 
dicnte d su riqueza, para lo que el secretario del De^Miriio di 
Haciendfi prcsentari tambieu los presupuestos necesarioa. 

Art. 345. Habr<'( una tesorerla general para toda b na- 
cion, & la que tocard disponer de todos los productos de qual- 
quiera renta destinada al servicio del Estado. 

Art. 346. Habrd en cada provincia una tesereria, en la 
que entrardn todos los caudales que en ella se rccauden para 
el erario ptiblico. Estas tesorerias estar&n en corresponaen- 
cia con la general, i aiya disposiciou tendran todos sut 
fQndps. 



188 

Art. 347 • Ningan pago se admitir^ en cuenta al tesorero 
general, ai no se hiciere eA virtttd ie decreto del Rey, refren- 
oado por el secretario del Despacho de Hacienda, en el <]ue 
ne expresen el gasiQ i que se deslina su importe, j el dccreto 
de las Cdrtes con que este se autoriza. 

Art. 348. Pkra que la tesoreiia general lleve su cuenta 
con la pureza que conresponde} el eaigo y la data deberin ser 
intervenidos respectivainente por las contaduiias de \iilores j 
de distribucion de la rcnta p^blict* 

Art. ^49. Una instruccion particular arr^lari estas ofi- 
dnas, de manen que sirvan para los fines de su instituto* 

Art. 350. Pkra el exftmen de todas las coentai de cau- 
dales p6blico8 habri una contadurla mayor de Qientas, que se 
otffoavEuA por una ley especial. 

Art. 351. La cuenta de la tesorefia genera!, <|«e com- 
preheuder^ el rendimiento anual de todas las contnbuciones 
y rentas, y su inrernon, luego one reciba h aprobacion final 
de bs C(5rtes, se imprimir^ piiDlicaii y circuMci A las dipu-* 
taciones de provincia v & los ayuntamientOB. 

Art. 352. Del mismo modo se imprimirin, publicarin y 
drcular&n las cuentas que rindan kss secretarios oel Despacbo 
de los gastos hechos en sus respectivos ramos. 

Art. 353. £1 manejo de la haciends pdblica estard siem- 
pre indcpendiente de toda otra autoridad que aquella i la que 
tsdi enoomendado. 

Art. 354. No habri aduanas sino en los puertos de mar 
V en las fionteras; bien que esta disposicion no tendr£ efecto 
nasta que. las Ctfrtes lo determinen. 

Art. 355. La deuda ptiblica reconocida serA una de las 
primeras atenciooes de las Cdrtesy y estas pondrdn el mayor 
cuidado en que se vaya verificando su progresiva extincion, y 
siempre el pago de m rtf itos en la parte que los devengue, 
am^lando todo lo concemiente i la aireccion de este impor- 
tantc ranio^ tanto retptcio i los arfaitrios que ae establecieien 
Ifls quafea se maDejariUi coo absohila sepaiacion de b teac«e» 
ria general, coino icspecto i las ofidnas de cuenta y lazon. 



1S4 

TITULO VIII. 

DE LA- FUERZA MILITAR NACIONAL, 



CAPITULO I. 

De las tropas de aniiinuo servicio. 

Art. 35^. Habrd una fucrza militar nacional penna-. 
ncnte, dc tierra y dc mar, para la defcnsa exterior del estado 
y la conscrvacion del drden interior. 

"i^uT. 357. Las Cdrtes fixarun anualmentc el ndmero de 
tropas que fueren necesarias srgun las cireunstancias, j el 
inodo de levantar las que fucre mas convenience. 

Art. 358. Las C<5rtes fixardn asimismo anualmente el 
ndmcro de buque^ de la maiina militar que han dc armane 6 
conservarse armados. 

Art. 359. Estableceriin his Cdrtcs por medio de las rcs- 
pcctivas ordenanzas todo lo relativo d la disciplina, drden de 
ascensos, sueldos, administracion y quanto corresponda i It 
buena constliucion del exdrcito y armada. 

Art. 3G0. Se estableceran escuelas militares para la en* 
senanza e instruccion de todas las dilcrentes armas del cx&« 
cito y armada. 

Art. 3C1. Ningun Espauol \k)(\tS. excusarse del servido. 
militar, quando y en la forma que fucre llamado i>or la ley. 

CAPITITLO II. 

De las mi Unas nacionalcs. 

Art. 3G-\ Habrii en cada provincia cuerjx)s de roilicia^ 
naci<)nales, compuestos de babitantes de cada una de clias, 
con proporcion a su i>oblacion y cireunstancias. 

Art. MiS, Sc arroglara p(»r una ordcnanzii particular el 
niodo de su formacion, s>u nuincro y especial constitucion en 
todos sus ramos. 

Art. 3(1 1. Kl sorvicio de otas milicias no seni continue^ 
y solo tendni hj«rar quando las cireunstancias lo requicran. 

Art. :U;r>. l^ji raso nLcesario jwdra el Rcy disponer de 
esta fucr/a dcntro de la rcspectiva provincia; i>cro no podrn 
'^mplcarla fucra d«» c 11a -in ntor^^'^^li^nto de las (Y»rte^. 



183 

TITULO IX. 

DZ JLA INSTRUCCION rUBLICA« 



CAPITULO UNICO. 

Art. 366. En todos los pueblos de la Monarqufa se esta« 
Vt^cerda escuelas de primeras letras, en las oue se ensenar^ 4 
los ninos A leer, escribir y contar, y el catecismo de la reli-r 
gion cat6Ucay que compreheuder^ tambien uiui breve expos!- 
cioD de ias obligaciones civiles. 

Akt. 367. Asimismo se arreglari y crear^ el ntimero 
competente de universidades y de otros establecimientos de 
instniccion, que s^ juzguen convcnientcs para la eosenanza 
de todas las ciencias, literatura y bellas artes. 

Art. 368. £1 plan general de ensenanza serd uniforme 
en todo el reyno, debiendo explicarse la constitucion politica 
de la Monarqufa en todas las universidades y establecimien-* 
tos llterarios, donde se cnsefien las ciencias eclesiisticas y po« 
Ifticas. 

Art. 369. Habrd una direccion general de estudios, 
compuesta de personas de conocida instruccion, d cuyo cargo 
fstard, baxo la autoridad del gobierno^ la Uispeccion de la 
ensenanza ptiblica. 

Art. 370! Las Cdrtes por medio de planes y estatutos 
eqpeciales arreglardn quanto pertenezca al importante objeto 
de la instniccion ptiblica. 

Art. 371. Todos los Espafioles tienen libertad de escri*^ 
bir, imprimir y publicar sus ideas pollticas sin necesidad de 
licencia, revbion 6 aprobacion alguna anterior d.Ia publica- 
cion, baxo las re^ricciones y responsabilidad que establezcan 
Us leyes. 



TITULO X. 

PB LA OBSERVANCIA DE LA CONSTfrUCION, Y MODO DF 
PROCEDER PARA HACEU VARIACIONES BN BLLA. 



CAPITULO UNICO. 



Art. 372. Las Cdrtes en sus primeras sesiones tomardn 
en consideracion las infracciones de la constituciop, que f^ 



186 

les hubieren ticcho presentes, para poncr el oonveniente re- 
medio^ y hacer efectiv'a la responstbilidad de Iqb que hi- 
bieren contravenido i, ella. 

Art. 37^* Todo Espanol tiene derecho de reprcsentv i 
Irs Cdrtes 6 al Rey para reclamar la observancia ^de la ooot- 
titucion. 

Art. 37'<* Toda persona que excrza cai-go ptiblico^ chril, 
militar 6 eclesi^Sstico^ prestar^ juramento, al tomar poaenon 
de 9u destinoy de guardar la constitucion, ser fiel u. Rij j 
deMmpcnar debidamente su encargo. 

Art. 875. Hasta pasados ocho«nos despues de haUane 
pucJEta en prdctica la constitucion en todaa sua partes, no it 
podrtf proponer alteracion, adicion ni rcfonoa en ningvao dt 
8iis articulos. 

Art. H7G, Para hacer qualquiera alteracion, adicioa 4 
rcforma en la constitucion sevA necesario que k fipvtaeios 
que hnya dc dccretarla definitivamente^ venga autorizada ooa 
podercs e<^{H*cinIes para este objeto. 

Art. 877* Qualquiera proposicion de refbima en tigm 
nrtlculo de la constitucion dobcrd hacersc per esciilo^ t Mt 
afKiynda, y firniada A lo incnos por veinte diputados. 

Art. .%7^« Ln proposicion de reforma se leeriE por Ires 
▼cces, con el intorvalo de seis dias de una A otra lectun; J 
despuos de la tcrcera se deliberard si ha logar k admitifh i 
discusion. 

Art. ^^0. Admitida i discusion, se proceder< en elk 
haxo l.)H mismas fi)rnialidades y tramites que se p r ej c rib Mi 
parn la forniacion de las loves, despues de los quiilcs ae pio» 
|HMulr(t A la votacion si ha lugar A tratarve de nuevo eo la si- 
iniirntc diputttoion general : y para que asS quede declaradi^ 
dcbcrdn (ntnvonir las di>s terceras partes de los votos. 

Art. SSO. liR diputacion general sigoiente, prMas lav 
nn<n)us fonnnlidatlcs on todas sus partes, podrtf dechnr en 
quul((u!om do los dos anos de sus scsiones, conviniendo en 
olio las (Kw toroonis prtes de voios, que ha lugar al oCorgi- 
niionto do jKHforw c spcciahw para hacer la reforma. 

Art. .iHl. Heoha esta dcclaracion, se )Hiblicari y conw- 
nioani d tiHki< las provincJus ; y segun el tiempo en que se 
huhioro luvho, dotomiinaran hts C<5rtes si ha de ser la dipu- 
laoion pr«>\inianionto inmodrata 6 la siguionte A estat, la qoe 
ha do u-aor Kns ivnlores rsjirriiJes. 

Art, MS*?. iv>(os <oran otorgados por bs juntas electonks 
de prtn-inoia* anadiondo a lit^ ]XHlorrs crdinarios la claosah 
^iguieiito — 



187 

^ Asimismo Us otorgaa poder especial para bacer en k 
GODstitucioo U lefpfma d^^ que U^ta el decreto de las Cdrtes, 
cuyo tenor es ei siguiente \ (aqui el decreto literal.) Todo 
COD arreglo i to prcveiudQ por la misaBrta constitucion. Y sq 
obligan i recooocer v tener fot constitucioaal lo que en s^ 
virtud estabkciereo. ' 

Abt. 3ttS* La refenna propuesta «e discutiM de nuevo; 
y ai fiiere aprobada por laa doe terceras partes de diputados 
pasari d ser ley eouftituciona)) y como tal se puUicari en I99 
Cdrtes, 

Aet, 384« Una diputacioa presentari el decreto de re-r 
fdrma al Rey, para que le baga publiear y drcular i todas laf 
Wtoridades y puebloa de la MonarquSa« ^^C^dix diez y ocbo 
de MarzD del ano de mil ochocientos y doce. — Vicente Pas* 
qual, diputado por la eiudad de TerueU presidente.-^^to^ 
Dio Joaquin Perez, diputado por la provincia de la Puebla de 
lot Angeles. i»r« Benito Ramon de Hermida, diputado por Ga^ 
licia.-^ Antonio Samper, diputado por Valencia*-— Jos^ SI* 
meon de Uria, diputado de Gqadalaxara^ capital del Nuevo 
leyno de la Galicia. — Francisco Garc^s y Varea, diputada 
^ laaenanfade RoiKbt — Pedro Gonvam de IJama^ di- 
p«itado par el rmo de Murcia. — Cirlos Andres, diputado 

CVaIenda«»— Juan Bernardo O-GaYan, diputado por Cun 
^T* Francisco Xavier Boorull y Vilauova, diputado por Va^*- 
kocia.-^ Joaquin Lorenzo ViUanueva, diputado porValen* 
fria. — Franciaco de Sales Rodriguez de la B^cene, diputado 
por Serilla. -^Luis Rodriguez del Monte, dipulMlo por Gali- 
cia.— rJos^ Joaauin Ortiz, diputado por Panami. — ^Santiago 
KeyyMonoa, diputado por Canarias, — Diego Munoz Tor^ 
raro^ diputado pOT Extremadura.-— Andres Morales de loa 
Rios, diputado por la eiudad de Cidiz. — Antonio Jos^ Ruix 
cb Padron, diputado por Canarias.— Josd Miguel Guridi Al* 
ooeer, diputado por Tbpscala. -^ Pedro Ribera, diputado por 
Galicia-— Jof^ MexSa Lequerica, diputado por el Nuevo 
reyno de Grenada. —Joa^ Miguel Gcraoa y Barrios, dipu«» 
tado por la provinciA de Zacatecas.— -bidoro Martinez For^ 
tun, diputado por Murcia.— Florendo Castillo, diputado por 
Costa-Riea. — Felipe Vazquez, diputado por el priocipadcMio 
Asturias. — BemaMO, obispo de MaUorca, diputado por la 
cittdad de Pklma.-** Juan de Safe^ diputado por la aemnfa 
de Ronda. — Alonso Caiiedo, diputado por la /uuCa de Astu* 
rias. — * Geronimo Ruiz* diputajo por Segovia. — Manuel de 
Poxas Cort^ diputado por Cuenca. — Alfonso Rovira, dipu^ 



190 

r^f diputado pdr Catalufia. — Jayme Creus, diptttado jMT 
Cataluiia. — Jos^, Obbpo Prior de Leoo, diputado porEi- 
tn^madura. — Ramon Lkzaro de Dou, diputado por CataluSa. 
—« Francisco de la Sema, diputado por la provincia de AvOi. 
-^ Jos^ Valdbrcel Dato, diputado por la provincia de Sab- 
manca. — Jos^ dc Cea, diputado por Cdrdoba.— - Job^ Roay 
Fabian, diputado por Molina. — Jos^ Rivas, dij^tado DOf 
Mallorca. — Jos^ Salvador Lopez del Pbn, diputado po; ua- 
licia. -^ Alonso Mafia de la Vera y Pantoia, por la ciudad de 
M^rida, diputado.— Antonio Llaneras, diputado par Mallor- 
ca. — Josd de Espiga y Gadea, diputado de la Junta de Cati- 
luiia. — Miguel Gtnizalez y Lastiri, diputado por Yucatan.—* 
Manuel Rodrigo, diputado por Buenos-Ayres.<—' Ramon Fd* 
liu, diputado por el Peril. — * Vicente Morales Duafec, di^ 
tado por el Perd. — Jos^ Joaquin de Olmedo, diputado por 
Guayaquil. — Jos^ Francisco Morejon, diputado pof HondU' 
ras.— Jo8^ Miguel Ramos de Arizpe, diputado por la proviiH 
cia de Cohahuila. — Grcgorio Lagunaj diputado por la dudid 
de Badajoz. — Francisco de Eguia, diputado por Vizcaya.«^ 
Joaquin Fernandez de Leyva^ diputado por Chile.-— Blif 
Ostolaza, diputado por el reyno del Perd.^-^ Rafael ManjgfaH 
no, diputado por Toledo. — Francisco Salazar, diputado por 
el P^rti. — Alonso de Torres y Guerra, diputado por Cmis. 

— M. El murques de Villafranca y los Velez, diputado por la 
Junta dc Murcia. — Benito Maria Mo^quera y Lera, dipv* 
fado por las siete ciudades del reyno de Galicia. — Bernardo 
Martinez, diputado por la proxincia de Orense de Galicia.— 
Felipe Antr de Jilstevc, diputado por Cataluna. — Pedro In- 
guaiizo, di|)utado por Asturias. — Juan de Balle, dijiutado 
por Cataluna. — Iiamon Utgt^, diputado por Cataluna.^*-* 
Jos^ Maila Vcladicz y Hcrrera, diputado por Guadalaxara. 

— Pedro Gordillo, diputado por Gran-Canaria. — Felht 
Aytcs, diputado por Cataluna. — Ramon de liladds, diputado 
pr)r Cataluna. — Francisco Maria Ricsco, diputado por la 
Junta de Extremadura. — Francisco Morros, diputado por 
Cataluna. — Antonio Vazquez de Parga y Baliamoride, dipo- 
tado por Galicia. — El Marques dc Tamarit, diputado pOT 
Cataluna. — Pedro Aparici y Ortiz, diputado iK)r Valencia.-*- 
Joaquin Martinez, diputado por la ciudad de Valencia. —« 
Francisco Josd 8ierra y Llancs, d?))utado por cl principado da 
Asturias. — El condc dc Buciia-Vista-Ccrro, diputado por 
Cucnca.*— -Antonio Vazquez de Aldana, diputado por Toio. 
— •Esteban dc Patacios, aiputado por Venezuela. --^£1 Cottia 



*9* 

4$ Puiionrostro, diputado por el Nue^ reyno de Granada.-^ 
Miguel Rie9co y Paente, diputado por Chile. — Fermin de 
CkmeDte, diputado por Venezuela.— * Luis de Velasco, dip&-> 
tndo por Bueiun-Ayres. •— Manuel de LSanoy diputado por 
Chiapa.— Jo8£ Cayetano de Foncerrada. diputado de la pro- 
nncia de ValladioAid de Mechoacan. — Joa^ Maria Gutierrez 
de Terao, dipvitado por Nueva-ESswia, secretario.— Jos^ 
Antonio Navanrete, dmutado porelPeHl, secretario. — Josi 
ift Zonraquin, diputado por Madrid, aecretario.r-'Jonqtiiii 
Diaz Canga, diputado por Leon, secretario/' 
. Por ianio mandamos d todos hs Etpa1iok» nuestroB 
tSttdiios^ *de piolquitra close y cotkdicUm, que sean, qM 
to y gn y gw^den Id consiitttcion vuerta^ emno leyfunda^ 
mmtiat & la monar^uia; y tmmdamoi askidiitu} i todoi 
lot tribtmaleSf justwias^ grf'^h gobemadoree y demos 
mutoridtuleSf asi civilei eomo milUares y edenisiicaSf d^ 
qualquiera close y dignidad^ que guarden y hagan gtidf' 
dorj cwnpUr y esecuiar la misma eonstUucUm en todat 
ans partes, tendr&io eniendido, y dispMdreis lo neeesa^ 
rio dsu cumplmdentOy hoeiindolo imprimirj puNieary df* 
cular. -— Joaquin de Mosquera y FigueroOy PttMetUe, -^ 
Juan FiUavkencw.''^Jbnacio Botmguez de Rtvas.-^El 
Conde d^l Abisbal.^^lm Cadiz d diezy nueve de Marza 
de mil ochocientos docC'^A. D. Ignacio de la PezucUu 



DOCUMENTOS 

BHaiivos al estahtecimiento^ Providenciay Sfc. del nmeva 

Gobiemo de Buenos Ayres, 

CIRCULAR. 

Bn las ciitidis circunstancias dc nuestros negocios era de 
pf imcra necesidad organizar uu sistetna de secrcto, uoidad, j 
energla para salvar la petria de los peligroa que la amenazan. 
Una triste experiencia ha ensciiado, que es imposible dar at 
gobiemo este car^cter sin disminuir el niimero de los gober- 
nantes ; y este conrencimiento dictd i los diputados de w pro- 
Tiftcias, de acuerdo, 7 comun consentimiento con el pueblo 
de Buenos Ayres, la resducion de criar un podcr executivo i 
nombre J repreaentaciun del Sr. D. Fernando VII, que re- 



192 

tonccntrando la autoridad, y los poderes que lod pueblos ha" 
bian bonfiado d sus rcprcsentantes, acordase los rcmedios iie- 
cesarios para taiitos males, reconoci^ndose en ios luismoB di- 
putados el poder legislativo, que se resen'an para los objetoij 
lines que fuesen mas convenientes, segun se naanifesttji en 
el arreglo, que ha de circulate d las provincias, y pueblw 
unidus. Asi se verified el dia 28 del presente mes, reconch 
ciendose {X)r aclamaeion el gobieruo nuevamente constituido^ 
compuesto dc tres voealcs, y tres sccretarios sin veto, para ka 
diferentes ramos de gohierno, gucrra, y real hacienda^ ha« 
cicndo reeaer la eleccion eomo en personas de la mejor con- 
lianza, en los senores Dr. D. Feliciauo Chiclana, Dr. D. Juaa 
Jose Passo, diputados de esta ciudad, y D. Manuel de Sam- 
tea, y como secretarios eivel diputado de Tarlja Dr. D. Jos6 
Julian Perexy D. Bernardino Kivadavia, y Dr. D. Vicente Lo- 
pe/ : los diputados crceu que con este paso tomen un Doevo 
seniblante nuestros negocios ; y en su consecuencia han icor- 
(lado ordenar li V. S. se reconozca, y jure en esa ciudad, y sir 
distrito el nucvo gobiern6, encarganw se celebre este acto 
con el decoro y solemnidad posibles, como un suceso tan ioi- 
portante a los interi'ses de la patria. 

Dius guarde li V. S. muchos anos. Buenos Ayres Setiem- 
bre 23 de 1811. 



Kyr.vTrro provisional dkl presente gobikrno. 

1^1 ju^ticia y la utilidad dictaron A los pueblos de las pro- 
vincias ol reconiviuiunito del gobierno provisurio, que iusti- 
tiiVii e>ta capital en los momentos, en que la dc<olacion, y 
ooiii|uista <lo iMsi toda la pt^niiisula dexalia oxpucsta nucstn 
M'lruiidad interior a la in\-asi<in oxtrangcra, 6 al influxo ri- 
i"it)so de los gi>berna(!oro? E^^wnoles intcrcsidos en sostener 
<*1 brillo de una autviridad quo babia caducado. Cooocieitm 
los puebliks sus dLTOoho>, y la iieeosidad dc sostent-rlos. Los 
c*hKT/^is di'l i>atriotbnKi roiiipieron en poc'O licinTo los ob- 
st.1ouK><« que o|HMiia jwr totlas partes el fanatl>nij y la am- 
hicion. Li cau^ N^icrada do la libertad anunciaba va un dia 
feli/ ;i la irenenieion [-.rtsente, y un p»>r\ciiir Hsoi jcro A la 
^>osteridad Auierit.r.ua. Se siicoiiian unos lias ciin* los triuo- 
fos de nues(ra> annas, y el i!e>jx);ismo intimidado no penaba 
maf que en bu<ear:»c un %»\\o cu ia region de lus tiranofi. 



193 

Cambia de aspe'cto k forttina, y repentlnamente se v^ la pa- 
tria rodeada de grandes y urgentes peligros. Por el Occi- 
dente derrotado, 6 disperse tiuestro ex6rcito del Desaguadero: 
expucstas a la ocupacion del enemigo las provincias del alto 
Perti : ioterceptadas nuestras relaciones mercantiles ; y cost 
aniquilados los- recursos para mantener el sistema. Por el 
Oriente un cxercito extrangero i, pretexto de socorrer A los 
gobemadores Espanoles que invocaron su auxllio, avanzando 
MIS cooquistas sobre una parte la mas preciosa de Duestro ter- 
ritorio : el bloqu^o del rio paralizando nuestro comercio ex« 
terior ; relaxada la disciplina militar: el gobierno d^bil: des^ 
mayado del entusiasmo : el patriotisnio perseguido: envueltos 
los ciudadaQOs en todos los horrores de una guerra cruel, y 
exterminadora ; y obligado el gobierno d sacrificar al imperio 
de las circunstoncias el fruto de las victorias, con que los hijos 
de la patiia en la banda oriental lum enriqudcido la bistorut 
de nucstros dias. 

No era mucho, en medio de cstas circunstancias, que con- 
virtiendo los pueblos su atencion al gobierno le atribuyesen 
el origen de tantos desastres. La desconfiaiiza ptiblica €m- 
pe2d d minar la opinion, y el voCo general indicaba una re« 
forma, 6 una Tariacion politica, que fuese capaz de contener 
los progresos del infortunio, dar una acertada direccion al pa- 
triotismo, y iixar de un modo permanente las bases de nuestra 
Ubertad civil. 

El pueblo de Buenos A]rres que en el bcnephcito de laa 
provincias d sus disposiciones anteriores lia recibido el testi- 
monio mas lisonjero del alto aprecio que le dispen3an como £ 
capital del reyno y centro de nuestra gloriosa revolucion^ re- 
presenta al gobierno por medio de su respetable ayuntamien- 
to la occesidad urgente de concentrar el poder, para sal- 
var la patria en cl apuro dc tantos conflictos. La junta de 
diputados que no dcsconocia la necestdad adoptd ia medida 
sin contradiccion, y aplicando sus facultades traspasd d este 
gobierno su autondad con el titulo de poder executivo, 
cuyo acto debia recibir la sancion del consentimiento de los 
pueblos. 

Si ia salvacion de la patria fue el grande objeto dc su ins- 
tituciou, una absoluta independencia en la adopcion de 
los medios debia constituir los llmites de su autoriaad. De 
otro modo, ni el gobierno se babria sujetado i, las responsa- 
biiidades, que descarg6 la junta •(Are sus bombros, ni su 
creacion hobiera podido ser util en ningun sentido, quan* 
do agitada la patria de una comjplicacion extraordinaria de 

TOMO V. O 



194 

males c\}gia dc necesidad ^ina pronta aplicacioD de vloleotof 
rcinedi<>s. 

Dcsealia sin embargo el gobierno Una forma que sujetando 
la fuerza i. la razon, y la arbitrariedad & la ley, tranquilizase 
el cspiritu ptiblico, rescntido de la desconfiaoza de una tin- 
nla iutcrior. Pidc a este fin cl reglamento que le promedd 
la junta en ei acto de su creacion, y recibc un cddigo coDsti- 
tucioual muy bastante para prccipitar d la patria eii el abismo 
de su ruina. Parcce que la junta de diputados, quacido for* 
m6 el reglamento de 22 de Octubre tubo mas prosente sa 
cx^tucion que la salud del estado. Con el vclo de latpitblica 
fclicidud sc erije en solierana, y rivalizando con los podcrtes 
que quiso dividir, no hizo mas que reasumirlos en gndo 
eminente. Sujetando al gobierno y a los magistrados i » 
autoridad soberana, se constituye por si misma en junta cob- 
servadora para pcrpctuarsc en el mando, y arbitrar sin iq^h 
sobre el destino de los pueblos. Como si la soberiinSa fiiae 
divisible se la atribuye de un modo imperfccto y parcial. Yi 
sc v^ que en \i\\ sisti^ma^ no siendo el gobierno otra cosa que 
una autoridad intemicdiaria y depcndientc, ni correipoD- 
deria su establecimiento k los ones de su instituto, ni teodiia 
su creacion otro resultado que complicar el despaclio it los 
negocios, y retardar las medidas que reclama urgentemente 
nuestra situacion, quedando abaudonada la salud de la pa- 
tria al cuidado y a la arbitrariedad de una corporacion, que 
en tiempos mas felices^ y con el auxilio dc un poder iliiiii- 
tado no pudo conservar las ventajas conseguidas por el pt- 
triotismo de los pueblos contra los enemigos dc su sosiego y 
dc su li1)ertad. 

Ck)nvcncido el gobierno de los inconvcnientes del regla- 
mento quiso oir el informe del ayuntamiento de esta capitvl^ 
como representante de un pueblo el mas digno y cl mas in- 
teresado en el veucimicnto de los peligros que ameimzan i 
la patria. Nada parecia mas justo ni con forme ^ la praetica^ 
d las leyes, d la ra/on, y d la importancia del asunto. Peiu 
los diputados en la sombra de sus ilusiones e(]uivi>caron )o> 
motivos de osta nicdida. Sin reflexlonar que despues de la 
abdicacion del poder cxecutivo, no era ni po«lia ser otra su 
representacion publica que aquclla de que gozaban antes de 
su incorporacion al gobierno, ealificaron aqucl tnimite dc 
notorio insulto contra su imaginaria sobcrania, prouiovicnda 
una competencia escandalosa, que en un pueblo menos ilus- 
trado hubiera pioducido consequencias fuuestas sobre el in- 
tend general. 



195 

£^ gobiemo despues de haber oido el dictimea del respe- 
table cabildo, y el juicio de los ciudadanos ilustrados ha de- 
terminado recbazar el reglamcnto y cxlstencia dc una auto- 
ridad suprema^ y permanente que eiiTolveria i, la patria en 
todos los borrores de una furiosa aristocracia. £1 gobiemo 
<cn^ que sin abandooo de la primera, y mas sagrada de sus 
obligaciones, no podia suscribir £ una uistitucion, A|ue seiia 
el mayor obstdculo A los progresos de nuestra causa^ y pro- 
testa i la faz del mundo entecd, que su resistcncia no eonoce 
otro priocipio que el bien general, la libertad, y la fellcidad 
de loa pueblos Americanos. Con el mismo objeto, y para dar 
un testimonio de sus sentimi^ntos, capaz de aquietar el zelo 
man eai&ltadoy ba decretado una forma^ ya que el conflicto 
de las cu'cunstancias no permite reeibirla de las manos de los 
pueblos, que prescribicndo limites A su poder, y refrenando 
la arliitFariedad pedlar, afiance sobre las bases del orden el 
impcrio de las leyes, basta tanto que las pronncias reunidas 
en el coogreso de sus diputados establezcan una constitucioii 
permanente. A este fin publica el gobiemo el siguiente re- 
glamento. 

Art. L Siendo la aroovHldad de los que gobiemaa el 
obst^cuk) mas poderoso contra las tentativas de la arbitrarie* 
dad y de la tiiiaola, los vocales del gobierno se removerdn aU 
temativamente cada seis meses empezando por el menos ao^ 
tiguo en el orden de nominacion : debiendo turnar la presU 
dencia en igual periodo por orden in verso. 

Para la eleccion del candidato que debe substituir al vocal 
salientc se crcahi una asamblea general, compuesta del ayun- 
tamiento, de las rcpresentaciones que nombren los pueblo^ y 
de un numero considerable dc ciudadanos elegidos por el ve* 
cindario de esta capital, segun el orden, modo y forma que 
prescribird el gobierno en un reglamento que se publicark £ 
la posible brevedad : en las auscncias temporales suplirdu los 
secretarios. 

Art. 2, El gobiemo no podrd resolver sobre los grandes 
Asuntos del estado, que por su naturaleza tengan un iufluxo 
directo sobre la libertad y extstcncia de las provincias unidas^ 
sin aciierdo exprcso de la asamblea general. 

Art. 3. £1 gobierno sc obliga de un modo ptiblico y so^- 

lemne a tomar todas las medidas conducentes para acelerar 

. luego que lo permitan las circunstancias, la apertura del con- 

geso de las provincias unidas, al qual serdn responsables, 
Balmente que los secretarios de su conducta pablica, 6 £ la 

O 2 



196 

.isnniLlca gencml despues de dicz y ocho mescs, hi aun nose 
LubitTc abicrto cl cuDgreso. 

Art. 4. Siendo la libertad de la tmprenta, y la seguridad 
individual el fundamento de la felicidad ptiblica, los decrelot 
en que se establecen, forman parte de este reglameDto. Lob 
miembras del gobicruo en el acto de su ingTe«-o al mamdo jiH' 
rardn guardarlus y hacerlos guardar religiosamente. 

Art. 5. El conociniicDto de los asuntos de justicia oom^ 
ponde privativaniente d lus autoridades judiciarias con aireglo 
£ las disposiciones legales. Para resolver en lus asuntos de 
segunda suplicacion se asocial^ cl gobierno de doa ciudadanot 
de providad y luces. 

Art. G. Al gobiemo corrcspoDde velar sobre el complF* 
miento de las leyes, j adoptar quantas medidas crea necesir 
rias para la defensa y salvacion de la patria, scgun lo exlja d 
imperio de la necesidad y las circunstancias del momento. 

Art. 7* £n caso de renuncia, ausenciay 6 muerte de loi 
sccrctarios, nombrariE el gobierno d los que dcben substHuir* 
los, prcsentando el nombramiento en la priinera asamblea A» 
guiente. 

Art. 8. El gobicmo se titular^ Gobiemo superior pro^ 
visional (U las proviticias unidas del ttw de la Plaim^ i 
nombre del Sr. D. Fernando FIJj su tratamiento scrd el dc 
£xc' que ha tenido hasta aqoi eu cuerpo, y xmd. llano i. cada 
uno de sus niiembros en panicuhr. La pre^^cnte foriwi esSs- 
tira h:i>t:i la apcrtura del congreso, y cu caM) que cl gobierno 
considcRLse dc absoluta oeccsidad bacer aliruna variaciou lo 
propoijJni d la asaniblea general con expresion dc las cHusaa^ 
para quo recai'Z'a la re&oiucion que convenga a los iiitereses it 
la pallia. 

Art. 9. La mccor infiaccion dc lue^ articuKvs del pre- 
sentc reglauHMito sera un atc;itac!o contra la libt-nad civiL 
El gobiemo y bis autoridades cunstituidas jiirhran solemne* 
menic i^u pui:ti:al cl)5cnancia, y c*'n tcstiuAJi.io de esta dili- 
gencia, y airrcgacion del decreto de la libertav! de la iinprenta 
de 2G dc Octubre ultimo, y de la sccuiidad indi\idual^ se cif# 
culara d ttnios les pueblos para que se publique por hanik>^ se 
archive en Ic- rccistros v >c solcir.nijie el iumiuento en la fix- 
ma actuitunibraJa. — Dado en la m:l fortakza de Buenos 
Ayrc> a 22 dc Ncvicmlrc dc l^Il. — Fcliciano Antouio 
Chtclana. — M^iniiel de Nirratea. — Juan Jose P:i;)SO. — i* Ber* 
nardino Kti'adavia. :k-.'crc:;in<:. 



m 



Decreto de Seguridad Individual. 

Si la exfstencia civil de los ciudadanos se abandonasc k los * 
utaqucs de la arbitrariedad, la llbertad de la iniprenta public 
tada en 26 de Octubre del prcsente aiio, no seria mas qu^ 
un lazo contra los incautos, y un medio indirecto para conso- 
f idar las bases del despottsmo. Todo ciudadano tiene un de- 
recho sngrado S la proteccion de su vida, de su honor, de su 
tibcrtad, y de sus propledades. La ixjsesion de este dereclio, 
ccntro de la libertad cinl, y principio de todas las institu- 
cioncs sociales, es lo que se llama seguridad individuaL 
vJna TC2 que sc hayn violado esta posesion, ya no hay segu- 
ridad, se adormecen los sentimientos nobles del hombre Hbre, 
y strcede la quictud funesta del egoismo. Solo la confianza 
p^blica es capaz de curar esta enfemiedad politica, la mas 
peligrosa de los estados, y solo una garantia afianzada en una 
Icy fundamental es capaz de restablecerla. Convencido el 
gobicrno de la verdad de estos principios, y queriendo dar & 
los pueblos Americanos otra prueba positiva, y real de la 
libertad que preside A sus resoluciones, y de las ventajas que 
!cs prepara su independencia civil, si saben sostenerla glorio- 
samente y con honor contra los esfuerzos de la tirania^ ha ve- 
nido en sancionar la seguridad individual por medio del 
siguiente decreto. 

Art. 1. Ningun ciudadano puede ser penado, ni cxpa- 
triado sid que preceda forma de proccso, y sentcncia legal. 

Art. 2. Nmgun ciudadano puede ser arrestado sin prue-p 
bd al menos semiplena 6 indicios vehementes de crimen, que 
ce har^n constar en proceso informativo dentro de tres dias 
pcrentorios. En el mismo tdrmino se hard saber al rco la 
cau^a de su detencion, y se remitird con los autecedcntes al 
juez rcspectivo. 

Art. 8. Para decretar el arresto de un ciudadano, pes- 
quiza de sus papeles, 6 embargo dc bienes se individualizard 
CO cl decreto ti orden que se expida, c! nombre 6 senales 
que distingan su persona, y objetos sobre que dcben exccu- 
tarse las diligencias, tomando inventario que firmard el reo, y 
dcxandole copia autorizada jxira su resguardo. 

Art. 4. La casa de un ciudadano es un sagrado, cuya 
violacion es un crimen ; solo en el caso de resistlrse el reo 
refugiado d.la convocacion del juez podra allanarse : su alla- 
namiento se hara con la moderacion debida, y personal- 
meote par el juez de la causa. Si alguD motivo urgente ipa« 



19B 

pide su asistencia, dard el delegado una orden por escritoi y 
con la especificacion que contiene el antecedente artfculo; 
dando copia de ella al aprendido, y al dueiio de la casa a 
la pide. 

Art. 5. Ningun reo estard incomunicado despties de sa 
«onfcsion^ y nunca podrd ^ta dilatarse mas all! del t^rmino 
de diez dias. 

Art. (>. Siendo las cdrcelcs para seguridad, y no pm 
castigo de los reos, toda medtda que i pretexto de pre- 
caucion solo sirva para morttficarlos serd castigada rigoior 
samente. 

Art. 7. Todo hombre ticne libertad para permanecer 
en el territorio del estado^ <5 abandonar quando guste su resi- 
dencia. 

Art. 8. Los ciudadanos habitantcs del distrito de la juijs- 
dlccion del gobicrno, y los que en adelante se establezcaOi 
estan inmedlatamente baxo su proteccion en todos sus 
derechos. 

Art. !). Solo en el remoto y extraordinario caso de com* 
promcterse la tranqullidad ptiblica 6 la seguridad de la patriai 
podrd el gobierno suspender estc decreto mientras dure la nc- 
cesidad, dando cucnta inmediatamcnte A la asamblea genenl 
con justiiicacion de los motivos, y quedando responsable ea 
todos tiempos de esta medida. 

Buenos Ay res 23 de Noviembre de 1811. — Feliciano 
Antonio Cbiclana. — Manuel de Sarrat^a. — Juan Jos^ Passa 
: — Bernardino Rivadavia, secretario. 

[Aqui sigue el Decretu de la libertad de la Iinprenta que 99 
inserlo en el No. XXIV del Espanol, p. 430.] 



REGLAMKNTO DE INSTITUCION Y ADMINISTRACIOK DB 

JUSTICIA. 

Quando los hombrcs consagran todos sus afanes d la de- 
sensa de su libertad, considenm e^ta preciosa prerogativa co- 
mo el medio nccesario, para llrgar A la felicidad, que es el fin 
de sus desvcU>s, de sus desros, y de sus sentimientos. Poco 
im|H)itaria scr libres si al niismo tiempo no eramos felicfs. 
Para lo prinit ro basta rccbazar con valor los esfuerzos de la 
tiranin, jxira lo scgundd es indispensable mejorar nuestras ios- 
titucioiR's p()litieas. Persuadido el gobierno de que ambos 
tos forman el pumo a donde d^beu dirigirsc todos sus cona- 



199 

ms, ha tratado en medio de los grandes negocios que le ro- 
dcan dar un paso d la reforma de nuestros establecimieotos 
civiles, y simplilicando la administracion interior, hacer que 
los pueblos empiezen 6, gustar de los frutos de su libertad 
naciente. Tribunales numcrosos, complicados^ 6 instituidos 
para colocar y sostener en la mayor elevacion d los agentes 
del despotbmo, y d las provincias en Una gravosa dependencia, 
no son los que convienen A unos pueblos libres y virtuosos. 
No buy felicidad pdblica sin una buena y sencilla administra- 
cion^ de iusticia, ni esta puede conciliarse sino por medio de 
magistrados sAbUn que merezcan la confianza de sus conciu- 
dadanos. Sobre la evidencia de estos principios ha deter* 
minado el gobierno suprimir el tribunal de la real audiencia, 
sostituir una cdmara de apelaciones para los negocios de grave 
importancia. dexar A los pueblos la decision de sus diferencias 
domesticasy restablecer la deprimida autoridad de los jueces 
ordinarios, prevenir sus contiendas por el arbitramiento de 
un tribunal de concordia compuesto de hombres buenos,/so- 
focar las cabalasrde los curiales, y prevenir la ruina de tantas 
familias honradas, restableciendo el sosiego interior, que es 
uno de los mayores bienes de la sociedad. A este fin ha acor- 
dado sancionar, publicar, y mandar observar el siguiente re- 
glamento. 

Art. L No hay un motivo para ampliar 6 restringii' la ju- 
risdiccion de los jueces ordinarios, consiguientemente seri la 
misma que ha«^a aqul ; pero se exercerd con arrcglo d lus leyes 
que ban debido regirlos. 

Art. 2. La mediocridad de la foftuna de los habitantes de 
las campanas, las distancias que les dividen entre si, y la asi- 
duidad que demandan sus labores justifican una excepcion en 
SOS juicios comunes. Por ello sus alcaldes pedaneos 6 de her- 
maiidad conocerdn jurisdiccionalmente hasta librar sentencia 
definitiva en demandas civiles que no excedan el valor de 
cincuenta pc^sos, guardando la forma esencial del juicio; que 
es la audiencia 6 contestacion de deroanda, y prueba, asi de 
las partes como la^quc el juez porsS estime necesaria para lie- , 
gar en conocimicnto de la justicia, y previniendose para fallar 
del consejo que tenga por neccsario, que debera pcdirlo 
siempre de hombres de buena razon y conducta, cuyo juicio 
«erd en el todo verbal. 

Art« 3. Las apelaciones de estos juicios se llevardn d qual- 
quiera de los alcaldes ordinaries de la ciudad, 6 villa d que 
e9t^ subordinado el partidu ; con certificacion por escrito del 



pronunciamiento y motives que le fundaton; y lasegimdii 
sentencia, revoque 6 confirme, serd sicmpre executada. 

Art. 4. Las demanda» civiles ie ni^yor valor de cincucnta 
pesos en todo caso peitenec^n en primera iostancia £ k» ak* 
caldes 6 jueces ordinarios, reconocidos por tales hasta el pre* 
sente. 

Art. 5. £1 conociipiento de las deoiandas cuyo valor in 
^ceda de doscientos pesos deberd ser, sin excepcioD, verbalj 
sicndo de cargo ioescusable d todo juez que en dicho conoci- 
miento intervenjp, tener uno 6 mas libros distinta 6 inequivo- 
cablemente foliados, que dcberdn cerrarse cada ano, para sea* 
tar en olios |as actas de dichos juicios, que. ban de extendene 
con cl orden y expresipn de las tres partes int^grontes dd 
juicio, audiencia, prue ba y sentencia. 

Art. 6. En cantidad excedente de doscientos peso(» el juicio 
serd por escrito ; mas cefiido rigoros^mente d los tramitea iie- 
cesarios d la avcriguacion de^ la verdad, objeto unicp y exclo- 
sivo de tpdo juicio. . Sbbre cuyo importante puAto zelardn 
proporcionalmente todas la^ ^utoridt^dcs, y protesta en espe- 
cial el gobicrnq superior no dcxar impune qualquiert io- 
fraccion. 

Art. 7- l^n los juicios dcfiuitivos 6 que tengan fuerza de 
tales las apelaciones de los alcaldes ordinarios, siendo en can* 
tidad 6 valor de mas de cincuenta liasta doscientos pesos, se 
llevardn d los ayuutantientos de lo$ pueblos subaltemos de 
provincia, y respecto dc los que son cap! talcs de elks, se ex- 
tenderd basta la cantidad 6 valor dc quinientos pesos ; peio 
solo en sus rcspectivos distritos niunicipalcs, en cuyos casos 
tres miem^ros del cabildo, juzgaran visto el proceso, citadas 
las partes y udmitidas pruebas ultcriorcs, y las a\egaciones que 
estimen conducir : todo en el t^rmiuo dc ocbo dias, prorogable 
unicaniente hasta quince. 

Art. 8. * Si la sentencia del ordinaiio fuese confirmada en 
tal caso por cl ayuntamicnto, scrd sin recurso exscqutble, pero 
si se rc>ocase podrd apelarsc a la alzada dc provincia, cuya 
sentencia confirraatoria o no, serd executada. 

Art. 9, La indicada alzada de provincia la cpnstituird el 
xefe del gobierno de ella, y dos c61cgas que elegird el mismo 
xefe de las nominas que de dos individuos de buen juicio y 
conducta del vccindano prcsentardn las partes cada una re»- 
pectivamentc, cuyos cdlegas aceptando el -cargo prestarin el 
juramento dc ley. 

Art. 10. En los juicios cuyo valor exceda de doscientos 



201 

en los territorios Ac los pueblos, subaltemos de proving 
cia, y de quinieotos en los de capitales de ellas las ajielaciones 
4e los juec^ ordinarioS) 6 de prlmera iDstancia se elevar^a 
precisa e inmediatamente d las alzadas de provincia, donde 
seran vistos y juzgadoe dichos pleitos en un tdrmino que por 
nioguD principk) exceda de treinta dias. 

Aat. 11, Si en tales juicios la sentencia de laalzadade 
provincia Aiese revocatoria, podrd recurrirse al tribunal supe- 
rior de justiciar para ante quien debcrd siempre apelarse sia 
. MDitir el recurso i la alzada provincial en todo pleito, cuyo 
valor exceda de mil pesos. 

Art. 12. £1 tribunal supremo de jasticta que hasta ahora 
ba side la real audientia se llamard en adelante cdmara de 
apelaciones, consiguientemente queda de esta fecha disuelto 
J extinguido el precitado tribunal de la real audiencia. 

Art. \6, La cdmara se integrara por cinco individuos, 
trcs de ellos letrados^ y dos veeinos sin esta calidad, pero ooa 
las precisas de buen juicio, costumbres y opinion, y todoii 
cinco empeSados en sostener la libertad de su.patria. 

Art. 14. Habri i mts un agente de la cdmara, cUyas 
Junciooes serdn las mismas que hasta c1 presente ban exer- 
indo Ips fiscale^, consiguientemente no tendr^ en caso alguno 
l^to. 

Art. is. Habr£ igualmente un letrado redactor para que 
jeUcionando, breve y substancialroente los asuntos acelere la 
posible el despacho. 

Art. 16. La nominacion de todos estos individuos la har^ 
e\ gobiemo sqperior en cada biennio en la que podrd cou- 
tiouarse al que se crea necesarto. 

Art. 17* Por los principios de un pueblo libre los miem- 
brps de un cuerpo colegiado no fiaccionan la persona 6 repre- 
ACDtacion ptiblica de el para atrlbuirse a si dictados 6 respetos 
fxteriores ; por ello la c^mara tendrd trataiiiiento de senoHa, 
y los que la compouen solo el que concsponda ^ un ciuda- 
dano de merito. 

Art. 18. La dotacion de los cinco mienibros de la cdmara 
y del agente de ella, si son vccinos de esta capital ser^ mil 
pesos por ano^ y si lo son qualquiera do las ciudades de las 
provincias de C<$rdoba y Salta, y de las que se compreudea 
por la parte del norte hasta el IWaguay, sera de dos, mil pe- 
90S, y SI lo son de la provincias de Potosi, Cochabamba, &c« 
ser& de los mil quinientos, atendiendo d los costos del viage, y 
payores gostos que babran de tciner proporcionalmente en la 



.202 

residencia en esta capital : al Ictrado redactor se le sufragaii 
con ochocieiitos pesos. 

Art. 19. Por auseacia 6 enfcrmedad larga de qualqaien 
de dichos individuos suplird el que el gobierno superior designe 
en caso de tcner por necesaria la comision. 

Art. 20. Los micmbros de la c^mara y el agente de ella, 
asi que scan subrogados^ pasar^n irremisiblemente por el jut- 
cto de residencia : el redactor y todos los demas oficiales sub* 
altemos responder^n dc su conduota d la misma cimara, la 
que tendrd sobre su comportacion y el cumplimiento de sus 
respectivas obligaciones un conocimiento y facultad plena. 

Art. 21 . Tendrd la cdtnara dos escribanos, quatro procu- 
radores que sirvan los poderes, que libtemente d^n las partes 
en sus recursos j habrd igualmente dos porteroii que altema- 
tivamente cada semana el uno haga las i'uncioncs de tal, y el 
otro de alguacil de vara en aprcmio y drdenes con dotaeion 
estos de quinientos pesos cada uno. 

Art. 22. £1 dcspacho de la cdnnara serd en las sdas que 
al efecto se adornardn en las casas consistoriales : su asiento 
en las funciones ptiblicas serd de la misina clase que el de la 
municipalidad en cl lugar que ocupaba el tribunal de audien- 
cia anterior ; asistiendo sus miembros vestidos de corto de co- 
lor negro, que scvA su trage de ccrcmonia, como por punto 
general debc scrlo en los magistrados de un pueblo librei que 
DO nspiran d la distincion sino consultan el decoro y dig^ 
nidad. 

Art. 23. La primera obllgacion del magistrado es su in* 
tegridad, y la sogunda mas no nienos exigente es una laboriosa 
contraccion a los objetos de su cargo, por ello en los meses dc 
Dicicmbre, Enero, y Fcbrcro, se entrard d las siete, en Marzo, 
Abril, Mayo, Scticnibie, Octubre, y Noviembre d las ocho, y 
en los de Junio, Julio, y Agosto d las nuevc de la manana : k 
misma proporeion se guardard por la tarde, sicndo en ^sta el 
de<!:|)acbo por dos boras, y d la manana por quatro indispensa- 
blemcntc. 

Art. 21. Por ninguno dc los casos que hasta ahora sc ban 
llamado de c(>rte, conocerd la cdraara en primera instancia> ni 
en causa civil ni criminal, cxccpto solo que intervenga conii- 
sion del crobicrno .superior. 




y cxtraordinarios por injusticia 
Hdad notoria, fucrzas cclcsid^tica.^, y dema«? que par leycss j 



203 

ordenanzas ban podido y debido conocer las audiencias y clian-^ 
cillcrias de America ; y en las causas criminates i, mas de U 
Apelacion y snplicacion, podrd votar 6 conocer en consulta« 

Art. 26. No podrdn por motivo alguno librar provisiooei 
telladas, sino tan solo cartas acordadas ; y en los despachos de 
empkzamiento, requisiciones, y qualesquiera otros semejantes 
86 seguiri el mismo estik) de las justicias ordinarias. 

Art. 27^ Quedan consiguientemente extinguidos las em« 
pleos de chanciller y registrador. 

Art. 28. Los juicios criminates por justicia y bumanidad 
recbman un despacho preferente, pero tan breve como de- 
tenido ; porqbe su demora A nuis de los males que irroga, hace 
al casdgo sino odioso, ineficaz, y la precipitacion aventura la 
inocencia^portanto-respectode dictias causas nohabrd excep- 
cion de dia por sagrado 6 festivo que sea, pues el Etemo y la 
patria que le adore antepone d todo sacrificio 6 inters los 
respetos de la justicia 6 inocencia ; i. este fin podrd hacerse 
un reparto de causas criminales en varios de los individuos de 
la cdmara, comisionados al efecto, relevando de este modo la 
imposibilidad que induciri[ en los alcaldes ordinarios el con- 
curso ii la vez inexpcdible de uno y otro g^nero de asuntos. 

Art. 29. En las ciudades subaltemas de lutmncia, y en 
las capitales de ellas, la primera autoridad con las justicias or- 
dinarias risitarli una yez cada semana, aunque sea en domin*- 
go, las carceles, cuidando del progreso de las causas, removien- 
do todo obst^culo i. su breve conclusion; y cortando por 
arbttrios pnidentes toda causa leve, y teniendo respecto de 
todas por principio, que el ocio y compania estreclia con cri- 
niinales, lejos de corregir al hombre le inclinan necesariamente 
ii hacer profesion del crimen. . 

Art. :iO. En todas las ciudades las autoridades todas de 
ellas, sin exceptuar la eclesiastica dardn A la primera una re- 
lacion nominada dc los reos de su jurisdiccion, naturaleza y 
estado de sus causas, y precisamente con oportunidad de 
que pucda sor\'ir en la visita ordenada en el capitulo 29, una 
vez cada mes. 

Art. 31. £1 prcsidentc de la camara Uevahi la voz y cui- 
<lard de la polida interior del cuerpo^ pureza y exActitud ei> 
las funciones respectivas de los subaltemos. 

Art. 32. La presidencia rolari porlos cinco miembros de 
la cnniara cada quatro meses empezando por el drden de su 
nominacton. 

Art. S3. Ningun juez pedaneo^ 6 de hermandad, ordina« 
rio, comisionado, 6 de qualquiere otra cbtte percibiri dere^ 



204 

cho alguno de ios litigantes 6 igualmente el agente de la ca* 
mara. 

* Art. 34. Ijos escribanos y procuradores llevarin sololoi 
derechos de actuacion reglados por el arancel que hasta abora 
ba regido micntras se publique el que el gobiemo superior 
con no pocos sacrificios de sus primeras atenciones y del des- 
cansopresiso de sus micmbros trata de foroiar: en coose- 
qiiencia queda derogado el injustificable derecho que basta 
iliora se ha exigido con cl iltulo de tiras. 

Aut. 36. Se restituye & todo hombre el derecho que por 
naturaleza hadebido siemprc poseer de hacer por A sus defeo* 
903 : por ello no se esdgir^ por principio alguno finna de le* 
trado, podran las partes hacer por k informes verfaales en 
eausas civilcs, criminalcs, y le ser^ facultativo patrocinane 
de letrado eiempre que quieran en qualquier caso. 

Art. 36. En Ios recursos de segunda suplicacion y demv 
que el derecho gradtia de igual naturaleza, sulh*iaociado el 
grado, dar& la camara cuenta con infonne al superior gobier* 
no, quien resolverd si lia lugar.6 no. 

Art. 37. Los iuzgados de provincia y bienes de difuntos 
quedan sin exercicio, y sus funciones refundidas en la jurisdic* 
cion ordinaria de Ios alcaldes. 

Art. 38. La presidcncia de la alzada del consulado tor* 
nardl entre Ios tics jueces letrados de la camara sirvtendo cada 
uno por el 6rden inverso dcf su nominacion ocho meses. 

Art. 39. Los micmbros de la camara, penetrados de qae 
las nrincipios del gobicrno en su institucion son mantencr en 

3uilibrio Ios derechos de. todo ciudadano por medio de una 
ministracion la mas breve y simplificada que sea posible, 
pcro la que mcnos margen dd al arbitrio de Ios jueces, ssi que 
scim puestos en ()osesiony propondran oportuna y mcrtodica- 
mcntc las reprlas y providencias que mcjor puedan consultar 
cl objeto indicado en Ins actualcs cirainstancias. 

Art. 4iX El gobiemo superior nombra y destlna para 
micmbros dc la camara de este primer bicnnio cl Dr. I>. 
Juan Luis dc Aguirre, D. Francisco del Zar, al Dr. D, 
Tomas Vallo, al Dr. D, Gavino Blanco, y a D. Hj|x>lho 
Vienos ; \\ot agente, al Dr. D. Tcodoro Sanchez de Bu<ra- 
mnnto, y por redactor al Dr. D. Bartolo Cueto : por escriba- 
nos procuradores y porteros A Ios mismos que lian ser\'ida en 
cl tribunal de la real audiencia. 

Aut. II. Si Ios litigiiv son lo< que abren acaso el ni^mtxo 
dc las ncce^idades funestns de Li si>c!cdad, Ios que estau en- 
cu^dos de rcprla no llenan desde luego la obligacioQ quR 



305 

ea esta parte les ImpoDe tal confiaQza cod propender 90k> al 
mas recto y breve despacbo de las pleytos, es tambien ua 
debcr siiyo el remover todo moti\'0 que pueda fuodarios y el 
transigirlos 6 ;>ofbcarlos eu su origea : \o prioiero solo puede 
conseguirse por uii sist^ma perfecto de legislacioa que dista 
niuclio del idcaiue del actual eobierno, mas para lo segundo; 
d mas de otros recursos parciales, que protesta emplear opor-> 
tunainente el gobiemo, se ofrece uoo general sino dnico, ei 
luas eiicaz que puede baberse discurrido, tal es el juicio de 
arbitros coastituidos baxo una base que tbcando el t^rmino 
medio cntre la arbitrariedad y empeuo de las partes, no solo 
las avenga y componga, sino en la imposibilidad de cllo de- 
termine, SI hay m^rito 6 no, d una question judicial sobre 
becho 6 derecho. 

Art. 42. A tan justo fin se instituye un tribunal de con-t 
cordia, que eu todas las ciuclades debe comgonerlo el procu* 
rador slndico con dos regidorcs del ayuntamientOi ' que eo 
caso dc impedimento 6 recusacipn habrd de subrogarle utt 
vecino clegido de acuerdo de ambas partes, consiguiente- 
mente este servicio seri enteramente gratuito que es lo mas 
' conformc & su elevado y geueroso objeto^ 

Art. 43. £1 procurador sfndico tendi:4 un libro en cuyo 
encabczamiento certificar^ el cabildo el ndmero de sus fojas^ 
I:is que serdn rubricadas por el presidente de 6\y y el regidor 
dccano : en este libro que liabrai de cerrarse cada auo se sen- 
tardn seucilla y distintamente las demandas^ coritestaciones, 
prucbas, todos los arbitrios de composiciou que bubiesen pro- 
]>uesto los drbitros, el ascnso 6 disenso de las partes, y dltima* 
inente el juicio del tribunal fundado, declarando no haber 
lagar a la qQestbn judicial, 6 permitiendo su cutable. 

Art. 44. Obvio es pues que las funciones de dicho tribu- 
nal dcbcn contraerse i poner eu exercicio todos los prudentcs 
arbitrius de un amigable componcdor^ despues de haber acU 
quirido cabal conocimiento del asunto, y no teniendo ei'ecto 
«lguno de cllos, pa^ar A librar formal senfencia, sobre si re-« 
fulta d no m^rito A un litigio de buena K por duda mayor 6 
menor dc liecho 6 dc derecho. 

Art. 45. Ningun juez de clase a^na admitird pleitd 
por cscrito sin encabezar el.pedimento de demanda el decreto 
del tribunal dc arbitrios. Pose a lajwiticia ordinuria. 

Art. 4G. Solo se exceptiian los asuntus de la jurisdiccioo 
del consulado : pero seri de indidpensabte obligacion de los 
que le integran no conocer judicialmente por escrito en iiom 
tnanda alguna sin que confonoe al esj^ritu de ereccion, cum- 



206 

pla rigorosamente el precedcnte capitulo 44^ & cuyo efecto sc 
declara coniprcnderte tanto cste, como el i3. 

Art. 47* I^os jueces drbitros ser^n residenciados compc- 
teiitemente por el libro de sus acta?, 6 igualmente los consa- 
lares, respccto de quieiies la residencia serd sobrc el todo de 
su conducta pdblica, y especial men te sobrc el m^todo de 
substanciar los pleitos, que deberd ser en todo lo posible su- 
mario, y no como hasta aijui se ha obscrvado, hacieodo no 
solo indtll su institucion, sino mas onerosa al privilegiado 
ramo del comcrcio: sobre cuyo particular no les libniri 
de responsabilidad el conscjo de letrado, antes por el oon- 
trario, siendo de su scsesor titular^ mancomunard &te la res- 
ponsion. 

Art. 48. Para Uevar cl libro de las actas del tribunal de 
Concordia, actuar, y correr las diligencias que se ofrezcaiit 
dotani cada ayuntamiento con tltulo de secrctario d un sa- 
geto de aptittid con el salario, que corresponda al ntunero de 
asuntus, que puedan ocurrir, y al estado de los fondos res- 

Eectivos, proponiendo lo alsuperior gobiemo para su apio- 
acion. 

AuT. 49. Quando cl valor del a^nto no cxccda de qoi- 
nicntos peso?, la sentencia de los drbitros serii inapelable; 
mas desdo dicha (*antidad hasta la de cinco mil pesos, podri 
Tccurrirsc con copra certificada del acta u los gobicmos pro- 
viiu'iilos, los que sumariamente pronunciardn scntcncia, que 
coiiHrmantc o no, seni insuplicablc; pcro cxccdiendo de 
cinco mil pesos hubra en tercer grado rccurso al gobiemo 
superior. 

AuT. 50. L'n c«t:iblocinncnto nucvo de objcto tan deU- 
cado y (le taiila niai^nitud cxigo para su perfecciiin 6 mejor 
I'lCcto un ri'irlamontu especial. Con cstc hn innibra cl p»- 
biorno j)ara j>rcsidi'ntc ilcl tribunal de concordia al Dr. D. 
Julian do lA'\ha, con la misma dutacion que los vocalcs de 
la caiTi.ira (W aj)olacioncs por el pre>'cnte 2li\:\ en cl que dc- 
bcriL traliajar el rcirlanicnto indiwido, n?ociandosc jwni el 
dispacho do ilos resjidores que nombrari oj)ortunaUicnte el 
gobioriio. 

Anr. 31. TikIo ciudadano que Uecruc a tonir admini^tra- 
cion publioa do qualquiora cspecio cslarii sujclo al juicio de 
ro>iJoncia baxo las'cxpIlLnK'ioius sii^m'cntcs. 

Akt. r»'i. Todo juox do primora insiancia so considerari 
en resiiloiicia f>or m>\o el o-pacio d? un mcs contado desde d 
dia on que oesd on su adniip.i<tracion. Solo seni rcsidenciado 
A pedimento de j^arte^ y qualqmera querclla que contra ^1 se 



to7 

fsntable habri de fSenecerse indispenslibleinente en el t^rmino 
de quatro meses. 

Art. 53. Los joeces de segunda instancia tendrdn su re- 
sidencia abierta en los t^rminos antedichos por solos doB 
mese^j j las demandas contra ellos opuestas serdn perentoriap- 
mente concluidas en el cspacib de sets meses. 

Art. 54. Los qu^ juzgan en tercera instancia como Iob 
inieinbros de la camara de apelaciones^ &c. podrdn ser Ua« 
niados £ juicio durante solo quatro meses, y el t^rmino pe* 
ventorio de las quejas contra ellos opuestas serl el de uu ano. 

Art. 55. Los sindicos procuradores tendrdn contra si por 
primer cargo el no reclamar oportunamente Li resideucia de 
qualquier juez que bubiere dado m^rito A ello. 

Arc. 56. Este reglamento serd reconocido y jurado por 
lodos lo6 gobiemos, cabildos y autoridades de los pueblos j 
vvllas que comprenden las provincias uuidas del Rio de la 
PUta, archivandose segun estilo, A cuyo efecto se imprimir^ 
y circular^ 

Acordado en la fortaleza de la capital de las provincias uni- 
das. Buenos Ayres i 23 de enero de 1 81 2. •^ Feliciano An- 
tonio de Chiclana. — Manual deSarrat^a.— Juan Jos^ Pas9(k 
'-—Bernardino Ribadavia, secretario. 



reglamento 



Qne da forma a la Asamblea Provisional de las Provincias 
Unidas del Rio de la Plata anitnciada en el Esiatut^ 
del OobiemOf de 25 de Noviembrey d^ I8I1. 

Art. 1 . El ayuntamiento de esta capital, los apoderados 
de las ciudades de las provincias unidas, y cien ciudadanos 
c*ompondr^n la asamblea. El ayuntamiento sera su presi- 
dente. 

Art. 2. Los ciudadanos se elegirAn de los dc esta capital, 
J de los otros pueblos 4c las provincias que se hallaren aqul 
aunque sea de pnso. 1a eleccion se hard en la forma siguien- 
te. Precediendo d aviso del gobiemo sedividird la ciudad 
en quatro sesiones, y el ayuntamiento nombrarii quatro regi- 
don.*s uno por cada una de el las. Los regidores en sus ciisas 
y en uii lermioo prefixo qiie se anunciard de un modo 
publico, recibirdn de cada vecino una c^dula fimiada y 
c^fTdA^y en que n^antfiesten su voto d favor de dus ciudadanos 
de la misroa sestonj para que desempenien el cargo de eiee* 



208 

tores. Cuihplido cl .t^rminoy sc Ue?ar&i l4s c^uUi al 
ayuutamientO) y se abrirdn con separacion de las correqxm- 
dlientcs i cada sesion por el cscribano ea sala pdblicai pan 
los que quicran coocurrir a cerciorarse del acto. Loa im 
individuos que reunau mas votos seran dipotados eiectoRf 
' por sus rcspectivos departameotos. Acto coDtiDUo te kr 
pasar^ aviso por el ayuntamiento para que asistan sin demon 
alguDa d la sala capitular. Reunidos los ocbo ekctoro 
nombrardn con el ayuntamiento trescientos ciudadanos, eajm 
nombres se escribirdn en papeles separados^ se echardn ca u 
sacoy y serdn miembros de la asamblea los cien primeroi que 
salgan A la suertc, debiendo executarse el acto con la minBi 
publicidad que cl anterior. £n el caso de notorio impedi* 
mento de algunb de los electores le sostituird el que le liea 
en la mayoria de votos. Sicndo estos iguales^ decidiii k 
suerte. 

Art. 3» Las personas que se hallen criminalniente nn>* 
cesadaSy las que hayau sufrido pena infamatoria, los &lluio% 
los extrangeros, los menores-de veinte y un auos, los que no 
tengan arraigo 6 giro conocido, y una decidida adhesion i h 
causa de la libertad de las provincias unidas, no pueden scr 
electores, ni clectos. £1 que use de seduccion 6 intriga pan 
ganar votos en la asamblea sera cxpatriado, y para siempie 
privado de los dcrcchps dc ciudadano. 

Akt. 4. Para evitar el influxo del gobierno en las delibe* 
raciones de la asamblea, y consultando el sistdma que ban 
adoptado constantemente los pueblos libres dc las naciopo 
cultasj'se declara, que los militarcs del ex<^rcito y los em- 
pleados en los ramos ile la administracion pdblica baxo ;la 
inmediata dependencia del gobierno quedau excluidos de 
intervenir de modo alguno en la asamblea, comose deter- 
mind con respecto d la Junta Protcctora de la libertad dc la 
imprcnta. 

Art. 5. Verificada la eleccion, se pasard una relacion de 
los electos al gobierno, con cuyo conocimiento librard este el 
decreto de apcrtura de la asamblea. En su virtud pasard el 
ayuntamiento los avisos oportunos d los vocales con exprcsioa 
del dia, hora, y 1ugar d que deben asistir : el misnio aviso se 
comunicard d los upoderados de los pueblos cuyos podeies 
hayan sido 'aprobados por el ayuntamiento, d quien deberdn 
presentarlos al efecto con la necesaria anticipaciou. Xlnguo 
vocal podrd escusarse de asistir sin un impedimento Icgitimo y 
callficado djuicio del ayuntamiento, baxo la pena dc mil 
pesos de multa y privacion de los derecbos de ciuidadano, Los 



209 

Impedidos legitimamente se sostitulrdn de los insacUlados por 
el arbitrio de la suerte. 

Art. G, Reuntda la asamblea, jurardn sus vocaled en 
manos del xefe, y este en las del decdno del ayuntamiento el 
6el desempeno de sus deberes, y que siis votos no tendrdn 
otro objeto^ que la libertad y la felicidad de los pueblos de las 
pnmncias unidas. Ipmediataniente se noticiara la apertura 
de la asainbica al gobterno, y este remitiri una nota de los 
negocios que ban motivado la convocacion. Einpezard sus 
tareas, y la eleccion del vocal para el gobierno, segun lo 
^prevenido en el Estatuto Provisional de veinte y tres de No- 
vicmbre, es el primer asunto que resolverd con prcferencia d 
lodoct lus demas. 

Art. 7. Solo ^1 gobierno puede convocjir la asamblea, y 
deberd haccrlo una vcz cada seis meses. La aaamblea no es 
una corporacion permanente. En ella no se tratardn otros 
negocios difercntes dc aquellos^ para que ha sido convocada, 
III podni pcrmanecer in sesion mas termino que el de Ocho 
dias, a no ser que el gobierno juzgue conveniente proro- 
^rla. Pasado el termino, quanto se actde sin este requisito 
5erd nulo. 

Art. S. £1 gobierno podrd asistir a la asamblea en los 
casos en que lo exija el interns mismo de los negocios que 
deben resolverse, y en que su presencia no pueda compro- 
.nietfr la libertad de las votaciones: en estos casos tendrd la 
presidencia. 

Art. 9. Para la formacion de aqurllas causas del conoci- 
miento de la asamblea, cuya substanciacion y fallo extge mas 
tiempo que el designado para sus sesioncs, nombrard esta una 
Gomibion de estado compuesta de once de sus miembros^ de 
los quales quatro serdn del ayuntamiento. La comision for- 
mard los proccsos, substandard y resolverd definitivameute las 
causas (jue se le deleguen. 

Art. 10. Las apelaciones de sus scntencias se otorgardn 
para b priroera asamblea siguiente. En los casos expresos en 
cl antecedentc artfculo se nombrard otra comision de siete 

• vocales, dos de los quales serdn precisamente del ayuntamien- 
to. Esta nueva comision juzgard, y sus sentcncias serdn 
irrevocables. 

Art. 1 1 . Los individuos de ambas eomisiones pueden ser 

• r«.*cusados sin causa, y por una sola vez antes de abrirse el 
joicio : despues de abicrto solo podrd verificafsc con motivo 
cxpreso y calificado. Si los recusados son niiembrob del 
ayuntamiento se sostituirdn por meditf de la suerte con otroi 

TOMO V. P 



11 

ilucion ie los neji^Ios para 
i!)l<.'a, pasar^ al gaI>ierno una 
In del prcsideiite y secretariu. 
y si la asamblen se proroga 6 
CL>iitinuar£ sus ^esiones : en el 
'L-alf^, extcndicndosc antes la 
It coiicluida y ccrrada la asam- 
ilUiriia ea un Itbro autorizadas 
p^t^»ri y custodlarfi eti la area 
^ormalidides y precauciones acos- 

--_nto de In asamblca ser£ el de su 

e\ de cada uno de sus miembros. 

3 pre^idente tendri lugar de prefe- 

' £ los vocales no habii asiemos de 

■vira colocarse adonde le parezca. 

^(ida la asamtilea, ^ueda enteramente 

'"it» en la chsc de aimples ciudadaiKS. 

runda asamblea nombrar^n los pueblos 

a capital nuevos diputados electorcs, y 

Btieuto nuevQS vocales en los mismos tcf 

o la primera, observaodose este in^iodo ea 

bren en adelaute. 

k cxccucion de las rfsolucionea de la asamblea 

caso que se considcre ncceiario altcrar, 

[car algunos dc los anleulus de este regla- 

el ^obieroo con preccdcnte consulta de 

preseote rtglamcnto se circular^ i las 
corrcspoDdH, y w publican! en la 
el origim) en la secretaria de go- 

I Ayrea lit de Febrero de 1S12 — Fcliciano. Aiiti>- 
•MilHM — Manuel de Sunlea — Juan Jos^ Passo — Bcr- 




i| 



210 

ie la misma corporacion : aendo de los otros Tocales at 
la sostitucion tambien & la suerte de los otrbs miembiOB que 
compusieron la asamblea. Si la reciisacion ftiese gencnl, 6 
de mas de la mitad de los individuos de la comision, ae hanf 
el sorteo por el ayuntamiento con citacioii de los intereoidDs; 
y 81 es parcial; por la misma comision. 

Art. 12. En ambos juicios la ploralidad de ipotoi baoe 
sentencia. 

Art. is. El ayuntamiento designari el lugar en que ha 
de reunirse la asamblea.' Durante aus sesiones ntngiuia per* 
8ona armada podrd .acercarse & &. en una quadra de oontonioii 
£1 teniente alguacil mayor oon los miniatraa de jufticit efl 
los puntos cotrespondientes velarin sobre la observancia de 
este artfculo. Si la i^amblea llegase A entf!tider que le 
reune gente con el fin de prevenir sus deliberaciones mnpoh' 
derd £ sesion, y dari cuenta al gobiemo. En caio de 
omision sent nulo quanto en ella se determine, quedaBdg 
antorizado el gobiemo para disolverla *i lo etlge la s^|;iiridai 
y la tranquilidad pAblica. Los que por estos m^dioa uidiree- 
tOB comprometen la libertad de las resoluciones de la asambka 
soA reos de lesa patria. 

Art. 14. JaU^ que est^ reunida la asamblea nombiarf 
entre sus vocales un secretario que autorizari sus actas* B 
alcalde de 1°. veto por impedimcnto del gobemador de pio- 
vincia segun el artSculo 4^. llevard la voz 6 nombrarik on 
vocero para que en la asamblea se guarde silencio, orden, y 
decoio. Solo bablard el vocal que haya pedido la palabra, 
sin permitir que se le intemunpa. Coocluido su discurso oo 
volverd A hablar en la materia, y otro tomard la palabim ; £ 
DO ser que se considere necesario para la mejor inteligencia y 
esclarecimiento del negocio que se discute. Qiniiido le 
parezca al xefc se votard si el punto esti 6 no suficientemenle 
discutidoy y en caso de afirmativa por la pluralidad se proee- 
derd A la votacion del negocio principal. Los votos aer£n 
p6blicos y se escribirdn y leerdn publicamente por el secreta- 
rio. Antes de estar acordado un negocio no se pemiitiri[ 
tratar de otro diferente. Se hard la correspondiente preven* 
cion al que en su discurso se separe del asunto principal. Se 
prohibird con el mayor cuidado toda discusion acalorada» 
msultos pcrsoiiales, y quanto pueda de algun modo altenir el 
orden, la moderacion y el decoro. Si algun vocal se olvidase 
del cardcter que reprcsenta desobedecieudo a las insinnacio- 
nes que se le hagan se le mandard salir, y uo podrd obtar C 
ella en lo sucesivo. 



su 

Art. 15. Conduida la resolucton de los negocios para 
que se ha convocado la asambleai pasar£ al gobierao una 
nota de sus decisiones firmada del presidente y secretariu. 
£l gobiemo avisahE el reciho, y si la asamblea se proroga 6 
disuelve. En el primer caso^ continuard sus sesiones : en el 
•egundo^ se retinuin los vocales^ extendlendose antes la 
correspondieote acta de quedar concluida y cerrada la asam- 
blea. Todas sus actas se escribirdn en un libro autorizadas 
competentemente^ el qual se pasari y custodiari en la area 
del ayuntamiento con las fbrmalidades y precauciones acos- 
tumbndas. 

Aet. 16. El tratamiento de la asamblea ser£ el de su 

EKsidente, y vmd. llano el de cada uno de sus miembros. 
lo el ayuntamiento como presidente tendr^ lugar de prefe* 
nncia. Con respecto' £ kis vocales no habri asientos de 
jdistincion, cada uno podri colocarse adonde le parezca. 

Art. 17* CoDcuiida la asamblea, queda enteramente 
^uelta, y sus vocales en la ciase de simples dudadanos. 
Para formar la segunda . asamblea nombrar£n los pueblos 
Buevos apoderadosy esta capital nuevos diputados electores, y 
cstos con el ayuntamiento nuevos vocales en los misnios ter« 
ouBOf en que se hizo la priniera, observandose este m^todo en 
todas las que se celebren en adelante. 

Art* 18. La ezecucion de las resoljuciones de la asamblea 
^omspoode al gobiemo. 

Art. 19. tik casQ que se considere necesario alterar^ 
derogar, 6 modificar algunos de los articulos de este regla- 
W^DiOf lo verificaii e) gobierno con precedente consulta de 
Ir RsaRihlfa 

Art. 20. £1 preseote reglamento se circularii i las 
^■toridades 4 quknes correroonda, y se publicari en la 
Si^eta^ arcl^vandose el oi%pnal en la secretarfa de go- 
Itfcnio. 

Buenos Ayres IS9 de Febreio de 1812— Feliciano. Ante- 
Qio Chiclana — ^Manuel de Sanat^a— Juan Jos6 Passo— Ber- 
lino RibadavMiy secpretario. 



ra 



Hi 

INSURRfiCCION 

tontru cl nuevo Gobienio de *Bueno6 Ayres^ 



Mani/iesto del Gahierno, 

Nada ha omitido el g'obierno desde el momento de ftf 
instalaeion para consolidar la felicidad de los pueblos unidos 
en todas las relaciones de la vida civil, consagrando A tan 
noble objeto los instantes todos de su existencia. Ctudadanos: 
tosotros sois testigos de la energia con que arrolladas la9<]pre^ 
ocupaciones de una antigua csclavitud desaparecieron laf 
trabas, que dictd el despotismo contra la publicacion de hs 
ideas, sc sanciond la seguridad individual de un moda 
solcinne y religioso, y dcstruidas las esperanzas de la ambi- 
cion con la amovilidsKl de ^niestros gobemant^ sc levanttf el 
edtficio augusto de la libertad civil de los pueblos Americaoof 
sobre bases solidas y permancntes. 

Nadie podrla imaginar que la depravacion del g^eio 
huinano llegase al extremo de intcntar la ruina de esta ohii 
grande de la moderacion y de la justicia, si la triste eaqie^ 
riencia que nos lia dado el escandaloso suceso de la noche 
del 6 del cortiente no fuera un convcncimiento irresistible 
de todo lo que es capaz el hombre abandonado al furor de sns 
pasiones ] tan cietto es que la razon ni la utilidad alcanzan i 
cuVar los diales de la ambicion y el fanatismo ! 

Temieron fundadamente los ^nemigos de la patria la 
unidad de sentiniientos que debia producir un sbt^ma libenl; 
y en los trasportes de su descsperacion ineditaron auxlliarse 
de la intriga pam precipitarnos en los horrores de una divi* 
don intestina, cubnr el suel(^ Americano con la sangre de sos 
hijos, destruir por si misma la fuerza que sostiene su libertad, 
y que fluctuando los ciudadanos en el conflicto de las faccio- . 
tiesy quedasen envueltos en la nulidad y sin recursos para re- 
sistir el cetro de hierro que les prepara la tiranla. 

Por desgracia de la humanidad encuentra siempre la seduc- 
cion mil recursos en la ignorancia de la mayor parte de los 
bombres sobre sus verdaderos inter<^ses. Nuestros enemigoi 
ballando acogida eiure algunos malvados^ que componian el 
regimiento iHim^. 1^. del exercito hubieran conseguido desde 
luego cl triunfo de sus maquitiaciones, si las virtudes de lot 
donias cuerpo^, y la actividad del gobicrno no hubicsen 
fnwtrado con un golpe de energia el logro de sus iniquoa 



?13 

proyjectos. Inducidos los soldados por algunos dc sus £om* 
paucros se levantan^ desobedeccn A sus oficialcs, los arrojan 
del quartel^ hisultaii ii sus xefes, y se dispooeu & sostcner taa 
enormes delitos con la fueraa de las annas, que habia depOsi- 
tado la patria en sus manos para defender los derechos ue su 
libertad, y de su existcncia. 

Liiego q|ie tube cl gobierno la noticia de tan fatal aconte* 
Cimiemo puso en exercicio todps los arbitrios de la poUtica, j 
de la autoridad para contener los progresos del desorden : 
pero todo en vano, porque la obstinacion se habia convertido' 
eu frenesi. Las sfiplicas de sus oficlales nias c^ueridos^ Ae sus 
amigbs predilectos no sirvleron mas que de autnentar su irri-. 
taoiop. JEj>Ja manana fiel dia ;siete trat6 el gobierno que* 
los prelados .eclscsi&tic^ injLerpusiesen los respetos de su mi-, 
sion sagrada, y los ilustrisunos obispos de esta^ajpitaly la de 
Cdrdolni v^ei^n oon descxmsuelo el poco Sfuto ie su veoerable' 
raediacioo. 'Solicitaix^.i;! despues los insun-ectos hahkr fitoie-' 
diatamente al jpnesjdeptc del gobierno, ^'sc acce'dl^ sin consi- 
dcracion & bs petigros que prepaniba est^ cotidescendencia. 
l«cs c^iHMt^ el presidente, le^ represeDt6«1a grandeza de su 
delitq^ ofreciendoles publicamenl^ un indulto general con ik* 
promesa de que se oiriaq en jusficia sus reclamacionesp 
rarecc que nada restaba ya gue nacer A la clemencia de un 
eobiemo paternal. Quiso sin embargo t^otar nuevos medio^ 
oe conciliacion par^ reducir i cstos infelices 21 la scnda dp sa' 
deber, aacrlficando hasta su misma dignidad- ai intcrds de' 
economizar la sangre de nucstros bermanos.. A este fin les 
pasd 6ucesivam«nte. do8 iatimaciones ^n qmc.^-laoferta 4^' 
pcrdon, y £ las sdplicas mas in'jsiiuiantes se luiir la.prevcnr 
cion del riesgo en que sc'prccipitab^np si daVan mdrito i 
que se usase de la fuerza del ex^rcito; que en aquellos ins- 
tantes lea sitiaba portodos. los {|uitf05».,,^JJDf,parif .pc^ide- 
vMfi. jfkl regimiento deponieodio su eoctffglgd preapitada- 
nu^Rte uel quaritel, pero los demas j^giUdos de uiui prober via 
dcaodalosadespreeiaiQO ^s^ Vi\tiaifM isfuen^Qs. de la$ con^i- 
deracioDesgcn^rusasdcljgobiernp. ...,,, 

Yaera tiempo que los derechos de Wafj||i>rldad del pofler 
ocupasen el lagar de la clemencia vilmente ultrajada por una 
obstinacion sin llmitesy y que ia opinion del gobierno previ- 
iiiese la nota de una dcgradante debilidad. Di6 i. este fin 
sus ordtMK*s para que hiciese uii movimicnto avanzando la 
cabullciia, espcrando de este paso lo que no habian conse* 
guido tan repetidas insinuaciones ; pero los insurgentes ^banr 



214 

donados al error, 6 poseidos dc una vana confianza, se preci- 
pitaron al mayor de todos los abismos. Ronip^n el fiiego 
contra las tropas fieles de la guamicion, se les ataca entonces 
por todos los puntos, y al fin tubieron que rendir las annas 
antes de un quarto de hora, y pedir eon ruegos la clemencia 
y el pcrdon, que acababan de despreciar con arrogantes 
insultos. Felizmente terming esta desgraciada ocurrenda sin 
los desastres i, que comprometia la necesidad de rcstablecer i 
foda costa el orden, la subordinacion, y el sosiego ptiblico. 
Son muy pocos los que perecicron en la accion, y no^parece 
sino que u roano del Etenio detubo el dia 7 de Diciembre 
los golpes del infortunio. 

Los iusurrectos debian todos sueumbir al ligcrr de las 
leyes militares, si un gobierno justo y paternal puaicra no ser 
Qleniieote aun.en el acto en qtie c^ti^a. Las consideraciones 
de tantas fi^milias afligidas, la siensibilidad del pueblo, y el 
estudo de las circunstancias ban desarniddo en j^rte el brazo 
de I'd iusticia, y solo ban sufrido la pcna de la ley los kutores 
ihas clasificados cte la sedicion, para evitar con el casti^ las 
coDscQucnciai del mal exemplo, y no sacrificar li la lisoojt 
de una debit cbmp;i«ion los iilter&es del <5rdeh y de U segu- 
nd^d ptiblica. j No permita Dios que el gobierno vuelva i 
seiji.la necesidad de c'edcf d los preccptos de la justicia! 
Ciuiladanos:: vivid trabqullos que suceda la alcgria A la 
qpDstcrnacion que produxo en vueistros corazone^ aquel aeon- 
tccimicnto lamentable; y que solo nos ccupe la idea de 
nuestra dicha y de nucstra libertad. 

Buenos Ayjcs 1! de Diciembre de 1811 — Feliciano Anto- 
nio Cbiclana^Manucl de SarratA— Juan Jos^ Passo— Ber- 
nardujo Rivadayia, secrctario. 



^^* El gobierfto iriandd retirarsc i sus pueblos 
dbs'quc habfai!i feritiado la antcribf'Jbnth, e 



< \cn clipiTfa- 
en el 't^Trtfifio 
de veihte y quatro horns, por i\na circtilar que Ic* paJ^A en 
16 de Diciembre dc 1811, JJSs soMndos autores de h 
conmocion >U"ron pasados pdt la$ artnas : La oflcf alidad no 
tUvb parte cl« efli; ''■ 



216 



CONTBXTACIONBS 



Bnire el General, del exercUo Portugues y el Qohierno 

de Buenos jfyres. 



Oficio del Exano. Sr. D. Diego de Sausa al Gobiemo 

Siqferior. 

ExcHio. Sr. Presidente y deiiias Senores Vocaks del Gobiemo 
Saperior pnmsioiial de las provincias unidas del Rio de la 
PlaU £ nombre del Sr. D. Fernando VIl. 

La demora y conducta de D. Josi Artigas en los territo* 
lios de esta campana, que por el convenio de {mcificacion 
celebrado entre Y. E, y el 'Encmo. virey D. Francisco Xavier 
£Ko, debia mucho tiempo hd haber evacuado con las tiropas 
de 8u mando ; y no menos los choques que dichas tropas, 
tisando de mala f6 han trabado con algunos destacamentos 
Portugueses, desprerenidos i, consecuencia de mis drdenes, 
pnrn observar en la parte respectiva lo estipnlado por d 
mismo convenio ; A mas de las direcciones de stis marchas i, 
diversas inmediaciones de mi gobiemo, son objetos muy 
podefosos que tn calidad de general en xefe del ex^rcito 
pacificadot de la eampena de Montevideo, y de capitan 
general de la capitania de S. Pedro, me obligan i rogar A 
V. Ew, que it dicbo Artigas obra i virtud de ordenes de ese 
gobiemo saperior provisional, ouiersi expedlrle inraediata- 
mente otras por mi condncto, 6 ael Excmo* capitan general 
D. Caspar vigodet, para que dentro de un brevisimo ti^nnino 
pase al interior de lc5s territorios de la jurisdiccion de V. £., 
siprocede de propio arbitrio contra las determinaciones de 
. £., tenga A bien declararlo rebelde 6 infractor del conve- 
nio arriba mendonado. Bstimar^ que V. E., adhiriendo i 
nu propo8icK)n sin demora, restriccion 6 equivoco, ratifique 
el concepto que fbrmo de su integridad ; y sentir6 la ocur- 
rencia de alguno de estos motives, sin pdder dexar de conven- 
cerme, que V. E. al menos tolera con desaire de su superiori« 
dad tales procedimientos, d que deber^ obstarhasta por medio 
de la fiif rza, quando sea inencaz el recurso moderado que al 
prcsente solicito. 

La celeridad con que el Excmo. virey Don Francisco 
Xavier £lio concluyd el convenio con V. E., sin ex&minane 
en €1 las justas razones que el principe regente mi soberano 
tubo para mandar sus tropas i esle territorio, y i cuya pre- 



V 



2l6 

sencia se debio la pacificacion que acaba de pactarse, sin 
hacer mencion de algunos asuntos interesantes & los coronss 
de Portugal y de Espana en esta parte de Ani^ica, no me 
* permitid producir entonces diversas requisiciones que fnnca 
y Icalmeutc elevo afaora d la consplcua circunspeccion de 
V. E. en los artlculos siguientes, que tambieu trasmito al 
Excmo. capitan general D. Caspar Vigodet. 

Art. 1. Que los gobiemos de Buenos Ayres y Monteiri- 
ideo reconozcan el desint^res, dignldad, y justicia con que su 
A. H. el prIncipe regente de Portugal mandd entrar sua tiOi> 
pas en esta campafia, d efecto dc conseguir una pacificacioQ 
consolidada. 

Art. '!. Que los mismos gobiemos dc Montevideo j 
Buenos Ayres se obliguen d no inteutar de facto agresioo 
alguna contra los dominios de su A. R. el piincipe regente 
de Portugal^ salvo por drdeu expresa de la rcgencia it 
Espana, 

Art. 3. Que respectivamente a los territorio sneutrales del 
este de la laguna Merin, y que se dice haber los Portugueses 
establecido algunas estancias en ellos, asi como al oeste 
idonde los Espanoles ban poblado muchas, no se moveri duda 
alguna por parte de los gobiemos confinaotes, y se dezarAi 
esas questiones, y las demas que pueden suscitarse sobre 11* 
mites de frontcras desde la guerra de 1801 i, la decision de 
los galunetes de S. A. R. el prmcipc regente de Portugal, f 
dc S.M.C. quando despues de la paz general de Europa^ 6 
antes, puedan entrar pacliica y tranquilamente en semejantes 
ex^mcncsy det)iendo entretanto conservarse en el estado 
fictual. , 

Art. 4. Qi^e las concord^tas existentes entre las dos co- 
ronas para la cntrega de desertorcs, y transfugos scan de am- 
bas partes ex^ctamente observadas; que reciprocamente se 
pongan en libertad los Portugueses y Elspaiiolcs presos en el 
territorio Espanol; y que se de dimision d todos los Portu- 
gueses que con plaza voluntaria 6 forzada sirVen en los exer- 
citos de Buenos Ayres y Montevideo, y tambien si qualquier 
Espanol que cxista, en Ids tropas dc la capitania de S. Pedro. 

Art. 5. Que en el caso dc babcrse preso, 6 confiscado 
filgiinos Portugueses en los distrltos dc los gobiemos de Mon* 
tcvidco y Buenos Ayres por causa dc opinioucs politicas, du- 
rante las diiiencioncs movidas entre los iniiinos gobiemos, sean 
Ixicpo sueltos, y reintegrados en sus i)icncs. 

Art. (>. Que se cntreguen lucgo los csclavos huidos dc 
los Portugueses que se acogieron al exercito de Buenos Ayres, 



217 

J coD$ta obtubieron del general Rondeau carta de libertad^ co>- 
mo tambien los que se hallaren^ en qualquier territorio de una 
oacion, y preteneciesen ^ los vasallos de la otra. 

Luegi) que V. EL acuerde acerca de mi primera proposicioDy 
y fiieren ^lidameDte pactados estos puntos conajuste s6Ieinne» 
sellado por mi| en virtud de los podercs.que el prlncipe re- 
geiue mi soberano me tiene d^dos ; y tambien por ese go- 
biemo superior provisional, y por el Excmo. capitan general 
D. Caspar Vigodet, yo me retirar^ inmediatamente d los do* 
mioios del mismo augusto y leal senor, comb se estipuld en 
cl § 13 del tratado ratificado en 24 de Octubre del ano pasa- 
<k> : pero si la resistencia d estos objetos auoientan mis funda- 
das desconfianzas A mas de las que ya causaron los movimien* 
i08 de Artigas, y la afectacion del anterior gobiemo de esa 
capital, en no dar respuestft alguna directa ^ las propuestas y 
oferta^ amigables del principe regente mi soberano neclias de 
tan buena fe, que auu despreciando las infames proclamas 
^.publicadas contra su paternal admiuisuacion, quiere se con«> 
solide la futura tranquiiidad de los estados conliantes, y se 
restableseca la periectia armonia, que debe exlstir entre lois 
vasallos de dos potepcias intimamente aliadas; yo tomar^ las 
medidas que perralte el derecho de las naciones, para mante- 
ner en segurioad los domioios^de S. A. R. en los t^rminos que 
el mIsmo augusto senor, me tiene ordenado, y de que no 
puedo prescindir. 

El capitan de caballeria ligera del Rio Grande Manuel 
Marquee de Sout»a, portador de este oficto, Ueva 6rdcn de uo 
demorarse mas que tres dias en esa ciudod, dentro de los 
quiiles espero que V. 1^ se dignari oontesuirme, y proporci<^ 
oarle su regreso, coii-los do9» soldados que le acompanan. 

Dios ggarde ^ V. fl. niuchos anos. Quartcl general en 
Maldonado Encra 2 de 1812. — D» Diego de Sousa. 

Coniesiacion^ 

Excmo. Seiior. — ^Tan aprcciabic como ha sido i este ga< 
bienio el rcspetable ofiqio de V. E. 2 del corriente, Ic cs do- 
lorosa la necesidad de no poder satisfacer A los dcseos que 
nianificstan las proposicioncs que incluye. V. E. no puede 
ignorar que no habiendo intcrvenido en la celebracion del 
tratado con Montevideo, no debe este gobiemo reconocerle 
Cf>ii I'Hracter algimo para reclamarsu execucion ; y que siendo 
la diferencia puramente dom^tica entre dos pueblos de la 
fincion Espanola, no pudo V. E. comp general de una |x>tencia 



218 

cxtrangera cotisiderarse con derecho d sufragar en hs Ofgo- 
ciacionesy aun quando cl general Elio hulnera tenido la c«ii- 
tfesccndencia de consentirlo. ISin embargo como el espfrifu 
^1 estimable oficro de V. £. abre margen para una negocia- 
don enteramente diferente de la que se celebr6 con lo9 xefes 
de Montevideo, adhiere este gobierno desde luego A satiafacer 
£ sus reparos en qunnto lo permita la seguridad de los dere- 
elios que le ban confiado los pueblos de las provincial uoidBa 
de su continente, reservaudose contestar con el general Vigo- 
. det en orden £ las dtticul fades que presente cl cyiD];4iiiiieiit0 
• dc! tratado dc 20 de Octubre. 

Naiiii cs mas coiii'ormc d los principioci de la justicia j de 
ia buena f€ que el cuinplimiento rccipfoco por las partes coo- 
tratantcsy de las condi clones que forinan la base dc un coo- 
sorcio. £sta rtgla de que no puede prescindirse en los coa- 
tratoa particnLireSy reel be an ctudcter de doble fvenEa ca 
aquellos pactos en que se intercsa e) deccwo de k» gobier- 
nos y la dignidad de los pueblos de cuyos derechos se traoMgcu 
No obstante, la evidcncia de este principio, V. E. y todo d 
mundo ha visto k exflctitud ep cumplir por nuestfa parte las 
condiciones cstipuladas, y nnestro sufrimiento A la indotenda 
de Montevideo en desempeiiar las obligaeiones ^ que se hahia 
Bgildo. NucstiD exercito levantd el sitio, retrogradd liasta b 
Color.ia ; se trnskidd £ esta eaphal la mayor parte de k fiier* 
xsLy y una {)equena divbion al mando del coronel Artigat 
tnarcbd i pusar cl Uruguay, y situarse en el territqrio de esta 
jurisdiccion. i Y que es lo que ba hechopor su parte Monte- 
video? El exercito que comanda V. E. existe aun en lot 
mlsmos puntos que ocupaba en los momentos de k traOFao- 
cion, sin embargo aue sn retirada consticuia la priinera y k 
mas iniportante dc las obligaeiones de Montevideo, i Y que 
razon liay para que se arguya A este gobierno de no habcr 
runiplido sum pactos, qiiando los xefcs de aquella plaza no ban 
dudo un pa:;o al dcscinjjeub de las que Ic pertecen, ni k me- 
nor gamiitia de que scran cumplidas ? Qvorer que este go- 
bierno complete de su parte la execuciou de las condi- 
rioncsy ({iiando Montevideo no di. Ia menor demostracion dc 
reali/ar \:i^ que cstipuU), sci^a conipmmctcrlo d su dograda- 
cliin, fahando la reciprocidad escncinl del convcnio. 

I^i demora y conducta del general Artiga:; no proocde de 
|;is ordcncs dc este gobierno ni dc su arbitraricdad, y rcbclion ; 
es un ctecto de la ncccsidad en que lo ban constituido las cir- 
cunstancia^. Li\ pen<ccucion que cxpcrimentan l:u familias 
patricias en la Bnnda Oriental por lo8 Europeos, y mas que 



919 

lodo 1o8 pmcedimientos hostiles de algunas partidas del numifo 
At V. B. le han dbligado i tomar oiertas medidas de precaa«« 
eion y repulsa A que autoriza el derecho natural. V. E^ten* 
dr< la boodad de creer que las ordenes de este gobiemo al 
general Attigas se ban dirigido i la pacificacion de csa caoK* 
pana, y que aquellos aceidentes son los que ban retardado sua 
Aiarchas. V. E. debe persdadirse que verificando su retirada 

Suedarfti restablecidas bs relackmes amistosas con los vasalloft 
e 8. M. F. Abora solo resfa contestar & los aiticulos que 
propone V. £. por el cHtien mismo en que estin concebidos. • 
Al 1*. que aun quando el gobienfio tubiera la condescend* 
dencia de reconoecr como V. E. solicita la dignidad, desin- 
terds, J justlcia con que S. A. R. el pilncipe regente mand6 
^tnur sus tropas en nuestro territorio, el oficio de V. E, de 6 
de Setietnbre de 1811, con el papel inclosoi que cine sua - 
proposicione^ degradaria su concepto en l:i estimacion de \m 
pueblos de las ^rorincias unidmr^ excitando los mas jtistos resell^- 
timiento^. V. £. conoce por otra>parte que este gobterno mi 
puede sin exponerse i una contradiccion re^il hbcer aquella 
declaradon antes que el ex^ito Portugues etacue nuestro 
territorio, en cuyo easo disipedas las impresiones de una inti* 
macioii que miraron los pueblOs con escanda)0| oohio una vio*i» 
lucion de Li aliauza entre Espana y Portugal, como un atttn- 
tado contra sus derechos originario^, no dehe dudar V. E. db 
todas ks consideraciones debidas i la buena ffi de las inteiKr 
dones, de S. A. H. el princip^ r^ente. Etitretanto conviener 
estar persuadido que k)s tratudos tie pacifieaciori con Monte^ 
irideo se debiereAi i, la necesidad dc rechtizar nquelto intima^ 
cion en la unidad de esfuenos en que liabian can^hido am-* 
boa pueblos, y no ft la presencia' de las troj^as I^irtuguesas. 
Hace muchos dias que reynaria la ime y el aosiego en la iiaoda- 
Oricntat, si la invasion de Ms tvopM de V. E. no hubieni ex* 
chado en sos inocentes moradores fundados rerelos de una 
conquhta, qu^ jamas habrhn (HMisentuIcK 

Al *]?. si el gobiemo no cstublera imimamentt convencido 
de la circun^ccion de V. E. miraria la propiisicion de eita 
artlctilo conio ofensivir d su dignidad. Un gobiemo que no 
conoce la autoridad de la n^gtftncla de Epaiiu, nd puede some*- 
ter £ la cxt^tcnciA de sUs dertelnte sus resoluciones. V. £. 
debt? rfvir ccntencido que esta |!t)bic*mo jamas oometetli ni. 
permitira qric se cometa por sin subditos agresHm aigima con* 
tra los dominios de S. A. R. el pHncipe regenie de Poit^gal» 
61 S. A. R. obscrva una donduetit reciproca. P^ro si se atiw» 
can ouest ros dcfrcchoa directa ^ iodirectameita V« E. no dade 



220 

^nccl gdbicrno usaru de todos sus rccui'sOB pani rrsistirb 
agresion aunque se oponga el gobcmador de Montevideo j \a 
regciicia de Cadiz; ue consigiiicnte se obliga este gobMsmo 
del mode mas solemne y reeiproco A guardar uua perfecta neu* 
tralidad con ios vasallos de S. A. R« luego que se retircD ays 
tropas del territorio Expanol. 

Al S°. que no siendo oportuno tratar de las qticstiones sobie 
KnMtes mientras existan en nuestro territorio las tropai Portii- 
guesas, se reserva estc negocio para tratarlo paciBcaoiente 
despues de la ev'acuacion, siu necesidad de esperar las resolo- 
ciones de S. M. C. c^iya autoridad en medio de las difical- 
tades que presenta su redencion dc la cautividad en que vil-. 
aieote lo tiene cl tirano usurpador de la Europa, ha rctrover-- 
tido i Ios pueblos respectivamente, y por coDsequencia 99 
halla refundida en estc gobierno relativamecte al territorio de 
«u jurisdiccion, como asi ha indicado reconocerlo S. A. R. cd 
sus contestaciones anteriores ; debiendo V. E. persuadirse por 
Ios deseos que tiene cste gobierno de guardar la mas intima 
amistad con la cdrte del Br&sil, que prcstarii todo obsequiu a 
sus proposiciones, teniendo como tiene demasiados terrenos 
para proporcionar en Ios progresos de la industria la feiicidad 
delos moradores de estas vastasprovincias. 

Al 4°. que estando a Ios principios sentados en la contestacioo 
al articulo anterior se obliga este gobierno co ordeo £ la dc- 
volucioa de tnuisfugos y prisioi^^ros a estar, y pasar por la 
practica, recibida, y fundada en las reglas del derecho publico 
de las nacioncs, «in necesidad de cefiirse d coucordatos aute* 
cedentes como celebrados en circunstancias , muy diven>siES e 
iflaplicables i nuestra situacion actual, 

Al 5^. que no hallandose en todala extension del mando de 
este gobienio individuo alguno dc la nacion Portuguesa preso 
por oausa de opiniories )M)litica$, ni en seqiicstro formal al- . 
guua dc sus propiedadcs, lu que seria notoriamentc <^uesto i 
Ios principios que ha proclamado ; y siendo de publica cvidencia 
que Ios Portugueses mercccn en csta capital, miramieiitos que 
acaso no se dispensan a Ios mismos Espanoles, no tiene lugar 
por nuestra parte la proposicion que incluye este articulo, y 
espera cl gobierno que la tcnga por parte del gobierno de V. E. 

Al (T. que inmediatamcnte que se cvacue el territorio Es* 
panol, quedara sancionada, y aprobada csta sdlicitud cun rcs- 
pecto a Ios esclavos, cuya aprciision pucda veriiicar el gobier- 
no ; guardandtise una conducta igual y reciproca por parte de 
I06 xefes del territorio dc S. A. K. el princfix? regente. 
Kl gobierno espera de \afi consideracioucs de V. £., qu^ 



2f2l 

haciendo justicia i la buena K de sus sentimiaiitos y adhesion 
A la nacion Portuguesa, se dignard acordar las providencias 
oporturrasy para que estnblecida la ainbtad eiitre anibos go- 
biemos contintien nuestras relaciones de un modo impertur- 
bable, qiiedando persuadldo de las inteneiones pacificas de 
este gobierno, y de las ccnsideraciones con que tributa i, V. E. 
^ estiihacion y rcRpetos. 

Diosguarde i, V. E. muchos anos. Buenos Ayres'19 de 
Enero de 1 8 1 2. — Excmo. Sr. — FelicianQ Antonio de Chiclana. 
-!— Manuel de Sarratda. — Juan Jos^ Passo. — Beinarduio Ri* 
badavia, secretario.— Excmo. Sr. Diego de Sousa. 



OFICIOS 



Eiitre el Gobiemo de JSuenaa Ayrei y el Goberfiador 

de Montevideo. 

[En Continuacion m los publicadosen el Numero anterior, p. 148.} 



()/tcto del general de Montevideo a este superior Gobieirno, 

ExcM o. Skuor^ 
Micntras yo no sepa de una manera inequivocable que se' 
ban puesto en execucioa las justas providencias que exlgl d^' 
V. E. por misofieios dijIK de Noviembre y 14 de Diciembre 
del ano proximo pasado, y 6 del mes presentc ; inutilmente se 
fetiga V. E. en solicitar que yo di:»ponga la pronta retirada de 
las tropas Portuguesas d sus fronteras. Son demasiadas * fais 
pniebas y documentos que tengo de la nin^na sinceridad, 
firmeza, y buena f€ con que se ha conducido ese gobiemo 
aun desde los primeros pasos del convenio, para que yo pu^. 
diese descansar seguro en sus seductoras protestas, y ofrecimien* 
los. Tocan ya la raya de escandalosos el desprecio con que V. E . 
ha mirado mis prudentes y arrcgladas proposiciones, y :^u de- 
cidido empeno eu sostener al caudillo Artigas, cuyos ddbiles 
proyectos de liacer interminable la guerra de la dcvastacion de 
estos desgraciados paises de acuerdo y con anuencta de V. £.', 
riene manifestados jx>r varias cartas suyas originales; todas de 
fecha de noviembre que conscrvo- en mt poder, y no remito d 
V. E. porque sabe mejor queyo los sentimientos de aquel re« 
belde y sus fucciosos. 
' Aun quando quisiero desenteoderme do la firme €r«eD;;ia a 



324 

que V. E. va u valciisc para rcno\'ar y sostener la gttem oqdM 
este gobierno y el supremo de la naciun ; y si los punoidi- 
mientos de la conciencia no confundcn y contienen A \, £, 
temhlard al fin de la justa indignacion de los. pueblos fiele% 

er liaber usado con cllos de una conducta tan monstruMk 
)s amagos presuntuosos con que ultiiiiaoiente me imuka 
V. E. los miro en igual grado de desprccio que los que hSao 
& mi diputado el capitan dc fragata D. Jiys€ I'rimo de Hivcn. 
S^ las hierzas de V. E. y el ndmero de armas con que piiede 
contar para dbtribuir i. esos fa^osos patriotaa militares qv 
roe indica V. E. haberse precipitado d pedirlas con c\ objeto 
de sostener los proyectos de V. E. ; pero se tambien, que 
ten^ baxo de mis or'denes valientes y esforzados soldados, que 
inalterables en los justos principios que ban fixado en su oo* 
razon, se preparan de nuevo con envid'.abie serenidad, no lolo 
& resistir con firmeza dichos proyccto^, sino A destruirlos en 
union de nuestros ficles y gencrosos amigos los Portuguese% 
en cuya cmpresa tendrd asimismo grau parte el respetabk 
ex^rcito del vireynato-dc Lima que con tantu gloria, y acierto 
dirige, y manda el bencmerito y rccomendable general D. 
Josd Manuel dc Goyenecbe, tomo aniniado de unos propios 
scntimientos v rcsuclto a cscarmcntar dcbidamente 6. nuestni 
enemigos. Nada final mcntc qucdani per iiacer en honor j 
dcfcnsa de la aagrada causa que bemos jurado sostener d corta 
de qualquiera sdcrificio ; y no dudo que el resultado comi* 
poiida 6. cstc grande y digno objeto en i\\ic nos vemos gusto- 
samentc cmpenados los vcrdadtros Espafiolc!?. 

Dios guarde 6. V. E. mucbos anos. Montevideo y Enero 
20 de IhlJ.— Excmo. Sr. — Caspar Vigudct. — Excma. Juati 
Gubcrnativa de Buenos A\ res. 



Proclama del general Plgodet, 

Montevidcanos : todos los csfuerzas dc la modoracion hao 
sid<) intitiles para con>ervur con el gobierno de Bueooi 
^ Ay res la paz, y corre<|)ondcncia amisiosa que cllos solici- 
taban, y se les conccdio en Octubre del ano anterior : el disi* 
niulo dc la fraccion dc los tratados estipulados entoneos, let 
ha becbo mas orguUosos y criminalcs ; y la rcclainacion jusoi 
dc los articulos en ()ue pendia la tranquilidad, conservacion, J 
restitucion de las propiedades de vosotros, y de todos los w- 
cinos de la Banda Oriental, no solo ba sido desatendida, sino 
que a^ui ba ^ido despreciada mi autoridad y la de la nacion, 



adgiinas veces con dbihiz, y tUtimametite con descafo y des- 
vergfienza. Ni loe derechos del rey^ ni los de la madre pa- 
tria, ni su dignidad, ni lo mucho que os debe & vosotros^ 
pennitia que disimuldse por mas tiempo que no reconviniese 
imperiosamente lo que se nos debia de justicia. Yo sabia 
bien lo que Ciceron dixo repetidas veces al pueblo romano 
recordando las palabras de Accio : de los que son infieles £ 
la repdbltca tf al reyno, nada bueno se puede esperar ; asi que 
era necesario tomase todas las medldas para que no recibiese- 
mos nuevos insultos, y para atajar los infinites males que Ar- 
tigas causaba & la campana. La gueira se nos ha becho mas 
hien despues del tratado de pacificacion, que qoando estubi* 
mos iitiados^ y ellos eran duenos de toda la Banda Oriental. 

No necesito haceros una prolixa narracion de las desgracias 
en que se han visto envueltos los pueblos en su retirada, y 
mucho mas en su establecimiento en el Salto, desde donde 
hace sus correrias : las familias han sido arrastradas 6 coa 
enganos, 6 a la fuerza, y con ellas se ha cometido todo g^* 
aero de crlmenes : los pueblos y estancias han quedado de* 
mertoa, y todo el campo asolado : os seguro que no se hallari 
ezempio de ferocidad y barbaric que pueda compararse con 
la conducta de Artigas, y del tropel que le sigue : ^1 obra de 
acuerdo con el gobiemo de Buenos Ayres, y ^te en vez de re* 
■lediar los estragos de que tantas veces me h^ quejado, estre^ 
ebaodole por toaos los medios de relipon, de humanidad y 
it justicia, queria reforzar con nuevas tropas A Artigas para 
fixnentar sus delitos, y.para perpetuar, si le fuese posible, la 
lebelion en esta Ban^lai que debid dexar absolutamcnte deso- 
Ainada. 

Baxo el vano pretexto de que nuestros aliados los Portu* 
neses bostilizaban al rebelde Artigas, intentaba el gobieruo 
de Buenos Ayres que cooperase yo con las fiierzas del rey & 
SUB maquinacioDes : conocido su verdadero esplritu, sabidas 
sus hham imputaciones, y mirando vuestra propia seguridad 
DO tard6 im momento en resolverme i. no consentir pasasen (L 
eiCa Banda nuevas tropas del gobieriio subversivo. En sus 
manoa puse la paz, 6 la guerra, les record^ los estragos de 
fita, les manifest^ sencillamente los deseos de conservar la 
poz, dezando dkM de ser enganadores, baciendo que Artigas 
paae inmediatamente el Uruguay, y moderandose en todos los 
extravioB de su razon : la dignidad nacional debia respetarse^ 
V hasCa verier la tUtima gota de mi sangre h£ de sostener tarn* 
tiien sus derechos. 

IdjusId el goUemo rprolucionario^ lejos de acceder & la 

TOMov. a 



226 

jiisticia dc mis prevenctones, despues de un largo debate con 
el capitnn de fragata D. Jos6 Primo de Ribcra que tenia mv 
podcres A, cerca de aquel, Ic contcstd de palabra que el insslto 
que 1e hacia en mi oticio de no permitir etnharcar sui trapai 
para esta Banda, Ic contestaria con 5000 hombreB que biria 
pasar por la Baxada de 8^ Fe : ; fenfarronada audax ! 

Asi 06 lia declarado la giierra un gobiemoque babiaavcada 
la mejor parte hasta de sus insultos, y su ngresimi : deni» 
de haber liccho infelices A todoslos pueblos que ban estado^'y 
A los que V9\&n baxo su dominio, que ria cnvolveros A vosotm 
en el ultimo nial. Montevideo ha sido el dique de la rebel- 
dia que ha contenido la inundacion, y este mbmo es d oae 
Im de escarmentar d un gobiemo impio, infiel i, su rey, ^ m- 
humano para sus conciudadanos. Vosotros compatriotas wm, 
habeis hecho la gloria de este pueblo, vosotros la habekdefm- 
dido de los enemigos de la nacion, y vosotros le sottendreii 
con admiracion de todos los pueblos : yo os as^uni por mi 
parte lo mismo que Luis XIV. A sus vasallos, nunca se 
bard la guerra, hiiehtras duren los enemigos de la 
Montevideo 16 de Encro de 1812.— — Vigixlet. 

Oficio del gciieral Figodet ul superior Gohiemo, 

m 

ExcMo. Seiior. 
Sin cmlmrgo de que en el laigo silencio que ha o b&c mdi 
V. E. dcsde que recibid mi oficio de 20 de Knepo me M an 
miovo testimonio dc su falta de correspondencia, y uii^u 
adhesion «'i mis justas ideas, y reclamaciones hechas < V. E. 
])or cl bien general dc estas provincias y sus habitaiites;d^- 
scoso con todo de evitar por todos los medios posiUes lo* 
gnivcs prejuiciosy y riesgos 6, que los expone, y amenaa df 
corca Ul tonaz resbtencia y conducta de V. £., h^ resuekp dtf 
este iiltimo paso para reconvenir a V, £. por una contcMcion 

EHHita, y tcnninante sobre el contesto de mi cilado oficiOi 
aciendole de nuevo responsable de las terribles resultas qae 
pucdan ocn<ionar?e por no haber querido V. E. abraar k» 
nii5UK« {Kirtidos d que quiso obligarse por ^n formal 
venio. 

Por mi |xine ratifico las sincenis repetidas profestaa que teofo 
hcch.T< it V. E. por mis cartas de 2S de \ovie 



por mis cartas de 2S de Noviembiv, y 14 de 
Diciomhre del ano proximo i)asado G y •?! > del pefimdo hks 
do V!ncm tiltimo. 

l>iiK pinrde A V« E. muchos anos. Montevideo y Frlwvr) 
7 do ISIJ. — Excmo. Sr. — Caspar Vigodet.~£scoii 
Junta GubcrDati\-a de Bueuos-Ayres, 



227 

Coniesiacian algenert^l Figodet. 

Nada desea tanto este gobiemo como la paz, y i. ninguu 
objeto ha hecho mayores sacrificios. Si V. S. se ha empena- 
do eii hostilizar esta capital, el se hace un debcr en defenderla. 
Por su parte ha cumplido cdn todas las condiciones del trata- 
dOy por h de V. S. con ninguna« Fiel & las estipulaciones de 
^us pactos retirtf sus tropas, devolvid lo6 esclavos & los dueiios 
que los reclamaron, satisfizo sobre la necesidad de prohibir 
ihterinamente la extraccion del dlnero, repiti6 sus drdenes 
para que pasase el Uruguay la division del general Artigas, 
como en efecto se ha verificado, represcnt6 los males de una 
nueva guerra, solicitando la reconciiiacion en el acto mismo 
en que V. S. atropellando todos los respetos del interns na* 
Clonal, bloqueaba sus puertos, apresaba sus buques, disponla 
expediciones maridmas contra nuestras costas, pers^uia i, 
los Americanos patriotas; y arrojaba proclamas iucendiariaby 
para preparar los animos en una guena civil ; aun se ignora 
cl motivo en que ha podido V. S. fundarse para hostilizamos, 
y la conformidad de su conducta, con las protestas generales 
de Concordia de que abuudan sus oficios. Se manifestaron d 
V. S. con hecbos positivos las intenciones de este gobiemo, 
las miras ambiciosas de los Portugueses, y las consecuencias 
de una division que expohla vbiblemente. la integridad terri- 
torial y los derechos mas respetables de los pueblos: se hizo 
▼er el efectivo cumplimiento del tratado por nuestra parte, 
mientras que V. S. mirando indiferente la rendencia oe un 
ex^ito extrangero, en las pucrtas de esa ciudad, no daba un 
ado paso para su retirada. que fuc el objeto principal y como 
la base de la pacificacion ; se demostrtf la necesidad de inti* 
mar A Jos Portugueses el regreso i, sus fronteras, como tinico 
medio de rcstablecer las relaciones amistosas de ambos pue- 
blos, tranquilizar el animo cx&ltado de mil fiimilias errantes, 
y reparar los atrasos de nuestra industria naciente : pero todo' 
fue vano* Esperaba esU goUerna una retpuestajatisfactoria 
y capaz de reproducir nuestras relaciones amistosas, y solo re- 
el Ih> on su oficio de 20 del pasado un empeno insultante de 
cerrar los qos & la evidencia de los hecfaos, sobre la buena M 
de mil patabras y protestas vagas desmentidas por una agre- 
sion abierta y continuada. En este caso el decoro y dignidad 
del gobiemo le dictaban guardar silencio, y seutir en la sole- 
dad de sus meditaciones los males horrorosos de una guerra 
desoladora, que amenzaban al paiiry de cuyos resultados, dc- 
bia estremecerse la nacion entera* 

a 3 



Sin embargo de todo, el gobiemo reproduce el contenido 
de sus oiicios de 18 y 31 de Diciembre^ ^rimero y 15 de 
Enero, en contestacion al que acaba de recibir. De oooti* 
gtiiente qucda en manos de V. S. elegir la paz 6 la guerra ea 
el finne concepto de que no habrd consideracion ni respeto 
que no sacrifique este gobiemo & una reconcUiacioD y firater- 
nidad permanente entre ambos pueblos, toda vez que se con* 
suite ae ud modo seguro la mtegridad territorial^ y do ae 
comproroetan los derechos^ y la dignidad de las proviadai 
unidas. 

Dios guardc, &c» Buenos-Ayres 14 de Febrero de 1812. 
— Feliciano Antonio Cbiclana. — Manuel de Sarratea*— 
JuAn Jo6^ Passo. — Bernardino Ribadavia, 8ecretario.-»AI 
^obernador y capitan general de la plaza de Montevideo. 



REVOLUCIONES 
del Reyno de Chile*. 

Manifibsto. 

Quando una peligrosa incertidumbre de su exlstencia po- 
Utica recordd & este pueblo fiel y generoso el derecho innato 
de elegirse un gobiemo digno de su confianza, la calidad de 
prbvisorio le Iiacia desear con ansia el feliz momento en que 
rcunidos los representantesdelreyno^diescn t este nuevosiste- 
ma una forma estable que lo consolidase y afianzase en aquellos 
principiosjustosy seguros, que proporciona una constitudoD 
sabia y bienhechora: mientras se circulaban ordencs iL las 
provincias para el nombramiento de sus diputados, los bueoos 
patriotas de la capital meditaban con circunspeccion las me- 
jores medidas de accrtar en el acto mas impdrtante de su vida 
civil. 



. * En el niamero 24 del Espafiol, pag. 463, se dieron algaoas 
DOticias sueltas sobre una nueva revolucion de 6sta proTincii^ y 
se puso una proclama del gobiemo que, de resnitas de la cooiimh 
cion, se habia in^^talado. £l manifiesto que ahora se iDserta et el 
f)ue precedi6 4 dicha proclama, y da aleuna idea dc los motivot 
lie la conmocion. Pero desta se ha seguido otm, y aun otras como 
se Teri por los stguientes documentos, que se han extmctadode 
una coleccioR de Gasetas de Buenos Ayrrs* 



229 

La ambidon del mando, la intriga y las negociaciones, no 
eran el camino legitimo, sino, para entronizar el egoismo, y 
Bin destruir la drania, variar y roultiplicar los timnos. Sia 
embargo la experiencia nos ha hecho ver con dolor, que los 
pasos vei^gonzosos, y absurdos triunfaron en mucha parte de 
los iustos deseos del ciudadano virtuoso: y i. este triste prin- 
cipio era consiguiente el desastroso resultado de nues^tro con- 
greso naciooal. For la naturaleza misma del acto, y provi- 
dencias del gobiemo est;in exclutdos del derecho de sufragar 
todos aquellos que abiertamente se habian decidido contra la 
sagrada causa de la patria. No obstante lo que les era.nega- 
do de jus^icia ellos lo consiguieron por la prepotencia de los 
que se empenaron en su voto. Salid victorioso el n6mero, de 
los clectores en aquel dia terrible en que cl pueblo vi6 escla- 
vizada la funcion mas augusta de su libertad, sin gozar nt aun 
la de instruir los poderes que por primera vez ha visto el 
mundo conferirse por otras personas que los poderdantes. 

Depositado asi el poder y la fuerza y siendo insuperable la 
preponderaocia de doce diputados con grave y notoria viola- 
cion de la acta mandada & las provincias, no quedaba al pue- 
blo ni el peligroso consuelo de reclamar, al paso que no po- 
dia de3uir de presentir las quejas de los otros, cuya estrecha 
union nunca era mas importante. 

La apertura misma del congreso empezd idescubrir ideas 
contranas & la Junta, y libertad de la patria. AUi se pro- 
clama por uno encadenada i la corona de Castilla por el de- 
recho oe conquista y esta sola proposicion hubiera sido capaz 
de sancionar el sometimiento oel r^yno de Chile al usurpador 
de h Europe, si se hubiese entrado en aquellas discusiones de 

Sue siempre ha triunfado la pluralidad de sufnigios indebidos. 
L elta ban cedido las resoluciones con que se prohibid al piie-' 
bio basta el derecho inalienable de representar; quedd sofo- 
cada la formacion antes concedida del cuerpo militar de pa- 
triotas : se ban scpultado en olvido las dcnunciaciones y pro- 
cesos del dia r. oe Abril disArutando los acusados de una li- 
bertad, tanto mas insultante, quanto ven abandonados y per- 
seguidos i los nobles patriotas, que mas empenosamente se 
interesaron en la instalacion del nuevo gobiemo, que ellos 
aborreceo : no puede recordarse sin la mayor angustia el ho- 
micidio alevoso, que acaba de perpetrar el acusado Gamier, 
ni sin el mayor furor los vivas que en un caf^ de la plaza ha 
merecido el triunfo de Goyencche : las tropas vetcranas que 
i, costa de su sangre libertaron la patria, ban sufrido la infa* 
mante nota de sospecho^ y que se ecfaase mano de las mill- 



-.— 1 



- . '» .. :\ir.. COL despcraic) ci 
..: r:i:i»«*»> c:3ebranios '. zzh 

•r ntL fsjiaxcidt* csss- 

:t. . MViL poteacia ex::-.- 

.... .'li.* i.on el siniSL 

.. rii'i", en qut iiw: 

u. .. L \z augusu za*- 

. .. I : ,'rr^sldad dc ai\r- 
"..»:. con qui' & 

I 

. . a^.VoTU" coriini 
■ — L r^»r Ueva' i 
LI cobieni.' 
. :..>:U<r:-os dd p^-" 

::.-;: ^-.> del ffc*- 
..- ;: ^^ :vrcioin5 

^ ... . : imic (ic 



• k •. • • 



»■ « ^ *t . .C li 



• > 



s . 



'% 



. . » * * ... . ■ '. I >\'»\ T* • i C 

. . . * . . . ^ .." -J* *., hV 



231 

nacion confedcrada, y al sufragio de los partidarios casi cede 
Bua negativ'a, que hubiera humillado el concepto del reyno 
oon la nota mas degradante de inconsecuencia, y el compro- 
miso de adherlr ciegamente A las ba3ias idtfas de los contra- 
dictores. 

£sta horrilile cadena de absurdos liabria limado sordamente 
los vinculos reciprocos que unen los pueblos, hubieran ani* 

Juiiado la confianza muttia eotre el stibdito, y la autoridad, y 
e los ciudadanos entre s! mismo divididos en facciones peli- 
grosaSy que al cabo arruinarfan todo el sistema de nuestros 
negocios ptiblicos, si una providencia es|)ecia1, no hubiese ins^ 
pindo A la mas sana porcion de csta capital el desco de re* 
cuperar sus derechos, y transferirtos legal, y libremente en 
persooas acreedoras £ su alta confianza. hos cuerpos mili- 
tares que lian franqueado este paso, no ban honrado menos 
«us armas, que el herdyco patriotismo que los distingue, con- 
si liando todo el fuego de un entusiasmo ex&ltado con la jui- 
ciosidad de uu ciudadano, que sin perder sus derechos par la 
miticiay mcdita serenamcnte sobre la sucrte de su patria, y 
hacc scn^ir su valor para abrir camino 6. la razon, y que ella 
sea la 6nica guia ae esta resolucion magn^nima. Mientras 
ellos han unido la oliva de los sdbios al laurel de los guerre- 
roSy cl gobierno descansa en la satisfaccion de que sus indivi- 
dugs han sido elevados A este cai^go por el interns comun de 
la patria, se lia encomendado A las personas de los Sres. D. 
Juaii Enrique Rosales, D. Martin Calvo de Encatada, Dr. D. 
Juan Martinez Rosas, teniente coroiicl, D. Juan Makeiia, y 
Dr. D. Jos6 Gas|)ar Marin : y secretario Dr. D. Jos6 Grego- 
rio dfi Argomedo, y Licenciado D. Agustin Vial : los diputa- 
dos de los pueblos han ratificado gustosos esta eleccion, quc« 
dftDdo liecha las de los de la capital en D. Agustin de Efza- 
guirre, D. Jos^ Nicolds de la Zerda, el Conde de Quinta Ale- 
grc, Dr. I>. Joaquin Echavarria, presUtero; D. Joaquin Lar- 
rain, Licenciado; D. Carlos Correa; v D. Xarier Errazuris. 

La voluntad general, y la felicidad ptiblica scrtfn el solo 
objeto de sus atcnciones, y el tinico resorte de sus providcn- 
cias. Ciudadanos, reposad tranquilos en la seguridad de 
vuGStros derechos : coopered con la unidad de rucstros senti- 
mientos & los justos deseos que han anim'ado nuestra timidez 
£ encargarse del grave empeno & que nos sujcta el honor de 
la eleccioD : entregaos d la mas estrecha fratoniidad en la 
tiema efusion de estos afectos, y en la firme confianza de que 
un zelo activo por la quietud, y prosperidad comun dar^ 
aliento & nuestras tareas para sacrificarlas gustosos i los intc- 



233 

vtes de la patria con aquella publicidad que desoonodoon 
los d^patas, y que afiance el cr^dito de los gobienios, y d 
dulce placer de los pueblos. Santiago y Setioiibfe b 
dei8il. 



Ruumen de las providencioi del Gobiemo de ChUe. 

Ciudadanos: despues de trescientos aiios en que iiibeii 
oido aquella inixlma tan sostenida en el cddigo de la opre- 
sion, sobre que los soberanos solo deben responder i, Diot de 
$u conducta, escuchad ahora por la prim^ra vez la ley de la 
lazon, y el homenage que hacen vuestros representantca i In 
iagrados derechos de los pueblos. Somos Tuestrof mandala- 
nosy y OS daremos sucesivamente cuenta de nuestias gea doa cs 
ptiblicas, para que la opinion dirija nuestros principios* Vcd 
aqui el resumen de las providencias mas interesantes que ae 
ban expcdido para vuestra felicidad desde el 6 de Setkaikt 
Ultimo hasta la fecha. 

Los derechos caipidos & los oratorios, matrimooios, oieosi 

Lentierros iinpedian la fecundidad natural del pais, fomeota- 
m la inmoralidad ; y aun desacreditaban la religion : ciuda> 
^anos pobres, ya podeis libremente y sin costos obedecer i 
los diilces impulsos de la naturaleza ; reproducios virtuon- 
inentc, y sed llamados & la religion segun el espiritu literd 
del evangelic. 

Esclavos : preciosa pofcion aunque infeliz de la humani- 
dad : nuestras embarcaciones jamas conduxeron del Africa i 
vuestros progenitores. Vosotros habeis visto A nuestros her- 
jnanos los indios sujetos & peer condicion, y nuestras tiabas^ y 
envilecimiento quasi nos dexaba de una suerte igual i, h 
vuestra. Ya es libre vuestra posteridad. Chile es el primer 
pais de la America Espaiiola que proclama ese natural dere* 
clio: agradecednos lo que es posible por ahora, Os halbus 
sin industria, y sin ocupaciones para subsistir ; pero vwx. 
Sin emlmrgo luego vereis los principios suaves y beneficos 
que modifirar^n la triste servidumbre, hasta reduciros i la 
clase de hijos. 

Negociantes : vosotros no podiais usar del derecho natural 
de salir del pais sin pagar una contribucion con el nombre de 
liceiicia. Marchad aliora librcs, y volved i. vuestra patria 
con luces, con industria y con eomercio para recompensarks 
$us cuidados. 



^33 

Agricoltores : la siembra de tabacos os estabaprohibida;. 
ya podeis hacerla baxo dc las trabas que se os ba permitido : 
forroareis vuestra subsistencia con esta ocupacioD| si os ded}** 
cais & ella empenosameDte. 

Infelices liugantes : ya no es la vida de un hombre j tS 
caudal de un poderoso lo que se necesita para concluir los re* 
cursos que debierou hacerse en la peninsula : si os sintiesds 
agraviados de las magistraturas, en el seno de vuestra patria 
csti estabiecido cl tribunal que cs har&justicia en todos kxi 
recursos extraordinarios. 

Pueblos: os quejabais jtistamente aue el erario formado 
con vuestros 8udores era unicamente la tesoreria de los opu^ 
lentos foncionarios, y agraciados que venian de Eurppa : vediot 
hoy & todos contribuyendo con sus mismos alimentos para 
▼uestra defensa: extinguidas las plazas inutiles, moderadoi 
los sueldoSy destnitdos los privilegios, detcnciones arbitrariat 
de derecho, y aumentado el erario en mas de ochenta niil 
pesos, sin que este aumento cueste una gota de sudor al la- 
brador, ni un suspiro al padre de familias. 

Los peligros que por todas partes nos rodean necesitan ar- 
mas, y la pericia militar de todos los ciudadanos. £1 gobier- 
Do espera racionalmente, que dentro de diez meses se veri* 
fique con felicidad las activas providencias que ba tornado so* 
bre el primer articulo : y aumentado ya el cuerpo de asam- 
Idea oorreran en bre?e i los campos, a las villas para discipli- 
nar los robustos brazos en que la patria funda se seguridad y 
sus dereclios. 

I Ciudadanos, creisteis que los subdeiegados eran restos de 
la anarqula aatigua opresion de los pueblos ? Ya estan dadai 
las providencias para extinguirlos. Elegereis vuestros Am- 
cionarioQS y debereis a vosotros mismos los principios inme* 
diatos de nuestra felicidad. 

Teneis dos puertos principales. Os quqabais justamente 
de su desamparo ; ya Valparayso y Coquimbo van & fortale- 
cerse con valiente guarnicion. 

Ciudadanos ilustres : quisisteis que el eobiemo confiase en 
Tuestras luces, y en vuestro amor A la patrm, y A vuestros hijos 
su inviolabilidad, y la energia i sus principios liberates : ya 
formais un regimiento de patricios dispuestos por la autoridad 
auprema, y organizado por nuestra libre eleccion. 

Centeiuu^ de millares de nuraerario abson'e la compra de 
yerva del Paraguay ; vuestro gobiemo cuida con .ictividad y 
con felices resultados sostitutr una abundante, equivalente 
i este fruto en la OuiUipatagua propia de este pais, Necesi- 



2^4 

tabamps de relaciones politicas, y de darles la cocresp oii diente 
eoergia, y scguro giro. Ya teneis un enviado diplom&ioo i 
\a capital dc Buenos-Ayres. 

Nuestros hermanos los pardos ban roanifestado siempn: 
una ardiente y generosa adhesion & nuestros principio5. De- 
ben oontarse eiitre los vallentes defensores de la patiia. Y 
su cuerpo csti aunaentado A la clase de batallon, y dentio dc 
doB meises podri competir con los veteranos. 

]ja artilleria forma el nervio principal de la guena, y la se- 
guridad de la defensa« Ya estd disponiendose una escnek 
pdU^tica de artilleria, y preparaudose los libros que no teiMar 
nos necesarios para clla con trabajo de escribirlos, . 

Ya teneU decretado el establecimiento de esta escuek de 
iiiatemdtica,.y dibuxo militar, y llamado un excelente nuies- 
tio que la dirija. . 

Vuestra artilleria no podia salir dos leguas por defecto de 
SOS Irenesy y la teneis con todos sus atidages, y proota pan 
<ieurrir A los puntos que se nccesiten. 

La dlsciplina y orden mflitar se ha asegurado con la Crea- 
don de una inspeccion, y circulan las ordenes conrespondieD- 
tes £ los cuerpos milit^es del reyno^ para establecer, y conao- 
lidar los principios de ordenanza. 

.Teneis. on ^bierno^ de cuyo despacho parcce no podreii 
quejarofi que haya algun negocio atrasado. 

He aqui la razon por mayor que os dan vue^tros mandala- 
lios en poco mas dc un mes de sus funciones, con la misma 
continuardn en cpocas doterminadas. Pero entended que 
Tosotros tambien sois responsables A la opinion, A vuestra pos- 
teridad, y al exAmen de todas las nacioncs que boy fixan los 
c^ sobre la America. En el dia que proclanuistes vucs- 
tros sa^rados dcrechos, y os encargasteis de vuestra seguridad, 
en ese mismo habeis renunciado al egoismo a las miras basas 
y rastreras, y A formar un clrculo de vuestros intcr^ses indc- 
pendicntc de la fortuna publica. Sercis quanto querais, ^ 
amais A vuestros principios, confiais en vuestro gobicrno, y 
conscrvai^ la mas perfecta union ; pero todo lo pcrdereis, en 
el momento que os falten cstos sentimicntas que son lus uni- 
ces que iornian los pucbl(*. Santiago dc Chile y Octubre 
15 dc 1811. 



335 

I 

[Gasetas dt Boeoot Ayres del 20 de Diciembre 1811j y 5 dt 

£Q€rodel812. 

Ocwrrencia dt la Bepublica de Chile. 

La coQTukioa penultima del 4 de Setiembrej que serend 
eoo h deposicion de los individuos repiesentantea del poder 
executivo^ y akruDOs diputados del congreso; dex6 un ger- 
loen de discQr£a y de agraviadbs que deacuenlo cod lapaskm 
dominante del egoismo, ha causado el funesto resultado de 
los dias 15 y 16 de NoviefiDbre. 

£n la manaoa del IS presentd el quartel de granaderos 
centinelas avanzadas, manisfestando al publico ud aparato 
hoatil, mediaote i haber extraido en aquella Doche la artil- 
leria del parque. £d seguida ofickS el comaiidante de gnn 
naderos D. Juan Jos^ Carrera d anibas autoridades represen* 
tativas, haciendo presente que su cuerpo de acuerdo con el 
pueblo tenia qu^ deducir qucjas de gravedad contra el poder 
cxecotivo* Contestado el oficio, repitid otro el mismo co- 
xnandante con los de los otros cuerpos veteranos, pidiendo un 
cabildo abierto: se ooncedid, y congr^ado un corto nti-* 
mero en la plaza mayor, htzo sus peticiones, y uombrd qua* 
tro coroisionados para que representasen al congreso; y por 
algunas iocidencias particulares se suspendid aquel d^ y se 
mandd nuevamente convocar por bando A la parte sana del 
pueblo. £1 dia 16se reuoieron de dos d tres mil personas 
en la plaza, renovaron sus peticiones, y nombraron otros 
comisionados para representar al congreso. Despues que fue* 
Ton exilminadas por los comandaiites, y cuerpos de artiHeifa^' 
y granaderos, conformandose i ellas, se pasaron al congreso 
por el cabildo y comisionados del pueblo, procediendos^ luego 
i la exccucion de la primera peticion relativa & la deposicion 
de los vocalcs del poder executivo, y subrogacion de D. Jos^ 
Miguel Carrea, D. Bernardo O' higgins, y D Caspar Marin. 

Peticioncs del pueblo hechas en la revolucion del 15 de 
Novicmbrc. — Senor.— ^lias tropas de drden del pueblo sobe* 
rano hacen £ V. A. las proposiciones siguientes. 1\ Es su 
voluntad suspendar las sesiones del congreso, hasta que noti- 
ciado todo el reyno de su motivo, resuelva lo que conduzca 
al mejor drdcn del estado. 2". V. A. sostituird por abora los 
tres podcres en el dircctorio executivo. Al recibir la co- 
misiou fueron reencargados de su inmediato efecto, y cum- 
pliendo como cs debi&, no. esperan otra contestacion que el 
decrcto conccdUla* Dios guarde &c.— Con/eitodoii.— ^ 



336 

QaedsL sumndido el oongreso hasta avisar i las pnmiiciiB. 
£1 poder legislativo es esencialmente iDcomunicable por Im 
representantes, y solo puede serlo por la voluotad de ka qoe 
le confierep; no necesita ser un cuerpo permaoeote ; por 
coosiguiente nada obsta £ la suspension ael congresa Toqas 
las demas fiicultades inclusas las que piden las tropas^-^geilaii 
CD el poder executivo. Dies guarde &c.^ — Con etta-^pM 
disiaeHo el oongreso, y se subrqgd el directorki: se aaegora 
que ^ste, iba i, declarar io soberania € independeocta de 
Chile* _ 

Ndtkias suelias de Caracas. 

Solo ban llegado i mis manos algunos pepeles sudtoa pa- 
Uieados en Caracas despues del terremoto. Los mas son pio- 
damas del gobiemo excitando al pueblo y < los militares iL la 
defensa del territorio invadido por las tn^^ de Coro y BCan- 
caybo, que valiendose de la constemacion generaU y de las 
temores superstidosos de los pueblos se habian apodoado de 
varias ciudades, y villas. Quales sean estas no puede infeiuae 
claramente de los papeles que tengo A la vista ; pero s^on 
un parte de un tal sir Gregor Mac Gregor que manda un 
cuerpo, baxo el gencralisimo Miranda, aparece que Valencia 
estd ocupada por las tropas de los E^iioles, £n una pio- 
clama se dice que el enemigo Coriano ^ entrd en los terri- 
torios de Carora A favor de una negra perfida." En otra se 
promete acelcrnr la reconquista de Guanare, Ospino, y Araure. 
£n un bolctin del 22 de Mayo se habla de baber sido res* 
taurados los pueblos dc Giiigue y Portachuelo de Guayca, y 
se dice que corrian voces de ^^ haber sido reconquistada Sin 
Carlos/' Ijos que conozcan bien la topografia de aquellas 
provincias podmn iuferir su estado, en 22 de Mayo, que es fat 
fecha mas modcrna de los papeles que he visto. 

Las proc*lamas aparecen llenas de energia, y habian en 
tono, como de haberse recobrado del terror en que las des- 
gracias del terremoto pusieron A aquellos habitantes. La 
que dirigio el gobiemo i los militares^ en 13 de Abril, arguye 
eontra la suposicion de que el terremoto liabia sido castiffo 
del cielo por Imbcr negado lo obedienciad Fernando VII.; de 
esta manera ^^ i Que rey liabia desconocido Caracas quando 

* En t1 nuniero si^iente se insertari un tratado entre hi 
Junta de CoDcepcion de Chile con el Gobiemo de Sanliagt^ da 
aquel mlsmo reyno. 



237 

en el ano de 1641 fue destrulda por otro terremoto en termi- 
HOB que se pens6 tnsladar la ciujad al sitio de Sabana gnmde^ 
y vinieroo de Canarias 40 familias i, poblar lo que habia 
despoblado aquel meteoro ? i Que rey habia desconocido ella 
misma quando en el 21 de Octubre de IJSG sufrio mucbos 
cstnigos por la misma causa ? j No estalni Caracas en estas 
epocas humillada £ los monarcas de la Espana ? Lima^ Aca- 
puico Guatemala y otros pueblos de America i no ban sido 
tamhien anonadad^ y destruidos por los temblores de tierra 
baxo el imperio de sus reyes ? i Lisboa no perecio con igual 
moiivo^ adorando al monarca de Portugal ?*' 

£1 Almirante Ingles Laforey^ curopliendo con un deber de 
humanidad, mandd la fragata Orpheus & la Guayra, al punto 

Siue supo el terremoto, ofreciendo sus servicios d aquellas in- 
elices pueblos. £1 gobiemo de Caracas contrapone, con 
razon, esta conducta d la de los Gobernadores de Goio y Ma^ 
racaybo que se valian de las desgracias y la constemacion paia 
hacerles la guerra con ventajas. 

R£STAfiLECIMI£NTO 
del Reyno de Polonia, 

La diita del gran ducado de Varsbvia se iuntd el SS6 d^ 
Junio, £1 gran mariscal principe C^artorinski presents una 
peticion de varios habitantes de la Polouia Rusa pidiendo i 
la dieta '^en nombre de sus paysanos que gemian baxo el 
yugo de Rusia, que interpusiese su mediacion con Napoleon 
el graude, para que ya 'que habia libertado d una parte de 
Polouia, tuviese la bondad de salvarlus & ellos del odioso 
yugo/' Este memorial fiie entrcgado i una comision^ que 
en su informe hizo una larga relacion de todas las agreslones 
de Rusia desde 1717 hasta la reparticion de Polonia en 17^ 
y concluyd presentando un acta de confedenicion que la dieta 
adoptd inm^iatamentr. 

Este acta hace i la dieta, confederacion general : declara 
restablecido el re3mo de Polonia : convida i todas sus Provin- 
cias i. unirse & &y al paso que se retire el enemigo, y d los 
Pobcos que sinren con los Rusos, i, abandonarlos : nombra un 
conscjo general para que gobieme durante la suspension de 
la confederacion : y manda que se en?ie una diputacion al 
rey de Saxonia, pidiendole que se agregue A la confederacion; 
y otra i Bonaparte suplicandole que lodee la cuna de la rena-^ 
ciente Polonia con su proteccion poderosa. Han tomado por 
sello las armas de Polonia y Lithuania, A quarteles, con el 
mote: ^ Sello ftnenl de h ooofederacion del reyno de 
Rtoua." 



238_ 

exdcias entre las puntos mas principaleg del 
Teatro de la actual GuerrUj en el Norte; sacadasdel 
Mapa de Postasj publicado crm la autoridad del De- 
fortamento de Guerra de PetersburgOj segun el itfb- 
nitar. 

*j^* Lot Werstt Rusos ettan reducidoi en estas iaedkUs k legttu 4e 85 
•I grmdo de Longitud, en la proporcton de 104 4 25. 

Camino de Petersburgo a Memelj en JUihuania. 

De Petersburgo A Narva, fortaleza que esti sobre el Nanvwa, 
fio que sale del lago Peipus^ y desa^a en el Golfo de Fin. 
brndia, 344 leguas : & la Universidad de Dcnpal, 77 i^ leguas : 
ti Riga, fortaleza de primera clase^ sobre el Duna^ liSf 
leguas: A Mitau^ capital de Curlandia^ H4A leguas: £ Me- 
jBiel, por un gran rodeo^ l^^ leguas. 

Camino de MUtau a Kwmoy en Lithuania. 

De Miltau & Szawlc, en Saraogitia^ 20i^ leguas : i Kky- 
daniy en Lithuania, 401- le^as : & Ko^mo 51 j, leguas. 

£1 terreno pantanoso, y arcilloso de Samogitia impide que 
haya un camino directo desde Tilsit, sobre el Niemen, hasta 
Riga. 

Camino de Riga a Wilna por fFilkoinyrz. 

De,Riga <1 Miltau, \\^ legus: i. Bauske, sobre el Aa, 
22tV leguas: d Birzen, en Lithuania, 32 leguas: A Wilko- 
myrz, 52i leguas : A Wilna, 71 legiias. . 

P^rece que es facil acortar de 15 a 16 leguas atravesando 
el Duna en Frederickstadt. 

Camino de Petersburgo d TPilna, por Pokof. 

De Petersburg© & Pskof, 6 Pleskof,' que era antes ufia ciu- 
isA de Gtiamicion, y esta al 8ur del Lago Pcipus, 8.i 
leguas : d Polock, sobre el Duna, que era fortalo/a antigua- 
mente, 1514 leguas: ^i Wilna, por varias troclias, de 207> a 
208 leguas. 

A la mitad de la distancia dc Pskof d Polock, sale un ca* 
mi no que va & Dunaberg, pueblo de 200 A 300 habitantes, 
con una Cabeza de Pucnte. Dunaberg esta a IGO leguas de 
Petersburgo, y como unas 34 de Wilna ; la distancia total . 
1!>4 leguas. 

Camino de Petersburgo d Ins Provincias situadas ul Pa- 

nientc de Moscow, 

J)e Petersbuj^go d Polock 154i leguas: i Smolendc^ (que 



W9 

antiguamente era ciudad fortificada) por WilRa, A Mosoaw 
172 leguas: £ Mohileu, en'' el camino de Moscow^ 180 
l^uas : A Minsk 2024- leguas: i, Kiewe, Capital de la Rosla^ 
Menor, y ciudad que contiene 40,000 almas, situada sobre el 
Dnieper (el antiguo Boristhenes) con una eiudadela, sobre el 
camino de Lomberg, en la Polonia Austriaca^ 380^ leguas. 



NOTICIAS D£ £SPAlV.i« 



Lord Wellington nasd el Agueda el 13 de Junlo. Lai 
opas Espanolt^ de D*. Carlos Espaua iban con eL Al 



trops ^ , , 

carse a Salamanca el enemigo abandon^ la ciudad, dexaxuki 
como ochocicntos hombres en los fuertcs que habia construida ' 
sobrc las ruinas de los Conventos de San Cayetano, San Vi* 
ccntc, y la Merced. Lord Wellington hito aaaltar los fiier* 
tes, fueron tomados y las guamiciones hechas prisiooeras^ £ 
pesar de la gran fuerza de las obras y de 30 plezas de artill^ 
ria que las coronaban. £1 exercito de Marmont estaba £ b 
vista, coH su quartel ^neral en Alba de Torroes. Quanio 
supo la rcndicbn se retiro hicia el Duero en tres columoas; 
dos dirigidas hdcia Tordesillas, y otra h^cia Toro. El exer* 
cito aliado lo siguio, y puso su guardia avancada en Nava, 
estando, la retaguardia Franoesa en Rueda: ^u principal 
fuena estaba hdcia Tordesillas y Valiadolid. — Seguu el uU 
timo dcspacho de Lord Wellington fecho en Rueda en 7 de 
Julio^ la guardia avanzada I nglesa habia pasado el Zarpa- 
diet, y adelantadose & Rueda ; el centro se movio li£cia Me- 
dina del Campo. £1 enemigo se liabia retirado £ Tordesiliaa. 
Su retaguardia fue atacada ; pero pudo pasar el Duero toman«- 
do M)sicion sobre cl Rio con su derecha sobre las alturas frente 
de Polios, su centro en Tordesillas, y su izquierda en Simao- 
cas, sobre d Pisuerga* 

EI general Bonnet ha evacuado & Asturias, y estaba em 
Aguilar del campo A fines del mes uasado. 

£1 exercito de Galicia esti situindo A Astorga» en gnat 
fuerza. Las Guerrillas son duenas de toda Castilla, y his guar- 
niciones Francesas estan sin comunicacioues. 

Un4 expedicion de tropas que mandan los Ingleses, de Si- 
cilia, habra ya dcscnibarcado en Cataluua, y se le habraQ 
reunido las Qopas Espanolas que el general Wittingliam ha 
organizado en Mallorca. 

£1 general Hill esti .en Extremadura contenieodo, y aun 
l^ciendo retrocedef ii his tropas de Soult'y Ehouet. • 



242 

fianza excesiva en las ventajas adqniridas. — Ex- 
celente es la confianza aim quando sea un poco 
corta de vista, quando se qniere empeiiar & an pne- 
blo en una empresa util, y peligrosa* Mas el pue- 
blo Espanol no se bulla en este caso : su coristante 
deterniinacion de no ceder d los invasores no ne- 
cesita de artificios para sostenerse : ha crecido con 
las desgracias, y no es posible que se debilite con 
los buenos sucesos. Quando hablo de los peligros 
de la confianza, no quiero significar que los haya 
respecto al resulfado final de la gloriosa eontienda 
de los Espanoles; bablo del riesgo inmineiite de 
que los males de la nacion se prolonguen y renne- 
ven quando pudieran cortarse en sus rayces. — ^Hay 
nna confianza que es el disfraz favorito de la indo- 
lencia ; y contra esa quiero cautelar i los £spa- 
fioles. 

Al momento que escribo esto ignoro los efiMStoi 
qne la -victoria de Salamanca habrd tenido en los 
ex^rcitos Franceses del Este y Snr de Espaiia. 8i 
habiera de creer d mis deseos, diria que el silio 
de Cadiz estd levantado, y Soult acercaiidose i 
Suchet para formar con los restos del exercilo de 
Marmont nna Itnea del ladd alld del Ebro, en 
donde puedan esperar el resultado de la exjiedicion 
de su aino contra Rnsia. En tal caso, Espana res- 
tituida repentinatnente al uso de casi todas sns 
fuerzas ; debe considerar con la atencion uius vehe- 
mente, como ha de emplearlas de modo qne asegnre 
de hoy en adelante la inviolabiiidad del territorio 
de qne han sido arrojados sus enemigos. Mas ti 
Soult se creycra con fuerzas suficientes para man- 
tenerse en Andalucia ; con mas razon deberian con- 
siderar los Espanoles el modo con que babian dc 
escarmentar su temeridad ; 6 investigar qu6 errores 
de su gobierno habian proporcionado a) general 
Frances los medios de in!»ultar li Cadiz aim de»- 
pnes do tal victoria. 



243 

I)e qualquier modo que sea, tenemos libre & la hora 
presente dla mayor parte de Espaiia. Pregnnto, pues> 
d cadaEspaiioI de por si — ; Ha tornado el gobiemo 
de la Peninsula tal rumbo que se pueda esperar con 
razon que sabrd conservar lo reconqnistado ?— *Si no 
iuese asi, el riesgo de volver d estar dos 6 tres afios 
en manos de Franceses no es tan pequefio que la 
opinion publica pueda mirarlo con iiidiferencia* 

Parajus^ar de si el systema gubernativo de Es^ 
paxia es tal que podamos creer que conservard lo re- 
conqnistado, no hay mejor medio que compararlo 
con los anteriores, que perdieron lo que de ella 
poseian. Paraevitar rodeos, todo se reduce d saber 
i si el systema de gobierno actual deEspana es mejor 
que el de la Junta Central ? A no ser asi la libertad 
de las provincias que faa rescatado loni Wellington^ 
solo pende de loqne ^1 mismo pueda hacerporeK as, 
6 de lo que le dexen hacer las autoridades £spa&ola8. 
No hablo del caso de una derrota completa de Na-^ 
poleon, 6 de la ruina de su trono porque para con«- 
fiar en eso no era menester ni pelear ni calcular ; 
mejor seria sentarse d ver si Uegaba el vuelco fa- 
vorable de la fortuna. 

Bastareflexfonar un poco para liallar que el actual 
€stado del gobierno de E^pafia es menos favorable 
d la consolidacion de las ventajas adquiridas, que el 
que tenia quando la Junta Central no ^po nsar de 
las anteriores* Las C6rtes, como todos los Congresoft 
populares son un remedio admirable contm los 
males interiores de los pueblos ; pero valen mu^ 
poco para libertarlos de enemigos exteridres, y son 
verdaderamente perjudiciales qnandi^ 9e*bniplean co^ 
mo trabas del poiier d quten le toca hacer la defetisa; 
Esperar energia, decision, y actividad de un qo^ 
biemo d qnien se le estd apltcando constantemente 
un remefiio cuya virtud esencial, y cuyo principal 
objeto es reducirle la fuerza ; seria lo mismo qu« 
buscar robustez ea un hombre d quien se tuviese 

r3 



244 

constantemente cnbierto de sanguijnelas, por la raton 
de c(ae son excel entes para inflani^ciou 6 abuDdaii-* 
cia de sangre. » 

La razoii que se da para explicar la falta de ener- 
gia de la Jnnta Central, es que siendo treinta j dos 
individnos h>s ((ue la componiait, no podran tener 
nnidad sus planes, ni actividad sns di^^iosiciones. 
Esto es nmy cierto, a pesar de que estaban divididos 
en secciones que cada qual entendia en su ramo ; y 
de que al fin cedieron lo que llamaban poder exe- 
cutiYo, d tres individuos solos. Ahora bien^ si 
treinta individuos de un uiismo cuerpe, y por tante 
sin zelos de antoridad, no podian convenirse en- 
tre s), de modo que forrnasen un gobiemo eficaz 
I podra es])erarse que lo sea el de cinco honibres, 
que son unas yerdaderas hecbnras de las C6rtes, y 
sus suinisos dependientes ; sngetos ademas a no 
consejo de estado & quien ban de consnltar, j con 
unos ministros de quienes no pueden hacerse 
obedecer? 

Es imposible que el gobiemo de Elspaiia siga 
adelante en el estado en que se balla. Ni se pue- 
den entender entre si, ni ron las potencias que estaa 
en su alianza ; ni mucho nienos reorgauizar la gran 
parte de la nacion que aora ha entrado en sus ma- 
nos. Si se examinan-los diarios de Cortes y las 
relacion.es de sus debates que traen los papcles de 
Cadiz ; no se vera un objeto por pequeno y desprc- 
ciable que sea que no lo crean de su atribncion. 
Dicen qiie ban senalado los que perteneceii al po- 
der executivo ; pero de que niodo se habra hecho 
la distribucfbn quando ni la inisnia regencia, ni las 
C6rtes saben entender su reglaniento. Inglaterra 
ba estado tratando un punto de la mayor impor- 
tancia con la regencia — quiero decir la niediacion 
con las colonias. Las negociaciones ban durado 
meses, y al cabo venimos & ballar que la regencia 
tio se balla con iacultades ])ara dcterminor el 



245 

pmito. Da paTt< i S. M. las €6rte8 : debaten estas 
cinco diHs : dispatan si les pertenece 6 do el asnntOi 
y al fin decidan sobre ^1 detiDitivamente. ^ Puede 
iiaber actividad con tul genero de g:obierno ? ; No 
2ie gasta asi el tiempo en valde, primero en uegociar 
con la regencia, luego en tratar con las G6rtes, y 
esperar i que se impongan y laego arguyan el 
puntor Para go1>ernar de esta manera mas val- 
dria que no hubiese tal regencia ; que los miuistros 
lo faesen de las Cortes, y que despachasen con sus 
comisiones. Espaiia estaria perversamente gober- 
nada, no por falta de los individuos, sino por la 
mala organizacion del gobierno ; pero, al fin, no 
se darian pasos en valde. En el dia, quien go- 
biernan son las Cortes, y no obstante hay una 
regencia con quien tropezar antes de llegar i 
ellas. 

Las medidas que ban de salvar i Espana de otra 
invasion Francesa deben ser las luas eficazes y vi- 
gorosas. ^ A quien pertenece el tomarlas ? — ^A la 
regencia siu duda. Nosotros, dicen, las Cortes, no 
tenemos mas que el poder legislativo. — Abora bien 
stipongamos d los Franceses del lado alia del Ebro, 
y que lord Wellington ocurre al gobierno dc Es- 

Eafia, (que en este caso lo es la regencia) y le 
ace presente la sangre que se ba derramado en la 
reconquista, los gastos que ha hecho su nacion para 
lograrla, la imposibilidad de completarla y asegu^ 
raria en que se halla por si solo, y, por tanto^ la 
necesidad de que al luomento se touien las medi* 
das conducentes para organizar un ex^rcito Es* 
pafiol sobre un pie mas etectivo que tcklos los ante- 
riores. Supongamos que presenta un plan para 
esto, y que en el plan entra la oi^anizacion de tropas 
Espanolas al modo que el ex^rcito Portngues, 6 al<> 
gnna cosa semejante & aquellas facnltades que las 
C6rtes negaron al noble Lord algun tiempo ha^ 



246 

qnando nieditaba la entradaque ahora hayerific^ 
dp para la libertad de Espana. 

El plan, en este caso, ird d la regencia : la le* 
gencia lo consnltar;! con los treinta y tantos con^ 
sejeros de estado. Como regencia y consejeroii de- 
penden de las Cortes, naturalmente creerdn cjue ea 
negocios de tanta monta lo mas seguro es siempre 
lo mejor, y, por consiguiente^ va el plan a las 
C6rtes. Debatese, arguyese, altercase, y al fin se 
remite d una votacion, que es como si se remitiese 
a la suerte ; y al cabo de un mes, lo mas favorable 
que puede acontecer es que el plan tenga la apre- 
bacion del congreso, y que el poder execimoo 
^ede encargado de Uevarlo d efecto. 

Mas el plan debe contener infinitas cosas que 
disgustardn d los que esten acostumbrados d los an- 
teriores. Iran las ordenes de la regencia ; y como 
el soberano se junta todos los dias para entender 
de todo lo que no sea executar ; lluevea represmi- 
taciones contra las ordenes de la regencia. Moy des- 
graciada ba de ser la que no encuentre en las C6rta 
padrinos, y que por lo menos, no vaya d una co- 
mision. Entretanto la execucion de las 6rdene8 
estd parada, 6 se va arrastrando para dar Ingar i 
la decision, y auu quando esta sea favorable d la 
regencia, jamiis se obedece con la presteza y cx- 
uctitnd (|ue tales cosas exigen, d uno de cuyas or- 
denes hay apelacion al soberano. 

Esta es una pintura que mi pluma no pnede aca- 
bar con la exactitud que qualquier Espanol im- 
parciid, que este viviendo en aquel pays, se la 
fipinira al momento que qniera volver los ojos 
bacia este objeto. Pero sin insistir en un argu- 
niento de antecedontes 6 causas, basta fixar la aten- 
ciou en la expericncia, y examinar si, desde que 
las Cortes exercen la soberania, ban recibido me- 
joras efectivas cl systema militar dc Espana^ y el 



247 

administrativo de qae ^ste depende tan inmedtata- 
inente ? — Si Jos ex^rcitos que cxtsten estan en el 
iiiismo estado qne los anteriores, si do ban podido 
presentarse aun co.n confianza ante los Franceses, 
ai ban ido debilitandose dia por dia, i con que ra* 
aoQ se puede esperar qne todo tdm^ un mnibo en- 
leramente contrario, y qne cooio por milagfo haya 
aotividad donde todo ha sido indolencia, disciplina 
floade todo ba sido descnido, organizacion donde 
todo ha sido desorden ? Donde las cansas no se 

Hmdan; los efectos no pneden ser otros. ^Yse 
qtterri continnar asi, fiados en promesas vagas de 
energia, mil veces repetidas, y fallidas otras tantas i 
{ So (|uerra insistir en bacer otra pmeba del mismo 
9ysteina, con el msgo de que unk poreioh de £s- 
pana^ que ha estado gilniendo tanto tienipo baxo 
el yngo de los invasores, vuelva a probarlo de 

.noevo ? — ^Pueblos EspaSoles 4 vuestra cbnstderacion 

.|o dexo. 

Un medio^ i&nico, hay de asegnrar la libertad 

2ne acaba de-lograr Espana — armar al moraento 
SOS habitantes, y formarlos en nn exercito or- 
..^anizado tan efectivamente cooio el Portugnes al 
.mando del marqaes de Wellington : nn exercito 
.<|lie pueda cooperar con el de este grande bonibrc, 
y con qnien pneda contar como con sns proprias 
. tropas. Del valor, y las disposicioues de los £s- 
panoles nadie tiene l^i menor dada. De lo que 
todo el mundo estd cierto es de la falta de otra 
co&a^ qne no sabr^definir; pero qne ha causado 
esa serie de derrotas, qne no se ha interrumpido 
efectivamente desde la batalla de Tudela hasta la 
p^rdida del exercito de Valencia. La fortuna tiene 
.parte en la guerra como la tiene en todas las cosas 
del mundo ; i pero en qne consiste que i pesar de 
la fortuna, un Wellington siempre sale victorioso ? 
En k> Qiismo^e bace qne nn gran jugador de 
sienpre ^ane« 



348 

j Y qne puede hacer Espana en el presente esta- 
do de cosas ? Yo lo dire sigaiendo la comparacioD 
misma. Si me fuera la vida, 6 toda mi fortnna en 
ganar nn jnego, y siendome licito emplear 4 otro 
)ara veneer d mi contrario, taviese & mi lado i, nn 
jugador qne jamas hubiera perdido j no seria nn 
; renetico si me pusiese en manos de nn hombre qne 
solo por casualidad hnbiese algnna vez ganado f 

Espanoles no hay mas qne nn medio de as^nrar 
Tuestra libertad, y es poneros en manos del beroe 
que OS ba salvado. I'oneos en sns manos con la 
noble confianza qne es debida & sn merito incom- 
parable, y & los servicios qne os ha hecho. Pero 
no basta poner en sns manos , exercitos : es me- 
nester darle todos los medios de hacerlos efecd- 
vos-^es menester confiarle todos los qne Kspafia 
posee — en una palabra — i Espana misma. 

En agradecimiento por la victoria de Salamanca^ 
y por la libertad de la Peninsula, qne es conse* 
quencia de ella, las C6rtes deben nombrar al mar- 
ques de Wellington — Unico Regente de EspaSa. 

La novedad de la proposition parard d mnchos— 
las mejoras reales que ae ponerla en prdctica se se- 
guirian, alarmara d no pocos. Pero yo dexo a los 
Espafioles bonrados, que la examinen, y pesen los 
bienes que puede producir ; echando en la otra ba- 
lansa quantas funestas consequencias su imagina 
cion les sugiera. — El bien, es la seguridad de la 
Peninsula contra los Franceses. Este es real, efec- 
tivo, y seguro. — Los males ^quales son? — iQ^^ 
es nn extrangero? — ^Y lo ha sido para servir i 
Espafia como si fuera su mas querido hijo ? j No 
es individuo de la Grandeza Espaiiola ? ^ No me- 
rece serlo tanto como el que mas,^ de los heroes 
que la libertaron del yugo Sarraceno? ^ No sc 
podria gloriar Espana de aumentar el numero de 
fius timbres, interpolundo el npmbre de Welling- 
ton en la lista de los que la han gobemado?-^^ 



249 
Mis, si se le diesen las facultades qne la conttitn* 
cion concede al rey (cosa de absoluta necesidad 
para lograr el apetecido efecto) j quien nos asegara 
de qne, con sns exercitos y sns extraordinariot ta- 
lentos militares, no se apoderaria del trono? — 
jQoien? Sn propria gloria. — ^No tiene abora^ 
£spana en sns nianos por amor, y por conqaista ? 
Nadie teme qae se apodere del mando ^ y se te- 
meria qne hiciese traycion d la nacion entera 
qnando i^sta se entregase en de{)6sito 4 sn ho- 
nor y sn virtnd. A nadie poede confiarse mas se- 
fira la libertad Espaiiola, qne i nn extrangero-^ 
un Ingles. Auq qnando gozase de todo el poddr 
de un dictador, nadie ]K)dria nsarlo mas impaxcial 
y ntilmente, qne el que no tiene objeto al^no 4 
qne aplicarlo que al qne es la vida misma de Es- 
pana. — Lord Wellington no podria tenerotrq in- 
teres en Elspaiia que anmentar sn propria gloria, 

Soniendola enteramente fuera del dicanze del po- 
er de Francia, en qnalqnier e?ento de la fortnna. 
Libre y segnra la Espana ; sn patria lo llamaria. — 
Pero ah ! (|ue los alhagos de nn trono . . . nn ex^* 
cito & sn mando . . . una oficialidad formada por 
^1 . . • unos soldados Espanoles que lo adorarian 
eomo los Ingleses y Portugueses* qne ahorasignen 
«n8 banderas. • . j ciuien asegura el trono de Es- 
pana ?....; Quien i E) mismo que ha arrojado 
de ^1 i Joseph Napoleon para siempre. 



->'. 






350 

r 

DOCUMENTOS, 



DfiPARTAMCNTO PE GUBBItA. 

' Downing Street^ Agoilo 16u 

liord Clidtoo, edccan del conde de Wellingum *. Ilego feu 
imftfiiia al departameHto de guem, con despachos dirigioot ptr 
M-wlloria al conde Baihoret, fechos en 21, 24» y 98 dt4 
jcny^ estiacto Ǥ c^mo sigoa : 



- Cabrerizos, (ccrea de SaUnisnca» 81 deJnliei} 

Danmte Ie*dm'f5 y 16 «l enemigo mowm todm tm tropwi 
l^dervchadfe aa poski«i tobre el Duero^ y m ex£rcito ae eo»- 
e$nM eotrd Taro y San Roman. 

■ Un cuerpo considerablle pa«6 el Dueto per Toro la tarda M 
Id* y yo moTi el ex^rcito aliado 4 ra izquierda aquella oocb^ 
con intencian de Rooncentrarta sobra el Gaarefta. 

Ma era del iodo imponbia im^itdir qua el eoeaiigo paoaa al 
Dnero por qaalquier punlo. que quiiiete teniendo como tenia ca 
an poder todos los paentca de aquel rio» y inuchoa de lot vadik 
Pero tdItio & atraTesar dicbo no por Toro, en la noche del A 
Bia¥i6 todo no ex^rcito £ Tardrifllai^ admide paa6 d Dmta d 
17 por la nafiana, y reun«6 sa ex^*ito aquel m'wfm dm an Ca 
Nava del rey, babiendo marchado nada meaoa que dies Icgnai-tl 
nismo dta n. 

Las divisioneft 4^ y la ligera de infanteria> eon* la brigada de 
caballeria del niayor-geiieral Anion, habiiin narchado 4 CaHie- 
jon el 10 por la oocbe, con la mira de reunir el exercito aobrtcl 
Guarena* y estaban en aquel pueblo b4xo las 6rdene8 def lenienta 
general sir Stapleton Cotton, el dia 17, no habiendolas yo naa- 
clado ir adelante, porqoe sabfa qae el cnemigo habia paaada d 
Buero por Toro, y \io babia tiempo para bacerlaa yolver aCiai 
desde la bora en que tube noticia de que el ez^rcita eneougo 
estaba en La Nava, hasta el amanecer del dia IS. Ptor taata 
tom^, las medidas necesarias para su retirada y reunion, rooTiendo 
la S^divistun 4 Tordesillas de la Orden, y las brtgadai de cabal- 
leria del mayor-general Le Marchant, del mayor-general Altea* 
y del mayor-general Bock, a Alaejos. 

£1 enemigo atac6 4 las tropas en Castrejon, al amanecer del 
18, y sir Stapleton Cotton mantuvo el poeito, sin perdida, en- 
tanto que se le rmnio la caballeria. Casi al mismo tiempo el 
enemigo rode6 el flanco izquierdo de nuestra posicion de Castre- 
jon, por Alaejos. 



' Un «iilo hrcbo Mmucf, por an decreto del principe Refute. 



251 

Las tropas le retiraron 4 Tordesillas de la Onlen, en «ii orden 
admirable, con todo el exercito enemigo sobre su flanco 6 su 
retaguardia, y desde alii al Guarena, el qual atravesaron, en las 
mismas circunstaocias, efectuando su reunion cou el exercito. 

£1 Guareila, que desagua en el Duero, esta forroado per 
quatro arroyos que se unen como i una legua mas abaxo de 
Oaniz.al : el enemigo torao una fuerte posicion sobre los altos 
que eslao 4 la derecha de dicho no, y yo situe las divisiones 
ligeras V. y 5*. sobre los altos opuestos, habiendo dado orden 
de que el resto del exercito atravesase mas arrit^a el Guarena, per 
Vallesa, en consequencia de ver al enemigo inclinado 4 rodear 
nuestra derecha. 

Pero t\ enemigo, a poco de su llegada, atraves6 el Guarena 
por Castrillo, ma^ abaxo de la reunion de los arroyos, y manifYstd 
intencion de cargar sobre nuestra izquierda, y entrar en el vaiie 
de CsAizal. A este tiempo la brigada de caballeria del mayor* 
general Alten» sustenida por el S^ de dragones, estaba empe- 
dada con la caballeria del enemigo y habia tornado prisionero^ 
cntre otros, al general Frances Carrier : en esto, pedi al hono- 
rable teniente general Cole, que con las brigadas de. infanteria 
del may or- general William Anson, y la del brigadier-general 
Harvey, (la ultima, al mande del coronel Stubbs.) atacase la in- 
fanteria del enemigo que sostenia 4 su caballeria. HiaolO in- 
mediatamente, y la batio c*on ios regimientos 27 y 40, que 
cargaron 4 la bayoneta* sostenidos por la brigada Portuguesa del 
corunel Stubbs. £1 enemigo cedio, dexando mucbos muertos y 
beridoft. La brigaila de cabalUria del mayor-general Alten per- 
aiguio 4 los fugitivos, y toroo ciento y quarenta prisioneros. 

Di^tinguieronse en estas acciones ei lenieute general honora- 
ble G. L. Cole, el mayor-general V^. Alien* el mayor- general 
William Anson, los tenientes corooeles Arentschildt del |«, de 
b6sares, -y Hervey del 14o. de dragones ligeros, el teniente coro- 
nel Maclean del 27"., el mayor Arcbdall de 40^. el teoieiite 
coronel Anderson, que mandaba al 11«. y el mayor De Aze?edo, 
^ue mandaba el regimiento Portogues, 23*. 

£1 enemigo no hizo mas tenlativas contra nu^ra izquierda ; 
pero, habiendo reforzado sns tropas por anuella parte, y retirado 
las que habia roo?ido a su iaiquierda, retire tambiea de la Vallesa, 
las nuentras. 

£1 10 por la tarde, el enemigo retir6 todas las tropas de la 
derecha, y las hizo niarchar 4 su izquierda por Tarragona, al 
parecer, loa intencion de rodear nuesira derecha. Yo airavese 
el Guarena -superior por Vallesa y £1 Olmo cou todo el exercito 
aliado, iluraiiie aquellatarde y nocbe; haciendo tddas las prepa- 
racioiies neciihanas para la accioii que se esperaba en las llanuras 
de la Vallesa, el 20 por la mani'ia. 

Mii, pucu despues dc aqiaiiecer, el enemigo hizo otrQ mofi- 



252 

iniento en Tarias columnar, a su tzqnierda, en la direccioB de 
loB altos del Guarefia, atravesandolo mas abaxo He Caou U 
Pie<lra, y Re acatiip6 anoche en Babilafuente y Villamela. Q 
exercito aliado hizootro movirnieiito correspond ienit-, asode* 
recha, por Cantulpino, y se acan)]j6 anoche en Cabeza VelkMi, 
teniendo 4 la 6^ aivisioa, y 4 !a brigada de caballeria del major- 
general Alton sobre el lormes en Aldea Lengua. 

Durante estos movimiento^ ha habido al^nnos canoneotdc 
<j[uando en r|iiando, pero sin perdida por niiestra parte. 

£sia maftana he movido la izquierda del exercito al Torme^ 
donde todo el e^ta coacentrado. N6to que el eneoiigo le fat 
movido h4cia el mi^no rio, cerca de Huerra. 

£1 ohjeto del enemigo ha sido, kiMii aliora, cortar mi coora- 
nicacion Gon Salamanca y Ciudad Kmlr'>«:ro. 

£1 eneiuigo abandono v deNinuo ei Fuerte de Mirabete iobre 
e\ Tajo, el dia l-l- del corriente, y la guarnicion marchd pan 
Madrid 4 forniar parte del exercito del centro. No tenia provi* 
biones para mas de cinco dias. 

loclnyo el estado de muertos y heridos del 1 8 del corriente. 



Fierce de AviU, 24 de Jalio, ISlf. 

Mi edecan lord Clinton presentara a V. S. esta relacion de out 
Yictoria que las tropas aliadas de mi mando ganaron eu ynaac- 
cion general cerca de Salamanca la tarde del 22 del corrieatfy 
que no he'podido remitir antes de ahora por haber estado em- 
pleado dfsde el fin de la batalla, en perscguir las^tropas fugitirti 
del enemigo. 

£n mi carta del 21 informc 4 V. S. que ambos exercitos eita* 
ban cerca del Tormes. £1 enemigo pa>6 die ho rio con 4a mayor 
parte de sos tropas, por la tarde, por los vados de entre Albade 
Tormes y Huerta, y f« movio 4 su izquierda b4cia los caminoi 
que van a Ciudsid Rodrigo. 

£1 exercito aliado a excepcion de )a 3*. division, y la cabal* 
leria del general D' Urban, paso tambien el Tormes, p<jr la tarde, 
por el puente de Salamanca y los vados vecinos ; y coloque lu 
tropas en tal posicion que la derecha se apoyaba en uno de dot 
altos llamados los Arrapiles, y la izquierda subre el Tormes mat 
abaxo del Vado de Santa Marta. 

La 3^ division, y la caballeria del brigadier-general lyUrbaa 
se quedaron en Cabrerizas sobre la derecba del Tormes, 4 caott 
de que el enemigo tenia auu un cuerpo considerable sobre ks 
altos pasado Babilafuente, sobre la misraa orilla ; y no me pare* 
cio improbable de que al ver 4 nuestro exercitOf por la manana, 
dispuesto 4 recibirlos, mudasen de plan, y maniubrasen sobre la 
otra orilla. 

Daimnto la nochedel 21 recibi Doticia» cuya Terdad me era 



253 

includable de que el general Chauvel habia Itegailq a Polios el 
dia 20, con la caballeria, y la artilleria de 4 cabal lo del exercito 
del Norte» para unirse con el mariscal Marmont: y estaba ae- 
guro de que estas tropas se le unirian el dia 22, 6^ 4 mas tardar, 
el 23. 

£121 en la noche, el enemigo habia tomadp posesion del pue- 
blo de Calvaresa de Arriba, y de la altura que tiene junto, llama- 
<la Nuestra Senora de la Petia. Nuestra cabal leria ocupaba 4 
Calvaresa de Abaxo, y poco despues de amanecer anibcw ex4r- 
citos trataron de apcxlerarse de el uno de loi Araptles que estaba 
mas distante de nuesira derecha. 

Logrolo el enemigo, a causa de que su destacamento era mas 
numemso, y habia estado oculto enire los arboles, maa cerca del 
mito que el nuestro: con esta ventaja hicieron su posicion coiiai- 
derableroente mas fuerte, y aumentaron sus medios de molestar 
la nuestra. 

Per la manana las tropas Ugeras de la 7* division y la 4* de 
Cazadtires pertenecieiUe 4 la brigada del general Pack, se erope- 
jiaron con el enemigo en el alto llamado Nuestra Senora de laPefia; 
aobre el qnal se mantuvieron contra el todo el dia. Pero el ballarse 
cl enemigo en posesion del mas distante de los dos Arapiles, me 
obligu 4 extender la derecha del exercito en Potence 4 los altos 
que e^tan detras del pueblo de Arapiles, y ocupar dicho pueblo 
con infanteria iigera. Coloque, pues, alii la 4* division, al man- 
do del honorable teniente general Cole ; y aunque, 4 causa de 
la'variedad de los movimieotos del enemigo, eradificil formar uq 
juicio probable de sus iniencicmes, me parecio en oonjunto, que 
tenia puestas sus miras sobre la izquierda del Tonnes; por tanto 
mande al honorable mayor-general Pakenham, que mandaba la 
3*. division, por enferrocdad del teniente-general Picton, que 
atravesaHe el Tormes con las tropas de su mando, inclusa la c*a- 
balleria del brigadier general D' Urban, y que se situase detras 
de Aldea Tejada, habiendo al mismo tiempo movido 4 las cerca* 
Bias de las Torres la brigada de infanteria Portuguesa del general 
Bradford, y la infanteria de Don Carlos de £tpana« entre la S\ 
y V division. ' 

Despucs de ana multttnd de evoluciones y movimientos, 4 eso 
de las dos de la tarde, parece qae el enemigo determin6 final* 
mente su plan ; y protegido de on rouy violento fueiso de cation* 
que nos hi2o may poco dafto, extend io su izquierda y adelanto 
sus tropas, al parecer con intencion de abrazar por la posiciou de 
las suyas, y su fuego, nuestro poesto en el alto de los Arapiles 
que nosuiros ocupabamqs, y desde alii atacar y romper nuestra 
Imea; y en todo caso haoer muy dificil qualquier movimieuto 
puestro 4 la derecha. 

Pero la extension de su Hnea 4 su izquierda, y su movimiento 
al frente de nuestra derecha, no obstante que sus tropas ocupa> 
baa aaa terrene muy fuerte* y que su posicion estaba biep d^ 



S54 

fendida por la artilleria, me pre8ent6 ocasion de atacsr1a;c«i 
fjue habia tiempo deseaba con ansia. Reforze, pues, nn^n^e- 
recha con la 5' division, baxo el teniente general I^tih, cokan* 
dola detras del pueblo de Arapiles, 4 la deitichtf de la 4*- rfiTiiM% 
con la ()\ y 7*. de renfrva; y al momeDto que estas tropaataaa- 
ron sQK pueKtos, maiide al honorable mayor- general P^keakui 
que se adelantafte con la 3*. division, y la cavalleria del fgentrt^ 
D'Urban, y dos esqnadrones del 14^ de dragonea ItgercNi, basod 
teiii«?nte romnel Hervey, en quatro coluninas para itMlrar li 
izquif'nia del enem*go sobre los ah(i*«, entretanto que la bfigaih 
del brigadier general Bradford, la 5*. division, baxo et tenieak 
general I^eith, la 4^ division, baxo el honorable teniente gtaenl 
Culc, y la caballeria baxo el teniente general sir StapletonCoh 
ton, l(M atacaban por el frente, softtenidos en reserva por la 6^. 
division baxo el mayor-general Clinton; y la 7\ division, ban 
el ninyor-gencral Hope, con la division Espantda de Don Cflrki 
de tjipiiAa, y la del brigadier general Pack sosteniah la 4^ divt- 
aton aiacando el Arapil que ocupaba el enemigo. La divinoa 
W y h% ligeras ocupaban el canipo a ta izqnierda, y eMabia 
de re«rva. 

Kl ataque Hobre la izquierda del enemigo se execnt6 del nodft 
antes descrito, y se higro completamen»c. El mayor-gtenefii 
honorable Hilward Pakciiham form6 la 3^ division al traVesdd 
flanco flel enemigo, y arroll6 qoanto enconrr6 pur delante. Emb 
tropai tueron sostenidas del modo mas valiente por la caballcfii 
Portuguena nl mando del brieadier general D'Urban, y losctqaa- 
drones del 14". del coronel Hervey, quien logr6 reenaBar lodn 
las tentdtivas que el enemigo hi/o sobre el flanco de la 5^ 
division. 

La brigade del general Br:)dford, las divisiones 4*. y 5*. y I» 
caballeria ul niinido del teniente general sir Stapletnn CottoOi 
atacaron al eiiemiiro por el tVente, y desalojaron sas Iropas dean 
alto a otro, adi latit.uiiln su df rerh:i de modo que atlquirian masy 
mas tuersa n»nira «-l Hanco del enemign, a pro|H)rcion de loifoe 
se a<lelRnial)an. LI brigadier general Pack liieo un ataque onv 
valiente nnur;» el Arapil; pero no logro mas .que ocnpar la aten- 
eion del cwerpo ent migo que estnba en el, de modo que no inco- 
modasen el avanze de las tntpiis al niando del teniente geof^ 
ral I'liie. 

i^i rabaMeria b:i\o el teniente general sir Stapleton Coftoa 
hiao un va'iinte y tiliz arnqiie contra nn cnerpo de intanterm 
del eneiiiii:M. al qu d arroiio e lii.:o pednzo<. 1£n esti* ataqae rl 
mayor- L'fiieral I e Marchau!. tue nnierto al frente de mi brijada; 
y en el iiii-» q«:«- l.uncn:.ir la peniidi de un lialiilisMiio oticial. 

DeN|Mi» H .('le \a ii. lb .milts toni;-..ii» la cumbre ife la colina, uni 
divisuiii entuji^.i hi/o p»i? Iirme runt i a la V. drvisHii., qise al ca- 
bu lie II II niiuh* lOinlMte >e \! » tiMi^ada a ceilt r a cau*a de i"»e 
•I enenr.^o habia niovido al-unas inM)as a la izquierdA de la 4*. 



255 

diviBion, ^uaodo ?io que el ataque def general Pack contra el 
Arapil babia falladoj y de que e. bonorable teniente general Cole 
habia sido liertdo. 

£1 marincat sir William Beresford, que acert6 4 estar en aqnel 
punto, dio orden de que la brigada del brigadier Spry» pertene* 
ciente k la quinta division, que eataba en la leganda linea* niu« 
da^^e de frente, y dirigiese su I'uego contra el flanco de la division 
cnemiga : y »iento anadir que eMando empleado en este ttervicio, 
recibio ana henda que me privara del btiieficio de sus consejos 
y ayuda por algun tiempa Casi al mismo tiempo el teniente 

Seneral Leitb recibio una herida que, per desgracia, le oblig6 4 
exar el campo. Yo niande adelaniar la G*. division al mando 
del mayor- general Clinton para relevar a la 4% y la batalla se 
Vio pronto restablecida 4 sus primeras ventajas. 

Con todo, reforzada la derecha del enemigo por las tropaa ^oe 
babian bui<lo de su iaquierda, v por las que, 4 este tiempo se ha* 
bian relirado de los Arapiles, aun presentaba resiMencia* 
Mande, pues, a las divisiones P. y ligera, 4 la brigada Purta« 
goesa, del curoael Stubbs, perteneciente 4 la 4V division* que 
habia vuelto 4 formarse, y a la brigada del mayor-general W\U 
liam Anson, tambien de la 4^ division que se dirigiesen 4 la de- 
recha en tanto que la 6^ division, sostenida por la 3^ y la 5\ 
alacaban al frente. Ya babia oscurecido quando la 6*. divisioQ 
loni6 este punto, y el enemigo buyo por el bosque h4cia el Tor- 
mef. Persegttilos con las divisiones 1*. y ligera, la brigada del 
mayor- general William Anson de la 4\ division, y algunos es« 
<|uadrones de cabal leria al mando del teniente general sir Staple- 
ton Cotton, entretanto que pudimos ballar algunos reunidos, diri* 
giendo nuestra marcha sobre Huerta y los vados del Tormes, por 
donde el enemigo habia pasado al avanaari pero la oscuridad de 
la noclie fue en extreroo ventajosa al enemigo, y murhos eseapa- 
ron 4 favor de ella que si no, estarian en p^ider nuestro. » ■ 

Siento decir, que por esta mitma causa, el teniente general sir 
Stapletou Cotton fue, por desgracia, berido por uno de nueatroa 
•anlinelas, despues de que babia hecbo alto. 

i^egttimos persiguiendolos al romper del dia con las wsraat 
tropas y laM brigadas de cabal leria de los mayore^-generalea 
Bock y An^MMi, que se reunieron durante la noche, y babiend^ 
pasado el Torme5, alcanzamo^ la retaguardia de cabal leria 4 ia« 
fanteria del enemigo, cerca de la Serena. Inniediatamenle fue- 
rcMi ata<'4tl(»s por las (los brigadas de dragones; y U caballeria 
huy6 abanilonaiido la infanieria 4 flu suerte. Jamas he presen* 
ciado ataqtic mas ^alUrdo que el qge execul6 contra la infun/eria 
enemiga la brigada dc linea de la Legion Alemaiia del Key, al 
mando del mayor-general B<ick. El exi'o correspond i6, y todo 
el cuerpo de mfanteria, compuetto de tres divisiones enemigav 
de la l^ division, tut hecbo prisionero. 

Contiuuose despues el alcanze basta Penaranda, anocbe; f- 



066 

millonc^ de Polacos son ya librct, y ee gobiernaa por sot pro* 
pria9 Uyes; pero la fftlicidad que disfrutao no ha ahugadOt <ra bt 
presentes circunstancias, )o6 sentiinientoc de debcr que exigeiQ 
patria> qua csiau grabados en sus comotua, y qa« el cwio mis- 
ino ordena. 

Nuestros hcrmanos que coioponen la mayor parte de la pobia- 
cioii Polenia, giaiiea auti baxo el yugo de los Ruum* l^hoMtm 
90s atrevenios a reclamar sus derechos, y a presentar un cenlie 
ff|e reunion de toda la lamilia Polaia. 

Podria, acaso, V. M. desaprobar 6 culparnos por halMr cae- 
colado lo que n^estro deber, como Polacos, exigia, y por habcr 
reafiUNoklo nuestros derechos ? Si, sire : Polonia es proclanadt 
desde hoy: ella existe en justicia i pero existira de hecbo? El 
deber y la justicia iegitiman nuestra resolucion ^ ma^ eftari la 
fiwza en favor oueatro r Ha castigado ya Bios ba^ante a Polom 
por SUA divisiones? — bara perpetuas nucstras desgracias-^ baia- 
ran al sepulcro los Polacos que han fonientado en su coraaou el 
amor de so patria, tristes y sin espeninza alguna ? No! sire; 
vos habeis sido excitadu por la providencia — su fgersa ha sido 
poesta en vuestras manos — y la exlsteucia de naestro docado se 
debe al poder de Tuestras armas. 

La coiifederacion nos ha dipotado para que sooictamoa i vets- 
Ma saprema sancion el ada de confederacion, y para pedir TQCfUa 
poderosa proleccion para el reyuo de Polooia. 

Decid, Sire, " £1 reyno de Polonia cxiste^'' y el munde tte« 
dra & esc decreto por la realidad misma. 

• Dicz y seis miilones de Polacos somos, y enire todos no hay 
ono cuyn sangre» brazos, y fortunas no esten consagradoi a 
V. M. Qoalquier sacrificio nos parecera ligero si es para les- 
tablecer noestro pays nativo desde el Dwina al Dniester, dcMit 
el Borysthenes al Oder. Una sola palabra basia para qae 
lea brazos, los esfuerzos, los corazones de todos sean Tuesirofr 
£sta extraordinaria gaerra que Rusia se ha atrevido a declarar a 
pesar de las memorias de Austerlitz, de PulUisk, de Eylau, y dc 
Friendland — a pesar de los juraroentoshechos en Tilak y Ei^ 
furtb, es sin doda, sire, an decreto de la Providencia que com* 
paderida de los infortunios de nuestra nacion, ha resueko poearw 
lea leiniino. Apenas ha empezado esta se^unda guerra de Ptolo- 
nia, y ya renimos a rendir homenage a V. M. en la capital df 
las Jagellones. Va se hallan las aguilas de V. M. sobre el Dwioa; 
y los ex^rcitos de Rusia aeparados, divididos, cortadoa Tagaa aia 
poder reunirse ni formarse. 

Kl inceres del imperio Ojc V. M. exige el establecianieiite de 
Polonia, y probablcmcnte el honor de Francia se halla tgeal- 
mente interesado. I^ desinembracion de Polonia fue la senial de 
la decndencia de la nionarquia Francesa: sea su restablccimiento 
Ja prueba de la prosperidad 4 que V. M. ha elevado k la Francia. 
La oprimida Poluuia ha vudto sus ojos por casi (res tigloa 4 b 



a6r 

Francia ; 4 esa grande y generosa nacion. Pero la raerte habia 
nsserTado esta detenninacioa para el tronco-de la qaarta dynastia 
— para Napoteon el grande, ante quien la politica de tres siglos 
es uQ objeto momeQianeo, y la dUtancia del Norte al Mediodia, 
nn punto solo. 

Pre«enlamos»4 V. M. el acta de U confederacion, qae re» 
clama el renacimientp y la exUtencia de Polonia. Renovamot 
aate Toa naeitro jurameotOt en el nombre de todoa nu«stros 
henoanos, de guardar lo prometido, basta el extremo^ y con' 
toda nuestra alma, nuestros medios, y si fuere necesario, coii 
toda la MDgre que corre por nuestras venaSy llevar adelante la 
empresa, que no ae babra empezado en vaao si V. M. se djgn% 
bvorecerla. 
A etto respondio S. M. conio sigue : 

** SeAores dipatados de la confederacion de Poloala — He oWlo^ 
COD interes lo que me referis. 

" Polacos ! Yo bubiera pensado y procedido coroo Tosotros: 
como vosoiros bobiera Totado en el congreso de Varsovia : el 
amor de la patria es el primer deber del bombre ciTilizado. 

'' En la litoacion en que me ballo tengo mucho6 iotereses que 
conciliar y roucbos deberes que cutnplir. Si yo bubiera estado 
reynando en el t tempo de la primera, segunda, 6 tercera repar^ 
ticion de Polonia^ bobiera armado todo mi pueblo para auxiliaros, 
Al punto que la Tictoria me proporcion6 dar vueMtras antisoas 
leyes a vuestra capital, y a parte de vuestras provincias, lo hize 
i^n prolongar una ^erra qoe bubiera continuado derramaodo i^ 
sangre de mis vasallos. 

" Amo 4 vuestra nacion : durante 16 afios he yisto a Yuestroa 
•oldados a nfii lado, en los campos de Italia, y de Espaiia. 

'* Aptaudo quanto babeis becho : autorizo los esfuerzos qoQ 
deseais hacer : bare quanto penda de vai para favorecer vueauras 
resotucioues. 

" Si vue^tros esfoerzos son unanimet, podeis tener la esperanzti 
de obligar a vnestros enemigos a reconoccr vuestros derecbos ; 
pero en payses tan distantes y extensos. la esperaoza de un feVui 
exito solo puede fundarse en la unaoimidad de loi esfuerzo^ de U 
pobtacion que los cubre. 

" Desfle mi primer entrada en Polonia, mi lengnage ha sido el 
mismo : ahora debo aftadir que he garantido al emperador de 
Austria la iDtegri«lad de bus doniinios, y que no puedo aprobar 
oin^una maniobra, 6 moTimiento que pueda dirigine 4 turbar U 
paciftca posesion de lo (}ue le ha quedad6 de las provincias Pola« 
cas. Anioiense Lithuania, Samogitia, Wetespok, Polotok, Mo« 
below, Wolbynn, la Ukrania, y Podolia cou el mismo espifito 
^ue be observado en la gran Polonia y la pro?idencia ooronanl 
vuestra sagmda causa : ella prerojar4 e^e ardieotc amorde vue&irt 
patria que os ha becho tan interesante^ y os ba dado taulo de- 
recho a mi aprecipjr pfoieccioo^eii loa f«€^ podeis CM&ar ^a todo 



caao.*' 



268 



•CTAVO BOLETIN DEL GRANDE EXERCITO* 

Gloabakoe, 22 dc JuIml 

lA cuerpo del principe Bagmtion se compone de qoatro dif'r 
tiones de infanteria de 22 a 24-,000 ; de los Cosacos de Platow* 
t}ue componen 5,000, y de 4 a 5,000 de caballeria. Dot di? i- 
sione^ de este cuerpo (la 9*. y \5\) quisieron reunirsele por 
Pinsk; pero fueron cortadas y obligadas k toI verse por \ol* 
hynia. 

iL\ dia 14 el general Latour Manbourg. nue sigue la retagoar- 
dia de Bagration, estaba en RonianofT. 1^1 icii^ 16 el principe f^ 
Qiatowski tenia alii su quartel general. 

£n la accion del dia 10, que se verified en RomanofT el geoc- 
M RoEenieckii que mandaba la caballeria ligera del 4^. cuerpo 
de caballerki, perdio 600 hombres entre muertos, heridoa, 6 pri- 
sioneros. Nosotros no tenemus i ningun oficial superior que 
sentir. £1 general Rozeniccki dice, que los cadaveres del coinle 
Pahlen, general de division, y de los coroneles Rusos Adrono6*y 
jesowaystci habian sido reconocidos en el campo de baialla. 

£1 principe de Schwartzenberg tenia su quartel general en 
Prazaoa el dia 13. £n losdias 11 y 12 ocupaba la importante 
posicion de Pinsk, con uti destacamento que tomo alguoos pri- 
sionettMs y almazenes considerable^ Poce Hutanos Auntriacos 
atacaron & 46 Cosacos, lo« persiguieron algtinas leguas y tomaron 
prisioneros 4 seis de ellos. £1 principe de Schwartzenberg 
marcha sobre Mi ask. 

£1 general Regnier volvio, el dia 19, a Slonim, a defender el 
ducado de Varsovia de una incursion, y observar las dos di?i- 
siones del enemigo que babian vuelto a entrar en Volhynia. 

Kl dia 12, el general baron Pajol, que estaba en Ighoumen, 
mando al capitan Vandois con 50 hombres de caballeria a 
Khaloui. £:$te destacamento tomu alii parte de 200 carrot, per- 
tenecientes al cuerpo de' Bagration, e hizo prisioneros a seis 
oficiales, 200 artilleros, 300 hombres del tren, y 800 herroofoi 
caballos de artilleria. £1 capitan Vtindois viendose, a 15 legoai 
del exercito, no creyo que era practicable la conduccion de estt 
convoy ; y lo quemo. Se ha traido los caballos y prisioneros. 

£1 dia is el principe de Tx-kmuhl estaba en -Ighouoien. £1 
general Pajol estaba en Jachitsie con puestos en Swiltock. Ba- 
gration, al saber esto, renuncio la idea de marchar a Bobrunsk, y 
prncedio quince leguas mas abaxo, al lado de Mosier. 

£1 dia 17, el principe de £ckmul)l estaba en Golognino. 
£1 15, el general Grouchy estaba en Borisofl*. Una partida que 
mando 4 Star Lepel, tomo almazenes considerables, y dos com- 
paniat de niinadores, de 8 oBciales y 200 hombres, 

£1 IS este general estaba en Kokanoff*. £1 raismo dia a las 
4f}$ da la manana, el general baron Colbert eotro en Orchid ea 



369 

i&ade tom6 p'>9e8ioD de iamenaos almazenes de harifM, treiia, y 
▼estuUrioft. ^ Despues paM> el Boristhenes y siguio en |)eriecucioB 
de UQ cociToy de aitilleria. 

Smolensk esti alarmado : y quanto hay alii se est a pasando 4 
Moscow. Un oficial mandado por el einperador a hacer ievacuar 
loa almaxenes de Orcha. se pasm6 al Ter a los Franceses duefioa 
M pueblo. £ste oficial fue hecho prisionereo cor los despacbos. 

Eotretanto que Bagration era vivatnente perseguido en so reti- 
rada, aotkipado* separado, y alexado del cuerpo principal del 
exercito ; este misrao, mandado por el emperador Alexandro, se 
Tetiraba sobre el JDwina. El dia 14> el general Sebastian!, 
siguiendp la retaguardia, acucbill6« a 500 cosacos, y lleg6 4 
Drouia. 

£1 dia 13 el duque de Reggio avanzo sobre Dunaberg, quem^ 
los iMrmoKOS quarteles que el enemigo habia construido alli» 
8ac6 UD piano de las obras» quemo algunos almazenes* y tomo 
130 prisioneros. Despues de esta diversion 4 la derecha, se ade* 
lanto sobre Drouia.. 

£1 15, el enemigo que estaba concentrado en su caropo alrln- 
cherado de Drissai en« numero de 100 4 120,000 hombres, sa- 
biendo que nuestra caballeria licrera no estaba rigorosament^ 
alerta, trcb^ ua poente* y pas6 5000 de inCsmteria, y 5000 de 
caballeria, ataco al general Sebaidiani ioespertidaqneute, lo hizo 
retroceder una legua, y ks caoso ana perdida de IpO hombres 
entre muertos^ heridos, y prisioneroiy entc^.los quales bubo Oa 
capitan, y un subieniente del 11 de cazadores. £( general de 
brigada St. Gcoies, mortal men te herido, quedo en poder del 
enemieo. 

£1 dia 1Q, el mariscal doque de Treviao, con parte de tas guar- 
dias de a pie y de 4 caballo y la caballeria ligera B4vara, llegu a 
doubakoe.-^£l Virey lleg6 4 Docksebistie el dia 17. 

£1 dia 18, el emperador mud6 sn quartel general a Gloubakoe. 

£1 dia 20 los mariscales duque de Istria y Treviso estaban eu 
Ouchatsck, el Virty en Kamen, y el rey de Napoles en Disna. 

£1 IS, el exercito Ruso evacu^ su campo atrincberado de- 
Driasa, dcfendido por doce reductos con palisadas, reunidos por 
an camino cobierto, y rxtendido SOOOtoesas 86bre el rio. Estai 
obras baa costado un aoo de trabajo — las bcmos arrasado. Los 
inmensot alm a z e nes que conteui^n fueron qufmados* 6 tchados 
al agua. 
, £1 dia 19 el emperador Alexandro estaba en WStespsk. 

£1 mismo dia el general conde Nansouty est;iba enfrente de 
J^ok>uk. 

£1 dia 20 el rey de Napoles pas6 el Dwina, y cubrio la 
.orilla derecba del rio con su caballeria. Todas las prepanciones 
que el enemigo babia hecba para impeilir el paso del Dwina ban 
Bido inutiles. Los almazenes que ba estado formando durante 
tiat aaof a muclio cotlo^ ban nda eoteramapte destruidot. Lt 



370 

ikit^mo ha MCf didd con M9 obraa^ qud segun lat aotieiai it to 
g«nt«ft del pays han c<»9tado 4 Itxr Rascks en un ajlo nada memm 
que 0000 honibres. Apenas se puede dticp figorar en qat se fini^ 
dabati ttara cner que babiaii de ser aitacados en lea campaiMBtot 
qv^ babian atrinciierado. 

£1 general conde de Grouchy ha recotidcido & BabinoTitch y 
Siemno, De todas partes marchamov sobre el Oala : eite ria 
«8ti URfdo por tin canal al Bei-esinai qoe desagua en el Bbrya- 
Ihenei; Afti #omo9 dueiius de la comunicacfon deadtf el Bdtica 
al mar Negro. 

£n mn moyimieatds et enemi^ se ha fisto obligado 4 deibm 
au bagage, y 4 ethar su arttllena y arman a Ion ri<M». Tndos lot 
Polacos de sa'exercito se valen de la precipitacion de la retirad^, 
IMrra deiertar; y e^peran en los bosques basta que llegan lot 
x'raifceses* 

£l numero de Polacos que ban desertado del ex^rdto Soto se 
pnede oalcular sobre 20,000. 

£1 mariscal duque de Belluno, con el 9^ cuerpo, to adelanta 
aobre et Vistula. 

£1 mariscal dtiqne de Costigtione ha salido para Berlin 4 tmnar 
«1 mando del 11^. cuerpo. 

£1 pays entre el Oula y el Dwtna es may herarraao y etia 
cultivaditiimo. Frequenteniente encontramos bellitintas quintait, 
y grandefi conventos. £n el solo pueblo de Gloobakoe hay dot 
conventos capaces cada uno de recibir 1200 enfermot. 



KONO BOLETIN DEL GRANDE EXERCITO. 

Bechciikovifky, ^5 <]^ Julio. 

£1 empemdor^ tomando el camino de Oachatsch, estableciu 
el dia 23 su quartel general en Kamen. El Virey ocupaba el 
dia 22 con so guardia aTanaada el pucnte de Botschciskovo. L'n 
reconocimiento de 200 caballos destacado sobre Bechenkorhdii, 
se ^ncoiitro con dos esquadroiies de husarcs Rusos y dos de Co- 
taco< : los atac6 r tomo dit*z 6 doce prisioneros nno de lot qtmlea 
era ofictal. £1 gefe de e^quadron Lorcnzi clogia la conducta dt 
los f?apitanes Ro^si y Fcrreri. 

Kl dia 23, a tas sti% de la mailnna. el Virey I1cg6 4 Bechett- 
lectYski. A las 10 pas6 d rio, y echo un pticnte snore el Dwiua. 
£1 enemigo qucria disputar cl paso ; peio su artilleria fue de«- 
nioniada. £1 coronel Lacroix, edecan del Virey, sac6 un moslo 
qfuebrado por una bala. 

£1 emperador llego a Bcchenkoviski el dia 24- a las dos de la 
tarde. La division de caballeria del general conde Bruyeres y 
la diTision del f eneral conde de St. Germain fueron enviadas pot 
el taniino de Witepsk. Descansaron al llcgar a medio camino. 

El dia W el prmcipe de £ckmuhl avanzo sobre Mohilov. 
Lfe gur e consiAia de 12000 bombrcs tore la temerldad 



4e qtferer ^feucklrlo ; perb twtoti sMfn^illados pot la dab^Herk 
Kgenu £1 diA 2t» tret mil Cosacoi iurcsfon 1<M pae^oi aTtctt«i->> 
4ot del principe de-ErkmoKl : eran ia gosirdia avinzadadel prid<^ 
cipe BagratiMi, que llegaba de Bobron^ik. Vn batalldn dd 85^ 
wU}6 esta a«be de cabal leria Itgera, y la hi2o retrdceder a dm 
tancia cdittiderabic Bagration parece qu^ 96 ba talido d« It 
poea actitidad cm qtM era peraegutdo, oarii altan^ar sobre Bob* 
raotk ; y d^de alii se toWto eonf ra Mohilow. 

Oc«pMioB 4 Mohilow. Oit^a. jyisML, f Polotik. Etftamet^ 
iMTchando tobre Witep«k« dottde, fegun parece, se ha conceft- 
irado el ex^rcito Reso. 

Adianto Ta un pHtoo del campo atrineherado, y de ks Tineas 
f«e el eneiifigo habia eomtrtiido delante de Drissa* Es ima obra 
en que te debe baber gasiado mu<!ho tiemp^ 

DBCIMO BOLYTIM DBl CEAfTDC CXcactTO. 

Witepsk, ai de Julio, 1812. 

CI emperador de Hasia y el gran daque Constantino ban de»> 
xado el exercito, y ban partido para la capitaJ. £1 dia 17 el 
exercito Kuso dex6 el campo atriucberado oe Drissa, y marcho 
hacia l^olotsk y Witepsk. £1 exercito Ruso que estaba en Dris* 
ia oontistia de cinco cuerpos, cada uno de dosdivistonesy y de qua^ 
tro divitiones caballeria. Un cuerpo de exercito (el del priOr 
^ipe Witgenstein) se quedo con el objeto de cubrir a Potcrburge^ 
Los otros qaatro cuerpos Uegaron el dia 14' a Witepsk, y pasa* , 
* ron a la or ilia izquierda del Dvirimi. £1 cuerpo de Ostermaniif 
con una partiJa de caballeria de las guardias, se puso eii raevU 
rinieoto al amanecer del 25 y marcho sobre Ostrovno. 

BatallM de Ostro9no, 

£1 dia 25 de Julio, el general Kansouty con lai dirisiooei 
Broyere y Sc Germain, y el 8^ rcgimiento de caballeria ligera 
te encontr^ coo el enemigo dos li^guas al frente de Ostfolrno. 
(Aqai sigoe el destroKo del enemigo en los terminos generaleg d^ 
todos los boletines Franceses.] £l dia 26, el Virey march6 con 
la division Deheon 4 la cabeisa de las columnas, y se enipefi6 
una obftinada accion de la ranguardia entre onos quince 4 veinte 
anil bombres, 4 ana legaa mas alia de OstroTiio. (Aqui las ven- 
tajoi de los Franceaes.] HI general Hoossell, soldado valiente, 
dttipaes de baber estado todo el dia al frente de los batallones, 
andaba vtsitando los puestos atanzados 4 las dieas de la nocbe» 
mando an ceminela, teniendolo por enemigo, le hiao fuego, y 
M dflsbiso la tapa de los seaot. Debiera baber muerto tres boras 
Sfitea en el campo de batalla, 4 mafloa del enemigo. £1 dia Itt 
•I amanecer el Virey hiao 4 la ditision Bruyere desfilar ade- 
lanta« . . . Al amanecer ae aTist6 la retasuardia enemiga, qae 
•oMisiia de 10,000 de caballeria, fbrm4aa en eacalonea en la 
Uanara; sa dereeha sbbm il Dwint^yaa tsqalerda aobft tm 



^2 

bosque rodeado dc .infanteria y artilleria^ £1 g^eral coudi 
Broussicr se apott6 sobre una altura con el recimieoto 53^ «• 
perand(\ hasta que toda su division pasase el utssfiladero^ Lot 
companias dc voliigeador^ se habian adelantado, solas, y le diri* 
gian, por la orilla misma del rio bacia la enorme roaaa de ca- 
balleria, que hizo un mavimiento al frtnte y rodeo i lo» doi- 
cieutos hombres, que, por consiguiente creimoa perdidoa^ y de« 
bieran haberlo sido. Mas Ao siicedio asi. Concent raronw ooo 
la mayor frescura, y permanecieron rodeados por tfMlas partes, du- 
rante una bora, y habiendo echado abaxo a mas de 300 ginetesdel 
enemigo, estas dos companias dieron tiempoa lacaballeria Fra'ocesa 
paradcsembocar. La division Delzon desfil6 a laderecba. £1 rey de 
Napoles mando que te atacase el bosque y las baterias. En nieoos de 
una bora todas las posicionesdelenemigo fueron tomadas,obligaad(>* 
lo a alravesar la llanura hasta ia orilla opuesta de un pequeno rio que 
cntra en el Dwina mas abaxo de Witepsk. £1 exercito tomo 
posicioQ sobre la orilla de este rio, a una legu:i del puebia — £1 
enemigo despleg6 sobre la llanura I5.00() de caballeria y 60,000 
de infanteria. Se esperaba una batalla al dia siguiente. Los Rusos 
blajconabah de que ansiaban por pelear. h'A cmperador pas6 la 
noche en reconocer el campo, y en dar disposicioncs para el dia 
siguiente; perb al diasiguiente el exercito Kusoestaba en retirada, 
en todas direcciones para Smolensko. — kl eni|>erador estabaen boa 
altura muy cerca de los 200 voitigeadorcs que, por >i solos habian 
atacado la derechadc la caballeria enemiga. Admirado de ku exce- 
lentc conducta, mand6 4 preguntar a que cuerpo pertenecian. H^ 
spondicron " al 9^. y tres quartns partes, somos muchachos de 
Paris." " Dt'cidles (context6 el emperador) que son guapof 
mozos; y que todos merecen la crnz I " Los frutos de 
estas tres acciones de Ostrovno son 10 picz:is de artilleria, 
de fundicion Rusa, tomadas, y los artilkros, acuchiltados : 20 
caxunes de munioion, 1,000 prioioneros, de 6 a (i.OOO Rusos muer- 
tos 6 heridos. — Nuesira pcrdida consiste en 200 muertos, 290 
heridos, y come 50 prisioiieros. [Elouios.] Ei dia 28 al ainanecer 
ontramoscn\Vit('psk,qneesunaciudadde 30,000 habitantes. Tiene 
20 convcnlos. Hallamos en 11a algunos almnzeues, pfirticular- 
mcntc uno de sal, valuadn en 15,000,000. Mieiitias quei'l cxer* 
cito marchaba sobre Witepsk, al principe de Eckmubl fuc ata* 
cado en Mohilow. Eagration pa<Hj el H^rezina p4»r Bobrunski y 
marcli6 sobre Novoi-bicko>v. Al amanecer del 23, tres mil co- 
sacus atacamn al 3*^. regimienlo de Cazadores, y toniaroii pri* 
siuneros u 100: cntre ellos al curoiiel y quairo oiiciales todo« 
heridos. Tocose la gcnerala, y cmpezo la acciun. i\\ general 
Kuso .Severse, C(in dos divisiones escogidiis ernpezo cl ataqoe. 
Desdc las 3 <le !:) mafiana hasta las cinco de la tnrdc se mantuvo 
cl t'ucgu en uii pedazo de bosque, y en un pucnrc c^'re los RuMi 
t^nenan forzar. . A las cinco, el principe de Kckmuhl mando k 
tit* btttaJ tones oscogidos qae avanzuruu, y puesto a su frcntc ar* 



273 

foll6 4 1(M Raios, Con6 sus pogiciones, y los fj^rsiQuio una legua. 
La p^rdida ile los Rusos se calcula sobre 3000 muertos, y heri- 
doa, y 1 100 prisioneros. Nosutros penlimos 700, inuertos y he* 
ridos. Bilgration, recha^vido. se rHii6 ^obre Hickow, pnr donde 
|>as6 el Bttryilhettea, para dirigirne 4 Smolerkika — Las hatallas 
de Mohilow y Ostrovnu han 9ido briilantes yhonrosa^ para 
nuestro eitercito. Siempre hcmos entrado en accion la mitad 
roenos que el n6mero del enemigo, pofque el terreno no era i 
proposito para desplegar mas fuerzas. 



t;!<DECl»0 BOLETIN DSL GRANDB CKfillClTO. 

Witepsk, 4deAg05;to, IST^. 

Cartas interceptadas del campamento de Bagration hablan d« 
las perdidas que sufrio su exercito en la batalla de Muhiiow^ y 
de las muchas desercionei que se han veriiicado en su inarcha. 
Todos los PolacoB se han quedado en so pays, de modo que 4st« 
cuerpo que, incluyendo los Cosacos de Platow, siibia a 50,00Q 
hombres, estd reducido k Dienos de 30.000. Se rtuuiri coa el 
grande exercito el 7 u 8 de Agosto en Smolensk o. 

La posicion del exercito en 1* de Agosto, es como sigue : 

Quartel general en Witepsk, con quatro pucratet so^re* c# 
Dwiua. 

£1 V*. cuerpo en SamaJ, ocupaodo a Velai,.. Porietcfa% y 
Ouslrath. 

El rey de Napoles en Roudeim, con los tres primi^fos ca^rfKtl 
decaballeria. 

£1 primer cuerpo mandado por ^l roariscal principe d% £ckK 
muhl, csta a la bocu del Beresina sobre el Boryahentt«» cort dM 
pueutes sobre ^ste rio, y otro sobre el Beiesiua^ coa dvblcQ caiK< 
zas de puente. 

£1 tcrcer cuerpo^ niaudado por el marUchal dui^ue de £kliii^ 
gen, est a en Lioziia. 

El octavo cuerpo, mandailo por el duqoeit^ Abrantes, est4 en 
Orcha, con dos puentes, y cabrzas de puente, sobre el Borys- 
ibeiies. 

Kl quinto cuerpo, mamladopor el principe PoniatoWsky, esti 
en Mohilaw, con dos pueotes y cabezai de puente sobre el Bo- 
rysthenes. 

£1 segundo cuerpo, eMndado por el'mariscal duqae de Reggio, 
est4 sobre el Drissa, avanzado dehmte de Polotsk, sobre el camino 
de Scbei. , 

£1 principe de Schwartzes berg, est4 con su cuerpo en Slonijp» 

El septimo coerpo est4 sobre Icozana. ) 

El quarto cuerpo de cabalkria, co» una drvislon de yPanferia; 
luaudado por el general coude Mauberg, eaiA delaotn df 9ro4 
^ensk y Moaier, 

TOMO V. T 



i6'2 

ltwdiciin.1, y paritdiM disperus. Las dirfsiones Rnn* ngm m 
eatu pruTinciaa sin phui «tecedente, penegaidu por todw Ui^ 
perdiendo lu bagaE^, queiuando aoi alraaBeoM, dmrayeirfa n 
Intilleria, y il<:arat)sa k loi plasu >in defimit. 

El gvfleral baron Colbert toni6 en Vileika ■■ a]m*ae« d» 
300 rfuiniilcH ilm ttarina, cien mil racjone* de pari, &c. TwnUea 
hatl6 en Vileika dd* cam de doactenios mi) fraacoa, en motdi 
ie c6bre.'' 

Todas eitas ventajas apenas faan cotUdo on hombre al ezer< 
cito Francen. Destie el pnndpio de la campaiia h% habido aolo 
oomotreinta maertos, entre todos iMoicrpoa; lobr* cie* beri- 
dot, y diet prtMonenit ; ({uande noBoirM heoios tomado tl pre- 
■6nte de dm mil k doi mil y qainientoi Romh priaionertM.'* 

El principe de Schwartzenberg pasd el Bug por Drogbitt- 
chin, peniguio al enemigo en varias direcclonea y m mpndarf da 
mvchM cartoa de bagage. E4 principe de Scwailseaberg ilaba 
el reciba ^ue le hnii necho lot habiuntei, y d ttpirita de f^ 
triotifiwi ({ue anima 4 «tuis payiet. 

Asi es como dies diaa despnei de mbieria la cankpaAa ae fadiM 
numtnis pumtoi araniadoi lobra el DniiM. Cati toda la li. 
thuania, con quatro millonet de habitaiiM* ba sido conqaiittda. 
L«« optracinnes de gaerra empezaroa en el pAtn del Vfatala, Lm 
proyectoi del emperador te vleron claramente ■mnifcttados dnda 
entoucea, t no tB*ii tiempo (jue pettW en executarloa. El <xcr< 
cito ba estado en niarchaa lur/.adai deide la epoca del piaa dt 
aqiiel rio, con objcto de avansear por medio de maniobrai tobra 
el Dwiiia, p.jrque la distancia entre al Vittula y el Dwioa ci 
mayor q-Je enire el Dnina y Moxiere, 6 Peteraburgo. Los Hu- 
sos parece que sc conci;ntran sobre Dunabnrg : ban dicho qoe is- 
tentan esper-trnos y darnos balalla antei de qae entremoi en tu 
antiguat provincial, despuet de qae ban abandonado k Polonit 
sin resis tertda ; como ti la jualioia lot forzate, y qaiticaen rcM- 
tuir aa pays malamente ailqnirido, Mipueato qae no lo tanian por 
tratadoR, iii por dcreulio de conqmta. 

r.l calor coniitii'ia muy fuerte. 

El pueblo lie Pulonia etta. en morimiento por todat paitet. 
Cleri'^os. nobler, paysanos, y mugerei, todoi piden la indepcii* 
d<>ncia <lf <« nncion Lou payMnot ectan may envidiotoa de h 
fclifi(lA(l 1 e los dtl grun Oticadn, que sou lihre-;; pnniuc.disan la . 
que (lixercn, losLilnaum contideraii la liL>ertaJ cunio v[ iiiayordt J 
los btenen Lus pnysanns se expreRau cnn una ftieie-A Ji 
' que no p^rei'e |rru[iria de lo' dimas del Norte, y odvt ■ 
con eniumamna la etperanEa de qot el resulLailo d« WUB 
seratil restablecrmieiito de si libertad. 
dui-ailo (tan adelantaJo con ella ; no porqi 
rico«, tiiiB porqu«' los prapriclarlos tt von i 
railds, jtKito*, y bumanoft. A no ser >• ' 
riw m» tierras para buscar 4 •tr' 




27$ 

rica Espaiiola. Quando todo el justo inflaxo qutt 
debiera tener ^sia con el gobierno Espanol ha sido 
empleado en vano para mover d las C6rtes d acce- 
der d nn plan de conciliacion ; locura seria eu mi el 
insistiren recomendaria d los Americanos* £1 amor 
de mi patria me habia empefiado en una empresa 
superior d mis alcanzes. Uno tras otro, los gobier- 
no de Espaiia parece que se liabian propuesto ba- 
cerse odiosos en sus antiguas colonias^ y d fuerza 
de orgullo y de insultos, espolearlas d la absoluta 
independencia. Viendo yo que ni la nacion £s- 
pafiola tenia parte en esliH ciega injusticia, ni la 
poblacion Americana aspiraba universalmente al 
peligroso objeto d que la querian conducir algunos 
mdividuos ; crei que era mi deber presentar la 
question al piiblico Espanol de am bos bemisferios, 
en aqnel punto de vista que lapusiese mas cercana d 
un convenio favorable d uhos y otros, igualmente 
que al extto feliz de la causa de la libertad de Europa 
eontra la tyrania Francesa. Hizelo asi ; y los que 
ahora puedan leer con dnimo imparcial lo que he 
escrito^ y los que lo examinen quando ni yo ni la 
question extstamo^, veran si no he hecho por Es- 
pafia aun mas, tal vez, que lo qne el amor a la ri- 
gorosa verdad permitiera en una question de otro 
genero. Pero mi patria, 6 los cpie la representan^ 
habiau sido muy injustos conmigo, y mi corazon 
me dictaba el excederme en una parcialidad, que 
no hubiera adoptado si me hallase en los terminos 
qne quando escribia en la Peninsula. Vsted mis* 
mo me acusa justamente dc una porcion de reticcn- 
eias, sobre 6sta materia, de que me avergonzaiia 
en qualquiera otra. Tal, entre muchas, es la 
omision de las dos notas primera y ultima que puso 
el editor de la representarion de los diputados Ame- 
ricanos d las C6rtes*, solo porque contenian hecbos 



^■w 



« No. '24 del Espaftol, pay. 979* 

T 2 



276 

que podian hacer odioso al con^so en las proTin- 
das de Ultramar. Pero se trataba de cooriliar, t 
no hay conciliacion sin reticencias d^ este genero. 
Basta para salvar la honradez y la justicia, que el 
conciliador jamas oculte nada a la razon; — a b 
pasion es necesaiio vendarle los ojos. 

Mds, DO han bastado ycIos en este caso ; no por- 
que los Americanos k excepcion de nn corto nd* 
mero no estuvieran muy bien di.^puestos k sufrirlos 
de cierto genero, que sin impedirles la vi^ta, bas* 
tasen a snavizar los objetos ; sino porque los gobier- 
nos Ebpafioles se han eiH])enado en rasgarlos. £1 
Tino de la soberania tiene tan diversos efectos como 
el licor de Baco. En los Noes ancianos produce una 
tranquila enibriaguez cuyos descuidos puede cubrir 
el amor de sus hijos ; pero no hay capa que baste 4 
tapar a un Noe (le pocos aiios^ durante la inipresiM 
de losi humos del licor recien exprimido. 

Las C6rtcs han declarado a la faz del mundo que 
no quieren conciliacion con las provincias de Ame- 
rica que se hallan en revolucion. Desechando la 
conciliacion han declarado impHcitamente que es 
su voluntad que las arnias decidan la question prc- 
sente : (]ue si los Americanos son vencidos se ban 
de someter por derecho de conqnista k las leycs 

que las Cortex les han dado ; y que si vencen 

tiixo a las Cortes que concluyan el periodo. 

Pero dicen que las Cortes no se han negado abso- 
lutamente a la mediacion : que se convenian k que 
los comisionadosln^leses fuesen d Caracas, Buenos 
Ayres, Santa F^, y Quito ; ]>ero que, no habiendo en 
Mexico ningun golnerno revohicionario, no conviuie* 
ron en que se tratase con aqnellos revoltosos. £sto 
es como si se quisiese compronieter a un Medico k qu« 
emprendiese una cura hoio en los j)ies y las manos 
de un enfermo que estuvie.*ie amenazado de una 
grangena en las entranas. Los politicos de Cadix> 
se han figuradp que el arte de iutrigar es el de go- 



t 

bemar ; y en edcontrando un sofisma 6 un efiigio 
con que salir del dia, les parece que nada hay que 
teiner de lo venidero. Devanense los entendimien- 
tos para poner en su mejor hiz este pretexto : ; pero 
podran acastf decir que, lieciio un convenio con la, 
otras provincias, las Cortes loextenderian de su vo- 
liintaa a Mexico ? ^ O querian que la mas impor- 
tante de las provincial E'^punolas cpicdase ««in otra 
libertad que la que las Cortts quisieran darle, des- 
poes que his otras huhiesen mejorado su suerte por 
•m^dio dc la niediacion propnesta ? Las C6rte$ no 
queriaii genero alguno de conciliacion ; y no atre- 
viendose a decirlo ciaro, hicieron hincapie en uu 
punto que 6 habia de inutiiizar d la niediacion, si 
ae emprendia; 6 hacer a loglaterra abandonar el 
proyecto. 

Los gefes del partido que ha logrado este mise* 
rable triunfo se envaneceu con el titulo de liberates 

2ie han tornado ; pero si no se ha transtornado en 
adiz el lengnage como las ideas, yo creo que solo 
podrian llamarse liberates por antiTrasis, 6 como 
comunmente se dice, por mal noQibre. La con- 
ducta que han seguido respecto -i las Americas es 
el cot mo de la iliberatidad^ por todos asjiectos. 
Mncho he dicho de esto y me fastidia respetirlo ; 
pero es preciso dar un compendio de lo dicho, 
qnando las Cortes dan en su ultima determinacion 
el resumen de todos los errores de los gobiernos de 
£spafia, y de los suyos proprios. 

La politica que no consulta otras reglas de con- 
. ducta que las del proprio interes se llama Machia- 
velica ; pero, la que desprecia las leyes de la equi- 
<lad, de la amistaa, y del agradecimieuto, para des- 
trulr sus proprios intereses ; no tiene nombre hasta 
ahora, si no es que la llamemos liberate en adelante. 

Lh tnicrra de Espaiia con sus provincias de Ame- 
rica es irijustisima por el modo en que fue decla- 
rada. Loi Americanos todos habian permauccido 



278 

fieles y^enerosos con la Penfnsola, en tanto cp^ 
existio el primer gobierno que represeotalMi inr- 
nando 7^} obedeciendolo religiosamente A jpesar ds . 
8US nalidades. Qoando^ste gobierno se vio dinid- 
to y hecho el objeto de la exScracion de los pne- 
bios de Espafia : qnando casi desapafecio ^ta a ht 
ojos de los mismos qne habitab'an en ella ; dos pro- 
vincias de America se pusieron en el est ado en qoe 
las de la Peninsula se constitoyeron qnando se nt 
laron sin gobierno & la entrada de los Francem. ' 
Este fne.nn paso tail legitimo como lainsarreocm 
de qne justamente blasona Espana. 

LiOS gobiernos de Espafia no tenian mas thak 

Sara representar d Fernando 7^- que I& neoesidaJ 
e las circnnstancias, y el reconocimiento de los 
pueblos.' En el mismo caso se hallaban las -wo- 
vincias Ainericanas, especialmente. denmes dt la 
dispersion de la junta central. Sfse hallaban 6 no 
en circunstancias que extgian una determinaciaii 
•emcjante, ellas mismas debian jnzgailo, comb ki 
pueblos de Espana fneron sns proprios jneces ran 
tomar la resolucion de resistir a la dynastia de ris- 
poleon. Si los pueblos de Espana tuvieron el de- 
recho mas jnsto para tomar las armas contra oa 
hombre que queria mandarlos d tltulo de una re* 
nuncia de su rey, porqne lo creian sin facnltades 
para liacerla, y sin volnntad libre para firmaria ; los 
pnel)los de America tenian igual derecho para no 
obedecer i los que los manduban A nombre de Fer- 
nando 7°. sin mas comision ni titulo, qne el recono- 
cimiento de los que los qne querian obedecerlos. 
Nadie podrd ballar razon para que los Americanos 
no pndieran tener del mismo modo quien los man- 
dase a nombre de Fernando. 

Al empezarse la revolncion de Espana, la jnnta 
(le Sevilla no se hallaha dispue^^ta a reconocer i la 
de Granada. ' Esta tenia tropas y se hallaba di$- 
puesta d sostener su derecho de representar d Fern 



279 

itando 7^- La^ de Sevilla vio que no convenia re- 
mitir d las bayonetas la disputa, y adtnitio d an ne- 
gociador, Don ■ ■ ■■ RiqTielme, que vino pnblica- 
mente a ajustar los articulos del convenio. A esto 
debio el reyoo de Oranada el tener nno 6 dos re- 
presentantes en la Junta Central, y uno mas en las 
Cortes de la nacion que los que le tocan d titulo de 
capital, y del nuraero de sns habitantes. Tan injusta, 
pues, fue la gnerra que declaro \fi regencia de Ca- 
diz d Caracas como la que hnbiese declarado Se- 
villa contra Granada, por no permitirle tener Junta 
a parte y manejar »us proprios intereses y cau^ 
dales. 

Injustisiino foe dedarar guerra a dos 6 tres mil- 
lones de liombres porqne no tenieodo Tey d quien 
obedecei*, quiiieron representarlo couo io hacian los 
que los declaraban traydores. Pero nada es com- 
parable al delirio con que las C6rtes de Espaiia con- 
tinuaron y esforzaron ^sta guerra, l|amando rebeldes 
£ los Americanos que reconocian la soberarda dc 

2ue las C6rtes acababan de despojar i, los reyes de 
Ispana. 
La i>06teridad apenas podra creer la contradic- 
eion de principios y conducta que ban seguido las 
Cortes. Napoleon foija principios para sostener su 
injusticia ; las Cortes parece que los declaran para 
acusarse d si mismas. Su primer paso fue estable- 
cer los titulos en que fiindan su autoridad. Estes 
estan reducidospor ellas d la soberania del pueblo. 
Desde este momento perdieron todo pretexto a 
ms^dar d nifigun pueblo que quiera declarar la 
guya. — Las Cortes Ae Espaiia estan compuestas ar- 
bitrariamente sin mas plan, ni mas leyes, que las que 
permitieron las circunstancias. Solo la aprobacion 
]M>sterior de los pueblos que no ban podidfo mandar 
a ellas ^us diputados, le^itima y libremente elegi- 
dos, ]mede claries autoridad sobre ellos. Si el 
pueblo Espauol es soberano y d titulo de su sobe* 



290 

« nnia le hun 4ado una constitacicm Us C6rte8 
a]«9 ; la mctior j mas insignificante villa 6e las qpw 
no ha podido mandar sns diputado» 4 ellaa, i rttm 
da la iDvaaion,' tieaa el mas indlspatable devecho.i; 
protextar y rechaaar la coostitiicioa eptera, haitaii 
taifto que se apraebe de nuevo en otraa CAttm^. 
Mncbo mas lo tienen los que han pratextado la as- 
toridad de las piresentes desde* el principio^ dua^: 
y explicitamente. 

8i las C6rte8 iban k formar una constitucioD jmm 
ml puebb) sobet'onOj debian dar parte. prapordoBai* 
en sii format ion a todos los uidiviunos de est* 
. pneblo; y inucho mas i los que se hallaban libsas»* 
de' Franceses como sncedia i laprovincias de ol- 
tramarl Ahora bien, 6 el pneblo £Upanol gaaa- 
mas de dolile soberania qne el puebh Amerkmrn^ 
6 ette ultimo no estii obliffado d recibir ta coostitaii 
cion qne han Totado 133 dipntados Espanules, yaalo 
A 1 Americanos ; de los qnales mnchos estan nm-^ 
sados pQsiHvamente por los. mispios pueUos 4 cny^ 
nombre Brmun. 

£1 pueMo Americano no tenia mas lazos cob d 
Espanbl que la soberania que habia reconocido en 
los reycs conqnistadoi-es de aqueilos payses. Ma«» 
dadas por las C6rtes las bases de la sociedad Ea- 
panel a, y despojados los reyes de la soberania qne 
exercian quando conquistaron aqueilos reynos, la 
asociacion de estos put^blos con los de Espana para 
formar un pueblo soberano es absolutamente voIqih 
taria, y uo hay titulo alguno para foi*zarlos k ella, 

Este es el estado de la question en quanto al de* 
recho que las Coites tienen para barer la guerra £ 
los Americanos disidente^ ; y, no digo el saber da 
las Corte«i, pero ni todo el de Europa puede dark 
mejor (olorido; A no ser que se destruyau los ti« 
tuios (le <iutori(hul qne clhis mismas han recoiK>« 
ndo solenuioniente. La i^oudad y equidad da la 
const! tucion no tiene que ver coulajosdeia delf 



2BI 

gnerra que 9e liace 6 los qne no quieren admi- 
tirla. Joft^ Napoleon pudiera jnstificar con igual 
titalo la destruccion de Espana. Aqni teneis^ po- 
dia decirles, la constitucion de Bayona que^ d mi 
parecer, e8 la mejor del mundo ; y que ademas foe 
aprobada y jurada por vnestros conciudadanos 4 
auienes yo nombr^ para qne os representasen. Sed 
raices con ella ; 6 sino os obligaf^ por las annas. — 
Id, en malhora, vos y vnesira constitucion le dicen 
, con mncha razon los JEspanoles : ; Os dimos nosotros 
coinision de hacerla, 6 de nombrar esos diputados 
ipie la jnraron ? — Pero la cpnstitucion es excelente. 
— Gnardadla, pues, para vos y los vnestros. — La 
mismo y con la misma razon dicen los Americanos. 

Esto en qnanto d los titolos para liacer la gnerra. 
£n qnanto a la conveniencia, 6 politica de hacerla 
y segniria, 6 es menester llenar un libro, 6 redocir 
el pnnto A una palabra. — Espana, que no tiene 
meaios para defenderse i si misma, esti consumien- 
dose por sostener una gnerra injusta — una guer* 
ra qne la priva de grandes auxilios y medios — una 
guerra qne, quando merios, es infinitamente dndosa 
en su exito — y que, aunqne termine en favor suyo 
DO pucde prodncirle mas bienes reales que los qne 
una conciliacion pndiera traerle desde a bora. 

Pero j era po<iible esta conciliacion r Suponga-* 
mos qne no. ^Se perdia nada en probard hacerla? 
Ann qnando los tiuiit>s para barer la guerra en A- 
menca fuesen los mas justos del mundo j seria dig* 
no de ningun gobierno medianamentc justo, el de* 
clararla contra sus proprios pueblos sin haber pro- 
bado d evitarla por medios paciKcos ? — i Adonde 
estd el primer paso de esas Cortes liberates para 
evitar la gnerra ? ^ Lo son esos comisionados y 
vireves a quiene^, romo a bcstias feroces, suelta en 
medio (!e los pueblos de nitramar, el uno para que 
destniya mas de 130 pueblos, y mas de 150,000 
hombres en cl reyno de. Mexico-— los otros para 



282 

qne cada qual faaga el mayor dano que pneda, m- 

fuu le dicte su rencor, y sus peqneiios medioiy 
oataird acometer d nn pneblo en medio deiM 
ealamidad como la de Cfaracas? Entretantoloi 
Uberales se complacen en la constitadoif que liu 
fraguadq para esos paeblos^ de coyas miseriaiy 
aflicciones quieren valerse pafa que la ai|mttiii. 
Mas defensa tendrian las Cortes si^ ateniendote i 
)a prdctica del mnndo conio el es en si^ y no segnk 
lo Dgaran las teorias Uberales ^ hubieran dicho qnek 
Aiperica Espanola pertenecia i la corona de Espant 
como colonias ; y qne por tanto tenian derecnoi 
tostener los del Rey conservandolas en obedienm 
con las armas, como fueron conquistadas. Redn- 
ciriase lentonces la question d ver quien era el mts 
foerte; y seria una guerra como todas las nai 
qne se ban hecho en el mundo. Pero eaos qme- 
bros de Filosofia^ unidos d esa ferocidad de dbi- 
potismo, bacen resaltar» de un modo iiritante, A 
artiflcio, ^ injusticia de la conducta del gobiena- 
Espaiiol con la Ameriau 

fiastante odiosa era ^sta desde el priucipio, sin 
ponerle el remate con se ban servido adomfirla al- 
ttmamente. Hablo del desayre hecho i Inglatem 
en panto d la mediacion que ofrecia. Ann qnaa- 
do los titulos de la guerra con la America £spaSola 
fueran los mas justo6 del mundo, (que son los mas 
injustos, segun se ha visto) y aun quaudo en ler- 
minarla con una uegociacion pudiese perder algola 
£spana (que es muy al contrario) ; o uadu aignir 
Acan para el gobierno Espanol las voces aniistad 
y. agradccimiento, 6 dehian haber dado A Ingla- 
terra esta prucba de ambas cosas — la unica qne 
pudieran esperar que se les prcsentase por ahora» 
para correspouder a tantas como ban recibido y re- 
ciben de esta intima.aliada. No formar^ yo aqui la 
lista de los servicios que Inglaterra ha beeho i la 
iiberttid Espaiiola en esta guerra. No hay Espafid 



^83 

(si se exceptoa uii paiiado dentro de las mufallas 
de Cadiz) que no los tenga presentes. Y aun por 
si pudieran olvidarse, las circunstancias de la £s* 
pafia en el dia, son como un visible compendio de 
todo lo qne debe a la nacion Inglesa. Vnelvan 
los ojos al centro de la Peninsula, extiendan la 
vista hicia d ainbas costas opnestas, y veran la 
parte que tienen los Ingleses en esa libertad de 
que jam as se ha visto tan cercana. — Acnerdense 
despues, de la conducta que ban observado los 

Sobiefnos de Espana desde los primeros moraentos 
e la alianza: de las sospecbas de la Junta Cen- 
tral, de sus teiuores de que los Ingleses trataban 
de apoderariie de Cadiz : de las voces de . que pe- 
dian la isla de Cuba : del alarde con qae se haDl6 
en sus manifiestos de las negociaciones dificiles 
que habian manejado en estas materias : de su 
conducta con el libertador de Espaiia d.quien la 
victoria acaba de poner fuera del alcanze de la 
envidia. Acnerdense de las repnlsas que ban su- 
frido las propuestas bechas para dar & Espana un 
exerclto Espaiiol tan efectivo como puaiera te- 
nerlo : del modo en que se recbaz6 la modesta 
pcticion que se dirigia d habilitar al gran Wei* 
iington d que pudiese contar con los medios qne 
ofrecen las provincias, que con los de su nacion, 
ha salvado de manos del enemigo: acnerdense en- 
fin, de la constante sospccba cpie ha caracterizado 
i, la politica observada con Inglaterra, y digan los 
verdad^ros Espafloles si no era yo tiempo de dar 
una prueba de confianza. — ^Pero no: me parcce 
(]ue oigo d los campeones del partido que ha ex- 
traviado d las Cortes, en los puntos que tienen re- 
lacion con el presente. Me parece que los oigo 
en los raptos de su silegria celebrando el triunto 
recieii ^raiiado, " Pensaran (me parece qne dicen) 
c|ue no los conocemos ! Hagan la gnerra, pues su 
interes es hacerla. Scores estamos de que no 
nos abandonen. Londres se defiend^ en Valladolid 



284 

t Salatnaaca. For lb nieoos sabnin que en Ca£k 
hay politicos qne pucden dar leccioues i los de St 
/ James.'* 

Que se diran estas y otras cosas semejantes, qae 
la repulsa de la negociacion esti fandada Robre 
tales principios, y que son los favontos del paitido 
daminaiite en^Cadiz ; es para mi mas clarp qne la 
misma luz del dLi. Pero^ conozco demasiado faiea 
las bnenfis y generosas qnalidades del corawn 
Espafiolv para ni aun sospecbar que transciendaa 
de aqnellas ronrallas, si no se buscan en sns cbkK 
nias ae* monopolislas, qne sc hallan repartidas, en 
las proTincias ultramarinas. — ^Apruelie tal condacti 
el que qnisiere : yo solo dire de ella, qne si pan 
ser politico es preciso imitarla, sera pruciao tam* 
bien dcsnudarse de qnantas virtudes mas nobks 
adornan al corazon faumano. 

Y que adelantardn con on proceder tan odioso y 
mezqnino ? Hacerse aborrecibles d proprios y ageiioSy 
y cargar 4 la desgraciada Espana con las fnoestas 
iconseqnencias de este miserable orgullo. EUos hia 
pnesto el sello d la independencia Americana : y lo 
peor es qne es nn sello marcado con sangre propria 
y de sus bermanos. La America Espanola, ha 
sido y estd siendo nn teatro de horrores : estos 
horrores iran en .aumento cada dia^ por el odio 

Jne acaba de confirmar contra si el gobierno de 
Ispaiia, y por las causes que yo he ale^ado qnando 
disuadia d los Americanos de la ahsoluta indepen* 
dencia. 

He hecho qnanto ha estado A mi corto alcamo 
para persnadir k los Americanos k la conciliacion ; 
mds, y«i no estd en sn mano ni en la niia. £1 go- 
bierno Espafidl la ha rebusado d la amistad, k la 
humanidad, d la jnsticia, y aun d sn proprio is- 
teres, j Que les resta que hacer d los Americaaos t 
Se ban de entregar d discrecion de semeiantea 
Sciiores, fiudos en la defen^a de una tercera parte 
de representantes en el Congreso^ a esperar joaticia 



385 

de ^1» contra la qae somariameotele administren 3US 
vireyes y audiencias ? — ^Antes me cortdra la mano 
con qae eacribo que recomeiidar tan funesto abatimi* 
ento. Una sola cosa sacrificar^ en este puoto al res* 
peto de mi patria. Al desvanecerse para siempre 
la esperanza de conciliacibn, me ha sido preciso 
jiresentar ^ste peqneiio bosquexp de las razones 
qne be alegado en la question presente. Mas 
nnnca tomitre la plum a para atizar el furor de los 
Americanos Espanoles en csta tiyiesta gucrra. Dor 
cidala la espada, y el Dios de la jusUcia, sin cas^ 
dgar a mi patria de los errores de sua gobiemos; 
Yo doy punto aqui sobre la question primitiva ; 
y solo tratare de dar mis consejos & los pueblos 
de America (que son los unicos que se muestran 
inclinados d oirme) a fin de que eriten otros maleii 
qne les amenazan. Tales, son Jacobinismo y Fran^ 
cesismo. Pero ya me es imposible mezclar en esta 
carta tan distintas y copiosas material. 

Tendre el honor de dirigir d V. otra que sea 
contextacion mas directa i ciertos pantos de la 
tuya, esperando, entretanto, que me dispense ei 
qne las circunstancias actuales no me h^yan dexado 
▼olver la rista i otras materias. > 



- ■ ■ 1 1. ■ — i — w rt ^ -^r 



OBSERVACIONES 

Sobre el Infarme del Mimstro de Francia p»a^ 
Negocios Extrangeras, que sirvio de Introduce 
cion d los JJecretos sobre una nueva organizachn 
de la Ouardia NacionaU pubUcado en el Moni^ 
tor de. l6 de Marzo, 1813. 

[Trmducidas M Fraacci.] 

Este informe^ que puede mirarse como primer 
Manifieata de la gran goerra que se prepara ea tste 



286 

tnomeoto*^ es meramente nna expoaicion d^ loi 
' tnpaestos atentados de Inglaterra contra loi de« 
imios de los neatrales en las goerras m aritimn i 
y de las medidas adoptadas. sacoenuTameiite por d 
Gobierno Frances para vengar y protager catos de^ 
rechos. £1 aotor del infbnne ranpicsa daadojpr 
sentado ^^ que los privilegios maritimos, dcdna^ 
do6 por el tratado ' ae Utrecht, ae coo^rtiefbn ca 
derecho de gentes,** y qae ^^ ^taley se ha renofada 
' £ la letra en tbdos los tratado^ sigaicntea.** Bi 
aqni pasadrdatar ^Mos decretos arbitrarios .y fit 
ranicos^ con qne Inglaterra ha violado loe prilh 
cipios qne consagr6 el tratado de Utrecht, y las i»^: 
presalias que la Fnincia ba contrapnesto i catoaib< 
cretos ; sacando por conclusion — ^la ni^ente'iMticah 
dad de emplear todas las fiierzas disponiblea de^hi 
Francia, para excbdr i los neutraJea, de ciertiii 
pnertos en los extremos del continente, doade'da 

Suando en quando jpodrian introducir algaoos far* 
los de mercancias Inglesas. 
El gobierno Frances debe de imaginarae ^m 
sumergidos sus contemporaneos en una absoluta 
estupidez^ ban perdido, ignalmente que el deaeo '6 
el poder de resistirle, la memoria de quanto ba pa- 
sado a su vista, toda idea de historia y del antigno 
derecho pdblico de Europa, y hasta la facultad ds 
leer, comparar, y pensan A no ser asi, inal pu- 
diera presentarJes como oraculos diplomaticos, 
uno8 cuentos tan mal fraguados, que seria inanltar 



* £1 follfio que pres^nto traducido a mit lectores •paieci^ca 
eita capital 4 poco de haber traido el Monitor el informe que ka* 
pugna. Ksta sin nombre de autor, ni lugar de impreaion. £1 
mucho sober di|il()m4iico, y politico que contiene, }^ lAbifidad 
y destreza con rfue su autor contradice lot falsedades, y aoii- 
mas del ministro Frances» v la claridad con que se descubra la 
mjusticia de la guerra que bonaparte ba declanido d la RMhy 
nie ha movido d prexentarlo 4 mis lectoreft; seguro de que hsi* 
Jarao inucho placer 4 instruccion en su lectora. El iDlbrtaie da| 
ministro Frances Ht halts ea el No. SS-del Eipaftol,ip. sgo^ . 



28^ 

al lector mas ignorante, si espcrdra que lot 
creyese. 

]^Co seria dificil refutar completamente todas y 
cada una de las clausulas de este escrito. Mas yo 
hie cenire i un examen sncinto de las qiiestiones de 
derecho qne encierra* Habre logrado mi intento si 
probare : — 

Que el tratado de Utrecht, aon eu la epoca mis- 
ma en que se celebro no Jti€j ni pudo ser, ni jamas 
se ha pretendido quefuese, ^^ ley comnn de las na- 
clones respecto de los derechos inaritimos.'* 
* Qae dicho tratado, en vez de anipliar su autori- 
dad con el tienipo, no ha tenido (|ue ver con las 
circunstancias y acontecimientos posteriores. 

Que en la lucha que se empczo en 1 8o6 entre 
Francia 6 Inglaterra, i, efecto de sonieter el comer- 
cio de todo el mnndo d un systema de prohibicion 
reciproca ; la Francia ha sido verdaderamente la 
agresora, entsmto que Inglaterra ba procedido cons- 
tantcniente por vik de reprcsalias: y en fin, — 
' : Que los principios proclamados en el manifiesto 
de l6 de Marzo, con objeto de justiticar la nneva 
gnerra que va a abrasar al continente, son los mis- 
mos (aiinque Uevados a un extrerao qual nunca ba- 
biainos visto) que han caracterizado a los pasos del 
^ibierno Frances, en todas las epocas de esta fa-^ 
tad contienda, 

I. 

Para que pudiera haberse fomiado una lev 
conmn d todas las naciones que fixase los limites de 
los derechos de los estados beligerantes, y de los neu- 
trales en las guerras maritimas ; seria necesario que 
todas las potencias independientes,}egalmente repre- 
•entadasenun congreso general, hubieran convenido 
en las reglas que babian de seguirse en este ramo 
de derecbo publico, y que todas las partes intere- 
•adas hubiesen reconocido y sancionado un codi^o 
que fnese el iiltimo resaltado de sot tirMS. 



^8 

Yo no paedo detenerme aqiii & itiantfestar lo alb* 
rarda 6 madmisible que seria dicha snposicioD. 
Basta saber que jamas se ha executado, ni ann 
intentado empresa semejante ; y sobre todo, que d 
tratado de Utrecht, segan existe, no tiene ni Tim 
de uev an codigo de derecho piibUco^ ni una ky 
general de ]as naciones. 

Lo que coniunuiente se llama tratado de Utrecht, 
es, como to<ios sahen^ una coleccion de divcrsos 
tratados, concluidos entre las varias potencias qm 
habian tornado pHrte en la ^lerra de succesion de 
Espana. Entre estos tratados se kalian tres sobre 
navegacion y comercio : uno celebrado entre 
Francia 6 Ingia terra : otio entre Inglaterra y Ei* 
paua ; y otro entre Francia y Hc^landa. 

Eu el tratado entre Francia 6 Inglaterra se esti- 
pulo, que en caso de una gnerra maritinia, en que 
una de estas dos potencias pcrmaneciese neotral, 
la bandera de la tal cubriria las mercancias perte- 
necientes k los enemigos dc la beligerante ; y, ade* 
mas, que por mercancias dc coutrabando, y coofis- 
cables en toda especle cle buque, solo se eutenderian 
los objectos directaineiite aplicabies a la g'aerra. 
Estos (los articulos, que on todos ticmpos se han 
arreglado de diversas m:»Ti(»ras en cada tratado par- 
ticular de navcjiarion, a-.i azaban al tin del .siglo 1/ 
y princijiios del IS, rasi toda la question de loi 
derecbos de las potencias nc^utrales. en las g:iierras 
maritimas. Por los tratados anteriores, de 16*5, 
y 1677* hi Francia y la luglatcrra habian ya con- 
venido, respecto a cslos dos articulos, en las mis- 
mas concesioucs recij)rocas que se ballon en el tra- 
tado de I7trc(ht ; y estas conce^iones se renovaroa 
y confirmaron, auu en favor de la ]M>tencia neu- 
tral, en el famoso tratado de cemercio de l/Stf* 

Al reflcxiouar en la sltnacion rchpectiTa de estaf 
dos potencias^ no hay porquc admirarse de que ea 
todos bUs tratados kobre cbte objeto^ se hayan con* 




2Sf) 
redido tus mas amulios dereclios d la qne perma- 
iiedese neutral en el caso de estar la otra en gucrra 
nmritiina. La razon escUra: el caso supuesto es 
tail poco probable, fjue {pianto se prometian mu- 
tnaniente, venia A redncirse i on mero cumpli- 
luicnto diploinatlro. Despnes de la decadenria de 
Espafia, y dc la Holanda en tiempos mas moder- 
nos, FruDcia 6 Inglaterra eran las dos potencias 
prepoiideraiites en la mar. Directa 6 indirccta- 
mente, toda goerra maritima, por poco im})ortante, 

16 mny pasagera que iiiese, debia empvzar, 6 acabar 
Aiendo gaerra eiitre Inglaterra y Francia. Tal ba 
sido, etectiviunente la historia dc todas las (jiie se 
lian verificado desde el fin del siglo 17. Una guer- 
ra uiaritima en que qiiulquiera de estas dos na- 
cioneft quedase neutral, es Siuy dificil de imagitiarse. 
Abi es que nada perdian en snponerla. Quanto 
mas crecia la rivulidad niiitua, hasta degenerar en 
guerra babitual ; tanto menos les costaba el ser 
liberules en ana suposiclon, que ambas sabian inuj 
liien, que nunca se iiabia de reuliziir. 

Kmpero las estipulacioncs wentuales sobre lot 
dereclios de la navegacion neutral, insertas en nn 
tratado entre Francia ^ inglaterra, no obligiiban i 
las partes coutratuntes respecto i sus relaciones 
con las otras potencias ; ni dc ellax podia re»uttar 
una ley universal : cada una quedaba libre para 
tratar este punto con lo3 demas estados, baxo las 
condiciones que le pureciesen mas practicables 6 
luas utiles. 

El trutado dc navegacion y comcrcio entre fngla- 
terra y Espafiu uo era mas qne nna conscqQc^neia 
del de paz y aniistad que liabian firmadu eil 
Utrecht, y por tanto se redaxo & conOrinar el 
(ratado dc l6f)7i l^c liie iuK^rto & la letra cu 
el de 1713. En este tratado, que <-•< tnny favora- 
ble i la polencia qnc eventualmentu qUcdu^o run* 
trat, no se hact mendou algunu del priocipio 

TOMO V. u 



S90 

de qae^ la handera cubre d la mercancia ; circons* 
tancia esencial qae prueba qnan poca relacion 
tenian estos dos tratados distintos entre si, y qaan 
lexos se estaba de considerar el principio de la Ih 
bertad de las mercancias enemighs baxo banderi 
neutral) como' ley generalmente establecida': por« 
que 5i por tal se hubiera teuido, el silencio sobre 
un artlculo de tan grande interes^ seria del todo 
inexplicable. 

Inutilniente nos detendriamos sobre el tratado 
de coniercioy celebrado en Utrecht entre Francia 
y Holanda^ en que ningnna parte twro la Ii^la- 
terra. 

£n quanto d las demas potencias de £iir(^, 
aun aquellas que habian tenido parte en las iiego- 
ciaciones de Utrecht, 6 las que fueron compre* 
hendidas en los Tarios tratados, como Poitoxal, 
Prusia, Suecia, Savoya, Toscana, Genova, Ve- 
necia^ etc. ; no se dixo una palabra sobre fixar lot 
limites de sn neutralidad rotura, ni bien fbadan- 
dola sebre una ley general, ni respecto de ningnna 
de las potencias que habian cooperado A la pax 
general. 

Para conocer exactamente la idea qoe tenia el 
gobierno Frances, de entonces, del sentido de esta» 
estipulaciones sobre los derechos de neutralidad, y 
sobre el influxo que debian tener como principiot 
penerales en esta materia ; basta volver los cjos i 
las leyes que componian el codigo maritimo de la 
Francia, en aqncl tiempo. 

Ningun pays se ha ignalado i la FVancia en la 
severidad de sus leyes contra la libertad de lot 
neutrales, en las guerras niaritinias. Las orde- 
nanzas de Francisco 1°. (1536 v 1543) de Henriqot 
3^ (1554) de Carlos 9^ (15tf9) de Henrique 3^ 
(1584) etc. habian declarado sin restriccion al- 
guna, *^ que las mercancias enemigas envolrian en 
ra confitcacion no solo i qaalqnier otra embaroida 



29t 

^on ella^ sino tamhien al buqne, fnera qnien fiiesa 
sn proprietario.** La celebre ordenanza de la ma- 
rina de 168I9 que los Franceses miraron en algun 
tiempo como nno de los monnmentos de la gI6ria 
de Lais 14; sanciono los mismos principios, ana- 
diendo artieulos snm^mente onerosos sobre las 

Srnebas de neutralidad qne se exigian de los 
iiqne^, sobre los pasaportes, facturas, y certifica- 
eiones de todos generos, y sobre las fbrraas legales 
dc los juicios sobre presas. El reglamento de Pre- 
sas, de 1704, pubhcado durante la goerra d qne 
se siguio el *tratado de Utrecht, fue absolntamente 
eonforme d dstas ordenanzas. " Si se encontraren 
* en los buqnes nentrales, efectos pertenecientes al 
enemigo, los huques y los cargamenios seran d^ 
buena presa''—^\ce el a^icnlo VIT de dicho regla- 
mento. £1 de l?"^^) es verdad qne modifica una 
de las clausnlas mas duras de estas leyes; pero 
dexa, escmpnlosamente, en vigor d todas las 
otras. El articnlo V. de este reglamento declar6 
^* sngetas d confiscacion las mercancias pertenecien- 
tes d los enemigos en navios neutrales 6 aliadoSy^ 
annqne anadiendo qne hs buques serian pnestos 
en libertad.** 

Si (como no se avergl'ienzan de asegnrarlo en el 
dia) " los dereclios maritimos de los neutniles se ar- 
reglaron solemnemente por el tratado de Utrecht;" 
seria inconcebible qne en la legislacion maritima 
de Francia no se viese la mas minima conseqnen- 
cia de ^ste CTande acontecimiento, ni en la epoca 
en qne se dice haberse verificado^ ni ann treiuta 
anos despues*. 

"i^ la uitima ley M>bre etta materia que se pQblic6 antes de la 
revolucion, es decir el reglamento iobre la nategacian de los bnr 
^ucs neutrales en tiempo de guerra, de 29 de Julio, 1778; no 
iiient6 el principio de que la iMUidera cubre 4 la mercancta. 
Verdad et, qoe como lat leyes aaleriores, taropoco expre86 • 
principio contraf io ; pero juagando por el rigor de toda<i las del 
mu oitposiciones de ^ne reglamento, por la calidad d« Ita 
proebaff que pidc al articnlo IL para jnatificar impvprimUui 

V3 



Para responder & los que pudieran imaeinar (pa 
las ordenanzas nada tenian que ver con los trata- 
dosy que la legislacion iba per nn nimbo, yd 
derecho de gentes per otro ; voy A referir un ctao 
memorable que no dexard duda sobre este panto. 

Las ciudades Anseaticas (Lubeck, Bremen, y 
Hamburgo) ^ozaban de gran favor en la corte de 
Francia, desde mediados del siglo 17- £1 car' 
denal Mazarino les habia concedido un tratado en 
1655, en que se decia : '^ que, respecto d las cm- 
dades Ansedticas^ su magestad, derogando hu or- 
denanzaSy quiere y entiende, sean libres del rigor 
de estas, por el termino de quince anos, de tal 
suerte, que la propriedad enemiga no conftsaue la 
del amigOy y que los buques pertenecientes d dichas 
ciudades sean libres, y hagan libres d todos sos 
cargamentos, '^ aunque en ellos haya men^amai 
perteneciente al enemigo.** En 1716 (tres aSo$ 
despues del tratado de Utrecht !) las ciudades An- 
sedticas pidieron que se renovase el dicho tratada 
Lograronio ; mas veanse los terminos en que estd 
concebido su principal articulo : ^^ Los buques en 
que se hallen mercancias pertenecientes d los enemi- 
gos de S. M. no pedran ser confiscados, ni tampoco 
el resto desu cargainento; sino solamente las dicbas 
mercancias pertenecientes al enemigo, como lo 
seran las de contrabando. Derogando su magestad, 
con referenda d esto quantos msos y ordenanzas 
contrarias existan, inclusas las de los afios 153t), 
1584, y 16*81 que mandan que la propriedad ene- 
miga confisque las mercancia y el buque amigo.'* 



frul ; en fin, por el articulo ultimo que dexa en vigor el regit- 
mento de 1681 " en quanto no se derogue por el presente;** t» 
clam que kasta el ano 1778 nunca intent6 el gobieroo Francei^ 
dar & la bandera neutral la faoultad de protejjer la raercancia 
eneinit^a. En 1730 ()uando aparecio la nnUratidad armada^ fue 
laep.tca en que la Francia inud6 repentina'mente.de lengumge, y 
con un desi'aro digno de la aurora de sun hermosos diaji» manturo 
" gue el grandt ohjeto de ws ordenanzas habia f kla ticiDpr«» el 
principio dc la Ubcrtad d^ ht mares ! ! ! " 



393 

Se les hizo tnirar como an favor extraordinario el 
qne no se les habia cercenado en este nnevo tra- 
tado mas qne la mitad de los derechos qne el de 
1655 les concedia*. 

. De este modo entendia y respetaba el gobiemo 
Frances, al tratado de Utrecht. De este modo se 
hizo ^ste tratado ^^ ley comnn de 1^ naciones 
ftobre los derechos de las banderas nentrales.** 

IL 

** Esta ley" (contintia el ministro informante) 
*^ renovada d la letra en todos los tratados pos- 
teriores, consagrd los principios signientes,** etc. 

Creo haber dicho lo bastante para quesejnsfigne, 
si el tratado de Utrecht pudo tener fnerza de le^ 
generaly 6 pudo consagrar principios de ningun 
g^nero, aun en la ^poca de sn celebracion. La 
proposicion absolnta y decidida de qne ** 6ste tra- 
tado se renov6 & la letra en todos los tratados pos- 
teriores,** se halla tati absolutamente desmentida 
por una mnltitnd de docnmentos, qne todo el mnn- 
do puede consnltar; qne ann aqnellas personas 
qne ban ebservado mas atentamente el giro y el 
espiritn de los papeles Franceses de oficio, deben 
haberse admirado de sn temeridad^ El caso es 
qne entre el gran ntimero de ti^atados qne, desde 
1713 hasta nnestros dias, ban arregladfo los de- 
rechos maritimos de las diversas naciones ; no se 
hallard ni uno en que el de Utrecht se haya re* 



* £1 tratado que las ciadadet Ansedticas obtovieron de la 
Francia en 1709 fuc en todo conforme al dc 1716. Pero hay 
vn hecho tanto roas curioso quanto se acerca mas al afto clima* 
terico de 1780; v es aue un convenio de comercio que el go- 
bierno Frances hizo nrmar en 18 de Septienibre 1779, con el 
Daque de Meklenboarg Schwerin^ sancion6 de nuevo toda la se* 
▼eridad de las antiguas ordenanzas, y entre otras d<rclar6 muy 
poaitivamente " sugeta 4 confiscacion t4Kla mercancia cnemiga 
i|tte se ballast en on baqoe neatral^ 



noTado^ confirmado, ti citado como modelo *• Lot 
que habian negociado estos tratados sabiaji hien^ 
que nnos reglamentos puraniente convemdonaleSy 
estsiblecidos en 1/13 entre Francia i Inglatem, 
6 entre Francia y Holanda, no podian obligar i 
las potencias que no habian tenido parte en dlos^ 
ni d las que los habian firmado, en quanto d soi 
relaclones con otras potencias. jCon que titnlo 

fodria un comisionado Dinamarques exigir deotro^ 
ngles^ que aduiitiera las estipulaciones de Utrecht 
como ba^e de los dereclios de la bandera de nno 
de los dos payses^ durante su neutralidad ? En 
los buenos tiempos de la diplomacia, d oadie pa* 
diera occurrir semejante desatino. 

Pero aun quandp se concediera ]o que es abscH 
Intamente falso, es decir, que el tratado de Utrecht 
iue el resultado formal y reconocido de nna de* 
liberacion general de todas las naciones, sobre las 
condiciones y privilegios de la neutralidad en las 

Suerras maritimas, y, por. consiguiente, un ^erdft- 
ero codigo de leyes ; es evidente que las reyo* 
Juciones que se ban verificado en el systema po* 
litico^ posteriores d 1713 hubierau obligado, no 
una, sino mucbas veces^ d hacer una revision ge- 
neral del tal codigo ; d no ser que se abandosen 
las questiones mas importantes y problem at ic&s, d 
la decision de las armas^ 6 de ajustes individuales. 
Inutil seria el exponer aqui quan extravagante es 



* El onico tratado <iel siglo 18 en que el de Utrecht (es decir, 
tal qual arreglo. particular sobn* navt;gacicn y comercio de kn 
que se hallnn d continuacioii del verdadero tratado de Utrecbt] 
se haiia inentado\ es mio celehrado entre Francia y Uolanda en 
I7S9. M&s, debe observarse coiu'S y con que intento se him 
esta mi^ncion. La causa e^ que " habiendo el tratado concluido 
en Utrecht, etc. por el tennino de vetutc y cinco ahot, expiradotik 
1 1 di* Abril del ano pasado, las dos potencias, etc. etc" \ Rar^ 
fenomeno. sin dudii, es este de una ley comun dt l(U nacumet, qm 
ejpira al fin de veintc y cinco ahos f 



295 

la idea de fonnar congresos legislativos^ que im- 
pongan leyes generales sobre los derechos y rela- 
Clones de los estados independientes ; y mncho 
mas el intentar que tales congresos se repitau en 
^pocas ciertas y constantes. El verdadero dereche 
publico de Europa se ballal)a todo entero 6n los 
traUdos de las potencias, onas cou otras ; y solo 
en ellos puede hallarse. Segun ^ste principio in- 
mudable, cada gohicrno ha arreglado siempre con 
cada uno de los otros, en particular, qn£ dereclios, 
y Ifniites habia de tener su neutralidad en el caso 
de ballarse uno de ellos en guerra maritima con 
otro. Todo lo denias es una xerga revolucionaria, 
una paradoxa peligrosa^ 6 'una ignorancia afectuda^ 

I^ara engafiar al pCieblo. El pretender que las re^ 
aciones de potencia d jpotencia esten sugetas i 
una supuesta ley universal ; es qnerer destmir todos* 
los principios en c|ue se (und6 y se ha sot^tenido el 
derecho publico : es exterminar para siempre las 
leyes |>ositivas que la^ naciones se han iropnesto 
reciprocamente por ajustes. variados al infinitOy 
■egun sus necesidades y sus fuerzas ; y substituirles 
la autoridad arbitraria de un codigo uniforme, qn^ 
es obra del despotismo de un solo individuo, y que 
^1 mismo no }>odra establccer si no logra incor* 
porar d su imperio todo el mundo civilizado* 

Aunc|ue queda bien iundada mi proposicion con 
lo dicho ; aiiadir^, para ilustrarla y desenvolverla^ 
algunas reflextones sobre las mndansas prindpales 
que, durante un siglo^ han tenido los intereses 
respectivos de potencias neutrales, y beligerantes^ 
en las guerras maritimas. 

Quando se firm6 el tratado de Utrecht, no exts- 
tian muchos de los estedos que en el dia tienen un 
influxo considerable, 6 no eran contados entre las 
potencias maritimas. Solo citar^ d la Rusia y los 
estados umdos de la America. Todas tas grandes 
qUestiones sobre ioa derechos de la bandera neutral 



596 
qne ban ocnpado y agitado la Euopa dmntt 
estos treinta anos ; han nacido con respecto 4 vni 
de estas dos potencias. Sea, pnes, qaal feeied 
fandamento de sus pretensiones^ seria ridicnlo d 
mantener que la Rusia 6 los estados unidos de 
America tenian derecbo d alegar contra Franda, 
Sspaiia, Inglaterra^ etc. los prindpios de im 
tratado anterior & su madurez^ y acaso^ d su tj3^ 
tencia politica. 

For otra parte^ A proporcion que se ha aoinen- 

tado el comercio de las paciones, y se ha ensancrha- 

do la esfera de su navegacion — que han nadda 

nuevas relaciones no solo eutre los payses veciiMMy 

«no entre los puntos mas distantes del globes— 

que la guerra maritima, considerada como una 

guerra mercantile se ha hecho tanto 6 mas impoi^ 

tante que la continental^ de que en otros tiempoi 

era un mero dccidente ; las questiones relativas i 

los derechos de los neutrales en la tal mem, wt 

han multiplidado complicado, y extendido^ pre* 

aentando nuevos aspectos, y problemas de que no 

huvo idea en epocas anteriores. £n la del tratado 

de Utrecht^ por exemplo, y aun quarenta anos 

despues, nadie habia pensado en examinar y fixar 

hasta donde se extendia el derecho de una potenda 

neutral de comerciar con las colonias de una po* 

tencia beligerante. La primer vez que se discutio 

^ta grande y espinosa question entre Inglaterra y 

Holanda^ fue durante la guerra de 1756. La 

question no se decidio por tratado alguno ; y, no 

obstante, que en la guerra que encendio la reYolu- 

cion de Francia, se ha agitado esta misma question 

con mas viveza que nunca, y ha venido a ser d 

prindpal objeto de las discusiones entre luglatena 

y los estados unidos de Inglaterra; aun nb exists 

tratado alguno que la decida. Casi del mismo 

genero es la question de si los buques neutrales 

convoyados por ua navio de guerra estaban 6 no 



297 

.augetos d visita. Habiase agitado entre Holanda 
y Saecia en l/^^y y entre Inglaterra y Holanda en 
1762 ; pero se paso en silencio en la famosa acta 
de neutralidad armada de 178O. Hasta 1800 jamas 
se habia propnesto semejante question de nn modo 
formal y perentorio ; y el tratado de Petersbnrgo 
de 1801, file el primero en que se trat6 de deci- 
dirla entre Inglaterra y las potencias maritimas del 
Norte. 

Pero, entre todos los grandes acontecimientos 
de los ultimos aiios del siglo pasado, el que ha 
influido principalmente en las relaciones mutuas 
de los beligerantes y neutrales es la alteracion que 
8e ha verificado en las fiierzas respectivas de las dos 
potencias principalmente interesadas en todas las 
qiiestiones de derecho roaritimo. Lo que tenemos 
que decir sobre los efectos de ^sta alteracion nos 
llevard directamente al examen de las acusaciones 
que se han hecho al gobiemo Ingles ^^ por haber 
snbstituido d las maximas del derecho publico^ 
reglas arbitrarias y tiranicas.** 

IIL 

Desde la guerra de succesion de Espaiia, y espe* 
cialmente desde la batalla naval de la HoguCj la 
marina Francesa ha ido constantemente en deca- 
dencia. No habicndose tratado de restablecerla 
durante el largo y pacifico ministerio del cardenal 
de Fleuri; la guerra de 1736 y macho mas la 
epoca (|ue siguio & la paz de 1762, hicieron ver 
bien claro d la Francia, que Inglaterra habia 
adquirido la superioridad en los mares. En la 

fncrra en favor ae la independencia de las colonias 
nglesas, las fiierzas navfJes de Francia, se reco* 
braron por an instante ; pero muy Inego los desor- 
denes de la revolucion, y la superioridad irresistible 
de la marina Britanica, acabaron de paralizarlas. 
. En tales circanstancias la Francia debio natural- 



298 

mente manifestar una inclinacion decidida i \ah 
lo qne favorece a la neutralidad mai'Itima ; indiitt- 
ciou que del)io crecer qaaiito crecia el conocimif ato 
de su propria ilaqueza. For la natnraleza de hi 
cosas, la navegacion neutral^ especialmente A te 
considera con respecto al coiwercio, es nn apofi 
grande j)ara la parte debil, y nn fuerte contrapoi 
de la preponderancia de la potencia superior, a 
las guerras maritimas. Los nombres iliistradosno 
podian e^g:Hfiarfje sobre el objeto de aquellas pro- 
textas filantropicas que el gobierno Frances espaitit 
per el inundo, en favor de nn sy sterna, qne anttt 
se dirigia d promover sus proprios intereses qneki 
de la neutralidad maritima. Mas, nadie les bnvien 
echado en cam su natural aficion A este systemfr^ 
nadie les huviera convertido en delito el que faToi^ 
ciesen, fomentasen, y prcdicasen por todas paitei 
quantas reclamaciones^ decretos, y reflexioM 

Iradiesen favorecer la navegacion y comercio di 
OS neutralcs, con perjnicio de sn temible ririL 
Hasta el grito fiirioso de Uhertad de hs mareSy no • 
obstante la nialignidad 6 la ignorancia con que 
confunde objctos del todo distintos, se les huvieni 
perdonado, d titulo dc ardid de guerra. Pero al 
ver que baxo el pretexto de defender los derechos 
indefinidos de los neutralcs, aquel gobierno ba 
invadidolos derechos mas sagrados de sus vecinos— 
al ver (|ne se ha valido de este clamor de libertad 
de los mares, para aniquilar systeutaticamente 
€[uantos generos de libertad se hallan en el inundo— 
V que despues de haber el mismo condenado, pros- 
crito y aniquilado a quantos pretendian gozar un 
resto de neutralidad, evoca ahora la sonibra de 
esta nnsma neutralichid para justiticar los pasos 
mas horrendo's : la sonrisa (pie habia excitado d 
charlatanismo de su proteccion oficiosa^ cede, al 
Dionieiito« k la indignacion y al horror. 

Lo mismo que la Franciai, por ser la parte mas 






299 

debil en las goerras maritimas, debia inclinarse&lQS 
neutrales ; la Inglaterra fuerte j victoriosa, tenia 
un interes evidente en defender los derechos de las 
potencias beligerantes *. Estos derechos^ en infi* 
nitos casos, se hallan en oposicion directa con los 
de los neutrales, y ])or tanto los tratados, que son 
la fuente y los organos de toda legislacion entre 
estados indepeudiehtes, son tambien el unico medio 
imaginable de conciliar esta oposicion. Ni lot 
derechos de las potencias belis^erante, ni los de las 
neutrales pueden tener otros limites legales que los 

Sue ellas se impongan reciprocamente por medio 
e tratados ; y nin^ana de ellas puede decirse que 
abusa de su derecno sino en el caso de que con* 
travenga d sus clausulas. £1 gobiemo Ingles los ha 
respetado siempre. £n tienipo de las coaliciones 
faostiles contra este gobieiiio en 178O, y en 1800— 
durante sus larga y aolorosa contienda con los Esta* 
dos Unidos— r^n toda la guerra de pluma que le hao& 
su mortal enemigo; la unica acusacion que no se 
ha ^Kipleado contra el, es la de haber faltado £ 
convenios positivos. £1 no querer ceder de los tra« 
tados, que los neutrales y sus protectores no creian 
ya convenir d sus intereses ; 6 mejor diremos, el no 
haber querido ligarse con un nuevo tratado, & c^ida 
sueva pretension de los neutrales sobre los puntos 

* £1 cosmopolitismo de nuc^tros dias ha consagrado la opinion 
absurdisima de que el hombre justo y qae se llama imparcial, de- 
be siempre estar en favor de los neutisies, y mirar 4 ias potencias 
beligerantes como opresores naturalen de aquellas victmias ino- 
centes. Un gran publicisladel Siglo 16 impugn6 esta vana idea^ 
mostrandof con admirable ingenic^ la dit'erenciH que hay entre 
Ion tntereseis de un pays neutral, y otro en guerra. Dice asi : 
*' Lucrum illi commerciorum sibi perire nolunt. Beliigercnies 
iiolunt quid ijeri, quud contra salutem suam est. Jus commer- 
ciorum (r</uum est, at hoc aquiu$ tuf ndee salutis ; est iiiud priva" 
iorum, hoc est regiiorum. CVdat ergo regno meicatura, pecunia 
saJuti !" Albcriom GtntiUi, de jure Mlu He aqui la verdadera 
filosofia y Elaotropia 4e qq ests^tsuu 



300 

t\ac ]o% antigaos haliian dexado indecisos ; he aqni 
los grfindes delitos de Inglaterra. Sus aniigos, al 
discutir ^stas inateiias, la ban censurado algnno* 
veces, no de filta de Ijuena (6 i lo tratado, siiio de 
pora gcnerosiiiad con los neiitrales. Ye no cntrare 
iexaminar si, en otros tiem])os y otras cireunstan- 
cias, linhicra eido facil justifit-ar dicha censura. Lo 
que se Ijk-n es q»e si se aplica d la situacion en que 
se halla Inglaterra en la guerra actual ; la iojns- 
ticia de tal acusacion es pal])ahlc. Qu^ ! emjwBi- 
da roino estd en una guerra & imierte 6 vida, con 
un enemigo que ha pvoclamado mil veces que sn 
existencia es inronipatible con la seguridad y pros- 
peridad del continentc — reducjda d su3 proprios re- 
tursos por la deserciou 6 laesclavitud de todos sni 
antlguus aliados ; deberia Inglaterra liacer sacrifi- 
cio^ de valde ? Al ver qaanto partido sacaba Fran- 
cia de la navegacion neutral — al ver que ^sta nave- 
gacion protegia a sus enemigos contra la snperiori- 
dad de su marina ;deberia Inglaterra, de inotu pro- 
prio 6 porque les placia d sus eneraigos, redncir la 
esfera de los derecnos que gozuba en virtud de tra- 
tados, y limitar el podcr que estos nunca le hahiaa 
disputado ? Yo veo que el gobierno Ingles, soine- 
tiendose d las estlpulaciones positivas que limita- 
ban el exerciclo de su neutralidad legal regpecto de 
tid 6 ta! potencia, y adoptando, respecto de los 
puntos que los tratiidos dexaron indefinidos, an 
systenia en que se combinu, quanto es jrasible, el 
interes supremo de su propria conservacion con las 
ventajas que rechunan los nentrales; habia cnm- 
plido, no solo con sus ngorosos dcberes, siao con 
quanto la gcuerosidad y los miramientos a los iu- 
tereses agenos, pudieran exigir. 

En una palabra, este systema hubiera logrado, 
al tin, conlentar d los neutrales, si se les hubiera 
dexado tiempu y libertad {^ra consultar sus pro- 
prios iutereseti. Lo que es an hecho que la hi"' — 




301 

ria sabra poner en claro & pesar de todas las false* 
dades posteriores, es. qne : en la epoca, en que et 
enemigo de Inglaterra lanzd contra ella sus prU 
meros decretos de proscripciony la question de la 
neutraUdad maritima hahia ya dexam de agitar los 
Gabinetes; y que, d excepcion dc^ algunas dis* 
cosiones ligeras entre Inglaterra y los Americanos, 
nadie se acordaba de dicha neutralidad, faera de 
los tribunales, y los especoladores mercantiles *. 
El tratado de Petersbargo de 181 1, y la accesion de 
las c6rtes de Copenhagne y Stockolmo d dicho 
tratado, habian puesto tin i todas las dispntas eutre 
Inglaterra y las potencias del norte. La Pmsia^ 
aanque no habia tehido parte en ^1, se aprovechaba 
considerablemente de quanto contenia en favor de 
los neutrales. Puede decirse, sin temor de contra- 
diccion, que, respecto d la Europa, la question de la 
neutralidad maritima estaba ya juzgada y termi-. 
nada quanto podia estailo entre las agitaciones de la 
guerra. £n quanto a los Estados Unidos, verdad es 
que, gracias al fnnesto influxo de la faccion Fran- 
cesa que babia impedido la ratificacion completa 
del atinado tratado que negoci6 M. Jay en 179^4 ; 
mncbos articulos de grande importancia, y espe- 
cialmente el del comercio neutral interm^dio entre 
las colonias de una potencia beligerante y su metro* 



* Se halla sobre este punto una confesion involtintaria muy 
notable en el mismo informe sobre que recaen estas observa- 
ciones. Dicese en el que en tiempo de la paz de Ainiens, " La 
lei^islacion maritima descansaba aun sobre sus antiguas bases." 
Yo no puedu pararuie 4 notar las falta^ de logica, de juicio, y de 
unidad que se eiicuentran en un papel en que la verdad y los he- 
chos son tratadoH con tan poca cen luonia. Pero es claro que 
esle recuerdo inesperado del ano de 18 .3. al p»>o que mtinitiesta 
la nias profunda ignorancia sobre el estado de la (juestion; da 
por sentadauna cosa ()ue el ministro Frances debia hji>er negado 
constanieinentc: que la discusion de los dercchos muntimos, estaha 
ya concluida en aquella epoca: circunstancias que sentaria mucbo 
Biejor i an manitieitu Bntaoico. 



304 

jozgar de las necesidades y las ventajas del comov 
cio; sabian dar su jasto valor i estos clainores. 
Ann qaando pndieramos equivocamos sobre lo9 
prindpios y las medidas que cada qoal habia adi^ 
tado ; los c^fectos hablan de por si bastante claro 
para deshacer toda calumnia. Los comerciantes de 
Copenhagu€f de Gottenburgo^ de Petersburgo, de 
Rigaj de KonisberSy de Dantzik, de Hamburgo, de 
Mnibden^ etc^ igoaunente oHe los de los paertosy 
ciadades mercantiles de todas las costas de los £s- 
tados Unidos^ vian bien claro d lo que se redncit 
el yugo de hierro que la Inglalerra imponia k la 
navegacion neutral. En todas partes se acnnnila- 
ban riquezas inmensas baxo este regimen tan ceii- 
iurado : en los tiempos mas florecientes de Enropti 
el comercio de la mayor parte de aquellas cindaoM 
no file nnnca ni mas activo ni mas Incroso : sn pros* 
peridad (desgraciadamente^ en visperas de sn caid^ 
penetraba al interior del pays^ reanimaba la^igri- 
cultura^ las f^bricas, todos los ramos de indnstriai 
y se hacia sentir hasta en las partes mas remotai 
del continente, en las extendidas Uanuras de la 
Polonia y la Rusia, en los valles de los Aloes so- 
periores, ignalmente 'que en los cainposylos tat 
lores de la Saxonia, del Austria, v de la Prnsia. Al 
])()]ierse a inquirir coino ha podido la Enropa resis- 
tir por tanto tiempo a tantos males reunidos coroo 
ban caido sobre ella ; no puede hallarse la solucioQ 
dc ^*ste problema*sin recurrir d ^ste gran fondo de 
opuleiicia, d los recursos iuagotables, que, apesar 
de los destrozos de las guerras y revoluciones^ te- 
nian asegurados por sus comunicaciones con Ingla- 
terra, y por el inismo comercio maritimo, que se 
decia teiier ^sta tan cruelmente oprimido. 

Tal era el verdadero estado de las cosas qnando 
el decreto de 2 1 de Noviembre 1 806, conocido por 
el iiombre de Decreto de Berlin, declar6 d las islas 
Britauicas do solo en estado de bloqu^o^ sino exchd* 



a 



305 

das de toda especie de coniuDicacion social, y sepa* 
radas, por decirlo asi, del caerpo de los pQeblos 
civilizaaos. 

Este decretOy el mas atrevidamente iajusto de 
Qe la historia conserva memoria *> es el que, en el 
ia, se trata de jostificar como un acto ppramente 
defensivo, como nn paso sencillo de represalias, 
provocado por los atentados del gobiernd Ingles. 
^^ £1 Decreto de Berlin (dice el informe) cprres^ 
pondid d la declaracion de 1 8o6. £1 bloooeo de 
las . islas Britanicas fue contrapoesto al bloqueo 
ima||;inario establecido por Inglaterra.** 

Que el decreto de Berlin, prototypo fatal de un 
nuevo genero de hostilidades, causa primera de 
una cadena de males, i cuyo ultimo ^slajbon ni fl 
cdlculo ni la imaginacion alcanzan, dio un solfe 
mortal d la Europa ; nadie querra negarlo. Si este 
decreto fuqesto hobiera sido provocado por la decla* 
racion de 1 8o6 ; los antores ae ^sta serian, sin duda, 
reponsables de todas las calamidades y horrpr^s 
que el Decreto de Berlin ba causado. . P^o veamo^s 
que cosa es dsta declaracion de 1806; pues no es 
insto creer al gobierno Frances sobre su p.als^ra. 
For raucba que sea la indiferencia 6 la liger^a Ux- 
excusable con que los lectores de todas clases mi- 
ran en el dia }o& maniSestos de aquel gobierno, sip . 
exaniinarlos, sin meditarlos, sin comprobar ni.he- 
chos, ni fecbas, sin confrontarlos con lo que ha 



* El famoso decreto del Directorio de 22 Nifoso 1797« en. 
despaes de todo, un mero juegfo de niftos en GOflfi(paracioD de este. 
Oraeiiabaf en verdad, la coofiscacion de todo buque, qoe ccm- 
doxese un fardo de mercancia Inglesa ; pero no atacaba al cq- 
mercio en tot raicet. Mucho mal hiio & Ttriot paiticalares; 
mat no privaba 4 tret qnartat partes del contioente de todot los 
recnrsos de protperidad piiblica i individual En fin, tuponia 
una fuerza marilinia de alguna elate ; pero el de Berlin etti cat* 
cnlado roeramcnte tobre lot progretot irresittibitt da un tyttena 
de usarpacion y opretion. 

TOMO V. X 



pasado & su vista ; en fin, 'sin emplear ni lo9 Baedios 

'mks sdncilios 'f)fltra inipeidir qne la verdad -sea nil- 

tratada en el asilo de sas proprias ccmcieiiciay; 

';^;podreinos negar alguuos momentos de atencieay 

de ex&min diiua qaestton de tan ektrema impor- 

tancia ;'6 la abandonaremo^, como bacen tkatMi d 

jtdcio definitivo 'del tribanal 'inas sespechoaq qos 

' jainas sclhtenci^ sn 'propria cansa ? 

El blbqneo ' 1)01 mar* de las plazad ocnpadas por 
^el enc^igo^es nna de^c^nellas operadcmes cap^ 
'esfera debio.'nataralmeAte ensancharse con los 
dios y. fnerzas disponible^ • de las potenciaff 
'tinias. En* dtiros tiemp6s se bloqueaba nn pwito 
'.por mar ^& caii^'soto de algmi objeto posageiod 
'local; draid "pilta, ailoderarse' de los bnqoes cpwiQ 
^^1 e3tablffii»"para contener.i'-ima esqnaora one io- 
^teiltabasidir/^6 para cortaf'Ios medios'de defeoM 
' de algon ft ciudad qte se' intfeiilaba toinar. Eft el dk 
'se'bloqnean'vieirte pnertos.-'-^ la veK*> dm i 
maS exteti9as y combinadiCff. La l^alidad de 
'empreWVio pdede dtpehder de la extension desa 
'dcanze.'^ jCon que sofismas se pnede dispntara 
nna potencia continental el derecho de atacar i sq 
enemigo en mil puntos de sus posesiones i qb 
tiempo mismp, si tiene niimero snficiente de tropas 
pari execntarlo ? j Se darian oidos, en semejaiite 
ocasion A la vanas protextas de nn vecino nentrd ? 



* Tambien se ha executado esto mismo en tiempos eo qoe bt 

• faerzas navales de las potenctat eran muy inferioreji 4 las que baa 

adquirido despoes. Los Hoiandeses, por un edicto de 26 dc Jub, 

'1630, declararon en estado de bloqaeo d lodas las cot/os y rim dc 

Fiande$. Bynkershock, uno de los autores mas celebret de prio- 

cipios del siglo 18, citando y defendiendo este edicto^ tne on 

exempio aun mas antigua " Idem plane jam oiim tempore aas* 

centts refpubticoe sancitum fuerat. £x edjcto ordinum HolaodHe. 

'27 Jul. 1584» cxteri rum hostes ad partus Flandria commeaaia^ 

puniuntur n^ittm mtrciumquc pubUcatio9c"'^Su€Sim Jur, PM 

1. I.e. 11. 



. .4 



S07 

Lo AiisBi'o debe ser el bloqueo maritimo de las cos** 
tas. La definicioD de un . puerto bloqueado, qae 
hau dado \os mas celosos defensores de los neu- 
trales, diciendo que ^^ es aquel en que uu buqne ex* 
trangero uo pudiera ttatar de entrar sin exponerse d 
un verdadero peligro ; ** puede bien dplicarse & uu 
con junto de puertos en una misina corta. Todo de^ 
pende de la extension de las fuerzasy de que una 
potencia puede disponer para executar una medida 
legal en si misma. Ahora bien, sin entrar en cal-* 
culos por menor sobre el nuuiero de buques de 
^erra que se necesitan para bloquear tantos 6 tan- 
tos puertos, 6 tal y tal extension de costas ; es evi<- 
dente que si los ai versos bloqueos A que ha. recur-* 
rido Inglaterra no bubieran sido sostenidos. cons- 
tanteinente por fuerzas considerables y suficientes ; 
tan to los enemigos como los neutrales, en lugar de 
clamar contra este bloqueo se hubieraa burlado de 
el couio de una vana fanfarronada. .£1 efecto di- 
recto y visible que ban tenido estas medidas, que 
no estan reprobadas por ningun principio de. dere- 
.cho j)iiblico, era buejaa prueba de su realidad*. 

Mas no bastaparala justificacion de una medida 
el que no tenga caracter alguno 4^ ileg:i)idad 6.iur 
justicia directa. £1 derecho mas iudvdabli^ ^n ^i mi^ 
inp puede convertir9e en un instromento de opresion. 
Puede us'cMTse del tal derecho de un modp tan rigo^ 
roso u chocante, que los que sufran sus efectos se^m^ 
por lo menos, mtiy ei^cosables si . ef:han mano de 



* La prohibicion genereJ de todo comtrcio cod ud gran pays se 
diferencia escndaffnent^ 6t\ bloqueo de sus puertoc y costas, en 
^ue lo primefD se qutere poner en prictica sin emplear ninguoa 
t'uerza disponible, sugettado at i k todos los (|ae no tienen parte en 
4a guerra, d un mero acto de absoluto quertr de una de lot beligeran^ 
tes. 1'al fue el principio del decreto de Berlin ; tal el de las or- 
denes en consejo del mes de Nbilembre de 1 S07, a que dio origefi 
dicho decreto. Ni rastro de seroejante pretension se baUari ca 
iai aOas del gobiemo lAfhtf, aoierioTM k estas ordcim. 

X2 



308 

qoanto efit& a sn akanze para evitar u repcler abk 
tainente nnos pasos tan incompatible^ con shs pri- 
meros intercses. ( £s avaso laneclaracion d« I806 
dc cste penero? 

Ksta dedaration decfetfi hloqueo contra las cos- 
tas, piiertofi y rios desde el E/fia hasta Brest ; ma* 
la (Inica parte que seiialo por rigornsamente hhqne- 
ada, file ih compreliendida entre Ostende y la Em- 
bocadura del Sena. Asi lo babia estado por lareo 
tiempo; ymeatrcvo a decir que hasta el mas tfe- 
eidido partidario del gotjierno Frances, si rpiiere 
acordarse el porqu^ lo estaba (qne no se olvidara 
que en estos puertos fuc donde se iiicieron I(m 
erandes preparativo? pura el desembarco an la? 
mIrs Britanicas) no acusarii de injnsta ^sta incdidu. 
En qnanto d los puertos de In Aleinania Septen- 
trional (y aun de la Hoianda) la declarncion deria 
** qne la entrada y la sidida de aqiiellos puertos no 
sera probibida d los buqnes neutrate-i, con tal 
que los que vengan no hayan sido fletados |>Hi'a, ni 
los qne salgan vayan destinados a ningun pnerto 
eneniigo, y que sn carganiento no consists de pro- 
priedad enemiga, ni contrabando de guerra." l)e 
esle mode es como la dedaracion de iC de Mavo, 
I806 " an'tqitifd con una sola -palabra los d^rechos 
todos loss Etados maritimos, y la Inglaterra f?Oi 
conoclo desde aquel mometifo a nini^im neutral en- 
mares. 

Veanios abora quales fiieron las cansas de estn 
declaraclon, y que juicio se I'urnio de elta en aqoel 
entonics. La Prusia, i la instigation de la Fran- 
cia, se babia apoderado de lodos los payses que 
componian el electorado de Hanover ; y ami antes 
de qne ^ste acto de iniqaldad se linbiese consQioa- 
do ; aqnel gobiemo babia pnhlirado en una orden 
de 28 de Marzo I806' " qne coutornie ^ un tnitado 
cnncluido entre el rev de Fnisia y el empenidor de. 



ivo, 



L los Franceses, se cen'aria al coniercio logics )ii-ai|3 



trada de los puertoe diel Mar del Norte, y de los rios 
<}ue desembocan en ^I ; y que se procederia & tomar las 
inedidas necesarias para impedir toda introduccion^ 
y todo pdso de mercancias luglesas." £ste es el 
origen de la declaracion de l6 de Mayo; declara- 
cion no dirigida contra los neutrales^ sino contra 
la Prusia^ en quanto obraba de concierto con la^ 
Francia, y excluia formalmente al comercio Ingles 
de todos los puertos del Elba, del Weser, y del 
JEms. Inutil seria discutir aqui el derechoque el 
gobiemo Britanico tenia para valerse de medidas 
severas contra la Prasia :« sobre este puHto d lo me- 
mos a nadie le qnedard dnda. 

Ninguna de las potencias nentrales de Europa 
imagino qaexarse de semejantes medidas. Vian 
en ellas el efecto directo, el desqnite natural de 
una agresion no provocada, que hizo un mal muy 
grande d Inglaterra. Por otra parte, sus interesea 
no estaban visiblemente comprometidos en este 

Easo; yelgobiemp Ingles, para mauifestar quan 
^xos se baiiaba de querer injuriarlos^ publico^ po- 
cos dias despues de la declaracion de l6 de Mayo, 
una onlen con fecba del 21 en que se decia ^^ que 
sa magestad Britanica siempre animado del deseo 
de evitar, en quanto las operaciones de la ^erra lo 
permitian, todo lo que podia perjudicar al com^- 
cio de los Estados que se hallaban en paz con In- 
glaterra i mandaba estrechamente a todos sus na- 
vios de guerra, armadores, etc. que no detuviesen d 
ningun mique, que liallasen en el Baltico r disposi- 
cion que muestra una moderacion extraordiuaria, si 
se nota que todos los puertos de la Prusia estaban 
en el Bdltico, y que la Inglaterra, dando por libre 
sn navegacion, favorecia d los neutrales d su propria 
costa. Afiadase d esto que Rusia y Saecia eran 
aliadas intimas de Inglaterra en la epoca de la de- 
claracion de I8O6, y que Dinamarca no senua mu- 
cho que se cerrase el Elba y el Weser, atendiendo d 
U inmensa gsnancia que k^raba por sus puertos 



319 

baron fonttalidades y modiiicaciones : las bases da 
la netitralidad quedan arniinadas, sas atribatos 
estan annlados en masa, y sa existencia legal am- 
quilada. Si en semejante estado de cosas la parte 
contraria respeta a^n algun derecho de nentrali- 
dad ; esto es meramente una condescendencia, y 
generosidad ; porque seria nn delirio extgir qne ella 
por si reconociese una cosa que nada significa, ni 
tiene realidad ni valor sino en quanto exista nn 
principio coinurij que todos los interesados admitan 
y reconozcan. De aqui es que la Inglaterra qoedd 
dispensada, por el decreto de Berlin, de toda oUi- 
cion, verdaderamente tal, de guardar respetos a 

OS intereses de los iieutrales. §u enemigo babia 
declarado d la faz del mundo que no pondria li- 
mites &, sus hostilidades : Uevabalas en idea ana 
basta donde su poder efectivo no alcanza ; y awH 
qne carece de toda fuerza maritiina, bacia presentir 
el proyecto cruel de camlnar d la destmccion de 
Inglaterra por medio de la ruina succesiva de to- 
dos los puelilos del continente ; proyecto qne ba 
llevaclo adelante, sin cesar, desde el decreto de 
Berlin. 

I Y qual ft:e In j)rimer resolucion con qne el 
gobierno IngKs rorrespondio d esta provocacion 
inandit:( ? I^a orden en consejo do 7 de £nero 
I807 qiK« dcspnes (le inanifestar " la rej)agnancia 
del roy u sejriiir el excniplo del enemigo, y d pro- 
cedov a extn mo perjudiciales al comercio de los 
estados t.iie im toman parte en la guerra" se con- 
tenta loa c- 1 larar *' qne no le serd ])enuitido a 
ningiin b iqut^ comcrdar entre nn puerto pertene- 
ciente al eneuiiico, 6 que se halle en su poder, y 
otm tn las uiismas circuiistancias." Por consi- 

uivu(e to !o el comercio dhecto que se hacia entre 



313 

Uevaba segnramente el sello de nn gobierno qoe, 
segnn los terminos del decreto de Berlin ^' no 
tenia atro objeto que destrair toda comunicacion 
entre los pneblos^ y renovar los tiempos de bar- 
barie.** 

Hasta despnes de la paz de Tilsit, (^poca en qne 
se redoblo el encarnizamiento y se formaron los 
planes mas gigantezcos cotitra Inglaterra) no se 
dieron las ordenes en consejo de II de Nomembrej 
1807. ^^ verdad que dichas ordenes, d seme- 
janza del * decreto de Berlin, procedian del prin- 
cipio de una prohibicion general de todo comercio 
con los payses sometidos al enemigo ; pero, may al 
contrario de sn modelo, manifestaban en todas sns 
datisnlas el deseo de modificar este priucipio ge- 
neral, en favor de los nentrales. Al tiempo en 
c^ne se pnblicaron, todas las costas de nnestro con- 
tinente estaban en bostilidad con Inglaterra : en 
Earopa no se hacia, en realidad, ninsnna nav^ar- 
cion neutral : el unico pays que podia pretender 
algunos miramientos eran los Estados Unidos de 
America. Las ordenes de Noviembre de I807 no 
privaban d sus buques de la libertad de navegar 
de uno d otro de sus puertos, ni d los de las colo- 
nias enemigas, ni de ellas d los de su proprio pays. 
£n quanto al comercio de Europa, sus buques fue- 
ron obligados d desembarcar sqs cargamentos en 
nno de los puertos de la Gran Bretana, pudiendo 
continuar desde alH su viage d el puerto enemigo 
que quisiesen, llevando todo su cai^amento, d ex- 
cepcion de ciertas mercancias, que se especiticaban, 
y que no se podian voiver d extraer sin licencia*. 
Varias instnicciones posteriores modificaion este 
I I I 1. _ - — 

* Lo que se quiere llamar tributo que la laglaterra exigia en 
este La«>, nu es mas que un derecho de trdnsito, que parece que 
ae queria imponer Mobre etia {iltima close de mercancias. Pero se 
debc saber que este impuesto, de que las ordenes en ooosejo no 



«l. 



i 



1 

tienc 

print 

y rer 

dis]>( 

gaci( 

Ins i 

decl 

initi 

hast 

cjne 

In^. 

dos 

llevi 

Bci! 

• 
c 

gol) 
inai 
180 
del 

ced( 
esta 
tent. 



315 

^ns enemigos. £1 gran panto que hemos qnerido 

^•tablecer en estas observaciones es, que en esta 

■ai^a scrie de actos hostiles y de reaceiones fiines- 

3as, la Fnmcla ha shlo la agresora, que las or- 

=2leTOs en consejo fueron medidas de represalias, 

len todo el rigor del temiino, y que el gobierno 

singles, lexos de perjudlcar gratuitamente los de- 

reclios ^ iiitereses de los neutrales, los ha recono* 

jiAdOj respetado, y conciliado qnanto le ha permi- 

iido la ley de su propria conservacion, y la situacion 

:UB exemplo en que sn eneinigo lo habia puesto. 

** El decreto de Berlin,*' dice cl inforine, cor- 

.xsspondio & la declaracion de 1806. £1 decreto 

.de Milan correspondio a los decretos de 180/." 

^Me parece que he puesto, en estas observaciones, 

los aatos necesarios para rectidcar ^sta genealogia. 

£1 decreto de Berlin no tuvo ningun otro anterior 

qoe lo JQStificara. Los decretos de I8O7 corrcs- 

Sndieron al decreto de Berlin. Si el decreto de 
ilan correspondio a los decretos de 180/ (que sin 
ci de Berlin jamas habieran existido) esto fue con- 
firmarse en la injusticia de la medida primitiva que 
.provoc6 los decretos dc I807. 

IV. 

El decreto de Milan acaba de ser proclamado 
^oleinneniente,' como base y motivo dc la naeva 
gnerra que va a encendersc en el continente. '* Es 
jireciso** dice el-orador del gobierno Frances, ^^que 
todas las fuerzas dis])onibles dc la Francia puedan 
dirigirse a todos los puntos a donde la bandera 
In^csa, 6 las dcsnacionalizadas quieran abordar." 
Todo el mundo sabc que la bandera Inglesa no ha 
podido ser admitida en los puertos dc la potencia 
contra quicn se dirige ^sta ainenaza*. £1 delito 



* Rusia. 



3l6 

He esta potencia solo puede ser el no haber fx- 
cluido con rigor bastante, a los que aqiii se llaman 
bandei^s desnacionalizadas. Veamos a que se re- 
duce este delito. 

El decreto de Milan habia declarado per desna- 
cionuHzado a todo luque neutral que se sometiese 
a las reglumentos Ingleses, ^"^ ya fiiera tcx^ando cu 
nn puerto In{rle:> (antes de continuar su viage) ya 
pagando tributo a la Inglaterra." Claro esta, que 
C8ta detinlcion urbitraria aludia a la clausula de 
las onlenes en consejo del uies de Xoviembre 1807f 
st^gxm la qual, los buqncs nentrales que quisiesen 
couierctar con los payees de Europa sugetos a la 
Fraucia, debian antes alijar en un puerto Britanico, 
y (seguu lo que falsameute se suponia entonces) 
pagar ciertos derechos. Pero toua esta clausula 
JT abolio comptetamente por la orden posterior, de 
*j6 de Abril, IS09. Por consiguiente la definicioa 
de un bnque desnachnaihadoy segun que la dio 
el decreto de Milan, no tieiie en el dia ni senti- 
do, ni objeto : y antc^ de armarse de rajos part 
acenwr a ios que ban doliiiqnido admitiendo en 
sus pnertos a t^iu^ues de<nacionalizados« el gobier- 
no Fruucts debiera ba!)er instniido a la Enropa de 
ijuo cs lo que a^ora le place poner por esencia 
lie un iltlico, que aun con toda la peor volontid 
del munJo, uadie pedia couteter desde 1811 aca, 
tn cl sencido que >e le dio en IS07. 

Y <e reunen 400«00O houihrcs p;uTi castigar a 
una ^jotencia independiente* de un delito, no'solo, 
imaguuurio. sino ludetinible y iiulo segun el codi- 

"^■HO que se preteude poner en practica I No* 

Uta Qonocidoa los pasos arrebatados« y los 

i ■anunicntos del desfKnisnio. porqac be- 

^OfHiiadni.t pniebas de esto en sds ma- 

IpatitratiTos, tan cbocantes couio los mis- 

% ipc traUban de defender. Peru me 

O Vm tiempos en que Tivimos, rara 



317 

Vez se habra visto nn atentado tan directo contra to- 
dos los derecbos .jpriocipios, sostenido por an apoyo 
masdebil, yfnndado sobre an pretexto masfutil. Sa- 
poniendo qde el emperador de Rusia no babiese cerrado 
nermeticamente saspaertos dtodobnqae Americano, 
itodocontrabandistadelBaltico ; ^stacondesoenden- 
cia dictada por las necesidudes de sa imperio, no pro- 
hibida por ninguil tratado publico ni secreto, ino- 
cente, aan segun la letra de los decretos arbitrarios 
de an tribunal incompetente ; podra aatorizar, dar 
colorido, ni aun explicar el proyecto de transtomar 
4le nna vez 4 la Enropa, aniqailar los tristes restos 
de la antigna prosperidad de tantos payses inter- 
medios, y derramar la sangre de tantos desgracia* 
dos pneblos, que ya ban pagado con qaanto tentan 
esos decretos de proscripcion que 6sta guerra sa- 
crilega debe perpetnar ? \ Y todo, segun el informe, 
^^ para redncir a los Ingleses 4 los jl^riiicipios consa-* 
grades por el tratado de Utrecht'' (que jamas con- 
tagru d ninguno) ^* v para asegnrar la neotralidad 
maritima** — contra fa qual jamas ha protextado 
Indaterra ! 

Jpara completar ^te qnadro, no sera inutil pa- 
ranie nn niomento sobre la condacta general del 
'gobiemo Frances con respccto a esos mismos neu- 
'trales de qnienes toroa tantos pretextos. £11 grito 
de combate, Ubertad de los mares (pariente cercano 
^ los principios de la revolucion) na pasado como 
herencia de uno en otro gobiemo revolacionario 
hasta llegar i maiios de este berodero general qoe 
ba sabido no desperdtciar ^sta manda. Como 6sta 
libertad de los mares nunca ha sido claramente 
definida ; cada uno la entendia en el sentido que 
ins lnce«i, 6 sus intereses le dictaban. Mas, i pesar 
de la confusion de ideas que la sofisteria y la im- 
postnra fomentaban con el mayor empefio, todo 
el mondo ll«g6 i entender que se trataba de cie|[tos 
derediQi i^cables exclusinuiitote i un estado dt 



318 

gaertsu JLa libertad de los mares, jamas luUa 
tsido; tarSacl(t en' liempo de paz : jamas se habti 
podido acusar a Inglaterra de haberse valido-de sv 
^repondcrancia naval contra la navegacion 6 di 
comercio de la naciones mas debiles de la ticmL 
La'-stipaesta tyrania que se le echa en cara, es elaib 

5|oe solo Ipodia consistir en el empeSo de manteHr 
Of priucipios y los tratados establecidos para JUh 
/or las Tentajas (bastante grandes, it pesar .deto> • 
das las Testricciones) de qae la navegacion . j ob- 
mercib neutral gozaban dnrante las guerras mitfiti- 
mas. La question de la libertad de los .mnss se 
reduce i, los derechos de la bandera neutral. Hl^ 
•€on la ineonsequeucia mas extrana (sean qnaks 
ineren su origen y motivos) la Francia protqctxn 
declarada de la neutralidad, jamas ba snscitmdsss- 
, mejante question en nii!^guha de sns negociacioiiiai 
con Inglaterra; Ni rastro de ella se encnentra ea 
el tratado de Lila de 1 JQJ, ni en el de 1801 , qm 
prodnxo los preliminares de Londres,..iii en el de 
1802, que termino en el tratado de Amiena, nicn 
el de 1 803 que precedio al iiuevo ronipimiento» ii 
tampoco en el de 18o6. Este es un becho que debe 
sorpreliender a todo el mundo aunqne nadie (qoe 

• baya Uegado d rai noticia). se-ba paxado-eu el hista 
.ahora. llespues. de tantos iurores € injurias, de 

• tantos jurainentos solemues ^^ de saicrificarlo todo 
.a la causa sagradade estn -libertad del comerdo.y 
jde los mares^* f como cs que el gobiemo Frances 
spndo estar trataiido ocho vtts&f con Inglaterra, sin 

qw se dedicasbrd la bahdcra neutral, que digo nni 
.hora dc confcrencia ; pero ni auu el esteril honor 
.de meiitarla ? Puas £$te olvida inconcebiblc^ 6 esU 
pruebu dc mala £6 sin cxemplo :»e veritico en la 
^poca misnia en que ^' la declaracion del l6 A^ 
Mayo de 180() acababa dc aniquilar con una pala- 
bra los dcrechos de jtodos los estados maritiintos'*— 
y pocoB meses antes del decreto de Burlind^.. 



319 

Kste es el mismo gobieriio que a la hora pre« 
sente, ea que, gracias d sa esmcro no existe rma po- 
tencia neutral en la tterra, eji que la neutralidaxl 
roisina parece haberse sumergido en ese al)ysmo fa- 
tal que se ba tragado al derecho publico todo en^ 
tero — este es el gobiemo que reune d toda la Eu- 
ropa en una especie de Crozada contra los opfc- 
sores de la libertad maritiina y para probar inejor la 
siuceridad de sus motivos, amenaza a la unica po- 
tencia continental que concedia en sus ]mertos un 
resto de proteccion a los ultimos restos de la nave- 
gaeion neufratl 

No se nie oculta el modo con que se miran, en 
nuestros dias^ los debiles y aislados esAierzos de uu 
escritorque quiere defenaer la verdad y la justicia 
en materias poUticas. ^^ { De que sirve destruirlos 
sofismas si no podeis contrarrestar las bayonetas 
que los sostienen? ^Podreis con vnestros argumen- 
tos, y observacioues, respouder a ((uatro cientos 
mil bombres? Palabtas contra ])alahras, el mas 
habil cs el que sabe sostener niejor las suyas." Tal 
es el lenguage comun, y el efecto natural de la dc- 
^radaciou y depraracion secreta, que el babito de 
obedecer y callar introduce insensiblemente en los 
Gorazones de todos. Mas, los que aun conscrvan 
««lis almas libres del contagio, no debon cesar de 
protextar contra estas inaximas perniciosas. 'Su- 
framos resignados lo que no alcanzainos d reme- 
dial No aumeutemos nuestros males con pasos 
arrebatados y sin consejo^ que los I ux'u, mas iti" 
carables ; ni con declamaciones ardientcs que irri* 
tan d los malvados sin debilitar sus fnerzas. Em- 
pero guardemonos de confundir con una vil indife- 
Tcucia al bien y al nial, al inocente y al culpado, al 
opresor y d las victimas. ^uitemos la mascara d la 
irapostura aunquc no sea njas que para la instruc- 
cion y satisfaccion de un pequeno niimero de esco- 
gidoB, y para que la posteridad no nos crca d todos 



390 

complices en los delitos que no benuM poAlo h^ 
. pedir* En estos momentot critiGOs y drpiiiiwip 
qQe van a alirirse nnevas etoeoat de tkiinlkiwi, 
aparten de ellas, por nn momentD, aa iBtenGMB jp 
hombrea jnstos 6 iloatrados, y fiasenla ea < * '^ 
, del gran proceso* Llenense loa honifavea 
de las reflesdones qne les dictari la vista dm Im 
tores de estas calamidades pdblicas, an co^dodi 
language, sus motivos reales 6 snpoeatos,. j im 
dios qne ban empleado para diri^ la crpi 
blica, cnya fherza es siempre temiUe^ por 
daqneparezca : y, por amor de loqne ha de 
i los catastrofes ael mundo, no deafimaa 
tinga el d^ la verdad en las almas bonradaij ai 
te debilite di odio al engafio y la injaaticia. 



AMERICA ESPANOIA. 

NoHcias sobre Numa Emafia exttaeiadaM d^wfHmCtdk 
de Europ6o8 de MMcOj 'Xakipm y Verm (Jnui. 

Be Mexico 5 de Febrmu 
Hemos tenido en este dia uno de gozo por la eotiada a^ 
kmile de nuestro ex^rcko del centro ai mando del gen^ Cd^ 
kja, compuesto de 3 mil hombres 2 mil mu^eres, 2 mil muhi 
con los equipages, iiinumerables harrieros v cnados, dOcanoav 
de su uso, y 70 tirades por bueyes cogidos A los isiamgeiim 
en La accion de Zitaquaro, sobre que ya remit! ^ V. d Vwm 
impreso: sino que ahora sabemos que mientra^ la artiUcria^ 
Rayon hacia fuego A los nuestros, su ex^rcito con 10 d 12 le* 

S'mientos de cabalteria, y todas las gentes del pueblo adta 
isfilaodo por el otro lado. Asi nuestro general lo hidld soh 
ero castigd bien las paredcs pcnr haber encerrado tal caoda 
cluyo k. V* el bando que publicd* 

10 de Mana 
A su entrada eu Mexico tuTO otra desgracia, y fu^ qoe d 
caballo del Sen. Tomos, alborotandote le hirid encina dd 
do dereclio con tina mano, Uevandose en la hemduim partB 
de su cabello. Puede V. considcrar nuestro sentimieotf^qpe 
se aumeutd con la renuncia que bizo del. mando y Que d 



321 

srirey le acept^^ poique dieen le aboitece por demasiado 
cruel. No obstante, £ solicitud de la oficialidad, A poc&s boras 
se le' restituyd el baston, j salid para batir ii Cura Morelos^ 
I aue estaba fortificado en Quautlan de Amilpas con una divi- 
I sum suya. Otra ocupaba d Izticar, y el brigadier Llano sali6 
j de Puebla para ir A batirla con 2 mil hombres de las tropas 
venidas de £spaiia. Veto Bmhosfuertm por lana y volbie- 
. ran troMfuiladas. Gdleja fue rechazado con una perdida 
cxmsiderable hasta de oficiales de rango el 19 de Febrero, y el 
otvo con perdida de fiOO hombres el dia 23 del mismo* Pdr 
orden del virey se reunieron k» restos de ambos cl dia 2 de 
Marzo para sitiar en forma A Quautlan, para lo que el virey 
ba enviado provisiones de boca que enteramcnte les faltaban: 
canones queCalleja pedia de d 16 y 21, dos morteros con 200 
boimbasy 400 granadas, 600 balas, y 150 caxones de muni-^ 
clones. £1 cKa 9 intentd el cure Tapia introducirse en la 
Plaza con 1000 hombres pero fue rechazado. Los sitiados 
iian hccho alguna salida mui ventajosa, y nos han tornado 
canones, pero en otra destinada A impedir los trabajo&de la 
principal bateria fueron rechazados quedando prisionera toda 
la avanzada, y su comandante, que era un Anglo-Americano 
llamado Alexandro Nollet, que se llev6al campo y fu^ pasado 
por las armas. Tal es la bisarria de nuestro general, que 
obra como habia segun verd V, en cmia de carta que escribe 
desde alii. Parece que en la Plaza (si tal se puede llamar ua 
Lugarejo infeliz en una Uanura) manda el brigadier Graleana 
oon dos de los Bravos, y todos obedecen A Morelos que da sus 
crdenes desde bi hacienda y fortificacion de Bonavista. Por 
consiguiente este no estd en el mismo Quautlan sinod9 leguas 
de distancia. Nuestro ex^rcito sufre mucho por la liambre. 

De Xalapa 20 de AbriL 

Los insurgentes en ntlmero de 10 & 12 mil entraron A prin- 
cipios de este en Orizaba, A quicn habian intimado la rendi- 
cion. Los vecinos conferenciaron, y enviaron A Garcia y al 
Cura para capitubir, y entregaron la Villa. Doce millones de 
duros en tabaco, papel, efectos de Vera Cruz y mucho dincro 
fue el botin de los soldados. Las comunidades Europ^as de 
Femandinosy Carmelitas salieron huycndo, pero no lossiguic- 
ron. Considere V. esta Villa rodeada de montanas iiiacceb- 
sibles sin otra entrada que una mui cstrecha por la abertura 
de dos cerros donde la mas pequena fortificacion, dard ua 
asilo inexpugnable A los rebeldes, y vera V. que grave es la 
perdida de tal posicion cercana A Vera Cruz. Anui en Xala- 
pa los Europeoa en ver de ir A pelear esxAn entardaodo sut 
gi^neroa, y segaa io cpie vemos en el pueblo, si vienen A ocu« 
parlo los insui^ntes^ no COTieri saogre. 

TOMO y. Y 



322 

De Vera Cruz 23 de AbiiL 

Ayer cntraron en el Lenccro (camino fie aqui para Xalapt) 
las insurgentes y se apoderaron de varias calesas y pasageros; 
pcro llevandose a los que son Europeos, dexan pasar £ los de- 
nias cspecialmentc ninos y niugeres. Para limpiar el canuDO 
de la predllecta Xala})a dexdndonos ac^ui con solgs los volim' 
iariosoSf^hsLU ido saliendo A pelotoneslos pardos, las miliGiai^ 
el iixoy artilleros, resto de las guaruiciones de la plaza y dd 
Castillo, y de los baxeles de S. M. en todo unos 300 bomlffes. 
No hay un real, todos desatinan, todos.plden socorros, todo^ 
iDurinuran, nadie se avicne a dar, no liay sistenia, no hay 
correos, no hay cosa con cosa: todo es modorra, todo a^- 
tla (por liablar de moda) todos son proyectos en el ayre^ 
todo falta liasta ccrebros, lengua cs lo dnico que soliia. 
Un mcs ha que no sabeinos dc Mexico. Sigue el sitk^ 
de Quautlan Amilnas al cabo de tres meses, y no sabe- 
mos como acabara si bien 6 inaL En fin esto va de reniate. 

Pero me dir^ V. ; que sistema tiene la insurreccion? quica 
la dirige ? ninguno : si no es que digamos el espirku p^blicou 
£1 Cura Morelos es gcneralisimo dueno 'del Sur. EI Cm 
Sanchez con cinco divislones de 5 a 6 mil hombres cada una 
apelotonadamente dueno dc los llanos dc Puebla para aca, y 
de la Sierra de Tchuacan y Orizaba acia Xalapa* For lo de- 
mas hormigiieros d^ insurgentes que todo lo talan coma en b 
irrupcion d6 los Godos 6 de los Alarbes en Europa. Solo 
nos falta que de el grito esta tierra calientc que no osti lejosv 
y entonces faltos de todo, es menester ir d buscar cl mendnt- 
go d otra parte. El corazon se me cstremccc al liacer esta 
tosca pero ingenua pintura. 

Otra de Vera Ciaz, de Mayo. 

Eiivio II V. gazetas en que veni V. acciones siu numcn> 
en Nueva Galiciahasta de 3 mil insurgentes, y muchas san- 
grientas en los distritos de Goansixoato y S. Luis Potosi. 
Valhidolid cs el vivero dc los insurgentes, y parcce que Rayon 
(que con la junta nacional esta fortificado en Zultepec) ha 
destacado sobrc aquella ciudad su exercito que ^i\v6 entcro 
de Zitnquaro, y 12 mil hombres d Goanaxouto, Zacateca^s 
fee. Est an sitiadas, en una palabra, todas las capitales de la 
Nueva ICi|)ana, Mexico, Valladolid, Queri'taro, Goanaxoato. 
Zncatccas, Oaxaca, Puebla, cuya provincia menos la capita! 
esta |)or los insurgentes. El virey ha mandado en Mexico 
una conscripcion de caballos pena dc'la vida al que ocultait* 
aigiino, dos mi Hones fuertes de cmprestito for/ado, tin im- 
puesto sobre todas las casas de Mexico, y toda la plata labrada 
dc los particulares {Kira la casa de moneda. Todo raucstra d 
' falta de todo; especialmente la que Imy de viveres es 
• Ya dixe d V. que se ban pasado varioi i lot in- 



M3 

s^irgcntes de los oficiales de Mexico; Loyson el Sueco ha sldo 
^1 que mas se lia seHtido, y el virey ha lierfio derribarle y de- 
niolerle la plaza de eaballos y la casa que tenia cerca del 
Circo ; justisima provirtencia, si no tuviese el inconveniente, 
de que en represalia estando, capitaneando a los iiisui^entes, 
venga d quemar <S saqiiear algun pueblo de las inmcdiacione^. 
El brigadier Porlier, tan celebre por la infolicidad de sus cm- 
prcsas, que estaba encerrado en Toluca, ha sido derrotado. 
rero en el reyno de Goatemala vamos mejor. Ayzincna tran- 

3tiiliz6 d S. Salvador, y el cspiritu de religion ha desccho ti la 
unta de Leon de Nicaragua^ que ha reconocido i. su Ol)is{>o 
tie gobernador intendentc. Solo por aca t?n Nueva Espana 
iian sido infructliosas las excomuniones aunque tan repetidas 
las Pastorales, &c. porque como los generales son Curas y 
frayles les Icvantan el escnipulo de unas armas, que no tieneii 
otro cfecto coqx>reo que el que las da la aprehension. Que 
dolor ! la sangre corre d torrcntes entre geutes que ticnen 
<ina misma religion y aelaman un mismo Rey! ^lo porque 
asi lo quieren Uk monopolistas de einpleos y de gdneros y t^ ' 
Ml influxo las C . . . 



EXTRAORDIXARIA MINISTERIAL 

De Buenos Ayresy 3Iiercoles 27 de 3[uyo de 1812. 

Ayer lleg6 & esta capital el teniente coronel D. Juan de 
.Rademaker en clase de euviado extraordinario de S. A. R. el 
principc regente de Portugal. Fue recibido en el znucUe por 
uno de los cdecaoes del gobierno superior, y condueido al . 
palacio de la fortnleza, en donde se le tenia ya preparado el 
<x)rre^pondic{it€ alojainicnto. A l:is / de la noche pasd d 
secretario de estadu d cumplinieutarlo, y anunciarlc la audicii- 
cia que le acordaba el gobierno en la sida de su despacho. 
Pa.*'0 inmcdiatamente el enviado, y fue recibido p>r S. li. 
con las niayores demosjtracioncs de estimacion y de aprecio, 
Reconocidos ^us diplomas y ahierta lu sesion cxpuso, que las 
miras de S. A. R. no teoian otro objeto que restablecer soil- 
damente las relaciones dc paz, auiistad, y buena armonia 
cutrc anibos tcrritorius: que & e^ste fin se habia anticipado 
S. A. in comunicar sus. ordcnes al general D. Diego dc 
Sousa para que con todo su excrcito, y sin pcrdidii dc ins- 
tantcs se retirase ii las fron terns Portuguesas : que lo suponia 
}'a en niiircba, mediante a que habia reniitido los plicgos eu 
la seniana anterior ; y que para formar y sancionar los tratar 
dos dc la negociacion (ledia k nombre de S. A. el principe 
regente, que cesasen las hostilidades entre ambos exercitos, y 
no se cmbaraze la retirada del Portugues & su territorio. Al 
mismo tiempo presents un oficio del embaxador de S. M. B, 
cerca de S. A., en que Interponia la inmediacioa y la^£ax^vi>^ 



324 

del rey de la Gran Bretana sobre la firmeza y validicion dc 
los tratados que se celebren. £1 gobiemo fiel d sus prindpioii 

Lpara dar una prueba positiva de que las armas victoriosas de 
patria no tienen otro objeto que abatir el orgullo de V» 
tiranos, y defender con honor la Ubertad y la indepeDdendi 
civil de las provincias unidas del Rio de hi Plata, na venido 
en conceder el arroisticio, y niandar retirar nuestras tropas dd 
territorio Portugues, inter! n se concluye la negociacion, j$t 
ratifican los tratados con intervencion de las autoridades ret- 
pectivas, de que instruird inmediatamente & los pueblos pan 
su inteligcncia y satisfaccion. 

Buenos Ayres, 27 de Mayo, 1812.— Fcliciano Antonio 
Chiclana. — Juan Martin de Pueyrredon.— BcrnariUno Ribsr 
davia. — ^Nicholas Herrera^ secretario. 



CARACAS. 

£1 ataque de las tropas de Coro y Maracaybo, que con urn 
porciou de clerigos y Frayles cntraron conquistando d nam- 
bre dc Dios el territorio de Venezuela, despues del terremolo^ 
ha producido lo que naturalmente dcbiera esperarse — in- 
digdacion y por consiguiente energia. £1 riesgo en que se 
vio el nuevo gobiemo le hizo crear una especie de dictador 
en el general Miranda. Por contraria que pucda seresia 
medida dl establecimiento de una moderada libertad en aqufl 
territorio, debe ser muy favorable d sus ventajas militarrs. 
£1 general Miranda, d quien no se le pueden negar talentos 
y saber superiores A los de los gefes que tienen alH los Espt- 
noles, es muy probable que en breve, no solo ataje los pro- 
gresos de sus contrarios, sino que concluya en su favor It 
guerra tomando d las ciudades disidente^. Segun los ultiroos 
papeles de Caracas, habia logrado una victoria considerable. 



BOSQUEXO 

De las Sesioncs Sccretas de las Cortes sohrc la mediacion 
de IngUiterra eti la America JEspaiiola. 

Las Cdrtcs nombruron una cOmision compuesta de los Se- 
Bores Morales Gallego, Gutierrez de la Huerta^ yavarro^ 
Cea Alcocer, Mejna y Jauregiii : los quatro primeros Euro- 
peos, y los tres, Americanos. Los votos dc estos sc dividieron 
en tres por la mediacion, y tres en contra. Cea no quiso 
decidir. 

£1 dia 10 de Julio bubo sesion secreta en que se Icyd el 
informe de la combion. £1 Senor Villa Gomes propuso que 
sc leyese el parecer dc la regencia. El Sciior 3Iorales Gal- 
lego dixo que dste se contenia en las notas del ministro de re- 



325 

lacioues exteriores d las del embaxador Ingles^ y propiuo que 
«e leyese toda la corfespondeneia. 

£1 Senor Jlsuarez fue de opinion que el consejo de estado 
debia estienarse en este asunto. £1 Seuor Arguelles context6 
que el consejo de estado era de nueva creaciony y que no 
c*staba iropuesto en esta question que habia un aiio se estaba 
agitando: Que la constitucion niandaba i, la regencia que 
consultase al consejo de estado ; pero que las Cdrtes no te- 
uian esta obligacion. £1 seuor presidente not6 que era tardc, 
y que no habIa tiempo para leer U correspoudencia : que la 
sesion secreta empezaria d las 12 del dia siguiente, con cste 
objeto. 

£1 dia 11, se leyo la corre^pondencia diplomatica sobre 
este punto, y dur6 la sesion deide las doce hasta Jas dos y 
quarto. 

£1 dia 12 se acabd dc leer la correspoudencia, Conclulda 
que fue, quedaron todos en silencio hasta que el Senor ^r- 
gnelUs di.\o que habia rcsuelto dar su opinion por escrito, so- 
bre un asunto de tanta importancia. Ley6 un discurso muy 
trab^ado en que presentaba el estado de la revoluciou de 
America, y la conducta paternal y conciliadora del gobierno 
Kspanol para atraer i. las provincias extraviadas. £xpuso el 
proccder del gobierno Ingles, como ha recibido A los rebeldes, 
y niantenido correspondencia con ellos. Mostrd, al fin, que 
el caracter de la revolucion de Mexico era muy distinto de el 
de las demas. De todo lo qual dedaxo que la mediacion In* 
glesa no debia extenderse al reyno de Mexico. 

£1 Seuor Mexia le contextd que el origen de las revolu- 
Clones de America fue el deseo de dcponer A los gefes que 
oprimian a aquellos payses, y se hallaban inclinados i. entre- 
garlos d los Franceses. Que los habitantes no hicieron mas 

?ue imitar d la Peninsula estableciendo juntas d nomhre de 
*ernando 7^- Que el gobierno E^anol los deelard rebeldes 
y les iiizo guerra por esto. Seroejante dureza de conducta, 
continuada constantemente exAsperd los animos hasta que 
varios pueblos se declararon independientes. Dixo que no 
babia acto de violencia que el gobierno £a»paiiol no hubiese 
usado, en quanto alcanzan sus fuerzas, hasta haber llaniado 
un exi^rcito Portugues contra Buenos Ay res. Los horrorcs 
comctidos en Mexico son notorios; las gazetas mismas los 
publican, y se glorian de que los £spaiiolcs ban asesinado d 
traycion d los que se les acercaban para parlatncntar. Por 
todo lo qual detendio que se debia dar el paso de la medi-i- 
cion segun lo proponian los diputados Americanos de la 
comision. 

£1 dia 13, el Seiior FUla Ooinez^ dixo que Mexico no era 
provincia disidente. El Senor Vega (Europeo) leyd un ex* 
cclentc discurso en favor de la roedmcioo, en que refutd todas 



326 

las objcccioiics anteccdentcs. El Senor Gutierrez de la 
Jiuerta sc opuso con gran veliemcncia. Entre otras costs 
not6 que en un club Ingles se habia dicho que la felicidad de 
la nacion Inglcsa consistia en la independencia de la America 
Espanola*. Habld dc las miras de los Ingleses sobre Ame- 
rica, y dio d entender que tcnian parte en aqueltos disturbks. 
£1 ^eiior Ribera (Europeo) Ic res[)ondio con animacioDy im- 
nifestando la futilcza de cstos argumcntos. 

EI dia 14 comenz6 la sesioncon la lectura de un dcspacho 
dc Vigodety gobernador de Monte Video, en que exponia que 
si no le niandaban socorros, y <iOOO hombres, norespondia de 
la plaza, y scria nicncster entrcgarla d los Portugueses 6 i 
los insurgentes. El Sciior Alexia bizo ver que esta en una 
prueba clara de la necesidad dc la mediacion, supuesto que 
Espana no tenia niedios de mandar lo que se neccsitaba put 
la gucrra dc America, sin faltar d sus obligaciones en la Pe- 
ninsula. El Seiior lUunos Anspe context^ d lo que en otro 
dia babia dicbo el Senor Arguclles, y bizo ver que el gobienio 
de Espana nunca babia usado mcdios jKiciocos. Recoidd 
que, A. propuesta del Seiior del Monie^ las Cortes habian ios- 
tado k la Regencia d que mandase tropas a America. £d 
seguida demonstro que en ninguna parte se necesitaba tanto 
la mediacion Inglesa como eq Mexico, por la fundada des- 
confianza que aquellos insnrgentes debian tener de unas au- 
toridades que ninguna f^ Ics habian guardado. Que bs 
Cartes no aun no se habian impuesto l)ien en las causas de 
las rcvoluciones : que no era indccoroso tratar con los insur- 
gentes — Carlos III. capitul6 con los amotinados de Madrid, 
y las Cortes inisnia.^ habian hccho otro tanto con el pueblo de 
Cadiz quando atcnto k la vida del diputado Valientc el dia 
25 deOctubro de ISll. 

VX Senor Condc Toreno trato de sostener el dicurso del 
Senor Arguelles iin{)ugnado j)or cl Senor Ramos Aris|K% y 
anadio que eran denuisiado conoridas las niiras de los In- 
gU^es en qucrcr mcnliar en Mexico, y que las bases pro|nies1as 
|)or el emhaxador mauifestahan que sc queria hacer dc la A- 
nierica c.Ntados fcderados a J'^vpana : que esto no solo era con- 
tra la consthncion sino contni lo formal y expresamrmc i»c- 
tado por cl ^'^ohiorno Ingles de soslener la intcgridad de la 
nionarquia E^panola. 



"* L'sta es una ecjuivocarion semcjante I'l la dc la asamblea Fran- 
ce sa (juando crryo fjuc la liiglalcrra. en cuorpo, la feliciuba, 
porqut; a un cluh se le anlo^o escribirle una Carta. El Sen. 
Ilut^rta niuy prubablementc aludiia a algun discurso (le los que 

dispues de comer sc babrau pronunciado en algun cafe de Lon- 
dies. 



227 

El dia 15, el Senor Alcocer dixo que el asunto do la me* 
diaeion pertcneeia exclusi\'amente u his Cdrtes : que estas de« ^ 
bian aprobarla por ser de absoluta nccesidad^ pues de otra nia* 
ncra no habia medios de apagar la revolucion : que adcmas, 
scria agraviar & la nacion Inglesa el rechazaria: que ningun 
objeto era mas digno de atencion que el evitar la efusioii 
de sangre Espanola : concluy6 excitando los afeetos en favor 
de Jos Americanos. 

El Seiior Garcia Herreros se admircS de que los diputados 
Americanos tuviesen tanta compasion de los vandidosdeNue- 
va Espana y sc olvldasen de los que alii derramaban su 
sangre |X)r las Cdrtes. Quexose de que la revolucion habia 
crccido porque no se habia empleado bastante rigor. Que, 
en quanto d la mediacion, los Ingleses tenlan miras siniestras 
como lo habia probado antes el SenOr conde de Toreno, 
Que todo sc podia componer con los Ingleses ]>or un tratado 
de comercio, que es lo que unicamente les interesa. Que en 
la ultima nota del embaxador Ingles habia notado que se les 
echaba en cara. quanto Inglaterra habia hecho por Espana. 
Espana sc lo agradeceria y pagaria con mas liberalidaa que 
los fngleses podian esperar. 

El dia in, en Seiior Moriles notcS que ^stc asunto perte- 
nccia A la Regcncia. El Senor Perez (Americano) combatio 
quanto se habia dicho por sus paysanos co-diputados. . Ridi- 
culizo i la junta Insurgente de Nueva Espana Icyendo un 
dccreto en que <^sta dabu faCultades a un cura para dispensar 
vn impedimento matrimonial ! ! Afiadio que se habia tratado 
de conciliar d los Insurgentes pov medio de una carta del 
obispo de la Puebla en que les aconsejaba que cedieran : y 
concluyo, que s6 debia rehusar la mcdiacion Inglesa. Por 
remate de la oracton recomendd que sc pusiesc en la Regen- 
cia una persona real, y que esta mandase quantas tropas 
pudiese contra los Insurgentes. 

El Senor Jauregui leyd un discurso en que aseguro su per- 
suasion de la absoluta necesidad de lajnediacion desdc que* 
oy(5 el in forme que el Ministro de Re lactones Exteriores Icyo 
ante la comision nombrada para estc asunto. De ^1 pitrece 
que inferiaque el gobierrro Espanol no sabia las fuerzas de los 
Insurgentes. Por ultimo las consideraciones con Inglaterra 
dcbian hacer admitir la mcdiacion. — El Senor Lisperguer^ 
\ty6 un discurso proljando lo mismo. — Siguidse otro muy 
eloqucnte del Senor Felui con el mismo objeio. 

Hccha la votacion se rehusd la mediacion por 101 votos, 
contra 46. Entre los primeros estuvicron 2 Americanos — el 
Senor Perez^ y el Senor Maniau. Entrc los seguiidos bubo 
6 Europeos, 



3238 



BPILOGO. 



EI duodecimo Boletin Frances, fecho en Witepsk, < 7 de 
Agosto, ha Uegado deniasiado tarde para insertarlo en este 
NdmcrOy en el que ya se Imbia aglomerado mas materia que 
la que sus limitcs permiten. Por el contexto del Boletin se 
ve que Buonaparte no piede seguir adelante en su expedickm 
y trata de fortificarse despues de la entrada en Duoabei^ que 
se verified en P. de Agosto. £1 parque de cien piezas de 
artilleria formado en Magdebcrg, na sido retirado d Dantzic. 
*^ Ijos almazenes de Witepsk estan muy bien pcovistos (dice 
el Boletin). £stos diezdias de dcscansoson muy provechosok 
para el exorcito. Ademas, el calor es tan grande !'' E» raio 
que sicndo los Boletines tan circunstaiiciados en material 
meteorol6gicas, se les pasen por alto algunas acciones de 
guerra, como una en que (hidinot fue batido por el geoenl 
Uuso, conde de Witgenstein, en los dias 30 y 31 de Jnlio. 
Los Kusos tomaron como unos 3,000 prisioneros, dos canooes, 
y una gran cantidad de mmniciones, obligando i. los Franceses 
k pasar dc \^elta el Duna, que habian atravesado con inten- 
cion de cortar la comunicacion entre Riga y Petersbui]^). 
La noticia cs de oficio. — ^£n quanto A la guerra del Norte, el 
resultado que aparecc clarisimo hasta ahora, es que Buona- 
parte no ha adelantado nada contra el plan de los Rusos. Su 
cmpeno ha sido cortar los cuerpos unos de otros, y no ha 
podido lograrlo. Bagration ha verificado su reunion £ despe- 
cho de los Franceses. 

En Espafia, no lian podido estos recobrarse de su derrota. 
El (ihimo despacho de lord Wellington estd fecho en Cuellar 
<1 4 de Agosto. Joseph Buonaparte habia Ilegado £ Segoina 
el 27 de Julio, en la noche. Su objeto era distraer al exer- 
cito Ingles de ir al alcanze del que fue de Mannont ; mas do 
lo logro. El marques Wellington entrd en Valladolid el dia 
30, entrc las aclamaciones y lagrimas de ternura del pueblo. 
Para impedir la union de los ex^rcitos Franceses, la vanguar- 
dia € izquierda del ex^rcito Ingles siguieron & los restos de 
Marmont, y lord Wellington se dirigio £ Cuellar, adonde Uegio 
el r. de Agosto. Joseph Buonaparte dex6 A. Segovia aqud 
dia por la manana despues de destruir la artilleria y municiooes 
del Alcazar, llevandose la plata dc bs Iglesias, y una con- 
tribucion que impuso A los habitantes. El ex<!rcito batido 
continuaba hu^Tudo h^cia Burgos. £n Valladolid dexaroQ 
diez y siete piczas de artilleria, municiones, &c. ▼ adems 
abandonaron ochocientos heridos. 



No. XXIX. 



EL ESPANOL. 



Treinta D£ Septiembre be 1812. 



At trahere, aCque moras iantis licet addere relnu, Virgil. 



MADRID LIBRE. 



LiLECiO el momenta en que se cnmpliesen los de- 
seos de todo buen JEspafiol. Qa6 digo los de^eos ! 
La iniaginacion apenas podia concebirlos ; y el ver 
A Madrid libre de Franceses pasaba por ella como 
una especie de sueno que solo dexaba el sinsabor de 
una tristisima niemoria. Ann no faa nn afio eiltero 
de hallarse Massena con nn fortisimo ex^rcito ame- 
nazando d la capital de Portugal, consentido en ar- 
rojar al mar A los Ingleses, y poner An A la gnerfa 
dc Espafia, dexandola baxo el yngo de Buonaparte. 
I base apoderando el desmayo de todos los cora- 
zones^ y no se via distante el tiempO en que desani^ 
mados todos los partidos, empezasen A cejar del 
enipeiio en sostener una guerra destructiva A que no 
se via tennino favorable. Por todas partes empe- 
zaba A dilnndirse el disgusto: quales, se quexaban 
de los destrozos que se dexaban hacer al ex^rcito 
Frances, retirandose el Aliado A las lineas de Torres 
Vedras : quules, alzaban impudentemente el grito 
acusando a lord Wellin^on, y d su gobierno, de in* 
dolencia respecto de Espafia. Solo este horabre 
incomparable procedia con la imperturbable se- 
goridad de los grandies geoios; y qnando todo el 
TOMO V. z 



%• 



I 



330 

mnndo se agitaba y revolvia sin iino ejitre tiiileHu, 
6\ solo palpalia la e^'idcncia de sus calculos, y vii^ 
corao d laluz del sol, el objeto final de sas planes. 
La pliima de la histon'a pondra en su ptiDto, y 
dara todo so lustre a\ saher y valor €jae el gran 
Wetliiiglon y sus tropas ban desple^ado en esta 
gnerra. Yo apenas basto ahora a llaniar la aten* 
cion (tc mis lectores al giro rapidisiino con qne, des- 
piles de madtirados nnos planes bijos de la mas pro- 
hinda ciencia, sn inmortal alitor ha hecho volar la 
victoria desde Cintra iGuadarrama, rescatandodel 
yngo Frances & la capital de Espaiia, hactendo bur 
del trono al usurpador que se habia empezado i 
creer seguro, y pouieiido en dworden y ftiga a qoan- 
tos ex^citos enemigos se encuentran aun en ellx 
Be un moinento i otro ha veoido i ticira todo el 
moDstruoso edi^cio qne ese Buonaparte (poco ante*, 
terror de la Europa) hnbia elevado en EspafU, a 
tiMts. de quatro aho% de gnena, y de la sangre de 
d'escicatos niU de sus torzados va.'^allos. Vino i 
tierra, si: se reduxo & cenizas & nada, quonto ha\m 
Iiecho en esa desgraciada nation it qiiien pcoso ais> 
nejar como i nn rebano de ovejas. Vino d tierm, si; 
y ta! vez el niismo amiticioso autor de tantan desgrs- 
cias ha recibido el goipe mortal que ha de Ubert^ir de 
»\) iuHuxo u la atenada luiropa. En el furor de fo 
delirio se arrojo ha poco a una gnerra qne creyo 
conchih' como las anicrjores, por sobrecoginiiento e 
intrigas. Uespcrtn'i, cou sn ftiror, i una nacioii po- 
derosa, i quien no bapodido aterrar con so enonne 
exercito, ui con la rapidi-z dc sn carrem. Eu oie- 
dio dc los roinpos dc la Rusia i niia distancis j 
uiensa de la capital de Francia, y agttado ]torA 
iiiiHgen de una retirada ^ que, si hay constancisl 
el animo de sn coittrario, se vera reducido ; alK 1« W 
bran Uegado las nuevas de que ni su exi^rcito | 
Portugal, ni el que mandaba en persona su mal'' 
. goadu monarca dc Espatia, ni elque ocupaba & 1 , 
Icnciabaxosu favorite Snchetj ni el que lOsaltabai 



331 

Cadiz, baxo^ acdvo Soult; han podido mantener en 
8n poder la capital de Espafia. Todo el inmenao 
poaer de sn despotismo no basta A cerrar la boca d 
la fama que publicard por Europa este hecho, ni los 
artificios de ia tyrania podran desfigorarlo. En 
Paris, un la gran capitaf que gime, ya ha ti^iw, 
baxo el yngo odio^o de un extrangero — en Jramy 
dionde los horrores de la reyolucion estan ya casi 
olvidados — en Paris, donde ha mncho erne el eco de 
la victoria no desvanece al paeblo, ni el aparato de 
fiestas y trinnfos lo atolondra — en Paris se sabra 
que — Madrid fue ocupada for el exercito del 
MARaufis de Wellington el 12 de Agosto, de 
1812. 

Buonaparte crey6 que la Espafia era snya quando 
ocup6 la capital, y lo triyo no obstante que la masa 
de la nacion Espafiola era sn enemiga en el grade 
que lo ha manifestado sn constancia: lo creyo, d pe- 
8ar de que no lenia de Espafia sino el terreno que $a 
exercito cnbria: de que le esperaban un gran nd- 
mero de plazas fuertes en cuya rendicion se nan oca- 

5 ado los Franceses desde entonces hasta ahora; y 
e que Inglaterra habia tornado una parte tan deci- 
dida en la causa. Buonaparte creyo que Espafia 
era suya quando fech6 su Boletin en Maarid d 4 de 
Enero de 1808. jDe quien dird que es ahora 

3uando yea el despacho de lord Wellington escritb 
entro de sus muros ? Lleg6 Napoleon i Madrid 
teniendo i, su disposicion un exercito de 180 mil 
hombres^ y tnyo que acometer d aquella poblacion 
abierta como si fttese una de las primeras lortalezas 
de Europa— 41ega lord Wellington con un pequeiio 
exerdto y no hay quien le haga resistencia. Dos 
mil hombres i cuyo cargo qnedaba la fortaleza que i 
todo espado habian construido en el Retiro, se en^^ 
tregan sin resistencia. Tcnni Napoleon i Madrid^ 
y se preparan i resistir ,i sus tropai 2Pafagoza> 
CeroDJi^ Lerida, Ostrabicfa, Tarragona> Valencia, 

, as 



332 

Cadiz, las Antlalucias j Galicia— entra lord We>- 
liugton en Madrid, y se estremecen y se rinden \m 
gnarnicioncs que ociipan las provincias y plazas que 
d tanta costa tomaron, vienao d Ingleses en Cata^ 
'lana,.a Ingleses en las costas de Cantabria, y dEs- 
paiioles por todos lados. En todas partes no pien- 
$an mas que en la Imida. Entra Napoleon en Ma- 
drid, y se encuentra con toda la poblack>n de Es- 
{)ana que le aborrece de mnerte; — entra lord Wel- 
ington en Madrid, y se halla con esta nacion entera 
que lo bendice en los raptos de la mas pnra alegria, 
y que le ofrece hasta la ultima gota de sangre en 
agradecimiento. . Y esto quando ? Quando Napo- 
leon se halla enredado en una guerra infinitamente 
dudosa, d mil leguas de distancia de Espaiia; 
quando la Rusia le acosa, la Snecia hace paces con 
n>s enemigos, la Dinamarca niegocia, y la Alemania 
titubea: quando no tiene an regimiento que mai>- 
diir, al pronto, nl un general que ho aborrezca hasta 
el Qombre de Espafia. Digase deuha vez: Napo- 
leon cntro en Madrid sin lograr mas que nn mo- 
lUjeuto de vana satisFaccion a su orgullo — Welling- 
ton, entrando en Madrid ba rota para siempre Vds 
cadenas de Espaiia. 

; Para siempre ? He aqui la duda que viene a 
nublur la imaginacion apenas cmpieza d gozarse eu 
la felicidsxd presente. Quanto el saber unido al va- 
lor puede hacer en favor de la libertad perp^toa At 
Espafia, otro tan to estd hecho al momento presente. 
l*cro el saber y el valor alcanzan en estas materia^ 
hasta cierto punto; lo demas lo dehe hacer la 
tuerza. En el dia la cicncia y la disciplina ban 
hccho caer la balanza i nuestro lado ; mas el que 
continue de ese modo, solo pende de probabilidades : 
es declr, de que las cosas se combinen de modo que 
Buonaparte no pueda converter contra Espaiia lai 
fuerzas que ahora tiene en la Rusia. 

Esta es una consideracion, que aunque desagra- 
dable en cxtrcmo, quisiera yo e^citar y renovar e^^ 



333 

los aninios de todos los Espaiioles que han vivido 
baxo el yugo de los Franceses. Ved (qnisiera de- 
cirles ea medio de la alegria presente) ved que el 
jilacer que estais gozando se os puede escapar de 
entre las manos como nn sueno. La libertad con 
que salis de vuestras casas sin recelo de encontrar las 
niiradas insultantes de los soldados y oficiales Fran- 
ceses ; la anchura de corazon con que respirals el 
ayre nalivo al pasearos por los alrededores de vues- 
tros pueblos ; la satisfaocion con que os mirais unos 
d otros, y la segtuidad con volveis i vuestras casas 
ciertos de no encontrar en ellas un alojado que en- 
venene vuestra quietud dom^tica — todo, todo 
puede desvanecerse de un instante d otro como una 
sombra. Pueden volver los Franceses: pneden 
ocupar otra vez vuestras ciudades : pueden devorar 
vuestra substancia : pueden asesinar a vuestros con- 
ciudadanos: pueden otra vez haceroe baxar los 
ojos : pueden bumillaros en vuestras mismas casas, 
insultaros en el seno de vuestras familias — ya ha 
sucedido esto en Valladolid, y pnede^ si, puede re^ 
petirse en toda Espaiia. 

(Yd que, me diran indignados, ese barbaro em- 
peiio de persuadirnos la posibilidad de este horrible 
easo ? — Claro esta que para evitarlo. En los males 
gravisimos deben calcularse las probabilidades mas 
remotas. Ninguno puede ser mayor para los Es- 
paiioles que el de verse otra vez baxo el yugo de los 
Franceses, y asi es que anuqoe el riesgo roera mucho 
mas lexatK), ninguna precaucion seria demasiada. 
Solo un caso hay en que se deben cerrar los oidos 
a las insinnacioues del temor de lo futuro; y es 
qoando no tenemos inedios de evitar los males, 6 
quando hemos hecho todo quanto la prudencia 
dicta para prccavernos. Yo dexo d caoa nno de 
los que saben lo que es vivir tres aiios baxo el go- 
biemo de un general Frances el que decida si In 
Espanola se balla ea este ultimo caso. Y 



334 

para preseiatar la qnesdon en pocaa palabraSy pva- 

fanto I si los habitantes de las pixxviAciais que aboia 
an quedada libres puedeii estar satisieclioB de que 
ae hard todo loposiole para que no vnelvim A lud- 
larse con los Franceses dneiios otia Tez de sos. 
pneblos? 

Como somos natnralmente inclinadoa £ desechar 
de Bosotros todo qoanto nos molesta^ y L gozar del 
i«poso qnando se nos ofrece, como si no huviefle 
riesgo de perderlo; yo no dndo que en tea pneUot 
recieii libres todo sera alborozo en estos dias/ £1 
pneblo de Madrid (por exemplo) qne^ sin-dodayi 
ningnno cede en liberalidad y patriotismo^ se lial-» 
lard deslnmbrado con la imagen de la libertad civil 
que de repente ha brillado en sns ojos. Ni Frcu^^etdf 
ni Despotismo ! [ Que felicidad ! — ^Aqni esdLla cons^ 
titncion, Nosotros somos los soberanoa. Yano 
babra reyes como Carlos IV^ ni reynas como Man* 
Lnisa, ni favoritos como Godoy. A nadie obedo- 
oeremos mas qne d las leyes— -6 por mejor dedi^ 
obedeceremos en ellas d nnestra antoridad y volnn* 
tadproprias. 

Enhorabuena se entregdran d estos snenos lison* 
gerosbasta que la experiencia los despertase; si^ en^ 
tretanto que dura ^stailnsion agradable, no pndiem 
foxmarse una torment a que yenga d sumeigurlos.en 
nn mar de amargura. Supongamos que las pre- 
cauciones de las Cortes que actualmente rigea i 
£spana sean un esfuerzo milagroso de la. previ&ion 
humana contra los riesTOS de la tirania. interior; 
I bastard esto para defender d los pueblos de otra in>>. 
vasion Francesa ? ^ Hay algon systema en planti^ 
para evitarla? Aqui, aqui es donde deben los £•«• 
paiioles volver los ojos, 

Buonaparte estd en Rusia al presente dando biw- 
tallas^ perdiendo soldados, internandose por aquti* 
los inmensos payses, de tal modo queun reveftde 
los que ya hon probado algunas divisiones de mh 



33» 

exercito^ pnede aniqnilarlo de un momento & otro ri^ 
96 verifica contra H que el manda- en persona. Etf 
este estado la Espana' tietie poco que temer. Penr 
^sta epoea (ayorablepuede pasar. Buonaparte puede 
ganaruna-firan batailac el dnimo del emperaaor de 
Rusia pueob flaquear, y en un momento podriamor 
ver un tratado de pac entre los dos potentados* que 
€onduxe8e d Espaiib un ex^rcitd Frances de ciento 
y dncuenta mil hombiei. Necia seria la confiansa 
de los que se lisonjeasen con las imaginaciones que 
entretuvieron al pneblo Espaiiol despues de la pri- 
meraevacuacion de Madrid. ^^ Napoleon no puede 
disponer de ninguUa fuersa considerable en el medio* 
dia de Europa: la Francia estd proxima d una re- 
volucion: las potendas del Norte estan de mala f6 
con 61 : la Espaiia, ademas, no puede dar sufasisten- 
cias i taa grande exercito.** Nedas esp^ransas! 
Lo mismo ise ha dicfao siempre de todas sus expedi-« 
ciones, y, no obstante^ se ban verificado. No nos' 
enganemos d nuestra costa. Si Buonaparte logra 
aterrar al emperador de Rusia ; su orguUo le empe- 
iiara contra Espafia abnmas que lo ha hecho contra* 
potencia alguna. Vendrd un exerdto formidable^ 
cnyo primer impetu no bastard d contener el supe- 
rior saber del heroe Britanico que defiende a la 
Bspafia. Seguro es que la victoria estaria por lord' 
Wellington si tuviese que contender con Bnona^ 
parte mandando en persona un exerdto aunque 
foese superior en un terrio al Britanico. Seguro 
es tambien que ann quando entrase en Espana el 
exerdto mas numeraso, lord Wellington sabria 
evitar su jHimer impetu, acosarlo en detalle, y obli-> 
garlo d consumirse y d retirarse al fin, como hizo 
con el de Massena. Pero ni el saber de un angel 
bastaria para impedir- que un ex^rcito mny superior 
ea^ndmero, ocupase otra vez la mayor parte de 
Ebpaiia y saciase su encono en los pueblos que acar 
baa de verse Iibre8«*--{Y hay elgun reinecUe para 



SS6 

* 

evitar este horroroso caso?— LfO hay; y debieia 
Juiberse imesta en pF&ctica tiempo ha, para que 
tBTiese ahora toda sa eficacia. £1 remedio cs 
tener un ez^rcito Espafiol que pneda cooperar efi- 
casmente can el Ingles. En esto no cabe doda. 
Si lord Wellington con sa exdrdto^ y el cortidmo 
anxilio que pneden darle las fnerzas Espaiiolas en 
el estado en que se hallan, ha sabido libertar 4 Mar 
drid, rescatar las Andalncias^ y va camino de 
no dexar i nn Frances en Espafia; teniendo on e- 
^xrcito Esptdaol efectivo, es decir, teniendo nn ez^- 
dto tal como pnede darlo nna nacion valerosa y de- 
terminada d pelear por sn libertad hasta la niaerte 
I habria fbems qne pndiesen entrar de nnevo csn ella, 
ni tenerla en s^nnda esclavitad^ ni nn dia. 

Del estado actual de los ex^rcitos Espafioles no 
qniero decir nada de mio. Esta es nna materia 
odiosa en qne los qne tienen interes en los males de 
Espaiia, siempre hallan interpretadones siniestnu, 
siempre estan dispnestos d tomarlo todo en mala 
parte. Las calidades indiyidnales de los soldadot 
Espafioles son las mejores del mundo; pero yo 
no hablo de los soldados^ sino de los exercitos. 
Un exercito paede ser malisimo, annqne sns solda- 
dos sean excelentes. Asi ha sncedido, asi sncede, y 
(si no se pone un remedio eficaz) asi sucedera en 
Espafia. Esta es nna verdad que no necesita de 
pmebas --p la intinia persuasion de todos los Espa- 
fioles basta para hacersela palpable i, no ser qne 
quieran cegarse. Los exdrcitos Espaiioles, en 
qnanto exercitos, han sido malisimos hasta ahora ; 
porqne yo Uamare roalisima d aqnella niaqnina 6 
mstnunento qne jamas pnede efectuar el objeto 
para que estd destinada. Este axioma se hace mas 
evidente qnando se ve otra mdquina destinada al 
mismo objeto, qne siempre logra lo qne con ella se 
intenta, porqne, en tal c^o no se pnede recurrir al 
eingio de qnexarse de la mala snerte. Comparense 



337 

Ids resultados de las operaciones de los ex^rcitos 
Espanoles con los que han tenido las del ex^rcito 
Jngles, y vean los. que sc efureceu con mis re- 
flexiones/qu^ salida han de dar d esta disynntiva. O 
el ex^rcito Espanol^ en qnanto ex^rcito, es malisi- 
mo, 6 los Espafioles no son buenos soldados : — De 
otro modo : o la perdida de casi toda Espana, y la 
imposi bill dad en que estaba de recobrarse d no ha- 
cerlo nn exdrcito extrangero, pendia del gobicmo 

2ue no sabia usar bien de las. fuerzas de la nacion ; 
estd la falta en la nacion misma. Si setenta 6 
ochenta mil Ingleses y Poitugueses han podido li- 
Lertar la mayor parte de Espana; doscientos mil 
Espafioles que, en el discurso de estos cinco aiios, 
han estado sobre las annas, y que ahora son mner- 
tos 6 prisioneros i que no pudieran haber hecho si 
huviesen estado tan bien organizados y dirigidos? 
No hay efugio : la culpa esti 6 en la nacion 6 en sus 
gobiemos ; — y yo amo, y venero demasiado a la pri- 
mera, y estoy demasiado persuadido de su valor y 
excelcntes qnalidades, para dudar un momento d 
quien atribuir la falta. 

Ybien? j Hay en Espana quien sepa organizar nn 
ex^rcito de modo que prodnzca,*los efectos que el 
.ex^rcito Britanico? — Mucbos habrd, sin duda, que 
lo scpan hacer en teoria, porque los principios soth 
muy sencillos; ^pero como es que en cinco anos de 
revolucion aun no se ha acertado con la persona que 
hadehaccrlo? — Ahora sc hara me dicen: — Vive el 
cielo (diria yo si estnviese en Madrid 6 Sevilla, ex- 
pucsto d otra visita de Franceses) que grandes 
pniehas me hal)ei8 de dar para que yo tie de nuevo 
en semejantes promesas. 

Y no es, seguramcnte, porque yo dude dc la 
buena voluutad y excelentes disposiciones y talon* 
tos de muchot de los que se hallan en cl gobierno ; 
sino porque conozco los obstaculos invencibles que 
§e presentardn jeo d estado. pifesente de las cosas. 



338 

. La desorganisacion de todos los ramm ecoDomiaH; 
es mdecible en Espaiia : y, como ya he dicfao otm 
veces, antique se mude de mano^ el mmbo no se 
mnda. For nna desgracia de one la nacion no* ei 
culpable,, el vaxel de la Repnolica va, tiempo ha, 
arrebatado por nna condeute que lo Ueva ftiem de 
rnmbo^ y i ifaerasa de dexarse ir con ella^ ha- oooce- 
bido ya nn impetn tan yiolento, qne no hay dentro 
de ^1 qnien pneda varia la direccion en qne cone at 
nanfragio. Gobemantes y gobeitiados^ todos «•- 
guen el mo^miento genend sin sentirlo. £n va* 
no, si algnno conoce el riesgo, se esforzaria por de- 
tener la nave, haciendo hincapie en ella misauu 
Para bacer qne la nacion Espanola mnde de mmbo 
completamente, se necesita lo qne pedia Arqm- 
medes para conmover el globo terrestre — in 
pnnto de apoyo que est^ fnera de ^1. 

La Espaiia pnede resolver este problema de qua 
pende sn felicidad presente y intnra. La Espafia 
pnede emplear este puntode apoyo, ^ste entivo po- 
deroso que no participa del movimiento qne ha lie- 
Tado hasta aqui la masa de sn poblacion entera. 
Lord Wellington que, por la gratitnd y las leyes, 
tiene bastantes lasos con Espaiia para qne no 
pneda llamarse extrangero en ella ; at mismo tieni* 
no qne por naturaleza lo es tanto qne nada pneden 
jnfluir en ^1 los malos habitos qne nna tirania de 
siglos ha arraygado en Espana — ese hombre extra- 
ordinario qne aunqne lia estado y estd en ella nan 
bien de los Espaiioles, se halla fnera del torbelliao 
de intriga y cormpcion que ha confnndido y trans- 
tornado hasta ahora a qnantos ban tornado el timoa 
del estado; ese genio incomparable es el qne la pro- 
vidcncia ha preparado \4siDlemente para dar an 
movimiento salndable d la Espaiia toda, detenien- 
dola d la mitad del dermmbadero, qnando mas n* 
pidamente caminaba i estrellarse. 

No estamos ya en tiempo de bacernncvas pme* 



33B 

bas, ponqoe si sakn mal, como tantas han salidiiy 
probabkmente na se iM>lvera & pvesentar la ocasioa 
de consolidar la libertad de la Peninsula. Los ins- 
tantes Taleft siglos en semejantes crisis, j de nno 
poede pmder la extstoncia de Espaiia, y (lo que 
ann et« mas indndable) la existenda de millares de 
Espa&oles^ Ann quandO' se snjMese con evidencia 
que ningoa reves, ni trueqne de fortnna podria> sn«> 
eetar ^ la Espana baxo el cetro del nsurpador ; la 
nnmanidad y el patiiotismo dictan que se eviten 4 
toda costa mios Pereses qne hande costar la vida & 
machos desgradados. { One ! porque el pneblo 
Espa&ol es tan valiente y determinado qne ann se 
balle dispnesto a mantener la gnerra sin t^rmino, 
I seran lo» que- ffobieman tan cniel&s^ qne despre- 
cten Ids medios de acabarla, y sentencien i, mnerte 
i miles de valientes^ qne, de otro modo^ pndieran 
oonservarse i^lapatria*? 

* i Q^^ ^^ perdido Portugal por dar pleno mando 
en qnanto concieme i, objetos militares^ al ilustre 
general Ingles que le ha creado un ex^rcito ? Y 
que perderia la £lspana si pusiese en manos de su 
libertador Wellington toda su poblacion contodos 
los medios que hay en ella de resistir d la Francia ? 
Las C6rtes pudieran entender tranqnilas en la fbr«» 
macion de las leyes, en qne nadie sino ellas ten- 
drian partem al tiempo mismo que Terian naoer^ 
como nor encanto, un ex^rcito poderoso qne las- 
defendiese contra la tirania de Francia« Si en 
el discurso de la gnerra se hubiera presentado un 
eeneral Espafiol con iguales talentos militares que 
lord Wellington, Espafia deberia baber puesto en 
8US manos quanto tiene y qnanto es; deberia ha* 
berlo creado dictador como bacian los Romanos 
ann con ocasion de raenores peligros qne los- qne la 
amenazan, ai le vuelye aora la espala la Fortnna. 
Los Romanos, one- amaban- su independencia mat 
€j^e ningoB pueola del nmndo^ se ponian dega^ 



340 

mente en manos de uno solo^ i, quien daban poder 
absolute de vida y muerte^ sin mas limitaciones de 
tiempo 6 de facultades que las que su propria to* 
luntad le dictase. Habia el riesgo, es vernad^ de 
que este dictador se qnedase con el mando ilimitado 
de la republica ; pero ^ste era un riesgo remoto; y 
el que se evitaba con la dictadura ^ra inminente: 
el primero amenazaba d las leyes ; el segundo A la 
cxistenciu. Volviendo ahora la vista i, Espana— 
ni se necesita conferir esta dictadura en los tenni- 
nos ilimitados que las de Roma ; ni annqne se con- 
firiera de ese modo babria que recelar el riesgo dis- 
tante de la tyrauia military en el caso presente. 
Un general Espanol pudiera sentirse tentado i, e- 
xercerla en su propria patria ; pero que imaeen de 
gloria, 6 de interes podria deslumbrar £ lord Wel- 
lington para intentar tiranizar a Espafia? 

Reduzcamos lo dicho i un punto de vista, a fin 
de que cada individuo de la nacion Espanola pneda 
fixar su opinion sobre materia que tanto le interesa. 
— Cinco alios iban de guerra sin que se bubiese 
adelantado ni un paso contra los Franceses. <2uaii- 
tas esperanzas se nan formado de los exdrcitos y sus 
generates, otras tantas se ban visto frustradas. 
Quando Espana estaba mas escasa de fiierzas qoe 
nunca; quando no le quedaban de sus exercitos 
mas que los numeros con que los babiadistinguido; 
lord Wellington balla la ocasion de executar sns 
planes: sj^le de Portugal, reconquista i Ciudad Ro- 
djigo, tonia luego d Badajoz, sigue hasta Salaman- 
ca, se apodera de sus Fuertes, a la vista del exer- 
f ito de Mannont ; y entrctanto que, siguicndo sus 
ordenes, el general Hill contiene d los l^ranceses de 
Andalncia y Extremadura, ^1 derrota al ex^rcito 
c^e tiene al irente, salva d Madrid, liberta a Cadiz, 
pj'opurciona la rendicion de Astorga, y pone en pe- 
ligro a todos los cxercitos Franceses. El hombre 
quehasabido hacer todo esto con los Ingleses y 



341 

Portogneses que tiene d su mando i que no hubieni 
hecho teniendo ademas sesenta mil Espanoles, d 
quien pndiese mandar del misftio modo y cob la 
confianza misma qne d sus tropas? jQnedariad 
esta hora ni un Frances en Espafia? . Oegando d 
los Pyrineos en seguida, { no sabria fortificar y de^ 
fender sus pasos como \o ha heeho en las lineas de 
Torres Vedras ? Triste cosa es one esto no se 
faaya executado; pero^ al fin, los Espaiioles eran 
disculpables en la repngnancia natural d« poner sirs 
tropas al mando de nn extrangero qne no era cona- 
cido por mas qne un general excelente. Mas ; h»- 
bra discnlpa si se permite ahora que llegue otro dia 
en que haya qne decir con lagrimas — la gnerra de 
Espafia estaria hoy concluida> y sn libertad conso- 
lidada si bubieramos dexado a un heroe^ qne guiasc 
d la victoria d nuestros soldados ? 



DECRETO DE LAS CORTES 

CQKTRA EL OBISPO DE OREKSE, 

Segun el Condso del 16 d^ Agosto^ IS 12: 

T RBFLEXIONES SOBRE ESTK PUNTO, 



Sesion de las Cortes del 15 de Agnsto. 



Por el ministerio de gracia y justicia se remitio 
testimonio sobre el jnramento del obispo de Orensc 
y sn cabildo k la constitncion.-r^Se ley6. un papel 
presentado al cabildo al tiempo de prestarse el ju- 
ramento por el mismo Sr. obispo. — Dicho papol 
compara la constitncion con la torre de Babel, y d 
los oipntados con los hijos de Noe; y protesta re- 
presentar sobre la constitncion al eobiemo legitimo 
(pero sin pertorbar la tranqailidad ptiblica) con es- 



pecialidad sobre \a& eefiorios del obispade -de Orens^, 
y la inmimidtd eclesaastica. Hecha esta prolesti 
pi«8t6 junuQEieiito segun la fdrmula, y en segoidft d 
Cabildo.-*Sr. Arguelles: pidio se leyese un acocttlo 
t(H]iado en secreto el -dia antes de finnarse la ooDft- 
titciciony dedarando, que todo dipntado ^fiie m 
niegae d firmar la coiistitudoD y jurar lisa y Uana- 
meate el guardarla) sera dedarado iiidigno del nom- 
hve EspaHol, despojado de todos sus honores, db- 
tiiBckmes^ &c. y expelido de todos los donunios it 
Espana: pimmso; <pie este acuerdo fuese eirtettsm 
i, todos los Espanoles : dixo que este testiaioiiio ts 
una algaravia: yo re^eto d este prelado^ le dtscolpb 
por su Tirtod y luidaoidad ; pero es necesario teaor 
entendido que este Sr. ha dado al Congreao desde si 
instalacion los ratos mas amargos^ repognando tt>- 
das las 6rdenes de las G6rteSi y d no naber 8ido|Mr 
la firmeza del Congreso, hubi^ramos tenido qb 
cisma politico ; 6 este Sr. es refractario, 6 cismid- 
cos todos los que hemos ^furado la constitadaii. 
j Puede haber tranqnilidad pdblica en nn estado en 
que un prelado adomado de tuntas calidades hace 
semejantes protestas en un acto tan solemne ? No 
puede haber ni nacion, ni constitucion, ni coiigreso 
con estos escrupulos. ; Los tnvo quando se le nom* 
br6 regente? i Hizo estas reservas ? No hablaria 
asi, 6 d lo menos no lo haria impuuementc en tiempo 
de Cdrlos I V, ni d la regencia de que fue individuo. 
Si yo mc dexara Uevar de hablillas diria que tal vex 
hubo concesion de indulgencias d los que no asistie- 
ran d las funciones ptiblicas de la publicadon de 
la constitucion .... — Sr. Calatrava: estos son los 
primeros frutos de la blandura 6 debilidad de V. M.; 
este individuo fue el primero que atent6 d la Soba- 
rania de la nacion, y fue seguido por otros, que 
h&sta ahora la firmeza del Congreso no ha podkfc 
repriinir. Record6 las protestas del Sr. Obispo 
quahdo pre8t6 juramento d las C6rtea. Hahl6 de la 



843 

^iectacion con qoe esti escrito ^^ la constkacion 
siuicionada por los dmutados de las CtSites extraor- 
dinariaSy** i j pw que todo esto? Porqne ipiita i ia 
mkra de Orense los S^MNrios. Por esto no jora 
goardar ▼ hacer goardar la coastitiicioa. Qaiere 
un ney dtspcto,, no qniere constitocion .... T&yasede 
enti^ iOAOt3no8; aqui no obligamos i, nadie.---^. 
y iUagoiQiez : hahlS del modo con qne el Sr. Obispo 
{NEesto juramento en la Isla: j i qai^ sacar ahora ea- 
toe trapos? Hizo In^o lua narracion de lo qne 
iixo €1 Obispo en nn aJboroto qne hnbo en Orense 
^en el xepv^ao de Cirlos IV. — Sr. Duefias: ha lie^ 
cfao la rrovidenda qne hor se presenten i V. M. nn 
Lardizabal y nn Obispo de Orense^ qne dicen qne 
si no se oponen £ V. M. es porqne no pneden; se 
acaba de our la sentencia de jLanlizabal, ; por qo£ 
no ha de siifirir la misma snerte? Aiiadio, qne de 
los bienes de dmbos se erijan en Toledo y en Zamora 
dos monnm^rtos^ nno en honor de Padilla, y otro 
en el del Obispo de ZamcMra, d^oUados 4ml)os sill 
Plrios en tiempo de los comnneros por haber soste- 
nido los derecnos de la nacion. 

Sr. Morales Crallego : qne la coraision de jnsti- 
cia i la mayor brevedad informe con presencia de 
^te testimonio. — Sr. Capmani : he notado qne se 
han salido mnchos dipntados especiahnente eclesiis- 
ticos : el asnnto es mny ardno y yo no hablo in- 
terin no entren ; antes de hablar de este prelado^ 
pido qne la lei qne nos iinpnsiinos todos los dipn« 
tados sea transcendental i, todos los Espaiioles; 
todas las opiniones de los dipntados ban sido oni- 
formes, menos el Sr. Villagomea qne ha tratado de 
•antificar i este prelado ; es necesario tener enten- 
dido todo lo que anteriormente ha pasado y los 
amargos dias y ann noches qne ha hecho pasar al 
congreso ; en secreto nnos Sres., inclnsos los ecle- 
•i^sticos, qnerian fnese £ Malvinas, otros qoe i 
Centa^ otrot qp» m k decapitai^e ; presentaionse 



344 

por su parte protextas llenas de todas las cabilos}- 
dades de que es susceptible el escolasticisino teolo* 
gico; tuvimos la bondad de perdonarle, qniero 
decir pasarlo a un tribunal ; hablo de los insultos 
que hizo al congreso hasta ofrecerse al martirio, i 
lo qual me levant^ yo pidiendo no se le diese gosto; 
qnando no obedece al go1>ierno un hoinbre es tanto 
mas peligroso quanto mas austero y virtuoso; este 
prelado es tenaz, terco y se oponia & todas las or- 
denes de todo gobierno, y no reconoce mas antori- 
dad que la suya; tiene su conciencia peculiar, 
como Buonaparte tiene su politica ; qnando fni i 
Galicia pedi no le diesen tinta, papel ni plama pan 
que no escribiese y sembrase en el pueblo sv deses- 
peracion a|X)st61ica; pidio pasase esta exposicioni 
una comision compuesta de 3 eclesiasticos y 3 seen- 
lares. — Sr. conde de Toreno : no se d^ lagar i 
que los animos se resfrien : votese la proposicion 
del Sr. Argiielles ; la i*egeiicia cuidard de sn cmn- 
plimiento, ^si como ha saI)ido pasar por cima de 
las leycs, quando se ha arriesgado la aegnridad dc 
la patria ; aunque segun el contesto de su papel 
mas bien mcrecia se le dcstinase a una de ciertas 
casas que hay en Espaiia. — Sr. Gallego : sin reso- 
lucion general, sin ley, sin nada se sahe que todo 
individuo que no reconoce las Icycs dc una socie- 
dad se le echa de ella ; estoy viendo que se va a 
salir por el regibtro de que esta ley no ha de tener 

efecto retroactivo esta ley es inhlTente i 

toda sociedad de todo el mundo. — Digase a la re- 
gencia, que no siendo Espuiiol quien no reconoce 
las leyes de la mouarquia, las Cortes (juieren se le 
expela del territorio Espafiol. — Sr. Garcia Herrc- 
ros : si un diputado hubiera hecho lo que el Obispo 
de Orense, a las 24 boras se le hubiera cxpelido sin 
hablar una palabra ^ y ahora estanu>8 perdiendo 
tienipo en esto? — Sr. Culatrava: que se diga i h 
r«gencia que'ea este caso y en todos loa dema^ (pt 



545 

ocurran se lleved efecto el acuerdo de I7 de mar^o 
nltimo que se acompaiia. — Opusose el Sr. Ostolaza 
diciendo que no podia tener efecto retroactivo el 
decretocon el obispo.— rimpugnaronle faertemente 
los Srs. Gkllego, Cdatrava^ y Arglielles manifes- 
tando este ultimo que a una nacion nada se le dis- 
puta : explic6 los eiectos retroactivos y de qu^ mo- 
do se entienden : que en ningun modo puede que- 
dar impnne este delito que es de lesa nacion, que es 
hacer irasoria la santidad del juramento y concluy6 
diciendo : yo no reconozco ya al obispo como ciu- 
dadano. — Pro])osicion que se vot6 nominalmente. 
— Lflf^ Cdrtes generates y extraordinarias visfo el 
certificado relativo al juramento d la constitucicn 
delJjbispo de Orense, quieren que tanto este jpre- 
lado conio todo Espafiol que se halle en el case de no 
qtierer jurar la ctmstitucian en las terminos preve- 
nldos sea tenido por indigno del nombre EspaRol ; 
despojado de todos sus empleas, sueldos y honores ; 
y expelido del territorio Espafiol en el timnno de 
24 lioras. — Se aprob6 por 84 TOtos contra 2Q* 

Si no hubiera yo tenido antes de abora fortisima? 
razones para desengaiiarme sobre los malos efectos 
del systema de reducir los Congresos nacionaks a 
una sola Camara; *la9 Cortes ban dado tantas 
pruebas prdcticas en esta materia que bastarian 
elliis ii haccrme renunciar al error que habia adop^ 
tado quundo estudi^ iiste punto en teoria. 

Los que ban vivido siempre baxo un monarca 
despotico no pueden imaginarse que hay despo- 
tismo sino en los reyes. La tyrania es, en su ojpi- 
nion, una especie de enfermeaad hereditaria, y li- 
uiitada i ciertas familias : basta que el poder saiga 
de las manos de sus individuos, para que no puedaa 
figurarse ni la posibilidad de que se abuse de ^1. 
La verdad es que las pasiones son la base de las 
jnas de las teorias politicas que ban deslombrado d 

TOMO V. 2a. ^ 



I 



346 

much^ p^rte del mando en estos nltimos tiem* 
OS, y que hastaba que tirasen d humillar el orgd- 
o (}e los rcyes y senores para cine las creycie- 
mos coiuo a verdades inspirad^s. ^ne habia necc- 
sidad de poiier trabas al ppder que abrumaba i los 
pueblos del continence, es una cosa includable; 
pero que no fn^se tainbien preciso sugetar d los que 
habian de niandar d nombre dtl Paeblo; solo po- 
dia ocurrir d cerebros ^calorados por un espiritii de 
ipdign^c^on^ que aunque en su Qvigen era natural y 
disculpable, b^t sidp y scrd niuy funesto en sus con- 
sequeucias. 

La e.seucia del despotismo estd en el inodo can 
m^ $e ei^erce el poder ; uo en el numero ui en lo& 
tit^^os d^ los que lo exercen. — Su]:>ongaino8 qoe 
^Q e3(isten Ifis vprtes ; sino, ([ue las esperanzas qas 
la ni\ciaa habisji concebido de elh^s, hoviesen estaido 
QX\ f^v^r do \\n ^ey elcctivo : que obligada la Junta 
yeptral d d^^ar el qiando^ hubiese pubUcado coa 
%u ^eses^iiniento ua plan cp9cebido d su arlutiis 
para la e^ec^io^ del qu^vp rey; y que la signientd 
Regencia compelida por la necesidad que le hizo 
juntar las C6rtes, hubiese hecho elcgir al nucTo 
Hionarca. Ocupada la mayor parte de Espana. 
como estaba en aauella epoca^ la eleccion del re; 
babria sido como la de las Cortes, becha la mavor 
parte por suplentes de diputados, elegidos es Car 
diz, y por un uuniero arbitrario de los que podias 
venir de pueblos Hbrcs. £n iiu, por no caus^ar cod 
una enuineracion de circunstancias que podran 
aplicar al caso supuesto todos los que saben la his* 
toria dc la eleccion de estas Cortes ; supongamos 
al rev en su trono, como d los diputados en ^a 
sala de juntas, y observemos su conducta para dar 
una opinion imparcial sobre las mejoras political 
dc la nacion £>ipanola. El primer paso del uuevo 
rey llena de gozo d los que ban de oI>edecerIe; 
porque con un des])rendiniiento sin igual declara, 
que d es Sobcrano solo en comisiou, y que el irer- 



U7 

dadero soberatio es el Pwsblb; es> decir el a^gado 
de todos J cada dno de los ciudadanos. La se- 
gunda medida no es menos lisongera : el rey en 
nombre del poeblo soberano publica la constitucion 
de la nacion, frindada en tan liberales principio^ 
la sanciona, j se prepara i liacerlu admitir y obe- 
decer en todo el reyno. A este tiempo ttn obispo 
venerado de toda la nacion por su integridad y sns 
▼irtudes pastorales, y tnirado al principio de la re- 
Tolncion que coIoe6 al soberano popular sobre el 
trono, como nno de sus primetos moviles *, llama- 
do i firmar la nueva constitncion, expone que en 
ella bay majumas y principios que se opoiien al die- 
tiunen de sa conciencia; y qne habiendo estado 
dispuesto toda su larga vida i sacrificarlo todo 
antes que ir contra lo qne cree ser de su obligacion 
pastoral ; no puede ahora, cercano ya al sepultro, 
sancionar con jnramento lo qne no se conforma 
con aqn^los deberes. Asi que^ lo nnito qne puede 
hacer en favor de la tranquilidad piiblica es i'eser^ 
Tarse la facnltad de fepresentar al futuro represent 
tante de la nacion soberana sobr6 ciertos puntos 
qne juaga que deben reformar^e ; y hecho esto jura 
Gbedecer i ia nneva constitucion^ y al soberano. 

Llega esta representacion i manot del ministro, 
y se dirige al quarto del rey para dar cuenta i sn 
magestad. Apenas la oye monta en colera y em* 
pieza a exclamur contra el obispo i esta manera. 
'^ Muchos ratos amargos me ha dado ya ese Obis* 
po ; y lo que mas nie irri^a es que sienao un preludQ 
adomado de tantas calidadei su opinion debe tencr 



* Baonaparte y IVfurat creyeroo que el ganar al Obispo d% 
Orense al partido Frances, era uno de los objeto9 mas ioipor* 
lames en la invasion de Espafia. La respueAa del venerable 
Obispo k las sedoctoras proposiciones de los Franceses tu? ieroa 
on iQflua;o cztraordiaario para cxcitar at pueblo iupaftol k ^ 
rtrsisurAcia. 






348 

Tnacho peso. No hahlarld ast, 6 d lo theiws no b 
Jiaria hnpunemente en t tempo de Carlos If^*, No a 
la primera vez que mi indignacion nie ha dictado 
wandarlo d MalvinaSj y aun ya me ocurrio deatpi- 
tarU). Pero ya que la otra vez no di oidos al eii«o, 
no demos lugar (abora) d que mi dninio se respie. 
Pronto ; extiendc un decreto desterrandolo, confii- 
candole los biencs, privandole del Obispado y... 
Pero, Senor, (dice el ministro) pcrdonc V. M. que 
le interruinpa : ese decreto seria Uamado arbitrano 
por los eneuiigos de V. M. Lo mas qne sc pudien 
liacer seria poner al obispo en la disyuntiTa de 
hacer eljuramento sin protexta 6 sufrir la pfoi 

3ne el decreto le imponga ; mas de otro modo serii 
arle un cfecto retroactivo .... Que dices 1 ... a in 
fioberano que habla en nombre de una nacion, naii 
se le dlsputa. Extiende, al momento^ por ley, fu 
tanto este prelado como todo Espanol ^ue se kalle oi 
el caso del Obispo^ sea tenido por indigno del nomr 
bre Espaml ; despojado de todos sus ernp/eosj smdr 
dos y honor es; y expelido del territorio JEspaAol'en 
el tcrmino de 24 horns. 

Al rey representante de la nacion (annque 16 fiiese 
por votacion nominal) que procediese de ei>te modo, 
Ic llamaria yo tan despota como Carlos IV: y com- 
)a(Ieceria d la nacion que le bubiese confiado *ru !H)- 
crania tan h\n moditicaciones, que, sin mas forma* 
lidades ni ]irocediinientos (jue bu decibion re]>entiu<i? 
pudiese siiucionar una ley con pena poco inenu«. y 
acaso ])ara alguuos^ mas que de muerte, raovido 
por las razone^ que S. M. ba alegado, y sin dur 
tienipo a que su dvimo se rcsfne. — Hccba dc e<te 
modo, cs despotica liabta hi mi**ina justicia. 



i; 



* Su inaucstad se eiit^anaria; ponjue es pwl^lka (.uria n"C re- 
sistio tirmemente ri varias onlene» ile ( arlos IV. |:i»nj'i! U* rrtyO 
contrarias u las leyes cclt'siastica^ t)ue toda su viiia lu deiciidido 
con uh e^piritu qOe dc cada ciexi lispafioles, los nuvcDtat y inieTt 
Iluiuau apoiiolico. 



349 

Yo quiero conceder, por un motneiito, que la 
sentencia dada por las C6rtes contra el Obispo dc 
Orense sea la mas jnsta ; mas quando es tan facil 
en nna sociedad despojar A un nnmero indefinido 
de ciudadanos de sns derechos, ti obligarlos d co- 
meter un perjurio ; poco debe darseles de que el 
poder est^ en un Congreso, ti en un !(olo individuo : 
— nbmbrese como se quiera; mas seroejante go- 
biemo cs despotico en sus efectos. i Qnien me ase- 
gura dc que, si este decreto es justo, otfo dado de 
ignal modo, no sera el mas iniquo. 

Muy poco ha entendido la esencia de la libertad 
el que cree que se ha logrado al momento que se 
ha pnesto el poder en manos de muchos. Los 
Con^rcsos son naturalmente mas violentos/ mas ar- 
rebatados, mas tirinicos que los principes. En 
estos obnin sns proprias pasiones ; pero, d no ser 
nn monstmo, tienen el fireno natural de la propria 
eonciencia, del respeto d la opinion, y del temor 
del remordimiento. No asi en una reunion de 
hombrcs que no tiene contrapeso, ti freno que la 
contcnga, y en que ninguno es responsable, por si, 
lie los decretos de todos. Las pasiones de muchos 
reunidos son al doble mas activas que las de los in- 
dividuos sepanidos. Enipiezase una discusion, y 
basta que haya dos tres que se acaloren, para que 
todos participen del mismo arrebatamiento. Jamas 
s»e ha visto que los hombres se pougan en la razon 
en el calor de una disputa : ; quien'no ve, pues, que 
es un delirio el dexar al solo arbitrio de tia con- 
greso acalorado, la formacion de las leyes que de- 
ben ser el fruto de la reflexion mas trunquila t 

Congresos debe haber que discutan las materias, 
porque la dismsion publica las aclara, y las hace 
inirar ])or todos los uspectos posibles ; pero nin- 
guna nacion ])rndente debe permitir que >us repre- 
sientante.s scan arbitros de darle leyes qoando y 
como se les antoje, 'satisfechos con qac bao disco*- 



350 

tido la materia media hora. Yo quiero du de ba* 
rato qne los decretos de las C6rte8 tcngan la apio* 
bacibn de todos los Espafioles hasta ahora; mat 

allien ]e9 asegora, que maiiana no daran nno que 
isguste 4 todos ignalmente ? Las Cdrtes ban de- 
clarado la soberania del Pueblo ; j mas cjnien 1m 
impediria declarar el origen diviDO de la autoridtd 
de los reyeSy j la obediencia pasiva & todos sos de- 
cretos ? i Qae recurso qnedaria al pueblo Espaiiat 
eu semejante caso ? { Una revolncion ? Vara esto 
no se necesitaban Cortes, porqae el mismo horriUiQ 
recurso tendrian contra un principe. De poco tie- 
nen que gloriarse los aotores de una coniititacioa 
que dexa por primer recurso de un pueblo la n- 
belion contra las autoridadea. 

Si los que ban fraguado la constitucion Eapaaola 
\io hubieran ihsistido en separarse de los moddoi 
que tienen la sancion de la experienda — ai con una 
tenacidad inexplicable no se hubieraa wnprfiado ta 
imitar & loa que se ban. visto producir loa efectot 
mas destructivos ; babrian puesto en Bspaoa ap 
solo una autoiidad que modiiicase y contaviese el 
^ poder real, sino tambien otra que biciese lo mismo 
con el de los reprcsentantes del pueblo. £ii Fran- 
cia se vieron los fnuestos efectos de dexar sin mo- 
diiicacioii este poder ilimitado a los reprcsentantes. 
La bistoria esta Uena de exemplos iunestos de ty- 
rania exercida por, 6 a nombre del pueblo. La In- 
glaterra niisma presenta una epoca borribte en el 
tiempo en que la cauiara de los comnnea al)olio la 
de los Pares, por los principios mismos de soberauia 
nncional qne aora se alegan en Es(>aua. Nacioo 
niiiguna del nmndo ba ]>odido seguir adelante con 
el gobicrno de un con^rcio ilimitado : los Cstados 
Unidos, no obr»tante lo deniocratico de sus princi- 
pios, ostablecierou un senado que contuviesc el po- 
der de la Caiuara ; y ; solo los Espafioles ban df 
cermr los ojos a la experiencia^ y se han de entrt* 



351 

^r en mftnos de tina porcidn de hombres qne sin 
mas que totnar tl ncnlibre del pueblo^ pneden set 
los despotos mas ilimitados ! 

A vn/% nacian nadct se le disputa ; establece por 
principio ftmdalnefital el corifeo de las C6rtes. j Y 
qnien e^ esa nacion ? Las Cortes. Segnn eso, jos- 
tos 6 mjtlstcw, no hay recnrso contra sns decreto^. 
Infelie nacion soberana que tan pro'hto ha tenida 
que efrtregar au poder sopremo en manos agenasy 
0fn saber^ no di^ ya, si fo delegaba ; )ierd ni auo 
9i lo pMeitL. — La mayor parte de la nacion Espa- 
iiola alpenas sabia qne 9e habian reanido C6rtes en 
Cadiz ; y est as Cortes declafan de repente 8u sobe- 
ratiia a titnlb de lafracion, para asegurar to segui* 
da qae nada puede dl^putanelts^ ni atin poresta nacion 
misma ^n cnya sobenmift fondan so poder absolnto. 

Hasta enr Francia, dbnde todo se llevifr at et^e- 
no J qcmndo se fotm^ nna nneva eonstitncfon %t hizo la 
ceremoQJa de {)edir la aprobttcioA de los d^partil^ 
nentos. Pero m Cadk SjS: fragna nna eoklelitttciov 
por nnas Cortes^ cnyo primer cnidado debia bab^r 
iMo legitimar stn titalos, y en vet de sOmeterla i 
kt aprobaciott del pueblo soberano, €6 ha<:^ oft 
nenerdo en secreto, por ^1 qnal se foerasa ton gravesf 
penas a ]os dipntados dtsidentes ii jorarla. < Donde 
iestd la soberania de ese pneblo Espatiol &, qtfjiea nof 
ffc le dexa aTl)itrto para desechar nna constititciott 
A>rmada por representantet qne ni siqniera ban i^« 
cibido cotnision especial para hacerla ? Lo raro es 
qne ni i las fnturas Cartes, rcpresentantes del pne- 
blo soberano (y sin dnda rcpresentantes liienos dn* 
dosas, porqne seran elegrdus por los pneblos libres) 
ni mm A cstas fohrranas C6rte$ se les dexa la facul- 
tail de alterar ningnn articnlo de la constitncion 
par el tiempo de ocho anos^ y ni ann despues de 
cnm])lido este termino, a no ser que los coniitentes 
den poderes especiaks para ello. Los represeA' 
/antes de h sober ankiy ana teper poderes espedaks^ 



A»4 

tablttCer Ian \Mm fondatileiitidtt do H ftockdad 

Sevia interaiitiftUe si disxsM cbtrtft Ift f^lfinlui pof 
e) ftncho cain|Ki qii^ las cotiftra^eeionM de iiis 
elites preserrtaBj' MiM es6 prfiicipi^ ^'^'^^ y fA* 
(poM de k sokerania dHpuemOf y sn oMMmfelft eoQ 
ese pueblo misino. Pero conchrfanHMi leflfa rtWiiflA 
^ne nada dii esto soeederiay si fid hubiesgn ei stiaj^ 
tlfeat de todo» k^ sysflsinas pi^I^ pa^ cmsA* 
tmr el cuerpo de la repfesefitacioii n^piAdbi: ei 
decs*, tinat sola caman, y tin debil podef c Ae dMm ^ 
ipeett d[4ia es Yefdaderameofte niilo reapeetb ds 
Us C6nes. En media bora sancioMa estas ^hM 
ky oomo la que bemos vist#t ^ ^P^ bayv jHfdef 
bnmano que poeda.baieeiles dete^erse ^e onfsid e i l ul i 
^da MKvix . La Tegenda actual tio pereo^' tfaegmi 
dd Mia me k (KHistitiieioD cmioede al 1^ (fSnUi 
era pMible q«^ si hnbiera oMt eamara^ ImUasa pi^ 
sadd esia ley fan arrebatadameate f s^ intiAeirY 
Daciaae en favor d« las Cortes qne m epiiliMi'' j4^ 
Ui€a dirigma sns decisiofies; ( Qnaaido pdede^ W 
Her este iiifloxo la opinion pdblxia? { Qnando se la 
baya cerrado la boca con una ley becba en tnr 
momento^ sin previo annncio^ sin drscnsion, y eff 
el hervor de un acaloramiento? i Qmmdo el c&- 
cutir la materia es incinrir en nna pena atrM^ 
j Qne seria de mi si no bnbiese renimciado i. mi parte 
de soberania, y me ballase al pr^ente en Cada ^ 
eribiendo estos renglones ? 

Entretanto que el pbder se baya de conftar en 
manos de bombres, no bay mas que dos generos de 
defensa contra su abuso— ^ la resistencia A fhena^ 6 
el influxo de la razon, que se llama ophtian pAblka, 
La sabidnria de la constitucion Inglesa consiste en 
lo que se ba escapade a la vista de las C6rtes £spa- 
iiolas al formar la suya — en dar Ingar y oportnni* 
dad & la razon A qne exerza su influxo sobre las kyes 
que se ban de formar para el gobierno de este paeb)o« 



S55 

A eso se dirigen esas infinitas formalidades que se ob- 
eervau. en ambas camaras, para discutir y aprobar 
los proyectos de ley, 6 Bilk: de esto sirve ese poder 
dividiao en tres, que reunido forma un poder ili* 
mitado. No hay ley que pueda pasar sino despnes 
de mncbos dias m presentada it una de las camaras : 
aprobada en ella debe pasar it safnr ignal examen en 
la otra: admitida por ambas, el rey tiene 4 sn arbi- 
trw el sospenderla. Entretanto la opinion pu- 
Mica se manifiesta, y dia al fin, al fin, viene 4 ser ^o«- 
berana sin declaraciones peligrosas de soberania. 

£ste metodo es dilatorio, diran mnchos. — Sin 
dnda; yen eso mismo consiste su excelencia. £1 
peligro de nna sociedad est4 en la facilidad de liacer 
leyes. £1 peligro est4 en dedarar hoy al pueUa 
por soberano^ y manana oprimir & sns individnos^ 
por qne tienen (^pinioo y conciencia propria, j no 
cootentarse con sa obedieneia: el peligro eeta en 
establecer ahora nna dirisiou de poderes; y de alii 
ann momento condenar i on indindno 4 confisca-* 
cion y destierro, sin sentencia de tribunal alguno: 
el peligro est4 en senalar penas paia los qne na re^ 
<)onoflcan una constitucion que no puede ser v41ida 
Mil la sancioa del pueblo soberano; habiendo los 
que tal bacen infringido sus leyes, por la conserva- 
cdon de un poder qne estan exerciendo mas tiempo 
que el qne la constitucion ordena. £1 peligro est4, 
en fin, en gozar de un poder de hacer leyes sobre 
leyes, segun el hervor del momento: leyes que 
poeden at cabo desacreditar de tal modo 4 las 
C6rtes, que el pueblo Espaiiol se canse de nna ins- 
titucion admirable, solo porque las primeras Cortes 
qne ha visto despues de tantos siglos, han cxtendido 
bUb i'aiultades mas de lo que su esencia permite. 



350 



DOCUMENTOS. 



E3CTRADA EST MADRID. 

CAXJBTA B&THAORPIN ARI A DB UONBRBf • 

Dotming Street^ 4 de Septiembr^ ila lSlf» 
' Et mayor Buigh, edecan del maraties de WdKogioii-lift 
Uegmdo hojr £ la secretaria de lord Batbunt con dopaolai 
dirigidps 4 su seaoria por lord WelUngtoD, fechos cb .MnnW 
en {osdias 1^ y 15 del pasado, cuyos exUactos son coBia 
sjguc* \ .; 

• Madrid, 13 de AgoiCiL 

. Habiendo hallado que el ex&cito del mariscal ManoooC 
coDtinuaba su retirada sobre Bui^gosj en tal estado que, 'pfo» 
^blemente, no poflrA entrar otn^ vez eii accic^n, por iugun 
dempo; metletermin^ A MiAr ijhs^n^ Buonapaile < una: 
accioii general, 6 A que abanrottaae A Madrid. 

-* £o cooMqiieneia me movi de Caellar d dia 6 del eon i e nl e , 
Llegamos i S^pvia, el 7» jASma Ildefooao^ el 8, dondeluia. 
alto un dia para dar mas tietaipo & que se adelaatasc el ak 
derecha del exdrdto. 

No hallaron oposlcion las tropas en el paso de las Siems; 
y el brigadier-general D'Uriban, con la caballcria Portugucsi, 
yet 1'. hatallon de la legion Alemana del rev, y la compania 
de artilleria de i caballo del capitan McDonald habian peoe- 
trado por el paso de Guadarrama desdc cl dia !)• Adelantose 
por la mauana del 1 1 desdc W ccrcanias de Galapago^ y 
sostenido por la caballcria de linea dc la legion Alemana oel 
rey dcsde forrctodoric?, arrolM A la caballcriai Francesa, en 
numeto como dc dos mil, j se situd en Majalahonda ; teniendo 
A la eaballeria Portuguesa, la compania del capitan M'Oooald, 
y la cabailleria ^ iofanteria lijgeras de la legion Alemaiui del 
rey, en las Uosas, como A trcs quartos de legua de distancia. 

La eaballeria cnemiga que babia sido arrollada por la ma- 
nana hicia Navalcamcro, voino como A las cinco de la tarde. 
Kl bripadicr-pcncral D'Urban form(S la eaballeria Portuguess 
fientc A Mnjulabonda, sostenid^ por la artilleriade A oaballo^ 
y mando que atacase A los primeros csquadroncs enemicos^^ 
que parecian ballarsc demasiado adelantadci para que pudiera 
bo^tciicrlos su cucrpo principal. La caballcria Portuguesa 
avanz^S al ataquc, pero, desgniciadamente, volvicron la es|)alda 



antes de Ucgar a1 enemigo, y huveron por dentro del pueblo 
tie Majalahonda, hdcia los dragones Alemanes; dexandose 
atras sin proteccion ni apoyc^ A los canones del capitan Mac- 
<lona1d que se liabian adelantado 6 obrar de acuerdo con ella. 
Gracias A la actividad de los oiiciales y aeldados de la coin- 
pania del capitan Macdonald se retiraron los canones ; pero 
A causa de io desfa^rable que era el terrene por donde ▼enian, 
tinacureoase hizo pedazos, y otras dos se- volcaron, quedando 
los tres ca&ones en poder del enemigo. 

Habiendo Iob dragones Portugoeses huido por medio de 
Majalahonda, se reunieron y volvieron d tbrmarse 9obre ios 
dragones de linea de la legion Alemana del rey que estaba for- 
nada entre aqael pueblo y las Rosas. La caballeria Alemana 
carg6 al enemigo, aunque lo hizo con muchas desvcntajas, le 
impidio que siguiese adelantej pero siento decir que sufrio 
consideraible p^rdida, y que el coronel Jonquieres que man- 
daba la brigada, fue hecho prisioncro. I^a izquierda del ene- 
migo estaba como A dos millas y media de distancia, en cl 
puente de Retamar,sobre cl rio Guadarrama. La brigada dc 
caballeria del coronel Ponsonby y una de iiifanteria de la 7^ 
division se movieron para sostcncr A las tropas que esuban 
jnas adelantadas; y el enemigo se retird sobre Majalahonda 
inmediatamente que observo A estas tropas, y sobreviniendo la 
jioche se retiraron sobre Alcorcon dexando nuestros canones en 
Alajalalionda. 

Tcogo la satisfaccion de poder decir que los oficiales de la 
caballeria Portuguesa se portaron notablemente bien, y dicfon 
buen exeroplo d sus soldados, especialmeute cl vizconde dc Bar- 
jbacena, que fue hecho prisionero. Eutiendu que,laconducta 
dc la valerosa caballeria Alemana fue excelente, asi f^omo la 
de la compania dc artilleria de d calndlu del capitan Macdo- 
nald. K\ batallon de infaoteria ligera no entrd en accion. 

El extrcito se movio adelaote ayer nor la manana, y su 
Izqoierda tonnS posesion de la villa de Madrid. J.».reph Buo- 
naparte se habia retirado con el ex^icito del ceritni por c) 
camino de Toledo y Araiijuez, dexaudo una guaiuicion en el 
Retiro, 

Ks imposible describir la alcgria que manifc'^taron los ha- 
bitantes de Madrid, A nuestra Ucgada ; y coufio que la fuerza 
del odio a los Franceses, y del deseo de asegurar 5u pri>pri<i 
indef)eiidencia, que los movieron d i>er i is primero> en dar el 
excjnplo de resi&tencia al usurpad^ir; les d'ctaian csfuerzos en 
/avor de la causa de $u patria, mas eficact ^ que los anteriores. 

Aun no si que Astorga se.haya rendido; pero la guami- 



358 

aemiga que quedtf ea l^rdeailtas eft ntetto i 

stoi ^ ae^eota iiombrai^ ie riiidwfoii al geiienl 

d dia 6 del oomente. ' 

^ Tecibido noticias de la mtoacmi del geneial 
teiat desde el 21 de Julio. Team cakrtts dd geaeiiA 
O'DonneU y del genend Roebe, dd i& de Jaljob f M> qde'd 
entrcito de M urcia, al mando del priiiiei4| ftie ?etieido p«r d 
noerai D'Harispe el dia 21 de JuliOi FnreM que ka tnpai 
Espanolas se adehntaroa < atacif Ub ponciooci jMjgtmuA 
Hariipe en CaiteUd 6 YM. : Las que atacaMi i urffeU 
fueivNji recbazadasODDpMidadedosmObombTeijrdoaftielM 
deartiUeria. Lu' otias que atacMm < Ybi, Id IniiMo.dBl 
geoeial Roche, te poitaron notabkmeiite Men, jr cabrieiteli 
xetiiada de lai tropas del genetal (^IXuiiiel^ ifiiHtiiaii 
debates la 9uy% en buen orden, < Alicante. 

Midrid, 15 de Agoitoip de 1SI& 

Tengo el placer de informar a V. S. que la gumtiicita dd 

etiio ae rindkv por caphulacioii, agrer; j ahara ttngo el hn^ 
nor de indair k capituaciott traduoda. 

InTcadmoa completamente el fueite en la fatde M 19; fy 
por la nocbe, varios destacamentoa de la 7^ diTidOT de hdie- 
teria al mindo del mayor-gmefal Hope^ j otros de la 3*. di- 
vision de infaoteria at m^do del mayor-general el bonorabfe 
£• Pakenham, desaioxaron al enemigo de sus puestoa dd 
prado y Jardin Botanico, igualmente que de las obras qoe 
liabian construido fneia de us tapias de los jardbes; y habien* 
doles roto por varias partes, se establecieron en el palacio 
del Retiro, y junto £ la parte exterior de las obras del ene* 
migOy indusa fa casa de la China. 

Estabansedisponiendo las tropas, por la manana, para 
estas obras, por via de principio de las disposiciones que 

tomarse para el ataque de la linea interior, y del c _^ 

quando el gobemador niand6 i, un oficia) pidiendo capitula- 
cioo. Yo*le concedi los honores de la guerra, el bagi^ de 
los oficiales y soldados de la guarnicion> &c. segun se espe^ 
cifica en el ajuste que incluyo. 

Incluyo un estaoo de la fuerza de la gtiamidon, que marchd 
ayer A las quatro, eamino de Ciudad Rodrigo. . Hcnios hal<» 
lado en el fu^rte cientoy ochenta y nueve piezas de artillern^ 
de bronze, en excclcnte eondicion: novecientos barrilesde 
polvora : vcinte mil fusiles, y alniazenes cousideraUes de 
tuario; pcoviaionesy y muuicioD. 



359 ' 

Tambien b&Uaaios las aguilas de los r'egimientos IS"*, y 51*. 
que envio & Inglatena para que seaa presentadas & S. A. R. d 
principe regent^ por mi edecan el mayor Burgh. 

Veo, ppr una carta del general Ballesterosal teniente gene- 
ral sir Kowland Hill> del 29 de Julio, que habia estado ea 
Malaga el dia 14 de aquel mes, despues de una acciou con d 
general I^ival, cerca de Coin. £1 general Ballesteros estaba, 
el 21), en Grazalema» Tengo una carta del teniente general 
sir Rowland Hill, del 8 del corriente. Aunque el general 
Drouet habia estado en movimiento tres dias, no parece que 
dichos movimientos fueron de ninguna importancia. 

Incluyo el estado de muertoSi heridos, y extraviados en la 
accion de Majalahonda, el 1 1 del corri^pte, igualmente que 
de la p^rdida en el ataque de las obras del Retiro. 

Este despacho sera entregado por mi edecan el mayor 
Burgh quien podra explicar algunas mas circunstancias res- 
pecto A nuestra situaaon, y me atrevo a recomendarlo & la 
proteccion de V. S. 

P. D. Escribiendo este despacho, he recibido carta del ge- 
neral Maitlands fecba en Alicante el 8 del corriente, en que 
me informa de que habia desembarcado aquel mismo di« en 
dicha plaza. 



CAPrrULACION 

ProfMCMta por el General Conde de JFeUingion, ComaU'^ 
doiUe en Gefe del Ex^rcUo Aliado^y acepiada por <| 
Coranel la Fond^ CofnandatUe del Fuerte de la China, 
en \^ de Jlgoiia, iSVI. 

Art. 1. La guamicion saldra del fuerte con los bonores de 
la euerra, y rendird las armas en el glacis. 

Art. 2. La guamiciop y todas las personas de qualquier 
condicion que se hallqn en el fuerte seran prisioneros de 
guerra. 

Art. S. Los oficiales podran consemur sus espadas, su ba- 
gage, y sus caballos, segun el ntimero que les conceden bs re- 
glamentos del ex^rcito Frances; y los soldados consenraran 
tus mochilas. 

Art. 4. Los almazenes del fuerte, de todal clases, seran 
entregados k les oficiales de loi departamentos respectivos, y 
los comandantes Franceses de amlieria € ingenicros ^aran 
listas de lo que oontiene cada dtp^sito.-^Los pianos del fue/ta 



sea 

«enui tambien entregados al oficial comandaiite de ingenidiv 
Britabicos. 

Art. 5. Esta capitukcion se. efectuan^ < las quatro de h 
tardei y las puertas del fiierte tnan ocupadas por las tropts 
did ex^rcito aliado. al puotq que esta caphulacioa aea lati* 

FIniiada, por parte del Genenl Conde de WrfKngj— ^ 

^ Fits-Rot SoMJBRSBn 
Ten. Coionel jr Secret. Miliiv. 

Radficada^' WsixiKCTinr. 

Furmada por parte del Cofoodl La Foody 
. . \ ' R. Db La Bbuiol 

Vetii capitulacioa esti mtificada pof el Coronel Comandaile 
dd FVkerte de la Chinaj 

(Firmada) . La Fonb. 



Ibial da Prigianeros ie Gu^rra tomadoi en d Fkerte. 

' 2 coroneky 4 tenientes oonmelesy' 22 capitane^ 35 sobat- 
temos, 7 de estado mayor, S oficiales civiles, 1982, sai^genlD^ 
tambores, y soldados, 46 cabaltos y mulas. — ^Estado mayor* 12 
oficiales civiles, I soldado. — ^Enfcrmos y cooTalccientes.^-l 
capitan^ 5 subalternos, 4 oficiales civiles, 428 sargentos, tam- 
bores y soldados.— Total general de prisioneros, 2506j— 
Ademas fueron libertados en el fiierte de la China, G soldados 
Ingleses, y 6 oficiales y 144 soldados Espanoles. 

MnertoSf heridosy y extraviados en 3Iqfalahanda. 

Total Britanico— 1 porta, I sargento, 13 soldados, )2ca- 
ballos, muertos: 2 capitanes, 3 tenientes, 5 sargentos, Sfi sol- 
dados, 12 caballos, heridos:-^! teniente coronel^ 1 capitally 
20 soldados, 44 caballos, extraviados. 

Total Portugues — 1 capitan, 2 tenientes, 80 soldados, 11 
caballos, muertos: 2 tenientes coroneles, I capitan, 49 sol- 
dados, '5 caballos, heridos:— 1 teniente coronel, 1 quaitrl 
xoaestrc de caballeria, 21 soldados, ^7 caballos, cxtraviadoa. 

En el ataque del Rctiro, 
Total Britanico— I soldado, mucrto,^ 9 soldados heridos. 

Total Portugues— 7 soldados heridos* 



3^1 



Ihial de ArmaSy Munidones, 8fc. tornados en el Futrte dt 

la China. 

181 piezas de artilleria, 21,832 cartuchos de canon, 1,148 
bombasy yacias, 4,70S sacos de xnetralla, 1,804 granadas de 
obiiSi 165 granadas, vacias^ 26,438 baks, 149 cureiias de ca* 
lion, y obos, 6 de mortero, .22,677 fusiles, 1 carabina, 123 
tnbuoos, 453 pistolas, 6,736 bayonetas, 1,430 espadas, 29 
cqxMitones, 270 barriles deipolvora, 5,191 cartucho^ embala* 
das, de canon, 2,653,299 cartuchos de fusil, cmbalados, 
6,000 sin bala, 294,974 piedras de chispa, 209,160 libras de 
plomo, 6 pontones de madera con camiages, y aparato, 76 
caxones, 83 carros, fraguas, y otros camiages. — Del ex4rcito 
de Portugal. — 8jpiezas de artilleria, 1^089 cartuchos de ca- 
non, 254 de metralla, 253 , 14 curenas de canon y 
obus, 240 barriles de polvora, 2,614 cartuchos de canon, 
^6 1,520 cartuchos de fusil embalados, 40,000 piedras de 
chispa, 336 libras de plomo. 1,922 palas, 1 70 azadones, &c. 
&c. &c. y una porcion de hierro, acero, plomo, madera, car* 
boo, y todo lo necesario para la construcoon de obras. 



OTRO DB8PACHO DB LORD WBLL1N6T0N. 

Madrid, 18deAgoeta> 1812. 

Joseph Buonaparte ae retir6 de Ocana el 16 del corriente, 
▼ ses cx^rcito estd en marcha hiicia Valencia. £1 eneroigo 
nabra abandonado £ Toledo, del qual tomd poseston una de las 
partidas dc guerrillas del Medico. 

Despues de la toma del Retiro, la goamicion de Guadala- 
xani, que consbtia de setecientos hombres, se entr^ por capi- 
tulacion al Etiwecinado, casi en los mismos terminos que la 
guamicion del Retiro. 

El mayor general Clinton me informa de que una parte de 
los restos del ex^rcito de Portugal se habia adelantado de las 
cercanias de Burgoa, y se estaba en la inteligenpa de que al- 

Snos de sus destacamentos estaban en Valladolid el dia 14 
I corriente, habiendo el general Santocildes retirado de 
aquella dudad las tropas del ex^rcito de Galicia que la ocu* 
paban. Alguoos de sus destacamentos estaban tambien i, k^ 
derecha del Pisuerga. 

TOMO V. 3 B 



Yo esperaba que harian este movimtento at'iiioiDen|0 qgar 
leuoiese rtib inxw^ quango me puse en maroha para lladni^ 

Por noticias del teniente general sir RowianJ Hill, del 1% 
sabemos que el general Drouet habiaretirado su derecha dek 
Giiiur^na; pero aon se mantenia en Herbachas. 

For noticias de Cadiz del 6 del corrieiiTe^ ptaebt.mtiifih^ 
Bend VHlate Imbia Tueko al bldqueo. fli piaisnH Piliiigpa 
kabia tomada ttes cieutos prifiionerai en Omi9b» j iqpu| ki 
^osiciones de ha t^^u, paiece qae iknt olm vcss akia|ll h 
eoinudkacimi con (Sibndtar* 

■^^' -^ "' '^ *' *■■*»■<■ ■■.■■■ ■ ^M III ■ I ■■■ ■l|.|,l 

tNTRADA 

BJB LAS XBOPAS AilA0Ai BM falVIIiiA.' 



el 



iCafkt del CoroMl Skerrett al Mii^r GeMMd O eag g a OiUi% 
iblfeada an SqpkoMtota A la GiMlada Londm^ de jlfl'li 
»{ititaibire^ IB^IS^ . 

Bertlla, M da Afstlo, ySMt 

Tengoet iKNior de cfnanniaar a V. b^ a wmmlen tM U 
destacamento que estd d mis ordenes, desde la fecfaa de aii ri* 
tima; cuyai renAas^ es decii^ la iMiadls la Ckidad^ SeriBi^ 
por asalto, estando defendida por ocba batallones, y dos i^p- 
mientok cfei dfagones, atrincherados, espero que aeran coosi- 
derad»( tan bonrosas £ las annat aliadasy como utiks d k 
causa Espanoia* 

El 24 del corriente, el general Cruz Mourgeon tput mandt 
las tropaa Ei^anoias, y yo, juzglEimoB convenientc hacer im 
movlmiento h^cia Sevilla. Qm este objeto crennot que se 
debla forzar un cuerpo de observacion de tresdentos y cm* 
cuenta de £ caballo^ y doscientos infantes que estaba en Sni 
Lucar la Mayor. March^ desde Manzarillacoii ochocieiiloi 
hombresy del l\ regimiento de Guardtasy el 87*. y el i^ 
miento Portugues, aeompaiiandonos cl htypHer gcnoal 
Ik>wnie /con seiscientos soldados Espanoles* £k cdunmab- 

riola atacd por la derecha, y los Ingleses y Porti^gucsei pr 
izquierda. Los Franceses fueron obligados d huk por w 



calles precipitadamente, dexando algunos muertoe^ beridoif 
pri^onenos. Toraamos posicion en &n Lucar au jperict m 
un bombre. 



36s 

*£1 dia 26 del oornentey habiendo jtizgado el genetal Cnit 
y yo que logFariainos los mc^es efectos tanto en la opioioQ 
pAblica^ como eoimpedir que la ciudad fuese saqueaday si po- 
diaoios prodpitar A los Franceses en su retirada'de Sevilla; 
kt tropas«liadas marcharoin eon dste ofajeto^ y Uegaron el 27^ 
i hs C (ie la manaoa £ los akoa de Gas^eja de la Cuesta, 
junto i Sevilla. 

Las tropas Espanolas fonnaban nucstra avanzada. La de 
ke FVanceses ftie desblajada; redrandose la cabalkriay jr de- 
xando a la infimteria en la vega, faasta que la caballeria £fipa« 
Boh la ataody haciendo muolbos^prisionero^ 

Las tropas Espanolas atacaron un reducto A nuestra izqoier* 
da, y perdieron bastante gente. Las columnas avanzaron por 
la vega, de modo que este reducto fue rodeado, y cortada su 
eoiQunicacion* Las troiias EspaDoba, baxo el general Cnia 
tomaron A la derecha, dando un rodeo para Uegar y atacar 
por aqud flancoy el barrio de Triana. Mand^ cubrir el re* 
ducto con un destacamento del 20^. regimiento Portugues, y 
adelant^ un canon de caflspana con algunas tropas. para con- 
tenor el fiiego del enemigo en una de las entradas del Btfrio, 
A ooestro frente; y habiendo dado tiempo sufidente A la co- 
lumna Espanola -para Hegar, las tiopas Britanicas y Portal 
guesas avanzaron atacando al firente. La caballeria i intan-* 
teria avanzaron A galops soatcnidaa por los granadsros delas 
goordiasy y siguiendolos la infantemu 

El enemigo abaodon^ la cutiada; noaotros los s^uimoa 
por dentro de Trian% y nos aoercamod al puente de Serilla 
eon la mayor rapidez posibic, deseoMS de impedir sa destme^ 
don, lo qual hubiera oecho sumamente dificil nuestro intento, 
ContuTonos d fuego de metndia y fusileria al volver de la 
calle. Los granaderos de las guardias avanzaron A soaWner- 
nosy y arrollaron quanto encontraron por delante. A este mo* 
mento lleg<S parte de la columna Espatk^Ia: avanzamos b&cia el 

Ciente baao un fuego vioknto : el capitan Cadoux, del 95^« 
EOy con gran tino, un moTimiento de flanco sobre nuestra 
isqaierda : el capkan Roberts de arttUeria, tiaxo con rapidez 
dos canonca, y pronto empezamos A hacer un fiiego Tiolento 
de canon y fusil tobre d enemigo; que fiie amojado de su 
posicion al otro lado del rio, y fueia del puente que solo ba- 
oian cortado. Los granaderos de las guardias y algunas tro-* 
pas Espanolas fueroo al firente de las cdumnas que pesaron el 
puente, Siguiose una derrota general, y el enemigo fue aco« 
sftdo por las calles^ que dexaban cubiertas con muertos y heri* 

2B2 





ioBi y-penegmlio m todd» bs pnkmf abandbMBmto 
snicro.vaU>r9 en cdMHoSy bag^^ 7 dineiou . i 

K« dificn pintar b d^ dbliroeblo^dr SsvS^ 
bi&ntc^ liazD ^ fuegede kM EVinctsct; tnoenir) 
poacnr al treves de k eortadimi dd paeateiiya 
cbnei 7 e6trq)ilpBas mttes^ de al^pn, iiiiidw tf -f* ^"^ 
hunensa, bicieron sumamente dificil el que los 
xaseDpor las calles can mn edomiiai. 

de las tnifias me habian avaiizado i, paso redcibiado tan 
hs, y la filta de caballeria hiso ittqMMiUe el p e neg M k al ca»* 
wiff^ foera de la ciudad.r-<-Taii gvaBde.m-la ajpida^Je 
imcstiro ataqne^ que ^sta victdria dotm mm dhrisioii Jmnoes^ 
el pBso del puente, eortado*notd>leiioeBte poriAiinMi^fp^liB* 
niendo su infiuileria y andUeria fonnada. i la orlHa dd lio^ 8» 
hizo 000 una peidida que parece iiicreible. 

Solo toigo que sentir.la de un ofidal, el teniente Bid^-dr 
h artilleria leal, que fue jmiierto estando mandaadp" w lsiw i 
ineiitf su canon en elpnentfe. £1 destaeamcnla todft^nfltf k 
itttiepidei de este apreciable' ofidal. i 

La p^rdida del eoensi^ defad liaba eido imi7- 
Memos tooiado varies ofimkk^ yeieo.qae eeveadv^ 

ipnsioiieras* 

La ooodneta de los oficialca y aoUadas ea smpcfiea d iak 
alabanza: donde todos se ban portado bieo, es dificil Ada- 
gttir : no obstante debo hacer mencion del destacamento de 
la legion Alemana del rey mandado por el alferez Wiebok: 
k aralleria, por el capitan Roberts : d destacamento dd 9S\ 

rel' capitan Cadoux; y los graDaderos del l^ iqgiaiiiaiiB 
guardias por d capitan Thomas. -Mucho debo dc«k d 
jnrindpio de este servicio d eoronel Maitkod, del regimicBls 
1^ de guardias, (segundo en mando^} y en el ataque de Se* 
vilk SOS talentos militares, iotrepidez y 2elo fuenm suma> 
mente notables. Tambien debo mucho al teniente coiPDci 
Colquitt, que manda un destacamento del 1^ xegimieniD de 
guaraiasi al teniente eoronel Prior, que manda un destaca- 
' mento del regimiento 20^. de Portugueses, y d mayor Ma^* 
kin que manda un destacamento del regimiento 87*. 

La actividad del capitan Wynyard (de las naidks de 
G>ldstream) asistente de aj'udante general, y del If nil am 
Reid, del red cuerpo de estado mayor, v de Iqa oficides de 
dicbo estado agregados d destacamento, nan sUo infatigaUei. 
£1 inayor de brigada capitan Buuburydd fc^aiieM» dlf* 




36s 

Bortugues, y el teniente Smith, de ios ingenieros reales, cstar 
han d este tiempo destacadcw en otro scrvicio. 

Durante todo este ataque, nuestros aiiadas los Espanoles 
jhan eHMilado la conducta de las tropas Britaoicas y Portu- 
focsaa; y el .creiienit Ciiiz Mourgcoa, cou sus talentos mill- 
iares y su valor, ba oontcibiiido principalmentc al feliz ej^tp 
^1 dia. 

Kemito un estado de Ins muertos y hcrtdos, j 

. Dumnte la noche pasada paso de largo uua dtvUion Fran* 
cesa de 7 A ^000 bombres. Noestro ataque b^ ti^lvado i 
esta fiudad de ias devastaciooes y cgntribuciuues con que 
>estaba amenazftda. 

£1 caphan Wynyard es.portador de este despacho, i iiifor- 
jDari < V, d(e qualquier com que adeoias quiera saber. 

Tengo el honor, &c. 
(Firmado.) J. B. St^BR^m*. 



P. n, Rfpitirtt nuoo ie los canones y lepu^toa milttares 
^ue 8C hai^ tornado^ luegp.que se averigue indlvidualmente. 
JAM de ja» (M«2aa de caippana que el eociQigo ayaozd bicifi 
nosotroiy cayiQion eo Duestras maiDoa» 

Total de mucrtos y heridos:— 1 subaltemo, 1 sargeotOi 1 
sold^doy ranertot: 12 soldados, i caballo, beridos. 



I , 1 I I, ■■ ■ .1 ■! 



i I 



qiFER.ACIONW MILITARBS. 



'»' • 



Jhsde la tenia de Madrid Jifutu el S de SepUembre, se^ 
Desfaehoi'.de JLoftd fFj^uingtorh publicadqs'^nM 
9^Q de lAmd^ei del 2& ikl filkiaifHo »}fi9. , 




Madrid, 25 de Agosto. IS 12. 

^ Joseph Buonaparte ha coutlnuado su marcha WtdR Valen^ 
da, y seguu las ultimas noticiits que he recibldo, ^ retaguar- 
dia estaba el 19 en la Hoda. He recibido una carta del 17 
del teniente general Maitland, que habia marcliado de AH* 
caqte y estaba en Monforte. El general Roche estaba en 
Alcuy, de donde Suchet se habia retirado a san Felipe, y se 
^ponia ^ue (rataba de piisy el Xucar, £1 gen^ 6 IXmnell 



366 

estaba el mismo dia en Yecla^ en Murcia. Las tropis <pie 
tenia cl enemigo en Valladolid hicieron retiraise & los piquetet 
del general Anson en Tudela, el dia 1 8. No obstante, el 
mayor general lostnantiene sobre la izquierda del Ducro. El 
enemigo habia movido un cuerpo de tropas de las iam eJh 
Clones de Valladolid, (sn nuniero ootno de G,000 inlanterii j 
1,200 caballcria, al mando del general Foy, el qual w UonS 
consigo, cl dia I7f Ift guamicion de Toro. Uiiioseles deques 
un cuerpo de infanteria de la misma ftierza, que habia laar- 
chado tambten desde el Pisuerga hdcia Rio Seco; y todos 
juntos estaban, el 20, cooio i, &3s leguas de Benavente: ks 
tropes Gallegas, & excepcion de la caballeria, que se qued^ ca 
Benevente, tnarciid h^eia Astorga. El enemigo haMa dendo 
al conde de Almarante bloqueando A la gu^miilion de Zanioia; 
pero tengo raason para creer que socorreran d dicha guamicion 
al volverse de su expedicion de Astorga. Segii^^n noticias de 
Cadiz del 9, sd'que el general Cruz habia vueltb tf aqael 
puerto con el destacamento que se habia enviado. a la cosa 
de Levante en sdeorro del general BaHestefos.'-'flabi^jM eqni- 
pado al momentb otra exp^ieion. Estas tfqpasp Mf babiaii 
desembarcadb eh Huelv^ Itit'dite 14 y 15 del eorrfeihte^ pM 
el enemigo evacud y destruy^ el eastillo de Niebia el £a 19. - 



^m 



I 



Madrid, 30 de Agosto, 1812. 
I>espue^ que escrtt)! i V. S. en dia 25 he rccibido aviso ie 
ue la guamicion dc Astorga se rindid por capitulacion, el 
ia 19, en numero dc 1,200 hombres. El general Foy Ileg<5 
en su socorro & la Bancza cl dia, i^l, con el destacamento que 
inform(^ d V. S. que marcliaba con este objeto; Sus partioai 
hallaron la phiza abandonada par las tropas Ei^panola?, des- 
pues dc haberse llcvado i la guamicion Francesa, prlsioncra. 



Valiadolid, 7 de Septiembrc. 
. [El primer desp^cho de csta fccha solo couticne d(^iQ« de 
aigunos oficiales cuyos nombrcs se olviJaron cu cl dc 21 de 
Julio.] 



Valladolid, 7 de Septiembre. 
Dex J A Madrid cl dia 1®. dyl corricntc para diriglr los movi- 
micntos'de las tropas que estaban mondadas rcunir ch Arc- 



s(f7 

Talo, segim comoniqatf eD mi despacho del SO de Agoslo. 
No9 nummos de Arevalo el dia 4, y pasamos el Duerb, el 6, 
por lo8 vados de Herreia y el Abitgo. Luego que el ^neral 
Foy halkf que la guamicion de Astorga se hubia readido por 
capitulaciOD, se volvio al Esla, y m^rchd sobre Carvi^ales, coh 
intencion de sorprehender y cortar la milicia Pbituguesa que 
liabia estado empieada en el hloqueo de Zamora, al mando 
del candede Almarante. Pero este lenienie general Terific^ 
su redrada, sia ptfrdida, i las fronteras de Portugal ; y el ge- 
neral Poy se Uevd la guamicion de Zamora, el 29 de 
Agosto y marchd para Tordesillas. No puedo dexar de Ua- 
niar la atencion de V. S. A la conducta del coiide de Anm- 
nnte y de la milicia A sus drdencs, en estas operacianes« El 
zelo que ha mostrado la milicia de Tras-los-Mootes simendo, 
voloniariamente fuera de sus fronteras, nierece la mayor re* 
comendacion. Reunidos dc este modo todos los restos del 
ex^rcito de Portugal entre este pueblo y TordeHllas, hallamos 
ayer a su vanguanlia fuertemente apostada sohre los altos de 
la Cistemiga; y s€ quefaabia ua cuerpocoQsiderable de tro- 
pas dcntro y alrededor del pueblo. Siendo ya muy tarde 
quando lu^ irapas jnsaron el Duero, dp nof movimos ade- 
lante hasta esta manana. El enemigo se reur6 ^ la Cister- 
iiigti durante la noche ; y la abandonaion al acercaroos por la 
manana, atravesando d risuerga, y volaodo .el puente. Pueles 
al alcanze muy cerca el boDoimi)le tcniente coronel FMerico 
Poniiunby con uq destar^mentodel li de dragunes ligezos, jatrfi- 
Tjeaando el pueblo ; pero liobiendo pasado algun ti(Miipo mien- 
tras ^ue la ia^^it^na pudo lleptf no pudo un^^edirs^ la d^s- 
. truccioQ del Di^ente. E^ ^to se retirar^n siguieiido la oriljk 
^erecha del nayfrga i Puenas, adonde probaMemenV^ hari[ 
alto su ret^guardia ^sta noche. Ouan^o el ipeperal Foy jse 
adelantd liacia Astorga, el ex^rcito de Galicifi se retird: des- 
pues que Foy ,march6 al Duero, volvio d exercito i avanj^ 
al Eala. £1 Empecinado me informa de que el general Villa- 
campa ha tom^ prisioqerfs & las tn^pas que hahian guar- 
necido d Cuencf) v que la abandonaron despues de la rendi« 
cion del Retiro. $u bilmero Uega i 1,000 ii^bres, con dos 
canons ; pertenecientes al ex^rcttode ^uchet. Las ultimas 
uoticias que tengo del general Maitland son del dia 24. 



VaflaMtd, S de Septiembre. 
Despues de escrito mi despacho del 7 he recibido uoo del 



1 UQI, fecho CD Liena, 
_ _ n de ias tropas al maiMli) k 

gtatnl I>roaet. Me louie na tmtk, qoe incluyo, del txta- 
ad SkoKt* que imjids Iv txap^ Bcionicas y Ponu^iwse, 
OK canpaneD parte del deMeuwolD al maodo del g^otsii 
Cm. For dh teo qae In afiadoe hbbiaii eotndu en SeriSli 
d £a.27. De eato infien qoe se ba l«-antado el bloqueo ik 
Cadb^ npiKStD que he redbido Txrias noticias de la Aesave- 
donde tepuOUm miUtarei eo SeviUa heclia por los eoem^m 
antci de icUnne; pen no he ndlMdo relacion aut^nca de 
Iwliirw lenntado d bloqueo. Duj a V. S. la enoraliiuM 
par citoi acoftfedioieiitot. . He hcdiD aito boy aqui, pan in 
oCKaon i hi tnpat que ban uaidiadD T 
Tcngod 



£OI£nNES FRANCESES. 



r mL SBAMDB ■XKRCnOL 

. £a la batdk de Driaa foe mtwrti) d general Kott'SiU. 
'l»en,ofidd Sstioguido de las tropn Ggetu: inibtf'iilA^ 
otros diezemeiales heridos, y quattocoronelesy niDertaa, D 
eeneral Bicatd, con m brigada, enb^ en Duiiabbuig el 1*. de 
Agosto. Hslld siete piezas de artilleria: todo 16 demaa balii 
lioD retirado. El duque de Taiento ll^iTtam'UeD liffi d St 
2, De este modo, Dunaboa^, en cuya foT6fi<:acion haUt d 
.enemigo empleado cinco anos, gastando en cUoi nnichai 
jnillones, y perdiendo en los tral»jas mas de 'lOjOOQ bomhR^ 
ha sido abandonado sia diapsrar un fiml, y caUl en nuetto 
poder, como las demas obras del enemigO) y como d easno 
atriucheTBdo que tenia sobre el Driaa. Ed coaaeqneneik m 
111 toma de Dunaboui^ su niagestad ha mandado que no 

Bt^ue de artQleria, que hab'ia formado en Afi^ehair, y qv 
bu becho adelentar faicia el Niemen, retnx^da a Dant- 



* El la que da parte de la tonw de Serilla, publicadaaaol* 
Auoteio.. 



369 

cic y sea puesto en deposito en dicha plaza. Al principio de 
la campana se liabian preparado dos parques de artiUeria de 
batir; uno contra Dunabourg y oCro contra Riga. Los al- 
mazenes de Witepsk estan provistos, los hospitales, organtzft> 
doB. Estos diez dias de descanso son en extremo iitiles al 
esL&cito. £1 calor, ademas, es excesivo: hace mas calor 
aqui que en Italia. La cosecha es sobesbia, y, segun parece^ 
general en toda la Rusia: el aiio pasado fue escaso en todas 
partes. No wt empezar^ d s^ar hasta de aqui i ocho tl diez 
dias. Su magestad ha hecho una gran plaza delante del par 
lacio Que ocupa en Witepsk: ^cho palacio esta situado sc^re \ 
la orilla derecha del Dwina. Todos Ics dias i las seis de la 
manana hay una gran parada en que se presentan todos los 
oficiales de la guaixlia. Una de las bngadas de guardias, 
que estan en excelente estado, desfila, por tumo. 



BXCflfOfTBRCIO BOLBTfV. 

Smolensko, 21 de Agosto. 

» 

Parece que en la batalla de Mohilow que se gand al priiH 
clpe Bagration el 23 de Julio, la p^rdida del enemigo ha sido 
coDsidenible: aqui damos la reladon del prindpe de Eck- 
■imibl. 

£1 duque de Tarento halltf 20 piezas de artiUeria en Du^ 
iliabouig, en vez de 8 que se dixcron: obligd i, muchos buques 
caigados con oias de 40/)00 bombas, y otros proyectiles, A r&* 
tirarse — el enemigo destruy6 una inmensa cantidad de mu- 
Jlidonej. La ignorancia de los Riiaos en punto i, construii' 
ibrtificaclones se ve clara en las obras de Dunabourg y Drissa. 
Su magestad dio el mando de su derecha al pnncipe de 
Schwartzcnburg, poniendo i sus drdenes el 2°. cuerpo. Este 
principe marchd contra el geneml Tormasow, lo encontro y 
aerroto cl dia 12: da los mayores elogios i las tropas Saxonas 
y Austriaca$: el principe de Schwartzenbutg mostrd no menof 
actividad en este caso. £1 cmperador ha pedido promociones 
y premios para los oficiales de este cuerpo que se ban dis- 
tlniritulo. 

).Ll dia 8, cl grande exercito estaba situado de el modo si- 
guiente« El principe Virey ettaba en Souria con el 4*^. cuerpo: 
sus guardias avanzadas ocupaban a Vilys, Qu&veath y Po- 
nilsop. t 



. . ■ . . ^ .. . 

%ibtf i^i^Mftto MftL m Bftnnlm^ iff cdidlobA 

Bl mtmoA 4uqiie da Blchiiyn^ ccwwjMlintB .d4 8^- cvbp* 

^ m tinriical prmcbe de Bdkmulilt ronmi4wfe W. V. 
ciierpo^«MriMiai ]>qubnmva. £1 5^. aicrpo^Bipttdad6|iar«i 
yriod^ Fbpiatoirdd, eitd« en Moi^^ 
Ei ^ponrtd.gleiiend etta^ en V^^t^^ 
' t!I 2* cfMBipQ^ ipmdadg pw di doqipe, de R^Qpo^ cMrill 

£1 ]€^. coerpd maijdado per el duqi^ de Tumtx^^ptt^ 
eofaife Donabouiji^y Bui. ^ . i * 

Ki dtt- 89 dooe qrii eibdloi .enemigos iniirdiiiiiii. vtiw 
jbtn^ y stacaronla dividon dd ^end Gonde SeUritfan^ 
la qual se vio obligada i pelear letinmAiK todbd'^dhiy n^ 
friendo^ y caosaodo igual perdida al eoemiffo. Una «os» 
pania de voUigeadures del regkniento 24^ de infimteria E» 

a, que fimnaba parte de un batalloa del regimienlo^ qm 

»ia sido confiada ;4||^ cabaHfri^, i pya fiMUitener nan poia* 
cion en el bosque; fue becha pnsionenu Por nuei^ parti 
tuYmos- QS^'Xfxm^j beridos: el enemigD hahii penlida 
i^kial ttttmero.' Habiiendose reupido el ezeicito eaeiai|||p4l 
4ik ^ fi;en Smolieittluv inarcSM$,>U»o iguai' lentkiidMl taand- 
dbuunbre b^U» Bbmitdh y Wadii^ ■ ;:■}.!»:..' ^» 

.^•JSl pivinqpe He £ckiMibl reu*io4oAu sttBtfopa^panai^ 
dmr contra el enemigo y tomar posesion de SnxdenskOL'^t 
j^endoae alia por la otra orilla del Borystbencs, cen9a«4e h 
eorUioeadara del IJersaina^ frente a Khomene) donda en k 
•Bochft dd dGa 1^ al f 4 eeharon dos puenlea aolTe «l 
-lyathe&e&i 

£1 Vir^ aali^ de Soniq, y mardid por Janevltaki y 
vsvitscb 4 RasMoa, adoode llegb el ilia 14. 

£4 general €onde* Grouchy reunio el 3*4 oseipo de 
leria en Rasasna eldia 12. 




£1 prinoipe de Eckmuhl lennio sn eiierpo en DoubwiwBIb 
eldia 13. 

JElgeneral Cande Eble eehtf tres puentes eohre el BeaaHlb 
eldu 13. 

£1 quartd general saUo el dia 13 de Witep4^ y Ikffa 
Rasasna el 13. 

£1 princtpe t^mwtowski salio de Mohilow, y IIeg6 el dia 
13 a Romanxo. £1 14 al ramper el dia, marcM elg ep cK l 
Grottcby lobie l4eaobri, anraj^S.de atti d dot refimieiiloa de 
de Cotacosy y se encontrtf con el cuerpo del genenl 



371 

Naiwouiy. EI misind dia el rcy de Napoks, sostenido por tl 
duque de Elchingen, lleg6 a Krasnoi. 

La dimion 2J del eRemigo, que consiste de 5000 de in- 
ftnteria» flotteDida per 2000 de eaballeria y 12 piezas de ar- 
tiDeria, estaha en posicion delame de dicho pueblo: fue ata- 
oada J forzada en un instance por el dnque de Elchingen. El 
regimiento 24^ de iDfanferia ligera ataetf al pequeno pueblo 
de Krasnoi, A la bayoneta, con k mayor intrqriaez: la eabal- 
leria blso alganas eargas admirables. El baron Bordeaoult, 
genera) de divbion, y el regimieDto 3^ de cazadores se distin- 
gnicfOD. Tomar ocho piezas de artilleria, 14 caxones, 1500 
torimoDero8) y dexar el campo cubterlo de mas de 1000 ca* 
oaveres Rimos^ fueron las ventajasde la batalla de Krasnoi, en 
me la 4i«fsioQ Rusa^ que consistia de 5000 hombrea tat rc- 
Qucida A In nritad de sq numero. 

So magestad, el dia 15, tenia su quartel general en Koto- 
nithia« 

El IS, por la mmuhnf ftieron dominad^s las ahnras de 
Smolefisko. El pueMe |>resent6 i, miestra Tista una circupfe- 
reneia de 4000 toesas de murallas de diez pics de cspesor^ y 
▼iente y dnco de etevaclon, coronadas eon forres, variio de 
las qWlc s estaban armadas con caiiones de gmeso calibre. 

A la derecha del Borysthenes, peretbimos y supimos que ^l 
enemtgo habia ¥uelto atiut preeipidamente para defemer i, 
SmoloiHko. Sopimos que los generales enemigoy habian re- 
^IMdo ^ M e^e s retteradas de dar batalk j salvar a Sinolenskb. 
*B1 etnperador recooocio al pueblo, y sittio < su ex^rcito ^ la 

Kicion del dia 16. £1 mariecal dnque de Elchiogen ipari- 
a ta {cqvlerda, apciyada sobre el JBorysthenes; d pfincij>e 
de Eckmuhl, el centro; al principe Poniatowsky la dereciia'; 
la guardia estaba de rescffa eti el centro; el Vtrey, de reserva 
i la derecha; y la cabalteitia^ < las drdenes del rey de Napoles, 
A la e^tremidad de la derecha. El duque de Abrantes, con 
e( 8\ cuerpo^ perdio el camino 6 Itizo un ft]so movimiento. 
£1 dia 16 y la mitad del 17 se pasaron en observarion, 
Mantuvosc un fuego de fusHena por toda la linea. ISl ^ne* 
knigo^eupfrhail Smolensko eon 30,000 bombies, vel resto de 
su cxercito cstaba formado en las e^cdentes posiciones de la 
derecha dd rio frente de la eiudad, con la qual comuhicaban 
por tres paanteii. Smden^ es tenida por los Rusos por 

Ilaza foertej y como el haluarte de Moscow. El dia 17^ & 
IS dos de la tardc, vieildo que el ene^rigo dun no habia de- 
•embocado; que se estaba fortificando en Smolensko^ y que 
rahvnha la baitilia) na ebsCaote ht Adenea quefaabia rm- 



J 



.372 

bido, y las excelentes po^icioDe: que pudienm haber umtk, 
con la dercch i K)bre Smeleiiako, y la izquierda suhre d h- ' 
rysrheues — viendo que el general enemigo no tenia looh- 
ciouj cl emperador marchd a la derecba, y mandd al pODOK 
Poniatowski que cargase a) frente, con la derecbn wmak 
para apoyarla en el Bor)'stheDeSy ocupando udo At ki«» 
bales con puestos y baterias para destruir el puente y coftali 
comuuicacion del pueblo con la orilla derecba. 
• Durante esto, el principe de Eckmubl recibio otdoi k 
atacar dos de los arrabales que el enemigo bahia airiodicnii^ 
a 200 tocsas de distaiicia del pueblo, cada uno de Iga ^vki 
esieha. defendido por 7 ti bOOO hombrcs con anilleria gpM. 
El general conde Friant tuvo ordcn de completar d mvir 
miento^ acercando su derecha al cuerpo del principe Pnii- 
towski, y bu izquierda & la derecba del ataque del priiici|iefc 
Eckmubl. A las dos de la tarde, la division fie cahaUfiM 
del conde Bniycre, despues de haber desalojado i, los Ghcv 
y la caballeria encmigaj se acerc6 al puente que eaiabiiBB 
rio arriba: establepiofi»e sobre este terreuo una bi^tcria de N 
omoneSy que hacia fuego d metralla sobre la parte dd eifr 
cito enemigo que se hallaba sobre la orilla derecba dri rii^ 
obligando proutamente i las masas de caballeria FfiDfimi 
evacuar aqucUa posicion. 

£1 enemigo colocd entonces 20 cauones,en dosbateriabfln 
un conventOy para molcstar la bateria que hada fuego^ohied 
puente. £1 principe de Eckmubl confi6 el ataque de ioiM- 
rabales de la derecha al conde Morand, y el de )o3 de It d^ 
recha al general coride Gudin« 

A las 3 empez6 el canoneo. A las quatro y media emDn6 
un vivo fuego de fusileria, y & las cinco, las divisiones de jbh 
rand y Gudin se npoderaron de los arrabales enemigos^ coa 
fria y t'xtraordin;iria intrcpidez, persiguieudo i sus tropis 
liasta el camino cubicrto que lo estaba con sus cadaveres. A 
nucstra izquierda cl duque do Elchingen atuco la pofiicion que 
el enemigo tenia fuera del pueblo, se apoderd de ella y pcr- 
siguio al enemigo liasta el glacis. 

A las cinco, la comunicacion del pueblo era ya difid^ y 
solo podia hacerse por hombres sueltos. 

Tres baterias de brecha de £ 1 2 se colocaron contra hs 
murallas & las 6 de la tardc: una por la division de Friant^ y 
las otras dos por las de Morand y Gudin. Desalojamos i 
enemigo de todo el pueblo con obqses que hacian fuego sobre A 

£1 gener^ de artilleria conde Sorbier hizo imposible il 
enemigo la ocupacion del camino cubierto^ por meaio de iffi 



I 



373 

btterias enfiladas. No obstante, el enemigo que, desde Ia9 
dns de la tarde vio que teniamos intcnciones scrias sobre el 

Suehio, mandd dos divisiones y dos regimientos de infanteria 
e la Guardia, i reforzar las quatro divbiones que estaban ea 
el pueblo. Estas fucrzas reunidas componian la mitad del 
ex^rcito Ruso. La batalla continud toda la noche; tres ba- 
terias de brecha hacian fuego con la mayor actividad. Dos 
, companiaa de minadores estaban destinadas a las trincheras. 

£1 pueblo ardia en medio de una hetmosa noche de Agosto, 
Smolensko presentaba i los Franceses un espectaculo seme- 
jante al que una erupcion del Vesuvio presenta £ los habi- 
tantes de Napoles. 

A la una ae la manana, el enemigo abandpnd el pueblo, y 
•e letird atravesando el no. A las dos, los granaderos que 
estaban al frente del ataque, se hallaron sin ouien les rcsis- 
tiese. La plaza fue evacuada: 200 piezas oe artilleria, y 
uno de los primeros pueblos de, Rusia quedaron en nuestro 
poder, y esto d la vista de todo el ex^rcito Ruso. La accion 
de Smolensko i que con justicia podemos dar el nombre de 
batalla, supuesto que, por ambas partes, se empeuaron en ella 
cien mil hombres, ha causado d los Rusos una p^rdlda de 
4,700 hombres, muertos en el campo de batalla, de 2000 pri* 
siooeros, por la mayor parte heridos, y de 7 ^ 8000 heridos. 
Entre los muertoe hallamos £ cincogenerales Rusos. Nuestra 
p^rdida sube a 700 muenos, y 3,100,6 3,200 heridos. EI gene- 
ral de brigada, Grabouski fue muerto, y los goncrales de brigada 
Grandcau y Dalton, heridos. Las Iropas todas se^han exce- 
dido Unas i otras en intrepidez. El campo de batalla Iia 
mesentado i, la vista de mas de 200,000 testigos un cadaver 
rVances sobre siete ti ocho Rusos, i pcsar de que estos cstu- 
bieron protendos por el fuego de fusil de sus trincheras du- 
rante parte oe los ^ias 16 y 17. 

El 18, establecimos los puentes que el enemigo habia 
quemado, sobre el Borysthenes; mas no logramos apagar el 
fuego que consumia A la ciudad, hasta el IS, ^besar de que 
los Zapadores Franceses trabajaron con grande activicuul. 
Las casas estaban llenas de Rusos muertes y moribundos. 

De doce divisiones que formaban el ex^rcito Ruso, dos lian 
sido rotas y vencidas en los combates de Ostrowna, dos ban 
tenido la mbma suertc en la batalla de Mohilow: y seis en la 
batalla de - Smolenska Solo tienen dos divisiones de las 
guardias que aun quedan enteras. 

Las acciones de valor que tanto csplendor dan al cx^rcito, 
y ta que tantos se hao distiDguido en la batalla de Smotea- 



37* 

sko; senm asunto de una relackm i iMifte. DuFunte 

campana^ el exercito Frances no ha mostrado mayor intit* 
pidez que en la ocasion presente. 



BtCIMOaUAIiTO BOLfiTIN. 

Smolensko, 23 de Agwla 

Smolensko puede considerarse como una de las mtsjores 
ciudades de Rusia. A no haber sido' porque la gnena In 
causado en ella un incendio que ha consumido inmensos al- 
mazenes de mercancias coloniales, y generos de todas dases, 
esta ciudad hubiera sido un gran recurso para el ex^rcho. 
Aun en su estado presente puede ser de la mayor udlidld 
baxo un aspecto militar. Aun quedan en ella casas espa- 

ciosaSy que puedcn servir de hospitales. La provincia de 

Smolens^o es muy hennosa y muy fertij^ y esta provista de 
grandes rccursos de subsistencia y fbrrage. Los Rusos pen- 
saban conforme A los eventos de la gucrra, levantar una ini- 
licia de paysanos csclavos, i quienes armaron con unas malas 
huizas. Ya habian reunido conjo unos 5000 de ello^ aqui, j 
eran un objeto de burla, 6 irrision aun para el mismo estfr- 
ciio Ruso. Habian tambien ascgurado como Ordcn del dia 
que Smolensko iba fi scr la sepultura de los Franceses, y que 
aunque se habia crcido conveniVnte cvacuar a Polonia, era 
necesario cl ir batatla en Smolensko para itnpcdir el que esta 
barrera i^f Rusia cayese en nucstras manos. 

La caif :,lra! de Smolensko es uno de los mas ctlebrcs tem- 
ples Gr;c iro.^ dc toda la Rusia. EI palacio episcopal forma 
una esptc;e de pueblo por si. 

El calor es excesivoy el tcrmdmctro ha subido a 26grado3: 
esto es mas que en Italia. 

BATALLA DK POLOTSK. 

^ Despues dc la batalla de Drissa, el duque de Reggio, sa- 
biendo que el general enemigo Wittgenstein lMi!)ia sido ns 
for/ado con doce terceros batallones de la guaiTiiciofi dc J>u- 
nabourg, y qucricndo alraerlo A una accion cerca de) desfih- 
dcro de Polotsk, hizo (jue el 2". y C®. cuerpo se formason en- 
orden dc bntalla mas abaxo de Polotsk. El general Wittgen- 
stein le sigiiio, le alaco, en los dias lf> v IG v fuc vignrom- 
mente rcch:i/ado. La division Riivara dc De Wrede ilel sexto 
cuerpo se di^tinguio. Eu cl niomento en que el duque de 



Reggio es^ri>a toman^ 6iis dispcKieioDes pare aprovechane cb 
la victoria, y encerrar al enemigo en el de^filadeits fue lieriAy 
en el IiodiImx) por una bak de trabuco. Esta henda que ca 
de cuidado le ohligd & bacerae conducir a Wilna; pero no 
parece que le produxo ioquietud en quanto A sas consequen- 
cias. 

£1 genera] Gouvkm Saint Cyr ha tornado el mando del 2^. 
y 6°. cuerpo, £1 dk 17 por la tarde, el enemigo se retirdpor 
el desfiladeiOk £1 general Verdier fue lierido. JSl general 
Maison fue reconocido por general de diviBien y le ba succe- 
iido en el mando. Nuestra p^rdtda se considera de 10(X> 
hombres entre muertos y heridos. Lu de los Rusos es triple da 
li nuestnu Les hemos tornado 500 prisioneros. 

£1 IS d las quatro de la tarde, el general Gouvion Saint 
Cyr^ que mandiwel 2^. y <r. cucrpo cargd al enemigo man- 
dando d la division Barara^ al mando del condeiie Wrede^ 
que atacase su ala derecha. La batalla se extendio por toda 
la linea; el enemigo fue derrotado completamente y perse^ 

Siido por do6 Itgo^Sf todo el tiempo que durd la lu2 del dia. ^ 
an quedado en poder del ea^rcito Franoes veiate piezas de 
artilkria y mil prifioncm. £1 general Bavaio Deroy fiui 
hfcrido. 

BATALtA DS VaLKNTINA. 

£1 dia 19 al amanecer^ habiendoie conduido el poentei el 
mariscal duqoe de £lchingeB fBh6 a la <»illa derecfaa del 
Borysthenes, y persiguio al enemigo. A una legua del piie* 
Mo eneootrd k ultima columoa de k retaguardk enemiga* 
Em una division de 5 < 6000 hombres^ apostada en unas ez- 
cekntes alturas. Hizo atacarlos i. la bayoneta por el 4^ regi* 
niento de infanteriade linea y por el 7^* de dicba infiunteria. 
Deiakjose al eneroigOi y nucstras bayonetas cubrieioa el 
campo de cadaveres^ tomamos de 3 < ^100 priAOoeroa. 

El enemigo en fiiga se retird aobre k s^^unda columna 
que estaba apostada en las alturas de Valencia. La piimera 
poiicion fue tomada por el 10^. de linea, y < e>o de ks oaatro 
de k tarde el fbego oe fiisikria ct>nttBuaba contra toda la re* 
taguaidk enemiga que presentaba comounos ISyOOO bombrcsl 
£1 duque de Abrantes nabia pasado el Borvstlienes iUis 2y i. 
la derecfaa de Smolenko^ y ae faAll6 inmediato d la reti^oar- 
dk del enemigo: podkra^ por tanto, eiarchando con su divi- 
man haber cortado el camino real de Moscow, y haber hecbp 
diiicil k retirada de k retaguardia; pem entretantp, ks otraa 
cohmnat del qtoto awyigp^ qutawn quedaban por fom^ 



S79 

supieron la resulta v la rapidez del primer ataque, y Toliiooii 
por el camhio que liabian ido. Avanzaron, entonces, qmtio 
divisiones para sostener su retaguardia, y entre otras las din- 
siones de granaderos, que hasta entonces do se liabian empc^ 
nadoy y de 5 d 6>000 hombres de cabalieria que formaban sa 
derecha; la izquierda estaba cubierta por el bosque, llenode 
tiradores. Asi se empend la batalla de Valentina; una de los 
mas bellas acciones de guerra de nuestra historia mUitar. 

A las 6 de la tarde, la division de Gudin que habia sido 
enviada adelante A sostener al S^. cuerpo^ desde el momenlo 
que vimos los grandes refuerzos que el enemigo mandabt i 
su retaguardia, adelantd una columna sobre el centro de k 
posicion del enemigo, sostenida por la division del genend 
Ledru. Al cabo de una bora de combate, nuestras tTopas ftr- 
zaron la posicion. Al llegar el conde Gudin con su diTiaioii, 
al empezar la accion, una bala le llev6 un music: iniiiio 
gloriosamente. Su pdrdida se sintio mucbo. El geocnd 
Gudin era uno de los oficiales mas distinguidos del ex^rato^ 
y tan estimado por sus qualidadcs morales, como porsu iftkr 
€ intrepidez. LI general Gerard ba tomado el mando de k 
division. Contamos que el enemigo ha tenido echo 6 meve 
generates, mucrtos y heridos: uno de cllos ha sido hechopri- 
sionero. Al dia siguiente, el emper^dor distribuyd premioi 
sobre el campo de batalla & todos los regimiento6 que se ha- 
bian distinguido; y como el 127^ que es nuevo, se nalmpor- 
tado bien, su magestad le concedio la gracia de que llevaseun 
aguila, privilcgio que hasta ahora no tenia no habiendose hal- 
lado antes en ninguna^ batalla. Estos premios dados en el 
campo de batalla, en medio de los mnertos, moribundos, y he- 
ridos, y de los trofeos de la victoria; presentaron un espectacuk) 
verdaderamente militar, y grandioso. El enemigo, despus 
de esta batalla, ha precipitado su retirada de tul niancra que el 
dia 20 nuestras tropas marcharon 20 leguas sin podcr nalhr 
d los Cosacos, y recogiendo por todas partes heridos, y dia- 
persos. 

Nuestra p<5rdida en la batalla de Valentina ha sido GOO 
muertos y 2,G0O heridos. La del enemigo, segun tnucstn el 
oampo de batalla, es triple. Hemos tomado 1000 prisiooero^ 
los mas, heridos. 

Dc este modo las tinicas dos divisiones que no habian pa- 
decido por los anteriores combates dc Mohilow, dc CKtroroa, 
de Knisnoi, y de Smolensko, les ha cabido la misma suene 

SOT la batalla de Valentina. Todas las noticias recihidas con- 
rman la de que el enemigo coutinua & carrera abierta pan 



377 

Moscow, y que su excrcito ha sufrido mucho enjas acdoiies 
aiiteru»«s^ como que tambien sufre una gran desercion. Los 
Polacas les dicen al desertar: vosotros nos habeis abandouado. 
sin pelear {con que derecho, poes, pretendds que contiuu- 
emos baxo vuestras banderas? Los soldados Rusos de las pro- 
* vineias de Mohilow y Smolensko se valen tambien de la cer-r 
cania de sus pueblos para desertar, y volver A descansar d su 

Sroprio pays. La divbion de Gudin atac6 con tanta intrepi- 
ez que el cnemigo creyo que eran las Guardias imperiales. 
Esto es hacer en una palabra el mayor elogio del regimiento 
7*. de infanteria ligera, y los 12*. 2P. y 127°. de linea que 
componian ^sta diTision. El combate de Valentina puede 
tambien llamarse una batalla, supnesto que entraron en ac- 
ckm mas de 80,000 hombres. A lo menos foe una accion 
de vanguardia^ de las de primera dkse. 

El general Grouchy, que foe enviado con su cuerpo al 
4ttmino de Donkorichint, halM todos los pueblos lleiks de 
muertos y heridos, y tomd ties carros con 900 heridcs. 

Los Ctecos han sorprehendido en Leozno un liospital de 
iKN) enfermos de tropas Wirtembeigiiesas, que, por descuido^ 
no habian sido enviados & Witepsk. 

Pero en medio de estos desaeftfes los Rusos no dexan de 
eantar Te Deums,*y todo lb contierCen en victorias. Mas £ 
pesar de la igliorancia y bn^talUhUi de estos pueblos, seme-, 
jante cosa les perece ya ri^cufat y auii detnariado gPOBcra. 



PECHfOQITlNTO BOLETIM DBI, GJLANDK XXBtlCITO. 

- Slawkof o 27 de Agoslp. • 

general de division Zayoncheick, que inandaba una di« 

virion Pohca en la batalla de Smolensk, fbe heridol La con^ 

■4ucta del cuerpo de Polacos en Smoleodco, aiombnS d ka 

Rusos, que antes los despreciaban.' Admiroles su firmeza, y 

la superioridad que mostraron sobre ellos. 

En bs batallas de Smdensko y Valentina el enemigo per* 
di6 veinte generates muertos, Kcndot 6 prisionoDs, y un gran 
ntf mero de oficiales. El mimero de muertos, prisioneros 6 
heridos, en ambas ocasiones, puede calcukuie de ^5 6 30,000 
hombres. 

El dia despues de la bataHa de ValentSna, su roagestad dio 

fi los re^imientos 12^. y 21* de infanteria de linea, ^ Al 7^ de 

inianterta ligera, una porcion de insignias de la legion de bo* 

twT, para repartirlas entre to capttanes, teoiente^ fiibakeit»6 

TOMO V. 3 c 



37S 

y soMidbs. Lds nombramieotos se hicieron en el cuufo^m 
un eirculo, delantc del empendory j fueroo ooofiniiadot coft 
acAiinacioDes de Ins tropaa. 

[Aqui siguen los nomhres de los condecondos.} 

A] re^miento 12^ 30 

^r 25 

7 Kgcro . . . . a? 

Total .... 87 

J3 enemigo, ea sa relirada, quenxst los pucnte^ y desbnne 
los caminos god ofajcto de retardar la inarcba dd cs^fciio 
Franoes ouanto le sea posiUe. El dia 21 habian ptsado de 
viieka el Boryatbeoes por Slob-Poiwava, siempie scgoidos de 
cerca por nuestra gnardia avaoaada. 

Lob establecinientoa mercantitcs de Smotenako aobie d 
B(iryslheiMi<)ttcdaroo intactoi, ea un heimoBO anabal al qad 
pusieron fvcgo loa Ruaos, coo el aolo objeto de ratardar nucs- 
tOL marcfaa siquiera una bora. Jamas se ha hccko gaena eoa 
lanta inbvmaiiidad: los Riieoa tiatan A su proprio pajfi oooo 
91 fuera del eaemigo, £1 pap e$ kermoBO^ j abuD^ote de 
loda Los caaaiiioi son admifablea. 

£1 mariMal duque de Tbrento eontimia destniyendo i Iki- 
Babottffg. Los madciajei^ empaiisadas^ &c. que sob inifntCTi 
sirvieron para kacer caiideladia eo bonior de) 15 de Agosto. 

£1 priocipe de Schwartzenbei^ escribe de Ossats, eldia 12; 
que su guardia avanzada habia perseguido al enemigo en el 
camiDO queTa i. Divin— -le babia bechoalgunos centenaresde 
prisioneros— -y obligadole £ quemar su bt^age. Pero el ge- 
neral Bianchiy que manda la guardia avanzada^ logrd apode- 
lane de 800 cairos de bagage, que el erietiiigo ho pudo le 
irarae ni destruir. £1 eateito Kuto bazo Tonnasow, ba per- 
dido casi todo su bagage. 

£l equipage para el sitio de Riga ha empasado A mofcm 
desde Tilsit hicia el Dvrina. 

£1 general St. Cyr ha tornado posicion sobre d I>rbnu Li 
Aerrota del enemigo en la bntaila de Polotsk, el dia 18, fcl 
eompleta. El valiente genenil Bdvaro Detoy fuo herido ca 
al eampo del honor d la edad de 72 anoa, despues de ceitt d^ 
€0 de servicio. Su magestad lo ha nombrado conde del ioi* 
perioi con una renta de 30^000 francos. £1 cuerpo Bimo 
m portd con aauciio valor. Su magestad le ha coueedido 
pfm ores. 

aiaodia la voa de que pensaba hacer fewtcca 



$79 

Doroghobouj. Scgua costumbre, liabia levantado triDchetas 
y coD&tniido baterias. Habicndose preseotado el exdrcito ea 
ordeo de batalla, el emperador fue alia en persooa; pero el 

Kiienl encDiigo se mird en ello— toed retiradBr— y abaiidorUS i 
>roehboujt ciudad que contiene diez mil almas y ocho cam* 
panarios. £1 dia 26 estuvo all! el qiiartel general, y el 27 en 
hlawkora La guardia avanzada esti inmediata a Viasma. 

£1 Virey maniobra A la uqui^rda A doB legiias del camino 
principal: el Principe de Eckmuhl, en el mismo camino; y 
el principe Poniatowski en la orilla izouierda del Qsma. 

i La toma de Smoiensko parece que tia tenidk> roal efecto en 
b» animos de ios Rusofi*Llamanbala Smoiensko la sagrada: 
Smoleruko lafuerie: la Uave de Moscow; con otros mil 
refranes: guien tiene 6 Smoiensko tiene a Moscow^ dicen las 
gentes del pays. 

£1 calor es excestvo: no ha llovido en un mes. 

£1 duque de Belluno^ con el 9®. cuerpo de 30,000 hombces 
ba marcbado de Tilsit para Wiloa. £ite cuerpo debe foraiar 
larcserva. 



PVCIIfOaXXTO SOLSTIN T^ML GRAKDB EXXaCITO* 

Viatna^ 31 de Agoila 

£1 quartel general del emperador eatubo en Shkovo el dia 
27) el 28 cerca de Senk>vo, el 29 en un Castillo oerca de 
Viasma. £1 ex^rcito marcbaba en ires oolumnas — 'la izquier*^ 
da formada por et Virey^ marcfaabt por Kaooucbkino, Zoa^ 
menkoi, Kosterectkovo, y Novoe*-eI centro formado per el 
rey de Napoles, por Ios cuerpos del principe de £ckmuhl^ 
duque de £lclitngen, y las guardias marchaban pof el camino 
real — j la izquierda formada por el principe Pooiatowsky'mar- 
chaba sobre la orilla izquierda del Oana por Volosk, Loaphln^ 
Pokroskocy y Slotickino. 

: £1 dia 27, deaeando el enemigo deacansar en ti Orn^ 
frente al pueblo de Riebke, tomd posidoil oon su retifuardi£ 
El rey de Napoles dirigio tu cabalkria i k ia^teida del ene- 
migo que era en ndmero de 7 < i^OOO de cabalkria. Hick- 
lonae rarios ataqucs, todof con Tcntaja nuettra. Un batalloo 
del enemigo fiie roto por el 4^ regimiento de Latifceras. Ciea 
prisioneros fuaron la resulta de ^e pequeno encoentro. Lti 
posiciones del enemigo fiieron ^^*^^dffj y la vio oUigado ft 
aeclerar su retirada. 

JO dia 28 cl aaaiaigo Im prnfgui do>. tidHMUpw 



380 

za^ de tres columnas FVancesas idcanzaron A la reti^iBifii 
cnemiga, y cambiaron algunos canoaazos. £1 dfemipi te 
desalojaido por todas partes. 

El general conde Caulincourt entnS en Viauiui el dia 29 
al amanecer. 

£1 enemigo habia quemado los puentes^ y puesto fiiego i 
varies quarteles de la ciudad. Viasma es un pueblo de 15j|000 
almas: hay AjOOO burgueses, comerciantes y artesanos: tieoe 
32 Iglesias. Hallamos considerables lecursos en baiiDi, 
xaboD, drogas, &c. y grandes almazenes de aguardiente. 

Los Rusos quemaron los almazenes, y las mejores casB de 
la ciudad estaban ardiendo i, nuestra llepada. l>os batallona 
del 25*. se emplearon Qon mucha actividad en apagar d fiie- 
go. Lo cortamos en efecto, salvando tres quaitas partes de 
la ciudad. Los Cosacos antes de salir de ella executaran d 
pillage mas terrible ; lo qual hace decir & los babitanles que 
los Rusos no piensan que la ciudad volverii £ su poder, quan- 
do la tratan tan barimramente. Toda la gente de los padte 
se rctiran d Moscow. Se dice que hay millon y medio de 
personas en aquella gran ciudad, y se temen las resultas de 
este amontonamiento. Los habitantcs dicen que el genenl 
Kutu'sow ha sido nombrado comandante en gefie del exteito 
Huso, y que tomd cl mando el dia 2S. 

£1 gran duque Constantino, que habia vuelto al ex^icito^ 
cayo malo, y lo ha vuelto d dexar. 

Ha llovido un poco, y se ha scntado el polvo que incoiao- 
daba al ex^rcito. £1 tiempo estd herraoso, hoy— continuua, 
segun creen, hasta el 19 de Octubre, daudonos aun 10 diasdc 
campana. 



PECIMOSEPTIMO BOLETIN DEL GRANDE EXERCITO. 

Ghjat, 3 de Septiembre. 

£1 31 de Agosto estubo el quartel general en Vilitcheio; 
el 1 y 2 de Septiembre en Ghjat. 

£1 rey de Napolcs con la guardia avanzada tenia su quaitd 
geiperal el dia 1^ diez wersts mas aca dc Ghjat; el Virry 
tenia la suya d la misma distancia, A la derecha ; y cl principe 
Poniatowski liabia a\'anzado di>b Icguas d la*dcrecha. Hubo 
algunas descargas de artilloria, y utaques sable en mano^ a 
toibas difecciones, y se tomaroii algunos ccntenares de pR* 
sioneros. 
*•*£! iw.Gli|i|t«deBcmboca en el Volga. Asi es que ettaoos 



S81 

«n pcsesioD del cunode los rios qve van al mar Ca^^iia EL 
Gh)at cs navegable hasta el Volga. 

La ciudad de Ghjat contienc de ocho a diez mO alnias. 
Muchas casas soo de piedra y ladrillo. Hay mochas pano- 
quias, y muciias fibricas de lienzo, Se ve cUirameiite que la 
agricultura ha hecho graudes progresos en este pays dumnte 
cstos uldmos quarenta aiios : se halla en cl dia muy diveiso 
de como lo pintan las descripcioncs que se han publicado de 
^1. ^Eitatas, semillas^ y coles ciecen aqui en abundancia : los 
graneros estan llenos. Este es el tiempo de la coseclia y go- 
zamos en este pays el que hace en Francia £ principios de 
Octubre. 

Lob desertores, prisioneros y Imbitantes convienen en que 
reyoa la mayor confusion en Moscow y en el ex^rcito Ruso, 
que se halla dividido en diversidad de opinioncs, y ha sufrido 
enormes p<^rdidas en las varias acciones. Algunotf generales 
han sido mudados. Parece que la opinion del ex^rcito no es 
favorable i, los planes de Barclay de Tolly : le acusan de ha- 
ber hecho pelear d sus divisiones en detalle. 

El principe de Swartzenburg est< en Volhynia : los Rusos 
Tan huyendo i, su frente. 

Ha habido algunas acetones vivas cerca de Riga : los Pru- 
aianos han tenido siempre ventajas. 

Hemos hallado aqui dos boletines dando cuenta de las ac* 
clones de Smolensko y de la batalla del Drissa. Son tan cu« 
riosBOS que se ha creido deber agregarlos £ este boletin. 
Quando rectbamos su continuacion la mandaremos al Moni^ 
iur* Se ve segun su contenido que el editor se ha aprove- 
chado de las instnicciones que recibio dc Moscow ^ que no 
ae debia dectr la verdad al pueblo Huso, sino que debia ser 
enganado con mentiras/* Somlensko fuc incendiado por los 
Rusos. Pemon fuego i, los arrabales el dia dcspues de la ba* 
talla^ quanao vieron nucstro pucntc establecido sobre el Bo- 
risthenes. Tambicn pegaron fuego £ Doroghoboni, & Vias- 
ma, y d Gbjat ; mas los Franceses llegaron i, tiempo de apa- 
garlo, £:»to pucdc entenderse ' facilmente. Los Franceses, 
no tienen intercs en quemar los pueblos que Ics pertenecen, 
ni en privarse dc los Fecurso* que ofrecen. Las cavas e^tau, 
Uciuw en todas partes de aguardiente^ auela^ y de quanto 
puede ser util i, un exi^rcito. 

• St el pays se amiinBy si loa habkantes sufren mas que lo 
l|tic autoriza h guerra, la culpa es de los Riisos. 
- £1 ex^rcHo descansd los dias 2 y S en la cercania dc Ghjat. 

Se a^egwtt poittivanientt que el enemigo esti empleado 



389 

en formar un campo atrincherado al frente dt Mojaiikijk 
establecldo linear dclante de Moscovir. 

Eki la batalla de Krasnoi, el coronel Maibeaf, del seitik 
caballeria ligera fue herido con una bayoneta A h dbokk 
su regimiento, en medio de un quadro de infiimcriaBH^ 
que babia penetrado con la mayor inHejpdez. 

Hemos echado seis puentes sobre el Ubj^t.* 



AMERICA ESPANOLA- 

Papeles concemientes a Mexico^ a que se hizo alMcknam 
las noiicias de aquel fteyno dados en la pag^ iXU 

N^. xxriii. ^ 

[Bando publicado por D*. Felix Calleja, despoM de an mtuk 

en ^itaqaaro^] 

Por poco que abriescn I09 ojos los infeUoei partidmi M 
la barbara y cruel revolucion del Cura Hidalgo, coBocma k 
enorme difcrencia que hay entre un gobiemo paternal jjf^ 
que olvidando tus gran.des crimenea ioa llama £ la imaiiiih 
cion con repetidos indultos, y esos mis«n8d>les gefea dc iwdh 
dos que despues de haberlos despojado de quanto trnMat pm 
sostener su ambicion y ociosidad, los alMiBdoDan ed 
mente en el mayor peligro, como aeaban de bacerlo los 



i«M«a 



* Mejor qae los boletines Rufos de qaa te barian Ids Ftai^ 
ceseSf aclarari estos bechoRel extractp de vna reladoa de In ba* 
tallas deSmoIensko y Valentina que ha mandado al gobiemo d 
brigadier sir Robert Wilson, que se hali6 preaente 4 aQibai»f 
que traducida de los papcles Ingleses, dice ati: el dia 17 aiac^ 
Buonaparte k Smolensko con toda su fuerza, primero por el bdo 
de Oriente, luego al Mediodia* y, a la tarda, por Occidcolei 
pero fue rechazado en todos e^tos ataques, y solo logro inpeadiar 
la ciudad. £1 dia 18 los Rusos tomaron posicion sobre la dcR- 
cha del Nieper esperando un ataque ; pero los Franceses bicie- 
ron pasar solamente al arrabal las brigadas EspaAola y Porta- 
guesa, que fueron rechazadas quanto le pegaron fuego. El dia 
19 los Rusos se retiraron por el camino de MoscoWf 4 coyo tica- 
po los Franceses alacaron su retaguardia. Los ataques en divcr- 
Hos puntos duraron todo el dta, y los Uusos Terificanm la reiirwia 
de todo su exercito sin perder ni un canon. La perdida de h^ 
Ru}tos, cl dia 17 se hace de 6000 homhres y dot ganeralcs; la 
de los Franceses, de mas de 12.000. £1 dia 10, se supoaa qoe 
cada exercito perdio 3000 bombres. 



383 

«iUas RayoQ, LiceagBy y Cura Vcrdtisco, que se decian mieim> 
tim de la ridicula junta nacionai que crearon por si solos i 
sombre de nuestro adorado uionarca d S. D. Fernando 7'^*-^ 
Tanta ceguedad, tantos crimenes despues de tanta indulgen* 
cia y de tantoa avisos del gobiemo legitimo^ y de personas 
ilustradas 6 impareiales de la misma America que lian escrito 
sobrc la materia y procurado desenganar i, sus halucioados 
Jiabitantesy no admiten ya disculpa alguna. Yo mismo, i 
quien la guenra y el peligro inmeaiato de ella daban derecbo 
nra usar del mayor rigor, lo be suspendido en todos los pue^ 
bios en que ban entrado triunCimtes las armas del Rey ; j 
junque en este de Zitaquaro, tin embargo de ia enormidad 
4e sus atentadosy impedi el dia de mi entrada que el soldadc^ 
eonducido de la venganza mas justa, Ilevase al filo de la eispa* 
da los vecinos que exlstian en 61 ; pero no debiendo quedar 
imteramente sin castigo para escarmiento de los demas pue* 
bios que imiten su desleal conducta, en usode las facultades 
4ue me «stan ooncedidas por el Exmo. S. Vuey de estoa rey«> 
Q08» ord^no lo si^iente. 

L Quedan adjudicadas i la real hacienda las derras y -de* 
ffias bienes pertenecientes en camun 6 en particular A los na- 
taaies de ^sta viUa y de los puehjos de su jurisdiccion que to^ 
maroD jiartido coo hi$ armas en bi mano en fevor dc )oa rebeU 
in deq>iies de la eobrada del c^dieeilla Bayon, y dicbos oatu* 
nles quedan embebidos en la cjase general de los dleivias var 
laUos pam mantenerse en qualquier pueblo donde les aco* 
ndde^ i. costa de su personal tjcabaio^ sin el goze de las fran<» 
4|uicias y privilegios que por la ^alidad de Indies les iiabia disr 
pensado desde tiempo inmemorial la innata beneficencia de)[ 
fobiemo. 

II. Quedan asimisrop afijudtcadas A la real hacienda las 
tiems y bienes de los vecinos JBspanoles y demas castas no 
Indias, que hayan abrazado el partido de la insurreccjon, se-» 
guido i, 108 cabecillas en su huida 6 ausentadose £ la eqtrada 
de bs tropas del Rey. 

III. Todos los que se preseoten voluntariamenCe, tanto Indies 
f!omo de las demas castas, dent|t> del t^rmino de ocho dias 
contados desde esta fecha, con stncems muestras de arrcpenti-^ 
iniento, y con el objeto dc trabajar en la reparacion de cami-> 
nos que iiiutiii/(> la perfidia de los malvados, allanamiento de 
foaoBj 9uti)jas y baterias que construyeron ; scran perdonados, 
pero sin derecbo al recobro dc sus tierras. 

IV. La cabezera de ^sta jurisdiccion se trasladari( i, Mara* 
batio donde se nombrar^ un justicia que exerza la jurisdiccion 
ordinaria unida i la militar, en calidad de comanoante de ar« 



384 

mas, con obligacion de crear companias vestidas, armadas, 
montadas y sostenidas A costa de los vecindarioB y hacendadoi 
pudientes de la comarca para cuidar de la tranquilidad pttli- 
ca de toda ella por el orden y reglas que se prescribeo en el 
reglameiUo politico militar publicado por mi en 8 de Junio 
ultimo, de que se le acompimard un exemplar. 

V. Debiendo ser arrasada, incendiada y destruida ^sta mfid 
y rrimiDal villa donde pi>r tres veces se ha heclio la mas ohs* 
tinada resistencia A las armas del Rey, y en la qual no se en- 
cuentra vestigio, ni scnal alguna de amor al gohiemo que la 
ha dispensado tantos bienes, sino por el contrario, de odio y 
fiercza la mas brutal, como lo acreditan las cabe^as de Tarioi 
dignos gefcs y oficiales de las tropas del rev que saarificaron 
i>us vidas en obscquio de la tranquilidad pitbiica, colocadas en 
las principales entradiis de la mi.^raa villa ; todossus habitantcs 
de qualquiera condicion, edad y sexf) a'.*tuahnente lesidentes 
en ella la evacuar^u dcntro de scis dias, contados desde esta 
fecha, pcrmitiendoles per un efecto de consideracion que se 
Ueven sus bicnes y denvio muebles que icngan, y que he af«cio- 
den en qualquiera otro pueblo clc ia juriadiccion dfuera de ella. 

VI. Todos los indtviduos y familias que salieren de esti 
villa en cumplimiento del articulo auterior, llcvarnn un do- 
cumento que exprese el nombrc, filiacion, y nfimero de per* 
sonas de cada uua y el dia de su salida, pam que no se oou- 
fundan con los que, liabiendosc ausentado 6 seguido Akmtt- 
beldcs, quisiercu gozar del mismo bcneficio, sin haherie pre- 
scntado en dicho termino : baxo el coiiccpto de que el que sc 
encontnire sin ^-ste docuincnto 6 permanecicre en ^sta villa 
despues de los scis dias pretixados no tcnicndo impedimento 
^^rave que le haya obligado a cllo, sera tratado como rebeldc 
y pasjido por las armas, 

\1I. Todos los habitantes de e<itii villa que tuviercn en su 
j)odcr annas d efcctos ])roccdentes de los rol)os y snqiuvis exc- 
cutados micntras exUtiiron en ella los ^xuulidos, lo^ presenta- 
ran dentro de tercem dia, baxo la pena capiial (pic sc iin(x>ii- 
dra irreniLsibleniciitc a los que no lo bicioren. 

\1II. El cura y eclcsiasticos aM sccubircs como rcjrulircs 
residcntcs en e^ta villa, seran rcmititlos a V'aiiadolid 21 di>{x»- 
sicion del lllmo. S. Obispt) de la I)i()(r»ii>, ronnandosc |x*r el 
6. Conde de Ca<a Rul, encar«:ado del gobitriiu politioj dc 
rsta villa, un invcntario cxacto con inieiven ion del cai^ellan 
dc la platia mayor, y del mismo cura y ccKmh^ucos en sus re- 
spectivjts lgle>las, de los vasos sagrados, albajas, y dema> p.ini. 
mcntos que bubic:;ie eu ellas, para icmWuVos igualmcntc i 
dicbo prcLido. 



696 

IX« Los tiems quq, cooforme A lo6 Aiti ly U-deben*ad- 
judicarse d la real hacienda, se vepderan for ciienta de ella 4l 
personas honradas y de conocida fidelidad, con absoluta pro- 
htbicioa de volver i fundar en adelante pueblo alguno en ^sle 
lugar ni tn ningun otro de los que morezcan ser arrasados ; 
pcrmitiendose unicamente que se formen nuichos 6 caserios 
rurales : celando la observancia de ^te artlculo el subdelega- 
' do de Manbatioi quien sobre venta de tierras y demas que 
ocurra en la materia, se entendcrd con la intendencia de la 
provincia. 

X. Todo pueblo que admita 6 abrigue £ los cabecillas 
Bayon, Liceaga, y Verdusco, 6 & qualquiera comisipnado de 
ellos, que no los entregue, y que haga resistcncia d las tropas 
del Rey, queda sugeto i las mismas penas. 

XI. £1 cumpUmiento de estas providencias, por lo respec* 
tivo A 6sXSL villa y pueblos que deban comprehenderse en las 
indicadas penas y la expedieion dc los documentos prcvcnidos 
en cl Art. Vl, se encarga al referido S. Conde de Casa RuL 

Y para su esdLcta observancia y aue llegue & noticia de to* 
dosy mando se publique por bando que circularii en toda la 
provincia, remitiendose copia certificada A los S. S. conian- 
da^tes de las armas € intendente de ella.-— San Juati de Zi- 
taquaro, £nero 5 de 1812. — Felix Callsja.— -Es copia. 
— Bernardo ViUamil. 

. ■ 

[Se halla este bando ep la Gazeta de Mexico de 1 1 de Fe« 
brerode 1812.] 



INFORME 

DEL GENERAL CALLBJAS, INTITULADO: 

Indicacion sobre el actual Rstado dc la Institreccion, males 
que nos caiisa, y me^lio dc ctmienerla. 



\jx insurreccion presenta en el dia un estado difercntc del 
dc su origen, aunque coa<icrva su caracter. Ha ccsado la 
iascinacion, y todas las personas honradas la detestan ; pero 
|)or de^igracia pennauecen en clla muchos criminales escapu- 
Uos dc las carcelcs, muclios niillarcs de ignoraiites seduciaufs, 
y mudios mi^cnibles que, no trnicndo nicdios de subsistir, se 
ven precisodos a unir^* a cilu!» : di^ que resulta que un en- 
jiambre de landidos es|)arcidos en graiides y pcquefias parti- 
dus, por todo el reyno hasta siis uhiaios rinconcs, hostilizan 
las campiiias rolMin las haciendas, interceptan los camiiios 6 



387 
fMlmi 7 arregb, de reconciliacion y de sef^ridad^ que des- 
trairi Ui arbkrariedad, el disgusto y h anarqoia que son con- 
sequencias del verdadero estado en que ae hallan la mayor 
parte de los puebloc, 

Este gefe superior del reyno recibiri eada semana un diario 
de k) que en dla haya exccutado cada ex^ito, que, al mis- 
mo tiempo que para dictar proTidencias, sirva tambien para 
atbfiuaer al piiblico. Se entenderi con estos doa solos gefes 
en l08 asuntDs de guerra, les dar^ tus 6rdenes, y se evitarii la 
mukitud de noticias poco exftctaa comunicada^ por penK>na9 
da cuya fidelidad 6 talento no siemnre se esti seguro. 

En el quartd general se estableceran los hospitales que, 
disperses abora en casi todas las ciudades del reyno, originan 
mucboB gastos, causan embamzos, se asiste mal al soldado que 
por vivir en libertad, permanece en elios mas tiempo del el 
^le debiera, vende sus prendas y de necesidad contrabe vicios 
que rebaxan la disciplina. Eln el mismo quartel general se 
instruiran loa redntai, y se estableceran los talleres de recom- 
posidon de annas, los repuestos de municiones, Tiveies, ves- 
fnaiios con que abora se ve precisado i cargar el ex^rdto en 
jnas de 1^400 mulas, cuyos gastos de fietes tambien se econo- 
toaxmuk en la mayor parte, aplicandohs i la conduccion de 
platas y efectos del rey y de particufaues. 

n podria ser tambien el depdsito de los de una y otra per* 
fepiencia, y desde ^1 podrian remitirse < los puntos de su des- 
iino^ saUendo de la capital del reyno los dias primeros de cada 
mm un convoy custodiado por un cuerpo de 400 i. 500 bom- 
bres de < caballo, que costearia una pension sobre los mbmoa 
cCectos, y que los generates respectivos crearian, arr^larian y 
constitnirian de mode que alejase toda desconfianza en los 
ftiotoa de su destino. 

JDistribuidos los efectos def rey y de particulares remitidos 
de la capital, se recibinm en el robmo quartel general los de 
tierra-aaentro, las platas y los caudales que conducira la 
aaisma escolta i la capital, piocurando Uegar i, dla £ fiqes de 
eadames. 

Cada exdrdto subsistira del producto de las rentas del pays 
qne cubra, sin^larmente de la de tabaoos, y remitira el so- 
brante A la capita]. 

En el (juartel general no subiisdran mas tropas ({ue las in- 
dispen^bfes para llenar sus fines:. las restantes se dividiran en 
tantas dlvisiones como pennita su ntimero, y exlga la necesi- 
dad^ extendiendolas, replegandolas, i reuniendobs segun con- 
fenga pfllra que todas obven coq aplojo^ y se eviten desgrada- 



888 

Am sueesos. ^ cada una se le asigoard un d^partamento'eii 
el que el comandaDte que lo fucre de ella se ocupar£ en esta- 
blecer los reglameutos sencillos que i, este fin deben for- 
marse ; en perseguir las gavillas^ en limpiar los camiposi y 
prdteger la agricultura. 

. £1 ex^fcito del norte, por medio de sus diyisioQCSy fueizas 
urbanas de los pueblos, liaciendas y demas recursos del jpyv 
manteudri llbre la comuDicaciou desde San Juan del Kio i 
Valladolid, Guadalaxara, 2IiicaiecaS) &c, y desde el mismn 
San Juan del Rio podrd asignru-le la guamicloQ de ella mis- 
ma, y en caso de que, por falta de tropa, no pueda verifi* 
carlo, jamas podran scr iDterrumpidos los convoyes men- 
suales. 

£1 exercito del sur mantendrdi libres por los mismos me- 
dios los caminos de Vera Cruz ^ Mexico, cuyos objetos se lie- 
naran mas 6 menos cumplidamente segun la mayor 6 menor 
fucrza dbponible, siendo indispensable que las de todas hi 
provincias que 6, cada esL^rcito sc le asignen esten i sus dr- 
denes inmcdiatas. 

Cada uno de los generates tendra sumo cuidado de no per^ 
mitir que en su territorio permanezcan gavillas, que, dexan- 
dolas por alguu ticmpo, amcuazen d sus divisiones, y obexcaa 
dificuitades en su destruccion* Pero como podran reuniiae £ 
largas distancias, siendonos imposibic cubrir un pays extant 
y contaminado, scrd de sii cargo el atacarlas en qualquier pt-^ 
rage, 6 el de iuipedir & lo menos (si hubiese para lo primeio 
dificuitades invcncibles) que no se introduzcan en el pays que 
debe producirnos los recursos y medios de subsistencia ; sia 
cuya conservacion los victorias mismas acelcraii nuestn 
ruina. 

£1 tiempo estrccha : la coscclia del aiio pasado Iia desapa- 
rccido por cV dcsordcn de la mayor parte, y de aqui d dos mc- 
ses sefii muy didcil cl trunsito de las tropas, y casi imposible 
el de la caballexia. Los pueblos y haciendas estan asoladas : 
en muy pocas se eucueatran algunas somillas, y en ninguna 
ganados para la proxlina siembra ; de que se sigue la impo&i- 
bilidad de verificarla, si, en el costo tiempo que resta para 
disponer las semeiitcras, no sc toman las mcdidas mas cx&ctas 
dc st'guridad. 

ijk Y*enta .dc A^lcajbala nada. produce es.tando como esta pa- 
tallzaciu cl comercio : la d^l tabaco muy poco, por la dificul-. 
tad de couducirlo y,espend^rIoj la mlneria padcce atrasa% 
que necesitan. de.J)uibL0t^c}uu« Para repararlos cl {particular 
comerciantc, mingpo,^ u^ lagrlc^Itdr. que ha sufrido pcrdidas> 



389 

quebrantos, j cxtnvios en la refolucion, y que su giro estf 
panrfo^ apeiutt tiene para vtvir; y eomo e&tos son los mismos 
canales por donde d estado recihe los medios de subsistir, si 
muy prooto no ie destniyen, es ,casi infalible que la miseria 
consiga loqne no han podido ks fonnidables annas de' los 
lebeldes. 

Esle es el atpecto en que yo veo las eosas, y el p wape cto 
A bosqnexo del plan, que aeato anpliado 6 rectificado podii 
precaver, repaiar 6 dismhiuir los males que experiaientamos^ 
6. ]m mayores qu^ nos amenazan ; pero ^1 necesita de un ex- 
ftmen profundo y pronto. El asunto de que se trata da pocas 
tregu^ y es el mas importante de quantos pueden presen- 
tame £ la direceiony ^ inspeeeion de los miserables mortalcs. 
La imaginacton se pierde en el cumulo de los que puede pro* 
ducir un mal ^rstema, que acaso con la meditacion y el sin- 
eero deseo del acierto^ que i. todos nos conduce, podremos 
evitar. — Mexico 10 de rebreio de 1812. —Exmo. Son-— 
Felix Calleja. 

CARACAS. 

IKdaiura eonferida al General Miranda, 

Acaba de nombreros el poder executiyo dc la union, gtnexA 
en Xefe de hp armas de toda confederacioo Venezolaoa coa 
absolutas fecultades para tomar qoantas pnnidencias juzgueis 
necesarias a sidvar nuestro territorio in\'adido por los enemi- 
gos de la Kbertad Colombiana: y baxo este coi)ce])to no os 
ai^geta i, ley algnna ni r^lamento de los que liasta ahora 
rigen estas republicas, sino que al contrario no consultcis m&& 
que la ley suprenia de salvar la patria ; y ^ este cfecto os de- 
lega el poder de la union sus facuit;;r!ps naturales y las extra- 
ofdinarias que le confirio la reprucntacion nacional por de- 
creto de 4 oe este mes baxo vuestra res>ponsabilidr^d. 

Os lo comunico de orden del poder executivo para vucstra 
inteligencia y su cumpliroieiuo. 

Dios OS gue m*. a*. Valencia 2G dc Abril de 1812 segundo 
de la repid>lica. 

Josef de Sata y Bussy, 

Secretario dc Guerra, 

Ciudadano tcniente general de los cxi^rcitos Vcnezolanos 
Francisco Mininda. 



£1 respetable poder executivo^ y la honorable Camara de 



390 

rcpresentantesy han recibido ayer la plausible neticia it <|iie 
cl supremo gobierno de la union ba nombrado al ciudadano 
teniente general Francisco de Miranda, de geneialisimo del 
ex^rcito de la confcderacion Venezolana, y liaJiiendose jjunta- 
do los funcionarios de los tres poderes con los gefes militaie^ 
han reconocido gustosisimamente cstc nombramiento^ 7 oeie- 
brado como el acertado medio de nucstra seguridad, las am* 
plias facultades que sc le han concedido, por sus notorioi co* 
nocimientos mihtares, su valor, y decidido patriotismo. 

GazeU de Caracas 28 de Abril de 1813. 



En el quartel general de Maracay, y shio de la lurdenda dc 
la Trinidad de Tapatapa A 19 de Mayo de 1812, 2^. de h » 
publica. 

ReunidoB los honorables y respetables C. C. generalisiiDodc 
los exdrcitos dc Venezuela Frandsco de Miranda, Juan Ger- 
man Roscio diputado por el poder exccutivo federal, Jati 
Vicente Mercaucr por la Camare de representantcs de la pn>« 
vincia de Caracas, y Francisco Talavera por el poder execa- 
tivo de la misma provincia; invitados todos por el primero , 
para tratar de los importantisimos objetos de la defensa de la 
patria, restablecimiento de su libertad, y mcdios de lograrla, j 
para aclarar y determinar ciertos puntos sobre cl mando m3i- 
tar, y la harmonia y codperacion que el gobierno politico y 
civil debe observar con el ; teniendo a la vista estos objetoi 
de discusion, y las fiacultadcs que cada uno de los comisiona- 
dos recivi6 de sus conmitcntcs, convinierou unanimente en k> 
siguiente. 

1^ Que se publique la ley marcial; y que en su consecuen- 
cia el gencraiisimo tenga facultades de nombrar exclusi\'a« 
mente los gefes y comandantes militarcs que juzgue conve- 
niente establccer en los pueblos, villas, ciudades, y partidos ; 
avisando de sus nombramientos al gobierno de la union y a 
los de las respectivas provincias ; estos gefes tendrin la auto- 
ridad primana, y los demas jueces, y magistrados civiles. In 
prestar^n sin limitacion los auxtlios que necesiten para el de* 
sempeno de sua funciones, cinendose cUos A la administraeion 
de iusticia y policia de los pueblos; siempre baxo la direccion 
de Ins gefes milifares, en todo lo que .tenga rclacion con la 
seg|iirimd y defensa del estado. Las fkcultades mi lit ares de 
estxM flefea Cfmiiiten en Iwcer reclutas, armar, y le\-antar tro- 

^ <iiyiarlas al exdrcito: proveer al 
In de defam ea s«s jurisdic- 



391 

ckmes, clevar el espiritu publico, proceder militarmente^ coq 
arreglo al ultimo decreto del respetable poder executivo de la 
uniou contra los CFaidores y sospechosos, y todo lo demas que 
tenga intima relacion con lo aqteriormente expresado. 

IT Que A deiuas de las fiMrultades cometidas al generalisimo 
por el respetable poder executivo dc la union, que son las 
mismas que confirid d este el honorable coDgreso, se le con- 
cede cxpresaniente la de tratar directamente con las naciones 
eztrangeras, y de America, libre de la dominacion Espanola, 
con el otgeto de proporcionarse todos los auxilios que juzgue 
ooovenientes para la defensa de estos estadus: dando cuenta 
de estas negociaciones^ y del nombramiento de las indiWduos 
i quienes se lea encaiguen, al gobiemo de la union. 

3". Que conocida b necesidad de arreglar el sistemade 
reotas de la confederaciou, y de la provincia de Caracas, dc 
dar credito y circHlacion al Pkpel Moneda, de establecer 
Baiicos provinciales que lo garantiseu, y por consiguicnte d^ 
dar por estc medio un iropulso & la prosperidad general y & 
la defea«a misma del cstado^ se hace necesario nombrar ua 
sugeto de luces en cita materia de conocido arraigo y opiuioa 
quien se encargvc de dirigir y arreglar los oLj^bos anterior* 
mente diclios, eUgiendo para tan importadte encaigo otraa in- 
daviduos que lo acompaxien en su desempeuo. 

4^. Que el sugeto encargado de esta importante oiganisa- 
cion sea cl C*. Ant*. Fernandez de Leon, que leune en su 
perK>Da las qualidades exprendas, i, quien se le recomendeii 
a los Ciudadanos Geraldo PatruUo^ Juan Estevan Echeauria^ 
y otros de iguales luoes y circunstancias. Con lo que se con-^ 
duyd este acto oue tirmanm los expresados Ciudadanos que ta 
componen, dandose de €], copia A cada uno de ellos para daf 
meam i sua Kspecdtos oomitc&tes. 

JtJAN Obrman Roscio.. 

Jos6 Vicente, Mercader. F^. Talavkea* 

Pn. DM MlSUNM. 

I Sata y Bussy, Secret*, del Generalishna 

VmP EMaranda Riras^ Sccraf. dt los Coqilri^dofi. 



I • 



^ 



« I". 

1. 




BASES DE COKOUACaON 

Que hi Omiritmadoi Ingkies prap mte n m i ku' Cortei, 
jp^tHi tm Paeificdeien de hu Cokmias EtfaSkoUtM; -ngim 
el Nb» LI. del Cofreio Brudicnse. 

Amr. I. CcMeioo de^oda ado -da 'hoirtfliMI iinitn% in-' 
doKrel bkNioeo entre Esmraa 

. . Art. 2. AimiMdai y ol?ido nmend de^jwie dd gt4i w m » 
de Espana de todo acto hostil St los Ammcmem ^titMk Ei- 
pa&a» jr cootfrn ki Europeoa Eipan>k» ft aaa ■utoaMaihiy 

: JunvsTOue ae oonfifmen por }m C}ditggyae * p u || a tf atf 
cxecocioii todoa loa devediOB aedandoa 
AnericaaoB; j 904 catas Itagan una earn 

■B|w a Miirim» iaD-iaaC!<trte% V ^ rigan =i 

d^Hitadoiporloaimdbloa^e Anieriea* vosui. 

Abt. 4. <lqe la AflMtoa teBg» on Mmna^'tlltateMiir 
Mw^coo€iart»giado de pmfitrtpcia'd ka tliliiiiiJi iii;^* ^'^ .*» 

.AwfefS.'lQiieldi eaipleda dte^AiaaBaa^tdii^ Vlfcy t ^ ^iOdtttP 
ludores^ &c. fe eo ttfleun indisdntatneiile %, AmtAcOIti^ 
Ibmfmm.' ■■ ' ' -^ -^ .^» --••' 

Art. 6. Que el gobierDo interior da AitieriM, fM % i M i ^ 
Riitracioii en todos sos nmos, quede al ciiidado de los GWbil- 
dofl^ jontaanentrcon d gefe de hprovinciaf *y tfue lea fddift* 
duos de loR cribiklos sean elegidos por Iob puetHoa; pildteAdtf 
aer tambieo elegidos Eufopeos, que esten^avencindams^ y alP 
taygadcv* ..•.■. .•,"•» 

Art. 7* Que la America piiesta ya en -el esereicid tlMtf 
dicha-iepieseDtacioo, en ks Cortes, y dc todos sus demas de- 
xechos^ reconocei[d[ por su soberano i Fernando VII. y le ju* 
xari obediefibia; y fidtiidAd. 

Art.'^ Qa6 ta America reconocer^ tambien entonces k 
•ebcrania que en reprcsentacion-de Fernando VII -reside eniai 
Cdrtes^ que han -de ser consticuidas con la repre9eutac|Hi 
com|ile6i d? America. 

Art. 9. Que la America se obligar^ a manteiier una 
mtitua comunicacion seguida; y Li mas sincere con la P^- 
Biiisula. 

Art. 10. Que la America sc o1)li«^ra tambien^ unirsecon 
los Aliddos de Espana, para obrar cou el mayor esfuerzo^ ifin 
de libertarla del podcr dc k Francia. 



393 

Art. 11. Que k America se obligard tambien & mandar 
SOCOIT06 liberates i la Penimula para la guerra contra d ene- 
migo comun — ^la Francja* 



UOTA 

DB &OS MAHISCALKS fEANCBSXS. 



Con el objeto de que los que leen los pities publicos poe- 
dte conoc^ A to* inatiscales Franceses por sus antiguos' pom- 
bres, se dm esta lista, treducida de la que aTgunte periddicos 
hgle^e^ haA ^acudb d^ la Lista de Cciriey publieada con au« 
toridad de tkHiaparfe. 



Mooce^^ydtiqu^ dcComiglUmo 

Jourdan 

Massetia, tviiicipe de EsHng 

Angerat^mqatOT Casd^iioiie 

Soiiit} dnqbte A IXdmacia 

If drtSer, AviXpt it TVeviso 
Ney, duqae de Bldiingen 



Dkvoust^pruicip^deB^iJcmu&I 
Bessieres, diique de btria 
Tictor^d^uli deBelTuno 
Oudinol, princfpife de Reg^a 
Iff armoilt, duqu6 de Rli^usa 
lifackdohald^duque deTarento 
Sucbet, duque de la AlBufera 
St Cyr. 



AdJ^nMB deeHos, que sonfesmariscalesmiKtttres, hay quatro' 
iiBlukMt que lienea d tftiUo de mariscal, y son Ids que Ilevaii 
Mi meoaigiea d6 Bom^ibte al settado: esto son^^ el duque de 
l^dmy (KeHemian) d duque de Dantztck (Lefebvre) d conde 
BerigBoii y d eonde Seinmer. Hay tambien uh gran nla- 
iJiCH de Fdacio, DUroc, du^^ de Friuli. Otros varibs, que 
tenum antes d titulo de manscales, no se cuentau ahore ^ntre 
dies, como Muntf; rey de Napolcs: Junol^ duque de Abrante^: 
Bernadotte^ prindpe de Ponte Corvo, d presenter principe did 
la Cprona oe Suecia: Bertfaicr prindpe de Neufchatel v 
Wagrain, nee eondestable, gran Montem, gefe del estado 
mayor general, &c. £1 twon Deriot, es Ayudante de Ber- 
tfaicr y gefe en comision del estado mayon 



TOMO V. 3D 



394 



EXPOSICION 

que el Excmo. Sr. Obispo de Orense hizo par eseriio d 
Hempo deprestar sujuramento de obedienda d la Ccm- 
titiiciofi Espaiiola, y en que S.E, expresa el verdadero 
tentido en que debia prestarloy y efectivamente to 
prestd.* 

La nueva constitucion formada,' decretada y sancionada par 
lo8 senores diputados de las Cdrtes extraordinarias, que se ooi 
propone no para otra cosa, que obedecerla y jurarlay esoa 
.monumento de la sabiduiia, y zelo del bien ptiblico^ que lia 
dirigido £ sus autores. La nacion Espanola agradecida i, m 
trabajos, y conducida pbr sus luces, en su ci^ga obedieocia j 
necesaria aceptacion {K)drd prometerse una libertad^ indcficii*, 
dencia y felicidad, que serin completas y coosumadas ooo el 
gobiemo baxo siis leyes, sugetdndose £ ellas, del mcnaict. 
antes, y desde entonces rey de las Espanas el Sr. D. Fenmi*. 
do el VIL, por quien toda la nacion suspira, y por cuya de- 
fensa y vindicacion de sus derechos, y de ella m»«ffMHj ha her 
cho y continua tantos, y tan gloriosos sacrificios. Ellos ban 
sido una consecucncia de su am^^r y fidelidad i. que debit y 
dcbe atender ; pero son de tal calidady que exlgen los de on 
rey asi servido, y cuyo magniniino y generoso corazon en re* 
compensa se daria £ si lAismo. Digs nuestro Senor, como se 
lo suplicamos y vamos i. pcdlr en cl santo sacrificio» que va k 
celebrarse nos conceda verlo libre sobre el trono Espaund, y 
que lo ocupe para bien de la religion y del estado con el me- 
jor suceso y felicid;d tanto tiempo, que tengan la satisfaocioa 
de vivir baxo su iinperio los nietos de los que ahora tienea 
succesiou en el reyno, y que sus descendientes y legitimos 
su(.cerores scan no menus rcligiosos y verdaderos padres de 
sus sdbditos, y perpetuen la dicha y gloria de la inckta nacioQ 



* Este y el documento siguiente ban llegado a mis manos 
quando ya estaba casi impreso el numcro; pero me parecen tan 
importantes que he delenido la impresion por insertarlot. El 
aumero siguiente contendra etros de la misma clase. 



39b 

Espanola, dando, codservando y propagando el senor sin otro 
t6nnino que el de todo el Qrbey su descendencia y generacioti. 
Estos votos esperamos oiga benigno el verdadero mooarca 
del univeno, rey de los reyes, y solo firbitro de los tronos y 
dominackwes de la tierra. Debemos tambien en reconoci- 
mieDto i so zelo, trabajos, y deseos de la eeneral feUcidad^ 
TOgKtiDioB por los diputados arquttectos de Ta grande obia de 
la Gontdtuckm one ban edificado tambien para sa gloria pds- 
tama, y ban podido decirse unos A otros como los descendien* 
tlB de No^ despues del dilovio, y aun viviendo este patriarca : 
Venid, celebremos nuestro nombre^ antes de dividimos, y pa- 
aar < las prorfaicias que representamos. £dific][Qenxis una 
ciodad, y una torre, cuya cinia Uegue hasta el cielo. EUof 
bvseaban neciamente una especie de asilo contra las aguas^ 
que pudieran causar otra inundadon, olvidando que no podia 
naber otra contra la indignacion y castigos del Omnipotente, 
que la bumillacion baxo su mano poderosa, la penitencia y la 
oracion. No fiivorecid Dios asi su intento : desconcerttf sus 
proyectoB ; t dividicndo sus lenguas los hizo separar^ y pasar & 
poblar y habitar diversas tierras. La ciudad y tcnre civil y 
poKdca, que preserve A la Espaiia de otro diluvio de males^ 
qual ha padecido, y padece, es una fortaleza erigida baxo los 
auspicios del seiiory precediendo, y siguiendo oraciones fervo* 
nmoBf ligtimaSf penitencias, y profundas humillaciones del 
pueMo Espanol, y en primer lugar se ha contado con su pro- 
leoeion, y peoetrados los constructores de esta verdad induda* 
ble : Que si el senor no edifica la casa, en vano serd el dra- 
taajo de edificarla : y sino defieiide la ciudad,^ por fuerte que 
«% seri tambien inutil toda la vigilancia de los que la guar* 
dan, J trabajan en su defensa. 

Torre fortfshna es el nombre del senor : en A se empezd 
dedificio, y concluido se invoca para que subsista ytenga 
fimeia. Esto se pretende con la interposicion del juramea* 
to, y el aeto de religion^ y acoion^ de gracias que debe se- 
guirio. El joramento extge la justicia, la verdeid y neoesi- 
dad ; y todo dolo, dupUcidad, y falta de sinceridad es forzoso 
est^n muy lejos de un acto de los mas serios y religiosos, y de 
tanta importancia A la nacion. 

Exftminar v reconocer la justicia de lo que se manda junur, 
ha correspondidoy y es una obligacion iiiii^pensable respecto 
£ kn que lo mandan ; y la verdad v sincendad en la presta- 
cion oel jununento, lo es tambien oc los que lo prestan ; que 
up pueden prestarlo^ sino en la intcligcncia y suposicion de 
acr juBlo y Kcito lo que joran. La publiomnoQ en el dii ao« 

S 03 



396 

ttrior, y la lectura en el siguiente de una constitacioDi que 
coutiene 384 capitulos, no es &cii d6 ilk multitud, que ape- 
nas oyc algo, la instruccion € inteli^neia necesarias y eu 
obcdiencia, j promcsa de gu^rdarlu siempre, y Pst4 ligada I 
lo que es licito y jiisto. No pcnnita Dios que un jurameolo 
ts\n coinun y general degenere^ y ocasiouc perjurio^ crioienei' 
ehornies que proyoqueu su ira ^ indignacion. Lo quete 
promote dcbp scr licito, y ^endo licito clebe cuoipline. La 
prouiesa induce cbta natural obligacion, y la rellgioo del juia- 
mcnto la h:\ce sagrada, y mas ds^ndo i. Diq^ mismp por udar 
do su cumpHmieutp. La circunspeccion p^ra junuTy y un 
verdadero dnimo de cumpiir lo que se jura y proiaete sob !•- 
dispcnsables^ yjurar cosa ilicita y criminal es una loaMal 
execrable ; pucs se trac & Dios por testigo y fiador de la iah 
quidail. 

' Hcsta anadir, que j^ra jurar la ohservancia de la ooiistitii- 
cion no es necesario jurar Li. vexdad, d certeza de ks princi- 
pios eu que estriba, ni de las aserciones que contiene : al que 
jurs^ y debc obcdeccr, lo que corresponde es cuaajdiir lo que ' 
se le mauda en elbi, y i esto se o))liga por el junobeQto^ oUi- 
gado ya por otra parte por la obediencia deUda & las Icyes. 
La constitucion cstablecida y subsi>teutc, y uuentras es ky 
del estado tiene toda la fucnui, y eatge la obediencia i todu 
las verdaderas y Icgitimas leycs. Resta solo, porque se cxigc 
de miy y dc los que tienen publica autoridad, lo que segun la 
constitucion no se exigira en adelantc, y es que jure, no eolo 
observar la constitucion, sioo haccrla observar, que el jun^ 
mcnto que voy a prcstar para obcdecer no es sino de cumpiir 
con lo que me correspondei sugetandome i su oliservancia en 
quanto dispone y manda, y hacer que se observe y execute 
por los que depcnden de ml jurisdiccion, y esfin sugetcs a 
clla cu los casos ocurrentes. Dexare, por excmplo, y sufrire, 
porque no pucdo impedirlo, que los senor os y jurisdicciooes 
de la mitra de Orensc le scan qnitados ; pero no ccxisiento en 
ello, ni los ccdo, porque seiia obrar contra el juramento que 
hicc en cl acto de mi consagracion, y es contra los cdnones 
taui])icn, d cuya ob^crvaucia c^toy obligado por mi parte. Lp 
mi^no cs rcspecto A la inmunidad y libertad eclesiustica, ya 
real, ya pergonal. Y Icjos de obligarme con juramento a 
hacer que sulxsi^ta esla constitucion, dispuesto pronto i obe- 
deccr y (wccutar lo que prescribe, mc rcscrvo y protexto pro- 
cedcr por mcdios Icgitimos y dc dcrcciio : per representa- 
Clones y oficios que en nada se opongan al respeto y subordi- 
nacioKi al gobierao prescnte y futuio^ ni puedan perturbar en 



397 

muiem algtma la piliblict tiuiquilidad, i que. sean atendidus 
km dered)094flgitiiooB de qne no desfato, y en qwinto iwedaji 
justamtfite debo pvoroover : como quaiito piiedan pemr los 
jttitBirntai al ingmo en ei obispado, el de la. jura al prin- 
cipt de Astwria% y el preatado para la regencia, j h fidelidad 
al legr qva ie inchiye en el aptuaL 

• P«M Mveoer no neoesartaji 6 diftisa cte deolai^ yqm 
ctm ant|po i ella, y an hacerla presdtaae un Jurameoto, que 
teiidrfa en A iaopiicitas estaB limitacioiies. Pera no he con- 
tenpladD etce medio capaa de aquietar ipi conciencia; y la 
atDoeridad y huena fe en un ado tan serio de religion en un 
cbmpOf et sia dvda pKfariUe 4 icstriccioDet y ocultaeiones 
iKcitaB 6 priipons* 

Sttpuntt^ puc^ lo ^e precede, y oon arreglo d ello Toy i, 
pronundar eon toda sinceridad k fdnnula prescripta por la 
Cdrtei» f la vegencia lisa y Uaoamente sin altecacion algnna, 
f eon A ffitiaftonio del jorameoto se iwiri 6 pieceder£ «1 de 
eUaetcrita 



DECRETa ' 

de hi CXrtes contra el Obispo de (heme. 

• 

La fegeocia deLieyno se ha aenrido dirlgirme el decrelo 
qaesigue: 

Don Fernando VU, por lajspncia de Dios y por la eoasti- 
immm de la vonacquSa Esfauola, rey de las t/yanas y en su 
auNencia y cauliTidad la regeneia del reyno^ nombradhi por las 
Cdrtes genrralcs y extraorfinaria^ d todos los que las pre- 
senles vieien y entendiem^ aabed : Que las Oktes han de- 
cretado lo siguiente : 

<< I^tt Cdrtes geneiales y extraonfinarias, en vista de la cer- 
tificacion lemitids i S. M. de dnlen de la regeneia del reyno 
por oficio del secretario de gracia y justiciar fecho en 19 del 
corrientet en la qual se acredita lo ocuixido en el acto de ores- 
tar el rcfrerendo obispo de Qrense el juramento de guardar y 
hacer guardar la constkucion poKtica de la roonarquia Espa- 
nolaf. y lesultando de dla haberlo verificado dtcho reverendo 
obispo deqpues de hacer varias protestas, reservas ^ indica- 
ciones contrarias al espirito dela misma constitucion y al de- 
creto de 18 de Marzo de este ano, y repugnantes 4 los princi- 
pioB de toda sociedad, segun los quales no puede ni debe ser 
ripitado cgmQ nkHibfo de tUa naiguft individiio querdiuse. 



cooflvpoMTie 0Q& las leytt fdiukiii0^^ qat^k' u ma litmym, 
fflf.» k nifaitaneia cmo en el-Modb prawrilo alcfeeto pir 
In coQipetttiite y legitime autDrida4 ban vHiido aa dtacMvy 
decraten : l^ El xevcraMfe ohinpo de OmM. IX Finto . 
QueircidQ yOuintano es iodignowh odonideraaiMfr dbB^ 
panol, quedando por epiiseqflencM dcatkiiido de Mtolfl^MpiE 
uqre^ jsmiriewi cmduinmlot y pg ero g atiw a uionui aii W tf k 
pot«stad civiL 2^ Sai BidmmwjltMt>*Sa} 
nxmarqiiSa en el tdnnino de veinle-y qaata 
desde elpunto en queleitiefeintiniub ^ 
3^ Eata leaolucion compadiendeiii < todo Eqpafiol. qpewHS* 
^ctQ de junr la coiistiijuMn .poUtica da la)»0Hiq8ii>i4M; 
6 hubiere nsado de reservas, protestas 6 u'liUie c i oMB j V'wMM 
conduMPe d hubiere condnddD de> on rnodi^ eiiMiiliaile 
muforme < lb pm^nido enel deei«to de 18? d» lliWiO Jti' 
eorneqte.ioQ; yenelcaaD de acir eclcaittioGs s« 1» oci|iili'^ 
adeqitt^lia tenipGnlidades^-t*Loiitandi^.entedBda htrtg&ilAt 
del reyno para au cabd exeeocion y eumpUinietitiV'y wtalt' 
imprimir y pablicarv— Felipe Vazquez, preridenfei Manirt ^ 
de Uaqo^ dnmtado aeciraunoy^-Jtttti Nioaio CMeydf'ttW 
lado 8ecretar]o.r-%Dadoc:i .QUi$ i 17 de Agoato de ISIK^ 
A la regenda del njBQj*' 

M Pcur tantp inanj^niw <.tpdoiloatpbijnalc% juilii im^mtn^' 
gobemadones y <kina$ autoridadefl, aaii ciWie» eoaaa itluiiM * 
y eclesiisticas^ de qualquiera chse y dignidad, <jpie gtttfdfal 
y hagan guardar, cumplir y executar el presente decreto'cn 
todas sua partes.*— Tendrdislo entendido para i4ft cuaaptiBrini- 
tOy y dispoudreis se imprima y publique. — El duque dd' 
Ii^ntado. — Joaquin de Moaquera y Figueroa^— Juan ¥3-- 
lavicencio, — ^Ignacio Rodriguez de Rivas.— ^ eonde del 
Abbbal.— En Cddiz i 17 de Aggato de 181 2<— A. D. An- 
tonio Cano Manuel." 

De drden de la regencia del reyno lo comunico 4 V. 
para su inteligencia y cumplimiento en la parte que le oor- 
remonde. 

jQioa guarde i V. muchos anos. Cadia AgMo 17 de 18f9L 

Antonio Cano Manubu 



EPlLOGa 



£1 conjunto de erentoa que contienen los pmelea de ofiai 
que van iusertoa en eate nuniero^ aoa nuis Iiaon^eioa tpi 



^uantos ban aoontecido desde la batalla de Baylen hasta el 
preaeote. Aun hay que aiiadir A las felices sucescs de quese 
ban iQcluido documentosy la rettrada de las tropas Francesas 
que haD bloqiieado i Cadiz por cerca de tres anos: las quales 
desaparecieroD de la vista de aqadlos habitatites el dia 24 de 
Agosto^ quemando^varias de las obras que habian hecho, cla- 
vando almnos canenes, v dexando otros muchos serribles que 
la orecipitacion nos les dio tiempo de inutiliasar. 
- M^, si kiB Esponoles son prudentesy no deben parar su 
ooo^deracion en la parte agradable del quadro que sus asuntos 
presentan. La regla de creer que nada se ha hecho hasta 
que nada qtude que hacer^ debe ser la que los guie en esta 
epoca importante. No deben por ningun titulo detenerse i, 
aaboreaiae con la idea de que los FVanceses van batidos, huyen- 
do; deben por el contrario, pensar que gran parte de los 
exercilos Franceses pudieian naber stoo cortados en su fuga, 
y las demas arroyados enteramente del Rejmo. No deben en- 
tretenerse con la vanagloria de que su constancia en no ceder 
al jrugo ba propordonado victorias tan grandes d los aliados; 
debeOi mas bien, pensar one estas victorias hubieran term!- 
nado k goerrai si Espana nuluera oontribuido con mas que 
^sta especie de resislencia moral, y hubiera teuido lo que 
puede dat tan bien como el mejor pueblo del mundo-— ex^r- 
cites arreglados que pfodieran oooperar con, j aun eihular i, 
los extraogeros, que nan ganado tan notables victorias. La re- 
flexion es amarga; pero aun mas amargo que liacerla j con- 
fcsar sa ver&d ingenuamente^ seri el recibir segunda visita de 
los Franceses. 

Estos se hallan en situacion sumamente critica; mas pueden 
salir de ella otra vez y aprovecharse del tiempo que bayan 
perdido los Espaiioles. En Rusia, aunque no se puede decir 
que todo sea favorable d Napoleon; no puede negarse que ha 
tenido ventajas militares ouc puedeu hacer flaquear la cons- 
tancia del emperador. Verdad es que la conferencia que 
tuvo cl 28 de Agosto con Bemadotte, en Abo, cuyas resultas 
es una expedicioo de 32,000 suecos que unidos d 25,000 Ku- 
sos ban de cstar embarcadot i, la bora presente ; puede variar 
todo el aspecto de la guemu Pero, al fin, sabemos que donde 
todo depende de la voluntad absoluta de un solo hombre, todo 
pcnde de un hilo. Napoleon aspira solo £ veneer la cons- 
tancia de Alcxandro, sobrecogiendolo. Parece, que el dia S 
de Scptiembre tom6 el campo atrincherado de Mojaisk des- 
pue^ ae una saogrienta batalla, y es probable que i la hora 




400 

(Bremitc mibi ea Motoov. Per9 { <|ae halbtd 

oto si d empendor de Ritskdeoe l^fiiuiima qme 

1^ el ittvierDG^ y dcvistartl el pm fUH k — *" — --^--^ ^ ^ 

trauii^ qee tl bubido tiemfyo pomn acr ~^ 

diooav Suecia, j perder mb rnqone 

cnmendar de Bana tiene ud brSUnte t 

tome ia ooDstaiicia de \m Fjpt&riff% w, {Mr 

tartar seguio del Eaultado final, cemo la tKbm 

Ad lo estttviemi de ee nt e gi iiiiD 4aii praMa 
Tidencia lea praporcioiia! ] an enptearan &• ario 
dable lesisteDcia pasiva, noo toda la acdvidad de i^ 
paces! no timeian sua aaoicos que estar inq 
que haii 6 no hara el evofexmor de RmoL Iib 
ka Espaooles esti en sus manos; ans» tOM ds 
que dexasen ii la suerte de la gaem da Umim fli 
Franceses ban de ocupar poa vei^ 6 to, A 
dexado I 

Ahora esd likunento en tpm la opinioB 
pmaiae vigoranmente por kii hwi n a da twmm^j^ i 
^ainantes de 8U patria. La vanidad de ks ^se tM»l» 
"ten de si nisosos en las mcaa IdiDei^ sin tenor nl 
Iftulo anterior sobre que fundaik; esle cs el 

de Espana en las etrcunstaneiaa tfaseiUesi Im ^_ ^ 

ban sufrido el yugo deben elainar eontra kn vnnns.psr^'^""' '^ 
me vengan de takn labios. El remedio no ea msn qne 
tktr A l€ird WeUmgtan ^ m^^ 9$9 

militaret de Etpaha. 





N^ XXX. 



EL ESPAINJOL 



Treintade Octubre DE 1812. 



-■■■■iy. iiglMt ■■« I ■ ■ I ■ » ■ I , I ■ I III !■ .. 

j^t irahere, atque moras tantis licet addere rebus, Virgiu 



SOBRE 

LA POLITICA PRACTICA 



* dOJEANDO- por casnalidad mi libro de memo' 

— «as antes de eilipezar el presente n^mero, me 11a- 
in6 la atenciou un pasage del celebre Mr. Burke, 

^ cjTie, entre otros muchos de sus profundas y elo- 
qnentes obras, teugo copiados como dignos de la 

— mediiacion mas detenida. Dice asi, en casteliano : 
*^ el mundo de las contingencias y combiDaciones ' 

^. ppliticas es n as extenso de lo que imaginamos. 

— -Wo- es posible decir lo que puede suceder 6 no, 
•ino atendidas todas las circunstancias actuales. La 
experiencia fundada sobre otros datos que estos 
es la cosa mas falaz del mundo. La pru- 

— dencia nada i>uede hacer en los casos nnevos, 
ti solo atiende d lo pasado. La vigilancia y la 
ponstante atcncion al giro de las cosas segim se 

-^ ^an presentando succesivamente^ y el proceder 

TOMO v. 2 £ 



402 

segan lo que iiidican ; son los nuicos rambiBi^l 
guros. £1 medico que sangro, y sangnmdo fd 
una clase depeste; en la sigaiente aiuneiilD ■] 
estragos *. 

JEste pasage me traxo a la memoria laa 
lies qae he hecho mochas yeces desde mi 
d Inglatem, sobre el ^tado del saber ^ 
los dominios Espafioles de ambos mnndoft^ 
randolo con el que he encontrado en este pa|i.| 
daderamente dichoso, en qoe la libertad se haV 
binado por siglos para fomentarlo. Hame 
mnchas veces que Espaoa, por tin efectb dd 
potismo de sn gobiemo, se hallaba en 
terias^ al principio de sn revolnciony en m 
iemejante al de la Enropa re^pecto de las. 
fisicas, antes de que se pensase en consaltiri 
natnraleza por medio de experimenter *f-. 
lentos mejores eran los qne estaban en mas 
de cxtraviarse : porqne no pndiendo snfm U 
cnridad en que estaban sobre la natamdeza y 
del mundo (isico, y no teniendo medios de v 
datos y observaciones ; se daban a sonar 
temas^ y apenas habian hallado un priQci|HO 



* The world of contingency and political cumbiL 
mnch larger than we are apt to imagine. We never ^ 
what may, or may not happen, without a view to all ite*— 
circumstances. Experience upon other data than thofe^ kd^ 
things the most delusive Prudence, iu new cases, can^^ 
thing on grounds vf retrospect. A constant vigilance aodr" 
tion to the train of things as they successively emern 
act on what they direct, are the only sure courses, lat 
cian that let bloud, and by blood-lettiog cured one 
plague, in the next added to it^s ravages. 

t Lo que digo de la Espana se verified^ 4 pro 
Francia al principio de su revolucioa funesta, y se tci»-«- 
constantemente en todo pueblo que haya estado por larsatM^ 
ieparado de tomar parte ^ intepes en los negocioa pablicofc 



403 

tractOy qnando fundaban sobre el an mundo 
entero. 

Asi sncedia al cortisimo numero de hombres d 

3nienes el estmendo de la revolucion Francesa 
espert6 i pensar sobre materias politicas, en Es- 
paiia. Aquella infausta revolncion habia segnido 
el impniso qne recibio de los eloquentes especula*^ 
dores del tiempo de Lais XV ; y los pocos £s- 
pafioles d qaienes la revolncion Francesa hizo an-*- 
siar por sus libros d todo riesgo y costa, no tenian 
una idea, al empezar la conmocion de Espana, 
qne no itiese sacada de ellos^ y como ellos^ abs-^ 
tracta y especulativa. 

Mds ; como podia snceder de otro modo en nn 
pays qne no se gobernaba por mas leyes cjoe la 
voluntad de nn ministro 6 denn faVorito, publicada 
baxo el nombre del monarca ? l En an pays en qne 
. no se sabia de Europa por otro condncto publico 
qoe nna miserable y estnpidisima gazeta qae^ 
apenas, nadie leia, y an Mercurio, pnblicado cada 
mes por el gobiemo, en que se repetia lo que su 

r eta habia dicho?* ^En nn pays donde el hablar 
asuntos pnblicos era en extremo peligr oso ; y 
en donde para evitar la inutil indignacion que su 
consideracion causaba, no habia otro medio que 

* 

- * Una llamarada (que yo me acaerde) dio el Mercurio de 
JE^aSa quando algunot afios ha se puso k cargo del excelente j 
i lc ig r a ciado Don Nicasio Cieofuegos; y aun esta llama era un 
verdadero reflexo de la polilica refolucionaria Francesa, 4 que 
Boonaparte empezaba ya k cortar los vuelos con su consulado. £1 
lioorado Cienfoegos tufo un cruel desengano respecto de los 
(Franceses en la entrada de sus tropas en Espana. Si se desen- 
gift6 6 no acerca de su vana Blosofia, no lo se ; solo se que se 
Mfiitio, como bueno, d las seducciones de los usurpadorcs, y que 
tarn llevado prisionero & Bayona. Su quebrantada salud no pa« 
ib fetifttir la fatiga del camino, y anadio su nombre 4 la liita de 
|m Tictimat de J^pafia. 

S £ 2 



404 

apartar de ellos los qjos, y adormecerse con el 
movimiento uniforme de la corriente cme arrebata- 
la.i la nacion fadcia un inevitable naoiragio? j£n 
d6nde podian los Espaiioles estadiar ^ta ciencia 
oomplicada y dificil del gohierno, en one nada 
valen principios generales, y qne no puede aprea- 
deneamopor medio dela opservacioo prdctica? 

Lo8 efectos de esto se Yen palpables en todos ki 
payses d)s* la dominadon JSspanola. Mucho se ba 
escrito, iniichtsimo se hablado de reformas de gd- 
bierno. l£n Elspaiia las C6rtes, y en America Toi 
gobiernos revolucionarios se ban empleado con d 
mayor ardor en discatir y arreglar estas materias; 
misy en pas sea diebo^ poco 6 nada. ae ha vsto 
inera de declaraciones vagas de derechos; y distri* 
bnciones imaginarias de poder : apenas ae ha to- 
cado algnno de los mucbos pnntos prdcticos fjoe 
necesit}in remedio. No bien se acercan i ono dt 
ellos quando la diiicnltiad les bace cejar, y al fia 
todo qaeda pendiente. 

' £1 que examine lod diaribs de Cortes con r^ 
flexion despreocupada, no podra meuos de con 
vencerse de la vcrdad de esta observacion. Pre- 
sentase ona question 6 punto abstracto en que uu 
logica general puede discurrir librenieute sin D^ 
cesidad de hechos ; y se ve d las Cortes, en sn ek- 
niento. Los diputados de talentos (y los hay mff 
brillantes y en bastante nuinero) compiteii entreii 
en cloquencia, y destreza de discurso y argumeotcXb 
Masy apenas pasaron las famosas questiones de li- 
bertad de imprenta, de senorios, y de la reprpsea- 
tacion de las colonius Auiericanas ; ' quando las 
Cortes se ven reducidas d la convefsadon diaii* 
sobre lo que bnenanieute se presenta, d oir lae- 
moriales sobre asuntos mezqninos, y'a empletf 
sesiones de afios enteros, en fonnar una constitv- 
eion en qua lo poco que hay practico e^ una xerf^ 



40$ 

complicada sobre tribunales dc primera, seganda, 
y tcrcera instancia, en coyo anregio se ba empleado 
todo el saber que habian adqnirido los mienibros 
Jegistas de las Cortes, en el laberinto de las au- 
diencias. 

Hasta las questiones generates en qne mas campo 
tenian los talentos de las Cortes apenas se rozan 
con algun pnnto practico quando parece que pier- 
den todo su ai^rito en el congreso. Un dia se pre- 
€eQt6 la question de la esclavitud con tal denuedo 
c|ue despues de dar materia a dos 6 tres discursos 
cloquentes, parecio que quedaba para siempre abo- 
lido este oprobrio de la naturaleza liumana. No 
se habia presehtado entonces sino en la forma espi- 
ritual, por decirlo asi, y abstracta sobre que las 
Cortes exerccn todo su imperio ; m^s, quanto el 
Ayuntamiento de la Havana la reduxo d materia, 
eu una representation que tengo en mi poder y de 
que bare mas extensa mencion otro dia ; quando las 
Cortes volvieron la cara, y huyerou el cuerpo al 
objeto mismo (|ue antes babian abrazado con tanta 
veliemencia ; no mas de porcpe los Havancros se lo 
presentaban rodeado de las dificultades prdcticas, 
xjue solo al legislador le toca veneer. — En el uni- 
vcrso no ba existido nacion en que las materias de 
hacienda bayan estado en un desorden mas absolu- 
to (|ue en Ks])ana. La ignorancia, y mas que ella 
la cornipcion ha reducido a una nacioariqnisima al 
extreino de tencr que mendigar para mantcner sus 
obligaciones mas e^nciales. Ln tal estado de 
robus, parece que cste debiera baber sido un punto 
lavorito en las Cortes, y que en ellas dehia haberse 
discntido protiindamente todo lo que tiene relaciou 
con !a materia de administracion : campo vasto en 
que los diputados pudieran baber lucido mucbo 
Siias que en las questiones de soberania. Einpero 
iieudo este un bosque de dificultades practicas en 



406 

que no valen, 6 valen poco las maximas especola* 
tivas y abstractas ; las C6rtes se ban contentado 
con obliear al ministro de hacienda d qne de qoando 
en qnando venga 4 leerles una especie de discono, 
en que las C6rtes ^^ quedaii enteradas." 

Asi pudiera seguir discurriendo por tod as las ma- 
terias de gobierno prdctico^ y hallaria que las C6r- 
tes apenas ban arreglado ni un punto de los infi- 
nitos que abraza. Todas sus leyes son tiniversales 
y eternas. Cosa extraordinaria ! que los que no se 
atreven & poner mano eii el arreglo de los asnntos 

3ue tienen d la vista^ porque les arredra el cheque 
e los intereses encontrados ; den con la mayor con- 
fianza leyes generales d la gencracion presente y las 
futuras, creyendo que, sin mas que publicarlas co- 
piladas en un libro^ ban de ser para siempre obe- 
decidas. 

Lo peor es que ^sta predileccion por las leyes, 

Erincipios^ y maximas politicas universales, ha 
echo cometer errores nmy danosos d la causa dela 
libertad verdadera, siempre que se ban visto obli- 
gados d descender a la prdctica. Exemplos biea 
claros y dolorosos tenemos en el modo con que ban 
manejado las revolnciones de America. Encastil- 
lados en las gcneralidades de la constitucion, ja- 
mas .ban qucrido entrar en arreglos utiles del go- 
bierno de aquellos payses ; nnnca les ban propuesto 
ninguna mejora prdctica que pudiera atraer por 
bien d aquellos pueblos. La question de la liber- 
tad de comercio estd sin que se de paso en ella* 
No di^o ya libertad ; pero ni aun arreglo ninguno 
ventajoso so ha propuesto. La administracion in- 
terior de aquelUis provincias, donde se hallan en la 
obedienciu de Espuna ; es la misma que antes. Ni 
aun deteixMinacion ban tenido para ]>ooer en prd(y 
tica mejuras que todo el mundo ha estado ]*ecomen- 
dando por siglos, y que producirian ingresos al 



407 

erario, al misme tiempo que satisfaccion y pros- 
peridad i los pueblos, 

Digo esto con relacion especial d nn papel que 
entre otros he recibido algun tiempo ha de la 
Havana, y del qual empezar^ 4 dar extractos en 
otro ndmero. Aquella isla que tiene por la na- 
turaleza medios suficientes pcira ser por si un im* 
perio ; no solo nada puede nacer por la peninsula ; 
sino que se halla en dificultades y embarazos por 
las trabas que no puede romper sin ponerse en una 
revolucion, cuyas resultas teme con sobrada razon, 
& causa de la poblacion negra. l Creera nadie que 
baxo el gobieruo de los restaumdores de la sobe- 
rania del pueblo, duran en aquella isla lazos y tra- 
bas puestas a su industria, de que se avergonzaria 
el gobierno mas despotico, con tal de que tuviese 
un niinistro medianamente ilustrado? Alii, segun 
entiendo, continiia el ramo de la siembra de taba- 
cos a discrecion de una factoria privilegiada^ y 
baxo tales reglamentos y leyes, que la Havana 
misma tiene que cOniprar tabaco de los Estados 
Unidos, para su consumo. { En que pudieran em- 
plcarse mejor las C6rte8 que en ventilai y arreglar 
semejantes jmntos ? He aqui una de las niaterias 
en que puaiera exercitarse utilisimamente el saber 
prdctico la prudencia politica i que aludo en e^te 
ensayo. — Un grande y dignisimo bbjeto se presen- 
ts a las Cortes qunndo algunos de sus dijmtados Ics 
recordaron el abominable trafico en ncgros, que 
anu se hace en Espana. En vez de decidirlo por 
principios generalcs (y acaso no hay question al- 
^na en que tales principios deban teuer mas peso) 
debieran haber considerado ^ ((U^ espccie de bieu 
podia Intentarse en este puuto, sin causar niayorcs 
males ? debieran haber examinado ^ de clonde na- 
cerimi las dificultades que se opondrian a este iau- 
4abilisimo objeto ? Facil era discurrir que la Ha- 



408 

vanar era. la maa.interesada ea la contiaaacioD dd 
trafico. Que die alii se sentlria la major oposidoD, 
era cosa en qoe no cabia dudiu Despreciarla j 
pedir la abolicion de la esclavitad '^ snn detement 
en las reclamaciones de las que puedan esiar m- 
teresados en aue se continue en America la intro- 
duccUm de esctavos ;'* no era el lei^aage que aoon- 
sejaba la prudencia. Lo que, & mi parecert indi- 
caban las circunstancias, era considerar las ventajas 
en otros ramos, con que, en la Havana, se podia 
cbmpensar la p^rdida que pndieran sentir los pro- 
prietarios por la probibicion de introducir naevos 
nenos. La libertad del ramo de tabai^oSy acaso 
Imbiera bastado para equililirar la opinion de aquel • 
los babitantes^ y coutrarrestar a los desconteotos en 
materia de nejgros, con los coraplacidos en materia 
de tabacos. Calcolado todo con conocimiento pro- 
fundo de los antecedentes^ probablemente se padie- 
ran haber hecho dos cosas excelentes ; quando, por 
el contrario^ no se ha hecho ningnna. Las C6rtes 
se encogieron de hombros y sepultaron en el ol- 
Tido la question de la esclavitud que con tanto de- 
niiedo, presentaron al publico ; y la bandera Es- 

{)aiio]a8c continua prostituyendo al infame trafico: 
OS ministros Espaiioles se abateu d reclamar dafios 
yperjuicios en favor de los abominables.piratas que 
la emplean en robar hombres : los Havancros re- 
ciben negios y no los agradecen : los cnltivadores 
de tabaco quemun 6 abandonan sus plantios : la 
^avana se gobicrna casi con indcpendencia de la 
peninsula ; y el gobierno de 6sta no tiene aJli mas 
influxo que el de contiuuar alguuos males gr^visi- 
mos. 

Por no seguir este runibo practico, me parece 
que las Cortes se ballan en un error grande: 
piensan que por lo menos ban asegurado los priu- 
cipios generalcs que han publicado como leyes ; } 



409 
que COD el tiempo se iran derivando de ellos las 
mejoras practicas. Se eiiganan. Las mismas diti- 
cultades qiie, al llegar a una materia prdctica, los 
arredran ; esas niisiuas dificultades resistiran eter- 
namente la aplicacion de los principios, en todos 
los casos particulares en que se necesita. £ No lo 
estan viendo en Cadiz mismo ? • Quanto y quan 
bueno se dixo en las Cortes sobre la libertad que 
los hombres de))en tener de coraunicar sus ideas ! 
^ Y que succ de en la prdctica ? Los escritores 
tiaiien libertad de desgarrarse unos 4 otros, mien- 
tras que la contienda se verifica entre los que 
no tieiicn poder en el gobierno. ^ Mas como es 
que las carceles de Cadiz no ban estado libres de 
dos 6 tres escritores d la vez, desde el priilcipib 
de la libertad de la imprenta? jComo es que las 
C6rtes son las mas perseguidoras en este punto 
c|ue tanto defendierou ? Como ? bien claro estd. 
Porque maximas y declaraciones generalcs no va- 
len uada contra circunstancias particulares. Las 
Coites ainaban con entusiasmo la libertad de im- 
prenta, en general y en abstracto. Pero llega el • 
caso de que el rcgente Lardizabal escrilje que la so- 
berania no estii actual sino radicalmente en el pue- 
blo — es decir — en las Cortes ; y los defensores y 
establecedores dc la libertad ])olitica, no paran basta 
ijue Lardizabal sale condenado en un tribunal ex- 
traordinario de bechura dc las Cortes mismas. 
Escribe otro la Espana llndirada; y se all)orotan 
las Cortes de nuKio (|ue parecia que se iba d de- 
<larar la ley marcial, porque la " patria estaba en 
peligro." yuiere el venerable Obispo de Orense 
liaccr una eicplicacion antes de prestar su juramen- 
to para desc^rgo de su conciencia — y sin oirlo es 
dcstcrrado de Espana y despojado de su Obispado, 
6US rentas, y lionores. — ;Y qnienes son los que 
procedcn con tanta violencia ? i No es aqucl cou- 



410 

greso caTOs disctirsos admiramos' sobre esta misoa 
materia? jDe este modo se contradiceii ocmsii 
accione^ ?- — Si : y aan acaso se creeD todavia podrei 
de la libertad de pcnsar^ en EspafiiL Tal es la ta- 
nidad de los principios y leyes generales quando bo 
estan ragetar A medios prdcdcos qne las apliqiMa 
i loa casos particulares, en el mi^mo espiritli ca 
que se hicieron. — Las C6rte9 qaebrantaa, sin pe*: 
sarlo, sas proprias leyes — { que no haran ans eae- 
ndsos } i qne no haran otras C6rte8 ? 

Mas hnbieran becho las C6rtes en favor de la li- 
bertad de Espafia introdnciendo el jnicio de ptradot, 
y haciendo conocer sns ventajas A la nacion ; que de- 
clarandola mil Teces soberana. £1 pneblo no poeds 
creer en sbberanias en qne tiene tan poca partly y 
de que tan poco Men mdiridual le resnita. So- 
berano y mny feliz se creyera hasta el mas oscim 
de los Eispanoles, si bnbiera visto sngetos al inkb 
de sns ignales d esos que ban condenado las C6fflei 
— ahora Ten qne todo el mnndo es soberano quando 
nd sabe qne hacer de tan gran preeminencia ; y cv 
clavo sin recnrso, qiiando en el lengnage de Qst* 
vedo^ le coge la kora. 



Carta al Americano 
Sobre la raididon de Caracas. 

Mny senor mio. — Si fnera tan facil que los 
Iioinbfes se aprovechasen de la experiencia como 
parece qne debieran ; no tomaria la plama en ^sta 
ocasion, con riesgo de qne, por nn momento, me 
crea nadie capas de apacentar mi vanidad sobre 
mioas. Mas, s^ qne ann en las mayoret dct- 



411 

gracias, ajienas el sobrecogimiento da lagar & 
la reflexion, quanclo la euipleamos toda entera 
en disfrazar 6 encobrir los yerros qae nos ban 
couducido .^ ellas; en liigar de aproTecharnoB 
de la leccion dolorosa del desengaiio, y dexar d los 
demas qne la esludien en toda la claridad con que 
se len presenta. No qniero dar d entender por esto 

3ue V • baya tenido parte alguna en la catdstrofe 
e Caracas, que estaba ya preparada inevitable- 
xnente antes de que V. escribiera 8obre su indepen- 
dencia ; ni nienos tengo rnotivo para figurarine que 
V. ([uiera inutilizar el aniargo fnito de esta expe- 
nencia, para sus demas paysanos. £1 talento^ y 
penetracion que V. manifiesta en sns cartas me 
hacen creer, por el contrario, que sabra darle su 
valor nor entero. Mas por lo mismo que es bril- 
lantc la apologia que hizo V. de los pasos que eu 
mi opinion, ban auiquilado basta las semillas de 
libertad en Venezuela ; y porque puede ser muj 
bien c{ae los partidarios del mismo systema en 
otras partes de la America Espaiiola, esten dispues- 
tos d sostcnerlos atribuyendo a otras causas el fin 
desastrado de la reciennacida republica; mi amor 
a la libertad racional y verdadera, y el deseo que 
siempre be tenido de que la gozen aqueilos payses, 
me obligan d tocar de nuevo esta materia, que las 
desgracias de mucbos ban becbo scr delicada para 
quicn coino yo, los cotnpadcce. 

Claro esta (pie los afectos d los principios rcvo- 
lucionarios del congreso de Caracas insistiran en 
cjuc el terremoto, y no sus errores politicos ba sido 
la causa de esta niina. — La supersticion de aqueilos 
pueblos (diran) les ba becbo creer a los predica- 
dores que les presentaron el terremoto como un 
evidcnte castigo del cielo por la revolucion que 
habiau becbo. — Del influxo del terremoto en la 
dcstrucciou del nuevo systema politico de Caracas 



nadie pucde tener la menor dada. Poca preTfaion 
bastaba para anunciar, desde el momento qne se 
supo^ que los Espanoles se yaldrian de todas las 
arm as del fanatismo par^ ' atemorizar £ aqneUos 
paeblos^ y haderlos volver d su obediencia. Pero 
€[n6 } dire yo : tan uiiiversal^ tan crasa, -y tan podo* 
Tosa es la snpersticion en aqnellos payaes qae ht 
podido disipar en nn momento al partido And- 
espaiiol, <lexando & nn punado de tropas qae, sia 
resistencia, se apod^re del territorio de la repubUca? 
— Si : las cindades ban abierto sns pnertas i lis 
tropas de Coro : los soldados ban abandonado A sas 
' gefest todo el mnndo ]jarece qne estaba ansioso it 
rendirse. — j Y es todo esto frnto dela superaticioii de 
^e pncblo ? Han pas&do meses despnes del temUor 
de tierra : el gobierno revolncionario ha esparcido 
nn sinnnmero de proclamas, demonstrasdo con ks 
ftrgnmentos mas convincentes qne el terreoioto ao 
tenia relacion alguna ccXn la revolncion : qae otro 
ignal habia destmido la ciudad en tiempoa en one 
estaba somctida & sus reyes ; y qne el que babit 
sufrido ahora^ se hahia extendido d otros mucbo» 
payses. Pero nada bast6. La superstic^on es tal 
(nos dicen) que todo el pcder de la razon humaaa 
no pudo calmar el terror que se apoder6 de )a 
poblacion de Venezuela. — ^ Y es esa (dire yo) la 
jjoblacion que los que se defienden de este modo, 
c[iierian convertir de repente en una republica 
absolutamente democratica ? ^ A ese pueblo daban 
una const itudon tal conio podria imaginarse para 
uno de filosofos ? ( Ks la voluntad absoUita de e<e 
jmeblo la que querian establecer por unico principio 
(le sus Icycs r j Era ai donde se proponian ecbara 
titrra de un goipe quauto tenia connexion con las 
|)rcocitpuciones, usos y costuiubres inmemoriale^r 
;rn jmeblo donde unanimentc entrega todo el 
nmndo las manos a las antiguas cadeuasj porqiit 



413 

cree que el cielo ha causado un terremoto en favor 
de la regencia de Cadiz ! 

No, senor : los qoe qnieran defender de este 
modo al congreso de Caracas a^ravan, sin pensarlo, 
8US errores, desacreditando ^ al mismo tiempo al 
pueblo de Venezuela. Supersticiosa 6 ignorante 
debe ser la raasa de un pueblo que desde el 
principio de sn existencia ha sido una colonia 
oprimida, de un gobierno sumergido en supersti- 
cion 6 ignorancia ; pero es imposible que sn aegra- 
dacion Uegue al punto que suponen los que quieren 
explicar su sometimiento por el influxo de la supers- 
ticion sola. 

Pasaron los dempos, si es que jamas han exis* 
tido, en que pueblos enteros sacrificaban sn volnn- 
tad 6 intereses d temores supersticiosos. Suponga* 
roos que un dos de Mayo se hubiese verificado en 
Madrid el terremoto que amiino a Caracas y la 
Guaira. ^ Habra quien crea que semejante aconte- 
cimiento hubiera pn^sto a Joseph Buonaparte en 
quieta posesion de Espafia ? No bay dnda que los 
predicadores de su partido hubieran clamado a los 
pueblos — " que el cielo manifestaba su indignacion 
por el foror con que el pueblo de Madrid habia 
empezado una resistencia sangrienta y desoladora : 
que Dios ponia y quitaba d los reyes ; y que ha- 
biendo manilestado su volnntad de castigar los 
Ticios de la corte de Carlos IV, baciendo perder el 
trono d sn familia ; oprimia aliora en su furor d lot 

2ne primero habian alzado la frente, oponiendose 
sus designios." ; Que hubiera respoudido el 
pueblo de Espana d semejantes razones ! i Hay 
patan en sus campos que no supiera bastante para 
decir, qnando no otra cosa — ({ue Dios no podia 
tnandar terremotos para defender las traycioues de 
los franceses ? 

Mas ya veo que habra quien j tomando asidero dt 



4U 

mi eotttparacion, dira confiadamente qua a dhturdi. 
— ; Que tiene que ver el colorido que podian Aff i 
HQS rdzoiies sobre d terremoto km predicadoraa ds 
Venemela, con los miAerables -rafisoias que te 
MpoMn en boca de los Franceses en ignal case) 
—V qnien, dir£ yo, tiene la culpa de qae los lirajlBi 
de Vene^ela hayan podido dar esa apariencia ds 
irerdad d sns razones sino los que se dcspojsron ds 
todos ios titnlos de justicia que les asisdan^ para 
ponerlos en manos de sns enemigos ? Fernanda VU 
es qnien. Ios ha aniqnilado desde el palpito: Fcf^* 
nandd VII gimiendo ^n prisiones, y deapqjado «1 
mismo tiempo de sus derecfaos por sua iBnatos 
Tasdlos! Fernando VII cantrro entre la Fran- 
ceses i J Veneanela imitando & los FrancesM en las 
roasdinas de sn nnevo gobiemo: Fernando VII ia- 
snitado per Buonaparte y dec|arado por indigno ds 
reynar en EspsdSa-; y Venezuela eonftnnando <sl in- 
sulto y declarandolo igualniente indigno de 'reyHf 
sobre ella^ j No sabian los que asi pusieron d Fer^ 
nando de parte de ios contrarios, que babia tor* 
mentas, bambres, pestes, terretnotos y otrps maks 
en el orden de. la natnrdleza ; y que la menor det* 
gracia de este genero podia aniquilarlos^ combinada 
con cl nombre de Fernando ? For el contrario ese 
inisnio nombre hubiera sido su escndo en qualqnier 
cvento de la fortiina si hubieran seguido el mmbo 
de la revolucionpriniera. £1 reconocimiento finne 
y constante de Fernando VII habria, tiempo ha, 
preparado la opinion para que el terremoto no 
Bubiera tenido mas efectos que las meras desgnn 
cias iidicas que debia causar inevitablemente. Si 
Venezuela bubiera permanecido firme en so primer 
systema de conservarse unida i Fernando, baxo la 
observancia de las leyes Espafiolas ; desde el mo* 
mento que aparecio la constitucion que ban dado 
las C^rtf s^ pudiera haber abierto la mas tremenda 



one 
Las 



415 

bateria contra ellas, declarando A los poeblos, qne 
la Doeva constitucion Labia despmado al rey de 
casi todos sos antigaos derechos. £sto lo hnbiera 
entendido en Venezuela todo el mnndo ; y al de« 
cirles los predicadores qoe el teiremoto era en 
castigo de su revolucion politica, lels habrian pre-* 
guntado ; si el terremoto no babia asnstado siqniera 
i alfi^nnoi de los dipntados en C6rtes ? 

No nos cansemos. £1 terremoto ba precipitado 
la contrarevolocion de Venezoela ; mas la depen^ 
denda de aqnel pays se sancion6 para siglos, desdt 
ne el congreso tomo el gobiemo en sns manos. 
pmebas de esto son claras, y creo qne no 
podria darlas abora mas individnalmente qpe 
quando las expnse en mi No. ig. Todas se pnedeu 
redncir & nna. £1 buen resnltado de las revoln* 
ciones qne no estin sostenidas por nna fnerza mili- 
tar mny grande ; pende del favor qne les da la opi-^ 
nion publica. £1 grande estudio de los gefes debe 
ser medir sns pasos de modo qne sin perder de 
yista el ob jeto principal, pnedan ceder d los direr- 
80S partidos qnanto no se oponga directaraente i 
dicbo objeto. £1 punto esencial en la America 
Espafiola era consolidar una revolncion qne la 
sacase de la dependencia real y efectiva en qne 
estara entre tanto que sn gobiemo interior se halle 
en manos de vireyes y gobemadores nonibrados en 
la peninsula. £ste objeto, presentado en buenaluz, 
pocos, poqoisinios enemigos ]>odia tener entre la 
gente respetable de esos payses. Mas de tal ma- 
nera lo de$fignr6 el congreso de Caracas, y tan im- 
pmdentemente lo mezcl6 con otros mil c|ue lo de- 
tacreditaban para con nnos, lo bacian odioso para 
con otros, y lo ridicolizaban para con mnchos; que 
la convulsion mas pequefia bastaba para que todo 
el nuevo edificio se viniese de una rez abaxo. 

Los hombres oo se enganan tan groscramente en 



» • 



4lS 

ras icitereses que sea menester foriirlos^! 
pani que los ajbrazen. Desded momento que n 
.gobierno establecido por una revcdackm gcnenl j 
espootapea como la nrimeiii'de Caracas^ empiciti 
Qsai* 6fi annas y soplicios ; ea evidente que proeede 
por otro impnlso, y en otra direcdon que los c)ae 
^kscibio del pneblo ;' es ' claro qne por igporanda 6 
malicia no b^ sabido mantener unida la <^iuoa 
qbe le dio: sn primer existencia. { Porqne empesa- 
Ton las cindades a titnbear y i separarse desde la 
' dedaracion fnnesta de independencia ah$ohitm? 
I Porqne no ba babido desde entonc^s mas one des- 
orden, miseria^^y derramamieiito de sangre r Lan- 
mtk es evidtote. Lcis pneblos de Venezuela k ex- 
cepdte de nn carto nduiero de empleador, y de 
Enropeos, no podian dexar de conocer que' serit 
una ventaja grande para el pays.tenef en si misBO 
un gobiemo proprio snyo qne cnidase y mangaie 
sns. inlereses; qne pnsiese en libertad absolnta i 
sn Comercio € indnstrifi : que protegiese 4 los indi- 
vidnos, y los libertttle de la intolerable opresioo y 
continnos insultos de un gobernador, y unosoidoRS 
u quienes la distanda de todo superior debia hacer 
opresores ^ insolentes. Pero el congreso de Ve- 
iiezaela, en vez de hacerles probar mus y mas estas 
ventajas y de cevar el esjnntu de verdadera inJe- 
pcndencia con alias : en vez de adomar la estatua 
dc la libertad con ropas que antique la desfigurasen 
un tanto, la aromodasen a los mal exercitados ojos 
de aquel pueblo ; la.expusicron en una desnudez 
vergonzrtsa, y la rodearon completainente de es- 
pinas que habian de herir en lo mas sensible i 
quantos viniesen a abrazarla. 

Considered) V. bien, sefior mio, y veni que pa- 
rece (|ue Ics faltaba tieinjio a los del congreso para 
alarniar a todas las clases mas respetables del pne- 
blo, y para provocar contra si y contra la revulu* 



417 

don qaantas preocupaciones existian en aqnellos 
payses. { De que pfkdo nacer este delirio ? i o creo 
qne no es dificil explicarlo. 

Dos cosks, dixe i V. en mi carta anterior, me 
hacen desconfiar del buen exito de las revolnciones 
de America; ▼ despnes de la catastrofe de Caracal^, 
mi temor est a mny cerca de convertirse en entero 
desaliento. — Jacohinismo y FrancesismOy son el ve- 
neno cnyas resultas temo. — ^nando babl6 del Ja- 
cobinismo que descubria en los priraeros procedi- 
mientos del congreso de Caracas, mo respondio V. 
en tono de cieita iodignacion porqae aplicaba a- 
quella palabra a una corporacion cuyos individnos 
no conocia ; y, recordanao los horrores que babia 
cometido en la capital de Francia la faccion que 
dio origen d dicho nonibre, concluia V. qne en 
America no podia haber tales Jacobinos. Del misino 
modo podrianindignarse contra mi los que entiendan 
la palabra Francecismo en el sentido en que se 
aplica en la Peninsula a lo8 C|ae quieren verla so- 
iiietida al gobierno del bermano de Buonaparte. 
Pero e\ Jacob! fiismo y Francecutmode que yo bablo, 
son vicios que sc presentan con mny diversos grados 
de malignidad y fuerza ; y tanto en America, como 
en Espana estan esparcidas sns semillas, y ann ban 
hrotauo ya baxo divcrsas formas en las provincias 
Espanolas de ambos mundos. Prescindiendo a- 
hora del nial que estan baciendo en Espana, solo 
tratare de probar que estas dos coshs ban perdido 
d Caracas, y que aniquilaran basta la sorobra de 
libertad en qnanlas partes de la America Espafiola 
se pongan en accion sus principios. 

No son las acciones de an Robespierre lo que 
caracteriza al jacobinismo : sn esencia consiste en 
el espiritu que produxo tales acciones, y qiie lat 
rcpetiri con cierto grado de semejanza en todoi 
tiempos y payses sesrun las circunstancias con que se 
combine. £1 jacohinismo es un fanatismo politico, 

TOMO V. 3 F 



420 

viduo de los que tienen influxo constante en lo^. 
Estados a quien no se le annnciase qne tenia que 
pagar alguii {)enoso tribnto a la secta que habia to- 

ado el mando. 

Que esto lo hiciesen los jacobioos de Francia, 
sabiendo quan numeroso era su partido en ella; 
frenesi fne ; mas, frenesi que la probabilidad de 
lograr su obfeto podia explicar hasta cierto ponto. 
Fero jtan desatinados son los Jacobiiios £spanole», 
que no conocen (|ue son un punado, un pequenisi- 
mo partido, debit, sin coniunicacion entre sus in- 
dividuos, sin medios para aumentarse, y sin teuer 
nn paluio de terreno en que hacerse firiiies, porqne 
a cada paso tienen baxo los pies un abisnio r ; De 
quien pueden espcrar apoyo? Los (|ue no tienen 
que perder, j los de^^contentos se les nniran al 
pronto ; mas luego voran que es tan imposihle 
manejar a aciuellos, conio contentar a estos. £1 
amor y la teruura que los reforinadores han pro- 
fesado en su gabinete 6 su tertulia, a las clases in- 
fiinas u quieneseiu])iezan<idalando, se convierte bien 
prouto en indiguacion al ver que estas cla^^es toni^iii 
a laletni lo que les ban didio acerca de lil>crtadt 
igualdad absoluta. Los niisnios que se nhrazabau 
antes con la teruura de hernianos, niirandose couio 
unidos con los lazos de una secreta a^ociacion 
en favor de la luuiuinidad y la tilosofiu ; no bien i« 
huUan diviiiiendi) entre si la autoridad v el mando; 
quando los zeltj> dc la ambicion los convicrten eii 
mortules enemijio^. Kn c^-ta ^ituaciou ile cosas, la 
desorganizAiion universal que e^tos boinbres cansan 
por sysleina, la opo^iciou tpie encnentran en la^ 
clases que liaii irriiado, y id iiuiiuilidad v viciosdc 
ias que ban ijueriilo atniersi* con proiiiesas v adu- 
laciones, c<nnbinando>e con la inexjiericnria en nu- 
lerias prdcticas de aohierno tjur c.s i>ropri;i do estt.H 
poUticus nietati>icos ; ponen al eslado en un dc^- 
ordea horroroso, en que id [uiedc seguir humaiu- 



SI 



421 

nicnte sin nniquilarse ; y en que el exceso y la ge 
iieralidad de los males obligan a todo el niando a 
poiierles terinino a qiialquier costa, 

£sto es lo que lia sucedido en Caracas. La evi« 
dente opresion del gobierno Espanol habia pre- 
parado los aninios para una revolucion. Las cir« 
cunstancias de la Peninsula al entrar los Franceses 
en Andahicia, activaron estas disposiciones, y con 
grande unaniinidad se execut6 la revolucion pri- 
jnera. Pusieronse al frente de ella algunos hoinbres 

^nulentes que la dirigieron algnn tienipo con tino. 

Jas ora fuese que entre ellos estaban las cabezas 
exaitadas que luego aparecieron, 6 fuese que acn- 
dieron despues al olor dc la presa ; lleg6 el fbnesto 
dia en que estas personam pudieron gobernar al mal 
fruguado congreso de Venezuela, y se verific6 en 
aquellos payses el terreuioto filosofico de la decla- 
racion dc independencia, que los connio^io hasta 
los cimientos. Siguiose al momento la division 
que lie pintado. Vsdencia y otros pueblos se sepa- 
ran. La extravagante idea de formar un gobierno 
federal, (que supone diversos estados 6 gobiemos 
anteriores a la federacion) en un pays qu« nunca 
habia estado dividido de niodo algnno ; produxo 
cisma entre los n)i:»inos diputados del congreso ; 
}K)rque habicndo de formar primero los pequenos 
cuerpos que babian de componer la federacion, 
cada uno queria, con razon, (|ue se hiciciie la par- 
ticion de tal niodo que d ^1 Ic tocase ser cabeza. 
Jnntose a esto la emulacion dc las familias y par- 
tulos que se atisbaban con ahinco. £1 i^neral 
Miranda era olijeto dc zelos para mucbos de los 
Muevos mandones. Annque lo necesitaban coriio 
general para sostener la guerra; Ic economizaban 
qnanto podian los medios de hacerla, y de an- 
uientar su partido en aquellos payses. IJin'anse, 
empcro, cstos dos partidos para sugctar d los (lcs< 
contentos, y hacian crecer su nomero con lus K yes 



422 

tiranicas con que amenazaban a los que no abraza- 
scn sus opiniones. Semejante gobierno debia ser 
infinitamente debll en todo lo que tiene relaclon 
con el inanejo interior de que depende la existenda 
de un pueblo. El desorden debio crecer por una 
natural consequencia. Amenazados cons tan temeate 
del partido Europeo 6 incapaces de organizar una 
fuerza suficiente para toinar el pequeiio pueblo de 
Coro, centro de la oposicion, la guerra continualia 
lentisimamente^ y aniquilaba los medios de vivir 
en aqucllos payses. La miseria habia llegado a nn 
punto increible. Crecia el descontento en las 
clases superiores al paso que iban participando de 
la comun miseria ; y las infcriores que sostenian la 
revolucion del modo ciego que pudiera esperarse 
de todo baxo pueblo, y en especial^ de ono 
que nacio y ha vivido en opresion ; no podia 
creerse que siguiesen el nuevo systema mas allade 
donde faltase dinero y pan que darles. En esta 
situacion se hallaba Caracas quando aconteciod 
terremoto. La miseria crecio con ^1 hasta la deses- 
peracion, y esto dio dnimo d todo cl niundo contra 
el nucvo gobierno que aborrccian de anteniuno. 
En vano se repetian al pueblo las frases poinpos;:* 
que se habian cmplcado antes. La snpcrsticion, v 
la ignorancia cerraban los oidos de unos ; la eina- 
lacion y la envidia hacia inaccesibles a otros. El 
congrcso sintio su proj)ria incptitnd al accrcarso el 
rie-^f^o, y tiraron las riendas al priinero cjuc quisiera 
tomarlas. Un dictador no bastaba en semejante 
aturdimicnto : Yo no se que distrito creo uno pan 
si proprio en tanto que la federacion daba cste va- 
no titulo al general Miranda. Mas los nombrrs no 
constituyen d las cosas, y poco jmede un dictador 
que no tiene quien oiga sus dictados. EI pueblo 
todo estaba ansioso de descansar de la revolucion, 
y solo queria ponerle 6n de qualquier inancra. 
Mqntevfnrde entra por las ciadades y pueblos dc 



423 

Venezuela sin fuerzas, ni resistencia que sc las 
haga echar de menos. Miranda se ve abandonado 
cle todo el mundo^ sin que liaya ni uno que lo li- 
berte de las manos dc los Espaiiolcs ; — y asi ter- 
niina la revolucion de Vcnozuela, de cuva existencia 
no quedara mas rastro que su memoria para ar- 
redrar d los pueblos y ])cipetuar la succesion de 
Vireyes en America. 

Tal es el efecto de las tentativas desgraciadas 

S)ara estableccr o rccol)rar la libertad de los pueblos, 
^a causa y la iiuertc de la America Espafiola se 
hallan en la mas peligrosa crisis. De la justicia 
con (|ue aquelios payses pidcn una reforma en sa 
«stado politico, que los ponga en el camino de la 
prosperidad que la naturalcza les ofrece; yo he 
sido, aunque debil, defensor invariable. De la in* 
justa tenacidad con (juc los gobiernos Espanoles 
los ban tratado, dando ocasion con los medios hos* 
tiles que emplearoUy sin oirlos, a mucha parte de 
los dcsordenes que se ban verificado ; siemnre ba- 
blare con la indignacion (|ue hasta abora. Mas, el 
amor de la verdad y hi bumanidad me obliga d 
dirigirme d los que sc ballan 6 puedun ballarse al 
frente dc scmcjante^ revolucioncs, pidiendoles que 
tixen su consideracion y cxaminen desiipa^ionada- 
tncnte la catastrofe de Caracas. Pcseu escrnpu- 
loaainente los ricsgos y las prubabilidades de la 
grandc cmprcsa que toman enlre manos : calculen 
ci caractcr y las circunstancias de los pueblos a 
Cjuicfies excitan a ganar >u libertad, ])or la fuerza]: 
mcditcn bicn sus ])roprios principio«, y cxauiinen 
su capacidad para cl empeiio eu que se ponen. La 
Yoluntad de un pueblo que conoce que puede y 
detjc mcjorar dc estado, aunqiie no sepa el como ; 
cs nn gran princiju'o, una fiierza poderosa que bien 
dirigida tcndra sienipre rcsultados feliccs. Mas 
para diriglrla se requiere un saber protuEKlo, un 
conociiuiento practico de los houibres^ una pru- 



424 

dencia consninada^ y una recta intencion & toda 
prneba. Ponerse al frente de un pueblo en revo- 
huion sin mais conocimientos qae los crudos 6 in- 
digestos principios que sc ban adqiiirido en la lec- 
tura de una porcion de vagas declamaciones con el 
titulo de tratados de derecho natural y de politica; 
es conieter la locura del qne tomnse el mando de 
un navio en tienipo de tormenta, sin haber visto It 
mar, y fiolo confiado en qne babia leido algnnos tra- 
tados de navegacion eu sugalnnete. Salvar d lapa- 
tria de una opresion in justa, y enseiiarla el camino de 
vindicar sus proprios derecboS ; es la crnpresa mas 
delicada que se puede presentar A los hombres. 
Qudnta sea la responsabilidad del que la toina sobre 
si ; io expresa admirablemente uno de los mayores 
politicos qua ba producido Inglaterra*. Con cnvfiLS 
palabras concluire'esta carta, dando en ellas una lee- 
cioa profiinda que niediten los Americanos. 

'^ Entrc todos los negocios bumanos no hay nin- 
guno en que este mas indentiHcada la voz de la vir- 
tud con la de la prudencia bumana, que en esta 
gran question de la rcsistencia abierla a un gobier- 
iio e>tal)le(ido. Se ha dicbo, no t^in mulicla, que 
el exito cs, laii mas voces, lo que constituye 1h uni- 
ca difercncia que bay entre el traydor y el liberta- 
dor de iiu palriii. Miis antes debiera decirse que 
una piohabilidad racional 'de buen exito es lo que 
cMstinijue la bieu nieditaOa enq)re8adol patriota, de 
los desatiuados jdanes del perturbador dc la cpiietud 
jmblica. El vxito )w es/a en la mauo del homhre; 
pero el nierccerlo fcliz por la eleccion de la oca- 
sion mas oportuna, y el mas conveniente objeto ; 
por la ])nidencia de los medios, y la piireza de laf 
intencioncs ; por una causa no solo justa en si, 
sino capaz tanibien de ganarse la o])inion general v 



* Mr. F<ix en !a obra intitnla i:i •« Hisiurv of ihe carlv Part 
of iht Heiga of Charles the lid.," c. 3, \u 170. 



425 

el apoyo del pueblo; es el cleber indispensable, del 
que emprende una insurrecion contra el gobiemo 
estciblecido." ..." De otro modo (conclnye con las 
palabras de uno dc los gefes republicanos de la 
gnerra civil en tiempo de Cromwell) creeria no solo 
que habia de responder de mi propria sangre ; sino 
en cierto modo, de la ruina y destraccion de todos 
aquellos d quienes yo hubiera inducido d tomar 
parte, aunque fuese en la causa mas josta del 
inundo." 



DOCUMENTOS 

Concernientes a la causa del ex-regente de Espana Don 

Miguel LardizabaL 



Dictamen de Ui Junta- Suprema de CensurOy ttohre el JUa- 
nlficsto publkado par el ex^regente. 



Scuorcs (Ic la Junta Suprema dc Censura. 

D. Maniivl Fernando, Ruiz [ D. Antonio Cano Manuel. 

del r>ijrgo. r p. Riinnon I»pez Pcle^n. 

R. Obispo de Sipienza 
D. Feriiuiido Ximcnez dc Al- 

))a. 



D. Martin Gonzalez de Navas. 



Ell la eiudud de Cidlz d oclio dc Abril de mil ochoclentos 
doce, los senores dc la Juuta Suprema d^ Censura que se ex- 
pre^au hI mar^n, liabiendo vlsto y exaniinado deteuldameute 
cl pa{)el tituiadu : *' Manifiesto que presenta a la nacion el 
eoDirejero de estado I). Miguel de Lardtzidml y L'ribe sobre su 
conducta politica eii la iiochedel 24 de Soptiembre de IS 10/' 
ilnpre<^o en Alieante p(»r Nicolas Carralala eu 1811; y las 
ccu:»ura5 Iieclias pur la Junta Censoria dc esta proviiicia dc 



426 

Cadiz en 1 5 de Noviembre y 25 de Enero proximo posido; 
como .ic^almente las refutaciones con que las impugna ei 
autor de dicho impreso, defeodiendo y explicando su doc- 
trina ; con lo demas que resuUa de este expediente ; dixenm: 

Jue no conforraandose con las citadas ccnsuras de la Juntt 
'rovincial, que imponen al manifiesto la nota de subversivo j 
sedicioso; lo debian calificary calificaban de impolitico, falto 
de respeto a l:is Cdrtes, y depresivo de la autoridad de los !C« 
nores diputados suplentes, considerando por lo tanto peijudi- 
cial la lectura del manifiesto, y que no debe correr en d 
ptiblico. 

No OS en primer lugar subversivo, porque no trastorna ni 
destruye uinguna de las leyes fundamentales del estado. Li 
unica de que en el ee trata cs la de la soberania nacional; y 
lexos de destruirla la respela el mismo autor, que ya h 
habia jurado de antcmano. No niega en efecto la so- 
berania nacional ; sino es que por el contrario la reconoce n- 
di?al y originahnente en la nacion como en sii fuente : la re- 
conoce actuuhnente en ella misma en cxcrcicio ix>r el derecbo 
de reversion en las vacantcs del trono : la reconoce actualroente 
en sus rcpresentantcs para nombrar un gobierno sabio y ri- 
gon>o ; y la reconoce en cllos misinos en el use del poder le- 
gislativo, que cs el atributo cscncial y el mas sublime de li 
soberania. Reconoce, en una palabra, que la nacion es sol)e- 
rana con su mismo soberano como cabeza xle ella ; y por lio 
babersc dcclanido jvsi, crec q\ie en cllo sc comet io un yeru 
de grave transcendencia [ior cl peligro de la propatr.icion (!e 
los principiosdeinocraticos, que, ensu dictamen, |x>drian dc:- 
tniir la inonarqnia. Pero, aun asi, afiade, que ni t51 ni otro 
pariicuiar ni otros amclios, son los (|ue pueden ni dcben cii- 
iiuMidar el yerro; siiio es que csto pcrtcnece unicamente a l:»s 
jiiisinas Ccirtcs: de modo que al pa?o que reconoce en elL^ 
e>!a autoridad sobcrana, enscna d los dcmas a obedeceria y 
respctarla. 

Si en otros lugares dice (jiie la soberania no pucde ni del«e 
estar en las C<)it<;s, y (|ue fue un despojo haberla quitado dc 
la regencia pani trasladaila a las mismas C6rtes ; no es jxKqiK 
la contradiga ni dispute, sino |)orque entiende en ello jKir sv- 
berania, el mando su|)remo, el gobierno, la autoridad del rc}, 
6 sea el poder cxeeuiivo. J)e Iser Cbte su ^entido bav ca?i 
en cada pagina una prueba. J)aremas algunas. — Dice, jxn 
exemplo, que si no se corta desde lucgo el cancer del denio- 
cratismo; anuinara y destruira muy pronto la mojiarquia, y 
que la so* '\ cstd de hecho on las Cortes : cuyas palabra 



427 

son del todo alusivas al poder executivo, ya porque no podia 
dudar lo que nadie duda — de que el poder legislativo cstd de 
derecho en las Cortes ; ya porque directameute se propvso 
oponerse al gobicrno 6 mando supremo meramente popular 7 
democratico. La comparacion que hace de Tiberio con ka 
Cdrtes, es, por lo tanto, limitada expresamente i. la ambicion 
del mancji^), scgiui el texto latino de Cornelio Tacito, que ca- 

f>ia en la^ota ; pero con iwxs expresion, si cabe, en estas pa- 
abras : fueron poco a poco utrayendoselo todo hfista apo^ 
derarse del mando y del gobierno : y asi entendio que el 
despojo del mando y del gubierno era lo mismo que de la so- 
bcraiiia. Lo mismo cntiende quando se opone d la soberania 
del pueblo ; puos que bablando de ella dice : es un delirioJi~ 
giirarse posible que piieda subsisfir una nucion tn que 
mandcn todos los que la componen . • . y que strd etiiera^ 
fnetite inrtlil en ella, sino se trafisferia inmediatamente a 
otro u olros jntcos. De ^te mando de todos, dice en otro 
lugar dol maiiific'sto : que es una quimerOy y ufia cosa que 
no pnede ser ; jHirque donde trulos mandan m> inanda niun 
gunot segun se explica en la refutacion de la primera cen- 
s«ura. Habla igualmente del mando supremo 6 poder exe- 
cutivo quando dice que la regencia y los tribunalcs mandan 
en nombre del rev, y que la soberania de la nacion estd en 
Fernando \IL ; dc suerte que en los citados lugares y otros que 
pudicran citarse ; por soberania entendio, ::in la menor duda, 
el mando sobcrano, la p^jtcstnd del rey, y cl poder executivo^ 
cuyos excclsos atributos, asi de la ssmcion de las leyes como 
el de la declaracion de la guerra y de la paz, y otros muchos 
dc cbtc ordon, ofreeen verdiideraincute la idea de un poder 
soberano. 

No es por tanto de extrauar que se explicase en estos ter- 
minos, porque adema^, son i^ynoiiimas las palabras rev, mo- 
narca, soberano, que sii^nifican una misma cosa. Por lo mis- 
mo, sc ban usado indistiritamcnte desde ticmpos muy anti- 
gtios y en actos muy solcmnes ; y lo proprio ha sucedido en 
otras naciones, aun en aquellas en que el gobierno participa 
menos de la forma mou^rquica que el nuestro. Kecordaija 
tambien que las mismas Cortes habian jurado al rey c<^mo 
soberano, y que la nacion cntera lo ha reconocido baxo cste 
caraeter, sin tropcAir en la palabra ; dc la qual hnbia usado 
el icnor Saavedra en una harenga hecba a las mismas Cartes 
con niotivo del cumple anos del rey : y aim pudo anadir que 
estas no han declarado que no se nomine soberano ; ni sc 
ttb^ siquiera que hubiesen pensado en ello. 



438 

Persiuidido porotra parte de que tasobeniita cs individik; 
BO podia de otnt suerte componer la aoberania de la nacioD j 
k del rey, sino dicieudo que en una misma. Esta cs k 
suma dfe su doctrina : dcxrtrina de cpncordia y no de subfvcr- 
aioo, conforme en todo £. \o que opinaba uno de ios dipatadai 
efl eaita escrita al scnor Obispo de Oreosey asq^imndo qoe 
asi entendian las Cdrtes la soberaoia nackmal, y que tcuia 
evidencia de ello. 

La explicaba de esta suerte el autor del manifiestci, no sob 
guiodo por sus principios ; sino estimulado tambien del dcsen 
de prevcnir cl mal que podia acarrear la deelaiadon aishda 
de la misnia soberaiiia. Veia, en efecto, que £ su abi%o 
propendbn algunos cscritorcs A querer establecer un gobicraa 
puramentc popular, y recelaba que cAndieodo ^tas mauani^ 
podria liegar i. bonarse h noble feseiia de Fenuuido^ qm 
reone i innama A todos Ios buenos Eftpaiioles contra sa one* 
sor. Sc o|)ohe por lo mismo i estas opiniones democntm 
como destn]ctt\'as de nuestro actual systema de gobiemo^ de 
Ios dercchos de ladynastiareyoante, nue\'amente reooDoddos 
y contrarias en fin A la voluntad general de la nacioD. 

No puede, en consequencia, considerarse subversiva la doc- 
trina del aulor del manifiestoi que apenas se difercncia de la 
declaracion liecha por las Cdrtes. Esplica, puea, la soberadia 
nacional ; mas no la niegai ni la impugna : presenta Ios ia- 
conrenientfs de una declaracion aisiada ; pero no la resiste 
ni h dcsobcdccc : en un palabra, procura conciliarla con la 
i\e\ rcy, 6 mas bien idcntiiicarla, pani huir iiasta dc la somlKa 
de dos sobcranias en un mismo estado ; que scria cosa monv 
rrtiosa ; pero sin confundir Ios derechos de la nacion y del 
rcy, y sin ofcnder las facultadcs inhcrcnti»s al cucrpo, ni per- 
jiulicar las funcioneif peculiarcs de la caheza; que cs el niodo 
miis deiicndo y hurmonioso de conccrtar la nrtrchade susres^ 
|>pctlvas atribuciones en mayor bien de la nacion y de la csta- 
biiidiul del go1}icrno monarquico, que en una potencia iode- 
pendicntc sicmprc sc ha considerado igualmente soberano, y 
no puedc menos de ser tal, si ha de tratar con las dcmas. 

No cs, pucs, de modo al^no subver^ivo ^e uianifiesto, ni 
en las opinioi - que coniienc, ni por Ios fines que aparecen dc 
4*1 para su pubiicacion. En conscquencia, cs muy claro que 
tanipoco puedc scr scdicioso, j)ucs que ninguna doctrina 11^ 
a csta calificacion sin scr subversiva. No cabe, en efeci.\ 
escrito sedicioso sin que precisainente sea subveKivo ; porquc 
lo prirnero que sc qucbranta en la sedicion es la ley de I«i 
autoridudcs establccidas, cuyo violento desjwjo 6 auiquiLi<* 



429 

miento es el objcto peculiar de las sedicioncs. Quando se 
excita al pueblo para tan execrable designio ya esti. violada 
la ley, y luucho mas quaudo se proparan los medios dc 
bectio, como son los bandos y parcialidades, 6 la fuerza ar- 
mada dispuesta a Ucvar A cabo la empresa; pero todo ello 
precede al suceso ; y el primer paso fue ya subversivo por U 
tninsgrcsion efectiva.de una ley fundamental, ea cuya ob- 
ser\'ancia esta vinculada la tranquilidad ptiblica. 

No era, por tantQ, necestirio probar que ^te manifiesto no 
puede ser sedicioso, quando queda nianifestado que no es 
subversivo; pero no cstara dc mas exponcrotros convencimien- 
los de ello, sacados del mismo juipreso. Por de contado^ 
aunque ^te conticne varias expresiones fuertes y duras; no 
bay en ^l ni un periodo, ni una sola palabra que respire sc- 
dicion ; pues que nunca aconseja levantarse contra las leg;- 
timas potestades ni ensena que sea licito injuriarlas en ma- 
nera alguna. Todo al contrario. £n la pag. 4\ repite ^ hs 
Cdrtes que el senador Cdyo Cestio dixo en el senado : qne 
verdaderametiU los principes estun en hi iierra en lugar 
lie los dioses. £n la 5*. (kclama contra el abuse de Li li- 
bertad de la imprenta como un desorden funesto que nineun 
buen gobiemo puede tolerar por ser cosa enteranieiite des- 
tructiva de la caridad Cristiana y de la decencia publics* 
£n la 7^ dic^ que donde quicra que est^ la soberania deb^ 
respetarla, que la re<{)etd, y que ba dado un grande exempk) 
& todos obedcciendoLi aun en lo que lia sido inju^ta, por la 
orden de su salida 6 destierro. £n la 18*. eocareco taato la 
obediencia al gobierno queen acabandose de perder eiite res- 
pcto (dice) sera mas acertado y seguro pasarbe A los Mofus 
que vivir en Espana. £n la 23*. hablando en general de las 
condescciidencias de la primera regencia dc que fue indid- 
duo, manifiesta que esto no proccdio de cobardia ni debilidad ; 
sino por antcponer A todo la tranquilidad ptiblica y tenor |ior 
suprema ley la salvacion de la patria. En ki 2 i\ queriendo 
recomcndar el buen acuerdo de los £s]xiuoles en li^iber esta* 
blecido una monarquia hereditaria, se explica en estos ter- 
ininos : porque tu) podia oculiarseles que send, may despre^ 
ciuble para lodos y muy intitil para cllos un rcy al qni^ 
tar y prerario d qttien nadie vltedccma ni respetaria: 
con lo qual muestra su firme adhesion £ la iniuobilidad del 
gobierno. En la 39*. dice, que se alatuvo de dar cnenta a la 
Nueva Espnna de su destierro porque en aquellas circune^ 
taucias podria ser peligroso con respeto a la Peninsula ; 
y que quiso tnas bien quedar en ese descubierto (pues era 



430 

m unico represenfante) que ahadir lena alfuegOj tenitHdo 
por fnuHsimoSy por ingratos, y desprecinhles a ios que pro- 
curan 6 desean indispoiier a las Ajiiericas con Kspaha^ y 
aspiran a la indejietulcncia^ porqtie con ella tettdrian prm- 
ia y segura su propria ruina, Pudieran citarse otras para- 
ges de igual naturaleza ; pcro bastan Ios referidos para cono- 
cer Ios sanos pVincipios del autor del manificsto, asi en poli- 
tica como en Ijl moral ptiblica, sus ideas dc subordioacion i 
las potestadeSy su amor al ordcD, y sus descos por la prosperi- 
dad del reyno. 

Sin embargo es impolitico cstc manifiesto. Ljo primero 
porque tratando dc la falta de podercs de Ios suplentcs pan 
leformas substanciales, anuncia sin reparo, que lexos de coi- 
formarse las provincias de Espana y de las Intlias conlo 
que estan determinando las Cortes, liabra mil protcxtas y 
reclamaciones ; quando por muy justas que cstas fucscn cod- 
viene sin duda que no las baya, espccialmcntc en la actual 
erisisy que exjgiendo impcriosamente la mayor conformidsd 
aun en las misraa opinioncs, si fuesc dable, no cs cierta« 
mente ^ proposito para estas dudas y contiendas politicss; 
dcbiendo dexurse para en adclantc la enmicnda de lo quese 
hubiese errado, si ast fucse. Es impolitico tambien por la 
publicacion que se hace en el apcndice de la corrcsponacocia 
del scfior Obispo de Orense, cuyo asunto espinoso y dcsaini- 
dable era mejor olvidarlo como acabado, que rcsucitarlo" de 
Buevo intempeslivamente. Y lo tcrccro, porque fx>ndera i 
VA punto la prcpotencia de Ios suplcntes en las CV>rto:!, guc 
tupone arrancan dc ellas muchas decisiones contra la opinion 
de Ios hombres buenos y sensatos, que, aun siendo muchi^s 
sucumben contra su voluntad, dando de csta sucrtc una idii 
poco favora))lc y ventajosa a uiK)s y otro^:, que pudicra ii.v 
pirar desconiian/a del acioiio de sus dclibciacionos. i>in 
embargo dcbc advertirsc que si bicn cs inipoliticu c iuipru- 
dente ^sta dcscripcion, no puedc coiisiderarsc prt)bibido cl}l;a- 
ccrla, ni puede estarlo sin infringir el dccreto do libcrtad dc 
imprenta, en que se pcrmite manifcstaj* Ios defectos }K>!itiot> 
de Ios que gobieman ; espccialmcntc con cl fin saluilable dc 
que ellos mismos Ios juzguen y Ios enmiendcn, si son tales en 
la realidad ; pero sicmpre es mas cuerdo y generoso bacerlos 
presentcs en derechura al gobierno, que sacarlos dcsdc luego 
2 la plaza; y mas prudente tambien indicarlos con ddicadeza 
J finurBi que nada rebaja cl valor de Ios conceptosy que nii- 
^ ' ima rk w con un estilo acre y destemplado de que usa en 



431 

VHrios lugarcsy i cxempio de otros escritores que le prece- 
dieroii con vciitajius en ello. 

Esta cs ya una mut^tra de la falta dc respeto i las Cortes 
de que igualmcnte sc lui caliiicado este inanifiesto. La hay 
tambien en Ilamar despotica y un atentado laordcn de su par- 
tida 6 dcbtierroy porque nunca ha estado en nuestras costum- 
bresy ni escara jamas en las leyes del respeto el hablar de esta 
suerte de las 6rdencs supremas, por mas que en nuestros dias, 
trocando las frenos no haya licencia ni descnfreno que no se 
apadrine baxo el titulo de Ubcrtad. Sc advierte por ultimo 
dsta falta de respeto no solo en la mctafora dc lavar i un ne- 
gro, i cuyo vano empeno com para el trabajo dc las GSrtes en 
reformas de entidad ; si no partlcularmente en aquellas pala- 
bras — mucho mas en unas Cortes ucdfalas que^ quitandola 
de la cabezOj se han tornado la soberania. En todus estos 
periodos la palabra es dura y cl estilo se rcsiente de cierta as- 
pcreza y destemplanza que no sc avienc bicn con el respeto 
dcbido d la autoridad sobcraqa; pcro no cs esto de extranar 
CD una epoca, en uue [lor una parte acaba dc naccr entre du- 
das y cscollos la hbcrtad de la imprcnta, que en su infancia 
no puedc scr perfecta ni bicn cutendida, se advierte por otra 
que, agitadas las pasiones con nuevos y agudos cstimulos, 
rompen A cara descubierta los diques de aquella tcmplanza 
y modestia que siempre se miro como cl mejor ornato dc las 
accioncs y palabras} celchrandosc hoy por el contrario cast 
con general aplauso y admiracion, el touo imperioso, audaz 
y decisivo, como si fuese un elcmento proprio de almas fucr- 
tes y elcvadas, quando rcalmcnte no tlcnc otro origcn ((ue la 
debil y funesta intolerancia, 6 el egoismo encubicrto con una 
fatal hypocresia. Lo extrano cs que incurriose Limbien en 
esta flaqueza cl autor del inaniiicsto, tan celo^o en otros In- 
gares del respeto d las autoridadcs suprcmas, que sin duda al- 
guna, fue ^te uno de Vn princi|):ilcs motivos que sc propuso 
en publicarlo ; y asics poco mcnosque in)|XXMble caliiicar esta 
falta res|>etOy que por de contado, sc di.sminuyc notablementL- 
con tantas roaximas y cxpresiones de sumi:iiun y miramiento 
como sc conticnen en ^1. 

Por ultimo sc lia calificado dc dcprcsivo de la autoridad de 
los sefiores diputados suplentes, porque expresamentc la li- 
mita en su opinion A nombrar un gobierno sabio y vigoroso, 
T i. proporcionarle los medios que necesita para ai rojar de 
Bspana & los enemigos, y niantencr la tranquilidad interior 
del estado; negandosela, por consequencia, cu repetldos lu- 



434 

haeor iluiork h liberted polltk» de h impiaitft ; te ba oib 
en el enor de (jiicrcfy cod ieneiftiite finM, ooufcftircolitfcbi 
Im porai kdtwAomtBj y qiuilesquieft infestigaciooei 6 nodoM 
del qoe teoga una imeticion 6 pensamtenta El aenor Lv* 
dinbal oada bito, ni en el manifieslo refiere habttio hechOi 
INce mnl em an modo de penar, j qval $u inlencian; pm 
one mibiando a?eri^do que la opinion pfiUica era oontiarii 
a lu intendon, desutio de eHa. Aqoi no hay bechoa ni xaa- 
bra de ellos; y an bonibre que refiere en un eacrito^ quetnba 
nna intendon, un proyecto ^ualqu jera, por criminal que foae; 
no es reode pena alguna, si ningun medio piiao pan verifioi 
aupfoyecto. 

For ultimoy la idea del seiior Laidizabal no aaUo de h cs- 
fern de una men intencion ; y avo eaa no foe la que se k 
quiere atribuir, como lo pnieban, con evidencriaf las inisani 
palalnat del maoifioto (ibl. 21) que son las siguientes. ^ Fh 
mos claramente ^e, en aquella nochc^ no ponuunoa ooolarn 
con el piebioy nt con las armas ; que i, no haber sido asi| Ib^ 
do hubieni pasado de ^itramanera: poes, munfue immuLk 
regencia kubiera mado de Imfiierxaj se Aaftmr Aeela f» 
petar^ y habria Mostmido como del^la mtiorkkuty dih' 
carp del rey.^ 

Basta leer esto para eonvencerse de quees una cahnuiid 
faaberae dicho en los papeles publiooa que el autnr del ns* 
nifiesto descubrio su intenckm de haberae opoesto i las Cdrts I 
con la fuerza, si hubiera podido : es uua evfdente calunmii. 
El estaha muv persuadido, y con razon, de que la regcncii , 
representaba al rcy y exercia su autoridad soberana, que cs d ' 
poder execudvo : que no debia entregar ^ste sino 6 quien re- 

Cssentase al rey, pues el representarle era la unica lazoo (fut 
bia para exercer su poder, y todo lo que fuese entregarle i 
otro era abandonar la causa del rey, era serle infiel, ser pie- 
varicador y hacerse reo de lesa magestad : y como las Cdrte 
no represeutasen al rey, sino A la nacion, no debia entrfi»iri 
ellas la autoridad del rey 6 el poder executivo, sino aloue- 
vo gobiemo que las C6rtes nouibrasen, que es el que habia de 
representar al rey« Esto es lo que en otras circunstaocni 
hubiera hecbo presente A las C<5rtes, con el dcbido respelo^ 
urbanidad y comedimiento, para excusarse de entregar i elfas 
el poder executivo : y esto deberia liaber aquietadoi las (Mr- 
tes, y dexadolas satisfechas, pues cllas niismas declararon des- 
de luego que el poder execut1vH> (U'bia estar en la regencii. 
Y no t»y que decir que en ella Ic dexarou ; pues ya el aour 
del nianifiesto explicd, y consta cu autos, que eso fue sob ca 



435 

el Dombre ; pero en realidad la r^encia fue despcjada del po* 
der executivo^ do solo por las trabas que la pusieroD, sino por 
haberle qtiitado la soberania y tratamiento de magestad que 
coiTjrtponden al rey ; porque si las Cartes tienen la soberania^ 
es porque representan i. la nacion que la tiene ; luego, 6 se 
ha quitado la soberauia i, Fernando J^, \o qual no <liran sin 
ser peijuros y desleales todos los que la tienen jurada ; 6 ha 
de tenerla la regencia, que es quien le representa y exerce su 
autoridad. 



Publicacion de la Corresjwndencia del Sehor Obispo de 

Orefise. 

E\ principal objeto del autor del manifiesto iue contener el 
democratismo que ibaii introduciendo los papeles publicos, & 

Sretexto de elogiar la soberania de la nacion ; pues hablaban 
e ella coroo si fuese una soberania democratica, y no monar- 
quica ; lo qual, recetaba el autor del manifiesto, que, si no se 
atajaba en tiempo, vendria d parar en descubrirse al .fin, y 
quitar abiertamente la soberania i. Fernando VII. : y que este 
recelo era muy fundado, lo prueba el estado i, que ya ban 
Uegado las cosas, pues corren iibremente y sin oposicion al- 
guna, papeles que quitan la soberania & Fernando VIL, como 
son el titulado : Censura de las Cdrtes : el redactor de 5 de 
Junio de 1812: el del 13 del mismomes: el del 20: y el 
diario mercantil de Cadiz de 10 del ]ra citado. £1 senor obis- 

So de Orense, en pocas palabras, hizo el discemimiento de las« 
OS especics de soberania, mondrquica, y democrdtica, recono- 
ciendo la primcra, y no la segunda ; y como ese era el em- 
peno del manifiesto^ fue tambien la unica razon que tubo su 
autor para publicar la correspondencia de dicho senor. 

Nota. importa mucho explicar claramente que la repii^ 
nancia del autor del manifiesto no fue A jurar y reconocer la 
soberania de la nacion, pues eso lo hizo, y lo habria hecho 
siemprc con mucha satisfaccion ; no solo por obediencia, sino 
por proprio convcncimiento. Su repugnancia fue d dexarse 
despojar de la autoridad del rey, 6 poder executivb, para en- 
tregarle d las C<$rtes, y no al nuevo gobiemo. Esto lo tiene 
bien explicado, como consta en autos ; y es una malignidad 
el confundir uno con otro. — £1 haber enviado aquella noche 
d ohscrvar lo que pasaba en las Cdrtes, no es un hecho re- 
prehensible, sino una precaucion prudente y propria de horn- 
ores que tienen politica y toman sus medidas para cd>rar con 

2 G 3 



4S« • 

•deiiio. St d tator del numifieito ik> hnbieni vittD d ]pi- 
gvo one bahb en qiialqttiem rtpapmntSBf 6 na-oonfonniM 
oon un Cditfs, por fiindada y nuKHiabfe que Iheie; i^pot- 
miente httbieia refausado lo que ae edgio de ^1$ y cito hahm 
teiiido mabs eonsequencias. ' Al coDtnrics conoaenido d pe- 
ligro^ se fesoWIo i pesar por todo qdanto dc tfl le cx%iete; ao 
TaSblS ni mm con siis companera^ y toAok fberon inmrdirth 
tttente i dunpiir b que mattdaroo tas Cdrtes. 



. SANTENCIA D|SL TRIBUNAL BSPJKSIAL. 

Senores, 

Monasterio, I Bolanosy . I Undaveitia. 
Mocales, .) Vizmaiujfi, [ 

• 

JEa'la cludad de Cadiz d .14 de AgOBto de^ 1S12, hm aeooRf 
nuiitstjpcs que compobep ,e1 tribunal especial creado porb 
Cartes ^erales' y extraprdinarias dd reyno : habiendo vkto 
la caiisa fWmada'cobtra el aa'tor del impreso dtidado : ^Itk- 
.itffieslo quejpresenta £ la jDuidon el consdero de estido ])oa 
M ij^el de liurdizabal j Uribe, ono de m cinco que 
pusienm d supremo coii^jo jSe.regeucia de Ksnaiin 6. 1 
sobre su-eouducta politicly en' la noche dd iH oe Sc p i i cn ih e 
de 1 8I0y de la qual fesutiSft serb el misteo senor : j temeft- 
do preserite lo espuesto y pedido poir el senor fiscal, y la& d^ 
fensas hechas por el propno Don Miguel— dixeron : que ad- 
ministrando justicia to debian condenar y condenaroo i qoe 
saiga expulso de todos los pueblos y dominios de Espana ea 
d contineute^ islas adyacentes, y provincias de ultramar ; y al 
pago de las costas del pioceso : y mandaron que los cxfo- 
plares del manifiesto que ac ban recogido, y los demas que 
existen en la secretaria del tribunal sc quemcn por mano dd 
executor de la justicia en una de las plazas pdblicas de ^ 
ciudad. Insertese esta scntencia definitiva en la gazeta del 
gobiemoi, y pongase en nqticia de S. M. para los efectos coo- 
venientes. As! lo dccretaron y firman los senorcs del mar- 
gen, &c. 



437 



PROCLAMA DE LAS CORTES. 



LAS CORTKS GBNBRALES Y BXTRAOR DINAR IAS A LA 

NACION KSPAnOLA. 



Espaholes : 

Ijos C<5rtes generates y extraordinarias, a1 anunclaros la hor- 
rible trama con que vuestro fcroz enemigo intentaba sorpre- 
hender vuestra [lealtad, os prometieron desempcoar religio- 
samente la mas sagrada de sus obligaciones. Asegurar para 
slempre la libertad politica y civil de la nacion, restableciendo 
en todo su vigor las leves 6 instituciones de vuestios mayoress 
era uno de los priucipales encaigos que habiais puesto i su 
cuidado. En esta parte, aunque rodeadas de obst^cqlos, de 
dificultades y de peligros, ban llegado por fin al tdrmino que 
ae habian propuesto; y cumpliendo con lo que os babian o- 
£recidoy promulgaron solemnemente saocionada la ronsdtu- 
cion politica de la monarqula. En ella teneis afianzados y & 
cubierto de ulteriores usurpaciones todos vuestros derecboi. 
Ia densa nube que por tauto tiempo los babia ocultado i 
vuestra vista, no volver^ jamas A intcrponerse, si & los gene- 
rosos esfuerzos con oue los iiabeis recobrado, uois el respeto 
y la vencracion d las Icyes dcstinadas £ conscrvarlos. 

Hasta aqul vuestra libertad e^itaba expuesta A naufragar en 
el inmcnso pi^Lago de opiniones, que trae consigo la diso- 
lucion del 6rden cstablecido, 6 entre el conflicto de sistemaa 
que pudieran adoptar los gobiemos que se fuesen sucedieo^ 
iMi la revolucion. Vuestro mismo anhelo por recobrar vues- 
tros dcreckos podia liaberos extraviado en la senda de la li- . 
iiertad, porque tal vez vuestros enemigos, aprovecbdndose de 
vuestro noble entusiasmo, bubieran intentado precipitaros, 
ex^tdndole siniestramente, para conseguir mejor vestra escla- 
vitud : en adelante ya no correis este peligro. La religion 
santa de vuestros mayorcs, las leyes politicas de los antifuos 
reynos de Espaiia, sus vcneraules usos y costumbres, tooo se 
halla reuaido como ley fundamental en la constitucion polI« 
tica dc la monarquia ; y las opiniones y deseos de los Eqpanolet 



438 

I 

^e amboB mundos se ban fixado pan siempre ooo la prooHU 
gacion de este augusto CMgo. 

Si la^ Cdrtet, poco circaii8pecta% hubieraa teguido otni 
orincipiosque Iob que en esfe caao luin sido el ftnto de laiiB 
profunda meditacion $ si descouociendo las obligadoiies dea 
insdtuto hubieran dado oidos i las sugestkmes del intcmpd- 
Tado^ 6 dexindose arrastrar del f mpetu y vehemencia de In 
pasiQn^Sy hubi^nin diferido i ^poca htoieita tl pfemio deliUa 
fi vuestros sacrificios, las Cdrtes no habrian pfoo^di^ cod pR- 
vision ni coo prudencia. £1 augusto •€ai;go de reyr c Mttr i 
una nacion tan digna de la libertad no podia comeptir qoe 
vuestros mandatarios dexasen de eximinar cpn \/l mas fxqoi- 
sita ^rolixidad todas las consecuencias de la dilacion. £a 
medio de una guerra asohtdofa, como la que tan glotei- 
mente sosteneis ; eotre las convi]|lsiones que amenaian iU 
fiurm, si i. exemplo vuestro no reoobfa so independenoL 
mueno^ j muy grandes iioonttciintentot podBap aubiefeH^ 
^e alejudo m momento de cestablecer voestias aDt^giqa ■>- 
tituciones soln^'kp sdfidoB fhndamentos de una comUtu cifla 
escrita, comprometieseoi 6 quiz£ amquilaten para Amat 
todoB vuestros derecboi; y^ tan lamentable cai^ {soke' 
qui^n babria de recaer el enorme peso del resentimienlD t 
indi^acion naciona^ sino sobre la i^itoridad que habfds csla- 
blecrdo para precaver este d^sastre? Este, creedlo EsBaaoK 
esUi precavido ; pues si fuese cierto que todavfa liayais de exer- 
citar vuestra constancia y vuestro ncroismo con nuevos ss* 
crificios, la constitucion politica de la monarqufa seri pifi 
vosostros el centra de union y de concordia. Ln la scnciUci 
y claridad de su texto, en la jasticta de sus disposiciones, yen 
la liberalidad de su doctrina hallan^ pruebas anticipadas de 
la gloria y prasperidad que os esiieran, si Iknos de rcspeto j 
con6anza os acogeis & su amparo y prateocion. Elb os hari 
invenciblcs A despecho de todos vuestros enemigos. 

Si las Cdrtes, como ya os lo ban asegurado la primcra res 
que resolvieron hablaros, no sc hubiepin propuestQ mcrecrr 
vuestra confianza^ mas bien conprovidcnciasy decretosjuflos 
que con frases pomposas y estudiadas, acaso se extenderian a- 
nora en haceros la enunicracion de lo que habeis nierecido 
con vuestra constancia y sufri'miento. El asombro con qjue 
atdnitas os contcmplan todas las naciones, os anticipa el juicio 
de la posteridad ; y solo al gento de la bistoria dcbc cstar rr- 
scrvado hahlar dignamcnte de vyestm generosa resolucion j 
bcroica pcrscvcrancia. Mas al mismo tiempo no pueden &- 



439 

pensarse de llamaros la atencion Ucia el |Mremio debido y de- 
^cretado i vucstras virtudes. 

Las GSrtes, para prepararos a recibir dignamente la noble 
investidura de Ciudadanos, creyeroa necesario desterrar de 
entre vosotros las reliquias del regimen feudal. Abolido para 
siempre el derecho seiiorial, baxo qualquiera forma 6 deno- 
minacion que pudiera existir, os visteis restituidos i. la condi- 
ciou de hombres libres para respetar solo la autoridad de la 
ley y de las magistrados, y para ^ue no fuese nienguada.vues- 
tra fortuna, sino despues de cahficada la conveniencia 6 la 
nccesidad por una sancion legitima, 6 por la santidad de un 
contrato librementc celehrado. £1 deereto sobre abolicion de 
senorios fu^ el precursor de v-uestra libertad, y el entusiasmo 
eon que lo recibL»tei$ no dexd duda i vuestros reprcsentantes 
de que erais dignos de una constitucion. 

Para iievar A cabo obra tan grandiosa^ las GSrtes no quisie- 
ron retardar el ine&umable beneficio de rescataros del fatal 
influxo de un Cddigo, que sujetaba en ambos mundps i f6r- 
mulas y A reglamentos vuestra a^icultura, y el libre uso y apco* 
vechamiento de vuestra industna rural ; y prefiriendo ^ los cdl- 
culos e intereses fiscales los principios de justicia y de bene* 
ficencia, hicieron desaparecer de entre muchos de vosotros la 
prestacion de unos tributos, que en las vastas regiones de la 
Espana de ultramar os humillaba tal vez mas que os ofeudia. 
Las Cdrtes, para confirmaros en vuestras esperanzas, y para 
que no de^naydscb con la dilacion micntras cieliberaban sobre 
la Icyfiindameotaly creyeron oportuno anticiparos aquellos be- 
neficioSy sin que los innuinerablcs obstaculos que desde luego 
se ofrecicron i su vkta fuesen parte para retraerlas de su pro* 
pdsito. En el entre tanto vuestra Ubertad se afianzaba { y la 
constitucion, que clebia seguir de ccrca estos decrelos, no 
podia menos de aliviar en mucha parte vuestras desgracias. 

P&ra conocer la dignidad y grandeza A que habeb sido ele- 
rados dcsde su promulgacion, compared lo ooe ^rais baxo el 
gobicmo arbitrario de validos y ministros absoiutos con lo que 
^ois alK>ra protegidos por la estabUidad y cohercncia de un 
sistenm const itucional. La voluntad de vuestros reyes, sor- 
prebendida 6 proCenada por corrompidos cortesauos, se os anun- 
eiaba en todo como ley r^uprenia. Vuestras liaciendas, vuestro 
honor, y aun vueslrus yidas dependian del capricho de los que 
OS mandaban, y nada en la tierre podia defeoderos contra sus 
resentimicntos, 6 contra el descofreno dc sus pasiones. 

En adelante la constitucion politica de la monarquia, resta- 
blecicndo vuestros imprescriptibles derechos, os llama i piKH 



440 

nulgar Ibs lcyes|)oceL drgano de vucstios IrgiriaK«n^ 
sentnntes dc acuerdo con cl monarca; i decrctsr IiIwcjikK 
vutstras caQtribucionesyservickKpersoaalis^; & |^edir etticda 
cueiua dc su justs iiiver^ioa y aplicacion. Vut^iros coDim^ 
celebnidos siu violencia ))axo cl anparo de la ley, acriuf^- i 
ligiosumentc cumplidoa, sin que cl abuso de Ia autOridad pnt^ 
inivalidarlos. Vuestnis propriedadcs seran rcspetada?, y vub- 
trta pcreonos estarun & cubieito de prisiones y prucedimirnu 
arbitrarios. Los cteUlos <jiie se coineran contra las leyaienn 
perseguidoK sin accpciun de personam, y el sagrado derecfao de 
xeclaOiar la observancia de nqucllas, 6 pc-dtr cl casiign de ma 
infrat'tores, le podreis excrciiar con toda confianza m p^ ' 
«ncia devucstros reprt!sc»tantes, ytin ricsgns ni temom wb/b 
Ik bigradn pci-sona dc vuestros reyes. E! inf^niu y la Bptu3> 
cion, libvcs dc las trabas que hasta aqui habian encKdenado il 
enteodiniicnto, y puc^iio violeatas restTici-iones al sagrado dr- 
itcho de cooiunicar liis ideas y \oi \teii-MmieaiOi, os baria n>- 
tuoaos i [lastrados, y cl ftuto del Irabajo y dc la indiunii^ pR>- 
tegido por la fcliz iintirucion qiie ha de gobcrnsr i.-Desm 
pToviitcias y vuestros pueblos, no volvcrd i set auocx piea 
de la rspacidad fiscal, ni del intluxo dc los rcglanicntitf. 

Restituidos, cuino ya la cstaR, ea la plenitud de todosvuEF 
tros derechoB, apresuraos A remover los obslicukn qurx 
oponcn ul aiigusio imperiu de la coDSiititctoo que los cuAodH. 
Esto solo puede conseguine resCableciendo el drden y ia tna- 
quilidad de que os ha prirado el eriemign dc los hombra, 
portjue sill tranquilJdad y sin (irdcii la^ iiKJores leyes loo in- 
cficades. Id expubdon d exterminip del feroz ememiga i|H 
profana raeitro suelo^ dfbe boy mat que nuaca Kr d difen 
dt tuettragenerosoi esfu^izoa. El beroisnio y glotu de n^ 
CBtroi mayores, tao tetnidoa y revereiirakdos de las nactooes da 
amboB mundos, lenhi pan vosotraa moddo d« virttnka nK- 
tares, j voGotroa debeis incvtraio^ como entonom, digim de 
dompenr eo ellas oon vuestnn lAvictoi aliadoa, cooducidai al 
tiit)nfti por el liijo nredilecto d^ b victoria. EUns^ al noBM 
tiKtnpo que os auxlliaii, oombttciij ctHno vobatroit porta inji 
peomncta y libertad de k\s mtria ; por Ja glorn de su ma g ift t 
monuea, umbieo idolatnao de sun poiUoat oat lioa mim\ 
tkucioB en fin wbia j vcilenible, que loe ha otHiasdo de gl^ 
rit ypihxperidad : vuestraatema ycoMialalianm repass m' 
kwsiUidos randameniaa'do intereseiTecfprocai, de «-*'-- 
dad de MmiiDtemos, de tula como simpat!a, ooe c w gen dw 
Ktelnpre epttt i»ci^«l»» peqennas d smor 4rQmit« < kli^ 



441 

Confiados en la justicia de vuestra causa, y en la eficada 
de tan podeiosa cooperacion, oid con respetp la voz dc la aii- 
toridad encargada de gobernaros. Enianacion inmediata de 
vuestra repreaentacion nacional, y revestida de un i>oJer legi- 
timo por la constitucion sobre que reposa, la regencia del 
reyno os cbnducira ciertamente i la victoria, si fides oliser- 
vadores de sus disposiciones y providencias conservais aqucl 
espiritu de docilidad y obediencia que con asombro universal 
habeis manifcstado aun en medio de las convulsiones de vues- 
tra primera insurreccion, Esta qualidad crainente que os dis- 
tingue entre todas las naciones cultas, y que tanto na contri- 
buido d preservaros de ios horrores de una guerra civil, os 
bari invencibles. Nuevas causas reclaman mas que nunca 
en este momento vuestra fraternal union y vuestra perseve- 
rancia ; y las Curtes que os representan, y que jamas han du- 
dado de la elevacion y grandeza de vuestros sentimientos, no 

Eue<len dexar de precaveros contra todos Ios lazos, que tal vez 
abrd tendido i vuestra lealtad y i vuestra constancia un eue* 
inigo fecundo en ardides, € iucorregible con ios desengaiios. 
l>esconcertado, y fuera de sS con la afrentosa derrota en 

aue lia perdklo en Ios campos de Salamanca su reputacion mi- 
tar, y la esperaozR de recobrarla, podri intentar adormeceros 
con estos miimos triuofos : en la exAltacion del entusiasmo, 
y en la noble expanskm de vuestroa generosos corazones al 
veros libres desu abominable riominacion, guardaos de olvidar 
que la dobles y la hipocresia, la seduccion y la imposture ^ue 
ban encubierto siempre sus p^rfidas maquinaciones podrian 
ser mas funestas para vosotros que sus feroces ex^rcitos y sus 
batallas. Vosotros, pueblos, que os rescatais d precio dc xiies- 
tra saiigre ; vosotros que en el cspacio de quatro anos habeis 
sufrido con heroica resignacioo todos Ios martirios, vusoiros 
liabeis sido para vuestros representantes el objeto de su nuu 
ticrno y paternal cuidado ; sus principales desvclos se diri- 
gieron constantemente i preparams el galardon i que os ha- 
beis hecho acreedores ; vosotros habeis conoeido por una do- 
lorosa ex{)criencia quan amargos son Ios frutos ae la sonada 
felicidad que os anunciaban iiiestros feroces enemi(!Os; y el 
horror con que minus la vil cooperacion que llena de afrenta 
i. Ios que abandoiiaron la causa del lionor y de la justicia, 
servira de ntcanniento A Ios que todavia miren con indifcrcn- 
cia el'oprubio de la prevaricacion. 

J^ man>i(ni que han hecho en viiestra^ provincias \-uestros 
cruelcs o^iresorcF, ha acarreado, cs verdad, sobre vosotros todas 
las calanudades, todos Ios horrores de Ios tiempos de ferocidad 



» 1 ► - 




449 

T de barbarie : mtt no Jebeii imomr ^ 
nimaban en las provincias libret cl Veneocrde ht 
Diseminadoi por todos partes nu agentci 
perar en ellas un trastDrno^ inspbudo ei 
fianxa, y desacreditando la obra Jawinada £ oooaolidarvM 
Ubertad. £1 leoguage mas insidioso-y fdaa, el cac mjUM w-' 
to mas artificioso de los males de la guem, y et ahttiHB* 
to y languidez con que se condolian en presencia de !■» 
eautos, altemaliah coo las perspectivaa mat r irnrn a i, eoahi 
annndos mas lisonjerosysi se abanddnaae vticMm eam^ 4ft* 
xando tal vez entrei-er promesas seductoras, j r^toadKadam 
cordiales. Pero no creais que sus espemiuMi mfiaMm 
solo en este medio; 4 ^1 acompanaba ud nuevocrfoenadek 
infernal poUtica de Napoleon^ con que este fiiTwrnih 
de un solo golj^e d fruto de los afanes y^deavdoa de 
representantes. Una fiinesta negodacion, eoncebida «• d 
estilo de perfidia y capciosidad, que tanta ha diilindlid 



comiptor de lamonlidad pAUica de lasnacionca^' tfeaia ■• 
varos de la poderosa cooperacionde voestroa geaenmtm^Hmm 
Propuesta en Ldndres para -qiie 4 cierto ticmpi^ ae liicicse pi> 
blica entrc vosotros, sn objeto era debilit ar v uc a tina noioi^Mh 
gar vaestra perwverancia^ conomper viieairm virtiid^ 
jruestra lealtad, JLos inVames medkn con que^al'iiiisn 
po se procuraba cstrecliar el sitio de- la itieqcpugnalile fidfr 
y la inquieta vida y contimioB ardides del ciiudillb qui tmm% 
t)a su asedio, ponian de manificsto toda la extension desoste* 
nicrario9 planes. La.sagacidad dc \iiestro8 fieles y expeitoi 
aliadcs, pcnctrando toda la perversidad de una medida din- 
gida solo i ganar ttempo, y hacer inutiles sus esfuerzoa en h 
peninsula, frustrd sus esperanzas. Las Cdrtes por su partem 
iroporturbables en cl dcseropeno dc sus sagradas obligacioac9| 
hacian vcr 4 los maquinadores, que no siempre* en las situi* 
ciones dc apuro son inseparables del 4nimo de los bombres It 
agitacion y la angustia ; v el gobicnK), imp4vido 4 infleadbie 
en su noble resoliicion, desconcertalia todos los proyectos dd 
audaz y confiado sitiador. Brill6 por fin el fausto dia 22 dt 
Julio, y ruestros valientes y esforzados aliados deshicieroo de 
una vez en kis orilla» del 1 ormes las huestcs y las tramas id- 
perialcF. El rco de tun memorable victoria, resonando ca 
todm los angulos dc la Peninsula, redimid 4 la capital dd 
revno, y obligo al cncmigo 4 abandonar precipitadamente 
uuas lineas, en que por ef{)acio de trtupta y un mestt a|iim> 
con ignominia suya todos los esfuerros del arte y de la per* 
vfrsidad. 



443 

Perdido y sin concierto liuye por tpdas partes ; ma*? toda* 
vCa podrd dexar ocultos entre vcwotrtw siw miserables ngcntes. 
Precavoos contra sii hipocresia; sus promesas y sus vaticinios, 
« verdaU, ya nopodrdn sorprehcnderos ; pcro tal ve/ ad(»p- 
tanln alfruna.nncva manera dc seduccion, que solo iK>r des- 
conocidii puede iseros peijudicial. 

Desconfiad de los que on estilo de or^culo os dic^an, que en 
las reTuhicIones no deben los estados gobernarse por leycg c^ 
crifas. No deb oidos ft los que «e lanDcnten de las rctormas 
como intempcstivus } escuchad con cautela el lengtiage dc 
aquellos que intenten pcrsuadiros, que laexpulsiou delosene^ 
inigos de{)ende solantente de niedtdad militares. A los unos 
yft lo6 otros oponsdlep, que el orden y el sistenm son el unico 
medio de evitar el dcspotismo y ia anarquia ; que la refurma 
de los abuses Dum*a es mas urgentc que en medlio de la lucba 
y dc'sconcicrto, que dlos mismos ban promovido $ y que una 
gticrra tan cruel, 6\n objeto ni espcranza de libertad, no puede 
so^tenerse con gloria, ni tcrminarse con vcntaja. 

Las OSrtes hasta aqui ban desliecho todos sus ardides ; n» 
proyectos v sus tranias se luin convertido en su propio dano, 
y la actividad y iHgilaneia del gobiemo Jos ha per^eguido por 
todas partes, y ha penetrado hasta en lo mas tenebroso 6 in- 
Irincado de sus maquinacionos. En adelante el medio de ha- 
cer in^^tiles sus esfuerzos, de i'rustrar todos sus conatos ha de 
ser vuestro amor d la const itucion, vuestni firmexa en soste- 
nerla, vuestra perseverancia en no desmapr |K)r los estorbos 
que sc opongan d su establectmiento. Vuestros reprcscntantes, 
ae\ conio nada ha podido detenerlos en la drdua ompresa de 
pre]xirar1a y sancionarla, sabrdn, aunqnc «ea A costa de sus 
vidas, triunfar por su parte de ux\o$ los ub>tdcul(>s hasta en- 
trrgar tan Higrado dep^^sito en las manos dc su* sucesores. 
Kste siispirado momento va A coronar sus dc^eih=, y poner ter- 
iniiio d lus tremendas obligaciones, .haxo ciiyo \k^) se hallan 
agoviados. En el entre tanto las Cortes tixlavia solicitan vues- 
tros socrificios y vuestros gcnero^us esfuerzos : jamas se liabrdn 
reclamado de voscinros Uixo au>pici<>s mas ftlices. VA noMc 
fcntimiciito de la indcpt*mlencia de la? naoioncs ha de<ipcrta. 
do bI fin en el matnidnimo pf^'lio dc dos graudcs mooarcas ; 
y cl ri»»ui*n() hori/ontc cjue pn>cnta el inqHTitj del Xortc, os 
anuncia Ih aiironi Je \h libcrtad de lluropii. j Que gloria |)ara 
voe:otn)S yqi-t' titulos it ^u ctcnio as;;ru]ei'Iniiento, sial mismo 
tiempo que iialu is dado a tfKia t^lbi cl sublime excmplode pre- 
{crir>u(stro cxtcrjuiiiiod sufrir con iguominiacl iufame yugo 
que la oprime, anitribuis con vuestros triunfos i rescatafk de 



444 > 

su esclavitud^ y restituirla su perdido eqniKbrio ! La es^tit: -.' 
cia de un osurpador es el tinico obst^culo que se opooe {, tm 
deseado acontecimieDto. Su imperio^ fundado por el ciimeiii 
y sostenido por la atrocidad, depeude de la miserable vida del 
que ha coujurado contra si i, la hamanidad entera. La ruimi 
y destruccion de su monstruoso sistema, restablecieodolatna- 
quilidad universal, consolidard vuestra independenria y liber- 
tad ; y el ben^iico influxo de la constitucion en el breve pe- 
riodo de pocos anos conlpensard vuestroB sacrificios, y os hui 
olvidar hasta vuestros infortunios. 

Espanoles todos de anibos mundos; mirad con respeto y 
veneracion el sagradp de{)6sito de vuestros derechos. Colo- 
cadle, si 06 es posible, en vuestro corazon, paia kacer asi 
vuestra existencia inseparable de su observancia ; no olvideb 
que solo podreis consideraros libres mientras subsista obede* 
cido y respetado. Hasta aqut habeb peleado, sufrido pere- 
grinaciones, ineendios, muertes, violencias inauditaa por ven- 
gar el ultraje hecho £ toda la nacion, y i la sagrada persooi 
de vuestib rey. En adelante combatireis por eslablecer y oon- 
servar vuestra constitucion, y rescatar el duro cautiverio ea 
'que gime d vuestro inocente y deseado inooarca. Su augm- 
to nombre, consignado en las pdginas de tan aagrado cddigo^ 
•erd todavla mas afortunado que el desus gloriosos ascendien- 
tesy y el imperio de la ley y de la justicia, senalando su rey- 
nado entre todos los que le bayan precedido, servir^ de mo- 
delo i sus ilustrcs sucesores. Cadijs 28 dc Agoito de 181 2.*-* 
Andres Angel de la Vega Infanzon, presidente. — Juan Nica- 
sio Grallego, diputado secretario.-— Juan Bernardo O-GavaOt 
diputado secretaria 



■rr 



BOLETINJiS FRANCESES. 



DKCIMOCTAVO BOLBTIN DSL GRANDB EXBRCITO. 

Mojaiskf 10 d« Sep4iembre« 1812. 

A las 4, el emperador salio dc Ohjat, y se acampd cerca 
delpuesto de Cirritneva. 

El dia 5, A las seis de la manana^ el ex^rcito se puso en 
movimiento. A las dos de la tarde percibimos A los Rusos 
formados, con su derecha sobre MosWa, la izquierda sobre 
las alturas de la orilla izquierda del Kologha. A 1 200 toesas 
a] frente de la izquierda, el encmigo habia empezado A forti- 



1 



445 

IT una exceknte altura, entre dtis bosques, donde habian 

■uado de Ij a 1<),006 liombres. El emperddor las reconociu, 
determind no perder ni un monicnto, en toniar estc puesto. 
jiicTonse drdcncs al rey dc Xapoles de que pasase el Kologha 
con la division de Compans y la caliallcria. £1 principe Po- 
niatowsky, que habiu marcliado a la dcrecha, se hallaiia en 
proporcion dc rodear el puesto. Kl ataque emptzo. Deu- 
tro de una lK)ra sc habi^i toinado el reducto del enemigo, con 
su artilleria ; el cuerpo que estaba en el liosquc babia sido 
desalojadoy y puesto en buida, dcxando la tercora parte en el 
campo de batalla. A la^ siete de la tarde ccso el luego. 

£1 dia (> A las dcjs de la Dianana el eai|)erador reconocio los 
puertos avanzados del enemigo : todo el dia se \iH>6 en re- 
conocimientos. £1 enemigo estalm en una j)o*iicion inuy re- 
conceiurada. Su izquierda ^ babia dcbilitado con la perdida 
de la (Misicion del dia anterior, que estiba resguardada a la 
espalda por un gran bosque, apoyada por una exceh'i.trr al- 
tuni, coronada con un reducto, y plantada con 25 piez^is de 
artilleria. Otros dos altos, coronados con reduetos d 1 00 pasos 
uuos de otro», protcgia su liuca hasta un pueblo considerable 
que el enemigo habia destruido d fui de cubrir el cerro con 
artilleria 6 infantcria, y sostener el ccntro. Su derc( iiu se 
extendia dctras del Kttlogba d la espalda del puelilo dc Boro- 
dino, y estaba sostenida |>or dos excelentes alturas coronadas 
de reduetos y fortiiicadas cm\ baterias. Esta po?icion parecio 
fuerte y favorable. Era iacil uianiobrar y obligar al enemigo 
ievacuiirla; pero e^to bubiera sido renunciar d nuestiu ob- 
jeto, y la posicion no se ereyo suficientemente fuerte [vira 
obliganios 4 evitar una batalla. Em facil de percibir que los 
reduetos estaban d medio fonnar, que el foso era (xko pro- 
fundo, y no estaba defend ido ciMi |mlisadas, ni eaballos de frisa. 
Calculamos la fuorza del enemigo sobre \20 A l:iO,()00 
hombre». La nuestra era igual; pero la sujxnioridud de 
liut*8tras tropas era iududable. 

El dia 7 a las dos de la manana, el emperador estaba ro- 
deado dc los inariscalcs en la posicion touKida la lardc antes. 
A las ciuco y media salio el sol bin niibes : la tarde antes ba- 
bia llovido. '' Este e^^ el sol de Austerlit/,' d'xo el emperHtior. 
Aunque en el mes de Septiembre todavia, baria tanio frio 
como por Diciembre en Moravia. El exeieito reciliio el 
buen agCfcero : sond el tambori y se leyo la <iguientc orden 
del dia : — 

*' Soldado?, lieis aqui el ramix> de batalla que tanto lia)>C!i 
deseado : desdc cbtc momeuto la victoria de|)cnde de vo^otrou : 



i 



*48 

sin duda la neccsitsmos : elkAOB durK iiMidtioem, hufom 

Juartelcs de idvieraoi j ub prontor iislteDO i tueiiCim ptnL 
'ortaoB <»iiio lo hicistcB te Austeriils, niedlnid» VHq»lE,j 
Smokusko; de modo que la: mas remoCa p ort er Ma J poedt 
hablar con orgullodevoeslmootidtetacn esre Aft^-cnepoe- 
da decir de vosotrcM : le halkS en la gnm balallA Inded ha 
muiallaa de Moscow.** . ^ ; 

^ Caflnpo imperial sobre los ahos de Borodino^ 7 deScp- 
tiembre a las 2 de la manana.** ^ 

El ex^rcito respondio con lepetidas aelanoacfODes. B 
terreno en qne estaba el ex^rcito se hallaba regado can ks 
cadaveres de los Rusub que habian mucrto el dia antes. El 
principe Poniato^skyt 9^^ estaba £ la' derecha, ae pnso ca 
monmiento para rodear el bosque en qoe el enenigo apojfi* 
su izquierda. £1 principe de Edemuhl marchd.oosteandD d 
boSqne con la division Compans al {rente. HabiaiBe ooav- 
truido por la nocbe dos baiterias de <iO canones oad^ vm, 
que dominaban la posician dd enemigOw^A las 6 d mad 
conde Sorbier, que habta armado la bateria^e la dereoa ooa 
, h artilleria de k reserva de la guarcBa, enipez6 el fbego. B 
general Penetty, con SO piezas de arrilleria, se puao < la ei- 
beza de la division Compans (4°. del i^ cnerpo) que cnste6 



el bosque, rodeando la posicioii del enemigo. A hs seis y 
media^ foe herido d general Compans ; A las siete le matanm 
el caballo al prindpe de Eckmuhl. £1 ataque siguio adelante: 
la fusileria empezd. Ataca el virey, que fbrmaba nuestra iz- 
quierda, y se apodera del pueblo de Borodino, que el enemieo 
DO pudo defender^ por estar dicho puebio sobre la orilla iz- 
quicrda del Kologha. A las siete se puso en movimiento fl 
mariscal duque de £lching€n, y pi^tegido por el fuego de 60 
piezas que el general Foucher habia colocado la tarde antes 
contra cl centre del enemigo, carg6 sobre dicho centro. Mil 
bocas de fuego esparcian por todas partes la muerte.— -A lb 
ocho nos habiainos ajwderado dc las posicioncs del enemu^ 
tornado sus rcductos, y coronado sus alturas con nuestra artil- 
leria. La ventaja de posicion que cl enemigo habia tenido 
durante dos boras, era ya nuestra. I^^os pampetos que habia 
ocupado contra nosotros durante el ataque, nos Servian abon 
^ nosotros. El enemigo vio la batalla i>crdida, quando ereii 
que no hacia uias que empezar. Parte dc su artilleria fiie 
tomada : In que no, fue conducida A sus linras a retaguanfis. 
Viendose en este extremo probo A reponer cl eonihate, y ata- 
car con todas sus masns las i'uertcs {K)sicioiu's qi:c no habia 
sido capaz de defender. Treeientos cafiones Franceses^ esh 



447 

iocados eu estas alturas, tronaban sobre sus masas, y 5:us sol- 
dados morian al pic de los parapctos que habiaii lercuitado 
con tanto trabajo^ oonfiaiido en su defensa. 

El rey de Napoles, con ia caballeria, hizo varias cargas. 
El duque de Elchingen se cubrio de gloria, y manifesto tantn 
intrepidez oomo sangre fria. — Kl emperador mando cargar al 
frente con la dereclia avanznda : cste inovimiento nos hizo 
duenos de trcs qiiartas partes del cumpo de batalia. Kl prin 
cipe Poniatowsky peieo en el bosque con vacia fortuna. Aun 
quedaba al cnemigo sus reductos de la derecha : cl general 
conde Morand inarcii6 alld y se apoder<5 de ellos ; pero a 
las nueve de la man ana, sc vio atacado [tor todas partes, y no 

t)udo mantenerse alii. El encmigo, animado por esta ventaja, 
lizo avanzar d su rcscrva, y sus ultimas tropas A probar nueva 
fbrtuna. Las guardias imperiales venian entre ellas. Ataco 
nuestro centra que formaba exe i, nuestra derecha. Tcmic»e 
por un moincnto que se apoderase del pueblo que liabia sido 
quemado : la divbion Friant hie alia : ochenta canones parau 
primero, v aniquilan en seguida i, las coiumnas que se man- 
tuvieron dos horas en formacion cerrada, baxo el fue^ dc 
bains encadenadas, sin atreverse i avanzar, sin querer cedcr, 
y rcnunciando toda esperanza de victoria. El rcy de Napoles 
decidio ^sta incertidumbre. Mandd que el 4^. cuerpo de ca- 
balleria cargase, y habiendolo beclio penetr6 par los hueco^ 
que habiati abierto nuestras balas cncadenadas en las musas 
cerradas de los Rusos y en los csquadrones dc sus corazeros : 
dispemronse, |)ues, por todas partes. El general dc division 
conde dc Caulaincourt, gobemador dc los pages del empera- 
dor, w adelanto A la cabeza del 5". regimiento dc coruzeros, 
arrolld quanto encontro, y tom6 el reducto de la izquierdu 
por la gola. Desde este momento ya no hubo iucertidumbre : 
la batalia estaba ganada. Volvio sobre el eneinigo las 2\ 
piezas de artilleria del reducto. El conde Coulair.court qxxs 
se distinguio en esta excelente carga, ha terminado su carrerA. 
Cay^) mucrto al goipe de una bala: muerte gloriosa y di^'.a 
dc envidia. Eraii ya las dos de la tardc : el enemigo har)iu 
perdido toda esperanza : la batalia estaba concluida ; |)cro cl 
caiioneo seguia ; el enrmigo peleaba por su retirada y segurl- 
dad ; mas ya no por la victoria. L!i p^rdiut del enenii^o c:> 
cnorme— de 12 A 13,000 y dt 8 i 9000 cal)aH(»s lliw)s sr 
ban contado en el campo de batalia: (50 piezxs de artilleria 

if 5000 prisionerosj ban qucdado en nuestro poder. — Nosotroi 
icmos lenido iSOO niuertos y triple nf^mcro de herii!<»^. 
Nuestra p^rdida total pucde calcularse en H),000 bombrcs, la 



448 

del enemi^o de 10 A 50,000. Jamas se }ia visto semejaBts 
campo de butalia. De seis cadaverea, liabiacinco Rusos pm 
cada Frances. Quarenta generales Rusos fueron iDuenas, 
heridos 6 prisioneros : el general Biigration fue herido. NV 
otFOs heinos perdidci al general de division MoDtbruiit miieno 
por una Ivtla de canoa : el general Caulaincouit que fue o- 
viado d ocupar su pucsto, fue mucrto cle la misma manea 
una hora despues. Los generales de brigada Compere, Ph&- 
zonne, Marion, y Hiiart fueron luuertos; siete d ochop- 
nelrales salieron heridos, los mas, ligeramente.*-'EI prin- 
cipe de Eckmuhl ha saiido perfectamente sano. las trope 
Francesns sc cubrieron de gloria, y desplegaron su gran su- 
perioridad soLre los Rusos. — ^Este es un brebe bosqueso de it 
batalhi de Moskwa^ dada pocas leguas a retaguardia de Mo- 
jaisky y veinte y cinco mas aca de Moscow, cerca del peqiuno 
no Moskwa. Nosotros dlsparnmos 60,000 caiiouazosy que n 
estan repucstos por la llegada de 800 carros de municiooesqv 
pasaroD por Smolensko antes de la batalla. Todos los bosqua 
y pueblos desde el campo de batalla hastaaqui estan cubicftDft 
de muertos y heridos. Aqui hemos ballado 2000 Rusos entx 
muertos, y amputados. Muchos generales y coroneleskn 
quedado prisioneros. £1 emperador nunca estuvo expuesco: 
nt las guardias de A pic ni las de i, caballo han peraido la 
hombre. La victoria no estuvo incierta ni un momento. Si 
el enemigo no se hubiera empefiado en recobrar sus pogicknes 
despues de habcrlas pcrdido, nuestra j)erdidii. hubiera s-ick> 
mayor que la suya ; pcro destnno su cxi'rcito dexaiidolo de>dc 
las 8 hasta las 2 baxo el fuego de nucstras liatcrios, 6 iiisi^ 
tiendo ol>stinadanicnte en rccoljrar lo perdiilo. tsta fue b 
causa do su innicn>a perdida. ToiIv>s se ban di^tinguido. El 
rey de Xapoles, y cl duque dc Elchingen Ilainnrun la aten- 
cion pet uliariiicntc. Lii ariillorijs y en especial la do la> 
'guard ills se oxcedio a A misma. L:i acclones tjue ban iia>- 
trado^i esie dia sedaran al publico en relaciones por menor. 
[Aqui sigue una ordcu de BuonajKirte d sus obis]>os para u..m 
soleinne accion di' cracias '' al Dios de los excrcitos" por su- 
victorijLs contra los Kusoj: y un c<;tado de la^ ]>crdidas clecier- 
tos cuor[X)s Rusos en la batalla dc Mt>skwa, dado ix>r el ir- 
aeral Sckoliucki, scjruii iuforinan los pri>ioncros. '• 



449 

DECIMONONO BOLETIN DEL GRANDE KXKRCKTO. 

Moscow, 19 de Septiembre» 1812. 

Depues de la batalla del Moskwa cl ex^rcito Frances per- 
siguiu al CDcmigi) hacia Moscow, por trcs eamuios^ Mojaisk, 
Sueriigorod, y ]valouga. 

£1 rey de Napolcs estaba el dia !) en Koubinskoe, el virey 
rn Huuza, y el prtiicipe Poniatowsky en Teminskoe. £1 quar- 
tet general se transhrio el dia 1 2 de Mojaisk A Peselina ; el 
13 ebtalui en el Castillo de Berwska; el 14 it inediodia entra- 
mos en Moscow. El eneniigo liabia levantado algunos re- 
ductos sobre los niontes de los Gorriones, & dos Ufersts de la 
ciudad, lixi quales al>andon6. 

La ciudad de Moscow es tan grande como Paris : es en ex- 
I trcnio rica, Uena de palacios de todos los nobles del imperio, 
I £1 gol>ernador Huso, Rostupcbin, quiso arruinar ^sta her- 
i niosa ciudad quando la vio abandonada por el ex^rcito Ruso. 
t Tenia amiados 3000 malkechores i quien liabia sacado de los 
k calalx)zos: reunio, igualmentc, GOOO satdlitcs, y lesdioarmas 
n de las que liabia en el arseuaK 

:i Nucstra guardia avanzada llcgo al ccntro de la ciudad, donde 
1^ file recibida con fuego dc fusileria dcsde el Kremlin* El rey 
de Napolcs mando abrir una bateria de unas pocasjpiezas, dis- 
if perso la canalla, v tomu posesion del Kremlin. Hemos hal- 
lado en el arsenal G0,000 fusilcs nuevus, y 120 piezas de ar* 
i ftilleria en sus curenas. La mas completa aoarquia rcynaba 
i en Ciita ciudad ; algunos borraehos freneiicos corrian por su^ 
i varios quarteles |M*gaudo fuego en todas partes. El goberna- 

dor Hi^stupchin liabia becho salir A todos los comerciantes y 
ii tenderos, por cuyo medio se pudiera haber restablecido el 

1 orden. Alas de iOO Franceses y aleinanes habian sido arre^- 
1 tados de su orden ; en fin, hal)ia tornado la providencia de 
ff llevarse & los agundoreSy y las bonibas de incendio, de modo 
^ que la mas completa anarquia ha desolado A dsta grande y 
I' herni<)>a ciudad, y las Hamas la estaii devorando. Hemos 
g( eiicontrado en ella recursos de todas clast*s. 

f li\ empcrador esta alojado en el Kremlin^ que taiA en el 
cehtro de la ciudad, y es runio una especie de ciudadela ro- 
deada de altos nnirus. Treinta mil Kusus heridos 6 cnt'ermus 
cstjin al>andunados en los iKJspitales sin auxilio ni alimento. 

Ijita Uusos coiitiesan que perdieron cineuenta mil hombres 
en la liatalla del Moskwa. El principc Bagration fuc herido 
jDortahnente. Sc lia forniado una lista de los general Rusos 
muertos d licridos en la batalla : M>n entre quarenta y cinco^ 
y cineuenta. 

TOMO V. 3 H ' 



ifel enem^-o d„ ,0 i 50,000. ]m,tr 

c«<lo Frames. Qu„s„a ™„.^ f 
Heriilm d pnsioniTos! el cenciil 
olros hcmo, prrdido «l genml 
Ppr una IwU de cawon : el « „„ ill 

vmdo il ocupat su pucto, f, 



uria hgra des^iucs. Los gp 



11 vniceJ' 
I ,kl mPr, 



s ecos de los T 

,-iqiii se cn-'ian venceArf^ 
cia; que las penoTias it 






2"uiie, Mni-ion, y Hiiait 
••Arties salioiMi hcridtf ■' 
5;po de Eekmuhl Uf ' 
Franeesas se eubri«v 
periorid.id soUre Jos 

b'ltalla de MiMkwi ■ . j a ■ it? ... ^IV* 

;»;.!, .. ."*"""" ripiirid de Asia V dc Eiiropfc ^^\^^m 

""""l™*:;i,e,upoelpelis,c. Hall.™, ^*" 
wfwiJctiin nlgunos ^wpcles, y uua caiM^''^ 
fF Sin ui-ubnTJa. 

linn tie Xta mas hermosas y mas new e 
tvisie ya. El (Ha 14, los Rusos p«gW<* 
il h:i/ar, n! hospital. Kl 16, se lerMttfrf* 
IVps (f qttMTo cicntos rufianca pusieM 
500 partes ft un misma insUnti^ dbff 



pJSMrou _ 

y pueliloif", 

(lemueifr 

muerlws . 

(jucdur* 

ni Iw '- 



<^»d 



.■dtf clii.idor Hrtstnpcnrii. Ciiico soMas partes <le' las a 

'V ^•Jt-ra : tl fuefro se cxteiidio t-on una- rapidez pB 



2un oceano cic fucgo. Las Iglwias, en ii 
^de 1000 palacios, inmen^os alma^enes; 
^/gt dc las llamns. 



liincro-ileH 
si todaM 
ICl Kremlin se ha salvado. 
1 pi^rdidn es inculculaHle para In Ruaia, pan S 

Piwblezn, que lo habiau dtrxudo tuda aqul. NoH' 
Gu valor El se dice que sube i lancltos tullooei. 
UHUO 100 de esloa inccndiarios hnn aido cogidoi V 
in : todos decWaron que habiuo obndo segno t 
lUstupchin, y del director de policia. 

TVeinls mil enfermos y hendoa Himos ban lido <f 
Ims cuaas mas ricas de comercio, Ruma, eatan amiin 
impresion que csto ha de hacer es conaiderable. Im*I 
ritis, almazenes, y eauipages de) ex6rcito Rum bm ^'fi 
sumidos. Tedo lo haii perdHo : no quisieroo wM ^ 
creyendo siempre (jue era impostble que llq^nnxs ' * 
cow, y deseando enganar a1 pucUo. Quan^ lo vicHf * 
*n manofl de les Franceses condbifion el boniblep 
•cducir A ccnizaa^ e&t< peimer capital, tf data aaillM 
«e del- imperio { y hac reducido i mendieiiU CM 
m»^etfem}Att. Este crimen ea de Rortiftlih • 
to por fitanerosae foltados de lai canelcl. ' ■■ ','1 
Kiteonn t^jK A esCi«ito batuahiUado •clwil*'l 



450 

YXGJftSlMO BOLKTIN D£L GBANOS XXBRCITO. 

Moscow, 17 de Septiembre, I §12: 

Los Rosos cantaron et Te Deum por la batalla de PdabL 
Se han cantado Te Deimix por la batalla de Rtga^^pof h ba- 
talla de Qstrowno y por la de Smolensko. SeguD las leh^ 
clones de los Rusos,. en todas partes fiieron venoedores^ j de- 
salojaron d'los Franceses i. gran distancia del campo de fai- 
talla. Al fin, en medio de los ecos de Ids 7S? DeumM^ 0^ 
el ex^rcito d Moscow. AquI se creian vencedores ; por b 
menos el populacho lo.creia; que las personas de cAtaOL si- 
bian lo que pasaba. 

Moscow es el emporid de Asia j de Europft. Sas ahHh 
zenes son inmensos : tpdas las casas estabao provistai ptfi 
ocbo mcses con qoanto era necesario. Hasta )a tardeanttfik 
nuestra entrada no se supo el peKgro. Hallamos eo caadd 
miserable Rostupchin afgunos pepelea^ jr uaa carta i jmA 
escribir : huyd sin acabarla. 

Moscow, una de las mas hermosas y mas ricas chidiMki M 
mundo ; no existe ya. £1 dia 14, los Rusos p^aroo fofegi 
A la Lonja, al bazar, al hospital. £1 16, se levantd uC vice- 
to ftierte. Treis 6 qaatix> cfentos rufianes puaiefon foup 
d h ciudad en 500 partes 4 un mbmo instante^ db ordea w 
gpbemador R^tupchiny Cineo sexlas partes de* las rmaifif 
de madera : el fuego se extendio con unarapidez pro^gioa: 
era un oceano de fuego. Las Iglesias, en ndmerode l6p(K* 
aoas de 1000 palacios, inmensos almazenes; casi todohisiib 
presa de las llamas. Kl Kremlin se ha salvado. 

La p^rdida es incalculable para la Rusia, para su comereio, 
y su noljleza, que lo liabian dexado todo aqui. No es csh 
gerar su valor si se dice que sube d muchos biUones. 

Como 100 de estos incendinrios han sido cogidos y fiaiii- 
do6 : todos declararon que habian obrado scgun drdeucs de 
Rostupchin, y del director de policia. 

Treinta mil enfermos y hcridos Rusos han sido <pieiiiadK 
Las casas mas ricas de comercio, Rusas, estan amiinadas. b 
imprcsion que csto ha de hacer es considerable. JLos t uf • 
rios, almazenes, y eauipages del ex^rcito Ruso ban sido oob* 
sumidos. Todo lo han perdido : no quisicron aacar naih, 
creyendb siempre que era imposible que Hegararooa i Mo*^ 
cow, y deseando engaiiar al pueblo. Quando lo vierao tali 
en manos de los Franceses concibieron el hmrftle piiivccv 
de reducir A cenizas A est^ primer capital, d esta santacwM 
centro del imperio ; y han reducido d nraidicidad £ 209fl^ 
habitantes respetaUes. £ste crimen es de Rostupdiii^ a>^ 
cutado por facinerosos soltados de las carceles, 

Los rccursos i^t e\ ei&c^to hahia hallado at han dv* 



451 

tiuido por consiguiente ; no obstante, hcmos recogido, y csta 
mos aun recogiendo un gran numero de cosas necesarias. £1 
fuego no ha Uegado d las cavas ; y los habitantes habian sal- 
vado muchas cosas durante estas veintiquatro boras. Querian 
cortar el fuego ; pero el gobernador habia tenido la liorrible 
precaucion de Ucvarse 6 destruir todas Jas bombas de in- 
cendio. 

£1 exereito se ^ta recobrando de sus fatigas : tiene aban- 
daiicia de pan, patatas, coles y otros vegetables, carne, pro- 
vlsloncs saladas, vino, aguardiente, azucar, cafe ; en una pa- 
labra, provisiones dc todas clases. 

La guardia avanzada ^a & veinte wersis caminode Kassau, 
DOT el qual se retira el enemigo. Otra guardia avanzada 
rhincesa est& camino de Petersburgo, donde el enemigo no 
tiene ni un soldado. 

Jja tempcratura es aun de otono : los soldados ban hallado 
y liallan contimiamcntc pellicas y martas para el invienio. 
Moscow era el depo^ito de estas cosas. 

TIGESIMOPRItfO BOLETIN. 

Moscow, Septiembre 20. 
Trcscientos incendiarios ban sido cogidos y fiisilado^ : estos 
hombres cstaban provistos de espoletas de seis pulgadas de 
la^» uucstas entre dos pedazos de madera: tambien tenian' 
buscapieses que tiraban sobre los techos de las casas. El 
miserable llostupchin habia preparado todo esto baxo pre- 
texto de que queria enviar un balon lleno de combustibles 
contra el ex<$rcito France<<. De este roodo acopid los cohetes 

Idf mas materiales necesarios para la exccucion de sn plan. 
08 fuegos empezaron i. apagai^, el dia 19 y el 20. Ties 
quartas partes de la ciudad han sido destniidas, y entre otros 
fmUcios, el bellisimo que edified Catalina, y que acababa de 
0er alahajado de nuevo : apenas queda una quarta parte de las 
casas. llostupchin ocupado en retirar las botiibas q& inccndio, 
•e dexo G0,000 fusiles, 150 piezas de artilleria, mas de 
100,000 balas y bombas, 1,S00,000 cartuchos, 400,000 libras 
de polvora, 400,000 libras de salitre y azufre. Hasta el dia 
ISI DO se dio con la polvora, salitre y azufre, que estaban en 
mn excelente edificio d media legua dc la ciudad : esta es 
VBM gran ventaja y ya tenemos municiones para dos campa- 
fi». Cada dia encontramos nuevos sdtanus Uenos de vino y 
aguardiente. Las manufacturas que empezaban d florecer en 
MoKow han quedado arruinadas. £1 incendio de ^sCa capi- 
tal atraaunC i Rusia cieo a&a. £1 tiempo va siendo lIavio« 
aa; la aiayor parte del ex/frcito esti en quartclei ea Moieow. 

2B2 



452 

VIGE8IMO-SEOIJNDO BOLBTIN. 

Moscow, 27 de Septiembre, 1812. 

£1 coasul general Lessipi ha sido nombrado intendente de 
la provincia de Moscow. Ha oiganizado una municipalidid 
y varias comisiones, todas compuestas de liabitantes del pays. 

Los fuegos han cesado enteramente. Cada dia descubii- 
mos almacenes de azucar, pieles, vestuarios, &c. £1 ex6r- 
cito enemigo parece que se retira sobre Kalouga y Toult. 
Toula contiene la mayor fi^brica de armas que hay en Rusk. 
Nuestra guardia avanzada esU sobre el Pakra. 

£1 empcrador estd alojado en el palacio imperial del Krem- 
lin. Heroos hallado en e] Kremlm varios omamentna de las 
que se usan en la coronacion de lo^ emperadores, y todas hs 
banderas tomadas d los Turcos en el espacio de cien ancs. 
Hace un tiempo casi como el que tenemos en Paris £ fines 
de Octubre. Llueve un jpoco, y tenemgs algunas escarcbtf. 

Nos aseguran que el Moskwa y los rios del pays no se faie- 
Ian hasta mediados de Noviembre. La mayor parte del e- 
x^rcito esti. acantonado en Moscow dondc descansa de sos 
fatigas. 



-p^ 



EXTRACTOS 

De los ultinws Despachos de Ijord Cartkcart, 



Loiidres, Secretaria de Negocios Extrangeros, 

15 de Octubre, 1812. 

£sta manana se han recibido noticias del general vitoootic 
Cathcart, fcchas en Petersburgo, i. 22 de Septiembre, i«iu- 
cidas i \o que sigue : 

El mariscal principe Kutusoff, habiendo retirado su tiira^ 
de delante de Moscow, el enemigo entrd alii el dia 14; pc^' 
el empcrador de Rusia estd determinado A perseverar, j a 
rehusar toda abertura de negociacion, directa 6 indirecta. 

Segun todas las noticias los Franceses pcrdienm 40fiCC 
hombres en la batalla de Borodino, y se retirarou trece ver?fc- 
Dos dias despues de la batalla, KutusofiP se retinS a una cocm 
distancia por el cam i no de Moscow. Bused una pusicioa 
mas segura; perono hallandola, desjmes de tencr coostjoi 
guerra, sc retiro A una ])osici()n fucrtc, dexando al eoeoii^ 
que entrase en la ciudad. 

La posici^n que han tomado los rusos est£ coea de rtiDft 
millas mas alia de Moscow, cerca de Podolsk y Wakedesb. 

Las cumunicaciones del enemigo h^ia Smolensko^ etf 
amcuazadas, Tw\xvX^ m\\\«itoJ«i<a estan cerca de TVrer. 



453 

La milicia de Kalonga y las provincias adyacentes conti- 
iiuan en sus posiciones : la de Moscow est^ con Kutusoff. 
Parece que seri inevitable una batalla en la nueva posicion, 
antes de muclios dias. 

El ex^rcito de Tormanzoff llegard d cerca de cien mil 
hombres dentro de pocos dias. 

Los de^tacamentos de Riga y Finlandla estaban en movi- 
miento para unirse & Wittgenstein. 



Secretaria de Negocios Exlraogeros, Downing Street, 

22 de Octubre. 

Esta maiiana se recibieron despachos del general vuscondc 
Canhcart, K. T. fechos en Petersburgo d 8 de Octubre/ que 
contienen las siguientes noticias. 

Se liabian recibido noticias del ex^rcito que estaba al norte 
de Moscow^ hasta el 23 del pasado, inclusive, segun las 
quales aparece que los puestos avanzados de diclio ex^rcito 
patrullan diariamente hasta la distancia de muy pocos versts 
de Moscow^ por todos los caminos que s dirigeo al norte^ 
este, y oeste ; y que las partidas Francesas no se ban atrevido 
d seguirlos Icxos. Siempre que se ban encontrado semejantes 
partidas ban sido arrolladas 6 hecbas pedazos. 

£1 cuerpo principal, al mando del principe KutusofT, ocupa 
una fuerte posicion al sur de Moscow d distancia de poco 
mas de 20 versts. Esta posicion domina todos ks caninos 
que van al sur, y comunK^a con las patrullas del cuerpo del 
norte, por los caminos del este y oesta. Varios destacamen* 
t08 Franceses, y convoyes de artilleria de ordenanza y sus 
^8^^^ ^n sido tornados en el camino de Smolensko; y 
otros destacamentus del cuerpo principal ban salido muy biea 
en otras partes ; mas no se sabe todavia el pormenor. 

Al oeste se estd reuniendo una poderosa fuerza rusa, de la 
qual forma parte el ex^rcito de Molda\ia. £1 conde Witt- 
genstein lia tenido varias acciones brillantcs con el enemigo 
sobre el Dwina ; y un cuerpo que salio dc Riga se apoderd 
de Mittau el 30 de Septiembre, retirandose el enemigo por 
todas partes. 

Varios socorros destinados al ex^rcito Frances ban sido 
tomados en aouel distrito. Los Franceses ban quemado la 
mayor parte de Moscow, liabiendola hallado despcjada y 
abandonada por los habitantes — el mayordomo del hospital 
de Expositos fue el funcionario publico mm condecorado que 
encoutraron en la ciudad. 

El ex^rdto se ha leforzado ; y el sEelo de todas las dases 
del pueblo contintia manifestandose por las contribuciooes^ j 
voluntarios que se presentan pare el servicio« 



454 

£i gefe del estado mayor^ baron de WiDtziogerode, dke 
con fecha del 25 de Septiembre lo que sigue : 

^ £n lo8 caminofl de Petersburgo, de Dnaetrieaik, de Ja- 
roslafe, y de Wolodimir, no bay novedad i y el eoemigo no 
ba hecbo movimiento adelante. Mi vaiguardia del hdo de 
Moscow contlnua como dixe en mi ultimo parte 9 7 el ooio- 
nel Jelowaisky, que U manda, me da parte de que el Scdidk 
IVchenitschnikoft^ quese haadelantado desde 1 ckenqy-JaB 
htcia Moscow, se encontrd con el enemigo cerca del pueblo 
de Nikol^ y babiendo acometido d su vanguardia k huo 
treinta prisioneros. £n Nikols bay solo alguna cavalleria del 
enemigo^ y las patrullas de su infiinteria se ban rctindo i 
Moscow. 

^ Habiendo sabido que el enemigo habia ocupado el ^ 
bio de Wolokolamsk, amenazando por 6ste movimiento 
flanco deiechoi destaque inmediatamente al ooronel Beoken- 
dorfi^ con los Cosacos de la guardia y el regimieoto de Te- 
bermosonboff. Le mand6 reconocer al enemigo, j desakis- 
jarlo, si fiiese posible, de Wolokblamsk. Mand£ al coraoel 
Jelowaiskoy que no se retirara ni un piso^para que el enemigo 
no percibiese mi movimiento. • 

^ Entretanto, be avanzado con todo mi destacamento 
bdcia el pueblo de Klin, y me be apostado & siete veists de 
distancia en el pueblo de Davidoska, i>ara mejor soatener al' 
coronal Benkendorff, y anticipar al enemigo en siis moirimien* 
tos de Wolokolamsk hdcia Twer. Aycr recibi noticias de 
BenkendorfF, diciendome qu^ Wolokolamsk cstal^a ocupada 
solo por una partida del enemigo que se habia retirado bicia 
Roussa. He mandado A, M. Benkendortf que se apdste 
cerca de Roussa^ y ocupe las cercanias de Mojaisk ; y que 
despues de reuuirse el detacamento del mayor Prendelli 
maniobre en los caminos que van de Mojaisk hdcia cl norte. 

** En ^ste momento he recibido noticias de M. Prendell, 
diciendome que ha tenido A la bora presentc algunos encuen- 
tros con el enemigo. Estoy seguro de que los movimientos del 
mayor Preudell fueron causa de que el enemigo abandonase £ 
Wolokolamsk, sufriendo, segun dice cl mayor Preudell, rau- 
cha perdida. Me ha cnviado treinta y scis prisioneros. 

'^ Manana me adclantar^ hdcia el pueblo de Woskreseuck 
desde dondc me seni facil reforzar mi guardia avanzada que 
estd en Tsehemoy Grjas, igualmente que el destacamento de . 
Benkendorff : lograr^ al mjsmo tiempo mi principal objeto 

Sue es cubrir d Klein y Twer, como tambien el camino do 
etersburgo." 



455 

Downing Street, 25 de Octubre, 1812. 

Anoclie se rccibieron despachos de Petersburgo feciios el 
'i del corricnte solo uu dia mas rccient'cs que los anteriores. 

Lus partes del principe Kutiisoff, del 23 de Septiembre 
dicen que el ex^rcito estaba en el camino de Calur^enay 
bdcia Toula, Calouga, Orel, y coa una fuerte partida en el 
camino de Mojaisk. ' 

El dia ]9 euvi6 al general Floraisky, con la IK division 
de Cosacos y los hdsares de Mere Polski, i, oliserx-ar al ene- 
migOy quienes descubrieron quatro regimientos de caballeria 
en el pueblo de Snamenska, e bicieron piisioneros a 400 
soldadosy 16 oficiales, y dO cabos. y sargentos dexaodo 6, 
mucbos muertos en el campo. 

Los dias 21 y 22 de Scptiembre, las partidas rusas tntxeron 
quinicntos prisioneros. 

£1 23y dia en que escribe, habia mandado al general Do- 
rocoff por el camino de Mojaisk, y da parte de que habia to- 
mado seis oficiales y doscieutos bombres. 

£i)tretanto el teniente coroncl Davidoff con 150 de cabal* 
Icria ligera, habia emplcado kiucha actividad en cortar las 
comunicaciones del enemigo entre Gjatck y Mojaisk. 

JBl ayudante-gcneral Winzengerodc estaba eu contlnua 
accion en los caminos dc Mojaisk, de Twer, y JasuierlafT. 

Acabasc de recibir cl extracto del parte del general Doro- 
coif: dice : que habicndo mandado al capitan Udina por el 
camino de Mojaisk, habia tornado dos capitanes, cinco oficia- 
les y novcDta y dos soldados con 36 carros de nmniciones de 
artil!eria« 

Otras noticias dicen que en \'arios encuentros de partidas 
se habian tomado 20 carros grandes, con municiones de artil« 
leria, y 300 honibres. 

Adomas de estas noticias de oficio, las hay particularcs del 
4 del corriente, dc Petersburgo, de que VVinzongenxle habia 
tcnido una accion brillante con la caballeria de Murat, to- 
mando dos canoncs y 3000 bombres prisioneros. 

DESPACHOS 

De Lord TFellingtofi, publicada$ en las Gateias de 

Londres. 



Villa dc Toro, cerca dc Btirgos^ 
21 de Septiembre« 1812. 

Contioud siguieodo al enemigo con las tropas i. mi mando 
baita el dia 10, en que se ue reunieron en Pkmpliega tret 



456 

(liviflioiies de infiintfria, y unpeqaeiio cueroo de cafaaDera, 
del ez£xcito de Galicia : S. K el general Castanos Ikgtf al 
quartel general el dia 14. El enemigo habia tornado aaa 
iuerte posidon, el dia 16^ en los altos que estan dettas de 
(belada del Caroino ; y se dieron disposiciones para atacailo 
por la mwani^ del 17; pero se retird duirame la noAe^ y 
file acosado durante el dia hasta las alturas iiunediatai i 
Burgos. Retirarpnse por medio de la ciudad durante k 
iKKue, ahandonando algun vestuario, y otros repiiestos eoo 
gran cantidad de trigo y ccbada; despues de Id qiuil kui 
seguido su retirada A Briviesca^ adonde, se dice que, se'le faaa 
leunido sietc mil conscriptos. Tambien se dice qae el prin- 
cipe de Esling ha recibiao ordendelgobiemoque haqoedadb 
en Francia, para venir A tomar el mando del ea^rcho. 

El casdllo de Burgos domina de tal modo lea vados del m 
Arlanzon^ que e^td en sus cercanias, y los caminoa que vao i 
dlos, que no pudimos pasar el lio hasta el 19, dia en que 
efectuamos dicna operacion en dos column^ la 5\ diviaaa y 
la brigada del brij^ier-general Bradford, pcnr mas arriha, y 
la 1*. division y la brigada del brigadier-general Pack, coo la 
caballeria del mayor-general Anson, por mas ataaxo de k 
ciudad. 

' Buigos est4 en la porcion de la Espaaa que se haUa aug* 
nado al ex^rcito del norte, y el general Caffiirelli, que otobb 
alii el dia 1 7 puso en el castillo una guamicion de tropas de 
dicho exdrcito, en ntimero, seguh sc dice, de dos mil y qui- 
nientos hombre?. El enemigo se habia empleado considera- 
'blemcnte en fortificar cl castillo de Burgos, y habia ocupado 
con un ornabeque el ccrro de San Miguel que domina nofa- 
blemente algunas de las obras del castillo, i, distancia de 300 
varas. 

Tambien habia ocupado otras partes del ccrro coq 
{lechas y otras obras para proteger los piquetcs y puestos a^-an- 
zados. 

Inmcdiatamcntc que la 1*. division atravcso el Arlanzon, el 
dia 19, los puestos enemigos fueron desalojados por el hatallon 
de infanteria ligera de la brigada del coroqel Sterling, al 
mando del honorable mayor Cocks, sostenido por la brigada 
del brigadier-general Pack; y las ol)ras cxteriores que el 
enemigo tenia en el cerro de San Miguel, i exception del 
ornabeque, fueron ocupadas por nuestms tropas, que se apo6- 
taron junto d dl. 

Quanto'oseurecio, diclias tropas reforzadas con cl regimica- 
to 42". atacaron y tomaron por asalto el ornabeque, doode el 
enemigo habia pucsto fuerza considerable. En &ta opeia- 
cion se distinguieron el brigadier-general Pack, el temenCe 
coronel Hill del r.Portugues, el coronel Campbell del lift 



457 

el ma^or Williams del 4*". de cazadores, el mayor Dick del 
regimiento 42^. y el honorable mayor Cocks del 97"". que 
mandaba el batalloci' de iofanteria Ugera : este ultimo, ea 
particular, dirigio el ataque de ios puestos enemigos, por la 
mai^aoa, y entro al oruabeque por la girfa, i la uochc* 
Tomamos tres cauones, y un capitan con seseuta y dos pri- 
flioneros ; auoque siento anadir que noestra p^rdida ha sido 
considerable^ como aparece por d estado que incluyo. 

Era imposible asegurarse del estado exacto de las obras del 
Castillo de Buigos, hasta estar en posesion del cerro de San 
Miguel. ' 

Desde el 19 hemos estado empleados en estableceroos en 
el cerro de San Miguel, y ea construir las obras que mas 

{meden cootrilMiir i adelautar nuestras operaciones en aJe- 
ante. 

Todo el ex^rcito lia pasado el Arkuizon i. excepcion de la 
6*. division, y una division de infanteria Espaiiola. 

Tengo noticias de sir Rowland Hill del dia 14: estaba en 
Truxillo, y habia recibido mis 6rdenes, segun lo qual debia 
estar en Oropesa el 18. 

No s^ que el mariscal Soult haya dexado atin i, Granada, 
donde estaba el dia 8. El general Ballesteros habia seguido 
Ios movimientos del eoemigo desde el Guadalete, con muy 
buen exito : estaba el dia 6 en Loxa, El enemigo habia 
abandouado £ Andujar y Jaen. 

Las ultimas noticias que tengo de Alicante son del 10 del 
corriente. £1 ex^rcito de Joseph Bonaparte, y el de Suchet 
estaban aun en Valencia. 

No tengo noticias recientes de Cadiz. 

[Muertos y heridos — • 1 mayor, 3 teniente^, i alferez, 1 
subalterno, 5 sargentos, 60 toldados, 5 muertos. — 4 capi- 
tanes, 7 tenientcs, 3 alfcrezes, 21 sargentos, 29 J soldados, 
hcrido8.-^l(i soidados, extraviados.] 

EXTRACTO. 

Villa de Toro. 5 deQctabre, 1 812. 

Una de las minas que se habia preparado baxo la linea ex- 
terior del Castillo de Burgos, fiie dada fuego el 29 d la media 
nocho, 6 hizo una brecha en la muralla, que pudieron asal- 
tar algunos de Ios destinados A atacaria ; mas, A causa de la 
oscuridad de la noche, el destacamento que habia de sostencr 
a la partida avanzada penlio el camino, y la partida avanzad:i 
fue arroiada de la brecha antes de que pudiere ser apoyada. 
La brecha eausada por la mina no era d proposito para el 
asdto^ i no ter al momcDto de h explosioQ; y em precis 
mejosaria con tw^Q, antes de bacer s^^unda teotatii'a. Pero 
tocbf nuestros orfuerxos para constnur baterias en. Ik m^V^x 



458 

sitaacion para hacer fuego sobre la miiralk salieron vanos, I 
causa de fa gran superioridad dc el del enemigo. Entretaoto 
se babia bccho otra mina baxo la rauralla que estaba praota 
ayer, y ayer por la manana se abrio el fuego de una bateria 
construida & cubierto de un hornabeque. £1 fiiego de dsta 
batferia ade]ant6 la brecha primera; y la explosion xk It 
mina, ayer d las 5 de la tarde^ hizo otra. Ambas fueron in- 
mediatamente asaltadas por el scgundo batallon del regimicn- 
to 24^ al mando del capitan Hedderwicki & quien yo habit 
mandado d las trincheras ecu ^te objeto: nuestras trdjpis 

Jucdaron cstahlccldas dentro de la linea exterior de las obrai 
cl Castillo de Burgus. La conducta del regimiento 24^ foe 
en extremo laudable ; y el capitan Hedderwick y los tenieo- 
tes Holmes y Fraser que mandaron d las dos parddas de 
asalto, se distinguieron particularmente. Tengo la satisfiio- 
cion de decir que la operacion fue executada sin gran pfr- 
dida. — £1 enemigo estd aun sobre el Ebro, y no ha hecho 
tentativa alguna para interrumpir nuestras operaciones. Se 
dice que ha extendido su izquierda hasta Logrono. Mis ul- 
timas noticias de las fronteras de Valencia son del 25. Dioea 
que Joseph estaba en Almanza con quince mil hombres pan 
nnirse al mariscal Soult que marchaba por Murcia desde 
Granada. La ultima carta que tengo del general Maitlaod 
es del 21 del pasado. £1 temente general sir Rowland Hill 
^sta sobre el Tajo, entre Aranjuez y Toledo. Segun las 
ultimas noticias que tengo del general Ballcsteros, estaba ea 
Granada ; pcro le habian mandado ir a Alcaniz. 

■ 

Downing Street, 25 de Octobre, 1912. 

Aparece por un despacho del marques de Wellington, que 

6:0 ha recibido hoy por la manana, fecho en Villa de Toro i 

1 1 de Octubre, que el enemigo habia hecho dos salidas, en 

que habia hecho dano considerable d nuestras obras, y en qiie 

habiamos sufrido alguna perdida. En la ultima salida el 

mayor Cocks, del 7«^ que tan frequentemente sc ha distia- 

guido^ fuesy por dcsgrucia, muerto. A pesar de las esfuerzos 

del enemigo, nuestras tropas estaban cstablecidas d 100 varas 

de la liuea interior del enemigo. £n otra parte de dicbi 

Unca sc habia abiertq una bucna brecha, y nuestras tropas 

<*$taban cstablecidas ccrca de ella. El enemigo estaba auu 

robre el Ebro, y no liabia hecho movimiento alguno para iu« 

tomimpir nuestras operaciones. 

DECRETO 
De las Cortes sobre Empleados por el gobiemo Jfhtmsa, 
i^cia del Reyno se ha scrvido diriginne el decreta 



459 

Don Fernando VII, por la gracla de Dios y por la consti- 
tticion de la raonarqula Espanola, rey de las Espauas, y eo sa 
ai\sencia y cauttvidad la regencia del reyno nombrada por las 
CiSrtes generates y extraordinarias, d todos los que las presenles 
vieren y ent^ndieren^ sabcd: que las C<5rtes han decretado Id 
siguiente: 

" Convencidas las C6rtcs gcnerales y e&traordinarias dc k 
necesidad de asegurar por todos los medios posibles la can- 
fianza dc la nacion en los empleados y personas que par hi 
ministerio contribuyen A mantener el drden en los pucUos 
han venido en decretar y decretan : 

1**. " Las personas nombradas por el gobierno intruso, de 
que liabla el anlculo 3^ del decreto dc I L de Agosto prdxliiio 
pnsado, los empleados ptiblicos, de quienes se trata en el ar- 
tlculo ^r., que hayan servido al citado gobierno, y las per- 
sonas comprendidas en el anlculo 5**. del proj^io decreto no 
podran ser propuestas, ni obtener empleo de ninguna clasetf 
denominacion que sea,'ni ser nombradas ni elegidas pnm 
oficios de concejo, diputaciones de provincia, ni para dipo* 
tados de Cdrtes, ni teoer voto en las elecciones; 

2^, " lilsta disposicion no estorbartf de mode alguno la for- 
macion de la causa A que por su conducta se hiiyan beclio 
acreedores los empleados y demas personas comprendidas 
el articulo anterior. 

3^ " Las Cdrtes quando lo tertgan por oportuno, y 
pucs de haber considerado maduramente el estado de la 
cion, podnln rehabilitar por un decreto general i. aqueUos 
empleados y personas contra quienes no recayese seutencai 
que les imponga pena corporal 6 infamatoria. 

4**. " No se comprehenderan en la disposicion del artlcido 
l^ de cste decreto los individuos dc ayuntamiento por sob 
naber servido oticio dc concejo en los pueblos, ni los alcaldes, 
regidores concejalcs y escribanos, aunquellcven sueldos de 
los propios, ni los contadorcs titularcs que no estaban nooi* 
brados por el gobierno, si no por los pueblos. 

5°. " Los profesores de cioncias y artes y demas persons 
dedicadas si la enseiianza ptlblica, nombrados por autoridad 
Icgitima no se comprender^n en el articulo 1 **. del prescnle 
decreto, ni los maestros dc primeras letras, mt^dicos, ciruja- 
nos, matronas, ui otros de igual clase, aunque lleven sueldo 
de los propios, siempre que por su conducta no se hayan he- 
cho acreedores d la ibrmacion de causa. 

G**. " Tampoco serdn comprendidos en la disposicion dd 
articulo 1^. los clvicos que por su conducta rio merezcau que 
9C ks forme causa. 



460 

7^ ^ S alguno de los empleados 6 pencmas co ni pi di qw 
didas en el artfculo 1^. hubiese hecbo aenricios seniuidoi 6 
importantes i la patria sin haberlos prestado £ los cncmigiSi 
lo mailifestar&la regencia del reyiio i. lot C6rtea» pam que k 
tomeu en consideracion en sesion p&blica, dcbieodo oint 
previamente ^ los ayuntamientos constitiicionales de loi p«tr 
M06 donde hubiesen heclio estos servickii. 

.8^. ^ Los que hayan admitido i, su sdicitud 6 tin eDaiB- 
signia 6 duitintivo qualquiera del rey intniso^ quedvi pri f ato 
para siempre de usar pdblica ni priyadamente de la que antes 
ilevaban concedida per el gobiemo le^timo^ y de ha reatasi 
pebsiones y encomieDdas, y de los privilegioe^ pranogadvis y 
bonores de la respeetiva orden, 

9**. ** Los duques, condes, marqueaes, banines y otros que 
bayaii solicitado 6 admitido del gobierno intniso la oonfinna- 
cion de dichos titulos, no podvan usar durante su mk de 
stts depominaebnes, ni de los honores ane^os i aq|uellot ; en- 
tendiendose esta disposicion sin perjuicio de sua Jberedensy 
sucesores. 

' 1 0^. << Las nersonas que disfrutaban pensiones concedidai 
por la autoridad legitima contra el erario nacional, 6 aohe 
las mitras 6 otras rentas eclesiasticas, auedan priTadas de br 
pensiones^ si hid)ieaen obtenido del gooiemo intruo beaefi- 
cios; prebenda!! 6 dignidades, ti otro qualquiera destino en d 
que liayan heclio servicios al mismo gobiemo intniso. 

ll^ ^^ Los que teniendo por la autoridad legitima benefi- 
cios^ prebendas 6 dignidadcs eclesi^ticas hubiesen* recibido 
otras del gobiemo intruso, 6 pedido confinnacion de las que 
tenian, no podran exercer las funcioncs dc las primeras, ha^ta 
que sean purificados por una causa, que se les formal^ con 
arrcglo £ dereclto, y entre tanto serin secuestradas las ren- 
tas de los expresados beneficios, prebendas 6 dignidades que 
tenian. 

1 2. ^* Esto niismo sc observara con los eclesisisticos que 
hubiesen obtenido empleos civiles del gobiemo intniso. 

IS"". " Los p^rrocos que hubiesen sido presentados por el 
gobiemo intruso para otros curatos, no se comprendertn par 
solo este heclio en la disposicion del articulo 1 1 del presente 
decreto; y sicnipre que no resulten cargos contra su conductiy 
volverdn & exercer las funciones del tiltimo curate que obtc- 
nian del gobiemo legltimo. 

14*. ^^ £1 ayuntamicnto de cada pueblo formarii una lista 
de todos los empleados y personas que quedan inhabiiitadss 
segun lo prevenido en ]d$ anteriores artfculos, j h remitiii i 
la regencia del reyuo, para que paiando copia de ella i fas 



46l 

C<Srtes y al coDsejo de Estado, les sirva de inteligencia y go- 
bierno. 

1 5^ ^ Los prelados eclesiusticos formar^n y remitirin igual 
lista de las personas pertenecieutes £ su jurisdiccion y dl^cesi 
|)ara el propio efecto. 

IG^, ^* Si entre los que se dirigen al gobicmo en solicitud 
de emplcos y gracias hubiese algunas personas que deban pu- 
rificar su cooducta, lo hardn precisamente en los pueblos de 
su resideneia en juicio abierto y cuntradictorio, informando 
el ayuutamiento plcno eonstitucional de los mismosi con au- 
diencia del procurador 6 procuradores slndico$. — Tendrilo 
entendido la regencia del reyno, y lo haii, imprimir^ publicar 
y circular.— Andres Angel de la Vega Infanzou, presioente, — 
Juan Nicasio Gallego, diputado secretario. — Juan Bernardo 
O-Gdvan, diputado secretario.— -Dado en Cadiz ^ 21 de Se* 
tiembre de 1812. — ^A la regencia del reyno.** 

Por tanto mandamos a todos los tribunales, justicias, ge- 
fes, gobemadores y demas autoridades, asi civiles como mili- 
tares y eclesifisticas, de q'ualquiera clase y dignidad, que guar- 
den y hagan guardar, cumplir y executar el preisente dccreto 
en todas sus partes.-— Tendreislo entendido para su cumpli* 
miento, v dispondreis se imprima, publique y circule. — £1 
duque del Infantado.-— Joaquin de Mosquera y Figueroa.— « 
Juan Villaviciencio. — ^Ignacio Rodriguez de Rivas. — ^Ea 
Cadiz £ 21 de Setiembre, de 1812. — ^A.D. Antonio Canb 
ManueL 

De orden de la regencia del reyno lo comunico d V. 
para que teniendolo entendido, lo guarde y cunipja en la 
parte que le corresponda baxo la mas estrecha responsabilidad, 
dando cuenta ii S. A. inmediatamente que lo iiaya recibido. 
Dios guarde A V. muchos anos. Cadiz, 21 de Setienibre, de 
1812. Antonio Cano Manuel. 



MEXICO 

Carta del OInspo de la Puebia de los Angeles^ al gefe de 
insurgentes Don Ignacimi Rayon.* 

Muy Seiior mlo: Mi contlnua y profunda meditacion sobrc 
los males que afligen d ^te reyno, que d pasos prccipitados 
camina d su ultima ruina ; y mis ardientes deseos de haccr 

* Aufiaue estot documentos sou de una fecha suiuamcnte atra- 
sada, me na parecido que debian insertarse, por ser casi nada lo 

2ue ha Uegaao i Europa que popda darnos ni la mas escasa idea 
bI leoguage, miraai istenciones de los insurgeotes Mexicanos. 



462 

todo lo que Jependa dc nif, para que no contiuuen, me Iian 
decidido d forniar un nianiiiesto que poncira en niunoisde V.el 
BBchillcr I>on Antonio Palafox, cura dc esta dioce^is, sugelo 
it toda conliauza por sus letras y virtud. 

£1 va £ scr para con cl, organo de los sentimientos de mi 
conizon, y d comunicarle, A mi nombre, noticias que puedeo 
BDportarle para que conozca lo que mas conv#n^i A s\i pro- 
pria conservacion, de sus paysanos, y d la felicidad del reyoo. 
Yo espero que V. se sirva dirigir & dicho comisionado el cor- 
Fcspondiente pasaporte, y salvoconducto a^f para que no se k 
poDga embarazO) como para que se respete su persona, coo- 
farme & derecho de gentes. 

El es un eclesiastico virtuoso cuya mision cs de paz y amis- 
lad, que va & nombre de un obkb|>o aunque indigno, que pe- 
netrado de la afliccion que le causan los males de su amada 
patria, quiere tentar ^ste medio dc conclliacion con et dcsig- 
nio deahoiTar la efusion de sangie que va d ser niuy copiosa, 
si V. tiene la dcsgracia de continuar en su systema. 

Desco protextar & V. con toda la sinccridad que debo i mi 
^nidad y caracter que en este paso no Ilevo otro interes qye 
clsemcio deDios, bien de las ahnas, y utilidad do mi patruu 

Dios guarde d V. muchos afios. Pueljla de los Angeles 15 
de Septiembre de 1811. — Manuel Ignacio, obispo dc puebla. 

>. D. Ignacio Rayon. 



RESPrKSTA. 



Excelentijiimo ^ ilustrisimo Stuor: Lleno de cojifianzavde 
las mas lisongeras esperanzas por la de V. E. 1., fecha l.> del 
posado, siempre aj^uandaba ansioso la coniereneia con el Ba- 
chillcr Don Jos^ Antonio Palafox, y las luces que prometia 
eo los papeles que me anunciaha. 

Aquella me Im sido tanto mas grata qnanto que lie advcr- 
tido en su persona un hombre de un maduro juicio, probidad, 
prudencia, y literatura, qual se requiere |Xira^ imponermc en 
elobjeto de su mision. Estos, al contrario me inclinan A opi- 
nar que V. E. I. disimula sus conceptos ; 6 como muchos 
cooducidos de su buena fe, da entcro ascnso a quanto se re- 
fiercy sugetando toda crltica que ofenda al orgulloso cuncepto 
de un gobicrno embustero, despota, y tyrano. 

El manifiesto toca puntos que dcseinpcua e] autor; pero 
puntos que labran sobre los mas falsos supue^tos. V. K. I. 
jgnorando la realidad, y estado de la nacion, discurre muy di- 
▼erso de lo que pensartf ligeraroente impucsto {x^r el comisio- 
nado. Estamos precisamente en tiempo, Senor Excelenti- 



463 

simo, que no se remedia el transtoroo de la nacion 8i no fs 
adoptando el systema de gobierno que se pretende estaUccer. 

Este se reduce en lo esencial & que erEuropeo separandofie 
del gobierno que ha poseido tantos anos, lo resigne^en manos 
de un congreso, 6 Junta Nacional, quexieberd componeisede 
represcntantes de las provincias: pcrroaneciendo aquel en el 
seno de sus familias, poscsion de sus bienes, y en cl^ dc ciu- 
dadano. 

Que ^ste congreso independiente de la Espana, cuide de sf, 
de la defensa del reyuo, conscrvacion de nuestra religion 
santa en todo su ser, obsen'ancia de las leyes justas, cstableci- 
miento de las convenientes, como de la tutela de los derechos 
correspondientes al reconocido monarca el Senor Don Fer- 
nando VII. 

La solicitud es la mas jtista, A todas luces la mas conve- 
niente en Tas prescntes circunstancias, y la mas util £ todo 
babitante de America. 

De criollos y Europcos florecera la industria, comercio y 
demas ramos, que felicitan la sociedad del hombre. ^ 

La estrechez del tiempo y angustia de las circunstancias no 
pcrmitcn exponer lo conducente. Asi solo dire il V. E. 1. 
que no hay medio entre adraitir esta clase de gobierno 6 sufrir 
los estragos de la mas sangrienta gucrra. 

Lk nacion ha conocido sus derechos: esti vulnerada, esta 
comprometida^ y no puede descntendersc de ellos, y mucho 
menos de los clamores de la religion y de la bumanidad. 

V. E. I. interesado en la pacilicacion del reyno, debe estar- 
lo principalmente en evitar la efusion de sangre que ya a- 
.menaza d su provincia ; y en el concepto asentado de ser jus> 
tificada nuestra solicitud, no hay m^ que proponerlo al eo- 
biemo de Mexico. Si la resiste como otras veces lo ha hecho, 
no hay mas que aliandonarlo y dcclararse por la causa, per^ 
suadido dc que la Junta Nacional de que tengo el honor de 
ser miembro, ^rantira la propriedad y personas de esa dc- 
marcacion y la pondra a cubierto de los msultos del enemigr> 
con la priiK'ipal fuerza de bus armas. 

Ultimamcnte el senor representante impondra & V. E. I. 
sobre si ha sido tratado con fa hospitalidad, agazajo y atencion 
que permhe el pays ; asi como de lo relativo al asunto de su 
encargo, de que lle\-a las neccsarias instniccioncs. — I>iw 
guarde AW. eLi. muchos anos. Zitaquaro, Octubrc 10 de 
1811. 



464 
CARACAS. 

I 

()ficio del general Monteverde al capitan general de 

Venezuela, 

AI concluir el dia de aycr los tratados de paz con loi eo> 
misiQiiados del gefc de lasarmas Caraqueuas para someterib 
elusion de sangrc ni otros estragos de la guerra^ A nuestro k- 
gitimo soberano cl territorio que faltaba por conquistar eaodi 
provincia; se ha incluido el articulo de que siea yo exdutinh 
meute el que pdse d ocupar dicho territorio, y d popcr et 
cumplimiento todos los particulares, Wco que se ba paoada 
el presente convenio de pacificacioiu — ^ELste acuerdo esenrii^ 
entre los dcmas i. que lue he visto en la necesidad de oondo- 
cender para evadir todo obstaculo, € inconvenieute que le 
oponga ^ la reconquista de estas provincias, y i. restablecerloi 
derechos dc nuestrosoberano,seria porsi solo bastante para oht 
garme & insinuar ^ V. S. no ser convenicnte al servicio del rcfi 
ni & la causa ptiblica en laspresentes circunstanciasi que oottt 
A excrcer las funciones dc gobernador y capitan general en vir> 
tud del nombramiento que tiene hace mucho tiempo, sin que 
sobrevenga nueva orden 6 dbposicion dc S. M. ; \iexo bleo i 
mi pesar obs6rvo que & csfe fundaniento se agrega el pode- 
roso de la opinion de los pueblos interiores que por sus oficiof 
y documentos, recibidos en el proprio dia de ayer, me hacean 
ver les asiste la misma intcncion de no admitir por aora i 
V. S. en los empleos de gobernador y Cc^pitan general de Ve- 
nezuela hasta otra soberana deternilnacion. Eln situacion se- 
mejantc veo un inminentc peligro de que resultc un trastonK) 
de que scan ilusorias todas mis fatigas con el ex^rcito que roe 
esU encargado : que se dificultc A lo mcnos la reduccion de Lb 
provincias de Cuman^, Barcelona, y Margarita, y finalmeate 
que cste territorio vuelva a mover la anarquia, y & prcpaiane 
su total desolacion. 

Movido, pues, de estos temorcs, y sin conducirme por dtrw 
fines que los de la grave importancia de rcstablccer estos do- 
niiuios a nuestro Icgltinio monarca, y ascgurar la paz y trao- 
quilidad & la me nor costa del estado ; me veo en la dura ne- 
cesidad de insinuar d V. S. se sirva no adelantar ningun paso 
en el uso de los empleos de gobernador y capitan general, eo 
el concepto dc que si V, S. cstimare liaccr qualquiera gcstlon 
en contrario, no puede esperar buen rcsultado, y si cargar con 
la rcs|X)nsabilidad de tan gnives consequcucins. 

Tengo por muy co.Mveniente que en el interin determina 
S* M. lo que sea de su real ap^rado, se separe V. S. dc csta pro- 
vincia al parage que le parezca mas ^ proposito para es^jerar 
Tas resultas del parte di: estas ocurrencias que dirijo fi nuestru 
tobenmo. 



4^5 

Si V. S. ha traido conago £ los senores ministros qne per* 

tenecen £ ia real Audiencia de esta provincia segun i)ue ie 

^ cUo se me ha dado alguiia iioticia ; puede V. S. signiiicar £ 

dichos seiiores que pasen, desde que lo tengan i bien, A 

< cttablecer el tribunal en la cnidad de Valencia, interin tbmo 

I pofeMon de la de Caracas, 6 ^e rcsuelve qual ha de ser la 

I capital, mediante la total niiua que lia padecido ^ta. 

1 Eb tan interesante la actuacion^ de los expresados se^ores 

ministros en todos los asuntos ciViles, como que considero 

Mtaran safriendo hs causas y negocios que deben ser de^ sa 

oonocimiento, un atraso de muclia consideracion eon per]ai<r 

cio de la vindicta publica, y de los particulares litigante^, que 

ban carecido de este recurso desde que cntr6 en posesioii de 

cstos pueblos, caminando sicmpre eon el dolor de no tener si- 

Juiera un letrado conquicilconsuitarme,reduciendo0eaji mis 
iiiposiciones i prontas, j extraordinarias providencias.'— Dios 
guarde i. V. S. mnehos anos. Quartel general de San Mateo 
!^de Julio de 1812, — Domingo de Montevcrde. — Seiior 
capitan general Vei^uela. 



RBSPrKn*A BBL Capitatv GexbraIm 

He leido oon tanta sorpresa como sentimicnto el oficio de 
V. de 27 del corriente. No porque la ambieion del milndo, 
li otras pasiopes que suelen mover el corazon humano tengau 
parte en mi disgusto ; . sino porque comidero que ninguQ p^ 
podia darse mas ofer«sivo contra el supremo gobiemo oc la 
nacion, ni mas fecuudo en pesimas y fuoestas coo^equencias^ 
que el de dosconocer en el acto mismo jle la pacificacion de 
unas proviucias levantadas^ la legStima autorio^^ 6 lo que es 
lo niibnio, pcroiitir un acto que es el que ba obltgodo al go- 
biemo & valerse de la fuenui para someter estas provincias, 
Hago a V. la justicia de crcer que sus sentimientos son dfr- 
ma'^iado noljles y pundunorosos para liaberse decidldo i tomar 
el partido violento que iudSca en su oficio oon deliberada in* 
tcncioii de ofendcr al soberaoo gobiemo naciooal ; porque 
ynnx un militar dc honor no bay procediniiento que le ne- 
gradc mas & sus proprios ojosp i los de sus conciudaidanos, y i 
lu postcridad que el dtrsconoccr la subonlinacion, y orender 
aun en lo mas levc la fidclidad al soberano. Pero como los 
crrores en que incidc el cntendimiento los corrige la reilexipa 
y el convencimientu ; no puedo meuos de poner i la conpi- 
doracion dc V. sin ninguna mira personal^ y solo con^ el 
objeto del mejor sen icio del rey, que es cl que debe dirigir 

TOMO V. 3 1 



4S6 

gjtfi^Apqibis^ pqrila autoridad sufneini^.iue to^ 
jp|%, Jpfpv k intiiiiacioa de otro,,que aonqne Hcspodjiqgfiiip* 
imm^ ,d^i^ y dc patriqtisflao,y djgno d^l iTioqiwcMi ii iBh 
^ mMTionaJ^ po 4cxn, de wr subal^n^ «tt}(a$:^.Jhppmw 
]ipj|i||pe$ de;tado,goUenxik autpricfr 4 ^eai^^^ixm^ W^imi^ 
]iueDtodequiedpu^D)odettad»tH^ 4.ho>it^m 

HHB^ImIi^Wp »? WMtkuya ^pcrior al miiino gqkniftwp^ jr par 
mM|gHifi4e fe iflypppduzca la anarquia ; j as liaccynp <Miqme 
09 WW^ 4w no a compatible cod Ips 4ebc|».4e wifcfe 

5M.|Ifi diq^fptet 7 replto que persqpalipfMKe vm.^. kd^ 
S^pi<mBMii^, d qbed^qsr ^xm ^S qq^ 9<», q^p i|ti)J4pA.|kl 

Hft-^ik c9jfif;^g^ofiX9l9h^p!i^ aa to mwl^ ^itfiiiMMai 
l|^¥« xiHirji$^ e^ ja Qficio} jQiumf«?g|iim 4 V. fie 
M|e/9i plvq^ 0elps j>veblo8 de esta inifqM pr«9W<J% d 4i 
to. IbeoeoM^^ qoe. n^litpii ..b^o flaff IpiifU^ ^d 

ley, y el de las bizarras tn^>as q|ie se.jK^y ^oqnpiaidpxlpi 
Goronado & V. de gl.dria. Y sin estas seguridades { "como' o 
posible'que Iiaya V. intentadcr im paso tao arriesgado^ in 




eh ,%M minnos. horroresy dekuacioii y 
god d£' que porim 'particular prodigiode la provIdeDck 

' tXce T. 1^ stt resolucion ha sido efecto de un aitfculo de 
1^ bapltalai^'n h^c^kk ]|)or V. con el comandsinte de las tropts 
m Caiaca^v jpfj^o ptiescindiendo de las consideracioncs y rm- 
"xioiif^ que $^ agcupan en n^i inia^nacion sobre el hechode 
Ik esbitulaoion . ^ c6ino e^ posible que up gefe victorioso out 
CQnc(ubtfiHalQ<i][iueblb^y destruia los ex^rcttos con la celcridad 
de'un xayo, haya podido desconocer que reclbiendo la ley del 
Vencido, en el momento que estaba en su nnino reducirie I 
pthliBSy oscurece tixia su gloria entrando en capitulaeioncs 
i^ ho esperaban ? 

Enfin .; cdmo se ha podido ocultar i la pemetracioiiy al 
jmcioy y al talcnto, de V. que mi mdndo en estas provincisi 
acaba de recibir una nueva sancion del gobieruo; puesto qae 
aldarpor concluida la comision rdgia, se me nombran los 
consultores que deben auxiliarme con sus luces en las open- 
piones militaresde ^stas provindas, €e manda al oomisioQido 
nedo mismO) que me entregde sius instmcciottes^ y ^ circuhn 
draenes al vjrey de M^xico^ y i los eapitanes l^enenks de h 



467 

Havana y Pnerto Rico para que me ouxilien coh toda daAe 
de socorros para Ikvar i cabo la pacificacion de &ta provUi-- 
cia ? ; Y con qu^ tftulo, baxo que color podrfi V. saplantfli^ 
tn mi miodoy y ser reconocido por aqnellos gefes ? 

Bl niando politico que tengo en estay provincias, y en cuya 
virtud se me lia remitido la cbnstitudon poKtica de la mo- 
narqnia para que la publique ; la convocatoria para las prood^ 
mat Cdrtes pnlioarias,' y otras drdehes cuyo cumplimiento ^ 
me encai^ personalmerite { bdxo que pretexto podntn pa- 
sane para sa cumplimiento y execucion A una persona que 
no tiene autoridad conocida, y que debe la que se quiere su-^ 
brogar, d un artSculo de una capitulacion, es, decir i. una ley 
dictada por un enemigo del estado ? 

No hablo A V. de otros infinitos puntos que cada uno re- 
siste abiertamente la resoliicion de V. porque liago lajusticia 
que debo A su merito, y creo que'estas sencillas indicaciones 
bastar£n para que no acibaremos los dias de gloria y placer 
puro que tendra la naoion el dia que sepa los nuevos laureles 
que acaba V. de ganar en el campo del honor. Mi caracter 
es, por fortuna mia, bastante pacifico para desear que estas 
desagradables ocurrencias terminen del modo que conviene 
al sen'icio del rey, i la tranquilidad de dsta provincia, y al 
honor de entramh(», y d fin de que asi pueda consegiiirse sin 
estrcpito, sin escandalo piiblico, y sin dilaciones peijudiciales 
he comisiohado al coronel Don Manuel del Fierro, paca que 
entregandole 6sie oficiO| pueda enterar A V. de los sentimien- 
tos que me animan, y ser. nuestro iris de paz. Dies guarde 
A V. muchos anos. Puerto Cabello, 29 de Julio de 1812. — 
Fernando Miyares. — Seiior Don Domingo Monteverde. 



BUENOS AYRES. 

Breve noticia de una Compiracion cotitra el nuevo Go^ 

biemo,* 

Desde el 2 de Julio basta principios de Agosto, la ciudad 
de Buenos Ayres ha estado en la mayor conmocion. Dtcese 
que la causa de esto ha sido el desprecio con que el gobier- 
Do de Buenos Ayres trataba A los Espanoles. Esto les hizo 
Goncebir la ide:i de trastomar cl gobiemo actual y tomarlo en 
8US proprias manos. La conspiracion fue tramada por Don 
Martin Alzaga, hombre de GO anos, que habia hecho un gran 

T ■——-■- ^ 

^ N6 habiendo recibido noticias directas de Buenos Ayres 
ro« es pracifo taeir estat pocat de las pviblicadas en loi papelei 

2l2 




madp. qi oompiuEiiM. db inluitera .ooa:«f i o 
ofidfllcSk JSI Padie Fn Jose de ks inioiit b 
iiiaiido.de:b|.edMdleria. £1 hcmital 4ela» 

dfcftrthub i iOB EipuiQlca 9iidto9 i)iie acoaitaeiv ylftedli-;.'^ 
IfrkfrOMlM ciKsaigiMa de apodemne del.ntauet y Bodlfili;'^'' ' 
cjiidid ptAi que iwdie' aKSitpiise. Todo ae bilnii de «sctittv^. 
lai dqi'de la Muuoaf 7 npenaii amaneciera ae liAbini 4e iMoer 
M&aitt ll los mariikM. Se habia de piiblicaa faaadbcsoi^ '~~ 
did miKSrte eootra tod6 AatMricsEgMT. uir aattcae do wm, 




bian de ser funladcM) y, eofiiit Alagpa balria d 

A^ iodftpeodiaiiDe ddl gobernador deMoatenc-., 

jiuuaa4e. Iw.Cdrtes. ITobdekit tonipiradoreB ee cmifief 
im e^gikvcv el: qual db parte al gobienio. Hecfaift laa txM^ 
I^iilet avericincione^futiroa preson y arcrinicados tnea delis 
mrincipalei : • Ahaga \mj6^ fiie cogido y tavo' la munw abefffj^. 
^ pueblo de Baenos Avra mortni la majdv adbealoQ al 99^ 
UeniOy^ An que la propnedades de los dl^mas Bqpanole; hayvii 
aido iojuriadas. Los ajosticiados fiieroa vcinte y 



I -... 

7 J 



.EPILOGa -I 

Observaciones sobre lot Docitmeniot 4miecedenie9» 

Los docanoentos relativos i la causa del ex-regente Laidixa* 
bal, son una prueba evidente de lo aue se ha dicho en este perio- 
dico acerca de la nulidad de las leyes actuales de £ipaiia, ea 
punto 4 libertad de imprenta. ^ Qual es el apoyo de esa liber* 
tad, en ultimo resultado ? HI que escribe en Inglaterra sabe ea 
donde ha de fiindar su confiaiiza : Sabe que doce hombres bue- 
Qos han dcf ser llamados de entre el pueblu» y ellos le bao de de- 
fender usntra el enojo aun de los mas poderosos, si creen que ca- 
cribio mando de so derecho en justicia. Pero la causa y sen* 
tencia de LardJzabal raanifiestan'q'ue la suerte del que escribe eo 
Espafta, depende del capricho de los que maudan. llardixabal 
'ha sido jozgado por on tribunal especial creado por las C6rte8 pa- 
ra el efecto, en el acto de manifestar la mayor indignacion eoo- 
tra su escrito ; £s decir, que cinco hombres sin empleo tizo^ o 
cinco aspirantes 6 preteudientes son los arbttros de la auerte da 
uno que ha incUrrido la indignacion niauifesia del Joteroao. — 
La base y fundamento de !a recta admini^tracion de justicia es U 
independencia de los jueces *.— >{ Y segun que leyes juzg^ 



* Esjusto decir, en honor de U honradez» qae 4 pesar del 
Gomproiuiso ea que se rieron los individuos del Iribaual 



. 46*9 

triboMl eipecial?-^La8 Cortes crearon, parm defcma de la liber- 
taj de Im Unpreiita doa junUs de Ceosura. La iaferior parece 
<)oe condeoo la obra de Lardizabal ; la suprema lo abmelvv de* 
todod^lito i|ae nerezca tal nombre. ^ Sobre qae, piiet» fundaa 
loa juacet au aentencia ? — Si esto ea teuer libertad de imprenu* 
digo que bay libertad civil en Turqaia. — El pueblo £a|:%iiol no 
le debe dexar deslumbrar con palabras. La iyrania y despotis- 
mo poeden exi^itir baxo mil fornias divenas^ y on congreno no 
es mat impecable en eatat materias, que los monarcaa. Doode 
lof tribooales no fon fixes, y los jiieces iudependienies: doode 
lUKM mttmos jueces deciden del becho y aplican la ley; el aooi« 
bre de libertad es on ^ano sonido ; es an laao para coger a bien* 
intencionados e iocaotos. Ningun K^pailol esti aegaro mieo- 
%fM3 qoe se hille sugeto 4 ler acusaclo ante on tribunal cuyoa 
jueces sean hecbura precaria del poder 4 quien la libertad de la 
iiDprenta debe servir de freno : mientraa que el derecbo de de- 
clararlo inocaUe 6 culpad^ no este en gentes qoe tienen tanio 
interes en qae se conienga em 9u$ jusiot Hmites ol poder, como eti 
que no se excite la rebeiion y la anarquia. Emo nadie lo puede 
( nacer sino los kotnbres buenos qut no tieoen preteasiooea coooci- 
li das con, ni dependencia personal del gobiemo. £o una palabra, 
I y para que lo entienda todo el mundo en Espada — lus ciuda- 
dauos no estan libres de ser oprimidos por los que mandan, en- 
taiito que no bay a en Espafla juicnnt cun juraiof, 6 un cierto 
'• nuoicro de hombres buwos iudependienies del gobiemo que, deti* 
pues de haber oido las pruebas oel delito, declareu ai el acosado lo 
na conietido, u no : Sin que el jueas tenga arbitrio para seoten* 
ciar de otro modo que en consequencia de esta declaracion 
I previa. 

I . Las providencias que ha tornado la Re^ncia respccto de lo< 
empleados por el gobierno intruso, aunquc no se puedan lianiar 
injustas ; no creo que son las mas poliiicas en el caso presente. 
Nada hay mas natural que el deseo de vengauza que manificstan 
los pueblos contra los que ban teuido conueaiones con loa opre* 
sores de la Espanx Mas, no tod«i lo que es natural es util en 
materias politicas. Las connexiones de los Espanole;^ con rl 
gobierno trances son tan varias, y culpables en tan diversos gra- 
dos — el numero de los que ban tenido estas connexiones ya por 
afectu, ya por timidez, ya por otros mil mptivos es tan grande ; 
que es casi imposible establecer leyea que abrazen todoa loa 
casus. En mi opinion esto se debia arreglar de un niodo gene- 
ral y con una mira decidida a aanar a la Espafia de las divisiooes 
queexisten y ameuazan entra aus habitantes. May eotre los par- 
tidarios del gobierno intruso una cierta clase^ que ha comet ido 



cial, doade ellos (lossefiores Uodaveyiia v Morale^) absolrieron 
al acuaado i segun las nolicias qua itngo dc 4ste asunto* 



• i BrtH-ftiKHial ten ano mat tg^bW ]f |W M hroM i t mptcto 4 
tepfuvlaeiftiiile Americuii d^qott miuiniifoAurmAt^ da maavoki- 
tiomiskMiado^dal gobiema fiipajloL En Canu^a aa prBMla& 
<4iila'la laejor ocasimi de enmehdtr lot erroms qve aa naa ooa^ 
fMa caiiini'«(|OaHoi payfies. 'La baena fa 90 obaenrar lat cup^ 
arilaciaoet <|ad w hayan becho con Ida inkurgaataa^ aa dal iBa|ar 
4acam y omaqaaiicia plira la Bspafta. y Bl tHtf nfa )|iitt ha ]bna> 
«A»abara nb^iaaa^tretkofiifeacia Alguaa'jqaa plbadl alhagarln 
-tMIKaHo. la tibanad ho j^areee'qiia'encueatra en aquel pqi 
•anraoa-'i'fvi^xNiitoaQ iSfae adiaf rayces; maa Ut anahfanai 
4piBdaJMUar;otrotDai proprio,en el mjiu^ Laa tafaidaaoidb. 
4Bdarblai0s y f>bnldl)ii abanda* ; y I09 nmtarUlea eoiii qaa paidn 
taWtar-a^tioaMisaa. Enmila no Uena otro medio da^ ^ffS9 
-hmiit Uii jm^riay^faacarlo & a<|adiDi (Ay^Bi^ qw'^'igiaana'^tt 
-^Uotola'OgiM^ pirtr iifli 1 iiaiiaMir 

4m id) iMMeif V poder de an niodo pontnuib; <H[ilrhmiiiBli ■ 
<«n|«AawMf A»*M Mitria de fermeiltkeioB ea* ttue caun' k\ mmK . 
mkioairm^^y^gollkfm^ ^beWMa baa di 

<BiaaetarlftiHip m«tr6pol«. E«lo«,' sHi dUa; Irabajai^ |iaiad 
Mnaar; i^.ai'iM'tittiiiieai 6 p6r cMedlOk ad JMUui flM^lMBlt 
JaakMne^yMndr abiototos;;ld teimn M elb&Jo« ua^ e» 
•Mieep'alia aa ib ia -da yaiallei^ Veaie oiia ipimyira da la aai 
4taiM iacadtfr; a«<lM'oaitaa(ifi BfffyiVte y Itfonialvwda. Si^4 
^^apMoida apiMNi iliblieil. da loa^ acaUi4te 6^1<AifaHr dte 
albMdt^irqaiaMfwm'ilaiiiaMd^'i^^ 
dlapa^ ywaiiraati ab to da» gabi^^ f^MkVr 

4abni aMrbado «liliB¥ar ao InitHM 4 la fU^ro, t i fe aian Ju hi Vt^ 
ipac^ isa anaoda? 'Vefdad es qae \6 liabra tornado ^ aotra tHto 
4)i]a caaadta algobiema;'' p^ro la respteesCa tardar4 maa deao* 
^oailb; y f aDpadra^ocorrir ^ra aoava duda aobramacm* 
aa)(iap de nuevo qaando ))egt]«^^A^i ie re oue ae am dtiifr 
awiado taagre sin t6raniiio; crayo frata no poede ser maa qaa att 
#dBibn d^jpader pant el gobierno de Etpaila : porqoa eipav 
-mrnankg y ^acorTtm.k^ thitar de lo totposible an el aaiadd aa flit 
4Bpia1la8*poebktti«a:ballan.- Ia condoda atilfsiiMi qoa padMa 
aeJiiitf 'laa CiMtat»'ieria paMicar an perdoa ganarai y abaahiam 
-Vf uexu^lav^y ana ranlitticion completa de ras bienea 4 laidd 
partifio'imiArgeinte'que le |>re8ent4rin dentro de ciaito phiii 
vdn tpandrin uq reaMdio efectivo 4 la anarqdfa, y gmnam b ap 
nMi db la^'paebloa qae se ball4iien en la sitoacion da CSiaaif * 
ffiiq|M>aBta<ipianMftlaaibne padiera tener inierpratackmai Habt* 
•mi8,exerciandoae oon un pays somettda 8obre todo^ ai ttfttn . 
qniare disfrutar da 801 aniiguas colonial por cian aftoa, lo wmm'f 
libraiaa da Vireyct abtolutbs; y haga que en el peya nmBi . 
^tngaa-en freao qoe lot togete. Uri coogreto 4 oMieera da hidl 

lasaoloaiaii Inglesas. P4ro 4 ettp y 4 otraa mU ooaai ilta 

•e.opone eia Gonftitucion Que de repente ba nacidp delcarafaio di 
lat C6flet» perfecta y^rmaoa coara otra MinerTa, 



N^ XXXI. 



EL ESPAISIOL. 



Treinta de Noviembre de 1813. 



At traherc, atque moras tantis licet adderc rebus. ViRi>iL. 



REFLEXIONES 

90BKE LA ADMINISTRaCION DE JUSTICIA. 



«* Dta 10 de Octubre de 181£. ... £1 tribonal opedai cmd^ 
por las Cbrtet para la causa del ex^Regente Lardiaabal da own'*. 
ll^«1 CoDgreio de haber admitido la s4plica interpuestapor aqnel 
{de que se vea su proceso en seg^nda insiancia) : en caya rirlad 
habian paMdQ los.aaios al tribanal supremo de jasticia; y pide 
por ultimo que« habiendo coodaido so comision principal, se les 
«slma de este encargo y se Us recomicnde d U Rt^encUu*' Con^ 
ciso del Sabado 17 de Octubre, 1812. 



JEISTO ba pasado, y esto se ba publicado en Ca- 
diz ; en ese pneblo donde no se oye otra cosa que 
Ids ecos de libertady constitucion, aerechos del Aom^ 
hre y del ciudadano I iY nb ha habido nadte qne 
-pire su consideracion sobre ^ste becho ? { tiineun 
/escritor que tome la pluma paraacusar elescano^lo 
qne estas palabras encierran ? 

Supongamos que en tiempo del Principe de la 
Paz hubiese habido qnien^ publicase nn papel pro* 
bando la ilegalidad del exorbitante poOer qne go* 
aaha aqnel favorito : qne^ como era natoraf, ela* 

TOMO IV. 2 K # 



474 

trevido escritor habiese side arrestado y que tV m- 
juriado t'avorito bubiese nombrado una comisioo 
para jiizgarlo. ; Que no se diria, basta la hora pre- 
sente, si en la gazeta de Madrid, se hubiese puUi- 
cado un parrafo concebido ea estos terminos. 

'^ £1 tribunal nombrado por el serenisimo seBor 
Principe de la Paz, para jnzgar a] antor del libelo 
que se publico contra su Alteza ; habiendo seDteii- 
ciado al an^or i destierro, confiscacion de bieues, 
&c. presento nn memorial pidiendo que, conclnida 
ya sn conmion, se le exima de ^ste eecaigo, y sc 
digne S. A. recomendarlo al minbtro de grada f 
jnsticia. 

Pero ; a qne supongo caaos imaginarios ? i Que 
concepto tendria el mundo de los antignos cnerptf 
jadiciales -de Espaiia, si quando el Priacipe de U 
Paz se empen6 en hacer condenar d £scoiqtiiz yil 
duque del Infantado, eo la celebre causa del lb- 
corial, M hubiese visto terminar el juicio del BMido 
que di del ex-Regente Lardizabal ? j Que noailini 
no se darian d los miembros del Conscpo de C»> 
lilla que fiieron escogidos para ver aquella causa, s 
cediendo al pr^vio decreto de coudenacion que ba- 
bia dado el Key (como las soberaiias Cortex lo di^ 
ron con su indignacion publica contra Lardin- 
Wl) Imbiesen fallado confornie a la conclusion fi>- 
cal^ en contra de los aciisiulos, y en segoida hubi^ 
sen pcHido rccomcndacion en premio de sus ser- 
Ticios r 

M4s, d pesar de todas las brillantes teorias de los 
refomfadores filosoficos, la integridad, la constiih 
ria, y esos exeniplos de firmeza beroyca que hacft 
sagrado el caractcr dc los jueces ; rara, mn? nil 
vez se ven brotar de repentc en tribunales de aref 
inafiana. Seniejuntes virtudes son plantas dc tar- 
do crecimiento, y de aqnellas que mas bicn s» 
enxcrtan que se siembran. 

Espafia ba quedado en punto a administracioa 



475 

de justicia mncho peor que estaba antes de su re- 
volncion. £1 consejo de Castilla, con todos sns 
grandes defectos^ era nn cuerpo consolidado en la 
opinion publica. El pueblo Espaiiol lo liabia res* 
petado |)or siglos, y I09 individuos de aquel tribu- 
nal supremo aprendian de unos en otros d venerar 
la opinion, y el respeto de que gozaban. Aun 
quando no hubiese dado mas prueba de honor y 
constancia que la que manifestaron sus mieuibros 
en la causa del Principe de Asturias ; ^sta fue tan 
brillante, que debiera estar grabada por siglos eo 
los corazones de los Espaiioles. Mas todo se ha 
olvidado con los vanos suen<)s de la libertad ideal 
y abstracta que aun 4^slumbra los mal exercitados 
0Jos de innchus. 

Ccnitentos con declaraciones genendes de liber- 
tad y de derechos ; aun no ha Uegado el tiempo 
en que se desengaiien de que se ha errado el ca- 
mino de asegurar para siempre estos bienes. En 
politica, couio en todas materias, lo que se llaihan 
principios^ es lo ultimo que se llega d fixar y enten- 
<ier verdaderamente. Esos principios son vanisi- 
mas palabras k no ser que signifiquen el resultado 
de una. multitud de bechos individuates, que, el fi- 
losoib t^peculador renne para su gobierno baxo un 
cierto titnlo 6 r6tuIo d qne llama defimcion 6 prin- 
cipio ; )>cro que de nada sir\'e en los usos practicos 
de la sociedad liumana. — Quercr establecer y con- 
0olidar la libertad de un pueblo solo con proclamar . 
y jnrar tales principios, es como dexar la admiois- 
tracion dc justicia pendiente de la definicion de 
esta virtnd ; annque la que la hace consistir en dar 
dt cada una lo que es suyo^ es uno de los mejores y 
mas exactos principios que se conocen. 

Cosa muy util, y aun necesaria es tener declara- 
Clones en favor de los derechos del pueblo ; pero 
; de que valen seroej antes dcclaracioncs si no hay 
t^oiidad de que se apliquen en los casot particu* 

2 K 3 * 



47« 

hrea ? ; Oiie le importa al cindadano Eapafiilar 
nriembro^el pueblo soberano, si no esfet r ■■ alii k 
la opresion que pueden intentar contra A Jot ipi 
exercen real y verdaderamente esa sobcfania}— ' 
La libertad Terdadere, y pr&cdca no pvede faa- 
dtftm en declaraciones abstractas ; sn vevda ~ 
fhndamento es la proiecckmhuKvidual €pm d 
AadaBO Adtiehallaren los tribaaalef. — PragoBlD £ll 
lay en £sp(uia ?: ' 

Yo no qniero jn2gar al tobonal efimero-qae b 
flentenciado al ez-Regente, ni A lot otroo qpw t 

nooe la constitarion de Espafia^ por ningoi^ 

particnlar en que la sentencia pneoc pareoor jwlai 
an partido^^ injasta y opretora al cd u tinri oL &Am 
solo examinar en que basas pnedc eatribar la cm* 
fianza qne cadi^ individnd did pocUo £nia&ol de- 
biera tener de qae le adminiatraiia jvsticiay uM 
tanert en contra del gobiemo . aobf rano.^ lapll 
fteria argoir en la materia^ ailat C6rtca crraaa^ip 
en loimfEiitto de ni poder/ lo tienea para uoidhnr 
tribmiaies especiales, tieinpre que desaen fcaatmrl 
algmio qne baya incnrrido en sn indignacion. El 
exemplo qae tenemos en el primero de ^ste g^ofio 
qne ha existido^ basta para que hasta los mas tie- 
gosvean la especie de proteccion individual qae se 
pnede esperaf de tribunal semejante. Irritase in 
partido en las Cortes, contra uu iudividuo ; y am 
nn decreto para crear uu tribunal que lo juxxiia. 
Si el tal partido gaua el decreto ; es seiial de qae 
en la actualidad es el mas poderoso : si forma no 
tribunal en virtud de sn enojo ; claro estd qne noes 
para que absuelva : si nombra sns individnoe ; u- 
die supondra que ha de buscar d los que teocu 
opiniones contrarias^ y iSrmeza pafa aostemnw- 
Las consequencias son claras : £1 tribnnal es ana 
mera fursa. De entre la turba de pretendientes le- 
gtstas cjue vagan sin emplco 6 que qoieren tcatr 
Mcenso se eligen quatro 6 cinco que vittan la tsp 



477 

{)Dr algnnos meses, para dexarla humildemente a 
OS pies de los qae los emplearon^ pidiendo que 
no oividen sns buenos servicios*. 

Por lo que hace & los tribonales ordinaries^ may 
poca proteccioQ puede esperar el simple ciudadano 
A quien 6 las Cortes, 6 la Regencia quieran opri- 
inir i sn arbitrio. — En el dia se estd verificando 
un caso/qne debiera abrir los qjos a los Espanole^ 
sobrc la inutilidad de los principios generales de 
libertad indiTidual, quando no hay medios practi- 
cos para hacerla efectiva. — Dn. Ricardo Meade^ 
rindadano dc los Estadoft Unidos ^, domiciliado en 
Cadiz, habia becho serricios importantes & la causa 
de Espaiia proveyendo de viveres & los ex^rcitos y 
plazas bloque^das, en los tiempos del mayor apuro, 
y quando los comln*ciantes d^ Cadiz, se hacian sor- 
Gos en materia de empreatitos al gobierno. La 
deuda de an millon de pesos estaba reconodda 4 
sn favor por la Regencia y hasta por las C6rtes 
mismas, d quienes habia recarrido para qae se le 
pagase. El plazo estaba cnmplido, sus acreedores le 
•paraban ; y li el gobierno te hacia el desentendido. 



^ ¥s turoamente extrafio que las Cartel que tenian ya decre- 
fado o ibao 4 decretar que " Ningon Espanol podr4 ter jusgado 
en causal civiles ni criminales por ninguna comision, sino por el 
tribunal coropetente, detcrniinado con anterioridad por la ley" 
(Tit 5. cap. 1^ Art. 24-7) diesen el escandalo de juzgar al ex- 
Regente Lardizabal del modo que bemos visto. — Este es un e- 
xemplo de la arbitrariedad absoluta en que estan las Cortes bazo 
la actual constitucion. 

t Se me figura, por los documentos que he Tisto relativos & 
este asnnto, que la Kegencia procede contra Meade en la con- 
Aaoza de que no es lisipanol. Pern ademas de que segun las leyes 
lie J^pana, no ahrogadas, el extrangero domiciliado " tiene los 
niismos benefictos y carg«)s que los subditos del Rey ;" (real or- 
den de 2S dc Junio de 176 !•) lo que se ha hecho con este iudiTi- 
dooy puede igualmente executarse con un Espaftol sin que tenga 
fieqiedio legal de que Talerse : aii es que este caso pued^ mirarst 
como un exemplo. 



• « 



Meade habia de ^ebrar por neoesidiid y JQcdac 
tiiminado. Los lofinitos pasos qua tppcuia qo^ 
dar para evitar su raioa se pueden imagtiiar pa( 
qualqniera qne conozca el systema qfic^nfUm de 
xSspa&a; aim qnando no aparecieseo por los.doc^ 
mentos qae el mteresado ba dado al publico. Dbk 
fteto de las C6rtes a la Regencia : decreto dc \^ 
Itegencia al mioistTo : orden del inimatro al T^io- 
rero : Respnesta del Tesorero al ministro : Piue d 
o^cial mayor de la secretaria: pase otm ves al^oftr 
cial encargado del expediente : snba otra Teai al 911: 
iiistro-: ba^^e otra ?ez al oficial : cpmimiqiiese ofi!^ 
orden al Tesorero • . .al fin el Tesorero declara m 
no poede 6 no qoiere pagar, en ultimo reioltiMai 
Estpi hecho por on particnlar^ lo arrqiDariii; pm 
beciio por el gobiemb, arruina alacreedor *. Ufgi 
el momentb en qne ^stcf debe declararae fallidi^j 
la natural indignaoion, yel deseo d^ bacerTcri 
todo el mnndo sa ninguna culpa en la miietura qn 
bada^ le impelen d pubucar sus reclama^onet algcb 
, biemOji con nn prologo en que nsa d^ algnnas at* 

fre^iones fiiertes contra los que causaban su roioa. 
<aRegencia pasa ^ste papela la Junta de Cen&ura, 
' con orden de que lo juzgue inmediatamente, y se- 
gun el contexto del auto, me parece que la obe- 
diente Junta lo execut6 aqnella misroa mauaua, 
*^ limitando sus observaciones al titnlo y prologo de 



* La ruina que incarre el gobverno por este pnxreder* no cf 
inmediata, iii dana personalineiite a los individaos ^ue lo CXB^ 
cen ; pero es rauy et'ectiva respectn de la iiacion. £| c^ao de 
Meade sera un exemplar que arredrard a todo el mundo^ de ade* 
lantar ni un maravedi al g(»bierno de £«pafia. Ya ae babia Ttfia 
i los comerciaiites de Cadiz^ exisir la fianza de Inglatcna ptia 
prestar 4 su proprio gobiemo. £1 caso presente oiuesira que ic* 
nian.razoiL— I Y todaria se atreven 4 responder qne necfuitabaa 
el dioero'^ara atencioqes superiores ! ( Superiorea 4 maMeaer d 
credito publico dando la ipano para salvar do uaa roioa al ^ 
lea habia aaxiliado con sus caudales? 



479 

la obra."* Dos eipreslones no mas pado ballar la 
JuBta en tan corto espacio sobre que descargar su 
vara censoria ; y las declar6 " enorniemente desdoro^ 
jo; y ofensi vas al gobierno delanacion . • * y por tanto 
injuriosas en snmo grado.** La Regencia, en Ingar 
' de recnrrir a un tribunal para hacer juzg^r al libe- 
lista segnn las leyes, toni6 el camino mas corto^ ha- 
ciendolo sosprender en sn casa d la media noche. 
Depositolo en la carcel publica sin anto de prisioR. 
£n vano clama'el arminado comerciante contra la 
injnsticia de estos procedimientos. La fiierea esti 
contra ^1, y en Espaiia no hay ningim medio prac- 
tico que haga efectiva la proteccion de las leyes*. 

Si aun se quiere insistir sobre que un extrangero 
no tiene el misnio derecho que un Espafiol a la 

Eroteccion de las leyes : preguntar^ i quieA estor- 
aria d la Regencia el hacer lo mismo con un stib- 
dito de Espana r £ quien se \o estorbaria d las C6r- 
tes, si ellas fnesen las ofendidas ? i No se ha visto 
A un Obispo de Orense sentenciado d destierro^ de-r 
posicion, y otras gravisimas penas, por un decreto 
de las C6rtes ; erigiendose estas en tribunal, contra 
lo que tienen decretado en la constitucion ; y sen- 



<^m- 



^ Al fin de este articulo se hallarin algunot peqaefiot extrac- 
tos qae manifiestan parte de las ilegalidadet e injosticiat que se 
han comt'tido en este caso. Yo no puedo entrar en las discusiones 
que Ke haii excitado entre M«j|ui«, el Tesorero y el minUtru de 
Hacienda. Nada de csto ha«je al prop6«ito. Si el Tesorero te- 
nia 6 no enenaistud personal con Meade, ho es del caso. Lo 
importante que hay en el es, que un acreedor reconocido del go« 
bierno, se ve perdidu porque el ffobieroo no le paga; y porque 
no se quexa en terminus tan comedidos coinoel gobiemo quisiera* 
y porque manificsta que se lia mirado con indiferencia su ruina; 
•e le pone en una carcel publica sin el menor respelo a la eqoi* 
dad ni las leyes. ; Que i«e diria de un deodor qualquiera qoe 
pudiese tratar, y trata.v: w k un acreedor a quieo bubiese airu- 
inado ? ^ Que dirian los filoaofos, de un Grande, de un Scfiof de 
fPOMallos que, por medio de su Alcalde Mayor, hicieie coo imo d« 
•OS subditot lo que la Regenchi cdn Mtade ^ 



^so 



sii^ji.it»ii)A i^n dir,-€OntM lb IjiielMiMM Ik nMk y 



"^'■jt6 careen fibres, pofqvig la c ot istita etart -sittkiiha 



i!' 



pkinchnos abstractos 'de libertad, jklrl^yte! jY 

qmaido estos principios se iiiii7<Jtg?cn en ht jpiiriicii 

^ ^iipORidb 86 ven indiTidiiM opriinidos^ cada <|at m 

pivida de que mafiana le pnede Ucgar 'sa tnrm^ j 

- "iiearropa, y.se adormec^ cop an' trailo de Mbm- 

* ma. 

Aim e8t& por ver d caso en Capafia etiqUein 

indiyidfio ^ue haya didgnstado i loa. que eacereeil d 

''" !poder despoes de le revolbcion; liaya aalido tklD- 

"' rioso bteo la proteccion de los trifamialeft'. Sddi 

' ' 'qM 86 pnblic6 ese fiEmtasma d<^ libeitad dfe imprffihi, 

= us varceies de Cadiir no han estado vii dia sin )^a 

escriCor 6 escritores dentro de sns ]baredea. '- j jw 

jD6rte8, y one R^ncias tan idfalibies^ iaapedHci 

er lab de Cadiz^ quaiido no ha habido im 



dfben ser 

furtre tantos 'qfie lenga nua&n contra ellas! Ibi 
fomo la ba de tener ningnno, ai no hay nteAa 
legates sefialados para lograr jnsticia contra la opre- 
sion, ni tribnnales & proposito para administrarau 
JEfU Inglaterra^no hay catecismos const! tucionaks, 
ni constitncion portatil de faldriqnera : el poeblo 
sabe poco u nada de principios abstractos, pero no 
bay hombre tan rustico que ignore los mediosprac- 
ticos de defenderse contra la optesion, si se intenU 
contria sa individuo. La ley llamada Habea$ Cor- 
pus vale mas eu favor del pneblo que qnantos prin- 
cipios generates se pueden hallar sobre sn libeitad 
y sus derechos. Si las Cortes, en Ingar de dester- 
rar y perseguir A los que no juren sn credo de la sobe- 
rania del pueblo, le hnbiesen dado nn medio seme- 
jante de defenderse; no se verian ellas mismas en la 
tentacion de oprimir al soberano, en cada individoo 
que no piense conoo ellas. Si el cindadano que ^e 
hallase en la situacion de Meade, tnviese derecbo 
de acndir i nn magistrado inmediatamente despoil 



481 

de su prision^ pidieDdo que lo sacase de ella para 
JQzgarlo segan las leyes; y si el magistrado no po- 
die$e negarlo, ni la regencia ni las C6rtes, impe* 
dirlo; uo tendria que recnrrir al vano expedieote de 
impriniir reclamaciones, que casi todos miran con 
inaifereocia^ mientras que el oprimido se consume 
eu una carcel. 

Ann seria inntil una ley semejante, si los tribu- 
nales no estan establecidos de inodo que sean orga- 
nos fieles de la voz de la justicia, y como tales ve- 
nerados religiosaroente del pueblo. Ma^, (sin in- 
tentar agravio contrk los mdividuos) las Andiencias 
Espanolas no estaban sobre este pie, y mucho menos 
pueden estarlo despues del trastorno general que ha 
jiufrido Espana. Los cuerpos colegiados, no son 
buenos para la administracion de la justicia. De 
las cosas que se hacen entre mucbos reunidos, nin- 
guno es suficientemente responsable por si, para 
que la opinion publica tenga sobre ellos todo el 
efecto saludable que debe. Cinco jueces oyen una 
causa: dos se hallan preocupados contra el acusado, 
y otro se inclina i lo mismo por qnotivos mas cul- 
pables. La sentencia sale en contra; y por injusta 
y opresora que sea, la odiosidad no recae efectiva- 
luente soI)re ninguno individualmente. El juez 
recto e ilustrado quie fall6, en favor del oprimido 
tiene (|ue firuiar la sentencia injusta con el venal, y 
el i^norante: y al paso que la opinion publica no 
pueue distinguirlo claramente de entre los otros 
nar^ aplaudirlo; el poderoso opresor, sabe muy 
bicn marcarlo para su veogaiiza. 

£1 juez unico es el que siente todo el peso de su 
responsabilidad a la justicia: el es quien puede per- 
cibir todo cl horror de sacriiicar el inocente al po- 
deroso; 6 todo el sublime placer de salvarlo en 
nombre de la etema justicia. £1 e*» el f|ue vieudose 
solo y desarmado, sin mas poder que el que su rec- 
Utud le preste; sabe que si se separa oe su deber on 



i 



I 



484 

ga&or*de la Ivf^-tel pueblo, f&t Vadi de lot jflWdbi 
^e 06 toman de ^ntre^l, -(hombne»«tt awiWniin^ 
mm mirasy sin relaciones,) es qoien praseortm el ^^bp* 
dadero delinqoente i qne la ley lo cart«M. ' ' ; Qm 
son todas esas ^eclaraciones de la Bwerania dial 
paeblo de qne se glorian los Espafioles^ cmapsndm 
con ^te verdadero y efectivo sefiorio de' mi nusnio^ 

Ine gQ2a el pneblo de la Gran Bretaiia pm* medb 
e sns tribnnalesr j Donde bay poder que toqne il 
pelo de la ropa de nn individno sin qne -sea con fcn- 
cido de nn delito por sns ignal^? Las dodmrmamm 
de la constitucion de EspMifia solo sinren pnm kmbet 
iHmitado el poder de las C6rtes ; las leyes prtetieHf 
de Inglaterra^ y la forma de los tiibanales que ktf 
aplican, aian las manos al gobiemo para que aa 
pneda abnsar de sa podei^ ni en contra del mas db- 
conoeido ciadad8no4 

El espiritn de partido ciega los pjos de los qae' 
estan en favor de las opiniones qne ab<^ti pmrue^ 
leeen en Espafia baeiendo qne se descnntietMltti da 
la opresion individnal de los que no pertenecea i wi 
secta; 6 se alegren de ver atropellar i los que estan 
por la contraria. £s cosa pneril llamar la atencion 
del congreso sobre qae la negenciansa en unpapel 
de la \ozjuez, donae la conititacion emplea la de 
gefe* ; al misino tiempo que se dexa k esa Regen* 
cia oprimir k an individno, como se baria en tiempo 
de Godoy 6 de Caballero. 

Pero en Tano se cansan en consagrar palabnui. 
La falta de leyes practicas & individoales que abora 
favorece al capricho de estas Cortes, favorecers 
igualmente al.de otras en que dominen las opiaiones 

* " Senor Conde Torciio ; llamo ta atencion del Con|^e» 
accrca del lenguage que se usa en una circular del miobteho de 
la guerra sobre reunir los ciTicos 4 los -cuerpos Teteiasos del ei 
xercito ; pucs usa de la expiesion i\ejuez politico en yes dc hide 
gi^e politico dc que usa la constitucion : propuso se digm 4 la R^ 
gencia se sugete al lenguage de eila, como ya e^ pffcft^iiid^— 
Aprobado." Coociso del 7 de Uctubre» de IS13. 



485 

contrarias. Si ahora un tribnnal especial atemoriza 
a un graudisiroo partido, con el exeinplo hecbo en 
Lardizabal^ para que sufra en silencio; del niisino 
roodo se bara callar entonces al ((ue abora habla. 
Los principios y maximas iiloso&cas vendran i)or 
tierra, y se cometeran probableinente tantas injus- 
ticias j)ara destruirlos^ couio se ban becbo para 
establecerlos. Quando, porel contrario,' si se bu- 
biese arreglado la administracion de la jnsticia, de 
inodo c|iie protcgiese a los individuos^ de la arbi- 
trariedad del partido dominante; todo el mundo 
hablaria, y escribiria libremente, y las buenas leyesi 
se consolidarian, no sobre una suniision violenta, 
sioo sobre el convenciuiento prdctico de sus yen-- 
tajas. 

Coucluire, come empez^^.practicamente. La 11- 
bertad consiste no en aeclarar privilegios al pueblo 
en masa, sino en asegurar los de cada individuo. 
La justicia mas rigorosa, como sea executada ile- 

falmente, es una verdadera ruina de la libertad del 
Istado. Yo quiero suponer que Lardizabal^ el 
Obispo de Orense, Meade y los otros que. ban su^ 
frido del mismo modo, cada qnal por su causa? 
hayan recibido un justisiino castigo. Yo quiero 
suponerlo, aunque absolutamente lo niego; mi$, el 
uodo en que ban sido tratados es ilegal; y-todo 
ciudadano Espafiol debe ateuiorizarse al verlo. Ni 
un asesino cogido injragranti debe'ser sentenciado 
como las GSrtes condenaron al Obispo de Orense; 
111 un traidor, ser entregado d una comision especial 
como Lardizabal; ni on ladrou ptiblico, sacado de 
su casa como Meade. — El asesino del ])rimer mi- 
nistro de Inglaterra no fue privado del bencficiu de 
la mas peqnetia formalidad de la ley. 

Tul quisiera yo ver la administracion de justicia 
en E^pana. {Quisiera ver destruidos los Acuerdos 
de Cancillerias y Audiencias. Mas ya que est as so 
dexaseu para entender de esos pleytos civiles que ni 
ellasoi uadie entiende; quisiera ver un cierto nur 



486 

loero de jiieces deslauidOT i, lerttentiariar'QMv 
crimiiudes do en sabi de imidioe oomo alkmi, um 
cada QDo de por si^ t sti^etaiido la dedMnciao dd 
hecho al joicio de los jmradoi, — ^Enhorabaola ki- 
biese el tribonal rapremo de josticui que luo eA- 
Uecidolas Cortes donde se oyeaen las apelacMNM»y 
te adarasen las dndas one pneden ocainrir sohn a 
sentido de las leyes. Pero e«te* trilmiial no defaim 
coDstar de un gran ntSmeio de individaba, 
sneldos, honoreSy ni piivile^os partjcmlarai 
citasen la ambicicHi de los joeces inferioveat, 
desen aparecer oomo nn t^rmhio de asenai 
onisiera, tapubien, yet esuUecida otra em 
C6rtes que par