Skip to main content

Full text of "El estudio de las lenguas y las misiones"

See other formats


PURCHASED FOR THE 

UNIVERS1TY OF TORONTO L1BRARY 

FROM THE 

CANADÁ COUNC1L SPECIAL GRANT 

FOR 



LINGUISITCS 



EL ESTUDIO DE LAS LENGUAS 

Y 

LAS MISIONES. 




DI LAS Ll 



LAS MISIONES 

POR 

JOSÉ DAHLMANN, S. J 

TRADUCIDO DEL ALEMÁN, 

POR 

JERÓNIMO ROJAS, S. J. 






MADRID 

LIBRERÍA CATÓLK V DE GREGORIO DEL AMO, 

Calle de la Paj, núm. 6, 
1893. 




MADRID. -Imp. d< 



la Viuda i 
iiordaán 



Hija de Gómez Fuentenebr* 

rii, 10. 



índice de materias. 

índice literario, pág, VII. 

Introducción, pág. 1. 

I. LA INDIA. (Pág. 12). 

1. Lenguas vulgares de la India, pág. 12. — 2. El 
Sánscrito, pág. 28. 

II. LA CHINA. (Pág. 37). 

1. Mateo Ricci, pág. 43. — 2. Fernando Verbiest, 
pág. 49.— 3. Noel, pág. 54.-4. Basilio de Glemona, 
pág. 60. — 5. Préraare, pág. 64. — 6. Parrenin, pág. 73. — 
7. Gaubil, pág. 77.-8. Amyot, pág. 86. 

III. EL JAPÓN. (Pág. 91). 

IV. AMÉRICA. (Pág. 101). 

1. Lenguas del Perú, pág. 107.— 2. Tupi y Guaraní, 
pág. 129.— 3. Azteca, pág. 143.— 4. Otomí,pág. 162.— 5. Len- 
guas Azteco-Sonorenses, pág. 165. — 6. Lenguas de Micho- 
acan, pág. 167.— 7. Mixteca, pág. 172.— 8. Maya-Quiche, 
pág. 175.— 9. Lenguas Norte-americanas, pág. 181. 

V. LAS FILIPINAS. (Pág. 187). 

índice lingüístico-geográflco, pág. 199. 

índice de las personas, pág. 202. 



índice literario, 



Adam y Henrv. Arte y vocabulario de la lengua chiquita 
sacados de manuscr inéditos del siglo XVIII. Pa- 
rís 1880. 

Adelung, J. Chr., Mithridates oder allgemeine Sprachen- 
kunde, fortgesetzt von J S. Vater. 4 Thle. Berlín 1806 
—1817. 

Anchieta, Joseph de. Arte de grammatica da lingua mais 
usada na costa do Brasil, novaraente dado á luz por Ju- 
lio Platzmann, Lipsia 1874.' 

Grammatik der brasilianischen Sprahe mit Zugrundele- 
gung des Anchieta, herausgegeben von Julius Platz- 
mann, Hitter deskaiserl, brasilianischen Rosen-Ordens. 
Leipzig 1874. 

Arte de Grammatica da lingoa mais usada na costa do 
Brasil feita pelo P. Joseph de Anchieta. Publicada por 
Julio Platzmann. Edi(;a.o facsimilaria stereotypa . Lip- 
sia 187 «i 

Anzeigen, Gó ringer gelehrte, unter der Aufsicht der kgl. 
Gesellschaft der Wissenschaíten herausgegeben. Got- 
tingen. 

Atti del 4. <:<mgresso internaz. degli Orientalisti tenufco 
in Firenze 1S78. 2 vol. Con 11 tavole. Firenze 1889- 
1881. 

Bach, Moriz, Die Jesuiten und ihre Mission Chiqui : 
Südamerikaj herausgegeben von Kriegk. Leipzig 1843. 

Backer, Aug. de, Bibliotheque des écrivains de la Comp, 
de Jésus ouNotices bibliogr. 1.° de tous les ouvr. publ. 
p. les membres de la C de J., 2.° des apologies, des con- 
trov. relig., des crit, littér. et scient. suscíteos a leur 
sujet. Av. la collabor. d'Al. de Backer et de Ch. Som- 
mervogel. Nouv. éd. relbnd. el angm. 3 vol. Av. 8Uppl. 
Liége 1869- 187C. 



VÍII 

3 , The Bible of every ' 
cred iScriptures in every languageand dialect int.o which 
translations have been mude. London 1860 

Bancroft, H.H., The Natives Haces of the Pacific 8 
of N. A. New- York 1875-1876, 

Barros, J. de, y D. do Couto, Décadas IX da Asia, d 

tos que os Portugueses fizerao no descobrimento, e con- 
quista dos mares, é térras do Oriente. 7 vol. Lisboa 1615 
-1736. 

Basalenque, D.. Arte de la lengua tarasca. (1714.) Reim- 
preso p. A. Peñafiel, México 1886. 

Benley, Th., Gesehichte der Sprachwissenschaftund orien- 
tal. Philologie in Deutschland seit dem Anfange des 
19. Jahrh., init einem Rückblick auf die früberen Zei- 
ten. Müncben 1869. 

Bergano, Lector Fr. Diego, Arte de lengua Pampanga 
nuevamente añadido, emendado, y reducido a inetho- 
do mas claro. Reimpreso en el Convento de Nuestra Se- 
ñora de Loreto del Pueblo de Sampoloc Manila 17 

Beristain y Souza, J. M., Biblioteca Hispano-Americana 
septentrional ó catálogo y noticias de los Literatos que 
ó nacidos ó educados, ó florecientes en la América Sep- 
tentrional Española, han dado á luz algún escrito ó lo 
han dexado preparado para la prensa. 2¿a edición publ. 
Fort. II . Vera, 3 vol. Amecameca 1833. 

Bertonio, L., Vocabulario de la lengua Aymara. 1612.) 
Ed. facsim. publ. por J. Platzmann. 2 vol. Leipzig 1879. 

Bertonio, L., Arte de la lengua Aymara, (1603.) Ed. fac- 
sim. publ. por J. Platzmann. Leipzig 1879. 

Bertrand, J., S. J., La Mission du Maduré d'aprés des do- 
cuments inédita. 4 tomes. Paris 1817-1854. 

Beschius, Joseph Const,, A Grammar of the high Dialect 
of the Tamil, translated by Babington. Madras 1S22. 

Beschi, Joseph Const., A Gramir.ar of the common Dia- 
lect of the Tamil Language composed for the use of the 
Missionaries of the Society of Jesús, translated from the 
original Latín by George.William Mahon. Madras 1S48. 

Beschi, Joseph Const., Clavis Humaniorum Litterarum 
Sublimioris Tamulici Idiomatis. Auctore R. P. Cons- 



IX 

tantio Josepho Beschio, Soc. Jesu, in Madurensi Regno 
Missionario. Edited by the Rev. K. Ihlefeld, and prin- 
ted for A. Burnell, Esq., Tranquebar 187 (J. 

Beschius, Joseph Const., Notice sur la poésie Tamoule 
etc. Pondichérv 1851. 

Biographie universelle, ancienne et moderne; ou Histoi- 
re, par ordre alpliab., de la vie de tous les hommes qui 
se sont fait remarquer. Paris 1811 — 1853. 

Bluraentritt . Ferdinand , Vocabular einzelner Aus- 
drücke und Redensarten, welche dem Spanischen der 
Philippinischen Inseln eigenthümlich sind. Leitmc- 
ritz 1885. 

Boletín del Instituto (Sociedad Mexicana) de geografía y 
estadística de la República Mexicana. México 1850 ss. 

Bopp.Fr., Grammaire comparée des langues indo-euro- 
péennes, trad. etprécédée d'introductions par M. Bréal 
4 vol. et Registre détailló par Meunier. Paris 1866 — 
- 1874. 

Brasseur de Bourbcurg, Charles, Bibliotheque Mexico- 
üuatémalienne. Paris (Gand) 1871. 

Bridgman and Williams. The Chínese Repository. Cantón 
13132-1851. 

Buschmann, J. C. E., Grammatik der vier sonorischen 
Hauptsprachen: Tarahumara, Tepeguana, Cora und 
Cahita. 3 Theile. Berlín 1864—1870. 

Caldwell, Rob., A political and general history of the Dís- 
trict of Tinnevelli. Madras 1881. 

Caldwell, Rob., A comparative Grammar of the Dravi- 
dian, or South Indian family of Languages, Second Edi- 
tion. London 1875. 

Carrera, F. de la, Arte de la lengua yunga de los valles 
del Obispado de Trujillo con un confesionario y todas 
las oraciones crist. y otras cosas. Lima 1644. Reimpreso 
(bajo la dirección de C. Paz Soldán) en Lima 1880. 

Catecismo en lengua chuchona y castell. por B. Roldan. 
(En México 1580.) Publie par H. de Charencey. Pa- 
ris 1887. 

Centralblatt, Literarisches, herausgegeben von Fr. Zarn- 
cke. Leipzig. 



X 

Cogollado, I). P., Hist. de íucatai 

glo XVII). Tercera ed. Merida 1867 Bq. 
Congres ÍDternatiooal des Américanistes. Compte-rendu- 

de Bruxelles 1879, Madrid 1&81, Copenhagu 
Cordier, Henri, Bibliotheca Sínica ou Dictionnaire biblio- 
graphique des ouvrages relatifs á Pempire Chinoi 

ris 1878 ss. 

Cordier, H., Essai d'une bibliographie des ouvrages publ. 
en Chine par les Européens au 17. et au 18. siécle. Pa- 
rís 1883 

Cordova, P. Juan de, Arte en lengua zapoteca. En Méxi- 
co, en casa de Pedro Balli, a. de 1578. Reimpreso bajo 
la dirección y cuidado del Dr. Nic. Léon. Morelia 1886. 

Cunha, Gerson da, Tlie Konkani Lang. and Literature. 
Bombay 1881. 

Domingo délos Santos, Horro., Vocabulario de la Jengua 
Tagala. Reimpreso Manila 1835. 

Donker Curtius, J. H , Proeve eener japansche spraak- 
kunst; verraeerd, door J. Hoffmann: Leyden 1S57. 

Evangeliarium, epistolarium et lectionarium Aztecum, ex 
antiquo códice Mexicano depromptum, c. pneí'atione, 
interpretatione, annot. et glossario ed. B. Biondelli 
Mfdiolani 1858. 

Febres, A., Diccionario araucano-español ó calepino chi- 
leno-hispano. Reprod. por J. M. Larsen C. un apéndice 
sobre las lenguas Quichua, Aunara y Pampa. Buenos 
Aires 1882. 

Febres, A., Grammatica araucana, Rio de Janeiro 

Figueira, P Luiz, Arte de grammatica da lingua brasili- 
ca. Nova ed., annot por E. Allain. Rio de Janeiro 1880. 

Figueroa, P. P , Diccionario biograf. general de Chile. 
(1550—1880 ) 2. ed. corr. y aum. Santiago 1889, 

Gabriel de San Buenaventura, Arte de la lengua Maya. 
(Mexic > 1684.) Segunda ed. (publ. por J. G. Icazbalce- 
ta). México 1888. 

Gilderneister, J., Bibliothecae sanscritae specimen. Bon- 
nae 1847. 

Graul, Cari, Bibliotheca Tamúlica. Leipzig 1854 íf. 

Grosier, De la Chine, de-cription gen. de cet empire 



* XI 

d'aprés les mémoires de la mission de Pé-Kin. 3. éd. 
revue et augm. 7 vol. avec 2 cartes. Paris 1818—1820. 

Gubernatis, Angelo de, Matériaux pour servir á l'histoire 
des études orient. en Jtalie. Paris 1876. 

Gubernatis, A. de, Memoria int. ai viaggiatori Italiani 
nelle Indie Orientali dal sec. XIII. al XVI. Con docu- 
menti. Firenze 1867. 

Halde, Jean B du, Description géograph., histor. , chro- 
nolog., polit. et physique de l'empire de la Chine et de 
laTartarie chinoise. 4 vol. Enrichie des cartes, planches 
et vign. La Haye 1736. 

Haym, R., Wilhelm von Humboldt. Berlin 1854. 

d'Herbelot, Bibliothéque oriéntale ou dictionnaire uni- 
versel cont. tout ce qui regarde la connoissauce des peu- 
ples de l'Orient. Avec le Supplément de C. Visdelou et 
A. Galand. 2 vol. Maestricht 1776—1780. 

Humboldt, C. VV. von, Ueber die Verschiedenheit des 
menschlichen Sprachbaues, lierausgegeben von A F. 
Pott. 2. Anfl. Berlín 1880. 

Hunter, The Imperial Gazetteer of India. By Sir William 
Wilson Hunter, K C. S. I., C. I. E., Ll. I)., late Direc- 
tor-General of Statistics to the Government of India. 
Published by Command of the Secreiary of State for 
India. 1 1 vol. .1887. 

Icazbalceta, J. G., Bibliografía Mexicana del siglo' XVI. 
Parte I: Catalogo razonado de libros impresos en Méxi- 
co 1539 — 1600. Con biografías de autores y otras ilus- 
traciones. México 1886. 

Icazbalceta, J. G., Don Fray Juan de Zumárraga, primer 
Obispo y Arzobispo de México (1529 — 1588) Estudio 
biográfico y bibliográfico. C. un apéndice de docn 
tos inéditos ó raros. México 1881. 

The lndian Antiquary Bombay 1872 ss. 

The Journal of the Boyal Asiatic Society of Greai Bri- 
tain and Ireland. London. 

The Journal of the Boyal Geographical Societ}^ of Great 
Britain and Ireland. London. 

Kircher., A , China monumentia qua sacris qua profanis, 
nec non variis naturae et artis spectaculis, aliarumque 



XII * 

rerum memorabilium argumentas ill. 

Klaproth. H. J., Mémoires relat. á l'Asie cont. des recher- 
ches hist., géogr. et phil. sur les peuples de PO: 
2 voi. Paris 1326. 

Klaproth. H. J., Verzeichniss der Chioesischen und 
Mandschuischen Bücher der konigl. Bibliothek zu Ber- 
lín. París 1822. 

Lagunas, Juan Baptista de, Arte y Diccionario con otras 
obras en lengua Michuacana , compuesto por J. B. 
de L., Predicador, Guardian de San Francisco de la ciu- 
dad de Guayangareo. . . Dirigidas al A. Morales de 
Molina. . . En México, en casa de í'edro Balli 1574 

Leclerc,Ch.,Bibliotheca americana. Histoire, géographie, 
voyages, archéologie et linguistique des deux Améri - 
ques et des iles Philippines. Avec 2supplém. 3. vol. Pa- 
ris 1881—1887. 

Legge (Rev. J.), Cliristianity in China. The Nestorian 
Monument of Hsi-An-1 ú in Shen-Hsi, China, relating 
to the Diffusion of Christianity in China in the 7th and 
8th. Centuries. Chínese Text with Translation and No- 
tes. With Píate. London 1888. 

Lettres édifiantes et curieuses écrites des missions éti-an- 
géres par quelques missionnaires de la C. de J. (recuei- 
llies p. Le Gobien, Du Halde, etc.) Paris 1713— 1776. 

Library of aboriginal American Literature. Ed, by 
D. Brinton. Vol I: The Maya chronicles. Philadelphia 
1882. 

Machado, D. B., Bibliotheca Lusitana histor., critica e 
cronolog., na qual se comprehende a noticia dos autho- 
res portuguezes e das obras, etc. Lisboa 1741 ss. 

Magalháes, Contó de, o Selvagem. I: Curso da lingua 
geral, compr. o texto orig. de lendas Tupis. II: Origens, 
costumes, regiao .'elvagem. Rio de Janeiro 1876. 

Magio, P. An onio. Arte de la lengua de los Indios Baures 
de la provincia de los Moxos, conf. al manuscr. orig. por 
S. Adam y C. Leclerc. Paris 1880. 

Marcellino da Cive/za (M. O.)» Saggio di bibliografía 
geográfica, storica, etnográfica San Francescana. Pra- 
to 1879. 



XIII 

Martius, C F. Ph. von, Wórtersammlung brasilianischer 
Sprachen. Leipzig 1867. 

Mendoza, J. Gonz. de, The history of the great and 
mighty kingdom of China. Now reprinted frora the 
early translat. of Parke and ed. by G. T. Staunton. W. 
an introduct. by R. H. Major. 2 vol. London 1853 
-1854. 

Molina, Alonso, Vocabulario de la lengua Mexicana, com- 
puesto per el P. Fr. Alonso de Molina. Publicado de 
nuevo por Julio Platzmann. Edición facsímil aria. 2 vol. 

Mollendorff, Manual of Chínese Bibliography, being a 
List of Works and Essays relating to China. By P. G. 
and O. F. von Mollendorff, Interpretara to H. I. G. M.'s 
Consulates at Shanghai and Tientsin. 

Morrison, Robert, Memoirs of the life and labours of the 
Rev. Robert Morrison. 2 vol. London 1839. 

Morris >n, R, Dictionary of the Chinese Language, in 3 
Parts. Macao and London 1822. 

Mulhall, Between the Amazon and Andes. London 1881. 

Müller, Max, Chips from a german workshop. Essays on 
the science of religión, on mythology, traditions and 
customs, onliterature, biography and antiquities, on the 
science of language. 4 vol. London 1867 — 1875, Deutsch 
Leipzig. 1869 ff. 

Müller, M., Lectures on the science of language. New 
edit. 2 vol. London 1882. 

Neutüann, Fr., Lehrsaal des Mittelreiches. München 1836. 

Nevé y Molina, Luis de, Reglas de orthographia, diccio- 
nario, y Arte del idioma Othomi, breve instrucción para 
los principiantes. México 1767. 

Nocentini, L., II primo sinólogo: P. Matteo Ricci. Fi- 
ronze 1882. 

Notitia linguae Sinicae, auctore P. Prémare. Malaccae, 
cura et sumptibus collegii Anglo-Sinici, 1831. Englisch 
von J. G. Bridgman. Cantón 1817. 

Olivares, Miguel de, Hist. de la Compañía de Jesús en 
Chile 1593—173(5. Escrita en 1736. Publ. con una intro- 
ducción biograf. y notas por D B. Arana. Santiago 1874. 

Olmos, A. de, Arte para aprender la lengua mexicana. 



XIV 

Acabóse en prijnero dia de Hene 
preso en México I 
Olmos, A. de, Grammaire de la langue náhuatl ou mexi- 
caine (Arte de la lengua mexicana), coi: 
el publiée avec notes etc. par 11. Simeón. Pal 
Pagés, L., Bibliographie japonaise. Paris 1 
Pareja, Fr., Arte de la lengua timuquana, comp. en 
y publ. coní. al ejemplar orig. único por L. 
.1. Viiis..]). Paris i 
Paulinus a S. Bartholomaeo, Examen historie 
librorum Indieorum bibliothecae Congr. de Pr< 
Fide. Eomae 1792. 
Paulinus a S. Bartholomaeo, Musei Borgiani Velitri 
dices Mss. Avcnses, Peguani, Siainici, Malabarici, In- 
dostani animadv. ill. C. tab. Romae 1793. 
Pilling, J. C, Proofsheets of a Bibliographie oí* the 
languages of the Nord-american Indians. Washing- 
ton 1S85. 
Platzraann, Verzeichniss einer Auswahl amerikan: 
Grammatiken, Worterbücher, Katechismen. u. s. w., 
gesammelt von J. Platzmann. Leipzig l€ 
Pope, A Handbook of the ordinary dialect of the 

language. 4. edit. 1883. 
Prescott, William, History of the Conquest ■ 

New edit. London 1887. 
Púriajy Ananda Rau. Grammatica da Lingua Maratha. 

\"va Goa 1875. 
Qiiarterly Review, the Foreign. London I. II. ser: 
Ramire2, Guadalupe, Breve compendio de todo lo que 
debe saber el Christiano . . dispuesto en lengua Othomi 
(y Castellana). México 1785. 
Rémusat, Jean Pierre Abel, Mélanges Asiatiques. Pa- 
ris 1825—1826. 
Rémusat, J. P. A., Nouveaux Mélanges Asiatiques. Pa- 
ris 1829. 
Richthofen, Ferdinand v. , China, Ergebnisse eigener 
Reisen und darauf gegründeter Studien. Berlín 1S77 ff. 
Rincón, Ant. del, S. J., Arte mexicana (grammatica y yo- 
Cabul, mex.) En México en casa de P. Balli, 15S5. Se 



XV 

reimprime bajo el cuidado del Dr. Ant. Peñaíiel. Mé- 
xico 1885. 

Rodríguez, Grammaire japonaise, trad. par C. Landresse 
et préc. d'une explic. des syllabaires jap. par Abel-Ré- 
musat. Avec supplément París 1825—1826. 

The Sacred Books oí* China. With an introduct. and notes 
translat. by J. Legge. Vol. 1—4: The Shu-King, the 
relig. portions of the Shih King, the Hsiáo King. The 
Yi King. The Li Ki. Oxford 1879—1885. Sacred Books 
of the East. 

Satow, Ernest Masón, The Jesuit Mission Press in Japan. 
London 1838. 

Schlegel, Friedrich von, Sámmtliche Werke. Wiener 
Ausgabe 1846. 

Shea, John Gilmary, History of the Catholic Church in 
the United States. New-York 188G ss. 

Sommervoge!, C, Dictionnaire des ouvrages anonymes et 
pseudonymes publiés par des religieux de la Compa- 
gnie de Jésus depuis sa foidation jusq'á nos jours. Pa- 
rís 1884. 

Southey, Robert, History of Brazil. London 1810 — 1819. 

Tapia, D. de, Confessonario mas breve en Lengua Cuma- 
nagota. Publ. de nuevo por J. Platzmann. Leizig 1888. 

Tapia, D. de, Confessonario más lato en Lengua Cuma- 
nagota. Publ. de nuevo por J. Platzmann. Leipzig 18bS. 

Ta Tsing Leu Lee, Being the fundamental laws of the 
penal code of China. Transí, and annotated b\ r G. Til. 
Staunton. London 1810. 

Tauste, Fr. F. de, Arte, vocabulario, doctrina christiana 
y catecismo de la Lengua de Cumana. Publ. de nuevo 
por J. Platzmann. Leipzig 1888. 

Trübner's American and Oriental Literary Record, A 
monthly register of the most important works publ. in 
North and South America, Tndia, China and the British 
Colonies. London 18G5 ss. 

Trübner's catalogue of dictionaries and grammars of the 
principal languages and di alee ts of the worid. 2. edi- 
tion, considerably enlarged and revised, with an alpha 
betical index. London 1882. 



XVI 

» 

Tschudi, J. J. von, Organismus der Khetsua-Sprache. 

Leipzig 1884. 
Vater, J. S., Literatur der Grammatiken, Lexika und 

Wdrtersammlungen aller Sprachen der Erde. 2. A 

umgearbeitet von B. Jülg. Berlin 1847. 
Verhandlungen der Gesellschaft für Erdkunde. Berlín. 
Vetancourt, Aug. de, Arte de la Lengua Mexicana 

xico 1673. 
Williams, S. Wells, The middle Kingdom: geography, go- 

vernment, education, social life, arts, literature etc. oí 

the Chínese Empire. Edit. 18-3. 
Winsor, Justin, Narrative and Critical History of Ame- 
rica. London (Boston) 1885 ss. 
Yangues, M. de, Principios y reglas de la Lengua Cumma- 

nagota. Con un Diccionario publ. de nuevo por J. Platz- 

mann. Leipzig 1888. 
Yapuguay, N., Historia da Paixao de Cristo e taboa dos 

parentescos em lingua Tupi. Vienna 1876. 
Zeitschrift der deutschen morgenlandischen Gesellschaft. 

Leipzig 1843 ff. 
Zottoli, P. Ang. (S. J. e missione Nankinensi), Cursrifi 

litteraturae sinicae. 5 vol. Chang-Hai 1879—1882. 



INTRODUCCIÓN, 



En el año 1879 , Julio Platzman, grandemente 
benemérito por haber publicado documentos relati- 
vos á las lenguas americanas, presentó al Congreso 
de los americanistas, celebrado en Bruselas, una 
obra de extraordinario mérito, en lo concerniente á 
los dialectos americanos, acompañándola con las 
siguientes palabras: «Al publicar de nuevo este li- 
bro importantísimo y hasta ahora casi del todo des- 
conocido, facilito á quien quiera el hacer grandes 
descubrimientos en el campo de las lenguas compa- 
radas. Quod videbitisj vidi. Es la obra de un misionero 
católico del siglo XVII, del jesuíta Bertonio, tra- 
bajo que con justo título tiene derecho á la impor- 
tancia que reconocéis en el autor de la espléndida 
Edición facsimilaria, dedicada al Rey de los belgas. 
La obra de Bertonio, sin embargo, no se presenta 
aislada ó como cosa única en la literatura de las 
lenguas. Uno de nuestros más grandes filólogos 
dijo en cierta ocasión: «El número de gramáticas, 
vocabularios y diccionarios que se ha aumentado ya 
hasta casi formar una biblioteca, con preferencia y 



2 

antelación á los viajeros, quienes no suelen domi- 
ciliarse ni permanecer largo tiempo en lugar fijo, 
tiene por autores á los Misioneros, en un principio 
casi exclusivamente católicos , entre ellos muchos 
jesuítas (mérito asimismo de la Propaganda), des- 
pués protestantes también en numero considera- 
ble» (i). 

Si bien es cierto que aquí tocamos una parte de 
la actividad de las misiones católicas, la cual, claro 
está, queda muy por debajo de la desplegada en 
la predicación y afianzamiento del Evangelio, fin 
inmediato de sus empresas; no es menos eviden- 
te que esta parte de la laboriosidad de las misiones, 
ha adquirido en nuestros días una importancia 
grandísima, por lo que toca á la ciencia universal y 
comparada de las lenguas. Bástenos para prueba d^ 
ello referir las expresiones del célebre indólogo de 
Oxford. Con motivo de un anuncio acerca de la pri- 
mera edición y traducción de los Clásicos chinos, 
dispuesta por Jacobo Legge, escribe Max. Müller : 
«Hablando de las obras que han compuesto los mi- 
sioneros, hemos aludido repetidas veces á las mag- 
níficas ocasiones que en todas partes del mundo 
se presentan á los anunciadores del Evangelio de 

prestar útiles servicios á la ciencia El ejército 

de misioneros que se halla esparcido por toda la 
tierra, nos pone en posesión de los mejores instru- 
mentos que podemos imaginar, para la reunión de 
los conocimientos científicos más variados. Sí, los 



(i) A. F. Potts Ausgabe von: \V. v. Humboldt, Ueber 
die Verschiedenheit des menschlichen sprachbaues. 2. 
Aufl. Berlin 1880. I. Bd. S. i3<">. 



3 

misioneros debían abrir el camino de la ciencia.» 
Los misioneros, continua el docto filólogo, notabi- 
lísimos por la riqueza y abundancia de sus resulta- 
dos, son los que se han hecho dignos por cierto, de 
que sus nombres vivan en la gratitud y en la me- 
moria no sólo de los indígenas, entre quienes se 
desplegó su actividad, sino también de los sabios 
<ie Europa. Por este motivo, los- trabajos y las obras 
de los jesuítas misioneros de la India y de la China, 
vivirán no menos en los anales de nuestras acade- 
mias, qne en las páginas de la historia de las mi- 
siones (i). Con mucha razón exclama un escritor 
reciente: «Los lectores de las modernas obras de 
viajes admiran la perseverancia de un Baker, Li- 
vingstone, Stanley y otros exploradores del África; 
mas ¡á cuan pocos les será conocido que los mis- 
mos senderos donde ponen el pié estos hombres 
amantes de la investigación, han sido hace ya más 
de un siglo recorridos con diligencia y con celo por 
numerosos misioneros para dilatar el reino de Cristo! . 
La pompa de las exequias más solemnes fué tribu- 
tada á Livingstone; Baker se ve condecorado con 
título de nobleza; sin embargo, de aquellos que 
fueron los primeros en roturar el camino de la cien- 
cia y de la civilización, hasta los nombres se han 
lanzado al olvido ó yacen ignorados» (2). 

Sabido es que en los últimos tiempos no pocos 
misioneros protestantes se han adquirido méritos 
sumamente apreciables por lo que toca á la lin- 



(1) M. Müller. Essays. Bd. I, Leipzig, iS6q, S. 264. ff. 

(2) The Jesuits, their foundation and History by B.N. 2. 
vol. London, 1879, vol. II, p. 147. 



4 
güística. Baste indicar aquí los trabajos de un Mo- 
rrison, Medhurst, Edkins, Legge, Hardy, Caldwell, 
Moffat. Bien claro testimonio de esto es el plan 
del misionero y sinólogo Morrison de fundar en 
bien de las misiones una sociedad filológica; en sus 
cartas se ocupa continuamente y con grande entu- 
siasmo de la Universal philological Society, de la que 
se prometía grande utilidad para la propagación 
del cristianismo. Estos resultados científicos en las 
lenguas formulan ya por sí mismos la siguiente 
pregunta: ¿Qué debe la ciencia á los misioneros ca- 
tólicos? ¿Hasta qué punto sus fatigas han promo- 
vido y hasta abierto el camino para llegar á los 
grandiosos resultados que el filólogo contempla hoy 
día con justo orgullo? Y esta pregunta se presenta 
tanto más imperiosa, cuanto que muchos de sus 
más brillantes resultados los ha conquistado la 
ciencia precisamente en el campo de aquellas len- 
guas, con las que los antiguos misioneros católicos 
estuvieron en relación inmediata é íntimo contacto. 
Al suscitar tal pregunta estamos muy lejos de 
ir á buscar en el número de gramáticas, de diccio- 
narios, de traducciones, en el reconocimiento de las 
Academias y de sociedades científicas la medida 
con que se han de avalorar los frutos y el mérito de 
la propaganda cristiana. No es el servir á las so- 
ciedades científicas lo que hace al misionero; con 
más sublime misión pone su pié en países extraños 
el mensajero del Evangelio de Cristo; los resulta- 
dos de su actividad apostólica pertenecen á un cam- 
po bien distinto, y se apoyan en] factores mucho 
más excelsos. Mas el afán con'que el misionero ca- 
tólico obedece al precepto delJApóstol labora, es 



5 

decir, trabaja, se mostrará también en el cultivo de 
las lenguas, y de hecho se ha mostrado de una 
manera brillante: la actividad de las antiguas mi- 
siones, á la que únicamente consagraremos nuestra 
atención en las siguientes páginas, lo cumplió de 
tal modo, tal fué el número de sus libros, manus- 
critos, etc., que hasta la crítica moderna no ha po- 
dido menos de reconocer en ellos una vastísima 
erudición científica, «un maravilloso carácter cien- 
tífico» (i). Los que son capaces de avalorar su 
mérito contemplan como una rica é inagotable 
mina (2) los trabajos de aquella época de misiones, 
ahora desvanecida , en parte violentamente ano- 
nadada. 

En efecto, al sentar la pregunta: ¿qué debe el 
estudio y la ciencia de las lenguas á los misioneros 
católicos? podríamos muy bien limitarnos á dar por 
respuesta los testimonios de los hombres doctos y 
competentes en esta materia. Interesante y bello es 
el ver cómo todos aquellos hombres que en nues- 
tros días se ocupan en la historia de la ciencia de 
las lenguas, se ven muchísimas veces obligados á 
acudir en primer lugar á los trabajos de los misio- 
neros católicos. De tales trabajos arrancan el estu- 
dio y las investigaciones de las lenguas de la Amé- 
rica, la India y la China. Por lo que toca á las 
lenguas americanas, aduciremos el testimonio de 
un sabio, que bien podría gloriarse de haber sido el 
primero en llevar el título de profesor de lenguas 



(1) Liter. Centralblatt. 1879. Nr. 3?. 

(2) M. Müller, Lectures on the science of language. 
New edit. London, Longmans, 1882, vol. I, p. 143. 



6 
comparadas, y de haber desempeñado su profesión 
por más de cincuenta años con celo constante y 
excelente resultado. Escribe, pues, Augusto Pott: 

«La sola vista del libro The Literatitre of Ameri- 
can aboriginal Langttages, de Ludewig, aumentado 
por Turner y publicado (en Londres 1858) por Ni- 
colás Truebner, bastaría para enseñarnos que, gra- 
cias á la diligencia de los celosos mensajeros de la 
fe, brota una multitud de fuentes difícil de abarcar 
con la vista, en beneficio del que se proponga dedi- 
carse al vasto estudio de las innumerables y varia- 
dísimas lenguas indígenas que hay más allá del 
Océano Atlántico» (1). 

Los trabajos de los misioneros de la China han 
encontrado muchos admiradores. Queremos aquí 
limitarnos al testimonio de un sabio, á quien con 
justicia acatamos como á fundador de la reciente 
filología china. En la apertura del curso de lengua 
y de literatura china en el Collcge Royal, ensalzó 
Abel-Rémusat con palabras llenas de entusiasmo 
los escritos de los misioneros franceses. Refirién- 
dose al reinado de Luis XIV, se expresó así el cé- 
lebre profesor: «Una feliz coincidencia había reuni- 
do por aquel tiempo en la misión de la China un 
número considerable de hombres que sobresalían no 
menos por su ciencia que por su piedad Los Pa- 
dres Bouvet, Gerbillon, Lecomte, Couplet, Gaubil, 
Visdelou, Prémare, Parrenin y otros muchos co- 
municaron á la misión un esplendor científico, cual 
no se había visto hasta entonces. Sus obras llama- 
ban la atención del público y de los sabios hacia 



(1) Gottinger gelehrte Anzeigen. I877. Nr. 42. 



7 
aquella China, de quien contaban tantas maravi- 
llas En una palabra, misioneros fueron aquellos 

á quienes la literatura china en Europa debe sus pri- 
meros frutos» (i). La luz que difundían sus relacio- 
nes y sus obras sobre la literatura, la filosofía y la 
historia de la China; los trabajos que emprendieron 
para remover los obstáculos que se oponían al estu- 
dio del chino, motivaron á Luis XIV á proteger la 
sinología. 

En las Lectures on the science of language, M. Mü- 
11er llama la atención sobre las importantes diser- 
taciones que el jesuíta Coeurdoux, misionero del 
Maduré, presentó al Instituto de Francia por los 
años 1760 al 1770, en las que de un modo evidente 
mostrábala afinidad de las lenguas india, griega y 
latina. «Cuando se considera, continúa el docto lin- 
güista de Oxford, que estas disertaciones fueron es- 
critas hace ya cien años, debe parecer bien extra : 
ño que tan poco interés despertasen, y que ni aun 
se hubiera hecho jamás mención de ellas, si Miguel 
Bréal no las hubiese desenterrado de los olvidados 
Anales de la Academia Francesa y reclamado para 
el modesto misionero el honor que sin duda se me 
rece por haber precedido cincuenta años á la cien- 
cia de las lenguas comparadas, planteando mu- 
chas de sus más importantes cuestiones» (2). 

Tales testimonios manifiestan bien á las claras 
que se debe tributar una consideración más mar- 



(1) Discours prononcé á l'ouverture du coúrs de lan- 
gueet delittératurechinoises. Mélanges Asiat. Paris, 1826. 
T, II, pág. 4. 

(2) Vol. I, p. 183. 



8 
cada á esta parte de la eficacia de las misiones, y 
ellos coronan la laboriosidad de nuestros mensaje- 
ros de la fe con nuevos resplandores que se reflejan 
sobre aquella Iglesia que los formó y los envió. 
Involuntariamente se despierta la memoria de aque- 
llos primeros tiempos, cuando «el cristianismo apa- 
reció en el cielo de Oriente como un brillante astro 
que se alzaba sobre una noche tenebrosa, difun- 
diendo sus rayos hacia el Poniente, y más ó menos 
en todas direcciones, é iluminando con una luz nue- 
va» (i). «Antes de que la palabra «Bárbaro» fuese 
borrada del diccionario del género humano y susti- 
tuida por la de «Hermano;» antes de que fuese re- 
conocido el derecho de todas las naciones como 
miembros de un mismo linaje y de una misma fa- 
milia, en vano dirigimos la vista á todas partes para 
dar con los comienzos de la ciencia de las lenguas. 
Esta mudanza fué introducida por el cristianis- 
mo el cristianismo echó por tierra las barreras 

que había entre judíos y gentiles, entre griegos y 

bárbaros, entre negros y blancos La ciencia del 

lenguaje no hubiese nacido sin el cristianismo 
Los abanderados de nuestra ciencia son precisa- 
mente aquellos apóstoles á quienes un día se les 
mandó: «Id por todo el mundo y enseñad á todos 
los pueblos» (3). ¿Quién podría aquí pasar sin evo- 
car la memoria de aquellos grandes hombres de la 



(i) Potts neue Ausgabe von: W. v. Humboldt, Ueber 
die Verschiedenheit des menschlichen Sprachbaues. Bd. I. 
S. 131. 

(2) M. Müller, Lectures, etc., vol. I, p. 140. 

(;,) L.c. 



9 
antigüedad cristiano-germánica, progenitores y for- 
madores de nuestra lengua patria, de Ulfila, del 
poeta de Heliand, de un Olfrid, de Notker, bajo 
cuya solícita tutela se desplegó el alemán como 
lengua de una generación cristiana? Pues bien; lo 
que estos hombres con sus trabajos hicieron en 
pro de nuestras palabras y lenguaje alemán, han 
llevado á cabo también los misioneros del si- 
glo XVII y XVIII en los dilatados y extraños do- 
minios de las lenguas. ¡Cuántas veces no debe el 
lingüista al incansable celo de un desconocido pre- 
gonero de la fe, el que se conserve la prueba del 
desenvolvimiento característico de una lengua! Es- 
pectáculo enteramente nuevo es el que nos ofre- 
ce el ver cómo estos hombres , con el ardor de un 
santo entusiasmo, se lanzaron á dominar dificilísi- 
mos idiomas. Lenguas cuyos sonidos aún no se 
habían consignado por escrito; dialectos salvajes y 
enmarañados, semejantes á un bosque virgen, en 
el que aún no ha resonado el golpe del hacha para 
abrirse camino, ofrecieron á los pocos años una rica 
literatura, no sólo en manuscritos, sino también en 
impresos. Ya antes del año 1545 vemos al Arzobis- 
po Zumarraga introducir la imprenta en Méjico. 
En la América del Sud, Lima fué la primera ciudad 
que, gracias á su celoso Arzobispo Santo Toribio, 
disfrutó de las ventajas de una tipografía, y, cosa 
notable, la primera oficina se planteó en el año 1 584 
en una casa de misioneros. Algunos años después 
llevaron éstos una imprenta á las alturas del lago 
de Titicaca, y publicaron impresos que, según tes- 
timonio de los entendidos, en limpieza y elegancia 
compiten con los del siglo XIX. El Paraguay tuvo 



IO 

su imprenta en el año 1703, y poco después la mi- 
sión de Tucumán. Los misioneros portugueses, 
venciendo muchas dificultades, introdujeron la im- 
prenta en la India hacia el año 1550. El Japón 
contó con imprenta propia en el año 1590, y por el 
mismo tiempo las Islas Filipinas. Los mensajeros 
de la fe penetran y avanzan sin cesar en todas di- 
recciones. Sobre la múltiple diversidad y rique- 
za de las lenguas, que ellos se hacen objeto de su 
penoso estudio, se destaca la grandiosa imagen 
del catolicismo, de su Iglesia. Mientras que en el 
Occidente las naciones apostatan de su madre la 
Iglesia y forman confesiones separadas, la Iglesia 
apostólica, con un vigor nunca visto, se difunde 
por las regiones nuevamente descubiertas, y al cabo 
de bien pocos años resonaban en lenguas hasta en- 
tonces completamente desconocidas las alabanzas 
del Redentor del mundo. Y así, mil años después 
que los primeros pueblos germanos se sometieron 
al cristianismo, sobre las islas de Oriente y en las 
playas de Occidente se presenta de nuevo aquella 
gloriosa figura que nos salió al encuentro en el um- 
bral de la cultura germano-cristiana. Es el fruto 
del mismo Espíritu que obró el milagro de Pente- 
costés; el espíritu apostólico brota de la misma 
fuente, se deriva de la misma Iglesia que hoy, como 
en otros tiempos, envia á sus mensajeros diciendo: 
« Id por todo el mundo y enseñad á todos los 
pueblos.» 

En las siguientes exposiciones, que no tienen 
otro fin que « contribuir á caracterizar la laboriosi- 
dad de las antiguas misiones católicas,» nos propo- 
nemos recorrer los principales países cuyas lenguas 



II 
por primera vez aprendieron y dieron después á co- 
nocer los misioneros. Tampoco es nuestra intención 
enumerar todos los nombres y todos los títulos de 
libros que atestiguan aquel denodado trabajo de los 
misioneros, y nos limitaremos únicamente á los 
principales. 



12 



I. INDIA. 



i. Las lenguas vulgares de la India. — Entre 
las lenguas vulgares de la India, las que principal- 
mente cultivaron los misioneros católicos son el 
tamil, el canarense y el conkani. En los primeros 
tiempos, sobre todo, los mensajeros de la fe habla- 
ban casi exclusivamente la lengua malabar; y no es 
cosa fácil decidir á qué dialecto de la India meri- 
dional con tal lengua se refieren, como quiera que la 
mayor parte de las veces los manuscritos é impresos, 
que son los que podían darnos luz, ó han desapare- 
cido ó difícilmente puede darse con ellos. 

El que en primer lugar merece ser nombrado 
cuando se trata de las lenguas de la India, es el 
gran Apóstol de ella; no porque tengamos de él ex- 
celentes trabajos lingüísticos, gramáticas ó traduc- 
ciones. Los méritos de Javier son de más elevada 
esfera. No puede, sin embargo, dejar de ser con- 
tado entre aquellos europeos que fueron los prime- 
ros en afanarse por escribir en las lenguas de la 
India. Si bien el Santo fué enriquecido más tarde 
con el don de lenguas , sabemos , no obstante , por 
una de sus primeras cartas, cuánto trabajo se tomó 
en un principio para adquirir el necesario conoci- 
miento del dialecto que se hablaba en la costa de la 
Pesquería. «No entendiendo los naturales mi len- 



13 
gua, ni yo la de ellos, pues que yo hablaba español 
y ellos malabar, escogí de entre ellos algunos hom- 
bres diestros que sabían algún tanto las dos len- 
guas; nos reunimos después por algunos días, y con 
mucho trabajo tradujimos en común el Catecismo 
en lengua malabar» (i). Precisamente estos traba- 
jos de nuestro Santo, emprendidos primero para la 
India y después para el Japón, dieron á Pott ocasión 
para escribir: «lo que debo alabar con toda mi alma 
es, que los jesuítas in partibus infidelium cuidaron 
en seguida de componer libros religiosos y escritos, 
para facilitar el estudio de aquellas lenguas ; traba- 
jos que aún en nuestros días son frecuentemente de 
suma utilidad para la lingüística. Así procedió tam- 
bién Francisco Javier» (2). 

También , por otro motivo, merece el Apóstol 
ser contado al frente de los que se han hecho bene- 
méritos en lo concerniente al estudio de las len- 
guas de la India. A su influencia debemos atribuir 
el que ya en la primera década de la misión de los 
jesuítas, se desplegase una actividad tan viva en el 
estudio de las lenguas indianas. Una gran cordu- 
ra hizo comprender á nuestro Santo, ya desde un 
principio, la especial dificultad que se oponía á la 
propagación del Evangelio en la India. En sus car- 
tas acentúa él siempre, que se envíen de misioneros 
á la India hombres hábiles y sabios. Benfey nota 
«que los misioneros más notables que fueron á la 



(1) Véase da Cunha, Atti del IV Congresso Internazio- 
nale degli Orientalisti tenuto in Firenze, vol. II, p. 183. 

(2) Zeitschrift der deutschen morgenliindischen Ge- 
sellschaft. XII. S. 444. 



14 
India para implantar el cristianismo , conocieron 
bien pronto que tenían que combatir una religión y 
un estado social que se apoyaba en una literatura 
rica y muy desarrollada, (que aún existe hoy en gran 
parte), estudiada con ardor, de una influencia pode- 
rosa , compuesta por lo general en un lenguaje sa- 
grado, y que no serían capaces de llevar á cabo sus 
tareas apostólicas sin familiarizarse con ella , y es- 
pecialmente con la lengua en que estaba contenida; 
mas el conseguir este objeto llevaba consigo dificul- 
tades extraordinarias. Sabido es que la tradición, 
cuidado y conservación de la antigua literatura de 
la India son patrimonio de la casta délos Bramanes; 
que sólo entre ellos, y aun en círculo bien estrecho, 
está difundido su conocimiento, y que en el Dekhan, 
donde los misioneros europeos trabajaron principal- 
mente durante los dos primeros siglos está mucho 
más restringido aún que en el Indostán y Benga- 
la (i). De cómo los misioneros superaron gloriosa- 
mente estas dificultades, nos ha dado interesantes 
noticias un otro indólogo, el Dr. Burnell: «He reu- 
nido muchos materiales, escribe este sabio, para 
mostrar que los jesuítas debían haber llegado á po- 
seer un conocimiento exacto del Veda , ya mucho 
antes de terminar el siglo XVI : así, por ejemplo, 
Couto (Dec. V, 6, 3; obra impresa en Europa año 
de 1602, y compuesta varios años antes), habla de 
los Vedaos, y dice que constan de cuatro partes. 
Couto vivió mucho tiempo en Goa. El bibliógrafo 



(1) Benfey , Geschichte der Sprachwissenschaft und 
orientalischen Philologie in Deustschland. München. 
1869. S. 334. 



15 
portugués Barbosa Machado en su voluminosa obra 
Bibliotheca Lusitana, habla de varias disertaciones 
sobre el Hindus, que fueron escritas antes del fin 
del siglo XVI (i). El sabio indólogo llama después 
la atención sobre una Constitución de Gregorio XV 
(Romance Seáis Antistes), emanada en el año 1623, 
«que prohibe á los cristianos de la India el uso de 
ciertos ritos indos , y entre otras contiene las pala- 
bras siguientes : Ritas omnes et ceremonia ac preces, 
quceut feriar Haiteres et Tandiae vocantur.)> «Apenas 
puede ponerse en duda, que con estas palabras se 
alude á Aitareya y Tdndya , y que por lo tanto ya 
antes del principio del siglo XVII se tenía en las 
Congregaciones eclesiásticas de Roma conocimiento 
bien notable de la literatura veda» (2). Como es no- 
torio , Aitareya y Tándya pertenecen á los trozos 
más importantes de la literatura de los Bramanes. 

La vida de las misiones debía desenvolverse en 
una base dilatadísima, según un plan por el que las 
más gloriosas conquistas del espíritu humano con- 
fluyesen al elevado fin de la dilatación del Evange- 
lio. Ya desde un principio se procuró componer 
libros instructivos y apropiados, multiplicar gramá- 
ticas, diccionarios y traducciones , por medio de la 
imprenta. La India debe á los misioneros jesuítas 
portugueses , la introducción de la imprenta (3): 
tuvo esto lugar á mediados del siglo XVI. La pri- 
mera obra que salió de la prensa en el célebre Co- 



(1) Indian Antiquary. Bombay, 1870, p. 99. 

(2) L. c. 

(3) Truebner's American and Oriental Record, 1 S 7 2 , 
p. 258. 



i6 
legio de San Pablo fué, según da Cunha, el ( 
chismo da doctrina christiana (i), que se atribuye á 
San Francisco Javier. «A esta obra siguieron bien 
pronto numerosos tratados religiosos , catecismos, 
traducciones de la Biblia , gramáticas , dicciona- 
rios, etc.... Aunque pocos ejemplares de estas obras 
han llegado hasta nosotros , existen , sin embargo, 
pruebas suficientes de que salió de la imprenta un 
número mucho más crecido de escritos , y algunos 
de ellos bastante voluminosos» (2). Algún tiempo 
después se estableció una segunda imprenta en el 
Colegio de Rachol, llamado más tarde de San Igna- 
cio; otra tercera en el Colegio de Ambalacátta , en 
las cercanías de Cochin (3). «En el territorio de 
Cochin , escribe Truebner, hay un lugar que, en la 
historia de la imprenta en la India , ha logrado la 
misma celebridad que Goa. Ambalacátta , de quien 
tantas veces hacen mención los viajeros de los 
siglos XVII y XVIII, en vano es buscarla hoy día 
én la mayor parte de los mapas ; exploradores mo- 
dernos admiten que su situación ha caido en com- 
pleto olvido, y que toda averiguación que se quiera 
hacer en adelante, será en vano ; mas el hecho es 
que el célebre lugar existe todavía, reducido á una 
pequeña aldea. En un tiempo se alzaban allí una 
magnífica iglesia dedicada á Santo Tomás y un 
seminario, y desde el año 1599 Ambalacátta era 
uno de los puntos más importantes de la misión. 
Sánscrito, tamil, malayalám y siró eran estudiados 



(1) Atti del IV Congr. degli Orient.. vol. II, p. 186. 

(2) L.c. 

(3) Truebner's Record. 1. c. 



i7 
con grande éxito por los jesuítas que allí residían, é 
impresas varias obras notables, de las que sólo los 
nombres han llegado hasta nosotros» (i). 

Cierto que no podemos aplicar á todas las obras 
compuestas por los misioneros, la medida de nues- 
tro saber de hoy, en lo concerniente á este ramo de 
las lenguas. Hoy día tenemos á nuestra disposición 
gramáticas excelentes, diccionarios y ediciones aca- 
badas. El saber de filólogos eminentes está patente 
á cuantos se preparen para recorrer la India y los 
países limítrofes. Cuando los misioneros católicos 
pusieron el pié en el campo de sus trabajos , no 
existía ninguno de los dichos medios , que viniese 
en su auxilio; todo tenía que hacerse de nuevo , y 
muchas veces en circunstancias que aumentaban 
la dificultad. Una imagen bien patente de todas 
aquellas dificultades la tenemos en las relaciones 
de las misiones de aquellos días (2). 

Entre los primeros compañeros del Apóstol de 
las Indias, nos encontramos con un misionero que 
se aplicó con éxito al estudio de las lenguas vulga- 
res de la India ; fué éste Enrique Enríquez , quien 
llegó á la India en el año 1546, y recibió de Javier 
la misión de la costa de la Pesquería, donde traba- 
jó , reportando frutos copiosísimos. Murió en el 
año 1600 en Punicale á la edad de ochenta años, de 
los que había empleado cincuenta en la misión de 
la India. Enríquez escribió una gramática y un 
diccionario del tamil; compuso un catecismo grande 



(1) Truebner's Record. 1. c. 

(2) Véase Selecta: Indiarum F.pistola: nunc primum 
editce. Florentia?, 1887. 



y otro pequeño ; una vida del Salvador, de la Ma- 
dre de Dios y de varios Santos. Aparece además 
como compositor de varios escritos apologéticos en 
lengua del país, y como traductor de muchos libros 
de piedad ó edificantes. Los manuscritos originales 
fueron más tarde á parar á Roma , donde están en 
la Biblioteca Vaticana. El Catecismo de Enríquez 
debe ser el primer escrito cristiano que se imprimió 
en caracteres del tamil; mas la gloria de haber sido 
el primero en grabar los tipos del tamil'', correspon- 
de al hermano Coadjutor González, español. Si bien 
las primeras obras fueron compuestas y publicadas 
en un sistema de transcripción latina, «que á pesar 
de sus defectos es mucho más exacto que los innu- 
merables é incongruentes sistemas recomendados 
en estos últimos tiempos por varios orientalista> 
ingleses» (i): no quedaron los misioneros portu- 
gueses satisfechos con un trabajo tan imperfecto. 
Comenzaron en seguida á grabar tipos, entre los 
que conocemos como primeros los caracteres del 
tamil. Bien pronto, como poderosos auxiliares, si- 
guieron una serie de gramáticas y vocabularios , v 
al terminarse el primer siglo de las misiones en la 
India, su actividad había producido ya una conside- 
rable literatura de gramáticas, diccionarios y tra- 
ducciones de varios libros religiosos. En el año 
de 1578 ó 1580 se publicó una traducción de la 
obra Flos Sancionan (2), para cuya impresión había 



(1) Véase Atti del IV Congr. degli Ürient. vol. II, 
p. 188 y siguientes. 

(2) Atti vol. II, 1. c, é Ind. Antiquary. II. págs. 180 
y 181. 



19 
grabado las letras el P. Faria. El P. Faria se gran- 
jeó un esclarecido nombre como técnico y artista 
en la arquitectura indo-portuguesa: da Cunha le 
llama «el artista eminente que concibió y diseñó el 
plan del gigantesco arco de la antigua iglesia de 
San Pablo , á quien más tarde llamaron San Paulo 
dos Arcos» (i). Proenza (muerto en 1666) prestó 
importante servicio al tamil con su gran diccionario 
tamil, notable, según Machado, por la exactitud y 
corrección en indicar los sonidos. En el año 1679 
apareció en Pondichery el diccionario más volumi- 
noso del tamil , bajo la dirección de los misioneros 
Cattaneo , Pereira y de Maya, en el que se aprove- 
charon los manuscritos que habían dejado los Pa- 
dres Nóbili, Bruno y Martín. Otros manuscritos, 
según da Cunha, se conservan en la Biblioteca Vati- 
cana. Gaspar de Aguilar escribió una gramática más 
voluminosa del tamil, de la que se cita un compen- 
dio en la Bibliotheca Uffenbachiana allce, 1720. Tam- 
bién los misioneros Faraz y Acosta compusieron 
gramáticas y diccionarios. 

Al hablar de la lengua y literatura tamil, no po- 
demos menos de hacer mención de una de las más 
culminantes figuras en la historia de las misiones 
de la India, de José Constantino Beschi: Benfey (2) 
ve en este misionero «un hombre sumamente ex- 
traordinario que poseía el grande arte de empaparse 
por completo en cuanto era el genio y la vida de la 
India.» Caldwell, al presente Obispo protestante de 



(1) Gerson de Cunha", The konkani language and Lite- 
rature. Bombay, 1881, p. 32. 

(2) Ersch und Gruber, Art. Indien. S. 290. 



20 

Madras, no duda en asignar á Beschi el puesto de 
honor entre todos los escritores modernos del ta- 
mil (i). «Los escritos de Beschi» dice otro sabio, 
«son considerados aún por los Pandit como obras 
literarias de primer orden» (2). «Beschi» escribe 
Babington, «parece haber llegado á poseer un cono- 
cimiento de la literatura tamil más completo que 
todos los demás extranjeros, que se han consagrado 
al estudio de esta lengua y hasta tal vez más que 
ninguno de los naturales de los tiempos presentes. 
Sus extensas obras en prosa y en poesía, escritas 
todas en tamil, sus traducciones de la misma len- 
gua son altamente reputadas, y es un hecho sin- 
gular y patente, que una de las mejores entre las 
gramáticas clásicas del tamil es obra de su pluma. 
Su gramática del bajo tamil es ya de uso común y 
viene á ser una introducción que no tiene precio 
para el estudio de este dialecto: ella contiene cuan- 
to el que se dedique al tamil necesita saber para la 
inteligencia del alto tamil» (3). 

José Constantino Beschi (nació en 1680) des- 
pués de haber terminado una gloriosa carrera de 
estudios en el Colegio romano, entró en el campo 
de las misiones de la India en el año 1710. «Sus 
relevantes prendas,» escribe el protestante Mahón, 
«la prodigiosa facilidad para aprender lenguas, ha- 
bían hecho ver en él un hombre como nacido para 



(1) Caldwell, Comparative Grammar of the Dravid. 
languages. II edit. p. 149. 

(2) Hunter, Imperial Gazetteer of India. IX p. 120. 

(3) Beschi, A Grammar of the hiyh dialect of the Ta- 
mil, transí by Babington. Madras 1822. Translator's pre- 
face I. 



21 

la misión de la India. Aún no habían pasado cien 
años desde que Roberto deNobili, sobrino del céle- 
bre Cardenal Belarmino, había arribado á las mis- 
mas costas, y encaminándose hacia el mediodía, fun- 
dado la misión del Maduré. Enfervorizado con el 
extraordinario ejemplo de este misionero, Beschi re- 
solvió seguir sus huellas» (i). El eminente talento 
de lenguas llevó pronto al nuevo misionero al apro- 
piado campo de su actividad y le condujo á un 
profundo estudio del tamil y del telugu. La princi- 
pal atención de Beschi se fijó en el tamil, y al cabo 
de un incansable estudio de cinco años, había ad- 
quirido aquel perfecto conocimiento de la ciencia, 
que se refleja ya en su primera obra. Mas nunca se 
amenguó su ardor en profundizar más y más en el 
tamil. Toda su vida, como nos lo atestigua el obis- 
po Caldwell, estaba consagrada al estudio, y sí 
consiguió el honor de ser contado entre los clási- 
cos, fueron su talento y su infatigable aplicación los 
que le elevaron á tan distinguido puesto. Ya las 
primeras publicaciones despertaron la más grande 
sensación entre los bramanes de la India meridio- 
nal. La más célebre de sus obras es sin duda algu- 
na el «Tembavani», poema religioso en honor de San 
José «con el que el gran italiano intentó reempla- 
zar al Ramayanám tamil.» El poema está dividido 
en 36 cantos y cuenta 3.615 estrofas. Los sabios 
más renombrados de la India, según noticias, que- 
daron embelesados ante la hermosura de las formas 
y la sublimidad de los pensamientos, que el poeta 



(1) Beschi, A Grammar of the common dialect, trans- 
lated by Mahón: Madras 1848. Introduction. 



22 

desplegó con todo el encanto de una lengua tan 
poética. «El Tembavani», á juicio del ya varias 
veces citado Caldwell, obispo anglicano, «encierra 
grande valor poético y muestra un dominio admira- 
ble de la lengua.» «Sus poesías en alto tamil, sobre 
todo su Tembavani, son tan excelentes, tan rica- 
mente bellas, tan armónicamente dispuestas, que 
no dudo ni un solo momento de que hasta los 
sabios y literatos del país le colocaron entre los 
más eminentes poetas de su lengua patria. Mientras 
más reflexiono este hecho, tanto más admirable me 
parece, cómo un extranjero pudo conquistar un 
puesto tan eminente, elevarse á tan encumbrada 
altura» (i). También en uno de sus recientes escri- 
tos creyó este hombre docto que debía volver á ex- 
presar su grande estima de los trabajos de Beschi, 
y se lamenta de que un hombre tan extraordina- 
rio no haya tenido una biografía digna de él. Tal 
vez los protestantes se hubieran tomado por él más 
interés que sus propios correligionarios (2). Poste- 
riormente Beschi publicó también en forma poéti- 
ca varias declaraciones de su poema clásico. 

A esta obra se siguió un crecido número de 
grandes y pequeñas poesías. Beschi, como escritor, 
desplegó una actividad sumamente prodigiosa: sería 
cosa muy larga el relatar una por una todas las 
producciones de su genio creador. Se cuenta que no 
pocas veces el misionero tenía en torno suyo cinco 



(1) Caldwell, Comparative Grammar of the Dravidian 
languages. II edit. Véase la Introducción pág. 149, 150. 

(2) A political and general history of the District of 
Tinnevelli, by Caldwell. Madras 1881, p. 238. 



23 

amanuenses ocupados, cuatro de ellos en escribir lo 
que les dictaba, de suerte que cada uno de los cua- 
tro escribía en una hoja de palma un verso del 
cuarteto, y el quinto reunía y ordenaba las hojas 
escritas; tan fácil y abundante brotaba su creación 
poética que la pluma de uno solo no bastaba para 
seguir la corriente de su dicción (i). 

Beschi, como ya antes se ha dicho, se granjeó 
un mérito especial, por haber compuesto la gramá- 
tica tamil. «Por lo tocante á la gramática», escribe 
Benfey, «es la obra capital del jesuíta Beschi » (2). 
Esta parte de su actividad de escritor tuvo lugar 
entre los años 1729 y 1739. Acerca de la gramática 
del bajo tamil, nota Pope: «aunque haya sido susti- 
tuida en gran parte por publicaciones posteriores, 
debe ser leida siquiera una vez y con atención por 
todo el que estudie el tamil», y llama á la gramáti- 
ca del alto tamil una verdadera obra maestra (3). 
Mahon, que tradujo y publicó la gramática del bajo 
tamil, escribe: «se ha probado ser la gramática 
tamil de Beschi un medio inapreciable, para ayudar 
á los misioneros y para todos aquellos que se dedi- 
can al estudio de esta lengua» (4). También á la 
lexicografía se extendieron los estudios profundos 
de Beschi y los misioneros tienen que agradecerle 
un diccionario tamil -portugués-latino. Beschi se 



(1) Bertrand, La Mission du Maduré. T. IV. pág. 342— 
375; Annales de philosophie chrétienne. Juillet 1841 n. 19. 

(2) Ersch und Gruber, Art. Indien S. 290. 

(3) A Handbook of the ordinary dialect of the Tamil 
language, by the R. Pope IV. edit. 1883. 

(4) A Grammar of the common dialect of the Tamil. 
Madras, 1842. Introduct. 



24 

mostró incansable, sobre todo, en procurar á los mi- 
sioneros cuanto pudiese facilitarles el estudio del 
tamil. No se contentó con verlos poseer un conoci- 
miento superficial del tamil, trató de introducirlos 
en la finura y clasicismo de esta lengua. Cuál fuese 
el espíritu que guiaba á Beschi, se muestra hermo- 
samente en la dedicatoria, con que presenta á sus 
hermanos de religión su primera gramática tamil. 
Después de una larga disertación acerca del carác- 
ter de la lengua, escribe: «mas no quiero, Reveren- 
dos Padres, reclamar por más tiempo vuestra pa- 
ciencia. Me llena de confusión, cuando os contem- 
plo, hombres á quienes está confiada la sublime 
misión del evangelio, vueltos ahora por amor de 
Cristo á la simplicidad y docilidad de niños. Acos- 
tumbrados á anunciar verdades sublimes desde 
puestos eminentes, á manera de niños habéis co- 
menzado con maravilloso fervor á aprender el modo 
de hablar sonidos extraños, y á ser instruidos por 
otros; ojalá que con este mi pequeño trabajo secun- 
de vuestros apostólicos deseos. Si él os presta algún 
auxilio, rogad al común Señor de la mies, que yo 
siga vuestro ejemplo y que no deshonre su viña con 
vergonzosa pereza.» Cierto que no deshonró Beschi 
á la viña del Señor con su pereza y negligencia. La 
fama y los honores tributados a su talento y á su 
aplicación elevaron ala misión á gran altura en el 
concepto de los príncipes del país. «Chunda Saib», 
refiere Mahon (i), «estaba tan entusiasmado con 
las obras del misionero, que le asignó la renta de 



i L. c. 



25 

cuatro territorios y le regaló el precioso palanquín 
de uno de sus predecesores.» Sin embargo, por alto 
que fuese el puesto en que el príncipe, su protector» 
le había colocado, Beschi no olvidó jamás la hu~ 
mildad de su estado religioso, y el misionero pro- 
testante tiene que tributarle la gloria de que toda 
la riqueza de sus rentas la derramó entre los po- 
bres, la educación de los jóvenes y en socorrer á 
los desgraciados. 

Estas breves indicaciones basten aquí para de- 
mostrar el mérito y los trabajos de un hombre, que 
fué honrado por su príncipe con la dignidad de 
ministro, que fué el centro de un luminoso círculo 
de sabios de la India, y que escritores del tamil 
consagraron sus plumas á describir su vida. 

Entre los misioneros, que promovieron el estu- 
dio del konkani, debe citarse en primer lugar á 
Stephens. Tomás Stephens nació en el año 1549. 
entró jesuíta en el de 1578 y ya al año siguiente 
partió para la India. Su doctrina christiana, escrita 
en konkani, fué impresa en el año 1622. Ya en el 
año 1616 había concluido la Vida del Redentor, «un 
compendio del Nuevo Testamento, con notas sobre 
la encarnación, la pasión y la resurrección de Jesu- 
cristo» (1). Su gramática del konkani, que publicó 
el P. Ribeiro después de la muerte del misionero, es 
notable por su buena transcripción. «El sistema de 
transcripción», escribe Trübner, «del cual se sirve 
en su gramática konkanesa y en el Purána, es efec- 
tivamente digno de nuestra admiración. Se funda 



26 

en la pronunciación del alfabeto portugués, mas es 
exacto y completo, y se ha usado hasta nuestros 
días por la numerosa población konkani católica 
de la costa occidental de la India» (i). En el año 
1851 apareció una nueva edición en Nueva-Goa. 
La principal obra de este misionero parece haber 
sido el Purána, que trata los misterios de la fe en 
forma poética y que, por la hermosura del lenguaje, 
se ha granjeado la admiración universal. Ya por su 
grande extensión (según da Cunha consta de n. 018 
estrofas (¿versos?) merece ocupar un puesto emi- 
nente entre las publicaciones konkanesas. Aún hoy 
día la usan los cristianos indígenas y se les lee en 
sus reuniones religiosas. Abreu, diligente filólogo 
indo-portugués, escribe á da Cunha que el Purána se 
explica á los indígenas en las fiestas de Cuaresma y 
de Semana Santa y que tal consideración se le tri- 
buta, que apenas comienza su lectura se origina un 
silencio sepulcral (2). Según Puriajy Ananda Rau 
el Padre Estevdo (en esta forma vemos comunmente 
citado el nombre de Stephens) imitó la poesía 
Prákrit de Dnyaneshwari Mukundá Raz, el Ramá- 
yana de Mukteshwara y otras obras poéticas de 
grande estima (3). El Purána tuvo tres ediciones en 
los años 1616, 1649 yiÓ54. 

Diego Ribeiro, á quien debemos la edición de 
la gramática de Stephens, era un excelente cono- 



cí) Truebner's Record. 1872, p. 258. 

(2) Carta de 2 Abril 1873, según da Cunha, Atti. II, 
pág. 196 sig. 

(3) Grammatica da Lingua Maratha. Nova Goa 1875, 
pág. XXIV. 



27 
cedor del konkani y del kanarense. Su obra prin- 
cipal es un gran diccionario konkani -portugués: 
además tradujo á la lengua kanaresa las vidas de 
los Santos por Rivadeneira. El P. Przikril se apro- 
vechó de su prisión en las cárceles de S. Juliáo para 
componer una gramática y un diccionario de la 
lengua kanaresa. Los materiales los había reunido 
durante sus trabajos apostólicos en la provincia 
Kanari, y felizmente, cuando la expulsión, traídolos 
consigo á Europa. 

Entre los misioneros franciscanos, que con sus 
escritos contribuyeron de un modo notable al estu- 
dio del kanarense y del konkani, se nos cita á los 
PP. Banha, Manuel Baptista, Lado y Amador de 
Santa Anna. Manuel Banha compuso un diccionario 
de la lengua konkani; Lado y Manuel Baptista nos 
dejaron catecismos en este dialecto; Amador de 
Santa Anna tradujo en kanari el Flos Sanctovum. 
Una excelente gramática konkani, que en muchos 
conceptos supera á la de Stephens, tuvo por autor 
al carmelita Francisco Javier de Santa Anna. El 
misionero Francisco Vaz de Guimaráes publicó 
en 1659 un Purána, semejante al de Stephens, que 
en nuestros tiempos ha llegado á tener dos edi- 
ciones, una en 1845 y otra en 1876. Otro Purána 
del siglo XVII se conserva en la Biblioteca Nacio- 
nal de Goa. Una serie de obras ascéticas fué publi- 
cada hacia el año 1655 por el jesuíta Saldanha, y 
por el de 1660, el P. Joáo de Pedrosa publicó sus 
Soliloquios Divinos en konkani. Una porción de es- 
tas antiguas impresiones portuguesas de la India, 
fueron expuestas en la sección portuguesa durante 
la Exposición universal de París en el año 1867. Un 



28 

diligente escritor en konkani fué el jesuíta Almei- 
da. Entre sus publicaciones merece una mención 
especial su grande obra de Sermones, que junto 
con una doctrina christiana y una colección de na- 
rraciones religiosas, fué impresa en Goa año 1658. 
Almeida dio además la última mano al diccionario 
konkani, compuesto por Pereira; y también el cita- 
do Saldanha dejó un diccionario de esta lengua. 

2. El sánscrito. — Ya anteriormente hemos 
tenido ocasión de indicar que no fueron desconoci- 
das á los misioneros católicos, ni la lengua sagrada, 
ni la literatura de la India; pero que pocos podían 
llegar á adquirir un conocimiento del sánscrito, con 
el que en cierto modo, pudiesen quedar satisfechos. 
A estos pocos mensajeros de la fe pertenecen en 
primer lugar Roberto de Nóbili. «Ya por el año 1620, 
escribe Benfey, un misionero, Roberto de Nóbili, 
había alcanzado un conocimiento vastísimo del 
sánscrito» (1). Max. Müller quiere que se adjudique 
al famoso misionero el honor de haber sido el pri- 
mer europeo que poseyó el sánscrito, leyó los textos 
más difíciles y escribió con soltura en esta lengua. 
«Yo no puedo hablar de él sino como del primer eu- 
ropeo docto en el sánscrito. Un hombre que podía 
citar los textos del Mánavadharma, Apastamba, Pu- 
rána y otras obras que hasta hace poco no se en- 
contraban sino en manuscritos, debe haber poseído 
un conocimiento extraordinario del sánscrito» (2). 



(1) Benfey, Geschichte der Sprachwissenschaft in 
Deutschland. München 1869 S. 334. 

(2) M. Müller, Lectures on the science of language. 
New edit. London 1882. V. I. p. 174. 



29 

El P. Proenza, conocedor también aventajado del 
tamil y del sánscrito, llama á los escritos de Nóbili 
«admirables por la profundidad de los pensamientos 
y la finura del estilo, que según testimonio de los 
indígenas, es de una perfección clásica. Lo que más 
sublima aún su mérito, es su extraordinaria fami- 
liaridad con el sánscrito, que da á sus escritos una 
riqueza y una exactitud de expresión, que despierta 

la admiración de los doctos Bramanes Estas 

obras producen de día en día frutos admirables, 
tanto entre los gentiles, que se convierten en gran- 
des muchedumbres, como entre los cristianos, que 
se ven poderosamente estimulados á seguir el ca- 
mino de la virtud. Lástima que hasta ahora estos 
escritos se conservan únicamente en hojas de pal- 
ma y corren peligro de extraviarse, lo que sería una 
pérdida irreparable para la misión» (i). Cierto que 
los medios técnicos de que se habían servido hasta 
ahora los misioneros, no eran á propósito para pro- 
mover una actividad literaria tan brillante cual era 
la que empezó á desarrollarse bajo el poderoso in- 
flujo de Nóbili. 

«También otro jesuíta misionero del siglo XVII, 
escribe M. Müller, llegó á conocer el sánscrito; fué 
éste Enrique Roth (muerto en 1668). Durante su 
permanencia en Agrá, logró persuadir á un Braman 
á que le enseñase el sánscrito, y después de seis 
años de un estudio intenso, salió maestro en esta 
difícil lengua. En el año 1666 le encontramos en 



(1) Véase La Mission du Maduré. Par le P. Bertrand, 
Tom. III, p. 1 16. 



30 
Roma; él es quien nos ha trazado la interesante 
descripción del alfabeto sánscrito que el P. Ata- 
nasio Kircher publicó en su China ülustratu i). 

«Gran fama, así leemos en Fed. von Schlegeb 
se granjeó en este género el jesuíta Hanxleden, 
quien partió para la India en el año 1699 y trabajó 
en la misión del Malabar más de treinta años 
(muerto en el 1732), escribió mucho en prosa y en 
verso, tanto en la antigua lengua de la India como 
en la común del país, compuso gramáticas y dic- 
cionarios de ellas, cuya herencia literaria, bien 
rica é importante , se encuentra probablemente en 
Roma» (2). A Hanxleden le estaba reservado el pe- 
nosísimo trabajo de allanar el camino á fin de gene- 
ralizar el estudio del sánscrito, remover las dificul- 
tades, cosa que hasta entonces pocos habían conse- 
guido, y adquirir un conocimiento más profundo de 
la literatura sánscrita. Fr. Paulino de San Bartolomé 
le llama el mejor conocedor del sánscrito, con quien 
ningún europeo podía compararse en su tiempo 
«Si sus obras del sánscrito, tal es el juicio de Ben- 
fey, se hubieran publicado en seguida de haber sido 
compuestas, seguramente que hubiesen excitado un 
grande ardor en el siglo pasado, tan entusiasta por 
el estudio de las lenguas (4). 

El trabajo más excelente de Hanxleden es la 



(1) M. Müller , Lectures on the science of lang. I, 
p. i 7 5. 

(2) Fr. v. Schlegels sammtliche Werke. Wien 1846. 
Bd. VIII. S. 277. 

(3) Véase Examen histórico-criticum librorum Indico- 
rum bibliothecaí. Cong. de Prop. Fide págs. 51, 55, 77. 

(4) Benfey, Geschichte der Sprachwissenchaft. S. 335. 



3* 

gramática del sánscrito. El diccionario sánscrito lo 
compuso en unión con el misionero Pimentel; ade- 
más le corresponde una parte dominante en el dic- 
cionario tamil que salió con el nombre de Pimentel, 
quien después fué Arzobispo. Gracias, en primer lu- 
gar, á la generosa protección de los reyes de Francia, 
los trabajos literarios de los misioneros gozaron de 
aquellos auxilios que por tanto tiempo había desea- 
do el P. Proenza. «Los jesuítas franceses, escribe 
Müller, que después de la paz de Ryswyk, Luis XIV 
envió en 1697 á la India, mantuvieron una corres- 
pondencia científica con los miembros de la Acade- 
mia francesa. Uno de aquellos religiosos, el padre 
Calmette, nos refiere en una carta de 24 de Enero 
de 1733, que por aquel tiempo la Orden de los Jesuí- 
tas tenía misioneros, que no sólo estaban bien im- 
puestos en el sánscrito, sino que también se hallaban 
en disposición de leer algunas secciones del Veda. Se 
ocupaban en formar una biblioteca oriental, que, 
como nos asegura Calmette, comenzó á prestar im- 
portantes servicios á los misioneros para la propaga- 
ción del cristianismo. Se habían hecho dueños de la 
filosofía y teología de la India, especialmente de los 
cuatro Vedas» (1). En son de triunfo escribe á Euro- 
pa el P. Calmette, que desde que tenían en sus manos 
el Veda, poseían las armas con qué salir al encuen- 
tro de los indianos en su propio terreno; que él te- 
nía por seguro, que había de ser de grandísima uti- 
lidad el leer los textos originales de la religión de 



(1) M. Müller , Lecturcs on the science ot' lang. 1, 
p. 176. 



32 

la India y estudiarlos con la mayor diligencia. No 
dejó el P. Calmette de aprovecharse diligentísi má- 
mente de la ocasión propicia que por primera vez 
ponía en sus manos al Veda completo. El mismo 
había adquirido gran destreza en el manejo del 
sánscrito, y su famoso poema Ezour Veda, de que 
tanto se habló en su tiempo, dio ocasión á numero- 
sas conversiones entre los mismos Bramanes. Sabi- 
do es, que se envió una copia del poema á París y 
que Voltaire anunciaba al mundo en tres diferentes 
escritos, que este Ezour Veda era uno de los manus- 
critos más preciosos del Oriente; que el poema ha- 
bía sido escrito unos cuatrocientos años antes de la 
expedición de Alejandro el Grande ala India. Des- 
graciadamente para las desatinadas afirmaciones de 
Voltaire el manuscrito original del P. Calmette se 
conservaba en Pondichery. Un viajero inglés que 
halló ocasión de examinarle, desbarató toda aque- 
lla trama de mentiras que los filósofos franceses 
habían tejido apoyados en aquel escrito, creyendo 
haber encontrado en semejante poema un arma po- 
derosa para combatir al Catolicismo. Calmette, al 
componer su poema religioso, no había tenido otra 
intención que la que ya hemos visto reinar en su 
hermano de religión, P. Beschi; esto es, derribar el 
baluarte del Bramanismo y destruir sus escritos 
sagrados, creando una literatura cristiana con todo 
el esplendor y encanto de la lengua sánscrita. Fué 
una empresa grandiosa , á la que entre toda la 
actividad lingüística desplegada en las misiones, 
sólo pueden compararse, rayando en la misma al- 
tura, los trabajos literarios llevados á cabo y al 
mismo tiempo en la lengua y literatura china. 



35 

El P. Calmette halló un cooperador excelente 
en el P. du Pons. En una carta de 23 de Noviem- 
bre 1740 al P. du Halde, hace el P. du Pons una 
interesante y en general exacta descripción de las 
varias ramas de la literatura sánscrita, de los cuatro 
Vedas, de los escritos gramaticales, de los seis sis- 
temas filosóficos y de la astronomía de los indios. 
En muchas cuestiones previene las investigaciones 
de Sir William Jones (1). Como Hanxleden, el Pa- 
dre du Pons compuso una de las primeras gramáti- 
cas del sánscrito. El manuscrito que llegó á París 
por el año 1744, parece que por el estilo de lo ocu- 
rrido con varias obras de los misioneros de China, 
halló poca acogida en los señores académicos; por- 
que de otro modo, ¿cómo era posible que en el 
año 1763 Barthélemy pidiese al P. du Pons que ante 
todo le mandase una gramática de la lengua sáns- 
crita, cuando, como dice Müller, la Biblioteca Real 
poseía ya una escrita en latín? Sólo una parte falta- 
ba aún, que era el tratado de la sintaxis, y este va- 
cío lo llenó un trabajo del P. Coeurdoux (2). 

En Gastón Coeurdoux tenemos á aquel investi- 
gador diligente del sánscrito, que, según testimonio 
de Breáis y de Müller, fué el primero en asentar de 
una manera extensa y metódica la afinidad ó pa- 
rentesco de las lenguas indo -europeas. En el año 
de 1767 , el misionero proponía á la Academia la 
cuestión siguiente: «¿De dónde viene que el sáns- 
crito tiene de común con el griego y el latín , un 



(1) M. Müller, Lectures on the science of lang. I, 
P . 178. 

(2) L. c. I, p. 179. 

3 



34 
número tan grande de palabras y de formas grama- 
ticales?» En prueba de su observación , presenta 
cuatro listas de palabras y formas gramaticales, en 
las que aparece manifiesta la semejanza. El mismo 
responde después á la cuestión, precisamente en el 
sentido de la ciencia de las lenguas comparadas, 
se contentó con esto el misionero , supo muy bien 
defender sus ideas contra las tentativas de otros fi- 
lólogos quienes, para explicar un hecho tan patente, 
acudían á las relaciones de comercio ó trato litera- 
rio con las colonias griegas vecinas. Sólo en una 
hipótesis , decía él , se puede explicar de un modo 
satisfactorio la innegable semejanza , á saber, pre- 
suponiendo un origen común de griegos , romanos 
é indios. La Academia remitió el examen de la 
cuestión propuesta por Coeurdoux al célebre filólogo 
del Avesta, Anquetil du Perron, quien había vivi- 
do muchos años en la India y en la Persia , y ad- 
quirido notables conocimientos lingüísticos. Mas 
es profundamente sensible que Anquetil no tuviese 
por digna de mayor atención una cuestión tan im- 
portante y tan decisiva para el estudio de las len- 
guas , y difiriese el responder á la carta de Coeur- 
doux. Estaba reservado para algún tiempo después 
el reconocer plenamente los méritos de Coeurdoux y 
de sus hermanos en religión. La impresión de la 
carta tuvo lugar en el año 1S08, de consiguiente en 
un tiempo en que Hamilton y Schlegel promovían é 
impulsaban en París el estudio del sánscrito. Por 
aquel tiempo Federico de Schlegel , además de las 
instrucciones verbales de Alejandro Hamilton, va- 
líase principalmente de un manuscrito de la enton- 
ces Biblioteca Imperial, «núm. 2S3 del catálogo 



35 

impreso , obra de un misionero desconocido» (i). El 
manuscrito contiene una breve gramática del sáns- 
crito, la Amarakosha de Amarasinha y el Kavikal- 
padruma. Coeurdoux hace también mención en sus 
cartas de una gramática telugu del P. Delalane, y 
de una traducción de los Vedas hecha por el Pa- 
dre Mosac (2). 

Ya de pasada hemos hecho antes mención de 
un misionero carmelita, Fray Paulino de San Bar- 
tolomé. Sabido es que á él le debemos la primera 
gramática sánscrita impresa en Europa. «En el 
año 1790 la publicó en Roma. Algunos años más 
tarde apareció una gramática del sánscrito más 
completa; escribió también varios tratados sobre 
antigüedades, mitología y religión de la India. En 
todos estos trabajos se sirve de los escritos perte- 
necientes al P. Hanxleden, cuyos conocimientos en 
sánscrito, según nos inducen á creer las citas de 
Fray Paulino , debieron ser extraordinarios (3). 
Puede muy bien ser cierto que el «considerable nú- 
mero de escritos» de Fray Paulino no sean de hecho 
«recomendables, ni por sus profundos conocimien- 
tos , ni por su crítica, y mucho menos por sus emi- 
nentes dotes de espíritu...» «Sin embargo, diremos 
con Benfey, debe concedérsele el mérito de haber 
sido el primer europeo que publicó dos gramáticas 



(1) Fr. v. Schlegels sámmtliche Werke. Wiener Aus- 
gabe, 1846. Bd. VIII. S. 274. . 

(2) Acerca de Coeurdoux , véase la introducción de 
Breal á su traducción de la Gramática de lenguas compa- 
radas de Bopp. p. XV, y los artículos de Biot en el Jour- 
nal des Savans, iSóo— 62. 

(3) M. Müller, Lectures, I, p. 181. 



36 

del sánscrito: la primera en el año 1790..., la se- 
gunda en el 1804; de consiguiente un año antes 
que la de Colebrooke.» Y «si las gramáticas más 
manuales , de Wilkins y Forster , echaron abajo á 
la de Fray Paulino... esto no quita á su autor el 
mérito de haber compuesto en lengua europea la 
primera gramática del sánscrito, y la historia de la 
filología considerará como un deber el no dejar de 
mencionarla siquiera (1). Paulino de San Bartolo- 
mé, originariamente Juan Felipe Wesdin , de Hoff 
en Leitha , anduvo como misionero (2) por las cos- 
tas del Malabar desde 1776 á 1789; más tarde vivió 
en Roma , donde fué profesor de lenguas indianas 
en la Propaganda (m. 1805). 



(1) Benfey, Geschichte der sprachwissenschaft. S. 352 

y3 5 3- 

(2) No jesuita . como erróneamente aseguran , tanto 
Benfey como la Biografía universal alemana. 



37 



II. CHINA. 



Al encaminar ahora nuestra atención á la len- 
gua y literatura china, séanos permitido, por vía de 
introducción, el dirigir antes una mirada general va- 
liéndonos del testimonio de un moderno alemán, 
investigador de las cosas de la China. El Barón 
v. Richthofen escribe en su clásica obra sobre la 
China: «Comercio y misiones, por más que sus 
motivos sean bien diversos , y sus fines divergen- 
tes , van con frecuencia estrechamente unidos. El 
comercio universal procura dar con grandes cami- 
nos, por mar y por tierra ; la política le allana los 
senderos y le abre los puertos de los países en los 
■que se presenta oportunidad para su desenvolvi- 
miento; las misiones le siguen en seguida los pasos. 
Pero mientras aquél hace alto en algunos y deter- 
minados sitios, favorecidos por la naturaleza, pene- 
tran éstas en el interior de los' países, y recompensan 
al comercio por lo que de él han recibido, facilitán- 
dole el que se dilate desde los puntos donde se 
había asentado. El comerciante nos pone en rela- 
ción con los productos útiles de los países ; el mi- 
sionero, cuando no se concreta estrictamente á su 
vocación , indaga el carácter del pueblo , sus cos- 
tumbres y sus prácticas religiosas. Al aprender la 
lengua del país, se le presenta ocasión de estudiar 



38 
su literatura, historia, ciencias y formas de gobier- 
no, y sus excursiones ó viajes le facilitan el conoci- 
miento de la geografía. En ningún país han llenado 
tan cumplidamente esta tarea, que va más allá de lo 
que demanda su vocación, en ninguno han dilatado 
más el campo de sus esfuerzos literarios, en ninguno 
reportado'conquistas más grandes para la ciencia 
que en China. Este fruto se debe, sobre todo, á los je- 
suítas del siglo XVII y del XVIII, sin cuyos vastos y 
profundos trabajos la China, á excepción de sus cos- 
tas, sería aún hoy día una tierra incógnita; mientras 
que en el siglo presente los misioneros católicos han 
omitido casi por completo esta clase de actividad, la 
han emprendido los protestantes, si bien hasta ahora 
con menos intensidad y de bien distinto modo (i). 
¿Qué conocimiento científico era el que el Occidente 
tenía de la China hasta mediados del siglo XVI? 
«Cuando los primeros misioneros llegaron á China, 
habían estado los portugueses desde hacía medio 
siglo en continuo comercio con los puertos de este 
país ; y , sin embargo , se sabía tan poco de él en 
Europa, que Dresser , aun á fines del siglo XVI, 
creyó tener que probar la existencia de la China ; y 
si el trato hubiese permanecido puramente comer- 
cial , el conocimiento del país y del pueblo chino 
hubiese quedado probablemente hasta nuestros días 
superficial é imperfecto. Pero ya cuando Herra- 
da (1577) puso el pié en China, como primer men- 
sajero del Evangelio, esto tomó otro aspecto,)' pocos 
años después (1585), el agustino Mendoza pudo 



(1) Ferdinand von Richthofen, China. Berlin , 1877. 
Bd. I, S.653. 



39 
publicar una obra que por primera vez presentaba 
ya un golpe de vista exacto del país. Las numero- 
sas publicaciones de los dos siglos inmediatos las 
debemos esencialmente á la aplicación de los mi- 
sioneros y á los estudios que despertaron sus rela- 
ciones» (i). Hasta un filólogo como Neumann , á 
quien de seguro no se le podrá tachar de parciali- 
dad ó preocupación en pro de los misioneros católi- 
cos, no puede dejar de expresar su admiración ante 
la diligencia que produjo durante los siglos XVII 
y XVIII «una portentosa mole» de obras lingüísti- 
cas y literarias sobre la China. «Y en verdad, ¡qué 
trabajos tan portentosos no llevaron á cabo los mi- 
sioneros católicos , ya en los primeros decenios de 
su estancia en la China! Aparte de muchas obras 
originales, que Ricci y otros compusieron en el difí- 
cil idioma de la China , en género de traducciones, 
siquiera por citar alguna, el P. Manuel Díaz, el jo- 
ven , tradujo todos los evangelios del año , con co- 
mentarios de los Padres de la Iglesia ; los PP. Tri- 
gault , Cattaneo, Ferreira , Semedo , compusieron 
extensos diccionarios, luego de fundada la misión, 
y el P. Hurtado tradujo en chino hasta la dialéctica 
y la lógica del Stagirita , así como también sus 
libros sobre el cielo y el cosmos (2). «Los misioneros 
católicos tienen el mérito de habernos comunicado 
las obras principales de la antigüedad clásica china, 
lo más importante de la geografía é historia del 
país, ya en traducciones, ya en trabajos originales. 



(1) v. Richthofen. China, I, S. 666. 

(2) Zeitschrift der deutschen morgenlandischen Ge- 
sellschaft, I, S. 11 5. 



4<> 
Mas no se puede valuar la laboriosidad de los doc- 
tos misioneros jesuítas por aquellas obras que han 
sido publicadas con sus nombres ; porque varias de 
sus obras principales aparecieron bajo firma extraña, 
y otras yacen aún sepultadas en el polvo de las bi- 
bliotecas» (i). 

En esta actividad científica y metódica encuen- 
tra Richthofen un factor principal , que dio á la la- 
boriosidad de los misioneros aquel éxito brillante y 
único en su género. «Por mucho tiempo no habían 
sido escogidos para la misión de la China sino los 
miembros más eminentes de la Orden en Europa, 
y se tenía cuidado de que aquellos á quienes se en- 
viaba poseyesen un notable caudal científico» (2). 
«Si los jesuítas, así continúa expresándose el famo- 
so viajero, no hubiesen puesto tanto esmero en la 
completa formación científica del espíritu y en la 
aplicación de la ciencia á la vida práctica , á bien 
parar, la actividad de sus misioneros desplegada en 
silencio y sufrimientos, hubiese quedado restringida 
entre las clases más ínfimas... Seguramente que no 
poseeríamos la grande obra de mapas. China sería 
aún hoy día una térra incógnita para nosotros , y 
bajo las presentes relaciones pasaría aún mucho 
tiempo hasta que pudiésemos formarnos una idea 
de la China , no digo tan perfecta como la que al 
presente tenemos, sino como la que nos dieron los 
jesuítas» (3). 



(1) Neumann , Lehrsaal des Mittelreiches. München. 
J836, S. 11 
(a) v. Richthofen. China, I, S. 05 >. 
(3) L. c. S. 662. 



4i 

La brillante idea que el sabio de Oxford presenta 
de la actividad científica de los misioneros jesuítas 
se cumplió principalmente en los misioneros chi- 
nos. «Las propicias ocasiones de que gozaron los 
miembros de esta Orden para reunir conocimientos 
científicos de toda clase , fueron extraordinarios. 
Dudo que aun en nuestros días pueda un periódico 
disponer de tan numerosos é instruidos correspon- 
sales en todas partes del globo como los que tenía 
esta Orden. Se trataba de observaciones astronómi- 
cas, fuese en China ó en América, ya estaba por lo 
general un misionero en los sitios marcados. Había 
que adquirir datos geográficos, un testigo ocular de 
la India, de China ó de África informaba sobre el 
verdadero curso de un río ó la exacta altura de una 
montaña. Los edificios monumentales de las gran- 
des naciones de la antigüedad estaban abiertos á 
sus miradas escudriñadoras, y los tesoros literarios 
de la India, China, Persia.... fueron registrados por 
hombres que no se amedrentaban ni retrocedían 
ante ningún trabajo, por abnegación y perseveran- 
cia que reclamase. Ninguna corporación de misio- 
neros ha sabido jamás hacer los medios de que dis- 
pone tan útiles á los intereses de la ciencia como la 
Orden de los jesuítas; y en muchos puntos, ¿no po- 
drían también nuestros propios misioneros tomar 
de la historia de los jesuítas un ejemplo tan vivo? 
En estos puntos, al menos, harían muy bien en se- 
guir su ejemplo» (i). 

Por mucho, sin embargo, que los misioneros 



(i) Max. Müller , Chips from á german workshop. 
vol. III, p. 2o5. 



42 

estimasen la actividad científica, á sus ojos nun- 
ca fué más que un medio, y no el fin último que 
animaba los trabajos y sacrificios de su vida... 
Sir George Staunton hizo ya resaltar esto bella- 
mente en una publicación que salió á principios de 
este siglo. «Para estos hombres, la ciencia y la lite- 
ratura conservaron siempre un carácter subordina- 
do; á sus ojos, ellas se presentaban muy por debajo 
comparadas con aquella causa santa en la que todos 
estaban unidos, por la que combatían y al servicio 
de la que hacían confluir todas las cosas (i). Por 
feliz que pareciese exteriormente su posición, aun- 
que las ocasiones que para las investigaciones cien- 
tíficas se les ofrecían fuesen no pocas veces dej 
todo extraordinarias, «su situación no tenía, sin 
embargo, nada de agradable» (2). «Nada podemos 
hacer, escribe uno de los misioneros, sin vernos 
necesitados á acudir en ademán suplicante al ve- 
cindario para todas las cosas, aun las más insigni- 
ficantes. Además, los chinos tienen tan invariable- 
mente fijos sus usos y costumbres, ordenada tan 
puntualmente toda su vida, ya pública, ya privada, 
hasta en las más pequeñas relaciones, que para nos- 
otros es cosa imposible el dar un solo paso sin su 
auxilio, sin conocer, aunque no sea más que super- 
ficialmente, lo que pasa en torno nuestro. Aquellos 
que se prestan á servirnos y son pagados por nos- 
otros, pertenecen á una clase cuyo interés no tiene 
otro fin que su medro, y cuyos sentimientos están 
aferrados en los estrechos límites de sus ideas na- 



(1) Quarterly Review, May 1S10, p 285 

(2) L. c. 



43 
cionales» (i). «Todos los lectores, escribe Williams, 
honrarán á estos hombres, que tanto sufrieron y 
trabajaron por lograr su fin. Los tratados, traduc- 
ciones , exposiciones históricas , relatos de via- 
jes, etc., de Visdelou, Maillac, Trigault, Semedo, 
Amyot, Le Comte y otros muchos, permanecen aún 
para dar testimonio de sus trabajos» (2). «Por di- 
verso que sea, nota un periódico de las misiones 
protestantes, el juicio que se forme del carácter de 
la profesión y de la pureza de los motivos de estos 
generosos misioneros, no habrá quien pueda leer 
sin una admiración profunda la relación de su fuer- 
za de voluntad y de su laboriosidad inquebrantables 
en medio de continuos tormentos y penalidades 
atroces. Este entregarse completamente á su voca- 
ción sublime infundirá veneración y aprecio en to 
dos aquellos que sepan estimar la firmeza y la ele- 
vación de carácter. Muchos de aquellos misioneros 
eran hombres del todo extraordinarios, su fin era 
vasto, las dificultades muchísimas, los esfuerzos 
prodigiosos» (3). En las siguientes páginas, nuestra 
exposición versará únicamente sobre las figuras más 
culminantes de la misión de la China. 

1. Matteo Riccí. — «El primero que, próspero 
en resultados, abrió el camino á la obra de las mi- 
siones, escribe von Richthofen, fué el jesuíta ita- 



(1) Mémoires concern, la Chine. T. VI, p. 323. 

(2) Williams, The Middle Kingdom. Ed, 1883. Vol. II, 

P- 309- 

(3) Chínese Repository. I, p. 487. «Compendio inimi- 
table de cuanto hay digno de saberse acerca <áe la China, » 
dice v. Richthofen 



44 
liano Miguel Ruggiero, quien arribó á Macao en el 
año 1579; se engolfó en el estudio de la lengua 
china, y en 1581 pasó á Cantón, donde hizo las pri- 
meras tentativas de convertir infieles. Ya al año 
siguiente le siguió su más ilustre paisano Matteo 
Ricci, una de las más eminentes figuras en la his- 
toria de las misiones de Oriente» (1). 

Ludovico Nocentini leyó en el Congreso de 
orientalistas, celebrado en Florencia, una relación 
en laque presenta á Ricci como el primer sinólo- 
go (2). Matteo Ricci (nacido en Macerata en 1552, 
muerto en Peking, 1610) llegó á conseguir una com- 
pleta maestría en el nobilísimo idioma de la China. 
Qué quiere decir esto, nos lo declarará un sinólogo 
alemán. Se aprende el lenguaje familiar y figurado 
del reino del centro (de la China) tan fácilmente 
como el de cualquiera otro pueblo oriental; mas el 
entender todas las obras literarias y penetrar por 
fin en los diversos ramos de la inmensa literatura 
china, supera las fuerzas del espíritu más vasto y 
profundo. Los caracteres enteramente peculiares, 
ya de simples figuras, ya compuestos de figuras y 
de sonidos; la manera elíptica de la exposición, que 
reclama una penetrante reflexión por parte del lec- 
tor, si ha de completar en su sentido íntimo la falta 
de señales para expresar las relaciones del tiempo 
y del espacio, la gran multitud de caracteres, ya 



(1) v, Richthofen , China. I. S. 654; véase Rémusat. 
Nouv. Mélanges Asiat., II, pág. 207 y siguientes. 

(2) «II primo sinólogo P. Matteo Ricci.» Acti del IV 
Congresso internazionale degli Orientalisti. Firenze, 
1 880-8 1. II, p. 273. 



45 
simples, ya compuestos; finalmente, el estilo, que, 
distinto según la materia, tan pronto fluye en abun- 
dante lozanía como se retuerce en las estrechuras 
de la concisión, envuelven hasta á los más diestros 
literatos del país en escollos casi insuperables. 
¡Cuántas dificultades no se amontonarán ante un 
extranjero! (i). 

Ricci y sus compañeros triunfaron gloriosamen- 
te de todos estos obstáculos. El misionero tradu- 
jo al chino en Nankin á Euclides, y por sus co- 
nocimientos matemáticos despertó una admiración 
suma. Su escrito más célebre fué un tratado teo- 
lógico intulado La verdadera doctrina acerca de Dios. 
Según testimonio de Baldinotti, que le imprimió 
de nuevo en Tonking en 1630 , contribuyó pode- 
rosamente á difundir las ideas cristianas por la 
amenidad y pureza del estilo. Bourgeois, conocedor 
también aventajado del chino , dice de esta obra: 
«Tenemos en este escrito una obra maestra: sabe- 
mos de algunos doctos del país que la leen para 
por ella formar el estilo. Y en favor del mérito de 
la obra hablan, no sólo sus numerosas ediciones, 
sino el hecho de haber sido recibida en la conocida 
colección que hizo Khian-lung de los mejores es- 
critores chinos. Hasta ahora solamente conocemos 
dos obras compuestas por europeos, en las que se 
haya reconocido esta preeminencia literaria. La tra- 
ducción de los libros de Euclides hecha por Ricci fué 
por mucho tiempo cosa muy rara: en los últimos 
tiempos, los misioneros protestantes de Schang-hai 



(1) Zeitschrift der deutschen motgenlündischen Gesell- 
schaft, I. S. 95. 



4 r > 
se han servido y apoyado en el trabajo de Ricci 
para su edición de Euclides. Del mismo misionero 
tenemos además una aritmética , una geometría 
práctica, una esferología, un tratado sobre el siste- 
ma de escritura europea, que está expuesto en ca- 
racteres chinos, «obra rara y admirable,») como es- 
cribe Rémusat; también un volumen de controver- 
sias y un diálogo sobre la amistad. En unión con 
varios sabios chinos publicó después Ricci la grande 
colección que la Bodleiana cita en su catálogo con 
el título El fundamento de la música y del ritmo. 

Ricci fué especialmente auxiliado en sus empre- 
sas literarias por un poderoso é influyente mandarín 
de Schang-hai, llamado Hsü, quien con «su gran ta- 
lento literario facilitaba á los misioneros el poder ha- 
cer perfectísimas traducciones en chino.» «Así es 
como los trabajos de Ricci, escribe Rémusat, aun 
hoy día son muy estimados por los sabios chinos á 
causa de la elegancia del lenguaje y de la pureza 
del estilo» (i). Debemos aún hacer mención de un 
diccionario chino, que tiene por autor á Matteo 
Ricci. cEl célebre misionero, leemos en Rémusat, 
parece haber sido el primero que compuso un diccio- 
nario chino, si no se quiere conceder la prioridad á 
una obra (según indica una inscripción casi enigmá- 
tica) del dominico Cobo (m. en 1592), obra que 
nunca vino á Europa. Kircher, que habla de la obra 
de Ricci, nos refiere que llegó á adquirir un ejem- 
plar, y que de buena gana le hubiera publicado si 
hubiese podido cubrir los gastos (2). 



(1) Mélanges Asiatiques. Paris, 1826, vol. H, p. 11. 

(2) Loe. cit., p. 64. 



47 

Los anales del reinado de la dinastía Ming se 
ocuparon mucho de Ricci ó Li-ma-teu, como allí se 
le nombra, y de sus compañeros. Al fin de este me- 
morable escrito leemos : «Los hombres del país de 
Italia que han venido al Oriente, eran todos ellos 
gente ilustrada y perspicaz. Sus esfuerzos se enca- 
minaban, única y exclusivamente, á difundir la re- 
ligión de Occidente, sin buscar ganancias tempora- 
les. Han publicado muchos escritos, con los que se- 
dujeron á una masa del pueblo» (i). 

Queremos hacer aquí también mención de los 
trabajos de los dominicos Domingo de Nieva, Miguel 
de Bena vides y González de San Pedro. Estos com- 
pusieron gramáticas y diccionarios para uso de los 
miembros de su Orden. «Todas sus obras ó han des- 
aparecido ó yacen sepultadas en el polvo de las biblio- 
tecas.» Y si bien «es inútil» como piensa Rémusat, 
«el sacarlas de la oscuridad de las bibliotecas» mere- 
cen sin embargo sus autores ser contados entre aque- 
llos europeos que procuraron comunicarnos los pri- 
meros conocimientos del tan difícil idioma chino. 

En la actividad literaria de Ricci tomaron parte 
bien notable sus compañeros ó inmediatos suceso- 
res Cattaneo, Semedo, Díaz, Pantoja. « Muchos de 
los misioneros que le siguieron,» dice Legge en el 
congreso de orientalistas en Florencia 1879, <(S *~ 
guieron dignamente sus huellas, y hasta el segundo 
decenio de nuestro siglo á ellos debe la Europa 
casi todos los conocimientos que tenía de la China, 
de su lengua, literatura, geografía, artes, historia y 



(1) Véase Zeitschrift d. deutschen morgenland. Ges. I, 
S, 120. 



4« 

gobierno» (i). Cattaneo, además de varias traduc- 
ciones, compuso un diccionario chino, y ordenó las 
palabras no según el sistema radical, que es lo que 
caracteriza el orden de un diccionario chino, sino 
que procuró disponerlo según el sistema alfabético 
de las lenguas europeas. La obra más importante 
de Semedo es la descripción de la China, de sus 
habitantes, usos y costumbres. El Chínese Reposito- 
yy saludó á una traducción inglesa, que se hizo de 
esta obra en el año 1830, con las siguientes pala- 
bras: «nos alegramos de la publicación de esta obra; 
ella nos pone delante las observaciones y juicios de 
un hombre perspicacísimo, documentos escritos en 
un tiempo en que la historia de aquel grande y le- 
jano reino comenzaba á despertar por primera vez 
la atención de Europa... Nuestro autor ofrece los 
frutos de sus observaciones personales sobre los va- 
rios objetos contenidos en su obra, con tan ricos 
pormenores, que bien se descubre en seguida ser el 
trabajo de un testigo ocular». (2) También compu- 
so Samedo un diccionario chino- portugués y portu- 
gués-chino. La obra principal de Manuel Díaz son 
catorce tomos de sermones chinos para todos los do- 
mingos y fiestas del año. Sus observaciones astro- 
nómicas las consignó en un gran número de escritos 
redactados en chino. Una obra, que con las de Ricci 
y Verbiest, participó del honor de ser colocada en 
la Biblioteca Imperial es el escrito de Pantoja: «Sie- 



(1) Legge, Present State of Chínese Studies. Atti II. 
pág. 255. 

(2) Véase la parte crítica en Chínese Repository. I. pá- 
gina 473. 



49 
te clases de triunfos alcanzados por. las siete virtu- 
des sobre los vicios.» La literatura ascética y reli- 
giosa, especialmente, había alcanzado ya en los 
cincuenta primeros años un desarrollo considerable. 
Dominicos, Franciscanos y Jesuítas se esforzaban 
igualmente por poner escritos cristianos en las ma- 
nos de sus neófitos; de ahí el lamentarse el analista 
chino de «los muchos escritos, con los que seduje- 
ron á una masa del pueblo.» Sería cosa que en este 
asunto nos llevaría muy lejos, si quisiéramos indi- 
car, aunque fuese brevemente los nombres de los 
autores y los títulos de sus obras ascéticas. Nuestra 
exposición se limitará únicamente á las obras de ca- 
rácter lingüístico y literario, y de los escritos reli- 
giosos sólo citaremos aquellos que, por su mérito 
lingüístico, recibieron un puesto especial en la his- 
toria de la literatura ó en la literatura de las tra- 
ducciones. 

z. Fernando Verbiest. Desde luego computa- 
remos en esta clase de escritos la obra de un hombre 
que alcanzó un puesto eminente en la historia de 
las misiones de la China. Xos referimos al belga 
Fernando Verbiest, que en el año 1659 llegó á la 
China con el P. Couplet, y bien pronto llegó á ser 
el confidente del emperador. Kan-hi le nombró Pre- 
sidente del Tribunal de matemáticas, puesto honro- 
so que antes había ocupado el P. Schall. Desempe- 
ñando este cargo Verbiest, compuso numerosos es- 
critos, y difícil cosa sería el precisar con seguridad 
todas sus obras sobre astronomía, geografía é his- 
toria de la China. Según el catálogo fidedigno for- 
mado por Cartón, el número de escritos y de trata- 
dos voluminosos pasaría de treinta; de entre ellos 

4 



5" 
citaremos «el sistema de la astronomía europea*, 
«los metéoros,» una colección de efemérides astro- 
nómicas, que Verbiest solía presentar todos los años 
al Emperador; finalmente la grande obra geográfi- 
ca, en la que por primera vez el misionero dio á co- 
nocer extensamente á los doctos de la China cuan- 
to sobre geografía se sabía en Europa; la ingeniosa 
manera con que están traducidos los nombres de 
los países y pueblos europeos, revela en Verbiest 
su destreza magistral en las lenguas. De sus es- 
critos religiosos merecen citarse en primer lugar 
las ulnstitutiones de doctrines christiance wcessariis» , 
trabajo excelente, tanto por su contenido como 
por su forma, que con justicia mereció el honor de 
ser incorporado á la Biblioteca Imperial. Apareció 
por primera vez en 1677, y desde entonces se han 
hecho muchas ediciones. En 1864-1865, se ha 
publicado una traducción coreana. Verbiest hizo 
presentar al Papa Inocencio XI el Misal romano 
traducido en lengua china; mas creemos que el au- 
tor de esta traducción fuese el P. Buglio. Sabemos 
que éste, contemporáneo de Verbiest, tradujo en 
chino el breviario, el Rituale Rontanum y el misal; se 
puede por lo tanto asegurar con bien fundado moti- 
vo, que la traducción que Verbiest ofreció al Papa 
fué obra de dicho misionero. Buglio trabajó cuaren- 
ta y cinco años en China (murió en 16S2), y escribía 
el chino con una facilidad admirable. La traduc- 
ción de la Suma teológica de Santo Tornas, obra 
verdaderamente monumental, le asegurará para 
siempre un puesto honorífico entre los conocedores 
de la lengua china. 

Hervas habla de una gramática mandschú del 



51 
P. Verbiest, que encontró en la Biblioteca del Esco- 
rial. «La humildad y modestia de Verbiest» , dice 
un misionero protestante, «eran iguales á su noto- 
ria aplicación y á su laboriosidad. Todo lo que no 
era trabajar por el adelantamiento de la ciencia ó 
de la religión le era indiferente. Evitó toda visita 
inútil y la lectura de libros de entretenimientos y 
de curiosidad; ni aun para leer noticias ó novedades 
de Europa tenía tiempo» (i). A su laboriosidad in- 
cansable y próspera en resultados, debe haber con- 
tribuido no poco el que el Papa Inocencio XI en un 
breve de 1681, expresase su alegría por la laborio- 
sidad de los Padres misioneros con las siguientes 
palabras: «cosa enteramente grata nos ha sido el ver 
con cuanta sabiduría y moderación os habéis vali- 
do de la ciencia humana para la salud del pueblo 
chino, y para el servicio y acrecentamiento de la re- 
ligión (2). 

Con Verbiest debe ser nombrado su paisano 
y compañero de viaje el P. Couplet (n. en Mali- 
nas 1623, m. 1692.) Los méritos de Couplet con- 
sisten principalmente en haber trabajado sobre las 
obras de Confucio y sus discípulos, no ciertamente 
como si él hubiese sido el primero y único que por 
aquel tiempo se ocupase de los llamados libros clá- 
sicos; pues que tuvo por predecesores á los PP. de 
Costa é Intorcetta y á Rougemont y Herdtricht por 
cooperadores. «El primer trabajo europeo acerca de 



(1) Mcdhurst, China, its State and prospeets bei Mars- 
hall, Christian Missions. Vol. I. p. 71. 

(2) Crétineau-Joly , Histoire religieuse , politique et 
littéraire de la Compagnie de Jésus. Vol. V. p. 41. 



52 

estos libros, que ha llegado á mi conocimiento,») 
escribe Rémusat , «es la traducción latina del 
Tahio, que apareció con el texto chino en 1662.1 (1) 
Es obra del misionero P. de Costa. Un poco des- 
pués el P. Próspero Intorcetta publicó el Tschoung- 
young en chino y en latín. La Sinarun scientia político- 
moralis, que salió á luz en Goa 1669 en latín y en 
chino, constituye el fondo de la edición de Couplet. 
Al P. Intorcetta se nos le representa como un hombre 
emprendedor y misionero excelentemente versado en 
la lengua y en la literatura de la China. Según Sot~ 
well, dejó en Roma un manuscrito de la traducción 
completa de los libros clásicos. La obra de Couplet 
«Confucius, Sinarun Philosophus, sive Scientia si)iensis 
latine expósita» apareció en París 1687 «jussu Ludo- 
vici Magni 1 eximio missionwn orientalium et litterarice 
reí publica bono)) como se dice en la hoja de la porta- 
da; publicación que fué acogida por Leibnitz con 
grande interés. Con el tiempo ha venido á ser una 
obra rara y muy buscada. Legge , que nos ha dado 
una nueva traducción hace algunos años, confiesa 
que con frecuencia ha acudido á Couplet; pues que 
éste y sus cooperadores tuvieron el apoyo de las au- 
toridades más eminentes, de los primeros hombres 
del reino, quienes á cada paso les podían dar una 
interpretación casi auténtica. En la introducción se 
extiende Couplet sobre el origen y fin de la obra, 
sobre los escritores chinos en general, sobre los co- 
mentarios más^célebres de los libros clásicos, sobre 
las diversas sectas y sistemas filosóficos: trata des- 



(1) Véase de Backer, Biblioth. des écrivains de la Com 
pagnie de Jésus, en lo referente á Couplet. 



53 

pues muy minuciosamente la vida y los escritos de 
Confucio, apoyado siempre en las mejores fuentes 
de la China; y á estos prolegómenos sigue la traduc- 
ción latina. Por vía de apéndice, Couplet añadió á la 
obra grandes tablas cronológicas, para servir de 
aclaración á las dinastías y períodos de la historia 
china, y promete traducir al filósofo Mencio. Pero 
este trabajo fué por primera vez emprendido por 
el P. Noel. 

El austríaco Christian Herdtricht, quien, como 
hemos ya mencionado, tuvo parte en la traducción 
•de Confucio , compuso un gran diccionario chino- 
latino, según noticia del P. Couplet, que escribe: «el 
gran diccionario chino-latino del P. Herdtricht está 
ahora en prensa.» Rougemont (i), otro colaborador 
de Couplet, escribió en la prisión su historia de las 
guerras tártaro -chinas. «En 1688, llegaron á Pe- 
king, para auxiliar á Verbiest, los Padres franceses 
Gerbillon y Bouvet, hombres notables, que fueron 
de grande importancia en los estudios geográficos 
de la China (2). Del P. Bouvet han llegado hasta 
nosotros muchos preciosos manuscritos , á saber, un 
diccionario chino y varios tratados sobre determina- 
dos puntos de la lengua y literatura china. « Ger- 
billon llegó á ser bien pronto el compañero insepa- 
rable del emperador Kang-hsi en sus viajes y en la 
caza. El emperador, quien por su superior talento 
desarrollado en todos los ramos, ocupa un puesto 
entre los más grandes príncipes que han ocupado 



(1) Cordier. Bibliotheca Sínica , Paris 1878. Vol. I 
p. 258. 

(2) v. Richthofen. China. I. S. 659. 



54 
el trono, tenia su contento en tratar con sabios, y 
en su aspiración por saber, hasta aprendió el manejo 
de los instrumentos de matemáticas y de astrono- 
mía» (i). Gerbillon reclama aquí nuestra atención 
como autor de una gramática mandschu. Por man- 
dato del emperador, tuvo que aprender el mands- 
chu, lengua materna de Kang-hsi, quien tenía su 
gusto en llamar de cuando en cuando al misionero, 
para ver cuanto había adelantado. De la gramáti- 
ca, que se encuentra en el tomo XIII de las Mémoi- 
res concern, la Chine (iy8y), forma Rémusat este 
juicio: «Se podría tal vez censurar, que Gerbillon 
se mostró muy esclavo siguiendo el schema de la 
gramática latina; pero las reglas que da son sufi- 
cientes para aprender la lengua» (2). Considérese 
que el misionero al preparar su trabajo tenía pocos 
materiales á su disposición, y que en muchos casos 
debía decidir el uso práctico y la conversación. Go- 
llet dejó un trabajo especial sobre las partículas 
chinas, del que escribe Klaproth: «este tratado no 
deja de tener un interés singular á causa del núme- 
ro de partículas, cuyo uso ventila aquí el autor 
profundamente; en su empleo propio descansa casi 
toda la estrutura de la gramática china» (3). 

3. Noel. — Hemos tenido antes ocasión de alu- 
dir al P. Noel como traductor del filósofo Mencio. 
Se ha tildado á los trabajos de nuestros misioneros 
de que sus estudios é investigaciones se refieren 



(1) Loe, cit, 

(2) Véase el artículo de Eyriés en la Biog. Univers. 

(3) Klaproth, Catalogue 2. e partie. n. ióó. Véase de 
Backer. I Col. 2172. 



5 o 
principalmente á los antiguos libros canónicos de la 
China; mas si se considera qué atención se dedica 
en nuestros días precisamente á esta parte de la lite- 
ratura, todo filólogo se sentirá muy agradecido al 
misionero que tanto le ha aligerado su trabajo y que 
tanto se adelantó á su siglo. «Sus obras,» dice la ya 
citada crítica de la Quartevly Beview, «son por cierto 
bastante voluminosas; mas la elección del asunto no 
es siempre la más feliz. Podíamos muy bien hallar 
excusa si se tratase de un chino, que se esforzase 
por dar con el sentido de sus antiguos anales: pero 
no podemos entender cómo un par de europeos ais- 
lados y reclusos pudieron hallar interés en tratar de 
aclarar la embrollada confusión de los «Kings» ó li- 
bros canónicos. Hasta aquellas partes, que .se pres- 
tan á una declaración razonable, prueban más bien 
que los tales libros son de muy poca importancia 
para el conocimiento del país, sea en la edad antigua 
ó en la moderna. » Verdad es, que para un inglés mo- 
ney making (cuyo fin es allegar dinero) tales traba- 
jos pueden tener poco mérito, pero sí mucho para 
aquellos hombres que han consagrado tiempo y fa- 
tigas á fin de investigar los monumentos del inge- 
nio y de las creaciones del hombre. 

Así, pues, también Noel «hombre consumado en 
todos los ramos déla literatura china» (i), puede 
ocupar un puesto honroso entre los sinólogos euro- 
peos. En sus Sinensis impertí libri classici, que salie- 
ron á luz en Praga 171 1 en latín, y en París 1784- 
1786 en francés, nos ha dado una traducción de seis 
de los textos clásicos más importantes. «Tres de es- 



(1) Neumann, Lehrsaal des Mittelreiches. S. 1 



56 

tos libros habían sido ya traducidos por los PP. In- 
torcetta, Couplet y Costa, pero Noel no se limitó á 
volver á dar la misma traducción, sino que trabajó 
inmediatamente según el original, sirviéndose para 
mejor inteligencia del texto de los intérpretes más 
seguros y de los comentadores chinos más celebra- 
dos. También puede asegurarse que las obras de 
Confucio y de sus discípulos nunca habían sido tan 
bien entendidas, y tan agotada su declaración como 
lo son en esta obra. Lástima que tan grande méri- 
to se presente en parte oscurecido por un sensible 
desacierto. Al proponerse el misionero dar con e* 
sentido verdadero y exacto, aclarar los sitios oscu- 
ros y desenvolver ampliamente las opiniones pro- 
puestas... no se precavió de caer en aquella falta, 
por la que tan ininteligibles nos vienen á ser las 
obras antiguas; así es que, por lo general, se hizo 
muy difuso y circunstanciado. Con las breves y sus- 
tanciosas proposiciones del texto mezcló continua- 
mente las glosas y definiciones de los expositores- 
cosa que debía haber relegado á las notas (i). 

Digno de loa se hizo el P. Regis por traducir el 
I-King, uno de los libros canónicos. «Juan Bautista 
Regis se encuentra en el número de aquellos doctos 
religiosos que llenaron de gloria las misiones de la 
China. Ni el lugar, ni el año de su nacimiento , ni 
otros datos, principalmente los relativos á sus estu- 
dios, nos son conocidos. Semejante á tantos otros sus 
hermanos en religión, cuya modestia competía con 
su ciencia, parece que también él anduvo más solíci- 



(i) Véase Biogr. univers. artículo Noel y Nouv. Mél. 
Asiatiques. II. p. 252. 



57 
to en ser útil que en ser conocido y renombrado» (i). 
Regis había adquirido un conocimiento profundo de 
la lengua china y se sirvió de él para arriesgarse á 
traducir el libro más oscuro y más difícil. Además 
de lo ventajoso que le fué el aprovecharse de una 
traducción verbal, que el P. Maillac había hecho del 
original y comparado con la versión mandschu, re- 
unió las declaraciones que acerca de los lugares más 
difíciles había preparado el P. du Tartre. De este 
modo le fué posible á Regis el publicar un trabajo 
sólido y acompañar su traducción con extensas no- 
tas, de las que muchas, sobre todo, las que versan 
sobre la religión y antigüedades chinas, revisten la 
forma de tratados. No ha sido pequeño el mérito 
á que Julio Mohl se ha hecho acreedor por haber 
publicado en los años 1834- 1839 «esta grande y 
espléndida obra, tan importante para la literatura é 
historia de Asia.» 

Una vez que hablamos de los trabajos literarios 
del P. Regis, queremos, siq-iera de pasada, indicar 
aquella obra monumental de los misioneros de la 
China, el famoso Mapa geográfico de la China, 
acerca de cuya ejecución nos ha dado Regis aque- 
llas interesantes noticias que se encuentran en Richt- 
hofen. «Un monumento, escribe este filólogo, nos 
ha quedado de aquellos tiempos y él solo basta para 
darnos á conocer que la actividad desplegada por 
los Jesuítas aún más allá de la esfera de las misio- 
nes, fué de una importancia grandísima; tal es 
la ejecución del gran Mapa de la China, la obra 
más importante en este género, que jamás se ha 



(1) Rémusat, Nouv. Mél. Asiatiques. It. p. 235. 



llevado á cabo en tan poco tiempo (i). Obra suma- 
mente científica, con la que se cerró el brillantísi- 
mo período de las misiones católicas en China 
Para su ejecución se debieron aprovechar de los ex- 
celentes trabajos geográficos que había preparado 
el tirolés P. Martini (3). De él tenemos la más com- 
pleta y original descripción geográfica de la Chi- 
na (4). Martini llegó á ser el padre de la ciencia 
geográfica de la China (5), á la vez que Gerbillon 
fué el exacto descriptor de la Mongolia. Allá por los 
años 1688 y 1689, tuvo Gerbillon que acompañar 
como intérprete á una Comisión en dos viajes que 
ésta hizo para arreglar los límites de las nuevas po- 
sesiones rusas en la Siberia. Sus excelentes rela- 
ciones sobre las dos expediciones, con las que él, 
como primer europeo , atravesó cuatro veces la 
Mongolia en toda su extensión, se hallan en du 
Halde» (6). De este modo llegó poco á poco á Eu- 
ropa , y principalmente á Francia, un "material 
abundante en lo referente á la China y países co- 
marcanos. La prodigiosa abundancia de documen- 
tos, la novedad y grande importancia que prome- 
tían para la historia de la humanidad, impresiona- 
ron vivamente los ánimos. Hombres eminentes 
empezaron á dedicarse á la lengua china y á tradu- 
cir las obras que se acumulaban en la Real Biblio- 



(1) Véase v, Richthofen, China. I, S. 661. 

(2) v. Richthofen, China, I. S. 687. 

(3) Acerca de Martini, véase á Cordier, Bibliotheca Si- 
nica, vol. I, col. 234, 2 54. 

(4) v. Richthofen, 1. c. S. 676. 

(5) v. Richthofen, 1. c. S. 074. 

(6) v. Richthofen, 1. c. S. 680, nota 3. 



59 
teca de París. Esta buena acogida en la patria y la 
instrucción que por este medio se recibía, tuvieron 
por efecto aguijonear de nuevo á los misioneros* 
quienes á pesar de las difíciles circunstancias en 
que vivían, desplegaron un celo ardiente en el cam- 
po de las investigaciones científicas. Así se originó 
en el trascurso del siglo XVIII una literatura so- 
bre la China extremadamente 'rica, tanto por su 
extensión como por su contenido (i). La primera 
grande obra, en la que se reunió sistemáticamente 
cuantos conocimientos había entonces sobre la 
China, y que aún hoy día es una de las fuentes 
más importantes, fué la que el jesuíta du Halde 
compuso en el año 1735, valiéndose de las relacio- 
nes y cartas que en el transcurso del tiempo habían 
sido remitidas por sus hermanos en religión. Abar- 
cando y exponiendo cuanto se sabía de la geogra- 
fía, historia, constitución del estado, religión, cos- 
tumbres é industrias, etc., de la China, y dando 
además una idea de la laboriosidad de las misiones, 
asentó en cierto modo una base segura, sobre la que 
se podía continuar edificando en distintas direc- 
ciones, y se le puede atribuir con justicia el haber 
lanzado la marcha de las investigaciones por cam- 
pos especiales ; desde entonces las obras generales 
sobre la China aparecen en menor número que an- 
tes, y por lo general, meras compilaciones de méri- 
to subordinado. La obra de du Halde formó época 
por haber publicado por primera vez los mapas geo- 
gráficos de los jesuítas (2). 



(1) 1. c. S. 688. 

(2) Jean Bapt. du Halde , Description géogr , histor., 



6o 

Semejantes efectos produjeron «los muchos vo- 
lúmenes de Lettres ¿dificultes y Mémoires concemant 
la Chino) que «en pasmosa abundancia contienen 
noticias de los trabajos de los misioneros en aque- 
llas partes, y de muchísimos otros asuntos concer- 
nientes á la Historia, Religión y constitución del 
Estado; de entre los colaboradores son especial- 
mente memorables Cibot, Amyot y Bisdelou. Al 
par que á la China se fué atendiendo más y más á 
toda el Asia Central con sus pueblos, que poco an- 
tes habían estado casi completamente desconoci- 
dos» (i). 

4. Basilio de Glemona. — Antes de que nos 
ocupemos de los corifeos entre los misioneros fran- 
ceses, parece razonable que presentemos en con- 
junto, siquiera sea brevemente, los frutos que en 
lexicografía produjo la actividad de los misioneros, 
y en nuestra exposición no podemos hacer cosa me- 
jor que colocar en primer término el nombre del 
conocidísimo lexicógrafo, el franciscano Basilio de 
Glemona. 

Frecuentemente hemos tenido ya ocasión de re- 
ferirnos á este ramo de la actividad filológica de 
los mensajeros de la fe. «Ciertamente que no se 
podrá hacer responsables á los misioneros,» escribe 
Rémusat en el año 181 1, «de que Europa espere 
todavía un diccionario chino , que le facilite en más 



chronol., politique et physique de 1' Empire de la Chine et 
déla Tartarie chinoise. Paris F735. Edición alemana, Ros- 
tock 1 747- 1 749. Véase v. Richthofen, China. I. S. 688, Ó89 
y siguientes. 

(1) v. Richthofen. China. I. S. 691. 



6i 
espacioso ámbito el acceso á la literatura china, 
como ha sucedido hasta ahora; sus antiquísimos 
trabajos en esta materia se remontan á los prime- 
ros tiempos de la misión de la China (i). Presente- 
mos brevemente y en conjunto los nombres más 
conocidos. Son éstos: Ricci, Cobo, Semedo, Herd- 
tricht, Ferreira, Bouvet, Parrenin, Domingo de Nie- 
va, Miguel de Benavides, Morales , González de 
San Pedro, Juan Fernández, Prémare y Hervieu, 
Francisco Díaz, Basilio de Glemona. Muchísimos 
son los diccionarios manuscritos que se conservan 
aún hoy día; la Biblioteca Real de Stokolmo, 
v. gr., posee ella sola seis de tales manuscritos, de 
los cuales, cuatro contienen un diccionario chino- 
latino, los dos restantes un lexicón latino-chino y 
otro chino- portugués. Cordier en su Bibliotheca Si- 
nica vol. I (col. 744 y siguientes), da un índice in- 
teresante de los varios manuscritos, y á la vez una 
historia de sus viajes y paraderos. La Biblioteca 
Real de Berlín posee entre otros importantes ma- 
nuscritos chinos (2), una hermosa copia del diccio- 
nario que compuso el misionero dominico Francisco 
Díaz, poco antes citado. Pasó éste en 1642 de las 
Islas Filipinas á Formosa, para desde aquí navegar 
á la China, donde logró penetrar, y aunque las cir- 
cunstancias de los tiempos eran en extremo desfa- 
vorables, no le impidió esto el emplear todo su celo 
en aprender el chino y propagar la fe cristiana. 



(1) Rémusat, Mélanges Asiat. Vol. II., p. 64. 

(2) Véase H. J. Klaproth, Verzeichniss der chinesischen 
und mandschuischen Bücher der konigl. Biblothek. zu 
Berlín. París 1822. Vil. Abtheilung. 



62 

Efecto de la persecución, año 164.8, fué muerto de 
una pedrada; sin embargo, durante el corto período 
de seis años que estuvo en China, llegó á dominar 
el chino, de suerte que pudo aventurarse á compo- 
ner un diccionario (1). El mejor trabajo lexicógrafo 
es, sin duda, el de Basilio de Glemona, quien fué 
después Vicario Apostólico de la provincia Chensi 
(m. 1703). «Este diccionario, escribe Klaproth á Ré- 
musat, «me ha sido celebrado de un modo especial 
por los intérpretes de la embajada rusa, y ellos le 
consideran como el mejor que han compuesto los 
misioneros: » y añade Rémusat en un escrito sobre la 
lexicografía china, «este juicio me parece bien fun- 
dado» (2). Cierto que el trabajo de Glemona tiene 
también sus faltas y defectos, que ha hecho resaltar 
el filólogo francés; mas el mismo sabio no se olvida 
de notar cuan difícil cosa era á principios de este 
siglo el proporcionarse los medios lexicógrafos para 
estudiar la lengua china, y que el diccionario de 
Glemona debía considerarse como el mejor trabajo, 
que merecía realmente ser impreso. — «En efecto, 
un buen diccionario» nota un periódico inglés en 
el año 1810, «con la declaración de los caracteres 
en una de las dominantes lenguas europeas, contri- 
buiría grandemente á facilitar el estudio de la len- 
gua china. Mas ¿quién querrá emprender una tal 
obra? Apenas podemos abrigar la esperanza de que 
Inglaterra, á pesar de ser tan grande su interés y 
tan importantes sus relaciones con la China, sea 



(1) Biographie univers. Artículo de Eyries : Quétif et 
Echard, Scriptores Ordinis Prced. II. p. 549. 

(2) Mélanges Asiat. II. p. 73. 



63 

el primer país que pueda dar al mundo un diccio- 
nario chino. Tememos que esta gloria esté reser- 
vada al dominador de Francia (i). En efecto, á la 
munificencia imperial de Napoleón I se debió el que 
se imprimiese el trabajo de Glemona en el año 1813, 
después de haber andado manuscrito por más de un 
siglo en la China y en Europa (2). Algunos años 
antes, la Propaganda había proporcionado á Lord 
Macartney en su célebre embajada á China un dic- 
cionario manuscrito (3). 

No podemos renunciar á referir aquí el testi- 
monio de un hombre, que á principios de este siglo 
compartió con Rémusat la gloria de haber contri- 
buido en gran manera á promover el estudio de la 
Sinología. Escribe Morrison en la introducción á su 
diccionario chino: «Los misioneros de la Iglesia 
Romana, que manejaron el tesoro de la lengua chi- 
na, han dado frutos notabilísimos. Sus gramáticas 
y diccionarios manuscritos, han acopiado todo el 
material que desde entonces se ha impreso en Eu- 
ropa. Desgraciadamente estos materiales han caido 
con frecuencia en manos de quienes los desfigura- 
ron más ó menos por sobra de ignorancia. Algunos 
llegaron á tal desprecio del derecho y de la propie- 
dad, que hasta calumniaron é injuriaron á sus re- 
putadísimos autores, y sin embargo, bastó que se 
alejasen un momento de ellos para caer en los más 
crasos errores. La obra más útil que hasta ahora 



(1) Quarterly Review, May 1810, p. 277. 

(2) Acerca de sus diversos manuscritos, véase Cordier, 
Bibliotheca Sínica I. col. 729 y siguientes. 

(3) Quarterly Review, 1814, p. 333 . 



6 4 

ha aparecido sobre la lexicografía china es el dic- 
cionario que, sacado de los manuscritos de los an- 
tiguos misioneros, fué publicado en París. En tan- 
to que el autor se atiene á sus materiales manus- 
critos, es correcto y fidedigno, mas en cambio, sus 
propios conocimientos aparecen con una luz muy 
dudosa» (i). 

Mientras que la sinología europea se posesiona- 
ba de los manuscritos pertenecientes á un modesto 
misionero franciscano para conseguir los primeros 
y más seguros auxilios lexicógrafos, debe á un do- 
minico la primera gramática china que imprimió. 
Francisco Varo publicó su gramática en Cantón 
año 1703 (2). Acerca del mérito de esta obra de la 
que existen pocos ejemplares, han emitido Rému- 
sat y Gabelentz un juicio no muy favorable. Se 
atiene estrictamente al método de la gramática la- 
tina; las reglas y los ejemplos que propone, podrán 
bastar para aprender á»hablar el chino; pero difícil- 
mente podrá uno por su medio llegar á ponerse en 
estado de poder entender los textos clásicos chinos 
con sus diversos estilos. De ningún modo puede 
compararse con la renombrada Notiiia lingucc síni- 
ca de Prémare. 

5. Prémare.— Entre todos los antiguos sinólo- 
gos de los misioneros jesuítas, ninguno ha adqui- 
rido en el transcurso de este siglo una reputación tan 



(1) Morrison, Chínese Dictionary. Vol. I. Introd. p. IX. 
Acerca de Glemona, véanse los interesantes trabajos de 
Ascoli, Studii orientan' é linguistici. I. pág. 145 y siguien- 
tes, y Angelo de Gubernatis: Matériaux pour servir a V his- 
toire desétud. orient. en Italie. París 1876, págs. 400, 401, 

(2) Cordier, Bibl. Sin. I. col. 758. 



65 
brillante como Prémare. Morrison le llama el más 
sólido y profundo gramático de la lengua china (i). 
Su Notitia ha venido á ser la base de nuestras me- 
jores gramáticas chinas y, con más verdad que de- 
licadeza, ajuicio de Gabelentz, ha dicho Neumann 
que el profesor de la primera cátedra de lengua y 
literatura china en Francia, no supo hacer cosa me- 
jor que copiar á Prémare y publicar una obra prácti- 
ca sacada de la Notitia. Rémusat, pues, no ha trata- 
do de ningún modo de rebajar el mérito de nuestro 
misionero, más bien ha tenido cuidado de levantar 
un hermoso monumento á su memoria en la Biogva- 
phie Univer 'selle y en las Mélanges Asiatiques. «En la 
falange de hombres doctos,» leemos, «cuyos tra- 
bajos de tanto esplendor rodearon á la misión de la 
China, hay dos, que bien pueden reclamar un pues- 
to de honor en la historia del saber humano; el uno 
como gramático y filólogo, el otro como historiador 
y astrónomo; el primero es Prémare, el segundo 
Gaubil. Couplet, Noel, Parrenin entre los misione- 
ros clásicos más eminentes de los tiempos más an- 
tiguos, Cibot y Amyot, entre los del período más 
moderno, no pueden compararse con Prémare en 
profundidad de conocimiento, en la facilidad de en- 
tender los clásicos más eminentes. Schall, Verbiest, 
Grimaldi, no han prestado á la astronomía mayores 
servicios que Gaubil, y sus investigaciones histó- 
ricas sobrepujan á los trabajos de Visdelou, Marti- 
ni y Maillac. Sin duda que estos dos sabios misio- 
neros adquirieron un conocimiento tan vasto y pro- 



(i) Memoirs of the life and labours of Rob. Morrison, 
London, 1839, 2. vol. 

5 



66 
fundo de la literatura china, que en ésto ninguno 
de sus hermanos en religión, por no decir de otros 
europeos, los sobrepujaron ó ni aún siquiera los al- 
canzaron. Difícil cosa sería el decidir quién de los 
dos supiese mejor el chino. Tal vez Prémare se hi- 
ciese más familiares ciertas finuras de la lengua 
y penetrase más profundamente en el espíritu de 
ella. Gaubil se dedicó al estudio de cuestiones gran- 
diosas y difundió una nueva luz sobre los más inte- 
resantes puntos de la antigüedad china. Ambos á dos 
pertenecen al número de aquellos grandes literatos, 
de los que la Francia puede estar orgullosa» (i). 

Por desgracia tenemos poquísimas noticias per- 
sonales del hombre extraordinario (n. 1666} , á 
cuya laboriosidad científica consagraremos ahora 
nuestra atención. Se sabe que Prémare se hallaba 
en el número de aquellos mensajeros de la fe, que 
en 7 de Marzo de 1698 se dieron á la vela en la 
Rochelle abordo del Amphitritc y que á los siete 
meses terminaron su viaje á la China. Prémare se 
entregó ya desde los primeros meses al estudio de 
la lengua y de la literatura china con toda la ener- 
gía que le caracterizaba. Siguiendo el ejemplo de 
sus célebres predecesores, quiso habilitarse para 
tratar las verdades de la religión en chino clásico y 
hasta buscar en los monumentos nacionales armas 
con que oponerse á los errores paganos. Los resul- 
tados de su empresa fueron extraordinarios. Den- 
tro de pocos años se puso en estado de componer 
en lengua china escritos muy apreciados por la finu- 



(1) Rémusat, Nouv. Mélanges Asiat. II. p. 2Ó2: Biogra- 
phie Universelle; véase Chínese Repository X. p. óóS. 



6 7 
ra de su expresión. Sus investigaciones lingüísticas 
é históricas le condujeron pronto á un terreno don- 
de varios misioneros se habían ya extraviado, y lo 
que se presenta sumamente extraño, es que era 
precisamente la cuestión que más habían estudiado 
los autores chinos. Su designio, pues, era buscar 
en el «King» y otros ducumentos literarios de época 
remota las huellas de aquella tradición que, como 
opinaban los misioneros, había sido trasmitida á 
los escritores por los venerables patriarcas que ha- 
bían sentado los fundamentos del imperio chino. 
¿Han sido los trabajos que con este objeto empren- 
dió Prémare, trabajos que, por decirlo así, forma- 
ron el tema de la vida de este hombre eminente, 
inútiles para promover la ciencia? Prescindiendo 
por completo de su gran erudición y extraordinario 
conocimiento de las obras filosóficas cte los chinos, 
que en sus escritos se patentizan , los hechos que 
ha recogido Prémare son , por expresarme con Ré- 
musat , todos exactos. Grande erudición, conoci- 
miento de los más variados pormenores de la lite- 
ratura china, se dejan ver en todas sus obras. La 
mejor prueba nos la suministra la Notitia lingua 
sínica, la más notable é importante de todas sus 
obras , la mejor gramática china , sin duda , de 
cuantas han compuesto jamás los europeos. Ni es 
una pura gramática, aunque en su modestia, como 
tal nos la presenta el autor, ni una retórica, como 
por tal nos la quiere hacer pasar el celoso Four- 
mont (i). Más bien poseemos en ella una completa 



(i) Acerca de Fourmont véase el juicio que de él ha 
formulado Gabelentz (Zeitschrift der deutschen morgen- 



68 
exposición de los diversos estilos chinos en la cual 
ha reunido Prémare, no sólo cuanto él y otros ha- 
bían recogido acerca del uso de las partículas y de 
las leyes gramaticales de la lengua china, sino tam- 
bién lo que él mismo había atesorado con sus mu- 
chas observaciones sobre el estilo y las expresiones 
propias de la lengua antigua y de la común ó mo- 
derna, sóbrelas locuciones proverbiales y sobre las 
abreviaturas más usuales del idioma. Todo está 
ilustrado con plenitud de ejemplos presentados en 
su texto original, traducidos y declarados. No se 
dirá ser poca cosa el ver reunidos en reducidísimo 
espacio unos doce mil ejemplos. Dejando el camino 
seguido por sus antecesores Varo, Montigny y Cas- 
torano, que se atenían estrictamente al plan de los 
gramáticos latinos, se creó un método enteramente 
nuevo, ó más bien trató de hacer inútil toda clase 
de método, poniendo en vez de reglas el ejemplo en 
toda su más viva expresión y deduciendo de él la 
regla. El grande mérito del autor le podríamos re- 
sumir en esta sola proposición, que á la vez expre- 
sa la única crítica formal á que su obra podía dar 
motivo: el autor juzgó tal vez demasiado á los lec- 
tores por sí mismo, y creyó que convendrían con 
él en que se había de aprender la lengua china 



lándischen Gesellsch. XXXII, S. 602): «Nada hay que jus- 
tifique el admitir, que sabía el chino; muchas y poderosas 
razones prueban lo contrario, sobre todo, los errores de 
que está plagado su catálogo de las obras originales, exis- 
tentes en la Biblioteca de París. Remusat ha calificado jus- 
tamente á sus Meditationes sínica [París 1737) de livre 
obscur et presque inintelligible, rempli de notions vagues, 
inexactes ou tout-á-fait erronées. 



6 9 
más con el estudio práctico que con el teórico (i). 
Sin embargo, ¿de dónde ha venido que esta obra 
maestra haya permanecido desconocida por tanto 
tiempo? El manuscrito llegó á París en el año 1730. 
Justamente cien años más tarde , los misioneros 
protestantes la han publicado en las más apartadas 
regiones de Oriente. Según Rémusat , esto debe 
atribuirse á la envidia del docto francés Fourmonti 
quien había ido á la China á fin de aprender el chi- 
no y escribir una gramática bajo la dirección de los* 
misioneros. Prémare , que estuvo en continua co- 
rrespondencia con el docto académico después del 
regreso de éste, y que en todas sus cartas le manifes- 
taba una voluntad pronta y dispuesta á suministrar- 
le cuantas luces desease, debió pensar sin duda, que 
no podía proporcionar mayor contento á Fourmont j 
que mandarle una gramática, de cuyo manejo espe- 
raba se había de seguir grandísima utilidad para 
el estudio del Chino. Desgraciadamente Fourmont 
acababa de componer también una gramática , ó 
mejor dicho, como cuenta Rémusat, de traducir 
del español la gramática de Varo. Así que Four- 
mont vio con sumo disgusto se le mandase el afec- 
tuoso regalo del misionero francés , que cualquiera 
otro hubiese recibido muy agradecido. Todo el fruto 
de sus estudios , la bien merecida fama , le pareció 
desvanecerse en un momento, cuando se le anunció 
el envío de una obra con la cual, como él sabía muy 
bien, la suya no podía de ningún modo compararse. 
íQué desgracia si el público llegaba á convencerse 



(1) Rémusat en la Biographie Univ.; véase Nouv. Mé- 
langes Asiat. 1, c. ; Chínese Repository, XVI, 266. 



7o 
de que tenía que agradecer algo á su amigo Préma- 
re! (i). Por lo que Fourmont se apresuró á colocar 
su obra en la Biblioteca Real, antes de que llegase 
aquel amistoso envío; trató , por todos los medios 
posibles, de sustraer á los ojos de los demás el tra- 
bajo del misionero, y de desacreditarlo ante la gen- 
te docta, propalando que faltaba método al libro, 
que la división no era filosófica, etc. Cuando apare- 
ció la crítica de Fourmont , Prémare había dejado 
•ya de vivir, mas poco antes de su muerte tuvo noti- 
cia de las precauciones que Fourmont había tomado 
para privar al público del conocimiento de la Notitia. 
Con palabras modestas llama la atención del docto 
francés sobre lo feo de su conducta: «Me dice usted, 
escribe Prémare , que se ha hecho todo lo posible, 
para que mi Notitia no llegue á sus manos. Si esto 
se ha hecho por envidia ó con intención de depri- 
mir sus propios trabajos de usted, es cosa injusta; 
mas si ha sido para adquirir conocimiento de la 
lengua china, lo hallo laudable. Cuando yo os envié 
la Notitia , sabía en quién podía poner mi confian- 
za, mas nunca soñé que usted debía ser el único 
que se aprovechase de ella. La intención que me 
movió á componer la gramática, fué facilitar el es- 
tudio de la lengua china á todos aquellos sabios, 
que, como usted, tuviesen interés en conocer las an- 
tigüedades chinas.» A Prémare no se le ocultaron 
los motivos del bajo proceder del sabio francés , y 
en delicado , pero franco lenguaje, pone el dedo en 
la llaga. «Fuese la que fuese, continúa, la fama que 
personalmente me pudiese resultar de mi Notitia, la 



(i) Véase Rémusat, 1. c. 



7 1 
estimo en bien poco; me veo al borde del sepulcro, 
pero aunque me sintiese en el pleno vigor de mis 
años, pediría á mi Dios que borrase completamente 
mi memoria de entre los hombres, para que sus san- 
tos designios é intenciones fuesen llevados acabo por 
otro y no por mí , á la mayor gloria de su Hijo y á 
la salud de muchas almas inmortales. ¡Oh mi queri- 
do amigo! mientras andamos solícitos porque se nos 
conozca, permanece desconocido el Dios- Hom- 
bre» (i). Fourmont cuidó muy bien de que el públi- 
co no se ocupase mucho con el nombre de nuestro 
misionero. «Su memoria, escribe Rémusat, pare- 
ció haber desaparecido por completo de entre los 
hombres, hasta que una feliz circunstancia , la cla- 
sificación de los manuscritos referentes á la China, 
me puso en las manos el manuscrito de Prémare. 
Después de un siglo de olvido hallé el precioso 
ejemplar expuesto á todas las influencias destructo- 
ras, y consideré como un deber de honor el sacar la 
memoria del docto misionero de aquella injusta in- 
diferencia, con la que hasta ahora había sido acogi- 
do el trabajo filológico más brillante de la misión 
de China. Sí, debía congratularme de haber llama- 
do la atención de los extranjeros hacia un trabajo 
que honra grandísimamente, tanto á Francia como 
á las misiones de la China y á los doctos misione- 
ros» (2). En el año 1831 salió á luz la primera edi- 



(1) Carta de 5 de Octubre, 1733. Annales encyclop., 
1817, vol. VIII, p. 13. 

(2) Véase Mélanges Asiat. II, p. 117, 119; Journal des 
Savans, Sept. 1831, p. 537 y sigs.: Chínese Repository,XVI r 
p. 266 y sigs. 



72 

ción de la Notitia lingucr sínica en la imprenta del 
Colegio protestante anglo- sínico de Malacca. «El 
noble inglés, por cuya espléndida munificencia se 
pudo llevar á cabo la impresión , puede más que 
nadie lisonjearse y tener, con justicia , la satisfac- 
ción de haber allanado el sendero para el estudio de 
la lengua y literatura china» (i). Nos referimos á 
Lord Kingsborough , que gastó la importante suma 
de 1.500 libras para cubrir los gastos de impren- 
ta (2). Así estuvo reservado á la posteridad el reco- 
nocer dignamente el mérito de Prémare, y aun en 
estos días , escribe uno de nuestros más eminentes 
sinólogos alemanes: «No tenemos gramática china 
alguna, que en el tratar con agudeza y profundidad 
el asunto , pueda compararse con la Notitia de Pré- 
mare. Fuera del Arte china de Gonsálvez, para nos- 
otros bien poco útil , no tenemos ninguna que sea 
tan rica en ejemplos bien escogidos. Y por fin aña- 
diremos , podrá alguno llegar á entender la lengua 
china mejor que el Padre francés; mas ningún eu- 
ropeo llegará fácilmente á apropiarse tan cumplida 
y perfectamente como él el espíritu y gusto de la 
lengua china ; por lo cual no aparecerá tan pronto 
un maestro de retórica china que pueda comparár- 
sele. En vista de todo esto, creo yo ser imperece- 
dero el mérito de -su libro, obra reconocida en varias 
partes, más con los hechos que con palabras» (3). 
Prémare compuso además en compañía del 



(1) Chínese Repository. I, p. 152 y sigs. 

(2) Morrison, Memoirs. II, 28S. 

(3) Zeitschrift der deutschen morgenlándischen Ge- 
sellschaft. XXXIÍ, S.604. 



73 
P. Hervieu un diccionario chino-latino, notable por 
una maravillosa perfección en exponer el significado 
y determinar el uso de las palabras. Por desgracia 
parece haber quedado incompleto. La Biblioteca 
Real debe á Prémare la adquisición de gran número 
de origínales chinos. Aquí indicaremos especialmen- 
te la colección de cien piezas dramáticas conocidas 
con el nombre de «los cien dramas de la dinastía 
Yuen,» y también muchos romances y poesías cor- 
tas. Entre las traducciones de Prémare no podemos 
olvidar la del Huérfano de Chacón, de quien se apro- 
vechó* Voltaire para su tragedia Uovphelin de la Chi- 
ne (i). Omitimos por brevedad los manuscritos 
indicados en la (Bibliotheca Sínica) de Cordier, y 
sólo recordaremos la extensa correspondencia del 
misionero, que á juzgar por las cartas y varios com- 
pendios que han llegado hasta nosotros , era cosa 
para suministrarnos pormenores importantísimos. 

El celo excesivo con que Prémare había traba- 
jado durante muchos años , le ocasionó , en el 
año 1731, repetidos golpes de apoplegía , á los que 
aún sobrevivió algunos años (m. 1735). Seis años 
después perdió la misión otro esclarecido mensajero 
de la fe , quien había arribado á la China con Pré- 
mare en 1698 y trabajado en su compañía. 

6. Parrenin. — Una carta del P. Chalier (10 de 
Octubre de 1741) comienza con estas palabras: «En 
este momento ha perdido nuestra misión un hom- 
bre que echaremos por mucho tiempo de menos. La 
muerte nos ha arrebatado al P. Parrenin á los se- 



(1) Encyclopoedia Britannica , new edition, vol. V, 
p. 666. 



74 
tenta y siete años de edad y cincuenta y siete de 
Compañía. Nos parece que una providencia especial 
había preparado á este hombre para servir de apoyo 
á esta misión en circunstancias y tiempos tan difí- 
ciles. Reunía en sí dotes de espíritu y de cuerpo que 
le hacían uno de los operarios más celosos y activos 
que nuestra Compañía había dado á la misión de la 
China... Salió de Europa á principios del año 1698, 
y arribó felizmente á la China después de seis meses 
de navegación. Kang-hi reconoció en seguida las 
eminentes dotes de espíritu del joven misionero, le 
amó, le apreció y le honró. El Emperador le señaló 
los mejores maestros para que aprendiese el chino 
y el mandschú. Precisamente en el estudio de estas 
lenguas desplegó Parrenin su grande talento , su 
feliz memoria , una penetración pronta y segura , y 
aquella admirable destreza que acompañaba todas 
sus empresas. En poco tiempo llegó á adquirir un 
dominio tan seguro y perfecto del chino, que ningún 
misionero le superó , y en mandschú se expresaba 
con tanta pureza y facilidad como si fuese su lengua 
materna (1). No podemos seguir al escritor de esta 
carta en todos los interesantes pormenores con que 
nos refiere la eficacia y celo del misionero, como 
superior del Colegio de Mandschú. Su actividad 
literaria como lexicógrafo y traductor , nos bastará 
para asegurarle un nombre glorioso entre los emi- 
nentes sinólogos de su Orden. Parrenin compuso 
un diccionario chino, que por mediación del Em- 
bajador ruso Ragusinsky fué á parar á Moscou, para 
la biblioteca del Colegio de Negocios extranjeros; 



(1) Lettres édifiantes. París, i84o, ss. vol. III. p. 760 ss. 



75 
allí se le ha conservado como uno de los manuscri- 
tos más preciosos. 

No obstante las muchas ocupaciones de su cargo, 
Parrenin encontró aún tiempo para traducir una 
obra de historia antigua de la China. Se granjeó de 
Kang-hi un aprecio singular por la traducción en 
mandschú de un buen número de obras francesas. 
A muchos sabios europeos llenó de sorpresa en- 
viándoles sus propios escritos revestidos con la 
lengua de la Corte imperial. En una carta de i.° de 
Mayo de 1723 anunciaba así á los miembros de la 
Academia de París el envío de estos bien curiosos 
trabajos: «Tal vez, señores, quedaréis sorprendidos 
de que yo os mande desde tan lejos obras de astro- 
nomía, de medicina y de física, y por cierto escritas 
en una lengua desconocida para vosotros; vuestra 
sorpresa subirá de punto, cuando veáis que son 
vuestros propios escritos, que yo no he hecho más 
que vestirlos en lengua tártara. Sí, señores, son 
vuestros pensamientos, vuestros ingeniosos descu- 
brimientos, los frutos de vuestra aplicación, á los 
que la ciencia debe aquella altura y perfección que 
ha despertado la admiración y el deseo de los pue- 
blos extraños. Sabios extranjeros han atesorado los 
frutos de vuestros trabajos por medio de las traduc- 
ciones que se han hecho de vuestros escritos. Otros 
doctos chinos han preferido aprender el francés, 
para llegarse más pronto á las mismas fuentes, en 
vez de estar esperando á que una mano diligente, 
pero siempre tarda, les abra el paso á los tesoios de 
vuestro talento» (1). Después continúa Parrenin 



(1) Lettres édifiantes, vol. III, p. 330. Los cuatro to- 



7 6 
contando cómo tenía que presentar su traducción al 
emperador en pequeñas secciones. El mismo Kang- 
hi se había ofrecido á corregir el estilo. De singu- 
lar interés es una carta de Parrenin (20 de Sep- 
tiembre 1740), en la que más por extenso nos da 
idea del grandioso y vasto proyecto del misionero y 
de su incansable estudio. Allí encontramos los nom- 
bres de Leibnitz, Bossuet y Huet, cuyas opiniones y 
teorías referentes á la China y á los pueblos anti- 
guos son discutidas por él con grandísima elevación 
de ánimo y tratadas con una solidez tan científica, 
que honra á los mensajeros de la fe en el remoto 
Oriente. En un largo tratado se ocupa únicamente 
de Leibnitz y de sus problemas de matemáticas. A 
los académicos franceses, que á toda costa querían 
derivar al chino del egipcio, les hace la siguiente 
observación: «Sería cosa primorosa que yo hubiese 
estado hablando el copto hasta ahora, sin saberlo.» 
Les estimula á emprender el estudio de las anti- 
güedades de China; allí se les abriría un campo á 
sus trabajos, que daría á los sabios ocupación para 
más de un siglo, durante el cual no tendrían necesi- 
dad de turbar la paz de los sepulcros de los fenicios 
ni de los egipcios. Termina exhortándoles á que no 
se ocupen tanto en sacar conclusiones de libros, que 
precisamente por su oscuridad eran venerados por 
los chinos; que debieran en buen hora haber dejado 
á los chinos les ténebres de VI-King (1). 

El P. Chalier termina la reseña de la vida del 



mos contienen una preciosa colección de cartas con gran- 
de copia de noticias interesantes. 
(1) Lettres édifiantes, vol. III, p. 743, etc. 



77 
misionero con una breve ojeada sobre su vida como 
sacerdote y religioso. No deja de notar, que todos 
los múltiples trabajos de Parrenin más ó menos 
extraños á su estado y condición no eran más que 
un medio de que se valia para promover la mayor 
honra y gloria de Dios; que hubiera sucumbido ya 
mucho tiempo antes bajo el peso de sus fatigas, si 
Dios, en quien tenía siempre puesta la mira, no hu- 
biese acompañado con su protección visible todas 
sus empresas. Aquellas virtudes, que adornan al 
verdadero religioso y al genuino misionero, fueron 
para Parrenin la fuente de las bendiciones, que Dios 
derramó sobre todas sus obras. «A nosotros, termina 
la carta, no nos resta más que continuar siguiendo 
las huellas de este esclarecido misionero» (i). 

7. Gaubil. — El misionero, que pareció el más 
adecuado para reemplazar á Parrenin en su digni- 
dad y puesto, fué el Padre Antonio Gaubil (n. 14 
de Julio 1689, m. 24 Julio 1759). «Ningún mi- 
sionero hubo tan apropiado para la Misión como 
Gaubil» (2). Por sus numerosos y excelentes es- 
critos prestó importantísimos servicios al conoci- 
miento de la literatura del Asia Oriental. Enviado 
á China en el año 1723 se entregó en seguida con 
mucho celo, como lo habían hecho sus predeceso- 
res, al estudio del chino y del mandschú, y sus es- 
fuerzos se vieron coronados de resultados tales, que 
como atestigua Amyot, ya en los primeros años se 



(1) Véase Miss. cath. 1872. IV, p. 665, 666. 

(2) v. Richthofen , China. I. S 688 f." Véase Ré- 
musat, Nouv. Mél. Asiat. II, p. 277-290; de Backer I, 
col. 2 053, sqq. 



16 

conquistó el aprecio de los sabios chinos más emi- 
nentes. Hallándose al frente del Colegio Imperial, 
donde los jóvenes diplomáticos mandschús se adies- 
traban en el latín y en las ciencias europeas, fué 
al mismo tiempo investido del cargo de intér- 
prete imperial para el chino y el mandschú, á los 
que las relaciones entre Rusia y China habían dado 
una importancia grande. «Traducir del latín al 
mandschú los despachos procedentes de San Pe- 
tersburgo, poner en latín las respuestas dadas en 
chino ó en mandschú por la Corte imperial de Pe- 
king , acordar perfectamente la expresión de dos 
lenguas tan profundamente diversas, escribir, ha- 
blar, redactar documentos en presencia de hombres, 
muy solícitos en ser extremadamente exactos y que 
tenían una vista muy fina para fijarse en los más 
delicados perfiles de su lengua y de su escritura, 
desempeñar á todas horas cargos semejantes ante el 
emperador y su consejo, sin otra preparación que 
aquella que concedía una actividad demandada por 
todos lados , superar felizmente por espacio de 
treinta años todas las dificultades y granjearse á la 
vez la estima y admiración de dos pueblos tan dife- 
rentes; esto solo podía bastar para asegurar al mi- 
sionero un tributo de honor y de fama» (i). 

La ciencia europea se puso en relaciones todavía 
más estrechas con Gaubil. No es este lugar de ha- 
cer una exposición de los trabajos geográficos y as- 
tronómicos de nuestro misionero. Sus extraordina- 
rios conocimientos de la lengua le sirvieron princi- 
palmente como de llave para penetrar en el estudio 



(i) Rémusat, Nouv. Mél. Asiat. II, 277-290. 



79* 

de la historia de la astronomía china y de los fun- 
damentos de su cronología, de su calendario y de 
sus ciclos. Así es que le debemos en primer lugar 
la excelente colección de las observaciones de la an- 
tigüedad sobre los eclipses de sol. En esto le ayuda- 
ron el misionero P, Kógler, que era presidente del 
tribunal de matemáticas, y el P. Slaviseck. «Con 
actividad incansable y altamente científica prestó 
por una parte grandes servicios á los historiadores, 
y por otra determinó y aseguró las bases del mapa 

de la China Gaubil desenvolvió una actividad 

literaria maravillosa. Además de los manuscritos de 
sus muchas y voluminosas obras, que en parte fue- 
ron impresas pasados algunos años, escribió á Pa- 
rís extensas cartas, de las que varias se publicaron 
más tarde. Sus escritos pertenecen á los mejores 
de la época antigua, si bien la necesidad de enviar 
pronto á París para que se imprimiese cuanto había 
escrito acerca de acontecimientos, combinaciones, 
ideas y resultados, tuvo por consecuencia que se 
hallase contradicción entre las opiniones que emi- 
tió en diversos tiempos; así, v. gr., le citan como 
autoridad, tanto los partidarios de la antigüedad 
china como los que la impugnan» (i). Entre las 
obras de este género citaremos el tratado sobre la 
cronología (2) china que Biot, en sus Etudes sur 
PAstronomie (pág. 253), indica como el trabajo más 
notable de este misionero. Importantes son sus cir- 
cunstanciadas investigaciones sobre la historia y 



(1) v. Richthofen, China, I. S. 688 f. 

(2) Traite de la Chronologie chinoise, publié par de 
Sacy. París, 1814. 



,8o ■ 
geografía de la China, Tibet y Corea: en un lugar 
nota de cuánto momento hubiese sido para la Ru- 
sia la exploración del Asia Oriental. Según Maillac, 
á los pocos años envió Gaubil á París el manuscri- 
to de una traducción del Schu-king. «Después de 
repetidas quejas, de que los muchos trabajos ma- 
nuscritos, que remitía á su patria, permanecían des- 
atendidos, publicó de Guignes la obra, muerto ya el 
autor, mudando desgraciadamente en muchas ma- 
neras la traducción, como él mismo lo dice. Legge 
cree que mejor hubiese hecho en publicar el origi- 
nal de Gaubil tal como estaba») (i). El Schu-king es 
uno de los libros canónicos más antiguos, y con- 
tiene muchos y varios documentos históricos que 
se refieren á los años 2357-627 antes de Jesucristo. 
Era menester una erudición vastísima de la litera- 
tura china y un conocimiento raro de las épocas 
antiquísimas y de las diversas constituciones del im- 
perio central de la China para emprender una tra- 
ducción y un comentario del Schu-king. Gaubil 
llevó á cabo su empresa con diligencia prodigiosa 
y un conocimiento profundo de lo que hacía. Su 
traducción y exposición ha venido á ser la base de 
todos los trabajos modernos. «Aunque en la portada 
el nombre del autor ha desaparecido ante el del 
editor, no ha impedido esto, por hablar con Richt- 
hofen, que la posteridad sepa á quién se debe de 
derecho la gloria.» Porque, como ya notó Rémusat, 
«es preciso tener por cosa tan sorprendente como 
chocante, por no decir escandalosa, el ver cómo el 
editor se apropia algunas partes de una obra en la 



(1) v. Richthofen, China. I S. 2S4. 



. 8i 
que indudablemente poca cosa ha trabajado; aun 
dado que el docto académico tuviese algún conoci- 
miento del chino, difícil es que se le pueda atribuir 
á gloria alguna el que osase ó se propusiese corre- 
gir el trabajo del misionero y dar un texto más lite- 
ral. El cotejo que hemos hecho entre la traducción 
manuscrita y la impresa «corregida» nos autoriza 
para afirmar que toda la corrección y revisión se 
limita á algún adorno del estilo; más que cuando 
de Guignes se aventuró á mudar el sentido, ha in- 
currido en errores» (r). Hizo también Gaubil una 
traducción del I-king, que, después de haberla re- 
visado cuidadosamente, la puso á disposición del 
docto francés de l'Isle: el L'í-king, otro libro canó- 
nico, fué igualmente traducido por él; sin embar- 
go, él mismo creyó que se debía dar la preferencia 
á la versión que había hecho un otro misionero 
(¿Lacharme?). 

En el año 1747, la Academia de San Petersbur. 
go nombró al misionero su miembro correspondien- 
te, el mismo honor le confirió la de París. Con todo, 
semejantes demostraciones de honor afectaban poco 
al corazón del misionero; expresivas son sus propias 
palabras: «Poco me importa el que los señores aca- 
démicos hagan ó no mención de mi nombre. Nos- 
otros únicamente trabajamos por el bien común; y 
por lo que á mi persona toca, doy poco interés á los 
frivolos honores que nos pueden reportar nuestras 
fatigas. Bien puedo asegurar, que de todos los mi- 



(1) Biogr. Univers., Art. Gaubil: véase Nouv. Mél. 
Asiat., 1. c. 



82 

sioneros, yo soy el que menos podía pretender cual- 
quier reconocimiento.» 

A principios del verano de 1759 fué atacado de 
una dolorosa enfermedad, de la cual murió á las 
tres semanas, día 24 de Julio. «Vio acercarse su 
último momento», escribe Amyot, «con aquella re- 
signación y tranquilidad de espíritu, que son la ver- 
dadera marca del cristiano que ha vivido siempre 
según los purísimos principios de su fe.» «Lloramos 
en él á un sabio eminente, á un misionero esforza- 
do y á un religioso edificantísimo» (i). 

Hablábamos poco ha del Schu-king: «El primer 
sabio europeo que comunicó á la literatura europea 
extensas noticias sobre el contenido del Schu-king, 
fué el Padre jesuíta Moyria de Maillac. En el año 
de 1737 envió á París el manuscrito de una traduc- 
ción de la historia de la China , que de orden del 
Emperador Kang-hi había sido escrita por una por- 
ción de sabios. En ella se encuentran palabra por 
palabra casi todos los libros del Schu-king. Ella es 
aún hoy día la base para cualquiera que emprenda 
la exposición correlacionada de la historia de la 
China» (2). Cuando en 171 5 el Emperador Kang- 
hi hizo traducir en mandschú el compendio de los 
grandes anales chinos , el misionero se aprovechó 
de aquella favorable ocasión para emprender una 
traducción francesa. Presentó las primeras tentati- 
vas á sus amigos, quienes le confirmaron en su 
proyecto. Así el denuedo y la constancia se vieron 
premiados con la ejecución de una obra que hubiese 



(1) Carta de 4 Sept. 1750. 

(2) Véase Richthofen. China, T, S. 28; 



»3 
reclamado la común actividad de varios sabios. 
Maillac no tuvo el gusto de ver en vida la impre- 
sión de la obra; cuarenta años después de la con- 
clusión de ella, y treinta de su muerte , apareció 
el primer tomo, al que siguieron en los años sucesi- 
vos once tomos más de la historia de la China 
(1777-1783) (1). Son de mérito las trece cartas de 
este misionero acerca de la cronología china y de 
cuestiones históricas y geográficas. Así como Moy- 
ria de Maillac con su traducción del Tung-kien- 
kang-mo sentó los fundamentos para un profundo 
conocimiento de la historia de la China , así veinte 
años antes que él, hizo lo mismo para el estudio de 
la historia del Asia Central el P. Visdelou. Había 
ido éste á la China en compañía del P. Bouvet. El 
joven misionero tomó principalmente por modelo en 
sus trabajos científicos á aquellos de sus predeceso- 
res que habían consagrado su atención al estudio 
de los monumentos históricos. En primer lugar, le 
cautivaron aquellas noticias, que los escritos histó- 
ricos de la China refieren de los pueblos del Asia 
Central : con ocióen seguida la grande importancia 
de estos escritos para un asunto que hasta entonces 
había sido tratado de una manera incapaz de satis- 
facer á nadie , y no se arredró ante fatiga alguna á 
fin de llegar á formar voluminosos compendios 
con un esmero que honra tanto á sus conocimientos 
como á su penetración. Visdelou consiguió en sus 
cuatro volúmenes de la Histoire de la Tartatit, fruto 
de sus estudios, levantar el velo que hasta entonces 



(1) Véase Cordier, Bibl. Sinica, I, col. 236 y sigs.; de 
Backer. II, col. 993. 



«4 
había estado tendido sobre la historia de los pueblos 
del Asia Central y Oriental , y desembrollar el caos 
de los anales de Tartaria. Envió su obra á Europa, 
donde la novedad y la importancia eran para des- 
pertar el más vivo interés; mas con todo, el trabajo 
quedó desatendido por muchos años. En 1777, cin- 
cuenta años después de haber sido escrita, pareció, 
por fin, la Historia de la Tartaria en la nueva edición 
déla Biblioteca oriental de Herbelot. Verdad es quela 
importancia de este trabajo no había quedado oculto 
á un sabio francés, «al célebre autor de la Historia 
de los Hunnos, quien conoció seguramente la His- 
toria de las poblaciones tártaras, y se aprovechó de 
ella en muchos casos.» «Pero de Guignes,» conti- 
núa Neumann, «procedió con bastante cautela para 
no delatarse ; refiriéndose á Herbelot , habla única- 
mente de cinco cuadernos de anotaciones , mas de 
su contenido no dice una palabra» (1). Si bien, 
según esto, la obra de Guignes ha sido considerada 
como la que abrió el camino, « mostrándonos los 
extraordinarios tesoros que encierran las obras es- 
critas en lengua china para la historia y la geogra- 
fía de los vastos territorios del Asia Central hasta 
la Siberia, el Himalaya y el Mar Caspio,» el mérito 
principal recae en nuestro misionero. Neumann, en 
el cuarto volumen del periódico de la Sociedad ale- 
mana de las regiones de Oriente , nos ha dado noti- 
cias de todos los escritos de Visdelou. Una gran 
parte de ellos se refiere á la cuestión de los usos 
chinos. En esto creyó que debía separarse del modo 



(1) Véase Neumann, Zeitschr. der deutschen morgen- 
liindischen Ges. IV, S. 225 ff. 



85 
de pensar de sus Hermanos en religión , y se adhi- 
rió á las ideas de los dominicos y franciscanos. El 
Cardenal de Tournon , enviado á la India y á la 
China en calidad de Legado Apostólico , le nombró 
Vicario Apostólico y le encomendó la administra- 
ción de varias provincias. En este tiempo Visdelou 
tuvo bien pronto que participar de la suerte del 
Cardenal y abandonar á Peking. Partió para la In- 
dia, y aquí también hizo causa común con los ene- 
migos de su Orden en el juicio de los usos malaba- 
res. «Al que se pone en contradicción con los suyos,» 
dice Neumann, «ó se le infama, ó á mejor librar, se 
busca el modo de entregar al olvido el nombre del 
adversario. Esta última suerte le cupo al Obispo de 
Claudiópolis (Visdelou). Sin duda que pertenece á 
los hombres más diligentes, doctos y esforzados de 
su Orden , y con todo , relativamente se habla bien 
poco de él. Visdelou tuvo la audacia de contradecir 
á sus Superiores , y éstos resolvieron arrebatarle la 
fama debida á sus trabajos (i). Es de grande con- 
tento para el escritor de estas páginas el proporcio- 
nar á un hijo de Loyola perseguido por su Orden, 



(i) ¿Esperaba acaso Neumann, que los Superiores hu- 
biesen recomendado al público los escritos de un hombre, 
que en gran parte fueron compuestos para defender un a 
opinión contraria al común sentir de los miembros de su 
Orden? Visdelou, no solamente osó contradecir á sus Her- 
manos, sino que se presentó como enemigo suyo , no sólo 
en la China, sino también en la India. No es, por cierto, de 
envidiar, el que haya encontrado su panegirista en uno de 
los más acerbos enemigos de su Orden. Por lo demás , los 
misioneros franceses no echaron en olvido los trabajos de 
Visdelou, y sea prueba de ello Gaubil, quien dio á conocer 
sus obras al académico de l'Isle. 



86 
un reconocimiento tardío, pero por muchas razones 
merecido. El catálogo de sus numerosas traduccio- 
nes y obras propias le asegurará en todos tiempos 
un lugar eminente entre los más doctos y aplicados 
sinólogos» (i). Visdelou murió en Pondichery án de 
Noviembre de 1737. El conocido capuchino P. Xor 
berto escribió un bosquejo de su vida. Omitiendo 
los trabajos de los PP. Fourreau, Fouquet y Cibot, 
dediquemos una atención más grande al último 
gran misionero, de la mientras tanto suprimida 
Compañía de Jesús. 

8. Amyot. — Con Amyot tuvo violento remateaque- 
11a brillante serie de grandezas científicas en el cam- 
podel estudio de la lengua y antigüedades chinas. La 
actividad literaria de Amyot es tan rica y universal, 
que en cierto modo pareció haber sido destinada para 
reflejar en sí el gran período que la había precedido. 
«Los últimos treinta años del siglo XVIII son aque- 
llos en que nuestros conocimientos sobre la China 
hicieron sus mayores progresos. Los misioneros en 
este espacio de tiempo tomaron muy á pechos el res- 
ponder á Jas innumerables preguntas que les hacían 
los doctos de Europa. Entre ellos se distinguió 
Amyot. A él le debemos las luces más profundas y 
los conocimientos más vastos de aquel tiempo sobre 
la antigüedad histórica , lengua y artes de la Chi- 
na» (2). Llegó á Peking en 22 de Agosto de 1751. 
A sus extensos conocimientos científicos , y á una 
memoria feliz, unió un incansable fervor por el es- 



(1) Zeitschrift der deutschen morgenlandischen Ge- 
sellschaft. IV. S. 226. 

(2) Biógr. Univ., art. Amyot. 



§7 
tudio. El mandschú y el chino le fueron bien pronto 
lenguas familiares. En primer lugar le debemos 
el que conozcamos con exactitud aquel himno á 
Mukden, que compuso el Emperador Kian-lung. 
Amyot lo tradujo al francés y salió á luz en París 
en 1770 (1). El traductor añadió á su trabajo mu- 
chas noticias históricas y geográficas acerca de la 
ciudad y comarca de Mukden, patria de los tártaros 
mandschús. La Vita Confucii, que Amyot envió á 
París en 1784 , es ciertamente la obra que más 
grande fama conquistó á su autor. La Encyclopcedia 
Bvitannica celebra su perfección y exactitud; ella 
revela el extraordinario conocimiento que el au- 
tor tenía de la antigüedad china, y aún hoy día 
es una fuente preciosa para el estudio de este filó- 
sofo. De todos modos es uno de los más culminan- 
tes trabajos de nuestro misionero, que brillan en las 
Mémoires concevnant VHistoire, les Sciences et les Arts 
des Chinois (París, 1776-1791), «colección que más 
que ninguna otra ha contribuido á dar á conocer al 
mundo de Occidente los pensamientos y la vida de 
las más apartadas regiones orientales» (2). «A 
Amyot,» escribe Schott, «debemos la obra principal 
*obre la música de los chinos.» Este sabio ha hecho 
un análisis de ella en la Enciclopedia Real de Ersch 
y Gruber (art. «China») (3). 

En el año 1789 Langles publicó en París un 



(1) Véase también en las Mém. conc. la Chine. IX, 
P. 2; Klaproth, Mémoires rélat. á PAsie, III, p. 48. 

(2) Encycloprcdia Brit. I, p. 738. Mémoires conc. la 
Chine, XII, p. 1-403. 

(3) Véase Fétis, Biogr. Univers. des Musiciens, 2. éd., 
Paris, 1 800, 1, p. 89-90. 



88 
diccionario mandschú- francés del misionero, «obra 
de mucho mérito»» (i). Parece que el manuscrito 
había llegado á París en 1781. Una carta de 2 de 
Octubre de 1784 da ya cuenta de aquel diccio- 
nario verdaderamente poliglota , que poseía la Bi- 
blioteca Real. Según descripción de Rémusat está 
compuesto en cinco lenguas, para cuya expresión 
s~ emplearon tres clases de caracteres, el tibetano, 
el mandschú y el chino. En caracteres tibetanos van 
puestos la lengua tibetana y el sánscrito, el mands- 
chú y la lengua mongola en escritura mandschú, y 
la lengua china en sus propios caracteres. Sumo 
gusto hubiera tenido el misionero en ver publicada 
esta importante obra de la literatura china. Los edi- 
tores franceses se limitaron al diccionario mand- 
schú, para el que hizo fundir los tipos el ministro de 
Estado Bertin, entusiasta de la literatura asiática. 
Es también de notar la traducción de tres obras 
clásicas de los chinos sobre el arte de la guerra (2). 
Cordier en su Bibliotheca Sínica ha reunido excelen- 
temente su voluminosa correspondencia científica. 
Nosotros nos limitaremos á mencionar las cartas 
de 26 de Julio de 1780 sobre la poesía china, de 2 de 
Octubre de 1784 y 29 de Octubre de 1786 acerca de 
Confucio, de 16 de Octubre del año siguiente sobre 
Laotse. La última carta la publicó Claproth en 
forma de tratado bajo su nombre propio en el diario 
asiático de Londres (3). Amyot murió en 1793 (4). 



(1) Encycl. Brit. 1. c. 

(2) Véase: Mém. conc. la Chine, tom. VII. VIII. 

(3) Journal of the Asiat. Society. Jan. 1833. 

(4) Cordier, Bibliotheca Sin. I. col. 500, 5or, 793. 



«9 
Langlés, amigo del misionero durante muchos años, 
dedicó á la memoria del difunto la traducción del 
viaje de Holmes á China «como expresión de la 
veneración, del sentimiento, y de la gratitud, que 
debo á la memoria del misionero José María Amyot, 
miembro correspondiente de la Academia de Bellas 
Letras, sabio infatigable, profundo conocedor de la 
historia, de las artes, de las ciencias, y de la lengua 
de la China, celoso promovedor de la lengua y lite- 
ratura mandschú» (i). 

Así acaba esta extraordinaria época de las mi- 
siones, que descuella p3r el ánimo heroico y de sa- 
crificio, por la robustez científica de sus miembros. 
«La actividad científica entonces desplegada por los 
jesuítas se extinguió.» «Los misioneros protestantes 
de Inglaterra y de Alemania,» escribe Richthofen, 
«han tomado á su cargo la docta laboriosidad que 
en el siglo pasado estuvo en manos de los misione- 
ros católicos y en especial de los franceses» (2). 
Bien podemos añadir en este lugar, el deseo, que 
en el segundo decenio de este siglo expresó el 
docto sinólogo francés, á saber, que la orden 
nuevamente establecida en la misión de la China, 
llegue á producir hombres como Prémare y Gaubil, 
como Maillac, Parrenin y Amyot (y que los doctos 
abriguen la justa esperanza, de que como en otros 
tiempos, hallarán también ahora en la persona de 
celosos misioneros, hombres igualmente ilustrados, 
para adquirir por su medio las mejores y más se- 



(1) Véase: Missions. cath. VII, 1875, p. 496; sobre los 
trabajos históricos Journal des Savans, Mai 1850. p, 302, ss. 

(2) China, 1, S. 704. 



guras noticias de la China), este deseo, decimos, no 
ha quedado del todo defraudado. James Legge, sin 
duda el sinólogo inglés más eminente, un tiempo 
misionero también, ha podido saludar al Cursas 
liüer aturas única del P. Zottoli en los Sacred Books 
of the East (i), como á una obra, en la que de una 
manera bien digna vuelve á avivarse la sabiduría 
de los antiguos misioneros. 



(i) Vol. XXVII. The Li-Ki, Preface. p. XIII. 



9 1 



III. JAPÓN. 



Causas enteramente extrínsecas trajeron consi- 
go el que se hiciese bastante menos en el Japón y 
su lengua; y si bien en el Japón se trató con fervo- 
roso celo de estudiar su lengua, no pudieron des- 
arrollarse frutos científicos duraderos bajo la. pre- 
sión de persecuciones espantosas. Fueron, sin em- 
bargo, como nos atestigua Pott, misioneros católi- 
cos los que por largo tiempo nos proporcionaron 
los mejores y más seguros conocimientos acerca del 
Japón. En un trabajo crítico de la Gramática Japo- 
nesa compuesta por Donker Curtius y publicada por 
el docto holandés Hoffmam, se expresa así este filó- 
logo hablando en general de la composición de esta 
gramática: «Es cosa que excita por cierto justa ad- 
miración, como vituperándolo lo notó ya Adelung, el 
que los holandeses bien sea únicamente por involun- 
taria indiferencia, ya también á la vez por designios 
mezquinos, hayan podido esperar hasta nuestros 
días, para hacer por fin llegar al público doctv) al- 
guna cosa importante acerca de la lengua y litera- 
tura de aquel gran reino en las islas de Oriente, 
llamado el Japón, y sin embargo, para ello no les 



9 2 

ha faltado ocasión desde hace mucho tiempo. Que 
el mundo desease de veras , si no precisamente 
aprender el japonés, conocer al menos aquel reino 
del extremo Oriente, lo prueban bien á las claras, 
por no hablar del italiano Marco Polo, las célebres 
obras del alemán Engelberto Kámpfer y del sueco 
Thunberg. » Examinando después los motivos que 
justificaban á la ciencia, para exigir el que precisa- 
mente los holandeses la ilustrasen á fondo acerca 
del Japónj continúa : «difícilmente podrá aducir 
la Holanda una disculpa formal, de no haber puesto 
antes manos á la obra. Cierto que nó, pues por su 
parte no hubiera tenido más que continuar edi- 
ficando sobre los cimientos puestos ya gloriosa- 
mente por los portugueses , y dejados como en 
herencia á sus sucesores en el Japón, es decir, á los 
holandeses... Ahora bien, ¿á quién debemos la pri- 
mera noticia científica de la lengua japonesa? ¿A los 
holandeses? ¡Oh nó! A los misioneros portugueses, 
como Alvarez, Rodríguez y Collado, quienes á fines 
del siglo XVI y principios del XVII habían publi- 
cado ya sus gramáticas y diccionarios de la lengua 
japonesa. Bien lo sabía ya en 1825 la Sociedad 
Asiática de París, cuando deseando llenar una lagu- 
na bien considerable respecto á la China, que en la 
literatura oriental había dejado hasta entonces el 
idioma del Japón, no encontró mejor partido que 
imprimir en su nombre, valiéndose de Landresse, los 
Elémens de la gramm. Japonaise par le Pere Rodrí- 
guez, conforme á un manuscrito de la Bibl. dit Roí 
y confrontado con una gramática de dicho Padre 
impresa en Nangasaki 1604. Esta gramática pues, 
juntamente con un Supplémcnt , par M. M. G. de 



93 
Humboldt et Landresse, que se refiere especialmente 
al Arte de la lengua japona por Oyanguren de S. Iñes, 
México 1738, ha sido hasta ahora (1857) la sola 
obra generalmente accesible con la que se podía uno 
proporcionar algún conocimiento íntimo de la na- 
turaleza de la lengua japonesa» (1). 

La citada gramática del P. Rodríguez debe ser 
considerada como la más importante entre todas 
las obras gramaticales de los misioneros jesuítas. 
La obra más lata es, á juicio de Rémusat, demasia- 
do extensa y oscura en algunos puntos, porque se 
atuvo estrictamente al método de la gramática 
latina tan en boga por aquel tiempo. También la 
ortografía y el modo de expresar los sonidos japo- 
neses deja mucho que desear: Rodríguez mismo 
parece haber conocido bien tales defectos , pues 
arregló un compendio, en el que dio mejor disposi- 
ción á la materia y comunicó á las notas brevedad 
y precisión. Según esta gramática compendiada, 
que se conserva manuscrita en la Biblioteca nacio- 
nal de París, trazó su edición la Sociedad asiática 
parisiense. Pott nota muy oportunamente que si 
Donker Curtius se lamenta de haber adquirido con 
mucho trabajo sus conocimientos de la lengua ja- 
ponesa, zonder eenige ludpmiddelen no fué sin culpa 
suya puesto que á su disposición estaba la autori- 
zada obra del P. Rodríguez. Por lo demás su gra- 
mática deja entrever en muchos sitios que el edi- 
tor más de una vez consultó á antecesores no des- 
preciables. Juan Rodríguez llegó al Japón por el 



(1) Zeitschrift der deutschen morgenliindischen Ge- 
sellschaft. XII. S. 441. ff. 



¥4 

año 1583 y desde luego se aplicó diligentemente al 
estudio de la lengua. A su dirección enérgica tene- 
mos que atribuir en gran parte el que poseamos 
una excelente serie de publicaciones japonesas 
emanadas precisamente en el período de 1 590-1610. 
En el año 1595, salió á luz en Amacusa en el Col- 
Icgium Japonicum de la Compañía de Jesús, el raro 
diccionario portugués-latino- japonés, que en 906 
páginas en cuarto, trata la lengua japonesa con una 
perfección admirable para aquel tiempo. Como se 
dice en la portada, tenía por objeto servir tanto á la 
juventud japonesa, que aprendía el latín en el Co- 
legio délos jesuítas, como á los misioneros que se 
consagraban á las misiones del Japón. En el año 
1603, siguió el diccionario japón-portugués, desti- 
nado á completar el publicado en 1595 y á corre- 
girle en algunas expresiones. Para esto ayudaron 
mucho algunos jóvenes japoneses, que habían en- 
trado en la Compañía de Jesús. El diccionario so- 
bresale por una esmerada distinción de las pala- 
bras y modos de decir, que se emplean en prosa ó 
en poesía ó en obras científicas. En el año 1630 
apareció una traducción española del Lexicón, 
hecha por los misioneros dominicos, é impresa en 
Manila. El diccionario japonés- francés, que León 
Pagés publicó en París por los años 1862- 1868, es, 
como se nos dice en la misma portada, una mera 
traducción del diccionario japonés- portugués, «que 
los misioneros de la Compañía de Jesús publicaron 
en Nangasaki, año 1603.» En la historia del estudio 
de la lengua del Japón merecen un lugar eminente 
las dos obras del dominico Diego Collado: el dic- 
cionario y la gramática de la lengua japonesa, ter- 



95 
minados próximamente por el mismo tiempo en 
que los misioneros dominicos publicaron en Manila 
el diccionario antes citado. Tanto la gramática 
como el diccionario aparecieron en Roma 1632. 
Juntamente con Rodríguez (m. 1633) merece hacerse 
mención de los misioneros López y Silva, quienes 
compusieron gramáticas y diccionarios. Digno de 
notarse es el Arte de la lengua japona, que publicó 
en Méjico año 1738 Melchor Oyanguren, y que fué 
de grande utilidad para la edición de la gramática 
de Rodríguez, hecha por la Sociedad Asiática de 
París. 

Los misioneros de diferentes Ordenes publicaron 
en japonés un número bastante considerable de es- 
critos ascéticos. Entre otros autores es de citar 
Manuel Barretto, quien, misionero de la Compañía 
de Jesús, trabajó durante veinte años en el Japón. 
El publicó en japonés con el título de Flosculi de 
virtutibus et vitiis una colección de máximas de la 
Sagrada Escritura y de los Santos Padres sobre la 
virtud y el vicio. En Amacusa 1598, el Provincial 
de los jesuítas, Pedro Gómez, hizo imprimir en 
lengua japonesa y repartir entre los cristianos una 
obra sobre la gloria del martirio. Cerqueira, obispo 
del Japón, escribió un Manuale casiutru conscientiae, 
que se imprimió en japonés y se dio á los misione- 
ros. El venerable Juan Canaya, publicó en i6o<j 
una «Imitación de Cristo» que no hay que confun- 
dir con la Imitatio publicada en transcripción lati- 
na. P. Navarro tradujo al japonés la obra de Spi- 
nelli : Thronus Dei Mana Deipara. El B. Francisco 
Gal ve, misionero dominico, es autor de una Doc- 
trina christiíina y de una traducción en tres volúme- 



9 6 
nes de «Flores de los Santos.» Galve murió mártir 
con Jerónimo de Angelis en 4 de Diciembre 1623. 
Según Civezza, también el franciscano Diego de 
las Llagas tradujo en japonés la obra Flos Sanctu- 
rum. Huerta nos dice que de las Llagas era natu- 
ral del Japón, y que entró en la Orden franciscana 
en 1613. A él le debieron también los misioneros 
franciscanos una gramática japonesa y un dic- 
cionario español-latino -japonés. Miguel de Pre- 
ces S. I. es citado como autor de un catecismo y de 
una gramática. 

Recordaremos siquiera sea de pasada las muchas 
relaciones de los misioneros, que contienen interesan- 
tes documentos sobre el país y las gentes del Japón. 
Durante dos siglos han sido las mejores fuentes, de 
las que se han podido sacar noticias auténticas y cir- 
cunstanciadas de aquellas islas. Sí, hasta en nuestros 
días, después que el Japón se ha abierto á los euro- 
peos y ha ofrecido las ocasiones más propicias para 
el estudio del pais, en nada han perdido su mérito 
estas noticias. Precisamente refiriéndose á esto mis- 
mo, escribe uno de los periódicos más eminentes de 
Inglaterra: «los jesuitas nos han dejado extensas y 
preciosas noticias sobre los habitantes del Japón; 
estos documentos nos dan un conocimiento sobre la 
historia y los pueblos del Japón, mucho más seguro 
que los estudiados y afectados informes que nos 
han divulgado los que, sin más miras que el tráfico 
y las relaciones de Comercio, residen en las ciuda- 
des de los puertos» (1). El autor de este artículo 



(1) Quarterly Review, April 1 87 1 : The Hundred years 
of Christianity in Japan, p. 536, sqq. 



97 
habla con reconocimiento de las caitas de San Fran- 
cisco Javier, y dice que no puede menos de admirar 
en él el exquisito don de observación, y la sorpren- 
dente fidelidad en la descripción que hace del estado 
de la religión en el Japón, y que «es de lamentar que 
las nuevas publicaciones sobre lo referente al Japón, 
hayan descuidado por completo aquellas importan- 
tes cartas.» (i). El jesuíta misionero Luis Froes, 
portugués, fué el que en la segunda mitad del si- 
glo XVI con sus cartas y sus relaciones difundió 
mucha luz sobre el fabuloso «país de Levante.» Se- 
gún los materiales de Anuschin para una antropo- 
logía del Asia oriental, fué este misionero el primer 
europeo que dio noticia del pueblo de los Ainos. 
Sabido es que en nuestros días los estudios etnoló- 
gicos del Japón han consagrado un interés especial 
precisamente á esta singular tribu. 

Séanos permitido el que nos detengamos algún 
tanto en otra clase de obras en lengua japonesa, 
que en los últimos años han sido objeto de investi- 
gaciones especiales. La Saturday Review dio sobre 
esto la interesante noticia siguiente: «La institución 
de la Rómaji-kai, ó sociedad para la propagación de 
la escritura latina en el Japón, confirma de nuevo 
el antiguo proverbio: nihil sub sote novum. Próxima- 
mente tres siglos antes que Mr. Basilio Chamberlain 
y sus amigos emprendiesen el trabajo de establecer 
reglas para poner en caracteres latinos las obras es^ 
critas en japonés, habían ya los misioneros jesuítas 
logrado establecer un sistema para la resolución de 
semejante problema. Era allá por los últimos del 



(i) 1. c. p. 544. 



9 8 

siglo XVI, cuando esta Orden con toda la lozanía de 
una sociedad reciente esparcía á sus enviados por 
todas las partes de la tierra con la misión de difun- 
dir la fe y la civilización, en una palabra, las bendi- 
ciones del cristianismo. El espíritu de sacrificio sin 
resistencia y sin demora condujo á estos hombres 
á regiones, donde su vida estaba menos segura que 
la de los lobos, donde era un crimen darles alber- 
gue, donde las cortadas cabezas y despedazados 
miembros de sus hermanos les anunciaban cuál era 
la suerte que les esperaba. Tal era el pais del Japón. 
Por poco tiempo les fué concedido á los misioneros 
jesuítas el dedicarse aquí á sus faenas apostólicas, 
pero de aquel breve espacio de tiempo sacaron el 
mejor partido posible. Con infatigable fervor se 
dedicaron al estudio de las lenguas. En el año 1590 
introdujeron en el Japón el arte de fundir tipos eu- 
ropeos, lo que les puso en disposición de producir 
una serie de libros en caracteres latinos. Mr. Satow 
ha divulgado no ha mucho una memoria impresa 
en forma de manuscrito, sobre las obras que salie- 
ron de la imprenta de los jesuítas en el Japón, du- 
rante los años 1591-1610.» (1) Casi es excusado 
advertir, que este pequeño escrito une la diligencia 
del bibliógrafo con la erudición del filólogo. Mis- 
ter Satow desplegó sus investigaciones hacia aque- 
llas obras especiales, de las que ha sido el primero 
en darnos una noticia extensa, existentes en el Mu- 



(1) Ernest Satow, The Jesuit Mission Press in Japan 
from 1590-1610. London 1888. Véase Saturday Rcvieiv 29 
Dec. 18S8. 



99 
seo Británico, la Bodleiana, las bibliotecas de París, 
Leyden, Roma y Lisboa. En el curso de sus inda- 
gaciones logró examinar catorce obras voluminosas. 
Hasta hace poco estos textos con caracteres roma- 
nos eran un enigma indescifrable para los bibliote- 
carios. Mr. Satow ha vencido las dificultades, ha 
resuelto el enigma. Son escritos japoneses, impre- 
sos con letras latinas, conformes á un especial sis- 
tema de transcripción. La primera obra que salió de 
la prensa de la misión, es, según Satow, una colec- 
ción de vidas de Santos, que empieza con la de San 
Pedro. Fué impresa en Katsusa año 1591. Sabemos 
por el P. Froes, que estas vidas de los Santos hi- 
cieron un fruto extraordinario entre los reciente- 
mente convertidos. Donde el misionero no podía 
penetrar personalmente, y de viva voz infundir 
aliento y confianza, procuraba al menos obrar el 
bien por medio de escritos impresos, que en nume- 
rosos ejemplares se repartían entre los cristianos; 
por el mismo tiempo en que aparecieron las vidas 
úq los Santos en transcripción latina, se publicaron 
también libros religiosos en escritura japonesa. Una 
obra que apareció en 1592, contiene principalmente 
la traducción en japonés de las fábulas de Esopo, y 
compendios japoneses de los cuatro libros clásicos 
de los chinos, especialmente de los escritos de Con- 
fucio. Importante es la nota que se puso como 
preámbulo á este libro: «siendo paganos los autores, 
parece que lo que se trata en este libro, es cosa poco 
recomendable para su propagación. Mas puede ser- 
vir de justificación, el que de ningún modo es cosa 
desusadaen la Iglesia el publicar también tales libros, 
aunque sólo sirvan para estudio y con fin científico, 



100 

ó sobre todo, para la instrucción y bien común (i.) 
Un tercer volumen contiene la traducción japonesa 
de una obra del venerable Luis de Granada: Iniro- 
duction del symbolo de la Fe. En 1595 salió á luz 
el diccionario transcrito latino-portugués-japonés, 
en 1598 un diccionario japonés con caracteres chi- 
nos en la cara opuesta, en 1599 la traducción en 
lengua japonesa de la Guia de Peccadores del vene- 
rable Luis de Granada. Numerosísimos, como opina 
Satow, serían sin duda los escritos de este género 
enviados á Europa, y que en su mayor parte pere- 
cieron por no entenderlos ni saber apreciarlos. Hoy 
dia, no sólo tendrían el mérito literario y curiosidad 
bibliográfica, sino que también podrían darnos gran 
luz acerca de la pronunciación de la lengua del 
Japón, que se usaba hace 300 años, y nos pondrían 
en caso de precisar las diversas transformaciones 
que ha sufrido desde entonces. 



(1) Satow, The Jesuit Mission Press, p. 15 



101 



IV AMERICA. 



«Las lenguas de los pueblos indígenas de Amé- 
rica ofrecen al filólogo un interés enteramente pe- 
culiar. De las cuestiones etnológicas é históricas, en 
cuya resolución más que nadie se ha hecho bene- 
mérito J. C. E. Buschmann, podemos prescindir; el 
enigma más difícil y seductor, parece ser aquí la 
filosofía de las lenguas. El que conozca las profun- 
das investigaciones de G. de Humboldt y los magis- 
trales conceptos de Steinthal, á propósito de la es- 
tructura de las lenguas, podrá formarse idea de las 
dificultades que ofrecen aquellos tipos tan variadísi- 
mos en las formas de lenguaje, y se preguntará: 
¿cómo pueden aquellos hombres aprender su lengua 
materna, cómo pueden entenderse unos á otros?» (i.) 
Aunque, en la forma en que se propone, parezca ex- 
traña esta pregunta de uno de nuestros más apre- 
ciables filólogos, muestra, sin embargo, de cuántas 
dificultades para un extranjero debe ir acompañado 



(i) G. von der Gabelentz, im Liter. Centralblatt, 1S79. 
Col. 1124. 



E02 

el estudio de estas lenguas, y cuan pleno debe ser 
el reconocimiento que tributemos á aquellos misio- 
neros europeos que, en el transcurso de pocas déca- 
das de años se pusieron en estado de dominar «len- 
guas dificilísimas y sumamente heterogéneas»» 
desprovistos de todo auxilio de gramáticas y de 
diccionarios, atenidos únicamente á la palabra del 
intérprete, ó, lo que es más penoso, á un lenguaje 
per gestos. Su aplicación y su habilidad crearon en 
peco tiempo una literatura de gramáticas y diccio- 
narios, que encierran hoy día para el filólogo un 
mérito incalculable. «Misioneros fueron los que nos 
han dejado preciosísimos documentos sobre aquellos 
países, cuya conversión al cristianismo era el objeto 
de sus fatigas,» (i) decía en su discurso de apertura 
el presidente del Congreso americanista celebrado en 
Copenhague. Cuando, pues, ya Guillermo de Hum- 
boldt, y después de él otros se lamentan profunda- 
mente de que se ha hecho muy difícil, y á veces 
hasta cosa imposible el sacar partido de materiales 
tan preciosos, la respuesta nos lleva á uno de los pe- 
ríodos más tristes de las misiones católicas. Aquel 
golpe, que á fines del siglo pasado paralizó en su des- 
envolvimiento á las misiones más florecientes y por 
multiplicados medios las aniquiló..., entregó una 
gran parte de los trabajos lingüísticos á la negligen- 
cia, ó, digámoslo claramente, al barbarismo y al fa- 
natismo de aquellos que consumaron la destrucción 
de las misiones. Los frutos de 200 años de trabajos 



(1) Congrés Internat. des Améric. Compte-rendu. Co- 
penhague 1883. p. 21. 



10 ) 

é investigaciones diligentes, fueron con odio ciego 
despilfarrados ó destrozados. Así por ejemplo, según 
testimonio de Couto de Magelháes, apenas se halla- 
ron en el Brasil uno ó dos ejemplares de la celebérri- 
ma gramática Tupi. Y sin embargo, en un tiempo los 
ejemplares de esta obra, que como autor lleva á su 
frente el nombre de Anchieta, apóstol glorioso del 
Brasil, estaba difundida por la vasta misión á cen- 
tenares. 

Otros materiales manuscritos, que vinieron á 
parar á manos más solicitas, fueron más tarde pu- 
blicados bajo nombres ajenos. Así por ejemplo, el 
Diccionario Portugués é Brasiliano, publicado en 
1795 en la imprenta del Patriarca de Lisboa, está 
tomado del manuscrito Diccionario da lingua geral 
do Brazil, que, según toda probabilidad, era debido 
á la pluma del célebre jesuíta Juan Daniel, quien 
durante dieciocho años vivió entre los indios como 
misionero, y después en las cárceles de San Julián 
de Lisboa escribió sus memorias é hizo una colec- 
ción de sus escritos. En 1800 publicó en Lisboa 
Betendorf un compendio de doctrina cristiana en 
lengua brasileña y portuguesa, que, como dice el 
editor, está calcado sobre un Compendium doctrina 
christiancc compuesto ya antes y que existía manus- 
crito. Aún en nuestros días Uricoichea ha hecho 
negocio en su Colícccion lingüistica con el material 
de manuscritos; así el primer volumen de esta co- 
lección contiene la gramática, diccionario, catecis- 
mo, confessionario en lengua chibcha según «ma- 
nuscritos anónimos é inéditos.» 

El protestante Bach en su preciosísimo opúscu 
lo «Los Jesuítas y su misión de Chiquitos» nos ha 



104 

pintado vivamente esta devastación (i). «Ahora, 
para terminar, una palabra aún sobre la suerte de 
las bibliotecas de los jesuítas en Chiquitos. Les 
pasó á estas magníficas colecciones lo que á la fa- 
mosa biblioteca de Alejandría. No fué Ornar ni 
ninguno de los bárbaros del gran Chaco los que las 
destruyeron, sino cristianos, parientes espirituales 
de aquel Teodosio que (390 d. d. Cr.) dejó destruir 
la biblioteca alejandrina. De una gran parte de los 
escritos de los jesunas hicieron cartuchos ó los e n- 
plearon en cocer bizcochos, ó para encender faroles, 
y me ha pasado lo que al historiador Orosio, quien 
en la biblioteca de Alejandría no vio más que es- 
tantes vacíos. Sin embargo, algo más afortunado 
he sido que él, pues que algún rastro he encontrado 
en los rincones de las sacristías y en los aposentos 
de los párrocos y administradores. Estos restos, no 
obstante, únicamente los he podido conseguir des- 
pués de haber entablado una lucha con ratas, rato- 
nes, polillas, hormigas, escorpiones, arañas y cien- 
piés, y habían sido tan devastados por aquellos 
enemigos, que después de toda la fatiga que me 



(i) Los Jesuitas y su misión de Chiquitos en la Améri- 
ca meridional: Descripción histórico-etnográfica por Mju- 
ricio Bach, secretario de la provincia Otuqui de Bolivia. 
Leipzig 1843. — Mauricio Bach vivió más de veinte años 
entre los Chiquitos, como secretario de la provincia boli- 
viana Otuqui. Según se expresa el editor ij\rieg: 
asunto, tal como ha sido tratado en el presente escrito, no 
sólo es de interés histórico ó religioso, sino que también 
por la descripción que hace del estado actual de los Chi- 
quitos y por su mismo mérito, es uñábase importantísima 
y de gran valor etnográfico para comprender el estado de 
cultura de la América meridional. 



i05 
había tomado sólo tenía en mis manos libros he- 
chos trizas, manuscritos corroídos y algunas hojas 
sueltas. Los sermones, gramáticas y diccionarios, 
que pude haber y compuestos en lengua del país, 
dan testimonio de la aplicación de hierro de los je- 
suítas; aun hoy día los párrocos de Chiquitos no 
tienen más sermones que los compuestos por los 
misioneros , y por cierto que les son bien útiles. 
De mapas del país sólo encontré algunos jirones, 
pues es cosa de todos conocida, que los mapas for- 
mados por los jesuítas, así como sus historias y geo- 
grafías de aquellas regiones, son aún al presente los 
guías mejores y más seguros. Una prueba del mez- 
quino espíritu de venganza de los sucesores de los 
jesuítas es, que á veces se encuentran arrancadas 
las hojas en que los misioneros habían escrito algo 
(hasta en los libros impresos faltan hojas enteras ó 
bien la mitad) que pudiese redundar en alabanza de 
la Orden, ó alguna noticia en su favor. ¡Oh misera- 
bles Eróstratos y Homeromástigos! Como el templo 
de Diana de Efeso y el divino Homero viven en la 
memoria de todos los tiempos, así serán inmortales 
aquellos misioneros; mientras que sus enemigos y 
calumniadores con sus nombres y sus hazañas ya- 
cen sepultados en la noche del olvido» (i). 



(i) P¿íg. 76. — Por remate de su escrito el autor, para 
justificarse de las alabanzas que ha tributado ¿í los jesuí- 
tas, nota en son de chiste: «¡Cómo, oigo yo exclamar, em- 
plear el tiempo en alabar á lo» jesuítas, siendo así que él 
es protestante!» «¡Oh!, contesto \o, en los domingos y 
días festivos se tiene algún tiempo para conversar con ma- 
yordomos entendidos. Y, supongamos que yo fuese un he- 
reje, esto daría á mi ibrito un subido precio; porque ala- 



1 i í6 

Estaba reservado á la moderna ciencia de las 
lenguas el presentar á la luz del día el mérito 
y valor de aquellos frutos de laboriosidad y sacrifi- 
cio. Ella los ha arrancado de la oscuridad y del ol- 
vido y hecho con ellos un presente al mundo de 
los sabios, quienes los consideran como una joya 
de la moderna tipografía. Mérito es de un alemán, 
el Sr. Julio Platzmann, el haber hecho de nuevo 
accesible á la generalidad de las gentes una serie de 
estas gramáticas, diccionarios ó traducciones. «Sin 
él, y sin los poderosos sacrificios que ha llevado á 
cabo en pro de la ciencia, hubiese figurado nuestra 
patria por muchos años en la historia de los ameri- 
canistas, ó sea en el estudio de las cosas americanas 
con un miserable vacah (i). Las gramáticas y los 
diccionarios americanos impresos de nuevo y. en 
gran número por el Sr. J. Platzmann son de una 
importancia que bien se puede decir que. hacen 
época (2). Las ediciones «^on joyas y obras maes- 



bar í\ sus enemigos capitales voilá ce qu'on appelle subli- 
me et magnifique!» Pág. 87. 

Con razón se lamenta Kriegk en la introducción (pági- 
na IV): «¡Cuan grande no ha sido el daño que se ha cau- 
sado á la historia y geografía de la América del Sud con la 
pérdida de tantos trabajos llevados á cabo por los miem- 
bros de esta Orden tan distinguida por su cultura y por su 
ciencia! ¡Qué tesoro de conocimientos, y qué variedad de 
investigaciones se hubiera conservado para las gentes, si? 
luego de la expulsión de los jesuítas, un hombre de la soli- 
citud del Sr. Bach hubiese recorrido y registrado sus casas 
abandonadas y en ruina!» 

(1) Literarisches Centralblatt 1 S70. Nr. 35. 

(2) Dr. W. Grube en un discurso sobre las tales 
nuevas ediciones; véase también The American Antiqua- 
rian 1881, Jan. 



tras en su género. Las nuevas impresiones son fac- 
similares, reproduciendo tan fielmente los origina- 
les cual se puede efectuar con el auxilio de la foto- 
grafía y no con tipos y adornos movibles, tallados 
á imitación de los originales» (i). Con esto, mien- 
tras el editor «por este camino ha contribuido, acaso 
más que ningún otro americanista de los que hoy 
viven, al estudio de esta rama de la ciencia filoló- 
gica» (2), ha levantado á la vez en la literatura lin- 
güística un glorioso monumento á los grandes mi- 
sioneros cuyos nombres quedarán patentes á los 
filólogos venideros. 

I. Las lenguas del Perú. Nuestra exposi- 
ción empezará por las lenguas de la América meri- 
dional y, en primer lugar, fijaremos nuestra atención 
en lo concerniente á las del Perú. La antigua civili- 
zación de los Incas presenta sin duda uno de los 
más importantes objetos de investigación sobre la 
etnografía americana. Por desgracia se han perdido 
para siempre numerosos documentos, que nos po- 
drían comunicar luces importantísimas y los que 
aún nos quedan se los debemos en gran parte al 
cuidado y diligencia de los misioneros. 

Si bien no podemos absolver á todos de la tacha 
de haber contribuido á la destrucción de monu- 
mentos preciosos, fueron , sin embargo, los «Sa- 
cerdotes,» según testimonio del conocido filólogo 
americano, Justino Winsor, «quienes procuraron 
estudiar las ideas religiosas y las lenguas del pueblo 



(1) Literarisches Centralblatt, 1. cit. 

(2) Véase Truebners Record; New Series, Vol. III. 
Nr. 7—10. 



Inca y recogieron la tradición histórica de aquella 
tribu» (i). 

Las tradiciones históricas del reino de los Incas 
han sido tratadas de la manera mejor y más segura 
por Blas Valera. Parece que ningún misionero fué 
jamás tan á propósito para escribir la historia del 
antiguo Perú. Blas Valera nacido en el Perú 1551 
en una aldea llamada Chachapoya, donde su padre, 
uno de los conquistadores, había fijado su asiento, 
se hizo jesuíta á los diecisiete años. Su gran cono- 
cimiento de la lengua de los Incas (por parte de 
madre procedía de los Incas), le hizo en pocos 
años uno de los más hábiles operarios del Colegio 
de los Jesuítas de Cuzco. En sus apostólicos viajes 
y correrías reunió muchas tradiciones y narracio- 
nes populares. Dotado de perspicaz observación y 
aplicado hasta lo sumo, acaudaló los más interesan- 
tes pormenores acerca de las costumbres y usos 
del pueblo Inca, que describió en una historia del 
reino de los Incas escrita en latín. Sus superiores le 
mandaron con estos manuscritos á España. Blas 
Valera arribó á Cádiz, pero sólo para ver pronto 
aniquilado su precioso trabajo durante el sitio de 
esta ciudad por Carlos de Essex. El mismo murió 
poco tiempo después. Los fragmentos que se sal- 
varon y cayeron en manos de Garcilaso de la Vega, 
los empleó éste en su historia del Perú, y nos han 
conservado dos muestras de la poesía de los Incas 
y un estudio cronológico sobre la dominación de 
los Incas. «Los importantísimos capítulos sobre 



d) Winsor. Narrative and critical History oí America- 
Vol. I, p. 259. 



109 
religión, leyes, constitución, lenguas de los Incas, 
sobre los productos y plantas medicinales del Perú, 
revelan en Blas Valera un investigador excelente, 
un observador perspicaz y un profundo conocedor 
de la lengua. Todo esto es para despertar el senti- 
miento más vivo por la pérdida que nos ha arrebata- 
do para siempre la obra entera (i). 

Después de Valera haremos mención de Cristó- 
bal de Molina. El cargo de Molina (era en Cuzco 
Capellán del Hospital para los indígenas) le ofreció 
la ocasión más propicia para conocer la lengua y 
las tradiciones de Perú. Dejó una obra manuscrita, 
que nos da esmeradas y precisas noticias sobre los 
usos religiosos con que los Incas celebraban sus 
fiestas, y sobre las oraciones que usaban en algunos 
días festivos. Precisamente por las catorce oraciones 
litúrgicas, que nos ha conservado Molina, adquiere 
su obra un mérito singular. Su maestría en la len- 
gua kechua (quechua, quichua, khetsua), su con- 
tinuo trato con los principales de los Incas y con 
los poetas populares, le señalan un puesto eminente 
entre los escritores que sirven de fuentes para co- 
nocer la civilización de los Incas (2). En el año de 
1873 la sociedad Hacluyt ha publicado por prime- 
ra vez el escrito de Molina con el título de The Pa- 
bles and Rites of the Incas. 

José Acosta adquirió un nombre digno de toda 
estima en la literatura peruana por su Historia na- 
tural y moral de las Indias. Acosta llegó al Perú en 
1570, teniendo apenas treinta y cinco años cuando 



(1) Winsor, History of America. I, p. 262. 

(2) L. c. pág. 262. 



I 10 

fué nombrado provincial de los jesuítas del Perú. 
En los grandes viajes que emprendió en cumpli- 
miento de su cargo, supo proporcionarse aquellos 
notables conocimientos históricos y lingüísticos que 
le pusieron en disposición de escribir la renombra- 
da Historia. En 1587 vino á España con su manus- 
crito, y al año siguiente empezó la publicación del 
mismo en lengua latina, que traducido después en 
varias lenguas, circuló bien pronto por toda Europa. 
De sólo Francia nos son conocidas ocho ediciones, 
cuatro de Alemania, siete de España, y tres de In- 
glaterra y Holanda. El escrito es una de las fuentes 
más importantes relativas al Perú (1). 

Debemos asimismo interesantes trabajos á los 
misioneros Fernando de Avendaño, Francisco de 
Avila, Luis de Teruel y José de Arriaga. Avendaño 
nos ha dejado una relación en lengua kechua, acer- 
ca del culto de los ídolos entre los Incas. Es uno de 
los más preciosos monumentos en lengua kechua 
Parece, pues, que Avendaño escribió sus relaciones 
en kechua, tal como las recibió de boca de los in- 
dios, con intención de traducirlas después al caste- 
llano. Según Winsor, hasta el presente sólo tene- 
mos seis capítulos traducidos de toda la Relación 
las Idololatrias de los indios. La traducción de 31 ca- 
pítulos espera aún un hábil conocedor de la lengua 
kechua (2). En la Crónica del Orden de San Agus- 
tín en el Perú se nos conserva una colección de ex- 
celentes materiales de historia y de etnología; por 
lo general los anales de las diversas Ordenes del 



(O Loe. cit, pág. 0.63. 
(2) Loe. cit p. 264 



III 
Perú, como nos asegura el sabio americano, deben 
contener un tesoro de documentos interesantísimos 
y de todo punto fidedignos. 

Pasamos en silencio algunas pequeñas relacio- 
nes, que impresas ó manuscritas nos han dejado los 
misioneros, para ocuparnos más propiamente en las 
lenguas kechua y aymara. «Es imposible, como nota 
Winsor, dar un solo paso bien dado en la investi- 
gación de la antigua historia del Perú, y en la solu- 
ción de las interesantes si, mas difíciles cuestiones 
relativas al origen y desenvolvimiento de la civili- 
zación inca, sin un conocimiento profundo de las 
lenguas indígenas (i). En este concepto les ha sido 
á los modernos filólogos útilísimo, el que ya desde 
los primeros tiempos la lengua kechua haya sido el 
objeto de un estudio intensísimo. 

A principios del siglo XVI la lengua khetsua 
abrazaba una grande extensión geográfica. Se ha- 
blaba desde el 3 grado latitud Norte hasta el 32 
latitud Sur á todo lo largo de las grandes mesetas 
situadas entre los Andes, y tanto al Norte como al 
Sur se extendía por los dilatados bosques que ocu- 
paban las regiones orientales (2). Limitado un tiem- 
po á la región de Cuzco, se fué extendiendo con el 
dominio de los Incas por el Norte hasta Quito y las 
regiones marítimas. «Era máxima de gobierno en- 
tre los Incas el introducir á la fuerza la lengua 
khetsua en todas aquellas provincias conquistadas, 
en las que los habitantes hablaban otro idioma, esto 



(1) L. c. p. 278. 

(2) Tschudi, Organismus der Khetsua-Sprache. Leip- 
zig 1884. S. 63 ff. 



112 

es, obligaban á los pueblos á que la aprendieran, 
estableciendo expresamente maestros para este ob- 
jeto» (i). El kechua está dividido en varios dialec- 
tos importantes; al Norte encontramos el dialecto 
llamado de Quito, después el dialecto tsintsaysuya, 
mas hacia el Sud el dialecto del Cuzco; este es el 
más cultivado y casi todas las publicaciones kechuas 
están escritas en el mismo. Markham ha demos- 
trado hasta la evidencia, que se equivocaron com- 
pletamente y que por abuso los jesuítas de la misión 
Juli (próximo al lago Titicaca) dieron á este idioma 
el nombre de lengua Aymara (2). La tribu Aymara, 
que fué trasplantada al lago Titicaca, tomó la len- 
gua de los indios kolas, que moraban allí. 

Garcilaso de la Vega (3) nombra á los dos ecle- 
siásticos Juan de Oliva y Cristóbal de Medina, con- 
temporáneos de Pizarro, como los más antiguos y se- 
ñalados conocedores de la lengua khetsua así como 
también al sacerdote Juan de Montalvo, á quien ca- 
lifica con el nombre de grande interprete; además al 
Dr. jur. Falconio Arragones , autor de la obra De 
libértate Indovum servanda, y asimismo al francisca- 
no Fray Marcos de Jofre, escritor también de en 
tiempo de los conquistadores.» (4.) Sin embargo el 
mérito de haber abierto el camino á los estudios del 
kechua corresponde á aquellos misioneros domini- 
cos, que fueron los primeros en ir al Perú con Fran- 



(.) L.c. 

(2J Véase (v.) Tschudi, Organismus der Khetsua-Spra- 
che. S. 72. — Journal of thc Royal Geogr. Society. XLI. 

P- 327- 

(3) Comment. real. T. II. cap. 23. 

(4) v. Tschudi. 1. c. p. 110. 



"3 

cisco Pizarro. Domingo de Santo Thomas es el pri- 
mero, que aprendió á fondo la lengua kechua y 
compuso más tarde gramática y diccionario. «Do- 
mingo, impulsado por su vocación, se consagró», 
como escribe de Tschudi, «durante una larga serie 
de años, al fervoroso estudio de la lengua khetsua. 
Después de haber rehusado cuando era provincial de 
su Orden la dignidad de Obispo de Charcas, que ha- 
bía tenido su hermano en religión Fray Tomás de 
San Martín, y de haber fundado dos conventos de 
dominicos, uno el de Chicama, en Pascamayo, y el 
otro en Chincha, se volvió á España en 1557, donde 
publicó su gramática y vocabulario, año 1560.» (1) 
«El libro es de un mérito extraordinario, porque 
tanto gramatical como lexicográficamente da una 
imagen fiel de la lengua, tal como se hablaba en el 
imperio de los Incas al tiempo de la Conquista.» (2) 
Leclerc valuó un ejemplar en 2.500 francos. En el 
año de 1576 el primer obispo de Lima, Fray Geró- 
nimo de Loaisa, instituyó en la Universidad de esta 
ciudad, San Marcos, la primera Cátedra de lengua 
kechua.» En ella enseñaron una serie de hombres 
distinguidos cuyos nombres han llegado en parte 
hasta nuestros días (3). Estaba reservado al ilumi- 
nado siglo XVIII (que bueno es que lo notemos) la 
gloria de aniquilar esta bella institución. Por real 
orden de 10 de Mayo de 1770 fué suprimida en la 
Universidad de San Marcos la cátedra de lengua 



(1) L. c. p. 93. 

(2) L. c. p. <)3- 

(3) V. Tschudi, Organismus der Khetsua-Sprache. 
S. 111- 



«4 

kechua, por desgracia, como afirma de Tschudi, á 
impulsos especialmente del arzobispo de Toled 
Cardenal Lorenzana, quien ya en Méjico, como ve- 
remos, se había mostrado muy enemigo de las len- 
guas de los indígenas. En vez de la Cátedra de ke- 
chua se puso una de filosofía moral (i). 

Ya de largo tiempo se había hecho sentir la 
falta de una imprenta. El Perú debió por fin la in- 
troducción de la prensa al Santo Arzobispo Toribio 
de Mogrovejo. Merced á los apremiantes deseos de 
los miembros del tercer Concilio provincial de Lima 
y sobre todo á la poderosa mediación de Santo To- 
ribio, el impresor Ricardo se trasladó de Méjico á la 
capital del Perú y erigió la primera imprenta en el 
Oeste de la América meridional. En varias de las 
obras que imprimió se intitula primer impresor en es- 
tos Reynos del Piru. Por las actas del Congreso 
americanista, celebrado en Bruselas, sabemos que 
Ricardo estableció su primera oficina en el Colegio 
de los jesuítas de Lima (2). Encontraremos una ex- 
plicación de este hecho notable en la circunstancia 
de que la primera producción de la imprenta nueva- 
mente erigida había de ser el Catecismo del Conci- 
lio provincial, compuesto en kechua, y que los pa- 
dres del Concilio habían confiado singularmente á 
los misioneros jesuítas el que velasen por la impre- 
sión. «Se confió, pues», como escribe Tschudi, «á los 
más hábiles conocedores de esta lengua el trabajo. 



(1) L. c. p. ni. 

(2) Véase Congri's international des Américanistes. 
Compte-rendu. Bruxelles 1879. I- P 3 20 ss>: ^' imprime- 
rie dans V Amérique Espagnole. 



H5 
que debía ser la única norma en la instrucción de 
los indios para los que tenían el cuidado de sus al- 
mas. Los escritos mandados imprimir por este con- 
cilio, fueron: Catecismo en lengua española y quichua 
del Piru, 1584; Confessionario f 1585; Tercero catecis- 
mo y exposición de la doctrina christiana t 1585.» 

«No es posible determinar con precisión quiénes 
fueron los autores y traductores de estos tres escri- 
tos; de suponer es que ayudarían á ello el P. J. de 
Acosta y el P. Holguin, profundos conocedores de la 
lengua, el último nombrado hacía ya diez años, in- 
térprete oficial de la lengua khetsua; probablemen- 
te el santo Arzobispo Toribio tomaría parte en la 
redacción definitiva.» «Se atendió con la más es- 
crupulosa religiosidad á la edición de estas tres tra- 
ducciones, para que no se originase ninguna mala 
inteligencia por un error de imprenta. Por una 
Provisión real de 12 de Agosto de 1584 se ordenó, 
que el P. Juan de Atienza, Rector de la Compañía de 
Jesús, y el P. José de Acosta, de la misma Compañía, 
en unión con dos de los traductores de estos escri- 
tos velasen diligentísimamente la impresión (1).» 
«En 1586 salió de la imprenta de Ricardo el Arte y 
vocabulario de la lengua general del Perú, En el pró^ 
logo nota el autor, que había compuesto aquel dic- 
cionario, lo más copioso posible, paramejor inteli- 
gencia del Catecismo, del libro de confesión y de 
los sermones; y que tenía intención de publicar uno 
en lengua aymara, que aún faltaba. Encarece des- 
pués las grandes fatigas y gastos que le había cau- 



(1) v. Tschudi , Organismus der Khetsua-Sprache. 
S. 1 12. 



n6 
sado el libro y el deseo de que se aprovechasen de 
él con diligencia, con lo que sus afanes se verían 
recompensados, y el lector tendría un compañero 
agradable. Parece que aún no se ha llegado á des- 
cubrir con seguridad el nombre del autor. Cierto que 
no fué compuesto por Torres Rubio, sino publicado 
por él en una segunda edición. 

Diego de Torres Rubio vino á Europa por el 
año 1598 ó 1599. Durante una larga permanencia 
en Roma hizo imprimir de nuevo por Luis Zanetti 
el Catecismo aprobado en el tercer Concilio provincial 
de Lima, y que ya había sido impreso por primera 
vez en el mismo Lima, año 1584, juntamente con 
el Confessionario y los sermones, y en su vuelta á 
Sevilla publicó en 1603 una nueva edición del 
Arte y vocabulario impreso ya en Lima, 1586, por 
Ricardo. Tales son las afirmaciones de Tschu- 
di (1). El Vocabulario de 1586 se distingue por una 
impresión muy fina y correcta, y prueba que Ricar- 
do era un maestro excelente en su ramo (2). 

Al par que del dominico Domingo de Santo To- 
más, justo es hacer mención de Alonso Barcena, 
que se adquirió el nombre de apóstol del Perú. Per- 
tenecía Barcena á la Compañía de Jesús. En 1569 
condescendieron los superiores con sus ardientes 
deseos de ir á las misiones y le enviaron al Perú. 
Estuvo primeramente en Lima, después en el alto 
Perú, hoy Bolivia, donde aprendió la lengua puqui- 
na, siguió después á los conquistadores á los valles 
del oriente de los Andes, las llamadas hoy provin- 



(1) L. c. p 98. 

(2) L. c. p. 96. 



ii 7 
cias de Catamarca y Tucumán, donde se hizo fami- 
liares varias lenguas de los indios y predicó el evan- 
gelio á diversas tribus en su propia lengua. «Bar- 
cena»), dice Tschudi, «se distinguió por su erudición, 
celo y una vida piadosa é inocente.» A una edad 
avanzada se volvió al Perú y murió en Cuzco, 1598, 
anciano de setenta años. Apenas llegó á América 
conoció la grande importancia de aprender las más 
posibles lenguas de los indios, y desde los primeros 
años hasta los últimos tiempos de su vida se dedicó 
con inquebrantable ardor al estudio de los dialectos. 
Sus Léxica et prcecepta grammatica, liber confessionis 
et precum in quinqué Indorun linguis, que aparecie- 
ron en 1590, le aseguraran una memoria gloriosa 
entre los más diligentes filólogos del kechua. «Esta 
obra pertenece á las rarezas bibliográficas más pre- 
ciosas, y no sé si en Europa se hallará algún ejem- 
plar» (1). Se manejan en ella dos lenguas, que son 
de grande interés para el campo del idioma kechua, 
á saber: el puquina y el catamarena. 

«La obra más voluminosa acerca de la lengua 
kechua, tiene por autor al jesuíta Diego González 
Holguin» (2). Holguin, descendiente de una célebre 
familia de Extremadura, debió ir al Perú por el 
año 1570, de todos modos no en 1581, como Win- 
sor y otros escriben, puesto que, como nota Tschu- 
di, ya en 10 de Diciembre de 1575 «el eminente 
conocedor de lenguas P. González Holguin fué nom- 
brado por una ordenanza del Virey D. Francisco 
de Toledo , intérprete de las lenguas Khetsua, 



(1) v. Tschudi S 07. 

(2) Winsor, History of America. I. p. 279. 



n8 

Aymara y Puquina» (i). Durante algunos años, 
moró en el Colegio de los jesuítas de Juli, á orillas 
del lago Titicaca, donde se dedicó al estudio del 
kechua y del aymara. «Allí se adquirió una fama 
tal por sus profundos conocimientos en las len- 
guas de los indios peruanos, que por un decreto 
de 10 de Diciembre de 1575 el Virey le nombró 
intérprete general de las lenguas Khetsua, Puqui- 
na y Aymara, así como también Defensor general 
y Abogado de los indios, con el haber de 500 pesos. 
Treinta y tres años más tarde publicó en edad avan- 
zada su excelente obra sobre la lengua khetsua. 
Con rara modestia dice en el Proemio al christiano- 
Lector, que esta obra no es propiamente suya, sino 
que los muchos indios de Cuzco, á quienes él había 
preguntado y con quienes había examinado cada 
palabra, eran sus principales autores. Es sumamen. 
te sensible, que este docto filólogo no nos haya de- 
jado también una gramática de la lengua puquina, 
de la que por desgracia tan poco sabemos... Debió 
morir en Mendoza de Chile 1618» (2). La gramá- 
tica y el diccionario salieron á la luz en Lima 
año 1607. «La gramática de Holguin fué compues- 
ta con rara diligencia y grande erudición... El vo- 
cabulario dividido en dos partes khetsua-español y 
español-khetsua contiene 707 páginas, y está tra- 
bajado con extraordinaria conciencia científica. 
Además de los vocablos contiene gran número de 
frases ó modos de decir y en todos tie.npos ocupará 



(1) v. Tschudi. p. 73. 

(2) -v. Tschudi, p. 103. 



ng 

el primer puesto como modelo de diccionario de la 
lengua khetsua» (i). 

De semejante manera le juzga Winsor. «La 
gramática es la más completa y mejor trabajada 
que poseemos de la lengua kechua, el diccionario 
debe considerarse como la producción más excelen- 
te bajo todos respectos» (2). La gramática y el dic- 
cionario han sido nuevamente impresos en Geno- 
va, 1842. Con cuánto fervor se estudiasen los dia- 
lectos indígenas, se puede deducir de esta circuns- 
tancia, que tres años antes que la obra de Holguin, 
apareció el notable Vocabulario,' que compuso el 
dominico Juan Martínez, y Francisco del Canto 
hizo una tercera edición de la gramática y del dic- 
cionario de 1586 y 1603. El impresor la dedicó a[ 
Sr. Obispo de Quito, D. Hernando Arias de Ugarte. 

Después de Holguin ninguno tan benemérito de 
la lengua kechua, como Diego de Torres Rubio, 
(nació cerca de Toledo en 1547). Diego se hizo je- 
suíta á los 19 años y, terminados sus estudios, en 
1577 marchó al Perú. Con grande ardor se dedicó 
al estudio de las lenguas indígenas, y en pocos años 
alcanzó la fama de poseer y hablar perfectamente el 
kechua. Los obispos tuvieron tanta confianza en él, 
que en 1584 pusieron en sus manos la corrección y 
nueva impresión del Catecismo. Sus superiores le 
asignaron un puesto, en el que pudo acrecentar del 



(i) L. c. p. 102. 

(2) Winsor, History. I. p. 279. Este docto considera á 
la edición de 1607 como reimpresión del diccionario de 
1586, que atribuye á Diego Holguin, si con justicia, véase 
v. Tschudi p. 99 y siguientes 



120 

modo más propicio sus vastos y profundos conoci- 
mientos de la lengua. Por más de treinta años enseñó 
el kechua y los dialectos afines, en el gran Colegio 
de Chuquisaca, donde murió en 1638 ala avanzada 
edad de noventaiún años. Por su mucha aplicación 
llegó á dominar la lengua de los indígenas hasta en 
sus más finos perfiles, y «sus obras juntamente con 
las de Holguín formarán siempre la base para el es- 
tudio de los dialectos peruanos.» La primera edición 
americana, la mejor y más rara, salió á luz en 
Lima año de 1619. Ella contiene, además de una 
gramática extensa y un doble diccionario, un Con- 
fessionario y varios ejercicios de devoción en kechua 
para uso de los misioneros. Una nueva edición apa- 
reció en 1700. El P. Juan de Figueredo la aumentó 
con noticias gramaticales, con el pequeño Catecis- 
mo, notas sobre el dialecto tsintsaysuya y un pe- 
queño vocabulario de este dialecto; el último «es de 
tanto más valor, cuanto que hasta entonces nada se 
había publicado sobre el tal dialecto» (1). Ya en el 
año 1616 había publicado el P. de Torres una gra- 
mática aymara; más tarde, 1627, siguió una gra- 
mática del Guaraní (2). Cuatro gramáticas se suce- 
dieron durante el siglo XVII; el Arte de Alonso 
Huerta fué publicado en 1616; el del franciscano 
Diego de Olmos en 1633; D. Juan Rojo Mejía y 
Ocon, que fué profesor de kechua de 1640 á 1660, 
publicó su gramática en 1648; Esteban Sancho de 
Melgar publicó su Arte en 1691. León Pinelo cita 
una gramática de Juan de Vega. El Arte de Fernán - 



(1) v. Tschudi, p. 93. 

Véase Winsor, History. I. p. 270. 



121 

do de la Carrera trata de la lengua Yunca. Es ésta 
«un idioma peculiar, que nada tiene que ver con el 
khetsua, y que se hablaba en el reino del gran Chi- 
mu, en la hoy provincia de Trujillo, departamento 
de la Libertad. Carrera, descendiente del conquista- 
dor Pedro González, y de estirpe indiana por parte 
de madre, habló este dialecto desde sus primeros 
años, estudió teología, y se ordenó de sacerdote en 
su patria. En 1644 publicó en Lima una gramática 
de esta lengua que el llamó Lengua yunga. Esta 
lengua aislada tiene para los lingüistas un interés 
del todo peculiar, ya por las dificultades de repro- 
ducir sus sonidos usuales, ya por su construcción 
gramatical. Restringida después de la conquista, en 
varias regiones ha desaparecido por completo y úni- 
camente se habla hoy día en limitados puntos de la 
costa». Tanto más importante es la obra de Carre- 
ra, cuanto que ella, juntamente con el Catecismo 
del Obispo Oré, es la única fuente de donde el filó- 
logo puede sacar el conocimiento de una civiliza- 
ción, que desapareció ya mucho tiempo há, y que 
nada tiene que ver con la de los Incas (1). 

Muchos fueron los catecismos y libros religiosos 
que aparecieron durante el siglo XVII, mientras que 
bajo este respecto el siglo XVIII produjo bien poco. 
Grande honor es de los Prelados del Perú el haber 
estimulado de la manera más eficaz al estudio y 
cultivo de los dialectos indígenas; no pocos de en- 
tre ellos eran conocedores excelentes de 1.a lengua, 
y obligaban á los sacerdotes, á quienes confiaban el 



(1) Véase v. Tschudi S. Si. 83. Existe una nueva im- 
presión en la Revista de Lima, 1880. 



122 

cuidado pastoral de los indios, á aprender á fondo 
sus dialectos. Sabemos que á los indios se les faci- 
litaba todos los medios posibles de oir la palabra de 
salvación en su lengua materna, no solamente en 
las aldeas y colonias sino hasta en las ciudades. 
Hemos oido hablar de predicadores célebres en len- 
gua kechua ; Don Lunarejo adquirió gran fama 
como orador en la lengua de los antiguos Incas (i). 
Méritos singulares contrajo el celoso Obispo Oré 
de Guamanga publicando un Catecismo en lengua 
kechua y aymara, con un apéndice de oraciones, 
preguntas y respuestas en los dialectos puquina y 
yunca. «En el año 1646 apareció en Lima una tra- 
ducción del Catecismo del Cardenal Roberto Bellar- 
mino, hecha por el presbítero Bartolomé Jurado 
Palomino. La complicada construcción del Catecis- 
mo de Bellarmino ofrecía tal dificultad para esta 
traducción, que sólo un hombre tan diestro en la 
lengua como Jurado Palomino, podía en cierto 
modo llevarla á cabo satisfactoriamente. Sin em- 
bargo, este Catecismo khetsua era muy superior á 
la comprensión de los indios, para quienes se desti- 
naba... La traducción de Palomino es en verdad 
del todo correcta, pero sumamente pesada, lo que 
se hubiera evitado, si el docto traductor no se hu- 
biese atenido tan estrictamente á la letra y cons- 
trucción del original» (2). Tres años después, 1649, 
el Arzobispo de Lima, D. Pedro de Villagómez, pu- 
blicó su célebre «Carta pastoral» sobre la idolatría 
de los indios del Arzobispo de Lima, con 32 sermo- 



(i) Winsor, History. I p. 280 
(2) v. Tschudi. S. 115. 



123 
nes compuestos por Fernando Avendaño. «Al con- 
trario del Catecismo de Bellarmino, se distinguen 
estos sermones por su claridad y una argumenta- 
ción enteramente conforme á la capacidad de los in- 
dios... La lengua khetsua es magistralmente mane- 
jada en estos sermones y fácilmente se ve que no 
se trata ya de una traducción, sino que hasta el 
desenvolvimiento de las ideas llevan la índole del 
Khetsua» (i). Hacia fines del siglo XVII, el exce- 
lente profesor de lengua khetsua en Lima, Este- 
ban de Sancho Melgar, se ocupó en una traducción 
de los evangelios. Por desgracia no se publicó, y 
sólo quedan de ella algunos trozos insignificantes, 
que él adujo en su Arte como ejemplos (2). 

Al kechua, como ya se ha dicho, se avecina el 
aymara. Las tribus aymarás forman la población 
dominante en los estados del Sud. Esta lengua en- 
contró sobre todo en los dos primeros decenios del 
siglo XVII un cultivador especial en Bertonio. Ber- 
tonio, italiano, pertenecía á la Compañía de Jesús 
desde 1575, y la mayor parte de su laboriosa vida la 
consagró en el Perú á la conversión de los indíge- 
nas. Los frutos de sus estudios sobre el aymara los 
ha dejado en una serie de obras excelentes. Entre 
ellas contamos en primer lugar dos gramáticas del 
aymara, cuyo manuscrito, según de Tschudi, esta- 
ba ya terminado en 3 de Noviembre de 1596. De 
Torres Rubio, hermano en religión de Bertonio, lle- 
vó consigo el manuscrito en su viaje á Europa, y 
fué impreso en Roma por Luis Zanetti año 1603. 



(1) L.c. 1.6. 
(2; L. c. 117. 



I2 4 

Entre tanto Bertonio continuó sus estudios, y en 
1612 publicó su precioso Vocabulario en la impren- 
ta del Colegio de Jesuítas de Juli. En aquel peque- 
ño lugar de Juli, situado cerca del lago Titicaca 
(3392 metros sobre el nivel del mar), habían esta- 
blecido los jesuítas una imprenta casi al mismo 
tiempo que Ricardo en Lima, y confiado la direc- 
ción de sus oficinas á Francisco del Canto. Acerca 
de las obras que salieron de esta imprenta, dice de 
Tschudi: «Las obras impresas en Juli por más de 
dos siglos y medio son más correctas, hermosas y 
perfectas en su ramo, que las publicaciones perua- 
nas salidas de Cuzco en la segunda mitad del si- 
glo XIX» (1). El vocabulario español- aymara y 
aymara-español de Bertonio es bajo todos respec- 
tos una de las obras más espléndidas salidas de 
aquella tipografía. W. Reis escribe: «Los ejempla- 
res de la primera edición han llegado á ser tan ra- 
ros que se pagó por uno solo 2.000 francos. Este 
elevado precio se debe no sólo al mérito intrínseco 
de la obra, que es una de las más importantes fuen- 
tes para el conocimiento de la lengua aymara; mas 
contribuye á eso también de un modo esencial el 
hecho, de que aunque no el primero, es, no obstante, 
uno de los primeros libros que se imprimieron en 
el Perú» (2). Al mismo tiempo que el diccionario, 
apareció la gramática más extensa, notable por su 
riqueza en ejemplos y por las profundas declaracio- 
nes que da hasta de los pormenores más delicados 



(1) v. Tschudi. S. 73. 

(2) Reis, Verhandlungen der Gesellschaft ffir Erd- 
kunde. Berlín, 1880, Nr. 6. 



!25 

de la lengua. En el mismo año salió en aymara, 
la vida del Salvador , llevando al frente el texto es- 
pañol impresso en la casa de la Compañía de Jesús por 
el Francisco del Canto.)) El catálogo de Leclerc hace 
mención de una Historia de los quatuor Evangelios en 
lengua Aymara , que nos ha sido conservada en 
una hermosísima copia del jesuíta Mercier y Guz- 
mán. Esta copia debe estar tomada de una impre- 
sión ó manuscrito del año 1600. Son especialmente 
celebrados los conocimientos lingüísticos del jesuí- 
ta Añasco, quien consagró toda su vida á la misión 
de Tucumán. Había aprendido nueve diferentes 
idiomas de los indios, para con más prósperos re- 
sultados poder anunciar el evangelio á cada tribu en 
particular y, según testimonio de Sotwell, dejó dic- 
cionario, gramáticas y catecismos de los distintos 
dialectos, que había aprendido. 

«No se debe pasar en silencio al jesuíta alemán 
P. Wolfgang Bayer, que vivió en la misión de Juli 
desde 1752 al 1766, y volvió á Europa á consecuen- 
cia de la expulsión de los jesuítas de la América 
Meridional. Bayer era un profundo conocedor del 
aymara, y publicó en el Journal zur Kunst und Li- 
tcratnr ) de Morrs, parte II, un documento precioso 
para esta lengua , á saber , un sermón sobre la Pa- 
sión de Jesús , en aymara , con traducción lati- 
na (1). Del P. Marcos Vega , Rector un tiempo del 
Colegio de Ibarra, poseemos un pequeño manuscrito, 
que pertenece al tiempo de la expulsión de los jesuí- 
tas. El Lexicón, que en cuarenta y tres hojas pre- 
senta una lista de palabras kechuas y aymarás con 



(1) v. Tschudi, S. 47. 



126 

traducción española , está incompleto: en la última 
hoja nos dice Vega , que en aquel mismo momento 
se le había intimado salir de Ibarra, y en conse- 
cuencia de esto se veía obligado á interrumpir su 
trabajo. 

El manejo de los dialectos peculiares á los chi- 
lenos creó un grupo especial de obras. Se hicieron 
beneméritos del estudio de estos dialectos los mi- 
sioneros Vega, Valdivia, Santisteban, y sobre todo 
Febres. Gabriel de Vega fué á Chile en 1592, donde 
después de una actividad corta , pero colmada de 
bendiciones, murió ya en 1605. En medio de nume- 
rosas ocupaciones aún encontró tiempo para com- 
poner una gramática y un diccionario del araucano. 
El P. Valdivia publicó en 1606 gramática, diccio- 
nario y un librito para la confesión, en dialecto 
chileno. Ya en 1602 había impreso un catecismo en 
lengua de los alentinos. En el año 1607 y 1608 
apareció un nuevo trabajo sobre la primera gramá- 
tica, haciendo también referencia á la lengua de los 
alentinos y de otras tribus de indios afines. A un 
segundo catecismo le acompañaba una especial re- 
comendación del segundo Concilio de Lima. De 
Santisteban sabemos que, durante su permanencia 
entre los indios de Chile , compuso gramática y 
diccionario del dialecto de los chilenos orientales. 
El gramático y lexicógrafo clásico del araucano es 
el P. Febres. Había Febres nacido en Colonia y 
vivía en Chile, como misionero, al tiempo de la su- 
presión de la Compañía de Jesús. En el año 1765 
salió á luz en Lima su insigne Arte de Iz lengua ge- 
neral del reync de Chile , con diálogos, un catecismo 
y un librito de confesión; la segunda parte contiene 



127 
un muy extenso diccionario español-chileno y chi- 
leno-español. Los franciscanos Calzada y Astralda 
hicieron una nueva edición en 1846. El Diccionario 
araucano-español fué impreso de nuevo en Buenos - 
Aires en 1882 por J. M. Larsen: en 1884 apareció 
en Río Janeiro una nueva edición de la Grammatica 
araucana de 1765. 

Junto con las lenguas del Perú y de Chile, trata- 
remos de un dialecto principal de Bolivia , es decir, 
del Chiquito , que durante el siglo XVIII fué ma- 
nejado por algunos celosos misioneros jesuítas. Uno 
de los más eminentes es Ignacio Chomé (nació 
en 1696 en Douai). Como por sus eminentes cono- 
cimientos históricos y lingüísticos sus superiores le 
hubiesen designado para tomar parte en los Acta 
Sanctorum, el P. Ignacio solicitó ir á la misión del 
Paraguay , cosa que el P. General le concedió. Allí 
trabajó desde el año 1727 hasta la expulsión de los 
jesuítas del Paraguay: murió en el camino del des- 
tierro á 7 de Setiembre de 1768. Caballero nos ha 
dado á conocer una serie de trabajos lingüísticos é 
históricos del celoso misionero. Lo primero que 
hizo Chomé fué rehacer completamente , y dar un 
método mejor á la gramática que del dialecto chi- 
quito habían llegado á formar los PP. misioneros. 
Tradujo al chiquito varios escritos ascéticos del 
P. Nieremberg , y la Imitación de Cristo. La más 
notable obra lingüística es un grande diccionario 
chiquito. Además dejó manuscritos una gramática 
y un diccionario de la lengua de los Zamacos. Una 
historia en dos volúmenes de la tribu de los chiqui- 
tos, contiene preciosas noticias acerca de las na- 
ciones de la América Meridional. «Pero todos estos 



128 

escritos, escribe Peramas , los ha sepultado un solo 
día; porque se dieron órdenes rigurosísimas y se 
tomaron precauciones para que nadie llevase un 
escrito consigo. Si alguien ha arrojado ó destrozado 
aquellos libros , bastante daño ha causado á la 
lengua de los chiquitos, y hasta á la literatura en 
general, habiendo aniquilado los trabajos de muchas 
noches, obras de subidísimo precio (i). 

A la vez que Chomé, fué también Camano heri- 
do por el golpe de la expatriación , mientras se 
hallaba en medio de sus fatigas de la misión de los 
gentiles. De Camano celebran las cartas, que sabía 
de una manera singular hacer útiles á los intereses 
de la ciencia sus excursiones evangélicas; se conser- 
va de él un trabajo manuscrito, De Chiquitorum Un- 
gua. El misionero José Sánchez participó también 
de la suerte de Camano. Sánchez había traducido 
un catecismo en la lengua de los Ubjares, á los que 
especialmente había consagrado sus trabajos apos- 
tólicos, y estaba componiendo su diccionario, en el 
que había llegado hasta la letra P, cuando la expul- 
sión le obligó á interrumpir su trabajo. Logró , no 
obstante, salvar su manuscrito, llevándolo consigo á 
Italia, donde concluyó su Lexicón. Caballero en- 
contró también el manuscrito de una historia natu- 
ral del Paraguay. En lengua moxa tenemos gramá- 
tica, catecismo y Confessionario, con un voluminoso 
diccionario español-moxa y moxa-español del je- 
suíta Marban, «obra importante y rara, la única que 
con tal extensión y pormenores trata la lengua de 



(i) Véase Southe}', History of Brazil. London , lSio- 
i8iq, vol. III, p. 61 1. 



129 
los moxos.» Del autor sólo sabemos que era Supe- 
rior de la misión de los moxos y de los chiquitos. 

2. Tupi y Guaraní son lenguas muy afines, 
ambas á dos han sido muchas veces consideradas 
como una sola y misma lengua. Gilij , un antiguo 
misionero, aseguró que la diferencia no era tan 
grande como la que hay entre el español y el por- 
tugués. El tupi debió extenderse desde el rio de las 
Amazonas por todo lo que hoy día es el Brasil, 
hasta el Uruguay. Al presente se halla esta lengua 
sumamente restringida. «El mérito de ha^er com- 
paginado un vocabulario general de la lengua tupi 
pertenece á los jesuítas, mayormente á los dedicados 
á las misiones del en otro tiempo Estado do Gran 
Para. Entonces fué cuando se compuso el dicciona- 
rio tupi-portugués y portugués-tupi» (i). Él tupi fué 
cultivado con grande esmero por los misioneros je- 
suítas. «Si tanto se adelantó en el manejo de esta 
lengua, que se podía predicar en tupi, prueba evi- 
dentemente con cuánto ardor y tesón trabajaron en 
el estudio y perfeccionamiento de esta lengua los 
jesuítas , y después de ellos otros sacerdotes reli- 
giosos que se ocuparon en la obra de las misiones.» 
No fué solamente la importancia , sino también 
la belleza y excelencias propias de las lenguas ame- 
ricanas, las que tan poderosamente excitaron al es- 
tudio del tupi y del guaraní. Gilij , el ya citado mi- 
sionero, habla de esta suerte: «¡Quién no se haría á 



(i) Para esto y lo siguiente: véase v. Martius, Wórter- 
sammlung brasilianischer Sprachen. Beitr. z. Ethnogra- 
phie und Sprachenkunde Amerika's. ÍI. Einleitung. 
S. I. ff. 



*3° 
la vela con gusto , y surcaría el mar Atlántico por 
adquirir algún conocimiento de estos dialectos, á la 
manera que un tiempo los romanos atravesaban el 
mar Jonio para mejor saborear en el mismo suelo 
helénico las hermosuras del griego!» Aquel estudio 
de las lenguas tan constante, y coronado de próspe- 
ros resultados , hace entrever la grandiosa idea de 
formar una lengua común para toda la ierra firma, 
y restringir, cuanto fuese posible, la diversidad y 
profusión de dialectos que traían á las tribus en una 
vida turbulenta y azarosa. Con este fin trabajaban 
los misioneros esparcidos por los diferentes puntos 
del país, con aquella unidad y constancia que sólo 
podía efectuar una organización tan bien ordenada. 
Sobre esta singular empresa es de aducir el juicio de 
un docto competente en semejante materia: «En sus 
trabajos gramaticales,» escribe Martius, «la Orden 
tenía sus miras, no solamente en los indios de la tri- 
bu tupi, sino que se proponía más bien formar una 
lengua común para todos los indios, á lo que se pres- 
taba tanto la naturaleza del tupi, que se amolda 
bien á la forma y perfección que se le quiera dar, 
como la afinidad en su íntima organización con 
todas las lenguas del Sur de América. Quien pene, 
tre bien la naturaleza de esta artificial dilatación de 
la lengua, no puede menos de admirar lo bien que 
se llegó á conocer la lengua y el espíritu de los 
indios, y la destreza en emplear los medios para en- 
riquecer el depósito de palabras concretas y abs- 
tractas. La obra que aquí se trataba de ejecutar, no 
era cosa de corto y exclusivo tiempo , era la obra 
más que secular de una Orden poderosa y concorde- 
mente organizada en todo el Brasil.» 



131 

Las dos obras clásicas en tupi son las gramáti- 
cas del venerable Padre Anchieta y de Figueira. 
Anchieta fué al Brasil en 1553, y consagró su vida 
y sus trabajos á la conversión de este país, de modo 
que por antonomasia se le llama el apóstol del Bra- 
sil. La gramática de Anchieta, la primera que se 
compuso en esta lengua, salió á luz en 1595, dos 
años antes de la muerte del autor. Podría parecer 
tardía semejante fecha; mas si se considera que el 
trabajo de nuestro misionero hacía ya años que an- 
daba difundido en muchos manuscritos, y que con 
el uso se ha*bía comprobado, corregido y enriquecido, 
se reconocerá que fué una ventaja el imprimirlo 
tan tarde. Este era el modo y manera ordinarios 
cómo be preparaban para la imprenta las gramáti- 
cas; tales trabajos debían primeramente acrisolarse 
con la práctica. Todo misionero se creía obligado 
á contribuir con sus observaciones, rectificaciones y 
copia de palabras á la formación de las obras gra- 
maticales y lexicográficas más voluminosas; la re- 
dacción de los materiales se confiaba al más experto 
y seguro conocedor de la lengua, de suerte que no 
pocas gramáticas y diccionarios que llevan el nom- 
bre de uno solo, han sido el fruto de los trabajos y 
esfuerzos de muchos. Así también la gramática de 
Anchieta fué completándose más y más en el tras- 
curso de cuarenta años. Ya cuando joven escolar 
en Bahía se había compuesto una gramática en las 
horas libres que le permitían las obligaciones pro- 
pias de su vocación, acercándose frecuentemente á 
los indios para oir sus conversaciones y aumentar 
su caudal de palabras. Sin embargo, cuando se de- 
dicó á su ministerio apostólico, obligado á veces á 



132 
permanecer semanas y aun meses enteros entre los 
salvajes, fué cuando hizo aquellos admirables pro- 
gresos en tupi y perfeccionó aquel precioso librito 
que aun el moderno lingüista no le puede negar el 
testimonio de «tener un carácter científico mara- 
villoso para ser de aquel tiempo» (i). «Es con mu- 
cho el monumento más precioso é importante que 
poseemos de esa lengua» (2). En Dresde, Oxford, 
Madrid, en el Vaticano y en algunas bibliotecas de 
Portugal se encuentran ejemplares de su rarísima 
edición. Platzmann nos ha procurado tres ediciones 
de esta Standard grammar del tupi. En el año 1876 
apareció cuidadosamente ejecutado el facsímil de 
la primera edición de 1595, «verdadero objeto de 
gabinete y obra maestra de la imprenta de Drugu- 
lin.» Anchieta dejó también un diccionario, poesías 
y varias obras catequísticas, «que se distinguen 
grandemente, tanto por su doctrina como por el 
exacto conocimiento de la lengua de los indíge- 
nas» (3). La gramática puede llamarse con todo 
derecho una obra maestra de esmero gramatical. 
Merece toda nuestra admiración la delicadeza y se- 
guridad con que el misionero deduce las fórmulas 
y reglas, la perspicacia y exactitud con que presenta 
los giros de la lengua: «Cierto que el autor no ali- 
gera el trabajo al que haya de aprender: que sin 
consideración alguna le desarraiga de todas las 



(1) Literarisches Centralblatt, 1879. Nr. 35. 

(a) Verzeichniss einer Auswahl amerikanischer Gram- 
matiken, Worterbücher n. s. w., gesámmelt von Jul. Platz- 
mann, Lpzg. 1876, unter: Brasil. Sprachen, Tupi (An- 
chieta). 

(3) Platzmanns Verzeichniss. L. c. 



133 
preocupaciones de la lengua materna; que se mues- 
tra escaso en ciertos medios tan cómodos como 
inocentes, pero muestra en el manejo de la lengua 
un carácter científico admirable para su tiempo » (i). 
Semejante obra apenas permite conjeturar sea de 
un autor que, desprovisto de todo auxilio literario, 
según la característica pintura del protestante Sou- 
they, «descalzo, con la cruz y el rosario pendiente 
de su cintura, con el bordón y el breviario en la 
mano, cargadas las espaldas con el peso de lo ne- 
cesario para celebrar la santa misa, penetraba en 
lo interior de los bosques, pasaba los ríos á nado, 
subía á las más escabrosas cordilleras, se perdía en 
lo profundo de los desiertos, hacía frente á las fie- 
ras, superando todas estas fatigas y trabajos (de 
los que á solo Dios tenía por testigo) para ganar las 
almas» (2). 

La otra preciosa gramática se la debemos al re- 
verendo P. Luis Figueira. Su « con razón predilec- 
to librito había existido hasta ahora en cinco edi- 
ciones (la primera salió á luz en Lisboa, 1621, 
la última en Bahía, 1S51). Parece que bien pronto 
llegó á desterrar la profunda, pero difícil gramática 
de Anchieta, y ha conservado su dominio por más 
de dos siglos y medio.» Platzmann en 1878 llevó á 
cabo con el mayor esmero una edición facsímile (3). 
El Colegio de Palermo poseía un precioso manus- 
crito de la gramática de Anchieta, en la forma en 



(1) Literarisches Centralblatt, 1879. Nr. 35. 

(2) Sobre Anchieta y Nobrega véase Southey, History 
of Brasil, II, páginas 310, 345, 378. 

(3) Literarisches Centralblatt, loe. cit. 



134 
que había sido arreglada por Figueira, quien se ha- 
bía afanado ante todo por presentar brevemente y 
con precisión los materiales recogidos por Anchieta 
y otros. Él mismo hace resaltar este punto de vista 
en la introducción: « El método debe trabajar por 
conseguir claridad, sencillez y brevedad. Esto es de 
todo punto necesario para poder emprender con 
próspero resultado el estudio de una lengua que 
ciertamente es graciosa y elegante, pero también 
inmensamente rica y de una construcción del todo 
extraña para nosotros.» Habla después el misionera 
de la alegría y del deseo que siempre había tenido 
de llegar á dominar esta lengua para socorrer á las 
abandonadas tribus de los indios. «La falta de gra- 
máticas á propósito me ha impulsado á investigar 
esta lengua en todos sus matices, y establecer prin-* 
cipios y reglas seguras. En primer lugar me dirigí 
á los mismos indios; después no perdí ocasión de 
conferenciar íntimamente con los más peritos de 
aquellos de los nuestros que mejor conocen la len- 
gua, y pedí por fin el parecer de las personas que 
habían nacido y crecido en medio de los indios y 
en continuo roce con ellos. Los motivos antes cita- 
dos y las súplicas de algunos Padres y hermanos 
que tenían noticia de mis trabajos, me infundieron 
aliento para no diferir la publicación de esta gra- 
mática. Si bien la obra es aún bastante incomple- 
ta, puede, sin embargo, ser útil á todos los que 
quieran aprender la lengua de los indios; aunque 
también podían consultarla con provecho aquellos 
que aspiren á cosa más perfecta, pues facile est m- 
ventís addere.» Figueira lanzó á la publicidad su 
librito con las encarecidas y entusiastas palabras 



135 

que bien dejan entrever el punto de vista apostóli- 
co con que se presenta á los ojos de los misioneros, 
y la importancia que para ellos reviste el conoci- 
miento profundo y extenso de las lenguas. «A vos- 
otros, reverendos Padres y carísimos Hermanos, de- 
dico esta gramática, á quienes ante todas cosas es 
tan querido el estudio de la lengua del Brasil, á 
quienes la regla de vuestra Orden induce á estudiar- 
la, á quienes estimula el ejemplo de vuestros escla- 
recidos predecesores, de los Nobregas, Anchietas, 
Almeidas , de aquellos hombres apostólicos cuyo 
abrasado celo por las almas continúa aún ardiendo 
en sus cohermanos y fructificando la viña del Señor 
con el sudor de sus trabajos» (i). 

Ya bastante á los principios cultivó el P. Vega 
un dialecto de los brasileños del Sud, la lengua de 
los Maramonisos, y compuso una gramática, un 
diccionario y un catecismo. 

Internándonos un poco más en el interior del 
Brasil, nos encontramos con la lengua guaraní. 
«Ella es, escribe Ruiz en su Tesoro de la lengua 
Guaraní, una lengua tan rica y graciosa, que con 
razón se la puede colocar entre las lenguas más re- 
nombradas , tan significativa en sus expresiones, 
que se le podrían aplicar las palabras del Génesis: 
Omne quod vocavit Ad.im anima*, viventis, ipsum est 
nomem cjus.» Según Southey, el primero que escri- 
bió un catecismo en guaraní (2) debió ser uno de 



(1) Figueira, P. Luis, Grammatica da lingua do Brasil* 
Novamente publicada por Julio Platzmann, 1878. Introduc. 

(2) Véase Between the Amazon and Andes, by Mul- 
hall. London, 1881, p. 248. 



136 
los primeros misioneros franciscanos del Paraguay, 
llamado Roíanos. Siguieron después los misione- 
ros jesuítas. «El más eminente fué el P. Ruiz, na- 
tural de Lima, hombre tan extraordinario por su 
energía y resistencia corporal como por la fuerza 
de su espíritu, y destinado á ser un segundo Moisés 
en la tribu de su pueblo, al que arrancó de las ca- 
denas de la esclavitud» (i). «Su gramática y su 
diccionario en lengua Guaraní formarán un impe- 
recedero monumento de su estudio y de su erudi- 
ción» (2). Sin duda que el P. Antonio Ruiz de Mon- 
toya ha dejado los trabajos más grandes y más 
vastos de esta lengua, y de Gab'elentz le considera 
como la fuente principal para el estudio del gua- 
raní. El famoso misionero (Southey le llama uno 
de los hombres más doctos de su tiempo) trabajó 
por más de veinte años en la misión del Para- 
guay en medio de muchas privaciones, sufrimien- 
tos y persecuciones; mas también tuvo el consuelo 
de contemplar una naciente y fervorosa comu- 
nidad de cristianos formada por aquellos indios, 
considerados como los más feroces. Su obra más 
notable es el Arte y vocabulario y tesoro de la lengua 
Guaraní. «Es menester considerar la obra en su 
conjunto para poder darle todo el mérito que se 
merece. La gramática es breve y clara, y el Tesoro, 
con sus ejemplos sin cuento, corresponde perfecta- 
mente á su nombre» (3). El Tesoro salió á luz 
en 1639, en el año siguiente el Arte y vocabulario. 



(1) Loe. cit., p. 261. 

(2) L. c, p. 263. 

(3) Literarisches Centralblatt, 1870, Nr. 35. 



^7 
Según el testimonio unánime de los filólogos ame- 
ricanos y europeos, «es la obra más completa, y 
contiene las investigaciones más profundas acerca 
de la lengua.» En Leipzig, año 1876, se publicó, 
sin mudar nada, una nueva impresión de toda la 
primera edición de 1639 y 1640, juntamente con el 
catecismo. Para que la nueva impresión «de esta 
obra singular entre las gramáticas y diccionarios 
de las lenguas americanas» saliese lo más fácil 
posible, se imitó los tipos adoptados en la primera 
edición. El Vizconde de Porto Seguro llevó á cabo 
en Viena otra nueva y segunda edición, que con- 
tiene también la Conquista espiritual, escrita en es- 
pañol, y abraza por lo tanto las obras completas 
de Montoya. La Biblioteca Real de Berlín posee un 
ejemplar del catecismo, que ha venido á ser suma- 
mente raro. Expresivas son las palabras con que 
la Revista Peruana termina un artículo sobre la 
edición de Platzmann (1): digamos enfáticamente 
que el Sr. Platzmann se ha merecido singularmen- 
te la gratitud del pueblo peruano; él ha promovido 
el estudio de las lenguas americanas, y, sobre todo, 
la peruana. «Con su publicación han sido arranca- 
das del olvido y de un completo aniquilamiento las 
obras de nuestro paisano el P. Ruiz de Montoya, en 
quien acatamos á una de nuestras grandezas nacio- 
nales en el campo de la lingüística» (2). 

Como Ruiz, fué también Pablo Restivo un exce- 
lente conocedor del guaraní. Durante muchos años, 



(1) Véase Platzmann, Verzeichniss einer Auswahl zc. 
en las palabras: Guaraní, Ruiz. 

(2) Revista Peruana, tomo IV, entrega I, pág. 119. 



138 

trabajó en el país de los indios chiricos, y más tarde 
fué Rector del Colegio de la Asunción. Un motín de 
los habitantes obligó también á los jesuítas á aban- 
donar la ciudad, y Restivo, aprovechándose de aquel 
ocio involuntario, preparó para la imprenta sus 
obras escritas en guarani. Para uso de los Padres 
dedicados á las misiones, en el año 1721 apareció el 
Manuale en el que estaban reunidos y traducidos al 
guarani todos los usos y ceremonias del Rituale 
Rom. y Tolet. Por encargo del Concilio provincial de 
Lima, Restivo publicó en 1724 un extenso catecis- 
mo. Su mayor mérito estuvo en una nueva edición 
de la gramática y diccionario de Ruiz. Restivo su- 
jetó la obra á un examen esmerado, la corrigió y en- 
riqueció con muchas citas, que tomó de los cantos 
y narraciones de los indios y de los escritos de va- 
rios misioneros. Entre éstos se nombra á los Padres 
Bandini, Mendoza, Pompeyo, Insauralde, Martínez 
y Yapuguay. La edición salió con el Catecismo. Es 
verosímil que Restivo hubiese dado ya en el año 1 ; 
una nueva edición del Tesoro. 

Sotwell habla de un Vocabularium ingens //»« 
Guaraní, compuesto por el P. de Aragona. En una 
obrita aparte trató este misionero de las partículas 
del guaraní, «en las que estriba la peculiar hermo- 
sura de esta lengua,» como dice el manuscrito. Ara- 
gona escribió además una sintaxis del guarani, 
sermones, instrucciones sobre los misterios de la fe 
y los sacramentos, en forma de diálogos, y muchas 
canciones religiosas, cantiones perelegantes como ase- 
gura una relación. Todas estas obras parecen haberse 
perdido sin dejar rastro de sí. El español Samanie- 
go S. I., reunió en un diccionario para la lingua chiri- 



139 
guana los frutos lingüísticos de una vida de treinta 
y tres años de misiones. Según Gilij el P. Francisco 
Legal fué también otro de los gramáticos del gua- 
raní. Un escritor del todo eminente en el guaraní 
fué el P. José Insauralde. Su tratado sobre el buen 
uso del tiempo, es el texto más voluminoso que se 
ha impreso del guaraní. La obra forma dos volú- 
menes de 464 y 368 páginas, y salió á luz en la im- 
prenta de la misión de Loreto. Por este tiempo, pues, 
los jesuítas habían establecido imprentas en las mi- 
siones de Santa María Mayor y San Javier, mien- 
tras que no lejos de allí, en la misión de San Cosme 
se alzaba un observatorio astronómico (1). Los ti- 
pos de que se servían los misioneros, eran fundidos 
por ellos mismos en los respectivos lugares. El Mu- 
seo Británico conserva dos impresiones sumamente 
raras: la obra de Nieremberg «Diferencia entre lo 
temporal y eterno» en guaraní (1 711), y una gramá- 
tica con su diccionario. Yapuguay publicó una his- 
toria de la Pasión de Cristo. 

Encaminando nuestra consideración más hacia 
el Norte, nos quedan algunas obras más que men- 
cionar. Santa Cruz compuso una gramática del Co- 
cama.La única obra que poseemos del dialecto Lule, 



(1) Este Observatorio, que estaba bajo la dirección del 
misionero P. Suárez, sostuvo por muchos años relaciones 
con los hombres doctos. El tema favorito de Suúrez era 
la observación de los satélites de Júpiter, de los que ha de- 
jado 147 observaciones. Estuvo en correspondencia con 
de V Isle en S. Petersburgo, con P. Kogler en Peking, 
con Grammatici en Madrid y con Peralta en Lima. A su 
muerte (1741) se hallaron sus tablas astronómicas, cuyos 
cómputos llegaban hasta el año 1840. 



140 
se la debemos al P. Antonio Machoni, de Cerdeña: 
en tiempo de Machoni, este dialecto era hablado por 
«unos 50.000 indios; al presente esta tribu ha des- 
aparecido por completo. El Arte y vocabulario de la 
lengua Lule y Tonocate con un catecismo, apareció 
en Madrid año 1732. La lengua Chibcha, que se ex- 
tinguió hace ya más de un siglo, nos la ha dado á 
conocer, sobre todos, el dominico Fray Bernardo 
Lugo en una gramática que se publicó en Madrid 
año 1619, y que desde entonces se ha hecho tan 
rara, que hace pocos años se dio por ella mil fran- 
cos. Lugo fué por muchos años profesor del chibcha 
en el convento de su Orden, en Santa Fé de Bogotá. 
Un Vocabulario manuscrito del P. Lugo sirvió de 
base al diccionario del americanista Uricoechea, 
quien para una gramática chibcha, que ha publica- 
do hace algunos años, pudo también valerse de unos 
manuscritos cuyos originales estaban ya termina- 
dos antes de Lugo. Del P. Mamiani salió á luz en 
Lisboa, 1698, una gramática de la lengua Kiriri. Ma- 
miani desplegó sus faenas apostólicas en la tribu 
kiriri de la provincia de Bahía hacia fines del si- 
glo XVII y principios del XV r III. El fué quien com- 
puso el primer catecismo en el dialecto de esta tri- 
bu. Otro que fué impreso en Lisboa, 1709, le escri- 
bió el francés P. Bernardo de Nantes, misionero 
capuchino. A éstos hay que agregar los catecismos 
de los Padres Araujo y Bettendorf. 

Los misioneros capuchinos fueron los que prin- 
cipalmente manejaron los dialectos de la provincia 
Cumaná. A los primeros misioneros de esta Orden 
pertenece Francisco de Tauste. Por más de cuarenta 
años vino él trabajando entre los Cumanagotos, 



141 
habitantes de las orillas del Orinoco. Aprendió muy 
pronto su lengua y compuso el Arte y vocabulario de 
la lengua di los Indios C hay mas, Cumanagotos, Cores 
y Parias, juntamente con un Catecismo y una Doctri- 
na chrisíiana, que se publicaron en Madrid año 1680. 
Uno de los más notables conocedores de la lengua 
cumana fué Fr. Manuel de Yangues. Su gramática, 
publicada en 1683 por el P. Matías Blanco, es uno 
de los más raros trabajos lingüísticos concernientes 
á las lenguas de la América Meridional. 

La lengua de la familia Galibi nos conducirá 
como por la mano á los idiomas de la América Cen- 
tral. El estudio del galibi, tal como se habla en la 
Guyana francesa, le fomentaron con mucha diligen- 
cia varios misioneros jesuítas. Ya en el año 1655 , 
Pelleprat publicó su introducción al estudio del 
Galibi. Este misionero, que había trocado la gloria 
del pulpito por las fatigas de las misiones, fué á la 
Guyana hacia el año 1639 y trabajó en distintas es- 
taciones, que los jesuítas habían establecido entre 
los indios Galibi: más tarde fué trasladado á Méji- 
co. El diccionario galibi, que apareció en París 
año 1763, en dos partes galibi-francés y francés- 
galibi con un compendio gramatical, «la obra me- 
jor y más completa que existe de esta lengua,» se 
funda principalmente en los manuscritos dejados 
por el P. Pelleprat (1). Uno de los más celosos mi- 
sioneros de la Guyana francesa fué el jesuíta Lom- 
bard, quien trabajó allí desde el año 1709 hasta el 
1744. Importantes son dos noticias que acerca de 
los trabajos lingüísticos de los misioneros se hallan 



1) Lccle^c, Biblioteca Americana, n, 2242. 



142 
en las cartas de Lombard. Acerca del P. de la Mou- 
sse escribe el misionero á su hermano: «El difunto 
P. de la Mousse ha vivido durante doce años entre 
los salvajes. Cierto que en todo este tiempo nada ha 
logrado que directamente fuese de importancia 
para la misión, mas llegó á adquirir una grande fa- 
miliaridad con la lengua de los indígenas, y ha sen- 
tado un fundamento sólido y establecido método 
para manejarla gramaticalmente. Compuso una 
gramática y un diccionario galibi, que se ha visto 
ser muy útiles á los misioneros.» De sí mismo cuen- 
ta él en una carta de 1733: «todos los tiempos libres, 
de que puedo disponer, los empleo en componer gra- 
máticas y diccionarios de las lenguas de los indios, 
que he aprendido; de este modo, espero ahorrar mu- 
cho trabajo á aquellos Padres que vendrán á tomar 
parte en nuestras faenas, y á sustituirnos después 
de nuestra muerte.» Lombard, próximo ya á su 
muerte, refiere el P. Fauque, que, misionero enca- 
necido en servicio de la misión y enteramente que- 
brantado, era aún incansable en trabajar para enri- 
quecer sus gramáticas y diccionarios. 

Al galibi se ha de agregar el Caraibi, hablado 
en las Antillas. El mérito de haber tratado á fondo 
la lengua caraibi en varias obras, pertenece á uno de 
los primeros misioneros franceses, que trabajaron 
en las Antillas, á saber, al dominico Raimundo Bre- 
tón. «Estas obras, dice Leclerc en su Bibilotheca, han 
venido á ser muy raras y tanto más preciosas hoy 
día, cuanto que el caraibi ha desaparecido casi por 
completo. En los escritos de Bretón poseemos la 
única fuente, que nos presenta la lengua en aquella 
forma en que era hablada antes de la llegada de los 



143 

europeos.» En el año 1664 apareció en Auxerre el 
Catecismo Caraibi del P. Bretón, en i665, el dic- 
cionario caraibi-francés, en 1666 el francés-caraibi, 
y en el año siguiente la Gramática. 

De la lengua negro-francesa, hablada en Santo 
Domingo, Martinica y Trinidad, trató un antiguo 
ex-jesuita, Ducoeurjoly, en un diccionario y en una 
colección de diálogos, que aparecieron en París 
año 1802. Es el primer diccionario que se compuso 
para esta aljamía y pertenece á aquellas «publicacio- 
nes que los últimos miembros de la Compañía de 
Jesús legaron como en herencia al mundo de los sa- 
bios.» (1). De estas publicaciones escribe Southey: 
«que ellas forman un conjunto de datos para la his- 
toria de América, que sobrepujan en extensión y va- 
lor intrínseco á todo cuanto se ha escrito desde el 
primer descubrimiento y primeras conquistas (2). » 
3. La lengua de los Aztecas. — Ninguna 
Orden se ha granjeado méritos tan grandes en pro 
del conocimiento de la lengua mejicana, como los 
hijos de San Francisco (3). Era el año 1524, cuan- 
do los primeros misioneros franciscanos arribaron á 
Nueva España. Cortés había suplicado al empera- 
dor le mandase hombres santos á los dominios 
conquistados, y en la corte imperial se había com- 
prendido la indicación del gran conquistador. «Hom- 
bres de vida inmaculada, diestros en las ciencias 



(1) Quarterly Review XXVI. p. 278. 

(2) Loe. cit. 

(3) Véase sobre todo á Marcellino da Civezza. (M. O.), 
Saggio de bibliografía geográfica, stórica, etnográfica San 
Francescana. Prato 1873. 



144 
eclesiásticas, prontos á todo sacrificio personal, se- 
mejantes á tantos misioneros como los que la Iglesia 
romana ha enviado, cuando se trataba de promover 
la causa santa» (i), tales eran los mensajeros de la 
fe, que Cortés y su Estado mayor recibieron con 
señales de la más grande veneración. «Los misione- 
ros no perdieron un momento en la noble obra de 
la conversión. Empezaron á predicar, primeramente 
valiéndose de intérpretes, hasta que ellos mismos 
adquirieron suficiente conocimiento de la lengua. 
Abrieron escuelas y fundaron colegios , en los que 
la juventud mejicana gozó á la vez de una instruc- 
ción religiosa y profana» (2). Cierto que el lingüista 
y el arqueólogo deplorarán profundamente que 
aquel santo entusiasmo, que inflamaba á los misio- 
neros y á los recientemente convertidos, destruyese 
algunos de los más preciosos monumentos jeroglífi- 
cos. «Sin embargo, unos y otros,» como el mismo 
Prescott atestigua, «hicieron mucho por compensar 
la pérdida con numerosas exposiciones de los usos 
aztecas, sacadas de las mejores y más auténticas 
fuentes» (3). Y precisamente aquel misionero contra 
quien en primera línea se ha clamado, inculpándole 
de fanático fervor de destrucción, es un benemérito 
eminente de la civilización de Méjico. Aludimos á 
D. Fray Juan de Zumarraga primer obispo y ar- 
zobispo de Méjico, (1529-15S8). En la vida de este 
religioso, que con mano maestra nos ha dibujado 



(1) Prescott. History of the Conquest of México, Lon- 
don 1887, III. p. 219. 

(2) L. c. p. 220. 

(3) Ibid. 



145 

Icazbalceta, se desarrolla una actividad tan múlti- 
ple y tan rica en bendiciones, que con ra^ón se ha 
llamado á Zumarraga el civilizador de Méjico. Aún 
concedido que Zumarraga hubiese fomentado las 
destrucciones, de que le inculpan sus adversarios, 
el perjuicio que de eso se originó para las investi- 
gaciones cientíñcas, sería contrabalanceado y aun 
superado por los imperecederos beneficios y la cul- 
tura que el modesto religioso desplegó sobre el país. 
Mas también de la tal acusación podemos librar 
á Zumarraga. Con las fuentes en la mano ha mos- 
trado el Sr. Icazbalceta, que el obispo no piulo tener 
parte en las muchas destrucciones, que á ciegas y 
sin prueba de ningún género le atribuyen muchos 
escritores, hasta venir á parar en Prescott (i). Y al 
decir Prescott, en son de mofa, que el fanático mi- 
sionero puede participar de la inmortalidad con 
Heróstratoy Ornar, con razones se le replica: Señor 
alemán, el nombre de Zumarraga puede presentar 
otros muy distintos derechos á la inmortalidad, de- 
rechos que se fundan en sus virtudes y trabajos 
apostólicos y de un carácter preeminente en el en- 
cendido celo con que defendió á los indios, atrajo 
sobre ellos y afianzó en el país los más variados 
beneficios» (2). Uno solo era el blanco que tenía 
ante sus ojos este grande hijo de San Francisco: 
la dilatación del reino de Dios sobre la tierra. El 
ardiente deseo de esta empresa había en 1528 lleva - 



(1) Prescott, History of the Conquest of México. Lon- 
don. 1887. 

(2) Conquista de Méjico, trad. de Vega. Tom, I, p. Go. 

10 



r 4 5 

do á Méjico al misionero, que iba en pos de sacri- 
ficios; ella encendía aún en el venerable anciano de 
ochenta años el deseo de navegar hasta las Filipinas 
y de allí penetrar en la China. Con toda seriedad 
pensó en renunciar su arzobispado , y acudió á 
Roma para obtener la destitución. Únicamente las 
órdenes severas de Roma y de Madrid le hicieron 
desistir de sus proyectos. Este celo le inspiró el 
tener incesantemente su atención empleada en la 
instrucción (je los indios, y le hizo conocer bien 
pronto la importancia del estudio de las lenguas 
indianas y la difusión de excelentes libros compues- 
tos en la lengua mejicana. A este celo debe Méjico 
la gloria de ser la primera ciudad del nuevo mundo 
que poseyó una imprenta. Sea el mismo Icazbal- 
ceta quien nos describa este mérito, que el grande 
obispo tuvo en la tipografía. «El deseo de no dejar 
incompleta la noticia de esta célebre casa, una de 
las más gloriosas obras del Sr. Zumarraga, me ha 
inducido á adelantarme en la sucesión de los tiem- 
pos, y debo volver ahora á aquellos históricos días 
en que la instrucción de los indígenas ocupa toda la 
atención del venerable obispo. No creyó que podía 
extenderse tanto y tan pronto como él deseaba, si 
no había gran copia de libros y, siendo muy dificul- 
toso traerlos de España, sobre todo impresos en la 
lengua de los indios, confirió el caso con el Virey 
D. Antonio, y ambos de acuerdo negociaron que 
Juan Cromberger, célebre impresor de Sevilla, en- 
viase á Méjico una imprenta á cargo de Juan Pablos, 
con todos los útiles y oficiales necesarios para im- 
primir libros de doctrina cristiana y de todas mane- 
ras de ciencias. A su primer obispo y á su primer 



147 

virey debe, pues, Méjico la gloria de haber sido la 
primera ciudad del nuevo mundo que vio ejercer el 
maravilloso arte de la imprenta. Los demás obispos 
se unieron al nuestro para costear las primeras im- 
presiones de libros elementales, y para tratar con el 
mismo Cromberger, que proveyera á la colonia de 
Ubros de todas facultades y doctrinas , obligándose 
á pagarlos al doble de lo que allá valían. El Sr. Z\i m 
márraga, que probablemente había estado en rela- 
ciones con Cromberger desde que hizo el viaje á 
España, y tal vez preparado desde entonces la ve- 
nida de la imprenta, protegió aquí decididamente 
el establecimiento, proporcionándole la casa de las 
Campanas, inmediata á la residencia episcopal. De- 
seaba que la nueva oficina trabajase mucho, y la- 
mentaba que por la escasez de papel no se impri- 
mieran las muchas obras que estaban preparadas y 
otras que se hacían de nuevo, pues las que venían 
de allá no eran bastantes para satisfacer su afán de 
multiplicar los buenos libros. Nadie como él dio 
trabajo á aquellas venerables prensas, con sus escri- 
tos propios y ajenos. Repartió entre los indios 
cuatro ó cinco mil cartillas y libros de oraciones 
impresos á su costa, y abrió la puerta á los misio- 
neros para que dieran conquistas á la fe, luz á la 
ciencia y admiración á los siglos venideros con sus 
hercúleos trabajos filológicos. En estos tiempos de 
aparatoso empeño por la difusión de enseñanza y 
multiplicación de libros, antes malos que buenos, 
es cuando se ha tratado de oscurantista y fanático 
al sabio obispo, que fundaba escuelas y colegios, 
trajo la primera imprenta á América, hacía venir 
libros de Europa, formóse una copiosa biblioteca y 



i 4 8 
escribió con bello y vigoroso estilo libros llenos de 
la más pura y saludable doctrina.» 

La primera producción de la nueva prensa fué la 
Breve y mais compendiosa Doctrina Christiana en Len- 
gua Mexicana y Castellana, impresa por mandado del 
Sr. D. Juan de Zumarraga, primer obispo desta gran 
ciudad de Tenuchtitlan t México Desta Nueva España 
y d su costa en casa de Juan Cromberger anuo 1539. 
De la prodigiosa actividad tipográfica durante el 
episcopado de Zumarraga, nos ha presentado una 
imagen exacta Icazbalceta, pág. 241-305. Traba- 
jando él mismo y excitando al trabajo, Zumarraga 
estaba continuamente en actividad á fin de facilitar 
más y más el conocimiento de las lenguas de los 
indios y la predicación entre ellos de la palabra de 
Dios. Contra la afirmación de que el misionero ca- 
tólico evitó exprofeso el dar á conocer á los indios 
la Sagrada Escritura , merece ser encomiado el 
hecho de que Zumarraga se afanó ya en los prime- 
ros años porque la Sagrada Escritura fuese tradu- 
cida en las diferentes lenguas de los indios,*y que 
cuantos esfuerzos se hicieron en este sentido encon- 
traron en él decidido apoyo. Pero lo que más im- 
portaba era publicar buenos catecismos. Cuanto se 
hizo en este género lo declarará la siguiente enu- 
meración de los catecismos que aparecieron bajo el 
episcopado de Zumarraga. En 1539 apareció la ya 
citada Breve y mais compendiosa doctrina Mexü 
na\ 1546, Doctrina cristiana breve, traducida por el fray 
Alonso de Molina; 1547, Una tercera de autor desco- 
nocido; 1548, Doctrina Christiana en lengua española 
y mexicana, hecha por los Religiosos de la orden de 
Santo Domingo; en 1548 también, Doctrina christia- 



i 4 9 

na en Lengua Huasteca, por fray Juan de Guevara, de 
la Orden de San Agustín) 1550, Doctrina christiana 
en lengua Española y Mexicana, agora nuevamente 
corregida y emmendada; 1553, Doctrina christiana por 
fray Pedro de Gante. «Fray Pedro de Gante, uno de 
los primeros apóstoles de nuestra tierra y digno de 
eterna memoria por sus virtudes y méritos, fué de 
Nación flamenco.» 1556, Catecismo y Doctrina Chris- 
tiana, en idioma Utlateco por Francisco Marroquin; 
1559, Dialogo de doctrina christiana por fr. Matuti- 
no Gilberti; 1565, Doctrina christiana por Domingo 
déla Annunciacion; 1567, Doctrina christiana en len- 
gua Zapoteca por fr. Pedro de Feria; 1567, Doc- 
trina Mixteca por fray Benito Fernandez; 1568, apa- 
reció una nueva doctrina perfeccionada por el mis- 
mo autor; 1571, Doctrina breve por Molina; 1571, 
Doctrina christiana en lengua Guasteca por Juan de 
la Cruz de la orden del glorioso San Agtistin; 1575, 
Doctrina Christiana en lengua Mexicana por fray 
Juan de la Annunciacion (de los ermitaños de San 
Agustín); 1576, Doctrina Christiana en lengua Otomi 
por fray Melchior de Vatgas (ermitaño de San Agus- 
tín) ; 1577, Doctrinalis fidei in Mechicancnsium 
Indotum Lingua por Juan de Medina Plaza (agusti- 
no); 1580, Doctrina christiana en la lingua Chuchona 
por Bart. Roldan (dominico). De esta serie resulta 
que Zumarraga encontró cooperadores fervorosos no 
sólo entre sus propios cohermanos, sino también, 
entre los miembros de otras órdenes. Mas de la 
serie de los franciscanos serán siempre Alonso de 
Molina y Bernardino Sahagún las fuentes principa- 
les y más selectas para el conocimiento de la lengua 
é historia de los Aztecas. 



150 

Si hablamos en primer lugar del azteca ó ná- 
huatl, es porque tenemos en cuenta su importan- 
cia, superior á todas como «lengua de la civiliza- 
ción mejicana» (i). Su dominio se extendía en un 
tiempo por la mayor parte del imperio de Moctezu- 
ma, sin que por eso deshancase las otras muchas 
lenguas y dialectos, que hablaban las tribus de los 
pueblos subyugados. Se hace mención de unas vein- 
te, que por su forma y riqueza de palabras con fre- 
cuencia dominaban enteramente en algunas partes 
del imperio, como por ejemplo el otomí, guasteca, 
totonac, zapoteca, mixteca y tarasco. 

En los trabajos de Alonso de Molina poseemos* 
como ya hemos indicado, la obra clásica para el es- 
tudio del azteca. Leclerc le llama «uno de los más 
doctos misioneros, que la Orden de San Francisco 
envió á la misión de Méjico.» Alonso fué con sus 
padres á Méjico en 1523. Bien pronto aprendió el 
náhuatl y se hizo muy útil á los primeros misione- 
ros franciscanos sirviéndoles de intérprete. Pocos 
años después vistió el hábito de San Francisco, y 
desde su profesión hasta lo último de su vida 
(m. 1584) se consagró á la instrucción de los neófi- 
tos. Los más importantes trabajos de Alonso son su 
vocabulario y su gramática. El Vocabulario salió á 
luz por primera vez en el año 1555, en segunda 
edición 1571. Ha servido de base para todas las 
obras lexicográficas que desde aquel tiempo se han 
hecho sobre el azteca. Sobre la impresión facsími- 
le de la extremadamente rara edición del año 1571» 



(1) H H. Bancroft, The Native Races ofthe Pacific 
States of N. A. New York 1875-1876. Vol. III, p. 723. 



i5i 
hecha por Platzmann en 1880, se expresa así Jorge 
de Gabelentz: «hasta ahora existían tres dicciona- 
rios de la lengua mejicana (Náhuatl); el de Molina, 
Méjico 1555 y 1571; el de Arenas, Méjico 161 1, 
1668, 1690, 1728 y Puebla 1831; y el de Biondelli, 
Milán 1858. De éstos el primero es á la vez el me- 
jor y el más raro. Quaritch ofreció en 1879 la pri- 
mera edición por 72 libras esterlinas, la segunda 
por 28: el libro era ya para la ciencia como cosa 
perdida, y no es pequeño mérito de nuestro excelen- 
te paisano Julio Platzmann el haberlo devuelto al 
público. La edición es una verdadera pieza de Ga- 
binete y una obra maestra de la imprenta de Dru- 
gulin. Tratábase en esta ocasión de una lengua que 
debe considerarse clásica bajo dos conceptos: como 
sostén un tiempo de una floreciente cultura, y como 
una de las representantes más notables de la mara- 
villosa construcción polisintética. Bien saben los 
lingüistas cuan grande fué la instrucción que Hum- 
boldt y Steinthal debieron al Náhuatl» (1). El Arte 
de la lengua Mexicana apareció por primera vez 
en 1571, y cinco años después en una segunda 
edición enriquecida y corregida en muchos puntos. 
De los dos catecismos, uno más voluminoso y 
otro más breve, que publicó el misionero, la pri- 
mera edición corresponde al año 1546 y tal vez 
debe ser considerada como la primera publicación de 
Molina. Muchas fueron las ediciones del gran cate- 
cismo, que se fueron sucediendo desde el año 157^. 
También sabemos que los dos confessionarios tuvie- 
ron varias ediciones. Es mucho de lamentar, que la 



(i) Literarisches Centralblatt 1880 Nr. 



152 

traducción de los evangelios, que Alonso había he- 
cho, no se hubiese podido dar á la imprenta (i). 

Al lado del misionero Alonso de Molina coloca- 
mos á su gran hermano en religión y contemporá- 
neo, Sahagún, aunque tal vez los méritos de este 
hombre no son tan señalados en el campo de la 
gramática y lexicografía como en el de la arqueolo- 
gía. «De maestro, que era, se hizo traductor, de 
traductor, historiador y en esta última fase de su 
vida es donde se granjeó un mérito imperecede- 
ro (2). Prescott le llama «la más eminente autori- 
dad en todas las cuestiones que se refieren á la re- 
ligión de los Aztecas (3). Bernardino Ribeira tal 
es su nombre propio) nació á principios del si- 
glo XVI en la Villa de Sahagún del reino de León. 
Mientras se dedicaba á los estudios en la Universi- 
dad de Salamanca, llegaron á él las primeras noti- 
cias de los resultados de las misiones en Nueva 
España. Bernardino pidió ser admitido en la reli 
gión de San Francisco. En el año 1529 llegó á Mé- 
jico y se entregó al momento con el ardor de un 
entusiasmo apostólico al estudio de las lenguas in- 
dígenas. La instrucción y la conversión de los Azte - 
cas era el ideal á donde se encaminaban todas sus 
miras y sus afanes, y por eso saludó alegremente 
el día en que se le relevó del cargo de guardián de 
Tlakelolco y se le dio completa libertad de consa- 

(1) Lo que en seguida vamos á referir se apoya en la ex- 
celente obra: Proofsheets of a Bibliography of the Lan- 
guagesofthe North American Indians, by James Const. 
Pilling, Washington 1885, n. 2600-2618 y Suplemento. 

(2) Ibid. n. 3453. 

(3) Prescott. History of the Conquest of México I. p. 71. 



153 
grarse de lleno á la instrucción de los indígenas. En 
el ínterin «había adquirido una tal perfección en el 
conocimiento y manejo de la lengua Azteca, que 
muy difícil es se haya podido encontrar jamás quien 
le supere» (i). Con el estudio de la lengua juntó 
Sahagún el investigar los usos y costumbres del 
pueblo Azteca. «Mas», como nos refiere Vetan - 
court en el Menologio Seráfico, «tuvo que luchar con 
toda clase de contradicciones. No les pareció pru- 
dente á algunos misioneros el que se valiese del 
Azteca para describir los antiguos usos religiosos 
del pueblo mejicano. ¿No se daría con esto ocasión 
á los indígenas, para que perseverasen en su idola- 
tría?») «Con todo, Sahagún — prosigue el cronista de 
la Orden — velaba celoso por la gloria de Dios con- 
tra el culto de los ídolos; procuraba seriamente im- 
primir en el corazón de los neófitos la fe cristiana... 
Durante los sesenta y un años que trabajó en la 
provincia de la Orden, día tras día instruyó á la 
juventud, la enseñó á leer y escribir, la gramática y 
la música» (2). 

Los estudios de Sahagún acerca de la lengua y 
antigüedades de los Aztecas reportaron los frutos 
literarios más copiosos. Nombremos en primer lugar 
la Psalmodia christiana y sermonario de los Sanios del 
anno en lengua Megicana (1583). Otros sermones en 
gran número nos ha dejado manuscritos. En el 
mismo año 1583 salió á luz el Catecismo en lengua 
Megicana. Entre los más excelentes trabajos de 
nuestro misionero cuenta Vetancourt el manuscrito 



(1) Proofsheets n. 3441 ñ. 

(2) Véase Bancroft. Native Races. III. p. 233 ff. 



154 
Explicación de los evangelios y epístolas de la M 
Este eminente conocedor de la lengua confiesa 
haber aprendido en semejante obra las formas más 
hermosas de la lengua náhuatl. A instancia de los 
indios de Xochimilco escribió fray Bernardino una 
vida de San Bernardino de Siena en mejicano. 
1826 encontró Beltrami un manuscrito, en el que 
pensó haber descubierto el sermonario de Sahagún, 
que por mucho tiempo se había tenido por perdido. 
Mas Biondelli, que comenzó la impresión del ma- 
nuscrito después de la muerte de Beltrami, se quedó 
no poco sorprendido, al encontrar en él no una ex- 
posición, sino una fiel traducción de los evangelios 
y epístolas de todos los domingos y días festivos. 
El texto mejicano, con la Vulgata al frente, lo po- 
seemos ahora en una hermosa edición. Otro tra- 
bajo de Sahagún nos presenta Vetancourt bajo el 
titulo Tratado de las virtudes teologales. Con su dic- 
cionario en tres lenguas (español, latino, mejicano) 
contribuyó el misionero grandemente á la lexico- 
grafía azteca, á la vez que enriqueció á la literatu- 
ra gramatical con un nuevo Arte. 

Su grande obra Historia universal de Ntu va Es- 
paña colocó á Sahagún en el primer puesto entre 
los historiógrafos mejicanos. «Difícil cosa sería, »> 
escribe Bancroft, «dar con mejor camino y más 
esmerado método, que el que Sahagún escogió para 
su Historia.» El misionero mismo nos refiere de un 
modo interesante el origen de la obra. Cuenta como 
sus más encumbrados superiores le ordenaron com- 
poner en lengua mejicana todas aquellas obras que 
él juzgase ser provechosas para la propagación y 
confirmación del cristianismo. En vista de este 



i55 
mandato, á la vez que otros escritos puramente re- 
ligiosos, concibió el plan de una obra que pensaba 
llevar á cabo con el auxilio de los indígenas, á 
saber, coleccionar las tradiciones históricas y reli- 
giosas de los Aztecas, y con aquellos textos autén- 
ticos formar una imagen que lo reflejase todo. Se- 
gún su deseo le fueron designados doce de los indí- 
genas más capaces de Tepeapulco, con quienes 
confinó frecuentemente durante dos años y á quie- 
nes proponía los asuntos que deseaba tratar. Estos 
hombres, después de conferenciar entre sí, le comu- 
nicaban el fruto de sus trabajos en escrito azteca 
(representaciones geroglíficas). Sahagún proponía 
después aquella escritura geroglífica á otros indíge- 
nas, educados en su tiempo y á su vista en Santa 
Cruz , quienes después de haber examinado en 
común los geroglíficos, los traducían en lengua me- 
jicana. De este modo trabajó fray Bernardino su 
obra durante treinta años, en las diferentes ciudades 
y pueblos que se le habían indicado como campo 
de sus trabajos. Terminada la colección, examinó y 
corrigió el manuscrito con la mayor escrupolosidad 
científica, y compuso por fin su obra, en la que con 
una descripción llena de fluidez iban todos los datos 
expuestos en lengua mejicana. Los religiosos, á 
cuya aprobación se propuso el trabajo, reconocie- 
ron unánimes su grande utilidad, y recomendaron 
su impresión al capítulo. Por desgracia venció el 
parecer de algunos hermanos de religión, quienes 
creyeron que una obra tan costosa estaba poco en 
armonía con la pobreza del estado religioso. Saha- 
gún tuvo que despedir á sus copistas; se le dijo que, 
si deseaba copiar, lo podía hacer por sí mismo; 



156 
pero teniendo ya el autor, como él mismo lo cuenta 
con sentimiento, más de setenta años de edad, y 
por el temblor de las manos no estando ya en dis- 
posición de escribir, durante algunos años no se 
hizo nada en la obra. Todavía tuvo el buen anciano 
que soportar otra pena mayor. Le cogieron sus es- 
critos y los repartieron entre diversas casas. Saha- 
gún, en vista de esto, hizo una breve descripción de 
la obra y de su contenido y envió este informe á 
España. El presidente del Consejo de Indias, don 
Juan de Ovando, reconoció en seguida la gran im- 
portancia de la obra. Por orden suya le fueron de- 
vueltos á Fray Bernardino sus manuscritos, y co- 
municado el deseo de que texto y traducción se dis- 
pusiesen para la imprenta. Sahagún tuvo el conten- 
to de ver terminada su tarea: texto, traducción y 
diccionario fueron enviados á España en dos mag- 
níficos tomos en folio. Pero desde este momento 
desaparece la obra; nada volvemos á oir de ella por 
espacio de dos siglos. A fines del siglo pasado el 
infatigable Muñoz descubrió el manuscrito en la 
biblioteca del Convento de Tolosa y sacó una copia 
exacta. Lord Kingsborough, á cuya munificencia 
debemos la impresión de la Notitia de Prémare, fué 
quien tuvo la gloria de haber hecho accesible esta 
preciosísima obra á la investigación europea con 
una espléndida edición hecha en 1830, mientras 
que América, ya un año antes, había logrado una 
impresión hecha por el activo Bustamante. «Es un 
escrito lleno de documentos interesantes relativos á 
la religión del país. Sahagún se propuso sin duda 
dar una imagen clara de la mitología y de las ce- 
remonias religiosas hasta en sus pormenores... La 



*57 
religión estaba en tan estrechas relaciones con toda 
la vida de los Aztecas, que la obra de Sahagún será 
siempre el libro de texto para todo aquel que quiera 
estudiar sus antigüedades... Su trabajo no tiene 
precio, en cuanto que nos da una colección de las 
diversas oraciones, tal como se adaptaban á las di- 
versas fases de la vida azteca» (i). Fray Bernardi- 
no de Sahagún acabó su vida activa y colmada de 
bendición en la capital de Méjico año de 1590. 

A los más eminentes misioneros de en tiempo 
de la conquista pertenece Fray Andrés de Olmos. 
Este franciscano llegó á Méjico en 1528 con el 
Obispo Zumarraga (2). «Ya á los pocos años se había 
hecho completamente dueño de las lenguas Toto- 
nac, Tepeguana, Huasteca, y sobre todo del Azte- 
ca» (3). En esta última lengua nos ha dejado un 
gran número de escritos religiosos , cuyo índice 
puede verse en la introducción á la nueva impresión 



(1) Prescott, Conquest of México I, p. 88 ; véase His- 
toria ecclesiástica Indiana , obra escrita á fines del si- 
glo XVI por Fray Gerónimo de Mendieta de la Orden de 
San Francisco, publicada por Icazbalceta, México 1870, 
lib. V. c. 41. p. 663-665. — L'Histoire genérale des Choses 
de la Nouvelle-Espagne du P. B. de Sahagún, traduite par 
D. Jourdanet et R. Simeón. París i88i,p. XI.— La Monar- 
quía Indiana, Sevilla 161 5, libr . IV, c. 13, pág. 418. — Noti- 
cias históricas de la Nueva España, publicadas por D. Justo 
Zaragoza. Madrid 187a, c. XI, pág. 86; XII pág. 96. En la 
ComptcRendu du Congrés International des Amcricanis- 
tes, Copenhague 1883, p. 99, se halla una colección de tes- 
timonios sobre los méritos de Sahagún. 

(2) Acerca de él véase J. G. Icazbalceta, Don Fray Juan 
de Zumarraga , primer Obispo y Arzobispo de México 
(1529-1588). México, 1881. 

(3) Pilling. Proofsheets. N. 28 17-2820. 



158 
de su Arte (París, 1875). La gramática forma un 
digno complemento de los trabajos de su célebre 
Hermano en Religión Alonso de Molina. Arte y Vo- 
cabulario aparecieron reunidos en una edición que 
por primera vez se hizo en 1560. Olmos murió en 
Tampicane á 8 de Octubre de 1571, después de una 
vida santa y laboriosa (1). 

La misión de estos franciscanos tuvo en Fray 
Juan Bautista (2) uno de sus más fecundos escrito- 
res. Su Doctrina christiana apareció en 1599; dos 
años más tarde, una colección de instrucciones reli- 
giosas y morales bajo el título mejicano Hvehveilah- 
tolli; en 1604 el tratado sobre la brevedad de la 
vida humana; en 1605 la Vida de San Antonio ; en 
1606 y 1607 su Sermonario. El año 1609 trajo con- 
sigo la magnífica colección de sermones en tres 
tomos , de la que el jesuíta Tobar «consumado él 
mismo en el Náhuatl,» juzgó que en la fuerza del 
lenguaje y belleza de exposición no tenía igual en 
toda la literatura mejicana. Rica en extremo fué la 
literatura religiosa y ascética de la segunda mitad 
del siglo XVI (3). El Colegio de San Gregorio de 
Valladolid poseía, según Beristain, una Doctrina 
christiana del año 1565, que tenía por autor al domi- 
nico Domingo de la Annunciación. El agustino Juan 
de la Annunciación (m. 1594) dedicó su Doctrina al 
Virey de Méjico en 1575. Parecidos trabajos com- 
pusieron los misioneros Fray Diego Nagera, Fray 



(1) Loe. cit., 2826. 

(2) Ibid., págs. 4903: véase Leclerc. n. 2306. 

(3) Véase Icazbalceta , Bibliografía mexicana del si- 
¿lo XVI. México, 1886. 



*59 

Motolinia ó Benavente, Fray Domínguez y Argaiz. 
Mas volviendo á los trabajos gramaticales, se hizo 
célebre entre los cultivadores del náhuatl por su 
Arte (1595) , del que tenemos una nueva impresión 
año 1885, el jesuíta del Rincón. A los más ardientes 
cultivadores del azteca pertenece el jesuíta italiano 
Horacio Carocchi, quien en el año 1605 llegó á Mé- 
jico , y por espacio de sesenta y un años se consa- 
gró á la conversión é instrucción de los indígenas, 
(murió en 1666). Es autor de un excelente Arte, en 
el que sobresalen de un modo extraordinario la ri- 
queza de ejemplos y la claridad en la exposición ; y 
es tanto más apreciable, cuanto que contiene algu- 
nos trozos de la antigua poesía mejicana. Parece 
que este misionero logró allegar una grande colec- 
ción de gramáticas, diccionarios, escritos religiosos, 
ya impresos, ya manuscritos, en lengua mejicana, y 
con ellos hacer de la Biblioteca de San Gregorio de 
Méjico uno de los centros más importantes para el 
estudio de la lengua mejicana. Carocchi dejó en 
manuscrito un grande diccionario del azteca y una 
colección de sermones. Sólo de paso mencionare- 
mos las gramáticas de los misioneros Romero, 
Francisco de Avila (1717), Diego de Guzmán(i642). 
El franciscano Vetancourt adquirió gran fama de 
filólogo y de historiador. «El conoció á fondo la 
lengua mejicana,» escribe Brasseur de Bourbourg, 
«y se valió con felices resultados de las fuentes que 
ya existían en la lengua azteca para escribir su Cró- 
nica» (1). A su Arte de la lengua Mexicana se nos le 



(1) Brasseur de Bourbourg, Bibliotheque Mexico-Gua- 
témalienne, París, 1871, en la palabra Vetancourt. 



i6o 

encarece como una de las gramáticas más preciosas 
y más raras (i). Del mérito de los trabajos lexicográ- 
ficos en azteca, de Pedro de Arenas (1611), dan tes- 
timonio las numerosas ediciones que se han hecho 
de su diccionario en el trascurso de dos siglos. El 
jesuíta Paredes (1754), nos ha legado una excelente 
edición de la gramática de Carocchi. A Ignacio Pa- 
redes (n. 1703, jesuíta desde 1722), le fué permitido 
el hacer á la lengua mejicana objeto de un estudio 
profundo , y en todas las partes de su gramática se 
muestra consumado maestro por la claridad de las 
reglas, la abundancia de material y el esmero en la 
exposición de todos los fenómenos lingüísticos. Su 
doctrina sobre la formación de la palabra , reclama 
una atención singular. En 1758 publicó Paredes un 
catecismo. El Manual mexicano , compuesto entera- 
mente en lengua mejicana, contiene diez y seis diá- 
logos, que desenvuelven los dogmas capitales de la 
fe cristiana ; además una serie de sermones para 
las dominicas de Cuaresma , y como apéndice un 
sermón en honor de Nuestra Señora de Guadalupe. 
«Paredes,» dice Bourbourg, «se distinguió por su 
profundo conocimiento de la lengua mejicana y un 
grande celo por la instrucción de los indígenas» (2). 
En el año 1767 tuvo que abandonar el país con sus 
hermanos. Carlos de Tapia Centeno fué muy versa- 
do en el azteca y en el huasteca. Habiendo trocado 
la parroquia de una pequeña ciudad del reino de 
Méjico por la cátedra de náhuatl en la Universidad 
de la capital, escribió su Arte novissima de la lengua, 



(1) Véase Pilling, Proofsheets. n. 4002 sgs. 

(2) lbid. n. 2893.— Bibliothéque Mexico-Guatém.p. 118. 



i6i 

Mexicana (1753). Otro profesor de esta lengua halla- 
mos en la persona del agustino eremita Manuel Pé- 
rez. Pérez había sido ya veintitrés años profesor de 
lengua mejicana , cuando publicó en 1723 su tra- 
ducción azteca del catecis.no romano (1). De sus 
primeras publicaciones nos son conocidas una gra- 
mática (1713), y una guía para la administración de 
los Sacramentos (1717). Ya en el año 1635 e * fran- 
ciscano Mouilla había traducido el catecismo del 
Cardenal Bellarmino. De Antonio Vázquez Gastelu 
tenemos catecismo y gramática (1689) (2). Alonso 
Escalona escribió sermones y compuso una explica- 
ción de los diez mandamientos. Trabajos semejan- 
tes dejaron el jesuíta Martín Alcocer y el francisca- 
no Juan Romanones. Entre las obras de Fray Ar- 
noldo Basac, son dignos de mención sus sermones, 
y mucho más la traducción de las epístolas y evan- 
gelios de los domingos y días festivos. Otra colec- 
ción de sermones procede de Fray García Cisneros. 
Miguel Zarate dejó gran número de escritos reli- 
giosos. José Antonio Pérez de la Fuente adquirió 
puesto honroso entre los escritores mejicanos por 
su composición dramática sobre la aparición de 
Nuestra Señora de Guadalupe , por sus himnos y 
oraciones para cada misterio del rosario , y por su 
gramática náhuatl. Una de las figuras más intere- 
santes fué el franciscano Antonio Figueroa , como 
defensor de las lenguas de los indios contra las 
tentativas de muy autorizadas personas , á fin de 



(1) Pilling, Proofsheets, n. 2904—2901. 

(2) IUd. n. 1409. f. 



IÓ2 

suprimir la lengua mejicana (i). El Arzobispo Lo- 
renzana, á quien ganaron para este plan , escribió 
á España su dictamen , proponiendo los motivos 
que aconsejaban tal empresa como buena, é indicó 
los medios y el modo más adecuados para llevarla 
á cabo con la mayor seguridad posible. Mas el plan 
se vino á hacer público, y Figueroa, «misionero in- 
teligente y amigo fiel de los indios,» tomó la pluma. 
Con un lenguaje robusto , y tal vez demasiado vio- 
lento, mostró, no solamente la injusticia de un tal 
proyecto, sino también la completa inutilidad y los 
grandes peligros que iban unidos á la ejecución. 
«Con tal motivo toca de paso la cuestión de las 
dotes de espíritu de los indios y difunde muchas 
luces, que vano será buscar en otra parte» (2). 
Juntamente con estas llamadas Vindictas, se nos 
ha conservado un manuscrito muy importante que 
lleva por título: Tesoro catecistico Indiano, y da una 
instrucción amplia de los misterios de la fe. La 
biblioteca del convento de franciscanos de Méjico 
conservaba , según Beristain de Souza , un Arte 
de las artes ó Florilegio de las artes de la lengua 
Megicana que, según el plan de Figueroa, debía 
resumir con brevedad y claridad cuanto bueno se 
hallaba en las gramáticas de la lengua mejicana. 

4. El Otomí, una de las lenguas de Méjico hoy 
más difundidas, según Brancroft, era la lengua de 
un pueblo tosco y salvaje que habitaba los confines 
del valle Anahuac. Nombraremos ahora las princi- 
pales obras de la rica literatura que produjo el ma- 



(1) Piliing, Proofsheets, n. 1284. 

(2) Ramírez, Sale Catalogue. 



r«3 

nejo de esta lengua. Uno de los primeros trabajos 
gramaticales fué el de Cáceres en su Artecilla de la 
■lengua Otomi. El infatigable Horacio Carocchi, al 
que ya conocemos como gramático azteca, se hizo 
benemérito de otomí por una gramática y un dic- 
cionario. Trabajos semejantes tenemos de Haedo, 
Escamilla, Puron, Rangel y Urbano. Oroz compuso 
además de un Arte una grande obra de sermones, 
que en numerosísimos ejemplares debió difundirse 
por Méjico. La gramática de Pedro Palacio tuvo 
varias ediciones. Entre los gramáticos del otomí, 
•dos son los más notablemente conocidos, Luis Nevé 
y Molina y Sánchez de la Baquera. Nevé y Moli- 
na (i) se afano sobre todo por dar una exacta trans- 
cripción y ortografía del otomí. Su gramática y dic- 
cionario, que aparecieron por primera vez en 1767, 
han tenido varias ediciones. Molina fué profesor del 
•otomí é intérprete en el Santo Oficio. Casi por el 
mismo tiempo tuvo esta lengua un eminente cono- 
cedor de ella en Sánchez de la Baquera (2). De sus 
•obras debemos hacer resaltar la guía práctica para 
aprender el otomí, la gramática, diccionario y cate- 
cismo. En el año 1759 el jesuíta Francisco Miran- 
da publicó una pequeña gramática otomí con cate- 
cismo. Al mismo estudio se dedicaron los misione- 
ros jesuítas Ortega y Pacedes. En estos últimos 
tiempos, infatigables filólogos mejicanos han sacado 
del polvo ó de las bibliotecas abandonadas de los 
conventos muchas obras manuscritas. Así, entre 
otros, Alonso de Rengel dejó manuscritos sus ser- 



(1) Pilling, Proofihcets. n. 273S 

(2) lbid. n. 3472. 



164 
mones y obras catequísticas. El colegio de Tepo- 
zotlan conservaba una gramática y un diccionario, 
cuyo autor era el jesuíta Juan de Dios Castre. Fran- 
cisco Iragorri es autor del diccionario y de las ins- 
trucciones en forma de diálogo, que posee la biblio- 
teca de San Gregorio. Iragorri aunque en diversos 
empleos y oficios, como pedagogo de los hijos del 
Virey, profesor de filosofía y teología, supo hallar 
tiempo para ser útil también á los indígenas. Con 
gran celo, pues, se consagró á instruir á la tribu 
Otomí, para lo que le ayudó no poco su grande fa- 
cilidad en aprender la lengua indígena. En el 
año 1767 tuvo también que abandonar el país este 
benemérito misionero. Numerosas son las obras le- 
xicográficas que ha tenido el otomí; no pocas de 
ellas han sido compuestas por misioneros, que, como 
al principio hemos visto, se habían hecho célebres 
por sus gramáticas. Otros diccionarios son obra de 
los misioneros Ribero y José de Avila. A lo más 
precioso que en otomí se ha escrito pertenecen sin 
duda los trabajos del misionero franciscano Juan 
Soriano. Manejó éste el otomí en conexión con el 
dialecto de los indios Pamee en un Arte que, según 
data del manuscrito, fué terminado en 1766 y en un 
diccionario que lleva la fecha de 3 de Julio de 1768. 
En el año antes había compuesto el misionero un 
nuevo catecismo. Ya en el año 1576, el agustino 
Melchor de Vargas había publicado un catecismo. 
Por mandato del Concilio provincial de Méjico el 
franciscano Antonio Ramírez compuso una guía ca- 
tequística, que apareció en 1785. En el año antes 
había éste publicado un compendio de doctrina cris- 
tiana. 



i6 5 

El único dialecto especial del otomí, que fué 
tratado por separado, es el Mazahua, que se habló 
en la provincia del mismo nombre. En manus- 
critos del siglo XVI y XVII, que se conservan en 
varias casas religiosas, poseemos varias colecciones 
de sermones, un catecismo, un Arte y un diccio- 
nario. 

5. Las lenguas azteco-sonorenses. — Como 
consecuencia de lo anterior agrupamos aquí las lla- 
madas lenguas azteco-sonorenses de las que Ban- 
croft ha indicado el Cahita, Cora, Tepehuana y 
Tarahumara. 

La lengua cahita, que domina al norte de Sina- 
loa, es hablada en varios dialectos. Por desgracia la 
investigación y estudios de esta lengua, de la que 
se encarecen la riqueza y hermosura de sus formas, 
no nos ofrece más que una sola fuente. Es ésta una 
gramática, que en unión con un pequeño dicciona- 
rio español- cahita publicó un misionero jesuíta en 
Méjico año 1737. Ella ha sido la base de las inves- 
tigaciones de Buschmann sobre la lengua cahita, y 
fué el solo material que pudo haber á las manos el 
filólogo mejicano Pimentel para componer su Noti- 
ce of the Cahita language. 

El cora nos ha sido dado á conocer por la solí- 
cita diligencia del jesuíta José de Ortega: gramáti- 
ca, diccionario, catecismo y Confessionario fueron pu- 
blicados en 1729 á expensas de un prelado mejica- 
no, el Obispo Gómez de Guadalajara. También en- 
tre los manuscritos, que la Biblioteca Real de Berlín 
adquirió de la herencia de Guillermo de Humboldt, 
se halla una gramática cora. En el año 1732 pu- 
blicó Ortega un extenso catálogo de palabras de la 



i66 
lengua cora, que la Sociedad de geografía Mexii 
ha impreso nuevamente en el tomo octavo de su 
periódico (i). 

El tepehuana halló entre los misioneros exce- 
lentes cultivadores. Fray José Fernández escribió 
un Arte y Vocabulario. El célebre misionero Figue- 
roa S. I., dejo gramática y diccionario del tepe- 
huana y tarahumara. Jerónimo Figueroa empren- 
dió la misión de este territorio en 1639. Cuarenta 
años permaneció en este difícil puesto con grande 
espíritu de sacrificio en medio de toda clase de pri- 
vaciones, puesto en el que su antecesor había al- 
canzado la palma del martirio y en el que vivió* 
como bienhechor y apóstol de los indios tepehuanos 
y tarahumaros. Cuando quebrantado por sus fatigas 
se retiró al Colegio de Méjico, trató de ser aún útil 
á la misión componiendo una gramática y un dic- 
cionario de los dos dialectos mejicanos, que habían 
llegado á serle como la lengua madre, y dando la úl- 
tima mano á un catecismo y Confessionario. Como 
nos refiere su biógrafo, se encontraron á su muerte 
cuatro copias de sus escritos hechas por él mismo, 
glorioso testimonio por cierto de la aplicación del an- 
ciano misionero, que quiso consagrar hasta los últi- 
mos días de su vida al servicio de la misión. El ve- 
nerable P. Fuente (asesinado en 19 de Noviem- 
bre 1 616) había escrito también la gramática y vo- 
cabulario del tepehuana y tarahumara. El tepehua- 
na tiene su mejor gramática en el jesuíta Benito 
Rinaldini, quien publicó sus trabajos en Méjico- 
año 1743. Rinaldini presenta en su obra una grama- 



(1) Bol. de la Soc. de geogr. Mexic, t. 8 p. 561-602. 



i6 7 
tica del tepehuana, compuesta con extraordinaria 
exactitud, un catecismo, Confesionario y un diccio- 
nario bastante copioso. 

Ya hemos tenido ocasión de mencionar los tra- 
bajos de los misioneros Fuente y Figueroa sobre el 
tarahumara. Del misionero jesuíta Tomás de Gua- 
dalajara tenemos una gramática, que por ocuparse 
del dialecto de los indios Guazapare, ha conservado 
un mérito singular. Arte y Vocabulario «obra extre- 
mamente rara» (i) apareció en el año 1683. La 
copia de Icazbalceta es tal vez el único ejemplar 
que existe. Sabemos por Oviedo en su Menologio, 
que Guadalajara había compuesto otra gramática, 
que por tratar de varios dialectos del tarahumara, 
tendría hoy día para nosotros grande mérito. El 
misionero terminó sus días en la misión de San 
Gerónimo, después de 40 años de faenas apostó- 
licas. Que el jesuíta Roa compuso un Arte, lo sabe- 
mos por el P. Juan Baltasar, quien se valió de él 
para aprender el tarahumara. El Arte y Vocabulario 
del misionero José Victorino existen manuscritos. 
En un diccionario tarahumaro, el ex-jesuíta Steffel 
publicó en Brünn, 1791, los frutos de cuanto había 
recogido en la misión de Tarahumara. 

6. Lenguas de michoacan. — Por la riqueza y 
belleza de formas, puede el Tarasco, lengua princi- 
pal de la provincia de Michoacan, colocarse al lado 
del azteca. Clavigero y Humboldt encarecen la 
armonía y abundancia de la lengua, y le atribuyen 
en particular una vocalización muy desarrollada. El 
primer puesto, no sólo por razón del tiempo, sino 



(1) Pilling, Proofsheets. n. 1607. 



1 68 

también respecto al mérito intrínseco, debe conce- 
derse al franciscano Fray Maturino Gilberti. Ya 
en el año 1558 había Gilberti terminado su 
En el mismo año, escribió el Tesoro spiritual de po- 
bres, que fué impreso en 1575. «Es este una obra», 
dice un filólogo moderno, «tan notable bajo el punto 
lingüístico como el bibliográfico, y será siempre con 
los otros escritos del autor, una de las más impor- 
tantes fuentes para el conocimiento del tarasco, len- 
gua que poseemos únicamente en pocos documentos 
impresos» (1.) La obra más importante de Gilberti 
es su Vocabulario en lengua Mechoacan del año 1559. 
Al mismo año pertenece el Diálogo de doctrina chris. 
Uaná, uno de los más raros impresos mejicanos. Un 
precioso manuscrito nos ha conservado la traduc- 
ción en lengua tarasca de los evangelios para todos 
los domingos y fiestas del año. Otro señalado cono- 
cedor del tarasco poseyó esta lengua por el mismo 
tiempo en el misionero franciscano Juan Bautista 
de Lagunas. En el año 1574 aparecieron gramática 
y diccionario, una declaración de varios salmos y de 
las letanías de todos los Santos y un Cotifessionario 
bastante extenso. Publicaciones todas que pertene- 
cen á los impresos sumamente raros, que se siguie- 
ron inmediatamente á la conquista, y de los que 
Icazbalceta ha tratado minuciosamente en su obra 
clásica Bibliographia mexicana del siglo XVI. Se ha- 
ce mención además de la gramática y diccionario de 
Fray Juan Ayora, cuyos conocimientos lingüísticos 
encontramos también al tratar de las lenguas de 
Filipinas y del azteca. Ayora había adquirido gran 



(1) Véase Pilling y Leclerc. 



169 
facilidad en todas estas lenguas. La Biblioteca de 
San Gregorio, en Méjico, conservábalos manuscri- 
tos de la gramática y diccionario del jesuíta Tomás 
Chacón. Trabajos semejantes se conocen de Fray 
Diego Rodríguez. Las obras del franciscano Serra 
son dignas de bastante consideración. A este misio- 
nero se debe, además de diccionario y gramática, 
una traducción del catecismo del P. Castaño en 
tarasco, un Manual en tres lenguas para la adminis- 
tración de Sacramentos, y el manuscrito también 
en tarasco de una colección de sermones. Juan Ra- 
mírez dejó asimismo una colección de sermones y 
un vocabulario. Villafane escribió una gramática 
del Guasave, Pedro Pila una Doctrina moral y chns- 
tiana en lengua Tarasca. Otros diccionarios, cuyos 
autores son desconocidos, han llegado manuscritos 
hasta nosotros. 

Al poniente del valle de Anahuac en el antiguo 
reino de Michoacan vivía un pueblo independiente, 
el Matlaltzincas, cuya lengua nos es conocida por 
un no despreciable número de obras. El primer es- 
pañol que habló y escribió el matlaltzinca parece 
haber sido Fray Andrés de Castro. El manuscrito 
original de sus sermones, que posee la biblioteca de 
Santiago de Tlatelulco, procede del año 1542. La 
misma biblioteca conserva en un manuscrito bellí- 
simamente escrito, gramática, diccionario y catecis- 
mo de nuestro misionero. Entre los primeros fran- 
ciscanos que trabajaron en Michoacan se cuen- 
ta Fray Bautista Gerónimo. Un manuscrito del 
año 1562, perteneciente al colegio de Tlatelulco, 
contiene una colección de sermones de este misio- 
nero. Dos agustinos principalmente rivalizaron con 



los misioneros franciscanos en el cultivo de la len- 
gua matlaltzinca, y tanto más merecen sus nombres 
ser aquí notados, cuanto que tal vez ningún dialec- 
to ofreció en un principio tanta dificultad á los mi- 
sioneros. Ante todo fué el P. Diego Basalenque, 
quien con grandes resultados cultivó la lengua de 
los salvajes matlaltzincas. Diego Basalenque fué á 
Méjico en el año 1586, se hizo agustino en 1591, y 
después de haber desempeñado varios cargos im- 
portantes fué provincial de la provincia de su 
Orden en 1623. (m. 12 de Diciembre 1651). En el 
año 1640 terminó su extensa gramática, que, sin 
embargo, no se imprimió hasta mucho después de su 
muerte, en 1714. Dos años después emprendió el 
arreglo del Vocabulario terminado en 1646. En se- 
guida se ocupó en una colección de sermones y en 
un catecismo en matlaltzinca. Miguel de Guevara 
adquirió nombre de eminente conocedor de esta 
lengua entre los misioneros agustinos. Escribió una 
gramática muy buena, un catecismo y una instruc- 
ción sobre los Sacramentos. En la portada de sus 
libros Guevara se titula siempre Predicador en las 
tres linguas Mexicana , Tarasca y Matlaltzinca. 

En algunas comarcas del Norte de Sinaloa y en 
Sonora domina la lengua Pima, hablada en muchos 
dialectos, de los que el alto y bajo pima han sido 
los más conocidos. Esta lengua ha sido tratada gra- 
maticalmente por los Padres Luis Bonifaz, Velasco, 
Mercado y Oliñano S. I., por este último en su Arfa 
en lengua Pima ó Nevóme, mientras que del P. Se- 
delmaier se tiene un diccionario manuscrito, ün 
antiguo manuscrito, propiedad de Pinart, contiene 
una colección de sermones. El jesuita Adán Gilg 



*7* 

escribió un diccionario pima y eudeve. Los dialectos 
Eudeve y Opata tienen un término medio entre el 
alto y bajo pima. Es digno principalmente de es- 
tima para el conocimiento del opata el catecismo de 
Aguirre que publicó poco antes de la supresión de 
su Orden. El P. Manuel Aguirre trabajó muchos 
años entre los indios ópatas, y llegó á conocer exac- 
tamente su lengua. Otro miembro de la misma Or- 
den, el P. Natal Lombardo, publicó en 1702 una 
gramática y un diccionario de la lengua Tequima. 
Bien puede servir de recomendación de este trabajo 
lo que el misionero escribe en la portada, á saber, 
que había vivido más de ventiseis años entre los 
indios tequimas. El Timucua, lengua de la Florida, 
fué bien pronto manejado por los misioneros. Quien 
más escribió en esta lengua fué el franciscano Pa- 
reja. Publicó en 161 2 su primer catecismo, y en 1613 
su grande Confessionavio. Carlos Leclerc tuvo la suer- 
te de encontrar la gramática timucua del año 1614, 
de nuestro misionero, y en el año 1881 sorprendió 
el Congreso americanista de Madrid con una des- 
cripción de este raro impreso. Otros escritos del 
autor son un diccionario, varias indicaciones para 
la instrucción de los indios, un tratado en timucua 
de las penas del purgatorio y del infierno. El Padre 
Bartolomé Castaño escribió un catecismo en el dia- 
lecto principal de Sinaloa. 

En nuestra excursión por el campo de la litera- 
tura gramatical, etc. de la América Central, hemos 
avanzado ya muy hacia el Norte. Aún nos falta tra- 
tar del Mixteca y del Zapoteca, antes que fijemos 
nuestra atención en la tan privilegiada literatura de 
Yucatán. 



172 
y. El mixteco. — Esta lengua se habla princi- 
palmente en los estados de Oaxaca. Los misioneros 
la dividieron comunmente en dos dialectos princi- 
pales; el alto mixteco, que dominaba en las regio- 
nes montañosas, y el bajo mixteco, que era propio de 
las costas del Océano Pacífico. Como nos asegura 
Bancroft, casi todos los antiguos misioneros se la- 
mentaban de las grandes dificultades que presenta- 
ba el aprender el mixteco y sus numerosos dialectos, 
dificultades que obligaban á un triple ó cuádruple 
estudio de la lengua. En primer lugar, merece nues- 
tra atención la Doctrina christiana, que el dominico 
Fray Benito Fernández había compuesto ya en 1550 
y que fué publicada en 1567. Al año siguiente pu- 
blicó el texto original de la Doctrina en un dialecto 
mixteco. Le siguió Francisco Alvarado, dominico 
también, con un Vocabulario en lengua Mi.xteca, 
año 1593. Por el mismo tiempo escribió Fray An- 
tonio de los Reyes su Arte, que existe en dos edi- 
ciones, 1593 y 1750. Notables son los trabajos de 
Fray Domingo de Santa María, á saber, gramática, 
catecismo y, sobre todo, la traducción de los evange- 
lios y epístolas del año. Una gramática del agusti- 
no Francisco Ortiz se ha conservado manuscrita. 
Diego Rio se dedicó al mixteco con bastante dili- 
gencia; son de mencionar, además de un diccionario, 
sus sermones y varios tratados. El mérito de haber 
traducido en mixteco al Ripalda se debe á Antonio 
González, en 1719. Un interés particular reclaman 
las obras poéticas de Fray Martin Azevedo: son és- 
tas los Autos sacramentales en lengua Mis teca y Dra- 
mas allegoricos, cuyos manuscritos posee el Convento 
de Oaxaca. Las obras de varios misioneros nos han 



¡73 
dado á conocer el Chuchona, dialecto mixteco. Do- 
cumentos importantes en este asunto son: el cate- 
cismo del dominico Roldan, que estaba ya impreso 
en 1580, y el librito de confesión del P. Pedro de 
Llissa. El estudio del dialecto de Tepuzculula se nos 
ha hecho accesible, mediante un manuscrito Doc- 
trina y oraciones y moral christiana cuyo autor parece 
ser Fray Benito Fernández. 

Rica y armoniosa es la lengua de los zapotecas. 
También en el manejo de esta lengua nos encontra- 
mos principalmente con nombres de misioneros do- 
minicos, y por cierto que el mérito de haber senta- 
do el fundamento para el estudio de esta lengua per- 
tenece al un tiempo provincial Fray Juan de Córdo- 
ba. Su diccionario apareció en 1571, y siete años 
después el Arte. Pedro de Feria, obispo del territorio 
de los zapotecas desde 1575, publicó un catecismo. 
Fray Pedro de la Cueva publicó una colección de 
narraciones religiosas; su gramática apareció en 
Méjico, 1607. En Fray Cristóbal de Agüero encon- 
tramos á uno de los más notables conocedores del 
Zapoteca. Durante los muchos años que Agüero fué 
profesor de esta lengua en Oaxa, compuso varias 
obras excelentes: el Miscellaneo espiritual, un dic- 
cionario voluminoso, la traducción de los evange- 
lios para todos los días de Cuaresma. Fray Alonso 
Camacho compuso un tratado sobre los siete Sacra- 
mentos. Francisco Pacheco tradujo el catecismo de 
Ripalda en zapoteca. El manuscrito de un misione- 
ro desconocido del siglo XVII nos da gramática, 
catecismo, poesías religiosas y sermones. Además 
de Fray Antonio Pozo se cita á Fray Gerónimo 
Moreno Como autor de una gramática. Este escri- 



174 
bió también un Tratado curioso de las raices y for- 
mación de los verbos de la lengua Z apoteca, y lo que 
particularmente debe llamar nuestra atención, una 
traducción de las cartas de San Pablo y de los evan- 
gelios. De Fray Diego Vergara se conserva un ma- 
nuscrito de sermones. Villanueva puso en verso los 
misterios del rosario, y trató poéticamente los prin- 
cipales misterios de la fé. Pasando por alto otros 
manuscritos en gracia de la brevedad, mencionare- 
mos aún solamente el catecismo de Leonardo Le- 
vanto, que pareció en la Puebla, 1776, y presenta 
al zapoteca en una buena transcripción. 

Al Mixo ó mije, dialecto del zapoteca, nos le pin- 
tan como una lengua tosca y pobre, que necesita 
gestos para ser entendida (1). El obispo de Oaxaca, 
á cuya jurisdicción pertenecían los indios mixe, dice 
el arzobispo Lorenzana, tiene bajo su autoridad una 
tribu, que sólo puede darse á entender de día, pues 
que de noche no pueden verse las señales con que 
acompañan su lenguaje. Lo que sabemos de esta 
peregrina lengua se lo debemos principalmente á 
Quintana, misionero dominico, quien vivió ven- 
tiocho años entre los mixes y «dominó perfectamen- 
te su difícil dialecto.» (2) En 1733 se publicó su gra- 
mática con oraciones é instrucciones religiosas. Te- 
nemos manuscrito el Arte y vocabulario de la Ir 
Mije, de Fray Marcos Beneito. Fray Fernando Be- 
jarano escribió sermones. Un manuscrito del si- 



(1) La Lcetit. novi Orbis p. 262, dice: Lingua illorum 
rudis et crassum quid sonans instar Allemanorum. 

(2) Ramírez, Sale Catalogue. 



175 
glo XVIII contiene un diccionario, oraciones y li - 
brito de confesión. 

8. Maya-Kiché. — El maya es la lengua de la 
península de Yucatán. La primera gramática maya 
fué compuesta por Luis de Vilalpanda; el primer 
sacerdote católico que puso el pié en la península 
de Yucatán. Cierto que no llegó á publicarse, mas 
en la forma corregida y aumentada, que el manus- 
crito recibió de mano del obispo Diego de Landa, 
ha sido la base de las gramáticas que publicaron los 
misioneros Juan Coronel y Gabriel de San Buena- 
ventura» (i). En el franciscano Coronel, que fué á 
Yucatán en 1590 y trabajó en la misión hasta 
el 165 1, encontró sin disputa la lengua maya un 
conocedor y escritor profundo. Se le debe un Arte 
que fué impreso en Méjico, un catecismo, sermones 
y una extensa exposición de la doctrina cristiana. 
Gabriel de San Buenaventura, á quien hemos men- 
cionado ya con Coronel, publicó en 1684 el Arte de 
la lengua Maya. Su grande diccionario en tres to- 
mos maya-español y español-maya, se conserva 
manuscrito en la biblioteca de los Padres fran- 
ciscanos de Yucatán. El primer diccionario maya, 
al que sirvieron también de fundamento los tra- 
bajos hechos por Vilalpanda, apareció ya en el 
año 1571. Los trabajos lexicográficos fueron bas- 
tante numerosos. Luis Vidales compuso además 
una sintaxis maya, un diccionario español -maya 
y maya-español. Gaspar Antonio compiló un 1 



(i) Normans Rambles in Yucatán según Pilling en la 
palabra Vilalpanda. 



176 
bulavio. En este lugar merecen especial atención 
las obras de Fray Alonso Solano: el Diccionario 
Maya y Español, su interpretación de algunos libros 
de la Sagrada Escritura en maya, varias colecciones 
de sermones y estudios sobre la historia y antigüe- 
dades de Yucatán. El más famoso en esta materia 
fué sin disputa alguna Fray Antonio de Ciudad- 
Real, se había dedicado al estudio del maya con 
muchísima aplicación y adquirió una facilidad 
asombrosa en el manejo de la lengua. Su volumino- 
so diccionario español -maya y maya español y su 
manual de elocuencia sagrada compuesto en maya 
podrían bastar para asegurarle un puesto honorífico 
entre los escritores del Yucatán. Mas su obra mo- 
numental fué el Calepino déla lengua Maya, en seis 
volúmenes, que será siempre un testimonio de la 
aplicación y talento del misionero; y no podemos 
menos de referir brevemente las palabras con que 
el historiador del Yucatán celebra los méritos de 
Fray Antonio: «Sabía,» dice Cogolludo, «tan á fondo 
la lengua , que ciertamente debe ser llamado el 
maestro más eminente de la lengua maya, que 
jamás ha tenido el país. Predicaba, enseñaba y es- 
cribía en esta lengua con extraordinaria elegancia. 
Sus sermones para todos los domingos y días festi- 
vos son obras verdaderamente maestras. No le bastó 
componer su diccionario maya-español y español- 
maya; emprendió una obra que por su extensión 
mereció se la llamase Calepino de la lengua Muya. 
En él se encontrará cuantas noticias se desee sobre 
las diversas clases de palabra y modos de decir, sin 
faltar palabra alguna cualquiera que sea su uso. La 
obra fué fruto de cuarenta años de estudio de la len- 



1 77 
gua maya (i). Mas los méritos de Fray Antonio no 
deben impedirnos el recordar algunos otros exce- 
lentes escritores del maya. Pedro Beltrán de Santa 
Rosa enseñó por muchos años esta lengua en el 
Convento de su Orden en Mérida. Entre sus publi- 
caciones ocupan el primer lugar las de los años 1739 
y 1749, á saber, gramática, diccionario, catecismo 
y sermones. Publicó además en 1742 un Arte, y 
en 1757 una Doctrina christian.i. Fueron muy cele- 
brados los conocimientos lingüísticos del francis- 
cano Carlos Mena; baste indicar sus sermones y 
escritos ascéticos. Fué también notable la colección 
de sermones del agustino Juan de Mijanges. Son 
asimismo dignos de mención Fray Bernardino de 
Valladolid, por un diccionario, Diego de Landa y 
Cuartos por una gramática, Aguilar por una Doc- 
trina christiana y Andrés Avendaño por su Arte y 
diccionario de nombres de personas, Ídolos, d.ins.xs y 
otras antigüedades de Yucatán. 

Unamos á la lengua maya el tratar la del 
Kiché. El misionero, que escribió en esta lengua, 
fué el dominico Luis Cáncer (asesinado en 1549), 
compañero de Las Casas. En unión con éste su 
célebre hermano en religión escribió algunas can- 
ciones en kiché, con las que procuraba atraerse á 
los indios. Más tarde añadió nuevos himnos y mul- 
tiplicó el manuscrito sacando de él muchas copias. 
Domingo de Vico, otro compañero de las Casas, 
adquirió un conocimiento muy notable del kiché y 



(1) Pilling, loe. cit. en lo referente á Ciudad Real, 
Antonio. 



de los dialectos afines. Sin disputa se le podrá contar 
entre los hombres más hábiles que la Orden de los 
dominicos ha dado á la misión de Guatemala (ase- 
sinado por los indios en 1555). Domingo había re- 
unido todo el material necesario para componer 
una gramática y un extenso diccionario. Ya en los 
primeros años de sus faenas apostólicas, compuso 
un catecismo, más tarde una descripción de la vida 
de los Santos más celebres del Antiguo y Nuevo 
Testamento. En una bellísima copia se ha conser- 
vado la vida del Salvador. «Una de las obras más 
preciosas, que jamás han sido compuestas por los 
misioneros para la conversión de los indios,» llama 
Pilling á la colección de oraciones y consideracio- 
nes que se publicaron inmediatamente después de 
la conquista de Guatemala. Según el testimonio de 
Squier, Domingo de Basseta escribió un excelente 
diccionario (1690). De un Arte del kiché, que se 
ha conservado manuscrito , dice el Catálogo de 
Quaritch, que es una obra cuyo trabajo supone 
muchos años y aún hoy día es de sumo mérito. Zú- 
ñiga escribió en kiché una vida de la madre de Dios, 
una serie de sermones y una gramática. «Otra gra- 
mática escrita con mucho esmero» se debe al do- 
minico Carlos Martínez. Del Arte del franciscano 
Bartolomé Anléo tenemos una hermosa copia del 
año 1744. 

Un dialecto del norte de la familia del maya- 
kiché, el Huasteca, que se habla en las ciudades 
de Vera-Cruz, Puebla y San Luis de Potosí, le ma- 
nejó el franciscano Andrés de Olmos (quien ya nos 
es conocido de antes) en una gramática, dicciona- 
rio, catecismo y sermones. Una segunda gramática 



179 
tiene por autor á Fray Bernardino de Quirós. Con 
grande ardor se ocupó del huasteca Carlos de Tapia 
Centeno. Su primera gramática pareció en 1753, 
una segunda perfeccionada con catecismo y Doctri- 
na christiana en 1767: dejó manuscrito un dicciona- 
rio y varios escritos religiosos. 

De las voluminosas obras escritas en Cakchiquel, 
citaremos principalmente las siguientes. Ya del si- 
glo XVI poseemos un manuscrito, que contiene 
veintidós sermones de fray Baltasar de Alarcón. El 
dominico Delgado trató á la vez el kiché y el cakchi- 
quel en una gramática y un diccionario. Escribió 
además dos volúmenes de sermones, que eran muy 
usados por los misioneros, pero no hay que con- 
fundirlos con otra magnífica colección que se debe 
al mismo misionero. El mejor conocedor del cakchi- 
quel fué Maldonado, «uno de los mas doctos misio- 
neros franciscanos» (1). «Maldonado poseía un ad- 
mirable conocimiento de lastres lenguas de Guate- 
mala, en las que compuso un gran número de obras 
y tratados religiosos. No pocas de estas obras fueron 
después traducidas al español , tanta era la estima 
en que se las tenía. Beristain de Souza escribe de 
él: «Francisco Maldonado unía á una eminente cien- 
cia teológica una inteligencia profunda del cakchi - 
•quel: esto le hizo á prepósito para escribir una com- 
pleta Theologia indiana, que la práctica mostró ser 
muy útil á los misioneros en sus instrucciones á los 
indios» (2) Con cuánta aplicación trabajase Mal- 



(1) Véase en Pilling y Leclerc una exacta descripción 
de las obras, en la palabra Maldonado. 

(2) Pilling loe. cit. 



1 8o 
donado, nos lo deja entrever el hecho de dejar á su 
muerte trece volúmenes de escritos religiosos, entre 
los que la Instrucción theológica de los Indios, en dos 
tomos, ocupa el primer lugar. Los dominicos Fray 
Benito de Villacañas y Fray Ángel escribieron dos 
gramáticas y diccionarios del cakchiquel: del pri- 
mero se tiene además una colección de Homilías y 
varias obras ascéticas. Al franciscano Ildefonso 
Flórez, profesor de cakchiquel en la Universidad de 
Guatemala , debemos una especie de gramática 
comparada del kiché, cakchiquel y tzotz'ú , que 
merced á las diligentes investigaciones de Brasseur 
de Bourbourg ha sido devuelta al uso de las gentes. 
Mencionemos por fin la gramática de Fray Panta- 
león de Guzmán. 

El Totonac, que, según Bancroft, pertenece á la 
familia del maya, ha sido tratado por el dominico 
Marcos Martínez en una gramática que, según tes- 
timonio de Brasseur de Bourbourg, fué compuesta 
con mucho esmero. El infatigable Olmos es tam- 
bién benemérito de esta lengua por haber hecho el 
Arte y Vocabulario. Toral escribió una gramática, 
un diccionario y varios tratados catequísticos. Una 
de las obras principales del totonac la encontrará el 
filólogo en el Arte de Zambrano Bouilla (1752). La 
lexicografía se ve representada en varios manuscri- 
tos del siglo XVIII: otros manuscritos nos han con- 
servado catecismos y libros de confesión. En 1752 
Francisco Domínguez publicó una gramática y un 
catecismo. 

El Chiapaneca fué tratado por los misioneros 
Juan de Albornoz y Luis Barrientos en una gramá- 
tica y Doctrina christiana, cuyos manuscritos publi- 



i8i 
có en 1875 Pinart. Se posee en este dialecto una 
Colección de sermones de Juan Núñez. 

Manuel Hidalgo contribuyó grandemente al 
conocimiento del Tzotzil con su gramática y su 
diccionario. El franciscano Francisco de Salcedo, 
muy versado en el tzotzil, kiché y cakchiquel, pre- 
senta también al tzotzil en su obra de sermones 
en tres lenguas. Se sabe que también los domini- 
cos poseyeron largas series de sermones en este 
•dialecto. 

Muchas son las obras que en Tzendal nos ha 
dejado el celoso dominico Domingo de Ara, obispo 
electo de Chiapa. Juntamente con la gramática y el 
catecismo, es cosa de citar ante todo el extenso 
Vocabulario manuscrito. Su Doctrina christiana se 
conserva en un espléndido manuscrito de 128 pá- 
-ginas en folio. La obra clásica de Ara tiene por títu- 
lo: De comparationibas et similitudinibus, á la que se 
allegan unos cuantos sermones. Juan Alonso ha 
merecido bien del conocimiento del tzendal por una 
serie de escritos religiosos, Fray Francisco Cepeda 
por una gramática, y el dominico Manuel Díaz por 
sus sermones. En Francisco Jiménez tuvieron las 
lenguas de Guatemala un escritor señalado. Mien- 
tras los misioneros le deben estar agradecidos por 
su excelente Manuale, los amantes de las antigüe- 
dades de Guatemala le deben las Historias del origen 
de los Indios, obra en que se nos da una traducción 
del Popol Vuh. Su extensa gramática trata las tres 
lenguas kiché, cakchiquel y tzotzil: de las dos pri- 
meras lenguas escribió también un diccionario. 

9. Las lenguas norte-americanas. — Hable- 
mos, pues, de las lenguas del norte de América. En- 



182 

tre los dialectos de los indios del norte de América 
los más notables son los de los Iroqueses y Huro- 
nes, cultivados por los misioneros jesuítas del Ca- 
nadá. Jacob Bruyas es el autor de Radices verborum 
Iroquaeorum, que fué impreso en Nueva York 1863* 
Esta obra, la obra más antigua que existe sobre 
la lengua Mohawk, fué escrita en latín en la segun- 
da mitad del siglo XVII. El significado de las pala- 
bras indianas está expresado en francés. Forma e* 
volumen X de la Library de Shea. El manuscrito. 
con 146 páginas de letra pequeña y apretada se 
conservó en Caughnawago, casa de los misioneros, 
cerca de Montreal. El autor, natural de Lión, fué 
al Canadá en 1666, donde moró hasta su muerte 
acaecida probablemente en 1701. Escribió en len- 
gua mohawk, que le era tan familiar como el fran- 
cés, aun otras varias obras, que sólo existen ma~ 
nuscritas, como un Vocabulaire Francais-Agnier y Ün 
catechisme et des instrnctions en langue Agnicre. El 
Onondaga, lengua de los iroqueses orientales, se 
nos ha conservado en un diccionario manuscrito del 
siglo XVII también. Shea publicó en su Library 
1859 este diccionario onondaga. Según Kühne el 
manuscrito original sería obra de un Padre jesuíta, 
que vivió como misionero entre los indios ononda- 
gas desde la mitad del siglo XVII hasta principios, 
del XVIII. 

Uno de los misioneros más beneméritos entre 
los iroqueses y los hurones es el jesuíta José Chau- 
monot. Vivió este por espacio de cincuenta y cua- 
tro años entre los indios y adquirió una grande 
perfección en el manejo de la lengua de los huro- 
nes. Su gramática huronesa fué publicada en ingléSj 



i8 3 
año 1831. También tenemos de él un catecismo y 
un diccionario manuscritos. El célebre misionero 
Juan de Bréboeuf tradujo al hurones el catecismo 
del P. Ledesma. Esta traducción salió á luz en 
París en 1632 después de la muerte del misionero. 
El franciscano Gabriel Sagard conpuso un voca- 
bulario de la lengua huronesa. Debemos al misio- 
nero jesuíta Massé algunos ejemplos de la lengua 
de los indios Monta gnais. El P. Esteban de Car- 
heil hizo una colección de las raíces de la lengua 
de los hurones; de este trabajo ha llegado hasta 
nosotros una copia, que se hizo en francés y en 
latín por el año 1744. Otro vocabulario hurones 
tiene por autor al jesuíta José Lé Carón; fué.corre- 
gido más tarde por el P. Nicolás, traído á Europa 
por el P. Georg, procurador de la misión, y regala- 
do en 1625 á la Real Biblioteca de París, juntamen- 
te con un diccionario algonquin y montagnais. 

El P. Andrés White compuso gramática, dic- 
cionario y catecismo en la lengua de los indios de 
Maryland. El P. White, fundador de la misión de 
Maryland, entró en la Compañía de Jesús 1607, y 
después de una breve permanencia en España y en 
Bélgica, fué á Maryland. Preso por los ingleses, 
para quienes sus gloriosos trabajos en la misión 
eran, hacía mucho tiempo, como una espina clavada 
en un ojo, fué conducido á Londres, donde se le 
condenó al destierro. Pudo salvar sus escritos, sin- 
gularmente sus trabajos lingüísticos que más tarde 
fueron á parar á la casa profesa de Roma, al Jesús. 
Los trabajos de los Padres Gravier y Le Boulanger 
contribuyeron notablemente al conocimiento de la 
lengua de los indios del Illinois. Jacob Gravier es 



i8+ 
el primer misionero que penetró á fondo el illinés 
y compuso su gramática y diccionario. En él sin 
duda debemos reconocer al autor del diccionario 
Mináis- francés, del que nos ha dado una descrip- 
ción el Dr. Hammond Trumbull. La Cárter B 
Library posee el manuscrito de un diccionario fran- 
cés-miami-illinois : es obra de algunos de los pri- 
meros misioneros franceses entre los indios del 
Illinois, «una prueba de los esfuerzos sobrehuma- 
nos que llevaban á cabo los misioneros católicos en 
su amor por la salvación de las almas inmorta- 
les» (i). El diccionario francés-illinois atribuido al 
P. José Ignacio de Boulanger, «sobrepuja en exten- 
sión y esmerado trabajo á todas las obras que tene- 
mos de la lengua algonquina.» La preeminencia en 
los trabajos hechos sobre las lenguas norte-ameri- 
canas corresponde al P. Esteban Rasles. Llegó este 
misionero al Canadá en 1689 y trabajó con infati- 
gable celo entre los indios del Illinois y Abnaqui. 
En 1724 murió víctima del fanatismo de los ingle- 
ses, para quienes su celo por las almas y el bri- 
llante resultado de su laboriosidad apostólica eran, 
hacía ya mucho tiempo, objeto de odio y de perse- 
cuciones. Juntamente con el dialecto de los indios 
abnaquis, que Rasles habló la mayor parte del tiem- 
po, le eran igualmente familiares las lenguas de los 
indios illineses y onotoneses. Sus cartas sobre la 
lengua y las costumbres de estas tribus fueron muy 
estimadas en su tiempo y divulgadas en inglés, 
francés y alemán. En el año 1833 J uan Pickering 



(1) Véase Pilling, en las palabras Gravier y Le Bou- 
langer. 



i8 3 
publicó el diccionario de la lengua abnaqui según 
el manuscrito original del autor, que se conserva 
en la biblioteca del Colegio Harward. Por la prime- 
ra página sabemos que Rasles empezó su diccio- 
nario luego de comenzar sus tareas apostólicas. 
«Estoy hace ya un año entre los salvajes» escribe 
el misionero, «y por lo tanto comienzo á reunir en 
forma de diccionario las palabras que voy apren- 
diendo.» Shea emite el siguiente juicio acerca del 
manuscrito: «este célebre diccionario abnaqui ha 
sido siempre considerado como uno de los más pre- 
ciosos monumentos de los antiguos trabajos filoló- 
gicos sobre las lenguas de los indios. El original se 
conserva con el mayor cuidado y en lugar seguro 
en la biblioteca del Colegio Harward» (i). Muchos 
manuscritos sobre la lengua algonquina han llegado 
hasta nosotros: algunos de los más importantes son 
citados por Pilling (2). Un diccionario algonquín- 
francés del 1661 fué escrito por los misioneros, 
«quienes» á juicio de Pilling, «eran hombres ins- 
truidos y habían alcanzado notables conocimientos 
en la lengua algonquina» (3). Por desgracia el dic- 
cionario francés-algonquín no le tenemos completo. 
De la misma mano, que compuso este diccionario 
manuscrito, tenemos en algonquín un tratado sobre 
el purgatorio, y una parte del génesis traducida en 
la misma lengua. Estas tres obras fueron corregi- 
das y aumentadas por un misionero jesuíta, que 



(1) Véase de Backer, Biblioth. des Ecrivains de la Com- 
pagine de Jésus. V. III, col. 35. 

(2) Proofsheets n. 2441-2444. 

(3) Pilling, L. c. n. 2442. 



i86 
escribía por el año 1699, y debió ser un excelente 
conocedor de la lengua, pues que en otro escrito 
trató las raíces del dialecto algonquín, escribió un 
diccionario francés-algonquín é instrucciones acer- 
ca de los artículos de la fe. De otro misionero 
de la misma Orden existen, manuscritos, gramática, 
catecismo, oraciones é himnos. Del mismo tiempo 
procede un tercer diccionario francés-algonquín y 
un grande volumen de instrucciones religiosas en 
algonquín. Pedro Laure (m. 1738) contribuyó á dar 
á conocer el dialecto de los indios Montagnais , con 
un abundantísimo Apparato gramatical y lexicógra- 
fo. Por el año 1760 el jesuíta la Brosse escribió 
una gramática y diccionario montagnais. 



187 



V. LAS FILIPINAS. 



En Filipinas el celo apostólico ha producido tal 
riqueza de gramáticas, diccionarios y escritos reli- 
giosos, que solamente en Méjico encontramos cosa 
semejante. Primero á los dominicos y franciscanos, 
á los agustinos y jesuítas después, somos deudores 
de conocimientos notabilísimos acerca del Tagalo, 
Bisaya, Ilocana y Bicol. Precisamente en los últi- 
mos tiempos es cuando las lenguas de Filipinas 
han sido estudiadas con mucha atención y diligen- 
cia. Bajo la dirección del infatigable filólogo Fer- 
nando Blumentritt y del presidente de la biblioteca 
del India Office, Dr. Reinhold Rost, se ha formado 
una sociedad cuyos trabajos y publicaciones se en- 
caminan principalmente á la etnología y lenguas de 
las Filipinas. Nuestros asertos se apoyarán todos en 
las noticias bibliográficas del «Vocabular einzelner 
Ausdrücke und Redensarten , velche dem Spani- 
schen der Philippinischen Inseln eigenthümlich 
sind» de Fernando Blumentritt (Leitmeritz 1885), 
y en la Bibliotheca americana: Histoire, géographie, 
voyages, archéologie et linguistique des deux Amé- 



i88 
riques et des íles Philippines (Paris 18S1-1887) de 
Leclerc. 

La primera gramática tagala la escribió Fray 
Agustín de Albuquerque (f 1580). Pocos años 
después le siguió Fray Juan de Plasencia con un 
Arte Tagalog, que algunos decenios después fué 
perfeccionado notablemente por Juan de Üliver. 
Además de haber corregido y aumentado la gramá- 
tica de Plasencia, Oliver compuso un diccionario 
tagalo -español, un catecismo y varios escritos reli- 
giosos. El franciscano Francisco de la Trinidad es 
el primero á quien debemos muchas poesías en ta- 
galo. Su obra «Vida de los más esclarecidos santos 
de la Orden de San Francisco», se nos conserva aún 
en un manuscrito del siglo XVI. Uno de los más ar- 
dientes cultivadores del tagalo por aquel tiempo fué 
el dominico Francisco de San José, quien llegó á 
Filipinas en 1595, y hasta su muerte acaecida en 
1614 trabajó incesantemente en la conversión de 
los isleños. Suyo es el mérito de haber introducido 
la imprenta en aquellas islas, y lo logró con la ayu- 
da de un chino, de quien se valió para aprender 
bien el chino á poco de su llegada. Los primeros 
frutos de esta prensa fueron los escritos del mismo 
Fray Francisco. En primer lugar son de mencionar 
las dos obras gramaticales siguientes: una gramáti- 
ca del tagalo, y otra escrita en tagalo para aprender 
el español. Compuso además una extensa colección 
de sermones y consideraciones sobre los misterios 
del rosario, un tratado sobre los cuatro novísimos 
del hombre y un gran número de poesías religiosas. 
Al fin del siglo XVI pertenece también el Arte del 
idioma Tagalog de Fray Bernardino de Jesús. Ei 



i8g 
jesuíta Diego Bobadilla (f 1648) escribió una de 
las más apreciadas gramáticas del tagalo. El mi- 
sionero Pedro de San Buenaventura publicó en 
1613 su diccionario español -tagalo; en 1637 Alonso 
de Santa María su traducción del catecismo de 
Bellarmino; en 1648 Fray Antonio de San Grego- 
rio su exposición de los misterios de la fe. Fray 
Gerónimo Montes y Escamilla no solamente enri- 
queció la literatura gramatical con un nuevo Arte, 
sino también la literatura ascética con una obra 
preciosa, traduciendo la Guia de Peccadores. Miguel 
de Talavera es autor de sermones acerca de la Ma- 
dre de Dios; la literatura religiosa le debe además 
una traducción de sentencias de los Santos Padres, 
y de muchos trozos, ya grandes, ya pequeños, de la 
Sagrada Escritura. En Fray Diego de la Asunción 
tuvo el tagalo un hábil traductor de la Sagrada Es- 
critura; encomiadas son sus versiones del Génesis 
y de los Evangelios. A estos trabajos deben agre- 
garse una gramática, un diccionario y una colec- 
ción de sermones. El agustino Herrera publicó en 
tagalo (1636) un tratado sobre el amor de Dios, y 
en una obra poética de 217 páginas y que salió im- 
presa en 1639, celebró la vida del Salvador. 

El siglo XVIII abundó en excelentes gramáti- 
cos y escritores del tagalo. Al umbral de este siglo 
nos sale al encuentro Domingo de los Santos con 
un diccionario que por primera vez y en folio salió 
á luz en 1703, y volvió á publicarse segunda y ter- 
cera vez en 1794 y 1835. El franciscano Sebastián 
Totanes publicó en 1745 un Arte de la lengua Ta- 
gale y un Matinal Tagalog para la administración 
de los Sacramentos. Su gramática tagala ha sido 



190 
considerada por muchos como el mejor trabajo gra- 
matical de esta lengua. Su diccionario ha tenido 
varias ediciones. Tomás Ortiz publicó en 1740 
Arte y reglas de la lengua Tagale; en 1742 salió Mel- 
chor Oyanguren en Méjico con su Tagalismo eluci- 
dado, en el que presenta la sintaxis tratada profun- 
damente. A la primera mitad del siglo XVIII 
pertenece la actividad literaria de los misioneros 
Diego de Alay (murió 172 1) y Francisco Benzu- 
chillo; este último publicó en 1747 la traducción 
de las vidas de los Santos por el P. Ribadeneira. 
Uno de los que mejor conocieron el tagalo fué el 
jesuíta Noceda. Como sabemos por el P. Sanlúcar, 
publicó el Salterio en una clásica traducción tagala; 
escribió además un tratado excelente sobre la acen- 
tuación del tagalo, asunto que había tratado tam- 
bién el P. Bobadilla. En unión con Sanlúcar publicó 
Noceda en 1754 el gran diccionario tagalo, para 
el cual contribuyeron con sus materiales los más 
hábiles misioneros de la tribu tagala. En la intro- 
ducción indica el P. Sanlúcar las grandes dificulta- 
des que se presentaban en el manejo del tagalo, y 
que ésta era la razón por la que se habían escrito 
tantas gramáticas y diccionarios de esta lengua; 
que él conocía treinta de semejantes obras, de las 
que once habían sido compuestas por sus hermanos 
en religión, y las restantes por miembros de dife- 
rentes Ordenes religiosas y algunos sacerdotes se- 
glares. Juan del Viso (m. 1754) dio un compen- 
dio de gramática tagala, y Miguel Breña (m. 1744) 
un diccionario. 

Después del tagalo, fué la lengua bisaya la más 
profundamente cultivada. Ya en Manila, 1637, se 



igi 
publicó un diccionario bisaya, compuesto por el 
agustino Alonso de Méntrida. El mismo autor es- 
cribió una gramática bisaya, que fué impresa nue- 
vamente en Manila, 1818. En 1711 apareció el 
gran diccionario bisaya, que tiene por autor al ex- 
celente lingüista P. Sánchez. Al celo de este mi- 
sionero debe además el bisaya una gramática y 
varias traducciones de obras religiosas. Cristóforo 
Jiménez , como escritor , desplegó una actividad 
singularmente fecunda. Publicó una colección de 
sermones para todos los domingos y días festivos; 
escribió numerosos tratados de asuntos ascéticos y 
teológicos, y además llegó á ser el poeta clásico del 
bisaya. Como nos refiere Velarde, componía sus 
poesías en aquel dialecto con mayor facilidad, gra- 
cia y sublimidad que en su lengua materna. En 
trabajos de gramática y de diccionario del bisaya 
somos también deudores al misionero Fray Juan 
de Ayora y al jesuíta San vítores. El P. Francisco 
Tejada, de la Compañía de Jesús, tradujo al bisa- 
ya la obra del P. d'Outreman, «el Pedagogo cris- 
tiano; » una Doctrina christiana tiene por autor al 
misionero Fray Juan de Aguado (m. 1781). Tra- 
bajos semejantes debemos á los misioneros Apari- 
cio, Ezguerra, Patino Pimentel y Esquivel. A Pi- 
mentel le eran muy familiares varias lenguas de 
las islas Filipinas; por desgracia, la mayor parte 
de sus escritos perecieron con el misionero, que 
en 1660 se ahogó en un naufragio. Entre ellos pare- 
ce se encarecía principalmente un grande dicciona- 
rio y una traducción tagala de las «glorias de San 
José.»» Diego Patino tradujo al bisaya el catecismo 
del P. Bellarmino; escribió un diccionario, sermo- 



Iy2 
nes y varios tratados religiosos. Otra traducción del 
catecismo de Bellarmino se atribuye al P. Aparicio. 
Ezguerra escribió una notable gramática de la len- 
gua bisa) a, que ha tenido varias ediciones la pri- 
mera en 1662). 

El dialecto bicol tuvo uno de sus primeros cul- 
tivadores en el franciscano Marcos de Lisboa, 
cuya laboriosidad, según Civezza, se desplegó en- 
tre 1590 y 1620: se cita de él una gramática, dic- 
cionario y catecismo. Fray Andrés de San Agustín 
publicó en 1647 una traducción bicol del catecismo 
de Bellarmino. El catecismo de Fray Domingo Mar- 
tínez data del 1708. El dialecto ilocana encontró 
en Francisco López á su cultivador más diligente. 
Su Arte de la lengua Ilocana fué impreso por prime- 
ra vez en Manila, 1617, y nuevamente en 1793 
y 1849. Escribieron además los misioneros José 
Carbonel y Miguel Albiol. También merecen ser 
mencionadas las obras catequísticas de los misio- 
neros Alejandro Cacho, Francisco de la Zarza y 
Domingo Martorel. 

Lorenzo Hervás consagró especial atención al 
estudio de las lenguas malayas de Filipinas, y no 
podemos terminar mejor nuestra exposición que 
dirigiendo una mirada sobre sus trabajos en gene- 
ral. El nombre de este misionero es conocido de to- 
dos aquellos que hayan leído la vida y las cartas de 
Guillermo de Humboldt. El célebre filólogo alemán 
había contraído íntimas relaciones con el jesuíta, y 
durante su permanencia en Roma recibido de éste 
grande luz acerca de las lenguas americanas. Como 
nos asegura Caballero, Hervás puso á disposición 
de Humboldt catorce breves gramáticas de las len- 



x 93 
guas americanas, y le hizo notar la interna cons- 
trucción y la afinidad de las lenguas malayas, «uno 
de los descubrimientos más brillantes en la historia 
de la ciencia de las lenguas,» como le llama Müller. 
El mismo Humboldt escribe acerca de la laboriosi- 
dad del misionero á propósito de la lengua de los 
Yaruras: «Las noticias de esta lengua nos las ha 
comunicado la solícita diligencia del benemérito 
Hervás. Tuvo éste el laudable pensamiento de hacer 
escribir por sus hermanos los jesuítas expulsados 
de América y de España, y que se habían domici- 
liado en Italia, cuanto recordaban de las lenguas 
de los indígenas americanos, entre quienes habían 
vivido como misioneros. Reunió cuanto éstos le 
comunicaron y, donde era menester, lo arregló de 
modo que se originó de ahí una serie de gramáticas 
manuscritas sobre lenguas, de las que apenas te- 
níamos noticia» (i). 

Hervás (1735-1809) trabajó diez y seis años en 
las misiones de la América del Sud hasta la expul- 
sión, en 1767. «Ya mientras evangelizaba las tri- 
bus de América, que tantas lenguas hablaban, ha- 
bía fijado su atención en un estudio sistemático de 
las lenguas. A su vuelta vivió casi siempre en 
Roma entre muchos misioneros jesuítas, á quienes 
habían hecho volver de todas partes de la tierra, y 
con las relaciones que le hacían sobre los dialectos 
de las tribus en que habían trabajado, le prestaron 
poderoso auxilio para sus investigaciones.» «Y sus 



(1) W. v. Humiioldt, Ueber die Verschiedenheit des 
menschlichen Sprachbaues. II. Bd. S. 275: edición de A. F . 
Pon. 



r 94 
obras dan testimonio de su grandioso saber. Cuando 
se comparan sus obras con las de un literato fran- 
cés de su tiempo, que se atrajo incomparablemente 
más la atención del mundo sabio, puede uno per- 
suadirse bien pronto á cuánta mayor altura se ha- 
llaba el jesuíta español que el filólogo francés 
(Court de Gebelin). Aunque Hervás dominaba cinco 
veces más lenguas, muestra, sin embargo,* mucha 
más cautela que Court de Gebelin, y no se deja 
arrastrar á teorías que no pudiesen apoyarse en he - 
chos evidentes. Hoy día es cosa fácil el indicar los 
yerros; pero precisamente aquellos que más censu- 
ran á Hervás, debían ser los primeros en reconocer 
la gratitud de que le son deudores. Ciertamente 
que no es una bagatela el haber reunido pruebas 
lingüísticas de más de trescientos dialectos. Nin- 
guno hizo en aquel tiempo cosa semejante.» «Gebe- 
lin,» continúa diciendo Müller, «trata al persa, ar- 
menio, malayo y al copto como dialectos del hebreo; 
se afanó por encontrar palabras hebreas, griegas, 
inglesas y francesas en los idiomas americanos. 
Hervás fué el primero en indicar que la verdadera 
afinidad de las lenguas sólo puede establecerse por 
la construcción gramatical, mas no deducirse por 
mera semejanza de las palabras; y probó, mediante 
una lista comparativa de declinaciones y conjuga- 
ciones, que el hebreo, el caldeo, el siró, el árabe, 
el etiope son dialectos de una lengua fundamental, 
y que forman lenguas de una misma familia. El 
había descubierto vestigios manifiestos de afinidad 
entre los idiomas de Hungría, Laponia y Finlandia. 
Aún más: uno de los mis luminosos descubrimien- 
tos en la historia de la ciencia de las lenguas, esto 



195 
es, la determinación de familia entre las lenguas 
malaya y polinésica en toda su extensión, desde 
la isla de Madagascar por más de doscientos grados 
de longitud hasta las islas de Oriente, había sido 
ya cosa hecha por Hervás mucho antes que Hum- 
boldt la diese mayor publicidad» (i). Hervás re- 
unió la mayor parte de sus estudios sobre las len- 
guas en su grandiosa obra Catálogo de las lenguas, 
de laque dice Pott que contiene «una masa de 
material lingüístico que aún no se ha agotado, á 
pesar de explotarse continuamente») (2). Benfey 
compara el trabajo de nuestro misionero con la 
obra de Pallas , Linguarum totius orbis vocabulario, 
comparativa (1787), y dice que la tentativa de Her- 
vás respecto de la ciencia de las lenguas « supera 
á la obra rusa , tanto que no admite compara- 
ción alguna» (3). Que fué «obra emprendida por 
un español extraordinariamente instruido, de in- 
genio profundo , y, además de otros esclarecidos 
dones de espíritu , dotado de una especial dispo- 
sición é inclinación á la lingüística , y llevada á 
cabo con no pequeño beneficio para la ciencia, y 
singularmente en cuanto se refiere á la clasificación 
de las lenguas americanas.» La obra apareció en 
Madrid (1800, 1805) en seis volúmenes, de los cua- 
les, el primero trata de los pueblos y lenguas de 



(1) Lectures on the science of languages. Vol. I. 
p. 130. ff. 

(2) Pott, Wilhem v Humboldt, über die Verschieden- 
heit des mensclilichen Sprachbaues. I. S. 132, y tam- 
bién S. 136. 

(3) Benfey , Geschichte der Sprachwissenschaft in 
Deutschland. S. 269 ff. 



iq6 
América; el segundo, de las islas de la India y del 
gran Océano , así como también del continente 
asiático; los cuatro siguientes de Europa: faltan 
las lenguas de África. «Hay que atribuirle el mérito 
de que, no sólo estaba persuadido de cuánto se de- 
bía atender al conocimiento de la gramática com- 
parada (cosa que ya antes de él de varios modos se 
había pretendido), sino también de que procuró 
realizarlo» (i). Podemos, pues, terminar la activi- 
dad lingüística de una grande época de las misio- 
nes de la Iglesia católica con una obra «que impo- 
ne por el juicio independiente del autor, que domina 
su materia , y, que con una exposición adecuada, 
hasta sabe animar este enmarañado asunto y des- 
pertar interés por él» (2). Ella forma un digno para- 
lelo al Mitrídates de Adelung, y, en unión con esta 
obra, da gloriosamente principio á la grandiosa evo- 
lución de la universal y comparada ciencia de laslen- 
guas, que ha venido después. Lorenzo Hervás yPan- 
duro será siempre contado entre aquellos hombres 
insignes que la Compañía de Jesús ha dado á las 
misiones y á las ciencias. 

Y ahora despidámonos de este campo que las 
misiones han regado con sus sudores, repitiendo 
las hermosas palabras de Brasseur de Bourbourg: 

«Para terminar, séame permitido expresar un 
pensamiento que brota de suyo en la mente del lec- 
tor imparcial: reconozcamos que, con pequeñas ex- 
cepciones, las gramáticas, diccionarios y tratados 
sobre las lenguas y costumbres de los pueblos, de 



(1) Benfey., L. c. S. 270. 

(2) L. c.S. 271. 



i 9 7 
los que la ciencia adquiere cada día nuevas luces, 
los debe en su origen á las plumas de algunos mo- 
destos religiosos, cuyas Ordenes han sido menos- 
preciadas, arrolladas después y esparcidas por la 
tormenta de la revolución, cuyas casas é iglesias, 
aun en sus ruinas, dan testimonio de un pasado 
que los envuelve en una gloria y en una grandeza 
tal, que ninguna revolución podrá destruir. Yo sa- 
ludo con reverencia sus nombres, y los reivindico 
como un blasón de nuestra Iglesia » (i). 



(i) Brasseur de Bourbourg , Bibliothéque México- 
Guatém. Véase Introduction. 



*9? 



ÍNDICE LIKGUISTICO-GEQGRñFICO, 



Abnaqui (lengua) 
Agnier. (dialecto) 
Agrá. 

Alentinos. (tribu de los) 
Algonquina (lengua) 
Amacusa. (ciudad) 
Ambalacátta. (ciudad) 
América. 

América del Norte. 
América del Sud. 
Anahuac. (valle) 
Andes. 
Antillas. 

Araucana, (lengua) 
Asunción, (ciudad) 
Aymarás, (indios) 
Azteca, (lengua) 
Azteco - sonorenses. ( len- 
guas) 

Bahía. 
Bengala. 
Bicol. (dialecto) 
Bisaya. (lengua) 
Bolivia. 
Brasil. 



Caughnawago. (puesto d< 

misión) 
Chachapoyas, (aldeas) 
Charcas, (obispado) 
Chaymas. (indios) 
Chiapaneka. (lengua) 
Chibcha. (dialecto) 
Chicama. (convento de) 
Chileno, (dialecto) 
China. 

Chincha, (convento de) 
Chiquitos, (tribu de los^ 
Chiriqui, (lengua) 
C buchona, (dialecto) 
Chuquisaca. (ciudad) 
Cocaína, (dialecto) 
Cochin. 
Cora, (lengua) 
Core, (indios) 
Cosme, (misión de San 
Cumana. (lengua) 
Cumanagotos. (tribu de los) 
Cuzco. 

Dekhan. 
Domingo. (Santo) 



Cahita. (lengua) 
Cakchiquel. (lengua) 
Caraibi. (lengua) 
Catamarca. 
Catamarena. (dialecto) 



Eudeve. (dialecto) 

Fé de Bogotá. (Santa 
Filipinas, (lenguas de) 
Florida. 



Galibi. (lenguas) 
Goa. 

Gran Chaco, (tribu del) 
Gran Para, (estado del) 
Guamanga. (obispado) 
Guaraní, (lengua) 
Guasave. (dialecto) 
Guatemala. 
Guazapare. (indios) 
Guyana, (tribus de) 

Hindostán. 

Huasteco. 

Hurones, (tribu de los) 

Ibarra. 

Illinois, ¡lengua illinesa) 

Ilocana. (dialecto) 

Incas, (lengua délos) 

India. 

Iroqueses. (tribu de los) 

Japón. 

Javier (misión de San) 

Juli. (casa misión de) 

líanari. 

Katsusa. (ciudad) 

Kechua. (lengua) 

Kiché. 

Kiriri. (lengua) 

Kola, (lengua) 

Koncani. 

Korea. 

Lima. 

Loreto. (misión de) 

Lule. (dialecto) 

Maduré. 



200 

Malabar. 

Maláyalam. 

Malayas, (familia de len- 
guas) 

Mandschú. 

Manila. 

Maramonisos. ( lengua 
los) 

María Mayor, (misión de 
Santa) 

Martinica. 

Marilandia. (misión de) 

Matlaltzincas. 

Maya. 

Mazahua. 

Méjico, (lenguas de 

Michoacán (lenguas d 

Mije, (dialecto) 

Misteco. 

Mohawk. (lengua) 

Mongolia. 

Montagnais. (indi 

Moxos (tribu de los" 

Mukden. (ciudad) 

Nangasaki. 

Náhuatl, (véase lengua az- 
teca) 
Xanking. 
Nevóme, (dialect 

Oaxa. 

Oaxaca. (provincia de) 

Onondaga. (dialecto) 

Onotonais. (lengua onotonesa 

Opata. (dialecto) 

Orinoco. 

Otomí. (lengua) 

Otuqui. (provincia de) 



201 



Pamée. (indios) 
Paraguay, (misiona 
Parias, (indios) 
Pascamayo. (ciudad) 
Perú, (lenguas del) 
Pesquería, (costa de la) 
Pima. (alto y bajo) 
Pondichery. 
Punicale. 
Puquina. 

Quito. 

Rachol. 

Sánscrito. 

Sinaloa. (lenguas de) 

Sonora, (lenguas de) 

Tagalo. 
Tamil. 

Tarahumara. (lengua) 
Tarasca, (lengua) 
Tartaiia. 
Telugu. 

Tepehuana. lengua (Tepe- 
guana) 
Tepeapulco. (indios de) 



Tepozotlán. (colegio de) 

Tepuzculula. (dialecto) 

Tequima (indios) 

Tibet. 

Timucua. (dialecto) 

Titicaca, (lago de) 

Tlaltelolco. (Tratelulco) 

Tonking. 

Tonocate. (dialecto) 

Totonac. (lengua) 

Trinidad. 

Trujillo. (provincia de) 

Tsintsaysuya. (dialecto) 

Tucumán. (misión de) 

Tupi, (lengua) 

Tzendal. (dialecto) 

Ttzotzil. (dialecto) 

Ubjares. (lengua de los> 

Xochiinilco. (indios de) 

Yaruras. (lengua de los) 

Yucatán. 

Yunca. (dialecto) 

Zamucos, (tribu de los) 
Zapoteca (lengua) 



202 



ÍNDICE de personas, 



Acosta. (Baltasar de) 
Acosta. José de) 
Aguado. (Juan de) 
Agüero. (Cristóbal) 
Aguilar. 

Aguilar. (Gaspar de) 
Aguirre. (Manuel) 
Alarcón. (Baltasar de) 
Albiol. (Miguel) 
Albornoz. (Juan de) 
Alburquerque. ( Agustín 

de) 
Alcocer. (Martín) 
Aldai. (Diego de) 
Almeida. (Miguel de) 
Alonso. (Juan) 
Alonso de Santa María. 
Alvarado. (Francisco) 
Alvarez. (Gonzalvo) 
Amador de Santa Ana. 
Amyot José María (Amiot) 
Añasco. 

Anchieta. (José de) 
Andrés de San Agustín. 
Ángel. 

Anleo. (Bartolomé) 
Antonio. (Gaspar) 
Antonio de San Gregorio. 
Aparicio. (Miguel) 
Ara. (Domingo de) 
Aragona. (Alonso) 
Araujo. (Antonio) 



Arenas. (Pedro de) 
Arriaga. (José) 
Astralda. 

Atienza. (Juan de) 
Avendaño. (Andrés) 
Avendaño. (Hernando) 
Avila. Francisco de (Perú). 
Avila. Francisco de (Méjico) 
Avila. (José de) 
Ayora. (Juan de) 
Azevedo. (Martín) 

Baldinotti. (Julián) 
Bandini. (Simón) 
Baña. (Manuel) 
Barreto. (Manuel) 
Barrientos. (Luis N ; 
Barcena. (Alonso) 
Basac. (Amoldo) 
Basalenque. (Diego) 
Basseta. (Domingo de) 
Bautista. (Manuel) 
Bayer. (Wolfgang) 
Bejarano. (Fernando) 
Beitrán de Santa Ros 

\Tedro) 
Benavides. (Miguel de) 
Beneito. (Marcos) 
Benzuchillo. (Francisco^ 
Bernardino de Jesús. 
Bernardino de Valladolid. 
Bertonio. (Luis) 



Beschi. (José Constantino) 
Bettenclorf. 
Biso. (Juan del) 
Blanco. (Matías) 
Bobadilla. (Diego) 
Bonifaz. (Luis) 
Boulanger. (José Ignacio 

le) 
Bourgeois. (Francisco) 
Bouvet. (Joaquín) 
Braña. (Miguel) 
Bréboeuf. (Juan de) 
Bretón. (Raimundo) 
Brosse. (Juan Bautista la) 
Bruno. (Ignacio) 
Bruyas. (Jacobo) 
Buglio. (Luis) 

Cacho. (Alejandro) 
Calmette. 
Calzada. (Antonio) 
Camacho. (Alonso) 
Camano. (Joaquín) 
Canaya. (Juan) 
Cáncer. (Luis) 
Canto. (Francisco del) 
Carbonel. (José) 
Carceres. 

Carheil. (Esteban de) 
Carocchi. (Horacio) 
Carón. (José le) 
Carrera. (Fernando de la) 
Castaño. (Bartolomé) 
Castorano. (Horacio de) 
Castro. (Andrés) 
Castro. (Juan de Dios) 
Cattaneo. (Lázaro) 
Cattaneo. (Valeriano) 
Cepeda. (Francisco) 



203 
Cerqueira. (Luis) 
Chacón. (Tomás) 
Chalier. 

Chaumonot. (José) 
Chomé (Ignacio) 
Cibot. (Pedro) 
Cisneros. (García) 
Ciudad-Real. (Antonio de) 
Cobo. (Juan) (?) 
Coeurdoux. (Gastón) 
Collado. (Diego) 
Córdoba. (Juan) 
Coronel. (Juan) 
Costa. (Ignacio de) 
Couplet. (Felipe) 
Cruz. (Juan de la) 
Cruz. (Ramón Santa) 
Cuartos. 
Cueva. (Pedro de la) 

Daniel. (Juan) 
Delalane. (De la Lañe) 
Delgado. 
Diaz. (Francisco) 
Díaz. (Manuel) 
Díaz. (Manuel) 
Diego de la Asunción. 
Domingo de la Anuncia- 
ción. 
Domingo délos Santos. 
Domingo de Santa María. 
Domingo de Santo Tomás. 
Domínguez y Argaiz. 
Domínguez. (Franciscoj 
Ducoeurjoly. 

Elias de S. Juan Bautista. 
Escalona. (Alonso) 
Escamilla. 



Esquivel. 

Ezguerra. (Domingo) 

Faraz, 

Faria. (Juan) 

Fauque. 

Febres. (Andr 

Feria. (Pedro de) 

Fernández. (Benito) 

Fernández. (José) 

Fernández (Juan) 

Ferreira. (Gaspar) 

Figueira. (Luis) 

Figueredo. (Juan de) 

Figueroa. (Antonio) 

Figueroa. (Jerónimo) 

Flórez. (Ildefonso) 

Fouquet. (Juan Francisco) 

Fourreau. 

Francisco de la Trinidad. 

Francisco de San José. 

Francisco Javier. (San) 

Francisco Javier de Santa 
Ana. 

Froes. (Luis) 

Fuente, (Juan de la) 

Furtado (Hurtado?) (Fran- 
cisco) 

Gabriel de San Buenaven- 
tura. 
Galvez (B. Francisco) 
Gante. (Pedro de) 
Gaubil. (Antonio) 
Gerbillón. (Jan Francisco) 
Gilberti. (Maturino) 
Gilg. (Adam) 
Gilij. 
Glemona. (Basilio de) 



104 

Gollet. (Juan) 
Gómez. (Pedro) 
Gonsález (González?). 
González de San Pedro. 
Gonzálvez. (Juan) 
Gravier. (Jacobo) 
Grimaldi. (Felipe) 
Guadalajara. (Tomás de) 
Guevara (Juan de) 
Guevara. (Miguel de) 
Guzmán. (Diego de) 
Guzmán (Pantaleón de) 

Haedo. , 

Halde. (Juan Bautista du) 

Hanxleden. (Juan Ernesto) 

Enriquez. (Enrique) 

Herdtrich. (Cristian) 

Herrada. 

Herrera, 

Hervás y Panduro. (Lorenzo) 

Hervieu. (Julián) 

Hidalgo. (Manuel) 

Hierónymo. (Bautista) 

Holguín. (Diego González) 

Huerta. (Alonso) 

Insauralde. (José) 
íntorcetta. (Próspero) 
Iragorri. (Francisco) 

Jofre. (Marcos de) 
Juan de la Anun ciación. 

Kircher. (Atañas io) 
Kógler. (Ignacio) 

Lacharme. (Alejandro) 
Lado. (Manuel) 



Lagunas. (Juan Bautista 

de) 
Landa. (Diego do) 
Laure. (Pedro) 
Lecomte. (Luis) 
Legal. (Francisco) 
Levanto. (Leonardo) 
Lisboa. (Marcos de) 
Llagas. (Diego de las) 
Llissa. (Ped: o de) 
Loaisa. (Jerónimo de) 
Lombard. (Pedro) 
Lombardo. (Natal) 
López. 

López. (Francisco) 
Lorenzana. 
Lugo. (Bernardo) 
Lunarejo. 

Machoni de Cerdeña. (An- 
tonio) 
Maillac. (José) 
Maldonado. (Francisco) 
Mamiani. (Luis) 
Marbán. (Pedro) 
Martín. (Manuel) 
Marroquín, (Francisco) 
Martínez. (Diego) 
Martínez. (Domingo) 
Martínez. (Juan) 
Martínez. (Marcos) 
Martini. (Martín) 
Martorel. (Domingo) 
Massé. (Edmundo) 
Maya. (Juan de) 
Medina. (Cristóbal de) 
Medina Plaza. (Juan) 
Mejia y Ocón. (Juan) 
Melgar. (Esteban de) 



05 

Mena. (Carlos) 
Mendoza, 

Mendoza González, 
Méntrida. (Alonso de) 
Mercado. (Nicolás) 
Mercier y Guzmán. 
Mijanges. (Juau de) 
Miranda. (Francisco) 
Molina. (Alonso de) 
Molina. (Cristóbal de) 
Montalvo. (Juan de) 
Montes y Escamilla. (Jeró- 
nimo) 
Montigny . 
Morales. 

Moreno. (Jerónimo) 
Mosac. (Antoniu) 
Motolinia ó Benavente. 
Mouilla. 
Móusse (de la) 



N antes. (Bernardo de) 

Navarro, (B. Pedro Pablo) 

Nevé y Molina. (Luis) 

Nieva. (Domingo de) 

Nicolás. (Luis) 

No bilí. (Roberto de) 

Noceda. 

Noel. (Francisco) 

Núñez. (Juan) 

Oliñano. 

Oliva. (Juan de) 

Oliver. 

Olmos. (Andrés de) 

Olmos. (Diego de 

Oré. 

Oroz. 



2ü6 



Ortega. 

Ortega. (José de) 
Ortiz. (Francisco) 
Ortiz. (Tomás) 
Oyanguren. (Melchor' 

Pacedes 

Pacheco. (Francisco) 

Palacio. (Pedro) 
Palomino. (Bartolomé) 
Pantoja. (Diego de) 
Paredes. (Ignacio) 
Pareja. (Francisco) 
Parrenin. (Domingo) 
Patino. (Diego) 
Paulino de S. Bartolomé. 
Pedro de S. Buenaventura. 

Pedrosa. (Juan) 
Pelleprat. (Pedro) 
Pereira. (Antonio) 

Pereira (Benito) 

Pérez de la Fuente. (José 
Antonio) 

Pérez. (Manuel) 

Pila. (Pedro) 

Pimentel. (Antonio) 

Pimentel. (José) 

Piasencia. (Juan de), 18S. 

Pompeyo. 

Pons. (Francisco du) 

Pozo. (Antonio) 

Preces. (Miguel de) 

Prémare. (José Enrique) 

Proenza. (Antonio de) 

Przikril. (Carlos) 
Puron. 

Quintana. 

Quitos. (Bernardino de) 



Ramírez. (Ant 

:írez. (Jna 
Rangel. 
Basles. (E 

Regís. (Juan Bautista) 
Rengel. (Alonso) 
Restivo (Pablo) 
Reyes. (Antonio de los) 
Ribeira. (Bernardino, * 

se Sahagún). 
Ribeiro. (Diego) 
Ribero. 
Riccardo. 
Ricci. (Mateo) 
Rinaldini (Benito 
Rincón. (Antonio deP 
Río. (Diego) 
Roa. (Agustín) 
Rodríguez. (Diego) 
Rodríguez. (Juan) 
Roíanos. 
Roldan. (Benil 
Romanones. (Juan) 
Romero. 
Roth. (Enrique) 
Rougemont (Francisc 
Ruggiero. (Miguel) 
Ruiz de Montoya. (Antonio) 

Sagard. ^Gabriel; 
Sahagún. ^Bernardin< 
Salcedo. (Francisco de) 
Saldaña. (Antonio de) 
Samaniego. (Dieg* 
Sánchez. (Mateo) 
¡Sánchez de la Baquera. 
Sánchez Labrador. J 
Sanlúcar. (Pedro) 
Santa Cruz. (Raimun ' 



Santisteban. (Luis) 
San vítores. (Diego) 
Schall. (Adam) 
Sedelmaier. (Jacob) 
Semedo. (Alvarez de) 
Serra. 

Slavisek. (Carlos) 
Solano. (Alonso) 
Soriano. (Juan) 
Steffel. (Mateo) 
Stéphens. (Temas) . 
Suárez. (José) 
Sylva. (Eduardo da) 

Talavera. (Miguel de la) 
Tapia Centeno. (Carlos de) 
Tartrc. (Vicente de) 
Tauste. (Francisco de) 
Tejada. (Francisco) 
Teruel. (Luis de) 
Tomás de San Martín. 
Toledo. (Francisco de) 
Toral. 

Toribio. (Santo) 
Torres Ilubio. (Diego de) 
Totanes. (Sebastián) 
Trigault. 'Nicolás) 



207 
Vaz de Guimaráes. (Fran- 
cisco) 
Vega. (Manuel) 
Vega. (Marco) 
Vega. (Gabriel de) 
Vega. (Juan de) 
Vega. (Garcilaso de la) 
Vtlasco. (Juan de) 
Verbiest. (Fernando) 
Vergara. (Diego) 
Vetancourt. (Agustín 
Vico. (Domingo de) 
Victorino. (José) 
Vidales (Luis) 
Villalpando? (Luis de) 
Villacañas. (Francisco de 
Vill afane. (Hermando' 
Villagómez. (Pedro de 
Villanueva. 
Visdelou. Claudio) 

Wesdin .losó Felipe, 

Paulino de San Bartolomé; 
White. (Andrés) 

Ximénez. (Cristóí'on. 
Ximénez. (Francisco) 



Ugarte. (Hernando de) 
Urbano. 



Yangues. (Manuel de) 
"Xapuguay. 



Valdivia. (Luis de) 
Valera. (Blas) 
Vargas. (Melchor de) 
Varo (Francisco) 
Vázquez. Gastelu. (Anto- 
nio 1 



Zambrano. (Bonilla) 
Zarate. I Miguel) 
Zar/a. Francisco de la) 
Zottoli. (Ángel) 
Zumarraga. 
Zúñiíra. 



P Dahlmann, Joseph 

53 El estudio de las lenguas 

D318 y las misiones 



PLEASE DO NOT REMOVE 
CARDS OR SLIPS FROM THIS POCKET 

UNIVERSITY OF TORONTO LIBRARY