(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Encyclopedia metodica. traducida del Frances al Castellano por D. Gregorio Manuel Sanz y Chanas"






m 







h 



ENCYCLOPEDIA 

METÓDICA, 

DISPUESTA 
POR ORDEN DE MATERIAS. 






' .'t^ 



ENCYCLOPEDIA 

METÓDICA./ 
HISTORIA NATURAL 

DE LAS A VES, 

TRADUCIDA DEL FRANCÉS AL CASTELLANO 
POR D, JOSEPH MALLENT. 

TOMO II. 



^> MI 



^iSmMi 



Mmms^m:/^^ 



mmmm^ 



'#^^p^^C 



L 



•7, 



V 



EN MADRID 
POR DON ANTONIO DE SANCHA 

AÑO DE M. DCC. LXXXVIII. 
Se hallará en su 'Librería en la Aduana vieja. 



í9i 

1-5. 



A -J 



FAI 



X AISAN. 

Brisíon. rom. i.p.ig. uí. Genero VII. Lam.iix 
el macho , i z i la hembra. 

Biiox. H!s:o,: y.íit.cics Oiscaux , pag. 253. fig, 
fag. 154. Ídem Von aus da Oiseanx , pag, 61. 

pbmiíinuí £n Latín. 

Faisán en Francés. 

íagiano ó fasano en Italiano, ■ '^' . 

Fíiífl» ,/«;'«!« en Alemán. "■ ". t - •{■■ •■' • 

Va%yan, ba%,am en Volowcs. ''', 

Feasant , fhan en Ingles. '-- - 

El nombrt; solo Je esta ave trae á la memo- 
ria su origen. Dicen que los Griegos volviendo de 
la conquista del Vellocino de oro, llevaron el y^wu/i 
á su patria. Esta conquista , si el hecho es cierto, 
es una de aquellas que enriquecen á los conquista- 
dores , y su patria , sin empobrecer á los conquista- 
dos , cu\o valor aumenta el tiempo , en lugar de 
disminuirle , y hacen nulo su tfc¿to. Parece que 
auiorua esta relación el que hoy dia los Jaisanes 
son mas hermosos , y en mayor niuiiero que en 
los p^raíjes de donde dicen fueron traídos a Eu- 
ropa. Sea la que fuere la región de donde han ve- 
nido ■• lo cieno es, que su especie ha probado muy 
bien en Europa , particularmenie en las partes me- 
ridionales ; porque en las que están ai norte se ne- 
cesüa mucho arce y cuidado para lograr criarlos ; y 
en las partes que están al medio día, tinikipücan 
estas aves ¡numerablemente , abandonadas a si mis- 
mas. Este genero parece haberse esparcido en la 
mayor parte de las reglones del antiguo continente, 
exceptuando las tierras frias y heladas ; pero las es- 
pecies parece estar circunscriptas en algunos térmi- 
nos bastante estrechos , porque son diferentes en 
diversas regiones -, al mismo tiempo parece también 
que en el nuevo continente no se hallan faisanes. 
Los páxaros de América, á quienes han dado este 
nombre , no son faisanes ; y dllieren de estos por 
algunas señales muy carafterlzadas , para poder co- 
locarlos en el mismo género. 

El fa'nan es demasiado conocido para que yo 
me detenga en hacer su descripción : qualqulera 
que sea la diferencia de la pluma entre el macho 
y la hembra, no es necesario, por la rnisma razón, 
que yo la demuestre v pero diré que esta diferencia 
es constante en todas las especies de este género; 
que esta mas íntimamence expresada que entre ,'a 
mavor parte de las demás aves, exceptuando el 
fjalio , el pa^■o , y las aves de agua , de pico chato. 
Esta es otra razón mas fuerte para excluir las a\es 
de America á quienes dan este nombre , y cuyos 
maciios y hembras se diferencian muy poco. 

Aunque yo miro como inútil el hacer una des- 
cripción por menor del j'aisan , demostrare que el 
macho tiene a cada lado de la cabeza, a la parte 
superior y anterior, un plumage ó penacho de plu- 
mas que en ciertos tiempos lleva levantados , y 
siempre quando anda en zelo : estos penachos pare- 
ce que forman dos cuernos , que podrían tomarse 

Hlitoi'ia Natura!. Tum. U, 



FAI 

por los huecos de los oídos; sus ojos están rodeados 
de una membrana carnosa llamada iris, de un color 
encarnado muy vivo ; ésta sin duda es celular y 
cavernosa, porque puede hii.charse , y dilatarse 
según las sensaciones que el faisán experunenta : en 
el tiempo del zelo esta en una es;er.sion casi conti- 
nua ; y lo encarnado esta entonces mucho mas en- 
cendido , y brillante ; dicha membrana parece por 
las orillas un ttston , y toma bastante extensión 
para envolver toda la cabeza en aquehos instantes 
en que el ardor del ave es mas violento : tambiea 
debe obser\arse que tiene un espolón en cada pie, 
y que las plumas que cubren la rabadilla están 
cortadas a su extremidad en forma de corazón. 

Los faisanes son del numero de las aves que los 
autores han llamado escar-vadoras , esto es , que gus. 
tan de escarvar en la arena , ó tierra seca , v de 
revolcarse y cubrirse con eJla ; pero no obstante 
esta inclinación que deberla hacerlos buscar los lu- 
gares secos y anaos, gusian al contrario de las 
tierras baxas, y húmedas, y se hallan siempre maS- 
bien en las orillas de los aroyos y lagunas : hablan 
en los bosques llanos, y durante la noche, se en- 
caraman en los arboles , y por el dia están fre- 
quencemenre en tieiTa , donde buscan su alimento; 
ei grano es el principal , pero también comen in- 
sectos , orugas y gusanos ; gustan de frUta , y pa- 
cen la hierba; sobre todo, la" correhuela , y la hor- 
taliza , quando la encuentran. La hciv.bra hace su 
nido al pie de qualquier árbol , y le construye con 
pedacitos de leña, y residuos de plantas secas; 
pone de doce á quince huevos , menores que los 
de gallina, de un color p„rdo verdoso, pintados 
de pequeñas manchas pardas , y muy delgados de 
cascaia. El empollar dura veinte y tres a veinte y 
quairo días ; los pollitos siguen á la madre al dia 
siguiente de sii nacimiento, y buscan por sí mismos 
su alimento : éste, á los principios , consiste princi- 
palmente en huevos ó simiente de hormigas , en 
gusanillos y otros pequeños insectos, después en 
granos y correhuela. Todos los pollos tienen un 
plumage uniform.e, pardo, y mucho mas semejante 
al de la hembra que al del inacho ; pero en la 
primera muda , esto es , en el ir.es de Septiembre, 
los faisanes pollos de nuestro pais , empiezan á to- 
mar el plumage de los adultos , y desde el mes de 
Oétubre , se pueden distinguir los machos de las 
hembras ; no sucediendo lo mismo en varias espe- 
cies de faisanes estrangeros, en los quales los pollos 
.no toman el plumaje de los <ir.indes hasta el se- 
gundo ano. 

Los faisanes, en general, son de un natural sil- 
vestre y arisco ; gustan en extreino de la libertad é 
Independencia ; la cautividad les es odiosa é insufri- 
ble , y se acostumbran menos a ella que las demás 
aves ; no cesan de estar inquietos y agi;ados , y de 
buscar los medios de escaparíe. Este amor a la in- 
dependencia es mas vivo todavía en nuestro /iz/j.ía 
que en los que nos han traído de los países es- 
trangeros ; éstos se sujetan mas facilinente , y se 
alexaii menos de la mano que los alimenta. Con tq, 

A do 



FAI 

do eso , por una especie de contrariedad , el faisítn 
iras agreste , y de cara¿ter nías moncaraz que 
tí de ostras muchas aves, se junta y multiplica do- 
mes.ican.ente ; oirás aves de caraóier menos arisco, 
y que parece que no experimentan necesidades me- 
nos viólenlas , rehusan el propagar. Ya sea que es- 
ta diferencia nazca del cuidado grande que se ha 
tenido del ía'nau , ya sea el electo de una contra- 
dicción en su C2ra¿icr , el hombre se ha aprovecha- 
do de ella para muláplicar la especie, bino fuera 
por el sumo cuidado que hay , solo se haliarian en 
al-'unas de nuesrras mas bien situadas provincias , y 
en' ninguna parte seria numerosa esta especie. 

La' pesadez del lniíf.n , su cono y penoso vue- 
lo , su estupidez que le hace caer en todos los la- 
zos' que se le arman , las aves de^ rapiña que están 
ansiosas de su carne, la brillantez de sus colores 
cue le venden , su voz alta , aguda y desagradable 
que le descubre , son otras tantas causas de su des- 
trucción , las quales han obligado al hombre , que 
ha querido conservar su especie, a tomarle baxo su 
protección, 

Ll arte de construir las faisancras ó lugares pa- 
ra la cria de los Ja'.umes , pertenece mas bien á la 
economía rustica , que a la historia natural de di- 
chas aves: no me internai-c sobre este asunto en 
relacionas circunstanciadas é inuáles ; me limitaré 
solamente á los hechos principales que tienen al- 
guna relación con ti natural de esta ave. 

Se^un Frisch, el jaha» libre no tiene mas que 
una hembra, y al que está sujeto se le han echado 
hasta siete, y las ha abas:ado ; pero comunmente se 
tchan dos hembras á cada macho. Encierraseles en 
córtales con sus tinados , para que puedan ha- 
llar algún abrigo contra la lluvia , y el ardor 
del sel •• detieneseles alli , ja cortándoles las guias 
de las alas, ó culrienuo el corral con una red; 
éste ultimo métoao es el mejor , porque los pone 
al abrigo de las aves de rapiña. Loí, ¡ahanes no de- 
ben comunicarse ni verse; lo primero, porque con 
sus riñas continuas , se aniquilarían , y lo segundo, 
su vis: a reciproca los causaría una agi ación que les 
serviria de obs. aculo para su mul.lplicacion. La 
extensión de las cercas uebe ser de treinia a qua- 
renta y dos pies en quadro ; los machos del año 
anterior , ó de rtos años son los incjorcs , y las 
hembras no han de tener mas de tres años. Su 
principal alimento es el irigo ; raniL-ien comen algu- 
nas legumbres , y en particular lechagas y zanaho- 
rias ; tanioien se les da huevos de hormigas , y ge- 
neralmente se acomodan á toda especie de grano y 
hierbas : pero es preciso medir cj alimento que se 
les da , porque los machos muy gordos tienen me- 
nos ardor; y las hembras cebadas son menos fecun- 
das , y expuestas a poner huevos de cascara muy, 
delgada , y facil de romperse ; gustan de componer 
ellas mismas su nido , y le deshacen , quando se les 
prepara , para volverle á hacer á su gusto ; no po- 
nen sino cada dos, ó tres dias, y coniunmcnie ponen 
de doce a quir.ct huevos ; con todo, se ha obser- 
vado algunas veces que el número era mucho ma- 
yor ; y se ha puesto el uso de quiarselos, y hacer- 
Jos empollar por gallinas ; los poUuelcs salen á los 
veinte y quadro ó veinte y cinco dias , y siguen a 
su madre al dia siguiente de su nacimiento , como 
los pollos de gallina ; el modo de criarlos es casi 



FAI 

el mismo , por lo qual me remito á lo que he di- 
cho sobre este objeto relativamente a. los pollitos 
en el artículo del gallo. VcaK Gamo, Sin embargo, 
diré que el alimento de los pollos Jananes en los 
primeros dias ha de ser miga de pan , yemas de 
huevos duros , hojas de lechuga , todo muy pi- 
cado , mezclado junto , y reducido á sustancia ; no 
se les da agua ; se ha de tener cuidado de darles de 
comer muy de mañana , y durante el dia, poco y a 
menudo ; al ñn de cada comida se añaden algunos 
huevos de hormiga ; además de esto se les tiene 
encerrados con la madre en una caxa con dos se- 
paraciones , la una para la madre , y Ja otra para 
los faisancillos, pero de suerte que puedan pasar de 
una separación a otra quando quieran ; esta caxa se 
saca al a\ re , y al sol templado en las horas y 
dias flivorables ; porque es preciso evitar el recio, 
y la lluvia que les son muy perjudiciales. 

El cuidado que acabo de referir , no es tan in- 
dispensable que no se pueda alterar alguna cosa. Yo 
he hecho criar dos veces por gallinas faisancitos de 
una especie de la China de que liablaré luego , y 
que creo que es una simple variedad de la nuestra. 
í\o teniendo huevos de hormiga que darles , he 
sustiiuido en su lugar un alimento a quien los tra- 
tantes en aves dan el nombre de astituic. Estos son 
los gusanos del lunar azul que ponen sus huevos en 
la carne : ames de dárselos a los polkiclos , se 
echan en agua no muy caliente , se dexan aili al- 
gún tiempo , se sacan vivos, y se le dan á la iilidre, 
que los apetece con ansia ; ademas se mezcla por 
panes iguales la miga de pan , la \eina de huevo 
duro , y la carne de vaca magra , cocida , y muy 
picada ; este alimento se daba abundanteir.cnte por 
la mañana para todo el dia, pero el asneóte se dis- 
tiibiüa quairo ó cinco veces al dia ; algunas veces 
se les daba un poco de hierba ; como el alimento 
estaba seco , no rehusaban el beber , y se les daba 
con discreción un cocimiento de ortigas ásperas; 
con lo qual los poliuelos se criaban mas bien. El 
uso del aaicoic , y de la vaca , en lagar de los hue- 
vos de hormigas , es conocido de los tratantes en 
aves , y fdhaacs , y uno de estos se lo dixo á la 
persona que me lo ha enseñado, quien lo praítíca 
hace algunos años , en la cria que hace muy cre- 
cida de jananes dorados , y ¡/lateados de la China. 

El segundo n-.es puede empezarse á acostumbrar 
los poliuelos al alimento del grano ; primeramente 
se les da mijo : pero continuando con los huevos 
de hormiga, entonces ya es necesario ponerlos en 
paiage donde puedan revolcarse en la arena ó 
tierra , medio que les liberta de las sabandijas : es 
preciso también tener cuidado que el agua que se 
les dé , la qual no se les da á los principios , sea 
muy pura. Al fin del tercer mes mudan , y este es 
un tiempo critico , en el qual los huevos de hormi- 
ga , cuyo uso se interrumpe por algunas semanas, 
es uril. Pasado este tiempo , ya están los pollos 
faha-.ics casi libres de todas las enfermedades que 
les amenazan , y que acaecen á los pollitos. Y es 
tiempo entonces de echarlos al bosque que se quie- 
re poblar de ellos ; pero acostumbrados á ser ali- 
mentados , y á un alimento particular , no sabrán al 
principio descubrir el que les conviene , ni hallar Ja 
cantidad suficiente ; en este caso se tiene cuidado 
de llevar al bosque la caxa en donde se criaron, 

de- 



FAI 

dexandoles la libertad tic salir por el día , y entrar 
a tomar el alimento que lulleii en elia , y tju?; les 
atrae ; la cantidad se disraiauye cada dia; y se mu- 
da la caxa á otro lugar para acostumbrarles a cono- 
cer el terreno , y buscar su modo de vivir. Ije.ga- 
dos á este término , se alexan ellos rrismos , y se 
meten en el bosque donde su natural silvestre se 
manfiestj , y les hace prontamente olvidar los cui- 
dados que el hombre tuvo de ellos , pues a poco 
tiempo son tan espantadizos , y ariscos como los 
jiíisams silvestres : éstas aves vi\ en df seis a siete 
años. 

Un hecho de sij historia , conocido de los ca- 
zadores 5 y del qual no sé que ha}an hablado los 
naturalistas, merece sin embargo no ser omitido; 
las hembras que envejecen , )• que han llegado á 
los cinco ó seis años , no solamente cesan de po- 
ner ó ponen muy poco , lo qual está en el curso 
ordinario de las cosas j sino que toman un color de 
pluma parecido al del macho , y que qaanto mas 
viejas mas se les asemej.» , de suerte que parecen á 
im macho cuya pluma estaría deslucida y descoiojri- 
da. Habiéndome hablado el Señor Conde de Angi- 
viller hace doce a quince años de i^stoi JalsMCí con 
pluma descolorida, le rogué que liie hiciese con 
3lí;uno , lo que tuvo á bien , euviandome uno que 
vo diisqué , y en el qual ei.contré una overa. In- 
fórmele de esto , y le aseguré que era una hembra. 
Después M. Viq-d'Azyr ha disecado varios de ?s- 
tos mismos , y todos han sido hembras , cu}'p ox7- 
duclo le hizo reconocer el sexo , en las quales es.a- 
ba la oi'cra tan cerrada que no pudo descubrirla: 
habiendo ido con él y otros dos compañeros al 
bosque de San Germán el año de 177^- para cier- 
tos objetos, sobre los quales S. M. halló a propo- 
sito consultar á la Sociedad Real de Medicina, ha- 
blamos 3 M. Antonio , Inspeótor de la caza de este 
bosque sobre di:hos/rt;í.Ma : M. Antonio estaba ins- 
truido del hecho que acabo de retlrir; \ nos dixo que 
«stos /a/s.»ííí eran hembias viejas que ya no ponían 
ó ponian rara vez , y qi|e su pluma se mudaba en un 
color que se semejaba al del macho. Este hecho se 
ha escapado sin duda á los que crian ffíisancs , ppr- 
que solo conservan hembras nuevas , y después sp 
Jia verificado esto respecto á la hembra del fali.ui 
dorado cíe ia ch¡,ia , por conservarse estos animaks, 
por lo raros que soii , todo el tiempo d>í su vida, 

Hay faiiítnes machos y hembras con la pluma 
enteramente blanca , ya que esta variedad sea na- 
tural á la especie , ya que sea un efedo de estar 
domesticados : casados con faisanes comunes , pro- 
ducen fii'isaiics iMiiadus , esto es , con pluma mez- 
clada de blanco, y los colores del fui s:r,i tomim; 
M. Brisson les da el nombre de faisanes ele penacho, 
t.om. I. pag, JÍÍ7- 

Faisán' alborotapor. Véase Tetras. 

Faisán bastardo. 

Briss. tom. I. pag. líS, 
Este es el produóto df un faisán inacho y yna 
gallina ; est^ mestizo es un poco mas qiiequeño que 
cJ fahan ■■, tiene mucho mas del macho que de la 
Callina v la membrana carnosa que tiene al rede- 
dor de los ojos es de un encarnado muy vivo, 
pero no tornw un circulo tan esienso como la 
del falsdx 1 no tiene tampoco la cola tan larga, 
jji junta ?n m manojo , sino estendida y un 

íiijtgiia Natinal, Tmi. II, 



FAI 3 

poco levantada del medio , \' las plumas van en dis- 
minución considerable desde ti medio á los ladosi 
en quanto a los colores, son principalm^-nte los del 
Jaiían , pero obscuros de un pardo uniforme y 
mezclados mas o menos , y diversamente alteratlos 
con los de la galiLna según su pluma. Por consi- 
guiente serian necesarias tantas desciipciones como 
individuos hay. Hay faisanes bastardos machos y 
hembras , pero no procrean juntos ; el macho es 
absoliitamentt estéril , y dicen qiie la hembra casa- 
da con el Jiiisan Jtgiáino produce una cria que en- 
tra fn el orden de la primera especie. Líi junta del 
Jdisan común con la gallina ;e cfeétua dificilmentc, 
porque aunque el faisán se acerque , la gallina se 
niega. Para salir con la empresa de tener mestizos, 
es preciso encerrar la gaüina con úfúsan, para que 
no tenga libertad de substraherse a sus persecucio- 
nes, tnsch nos dice que en Alemania se crian mu- 
chos ytí/j,!,/t'.( bastardos i su carne pasa por un man- 
jar muy delicado, pero fn Francia ts un bocado 
mu\' raro y caro. El difunto Marqués de Courtaur 
V4uit hacia juntar todos los años en una de sus 
heredades , Jalsanes con gallinas , y de él sé que de 
trescientos huevos que tenia costumbre de ec{iar 
cada año á Las gallinas , solo satraban ocho ó diez 
mestizos , )■ los demás estaban hueros, 

Eaisan elanco. l-'ease Faisán al fin del artículo. 

Eaisan blanco de la China, Briss. léase Faisán 
NEGRO Y BiANCo dc la China. 

Faisán comun de la China 
Hay en la China un Jaisan que se parece nuicJiQ 
al nuestro , y que probablemente es la misma es^, 
pfície con aigtma variedad •> han traido algunos á 
Inglaterra donde han multiplicado , pero aún es 
poco conocido en 1 rancia, y los Autores no han 
hecho mención de él : hace siete a ocho años que 
jfcjbí de Londres un par de ellos. M. l^oivre que 
ha hecho varios \ iages á la China , y que ha per- 
manecido alli largo tiempo , \íó mis nuevos /aisa- 
rics , los reconoció , y me dixo que era la especie 
mas comun de la China ; que se crian nuichisimos, 
y que los sirven con freqilencia en las mesas. 
M. Sonnerat en su úlámo viage a la India Orien- 
tal , hizo alguna mansio;i en la China , y traxo el 
faisán de que hablamos. Es poco mas pequeño que 
el nuestro , su pluma es 1.1 nñsma con corta dife- 
rencia ; peio se le semeja por su caraéíer áspero, 
silvestre , y casi indomable. Lo que también prueba 
mucho mas la identidad de su especie con la del 
nuestro , cs que procrea con la hembra del nuestro, 
y produce una cria fecunda. Tiene sobre la cabeza 
dos penachos de pluma en forma de cuernos ó de 
orejas como el nuestro ; los ojos están también ro- 
deados de un iris ó membrana encai'iiada que se 
enciende , y ensancha según las circunstancias i las 
plumas que cubren lo superior de I3 cabeza , y lo 
alto del cuello son de iin color verde con visos de 
violeta , y azulados 1 pero jiácia el tercio del cuello 
tjene un collar de plumas de una blancura que da 
en ojos ; es mas apcho de los Jados que de alante 
V atrás; las plumas de abaxo son del mismo color 
que las de arriba. La espalda ó lomo , y las pliunas 
esi.tpalaiias son del mismo color que las de nuestro 
faisán ; pero el fondo de la color de todas sus par- 
tes en general, es menos obscuro, y mas reluciente: 
sobre el lomo tiene manchas mas anchas que el, 
A s núes- 



4 FAI 

nuestro ; son mas regiilai-es : y vistas de lexos pare- 
cen aquellas marochas redondas a quienes se da el 
nombre de ojos. Un tratante de aves, que habia 
hecho comercio mucho tiempo de páxaros estran- 
geros, vio mis Jahíwcs , y me dixo , que habia te- 
nido anteriormente un par, y que los llamaban 
faisuíics píi'vos reales. Este nombre sin duda era re- 
lativo á las manchas en forma de ojos de que pare- 
ce estar cubierta esta ave quando se la mira desde 
lexos, porque de cerca no ofrecen la misma apa- 
riencia; lo baxo del Icmo , y laiabadilla están cu- 
biertos de plumas de un verUegai descolorido , ba- 
ñado de blanco. Lo inferior del ctierpo tiene el 
mismo color que el de nuestro Jaisan i pero el en- 
carnado purpiireo, que hace el fondo del color , es 
mucho mas claro, y mas brillante , las manchas de 
color de piirpura y negruzco, que dividen este 
fondo , son mas pequeñas que en el nuestro ; no 
cortan como en éste el fondo de través , sino á lo 
largo , y están situadas á la extremidad de las plu- 
mas en la dirección de la raíz. Las alas y la cola 
tienen colores variados conío el nuestro , y ésta ul- 
tima es un poco iras corta i el pico y los pies son 
del. mismo color que los del Jaisan de Europa. La 
hembra es un poco mas chica que el macho , y tan 
semejante á la nuestra, que es difieil poder encon- 
trar alguna diferencia. 

El'par de fanmcs, cuya descripción acabo de ha- 
cer, se llevaron el otoño á una casa de Campo 
donde habia corrales á proposito para ellos , y 
donde se criaban faisanes : la hembra se murió el 
hibierno ; en la primavera se le echó al macho una 
hembra de los faisanes yiegíos y blancos de la China; 
estas des aves , aunque de un tamaño muy desigual, 
se juntaron y produxcron una cria de la qual habla- 
ré al fin de este artículo , y que hasta ahora ha 
quedado estéril. Hace tres aiios que traxe á l'.uís 
un Jaisan macho de la especie común de la China; 
y en la primavera del año de 17 8 r. le eché dos 
iiembr.is del faisán nuestro , y las sirvió con el mas 
vivo ardor. Esta ave á quien tratamiento alguno no 
habia podido domesticar, y que no habia podido 
acostumbrarse á la vista de las gentes que pasaban 
fi-equentementc delante de ella , se arrimaba, 
quando estaba en zelo , á una de las hembras, 
aunque hubiese gente á la reja de la cerca , y con 
la vista encendida , los penachos de la cabeza heri- 
zados , la membrana que le ctibria sus megillas de 
color de grana, andando de lado , con la cola 
abierta , cogia la hembra con violencia , y la cubría 
con movimientos impetuosos , que correspondían a 
su natural duro y silvestre. Sin embargo las hem- 
bras 3 ya fuese un ^ icio individual en ellas , ya 
fuese por hallarse encerradas estrechamente , arran- 
caban muchas plumas al macho y las tragaban ; él 
parecía insensible , y no hacía nada para librarse de 
este tratamiento que no parecía procuraba evitar: 
temí que le hiciesen daño , y quité las hembras , las 
quaks habían puesto durante su cohabitación , con 
el m.icho, doce hiiebos , los que puíe á parte ; y 
después de su sep.nracíon pusieron aún diez y ocho 
mas. Los doce primeros se le pusieron á una galli- 
na , y los otros diez y ocho á otra. A los veinte y 
quatro días sacó diez polhielos la de los doce hue- 
vos ;■ y vierido , después de una dilación suficiente, 
qtie de los huevos puestos después de la separación 



FAI 

del macho , no salía ninguno , los quebré : y solc» 
habia uno que hubiese empollado , y cuyo pollo 
estaba muerto dentro, 'lodos los demás estaban 
hueros. Cito esta observación urácameate para pro- 
var con ella , qtie no sucede con el faisán , 3 lo 
menos del que voy hablando , lo que con ti gallo 
que con sola una cohabitación , fertiliza la gaJina 
lar^o tiempo ; y al contrarío , para que los huevos 
de esta especie fecundicen , es necesario que las 
cohabitaciones se renueven durante todo el tiempo 
de la nidada. 

Los diez faisancitos que nacieron de los doce 
huevos primeros se criaron con el cuidado necesa- 
rio ; piro habiéndose muerto la mayor parte por 
diversos accidentes , quedaron tres solamente , un 
macho y dos hembras , que llegaron á colmo , y 
viven aun. El macho tomó los ctloies del padre el 
otoño siguiente a su nacimiento. Qiiarito á las hem- 
bras las puse la primavera siguiente con el padreí 
pero como tenían ti mismo vicio que su madre de 
arrancar las plumas ?1 macho y tragárselas, las dexé 
con él poco tiempo ; los huevos que pusieron du- 
rante este intcrv;iio , se los puse a una gallina -, y 
de quince s.kó ocho polluelos -, de los quaks dos 
machos y tres hembr.is se criaron muy bien. 

El faisán coniim de la China puede procrear con 
la hembra del nticstro , y la cría que s'.le es muy 
fecunda , a lo menos per pnne de las hembras 
vueltas al primer macho. No he verific^ido todavía 
sí esta especie produce , no casando sino machos y 
liembras de una mismn raza. Tengo algunas razO-^ 
ncs para presumir que n.o , porque una persona j á 
quien he d;.do uno de mis machos nuevos -, le jun- 
tó con des htn';bras del faisán nuestro, de cuyos 
huevos no sacaron nada : pero como ignoro sí U 
experiencia fue hecha como debía , pues solamen- 
te me han hecho una relación muy superficial , y 
esta referida por tercera persona , la iviíro como 
insuficiente. 

La seniejjnza del faisán rom un de la China coií 
el nuestro, relativamente á la pluma , al natural 
duro y silvestre , su factikad de engendrar con las 
hembras de nliestro país , y de producir una raza 
fecunda, á lo menos por p.;rte de las hembras, lá 
particularidad de los machos nuevos, que provienen 
de su cópula con las hembras de nuestro faisán -, ó 
con las que él ha producido , y el toinar su hermosa 
pluma en el primer año , son otras tantas razones 
para mirar el faisán eoí/um de la China, coino una 
especie del nuestro con alguna variedad; y este hecho 
no sufrirá duda alguna sí los machos y hembras dé 
esta raza son fecundos entre sí. Es verdad que t\ faisán 
dorado de la China ha producido también con 1.1 
hembra del nuestro, pero no se ha podido averi- 
guar de modo alguno sí las hembras provenientes 
de este casamiento eran fecundas ; por otra parte, 
puesto que en la China hay wn jaisan que tiene mu- 
cha mas conexión con el nuestro, que e\ faisán áorá¿lo^ 
no es verisímil que éste sea parecido ai nuestro con 
corta diferencia, como un habili-imo y celebérrimo 
naturalista ha conjeturado; porque ¿cómo Ja in- 
fluencia del mismo clima podría obrar diferente- 
mente sobre dos razas en un mismo país, y en 
un mismo tiempo , baxo un cíílo , y en la 
misma tierra , dos variedades tan diferentes una de 
otra í \o no creo , pues, que ufanan dorado ni el 

Wf-. 



FAI 

'negio y blanco de la China , sean variedades del 
nucscio. Sin cmb..rgo, he diclio al principio de esce 
artículo , que el faisán común de la China , que me 
parece una variedad del nuestro, habia procreado 
junto con una hembra del negro y blanco. Lste hecho 
es favorable a ia opinión que no admito , y parece 
acercar el faisán mgio y blamo del nuestro, proban- 
do su conexión con la especie , que yo creo ser 
una variedad i pero al misino tiempo dixc que esta 
producción se ha hallado es:eril hasta ahora i esta 
prueba no tiene toda la fuerza de que sería suscep- 
tible, porque la hembra no se ha dado al macho de 
quien nació , ni á otro de nuestro país , y sí á un 
macho de su raza : no podrá lograrte absolutamen- 
te cosa alguna decisiva, sobre que la raza prove- 
niente dei jaisan común de la China , y del nuestro, 
á menos de que no se haya unido ó juntado con 
individos de la misma raza solamente ; porque si 
estos individuos son fecundos, y los que provienen 
át\ jaisan común, y Ás.\f casan ncgiro de la China no 
Jo son , será evidente que los primeros no son mas 
que variedades , y que los segundos consíitu\en 
dos especies separadas. 

El hecho que me parecía importante verificar, 
acaba de serlo después de la compilación de este 
articulo. A principios de la primavera última di á 
M. le Roy un macho y dos heiwbras del Jaitan co- 
Vii'.n de Ja China , todos tres provenientes de la 
iinion de un macho de la especie de la China , y 
de dos hembras de la nuestra; estas tres aves no 
solamente .•■e juntaron , pero de ¡a ovada de las dos 
hembras salieron catorce pcUuelos : asi el produdto 
del Jaiian macho de la China con nues;ras hembras 
es fecundo entre los machos y hembras de esta 
especie. No puede haber una prueba mas comple- 
ta de la identidad de especie entre el faisán commi 
de la China y el nuestro. 

El I a' san, nacido de la unión ¿ú faisán común de 
Ja China, y de una hembra del faiian ncpo y blan- 
co , es tan grancie como este último , aunque pro- 
ducido de un padre mucho mas chico , lo que pare- 
ce que demuestra que en las aves , y particuiarmen- 
te en los faisanes , á lo menos en esta especie , la 
liembra 'influye mticho mas que el macho sobre la 
formación de los poUuelos. La descripción de este 
faisán añadirá nuevas pruebas a este primer hecho. 
La cabez-i y lo al: o del cuello es de un verde obs- 
curo ; no tiene penacho. Sus primeras facciones se 
parecen al padre. El ciiello por detrás , y todo lo 
superior del cuerpo están variados de ra)as negras 
blanquecinas , y de un color como de perla claroi 
estas rayas son transversales , obliquas, apartadas mi- 
rando de lado de la cabeza, y unidas abaxo ; el cuello 
por la parte de alante , y lo inferior del cuerpo 
son de un color negro-violado, obscuro, y musco; 
á los lados del pecho tiene manchas anchas de co- 
lor de castaña encendido, y sobre los del vientre 
algunas plumas verdosas á visos ; las alas y la eola 
están rayadas de negro sobre un fondo blanco ; la 
cola es muy larga , y el pico y los pies son de un 
pardo descolorido. 

Bien se vé que esta ave por el defefto del pe- 
nacho , el cojor de la cabeza , y de lo alto del cue- 
llo , las manchas de color de castaña , y el color del 
pico y los pies , no se parece á su padre ; y al con- 
trario , se parece á su madre en todo el resto de la 



FAI _5 

pluma, y también cnel tamaño; me he olvidado cíe 
decir que tambicn se semeja á ella en el iris de sus 
ojos , que es mas grande , y de un encarnado mas 
vivo , y susceptible , de mayor estcnsion que en los 
faisanes comunes de la Cliina. 

La hembra , mas pequeña que el macho , tiene 
de su padre el color del pico y los pies , y las man- 
chas anchas roxas en lo inlirrior del cuerpo ; de otra 
parte se parece á su madre : tiene como ella , un 
poco de blanco en la garganta y mtxillas , y un 
pardo obscuro en lo stiperior del cittrpo ; pero en 
lo inferior , ademas de las manchas roxas , tiene un 
verdadero color pardo ; también tiene en el cuello, 
en el sitio donde el padre tiene un collar blanco, 
algunas manchas blanquecinas que ptnetran al través 
el fondo de la pitaña; de suerte, que ir.irandola bien, 
titne mas de su padre que el macho de la misma 
casta , el que al contrario se parece mas á la madre. 
En la iTiezcla del faisán .común macha de la China, 
con la hcmbia del negro y blanco del mismo país , ge- 
neralmente hemos visto que la hembra ha intiiiido 
mas sobre los polluelcs que el macho , y qii¿ entre 
Jos nuevos que han nacido , ha influido el macho 
particularmente mas sobre las hembras , y la hem- 
bra sobre los machos. Por lo demás no debe creer- 
se que yo me fundo sobre la observación de dos iu- 
divi.íuos. La unión que acabo de referir, se ha ve- 
. rihcado durante tres años de seguido en la estación 
conveniente , y lia resultado de ella cada año un.i 
cria numerosa : pero el htcho que acaba de probar 
la itiptrioridad de la inttutncia de la hembra sobre 
la del uracho, es que los niadios nuevos no toman, 
como el faisán negto y blanco, su pluma hermosa 
hasta la segunda muda : que hasta este tiempo son 
enteramente pardos , en lugar que , según el natural 
de su padre , deberían , como el , mudar .de color el 
primer año. Esta influencia de la hembra, tan seña- 
lada en la forma , en el corte , y en les colores , se 
esciende tambicn al natural i porque estos faisanes 
son susceptibles de hacerse muy famiiiares, y de 
domesticarse los que son de la casta de su madre ; en 
lugar que el padre y los hi)os, nacidos de la hembra 
de nuestro /i7<'j/T?z europeo, siempre han permanecido 
silvestres é indomables , como nuestro faisán y el 
coi/iim de la China. 

Como los faisanes de que he hablado son mti)' 
grandes , su carne inuy buena , y que se crian sin 
mucho cuidado , y se domestican fácilmente , los he 
mirado como una especie que se puede tener en ¡os 
corrales y patios de las casas. En consequencia , he 
procurado hacerlos multiplicar ; pero hace un año 
qtie tengo inútilmente encerrados a un macho y una 
hembra en un mismo corral. Sin embargo, uno y 
otro entraron en zelo , el macho perseguía freqtien- 
temente á la hembra, la qual evitaba sti proximidad, 
y rara vez se la ha visto coger y cubrirla ; la hem- 
bra se estuvo en el nido sin poner , y parecía que- 
rer empollar, para mas asegurarme , la hice echar 
huevos de gallina , los que empolló hasta que los 
polluelos salieron del cascaron ; desde este instante 
dcxó el nido , como si la vista de los pollos la hu- 
biese admirado : estas castas producidas de la mezcla 
de especies diferentes , son entes imperfeélamente 
organizados. Sea lo que fuere , una de las hembras 
provenientes de la unión del faisán lomun de la Chi- 
na con la hembra nuestra , h:ii>ia puesto un año 

des. 



6 FAI 

titspucs de sU nacimiento, sin Imber tenido comuni- 
cación con nini^iin madio , y esta no h.i piksto nun- 
ca , aún parcCKiulo tener gana de empollar , y des- 
pués de haber sido cubierta por lui macho de esta 
casta. De estos dos hechos opuestos, el primero 
prueba que la facultad de poner en la primera hem- 
bra es independiente de la acción del maclio ; lo se- 
S^undo , que la segunda hen-:bra parece estar privada 
fie esta facultad en tocias l:!s circunstancias , y uno y 
otro hecho se diiigen á probar que la primera hem- 
bra es un animal fecundo y pertedo en su genero, 
y la segunda un ente estéril e incompleto ; que por 
consiguiente, los dos individuos que engendraren l.i 
primera , sen de la misuia especie, y los que sacaron 
la segunda son de especies diferentes. 

PAISANA. La hembra del Jaisim , que es como 
se llama vulgarmente. 

FaIsAX con cuernos, VcaSC NAPAtl. 

Faisán con pinacho. l'caic Faisán al fin del 

artículo. 

Fauan con penacho de Cayena , lam. 337. 

l'caic HoACiN. 

Faisán coronado de las Indias ; lam'na 118. 

Brisson íom.I.j'^ig- 178. yeasc Paioma de la Isla de 

Banda. 

Faisán de hermosas coiorís de laChina.EoW. 

J'case Faisán dorado. 

Faisán de ia Guíena, /.-;»;. 14^. Brisson ío,/i. I. 

fag. 170. l'caie Katkaca. 

Fauan de montaSa. l'tasc Tetras , pequeño. 
Faisán dorado ó tricolor con tenacko de la 

China. Lam. 117. Brisson lum. ¡. ¡>ag. lyi. Oíiic- 

yo Vil. 

Fa'nan de hermosas eoloies de la China. 

EdW. tv?n. n.fng. LXl'in. íani. 6% el macho , y 69 

Ja hembra. 

El ¡Man dolado de la China es mas pequeño 

que el nuestro ; pero mas hermoso en su tbrma, 
jnas desembarazado , y bien hecho : tiene la cola 
mucho mayor , y los pies mas lai gos ; la parce su- 
perior de la cabeza esta cubierta de plumas largas, 
estrechas , é inclinadas atrás , suaves , y lustrosas co- 
mo la seda , de un color de oro , las quales 
levanta quando quiere para formar un hermoso pe- 
nacho -, el colodrillo está poblado de plumas corta- 
das en quadro por las puntas , suaves , lustrosas , y 
HUÍ)' anchas , de un hermoso color de naranja , atra- 
vesado de una lista de un negro aterciopelacb i lo 
superior del cuello esta cubierto de plumas mas cor- 
las , pero cortadas casi del mismo modo , de un co- 
lor verde obscuro , perfilaete de negro ; las pri- 
meras plumas , quando no están erizadas , caen hasta 
Ja mitad del cuello , y le cubren por detrás , y por 
los lados ; las segundas se estienden sobre el lomo, 
y se escurren unas sobre otras quando el ave se 
mueve , lo mismo que las plumas largas y estrechas, 
que descienden del cuello del gallo común sobre su 
Jomo ; pero según his sensaciones del ¡asan , eriza 
las plumas del colodrillo, y las estiende, y forma un 
penacho ancho , con el qual se rodea el cuello , y 
se cubre el lomo , ó le mueve de un lado á otro; 
este penacho no estaría nial comparado a un capote 
que en algunos pueblos llevan caielo sobre el hom- 
bro. Peí mismo modo lleva el ¡aum su penacho 
qiKindo esta en zelo , )' se arrima a la hembra. El 
iomo y la labadiUa están cubiert.is de plumas largas. 



FAI 

suaves , y de color de oro ; las de la cola , junto 3I 
canon , son del mismo color ; pero , a n-;as de la mitad 
de su largo, tienen un color encardado muy vivo y 
brillante 1 son muy largas , firmes , y se apartan a 
los lados , sobrepujando por cima de la cola. El 
cuello por la parte de alante , el pecho y todo lo iiv- 
ferior del cuerpo son de color de grana ; las piernas 
son párelas; las plumas ena^ulaita, son de un color 
azul obscuro, que tira a violado, con visos de oro; 
las plumas de las alas son pardas, variadas de roxo; 
Lis de la cola están rayadas trasversalmente, y punr 
tuadas de color de c.iscaña , sobre un fondo pardo 
obscuro i el iris de los ojos es de un amarillo her- 
nioso ; el pico , los pies , y las uñas son de un 
amarillo claro. 

La hembra no tiene las colores brillantes de 
que está adornado el macho v sin embargo, el color 
pardo claro de su pluma, matizado y ondeado de 
iiegro y roxo, le sientan bien, y forman una ave 
muy hermosa , no comparándola con su macho. Es- 
tas hermosas aves han venido vivas de la China , ele 
donde son originarias. Se han acostumbrado al clima 
de Europa, y han multiplicado lo suficiente, para oue 
su especie no sea hoy rara. Sin embargo, no es muy 
común •. y probablemente no lo será nunca , porque 
ts delicada , y produce , á lo menos en nuestras re- 
giones , muchos mas machos que hembras. El fi ie 
de nuestro clima no perjudica al jilean dorado \ y 
quando es riguroso , no le es muy sensible ni pade- 
ce. ISo se sabe lo que hace perecer repentinamente 
á esta .ave hermosa en el tiempo en que parece estar 
mejor, lal vez será la humedad, ó inconstancia de 
nuestra atmosfera, que no podrá tolerar. La misma 
ave es frequentemente la causa de su propria dei- 
truccion , porque por su natural tímido y espantadi- 
zo , se azora , y aturde fácilmente ; y los golpes qae 
se da en los movimientos violentos con que se agi- 
ta , le son por lo común muy funestos. No obstante 
su carader naturalmente silvestre , impaciente v es- 
pantadizo , se familLiriza y domestica ; v en este 
instante que escribo este artículo, alimento yo un 
fahmi dutado que viene a tomar de mi mano las 
golosinas que me entretengo en darle : el modo de 
cuidar , y criar estos paxáros es el mismo que ya he 
dicho en el artículo del A.'ííjw cowjí?;. Solamente diré, 
que hasta el segundo año no pueden distinguirse los 
machos nuevos de las hembras , porque hasta la 
segunda muda no empiezan a tomar sus bellas colo- 
res. Las hembras viejas , al contrario , á los cinco ó 
seis anos , empiezan á perder su pluma , y á tomar 
en parte la del macho , al qual , quanto mas viven, 
unto mas se asemejan. 

Los huevos del ja'.san dorado son de un color de 
ladrillo. En la primavera pone con .miicipacion á el 
JMian comiD! , y por lo común desde el mes de Mar- 
zo , en lugar que nuestro /í!/m;í no pone hasta Abril 
ó Ma)'o. For esta razón , es preciso juntar los fa'iui- 
■lus dorados desde el mes de Febrero , tiempo en que 
empiezan á entrar en zelo. 

FAISANEKA. El lugar, ó casa donde se crian los 
fésMcs. l'caíc Faisán. 

FAISANEKO. El que cria ó vende faisams. 
**Faiían criton mexicano. Es menor que el 
montes de dicho Reyno , y se diferencia en su plu- 
mage , el que en su cuello , pecho, y resto del cuer- 
po, es de mi color pardo , y las alas y cola áe un 

licr- 



FAI 

hermoso negro. Se le da el nombre de giiton , por 
tbtár continuamente chillando. Clavixeko Hislo, ' 
íle México. 

** Faisán montes mexicano, l'casc Faisán de 
MON-xAÑA. Solo se diferencia de este en tjiie su plii- 
mage es negro y relLicicntc , y sus pies y piernas 
cenicientas ; y en que se domestica tanto , que toma 
la comida de la mano del amo , le festeja quando 
\iene de afuera , aprende á llamar á la puerta con 
el pico , y muestra mayor docilidad que la que se 
podria esperar de un ave silvestre. En México hubo 
uno de estos fanams , que habiendo vivido en un 
gallinero , aprendió á pelear- como los gallos , y 
á combatir con ellos , erizando las plumas de su 
penacho , como erizan los gallos la del cuello. Eu.i 
ciesoifcion ¡c ha sacado de id ü'nloila de Akxlío de 

ClAVIXERO. 

Faisán negko y eianco de la China. 

Faisán blanco de la China. Briss. to>?>. I.pag. ité. 

Lamina 113 el macho, 12.4 la hembra. 

Ed^'. Tom. ¡1. pag. Í.VA7. lam. 66. 
El Jaisan blanco de la China es mayor que el de 
Europa ; no es ni tan suelto ni tan alto de piernas 
como el jaisan dorado i ni su plumage de colores 
tan vivos 1 pero aunque solo consisten en un negro 
que tira á violado , y un blanco muy brillante , es- 
tán tan bien mezclados estos colores , y se contras- 
tan tan \entajcftamente , que el jaiian blanco de la 
China puede pasar por una de las aves mas hermo- 
sas; su cabeza está adornada de un penacho , com- 
puesto de plumas largas y deshiladas en forma de 
fluecos , de un color negro-purpureo , inclinadas 
hacia atrás ; los ojos están cercados con una 
membrana carnosa de un encarnado encendido; 
cubre las mexiilas, y según las afecciones del ave, 
se vuelve de color de fuigo , y se estiende al mis- 
mo tiempo, hasta sobrepujar la, cabeza por arriba, y 
por abaxo ; lo superior del cuello , y de todo el 
cuerpo está rayado de lineas obliquas negras muy 
delgadas , sobre un fondo de un blanco hermosísi- 
mo ; la garganta , la parte anterior del cuello , y 
todo lo inferior del cuerpo son de un color negro- 
purpiíreo ; las plumas de las alas , y las de la cola 
tienen el mismo color cue lo superior del cuerpo: 
sin embargo , las dos plumas de enmedio de la cola 
son blancas sin rayas negras ; la cola es muy larga y 
poblada , sus plumas son muy arjchas , é inclinadas 
hacia abaxo , aunque el cañón tira á levantarse ; el 
iris es .amarillo , el pico de un pajizo claro; los pies 
son de un encarnado hermoso , y cada uno con su 
espolón. 

La hembra es mucho menor que el macho, 
tiene muy poco encarnado. al^ derredor de los ojos, 
y la membrana , que es la .que da este color , no 
puede dilatarse ; tiene una especie de penacho mu- 
cho mas pequeño que el del m.acho, compuesto asi- 
mismo de plumas prolongadas é inclinadas hacia 
atrás ; el pecho es blanquecino , como también lo 
inferior de las mexiilas ; lo superior del cuerpo es 
de un pardo, m.ezclado con un viso de amarillo ; lo 
inferior está confusamente variado de pardo , negro, 
y color de leche ; las alas y la cola son pardas, con 
algunas rr.ezclas de ntzxo y color de leche ; el iris 
y el pico tienen un color entre amarillo y pardo; 
los pies 5on colorados , pero ñuicho menos encendi- 
do el color que el de los pies del macho. 



FAI 7 

EX faisán blanco vino de la China al mismo tiem- 
po que el jaisan dorado , y han multiplicado ¡"ual- 
mtnt«. en nuestros climas; la especie es muy robus- 
ta, y es probable que con el tiempo sera tan co- 
mún como la nuestra : no estoy muy lexos de pen- 
sar que el jaisan blanco con el tiempo será una ave 
domestica, lo qual no puede esperarse del nuestro, á 
causa de su natural campestre , y tal vez indomable. 
El jaisan blanco, por el contrario, se domestica fácil- 
mente , y su cria no es muy diticil ; lo es menos 
que la del pavo : y quando grande , no cuesta mas 
cuidados que los que dan las demás aves domesticas; 
me parece que ésta está muy cercana á contarse en 
el numero de ellas , con pocas tentativas que se ha- 
gan para conseguirlo. Falta saber si siendo tan fuer- 
te el jaisan blanco , perjudicará su compañía a las 
demás aves que se tengan en los patios , ó corrales. 
En quanco a nuestros bosques , no hay experiencia 
alguna que puedan jamás poblarse de estas aves , no 
solo porque su pesadez , retardando el vuelo , las 
expone , como a todos los jaisancs , á muchos peli- 
gros , sino porque la suma blancura de su pluma, 
da en ojos de muy lexos á las aves de rapiña. Se jun- 
tan muy temprano en la primavera, como d jaisan 
dorado , y la hembra pone por lo común antes que 
la del dorado ; sus huevos son de un encarnado obs- 
curo , y del tamaño de los medianos de gallina, 
Crianse los poUuelos de los faisanes bl.mcos , como 
los de los faisanes comunes ; no toman su bella plu- 
ma hasta el segundo año , como los dorados : no sé 
que haya observado nadie si la hembra del jaisan 
blanco toma , quando es vieja , los coleres del ma- 
cho , como se ha visto en la hembra del .dorado, 
(jcncro I 'II. 

F/>isAN-rAVO real, l'casc Faisán comün de I3 
China. 

** Faisán real mexicano. J'ease Faisán con 
penacho, ó hoazin. Según Mr. de Bomare , aun- 
que este último pertenece mas bien al género Cor- 
iino , ó aves de rapiña , como consta de la descrip- 
ción del Dodtor Hernández. 

El Jaisan ieal mexicano, es en todo igual al inon- 
tís de dicho Reyno , y solo se diferencia en que su 
plumage es leonado , y la carne de mejor gusto que 
la del maníes. Clavixero Htstor. de México. 

Faisán variado, léase Faisán, al fin del artículo. 
Faisán verdoso de Cayena. Law. 33S. ^Vdíí 
Marail. 

** FALARIS. 

Especie de añade , aunque menor de cuerpo. 
Tiene el pico angosto , la cabeza redonda , su plu- 
mage por el lomo , alas , cabeza y cuello es casi 
negro , y por el vientre ceniciento. Sus piernas y 
pies como los del pato , guarnecidos de membranas 
sus dedos. 
FALAROPE. 

El Conde de Bufi'on dá una idea exáfla de los 
Falaropcs , diciendo que son unos cinclos ó giiinetas 
con pies de joc¡)a ; efeólivamente tienen el tamaño y 
el exterior de estas primeras aves , y los pies de las 
segundas. Los caraftéres con que los señala M. Bris- 
son , quien los coloca en el género LXXXIX, de su 
método , son los siguientes. 

Estas aves tienen quatro dedos , tres delante , y 
uno atrás , guarnecidos de membranas hendidas y 
festoneadas. 

El 



8 FAL 

El pico delgado y dcrtcho ; la mandíbula supe- 
rior arqueada hacia abaxo por la piaita. 

A estos caracteres escnciaks añade Brisson que 
los fíiUiOpís tienen la parte inferior de las piernas 
sin plumas ; y que en a gunas especies la arqucadura 
del semi-pico superior es muy aparente. 

Estas son aves de ribera que pertenecen á los 
países m.is fríos de ambos Continentes : sin embar- 
go, se alexan algunas veces de su mansión ordinaria, 
y se han visto algunas en el Condado de Yoick en 
Inglaterra. 

tALAROPE. Briss. tom. H. ¡>ag. II. Vcíisc Falakope 
CON nsroNEs de picos. 

Faiarope bermejizo. Briss. tom. VI. ^ag. lO. 
Véase Falarope roxo. 
Falarope ceniciento. 
Valiiriipc de Sibería. L,m¡. tj6. 
Briss. lom. VI. pag. i8. gaioo LXXXIX. 
rñnga cvn pies de ¡aba. íü^ .iom.U pag. y lam. ^6 . 
( esta es la hembra ). 

f.üa>-ope ccnkltíHo. Brüs. tom. VI. pag. i?. 
Tihiga macho ton patas, de jocha.Eu^ .tom.HI.pag. 
V lam. 143. (Este es el macho al qual Edx*ars , á 
"quien se debe el primer conocimienio de estas ave?, 
reíiere el fd/a>opc de la lam. 46. ) 

iXfalatopc cenicUnio tiene cerca de ocho piilg:.- 
das de largo •, sus alas recogidas están iguales y pa- 
ralelas con la cola; la parte superior de la cabeza y 
del cuerpo , y la posterior del cuello son de un 
color pardo ligeramente ondeado de pardo y ne- 
gruzco por el lomo : en el cuello , por cima del pe- 
cho tiene un medio collar blanco , rodeado de una 
lista de color de naranja; y del mismo cuello por 
la parte de alante es parda , y todo lo inferior del 
cuerpo blanco ; las plumas de las alas negras , bor- 
dadas de blanco por lo exterior. 

El falarope moreno , que según Ed>«'ars es la 
hembra , ó un falarope nuevo ; nene la parce supe- 
rior de la cabeza negra 1 las mexíllas y la garganta 
blancas; la mayor parte del cuello ctnicíei,to; el 
lomo, la rabadilla, y todo lo superior del cuerpo 
de un moreno obscuro , cercado de un color mas 
claro : el pecho , el vientre , lo alio de las piernas, 
y los costados blancos : ambos falaropcs tienen el 
pico negro ; las patas , Jos dedos , y svis membranas 
de color de plomo , y las uñas negras. 

Se hallan en los países mas fnos de la América 
Septentrional, y el ccmüuuo le han enviado lainbíen 
de Sibciia. 

Falarope con festones de picos, 
- Bkiss. tom. VI. pag. iz. gc)t. LXXXIX. 
EdW. Clan. tom. ¡I. pag. i06. ¡am, 308. 
Esta es un poco menor que la codormT, de agua: 
£U longitud es de unas echo pulgadas ; las membra- 
nas que rodean sus dedos están divididas en varias 
muescas ó arcos a manera de testen , lo qual la dis- 
t¡nG;ue de las demás aves del mismo genero , cuyas 
membranas son lisas y enteras ; la coronilla de su 
cabeza es negruzca ; la frente , las mexUlas , la gar- 
ganta, la delantera del cuello, el pecho, el vientre, 
lo alto de las piernas, los costados , y las cubiertas 
inferiores de la cola son blancas ; lo superior del 
cuello ceniciento ; el lomo y la rabadilla están cu- 
biertos de plumas negruzcas perlílad.is de un ceni- 
ciento azulado; las cuoiertas chicas superiores de las 
alus son de un moreno obscuro ; las medianas ne- 



FAL 

f ruzcas perfilad.is de blanco ; c igualmente las gran- 
des, lo qual torma en las alas una cinta transversal 
¿e este color ; las plumas grandes de las alas son 
negruzcas, con el canon blanco; las primeras de las 
medianas del todo blancas ; las mas próximas al 
cuello negruzcas , perfiladas de blanco por ambos 
lados ; las plumas de la cola son del mismo negro, 
perfiladas de ceniciento claro ; el pico es un poco 
chato orizontalmente, y negro ; las patas , píes, de- 
dos, sus membranas y las uñ,is , son cenicientas. 

Este jalarvpe fue muerto en las costas de Ingla- 
terra, en la provincia de Yorck. 

Falarope de SiUria. Lam. t66. Véase Falarote 
ceniciento. 

Falarope moreno. Briss. tom. VI. pag. iS. Veas£ 
Falarope ceniciento. 
Falarope roxo. 

Ekiss. tom. VI. pag. iO. gen. LXX.XIX. 
EdW. 10///. ¡a. pag. y lam. I4i. 
Su longitud es como de unas ocho pulgadesi 
tiene la pane superior de la cabeza , del cuello , el 
lomo, y la garganta de un pardo obscuro, con man- 
chas negras: en los dos lados de la cabeza, por cima 
de los ojos , tiene una banda longitudinal de un 
roxo claro : la rabadilla blanca con manchas negras; 
la delantera del cuello , y la parte inferior del 
cuerpo de color de teja ; las cubiertas grandes de 
las alas, por la parte de arriba, son r.egruzcas, ter- 
minadas de blanco , lo qual torma en el ala una faxa 
transversal de este líltimo color; las guias de las alas 
negras, y las demás plumas del mismo color, pero 
bordadas por la parte exterior y pumas de blanco; 
las mas próximas al cuerpo negruzcas y perfiladas 
al rededor de roxo , y lo mismo las de la cola ; el 
pico de color de naranja , y negro por la punta; 
las piernas, los pies , dedos, sus membianas y las 
uñas son verdinegras. Hallase en la Bahía de Hud- 
son. 

FALOCROCORAS , ó Falocrocoraz. I'e.ise 
Cuervo marino. 

FALSO CAMACHUELO. ¡'case Bimbeii. 
FANTÁSTICO (cetrería). Epíteto que demues- 
tra el vicio de un ave de rapiña que se separa. 
FARLÜSA , o Alondra de prado. 
lam. 660. ¡ig. 1. 
Briss. tom. III. pag. 343. 

Bel. Hlst. nat. des Oís. pag. 171. fig. pag. 171. 
Ídem. Port. de Oiseaux , pag, 6C. 
Varlouse ou [Alónete de pres en Francés. 
Lodola di prato en Italiano. 
Tit laik en Inglés. 
W'icsen-lcrche en Alemán. 
Según Mr. de Salerno , nombrase este páxaro 
en diversas partes, alondra pei¡iii>hi , alondra de bos- 
que ó de matorral , alondra bastarda , aloíidra loca, 
alondra cricaramadora , alondra bretona , &c. 

La /arliisa es mucho mas chica que la alondra 
común ; su largo, desde la punta del pico á la de la 
cola, es de cinco pulgadas y seis lineas, de vuelos 
tiene ocho pulg.;das y diez lineas; la cabeza, la 
parte posterior del cuello , y la anterior y superior 
del cuerpo están variadas de color negro , y ace)'tu- 
nado ; la rabadilla , y lo superior de la cola son de 
color de leche que tira á pajizo ; la delantera del 
cucUo , el pecho , y los costados tienen el mismo 
color , pero con unas pintas negruzcas pequeñas y 

Ion- 



FAR 

loiigitiulinales-, de cada lado de la cabeza, por en- 
cima del ojo , tiene una raya transversal de color 
blanco , con visos de pajizo ; las plumas de las alas, 
y de la cola son negras , con las orillas de color de 
aceituna i el iris es de color de avellana , el semi- 
pico superior es negruzco, y el interior, de color de 
carne ; los pies pajizos , y las unas pardas. 

La fíiili'iii no es tan común como la mayor par- 
te de las demás alondras ; gusta de los terrenos hú- 
medos ; hace su ni Jo en el suelo en los prados b;i- 
xos , y un poco pantanosos ; sin embargo, se enca- 
rama ; su canto es muy agradable , y tiene alguna 
semejanza al del ruiseñor ; alimentase de gusanillos, 
de insedtos , y granos menudos ; en el otoño se 
juntan en bandadas , y algunas veces se mezcla en 
las de los otros paxariilos : el hibierno parece que 
dexan nuestras provitKias , ó a lo menos , quedan 
muy pocas; la especie es conocida en la mayor par- 
te de las regiones de Europa. Gen. XXXIX. 

L'i fatinsíi blanca, Biass. tom. III. pag. 34ír, Es 
una especie de la anterior con alguna variedad. Me 
parece que sería necesario mirarla como individual 
á la anterior , y no indicarla , como lo han hecho, 
dándola á un pais determinado , pues por todas 
partes se hallan paxaros , cuya pluma se vuelve 
blanca. 

Faiuüsa de prado (grande). Fcasc Alondra 
PIPI. 

FARLUZ.\NA. 
Mr. de Montbcillard dá este nombre á una 
alondra de la Luisiana , que , excepto de ser un 
poco mayor , tiene en efeíto la mayor semejanza 
con la farliisa , y los mismos colores, aunque mas 
parduscos : es probable que sea la misma especie^ 
variada por la influencia del clima. Cea. XXXIX, 

FAUCILETA. rene Avión negro, 

FAVORITA (la) 

Víivo/Uíi de Cayena. Lam. 897. 
Esta es una especie de polla-sultana ; es casi del 
tamaño de la codorniz de rerama ó calamón ; toda la 
parte superior del cuerpo es de un azul claro , y 
mas obscuro hacia lo inferior del lomo y la rabadi- 
lla ; el cuerpo , por la parte de delante , es blanco; 
las plumas de las alas y de la cola son pardas ; el 
pico es de un pajizo obscuro , y los pies blanqueci- 
nos ; la frente es:á cubierta de una membrana blan- 
quecina y sin pluma. Cencio LXXXP'lU. 

fau-'ferdkieü. 

Bei. Hist. natHi. des O'ncaux , fag. 114, l'case 
Busardo. 

FENEROTET. l'case Cantor ó mmii, 

fENICOPTERO ó Flamenco. 

Flawcnco de Amética. Lam. íj. 

Brks. tom. VI. pa¡. 531. lam. XLVU.fig. i. Cc- 
ncf. CXllI. 

Bell. Htst. nat. des Oiscaitx , pag. 199. 

Hist. de la Acad. tom. IlI.paft.IIl.pag. 4^. fg.lain.9- 

Pken¡coptei-its en Latín. 

Fhfííicoptcre ó Flamant en Francés, 

Flamiiígo en Inglés. 
La palabra fenkoptcro , deriba del nombre que 
dieron los Griegos á el ave que nosotros llamamos 
hoy Flamenco , significa , según su etimología , ave 
con alas flamígeras , lo que corresponde efedtiva- 
mente al fi.H¡cop¡c,-o , cuyas alas son de un roxo muy 
encendido. 

B'istOí'm 2^at::ral. Tom, U, 



FEN 9 

La voz flamigcio usada por nuestros antecesores 
para nombrar esta ave , da á lo menos una idea de 
ios colores del jaiicoptero , lo que la \'oz flamenco, 
que ha prevalecido a la otra , no dá ninguna , antes 
bien induce á caer en un error que es , el creer que 
esta ave sea originaria de Flandes , donde jamas se 
ha visto. 

El flamenco considerado según el orden metó- 
dico , tiene: 

Quatro dedos , de los quales los tres primeros 
están unidos enteramente por unas membranas , y 
el posterior separado. 

Las piernas, situadas como á la mitad de su cueii' 
po , fuera del abdomen , y mas largas que dicho 
cuerpo. 

El pico dentado como una sierra , corvo por 
abaxo hacia el medio de su longitud. 

La mandíbula interior mas ancha que la su- 
perior. 

La parte inferior de las piernas sin plumas. 

Solo se conoce hasta ahora una especie de este 
genero que es el CXIII. del método de Brisson. 

El jcnicoptcio tiene el íuerpo no muy grueso; 
las piernas y el cuello en extremo largos. Esta dis- 
posición , y la forma de su pico , le hacen en algún 
modo extraña , pero distinguida por la hermosura 
de su pluma ; tiene los pies de pato , aunque no 
nada , ni habita en las riberas. 

Estas aves se diferencian mucho en el tamaño, 
y también en la pluma ; los que se ven mas comun- 
mente tienen quatro pies y algunas pulgadas de lar- 
go de la punta del pico al extremo de la cola , y 
cerca de seis píes hasta la extremidad de los dedos; 
son del grueso de la Oca doméstica ; sus vuelos son 
de cinco pies y algunas pulgadas , y las alas recogi- 
das llegan á la punta de la cola : todo el plumage es 
de un encarnado muy hermoso , aunque mas en- 
cendido en las cubiertas de las alas , y sobre las 
alas mismas , exceptuando las guías que son negras-, 
unos flamencos tienen el pico roxo , otros amarillo; 
pero todos con el extremo negro ; las patas , los 
píes , dedos , sus membranas , y las uñas son roxas. 

Quando pollo, tiene el fcmcoptcro la pluma mez- 
clada de blanco v pardo , sin embargo de tener ya 
las guias de las alas negras ; su pico es pardo , y sus 
píes del mismo color. 

En el segundo año tienen la cabeza , la gargan- 
ta , el cuello y todo el cuerpo de un roxo desvane- 
cido, ó de un blanco, animado con una tinta de color 
de rosa ; las plumas escapularias , y las cubiertas de 
las alas son de un encarnado muy encendido , y en- 
tonces es quando esta ave merece el nombre que la 
dieron los Griegos, ó el de ave con alas flamigerasv 
el pico y los pies son de un encarnado descolorido. 

Hasta el tercer año no se vuelve esta hermosa 
ave del todo encarnada ; y como hay algunas de co- 
lor mas subido que otras , es muy piobable que las 
que tienen los colores mas vivos , sean las de mas 
edad ; también puede ser que esto dependa del sexo, 
y que los machos sean los que tienen mas encendido 
el color : todos los fcnkopteros que he visto traer de 
America me han parecido por lo general de un 
encarnado mas igtial en todo su cuerpo , que los 
que han venido del antiguo continente, los quales 
tienen el cuerpo de un encarnado descolorido , y las 
alas de un color mas vivo : de suerte , que a estos 
B per- 



TO 



FEN 



Pcrtiiicce con propikdaJ ti nombre de ai-cs con das 
jiiiniigoas : los de Aniérica son de un encarnado mas 
cubierto , y los del antiguo continente de color de 
rosa encendido por el cuerpo , y de un encarnado 
Subido las alas; los primeros me han parecido por 
lo general mayores que los segundos ; pero entre 
Jos individuos de ambas especies hay mucha diferen- 
cia tn el tamaíío 1 sin embargo, esta falta de seme- 
janza no es suñciente para creer que haya varias es- 
pecies de fcií-uij icos ; los de América , y los del an- 
ti:iuo contiiunte, los de major tamaño y los de me- 
nor, son toJos ciertamente de la misma especie; y 
las diltreiicias que entre ellos se observan , solo to- 
can a las circunstancias locales y dependientes pro- 
bablemente de los climas. 

El /íiiiíoptcyo habita generalmente las regiones 
del medio dia. Hallase tn el antiguo continente, 
desde las orillas del mediterráneo , hasta la punu 
mas austral del África ; las costas que freqtkntan en 
Europa son las de España, Italia, Languedoc, y 
Provenza 5 particularmente hacia MoniptUer, Marti- 
gues, y los lagos inmejiatos a Arles. Estas aves soa 
muy comunes en todas las costas occidi-ntales de 
África; son conocidas en la Anurica, en Cuba, en 
la costa de Venezuela , tn las Islas de Baiíama , en 
Santo Domingo , en las Antillas , en la Guayana , en 
ti ^eru , en Chile , &;c. Pero si en ambos conti- 
nentes se ven algunas en lo interior de las tierr.is y 
en las regiones septentrionales, son Lis extraviadas y 
fuera de camino -, sin embargo, son viageras, aunque 
solamente entre las latitudes meridionales. Vuelan 
á iiknudo en grandes bandadas, y algunas veces via- 
jan solas; iiacen sus nidos en las ti;.rras baxas y pan- 
tanosas, y estos son unos móntenos de tierra y gre- 
da de Veinte pulgadas ile alto , cuya base esta metida 
en el agua , y su cima seca , hutca y deprimida ; re- 
cibe inniediatamente los huevos sin ninguna substan- 
cia intermedia ; la hembra los empolla teniendo las 
piernas pendientes en el agua , como un hombre las 
tiene quando esta sentado en un taburete , segiin di- 
cen los viageros que han visto al Jciiuipiiro en esta 
ocupación ; los huevos , cu)0 numero es de dos ó 
tres a ¡o mas , son blancos , y ilel tamaño de los de la 
Oca , un poco mas largos ; los poUuelos corren con 
una siiigu!.-¡r ligereza a pocos dias de su nacimiento; 
pero no vuelan hasta que son grandes , y que quasj 
no tienen mas que crtcer. 

Los flamer.cvs se alimentan de testáceos , de 
los perecillos , de los inseítos aquatiles ; buscan 
estos aumentos hincando el pico en el cieno, y remo- 
viéndole continuamente con los pies; comen también 
pescado , y los picos ó dientes de sus mandíbulas les 
sirven igualmente para coger y agarrar todos los 
clinientos que le son propios ; se alexan muy poco 
de las riberas del mar , y solo freqiicntan las de los 
rios por su embocadura ; ya pesquen ó descansen en 
la playa : tienen la costumbre , quando est^n en 
band;;das , lo qual es las mas veces , de colocarse en 
una tila , quedando siempre alguno de ellos de cen- 
tinela , el qual ve lo que pasa , y en caso de necesi- 
dad, los pone en arma con un grito bastante semtj.in- 
te al sonido de una trompeta , entonces toda la tro- 
pa examina lo que hay , y según las circunstancias, 
toma vuelo , observando un ordtn semejante á el de 
las grullas, 

Eos antiguos tenían por un manjar esquisico la 



FÍA 

carne del flamenco , y todavía son de esta opinión la 
mayor parte de los viageros : sin embargo, en Mont- 
peller , donde se matan algunas aves de estas , son 
poco tstimadas como manjar ; pero la diversidad de 
climas y alimentos pueile ser de mucha entidad ta 
este asunto. 

Aunque muy silvestre , ó tal vez muy tímido 
en el estado de libertad , se domestica fácilmente el 
¡¡atiicnco\ pero le cuesta mucho trabajo el acostum- 
brarse á nuestros climas donde destállece y vive 
poco tiempo ; en algunos paises donde los domesti- 
can no parece que han procreado : hay apariencia que 
la falta de alimentos convenientes les peijudica tan- 
to en nuestras regiones en el estado de esclavitud, 
como el temperamento del clima; moja en el agua el 
pan que le dan , y come mas de noche que de dia. 
El pico singular de esta ave ha dado que hacer á 
varios sabios naturalistas , y hábiles anatómicos , sin 
que se liayan podido acortiar sobre qual porción del 
pico , la superior o la interior es movible ; este es 
también un punto digno de veriticarse para ilustrar 
la historia de esta ave singular y única tn su genero. 

FIADOR (cetr.). Cuerda larga , con la qual snel-. 
tan al halcón quando empieza a volar , y le haccU 
que venga al señuelo. 

FL^-HA. / c.iiC Tordo. 

FI-tE l'casc Cantor. 

UCEDULA , ó Papahígos, 

IkediUla en Latín. 

Figuicr en Francés. 
Dase el nombre de fccduln á un gran número 
de paxaros , la mayor parte muy pequeños , y todos 
de pico atilado, los quales tienen los mismos carac- 
teres que el l'hajigo , y son del mismo genero , ó 
del XL. , según el método que hemos adoptado. 
Bufion observa, rcspeito á estas aves, que sus 
especies son menos numerosas en el antiguo con- 
tinente que en el nuevo ; en el primero solo 
cuenta cinco especies , y veinte y nueve en el se- 
gundo ; esta observación puede aplicarse , como lo 
hemos hecho tn otra ocasión , á todos los páxaros 
en general, que se alimentan de inseólos, mas nu- 
merosos en América que en las tierras cultivadas, 
y menos húmedas del antiguo continente. Además de 
los inseétos , comen estos paxaros bayas y frutos 
que pican, y chupan el jugo. Estas aves son tran- 
seúntes, que pasan de una región á otra según las 
estaciones ; esta es también una observación del 
Conde de Bufibn , el qual dice que son mayores en el 
nuevo continuire que en el antiguo; ¿no será tal 
vez la causa de esto el que los insedos que le sir- 
ven de alimento son en mayor cantidad y mas gran- 
des en estos paises? Estos paxaros pasan del medio 
dia de la America , á los paises dtl norte tn el ve- 
rano ; se les ve llegar á la Carolina , á la Virginia, 
y al Canadá , desde donde se vuelven á los paises 
meridionales quando se empieza á sentir el frió. 
Entran en los jardines , y después que se transportó 
de Europa la higuera a la América , y de haberse 
este árbol multiplicado en ella, se acostumbraron 
estos páxaros á picar su fruto por el qual manifies- 
tan mucho gusto : esto les ha hecho dar el nombre 
de ¡apaligoi. Asi como en Europa, y tn particular 
en nuestras provincias mtridionalts, se da el de ¡Ici- 
jigiis a los paxariios pasageros y de pico afilado que 
se alimentan de iaseétos y frutos, y que especial- 

men-, 



Fie 

nu-nte tk-ncn ima p.uticular inclinncioii á los higos. 
hstJs anedoCL.is sobre las Losuinibrv.s de las /;fíriH/ííj, 
sus relaciones , ccn las de Lís aves, de qi'.icnes licntn 
ios caradíéres exteriores, son otras tantas razones 
para colocarlos en el mismo c;encro 

FlCEDULA ACEnONADA. 

f:u(IiiU aieltnnada de Cayena, lam. óS^.fig. i. 
Este paxaro , que es muy connin en la Giiayana, 
tiene de largo unas cinco pulgadas ; todo lo supe- 
rior del cuerpo es de un coior aceitunauo obscuro, 
y lo interior bermejo ; las plumas ce las alas y dé- 
la cola son pardas, y el pico del mismo color: 
los pies son amarillos. Por lo general, ¡os colores de- 
este páxaro son obscuros y deslucidos, larece per- 
renecer á la clase de [os papaiAJOniis, 

FlCEDULA ACEXlt/NADA OESCORA. 

Tiene ¡a pane superior de la cabeza, del cuello, 
y de todo el cuerpo, de un aceitunado obscuro, exr 
cepto las cubii-rias de encima de la cola que son de 
un verdadero color de aceituna ; la garganta , pe- 
cho y costados son blancos , manchados de rayas 
pardas, las que siguen la misma dilección de las 
plumas : el vientre es de un blanco, con una media 
tinta de pajizo , y lo inferior de la cola de un ama- 
rillo subido ; las cubiertas de encima de las alas son 
pardas , con las puntas blancas •, las guias de las .üas 
ion también pardas , perfiladas de color blanqueci- 
no : las de la cola son üel násmo , menos las dos 
de enmedio que son de un color de aceituna que 
tira á pajizo , y que las dos de los dos lados están 
perliiadas de blanco -, el pico y los pies son pardus-, 
COS. Gen. XL, 

FlCEDÜLA AlIDORADA. 

Briss. supl. tom. VI. fag. 109. Ccn. XL,- 
EüW. glan part. II. ptig. 185». lam, z99. 
Es del tamaño del baafigo : la coronilla de la 
cabeza es de un amarillo lustroso , y en el alto de 
las alas tiene una pinta del mismo color ; la p;ine 
superior del cuerpo es de un ceniciento azulado; 
los dos lados de la cabeza son negros , con una li- 
nea negra que los divide ; la garganta y la delante- 
ra del cuello negras ; la parte ii.ferior del cuerpo, 
las plumas de las alas, y cola, son de un color ce- 
niciento obscuro , y los pies y uñas pardos. Lle- 
ga á la I-ensilvania por la primavera , y pasa de 
largo para irse á vivir mas al norte en el rigor del 
verano. 

FlCEDULA AZUL. 

íkciliúa cenicienta del Canadá. Lcjw. 68$.fig. i. 

Briss. ío//i. UI. pag. 517. l.u//. XXl'II.pg. 6. CCr 
va o XI. 

Ed>*'. gln,i, pag. 91. Clip. XLIl. lan:. 151. 
Su tamaño es poco mas ó menos que el del 
becafigo ; la parte superior de la cabeza , del cuello, 
y del cuerpo son de un color entre ceniciento y azul 
obscuro -. las mcxilkis , la garganta y cuello, por la 
parte de delante, son de color negro i y el cuerpo, por 
la parte de abaxo , blanco. Lo que se descubre de las 
plumas de las alas es de un pardo , perfilado de co- 
lor de ceniza mezclado de azul ; las de la cola son 
negruzcas , perfiladas por el exterior de un cenicien- 
to azulado : el pico , los pies y dedos son pardos. . 

FlCEDULA AZUL. 

Fkediila de la Isla de Francia. La»/. 70^. fig. i. 
íkcdula de Madagascar. Lam. 705. pg. 3. 

El Conde de Bufion es el único que hasta 
fihtuiia. Natiíiul. Tom. U, 



Fie 



I F 



.ihora ha conocido esta segunda fccdula ctyi!. La quo 
representa la ¡ig. 3. de la Ui/iina , la tiene por el ma- 
cho, y la de lap'g. i. por la hembra. Crei.se que 
son originarios de Madagasc.ir. 

El macho tiene, según la estampa, casi el mis- 
mo tsmaño que el cantor. La cabeza , y lo supi rior 
del cuerpo , es de color ceniciento azulado ; las plu- 
mas de las alas y cola son negruzcas, perfiladas de 
blanco ; la cela es mas larga que la de la hembra, 
y las dos plumas exteriores de los dos lados son 
blancas; y el pico y pies azulados. 

La hembra es un poco menor que el macho, 
tiene lo inferior del cuerpo blanquecino, sin mezcl;! 
de azul , la cola es muy corta ; las al.as blancas des- 
de su origen hasta la mitad de su longitud , y él res» 
to negras, perfiladas de blanco. Cena o XU 

FlChDUlA CtNlCIENlA DE COLLAR. ■- 

Briss. tom. III. pag. 521. lam. 7^1. p'g. i. 

Caíesby tom. I. pag. Í4. lam. 64. 
Tiene quatro pulgadas y quatro lineas de lonei- 
tiid ; su cabeza , lo superior del cuello y del cuerpo 
son azules, excepto la parte superior del lomo, que 
es de un verde, mezclado de pajizo ; la garganta , el 
cuello, por delante, y el pecho son amarillos ; una 
laxa transvers.ii, de color azulado, divide los colores 
del cuello y pecho , y forma un medio collar. So- 
bre cada ala tiene des faxas transversales bhncas; 
desde el pecho hasta lo inferior de la cola es blan- 
ca la pluma, con .iljunas manchas de un pajizo, que 
tira á encarnado por los lados; las plumas de las alas 
son negruzcas, perfiladas por lo exterior de azul; 
las de la cola están pintadas lo mismo ; el semipico 
superior es pardo , y el interior , de un color que 
tira á amarillo , como también los pies y dedos, 
Cene I o XL, 

FlCEDULA CENICIENTA , GARGANTA AMARILLA, 

Briss. toM. III. pag. 51O. lam. XXl'I!. fig. 3. 
Su total longitud es de quatro pulgadas y media; 
la parte superior de la cabeza, cuello v lomo , jun- 
to con la rabadilla , son de color encarnado ; la gar- 
ganta y delantera del cuello amarillas; el pecho, y 
lo inferior del cuerpo , blanco : tiene en los ojos y 
nariz una raya amarilla: debaxo del ojo una mancha 
negra y ancha, y detrás otra blanca; dos faxas 
transversales y cenicientas sobre las alas , cu}as cu- 
biertas son pardas desde su origen , con las puntas 
blancas , las plumas de las alas son de un color de 
ceniza obscuro , y no tanto por las orillas ; la cola 
tiene los mismos colores que las alas ; el pico , pies 
y uñas son pardos. Ccn. XL. 

FlCEDULA CENICIEKIA , GARGANTA DEL MISMO 
COLOR. 

Toda la pluma de esta ave es de un color de 
ceniza obscuro por la parte superior del cuerpo , y 
claro por la inferior ; las plumas de las alas son ce- 
nicientas , perfiladas de blanco ; las de la cola ne- 
gras , excepto las laterales , de las quales la mas ex- 
terna es enteramente blanca, la siguiente es de] 
mismo color hasta la nutad de su largo , y la terce- 
ra a su extremo. El pico es negro en la parte supe- 
rior, y pardo en la inferior; los pies son pardos, 
Gcncio XL. 

FlCEDULA CORO.N'ADA DE ORO, 

Briss, íMp^/. toM. VI. pag. 1 10. Gen. XL. 
Bd^'. glan. ¡nvit. U. pag. 187. lam. 189. 
tsta ficcdida es del mismo tamaño que la cmnícai 
B 2. " la 



12 Fie 

la coronilla de la cabeza y la rabadilla son de im 
color amarillo reluciente i el re^to de la parte supe- 
rior del cuerpo es azul , los lados de la cabeza y la 
garganta son blancos ; por cima de los ojos tiene 
una linea transversal de color negro , la delantera 
del cuello , y el pecho están mezclados de negro y 
ceniciento azulado ; los costados son amarillos con 
manchas negruzcas , lo demás del cuerpo por la 
parte superior es de color blanco , y tiene sobre 
las alas dos rayas blancas transversales ; sus plumas 
son negras , perfiladas de pardo, y las de la cola son 
del todo negras ; el pico , pies y uñas son del mis-- 
rno color. 

La heinbra es de un pardo que tira a roxo en 
Jas partes que el macho es azulado ; no tiene como 
el macho la linea negra por cima de los ojos , n'¡, 
las manchas del mismo color sobre el pecho. 

FlCEDLJlA CRISTADA. 

Tiudiíla ciliada de Cayena. Lam. i9i-fig. i. 

Esta es una especie nueva indicada por el 
Conde de Buflbn , el que habla de ella en estos 
términos, 

„ Lo inferior del cuerpo es de un pardo mezn 
„ dado de blanco , y lo superior de un pardo 
„ mezclado de verde : se diíercncia de las demás 
„fi'teíí¡das por el penacho que se compone de plu- 
„ mitas redondas medio levantadas guarnecidas de 
„ blanco , sobre un fondo pardo obscuro , y eriza- 
„ das hasta encima de los ojos , y raya del pico: 
j, este V sus pies son de pardo , con visos de amari- 
,, lio : tiene qiiatro pulgatlas de largo. 

El ave de esta descripción se halla en la Guaya 
na , donde permanece siempre ; tiene el pico chato 
triangular en su nacimiento, y es mas fuerte que el 
de Lis p'ccdidas. Por los caracteres que la distinguen 
se semeja a los papa moscas , entre los qiiales creo 
debe colocarse , según los principios del método 
que sigo en la compilación de este Diccionario. 

FlCEDULA DE CABEZA AMARILLA, 

FJccdida de cabera amañlta del Canadá. Briss. 
tom. W. pag. 517. lam. XXV II. f¡g. i. 

Tiene quatro pulgadas y quatro lineas desde la 
punta del pico hasta el extremo de la cola ; la co- 
ronilla de la cabeza amarilla, con una pinta negra 
de cada lado , entre el pico y el ojo : por cima y 
á la pane de atrás del ojo tiene otra pinta blanca. 
La pluma de la parte superior del cuerpo hacia el 
centro es negra , y por las oi illas verdosa ; lo infe- 
rior del cuerpo es de color de leche : los costados 
de color de castaña , con dos faxas transversales 
sobre las alas : las plumas de estas son negruzcas, 
perfiladas , las medianas de aceitunado , y las guias 
de color de porcelana ; las plumas de la cola son 
también negruzcas , ribeteadas por afuera de color 
de aceituna ; el pico es negro , y los pies y uñas 
pardas. Ge»i. XL. 

En la lamina 731. fig. z. se demuestra una^fr- 
dn¡a , a la que han dado el nombre de ficcdiila del 
Aíis'isip'i , y que no es mas que una variedad de sexo 
de la anterior , diferenciándose solo en que sus co- 
lores son mas baxos, y en que no tiene pintas jun- 
to á los ojos. 

FlCEDUlA DE CABEZA BERMEJA. 

Briss. toiii. III. pag. 49. ¡ai/¡. XXII. fg. 4. Cí- 

VCiO XI: 

Su largo es de quatro pulgadas y dos lineas ; la 



Fie 

cabecilla por la parte superior es bermeja , y por la 
parte de atrás, y resto del cuerpo, es de color de 
aceituna ; la garganta , la delantera del cuello y pe- 
cho son amarillas, manchadas de pintas largas de 
pajizo claro \ las cubiertas y plumas de las alas son 
pardas, ribeteadas por lo exterior de color de acei- 
tuna , y lo mismo las de la cola : el pico es pardo, 
los pies de gris , y las uñas negras. 

1-ICEDÜLA DE Cabeza CtNICtEN-TA, 

Briss. tom. III. pag. 501. 

Ed^W. glan. pag. 97. qnad. XLl', tam, 15 j. 
Esta ficedida es como el becafigo, su cabeza es ce- 
nicienta-, lo superior del cuerpo es aceitunado, mez- 
clado de negro por cima del lomo ; el ovispiUo ó 
rabadilla , la garganta , la delantera del cuello y pe- 
cho son de un amarillo hermoso , mezclado, por h 
parte baxa del cuello y pecho, de negro. El vientre 
y las cubiert.is de lo inferior de la cola negras ; las 
de la parte de arriba de las alas de un ceniciento 
obscuro , y por las puntas blancas , lo que forma 
dos faxas transversales-, lo que se descubre de las 
plumas de las alas es de un ceniciento algo cubier- 
to ; las dos plumas del medio de la cola son ne- 
gruzcas , las laterales blancas por el medio , v par- 
das por los lados hasta la punta : el pico , pies y 
uñas son pardos. Gen. XI , 

FlCEDÜLA DE CABEZA ENCARNADA. 

Briss. tom. III. pag. 488. 

'Eo\ii/ . gl an . pag. 99. íap. Xlí'I. lam. 1.^6. 
Su tamaño es como el de la nuruía de cabex/i 
vcgra. La cabeza por encima es colorada , y el res- 
to del cuerpo de color de aceituna 1 las mexilJás, 
garganta, y lo inferior del ciieipo es de un amari- 
llo subido ; las plumas de las .alas y cola son par- 
das ; el pico negro , y los pies de color de carne. 
Caí. XL. 

FlCEDULA DE CEÑIDOR. 

Briss. lom. III. pag. 5 14. lam. XXI' II. fig. 1, 
Es casi del mjsnio taniaño que el alimdra de 
cabcyi negra ; la cabeza , lo superior del cuello, 
y de todo el cuerpo , son de un azul turquí muy 
cubierto : las cubiertas de las alas son del mismo 
color -. pero el blanco con que rematan las plu- 
mas medianas y las guias, forman dos fiíxas 
transversales sobre cada ala ; sobre la cabeza^ 
tiene una mancha amarilla , y de cada lado una raya 
blanca transversal sobre el ojo , cuyo iris es también 
blanco. La garganta , la delanteía del cuello , y lo 
inferior del cuerpo es blanco con algunas man- 
chas pardas longitudinales sobre el cuello y pecho; 
entre este , y lo alto del vientre se estiende una 
faxa transversal amarilla como de unas dos lineas de 
ancho ; las plumas de las alas , y de h cola son de 
un pardo negruzco , perfiladas por lo exterior de 
color de ceniza 1 el pico es negro , los pies y uñas 
pardos. 

La hen-ibra es parda en todas aquellas partes 
que el macho es de un ceniciento azulado. Oc?i. XL. 

FtcEDULA DE COLA LARGA de la Chilla. rojHige 
fíux Ind. ct a la Chmc , tom, II. pag. io6. 

Su tamaño es poco mas ó menos como el del 
troglodita ó reyezuelo \ la coronilla déla cabeza es 
de un roxo claro ; la parte de atrás del cuello , lo- 
mo , rabadilla y superior de las alas son de un acei- 
tunado obscuro -. las plumas de las alas son del mis- 
mo color , pero mas claro ; las de la cola son muy 



/ 



FÍC 

estrechas , y llenas de niíi.chas , y bs dos Je eii- 
mcdio son tan largas como loao ti cuerpo. 

trcüüenta los Jugares poblados , y los arboles 
que los Chinos cultivan en los patios o corraks que 
separan sus habitaciones. Ccii. XL. 

FlCEDUIA Dt COLOR GKIS OÍSCURO. 

Briss. /i"/. /'/. ¡iipl. pag, 107. Oe/i. XL. 
Esta es menor que nuestro picafigo. Toda la 
pluma , desde el nacimiento del pico , hasta el prin- 
cipio de la coia , por cima , ts ele color ajul , los 
parpados son blancos , y por encima del ojo tiepig 
lina raya negra transversal ; lo interior del cuerpo 
ts blanco , las plumas de las alas son de un color 
(ic Ceniza obscuro , las de la cola azuladas , el pico 
negro , y un poco roxo por debaxo de su nacimien- 
to, los pies y las unas negras. La hembra no tiene 
sobre los ojos ra}'a negra , y las plumas üel medio 
de su cola sen de un color de ceniza obscuro. 

Estos paxaros pasan el verano en l-ciisilvania, 
á donde Ikfian en Marzo , y comienzan a hacer su 
nido en Abril , al que dan la forma de un ciliiiuro 
coreo 3 cerrado por uebaxo. 

El páxaro indicado en la /am. 704. /¿. i. baxo 
el nombre de pudnla dcluíayina , se diferencia dil 
gntciior en que tiene lo superior de la cabeza, las 
plumas de las alas , y las uel medio de la cela ce 
un color negro hermoso ; tal \xz no es mas que 
jma variedad. 

FlCIDtlLA DE CORBATA NEGRA, 

Bkiss. icw. A'i, iifp.píi¡. 104. 

Edvc. g!dn. pan, II. p.:g. 190. cap. XC, Imn . 300. 
Es poco mas ó mencs del mismo tamaño que el 
bcca'igo\ lo superior del cueipo desde el pico a la 
coia es de color aceitunado, los lados de la cabeza y 
cuello son de un amarillo hernioso que corta los 
colores del lomo, garganta y delantera del cuerpo, 
los quales sen de un color niuy negro ; la parte su- 
perior del pecho es amariiio, la inferior y el vien- 
tre es blanca \ en los costados tiene unas manchas 
negras sobre fondo blaixo ; l,.f cubierras pequeñas 
de las alas son aceiiunadas , y las medianas y guias 
cenicientas con las puncas blancas , las que forman 
dos faxa.s transversales : las plumas de la cola son 
de un cenicienio obscuro, el pico negro, y los pies 
pardos, (jen. XL. 

FlCEDULA DE GARGANTA AMARII LA. 

Briss. tom. lll. [ag. 500. lani. XXl'I, fig. 4 el ma- 
cho. Caí. XL. 

Su largo es de quatro pulgadas y dos lincas , y 
sus vuelos de seis pulgadas y quatro Untas ■■. lo supe- 
rior de la cabeza, y de todo el cuerpo es de un 
verde de diva , el que por el lomo tira mas á ama- 
rillo ; las mexillas son de color de leche ; la gar- 
ganta , la delan:era del cuello y pecho de un amari- 
llo reluciente , pintado de roxo por el pecho ; lo 
inkricr del cuerpo es de un p.'.ji/o cl.;ro ; las cu- 
biertas de encima de las alas son de un ctnicitnto 
azulado con las puntas blancas , lo que fe rnia dos 
ftxas transversales del mismo color ; las plumas de 
las alas son pardas , ribeteadas por la parte exte- 
rior de un ceniciento azt)lado : las des plumas del 
medio de la cola son de un azul cLro, las lateralts 
de un cenkitnco obscuro , perfiladas de blanco por 
la parte de afuera , el senúpico superior es pardo, 
y el inferior gris ; los pies y ' uñas del ir.i.mo 
co.or. 



Fie 13 

La hcn-.bra no tiene pintas encarnadas sobre cJ 
pecho. ., ' 

tlCEDtlA DE GARGANTA BLANCA, 

Lhiss. tum, 111. p,:g. 4;J4. /..//.'. XXl-'l. fig. 5. Ce- 
ncía XI , 

Es del tamaío del bccafigo \ la parte superior de 
la cabeza, y dtl rtsto del cuerpo , es de un color 
aceitunado; las n;exillas, la gargama , la delantera 
del cuello y ti pecho son de color de leche, teñido 
de pajizo, con algunas manchas encamadas en el 
cuello y pecho, el resto de la parte inkricr del 
cuerpo es de un amarillo claro; las plumas de las 
alas son pardas, perfiladas por la parte exterior de 
un color de aceituna ; las ele la cola son del mismo 
color, pero mas claro por las orillas; el pico y pies 
son cetrinos: la hembra tiene encima del cuello 
una mezcla de color ceniciento sobre fondo de 
aceituna. .- ' 

FlCiDULA DE OARGARTA NARANJADA. 

Eriss. Iom. lli. ¡cig. 50S, lam. X.XFI. frg. j. Ce- 
ncio XI. 

Su tamaño es peco mas ó menos que el de la 
cumien de cabera iug,a ; de la punta del pico a el 
extremo de la cola tiene cinco pulgadas v una linea, 
y ocho pingadas de vuelos ; la cabeza , ía parte su- 
perior uel cuello, del lomo, y las cubiertas chkas 
dt las alas son de un verde oliva , y la rabadilla , las 
grandes cubkrtas de las alas y las de la cola ceni- 
cientas; la garganta, la delantera del cuello y el pe- 
cho de color de naranja, y la parte superior del 
vientre de pajizo claro , los costados de un amarillo 
verdoso; la parte inferior del vientre es de color de 
leche ; las plumas de las alas son pardas , perfiladas 
de color de ceniza por lo cxteiior, y de blanco por 
lo inteiicr; las elos plumas de enmedio de la cola 
son cenkientas , las laterales por la parte de afiíera 
y extremos negruzcas, y blancas por lo interior : el 
stmipico superior es pardo , y el inferior blan- 
quecino hacia su nacimiento; los pies y unas son 
pardos. 

La hembra se diferencia del macho en que sus 
colores son mas baxos. 

I-icEDiiLA DE GARGANTA NEGRA de Pensilvani'a, 
h-niis. iiijl. lom. F I. pag. 104, I- ca^e Ficedcila de 

CORBATA NEGRA. 

FlCEDUIA de la Ca5'ena. Lam. 704. /;¿, i. l'ease 

FlCEDtlLA DE COLOR GRIS OESCURO. 

FichDuLA de la Isla de Borbon, Briss. lom. III. 
pag. 510, l'ease Simoncillo. 

FicEDüLA de la Pensilvania. Briss. supl. tom. I'I, 
pag. 102, Vcase Semifino. 

FtcEDtiLA del Misisipi. Lam, 731. fig. 1. ¡.'caíC 

FlCEDULA DE CAEIZA AMARILLA, 

FlCEDULA del Senegal. 
Seis paxaros del Senegal se comprehenderan ba- 
xo de esta denominación. Tres están reprtstniados 
en la lam. 6ií , y los otros tres en la 684 : nin- 
guno de ellos habla sido antes dibuxado, ni hecha sii 
descripción : tal vez no son mas que dos especies, 
con dos variedades cada una , como presume el 
Conde de Bufi'on ; pero en l.i incertidumbre del he- 
cho haré una corta descripción de estos seis paxa- 
los, según las laminas iluminadas. La ficcditía tiiim. 2. 
lam. 5i>i, está representada baxo del nombre ele 
fiudiila manchada , y es casi del mismo tamaño que 
el caiiLoí ; lo superior de Ja cabeza, del cuello , el 

lo- 



14 Fie 

lomo y l;is cubicrtns de las alas están variadas de ne- 
nio , que ocupa el medio de las plumas , y de ber- 
mejo por las orillas i la rabadilla es bermeja , lo 
inferior del cuerpo es blanco , las plumas de las alas 
y de la cola son pardas , bordadas de roxo : la 
cola es muy krca , y sus plumas van en disminu- 
ción sobre los lados ; el pico es negro , los pies 
morenos. 

La p'ccdiil,! -iium. 5 . de la misma Limina, llamada en 
eWi fiícdula de i'uniic amarlUo del Senegal , es ma- 
yor que la anterior i todo lo inferior del cuerpo es 
de un color de aceituna obscuro , algo mas claro en 
las cubiertas de encima de la cola; lo interior de las 
mexillas es blanco, y lo del cueipo amarillo •. las 
cubiertas de encima de las alas , sus plumas , y las 
de la cola son de color pardo aceitunado , bordadas 
del mismo color mas claro ; el pico es negro , y los 
pies de un pajizo obscuro. La jludulíi -iinm. i. de ia 
¡iiisma lamina está designada con el nombre de fiíc- 
dííU del Stncgal : es mas pequeña que las dos refe- 
ridas , de un color pardo aceitu.iado en todo su 
cuerpo , cola y alas , cuyas plumas son muy obscu- 
ras , y están bordadas de un matiz mas claro 1 todo 
lo inferior del cuerpo es bermejo , el pico negru,-- 
co, y los pies pardos. La cola mucho mas larga, 
y graduada en la primera, me parece una razón para 
mirarla como una especie separada ; la despropor- 
ción del tamaño entre las otras dos me hace tener- 
las también por dos especies distintas. 

Las tres ficcdidiií , cuvas liguras están en la /jwí- 
wrtJ 5S4, son mayores. La primera ■iiiiw. i, cuyo 
nombre es f cedida parda , se acerca a el tamaño del 
andí>r,¡o\ todo lo superior del cuerpo es de un color 
pardo uniforme ; las alas y la cola son del mismo 
color; lo superior del cuerpo es blanquecino, mez- 
clado de roxo en el pecho , y los lados del cuello; 
el pico es negro , y los pies aniarillos. 

La ficcdnia }iu,/¡. i. indicada baxo el nombre de 
pccdida iiih'hi del Senegal , dihere de la primera en 
ser colicorta, en que no es tan grande, y en que lo 
superior de su cuerpo , sus alas y su cola son de uii 
color pardo menos obscuro , y que todo lo inte- 
rior del cuerpo es bermejo. Comparando las figuras 
de estos dos paxaros representados en una postura 
diferente , y valuando la mutación que la postura 
puede ocasionar a la semejanza , parece muy proba- 
líle que sea la misma especie, cuya cola no parece 
"raduada en el segundo , sino porque esta alzada , y 
present.ida obliquamcnte. 

La ultima liccdula, ó la que el niim. 3, indica 
baxo la denominación de jkcdida de i¡ent,e piudo, 
es del tamaño de la precedente , y solo se diferencia 
de él , en que lo inferior del cuerpo es de un pardo 
claro , y lo superior de un aceitunado baxo que cir- 
cunda las plumas, Pero el pico de estos tres paxaros 
es neí^ro, y los pies amarillos : su tamaño es casi el 
mismo , y sus colores semejantes , mas ó menos 
obscuros ; parece que todas estas cosas los reúne en 
una sola especie. Me parece , pues , para exponer mi 
modo de pensar, que las tres fiadnlas de la ¡ami- 
vd 581, juzgando por lo exterior, deben mirarse 
cottio tres especies diferentes, hasta que la observa- 
ción haya enseñado lo contrario; pero que las tres 
que están representadas en la lam. 584, juzgándolas 
también por la forma y los colores , parece que 
forman una sola especie ; y asi las seis fiudidus 



Fie 

comprchendidas baxo la denominación del Senegíil^ 
deben reducirse a qu.itro, Oe;!. XL, 

tichDULA de Madagascar. Um, 705. /íg. 2. l'easc 

SlMOKCILlü. 

FiciDOLA ( pequeña ) de Madagascar, Brisí, 
toii!. 111. pag. 495). l'ease Ojo blanco, 

FlCEDULA DE MEXILLAS NEGRAS. 

Bkiss, tom. ¡11, pag. 506, Ooi. XL, 
Ed\X', glan.pag. <,6. quad. XXVll. Um. 237. 
Ls del tamaño del p¡i,ifgo--. su cabecilla, por I,i 
parte de arriba, es de un moreno roxizo, los costa- 
dos son negros ; lí parte superior del cuello , el 
lomo, r.ibadilla, alas y cola son de un aceitunado 
obscuro ; la garí^aiita y pecho es de un hermoso 
amarillo , y el resto del cuerpo por la pane infe^ 
rior es de un pajizo claro ; el pico y pies los tiene 
de un color gris , que tira á encamado desvanecido, 

ttCEDULA DE TECHO ENCARNADO. 

Bbiss, sHpl. tom. Vi. pag. 105. Gev. XL, 
EdW. gtan, part. II. ¡ur^, 195. Um. 301, 
Es sobre corta diterencia del tamaño del bceaf^oi 
tiene la coronilla de la cabeza amarilla , y la parte 
de atrás de dicha, negra; lo superior del cueüo y de 
todo su cuerpo es aceitunado , variado con pintas 
negruzcas, que tiene al medio de cada pluma : las 
mexillas , garganta , lo inferior del pecho y cuerpo 
son blancos , y la parte superior del pecho de un 
encarnado obscuro ; las plumas de las alas son ne-i 
gruzcas , perlil.ídas por ahiera de verdegal , y las 
de la cola de gris ; el pico, pies y uñas negros. 

FlCEDULA DK PINAR. 

Bkiss, tor/i. 111. pag. 57Í. 
Catese. loifi. l.pag. él. h.m. Ci. 
Los autores no van de acuerdo sobre el genero 
de esta ave , y sería necesario verla natural , ó viva 
para fundar un concepto seguro sobre ella. Pero 
sec;un lo que dicen dichos autores , tiene quatro 
pult^.'das y ocho lineas de largo ; la cabeza , la gar- 
ganta y el pecho amarillo : el vientre y lo inferior 
de la cola blancos , lo superior del cuerpo de color 
aceitunado ; las alas y la cola de color de plomo 
azulado ; sobre las alas tiene dos faxas blancas trans- 
versales ; el pico negro , los pies de un pardo 
azafranado : la hembra es enteramente parda. 

La costumbre que tiene este paxaro de trepar y 
subir á los pinos y abetos , ha sido causa de que 
unos le den el nombre de ¡ieedida. , y otros de abe- 
jiinico de pinar : parece que se asemeja a los últimos 
paxaros por el color de plomo azulado de las plu- 
mas de sus alas , por su m.msion en la Carolina du- 
rante el hibierno ; porque todos saben que las ficc- 
diilas son por ¡o general paxaros de paso , que se 
retiran durante el frió á los paises calidos , para 
buscar en ellos inseftos con que alimentarse ; pero 
esta ultima razón no es concluyente , pues aiin en 
el hibierno quedan en nuestros campos varias espe- 
cies de paxaros , que viven también con el mismo 
alimento. 

La hembra tiene menos colorado que el macho, 
y su pluma es de un color aceitunado, uniforme por 
cima del cuerpo , sin mezcla de negro. 

FlCEDULA DE stMICOLLAU. 

1 iene de largo quatro pulgadas y seis lineas. Lo 
superior del cuerpo es de un color amarillo aceitu- 
nado , lo inferior de color ceniciento ; enire lo ba- 
xo del cuello, } lo alto del pecho tiene una faxa 

umis- 



Fie 

transversal de un amarillo pálido en forma Je medio 
collar j y detias de los ojcs oaa ceiútienta. La co- 
roiiüla de la cabeza es pajiza ; las ciiijiercas y guias 
de las alas son pardas , las primeras pertiladas de 
amarillo , y las segundas de blanco por la parte in- 
terior. Las plumas de la cola son cenicientas, las de 
enniedio sin mezcla alguna, y las lateíales ribeica- 
das de blanco también por lo exterior, ti sctiiipico 
superior es negro , y el interior blanquecino. OCz¡ 
Vil o XL. 

FlCEDÜLA CORDILLA. 

Esta tiene sobre la coronilla de la cabeza una 
mancha amarilla ; el resto de la cabeza , y lo supe- 
perior del cuerpo son de un verde de oliva obscuro, 
variado de algunas rayas negras que rodean las plu- 
mas: la rabadilla es amarilla, la garganta y la delan- 
tera del cuello son bermejas, lo intlrior del cuerpo 
€s blanco; las plumas de las alas y de la cola son 
pardas , rodeadas de gris exteriormente ; el pico y 
los pies son negros. 

Los habitantes de la Luisiana dieron a esta 
ave el nombre de goidilU por lo crasa que es: se 
encarama soore los tulipanes , prefiriéndolos á los 
demás árboles. Otras varias ¡iiLdulas que se hallan 
en la misma región , y que los iiabitanies de ella 
Ikraan igualmente goiíiHi.i: tie;:en esta misma eos-: 
umibre. uea. XL. 

FicEDULA GRANDE dc la Jamaíca, 

Brass. tupi. íom. P'l.yag. loi. 

Ed\>í . tom. hi.fag. tXX-. ÍMti. iii. 
Esta [¡cedida es del tamaño del ga^gayui /oso ; la 
parte superior del cuerpo es de un aceitunado obs- 
curo , tenido de amariiio hacia la rabadilla ; las sie- 
nes , garganta , üeianiera del cuello , y la pane in- 
fcricr del ctierpo sen roxcs; tiene á los lados de la 
cabeza dos lineas transversales de gris , las que se 
extienden de delante á atrás , la una i'e ellas esta si- 
tuada en la misma linea que los ojos , y la otra 
atraviesa por cima de la órbita ; las plumas de las 
alas y de la cola son de un aceitunado algo pardo; 
el semipico superior es negruzco , y el Iníerior cíe 
color de carne , los pies y las unas son r.egrtizcas, 

FlCEDULA manchada. 

Ficcd::l.i del Canadá. Lam. 58. fig. z. Briss. 
iom. Ill.fag. 491. l.iif--. z6.fg. 1. 

La longi-.ud dc esta fltcdma , desde la punta del 
pico hasta la de la cola, es de quatro pulgadas y qua- 
tro lineas ; lo strpcrior del cuerpo , desoe la cabeza 
hasta la cola , es de un verde oliva cLro ; la ca- 
beza , la garganta , y lo interior del cuerpo son de 
color de junquillo, con algunas manclias oblongas de 
color de naranja en lo baxo del cuello, en el pecho 
y en los costados ; las guias , y las plumas grandes, 
y las cubiertas de las alas son de color pardo , bor- 
dadas de amarillo •, las plumas de las alas son tam- 
bién pardas , bordadas de verde oliva del lado ex^ 
terior, y de amarillo por lo interior ; las dos plumas 
del medio de la cola son pardas , bordadas de ver- 
de oliva , y las laterales son pardas exteriormen- 
te , y ainarillas por dentro ; el pico y los pies son 
parduscos. 

Esta flccdula pasa al Canadá , y es nuiy común 
en la Guayana , donde anida : tier.e un canto muy 
agradable. 

Parece q'.'.e en esta especie hay una variedad re- 
presentada en la Itim. %i.num. 3. cuya figura tiene 



Fie 15 

lo superior tiel cuerpo de un pardo claro, y una 
ra)a del mismo color eiicima del ojo ; en lo alto de 
l.;s alas dos bandas blancas ; sus plumas y las de la 
cola son de un color bermejizo , el vientre es blan- 
co ; la coronilla de la cabeza , las mexillas y la de- 
lantera del cuerpo son amarillas , ios costados , t.el 
mismo color mas claro: tal vez sera esta la hem- 
bra. Gnu XL. 

FrCEDÜLA MANCHADA DE AMARILLO. 

■Briss. lom.lU.fdg. 515. /i¡//;. z7./-¿.4. Gen. XL, 

EdnX', glan. pítg. 101 . ca/í. 47. iiim. 257. 
Este paxaro tiene quatro pulga.das y media des- 
de la punta del pico á la de la cola , y siete pulga- 
das y siete lineas de vuelo ; lo superior del cuerpo 
está variado de color pardo y verde oliva : tie- 
ne una mancha roxa .incha detras del ojo ; lo inte- 
rior del cuerpo es amarillo, con manchas negras so- 
bre la parre interior del cuello , y sobre el pecho; 
el baxo vientre , y lo inferior de la cola y las pier- 
nas son de colcr blanco y pajizo : sobre cada ala 
tiene una banda blanca transversal; las plumas son 
pardas , rodeadas de verde oliva exteriormen- 
te ; las de la cola son del mismo color , exceptuan- 
do las dos mas exteriores de cada lado , que son 
blancas por afuera , y por la punta ; los pies y las 
uñas son pardas. 

La hembra tiene el pecho blanco con manchas 
pardas; y el colcr \\i\.c oliva de lo superior del 
Jomo es merios lustroso que en el macho. 

Mr. Brisson ha dado baxo el nombre de (¡ccdiilíf. 
pardal de Sanio ¡)m/í¡-,igo, íoiit. U'..png, 513. líWi. iS'. 
fig. 5. una especie que tiene mucjia relación con la 
anterior , solo se diferencia en que la fucdula par- 
da de Sanio Do»ír,igo es mayor que la del Canadá; lo 
superior del cuerpo es p^irdo sin mezcla de verde 
oliva, lo inferior es blanco azafranado , con niaij-; 
chas pardas longitudinales. 

Ficedüla naranjada. 

Tkcduia estrangera. Lam. ^S.fig. 5. 
Esta es casi del mismo grueso que el p'cafgo ; la 
coronilla de la cabeza , las mexillas , y la garrama 
son de color naranjado ; pof encima de los ojos 
tiene una linea transversal parda , y otra del n"iismo 
color por debaxo ; lo superior del cuerpo , y las 
alas son de un color pardo, mezclado de un bermeja 
claro ; en lo alto de la ala tiene una banda trans- 
versal blanca ; el pecho , y los costados azafrana- 
dos, el resto de lo inferior del cuerpo blanquecino, 
el pico negro , y los pies amarillos. Esta fiudida ly 
venido de la Cayena y la Luisiana. Giu. XL, 

Ficedüla negra. 

Tice dula ncgia y amarilla. Lam. iltim. 391. flg. z. 
Esta tiene cerca de cinco pulpadas de largo ; la 
cabeza , la garganta , el cuello , lo superior del 
cuerpo , y las cubiertas de las alas son de un negro 
hermoso que se prolonga por lunares sobre el 
vientre, cuyo medio es blanquecino, y los lados de 
un color de naranja claro ; el misnio an)ar¡llo esfá 
mas estendido y ir.as vivo sobre los lados del pe- 
cho ; las plumas de las alas y de la cola Ijasta su 
mitad son del mismo amai illo , y su re5t:o negro; 
sin embargo, las dos plumas de enmedio de la cola 
son enteramente de este ultimo color , como tam- 
bién el pico : los pies son de un pardo amarillo. Se- 
gún nuestros principios este paxaro no es ].';«//;/<?, 
sino papaMOicas. 



i6 Fie 

FtCEDÜKA NEGRA Y AMARILLA tlc CayelU. VCase 
FlCIDULA KLGRA. 
FlCEDÜlA I ARDA. 

Bkiss. tcm, III. pag. <¡ii. Gen. XL. 
Es quasi del mismo t_maíío que el bcoafigo. Tie- 
ne toda la parte superior del cuerpo de un pardo 
claro , y la garganta es del mismo pardo , pero 
mas obscuro : una linea del mismo color pasa por 
el lugar donde tiene situados los ojos : lo interior 
del cuerpo está variado de negro pardo , que tira á 
roxo 5 mezclado poco mas ó menos como el plu- 
mage de la alondra ; las alas y cola son de vm par- 
do claro , y el pico es del mismo color. 

FlCEDtJI.A PARDA Y AMARILLA, 

Briss. lom. in.pag. 486. 

Caieíb. lom. I. (ag. 63. lam. Í3. 

'£.D^.glm¡.[íirt.ll.fag. i^9-cip. LXl 11. Ií¡m. 277. 
Tiene de largo quatro pulgadas y seis lineas de 
la punta del pico al extremo de la co!a : la parte 
superior del cuerpo es de un aceitunado hermoso; 
las grandes cubiertas de encima de las alas son par- 
das , perfiladas de color de aceituna ; lo inferior del 
cuerpo es amarillo, las plumas de las alas son par- 
das , ribeteadas del mi^iio aceitunado por la par- 
te de afuera ; las de la cola son de un aceitunado 
obscuro , y ribeteadas de un verde claro ; el pico, 
los pies y uñas son de un pardo obscuro. Otw. Al. 

FlCEDULA rROTONO-lARIA. 

Ficccli'.líi ele vknire y cakyi amarillos de la Lui- 
siana. Lam. 704. //¿. 2. 

{■ Esta tiene poco mas de quatro pulgadas desde 
Ja punta del pico hasta la de la cola ; es quasi tan 
gruesa como un pard'dlo ; la cabeza , el cuello, 
y el pecho son de un color amarillo de junquillo 
en la mayor par:e de los páxaros de esta especie, 
y en otros de un color naranjado; el lomo es de 
un verde oliva amarillo ; el vientre es pajizo, 
algo mas cl.".ro hacia la cola, cuya parte inferior es 
blanca , la rabadilla es de color de ceniza ; las plu- 
mas de las alas y de la cola son negras por su ori- 
lla, y por el centro de color de ceniza; el pico es 
negro por la punta , y blanco por la raíz : es muy 
largo , y fuerce ; los pies son también muy largos 
y negros. Esta ficedula tiene en general , además de 
su gran tamaño , alguna cosa particular en su forma: 
esta es mes larga en todas sus dimensiones , á pro- 
porción del tamaño del ave , excepto la cola que es 
corta : los habitantes de la Luisiana han dado á es- 
ta ficedula el nombre de ¡lotonotaiia , y es un ani- 
mal muy común en aquella parte de America, Cc- 
'ilCíO XL. 

Ficedula rubia del Senegal. Lam. 584. fig, 1. 
l'ease Ficedula del Senegal. 

Ficedula variada. 

Briss. tom. III. pag. -¡zo. lam. 27. fig. 5. Ccn. XL. 

ÍdW. glan.pag. 190. lam. 300. 
Puede ser algunas veces útil el indicar el país 
donde se ha hallado el páxaro , y quando sola- 
mente habita una región es necesaria esta indica- 
ción. Pero si la denominación de los paxaros según 
el pais en donde se les ha visto la primera vez , es 
freqiientemente defcituosa , porque parece determi- 
nar que no se hallan en otra parte ; es ademas vi- 
ciosa respecto á las fiícdnlas , y á todos los paxaros, 
que como estos pasan una estación en un pais , y 
otra cu ücro : y asi con ruion se ha suprimido de 



Fie 

la denominación dada por Mr. Erisson á esta fecdit- 
la el lugar donde habia sido hallada al que descri- 
be. Su longitud es de qustro pulgadas y nueve li- 
neas ; toda su pluma por el medio es negra , y for- 
ma este color una raya longitudinal, siendo sus ori- 
llas blancas ; el medio de lo inferior del cuerpo so- 
bre el vientre es blanco , sin mezcla alguna ; las 
cubiertas de las alas son negras, con las puntas blan- 
cas , que forman en cada ala dos bandas transversa- 
les ; las plumas de l.^s alas y de la cola están tam- 
bién variadas de negro y blanco ; el pico es negro, 
y los pies verdosos : Mr. Esloane ha encontrado 
esta fiícdida en la Jamaica ; Mr. Ed^x^ars ha reci- 
bido uno de Pensilvania ; Mr. de Keaumur otra de 
Santo Domingo ; y yo la he hallaao entre las aves 
enviadas de la Luisiana. 

Ficedula verde y amarilla. 
Briss. tom. III. pag. 484. 
EdW. ¡om. 11. pag. 79-fig- lam. 79. 
Su longitud es de cerca de quatro pulgadas y 
ocho lineas; lo superior del cuerpo, desdecía raíz; 
del pico hasta el origen de la cola, sen de verde 
oliva ; las mexillas , la garganta , y lo inferior del 
cuerpo azafranado ; las cubiertas superiores de las 
alas son de un pardo obscuro con las puntas 
blancas , lo qual forman en cada ala dos bandas de 
este color ; las plumas de las alas son negras , y las 
de la cola del mismo verde que el lomo; el pico, 
los pies y las uñas son negras. Ccn. XL. 
Ficedula verde y elaxca. 
Briss. !om. III. pag. ^99. lam. -¡.6. fig. 1. Ccn. XL. 
Esta es mas pequeña que el ¡knfigo : lo superior 
de la cabeza , y el cuello son de color de ceniza, 
con alguna tintura de color de aceituna y amarillo; 
el resto de lo superior del cuerpo, y las plumas su- 
pericres de las alas son de un verde oliva azafra- 
nado; la garganta, la delantera del cuello, y todo 
lo inferior del cuerpo son de un color blanco , que 
tira á amarillo ; las plumas de las alas son pardas, 
rodeadas de verde oliva , las de la cola son de este 
color pero mas obscuro ; el pico , los pies y uñas 
son de gris. Los colores de la hembra son mas dé- 
biles que los del macho. 

FILOMENA. Lo mismo que Ruiseñor. 
FINGA, 

ó PICAGREGA COLIAHORQ,UILLADA dc Bengala. 

Briss. tom. II. pag. 185. 

EdW. tom. II. pag, 'i 6. lam. 'i 6, 

l.aiínis en Latín. 

Fingab en Francés. 
Hallase esta ave en el reyno de Bengala , cuyos 
habitantes la han dado el nombre de fii/ga , baxo 
del qual se indica en este artículo; la cabeza, el 
lomo y las cubiertas de las alas son de un negro 
hermoso , con reflexos azules , de color de pi'irpura 
y verde ; el pecho es de un color ceniciento ne- 
gruzco ; lo inferior del cuerpo es blanco , las plu- 
mas de las alas y de la cola son de color de hierro, 
y las de la cola van aumentando su longitud del 
centro sobre los lados , lo que la hace ahorquillada; 
el pico es negro, y muy grande a proporción del 
cuerpo : los pies y uñas son del mismo color. Gt- 
>nio XXI. 

FIST ó Becafigo de Provenza. 
Este paxaro aunque habita en nuestr.is Provin- 
cias meridionales , no h;ibia hablado ningún autor 



FIT 

de el hasta que d Conde de Bulfon lii^o su des- 
cripción , y le dio á conocer en la lam. Í54. fig. 1. 
Este es uno de aquellos paxaros á quienes en Pro- 
venza llaman pk.ifigos ; según la es;anipa cicada : es 
tan grande como una alondra ; la parce superior de 
la cabeza , y del cuello están variadas de nejro so- 
bre fondo pardo ; el lomo es de tste ul.imo color; 
Jas cubiertas de encima de las nías son negruzcas, 
rodeadas de pardo; las plumas de las alas, y de la 
cola son negras , con las orillas pardas ; la delante- 
ra del cuello y el pecho son de color de leche con 
visos de roxo , y manchas negras ; lo infL'rior del 
cuerpo es de ceniciento, el pico y los pies son de 
un color roxo claro. Cea. XL. 

F1TÍ;RT ó Taravilia de Madagascar. - 

Bkiss. íom, III. pag, 43 ;j. loj/i. XXIl'.fíg. 4. Gen. XL. 
Este páxaro es un poco mayor que el tafavUlii 
de Europa ; la cabeza , la garganta , lo inferior del 
cuello , y lo superior del cuerpo son negros ; las 
plumas estapulaiias , y las pequeñas cubiertas de las 
alas son del mismo color, nbeieadas de roxo : el pe- 
cho roxo, la delantera del cuello, y lo interior del 
cuerpo blanco; sobre las alas, en la parte supe- 
rior , tiene una mancha blanca ; las plumas de las 
alas son negruzcas, perfiladas de blanco en lo interior; 
las plumas de la cola , el pico , los pies y las uñas 
son negras. Este paxaro tiene un canto muy agrada- 
ble , en lo qua! se diferencia de los demás de su ge- 
nero. Se halla en Magadascar , cuyos ¡habitantes le 
llaman Viicrt. 

Fi-AMENCO. l'cíiíc Fenicoptero. 
FLOXEL , ó Pelusa de la oca de este nombre. 
Vcaíc Oca de floxel. 

Aigiedon , Eidcdan en Francés. 
FOCHA ó Diablo de mar. 
Lam. 197. 

Briss. tom. FI. pag. 23. ¡am. i.fig. i. Ccn. XC. 
Bel. Hlst.natur.dci Oh.fag. 181. /¿. ¡bid. El mis- 
mo Vort. des Oís. pag. 3?. 
Fulka en Latin. 

Foulqiic en Fraticés. ■ ' , 

Folcga en Italiano. 
Elaos-¡\/acka en Sueco. 
Coot , baald coot. en Inglés. 
Rohr-lmmc , taiuhcrlcln , cyc. en Alemán. 
La füíha tiene los pies medio palmeados , y 
los dedos guarnecidos alo largo de membranas hen- 
didas , V festoneadas , que dan mas anchura á los 
pies, y los hacen proprios para nadar, sin que por 
esto estt'n los dedos unidos; esta ave tiene la fren- 
te sin pluma , y cubierta de un pellejo calloso , ó á 
lo menos muy grueso y fuerte. 

Esta ave es del tamaño de una gallina : toda su 
pluma es de un negro aplomado ; los pies son del 
mismo color ; lo baxo de las piernas esta sin plu- 
mas , y rodeado de un circulo roxo : sobre la orilla 
de las alas tiene una raya blanca , el pico es de co- 
lor amarillo aceitunado, su punta es blanca; la 
membrana que cubre h frente , en forma de escu- 
do , es también blanca una parte del año; pero en 
el tiempo en que están en zelo , se vuelve de un 
color roxo inuy vivo , y el pico entonces también 
se vuelve del mismo color. 

Esta ave pasa la mayor parte del día en el agua, 
y rara vez salta en tierra; durante el dia se esconde 
entre los juncos y arbolitos, y por Ij noche es 
Hiitoria NatuiaU ToiH, U, 



FOC T/ 

quando toma vuelo para pasar de un estanque á 
ocro , porque habita mucho mas en el agua estan- 
cada , que en la corriente; ts algo pcsjda, y la 
cuesta trabajo el deicrminarse a "mudar de' si;io'; 
pero una vez que se pone en movimiento , tiene un 
vuelo bastante liitne y alto , elquai sobstiene con h 
fuerza de sus músculos , que suplen a la desventaja 
de sus alas , que son de poca extensión ; La mayor 
parte del año esta en nuestras Provincias; ^in em- 
bargo, se ven pocas en el invierno, porque ei:ton- 
ces la mayor parte de estas aves pasan a los países 
mas templados ; freqtienta los estanqties pequeños 
durante el verano : los dexa en el otoño ; y 
quando viene el frió , se vá á los grandes , y bi'sca 
aquellos que en tiempo de los mayores frios no se 
hielan. Se aparean desde el mes de Febrero, y 
ponen el de Marzo; para su nido buscan una espe- 
sura de cañas secas , y que fluéhian sobre el agi:a ; las 
componen, y en medio de ellas pocc/i qiiince á diez 
y ocho huevos de un color blanquecino; los 
empolla por espacio de veinte y uno , a veinte v 
dos dias; los pequtñuelos dcxan el nido poco des- 
pués de haber nacido, y no vuelven á entrar en él- 
nadan_ y se zabullen muy bien ; se recogen baxo 
las cañas á el rededor de la madre , que les dá ca- 
ler con ;us alas; los F.uuvdos hacen freqiientes ca- 
zas de estas aves, y destrtiyen nidos enteros, y 
íntonces la madre pone segunda vez de diez á doce 
huevos. Ademas de las aves de rapiña , tienen las 
fochas en el hombre un enemigo temible , y que las 
hace una cruel guerra, mas bien tal vez a causa de 
la hicilidad que hay en cogerlas , que por su carne 
que no es un manjar muy delicado. Estas aves solo 
se cazan el hibierno ; se juntan varias barquillas , y 
se guian hacia los juncos que cubren las /oi/ws; ellas 
se levantan y se van al medio del agua , pasando 
por encima de los cazadores , éstos las persiguen 
hasta que las obligan a retirarse a algún canal en la 
orilla opuesta , donde se ven obligadas á tomar 
vuelo ; en este instante todos los cazadores juntos 
hacen una descarga sobre estas aves de vuelo pesa- 
do y tardo ; las persiguen después hacia la otra ori- 
lla , para hacer una nueva descarga sobre ellas , y 
lo continúan hasta que se cansan , sin que estos 
animales tan perseguidos se determinen á la fuga • á 
la noche siguiente es quando dexan el parage "don- 
de las han perseguido ; tanta es la repugnacia que 
tienen en tomar un vuelo elevado durante el dia 
lo que probablemente nace de la conformación de 
sus OJOS ; pero este punto todavía no esta examina- 
do. Su especie está esparcida en todas las Provincias 
de Europa ; según la relación de los viageros, pare- 
ce que se halla también en Asia , y yo he visto al- 
gunas entre las aves que han enviado de la Luisiana; 
por lo que esta ave pertenece a los dos continentes. 
Focha ( grande ). l'eaic Fulca. 
Focha con garzotas ó cuernos. EdW. tom.UI. 
pag. y lam. 145. l'easc Colimbo cornuto pequeño. 
Focha de cresta (grande). 
Fo'.ha de Madagascar. Lam. 797. 
Esta se difeiencia de la común en que es mu- 
cho mayor , y en que la membrana que cubre la 
frente está levantada y dividida en dos partes , que 
forman una verdadera cresta. Ccn. xc. 

Focha orejuda. EdW. tom, 11, pag, y lam, 96. 
Véase Colimbo orejudo. 

C FKA- 



8 



FRA 



FRAGATA. Tí^íjc Ramahürc/.do. 
FRAWeüLiN. 

Liuri. 147 d iHíUÍio , 148 la bc//ib,a. 
Bkis!.. tom. I. pa¿. 145 • l^'w- ■'^■''''^¡- 1'¿- -• *"' ""'^'''' 
Genero I' I. 

tn I-'ianccs lo mismo. 
Han daJo el nombre de f ancalln á varias espe- 
cies de aves diversas; ñeqiiencemente contunden el 
fiMcolm con la o.tcga: aun en lu'lia , donde algunas 
veces se encuentran ¡,amo!lr.cs , que hace veinte 
aiios craa muy raros en aquel pais , y en donde no 
pude logrc-r uno , no obstante el cuiíjado y pesqui- 
sición que hice ei.tonces , en el mismo país dan su 
nombre á la omga. Una persona, que me hibia 
prometiao enviarme de Padua un JraMulh! , me en- 
vió una oftcg'i , creyendo ,. según el nombre , que 
era el ave que yo le hauia pedido. El ave a quien 
los auLores aplican el nombre de ¡lamoii;,, es del 
genero de la ¡tcd'.-^ , ó el sexto , según el método 
de Brisson. No se diferencia de la ;íVí//'^ sino 
en que el macho tiene ca c.ida pie un espolón , en 
lu"cir que la fC' '''^ ^°^^ "^"'■' "" lubertulo; sii pico 
es tamuieu proporcionadamente mas largo y tuerte. 
Esta ave es poco mas ó nienos como ia /'f/í/<^de 
pico y patas colora :,.s : su pluma esu vistosamente 
variada, aunque los colores son todos obscuros, be- 
gun las pinturas que se han sacado de esta ave , y 
ías descripciones que se han publicado , pare.c que 
la Diurna no es una misma en todos los individuos. 
No seiiuiré la descripción de ningún autor , y la 
haré por un individuo de esta especie que )'o con- 
servo. La delantera , los lados de la cabeza , y la 
garganta son negros, lo interior de la cabeza es 
{.imbiea del mismo color , salpicado de manchas 
blancas , oblongas : á cada lado de la cabeza , por 
baxo del cjo , tiene una raya blanca transversal ; lo 
alto del cuello está rodeado de un ancho collar de 
color de castaña , cuya parte inferior es negra , sin 
manchas por delante ; pero por deaás salpicado de 
pintas bl.aicis redondas , y del tamaño de una len- 
teja; ú lomo, y las cubiertas de las alas están va- 
riad.is de un pardo obscuro , y de color leonado: 
el color pardo ocupa el medio de las plumas , y el 
leonado las orillas , de lo qual resulta una raya pa- 
ralela a la dirección de las plumas ; lo baxo del lo- 
mo , la rabadilla, y las cubiertas de la cola están ra- 
yadas transversjlmente de negro y blanquecino ; el 
pecho, el vientre, y los costados son de un negro 
muy hermoso ■, este color se esiiende por 1 1 pecho 
y el vientre sin mancha alguna ; pero por los lados 
Lis tiene anchas y ovaladas, unas blancas, y otras de 
color leonado claro \ las alas están rajadas de roxo 
transversalnientc sobre fondo pardo obscuro ; la 
cola esta también variada de los mismos colores 
que se cruzan ; el pico es negro , y les pies roxos. 
Parece que el fmiLuHn descripto por Brisson, 
tenia colores inas baxos que el que yo tengo , lo 
qual dependería , sin duda , de que sería mas nuevo. 
La hembra es un poco mas chica que el macho. 
Toda su pluma esta variada de un color pardo ne- 
gruzco y leonado , que rodea ó corta transversal- 
mente las plumas. Brisson no da una idea )usta 
de la hembra, y la pinta mas semejante á el macho, 
de lo que es , pues se diferencia tanto , que podria 
tenerse por una Cbpecie diferente; y esta desemejan- 
za nace de que sus colores son mas baxos , y nada 



FRA 

puros , y de que no tiene collar , ni manchas redon- 
das como el macho. E\ Juiíicíjíí,/ se halla en L;paña, 
y en Italia, pero es Uiucho mas común en tailia, 
en las Islas de la Grecia, en la costa de BeTbi.ria , y 
en F.<íypio; Mr. HoUande , Dcéior en medicina , ha 
traido va.ias aves de esta especie de Bertieria , las 
que son un poco mayores que la que yo tengo, pe- 
ro iguales en un todo. 

Los grandes Duques de Toscana de la fan iüa 
de Medii.i5 , curiosos en todos ramos, hicis.ion 
transportar de Sicilia, á sus Estados, un gian núme- 
ro de ] I aniuímcs : y de estos, sin duda, provi^ntri 
los pocos que se halian en todas las partes de Italia. 
Pero a pesar de las prohiüicioncs que los piincipeS 
han hecho de matar estas aves , ha sido diricil su 
consecución á causa de la bondad de su carne , que 
ts un manjar exquisito, y de su precio que es subido. 
Francolín (agrande) de Amerita. ED\t'. to>,j. III. 
¡ííig. 137. l'tíiic LiMOiA de la Bahía de Hudson. 

Francolín de la Isla de Francia, l'íiii^e á la hid'ia. 
Oiicmal , y II la Clñna, Tom. U. pag. 166. lam. 97. 

Francolín tardo manchado. Ednx. ;«///. ¡■■¡lag. 
)/ lam. 71. Vcaíc Ortega del Can.id.i. 

Esve es un peco mayor que la perdiz roxa. 
Tiene lo superior de la cabeza de color de paxa 
subido ; las mexi.l.is blancs , con dos bandas 
necras longitudinales , una debaxo del cjo , y 
la o.ra en ia misma linea del ojo ; la gargan- 
ta blanca, la delantera del cuello y el pecho ntgros, 
con Seis manchas blancas en cada pluma; el vie te 
es tanibien negro , salpicado de pintas roxas; 
el lomo es morado : his plumas grandes de las alas 
negias, rayada; de blanco transveridnienre ; las me- 
dian.b istan salpic.idas de pintas roxas , sobre fondo 
negro; la r.ibadilla, y la cola de un roxo claro, cor- 
tado con faxas negras. 

Este fmmolid , ciiginarlo de Madagascar , fue 
traído a la Isla de Francia : se encarama , y tiene un 
grito , que se ?.semeja á el de la padr:^. Gen. VI. 
FRAYLECITO. /fí/íf I-irrula. 
FRIS'í-FRAbT (cetrería). Este nombre d.in á una 
ala de paloma que sirve para trotar algunas av^s de 
rapiña, qiiando se les ei.seña y adestra. Véase en 
Cein-iia , t:\ artículo adestramiento del geritalte de 
Noruega. 

FUDI ó Cakdenal de Madagascar. 
liiMiS. lom. lU. pag. iii. laiíi. J'I. pg. 1. 
I'aidat de Madagascar. Ln/n. 134. ,/í¿. 2. 
Caiáiiial'ii Madaganaiicns'ii en Latín. 
Foiidi en Francés. 
El nombre de esta ave en Madagascar esftidi-la- 
hcnitiic : tiene los mismos car.ie'téres que el gvri ion, 
y debe por consiguiente referirse al genero XXIII. 
Es del tamaño del goriion , y tiene su misma torma: 
la cabeza , el cuello , y todo el cuerpo están cubier- 
tos de plumas rox.is muy hermosas: de cada lado de 
¡os OJOS tiene una raya transversal negra; las cubier- 
tas dé las alas son de color de hierro mezcLido de 
roxo : las plumas de las alas son negruzcas , y las de 
la cola pard.is; unas y otras están cercadas de un co- 
lor encarnadino : el pico es negro , los pies , y las 
uñas de color pardo obscuro. La descripción que 
acabo de hacer , no es exadamente la inisuia que la 
que Brisson hace del judi. La diferencia es riba 
en que yo le pinto en su ultimo término , o quanejo 
la pluma está mas hermosa, y Brisson le des- 

cri- 



FUD 

cribe, ó siendo nuevo, ó a lo menos qiunJo no tie- 
ne el plumane completo. Fildtiv.imcnte estas aves 
tienen una gran c'i;">.reiicia i.]uanJo son ptqi;er.-is , ó 
en diferentes estaciones. Mr. de Ki-Ulii, Cabalicrizp 
de Campo de S. M. Christijnisima , me envió un 
dia once fudis que había recibido de Mad.igascar: 
quasi todos eran dituernts , pero ccn todo eso se 
veia eran de la misma especie ; porque colocándolos 
uno al lado de oiro , formaban una cade.na contigua; 
reconociendo por medio de los intermcuios que el 
ultimo era lo mismo que el priniero. Con mucho 
fundamento, y con una sagacidad maravillosa, reco- 
noció el Conde de Buflbn , ai través de las plumas 
brillantes que disfrazan el/i/rf/', ¿[goniün de nogal , á 
quien él le refiere : este exemplo es una prueba de 
la influencia del clima sobre la pluma , y manifiesta 
que puede haber un gran número de paxaros que 
nos par'-zcaa muy diversos , y sin embargo sean de 
una especie. Seria muy interesante que los \iag-.ros 
nos traxesen del M^dagascar algunos Judh vivos, 
machos y hembras , y que se pudiese hacer multi- 
plicar estas aves en un parage donde no estuviesen 
demasiadamente abrigadas : su producción podría ser 
muy curiosa é instructiva. 

FüDi-jAiA ó Ruiseñor de Madagascar, 
Briss. íom.Ul. pa¿. 40;. 

Los habit.uites de Madagascar Uainan fudi-jala al 
ruiseñor del tamaño del nuestro, cuyas piernas, y 
cola son, sin embargo, mas cortas; tiene seis pulga- 
das y cinco líneas de largo; la cabeza roxa, con una 
mancha parda de caua lado; todo lo superior del 
cuerpo es aceitunado ; la g.irganta blanca , el pecho 
de un roxo claro ; el vientre de color pardo , va- 
riado de roxo y aceituna ; el pico y los pies , de uii 
pardo obscuro. Ocn. XL. ■ 

HJLCA o Diablo de mar grande. 
Bris. iu>a. VI. ¡ííig. 1 8. lam. 11. fig. í, Ccn, CX, . 
Bei. Hlít. yiat. des Oís, pag, i8i. 
fiüka majof en Latín.: ; ( 
Macrouk en Francés. 
Esta ave se diferencia de h focha, en que es 
un poco mayor , y en otras cosas muy kvts; la 



FUL í9 

una tiene catorce pulg.-ídas de ir.rgo, y la otra quj:ro 
lincas de mas: la membrana, que cubre la frente de 
la Jiiiga , es bl.iKa , y la de la juna , encar- 
ii.;da; el círculo que rodea lo baxo de las piernas, 
es amarillo en la príinera, y tñcaiiiauo en í.i SLgun- 
da; tn lo restante se semejan nuieho estas dos aves; 
su plumage es igualmente de un color de ceniza ne- 
guizco en la cabeza y ti cuello , y de un color de 
■ cmiza obscuro en lo superior del cuerpo, y mas 
cL;ro en lo inhrior; tienen l.s mismas ccstumbres, 
ccn el misino exterior: < por ventura, las diferen- 
cias que las cüstinguen, son suficientes para separar- 
las , y no son. dos razas de la misma especie ? Am- 
bas son un manjar regular. l'ea¡c J-ocha. 

FUJSINGO. 

Briss. íum. 1. pag, 140. Ijm. XIl'. fig. r. 

Ltim. II. 

Briss. lom, i. pí'g. 141, lam, XlV.fg. t, 

lí!rU. III. 

íoumvgo en Francés. 
Los habitantes de Madagascar dan el nombre de 
fimhgo á dos especies de palomas. A la una la Wol- 
a\¿n fanhigo-r/iaia-i abu , y á la 01x2 juningo-m al i su. 

La primera es un poco nunor que nuestra /»i¡/fl- 
}>ia casera. Toda su pluma es de un color azul turcai 
muy cubierto, excepto Ls plumas de la cola, que 
son de un color de purpura violado muy reluciente; 
los ojos están rodeados de una membrana roxa ; el 
pico , y los pies sen roxos , y las uñas negras. 

El segundo , es del tamaño de nuestra p.i/o»/a: 
toda su pluma es de un color verde oliva obscuro 
por encima del lomo, y claro por debaxo del cucr^ 
po; tiene una mancha grande en el pliegue de la ala 
de un color roxo desvanecido : las plumas de las 
alas son negruzcas , rodeadas exteríormenic de color 
de azufre; el baxo vientre, y ks piernas están va- 
riadas de manchas verdes de color de azufre , y ne- 
gruzcas; la cola es de color de ceniza, y el pico, y 
las uñas lo mismo ; las piernas son roxas, y cubier- 
tas de pliuiia hasta casi los dedos en ambas especies. 
Gí'ticiU I. 




Histoiiii Á'iilural. Tom. U. 



Cí 



GA- 



20 



:JS3=253=¿%=;:2b.Q 



GAB 

VTABIAN. Vcase Gaviota. 

GAEUE 
u Hortelano de provenza. 

laiii. (>'j6. ¡i'¿. I. 

Gavoué en Francés. 
Este es un hcrcclano que tiene mucha rciacion 
con el hortelano de Cjnjveral ; es del mismo tama- 
ño, y los colores se ditercncian poco; yo tengo á 
estos dos paxaros por una variedad uno de otro. 
Tiene Ijs partes sUpcriorcs, el pecho , las alas , y la 
cola variadas de negro , y bermejo ; lo inferior del 
cuerjx) de gris ; un lunar nenro de cada lado de la 
cabeza , con una raya blanca por encima , que se ex- 
tiende por detrás del ojo ; la gargan:a es parda, 
con una raya longitudinal negra de cada lado. 6c- 
7ie/o A'.v.ví'. 

"* GALEO-ECÜATA. 
Ave del Brasil : su pluma cs de variedad de co- 
lores , ccn un penacho sobre la cabe/a , tan grande 
como todo el cuerpo , del que toma el nombre. 
**GALE'iaTA. 
Lo mismo que Totovía cogujada, ó alondra 

GRANDE copetuda. 

GALGUEO , ó Haelador. 
KiiHiii- en Francés. 

Los gíilgului de esta especie tienen mucha rela- 
ción con las g'íi]aí , y se diferencian de ellas por 
la forma de su pico , y por la disposición de las plu- 
mas que cubren las narices : Brisson , que forma de 
ellas su genero XV lU. les señala por caraftércs el 
tener: 

QLtatro dedos sin membranas , tres delante , y 
uno detrás , todos separados casi hasta su ongen: 

Las piernas cubiertas de plumas h.sta el talón. 

El pico en cono prolongado , derecho , y su 
punta algo vuelta hacia abaxo; 

Las plumas de la base del pico vueltas hacia 
atlas, y dexando descubiertas las narices. 

Muchos autores llaman al galgido en latín ga,,¡i- 
Im 5 otros coini.x ; y Brisson le da el nombre de 
gaígiiliis. 

En Europa no conocemos mas que una especie 
de g'J.'gulo , bastante numerosa por ci verano en las 
regiones del mediodía , y de la que algunos indivi- 
duos escapados y perdidos avanzan hasta la entrada 
de las regiones septentrionales ; estos paxaros perte- 
necen , en general , a los climas calidos del ancigiio 
continente ; y parece que en América no están las 
especies tan mukiplicad.-.s. 

Montbeillard hace muchas rcduccioni.s en la 
enumer.uion de losgalgulos coraprehendidos por Bns- 
son baxo un mismo genero , y añade algunas espe- 
cies que no conoció este sabio. La indicación de es- 
tas mudanzas se encontrará en cada articulo en par ■ 
ticuiar. 

Calculo de Abisinia. 
lam. 6zfi, 

Tiene el mismo tamaño ciue el de Europa , y le 
semeja por los colores del plumagc , y por la dis- 



GAL 

tribucion de ellos , pe ro las mezcLs son mas vivas v 
mas rcsplamlecientes; también se citerencia en tener 
rodeado el pico de pUminS pequeñas blanquecinas; 
pero el rasgo que mas lo distingue , es el que las 
dos guias exceriorcs de Cada lado de la cola , se pro- 
longtin en un canoneillo de barbas cortas , y exceden 
en cinco pulgadas a las otras plumas ; en hn , el se- 
mipico superior cs mas largo , y mas corvo. 

El gal guio , representado en la ¡amina 326 con 
el nombre de gdlgulo del Scncgal, no parece que sea 
mas que una variedad del precedente ; consistiendo 
la principal diferencia en que en el del Senegal , el 
color del lomo asciende por detras del cuello 
hasta el occipucio , lo que no sucede en el de Abi- 
sinia ; mas esta diferencia entre dos paxaros, que casi 
habitan en un mismo clima , es muy leve para cons- 
tituir dos especies , y establecer entre ellos otra di- 
visión que la de una simple variedad. <jtn, A7 l¡¡. 
Calculo de Angola. 

Montbtillard tiene por una sola especie el gai'gi:- 
lo dv Angola, y ci di Mlndano , ó el Cit'it , y juyca 
que uno puede ser el macho , y otro la hembra ; ó 
uno nuevo, y oiro viejo. En las laminas iluminadas 
se representan estos dos galgulos como dos especies 
distintas, uno en la 88. con el nombre de galgiUu de 
Angola, y otro en la 1S5 baxo si de ga'gnlo de M¡,:- 
dano ó M'mdanao: estas dos laminas me parecen pre- 
sentar , en efe¿ío , diferencias bastante notabl-.s para 
que estos paxaros se tengan por de una mi-.ma espe- 
cie : el primero tiene las dos plumas largas l.:cera- 
les de la cola lo mismo que el gdgulo de .■.bl.hia, 
y el segundo las tiene iguales ; el uno está pintado, 
poco mas ó menos, como el galgido de rit,o¡a\ y 
el color dominante del otro es un verde obscuro, 
con algunas mezclas sobre las alas y la cola de un 
violáceo, y de un azul mucho mas vivo que el otro: 
estas diferencias , unidas á la distancia de los climas, 
pueden impedir el seguir la opinión de Mcntbei- 
llard ; sin embargo , convengo en que quizás tuvo 
razón , porque las diferencias entre estes dos páxa 
ro,-. recaen en puntos tan movibles , que la diversi- 
dad de los climas , y la de la edad ó del sexo bas- 
tan para producirlas; pero estas conjeturas son ex- 
celentes para tr.rmar , y para prerentar dudas acerca 
de los paxaros en genera! , que tienen un cierto nú- 
mero de relaciones entre si , sin que, en mi juicio, 
puedan aplicarle á algunas especias particulares urir- 
mativa, ni posiávamen:e , a no ser que se halle 
esto autorizado por la observación , y per hechos 
paiiicularcs : por verisimilitud que tenga , pues , la 
opinión de Montheiilard , hablando generalmente, 
no la juzgo dcmosirada en par.icular, respecto de 
los dos giilgulos , y como ambos están descriptos 
separadamente por Brisson , cuya exáditud es bien 
conocida , y por otra parte no existen en mi co- 
lección , los describiré con arreglo á este autor , y 
luego el leftor abrazara lo que mejor le pareciere. 
Oitlgido de Angola. Briss. lom. ¡1. p.ig. 71. /^w. 
VII. fig. 1. gen. M'iü. 

Es casi del tamaño de la gra]a : lo superior 
de la cabeza y del cuello es verde ; la par;e de 

arii- 



GAL 

arriba de la espalda , y las plumas cscapiil.irias son 
de un leonado , cambiante en verde aceituna, se'¿un 
le da la luz ; io ii;fi.rior d'j la espalda , el ovispiito, 
y las pequeñas cubiertas de encima de las alas de un 
azul hermoso ; las cubiertas de encima de la cola 
variadas de azul, y de color de agua de mar; la 
gar^^anta , la delantera del cuello y el pecho de un 
bello color de violeta, con una linea blanca por 
medio de cada pluma , y con la misma aireccion en 
la garganta y el cuello : el vientre , los costados, 
las piernas , y las cubiertas debaxo de la cola de un 
azul de mar; las grandes cubiertas de encima de las 
alas , variadas de azul de agua de mar , y de verde; 
las guías del ala de un azul de agua de mar , desde 
su nacimiento hasta cerca de la mitad de su longi- 
tud; lo restante de la parte de arriba es de un 
azul muy fusco por fuera , y negro por dentro ; la 
cola se compone úe doce guias , las dos del meaio 
de un verde fusco, y las laterales de un azul de 
mar,á excepción de la mas exterior de cada lado, 
que tiene negro todo lo que excede á las otras en 
longitud. Rl pico , y las uñas son negruzcas , y los 
pies de gris. Se encuentra en el Reyno de Angola, 

Gttipílo de Mindanao. Brüs. lom. II. ¡uig. 6^. 
iam. Vl.fig. i.gcH xrill. 

Es del tamaño de la paja poco mas ó menos; 
la parte superior de la cabeza es de un verde , que 
por encima de los ojos tira al del agua de mar ; la 
parte superior del cuello de un leonado que tira á 
violeta ; lo alto de la espalda , y las plumas escapu- 
larias son de un leonado , cambiante en verde de 
aceituna ; lo inferior de la espalda , y el ovispillo 
está variado de azul y de verde ; la garganta es de 
un blanco rosado ; las mexillas , y ia delantera del 
cuello están cubiertas de plumas violáceas, que cada 
una de ellas tiene en medio , y siguiendo la direc- 
ción del cañón , una raya de un blanco que tira á 
violeta; el pecho es de un roxo violáceo; el vien- 
tre , los costados , las piernas , y las cubiertas de 
baxo de la cola son de un azul de mar ; las peque- 
ñas cubiertas de encima del ala , y las de sobre la 
cola, de un hermoso azul muy obscuro; las grandes 
de encima del ala , y mas apar;adas del cuerpo , de 
un azul de agua de mar : las que ocupan el centro 
están variadas de azul y de verde , y las mas inme- 
diatas al cuerpo son verdes ; las cinco primeras 
guias del ala , por arriba , y desde su nacimiento, 
hasta los dos tercios de su longitud , -son de un azuí 
obscuro , y lo restante de un azul de mar ; las qua- 
tro siguientes, de azul de mar la primer mitad de 
ellas , y de azul obscuro la segunda ; las seis si- 
guientes pintadas, y variadas del mismo modo, a 
excepción del azul de agua de mar que es mas obs- 
curo , y mezclado de verde : en fin , las mas inme- 
diatas al cuerpo son del mismo color que las plu- 
iras escapularias; la cola se compone de doce guias, 
las dos del medio de un verde fusco , variado de 
algo de azul en lo largo del cañón ; las laterales, 
desde su nacimiento hasta cerca de la micad de su 
longiiud, de un azul obscuro; y lo restante de ellas 
de un azul de mar, terminado en otro azul fusco. 
El pico , y uñas son negruzcas , y los pies de gris. 
Se encuentra en Bengala, y en la Isla de Mindanao. 
GArcuio de Europa, 
GrAgulu. Lam. 486. 
Bb.isíí. tmn. 11. ¡ií!g, 64, Iam. V. fig. 2, gen. XVW, 



GAL 



21 



Ed^K'. tom. UJ.pag. y I mi. too. 
G'-.í/.í de Estrasburgo vulgarmente . y con mucha 
impropiedad. 

El g'ilgiiio de Europa, poco inas ó menos es del 
tamaño de un ¿a;;o; su longitud de doce pulgadas v 
Seis lineas , contándose desae la punca del pico á la 
de la cola ; su vuelo de dos pies , y sus alas pica- 
das llegan hasta los dos tercios de la longi.ud de su 
cola; la cabeza, y la parte ile atrás del cuello son 
de un azul de agua mar , cambiante en verde fusco; 
la espalda, y las plumas escapularias de un leonado 
claro ; el ovispillo , y las pequeñas cubiertas de en- 
cima de la cola esran variadas de verde , y de azul 
de violeta ; las grandes son de un verde obscuro; 
la garganta , y la delantera del cuello de un azul de 
agua niarina , variado de lineas mas datas, que van 
siguiendo la dirección de las plumas ; el pecho , el 
vientre , los costados , las piernas , las cubiertas de- 
baxo de la cola de un azul claro de agua de mar; 
las pequeñas cubiertas de encima del ala de un azuí 
de violeta resplandeciente ; las grandes , mas inme- 
diatas al cuerpo , de un azul de agua mar , que tira 
a verde fusco; y al conu-ario, las grandes mas apar- 
tadas al cuerpo , de un azul de niar muy claro , y 
terminadas en azul de violeta; su cañón es ne^ro; 
el ala se compone de veinte y tres guias, de las 
quales las tres primeras son negras por la parte de 
arriba , con algo de verde obscuro por lo exterior 
de ellas ; las siguientes , de^de la quarca hasu Ja de- 
cimanona , en su nacimiento , son de un azal claro 
de mar , y negras en lo restante de su loiigitad : hs 
ti es mas inmediatas al cuerpo , de un leonado claro, 
por la parte de afuera , y por la de adentro de un 
gris pardo, mezclado de una media tinta verdosa; la 
cola se compone de doce guias , de las quale- las 
dos del medio son de verde mar por debaxo , y 
por encima de gris pardo , mezclado con una media 
tinta verdosa; Lis quacro siguientes, de cada lado, son 
por arriba de un verde obscuro , y por debaxo de 
un azul de agua de mar , y tanto por arriba como 
por debaxo , terminadas de un azul de mar muy 
claro ; la mas exterior de cada lado , poco mas ó 
menos , variada de los mismos calores ; el pico , en 
su base , tira algo á amarillo , y todo él es negruz- 
co ; los pies son de un azafranado sucio , y las uñas 
negruzcas. 

Brisson dice que ú gal guio se sustenta de ¡insec- 
tos , y principalmente de escarabajos ; si- en efeólo 
es esta su comida , es verisímil que lo sea también 
de los páxaros del mismo genero ; no obstante, 
juzgando por lo fuerte de su pico, parece apto para 
agujerear diferentes frutas , para desgjjar ó romper 
las bayas , y también para quebrantar el grano , o á 
lo menos para tragárselo ; y esta conjetura se halla 
confirmada por la observación de ciiterentes natura- 
listas , que aseguran que el galgido se sustenta de 
bayas, igualmeniC que de insedtos; y que se arroja 
sobre los campos recien sembrados, para recoger 
los granos , y tragárselos , &c. 

El galgiíhi raras veces se vé en las Provincias 
septentrionales de Francia, y en particular en las 
cercanías de Strasburgo , sin embargo de habérsele 
dado el nombre de graja de Strasburgo , siguiendo 
á Gesner , que recibió uno de ellos muerto en las 
inmediaciones de dicha Ciudad : al contrario , es 
mas común en las Provincias meridionales , y se 

cree 



22 



GAL 



cree que pr.sn d»^ veces a Malu , por I.i piiaiayera, 
y por el otoño , y se retira s. las costas de África, 
ó retrocede , segiin la estación de su pasa. Ha- 
llándome en Koina, por Abril, vi bastante aüiii.- 
dancia de gdlgulos en el mercado de diclia CitiJad, 
pero no supe si permanecen todo el verano en los 
catnpos inmediatos, o si no hncen mas qtie pasar; 
sin embarco, paiece que muchos de estos paxaros 
se dirigen'^ hacia el norte de Europa , sin fixarse 
en los piases templados intermedios , y los que se 
suelen haber, no son mas que paxaros sorprch.n- 
didos al tiempo de su pasa, o individuos deienuos 
por alguna circunstancia particular. Dicese que en el 
norte pretieren los galgntos para anidar , los alamos 
blar.cos , a otro qualqiiicr arDol , y que en W\ii, 
donde les faltan los arboles, anidan en los hoyos 
que hay en tierra ; de lo que se infiere , que la:: 
circunstancias determinaran su instinto , lo qual no 
carece de fundamento. 

Galouio de- la Cayena. 
■ Galgidits Cajaridiíii en Latin. 
C)'n-i-cit u Knllc en 1-rances. 
Esta es una especie nueva que yo no conozco, 
sino por la estampa num. 6ií^. ti es deltamano del 
níiilo \ pero parece que el pico es contorme al de 
los galgalos ; todo lo superior del cuerpo , la raba- 
dilla, las cubiotas de encima de las al.is , sus plu- 
mas medianas, y las de la cela son de un color ver- 
de oliva; las niexiilas , la delantera del cuello, el 
pecho , y lo alto del vientre son de un pardo ceni- 
ciento; in la linea donde está colocado el ojo, se 
estiende del picc hacia atrás una raya blanca; la 
garganta es dtl mismo color , acompañada de cada 
fado de una raya negra longitudinal ; las plumas 
trrandes de las alas son de un verde claro; la cola 
está dividida por el centro sobre los lados . el pico 
roxo , los pies de gris. Oot. xyiil. 
GM.CUIO de la china. 
Cal guio. Líim. 610. 
Briss. /«'«. lUpíig. 77. gen- XFIII. 
Rolle íle ¡a Cl-hic tn Francés. 
No es tan grande como nuestra g-raja , aunque 
de forma mas prolongatla: desde la punca del pico 
á la de la cola, tiene doce pulgadas y seis lincas, 
quince pulgadas de vuelo; y sus alas plegadas llegan 
ha-.ta algo mas allá del tercio de la longiiud de su 
cola ; la cabeza , la pkirte de airas del cuello , la es- 
palda , el ovi'pillo , y las cubiertas de encima de la 
cola son de un verdegal ; las plimias , que cubren la 
coronilla de la cabe/a , prolongadas , y forman una 
cresta ó penacho lirado hacia atrás : una banda ne- 
jara atraviesa Lis mexillas , desde el nacimiento del 
pico ha>ta el occipucio , pasando por el ojo ; la gar- 
ganta , la delantera del cttello, el pecho, el vientre. 
Tos cosíalos , y las cubiertas debaxo de la cola son 
de un blanco pajizo, mezclado de una tintura de 
verde ; las piernas de gris : el ala se coir.pone de 
diez y ocho ¡¡lumas ; las cinco primeras soa de un 
pardo acei.unado; las tres siguientes del mismo co- 
lor, con una mezcla de color de castaña por la 
p.Tte de afuera.; las otras que siguen, de un pardo, 
mezclado con algo de color de castaña ó aceituna- 
do ; }■ las tres ultimas terminadas de blanco , mez- 
clado con una leve tintura de verdoso; la cola se 
compone de doce plumas , de las quales las dos del 
medio son del mismo verde que la espalda , y las 



GAL 

laterales , verdes por fuera , y de un gris verdoso 
por ilentro , desde su nacimiento hasta cerca de los 
dos tercios de su longitud; luego son negruzcas, y 
terminadas de ceniciento que tita á verde ; la cola 
está desigual; el iris, y el pico de un roxo hermo- 
so, y pies y unas de otro roxo pálido. 

Montbeiliard separa el galgido de la China de 
los gaigulos , y lo coloca entre estos y los gta- 
jtu ; porque aunque ^enga los caracteres de los pri- 
meros , se avecina á los segundos por su cresta, 
por !U cola desigual, por sus alas mas cortas, y por 
el numero de plumas de que se componen, feria- 
mos del diiítamcn de Montbeiliard en croen a un 
método , cuyos caracteres íe sacaran de las partes 
que él tiene en consider.tcion ; pero siguiendo uno, 
cuyos caracteres se deducen de la forma del pico, 
y de la cié los pies , juzgamos con Brisson que el 
galgidu de la China debe colocarse entre los gaigu- 
los , notando en la descripción lo que ie es particu- 
lar; e.'tanclo tanto mas tiiiuiados para aelherir a es- 
ta opinión , quanto un mciodo , como ya lo hemos 
dicho muchas veces, debe ser un medio fácil para 
reconocer un paxaro , u otro qualouier animal , y 
para encontrarlo en ios catálogos que de ellos se 
hayan formado ; pero i:o una pintura áe\ camino 
que sigue la naturaleza , y nosQiros ignoramos. 
Galculo de las Ineiía^. 
LaiH. 6 ¡9. 

Briss. toM. Il.píig. T). Lini. l'I.fig. i.gm. Xl'lU. 
Poco mas ó menos es del tamaño del galgiih de 
tuiofii , pero de pico mas ancho y mas grueso : la 
cabeza , y la parte de atrás del cuello son pardos; 
todo lo de encima del cuerpo cíe un verde mar; 
las alas, por arriba, de un aztd muy fusco, y casi 
negro, con una banda ancha transversal de color de 
agua de mar , claro en el centro ; la coia en su eri- 
gen , de lu) verde claro, que se ofasca, y se vuelve 
negruzco hacia la extremidad ; el pico y pies ama- 
rillos, y las unas negruzcas. No nos dicen á que- re- 
qion de la India pertenezca este páxaro. 
Galo u LO de Madagascar. 
Lam. 501. 
Es algo mayor que el gaigido de Europa : tiene 
el pico mas corto, mas grueso, y inas ancho , y en 
quanto á esto se diferencia de todos los demás gai- 
gulos : todo su pluniage es de purpura , cainbiante 
en visos azules , ó violados según los aspedos : lo 
inferior del vientre , de un violáceo azulado ; las 
grandes guias de las alas son negras , y hacia su ex- 
tremidad algo pintadas, con mezclas de un violado 
fusco, caniuiarite en azul también muy fusco; la 
cola de un azul claro , terminada por tres bandas 
transversales; la primera, púrpuiea; la segunda, de 
un azul claro; y la teicera, de otro azul tan obscuro 
que parece netjro : el pico , según se puede juzgar 
por un individuo disecado, tira á color de carne; 
y los pies son pardos. Gui. XFIII. 
Galgolo de México. 
Briss. lom. II. p.-:g. 85. gen. XI' II!. 
Este páxaro tan solo es conocido por Seba : ca- 
si es del tamaño del graio; y toda la pare de arriba 
d-1 cuerpo, de un gris obscuro, que tira a roxo, y la 
de abaxo , como también las alas , de un gris cl.tro, 
vaiiado de color de fuego. Según Seba, es un /////- 
lo ; mas para tenerlo por tal , se neccsi.a alguna 
cosa mas positiva que la figura que el presenta, 

} 'oí. 



GAL 

Vol, í.fítg. 101. sab. 64. ¡i¿. 5. para poder decidir 
seguramente si es un galgulo , como juzga Brisson. 
ÜALCULo de Miiidanao. Lem. 185. 
Brisí. toni. I!. p'Jg. 69, rcíue Galoulü de Angola. 
Gaíguio del Paraíso. 
Esce paxaro ha sido indicado por Edvtars, 
quien lo ha ceñido por un ave del paraíso , ó nia- 
nucodiata , y lo llama íívc cid paraao dt colot- de o<o, 
tom. 111. íag.y liim. iii. Los naturalistas , que han 
hablado después de t4, y que han juzgado de dicho 
paxaro con arreglo á la descripción , y á la ligara 
que de él presenta Ed\x ars , lo han tenido unos 
por un Ctkadíis , como Lir.eo , otros como Brisson, 
por un T/upial , nombrándole de esta suerte en ej 
tom. P'I. supl.piig. 57. Tnipiíil de las Indias : en fin, á 
MontbeiUard le ha parecido colocarlo entre los 
fáxarcs del paraíso , y los galgidos , y liacer de el un 
genero intermedio; no abrazaré yo la opinión de 
ninguno de estos autores, persuadido a que ur.a fi- 
gura no presenta caracteres bastante segaros '^m 
determinar el genero de un paxaro , mayormente 
sabiendo que Ed\»'arSj que no se ha sujetado a mé- 
todo alguno, no se habrá tomado el trabajo de ate- 
nerse á hacer una descripción bastante exacta de las 
partes cai'aótériiticas , para dar una idea justa del 
genero ; pero como a lo menos vio los despojos 
üej paxaro jiaairal , y aunque ;.in método, juzgaba 
bien , por aquel contacto na.ural que es una especie 
de método , y resulta del h,.üÍLo ó costumbre lie 
cotejar ó comparar los objetos; si me fuera preciso 
abrazar alguna opinión , acerca del" genero del gal- 
gido del paraíso , seria la suya. 

Este paxaro , del que creo poder decir que se 
ignora á que genero percenezca , es mucho mas 
chico que nuestra i/ieila: tiene de un naranjado her- 
moso la cabeza , la parte de atrás del cuello , y to- 
do lo de encima del cuerpo ; las plumas pequeñas 
que rodean la base del pico y la garganta son de un 
negro de terciopelo ; la pane de abaxo de delante 
<iei cuello , y todo lo interior del cuerpo de un 
amarüio hermoso; las gra.ides guias de las alas las 
tenia arrancadas el i;idi\iJuo descripio por Ed\x ars; 
las mediana^ amarillas ; la cola se compone de doce 
plumas de un negro obscuro ó fusco por arriba , y 
por debaxo cárdeno , y guarnecido de amarillo : el 
pico es de un pardo rosado , y en su extremidad 
negro ; los pies también los tenia arrancados , y es- 
te ultimo artículo no basta para que no se puetk 
determinar algo acerca de este paxaro , que fue 
traído de las Indias Orientales. 
GALLINA. Véase Gallo. 
Gallina ciega. Véase Chocha perdiz. 
Gallina de Guinea. Véase Pintada. 
Gallina del PuertO Egmont. V'iage de Cook, Véase 
Gaviota parda. 

Gallina de rio lo mismo que Polla de agua. 
Gallina enana de Java. Véase Gallo. 
Gallina morisca. Véase Pintada. 
Gallina sorda lo mismo que Agachadiza. 
** GALLINAZO, rcase Zopiloio. 
** GALLINERÍA lo iiÚMno que Gallinero, 
** GALLINERO el lugar ó cubierto donde se 
crian las gallinas , ó se recogen a dormir. 

** GALLIinEívO. (cetr.) El paxaro de rapiña ce- 
bado en las gallinas, ; ■ 
GALLINETA. Véase Guineta. 



GAL 23 

Gallineta lo mismo que Polla de agua. 
** GALLIPAVO. Ave domestica que se cria en 
las Indias, procedida de la mezcla de un pavo con 
una gallina, ó mas bien de un gallo con una pava. 
Es del tamaño de un capón , y tiene la pluuia lacia 
y larga como él. Sus huevos son al modo de los de 
ia perdiz, cubicrios de pintas negras. Es su carne 
muy regalada y gustosa. 
GALLO. 

Briss. lom. 1. pag. 166. gen. III. 
Callo, l.am. 1. 

Gallo eopciudu ó eiuieslado. la///. 49, 
CaUíiía del Japón. Lam. 9&. 
Bel, Hisio,. //al. des Oís. pag. 141. 
Bel. PD'V, des Ois.pag. 58. 
Bel. Hisl. nat. des Ois.pag. 245. 
Bel. Po,t. des Ois.pag. 58. 
El macho adulto de esta especie se llama gallo, 
y la hembra gaiUr/a ; el pequeñiio muy tierno po- 
llitelu; el pequeño de ir.ediar.a magnitud /0//0 ; el 
macho, privado de los órganos de su sexo, capo/i; y 
la hembra, que también la han privado de la facul- 
tad de poner, galíntacaj/onal^ en Francés paula, de. 
Oalliís el macho. 
Calíiria la hembra. 
íoq el macho. 
l-oiüe la hembra. 
Gallo el macho. 
GaUl/hi la hembra. 
Cappon y capone al capón. 
Vallo , I'idcino , l'oUaslro 

al pollo. 
Fia/! , haii^s-han , giU el 

gallo. 
Gnggd el capón. 
¡ilí)- el gallo. • 

¡ima la gallina. j 

Hie/is , ti'.pp el gallo. ■ 

Hitna la gallina. j 

Coik el gallo. 
Hen la gallina. 
Chiekc/i el pollo. > 

Entre todas las historias de las aves, la del 
gallo es la mas importante. Obligado a no salir de 
los límites que se me han prescripto , uPiicamente 
trataré los puntos de mas importancia , como son 
la descripción de sus costumbres , su origen , las 
variaciones de sus raías , y los cuidados necesarios 
para mantener, conservar y multiplicar su especie. 

Todos conocen al gallo , pero pocos han hecho 
el examen atento y reflexivo que se merece por 
su hermosura en general , por la forma de muchas 
de sus partes, y por lo noble de su caráéier. El 
gallo es lleno de cuerpo; tiene el andar quieto y 
sosegado; lleva el cuello erguido, la cabeza levan- 
tada ; su mirada es viva y animosa ; el aire arro- 
ga! ite é independente , sin nada de feroz , ni de 
cruel ; en fin , es un ser confiado en su ardimiento, 
y en sus fuerzas, que conoce su valor, sin desde- 
ñar per esto el de los otros. Asegurado de su su- 
perioridad , y de los derechos que ésta le concede^ 
los sabe conservar en todo quanto es de importan- 
cia , y cederlos qiiando no se le acarrea peij.iicio 
alguno; despoiico y amante ciimtdio de un serrallo 
numeroso , es esposo atento , y padre tierno : las 
gallinas , y los pollos que éstas conducen , es un 

pue- 



en Latín. 
en Francés. 

en Italiano. 

en Alemán. 

en Polaco, 
en Sueco. 

en Inglés. 



24 GAL 

pueblo que debe obedecer; pero que ha de ser go- 
bernado con suavidad , a la qual , tanto su propia 
flaqueza , como las fuerzas de su soberano , tonsa- 
í?;iaii por su paite todas las miras y cuidados de la 
sociedad , calcándola al mismo tiempo con todo lo 
que es concerniere para su seguridad y conserva- 
ción ; contentándose con los alimentos que le bas- 
tan para mantenerse : en encontrando algún manjar 
delicado , sin guardar cosa alguna para si , llnu;a a 
las gallinas y a sus hijuelos , que acuden inmcdiaia- 
meiue a la voz de un dueño que loa llama, y de 
un marido , y de un padre que los convida ; lo re- 
parte entre madre é hijos , respondiendo con acen- 
los suaves y baxos, a los que su familia hace al re- 
dedor de el. Dicese, e]ue sensible a ciertos encan- 
tos , y quizas á una docilidad mayor a su parecer, 
ó a los cuidados mas tiernos para las crias, prei.e- 
re algunas veces las gallinas cluecas, flae]utza, arte, 
o justicia , según sus miras , que no podemos alcan- 
zar. De los üctos de ¡ernura , según la necesidad lo 
requiere, sabe el grJlo pasar a los que el orden exi- 
t^e , y a los de valor y aidimiento. Guia a hs galli- 
nas, quiere tenerlas a la vi'-ta , y no permite que se 
alexen , las llama , vá á buscar las que se hallan se- 
paradas , las conduce , las .amenaza , si es necesario, 
pero sin maltratarlas jamas. Créese , que olvidando 
algunas veces lo noble de su car..¿ter, ;e irrita con- 
tra la cria , y que llega hasta tanto su ftuor , que 
mata a picotazos los poUutlos : tsie a¿to de barba- 
rie se atribuye á la violencia de un temperamento 
deinasiado ardiente , y demasiado estimulado de su 
apetito : peio m:-.s bien sera llevado de su predilec- 
ción , puesto que el ¿'.¡//o en medio de las gallinas 
que lo rodean está siempre en proporción de poder- 
se satisfacer. Este ado de crueldad muy raro, pues- 
to que no se toma precaución alguna para evitarlo 
en los corrales donde se cria una multi:ud de polli- 
tos , y donde los gallos gozan de entera libertad, 
no es mas que un vicio particular que no se debe 
imputar á la especie. 

El gdllo soberano en qiianto pertenece a su fa- 
milia, la defiende de los animales que podrían da- 
ñarla, ya atacándola, ó ya quitándola su comida. 
Pelea , rechaza á los animales extraños , y hace 
como de dueño entre todos los del corral , alexan- 
dolos de las gallinas ; pero sobre todo , se irrita 
quando se acerca algún otro gallo, que no esté acos- 
tumbrado á verlo ; luego que le descubre , pone los 
ojos encendidos y las plumas erizadas , corre hacia 
él , y le presenta un combate que no se acaba mas 
que por la i\úí¿ de sus tuerzas, ó por retraerse el 
que vino de nuevo. Quedando vencedor , se vuelve 
a componer , bate los encuentros de las alas , y 
canta dos ó tres veces consecutivamente. Este afto 
ha sido pintado con inucha gracia por el Abate Lis- 
ie , en este verso conciso: 

„ AÍ!fic , combat , tihmiphc , ct chante s.i i.''¡noiiC, 

En Castellano. 
Awa , ¡cica , trlmija , y su incloña ca;ita. 
Fl temperainenco ardiente y zeloso del galla, 
no permiie que vivan muchos juntos en un mismo 
corral. Su vida es un genero de guerra continua, 
que con el tiempo se vuelve menos sangrienta ; los 
fieqtientes combares solo se suspenden para exercitar 
sus gustos, o descansar, y se renuevan a vista de su 
recíproca complacencia. 



GAL 

Sensible , y rodeado de seres sumisos que ama; 
aftivo y lleno de vigor, nos pinta frequeiitemente 
el galio , por medio (ie su canto , su estado ieliz, 
cantando indifereritementc per- el dia , y por ¡o no- 
che sin que sea á horas señaladas, como regular- 
mente se cree. 

Si de las costumbres del '¿alio pasamos á exami- 
nar tan solo sus partes exteriores, sin deten'.inos 
en averiguar los órganos interiores, cuya citscrip- 
cion pertenece á la anatomía comparada , hallare- 
mos nuichas circunstancias que notar. La primera, 
es la cresta que calza su hente , y las dos membra- 
nas carnosas ó barbas que tiene pegadas oeboxo del 
pico. Estos adornos son comunes al gallo , y á la 
gallina; pcro en ti gallo son mas voluminosos, v 
de colores mas vivos. A cada lado , y debaxo de la 
abertura de la oreja tiene una piel desnuda que for- 
ma una mancha blanca , oblonga y Sigo rosada en 
el borde anterior. Las plumas están inclinadas de 
dos en dos por la extremidad de sus cañones , los 
que es'.án inmediatos, y se tocan por sus puntas por 
dentro de la piel, pero siguen diverso rumbo. L.as 
del cuello son largas, estrechas, tiotantes, y mucho 
mas largas quanto mas abaxo están: las del ovispi- 
llo ó rabadilla tienen la misma forma , y se separan 
inclinándose por cada Jado sobre la extremidad de 
las alas, que son mas cortas, y que tan solo Ikgaii 
al origen de la cola, que se compone de catorce 
plumas divididas en dos planes inclínalos de de- 
recha a izquierda , y dispuestas de modo que for- 
man un ángulo agudo , y que dan frente a frente 
unas de otras por la p.trte superior , ó por su super- 
ficie : estas mismas plumas, son largas, llanas, re- 
dondas por la ptmta , muy anchas en toda su longi- 
tud , brillantes , lucidas y suaves al tacto ; sus bar- 
bas, que están unidas fuertemente, son iguales por 
las dos partes del ctñon : los dos planos qtie for- 
man y componen la cola, apartados é inclinados, 
como he dicho, de la derecha a la izquierda , están 
al mismo tiempo levantados y quasi perpendiculares 
al orizonte , y forman , junto con el cuerpo , un 
ángulo muy abierto , que casi llega á ser redo; 
también se debe notar , que las plumas de la cola 
forman un arco , y que su convexidad está vuelta 
hacia la parte del cuerpo. Me he extendido en expli- 
car esto , porque es peculiar del gallo y de la gallhia, 
y porque hasta ahora nada se ha notado en los de- 
mas paxaros , que tenga alguna semejanza con lo 
que se ha dicho acerca del gallo. En cada pie tiene 
un espolón , que crece á proporción de la edad ; la 
gallina no tiene mas que una iiinchazcncilla o un 
botón , que regularmente abuha poco. Ambos tie- 
nen quatro dedos , y aunque se encuentra una raza 
que tiene cinco , y otra que carece de cola , no por 
esto dexan de ser gallos y gallinas , puesto que los 
paxaros de estas dos razas , por otra parte , tienen 
todos los mismos caraderes que los gallos y las ga- 
llinas regulares; y como una sola circunstancia, ó 
un solo carader no sea bastante para consti uir el 
genero de un animal, sino el conjunto de todas las 
circunstancias, y de todos les caraderes, asi tain- 
bien el dcfedo de un carader, ó la adición acci- 
dental de alguno , en nada puede alterar el genero. 
Aunque los objetos de anatomía no se;in parte 
del plan que me he propuesio inanifestar , sin em- 
bargo no puedo dexar de hacer presente que el ga- 
llo 



GAL 

l!o tiene otro miembro genital c<;cond¡c!o interior- 
nitnte, y colocado a la p^rcc interior de su cuerpo; 
de manera , que A tiempo de la utiion , se prolonga 
su extremidad hasta el borde exterior del ano ; y 
apücanüola sobre la pane correspondiente de la 
^.lu'iiia , en donde se h.il;a del mistno modo situado 
el orit-icio de las partes tie la generación , la fecunda 
de esta suerte ; se conoce cjuando se dispone a 
cunipiir este a¿to , como también qual es la gallhhi 
que incita su apetito , por ura ojeada que la da , c 
inmedijtamenie baxando, t hinchando las alas, y 
tstendiendo la ir.itcd de su cola , mientras que la 
^íiLi.ia be encoge para recibirlo , va hacia ella con 
paso obliquo , haciendo un sonido nia\e, baxo y 
precipi.atlo , la ¿garra con su pico por la cresta, se 
pone encima de ella, encorbando al misir.o tiempo 
la parte posterior de su cuerpo hacia la que corres- 
ponde á la hetnbra, y ésta por el contrario la le- 
vanta. Después de este aéto, que tan solo dura un 
instante , se compone , y queda el giiUo lo mismo 
que quando ha triuiitado oe algún rival; bate los 
encuentros de sus alas , y canta sus gustos , lo mis- 
mo que MIS vidiorias. L3g^;¡!i>ui, levant.indose con 
las plumas erizadas, las sacude, y se mezcla entre 
las demás. 

Es tan grande en el ga!'o la facultad prclitica, 
que no obsanie la freqtiencia de sus accesos, uno 
solo de ellos fecunda todos los hueves que pone 
una gdiiiaa mucho tiempo después. Harvco estien- 
de hasta seis treíes el efe¿to prolifico de un solo 
acceso: otros observadores lo restringen; y los que 
mas lo ciríen es á un ir.es. Pero puede suceder que 
entre dos gíi!/os , sesun sea su vigor dependiente de 
la edad , de la cons:itucion p:.rticular , y de sti con- 
tinencia anterior, con un solo ado fecunde el u)io 
los huevos que una gulihia pondrá dtuante seis me- 
ses , y el otro tan solo los que producirá en la sex- 
ta parte del mismo tiempo, y esto tatnbien puede 
tener cabida en un mistr.o galio , en tiempos dife- 
rentes , y sejun las circunstancias. Asi nada tene- 
mos que esperar de positivo de las observaciones 
acerca de es^e objeto , y aun las mas débiles , prue- 
ban también que el gallo disfruta en mas alto gra- 
do la virtud prolitica y fecundante , y que verisí- 
milmente, en quanto á esto, dexa muy atrás á to- 
dos los demás animales ; pero esta fecundidad tan 
extremada , aue no es mas cue un luxo de la na- 
turaleza, ó cfefto de una comida ó alimento de- 
masiado abundante en el estado de mansedumbre, 
es muy verisiir.il que no tenga cabida en el gallo 
silvestre, puesto que aun en la tnansedumbre es su- 
perflua mucha parte del año , y porque en la gall^- 
•/la no tiene efetíio para la propagación de la espe- 
cie mas que en una estación dcierminada, á no ser 
que se le excite con algún alitiiento ardiente , ó 
con otros medios que no entran en el plan de la 
naturaleza. En la elación en que los deiras páxaros 
cxnerimen an también el apetito y deíeo de propa- 
gar su especie , es quando únicamente cubre sus 
huevos la gillhia, y quando ya no los abandona, 
después de haberlos puesto, como lo executa en lo 
restante del año, ?ino que los junta, va y viene 
con freoiien''ia , los guarda , y los empolla si el nú- 
mero es ya suficiente. Quand^i llega á retraerse del 
cuidado y vigilancia de los que la zclan , nos ensena 
entonces que si estuviese en libertad, srconsiriúria 
Hisíoiia Natural. Tom, II, 



GAL 25 

en parage separado un nido con paja , ó con otras 
materias análogas reunidas toscatnente , y que .tntes 
de empollar pondria hasta veinte ó veinte y cinco 
huevos; que quando hubiesen nacido sus hijuelos, 
no los conduciria entonces mas que al rededor 
¿d nido, y que ha'ta que no empezaien a tener 
cubiertas de plumas todas las par.es de su cuerpo, 
no los juntaría con los demás individuos del corral. 
Esto es lo que pradtica una gallina que , según la 
expresión trivial , ha escondido sus huevos , pero que 
en realidad ha usado de sus derechos , y ha empo- 
llado libremente. 

Todos saben la ternura que tienen para con 
sus iiijuelos , y quizas no se hallara persona alguna 
para quien iio hayan sido un espeCtactilo agrad.ible, 
)■ aun digno de adtiiiracion las seriales exteriores que 
dá de su cariiio la gtiUina , pttesto que son tan propias 
para recordar el mas tierno de los afeólos , y para 
pintar la ntas dulce de Iss imágenes. Rodeada la ga- 
llina de sus polluelos , no los pi^r.ie un instante de 
vista; el os sen el objeto de todos sus cuidados, y 
el íln de todos sus movimientos ; ellos cxercen to- 
das sus habilidades, y ella tan solo vive para sus 
polluelos , sin cuidarse de sí mi ma ; ya los condu- 
ce , incitándolos para que la sigan , y llamándolos 
con un cacareo baxo y repetido; ya se detiene para 
recibirlos debaxo de sus alas que entreabre baxan- 
dose un poco , y para calentarlos debaxo de sus 
plumas erizada;i ; sufre que algunos jugueteen sobre 
su espalda , que otros la den picotazos , y siempre 
se halla dispuesta para hacer todos los moviiriicntos 
con que parece agradailos; se olvida de tomar ali- 
mento por subministrárselo a ellos, y les reparte 
todo lo que encuentra ; si es con abundancia , esco- 
ge lo mejor para distribuirselo; divide la masa para 
que les sea proporcionada : tan solo se reserva lo 
peor , y no come mas que quando hay tanta abun- 
dancia de coinida , que sus hijuelos no la pueden 
consumir ; si esta falta , la busca apresuradamente y 
con inquietud por todas partes , y siempre está ras- 
cando la tierra para descubrir v sacar de ella los gu- 
sanos , los huevos , )• las crisálidas de los insedtos, 
que son un manjar tan sano como delicado para sus 
polluelos : estos son sus ctiidados quando nada alte- 
ra sus dulces ocupaciones ; pero si algún peligro 
amenaza su familia , se pone delante inmediatamen- 
te , y sus miradas, sus gritos ó cacareos, sus plu- 
mas erizadas , sus movimientos precipitados , todo 
anuncia el teinor , y la turbación qtie la agitan , sin 
que la hagan perder el valor que le inspira la ternu- 
ra para con sus hijuelos : les avisa con un grito, que 
ellos saben distinguir , para esconderse desde luego; 
no espera la llegada del enemigo , sino que marcha 
hacia él , y con una bravura y v.iior , que no se pu- 
diera esperar de un ser débil, y tímido en qualquier 
otra circunstancia , y , ó le obliga á retirarse , ó pe- 
rece en el combate ; pero si ha quedado victoriosa, 
llama a su fam,ilia , luego que ha pa: ado el peligro, 
y vuelve á continuar en sus primeros cuidados. La 
gallina que ha empollado , y que gtiia sus polluelos, 
conserva algún tiempo la voz ronca, las plun^as eri- 
zadas, las alas arrastrando, la cresta pálida é in'liiia- 
da; está flaca, aLerada, y excrementa con mucho 
trabajo , y con nías soliaéz cue lo regular. Con to- 
do , sus cuidados duran mucho , y 1,0 ccsan hasta 
que los hi;os han llegado á adquirir mas de la mi- 
D tad 



6 



GAL 



tad de su aumento , y hasta i]iie vestidos de todas 
sus plumas , empiezan por sí mismos a dexarla. 

ti orden del objeto me ha hecho hablar de los 
cuidados de la gallina para con los poliuelos ; pero 
retrocediendo un instante , no debo omitir los que 
le cuestan los huevos durante ei em.poilar ; éstos 
consisten en cuisrirlos a todos igualmente , teiiien- 
dolos reunidos debaxo de ella, y guarecidos por los 
lados ccn sus alas baxas y medio abiertas , para pro- 
curarles de esta suer;e el calor continuo de que ne- 
cesitan , y repartirlo entre ellos con igualdad. Ape- 
nas desampara sus iuk vos mas que una vez cada dia 
para buscar la comida apresuradamente , y arrojar 
sus excrementos recogidos en la extremidad del ca- 
nal intestinal. De tiempo en tiempo, y con bastante 
frcquentia, se levanta solamenic encima de sus hue- 
vos , los reúne, los muda de positura, y los poi.e 
alternativamente del centro á las orillas del nido, 
por lo que todos participan igualmente del calor ne- 
cesario. El tiempo que la gíiiH-iia cubre sus huevos 
dura veinte dias , y el veinte y uno nacen los polli- 
tos, be ha ignorado mucho tiempo cómo salen de 
la cascara; y antes, á los otros cuidados propios de 
la galthin, se le atribuia el de romper la cascara &.A 
huevo, y se habia indagado de que manera pooia 
romperla sin riesgo del pollito ; pero ya se sabe 
que es el pollo el que trabaja para salir. Sobre Ja 
parte sujierior de su pico., y a su extremidad ticr;C 
una pequeña inchazon ó botón en forma de gaita, an- 
cha por su base , é inclinada hacia atrás ; este cuer- 
no , si á pesar de su pequenez admite la compara- 
ción que voy á hacer , por su forma se semeja al 
menor de los dos cuernos del rinoceronte macho: 
con este instrumento , pues , es con lo que el po- 
lluelo, al cabo de repetidas frotaciones, llega a adel- 
gazar la cascara , y decentarla hasta un cierto punto. 
Se sabe que su substancia es débil y quebradiza , y 
que asi rascada y adelgazada , lo demás de la cir- 
cunferencia tiene una resistencia muy débil , lo mis- 
mo que un pedazo de vidrio , adelgazado y descar- 
nado por alguna parte , se rompe tacilmente al mas 
leve esfuerzo que allí se haga. Ll pollito qtie dentro 
de la cascara estaba encorbado , y como enroscado 
en SI mismo , quando la ha desgastado , consigue 
sin dilicultad separarla en toda su circunferencia por 
la fuerza que hace , apoj'ando los pies en la parte 
opuesta , desenvolviendo al mismo tiempo , y ex- 
tendiendo sus miembros con toda la fuerza cjuc pue- 
de. De esta íe necesita menos qu^uido la cascara, y 
las menibranas interiores que la revisten pueden 
compararse a una bóveda cuyo centro esta descar- 
nado, y se hace la fuerza de dentro hacia fuera. Es 
verisimil que todos los paxaros salgan del huevo 
validos de un mecanismo igual , aunque no se lia)-3 
averiguado todavía por medio de la observación, 
como ha sucedido en el pollo, y yo lo he verifica- 
do en el faisán. La operación del pollito que traba- 
ja para abrir la cascara donde esia encerrado se lla- 
ma ca-jiir \ esta dura ca; i veinte y quatro horas des- 
de el principio del dia veinte, del empollar, hasta 
el del veinte y uno ; hacen en ella bastante ruido; 
pties estando con a;encion , y escuchando de cerca, 
se perciben los movimitntos , ó la frotación del 
cuerneciiio del polÜLO contra la cascara. Nadie ig- 
nora, que inmeúiatamenie que ha nacido, o á po- 
cas horas después ya puede aiidaí'; y aun conei' coij 



GAL 

bastante ligereía ; que esta cubierto de un plumón 
bien espeso , pintado de diferentes maneras , y que 
por sí mismo se alimenta. El primer dia, ó no co- 
me , ó es muy poco , y empieza á hacerlo en el 
segundo que es el mismo en que se le cae el cuer- 
neciiio que le ha sido tan útil. El aumento de los 
poliuelos pende del temperamento , lo mism.o que 
el de todos los animales. Regularmente , al cabo de 
ocho u diez dias , empiezan á salir las guias 
de las alas , y de la cola , en seguida se viste la 
cabeza, después comparecen las cubiertas de las 
alas, y las plumas del ovispillo; luego encima del 
cuerpo , del pecho , y del vientre se vén dos filas 
de cañones, y hasta ks seis semanas no está el po- 
llito cubierto de tod.is sus plumas ; á los diez meses 
ya ha crecido todo quanto poJia , y por lo regular, 
al ano ya empieza la gaümn a poner; y aunque sue- 
le hacerlo iviucho mas pronto , no es mas que de 
tarde en tarde , y algunas veces también sucede des- 
de que tiene ocho o nueve meses. El gallo es mas 
prematuro , y freqücntemente busca las g.-illinus an- 
tes de llegar a ios seis meses : a pesar de una fe- 
cundidad tan temprana, y del exercicio que tiene 
de ella durante su vida , no dexa de experimentar 
estos efectos mas ó menos ardientes á medida que 
va envejeciendo, y cuyo efeéto es míenos prolilico. 
S^ amerdam cine a tres arios la fecundidad del galla 
en todo su vigor , y á quatro la de las gallinas , ase- 
gurando, que pasando de esta edad, ya cesan de po- 
ner. A mi me parece muy corto este término; pero 
no hay dada en ejue las gaUlnas son del todo estéri- 
les en los últimos anos de su vida , y que en las 
viejas se encuentra el ovario totalmente agotado, y 
tan enjuto , que por lo común cuesta mucho de 
hallar. El mismo autor fixa hasta diez años la dura- 
ción de la vida de la gallina y del gallo ; pero este 
término todavía no esta bien averigLiado. La gallina 
mientras es fecunda , no solamente pone en la esta- 
ción propia del empollar, sino que todos saben que 
no cesa de poner mas que en el tiempo de la muda, 
y en el mes siguiente ; y que en este intervalo , ó 
no pone , ó es muy poco : que en general para to- 
das las gallinas dura este tiempo desde fines de 
Oílubre, hasta caú quince de Enero; se sabe tam- 
bién que ponen m.enos quando el frió es muy rigo- 
roso , y que del tiempo de la postura es preciso 
desquitar el en que empolian , y cuidan de los po- 
llitos ; en otros tiempos ponen casi todos los dias, 
v regularmente mucho mas quando están mejor ali- 
mentadas, y es mas fuerte el calor; y aún en hi- 
bierno no cesan de poner, si se las incita por medio 
de una comida calida , y si están en lugar caliente: 
en fin , todos saben que la gallina pone sin tener 
gallo ; pero son huevos estériles , y que cada vez 
que lo executa , manifiesta sus sensaciones con un 
grito particular que se llama cacareo , que será ex- 
presión de dolor , ó de alegría. Esto ukimo parece 
lo mas probable , porque la gallina no tesa de caca- 
rea, hasta mucho tiempo después de haber puesto, 
y porque es mas faene su caí arto después que antes, 
y mientras está poniendo. Los hechos que acabo de 
referir , casi completan la hiscoria del gallo , y de la 
gallina domestica; qi'edair.e ahora indagar su ori- 
gen, indicar sus variaciones , y terminar este artí- 
culo por la enumeración de los cuidados necesarios 
para conservar esta especie can importance. 

Los 



GAL 

Los autores y viageros tan solo hablan siibmU 
nisnaJo algunos hechos indeterminados é inciertos 
sobre el oriií^n del gallo y de la galli,ui, y acerca 
de estas aves' en estado de libertad. Según el Doc- 
tor Hi.ie , son originarias de Persia ; pero no está 
apoyada su opinión en pruebas suficientes. Danipier 
dict/ haber visto y muerto en las Islas de Poulo- 
condor algunos galloi silwsires que rto eran mayo- 
res ouc cornejas , y cuyo canto era harto semejante 
al de nuestros g.ntios de corral , y aunque algo mas 
agudo ; por otra parte añade , que se encuentran en 
la'' Isla de Timor , y en Santiago, una de las Islas de 
Cabo verde. No se puede negar que la aserción de 
este viajero es de mucho peso, puesto que dice que 
ha vhto'y muerto algunos gallos silvestres C7i Voulocori' 
dor ; pero esta aserción se debilita con lo que des- 
pués añade , á saber : que los hay en la Isla de Ti/nor, 
y en ¡a de Sanilagu. Estas Islas las han freqüentado y 
visitado otros muchos viageros, y solo él es ti que 
dice haber visto en ellas galios silvestres ; es cierto 
que es muy diticil engañarse en la vista de esta ave, 
cuyos rasgos distintivos están tan expresados, y que 
es tan diferente de todas Lis demás aves conocidas; 
pero concediendo a Dampier lo que el mismo ha 
visto, V que no hay derecho alguno para negárselo, 
se simie solamente que es muy verisimil que haya 
en los parages que ctia algunas aves desconocidas 
para nosotros, que tienen algunas semejanzas con 
el gallo ; pero no se sigue , ni lo ha demostrado, 
que sean verdaderos galios: y para decidirlo, seria 
reresario , que Dampier hubiese hecho una descrip- 
ción exaíta de estas aves, con la que se hubiera 
podido hacer la comparación con -los gallos , puesto 
que su simple aserción no basta para decidir este 
hecho. 

Gemelli Careri dice , que advirtió algunos ga- 
llos siliest.esen las Filipinas ; pero < qué fe deberá 
darse á una simple vista ? 

Merolla quiere que en el Reyno de Congo ha- 
ya gallinas silvestres ; pero no hace la descripción 
de ellas: se contenta con decir que son mas hermo- 
sas , y de mejor gusto que las domésticas de por 
acá , v con añadir que los negros no hacen aprecio 
de elías. Desde luego se advierte una gran duda é 
incertidumbre en este dicho : la hermosura y la de- 
licadez de la carne de las gallinas de Congo , supe- 
riores al gusto y plumagc de las nuestras , puede 
hacer pensar que estas son aves diferentes, y el 
desprecio de los negros , que tal vez sean gallinas 
que les traxeron allí , y que se lucieron silvestres 
por haberlas despreciado. 

El historiador de los Incas, Correal, y el 
P. Charlcvois , aseguran que antes de las conquistas 
de los Europeos en .\merica , eran desconocidas las 
gallinas en el Perú , en el Brasil , y en Santo Do- 
mingo. (*) Es verdad que Acosta pretende que exis- 
tiesen las gallinas en el Perú antes de la llegada de 
los Españoles ; pero dá por prueba el nombre que 
tenisn en lengua del pais , como si este nombre no 
se les hubiera" podido poner después que ios Espa- 
ñoles se las dieron á conocer , lo que es mas veri- 
símil. Por otra parte, es dificil exterminar una raza 
Historia Natural, lom. II. 

(*") Cl.ivixero en su Histori.i de México , dice que 
loi Eip.iñoles Uei-aron Us galu,:.¡. , Je las Isl.is Canarias ;i 
las Antillas, y de estas á la Nueva España y Mcxico, 



GAL 27» 

de páxaros en un vasto pais despoblado , cubierto 
de bosques; y por consiguiente, aiin se encontva- 
rian en el Perú algunas gallinas silvestres , si las hu- 
biera habido antes del arribo de los Españoles. 

En fin , Soniní de Manoncour , que dos veces 
ha traido de la Cayena una copiosa colección de 
paxaros, dice que en los bosques de la Guayana 
o)ó algunos que de noche y de dia perturbaban su 
sosiego con un canto semejante al del gallo; seme- 
janza demasiado débil para sacar alguna inducción 
respeíto cié estas aves , de las que no habla ningún 
otro viagero , y de los que Sonini no estuvo muy 
cerca, puesto que no pudo pillar un solo individuo. 
No carece , pues, de fuirdamento el haber yo dicho 
que los autores no hablan presentado mas que algu- 
nos hechos vagos é inciertos acerca del origen del 
gallo y de la gallina , ó acerca de estas aves vistas 
en libertad. No tuviéramos conocimiento alguno» 
ni aun una opinión flmdada del primitivo origen 
del ave que nos es de mayor utilidad , á no ser 
por un viagero , de quien hablaré después, 
el qual nos ha enseñado , y dado á conocer algo de 
mas positivo y verisimil , que todo lo que se iiabÍ4 
publicido antes de el acerca de este mismo objeto. 
Del mismo modo era incierto y dudoso, ó aun des- 
conocido el origen primitivo de los qOadrupedos, 
que constituyen nuestro principal alimento , o que 
mas nos sirven , antes que Burtbn corriese el velo 
que le cubria; y aún ignoramos, o no sabemos con 
certidumbre , qual sea la tierra que produzca el 
grano, que mejorado, ha llegado a ser trigo, del 
que nosotros sacamos nuestro principal alimento, 
l'anta hierza , y tanta acción como tienen la cultu- 
ra, y la mansedumbre en las producciones de la 
naturaleza , otro tanto pueden alterarlas á los ojo* 
de un naturalista demasiado severo, que tan solo 
quiere conocer y distinguir las especies ; y estas 
mismas causas , las mejoran á la vista del filoso- 
fo , que las aprecia á proporción que nos son mas 
útiles. 

Entre los páxaros que Sonnerat ha traido ds 
la InUia Oriental en su ultimo viage , se en- 
cuentra una especie , cuyo macho tiene todas las 
circunstancias que caraderizan al gallo , y a la hem- 
bra no le falta mas que una sola. Como estos paxa- 
ros sean ciertamente , un gallo el macho , y una 
gallina la hembra, lo que no podríamos dudar des- 
pués de haberlos visto ; como el viagero que los 
ha traido, les haya encontrado en los bosques don- 
de tiene certeza de que su raza es numerosa y sil- 
vestre , y conocida en el pais , como que siempre 
ha vivido allí en libertad ; y como estos paxaros 
vengan de las regiones de donde trae su origen la 
mayor parte de todo lo mejor , ó mas hermoso 
que se halla en lo restante de la tierra , es verisimil 
que estos páxaros sean el origen primitivo del gallo 
y de la gallina : al parecer, esto es mucho mas pro- 
bable , y de mayor demostración en los gallos y 
gallinas , que en todos los otros paxaros , á los 
qualcs hasta ahora se les ha procurado atribuir la 
misma ventaja : sin embargo , esta no es mas que 
una conjetura , bien que muy robusta , y qual se 
D 1 pue- 

donde los Mexicanos las pusisron el nombre de CaxtUlaa- 
ii/Kilm, 6 Pavo Je Caitilla. ■ ■ 



58 



GAL 



puede loc;rar de un objeco que no admit; ur.a de- 
mostración rigurosa. 

Los páxaros que en mi jultio se deben tener 
al prLsentc por los primitivos gjHo y gallln.i , con 
aquel resto de duda que siempre sera dilicil averi- 
guar acerca de este objeto , se han encontrado en 
los Gatii, moni.es que dividen y separan el Mala- 
bar del Coromandel. Dexando , pues , a es;os pá- 
xaros el nombre de los lugares donde se han 
hallado , y una denominación que recuerde su ori- 
gen , yo les llamarla gdilo y gallbui de ¡os Ontes. ^ 

hi gallo es algo menor que nuestro ^ü//fl domésti- 
co mas común, baxocuyo nombre entiendo el ¿ii//e, 
que durante el dia, anda divagando al rededor de 
las casas de los labradores, busca su alimento en 
los campos inuicdiatos , va paciendo la \crba, per- 
sit^ue los insedtos , vive a su libertad todo el dia, 
y por la noche se retira á un gallinero construido 
toscamenie cerca de la cabana de su dueño, hntre 
todas las razas de nuestros gallos domésticos , a es- 
te campeu'.io , menos distante del estado natural, 
por la mucha hbertad de que goza mas que todos 
Jos otros ¿üZ/uf de que cuidamos mejor, es al que 
mas se semeja el de los Gates por su tamaño , por 
su porte , y aun por las mezclas y colores de su 
plumnge. Desde la punta del pico á la de la cola 
tiene cerca de dos pies : y diez pulgadas y tres li- 
ncris de la extremidad del pico a la del dedo mayor 
del pie; ésíe tiene tres pulgadas : el dedo del me- 
dio, sin contar la uña, una pulgada y seis lineas, 
y oiro tanto el espolón. 

La coronilla de la cabeza esta adornada con una 
cresta en forma de hoz , festoneada y trepada por 
su borde superipr , y d.e un roxo muy vivo ; y 
debaxo del pico tiene dos membranas de la misma 
substancia, y dtl mismo color, llamadas barbas, 
una a cada pane. 

Las mexillas , la garganta , lo alto del cuello 
por delante, y sobre los Jados está desnudo; la piel 
que cubre estas partes, es de un roxo menos vivo 
que la cresta ; las orejas están cubiertas con una 
plancha oblonga de peipeñas plumas de un gris 
blanco ; la par.V de atrás de la cabeza , y la de atrás 
del cuello sobre los costados, cubiertas de plumas 
estrechas, que siendo cortas sobre la cabeza , y 
mas largas encima del cuello , van tomando mas 
ejitension quanto mas abaxo están colocadas : estas 
plumas , en la parte interior , y en los lados del 
cuello , están dirigidas hacia delante , y se incliiian 
hacia las partes anteriores , en las que permanecen 
flotantes lo mismo que detrás del cuello •, las de de- 
trás de la cabeza son de color gris, y terminadas en 
una mancha cenicienta brillante , y á inanera de 
la perla: las plumas de lo alto del cuello tienen el 
canon blanco , hasta las dos terceras partes de su 
lon^iiud ; no se vé ya mas por debaxo , pero tiene 
una mancha oblonga de un ceniciento de color de 
perla, y mas abaxo otra mancha negra, terminando 
la plunra en una mancha de un blanco pajizo bri- 
llante y lustroso. Las barbas son iguales por los dos 
lados del cañen , negras en la mayor parte de su 
longitud , y de un blanco de gris por la punta. Des- 
de el parage donde ya no se ve el cañón, hasta la 
extremidad de la pluma , ni se disilnguen barbas ni 
cañón ; y quando se mira de terca , se nota que en 
cierto modo, mas que una pluma, es una membrana 



GAL 

cartilaginosa muy di.';^a>'a, como la que ^e advier- 
te en la punta de algunas Ul Jas plumas del ala del 
tldbtadiii o Lbaiiuaoi- de Iloheuiia, 

La torma de las plumas mas largas del cuello es 
la misma ; pero sobre estas , desde donde parece 
que remata el cañón , hasta lo ultimo de la pluma, 
tiene una mancha oblonga que tira a gris, y es muy 
lustrosa , luego una negra : á Ja que sigue otra 
blanqucLina , debaxo ce ia qual hay otra negra que 
precede a la mancha , de un blanco pajizo con que 
tinaliza la pluma. 

El lomo , y el ovispillo están cubiertos de plu- 
mas que son oblongas , ovales , señaladas en su 
loiigl.ud y en el centro con una linea de un gris 
blanco muy estrecha, y sobre los lados de un negro 
lustroso , cambíeme en violeta , y perfiladas las ori- 
llas de un gris blanco. Las cubierias de encima de la 
cola son de un negro de violeta , cambiantes , riza- 
das , y con visos de acero bruñido : algunas plumas 
largas y estrechas penden , y van flotando desde 
los dos lados del ovispillo hasra la extremidad Je 
las alas que ellas tapan : estas plumas están señala- 
das por medio , siguiendo su loiigitud , con un gris 
blanco en su primera mitad, y cojí un amarillo ro- 
sado en la segunda , que va encadenado entre dos 
rasgos negros , circuidos por otros dos de un ama- 
i'iilo rosado , mucho mas roxo quanto mas se acer- 
ca a la extremidad de la pluma. Lncima de las plu- 
mas largas y estrechas , de que acabo de hablar , y 
el nacimiento de ia cola, esta cuoierLO y abrazado 
por otras plumas anchas oblongas de un color de 
violeta lustroso y can.bianie , señaladas por medio 
con una mancha longitudinal de color de ceniza : la 
orilli inferior de las que están mas abaxo es rosa- 
da , V la superior óe cfiur cris; este ultimo color 
cir(.u\'e por ambos lioos las plumas superiores á es- 
tas. La cola se compone de catorce plum.is dividi- 
das en dos pLnos separados, que forman ei.ire sí 
un ángulo agudo; la tiene levantada, como el '¿.alio 
domestico , perpendicular hacia el onzonte , ó in- 
dinada hacia atrás muy levemente; las plumas son 
desigu Jes , y las dos exteriores, mas largas que las 
otras , en arco , y dobladas lukia atrás : todas estas 
plumas son de un negro algo cambiante en viole- 
ta. Las pequeñas cubicri:as de enciina del ala , de un 
castaño roxo obscuro y lucido ; las grandes , de un 
pardo negruzco , levemente guarnecidas de gris por 
la par;e de afuera; su cañón es blanquecino, y for- 
ma una linea de este color en rreaio de la pluma. 
Las "uias de las alas son de un pardo negruzco la- 
vado ; su canon es negruzco , } las de mas afuera 
están algo guarnecidas de gris por lo exterior ; la 
parte anterior é inferior del cuello , el pecho , el 
vientre , y lo ako de las piernas están cubiertos de 
plumas oblongas , con cinco linetis cada una , si- 
guiendo su lo:.gitud, con otra de un gris blanco en 
medio de dos negras , y al rededor de cada pluma 
con un circulo ceniciento : las plumas de los coítados 
están matizadas de la misma manera; pero con la 
diferencia, de que en vez de estar circuidas de ce- 
niciento , lo están de roxo muy obscuro en las 
plumas mas inmediatas al lomo , y m.is claro en las 
mas cercanas al vientre. Las cubiertas debaxo de la 
cola son p.uduscav , guarnecidas de cris; el canon 
blanquecino , y el reJeJjir del ano lleno de plumas 
descompuestas , ó Je un floxel de color de gris. El 

se- 



GAL 

semipíco superior es pálido y negruzco , el .iiifi.rlor 
bianqik-cino ; y los pies , dedos y uñas tiran .1 gris; 
el espolón es de un negruzco cárdeno cljro , y no 
sé qual sea el color de los ojos. 

La gaU'ina es mucho mas pequeña que el ¿.1//0; 
pero no puedo hacer de ella una descripción cir- 
cunstanciada j porque no la tengo a la mano , como 
el gallo, que compone parte de mi colección. El cc- 
Jor pardo y el gris forman el foiuio de su pluma- 
ge ; pero ademas de todas las circunstancias i^ue ca- 
radtérizan esta galUna , se diferencia en que ni tiene 
cresta, ni barbas. 

Según la descripción circunstanciada que he da- 
do del macho , y lo que he dicho de la hembra, 
estos pavaros ciertamente son del genero del galio. 
La falta de un solo carácter en la hembra, que reú- 
ne todos los demás , y la diferencia de forma en la 
extremidad de las plumas que por detras cuDren el 
cuello del mafho, no bastan para que se deba hacer 
de estos paxaros un genero distinco. < Acaso , un 
paxaro , el qual para ser tenido por una gallina , no 
le faltan mas que una cresta , y dos membranas 
debaxo del pico , sena juzgado como diferente de 
ella , siendo asi que esto no sucede en aquella galli- 
■iia , que en vez de cresta y de membranas , en la 
parte que a estas corrcspontlen , tiene unos topetes 
de plumas ? Esta , á los ojos de todo el mundo , no 
dcAa de ser galüna ; y por consiguiente la de los 
Gates , que tan solo se diferencia en que no tiene 
copetes, sino unas simples plumas en lugar de cres- 
ta V de membraaas, no hay razón alguna para que 
por esto le tengamos por un paxuro distinto. La 
€stru¿tura de la extremidad de las plumas , que cu- 
bren la parte de atrás del cuello del macho , es una 
diferencia , en la que sin duda no se decendran mu- 
chos, y tai; leve, que si se examina bien la extre:ni- 
dad de las plumas , y íe mira cori microscopio , p.»- 
rece surcada a lo largo , y no ser mas que un 
amontonamiento de las barbas unidas y pegadas en- 
tre sí; pero lo que la hace mas despreciable, es que 
aun en ei gallo de los Gates no es tan constante es- 
ta conformación , pues casi todos las plumas , de 
que se trata, terminan en un apéndice cartilaginoso, 
completo, y entero en e\ gallo que remitió Sorne- 
rat para el ¡javine'.e del Rey de Francia. Al contra- 
rio , el que me regalaron tiene muy pocos de estos 
apéndices enteros, estando la mayor parte divididos 
en mas ó menos porciones , y terminando muchas 
plumas en un cartílago recortado , ó en barbas uni- 
das, á modo de manojos. Este carádter, que con el 
examen de un solo individuo , puede causar alguna 
duda, veriticado en muchos, nos sacarla de ella ; y 
por la disposición que tiene este cartílago para pa- 
sar al estado de plumas regulares , aun en el mismo 
gallo silvestre , se conoce que esta mudanza ha sido 
uno de los primeros ek'Áos de la mansedumbre, 
si como se puede suponer , con aquella verisimili- 
tud que admite el objeto , el gallo y gallhuí domés- 
ticos traen su origen del galio y gallhia de los Ga- 
tes; pero deseles el origen que se quiera, su especie 
esta tan lelizmente constituida , que en qualquier 
parte que el hombre la haya encontrado primitiva- 
mente, la hd podido habituar á vivir como el , baxo 
su dominio , y cuidarielo de ella como corresponde, 
bi\Kj tOiios los diadas, tanto que sean distintos por 
el excesivo. calor, como por U mucha fáaldad. 



GAL 29 

El f.a!/o y la galti/ia transportados á rodos los 
climas diversos, alimentados y acostun^biados con 
tanta diferencia , y mas multiplicados que tod.is las 
demás aves, porque- el hombre, a quien son de 
ma)or utilidad, ha leniJo mas cuidado de ellas, re- 
gularmente deberían producir muchas mas variacio- 
nes que ningún otro paxaro. 

He aquí las mas notables , á las que se les dá el 
nombre de razas , ya que se perpeiúen por la fuer- 
za de su constitución , ó ya por el cuidado que se 
tiene de no mc/clarlas. • ,,-, 

1 El gallo coifiiDi, 

2 El gallo crntoílo, estimado á proporción 4e su 
cresta , del modo de llevarla , de la forma que tie- 
ne , y de la hermosura de las mezcbs de colores de 
todo el plumage. En esta raza hay algunas gallinas 
que no tienen cresta , ni barbas , y en su lujjar un 
copete y unos fiueCos de plumas. A las variaciones 
de esta raza se ks da el nombre según los colores 
dominantes del plumage, y estas variaciones se per- 
petúan , teniéndolas separadas sin permitir que se 
mezclen. 

3 El gallo (nano y la gallina enana , que no se 
diferencian mas que por lo corto de sus pies , y 
por el andar a saltos. En Bret.iña hay muchos de 
estos , y la gallina de Camboya parece ser la misma. 

4 El gallo de Inglaterra : se conoce por lo alto 
de sus piernas. 

5 El gallo de Turquía , que no es digno de no- 
tar mas que por lo hermoso de su plumage. 

• 6 El gallo de H^mburgo , que también se llama 
cal%,o>t de ie>ciopeio. Tiene los muslos y el vientre de 
un negro de terciopelo. 

7 El gallo n-^ado ; sus plumas están medio des- 
compuestas, y vueltas hacia fuera : esta raza, por lo 
regular , es blanca, aébii : siente mucho el fiio , y 
prueba mejor en los paises cabidos. 

8 El gallo y la gcli.na de ¡¡cluui del Japón. las 
barbas de sus plumas, que no están pegadas unas con 
otras, tienen la aparier.cia y vista de pelo, y siem- 
pre son blancas. Esta variación es común en la Chi- 
na, en el Japón, y en aiferenrcs partes del Asia, y 
prueba muy bien en nuestro clmia. 

i> £1 gallo y la gallina, ntpa. La cresta y las 
membranas debaxo del pico , la piel , el periosto , y 
las {,luu-.as, regularmente son negras en esta raza: 
bien que algunos ind¡\'iduos tienen el piumage mez- 
clado de blanco, 

10 Ld. gallina ingle>j. Esta es una raza muy pe- 
queña , y cíe plumage blanco , quando es pura , y 
que se ha multiplicauo mucho , porque es excelente 
para cmpoUai. En las pollerías se prefieren a las ga- 
llinas regulares que son demasiado pesadas ó grose- 
ras , y esta es la raza a que aplico yo el macho ó 
gallo de Madagascar , y la gallina enana de Java, 
aunque nada sabemos de ellos mas que son muy pe- 
queños. También referiré á la misma raza un gallo 
y una gallina que se traxeron vivos á Earis desde la 
China , y al que llamaré gallo enano de la China. 
Este gallo y estz gallina no se difeiencian de la in- 
glesa mas que en ser quasi la mitad mas pequeños; 
tienen el mismo plumage que el galh y la gallina 
regular , y yo les conservo en mi colección. Los 
Chinos freqiientemente pintan en sus papeles los 
galloi y las gallinas de esta raza. 

n El gallo y gallina calzados , que no se dife- 

ren- 



30 GAL 

rendan del gall» y de la galítna común, sino en tCner 
los pies , y algunas veces parte de los dedos cubier- 
tos de pluiiids largas y duras dirigidas hacia tusra. 
El galla de Bantam'tienc muchas relaciones con esta 
raza. 

1 1 El g^llo y la gallina s¡n ra-vadilU , llamados 
vulgarmente híuíus , que también se llaman gallo^ y 
galüna de Persia. Esta raza , por su tamaño y varia- 
ciones de colores , se semeja á la raza comiin ; pero 
no tiene ovispillo , ni por consiguiente cola. Parece 
que el nombre de gallo y gallhuí de Persia ^e les ha 
dado muy impropiamente , puesto que los naturalis- 
tas antiguos , y especialmente Arisioieles , que no 
hubiera eiexado de hablar de él, no han hecho men- 
ción alguna. El Conde de Button atribuye, con 
mueho mas fundamento , el origen de esta raza á la 
influencia del clima de la Virginia, donde, según 
las transacciones tilosoticas num. 206 , ano 1695. 
ftjg. 9 Oí , las gallinas que se llevan allá, inmedia- 
tamente pierden el ovispillo : lo que no puede en- 
tenderse mas que de los poUuelos que nacen alli, 
y no de los individuos transportados desde Europa. 
Él Conde de Bufibn cita en orden á esto una ob- 
íerv.icion omitida en la historia del perro , porque 
entonces no lo habían averiguado de cierto , y es la 
de una raza sin cola , asi como los gallos y las ga- 
iimas de la Virginia carteen de ovispillo. Estos son 
exemplos bien notables de la influencia de los cli- 
mas , de la alteración de que son capaces las espe- 
cies , sin mudar con todo de naturaleza , y sin de- 
xar de ser realmente las mismas, baxo de un extenor 
muy diferente. ¿Quanto, pues, no mukiplicariamos 
las especies baxo de apariencias mucho mas débiles, 
y sería este un trabajo útil en la historia natural, 
mavor que el de encontrar medio para reducir las 
variaciones y las razas á las especies de las quales 
no son mas que unas mezclas? 

13 El gallo de Caux ó de Padua. No se diferen- 
cia mas que por el tamaño. 

Aun se encontrarla mayor níunero de variacio- 
nes o de razas en la especie del gallo y de la gatlinay 
si nos hubiéramos de atener al nombre que los via- 
geros han dado a muchos de los páxaros que han te- 
nido por gallos y gallirkis , tan solo por unas débiles 
relaeiones; pero como, según ellos mismos dicen, 
unos son paxaros diferentes, de modo que no se 
puede juzgar de los otros , no llevaré mas adelante 
esta enumeración. 

Entre todas las razas que acabo de referir , la 
mas regular es también la mas fecunda , á lo menos 
en nuestras regiones, y de la que, tanto sus huevos, 
como su carne , nos subministran una comida mas 
abundante. La raza copetuda ó moñuda es la que 
mas engorda , y la de carne mas delicada : por con- 
siguiente, estas dos razas son las que son mas dignas 
de nuestra atención y cuidado. 

Para que las gallinas recompensen con su fe- 
cundidad los trabajos y gasto que puedan hacer , lo 
primero , es el escogerlas bien : y lo segundo , ali- 
mentarlas de suerte que se mantengan sanas y ro- 
bustas. 

Un buen gallo es el de un tamaño mediano , cu- 
ya mirada sea viva y animosa, la voz alta y clara, 
que cante á menudo, tenga la cresta derecha, ancha, 

■ (*) En España el siiio donJe pontn las ¿allimí se lia- 



G A L 

muy recortada , v de un roxo vivo ; que las barbas 
sean anchas , y oien pintadas , que lleve cabeza y 
pecho levaacados; que ponga la cola inmediata a su 
cabeza; que Heve aquelLi muy ei¡ roscada ; y que 
tenga el plumage negro , ó á lo menos pintado coa 
colores fuertes ; el cuerpo lleno , los muslos bien 
fornidos , y los pies grandes. 

En la elección de las gallinas , se prefieren las 
de mediano tamaño , Ls de cabeza grande y levan- 
tada , el 0)0 animado , la mirada \ iva , la cresta ro- 
sa y caida por un lado de la cabeza ; el pecho an- 
cho , el cuerpo lleno y lecogido, las piernas paji- 
zas , el plumage negro , roxo , ó variado de negro 
y blanco. Un galio nuevo, y bien escogido , basta 
para quince ó veinte gallinas ; por esto no se dice 
que no pueda dar abasto á mayor numero ; pero 
aniquilándose mucho su vigor, no sera tan prolitíco; 
y si le ciñen á menor cantidad de gallitias , las fatiga 
con su demasiado ardor. No parece que se sabe to- 
davia qual sea la edad en que mas convenga aban- 
donar al gallo a su temperamento , y qual la mas 
propia para que las gallinas lo reciban. Sin embargo, 
es muy verisímil que el ardor prematuro del galla 
influya en sus fuerzas , y lo debilite toda su vida; 
que la gallina , incitada por su aproximaíion á una 
postura demasiado temprana , experimente lo mis- 
mo , y que ambos animales sean mas robustos , vi- 
gorosos y lecundos , si su unión mutua se difiere 
hasta aquella edad en que ya tienen un aumento 
completo. Sin duda se retardarla el produdo , pero 
se ganarla en su duración y en su valor ; y cierta- 
mente sería este un medio de adelantar y perfec- 
cionar la especie , y algunas veces también de au- 
mentar las razas. 

Regularmente se cree que las gallinas necesitan 
de poco ó nada de cuidado , y también de muy po- 
co gasto. No obstante , su producto es proporcio- 
nado al trabajo que se tiene en mantenerlas, y a los 
gastos que en ellas se hacen , los que recompensan 
con profusión. 

El primer cuidado es el de colocarlas ó alojar- 
las en parage proporcionado. Al lugar que tienen 
destinado para poner, y para retirarse de noche, se 
llama gaUincrO. (^*) 

El gallinero ni debe estar expuesto al mayor 
frió , ni al calor mas fuerce ; y asi , ni debe hacerse 
de cara al norte , ni al mediodía. El frío excesivo 
entorpece las gallinas , y las enferma ; el fno menos 
violento , pero continuo , las retarda el poner. El 
demasiado calor las debilita, enflaquece y origina la 
pepita , la constipación , y las inflamaciones. 

Es mejor que el gallinero sea de forma oblon- 
ga que de otra qualesquier figura , porque entonces 
es mas acomodado para guarnecerle de perchas que 
sirven para dormitorios; estas deben ser quadradas, 
y de pulgada y media á dos pulgadas , porque la 
gallina no lo empuña quando se para , y porque se 
tiene muy mal sobre una percha redonda ; no con- 
viene que estén muy inmediatas al suelo por la hu- 
medad , ni muy elevadas por la dificultad de subir; 
la altura proporcionada es la de dos pies ; perú co- 
mo de esta manera se perdería mucho terreno, se 
pueden colocar en una altitud graduada; las gaUinas 
suben por una escalerita que se ata a uno d¿ los ca- 
bos 

nu «U* , y regiilaripente cst.i sepai jJo Jel ¿aliineío. 



GAL 

bos del gallinero. Lr.s paredes deben estar enyesa- 
das con bastante ct.idado para que los animales da- 
ñosos que podrían introducirse , no tengan tanta fa- 
cilidad de trepar por ellas : á les dos cauos del ga- 
lliiiuo se hace un hoyo en la pared , y se pone un 
banasto guarnecido de paja , el que sirve de nidal. 

El gallinero, rcguiarniente no tiene mas que 
dos aberturas, una ventana estrecha y con palos, y 
lina puerta muy pequeña, debaxo de la qaal se hace 
lina especie de gatera con su puertezuela de corrcd> 
ra, que se abre por la maiíana, y se cierra por la 
rride : esta costumbre no me parece buena. Las gii- 
¡!Í;i.!s, lo misino que todos los demás animales, por 
precisión necesitan de que el ajre se renueve , y el 
que han respirado mucho tiempo , ño es tnn sano 
como un ayre fresco ; quando la puerta y el agujt.ro 
están cerrados , no podrá renovarse por una vtn.a^ 
nilla empalizada, pequeña, y rcguiai mente mal co- 
locada , por lo que sena muy útil darle mas ensan- 
che , y todavía mas ventajoso el dar corresponden- 
cia al ajre per una aber.ura opuesra; pero no con- 
vendrá que tenga su dirección por medio de los 
dormitorios ; lo que se evitará fácilmente haciendo 
encima, en la parte mas alta, una abertura muy 
estrecha en una de sus extremidades. For lo nusnio, 
las gulliiías no deben ser muchas, porque se incomo- 
dan unas á otras , y porque ¡nkstan el ayre del ga- 
llinero , como sucede con frequencia. No es menos 
importante tenerlo siempre limpio , y quijar á me- 
nudo el estiércol de h^ gdlUnas, que tiene un hedor 
muy fuerte. 

Regularmente para dar de comer á las gdiinas se 
guardan las echaduras ; es decir , todo aquello que 
se separa de los buenos granos quando se limpian, 
tanto los partidos, y vestidos, como las malas se- 
millas que estaban mezcladas con ellos. Esta costum- 
bre es econóniica , y quizas indispensable ; pero 
exige algunas observaciones que todavia no se han 
hecho. Seria muy importante asegurarse de ios efec- 
tos que pueden producir las eiii'erentes semillas, y 
los granos viciados que se apartan para las gallinas-^ 
es muy cierto que el grano cnvado es un veneno 
para la volatería que se obliga á que lo coma, pero 
aquella por una repugnancia natural lo aparta sin 
tocarlo : convendría saber si sucedía lo mismo con 
el grano maleado, ó infe¿tado por la carcoma, el t'¡- 
\on , &c. y quáles pudieran ser los efectos de estos 
granos, como también los de las sendllas, como 
por exemplo la clxaña , de la qual , a pesar de su 
efedo de entorpecer, en muchos parages se sirven 
de ella para engordar la volatería quando quieren 
matarla ; este efecto que puede corresponder al ob- 
jeto que entonces se proponen, tal vez será muy 
perjudicial en otras circunstaUtias , y es posiule que 
muchas enfermedades de las aves provengan de los 
gr.aios viciados, o de las simientes mezcladas en el 
■grano que se les echa , y que por lo mismo , según 
la abundancia de estos granos , ó de estas simientes, 
haya en algut.os años mucha mortandad. Los ensa- 
yos que propongo son muy importantes, y merece^ 
rían que se sacriricasen algunas gallhiaí , las que tan 
solo se alimentarían , por un tiempo regular y sufi- 
ciente , de distintos granos, y üe semillas, cuyo 
electo se poeiria conocer. 

El tiempo de dar de comer á las galliiiaí es por 
la mañana al salir ú sol , y por la tarde antes de 



GAL 31 

ponerse ; es muy bueno mezclar con el grano, 
principalmente por el estío , legumbres, yerbtLí,y 
algunas fi'Utas , porque estas substancias refrescan á 
las g.iltiitíis , y contribu}'en á su sanidad. í^e liene 
cuidatio de repararlas la comida siempre en un mis- 
mo parage para acostumbrarlas á dexarse coger mas 
facÜLncnte : el lugar debe estar limpio , y al abrigo 
del viento y de la lluvia todo lo que fuere posible; 
conviene que h.ava algún cobertizo ó salida en la 
pared , baxo de la qual puedan retirarse las gíillinas 
en los dias muy lloviosos , y sobre todo quando el 
agua cae fiia ; gustan de escarbar y buscar en los 
estercoleros j y en la tierra los gianos, ios gusanos, 
y los insectos ; y también rehelearse' por la arena ó 
por la tierra , de la que tragan algunos pequeños gra- 
nos para facilicar la trituración de los alimentos. Por 
todas estas razones conviene que las gallinas encuen- 
tren algún estercolero inmeeii.ito al gallinero ; que 
haya en el corral un parage donde h:llen arena , y 
que la tierra no cs:c muy suelta para que no puedan 
rascarla : una comida sana y de grande recurso , pa- 
ra el hibierno , es una mezcla del orujo de las uvas, 
con salvado , lo qual se mete en un hoyo que se 
hace en el suelo , y se va arreglando á capas de dos 
á tres pulgadas de grueso , incerpoiando entre tada 
una de ellas otra de ti.rra casi del mismo grueso. 

Todavia es mejor hacer repuestos de lombrices, 
que son un alimento muy sano y gustoso para las 
gallinas. Se dispone un hoyo , en el que se debe 
procurar que quede el suelo muy seco , se vá- lle- 
nando cania por cama de tierra , que se rocía con 
sangre de buey , ó de otros animales ; sej mezclan 
también algunos intestinos picados , y todo se cubie 
con piedras , y espinos para in^pedir cjue lo escar- 
ven Lis g.üihhis. En muy poco tiempo , y mas pron- 
to , ó mas tarde , según el calor , se llena el hoyo 
de multitud de gusanos, se descubre parte del terre- 
no , se quita con una azada una porción de tierra , y 
se distribuye entre las gallinas , que separan con 
mucha ansia los gusanos que hay en ella. 

Aunque se alabe esta práiitica no por eso dexa 
de tener inconvenientes, y son que precisamente ha 
de resultar un hedor infectado , y unas exhalaciones 
mal sanas , y asi jamás se ha de hacer esto junto ál 
gallinero , sino siempre en parage bastante retirado 
y distante , pues entonces solamente es quando na- 
da hay que temer que pueda ser dañoso : mucho 
menos convendría que se acercasen alli las gallinas, 
y rascasen la tierra del hoyo , por lo que cada di.i 
se ha de sacar aquella porción que se les quiere 
dar. Esta comida subministrada con abundancia seria 
sobrado cálida , y las engordaría mucho , y asi debe 
usarse de ella principalmente por el otoño, y por el 
hibierno, porque entonces aún se encuentnn en los 
hoyos algunos gusanos, solo que no son tan abun- 
dantes , y crecen con mas lentitud , y porque es 
muy propio este alimento para incitar las gallinas 3 
poner ; y en su defedlo , y para lograr el mismo 
lin , se les dan cañamones , trigo negro ó sarraceno. 

También se ' debe cuidar de la bebida de las 
gallinas^ é importa que j.imís les falte el agua, 
que se renueve , y que se limpien las vasijas donde 
se pone ; la falta de aí^ua es causa de la pepita , y 
el agua sucia ó corrompida produce tumores en la 
garganta, sobre la lengua, y diferentes enferme- 
dades. 

U 



o 9 



GAL 



La tdad que han de tener las gallinas para ser 
buenas empollaJoias ts un año y medio a dos años 
hasta qujtro , prefiriendo siempre las que son mas 
fuertes , de niejtr porte , mas mansas , }• desechan- 
do absolutamente las que tienen espolón lo mismo 
que el macho , porque estas gaUinas están propen- 
sas a quebrar los huevos. Qiiando üm gaJina , co- 
mo la que he descripto , cacarea con freqiier.cia, 
esta siempre en el nidal, y defiende sus huevos 
quando se los van a quitar , es lui indicio cierto de 
que esta clueca. Entonces en un parage rearado, 
sombrío , quieto , cubierto y bien cerrado , se pre- 
para un nido que se hace con paja, colocada, ex- 
tendida y arreglaila toscamente en una canasta de 
altura y diámetro proporcionados : sobre la p.ija se 
arregla de quince a diez y ocho huevos que sean 
muy ñescos ; se lleva la gatlhia junto al nido , pero 
siempre tapada; se pone suavemente sobre los hue- 
vos , y se dexa cubierta con un lier^zo ; solo se des- 
cubre una vez al dia que es por la mañana tempra- 
no; al mismo tiempo se quita de encima de sus 
huevos , y se lleva baxo de una pollera donde en- 
cuentre que beber y que comer , esperando a que 
haya comido bastante , y expeliao sus excremtntüs, 
lo que jamas exccura micniras esta sobre los hue- 
vos , á no Ser que esté enferma , ó sea mala clueca, 
y luego se pone o¿ra vez sobre sus huevos. Por 
molesta y enfadosa que sea la aptuud de una gallhuí 
que empolla, y aunque el empollar dure veinte 
dias , el apego de la gallina para con sus huevos ts 
tan grande , que muchís veces dexaria de comer 
por no desampararlos a no str que se le obligue a 
ello ; y si se dexara en libertad desde luego se vol- 
verla a poner sobre ellos sin satisfacer sus necesida- 
des. ¿Este apego será quizas natural, ó efe¿to sen- 
sual del contado con los hueves ? Lo que podria 
inducir á que se admitiese esta segunda suposición, 
es que este apego de parte de la gatllna , no es tan 
solo rela:ivo a sus huevos ; sino que empolla con la 
misma continuación y ahinco, como los suyos pro- 
pios , todos los que le ponen de qualquier especie 
que sean , y aun de cuerpos desorganizados que no 
semejan a los huevos mas que en la forma. El color 
no es lo que la engaña , porque yo puse á una ga- 
iliiía , para que los empollara , algunos huevos de 
un paxaro de la Cayena , cuyo color es un azul-ver- 
doso muy baxo, y no los dexó hasta que yo mismo 
se los quite. 

El mismo lugar basta para poner en él un nii- 
niero crecido de gallinas cluecas , con tal que cada 
una tenga su nido separado. La mejor estación para 
empollar es a fines de Marzo , ó a principio de 
Abril , porque los pollitos nacen en un tiempo bas- 
tante calido , y porque en el verano es quando mas 
rrecen ; pero si se quieren tener pollos en todos 
tiempos , se pueden poner las cluecas todos los me- 
ses, excepto el tiempo de la muda; lo que se con- 
sigue incitando las gallinas para que empollen por 
un régimen cálido , y por el calor del parage donde 
se tienen enterradas , y valiéndose , en orden a los 
poiluelos, de las precauciones necesarias para que 
disfruten de aquel calor que necesitan. 

Qiiando se ha puesto una gallina sobre los hue- 
vos que se destinan para empollar , se debe notar 
el dia del mes, y si se cuida de muchos nidos á 
un tiempo debtn estar numerados, y debe escribir- 



GAL 

se el dia en que cada gallina ha empezado á empo- 
llar. El dia veinte y uno , apartando las gallinas que 
empollan desde dicho tiempo, mientras que comen 
en la pollera se van examinando sus huevos, y ad- 
virtiendo si están picados , esto es , si la cascara es- 
ta rota por una de las puntas de su circunferencia 
junto al tercio superior de la punta mas gruesa ; al 
mismo tiempo se nota si hay algunos pollitos á me- 
dio salir de la cascara , que se hallen lánguidos y 
débiles , y que al parecer no pueden acabar de sa- 
lir , á los que se les fjcilica la salida rompiendo la 
cascara con cuidado , desde el parage donde esta 
empezada á quebrar hasta la extremidad de la pimta 
mas gruesa del huevo , y quitándola á pedacicos, 
bien que con mucho tiento , y teniendo siempre 
cuidado en que no sean de los pegados al poUuelo, 
y en no hacer mucha fuerza para arrancarlos , por- 
que entontes vale m^s dexatlos, y romper la cas- 
cara por otro lado: se continúa la mirria observa- 
ción a la misma hora el dia veinte y tres , y el 
veinte y quatro , y pasado este término , ó los hue- 
vos que no están picados no eran fecundos , ó está 
muerto el polkíelo dentro de la cascara, después de 
haber empezado á desenvolverse ; por lo que nada 
hay ya que esperar , y asi se deben quitar del nido 
todos estos huevos inútiles, que se han trar.sporta- 
do junto con los poiluelos que han nacido , y colo- 
car a estos en un lugar proporcionado del modo 
que voy á explicar. 

Regularmente el dia veinte y uno por la maña- 
na han salido ya de la cascara la mayor parte de los 
pollitos ; se quita la gallina , se le pone á parte que 
comer, se transportan sus poiluelos y los huevos 
que todavia no se han abierto , a otro lugar sepa- 
rado 3 donde se tiene dispuesta una poca de paja , y 
en seguida se vuelve á poner la gallina ¡obre sus 
hijuelos , sin darles de comer , porque no lo necesi- 
tan , y pocas veces comen en las primeras veinte y 
quatro horas; pero el segundo dia conviene darles 
mijo , y también cuidar cíe que tengan que beber 
en aquel lugar donde los han mudado : con el mijo 
se puede mezclar pan con levadura desmigajado 
menudamente , y hiema de huevo dura y picada. 
Estas comidas se dan á los poiluelos tres o qua- 
tro veces al dia , dexando libremente para la madre 
algunos granos mas toscos ; la que se contenta con 
ellos , y de los manjares mas delicados tan solo co- 
me lo que sobra a sus pollitos; si se tiene hoyos 
de gusanos como los que he dicho arriba , algunos 
de ellos serán para los pollitos un manjar delicado, 
sano V propio para hacerlos entrar en apetito. Los 
tres ó quatro primeros dias conviene tener los po- 
iluelos encerrados con su madre en un lugar sepa- 
rado , pero al cabo de este tiempo se les debe dar 
mas libertad para que se fortifiquen con el exerci- 
cio , pero aún no es titmpo de dexarlos al ayre á 
todas horas ; por lo que conviene tenerlos encerra- 
dos con su madre en un quarto, donde les entre el 
ayre por las ventanas conforme se quiera , y tam- 
bién dexarlos salir quando haga sol , tenerlos algu- 
nas horas , y luego hacerlos volver á entrar. El 
quinto ó sexto dia se les da cebada cocida , mezcla- 
da con leche quaxada. Esta es una práftica útil, co- 
mo también la de añadir algunas verduras picadas, 
y en particular hojas de puerro, que según dice:', 
íon muy propias para precaver la pepita 3 y otras 

«a- 



GAL 

cnftririedaiies ; pero no se les han de dar mas que 
lie dos en tios días. El decimoquinto ó decimooc- 
tavo ya es tiempo de conceder plena libertad a los 
pollitos y á la gallina , y peniiitirla que los conduz- 
ca á su arbitrio dándole entrada con toda su lami- 
lla en el corral. Pero en los parages donde se 
crian muchos de ellos , como cuestan mucho de 
criar , y en todo este tiempo no ponen las gdíht.u, 
al cabo de quince dias , dando libertad a los pollue- 
los , se les puede pri\ar de su madre , y substituir 
un capón en su lugar que podrá guiar otros tantos 
pollos como los que empolla una gnlUna , y este es 
el modo de hacer útil un animal mientras vive, 
que regularmente no lo es mas que después de 
muerto. Para el éxito de esta empresa , se desplu- 
ma el vientre del capón de que quieren servirse , se 
le trota con ortigas, y se encierra en un quarto jun- 
to con dos ó tres pollitos; estos animales nuevos, 
acercándose al capón para buscar el calor que en- 
contraban debaxo de su madre , le hacen percibir 
un fresco gustoso qtie modera el escozor que siente; 
por consiguiente no se niega a sus deseos , y den- 
tro de poco el cuidado de empollar le es tan agra- 
dable , que apenas permite á los pollitos que salgan 
debaxo de sus alas. Se le ponen hasta unos veinte 
y cinco pollos , que conduce y cuida también como 
sus mismas madres , y no les proporciona menos 
calor , que es lo que mas importa, ts en vano ad- 
verar que se deben alexar las madres , y hacerlas 
olvidar su cria , teniéndolas separadas por algunos 
dias , y de esta suerte pronto volverán a ser útiles 
empezando otra vez á poner. A pesar de los cuida- 
dos que acabo de manifestar , ya sea para la direc- 
ción de las g.üilnas en todos tiempos , ó ya para la 
de los polutos , están sujetos estos animales á dife- 
rentes enfermedades , que o los matan , ó retardan 
sti incremento , é impiden que sea tan completo 
como quando no las padecen. No me es posible 
hacer una descripción circunscanciada de los acci- 
dentes a que están expuestas las gallinas , y sus po- 
llitos, por lo que tan solo me ceñiré á dar una 
¡dea de los mas freqiieates, y mas dañosos, y de 
los medios de precaverlos o remediarlos. 

Muchas de las enfermedades de las gdlinaí y de 
los pollitos , como también las de la mayor parte 
de los animales domésticos , son eteélo de la hu- 
medad , y del frió , y asi en los años lloviosos y 
frios es qaando mueren mas gallinas , y quando se 
crian menos pollos. El primer cuidado , pues , en 
estos año-, es guardar a los polli;os de la humedad 
y del frió : por consiguiente es preciso tenerlos 
mucho tiempo encerrados en el quarto , donde re- 
gularnre.;te pasan los primeros dias de su vida: el 
vicio de la Citiicion que se dirige á relaxar y debili- 
tar, se debe remediar por medio de alimentos que ca- 
lienten y fon ¡liquen , como son ios cañamones, el tri- 
go nejro, L'S migas de pan empapadas con vino, &;c. 
y evuar las frutas y yerbas que aumentarían el re- 
iaxau-iento ya deiiiasiado grande ; si por el i.on- 
trarlo es el año seco , y tan fuerte el calor, 
que pueda ocasionar inflamaciones , es preciso 
cercenar los alimentos calidos , y darles riayor can- 
tidad de yerbas frescas , y alimentos húmedos , co- 
mo la cebada cocida , mezclada con leche otiaxada. 
A la vlgüancia y pniüenc¡a de los d¡rtclores es á 
qu¡en pertenece alterar la conducta y el régimen 
Hiitoiia Natiual, Tom, 11, 



GAL 






según las circunstancias. Ademas este primer cuida- 
do ahorraria otros muchos , y precavería muy bien 
las enfermedades. Antes de empeziir á describir, 
observaré , que tanto la gallina como los pollitos 
enfermos deben ponerse separadamente baxo de una 
pollera, ó dentro de un quarto que es lo mejor, por- 
que de otro modo sena iinpcs¡blt someterlos á un 
régimen , y lo restante del corral desvanecerla de.l 
todo los remedios que se apücjran a los enfermos. 
Esta precaución es aún mas ut¡l para hnpedir que la 
enfermedad se comunique á los demás an¡males que 
están sanos ; sería Indispensable encerrar los enfer- 
mos separadamente quando la enfermedad es conta- 
giosa , impedir que no tuvieran comunicación algu- 
na con los sanos, y como ro se esta instruido de I4 
calidad y naturaleza de las diferentes enfermedades, 
es muy del caso separar los enfermos quando se 
pueda , siempre y quando no haya seguridad de que 
la enfermedad no saa contagiosa. De estas adverten- 
cias preliminares hago tránsito a las enfermedades 
mas ordinarias y de mayor gravedad. 

Entre los pollitos es la principal el fluxo d* 
i:icntrc. El animal está melancólico , con las alas 
caldas, las plumas erizadas, y sus excrementos son 
serosos. El frió , la humedad , y los alimentos de- 
masiado aquosos son las causas mas regulares de 
este accidente , el que se remedia teniendo los po- 
llitos con mas calor que lo regular , dándoles a be- 
ber agua herbida con ortigas menores, ó ¡icanta , ó 
agua herrumbrosa; tamb¡cn se les hace beber un 
poco de vino , y se les da cebada cocida , mezcla- 
da con algo de membrillo picado. 

La constipación es una enfermedad opuesta ea 
un todo á la precedente , y á la que tainbien están 
sujetos los pollitos. Por lo regular suele ser efeiflo 
de un calor excesivo, de una larga sequedad, y de 
Jos JÜmenros sobrado cálidos, y seTemcdia desplu- 
mando el rededor del ano , el que después se unta 
co;i aceyte , y se va Introduciendo por la orilla ¡n- 
t€rni del ¡ntest¡no con un palito llano , delgado y 
redondo mojado en el aceyte , con el qual se frotan 
también los Dordes ¡nLer¡ores del conducto. 

Se les dá de comer harina de cebada herbida y 
mezclada con hojas üe lechuga , y de puerro muy 
picadas , y ae beber agua blanca preparada con ha- 
riiia ue cebada. 

la jeyiía es una enfermedad que consiste en te- 
ner la extremidad de la lengua cubierta con una 
pelicula blanca sutil , m..Jio transparente , seca , y 
que iaipide ai paxaro tomar alimento solido , ni 
fluido ; el pollo está triste , abatido , con man- 
to 3 las plumas erizadas , y abriendo continua- 
inente ti pico. La pe^'ita asalta a las gauinas en todas 
edades ; pero es mas freqüeate enere los pollitos:' 
la falta de agua es, por io común , la causa, como 
también el agua sacia y fr.tida : también puede pro- 
venir del demasiado calor interno, y por esto esian 
mas sujetas á ello las gallinas q.^e empjl'aii; los sín- 
tomas son fáciles de no:ar; la er.fernied.d se cono- 
ce con la simple inspección de ía lengua , y se cura 
quitando la pelicula que la cubre , por medio de una 
operación tan generalmente conocida , y tan fácil, 
que omito la discripcion de ella: la punta tíe la len- 
gua que acaba de desembarazarse de la pelicula se re- 
fresca , metiendo debaxo de la lengua una gota de 
leche j y no se da de comer ni de beber al ave 
E has- 



34 GAL 

h.ista después de una hora de haber hecho la ope- 
ración. 

También están sujetas las gdlhias , y mas tre- 
qüentemente los pollitos, a unas llagas o ulceras 
que les salen en el borde del pico hacia sus ángu- 
los , ó con mayor frtquencia en las partes interio- 
res de él , y algunas veces en la base de la- lengua, 
ó en lo interior de las narices; lo que se conoce en 
que el páxaro abre el pico muchas veces , bostezaj 
y sacude la cabeza como para evadirse del obstácu- 
lo que le incomoda y fatiga. Es bastante verisiinil 
que este mal sea contagioso , y que dimane del ex- 
ceso del calor interno"; pero se remedia haciendo 
im pincel con un pedacito de lienzo deshilado por 
una de sus puntas , que se pega y enrosca al rede- 
dor de un palito , luego se moja en vinagre , y con 
él se va frotando la ulcera. También se les puede 
hacer tragar algunas gotas de vinagre mezclado con 
agua; bien que siempre se- debe lavar la llaga con 
el pincel quatro ó cinco veces al día , y guardar 
con el páxaro malo un régimen fresco. Feasf loque 
se ha dicho para la constipación. 

Las gallinas y sus pollos , lo mismo que la ma- 
yor parte de los páxaros , son asaltados por un abs- 
ceso que se les hace encima del ovispiUo , y hacia 
el medio de él , el qual se llama granillo o LnUro. 
Yo tengo razones muy fuertes, que sería largo pro- 
ducirljs'aqui , para creer que esta no es una enferme- 
dad esencial , sino el depobito de los malos humo- 
res de una enfermedad interna que ha precedido. 
El animal está triste , entorpecido , y con la cabeza 
metida debaxo del ala aunque sea en la mitad del 
dia; casi siempre parece que esté durmiendo, y 
muchas veces temblando de frió ; las plumas las tie- 
ne erizadas , y las barbas desunidas : quando sale 
del adormecimiento anda toscamente ; dirige con 
frequencia su pico hacia el ovispiUo, y como que 
busca algo que le incomoda ; parece que por algún 
tiempo recobre su alegría para volver á caer en el 
adormecimiento ; comiendo poco , y bebiendo mu- 
cho en los ratos que no esta adormecido. Luego 
que esto se advierte, se examina la parte de arriba 
del ovispiUo, y se descubre un tumor oblongo, 
duro , encarnado á los primeros días , que después 
se vuelve blando, blanco y flexible. Siempre se de- 
be aguardar que llegue a este estado , y apresurarlo 
con 'emplastos de leche tibia , y entonces con la 
punta de un instrumento cortante se corta este tu- 
mor , según toda su longitud , y con algo de pro- 
fundidad ; sale la materia o apostema , y se ayuda a 
que salga apretando con los dedos los dos bordes 
de la llaga, y comprimiéndola suavemente desde 
abaxo hacia arriba , poniendo después a el ave 
mala en un régimen fresco. 

Por lo común las fluxiones asaltan a todas las 
aves , y con mas frequencia á las gallmas , y a 
los pollos , causándoles mal de ojos , ya inflamato- 
rio , ó ya producido por congestiones humorales, y 
tumores en la cabeza , y en diferentes partes. La 
enumeración de estas enfermedades me haria en.- 
prender descripciones demasiado largas ; y asi irm- 
camente diré que las mas veces dimanan del frió, 
de la humedad , y en general de los resfriados ; to- 
do lo qii,.! se puede prevenir por medio de una 
conducta, y de un régimen conveniente, y se curan 
con cohjs opuestas a aquellas qiie las han producido. 



GAL 

Asi las gallinas que las padecen deben tenerse en 
parages secos y calidos , y alimentarse con materijs 
trescas , ó calidas, según sea la enftrmetlad, ya in- 
flamatoria , ó puramente hicmoral , lo que se cono- 
ce en lo roxo y tiíante, ó en lo pálido y blando 
de las partes enfermas. Todavía hay otros males 
como son la gota, la epilepsia, la tisis, y las en- 
fermedades convulsivas de los pollitos, cuvas des- 
cripciones omito , porque pasaría mucho mas allá 
de los limites que se me han prescripto , ó porque 
no se conocen remedios para ellas , o porque no 
son muy ciertos los que se indican , y freqiiente- 
mente importan mas que el mal que se quiere re- 
mediar, tero las convulsiones de los páxaros nue- 
vos debían ser examinadas, porque son una cau<a 
de la muerte , y porque tal vez se podrían sacar .J- 
gunas instrucciones , y algunas luces para la medi- 
cina. 

Aunque todos los años muden , y hablando 
propiamente no deba tenerse esto por enfermedad; 
sin embargo las gallinas, y en general todas las 
aves no están muy buenas quando la sufren , mu- 
chas están malas, y otras mueren. Estas son parti- 
cularmente los poUicos , y las aves que hju na- 
cido en estación mjs tardía , que en lugar de mu- 
dar por el Ottubre , no lo executan hasta fines de 
Noviembre , ó en Diciembre ; al contrario , á pro- 
porción que han nacido mas temprano los pollue- 
los , y que mudan en la estación mas calurosa , es 
mas pronta la muda , y les fatiga mucho menos. Se- 
gún esta observación , es evidente que para los pá- 
xaros que mudan es bueno el calor , y el frío per- 
judicial. Conviene, pues, quando están mudando 
Jas gallinas ó los folios , no dexarlos salrr por la ma- 
ñana tan temprano como en otros tiempos ; y por 
la tarde hacerlos entrar mas pronto por no expo- 
nerlos al fresco de la mañana, y de la tarde; en- 
cerrarlos en parage calido , si acaso están malos , y 
sostener interiormente sus fuerzas en un tiempo en 
que la naturaleza obra tanto en ellos , por medio 
de un régimen nutritivo , y al mismo tiempo pro- 
pio para dar calor. Asi el trigo negro , el cañamón, 
la miga de pan mojada en vino , y el agua para be- 
ber que esié azucarada, en tiempo de la muda, son 
los medios que se deben emplear, según la necesi- 
dad, según el tiempo en que se hallan mudando, el 
modo de seguir la estación , y el estado de las ga- 
llinas y pollitos. 

Por largo que sea el articulo , de que acabo de 
tratar , no encierra todo quinto puede decirse acer- 
ca de la historia del gallo y de la gallina. Nada he 
dicho del habito que obliga á algunos gallos á 
pelear ó reñir unos con otros , de los espolones 
armados de un garfio que hacen los golpes mas 
seguros , mas penetrantes , y mas dañosos ; de lo 
mucho que aprecian en Inglaterra , en las Lidias , y 
en la Cliiiu este genero de espeétáculo; aunque es- 
te abuso de un animal utíl no debe fixar nuestra 
atención. 

Ni menos he hablado de la operación con que 
se hace un capón de un gallo nuevo , de la gallina 
nueva una polla , y del régimen y praétíca que hay 
para que la carne de los anímales sea mas delicada, 
y para que engorden : de los medios para conser- 
var mucho tiempo los huevos sin que dexen de rer 
can buenos v tan delicados como los frescos ; en fin 

de 



GAL 

de empollar una gran cantidad , y de criar los po- 
llitos tjiie nacen sin auxilio de las gallin.u. De estos 
liilerenies objetos , los primeros únicamente perte- 
necen á la economía rustica , y el uliinio, que tam- 
bién es de ella , es un arte que pide un tratado se- 
parado, i as diferentes partes de que se compone el 
huevo , y de que he hablado algo en los discursos 
generales , el desarrollo y aumento del embrión 
dentro del huevo , todo pertenece a la anatomía 
comparada, y yo digo aigo en la p.üabra huevo. 
Vcaie Huevo. 

Si a pesar de las restricciones que he dicho, 
quizás he propasado los limiies , creo que se me 
podra disimular , siendo en favor de la mas uiil 
(de todas las aves , y de aquella ciua hiHoria 
es menos saoida, y subminisifa mayor copia de he- 
chos dignos de conocerse. 

Gailo coriTUDO. A'íviJf Gallo. 
Gallo de Bancam. I ívue Gallo. 
Gallo de Bosque por los Criollos. Vcase Gallo. 
Gallo de Caux. VeaiC Gallo. 
Gallo de Hamüurgo. l-'caiC Gallo. 
Gallo de Inglaterra. P'caic Gallo. 
Gallo de los peñascos. 
Briss. ro».'. :r. fi¿. 43 7. 
La,fi. 39 el macho , 747 la hembra. 
El í'.¡//o de los ¡.chiiscos no es menos admirable 
por su iorma, que por Id h.rmoso ue su piumage. 
Tiene el pico de las gallinazas ; ios pies p^quüios, 
conos, y por dearlo a; i medio formauos de los 
uianakines , de los touiUos , ispuias , momots , &c. 
páxaros con los quales , por otra parte ao tiene se- 
mejanza alguna, ni por la foru.a , r.i por tos hábi- 
tos • sus ojos están rodeados ae un semicucuio Je 
plumas sil. orden como los ae ios paxaros noc- 
turnos lo están de un círciuo entero, y tiene mu- 
chos hábitos de estas aves ; pero las plun.as mas ex- 
céntricas se elevan mucho encima de la caoeza , y 
forman un copete de dos piar.os , in :l¡nados ujio 
hacia el otro en forma de si-micirculo , y hecho 
baxo un modelo de que no se encuentra oiro 
exemplo mas que en un paxaro ae agua ue la Amé- 
rica sepiemrional , que es el i.u,¿ah.ü,- loj'iíhdo de 
la Carolina. Las plumas de la parte de arriba de la 
cola son muy largas, parece que esiéu cor.io qua- 
dradas por la ex.remidad , y ias barbas de la pauta 
son también l.u-gas, y están algo desunidas e inclinauus 
hacia los iaaos; en tin Ja pun.er piuma del ala es 
mas pequ(.ña qu^ las demás, y sus b^iruis por la [ ai.e 
de adentro son muy cortas, como sucede en ciei- 
tas aves de rapiña ; asi el gallo de los ¡iJijua^ por 
muchas circunstancias especiales, pero muy v¡;ibles, 
se semeja a muchos paxaros con los que no tici.e 
por otra parte relación alguna , y de ios que dista 
mucho baxo de todos los demás aspedlos ; pertene- 
ce á muchos géneros muy distintos por un solo 
rasgo , y por este mismo es de un genero separa- 
do , cu)o carácter , quizas ur.ico , es la forina qua- 
drada de la extremidad de las cubiertas de la cola, 
y la longitud de sus barbas. Parece que la luiiurale- 
za se haya complacido en componerle de rasgos to- 
mados de estas aves , disparatados a nues;ia vista, 
pero unidos de tal modo que le dan una forma ele- 
fante , enriquecida ademas y aumentada con lo her- 
moso de sus colores. 

El «alio de los ptf.MCos es del tamaño de un po- 
Uisioil.1 NíiU.i\'.L Tom. I!. 



•^5 



GAL 

lio de tres meses; su excerior el de un g.illo luicvo, 
y sin duda por esta similitud le llaman gallo los 
Franceses de ¡a Guayana. El fondo de su pliunagc 
es de un color de naranja muy vivo. En los en- 
cuentros del ala , y en medio de ella tiene alsunas 
pintas blancas ; las guias son pardas , terminadas de 
í\n amarillo claro , y circuidas exteriormente del 
mismo color \ las de la cola de un pardo obscuro, 
y teiminadas en el mismo amarillo de las alas; lo 
alto del penacho esta rodeado de una raya ó semi- 
círculo pardo, encima del qual tiene otro de uii 
amarillo claro con que acaba de coronarse la cabe- 
za; el pico, pies y iifias son de un blanco con 
mezcla de pajizo. 

La hembra es mucho mas pequeña que el ma- 
cho , y toda de un color pardo que tira al de acei- 
tuna obscuro ; su copete es muy pequeño ; el pico 
pardo , con una raj a amarilla y longitudinal en me- 
dio de su pait.' convexa. Los machos nuevos tam- 
bién son pardos , pero de un pardo mas claro que 
el de las hembras , y están variados con manchas 
cié color narajado mayores ó menores, en mas ó 
menos niimero , y mas darjs ó mas obscuras. Pare- 
ce que con la edad es q.;ando los machos adquieren 
un piumage naranjado sin mezcla de pardo , y que 
la mezcla se hace mas viva quanto mas aumentan 
de añcs. 

Los gallos de los peñascos no se encuenu-an en 
la Guayana mas quc en las cercanías de un parage 
que le llaman Ojjpoc : se retiran muchisimos en las 
hendiduras y concavidades de los peñascos , y vue- 
lan al rededor de ellos, pero sin apartarse. Su vue- 
lo es baxo , corto y rápido : son muy ariscos , nuiy 
vivos , y muy desconfiados. No se les puede tirar 
mas que sorprehendiendolos , y esperándolos 3 la 
salida de las cavernas , de dontJe salen y entran con 
frcquencia de dia , del mismo modo que quando 
van a retirarse por la noche. Las hembras , durante 
el dia , no acostumbran salir tantas veces como los 
machos ; hacen alli su nido , para cuya construc- 
ción tan solo se sirven de algunas ramitas , y 
de yerbas secas : ponen dos hue\'os blanc os , esféri- 
cos., y üel tamaño del de les palomos de la mayor 
casta. Los gallos de les peñascos se mantienen de 
fru as , } de granos : accstumbran rascar la tierra, 
batir las alas , y sacudirse como las gallinas : su "ri- 
to podria expresarse con la silaba he , pronunciada 
ccn Uti tono agudo y diu-adero. Sin que sean deci- 
diddiuente aves nocturnas, con todo se advierte que 
buscan la obscuridad , y que , lo mismo que los ga- 
tos , igualmente ven en los ,ugares claros , que en 
Ifs que están tan escasos ce luz que los otros aiii- 
males no pueden distinguir lo:> ot jetos ; nueva se- 
mejanza de estos paxaros , y nueva prueba de lo 
singular de su conftrmacicn. Cen, lF. 
Gallo de los peñascos del Perú. 
Lam. 747. 
Este paxaro se dlbuxó teniendo presente un in- 
dividuo que Don Pedro francisco Da\'¡la, Director 
del Real Gabinete de Matlrid, recibió del Perú jun- 
to con otros páxaros , los que me remitió á i arís 
con la idea de que se preparasen para el Gabinete 
de Historia ÍMatural de Madiid. Esie gallo de los pe- 
ñascos era mucho mayor que el de la Gu.iyana ; te- 
nia el color mucho mas vivo , y al lado de uno de 
los mas hermosos gullas de los peñascos , regulares, 
E a les 



36 GAL 

\ti amortiguaba. También se diferenciaba en que 
tenia Ja cola muy Lirga , y de un negro dterciopei.i- 
do , lo mismo que' las guias de las alas , y las 
otras plumas eran de un 'pardo gris. El dibujante 
ha esforzado demasiado esie ultimo color en la la- 
mina iluminada, y también ha copiado sobrado ser- 
vilmente , el desarreglo del penacho producido por 
defedo de la primera preparación , y por la opre- 
sión que padeció la piel en el transporte, tra tacil 
distinguir este desarreglo , y conocer que el pena- 
cho del grillo de los peñascos del Perú , en su esta- 
do natural, es semejante al dtl galio de los peñascos 
de la Guayana, a excepción que es de un color uni- 
forme, sin los dos círculos de que lie hablado 
quando describí el primer gdUo de los pénaseos. 
Nadie hay que no conozca que estos dos paxaros 
no son mas que una variación uno del ou-o. En la 
misma remesa habia muchos paxaros que también 
se encuentran en la Guayana , el ídk\Hclo , el cac- 
que , copetudo , c>i . Los paxaros del Perú eran ma- 
yores , y de colores mas fuertes. ¿Estas diferencia', 
no podrían ser efedo de un terreno mas alto , y de 
un ayre mas seco , mas puro , y mas a¿tivo ? Ome- 
ro ü-'. 

Gamo de Madagascar. Tmíí Gauo. 

Gamo de MAR.l'aüf Añade de cola larga. 

Gallo de Padua. />'<Jíf Gallo. 

Gallo de Persia. l'caic Gallo. 

Gallo de Turquía, f'ease Gallo. 

Gallo de zorzal pintado, ¡■'case Rackian. 

Gallo enano de la China, rease Gallo. 

Gj^llo grande de xaral. ycasc Teiras. 

Gallo negro. ífjjf Gallo. 

Gallo patudo ó calzado. Tfíisf Gallo. 

Gallo rizado. í V'.ísí Gallo. 

Gallo sin ovispillo ó reculo. P'easc Gallo. 

Gallo y gallina de los Gates, rcase Gallo. 

Gallo (el) y la gallina silvestres. 

Plagc á las Indias , y á la China, por Sonnerat, 
tom.ií.fag. i48.to/2. ?4 el Gallo , 9S la Gallina. 
Fíase Gallo. 

GANGA. 

Briss. tom. I.pag. i9';.lam. loj el macho , lOÍ 

la hembra. 

Ed"*'. pag. Zt.cap. i9.¡tm- 149. 
La ganga es del mismo tamaiio que una Perdiz, 
y del mismo genero que las Ortegas , de las quales 
se diferencia en que tiene las alas mas largas , y en 
la cola dos plumas largas o hilos que sobresalen de 
ella mas de la mitad efe su longitud ; nacen del me- 
dio de la cola , y las barbas de que se componen, 
son regulares hasta la mitad de su largo , y de alh a 
la punu muy cortas. La ganga tiene un plumage 
muy hermoso, v vistosamente variado; lo supenor 
de la cabeza , del cuello , y del lomo esta mauzado 
de color de aceituna , de amarillo claro , de negro, 
y de roxo; la rabadilla esta rayada al través de ne- 
nro y roxo ; las cubiertas de encima de las alas tie- 
nen los mismos colores que el lomo , distribuidos 
por manchas de un modo muy vistoso ; las mexiUas 
son leonadas; la garganta es negra; la delantera del 
cuello aceitunada ;" mas abaxo de éste tiene ties ban- 
das transversales en forma de collar , dos negras , y 
en medio una roxa : lo demás de lo interior del 
cuerpo es blanco , el pico y los pies cenicientos , y 
las uñas negras: la delantera de los pies esta cubiertí 



GAN 

de plumas mt;y cortas blanquecinas : los colores de. 
la hembra son mas obscuros , y no tiene collar sino 
solamente dos lineas negras muy estrechas. 

Estos paxaros habitan las partes mas cálidas de 
la Europa , y son comunes en las costas del África. 
Se hallan muy pocos en las provincias meridionales 
de Francia, hn la lamina 150. han representado 
baxo el nombre de 0/tcga del Senegal un paxaro que 
parece ser solamente una variedad de la gangj. Tie- 
ne como esta ultima dos plumas largas en la cola: 
es un poco mas chica , y su pluma menos variada, 
y vistosa ; la garganta es de un amarillo claro ; tie- 
ne una raya cenicienta de cada lado en la misma li- 
nea del ojo ; todo lo demás dtl cuerpo es de color 
leonado uniforme ; las alas tienen el mismo color, 
con algunas manchas negruzcas , y las guias son 
pardas por la punta , y blanquecinas por la orilla; 
el pico , y los dedos son pardos ; y los pies están 
cubiertos por delante de un plumón blanquecino. 
GANSARÓN. El pollo del ganso, rease Oca. 
GANSO. / case Oca. 
Ganso del norte. í ease Cider. 
Ganso magallamcq. léase Pikcuin. 
'* GAÑIR, tormar las ave* un particular sonido 
con la voz que también se llama gia^nai. 
GARCERA 
Heronhi c en Francés. 
Las gane/ai se hacen en los parques ó bosques, 
plantándose inmediato a algún estanque ó arro}0 
árboles bastante alios , puestos y arreglados de tal 
modo que las garzas sean atraídas por la comodidad 
que encuentran en ellos para anidar. Esto solía ha- 
cerse para quitarles los hijuelos , que engordaban y 
terii.n por un manjar harto delicado; pero en el día 
ya no se aprecia dicho manjar , y por consiguiente 
se ha perdido el uso de las gaiceras. 

** GARCERO (^cetr.). El Halcón que mata las 
garzas. 

GARCETA pollo de la Garza. Fease Garza, 
GARCETA BLANCA. 
Árdea núnor aiba en Latín. 
Cn'\ctte blanchc en Francés. 
Esta' es una¿.!í^.z teal toda blanca, mas peque- 
ña que la garza común , con pies y pico negros ; en 
Italia la llaman garceta. En Francia se halla algunas 
veces ; yo he visto una que fue muerta cerca de 
Fontaínebleau , y el Conde de Btiffon habla de otra 
muerta en Erie. Mr. Horande traxo de Egypto va- 
rias pieles de una garza pequeña perfeétamente pa- 
recida a h garceta , de la qual solo se diferencia en 
tener el pico amarillazo : esta es sin duda una varie- 
dad , ó tal vez la misma que Mr. Brisson describió 
en el tom. V. pag. 438. baxo el nombre de peque- 
ña garza blanca. Esta especie ó variedad de la gar- 
ceta , se diferencia de ella por un color amarillo 
obscuro que tiene en lo superior de la cabeza , y 
por una tintura de amarillo mas claro en el pecho, 
y por el color del pico, y de los píes que son ama- 
rillos: en París, en el Gabinete de Mr. Des Mou- 
lins , hay una garceta blanca toda , con pico y pies 
negros , que fue traída de Santo Domingo , y así 
esta especie se halla, como todas las del mismo ge- 
nero , en muchos parages y lugares muy distantes 
unos de otros, ücn. LXXXí. 



GAR- 



GAR 

GARGANTA DE ROSA. 

V'.ñoiioo de la Luisiana. Lam. i^^.fis.- i. 
Briss. ta.'/j. 11!. fag. 247. /<://;. iz. p'g. 2. Gene- 
ro XXXI r. 

Ko!c-go/gc en Francés. 
Esre {/iñoiH'O de la Luisiana al qual Biiíon por 
su color le ha puesto el nombre de gargarita cic 
rosa, es poco mas ó menos del tamaño del ¡iin%on de 
Ai'dcias • V la cabeza , el cuello , y la espalda son 
negros : al parecer se halla variedad en esta espe- 
cie en orden .ü color de la garganta , porque Bris- 
son dice que es negra , y la lamina iluminada la re- 
presenta de un color de rosa muy subido, y de ello 
le dimana el nombre ; el pecho es del mismo color 
de rosa que la garganta; el vientre, los costados, 
las piernas, el ovispiUo , y las cubiertas de encima 
y debaxo de la coia son de un blanco hermoso, 
variado sobre el vientre de algunas manchas purpú- 
reas; las cubiertas de encima de las alas negras, va- 
riadas de blanco , excepto Ls mas pequeñas que son 
todas negras ; las guias de las alas igualmente va- 
riadas de negro y de blanco ; la cola negra , y pies 
y uñas de un gris pardo. 

Este piñoncio se encuentra en la Luisiana , pero 
regularmente es muy raro en ella , porque jamas lo 
he visto entre una muKitud de páxaros traídos de 
tsta parte de la América , ni en otra remesa cuya 
factura anunciaba nueve mil pieles. 

GARGANTI DESNUDO especie de Francolín. 
Coirge-mic en Francés. 
Somos deudores á el Conde de Buffon de una 
noticia sobre esta ave : tiene dos espolones en cada 
pie , y alguna relación con el f/ancolin , por lo 
abierto de su cola , el color de los pi^-s , y su plu- 
raage , el que no es tan variado como el del Jran- 
to : :. La gargan.a y delaníéra del cuello están des- 
nudas de pluma , y cubiertas de una piel roxa. Cc- 
two V'l. 

GARGANTILLA ROXA (el). 
Briss. toni. III, pag. 674, 
La?». 600. fig. 4. 

EdW. glaii. pag, 99- cap. XLVl. lam. í<,6. 
CoüUr rouge en Francés. 
Dos circunstancias son las que distingue este co- 
libre de los paxaros del mismo genero ; la primera 
es una mancha ó banda transversal de un roxo cla- 
ro , siíuada en la parte de abaxo , y delantera del 
cuello encima del pecho ; y la segunda consisie en 
lo blanco de las plumas de la cola , á excepción de 
las dos del medio, que son de un verde cambiante 
en color de cobre purificado : la cabeza , la gargan- 
ta , el cuello , la parce de arriba del cuerpo , y lo 
alto del pecho son de un verde dorado, con visos 
roxos ; el vientre y los costados de un blanco de 
color de gris ; las alas de un pardo de violeta ; el 
pico negro por la punta , y menos «bscuro en lo 
restante de su longitud , y los pies blanquecinos: 
esta especie se encuentra en Surinam. Gen, XLiy. 

GARGANTI-ROXO ó Pitiroxo. 
- Lam. ^61. fig, I. ■•'• 

Briss. tom. ni. pag. 418. Gen. XL, 
BtiL. Hist, nat. da Oiseaax , 548. ^¿. y pag. 5451, 
Bel. Port. des Oh. pag. 88. 
Kubccula en Latin. 
Kouge-gorgc en Francés. 
Vetti-rosso en Italiano. ■ ■•-;' 



Z7 



GAR 

Púiroxe en Portugués. 
Koeteíe , rot-bousth , &c. en Alemán. 
Kot-gell en Sueco. 
Kiiddock en inglés. 
El gargaui¡-,o.\o es , poco mas ó menos, del ta- 
maño del ruiseñor ; lo superior de la cabeza, el cuello 
por la parte de atrás, y todo Jo de encima del cuerpo 
es de un gris pardo ; la frente , el rededor de los 
ojos, la garganta, y la delantera del cuello de un 
roxo amarillazo ó naranjado que se extiende por lo 
alto del pecho ; la parte inferior de éste cenicienta 
por los lados , y blanca en medio ; el vientre blan- 
co; los costaeios de un pardo aceitunado cárdeno; 
las guias de las alas de un gris pardo y aceitunado 
por la parte de afuera , y las medianas están , ade- 
mas, terminadas por una mancha pequeña rubia; las 
plumas gr.indes de la cola son de un gris pardo , y 
las dos del Centro tienen algo de aceitunado ; el pi- 
co negruzco, y pies y uñas" pardas. 

El garganti-roxo es paxjro de pasa, viene por la 
primavera , y se retira por Oítubre : quando llega 
se mete en los bosques , prefiere los mas grandes "y 
poblados , busca los terrenos frescos contiguos a las 
aguas , y se establece en ellos para pasar la estati 3n 
del verano , y poner alli : como es solitario , y no 
viene á bandadas , no se advierte la llegadi de los 
ga,gaal¡-ro.\os ; pero quando se marchan , antes de 
dexarnos , se esparcen por los jardines, y vergeles, 
y se acercan mucho a las habitaciones , y entonces' 
es quando dan en rostro , y quando se nota su pre- 
sencia: en los bosques se sustentan de insedos y de 
gusanillos ; y por el otoño apetecen las uvas , dife- 
rentes bayas é higos , de los que comen muchos. 

Estos paxaros marchan solos. Jo mismo que 
llegaron , pero siempre quedan algunos , y aun en 
bastante numero, por el hibierno; que no dexan 
de trequentar los jardines y huertos , ni de revolo- 
tear al redeelor de ias habitaciones ; quando hace 
mucho frió , y la tierra está nev.ida , entran estos 
páxaros en las casas, y recogen las migas de pan, y 
pedacitob de carne , y aun algunos granos : los que 
a la sazón esta.i en los bosques siguen á los leñado- 
res , y casi de entre sus piernas recogen las migajas 
que suelen caer mientras comen : son unos paxliros 
muy ficües ác amansar; pero quizás deberá atri- 
buirse á la i,eces,dad mucha pane de Ja propensión 
que tienen , al parecer , de acercarse al hombre jun- 
tü ai qual eniuentran recurso para mantenerse ; en 
qualquier tiempo en que se cojan sobrellevan la 
perdida de m üDejrtad sin dar muchas señal. s de 
sentimiento , y he oído cantar alguno desde el mis- 
mo dia que se cogió ; se puedc'n conservar largo 
tiempo dándoles lo mismo que a los rn'ntPwres ; pe- 
ro en su detedto los gargami-roxos se sustei tan de 
migajas de pan , de cañamón machacado, y también 
de algunos granos ; pero este genero de comida no 
les alimenta tanto , ni les proporciona vida tan lar- 
ga. Por eJ hibierno no tienen mas que un canto 
muy baxo que solo se oye de cerca ; pero en la es- 
tación de poner tiene otro mas vivo y mas fuerte, 
y ambos se componen de sonidos dulces y agrada- 
bles : estos páxaros anidan junto á tierra sobre las 
yerbas capaces de poder sostener el nido , ó al pie 
de los árboles nuevos ; lo construyen ó labran de 
musgo , mezclado con crin y de hojas de encina , y 
por dentro lo guarnecen de pluma; ponen desde 

cin- 



38 GAR 

cinco á siete huevos pardos , y hasta e! ine5 de Sep- 
tiembre no empií-zan los nuevos a adquirir el color 
naranjado que cubre la parte anterior del cuerpo. 

Los laiganti-ioxos , en ti otoño , pasan por 
manjar niuy delicado , que es poco conocido en Pa- 
rís , pero muy estimado en Alemania , en Lorena, 
V en la Alsaciá , donde hay mucha mas abundancia 
de ellos que en nuestras l'rovincias: esce es uno de 
los paxaros mas fáciles de coger, y que por una 
cierta curiosidad que le es natural , cae en todas las 
trampas ; es el primero que acude al reclamo , y 
tanto en el bosque como en la paxarcra es también 
el primero que se pone en movimiento , el que por 
la maiíana cama ames que todos los demás , y el 
ultimo que se oye por la tarde , y que cesa de re- 
volotear. 

Garganti-roxo azul de la Carolina. 
Briss. tom. UI. p,i¿. 4x5. Gen. XL. 
CateíB. toM. I. ¡hig.y tam. XX'IF. 
Este garganti-i uso es algo mayor que el nuestro, 
y a proporción no tiene los pies tan largos , y la 
cola tamoien es mas corta ; la parte de arriba de la 
cabera , la posterior del cuello , y todo lo de enci- 
ma del cuerpo es de un azul muy hermoso ; la gar- 
nanta , la delantera del cuello , y todo lo baxo del 
cuerpo roxos , a excepción del vientre que es blan- 
co ; la garganta manchada de algo de azul ; las guias 
de las alas" son del mismo color que la parte de 
arriba del cuerpo, y su extremidad parda; la cola 
azul , el pico negruzco , y pies y uñas pardos : la 
hembra se distingtie del macho en tener los colores 
mucho mas claros. 

hl gaiganti-i-oxo a-\ul se encuentra en la Caroli- 
na , como también en la Luisiana , de donde se h.m 
remitido muchos de ellos; anida en los huecos de 
los arboles , su vuelo es muy rápido , y , según di- 
ce Catesby , se encuentra en toda la América jep- 
tentrional. 

GARRAS, vcetreria) 
Sctics en Francés. 
Se llaman gafins los pies de las aves de rapiña, 
los qnalcs sirven para detener , coger , retener, 
oprimir , y llevarse la presa ; y quando los paxaros 
despedazan su vi¿tin;a , la sostienen , la mudan de 
positura , y la manejan , de algún modo , con au- 
xilio de sus gdii.ii ; que para ellos les sirven a un 
tiempo de mano y de arma , y de un instrumento 
ofensivo , y de la mayor utilidad. 

(í^ianto mas flexibles y ágiles tienen las gan\i$ 
las aves de rapiña , atacan y agarran con mucha mas 
ventaja : las que cs.aa mejor armadas son las que 
tienen las gan.ií mas largas, y mas delgadas; y las 
que tienen los dedos cortos y gruesos tienen menos 
facilidad para alcanzar , coger y detener. 

La conformación de las ganas lí, uno de los 
caraíléres exteriores por cuyo medio se .juzga de 
las facultades ó habilidades de los paxaros: que, en 
qu.mto a esto , ha tratado mejor la naturaleza , se 
haüan también reducidos casi a una especie, son 
nías aptos para volar, y todos son de la clase de 
los paxaros ¡lublei , v de '¡lio "juclo, l dnc el aniculo 

Cf 1 RfcRIA. 

Garras. (Cctr.) Garr.is ó dedos de atrás, en 
Flanees ,,~ /'//íiH'. 

GAKRhAR. ( Ceir.) Dar con la pata , o garra de 
atrás , en Fr»:i;cés Avülviit, . . ■., .. . 



GAR 

GARZA. 

Aiíícd , nidcola en Latin, 
Uiron en Francés. 
Airotn , igiii^íí en Italiano. 
Cai^íi en Portugués. 
Kcigei en Alemán. 

KeJgíl tn Suizo. • 

Haígíi- en Sueco. 
Hciitii en Inglés. 
Las gat-i^as tienen el cuerpo delgado, flaco, y 
undido por los lados; las alas amplias, largas, y 
cóncavas ; la cola corta , el cuello muy largo , y 
poco cubierto por su parte superior , pero poblado 
por los lados , y por delante de plumas largas y 
flotantes , de las quales las interiores están pendien- 
tes por delante del pecho; las piernas, los pies y 
los dedos ion largos, la parte inferior de ias pier- 
nas no tiene plumas ; tienen quatro dedos en los 
pies todos separados , tres delante , y uno detras , y 
éste ultimo aiticula a el lado del talón cerca del de- 
do interior ; la uña del dedo de en medio , por la 
parte interior , esta dentada como una sierra ; el 
pico grueso por su raíz , fuerte , yendo en disminu- 
ción , largo , derecho , y puntiagudo , con un surco 
longitudinal de cada lado por la parte superior; las 
orillas de ambas mandiüuLis en figura de sierra hacia 
lo alto , y la superior sesgada superñcialmente de 
cada lado hacia su extremidad ; la parte que esta en- 
tre el 0)0 y el pico iin pluma , y cubierta de una 
piel desnuda; cada lado del pecho, por la parie de 
delante , y cerca de la punta del esternón , está 
guarnecido de un floxel ó ¡lumon largo, suave y po^ 
blado , que forma de cada lado una banda larga , y 
estrecha , que cuuren ias plumas largas que penden 
de la parte inferior del cuello. 

Las gd,-\as son aves'de ambos continentes; se 
hallan en todas partes , y en todas viven á las ori- 
llas de las aguas ; se alimentan gcneraimente de pe- 
zes , y según los lugares de ranas , y de diferentes 
animales que viven en el agua , o se arrastran so- 
bre el cieno y arena que cubre. Sin embargo dexan 
las orillas de las aguas, y se apañan muy lexos 
para descansar en los bosques sobre los árboles , y 
construir su nido en los mas altos. Tienen una vida 
solitaria , \vM\Ci. van en bandadas , y el macho y la 
hembra solo se buscan en el tiempo de su a\ unta- 
miento: como la necesidad de alimentarse es la pri- 
mera, y la única sensación a que están subordinadas 
todas las demás , la vida solitaria es necesariamente 
la ae todo animal que vive de presa , á menos que 
no sea muy abundante , y fácil de coger , ó que 
reuniéndose algunos les sea mas fácil el apoderarse de 
ella ; pero la presa de que viven las garxüs , y los 
únicos medios que tienen para sorprehenderla no 
las ponen en ninguno de estos dos casos : inmobles 
á la, orilla del agua, el cuerpo derecho, el cuello 
recogido baxo del pecho , la cabeza apoyada sobre 
el lomo, y casi escondida entre las dos espaldas, 
esperan a que pase un pez a tiro , y le cogen de 
un picotazo ligero como un dardo , con el favor de 
su gran cuello , que se alarga en u;i instante ; ó an- 
dando con un paso lento por la arena y el cieno, 
le sondean con el pico para descubrir las ranas , u 
otros animales que alii se ocultan. Con este modo 
de esperar y buscar su alimento tendría la gar^ii 
gran perjuicio en reunirse con otras, v esto es su- 



GAR 

ficientc para oblig^i las a vivir soLi5 : no pueden po- 
n<.rse en el número de IdS <irfí de piua , porque en 
todos tiempos se ven las mismas especies en ios 
iiropios paites , y que las espi-cifS que se nianities- 
tjn mas raramente en un par.ige, no van á el, ni 
desaparecen en épocas fixas , sino indikrenttmente 
en todos tiempos , y en toda estación. Con todo 
eso , como varias especies están tan esparcidas , que 
varios observadores podrían hallarlas tal vez a un 
mismo tiempo en todos los países , y que otras es- 
pecies me,:os numerosas, que solo se ven en in- 
tervalos irregulares , se manifiestan igualmente en 
todos los paises en diferentes tiempos , esta demos- 
trado que las gai'síU emprenden y executan largos 
viages , que se diferencia de los de las demás uics 
tic p.iai , en que no son arreglados , ni en tiempo 
determinado , y que en su arribo y su partida no 
siguen la variación de las estaciones , sino que de- 
pe. iden de las circunstancias de un inscmte , de la 
aounaancia o escasez de víveres, coaíorme la man- 
sión de las pirx,.u los haya agotado , ó que las aguas 
crecidas , turbias ó heladas uihcuken que ellas io 
puedan coger : como por otra parte las gaiz,as 
aguantan igualmente los extremos del frió , y del 
calor , pues se hallan las mismas especies en todos 
los climas , y les basta para vivir ei cazar a la ori- 
lla de Jas anuas , no hay motivo para que se fixen 
en un pa;i mas oicn que en otro ; indiiereni.cs en 
los parages donde están, parque su situación es por 
todas par:es ja misma , se transportan fucilm.ente de 
Uiía región a otra con el favor de sus largas y an- 
chas ^as , las quales no tienen que sobstener mas 
que un cuerpo tiaco , y de poco peso , luego que 
carecen de alguna cosa en un parage , es natural 
que pasen a otro ; y que llevadas de las circunstan- 
cias >-:ue las precisan , se alexen algunas veces a dis- 
tancias muy grandes , y que vuelvan después desde 
mu)' lexos por las mismas razones , que las haoian 
apartado ; y asi , segun su modo de vivir , a las 
pirx,2s , mas que á otra ave alguna , conviene eJ 
nombre de crranta , y según su constitución y cos- 
tumbres se echa de ver como se han esparcido 
poi todos los paises , como se hallan vanas especies 
de estas aves en todos los climas igualmente , y en 
toilos tiempos , y otras menos numerosas solo se 
dexan ver en algunos intervalos; pero indiferente- 
mente en todas las ts.aciones. 

El genero de las gar-T^cis , que es el LXXXI. del 
método de ürisson , esta cargado de un gran nume- 
ro de especies. El Conde de Bufion para tratar este 
articulo con mas orden , las jdivide en quatro sec- 
ciones , que son: 

I." Lis Garyís. i° Los Alcara-janes. ^.° Las Ca>- 
•^ol^TS , Ó Cucyi-os -iioñuinos. 4." Los Caíigrcecios , y sé- 
llala cada orden de estas por los caraderes si- 
guientes; 

Las señas particulares de las gar-^as , en las qua- 
les incluimos el arrotí , son el cuello largo en extre- 
mo , muy delgado , y poblado abaxo de plumas 
pendientes y deshiladas; el cuerpo estrecho, flaco, 
y en la mayor parte de las especies levantado en al- 
tos zancos. 

Los alidi-a-víivcs son mas gordos de cuerpo, 
menos altos de piernas que la gitr'\ii ; tienen el cue- 
llo mas corto , y tan poblado de plumas , que pare- 
ce muy grueso en comparación del de la ¿a/^*;. 



GAR 



39 



Las ga>\ut.is no son tan grandes como los aU.i- 
rdi/ancs , su cuello es mas corto ; los dos ó tres 
vastagos largos que tiene en la nuca del cuello le 
distinguen de las otras tres especies; el semipico su- 
perior está un poco arqueado. 

^Los CMgiCgaus , que podían llamarse gar7,as pe- 
queñas , forman una especie subalterna que no es 
mas , por decirlo asi , que la repetición en diminu- 
tivo de la de las gateas ; mas variada que otra algu- 
na por la proporción del tamaño. 

Gar.2a. Lam. 7S7 . 

Briss. tom. V. pag. 397. 

Bei. Poit. des Gis. p,i«. 41. l'case Garza comün. 

Garza acami. Lam. ¡¡59. 
Envian con mucha freqiiencia de Cayena , baxo 
esta denominación, cu) o motivo no hemos sabido 
todavía, una gai'x^a que es una de las aves mas bellas 
de este genero. Tiene veinte y dos pulgadas de lar- 
go ; su pico mas delgado , y largo que el regular, 
tiene cinco pulgadas y nueve lincas , desde su pun- 
ta , hasta la unión de las dos maiidibulas ; la delan- 
tera , y los lados de la cabeza son de un color de 
castaña obscuro, con algo de púrpura; la parte su- 
perior y posterior de la cabeza están cubiertas de 
plumas largas y anchas que tienen poca unión, de 
un color de ceniza azulado, de donde penden y 
caen sobre ti lomo cinco ó seis plumas del mismo 
color, que van ensanchándose desde su nacimiento, 
hasta la mitad de su longitud , y estrechándose des- 
pués para reinatar en punta : estas plumas forman 
un penacho de siete pulgadas de largo , flotante , y 
sin apoyo ; los lados , y la parte posterior del cue- 
llo , son de color de castaña que tira a púrpura ; la 
garganta es blanca , per nudio de la qual atraviesa 
una raya longitudinal cstrcdia de un color de pur- 
pura bermejo , que se estiende por la delantera del 
cuello entre dos rayas longitudinales blar.cas muy 
estrechas ; las plumas que cubren la parte iiiferior 
del cuello por delante , y los lados por detrás , son 
estrechas, largas, y señaladas por el medio con una 
raya angosta azulada, y circuidas de negro: la parte 
superior del lomo es verde obscuro ; las cubiertas 
de las alas son de un color de castaña que tira á 
púrpura , y las plumas grandes de un psrdo verdo- 
so , con visos de roxo ; la parte inferior del lomo 
esta cubierta oe plumas de un pardo ceniciento, 
muy anchas, semejantes á cintas largas, y remata^- 
das en un filete muy sencillo ; a^gui.as se prolongan 
diez y ocho lineas mas alia de la cola , y de la 
extremidad de las plumas mas exteriores de las alas, 
estando estas recogidas; el pecho , y la parte infe- 
rior del cuerpo son de color castaño , con una me- 
dia tinta de roxo ; el pico es negruzco , y por aoa- 
xo de un blanco que tira á pajizo ; los pies son 
pardos. 

Con hgay^^^a agami , envian con frequeicia otra 
del mismo tamaño que se le semeja , per su longi- 
tud , por la forma del pico , y de la pluma , aunque 
de colores no tan vivos ; en lugar de penacho tie- 
ne unas plumas un poco mas largas ; no tiene azul 
en el cudlo , ni plumas largas en la rabadilla. En lo 
inferior del cuerpo tiene algunas manchas blancas; 
ésta probablemente es la hembra. Ceu. LA'.VAV. 

Garza azulada con vientre blanco de la 
Cayena. 

Lam. 350. rííwc ssMiAYRON. 

GAr- 



40 



G A R 



Garza azulada ilc la C.iyfiin. 

I-^Hil. 349. í'íaii: CANGRtGiRO AZUL DI CI-ÍLIO 
PARDO. 

Garza blanca. 

/..iw. 8 Sí. 

Briss. tum. y. pag. 418. Cm. /-V.Y.V/. 

Uli.. H;'j/. nat. da ü',í. p.rg. 191. 
La gíif-^^i blanca es qtusi del tamaño de la co- 
mún , pero aún mas alta lie piernas. Toda sti pluma 
es de un color blanco brillante \ no tiene penacho, 
ni plumas Lugas sobre el lomo. La piel desnuda 
<jue 1,1 circuiiaan los ojos es verde , con mezcla de 
amarillo por las orillas ; el iris es de color de li- 
món , y el pico de color de azafrán : en el indivi- 
duo recien muerto la parte desnuda de 'las piernas, 
y los pies eran de un color verde de yerba, y las 



unas negras \ y 



,___ ^ al contrario en todos los individuos 

que he visto disecados, los que tenian la parte baxa 
de las piernas , y de los pies eran negros , y esto 
sin duda es porque Brisson solo ha visto los que el 
dice que tienen este color en lo inkrior de las 
piernas, , y de los pies. 

La especie de gai%a blanca no está menos espar- 
cida que la de ¡a cum¡w\ pero es mucho mas rara 
en los parages poco distantes de París , donde se vé 
de tiempo en tiempo ; en la Brecaña es mas consun, 
y sin embargo se halla rara vez en Inglaterra. \o 
he recibido pieles de ga>-\as blancas de Madagascar, 
de Siberia , y de la Luisiana , y los viageros han 
visco estas aves en los mismos paises que las garyis 
comunes. 

Garza blanca cristada de la Cayena. Lami- 
na 907. l'eaie Garza blanca de CAsQULrt nesro. 

Garza blanca de CAsQUEri negro. 

Cai-r^a blanca distada de la Ca)ena. Lam. 907. 
ISo he visto mas que un individuo de esta espe- 
cie tr aido de la Cayena , que conservo , y por el 
qual ha sido sacada la lamina. Tiene dos pies de 
largo; toda su pluma es blanca, á excepción de una 
mancha ó casquete negro que tiene en la cabeza; 
debaxo de esta mancha tiene siete a ocho plumas 
larcas , estrechas y extendidas , y no arrolladas como 
las de las ga,\otas ó cuervos noíhinios , y del ayio/i; 
estas forman un penacho que cae hacia atrás ; como 
estas plumas son todas de desigual longitud , es ve- 
risimil que no estuviesen enteramence crecidas, y 
que la ave fue cogida en muda : la membrana des- 
nuda que se extiende de cada lado de-.de el pico á 
el ojo , el pico , lo inferior de las piernas , y los 
pies , en quanto puede juzgarse de un individuo di- 
secado , son amarillas , y las uñas blanquizcas. 

Mr. Brisson, tom. V. pag. 454. describe, si- 
guiendo á Marcgrave , una ga/^u blanca del Brasil ^ 
que se diferencia de la de la Cayena en que liene ' 
cerca de tres pies de largo , y no tiene mancha ne- 
ora en la cabeza , ni penacho ; y en que lo inte- 
rior de las piernas , los pies , y las uñas son negras. 
Gen. XXX!. 

Garza blanca de! Brasil. 

üv.ní.tom.i'.pag.^'i'i. Véase Garza de casqíiete 

NEGRO. 

Garza cenicienta de México. 
Briss. lom. y. ¡'ag. 404. Gen. LXXXI. 
Ai\ka mexkúi'.a ciiiaea en Lacin. 
Ho/'i'K en Francés. 
Xoxcuqiil-hinUili , es el nombre mexicano de c^ta 



G A R 

ave: su longitud es de dos pies, y algunas pulgada 
la delantera de la cabt?a esta ¡nezclada de blanco y 
negro ; !a parte superior es de color de purpura, 
y adornada por detras con una cresta del mismo 
color; la garganta, la delantera del cueilo, y la 
parce iníerior del cuerpo son cenicientas; las aias 
están variadas de pardo y azul ; la cola es cenicien- 
ta, y el pico negro. Esta ga>\a no se dexa ver en 
la laguna de México sino de tiempo en tiempo , y 
parece que viene de hacia el norte. 

Garza cohíun. 

Briss. tom. yi.f.ig. 391. lam. XXXiy, 

Latit. 7S7. 

Bel. Hist. nat. des Ois.fag, 1S9.fig.pag. 190. 
La gat'z.a común tiene dos pies y diez pulgadas 
desde la punta del pico á la de la cola , y desde la 
misma punca á la extremidad de las uñas tres pies, 
tres pulgadas , y algunas lineas ; su pico tiene cinco 
pulgadas , y cinco lineas ; sus pies cinco pulgadas y 
í.eis lineas; la parte de las piernas, que no tienen 
plumas , es de tres pulgadas , y tres lineas : tiene 
cinco pies de vuelo , y sus alas recogidas sobrepujan 
un poco de la punta de la cola ; el espacio conteni- 
do entre el ojo y el pico está sin plumas , y cubier- 
to de una piel amarilla verdosa ; toda la parte supe- 
rior del cuerpo , la posterior , y los lados del cue- 
ilo , las plumas escapularias , y las cubiertas de la 
parte superior de lab alas son de un pardo cenicitn- 
to ; lo superior de la cabeza , desde el pico hasta el 
medio , es de un ceniciento obscuro : si¡ parte pos- 
terior está cubierta de plumas negras, de las quales 
las mas inmediatas al cuello son estrechas , largas y 
pendientes : la garganta , la delantera del cuello , y 
la parte inferior del cuerpo son de un blanco man- 
chado de negro por la delantera , y el medio del 
cuello , y de ceniciento obscuro por el medio del 
pecho , y lo alto del vientre ; la orilla de las alas 
es blanca en su mayor longitud , y bermeja en el 
pliegue que corresponde a la coyuntura ; el ala está 
compuesta de veinte y siete plumas , las veinte pri- 
meras negruzcas , y las siete restantes de un ceni- 
ciento obscuro , el que en las plumas mas inmedia- 
tas al cuerpo se vuelve mas , y mas c^aro ; las de 
la cola son de un ceniciento , que se obscurece ha- 
cia su extremidad; la mandibuia inferior es pajiza, 
la superior de un amarillo verdoso , y neera por la 
pLinuí; los pies verdosos, y las unas nep.ruzcas. 

Esta descripción es conforme á la que Brisson 
hace de la gai-\a , y a la ígiira de la Lrn!. 7 i 7 ; que 
es la de la gai\a que se vé mas comunmente , y 
con todo eso tal vez solo es h descripción de la 
hembra : este didaíTien es el del Conde de Bution, 
establecido , según lo que nos dice , sobre los me- 
jores testimonios. El macho , que I3 may or parte 
de los autores han mirado como una especie dile- 
rente , ha sido representado en la lam. 755. y de:.- 
cripto por Brisson , tom. I', pag. 7,96. con el nom- 
bre de gana distada. Su taiTiaño es un poco mayor 
que ti de la precedente , y de unos colores mas vi- 
vos, r.iributos comunes de los machos, y se dife- 
rencia también por las señales sií'.uientes : la parce 
anterior de lo ^upelil)r de la cabeza es;a cubierta 
de plumas blancas, de las quales las mas desviadas 
de la raíz ilel pico son largas y estrechas; detrás de 
estas primeras plumas, hay otras encima de la cabe- 
73 nci^ras , y las que están mas inmediatas al cuello 

son 



GAR 

ioii l.n<ías V estrechas , y forman una cresta que cae 
h.icia atrás; las iiliimas escapularias inKriorcs son 
nuiy largas y esircchas , y forman de cada lado unas 
qarzotiras que se semejan á las que los í¡f,oiics tie- 
nen sobre el lomo ; por lo aUo del pecho a;ravies3 
una raya ancha negra , y por lo baxo , y el vientre 
otra rava longitudinal de cada lado ; exceptuando la 
vivacidad de los matices , se úiferenciaria muy poco 
la descripción mas circunstanciada de estas dos gay- 
c^.;í. Sin pretender decidir ei.tre los autores de un 
parecer distinto', ni determinar si las dos g,v\,is 
^on tnachos ó hembras , ó si son dos especies , ob- 
servaré unicainente que la primera me parece mu- 
cho mas común ; que en mas de veinte ga,\as , que 
me han enviado en diferentes tiempos , solo he te- 
nido una con cresta que me fue dirigida por 
Mr. Faiigcroux de Boudar^ii , como una ave que no 
se- ve comunmente ; sin emaargo de las semejanzas 
que ex^^ten entre las dos gar%iis , y de algunas ob- 
5ervacio.;cs que se hagan sobre ella , solo puede la 
anatomía resolver plenamente la dificukad ; porque 
si la disección descubre que hay machos y hembras 
entre las ga,7,as comunes , y que cambien los hay 
entre las que tienen penacho ó cresta , entonces no 
podran mirarse como de una misma especie ; y so- 
lamente forma '3.1 ur.a con evidencia, si habiendo 
disecado un si;5.cien.e número de estas aves se ha- 
llare que en una especie todos son machos , y en la 
otra todas hembras. 

La especie de gM'x.a común sin ser numerosa en 
ninguna parte , esta muy esparcida , y tal vez en to- 
dos los climas de los dos continentes , si las relacio- 
nes de los viageros, que no siempre son observado- 
res atentos , son exatías. El Co,:de de Buffon trae 
una lista de los paises en que ha sido observada la 
gi'Zfl: en el antiguo Continente, Egipto, el Japón, 
Ja Persia, la Siberia , la Guinea, el Congo, el Ma- 
labar, y Tonquin , &c, en el nuevo las Anillas, 
Otahid , la B.ihia de Campeche , la Luisiana , &:c 
El modo de vivir de la garx,.t , el poco peso de su 
cuerpo , y la gran extensión de sus alas , son otras 
tantas causas que indi.an ¡o fa;il que le es transpor- 
tarse á las regiones inas remotas , y vivir en todos 
los climas; no hay ave ni.guna que se remonte 
tanto en los ayres , se pierde en las nubes , espe- 
cialmcii.c quando intenta escapar de las aves de ra- 
piña , y por esta razón ¿s su caza mas difícil , y uno 
de los vuelos mas estimados en la cetrería , y mas 
divertidos para los cazadores , porqae exige mas 
acción , ardor , fatiga , y movimiento de la parte de 
los gerifaltes y halcones con que se hace. 

Abandonada la giv^^a á sí misma , y fixa por al- 
gún tiempo en un parage , pasa los días enteros á 
la orilla de las aguas para expiar ó buscar su presa: 
unas veces inmóvil espera el instante de agarrarla, 
de-plegando súbitamente su largo cuello , y diri- 
giendo el pico al pez que pasa ; otras andando len- 
tair.ente por la ribera , ó por el agua hasta las ro- 
dillas Lusca las ranas en el cieno, y entre los caña- 
verales ; por la noche se retira para descansar á los 
bosques , pero no pasa toda la noche euLcra en 
ellos , y se conoce por un grito que da al tiempo 
de volar , y que se oye en la obsturidad que está 
en movimiento, y que vuelve antes del dia a las ribe- 
ras; anida en Jos bosques, y en los árboles mas al- 
tos, y hace el nido de ramitas, de yerbas secaSj 
Hhtoiia Niitmal, ToM. U. 



GAR 41 

de junco, y de plum.as; su posuira es de qtiatro a 
cinco huevos casi igualmente puhti.igiiuos por los 
dos lados; de un color vi.rdtgai baxo y uniforme; 
los polluelos están largo tiempo cubiertos de un 
plumón o pelo malo , el quai permanece uniílo a la 
extremidad de las plumas , y se cae muy tarde. Se 
Jia visto que los antiguos se engañaron tn pintar' el 
ayuntamiento de estas aves como doloroso , y en 
asegurar que el macho daba gritos de agonía, y 
derramaba sangre por los ojos en esta ocasión : este 
acto esta precedido de algunas caricias , y en el ins- 
tante de su execucion se sobstiene el macho encima 
del lomo de la hembra batiendo las alas levemente 
al tiempo de acurrucarse ; durante el tiempo que la 
hembra empolla, va el macho a pescar, y tiene cui- 
dado de traerla que comer : los polluelos que se 
sacan del nido se domestican hasta cier.o punto. Se 
les puede alimentar con intestinos de diferentes ani- 
niaics , y con carne cruda : yo he criado de este 
modo un.; gai%^a , a la qual daba también caracoles, 
y aunque ya era grande como sus padres, quando 
yo me deshice de ella , no tomaba el aumento por 
sí misma , y era necesario metérsele en el pico; 
primero hacia sacar los caracoles de la concha, pero 
habiéndola hecho tragar algunos con elia, y ha- 
biendo víslO que no la habían hecho mal, no se 
Jos daba de oiro modo; ecJiaba las conchas enteras, 
pero vacías de la substancia del caracol : muchas ve- 
ces, y durante dias enteros, no tenia otro alimento. 
Algunas veces la daba vivoras muertas en las boti- 
cas, que dividía en ues ó quatro trozos , lo que de- 
voraba con ansia , y tragaba por sí sola ; esto 
me hace creer que la gai\a , en estado de libertad, 
se alimenta de culebras, como varios autores lo han 
dicho ; la gdi ceta que }'o cuidaba , no obstante de 
ver gente con freqüencia , se mantenía arisca , y 
Ja vista de las personas que entraban donde estaba 
encerrada no dcxaba de espantarla : procuraba esca- 
parse , y era preciso contenerla para hacerla tomar 
aumento; esta operación pedia algunas pi». cauciones; 
porque quando se veía apretada daba fuertes pico- 
tazos , y procuraba tirarse á la cara , lo que me 
ob.igó a matarla : este na.;ural silvestre , es tan pro- 
pio en la ¿.i/^.7 , que siendo adulta reusa el alimen- 
to que se la da, y arroja ti que ¡.e intenta hacerla 
tragar por fuerza ; pero siendo nueva se la puede 
engordar , y uomcSticarla con el tiempo. Ll Conde 
de Bülton rerieie , que dos ganeuu traidas del niio 
á un corral , se acosiumbraron a vivir con las de- 
mas aves que en ti había; su cariie era muy esLÍma- 
da de los antiguos , y aun en nuestros tiempos una 
garceta cebada, pasaba por un mai.jar delicioso, y 
aún la carne de \¿igai-z,as, tan seca como es, tra 
calificada de manjar ueal , y su vuelo estaba guarda- 
do para la diversión de los i-rñicípes : buscaban ios 
árboles altos , y torres elevadas , lugares en que las 
¿c/í^jj hacen sus nidos , para traer y reunir estas 
aves , que no podían domesticar ; hoy no se hace 
caso de ellas , sino para cazarlas algunas veces con 
aves de rapiña , y de stis despojos solo se aprovecha 
las plumas largas nenras que d.scienden de la parte 
posterior de la cabeza sobie el cuello, con las qua- 
les se hacen garzotas muy estimadas en Europa , y 
de un valor mucho mayor en todo el Oriente. 

F Cüt- 



4'i 



GAR 



Gakza chistada. 
/.////. 725. 

Bluss. tom. r.p.ig. 396. l'casc Garza común. 
Gauza cRiiíADA de la Cayena. / í'.i.tf Soco. 
Garza criítada de Mahon. L.u,í. 34!;. / <••«« 
Casgkecero de Mahon. 
'*Gakz\ BSANA del Perú. 
Esta á-f/'v' llamada en las Provincias de Neyva y 
Tlmana g.u-a auw., , por tener las pierna, imicho 
mas cortas que las demás especies de g.wx^.u , habita 
en los paraííts menos transitables , y en las queura- 
das, pescando pececiUos peqiieíios de que se ali- 
menta'. Hace su nido, según dicen lo> naturales, 
d. 1 mismo modo que las otras en los arboles , y 
con lo. mismos materiales: pone dos huevos que 
empolla y saca. La h.mbra se distingue del macho 
en que éste es un poco mayor , como sucede en 
las demás especies cíe ¿íi/v^- 

La ííi'X" «'"'-í tiene la cabeza algo .aovada, cu- 
bierta de plumas negruzcas , con visos verdosos , y 
aplanadas por encima. Los ojos hermosos y saltadoi^ 
sus parpados, que son de color verdoso, están des- 
nudos, y mucho mas por delante de los ojos. El ins 
amarillo tostado como sanguino, y la pupila grande, 
y de azul obscuro. El pico m tan largo como las 
otras especies de g^>-yis , ni tan corto como el de 
otras aves; pero robusto, comprimido, tendido, ne- 
gruzco , á excepción de sus lados , en los que tiene 
unas manchas lineales de color verdoso, mclusive la 
punta, quet.imbien es negruzca y aguda; su base 
algo cubierta de una membrana verdosa. La quixada 
inferior acanalada , y aguda en la punta , lo mas de 
ella de color verdoso , y lo restante como mancha- 
do de negruzco : su base cubierta de plumón bLin- 
co : sus lados anchos , separados por un lomo ten- 
dido , y algo encorvado en la punta. La quixada o 
semipico inferior encaxa en el superior. Las venta- 
nas de la nariz son larg.is, lineales tn el margen del 
pico, desnudas, y aunque taladradas , no se divisa la 
claridad de una parte á otra , por cubrirlas una 
membranita que le cae de arriba a abaxo como á 
las demás g.m,as. La lengua es lineal, lisa y aguda en 
su punta , donde es algo negruzca , y lo restante 
blanquecina. El pescuezo ni tan largo como el de 
las deniis gi>\.i! , ni t.m corto como lo regular de 
las denlas aves ; pero erguido , y por delante vesti- 
do de plumas sucias : por encima , desde la nuca 
hasta abaxo, de plusnas de color aplomado. El pe- 
cho angosto, el cuerpo mas comprimido, vestido 
por dti^axo de pluma, de un blanco sucio , inclusi- 
ve las de la región del ano , cuy.;s puntas igualan 
por alü debaxo con las de la cola. El lomo hasia la 
rabadilla le tiene cubierto de plumas aplomadas. La 
cola corta , y de doce plumas repartidas con igual- 
dad , y de color aplomado claro por encima, y por 
debaxo blanquecinas. Los muslos algo robustos , de 
medio calzón, con plumas blancas muy sucias, y lo 
rfsi.-,nte desnudos, delgados, li^os , y de color ver- 
doso. Los pies son del mismo color, y con tres dedos 
delante , y uno atrás , todos hendidos, y solo el ex- 
terior unido ligeramente con el intermedio por una 
membrana verdosa. Las uñas son negruzcas , encor- 
vadas , y de puntas muy agudas. Los pies estendidos 
son mucho mas larc.os que la cola , pues esta solo 
Ikija h.is-.a las r-^diiJas. Las alas proporcioi:adas á su 
taiiiaño , y recoj^idas lOcan .sus punt,)s a las de I4 



GAR 

cola: las guias de las alas son por encima de color 
de plomo , y por debaxo del mismo color mas cla- 
ro , con tal qual pinta perdida de color de canela, 
y las imeiiores de color aplomado, por toilo el 
pertil o hilo del ala tiene una lista de blanco muy 
hermoso. 

El individuo descripto tenia de largo desde la 
punta del pico hasta la de la cola dos pies , once 
pulgadas y seis lineas ; el pico dos pulgadas y seis 
lineas ; de ancho en su raiz nueve lineas , y de alto 
en la misma parte seis lincaS : el' hueso del muslo 
quatro pulgadas y tres lineas , y la canilla dos pulga- 
das y seis lineas : el dedo posterior una pulg.ida, des 
lineas ; el interior é intermedio dos pulgadas , ocho 
lineas , y el exterior dos pulgadas , dos line.is ; la 
uña posterior ocho lincas , la interior seis, la in- 
termedia seis , y la exterior cinco. 

Se halla esta gur^n en la Pro\incia de Popavan, 
en el Reyno de Santa Vé, 

Garza (grande) de América. .: 

Briss. to)». F.fag, 416. Glu. LA',YA7, 

Cátese. Afcnd.fag. 10. 

Esta es la mayor de todas las gai^.u conocidas; 
tiene cerca de quatro pies y medio qiiando esta en 
pie , y cinco pies de largo desde la pjnta del pico a 
¡a extremidad de las unas ; toda su pluma es de un 
color pardo , con un matiz bermejizo en la sar^an- 
ta , cuello , y pecho ; y ademas variado en la de- 
lantera del cuello , y el pecho con manchas longitu- 
dinales de un pardo puro, sin mezcla de roxo : las 
plumas de las alas son negras , las de la cola pardas; 
detras de la cabeza tiene un penacho co'.npuesto de 
plumas pardas , estrechas y deshiladas , las ma)'ores 
de estas tienen cinco pulgadas de longitud ; la piel 
desnuda que tiene entre el pico y el ojo es de un 
pardo amarillazo ; el pico es pardo , con algo de 
amarillo por los lados ; lo inferior de las piernas y 
los pies son pardos; esta gai-^a no solamente se ali- 
menta de peces y ranas , sino que también come 
lagartos. 

Garza de la Bahia de Hiídson. 

Briss. toM. K p¡ig. 407. Gen. LXXXI, 

Ed^X'. tom. lU. ¡>.ig.y Imi. 135. 
Tiene cerca de quatro pies desde la punta del 
pico á los exiremos de los dedos : la parte superior 
i¡e la cabeza es negra, cubierta con uii penacho de . 
plumas del mismo color, las mayores de estas tienen 
quatro pulgadas de largo ; la garganta , y las mexi- 
llas son blancas; la parte superior del cuello está 
rayada transversalmente de gris sobre pardo ; lo su- 
perior dtl cuerpo es de un pardo ceniciento; la de- 
lantera del cuello , y del pecho están variadas de 
rayas anchas , negras , longitudinales , y mezcLidas 
de color bermejo , sobre fondo blanco ; la parte in- 
ferior del cuerpo es blanca , lo alto de las piernas 
bermejizo , las alas pardas , y sus plum.is medianas 
ribeteadas de roxo ; la cola parda ; el semipico su- 
perior negro, el inferior de color de naranja; lo 
inferior de las piernas amarillazo ; y los pies y uñas 
negruzcas. 

Garza de la Costa de Coromandel. Lam. 906. 
l'e.ne Garzi violácea. 

Garza de montaña. 

{Articulo del Síñof Barón de la Priron^e.) 
Damos este nombre á una especie de s-!r-^-¡ muy 
hermosa , que hemos observasio los primeros : esta 

ave 



GAR 

nve tiene tres pies de largo desde I.i piiiu.i dtl pico 
.1 1,1 de la cola; su pico tiene cerca de seis pulgadas 
de largo ; las alas extendidas tienen qiiatro pies y 
cinco pulgadas. 

La" ¿^irx.ii de moiitañ.t tiene la trente negra: la 
parte superior de la cabeza , y el cuello mcarnadl- 
no ; la pluma de lo superior del cuerpo es parda, 
perhl.vja de encarnadino ■, la g;irgan:a es de un blan- 
co que tira a roxo , con unas, manchas negras, que 
aumentan su longitud conforme se actrcan al pecho, 
el qual es de color pardo rayado de roxo ; los hija- 
res son de un color de cenÍ7a obscuro , el vientre 
es blanco , como también lo interior de los muslos. 
El ala está compuesta de veinte y ocho plumas , y 
la cola de doce, todas negras ;_ el pico es pardo, 
con mezcla de amarillo ; el espacio desnudo del re- 
dedor del 0)0 es de un amarillo verdoso : la parte 
desnuda de las piernas de color de limón ; la supe- 
rior de los pies' negruzca, y la inferior amarilla : el 
macho se diferencia de la hembra por un pequeño 
penacho encarnadino. 

Es'.a especie de gayin solo se ha visto hasta aho- 
ra en los Pirineos ; habita ó frequtnta 1 is praderas 
que están a las orillas de los rica. tfw. LXXXl. 

Garza de vien'tre blanco de la Cayena. Feasc 
Semiayron*. 

Garza dorada. Véase Aicaravak. 

"Garza eomericera ó de pantano del Perú. 

La ga: día lombiuca. ó de pmitam , asi llamada 
por los campesinos de la i'rovincia de Neyva por 
alimentarse de las lombrices de tierra , y de otros 
¡asedes que se crian en los lugares pantanosos , y 
por habitar en elJos, es la especie mas pequeña que 
■hay por aquellos territorios. La hembra huce su ni^ 
do en los árboles , en el que pone dos huevos que 
empolla y saca. Esta especie no es muy común , y 
el macho , aunque tiene los mismos colores de la 
hembra , es algo mas corpu.ento. 

La gamita lomb,-ice>íi o de p.:niano, tiene la cabe- 
za como todas las demás gnr'K.as , mas larga que ar.- 
cha, cubierta de plumas negras, con el color_ cam- 
biante verdoso , las que desde la raiz del pico le 
corren hacia atrás en forma de ima gorra , que re- 
mata en punta poco mas abaxo de la nuca. Los ojos 
son resplandecientes. La uba o iris es amarillo , y la 
pupila negra. Los parpados, y toda la circunferencia 
de ellos están desnudos , y son de color negruzco. 
Por detrás de los ojos tiene unas plumas cenicientas 
que corren por cima de la nuca , y rematan unién- 
dose en la punta de las plumas de la cabeza. Las 
ventanas de la nariz son oblongas , y están situadas 
junto al caballete del pico. El pico es negro , largo 
como el de todas las gun.is , algún tanto comprimi- 
do , y remata en punta muy aguda y lineal. La qui- 
xada inferior esta ¡aspeada de blanquecino y negruz- 
co , tiene la punta muy aguda , y toda la raiz del 
pico desnuda. Por la parte inferior de este , esto es, 
por la orqucta, se descubre un plumón muy blanco. 
El pescuezo es largo, muy erguido, vestido por de- 
baxo , hasta su nacimiento , de plumas blancas jas- 
peadas de color leonado, ó de tabaco, y por enci- 
ma , desde la nuca hasta la raiz ó nacimiento del 
pescuezo , de plumas de un ceniciento muy sucio. 
Tiene el pecho angosto , cubierto de plumas del 
mismo color. El cuerpo es recogido , cubierto 
por debaxo de plumas cenicientas , con visos leo- 
Hiítüiia KiitUíül. 'l'om, U, 



GAR 



^d 



nados , y por encima de plumas ¡arqas jaspeadas 
de ceniciento sucio , negruzco y \ erdoso. La raba- 
dilla esta cubien.i de pluma> ceniíientas claras. La 
lengua lineal y delgada. La cola mu\' corta, con do- 
ce plumas de color negruzco verdoso por la parte 
de arriba , y por la de abaxo de un ceniciento obs- 
curo. Los pies son mucho mas largos que la cola , y 
las alas pequeñas , que recogidas tocan con sus pun- 
tas la extremidad de la cola. Los muslos son delgados, 
y cubiertos de plumas cenicientas. Las piernas con 
escamillas negruzcas , y mucho mas las de los pies 
por delante , que por detras son amarillas. Los pies 
tienen quatro dedos, tres delante, y uno atrás, to- 
dos hendidos, á excepción del exterior, que ligera- 
mente se halla unido con el intermedio por una 
corta membrana amarilla. Las uñas están algo en ■ 
corvadas , cortas , agudas , y jaspeadas de negro y 
blanquecino. Las guias son por debaxo de un ceni- 
ciento sucio, y por encima de un negro claro: las 
plumas interiores cenicientas , y las exteriores ver- 
dosas , y ribeteadas de naranjado claro. 

Medidas sus partes, se halla desde la raiz del 
pico hasta la nuca , una pulgada y diez lineas 
de largo , y de ancho , por la parte principal de la 
cabeza , diez lineas. Desde la nuca hasta la r.iiz ó 
nacimiento del pescuezo un pie y una pulgada. 
Desde los hombros, por encima de la espalda, has- 
ta la raiz de la cola , tiene el cuerpo tres pulgadas 
y tres lineas. Desde la raiz de la cola hasta la pun- 
ta , dos pulgadas , seis lineas. El pico , desde la raiz 
hasta la punta, tiene dos pulgadas, una liiiea. La 
canilla del muslo dos pulgadas. La de la pierna una 
pulgada y seis lineas. 

Garza nicra. 

Briss. lom. I-', pag. 459. Gen. LXXX!. 
Esia es del tamaño de la garxa común : toda su 
pluma es negruzca, con algunos visos azulados en 
las alas : Sch\v e xkfeld , qtie la observó en Silesia, 
hizo su descripción; es una especie peco cono^iua, 
qac parece sin embargo scr la misma de que hablan 
los autores de la Ornitología Laliana , los quaies 
dicen' que se halla en las orillas del mar ; y puede 
creerse también , según Flaccourt , que se Jiaila la 
giv^a negra en Madag^scar, donde , según este via- 
jero , tiene un nomore particular en la lengua del 
pais. 

Garza tard.a, 

Lam. 8 5 S . 
„ Esta es mayor que la gíti^a Llanca con casque- 
„ te negro , y como ella natural de la Guayana. 
„ Tiene toda la parte superior del cuerpo de un 
„ pardo negruzco , cu)0 color es inas obscuro en 
,, la cabeza , y como sembrado de azul en las alas; 
,, la delantera del cuello es blanca , sembrada de 
„ manchas largas parduscas ; la parte inferior del 
„ cuerpo es de un blanco puro." He tomado de las 
obras del Conde de Bufion la descripción de esta 
gatii^ít, por no haberla visto natural; la lamina re- 
presenta el pico negruzco por encima , bañado de 
amarillo por debaxo ; la membrana entre el pito y 
el cjo , y los pies son amarillos. Ccn. LXXX!. 

** Garza pintada del L'erú. 
La gai'^a pintada , habita , se alimenta , fabrica 
su nido , pone , empolla , y saca en la misma con- 
formidad que las gai\as blancas. El macho solo se 
distingue en ser algo mavor. 

F a Tic- 



44 



G AR 



Tiene la wbesa mas Lrja que ancha, ptqutn.i, 
icsptito a su coi-t'uluiclai y toda cubierta Ueiií..;- 
nieiuc de pluma!, iiegiab, cenicientas, y algo largas, 
de modo que le foiñían un a\roso y gallaido cope- 
te ó turbante , y mucho n^as quando las mantiei.e 
derechas. Los ojos, regulares; sus parpados desnu..os 
en el todo, de color verdoso, ti iris de color de 
caña , y la pupila de un azul obscuro. El pico largc, 
de color amarillo coscado o requemado , lineal , y 
a^udo en la punta. La ouixada inferior del mismo 
color , lineal , muy acanalada , y con punca aguda. 
El pico algo comprimido, y su base cubierta de una 
mcmbranilla amarilla verdosa, pero la base de la 
quixada interior cubierta de plumillas blancas. Los 
ladoy del pico anchos , separados por un lomo co- 
mo de medio relieve , y lineal. Las venianas de las 
narices lineales, taladradas, cubiertas con una mem- 
braniUa , y muy inmediatas al lomo del pico. La 
lení;ua corta , lineal , lisa, y de punta agueia. El pes- 
cuezo muv largo, erguido, y todo cubierto de plu- 
mas blancas, poco m.¡s abaxo de la garganta, ó tra- 
gadero tiene unas plumillas negras en torma lineal, 
que le corren hasta la mitad del pescuezo ; y algo 
mas arriba del buche unas plumillas blancas , largas, 
delgadas Hnisimas al modo de hilos , y que le caen 
sobre el pecho ; y en uno y otro lado del buche 
tiene una manclw grande de ceniciento obscuro. El 
cuerpo es compriniido , el pecho un poco ancho, y 
por debaxo vestido de plumas linealmente de arriba 
abaxo, manchadas de blanco y negro ceniciento, que 
corren hasta, la misma punta o final de la pechuga, y 
de allí hasta el ano de plumas negras algo cenicientas; 
pero ia región del mismo ano ele plumas muy blan- 
cas , tan Lirgas como las de la cola. La espalda esta 
cubierta de plumas suaves como el algodón , de un 
azul ceniciento , y a estas las cubren oiras plu- 
millas muy largas 'tinisiinas, delgadas como hilos, 
de un azul muy'claro. Los muslos son de medio cal- 
zón con plumas bkncas , y lo restante delgado has:a 
las rodillas con escamas de color blanquecino obs- 
curo. Las piernas son muchísimo mas largas que la 
cola, negras, con escamas grandes por delante, y 
por la parte de airas mas pequeñas y negruzcas. Lo> 
pies son negruzcos , con tres dedos delante , y uno 
atrás , hendidos , y solo el exterior unido algún tal- 
co con el intermedio por una membrana negruzca. 
Las uñas largas, negras, encorvadas, y agu.das. La 
cola es corta, pues solo llega hasta las rodillas, y 
Lis anias son de un azul ceniciento por amba^ par- 
tes." Las alas son giandes, proporcionadas a su esta- 
tura, y recogidas llegan á la extremidad de la cola. 
Las guias , tanto por encima como por dcbay.o, 
y las interiores , que. son aquellas que se hallan 
en el penúltimo huesecillo del aia , son de un 
color azul muy ceniciento. Las guias interiores del 
mismo color-, y bs exteriores ue ceniciento muy 
sucia , que tiran algo al azul , por lo que son mas 
claras que las inreriores. Las plumas que corren por 
todo el perfil, ó filo del ala , son blancas. 

Desde ia raíz ác la trente hasta la nuca tiene de 
largo dos pulgadas , diez lineas , y de ancho una 
pulgada , tres lii:eas. El pi¿o , desde la raiz hasta la 
la puiiui , cinco pulgadas , tres lineas. De alto nue- 
ve lineas , y de ancho aili mismo diez lineas. 
El pescuezo , ilesde la nuca hasta los hombros, 
tres pies, seis lineas. El cuerpo, desde los hom- 



GAR 

bros lusca la raiz de la cola , un pie , eres pulgadas. 
La cola , eiesde la raiz h.ista la punta , tres pulgadas, 
nueve lineas. La canilla del muslo un pie , tres pul- 
gadas. La de la pierna un pie, siete lineas. El eledo 
posicrior una pulgada, once lineas; el exierior tres 
pulgadas , nueve hneas ; el intermedio quatro pul- 
gadas , ires lineas; y el interior tres pulgadas. Ld 
una posterior once lineas ; la interior nueve lineas- 
la intermcelia nueve lineas, y la exterior ocho li- 
neas. 

Garza PURl'üR£..\. , ., .-, 

Brisí. lom. !■'• pag. 410. ■ ' 

Esta es casi del tamaño de la común : la coroni- 
lla de la cabeza es de un ceniciento negruzco; lo su- 
perior del cuello está variado de lineas cortas ne- 
gruzcas sobre fondo ceniciento ; la delaníera del 
cuello y el pecho están sembraitas de manchas en- 
carnadinas sobre el mismo fondo ; la parce superior 
del cuerpo es de color de purpuia; el vientre, los 
costados , y lo alto de las piernas son de un color 
de ceniza , que se aclara a medida que se acerca á 
la cola : las plumas de las alas son de un pardo negruz- 
co ; la cola es del mismo color que lo superior del 
cuerpo; el pico es de un amarillo puro, por la 
parte inferior , y verdoso por la superioi en la 
ultima mitad de su longitud; las piernas, los pies y 
las uñas son de un color de gris párelo. 

Brisson describe en el lohi, F. fag. 424. y ha 
hecho retratar en la ¡am. xxxn.pg. %. una gat^a 
con el nombre de garx,.i ¡■¡i,¡i¡f,ea i>¡slail,i , la qiia' 
esta también representada con el mismo nombre ei. 
la l.im. yüH ; esta ga,'z^a 110 ie diferencia de la ante- 
rior sino por el sexo que es el m.icho ; sin embar- 
go , según la descripción de Brisson , la gai'x,a fu, fu, 
readhtddií es menor que la ^jr:;,z furfmcíi sin cresta; 
pero este exaefo autor habla de la primera, por lo 
que dice Marsilli , quien la compara por el tamaño 
a la común , y de la segunda por su propia obser- 
vación ; esto es suficiente para dudar del tamaño en- 
tre las dos ga>%as , y la analogía las semeja : porque 
con el mismo genero de coior en lo general , la 
¿a,%a }u,:pio'ía. cnsi.ida tiene matizcs mas vivos , y 
se diferencia por un penacho compuesto de plum:is 
largas negrc:s que caen hacía atrás ; pero la vivaci- 
dad de loi colores , el penacho , y todos los ador- 
nos superabundantes, generalmente son los atribu- 
tos de los machos. Sea que estas dos g^ti'Xfls sean 
eteciivamente macho y hembra , ó cada una de una 
diferente especie, son muy raras en nuestros climas; 
la primera la vio en las orillas del Danubio el Con- 
de Marsilli , la iegiinda ha sido descripta por un in- 
dividuo muerto en Francia, y yo he traído de lio- 
rna la piel Ue una gdrxa p¡i,piuta sin penacho. 

Garza puRvuRtA criüada, 

Lam, yílü. 

Buisb. íuM. y. fag. 414- ífíiíf Garza ruRruREA. 

Garza i'ürpiirea de México. Ftaít Canicreciro 
pt/nroRio. 

** Garza ríal. 

Aldea aquaticu en Latin. 
Ave de rapiña y aqua.il , grande de cuerpo , y 
piernas altas, "i iene el pico y pescuezo muy largo, 
y las alas muy extendidas. Es de muy poca carne, lo 
que la hace muy ligera en el vuelo. El plumage es 
de color azul claro; aunque también ¡as hay ce co- 
lor ceniciento. Los ojos son muy graciosos, y tiran 

al 



GAR 

al color azul de las plumas. Son prisiones propias 
de los halcones de tama , que suben a prenderlas á 
l,!s nubes. Crianse en el norte , y pasan á nuestra 
región antes del hibierno ; y aunque comunmente 
vienen juntas, se apartan en llcgarido, y c.ida una 
busca los ríos , la^os ó lugares pantanosos m.is có- 
modos para su mansión. 

Garza roxa del Senegal (pcqueñ.i\ l-am. 315. 
Veaie Aicaravan del Senegal (pequeño\ 
Garza violácea. ■ .1 

Car%ci de la Costa de Coromandel. Lam. 90Í. 
Esta no tiene mas de treinta pulgadas de largo; 
toda la p!uma es de un azul muy obscuro , tenido 
de color de violeta , excepto las dos terceras partes 
superiores del cuello , y la parte interior de la cola 
que son blancas : el pico es de un color encarnadi- 
no , y los pies son de color de texa , según la es- 
tampa iluminada, hcn. LXXXi. 
" Garch A BLANCA del Perú. 
La "¡ucita blanca , asi llamada por los naturales 
de la l-Tovincia de Ntiva en el lerú , por ser de la 
especie pequeña , habita como las grandes en las 
orillas de los rios , y quebradas , en las lagunas , y 
pantanos , y se exercita en la pesca de que se ali- 
menta ; fabrica la hembra su nido en los árboles 
con paj.is, y palitos secos, en que pone dos huevos, 
los que empolla y saca ; esta solo se diferencia del 
m.icho en ser algo menor. 

Esta ave tiene la cabeza muy pequeña , al- 
gún tanto mas larga que ancha, y poco aplanada 
por encima , densisunamente cubierta de plumas 
blanquísimas , y en el occipucio unas quatro poco 
m.is larcas , y mucho mas tinis , las que ayro- 
samente'levanta, y siempre acia atrás. Los ojos muy 
hermosos, sus parpados desnudos, y mucho mas 
por delante, y de color amarillo de oro pimente muy 
filio. El iris es grande del mismo color de oro pi- 
mente íinisimo , y la pupila negra color de azaba- 
che. El pico principal es robusto, comprimido al- 
gún tanto , y de negro muy atezado. Sus iados son 
angostos, separaaos por un lomillo como de medio 
relieve que le nace de la base , y que se dirige ha- 
cia la punta que es muy aguda , y ésta algo encor- 
vada. La quixada de abaxo está acanalada , aguda, 
net'ra en la mayor parte por ambos costados, y 
por la punta ; por aquel:a circunferencia que se 
llalla junio á la orqueta , es de color jaspeado de 
blanquecino. La base del medio pico superior esta 
cubierta de una membranilla de color amarillo 
muy tino , y la del inferior hasta la orqueta in- 
clusive vestida de un plumón blanco. Las ven- 
tanas de las narices son largas , lineales , colocadas 
junto al caballete del pico , y casi imperceptibles 
por taparlas una membranilla muy sutil que les nace 
de la parte de arriba. La lengua es pequeña , lineal, 
delgada, li^a, y de punta muy agüela. El pescuezo 
demasiado Ijrgo , erguido , y todo cubierto de 
plumas muv blancas. El cuerpo es muy comprimido, 
cubierto por abaxo de plumas del mismo color, y 
muy espesas, como también toda la región del ano. 
Por encima , ó por la espalda está cubierta de las 
mismas ¡'lumas blancís ; é i^u.lmente le salen 
unas plumiíLis largas, al modo de cerdillas ñnisjmas 
y blancas , con visos pajizos , que le cuelg.ni por ci- 
ma de la rabadilla , y hasta poco mas de la mitad de la 
cola. Esta es muy curta , }' consta de doce plumas 



GAR 



45 



iguales de un blanco licrmoso por arriba y \mr 
abaxo. Los niUslos propoiciona.íc^ a su tamaño de 
poco menos de medio calzón , cubiertos de plumas 
muy blancas, y lo restante hasta la rodilla liso, eiel- 
gado, y de color nt-gro, c( n una lista lineal que 
tira hacia atrjs entre Ja canilla y el nervio, que es 
de un amarillo verdoso. Las piernas tienen escamas 
lisas de color negro por delante de la canilla hasta 
la articulación de los dedos, y por detrás, que es la 
parte del nervio , amarillo verdoso. Los pies mu- 
cho mas largos que la cola , con tres dedos delante, 
y uno detras separados , y ligeramente unidos los 
de delante con una pequeña membrana amarilla ver- 
dosa. Los pies , eiesde su articulación hasta las uñas, 
son amarillos verdosos tanto por encima como por 
debaxo. Las uñas cortas, algún tanto encorvadas, 
no muy agudas, todas negras, a excepción de la in- 
termedia que esta mas jaspeada de blanquecino que 
de negruzco. Las alas grandes , y recocidas llegan 
hasta la extremidad de la cola. Todas las "uias, 
tanto exterior como interiormente, son muy blan- 
cas. 

Desde la nuca hasta la raiz de la frente tiene de 
largo una pulgada, nueve lineas; _\ de ancho, por la 
parte principal, once lineas. El picó, deuie la raiz has- 
ta la punta, dos pulgadas, echo lineas; de alto en la 
misma raiz cinco lineas, y de ancho, alli mismo. 
Seis lineas. El pescuezo , desde la nuca hasta su na- 
cimiento , un pie, tres pulgadas, y dos lineas. El 
cuerpo, desde el hombro hasta la' raiz de la cola, 
tres pulgadas , once lineas. La cola , desde su raiz 
hasta h punta, tres pulgadas, siete lineas. La canilla 
del muslo quatro pulgadas, nueve lineas. La de 
la pier.ia tres pulgadas , siete linetis. El dedo 
posterior una pulgada ; el interior una pulgada, 
nueve lineas ; el interinedio dos pulgadas , quatro 
lineas ; y el exterior dos pulgadas , dos lineas. La 
La uáa posterior siete lineas; la inteiior cinco li- 
neas; la intermedia cinco lineas, y la exteiior qua- 
tro lineas. 

GARZOTA. Especie de ga,-^a , ó gaf:^íi farda. 
Brisi. tum. I', pag. 493. 
Lam. 758 el macho , 759 la hembra. 
Briss. tom. F. fag. 411. 

Bel. Hisi. nat. des Ois. fag. 197' fig.y pag. 19S. 
Bel. Port. des C':s. pag. 44. 
Nyciicofax en Latin por la mayor parte de los 
autores. 

Bihur-caii enítincés. ' " 

Nacht-rabe , ¡childiege,- , &c. en Alemán, 
j©í.'íícA en Glandes. 
Night-raveu en Inglés. 
La gaixpta es del genero LXXXL es una garza 
de tamaño medio , cuya cabeza y cuello a propor- 
ción son mas gruesos , las piernas mas cortas , el 
cuerpo mas ancho, y mas fornido que la mayor 
parie de las otras garzas : tiene un pie y ocho pul- 
gadas desde la punta del pico á la de la cola , tres 
pies y dos pulgadas de vuelo , }■ sus ¿las plegadas 
son tan largas como su cola. 

La parte de arriba de la cabeza es de un negro 
cambiante en verde ; una banda blanca , corta } es- 
trecha se extiende por ca^a lado desde el principio 
del pico , hasta el ojo ; lo negro de encima de la 
cabeza se prolonga en punta' en lo alto dv.1 cuello, 
cuva parte superior y lados son de un blanco teñi- 
do 



40 G A R 

do ele ceniciento ; lo .i'.io de la espalda , y las phi- 
m.is cscapularias de un vtrJe de «nade baxo y 
obscuro , ó de un negro con visos verdes ; lo res- 
tante de encima del cuerpo de un ceniciento claro; 
Ja í^ariíanta, la parte delantera del cuello, y toda la 
dc^deoaxo del cuerpo son de un blanco puro, á ex- 
cepción de los costados que tienen una mezcla de 
ceniciento: este mismo color se extiende sobre 
l.is cubiertas de las alas ; su pliegue que correspon- 
de a la muñeca es blanco , sus guias , y las de la 
cola cenicientas ; el iris de un amarillo naranjado; 
el pico d; un verde pajizo en su base , y n-egruzco 
en lo restante de su longi'ud ; los pies son de un 
verde pajizo, y las uñas negruzcas. Pero lo que dis- 
tingue mas particularmente a este paxaro son tres 
plumas angostas de cerca de cinco pulgadas , termi- 
nadas en panta muy aguda , de un blanco hermoso, 
pecadas al occipucio, y que- forman en el paxaro 
un'penacho muy gracioso ; estas plumas tienen las 
barbas iguales por ambos lados , inclinadas y algo 
cncorbjdas hacia la parte interior del cañón ; por 
lo regular están como enroscadas y encerradas unas 
dentro de otras , de suerte que el penacho no pare- 
ce compuesto mas que de una sola pluma , pero el 
paxaro aparta á su arbitrio las tres plumas con que 
tiene adornada su cabeza. 

La h-mbra se diferencia del macho en los colo- 
res del plumage , y en no tener penacho ; la coro- 
nilla de la cabeza es parda ; la parte superior del 
cuello, y los costados de gris, con algunas manchas 
leonadas colocadas á lo Targo en medio de cada 
pluma : todo lo de encima del cuerpo es de un ce- 
niciento rosado; las mexillas están variadas de 
blanco y p..rdo ; la garganta es blanca : el cuello 
por delante es de tm "blanco mezclado de leonado, 
que pinta el medio de cada pluma , y de gris que 
tiñe los bordes de ellas ; de su pavte inferior pen- 
den algunas plumas largas blancas: el pecho, y lo 
alto del vientre son de un blanco, mezclado de 
"ris , y lo restante dcbaxo del cuerpo de un blanco 
puro ; las guias de las alas son de un gris cenicien- 
to , y una parte de ellas termina en blanco ; las de 
la cola son del mismo color, y circuidas de blanco; 
el pico es negro por arriba , blanquecino en sus 
bordes , pardo" por dcbaxo , y negro por la punta: 
los pies y las uñas son de un gris pardo. Brisson ha 
descripto este paxaro baxo el nombre de garx^a 
de gilí. 

La ga,~^cta tiene un graznido ronco , muy fuer- 
te , y semejante al raido" que hace un hombre quan- 
do vomita. De noche es quando le hace oir princi- 
palmente , y quando está en movimiento : se maii- 
liene escondida la mayor parte del dia, y frequen- 
ta del inismo modo las riberas del mar, que las 
orilbs de los rios ; no se ciñe á los lugares aquati- 
cos , busca también su mantenimiento por los terre- 
nos secos, y vive igualmente de peces, de reptiles, 
de grillos , de saltones , de gusanos, y de insedos. 
líelion dice que hace su nido en los pénaseos , y 
juzga que por esto se le habia dado el nombre de 
roiijciu : es mas verisímil , como dicen Wilhugby y 
Sch^ocenekfel, que la ¿/z-'^oííz haga su nido en los 
álamos cerca de los marsales ó pantanos. Muchos 
autores le tienen por un pax.iro de pasa , y yo le 
iu/go solameiitc coirio enanic. Sien\pre es raro en 
jiucitros campos , y apenas conocido ; pero no hay 



GAR 

estación tixa en que se vea. He recibido de diferen- 
tes partes . en el espacio de veinte años , lo menos 
cinco o seis paxaros de estos muertos en tiempos 
muy distintos , y nada anunciaban de estable ni se- 
guro ; sin embargo de ser siempre en épocas deter- 
minadas , y en unas mismas estaciones quando los 
cazadores matan algunos paxaros que les parecen 
raros , y que verdaderamente son de pasa para en- 
viarlos a las personas que hacen colecciones. 

Lineo no ha hecho n'.encion ile la g,u:^oíti, de 
lo que se puede inferir que no llega hasta los paí- 
ses tan septentrionales como la Suecia ; pero no so- 
lo se encuentra en el antiguo Coíitinente , sino 
también en América, y yo conservo unig(i,x,(ita de 
la Luisiana , y otra de la Cayena que en nad.i me 
parece se diferencian de la nuestra. l\o se debe con- 
fundir esta g.u-T^n con la que el Conde de Bufion 
llama garrota de la Cayena , puesto que el primero 
es un paxaro muy diferente que se ocultó á las in- 
vestigaciones de este célebre naturalista. 

La mayor parte de los autores no cuentan mas 
que tres plumas tn el copete de la garrota , y si- 
guiendo yo su descripción , en la mayor parte de 
los individuos que por mi mano he examinado, tan 
solo he encontrado tres; pero el otoño pasado re- 
cibí una viva que tenia el penacho compuesto de 
cinco plumas; la mayor parce del tiempo las tenia 
enroscadas unas con otras de suene que solo paic- 
cian una , pero algunas veces las esparcía y separa- 
ba ; la alimente cerca de dos meses con carne cruda 
cortada á pedacitcs , y con pescados ; digería muy 
mal la coinida, y frequentemente la desechaba : era 
un animal muy triste , la mitad de los dias enteros 
estaba de una misma positura sostenido sobre un 
pie , el cuello recogido debaxo del pecho , y la ca- 
beza puesta sobre lo alto de la espalda ; jamas le oí 
grito alguno , y casi no hacia otro iiiovinjento que 
el que era indispensable para tomar algún alimento: 
no mudaba de lugar aunque se le pusiera Ja comida 
junto á él , y aunque estuvitse muchos dias en un 
jardin con en; era libertad, ni la in emperie le for- 
zaba á guarecerse , y recibía coii rranc^uilidad , y sin 
mudar de postura , la lluvia mas abundante. 

El niímero diferente de las plumas del copete 
de esta gar^n ^ ¿acaso era simplemente i:¡dividual, 
o indicaba una raza diferente en el genero? 

Garzota de la Cayena. , 

Lam. %99. 

Este paxaro es del genero LXXXI. y casi del 
misino tamaño que nuestra ¿íi>'^()/í¡ ; también tiene, 
á proporción, mucho mas grceso el pico, y mas 
corto que la inayor parce de las ga\\as : la coronilla 
de la cabeza es blanca : una linea transversal del 
mismo color se extiende por cada parte debaxo del 
ojo , desde el origen del pico hasta de- ras de la ca- 
bera , y otra banda negra cubre el lado de la cabe- 
za por detrás del ojo: la parte de atrás de la cabe- 
za , la garganta , }■ lo alto del cuello por arriba to- 
do es negro : esre ulúmo color desciL-nde en pama 
hasta la mitad del cuello por atrás : lo res-ante de 
éste , y todo lo debaxo del cuerpo es ceniciento: 
la espalda, y las cubiertas de las alas est-in cubiertas 
de plumas de un negro de pizarra , mezclado de 
ceniciento que rodea los bordes y la punta de cada 
pluma: algunas plumas, cuyo número varía en los 
diferentes individuos , r.aiuralinente , o por acci- 

dcn- 



GAR 

donte en algunos que he visto, y en número de 
seis o siete pcí^.iJas a la parte de acras de la cabeza, 
tünnan una garzota, que ni tiene la longitud, ni la 
hermosura de aquella coa que tiene adornada la ca- 
beza nuestra fíJ'^o'i; estas plumas son bastante es- 
trechas y desiguales; las mas largas, que tienen cer- 
ca de tres pulgadas, ocupan el ceniro , y las latera- 
les van en diminución: ) unas son del todo blancas, 
otras todas negras, y alguna de ellas la mitad de cada 
color. El pico es negruzco , los pies , como se pue- 
de juzgar en un animal disecado , son de un amari- 
llo verdoso , y las uñas negruzcas. 

La mukiíud de estos paxaros que se envian de 
la Cayena, hace presumir que son aUi muy abun- 
dantes. También he encontrado muchas \eces esta 
misma especie entre los páxaros remitidos de la 
Luisiana , pero no tan comunmente como entre los 
que envÍ3n de la Guayana. Como la gai^ota de Eu- 
ropa se encuentra también en la Cayena , y en la 
Luisiana , para distinguir la que habita en la Guaya- 
na , y en la Luisiana , convendría llamar á esta gar- 
■Kfit.i cciüclaitíi de América, l'casc Garzota. 

Garzotas. Plumas de la '¿.w\ota que sirven para 
adornos mugeriles ó penachos. ■•■ . 

GAVILÁN. 

I.am. 41 z. : ■ • 

Briss. ¡om. I. png. 310. Gen. FUI. 
Bel. Hist. vat. da Oh.pag. izi. f¡f. y fag. m. 
Bel. Tort des Ois.pag. 19. 
AcüpUcr en Latín. • ' ■ 

¿/jc/o'.'fí- en trances. -;.... 

S/iaíwoo en Italiano, 

Spetbc- , spn-wc- , spi int\ , spihiticl en Alemán, 
Sokot kyogidcc en Polaco. 
Spaijhok, sparjhock en Sueco. •> 

Spítnoxv-lhnvk ¡paibaiik, muscct en Inglés, 
Sm embargo de ser el ga-vilan muy común y 
conocido , se confunde con frequencia con otros 
páxaros aún por algunos hábiles ornitologistas. 
Bulion ha probado muy bien que el gavilán de las 
alondras es la hembra Uei ínmcalo , y yo siguiendo 
la opinión de este naturalista , digo : que el pequeño 
gai'ilan, Briss. tom.l. fag. 3 1 5 . /aw . A'AVV. fig. 1. es el 
torzuelo ó macho del gavilán común. De los quatro 
gav'.íji.cí que se contaban, no quedan, pues, mas 
que el común , y el manchado que tan solo es una 
variación en su especie. 

El pequeño gavilán , que yo tengo por el tor- 
zuelo, o el macho, tiene once pulgadas y nueve li- 
neas desde la punca del pico á la de la cola ; la 
hembra , a la que comunmente se llama gavilán, 
medida del mismo modo tiene catorce pulgadas de 
longitud ; las alas plegadas llegan , en uno y otro, 
casi hasta los dos tercios de la cola , aunque en el 
macho suelen ser algo mas cortas ; ambos tienen la 
parce de atrás de la cabeza , del cuello , y debaxo 
del cuerpo cubierto de plumas pardas , con una tin- 
tura rosada, que en la hembra guarnece cada una de 
las plumas , y que en ei macho no torma mas que 
una mancha en la punta ; también tienen ambos al- 
gunas señales blancas en el occipucio , ó detras ce 
la cabeza; la garganta, y delantera del cuello son 
de un blanco manchado con rayas longitudinales , y 
con albinias manchas pardas : el pecho , el vientre, 
y los costados están rayados transversalmente de 
pardo , sobre fondo blanco , y la parte de abaxo 



47 



GAV 

de la cola salpicada con manchas ó pintas pardas v 
oblongas sobi e el mismo tondo ; Lis alas y cola 
pardas ; y aquellas rayadas transversalmente de un 
pardo mas fusco, tan solo por la parte inferior, 
de modo que quando está parado y quieto no se 
descubren ; pero si en la cola , que también se halla 
rayadas por unas listas de un pardo mas obscuro 
que el que hace el Ibndo del color; el pluma^^e no 
es contorme a la descripción que acabo de hacer, y 
los colores no son limpios, como aqui se han re- 
presentado , mas que en los gavilanes muy viejos; 
en los nuevos que aún no han mudado , en vez de 
ra\as pardas transversales , la parte de abaxo del 
cuerpo se encuentra variada de rayas longitudinales 
rubias; después de la piimer muda son reemplaza- 
das por ra}as transversales; pero el roxo es el co- 
lor de que mas abundan , y tienen muy poco par- 
do , el qual en la segunda muda se extiende mas, y 
a proporción que van haciéndose viejos llc"a á do- 
minar sobre el roxo que se borra del tocio en los 
gavilanes ya viejos ; el color parUo se ofusca tam- 
bién mas encima del cuerpo , y el roxo disminuye 
con el tiempo : por esta diferencia en el plumage, 
que según el númeio de nmdas , han tenido los ga- 
viLwe\, es por lo que se confunden con otros páxa- 
ros , y por lo que no convienen las descripciones 
de los autores , puesto que varían según la edad del 
individuo que han observado. Como la ma}or par- 
te de las aves de rapiña están sujetas a las inismas 
mutaciones m.is o menos considerables en las dife- 
rentes especies, en general hacen muy difícil el co- 
nocimiento de ellas , y son causa de las distintas 
relaciones que se leen acerca de esto , y de las dife- 
rencias que se hallan en las descripciones de los 
autores. Por esu misma causa pasara mucho tiem- 
po antes de e]ue se Uegtien a conocer bien las aves 
de rapiña estrangeras , porque para Ueg.ir a ello es 
preciso seguirlis y compararlas en sus diferentes 
edades : pero con el exemplo de los gavilanes, 
avestruces, gerifaltes y halcones, quando entre dos 
aves de rapiña estrangeras no se encuentra otra di- 
ferencia mas de que la una tiene algunas manchas 
longitudinales en la parte de abaxo dei cuerpo , y 
en la otra son transversales ; aunque sean de distin- 
tos colores, se puede muy bieír presumir que la 
primera es un ave nueva que se pillo antes de mu- 
dar , y la segunda un paxaro que por lo menos ha- 
bla mudado U!:a vez. Volvamos al gavilán : el iris 
es amarillo ; la base del pico azulada en la hembra, 
y su corva ó g.incho negruzco , cuyo ulcimo color 
se extiende mucho mas en el pico del macho ; la 
piel desnuda que le cubre en su raíz es ele un ama- 
rillo verdoso ; ios pies son delgados v muv largos; 
los dedos taniüicn lo son y muy flexioles : las uñas 
negras. 

Ll gavilán por la forma de sus pies es un paxa- 
ro muy noble , aunque por ter.er henelida , ó esco- 
tadas muchas guias de las alas le colocan en la clase 
de las aves de baxo vutlu ; pero siempre debe 
ser contado en el primero , ó en uno de los prime- 
ros ordenes de esta clase : es togoso y ardiente, 
dócil y capaz de ser adestrado eu ia caza de codor- 
nices y perdices : quando está libre hace una íjuerra 
cruel a los paxaros pequeños en seneral; también 
coge los palomos que se escarrean áe al<4una banda- 
da , y con este intento rodea con frequencia los pa- 
lo- 



_i8 



G A V 



lon'ares. La hcmoia lin-e '.u niJo en les bosqLití. 
iobre los árb-^ks mas clcvjdos , y por lo r.-gui-ir 
pone c]uatro ó cinco huevos manchados de un anui- 
rillo , que tira á roxo hacia sus puntas. 

El gdvíu¡7 maudhui.o, pue, como antes dixe, no 
es mas'^que una vaiiacior/, ciinere por las manchas 
blancas esparcidas en corto número en la parte de 
arriba de iU cuerpo , y en crecida cantidad en la de 

ubaxo. , . , 

Parece que la especie del gai.'ilM esta esparcida 
en el ancii^uo Cominente , desde d norce de Li Eu- 
ropa hasta el Cabo de Buena Esperanza , Y que sm 
embarco de verse gav'.hines en todos tiempos , con 
todo luv algunos de pasa que tan solo atraviesan 
para ir de UhO á otro pais : se puede ver lo que 
Léllon , testigo de una pasa semejante por Abnl en 
las orillas del estrecho de P,o¡mmidc,6 mar de Mar- 
mora , ha escrito en su mt. des Oís. pag. iii. 

Yo conservo dos gavilanes de la Cayena tan se- 
mejantes al nuestro , que no dudo en que sean de 
la misma especie variada muy poco en el plumage 
por la influencia del clima. Son del mismo_ tamaño; 
tienen todo el porre y exterioridad; el tondo de 
los colores es el mismo •, se semejan por la disposi- 
ción V arreglo de las manchas , y tan solo se dite- 
rencián en algunas mezclas, y en el espacio que 
ocupan las manchas. Uno que me pareció haberse 
cocido antes de la muda , tiene toda la parte de 
arr'iba del cuerpo de un pardo claro ; la cola ceni- 
cienta , rayada por medio con quatro bandas trans- 
versales pardas; la garganta y delantera del cuelo 
variadas de manchas rubias en la dirección de las 
plumas, sobre fondo blanquizco , y la de ab.'xo ra- 
yada transversalmeme de roxo , sobre tondo blan- 
co; la parte de abaxo de la cola e4 de éste ultimo 
color , con algunas manchas rubias longitudinales. 

El otro gaT.l.i,! es de un pardo mucho mas obs- 
curo en todo lo de encima del cuerpo , y la parte 
de arriba de la cola del mismo color , rayada 
con bandas de un pardo negruzco; la garganta y 
delantera del cuello pintadas con lineas longicudina- 
les pardas , sobre fondo blanco ; el vientre es del 
mismo color , rayado por medio con bandas pardas 
no tan juntas , y mas estrechas que en nuestro ga-j¡- 
l„H, de manera que parece mas blanco: las piernas 
están ravadas transversalmeme de rosado , sobre 
fondo blanco , y la parte debaxo de la cola es toda 
blanquecina. Me parece que este gaiHa/i fae muer- 
to después de su segunda muda , y antes de haber 
cambiado en pardo lo que aun tiene de rosado; 
pero lo que_ aumenta la semejanza entre estos ga-vi- 
lancs y el nuestro , es que tienen también manchas 
blanquecinas en la parte de abaxo, y de atrás de la 

cabeza. 

Además de estos dos gavilanes , conservó tam- 
bién otros dos de la Cayena, que aunque cerca de 
un tercio mayores, sin embargo me parece que se 
acercan mas al gavilán , que á otro ningún paxaro, 
pfH- su forma, y su exterior en general, por la lon- 
gitud de sus pies , y de sus dedos en particular , y 
por lo delgadas y afiladas que están dichas partes. tJ 
uno tiene toda la parte de arriba del cuerpo de un 
pardo un poco fusco, y alguna mezcla de rosado en el 
borde de las plumas, 'y la de abaxo blanca, variada 
de un pardo rosado , dispuesto á rasgos paralelos 
con la dirección de las plumas; el otro tiene la 



GAV 

parte de arriba del cuerpo de un pardo muy fusco, 
con muy pocos rasgos rosados en la orilla de las 
plumas : la garganta es blanca , y en lo superior dn 
ella tiene algunas señales pardas en la dirección de 
las plumas , como también en los lados del cuello, 
cuyo fondo es blanco; la delantera de este, el pe- 
cho , el vientre , y la parte de abaxo de la cola son 
blancos ; los costados y las piernas también , pero 
en aquellos tiene algunas manchas pardas oblongas, 
y estas rayadas por medio de pardo ; la cola es" en 
uno de un pardo claro , y en otro de un pardo fus- 
co , y ambos la tienen rayada por medio con un 
color mas encendido que el del fondo ; el primero, 
algo mayor que el segundo, me parece una hembra 
nueva , y el otro un macho ya hecho , ó que ha 
mudado mas de dos veces ; aunque estos dos paxa- 
ros en mi juicio tengan mas relaciones con el gavi- 
lán que con otro paxaro alguno , sin embarco se 
diferencian mucho, sobre todo en el t.imaño; para 
no tenerlos por especie diferente de la nuestra , y 
suponerlos una simplg variación , al paso que hay 
fundamento para pensarlo de los dos gavilanes de 
que he hablado antes de estos últimos ; y si mi 
congetura en quanto a esto parece fundada y verda- 
dera , se seguirá que la especie de nuestro gavilán 
está esparcida igualmente en los dos Continentes. 
** Gavilán chicharkíko del Perú. 
Esta ave se alimenta de chicharras , mariposas, 
cucarrones, &c. Habita los montes espesos, y rastro- 
jos. La hembra anida en las espesuras de Jos mon- 
tes y arboledas. Los ojos son de color pardo obs- 
curo , y la pupila negra ; es quanto sabemos en or- 
den a este paxaro. 

Gavilán de alondras. Vcasc Cernícalo. 
Gavilán de cola de golondrina. 
Cátese, tom. h pag. 4. lam. //'. rtase Milano de 
la Carolina. 

Gavilán dl palomas. 
Ca-íEsb. lom. I. pag. 3. /am. III. 
Bkiss. tam. I. pag. 378. 
Poco mas ó menos es del tamarío del gavilán 
común : sin embargo tiene el cuerpo mas delgado y 
no tan fornido : la cabeza , y todo lo de encima del 
cuerpo pardo : la garganta , el pecho , el vientre, 
los costados , y lo inferior de la cola blanco , mez- 
clado con algunas manchas pardas; las piernas cu- 
biertas de plumas largas blancas , varijdas de man- 
chas rubias y de pardas longituiünalcs ; las alas par- 
das , variadas de roxo por la parte de adentro de 
las plumas; la cola la atraviesan quatro r.ayas blan- 
cas , sobre fondo pardo ; el iris y la piel desnuda 
que cubren la raiz del pico son amarillos ; los pies 
también ; y el pico negro por la punta , y blanque- 
cino por su base. Gen. I^III, 

Gavilán- de pico cordo de la Cavena. 
I.am. 464. 
Es algo mayor que el gavilán , y sobre rodo de 
corpulencia mas fuerte, mas recogida , y mas for- 
nida; al contrario, los pies son mas cortos, y su 
pico mas fuerte a proporción; este es sin duda un 
paxaro del genero de] gavilán : pero en quanto á la 
especie , su ampütud de .cuerpo , y sus pies mas 
cortos que los del gazíLm ; me parece alex.arlo de 
este, y acercarlo al hakon; pero es muy dificil esta- 
blecer cosa alguna segura en orden á estas relacio- 
nes que varían a los ojos de los que las observan, 

se- 



GAV 

se^iin el punto de vista , baxo dc-l qual comparan 

loa objcLOS. 

Todo lo de encima del cuerpo , y de las alas es 
pardo , como también la cabeza , y la parte de atrás 
del cuello , pero este color no tiene mezcla en las 
dos ukimas partes ; al contrario , en la Cioalda las 
plumas están guarnecidas de rosado , y en las alas 
ocupa este color el medio ó centro de las plumas, 
V el pardo las orillas : la garganta es parda , el pe- 
cho tiene el mismo fondo de color , pero las plu- 
mas terminan con una banda rubia ; el vientre , los 
costados, y las piernas están rayadas transversal- 
mente de pardo , con mezcla dt roxo sobre fondo 
blanco ; la cola es blanquecina , y rayada por medio 
con bandas anchas negras ; el pico es de este ultimo 
color ; la piel que cubre su base amarilla , como 
también los pies ; y las uñas son de un pardo ne- 
gruzco. Coi. Vlll. 

Gavilam de serpientes. Véase Milano de la 
Corolina. 

Gavilán de vien'tre roxo de la Cayena. 
Este ^dviUvii no ha sido descripto hasta ahora: 
es del tamaño del nuestro , pero mas lleno , y mas 
grueso, y también se diferencia en el pico que es 
mas corto, y fornido como el del gavilán de pico 
goido de la Cayena. La cabeza es de un ceniciento 
menos obscuro ; la espalda , y todo lo de encima 
del cuerpo , las cubiertas de sobre las alas , y de la 
cola , y las guias de las mismas p.irces son por arri- 
ba de un pardo muy obscuro : la garganta blanque- 
cina por medio , y roxa por los Ldos ; este ul.imo 
color se extiende por todo lo baxo del cuerpo, 
á excepción de las cubiertas debaxo ae la cola que 
son de un blanco sucio ; la cola es blanquizca por 
debaxo ; el pico negruzco , los pies amarillos , y las 
uñas negras, Gf//. /í/í. 

Gavilán (pequeño). 

Briss. tom. I.pag. 315. l'ease Gavilán. 

Gavilán (pequeño) de la Cayena. 
No es maj'or que un csmenjon : la cabeza , la 
parte de acras del cuello , todo lo de encima del 
cuerpo , las alas , la cola , y sus cubiertas superiores 
son de un pardo negruzco; las mcxillas tiran a gris, 
como también lo alto del cuello soure los laj-os ; la 
delantera del cuello , y todo lo debaxo del cuerpo 
esta rayado con bandas transversales pardas , sobre 
fondo gris blanco mucho mas claro , y las bandas 
son menos obscuras quanto mas se acercan á la co- 
la : esta es blanquecina por debaxo , y las plumas 
del centio están rayadas con bandas negras, pero 
el color pardo es uniforme por arriba : el pico es 
blanquecino , á excepción de la extremidad de la 
mandioula superior que es negra; los pies son lar- 
gos , delgados , y de un amarillo pálido , y las uñas 
negras. He recibido este páxaro de la Cayena, y 
tan solo lo he visto dos veces en las ditercntes re- 
mesas que se han hecho. Ce», ru¡. 

Gavilán manchado. 

Briss. tom. I. fag. 54. J'casc Gavilán. 

Gavilán real, (cetr.) El que está adesu'ado y 
enseñado. 

Gamlax salvage. (cetr.) El que está libre. 

** Gavilán saraeiado del Perú. 
El gavUan saf.ib'uuh , nombre que le dan los 
naturales del sitio de Chumba , Reyno del Perú, 
habita en las sabanas ó cainpos, y como ave de ra- 

Hisiorla Natnr.-d, Tum. ¡1. 



GAV 49 

pina se alimenta de caza que hace de los polluelos, 
sabandijas y reptiles. 

Tiene la cabeza aovada , algo plana por enci- 
ma , regular a su tamaño , cubierta de plumas de 
ceniciento negruzco , y por delante de los ojos de 
unos pelillos negros perdidos , los ojos son her- 
mosos , y algún tanto sallados , sus pai pados des- 
nudos , el ins amarillo , y la pupila azul turquí. El 
pico es corto, comprimido y negro: sus lados an- 
chos y separados por un lomo encorvado , \- mu- 
cho mas en la punta , la que es un diente fuerte , y 
muy agudo: toela su base está cubieria de una 
membrana amarilla. La quixada inferior es mas cor- 
ta que la superior, roma, y en la punta acanalada. 
El pescuezo es proporcionado , erguido, y cubier- 
to de plumas de un ceniciento sucio que tira á ne- 
gruzco. Tiene el pecho ancho , vestido de plumas 
iransversalmente manchadas de pardo y ceniciento. 
Jo que forma como una muccta. El cuerpo es com- 
primido , vestido por la espalda de plumas de ceni- 
ciento sucio, con inanchas transversales de blanco 
y pardo ; y lo mismo el cuello por la parte de 
abaxo. Los muslos son de calzón entero, y sus 
plumas menudanu-nte manchadas al través de blan- 
co y pardo claro: las piernas amarillas, con unas 
escamillas muy espesas : los pies del mismo color, 
con tres dedos adelaite , y uno atrás , todos sepa- 
rados y hendidos , menos el exterior que está lige- 
ramente unido ton el interior por una membrana 
amarilla : las uñas son encorvadas y muv agudas: 
las alas son regulares, y mas cortas qué lascóla; 
sus guias por encima son de un encarnado obscuro, 
con unas manchas transversales de color negruzco, 
y de este ultimo color son las puntas : por dtbaxo 
son de un pardo muy claro , y casi blanquizco. Las 
cubiertas de las alas por encima son de un ceni- 
ciento negruzco, y por debaxo transversalmente 
manchadas de blanco y negruzco muy claro. La ra- 
badilla esta vestida de plumas muy blancas, con 
unas manchitas ralas d. color negruzco elaro. La 
cola , que es mas larga que los "pies extendidos, 
consta de doce plumas man. hadas por encima con 
pintas transversales de C(.lor ceniciento sucio y ne- 
gruzco , y por debaxo de blanco algo sucio y 
negro. 

GAVIOTA. 

Las ga-v',otas tienen la parte inferior de la pier- 
na sin plumas , quatro dedos en los pies , de los 
quales los tres anteriores est^n reunidos por una 
membrana que los une, y el posicrior esta suelto, 
pero es muy corto : su pico es liso , largo y chato 
por los lados, y encorvado por la punta; el semi- 
pico inferior es angulai- por debaxo cerca de la pun- 
ta ; tienen las alas muy anchas , y mas largas que la 
cola ; la cabeza gruesa , el cuello corto : parecen 
mas gruesas de lo que son por las muchas y espesas 
plumas de que están vesiidas. Son aves de mar , y 
solo se vén en las aguas dulces en las embocaduras 
de los rios ; unas veces recorren las riberas en 
bandadas , y las limpian de los animales muertos 
que las aguas arrojan á la orilla, ya sean pescados, 
ya animales de tierra , que han perecido en las 
aguas ; otras veces vuelan en bandadas por encima 
de las olas , aguardando el instante de coger el pez 
que aparece sobre la superficie del agua ; comen de 
toda carne sea viva ó muerta , fresca ó corrompida: 
G no 



';o GAV 

no''obstante su inclinación a la rapifía están siempre 
tlacas , y en todos tiempos parteen hanVorieiuas-, 
sus movimientos y sus gritos son como de anima- 
les atormen:ados de una necesidad urgente : rineii 
entre sí por la mas cona piesa/y se la quitan unas 
á otras sin cesar de dar gri:os agudos , enfadosos 
y tristes. Q^iando descansan tienen una figura triste 
y grosera ; con todo eso su voracidad es ete¿to de 
la necesidad , y no de un apetito desordenado. He 
visto algunas aves de estas donusticadas, lo qual se 
consigue fácilmente ; que se contentaban con poco, 
y qu'ando estaban saiistcchas no importunaban; 
rehusaban de comer mas de lo que necesitaban; 
se retiraban a un lugar apartado , y permaneciati 
acurrucadas varias horas de seguido sin dar ningún 
gi-ito , ni hacer mosimiento alguno ; y asi la agita- 
ción que les es común es producida por el ham- 
bre que les atormenta , y los gritos que dan casi 
sin cesar , son el indicio , y la expresión de ella: 
mas multiplicadas que las demás aves de agua ,_ no 
pudiendo alimentarse sino de carne , ni subsistien- 
do sino del pasto que la casualidad les ofrece , ó 
de la presa que cogen , parecen condenadas por la 
misma naturaleza a una continua necesidad. ¿Las 
habrá destinado acaso para limpiar los mares y sus 
riberas de los despojos y restos de los animales 
muertos , como á los buitres para limpiar lo inte- 
rior de las tierras ? Pero sobre todo , en los tiem- 
pos tempestuosos qiiando la tempestad dura por 
espacio de algunos dias es quaiido la miseria de las 
gaVwlas es extrema ; otros han juzgado mejor que 
yo de estas aves , pero yo hablo por lo que he 
visto estando en Ñapóles. Después de tres días, un 
viento tempestuoso arrojaba hacia la costa monta- 
ñas de olas, y las ¿.ixio/,» que se esforzaban a 
arrojarse a el mar , el ayre resonaba con sus gritos; 
formaban en la ribera un cordón algunas veces 
partido por llevarse el ayre lexos de alli algunas 
porciones de ellas : la playa cubierta y lavada con 
la agitación de las olas no ofrecía pasto alguno; no 
pare-cia presa alguna en la superficie del agua agita- 
da , y sin embargo estas aves, que morian de ham- 
bre , hacian violentísimos esfuerzos proporciona- 
dos á la necesidad , y a los obstáculos que experi- 
mentaban : en una playa desierta no hubieran teni- 
do que sufrir mas que los males de la naturaleza, 
y de la tempestad ; pero el pueblo para quien to- 
da especie de desdicha es en todas partes , y en to- 
dos lleneros un especlaculo con que se divierte, 
rodeaba la ribera , cerca de Ñapóles, y se exponía 
á los cTolpes del mar, a la impetuosidad del viento, 
y á la^lluvia que caia mezclada con granizo : la niu- 
chedumbre que mezclaba sus confusos gritos á los 
de las g^iviotas las irritaba; unos les tiraban pie- 
dras, otros escopetazos, de tiempo en tiempo ca- 
yendo algunas en las olas: las que estaban mas 
próxunas las rodeaban en un instante redoblando 
sus gritos , y se alexaban por sí mismas , ó lleva- 
das por el viento : no me pareció que intentasen 
hacer pasto de la carne de los de su misma espe- 
cie , y quando la necesidad les hubiese sugerido 
este sentimiento contra naturaleza , estas aves son 
demasiado mal armadas para poderlo executar : las 
ga%iotcU heridas , ó muertas , eran llevadas por las 
ai'uas , sin que ninguna persona sacase de su muer- 
te mas ventaja que el gusto bárbaro que tenia en 



GAV 

aprovecharse de su miseria para quitarlas la vida: 
era un e^pedáculo digno de alguna ateníion el ver 
algunos hombres complacerse en hacer caer en las 
aguas unos animales que no son perjudiciales, sin 
querer aprovecharse de sus despojos , y sin otra 
satisfacción que la de abatirlas quando el viento las 
arrojaba a tiro de sus golpes ; la naturaleza por 
otro lado tan atenta a la producción y manteni- 
miento de los animales , entregar ur.a multitud 
consideiable de ellos á la barbaridad del hombre, 
al furor de la tempestad , á los horrores del ham- 
bre , y al peligro de una muerte próxima. En me- 
dio del tumulto general , algunas gd-v¡ot,u se aba- 
tían de tiempo en tiempo sobre las aguas , y pare- 
cia que descansaban en ellas ; pero luego eran lle- 
vadas por las olas , sin que pudiesen ser sumergi- 
das a causa de su ligereza : unas veces parecía que 
las tragaba el mar , y luego volvían a verse encima 
de las aguas en este instante, á lo menos según me 
pareció , era quando se elevaban sin trabajo , no 
obstante la lo:igitud de sus alas. He creído que de 
esta observación , en la qual me he detenido largo 
tiempo , puedo sacar dos consequencias : primera, 
que ¡as ga'jwtas , y las aves , conformes a ellas , que 
se introducen en el mar á tan larga distancia de 
tierra , descansan sobre las aguas quando tienen 
necesidad de ello : segunda , que no obstante la 
longitud de sus alas se elevan sin trabajo de la su- 
perficie del agua , que las olas mas ó menos altas 
surcan en todos tiempos. Pero sea que las gai-ioias 
se valgan para tomar vuelo del instante en que es- 
tan encima de la superficie del agua, sea que se 
eleven por un mecanismo que yo no he podido 
distinguir , he visto muchas , y durante largo tiem- 
po descans..r sobre el agua , dexarsc llevar por sus 
movimientos, y volar fácilmente; como estas aves 
tienen las alas tan largas, he creído poder con- 
cluir , por lo que les veia executar , que las demás 
aves.de mar tenían la misma facultad : sin duda á 
esta ventaja deben las gaViotas el alexarse de las 
costas á mas de cíen leguas mar adentro : son co- 
munes por todas partes , pero mas numerosas y 
mayores en los países del norte , cuyos mares en- 
cierra, los mayores pescados que las sirven de pasto 
después de muertos. Su plumage se asemeja mu- 
cho en los diferentes países ; el color blanco , el 
ceniciento azulado , el pardo negruzco, y el par- 
do son sus colores mas comunes: se vén estas aves 
por todas partes igualmente , y en todos tiempos; 
y los autores han concluido de esto , que estas son 
aves sedentarias , ¿ pero cómo se ha de dar el 
nombre de sedentarias á unas aves que se alexan 
cien leguas de las costas? <yla hambre que las 
atormenta continuamente, no es por ventura un 
sentíiniento inquieto que las inclina á buscar sin ce- 
sar de mares en mares , y de riberas en riberas el 
pasto que les falta ? Los islotes desiertos , y las 
playas silvestres cubiertas de espadañas , y las ci- 
mas de las rocas son los lugares donde estas ave. 
se juntan para pasar la noche , poner sus huevos, 
y criar sus hijos ; los polluelos nacen cubiertos de 
un plumón suave , que les dura largo tiempo ; las 
plumas salen tarde , y en algunas especies los po- 
lluelos no toman el plumape de los adultos , sino 
después de varias mudas. Nosotros no sacamos 
ventaja alguna particular de estas aves que la Natu- 
ra- 



GAV 

raleza ha destinado , tal vez , como ya he dicho, 
para consumir los despojos de los animales muer- 
tos que el mar arroja a las oi illas : su carne es du- 
ra , tiesa , y de mal gusto ; sin embargo la traen, 
y venden en Paris en los mercados, en tiempo de 
Qtiarcsma , para los Cenobitas , cu) a ¿us eridad 
halla un recurso en este manjar despreáado del 
mismo pueblo. Los habitantes de las orillas del 
Occ^ano dan á las gaviotas el nombre de malvas, 
y los de las orillas del Mediterráneo los llaman ga- 
vlans. Los naturalistas llaman a varias aves de estas 
paviotas : el Conde de BuHon reserva el nombre de 
gavlotai i las especies cuyo tamaiio es mayor í]ue 
el de la añade., y Uaina favio^m á todas las aves 
mas peí]uerias, que son de este mismo genero, que 
es el CIL de Brisson, 

Laius en Latin. " '^'''\ - "' ■'■ - 

Coeland en francés. _' ' • 

Oca , oca marina , ctocalo en Italiano. •' ■'' 
Merve en Alemán. . t ..; -,^ 

Seccob , secgcl en Inglés. . • 

Kock-mew en Olandés. 

Gaviota (pequeña"). Lam. 969. Vcase Paviota 
ciNiciEMA (peqiiería). 

Gaviota blanca de Spitzberg. Lam. 994. Véase 
Paviota blanca. 

Gaviota cenicienta. . , 

Lam. 253. 

Briss. tom. Vl.fag. lío. l'easc Gaviota de capa 

PE GRIS. 

Gamota de capa de gris. 

Gaviota ccniáinta. Lam. 153. ' 

Briss, tom. VI. [i¿ig. 160. Oen. CU. 
Esta no es tan grande como la gaviota con capa 
negra. Tiene de color de ceniza pardo todo lo que 
la primera tiene de color de pizarra ; quiero decir, 
lo superior del cuerpo desde el lomo hasta el naci- 
miento de la cola , las cubiertas , y plumas de las 
alas : con todo eso algunas plumas de laS alas están 
manchadas de negro, y todas ellas rematan en blan- 
co , la orilla de la ala es enterainente de este color, 
el qual es general en todo el resto de la plutr.a. ti 
pico es amarillazo ; su parte angular por debaxo es 
roxa , y los pies de color de carne. 

Gaviota de capa de gris y blanca. 

Briss. tom. IV. ¡lag. 171. Cen. CU. 
Esta gaviota tiene un pie y ocho pulgadas de 
largo : la coronilla de la cabeza de gris , la parte de 
atrás del cuedo , lo superior del cuerpo , y las plu- 
mas escapularias variadas de gris y blanco ; la gar- 
ganta , y lo inferior del cuerpo blanquecino ; las 
guias de las alas de un gris obscmo , perfiladas de 
bermejizo por el lado exterior , las plumas media- 
nas son blancas ; las dos puntas intermedias de la 
cola son de un gris obscuro , rodeadas de berineji- 
zo ; las laterales se dil"eTenci.,n de estas en que son 
en gran parte blancas por el lado interior ; el pico 
es amarillo , y negro por la punta ; los pies amar-i- 
Uazos , y las uñas negras. 

Esta gaviota frequenta mucho nuestras costas , y 
según la observación del Padre Feuilíée parece que 
4e halla también en América. 

Gaviota de capa de gris y parda. 

Briss. tom. VI. fag. 163. Oen. CU. 
Se acerca al tamaño de lí gaviota de capa negra. 
Su longitud es de veinte y una pulgadas y media; 

Histoi iíi NatHiñ!, Tom, ¡1. 



GAV 51 

lo superior del cuerpo está cubierto de un color 
de gris pardo ; las plumas de las alas son del mis- 
mo color , la mayor parte rematan en blanco , el 
resto de la pluma es blanco : el iris , los parpados, 
y el OJO son amarillos ; la parte angular del pico es 
de un roxo vivo ; los pies , en algunas son amari- 
llazos, y en otras de color de carne pálido. Esta 
gaviota es conocida en las costas de Inglaterra que 
freqiie.ita en tiempo del paso de los a, raques ; pero 
es mucho mas común en lo»; mares del norte. Los 
Olandeses que van á la pesca de la ballena , la han 
dado el nombre de bouigmatie. 

Gaviota de capa negra. 

Briss. tom. Vl.pag. 158. Cen, CU, 

Capa negra, Lam. 990. 
Esta tiene poco mas de dos pies de largo , y 
cinco de vuelo : todo lo superior del cuerpo , desde 
el principio del lomo hasta el origen de la cola, 
está cubierta de una capa de color de pizarra ; las 
cubiertas de las alas , y sus plumas son del mismo 
color , rematadas en blanco ; esic ultimo color es 
el de todo el resto de la pluma ; el parpado es de 
color de azafrán ; el pico amarillazo ; en los lados, 
cerca del ángulo saliente , tiene dos manchas por 
debaxo, una negra, y otra roxa; los pies son de 
un color de carne blanquecino , y las uñas negras. 

Gaviota tarda. • • ;. 

Briss. tom. VI, pag. 1^6. Gen. CU. 
Tiene diez y ocho pulgadas desde la punta del 
pico á la de la cola. Toda su pluma es parda , mas 
obscura en las partes superiores, y menos en las 
inferiores , y rayada de gris ; las plumas de las alas 
y de la cola son de u.i pardo negro; el iris amari- 
llo , el pico negro, y los pies amarillazos. Esta ga- 
vi i!j se halla mas comunmente, y en mayor núme- 
ro en las altas anchuras de los dos emisférios , que 
en las regiones templadas: freqiier.ta con preferen- 
cia los países frios , y niaras helados: se la hrdla sin 
«nibargo algunas veces en nuestras costas. Según la 
m..}or par.e de los autores es el ffl//!íVJí7<! de Aristó- 
teles; los navegantes la han dado el nombre de ■:;d- 
fateroy tal vez porque arrojándose con impetuosidad 
bobre la presa , han comparado el modo con que la 
atraviesa con el pico á la acción de una alesna : los 
Ingleses que acoi apañaban al célebre Cook vieron 
lui gran número de estas aves en las Islas Maluinas, 
y en Falklai.d; y dieron a esta gaviota el nombre 
de Polia Jel puerto de tgm¡.ní. 

Gaviota parda de la Luriana. Véase Nodi, 

Gaviota variada ó ía pardusca. 

Lam. 266, 

Briss. tom. Vl.pag. 167. lam. 15, Cen. CU, 

Bel. Hiit. nat. des Oi¡. pag. 167. p'g. ]• pag. ií8. 
Esta es un poco menor que la gav'.otu con cipa 
de gris : su longitud es de veii.te y uua pulgada des- 
de la punta del pico á la de la cola ; toda su pluma 
está vuriaeia de un gris pardo , sobre fondo blanco: 
el color pardo ocupa en la cabeza , en io superior 
del cuello , y del lomo el medio de cada pluma , y 
en las cubiertas de la coLi está dispue .to por rayas, 
y en las plumas principales , y cubiertas de las alas 
por manchas, y bai^das transversales: la garganta es 
blanquecina ; el iris pardo , el pico negro , los pies 
blanquecinos en algunas , y en otras bermejizos. 

Una gaviota de esta especie vivió varios años 

en unos jardines donde estaba con coda su libertad; 

G a to- 



^2 GAV 

iodos los días, ún taltar uno, se presentaba a la 
misma hora a la puerta de la cocina , donde la 
echaban de comer : también habia tomado por si 
misma la costumbre de entrar á la hora de comer 
en la pieza destinada para este fin , poco tiempo 
después de haberse suuado las gentes á la mesa: 
primero daba un grito muy agudo , estendiendo al 
mismo tiempo las alas, inclinando la cabeza, y en- 
derezándose después , como si estuviese mstruida en 
esta operación , que le era natural : recogia algunos 
pedazos de carne que la echaban , concluía con las 
mismas acciones que entraba , y se retiraba poco a 
poco , dexando casi siempre una parte de aquello 
que la habían echado ^ se volvía a los jardines 
donde pasaba el resto del dia acurrucada. Aunque 
estuviese á la orilla del agua no entraba en ella , y 
no se la veía buscar nada fuera de ]o que se la da- 
ba ; era un animal muy irísie, que fuera de los via- 
jes que hacia para pedir de comer , permanecia 
siempre echada ; no permiiia que se acercase nadie 
á ella , y si alguno se llegaba muy cerca se detendia 
con el pico ; no temía a otro animal alguno , pero 
tampoco se iba á ninguno si no se acercaba primero 
á ella ; en los mismos jardines habia dos cigüeñas, 
que la ga-vieta ni las buscaba ni evitaba tampoco. 

Las püitlmcas son muy comunes en las costas 
del Occeano ; no todas son del mismo tamaño , y 
es probable que en esta especie hay dos raz.is , uiu 
gr.mde y otra chica. 
GENERO. 
Cerne en francés. 
Esta es una de las divisiones de las aves , según 
el orden metódico; los cara¿téres del gí>:e,u se tun- 
dan , por lo común , sobre la forma del pico , y la 
de los pies ; de suerte , que quando dos aves , aun- 
que muy diferentes en tamaño y pluma , tienen sin 
embargo el pico, y los pies conformes, se dice qtic 
son de un mismo genero. Estos caracteres exteno- 
res , indican frequentemente algunas relaciones In- 
teriores , y gran conformidad en los hábitos : y asi 
sería diticil el engañarse con tanta freqiKiicia como 
sucede , juzgando' por el pico de la organización 
del estomago , del alimento de que viven las aves, 
y por los pies de los lugares que frequentan. Los 
caradtércs del ¡'nao no son puramente arbitrarios, 
sino que están fundados , por lo común , sobre el 
orden natural, pues acercan aves que se parecen 
por relaciones iír....des interiores , como también 
por la forma exterior de las panes e;enc¡ales ; y es- 
tas aves tienen por lo coman algunas "costumbres 
oue le son anexas , asi como debe suceder entre 
los animales , cuya organización se corresponde , si 
las cosaimbres son en efecto una continuación y 
dependencia de la organización que las determina, y 
las precisa. Hay muchas aves del mismo genero, 
que precisadas en sus necesidades , y privadas de 
lo,, iiidividuos de su especie , se aparean con los de 
su "enero, y estos ayuntamientos son algunas veces 
f candos: nueva prueba de que los ge¡ie,os unen 
aves que no son muy remotas, y que al contrario 
se u en por el conjunto de su organización. 
GEKll-ALTE. 
H':r(i¡.v.C(i en Latin. 
Cíii'niít en Francés. 

Beil. J-'i'. n.tt. des Oh.fag. 94. h- y ¡'•^l- 95- 
Biuss. to.K. 1. l'.'g. 170. Um. XXX. fi¿. 3. Ídem, 



GER 

pr.g. ■^jT^.lam. XXXI. 

GeiifíiUc de Islanda. La?//. 210. 

Ge/ifaltc de Noruega. Lam. 461. 

Ccñfalte blanco de los Países del Norte. I.nm. 44^?. 
El gcifalte es la mayor y mas fuerte de las aves 
de rapiña de que se hace uso en la cetrería , siendo 
de tanto valor y actividad como el H,i¡tiin ; tiene 
mas poder , pero menos docilidad ; es de un na- 
tural duro , ditícil de domar , de instruir , y gober- 
nar. Todo lo relativo á estos objetos se hallara en 
la palribra Cetrería. Esta ave es la primera de 
las de alto vuelo , y por consiguiente lo es 
también de la cetnrla ; la hembra sirve para I3 caza 
de la Cigüeña, de la Grulla, y de la Garza Real, 
y el macho a o'ras cazas que no piden tanta fuerza. 
Considerando el geñfdtc , según los autores meto- 
distas , es del mismo genero que el gazñlnn , y del 
/■///. del método de Brison. Esta poderosa ave 
no se halla en los países calidos , ni aún en los 
templados ; pero quando le llevan a estos países 
no pierde nada de su vivacidad y vigor : habita los 
países tríos , y hasta ahora solo se ha hallado en el 
norte de Europa y Asia , donde parece que hay tres 
razas constantes, ó tal vez tres especies diferentes. 
La primera , ó la mas conocida es el gcrlfalic de Is- 
landu ; la segunda el de Noruega , y la tercera el ge- 
tijaltc bltuuu. Estas tres aves se díterencían poco en 
el tamaño , y por las dimensiones de la una se 
puede juzgar de las de las otras dos : las dos pri- 
meras tienen mucha semejanza en los colores de la 
pluma , pero la tercera desdice mucho. 

Ylí gciijitlic de Islanda, lam. zio. es del tamaño 
del a%o, ; tiene un pie y diez pulgadas y medía des- 
de la punta del pico a la de la cola , y casi quatro 
pies de vuelo , y sus alas recogidas llegan mas allá 
de las tres partes de la longitud de su cola ; toda 
la pluma está variada de color pardo , sobre fon- 
do blanco bermejizo : estos dos colores son mucho 
mas obscuros en lo superior del cuerpo , que en lo 
inferior; lo pardo ocupa el medio de las plumas, 
y las orillas el color bermejo ; lus manchas , según 
la dirercion de las plumas , están sobre las partes 
superiores , ó las que están mas cerca de la cabeza, 
y sobre ella misma ; y son transversales en las par- 
tes inferiores, ó las que están nías cerca de la coLi; 
el iris del ojo es amarillo; la membrana, que cubre 
]a raíz del pico , es azulada ; el pico es de este ul- 
timo color que tira á pardo , y su punta negra; los 
pies amarillos , y las uñas negras. 

Este gci'ijulie es muy estimado, pero no tanto 
como el de Noruega, lam. 461. en el qual se ha- 
lla mas docilidad , con tanta actividad y valor como 
el otro. Tiene , por lo general , menos color par- 
do que el geí'ffalie de Lslanda , sin manchas trans- 
versales , sino es en la cola , donde el color pardo 
esta at'avesado de bandas de un color bhnco ber- 
mejizo; el pico, y los pies son azulados, y las uñas 
negras. 

El gc,':f:úic blanco tiene lo superior del cuerpo 
variado de manchas de un color negro d.iro , sobre 
fondo de un bliuco muy hermoso , y todo lo infe- 
rior del cuerpo de este uKímo color , excepto que 
en las piernas tiene algunas manchas de negro cla- 
ro : el iris es azul ; ei pico , la membrana que cu- 
bre su raíz, y los pies son de un color de ceaiza 
azulado , las uñas aplomadas. Hallase en los Países 

del 



del Norte : y es la especie que Brisson describe 
con el nooabre de gerifalte, tom. 1. ¡Kig. 370 ; no 
conoció este autor á gerifalte de Noruega, del qual 
nadie habia hecho mención hasta eJ Conde de 
Bufibn. Todos los gerifaltes blancos no tienen exacta- 
mente el mismo plumage : hay algunos que tienen 
lo suneiior del cuerpo cubierto de manchas pardas, 
mas anchas , y en mayor numero que lo,', deuias. Y 
también otros que son casi del todo blancos ; tal 
vez estas diferencias dependen de Ja edad. 

Geriíalte blanco de los Paises del Norte, 
Vdise Gerifalte. 

Gerifalte de Noruega. ítíijc Gerifalte.. 
Gerifalte de Islanda, yeau Gerifalte. 
GIAROLA o Pekdu de mar con manchas. 
Briss. tom. V. pag. 1 47- í^f»- LXXlll. :. .■, 

Clareóla nievia en Latin, 
Claróle en Francés. 

Los Boloñeses dan , según Aldrovando , el 
nombre de giarola a una perdiz de mar ; cuya cabe- 
za , cuello , y parce anterior de lo inferior del cuer- 
po esran mai.ch.idas de pardo y blanco, sobre fon- 
do roxo; y el baxo viaitre , las piernas, y lo inte- 
rior de la cola de negro , sobre fondo roxo blan- 
quecino : lo superior del cuerpo es pardo : las guias 
de las alas son negras , y las plumas medianas están 
mezcladas de color de ceniza y negro : la cola es 
blanquecina , y negra su extremidad : el pico y los 
pies negros. 

GILLIT ó Papamoscas de la Cayena. 
AUiscicafa. Caianensh en Latín. 
Cillit en Francés. 
Esta ave esta representada con el nombre de papa 
7>!oscas depcclw blanco de la Cayena en la lam.^i^.pg.i. 
En la lam. ^66. fig. 3. se representa baxo el 
nombre de papamoscas de ijientre blanco de la Cayena, 
otro papamoscas que tiene tanta semejanza como el 
primero , que es diticil pensar que sea distinto sino 
á lo mas uha ligera variedad del otro. 

Uno y otro son casi del mismo tamaño de la 
curruca de cabcyi ncg, a : la parte anterior de la cabe- 
za , los lados , y la delantera ael cuello, todo lo in- 
ferior del cuerpo , y la rab.^dilla son de un color 
blanco muy hermoso; la punta de la cola, y el lado 
interior de las plumas del ala mas próximas al cuer- 
po , son del mismo color que el resto del plumage; 
esto es , la par^e posterior de la cabeza , y ei cue- 
llo , el lomo , las cubiertas de las alas , sus plumas, 
y las de la cola son de un negro lustroso ; el pico, 
y los pies negros. 

El papamoscas representado en la lamina jítf. 
no tiene la rabadilla blanca, y el color negro de la 
cabeza se extiende mas , y los colores son general- 
mente menos puros. Estas diferencias son demasia- 
do leves para constituir dos especies , y probable- 
mente nacen de la diferencia del sexo. 

CiiHt es el nombre qu.- los Salvages de la Gua- 
yana dan á esta ave, que parece común en aque- 
llos paises. Edwars describe gtan. pag. 287. la- 
tiiin. 34S. con el nombre de moscareta blanca y ne- 
gra , un papamoscas de Surinan ; que se diferencia 
del giUir en qne tiene la coronilla de la cabeza ne- 
gra , V las alas pardas : la proximidad de los parages 
eb una razón para creer que esta no es mas que 
una variedad , o tal vez un pollo de la misma 
ennecie. ■ 



53 



GIN 

GINTEL o Pardillo del Brasil. 

Briss. tom. iü.pag. 147. Cci. Á'A'XHI. 

Cyntel en Francés. 
Este paxaro tiene los mismos caraétéres genéri- 
cos, el mismo tamaño, el mismo fondo de colo- 
res , y su distribución casi igual , que el pardillo co- 
wiiti-., todo parece que indica que el g¡n:cl no es 
mas que una variedad de aquel, cuya principal di- 
ferencia consiste en que el gintcl tiene los pies 
roxos. 

GIP-GIP. Especie de Marum psscador del 
BrasiL 

Briss. tom. ir. pag. fío. 
El Conde de Bufion da el nombre de gip-gip á 
este martin pescador , por su grito , que Marcgrave 
describe con estos dos monosílabos. Es del tamaño 
de niiescro martin pescador; la cabeza, lo supeiior 
del cuello , y todo el cuerpo son de color roxo- 
bayo , variado de pardo y blanco ; la garganta , la 
delantera del cuello, y lo infeiior del cuerpo son 
blancos ; las alas , y la cola bermejizas ; soure las 
alas tiene algunas manchas transversales de color 
pardo ; el pico es negro , y los pies de gris. Ce- 
ner. iviu, 

GIRIPUNGA. Véase Ave rano, 
GIRÓLA ó ALONDRA de Italia. 
Briss. tom. 111. pag. 355, Cen. XXXIX. . . 
Alaiida Ítala en Latin. . . • , ~ 

Cirole en Francés. - :. 

Los autores han hablado de la giróla por lo que 
dice Aldrovando , quien solamente la observo una 
vez. Puede pues dudarse si es una especie , ó una 
variedad individual , y únicamente la observación 
puede resolver este problema. El ave que vió Al- 
drovando tue muerta en las cercanías de Bolonia, 
al fin de la primavera ; tenia todos los caracteres de 
la alondra , y el tamaño de la alondra coman ; todo 
lo superior del cuerpo es de color de castaña , mas 
claro en las orillas de las plumas; lo posterior de la 
cabeza ceñida de una linea, ó banda blanca; lo in- 
ferior del cuerpo blanco , sobre un fondo de gris en 
el origen de las plumas ; las plumas de Jas alas de 
color de casana, con las orillas del mismo color 
mas claro : las ocho plumas de enmedio del mismo 
color que las alas ; las siguientes variadas de color 
de castaña y blanco ; la pluma exterior enteramente 
blanca; el pico roxo, los pies de color de carne, y 
las uñas blanquecinas. 

GLUT. Especie de Calamón. 
Briss. tom. r. pag. 531. Gen. LXXXTIII. 
Porpbirio fiiscus en Latin. 
Chut en Francés. 
Esta ave se halla en Alemania : en las cercanías 
de Strasbourgo Ja llaman glutt : es un calamón 
pequeño ; la membrana que cubre la frente es 
de un color verde amarüLzo ; lo superior del 
cuerpo es pardo; las mexiUas , la garganta, y la de- 
lantera del cuello , y lo inferior del cutrpo son 
blancos ; las plumas de las alas , y de la cola son 
pardas; el pico es negro, los pies de un verde ama- 
rillazo , y las uñas aplomadas. Esta ave tiene una 
voz al. a y penetrante, semejante al sonido de un 
pífano. 

GOCERA. Viage á la nucía Guinea, pag. 169. 
Tease Paloma de la Isla de Banda. 

GocERA de la nueva Guinea. Véase CroWnvogel, 

GOER- 



54 GOE 

GOERTAN ó -PICO VERDE del SentgaJ, 

Ldí/l. 310. 

rkus Stncgiilcns'ii liridh en Latín. 
L Coertdn en Francé. 

fcbcc feo -vade que se llama goeuan en el Sene- 
oal , es un poco mayor que ú picu variado. Tiene la 
coronilla de la cabeza roxa i la parce superior del 
cuello , y el lomo de un color verde oliva ; la ra- 
badilla, y las cubiertas de encima de la cola roxas; 
las mexiUas , la delantera del cuello , y lo inferior 
del cuerpo de un pardo blanco, ondeadas de bandas 
craiisversalcs verdosas, en mayor numero y mas 
anchas en el vientre , y en lo inferior de la cola; 
las alas pardas , salpicadas de manchas de un verde 
amarillazo ; las plumas de la cola pardas , rodeadas 
de verde ; el p co , y los pies negros. Oai. XiVll. 
GOLA NEGKA o ALOxNDRA de Virginia. 
Briss. lom. m. pag. 567. w«. A'.V.V/.V. 
Cátese, lom. Upng.y lam. i%. 
Alaitda y'ugmenih , uipc, Jinc.i en Latín. 
HauiH-col iioir en trances. 
La alondra de Virginia es del mismo tamaño 
' que la nuestra : toJa la parte superior del cuerpo es 
pardusca ; de cada lado de la cabeza tiene una ban- 
da transversal am.irilla en medio , de la qual esta 
colocado el ojo; la garganta, y la delantera del cue- 
llo son amarillas, pjro. con un cerco negro por 
los lados, y una banda del miimo color en lo_ alto 
del pecho en forma de gola ; el resto de lo interior 
del cuerpo es de color de paja ; las alas , y la cola 
son de un pardo claro ; el pico , y las uñas son ne- 
gras ; los pies de ^ri» : esta alondra es de pasa en 
Virginia , y en la Carolina , donde viene del norte- 
de la América ; llega en hibierno , y se va al_ prin- 
cipio de la primavera ; frequenta las montanas de 
arena , en las quales vive de las simientes de las 
plantas que nacen entre ella. Mr. trisch ha obser- 
vado que la alondra de Virginia pasa algunas veces 
a Alemania, quando la tierra esta cubierta de nieve. 
Klein ha visto algunas en las cercanías de Dantzick 
en el mes de Abril y Diciembre. Estas aves Ameri- 
canas que se ven algunas veces en el antiguo Conti- 
nente , han sido llevadas sin duda por ios vientos 
que experimentan en las regiones vecinas del polo 
que freqüentan ; pero una vez que llegan á las tier- 
ras de nuestro Continente , ¿ como ninguna per- 
manece en ellas ? < cómo no forman razas que 
pasen del norte al mediodía, y que vuelvan del 
uno al o;ro, en nacstro eini'Jerio, como tienen por 
costumbre en el emisferio AiiKticano ? «Por ventu- 
ra sera porque estas aves fu^ra de su patria perece- 
rían todas ? no por cierto ; i. se aebera creer que el 
amor a la tierra en que h^n nacido les atraiga , y 
les ha-7a haiiar el camino en tan imnensas distancias? 
Sj las aves airojadas üe la Améiica a nuestro emis- 
ferio lio permaiiecen en él, ¿có.no, y por qué las 
aves del antiguo Continente le han dexado pura pa- 
sar a la América por las regioiies del norte , o si 
han 'ido llevadas por el viento , cómo se han esta- 
blecido , V permaaeeiaO aili? i Quantas dihcultadcs 
puede presentar un hecho solo! 

G01.A vi-RDE (ell. Especie de Colibre. 
Este es el nombre que el ConJe de Buflbn da á 
un coHbrc que cita de mi colección , y que describe 
en los termiao-. siguientes: 

„ E'-'e cnlihv i\n poco mayor que el loíibre 



GOL 

5,concolade color de violeta, tiene el pico del 
,, mismo largo ; la delantera y lados del cue- 
,, lio , y lo baxo de la garganta de un color verde 
,, esmeralda; lo alto de la garganta, esto es, aquella 
„ parte pet]ueña que esta debaxo del pico de color de 
„ bronce ; el pecho es negro, tenido de blanco obs- 
„ curo; el color verde se estiende por los lujares, y 
„ cubre toda la parte superior del cuerpo; el vientre 
„es blanco; la cola de un azul color de púrpt:ra, 
„ con visos de color de acero bruñido, la qual es del 
,, mismo largo que el ala. Consideramos como hem- 
„ bia de este paxaro un colibre del mismo tamaño, y 
„con la misma distribución de coloies, excepto que 
„ el color verde de la delantera del cuello, esta divi- 
„ dido por dos rayas blancas , y que el negro de la 
,, garganta es mas estrecho, y mas inerte. Qen, XLIJ'. 
GOLONDRINA. 
Uirnndo en Latin. 
• ni/ onde! le en trances. r • , • 

Scl'xvalb en Alemán. 
Swallow en Inglés. 
Kondina , rondineila en Italiano. 
Jaskolka en Polaco. 
S-walcm en Holandés. 
Swalt en Saxon. 
Las golcndiinai tienen la cabera gruesa y aplana- 
da ; laabenura del pico muy ancha , y su parte cor- 
neal muy pequcna , comprimida por su raiz , y cor- 
va por la punta ; el cuello corto , las alas largas, 
los pies muy pequeños ; tres dedos delante , y uno 
detrás ; el dedo de enmedio estrechamente unido 
con el exterior desde su origen hasta la primer ar- 
ticulación; la cola horquillada, excepto en un muy 
corto número de especies ; el color negro , el de 
castaña , y el blanco son los dominanies por lo ge- 
neral en su pluma ; el negro cubre comunmente la 
parte superior del cuerpo, ts lustroso, con visos de 
colcr de violeta, ó verdoso ; el color de castaña, y 
el blanco ocupan la parte inferior del cuerpo , el de 
castaña por la parte anterior, y el blanco por la 
posterior; las go'ondriiías componen el genero XXX. 
del método de Brisson , y están a continuación de 
los papavientos , con los quales tienen mucha seme- 
janza , aunque se diferencian por muchas señales. 
En el orden metódico , la diferencia esencial eu'rc 
los papavientos, y las golondrinas, consiste en que los 
primeros tienen unidos los tres deJos anteriores 
por una membrana que se estienden de su oiigen 
hasta la primera articulación , y la uña del dedo de 
enmedio recortada en iigura de sierra por el lado 
exterior ; las segundas no tienen membrana , ni 
uña en figura de sierra como los primeros ; pero 
tienen el misíno dedo unido estrechamente- con el 
exterior desde su nacimiento hasta la primer ariicu- 
lacion. Comparando los papavientos , y las golondri- 
nas relativamente a la figura en general, a la pliiiiaa, 
y á las costumbres, se hallan entre esus dos a\c-> 
semejanzas y diferencias de las quales resuka que se 
les puede mirar como aves de una misma especie, 
y llamar , por decirlo asi , á los papavientos , como 
observa .Montbciilard , gohndiinas noílumas ; es- 
te observador sigue el paialeio en todas sus rela- 
ciones con un orden, una precÍMon, y una claiiaad 
que le hacen muy nece-'.'rio, y d'n mucha luz so- 
bre la historia de estas aves. Los hechos n¡ ,s nota- 
bles que tcsukan en fsre asunto de esce método 

rom- 



GOL 

comp.irativo , el mas propio para instruií-se , son: 
1." Qiie los papaijiaitus , y Izs goloiuiíi/his se di- 
ferí- nciaii por la sensibilidad en el órgano de la vi;,- 
ta ; los primeros son aves nocturnas , porque ti 
resplandor del sol perjudica á sus ojos ; los segun- 
dos permanecen por la noche en la inacción , por- 
que no tienen suficiente luz para distinguir los obje- 
tos , y moverse fácilmente, tsta primera diferencia 
produce otra secunda. Aunque las golondrinas no 
tengan las alas mucho mas largas , o mas fuertes, 
ni por consiguiente mucho mas ágiles para el movi- 
miento , sin embargo es su vuelo mucho mas fuer- 
te , mas ligero , y mas sobstenido , porque tienen la 
vista me)or , lo qual les da una gran ventaja para 
usar de toda la tuerza de sus alas. 

1." Aunque los colores de los papavicnioí , y las 
í,o!ondiTiuii se reduzcan a algunos niatizes obscuros, 
que en el fondo son casi ios misinos , con todo eso 
ju pluma es muy diterente , porque los colores es- 
tán distribuidos en manchas grandes en las golmidii- 
nas, y tienen visos relucientes, y en los papavientos 
son buxos y confusos. 

3." Los ptipdiuiUos , y las golondrinas viven de 
insedos que persiguen volando ; los primeros van á 
su encuentro con el pico abierto , y los que dan en 
su ancha abertura son cogidos por una especie de 
liga , ó humor viscoso de que esta untada : las go- 
lirddí'mas no abren el pico sino para coger los insec- 
tos , y le cierran con un estaerzo tan pronto que de 
¿1 resulta una especie de castañeteo. 

4.° Las goloiidnnai tienen las costumbres mas 
sociables que los papavientos. Se reúnen treqiiente- 
mente en bandadas numerosas; pero los otros pasan 
su vida en la soledad. 

5." Un agujero hecho en la superficie de la 
tierra , y al pie de un árbol , o de una peña , es el 
lugar donde los papavientos ponen sus huevos: este 
agujero que ellos dexan conforme le hallan, les sir- 
ve de nido : al contrario , las golondrinas construyen 
el suyo con mucho cuidado , y si algunas especies 
ponen en los agujeros de las paredes , ó en los que 
ellas saben hacerse en la tierra , escogen , ó hacea 
estas escavaciones muy profundas para que sus hi- 
juelos estén seguros , y ellas llevan todo lo necesa- 
rio para que estén mullidos y calientes. 

El cotejo que acabo de seguir pertenece á Mom- 
beillard , asi por el fondo , como por la mayor 
parte de las expresiones. Yo añadiré que el papa- 
viento es un ave triste que solo tiene un grito mo- 
nótono , y desagradable ; que es lento y parece que 
se mueve con dificultad : al conu'ario , las golondri- 
nas tienen , ademas de un canto alegre , un grito 
que parece que es la expresión de una sensación 
viva y agradable ; son ágiles , prontas , y libres en 
sus movimientos , que parece no les cuestan esfuer- 
zo alguno. Las golondrinas se hallan en ambos Con- 
tinentes, y en todas las. regiones de uno y otro; 
naeiie ignora que son aves de pasa en nuestros cli- 
mas , llegando el equinocio de la primavera , y se 
van casi en el del otoño. Según la observación del 
Conde de Eufton en su obra intitulada Memorias 
para servir a la Ijisloria de la Cayena , tom, II. 
pag. 251. Son las golondrinas aves sedentarias en la 
Gua)aiia, y pasan alii toda su vida: no se sabe si se 
ha vcrificae"lo que suceda lo mismo en toda la exten- 
sión ele la zona tórrida del nuevo mundo, y parece 



GOL 55 

al contrario , según los viageros , que varias' espe- 
cies de golondrinas , si acaso no puede asegurarse de 
todas , son aves de pasa en la zona tórrida del anti- 
guo Continente ; < Pues cómo son pasageras en los 
paises templados , y en las regiones septent: iona- 
ícs ? ¿Pero qtié se hacen en el otoño , y en el hi- 
bierno las que vemos durante el verano ? ¿ Pasan a 
climas donde encuentran el alimento que empieza á 
faltarles en el otoño en nuestras regiones ? ¿ Se re- 
fugian por ventura en las cuevas, y concavidades de 
la tierra para precaverse del frió en el hibierno? 
¿O finalmente, se precipitan en las aguas, que en el 
otoño las reciben en su seno , las llevan y de'posi- 
tan por la_ primavera en sus orillas , ó habiéndolas 
la influtacia del sol, vuelto por grados el movi- 
miento, la vida, y el sentimiento, salen por ven- 
tura del sueño , o letargo en que hjn estado sumer- 
gidas en las aguas , )' toman su \uelo ? Estas son las 
questiones que pueden hacerse sobre las golondri- 
nas , porque son relativas a las opiniones que se 
han propuesto sobre su partida , y su regreso. Esta 
pane de su historia es un punto de Ornitologia, 
muy dificil de aclarar, sobre el qual se ha di^pilta- 
do mucJio , sin que e^ten los atitores acordes toiia- 
via, porque se ha raciocinado mas que observado. 
Los pareceres están tan iguales de una parte y 
otra por el numero , y por las circunstancias de los 
que los sobstienen , que la autoridad cesa de ser un 
motivo de decisión; los hechos, y la observación 
deberían sin duda ser la respuesta á las questiones 
propuestas ; pero los hechos están propuestos y 
contextados por testigos igualmente numerosos , y 
por sugetos a los quales se les debe dar i"ual cré- 
dito ; por consiguiente son equívocos , y nos dexan 
en la incertidtimbre ; generalmente faltan las obser- 
vaciones , y las que parecen mas autenticas embro- 
llan sin ilustrar. Reduzcámonos , pues , a las dispu- 
tas de r.iciocinio , puesto que nos faltan los hechos; 
sin embargo , observando las cosas de mas cerca, se 
debe despreciar la inmersión de las golondrinas , y 
su mansión debaxo del agua , no solamente porque 
una aserción igual es contraria á todas las nociones 
sanas que pueden tenerse sobre la economía anima], 
sino también porque los que la defienden, y cuyo 
testimonio sena digno de fe , solo hablan por oidas. 
Y finalmente , porque los modernos que han procu- 
rado verificar esta opinión antigua no han podido 
hallar la ocasión, „ El Doétor Halmann, Moscovita, 
„ y Mr. Brown de Noruega , hallándose en Flo- 
„ rencia , han asegiuado á los autores de la Omito- 
„ logia Italiana que en sus países respedivos apare- 
„ cen , y desaparecen las golondrinas casi en los mis- 
„ mos tiempos que en Italia , y que su pretendida 
„ mansión debaxo del agua, durante el liibierno, es 
„ una fábula que solo tiene curso entre el pueblo. 
„ Mr. Tesdorf de Lubec , no obstante el trabajo 
„ que se ha tomado por espacio de quarenta años, 
,, no ha podido todavía lograr el ver una sola go- 
„londrina sacada del a"ua. 

„ Klein apo)'ador zeloso del sistema de la in- 
„ mersion , y emersión de las golondrinas , y Her- 
„ mann , celebre profesor de historia natural en 
„Strasburgo, quien parece inclinarse á la misma 
„ opinión, confiesan ambos no haber visto jamás el 
„ hecho que el uno defiende , y el otro apoya. 
„ Se sabe que en Alemania han ofrecido públi- 

,, ca- 



¿6 GOL 

,,camcnte á qualcuicra que lleve, duí.intc el h!l'ii.i- 
,, no , aljiínas «^olvud/m.-.í halladas dcbaxo del a^ua, 
'.', pagárselas a peso de plata, y que no se ha halla- 
„ do^^niíiguno <]ue lleve alguna." ( H.v/íjffa cnfuido 
üi grMí }ay¡e de Lt H¡sto<¡íi natiifnl d-c l<n Aves, 
¡om. .Xll. f.!g. 185 . V s!í,i!:cr¡tcs,) 

Todo lo referido sobre estos hechos es suficicn- 
r-e para que podamos negar la inmersión de las go- 
¡i,:¡d,¡ii.ii , - pero no hubiera sido suficiente el des- 
preciarlos como inadmisibles , y contrarios a todas 
las leyes de la ecoiioniia animal ? Porque en ete¿to, 
c cón;o se ha de suponer , i." que la misma ave res- 
pire , durante seis meses , y viva privada de la res- 
piración durante los otros seis? tn esia suposición, 
o su mecanismo se muda , ó no se muda ; si se 
muda, í cómo puede ser repemina esta mutación, 
y tener lugar de seis en seis meses en un animal 
formado y adulto ? Si el mecanismo permanece 
siempre el mismo , necesariamente perece el animal 
debaxo del agua, porque la respiración está precisa- 
mente detenida , y la muerte es la consequencia 
inevitable de su suspensión sobstenida por algún 
tiempo. 

i." ¿Cómo puede el animal sumergirse por seis 
meses sin perder la respiración , que detenida deba- 
xo del a-^ua dur.ante algunas huras , al tiempo de la 
partida cetaria privada de la vida ? 

7." Qii'indo en la primavera la vuelta del fno 
sucede á la de las ^olondiiiias se las ve perecer en un 
temperamento de quatro , ó cinco grados mas del 
termino del yelo darante el dia , y de uno o dos 
grados menos durante una ó dos horas antes de sa- 
fir el sol; «pues cómo han de conservar durante 
seis meses deba>;o del agua ciada el grado de calor 
necesario para mantener su existencia? 

4." ¿Cómo el temperamento del otoño, tre- 
quentementc mas suave , podria entorpecer las g<i- 
loml'iinis , y el de la primavera mas fno sacarlas de 
su letargo? 

;." "cY cómo el agua que sin cesar arroja á sus 
orillas los cuerpos extraños recibiria las golundn»its 
en el otoño , las conservaria en su seno durante el 
hibierno entorpecidas , y sin acción para llevarlas, 
y depositarlas por la primavera en el mismo estado 
en sus riberas > Pero basta de contradicion a un pa- 
recer , contra el qual sería fácil amontonar diricul- 
tades , v que no merece ser combaiiJo sino á cau- 
sa del numero de sus defensores , y del nombre de 
algunos que le han sobstenido. 

Aristóteles , y después de él Plinio , han dicho 
que las go'.ond/mas pasaban el otoño de los países 
templados a hs regiones meridionales , de las qua- 
les 110 estaban dictantes ; pero que en los países 
sep.entrionales donde tendrían que hacer un viage 
demasiado largo , se refugiaban en las cavernas , y 
cuevas donde pasaban entorpecidas el hibierno; 
este parecer ha tenido sus defensores , y a lo me- 
nos está apoyado soore la analogía con algunos 
quadrapedos ; y no es , como la opinión anterior, 
incompasible con todas las leyes de la economi.i 
animal : la torpeza supuesta en las gn¡o,id>inai , co- 
tilo existe realmen;e en los Lirones y Marmotas, 
no es otra cosa qae u 1 largo sueño, duranie el qual 
£S poslljlc que se conserve el calor, la respiración, 
v la ciiTulicion ; pero los quadrupedos sujetos a 
ésta torpeza periódica tienen en sí mismos ton que 



G ( ) L 

subministrar á sn cons*.r\.KÍon , y 1 L-parar lo que 
pierden en ei tiempo de su 4naccion : al contrario, 
ki Naturaleza no pone repuesto alguno, ni deposit;,; 
nada en parte alguna de las golond/m.is , qne pueda ^ 
alimentarlas ; necesitan repararse todos los días , y 
no pueden conservar su existencia sino con nuevos 
alimentos : esto solo es suficiente para probar que 
no pasan el hibierno entorpecidas , al modo de al- 
gunos quadrupedos; por otra parte los hechos que 
podrían haber renov.?do en nuestros dias e;ta opi- 
nión acreditada entre los antiguos , aún quando fue- 
sen auténticos y aseverados , solo son relativos á 
algunos casos particulares que no prueban nada por 
lo general. Parece constante que se han visto algu- 
nas golond>¡,i.u Je ribera, y de chimenea venir en 
medio del hibierno en un tiempo mas benigno 
que el que acostumbra a hacer en esta Citación , y 
como se vén salir de su retiro algunos Murciegalos, 
y volar aun en los meses de Enero y Febrero quan- 
do después de grandes trios el viento del mediodía 
trae por algunos dias la templanza de la primavera; 
han bacado por con'eqüencia que las gvlondrhiúí se 
retirarían durante el hibierno a las cavernas , como 
los Murciélagos, pues que se manifiestan como ellos 
en los dias calidos que hace algunas veces en esta 
estación : pero los Murciélagos aparecen entonces 
en gran numero , y se ven constantemente todos 
los años , con mas ó menos frequcncia según el 
temperamento que reyna en el hibierno, los que no 
aparecen por dehiera se encuentran en Jas canteras, 
y cavernas que les sirven de abrigo ; pero no se 
han visto sino algunas ^'e/íi/7rfí;//<7y , y esto rara vez, 
V no se han encontrado en los parages donde pu- 
dieran haberse refugiado : las goíondi'mas de ribera 
son las que es mas posible de suponer qne se ocul- 
tasen el hibierno , y le pasasen entorpecidas en los 
agujeros que ellas saben hacerse en el verano ; sin 
embargo Collíiisoa habiendo hecho registrar con 
mucho cuidado el año de 1757. un ribazo lleno de 
estos agujeros abiertos por las guloiidnnas de ribera, 
no se encontró ninguna. Yo no pens.!ria que las go- 
iond/ÍH.is que se ven dos ó tres veces , tal vez en 
diferentes parages en el tiempo en que comunmen- 
te no parece una, se hubiesen conservado con el 
favor de algún abrigo donde se hubiesen refugiado, 
\- ocultado en los dias en que hubiese sido el a\ re 
demasiado frío para que saliesen ; es imposible que 
puedan pasar varios días de seguido sin alimento, 
y si le hubiesen buscado por sí mismas en un tiem- 
po frío hubieran perecido , tanto por el rigor del 
tiempo , como por la falta de alimento que no hu- 
bieran encontrado ; luego es mucho mas probable, 
que estas golovdihiín se hayan escapado de algún lu- 
gar donde las tenían encerradas , como se cogen al- 
gunas veces en el cam¡)0 algunas aves c^ranjeras 
que se escapan de las jaulas , y demás parages don- 
de se las mantenía; porque no es difícil conservar las 
golondiliiaí aun durante el hibierno; basta ponerlas 
en un quario al abrigo , y calor de las aves que se 
acostumbi.in tener, y de darle-, de comer un poco 
de carne picada. 

Me parece haber demostrado por los hechos, y 
por las la/oiics que las golond.-inas no se esconden 
iií debaxo del ainia , ni en las cuevas y cavernas de 
1j liena ; las observaciones de los navegantes y 
viageros servirán de apoyo á esta asertiíJir , índi- 

i an 



GOL 

candónos el camino que las golondrinas signen , y 
los luíjarcs donde se retiran ti otoño , y de donde 
vienen la iirimavcrj. 

La relación de los marinos que han navegado 
entre la África , y la Europa en el Mediterráneo, 
hacen mención freqüentisimamente de las bandaojs 
de golondrinas que se ven encima del mar en el 
tiempo de su pasa , ya sea en otoño , ya en prima- 
vera : los habitantes de la Morea aseguraron á el 
P. Kirker que todos los anos pasa una niultÍLud de 
golondrinas de la Libia y Egipto a Europa. Mr. Adam- 
son , cuyos conocimientos y exactitud no permiten 
dudar de los hechos que atestigua , nos dice que las 
golondrinas de Chimenea , tan numerosas en Europa 
durante el verano , llegan al Sentgal á principios de 
octubre, y que de alli parten la primavera : me 
parece inútil acumular mayor niunero de h.chos so- 
bre un objeto stiticieneemence probado ; los que 
deseen conocerlos los hallarar- todos en el artíc.Jo 
de la Golondrina j tom. XlU.pag. 311. j» siguientes de 
la Historia Natural df las Ai-es, de donde he tomado 
los que acabo de referir, ó en los escritos de diver- 
sos viageros. Concluyo este artículo con un heclio 
citado en la ¡>ag. 310. del mismo tomo : Mr. Frisch 
haiiiendo atado a los pies de algunas golondi irías un 
hilo de color , volvió á ver el año siguiente estas 
mismas aves con su hilo : es muy común encontrar 
personas que aseguren haber hecho la misma ob- 
servación. ¿Pero cómo se podrá sin eiribargo ima- 
ginar que unas aves , que han pasado desJe la Euro- 
pa a la África , vtielvan precisamente al mismo pa- 
vage el año siguien.e? Cien se conoce quanto puede 
determinarlas la escasez á mudar de clima; ¿pero 
qué atractivo las llamará al mismo parage ? Se su- 
pondrá que la i.nagen de los lugares se haya conserr 
vado presente en la memoria de unas aves á las 
qiiales no hay autoridad de negar esta fdcukad, 
aves también que han atravesado espacios inmensos, 
y que han sido distraídas por los multiplicados ob- 
jetos que han visto; ¿Se les concederá inclinación 
por el lugar donde han nacido ? Pero antes de dis- 
currir sobre el hecho referido por Mr. Frisch , y 
tanto menos examinado , quanto muchas personas 
le dan crédito, ¿no sería necesario veriticarle cop 
nuevas observaciones ? 

Golondrina ámbar gris. 

Briss. tom. II, fag, 508. lam. XLV. f.g. 4. Ge- 
nero XXX. 

Es del mismo tamaño que el reyezuelo : toda su 
pluma es de un pardo obscuro por encima de la ca- 
beza , y iTias claro por las demás partes ; las guias 
de las alas , y las plumas grandes de la cola son de 
un gris pardo ; el pico es negro , los pies , y las 
uñas pardas. Seba dice que estas golondrinas despiden 
un olor subido de ámbar, y que algunas veces se 
las han traído vivas ; lo qual indica que en el vera- 
no se hallan en las costas de Olanda de donde re-r 
gularmente pasan al Senegal , porque de esca parte 
de África enviaron la que ha descripto Erisson, 
Golondrina azul de la Luisiana. 
Colondiina de la luisiana. Lam. 711, 
Es mucho mayor que ninguna de nuestras golon- 
drinas , pero no tiene plumón en los pies : toda su 
pluma es de un negro azulado de color de vioieta; 
porque es mudable , y según los aspeólos varia en- 
tre los matizes de estos dos colores c^ue forman el 
tiisítrio. ¿iatiiral, Tom. U, 



GOL tj 

fondo; el pi:o es negro, los pi,-s pardos; esta es- 
pecie la traxo de la Luisiana Mr. Le Beau con orrg 
gdlondiina que es mayor que ésta , cuyas alas y cola 
son de un color negro deslucido sin reflexos ; la 
primera tiene seis pulgadas y media de largo , y la 
segunda ocho pulgadas y seis lineas. 

Mcntbeillard mira como variedades de la golon- 
drina a\iíl de la Luisiana, no solamente esta del mis^ 
mo pais , que es mayor que ella , sino ctras quatro 
especies de goíondiinas de America, de las quales 
trata en el mismo ariícuip. No hay cosa , por lo 
general , mas üilicii que estas reducciones , cuya ne- 
cesidad se percibe á cada instante, cuya realidad se 
diviba; y de las quales después de haber buscado las 
pruebas, 5e remata con esperar las del tiempo, y 
de la observación. 1-ero no h„y aves respecto á las 
quales sea particularmente mas arriesgado el reunir 
las variedades a sus especies , por la simple inspec- 
ción de los despojos, é individtíos ya muertos, qut; 
en las golondiinas : la razón üe esto es, que la ma- 
yor parte de las golondrinas tienen quasi la misma 
pluma, y qt.e se semejan mucho en los diversos 
climas ; de suerte , que si no estuviésemos ciertos 
de la difei encía de las nuestras, y si las juzgásemos 
solamente por lo exterior , estaríamos funtiaaos er( 
tener a varias , que nosotros sabemos formar espe- 
cies distintas , como únicamente variedades. Sin 
adaptar en esta ocasión , ni despieciar el dictamen 
de Montbcillard , sino por conformarme con el 
ortíen que sigue , remiáré , como él lo hace , si ar- 
tículo de h golondrina ayd de la Luisiana, las qiia.ro 
siguientes: 

I.' Golondrina de. la Cayena. Lam, f 45 . /?V. i, 
Briss. tom. ll.pag. 495. lam. XLP'Lfig. i. 
Esta C!. casi del tamaño de la golondrina a'X}d, 
aunque algo mas pequeña: todas las partes superio- 
res son de un negro poco lustroso, y que tira á el 
acero bruñido ; las interiores son de un gris obscu- 
ro ; las alas, y la cola son negras; el pico, y los 
pies pardos : esta ave es sedentaria , y siempre per- 
manece en la Guayana donde se la vé todo el año: 
pone en los agujeros de los árbcles huecos , y se 
complace entre los troncos de los árboles que se 
caen de vejez. 

z.^ „ He visto, dice Montbeillard , quatro indi- 
„ viduos que Mr. Commercon traxo de la América 
j, Septentrional , los quales eran de un tamaño me- 
„ dio entre los de la Cayena , y los de la Luisiana, 
,, y que se diferenciaban en los colores de la parte 
„ inferior del cuerpo : tres de ellos tenían la gar- 
„ ganta de color gris oUcuro , y la parte inferior 
,, del cuerpo blanca ; " el quarto , que era de Buc- 
nosayres, tenia la garganta, y toda la parte inferior 
del cuerpo blanca , sembrada de mai chas pardas, 
mas espesas en las partes anteriores, que en el baxo 
vientre. 

3.' El Aiion de la Carolina. Briss. tom. U. 

pg- 514. 

Alian color de púrpura. Cátese, tom, I. pag. y 
lai/i. 5 1. 

Este es un poco mayor que nuestro avión: toda 
su pluma es de un color de violeta obscuro , mas 
fuerte en las plumas de las alas , y de la cola ; el 
pico es negro , y los pies y las uñas negruzcas. 
Anida en los agujeros de las paredes, y en las vasi- 
jas que a este fin ponen en las casas , porque esta 
H avf 



58 GOL 

ave se miía como útil , y muchos gustan procurar- 
la toüo aqu.Uo que puede atraerla; el servicio que 
hace conMSLc en adverar ton sus gritos la proximi- 
dad de l.'s aves de rapiña •, es ave de pasa , y no se 
halla en ia Virginia , y en la Carolina , sino en el 
verano. 

4.J La Ooloiiíl. iiia de la B,ih¡a de Hiídson. Briss. 
tom. ri. uipl. ¡■ag. 56. 

Esta tiene cerca de ocho pulgadas de largo : la 
parte superior de la cabeza, y üei cuerpo es de un 
ne"ro purpúrto; la raiz del pico esta cercada de 
plumas t.lai.quecinas ; las plumas de las alas y de la 
cola son de un negro sin visos ; la orilla de las 
alas es blanquecina;' la garganta, y el pecho son de 
un "ris obscuro ; los hijarcs pardos , el vientre 
blanco , sombreado con una tinta parda ; el pico , y 
los pies negruzcos. Orn. XXX. 

Golondrina con capuz roxo. rense Golon- 
drina DE CHIMENEA. Variedades de esta especie. 

Golondrina con clíJidor blanco. 

Coloadrina de la Cayena, con banda blanca fn el 
lientie. Lam. 714. fig. i. 

Esta es mas pequeña que la golondrina de chime- 
nea : toda su pluma es de nn color negro obscuro 
sin reíiexos ; una banda ó ceñidor blanco que atra- 
viesa lo alto del vientre , contrasta con el resto de 
la pluma ; lo inferior de las piernas está también 
cuoierto de plumas blancas ; el pico y los pies son 
negros, la cola es de color gris por dcbaxo: halla- 
se'^esta gohndtr/ia en la Guayana : se complace en 
las orillas de las aguas sobre cuya superficie vuela 
freqüentemente ; la lamina la representa baxo di- 
mensiones dtmasiado grandes. Gen. XXX. 

Golondrina de América. Cat. ^pcnd. pag. S9. 
lam. 8. Véase Golondrina parda rniMiACUDA. 

Golondrina de América, lam. Wi-fiS- i- ^'f^^' 
Avión nlgro (grande) con vientre blanco. 

Golondrina de América. l'caiC Tapera. 

Golondrina de cabeza roxa del Cabo de 
Buena Esperanza. Lam. yz^. fig. z. Véase Golon- 
drina DE CHIMENEA. Variedades de esta especie. 

GolONDRINA DE CHIMENEA Ó GOLONDRINA DO- 
MESTICA. 

Briss. tom. Il.pag. 48^. Gen. XXX. 

lam. 5 43-#¿- i- 

Eel. Hist. nat. des Oís. pag. 378. fiz-y fi- 379. 

Bel. Port. des Oís. pag. 99. 
Esta tiene seis pulgadas y dos lineas , desde la 
punta d^l pico hasta la de la cola , y cerca de un 
pie de vuelo; la cola es qua;ro lineas mas larga que 
las alas ; la garganta , y la delantera de la cabeza, 
por su parte anterior y superior, son de color de 
castaña obscuro ; lo demás de la cabeza , y la parte 
superior del cuerpo, las alas y la cola son de un 
negro lustroso con visos azules, que tienen ma- 
tices de color de acero bruñido : no obstante , las 
plumas quv cubren la parte superior del cuerpo son 
blancas por la mi.ad, y cenicientas por su raiz; pe- 
ro quando están echaaas el único color aparente es 
el negro azulado : todo lo inferior del cuerpo es de 
color blanco, mezclado ligeramente de color de 
castaña : la cola esta muy horquillada , y la pluma 
mas extenor de cada Ldo es quince lineas mas larga 
que las dos de enmedio ; las cinco laterales mas ex- 
ternas , esian marcadas con una mancha blanca ha- 
cia su extremidad ; el iris es de color de avellana; 



GOL 

íl pico negro ; los pies y las uñas negruzcas. 

La golondrina de chimenea es la primera que 
viene á nuestros climas : llega poco después del 
equinocio de la primavera , sin que el temperamen- 
to mas suave ó mas rigoroso, que lo ordinario, 
adelante ó atrase su regreso : y asi no es raro que 
las golondrinas de esta especie sufian el frío que so- 
breviene con bastante freqüencia á fines de Abril, 
ó principios de Mayo , y por esta causa perece un 
gran numero de ellas algunos años : sin embargo, 
partee que la impresión del frió las priva menos de 
la vida , que la falta de alimento , y escasez de in- 
sedos ; pasan inuy poco tiempo , después de su ve- 
nida , sin ocuparse de la propagación de su especie, 
y trabajan con mucha prontitud en la construcción 
de sus nidos ; los hactn en lo interior de las chi- 
meneas , en la parte mas alta , y cada año constru- 
yen uno nuevo encima de los que han quedado de 
los años anteriores , de los quales no se sirven ; los 
componen con tierra amasada con paja , y crin , y 
guarnecen lo interior con paja , hiervas secas, y 
plumas ; según la parte donde unen el nido , si es 
en medio , ó a los ángulos de la chimenea , le can 
la figura de un medio cilindro , ó de una quarta 
parte de cilindro hueco. Hacen dos posturas por 
año ; la primera de cinco huevos , y la segunda de 
tres , los quales son , ó todos blancos , ó mancha- 
dos ; porque se hallan unas veces de unos , y otras 
de otros en los nidos. No hay nadie que haya vivi- 
do en el verano en el campo , que no conozca el 
canto de nuestras golondrinas : anuncian el alva, y el 
crepúsculo de la noche. Estas aves inocentes , cuyas 
costumbres son suaves y sociables , expresan sus 
sensaciones por un freqiiente canto , y por algunas 
inflexiones de la voz vivas y variadas. La hembra, sin 
tener un gorgeo bien formado , imita el canto del 
macho por un murmullo que tiene , sus inflexiones. 
Tiene el macho , y la hembra una unión recíproca, 
y por sus hijos una ternura sin Hmites. Los prelu- 
dios de su rogocijo antes de la postura son anitna- 
dos y freqüentes , y sus caricias recíprocas ; después 
del nacimiento de los hijuelos , son iguales sus cui- 
dados para procurarlos el calor necesario , mante- 
nerlos con limpieza , y subministrarlos el alimento 
que necesitan. El hecho observ^ido en Olanda de 
una golondrina que halló , trayendo a sus hijuelos la 
comida , ardiendo la casa en que habian nacido , y 
se precipitó hacia ellos por medio de las llamas, no 
ha sido suficientemente aseverado , y merecería in- 
dagarse. No obstante , estas son aves de hábitos 
suaves y amables , y las que nos libran de aquellos 
enjambres de inseétos incómodos , que zumban y 
perjudican , y á las que los hombres ociosos se 
complacen de abatir para satisfacer la vana obstenta- 
cion de hacer brillar su destreza. ¡Hombres bárba- 
ros, para con unos animales inocentes, injustos para 
con la sociedad , á quien privan de unas aves útiles 
por la destrucción que hacen de los inseétos perjudi- 
ciales, y que se multiplican á proporción que se dis- 
minuye el número de los animales que limitan su 
fecundidad ! Pero Montbeillard ha usado de la voz 
mas propia , dando el epideto de ridicula á esta 
caza , cuyo motivo es la vanidad , y cuyo efecto es 
perjudicial sin provecho alguno. 

Entre la estación de la echadura, y la de la par- 
tida , pasan las golondrinas freqiiemeinente las no- 
ches 



GOL 

ches en los árboles , y muy comunmente en los 
álamos á la orilla de las aguas : dicen algunos que 
las ramas que escogen , y sobre las qíi.ilts se tuca- 
raman , se secan y mueren algún tiempo después. 
Finalmente , qnando h disminuaon del numero de 
insectos empieza hacia el hn de Sep-.ieaibre a hacer- 
las conocer la necesidad de dexar nuesiros climas, 
se juntan trescientas , o quatrocicntas cu un árbol 
muy alto , y parten todas juntas tomando un vuelo 
muy remontado, unirormc, y sobsienido; su parti-i 
da es comunmente muy de maaana , antes de salir 
el sol. Ya se ha visto en este artículo , que las .eo- 
loadii/ids de chimenea llegan al Senegal a principios 
de Oítübre. ti mismo oiiscrvador a quien se tiebe 
este hecho importante Adamson , se lia asegurado 
de que no ponen en Ahita , y que vuelven a partir 
por la primavera; a su regreso se intioducen en lo 
interior del norte, y en todas las partes de la Euro-> 
pa. MontbeiLard asegura que son conocidis en el 
antiguo Continente , desde ia JNoruega hasta el 
Cabo de Buena Esperanza , y del lauo del Asia 
hasta las Indias , y el Japón. Sonnerat ha iiaido al- 
gunas pieies de ellas de ia cosca de iMalauar, y del 
Cabo de Buena Esperanza. Me parece muy probable 
que estas goiondirnai de Asia pasen succesivamenie 
del medio dia al norte, y dei norte al medio dia de 
esta vasta parte del Coniiaente , como las nuestras 
pasan altemativameme de Europa a Atrica , y de 
África á Europa. Obseivase con bastante frequencia 
dos variedades en la tspecie de golundi'rii.TS de chi- 
inc:!ea , una blanca toda , y la otra roxa : son indi- 
viduales , pero pueden mirarse como variedades 
que consti.uyen razas las tres '¿uluiidiiti.ti siguientes: 
j.'' La gotund,¡na de la Antigua con garganta co- 
lor de oriii. 

Mr. Sonnerat la traxo , y la describió. Vtagc á 
i,i -iituva íjiünca, pag. ii8. y la hizo grabar en la 
líim. Sí. „Es, dice este viagiro, del tanuño de la 
„ golondiinn de ribera de EurDpa: la cabeza, el cue-: 
„ lio , y el lomo son negros ; las cubiertas pequen 
„ ñas de las alas son de un negro que tira a color 
,, de violeta; las cuoier as grandes, las plumas de 
„ las alas y de la cola son de un ne^ro sin lustre : 'f 
encima de la raiz del pico se vé una mancha de 
un amarillo de orín ; la garganta es del misino co- 
lor, con una rayado collar negro estrecho ; lo inflv 
rior de la garganta , y del cuerpo es blanco ; los 
pies y ti pico negros. 

i.-" La goUindiíH.i con vientre roxo de la Caye- 
na. Lam. 7 i 4, fig. i, 

Esta es un poco mas pequeña que la golonániía 
de chimenea : la frente es de un roxo claro ; la 
garganta, y toda la parte inferior del cuerpo son 
del mismo color , peí o mas oDscuro ; todo pl resto 
de la pluma es negro. Esta especie anida en las ca- 
sas , dándole una forma cilindrica, y componiciido- 
le con mu>.go y plumas, tste nido est- aislado por 
todas partes, y suspendido verticalmente ; la entra- 
da esta colocada por abaxo sobre uno de h.s lados, 
y dispuesta de modo que comunica a todos los pi- 
sos ; porque estas gohn.it'nai hacen succesivament? 
nuevos nidos unos enci.iia de otros , como las de 
íhlmtnca. 

J.' La golondñn.i con capuz roxo, representada 
en la lam. 723. fig. 2. con el nombre de goloiidiiim 
de cabcT^a ¡roxa dcL Cabo de Emna. íi¡cran\¡i. 



GOL 



59 



Parece un poco mayor que la gnl(md,:,ia dt ihi- 
menea, juzgando por la figura que la representa; 1^ 
parte superior de la cabeza, lo alto del cuJlo por 
detrdS , y la rabadilla son de un color roxo , varia- 
do de negro ; el lomo , y las cubiertas superiores 
de las alas son de un negro , que tira á azul ; las 
plumas de las ajas pardas, rodead.is del mismo color, 
pero mas claro ; las de la cola negruzcas ; todas las 
laterales tienen , por el lado exterior , una mancha 
blanca ; la garginta está variada de blanquecino y 
pardo ; la parce inferior del cuerpo está sembrado 
de manchitas longitudinales negras , sobre fondo 
amarillo baxo. Esia gulcid/ma anida en las casas 
construye su nido de tierra, le gu anece interior- 
mente con plumas , y le suspende del anesonado ó 
bovedillas de los pisos, dándole una forma redon- 
da , y dexando una especie de cilindro hueco , que 
es la entrada. Las semejanzas entre algunos hábitos 
de esta gotohd'Vhi , y las de la de (Inmcvcn , son sin 
duda, las que han obligado a Montbeillard a mirui- 
la como una variedad. 

Golondrina Dt cola puntiaguda de la Caj'e- 
na. Lam. 726. fig. I. l'iase Golondrina parda 
plumiagüda de la Luisiana, 

Golondrina de cola puntiasuda de la Luisia- 
na, Lam. 726. iíg. 1. Tfiííf Golondrina parda 
plumiagüda de la Luisiana. 

Golondrina dl cola quadrada. J'ease papa- 
viento. 

Golondrina de España (la grande). }'ease A^Io^f 
(grande) con vientrl blanco. 

Golondrina de gris de las rocas. 

Esta es una especie poco conocida , de la qual 
Montbeillard hace la descripción siguiente. „Su lon- 
„ gitud total es de ciiíco pulgadas ; todas las plumas 
„de la parte superior de la cabeza, y del cuerpo, 
,, las plumas, y cubiertas superiores de las alas son 
„ de un gris obscuro , circuido de roxo ; las dos 
5, intermedias de la cola son del mismo color me- 
„ nos obscuro ; las qtiatro laterales están señaladas, 
„ por el l.,do interior, con uria mancha bjanca. ... 
„ la parte iiiterior del cuerpo es roxa ; los hijares 
j, del mismo color teñido de pardo : las cubiertas 
„ interiores de l.is alas son paruas ; los pies cubier- 
„ tos con un plumón de color de gris , variado de 
j, pardo; el pico y las uñas negras." 

Esta especie habita en los paises montuosos; 
anida entre las rocas , y solo baxa al llano para se- 
guir la presa: llega á Saboya hacia la mitad de 
Abril , y se vá á mediados de Agosto ; tiene el gri- 
to y andadura de la guhtidi'.iia de iiíitana , con la 
qual se mezcla quando baxa al llano ; lo qual exe- 
ciita todos los días muy de mañana, y el lesto del 
dia quando el tiempo está dispues;o para llover; 
pero quando el cielo está sereno , todas las goton- 
di'riids que han baxado al llano, á las echo ú ocho 
y media ya han vuelto a subir a los nionies. Cc- 
rieio XXX, 

Golondrina de la Antigua con garganta 
color de orín. V'iage a la mic-xa Guinea, pag. 118, 
lam. LXXl'l. Weaie Gqlondrina de chimenea, en 
las variedades de esta especie. 

Golondrina de la Bahía de Hudson. Briss. supL 
torn. ri. pag. '¡6. lidie Golondrina azul de la 
Luisiana. 

Golondrina de la Carolina. Briss. tom. II, 
Ha fS' 



6o 



GOL 



GOL 



p¡ig. 501. J'ease Goiokdrina parda piumiaccda 
de la Lu'.siana. 

Golondrina de la Cayena. Um. ^45- l'g- i- 

BrISS.ÍCW. ¡i. i'^g- 495 • í ^^^C GotONDRlNA AZUL dc 

la Luisiaiía. 

Golondrina de la Cayena con- banda blanca 

tN EL VIENTRE. Um. TZ^.fg. 1. í "JC GOLONDRI- 
NA CON CEÑIDOR BLANCO. 

Golondrina de la Isla de Borbon. Lam. 544- 
pg. z. lean: Golondrina parda (glande) D£ 
vientre manchado. 

Golondrina de la Luislana. lam. irz. Vcase 
Golondrina azul de la Luisiana. 

Golondrina de la Martinica, lam. 544. y;¿. i. 
Vcasc Golondrina negra plumiaguda de la Mar- 
tinka. 

Golondrina de mar. 

Sterna es el nombre latino que la mayor parte 
de los autores dan á la go.'ondrin.i de mar, 

Hliomiclle de mer en Franecs, 

See ihcwalbc en Alemán. 

Sce nvallow en Inglés. 

Tíicni , tenis , strin en Sueco , y en varias Len- 
guas del Norte. 

Las gohíid'hias de ma,- , de las quales Brisson lia 
compuesto el gc-nero CIIL dc su método, tienen el 
pico largo , dertcho , puntiagudo , chato por los la- 
dos , compuesto de dos porciones, ó mandíbulas de 
igual lor.gitud ; las piernas cortas ; los pies muy pe- 
<3iieños;lo inferior de las piernas sin plumas; qua- 
tro dedos , tres delante , y uno detras ; los tres an- 
teriores unidos por una membrana ; las alas muy 
largas y escotadas ; la cola hendida ; el cuerpo cu- 
biiTto de muchas plumas , y de un plumón espeso: 
viven de peces que cogen en la superficie del agua, 
porque no nadan ; sus pies son demasiado cortos 
para este uso, y de poca uiilidad para andar : las 
golondilnas dc mar no se paran en la tierra, mas que 
para descansar , ó hacer su cri i : el ayre es su ele- 
mento , vuelan y le atraviesan de todos modos coa 
la ayuda de sus alas largas : freqüentan las playas 
marítimas , los lagos , estanques y ríos : vienen por 
el mes de Mayo a nuestras costas , pasan en ellas la 
mayor parte del verano , y crian ; y en el mes de 
Agosto y Sepiiembre hacen sus incursiones en los 
rios. Estas son aves vocingleras , y tienen poco ins- 
tinto en los peligros que las amenazan. Las golond/i- 
Tias de mar pasan cerca , y a tiro de los cazadores, 
cu)'a vista no las hace tomar otro camino; el ruido 
de los tiros no las ahuyenta , al contrario se preci- 
pitan , y rodean volando , y gritando a la que ha 
sido muerta de algún tiro. Con todo eso no vuelan 
en bandadas , sino cada una por su lado en el mis- 
mo espacio , y sin perjudicarse , y muchas veces 
entre otras especies : esta semejanza entre estos dos 
géneros de aves, la conformidad en la longitud, y 
corte de las alas, en la forma de la cola, en el 
modo de dirigir sus movimientos, y de variarlos 
volando , y en la manera de coger la presa , han 
hecho comparar estas aves á las goUmd/inas y y dar- 
las el mismo nombre , añadiendo solamente el del 
elemento , en el qual encuentran su alimento mas 
común; porque como ya he di.ho suben rio arriba, 
y vuelan encima de los lagos y estanques, y no des- 
precian los ¡nscítcs con alas que encuentran á tiro 
volando. 



Golondrina de mar. Lam. 987. / mjí Pati.n. 
Golondrina de ^lAR (^pequeña). 
Lúiii. 996. 

BnibS. tum. Vi. pjg. toé. gen. tlU. lam. XIX, 
i'ig. 1. 

Es del tamaño de una alcidra : su longitud, des- 
de la punía del pico a ia üe L\ cola , es de ocho 
pulgadas y nueve lineas ; tiene mas de pie y medio 
de vutlo: la trente es blanca; la par.e superior, y 
posterior de la cabeza, y lo alto del cuello por ac- 
eras es negro ; el resto del cuello por encima , el 
lomo , y ia rabadilla , como también las plumas es- 
capularias es de un pardo ceniciento: desde la raiz 
del pico, hasta encima del ojo, tiene una raya ne- 
gra, que se reune al mismo color , en lo posieiior 
de la cabeza : el negro que cubre la coronilla rema- 
ta en ángulo hacia la frente : la garganta , la delan- 
tera del cuello , y la parte inferior del cuerpo son 
blancas ; las tres plumas exteriores de las alas son 
negruzcas , rodeadas por la parte interior de una 
lista ancha de blanco , las deir.as plumas sen ceni- 
cientas exteriormente , y blancas por lo interior ; la 
cola es blanca , y muy horquillada ; el pico , y los 
pies son roxos , pero la punta del pico , y las uñas 
son negruzcas. 

Golondrina de mar de cabeza blanca. 
Catesb. lor/t. I.pag.y lam. 88. l'eaie Noddi, 
Golondrina de mar de cabeza negra, 
Briss. tom. I I. j'ag. 114. Gen. CU!, 
üaütct en Francés. 
Este es un paxaro parecido a las golondiinas de 
mar: tienen nueve pulgadas y nueve lineas de lar- 
go, desde la punta del pico á la de la cola; la cabe- 
za , la garganta , el cuello , y lo alto del pecho son 
negros ; tiene al rededor de los ojos un círculo de 
plumas cortas de color gris claro; lo superior del 
cuerpo de gris; y lo interior del pecho, y del cuer- 
po blancos ; las alas de un gris ceniciento ; la cola 
de este ultimo color , excepto la pluma mas exterior 
de cada lado , cuya orilla es blanca rodeada de gris; 
las plumas de la cola van alargándose per las ori- 
llas, lo qual la hace horquillada; el pico es negro; 
los pies de un color roxo obscuro ; las uñas ñeras. 
Esta especie de golund,¡na dc mar , poco común en 
nuestras costas , y que algunas veces se vé en nues- 
tras riberas al fin del verano , tue observada en 
América por el P. Feuillée. Según las observacio- 
nes de este viagero naturalista, la hembra pone dos 
huevos , muy gordos para su tamaño, blancos , con 
pintas de color de purpura obscuro, anida sobre las 
peñas. 

Golondrina de mar de Filipinas. 
Esta es una nueva especie que Sonnerat ha traí- 
do de la Isla de Panay. La describe en los términos 
siguientes, ¡-"¡age a la nueva Guinea, fr.g. 125. ,, Su 
,, tamaño es el mismo que el de nuestra golondrina 
„ dc mar : tiene la parte superior de la cabeza mnn- 
„ chada de negro; la delantera del cuello, el pecho, 
„y el vientre blancos; la parte posterior del cuc- 
„ lio de un negro pardusco; las alas de color de 
,, tierra por encima, y parduscas por debaxo; la 
,, cola del mismo color que las alas; el pico , y los 
,, pies negros. Gen. CUI. 

GoIONDRlNA DE MAR DE GRANDES VUEIOS. 

Esta especie nueva la observó el c.aiallcro de 
Qiierthoenc en la Isla de la Ascensión, y ti Conde 

de 



GOL 

de Bufibn es el primer autor que de ella ha hablado; 
j, Es del mismo tamaño ijue la grande golondiina de 
„ ,»ar , aunque tiene las aiJs mucho mas largas , y 
„su vuelo es de dos pies, y nueve pyigadas. Sobre 
„ la frente tiene una pequeña media luna blanca ; la 
„ parte superior de la cabeza , y de la cola de un 
„ color negro hermoso, y toda la inferior del cuer-. 
,,po blanca; el pico, y los pies negros. 

Estas goUndiinas son tan coaiimes en la Isla de 
la Ascensión, que algunas veces obscurecen ei a) re, 
V se ven algunas llanuras que están enteramente cu- 
biertas de ellas; dan condhuamente un grito agu- 
do , semejante al que se da quando uno se asusta; 
volaban por encima de ^Ir. ue Qiicrthoent, sin es^ 
pantarse de su vista, y casi liegaoan a tóenle : las 
lluecas no volaban , y se uclcni.iian a picotazos : en 
mas de seiscientos nidos solamente se bailaron tres 
en que hubiese dos pojluclos, ó dos huevos ; en 
todos los demás no había mas que uno. Los huevos 
son muy gruesos a proporción del ave , amarillazos, 
y manchados de pardo , y de violeta baxo. Los po- 
íluelos están cubiertos de un plumón pardo , y 
arrojan el pez que han tragado , luego que quieren 
cogerlos. Ora. CIU. 

Golondrina de mar de la Cayena (grande"). 
Esta es un poco mayor que el ¡laiiii , ó la mayor 
golondrina de mar de Europa ; la delantera de la ca- 
beza , el cuello , y toda la parte interior del cuerpo 
son blancas ; la parte posterior de la cabeza esta 
manchada de negro ; la superior del cuerpo , las 
alas, y la cola son de color de ceniza , vanado de 
roxo p^-lido en las orillas de las plumas del lomo, 
de blanquecino en la rabadilla, y mezclado de ne- 
gro por las puntas de las guias de las alas : el pico 
es amarillo , y los pies son de un pardo amarillazo. 
6ra. CIU. 

Golondrina de mar manchada. 

La».'. 9z4. 

Briss. tom. iKpag. zi6. lam. XX. fig. i. Gen. CU!, 

Gn'fjctte en Francés. 
Tiene diez pulgadas y media desde la punta del 
pico á la de la cola: lo superior de la parte anterior 
de la cabeza es de un gris blanco , mezclado de 
bermejizo por la extremidad de las plumas ; la gar- 
ganta , la delantera del cuello , y la parte inferior 
del cuerpo son blancas ; lo posterior de la cabeza, 
y del cuello negro ; el lomo es pardo por la 
parte superior , y ceniciento por la inferior , con 
una mezcla de bermejizo en la orilla de las plumas; 
la rabadilla , y lo superior de la cola son de un ce- 
niciento claro ; detras del ojo de cada lado tiene 
una mancha negruzca ancha ; la orilla exterior de 
las alas es blanca ; éstas son pardas , variadas del 
mismo color mas ó menos obscuro, y de bermeji- 
zo; la cola es horquillada, y es de un ceniciento 
claro , y obscuro hacia la punta ; el pico es de un 
pardo negruzco , los pies son de un color pardo 
verdoso , y las uñas negras. 

Según las observaciones comunicadas por Mr. 
Eaillon , al Conde de Buton, esta especie de go/on~ 
d/tnas son poco cantoras , escogen en los pantanos 
una yerba espesa , ó algas enniedio del agua , ó i 
las orillas , y llevan alli alíjunos pedazos de yerbas 
secas, y ponen sobre elLs sus huevos que por lo 
común son tres , y empollan por espacio de diez y 
siete dias : según el mismo observador no son estas 



GOL 6r 

«ves comedoras de peces , pero se mantienen de 
inseiítos que cogen en el ayre , ) de los qae reco- 
gen sobre el agua. 

Golondrina de rabadilla blanca ó Golon- 
drina DE VENTANA. 

A'v'wn ¡/ci¡utho. Lam, 541. fig. i. 

Briss. Imn. li. ¡lag. 4i»o. Ge». XXX. 

BiL. Hisi. 7taí. díS lili. ¡.ag. ^So. p'g. y p,tg, 581. 

Bel. Pon. des oís. pag. 100. 
La goíoadiiiia de 'vcnt.via es mas pequeña que la 
de ihimenea, y se diferencia de esta tn una parte de 
la pluma, en la cola que es menos horquillada, en 
la pluma de que están cubiertos los pies , y varios 
hábitos suyos; tiene cinco pulgadas, y cinco lincas, 
desde la punta del pico a la de la cola : la rabadilla, 
la garganta , )' toda l.i parte inferior del cuerpo son 
de un color blanco hermoso ; lo superior de la ca- 
be/a , y del cuello , el lomo , las cubiertas de enci- 
ma de la cola, y las plumas escapularias son negras 
con visos azules. No obstante , todas las plumas, 
excepto las escapularias , son cenicientas h.ista el ca- 
non, y blancas por tnmedio , pero quando están 
echadas el color negro azulado es el único que se 
manifiesta. Las plumas de las alas son pardas , con 
rellexos verdes por el lado exterior ; las tres mas 
inmediatas del cuerpo rematan en blanco : un plu- 
món del misipo color cubre los pies hasta la raíz de 
las uñas, que son parduscas; el pico es negro. Este 
color es menos obscuro en la pluma de la hembra; 
el blanco es menos puro , y es^a variado de color 
gris en la rabadilla.. Los nuevecillos tienen la cabeza 
parda, con una tinta del mismo color que se estien- 
de por debaxo del cuello ; los visos de la pluma 
son menos biillantes, y mas verdes que azules: con 
todo las plumas de las alas tienen un color vivo. 

La guií.iidrina de 'ventana llega algunos dias des- 
pués que la de einmenea:, los pnu'.tros dias los pasa 
en las cercanías de las aguas drnde da caza a los 
inseítos; pero en nuestros climas empieza hacia el 
quince de Abril á acercarse á las habitaciones , y á 
construir su nido que labríca en los frisos , corni- 
sas , y cercos de las ventanas : sin embargo prefiere 
las puntas de alguna roca quando las liay poco dis- 
tantes , las quales la ofrecen la misma comodidad. 
No se debe, me parece, ni acusarlas de tener el 
natural menos social que la golondrina de einmenea, 
y alabar en ésta la costumbre mas constante de esta- 
blecer el nido cerca de nuestras habitaciones , mani- 
festando en esto una inclinación mas fiel por noso- 
tros. Hombres y golondiinas , y todo ser viviente 
procura ante todas cosas su comodidad , y no es el 
mas prudente el que piensa hallarla en la sociedacl 
mas numerosa. 

La goloiidrirui de lentana hace su nido de barro, 
prefiriendo el que los gusanos dexan después de ha- 
ber extraído el jugo, a la qual comunican una cierta 
viscosidad; probablemente la abu-'dancia mas o me- 
nos de este barro , que se halla mas fácilmente en 
tiempo llovioso , es causa de que las golondrinas no 
gasten algunas veces mas que cinco ó seis dias en 
construir el nido , y en oíros tiempos emplean diez 
á doce dias ; deslien la tierra con el pico , y con él 
le transportan y aplican; sus pies en estas ocasiones 
son también insiru;: entos que les sirven de mucho; 
se vé frcqilentemenrc que varias trabajan con igual 
prisa en un mismo nido, que solo debe servir para 

un 



• 2 



GOL 



un par; pero algunas veces por uno de aquc'.Ioi 
transtoriiob cuyo prifcipio existe en el desorden de 
la orgaiiizacioíi uidividual , ñus bien que en nues- 
tros vicios que se han imputado demasiado á los 
animales , mientras que varias golondrinas adelantan 
el trabajo con ardor , hay otras que destruyen quan- 
to pueden lo que las otras han construido. 

La tierra que empican en la fabrica de los nidos 
la fortifican con pajitas , mezcladas en el grueso de 
las paredes ; la capa ó suelo mas interior esta guar- 
necida de gran cantidad de plumas , mezcladas en la 
argamasa. 

Entre los inseftos de diferentes especies que 
atormentan freqiienteinence en los nidos , la madre, 
y los hijuelos, es el mas común la mosca, ó arana 
que se agarra de los pequeños, les chupa, y juzgan- 
do por su tamaiio , parece un enemigo despropor- 
cionado a el de estos tiernos animales. 

Concluidos los nidos , é inclinados á una super- 
ficie mas ó menos llana por una porción de sus la- 
dos , son redondos en lo demás , cerrados por aba- 
xo van alargándose , y estrechándose por arriba 
donde hay una abertura estrecha que es la enerada 
de la concavidad interior ; sirven varios aiíos de 
seguido á las gotond/.uds que anidan en nuestras ha- 
bitaciones ; y al contrario dicen algunos haber ob- 
servado , que las que hacen su nido en alguna punta 
de roca, ó de caverna, le construyen nuevo todos 
los años; esta diferencia, cuya razón no se percibe, 
merecería examinarse , y observarse de nuevo ; no 
parece que las guíundihim prefieran una exposición á 
otra : pero gustan de colocarse en los parages que 
caen a las praderas , y a terrenos húmedos , y que 
estén vecinos de alguna corriente, ó agua detenida: 
estos lugares son mas abundantes de los inse¿tos 
que les convienen. Hacen dos , y algunas veces tres 
posturas por año : la primera de cinco huevos , la 
segunda de tres ó quatro , y la tercera de dos ó tres: 
son blancos, y rodeados hacia la punta gruesa de 
un disco un poco obscuro, ti macho se aparta poco 
de la hembra durante la empolladura ; defiende con 
ardor y atrevimiento la proximidad á su nido , del 
<5ual aparta las aves que vuelan al rededor , y algu- 
nas veces se arroja sobre ellas á picotazos ; entra 
freqiienttmente en el nido con la hembra , donde 
ambos arrullan durante largo tiempo , y sin inter- 
rupción en las noches en que el ayre es mas sereno; 
uno y otro están igualmente atentos a las necesida- 
des de sus hijos luego que han n.icido , y lo conti- 
núan largo tiempo aún después que han tomado 
vuelo : sin embargo , si se los quitan dexan de lle- 
varles de conur aunque los hayan puesto á su vista 
é inmediatos: vuelan con inquietud hacia el lugar de 
donde ha sido quiíado el nido , como si el sitio 
hiciese impresión en ellos ; solamente parece que 
basta quiüuies los hijos para que cesen de conocer- 
los : los límites de su instinto sobre este punto los 
ha reconocido Mr. de Montbeillard en una ocasión 
en que unos gon'w/iCi continuaron alimentando sus 
polluelos que estaban puestos en la tabla de una 
ventana al lado de los de una go¡o>ul,i>ni , la qual 
abandonó los suyos siendo asi que estaban a su 
vista. 

No es extraño que los gorr'ioncs pongan en los 
nidos de las goiundi¡ii,n de "jcriiana , como se apro- 
vechan del barro qtie éstas pegan á las casas con 



GOL 

este designio ; entonces tienen estas aves grandes 
combates : pero es un error antiguo , desmentido 
por la observación, el que las golondi'was mastican 
súbitamente la abertura del nido acudiendo en tro- 
pel, y que encieran en él al usurpador. Tampoco es 
cierto , como algunos escritores han dicho , que las 
golondí'mas de i^eiiiann tengan un natutal tan arisco, 
que no se las pueda domesticar : se crian muy bien 
sus hijos dándoles un alimento conveniente , y se 
hacen mtiy domésticos. 

Luego que ha pasado el tiempo de la echadura, 
las goloiidiiiiiis con rabadilla blanca se juntan por la 
noche en gran número cerca unas de otras sobre 
los caiiaverales en los lugares pantanosos , ó sobre 
las cornisas , y aleros de las casas , y forman ung 
especie de cordón largo , y pasan alli la noche : al 
tiempo de su partida se juntan del mismo modo so- 
bre el texado de algún edificio muy alto , dan un 
grito particular , y estando todas en una viva agita- 
ción parten juntas , elevándose tanto que se pierden 
de vista : en los lugares donde estas golmidñnus van 
á pasar el hibierno , no tienen los mismos conoci- 
mientos de ellas que de las de chiir.enea , y tampo- 
co se sabe quales son los países en que se hallan; 
solo se sabe que en el verano se esparcen mucho 
por Europa. 

No debo omitir una observación de Montbei- 
llard. El peso de tres polluelos pesados juntos re- 
partido entre ellos , era de trescientos quarenta y 
cinco granos cada uno , y los del padre y la madre, 
divididos del mismo modo , era de doscientos 
ochenta y ocho granos cada uno ; lo qual hace una 
desproporción de cir.quenta y siete grínos, diferen- 
cia enorme : sin embargo , parece que era en parte 
el producto de la masa alimentaria; además los hi- 
juelos no tenian todavía mas que plumón; las plu- 
mas de los padres y madres , su misma substancia, 
llenas de ayre que se insinúa en gran quantidad en 
todas las partes de las aves, y mucho mas probable- 
mente en aquellas que se han excrcitado ya en el 
vuelo , el que estaba interpuesto entre sus plumas, 
la capa que cubría su cola , y aquella sobre la qual 
pesaban por una superficie mayor, eran otras tantas 
causas que podrían disminuir su peso , y hacerle 
menor en la apariencia. Sin embargo , esta observa- 
ción curiosa merecerla que alguno la repitiese to- 
mando todas las precauciones necesarias para redu- 
cirla á su justo valor, y seria muy curioso, y tal 
vez útil el verificar si a proporción los anímales 
nuevos terrestres no pesan menos que los adulios, 
y los viejos en un igual volumen , y si sucede lo 
contrario en las aves y peces. 

Golondrina de kabadilla rdxa y cola cíua- 
drada. 

ksta es una especie observada por Mr. Com- 
mercnn en las orillas del rio de- la l'lata. Tí;ne seis 
pulgadas y media de largo , y diez de \ uelo : todas 
las p.utes superiores, excepto la rabadilla, son de 
un color negruzo , mezclado de reficxos de un ver- 
de v azul obscuros ; las pítimas de la rabadilla soyi 
roxas , perfiladas de blanquecino ; toda la parte in- 
terior del cuerpo es de un color blanco sucio; 
las cubiertas inferiores de la cola sen bermejizas; 
las plumas de las alas y de la cola pardas , con 
algunos visos verdes ; las plumas medianas de las 
alas circundadas de un poco de blanco por el lado 

ex- 



GOL 

íxterior ; la cola es cjuasi quadrada , y un poco mas 
corta que las alas. 

El mismo observador ha craido del propio pais 
una golondihid con la gargaiua bcrnu-jiza , y con la 
rabadilla mas pincaua de blanco que de loxo; las 
cubiertas interiores de la cola cenian los mismos co- 
lores que la rabadilla ; las plumas de las alas , y de 
la cola de un pardo obscuro , y sin visos , sin 
mancha alguna blanca en las plumas de las alas , que 
eran seis lincas m;:s largas que la cola ; ésta estaba 
un poco horquillada : esta gulond/ma tenia once pul- 
gadas de vuelo , y se semejaba á la golondihuí con 
ceñidor blaiico. Gen. XXX, 

GOIONDRINA DE KIEEKA. 

Lam. 543- í.g. ^^ 

Briss. tom. n. fag. HJ- Ge». XXX, 
La golondr.nd de y:l/c>a tiene catorce pulgadas y 
nueve lineas de longitud total , once pulgadas de 
vuelo, y sus alas recogidas son cinco lineas mas lar- 
gas que la cola : la cabeza , y toda la parte superior 
del cuerpo son de color de ceniza obscuro ; la gar- 
ganta , y todas las partes inferiores son blancas ; las 
plumas de las alas , y de la cola son pardas ; el pico 
es negruzco ; los pies , y las uñas son de un gris 
obscuro ; la parte posterior de los pies está guarne- 
cida de un plumón pardo; las plumas medianas de 
las alas están escotadas por la piuita en figura de 
corazón. 

La golondrina de ribera es la mas pequeña de las 
de Europa ; viene casi al mismo tiempo que la go- 
londrina de ríibadilla blanca , y se une con ella para 
la partida : durante su mansión vive á la orilla del 
agua , donde caza insedos con mas vivacidad que 
las demás; hace su nido ó en los agujeros que hulla 
en las riberas , y en los ribazos ó collados escarpa- 
dos , ó los hace ella misma; en csic ultimo caso, 
abre un camino ó canal de diez y ocho pulgadas de 
largo , V lo ensancha por todas partes ; quando ya 
tiene la debida proflindidad , lleva algunas yerbas 
secas y plumas para guarnecer el fondo , y poner 
encima sus huevos ; y con esta diligencia no necesi- 
ta tomar otra precaución. 

No hace mas que una postura por año , según 
Frisch; la qual consiste en cinco ó seis huevos blan- 
cos , sin manchas , y medio transparentes. Según 
Salerno , parece que la golondrina de ribera no siem- 
pre hace su nido á la orilla del agua, y que algunas 
veces le construye en los arboles huecos , ó en las 
hendiduras que halla en las canteras : esta especie 
está muy esparcida en Europa , y en especial abun- 
da en los climas meridionales , aunque también se 
introduce tierra aden'.ro en el norte. 

Montbeillard refiere una observación , de la 
qual resulta , que todas las golondrinas de ribera no 
se ausentan de Europa en el otoño ; se han visto 
volar algunas en diferentes meses del hibierno , y 
hasta quince ó diez y seis jun:as en las montanas de 
Bugey ; „ en las cercaráas de Nantua , á uca media- 
5, na altura , en una garganta de un quarto de legua 
„ de largo, y trescienios ó qua;rocientos pasos de 
., ancho , parage delicioso , cuya principal posición 
3, está al mediodía , y resguardada del norte , y del 
„ poniente por unas roca^ que se pierden de vista, 
„ donde la yerba conserva casi todo el año su her- 
„moso verdor y frescura, y donde el hibierno pa- 
5, rece una primavera. 



GOL 63 

La ultima palabra lo dice todo , y explica como 
algunas golondrinas pueden permanecer todo el año 
tn un parage , donde hallan de que vivir en todos 
tiempos , sin que haya nada que concluir por la 
emigración de la especie en general. 

Golondrina de trigos. I'ease Golondrina 
PAKDA (srande) con vientre manchado. 

Golondrina de ventana. Fcasc Golondrina 

DE RABADILLA BLANCA. 

Golondrina de vientre elanco de la Cayena. 

Lam, 546, fig, i 
Esta es tal vez la única de todas las golondrinas 
cuya pliuna es mas variada , y cuyos colores tienen, 
mas lustre. Toda la parte inferior del cuerpo , y la 
rabadilla son de un color blanco brillante y lustro- 
so ; lo superior de la cabeza , lo posterior del cue- 
llo , el lomo , las plumas de las alas , y de la cola 
son de color negro, con visos de verde aceytunado, 
y estos dos matizes,como mezclados juntos, tienen 
brillantez y lustre ; un color blanco , semejante á el 
de las partes inferiores , remata algunas de las cu- 
biertas pequeñas de las alas , y rodea varias de las 
grandes y medianas ; en esto hay variedad entre los 
individuos , que unos tienen mas blanco en las alas, 
que otros; el pico es negro; y los pies de un pardo 
bermejizo. Todos los individuos no son tampoco 
del mismo tamaño , y la longitud total varía quatro 
pulgadas , y tres lineas á cinco pulgadas. Ejta es una 
especie bastante común en la Guayana, 

En el mismo clima se halla una golondrina , que 
está también representada en la lam. 546. w;íw, 1. 
con el nombre de golondrina manchada de la Caye- 
na ; es mayor , y todas las partes superiores , las 
alas , y la cola son de color negro deslucido , y sin 
refiexos; la parte inferior del cuerpo es de un blan- 
co que tiraá gris, con manchas negruzcas oblongas, 
juntas 5 y estrechas en las partes anteriores, mas 
anchas , mas dispersas , y mas ralas en el vientre , y 
cerca de la cola ; el pico es negro , y los pies son 
de un pardo bermejizo. Montbeillard cree que esta 
es una variedad de la golondrina de -vientre blanco. 
Sin embargo , aunque hay algunos individuos mas 
pintados unos que otros en las dos variedades , los 
que se semejan mas , me parecen que se diferen- 
cian demasiado para referirlos á la misma especie. 
Qiie todas las veces que el hombre , que muda sin 
cesar influya sobre las producciones , y las comuni- 
que alguna cosa de su instabilidad , no hay nada 
mas fácil de comprehendtr ; pero no hay cosa mas 
dilicil de concebir , que se escapen de las manos de 
la naturaleza siempre arreglada, y siempre unifoiv 
me , que se escapen digo , de sus manos en un mis- 
mo temperamento , en un mismo lugar , y en las 
mismas circunstancias, algunas variedades constan- 
tes , y que formen razas. Estas pretendidas varieda- 
des que nos engañan en lo exterior , por el qual las 
juzgamos, son en el fondo especies; sin aquel limi- 
te interior que no conocemos, el qual separa y li- 
mita las especies , é impide su confusión , cada día 
habría mezclas caprichosas , se vcrian sin cesar pro- 
ducciones nuevas, y el universo estarla cubierco de 
produftos de la casualidad , y no poblado por los 
hijos de la naturaleza, sin duda que hay un gran 
número de variedades , que nosotros tomamos por 
especies, pero la naturaleza no las permiie produ- 
cirse en el mismo lugar > y en las mismas circuns- 

tan- 



64 GOL 

tandas, son el efefto d<.-! clima, del temperamento, 
de los alimentos , &c. 

GoLONDKiNA DE VIENTRE Boxo de la Cayena. 
LiU'/i. 7i4./;¿. I. Vciue Golondrina de chimenea: 
variedades de esta especie. 

Golondrina de vientre roXo del Senegal. 
Lam. 310. Fcasc Golondrina (grande) de vientre 
ROXO del Senegal. 

Golondrina (grande) de vientre roxo del 
Senegal. 

Colondñna de vientre roxo del Senegal. Lam. 310. 

Briss. tom.'ll. ptg. 496. IdM. XLJ-'. pg. 1. Oí/K- 
ro A'A-V. 

Esta es de un tamaño mayor que la nuestra de 
chimenea : tiene la parte superior del cuerpo , ex- 
cepto la rabadilla , de un color negro , que tira á 
color de acero bruñido; las alas, y la cola negras; 
el resto de la pluma de un roxo obscuro en la ra- 
badilla , mas claro en la parte inferior del cuerpo, 
y con un viso blanquecino en la garganta ; el pico, 
ios pies , y las uñas son negras. 

Golondrina domeshca. rcasc Golondrina de 

CHIMENEA. 

Golondrina necra. l'ctise Avión negro. 

Golondrina negra con rabadilla parda 
(pequtña\ 

Esta la han traído de la Isla de Francia donde 
esta espege no es abundante : tiene un vuelo rápi- 
do , y tan soscenido , que nunca se la vé apear ; las 
orillas de las aguas dulces son los parages que he- 
qiienta , y por la noche se acerca de la linde de los 
bosques , donde puede congctur.irse que se redra 
para pasar la noche. Su longitud es de quatro pul- 
gadas y dos linea • : tiene toda la parte superior del 
cuerpo de un color negruzco uniforme, excepto la 
rabadilla que es blanca , y este uLimo color se es- 
tiende por todas las partes inferiores : el individuo 
observado por Commerson, a quien se debe el pri- 
mer conocimiento de esta gatondiliia , no tenia mas 
que diez plumas en la cola , la qual era dos lineas 
mas larga que las alas. 

Habiendo Montbeillard comparado un individuo 
de esta especie con una golondihia que Sonnerat 
traxo de Indias , hallo que se diferenciaban en que 
esta tenia la parte inferior del cuerpo manchada de 
pardo, como la piquiña golondiliia paida de -jiaiiic 
ma-iichado de la Isla de Borbon : las alas eran diez y 
siete lineas mas largas que la cola, y las uñas delga- 
das y corvas. Gen. XXX. 

Golondrina negra (pequeña) con vientre 
CSniciento. 

Brus. tvm. I!, píig. 498. Gen. XXX. 
Esta es muy pequeña: la cabeza, y toda la parte 
superior del cuerpo son de un negro brillante ; los 
ojos están rodeados de un círculo pardo ; la gar- 
ganta, la delantera del cuello, y toda la parte infe- 
rior del cuerpo son cenicientas ; las plumas de las 
alas , y de la cola son del mismo color mas obscu- 
ro, rodeadas de gris amarillazo. Esta ave la observó 
en el I-'cru el P. teuilléc. 

Golondrina negra ó el espantajo. 

i:7w. 333. 

Briss. iom. Il'.pag. m. lam. XX. fg. i. 

Ciíiffeltc no'ii- 011 rEpoitvantaU en Francés. 
La giilond/iiía i>c¡:,a , ó el cípanta]o , tiene nueve 
pulgaddS y tres lineas , desde la punta del pico a I3 



GOL 

de la cola : su plumage es de un color de ceniza 
obscuro sobre la cabeza , la parte superior del cue- 
llo , y la i;iferior del cuerpo , y mas claro sobre el 
lomo , y la rabadilla ; el baxo vicn.re , y lo inferior 
de la cola son blancos ; las alas son de un cenicien- 
to obscuro , como también la cola , que esta hor- 
quillada , y cuya pluma mas exterior de cada lado 
es de un pardo blanco; el pico ts negro , los pies 
de un color roxo obscuro , y las uñas negras. El 
espantajo freqüenta en verano las orillas de los rios, 
y de los estanques; hace su nido entre los cañave- 
rales, la hembra pone tres ó quatro huevos de un 
color Verde , con manchas negruzcas , que forman 
una zona hacia el medio. 

Golondrina negra rujMiAGWDA de la Mar- 
tinica. 

Golovdiina de la Martinica. Lam. ^^^.fig. i. 
Esta es mucho mis pequeña que la ¡uimiaguda 
de la Luisiana; su tamaño no exced. de el del A'f- 
yey.clo ; las puntas de las plumas de la cola son muy 
finas ; por estos dos caracteres se diferencia de las 
demás goiondíitias flum'iagudas , á quienes se semeja 
por los colores : tiene la parte superior de la cabe- 
2a » y del cuerpo negra; la garganta de un pardo 
Cjaro , y e! resto ue la parte infeiior del cuerpo del 
mismo color pero obscuro; el pico negro, y los 
pies pardos. Gtn. XXX. 

Golondrina i>arda con collar del Cabo de 
Buena Esperanza. Lam. 713. fig. i. ycaic Golondri- 
na parda y blanca con ceñidor pardo. 

Golondrina parda ( grande ) de vientrb 

MANCHADO. 

Esta es una especie nueva que Montbeillard ha 
dado a conocer. 

„ Es del tamaño de nuestro avión : tiene la par- 
„ te superior del cuerpo de un pardo negruzco : la 
„ inferior de gris , sembrada de manchas largas de 
„ color pardo; ia cola quadrada; el pico, y los pies 
„ negros. 

Hallase en la Isla de Francia , cuyos habicantes 
la llaman golondnna de los trigos. Freqüenta las 
tierras sembradas de esta simiente , los bosques , y 
con preferencia los parages altos ; sigue los ganados 
para aprovecharse de los inse¿tos que atraen : su 
grito tiene mucha semejanza con el de nuestra go- 
londiina de cliimenca. Según la relación de un Crio- 
llo , esta especie anida en los agujeros y hendiduras 
de las rocas , y cavernas. Hice su postura en Sep- 
tiembre y Ottubre , la qual solo consiste en dos 
huevos color de gris , pintados de pardo , puestos 
en un nido de p.~ja guarnecido de algunas plumas. 

En la Isla de Borbon se halla urja golondrina, 
cuya figura está en la lam. 544. con el nombre de 
golondiina de la Isla de Eo.bon. Su longitud total es 
de quatro pulgadas y nueve lineas : la parte supe- 
rior de la cabeza , las alas , y la cola son de un 
pardo negruzco ; la posterior del cuello , el lomo, 
y la rabadilla son de un pardo verdoso : este ulti- 
mo color rodea las tres plumas ultimas de las alas, 
que ademas rematan en blanco; la garganta, y toda 
la pane inferior del cuerpo están sembradas de 
manchas parduscas , sobre fondo de gris. Montbei- 
llard que la mira con. o una variedad de la anierior, 
la \lam:t golondiin.i peqneiña parda de vlenttc manehado 
de la Isla de Boibon. Gen. XXX. 

Golondrina ( pequeña ) caroí de vientre 

MAN- 



GOL 

MANCHADO de la Isla de Eorbon. Esta es una vsñc' 

dad. / i<!íe GoLONDKtNA PARDA agrande) D£ VIhMRE 
MANCHADO. 

Golondrina parda piumiaguda de la Lu'siaiía. 
tste ariicuio comprende Lrts gu^undiii.iis, una de 
la Luisi.iiia , otra de la Carolina , y oua de la Ca- 
yena. Todjs tres se sancjan o dikrtnci.m poco tn 
el tamaño , los colores, ) esptcialn tnic por un ca- 
rácter que hasta ahora parece que solo le tiene la 
golondiina negra fiumiaguda de la Martinica. Este ca- 
rácter consiste en que el cañón de las plumas de la 
cola es muy grueso , tieso , y remata ea una punca 
aguda , sin Dart^as de ambos lados. 

I.'' La guiundilna de la Luisiana está representa- 
da en la tam. jié.fig. i, con el nombre de golündn- 
na de cola puniiaguda de la Luisiana ; tiene quatro 
pulgadas y tres lineas de largo ; las alas son veinte 
y dos lineas mas largas que la cola , cuyas puntas 
son de Cerca de quatro lineas ; toda la pluma es de 
un pardo negruzco, mas puro, y mas obícuro tn la 
cabeza , el lomo , y las cubiertas superiores de las 
alas, y en el resto del cuerpo mezclado con una 
unta de gris que domina la garganta : tal era la plu- 
ma de varios individuos que yo he visto ; los qiie 
observó Montbtillurd teníanla garganta, y la de- 
lantera del cuello de un color blanco obscuro, 
manchado de pardo verdoso ; el pico , y los pies 
son negruzcos. 

z.' La goímdiina de la Carolina. 
Briss. tom. I!, pag. 501. que es la golondrina de 
América de Catcsby , Afcnd. pag. y lam. 8. Solo se 
diterencia de la an.erior en que las alas son tres li- 
neas mas largas que la cela : sino futse por esia di- 
ferencia , se lendrijn per una misma y sola especie 
la guiundi'.níi de la Carolina , y la de la Luisiana. Y 
üun yo estoy con\eiK¡do de ello, no obstante la 
desemejaüza que las distingue. Ambas son casi del 
mismo clima, y tienen las mismas dimensiones, y 
la misma pluma 5 ambas tienen un mismo carácter 
de que carecen casi todas las demás golondiinas'y 
pero ia ditcrtncia en la longitud de las alas es bien 
grande , lo conozco ; sin embargo , las dimensiones 
por un lado pueden esíár disminuidas en la estampa 
de Ca;esby , y por oiro lado haber sido inuy exa- 
geradas por el modo con que Mr. Lebeau , que 
traxo las gulond/mas de l.i Luisiana , las habia 
preparado ; una extensión demasiado fiienc hacia lo 
alto de la ala, basta para producir una diferencia 
tan grande á la ex remidad, cue 10 ei.cuenrro difi- 
cultad en creer que si se comparaí.en algunos indi- 
viduos vivos, la dltciencia sería muy corta, ó cal vez 
ninguna ; ademas las medidas que se toman por las 
figuras ó aves disecadas son muy defectuosas, pero 
sea lo que fuere , la llegada de la golondrina plumia- 
guda de la Carolina , y su partida , corresponden 
á los tiempos de la pasa de las golondrinat á Eu- 
ropa , y anida en las chlmenas. Cacesby , que refie- 
re estos hechos, cree que el hiüierno se retiran al 
Brasil. 

3." La golondrina plumi aguda de la Cayena , go- 
londrina de cola punñaguda de la Cayena, Lar», 726, 
fig. I. La longitud de sus alas es un medio entre las 
dos anteriores; dihere también de ellas en que la 
parte superior del cuerpo es de un pardo , que tira 
azul ; y la rabadilla, la garganta, y la delantera del 
cuello son de un pardo , tenieio de bermejizo por 
tiiuoria Nalmal. Tom. ¡I, 



GOL 65 

las dos ultim.is parics ; la parte inferior del cuerpo 
es de un cclor de gris , macizado de pardo. 

El tttaelo medio de esia golondiina, respeCto a la 
longitud de las alas, ¿no probará por veniuia que 
}<;• lie ctj:ido razón de sospechar que son mas lar- 
gas en la de la Caiolina de lo que se lee tn Cates- 
b}? cqué sus din.ensitnes han sido al contrario exa- 
geradas por la preparación tn las golondiinas de la 
Luisiana, y que deben mirarse estas tres golo/idíinas si- 
no como una sola y n;¡!-ma especie? Montbtiliard pa- 
rece que no se altxa de cte dictamen, pues la reúne 
tn un mismo artículo. En quanio a los matizés mas 
vivos dtl plumage de la gúlcidrina de la Cayena, nos 
dice que la diferencia puede depender de que sería 
un macho. ¿No contribuiría tan-,bien el tempera- 
mento ? ¿ Y los colores no pueden ser mas vivos 
baxo el cielo de la Guayana, que baxo el de la Ca- 
rolina ? Gen. XXX, 

GoiONDRINA PARDA V BLANCA CON CLÑlDOa 
PARDO. 

Golondrina parda con collar del Cabo de Buena 
Esperanza. Lam, ji^.fig, 1, 

Su longitud es de seis pulgadas ; las alas son 
ocho lineas mas largas que la cola , la qiial es qua- 
drada ; toda la parte supeiior del cuerpo es parda, 
como cambien las alas y la cola ; tntie el ojo y ti 
pico tíePiC de cada lado una mancha blanca ; la gar- 
ganta, y la pane ii.terior son blanquecinas, excepto 
un ceñidor ancho } pardo que tiene en el pecho; 
el pico ts negro , y los pies pardos. Esta golondrin.% 
se ha traído dtl Cabo de tuena Esperanza. Ge- 
nero XXX'. 

GCLLORIA. Lo mism.o que Calandria. 

GONAMLUCHO ó VLKDLRCN del Surinam. 

Briss. tom, 111. pag, 301. 

Emberiza Sur'.namtmis %cl azis Oonambiiü o en 
Latín. 

Conambouch en Francés. 
Esta ave indicada por Seba , es del tamaño de 
una alondra : la cabeza es parda; el cuerpo del mis- 
color , pero mas deslucido , con una tintura berme- 
jiza en el pecho , la cola, las cubiertas superiores y 
plumas de las alas ; las de la cola son la ma) or par- 
te pardas: ú gonambi'.iho prefiere para alimentarse el 
maiz : su canto es muy agradable , y Seba le com- 
para al del luiicñor. Gen. XXXV, 

GONCLEK. Especie de Picagrega del Senegal. 

lam, 56, 

Briss. tom, U. pag, 185. lam. Xl'llUfig. i. 

Laniíis Sencgalerisis 1 ubir en Latín, 

Conolek en Francés. 
Conolck es el nombre que los negros del Sene- 
gal dan á una l^ega ; cboi da , casi del tamaño de I3 
pega reborda paida de Europa : el gonokk tiene lo su- 
perior de la cabeza de un color leonado obscuro; 
íuS piernas , y lo inferior de la cola leonados ; la 
garganta , la delantera del cuello , y lo inferior del 
cuerpo de un roxo briliai.te; todo lo den.as de la 
pluma , el pico , y los pies son negros. Gtv. xxi. 

" GOKGA (Cetr"). Comida que se da á los hal- 
cones, gciifakts, ücc, 

GOKivlON, 
Esta voz puede tomarse en una significación ge- 
nérica , ó en ui.a signiliCacion individual. En este 
artículo la considerare baxo la primera. 

i,os goir'ioiiei tienen quatro dedos separadoSj 
1 tres 



66 GOR 

íies delante , y uno detrás : las piernas cubiertas de 
plumas hasta el talón : el pico en pirámide reduci- 
do ; la punta del pirámide gruesa y corta : las dos 
inandibuias derechas , y enteras , ó sin escotadura: 
Ja ratz del pico menos ancha que la cabeza. 

El primer carácter de estos distingue los gonio- 
Tin de todas las aves de pico delgado y agudo ; el 
segundo, de los lángaras , y el tercero, de los picos 
gordos. A estos caracteres generales puede añadirse 
que todos los goiiluiíci son mas chicos que el tama- 
ño mediano ; que sus alimentos son los granos, 
aunque también comen diferentes frutas , verduras, 
c insectos : en este genero hay un crecidísimo nú- 
mero de especies , que tienen un canto agradable; 
hay pocos que sean de pasa , lo qual nace de que 
pudiendo vivir con diversas substancias, y princi- 
palmente con grano, no experimentan escasez en 
ciertos tiempos , como los que no pueden subsistir 
sino con sola una especie de alimento , y especial- 
mente aquellos que solo se aliinentan con insectos; 
por las mismas razones son también estos páxaros 
los mas fáciles de criar y mantener en jaulas , y 
transportar de un pais á otro ; generalmente se 
acostumbran sin mucho trabajo al estado de cautivi- 
dad , sin duda porque proveemos mas fácilmente en 
este estado á sus necesidades , que no lo hacemos 
respedto de las demás aves. 

Es preciso no perder de vista , dando el nom- 
bre genérico de gorrión á todas las aves que tienen 
los mismos cararttres , que hay diversidad de espe- 
cies , y que todas pertenecen al genero XXIII. del 
método de Brisson. 

Gorrión. 

Gorrión Ubre, Lam. 6. y ^<;.fig. i. 

Briss. toM. III. pag. 71. Gen, XXXIII. 

Bel. Hist. nat. des Ois. pag. l^i. fig. y pag. ^61. 

Vasscr dom esliáis en Latin, 

Moincau en Francés. 

Passcra en Italiano. 

Spam , buss-spar , &c. en Alemán. 

Taettlng , graospart en Sueco. 

Sparro-w , house-sparrow , lommon hoiise-sparroiv 
6n Inglés. 

El gorrión tiene cinco pulgadas y diez lineas 
desde la punta del pico á la de la cola , y ocho pul- 
gadas y ocho lineas de vuelo ; sus alas recogidas lle- 
gan al tercio de la cola : es tan generalmente cono- 
cido , que no hay necesidad de describirle : sola- 
mente demostraré que hay algunos que tienen la 
coronilla de la cabeza, y las mexillas cenicientas; 
la garganta , y delantera del cuello vestida de plu- 
mas negras , con la punta cenicienta ; el iris de los 
ojos , y el espacio comprehendido entre el ojo y 
el pico, negros, y una banda transversal blanquizca 
en cada ala. 

Las hembras son mas pequefias que los machos; 
y tienen la parte superior de la cabeza de un color 
pardiroxo ; es fácil observar otras varias diferencias 
ensuplumage, cuvos colores son por lo general 
mas claros ; pero el distintivo mas notable , y que 
basta para reconocerlas , es , el que no tienen color 
negro en la garganta , ni delantera del cuello , las 
quales son de un gris claro : los machos nuevecillos 
no tienen tampoco negro en estas mismas partes, y 
se parecen a las madres : en la primera muda toman 
ú pluinage de su sexo. 



GOR 

Los gorriones son conocidos en toda la Ei»opa: 
no se hallan en los bosques , ni en los campos 
aparcados de las habitaciones ; viven al rededor de 
nuestras casas en las villas y lugares; la preferencia 
que dan a los parages poblados , aún por razón de 
su extensión y población , nace de que hallan en 
ellos la comodidad necesaria en el verano para ha- 
cer sus nidos , el abrigo conveniente en el hibier- 
no, y la abundancia en todos tiempos; porque in- 
dependientemente del grano, que es su principal ali- 
mento , se acomodan a todas las comidas de nues- 
tro uso , y se aprovechan de nuestras sobras. En el 
verano se sirven de los agujeros , mechinales , que^ 
braduras de paredes , y aleros de los tejados para 
hacer sus nidos ; no carecen de paja , ni heno para 
construirlos por defuera , ni de pelo y pluma para 
guarnecerlos por dentro ; en el hibierno se guare- 
cen en los mismos lugares donde anidan el verano; 
y en todos tiempos hallan entrada en los graneros 
donde se conserva el grano, y encuentran sobras de 
los alimentos de todas especies que se arrojan. De 
aqui nace , á lo que creo , que su numero es pro- 
porcionado en cada lugar al de las personas que le 
habitan : sin embargo, aseguran algunos que algunas 
veces construyen los nidos en la cima de los arboles 
mas altos, pero siempre cerca de los parages habi- 
tados , y que los cubren para guarecerse de la llu- 
via ; mas esta es una excepción rara. Hacen tres 
posturas al año , cada una de quatro huevos ; algu- 
nas de cinco , y otras de tres. Hay pocos animales 
tan ardientes como los gorriones. Aldrovando refiere 
que ha visto uno que cubrió a la heinbra veinte ve- 
ces de seguido en un espacio de tiempo muy corto, 
y que se preparaba de nuevo a otra quando la hem> 
bra echó á volar : esta necesidad urgente causa en- 
tre los gorriones muchas riñas , y no hay nadie que 
no haya observado sus combates. En la primavera se 
les ve formar grupos de cinco y seis agarrados por 
los picos; estos grupos ruedan en el ayre ; los com- 
batientes se dan picotazos como en la tierra , y se 
precipitan en las habitaciones algunas veces por las 
puertas ó ventanas que están abiertas. Su furor es 
tan grande, que no temen , ni ven peligro alguno; 
estos combates van acompañados de una gritería 
aguda, y seguidos siempre de la carrera c'e algún 
vencedor que vuela hacia la hembra , que es el ob- 
jeto de su riña. Los gorriones , por lo general , son 
de un natural petulante : son gritadores y atrevidos; 
y estas disposiciones se exaltan en la estación , y 
circunstancias que dan mas viveza á las sensaciones 
de todos los animales. El gorrión con un natural as- 
pero , goza con iinpetuosidad , porque es de un ca- 
ráder intrépido , y experimenta unos deseos vio- 
lentos; pero se conoce los preludios que preparan la 
posesión ; el macho dá de comer á la hembra ; ella 
recibe sus caricias baxando las alas , y agitándolas 
con un movimiento corto precipitado , levantando 
la cola , entreabriendo el pico, y haciendo oir unos 
acentos que no acostumbra en otros tieinpos. Estos 
preludios son más cortos que en igual caso los de 
las aves mas tardas en sus movimientos comunes, y 
menos ardientes en sus deseos. < Pero su viveza no 
compensa la duración? ¿Y su goce tan pronto no 
puede tal vez ser Í2ual al de varias horas ? Sin duda 
ha concedido la Naturaleza a todos los animales lui 
grado de felicidad , del qual no se debe juzgar por 

una 



GOR 

una lev común pnr.i todos , sino por la rehcion de 
su organización a su modo de <iozar.. 

Es de admirar que no se sepa todavía cjiíal es la 
duración de la vida de un paxaro tan común como 
el goiiion , }a porque haya liabido descuido en ob- 
servar el hecho, quizá poco importante, ya porque 
fuese dificil el averiguarlo , los autores no concuer- 
dan en este asunto , convienen únicamente en que 
la \ida del gviríon es muy corta; algunos la limitan 
a dos años, y las razones que dan, son, que multi- 
plicando los gorriones tanto , seria la especie muiho 
mas numerosa toda\ia , si la vida de sus individuos 
no estuviese limitada a una duración cortísima; pe- 
ro debe hacerse atención á que gozando estas aves 
las ventajas de la sociedad , sufren también sus in- 
convenientes. El número de enemigos que tienen 
que temer es mayor , y están mas expuestas a sus 
pesquisas , pues inquietan y husivan la cria de sus 
hijos , quitándoselos freqiientemente , y robando 
los nidos ; y esto solo basta para disuiinuir la espe- 
cie , é impedir su multiplicación. Tal vez son estos 
riesgos , a que esta expuesto el goiiicn tan trequen- 
temeiice , los que le hacen a un tiempo osado, des- 
conii.ado , V astuto : es diticil de engañarle , )■ no 
cae tan fácilmente en el lazo ; se precipita mas rara 
vez en ellos en las ciudades que en los lugares, 
donde la abund.incia no es tan grande ; y en estas 
ultimas moradas cogen muy focilinente muchos 
quando la nieve que cubre la tierra, y el hielo 
acarrean la escasez. La necesidad ciega precisamente 
en el peligro , y el mal que es urgente hace acome- 
ter uno que no es cierto. Por eso juzgamos de las 
qualidades , y aun de las virtudes , por los hechos a 
quienes convendria añadir las circunstancias para 
apreciarlos equitativamente 

Las razones que dan sobre la corta duración de 
la vida de los gomona no rne parece que la prue- 
ban ; y sin poder decidir este hecho, me parece por 
el exemplo de los go>,¡on(s privados, que han limi- 
tado demasiaúo la vida de esta especie ; electi- 
vamente no es raro el ver a estos vivir siete y 
ocho años , y ninguna cosa autoriza el pensar que 
la cautividad prolongue la existencia de los ani- 
males. 

Los geii'nr/ics cogidos nucvecillos se hacen muy 
familiares , y son susceptibles de las apariencias de 
subordinación : se han visto algunos venu' fácilmen- 
te a la voz de su dueño ; y que gozando de la li- 
bertad que les estaba concedida , sin abusar de ella, 
volvían cada dia por la tarde de los jardines , ó 
campos donde habían tenido holgura todo el dia, 
á la habitacii)n de los que los habían criado : tam- 
bién se puede con mucho cuidado enseñarles a pro- 
nunciar algunas palabras , y corregir su voz , natu- 
ralmente desagradable , con la de otros paxaros po- 
niéndolos cerca para que los oigan ; pero las mas 
veces echan á perder la de aquellos , sin dulcihcar 
la suya. 

Siendo incómodos por su número , desagrada- 
bles por el sonido de su voz , c importunos por su 
osadía é intrepidez, también son mirados como 
perjudiciales por el daño que causan en los frutos, 
en las colmenas , v especialmente por el consumo 
de granos , genero de daño que es mas considera- 
ble en el campo en donde tiene menos recursos; se 
ha valuado en diez libras de trigo el alimento del 
Hiitmia Niitufal. Tum. ¡I. 



GOR 67 

gorrión cada año , y este consumo, visto el crecido 
numero de individuos, ha parecido en varias par- 
tes de Europa , digno de dar premio por cada Cibe- 
za de csios paxaros. Hace algunos anos que en los 
diarios de Francia se movió ena qiics;¡cn : los que 
deÍLudian la causa de los gat>¡o)ics, sostenían que 
por el gran número de ¡nseótos que destruían , ha- 
cían mas bien que mal : se les acumulaba en el con- 
sumo del gr.mo , y daños en los frutos , y en el 
numero de abejas que mataban : la causa quedó in- 
decisa , y no parece fácil el hacer la valuación de 
los dos equivalentes, que sin embarco, seiía nece- 
saria antes de tomar partido alguno ; pero como el 
consumo de un gorrión solo se ha valuado comien- 
do únicamente grano , y él usa de otros muchos 
alimentos , parece que puede disminuirse murho , y 
ademas, solo serán perjudiciales los que habitan en 
los lugares cortos donde su número es bastante 
moderado ; pero los que viven en las ciudades , co- 
mo tienen abundancia de otros alimentos , deben 
precisamente consumir poco grano ; y asi no niere- 
cen que se les proscriba generalmente , y el trabajo 
que costaría, seria tal vez superior á la ventaja que 
resultara. 

El plumage de los gorriones está sujeto á varia- 
ción. Los hay blanquizcos , y otros con mezcla de 
blanco y de colores comunes á esta especie , tam- 
bién los hay negros. 

Gorrión (pequeño). Catisb. /ow. /. /'<¡¿. y ¡am, 
35. ycasc Pardillo pardo. 

Gorrión azul de la Cayena. 

Líim. %o^. fig. 2. 

Píissc-blen en Francés. 
Es un gorrión , según la lainína que le re- 
presenta : es un poco mas grueso que un pardillo, 
y su pluma es toda de un color azul que tira á vio- 
leta; el pico negro; los píes pardíbermejizos. Nun- 
ca he visto esta ave natural. Gen. XXX ni. 

Gorrión de cabeza encarnada de la Cayena. 
laiti. lOi. fig. r. Véase Gorrión de la Cayena. 

Gorrión de collar. Briss. tont, lll. pag. 85, 
J'easc Gorrión de nogal. 

Gorrión de datues. l'e.isc Datilero. 

Gorrión de Guinea. Ftíise'PíRiQvvío de cabeza 
roxa. ^■' ■ 

Gorrión de Java, '■ '" - ' '■''"■'' ■' 

Lam. 22.4. fg, 2. 
Este paxaro me parece ser el mismo que Bris- 
son describió en el tom.UI.pag. 120. con el nombre 
de paxaro negro de pico encarnado ; es mucho menor 
que el gorrión de América , al qual han dado el 
nombre de paxaro negro. Todo su plumage es de co- 
lor de acero bruñido ; sus ojos negros , cercados de 
un círculo blanco muy estrecho; su pico, y sus píes 
de color de carne, las uñas negras ; en la lamina ilu- 
minada tiene un medio collar blanco, estrecho en lo 
inferior del cuello por delante : Brisson no habla 
de este medio collar ; pero hizo su descripción por 
la relación de otros autores, y sin haber visto el 
paxaro. Gen. XXXIII. 

Gorrión de la Carolina. Lam, 181. fig. z. Véase 
Gorrión de nogal crisiado. 

Gorrión de la Cayena. Lam. 181. fg. i. Véase 
Gorrión de nogal crisiado. 

Gorrión de la Cayena, lam. 224. J'case 
Jacarini. 

I i • Gor- 



68 



GOR 



Gorrión de la Cosca de África, lai,/. loj. ¡¡g. i. 
X'caiC Gorrión piniado. 

Gorrión de la Isla de l-raiici.i. 

Lani. 66^. >niM. i el macho, i. la henil ra. 
Esta ave es la misma <iir- tsta lepa cuitada en 
la lc¡M. I ^-.-i. h- '■• '*"' *^' noinbie de gu,'iu}i de Mü- 
dae.Jiíti- ; ti de esta lamina ha sido dibuxado por un 
individuo que habia adqiürldo su plumage comple- 
to, y el primero por otro individuo, cuyo pluma- 
íje'era el de la primera edad. Estos son los paxarcs 
a quienes el Conde de Bution conservó el nombre 
Je Fiidis por llamarse asi en MiaaL;ai.\.i . ' '."f 

1-üDI. 

Gorrión de la Virginia. Brisí. íom. Ul. p.ig. lOi. 
llijic Pardiiio pardo. 

Gorrión del Brasil, rtasc PERiQuno DE caeeza 
hoxA de Guinea. 
Gorrión del Brasil. 

L,m. x9i.¡'g- I- el macho, 2. la hembra. 
He visto esta ave viva dos Vi.ces en casa de les 
paxareros de París, y he teniúo un macho \ivo 
cerca de unos dos meses ; es casi del tamaño del 
yilpíco , pero de una tiy,ura mas ikiia y recogida: 
tiene la cola muy corta ; todo su \ luma¿t es de un 
negro brillante , con visos de coloi oe violeta , su 
pk.-i, y sus pies son de un blanco lustroso, ani- 
mado por una tintura muy leve de color de carne. 

La hembra tiene lo superior dei cuerpo , las 
alas , y la cola variadas de negro, que ocupa el me- 
dio de las plumas , y de pardo, que rodea lo negro; 
en los lados de la cabeza tiene una raya negra que 
nace en la r.úz del pico, y pasa por encima del ojo; 
otra raya del mismo color se estiende por atrás 
desde el ángulo del ojo : las mesillas son de gris, 
h coronillf de la cabeza parda , lo Inkrior del 
cuerpo aplomado. El difunto Mr. Chateau el p.idre, 
paxarero inteligente en su facultad , llamaba a esta 
ave fho de plata , nombre que )'o no daré , porque 
su uso no me parece bastante confirmado , y por- 
que se ha aplicado el mismo nombre mucho mas 
neneralmente a un tanga, a que se halla en la Ca- 
yena. 

El macho que yo mantuve algún tiempo , comía 
mijo y alpiste ; también le daba corregüela y le- 
chut^a : tema un canto Hautado agradable, muy alto, 
y al mismo tiempo muy Kierte. 
Gorrión del Canadá. 
lam. ziT,. f¡g. 1. 

Bkiss. ten. Ul.pag. lOj. Gen. XXXUl. 
Soulciei en Francés. 
Su tamaño es poco mas ó menos como el del 
í^onion ¡'•l">- ■ li parte -.uperior de la cabeza es de un 
color de castaña subido , variado en la coronilla de 
un "ris pardo ; tiene por encima de l<i rajz del pico 
una mancha bermejiza, y sobre cada agujero de la 
nariz U' a pintita negra: las mtxili.is, la paite de 
au•..^ del cuello, lo baxo del lomo , L labu.alia , y 
las cubiertas de la cola por encima son de un gris 
pardo; lo superior del lomo, y las plumas escapu- 
larias están variadas de gris pardo , y de color de 
castaña subido ; la garganta , la delantera del cuello, 
el pecho, lo supeüor del vientre, y les muslos son 
de un color gris claro : los costados , el baxo vien- 
tre , y las cuciercús de dcbaxo de la cela btini(.j!- 
?as; las cubiertas superiores de las alas son parcas, 
ribeteadas de roxo, y sus puntas blancas ^ lo qiie 



GOR 

forma sobre el ala des t.xjs blancas ; las plomas de 
las alas, quc,:in paulas, están ribeteadas, las gui:s 
de coi' r de piomo , y las demás de roxo ; tiene l.;s 
plum.s de la cola pard.is , con su ribete de Rris 
obscuro; la cola es un poco horqiiiiL,da , el pico 
roxo por la punta , y los pies , y las uñas de un 
gris pardo. 

Gorrión del Cabo de Buena Esperanza. Lam, 
230. ¡ig, 1. Briss. /«///. ///. pag. 104. I can Media- 

lUNA. 

Gorrión del Re\no de Juela. Lam. 183. ¡ig. i, 

l'CaU Í'aX^RO NtOlío Dt CüIA LARGA. 

Gorrión del Senegai. 

Laiii. 115. ¡ig. I. 

Briís. tum.lll.pag. 1 10. gen. .\'XIIl.lam.n.f::. ¡. 

Lam. iH^.jig. 1. 
Los paxaros representados en las laminas 223. 
fig. I. y iS^. jig. 2. se diterenciaii muy poco; lob he 
visio vivo» a ambos en P.arís, y forni.in parte de mi 
coiecticn : el de la lam. 123. que es la hembra, 
lie.-e los eoloies mas uniformes, y no tiene color 
cnearnaeio en la gaiganta. El de la iam. 183. fig. z. 
es el m..cho. Estas do» aves son mucho mas peque- 
ñas ejue el goniort, y a propoicion tienen el pico 
mas ^ordo , las piernas mas luig^s, las alas, y ia 
col.i mas eortas ; ambos tienen ei plumage, en las 
patees superiores, vaiiado de ne¡.,o, que ocupa el 
medio de las plumas , y de pardo que las rodea : el 
pecho , y los cost.iuos están variados con manchas 
pardu-.cas oblongas, sobre fondo pardo : el vientre, 
y las ruüicrias inferiores de la coL. ;cn por encima 
del mumo color que lo superior del cuerpo , y por 
debaxo uc un pardusco unitorme : los cch us del 
macho son mas obscuros que los de la hembr^; 
ademas de esto tiene el macho el cerco del pico, 
iü iiittuor ue las iiiexulas, y la garganta negro, '/ 
lo alto de la delantera del cuello de un encarnado 
obscuro : nn.bos ti'.nen el pico encarnado, los pies 
paidi.s , y las unas ue un gris blanco. 

He visto vivos dos paxaros, macho y hembra, 
que se parecían pttte¿tamente á estos que acabo de 
describir , excepto que el macho no tenia negro en 
la garganta, ni encamado en lo alto del cuello; 
ademas, la delantera de este, el pecho , y los costa- 
dos eran bermejos. Parece que este páxaro es el 
que Brisson cescribio en uno» de sus es-ados ; por- 
que yo le creo ei mismo que les que he descripto 
primero, y mi conjetura se tunda en que el páxaro 
que yo he tenido vivo , semejante al que describió 
Bruson , ei.ipci.'.l.a ., u.ud^'r por la p:imaveia quau- 
dü murió , y ya te<'.ia algunas senaie» que le acerca- 
ban del paxaio del beiicgal , de quien he hablado; 
sin embaigo , no habiendo podido completarse la 
observación , no abono mi co.jetura; pero si estas 
aves no son de la misma especie, son a lo menos 
de especies muy vecinas : el que yo conserve vi\ o 
aigun tiempo, no tenia canto alguno, y su grito, 
que rara vez se oia , era bastante débil. 

Creo que puede referirse al íegundo páxaro de 
este artículo el gonhn con pico enea/nado áe\ Cabo 
de Buena Esperanza de Brisson, tom. ¡U. pag. lob. 
¡am. 5. p'g. 4. No hay cosa mas difícil que tixar pre- 
cisamente el numero de especies entre estos paxa- 
ros , sujetos a dos mudas, y que cada año tienen 
dos plumages diferentes, por cuya razón este páxa- 
ro eiel Cabo de Buena Esperanza, y los dos del Se- 
ne- 



GOR 

negal me parecen luu nihaia y sola especie, vista 
en diferentes tiempos. 

Gorrión del benegal. Lam. 130. ¡Ig, 5. l'casc 
Sekevan. 

Gorrión del Senegal (pcqiierio). 
Lam. 130. jig. 1. 
tste j-arcce de una especie muy inmediata al Sc- 
7ieg.ili , su tamaño es el mismo : tiene el pico y los 
pies encarnados, y una raya brillante Jel mismo co- 
lor en el ojo; lo superior de la cabe7a, y el lomo 
azulados ; las plumas escapularias , y las alas pardas; 
la delantera y lados del cuello bianc]uiroxos , cuyo 
color ocupa el medio de las plumas, }■ las onlias 
a7uladas; la rabadilla del mismo color; el medio 
del baxo vicaire encarnado ; la cola negra y hor- 
quillada. 

ju^^anJo de esta ave, por la lamina que la re- 
presenta , parece un ¡■•¡cogurdu, mas bien cne un gor- 
íion; pero yo no he visto esta ave nattival, y por 
eso me retieio al examen que Montb^illard ha he- 
cho de ella , y al nombre que la ha dado. Gem- 
ía xxxin. 

GoKRioN de Macao. • ■■ , ■ ■ 

Ld///. i 14. pg. i. 
No conozco esta ave sino por la lamina que la 
representa. 

t.s del ramaño del soicgaü : todo el cuerpo está 
vestido de plumas negras ; pero tiene algunas man- 
chas blancas en el medio del vientre; las alas, y la 
cola están valladas de negro y pardo ; el primer 
color de estos ocupa el medio de las plumas , y el 
segundo circunda las orillas ; el pico es de un en- 
carnado obscuro, y los pies del mismo color, pero 
mas claro. Gen. XXXIII. 

Gorrión de Madagascar. La//:. 134. fig. í. l'ease 

FüL/t. 

Gorrión de México, ¡'ense Pardillo de cabeza 

AMARILLA. 

Gorrión de monte. Briss. tom. III. p^ig. 79. 
Veaie Gorrión de nogal. 

Gorrión de nieve. Catüe. Vean Hortelano 

DE NIEVE. 

Gorrión DE nogal. 

Lnm. 167. jig, I. 

Brisí. ící/i. UI. p,!g. Si. 

Bel. hiit. vat. des ú:s.¡i>!g. 3(^3. fig. 3^4. 

Bel. Forl. des Gis. p¡ig. 9^. 

F/;í¡;;f/ en Ir ranees. — ' 

Bi!Ufyi-i¡crl¡ng en Alemán. . -; 

Ir en Polaco. 

Red headed spano-w en Inglés. 

Según Salcrno , el goriion se llama en la Guaya- 
na Tehouet. 

Este gonlon es un poco mas pequefio que el 
¡laifiat Umco: en lo exterior se le parece, pero se 
diferencia por los hábitos; la coronilla de la cabc7a 
es ele color 10x0 bayo, las mexiUas blanquecinas, 
con una mancha negra entre el ojo y el pico; la 
rabadilla , y las cubiertas de encima de la cola son 
de Ui. gris vistoso; lo inferior del cuerpo es de gris 
blanco: por otra parte la pluma del goi/wn de nogal 
no se diferencia de la del pardal , y lo que los h.ice 
confundir trequencemente es , que teniendo la mis- 
ma pliaiia en L. partes superiores del cuc-rpo , y en 
1 .s ülas , tienen ambos la garganta negra; pero con 
poca atc/icion que se haga, es fácil distinguir el gi'i- 



GOR 



69 



■i'.on de iiíigíil del p.ud.il , el qual tiene lo superior 
de la cabeza , y las mexillas de color de ceniza , y 
el cíiiiio-,1 de i'ogat la tiene de roxo bayo , y l.is nie- 
xillas blancas, con una mancha ncGra. 

Esta especie de goi/wn habit.í los campos , y 
rara vez se acerca á las casas ; por lo común están 
a la orilla de los caminos, se sube á los árboles y 
matorrales ; es muy vivo , y siempre está en movi- 
miento ; su vuelo, su andadura, y todas sus accio- 
nes tienen gracia y ligereza; el¡in,d,tl, en compra-a- 
ción, parece molesto y pesado. h.l-gii,,¡¡m de nogítl es 
menos atrevido , su grito no es incomodo, y hate 
poco daño , conteiiiaiidose con granos y frutos sil- 
vestres , sin saquear, como el ¡mrdnl , nuestras co- 
sechas en nuestros jardines , y hasia en nuestras 
granjas y graneros. En la primavera hace su nido en 
los jgujeros de los arboles huecos, ó en las endi- 
duras y grietas de las paredes , ó cíe las peñas : la 
hembra no tiene la garganta negra , ni lo supeiior 
de la cabeza roxo bayo. 

Los autores han hecho descripción de tres gO'- 
riories, que pueden mirarse como variedades o espe- 
cies muy cercanas del gvnimí de nogal. 

i.° El gomon de monie. Briss. iom. III. pag. 79. 
Las señales mas notables de este paxaio son el u- 
ner la cabeza de color de castaña ; lo baxo del lo- 
mo , la rabadilla, y las cubiertas de encima de la 
cola de im gris bermejizo; el tener una mancha de 
este ultiino color de cada lado ae !:■ c:>bi..a liacia 
los oídos, y el tener al ledtdor del cu<.:lo una es- 
pecie de collar ó gargantilla blanca. 

z.„ Gomon con cellar. Briss. lom. III. pag. 85. 
Este es mucho mas senujanie al común que el ante- 
rior ; solo es notable por un coll.,r blanquecino, lo 
qaal le aseme^ia del gunluii de morne -.^ pero no tiene 
L.s demás señales, por las quales este ultimo se di- 
ferencia del toimín , de quien al contrario este 
gonion Con colla, se parece mucho. 

5.° Con'ion loco. Briss. ;o»/. ///./>fl|. 87. Este pare- 
ce que se diferencia del común mucho mas que los 
dos anteriores: es del tamaño del /'.i/í//¡/ franco, \a 
hemos visto que ^1 gonion de nogal es m.is ptoueñc: 
lo superior del cuerpo es de un color de gris bermeji- 
zo , variado con manchas de color de hierro, ex- 
cepto la rabadilla que no las tiene : la g?iganta , y 
todo lo superior licl cuerpo son an.anllazos : halla- 
se en Italia. Qualquitr ^.itcrencia que parezca haber 
entre este paxaro y el común , el non brc de gor- 
rión loco parece que lo semeja por las costumbres, 
y que indica que el gonion loco es peiulante , y está 
sienipre en movimiento como el con. un ; y lo que 
parece que conñrma esta relación es, que los mis- 
mos motivos que hicieron en Italia dar el nombre 
ácrgoii'wn loco a esta especie, la han hecho llamar 
en Saintonje páxai o loco. 

De estos tres paxaros de que acabo de hablar, 
los dos primeros parecen , por su taniuiio y su plu- 
ma , que solamente son variedades del primero , y 
el tercero se acerca a el por sus costumbres. Gt- 
ncio XXA'lli. 

Gorrión de penacho ó crisiado. 
Gorrión de la Cayena. Lam. i8r.//?. i. 
Gorrión de la Carolina. Lam, iSi. pg. 1. 
De los dos páxaros representados en la Um. 181. 
el primero se halla tn la Cayena, y el segundo solo 
es conocido por la lamina que represeiua su figura. 

El 



70 



GOR 



El pnmero tiene en la cabeza un penacho de color 
roxo muy vivo, que tira á carmesí; la garganta, la 
delantera del cuello , y todo lo interior dtl cuerpo 
son también roxos , aunque el i.olor es mas claro; 
lo inferior de la cabeza , del cuello , y todo lo su- 
perior del cuerpo , las alas , y la cola es de un co- 
lor pardo obscuro , y sin ninguna mezcla ; el pico 
es bcrnujizo , y los pies de un pardo amarillazo. 
He recibido este paxaro de la Cayena una vez sola, 
y después no le he visto mas , ni entre las aves 
traídas de aquel país, ni en ninguna colección. El 
Conde de Butlon le ha dado el nombre de »o,;¡o>i 
de nogal con penacho. 

El segundo es mas grueso : tiene la delantera 
de la cabeza negra; los costados, y la delantera del 
cuello roxos ; lo superior del cuerpo , las cubiertas, 
y plumas medianas de las alas de color pardo , con 
algunas lineas negras ; las guias de las alas de este 
mismo color ; la rabadilla roxa; las plumas de la 
cola cortas y pardas , rodeadas de bermejizo : una 
raya negra medio circular separa lo baxo del cuello 
del pecho , que es de un color leonado roxo ; el 
medio del vientre es de un negro hermoso ; los 
costados son de color blanco bermejizo; el pico, y 
los pies pardos. El Conde de Butfon piensa que este 
podría ser la hembra del primero , cuya descripción 
he hecho. El tamaño mayor de este paxaro , el de- 
feílo del penacho , y las plumas que la lamina re- 
presenta como muy cortas en la cabeza , y la cola 
mucho menos larga , y de colores no menos bri- 
llantes y mas variados, se oponen á esta conjetura. 
Gorrión de pico íncarnauo del Cabo de 
Buena Esperanza. Briss. tom. lll. fag. 108. Véase 
Gorrión del Senegal. 

Gorrión libre. Briss. tom. lU. fAg. 72. lam. 6. 
y 55. /'¿. niíf, I. l'case Gorrión. 

Gorrión loco. Briss. tom. lll. fag, 85. l'case 
Gorrión de nogal. 

Gorrión pajizo, l'easc Guirneoat. 
Gorrión pintado. 

Gonion de la costa de África. L.vn. 103.7%. r. 
Ecau mai-quet en Francés. 
Jamás se había descripto el gorñon pintado hasta 
que el Conde de Butíbn hubo hablado de el. Este 
es un paxaro del genero XXIIl. del tamaño poco 
nías ó menos de un goition de nogal, pero cuyo plu- 
mage esta variado y pintado con unos colores muy 
brillantes ; las plumas que rodean la base de la mi- 
tad superior del pico, y las de la garganta, son de 
un encarnado resplandeciente : la parte de arriba, 
los lados , y lo de atrás de la cabeza es todo ceni- 
ciento ; la espalda , y las cubiertas de las alas son 
negras ; las cubiertas de encima de la cola , como 
también las plumas de que se compone, son roxas; 
lo alto del cuello esta adornado con un collar de 
un amarillo bastante vivo ; el pecho , lo alto del 
vientre , y los lados están cubiertos de plumas que 
cada una tiene enmedio una pinta blanca redonda, 
y rodeada de un círculo negro , con una mezcla de 
pajizo : la parte inferior del vientre, y la de debaxo 
de la cola son blancas; el pico y los pies tiran a ro- 
xo. Las alas plegadas exceden muy poco la raíz de 
la cola. 

Gorrión verde de la Cayena. .1 

passe-'veit en Francés. 
Este nombre ha sido usado dos veces, y el p.i- 



GOR 

xaro á quien se aplico , ha sido igualmente repre- 
sentado en dos laminas aifcrentes; la primera, en la 
lam. 2.0 1, fig. 1. baxo el nombre de gonion de cabcyi 
i»sa de la Cayena, y la segunda, en la lam. i9o. 
fig. I. baxo el de tanga) a di cabci^a roxa de la Caye- 
na : el Conde de Bullón , d cuya perspicacia no se 
oculto el doble uso del nombre y del diseño de esta 
ave , lo advierte en el tom. Vi. edil, en l^. pag. ■!,%6. 
Este 'paxaro es el tangara iurdc de la Cayena áe 
Eiiss. tom. lll. pag. 11. lam. IV. fig. 3. Ocn. XXXI. 

Es casi del tamaño de un pardillo : la parte su- 
perior de la cabeza es bermejiza ; lo posterior del 
cuello , y superior del cuerpo de un color verde 
bañado de pardo ; las mexíUas , y la garganta ne- 
gruzcas ; la delantera del cuello , y parte inferior 
del cuerpo son de un pardo avinado ; las alas , y la 
cola de un verde azulado , y las cubiertas de ésta 
de un verde mas encendido; el pico, y los pies ne- 
gros. Todas las plum.is de esta ave tienen lustre y 
brillantez. 

Puede mirarse como variedad de este paxaro a 
un tangara , del qual hace mención el Conde de 
Bullón por lo que dice Lineo : tiene la delantera 
del cuello, el pecho, y el vientre de un color ama- 
rillo dorado ; el lomo de un amarillo verdoso ; las 
alas , y la cola verdes ; y la cabeza de un azul muy 
vivo. Bufion le llama gorViun -verde de cabera ayit , y 
no le mira sino como variedad. 

Gorrión verde de cabeza azul. Véase Gor- 
rión VErdE. 

GKAJA. \. 

Lam. 481. 

Briss. tom. 11. pag. 47. Gen. XVI. 

Bell. Hist. nat. des Ois. pag. zíüi. fig. y pag. 1S9. i 

Bel. Port. des Ois. pag. 70. 

rica glandaria en Latín. 

Ceai en Francés. 

Chiaitdaya , ga-^^^a -verla , berta en Italiano. 

fay en Inglés. 

Hacr , haetx.el , marcolfus , mus-^^-heckcr , hocker, 
&i. en Alemán. , . 

Joyka en Polaco. 

Noct-skrika , korn-skrika en Sueco. 
La graja tiene casi los mismos hábitos que la 
pica-^a, la misma viveza, y la misma acción tosca en 
sus movimientos, la misma antipatía por el descan- 
so, y la misma propensión a gritar ; pero con la 
misma vivacidad, es menos desconfiada, y se preci- 
pita mas inconsideradamente en el peligro ; la vista 
de los quadrupedos carniceros , como las zorras , y 
las aves noéturnas las inquieta y agita ; al instante 
que los vé dan un grito muy agudo , y éste es una 
señal que junta todos los gallos de los alrededores; 
todos juntos contmúan giitando como si el numero, 
o el ruido que hacen disminuyese el peligro que te- 
men ; pero en lugar de servirles de remedio esta 
costumbre, les es freqiientemente funesta, por ser 
una ave de aquellas que se cogen mas lacilmente 
con .añagaza ; su grito natural es alto , ronco , fuer- 
te, y desagradable ; tienen una gran facilidad en re- 
medar los sonidos que oyen , y aprenden a hablar; 
tienen, como la piia\a , la costumbre de coger y 
esconder todo lo que encuentra , sin que se sepa 
aiin qual puede ser la causa de este instinto natural 
á estas dos especies de aves. 

Las grajas se complacen en los bosques , desde 

don- 



GRA 

donde hacen sus incursiones en los campos vecinos. 
Para hacer su nido pretieren las encinas mas espe- 
sas , y le componen con raices entrelazadas ; la 
Jicn.bra pone quatro ó cinco huevos de un color 
pardo verdoso , con manchas de los miimos colores 
mas obscuros ; los pequeñuelos comienzan a mudar 
desde el mes de Julio, y sin embargo, acompañan al 
padre y á la madre hasta la prima\ era. 

Los hijuelos y la madre tienen los colores me- 
nos vivos que el macho adulto, y su pluma, confor- 
me van creciendo , se vuelve mas hermosa ; se ali- 
mentan principalmente de bellota, y de fruta, como 
cerezas, moras de z.;rza, y servas, &c. de simien- 
tes como guisantes , garvauzos , y judias : también 
comen carne , y destruyen una gran cantidad de pa- 
xarillos que matan en el nido quando los padres y 
madres están fuera de él ; pero sobre todo hacen 
grave daño en los huevos : esie pillaje es causa de 
que se las persiga y destruya quanio se puede. Para 
cogerlas se usan los mismos medios que contra las 
cornejas; se las persigue, y maian en gran numero 
para quitar las plumas rayadas de un color azul cla- 
ro , y obscuro que tienen en el ala. Todos saben el 
uso que se dá a estas plumas por su mucho lustre, 
aunque aljo duras para la suavidad y flexibilidad 
que piden los adornos á que se agregan. 

La giiíj.i se halla en todas las regiones de Euro- 
pa , y es probable que la g>íjja a\i¡i de la América 
solo sea una variedad de esta. No es muy raro el 
hallar en nuestras Provincias algunas graiiu bltmcas, 
cuya pluma es de un color mas ó menos puro ; tie- 
nen las plumas azules como las que se ven en las 
alas de la na]d commi ; pero la misma causa que al- 
tera el resio del plumage , influye también en el pi- 
co y los pies, cuyo color es blanquecino, y aun en 
los ojos que son bermejizos. 

La gruja se domes, ica íacilmente; en este estado 
come de toda especie de alimento , y vive de 
ocho á diez años. Esta ave es tan generalmente co- 
nocida, que me ha parecido supertíuo el hacer su 
descripción. 

Graja azül de la América Septentrional. 
Briss. tum. ll.pag. 55. 
Ca-jesb. tom. I. píig. 15. l<!m. XV. 
EdNX . pag. 60. Cíiji, XXIX. lam. 239. 
Esta es mucho mas pequeña , y mas larga que 
nuestra gruj;: ; ñeñe cerca de once pulgadas desde la 
punta del pico á la de la cola. Las plumas que la 
caen hacia adciarte sobre la raíz del pico son azu- 
ladas ; detrás de estas plumas tiene una raya trans- 
versal negra que se ensancha un poco entre el ojo 
y el pico; las plumas de la coronilla de la cabeza 
son largas, y en diminución sobre los lados, las que 
forman un penacho de un azul muy hermoso ; lo 
inferior del cuello , y lo superior del cuerpo es 
del mismo color azul , aunque mas obscuro hacia la 
cola ; las mexillas , y la garganta son de un color de 
ceniza azulado, con una raya negra que se ensancha 
hacia la delancera del cuello ; el pecho , y los costa- 
dos son de un color de ceniza azuljelo,con un viso 
de color de vino; el vientre, y lo inferior de la 
cola son blancos ; las cubiertas pequeñas de encima 
de las alas dtl mismo a?ul que el lomo , y las 
grandes de un azul brillante , cortado con unas fa- 
xas negras , y puntas blancas ; las guias son de un 
azul claro en lo exccrior; las plumas medianas están 



GRA 71 

rayadas de negro al través , sobre un fondo azul 
muy vivo , y rematan en blanco ; la cola es horqui- 
llada ; las plumas laterales son azules , con las pun- 
tas blancas ; las intermedias es:án rayadas transver- 
salmente de negro , sobre fondo azul ; las dos de 
cnmcuio no tienen blanco en su extremidad, y su- 
ben tanto mas sobre las otras , quanco son mas ex- 
ternas ; el pico , y los pies son negros. Gen. XVI, 

Esta gtajd es muy común en la Luisiana , y por 
eso forma gran parte de las pieles que nos remiten 
de aquel Continente : su forma es m.uy hermosa , y 
su pluma tan vistosa , que es una de aquella^ aves 
que los viageros dcberian hacer por traérnoslas vi- 
vas como objetos de curiosidad. Yo les animaría á 
esta tentativa , por ser estos animales generalmente 
robustos , y fáciles de alimentar , pues casi toda es- 
pecie de alimento les coiiviene indiferentemente. 

Graja aeol del Canadá. Lam. 5 29. Briss. tom. 11. 
fag. 55. Fcivc Graja azul de la América Septen- 
trional. 

Graja eianca. Briss. tcm. 11, pag. 51. Vcme 
Graj.a. 

Graja de Bohemia, l'casc Charlador. 
Graja de gris. Lam. 513. Vcasc Chova. 
Graja de la Cayena. Lam. 373. Briss. tom. U. 
f'ig' 51. l'casc Toca blanca. 
Graja de la China (pequeña). 
J'iagc a la. India. 11/ 'uní al, y á la China, tom. 11. 
fag. 118. lam. 107. 

Es una tercera parte mas pequeña que la grajx 
de Europa ; la frente es blanca , la garganta negra; 
lo superior de la cabeza , y el cuello son de un gris 
obscuro; las mexillas blancas; lo superior é inferior 
del cuerpo de gris pardo , mas obscuro por encima, 
que por debaxo; las plum.as de las alas, y de la cola 
son pardas ; el iris roxo ; el pico y los pies negros. 
Qui. XI' I, 

Graja de la China con pico roxo. 
Esta es entre las g>a]as la especie mas hermosa 
que se conoce : tiene cerca de diez y echo pulgadas 
desde la punta del pico á la de la cola , la qual tie- 
ne once pulgadas de largo : no es tan grande ceiuo 
la giaja común , pero es mas desembarazada , y gar- 
vosa. La delantera de la cabeza y los lados, la gar- 
ganta , y la delantera del cuello son de un negro 
muy hermoso ; la coronilla , y lo inferior de la ca- 
beza están cubiertas de plumas de color azul claro, 
largas , y de las quales puede el ave , levantándolas, 
formar un penacho ; el lomo es de lui color de ce- 
niza obscuro , con una ligera tinta de violeta ; lo 
superior del cuerpo es de color de perla , con un 
matiz superficial azulado ; las plumas medianas de las 
alas son azules , salpicadas de violeta , con las pun- 
tas blancas ; las guias tienen los mismos colores, 
pero muy poco blanco en su extremidad ; las mas 
externas no tienen nada. La cola se compone de 
doce plumas separadas. La primera de cada lado es 
muy cona, y l..s dos de enn.edio exceden mas de 
tres pulgadas de las laterales : son de un color azul 
claro , con las puntas blancas; las laterales son azu- 
ladas en su nacimiento , negras por enmedio , y 
blancas por la punta : el pico , y los pies sen de un 
roxo hermoso. Mr. Sonnerat , que ha traido esta 
ave de la China, asegura que es muy común en 
aquel pais , y que tienen muchas en jaulas , que se 
domestican en extremo , y que los Chinos las ense- 
ñan 



y^ Cj XV A 

ían diferentes exercicios , ccnio el dar fuego con 
una mecha tnctndiiJa que agarran con el pico por la 
extremidad a aquellos fuegos artiticiales pequeños 
que esián en uso en la China. Oen. XVL 
Graja del Perú. 
tsta es del tamaño de la grn]A a^fil de la Ame- 
rica bepLcntrional. La cola es mayor , y por lo ge- 
neral inas larga; tiene tres manchas de un color 
obscuro sobre la cabeza, una encima de la raiz del 
pico , y las otras dos a cada lado dt- la cabeza entre 
el ojo y el pico; el resto de la parte superior de las 
mexillas , la coronilla de la cabeza , los costados , y 
lo alto del cuello por detras son blancos ; lo baxo 
del cuello por detrás tiene un color verde que se 
obscurece por macizes, y que remata en blanco 
por los lacios , el que se estiende sobre todo lo su- 
perior del cuerpo, sobre las alas, y las seis plumas 
intermedias de la cola. Este color verde, es desde el 
lomo hasta la extremidad de la cola , mas subido, 
sin ser ooscuro ; la garganta, y la delantera del cue- 
llo son de un negro nu,) hermoso ; el pecho , y lo 
inferior del cuerpo son de un color de azutie subi- 
do, que se esáende sobre lis tres plumas laterales 
de la cola por cada lado, esta es horquillada; el pi- 
co es de un negro obscuro , y los pies negruzcos. 
GíH. -Vi ;. 

Esta hermosa gia]a, que nunca se habia descrip- 
to, componía par.e de la colección de aves envia- 
das del l'erú a Don Pedro Fr.;nco Davila , Director 
del Gabinete de Hisioria Natural de su Magestad 
Católica en Madrid , quien me la envió a París. 
Graja de Siberia. 
Es quasi del tamaño de la g'-a]a a\ul de la Amé- 
rica. La cabeza está cubierta por encima de plumas 
bermejizas , bastante largas , de suerte , que el ave 
levantandol.is , forma un penacho , á manera del de 
nuestra giaja coimoi ; todo lo ii.ferior del cuerpo es 
de un pardo ob'-curo ; las plumas de encima de la 
raiz del pico son blanquecinas , las mexillas , ) la 
garganta de color blanco pardo, lo alto del cuello, 
y el pecho por delante son de un amarillo claro; lo 
inferior del cuerpo de color de crin de hierro ; la 
cola es de este ultimo color, excepto las dos plu- 
mas del n-.edio que son de color de ceniza obscuro; 
las de las alas, y sus cubiertas son de este color, 
exceptuando el ala bastarda , la tercera y quarta plu- 
ma , contando desde fuera á dentro , sobre las qua- 
le-. hay una raya longitudinal de color de orín ; el 
pico es negro , y los pies pardos. Ccn. XJ 7. 

Graia de Sirasburg. reme Galgulo de Europa. 
Graja de vienirí amarillo de la Cayena. 
Lam. i49. 
Carlu en Francés. 
No he visto esta ave , y solamente puedo dar 
una idea de ella por la lamina iluminada que la pre- 
senta : es casi del tamaño del m'hIo , pero mas re- 
cogida y gorda á proporción de su longitud : cinco 
rayas , que se esáenden de delante a atrás , cubren 
lo superior de la cabeza ; en la coronilla tiene una 
raya amarilla , entre dos de color pardo ; sobre los 
costados, debaxo del ojo, y en parte sobre la linca 
en que esta colocado , tiene dos rayas blancas ; lo 
baxo de las mexillas , lo inferior del cuello , y lo 
superior del cuerpo son de un color de gris pardo; 
las alas son de color negruzco claro , y bcrn.ejo 
por las oriilas de las plumas; la cola es del mismo 



GRA 

color que las alas; la garganta es blanca; la delan- 
tera del cuello , y todo lo interior del cuerpo son 
de color de junquillo; el pico es negro, y los pies 
negruzcos, hin. Xi'l. 

Graja tarda del Canadá. 
Ldiii. 530. 

Briss. tom. 11. lam. W. fg. z. 
Esta no es tan grande como la común : tiene lo 
superior de la cabeza , y la garganta blanquecina, y 
amarillaza; lo interior, y los lados de la cabeza son 
de un color pardo negruzco ; el cuello es blanque- 
cino , y lo demás de lo superior del cuerpo es par- 
do ; el pecho es de un gris blanco ; lo inferior del 
cuerpo de este ultimo color , peto mas obscuio; 
las plumas de las alas, y de la cola son pardas, 
con las puntas blancas ; las dos plumas de enmedio 
de la cola son un poco mas largas que las lateraies; 
ti pico , los pies , y las uñas son negruzcas, üt- 
7¡CiO Xl'l. 
GRAJO. 
La»!. 513. 

Briss. /ow. íí.í'í^í. 5x3. 
Bll. H'at. )i.¡t. (les Oh. ¡mg. iSí. 
BlL. Port. dei Gii.p.ig. 69. 
O'iiciis en Latin. 
Clwciias , giolle en Francés. 
C'uigula , taiulíi , tacóla en Italiano. 
T«/ , lahe , talhe en Alemán. 
Kjmka en Polaco. . . 
Jv'jiZ en Sueco. 
Jack daw en Inglés. 
El g,a\o es poco mas o menos del tamaño de un 
palomo. Todo su plumage es negro , pero con al- 
gunas mezclas diferentes en disiintas partes. La co- 
ronilla de la cabeza es de un negro cambiante en 
viokta; el occipucio, y lo superior del cuello tie- 
nen una mezcla de ceniciento ; lo restante del cuer- 
po es del mismo color que la coronilla ; la parte 
inferior del cuello , y la baxa del cuerpo es de 
negro claro. La garganta es negra ; pero sobre cada 
pluma tiene una linea blanquecina paralela con la 
dirección del cañón ; y las alas , y cola son negras, 
con algunos visos verdosos. La primera pluma es 
muy corta , y las dos siguientes son las mas largas; 
el pico, pies, y uñas son negras. 

**lNoTA. Aunque á esta ave le di Mauduyt el 
nombre de g>'a]o , diriere mucho del nuestro que es 
Diuy grande , y del color del cuervo. 
Grajo español 
Ave muy grande , y toda negra , que anida en 
los árboles , y peñascos altos. Es muy vocinglera, 
y su carne de buen gusto ; pero se ha de desollar 
como el conejo ó liebre. 

GRANADLNO O PIN20N ROXO Y AZUL 
del Drasil. 

Ekisí. tom. III. pag. zi6. lam. IX. fig. 3. Gf- 
Tie>u XXXIIl. 

E^ D. l''M. 19 1. 
Ctanaünns en La'in. 
Oicnad'in en Francés. 
£1 g).iriHl:¡:o es del mismo tamaño que el /.i>7«, 
aunque es un poco mas largo ; tiene qua ro pulga- 
das y nueve lineas desde la punta del pico a la de la 
cola: lo superior de la cabeza , el cuello, el pecho, 
lo alto del vientre , y los lados son de color de 
castaña, con visos de colfr de puipuia; el lomo, 

las 



GRA 

l.ib ciibitrcab de las alas, y las plumas principales 
son pardas , mezcladas de color de cascaría ; de cada 
lado de la cabeza tiene una mancha grande de color 
de violeta mii\ subido ; la rabadilla , y lo superior 
de la tola es de un a?ul brillante ; las cubiertas de 
lo interior de la cola negras, con las puntas azules; 
las alas pardas , la cola de un negro luscioso, y 
horquillada por el medio; el cerco de los ojos, y 
el pico de un roxo hermoso ; los pies de color de 
caiae obscuro; el rededor del pico esta rodeado 
por encima en algunos individuos de plumitas de 
culor de purpura ; otros tienen en la delancera de 
la cabeza al2,uiias plumas de un azul hermoso. 

La hemora es un poco mas pequeña que el ma- 
cho , tiene los mismos colores , pero son mucho 
mas débiles ; la mancha que táene en las mexillas 
es parda, y en el macho es de color de violeta muy 
subido. Nuestros paxareros tienen comur mente cite 
hermoso paxaro , que con otras aves les han traido 
los marinos que van a la compra de negros , y asi 
EdxK'ars padece equivocación quando indica el Bra- 
sil , como lugar donde se halla el granadino ; y 
Brisson va mejor fundado en tenerle por un paxa- 
ro de la costa de África, y cita el exemplo de un 
paxaro de estos que le traxeron de aquel Conti- 
nente. 

Hl gi anadino tiene un canto muy débil ; es muy 
vivo , sus plumas están siempre lisas , y agrada tan- 
to por su limpieza , como por la elegancia de su 
forma , y de sus colores ; aumentase con mijo , y 
alpiste. Conozco una persona que ha conservado uii 
gi-anadino cerca de seis años ; y tenia también una 
hembra que murió al cabo de dos años ; y no 
obstante de haber vivido juntos , no manifestó el 
macho la menor sensación por la hembra. 

OKANA'lt (,el\ hspecie de Colieke. 

Caramanúiits en Latin. 

Grenat (le) en Francés. 
Este es un coUbre grande ; tiene cinco pulgadas 
de lafo : lo inferior de las mexillas , la garganta, 
y la delantera del cuello es del color y briUanteE 
obscura del giaíia¿e ; la cabeza , lo superior del cue- 
llo , el lomo , y lo inferior del cuerpo son negros; 
las alas , y la cola son de un verde dorado obscuro, 
sobre fondo negruzco ; el pico , y los pies son ne- 
gros. Hallase en Santo Domingo , en ¡a Martinica, 
y rara vez en la Cayena, ocn. XLIF. 

GRAN MOCHUELO CON CUERNOS. Veaic 
Buho. 

'* GRAZNAR lo mismo que Gañir ; pero con 
mas propiedad se aplica a los Cueivos. 

GRIFO. Especie de Buyire parecido al Con- 
doro. 

Hist. de la Acad. tom. III. fa>l. lU. fag, z09. 
lam. 30. 

Bkisí. tom. I.pag. 46Z. Gen. X. 

Giijjas en Latin. 

Gñffon en trances. 
El gi'ijo es una especie de buytie que es preciso 
tener cuidado de no confundirle con el buyiif dora- 
tlo de los autores, que es nuestro buyire barbudo. 
liene tres pies y medio desde la punta del pico á 
la de la cola , y ocho pies de vuelo : su plumage es 
en el lomo , en las alas , y en lo exterior de los 
muslos , de un pardo bermejizo ; las plumas de las 
alas , y de la cola son negras ; lo posterior de los 

Historia Natural, Tom. ¡I. 



GRI 73 

muslos , y las piernas , la cabeza , y lo inferior del 
cuello son enteramente blancos ; en lo alto de las 
alas tiene también algunas plumas blancas. 

La cabeza esta cubierta Ue pluinitas deshiladas; 
las de la nuca tienen una pulgada de largo, y for- 
man un penacho ; el plumón blanco que cubre el 
cuello es ralo y menudo ; de suerte , que todo el 
cuello parece ser de un pardo obscuro y azulado, 
que son los colores del pellejo. 

En lo inferior del cuello tiene una especie de 
gorgutra compuesta de plumas deshiladas, como las 
de encima de la cabeza , pero mas largas , y Ue un 
blanco brillante. 

El giijo es un ave notable por su buche hendido; 
esto es , por un gran hueco que tiene en lo alto del 
estómago , cuya concavidad esta guarnecida de plu- 
mas muy finas , que se dirigen desde la circunferen- 
cia al centro ; los pies están desnudos , y son ne- 
gruzcos. 

La lengua es dura y ternillosa , hendida por la 
punta , á maiKra de una canal, y elevada por los la- 
dos. También tiene al mismo tiempo un borde aun 
mas duro que el resto de la lengua ; está recortada 
como una sierra , y las puntas están dirigidas hacia 
el gaznate ; en el hueco de la lengua tiene una cor- 
ta elevación redonda , y otra igual en la niandibula 
superior. 

El grifo habita la cima de las altas montañas de 
Europa ; también parece que se halla en las de 
Eg\pto de Arabia, y de las Islas del Archipiélago. 

GRI-GRI (_el). Especie de Toucan víkde del 
Brasil. 

Lam. 166. Gen. LIV. 

Bí.iis. tvm. I r. pag. 416. 

Tucatia Kraúüanh •virldis en Latin, 

Gri-gi i en Francés. 
Este es un touian de la sección de los aracarli:, 
el nombre de gri-gri que le han dado los Franceses 
de la Guayana , donde este paxaro es muy coinun, 
expresa su grito breve y agudo : tiene cerca de diez 
y siete pulgadas desde la punta del pico a la de la 
cola ; la cabeza , y el cuello son negros ; en lo su- 
perior de las mexillas tiene una mancha de color de 
castaña ; el lomo es de un verde obscuro ; la raba- 
dilla de roxo vivo ; lo inferior del cuerpo es de un 
amarillo pálido , dividido transversalmenie por dos 
bandas roxas , la una un poco descolorida en el pe- 
cho , y la otra mas viva en el vientre ; las cubiertas 
de la parte superior de las alas son de un verde obs- 
curo , las plumas son negruzcas , rodeadas de verde 
obscuro ; la cola esta hendida por el medio sobre 
los lados , y es de color verde obscuro por encima, 
y claro por debaxo; al rededor de los ojos tiene un 
pellejo desnudo y amarillazo ; la mitad del semipico 
superior es negro , los lados blancos ; el semi- 
pico inferior , y los pies son negruzcos. 

La hembra representada en la law. 7x8. tiene 
la cabeza y la garganta pardas ; la parte superior 
del pico amarilla , con una raya por los lados longi- 
tudinal negra , y la mandíbula inferior es de este 
ultimo color, 

tn la especie del gri-gri hay una variedad : Bris- 
son la ha indicado en el tom, IV.fag. 423. lami- 
na XXXü.jig. 1. con el nombre de turnan lerde de 
la Cayena, y en la lam. 717. está la figura de esta 
ave con el mismo níimbre. No tiene color roxo en 
K el 



74 



GRI 



el pecho , m en el vientre ; el seniipico superior es 
anijiillo por cnmcJio , y negro por ios lados; el 
interior (.s negro , con una baiiJa araarilia obliqua 
de cada lado. 

GRISETA ó COGUJADA del Senegal. 

Briss. tom. lll. ¡uig. 361. Lim. A'lS. fig. i, Otne- 
r» XXIX. 

Cogujada del Senegal. La>/>. 504. flg. i. 

Alaiida ciisíata Síncgalimis en Latín. 

Cr'nette OH toihcv'n dn Sciicgat en francés. 
Esta ave es una alnndra quasi del tamaño de 
la Común : tiene en la cabeza un pcnacno rematado 
en punta , adorno que la asemeja ae la iogiqada\ 
pero se diferencia de ella por el habito de suoirse a 
¡os árboles : toda su pluma por la parte superior 
del cuerpo está variada de c;ris y pardo j lo superior 
de la cola es de un gris bermejizo; lo interior del 
cuerpo es blanquecino , y la delantera del cuello 
variada con algunas manch.is pardas; las plumas de 
las alas son de un gris pardo , rioeteadas de gris; 
las dos intermedias de la cola son de gris , las la- 
terales pardas, la penúltima de cada laio esta ro- 
deada de blanco bermejizo , y la mas externa es en- 
teramente de es:c ultimo color; el pico es de color 
de cuerno ; los pies y las unas son pardos. 

Aunque el nombre de griseta da una idea muy 
justa del color dominante de la ['iuma de esta logu- 
jada , quisiera mas indicarla con otro nombre , por- 
que la primera impresión de éste acuerda la memo- 
ria de un paxaro de nuestro clima , a el qual en 
todos tiempos se le ha dado el segundo nombre , y 
asi a.eniendose á la denominación de cogujada del 
Senegal , se evitarla el equivoco de un doble uso. 

GRISIN de la Cayena, especie de Mirlo, y se- 
gún Buttbn de Hormiguero. 

Lam. 6.^1. fig- i el macho , fig. % la hembra. 
Su tamaño es casi como el de la curruca de cabe- 
%^a negra ; la coronilla de la cabeza es negruzca ; la 
garganta , y el pecho son de un negro muy hermo- 
so ; desde la raíz del pico hacia atrás en la linea del 
ojo se estiende una raya blanca; lo superior del 
cuerpo es de un ceniciento obscuro , lo inferior es 
blanco ; las cubiertas de encima de las alas son 
pardas , ribeteadas de blanco ; las plumas son tam- 
bién pardas , pero de un color mas cl.iro , y por las 
puntas blancas : la cola es negruzca , con puntas 
blancas ; el pico , y los pies negruzcos. La hembra, 
por lo general , tiene los colores mas baxos que el 
macho. Según el método de Brisson , estos paxaros 
son del Gen. XXIL p;ro por su formación se deben 
colocar entre las aves de este mismo genero , de 
las que el Conde de Butrón ha hecho una sección 
ieparada llamándolas Hurmigucms. 

** GRITA (volatcrial La voz que el cazador dá 
al Ar^or quando k suelta a la prcia. 

GRULLA. 

lam. 769. 

Briss. tom. r. pag. 374. ¡am. XXXII!. Cene- 
re LXXX. 

Bíi. Hist. nat. des üis.pag. 1S7, fig. y pag. 188. 

Bel. Por:, da oís. pag. 41, 

Grus en Latin. 

Cruc en Francés. 

Cru , grúa en Italiano, 

¡yra?i , Ktanich en Alemán. 

Crane en Inslés, -■ . . 



GRU 

Trana en Sueco. 

/üíiuv en polaco. 
La grulla tiene la parte inferior de Ls piernas 
sin plumas; tres dedos dikniic, y uno detras, to- 
dos separados; el pico es largo, derecho, puntia- 
gudo y liso ; las plumas de las alas inmediatas al 
cuerpo , prolongadas , arqueadas en forma di. hoz, 
y levantadas poi t.icima de la rabadilla. Eaij ts un 
ave de las mayores, y tal vez la que tiene el vuelo 
mas remontado y sosteni.io ; es del tamaño de un 
pa-vo:, su longitud, desde la punta del pito a la de 
la cola, exceue de qaatvo pies, porque h.^y algunos 
indis iduos mayores que oiros ; lo supeiior uc la 
cabeza por delante está guarnecido de plumitas ne- 
gruzcas que parecen pelos; detras de la cabca son 
ralas , y esparcidas sobre un pellejo bermejizo que 
dexan ver ; la nuca esta cubierta de plumas pardas 
negruzcas, y se prolongan tn forma de punta sobre 
lo alio del cutUo; detias del ojo de cada lado nace 
una banda blanca ancha , que se esdende por delan- 
te sobre las mexiilas , y sobre lo alto del cuello ; lo 
inferior de las mexiilas, y la garganta son de un co- 
lor de ei'is pardo; lo superic>r de la dela:itera y la- 
dos del cuello son de un p.irdo ceniciei.to; el resto 
del cuello , y toda la pluma de un ceniciento claro, 
exceptuando las guias grandes de las alas qm. son 
negijs , las medirías , que también lo son por el 
lado interior solamente , y las que están mas inme- 
diatas del cuerpo, cuya punta prolongada que se ar- 
quea en forma de hoz , es negra ; las plumas de la 
cola son de un pardo ceniciento, rematadas en ne- 
gro; el pico es de un negro verdoso; lo inferior 
de las piernas , los pies , )■ las uñas son negros. 

La grulla es el ave de pasa que emprende mas 
brgos viages ; desde el norte de la Europa , donde 
va a pasar el verano , vuelve el otoño á los Paises 
Meridionales ; por la primavera vuelve haciendo el 
mismo camino que en el otoño; en uno y otro via- 
ge no hace mas que pasar por nuestras regiones 
templadas sin permanecer en ellas. Aunque las gru- 
llas se remontan a mucha altura , y sostienen un 
vuelo muy largo , tienen algún trabajo para elevar- 
se, corren algunos pasos desplegando las alas antes 
de tomar vuelo ; vuelan en bandadas , y observan 
un orden constante , y torman en el ayre \m trian- 
gulo quando la atmósfeía esta pacifica , y se unen 
quando el viento es violento ó contrario , colocán- 
dose en círculo para luchar contra la tempestad : su 
marcha es comunmente por la noche ; una de ellas, 
a la qual puede darse el nombre de gcfc , hace con 
írequencia oir un grito sonoro, y de llamada que 
todas las demás repuen. Algunos pretenden que el 
grito de las grullas , durance el dia , indica la lluvia, 
y el grito tumultuoso la tempeitad; que si elLas se 
elevan .apaciblemenie , es una señal de serenidad. 
Quando están en tierra, sea para tomar alimento, 
sea para dormir , una de tlLs hace la guardia ob- 
servando lo que pasa , y advierte á las compañeras 
con un grito , las qualcs conocen al instan. c la in- 
tención. Su carne era muy es'.imada de los antiguos, 
y en particular de los Romanos : muy pocas perso- 
nas podrían entre ncsoiids apreciada según su ex- 
periencia. Las grullas son diticües de coger , y no se 
les puede tirar sino con bala; también se cogen con 
lazo de cuerda, y :e cazan con el Cnijalit , y el 
Halan ; aliihenianse d« rcptile* , de gusanos , de 

in- 



GRU 

inscdos , y de grano. Se domestican fácilmente , y 
son subceptibies de ser instruidas y arregladas en los 
movimientos akernaLÍvamenic ligeros , y íiiertes, 
graves, y saltadores que ellas afectan por si mismas: 
viven largo tiempo , hacen sus poscuras en las ticr-' 
ras baxas, y en los pantanos de los Países btpien- 
trienales , y ponen dos huevos. Según los antiguos, 
y los viajeros, parece que la giii¡:u pone tanibitii 
en las tierras adonde se transporta hacia ti nieuio- 
dia; ¿pero las gi tillas que se hallan mas alia del tró^ 
pico, son de la misma especie que la nuestra' <Y si 
son de la misma especie , hallando que comer toda 
el año en un parage que les conviene , no son sus 
costumbres direrentes , y no son sedentarias > Sin 
emprender disertar sobre esias qucstiones uiticiles, 
observaré que los autores hablan de diferentes gm- 
llas extrangeras, que tienen mas ó menos semejan- 
za con la nuestra. Tales son: 

I •" La giuliíi de las Indias O dentales de Brisson, 
tom.V. pag. 378. que es la gmlla glande de las ludías 
de Ed\x ars , tom- I. pag. y Ur,i. 45 : es mas grande 
que la nuestra ; la parte de la cabeza , que en I4 
nuestra es roxa , y cubiena de plumas semejantes al 
pelo , está enteramente desnuda y blanca en esta; lo 
inferior de las piernas , y los pits son rosos ; ei 
plumage es el mismo que el de la nuc-tra. 

1.^ La gmlla dtscripta por VN'iiliugby , como 
que es de las Indias Orientales, fag. lOi. num. 11. 
no difiere de la nuestra sino en que es mas peque- 
ña ; Brisson la llama giulla. de México , ¡um, F. 
pag. jSr. 

3.' La gndla del Japón. Briss. tom. I', fig, 381. 
Esta es del tamario de la nuestra ; todo su plumage 
es blanco , excepto las guias de las alas , y la parie 
inferior del cuello que son negras. No habria fun- 
damento para referir esca ginlla á la nuestra , si 
Kempfer no habUse de las grullas del Japón , como 
semejantes á las nues'ras , y si no añadiese que se 
hallan algunas blancas, que él mjra coiiio variedades, 

Grulia blanca. 

Grulla de América Lam. 88?, 

Briss. /cw. K. f;¿. 381. -,; „....,•: 

Caí Ese. tom. I. pag. y lam. 75. 
Yo conservo una grulla de estas disecada , que 
ha sido traida por casualidad a nuestro cljma; me la 
regaló el difunto Mr. Lebeau, Medico del Rey en la 
í-uisiana, quien hizo muchos y grandes servicios á 
la Ornicologia ; me dixo que las grulLis , semejantes 
á la que me habia dado , eran muy comunes en las 
tierras baxas y húmedas de la Luisuna •, que los ha- 
bitantes de los campes mataban muchas en la caza, 
y las llevaban á los mercados donde encontraban 
un pronto despacho , porque estiman alli la carne 
de estas aves ; pero los cazadores tienen la costum- 
bre de cortarles las piernas luego que las matan, 
para poderlas llevar mas cómoijan:ente, y est^, junto 
con el gran tamaño del ave, es causa de que nqs 
envíen rara vez alguna piel de eJas. 

Esta grulla, cuya de^cripcion voy a hacer según la 
piel que conservo, es de un tamaño entre la nues- 
tra , y la grulla de cellar. La coronilla de la cabeza 
está casi desnuda , y cubierta solamente de plumas 
estrechas semejantes á los pelos , y muy ralas ; el 
pellejo que está debaxo es bermejizo; delante de la 
cabeza , á la raiz del pico , y entre su raíz y el ojo, 
cubren y tapan entí;ramente el pellejo iguales plu- 

Histoñn NatHrd. Tum. IL, 



GRU 



75 



mas negras , estrechas , y en gran numero ; de los 
ángulos de Ja parte inferior deJ pico se extienúg 
sobre los lados de la garganta una banda triangular 
qe un peliejo roxo , cuoierto de plumas ralas, c"o;no 
la coronilla de la cabeza ; en lo alto del cuello per 
detras tiene una plancha de plun.itas negras; las inc- 
xillas , el medio de la garganta , y todo el resto de 
la pluma son de un blanco muy hermoso , excepto 
las plumas grandes de las alas que son negras; el pi- 
co es de un pardo azulado , y blanquecino por la 
raiz ; lo inferior cié las piernas , Jos pies , y las uñas 
son negras. Gf». i.v.v.v. 

CKt/ttA de America. Lmi. 8S.9, Briss. tom. F, 
pag. ¡í:z. léase Gruli,a eianca. 

GRUrLA DE COLJ.AR, 

Esta es mucho mayor que la nuestra : la cabeza, 
y lo aleo del cuello están cuDiertos de plumitas ra- 
jas de un pardo blanquecino , por entre ellas se vé 
el pellejo que es de un color de carne pálido : des- 
de donde acaban estas plumitas, hasta las dos ter- 
ceras partes de ¡a longitud del cuello está desnudo, 
cercado por la parte superior de un ancho collar ó 
gargantilla roxa , que se desvanece en cojor de car- 
ne claro , y éste tiñe lo demás del pellejo desnudo 
del cuello ; su parte inferior, y toda la piuma es de 
un ceniciento claro: el pico, lo inferior de las pier- 
nas, y los pies son negros. 

Esta ave , que fue traida de las Lidias Orienta- 
les , ha vivido largo tiempo en trancia , y hace par- 
te del famoso Gabinete de la Señora Presidenta de 
BandeviUe. Ccn. Lxxx. 

Grulia de las Indias Orientales. Fcasc Gruha. 

Grulla (grande) de las Indias, l'easc Grulla. 

Grulla dei Japón, lían Grulla. 

Grulla de México. I- ean Gi.ulla. 

Grulla de Numidia. fease Damiceia de Nu- 
niidia. 

Grulla parda. 

Briss. tom. F. pag. 38?. 

Edw, tom. 111. pag. y lam. 153. 
Esta es mas pequeña que nuestra gmlla, y no 
tiene mas que dos pies y ocho pulgadas de longi- 
tud ; lo superior de ia cabeza ts roxo . vestido de 
plumitas negras , que dexan ver e\ pellejo : las me- 
xillas , y la garganta son blancas : lo posterior de la 
cabeza, y el cuello son cenicientos: lo alto del lo- 
mo es de un bermejizo p.irdo : lo demás de lo su- 
perior del cuerpo es ceniciento, lo inferior es cié 
un ceniciento bermejizo : las guias de las alas son 
pardas , y su cañón blanco ; las plumas medianas son 
bermejizas : la cola es de un ceniciento obscuro , el 
pico es negruzco , y por la punta del semipico infe- 
rior de un color de carne pálido , los pies son ne- 
gros. Gen. LXXX. 

GRULLERA. (cetrer.) 

Ciuycre en trances. 
Se dice de un ave adiestrada para la caza de las 
grullas, 

" GRULLON del Perú. 

El grullon es una ave que habita en las orillas de 
los rios y quebradas, en las lagunas y ciénegas en 
el exerclcio y cazeria de peces de que se alimenta. 
Fabrica el nido la hemlra en 1< s encumbrados 
árboles , en la conformidad que lo executan las gar- 
bas , y poniendo dos huevos, los empolla y saca. Se 
riisíingue 4?1 macho en que éste es algo n:a)or. 

K a, ' Tie- 



j^i GRU 

Tiene la cabe-za aplomada , y cubierta de una 
tela muy delgad.i de un blanco muy sucio; de suer- 
te , tjue a k) primci a vista parece tener la cabeza 
del todo desnuda por encima. Los ojos son muy 
pequeños. Sus parpados desnudos son de color ne- 
oro , y lo mismo por delante de los ojos. El iris es 
pardo obscuro , y la pupila negra. El pico es largo, 
muy robusto , comprimido , jaspeado de negruzco 
y naranjado muy sucio , ligeramente encorvado , y 
por la punta romo. La quixada interior , que enea- 
xa en la superior , de los mismos colores , muy 
acanalada , roma en la punta , y su base cubierta de 
una membrana negra, lo que no tiene la del pico 
superior que se halla descubierta. Los lados del pico 
son muy anchos, separados por el lomo ligefanien- 
te encorvado. Las ventanas de la nariz están tala- 
dradas de una a otra parte , lineales , é inmediatas 
al caballete del pico. La lengua es muy corta, trian- 
gular , y muy semejante a la del ColI] , ó Foí¡. El 
pescuezo proporcionado , algún tanto erguido ; la 
mayor parte de el , por encima y por dcbaxo , sin 
plumas , la piel es negra , y cubierta de escamas 
oblongas y blancas : lo restante del pescuezo está 
cubierto por todas partes de plumas blancas , tanto 
por encima , como por debaxo. La rabadilla vestida 
de plumas largas muy blancas. Los muslos son de 
medio calzón t con plumas blancas, y lo restante 
sin ellas : la piel es negra , y cubierta de escamas 
cenicientas. Las piernas extendidas exceden con mu- 
cho á la cola, pues ésta solo llega hasta las rodillas. 
Los pies tienen tres dedos delante, y uno atrás, to- 
dos hendidos : los de delante esian ligeramente uni- 
dos por una membrana morada muy clara. Las 
piernas están cubiertas de escamas negras , y ^os 
pies de escamas de un morado muy claro. Las unas 
son muy cortas , romas , y del color de los pies. 
La cola corta , vestida de plumas , unas mas peque- 
ñas que otras , de un negro cambiante en verdoso, 
tanto por arriba como por debaxo. Las alas son pro- 
porcionadas a su estatura , y recogidas llegan sus 
pu,i:as hasta la extremidad de la cola. Todas las 
guias , tanto interior como cxteriormente , son de 
íin negro c.ambianre en verdoso : las que se siguen 
son blancas , y la guia inferior es del mismo negro 
cambiante en verdoso. 

Dt sde la raiz de la frente hasta la nuca , tiene 
dos pulgadas, tres lineas , y de ancho una pulgada, 
once lineas, hl pico , desde la frente hasta la punta, 
un pie , dos pulgadas, y siete lineas : de ancho, en 
la raiz, una pulgada, siete lineas; y de alto , allí 
mismo , una pulgada , cinco liness. Las ventanas de 
las narices tienen cinco lineas. El pescuezo , desde 
la nuca hasta la raiz ó nacimiento de él , quiero de- 
cir , hasta el hombro del cuerpo , un pie , cinco 
pulgadas , y dos lineas. Desde el hombro hasta la 
raiz de la cola un pie , dos pulgadas , y once li- 
neas. Desde la raiz de la cola hasta la punta un pie, 
cinco lineas. La canilla del muslo un pie , tres pul- 
gadas , y sie;c lineas ; y la de la pierna un pie , una 
pulgada , y tres lineas. El dedo posterior una pulga- 
da , diez lincas : el exterior tres pulgadas , diez li- 
neas : el intermedio qua.ro pulgadas , cinco lineas: 
y el interior dos pulgadas , diez lineas. La uña pos- 
terior siete lineas, id exterior cinco lineas, la inter- 
media siete lineas , y la inferior seis lincas. 

••GKÜJVIOS (,vol.). Las extremidades de las aves. 



GUA 

GUACAMAYO O ARA. 

ruudiijiiiíacKs tn j.atin. 

^líi en trances. 
Los giuHiíi/Jiifos son unos papagayos del nuevo 
Continente : habitan los paises situados entre los 
dos trópicos, y se encuentran igualmente en las Is- 
las , que en tierra firme. Los Crnitologistas única- 
mente los han distinguido de los otros papagayos 
por lo mayor de su tamaño , y por su cola que á 
proporción es mas larga. Ademas de esto ha obser- 
vado el Conde de Bullón , que solo pertenecen al 
nuevo Continente ; y que una piel desnuda , y de 
un blanco sucio , cubre los dos lados de la cabeza, 
la rodea por debaxo, y llega también á cubrir la 
mandíbula inferior del pico. Los giiMamayos tienen 
el plumage brillante , la mirada feroz , el ayre sal- 
vage , la voz fuerte y ronca, y parece que articulan 
la palabra ata, de donde proviene su denominación. 
Regularmente vuelan á pares , algunas veces á ban- 
dadas , y con bastante celeridad , y por lo regular 
se remontan mas que los otros papagayos : se man- 
tienen de simientes , y de frutos : solo tienen de 
salvage la aparientia , y su exterior los hace mas te- 
mibles que lo dañosos que son en realidad , puesto 
que por lo común tienen bastante suaves sus cos- 
tumbres : se amansan fácilmente , y son también ca- 
paces de conocimiento y de apego: usan de la liber- 
tad que se les concede , vuelven ellos mismos a los 
lugares a que se les ha acostumbrado , reciben con 
gusto las caricias que se les hacen , y no dexan de 
volverlas a las personas que se les acercan , sobre 
todo quando están habituados á ello. No aprenden 
á hablar muy bien, y jamás repiten mas que algu- 
nas palabras mal articuladas. Su grito es demasiado 
fuerte , enfadoso , y muy freqiiente , por lo que 
obliga á alejarse de ellos á pcsjr de su hermosura, 
y de su aptitud para domesticarse. Solo están bien 
colocados en parages anchos y espaciosos, a la en- 
trada de los atrios donde se les vé al tiempo de pa- 
sar por ellos, y hacen también bella vista en la en- 
trada de los parques , y los jardines , en los que 
adornan los enrejados , y las calles de arboles. Se 
cree Ojiie viven mucho tiempo : temen el trio rigu- 
roso del hibierno , y entonces es preciso tenerlos 
en algunos lugares cerrados y calientes, aun duran- 
te el dia. En nuestros climas el cañamón es la co- 
mida mas regular para ellos. Los Ornitologist;is 
cuentan siete especies , que el Conde de Bufibn re- 
duce i quatro. Tiene el guadimayo toxo de la Jamai- 
ca , y al del Brasil por una sola especie , y no cuen- 
ta mas que por otra al guacamayo a-^ul y amailllo de 
los mismos paises : coloca entre los foiquitos al pá- 
xaro que Brisson llama guacamayo -verde y encamado 
di I Bi-asU , y al' que el mismo autor Ihmz guacamayo 
la/tado de las Malucas. En fin , el guacamayo pequeño, 
que no se habia descripto , y cuya figura se ha ma- 
nifestado en las laminas iluminadas , le parece una 
variación del guacamayo anariiado. 

Estas diterentes reducciones me parecen funda- 
das , á excepción de la que es concerniente al gua- 
camayo pequeño : en cada artículo expongo los moti- 
vos de mi diíiamen. 
Guacamayo AZtir. 
La mayor parte de los autores han defcripto 
dos guacamayos a-\uU's , y a uno le han llamado gua- 
camayo ayil y amarillo dt la Jamaica , y al otro gua- 
• •■ • ca- 



G U A 

(amayo a\ut y amarUb del Bi\nil. El Conde de Buffbii 
los tiene por un niiimo pjxaro; son , ¿ke ene na- 
turaliza , no solo de la iiusiiia especie , sino aun de 
las mismas regiones de los climas calidos de la 
America Meridional. No obsranie , se encuentran 
algunas diferencias muy notables entre estos dos 
giíMjm.tyos ; ¿pero acaso son atributos de dos es- 
pecies diterentes propios del sexo , ó no indican 
mas (^ue una variedad accidental? bsto es lo que me 
parece que aun no ha decidido la observación; 
i acaso no se encuentra en la Jamaica , y en el Br;!- 
sil mas que la especie de gii^uamayu que la denomi- 
nación empleada por los autores parece atribuir en 
particular a cada uno de estos países ? Todavia me 
parece esta una qiitstion indecisa : en medio de es- 
tas dudas, describiré los dos giiMamiiias sin tomar 
partido ni aun por el diiíamen del Conde de Buf- 
fon , aunque me parezca muy verisímil. Uno y otro 
giiiuanhiiü ayd son poco mas o menos del tam^ino 
del encarnado. Ambos tienen la parte superior del 
cuerpo cubierta de plumas de un azul resplandecien- 
te , y la inferior vestida de otras de un amarillo 
brillante : el pico , y las uñas negras , los pies ce- 
nicientos , y la cola compuerta de doce plumas des- 
iguales , entre las quales las dos de enniedio son 
mucho m.is largas. Pero el guacamayo del Brasil tie»- 
ne la delantera de la cabeza de un verde obscuro 
que se extiende hasta la mitad de la coronilla de 
ella , y un poco mas allá sobre los lados ; y lo que 
en este guacamayo esta pintado de verde , lo esta de 
azul en el de la Jamaica : este ultimo no tiene 
plumas sobre la piel que cubre las niexillas y la (gar- 
ganta : en el priujero se encuentran sobre la misma 
piel nueve lineas transversales , formadas por unas 
plumas negras muy pequeñitas ; el espacio que hay 
de una linea á otra está desnudo : en el mismo 
guacamayo se advierte una banda negra transversal, 
circuida por la parte de abaxo de un verde obscuro, 
y colocada debaxo de la garganta , de la que carece 
el giuuamayo de la Jamaica. Este tiene la parte de 
arriba de las grandes plumas de las alas de un azul 
puro , rodeadas interiormente de negruzco , y de 
un amarillo obscuro por debaxo : el guacamayo del 
Brasil tiene las mismas plumas de un azul de viole- 
ta , y además rodeadas y teñidas por debaxo del 
mismo color. 

Uno y otro guacamayo ax¡d tienen los mismos 
hábitos que el encarnado , y las costumbres de éste 
convienen igualmente con las de aquellos, l'ease 
Guacamayo roxo. 

Aunque habiten en los mismos climas , y aun- 
íjue tengan el mismo modo de vivir, nunca se mez- 
«^'3" los guacamayos a.uics con ¡os >■o^os , sino qije 
yiven separados sin hacerse daño alguno : la voz de 
'os aviles es todavia mas ronca , v me"os percepti- 
ble que la délos otros: entre todos los paxaros, 
son estos los que mas admiran los sal^agc* p 
belleza y hermosura , y los que mas elogl'^" ^" *"^ 
canciones. 

GtJACAMAYo AZut Y AMARtiio de la jamaics. 
Brus. tom. ir.pag. 190. J'casc Guacamayo azuI- 

Guacamayo azul y amariilo del Brasil. lam.iO 
Briss. tom. II'. pae. 95. Vca^c Guacamayo azul. 

Guacamayo- de la Jamaica. Briss. tom.iy.{ag, 
188. Véase Guacamayo roxo. 



GUA 



77 



** Guacamayo de montaSa. 
Estas aves se hallan en las montañas por lo re- 
gular templadas , aunque también se suelen ver en 
las calidas. Los llaman de montaña en las Provincias 
de Neyva y Timana, a distinción de los que se 
crian fuera de las montañas que tienen las plumas 
azules j y a estos les dan el sobre nombre de com: 
wai^ , y otros les llaman guacamayos colorados. Se 
sustentan de maiz, y frutas, tanto los guacamayos lo- 
lorados , como los am.i,illos que se crian en algunas 
montañas , y los a\ulcs mas comunmente. Todos 
ponen los huevos en los agujeros y aberturas de 
los peñascos y serranías : pero no hay la menor 
duda , que los colorados de montaña son los mas 
hermosos por los colores , y vistosas plumas que 
los adornan. 

Guacamayo negro. 

Este guacamayo tiene el plumage negro , con al- 
gunos refiexos de un verde lustroso ; su pico , se- 
gún Laét , es encarnado , sus ojos también , y sus 
pies amarillos. El Conde de Bufibn dice , que este 
paxaro es conocido de los salvages de la Guayana, 
que jamas se acerca á las habitaciones , y que se 
mantiene sobre las cumbres secas y estériles de 
las montañas de roca , y peñascales. Ninguno 
ha hecho la descripción circunstanciada , ni se 
ha encontrado en las numerosas remesas de páxaros 
que yo he visto , conducidas desde la Guayana a 
París, lo que me hace presumir que debe ser muy 
raro. 

Guacamayo (pequeño), , . •, 

Lani. 641. 
Este guacamayo es la mitad mas pequeño que el 
roxo ; la coronilla de la cabeza , el cuello , el pe- 
cho , el vientre , y los lados son de un roxo poco 
reluciente : los muslos están mezclados de roxo , y 
de verdoso : el cuello , por la parte de atrás , es ác 
un amarillo obscuro : la espalda de un roxo baxo, 
manchado de verdoso , y el pliegue del ala de un 
roxo mas obscuro , y mas pardo : las grandes plu- 
mas de las alas son de violeta que tira a azul ; las 
plumas laterales de la cola del mismo color , y las 
dos del centro de un roxo sombreado, y el pico 
negro. Este paxaro que componía parte de la colec- 
ción ciel Duque de Caylus, vivió en París, c igno^ 
ro de donde le habían conducido. 

Guacamayo roxo, "' 

Lam. IX, _ . 

Bi.is,s, tom, IV.pag. liZ. 
El guacamayo roxo tiene , desde la punta del pico 
á la de la cola, dos pies y siete pulgadas , y tres 
pies y diez pulgadas de vuelo : sus alas plegadas ex- 
ceden algo el tercio de la cola ; la cabeza, el cuello, 
la parte superior del lomo , el pecho , el vientre, 
los lados, y las piernas son de un loxo vivo : la 
parte inferior de la espalda , y la rabadilla de un 
azul claro : I3 cola se compone de doce plumas , de 
las quales las dos del medio son mas largas , las la- 
terales van en diminución , y la de mas afuera es la 
mas corta : las dos plumas mas largas son encarna- 
das , terminadas de un azul claro ; la que las sigue, 
por cada parte , es azul en la mitad interior de su 
longitud ; las quatro de mas afuera de cada parte, 
son de un azul , mezclado en todo lo largo del ca- 
non , de una tintura de violeta: las pequeñ-is cu- 
biertas de las alas son roxas , las medianas tambienJ 

pe- 



78 



GUA 



pero sil punta es naranjada , y finaliza en verde : las 
grandes y mas apartadas del cuerpo son de un azul, 
mezclado de una leve tintura de violeta. Las guias 
del ala , por debaxo , son tod» de un roxo obscu- 
ro: las diez y ocho primeras, por arriba, son de un 
azul, mezclado en todo lo largo del canon , de un 
tinte de violeta , y tiene negru¿ca una pane de su 
lado interior : las otras están vanadas de verde , de 
azul, y de un pardo que tira a purpureo : la mandí- 
bula inferior es negra , como tamr/ien la punta , y 
los ángulos de la superior , «jue por otra pane es 
blanca: las mexillas están desnudas, y cubiertas de 
una piel de un blanco sucio , que se esiitnde por 
debaxo de la parte inferior uel pico , é igualmente 
está desnuda: algunas plumas roxas, cortxs, y colo- 
cadas sobre la coronilla de la cabeza , forman en 
ella como una especie de roilete. 

El g¡iacam.i\o habita en los bosques : apetece los 
terrenos húmedos, y se manúcne principalmente 
de los frutos de la palma Lat<i>iic, : (,*) regularmente 
vuela junto con oiro : quando es sorpreheiidido ó 
azorado , levanta su grito , y también se hace oir 
quando vnela : se para sobre las ramas mas altas: 
durante el dia se alarga cerca de una legua para 
buscar su comida , y vuelve por la tarde para pasar 
la noche en el mismo sitio que ha escogido para su 
morada: hace su nido dentro de los agujeros de los 
árboles viejos , y lo guarnecen de plumas. La hem- 
bra pone dos veces cada año , y en cada una de 
ellas dos huevos, poco mas o menos como los de 
las palomas , y pintados como los de la perdiz. Ma- 
cho y hembra empollan akcrnativamente. Los nue- 
vos se amansan con facilidad. Su carne no es del to- 
do mala, y usan de ella en la üuayana con bastante 
frequencia : la de los viejos es dura , pero hace 
muy buen caldo. 

Las plumas de los gi/acama)'os son principalmen- 
te de las que se sirven los Indios para formar las 
coronas, los collares ó bandas , y otros adornos. 

El guacamayo que acabo de describir es el que 
Brisson llama guacamayo del Bia¡:l; y le distingue de 
otro que llama guacamayo de la Jamaica. El Conde 
de Butlon tiene estos dos por una sola y misma es- 
pecie , y se funda en que Marcgrave , y los otros 
viageros que han observado estas aves en los 
mismos paises en que habitan , han hablado asi, 
mientras que los Ornitológicos las han distingundo, 
segiui lo han hecho Gesnero y Aldrovando. 

Leyendo la descripción hecha por Brisson del 
guacamayo del Brasil , y del de la Jamaica , y com- 
parando artículo con artículo, se encuentra una con- 
formidad tan grande en la dimensión del cuerpo 
en general, en todas las partes en particular; y tan 
poca diferencia aun en la distribución de los colo- 
res, que causa admiración que estas dos aves ha- 
bitadoras de las mismas regiones , y que viven jun- 
gas en ellas , hayan sido separadas y presentadas 
como especies distintas. Las principales diferencias 
consisten en las cubiertas de las .Jas, que en el giia- 
camavo del Brasil están mas pintadas de verde y de 
amarillo. Las dos plumas mas largas de la cola, que 
son roxas en el gnatamayo del Brasil, y terminadas 
en azul , son todas de este ultimo color en el de la 
Jamaica, 



GUA 

En quanto al que esta representado en la lamlr- 
va ¿41, baxo ei nombre de guacamayo pequeña, y 
que hacia parte eie la colección dtl Duque de Ca)- 
lus , no puedo ser del dictamen de Buhon, Esit p,¡- 
x.uo es demasiado interior en el taniano a los 
otros guacamayos , y su plumage muy üitelenic pary 
no tenerlo por una especie particular, ¡■can, üvaca- 
WAYo (pequeño). 

Guacamayo verde. 

Hv.ibs. to>ii. ir. pag. 198. . ■ 

Edw. glan.pag. 41. cap. 19, lam. %%9. 
El guacamayo verde es muy raro , y mucho mas 
pequeño que el roxo y el a\ul , y liaüita en los mis- 
mo:) parages. Los autores h^n Uescripio aos guaca- 
mayos ■vctclcs , y uno de ellos le llama Brisson gua- 
camayo vade del ¡JraíU , y a otro guacamayo verde y 
roxo del Brasil. 

Pero este segundo guacamayo , todavía mas pe- 
queño que el primero, no solamente se dilcreritia 
de los guacamayos en quanto a esto , sino en que, a 
proporción , tiene las guias de la cola mucho mas 
largas , y no tan desigudles : las dos del medio no 
exceden a las otras guardando la misma proporción: 
su pico tampoco li^ne las mismas dimensignes rela- 
tivas ; en fin , la piel desnuda que circuye las niexi- 
lias, y la parte inferior del pico, a proporción, se 
estiende menos por debaxo que en los guacamayeisy 
y la colocación de estas aves juntas , que hacen 
parte de mi colección , y que tengo á la vista quan- 
do las describo , ofrece alguna diferencia. Atendidas 
todas estas distintas razones, me conformaré con el 
parecer de Bufion que no admite mas que un guaca- 
mayo verde , y tiene al segundo por un pciquiío. Los 
niismos habitadores de la Guayana le han üado el 
nombre de periquito guacamayo , prueba que este pa- 
xaro les parecía tener, por lo menos, tanto de pe- 
riquito como de guacamayo. Yo hablaré de él en un 
artículo separado , y me ceñiré en éste al guacamaya 
verde , para lo qual copio la descripción exaéta que 
nos ha dado el Conde tic Buftbn. 

El guacamayo verde tiene , desde la punta del pi- 
co hasta la de la cola , cerca de diez y seis pulga^ 
das : su cuerpo , tanto por arriba como por abaxo, 
es de un verde que, según se mira, parece dorado 
y resplandecienie, ó de un azeytunado obscuro : las 
grandes y pequeñas guias del ala son de un azul ele 
agua de mar sobre fondo pardo , u-.jído con un 
roxo de cobre ; la cola por debaxo es de este 
mismo color, y lo de arriba está pintado de un 
azul de agua de mar, sobre un fondo de verde 
aceytuna. El verde de la cabeza es mas vivo, y me- 
nos cargado del que tira á aceytuna , que el de lo 
restante del cuerpo ; en la base superior del pico, 
sobre la trente , tiene una guarnición negra de pe- 
quenas plumas deshiladas , y semejantes 3 los pelos: 
la piel blanca y desnuda que rodea los ojos está 
sembrada también de una especie de pincelillos 
puestos en linea, que forman l.is mismas plumas 
deshiladas : el iris es amarillazo, el pico negro, los 
pies tiran á gris, y las uñas negras. 

Este páxaro , añade Buñbn „ tan hermoso como 
raro , todavía es mas amable por sus sociables ccs- 
lumbrcs : se támiliariza pronto con las personas que 
acostumbra ver ñ\quencenieíite, aprecia su aco^jida. 



su> 



(*) Ikpeíie Je |)alm.i Humada asi en «I Brasil donde s« cria. 



G U A 

sui caricias, y parece ijnc i]uicie volverlas, pero no 
sJu.iic hi> Je lus extraños , Jcj. 

El guac.wi.no venk paiece i^ue siente mucho el 
frío, y para encaramarse prefieic todo aquello cuyo 
contado se lo hace menos sensible : tirita quando 
se le echi agua por el cuerpo , y sin embargo, se 
baña de buena gana , pero solo es quando hace un 
calor excesivo. Es desagradable su canto , y seme- 
jante al de los otros gu.u.im.iyos , pero no tan fuer- 
te : parece que tenga antipatía contra los niños , y 
peneralmcnte que este zeloso de las caucias que sus 
dueños hacen á otros que á éJ ; aprende á hablar 
muy fácilmente , y pronuncia mas claro que el gun- 
tumayo io\o , y que el .i%ui. 

Él g;.'jt.í//;í¡i'í) descripto porEd^xars es hermoso, 
pero mas grande que nuestro gu.ic.tmayo i;cide : tiene 
la frente roxa , las guias del ala azules , y del mis- 
mo color la parte de abaxo de las espaldas, y la ra- 
badilla. ¿No sera pues esta una especie diferente? 

GUACAMAYO VERDE dcl Brasü. L.im. 383. Edn»'. 
glan. pag. 41. lam. 119. Bkiss. íom. ir. f.ig. 198. 
t'taic Guacamayo verde. 
** GUACHARACAS. 
Macho y hembra que se alimentan de hutas ; la 
hembra pone sus huevos en las malezas y rastrojos 
espesos de los montes baxos. Tiene los ojos pardos, 
y la pupila negra. 

GUACO. E'-pecie de Carx.^ pequeña cnng>-ejer,t. 
Canil opbagHs m'üio'' si've Guaco en Latin. 
Esta ave es una especie de garza pequeña des- 
cripta por Aldrovando , quien dice que en el Bo- 
lones la llaman SgiLue. Brisson la llama Caiignjco 
amarillo , tom. l\ pag. 471. Gen. LXXXI. 

El guaco tiene la cabeza, y el cuello variados de 
amarillo , blanco y negro : las plumas de la parte 
posterior de la cabeza , forman un penacho que cae 
sobre el lomo; la parte superior del cuerpo es de 
UPi amarillo pardo , la inferior olanquecina : las plu- 
mas que cubren las piernas , y las alas son de un co- 
lor amarillo bermejizo : la cola es blanca , el pico 
de un amarillo roxo , y los pies verdosos. 
GUARDARIO. Lo mismo que Aicion. 
**GUAANbCER. (vol.) Poner lonja y cascabel á 
el ave de rapiña. 
** GUARAGUAO. 
En la Provincia de Timani , Reyno del Perú, 
llaman g¡i.i,\tg¡<ao a una ave de rapiña , cuya cabeza 
es demasiado grande , respecto a el tamaño de su 
cuerpo : es mas larga que ancha , y aplanada por en- 
cima : cubierta la superficie de ella, desde la raiz de 
la frente, de plumas negras que le corren hacia 
atrás, hjsta poco mas abaxo de la nuca, al modo de 
una "orra larga, las que man:iene deiechas, y ha- 
cen una vista muy ayrosa. 

El pico es muy robusto, corto, compriir.ido , y 
de color azul celeste: sus lados anchos, separados 
por un lomo muy encorvado , que remata con un 
diente muy fuerte y agudo. La quixada inferior es 
muy acanalada , y roma , y encaxa en la superior. 
Toda la basa dcl pico esta cubierta de una membra- 
na de color naranjado , vestida de unos pelillos dis- 
persos y negros : la lengua es muy acanalada y pun- 
fagada. Tiene los ojos hermosos, grandes, y sus 
parpados ó mas biejí pescañas vestidas de pelillos 
negros, rl iris es de un pardo claro, y la ¿-upilí 
a¡:u¡ obscuro. 



GUA 79 

Tiene el pescuezo muy erguido , cubierto por 
debaxo de la quixada inferi.;r de plumas blanqusci- 
nas, y todo lo reitanre , t.íMto por ai] iba como por 
abaxo, de plumas manchadas trausvcrsalmente de 
color de caña claro , y negro atezado. El buche es 
sobresaliente , desnudo , y de color amarillo. El 
cuerpo comprimido, y densamente vestido de plu- 
mas negras , tanto por las espaldas , como por de- 
baxo de la pechuga, a excepción dw unas que tiene, 
por la parte de arriba, cntie las paletillas de las alas 
manch.adas de color de caña claro, y negro, y lo 
mismo por delante , ó parte del buche , que le for- 
man una hermosa gola ó muceta. Sobre la rabadilla, 
junto a la raiz de la cola, tiene otias plumas con 
algunas manchitas perdidas de color blanquecino. 
La cola es de doce plumas repartidas con iíi¡a!dad, 
las que por debaxo son blancas , con algunas lincas 
ó manchas transversales d« negro , y por encijua 
con las mismas manchas transversales de negro y 
blai!_o, y en la punta todas igualmente de negro. 
La rabadilla está cubierta de plumas blanquecinas, 
con visos de color naranjado muy claro. Las alas 
son grandes; y recogidas son tan largas como los 
pies extendidos, los quales llegan hasta lapunta de 
la cola. Los muslos son de calzón ei.tero , y sus 
plumas todas negras. Las piernas amarillas y los 
dedos , todo vestido de escamas muy espesas. En 
los pies tiene tres dedos adelante , y uno atrás , los 
que están separados, á excepción del excciior, que 
se halla ligeramente unido con el intermedio por 
una membrana. Las uñas son grandes , fuenes , agu- 
das , negras y encorvadas. Las cii.co guias ó plumas 
primeras del ala están por encima manchadas de 
blanco , y negro , y por debaxo , mas de blanco 
que de negro ; y las restantes , tanto por arriba co- 
mo por debaxo , son del todo negras. Las demás 
plumas, asi interiores como exteriores, son del to- 
do negras. 

La cabeza tiene de largo dos pulgadas y cinco 
lineas , y de ancho , por la parte superior , una pul- 
gada , siete lineas. Ll pico, desde la raiz hasia la 
punta, es de una pulgada, ocho Lneas. El hueso del 
muslo es de quatro pulgadas , y tres lineas de largo, 
y el de la pierna de tres pulí^adas , y cinco lineas. 

La hembra se distingue solo del macho en que 
es un poco menor en todas sus partes. 

GUARONA O CHORLITO PARDO de Amé- 
rica, 

BRrss. tom. V. fag. 330. Ceti, LXXXIÜ, 
Numens'ms Amc/icanuí fuscus en Latin. 
Gouarona en Francés. 
Los habitantes del Brasil dan ti nombre de gua- 
raná a un chorlito , cuya longicud es de veinte y 
una pulgadas , desde la punta cíel pico á la de la co- 
la : su pluma es de un color pardo castaño , con 
retlexos verdes en la rabadilla , en la cola , en el 
muñón , y en el lado exterior de las plumas del 
ala : la cabeza , y el cuello están cubiertos de plu- 
mas pardas , rodeadas de blanco : el pico es ama- 
rillazo por su raiz , y pardo por su extremidad : los 
pies son de un pardo obscuro , las uñas negruzcas: 
habita las reglones meridionales de América. 
**GUASHLE. l'ease Toocan en la nota. 
GUAYANUMEA. Veaie Verde dorado. 



GUA- 



8o GUA 

GUAYARUBA. Especie de PtRiQcno , llamado 
por los del Brasil ¿ui'n ]iiba tai. 

í'dqutio ai/hu¡i¡o de la Cayena. íam. 52.5. 

Briss. ¡om. /('. píig. ^69- 

Píiíacíi hras'¡¡:níis paUiíla en Latin. 

Ouaroiibíi en Francés. 
Esta ave es un fí/iqnito de cola larga y desigual: 
se halla en el Brasil, en el pais de las Amazonas, 
en la Guayana , y muy escasamente en las cercanías 
de la Cayena : los Brasilitnses la llaman Ciíuunba. 
Es quasi del tamaño del ¡iiilqii'no ele collar : coda su 
pluma es amarilla, con algunas manchas verdes en 
las alas , cuyas guias son de color de violeta , ro- 
deadas de azul : las cubiertas de encima de la cola 
son verdes, con franjas amarillas; las dos plumas 
larcas intermadias e'>tan mateadas de lo mismo , y 
rematan en color de violeta; las laterales son ver- 
des , rodeadas de amarillo por su raiz , y de color 
de violeta en el resto de su longiiud : el pico es 
nv""ruzco , los pies de un pardo bermejizo, puede 
mlrar^e como una variedad de la gu.iyaiuba , el pt- 
iiqíiito nhiarillo de México de Biisson , tom. ¡i. 
fag. 370. Sin embargo, tiene la cabeza y el cuello 
roxos : las cubiertas de las alas variadas de verde, 
10x0 , y color de naranja , las plumas de la^ alas 
verdes , el resto de la pluma amarillo , el pico ro- 

xo. Gen. lili. 

** GUERMECES. Enfermedad que padecen las 
aves de rapiña en la cabeza , tragadero y oidos , y 
son muchos "ranos pequeños del tamaño de los del 
mijo , con algunas llaguitas pequeñas , escaldamieHto 
y calor en el lugar en que los tienen. 

GUIA. CCetr.) 

Ti-ain en trances. 
Guia en cetrería es el Halcón maestro que se 
echa con otro nuevo para que le sirva de guia. 

GUIAS. Las primeras plumas grandes de las alas 
de las aves, 

GUIASBLANCAS (el). Especie de Colibke, 

Colibye de cola larga de la Cayena. Lam.Éoo.p'g.^. 

Briss. tom. lU.pag. 6ii6. 

Brhi-blimc en Francés. 
Este coiibic es notable por la longitud de su 
pico , y la de la cola , comprehendiendo en ella las 
dos plumas del medio que exceden mucho a las 
oirás: el paxaro tiene de largo cinco pulgadas y seis 
lineas desde la punta del pico á la de las dos plu- 
mas : el pico tiene mas de pulgada y media de lar- 
go , y la cola dos y cinco lineas: por consiguiente, 
el cutrpo, contándose en él la cabeza y cuello, tan 
solo tiene de largo una pulgada y seis lineas poco 
mas ó menos : la parce de arriba de la cabeza , y 
de la espalda es de color de oro , sobre fondo gris: 
la de arriba del cuerpo es de un gris blanco ; las 
"uias de las alas son de un pardo de violeta : las 
de la cola tienen un viso dorado , sobre fondo gris 
y negruzco ; su punta es blanquecina : las dos del 
medio , que exceden a las demás en catorce lineas, 
son blancas codo lo que las sobrepujan : las plumas 
de la cola son diez, y van en diminución desde 
las que están en medio á las de las orillas : el pico 
es negruzco , y pies y uñas pardas. Este coUbre es 
muy raro , aunque se encuentre en la Cayena. 
Gen. XLiy. 



GUI 

Guias A2t)LEs ó Cojiere de cola larga de 
MexivO. 

Briss. tom. 111. png. éSS. 
Hrhi-blcu tn Francés. 
Este calibre no es conocido mas que por la obra 
de Seba , tmi. I. p,tg. 84. mb. ^1. fig. 7. Esta repre- 
sentado casi del tamaño de nuestro bccap'go , )■ por 
consiguiente , en quanto a esto , sobrepuja á los 
paxaros conocidos en este genero. La parte ante- 
rior de la cabeza , el rededor de los ojos , la gar- 
ganta, y la parte de abaxo dtl cuello son azules: lo 
superior del cuerpo es de un verde claro , pero 
con todo, mas obscuro sobre la espalda ; la parte de 
abaxo es de un ceniciento gris : las alas son del mis- 
mo verde claro que lo alto de la espalda : la cola se 
compone de diez plumas : las dos del medio , mas 
largas que las laterales, de dos pulg.idas y quatro li- 
neas , son de un azul, muy hermoso : las laterales 
son del mismo verde que la parce inferior de la es- 
palda , y van disminuyendo , a proporción que van 
acercándose a la parte de afuera. Según el tamaño 
de este paxaro , se puede dudar que en efeólo sea 
un colibre, y aunque las plumas de su cola vayan 
en uiiiiinucion, al paso que están mas afuera, lo que 
es b.istantc treqüenie entre los cuiíbrcs , y de lo que 
se subministrarían pocos exemplos entre los trepa- 
dores ó salta paredes , se puede presumir que son 
del genero de éstos antes que del de los colibres. 

G"uitSO-BALriO O PAXARO NUEVO de 
Abisinia. 

Esta es una especie nueva indicada por el Con- 
de de Bufion , por relación del Caballero Bruze, 
que la ha observado en Abisinia. 

El guifsu-baliío tiene el pico dentellado por las 
orillas , dos dedos por delante , y uno solo por 
detrás : por consiguiente, es de un genero nuevo. El 
Conde de Bufibn le compara a nuestro p'nogordo, 
porque como él huye de los lugares habitados , y 
vive retirado en los bosques solitarios , no canea, 
y se alimenta con almendras que saca de las cas- 
caras. 

„ La cabeza , la garganta , y la delantera del 
„ cuello son de un encarnado hermoso , que se 
,, prolonga en una banda bastante estrecha debaxo 
„ del cuerpo hasta las cubiertas inferiores de la co- 
„ la : todo lo demás de la parte inKrior del cuer- 
„ po , la superior del cuello , el lomo , y la cola 
„ negros : las cubiertas superiores de las alas son 
„ pardas , rodeadas de verde, y los piís de un en- 
„ carnado muy obscuro : las alas recogidas Ikgan á 
„ la mitad de la longitud de la cola. 

GUILLEMÚT. Especie de Paxaro niño. 
Lai/i. $03. 

Briss. tur/1. l'¡. pa?. 10. l.im. Vl.p?. 1. Cen.XClI. 
Vria en Latin. 
Giiill.im y gitdlem en Inglés. 
LoMWJa en las Islas de Feroe. 
El gulllemot es un ave de mar con los pies pal- 
meados , cuyos caraétcres son: 

Tres dedos delante , todos unidos por membra- 
nas enteras, y ninguno deiras: las piernas coloca- 
das del todo detras, y tapadas en el abdomen : el 
pico derecho y puntiagudo. 

Es un poco menor que el an.ide domés- 
tica : su longitud es de un pie , y cinco pulgadas: 
su vuelo de un pie , y once pulgadas : tiene tií la 

ca- 



GUI 

c;ihc7.i , la garganta , ti cudlo , el lomo , las plumab 
jniaJpa'c'S, y las cubiertas de encima de las alas, 
\ Je la cola lie un pjrdo negruzco : el pecho , y to- 
i;o lo iiiferior del cuerpo blancos : las plumas de 
las alas muy cortas , lo qual hace el ala pequeña y 
estrecha : las diez primeras plumas son de un color 
pardo negruzco , las diez y seis siguientes de este 
mismo color , pero sus puntas bkaicas , )■ l,.s dos 
r.-:as próximas ai cuerpo de un pardo negruzco : las 
plumas de la cola de este ukimo color ; el pico ne- 
"ro , los pies , ios dedos , su^ membranas , y las 
liñas negras. 

Las aves de este genero pertenecen á los mares 
que bañan el norte de la Luropa : hallanse en la 
punta de Escocia , en las costas de Noruega, de Is- 
landa, y de las Islas de Feróe : desamparan estos 
parages en el rigor del hibierno , }■ se refugian en 
las costas de Irguierra, y algunas en las úl Breta- 
ña y Normandia. 

El guiilcmei tiene las alas tnuy estrechas para 
poder sostener un vuelo de alguna duración. Solo 
puede arrojarse á las puntas de las rotjs : hace su 
nido dcbaxo de ellas en la parce mas elevada á 
que puede llegar : sus huevos son muy puntiagudos 
por un lado , y muy gruesos á proporción de su 
corpulencia , con manchas negras , sobre un fondo 
azulado. Algunos permanecen en el verano en las 
cosías de Inglaterra , y anidan en ellas ; pero el 
mayor número pasa al norte por la primavera. 

Güir.LEMüT (pequeño) impropiamente llamado 
Vdorna de Oíocland'ui. 

Lam. 317. 

Briss. tcm. VI. f'ig. 'í. Gen. XCil. 
Es quasi del tamaño de una paloma: su plumage 
es , por encima del cuerpo , mas ó menos v-aiaüo 
de negro en verano, y todo blanco por debaxo: 
en el hibierno es quasi enteramente blanco , asi 
por encima como por debaxo , y probaijiementc 
según las regiones mas ó menos frías que habitan 
los individuos de es.e genero : su piímia está tam- 
bién variada de mas negro, según la estación en 
que se cogen; y esta diferencia ha hecho nñrar co- 
mo especies distintas á los individuos que solo va- 
rían por razón de la estación, del lugar en que han 
vivíao, y también por ra/on de su edad. 1-or lo 
qual esiamos persuadidos con el Conde de Eution 
o'ue deoen reducirse a ia única especie de gu'ilUi/wt 
bííjiuñ'', impropiamente llamado ValuWd de u,oíÍm- 
dla : las oirás dos e.-pecies que han sido llamadas 
giúllti.'.-ut ¡cqium. Briss. ¡om. l'l. pag. 75- y gtiiHimot 
yavadii. h?.isü. ¡om. I' 1. pag. 7 S. el pico es negro, 
los pies, y las unas bermejizas, y sus membranas 
negruzcas. 

Es.e páxaro se halla , como ei grande , en los 
mr.res d. 1 norte de la Luropa : anida en las he. .diduras 
de las rocas poco cievaaas, desde donde los poliue- 
los pueden echarse a el agua , y evitar la per ecu- 
cion de las zorras , que no cesan de espiarlos : su 
postura es oe dos huevos : hallanse algunos nidos 
e.i las costas del país de Gales , y de Escocia ; pero 
el mavor número le hacen tn las tierras mas Sep- 
tentrionales , en Spitzberg, y en Groelanuia don- 
de habitan la mayor par.e ae estos animales. (Esia 
parre histórica e^tá extractada de la obra del Conde 
de Bution.) 

GuiiLíMoT (pequeño"). Briss. ¿íw, FI, pg.Tí, 
. U'iitoiia Natiiidl. Tum. II. 



GUI 



81 



.''íifrí GuiLiKMoi i'iQ,uEÑ'o, impropiamente ¡lan-.a- 
do Paloma de LirucLuidia. 

GuiLiiMoi RAYADO, l'casc GuiMEMoT (pequeño) 
impropiamente llamado Puiama de Gioelti,id'..i, 

'* GÜÍínCHÜ. Especie de Pa-vloia , tan ¡grande 
como un milano , de color ceniciento. Ci ia en ias 
rocas , y en los árboles : vive de los peces liel mar, 
que pesca , sumergiéndose en ella , con las uñas, 
que son muy grandes, y como las de los gavilanes, 
GUIi\ETA O GALLINETA. 
Briss. tpni. I . fag. 1S3. Idin. Xí'I. fg. 2. Cinc- 
io LXxr. 

reqiuñd dondra de mai. l..wi. 850. 
Obieita en Latin. 
Cmgiietie en Irrancés. 
La guiíHid es muclio inenor que la clwih.: , á la 
qu.i se parece por su forma , y por los caraitéres 
genéricos ; tiene , desde la puma del piro a la de la 
cola , siete pulgadas y inedia. Butlon la pima en los 
termiiios siguientes: 

„ La ¿í(.i/f/.! tiene la garganta y el vi^nrre 
5, blancos, y ti pecho manchado de pardo , sobre 
„ blan:o ; el lomo , y la raba.'illa de gri»-- sin man - 
„chas, pero ligeramente ondeado de negro, con 
„ u.ia pequcpa raya de este color a la orilla de cadií 
„ pluma, y en ei todo se percibe un reilexo bcr-- 
j.mgízo. 

LK plumas de las alas son de nn gris parda, 
mas ó menos manchadas de blai.co : el color p,irda 
es el único que se vé quando las alas esta ; plegadas: 
la cola esi.á variada por encuna de pardo , de ne- 
gruzco y blanco. 

El pico es pardo , los pies y las uñas de ua 
gris verdoso. 

La gulnaa fieqiienta las orillas de las aguas ; se 
alimenta de gusanos é insedtos : es ave de pasa , y 
se va al fin del verano : se ven muy pocas en las 
cercanías de París. Bafion dice que es común en 
IcsVosgos, hacíalos manantiales del MObeIla,y 
que en estos países la llaman l.imh\íhc. Yo co.¡servo 
una traída ue la Luisíana ; solo se diLrencia 
de la nuestra en ser un poco mayor : partee que 
es un ave muy común en aquella parte de la Amé- 
rica , porque he visto un gran numero de ellas en 
las remesas de aves que han heeho de aqiiel Con;¡- 
nente. 

GUIRABERABA o pipi VERDE del Brasil, 
Briss. tom. L;, pag. 533, 

Guliciguaeiibcraba vel sii'u'.d Brdi'ri'ieinh en Latin, 
Esta ave tiene el pico afilado , y es del gene- 
ro XL. y de la clase de l.is aves que Lrisson ¡lama 
pipi. Es del tamaño del xilgueio: liene la toronílía 
de la cabeza , lo superior del cuello , el lomo , y la 
cola de un verde claro, ia garganta negra , lo infe- 
rior del cuerpo , y la rabaeiílla de un an.jnllo tosta- 
cio : las puntas de las plumas ae las alas pardas , el 
pico íinarilio , y los pies y las unas pard.is. 

(.;L ÍKAGUANUiViBI. J cisc Momot ue México. 
** CUIKANHCANJLTA. 
Ave del Brasil, con la espalda y las alas verdes: 
el pecho y el vienire amarillo , como también una 
coroj.a que tiene en la cabeza. 
** GUIKANTINGA. 
Ave también del Brasil , y de la magnitud de 
una grulla. Su plumage es blanco , y su pieo amari- 
llo y puntiagudo, 

L GUI- 



82 



GUI 



"■* GUIRANTONTEON. 
"Ave del mismo Contintnte que la anterior, muy 
pequeña. Es toda blanca , y su grko muy agudo. 

GUIKAPANGA O COTINGA BLANCA del 
Brasil. 

ram. 793 el macho, 794 la hembra. 

Briss. lum. 11. f^ig. 35^- _ 

loiiiigd Biasiíioii'n en Latín. 
No tcniamos mas que una idea muy confusa de 
csra ave : Montbeillard es el primero que la ha 
visto , y ha hecho su descripción ; la ha conservado 
«1 nombre de giínapanga que la dan los habitantes 
del Brasil , según Laet , por el qual han hablado de 
ella los autores, ti macho y la hembia tiuien un 
pie de largo , son del mismo tamaiio ; pi.ro se di- 
ferencian por los colores de la pluma, ti macho es 
enteramente blanco , y la hembra tiene la parte su- 
perior del cuerpo , las plumas de las al.is , y de Ja 
cola de un color verde a>.eytunado , mezclado de 
pardo ; las plumas laterales de la cola son de este 
ultimo color , rodeadas de color de aceytuna : la 
frente , y las mexillas son blancas : las plumas de la 
garganta son de gris , rodeadas de color de aceytu- 
na : la delancera del cuello , el pecho , y lo alto del 
vientre están variados de color gris , de aceytuna y 
amarillo : este ultimo color se estiende por el resto 
de la parte inferior del cutrpo : el pico , y los pies 
son negros ; lo que caraólerlza y distingue el giiiía- 
panga , es una glándula carnosa que se eleva sobre 
la base del pico por su parte inferior , tanto en el 
pico de la hembra como en el del macho : esta car- 
nosidad esta cubierta de plumitas , ó de un plumón 
blanco en el macho , y verdoso y distribuido en 
manojitos en la hembra. Qiiando está el ave des- 
cansando , esta carnosidad esta pendiente y arruga- 
da , pero según se anima se hincha , ó por el ayre 
que pasa , ó por la sangre que en ella cae : porque 
es una cosa que no puede decidirse, respedo de ser 
un ave que solo se conoce por algunos individuos 
disecados : esta carnosidad se estiende y alarga mas 
de dos pulgadas , y toma una dirección perpendicu- 
lar. El gil i 1.1 panga tiene un grito muy fuerte que se 
oye de muy lexos : es preciso que esta uve sea muy 
rara en el Brasil , ó que solo sea pasagera. Después 
de Laet no se Ja habia observado , y nuestros colo- 
nos de la Guayana, tan inclinados á la pesquisa de 
las aves , parece que no han visco el giiirapanga mas 
que en un año solo ; yo conservo uno que tal vez 
es un macho nuevo : todo el fondo de su pKima es 
blanco , variado de verde aceytunado : la mayor 
parte de sus plumas están rayadas con estos, dos co- 
lores. Gcr!. XXIII. 

GUJRAQUEREA (el) O CHOTACABRAS del 
Brasil. 

Bkiss. !om, ¡1. png. 481. Ce>¡. A.V/A'. 

Cipil miilgus ¿raúlitiisií en Latín. 
Cuiíaqucica es el nombre que dan los Brasilien- 
ses á el cbotaiabias de su región : es del mismo ta- 
maño que una alondra ; toda su pluma esta variada 
de manchas de un amarillo obscuro , y blanqueci- 
nas, sobre un fondo de color de ceniza obscuro: 
tiene las alas , y la cola muy largas , y se le reco- 
noce por un colLir de un color amarillo obscuro 
que le ciñe lo alto del cuello : Jas dos plumas de 
enmedio de Ja cola son mayores que las laterales, 
los pies son de un color de ceniza pardo , y las 



GUI 

lirias negras. Tal es la pinuira del giúiaqucrca según 
Marcgrave : y según la descripción que de este níis- 
mo páxaro hace Sloane , no tiene collar amarillo: 
su cabeza esta variada de negro , y de color de ta- 
baco , y el vientre está variado de blanco : las plu- 
mas de Lis alas , y de la cola están mezcladas de ne- 
gruzco y blanco. Habiendo sido observadas tsias 
dos aves , la una en el Brasil , y la otra en la Ja- 
maica, y teniendo algunas dilerencias muy notables, 
es probable que sean dos especies , ó á lo menos 
dos variedades. 

GUIKARU. Especie de Coiinca de cris. 

Briss. mi. n.piíg- 3 5 3- 

Catinga c'inxiía en La:in. 

Oniraiou cn Francés. 
CuiraiH es, según Marcgrave, el nombre que 
Jos BrasiJienses dan á esta especie de Coíinga : tiene 
de nueve á diez pulgadas de largo : la cabeza , el 
cuello , el pecho , y toda Id parte inferior del cuer- 
po es de un pardo claro : las piernas , y la parte 
superior del cuerpo son cenicientas : de cada lado 
de la cabeza tiene una banda transversal negra ; las 
cubiertas , y las plumas de las alas son negruzcas, 
las de la cola negras , rematadas en blanco : el iris 
es de color del zafiro , el pico , y los pies negros: 
esta ave habita en los bosques a la orilla de los 
arroyos : su voz es aguda y muy fuerte : y es bas- 
tante sedentaria , y vá en bandadas : Jos viageros 
que se pierden en la inmensidad de los bosques, 
yendo a su voz , están seguros de encontrar algún 
arroyo , cuyo curso les conduce , por lo común , á 
algún lugar habitado. Gen. XXlli. 

Montbeillard mira como una variedad del guit-a- 
¡II la coúnga representada en la ¡am. 699- con el 
nombre de (othiga parda de la Cayena. No tiene 
mas que siete pulgadas y media de largo , sin banda 
transversal negra en las mexillas , ni blanco en la 
cola : todo lo superior del cuerpo es de un pardo 
obscuro uniforme , y lo inferior de un pardo claro: 
el pico , y los pii.s , según la lamina iluminada , son 
bermejizos : este color del pico , y los pies denota 
una especie , ó variedad particular , á menos que 
este coúnga no sea el íotinga color de púrpura nuevo, 
y que aún no tenga sus bellas colores , lo que )o 
sospecho por su tanuño , y el color del pico , y de 
los pies. 

GUIRNEGAT O VERDERÓN del Brasil. 

lam. iii.fig. i. 

Briss. torn. 111. pag. 199- 

Emberiza BrasHicihii en Latin. 
Es del tamaño de nuestro verderón : la parte su- 
perior de la cabeza es de color de naranja : las me- 
xillas , la garganta , la delantera del cuello , y la 
parte inferior del cuerpo son de un amarillo claro, 
que se desvanece mas y mas descendiendo hacia la 
cola : la parce posterior del cuello , la superior del 
cuerpo , y las cubiertas de las alas son de un amari- 
llo baxo , y teñido de color de aceytuna ; este ulti- 
mo color rodea las plumas de las alas , y de la cola 
que son negras: el pico es de un blanco pardoso, y 
los pies de color gris. La hembra tiene poco amari- 
llo , y mucho mas baxo que el del macho , y está 
variada de color pardo : pero los autores que la han 
descripto , se han excedido comparándola por la 
piuma á el gorrión franco. 

Hay algunos macho» mas pintados unos que 

otros. 



GUI 

o tros , los c¡iie lo están mas, se semejan mucho pol- 
la pluma a los carui/ws amarillos , y los quetienen 
los colores lioxos á los canarios hlaacns y amaiiltos. 

Ll giumcg.it tiene un canto agradable : se halla 
freqiientemcnte en casa de nuestros paxareros , que 
le llaman p^ísnro pjja , nombre que da una idea no 
mala del matiz mas común de su pluma : le alimen- 
tan con mijo, y alpiste , pero se conserva poco 
tiempo. Ooi. -V.YA'K. 

GUIT-GUIT. Especie de Trepadür de América. 
Este es el nombre Americano de uno o dos trc- 
paduics que se hallan en el nuevo Continente. 
Montbeillard le ha extendido a todas las aves del 
mismo genero que se crian en América : también ha 
generalizado el nombre de uúmangii que se daba a 
una especie de t re f ador que se halla en Madagascar: 
y le ha aplicado a todos los de esta especie que se 
ciian en el antiguo Continente, tucra de la turopa. 
Su intención , sin duda , ha sido establecer algunas 
divisiones en un genero, cargado de muchas espe- 
cies : esta mira seria muy útil, si con el nombre 
aplicado á todo el genero , nos pudiese indicar al- 
gunos caraótéres sacados de la forma , y de las par- 
tes exteriores , que le hiciesen reconocer : pero co- 
mo no pudo manifestar sus costumbres sino por re- 
lación , y que el nombre debe traer a la memoria 
la idea formal de la cosa, esta multitud de denomi- 
naciones , en lugar de hacer el estudio mas lacil, 
no hace mas que complicarle: en efodto, es preciso 
acordarse que los trepadores , los giiits-guils , y los 
¡iiimangas son animales que todos tienen los mismos 
atributos formales , y que no se diferencian sino 
por los parages donde st hallan , sin que el nombre 
que tienen contenga en si cosa alguna que indique 
quales son estos lugares , ó recuerde solamente al- 
gunas ideas relativas a las costumbres que la forma 
no indica ; y sin embargo , la nomenclatura no 
allana las dificultades de la ciencia , sino en quanto 
recurrda la forma genérica , por la idea que han 
convenido unir a un nombre comunmente usado. 
De lo que los autores han escrito sobre los giíns- 
guits \ y de las observaciones que yo he hecho res- 
pe¿to á estas aves , se sigue : 

1." Que la pluma de estas aves está muy sujeta 
á variación. 

z." Qiie la de los machos y hembras es dife- 
rente. 

3." Qiie algunos han mirado varias hembras 
como especies diferentes. 

4.° Que es probable que estas aves están suje- 
tas á dos mudas por año. 

5 ." Qtie me parece que el guit-guh ticgro y a'^^ui, 
el trepador aT^iit de la Cayena , el gmt-guh verde y 
nx,¡d de cabe\a negra , el guit-guh verde de cabera ne- 
%ra , el guh'gu'it verde y a'z,Ht de garganta blama : fi- 
nalmente , el güil-giiit variado, y el gmt-guh ncgio y 
color de violeta , son otras tantas especies distintas, 
que nosotros conocemos por consiguiente siete gtúts- 
gfütí ó trepadores de América : que al contrario , el 
i^ith-gmt todo verde , es la hembra del giiii-gnii verde 
de cabc\a negra , y el gmt-giñt verde maníi'ado la 
hembra del trepador av<l de la Cayena : que estas 
por consiguiente son dos especies que se deben su- 
primir ; pero aunque propongan algunas conjeturas, 
y algún razonamiento bien fundado , y se apoye su 
parecer, respedto á los guits-guits , la historia de es- 

U'.síoria Natural. Tom, 11, 



GUI 83 

tas aves no sera bien conocida , hasta que algunos 
observadores exadtos la hayan estudiado en los pa- 
rages de su mansión , y en estas inismas aves estan- 
do vivas. 

Gun-GCJir NiCRo v azul o Trepador del 
Brasil. 

Lam. S¡. fig. z, 

Briss. to//'. lll. pag. 618. lam XXXI. fig. 5. Cene- 
>o XLIIl. 

Este trepador, una de las mas bellas aves de este 
genero , tiene quatro pulgadas y tres lineas desde la 
punta del pico a la de la cola : la parte supe rior de 
la cabeza es de un azul verde mar, el resto de ella, 
la garganta, la delantera del cuello, y la parte infe- 
rior del cuerpo de un azul brillante, aunque obscu- 
ro : de cada lado de la cabeza tiene una raya trans- 
versal negra en la linea en que esta colocado el ojo: 
la parte posterior del cuello, el lomo, y Ijs plumas 
principales son de un negro terciopslado : las cu- 
bii-rias de lo superior de las alas, y de la cola ne- 
gras : lo que se vé de las plumas del ala recogida, 
y de la cola igualmennte negro , el pico del mismo 
color , los pies roxos , y las uñas negruzcas. 
Las alas estendidas manifiestan sus cubiertas ir.ferio- 
res que son de color de azufre , y el lado interior 
de las plumas del ala pintado de im amarillo mas 
obscuro : de suerte , que el ala negra , azul , y divi- 
dida de amarillo, por encima quando esia estendida, 
parece por debaxo amarilla; si se levantan las plu- 
mas que cubren el cuerpo , se halla que son pardas 
en su nacimiento , divididas después por una rava 
de un color verde violáceo , y que rematan con ei 
color azul que es solo el que se vé quando las plu- 
mas están echadas. No obstante , los autores difie- 
ren mucho en las descripciones que hacen de este 
páxaro , ya por la intensidad , ya por la distribución 
de los colores , lo qual nace , ó de la diferencia del 
sexo , ó de la edad , ó del tiempo en que se exa- 
mina este giiit-giíit ó trepador : yo conservo uno, 
cuya pluma es toda por encima de un verde oliva 
uniforme, y por debaxo del mismo color mas cla- 
ro, matizado con algunas manchas blanquecinas á el 
hilo de las plumas; sin embargo, se reconoce evi- 
dentemente , que es el giih-guli negro y a"iil con plu- 
mas de este ultimo color , esparcidas aqui y alli so- 
bre los lados de la rabadilla , sobre el Uiuñon de las 
alas , y sobre algunos lugares de lo interior del 
cuerpo ; estas plumas tienen sus tres colores , el 
pardo por su nacimiento , el verde por enmedio , y 
ti azul por la punta ; es evidente que este es un in- 
dividuo cogido en la muda , á el punto en que 
empezaba a tomar su hermosa pluma: si se coinpa- 
ra á un páxaro que se halla en las mismas regioi.cs, 
se observa que siendo del mismo tamaño , solo se 
diferencian en que el se"undo es de un verde un 
poco mas obscuro , y en que no tiene azul , y sus 
pies son pardos ; pero uno y otro se semejan de 
nuestro primer trepador , por el color de las alas 
por debaxo que es amarillo , variado de algunas 
plumas azules , y en el individuo , que no tiene na- 
da de azul, de un amarillo menos esparcido, y obs- 
curo : es-e ultimo podría ser la hembra , y el otro 
es evidentemente ó un nuevo que pasaba a su her- 
mosa pluma , ó un adulto que pasaba de una pluma 
obscura á una brillante , si esta especie esca sujeta 
á dos mudas por año. Seria de desear , t]ue las ob- 
L 1 sei- 



84 GUI 

servdciones hechas sobre los lugares puJil.^cn reeiiv 
plazar las conjeturas que acabo de cxpoiitr ; pero 
son sLiticientes para probar qiiaii sujeto esta a varia- 
ción el guit-guli /;í¿/() y bldinu, y para explicar por 
consií^iiieiite la diferencia de las descripciones que 
se han hecho. Con todo eso, no debe pensarle que 
los individuos , por los qualcs he establecido mis 
conjeturas, sean objetos raros de quien no se pue- 
dan sacar sino conseqiiencias arriesgadas : yo he vis- 
to con frcquencia las dos variedades que me han 
servido de punto de comparación. 

Gun-oüii negko y violáceo. 

Briss. loi/l. ni. p,ig. 66i. t.wi. XXXll. f'i 4. Gíí/f- 

io XLin. 

Brisson , á quien se debe el conocimiento de 
este gu'it-guh , le compara por su tamaño al iiliaudov 
¡'cqiuñj: tiene la parte superior de la cabeza de un 
coior verde dorado: las uiexiUas, la parte posterior 
del cuello , lo alto del luiiio , y las plumas principa- 
les son de color negro : la part;. interior del lomo, 
Ja superior de la cola , la rabatiilla , y las pequeñas 
cubiertas de las alas de un color morado , que 
tira a color de acero bruñido : la garganta es de un 
color de violeta brillante, que se extiende por la 
delantera del cuello : el pecho es de un color de 
castaña purpureo: el resto de la parte iiiteiior del 
cuerpo negro , las plumas de las jla^ , y de la cola 
negras , pero éstas están rodeadas de color mora- 
do : el pico negruzco, los pies, y las uñas pardas. 
Brisson dice que este gmi-guit se halla en el Brasil. 
No putdo menos de observar , que no tiene los 
colores comunes a los demás guia-gmis, ó ttcpadoies 
di América, sino las que tienen los sutmni'gas ó 
írcp.idons de las partes meridionales del antiguo 
Continente. El paxaro representado en la l¡u/i. 57!;. 
fig. 3. con el nombre de tnpador fardo del Brasil, 
me parece que es la hembra del anterior : la delan- 
tera de la cabeza es verde : la gaiganta , y la parte 
anterior del cuello son de un color de violeta ber- 
mejizo: ti muñón de las alas es de un color mora- 
do , que tira a el de acero bruñido ; el resto de la 
pluma es pardo. 

Ctin-cuir VARIADO. 

Tiíf'¡jdo>- ■vtiiiado de América. Brus. tt<i/i. III, 
pag. 665. 

Es'.e es quasi del tamaño del go,/wn f/anco : la 
coronilla de la cabeza es de un roxo vivo , su parte 
posterior de un azul hermoso : la parte supaior 
del cuello , y de todo el cuerpo esta variada ilc azul, 
negro, blanco y amarillo : las mexillas están matiza- 
das de azul y blanco : la garganta , y la parte inte- 
rior del cuerpo de color de limón y naranja: las 
alas , y la cola están matizadas de los mismos colo- 
res , que la parte supeilor Jel cuerpo. Seba , que ha 
indicado esta ave , dice que se halla en America, 
sin determinar en que parte. Oni. MUl. 

GelT-GÜIT VERDE. 

Trepador ■z'crde de la Cayena. íam. óí'z.fig. 1. 
Yo miro este trepador como la hembra del gu'it- 
giiit ■vcrdi de caic\a negra: hablo i su tiempo de 
este paxaro. i'ea^e Guit-üdit verde de cabeza 

NICKA. 

Gun-GUIT VEFDl Dh CAPfcZA M.G RA . 

Trepidar ie,de de í.iíf^a mgia del Brasil. Lum. 
BRl>b. tom. 111. ¡.¡¿. 633. Ce,i. XLIII. 



GUI 

Este irep.idnr no nic h,i parecido tan grande co- 
mo diie BiissüU , qaien le compara al g.uganthoxo\ 
sin embargo, no es ma}or que el xilgitcro : toda ¡a 
pluma es de un vcrae brillante , excepto la cabeza 
que es negra , cuyo color se extiende un poco por 
lo alto dti cueilo hacia airas : las plumas de las alas, 
y de la cola son negras, rodeadas de verde. Biisson 
dice , que las cubiertas de la parte superior de las 
alas son de un ceniciento obscuro, bordadas de ver- 
de j y esto solo es en lob nuevos, ó que no han to- 
mado enteramente su heimosa plunu : el seinipico 
superior es negro , y el interior blanquecino : los 
pies y las unas son negruzcas. Este hernioso paxaro 
no es raro en la Ca)ena, y le envian fieqiientc- 
niente de e-tc país, como también un ¡repaaur que 
es del mismo tamaño , y no tiene negro en la ca- 
beza , y el verde de la parce supeiior del cikrpo cs 
menos brillante , y el de la inferior tiene una untu- 
ra amaiiUaza en el vientre^ pero ambos tiei^en el 
pico 1.0 solamente pinudo de negro y blanco , sino 
mas tuerte , menos ah.ado , v arqueado que el lle- 
nador íoiiíuit: yo creo que estos son macho y hem- 
bra de la misma ckpccie. Oi«. xuii. 

MontbeiUard mira este trep.idor como una va- 
neelad del gtút-guit ■verde ^ ax,ul de cabe\a ncgia. l'ea- 
jt el articulo que concierne a esta ultima ave. 

Gull-GUIT VEdUt MANCHADO. 
Lililí. 6 Si. fig. 1 . 

Tapador -verde de la Cayena. Bkiss. to»¡. 111, 
pag. 636. lam. XXX 111. Gen. XLIlI. 

El tamaño de esta ave , según Brisson , es casi 
el mismo que el de nuestro tup.idoi : todas las par- 
tes superiores están vestidas de plumas de un verde 
hermoso: la garganta es bermejiza, rodeada por los 
lados de dos lineas azulea estreehas ; las mexillas es- 
tan variadas de verde y blanquizco : la parte infe- 
rior del cuerpo esta matizada con unas lineas largas 
de azul , verde y blanquizco : las plumas de las alas 
son negruzcas , rodeadas de verde del lado exte- 
rior : las dos plumas del medio de la cola son ver- 
des , las laterales verdosas por lo exteiior, y ne- 
gruzcas por lo interior : e! pito es negro , los pies, 
y las unas pardas. La hembra tiene los colores me- 
nos vivos, sin roxo enmedio de la garganta, ni en 
las orillas. He descripto esta especie únicamente 
para conformarme al parecer de los Señores Mont- 
beiUard y Brisson. l\ro no miro el guií-guit i'crde 
Mamh.ido como especie ditercnte , y creo que esta 
ts la henibra del ¿iiii-enit iicgro y ayil. l'ease Guit- 

GUlT NEGRO Y AZUL. YO lo )UzgO dú , tantO 11134 

que los mismos autores que hacen de él una espe- 
cie , anuncian que algunos individuos tienen la plu- 
ma variada de azul; y yo creo por esta señal que es 
un paxaro nuevo , o un adulto en la muda de una 
pluma á otra ; estos individuos con pluma salpicada 
de azul , me sirven p.ira reconocer la hembra en el 
individuo solamsntc verde , uniéndole al macho en- 
teramente azul, léase sobre esto el Gun-cur 

NEGRO Y AZUL. 

GulT-GUn VERDE Y AZUL DE CABEZA NEGRA. 

Trepador -verde de eabe\a negí a de América. Briss. 
tom. 11. pag. 634. 

Este paxaro indicado por Seba, quien dice que 
se halla en América , sin especificar en que parte, 
es quasi del tamaño del piuxon: tiene la cabeza, y la 
garganta negras : la parte superior del cuerpo de un 

ver- 



GUI 

verde brillante , la inferior de un azul obscuro : las 
pKinias de Lis aias del mismo verde que la parte su- 
perior del cuerpo , y las de la cola de un verde mas 
obscuro: el pico blanquecino. Gf?;. XUII. 

Gcin-GUIl VERDE Y AZUL DE CAKOANIA BLANCA. 

Liim. Ti^-fig- !• 

Briss. tom. ül.f.ig. 631. 

Ed>X'. tom. ¡¡¡.¡'íig.y lam. 15. 
Este , seíjun Biisson , es del tamarío del pin-foxo: 
la parte superior de la cabeza es de un azul hermo- 
so : las pequeñas cubiertas de encima de las alas son 
del mismo color : la garganta es blanca : las plumas 
de las alas , y dé la cola son negruzcas por encima, 
rodeadas de verde , todo el resto de la pluma es de 
un verde claro, fcsta especie ó variedad del gnU-giiit 
'vcidey a-zii! se halla en el Brasil, según Montbei- 
llard. Yo nunca le he visto entre las a\es enviadas 
de ia Cayena. Coi. XLiii. 

GULIN O MIRLO CALVO de Filipinas. 

Lam. 100. 

Briss. tom. II, fag. 180. lam. XXl'I.fig. i. 

Ooiriii en Francés. 
El guihi , que según Brisson llaman en Filipinas 
coHn , es casi del tamaño de nuestro miílo : tiene la 
cabeza desnuda , excepto la coronilla que está ctt- 
bierta de una banda longitudinal estrecha de plumas 
cortas pardas: el pellejo, que se extiende sobre el 
resto de la cabeza, es de color de carne, y á me- 
dida que el ave se anima, se vuelve de un color ro- 
xo vivo : todo lo superior del cuerpo es plateado: 
la garganta, y la delantera del cuello son negruzcas. 



GUS 85 

como también el pecho : las alas , y la cola son de 
un pardo negruzco, menos obscuro en las alas : el 
pico , los pies y las unas son pardos. Además del 
ihorlito de que acabo de hablar , describe Montbei- 
llard otros dos, á los quales no da nombre aI"uno 
particular : el uno se diteicncia del ílnirtlto en que 
es mas pequeño , en que la piel , que cubre la por- 
ción desnuda de la cabeza, es amarilla, como cam- 
bien los pies , las uñas , y la mitad anterior del pi- 
co , y en que tiene lo inferior del cuerpo de un 
pardo amarillazo : el otro, igualmente traido de Fi- 
lipinas , tiene cerca de un pie de largo : la piel des- 
nuda, que cubre una parte de la cabeza, es ele color 
de carne , y las plumas que hay entre las dos por- 
ciones de este pellejo son negras, como también el 
cuello , todo lo interior del cuerpo, las alas, y la 
cola : las plumas de lo superior del cuerpo son par- 
das , y el pico negruzco. Ciw. xxil. 

GULLORIA O CASITA. 
Esta ave es una especie de cogujada , y de su 
mismo color , solo que no tiene penacho en la ca- 
beza. Andan en bandadas , y anuncian la primavera, 
porque al venir esta , se levantan en el ayre muy 
altas , y van cantando muy alegres. Su carne es muy 
sabrosa y delicada. 

GUSANO FILANDRIA. (cetr.) 

Filandies en Francés. ■' , .- " . 

Enfermedad que les dá á las aves , en especial 
á las de rapiña, que son ciertos guiánit^s que se 
les crian en los intestinos. 







HA- 



86 



:ijíC:aí=:aíi=í^i?g=a::^^4,:%==5:=;*=:^-'^3i=Sí^A~^^ 



HAB 



** XXaBLAR. (caza) 

Avilar los ptrros quaiido descubren ó sienten la 
pieza a lo que están enseñados , y no la levantan 
sin que se les avise. 

HACER, (cecr.) 

Affdltti- en Francés. 
Enseñar y adestrar las aves de rapiña. Ve ase 
Cetríria. 

** Hacer, (cetr.) Cortar con arte ; y asi se dice: 
hacer el pico ó las uñas á las aves. 

HALCÓN. ■ . 

Brus tum.l. pcig.iii.Gen.Vin. 

lam. 430. 

Bel. Hisi. nat. des 0¡s. p.ig. 115. lam.y pag. 117. 

Bel. Por i. da 0¡s.¡i,ig. 18. 

Falco en Latin. 

Faiicon en Francés. 

Falco» ó /'aleone en Italiano. 

Falck ,falcke , scbwaitx, braime falck en Alemán. 

Falco,! en Inglés. 

Sokol en l^olaco. 
He notado en varios artículos la dificultad que 
hay en conocer las aves de rapiña , tanto á la edad, 
cómo al sexo : los lugares que habitan hacen variar 
su pluma , y la diferencia que se nota entre los in- 
dividuos de una misma especie ; pero no hay ave 
de rapiña á quien esta proposición, generalmente 
verdadera , sea mas aplicable , en particular , que al 
halcón. Por las razones que acabo de exponer , han 
desconocido los hdUoyus , de edad , de sexo , y pai- 
scs diferentes , y los han mirado como otras tantas 
especies. Como se han dedicado mas a estas aves 
que á otra alguna , han cometido mas errores , y 
han embrollado mas su historia , porque han habla- 
do y escrito mucho sobre este asunto , sin haberlo 
examinado lo suficiente. Los límites que se me han 
prescripto no me permiten entrar en un examen 
circunstanciado , y en una disputa seguida de los 
errores que se han cometido. Un célebre autor , el 
Conde de BufFon , ha executado esta empresa peni- 
ble , y llena de dificultades que ha vencido por sus 
conatos y aplicación en reunir á la especie , y al 
tronco , las variedades que habían separado sin ra- 
zón. El sera mi guia en el laberinto en que voy á 
entrar , y lo que yo diga de los halcones , no será, 
por la mayor parte, mas que un extraéto de lo que 
este sabio ha escrito. No pudiendo, por la naturale- 
za de esta obra , copiar por entero sus observacio- 
nes , empiezo por la desciipcion del Im.'cun que se 
halla en Francia. 

„ Este halcim es del tamaño de una gallina : tie- 
„ ne diez y ocho pulgadas de largo , desde la punta 
„del pico hasta la de la cola, y otras tantas hasta 
„ la del pie : la cola tiene poco mas de cinco pulga- 
,j das de largo , y tiene cerca de tres pies y medio 
„ de vuelo : sus alas , quando están recogidas , lle- 
„ gan quasi á la punta de la cola. 

E'^te halíoii , cuyas dimensiones acabo de hacer, 
flstá representado en la Iiim. 430. Parece haber sido 



HAL 

retratado á la edad de tres años, pasada la qn.il, los 
lunares que tiene en el vientre se üisminu', ese mi 
número , y el color blanco es el que nías sobre- 
sale. 

La raíz ó nacimiento del pico está rodeada por 
la parte superior de plumas cortas , estrechas , blan- 
quecinas é inclinadas atrás : la cabeza , lo superior 
del cuello , y de todo el eiierpo tiene un coior par- 
do negruzco ; las cubiertas de las alas , y las plumas 
escapularias son de color de gris pardo , cada pluma 
de estas está rayada transversalnicnte á su extremi- 
dad de pardo negruzco : a cada lado del Scniipico 
inferior tiene una raya parda que baxa a lo largo de 
la garganta , y forma una especie de vigore : la gar- 
ganta es blanca, la delantera del cuello, el pecho, 
y lo alto del vientre son también del mismo color, 
con algunas rayas en la dirección de las plumas de 
color pardo negro, ralas, y muy estreclias: el baxo 
vientre, y las piernas están rayadas al través de co- 
lor pardo , sobre fondo blanco : el color blanco Je 
la garganta sube de cada lado hacia la mexilla , de- 
tras del vigote pardo, y forma una mancha blanca 
dcbaxo de la mexilla , cuya parte superior es de un 
pardo negro : las plumas de las alas , y de la cola 
tienen un color pardo negruzco : las de la cola es- 
tan ademas rayadas transvtrsalnicnte de negro cla- 
ro , sobre fondo de pardo claro. He hecho la des- 
cripción que acaba de leerse , la qual concuerda con 
la lani'ma lUmhada 430. que se sacó de un hahon 
muerto en las cercanías de París , y que forma par- 
te de mi colección. En qu.into a la membrana que 
cubre el nacimiento del pico , y en quanto á los 
pies , el color no es el mismo en todos los indivi- 
duos : por lo común estas partes tienen un color 
verde teñido de amarillo ; pero mas comunmente 
son de un color verde hermoso : este , según los 
halconeros , es la señal de un caraikr menos fran- 
co y generoso. Llamanse halcones de p¡co amaiillo 
aquellos que llevan esta señal de reprobación ; por- 
que se tiene á menos e inútil en cuidarlos é ins- 
truirlos. 

El halcón macho , una tercera parte mas chico 
que la hembra, sirve para el vuelo de las perdices, 
picazas , arrendajos , mirle» , y otros páxaros de es- 
ta especie. La hembra se emplea para el vuelo de la 
liebre , del milano , de la grulla , 6cc. 

Los halcones esián contentos en los lugares ele- 
vados , enmedio de las rocas , y en la soledad de 
Jos montes : en el verano baxan solamente para 
echarse sobre la presa, quando en las alturas no han 
podido , y en el hibierno se akxan de los parajes 
altos , para cazar en las tierras llanas , quando el 
rigor de la estación , y el hambre les obliea a ello. 
Para hacer sus nidos escogen las tocas que est.in 
al mediodía , y los construyen en los agujeros y 
hendiduras mas inaccesibles. La hembra pone por lo 
común quatro huevos, )' siempre á fines del hibier- 
no : la echadura ó empolladura , y el aumento de 
loi polluelos es muy pronto; pues ya están crecidos 
á los quince de Mayo, y del mismo tamaño que sus 
padres, p«ro no con su pluma. Al l'alcvn pollo le 

lia- 



HAL 

ll.iinan halcmi smo : en h íam. 470. se h^IIa copiad» 
cx.'.c tímente. Todo lo superior del Ci.erpo es pardo, 
las plumas de las alas son del iiñsmo color , aunque 
rodea as de beinitjo , tomo tambiwi Lis plumas 
de que es:a cubierto lo superior dci cuerpo ó lomo; 
la qar-'a'.ita , la delantera del cuello , )■ la parte i;i- 
ítrlor del cuerpo es de un blanco obscuro , mezcla- 
do coa manchas pardas , oblongas , sobre la gar- 
ganta j el cuello , y el pecho , y de rayas transver- 
sales sobre lo demás del cuerpo ; esta pluma es la 
de! primer año : en el segundo , el color pardo de 
la parte superior del cuerpo se vuelve mas obscuro, 
y lo beimejo que rodeaba las plumas se trueca en 
un pardo n^^^ro : dcbaxo del cuerpo , disminuyen 
las manchas 'pardas , y el blanco se descubre mas 
limpio ; pero aún quedan algunas manchas berme- 
jas en ale;unos lugares. En la ld,ii. 421. se ve dicho 
balcón ala edad de dos años. Finalnicn;e, al tercer 
aiío se muda la p.uma del color que se ha dicho al 
principio de este artículo. Para completar la histo- 
ria del halcón , no me falta mas que hablar de su 
natural. El Conde de Biifl'on le pinta en los térmi- 
nos siguientes: 

„ El halcón es tal vez el ave , cuyo valor es mas 
,, franco y mayor , relativamente a sus fuerzas : cae 
„ sin detención , y perpendicularmente sobre la 
„ presa ; en lugar que el buytre , y la mayor parte 

, de las demás llegan de lado El hakon cae á 

„ plomo sobre el ave , la mata , la come alli mismo 
„ si está gorda , ó la lleva , sino es muy pesada, 
„ levantándose también á plomo... . Se le vé en un 
„ instante caer sobre la presa , como si cayese de 
„ las nubes , porque baxa de tan alto , y en tan po- 
„ co tiempo , que su aparición es siempre imprevis- 
„ ta , y freqii- ntemente inopinada. Veesele á menu- 
do acometer al milano. ... tratarle como á cobar- 
„ de , cazarle , herirle con desprecio; pero no ma- 
,, tarle. 

Este era el lugar de hablar del modo de coger, 
dirigir , y cuidar los halcones , y el uso que de ellos 
se hace ; pero estos objetos no forman parte de la 
historia natural de las aves , y he pensado que sien- 
do relativos al arte de la Cct,c,¡a , estarían mejor 
colocados en el artículo , en el qual he procurado 
dar una explicación de este arte ingenioso. ; cjí? 
Cetrería. Me ceñiré aqui solamente á observar 
con el Conde de Bution , que no obstante el impe- 
rio que el hombre adquiere sobre los halcones , y la 
dependencia y sumisión á que los sujeta , estas aves, 
tan dóciles , y tan inteligentes a fuerza de arte , de 
privación , y de travas , „ solo sirven por necesi- 
„ dad , por costumbre , y sin aplicación ; quedan 
„ cautivas, sin hacerse domésticas; el individuo so- 
„ lo es esclavo , la especie es siempre libre. .. ." El 
halcón sujetado , dócil a la voz de su dueño , no 
multiplica , y no entrega la especie al hombre que 
se ocupa en los cuidados de propagarla. Me falta 
que hablar de las diferentes especies de halcones , y 
de sus variedades. Parece que el halcón común de 
Francia, se halla también en Alemania; pero se ha- 
lla .idemas en aquella región un halcón calzado , y 
con la cabeza blanca. Brisson ha hablado de él co- 
piando á trisch, tom.l.jiag. 515. y le da el nombre 
de halcón de cabc'^a blanca : habla también otra vez 
en el tom. l'I.pag. 11. del suplemento , y le hizo tu- 
piar en hlam. i. nombrándole halcón cai\ado. Las 



HAL 87 

plumas que cubren las piernas de este halcón tienen 
una diferencia , por la qual debe mnarse est.; ave 
como una casta constante en la especie del halcón 
comim : algunas veces se ha encontrado en Francia. 

La Segunda variedad es ti hakon blanco, Briss. 
toni. l.fag. 326. Hallase en Rusia: su pluma es, ó 
toda blanca , ó variada con algunas manchas pardas. 

La tercera es el ¡lalcon de hlanda , Briss. ¡om. I, 
p:ig. 3 3^. Solo se diferencia del nuestro en ser mas 
grande. 

La quarta el halcón gentil, Bki!>í. tom. I. pag. 339. 
Esta no es una variedad en la especie , sino en el 
nombre que se le da entre los halconeros al lial- 
ciin bien hecho , bien adiestrado , y de una hermosa 
figura. 

„ Nuestros autores antiguos de Cetrería solo 
„ contaban dos especies principales de halcones , el 
„gcnt:l , ó el de Francia, y el hakon ¡cegnno ó f.v- 
,, trangcio , y miraban todas las demás como varie- 
„ dades de una ú otra de estas dos especies...." 

El Conde de lUitl'on añade un peto mas abaxo; 
„ uniendo y jamando los objetos diferentes.... 
„ t.° Parece que en Francia no hay mas que u¡ a es- 
„ pecie de halcón bien conocida; que esta misma eS' 
„ pecie se halla en Suiza, en Akmar.ia , en Pclo- 
„ nia, y hasta en Islanda , hacia el norte; en Italia, 
„ en España , y en las Islas del mediterráneo , y tal 
„ vez hasta en Egypto , hacia el mediodía : 2.° Que 
„ el halcón blanco no es otra cosa, en esta misma es- 
„ pecie , que una variedad producida por la influen- 
„cia del clima del norte : 3.° Que e\ halcón gentil 
„ no es de una especie diferente de nuestro halcón 
„comiin: 4." Qiie el hakon ¡■acgrhio ó pasagoo es de 
,, una especie diferente , que debe mirarse como 
„ extrangero , y que tal vez contiene algunas varie- 
„ dades, cotno el hakon de Berbería , y el hakon 
,, de Túnez, &c. En Europa, pues, no hay mas 
„ que dos especies de hakones , de las quales la pri- 

„ mera es natural a nuestro clima y la otra es 

,,pasagcra, y debe mirarse como extrangcra. Tra- 
„ yendo á examen la lista mas numerosa. . . . tocan- 
„ te a los halcones , y siguiendo artículo por artículo 
„ la de Brisson , hallaremos , lo i ." Que el hakon. 
„ SO/O, Briss. tom. l.pag. 324. no es otra cosa que 
„ el nuevo de la especie común : 1." Que el halcotí 
„ mudado ó giboso, Briss. tom. I. pag. 314. es el 
„ viejo : 3.° Que el hakon de cabczfi blanca y pies 
,, calzados , es una variedad ó casta constante en es- 
„ ta misma especie : 4.° Baxo el nombre de lialco» 
„ blanco indica Brisson dos diferentes especies de 
„ aves , y tal vez tres ; porque la primera , y terce- 
,, ra podrían ser, hablando absolutamente, halcones 
„ que hubiesen padecido la variedad común á las 
,, aves del norte , que es volverse blancos. Pero 
,, por la segunda, de la qual Brisson habla por lo 
,, que dice Frisch , cuya lan,. fci. cita, no es cierta- 
,, mente un hakon , sino una ave de rapiña común 
„ en Francia, á la qual llaman ArpcUa: " Nota. Es el 
h.ilcon blanco de Brisson, tom. I. pag. 3 26. „ 5 ." Qiie 
„ el hakon negro , Briss. tom. U pag. 327. es el ver- 
„dadero hakon roques, peíegjilno ó pasagao, que debe 
,, mirarse como extrangero : 6." Que el hakon ape- 
„ drcado es el nuevo de este mismo extrangero: 
,,7.° Que el hakíin pardo, Briss. tom. I. pag. 331, 
,, es mas bien un busardo que un hakon.... : 8." Que 
„ el halcón roxo , Briss. tom. l.fag. jjx- es una va- 

„ rie- 



88 



HAL 



,5 rkJad en la especie couuia de nuesti'O hakon..., 
9." Oye el iificoñ loso de Lu ¡híUim es una ave ex- 
craiT^tra....: lO." Q¿ic ci hahuii de IiiiHa.... Bkiss. 
tot/i. Upug- 33<5. putde ramljien mirarse como una 

, variedad en ia especie comiin de nuestro bakon 

,11." Qiie el híileoii de ¡sland.i es otra variedad de 
, la tSTKcie común , diferenciándose solamente en 
ser un poco mayor: iz." Qiic el mat , Bkisí. 
/w/¿././.!£;.337- es una especie ditc rente, que es me- 
nester considerar aparte: 15.'' Qiie el Ihiko,! bidiiui 
„ ó '¿en:'¡l , Biuss. lom. ¡, ¡nig. 359. no es una especie 
diversa de la de nuestro Imatm cumni/....: 14.' Que 
„el IhilioH ¡■ccgiino, Bkiss. ¡om. I. pf.g. 341. es 
nuestro bako/i común, vu-.lto por la edad, muda- 
do.... : 15." Que el hiiicon de Berbaia , Bkiss. 
tom. I, V-vg. 343. no es mas quc una variedad en la 
„espvcie del hak.m pn...¡geio: 16." Que lo mismo es 
en el hakon de Tmt.-.ii.i , Biuss. lom. 1. ¡,v¿. 345. 
17-'' Qi'^ ''^ ha'eon de íutla, , Briss. /()«./. /'.?¿. 345. 

no lo es , sino una ave de otro genero : 

18." Qiie el bakon de ¡oe.t , Bkiss. tom. I.j'ie. 34'^- 
no es iair.p()C0 lialcoii , sino una ave que es forzo- 
„so consivkrar aparte : 19." Qiie el L.ikon de Mon- 
ote ó montano , Briss. to»i. I pjg. 351. es una va- 
riedad del de >ocíi : 20." Qiie eJ buiíon de monte 
,,cmc'iento , Briss. tom. I. pug. 35?. no es mas que 
„ una variedad de la especie conmn ; 21." Que el 
„hítkon de ¡a Bahía de Hiídson , Briss. toM. 1. pag. 
„ 3 5<^.es una ave extrangera de una especie diferen- 
te del de Luropa.... : 22.^ Que el haicon eUiettado, 
„ Briss. tom. 1. pag. 35 9. cs una ave de otro genero 
„ que el bakon : 25.., Que el halcón con penacho de hi- 
„ d'.ds , Briss. lom. I. pag. 360. el l¡aknn de ku Antt- 
„l¡.is, Briss :om. 1. pag. 361. el Imkon pescador de 
„ /,¡í AntUias , Briss. ¡om. I. pag. ;6i. el liakou pes- 
cado/- de Li íaioi'hia, Briss. tom. I. pag. 362. son 
,, también aves extrangeras de quienes se hará men- 
ción Por esta larga enumeración puede verse, 

,que separando las aves extranjeras, y que no son 
precisamente bakones , quitando también el l^alion 
eal-i.ndo , que no es tal vez mas que una variedad 
ó especie muy cercana de la del bakon común-, hay 
diez y nueve , que se reducen á quatro especies, 
a saber : haUon común , hakon pasagoo , el sacic , y 
el biisa>-do , de las quaies no hay mas de dos que 
„ sean halcones. " 

De lo que acaba de leerse , resulta , quitando el 
biisaido y el saciC del numero de los bakones, que 
de diez y siete especias que Brisson cuenta en Eu- 
ropa, según los ancores, el Conde de BuHoii no ad- 
mite mas que dos , a saber : el bakon común , y el 
peng'hio : que las otras quince las mira como varie- 
dades, de las quaks, aicz pertenecen al bakon lomun, 
y cinco al peregrino. Ll kiitor no vera sin admira- 
ción que una ave tan independience como el iutlcon, 
que no muldplica en la cautividad , y sobre cuya 
propasación no influye por consiguiente el hom- 
bre , este sujeto a un numero tan crecido de varie- 
dades , mientras que son raras por lo general en las 
demás aves libres, y aun en aquellas sobre quienes, 
viviendo cerca de nosotros , y aprovechándose de 
las mutaciones que hacemos padecer a los vegeta- 
les, por la cultura, deberíamos influir mas. Pero es 
preciso acordarse que la edad sola subministra dos 
variedades; lo qual disminuye otro tanto las que se 
inipucan a la influencia de los climas; y si, como 



H A L 

puede dudarse, tiene tanta acción sobre la pluma Je 
las primeras td.iücs , coijjO sobre la di. ics .a, os 
postenores , se seguirá qu>^ üos balcones sofus , naci- 
dos buxo dos clim<.a diversos, no tentiran la misma 
pluma , y formaran en su especie una varieuau do- 
ble , como nuevos , y como nacidos en paiscs dife- 
rentes ; lo mismo sera para las demás edades; y asi 
ia misma especie vanara doblemente por la cuad, y 
por la inhuencia del clin:a. 

beria necesario , sin eiuda , para que el leflor no 
tuviese naua que desear, que yo le hiciese conocer 
por la descripción las vauedades , cuya reauccion 
acabo de anuaciar según el Conde de Bulion. Pero 
si no d„ba a esta parte descriptiva la extensión suíi- 
ciente , no resuiíaria conocimiento alguno , y liega- 
ria esie articuio , que no ha podido ser mas breve, 
fuera oe los linutes ea que me deljo ceñir , si en- 
trara en destripeiones , para las quaies teni'O por 
mejor rcnjuir a ios que las tengan ó juzguen nece- 
sarias , a la obra de Eiisscn , en la qual laS hallarán 
con todo el por menor que se puede desear. La 
m.iyür parte de los lectores se referirán conmigo á 
los cuidados que el CoiKle de Bufion ha toniado de 
comparar las ciesciipciones , apreciarlas, y traer las 
variedaiies a su especie. 

** Halcón alíaí^loví. J'case Alfaneque. 

"'Hai-cün AriDRíADo. El quc tiene pintado el 
plumage de blanco y negro. / ease Halcón. 

Halcón ARAÑtRo. El pollo que se coge en el 
arañuelo ó red. 

Halcón aveíEro. 

Lam, 420. 

Bkiss. tom. I. pag. 410. 

Bel. H¡st. nat. des Oís, pag, lOi, fi¿. y pag, lOi. 

Bel. I'o/I, des Ois.pag. 14. 

Btitto apivoiHs en Latin. 

Bondiíe en Francc's. 

Honey-liiix;x.aid en Inglés. 

Mans-Jakke en Alemán. 

Slag-bok en Polaco. 
El bakon ai-eje/ o tiene muchas relaciones con el 
milano : es del mismo genero , esto es , del VIH. 
desde la punta del pi^o a la de la cola, tiene un pie 
y diez pulgadas , y quaao pies y diez puigad.is de 
vuelo ; sus alas p.cgadas llegan hasta )as ireí quartas 
partes de la cola : la parce de arriba de la cabeza, y 
de todo el cuerpo parece parda , aunque cuoierta de 
plumas blancas en su origen , pero este color queeia 
oculto debaxo de la extiemidad parda , es, ando las 
plumas unas sobre otras: la gargama, la parte de- 
lantera del cuello , y la baxa del cuerpo son 
blancas; pero el canon de las plumas y su tx.remi- 
dad son de color párelo, lo que hace parecer la par- 
te de abaxo del cuerpo de este paxaro cubier.o de 
pintas anchas de este color : las alas tiran a pardas, 
y sus guias están rayadas, por la parie de aue;.tro, 
de bl.iuco y de pardo : la tixcra ó primera plu- 
ma del ala es la mas corta , y la tercera ó cuchillo 
la mas larga: la cola es parda por arriba, ra)ada 
transversaimente de un pardo mas baxo , que rer- 
miiia en un olanco rosado, y por la parte de abaxo 
es de un color gris : el iris es de color de azafrán, 
el pico negro, y los pies amarillos. 

El bakon azcje, o da caza á los ratones , y se 
mantiene también de ranas , de lagartos , y aun de 
insectos. Construye su nido de ramas peoueñicas, 

lo 



HAL 

lo guarnece de lana , ó de otra materia aiialogj , y 
aliau-nta a sus hijos de crisálidas , y pariiciLinnciite 
de las de las avispas , lo que le ha dado el jioaibie 
de iuUo afn'orm. Se para regularmente sobre los ár- 
boles, ó sobre las matas: su vuelo es baxo y corto, 
/ no tiene ningún uso en la cetrería. Por lo que di- 
ce Bellon, parece que en su tiempo era muy común 
en Francia. Sin embargo , en el dia no lo es en la 
mayor parte de sus provincias , y es tan rara en las 
cercanias de París , que desde mas de veinte años 
que me empleo en buscar aves , no he llegado a 
conseguir ninguna de ellas : ésta se pone muy gor- 
da , y se le da caza por lo delicado de su carne. 

Halcón- azul. EdW. glan. fag. 35. lam. 15 z. 
l'casc Ave san martin. ■ . , 

'* Halcón bahari. '- • ' 

Es menor que el montano ó a\or. Tiene la cola 
corta, los pies blancos, grandes, y de dedos largos, 
y uiías fuertes : los muslos cortos: vacia con mucha 
ligereza , y sacude las alas como la golondrina. 

Halcón borní. Lo mismo que Lanero. 

Halcón calzado. Briís. tom. l-'l. siip. pag. zi, 
l'case Halcón 

** Halcón campestre. 
ts sumamente hermoso y noble : su color entre 
ceniciento y negro , con algunas manchas obscuras 
en la cara , y cerca de los ojos. El primer ano su 
color es roxo ; pero después se va emblanquecien- 
do , hasta que acaba de mudar toda su pluma : tiene 
los ojos encendidos como de color de azatran , y 
la pestaña negra , y ctte mismo color es el de loi 
pies , que tira á blanco , aunque el que los tient 
mu)' blancos no es bueno. La cabeza es gruesa y 
redonda : el cuello corto y grueso : el pico peque- 
ño : ancho el pecho , en el que tiene un hueso muy 
agudo , con el que hiere a el ave que persigue ; las 
alas y la cola son largas , los muslos cortos y grue- 
sos : las plumas de las alas son sumamente sutiles. 

Halcón canino. 
Se da este nombre á el halcón que se ceba de- 
masiado en la presa. 

Halcón con penacho de las Indias, .j...r 

Briss. lom. !• pag. 360. 
Es casi del tamaño del buytre : su cabeza es ne- 
gra , adornada de un penacho , que se divide á su 
extremidad en dos partes que caen sobre el cuello: 
tiene el color bermejo ; pero lo superior del cuer- 
po es del mismo color que la cabeza : lo interior 
esta rayado alternativamente con rayas negras y 
blancas ; las plumas de las alas son negruzcas , las 
medianas rodeadas de blanco; la cola esta rayada de 
negro y ceniciento : los pies están calzados de plu- 
ma hasta la raiz de los dedos : el iris es amarillo, 
el pico negruzco, los dedos amarillos, y las uñas 
negras. Gen. VIH. 

Halcón coronado. Especie de Neblí , cuyo co- 
lor es pardo , y la cabeza pintada de amarillo. 

Halcón de Berbería. Brus. tom. I. pag. 343. 
Bell. Hist. dcí Gis. tom. I. pug, 343. reasc Halcón 
tasagero. 

Halcón de cabeza blanca. Briss. tom. l.¡'ag, 
jzf. l'casc Halcón. 

Halcón de collar. Briss. tom. 1. pag. 345. ^'c^- 
¡c Pigargo. 

Halcón de collar de las Indias. V'um a las ludias, 
}> á la China, tom. .XI. pag. i8i. 

Historia Natural, Tem, II. 



HAL 89 

Su longitud es de un pie y catorce pulgadas des- 
de la punta del pico a la de Ja cola : la cabeza , la 
garganta , lo posterior del cuello , y el lomo son 
negros: lo iníerior del cuerpo es blanco, las peque- 
ñas cubiertas de eiuiuia de las alas ion blancas , y 
las otras negras : la tix^ra y cuchillos de Jas alas son 
de este ultimo color, y Ja- demás plumas de ella de 
un pardo ceniciento y plateado : la cola es de este 
mismo color : la rabadilla es blanca , el pico negro, 
y el iris y los pies encarnados. 

Sonnerat dice que la hembra es mas pequeña 
que el macho ; que su color dominante es un pardo 
plateado ; que tiene tres manchas negras sobre cada 
um de las cubiertas superiores de Lfs alas , y otras 
iguales sobre los costados de las plumas medianas 
del ala : los lados del vientre , las piernas , y las cu- 
biertas de debaxo de la cola son de un blanco, real- 
zado por una banda longitudinal de un roxo obscu- 
ro sobre el medio de cada pluma : el pico es ne- 
gro : el iris y los pies son del mismo color que en 
el macho. 

Si la observación de Sonnerat es ex¿¿ü , esta 
especie presenta una exi.epcion muy notable en la 
historia de las aves de rapiña, es a saber: una hem- 
bra menor que el macho , lo que es contra lo reí^u- 
lar y conocido ; pero lo vivo de los colores del 
lialcon , que Sonnerat mira como una hembra , y su 
tamaño , son razones que hacen presumir que algu- 
na circunstancia ha engañado en esta ocasión á éste 
ouscrvador , por lo común tan exacto. Ce». FUI. 

Halcón de Islandia. Briss. /ow. I. pag. 336. J'case 
Halcón. 

Halcón de Italia. Briss. tom. I. pag. 339. J^ease 
Halcón, 

Halcón de la Bahia de Hudson. Briss. tom. I. 
pag. 356. l'casc BuiEoN ceniciento. 

** Halcón del ayre. Se llama asi el que no se 
coge niego , sino con red en el ayre. 

Halcón de monte ceniciento. Briss. tom. I, 
P'^g- 55 5- í'f'iíf HucoN Y Halcón montano. 

Halcón de pico amarillo. En la Cetrería de- 
muestra un halcón de poco valor, reaic Halcón. 

Halcón de roca. Briss. tom. I. pag. 346. ¡'case 
Roquero. 

Halcón de Tartaria. Briss. tom. I. pag. 345. Bel. 
Hist. des Oís. pag. i 16. Véase Halcón roques. 

** Halcón de Túnez. Lo mismo que Halcón 

GENTIL. 

** Halcón esclavo. 

Tiene la pluma de color obscuro , mayormente 
en el pecho , y las demás partes tiran a roxo. Es 
largo de cuerpo y de alas , la cola corta y puntiagu- 
da : es por lo común fogoso y bueno. 

** Halcón fiero, (cetr.) Se dice del halcón que 
no se ha cogido niego , y es dificil de amansar. 

Halcón gentil. Briss. tom. I. pag. y^9. Idease 
Halcón. 

Halcón giboso. Es el haUon viejo. Véase Hal- 
cón. 

** Halcón lanero. 
Nace en los bosques de Loinbardia : es poco 
aninioso, y algo villano; y para que sirva se le ha 
de traer en continuo movimiento. 

** Halcón letrado. Lo mismo que Apedreado. 
** Halcón marino. 
Es mediano de cuerpo , y semejante al lanero, 
M «s 



90 



HAL 

cs bljnco de pluma, y hermoso, fácil de itgir , y 
Inmiedo de cabeza. 

Halcón mochuiio (pequeño). EdnX'. tom. II. 
fag.y lam. 61. I i.nc Cai'Arcuck. 

** Halcón moníano. 
Es del tamaño del neblí , y de color ceniciento, 
variado con pintas obsci.ias ; pero mas coreo de 
cuerpo y pluma. Es de condición áspera y ayrada: 
acomete á qualesquier ave por fuerte que sea , y si 
no la puede matar , se vuelve a el halcón que le 
a'.'uda , y algún js veces contra el cazador. 

Halcón modado. 
Es el hakoit de tres años , que ya ha mudado su 
pluma, l-'ease Halcón. 

Halcón negro. Briss. Iom. I. pag. 317. l'easi' 
Halcón roques. 

Halcón niego. El que se coge en el nido. 

Halcón pardo. Briss. lom, I. pag. 531. El Con- 
de de Butíon le mira como una variedad en la espe- 
cie del biiSíiido. I'iiisc Busardo. 

Halcón peregrino. Brus. tom. I. pag. 341. 
l'tasc Halcón- 

Halcón pescador del Senegal. i-'case Tana,s. 

Halcón pollo. El que no ha mudado aun la 
pluma. 

Halcón prima. I'cjsc Prima. 

Halcón raleón, (cetr.) El que esta enseñado i 
coger las >.jleas, , •" ' ' 

Halcón ramero. (cetr.) 

Branchier en Francés. 
El que siendo pollo salta de una rama en otra 
de los arboles recien salido del nido. Durale este 
nombre el mes de Mayo , Junio , Julio y Agosto. 
Es muy duro de hacer por el calor que tiene. 

** Halcón redero, (cetr.) El que se coge con 
red fuera del nido yendo de paso. 

Halcón roques ó pasagero. ,: 

HaUun ncgio y pasagcto. Lam. ^69. 

Briss. tom. h pag. 317. 

Faiicou pdSicgti en Francés, 
Es del tamaño del común. La parte superior de 
la cabeza , del cuello , del lomo , y de la rabadilla 
son de un color pardo obscuro : las cubiertas de en- 
cima de la cola , y de las alas son del mismo color, 
con las orillas bermejizas: en la parte superior del 
cuello se vé también tal qual señal de este color. 
Una mancha negra que tiene de cada lado de la ca- 
beza forma en la horqueta como una especie de vi- 
gote , que se exriende hacia abaxo. La delantera del 
cuello , y todo lo inferior del cuerpo son de un 
pardo bermejizo, con una mancha negra á la punta 
de cada pluma : las de las alas , y de la cola son de 
un pardo obscuro , sin mezcla por encima , y raya- 
das transversaluiente por debaxo de un pardo mas 
claro : el ojo esta rodeado de una membrana des- 
nuda de color de plomo : el pico es del mismo co- 
lor , mas obscuro , y matizado de color bermejo pá- 
lido , los pies son de aplomado obscuro , y las uñas 
negras. 

Este halcón se coge en Alemania y Malta quando 
se pasa a Francia. 

El Conde de Buflbn , que , como ya he dicho 
en el artículo hahu/i , ha comparado con sumo cui- 
dado las especies diferentes , y variedades de esta 
ave que los autores describen , remite al halcón ro- 
ques ó pasagdo , I." el haUm a el que los Señores 



HAL 

Briss. tom. ¡. pag. jzp. y Edw. iotii. I. pag. 1 1 r. 
/.(//.'. 3. dan el nombre de' halcón manchado ó apcdica- 
do. La diíerencia principal de este hakon con el lo- 
qiícs ó pauígco , consiste en que la garganta , la de- 
lantera del cuello , y todo lo inferior del cuerpo es 
blanco , variado de manchas p.irdas. 

Edxjcars, dice, que se halla esta ave en la Ba- 
hía de Hudson : ésta quiz.; sera una variedad produ- 
cida por la inñuencia del clima , o tal vez es el 
halcón so/o , ó el pollo de esta especie , como pien- 
sa el Conde de Bulion. 

z." El halcón de Eobciia. Briss. to/n. I, pag. 343. 

Bel. H'isí. nat. des Oís. pag. 1 17. 
Brisson , dice , que este balcón es un poco mas 
pequeño que el común : que lo superior del cuerpo 
es de un ceniciento descolorido y azulado : que el 
pecho es de un blanco que tira á amarillo, mezcla- 
do de una tinta ligera azulada ; que el resto ije lo 
inferior del cuerpo es del mismo color , pero sin 
mezcla de azul : y que el baxo vientre , y las pier- 
nas están variadas de manchas negras longiiudinales. 
Las plumas de las alas son negruzcas , rodé. idas tx- 
teriormente de blanco , y la cola azulada , rayada al 
través de siete rayas pardas : ei pico y las uñas son 
negras , y los pies amarillos. 

3.' Ll Halcón de Tartaria. Briss. tem. !. pag. ^t^^. 

Bel. ttíst. nal. des 0¡.:. pag. 116. 
Es dei tamaño del halcoii lowim , rayado en las 
partes superiores de lineas transversales de color 
ceniciento pardo , sobre el mismo color mas claro: 
las partes inferiores son de un blanco bermejizo, 
variado con rayas negras longitudinales por encima 
del propio , y de rayas transversales del mismo co- 
lor , y en lo demás de lo interior del cuerpo: lo 
superior de las alas es roxo. Oen. FUI. 

Halcón roxo. Briss. tom. I, pag, 331. Véase 
Halcón. 

Halcón roxo de las Indias. 

Briss. tom. I. pag. 333. 
La hembra, que es una tercera parte mayor que 
el macho , tiene la cabeza ancha , plana , y de color 
de ceniza pardo ; lo superior del cuello , el lomo, 
y de las alas es del mismo color ; la garganta , la 
delantera del cuello, el pecho , el vientre , la raba- 
dilla, y los muslos son de color de naranja encen- 
dido : debaxo del cuello hacia adelaate tiene una 
mancha larga cenicienta, y otras pequeñas con uiias 
medias lunas pardas , y cenicientas : la raiz del pico 
es amarilla , y lo demás de él ceniciento ; el iris es 
pardo , los pies amarillazos , y las uñas negras. To- 
das las partes roxas son de color mas baxo en la 
hembra , y las cenicientas mas claras. Estos hauoncs, 
que describe A'ldrovando , vinieron de la India 
Oriental para el Gran Duque Ferdinando. Algunos 
de nuestros halconeros antiguos hablan de los i al- 
eones roxos ; pero sus descripciones diminutas no nos 
dan conocimientos para saber si han querido de- 
mostrar estos mismos halcones de las Indias , que tal 
vez podrían alcxarse demasiado , por estar de paso 
en Francia. Gen. I'IU. 

** Halcón seSolero. El que acude al señuelo. 

'* Halcón sorgaleow. Especie de neblí de pluma 
menuda , delgada , y en mucha abundancia , y de 
color amarillo : es muy pequeño de cuerpo , y muy 
bullicioso y altanero. 

Hal- 



HAL 

Haicon soro. Es el que se coge antes de haber 
mudado la primer pluma. 

Haicon iagarote. Lo mismo que Bahari. 

Haicon torzuelo, reasc Torzuíio. 
■. ** Haicon zahareño. Lo mismo que Arañero. 

** Halcón de zapela. 
Es el hako)i tardio que se toma después de Fe- 
brero , habiendo ya hecho su paso las aves. Su plu- 
inagu entonces es deslavado , y la cola doblada por 
las puntas de haberse puesto ya sobre las presiones 
ó presas. Es muy buen balcón y uííoUro. 

** Haicon zorzaleño. El parecido al zorzal eo 
los colores de su plumage. 

** HALCONERA, (cetr.) El sitio donde se guar- 
dan y tienen los halcones. 

HALCONERO, (cetr.) El que cuida de los hal- 
co/its de la cetreria ó volatería , y los adiestra y ha- 
ce para la caza. 

HALIETO O ÁGUILA DE MAR. - -, 

Briss. lom. I.pag. 440- • • •■ '■ 

Bit. H¡¡t.niit. des Oís. pag. 96. ' •' ' 

Bel. Pon, cUs Oís. pag. i¡. 

HíiHcetus , aqiiila mama, aquiltt anatma en Latín. 

Balbur^ard en ¥:3fíCés. ■ -■ ' •' 

Angiíista fombina en Italiano. - " 

fisch-adlcr en Alemán. ' ■■• 

Orsel morskl en Polaco. - ' ■ 

Bald-b¡i\i,a,d en Inglés. 
Todos los autores han tenido á esta ave por 
una a"uila , y la mayor parte le han d^do el nom- 
bre genérico; pero el Conde de Buftbn piensa que 
se diferencia demasiado de las águilas , por su ta- 
n-año , y por sus hábitos para que no se le dé un 
nombre particular , y para que no se la deba sepa- 
rar de las agudas: „ considerándolo bien , añade él, 
„ se debe decir que esta ave no es una águila 
„ aunque se semeja mas a esta que á las otras aves 
„ de rapiña. " A medida que se pondr.i cuidado en 
distinguir las aves por sui hábitos, ó por la con- 
formación de ciertas partes propias para darlas á co- 
nocer , se separara con Buíon al halieto de las águi- 
las , ó se tendrá , como lo han hecho diferentes au- 
tores , por de un mismo genero , ó del IX- del mé- 
todo de Brisson. 

El halieto tiene un pie y once pulgadas desde la 
punta del pico á la de la cola, cinco y tres pulgadas 
de vuelo , excediendo sus alas plegadas algún tanto 
á la cola. 

Las plumas del vértice ó coronilla de la cabeza 
son pardas por medio , y blancas por sus orillas : la 
pane de atrás de la cabeza , el cuello , y la gargan- 
ta son blancas , con una mancha grande parda en la 
parte superior del cueilo, y en ambos lados de este 
tiene también una raya parda: la parte de arriba del 
cuerpo es parda , y la de abaxo blanca. 

Las guias de sus alas son de un pardo negruzco, 
las medianas pardas , y todas rayadas de blanco por 
la pane de adentro : la cola ei parda : las dos plu- 
mas del medio de un solo color , y las otras están 
por dentro rayadas transversalmente de blanco : los 
pies y los dedos cubiertos de escamas azuladas , y 
el pico y las uñas son negras. 

Hay pocas aves de rapiña que tengan la garra 
tan ancha , ni tan fuerte , á proporción , como el 
halieto , ni las uñas tan largas , tan encorbadas y tan 
aceradas. A estos medios ya muy eficaces se deben 

Hiuoríít Natural. Tiim. U, 



HAL 91 

añadir las escamas que cubren el pie , y que le ha- 
cen mas apto para retener lo que .igarra; siendo 
necesarias estas precauciones para el geneio de pre- 
sa con que vive esta ave , puesto que se alimenta 
del pescado que coge volando siempre junto al 
agua , y agarrándolo en el Instante mismo que se 
dexa ver sobre su superficie; por este motivo fre- 
qüenta las orillas de los rios , y principalmente las 
de los estanques , y se mantiene parado sobre algún 
árbol bastante alto desde donde descubra mucho es- 
pacio , deteniéndose á veces largo tiempo esperan- 
do una ocasión favorable : habita con preferencia en 
las tierras baxas y marjales cubiertas de maleza. 
Regularmente pone tres huevos , y alguna \ ez qua- 
tro. De esta ave es de la que dixo particularmente 
Aristóteles que obliga á sus hijos a mirar al sol , y 
que mata á los que no pueden aguantar su resplan- 
tíor ; hecho bastante dihcil de observar , y muy in- 
verisimil , el qual se ha generalizado , atrihi:}endo-' 
lo á todas las águilas , y que probablemente no es 
verdadero , respeíto de paxaro alguno , ni aun del 
halieto , &c. También se ha dicho de esta ave que 
tenia un pie palmipedo , y separados los dedos del 
otro , y que nadaba ayudado de uno , y entretanto 
cogia los peces con el otro. Error desmentido por 
toda analogía por la observación , y del que solo 
hago mención porque lo han acreditado muchos 
autores. 

El Conde de Bufibn , según el testimonio de 
muchos autores , cree que la especie del l.alieto ó 
agidla marina está extendida en Europa del norte á 
mediodía, desde la Suecia a la Gitcia, y que tam- 
bierk se halla en Egypto , y en la Nigricia. Pero lo 
que al parecer no se ha observado todavía , es , que 
esta ave pertenezca tanto al antiguo como al nuevo 
Continente. Muchas veces la he recibido de la Lui- 
siana , y conservo una de ellas de este pais , que 
puesta al lado de otra de la misma especie, muerta 
en las cercanías de París , no manifiesta diferencij 
alguna; sino que al contrario es perfeéta la igualdad 
en todas sus partes entre las dos aves, una de Amé- 
rica , y otra de Europa. 

** HALLULLA, (volat.) Pasta para engordar las 
aves. 

** HAMECES. (cetr.) Las cortaduras de las aves 
de rapiña , cuya enfermedad les da por mal cuidadas 
y alimentadas. 

HARFANGO (el) O ESTRIGE BLANCA de la 
Bahia de Hudson 

Lam. 458. 

Briss. tom. Lpng-, fit. Gen. XII. 

Ed^*'. tom. II. pag.y lam. 61. 

Stitx alba fueti Hudsonis en Latín. 

Harfang en Francés. 
El h.n fango ó hu;f.wgo en Sueco, es la mayor de 
las aves nodurnas conocidas. He visto tres pieles de 
esta ave : la una la habían traído de Siberia , y las 
otras dos de la Luisiana- Ya se sabia que el harfan- 
go se halla en las regiones septentrionales de ambos 
Continentes ; pero no parecía regular que se intro- 
duxese en uno y otro hacia regiones tan meridiona- 
les como la Luisiana. Es quasí del tamaño del buho: 
toda la pluma , en las pieles que yo he visto , era 
de un blanco brillante , con manchas negras. La piel 
remitida de Sibcría, y que Mr. de Sausurc de Gine- 
bra me confió para hacérsela componer , y por la 
M i qual 



92 HEM 

qual Mr. Daubanton el joven ha hecho gravar Ja la- 
mina iluminada , estaba variada de manchas negras, 
con las que remataban las- puntas de las plumas; sin 
embargo , las que cercaban los ojos , la garganta , y 
la delantera del cuello eran blancas , sin niancha al- 
guna : tampoco las tenia en los pies: el pico, y las 
uiías eran negras. 

Las dos pieles de la Luisiana se diferenciaban 
muy poco de la de Siberia ; las dos primeras eran, 
ó me lo parecieron , de un blanco menos brillante, 
y cargadas de manchas mas anchas de un color ne- 
gro menos obscuro. Por los autores que han habla- 
do del hmj'aiígo , parece que según los parages que 
habita es su color blanco mas puro ó mas variado 
de manchas negras. Esta especie es común en la 
Bahia de Hudson , y persigue por el dia a los 
lagopedos. 

HEMBRA DEL TOUCAN VERDE de la Caye- 
na. Lam. 7i8. l-'i:a!,c Gjii-CRi, yn i- , ..■: -v- - • 
HENDER EL AYRE. (cetr.) :• -' c: • . ■ 
Foiiclic en trances. i , 
Es arrojarse el ave de tapiña precipitadamente 
Sobre h presa. 

HERIDA, (.cetr.) .,,. -. ..., 

í*« en trances. ■ .;-:- :', 

El sitio donde sé sienta el ave , ó centro de la 
mata donde se esconde la caza peiseguida del ave 
de rapiña. 

HERRADURA O MIRLO DE COLLAR de 
América. 

Ekih. lom. II. fag. Z41. 
Cvihii.tum. I, pag. y Um. II, 
Maula Amerkava torquata en Latin. 
fcr a Chcvtil en Francés. 
Iso se sabe porque Catesby ha dado á este 
millo el nombre de lüovdni, pues la lamina que 
este autor nos dá, no ofrece ninguno de los carac- 
teres de- la alondra , y en el discurso con que la 
acompaña la adjudica algunas costumbres opuestas á 
las de la alondra : por otra parte no se asemeja a 
esta ave en el tamaiío, pues es mucho mayor que 
el mirlo. Lo superior de la cabeza , y el cuello son 
de color pardo : por encima de la cabeza tiene una 
ra\'a blanca : las niexillas , y los lados del cuello 
son de un gris claro : á cada lado entre el ojo y la 
nariz tiene una mancha amarilla, y detras del ojo 
una raya negra longitudinal. Lo superior del cuer- 
po , y las cubiertas de las alas están variadas de co- 
lor pardo , roxo y negro : la garganta , la delantera 
del cuello, y lo inferior del cuerpo son amarillos; 
pero sobre el pecho tiene una mancha negra ancha, 
á manera de ixrraduya , cuya señal le distingue mas 
que las otras : las plumas grandes de las alas son de 
color pardo : las medianas del mismo color , y sal- 
picadas de roxo : las plumas de la cola son de gris, 
con pintas roxas por las orillas: el pico es negro, 
los pies y las uñas pardas. Este mirlo se halla ea la 
Virginia , en la Carolina , y en otros muchos lu- 
gares de la América Septentrional. Tiene un canto 
muy agradable , pero solo canta en la primavera; 
se alimenta con semillas menudas, üen. XXU. 

HERRERO O PICO VERDE ( grande ) de 
Filipinas. 

p/cwi -viridis Vhilipciisis major en Latín. 
PalaUca en Francés. 
Yo np_ conozco este páxaro sino por la noticia 



HER 

<^ue de él dá el Conde de Buffon, y es como se 
sigue: 

„ Camel en su noticia de las aves de Filipinas, 
,, y Gemelli-Careri van de acuerdo en colocar en 
„ estas Islas una especie de pico verde , que dicen 
„ que es del tamaño de una gallina; Jo qual sin du- 
„ da debe entenderse en lo largo , y no en la niasa 
„ del cuerpo. Este pico , llamado palalaca por los in- 
„ sulares , le llaman los Españoles hencro , a causa 
„ del gran ruido que hace picando los árboles con 
„ repetidos golges , que se oyen , dice Camel , a 
„ distancia de trescientos pasos. Su voz es gruesa y 
„ ronca : su cabeza roxa y con penacho : el color 
5, verde es el fondo de su pluma y pico , que es de 
j, una solidez a toda prueba , y con el hace agujeros 
,, en los árboles mas duros , para hacer en ellos su 
„ nido. " 

HerkíRO (otro) ó Pico VERDE MANCHADO dc 

Filipinas. -,■ . • 

l'ico verde de Filipinas. Lam. 691, 
pico ceniciento ó pico grande de la Isla de Luzon. 
yiage a la iiiie-va Guinea , pag. 7 3 . l,:m. 5 7 . 

Sonnerat , que es el primero que ha dado á co- 
nocer este pico , le compara por el tamaño al pico 
verde : dice , que tiene la parte superior y posterior 
de la cabeza , sus lados , lo superior del cuello , el 
lomo 5 y las alas de un color pardo lustroso , con 
mezcla de verde : en la corona tiene un penacho 
muy corto : la garganta , la delantera del cuello , el 
pecho, y vientre son blancos; pero cada pluma está 
bordada de negro : las plumas de la cola son pardi- 
negras , con dos manchas blancas al lado una de 
otra en el medio de cada una : las cubiertas inferio- 
res de la cola de color de carmin : el iris roxo : los 
pies y el pico negros. Gen. .XLi-'Il. 
HERRERUELO O CERROJILLO. 
Lam. ís 5. /'¿. 1. 
Piíchoii en trances. 
Dan en Provenza , y en la mayor parte ele Es- 
paña, el nombre de herreruelo a un paxarillo del 
genero de las currucas , y del tamaño del reyci^uelu: 
tiene de largo cinco pulgadas y tres lineas ; de las 
quales coge la cola cerca de la mitad , y las alas re- 
cogidas llegan á la raiz de ella : lo superior de la 
cabeza , lo posterior del cuello , y el lomo son de 
un ceniciento obscuro : las plumas de las alas y de 
Ja cola están rodeadas exteriormente de cenicitjito 
claro , y de negruzco por lo interior : la garganta, 
la delantera del cuello , y todo lo inferior del cuer- 
po son de un roxo variado y hondeado de blanco: 
el pico es negruzco por la punta , y por su raiz 
blanquecino : el berrcrmlo durante el dia anda al re- 
dedor de la berza , entre cuyas hojas busca los in- 
sedos que viven y se refugian en ellas , y por la 
noche se esconde entre estas mismas hojas que le 
ponen á cubierto de los murciélagos , que según di- 
cen son sus enemigos. Sin embargo , el noinbre de 
herreruelo ó picacol no ;e derjba de estas habitudes, 
como podia pensarse ; inas esta expresión signirica 
en lengua provenzal chiquito , lo qual es muy análo- 
go al ave a quien se aplica este nombre. Nadie ha- 
bla descripto esta ave hasta que el Conde de Bufion, 
á quien se la enviaron de Provenza , la indicó con 
algunas notas que contienen lo que he referido de 
sus costumbres ; y me parece que necesitan todavij 
©tro nuevo examen. En efeéto, el munielago puede 

bien 



HER 

bien andar entre las coles para coger los inscdos 
coino el Ij(i raudo , lo qual habrá liccho creer que 
es su tnemiijo •, pero se duda que sta asi. Gen. XI. 

HERVIDOR DL CANCORA. l'case Ani. 

** HILO DE VIENTO, (volat.) 

Teñir le bec an -vcíU en Francés. 
Volar el ave hacia la parte contra la qual sopla 
el viento , de modo que es mas derecho que volar 
Rabo a viento, l'case. 

** HIPAR, (caza) Resollar el perro quando va 
tras la pieza. 

HISCA. (caza) Lo mismo que Liga. ...r ».. . :, 

HOACTLL Tf.iíf Martinete PESCADOR. 

HOAMI O ZORZAL de la China. 

Briss. lom. I. ¡i.ig. iii. lam. XXIII. fig. í. Cent- 
ro XXII. 

Tu>di<s sÍ7iensis en Laún, . -„ . .ji. 

fíoaf/iy en Francés. 
Hoami es el nombre Chino «de un ave del gene- 
ro del ■x^urx.iil : toda la pluma es de un color pardo, 
que tira á roxo por la parte superior del cuerpo , y 
por la inferior a un roxo claro : encima del ojo de 
cada lado tiene una laya blanca : las plumas que cu- 
bren la cabeza y el cuello tienen en el medio una 
raya parda longitudinal ; el pico , los pies y las unas 
son amarillos. Brisson , que ha sido el primero que 
ha indicado esta ave , previene que solo ha descnp- 
to la ht-mbia, y que no conoce el macho. 

HOAZIN U HOLLÓ PARDO de México. 

Briss. low. 1. fag. 5O4. Gt',;, í 'II. 

Vatian crístadu de la Cayena, lam. 337. 
El hoa%¡n tiene la cola larga y ancha como la de 
los iioccos , y las plumas erizadas en la coronilla de 
la cjbeza, y un poco inclinadas adelante; pero estas 
mismas plumas son mas largas que las de los hcccos; 
el hod^n tiene también el pico mas corto , poco ar- 
queado por la punta , grueso , y muy ancho por su 
raiz. Esta ave es del mismo tamaño que la gallina 
regular , á lo menos la que se halla en la Guayana, 
y de quien han enviado algunas pieles: tal vez la de 
México , de quien ha hablado Brisson , por lo que 
dice Hernández, es mayor y del tamaño de una pava 
como este autor dice. 

El hoa%¡H de la Guayana , de quien han dado 
una copia muy exáéla en la lam. 337. tiene veinte y 
tres pulgadas y seis lineas desde la punta del pico á 
la de la cola : las plumas mas largas , que forman en 
la coronilla de la cabeza una garzota arqueada hacia 
adelante , tienen dos pulgadas y tres lineas , y van 
menguando desde la nuca hasta la raiz del pico ; las 
mas cortas y medianas son bermejizas , las mas lar- 
gas del mismo color por enmedio , y rodeadas de 
negro por los lados : la parte inferior del cuello , y 
lo alto del lomo están cubiertos de plumas rayadas 
á lo largo de blanco bermejizo , entre dos rayas de 
un pardo aceyíunaUo : la parte inferior del lomo , la 
suptrini- de la cola , y la rabadilla son de un pardo 
bermejizo; la garganta, y la delantera del cuello son 
bermejizas , con una raya longitudinal blanca en el 
medio de cada pluma : el pecho , y lo alto del vien- 
tre son del mismo blanco bermejizo; lo inferior del 
vientre , y las piernas son roxas : las cubiertas de 
debaxo de la cola son pardas ; las guias de las alas 
roxas 5 las demás plumas de un pardo verdoso ; las 
cubiertas de las alas del mismo color ; las mas in- 
mediatas del cuerpo rematan con un blanco amari- 



H O A 93 

Ilazo , y las mas cortas están rayadas por el medio 
del mismo color á lo largo ; las plumas que forman 
el ala bastarda son de un pardo verdoso por el la- 
do interior , y de blanco amarillazo por el exterior: 
la cola es de un pardo verdoso , con una raya larga 
de un blanco obscuro ; el pico y los pies son de 
gris, 

HOCITRANATL O PICAZA GRANDE de 
México. 

Briss. tom. ¡I. pag. 43. Cen. XV. 

Vica Mexicana r/;ajo>- , seu magnas esternus en Latin. 

Hoiisatij en Francés. 
Esta picd-\a , á quien Hernández dá el nombre de 
tstomino , es mayor que el grajo : todo su cuerpo 
está cubierto de plumas negras , matizadas de azul: 
las guias de las alas son del mismo color , pero sin 
mezcla de azul por el lado interior ; las plumas me- 
dianas , y las de la cola son negras por debaxo , y 
con un viso azul por encima ; el pico , los pies, y 
las uñas , que son muy largas , son negras. Esta pi- 
ca-^a parece que tiene las mismas propiedades que I3 
nuestra ; porque Hernández dice que se acerca vo- 
luntariamente a los parages habitados , y que gri- 
tando con freqüencia hace oír su grito , que es alto 
y penetrante. 

HOCHICAT. Especie de Too can verde de 
México. 

'Bkiís. tom. ly. pag. ni ^. Cen. Liy. 

Lo mismo en Francés. 
Este es el nombre que el Conde de Buffon dá 
por contracción á un touctin de México , que los na- 
turales de esta vasta región llaman en su lengua 
xoíhitcnacail. Hernández , por cuya relación han ha- 
blado los autores , le compara por el tamaño a un 
papagayo, sin especificar qual; su pluína es casi ente- 
ramente verde-, sembrada de algunas manchas roxas; 
las piernas, y los pies son negros y cortos: el pico, 
que tiene quatro pulgadas de largo, está variado de 
amarillo y negro. Hallase en la parte mas cálida de 
México , donde vive en las orillas del mar. 

HOCCO. 

Cra.\ en Latin. . ' -. 

Los hocíos son aves de América : tienen el pico, 
y los pies como las gaí/inaias ; pero su pico es mas 
grueso , mas cónico , y está cubierto por encima de 
un pellejo desnudo y grueso , como en la mayor 
parte de las aves de rapiña ; no tiene espolones en 
los pies ; la cabeza es gruesa , y adornada con una 
cresta mas ó menos amplia , compuesta de plumas 
estrechas , y forman una S : de suerte , que se ar- 
quean por su origen hacia atrás , y por su extremi- 
dad se indinan hacia adelante : la cola es muy larga, 
muy ancha y llana , y las plumas son muy anchas: 
las alas son cortas , y solo llegan estando recogidas 
á la raiz de la cola. Los autores metodistas deteni- 
dos en determinar á qué aves referirían los haceos, 
los han colocado , unos en el mismo orden que a! 
pavo , y otros como Brisson , los han comprehendi- 
do en el mismo genero que los faisanes : tinalmente, 
Linneo hace de ellos un orden separado , y les ha 
dado el nombre de ciax. 

La primera opinión está tan desnuda de funda-» 
mentó que merece ser refutada ; pero la membrana 
que cubre la raíz del pico por encima , la forma 
panicular de la cresta, el defeéto del espolón, y so> 
bre todo , la amplitud de la cola , la anchura de las 

pin- 



94 



HOC 



plumas de que está compuesta, y su abertura que v3 
en aumento desde su origen hasta su extremidad, 
establecen algunas diferencias demasiado grandes 
entre los faisanes , y los líateos , para que puedan re- 
ferirse estas aves al mismo genero. Linnéo ha teni- 
do razón en formar un orden separado ; este natu- 
ralista parece haber tenido solamente preícnte , y 
haber hecho alto tn la formación de la cresta: crax, 
con/lia pemiíieea rei-oluta. Tal es el carácter por el 
qual diseña los bóteos : yo creo que debiera haber 
añadido la membrana que cubre la raíz del pico , y 
el modo con que esta formada la cola : y asi s¡- 
quiendo el método que hemos adoptado , ó el de 
Brisson , y haciendo en él una mutación que pare- 
ce necesaria , los \¡otios formarían en el orden se- 
cundo un genero o¿tavo , que estaría á continua- 
ción del de" los faimnes , y los caradcres de estas 
aves serian quatro dedos sin membranas, tres de- 
lante , uno detras , y todos separados hasta cerca de 
su nacimiento. 

Las piernas cubiertas de plumas hasta el talón: 
ti pico arqueado , grueso y ancho por su lai? , cu- 
bierto por encima de una membrana desnuda como 
la mayor parte de las aves de rapiña. 

La cabeza adornada con una cresta compuesta 
de plumas arqueadas hacia atrás por sil origen , é 
jnclinad.)s hacia adelante por su extremidad. 

Los pies desnudos. 

La cola larga , orizontal , ancha , llana , y com- 
puesta de plumas que se van ensanchando desde su 
origen hasta su extremidad. 

Bien sé que algunos autores han descripto cier- 
tos hotcos como teniendo la cola muy corta , y que 
respt ¿"to á los demás , no hablan de la membrana 
que cubre la parte superior del pico ; i pero estos 
hutcvs con cola corta no estarian tal vez en muda; 
y el silencio , respeéto á la membrana , es una 
prueba de que no exisiia' Basta por otra parte para 
fixar y determinar el genero de los hotcos , que los 
caraftéres , cuya enumeración he hecho , se hallen 
reunidos totalmente , ó en la mayor parte en las 
diferentes especies. 

No es menos difícil determinar el número de 
especies de hotios , que el fixar su genero ; lo qual 
nace de que los autores no han hei ho ma.-. que in- 
dicar algunos , y describirlos muy iiKomplttamente. 
El Conde de Euflon da á los laitcos nueve especies, 
que son : i.° el Hocto propiamente asi llamado: 
1." el Paiixi : 3.° el Hoayn : 4." el lacuu: 5." el Mn- 
rait: 6." el CMaoa: 7° el Chat aniel : 8.° el I'anaka: 
9.„ HoiiUUoli. Algunas de estas aves están descriptas 
tan brevemente por los autores , que no se puulen 
formar conjeturas sobre el genero a que pertene- 
cen : los auf^res reúnen, ó totalmente , ó en la ma- 
yor parte los caradtércs genéricos que yo he indi- 
cado. Brisson solamente hace la enumeración de 
seis hóceos , y Linnéo no describe mas que ti es; pe- 
ro después del tiempo en que estos autores escri- 
bían , se han traido de América algunos hotius , que 
ellos no conocieron , y Brisson ha referido a su ge- 
nero aves que los dos primeros naturalistas hablan 
colocado diferentemente. Estos diversos objetos se 
comprehcnderan mejor , leyendo cada uno de los 
artículos según el orden alfabético , y por la tabla 
de ios nueve ¡lottos , cuya nomenclatura particular 
he puesto mas arriba. 



HOC 

Los horcos vivcii de granos , de bayas , y de in- 
seílos como las gallhia-^as en general : domcsticase- 
les fácilmente; pero parece que hasta ahora no han 
multiplicado en este estado los que han sido traídos 
á Europa. Sin embargo , seria una adquisición gene- 
ralmente importante , y para la qual se deberían po- 
ner en praética los cuidaeios y medios que no se 
han praóticado aiin. En eteéio , la mayor parte de 
los huecos no son menores que el pavo, y su carne 
no es menos gustosa, ni de peor uso. Como estas 
aves habitan los países cálidos, seria preciso hacer 
dos cosas para hacernos con ellas: 1° acostumbrar 
de tal modo las especies á hacerse domesticas , -que 
en este estado fuesen fecundas : 1." transportarlas 
de su tierra nativa á Europa , a las Provincias don- 
de la diferencia del calor no fuese demasiado con- 
siderable , y donde las r.izas pudiesen acostumbrarse 
al clima por grados, i Qiiantas ayes merc-cerian este 
cuidado por el recurso de mas que su carne sirijnií- 
nístraria ? ¿ Pero qué ventaja no se conscguiria , y 
en particular de los haetos , si en el número de las 
aves que se domesticasen y acostumbrasen al clima, 
si hallasen algunas a quienes un alimento abundante 
y fácil de hallar, que nunca faltara, procurase aque- 
lla feciuididad que hace i la galihia apta para produ- 
cir un número tan grande de huevos? Porque no 
«s probable que esta prerogativa solamente perte- 
nezca á esta luiica ave , y es muy vei isimil que sea 
el produéto de la domestiquéz ; esta especie de 
luxo en el número de los huevos , y en tiempo 
que no «s el de la ednadura , y que por lo ; exiliar 
se pierden para la especie , no podría emanar del 
plan de la naturaleza ; es opuesto á sus miras , y no 
existe por consiguiente en el estado de libertad , y 
podría ser producido por otras aves domesticándo- 
las , como es verisímil que sea su efeéto relativa- 
mente á la galUna.. 

Hocco , propiamente asi llamado. 

Hocio , íaisdií de la Guayana. Lam. Sí. 

Bkiss. tom. 1. fag. 198. Lam. 19, 

Callo Indiano. Bist. de la Atad. loni. III. pait. I, 
fag. izj. lam. III. 

Este es del tamaño de un pai^o mediano : su 
longitud es de dos pies y diez pulgadas desde la 
punta del pico á la de la cola ; toda su pluma es de 
un negro lustroso, excepto el baxo vientre , lo in- 
ferior de la cola , y lo posterior de las piernas que 
es blanco : las plumas que cubren la coronilla , los 
lados , lo posterior de la cabeza , y lo alto del cue- 
llo, son estrechas, inclinadas primero hacía atrás, y 
arqueadas hacia adelante por su extremidad , forman 
una cresta vistosa quando el ave las eriza : el pico 
es negro por su punta , ó de un ceniciento claro , y 
está cubierto después de las lurices por su origen 
de un pellejo que Brisson dice ser bermejizo ¡^ y 
que era amarillo en un gran número de individuos 
que yo he visto : hay algunos cuyo pecho y vientre 
están rayados con algunas pequeñas lineas blancas 
tiansversaks : sobre la raíz del pico de algunos in- 
dividuos se vé una carnosidad redonda de poco vo- 
lumen ; adhiere á la membrana que cubre la raíz 
del pico : otros no tienen tubérculo alguno sobre 
el pico ; esto es común en los machos , y EdNx ars 
pretende que no les comienza á salir hasta el año: 
los pies y las uñas son de un gris ceiucietuo. 

El h«(ca propiamente asi llamado , es muy co- 
mún 



HOC 

mun en laGiiayana, de donde cnvi.iii frcqiitiitc- 
nieiite algunas pieles : vive en los bosLjues ; se dcxM 
aproximar fácilmente : su caza es tamo mas fácil, 
quanto comunmente se hallan varios individuos jun- 
tos , y que aquellos que han escapado a los prime- 
ros tiros no se alexan bastante para evitar la suerte 
que les amenaza. Esta ave cogida y criada quando 
nueva se hace muy familiar : aseguran también que 
es susceptible de conocer su amo , y de acostum- 
brarse a recibir sus caricias: he visto varios í^uícoj 
que los hablan traido vivos á Europa , y todos han 
vivido poco tiempo, y han perecido de un mal en 
los pies que me ha parecido ser gangrena seca ; pri- 
mero perdían una coyuntura de alguno de los de- 
dos, después otra, y he visto uno que no murió 
hasta después de haber peraido toeíos los dedos , y 
huesos del pie : se arrastraba atuí los últimos dias 
sobre los muñones de la extremidad de las piernas, 
que hablan criado callo ; es probable que el frío del 
suelo , á el qual no están acostumbrados estos ani- 
males , haya producido la enfermedad de que han 
muerto , y el princr cuidado deberla 'ser que no 
andasen sino en un llano seco y menos trio que la 
calle , ó la tierra mullida de los corrales y patios. 
No he visto venir mas hóceos de la Ca}ena que los 
que acabo de describir ; pero los autoies hablan de 
otros varios, que tienen con estos mucha conexión, 
y se hallju igualmente en las regiones meridionales 
de la América ; sin decidir si solo son variedades 
del boceo propiamente assi llamado , ó si torman es- 
pecies separadas , indicaré lo mas breve que rae sea 
posible, en qué se diferencian, y haré mención de 
ellos á continuación de este artículo, para que Ja 
comparación sea mas fácil. 

I." El Hocco del Hiaúl. Briss. toni. I. p.ig. z9(^. 
Este es mas pequeño que el anterior : el baxo vien- 
tre , y lo inferior de la cola pardos ; detrás de las 
orejas tiene una mancha formada por un pellejo 
blanco. 

2." El Hocco de Curasao. Briss. tom. J.fag, 300. 
Este es un poco mayor que el boceo común : la pun- 
ta de las plumas de la cresta es blanca en el macho, 
que tiene sobre el pico un tubérculo redondo del 
í^rueso de una cereza , y de un hermoso color ama- 
rillo , que se extiende sobre la raiz del pico , que 
por la punta es ceniciento : la hembra tiene Ja de- 
lantera del cuello, el pecho, el lomo, y las alas de 
un pardo obscuro : lo alto del vientre blanco , con 
algunos lunares negros en las puntas de las plumas: 
el baxo vientre , y lo inferior de la cola son de un 
color pardo baxo y amarillazo : la cola es negra, 
rayada con quatro rayas anchas transversales blancas: 
tiene encima del pico un tubérculo amarillo como 
el macho ; lo qual es contradidorio á Ja observa- 
ción de aquellos que solo atribuyen tubérculo á los 
machos. 

3.° El Hoeco del Verá. Briss. tom. 1. fag, 305, 
lam, 115. 

Según Ja descripción de Hernández, que Brisson 
ha seguido , este hoeco es del tamaño de un pavo: 
tiene la cabeza , y lo alto del cuello de un color de 
ceniza obscuro : su cresta es blanca , con el remate 
negro : el resto de la pluma es de color Jeonado: 
la lamina iluminada difiere de esta descripción , en 
que la cabeza , el cuello , y Ja cola son negras , y 
que lo alto del cuello esta salpicado de lunares blan- 



HOC 



95 



eos: sin emoargo , ya ejue el ave representada en Ja 
lamina iluminada sea una variedad del hoieo indicado 
por Hernández , ya que sea una especie diferente, 
yo conservo un ¡'oceo del qual ofrece dicha lañiina 
un retrato muy fiel : añadiré solamente que ei color 
Jeonado, ó mas bien el pardo bermejizo que cubre 
todo el cuerpo y las alas , esta ondeado de lineas 
transversales negruzcas poco aparentes y estrechas: 
este hoieo le traxo vivo de la Luisiana el difunto 
Mr. le Beau : vivió varios años en Ja Rochela de 
donde me le enviaron. Era una hembra , y habia 
puesto , y me remitieron uno de los huevos , era 
blanco , y quasi igual por las dos puntas , y grueso 
como el de una ¡uiva : finalmente , ademas de los 
loicos de que acabo de hablar, conservo uno que 
me parece solamente una variedad del de la Gua\a- 
na : es del mismo tamaño , y tiene Ja misma pluma 
variada en el pecho de algunas lineas transversales 
blancas ; lo blanco de Jo inferior del cuerpo llega 
hasta el pecho ; pero lo que establece mas diferen- 
cia es , que las plumas de la cresta son al doble mas 
Jargas, y el pico, y la membrana que cubre su raiz 
es negra: ignoro de donde se haya tr.iido este houo 
muerto a una casa de aves cerca de I^arís. 

Hocco de Curazao. Briís. tow. I. /i.ig. 300. l'iase 

Hocco COMUK. 

Hocco del Brasil. Briss. low. I. fag. 196. l-'ease 
Hocco. 

Hocco deJ Perú. Lam. 12.5. Briss. /o/«. h png. ^oj', 
l'caic Hocco. 

Hocco de México. Briss. W/¡. l.p.ig. 301. Fcase 
Pauxi. 

HOITLALLOLT. 
Esta es una ave denomidada mas bien que des- 
cripta por Hernández : hallase en las regiones mas 
calidas de México : no tiere mas que diez y ocho 
pulgadas de largo : toda su pluma es blanca , con un 
matiz leonado : la cola es de un verde tornasaládo, 
es muy larga, y las alas al contrario muy cortas: 
esta ave , cuyo vuelo es pesado , es tan ligera en eJ 
correr que adelanta á los caballos mas corredores. 
Esta descripción es demasiado incompleta para pj- 
der formar idea del genero a que pertenece. 

HONCIGUERA. (caza) Lazo para coger pá- 
xaros. 

HONORE de Ja Cayena. Lam. 190. Véase 
Onore. 

HORMIGUERO. .._..,, . 

]■()/(/ í//;V;'f,' en Francés. ■.,,■. 
El Conde de Butfon es el primero que ha cono- 
cido bien los hoi migue) os , y que Jia dado una idea 
justa de ellos. Antes de él se tenian por miitos. En 
eteólo tienen Jos mismos caraóieres ; pero conside- 
randoJos soJamente por la forma , hubiera sido ne- 
cesario hacer en el genero de los núiios una divi- 
sión , cuyos caradéres hubieran sido eJ tener Ja cola 
mas corta , y los pies mucho mas largos , a propor- 
ción que el millo: los ho,migucios están modelados y 
formados como los breves , y aunque estas ultimas 
aves pertenecen al antiguo Continente , y los hormi- 
gueros habitan el nuevo , deben , según Jas leyes 
seguidas hasta ahora para establecer Jos métodos, 
coJocanse en eJ mismo genero. No hay otra dife- 
rencia exterior entre Jos breves y los horMJg¡ie,os, 
sino que los primeros tienen los colores muy bri- 
llantes , y los segundos obscuros : no pueden com- 

pa- 



96 HOR 

pararse relativamente á las costumbres , porque las 
de los b>eijcs no son conocidas. 

ios hcmigiitioi se juntan en bandadas , y se 
mantienen de insedos , y principalmente de hormi- 
oas : lo mas del tiempo están en tierra , y rara vez 
encaramados: el genero contiene un grandísimo nu- 
mero de especies cjue no viven separadamente, sino 
que se mezclan , y buscan juntos su presa : siempre 
hay alguna diferencia entre los individuos que se 
semejan mas , y las especies parecen generalmente 
siibdivididas en muchas variedades. La costumbre 
de vivir juncos y de mezclarse puede ser la causa 
de esto. 

Estas aves tienen las alas y la cola cortas , vue- 
lan mal , y nunca a viento lleno : no hacen mas que 
correr , y arrojarse : su voz es en lo general tuerte 
y singular, aunque poco parecida en las diversas es- 
pecie! Viven en los bosques lexos de los parages 
habitados , y nunca en los lugares descubiertos. 

„ Construyen con yerbas secas groseramente 
., enlazadas nidos semiesfericos de doí. , de tres^ y 
'„ quatro pulgadas de diámetro , según su tamaño: 
„ a;an ó suspenden estos nidos por los dos lados de 
„ los arbustos a dos ó tres pies de la tierra , y las 
j, hembras ponen en ellos tres ó quatro huevos casi 
„ redondos. 

La carne de la mayor parte de estas aves no es 
buena de comer : tiene un gusto aceytoso , y des- 
agradable , y el escremento de las hormigas , y 
o"tros insedos que comen exhala un olor jnteóío 
quando se las abre. 

Es sin duda un espedáculo digno de atención y 
reflexión el hallar en las regiones en donde cubre 
la tierra un número muy grande de insedos que 
destruirían todas sus producciones, animales desti- 
nados para disminuirlos y aniquilarlos. Ninguna 
tierra favorece tanto la generación de los insectos 
como la húmeda y calida'de la América meridional, 
y en esta misma tierra es donde la Naturaleza ha co- 
locado quadrúpedos aún de la mayor magnitud des- 
tinados por su conformación á no mantenerse de 
otra cosa sino de insedos , alli también es donde se 
halla mayor número de aves que en otra parte al- 
guna , que viven solo con este genero de alimento, 
y en particular los hormigueros. 

Hormiguero con orejas blancas. 

Esta es una especie de las mas pequeñas de este 
genero: lo superior de la cabeza, del cuerpo, y de 
las alas es pardo : la cola es del mismo color : lo 
inferior de las mexillas , la garganta , y lo alto de la 
delantera del cuello son negras : tiene una mancha 
blanca enmedio del espacio que hay en la delantera 
del cuello : detrás del ojo tiene una raya blanca 
transversal , y un poco obliqua : esta linea se forma 
de plumas un poco largas , anchas y resplandecien- 
tes, estas son las que cubren los oidos un poco mas 
anchas que lo común , mas pobladas y levantadas: 
sobre el pecho tiene una banda transversal roxa : el 
resto de la parce inferior del cuerpo es iilanquecino, 
el pico negro , y los pies de gris. 

La hembra tiene lo superior de la cabeza ber- 
mejizo , la garganta blanca , y lo inferior de las me- 
xillas roxo. Esta especie de hormiguero parece rara. 

HoRMIGthKO CRIilADO. 

„ La longitud de esta especie es de seis pulga- 
„ das : la coronilla de la cabeza está adornada de 



HOR 

., larcas plumas negras que el ave levtínta á su vo- 
„ ¡untad en forma de penacho : tiene el iris de los 
„ ojos negro , y lo inferior de la garganta cubierta 
„ de plumas negras y blancas : el pecho , y lo infe- 
j, rior del cuerpo son negros , y todo lo demás del 
,, cuerpo de un color aplomado. 

3, La cola tiene dos pulgadas y quatro lineas de 
„ lar^o , se co'npone de doce plumis en disniinu- 
,, cien , rodeadas y con las puntas blancas : las cii- 
,,biertas superiores de las alas son negras, termina- 
„ das de blanco , y en algunos individuos son del 
„ color general del cuerpo , estoes, aplomado. Li 
,, hembra tiene también penacho ; pero las plumas 
„ son roxas , y no diticre el color del resto de la 
,, pluma del macho , sino en una ligera tintura de 
„ color bermejo , sobre el fondo pardo. El grito de 
„ estas aves se semeja al del pollo. " 

El Conde de Buftbn , en la obra de la qual he 
sacado la descripción que acabo de hacer , mira co- 
mo una variedad del hoimigucro distado , una ave 
representada baxo el nombre de gyisin de la Cayena, 
en la lam. S^i.fig. i el macho, z la hembra. 

El griiln no tiene mas que quatro pulgadas de 
largo : la coronilla de la cabeza , y la garganta son 
negras , este color esta dividido por una raya blan- 
ca que pasa desde el nacimiento del pico hasta lo 
posterior de la cabeza al través de la linea en que 
está colocado el ojo ; todo lo superior del cuerpo 
es de color aplomado: la cola es de gris obscuro, 
con la punta blanca : el baxo vientre ts blanqueci- 
no : las cubiertas de las alas son negras , rodeadas 
de blanco: el ala de gris claro, el pico negro, y los 
pies cenicientos. Gei?. XXII. 

Hormiguero de la Cayena. Lam. 700. fig. i. Véase 
Palicuu. 

Hormiguero pintado de cris y blanco de la 
Cayena. L<tm. 813. Vcasc Atalaya (^pequeño) 

HORNERO. (t\) Especie de Promlrops, y se- 
"un Comtaerson y Moncbeillard de Tordo. 
Tiirdus fulvus en Latin, 
fournier en Francés. 
Hornero de Buenos Ayres. Lam. 739. 

Esta ave solo la conocemos por la lamina ilumi- 
nada que la representa , y la descripción que Mont- 
beillard ha hecho de una que Commerson traxo de 
América. Su longitud es de ocho pulgadas y media: 
la cola sobrepuja las alas recogidas cerca de una 
pulgada : todo lo superioí del cueipo es de un roxo 
obscuro , que tira á amarillo hacia el origen de la 
cola: la garganta, la delantera del cuello, y lo in- 
ferior del cuerpo son de un color blanco bermejizo: 
las plumas de las alas, y de la cola son pardas, con 
algo de roxo en las orillas : el pico y los pies son 
de un pardo claro. 

Parece que Commerson miraba esta ave como 
del genero del ■T.oi'^al: turdus fulvus , era el nom- 
bre que la habia dado , según una nota de Montbei- 
Uard : sin embargo , no tiene conexión ninguna con 
el lOi-^al , según los principios del método que se- 
guimos : según la lamina parece que la tiene mas 
bien con los fromerops , y por eso Montbeillard l\ 
ha colocado entre estas aves. Gen. XXVni. 

Hornero de Buenos Ayres. Lam. 73?. Véase 
Hornero. 

HORNILLA. El agujero que se hace en la pared 
para que aniden las palomas. 

MOR- 



KOR 



HORTELANO. 



Briss. '"*.'. W. l'ng. z69. Gen. XXX¡\ 

uJuoihis en Latiii. 

O, tillan en Fraiicés. 
ti bciUi.THO es un poco mayor que el cana- 
■,',ü : su longúud es de seis pulgadas y ues lineas; 
tiene nueve de vuelo : sus aUs recogidas ¡legan al 
tercio de la cola. La caLieza y el cuello son de 
color de aceytuna ceniciento ; el cerco de los ojos 
amarillo pálido ; la gargaiua del mismo color , ro- 
deada por cada lado ue una linea cenicienta : el lo- 
mo , y las plumas escapularias variadas de castaño 
obscuro y negruzco: la rabadilla, y las cubiertas su- 
periores de la cola de un pardo que tira a castaño: 
el pecho , y todo lo interior del cuerpo de un ama- 
rillo bermejizo , que conforme se acerca a las cu- 
biertas superiores de la cola va aclarando ; las infe- 
riores de las alas de color de azufre : Jas pequeñas 
superiores pardas : las medianas de ua pardo obscu- 
ro , terminadas de bermejizo , y las mas aparta ias 
del cuerpo también pardas , rodeadas exteriormente 
V terminadas en gris : las guias de las alas par- 
das , V las grandes circuidas por Jo exterior de gris 
pardo , V l¿s medianas de bermejizo : las de la cola 
de un pardo obscuro , ribeteadas de bermejizo ; eJ 
pico 3 los pies y las uñas amarillazas : Ja pluma mas 
externa de cada Jado de Ja cola esta rodeada de 
blanco por lo exterior en varios individuos. 

La cabeza y el cuello de la hembra son de un 
color ceniciento mas obscuro , y variados de cortas 
lineas negruzcas longitudinales. 

ti hüitclnno es ave propia de las regiones meri- 
dionales de Europa donde se halla en todos tiem- 
pos , pero r.o permanecen tonstanteiVicnte en ellas 
todo eJ año, todos los individuos: una parte de ellos 
dexa estos países por Ja primavera , para pasar á los 
climas menos calidos, y aún á los frios, pues hasta 
en Suecia se hallan estas aves ; pero los huitelanoí 
viajantes no se detier/en indiferentemente en todos 
los paises intermedios entre las regiones del Medio- 
día y del Norte: anidan en Lorena , en Alemania, 
y en pocas provincias de la Francia, excepto las meri- 
dionales: tarabien anidan en la Borgona, y en es- 
pecial en Jos parages mas calidos de esta Provincia. 
Ponen dos vcces al año , y coJocan eJ nido, según 
la comodidad que encuentran , en Jos Jugares donde 
se fixan : y asi en Borgoña por exemplo anidan en 
las cepas, y en los países frios enmedic de Jos sem- 
brados. 

Los hoiie'.aiioi Jlegan á Jos países donde se fixan 
casi al mismo tiempo que Jas codunt'ias , y parten 
hacia eJ mes de Septiembre. Se cree que Jos nuevos 
se van Jos primeros, y que Jos viejos no parten 
hasta principios de Octubre: unos y otros se retiran 
á Jas regiones meridionaJes, y su modo de viajar es 
causa de que haya dos pasas de estas aves en el año, 
en Jos países inierniedios donde no se detienen. 

Ct^zanse esias aves en el tiempo de su pasa con 
ll^a V con red cuadrilonga : entonces csian flacas, 
pero echanaclas mijo engordan muclro en muy po- 
co tiempo. Varios, autores aconsejan el ponerías en 
un qaarto soore cuyo suelo se echa mijo , tapando 
las vei.tan¿s y agajeros de suerte que no entre luz 
zigana ; uespiics se n.ete una linterna tnceadjda , á 
Htsiui'iA i\,iuiiiil. Tom. ¡I, 



HOR 97 

cuya escasa luz no dexan de comer estos paxaros, 
y engordan considerablemente en poco tiempo : es- 
te método es bueno ; pero he visto prae^Liear otro 
mas sencillo á los paxareros de París : si estas "en- 
tes me han dicho verdad , el censo ó renta que" pa- 
gan por el permiso que tienen de cazar con red en 
un distrito limitado y determinado , se reduce a 
cierto número de hoitclanos , que deben dar por 
otoño al guarda de caza de quien han logrado el 
permiso, tstoi paxareros engoidan estas aves con 
mijo, en jaulas cubiertas dcnde no hay luz alguna 
sino en el comedi.ro: me dixeron que se neccMta- 
ban ocho días paia que engordasen lo ítih.iinte: 
ellos venden después los que íes sobran , y quando 
yo me informé de este hecho , que ha veinte y cin- 
co años , era el precio de cada uno doce reales. 
Qiiise ir un dia con uno de estos paxareros a ver 
cazar hoitalarm, y adverii que los prendía con dos 
redes , en medio de Jas quales tenia algunos paxari- 
Uos que servían de reclamo, como también los pri- 
meros buiUlíVios que había cogido, atados a unas 
es.aquiras , y una poicíon de mijo esparcida por el 
suelo, ti paxarero conocía por el vuelo los hate/a- 
iiiii , que pasaban a bandadas pequeñas de quatro ó 
cinco, y muy elevados, volando á empujones, y 
siempre reynando el Sur , habiéndome asegurado 
que jamás pasaban soplando otro viento. No todas 
Jas pequeñas bandadas se dexaban caer al suelo , si- 
no que esto acontecía pocas veces ; tomo también 
cl que pasasen muchas de ellas succcsivamente ; de 
modo , que quando se cogen diez ó doce hoi télanos 
en un dia , ya se puede decir que ha sido buena ca- 
za. El tiempo de la pasa solo dura quince días; bien 
entendido , que yo hablo de las cercanías de París, 
y retiríendome a lo que me díxo un paxarero que 
no tenía ningún interés en engañarme. 

Todo el mundo tiene al hertcLuio por un man- 
jar exquisito y excelente. Sin embargo , concuerdan 
muchos en que qu.indo esta muy gordo, es su car- 
ne mas delicada que sabrosa , y que fastidia de suer- 
te que no se puede comer mucha. Este páxaro tiene 
un canto muy agradable , y en los paisas donde 
abunda esta especie , los conservan en xauLs por su 
gnrgeo : canta , según dicen , lo mismo de noche 
que de día. 

ti plumage del hortelano está sujeto á varia- 
ciones. Los autores le han descripto por lo que dice 
Aldrovando. 

I." El honclano amarillo ; este color es cl de 
todo su plumage , excepto la orilla del ¿ila, )■ la ex- 
tremidad de sus plumas que son blancas : tiene el 
pico y los píes encarnados. 

2." El hoiiclano blanco : este es enteramente de 
este colcr, con los píes y el pico encarnados. 

3." El hoiielüiio de cola Llanca , cuya denomina- 
ción indica su diferencia de los hottelanoí coMunes. 

4." El hortelano vegio , cuya cabeza y cuello son 
verdosos , el pico encarnado , los pies cenicien- 
tos , y todo lo re tai, te negro. 

5." Montbeillard observó un haíeLwo que tenia 
la garganta an¡arilla , con mezcla de gris : el pecho 
üe gris , y ei vientre encarnado. 

HoRiiiANo I, por los CiioUos de la América.) 
I eau Cocol ziN. 

HouiüÁiso DE AKK02A1. l'eaie Acrii'Bna. 

N IlOR. 



98 



HOR 



HoRTEÍANO DE CaSaVE RAlES. 

i,;/«. 247. /í'5. 1 el macho, 4^7- fe. i I-» hembra. 
El lorieUiio de Lañ.i'maíts , asi llamado poique 
<Tus:a de los terrenos humeuos y pantanosos , y 
hace su nido entre los juncos y canas , ts del tama- 
ío del hoitelano umim : tiene cinco pulgadas y nue- 
ve lineas de largo, y nucve pul¿adas de viicio : lo 
superior y posterior de la cabeza negros , las plu- 
mas de los lados de la cabeza de este mismo color, 
con puntas bermejizas : una banda transversal ber- 
mejiza sobre ios ojos: en lo alto del cuello, y en la 
parte de atrás un medio collar blanco , cuyas txire- 
midades se prolongan por ambos lados , y estre- 
chándose rodean las raexiUas : lo superior Uel cue- 
llo el lomo, y las plumas escapulaiias vanadas de 
neíjro que ocupa el centro de las plumas, y Ue ber- 
mejizo que las rodea: la rabadilla cubilaría de plu- 
mas de gris , terminadjs en bermejizo : la g.irg.inta, 
y la delantera del cuello de u,i negro , mezcLao de 
pardiroxo : el pecho , el vien.re , y las cuburLas in- 
feriores de la cola blanquiroxas , con algunas rayas 
longitudinales negruzcas por los costados : las cu- 
biertas chicas superiores de las alas roxas , las me- 
dianas negras , terminadas tn roxo , las grandes 
pardas, y roxas por la punta: las guias de las alas 
pardas, perfiladas por lo interior de color de pio- 
rno, y las grandes de roxo por el lado exterior; las 
dos plumas del centro de la cola negruzcas , ribe- 
teadas de bermejizo por ambos lados , las tres si- 
guientes de cada lado negruzcas , y las dos mas ex- 
teriores , la u;.a es blania solamente por defuera, 
y la otra enieranieiue blanca , exceptuando su raiz 
que es negruzca , y su puiua psrda : el pico y las 
unas de este ul'imo color : los pies pardiroxcs. 

La hembra tiene lo superior de la cabeza va- 
riado de bermejizo : el semicoilar muy poco per- 
cepiiíjle , y menos colcr negro en la delantera del 
cueJo. 

El iioitclano de cm.ivcial tiene un grito agudo 
semejante al del ginnon; gri.a incesantemente, y sin 
dexario quando le inquieta algún objeto : esta cos- 
tumbre le hace muy nio!es:o a los cazadores , por- 
que avisa a la demás caza del cercano peligro , y la 
determina a huir : sin embargo , en la primavera 
tiene un canto bastante agradable : en la cola tiene 
un movimiento de arribad baxo, como el ag'r^'i- 
nki'e : se aliaienta con grano , pero también come 
insedtos. 

Hortelano de la China, l-'jijgc a las Indi.is y ¡i ¡a 
China , tora. lU. p.it. zot. 

Este es un poco menor que el común : la parte 
superior de la cabeza , la posterior del cuello , el 
lomo, y la rabadilla son roxos, con visos mora- 
dos, las plumas están ribeteadas de amarillo : las cu- 
biertas pequeñas superiores de las alas son de un 
amarillo cl_.ro , las medianas roxas , con "isos mo- 
rjidos hasta el ultimo tercio de su longi ud , el qual 
es amarillo : las gui.is medianas del ala son de un 
pardo obscuro , perfiladas de pardo- roxo , y las 
grandes pirdas, con una raya amarilla en los bordes; 
la garganta, y todo lo inferior del cuerpo de un 
amarillo hermoso: las plumas de la cola son pardas, 
con la orilla de gris-roxo : el iris amarillo , el pico 
y los pies de uu roxo claro. Este huiuinn» e» de 



HOR 

pasa 5 como el común , y no se vé en las provincias 
meriuionaks hasta el mes de Cílubre, y lermanecc 
en ellas hasta Diciembre- Caí. XVA/'. 

Hortelano de la Luisi.,r.a. 
Lam. i^a, fig. I . 

Briss. lum. Ul. fítg. 178. /.iw. Xll'.fig. 3. Cole- 
ro XXX r. 

Es casi del mismo tamaño que el leidaoti. La 
cabeza, la garganta, y la delantera del cuello son 
bermejizas : en la coronilla de la cabeza tiene una 
mancha negra semicircular , cuya convexidad esiá 
vuelta hacia atrás , y sus dos ramas se extienden 
hasta las narices , pasando por encima de los ojos: 
en cada lado de la cabeza , detras del ojo , tiene 
otra linea negra, que se junta con otra del mismo co- 
lor que rodea las mexillas por debaxo ; lo superior 
del cuello , el lomo , y las plumas escapularias son 
variadas de roxo y negro : la rabadilla es negra , el 
pecho y los costados roxOs: el vientre, las piernas, 
y las cuburtas inferiores de la cola blanquiroxas: 
las cubiertas grandes superiores de las alas negras, 
con la orilla roxa ; las guias de las alas y de la 
cola negras : el pico roxo , variado de manchas ne- 
gras : ios pies y las uñas cenicientas ; la cola va un 
poco en disminución del centro a los lados, en vez 
de estar horquillada como la de los otros huilcianos. 

HoKitLANe> de la Luisiana. Law. ^hS.fig. 1. l-'case 
AcRirtNA. 

Hortelano del Cabo de Buena Esperanza. Lam. 
óí'i.f'g. 1. Véase Hortelano de vientre amarillo 
del Cabo de Buena Esperanza. 

Hortelano del Cabo de Buena Esperanza. 

Lam. i^íS. fig. i. 

Briss. lom. III. ¡'dg. 280. Liri. Xll'. fig. 4. Gcnc- 
ro XX r. 

Su longitud es de cinco pulgadas y nueve lineas: 
sus alas recogidas llegan á la rnitad de la cola : tiene 
ocho pulgadas y ocho lineas de vuelo: lo superior 
de la cabeza y del cuello variado de negiuzco y 
pardo; el lomo, la rabadilla, las pluims escapula- 
rias , y las cubiertas superiores de la cola mezcladas 
de negro y bermejizo ; la garganta , y las mexibas 
blanquecinas : dos rayas transversales negruzcas en 
las mexillas , una enciuia, y otra (^.baxo de los 
ojos; la delantera del cuello, y lo inferior del cuer- 
po b'anquecinos ; las cubiertas chicas superiores de 
las alas roxas , las grandes negruzcas , rodeadas de 
roxo; las guias de las alas y de la cola pardas, ri- 
beteadas exieriormente de roxo ; el pico, los pieS 
y las uñas de un ceniciento obscuro. 

Hortelano de Lorena. 

Hoiidaiio de p.iut. la»!. ^11. fig. 1 el macho , 2 la 
hembra. 

Esta es una especie que no habia íido nunca 
descripra, aunque según Mr. Lottinger, que la ha 
dado á conocer , es muy común en la Lorena. 

El hoiielano de Lorena tiene seis pulgadas y 
media de largo : su cola es quince lineas mas larga 
que las alas: tiene la garganta, la delantera del cue- 
llo, y el pecho de un ceniciento claro, con 1 n aes 
negros : lo restante de lo inferior del cuerpo de un 
roxo obscuro: lo superior de la cabeza, y del cuer- 
po roxo , con manchas negras ; el cerco de los ojos 
de un color mas claro : una raya negra sobre les 
ojos : las cubiertas pequeñas de las a^as de un ceni' 

cieQ- 



HOR 

ciento claro sin manclus, las demás variadas de ro- 
xo y negro: las tixtras de las alas negras, con ori- 
lla cenicienta : y los cuchillos con ki orilla roxa; 
Ihs dos plumas del centro de la cola roxas , con 
la orilla parda , Lls demás tienen la núrad negra, 
y la otra mitad blanca , pero en las mas exteriores 
campea mas el blanco : el pico es de un roxo par- 
dusco , y los pies pardinc-gruzcos. 

La hembra tiene una especie de collar me7xlado 
de roxo y blanco : todo lo restante de lo interior 
del cuerpo ts blanqniroxo : la parte superior de la 
cabeza variada de negro , roxo } blanco : las mexi- 
Ilas de un roxo obscuro : el pico de color de naran- 
ja, con la punta negra : los pies negros. 

Esta descripción esta copiada de la que hace 
Montbeillard. Otn. XXXí'. 

HORItLANO DE NIEVt. ; ,; ^ 

La>,i. ■^91.fig- I- ■■ : - 

Bmss. tom. ni. íag- iS5- Gm. XV.vr. . 

Oriolan de nche en Francés. 

Snvaputf en. Sueco. 

Jl.iifg en Lapon. 

Sea-'uvk en Inglés. 

Este lioitcUiw solo habita en las regiones mas 
septentrionales : hallase tn el norte de ambos Con- 
tinentes, en Spitzberg, en los Alpes Lapones, y en 
ía costa del Estrecho de Hudson. En estas heladas 
legiones es donde pasa el verano , y propaga su es- 
pecie : qu.aido el excesivo fiio , y también la falta 
de alimento le obligan á dexarlas , se acerca a los 
paises menos septentrionales ; en el hibierno se le 
vé en la Slberia , Suecia , y en una parte de la Ru- 
sia ; V si acaso se introduce mas adentro en la costa 
del Mediodia, no hace mas que pasar por los paises 
llanos , para tixarse en las montañas donde encuen- 
cra el temperamento y alimento que le convieiicn. 
Como siempre esta expuesto al frió , el color blan- 
co es el dominante en su pluraage , y viviendo co- 
mo el Idgnpos , padece como él las iníiuencias de las 
dos estaciones opuestas , como también las de los 
climas mas ó menos frios que habita : su plumage 
muda en hibierno y en verano ; y tomando mucho 
mas color negro en esta ultinm estación , cobra en 
la primavera y el otoño unos matices intermedios 
que varian también según los parages, tal vez se- 
qun son los arios mas ó menos fríos , y lo que es 
mas verisímil según la edad de los individuos. De 
aqui proviene la poca semejanza entre las tlescrip- 
ciones que se h.in hecho de este páxaro , y la im- 
posibilidad de dar una que convenga en todob tiem- 
pos , y á todos los individuos • por lo qual me ce- 
ñiré únicamente a decli- , que es del tamaño de un 
gonion , que tiene once pulgadas y dos lincas de 
vuelo , y que su> alas llegan al ultimo tercio de la 
cola : en quanto á los colores d:l plumage , diré 
que en el hibierno tiene el macho una leve tintura 
de bermejizo en la cabeza: el lomo negro: las guias 
de las alas , y las plumas de la cola bipartidas de 
ncijro y de blanco , y todo lo restante del plumage 
de "un blanco lustrt)SO : en el verano , la cabeza , el 
cucho , como también lo inferior del cuerpo , y las 
cuoiercas de las alas ondeadas de bermejizo , y mas 
ó menos variadas de negro, con una mezcla de gris 
claro mas ó menos esparcida en algunas partes. Pe- 
ro la hembra por io I general tiene en tojos cicm- 

Hiuuila i^'.iiniíil. Tom, II, 



HOR 99 

pos mas color bermejizo que el macho , aunque no 
sea igual en todas estaciones : el pico pariicipa tam- 
bién de su inHíiencia , pues unas veces es cenicien- 
to , otras amarillo por su base , y comunmente ne- 
gro hacia la punta. 

Estos paxaros se cogen con red al tiempo de su 
pasa: la avena es el alimento que mejor ks convie- 
ne: solo se estiman por la pluma; su voz es un cri- 
to áspero : estando libres se paran muy poco en 
los árboles : empollan en el sucio, y están continua- 
mente en movimiento. 

Las variedades mas notables que presentan las 
descripciones de es, os paxaros observados tal vez. 
en diferentes épocas de su vida, en diversas esta- 
ciones , ó distintos climas , son: 

El hoitclano domrnu.rno que vif'> Caiesey en la 
Carolina, y á quien dá el nombre de gumon de 
iih'-je , toiii. I. fíig. y /„)/7. 5¿. Tiene el pecho , el 
vientre , los costados y el pico blancos , y todo lo 
restante negro. 

El lionulano de nieve con colín»-, Bitiss. /O"/. ///. 
¡'.ig. í9o. Tiene la cabeza , la g.ngania }• el cuello 
blancos : tres collares en lo inferior del cuello , el 
de enmedio blanco , el superior azulado , y el infe- 
rior azul : el lomo , y lo inferior del cuerpo pardi- 
roxos , con manchas de un color am.Trillo verdoso; 
enmedio del pecho tiene una mancha azulada : la 
mayor parte de las guias de las alas son blancas , al- 
gunas negras , y todas con un leve viso amarillo 
Verdoso : las ocho del centro de la cola , y la mas 
extenor de cada lado blancas, la segunda negra ; la 
base del pico roxa, el medio azulado, y la puma 
bermejiza : los pies y las uñas de este ultimo color. 
Este páxaro sii 'guiar le eiicontró en la Provincia de 
tssex en Inglaterra , y le indicó Albino , en el 
toM. U. ¡hig. 34. lam. 54. 

HoBlELANO DE NIEVE CON COLLAR. /"í'.IÍf HOR- 
TELANO D£ NIE\ E. 

HoRlEIANO DE TASA. ííJW. 5 I I . ? f.7.'f HoRt ELAXO 

de Lorena. 

Hortelano de Provenza. Tcire Gaeue. 

Hortelano de vientre amarillo del Cabo de 
Buena Esperanza. 

Lam. 664. f¡¡. í el macho, i la hembra. 
Sonnerat traxo del Cabo de Buena Esperanza 
este hoiiela;w , cuya longitud total es de seis pulga- 
das y tres lineas. Tiene la parte superio-r de la ca- 
beza y las niexillas blancas; estas están rodeadas ¿c 
arriba abaxo de una raya negra , y también lo están 
por detrás, desprendiéndose de dicha raya una hnea, 
que llega hasta el ojo: el lomo es roxo-pardo, y sus 
piumaf. están rodeadas de un roxo mas claro : la ra- 
badilla es de color gris : la garganta , la delantera 
de! cuello , el vientre , y los costados de un amari- 
llo pálido : el pecho de color de nan'iuja : las cu- 
biertas pequeñas superiores de las alas cenicientas, 
las medianas blancas, y las grandes pardas , ribetea- 
das de bermejizo : las plumas de las ai;s negruzcas, 
las guias están perfiladas de blanquizco , y las mas 
arrimadas al cuerpo de bermejizo : las plumas de la 
cola están rodeadas de blanco , y terminan en este 
color : el pico es de color gris blanco , y los pies 
roxos. 

El ave representada en la misma lamina num. i. 

partee mucho mas chica : y tiene la parte superior 

IS 1 del 



ICO HOR 

dd cuerpo de un color de gris cLiro , variado de 
ntTo cjue ocupa ti ceiitro de las piuirws : la rabadi- 
Jia'^dt t^r.s, lo inkrior del catrpo blai.co, una raya 
ntnia acuds dei cjo , y oira mas larga en lo infe- 
ric'^' de la n. exilia: las guias üei ala mas inmeuia- 
tas ai cuer^^o negruzcas, ribeitadas ue gris : las 
iKcüianas pardas 1 ras mas excaiores negruzcas, 
ribeteadas de gris , y terminaJas en blanco , y las 
de la cola ,>arüas , p^rtilauas ue roxo. Ajontbcillard 
habla de es>.a ave cotno ut la henibrade la anterior; 
pero no dice m su uictamen esta íundado en otras 
prueoas que las que presentan las dos figuras , se- 
gún las quales me parece que se pueue dudar que 
estas sean dos aves de una misma especie. Otiic- 
ru X.\Xl . 

HOKTILANO DOMINICANO. VCaSt HoRlíLANO DE 

HOYUELO, (caza) 
Toiitíie en Francés. 
Modo üe cazar las aves haciendo hoyos en la 
tierra. I eaic Ave. £n España se llama cíi^uv con 

ftiLÍ a. 

HUBARO O AVUTARDA CRISTADA (pe- 
queña) d> Atriía. 

Ai.-ii¡aida Afrknna crhtata minor en Latin. 

Buuba,a en í-rancés. 
Esta axuiaida indicada por el Conde de Buffon, 
secun los viagts ae Mr. bha>X' , Inglés , es del ta- 
maño del en<.de : tiene la misma tig-ra y pluma; 
ptio se diferencia per una cresta indinada hacia 
aaas , y por algunas plumas largas que cubren la 
parte superior oel cuclio ; el ave las levanta quanJO 
quierv , y eiitunces forman una especie de gorgue- 
ra. wi». /-.ví-7. 

**HU( HOHO. (volat.l Voz de que se sirven 1< s 
cazadores para llamar A ave quando se ha remonta- 
do, y rtcoDrarla. 

** hUti I-AíjO. (cetr.) 

Paii.bii en francés. 
Enfermedad que dá á las aves que no las dexa 
resollar , y que p,.rece que se hinchan quando re- 
suellan, ycdit CETítERlA. 

"*HU1VAR. (volai.) Engendrarse á las aves 
hembidS hueves, y i los Biachos simiente. 

HUEVO. 

Oíiil en Francés, 
0)g^m-\aüuii díi huevo ; dcsarroUo del embrión durante 

el empollar ; y nt salida del huc-jo. 
El him-o en las aves , como en todos los anima- 
les ovíparos , es una especie de receptáculo que 
ccniitiit el embrión , y la substancia destinada para 
servirle de primer sli.nento. Las ob:ervaciones he- 
chas en todos tien.pos , y por casi tcdos los hom- 
bres , h<.n enseñado que Lis hembras ponen sin 
a) un. amiento ó cohaLuacion del macho, y que sus 
hiiitos tienen la misn.a forn.a y es.rutiura aparente, 
aunque en lo imerior hay grandes oitetencias. 

El hiie-vo , fecunde ó iiO , se desprende , baxo 
la forma de un pequeño globo amanlio , del raci- 
mo, llamado <iiti,iu, a quien csiaba unido por un 
ligamento : entonces solo te compone de la yema 
contenida en las membranas, y de la dcalncula ó 
gatladiíia; y ts recibido en un cana] colocado deb. xo 
del 01,1,. a , y conocido con el nombre de u-viauño. 
Por la nianwou que hace en cs.e canal se foraia aJli 



HUE 

un depósito sucesivo de aquel humor blanco que 
consiitüje la cl.ua , y del que se forma la fárfara 
que la envuelve, a la qual cubre la cascara : esta 
no siempre s; acaba de formar, y entonces el hue- 
IV es bJ.aido , é incapaz de ser empollado. Por los 
aceiden.es qae puede tener en el o-vidin'to el hucio, 
suele tener formas diversas , como ser derecho , ar- 
queado , liso, áspero, contener dos yemas y dos 
claras , ova gtmeltifi.ci , y aigunas veces un pequeño 
huevo interior , y cuerpos extraños , como alfile- 
res, &c. 

Ld forma común del huevo depende de la pre- 
sión graduada y alternativa que sufre en el oviduc- 
to , y en el intestino : la diferencia de sus dos pun« 
tas no tiene o.ro origen que la compresión diversa 
i que esta sometido , según los puntos de su super- 
ficie expuestos succesivjmente a las contracciones 
del intestino que se desembaraza de él. 

Fuera ya del vientre de la gallina el huevo, fe- 
cundado por la acción del macho , ó por la galladu- 
ra , es un compuesto orgánico , cuya estructura es 
necesario conocer para entender los fenómenos del 
eii.pdlor. Un crecido número de anatómicos se han 
empleado en averiguar la estruétura del huevo: 
Aristoeles tenia soare este objeto conocimientos 
que suponen un observador exacto , especialmente 
para sub tiempos ; pero mucho despues se han des- 
cripto con mas exadi.ud todas las partes de este 
compuesto , y puede también aseí^urarse que se han 
muí iplicado de tal modo las descripciones circuns- 
tanciadas , que seria necesario una obra particular y 
voluminosa para dar una individual relación del es- 
tado actual de los conocimientos de este genero. A 
las fu.igas de Emilio Parisano , de Falíricio de 
Aquaptiidente , de Volcher C oiter , de Josef de 
Aroma. ario , de Harvey , de Guillermo Angly , del 
Maestro Juan, y par.icularmenie de Malpigio, y 
del tt.ebre Barón de Hallcr debemos la multitud 
de descuürin.ientos hechos en este genero después 
dei Maestro de Alexantlro. bin entrar en esios por 
menores inmensos , ex¡:>ondreinos los hechos mas 
importantes soore la tsauótuia anatómica del huevo. 

jLa cascara se forma de una suostaucia caliza, 
disoluble , con efervescencia en los ácidos, y unida 
á una cierta cantidad de materia linfática. Esta cas- 
cara no es una capa terrosa y sin organización', sino 
que tiene un texido pariicuiar. be nota en ella una 
gran cantidad de agujeri^os, y en su superficie s« 
observa una red va^culosa ransparente, cuyos dife- 
rentes agujeros terminan en los poros que acaba- 
mos de describir. Estos agujcritos son las ex;remi- 
dades de los pequeños v„sos que salen de la mem- 
brana pegada a la parte interior de la cascara , y 
cuya boca se halla en la superficie. 

El Barón de Haller dice que Mr, S'cehelin ha 
logrado inye¿tarlos , mojando una parte del Intcvo 
en un licor roxo , y someaendo este apresto al va- 
cio de la maquina pneuniaiica. tstos vasos y sus bo- 
cas abiertas en lo exterirr del huivo , están destina- 
dos para esparcir una parte del fluido mas evapora- 
ble contenido en el huevo, y esta evaporación es Ja 
que forma el vacio que se halla en la puma giuesa 
del huevo; y asi es fácil de concebir , que esta cavi- 
dad debe ser tanto mayor quanto mas an».jo se; el 
huevo , y toas se Jbaya evaporado. Esta evaporación 

pa- 



HUE 

parece necesaria para la formación y desarrollo del 
polluelo; pues según dice Keaumur , la humedad de 
los sitios donde se hace la echadura artificial se 
opone al cxito feliz de esta operación , d¡sminn\en- 
do sin duda la evaporación de una parte de los Hui- 
dos del huevo : es verisímil , pues , que los vasos de 
la cascara puedan también absorver algún fluido de 
la atmosfera ; pues según h observación del mismo 
Fisico , los vapores , y en especial el del carbón, 
ponen un obstáculo al nutrimento del pollo , y 
pueden también quitarle la vida. 

Debaxo de la cascara se hulla una membrana 
delgada, blanda, y de un texido bastante tupido , la 
qual viste toda la pared interna del cas-caron, excep- 
to hacia la punta gruesa del hue-jo , donde se des- 
prende para formar una cavidad lenticular, ó esfe- 
roide llana, que se aumenta poco á poco por la eva- 
poración , como ja hemos dicho. Esta membrana es 
el centro común de las paucs interiores del hiuzo, 
y el cascaron soló esta destinado para sostenerla , y 
preservarla , como á la galladura, del choque ó con- 
tado de los cuerpos exteriores , que sin esto hu- 
bieran dañado a estos órganos delicados. Este cas- 
caron solido presenta además un punto de apoyo 
á la nallina , la qual echándose sobre los huevos, 
hubiera destruido su organización , como sucede en 
los blandos, ó en faifara. 

En la membrana externa y común qu« acabamos 
de describir , es donde están colocadas y detenidas 
Jas partes interiores y mas importantes del hM-vo. 
Lo que todos conocen baxo el nombre de (¡^¡ra , es 
un licor linfático , bastante consistente , suave , y 
rnhlble ai agua, contenido en algunas membranas 
particulares , cuyas dilataciones forman otras tantas 
celdillas que contienen este humor ; por eso quan- 
do se rompe un huevo, no se vierte este humor sin 
rascar esta membrana. Esta está dispuesta regular- 
mente , y forma dos capas separad.is una de otra, 
que se pueden percibir bien en un hiic'vo duro. Una 
de ellas es exterior , tiene la forma oval del casca- 
ron , y esta encerrada en una membrana particular, 
cuya superficie interna tiene una porción de exten- 
siones celulares que se dividen en muchas cavida- 
des pequeñas , y su grueso es harto considerable. 
La clara , que también es linfática , pero mas visco- 
sa y consistente , es de forma redonda ; está conte- 
nida en una membrana particular , y cubre exadU- 
mente la yema. 

Esta , envuelta en una película bastante fuerte, 
aunque muy fina y transparente , se forma de un 
fluido espeso , linfático , capaz de concreción y 
aceytoso. Es una especie de emulsión animal desti- 
nada para alimentar el pollo ya formado , y aún 
fuera del cascaron , y las claras , mas fáciles de di- 
ferir , le sirven de alimento durante su formación é 
incremento en el huen;». 

En cada extremo de la yema hay un c®rdon, 
compuesto de tres globulillos semejantes al granizo, 
grundUics , unidos y puestos como en ristra. Estos 
cordones , conocidos por Aristóteles , y Dicn des- 
cripos por este Fllo-ofo , sirven para atar y uuir 
las diversas membranas rehnd..s, que se hallan pe- 
gadas y atadas sólidamente a las dos puntas del bue- 
'10. Haller compaia estos ligamentos viscosos , ija- 
mados comunmcnie iUiai , a üos polos que suspcn- 



HUE 



lOI 



den el microcosmo del huevo. Efedivamcntc, estos 
cordones detienen los diversos humores en su posi- 
ción respe¿tiva, y como no atraviesan el centro de 
las dos claras , y de la yema , sino que las dividen 
en dos emisterios desigiulcs , sucede que el emisfe- 
rio menor y mas ligero de la yema , ocupa siempre 
la parte mas elevada del hncio. Por esta causa de 
qualquicr modo que se coloque y se le vuelva , la 
faz misma de la \ema debe hallarse siempre coloca- 
da en la parte mas elevada. Este medio sencillo , y 
que Ilamariamos ingenioso , si se debiese al arte, 
hace que sea siempre la misma parte del huevo la 
que esté expuesta inmediatamente al contado de la 
gallina en el ado de empollar , y que participe del 
mayor calor. 

Entre estos dos cordones , y en la superficie de 
la yema es donde se observa un pequeño cuerpo 
blanco que serpentea constantemente en el lu"ar 
donde se rompe la casc.ira. Este cuerpo es casi cir- 
cular , colocado en la tnembrana de la yema , y tie- 
ne la forma de una lenteja chata. Examinándole 
atentamente , se observa en su centro una pinta 
blanca , cuya organización no puede percibir sensi- 
blemente la vista. Este cuerpo , que los latinos lla- 
maron clcatrkul.i , y en nuestra lengua se conoce 
con el nombre de galladih a , es la parte mas im- 
portante del hitcvo fecundo. Las claras, y la yema 
son únicamente los accesorios y el alimento , pero 
en la galladura está encerrado el misterio de la 
reproducción. Malpighy ha observado en ella el po- 
llo , y todo el mundo puede observarle con el auxi- 
lio de un lente : el pollo está alli sin movimiento 
aparente ; todas sus partes están señaladas con tanta 
finura, y tan cxadamente plegadas unas sobre otras, 
que solo ocupan un cortísimo espacio. El embrión 
nada en un fluido contenido en la vegiga que cor- 
responde al ítnr/íws de otros animales. Malpi<;hy so- 
lamen:e ha encontrado esta vegiga ó bolsa, y el 
feto organizado en los huevos fecundos , y en los 
infecundos , esto es , los que pone la gallina sin ha- 
ber tenido comunicación con el macho , no le han 
ofrecido mas que una galladura mas chica de un te- 
xido diferente , formado de círculos concéntricos, 
«nmedio de la qual había una especie de mole in- 
forme , y sin organ¡zaci<*. Este descubrimiento, 
uno de los mejores que se han hecho en orden á la 
generación , da muchas luces para averiguar los 
efectos que produce el empollar , y demuestra que 
el calor de la gallina , del mismo modo que el ar- 
tificial , desenvuelve y dilata las partes del embrión; 
que los fluidos del feto rarificados, y puestos en 
movimiento por este calor , inmediatamente obran 
con eficacia, y dan acción y vida al animal; que una 
vez exercitada la primer contracción de las fibras 
musculares , las que se siguen necesariamente dila- 
tan y extienden los vasos, y la;i fibras, y propagan 
Ja fuerza vital del centro á La circunferencia ; de 
modo , que el primer bosquejo se delinea poco á 
poco , se agranda , se hace mas perceptible , y for- 
ma finalmente el pollo , el qual halla en su morada 
lo necesario para su vida y sustento. Tal es por lo 
general el resultado de la echadura ; pero es necssa- 
rio examinar sus fenómenos mas por menor , para 
comprender la formación é incremento deJ em- 
brión. 

Abrien- 



I02 



HUE 



Abriendo de qiundo en quando , y de hora en 
hora alí'Jiios bi:L\oi iv.ieatras la cch:.uL.ia , es como 
los hoiiibies célebres ya citados haii vtriticado las 
mutaciones que cansa el calor de la gallina en las 
panes de. Iwvo. Sin describir con escrupulosa exac- 
tiaid todos los fenómenos de la echaduúi, como lo 
ha hecho el incansable Halkr , indicaremos sola- 
mente sus hechos prii.cipjles. I case .>« 0¡ií>a >/>:>io,,i, 
tim. W. Este tomo esta enteramente destinado paia 
Ins fenómenos del Imc-uo duran.e la echadura. Walltr 
los describe casi hora por hora, ¡■'caic también el 
Viuionario atiaíuMku de la Encyclopedia metódica. 

Si se abre un Inicvu , y se ooici va después de 
seis horas de echadura , se ve la galiadara conside- 
rablem'.me aumemadi; la boia contenida en su 
centro esta llena de un licor , en el qual se percibe 
distii.tamente la cabeza del poiio unida al espinazo; 
ésta y las vertebras se maniliestan mas á las doce 
horas ; a las duz y ocho esia crecida, y el espinazo 
alargado : a las veinte y quatro la cabeza esta en- 
corDada, y el htieso del lomo blanqt'.izco , las ver- 
tebras desprendidas en pequeños glóbulos de los 
dos lados del espinazo , y las al.s empiezan a mani- 
festarse : á las treinta horas todo esta aumentado , y 
se ven al rededor del nm.iifi los vasos u;iibilxa¡es 
de un color obscuro : al Cat)o de treinta y ocho se 
distinzutn en la cat^eza tres vexiguniab cubiertas de 
meaijranns .raasparen.es que se extienden sobr^. el 
e'-pinazo : á las quarcnta horas están mas descuoier- 
toi los primeros ODJetos, las Vertebras mas ton- 
densadas , y las membranas de la cabeza mas grue- 
sas, ocjkan en parte los órganos que encierra.. ; se 
vé el primer bosquexo de los ojob, el corazón late, 
y la sangre circula. Al cabo de dos dias , el corazón 
pendiente fuera del pecho late ties veces de Segui- 
do, por razón del paso sucesivo de la sangre del 
anulo a los "jíhí/uuIuí , de estos a las .uterias, y de 
esta^ á los vasos umbilicales: á las sesenta y dos 
hor-s de echadura, la cabeza del pollo ts.a siempre 
inclinada , el licor en que nada es mas consistente, 
y se perciben algunos vasos sanguineos en las vexi- 
raaillas del cerebro. Al cabo de tres dias se distingue 
d hueso de las alas , y de los muslos , el cuerpo 
toma carne , y se reconoce la niña , y los htiinorts 
cristalino y vidrioso de los ojos : A qu.irto dij , las 
alas y muslos están mas largos y sólidos , se perci- 
ben muy bien los v.isos umbilicales fuera del abJo- 
men : al sexto dia , el baxo vientre parece cerrado 
y entun-etidn, el higado , que esta ya muy p^te^te, 
es de coi-ir obscuro , el latido del corazón es sen- 
sinle en s.is dobles cavid.ides, y el cuerpo del pollo 
esta va cuLier.o de pellejo, sobre el qu. 1 se ven las 
piin.ás del plumón qut empieza a apuntar : el sép- 
timo dia la cabeza es gruesa , se ve bien el pico, 
las extremidades infeiiores, y las alas están bien fi- 
curadus , los dos ventrículos del corazón están sepa- 
rados , y presentan dos corazones ai parecer : al fin 
del noveno dia el puimon par. ce de u,. color blan- 
quizco : al décimo, los músculos de las alas están 
aparentes: al u ideciir.o, Ijs Jrteria^ has. a entonces 
apaii.idas del c<naí-(in llegan , por decirlo asi , á 

(•) NoT i. y.n Ksii.iñ.i q.ijsi puede decirse que se sabe 
de uiineiiuui.ü . qUL' .1 qn.- romiie el i.isc.ir.Mi del /juno es 
el pollitn ^ y no 1.1 clutí.-,. cuy.» ob'.ervacion no solo l.i 
hau hecho ¡u¡ fi^Kos y n.iiur.ilnus , iiuo Us mugeces del 



HUE 

reunirse alii, y la vistero musculosa está perfeda- 
mcr.te formada. Después de esta época hasta el dia 
veinte y uno en que el pollo rompe el cascaron y 
sale , se observa solamente un desarrollo e incre- 
mento sucesivo y continuo. 

Durante estos diversos tiempos , se disminuye 
la clara , a medida que el pollo absorve en si una 
pane de ella: la yema muda de torma, y se apl.ina; 
se profundiza para dexar su lugar al poiiuelo , y la 
membrana que envuelve el animal se llama entonces 
cawa. Qtiando el pollo ha abscrvido ya toda la cla- 
ra, es su ultimo alimento la yema, que aún perma- 
ivece entera después de concluida la ciara. Se ha ha- 
llado una comunicación inmeuiata entre los intesti- 
nos del pollo y la yema , y se ha observado en las 
visceras este huido con todas sus propiedades , de 
modo que sirve de alimento al poiiuelo algún tiem- 
po después de haber salido del hiuio. 

Después de haber piado el ¡ulliulo rompe el cas- 
caron por un mecanismo p.iriicular , que no se ha dcs- 
cubierLO mas que de dos años á esta parte, (*) La 
porción de la punta del cascaron que rompe , está 
separada de lo lest.^nte de esta ma.eria por un pe- 
queño círcu o mas delgado , y por alli es por don- 
de la agt.)erea. Mr. Pinzón , Cirujano y Anatómico 
hábil , ha descubierto ademas lie esto en la punta 
de la mandíbula superior del pico, un tubérculo pe- 
queño , dmo y renitente que se deseca y cae poco 
después de la salida del pollo , y de él se vale para 
empujar y romper con repetidos golpes la pun^a tlcl 
cascaron , la que logra levantar y despegar. y\d¡e 
sobre esto los cCncmsoi gauíalts. 

Estas son las nociones que me han parecido mas 
claras y sencillas sobre la cstruétura del Ihitiu , y 
los fenómenos de la echadura. Solo hemos manifes- 
tado sus mas importantes y necesarios resultados, 
para entender el mecani mo de ¡as funciones de las 
aves, si se desea una explicaí ion fisiológica y ana- 
tómica mas circunstanciada sobre este asunto, se po- 
dra consultar el Diccionario anatómico de la Ency- 
clopedia en los artículos hm-vo y eíhadina. 

Huevo. FoiHia y coloics de los huevos. 

Los huefos tienen generalmente una forma elíp- 
tica , ó mas ó me.ios larga según las espacies , y 
dos puntas , una gruesa y redonda , y otra chica y 
puntiaguda. 

Los huevos de la mayor parte de las aves tienen 
un color dominante , soorc el qual hay manchas en 
mayor ó menor número , mas o menos grandes , y 
m.as ó menos variadas : en otras especies tienen un 
solo color uniforme y sin manchas. 

El color mas común , y que por lo regular sir- 
ve de fondo, es el blanco ó puro , como en el 
/'HíTo de gallina , ó akerado con una tinta bermeji- 
za , de gris ó verdosa : y asi los del pavo , añade 
y faisán no son blancos , sino de otros colores , y 
umbien se disciíguen por su tamaño y frrma. 

Algunas especies , como las del páxaro t'nhvnoii 
giaruU, producen huii-os de un color azul turquí. 

Cuas 

campo , que á veces ayudan á romper la cascara á los no- 
li itos delii'es V lloxos que por si mismos no pueden aca- 
bar de romperla, y por consiguiente facilitan su salida 
del ímtv» , y los dan vida. 



HUE 

otras verdosos, y los del faisán blanco de la China 
tienen un color de carne. 

Las pintas esparcidas sobre el color dominante 
de la cascara son de gris , cenicientas , pardas , ne- 
nruzcas , rosadas , y algunas veces azuladas ó verdo- 
sas , y comunmente mas aschas , mas juntas , y en 
mayor numero por la parte roma. 

Varios observadores han creido h.illar alguna 
semej:inza entre el fondo del color , y las pintas de 
ios huevos , y el fondo del colorido , y de los mati- 
ces del plumage. Pero la gallina negra pone huc-vos 
tan blancos como la mas blanca ; el tinamou , cuyos 
¡luivoí son de un color azul muy hermoso , tiene el 
plumasc d; un gris obscuro: los del tricolor ó faisán 
dorado de la China, cuyo plumage es de color de 
ciruela, y \ariaao de tan herniosos matices y colo- 
res diferentes , es de un bermejizo pálido y unifor- 
me , &c. No me parece pues que el color de los 
hueíos tenga semejanza alguna con el del plumage, 
ni que pueda indicar qual sera el ave que nazca. 

H'jEvo. Vt'Uidad de Los huevos curno comestibles. 

Los hiicjos de la mayor parte de las aves , y tal 
vez de todas , son una comida spna , y generalmen- 
te "ustosa siendo frescos. Se prefieren los de las ga- 
llinas , no porque , aunque muy delicados y sanos, 
no haya otras especies , cuyos huevos reúnan en si 
estas qtialidades. Los huevos del faisán son mas fi- 
nos, y de mejor gusto que los de la gallina : los de 
la perdiz son también excelentes ; pero se prefieren 
los de las gallinas y es su uso general , porque éstas 
son las únicas aves que ponen casi todo el año , las 
que producen mayor número de huevos para nues- 
tro consumo , y cu}o tamaño corresponde a su 
bondad ; siendo por otra parte los de mas fácil di- 
gestión-. 

Todos los huevos , aim los de gallina , aunque 
frescos, y cocidos sin condimento, pasan en la opi- 
nión publica por un manjar calido, y por esta causa 
no se puede hacer un Lirgo uso de ellos sin incon- 
veniente. Sin embargo , los huevos solo contienen 
una substancia suave , linfática , y en algún modo 
emulsiva ; no tienen cosa alguna para que sean inas 
cálidos que qualquier otro alimento igualmente sua- 
ve , que , baxo un corto tamaño , contuviese una 
"ran quantidad de partículas ntitritivas. Los huevos 
destinados para la formación del pollo , son un ali- 
mento que todo , ó quasi todo lo que contienen es 
nutritivo ; y solo por esto se podria decir que son 
cálidos , porque todo lo que da mucha substancia 
nutritiva , y que al mismo tiempo es de fácil diges- 
tión , anima,, realza la fuerza , y dá vigor. En efec- 
to , los huevos , considerados baxo este aspedto, 
podrían ser un alimento cálido , si se abusase de él, 
V si se tomase en tan grande abundancia r oino los 
manjares , que contienen muchas menos partes nu- 
tritivas , aunque menos voluminosas. Pero si no se 
abusa de los huevos , y solo se usa de ellos según 
las necesidades , son un alimento muy sano , y del 
que se podrá hacer uso siempre sin ningún riesgo, 
como lo praófican algunas personas , sin experimen- 
tar incomodidad alguna. 

Por ser los huevos de gallina , como ya he di- 
cho , nutritivos , y de fatil digestión , lo* mandan 



HUE 103 

los médicos á los convalccii.ntes por primer alimen- 
to ; y los ordenan á todo pasto a aquellos cuyos ór- 
ganos digestivos son demasiado débiles para hacer 
ia cocción de otros manjares , ó no la hacen del 
todo , y á aquellos generalmente que por qualquier 
cansa que sea, han ciido en un estado de flaqueza y 
debilidad. 

Hüivo. Modo de coiiseivar los huevos. 

Los \iucvos barnizados , pueden conservarse lar- 
go tiempo bastante frescos , porque quitando el 
barniz por medio del mi^nio disolvente que sirvió 
para la composición , pueden guardarse varios me- 
ses, y aun hasta seis después de puestos y barni- 
zados. 

Estas experiencias se han repetido varias veces 
con la mira de transportar los huevos de diversas 
aves de los paises extrangeros y remotos ; y en 
efedlo , este seria el medio mas fácil de adquirir 
diferentes especies de aves , si varios obstacuLs no 
lo impidiesen , si el movimiento del navio , y los 
golpes de los carruages no rompiesen el lii^a- 
mento que tiene la yema suspendida , y si esta 
destrucción de organización no estorvase el desarro- 
llo del embrión. Sin embargo , se puede evitar este 
inconveniente , teniendo los huevos en una red col- 
gados del techo de los carruages ó embarcaciones; 
porque entonces no hay mas que un movimiento os- 
cilatorio, del qual no resulta descompostura de or- 
ganización. Pero aún hay otros obstáculos ; como 
la dificultad de encontrar á su arribo especies que 
acaben de poner, y se hallen en estado de empo- 
llar los ¡auvos extrangeros ; la de echar los huevos i 
aves que alimenten sus hijuelos al modo de las que 
los pusieron , i\;c. que impiden el éxito de la em- 
presa. Solo puede lograrse en ciertos casos particu- 
lares, y en algunas especies de aves. Véase lo dicho 
sobre este asunto del modo de transportar las aves 
vivas de un clima a otro , en el quano disemso gc- 
■neral. 

Otro de los fines que se han tenido para bañar 
por fuera los huevos con alguna materia que impida 
la evaporación de los fluidos que en si encierran , ó 
lo que es lo mismo , para meterlos ó envolverlos 
en substancias que los guarezcan del ayre , ha sido 
el conservarlos mucho tiempo frescos , no tanto 
para que pudiesen servir para empollar, quanto para 
que fiJesen gustosos y sanos como comestibles , y 
pudiesen reemplazar los huevos frescos en la esta- 
ción en que estos están escasos. 

Estas experiencias pues han tenido por objeto 
Jos huevos de gallina que son los únicos de quienes 
se hace un uso habitual , como comestibles. Unos 
los han untado con una substancia crasa, frotándolos 
con tocino después de haber calentado esta substan- 
cia; los han bañado en aceyte varias veces, habién- 
doles pegado primero un hilo en la cascara con la- 
cre , y colgándolos después a unas varas atadas al 
techo del quarto. Otros han aconsejado el ponerlos 
en unas vasijas , poniendo una capa de ceniza y 
otra de huevos alternativamente hasta llenarlas. Este 
medio es mas fácil que los dos anteriores , pero no 
tan seguro. El de la inmersión en el aceyte con el 
hilo es el mas cierto , pero algo mas costoso , y 

con- 



1 ojL H U E 

consume mucho tiempo, lo qu.il es maycr inconve- 
niente. _ 

rl método que voy á referir lo he visto practi- 
c.ii- tuizmenie en casa de un labrador, y en mi 
juicio es el mas fácil para conservar los Imcvos 

frescos. 

Ln la estación en que los hucvoí esu'n mas abiin- 
dar.tes , esto es , ucsiíe quií.ce de Mayo hasta prin- 
cjuios ele Asosto , se jnncan cada tercer úia los que 
se calieren conservar para el tiempo de escasez ; se 
tieiiC pievei.iJo un tarro bascante hondo , y con los 
bordes akos ; se llena de aceyte hasta la altura ele 
tres a quacro pulgadas; se pone tn una mesa al laelo 
t1e dos cestos, uno vacio, y el otro donde están los 
hiiiitii' des'''Ues se toma un hmio , y puesto en una 
cu:h.u-a se mete e.i el aceyte de modo qtie este bien 
cüai^ito , se saca , y se vuelve á meter dos ó tres 
veccs , se levanta la cuchara inciinandola , por enci- 
ma de Ja superíkic del aceyte , y apoyándola en las 
paredes iiel tarro , escurriéndola por este medio el 
ac^ytt sobrante; después se coloca el lnwi.v con la 
núsniJ Cdchaia en el cesto destinado para este uso, 
proruranao no tocarlos con Ja mano , p<:ra que el 
coi;n!vto de los dedos no atraiga y levai.ie Jas par- 
liL-aius ace)iosas in'.roducidas en los poros del cas- 
erón : 1.1 iLibUiJ opeíacioii se repi.e en cada huno 
hasta iicuai ei ces.o , ó en un uta , ó en vanos, 
coiocanoclos unos sobre otros; y el ccsto sc He va 
á un para¿e , que ni cslC demasiado cerrado, ni ex- 
paesto a la ventilación del ayre , y donde h.ga mas 
fiio que calor. 

1-reparaJos los hiiczos , como acabo de referir, 
te coriservan muy bien h^sta hi.es de quaresma ; no 
iie.ien la üelicad^za ni el sabor de los Lucios recien- 
te iieiite puestos, pero son buenos, y pueden sen ir 
e: defecto de o, ros mas frescos, )' para ios usus 
co.nan.s son prefetijies a los oiros. 

r>:a opcr.>cu n es tan sencilla, ccnfcume tan poco 
acerté y iKmpo , y encarcceiia tan poco ios Initius, 
dex.nido .11 efD.rario tina nioütiada ganancia a los 
cae la hi. itsea , ej.ie es eic admirar , que no lo ha- 
yan pues.o todavía en piaCúca por la tituidad que 
redudeUiria uj pLuluo. 

Con toeio conviene observar, que caso que se 
quisiese hacer uso de este méioeio en hiiiiin p.ira 
vender, es i.ecesario desde el principio colocatios 
L:>n en los ces.os que sirvan pata transportarlos, 
porq..e SI se tocan siempre hay nesgo de quitar ir .a 
pr ;!')."; de ace te , ) ue dar lugar a la evaporación de 
1 •■, i^.i-^os, a la in.roduccion del a) re, y al movi- 
n íc.lo de f^nntütacion , que es su i onseqiieuí ia. Si 
Se ea ere , j.'^ik'S eie un ees. o a otro, es pietiso sa- 
fa; i)b eo.. u.ia cuch.ua que de quando en quando se 
rno],: en ace_\ te. 

H.tEvo. j'iloílo de SiUit, pullos íiii'.fu'a'.ii'aitc. 

Lste aviC pra¿i.i-:atio en todos tiempos en Egyp- 
to , h.ice a gu. fs aiHS que le conócenos entre no 
sntr'^s. f»!. ele Re.;unmr ha dado a la lu?. publica dos 
lü ;ios sobre esie asunto, en los quaies trata de esto 
muy p'"r i.ienor. ts e Acadi!niico colocaba los / /f- 
T,' en Linccs especies de hornos calentados con biir- 
v;.jr. Otr< s h.:i: iiuaginaio unos caxoi.cil.os ó gave- 
ras ue lioja de Jata en las que se colocan los hmioi'^ 



KUE 

•estas gavetas puestas tsn.o sobre otras , y encerradas 
en una caxa que L'.s ecntenga todjs , sc calientan 
con la llama de una kw puesta en lo inferior de un 
canon e^ue ensarta todas J.;s gavetas, y que tiene 
otros br.i70s dcbaxo de cada ur.a. 

También se han f.;biic:;do iguales gavetas ó ca- 
xoncillos , que se han calentado con el vapor del 
agua, calentada ésta por uiu lui, estando construi- 
da la maquina de tal modo , que el vapor circula 
al rededor de las gavetas sin penetrar á Jo interior, 
y sin tocar los hia-vos. 

Estos diversos métodos casi sieinpre tienen 
buen éxito; pero por lo general ofrecen un incon- 
veniente que es el de producir un calor defiiasiado 
seco que es causa de ejue el plumón del polluclo se 
pegue al cascaron quando quiere salir , le detenga é 
impida la salida. Pero esto se remedia muy bien 
bañando los Utiivos la víspera de sacar , por espacio 
de dos horas en agua fresca cuya graduación no pro- 
duce los malos efectos que parecía debian temerse. 

í:s fácil el sacar pollos sin el auxilio de ave que 
empolle ios Itmos , y la ventaja que en esto hay es 
la de poder sacar un crecido ntanero de una vez, de 
cxecutar esta operación de n.oeio que los polluelos 
puedan crecer , y ser útiles en algún tiempo en que 
esta especie de alimento falta, ó á lo menos es rara. 

Sin embargo, las experiencias que se han iiecho 
sobre esto por lo común no se han logrado , no 
p^r la dihctiltad de sacar los polli.os, sino por la 
de cii.irlob : no entraré en ti por menor de los cui- 
dados qtic exige su ciia , ni en la relación de los 
medios ingenicsos imaginados p.ara suplir la gallina, 
remitiendo al lector a la obra de Reaunuir ; y me 
conten, aré con observar , sígale la praóiica cv.e se 
si'^a , que la dificultad nace de que es preciso leunir 
un gian i,iiir>ero de poikivlos en un mismo lugar. La 
experiencia ha ensenado que loí aniniaies nue\os de 
todas c-pecies , estando dem.isiado estrechos , no 
pueeien iriaise, aunque se tome el mismo cuidado 
de ellos , que de los que se crian muy bien tenién- 
dolos á sus anchuras. Si se les pusiese en un espacio 
bastante capaz , )' con suficiente ventilación , se lo- 
grarla criarlos; pero este lugar espacioso , el cuida- 
do de los que los crian , el consumo para calentar 
este lugar como corresponde , ocasionarían un gas- 
to superior al valor de los pollos , ó a lo menos 
igual, V no habiendo lucro no hay motivo de se- 
guir ei méiodo. El problema consiste en hallar un 
uxeiio de criar en nuestros climas pollos anificial- 
n.ciue, de modo que tuviesen un valor suficiente 
superior a lo que tengan de costo. 

Huevo, ^-inluics cine han dcsoiplo los huevos de dlfenti' 
tes aves. 

La mayor parte de los autores tratando de 
diferentes aves , han h.iblado del modo con que 
COI s.ruyen su nido , de las materias que tn el em- 
plean , del mar.ero , forma , y colores de los l'ne- 
■zos , del tiempo que dura la echadura , y del cuida- 
do que los padres y inae¡res tltren de sus hijuelos. 
Sin embargo , estos diversos objetos no siempre los 
han tiatado con la extensión de que son capaces, y 
quanto han dicho los mas de los autores sobre este 
punto úexa mucho que desear. £sta es una parte de 

Or. 



HUE 

Oniitologia que nún esta iniperk<^a , y que necesi- 
ta ¿j adiccion , especialmente respecto a las espe- 
cies extranjeras ; este es un asiiiuo sobre el qiial 
pueden exe"rcitarse los viageros , y que ellos solos 
pueden Henar. No obstante, tenemos un tratado 
compuesto sobre una parte de estos objetos , mas 
solo contiene lo relativo á las aves de Eiiropa. tsta 
obra escrita y compuesta en Italiano por el Conde 
Zinani de Ka'vena, c impresa en Venecia en 1737. 
forma un tomo en 4.° adornado de laminas de bc- 
llisimo buril. El auror , después de un discurso 
preliminar, divide las aves en tres clases , á saber: 
en aves tuicsnes que no son de rapiña , en otras 
igualmente terrestres y al mismo tiempo de rafü.i, 
y finalmente en aqu.itUcs, 

La primera clase esta dividida en nueve Orde- 
nes , la segunda en siete , y la ultima en quatro. 

El autor indica el numero de posturas en un 
año , los meses en que tienen efedo , el modo con 
que el ave construye su nido , las materias que em- 
plea , y el niunero de huevos que pone , cuya torma 
y colores describe exaftisimamente ; pero no dice el 
tiempo que diua la echadura , ni habla de los hijue- 
los , de su plunuge , del tiempo que tardan en cre- 
cer , del modo con que los padres y madres los ali- 
mentan ; y asi estos objetos importantes son otras 
tantas adicciones que deben hacerse á su obra , para 
darla la perfección de que es capaz , y le lalta. 

El Conde Zinani tampoco hace la descripción 
de las aves , de cuyos nidos habla , limitándose ai 
nido y á los huevos. Ll mérito de su obra es el 
haber recogido lo que esta cspaicido en los libros 
de Ornitolóíiia, y haber añadido a ello un gran nú- 
mero de descripciones. 

Huevo ceniciento. El ultimo que pone la galli- 
na quando dexa de poner. 

HUHU. Lo mismo que Garza cenicienta de 
México. 

HuHu. Especie de Cucinio de Egypto. 
Hunhoit d'Egypte en f-ranccs. 

Este es el nombre que los Árabes dan á un 
tvxlUlo , del qual Montbeillard ha recibido algunas 
descripciones , por las quales ha compuesto su his- 
toria que yo copio á la letra. 

5, Este luclillo se da el nombre a si mismo; 
„ porque su grito es hu hii repetido varias veces de 
„ seguida con un sonido grave : el macho y la hem- 
,, bra rara vez se separan ; pero es aun mucho mas 
„ raro el hallar varios pares unidos.... : parece que 
„ la langosta es su principal alimento : nunca se pa- 
„ ran en ios arboles grandes , ni en el suelo , sino 
,, sobre los matorrales cerca de alguna agua corrien- 
„ te : tienen dos caraítéres singulares; el primero es 
5, que todas las plumas que cubren la cabeza y el 
„ cuello son grui.sas y duras , y Jas del vientre y ra- 
„ badilla son suaves y delgadas : el segundo es, que 
„ la uña del dedo posterior interno es larga y dere- 
5, cha como la de la ¡i!u>id,a. 

„ La hembra , porque Montbeillard advierte 
5, que no hay ninguna seña cierta sobre la pluma del 
„ macho, ti.ne la cabeza , y lo superior del cuello 
„ de un verde obscuro , con refiexos de acero bru- 
„ nido ; las cubiertas superiores de las alas son de 
„ un roxo verdoso ; ks guias de las alas roxas, 
„ con las puntas de color verde brillante , excepto 
Hiíiíiña Nátüi^l. TW0. 11. 



HUH 



í^5 



„ las tres ultimas que son enteramente de este co- 
,, lor , y las dos o tres precedentes que esran mez- 
„ ciadas : el lomo es p¿rdo , con visos bermejizos; 
„ la rabadilla es parda , como también las cubiertas 
„ superiores de la cola , cuyas guias son de un 
„ verde lustroso, con \isos de acero bruñido: la 
„ garganta , y toda la parte inferior del cuerpo es 
„ de un blanco bermejizo , mas claro en el vientre 
„ que en las partes anteriores , y en los hixares ; el 
„ iris es de un encarnado vivo : el pico y los pies 
„ negros. " 

La longitud total del hi'M es de catorce á diez 
y seis pulgadas y media : Montbeillard después ds 
haber hecho su descripción , le compara a tres at- 
cliltus con l^s quales le parece tiene mucha seme- 
janza. Estos son, 1." í\ Cuítalo ile Füipi/uis , lam. 
Si 4. Toda su pluma es de un negro lustroso , á ex- 
cepción de las alas que son roxas. „ Tiene , dice 
„ Montbeillard , el mismo tamaño , las mismas di- 
„ mensiones relativas , el mismo espolón que la 
„ alimd) a , la misma aspereza en las plumas de la ca- 
„ beza y el cuello , la misma colj escotada que tie- 
„ ne el /.«/)«, y puede n.irarsele como el macho, ó 
„ como una variedad en la especie. " 

2.° El Cuíl'iUo vcidc de Ll .-iníigua. V'iage h la. 
7¡¡ieva Guinea, pag. lii. hn?. 80. Sonnerat dice, 
que este cuclillo tiene todas las plumas duras y aspe- 
ras : que la cabeza , el cuello , el pecho , y el vien- 
tre son de un verde obscuro que tira á uegro ; las 
alas de un roxo obscuro , la cola negra , y que la 
uña del dedo posterior interno es mu)- puntiaguda, 
y muy larga. 

5.0 Finalmente el cucUllo llamado tulu en Mada- 
gasiar, repiesentado en la Li»i. i9^.fig. i. y des- 
cripto por Eriss. lom. ü'. ¡>ag. 155. con el nombre 
de enchilo de McicLigaiCii . 

El tnlu , desde la punta del pico a la de la co- 
la , tiene catorce pulgadas y algunas lincas , el es- 
polón largo y puntiagudo, y las plumas durai y aspe- 
ras como el /;.'(/>/( : toda su pluma es de un negro 
lustroso , excepto las alas que son de un color ele 
castaña obscuro: el pico, y los pies son negros. No 
obstante , Bris'on y Montbeillard hablan de él , y 
dicen que su pluma esta variada en varias partes de 
ra)'as ó manchas de diferentes colores, colocadas si- 
guiendo la dirección de las plumas , y con este plu- 
mage 1« han representado en la lamina ilumi/iada; 
pero el primer autor de los que acabo de citar, 
piensa que estos tidus variados de diferentes colores 
son polluelos del año , y yo creo poder asegurar la 
realidad de su conjetura , que he verificado" por el 
hecho siguiente: 

El lula parece muy común en Madagascar : yo 
he visto por dos veces un grande niimero de ellos 
entre las aves que traxeron de e-ta Isla : había 
algunos variados , como los que Brisson y Mont- 
beillard han desctipto , y otros , cu)a pluma era 
toda negra , á excepción de las alas ; entre los 
variados de difereiites matices , unos lo esta- 
ban mucho mas que otros : comparando todas 
estas aves , se veia por las conexiones que jun» 
tas tenian , que todas pertenecían a la misma es- 
pecie , y las que. estaban mas cargadas de matices 
diferentes parecían en su conjunto las menos for- 
madas , mientras que los tulm coa alas de color 
O de 



io6 HUH 

de cjstaña , y el resto de la pluma ncnro , ofre- 
cían todo lo que tar.Cteiiza un ai.mial tnceramen- 

te lucho. 

Sean las que fueren las conexiones de los qua- 
tro íuclUloí comprchcndidos ta este articulo , la 
distancia de los lugares, y la talca de conocimien- 
tos rtspeíto al macho del imlm, me parecen razo- 
nes para dudar que esta ave »ea de la misma es- 



HUH 

pecic que las otras ; pero juzgo muy proba- 
ble que estas no son a lo mas sino variedades 
de una misma especie , y según lo que )o he 
observado respeóto al tuiu , esta dtmosirado que es 
el mismo paxaro que el lulUIIu de THifriun, Oí- 
ílCiO L. 

HUITZITZILIN. l'cait Paxarü RísucnAoo. 






^r^nrj 




IBI- 



roj 



IBI 



Xbijau o chota cabras manchado 

del Brasil. 

Briss. lom. II. p.ig. 483. 

Cap/imii/gits ¡i.fí'iiis BiasiUcmis en Latiiit ■ • ' 

Ibijaii en Francés. 
Este es uno de los mas pequeños ¡hipiíi^icnlos , y 
dd tamaño de una golond/ma. Tiene la cabeza , lo 
superior del cuello , el lomo , la rabadilla , las alas, 
y la cola manchadas de blanco y amarillo , sobre 
fondo negro: lo inferior del cuerpo ondeado de ne- 
gro: el pico y las unas negras; y los pies, que ape- 
nas tienen seis lineas de largo , blanquecinos, ti 
nombre de este paxaro en lengua perulera es 
¡Lij.m. 

Montbeillard describe oíros dos pufa-vioiios , co- 
mo variedades del ibijau. 

I." El pcquí/io papa'v'icnto mamhada de l.i Cayena, 
representado en la lam. 734.baxo el nombre de 
piqucíia sapo volante manchado de la Cayena. Con 
efiTcto esta manchado , como el '¡b¡]au , de pintas 
amarillazas , sobre fondo negro, mucho mjs subido 
por encima del cuerpo ; pero es del tamaño del 
T/¡¡,/o: también se le reconoce por una mancha blan- 
ca transvers.il que tiene en lo inferior de la gargan- 
ta , y porque ¡as guias del ala mas inmediatas al 
cuerpo están salpicadas de lunares amarillos , sobre 
fondo de un gris claro. 

1." El Ibijaii giande. 

Gran sapo lolantc de la. Cayena. Lam. 315. 

BrIíS. ¡Oír!. II. pag. 485. 
Este papa'vienio se halla en el Brasil , como 
cambien el que he descripto primero en este articu- 
lo. Los Brasilienscs los llaman ibijan; pero este sin 
duda es un nombre genérico : no es probable que 
los Americanos , que no se puede sospechar tengan 
nuestras ideas , miren como una misma especie , y 
una sola variedad , unas aves, la primera de las 
quales es comparable por el tamaño á una golondn- 
na , y la segunda a una Itíhu-^a. Brisson que no ha 
visto ni uno ni otro ib¡]aii vivo , ha creido por las 
descripciones de Marcgrave , que se parecían pcr- 
feftamente en quanto a los colores de la pluma , y 
su distribución ; pero esta conformidad e.tre estas 
dos aves , no concuerda con la lam. del ibl^au gran- 
de que esta en las laminas iluminadas : y las pieles de 
este papaviento, que envían con mucha frequencia de 
la Cayena, nianitiestan la diferencia que hay entre 
su plumage, y el del ¡b'ijau propiamente asi llamado: 
el que merece el nombre de grande cc^n justa causa, 
tiene veinte y una pulgadas de longitud : su pico 
tres pulgadas de largo , con otras tantas de ancho, 
y su abertura es proporcionada : en cada lado del 
pico tiene un ribete ancho de substancia corneal de 
color blanco , y el medio pico inferior se encaxa 
en el superior : la punta de cada mandiisula está 
vuelta hacia abaxo , y es negra : todo lo superior 
del cuerpo está rayado transversalmente , y ondea- 
do con lineas negras , y bermejizas sobre fondo 

Histoiid Natural. Tum, II. ^^ 



IBI 

blanco-gris , mas o menos subido en diferentes par- 
tes: lo inferior es del mismo color; pero el pecho 
tiene mas negro, y forma manchas bastante anchas 
en la cxíreinidad de las plumas : las guias grandes 
lie las alas son parduscas , su cañón ancho , llant», 
negro, muy voluminoso, y tn cada lado, de igual 
a ¡aial distancia, y a una pulgada de intervalo, tiene 
un lunar blanquecino en las barbas de las guias : las 
medianas son negras : las mas inmediatas al cuerpo 
están ondeadas de pardo y leonado ckro , sobre 
fondo blanquecino : la cola esta rayada por encima 
de bermejizo , de pardo y de gris claro : estos colo- 
res forman faxas , unas transversales, y otras longi» 
tudinales ; de modo , que la cola esta ra) ada al tra- 
\e's de lineas divididas por otras en su longitud, y 
las taxas transversales son alternativamente de un 
matiz mas subido , y mas claro : los pies son ceni- 
cientos, las uñas pardas. 

Parece evidente que el gt.rnde y pequeño ihijau 
son dos especies distintas; que el piquíño pap.i'vU-iito 
//'anchado de la Cayena es también una especie dife- 
rente , y solo he reunido estas ucs aves en este ar- 
tículo , para conformarme con la nomenclatura que 
sigo , con arreglo á las de Bufibn y de Mont- 
beillard, 

Ieijau. (grande) reasc Isn.w. 

IBIS, 
ti !b¡s es famoso por el culto que le rendían 
los Egypcíos ; este abatimic nto de la razón humana 
que llegó a términos de adorar los anímales , había 
sido fundado por los servicios que hacían los ¡bis, 
destruyendo un gran numero de reptiles e insectos, 
qi;e en todos tiempos se han multipiicado prodigio- 
samente en Eg}'pto , cuya tierra , largo tiempo hu- 
medecida y penetrada por las inundaciones del Nilo, 
calentada después por los ardores de un sol abra- 
sador , favorece el acrecentamiento y propag .cíon 
de los reptiles é insectos. Estaba profiibiilo a los 
Egypcíos con pena de la vida el matar los ¡bis , y 
después de la muerte natural de estas aves las ha- 
cían los mismos honores que a los honiores ; las 
embalsamaban y encerraban en largos vasos de 
tierra cocida , cuya boca cerraban con argamasa , y 
colocaban estos vasos en pozos hechos en el llano 
de Saceara , donde se hallan estos pozos , y los va- 
sos que fueron encerrados en ellos. El Conde de 
B-ifTon nos dice que ha hecho venir algunos vasos 
de estos , y después de haoerlos roto , añade : ,, he- 
„ mos hallado una especie de muñeco formado con 
„ las mancillas que sirven de emboltura al cuerpo 
„ del ave, cuya mayor parte se convierte en un polvo 
,, negro al desenvolverle ; sin embargo , se recono- 
,, cen todos los huesos de una ave con plumas em- 
,, pastadas en algunos pedazos que están sólidos. 
„ Estos despojos nos han indicado el tamaño del 
„ ave que es casi como el del -.;/ apito teal: el pico, que 
„ se ha hallado conservado en dos momias de estas, 
„ nos ha hecho reconocer el genero. Este pico tie- 
„ ne el grueso del de la ygiuña , y por su arqueo 
„ se semeja al dúxaiapiío /eal; y como el arqueo es 
O 1 „ igual 



10 



8 



IBI 



„ ii^ual en toda su longicud , por estos caradltres, 
,', parece que debe colowrse el ibis entre la águtñ.i, 
I y el -^a,,>¡ñto : efedivamcnte tiene tanta semejanza 
„ con estos dos géneros de aves , que los natura- 
„ listas modernos le han colocado entre las últimas, 
„ y los antii^uos le habían puesto entre la primera. 
„ Distinguian dos ¡bis , uno con pluma negra , y 
„ otro coa pluma blanca , excepto las guias de la 
„ ala , y de la cola que son negras. " 

£1 ibis con pítima blanca se encontraba á cada 
paso, según la expresión de Herodoto; pero esta 
expresión mal traducida, habia hecho dar al ibis 
blanco por los interpretes del autor Griego , el 
nombre (.ie ibis con pies scmqaiites a los di i hom- 
bie : esta equivocación produxo muchas diserta- 
ciones , que son de ningún mérito después que 
el Conde de BufFon ha ilustrado y aclarado csce 
asunto. 

Las dos especies de ibis tenían el mismo instin- 
to, y las mismas costumbres: su figura pintada en 
los geroglificos y obeliscos , era el emblema de la 
tierra que habitaban, y del pueblo supersticioso que 
les daba culto ; su historia estaba igualmente llena 
de fábulas ; se fecundizaban y engendraban por el 
pico : los cocodrilos , y serpientes tocados con una 
pinina del ibis quedaban inmobles, y frequeiueinen- 
te morían al instante : el basilisco nacia de un hue- 
vo del ibis formado en el cuerpo de estas aves por 
la reunión de diversos venenos de serpientes , de 
las quales los ¡bis limpiaban la cierra de Egyp- 
co , &c. 

No solamente los ibis se alimentan de reptiles é 
inseótos , tino que , según varios naturalistas , y en- 
tre otros Bellon , tienen estas aves una antipatía tan 
grande con los reptiles é inseitos , que les inclina 
a hacerles una guerra continua ; los buscan sin ce- 
sar y los matan , aun quando están hartos ; destru- 
yen sus huevos , y no cesan de perjudicarlos de to- 
dos modos ; pero estos hechos no están en el or- 
den natural , y parecen dictados por un r^sto de 
aquel espíritu que habia hetho imaginar tantas fá- 
bulas sobre estas aves. Los ibis hacen su nido en las 
palmas , y le colocan en la espesura de las hojas 
espinosas , para ponerlo al abrigo de los asaltos de 
los gatos sus enemigos ; según el modo enigmático 
con que los antiguos se han explicado , parece que 
la postura del ¡bis es de quatro huevos , y la echa- 
dura de veinte y siete á veinte y ocho dias : á es- 
tas aves es á quienes plinio y Galeno atribuyen 
la invención de la lavatifa , lo qujl es causa de que 
siempre las representen como atributos de la me- 
dicina. 

Este artículo solo contiene un extrado de los 
hechos concernientes al ibis : el que deseare conocer 
todo lo que la erudición ha podido recoger y ense- 
ñar sobre este asunto , lo hallará en la parte de la 
obra en que el Conde de Bullón habla de esta ave. 
Ieis blanco, 
Lam. 389. 
Briís. tom. l'.pag, 349. Gen. LXXXVIU. 

„ hsta ave es un poco mayor que el xampito real, 
„ y algo menor que la cigüeña : su longitud desde la 
„ punía del pico á la de las unas es de cerca de tres 
„ pies y medio : Herodoto hace su descripción , d¡- 
„ciendo que esta ave tiene las piernas altas y des- 



IBI 

„ nudas : la cara , y la frente igualmente Mn plumas: 
„ el pico arqueado : las guias de las alas , y de la 
„ cola negras , y el resto del plumage blanco. A 
„ estos caraétcres añadiremos nosotros algunos , y 
„ son ; el pico redondo , y terminado en punía 
„ roma : el cuello de un grueso igual en toda su 
„ longitud , y sin aquellas plumas Üotantes que se 
„ notan en la íigi¡c»a." Extraito de la obra áel 
Conde de Bution. 

Ei tamaño , los colores de la pluma , la cara , y 
la frente sin plumas , y la figura del pico, hacen muy 
semejante el .¿.j bi.inco al ave de América, conocida 
en la Cayena con el nombre tie ajitiiiatau , y á 
otra ave Oue tiene los nusmos cara¿íéres , pero 
que es un poco mas pequeña , y que Sonnerat ha 
traído de la India: de muerte, que estas tres aves, 
sin que se pueda decir que son de una misma es- 
pecie , y en especial la ultima , tienen suficiente 
semejanza para formar efeitivamente un genero 
intermedio entre el del ■x^afí^fitv ital , y el de la 
cigiuña. 

Ibis negro. 

Bkiss. to>ii, A', fag. 347. Cen.LXxrui, 
Esta ave solo se conoce por lo que de ella nos 
dice Bellon : hacela un poco menor que el ■z.aid- 
¡i:o : indica que tiene la frente, y la cara desnu- 
das : compara su cabeza á ia dei cuavo m atino: 
toda su pluma es negra : los antiguos le atribuyen 
los mismos caracteres y costumbres que al ibis 
hlayicu , y todo quanto se ha dicho de estas aves 
en general. 

ICTEROCEPHALO (el) O ABEJARUCO DE 
CABEZA AMARILLA. 

Briss. ton:. I I. png. 5^7. 

Ute>oce¡¡Kiiiis en Lntin. . . 

Ictcioccfh.ilc en trances. 
Este es un poco mayor que el abqanico cowm: 
la cabeza, la garganta, el cueilo , y lo inferior del 
cuerpo est.in cubiertos de plumas amarillas: en cada 
lado de la cabeza desde la raíz del pico hacia atrás 
tiene una banda ancha negra, en la qual está colocado 
el ojo: el lomo, y las plumas escapularias son de co- 
lor de castaña obscuro : la rabadilla , y lo inferior 
de la cola, como también las cubiertas medianas de 
lo superior de las alas están variadas de verde y 
amarillo : las grandes son enteratnente amarillas , y 
las chicas azules : las guias de las alas negras , ter- 
minadas en roxo ; las de la cola amarillas y ver- 
des : el pico , y las uñas negras , y los pies ama- 
rillos. Esta ave es poco conocida ; ha sido obser- 
vada en las cercanías de Sirasburgo , y es proba- 
ble que estuviese expatriada , ó fuera de camino^ 
Ccn. IX. 

IGUALADAS, (cctr.) 

SoniMcts en Francés. 
Se dice de las aves que han echado la pluma , y 
dexado el floxel ó pelo malo. 

imbrim o zaramagullón grande 
manchado. 

imbiim de los mares del Norte. Lam. ^52. 
Briss. tom. VI. fttg. ixo. lam. XI. jig. 1. Gene- 
ro xcvn. 

Mcrgiís »:a}Oi- vtezius en Latín. 
Imbiim en Francés. 
Imbrim es el nombre que dan en la Isla de Fe- 
roe 



IBI 

roe á este gran zaramagullón de los mares del Ñor-' 
te. Es mas grande que la oca ; su longitud pasa de 
dos pies y medio , tiene quatro pies y tres pulgadas 
de vuelo ; y ún tiiiLiargo , sus alas recogidas exce- 
den muy poco del origen de la cola : la cabeza , la 
garganta , y el cuello son de un color verdinegro, 
que expuesto á mucha luz tiene brill.intéz : en cada 
lado del cuello hacia el medio de su longitud hay 
una banda ancha compuesta alternativamente de rayas 
longitudinales , negras y blancas : debaxo de la gar- 
ganta otra banda igual mucho mas estrecha : el resto 
de la parte inferior del cuerpo es blanco : los lados 
del pecho están variados de rayas longitudinales ne- 
gras : este ultimo color se extiende por todo lo su- 
perior del cuerpo , las alas , y la cola : estas di- 
versas partes están cubiertas de manchas blancas, 
colocadas en lo alto del cuerpo , y en las guias 
medianas de l.is alas son mayores y redondas; 
y en lo baxo del lomo , y las partes inferiores 
mucho mas pequeñas , y en menor numero : el 
pico es negro , y blanco por la punta : los pies 
negruzcos. 

El imb)¡i/í habita ordinariamente en los mares 
del Norte ; y es abundante en las Oreadas , y en 
las Islas de feroe , en las costas de Islanda , y 
de Groenlandia. Algunas veces se le vé en los 
mares que bañan la Inglaterra ; pero en los hi- 
biernos mas rigurosos no acostumbran frequentar 
este pais. 

JABIRÚ. Especie de CicueSa de la Guayana, 
Lmi .817. 

Briss. tom, f'.pag. 373. Gen. LXXX. 
Ciconia Cuayanensis en Latin. .. . 

}abi)u en Francés. 
El 'lab'nu es el ave mayor de la Guayana ; halla- 
se igualmente en el Brasil. Una transposición en las 
laminas que Marcgrave ha dado del ]ab'¡,u , y del 
jabini-guaai , ha inducido en error á los autores 
que por su relación han hablado de estas aves. Bas- 
ta leer la descripción que ha hecho , y compararla 
con las laminas , para reconocer esta transposición 
que el Conde de Buflbn ha observado é indicado 
el primero : por este error pone Brisson el pico 
del j¡i/"Vií , que es su cigüeña de la Guayana , al ]a- 
biiu-giiacti , que es su c'igmñ.i del Brasil , y dice 
que el jabiiu tiene la punta del pico arqueada hacia 
abaxo. 

Bajón parece haber caldo en otra equivocación 
en las Memorias sobre la Cayena, tom. U. pag. z6^. 
y siguientes , y es el haber aplicado al jabiiH el 
nombre de touyouyoit , que según los autores , y en 
particular según Barrero , pertenece á una ave muy 
diferente- Pero lo que hace disculpable el error 
de Bajón es , el que los Franceses avecindados en la 
Guayana dan también al jabiiu el nombre indiano de 
lonyoiiyou , tal vez con justo titulo , y siguiendo á 
los Salvages , pero que Barrero aplica sin funda- 
mento al nharuluguaca de Marcgrave. Es probable, 
que el nombre de touyouyou es el de ]abiiu en la len- 
gua de la Guayana , y que el nhanduguatu , al qual 
le ha referido sin fundamento Barrero , no se halla 
en esta parte de la América. Esta conjetura es tanto 
mas bien fundada , quanto el touyouyou de Barrero , y 
de los autores posteriores á él , ó el nhanduguatu de 
Marcgrave tiene las alai muy cortas , y no pn- 



J A B 1 09 

dria volar. Pero no se puede suponer con B.ijon, 
que Marcgrave que describía en el pais , v los au- 
toras que han hablado del nhauduguacu , se hayan 
engañado de tal modo que el touyouyou de la Gua- 
XMU , y el jabiiu sean la inisma ave , como lo su- 
pone Bajón. 

Ll jab'.i u de Marcgrave , el touyouyou de Bajón, 
}■ de los habitantes de la Guayana , tiene todos los 
caradéres de la ciguiiia , a excepción de que su pico 
es a proporción mucho mayor , mas grueso , y está 
levemente arqueado hacia arriba : la longitud total 
del ave es de cerca de seis pies , y tiene casi quatro 
y medio desde la coronilla de la cabeza quando 
está en su positura natural : su pico tiene trece pul- 
gadas de largo , y tres de ancho por su raiz ; es 
llano por los lados , cortante por las orillas , liso, 
terminado en punta roma , levemente arqueado ha- 
cia arriba , y de una materia corneal , dura y com- 
paéta : el cuello es muy largo , y tan grueso como 
el brazo de un hombre : los dos tercios de su lon- 
gitud , y la cabL'za están sin plumas , y cubiertos de 
un pellejo desnudo negro por la parte supeüor, y 
de un encarnado \ivo por la inferior, y vendrá á 
tener sobre quatio a cinco pulgadas de alto •, sin 
embargo , no hay vestigios del color encarnado 
en las pieles desecadas que nos envian , en las 
quaks , lo que es encarnado en el ave viva , parece 
bLinepecino : toda la pluma, comprehendiendo las 
alas y la cola , es blanca : el pico negro : lo inferior 
ele las piernas que esta sin plumas , los pies y las 
uñas tauíbien negros. 

El líibii'u se mantiene de peqes : y según Bajen, 
se remonta tanto volando , que se pierde en las 
nubes : hace su nido en la cima de los arboles mas 
elevados : la postura es de uno , ó dos huevos que 
la hembra empolla sola ; también es ella quien tie- 
ne el cuidado de llevar a sus hijos pescado , y ali- 
mentarlos hasta que se hallan en estado de baxar del 
nido : primero son de un color gris pálido , y des- 
pués toma su pluma una tintura de color de rosa , y 
hasta el tercer año no es enteramente blanca. Es 
preciso añadir también que los poUuelos tienen de- 
tr.,s de la cabeza un moño de plumas largas y estre- 
chas de un color blanquecino , que pierelen con la 
edad. Los jabiius nuevos se cogen con facilidad, por 
ser animales poco recelosos , y porque suelen espe- 
rar mucho hasta llegar á términos de agarrarlos 
por las piernas. Bajón que habia tenido uno nuevo 
cogido de este modo , le alimentó largo tiempo: 
er.i voraz, v neccsitaoa una gjan cantidad de pesca- 
do para hartarse : la carne de estas aves quando 
sim nuevas es tierna , y Bajón dice qae es de un 
gu'^io bastante bueno; pero que la de los viejos es 
dura , y sabe á aceyte. 

J\EiRu de Cayena. Lam. 817. yease Jabirú. 
JACAMAR. Especie de Picaza. '- 

Lo mismo en Francés. 
Los jacama, a tienen los pies muy cortos , qua- 
tro dedos , dos adelante , y dos detras: el pico de- 
recho , puntiagudo , muy largo , y con quatro angti- 
los : son del tainaño del ma/tin pescador mediano: 
tienen alguna conexión con estas aves por lo cor- 
to de siís pies , por la longitud de su pico , y 
por el conjunto de su formación general ; pero su 
pico es mucho mas puHtiagudo que el de estas aves, 

y 



no 



JAC 



JAC 



y se diferencia en que íus áigulos csuin muy com- 
primidcs en toda su longitud. Algunos autores lo han 
comparado á los fieos por la conformación de su 
pico , y la disposición de los dedos, dos delante, y 
dos detrás; pero los \,Uíimai(s tienen los dedos mu- 
cho ñus cortos, y los pies mas débiles, y no tan aptos 
para enc.iramarse como los de los fkoi : además no 
tienen ásperas las plumas de la cola , ni en forma 
de cuña , ni la lengua conexión alguna con la con- 
formación de la de los picos. Por las razones que 
acabo de exponer, es por las que Brisson , el Con- 
de de Bufi'on , y los autores que han examinado los 
jiuamnií's con mas atenci' ii que los que lob iubjun 
Uihdo á ios ¡i.iiitincs ¡esciidoics , ó á los p'-coí , los 
han distinguido , y formado de ellos un genero se- 
parado , que es el XLVIII. del método de Brisson. 
£ste genero poco variado solo contiene hasta ahora 
dos especies , y ambas pertenecen á las regiones 
meridionaks del nuevo Continente. 
Jacamak del Brasil. 
Lam. ijS. 

Brus.Iow. IV. pag. 86. !¡zm. /'. fig. l. Coi. XlVIll. 
Los jaramoies son muy comunes en la Guayana 
de donde han envi.ido algunas pieles : se diteren- 
fi;:n por lo coiiiun en el tamaño, y por e'ta razón 
sin duda han variado los autores en las dimensiones 
de esta ave. Su longitud desde la punta del pico a ia 
de la cola es de se¡s pulgadas y media , ó cerca de 
ocho: sus alas son muy cortas , y no se extiend.n 
mas allá del tercio de la eola : la cabeza , el cuello, 
y el pecho , toda la parte superior del cuerpo, 
las alas, y la cola son de un color verde con relie - 
xos de cobre purificado ; sin embargo , las guiaS 
grandes de las alas son pardas por el lado interior; 
pero este color no se m.inifiesta estando el ala re- 
cogida , y sclo Se percibe el color verde que cir- 
cuye las plumas exieriormcnte : la parte inferior del 
cuerpo es de un pardo roxo , y la garganta del n.is- 
mo color en algunos individuos, y en otros b'ant.i, 
sea que esta diferencia dependa del sexo , ó ele la 
edad. La parte de arriba del nacimiento del pico es- 
tá guarnecida de plumas finas , aspeías y negras, 
seniejantes a pelos vueltos hacia afielante : el iris 
es azul, el pico negro, los pits de un amarillo ver- 
doso, y las uñas negias. 

El jacamar se alimenta de insedos : hallase en 
los bosques, y sin duda por esto los traneeses esta- 
blecidos en la Guayana le han dado el nombre 
lie colibie de ios giaudcs bosques : prefiere los para- 
ges húmedos y cubiertos: vive solo, y no se juma 
con sus semejantes aunque h:ibiten muchos aun mis- 
mo tiempo cerca unos de Oiros , para llamarse y 
responderse : su vuelo es rápido , pt.ro corto , y se 
les vé fieqiientementc pdsar mucho tiempo en una 
misma rama sin hícer movimiento alguno. Se"un la 
pintura que nos hacen de sus costumbres , parece 
que los ¡M MI. ves espian en el ayre los inseítos que 
pasan á tiro, para echarse sobre ellos, como los 
ma/tinti paiadons con los quales tienen tanta cone- 
xión por la conformación general , espian parados é 
inmobles en una rama á fas orillas de las aguas el 
pez que aparece en la superficie , y lo a'garran 
echándose encima con un vuelo corto y rápido : asi 
la conformación sugiere las costumbres , y decide 
necesariamente de los movimientos. 



J.'.C.^MAR DE COLA LAKCA. 

Briss. toin, IV. píig. 29. lam. V. fg, 2. Cen. XLVIII. 
Jacamar de (ola larga de Surinan. L^m. zji. 
Edw. lom. I. pag.y lam. 10. 
El ¡aLaiiiar de cola larga es mayor que el coman: 
tiene cerca de un pie desde la punta del pico a la 
de la cola , la qual tiene seis pulgadas de largo , y 
(sta compuesta de doce plumas que van en diminu- 
ción del centro hacia los lados , y las dos interme- 
dias son dos pulgadas y dos lineas mayores que las 
laterales : la cabeza es de un color de violeta obscu- 
ro : la garganta , y la delantera del cuello son blan- 
cas : el resto de la pluma es de un color verde do- 
rado obscuro , que solo tiene brillantez en las cii- 
bier:as de lo superior de las alas, y en algunos para- 
ges del lomo: las guias de las alas, y de la cola son 
de un verde obscuro por encima , y negruzcas por 
debaxo : el pico , los pies , y las uñas negras. La 
hembra tier.e las dos plumas del centro de la cola 
mas cortas que el macho , y su plumage no tiene 
reflexos. 

Los ]aca»)aies de cola larga tienen un grito ó 
silvido suave que solo se distingue de cerca: por lo 
común van de dos en dos , tienen el vuelo mas 
sostenido que los jacamans comunes, y á veces se 
manifiestan en los parages descubiertos , que los 
otros jarnas frequcntan. 

JAC ANA O EL CIRUJANO. 
fíUana en Latin. 
Los ¡acMias tienen la parte inferior de las pier- 
nas sin plumas ; quatro dedos separados , tres delan- 
te , y uno detrás , delgados y largos : las uñas re- 
dondas, lisas, delgadas, muy largas, y suiiamentí 
puntiagudas: y la del dedo de detras es tan larga co- 
mo la del dedo de enmedio de tíelante. 

El pico derecho , é hinchado por la punta. 
La frente sin plumas , y cubierta de una mem- 
brana pendiente, y festoneada por Lis orillas. 

treqiientan las riberas de las aguas, y el cieno 
que cubren sus orillas. 

Los jiicnnas tienen alguna semejanza con l.as^.t- 
Uinas de agu.i por la membrana que cubre su frente, 
y también con los thoiHtos y avesfri.is. Además de la 
forma del pico, hay especies en estos tres géneros de 
páxaros, cuyas alas están armadas de un espolón, y 
sin duda por este ultimo caráder coloca Adamson^ 
en la palabra AcuArECA , Suplemento de la Bncyclopc- 
dia , los ¡.tcaiias en el mismo genero que las aves- 
frias : pero la forma de sus pies , la longitud de sus 
dedos , y en especial de sus uñas redondas , lisas y 
puntiagud.is, es un carácter suficiente para distinguir 
estas aves , y separarlas de todas las demás : parece 
que no viajan como las a-vcsfrias y choiiitos , y la 
especie habita en las regiones meridionales del nue- 
vo mundo. En quanto a la membrana que los hace 
semejantes á las galliiias de agu.i , la de los ¡.u.mas 
está pendiente y tesioneada por las orillas , y la de 
las gallinas de agua al contrario , unida y pegada a 
la frente en toda su extensión. Con fundamento, 
pues , varios autores , y en particular el Conde de 
Buflbn y Brisson , han tenido a los jacanas por 
que forman un genero separado : en el método de 
Brisson componen el LXXI. 



Ja- 



JAC 



JAC 



I ir 



Jacana. 

jkcana de México. Lam. jix. 
Bkiss. iom. y. piíg. iz). Luíi. X!, fig. i. Gene- 
ro LXXL 

£s casi del tamaño del choiüto : nene nueve pul- 
gadas desde la punta del pico á la de la tola, y casi 
catorce pulgadas hasta la de las uñas : la trence está 
coronada por delance con una niembraüa dividida 
en dos partes, de color de naranja, redonda, y de 
cerca de cinco a seis lineas : en cada lado de la ca- 
beza ceica de la abertura del pico tiene una peque- 
ña membrana del mismo color ; la cabeza , la gar- 
ganta , el cuello , y lo inferior del cuerpo de ua 
ne^ro violeta: lo superior, comprchendieiido las cu- 
biertas medianas y chicas de las alas , de un color 
de castaña purpúreo ; lo alto de las piernas negruz- 
co : el ala esta compuesta de veinte y tr^s guias; 
las diez y nueve primeras , contando por la orilla 
exterior , son de un color de aceytuna claro ; las 
siete plumas primeras de estas rematan en color 
pardo , y solo (.stan perfiladas en la ultima quarta 
parte de su longitud ; las quatro guias mas inme- 
diatas al cuerpo son del mismo color que el lomo, 
excepto la veinte y tres que esta levemente festo- 
neada de color de aceytuna por ti lado exterior ; la 
cola es de color de castaña , mas subido y negruzco 
en las dos plumas intermedias; todas tienen la pun- 
ta de color negro violáceo. 

Sobre el pliegue del ala que corresponde á 
la muñecea tiene un espolón ó ahijen de una 
materia dura como el cuerno , redonda , de dos li- 
neas de diámetro por su raiz , de quatro y media de 
largo , amarilla , inclinada hacia dentro , y con una 
punta muy aguda : por esta espuela , comparada á 
una lanceta , han dado en las colonias Francesas al 
jadTii.i el nombre de C'iittjano : el pico es de un ama- 
rillo anaraiijaeio; lo inferior de las piernas, los pies, 
y las uñas de un ceniciento verdoso. 

El jdCíDUí se halla igualmente en el Brasil , en 
México, y en la Guayana, y también es conocido en 
Santo Domingo : tiene el vuelo baxo , pero rápido, 
y un griio agudo: vive en las lagunas, a la orilla de 
los estanques , y en los parages cenagosos : estas 
aves se ven coniunniente apareadas , y quando se 
separan se llaman unas á otras : son silvestres, 
huyen desde muy lexos j y es forzoso esconderse 
para sorprenderlas : sin embargo , se acercan á 
ios parages habitados , y según Mr. de la Borde, 
Medico en la Cavena , penetran hasta los fosos de 
la Ciudad , donde las hay siempre en el verano; 
por lo comiin están flacas , y su carne es un manjar 
mediano. 

Jacana del Brasil. Lam. 846. l'ease Jacana va- 
ciado. 

Jacana de México. Um. líz. Fcase Jacana. 
Jacana negro. 

Bkiss. tom. Kfag. 12.4. Ceti. LXXI. 
Es del tamaño del ]acatni común : la cabeza, 
la garganta , el cuello , y lo superior del cuerpo son 
negros ; lo inferior pardo : lis guias de las alas 
verdes , y por la punta pardas : la cola negra : la 
membrana que tiene sobre la frente encarnada , y 
el espolón de las alas amarillo : el pico de este ul- 
timo color , aunque algo naranjado ; lo interior d« 
las piernas, I05 piet , y las usas cciiicieiu». tsta 



especie solo nos es conocida por Li descripción que 
de ella hace Marcgrave , quien la ha vibto en ti 
Brasil. ¿Por ventura no podra ser esta una simple 
variedad debida al clima? 

Jacana-peca. 

Briss. lo;». I'. p.i¡. 115. Gen. LXXI. 
A este f.udihi , visto en el Brasil , y descripto 
por Marcgiave , lo lianian iigicifccacíi en lengua 
Brasiliense : es del tamaño de una paloma : le- 
das sus plumas son de un negro verdoso , excepto 
las guias de las alas que tiran al color pardo : no 
tiene, como los demás jíKam?s, membrana en la fren- 
te , la qiial Cita cubierta de p'umas ; pero sí un es- 
polón amarillo en cada ala. No creo que la nota co- 
iiiunicada por Mr. de la Borde al Conde de Buf- 
ton , sea relativa a este j.ic,-,>i,j , que yo jamas he 
visto entre las aves en\iadas de la Cayena, y que 
no contenia la numerosu colección qtie el mismo 
Mr. de la Borde traxo ; pero esta nota me parece 
relativa al j,H.í,hi propi, miente asi Ihniado , que 
es muy común en la Gu.iyana , y por e'ta razón he 
sacado un extracto de ella , tratando del JAcann 
común. 

Jacana variado. 

jMana del Brasil. Lam. 84Í. 

Bbiss. toni. V. p.ig. 12 9. Gvii. LXXI. 

EdW. lom. I. píig.y lam. 48. 
Es tiel miiino tamaño que el común : su 
frente también está adornatia con una membrana 
de color de naranja encendido , y cada ala 
tiene su espolón : el fondo de la pluma es el 
mismo en la parte superior del cuerpo , pero el 
matiz es mas claro ; la delantera del cuello , y la 
parte interior del cuerpo son de un blanco cárde- 
no , manchado irregu'armente de bermejizo : las 
guias del ala no se diferencian casi de las del /<i- 
ijii.i común. Hay grande semejanza entre estas dos 
aves , y si esta solo se hallase en Méxi:o , como ha 
insiuuado EdNX ars , yo la mirarla como ui.a varie- 
dad del clima ; pero se halla igualmente en la Gua- 
yana , de donde nos la han enviado con el JMMa 
común : yo las he tenido lajgo tiempo por machos 
y hembras , y varias personas , que han vivido al- 
gunos años en la Cayena , me han asegurado que 
eran polluelos ; pero como estos en muchas espe- 
cies tienen la misma pluma que las hembras , dudo 
aún si algunos jacanas variados son hembras ó po- 
lluelos. Sea qual fuere el mérito de esta opi- 
nión , siempre es cierto que estos ¡dcanai son sola- 
mente una variedad de \i edad , ó del sexo , y que 
se debe suprimir una especie, l'caíe Jacana. 

Jacana verde. 

Bkiss. tom. K. pag. izi. Gen. LXXI. 
Este )acana que Marcgrave describe , y observó 
en el Brasil, se diterencia en muchas cosas de todos 
los demás. Es del tamaño de una paloma : la mem- 
brana que tiene en la frente de un color azul tur- 
quí ; la cabeza , la garganta , y el cuello de un ver- 
de subido que tira a violeta : la parte superior del 
cuerpo , las cubiertas superiores de las alas , y de la 
cola , el vientre , los costados , lo alto de las pier- 
nas, y las guias de las alas de un negro verdoso: la 
cola del mismo color : el pico de color de escar- 
lata en la primer mitad de su longitud , y lo de- 
mas de un amarillo verdoso : lo inferior de las 

pier- 



I I 2 



JAC 



pierius , y los pies dd mismo color , y bs unas 
amiiülas. 

JACAMNl O GOKRION de la Cayena. 

Ldm. 12.4. 

ErISS. /<'"'• //;. f!¿'. iS.^ 

písic/' Cijauanii en Latín. 
r.ic¿¡,-:tn es el nombre que dan en el Brasil al 
ave Je que tracamos en este articulo. Creo que 
hiciero.i muy bien en poneriC en las laminas ilumi- 
nadas en el número de los gur; iones , y que Bris- 
son que hizo la descripción de él por lo que 
Marcíjrave dice , y sin haberlo visto , se engañó 
conta?iilole en el numero de ios t.ingiiiai : yo le he 
hallado enere otris aves traídas de la Cayena, y 
siempre le he tenido , según la forma dí su pico, 
por gurñon , y no por tMgtuA. 

Es del tamaño del pardlUo : coda su pluma de un 
neTO lustroso , con algunos reñexcs de color de 
violera : las cubiercas de la parte superior de las 
alas blancas, y el pico , y los pies cenicientos. Hn 
la obra del Conde de BuiFon , artículo de esta ave, 
dcbcripra con arreglo á lo que de ella dice Sonini, 
hallo que la hembra e.s enteramcme de color gris, y 
que tlmaclio se vuelve del mismo color en el tiem- 
po de la muda, y que durante ella está variado de 
negro , y de gris. Ll mismo viagero nos dice que el 
j.u.uíhí frequenta con preferencia los parages y ter- 
renos desmontados , y nunca los bosques grandes: 
que se pone sobre los arbolitos , y parcicularmente 
sobre los cafes ; y que es notable por una costumbre 
muy singular , la qual es eMevan;arse verticalmente 
á un pie ó pie y medio de altura encima de la tama 
tn que está encaramado , dexandose caer en el mis- 
mo lugar, y saltando de este modo siempre verti- 
calmente varias veces de seguida : no interrumpe 
sus saltos en un árbol , sino para volverlos a repetir 
en otro : cada salto de estos le acompaña con un 
gri>o pequeño, y abre al mismo tiempo la cola. Lo 
que hay de mas pariicular en esta relación es , que 
solo el macho executa este movimiento , aunque 
esté siempre acompañado de la hembia, y que es- 
tas aves van siempre apareadas : construyen su nido 
con yerbas secas , formándole en figura emislenca 
de dos pulgadas de diámetro ; la hembra pone dos 
huevos elipdcos , y de siete á ocho lineas de largo, 
de un blanco verdoso , salpicado de infinidad de 
uianchitas encarnadas , principalmente en la j un- 
ta gruesa , la qual esta casi enteramente cubierta 
de ellas. 

Sonini ha hecho ciertamente la relación de lo 
que ha \isto; ¿pero ha observado por ventura los 
jacar.i:is suficiente tiempo para estar cierto de su 
constancia en saltar delante de la hembra , y se ha 
a;rnurado bien de que esta no pone comunmente 
mas 1.^'e dos huevos } En nuestros climas hay algu- 
nos paxarillos que se les vé saltar repetidas veceí, 
y basian.e tiempo al modo de los ¡¿icirinir, pero es- 
tos saltos se dirigen á coger inserios que vuelan á 
enjambres al rededor de los árboles , y arbustos , y 
qualquiera se encañarla, si de la observación de un 
quarto de hora ó mas , infiriese con certidumbre 
que estas aves pasan su vida saltando ; por otra par- 
te , la analogía hace dificil de creer que un paxaro 
tan pequeño no ponga mas que dos huevos en cada 
poicura ; pero el permanecer la htmbra quieta y 



JAC 

sosegada , mientras que el macho salta á su modo, 
indica alguna cosa ae particular en esta ave. Solo 
he pretendido proponur algunas dudas sobre unos 
hechos , que observados hasta ahora solo por un 
viagero , merecen ser conlirmadob. Según Brisson, 
el ]aca,¡in es del Oui. XXXí. y según mi opi- 
nión del XXXni. 

JACO ^el) O PAPAGAYO CENICIENTO. 

Ldii>, jn. 

Briss. tom, IV, fdg. 310. Giíi. LUÍ, 

Bei. Híj/. nal. da ois. ¡>ag. ly-/. 

Bei. Pk//. des Ois.pag. 73, 

PsiidCHs díUicus en Latin. 
El pa¡uigayü cenklauo ó el ]acü , según el nombre 
que k dan . y la voz que él repi:.e íreqiientemenre, 
es de la sección de los pjpagi'.yos propiamente asi 
llamados , ó de los del antiguo C'ontiacntc , de 
cola corta , y adornada de plumas de igual longi- 
tud. Tiene un pie desue la punta del pico a la ue la 
cola: toda su pluma es de color de perla, con al- 
gunos rcflexos de color de violeta, iras subido en 
el lomo, mas claro en ia rabadilla, blanquecino en 
el vientre , y como cuüicrto por todo el cuerpo de 
un polvo blanco , que mantiene su brillanLez y fres- 
cura : el ojo es. a colocado enmeuio de un pellejo 
desnudo, blanco y arinoso : las guias gra'.dcs de las 
alas son de un ceniciento subido; las tuiúerias su- 
periores é inferiores de ia cola, y las plumas de 
que se compone , son de color de bermellón : el 
iris amarill-zo : el pico negro , cuji.rto ¡)or la raiz 
de su parie supeiior de un pclLjo desnudo que es 
de la ex.ension del que rodea io^ ojos : ios pies ce- 
niciencob , y las unas negruzcas. 

Esx' píi¡:,igavo nos viene de la Guayana. Es apre- 
ciable por la docilidad que rfguiarmc.jte tiene , por 
su aptitud é inclinación a aprender halalar , y por la 
facilidad que tiene en remedar algunos gestos; 
no sola.nen.e aprende y repite tn poco tiem- 
po las palabras que se le enseñan , sino que ar- 
ticula también con freqücncia aquellas que se han 
hablado varias veces delante de el sin designio de 
hacérselas retener en la memoria : por lo general 
gusta mucho de escuchar , y está muy atento , y se 
exercita en repetir lo que ha oido : no tiene menos 
facilidad en remedar el grito de los animales , que 
en imitar el sonido de la voz humana : ta nbien se 
puede sin mucho trabajo acostumbrarle á algunos 
movimientos pantomimos, y gestos análogos ai sen- 
tido , y tono de las palabras que se le han enseña- 
do : su talento para la imitación se presta a codo lo 
que se exige de el. ISo hay persona alguna que 110 
confirme con algunos hechos particulares , lo que 
digo sobre las facultades en general de este papaga- 
yo , tan reconocidas y alabadas son, y cal vez exage- 
radas : sin embargo , la facultad imita:iba no Llega 
en todos al mismo grado , y es mas limitada en la 
hembra ; la edad la disminuye , y los papagayos vie- 
jos son mas dificiles de instruir , aprenden menos, 
y son de un natural menos suave , y mas rebelde. 
El jaco , como los demás pajjagayos , y tal vez co- 
mo todos los animales que el hombre se asocia, 
es capaz de ciercas pasiones y sentimientos de 
aversión. Estas afecciones parece que carecen de 
motivos quando se mira tu principio; pero la causa 
es fácil de hallar quando se busca ; los motives del 

bicu 



JAC 

bien ó ma! inJividiui , l.:s rclacicnes con aquellos 
de quienes los aninuks reciben comunmente bue- 
nos tratamientos , ó de parce de aquellos de 
quienes expermientan daño , determinan sus incluía- 
Clones. 

La pluma de todos los jacos no es igualmente 
lustrosa y brillante ; por lo común es de un ceni- 
ciento mas ó menos obscuro, y de color de pizarra: 
algunas veces también sus alas , ó üiferentes par- 
tes del cuerpo est^n mas ó menos variadas de 
plumas encarnadas : no es extraño que las hem- 
bras de esta especie , como las de otros pa¡iag,¡- 
ras , pongan en la primavera ; pero sucede rara 
\cz que estos huevos stan fecundos , y que los 
¡•afagayoi cuiden de ellos. El Conde de Buflbn refie- 
re un cxemplo. 

Por espacio de cinco ó seis años , y en cada 
lino de ellos , hicieron cria dos de estos papagayos 
en la ciudad de Marmonda en el A¿enés ; y su 
postura fue siempre de quatro huevos , uno de 
los quales todos los años salió huero, tscaban er.- 
terridos en un quarto donde habian puesto un 
barril sin tapa por un lado, ) Ikno de serrin ; por 
dentro y por defuera del barril habian colocado 
unos palos , de manera que el macho podía baxar 
igualmente de todos modos : se arrojaba a las pier- 
nas de los que entraban en el quarto , y era necesa- 
lia la precaución de llevar botines para libertarse 
de sus picotazos. 

JAGÜ.\CATI O MARTIN PESCADOR CRIS- 
TADO de la Luisiana. 

Lam, 715. 

Briss. tom. ir. pag. 511. Ccn. LVII, 

Catesb. lOM. ¡-pag.y lam. C>^. 

Ispida ühtnta Ludovicatih en Lacin. 

faguacatt en Francés. 
E! Conde de Luflbn comprehende baxo el 
nombre de jagnacati tres martln-ic^culoies , ó mas 
bien tres variedades de la misma especie , todos 
del nuevo mundo , y de inediano tamaño. El 
primero se halla en la Luisiana y la Carolina , y es 
casi como un mi/lo : su longitud desde la punta del 
pico a la de la cola es de diez pulgadas y algunas 
lincas : la cabeza, la parte superior del cuerpo, üs 
cubiertas de las alas , las de la cola , y la rabadilla 
ion de un ceniciento azulado : las plumas de 
la parte posterior de la cabeza son algo mas largas 
que las demás , y qiiando se erizan forman una es- 
pecie de penacho ó moño ; entre el ojo , y el pico 
tiene una pinta blanca : la garganta , y lo aleo del 
cuello son de este ultimo color : lo baxo del cuello, 
y lo alto del pecho de color de ceniza azulado : el 
resto de lo inferior del cuerpo blanco : las guias de 
las alas negras, y manchadas de blanco hacia la mi- 
tad de su longitud : seis plumas de estas están leve- 
mente rodeadas de blanco por su extremidad : las 
de la cola son por debaxo negruzcas interiormente, 
de azul ceniciento por lo exterior , y salpicadas de 
blanco por este mismo lado á lo largo del cañón, 
V á espacios iguales ; también están rodeadas del 
mismo color por su extremidad : las dos guias de 
emnedio son enteramente cenicientas, sin nada de 
blanco : el pico negro , los píes y las uñas pardas. 
Ca^esby dice que este ma,ím pescador- se mantiene 
de lagartos del mismo modo qtis de peces. 
UhtQ,¡A Nglmal, Tom, ¡i. 



J A G 113 

En el Brasil se encuentra ;¡n mart'in pocaciuf que 
tiene conexión con el precedente , y cuyo nombre 
13i.,süiense , según Warcgrave, í:s jagnacaii-guaiir, 
ISrisson le ha descripto en el tur/i, ¡f, pag. jri. con 
el nombre de maiii,i pescador Crinado del Brasil : C:. 
dd miyiio tamaño que el anterior: las plumas de la 
p^rtc superior de la cabeza forman también un mo- 
no ep^ndo el a\c las eriza, y la distribución de los 
colores es casi la misma : la mayor diferencia con- 
siste en que lo que en la anterior es de color de 
ceniza azulado, en esta es de gris obscuro: y es pro- 
baiJe que sea una variedad de la otra piodueida por 
el clima. Finaln-.c.te en la lam. 5^3. han representa- 
do , y Brisson ha descripto lom. 11'. pag. 515. con el 
nombre de maii'.n pi^cadoi- distado de Santo Domin- 
go, una tercera ave d¿ t-ste genero, que por su se- 
mejanza con las dos anteriores , puede agregárseles 
comiO una variedad: es del mismo tamaño, y los co- 
loreas, y la disposición de las plumas que forman el 
moño son lo mismo : únicamente se vé en lo baxo 
del cuello de ésta una mezcla de bermejizo que ro- 
dea las pluniüs , cuyo centro es de un ccnieicnto 
...ulado baxo : los costados están pcríilados de en- 
carnado , según la descripción de tirisscn , y en la 
l.unina ilumina, !a son blancos; pero esta diferencia 
nace sin duda tic los individuos , que el naturalista 
y el dibujante han observado : también hay algunos 
individuos eriire los ;uí;í¡.:Cí;ííí de la Luisiaiu, de los 
quaies linos tienen lo inferior del cuerpo bkaico, y 
de estos es el que yo he descripto según la piel 
que conservo en mi colección , y otros le tienen 
variado de bermejizo : esta es otra de las se- 
mejanzas entre el nia/iiri pdcado,- de la Luisiana, 
ó de la Carolina , y el de Santo Domingo. Es- 
te uLimo fue enviado de la Bahia de Hu'.ison i 
Ed\xars. 

**JAO O CAU (el) del Perú. 

Ave de ra^nna , que se alimenta de la caza 
de pollos y otras aves menores que ella. Anida 
en les árboles encumbrados y espinosos de las 
montañas. Los ojos forman un círctdo amarillo 
claro, y la pupila es de un hermoso azul pardo. 
JAPACANL Especie de Trüpial del Brasil. 
Briss. tom. II, pag. 93. Ccn. A'/.v. 

Japíicani es el nombre que en el Brasil dan á 
es;e tmpial : es del tamaño del cstonñno : su cabeza 
negruzca: la parte posterior del cuello, el lomo, 
las alas , y la rabadilla están variadas de negro y 
pardo : la delantera del cuello , y la parte inferior 
del cuerpo rayadas transversslm.ente de negro, 
sobre fondo b'anco , con mezcla de amarillo : la 
cola es negruzca por encima, y manchada de b'anco 
por deoaxo : el iris de color de oro : el pico negro, 
los pies pardos , y las uñas negras. Halla^u eu el 
Brasil , y en la Jamaica. 

JAULA PARADERA, (caza) 
Tichiicliet en Frai-ccs. 

Especie de jaula con un contrapeso ó trampa 
por la parte de arriba , de la que se sirven para co- 
ger pa*;arillos. l'caiC Ave. 

JENDAYA O PERICO AMARILLO del Brasil. 

Este es un pc/ico con cola larga é igual : Marc- 
grave lo ha indicado , y Brisson lo ha descripto se- 
gún este autor , con el nombre de feqium penqmto 
af/i.i,ill<j del Brasil. tsM, IF. pag. i9Q. Ocn. Lili. Es 
P del 



114 JÍ^N 

del tamaño de un nú, lo : la cabeza , la garganta , el 
cuello, lo alto del vientre, y los costados son ama- 
rillos : el baxo vientre, y lo superior del cuerpo de 
un verde brillante : el mismo color tienen las alas, 
cuyas í;uias son negruzcas por su extremidad ; la co- 
la es verde : el o)o esta colocado enmedip de un 
pellejo blanco y desnudo : el iris es de color de 
oro : el pico, los pies y ' " 



JUP 

JUIUBA. VeaiC Cacioiie roxo del Brasil. 

IbPlDA. l'ease Martin piscador. 

** JUSTO JUEZ, (el) Ave del Perú. 
Habita en las montanas , se alimenta de insecSos 
como ciuiUioncs , cliafolvs , ^l/cjui , ce. Ld Jiembra 
anida en los árbolss. Tiene los ojos encarnados , I.1 
pupila ne^ra. 




KA- 



{p=í,e=¡p:;?p=Sí:2=#=^^i£S5(í::;;;íSS3!p-;:íg=jíl^ 



I/— ~>j-- 






KAK 



JV/ 



^AKATOES. Especie de Papagayos. 

Los k.ú.iioes son fapagjyus del antiguo Conti- 
nente : también los U^iman cacatus, y íaiaiuM: esios 
nombres son imitadores del grito de estas aves: 
pertenecen a las regiones meridionales del Asia, asi 
del Continente , como de las Islas ; y hasu ahora 
no se han hallado en otra parte alguna. Esta sec- 
ción contiene las mayores especies de pap.ig.iyos del 
antiguo Continente. 

Los kakntoci tienen el pico mas redondo , mas 
fuerte á proporción , y mas grueso que los demás 
pupagiivos : comunmente tienen la pluma blanca; 
pero lo que especialmente los caraderiza es una 
corona de plumas largas , echadas hacia atrás en el 
estado de tranquilidad , que el ave eriza á su arbi- 
trio, y con las quales forma una especie de penacho 
ó diadema que le da mucha gracia y belleza: las 
plumas de que se compone este penacho están colo- 
cadas de dos en dos filas, y dispuestas de modo, que 
quando los k.ikatocs las erizan forman una coiona 
oval , redonda por delante , ancha por los lados , y 
abierta por detrás. 

Los k.ikatoes aprenden á hablar muy dificilmente: 
retienen muy pocas palabras , y las pronuncian 
siempre mal ; pero generalmente son blandos , aca- 
riciadores é inteligentes : son estimados por estas 
qualidades, y por su hermosura; y tienen contra sí el 
ser gritadores y destruidores ; se diria que una ne- 
cesidad interna , ó una agitación secreta los inclina 
á hacer uso de su pico , y a servirse de él para rom- 
per V despedazar quanto encuentran : como es 
muy fuerte , no hay muebles que puedan resis- 
tirlo , y es impobibie que estas aves dexen 
esta costumbre : el mejor medio de estorvarias 
quando se les dexa en libertad, y de obviar en todos 
tiempos sus gustos , es darles algunos pedazos de 
madera que reducen en astillas , y este exercicio 
basta á la necesidad que les aíormenta , y rara vez 
dexan el pedazo de madera que se les ha dado por 
romper los muebles , y h;icer mal : si se atan 
á una cadena , ó se les encierra , y no tienen 
nada que romper , se arrancan y quitan las plumas, 
tanto les agita la necesidad de hacer uso de m pico: 
ion mas ligeros que la mayor parte de los demás 
¡afagayos , y corren bastante aprisa á saltos cortos, 
ayudándose freqiientemente con las alas : también 
son de un natural mas alegre , y de un carafter mas 
afeitado , y hacen posturas , gestos y movimientos 
pantomimos. 

Los kakatoes son del genero LIIL del método 
de Brisson ; el qual hace de ellos una sección sepa- 
rada , cuyos caraéléres son su tamafío, y la blancu- 
ra de su pluma : llámalos cacatux en Latin- 

KaKATOEí de alas y COIA ENCARNADAS. 

Briss. lom. iV.pag. 114. Gen. LUÍ. 
Este papagayo es del tamaño del kakatoes de pena- 
cho blanco : lo inferior del lomo , las alas , la cola, 
y sus cubiertas, asi superiores como inferiores, son 

Historia Natural. Tum, II, 



KAK 



de un encarnado hermoso : todo io dem;is de la 
pluiha de un blanco ceniciento ; eJ pico , v las uñas 
de un negro oDscwo , y los pies de un negro mas 
cjjro. 

No es cierto que esta ave sea kakatoc , pues Al- 
di ovai. do, según el qiul hablan los autores de este 
p.ifjgayu , no dice que tenga penacho. 

Kakatüis (pequeño) de lilipinas L,¡n/. 191. l'case 
Kakaiois (.pequeño) DE rico db coiok de cakne. 

K'AKAiots de las Molucas. Lim. 167. Vcasc Kaka- 

lOtb Dh l'ENACHO BLANCO. 

KaKAToEs DE PENACHO AMARULü. 

I ¡<m. I 4. 

Kkií;,. tom. IV. pag.106, Cíf!, lAU. 
En esta especie hay dos razas : la una es mayor 
que el iaco , y la otra casi del tamaño de este papa- 
g.uo. La primera es mas rara , y ambas tienen el 
plumage blanco, excepto un matiz muy leve de co- 
lor de azufre que tienen en lo inferior del cuerpo, 
en las alas y la cola , y una mancha del mismo co- 
lor un poco mas vivo en cada mexiUa : las plumas 
del penacho son blandas, suaves, delgadas , de tres 
a quatro pulgadas de largo , de color'de limón , ar- 
queadas hacia airas por su extremidad , é inclinadas 
hacia adelante por su punta : el ojo está cercado de 
un pellejo blanco : el iris es bermejizo : los pies, el 
pico , y ¡as unas son negras : quando está parado 
tiene caido su penacho , y pasan por encima de éi 
las plumas laterales , haciendo venir sobre la parte 
inferior del pico, las que rodean la raiz : eriza su 
penacho , levantando al mismo tiempo las plumas 
de la parte posterior ciel cuello por qualcsquier 
sensación que experimente. 

Este kakatuci tiene la misma dificultad que los 
demás de su sección para aprender á hablar ; pero 
este deleéto depvnde tn estos animales mucho mas 
de los órganos , que de la inteligencia , y este kaka- 
toís es tal vez el mas amable de su especie, por su 
docilidad, por su caraéter acariciador, por su viva- 
cidad, y por la gentileza de sus movimientos llenos 
de gracia: es capaz de domesticarsi, : distingue la voz 
de su amo , le obedece , le previene , gusta que le 
h.^gjn fiestas , y vuelve caricias por caricias : en la 
feria de San Germa¡. de París del año 1775. ense- 
naban dos p-'pag.ryoi de esta especie , ambos de Ja 
raza pequeña , uno macho y otro hembra. Yo mis- 
mo vi como su dueño los tenia puestos uno en cada 
mano , y ellos ci'izaban su penacho , baxando y le- 
vantando la caoeza varias veces : este primer gesio, 
acompañado de las palabras del chai lata,/ , era el sa- 
ludo que los papagayoi hacian al concurso : después les 
hacia diferentes preguntas , á las quales respondían 
con un gesto que se conocía ser afirmativo , y con- 
sistía en baxar la cabeza: su silencio, ó mas bien su 
inmobilidad se repu:aba por respuesta neíjaiíva. El 
amo les ensenaba por exemplo un peso duro, y Its 
preguntaba sí coriocian loque era; y a Cíta presunta 
hacian la señal afirmativa; dfspues nombraba diferen- 
tes regiones de Europa , preguntando si esta mone- 
da era de qualquier estado de los que nombraba. 



1 1 



KAK 



y los fdpagayos no haci.in gcsio alguno : del mi^mo 
modo acmostrabjn quaniüs picz.is uit.rciucs de 
monc-da conienia ti pcio duro; a cada iupOMcion 
falsa del amo no hacían niovi.nit.nto alguno , y la 
proposición veiuautia era sicuiprc stguidn de un 
"esto de asenso, ti principio sobre que estaba esia- 
bkcido el juego no era diUil de ^-encuai , ni el 
amo Je ocultaba sino a quien no le quena saber; 
consistía , pues , en que el ümílauui á cada propoii- 
cion verdadera baxaba un poco la cabeza , y en las 
proposiciohCs falsas no hacia movimiento aiguno, y 
el instinto de los ]'.í]í<!¿<í}'ü) estiioaua en estar atentos 
a la acción del amo , c imuaiia, mu repetirla nunca 
sin motivo ; parecióme una cosa digna de admira- 
ción el haber acostumbrado dos aves á este t,iat.o 
de atención , contra ti qual no los vi laltar una vtz 
sola en el esp..cio de nirtS de media hoia que duió 
el exercicio. Lstc jiitgo me paiecio que eX[.nCiba el 
de todos los animales instruidos en el n.iimo gene- 
ro , y en cosas que evitienteinen.e soa.sapeiio- 
res a sus facjltades , y cuyos movunieiuos e^uií de- 
terminados á las act.ones del amo : ei jr^e , > la pa- 
ciencia de éste consis.en en hacer que ios aninules 
atiendan á su^ acciones, y acostun.Diaiios a los mo- 
vimientos que deben sei,uir por su pjrte ; y el mé- 
rito de los a. imales en rtconoctr las accio- 
nes , y acordarse de los movimientos que el maes- 
tro íes indica: y asi todo este aparato es umcainenie 
efedo de algunas señales convenieias. lero yo he 
sido testigo de un hecho que parece que prueba 
mas rttiexicn , y m ,s combinación de purte de la 
misma especie de LiLuoii. tn una casa donde yo 
vivi lago tiempo habia un pi.¡,:¡^^^yo de estos; un 
^ato muy n.a.'.so se hnbia criado en la misma casa, 
despue-. ¿e que ya teman el ¡:.i¡,a¡^ayo: éste tomó 
mucho carino al gato, y paiecu gustar de los gatos 
pequeños : ios acariciaba , besaba y lamia ; al con- 
trario , no podi.i suhir que se le acerca-c ningún 
perro domestico tie la n.unia casa , y aunque no 
prcteii' lia hacerle mal, tenia miedo y huia qu.:nJo 
se le acercaba ; á fuerza de haber Okio repetir el 
nombre que daban á el gato su amigo, le fi^uia re- 
tenido en la memoria , y se habii acostuníbruuo, 
quando le veia , a repetirle , y ilamurle con una 
intención , que maniteSL.iua el alecto que le tenia: 
quando el ga>o estaba dormido, y el kaLdoíí qtie- 
lia despertarle , ]'ara incitarle a un juego en el qiial 
se exerci.aban los dos frequememciKe , saitanco y 
corriendo, daba buekas al rededor del gatO articu- 
lando su i.ombie, primero con un tono oaxo, y le- 
vantando luego la voz hasta que It disperul).! ; Li 
prueba de que su intención no era el liacer ruido, 
y que solo procuraba llamar al gato, es, que en es- 
ta ocasión nunca articulaba otras dos p„Libras , que 
pi enunciaba , q''ando se entretenía en gorgc.r , y 
no daba tan. peco los gritos agudos de su voz natu- 
ral ; quancio su llamada no era suhciente para des- 
pertar al gato , le tir.iba blandamente de lo. pelos, 
y de la punta de la cola, ó de las orejas, y desper- 
tando el gato, daba al kiikaioa ur.a manotada, que 
era una señal de caricia , se levantaba , y ambos 
corrían uno tras otro , el ¡nfa^ayo saltando y volan- 
do , y no ar.iculando mas el nombre del gato , sino 
dando gri'-os de ale.ria y toiitento ; sí les echaban 
una bola , Ú ciro qualquíer j::guete , se lo dis- 



KAK 

putaban , cogían y qtiitaban mutuamente : he referi- 
do este heclio soio porque prueba que por la cos- 
tumbre del kakatuci en repetir el nombre del nato 
había llegado á ser éste para el un sonido represen- 
tativo eiel mismo objeto , } por consiguiente la in- 
teligencia de esta ave llegac<a hasia combinar dos 
iueds , y unir la de una torma , a la consonancia de 
un sonido. 

KakatüIs (pequeño) de ^E^,^cHo amarüio 
Larii. 14. / Cdic Kakaiois dí penacho amakillo. 

Kakaioes de penacho blanco. 

Briss. lüM. il . ¿iig. z04. laiií. II. Cc/i. Lili. 

l\^kaioc¡ de- las Molucas, lim. zéj. 
Es casi del tamaño de una gatUjia : su longitud 
total es de diez y ocho pulgadas ; su pico tiene 
quince lineas de largo , y dos pulgadas de grueso: 
sus alas llegan hasta el ultimo tercio de la cola ; to- 
das sus plumas son de un blanco brillante , excepto 
algunas cubiertas inlerit.res de la cola que son de 
un amarillo claro, o de color de azufre : el mismo 
color tiene la parte iiiferior de las alas , y de la 
cola, exceptuando las dos plumas intermedias de és- 
ta que son enteramente blancas: las plumas que ro- 
dean la coronilla de la cabca , la qual soio está 
cubierta de un ñoxel , soa giandcs y fuertes ; las 
mas larg.is tienen cinco pulgadas , y esta.^ colo- 
cadas de dos en dos filas , y forman un gran 
penacho quando el ave las eriza : también ei.dereza 
al mismo tiempo una parte de las plumas del ctieilo. 
Los ojos son negros, cercados de un pell.jo de co- 
lor blanco brillante ; el pico , los pies , y las uñas 
son negras : el nacimiento del medio pico su^ erior 
esta rodeado de un pellejo negro , en el qual está 
colocada la abertura de las narit-ts. 

Kakaíoes de penacho Encarnado. 

Briss. í«w. •" . /''i- ioy. Oí,;. LiU. 

Lai.'i. 4 9 8. 

Edw . /(•'/.'. /;■. f.n. )' lean. lío. 
Es.e es del mismo tamaño que el hak.iUies de 
pcnacbíi b'avcn; su piumage es blanco, y tona una 
leve tinta de color de rosa quando el a\ e esta ani- 
mada: la partC i.iferior de las alas, y de 1.; cola son 
de color de azufre : las plumas que están en lo an- 
terior del penacho son blancas , lit-nen Seis pulga- 
das de largo ; y encierran en sí un mechón de plu- 
mas desi:^c,aks que abüendose y levantándose for- 
m.an un hermoso penacho : las plumas in.eriores 
son de un color de auroia hernioso, y no sé por 
qué están de acuerdo los autores en decir que son 
encarnadas, sin determinar el matiz: el pehcjo des- 
nudo que rodea los ojos es de un gris blanco : el 
iris de un bermejizo obscuro : el pico , los pies , y 
las uñas de un negro azulado. 

KakaioEí (pequeño) de pico de color ds 

CARNE. 

iyakatoes feqiuñu de FÍ ipil as. Ii7W. i9i. 

Briss. iom. ¡y. pdg. zii. tam. XXiI. jig. i. Ccne- 
ro un. 

Este es el mas pequeño de los kakatocs , y su ta- 
maño es algo menor que el del ]dcu ; su pen.'.cho es 
a proporciiiü mucho mas corto, y menos poblado 
que el de los demás p.i¡ui¡^.iyui de su sección : las 
plumas de la frente son de color de azufre , rema- 
tan en blanco , y su longitud es de diez y ocho li- 
neas : las demás plumas del penacho de color de 

na- 



KAK 

nmaiijj p-íIiJo : tnJo lo demás dd [iliim.ije es blan- 
co , a excepción de una tintura rubicunda en los 
l.uiob de la cabeza , y en las cubiertas inferiores 
de la cola , y de un matiz de un amarillo de azufre 
dcbJxo de las plumas de las alas , y de la cola: 
el pico es por su raíz de color de ceniza claro, y 
en lo res:ame de su longitud de color blanco, ani- 
mado con una tintura de color Je carne. Hallase en 
las Filipinas. 

KAK.^rOíS NEGRO. 

Este ]ia[:agap indicado por Ed^ ars , ghn. 
t.i,!, 111. pJg. 119. Ij^'i- Jií. es , según este autor, 
del tamaño del ara. Toda su pluma es de un color 
nci^ro azulado, mas obscuro en el lomo, y en las alas, 
que en la parte inferior del cuerpo : el penacho es 
de un pardo negruzco. Un pelLjo desnudo , encar- 
nado y arrugado rodea los ojos , y se prolonga por 
debaxo del pico , cuya raiz circuye ; el pico , y los 
pies son pardos : este kakatoes no solamente se di- 
ferencia de los demás de su sección por el color de 
la pluma , y por el del pellejo que rodea los ojos, 
sino también en que tiene la cola mas larga y des- 
igual : el diseño iluminado, por el qual Edvjtais le 
ha descripto , le Ríe enviado del Ceylan , y sacado 
del natural. Oen. Lili. 

KAMICHI. 

L.t//i. 451. 

Briss. ¡om. í^. pag. 5 18. 

Kjiinkbi , kiimuíbi por los Salvages de la Gua- 
yana. 

Cahiútahu en las riberas de las Amazonas. 

Anhima por los habitantes del Brasil. 

Camiulo. Memorias sobre la Cayena , tom. ¡I. 

fíig. ■¡■i'i. 

ti kamiihi solo se ha visto baxo la zona tórrida 
del nuevo Continente : es una ave muy grande , y 
mucho mavor que el pavu : reúne en sí varios ca- 
racteres , de los quales uno solo bastarla para cono- 
cerle : tiene el pico casi como el de las gallinazas, 
pero un poco mas largo , y mas arqueado por la 
punta: sobre la coronilla de la cabeza hacia adelan- 
te tiene un cuerno delgado, cilindrico, perpendicu- 
lar , y arqueado por su extremidad, y dos espolones 
en las alas , uno superior y mas largo , y otro infe- 
rior y mas corto : lo inferior de las piernas sin plu- 
mas ; los pies bastante cortos , y muy gruesos : los 
dedos y las uñas muy largas : tres dedos de- 
lante , y uno detras, las uñas levemente arqueadas, 
punáauudas , y la del dedo de atrás, que es el 
mas corto , mas larga que las de los demás dedos: 
y las plumas de la cabeza , y de lo alto del cuello 
blandas , lanudas , y un poco rizadas : Brisson ha 
compuesto de esta especie , única hasta ahora , el 
genero EXXXVI. de su método. Bajón, correspon- 
uienie de la Real Academia de Ciencias , cuyo ta- 
lento es conocido , y que ha vivido largo tiempo 
en la Guayana, ha publicado la historia de esta ave, 
a quien el llama camuile en sus Memorias sobre la 
Cayena, to>/i. II. pag. nS.mcmer. III. En mi juicio, 
lo íii s acertado sera hacer una breve relación de lo 
que nos dice dicho autor acerca de esta ave singu- 
lar, cuya descripción es la siguiente: 

El camuíle ó kaz/iíM tiene dos pies y quatro pul- 
sadas desde la punta del pico hasta el nacimiento de 
la cola, y tres pie* hasta su extremidad: su vuelo es 



KAM 117 

de cinco pies y algunas pulgadas : la parte superior 
del pico es de dos pulgadas de largo : el dedo de 
tnmedio , que es el m ,s largo , tiene quatro pultja- 
das y media , el in erno, que es el mas corto , iio 
tiene mas de dos, esta muy encorvado h,icia aden- 
tro , y simado casi a la parte posteiior del pie; 
quando el ave ya ha adquiiido todo su aumento, 
tiene el cuello , el pecho , el lomo , las alas y la 
cola de color de pizarra, sembrado de algunas man- 
chas parduscas : las piernas , y la parte interior del 
cuerpo blancas ; el color de pizarra se extiende por 
los lados , de modo , que el blanco forma una man- 
cha triangular ancha , cu}a basa está en la parfe que 
mira al pecho , y la punca en el nacinúcnto de la 
cola : la cabeza, y el cuello están cubiertos de plu- 
mas pequeñas , cortas , suaves al tadlo , y variadas 
de negro y blanco : las plumas del cuello son blan- 
cas por tu origen , y rematan en negro. 

Los ojos son grandes , saltados y negros : los 
parpados del mismo color , sin plumas en su 
contorno , y de cerca de dos lineas de ancho: 
las guias grandes de las alas tienen de catorce' á 
quince pulgadas de largo , y son mucho mas gruesas 
que las de las ocat , pero demasiado blandas para 
poder escribir con ellas : las de la cola tienen ocho 
ó nueve pulgadas, y son de igual longitud; el pico 
es negruzco , y los pies , que son negros , están cu- 
biertos de escamas anchas y ásperas. En la delantera 
de cada ala tiene dos espuelas o espolones, que son 
apophisis del hueso del metacarpo , ó del hueso de 
la tercera parte del ala , según la expresión de Ba- 
jón ; estos espolones están cubiertos de una sul.s- 
tancia corneal: el mayor tiene su naciiniento cerca 
de Li articulación del tercer hueso del ala con el se- 
gundo, y el mas corto esta colocado en la extremi- 
dad del mismo hueso : el uno es triangular, ancho 
per su nacimiento, de pulgada y media de l.irgo , y 
remata en una punta muy a^uda : el otio ¡lo liene 
mas de seis á siete lineas de largo, está deprin- do 
por sus dos caras , su forma es harto irregular , y 
termina en punta roma. 

El cuerno , que se eleva en la coronilla de la 
cabeza , según Bajón , solo tiene dos pulgadas y 
tres ó quatro lineas de largo , pero su longitud va- 
ria : el Conde de Buflbn , dice que es de tres o qua- 
tro pulgadas , y yo he visto uno de estos cuernos 
que tenia cerca de cinco : nace en una profundidad 
de la parte anterior de la coronilla : tiene una base 
huesosa de dos á tres lineas de largo , que es un 
apophisis del hueso de que procede , y oue 
parece una extensión de la tabla externa de esta 
hueso ; lo baxo del cuerno está hueco , y situado 
sobre la eminencia huesosa , su substancia es la 
misma que la del cañón de las plumas , ó semejante 
a la del cuerno , y quanto mas se aceita a la punta 
que es roma, y mas o mmos arqueada, es mas 
compacfa y mas sólida. 

El kai/iidú es una ave bastante rara : solo se 
halla en algunos paises , en los pantanos , en las 
orillas del mar , y de los rios : comunmente está en 
tierra, y si alguna vez se para en árboles, es en 
las ramas secas : su comida mas común es la yerba 
mas tierna , que pace al modo de las vías , añades y 
fa-cos : también come granos de algunas plantas , y 
aunque Bajoa no dice que gusta de inserios y "usa- 
nos. 



I 1 8 K A M 

no;. , ¡nitdc siiponvTse '..c^wii ks coscunil'res de Jas 
aves (.-11 gtnrral, y segün juí, pjrcgcs qa-j ni'Lnt.i-e y 
frLQÍu-iKa el kíiMÍch'i : niiiua h.ibua en los bosques 
"raiiues cjtic están en lo iiuciior de las tierras : ja- 
mas se sirven de la defensa umible de que esian 
armados , sino contra sus semejantes, y es cierto se- 
"un Bajón , que no acometen á ninguna especie ex- 
traña , sino que en el tiempo de andar en zclo los 
maíllos se d. tienden en los combates que tienen, 
sirviéndose de los espolones con que están armados 
para disputarse la vidoria. Asi en los pantanos ó 
marismas de la Guayana el amor obliga i estas 
aves*, pacificas y sencillas quando no experimentan 
ius furores , á volver contra su misma especie las 
armas de que las ha provisto la naturaleza ; y en 
los mismos climas , como también en los paises cul- 
tos , después de haber agitado mucho tiempo á los 
hombres mas benignos, y suaves de condición, les 
pone á veces entre sus manos el cuchillo que él ha 
afilado , y que ellos vuelven contra sus semejantes: 
la pasión mas dulce de la naturaleza degenera fie- 
qüentcmente en la mas impetuosa y cruel , porqtie 
es la mas urgente , y la que permite menos descaa;,o. 
El k.u/ikl'i hace su nido en las zarzas, y freqiien- 
temente en los juncos; construyéndole siempre jua- 
to a tierra: la hembra hace su postura en el mes de 
Enero ó Febrero, y solo pone dos huevos: si éstos 
se descomponen por algún accidente , hace segunda 
poí.tura en el mes de Abril ó i-Uyo : los polluellos 
no salen del nido hasta que se hallan en estado de 
volar : primero siguen la madre , y poco tiempo 
después se separan de ella : Bajón no nos dice co- 
mo los alimeiira en el nido , y si este cuidado solo 
pertenece á la hembra , ó si alterna con ella el ma- 
cho. Aun faltan muchos hechos que examinar para 
.completar la historia del kan.hH: su c.:riie es negra, 
y muy buena de comer , en especial la de los po- 
llos , y es un maiijar común entre el corto numero 
de habitantes que pueden proporcionársele. 

Esta ave, stgim lo que nos dice Bajón , seria 
una de aquellas que interesarían , y serian titiles si 
se transportasen á estos paises , y que por el modo 
de alimentarse , podría esperarse el domesticarlas. 

El Conde de Bulfon , con el motivo de los 
desiertos donde se halla el kamkh'i , haré el cotejo 
de los climas que están baxo la zona tórrida en los 
dos Continentes : por un lado , la vista del ledor 
solo se extiende por ios desiertos áridos : recorre 
ilanu.'-as inmensas , sin descubrir en ellas ningún ser 
viviente : y se halla abrasado en un suelo estéril, 
por los rayos del sol , que reverberan en las arenas 
Africanas: por otro lado, su \isia descansa en las 
llanuras pantanosas de la Guayana : los vapores liú- 
mcdos que estas exhalan le refrescan : vé al trabes 
los ivmglcs sobre el cieno , el rastro de los largos 
y retorcidos pliegues de los reptiles que han ido 
serpenteando pur alli , y la impresión de los 
dedos de aquellos, cuyos pies le han desecho, y 
eninedio de su meditación hiere su oído de la 
vez alta y sonora del kamkhl , que recorre estos 
bastos pantanos , cuya posesión disputan la tierra y 
el mar. Iba á copiar este pedazo de la mas bri- 
llante eloqüencia descriptiva; ¿pero quien sera cl 
que no lo conozca? <Y a quién no se lo recordará 
solo ti ucuibrc del kjmnh'.i Y asi esta ave, después 



K A M 

de hr.bfinos sorprehendido por -ii íoima . debia 
admirarnos todavía m.¡s por la elc".]Uenc)a de su 
historiatior. 

KAWUCHl. l'cnse Kamichi. 

KAIKACA O tAIbAiN de la Guayana. 

Lam. 146. 

Eriss. ioiii. I. ¡'^g. 270. LiM. XXri. fig. 1. Gote- 
ro I ¡1. 

Pa/raqua. Mtmoñas sobre In C.iyina , 10//1. ¡, 
fúg. 574. ¡iicmor. xa. 

'i\ati aiíi en Francés. 
A esta ave , que se halla en el Brasil , y en la 
Guayana , dan los Brasilienses el nombre de kat>-ü- 
kas-kafiíikai , que quizás sera el mismo con que se 
conoce entre los Salvages de la Guayana : pero los 
Franceses lo pronuncian paiiaqua. Su historia no era 
conocida antes de publicarse las Memorias de B.ijoa 
sobre h Cayena. Brisson habia colocado el kai-Mo. 
entre los fanmcs , y el Conde de Butíon le habia 
puesto a continuación de estas aves : en efedo á 
ellas pertenece por la formación del pico , y de los 
pi.s, y ;.ún por la longitud de la cola : pero se di- 
hsencia de aquellas , ci¡ que la del ktitiíica no está, 
ni es desigijjl, ni se compene de plumas estrechas, 
y terminadas en puma, como las de \cis/'a¡sa>ia. Las 
plumas de la cola del kaítaca son al contrario muy 
anchas, y mas dilatadas por su extremidad , que en 
el resto de su longitud , y rematan en círculo : en 
la parte posterior de la cabeza , y superior del rae- 
ilo , tiene ahunas plumas un poco largas , que eriza 
á su voluntad. Este cara¿ter , y la forma de su cola 
le hacen sen;; jante a los hóceos, y en mi jt.icio entre 
estas aves es donde ie debe colocar, y a continua- 
ción de 1os;ií/.m/;í(, 

Brisson parece que la describió por algim indi- 
viduo desecado y encogido, cuyos defectos han sido 
conservados en la lamina que hizo grabar. Yo ha- 
blaré de esta ave por lo que Bajón , que la observó 
en los parages donde se cria, ha escrito de ella, y 
también por un individuo que me ha enviado. 

El Litraca es del tamaño de una gallina muy pe- 
queña : la parte superior de la cabeza , los lados , y 
lo alto del cuello hacia atrás son de un pardo roxo: 
enmedio de la garganta tiene una banda longitudinal 
blanca; lo inferior del cuello, el pecho, lo superior 
del cuerpo, y las plumas de las alas y de la cola soa 
por encima de un pardo, con un leve viso de color 
de aceytuna: algunas plumas de las alas están rodea- 
das exterionnenie de bermejizo, y la cola tiene es- 
te mismo color algo mas claro : lo inferior del 
cuerpo es de un ceniciento que tira un poco a leo- 
nado , y las piernas de un pardo claio : la cola tie- 
ne un pie de largo, y es ancha y pendiente: el pico 
es negruzco , los pies de un color pardo que tira á 
bermejÍ70, y las alas tan cortas que no llegan mas que 
hasta el nacimiento de la cola : el kair .ica tiene cl 
vuelo corto y pesado ; pero lo que le hace notable 
es la voz , que tai vez es mas fuerte , según Bajón, 
que la de otra ave alguna del nuevo mundo : canta 
desde qtie amanece hasta salir el sol , y particular- 
mente en las dos estaciones en que hace sus postu- 
ras. Estas aves no cesan entonces por la mañana de 
llamarse y responderse : y su voz expresa claramen- 
te la palabra /'í¡/íííí;í/.7. La longitud }■ disposición de 
¡a trachiarteria son la causa de tener la voz tan 

fuer- 



KAT 

fuerte , que Jos distingue de las demás aves , y solo 
los hace scirn.jjnt(.s a un corto numero como el 
faiixi , en el qual se ha hallado la misma organiza- 
ción. He aqui , pues , como Bajón describe el transi- 
to de la trachiarteria. 

„ En lugar de sumergirse por lo inferior del 
„ cuello en el pecho , se dirige hacia lo exterior de 
„ Cbta cavidad, pasa por encima de la parte anterior 
,, de la clavicula izquierda , y desciende por lo lar- 
,, "o , y por defuera del esternón , cubierta sola- 
3, mente del pelkjo hasta cerca de la parte inferior 
5, de la ternilla o cartílago xisphoide , donde se ar- 
3,queaj formando un asa; vuelve á subir por el 
,, otro lado del esternón á poca distancia de la por- 
„ cion que desciende , gana al pasar sobre la parte 
„ anterior de la clavicula derecha lo alto del pecho, 
,, v se introduce finalmente en su cavidad para dis- 
„ tribuirse alli sigun costumbre. " 

Las katracas ponen dos veces al año : la prime- 
ra en Diciembre , ó Enero , y la segunda en Junio, 
o Julio : no se les oye mientras están ocupados en 
los cuidados de la echadura , y si algunos hacen re- 
sonar los bosques con sus gritos, son machos que 
no han hallado hembras con quien aparearse : la 
hembra pone en cada postura cinco ó seis huevos 
en un nido construido en los árboles espesos á sie- 
te li ocho pies de altura de la tierra ; los pequefios 
baxan muy poco tiempo después de haber nacido, y 
la madre los guia como una gallina á sus pollos; 
primero solo se alimentan de gusanos é ¡nsedtos, y 
la madre no cesa de escarbar la tierra para descu- 
brirlos: luego que pueden volar l,i dexan , y enton- 
ces su principal alimento son los granos y frutos de 
diferentes especies ; bien que también gustan de la 
yerba tierna. 

Durante el calor del día permanecen los katm- 
(as en los bosques mas espesos , pero por la maña- 
na , y la tarde salen para buscar que comer : se de- 
leitan en las selvas , y freqüentan también los bos- 
ques criados en terrenos que estuvieron antes culti- 
vados , y los que están contiguos á los pueblos , ó 
á tierras de labor , en lo qual se diferencian de los 
hoao! y marais, con quienes tienen tanta conexión. 
Quando se cogen pequeños , se hacen tan familiares 
que muchas veces incomodan : sin embargo , gustan 
de dormir al raso sobre los árboles : y su carne se 
semeja mucho á la del fahan, 

KILAKIL. Veaie Papagayo cotorra verde db 

CABEZA AZUL. 

KILDIR. Especie de Chorlito de la Virginia. 

Briss. tum, y.pag. 68. Cm.LXlX. 

Catesb. tom. í.pag.y lam. 71, 

Pluv'ialis Vii-giniand turqiiata en Latin. 
A este chorlito, que se halla en la Virginia, y en 
la Carolina , le llaman en aquellos parages kild¡>; 
por su grito : y Catesby le compara en el tamaño 
á la agaíbadiía : su total longitud es de diez pulga- 
das menos tres lineas : en la coronilla de la cabeza 
tiene una mancha negra ancha : en la frente una 
banda blanca, que se extiende por los dos lados 
hasta encima de los ojos : el resto de la cabeza , el 
lomo 5 las plumas escapularias , y las cubiertas supe- 
riores de las alas son de un color ceniciento obscu- 
ro : el ovispillo , y lo superior de la cola roxos : la 
garganta , lo inferior del cuerpo , y lo alto del cus- 



K I L I ¡ r> 

lio blancos : en lo inferior del cuello tiene un co- 
llar negro ancho , y otfO bL.nco mas abaxo , sepa- 
rado del blanco , que se, extiende por debaxo del 
cuerpo , y por encima de una mancha negra que tie- 
ne in el pecho , y que lo atraviesa de uno a otro 
lado : las guias de las alas son pardas : las medianas 
de im pardo obscuro : la cola es roxa en los dos 
tcrfios de su longitud, bermejiza en su extremidad, 
y el espacio que queda entre estos dos colores es 
negro: los palpados son encarnados: el pico negro, 
las piernas , y los pies de un amarillo pálido , y las 
Unas negruzcas. 

ti mismo ihoitlto es muy común en la Luisiana 
de donde le traxo Mr. le Beau : es paxjro voceador 
y temido'de los cazadores, porque sus \oces albo- 
rotan la caza , y la a\'isan para que huya. 

En Santo Domingo se halla un choyUto , que tie- 
ne conexión con el kildir , y que solo parece una 
variedad: se halla gravado en la lam, iliim. zS6. y 
Brisson le ha descripto en el tom. (■'■¡'■¡g. 70. con el 
nombre de clmüto de collar de Santo Domingo. Es 
mas pequeño que el kildir, y de un tamaño medio 
entre éste , y nuestro chorlito de colLu. 

La parte anterior de la frente está cubierta de 
una mancha blanca transversal que se extiende por 
cada lado hasta encima de los ojos : en la coronilla 
de la cabeza tiene una mancha negra , y lo restante 
de ella es de color ceniciento obscuro , con un viso 
rosado en la punta de las plum-is : el lomo , y las 
plumas escapularias tienen estos mismos colores : el 
ovispillo , y lo supeiior de la cola son encarnados: 
la garganta, el rededor dt lo alto del cuello, y lo 
inferior de la parte delantera blancos: el centro est» 
rodeado de un 'collar negro , ancho por delante , y 
muy estrecho por detrás : lo inferior del cuerpo es 
blanco , pero este color está separado del mismo 
matiz que pinta lo inferior del cuello por una ban- 
da trajisversal que atraviesa el pecho de un lado al 
otro : ésta banda es mitad negra y mi.ad blanca: el 
primer color de estos ocupa en cada pluma el espa- 
cio que hay entre el blar.co ton que esta pintado su 
nacimiento , y el de la punta : las guias de las alas 
están variadas de negro y blanco , y estando el ala 
recogida solo se advierte el ultimo color en el cen- 
tro de ella, y en la punta de algunas de las guías 
grandes del lado exterior : las de la cola están va- 
riadas de negro , blanco y rosado : las dos del cen- 
tro son de un gris pardo , y termít adas de rosado: 
el pico es de un ceniciento azulado , y negro por la 
punta ; las piernas , y los pies de un ceniciento azu- 
lado , y las uñas negras. 
KINGALIK. 

Esta es una de aquellas aves que solo se cono- 
cen por las relaciones de los viageros , y por esto 
casi siempre imperfcdlamente. El Conde de Buífon 
ha creído que el kingalik podía mas bien referirse al 
genero de las ¡ollas de agua , que á otro alguno ; y 
habla de él en los términos siguientes: 

,, Fs mayor que el ánade , y noiable por una 
„ carnosidad dentada en forma de sierra que le nace 
„ sobre el pico entre las narices , y es de color de 
„ naranja : el macho es todo negro , exceptuando 
„ las alas que son blancas , y el lomo que está sal- 
„ picado de blanco; y la hembra parda." Esta ave 
ts de la Groelandia. 

KINK 



120 KÍN 

KINK. (el) l'-specie de Mirio. 

}^¡nk de la China. íhm. zTé:' 
Esta es una especie nutva que me haa enviado 
de la C-liiiia , v que me ha parecido ttner todos los 
caradtíres ádun.Ui. hs un tercio mas pequeño que 
ti nuestro : la cabeza, d cuello, lo aiCO del lomo, 
y el pecho sen de un ceniciento , que tira a gris en 
los lados del cuello , blanquecino en la garganta, y 
con una me/cl.i de- violeta mas clara en el pecho , y 
mas obscura en el lomo : las cubiertas superiores de 
las alas, lo inferior del lomo, el ovispiUo, y lo rn- 
feíior del cuerpo son de un blanco hermoso : las 
cubiertas superiores de la cola de un gris, con vi- 
sos de violeta: las guias de las alas negras, lustro- 
sas, y con visos como los del acero bruñido: la 
cola va en diminución dsl centro hacia los lados: 
las dos plumas del centro son negras, y terminadas 
en un ?ris blanco obscuro : las laterales negras en 
su nacimiento , y de un gris blanco claro en lo res- 
tante de su longituei : el pico negruzco , los pies ce- 
nicientos, y las uñas negras. Gen. XXII. 
KINKI-MANU de Madngascar. 
Cran pa¡;!moiCiis ceniciento de Madagascar. l>im¡- 

na 541. 

Briss. tom. II. p»g. 389. la>,i. XXX^'U.fig. i- Ge- 
nero XXI K 

¡{itikt-manoit en Francés. 
Esta ave ;e halla en Madagascar , donde los ha- 
bitantes la han dado el nombre kinki-manu , según 
Bri-son. No es tan grande como el mitlo: la cabeza, 
la garganta , y lo alto del cuello son de un ceni- 
ciento" muy obscuro que tira a negro : lo restante 
del cuello, y lo superior é inferior del cuerpo de un 
ceniciento obscuro en las partes superiores, y mas 
tbro en las inferiores : las guias de las alas negruz- 
cas , perfiladas exteriormente de color de ceniza: 
las dos de enmedio de la cola de este ultimo color, 
y negruzcas por la punta : las laterales negras , y 
las dos mas exteriores rematan en un color ele ceni- 
aa claro : el pico , los pies , y las uñas negras. 

KIOLO. 

Konca ó Ctmigon de i-ientrc cncariiado de la Caye- 
na. Lam. 753. 

Ralus Ouaynneiws , sive Cayanensis en Latín. 
Esta ave es mas pequeña que la m.inteta : lo su- 
perior de la cabeza , el pecho , y lo inferior del 
cuerpo son de un encarnado fusco y rubicundo. 



KÜL 

mas claro en la gargraita: las mexillas cenicientas: 
lo superior del cuerpo, y las alas de un color par- 
do , con mezcla de accytunado : el ir.cdio pico su- 
perior negruzco , y el inferioi blanco : les pies de 
un gris blanco , y las unas negruzcas. 

Esra iDíULt es muy común en la Gi'.ayana , cuyos 
habitantes la han dado el nombre de /i/e/o por su 
^rito : hace su nido en las malezas espesas , le 
construye con una especie de- jerba roxa, y lo cu- 
bre de una bobeda para resguardarse de la lluvia. 
Gen. iXXir. 

KUí.TK. Especie de Toücam. 
l.rn. 577. 

Bkiss. líiw. 11'. fiíg. ^í9- lam, XXXI!. fg. i. Gene- 
ro LIV. 

Este es un toi:cM de la sección de los anuariSy 
y una eie las especies mas pequeñas de este genero: 
los franceses de la Guayana le han dado el nombre 
de kidik , por ser es:a una palabra, que pronunciada 
brevemente , expresa su grito harto bien : su longi- 
tud es cerca de trece puigadas : sus alas recogidas 
exceden muy poco el nacimiento de la cola: la ca- 
beza, el cuello, el pecho, y lo alto del vientre son 
de un negro muy hirn;Os>: el baxo vientre, y las 
piernas de color de aceycuna, con mezcla de color 
de castaña : las cubierta? inferiores de la cola eie un 
encarnado vivo : lo superior del cuerpo , y las guias 
medianas de las alas de un verde oliva claro : las 
guias grandes parduscas : las de la cola de color de 
aceytuna por encima, pardas por debaxo, y con las 
puntas de color de castaña : en cada lado de las me- 
xillas tiene una maníha de un color hermoso de 
junquillo , y en lo inferior eíel cuello por atrás un 
semicollar del ir ismo col-r : el ojo esta circuido de 
una piel desnuda, cuyo color ignoro ; el nacimiento 
del pico es de un encarnado bástanse vivo , y lo 
restante de él negro ; bien que lo encarnado se ex- 
tiende mas por la parte inferior : los pies son de un 
gris azulado , y las uñas negras. La hembra que ha 
sido representada en la lain, 719. con el nombre 
de toncan de tkntre de gris de l¿i Cayena , se diferen- 
cia del macho , en que la garganta , la delantera del 
cuello , y lo inferior del cuerpo son de un gris ce- 
niciento , lo posterior del cuello pardo , y en el se- 
micollar amarillo , ó falta del todo , ó está muy 
poco visible. 

KUTGEGHEF. rease Paviota manchada. 



LA- 



121 






LAG 



J_,AGOPOS O PERDIZ BLANCA. 

BuFF. C¡s. lom. 111. 11." fí¡g. 38J. ^É<¡, ct j8i. 

Briss. tom, I. fíig. iO?. et iií. ücn. l\ 

Bti. Hht. des ü¡s. ¡íig. 141. a 15?. 

Lagopus en Latín. 

Lagv¡iíde en 1-iancés. 
En la palabra .-í/r.í¿<zí/d!xe, que pensaba con el 
Barón de la Peirouze que el attagas de los amigues 
y el Ugofos de los modernos , era la misma ave ; y 
que las razones de este didlamen estaban fundadas 
sobre las diferencias de la pluma de los lagopos , se- 
gún la edad y la estación : estas son tales según las 
Lircuiíí-iancias, que el ¡.¡gofos, atendido el tiempo en 
que se observa , es evidentemente el ave que los 
autores á veces han llamado attag.u ó aitugen , y 
otras lagopos , y algunos attagas blanco , oruga, 
bl.vica , y o, liga ctisutda. Antes que la Peirouze 
hiciese imprimir su obra , me habia comunicado 
por cartas su sentir , y al mismo tiempo me 
habia enviado pieles del l.jgopos cogidas en tiem- 
po oportuno. Yo conservo una que me parece su- 
ministra una prueba demostrativa , porque el pki- 
mage es mixto , y tiene bastantes plumas blancas 
como el del lagopos para reconocer en el este paxa- 
ro, y harta pluma variada como el attagas para pre- 
sumir que es esta ave. Sin embargo , la piel es del 
mismo individuo, y por consiguiente el aliagas y el 
lagopos no son mas que una sola y misma especie. 
En quanto al attagas blanco me parece demasiado 
semejante al lagopos en su pluma blanca, para poUtr 
mirarle como difeiente. Por estos uiolívos se debe 
pues borrar del catalogo de las aves el attagas ó 
attagcn , que Brisson ha llamado gelinotte huppee, 
oitcga limada , y el attagas blanco , y hacer de estas 
dos aves una sola especie con el lagopos , y si se 
prefiriese el nombre antiguo de attagas al de lagopos 
usado por los modernos , seria necesario borrar el 
lagopos del catalogo , como también el attagas blan- 
co , y conservar el nombre attagas ó attagen. 

Unas reducciones semejmtes á las que acabo de 
referir , fundadas también en los hechos , y en la 
observación , serian uno de los trabajos mas útiles 
para la Ornitología : no es posible estudiar esta 
ciencia , sin conocer su necesidad ; pero solo el 
tiempo puede producir este efeíto: esta que hemos 
anunciado se debe á Mr. de la Peirouze. Como este 
sabio vive en un clima donde el lagopos es común, 
y como ha seguido y observado largo tiempo sus 
costumbres , procuraré darlo á conocer arregl.mdo- 
me en un codo á la historia que de él ha publicado 
dicho autor ; pero antes responderé á dos objecio- 
nes que se presentan contra la reducción que el Ba- 
rón de la Peirouze hace del attagas al lagopos ; si 
esta ultima ave , dirán , era la misma que aquella á 
la qual da Aristoles el nombre de attagas, este Filo- 
sofo, cuya exactitud es bien conocida, no hubiera 
dicho que la Hibn es el único animal que tiene pe- 
lo debaxo de la planta de los pies , pues que este 

Hiíioña üatitral, Tom. 11. 



LAG 

mismo caraíter es el que distingue al Ligopos entre 
las aves : pero esta objeción prueba solamente que 
has.a ahora nada destruye la aserción de Aristóte- 
les , y que los modernos se han engañ.ido atribu- 
yendo al lagopos lina particularidad que el Filosofo 
Crugo asegura str particular de la licb,c. Efectiva- 
nun.c aquí hay dos equivocaciones que dimanan de 
la obra uc Pumo : i.-' El vestido que cubre los pies 
del Ligopos , solo ¡iene la apariencia de pelo , y con- 
siste en etedo en verdaderas plumas, i.' Qiiando 
estas se examinan con atención , y se van apartando 
unas de otras, se percibe que titnen su inserción en 
los lados, que, como en algunas aves noéturnas, 
su dirección las hace pasar por debaxo de la planta 
del pie , pero que ninguna nace alli; de modo, que 
el Ligopos también tiene esta parte sin plumas , co- 
mo las demás aves ; y solo está cubierta por la pro- 
longación de las plumas laterales , como se nota en 
varias aves de rapiña. 

La segunda objeción que podria hacerse , se 
fundarla en que Brisson parece atribuir á la ortega 
un mono ó cresta, distinguiéndola con el epíteto de 
o,tcg.i distada, y que el lagopos no la tiene. Pero 
esta ortega crinada es una de las aves que sin haber- 
las visto ha descripto este autor , con arreglo á lo 
que otros autores habian dicho de ellas , y siendo 
tan exaéto no dice en su -descripción una palabra 
del mono, que al parecer índica la denominación. 
No puede pues inferirse cosa alguna de la palabra 
cr'ist.ida , de que se sirve Brisson para demostrar 
una oitega de una especie particular, y no se podrá 
deducir que esta no sea \^ misma ave que el lagopos. 
Pasemos á su descripción. 

El Ltgopos tiene cerca de quince pulgadas desde 
la punta del pico á la de la cola, dos pies de vuelo, 
y su peso es de diez y seis onzas poco mas ó me- 
nos : el pico es corto y negro : la mandíbula supe- 
rior está un poco arqueada : los machos tienen una 
raya negra que sale de cada lado del pico , y se ex- 
tiende hasta la otra parte del ojo : este está rodeado 
de una membrana ancha carnosa , festoneada por su 
rededor , y de un encarnado muy vivo : esta mem- 
brana es mas pequeña, y menos vivo su color en las 
hembras : todas las plumas que cubren la cabeza , el 
cuello, las alas, y el cuerpo son de un blanco bri- 
llante : los cañones de la tixera , y de los cinco cu- 
chillos de las alas son negros : la cola está com- 
puesta de dos filas, cada una de catorce plumasj 
las de la fila superior son de un blanco puro , ptro 
las de la inferior , que está cubierta por la primera, 
son negras , terminadas en blanco. 

Los muslos , las piernas , y los dedos están po- 
blados de un plumón ó floxel largo y espeso , que 
tiene la apariencia del pelo ; y solo están descubier- 
tas las uñas , las quales son negras, largas , ganchu- 
das , y acanaladas por debaxo : la planta del pie , y 
los dedos por debaxo están desnudos : los pelos , ó 
mas bien el plumón de que parecen cubiertos , tie- 
ne su inserción en los lados. 

La pluma , cuva descripción acabo de hacer , es 
CL iJ 



12 2 L A G 

la que tiene el lagopos en el hibierno; pero en el 
verano es muy diferente su plumage : el fondo ts 
ne"ro , sembrado de manchas grandes roxas : algu- 
nas" plumas tienen la punta blanca : el pecho, las cu- 
biertas inferiores de la cola, y los costados están ra- 
vados alternativamente de negro y leonado : las 
guias de las alas conservan su blancura : un plumón 
largo y suave de un blanco rosado cubre los mus- 
los , y el jarrete : lo posterior de las piernas , y lo 
inferior de los pies esta desnudo , y es de color 
de plomo : en lo anterior de la pierna , y en lo su- 
perior de los dedos tiene un plumón corto , poco 
espeso , de un color de gris rosado. Esta es la piu- 
ma de los Ugu¡.us que tienen mas de un año ; pero 
los que están en su primer año tienen el plumage 
de cris , salpicado de pintas negras , y mezclado de 
mucho mas blanco que el de los viejos , principal- 
mente en las alas , la garganta , debaxo del vientre, 
en los muslos , pierna's y pies. Finalmente las hem- 
bras en toda edad tienen los colores mas claros que 
los machos. 

Los ¡agnpns comienzan á emblanquecer en el 
mes de CCtuDre, y en el de Diciembre >a están cel 
todo blancos : sin embargo , durante ti hibierno se 
hallan algunos que conservan algunas manchas en el 
lomo , y°en lo posterior del cuello, tstos , si se di 
crédito a los cazadores , son aves del año , que en 
el mes de Mayo toman el plumage de verano, co- 
mo todas las de su especie. El lagopos es polvoroso, 
pesado , y tiene el vuelo muy tardo , pero es muy 
li"ero en el correr. En el hiuierno vive en socie- 
dad , la qual se compone del padre, de la madre, y 
de los hijuelos. Su familia es de seis hasta diez indi- 
viduos: habitan constantemente en las cimas de las 
altas montañas donde halhin un arbusto, por el qual 
parece tienen una pasión declarada: este arbolillo 
es el KhodoíUiidiiim jmugmum de Linneo , ó la 
Adelfa. Aunque Linneo coloca su habitación en los 
bosques de buecia , no se hallan en nuestras regio- 
nes , ni aun en las selvas vecinas á los montes. Sos- 
teníanse de hojas , flores , y frutos de varios vege- 
tales , ionio la adelfa , que ellos pretieren, el níino, 
la \aka , álamo blaiuo , y Otros ; y también gustan, 
como la mayor parte de las aves , de los inseítos. 

Desterrados de las cimas de las altas montañas 
en el hibierno por la abundancia de nieve , y la es- 
casez de alimento que ocasiona , cubriendo los ve- 
getales , de que los lagii¡wi se sustentan , buscan los 
mismos alimentos en los paragcs baxos , y que por 
su situación están casi siempre á descubierto; luego 
que han satisfecho el hambre vuelven a subir a la 
nieve , a la qual están acostumbrados ; y bLscan los 
parages que están al abrigo del sol , y del viento, 
que ellos temen al parecer : hacen en la nieve unos 
agujeros donde viven pacificamente enmcdio de lu- 
gares solitarios é inaccesibles , pero donde por esta 
misma razón hay menos peligro , y mas libertad. 
Mudan con bastante trequcncia de agujeros hacien- 
do otros nuevos, aparsando la nieve con los pies, 
y sacudiendo también la que c¿e sobre ellos, de la 
qual se hallarían cubiertos. Por medio de estos agu- 
jeros hechos en la nieve los siguen los cazadores 
por el rastro enmcdio de los precipicios , y con 
riesgo de su vida. La necesidad de una unión mas 
íntima separa las familias el mes de Junio; y enton- 



LAG 

ees los lagopos se aparean , y se apañan únoi de 
otros desde la cima de las montañas hasia la mitad 
de su altura. Cada par hace un hueco circular d* 
Cerca de ocho pulgadas de diámetro al pie de una 
roca, ó de un arbusto sin formar nido , ni otra pre- 
caución alguna : la hembra al cabo de un mes pone 
de seis a doce huevos , pero lo mas común seis ó 
siete de un color de gris bermejizo, con manchas 
negras. 

El macho es muy asistente junto a la hembra 
durante todo el tiempo de la echadura : anda sin 
cesar al rededor del lugar donde empoUa , hace oir 
su voz frequentemente , y tiene mucho cuidado de 
traer el alimento á su hembra ; pero nunca alterna 
con ella en dar calor a los huevos. El primer he- 
cho de estos dos sino le hubiese asegurado un ob- 
servador como Mr. de la Peirouze , sugeto que po- 
día tan fácilmente verificarlo , merecería confirma- 
ción , porque absolutamente se aparta de las cos- 
tumbres de las aves con las quales puede tener co- 
nexión el lagopos. La echadura es de tres semanas: 
luego que han nacido los poUuelos , el padre , y la 
madre los conducen a las cimas de l^s montarías en- 
tre las adílfas , que entoncts están en flor. 

El aumento de los lagopos es tan pronto , que el 
dia quince de Agosto ya son del tamaño de una 
paloma , y esta prontitud es necesaria a un ave des- 
tinada á vivir en las regiones en que el frío empie- 
za con violencia desde el mes de Oítubre. Los la- 
gopos pequeños se cogen fácilmente corriéndolos 
con un perro. 

Los halcones y las agíalas apetecen mucho la 
carne de los lagopos , y destruyen infinitos : de mo- 
do, que al descubrir estos enemigos tan peligrosos, 
se ocultan los lagopos dentro de los matorrales , y 
baxo las salidas , y entre las hendeduras de las ro- 
cas. Parece que no temen al hombre quando no han 
experimentado ai'in sus armas; pero quando han sí- 
do cazudos , se hacen muy silvestres , y huyen de 
muy lexos. No ha tenido razón Gesnero para re- 
presentarlos como estólidos , puesto que conocen el 
peligro , y le evitan con la sagacidad común á los 
demás animales en general. Su caraitcr les indina é 
la independencia, y mueren en la cautividad aunque 
tomen el alimento que les conviene ; pero perecen 
de pesar , y sin poderse acostumbrar á la servi- 
dumbre. La carne de los nuevos es delicada , pero 
la de los viejos es dura y amarga. 

El Barón de la Peirouze después de haber he- 
cho la descriiTcion , y la historia de los lagopos , y 
de haber establecido que esta ave en su pluma de 
verano es la que ios modernos han tenido por el 
aliagas de los antiguos , dice después que los mo- 
dernos solo han tenido una falsa idea del aliagas ; y 
que este no era el lagopos vestido con su pluma de 
verano , sino la o/tcga. Yo no seguiré á este sabio 
en su disertación ; sino que solo observaré que 
principalmente se funda en dos hechos ; i." En que 
Aristóteles compara la pluma del aliagas a la de la 
chucha: 1." En que los antiguos celebraban infinito la 
delicadez de la carne del aliagas; calidad que con- 
viene mucho mejor a la otiega que al lagopos. Pero 
me parece que no hay semejanza muy grande ni 
entre la pluma de la chocha , y la de la ortega , ni 
entre esiat , y la del l.i^opui en su pluma de verano. 

la 



LAG 

La comparación hecha por Aristóteles nada decide; 
in quanto a los elogios que los aniiguos han hecho 
de la carne del ait.igtn , es solamente una prueba 
de que era un man)jr estimado en su tiempo j pero 
no lo es de que fuese un ave que pojamos poner 
en la clase de la caza mas delicada. Los antiguos es- 
timaban algunas cosas que nosotros ahora desprecia- 
mos ; y para referir una prueba menos remota de la 
mutación que ha habido aún en la elección de los 
comestibles, dice BcUon en su lenguage antiguo, 
que quien quhiíi dar un gixii ba/iqueic siriui un aliiria- 
ban. Sin embargo , es un ave de cuya carne no ha- 
cemos caso alguno, y del número de aquellas in- 
ferieres á los manjares más comunes, Peio sea lo 
que fuere, nosotros debemos al Baion de la Pei- 
rouze una reducción importante , una descripción 
exa¿ta , y la historia circunstanciada de un ave que 
por su constitución , su independencia , y sus cos- 
tumbres sociables ofrece la idea de un ente feliz em 
medio de unos parages donde solo se crccria hallar 
el cahos , el desorden , y la miseria, 

El lagopos , según Brisson , es del genero V. de 
su método , y una especie de oncg.i. Parece que se 
halla en todos los lugares donde encuentra un tem- 
peramento que le convenga : es coinun en los Piri- 
neos , y los Alpes. Linneo le ha observado en las 
selvas de Suecia, y yo he visto varios lagopos en una 
remesa de aves de ¿iberia , y otros muchos que ha- 
bían sido remitidos del Canadá : sm embargo , la 
especie no se extiende por los espacios intcrniejios 
donde no hallarla temperamento, ni alimentos que 
la conviniesen. Los lagopos enviados de biberia y 
Canadá me han parecido pcrfe¿tamente semejantes 
entre sí, y no diferenciarse de los de los Pirineos, 
sif.o en que los primeros son mayores , y tienen las 
unas blancas , llanas por encmia , y mas largas. (*) 

Lagopos de la Bahia de Hadson. 

LdW. ton!. 1\ pag.y lam. t%. 
Este se diftrencia del lagopos de Europa en que 
es mayor, y en que el plumage del verano solo se 
extiende por las partes superiores , y el vientre que- 
da siempre blanco. Ademas el lagopos de la Bahía de 
Hudson está variado por encima durante el verano 
de manchas anchas , blancas, y de color de naranja 
obscuro, y los colores del lagopos de Europa son di- 
ferentes , y mas fuscos : pero ni esta variedad de 
pluma , ni aún el tamaño son suficientes razones 
para tener a estas dos aves por dos especies distintas, 
pues la diferencia en el tamaño, y ios colores son 
naturalmente unos simples efeótos del clima : un 
frió mas liguroso, y mas continuo impide que el 
color blanco se exúenda por debaxo del vientre , y 
no permite que otros colores le reemplacen en las 
partes superiores: los lagopos , cuya inclinación á b 
nieve , y al frió está bien averiguada , y á los qua- 
les estas circunstancias son tan favorables , tornan 
una corpulencia mayor , y forman una raza mas vi- 
<íorosa y S^rande en la Bahia de Hudson : no hay 
cosa me parece mas conforme en el curso ordina- 
rio de la naturaleza , y por lo mismo no creo que 
el lagopos de la Bahia de Hudson sea una especie di- 
ferente de la nuestra , pero le tengo por una simple 
variedad producida por el clima. 

Historia. Natural. Tum. 11, 

(») t»ta ave , ó es )» misma , ó de b misma espfcii; 



LEC 123 

El tamaño del lagopos de Canadá , y el de Sibe- 
ria superior á el de Europa, y medio entre el suyo, 
y el de la Bahia de Hudson , es otra de las razones 
que me confirman en esta opinión. Oc». F. 

LAMBICHE, rcase Güineia. 

LANGOSTILLA. 

Locustelle en Francés. 
Brisson ha referido la langostilla á su alovAra de 
matorral , que es nuestra alondra comim. Tal vez se- 
ra solamente una variedad : pero según la descrip- 
ción de Wilhugby la langostilla que él nombra It- 
custella a-vlciila , parece una especie diferente de la 
alondra pipi , y no sin fundamento las ha distinguido 
Montbeillard. 

La langostilla , según Wilhugby , es mas peque- 
ña que el reyezuelo : la parte superior del cuerpo es 
de un pardo amarillazo , con manchas negruzcas: 
la inferior de un blanco amaiiUazo, con manchas 
pardas en el baxo vientre , en las piernas , y en lo 
inferior de la cola : el canto de la langostilla se se- 
meja , como también el d-e la alondra pipi al de la 
cigarra. Hallase en Inglaterra. Ctn. X.SXIX. 

LANG RAYEN O PICAGREGA de Manila. 

h&m.tom.U.pag. lio.tam.xyw.fg.i. Oen. XXIr 

Lam. 9. fig. 1. 

larg, a'cn en Francés, 
El nombre de esta pegareborda de Manila, Capí- 
tal de la Isla de Luzon , es el ¡angul-langraycn : es 
un poco mas pequeña que nuestra pcgaicborda de 
giis : sus alas recogidas llegan hasta la punta de Ja 
cola , Ja qual no tiene mas que dos pulgadas y tres 
lincas de largo : la calicza , la garganta , el cuello, 
}• el lomo son negruzcos : la rabadilla , y la parte 
inferior del cuerpo blancas; las cubiertas superiores 
de las alas negruzcas , y las plumas de las alas y de 
la cola , los pies , y las uñas del mismo color ; el 
pico azulado, 

LANGUI-LANGRAYEN. Véase Langraibn. 

LARO. Lo mismo que Gaviota. 

'* LAVANCO. 
El la-vanco es una especie de ánade lirava que 
por lo común anda en las lagunas , rias ó ensenadas 
de la mar, por estar continuamente zabulléndose. 

LAZO, (caza") Los que se ponen para prender las 
aves, que por lo regular son de cerda. 

Lazo para el cuello. Fcase Collar escorre- 

DIZO. 

LECHUZA O LA ESPANTADA. 

Latn. 439. 

Briss. tom. I, pag. ; 14. 

Bel. Hist. nat. des Ois. pag. 140. 

ED^X'. glan.pag, 39. cap. 18. lam. ii8i 

Nocfua minor en Latin. 

Clwveihe en Francés. 

zi-vetta , ■z.uctta , xjgtícttn en Italiano. 

Kjitx en Alemán. 

S~o\víi en Polaco. 

Litile owl en Ingles. 
La lcchu7,a es del genero XII. y uno de los mas 
pequeños páxarcs noéturnos , puesto que no es mu- 
cho mayor que un mirlo: tiene ocho pulgadas, diez 
lineas desde la coronilla de la cabaza á la punta de 
la cola , y un pie y nueve pulgadas de vuelo ; sus 
Q.» alas 

qiie nuestro /VíwceííH. 



124 



LEC 



aljs plegadas Ikgan h.ibta lo ultimo de su cola : cl 
color pardo ts el que dcniina en todo su plu- 
maje el Cjiíd esta diversamente mezclado de 
blanco": cada pluma de la coronilla de la cabeza 
tiene enmtdio una linea blanca longitudinal que 
corta el fondo pardo : la garganta es toda blanca : el 
cuello , el pecho , y la par^e de arriba del cuerpo 
están cubiertos de 'manchas blancas , sobre fondo 
pardo : en el vientre ocupa el mismo color cl cen- 
tro de las plumas, y los lados son blancos : las guias 
de las alas pardas , variadas de manchas blancas 
transversales guainecldas de rosado-, la primera de 
las guias es mas corta que las otras , y la tercera y 
quarta son las mas largas ; la cola es parda , rayada 
por medio con manchas rosadas ; las plumas que 
rodean los ojos variadas de blanco y pardo j y las 
mas exteriores forman al rededor de las otras un 
círculo de plumas ásperas y rizadas: el iris es de un 
amarillo pálido: el pico amarillo por- su_ base, y 
ne"ro por la punta : las piernas están cubiertas de 
un pelo de un blanco rosado; los dedos son pardos, 
y con algunas plumas blanquecinas semejantes á pe- 
los , y las ui'ias pardas. 

La lic'hir^a habita regularmente en los edificios 
arruinados, en las torres , y en los huecos de las 
cuebas, y de les peñascos: freqüenta muy peco los 
bosques : no esta ceñida como los otros a salir úni- 
camente de noche. De dia vé bastante bien , y al- 
gunas veces da caza á ios paxaritos: sin embargo , ó 
sea por la falta de su vista, ó porque su vuelo no 
es bc.stante rápido coge muy pocos; pero quando 
lo logra , los desnuda de sus plumas , y despcilaza 
su carne para comérselos : los ratones , los topos y 
los escarabajos son su regular alimento : tiene dos 
especies de grito , uno bastante baxo y sofocado 
que dexa oir quando vuela , y otro mas alto y mas 
agudo que forma quando está parada, 

Vrich ha manifestado la hgura de una Icclnr^a 
que se encuentra en Alemania , cuyo plumage es de 
un pardo mas obscuro que el de la nuestra , y cl 
iris negro. Es verisimil que sea una variación de la 
especie , y se puede formar la misma conjetura de 
una iechií-^a de Santo Domingo , que difiere de la 
nuestra en que tiene menos blanco debaxo de la 
garganta , y tn que el vientre y pecho están raya- 
dos transversalinente con bandaS pardas. 

LÍCHU7..4 DE COLA LARGA dc Sibcria. 

lí¡?>i, 453. 
Este paxaro ha sido delineado é iluminado con 
arreglo a un individuo que he recibido de Sibcria 
junto con otros páxaros : tiene muchas relaciones 
con el c<ipiiií!cv(h , y le semeja por los colores del 
plumage mezclado de pardo y de blanco, teniendo 
como el las apariencias de un gaitlan , lo que es 
efe¿to de' la longitud de sus alas , y de su cola. Co- 
mo el cafaracotb habita en la Bahia de Hudson, y la 
¡cchuia (te cola larga en la Siberia , es muy verisimil 
que estos dos páxaros sean unas variaciones de la 
misma especie , como también e\ baifvjgn , lamas 
grande de- las Icdmias , se encuentra igualmente en 
Sibcria, y en la Bahia de Hudson. 

La kchu-^a grande de Siberia es del tamaño del 
gavilán : la coronilla de la cabeza , y la parte de 
atrás de ella son pardas , sobre fondo blanco que 
apenas se vé : los lados de la cabeza están señalados 



LEC 

con una banda longitudinal parda que desciende 
perpendicularmente hasta lo alto del cuello: las me- 
xillds son blancas, señaladas con muy poco de par- 
do que circuye las plumas; la garganta es del mismo 
color: tiene algunas pintas pardas, mayores y mas 
obscuras en lo alto del cuello , y sobre los costa- 
dos : lo restante está pintado lo mismo que la gar- 
ganta : la parte de abaxo del cuerpo es blanca, 
terminando cada pluma en una raya parda , lo que 
hace parecer rayada de pardo , sobre fondo blanco, 
Ict parie inferior de! cuerpo ; el lomo está variado 
(k bl.íuco y de pardo : y a cada lado del ala junto 
:í su pliegue tiene una plancha blanca; desde esta 
plancha hasta las tres quartas partes de la longitud 
de las alas se hallan estas rayadas por medio coa 
bandas pardas , negruzcas , y con otras blancas mas 
anchas hacia lo alto del ala ; la ultima quarta parte 
de la longitud de las grandes guias es pardi-iiegruz- 
ca , con algunas pintas blancas ; la pelusa ó plumón 
de los pies está muy espeso , blanco , y rayado por 
medio de pardo que llega hasta sobre las unas, las 
quales son de un blanco de cuerno , y el pico blan-» 
quccino. 

Lechuz.a chande. 

Lam. 438. 

Briss. tom. l.fag. y 1 1, 

Bel. Hht. 11 at. des Oís. fag. 140. fig, 14 1^ 

Bel. Fort, des Gis. fag. zy. 

Nofíiía major en Latin, 

ChoMttc , ó grand chczcchc cn Francés. 
La mayor parte de los autores han llamado á 
esta ave -iionua en Latin, y muchos le han añadi- 
do el epíteto de saxaiUh , que es muy propio para 
la ¡cánida giaride: otros la han llamado strls : y Lin- 
neo la nombra stiix.... oculoium iridUms fui'vh , de- 
nominación que le es muy adequada. 

Según Belon , ulula en Italiano. 

Suin-I:u¡% , ste'in culc kami^ , &c. en Alemán. 

Sowa en Polaco. 

íonnuov. gicy-owl , great-íiotvH-nwl en Inglés. 
La Iccbu'^a grande es un paxaro nodturno del ge- 
nero de la espantada , ó del XII. Desde la coronilla 
de la cabeza hasta la punta de la cola tiene trece 
pulgadas : sus alas plegadas exceden en una pulgada 
a la extremidad de su cola : su tamaño es casi el 
mismo que el de la espantada : la cabeza , el cuello, 
y la parte superior del lomo están variados con 
unas bandas pardas , anchas y longitudinales que 
ocupan el centro de cada pluma, sobre fondo blan- 
co sucio , y rosado pardo : la parte inferior del lo- 
mo, el ovií^pillo, y la superior de la cola son de un 
rosado , con mezcla de pardo ; lo alto del vientre, 
y los costados de un blanco que tira á color de ro- 
sa , variado con lineas pardas longitudinales. En al- 
gunos individuos la parte irdtrier del vientre es 
blanca , y en otros rosada : las cubiertas de encima 
de las alas están variadas de roxo , pardo y blanco 
rosado : las guias de las alas mezcladas de color de 
rosa , de pardo y de blanco que tira á roxo : la ex- 
tremidad de las tixeras es del todo parda : la cola 
que es de un blanco rosado , esta cortada por báñ- 
elas pardas transversales : las plumas sin orden que 
circu}en los ojos forman a su rededor un circulo 
negruzco dentro de otro mayor de un blanco su- 
cio, mezclado de rosado y de negruzco: el iris es 

ama- 



LEC 

amarillo ; el pico y uñas negruzcas , y Jas plumas 
que Visten los pies y los dedos de un blanco rosado. 

Son mas débiles los colores en la hembra , y 
mas pequeñas las manchas pardas. 

La lahifx,^ gtw.dc se complace en los lugares es- 
carpados y montuosos , y en los edificios destruidos 
y abandonados : se retira voluntariamente en las 
canteras , en los cóncabos , y en las cabernas de las 
montañas ; pero evita los lugares frcqucntados ó 
habitados , busca la soledad y la quietud , y se tiene 
por útil porque destru)'e los ratones : su grito nada 
tiene de agrio , y al contrario es algo dulce : pone 
por el mes de Marzo , y regularmente empolla eri 
ios agujeros de las peñas ¡, en las canteras , y en los 
mismos lugares que acostumbía habitar : sin embar- 
co , algunas veces suele poner en los huecos de los 
árboles ; no digo esto apo) ado solamente en la au- 
toridad de Salerno , sino en haber también encon- 
trado por el mes de Abril en ti bosque de Bolonia 
dentro de una encina hueca un nido de esta ave con 
qtiatro hijuelos que estaban cubiertos de un tloxel 
mezclado de gris pardo , y de blanquecino. 

La lechnxa grande se halla en todas las regiones 
de Europa , y es en ellas bastante comim. Buflbn 
piensa que se encuentra esta especie en América , y 
que la Icebu-^a indicada por el P. Feuylleé baxo el 
nombre de kchn-:^u conejo , porque la encontró den- 
tro de un agujero que habia en tierra , es una varia- 
ción de la kchu%a grande de Europa. Brisson tom. I. 
p.ig. 515. describe este páxaro con el nombre de 
ihouette de Coquimbo , y es del tamaño de la ¡echu- 
■x,.t grande de Europa. La parte de arriba del cuerpo, 
}■ el pecho están variados de manchas blancas , so- 
bre Fondo rosado: el vientre es de un blanco sucio. 
Jas alas variadas de leonado y de blanco ; y la cola 
de un blanco sucio. 

Lechuza grande de la Cayena. 

Esta ave no ha sido indicada hasta ahora por 
autor alguno : es algo mayor que la Uclni"a grande 
de Europa: sus colores son de un pardo casi negro, 
y de un blanco gris con algo de rosado : la cabeza 
y el cuello están cubiertos de plumas negras, ó de 
un pardo casi negro , la extremidad de cada pluma 
señalada con una pinta cenicienta : la parte de arriba 
y de abaxo del ctierpo rayadas transversalmente de 
blanco , sobre fondo negro ; las rayas son mas an- 
chas , y tiran mas á gris en la parte de abaxo del 
cuerpo: sobre el lomo, y en las cubiertas de en- 
cima de las alas son mucho mas estrechas , y de un 
blanco mas limpio : Jas plumas que forman el azote 
del ala son de un negro decidido , y sin mancha: 
las grandes guias de las alas son pardas , guarnecidas 
levemente por la parte de afuera de un gris rosado 
desde su nacimiento hasta las tres quartas partes de su 
longitud : su extremidad es del todo parda : Ja cola 
es por arriba de un negro pardo , y de otro pardo 
claro por debaxo ; está atravesada por tres bandas 
blancas, y su extremidad es también blanca: Jos pies 
están cubiertos de un pelo mezclado de negro y de 
gris blanco : los dedos desnudos y amarillos , y las 
uñas blancas , con la punta negruzca. He recibido 
este páxaro de la Cayena, donde es dable que no 
sea muy común , porque raras veces se encuentra 
entre las aves que freqüentemente envian de esta 
colonia. Gen. Xll. 



25 



LEC 

L£CHt;2A GRANDE del Canadá. 

Briss. tom. I. pag. 5 18. lam. XXXl'II. fig. 1. Ce- 
ní, o XII. 

La /ichuna grande deJ Canadá es casi del tamaño 
de la de Europa : la coronilla de la cabeza , y la 
parte de atrás de ella y del cuello son negruzcas, 
variadas de manchas blancas : la parte de arriba del 
cuerpo parda, y variada también de blanco dispues- 
to a manchas : las plumas sin orden que circuyen 
los ojos son de un blanco sucio, y las de mas afuera 
ásperas , rizadas y negruzcas; esta semejanza con Ja 
/eíhu'-^a o espantada , y la que tiene en la colocación 
de colores , prueban que este páxaro antes es una 
/ahií-^a grande como la ha llamado Bufion , que una 
dirige como ha juzgado Brisson : la parte de abaxo 
del cuerpo es blanca , rayada transversalmente de 
pardo en la delantera del cuello , y en el pecho , y 
de castaño en el vientre , costados y piernas : Jas 
plumas de Jas alas son pardas , con manchas blancas 
tanto por Juera como por dentro , y las de la cola, 
que son también pardas j están cortadas por rayas 
blancas transversales : la pelusa de los pies es de un 
blanco sucio , manchado de pardo claro : el pico 
blanquecino , y las uñas de gris. 

Lechuza chande de Santo Domingo. 
BuHon es el único autor que ha indicado esta 
/«/'«y! , y habla de ella en estos términos : „ tiene 
„ el pico mayor , mas fuerte , y mas encorvado que 
j, otra alguna especie de /fc/wc^/rj : pero aún se dife- 
„ rencia de nuestra grande ¡cchu\a , en que el vien- 
„ tre es de un color rosado uniforme, y en que so- 
„ bre el pecho tan solo tiene algunas manchas lon- 
„ gitudinales , quando en la grande Icchu'^a de Euro- 
,, pa se encuentran sobre el pecho y vientre unas 
„ grandes manchas pardas oblongas , y puntiagudas, 
„ que le han hecho dar el nombre de leíhu\a. cncen- 
3, dida , flammcata. " 

LIEBRE DE AGUA. Véase Colimbo cornudo, 

LIGAR. (Voz de cetrería.) 

L'ier en Francés. 
Esta palabra tiene dos acepciones en Ja Cetrería. 
La primera respecto a dos aves que se unen y vue- 
lan en compañía persiguiendo á otra á la que estre- 
chan de cerca. La segunda se dice del ave que 
agarra Ja presa con las garras , ó que después de 
haberla abatido a tierra la cierra, y la toge. 

LIMOSA. Especie de Chocha. 

Capikeps limosa en Latín. 

Eargc en Francés, 
Las limosas son aves de pasa , no se ven mas 
que en Jas orillas del mar , vienen á nuestras costas 
por Septiembre , hacen poca mansión en ellas , y 
mientras permanecen allí , prefieren para vivir los 
pantanos salobres ; lo misino que las chochas , se 
mantienen de gusanos y lombrices que sacan de 
dentro de los pantanos : son muy fieras , pero quan- 
do llegan , el cansancio Jas hace muy pesadas para 
huir , y levantan entonces su vueJo con bastante 
trabajo : corren mucho, pero rodeándolas se pueden 
juntar y matar muchas de un tiro : su carne es deli- 
cada , y de gusto exquisito : no anidan en nuestras 
costas. Aunque no haya yo observado estos paxaros 
en Jas orillas del mar , estoy asegurado de que estas 
aves hacen otra segunda pasa por la primavera. 
En esta estación he visto muchas veces en París 

la- 



120 



LIM 



;il;nin.is de ellas en los sitios donde se vende la 
volarerin. 

El genero de la ümoi.i en el orden sistematice 
de Brisson , precede inmediatamente al de Li hccddií 
o ihotha re<íl'-\, >' es el LXXVl. 

Este genero se distingue con especialid.id poi' la 
forma del pico delgado, muy Lugo, antes encorva- 
do hacia aniba qué derecho, y cuya pui;ta es lisa 

y obtusa. 

En las costas de l-'Icardia se dá a estas aves el 
nombre de tatcLn. 

El Conde de Bufibn, con motivo de las limosas, 
observa , que entre todos estos entes ligeros sobre 
los quaics ha esparcido la naturaleza tantas gracias y 
vivacidad , y que parece haber mezclado entre la 
grande escena de sus obras , para animar el vacio 
del espacio , y producir en el el mo\'imitnto , las 
aves de pantanos son las que han particif.ido me- 
nos de estas dotes.... 

Ninguna de ellas tiene las gracias ni hermosura 
de las de nuestros campos : no saben como estas, 
divertirse ni regocijarse juntas, ni emprender algunos 
entretenimientos en la tierra ni en el ayre: su vue- 
lo no es mas que una huida ó pasage rápido t!e un 
frió pantano a otro.... Durante el dia se mantienen 
acostadas á la sombra : una vista débil , y un na- 
tural tímido las hace preferir la obscuridad de la 
noche , ó el resplandor de los crepúsculos al rayar el 
di? : no buscan tanto la comida con los ojos como 
con el taelo y el olfato. De este modo viven las 
becadas , las agiichínihas , las limosas , y la mayor 
parte de los paxaros de pantanos.... 

Limosa eianca, 

Briss. tom. y. pag. i90, 

EdW. toi'i, Ul.pag.y lam. 139. 
Su tamaño es el mismo poco mas ó menos que 
el de la limosa rosa : todo su plumagc es blanco , á 
excepción de que sobre las grandes guias de ia cola 
y del ala se nota algo de pajizo : el pico es ana- 
ranjado en toda su longitud , negro por la punta, 
y mas encorvado hacia arriba que en las otras limo- 
sas. Es verisímil , como lo juzga Edxxars , que esta 
limosa de la Bahia de Hudson permanezca mientras 
lo riguroso del hibierno con el plumage blanco, y 
que por el verano se vista de los colores que le 
son propios : y hay también fundamento p.ua creer- 
se , que es este el mismo paxaro descripto , pero 
con su plumage de verano , baxo el nombre de li- 
mosa >o\a de la Baíiia de Hudson , si la limosa ilanca 
no tuviese el pico mas levantado hacia arriba , lo 
que no puede ser efedo del kio. Ocn. LXXVI. 

Limosa cümun. 

Limosa. Lam. 874. 

Briss. tom. l\ pag. líj. 

Bel. Bist. nat. des ais. pag. lO^.fg. y peig. lOS. 

Be I. Tort. des Oís. pag. 84. 
Brisson dá a este paxaro el nombre latino de 
limosa , Aldrovando toialus , Willugby Jedoa. Los 
Ingleses la llaman goat-hcad , godwit , stoM-plonr. 
los Italianos pi'^T^acara , 'vetóla iliaitot. 

La lu/iusa común tiene quince pulgadas y seis li- 
neas desde la punta del pico á la de la cola , y dos 
pies de vuelo. 

La parie superior de la cabeza está cubierta de 
plumas de un pardo obscuro por medio , y roxas 



LIM 

por sus orillas : las nuxillas son rosadas ; ¡a gargan- 
ta es de un blanco tenido de rosado ; el cuello esta 
variado de gris y de rosado : lo alto de la parte de 
arriba del cuerpo es de un pardo gris , mezclado de 
algunas plumas negruzcas , variadas por las orillas 
de rosado: la parte posterior del lomo, y la la- 
badilla son blancas : el pecho de un gris blanque- 
cino, cruzado con bandas pardas: el vientre blanco, 
los l.idos también por la parte inferior y por la su- 
perior de color de gris ; las cubiertas de ¡as alas es- 
tan mezcladas de gris , de pardo y blanquizco : el 
ala se compone de veinte y siete guias , sobre las 
que se hallan esparcidos con desigualdad lo negro, 
lo bl.mco , y lo pardo : las guias ó plumas grandes 
de la cola son blancas en su nacimiento, y pardas en 
su longitud, terminando en giis blanco : las dos de 
mas afuera son blancas hasta tres quartas partes de 
su longitud, y quanto mas exteriores tanto menos 
tienen de pardo : la mayor parte del pico tira á roxo, 
y hacia su extremidad es negruzco : los pies y uñas 
son negros. Gen. IXXl-'I, 

Limosa de color de gris. Lam. 87Í. Briss. 
io>:i. ¡r. pag. z6-j. Véase Limosa ladradora. 

Limosa de rits encarnados. 
Esta denominación presenta el caráfter mas 
aparente de esta especie , que hasta ahora no se 
conocía. 

Esta limosa tiene cerca de trece pulgadas desde 
la punta del pico hasta la de la cola : el pico tiene 
de largo dos pulgadas y tres lineas-, en su nacimituto 
esta arqueado hacia abaxo , y junto a la punta hacia 
arriba ; la mandibula inferior es de un hermoso en- 
carnado de sangre de drago ó cinabrio casi hasta la 
mitad : lo restante del pico es negro : todo lo de 
encima del cuerpo es de un gris ceniciento, y lo de 
abaxo de un blanco de nieve : las guias de las alas 
son pardas por la parte de afuera , y blanquecinas 
por la de adentro : las dos del centro de la cola son 
todas cenicientas , y las otras están como recortadas 
por las orillas á manera de sierra por una tintura 
blanca : las piernas y los pies son de un roxo muy 
vivo de sangre de drago : y las uñas negras. Ce- 

■iico LXXVL 

(Este artículo es de Mr. de la Peirouze.) 

Limosa ladradora. 

Limosa de color gris. Lam. 876. 

Briss. tom. V. pag. 167. 

Bel. Hist. nat. des Oís. pag, zo6. 

Ladrador , Suppl. de la Lruycl, 

Barkcr en [nglcs. 

Totano en lengua Veneciana. 
La limosa ladrado, a apenas tiene un pie desde 
la punta del pico á la de la cola , y de vuelo 
algo mas de veinte pulgadas. La parte superior de 
la cabeza y del cuello es de un pardo negruzco, 
mezclado de blanquecino por los lados : la superior 
del lomo está variada de manchas negras harto 
grandes , sobre fondo pardo gris : el mismo gris es 
el que sobrepuja en las cubiertas de las alas ; pero 
cada pluma esta rodeada de blanquecino : la gargjn- 
ta también es de este color , y la delantera del cue- 
llo y el pecho están vestidos de plumas blancas, 
señaladas por medio con una raya parda longitudi- 
nal : el ovispillo ó rabadilla, y lo debaxo del cuer- 
po es todo blanco. 

El 



LIM 

El ala se compone de veinte y seis plumas , so- 
bre las quales el blanco y pardo gris están reparti- 
dos diferentemente , y con deiigualdad. Las plumas 
de la cola son blancas , rayadas transvtrsalmente de 
pardo : el pico también es pardo : los pies son de 
gris , y las uñas negruzcas. Según ti apellido de Li- 
(í/.icío/a que se ha dado á esta ave , es verisímil 
que su voz ó grito sea semejante al ladrido del 
perro. Gen. LXXl^'l. 
Limosa parda. 

Briís. tom. y. pag. 167. lam. XXXIII. fig. ». 
Líj//i. S76, 
La /imoía parda tiene once pulgadas y nueve li- 
neas desde la punta del pico á la de la cola , y un 
pie y siete pulgadas de vuelo. 

Li parte superior de la cabeza , la de atrás del 
cuello , y Ja de encima del cuerpo están cubiertas 
de plumas pardas , circuidas por cada lado de un 
ptrtiiuo b.anco, y terminadas en el mismo color: 
io inRrior del lomo , y el ovispillo son blancos: 
las mexillas , la gargan.a , y la delantera del cuello 
de un ceniciento obscuro : lo de abaxo del cuerpo 
es del miimo ceniciento ; pero se aclarece esta 
mezcla qjaato mas se va acercando á la región in- 
terior , cuyas plumas están circuidas de blanco : el 
ala se compone de veinte y seis plumas , variadas 
diversamente de pardo , gris y blanco ; pero te- 
niendo plrgadas las alas , las graides guias ó las ife 
mas afuera únicamente presencan un color pardo ne- 
gruzco ; la cola se compone de doce plumas , de Ls 
quaics las dos del medio son de un pardo obscuro, 
rayado de blanquecino , y las otras die¿ de un par- 
do mas claro , y rayadas de blanco : el pico es ne- 
gro , excep;o la raiz de la parte inferior que es 
blanquecina , y su extremidad esta algo torcida y 
encorvada hacia abaxo. 

Es:e carader es bastante opuesto al del genero, 
y asi este páxaro , en quanto á esto , es una ex- 
cepción. Los pies y las uñas son de color pardo. 
Gen. IXXVI. 

Limosa. Lam. 874. Bkiss. tom. V.^ag, x6j, Vcaít 
Limosa comon. .1 

Limosa roxa, ' • 

Eriss. tom. y.pag. zSi. fg. i, 
Lam. 900. 

Edw. tom. lU.fag.y lam. 138. 
La ¡imoío. tora tiene ;ilgo mas de trece pulgadas 
de largo desde la punta del pi: o a la de la coa, 
y cerca de dos pies de vuelo. Todo el cuerpo por 
encima , y la delantera del cuello son de un color 
leonado rosado : io ako de la cabeza , y el cuello 
por h parte de atrás están manchados con lineas 
longitudinales negruzcas, sobre fondo rosado: estas 
lineas esián mas jumas en la coronilla de la cabeza: 
el lomo , y las cubiertas de las alas son de un 
pardo oLscuro, rodeado de un blai.co que tira á 
rosa : el ala se compone de veii.te y siete guias: la 
cola está rayada con listas pardas , y con rosadas: 
la mitad del pico , siguiendo su longitud desde su 
raiz , es de un amarillo que tira á roxo , y la otra 
mitad negruzco : los pies son de este ultimo color. 
Gen. Lxxri. 

La especie de esta limosa está muy extendi- 
da , puesto que se encuentra al Norte del an'iguo 
Continente hasta la Laponia , y se ha remitido 



LOH 



127 



de la Bahía de Hudson donde se ha encontrado. 

Limosa roxa. (grande) 

Briss. tom. V. pag. 284. 

Lam, 916. 
Su longitud desde la punta del pico á la de la 
cola es de quince pulgadas, y tiene uos pies y tres 
pulgadas de vuelo. 

Una banda blanca rosada cruza desde el princi- 
pio del pico por encima de los ojos : la pane supe- 
rior de la cabeza , y la de encima del cuerpo esian 
cubiertas de plumas negruzcas , orilladas de rosaao: 
la garganta , y el cuello son roxos : la parte de aba- 
xo del cuerpo esta rayada transversalmente de ne- 
gruzco , sobre fondo de un blanco sucio : las gran- 
des guias del ala son negras, y su canon blanco; Jas 
tres primeras están señaladas hacia el tercio de su 
longitud con una banda blanca transversal , lo que 
forma sobre el ala plegada una barra blanca encima 
del negro con que terminan las grandes guias : la 
cola es negruzca , rayada transversalmente de blan- 
co : el nacimiento del pico es de un blanco que tira 
á roxo y negro por la punta: los pies son de un par- 
do negruzco , y las uñas negras. Gík. LXXVI, 

Limosa ro^a de la Bahia de Hudson. 

Briss. tom. F. ¡.ag. 287. 

Bd\)('. tom. lU.fag.y lam. 137. 
Esta limosa es el mayor paxaro de su genero: 
tiene diez y siete pulgadas y tres linea* desde la 
punta del pico á la de la cola , y dos pies y tres 
pulgadas de vuelo : su plumagc se parece al de la 
giande l'im.isa roxa ; pero se diferencia en que tiene 
mas encarnado : y asi la principal diversi 'ad consis- 
te en el plumage , como también en el tamaño de 
estos páxaros : no obstante , es muy factible que 
estas diferencias tan solo sean efedo del clima , y 
que ambas sean de la misma especie. Fease Limosa 
roxa (grande.) Cin, LXXFI. 

Limosa variada. 

Briss. tom. P\ fag, 171. 
La limosa variada de gris tiene trece pulgadas y 
tres lineas desde la punta del pico á la de la cola, 
y dos pies y una pulgada de vuelo : es pues mas pe- 
queña que la ladradora , y por esto sin duda , la han 
tenido los autores por especie distinta : por otra 
p;r.e , ambas se semejan en un todo , y aún en la 
distribución de los colores del plumage : en quanto 
á éste , solo presentan algunas leves diferencias , y 
las principales consisten en tener la limosa ladractora 
mas blanca la rabadilla , y en estar la de la limos* 
v.i'i.ida cubierta de plumas pardas, circuidas de una 
cinta ancha blanca , y en que los ca. ones de las plu« 
mas que cubren los costados del vientre son pardos; 
en esta limosa es pardo ti natimien.o del pico, y ne- 
gruzca su extremidad , como también los pies que 
son de color gris en la ladradora, son tn la roía 
de un negro verdoso. Coi. LXXFl, 

LOHONG O ABUTARDA CRISTADA de 
Arabia. 

Briss, tom. F. pag. jO. Gen. LXFI. 

Clis arábica Crisiaia, siz!e loimig en Lacin. 

IvLoiig en Francés. 
La aLuiarda de Arabia , que los naturales del 
pais llaman lohong , es quasi dtl tamaño de la nues- 
tra : tiene los deaos nías cortos , y ti pico , los 
pies , y el cuello mas largos : la delantera de la ca- 
be- 



12 



8 



LOH 



beza es blanca : en cada lado , y por encima de los 
ojos tkne una banda truisvcrsal negra , y las dos 
se juntan en un moño que ts del mismo color : lo 
posterior de la cabeza , y del cuello , y lo inferior 
del cuerpo esta r.iy::do cransversalmcnte de negro, 
sobre fondo bermejizo : la garganta , y la delantera 
del cuello son de color de ceniza , divididos por 
rayas cortas pardas transversales : lo interior del 
cuerpo es blanco: las cubiertas superiores de las 
alas son de los mismos colores que el lomo , y ter- 
minan en una mancha bianca en torma de media 
luna ; el contorno del ala es blanco , sus mayores 
"uias son negras , las meJianas están variadas de ne- 
oro y blanco en pequeñas manchas , y las mas in- 
mediatas al cuerpo rayadas de negro y ber- 
mejizo : las dos plumas intermedias de la cola tie- 
nen los mismos colores que las del ala inmediatas 
al cuerpo , y las laterales son blancas , atravesadas 
hacia su extremidad por una banda ancha negra : el 
iris es de un pardo obscuro : el pico de color de 
cuerno ; y lo inferior de las piernas , los pies , y las 
uñas de un pardo claro. 

LORO O LOIUTO. 

loyy en Francés, 
El nombre de lotos ó Untos se ha dado á unos 
¡'a¡'aga\'us del antiguo Confínente por su grito , cu- 
ya idea trae á la memoria esta denominación : los 
Oriiitülogistas los han distinguido por el color en- 
carnado de su pluma que es el dominante , y no 
han señalado otras diferencias por las quales se les 
reconociese. Sonnerat , que ca sus viages ha tenido 
ocasión de observar estos ¡>a¡iagayus en los paisas 
donde se crian , observa , que tienen el pico mas 
pequeño , menos arqueado , y mas puntiagudo que 
los demás píipíigayas : que tu mirada es viva , su voz 
penetrante , y que son prontos y ágiles en sus mo- 
vimientos. Ademas nos dice , que el encarnado no 
es , como han pensado los autores , el color domi- 
nante de todos los ¡oiuos indistintamente : que algu- 
nos , con los caradtéres , cuya numeración se ac.iba 
de leer, no tienen, ó tienen poco color encarna- 
do : los loros, añade, solamente se crian en las Mo- 
lucas , y en la nueva Guirea : los que se ven en 
otras partes , han sido transportados a ellas ; pero 
en el Archipiélago de doiide son originarios , son 
constantemente diferentes de una Isla a otra aunque 
estén poco distantes : finalmente dice Sonnerat que 
por lo cotnun son delicados , dihciles de transpor- 
tar , y propensos a movimientos convulsivos , con 
los quales perecen en poco t empo. ylugc a U nue- 
"va (jurncii, png. lyz. y slguiínits. 

Juzgando de los loios por los que a veces nos 
suelen traer, tienen estos /<<!;'íi_í'/¡y<)j electivamente 
los caraCtérci , costumbres , y delicadez que Sonne- 
rat los atriouye ; el alimento que mas les adapta es 
el arroz cocido en agua , y un poco desecho : gus- 
tan también de frutas , de pastas , y de todos los 
manjares sjzonados con mucho azúcar; pero si se 
quieren conservar, es preciso darles á comer sobria- 
mente, y reducirles únicamente al arroz: es preciso 
taiiiüien bañarlos fiequen. emente , y preservarlos 
del trio que les es muy dañoso : yo pertií un ¡0,0 
muy hermr so , porque un sugeto a qui.n se lo de- 
xé por aigun tiempo , lo tuvo una noche al sereno 
en una ventana hasta las dos de la mañana : al día 



LOR 

siguiente le dieron unas convulsiones muy fuertes, 
que se renovaban al entrar las accesiones , y de las 
quales murió en tres dias , sin embargo de estar 
en el mes de Julio. 

Los loras son aves hermosas por la gentileza de 
su forma , por la prontitud de sus movimientos , y 
por su vivacidad , asco y hermosura de su pluma. 
Hay algunos muy mansos y acariciadores, y son los 
mas bellos , y amables de todos los papagayos ; pero 
es preciso conocerlos antes de fiarse , porque hay 
algunos que parecen ser de estos , y entre la viveza 
y alegría ocultan una malicia que les es propia , y 
muerden cruelmente : generalmente tienen poca dis- 
posición para aprender á hablar , y solo repiten al- 
gunas palabras mal articuladas. Parece que se puede 
atribuir la causa de esto á que no siendo su pico 
tan ancho , menos convexo , y mas afilado , dexa 
escapar el ayre demasiado pronto , sin dar á los so- 
nidos el tiempo de formarse ; pero este defedto , si 
acaso lo es , está compensado por otras muchas gra- 
cias , que dan a los loros el primer grado entre los 
papagayos. 

Loro (el grande). 

Loro de la nueva Guinea. L^m. 6Kj. 
Es preciso no confundir este papagayo , con 
aquel á quien Sonnerat ha dado el mismo nombre. 
No hace mención de este á quien )o solo conozco 
por la lamina iluminada que le representa, y por lo 
que de él dice el Conde de Buftbn : „Es mayor que 
„ el loro : tiene trece pulgadas de largo : la cabeza, 
5, y el cuello son de un encarnado hermoso : lo in- 
„ ferior del cuello hacia el lomo es de azul violeta: 
„ el pecho está matizado de encarnado , de azul 
„ de violeta , y de verde : la mezcla de verde y en- 
„ carnado continua en el vientre : las tixeras , y la 
„ orilla del ala desde el hombro son azules , lo de- 
„ más de un encarnado obscuro : la mitad de la co- 
„ la es encarnada , y la punta amarilla. Gen. Lili. 

Loro carmesí. 

Loro de Amboina. Larti. 518. 

Briss. tom, U '. pag. 231. 
Este loro es en el tamaño la segunda especie 
conocida de estos papagayos : tienen un pie menos 
seis lineas desde la punta del pico á la de la cola, 
diez y siete pulgadas de vuelo , y sus alas recogidas 
llegan un poco mas allá de la mitad de la cola : la 
cabeza , el cuello , y lo superior del cuerpo son de 
un color roxo mas subido que en los demás loros, 
y tira a un carmesi cárdeno ; lo inferior del cuerpo 
es de un violáceo purpúreo , pero sin lustre. Ge- 
neralmente los colores de este loro son cárdenos y 
deslucidos. Las guias de las alas son de un encarna- 
do obscuro por encima , y de un pardo negruzco 
por debaxo : las de la cola de un encarnado subido, 
algo mas claro y apagado hacia la punta de las plu- 
mas : el pellejo desnudo de que están rodeados los 
ojos es negruzco: el iris de color de naranja: el pi- 
co pardo bermejizo , los pies pardos , y las unas 
negras. Es muy raro el ver en Francia este loro vi- 
vo , y aún muerto se halla en muy pocas colec- 
ciones. 

Loro de Amboina. Lam. 518. Briss. íom. /f. 
pag. 131. l'casc Loro carmesí. 

Loro de Ceran. Briss. tom. IF.pag. 115. Lineo 
ídiíl. X. pag. 44. sup. II. p'eaii Loko-noira. 

Lo- 



L o R 

Loro de coliar. 

loio macho de las Indias Orientales. La»!. 1 19. 
Es im poco mayor que el ¡o,u-no¡,a : lo su- 
perior de la cabeza es negro, terminado en azul so- 
bre la nuca : el cuello , lo superior é infciior del 
cuerpo, y la cola son de un encarnado muy brillan-- 
te que lira a carmesí : lo alto del pliegue del ala , y 
las piernas de color azul de esmalte : y el ala 
verde : en la delantera del cuello tiene un semico- 
llar estrecho de un amarillo dorado : el pico es en- 
.c.'rnado , con algo de amarillo por los lados : los 
pies pardos , y las uñas negras. 

ti loro de laí Indias Oiimiates de Briss. tom. IV. 
pag. 111. lam. XXH'. fig. I. representado con el mis- 
mo nombre en la lam. 84. tiene mucha conexión 
con el anterior : y se diferencia en que lo superior 
de la cabeza es de un negro violáceo , que se acla- 
ra en la nuca, en que no tiene collar amarillo en el 
cuello, y en que las piernas están rodeadas de plumas 
verdes, terminadas en azul, que cubre el verde, 
de modo que no le dexa ver : las plumas de la de- 
lantera del cuello , y del pecho son de un amarillo 
brillante en su nacimiento , y rematan en el mismo 
color encarnado que campea en lo restante del 
cuerpo; el amarillo no se descubre mas que quando 
tiene las plumas trizadas : y esta es otra de las se- 
mejanzas de esta ave con el loiO de colla/; cuyas plu- 
mas en las mismas partes son del mismo color , y 
el collar no es mas que una extensión del color 
amarillo, mucho mayor en algunas plumas, pero 
ningui a de ellas es enteramente amarilla : yo jamas 
he visto vivo el primer loto de estos , pero si he 
visto el segundo varias veces en casa de un paxare- 
ro de París ; era muy manso , y solo había retenido 
algunas palabras que pronunciaba muy mal ; lo qual 
no concuerda con la relación que Mr. Aublet ha he- 
cho al Conde de Buñon sobre un io/u igual que ha- 
bía visto en la Isla de Irancia: según este viagero, 
era este ¡oto particularmente maravilloso, y los loios 
por lo general tienen la mayor facilidad para apren- 
der a hablar : yo ignoro sí la pieakn quando pasan 
á Europa, pues he visto muchos, y todos no ha- 
bían retenido mas que un corto número de palabras 
que articulaban harto mal ; y aún los mismos paxa- 
reros no les alaban mucho en este particular. El 
Conde de Bufibn tiene al primer loro cíe estos por 
el macho , y al segundo por la hembra : esta conje- 
tura puede ser muy fundada , pero las conexiones 
son una débil prueba de identidad enae estas aves, 
cuyas especies varían de una Isla a otra ; y por esta 
razón no creo que pueda mirarse el luro de collar 
del Conde de Buftbn , y el loro de collar de hidlas 
de Brísson , tom. ly.pag. 230. como una variedad 
uno de otro , como el Conde de Buflbn piensa. El 
loro descripto por Brísson es del mismo tamaño que 
el lora de Collar del Conde de Butfon , el fondo uel 
plumage es el mismo ; pero el segundo se diferen- 
cia del primero: i." En que lo superior de la cabe- 
za es de un azul brillante : 2." en que el collar es 
entero; 3." en que lo inferior del lomo, la rabadilla, 
el baxo vientre , y las piernas están variadas de co- 
lor de rosa y blanco : 4.° en que las cubiertas supe- 
riores é interiores de la cola están mezcladas de 
blanco y encarnado vivo: 5." en que las guias gran- 
des de las ala- son de un azul hermoso , y las me- 
Hisíeria Nalural, Tom ¡I. 



LOR 



129 



dianas de un verde amaullazo : 6." en que las de ki 
cola son purpúreas, con un matiz de pardo berme- 
jizo; el pico es p.)jizo, los pies cenicientos , y Ls 
uñas negras. 

Kesumiendo les objetos contenidos en este artí- 
culo , Rsulta , que según el didamen del Conde de 
Btitlon , no contiene mas que la descripción de una 
especie , y de su variedad; que de los dos primeros 
lo, os el uno es macho, y el otro hembra, y el ter- 
cero una variedad del primero. Pero todos tres me 
parece que se diferencian bastante , especialmente 
el ultimo, para mirarlos como otras tantas especies, 
en una familia de aves que no son los mismos en 
una Isla que «.n otra. Oeii, LUÍ. 

Loro de collar de Indias. Briss. tom, IF. 
pag. 130. Véase Loro de coitAR. 

Loro de Filipinas. Lam. i6i. BRrss. tom. IV, 
pag. 225. Vcase Loro tricolor. 

Loro de Gueby. Lam. 684. 

Loro de Gucby (pequeño). Viage á ¡a. nueva. 
Ciunca , pag. 174. léase Loro encarnado y vio- 
leta. 

Loro de Gilolo. Viage a la nueva Cmnea , pag. 
177. i'ease Loro lncarnado. 

Loro de la China. Lam. 51?. Vc.ue Loro en- 
carnado. 

Loro de la nueva Guinea, Lam.6Zi. Véase Loro 
(grande.') 

Loro de la nueva Guinea. 

Viage a la nueva Uiánca , pag, 175. lam, no. 
Aunque este p.xpagayn no tiene encarnado en su 
pluma , no tengo üihcultad en colocarle como Son- 
ntrat en la tauíilia de los lo,os. Ale rttitro á este 
viagero instruido , el qual sin duda se ha determi- 
nado a ello, porque esta ave tiene el pico, la lige- 
reza , y las costumbres de los demás io,os , caracte- 
res mas esenciales que el color dci plunií.ge. „ E» 
„ del tamaño ciii\ papagayo común ; su plumage, que 
„ es de un negro que tira azul , tiene al mismo 
„ tiempo la brillantez del metal , y la suavidad del 
„ terciopelo; \os pies, y el pico son negruzcos : los 
„ OJOS están circuidos de un pellejo pardo : el iris 
„ está compuesto de dos círculos , de los quales el 
„ mayor es azul, y el menor es encarnado obscuro: 
„ las plumas de la cola son negras por encima, 
5, y de un encamado deslucido por debaxo. " 
ten. Lili. 

Loro de las Indias Orientales. Lam. 84. Briss. 
tom. IV. pag. 221. léase Loro de collar. 

Loro de las Molucas. Lam, 16. Briss, tom. IV. 
pag. 119. Véase Loro noira. 

Loro del Brasil. Bkiss, tom, IV. pag. iz^. Véase 
Lobo de coliar. 

LoKo del Brasil. Véase Parraqua. 

Loro encarnado. 

Loro de la China. Lam. f 19. 
Este se diferencia de la mayor parte de los de- 
más lo/os en que tiene todo el plumage encarnado, 
aun el de las alas , a excepción de la punta de las 
guias grandes que es negra , de un rasgo longitu- 
dinal del mismo color en la orilla externa del ala, 
y de una ünea transversal muy estrecha del mismo 
matiz con que terminan varías guias medianas : en 
lo inferior de la cola tiene una mancha azul , y otra 
igual en cada lado en el centro del ala , y cerca del 
R cuer- 



130 LOR 

cuerpo. Este ¡oro no es tan grande como «I hyo-no!- 
ra , y tiene mucha coi>cxion con ti ¡'<if>igiyo que 
Sonnerat ha llamado h'ide-gHolo , y que ha descrip- 
to en los términos siguientes. V'mgc á U nmx'a Ou't- 

„ Su cabeza , su cuello , el pecho , el lomo , el 
, vientre, y las tres quartas partes de la cola son 

de un color de carmín muy hermoso : el ojo está 
I, rodeado de un circulo oval negro , que una de 
„8us puntas llega hasta el ángulo del pico , y la 
„ otra se extiende mas allá del ojo por detras. " Es 
probable que este círculo que rodea el ojo , este 
formado como en los deni..s loros de un pellejo eles- 
nudo. „ En medio de cada ala por la parce superior 
„ tiene una mancha azul ultramar : las cubiertas de 
„ la cola por deb.ixo son del mismo color ; las 
„ t;uias grandes de las alas negras ; la punta de la 
„ cola de color de castaña : los pies del mismo co- 
„ lor : y el pico , y el iris de un amarillo de oró 
„piir.eme. " Otw. Lili. 

Loro encarnado y coior de violeta. 

Loío de Gueby. Lam. 68^. 

Loro ptqutño de Gueby. Finge á la jrueva Cuhien^ 
pag. 174. 

Es del mismo tamaño que el papagayo de colla, i 
el fondo de su plumage de un encarnado brillan- 
te, variado en lo posterior de la cabeza, y en lo 
superior y lados del cuello de un color de violeta 
bermejizo , de una banda transversal de color de 
violeía negruzco en e\l centro del ala , y de una ra- 
ya del mismo color en Ja extremidad de vari.is 
plumas, asi de encima como debíxo del cuerpo: to- 
das las guias de las alas terminan en negro que tira 
á violeta , y que quanto mas exteriores tamo mas 
sube : las dos del centro de la cola son de un verde 
aceytuna obscuro , las laterales de un encarnado 
obscuro en su nacimiento , y de un verde subido 
ncruzco por la punta: los pies son pardos, el pico 
encarnado, y los ojos no están circuidos de aquella 
membrana desnuda. Yo he tenido vivo algún tiem- 
po este hermoso loto que me regaló Madama Pro- 
vót , quien gustaba mucho de tener aves extrange- 
i'as. Era extremamente vivo ; subia y baxaba por los 
palos de la jaula saltando ligeramente , y sin ayu- 
darse con el pico como los demás papagayos : no 
hablaba nada , pero tenia una especie de gorgco que 
no era desagradable , y solo daba un grito agudo y 
penetrante quando veia algún objeto que le des- 
agradaba : era muy manso y acaiiciador hasta ser 
importuno , y hasta ilegal á la indecencia en pre- 
sencia de las mugeres , que sabia distinguir muy 
bien, lo qual se ha notado generalmente en \oi fa- 
fagayos : saltaba ligeramente sobre la mano de una 
inuger , la besaba , y hacia algunos movimientos 
que comunmente no acostumbraba quando le acari- 
ciaban los hombres. Este es ti loro , que , hablando 
de las gtneralidcides de esta familia, he dicho que 
murió por haberlo tenido al streno dos horas des- 
pués de media noche por Julio. Gin. LUÍ. 

LORO-NOIKA. 

¿oto de las Molucas. Lam. n6. 

Brus./oot. ll\pag.íl9.lam.XXUI.f¡g. i.Ccn.LUl, 
Este loro se halla en Ceram , en Ternate , y en 
Java , donde es conocido con el nombre de loro- 
mira , toro bnUante, 



LOR 

Es un poco mayor que una tórtola : desde la 
punta del pico á la de la cola tiene diez. pulgackTs, 
diez y ocho de vuelo, y las alas recogidas llegan 
algo mas alia de la mitad de la cola : la cabeza, el 
cuello , y lo superior é inferior del cuerpo son c;c 
• un encarnado brillante que tira á carmesí : en lo al- 
to del lomo tiene una mancha ancha de un color 
amarillo dorado : las piernas son de un Verde subi- 
do : ti ala recogida parece verde , con una raya 
amarilla en el ¡.-liegue que corresponde al de la iini- 
íieca : las guias grandes rematan en negro violeta; 
las dos piuinas del centro de la Cola son por encinta 
de un Verde subido , con una tintura de encarnodo 
obscuro en la parce superior; las laterales son en- 
carnadas hasta la mitad de su longitud , verdes la 
ctra mitad , y las dos exteriores de cada lado tienen 
una tiiitura de vioieta , mezclada de verde p^r el 
lado extenor ; todas estas plumas tienen el cañón 
negro , y son por debaxo -de v.n encarnado , 'que 
hacia la punta de cada una tira á amarillo : el iris es 
de un encarnado anaranjado : una membrana "des- 
nuda cenicienta forma un círculo al rededor del 
ojo: el pico es encarnado, los pies pardos-, v las 
unas negras. Este loro es una de las especies que nos 
traen con tnas freqiiencia ; es muy estimado , y cíe 
un precio bastante considerable en Indias. 

El loro que Brisson describe en la pag. iif. 
tom. ly, con el nombre de loio de Ceram, se diferen- 
cia del loro noira en que es un poco mayor , y no 
tiene amarillo en el lomo : en que las dos plumas 
del centro de la cola son por encima , y por su na- 
cimiento líe un verde obscuro, hacia el m.edio de 
ellas de un roxo cárdeno > y por ultimo terminadas 
de un vertíe obscuro , sobre cuyo color hay una 
mancha de un encarnado vivo que ¡forma una V; 
las plumas laterales son por encima encarnadas des- 
de su nacimiento hasta los dos tercios de su longi- 
tud, después de color de violeta obscuro , y la pun- 
ta de un verde obscuro : en la pluma mas inmediata 
á las dos intermedias de cada lado no hay matiz al- 
guno de color de violeta. A excepción de las dife- 
rencias que acabo de notar , el loro-nolra , y el de 
Ccraf>t son perfetítamente semejantes j y pueden mi- 
rarse como una variedad uno de otro , pues se ha- 
llan en la misma Isla. Pero es necesario tener pre- 
sente , que de una Isla á otra , aui-icue poco distan- 
te, son diferentes los lo os, y qut como el de Ccram 
no se halla en Java , ni en Ternate donde el noira 
no es mas raro que en Ccram : el ultimo puede ser 
una especie distinta , lo qual solo puede Verificarse 
en estos parages. 

Loro i'Ericuito. 
Los loros periquitos , se semejan á los loros en 
que el color encarnado es el dominante en su plu- 
mage ; y á los periquitos , en que tienen la cola ilías 
larga que la de los loros sin serlo tanto como la de 
Jos periquitos. Esta es una sección del genero de los 
periquitos , y de la familia de los loros indicada por 
el Conde de BufFon : los loros periquitos , y los loros 
propiamente asi llamados > pertenecen al antiguo 
Continente , y son originarios de los mismos 
climas. 

Loro pEriqcjito encarnado. 

Brisí. tom. ir. pag. ]^T¡. Cen.LUI. 
Es un poco mayor que el feriquU» (omun. Su 

Ion- 



LOR 

loiiíicud dcsJe h punta del ¡neo á ¡a de la cola c» 
de oclio pi'.lgad.is } inedia, la mitad de las qualts ic 
lleva la cola : tiene trece pulgadas y nueve lineas de 
vuelo: la cabe?a, lo superior del cuerpo, el vien- 
tre , ios costados , )■ las piernas son de un encarna- 
do vivo : la garganta, la delantera del cuello, y el 
pecho de un encarnado menos obscuro , y ademas 
las plumas que cubren estas partes están ribeteadas 
de amarillo : las cubiertas interiores de la cola son 
de tin encarnado deslucido , rodeadas de un azul 
hermoso ; el plietitie del ala es verde : las cubiertas 
n-.edianas y grandes son de un encarnado vivo, y las 
orandes rematan en verde : las tres guias de las 
alas mas inmediatas al cuerpo son azules ; las demás 
encarnadas , con la punta verde : la cola es de un 
encurnado cárdeno , manchado de bermejizo por su 
extremidad; esta ahorquillada, y las dos plumas de 
eninediü son una pulgada y seis lineas mas largas 
que la exterior de cada lado : los ojos están cerca- 
dos de un pellejo desnudo pardo : los pies , y las 
uiías son negruzcas , y el pico de color de naranja. 

LOKO PBRIQUITO MOHADO Y ROXO. 

Pciqí'.itii de la India Oriental. Lum. 143. 

Biuis. íoi>¡. ir. ¡\t¿- 376. ím!. a'at. j¡¡. 1, Ce- 
rno un. 

Es algo mayor que el faiqíiilo comiin : tiene de 
largo diez pulgadas y nueve lineas , y diez y seis 
pulgadas de vuelo: el fondo de su plumage es de un 
color encarnado muy vivo por la parte superior del 
cuerpo, y mas amortiguado por la inferior, variado 
de manchas anchas de un azul violáceo : lo superior 
de la cabeza , el cuello , y el pecho son de este 
ultimo color , el qual forma también una banda 
obliqua desde el ojo al nacimiento del cuello : las 
plumas de lo restante del cuerpo están variadas y 
circuidas irregiilarmente de rosado , y azul violá- 
ceo : las tres guias grandes exteriores son amarillas, 
las demás enc.-.rnadas , terminando las mayores en 
pardo claro , y l.;s medianas en pardo violáceo : l,i 
cola es de un pardo q;ie tira a violeta ; pero las 
guias , excepto las dos de enmedio, son encarnadas 
por lo interior , y no lo parecen sino qiiahdo la 
cola está abierta : el pico es bermejizo , y los pies, 
y las uñas pardas. 

Brisson a quien debemos la descripción de esta 
ave , no nos dice en que parte de la India se 
haUa. 

Loro periciuito tricolor. 

Periquito cncdriiado de Amboina. Lam. 140. 

Briss. tnni, IV. pag. 37S. lam. xxrni. fig. i. Ge- 
nero LUÍ. 

Es el mayor de los loros periquitos , del tamaño 
de una tórtola , y de quince pulgadas y media de 
largo : tiene la cabeza, la garganta , ti cuello, el 
pecho , los costados , y las piernas de un encarnado 
muy vivo que tira a carmesí : el lomo , la rabadilla, 
las cubiertas superiores de la cola , y el pliegue 
del ala de azul morado : las alas de un verde obscu- 
ro, con un ribete negruzco por lo exterior de las 
guias grandes : tiene la cola ahorquillada , negruzca 
por debaxo , y de un morado obscuro por encima: 
el pico encarnado , y negruzco por su punta que 
está algo corva : y los pies , y las uñas encarnadas. 



Hiítor'id Natural. Tom. ü. 



LUG 



131 



Loro iricolor. 

I uro de Filipinas. Lam. 168. 

Briss. íom. ¡F.pítg. 216. Gen. LUÍ. 
Es un poco mayor que el loro-noira : su plu- 
mage esta dividido por los tres colores azul violá- 
ceo, encarnado, y verde brillante, excepto lo su- 
perior de la cabeza que es negro ; el colodrillo , las 
mexillas , la garganta , los lados , y delantera del 
cuello son de un encarnado poco subido : lo supe- 
rior del cuello , el lomo , el medio del pecho , y 
del vientre de un azul violáceo muy brillante : lo 
inferior del lomo, la rabadilla, los lados del pecho, 
\' del vientre de un encarnado muy vivo que se ex- 
tiende por lo alto de las piernas : lo baxo es de un 
azul violeta : el ala recogida es verde , pero extcíi- 
dida, están las plumas diversamente variadas de ama- 
rillo y negro : la mitad de la cola es encarnada , y 
la otra mitad verde : un pellejo desnudo de color 
de ceniza claro rodea los ojos ; el iris es de color 
de naranja , el pico encarnado , los pies de gris , y 
las uñas negras. Este loro es por la brillantez , dis- 
posición , y contraste de sus colores una de las aves 
mas notables de esta clase. Sonnerat le halló en la 
Isla Dyolo. 

LUGANO. 
Paxarillo del tamaño del pardillo. Su plumaje 
está variado de los colores pardo , verde y pajizo: 
es de canto muy agradable , y coge con facilidad el 
de otras aves. 

LUISILLO. rf.ríf Teiie. _ 

LULU O ALONDRA PEQUEÑA CRISTADA. 

Lam. 503.^;^. 1. 

Briss. tom. III. pag. 361, Gen. XXXIX, 

Alauda cristata minor en Latin, 

Lulii en Francés. 
Montbeillard da á esta pequeña alondra el nom- 
bre de lula por su canto , que es una especie de gri- 
to desagradable ; se semeja á la cogujada por' la 
forma del moño que ambas tienen ; pero el tidu es 
mas pequeño : su plumage es uniforme , pardo por 
las partes superiores del cuerpo , las alas , y la cola: 
y blanco por las inferiores : los pies son berme- 
jizos. 

Ll IhIh se halla en Italia , en Austria , en las 
paites Septentrionales de Inglaterra , y en varias 
regiones del Norte de Europa : parece que no es 
conocido en Francia , y Linneo no ha hecho men- 
ción de él en la enumeración de las aves de Suecia: 
vuela á bandadas , que comunmente se ven en los 
pnrages abrigados , en los bosques y jarales , donde 
hace su nido , y rara vez en los trigos : se acerca i 
los parages habitados qu.indo la tierra esta cubierta 
de nieve , y busca el .ilimento en el estiércol al re- 
dedt r de las granjas , casas , &:c. Tiene la costum- 
bre de remedar el grito de otras aves , pero mal , y 
de un modo algo ridiculo : las plumas de su moño 
son á proporción mucho mas brgas que las del mo- 
ño de la cogujada ó alondra grande copetuda. 

LUME O PEQUEÑO ZARAMAGULLÓN de 
mar del Norte. 

Briss. tom. ¡'I, pag. ri5. Gen. XCyiI. 

Mergus arfíicus spiendide nigcr en Latin. 

l.nmine en Francés. 
„ Lame ó loon en Lapon quiere decir co]o, y este 
„ nombre pinta el paso titubeante de esta ave quan- 
R 1 „do 



132 LUM 

„do esta en tiirní, donde rara vez sale por estar 
,, nadando casi siempre , &c. 

ts del tamaño del miade : tiene la delantera de 
la cabe/a , y la garganta negras : lo superior del 
cuello de color de ceniza, que asciende hasta detrás 
de la cabeza ; los lados del cuello son blancos, 
con manchas negras : tn la delantera y parte infe- 
rior del cuello "tiene una banda ancha longitudinal 
de un negro cambiante en violeta y verde: el lomo, 
y la rabadilla de un negro lustroso : las plumas 
escapiilarias del mismo color, con pintas blancas, 
oblongas y quadradas. : la orilla exterior del ala 
blanca : el pecho , y el vientre del mismo color, 
los costados negros : las cubiertas de las alas del 
mismo color, con pintas blancas redondas: las guias 
negras , con algunas manchas blancas en las media- 
nas: la cola negra y ahorquillada: el pico y los pies 
también negros , con una tintura bermejiza por en- 
tre los dedos. 

j, El ■^.u.wi.igullun de gaigimta ciuarnada traído 
„ de la Siberia, é indicado con esta denominación en 
„ las lam. ilnm. iiiim. 308. es cxadamente el mismo 
„ que el de la lum. 97. de Ed^x ars , que este natu- 
„ralista publica como hembra del Im'ic, con arreglo 
„ a un testimonio no sospechoso. " 

Según esta observación del Conde de Bufibn, 
puede mirarse este /iimc como hembra del que ha- 
blamos en este artículo. Este es el ■z^a.amagitllon de 
garganta eyicaiiuidií de Brisson , tom. VI. ¡"¡g. 3. 
iam. Xl.fig. 1. La diferencia principal entre el ¡me 
macho y hembra , consiste en que la banda longitu- 



LUM 

dinal colocada en la delantera del cuello , es en la 
hembra de un pardo castaño bermejizo ; en lo de- 
mas tienen mucha conexión los colores, y el negro 
es solamente menos obscuro en varias partes. 

Estas aves habitan en los mares del Norte del 
antiguo y nuevo Continente. ,, bu principal domici- 
„ lio es en las costas de Noruega , Islanda y Groe- 
,, landia, que frequentan durante todo el verano, y 
,, crian en ellas..,, á la venida del hibierno se alc- 
„ xan estas aves , y desaparecen hasta la vuelta de 
„ la primavera : juzga Anderson que declinando en- 
„ tre el Sur y el Oueste , se retiran hacia la Améri- 
,,ca, y en ekdo EdNX/ars reconoce que esta espe- 
„ cié es común en los mares Septentrionales de este 
„ Continente , y del de Europa, y nosotros po- 
„ demos añadir , que lo es también en los de 
„ Asia , &c. " 

Según el mismo Anderson , la postura de esta 
ave es de dos huevos : el padre y la madre criaa 
sus hijos con el mas tierno cuidado, y con una so- 
licitud singular: quando están bastante fuertes para 
dexar el nido , ios conducen al agua volando el uno 
por encima para defenderlos de las aves de rapiña, 
y el otro por debaxo para recibirlos en caso de cal- 
da : si acontece este ultimo accidente , el padre y la 
madre se precipitan al suelo junto á sus hijos , y se 
dexan coger por los hombres, ó devorar por los 
animales tarniceros , antes que abandonarlos, &c, 
pero como estas aves anidan a orillas del a^ua , no 
puede ser largo el paso , ni por consiguiente muy 
freqüente la caida de los hijuelos. 




MA^ 



33 



MAD 



JVl-ADRUGADOR. l'case Despertador. 

MAüiMUCO de la nueva Guinea, O MANU- 
CODlA'l A DL COLA HERMOSA. 

Wat íiíl r.nahü de la nueva Guinea. Lam, íji. / 
liagc a la. niítVii Gu'iitci , Jag. 163. lam, í8. 
Mmuíodlatti Afiíiaiia en Latin. 
Mítpiifíjiic en Francés. 

Es menor que nuestro miiio , y algo mas pro- 
longado. Sonnerat que ha dado a conocer esta ave 
la describe en los términos siguientes: 

„ Lo superior de la cabeza es de un encarnado 
„ morderé : la garganta de un pardo negruzco : lo 
„ superior del cuello está guarnecido de plumas lar- 
„ gas amarillas , estrechas , que tienen la brillantez 
„ y lustre del oro : el lomo es de morderé : la de- 
„ lantera del cuello , y el vientre de un verde azu- 
„ lado , con el lustre y suavidad de la seda : las cu- 
j, biertas pequeñas de las alas son de un negro par- 
„ dusco , mezclado de amarillo : las guias de un 
„ amarillo de oro pimente; y la rabadilla, y la cola 
„ pardas : en el centro de la cola nacen dos filetes 
„ de color verdoso , que son una tercera parte mas 
„ largos que todo el cuerpo del ave , tienen la bri- 
„ Uantéz del metal , y están guarnecidos solo por el 
„ lado exterior de barbas finas , y tan cortas que 
„ apenas se distinguen." 

A esta descripción es preciso añadir, que los 
dos filetes prolongándose se arquean de lo interior 
hacia fuera : que las plumas de lo alto del cuello 
son a proporción mas cortas que las de lo inferior 
de él, y están mas unidas: que las ultimas, mucho 
mas largas , están mas desliadas : que con el lustre 
del oro bruñido son pajizas ; y parece que el ave 
puede erizar unas y otras , formando de las que es- 
tan en lo alto del cuello una garzota en cada lado, 
y en lo inferior de la cabeza donde están mas apre- 
tadas que en el centro , y de las plumas largas un 
penacho , parecido al que en la parte posterior del 
cuello tiene el iiholor ójahan dorado de la China. 

MontbLÜlard observa que esta maiuicodiat.i tiene 
las plumas inmediatas al nacimiento de la parte su- 
perior del pico vueltas hacia adelante , y que cubren 
las narices , lo qual es direétamente opuesto á uno 
de los caraéíéres distintivos de este genero de aves: 
yo he verificado la observación de este autor en 
una piel de esta ave que conservo ; pero me pare- 
ce dificil determinar , si estas plumas puestas al re- 
vés de su dirección , según uno de los caraftéres 
propios de las aves del paraiso , están , respedo á 
las pieles que Sonnerat habia traido , y que son las 
tínicas que se conocen, en su posición regular, ó 
si han tomado una dirección diametralmente opues- 
ta por la preparación y aplanamisnto que la cabeza 
ha sufrido visiblemente : y asi esta ave debe ser 
comprehendida en el Oot, xx, sin que haya funda- 
mento de culpar el método. 



MAG 

MAGUA. Especie de Perdiz del Brasil. 
Tmarmí de la Cayena. Lam, 476. 
Briss. tom. I. fag. 127. 

Pcidix majar BraílUcns'is , sive magua cn La- 
tin. 

Aíagoiia en Francés. 
Este es el mayor de los tmamuts. l'case Tinamu, 
Los Brasilienses le llaman macucagua, de cuyo nom- 
bre ha formado el Conde de Buflbn el de magna. 
Es del tamaño de una gallina , y muy carnoso : tie- 
ne la cabeza, y el cuello salpicados de pintas negras 
y amarillas : la garganta blanquecina : el pecho , el 
vientre , y lo superior del cuerpo de un ceniciento 
obscuro : las alas de un pardo obscuro , variado de 
un negro ondeado , excepto las guias grandes que 
son enteramente negras : los pies azulados , y las 
uñas de gris. Esta descripción está sacada de Marc- 
grave ; y añade el mismo autor que el macucagua se 
mantiene de las diversas trutas que caen de los ár- 
boles : que no hace mas que correr por la tierra , y 
que no se para en ningún árbol ; y que la hembra 
pone los huevos un poco mayores que los de galli' 
na , de un blanco verdoso. 

El Conde de Bufibn observa , que los indivi- 
duos de esta especie están sujetos a variar en sus 
dimensiones , y que el termino medio es de quince 
pulgadas de longitud total : el pico tiene veinte li- 
ncas : la cola tres pulgadas y seis lineas ; y los pies 
dos pulgadas y tres quartas partes de otra , y añade 
que las alas recogidas son una pulgada y dos lineas 
mas largas que la cola : que la hembra pone doce á 
diez y seis huevos, casi redondos, y muy buenos 
de comer: que el silvido por el qual se llaman estas 
aves , es un sonido grave , el qual repiten regular- 
mente al poner del sol , esto es , á las seis en la 
Guayana donde se halla esu ave , como también en 
el Brasil. 

MAGUARI O CIGÜEÑA de América. 
Briss. tom, V. fag. ¡69. 

Ckonia Amc/icana en Latin. _ ■ 

Maguan en Francés. 
El maguari asi llamado por los Brasilienses , y 
descripto por Marcgrave , es una ave grande de 
América , que tiene mucha conexión con la cigüeña 
blanca , y que por los mismos caradéres es igual- 
mente del wKW. 60. Es del tamaño de nuestra ctgne- 
ria : la cabeza , el cuello , y todo el cuerpo están 
cubiertos de plumas blancas , largas y pendientes 
por delante en lo inferior del cuello. Las cubiertas 
superiores de la cola son negras: las plumas grandes 
escapularias , las cubiertas superiores mas largas de 
las alas , y las guias grandes de ellas de un negro 
con visos verdosos : la cola del mismo blanco que 
el cuerpo : los ojos están rodeados de un pellejo 
desnudo de un encarnado muy vivió ; y entre la 
garganta , y el nacimiento del pico tiene un pellejo 
semejante , capaz de dilatarse ; el iris es de un blan- 
co plateado : el pico de un verde pajizo , desde tu 
nacimiento hasta la mitad de su longitud , y desde 
aqui hasta su extremidad de un ceniciento azulado: 



134 MAG 

1.1 parte desnuda de las piernas, los pies, y las uñas 
son encarnadas. 

Aunque las ccncxiones eiure el magiia,¡ , y la 
i.gtiiíu blanca sean tales , que habría fundamento 
para tener la prinura de estas aves por ui.a varie- 
dad de la secunda producida por el clima, pues no 
ha}' diferencia alguna sino en el color del pico, 
til los de las cubiertas superiores de la cela, y en el 
macií del pellejo desnudo que rodea los cjos, como 
también en el cclor de las ti;biertas grandes de las 
alas: con todo no creo que el atigumi represente 
tn América la cigmña blanca de Europa , ptique 
como ya he retlrido en el artículo de esta ultima 
ave , he recibido de la Cayena , y he visto llegar 
vari.is veces algunas pieles de una ave que se dife- 
rencia todavia menos de nuestra cigmñd , que el mu' 
guarí : y por Otro lado nunca he visto entre las 
aves traídas de la Guayana esta c¡giañ:i observada 
en el Brasil por Marcgrave: de esto puede deducirse 
que es sedent.iua , en lugar de que nuestra iigiuíia, 
por ser una ave viajante, es muy verisiniil que psse 
a la America: entiendo por nuestra tiauña, Li ¡.¡¿ne- 
na blanca; porque yo no supongo que los indivi^ 
dúos que se ven en Europa, sean los que se hallen 
en America: ptro habitando igualmente la especie 
en el Asia , me parece posible que los individuos 
pasen por el Norte a la América , ó que e^ta ave 
antiguamente establecida en este vasto Coniii:enic, 
circule en él del Norte al Mediodía , como sucede 
en Europa. 

MAINATE. Brtss. tom. V-.fag. 305. l'casc Mai- 
KAi E de las Indias Orientales. 

Maikaie (grande). Briss. ¡o»i. I!, fag. 308. l'case 
Mainate de las Indias Oiitntales. 
Mainate de las Indias Orientales. 
Lam. 168. 

El mahiate tiene el pico mayor á proporción 
que el mt,¡o, y una parte de la cabeza sin plumas, 
y ctibierta de una extensión membranosa ; pero es- 
tas diferencias apuipías no impi.ien que tenga los 
cara^ítércs genéricos del m¡,¡u : quakjuiera que no lo 
conociese , y que por los caracteres genéricos lo 
buscase entre los »i:>lus , le hadaría inmediatamente 
por medio de las diferencias ei¡.u'i:cas que le distin- 
guen, lo qnal es precisamente el íin y utiiidad eiel 
método ; por eso Brisson lo colocó entre los //;/'//(/.>; 
y MonibeilLird , obscivando un orden todavia mas 
exacto, lo puso a continuación de ellos. 

Brisson no describe mas que dos nnvnatCK 
Montbeíllard habla de quatro , que mira como va- 
riedades de la misma especie : sin embargo , creo 
que ha}' una dittrei-.cia nuiy notable entre el mai- 
nate de Bomm , y los otros tres , para juzgarle de 
especie separada: pero como los eics wainaus des- 
cnptos por Brisson , y los quatro que Montbeillard 
describe , solo se diferencian en el tamaño , en los 
matices de la pluma , y en la torma de la extensión 
membranosa que cubre ima par:e de la cabeza , es 
posible , y aun probable que estas sean variedades: 
con todo no podemos estar plenamente asegurados 
hasta que se hagan observaciones en los parages 
donde se crian. 

El mámate tiene todo el pluniage de un negro 
lustroso , mas brillante en lo superior de! cuerpo, 
que en lo inferior , cambi.inte , y con reflexos de 



MAÍ 

violeta, ó verdosos en diferentes partes, se^un reci- 
be ia luz : esta mudanza de matices dimana en parte 
de las eiiferencias que se hallan en las descripciones 
que los autores han hecho del mámate , y por esta 
r.izon seria superfina Una descripción circunstancia- 
da : hacia los dos tercios interiores del ala tiene una 
mancha blanca y oblonga , formada por las barbas 
de una parte de las guias grandes : las plumas que 
cubren la cabeza son cortas , espesas, y tienen la 
apariencia, suavidad, y lustre del terciopelo : en 
cada lado , por debaxo y detrás del ojo , tiene una 
membrana bastante gruesa de un amarillo de oro pi- 
mente , antha }' extendida de alto abaxo sobre el 
lado de la cabeza : esta arroja horizontalmente una 
rama ir.as estrecha por detras \ y las dos ramas ade- 
lantándose y saliéndose al encuentro tin juntarse, 
ciñen gran parte del colodrillo por detras: sin em- 
bargo , la extensión y forma de estas membranas 
están sujetas á variación : el pico y los pies son 
amaiillos: el nacimiento del pico rubicundo, y los 
pies del mismo color. El mainate es una ave de 
aquellas que retienen é imitan los sonidos con mas 
tkilidad : entre las aves de las Indias Orientales es 
lo que el polygloto entre las de América; y esta co- 
nexión es otra de las razones que hay para colo- 
carlo entre los mirlus. He visto uno que traxeron 
de Pondicheri a París que eia muy pantomimo , y 
excelente hablador : en la travesía habla aprendido 
a remedar el chirrio que dan las poleas ó garruchas 
quando se sirven de ellas para maniobrar, y repetía 
estos sonidos tan difíciles de retener, mas de un año 
después de haberlos oído ;| en mí concepto, nada 
puede probar mejor la aptitud de esta ave para re- 
tener los sonidos , y la flexibilidad de su garguero 
para imitarlos. 

El mainate descripto por Brisson , lom. II. pag. 
305. representado en h lam, xxyni. flg. z. de su 
obra , Gen. xxii. al qual dá Edwars el nombre de 
pequeño minor y 6 mino ¡ tom. I.pag. y lam. 17. es un 
poco mayor que el mirlo : el que Montbeillard des- 
cribe tiene las mismas dimensiones con corta dife- 
rencia , pero no el blanco de las alas , que dicho 
Mcntbeillard conjetura será omisión en la lamina. 
Yo conservo un mainate que es en un todo confor- 
me á la descripción que hace Brisson de esta ave, 
y con arreglo al qual he formado yo la mía ; pero 
es mas chico que algunos mainaies del mismo plii- 
mag'- , que igualmente componían parte de la co- 
lección de Sonnerat. 

1." La expansión ó dilatación de las membranas 
se llegaba a unir en el mainate pequeño de Edvx/arSj 
y ceñía enteramente el occipucio. 

3.° El mainate grande de Brisson, tom. II. pag, 
308. que es el minor grande, ó mino de EdNX'ars, 
tom. I. pag. y la»:. 17. es del tamaño de la clmva, y 
no tiene color encarnado en la raiz del pico , ni en 
los pies. Edvx ars pregunta, sí sera este el macho de 
la especie ; y está tanto mas bien fundado en ha- 
cer esta pregunta , quanto un mainate pequeño que 
habia disecado , se encontró ser hembra ; pero al 
mismo tiempo debe observarse que este se halla 
en la Isla de Hainan , y por consiguiente en un país 
separado , lo qual puede haber alierado la especie, 
y haberla enriquecido con una raza distinta , y 
constante. 

Fi- 



MAI 

Finalmente > el mainaic de Boxio tenía e! plumá- 
ge de un azui de vaiias tintas;, con icflexos verdes» 
y violáceos , y salpicado con pintas de un gris ce- 
niciento ^ diferencias que me parecen harto conside-' 
rabies en unas aves del mismo clima, para no te- 
ner aquella , en la qual se observan , por una espe- 
cie distinta. 

Mainaie de Boncio, rcasc Mainate de las Indias 
Orientaleis. 

MAIPURÍ. 

Vaiqui, o malpiiñ de h Cayena. Lam. '¡z7t . ., - 

Briss. tom. IV.pag. i97. Gen. LUÍ. 

h.D^'. ¡om. iK pdg. y laM. 169, 

Maipouii en Francés. 
El maipuii es un papagayo del nuevo Continente^ 
que el Conde de Bufion coloca en una sección se- 
parada , y junto con el caica entre los papagayos y 
k>s pctkoi. Los caradéres que distinguen el malpuñ-, 
son un cuerpo iJeno , un tamaño recogido , la ca- 
bera mu)- gruesa , el cuello , y la cola muy cortos; 
las plumas apretadas , cortas y muy aplicadas al 
cuerpo , especialmente en el pecho , y el vientre; 
este papagayo toma el nombre de maipmi por su 
grito ó silvido , semejante al del tapir , que en la 
Cayena llaman maiprni , al qual debe su nombre 
este papagayo^ A pesar de la diferencia que hay en- 
tre dos animales, pues uno de ellos es un quadrú- 
pedo muy grande , y el otro -, quando mas , un ave 
de un tamaño mediano \, con todoj el silvido es muy 
parecido. 

El maipuri es del tamaño de una tórtola , perci 
de forma mas llena y tecogida : tiene nueve 
pulgadas y media desde la punta del pico á la de 
la cola , la qual es cerca de una tercera parte mas 
larga que las alas : lo superior de la cabeza es ne- 
gro ; las mexillaSj la garganta, y la delantera del 
cuello amat-illas , y en lo irjfcriot de las mcxillas 
tiene una batida transversal verde : la parte superior 
del cuello es de color de naranja , y la del cuerpo 
de ün Verde tnuy brillante : el pecho ; y lo alto del 
vientre son de un blanco sucio : lo inferior del 
vientre j los costados -, y las piernas de color 
de naranja ; las guias medianas de las alas , unas son 
verdes , circuidas de amarillo por el lado extenor, 
y otras enteramente verdes : las grandes azules por 
el lado exterior , y negruzcas por el interior : la 
cola es verde , y las plumas del centro algo mas 
largas que las laterales : el iris de un pardo obscu- 
ro : los parpados están rodeados de un encarnado 
pálido : el pico es de color de carne por su naci- 
miento , y pardo por la punta : los pies son ceni- 
cientos , y las uñas negras. Hallanse los maipuris en 
México , en la Guayana y Caracas : habitan en los 
bosques húmedos j y cercados de agua : se compla- 
cen en los árboles ¿ van á pequeñas bandadas , y 
sin embargo riñen entre sí á menudo y cruelmente: 
son muy ariscos , y es imposible domesticar los que 
se cogen adultos : reusan todo alimento , y mueren 
sin amansarse ; por lo que es preciso criar estos pa- 
pagayos siei do nuevos , y solo tienen en su favor la 
singularidad de su forma , y los colores de su plu- 
ma. No aprenden á hablar, y carecen del donay- 
re , y gallardía que se aprecian en los demás fn- 
pagayos. 



MAJ 135 

MAJA. 

Ald\a de Cuba. Lam. 1O9. fg. i. 

Bkiss. íom. Ilh fag. 214. tam. FÜ.fig. 3. la hem- 
bra. Gen. XXXin. 

Maja en Latin. 

Maia en Francés. 
Esta ave es mas pequeña que el bcngali : tiene 
tres pulgadas y ocho lineas de largo , y cinco pul- 
gadas } media de vueJo : sus alas recogidas pasan 
un poco del tercio de la cola : la cabeza , la garjan- 
ta, el cuello i el pecho , ei vientre, las picrnas^, y 
las cubiertas inf-triores de la cola son negruzcas : el 
lomo , el ovispilio , los costaelos , las piuinas esca- 
Jjulariasj las cueiiertas de las alas, y las superiores 
de la cola de un color de castaña purpúreo ; una 
banda ancha transversal de color de púrpura divide 
el pecho ; las plumas de las alas son de color de 
castaña por el lado exterior, y de un pardo obscu- 
ro por el interior : Ijs de la cola de color de casta- 
ña purpúreo por encima , y de un pardo rosado 
por debaxo : el pico, y las uñas son de gris, y los 
pies ek un negro azulado. 

La hembra es muy diferente del macho, y tiene 
la cabeza , lo superior , y los lados del cuello , las 
plumas escapularias , las cubiertas superiores de las 
alas , y de la Cola , y las piernas leonadas : la gar- 
ganta de un color de castaña purpúreo , con una 
mancha del mismo color en cada lado del pecho: 
la delantera del cuello, el pecho, el vientre, y los 
costados de un blanco sucio y amarillazo : las alas y 
la cola leonadas ; y los pies , y las uñas de gris. 

Esta ave dcsctipta por Hernández , la llaman 
los Mexicanos maja : vuela á bandadas muy creci- 
das, y causa muchos daños en los arrozales. Brisson 
dice , que se halla en las Indias Orientales , igaal- 
mcnte que en America , y en prueba de ello cua la 
4-emtsa que le hicieron de las ludias Orientales á 
Mr. Turgor, quien la envió a Reaumur. Pero este 
exemplo solo, no prueba que la maja de que se ha- 
bla no hubiese sido llevada de América á las Indias, 
ó que el que las regaló á Mr. Turgor no las hubiese 
recibido en la travesía ó en el puerto de alguno 
que las habia llevado de América. No me parece 
probable , que una ave sedentaria por naturaleza, 
como la //laja, sea la misma en países ran diferentes 
y separados por un espacio tan inmenso. Antes 
de admitir esta excepción , se necesitan nuevas 
pruebas. 

Maja ele Cuba. Lam. z09. fg. 1, Briss. tom. III. 
fag. 2.14. J'casc Maja. 

Maja de la China. 

Briss. to//¡. III, pag. iii. lam. IX. fg. 2. 

Lam. 109. ftg. I. 

Maja Sincnsis en Latin, ■ .,, 

Matan en Francés. 
Esta ave es algo mayor que la maja, anterior: 
sus alas son mas cortas á proporción , y solo llegan 
al nacimiento de la cola ; la cabeza , la garganta , y 
el cuello por los lados , y por detrás son blancos: 
Ja delantera del cuello de un pardo blanquecino : lo 
inferior del cuerpo negruzco : lo superior de color 
de castaña: las alas del mismo color: el ovispillo, 
y la cola de un pardo que tira á encarnado : el pico 
pardusco , y los pies de un gris negruzco. Esta des- 
cripción esta hecha con arreglo á un individuo que 

me 



136 MAL 

me ha regalado Sonntrat , y se diferencia de la es- 
tampa que representa la ¡nm. 109. i-n que el pico de 
esta lí.'íiiíi es en ella encarnado : y en quanto á esto 
se diferencia también de la descripción que Mont- 
bciUüid y Bribson hacen de esta ave : lo qual nace 
probablemente de que esta i/injti no solo se halla en 
la China , sino en diferentes partes de la India , y 
que según los paragcs donde se halla , tiene las se- 
ñales de la inii resion del clima. 

MA¡-LO. (,cetr.) La correa en que las aves de ra- 
piña tienen Ips cascabeles. 

MALVA, l'c.vc Gaviota. 

MALVIS O TOKDO ALIROXO. 

iíiw. 5 1. 

Briss. lom. II. fíig. io8. lam. XX. fig. l. Gen. XXII. 

Bel. H'ít. nat. des 0¡s. ¡lag.y lam. 317. 

'Bi.i.Port. des Ois.fag. i^. 

Turdus íl'iacus , turdiis illas en Latín. 

Mawvis en Francés. 
El maK'h es el mas pequeño de los tordos , y se 
reconoce por el color de las cubiertas inferiores del 
ala que son pardiroxas : la cabe7a , lo posterior del 
cuello , lo superior del cuerpo , y de las alas son de 
un gris pardo uniforme : la garganta , y la delantera 
del^cuello están salpiodas de pintas redondas ne- 
gras, sobre un fondo de color blanquiamarillo : el 
pecho , el vientre , los costados , y las cubiertas in- 
feriores de la cola tienen lunares de un gris pardo, 
sobre fondo blanquizco : los lunaies ocupan el cen- 
tro de las plumas : el vientre no tiene manchas; 
en cada lado de la cabeza , y sobre el ojo tiene una 
raya transversal de un blanquiamarillo : las guias de 
las alas son cenicientas por debaxo : las de la cola 
del mismo color , aunque por la parte inferior son 
de un pardo i;ris : el pico negruzco : los pies de un 
gris claro , y las uñas pardas. 

Los mali-úses llegan por Oífubre á bandadas nu- 
merosas , y se arrojan con ansia á las uvas , por lo 
que en varios paises les dan el nombre de ■spr^.aks 
de ■vendimia , y es sin duda lo que contribuye á la 
bondad y delicadeza de su carne ; porque el mal-vis 
es tenido por manjar mas ñno y delicado que los 
demás ■z.or^alis , y nadie ignora lo mucho que i. flu- 
yen los alimentos en la delicadeza y sabor de la 
carne de los animales. Los ma'/visn permanecen 
poco tiempo en estos paises , pues a fines de No- 
viembie ya no se suelen encontrar, siendo verisí- 
mil que se retiren á paises mas cálidos , y el sobre- 
nombre de itiacits que les ha dado Arisioteles, pare- 
ce demuestra que pasan al Asia; en el otoño vienen 
de Alemania , }■ de los paises del Norte : en el mes 
de Abril se ven pasar otra vez a algunas de nues- 
tras provincias , especialmente a Lorena ; pero se 
detienen poco, y se introducen en el Norie para 
pasar alli el verano , y hacer su cria. 

MANAQUiN. 

¿.atiaiui en Latin. 

Ma-iuk'.n en 1- ranees. ' ■ 
Los matt¡i<]ii',nei son generalmente aves muy pe- 
queñas : los mayores no llegan á ser ton grandes 
como el (anar.B^ y muchos hay del tamaño del re- 
yiikein con corta diferencia ; pero tienen una for- 
ma disiinta: su cola, y sus alas cortas : su cuer- 
po llei o, cono y recogido : quatro dedos , tres de- 
lante, y uno detrás; y el del enmedio estrcchanien- 



MAN 

te unido con el exterior hasta la tercera articula- 
ción , y con el interior hasta la primera ; las pier- 
nas están pobladas de plumas hasta el talón , y 
el pico es corto, y comprimido por ¡os lados haei.i 
la ptinta. 

Los manaquines se semejan por la conformación 
de los pies al gallo de los ¡'(Fiascos , á los ma,i¡>i-p(s- 
Cíidons , á los abejarucos , a los tudilhs , i&c. pero su 
tamaño bastarla para distinguirlos de todas est.« 
aves , si no se diferenciasen notablemente en la 
forma del pico. Por el tamaño no podrian conhin- 
dirse sino con las especies mas pequeñas de abejaru- 
cos y mariin-pescadores. Pero estas ultimas aves tie- 
nen el pico muy diferente del de los mm/aquines 
para poderse engañar : quedan pues los ladillos con 
los quales podrían equivocarse por las proporcio- 
nes y forma de todo el cuerpo : pero los ludillos 
tienen el pico largo, y los manaquines corto; aque- 
llos le tienen chato horizontalmente , y éstos com- 
primido por los lados : en los primeros es de un 
diámetro igual en su longitud , y en los segundos 
se vá estrechando désele el nacimiento hasta la pun- 
ta. La conformación de los pies basta para distin- 
guirlos de las mas de las aves : su tamaño para se- 
pararlos de la mayor parte de aquellas , con las 
quales se podrian confundir , y la fcrma de su pico 
para hacerlos reconocer entre las aves con las que 
podrian equivocarse por el tamaño , y la forma del 
cuerpo , y de los pies : y asi los caradéres indica- 
dos para reconocer los manaquines , llenan eíe¿iiva- 
mente su objeto. Briison , que compone de ellos su 
Cen. LVI. añade, que no son cristados. pero este 
caraíler debe borrarse , como superabundante é 
inexaíío ; y en efedo en el discurso de este artícu- 
lo se verá que varias especies de estas aves soo 
cristadas. 

Todos los manaquines pertenecen hasta ahora al 
nuevo Continente , y no se han bailado todavía en 
el antiguo : solo viven en los climas calidos de 
América: permanecen en los bosques grandes, y 
no parecen , ni en los parages descubiertos, ni cer- 
ca de las habitaciones: se maritienen de insectos, y 
de bayas: tienen el vuelo rápido, pero corto: por 
lo común se paran á una altura rrediana : y regular- 
mente van en pequeñas bandadas de ocho a diez de 
la irisma especie : algunas veces se juntan con las 
otras especies de su genero , ó con otros paxarí- 
llos de genero diferente, pero que tienen casi el 
mismo modo de vivir : por la mañana es quando 
los manaquines se reúnen en bandadas cortas, y en- 
tonces hacen un gorgeo tjue no es desagrad<,ble : se 
separan á las nueve o diez de la mañana , y pasan 
el resto del día en silencio al abrigo del calor en 
los arboles mas poblados , prefiriendo los terrenos 
húmedos y frescos , que no estén ni á orillas de las 
aguas , ni de marismas. 

Lo que acabo de decir sobre las costumbres de 
los manaquines , está sacado de la obra del Conde 
de Bufion , quien confiesa deber á Soniíu todo lo 
que dice sobre el mismo asunto. Los antiguos no 
conocieron estas aves, que solamente se hallan en 
América : i^o tienen nombre en Latin , y como los 
autores han variado mucho sobre su genero , las 
han llamado unas veces lángara , y Ocras linaria: 
también las han indicado fieqiiemtniente con el 

nom- 



MAN 

nombre de at-ccUla , y Brisson ha compuesto la pa- 
labia latina Mariachi , de la qual se bir\e para de- 
inostrariob. 

MaNAIíüIN RUEIO o IERMEJO CRlsTADO. { 'ClSC 
MANAtilHN Dt COLLAR, HUm. i. 

Makacívií^ chNicitNTo de la Cayena. L/im. 687. 
(¡g. I. ycau i'AXAKo CENICIENTO dc la Guayana. 

Manaqüin color de gris, cristado, rcass 
Manaquin de collar , num, 4. 

Manaqüin color de naranja. 

Miiriíiquhi color ck naiaíij.i de la Cayena. Lai-a, joi, 

Briss. tom. IV. p^^g. 45 4- Gen. LVI. 
EdW. tom. ll.pag.y lam. 83. 
No he visto nunca este maneqmi , y solo le co- 
nozco por la descripción de algunos autores : es del 
tamaño del ma-nAqiün cticam.iau , y se diferencia de 
ti en quc solo tiene color negro en el lomo , la 
rabadilla , las alas , y la cola : en que lo que es 
de un encarnado vivo en el primero , es en este de 
color de naranja; y en que este color se extiende 
por toiio lo interior del cuerpo : además tiene el 
pico blanco , y el manaquin Ciicanmdu , negro : los 
pies pardos , y el otro encarnados: quizas seria una 
simple variedad , y esta conjetura es tanto mas pro- 
bable , quanto este manaqiúa es muy raro , como 
también por quanto entre los manüquhui encani.ieios 
hay algunos que tienen mas ó menos amarillo mcz- 
(laJo con el encarnado, y sobre el qual este ultimo 
color se extiende mas en lo inferior del cuerpo, 
oue en otros : parece , pues , que hay muy corta 
distancia de estos m^niaquincs cmaiiuidoí,k los de co- 
lor de >:araií\a , v que un grado mas en los prime- 
vos producirá la variedad. El color del pico , y los 
pies es diferente , pero no hay causa para que el 
color de estas partes no esté alterado por el mismo 
principio que obra sobre las del plumage. 

Í.Ianaquin de cabeza blanca, l'sdic Manaquin 
DI caeeza dorada. 

Manaqjjin de cabeza dorada. 
Tres m.vi.iq::lms semejantes en el tamaño , pues 
todos tienen tres pulgadas y quatro lineas desde la 
punta del pico a la de la cola; y todo el plumage de 
lin negro lustroso : solo se diferencian en que el 
uno tiene la cabeza de color de oro , el otro cncar- 
Ti.ida , y el tercero blanca : los matices del pico , y 
de los pies son también diterentes : estos tres paxa- 
riUos le parecieron al Conde de Buñon individuos 
de una misma especie ; al primero le llamo m.i- 
Vaqiiin de cabL\a dontda , y con este mismo nombre 
está representado en la /.;///. i^^.fig. 1, y descripto 
por Brisson , tom. W. fag. 44S. Um. XXXIK fig. i. 
tiene la cabeza poblada de plumas brillantes de co- 
lor de oro , con una raya de un encarnado muy vi- 
vo , inas ó menos larga según los individuos , la 
qual circuye las plumas mas inmediatas al cuello, 
especialmente por detras: las piernas son blancas, 
con una mancha de un encarnado muv vivo en la 
extremidad del lado exterior : el pico blanquecino, 
los pies , y las r.nas amarillas, tste paxariUo es de 
un phunaííe brillante , aunque no tiene mas que dos 
colores realzados por la raya encarnada que los se- 
para : envianle trcqiientcmcnce de ia Cayena. 

Al segundo ni.ut.iqián le llamó el Conde de Buf- 
fon ¡nanaquin de cdn-r^a cncaiihida, y Brisson lo des- 
Hiíto/ia Natura!. Tom, I!, 



MAN 137 

cribió con eJ mismo nombre en el lum. i¡'. pag, 
450. Tiene toda la cabeza poblada de plumas de un 
encarnado hermoso: las pienuis blancas, y pintadas 
de encarnado : en lo baxo del lado exierior lo mis- 
mo que el precedente; pero el piccfces de un ama- 
rillo obscuro , y los pies , y las uñas cenicientas. 

í-inalmentc el Conde de Bullón ha llamado al 
tercero madaqtiiii de cabera blanca , v en la lam. 34. 
fg. 1. le han representado con el mismo nombre, 
y con el propio le ha descripto Brisson en el 
tum. ly. ¡'¡ig. 446. y ha hecho grabar en la ¡am. 
XV.vr. /,¿'. 2. hste solo tiene lo superior de la ca- 
beza blanco , y todo lo restante del plumage del 
mismo negro que los anteriores. 

ti Conde de Buríon observa acerca de este ma- 
vaqtiin , en orden al qual me ha hecho la honra de 
citarme , que yo le he asegurado no haber visto 
nunca manaquin de uibex,a btana, que tuviese color 
encarnado en lo inferior de las piernas , como los 
dos anteriores : y a esia observación , tn la qual 
voy de acuerdo con Brisson , opone el di¿bmen de 
Sonini : y aunque yo nada tengo que responder á 
un hombre que ha hecho sus observaciones en los 
parages misinos donde se hallan estos paxarillos, 
con todo, quisiera que Sonini no se hubiese acorda- 
do sola!nc:ite de la observación , sino que hubiese 
puesto a la vista da Conde de Bufibn un manaqum 
de cfibcx,a blanca, con encarnado en lo inferior de las 
piernas. En lo demás esta diferencia mudaría muy 
poco la semejanza , ó disparidad de estos paxaros; 
y asi solo es otra variedad. El manaquin de cabeyi 
blanca tiene el pico de un gris obscuro , v los pies, 
y las uñas bermejizas. A los naturalistas que se ha- 
llaren en los parages donde se crian estas avecillas, 
pertenece contirnur por medio de la observación la 
conjetura del Conde de Biihon. Me atrevo á decir, 
que creo que se verificará , que el macho adulto es 
el m.rnaquin ck cibera duiada , la hembra el de cabe- 
!^.j blanca, )• el de cabera, encarnada ua macho nuevo: 
y lo que me confirma en este dictamen ts , que yo 
conservo un inan.-quin de caberla dnada, que tiene 
muchas plumas encarnadas mezcladas con las dora- 
das, y lo restante dtl cuerpo es de un ceniciento 
verdoso , mezclado de negro , lo qual parece que 
denota el plumage de !a primera edad. 

Reuniendo con el Conde de Bufíon los tres w.i- 
■naqv.ines anteriores en una sola especie , podra mi- 
rarse como una variedad el paxarillo que el llama 
manaquin de gargama bi.inca , puesto que es del mis- 
mo tamaño que los tres anteriores : tiene el mismo 
plumage , excepto la garganta , y la delantera del 
cuello que están cubiertas de plumas blancas , que 
rematan en punta hacia el medio , y lo alto del pe- 
cho : el medio pico superior es negruzco , y el in> 
ferior blanco : los pies , y las uñas encarnadas. Este 
manaquin ha sido representado con el propio nom- 
bre que le da el Conde de Bufibn en la lam. 314. 
fig, I. descripto también con la misma denomina- 
ción por Brisson, tom. ir. pag. 441Í. y aún grabado 
en el mismo tom. lam. XXXI'. fig. i. 

Tanto que ; e tengan , según el Conde de Buf- 
fon , los tres primeros manaquines por la misma es- 
pecie , y el ultimo por una variedad, como que se 
les cuente con Brisson, Edxjtars, &c. por quatro 
especies , deben igualmente comprehcnderse en el 
S tnis- 



138 MAN 

mismo genero , ó en el LVI. del método v|ue he- 
mos adoptado. 

Manauiiin de cabeza encarnada, ¡'case Mana- 

tyJI.N DE CABEZA DORADA. 

Manaqüin |)e cabeza negra de la Cayena, 
lai'i. ioi.fig. I. Fcíise Rompe aveilanaí. 

JVIanaqijin de collar. 
He reunido en este mismo artículo qiiatro aves 
indicadas por Seba , y comprehendidas en la obra 
de EiJsson , de los quales las tres ultimas lo están 
también en la de Klein , y estos dos autores no han 
hablado de ellas sino por lo que dixo el primero; 
pero como sus descripciones son incompletas , y 
como no nos podemos retcrir en un todo a la cor- 
rección de las figuras que él ha dado , no se podrá 
tener una idea muy precisa de estas aves, ni asegu- 
rar que verdaderamente sean manaqtúiía. 

Él primero, ó el mariaqiün de coHar , Briss. 
tom- ¡y. fag. 45 í. es del tamaño del »tan,iqmn de cn- 
bc%j dorada : tiene la cabeza de un encarnado subi- 
do : lo alto del cuello , y la garganta rodeados de 
una banda de color de 010 , que torma una especie 
de collar : el cuello , el lomo , el ovispillo , el pe- 
cho j el vientre , y los costados negros ; las 
alas , y sus cubiertas superiores de un azul obscuro: 
la co!a negra : y el pico , los pies , y las uñas de un 
amarillo claro. 

i." El maiiíiqmn roso cnslado , Briss. tom. If. 
pag. 4¿i. Segiin la lamina parece ser algo mas pe- 
queño que el anterior; pero es muy duüoso, sc^gun 
la misma figura , que sea manaquin : la cabeza está 
cubierta por encima de plumas amarillazas que for- 
man un moño ; lo restante de lo superior é inferior 
del cuerpo es de un encarnado amarillo : la cola , y 
las guisb grandes de las alas de un azul brillante : las 
pequeñas de un amarillo pálido : la garganta parda, 
y el pico amarillo. 

3." El MaiLiqr.'ii i libio ó ben/icjo distado, Briss.- 
tom. ir. ¡a^. 461. Este , ju7gando por la lamina , es 
caii del mismo tamaño que el anterior. Todo su 
plumage es de color de púrpura mas ó menos obs- 
cuio en diversas paites, excepio lo superior de la 
cabeza que esta adornado de un moño amarillo , y 
la cola que es encarnada : el pico es de este ultimo 
color. Hallase en el Brasil , sei;un Scba. 

4". Aia/ianain color de gris Ciiitado , Briss. 
toffí. 'l'.fag. 4Í3. Este es también un paxarito casi 
del tamaño de les an;eriorcs : en la delantera de la 
c.ibeza tiene una mancha amarilla: las plumas que la 
cubren por detrás son cenicientas , y forman un 
mono poco elevado : lo superior del cuerpo es de 
gris , y lo interior de un amarillo claro ; las cubier- 
tas grandes de las alas por la parte superior son en- 
carnadas : las guias de las alas , y de la cola de gris, 
y el pico amarillo. Ccn, ll'i. 

Manaouin de vreniE elakca. Lam. ^i'i.fíg. i. 
Ekiss. loíii. IK pag. 457. rrasc Manaquin variado. 

ManaQUIN de CARGAN! a BLANCA. l'CaSC MaNA- 
QUIN DE CABEZA DORADA. 

Manaquin del Brasil. Lam. jox. fig. 1. Véase 
Rompe avellanas. 

^4ANAQ.UIN encarnado, 

Lam. ii.fíg. 3. 

Briss. ¡om. IV. pag. 45 i, ta,n. XXXlV. fg. 3, Gí- 
wr» LV¡. 



MAN 

Su longitud es de tres pulgadas y nueve lincas 
desde la punta del pico a la déla cola', la qual viene 
á ser de una pulgada de largo : tiene sitte pulgadas 
y media de vuelo , y sus alas recogidas lleg.m "hasta 
cerca de la punta de la cola. La cabeza, el cuello, 
el lomo, y el pecho son de un encarnado muy lur- 
moso : el nacimiento del pico esta rodeado de plu- 
niitas de un amarillo anaranjado; el color encarnado 
no es Igual en todos los individuos , y en algunos 
tiene una tintura amarilla : este color por lo regu- 
lar se maniliesta mas al rededor del pico , y en la 
garganta ; pero sea qual fuere el color , las plumas 
de las partes referidas son en su nacimiento de un 
blanco brillante , el qual desaparece quando están 
acostadas ; y el lomo , el ovispillo , las plumas esca- 
pularias, y lo inferior del cuerpo de un negro 
lusticso. Sin embargo, el encamado del pecho le- 
niata mas ó menos en punta sobre el negro que 
cubre el vientre : el pliegue del ala está señalado 
con una raya amarilla : las alas , y la cola son ne- 
grss , pero las plumas de las alas están por fucra 
manchadas de blanco, el qual únicamente aparece 
quando el ala esta tendida : el pico es negro , los 
pies , y las uñas encarnadas. 

Este manaqitin parece que es el mas común de 
todos en la Guajana , por ser el que envian coa 
mas freqüencia ; entre las pieles que he recibido, 
he hallado algunas variadas de plumas encarnadas 
en la cabeza , cuello , &c. y de plumas negras en el 
lomo, el vientre, &c. sobre wn fondo cenicierao 
verdoso. He presumido que estas pieles eran de ma- 
chos nuevos , muertos en el tiempo que pasa , des- 
de su primera muda a la segunda ; y como general- 
mente los machos nuevos tienen el plumage como 
el de la madre , hay probabilidad de que este fon- 
do ceniciento verdoso sea el color de la hemüra en 
esta especie. 

Manaquin Encarnado cristado. 1'ea.iC Mana- 

QtlIN DE COLLAR, nUm. 3. 

Manaquin negro CRISTADO dc U Cayena. Lam. 
6&y.p'g. 1. Vcase TijE. 

ManaQUIN VARIADO. 

Alatiaquin de ji ente blanca. Lam. iií^.flg. i. 

Bkiss. lom. ¡y. pag. 457. lam. XXSyi. jig. i. Ce~ 
•iiero LA 7. 

Su longitud es de tres pulgadas y seis lincas , y 
su vuelo de seis pulgadas y media. En la coronilla 
de la cabeza tiene una plancha blanca , rodeada de 
azul de mar, poco visible por los lados, y mucho 
mas patente por delante y atrás : lo restante de la 
cabeza , la garganta , el cuello , el pecho , el lomo, 
y las cubiertas superiores é interiores de las alas 
son negras ; el ovispillo , y las cubiertas superiores 
de la cola de un azul muy brillante : el vientre de 
color de naranja , y los costados están variados de 
este ultimo color, y de negro: las cubiertas infe- 
riores de la cola son de verde oliva : las alas , y la 
cola de un negro lustroso; y el pico, los pies , y 
las uñas negras. A veces se encuentra en la Cayena, 
bien que no es muy común. 

MaNAQUIN VERDE DE CRÍSTA ROXA LaW. 3O3. 

fig. %. Véase Jije. 



MAN- 



MAN 

MANCO. Especie de Ganío de Madagascar. 
ALinilioí en Francés. 

Los miiMO!, bon aves de mar: 5e hallan absoluta- 
mente privadas de la facultad de volar : casi conti- 
nuamente están en el agua, y soio vienen a tierra 
para descansar , ó anidar : no se ven sino en los 
mares del Sur , pero en una extensión muy consi- 
derable, desde las tierras vecinas al esirccho de Ma- 
gallanes hasta los mares que bañan la ptmta de 
AtVica en el Cabo de Buena tsperanza ; sus alas 
parteen dos aletas cartilaginosas pendientes de cada 
lado del cuerpo ; están cubiertas de plumas corvus, 
apretadas, estrechas, ásperas é imbricadas como ts- 
cainas , cuya apariencia tienen : las plumas que cu- 
bren el cuerpo , son también muy cortas , muy 
apretadas , estrechas , y de canon muy grutso ; y 
tienen una brillantez ó lustre semejante al de las 
plumas del Mcnií. 

Los mancos forman el Ccn. XCV. del método de 
Brisson ; sus caradéres son los siguientes: 

Qiiatro dedos , los tres anteriores palmeados, 
y el posterior libre. 

Las piernas colocadas muy atrás, y ocultas en el 
abdomen; el pico derecho: la punta de la nunUibu- 
h superior g.uichuda , y la de la interior como 
tronchada. 

Los viageros confunden freqüentcmente los man- 
cos con los p:!i¿:iri!cs ; lo que nace de que estas aves 
se mantienen igualmente casi siempre en el mar, de 
qtie varias especies de fingiihia habitan en los mis- 
mos parages que los huimos ; y de que asi como es- 
tos últimos están absolucaniente privados de la facul- 
tad de volar, algunos de los primeros carecen tam- 
bién de ella. Pero es fácil distinguirlos por la forma 
del pico, y la de las alas, que aunque muy cortas en 
los fi-riguirics , no lo son tanto como en los mancos, y 
aunque desnudas de plumas en estos, están pobladas 
en los otros : finalmente , las plumas que cubren las 
diversas partes de los ¡i'r/iguhies , tienen la forma y 
apariencia de las comunes ; pero las de los mancos, 
sino se miran de muy cerca , parecen escamas antes 
que plumas , especialmente en las alas, por oira 
parte estas dos especies de aves tienen grandes 
conexiones en la forma , y las costumbres, yease 

PlUJGOIN. 

Manco (grande). 

Manco de las Islas Maluinas. Lam. 97f. 

Manco de la nueva Guinea. Fiage á ¡a nueva Gui- 
nea, pag. 178. lam. 180. 

Su longitud es de tres pies, y su tainafio mayor 
que el de la oca : es de forma prolongada, como 
todos los mancos , y su piel henchida parece un 
saco al que han puesto un cuello , y una cabeza: 
todas las plumas son cortas , estrechas , apretadas 
tnas con otras , lustrosas é imbricadas como las es- 
camas de los peces : esta disposición es todavia mas 
perceptible en las alas , cuyas plumas son mas pe- 
quetías y cortas ; estas hacen las veces de cubierias, 
ti ala está absolutamente desnuda de guias , y es 
semejante á una aleta pendiente de lo inferior del 
cuello hasta el nacimiento de la cola por los lados 
del cuerpo; es muy estrecha, y absoluiamen.e inú- 
til para el vuelo, facultad de que carecen los man- 
cos. Estas aves tienen la cabeza , la delantera del 
cuello, y lo alto del pecho de un gris negruzco: 

HiitoiU tiatHial, Tom. U. 



MAN J39 

el lomo de un gris azulado : las alas rayadas longi- 
tuilinaimeiite con lineas de un gris negruzco y baxo, 
y alternativamente de un giis mas claro: de cada 
l.ido de la cabeza por detras , de;.ciende indinándo- 
se hacia adelante, una raya primero ancha, y de 
un amarillo fusco, y después estrecha, y con el co- 
lor mas caido •, esta raya se ensancha de nuevo con- 
forme se acerca al pecho, sobre cu}o alto se ex-r 
tiende, y circtuida la garganta, y la delantera del 
cuello; lo inferior del cuerpo es blanco ; el pico á 
proporción es mucho mas largo que el de los de- 
más «/.¡ww, redondo, derecho, hinchado hacia la 
extremidad de su parte superior, y un poco arquea- 
do por la punta de esta misma parte , negro desde 
su nacimiento hasta los dos tercios de su longituei, 
y de un encarn.;do amarillazo en lo restante de él; 
los pi.s son muy cortos, e¡ tarso muy grueso, y 
tanto este como los dedos cubiertos de esamas ne- 
gras muy apretadas unas con otras. 

Los pr. meros mancos los observaron los Holan- 
deses en su navegación en los mares del Sur el año 
de 1598. Estas aves poco conocidas kista estos últi- 
mos tiempos , y en paiíicular esta de que hablamos, 
han sido observadas posteriormente , y con mayor 
cuidado. Mr. de BougainviUe vio un manco en las 
Islas Maluinas , y lo traxo á Europa : el que Sonne- 
rat hallo en la nueva Guinea, se diferencia tan poco 
de aquel , que puede mirarse como la misma espe- 
cie ; es probable, que estas mismas aves son las que 
Forster observó en las costas de la nueva Geoinia, 
pues estas ultimas solo se diferencian de nuestro 
gran manco en ser un poco mayores, (jtii, MF, 

Manco (mediano). 

Manco del Cabo de Buena Esperanza. Lam. looj. 

Bbiss. tom. I'!, pag. 95. Ccn. XCl'. 
Es casi del tainano de un ánade , pero de 
una forma mucho m^s larga : lo superior de la ca- 
beza , el cuello , el lomo , y el ovispillo son ne- 
gruzcos : las mexillas , y la garganta de un gris su- 
cio : lo inferior del cuerpo blanco ; las alas negras 
por encima , y rodeadas de blanco , y por debaxo 
blanquecinas, variadas de negro; ia cola es negruz- 
ca; el pico de este ultimo color, dividido hacia \i 
mitad de su longitud pr.r una banda transversal 
amarillaza, y los pies negros. 

Brisson describe con el nombre de manco man- 
chado una ave del mismo genero que la anterior, 
que tiene las mismas dimensiones , y se halla tam- 
bién en los mares del Sur ; pero que se diferencia 
en los colores de la pluma : lo superior de la cane- 
za, y el cuello, el lomo, y el ovispillo están cu- 
biertos de plumas , cuyo cañón es de un negro bri- 
ll.inte , y cuyas barbas son de un negro menos lus^ 
troso , y salpicadas de gris blanco ; en cada lado de 
la cabeza tiene una banda blanca , que parte desde 
Cerca del nacimiento del pico , pasa per encima de 
los ojos , se extiende después hacia el occipucio , y 
va a juntarse con lo blanco de los lados del cuello: 
lo inferior del cuerpo es blanco, y por lo a'to de! 
pecho atraviesa una banda negruzca en forma de ar- 
co , que se extiende por todo lo largo de los costa- 
dos hasta los pies ; lo restante de la descripción es 
semejante a la del manco mediano , con relación á 
las mismas paries ; estas dos aves, ¿son por ventu- 
ra machos y hembras, ó una variedad , ó forman 
S » dos 



140 MAN 

dos especies ? Son muy comunes en los parages del 
Cabo de Buena Esperanza. 

Makco CHisiADo de Sibcria. Um. 984. Vcase 
Manco saltador. 

Manco de la nueva Guinea. V'uv¿c a la nucvg. 
Ciúnea. Vcase Manco (grande). 

Manco de las Islas Maluinas. Lam. 975- ^ast 
Manco (grande\ 

Manco del Cabo de Buena Esperanza. Lam. looj, 
Fcaic Manco (mediano). 

Manco de pico tronchado. 

Briss. tom, Vl.fng. loz. Ccn. XCll. 
Esta ave tiene mucha conexión con los mancos^ 
y como ellos , carece de la facultad de volar , dife- 
renciándose solamente en la extremidad de la man- 
díbula inferior que es redonda , y en los ?ínincús es- 
tá como tronchada. Esta leve diferencia ha parecido 
suficiente a Brisson para formar un nuevo genero, 
y ha aplicado á esta ave el nombre latino Cata- 
rafícs. 

El m.r/ico de pico tronthado es casi del tamaíío de 
la oca domestica : la delantera de la cabeza , y la gar- 
"anta son de color pardo : lo superior del cuello, 
el lomo , y el ovispillo de un pardo purpureo : la 
delantera del cuello , y todo lo inferior del cuerpo 
blancos : las alas semejantes en un todo á las de los 
demás mancos , pardas, y perfiladas de blanco por la 
parce inferior : la cola negra , el pico encarnado; 
los pies , los dedos , y sus membranas de un encar- 
nado deslucido , y las uñas pardas. 

Manco manchado. Briss. tm. VI.pa¿.?9. Véase 
Manco (mediano). 

Manco saltador. 

Mwco distado de Siberia. lam. 984. 
El Conde de Buffon , á quien debemos el cono- 
cimiento de esta ave , no la tiene por de Siberia, 
sino por de los mares del Sur , y por ello muda el 
nombre que se la habia dado en el de pin guia salta- 
dor , baxo el qual ha hecho mención de ella Bou- 
'ainville , quien la observó en las tierras Magallani- 
cas. Este marino se explica sobre esta ave en los 
términos siguientes; 

„ Los mancos pinguines habitan por familias en 
„ las rocas altas donde ponen ; los car^ftéres que 
„ los distinguen de los demás pirigüines son su pe- 
5, queñéz , su color leonado , un tupé ó copete de 
„ plumas de color de oro mas cortas que las de los 
„ a)',oncs , que erizan quando están irritados ; y fi- 
„ nalniente , otras plumas pequefias del mismo co- 
„ lor que les sirven de cejas ; se llaman pinguines 
„ saltado, es , porque en efe¿lo andan á saltos ; y 
„ esta especie tiene en sí mas vivacidad que las 
,, otras dos. " 

Su longitud es de un pie y medio : tiene el 
pico , y el iris encarnado : lo alto de la cabeza , la 
garganta , lo superior del cuello , del lomo , y de 
láscalas de un color de ceniza negruzco muy 
obscuro , y toda la delantera del cuerpo blanca. 
Gen. xri : 

MAMCOR. 

Law. 107. fif, 1. 
Este es un paxaro muy pequeño , desconocido 
en Europa , y que Sonnerat traxo de la nueva Gui- 
nea. El conde de BuMon cree que debe excluirse 
del genero de los manaquines, al qual le hablan refe- 



MAN 

rido quando lo hicieron dibuxar ; en efeflo, segur\ 
la lamina , parece que no tiene el pico , ni los pies 
formados como los manaqiunes : el pico es mas 
largo, y un poco convexo por encima, las alas son 
tamoien mas largas : pero no habiendo visto viva 
esta ave , no me atreveré a determinar su gene ro. 
El Conde de Bufion la describe en los términos si- 
guientes; 

,, El manlcor tiene todo lo superior del cuerpo 
„ negro , con visos verdosos, y lo infeiior de un 
„ blanco sticio : en el pecho tiene una mancha 
„ oblonga de color de naranja , que se extiende 
„ hasta cerca del vientre ; su pico , y sus pies son 
„ negros. " 

MANICUP de la Cayena. Lam. 107. fig. i. f'case 
Plumas blancas. 

MANTAS O MANTONES, (cetr). 
Las doce plumas de la ave de rapiña, que suben 
desde las aguaderas hasta las caderas. 

MANUOODIATA O AVE DEL PARAÍSO. 

Lam. 406. 

Briss. tom. II. pag. 13Í. lam, XII¡. fg. z, Gt' 
neio XX. 

Vulgarmente Rey de las a-jes del Varaiso. 

I iagc a la nueva Guinea , pag, 15;. lam. 96. 

Manucodiata ;i.v, rex a-vi nm parad! sea/ iim en Latín. 

Manníode en l-rancés. 
Antes de Sonnerat solo se conocía la manuco- 
diata por las descripciones hechas por pieles defec- 
tuosas, y por consiguiente se habia juzgado tan mal 
de sus dimensiones, como de sus colores : pero á 
este viagero debemos algunas nociones mas exádlas 
sobre estos dos objeios , aunque no h.iva podido 
decirnos nada sobre las cosuiiubres de la manutudia- 
ta. Se acerca al tamaño del miiio : sus alas recogidas 
son mas de una pulgada mas largas que la cola: 
tiene la cabeza , la garganta , el cuello , lo superior 
del cuerpo y cíe las alas de un encarnado l.rillan- 
te , con el lustre y suavidad de la seda : en lo alto 
del pecho tiene una plancha ancha transversal de un 
verde esmeralda : el medio del vientre es blanco, 
y en los costados tiene unas plumas largas cer.icien- 
tas por su nacimiento , y en los dos tercios de su 
longitud , y terminadas en una mancha brillante del 
mismo verde que el de lo alto del pecho ; la cola 
es por encima del mismo encarnado que el lomo, 
pero mas caldo ; y por debaxo , como también las 
alas, de un pardo claro y bermejizo : dd centro de 
la cola le nacen dos hilos largos seir.ejan es á cer- 
das, doble mas largos que la cola, pardos en su na- 
ciaiicnto, con algunas barbas cortas y benrejizas; 
pero en lo restante del todo desnudos , hasta la 
punta que remata en unos hilos ó pl un, illas que 
forman las barbas, bastante largas y muy apretadas, 
y que acompañan la punta de la cerda por ambos 
lados : estas no están derechas , sino rizadas v ar- 
queadas hacia el cuerpo , y torman una voluta ó ro- 
leo con un agujero enmedlo : esta voluta, cuyo diá- 
metro pasa de dos lineas , es de color verde esme- 
ralda por encima , y pardo por debaxo ; el iris , el 
pico , y los pies son amarillos. 

Manucodiata de cola hermosa, f-'casc Magni- 
fico de la nueva Guinea. 

Manucodiata de cola hermosa de la nueva 
Virgínea. Véase Macnificü. 

Ma- 



MAN 

Manücodiata de seis file íes. Tfiiíf Paxauo 

SEIS HIEKAS. 

Manucodiata NtcKA de la niitva Guinea, lla- 
mada la Soberbia. 

Jic del Famiso de la nueva Guinea, Ibniada la 
Sobobia, Lam, 631. 

A-vc del T'aiaiso de garganta color de violeta llama- 
da la Soberbia, i'iage á la nue-va Guinea , ¡lag. 175. 
lam. 96. 

Sonnerat , que ha traido una piel de esta ave de 
la nueva Guinea , y cjue es el primero que la ha 
dado á conocer, dice que es un poco mayor que un 
tnirlo: que sobre la raíz del pico tiene un moño ne- 
gro , poco elevado , compuesto de plumas linas: 
que la cabeza, lo posterior del cuello, y todo lo 
superior del cuerpo están cubiertos de plumas de 
un verde dorado , que tienen la brillantez y suavi- 
dad de la seda : y que por estar imbricadas se pare- 
cen á las escamas de los peces. Según relación del 
mismo viagero , las alas son de un negro mate , y 
la cola de un negro aterciopelado, con un leve ma- 
tiz azulado : la garganta es de un color de violeta 
cambiame ó tornasolado; el vientre de un veide 
brilLnie ; dcbaxo de cada ala , nace un mechón de 
plumas largas, negras, y suaves al tadlo como el ter- 
ciopelo ; su dirección es hacia abaxo , y son de 
igual longitud a la de las plumas del ala : el pico es 
negro, y los pies pardos. Oin. XX, 

MAKACAXAO. t'eaie Xiicuero verde, 

MAKAIL. Lspecie de Hocco. 

Lo mismo en Frsnccs. 
Quando el Conde de Buflbn , y Brisson dieron 
á luz su obra acerca de las aves , no se habían pu- 
blicado todavia las Memorias de Bajón sobre la 
Cayena : el warail solo se conocía por algunas des- 
cripciones incompletas : sin embargo, comparando 
Buflbn las que los autores habían dado del y^cu y 
del m.'.rail, conjetura que el ultimo debía ser la 
hembra , ó una xariedüd en la especie del primero. 
Las observaciones de Bajón hechas en los parages 
donde se hallan estas dos aves , y dadas al público 
después de la impresión de las obras de los dos Or- 
nitolcgisias franceíes , nos han enseñado que la se- 
gunda conjetura de Bulion estaba fundada , y que el 
yacit y el marail , según la historia que Bajón hace 
de es;as aves, parece que en tfeóto no sean mas que 
una variedad de la misma especie. Por esta razón 
los uniré en este artículo , aunque fahe al orden al- 
fabético ; pero el asunto lo exige , bien que tendré 
cuidado en la palabra yaíu de remitir á la palabra 
marail. Brisson creyó reconocer en esta ave un píxio 
se^ua las descripciones y estampas publicadas por 
los autores ; concurriendo también a su equivoca- 
ción una membrana carnosa pendiente debaxo de la 
garganta que le hizo dar al marail el nombre de 
fa'vo del Brasil, tom, I. pag. léi. Gen, ¡I. Si hubiera 
tenido este autor conocimiento de las memorias pu- 
blicadas después por Bajón , hubiera colocado el 
marail entre [os faisaneí , Gen. í7/. : y este es en el 
que debe colocarse siguiendo estrechamente los 
principios del método. Pero si se hace atención á 
que el marail no titne la cola desigual y puntiaguda 
de los faisanes , y que al contrario sen iguales las 
plumas grandes de la cola, que está pendiente , que 
sus plumas son anchas , redondas por la extremidad 



MAR 141 

como las de la cola de los l<ot(os; que tiene como 
ellos plumas largas en la cabeza, las quaks a Ij ver- 
dad no forman habitualmente un moño , sino que 
las eriza quando esta enfadado ; que además de esto 
tiene el pico , los pies , y las alas cortas , y el vuelo 
pesado de las gallinazas , como los láceos , se reco- 
nocerá que debe ser colocado con estas ultimas aves 
a continuación de [os Jaisanes , y compongan juntos 
una misma sección del propio genero, ya forme un 
genero que se interponga entre el de [os Jaisanes , y 
el siguiente: sin embargo , se distinguirán el »iarail, 
y el yacií de los hóceos por la falta de moño propia- 
mente tal , y por una piel desnuda pendiente deba- 
xo de la garganta, y estos caraáeres serán los de la 
especie. B.ijon , por cuyas observaciones voy á es- 
cribir la historia del yaca y el marail , escribe el 
nombre de esta ultima ave marayc. Este modo de 
escribir el nombre manifiesta mejor, según dice, el 
que le dan los Salvages ; y yo , movido de una ra- 
zón tan convincente , adoptaria esta denominación, 
sino fuese aún de mayor peso el no mudar una de- 
nominación recibida ; libertad que muchas personas 
se han tomado , que hace el estudio de los nom- 
bres mas diiicil , que el de los mismos objetos, que 
une un trabajo enfadoso á una ocupación duicc y 
satisfadoria , y abate al hombre que reflexiona , al 
triste oficio de compilador, sin mérito alguno , ni 
ventaja de parte del innovador, y en detrin.ento de 
la ciencia , y de aqtiellos que a ella se aplican. 

El marail , como ya dexo indicado , tiene el 
pico, y los pics de las gdlUna\.is : sus alas cor;as, el 
vuelo pesado , la cola larga , ancha y pendiente de 
loi, hoecos ; las plumas largas en la cabeza, que co- 
munmente las tiene acostadas , pero que Ls eriza 
quando está agitado : una membrana encarnada , des- 
nuda, cubierta de algunos pelos negror en cierto nú- 
mero , pendiente debaxo de la gargania , poco apa- 
rente en el estado de tranquiliuad , pero que se ex- 
tiende , se alarga , se hincha , y toma un encarnado 
muy vivo, quando el ave está animada; y al con- 
tratio pierde su color, se retira y borra casi ente- 
ramente después de su muerte, y parece que solo 
ha tenido en ia garganta un espacio negruzco sin 
plumas , y sin vestiglo de la membrana , cuya se- 
ñal apenas se halla , aún quando se sabe que ha 
existido. 

El m.rrail es del tamaño de una gallina , tiene 
cerca de dos pies desde la punta del pico á la de la 
cola, la qual es de diez pulgadas de largo, y las 
alas recogidas exceden algo mas de dos pulgadas el 
nacimiento de la cola ; el pie no llega á tener tres, 
y el dedo de enmedio , comprehendiendo el espo- 
lón , tiene dos : el pico es de una pulgada de largo, 
y aunque tenga mucha conexión con el de las galli- 
nayis , es mas derecho , y menos arqueado : todo el 
plumage es de un verde oliva negruzco , con rcfle- 
xos bermejizos : en cada una de las plumas que cu- 
bren la parte anterior de lo superior de la cabeza, 
la delantera del cuello , el pecho y lo alto del 
vientre , tiene dos rayas blancas longitudinales que 
siguen por cada lado la dirección del cañón : el 
vientre , las piernas , y lo inferior de la cola están 
mezclados de algunas lineas que tiran á gris , y que 
atraviesan las plumas : las del baxo vientre, y de lo 
inferior de la cola tienen las barbas desunidas , y 



142 MAR 

sumjjiitts al floxel: las guias grandes cic las alas 
titilen una mezcla de iv.rdusco : las de la cola sen 
por encima del mismo verde oliva que el lomo , y 
por debaxo de un verde obscuro pálido y descolo- 
rido : el pico es negruzco , y los pies de un encar- 
nado hermoso, según la descripción de Bajón; por- 
que la que acabanros de hacer ha bido con arreglo 
á la piel de un m..--»». que este observador me en- 
vió , cuyos pies han perdido de tal modo su color, 
que parecen ceniciciuos : las uñas son negras : pero 
esta diferenria no es la única que yo noto entre la 
piel que he tenido á la vista , y la descripción im- 
presa en la obra de Bajón : qusndo habla de la gar- 
ganta solo nombra el pelkjo pendiente que tiene en 
elia , al qual no da mas que seis lincas de extensión 
en el estado de tranquilidad , y dice que se hincha, 
se exiieiide , y adquiere un encarnado muy vivo 
quando el ave está irritada. Sin embargo , en esta 
piel que examino no encuentro vestigio alguno de 
aquel pellejo ó membrana pendiente que tiene el 
animal vivo, y solo advierto encima del pico, y 
en el vacio que hay entre sus dos ramas una raya 
lon^itiidinal compuesta de pluniitas que tiran á gris, 
enmedio de otra^ dos rayas mas estrechas , bermeji- 
zas , y sin plumas : y mas abaxo , en una extensión 
de dos pulgadas de largo , veo la garganta , y lo 
alto del cuello sin plumas, y cubiertos solamente de 
algunos pelos negros : además de esto , el pellejo 
que en el ave desecada es pardo, habrá sido encar- 
nado, según lo indica Bajón. ¿Seria por ventura la 
causa de esto , que en el ave viva el pellejo contraí- 
do , y encogido formaría una doblez , y una por- 
ción pendiente ; y que habiendo perdido su tono 
después de muerta el ave , extendida por las partes 
adherentes , que se retiran en secándose , formarla 
únicamente una plancha llaní en lugar de una car- 
nosidad ? Después de haber dado la descripción ex- 
terior del nijiait , entra Bajón en el examen de las 
partes internas : yo no le seguiré en este por me- 
nor, por no ser de mi asunto; y solo notaré que la 
trachiarteria antes de sumergirse en el pecho , pasa 
de un lado al otro del esternón , y vuelve á aquella 
parte de donde antes se habia apartado , para entrar 
en Ja cavidad torácica : esta disposición es la misma 
en los machos que en las hembras, y solo con la 
diferencia de que en el p.in-aqua ?imcl>u la traquea 
externa hace una larga circunvolución , y en la 
hembra sigue su curso regular. 

Los maiiúls habitan los bosques grandes á al- 
guna distancia del mar , y prefieren los parages se- 
cos y elevados , á los terrrnos baxos y húmedos: 
van en bandadas de seis a ocho futra de la estación 
de su cria , porque entonces están apareados , y no 
se encuentran mas que dos juntos. HmpoUan dos 
veces al año , al principio y fin de la estación de las 
lluvias, esto es, en Diciembre ó Enero, y en Mayo 
ó Junio : colocan su nido en los árboles mas copa- 
dos cerca del tror.co , v ponen de qnatro á seis 
huevos. Bajón dice que los poUuelos no baxan del 
nido hasta que tienen doce ó quince días , y que la 
^njidre los almieiua hasta este tiempo : pero debiera 
haber observ.i.lo , y decirnos como los alimenta; 
p-rque los pollüelos de las z,dH¡na-x,in tienen costum- 
bre de buscar la comida por sí mismos. Ls verdad 
que Bajón añade , que quando los pollüelos han ba- 



MAR 

xado del nido , se sustentan de bayas , gusanos é 
inseétos, es.ecie de aumento de que es posible que 
la madre los provea ; elles la siguen luego e|iie haa 
de xado el nido , al modo de los pollos , los llama y 
cobija también de quando en quando con sus alas, 
y escarba la tierra como la gallina para descubrirles 
lombrices , huevos de inse¿tos y granos. 

Estas aves no se ven en tierra , sino quando 
están empolla.ido -. lo restante del ano permanecen 
en los árboles espesos , y principalmen;e en aque- 
llos cuyas bayas, frutos ó simientes les sirven de 
alimento : por la mañana , y por la tarde se acercan 
á la punta de las ramas de que están pendientes los 
frutos, y durante el calor del medio dia, se poneo á 
la sombra cerca del tronco en las ramas mas espe- 
sas : en su estado natural tienen un grito que ni es 
agudo , ni fuerte , pero quando están espantados ó 
heridos tiene las dos cosas. Su carne no es manjar 
apreciado , ts dura , y aún la de los nuevos no es 
muy buena. QLiando se cogen chicos se domestican 
fácilmente , y la hembra pone sin construir nido, 
ni cuidar de sus huevos. Bajón nos dice en orden á 
esto , que lo mismo sucede con los ¡joccoí , aves que 
seria muy útil domesticar , por la bondad de su 
carne , y por su magnitud : lo qual es otra de las 
causas que pueden obligar a hacer la tentativa, 
pues seria tacil el hacer que las gallhtas empollasen 
los huevos de los houm , como se praétíca con los 
faUa-ncs. Por lo que mira á la historia de estas aves, 
la facultad de poner quando es án doines:icadas, 
junto con la incuria de sus huevos, y de su produc- 
to , añaden mayor conexión enire los bonos , los 
m.ii aUs , y los faisanes. 

Sonini , que como Bajón ha vivido en la Gua- 
yana , ha presentado también la historia del marail 
en el Diario de Fisica del mes de Abril de 177?. 
Estos dos viageros no están acordes en todos los 
hechos; y asi he preterido la relación de Bajón, 
porque estuvo en la Guayana mucho tiempo , y 
porque en el poco que Sonini permaneció alli , re- 
cogió observaciones tan crecidas , y freqüeniemente 
tan distintas del común modo de estar de las aves, 
que podeinos dudar si en cada una de eilas puso to- 
da la atención necesaria , siendo forzoso que una 
sola observación le haya servido para todo el con- 
junto de especies de que él ha hablado. Pero nadie 
ignora , que por lo regular se padece equivocación, 
siempre y quando se quiere determinar una cosa sin 
que otras observaciones posteriores , y estas repeti- 
das varias veces , confirmen las primeras que se hi- 
cieron. 

El yacu parece que no se diferencia del macho 
en lo ex;erior , pues tiene los mismos caracteres, y 
el mismo plumage. Bajón dice , que es un poco ma- 
yor que el >rh!>ji¡; que tiene mas blanco en la de- 
lantera del cuello ; que sus ojos están circuidos de 
una mistura azul, cuyo color se extiende hasta la 
mitad del pico , y que la otra mirad es negruzca; 
que los pies son encarnados ; que debaxo de la gar- 
ganta tiene un pellejo desnudo pendiente como el 
?naia¡l ; y que es negro , y no muda de color segun 
las pasiones del ave : en lo interior no se diteren-' 
cian nada el yacu y el maiail, excepto en que la 
trachiarteria no hace circunvolución alguna en el 
yacu anees de penetrar en el pecho. jLas costumbres 

de 



MAR 

de es:as dos aves , ya sea en el estado de libertad, 
ya en el de esclavitud, son absolutamente Jas mis- 
mas : pero el yaca es mucho mas raro en la Cayena 
que el maiail , y no se vé alli sino cuando 
lo llevan de las orillas del rio de las Amazonas , ó 
de las del Oyapoc. Bajón piensa que estas aves di- 
fieren bastante para que no se tengan por dos espe- 
cies ; sin embargo, la única dikrencia notable con- 
siste eil la disposición de la trachiarteria. La distan- 
cia tan remota de los parages donde se hallan las 
dos aves, no puede ponerle, como lo ha hecho 
Bajón j en el numero de las diferencias que las se- 
paran , y al contrario, porque esta distancia de los 
parages produce necesariamente algunos matices dis- 
tintos en estas dos aves , que tienen mucha semejan- 
za , y pocos rasgos diferentes , deben mirarse como 
una variedad de la misma especie , asi como el 
Conde de Buflon lo habia previsto antes que se hi- 
ciese relación de ellas. Sin embargo , el yacii no 
siempre es exadamente tal como Bajón nos le re- 
presenta. Yq conservo uno que no es mayor que el 
mji-ail : las plumas que cubren la cabeza , y lo alto 
del cuello son blancas: la delantera, y lo alto del 
ala hacia el pliegue, y hasta el tercio de su longitud 
están también mezcladas de mucho blanco : en la 
delancera del cuello no tiene aquel espacio desnudo 
como el maiihl , pero se encuentran los restos del 
pellejo pendiente debaxo de la garganta , cuya parte 
superior está cubierta de plumitas cenicientas ; bien 
que en lo demás me ha parecido exaóla la descrip- 
ción de Bajón. He omitido en la historia de estas 
aves que ambas erizan las plumas láridas qtie cubren 
la cabeza, y que también levantan y abren las plu- 
mas de su cola ; movimientos mas comunes al yicii, 
que al mni-all, 

MAREO Y MARECA. 

Mdicc y -manca en Francés. 
Estas son dos especies de Ánades , indicadas por 
Marcgrave , que ambas se hallan en el Brasil , y que 
tienen mucha conexión entre sí, 

Brisson describe el ?/taicc con el noinbre de 
¿nade de Bahania , tom. VI. pag. 358. Gra. CTIh y el 
marcea con el nombre de madc del f.raúl , tom, VI, 

El Maree no lleca á ser tan crande como el ivia-^ 
de domestico : tiene lo superior de la cabeza de un 
gris rosado : lo posterior del cuello , el lomo , el 
ovispillo , y las plumas escapularias de un pardo ro- 
sado : Lis mexillas , la garganta , y la delantera del 
cuello blancas : lo inferior del cuerpo manchado de 
negro , sobre pardo bermejizo : y las cubiertas su- 
periores de las alas de un pardo obscuro : en las 
alas tiene tres rayas transversales , una verde bas- 
tante ancha , entre una amarilla , y otra negra : las 
guias de las alas son de un pardo obscuro , las me- 
dianas amarillazas : la cola color de gris : el pico de 
color de plomo , con una mancha triangular de co- 
-T de naranja en cada lado, y junto a su nacimien- 
to : y la parte desnuda de las piernas , los pies , los 
dedos, y sus membranas de color de piorno. 

Catesby habla de este ánade , y dice que lo 
Vio en las Islas de Bahama ; pero es muy raro 
en estos parages , y al contrario común en cl 
Brasil. 

El marecíi a del mismo tamaño que el murec: 



MAR 143 

la parte superior de la cabeza y del cuello , y lo su- 
perior del cuerpo son de un pardo obscuro: en cada 
lado de la cabeza, entre el pico y el ojo, tiene una 
mancha redonda de un blanco amarillazo : la gar- 
santa es blanca : lo inferior del cuerpo de un pardo 
obscuro que tira á an.iarillo : las cubiertas superiores 
de las alas de un pardo brillante , con un leve viso 
verdoso : las cubiertas grandes intermedias , por la 
parte exterior , de un verde brillante con remate 
negro, lo qual forma dos bandas transversales en 
las alas j cu)as guias son pardas , con las puntas 
blancas : la cola es negra : y la parte desnuda de las 
piernas , los pies , y sus membranas son de un en- 
carnado muy vivo. 

MARICA. Lo mismo que Urraca ó ticaza. 

MARINERO. Fease Golondrina de rabadilla 

BLANCA. 

MARIPOSA PINTADA O EL PAPA. 

Briss. tom. III. pag. zoo. lam. VIH. fg. 3. Ge- 
nero XXXIII. 

Caiesb. tom. 7. pag.y lam. 44. 
chlorh Liido'vii'tr.nii , inilgo Papa diña en Latín. 
Vapc en Erancés. 
Hase dado el nombre de papa á un gorrión de la 
América Septentrional , del tamaño de un canario, 
cuya cabeza es de un color azul violeta, y este co- 
lor es el que le ha hecho dar una denominación im- 
propia , pero que el uso ha autorizado. El nombre 
de -vcrdier , ■verdecillo ¡, que le da Brisson , conviene 
especialmente á la hembra , y al macho , porque 
una parte de sn plumage tiene el mismo matiz con 
corta diferencia que el lerdccillo. 

El páxaro llamado papa , tiene la cabeza , y la 
parte superior del cuello de un color azul violeta 
brillante : el circuito de los ojos roxo : lo alto del 
lomo , y las plumas escapularias de un verde , con 
mezcla amarillaza : lo inferior del lomo , el ovispi- 
llo , las cubiertas superiores de la cola , la garganta, 
la delantera del cuello , y todo lo inferior del cuer- 
po de un roxo hermoso : las cubiertas pequeñas su- 
periores del ala de un pardo que tira entre verde y 
roxo , y las grandes de un verde obscuro : las guias 
de las alas pardas , rodeadas de roxo por el lado ex- 
terior , excepto la séptima , oftava y novena , cuya 
orilla exterior es de un verde obscuro. Las dos plu- 
mas grandes del centro de la cola son de un color 
pardiroxo ; las laterales por lo exterior son de este 
mismo color , y por lo interior pardas': el pico es 
ceniciento obscuro ; y los pies , y las uñas pardas. 

La hembra tiene la parte superior de la cabeza, 
la posterior del cuello , y toda la superior del cuer- 
po de un verde obscuro : la garganta , la de- 
lantera del cuello , y la parte inferior del ciierpo de 
un verde amarillazo , marchito y descolorido. Los 
poUuelos machos tienen el color de su madre. 

Estas aves tienen dos mudas al año. El plumage 
de la hembra siempre es el mismo; pero el del 
macho es muy diferente en cl hibierno; en este 
tiempo es semejjnte al de la hembra, y solo se di- 
ferencia en que el color verde que pinta las partes 
superiores, y el amarillo verdoso que reyna en las 
inferiores son mas puros y encendidos. 

En esta especie hay una variedad en la qual el 
macho , aunque con los colores comunes en la ca- 
beza , y parte superior del cuerpo , tiene una man- 
cha 



144 MAR 

ch.i de un 1-0X0 ccbil en el pecho , y todo lo infe- 
rior del cuerpo de un amarillo pálido y muy baxo. 

Estas aves son muy comunes en la Unsiana , en 
la Carolina, y en el Canadá : las dos ultimas regiones 
solo las habitan en el verano, y probablemente cam- 
bien en la primera. Algunas avecillas de estas han sido 
traídas vivas a Francia: alimentanlas con mijo y al- 
piste : son mas curiosas por la hermosma de su 
pluma que por su canto , el qual es muy débil. Yo 
conocí una Señora que conservó un pax.ao de estos 
por espacio de siete á ocho años : se les ha visto 
anidar en Holanda, y es muy probable que con al- 
guna precaución, se podría acostumbrar la especie 
al clima , á lo menos como lo está la del c.nnnio. 

Es precibO que estos paxaril.os sean muy comu- 
nes en la Ltiisiana , porque entre las pieles de aves 
que vieren de aquella región , envían muchas de 
este paxaro , y en una remesa de mil y quinientas 
que recibió un íUG;eto conocido mío, habia tresciei;- 
tas del paxaro llamado fapa : pero solo habia cinco 
o seis de la vnrieur.a de que he hablado. 

MARTÍN. 

j):i,io üe tilipinas. Lam. 119- 

Briss. lom. L. ¡iig. 27 S. /''»•'• A-.vr/. fg. i. Ce- 
ncío X.\'!I, 

Mciida Philifcnsis mn]oi- en La'.in. 
Esta ave es un poco mayor que nuestro miiIo: 
tiene sus caraderes genéricos: se maiv.ienc de h- 
sedtos , y en especial de Lingost.is : bU lo..gi[ud des- 
de la punta del pico a la de la cola es de nueve 
pulgadas. y media: su vuelo de catorce pulgadas y 
algunas lineas , y sus alas recogidas llegan á los dos 
tercios de la longitud de la cola ; las plumas que cu- 
bren la parte superior de la cabeza son de un negro 
lustróte, larsas'y estrechas: la g.irganta , el cuello, 
y lo al:o del pecho de un negro que tn-a a gris: 
detras , y en cada laJo del 0)o tiene un espacio 
desnudo , y cubiu'io de un peh.jo amarillo : lo in- 
ferior del pecho , ei hiiuo , el ovispillo , las plumas 
escapularias , las cubiertas superiores é inferiores de 
las alas , las superiores de la cola , y las piernas son 
de un pardo que tira á color de castaña : el vientre, 
los costados , y lo inferior de l.i cola blancos : las 
guias nr.mdes de las alas blancas, desde su nacimien- 
to hasia hi mitad de su longitud , y negruzcas en lo 
restante; las medianas pardas: la cola de un pardo 
obscuro, cuyas plumas tienen la punta blanca, ex- 
cepto las dos de enmedio que son enteramente par- 
das ; <1 pico , y los p¡;"í amarillos. 

Hace poco mas de veinte años , que l'e varen 
varias aves de estas de Filipinas á la Isla de Bor- 
bon , asolada entonces por los destrozos que causa- 
ba en ella la langosta : Mr. Dcsforges-Bouchcr, 
Gobernador , y Mr. Peivre , Intendente , creyeron 
que multiplicándose estas aves en la bla la liberta- 
rían de n.ios inseílos que eran su azote ; el suceso 
correspondía ya a esta esperanza, qnando se queja- 
ron que los millos , a quienes habían dado el nom- 
bre de mallines, revolvían las tierras nuevamente 
sembradas : á estas representaciones se respondió, 
que no revolvían la tierra , sino para Uuscar los 
huevos de las longostas , cuya producción sería mas 
funesta a las plantas que el desorden que esas aves 
podrían causar en las simientes : estas razones , aun- 
que buenas, no salvaron a los maitints , los qiules 



MAR 

fueron proscriptos, y dciruidos muy prontamente; 
pero no tardaron muciio en arrepentirse , pues la 
iangi'sta , cuyo número habia empezado a dí^nl¡- 
jiuír , volvió de nuevo á causar los daños contra 
los quaks habían tenido intención de oponer unas 
aves que se mantenían de ellas : hicieron de nuevo 
traer de Filipinas estas aves , y las pusieron baxo la 
salvaguardia de las leyes , y de la preocupación, 
que siendo por lo común perjudieial, á veces suele 
ser útil. Los Médicos declararon , que la carne de 
estas aves era dañosa , y abusando de la credulidad 
de los colonos , los engañaron para su provecho; 
especie de servicio que la flaqueza de la humanidad 
exige muchas veces de un medico. 

Las aves destructoras de la langosta , protegidas 
por las leyes, y de las quales se esperaba el bien ge- 
neral, sin esperanza de provecho particular en su rui- 
na, multiplicaron abundantemenie en pocos anos; y 
se qucxan en el día de que habiendo crecido su iiúme- 
ro en gran manera, y habiendo destruido y aniquila- 
do la langosta , se arrojan á los frutos )' simientes 
nuevamente sembradas. Los daños que causan , di- 
cen , son i quívalcntes a los que causaban los insec- 
tos que destru)eron : pero sin duda han olvidado 
los primercs perjuicios, y la presente perdida au- 
menta el daño de estas aves : sí son perjuüicíaies, 
< quién puede impedir el disminuir su numero ? 
i bera acaso el recurso que tieren de retirarse á los 
bosques? Pero en ellos por lo común no hallan que 
comer , pues se arrojan a los parages cultivados, 
donde se les pueden armar lazos , y matar un graa 
numero.' Por otra parte ¿cómo se pudo antes ex- 
terminar sin fundamento una casta entonces poco 
numerosa, y ahora no se puede restringir á unos lí- 
mites justos ■■ Este cálculo parece mas fácil, y de 
una exccucion mas pronta en una Isla, cuya exten- 
sión es bastante limitada que no en otros países : y 
esie sera sin duda el plan que seguirán los colonos 
conforme lo sugieran sus intereses. 

Estas aves hacen dos crias al año de quarro 
huevos cada una , colocan su nido en las palir.as , y 
en los grane ros siempre que pueden entrar en ellos: 
tienen a sus hijuelos una pas'on violenta , los de- 
henden á picotazos con.r.i los que se los quitan, y 
si los poi.en en parage donde pueden llegar , conti- 
núan en criarlos por entre les alambres de la jaula 
en que están encerrados : los nuevecillos se domes- 
tican muy fácilmente, aprenden en poco tiempo á 
hablar, y remedan el grito de lis aves, y animales 
domésticos que oyen : son gesticulares , y a:ompa- 
ñan sus grí.os con diferentes movimientos que no 
desagradan. 

El excmplo de estas aves que destruyeron en la 
Isla de Eorbon la langosta que inlestaba esta colo- 
nia , ¿ no podrá aplicarse en el caso en que se ha- 
llan las Antillas , y particularmente la Martinica ? 

Es cosa bien sabida que en la parte meridional de 
América hay dos quadrúpedos , que solo se mantie- 
nen de hormigas , los quales por su organización 
no pueden tomar otro alimento, ni causar daño al- 
guno a los plantíos. 

De estos dos quadrúpedos, á los quales por su 
modo de vivir dan el uombre de hormigmivs , y 
según la denominación que les dan los Salvages, 
de tMiancgios, el uno es un poco mayor que el 

hu- 



M A R 

hurón , y el otro es tan grjnu'c como el perro 
mayor. 

El primero , si estuviera muy multiplicado po- 
dri.i destruir un grJn numero de hiormijjs , )' del 
secundo se podría esperar un proveclio mucho ma- 
yor, respecto a su tamaño, y aJ numero crecido de 
hormigas de que precisamente necesita para su sus- 
tento. ¿Pero sena tan fácil el transportar de la 
Guayana á las Antillas los bo>m!gn(/o¡ que se hallan 
tn la primera región de estas , como el transportar 
de tilipinas á la isla de Borbon las aves que en ella 
han destruido la langosta? 

Entre los m.hthics y ¡os homi'igneíos ha? la pa- 
ridad, que unos y otros se mantienen de alimentos 
que era muy difícil y aún imposible suministrarles 
en el camino , y especialmente á los maitinn ; por- 
q:ie ; cómo se recogerían huevos de langostas para 
aumentarlos ? Sin embargo se ha remediado y ven- 
ci.io este obstáculo, substituyendo sin duda un ali- 
mento que pudiese n. emplazar el de los huevos de 
Inn'"'Ostas : ¿seria por ventura imposible el substituir 
también un alimento que pudiese reemplazar el de 
las hoi migas durante el camino de los hormigueros') 
«Pero por qué se ha de intentar reemplatar las hor- 
migas ? Si en nuestros campos , y en los bosques se 
recogen y encuentran muchos huevos de hormigas-y 
si se "meten en sacos , y se hace provisión de ellos 
que se con;,erva mucho tiempo, ¿no podría hactrse 
lo mismo para con los hormigiteros > Dirán que esLOS 
inseílos ó sus crisálidas podrían penetrar y aguje- 
rear los sacos, costando mucho trabajo el contener- 
los en ellos; pero esto debería veritjcarse , y mere- 
ce que se hagan algunas tentativas y experiencias. ¿Y 
acaso es cierco que las hormigas amontonadas llega- 
rían á penetrar sacos de cuero? 

No hay duda en que serian muchas las dificulta- 
des que habría para transportar los boimiguet o'; \ pe- 
ro se podrían tal vez vencer los obstáculos , hacien- 
do en la Guayana algunas tentativas para alimentar 
estos animales , teniéndolos encerrados otro tanto 
tiempo 5 quanto se necesita para la navegación de 
esta parte de la América a la Martinica. Haciendo 
iguales experiencias , y dando principio á ellas por 
la especie pequeña de hoi Migiteros , es como se po- 
dría , si se hubiera hallado algún medio del qual se 
pudiese esperar un buen éxito , intentar transportar 
los horM¡í¡'C'ios á las Islas en donde podrían servir 
de utilidad. Habría también que tener gran cuidado 
para conservarlos , y favorecer su multiplicación en 
estas Islas. Las personas que se hallan en estado de 
conocer la localidad , son las que pueden juzgar y 
hablar con acierto de estas precauciones; y como 
yo no me encuentro en este caso , nada diré sobre 
el asunto. Pero la utilidad que podría resultar de 
transportar los hormigueros á exemplo de los mar li- 
nts me ha empeñado tn esta digresión , y los pro- 
vechos y ventajas de esta transportación , si pudiese 
realizarse , y si estos animales multiplicasen , po- 
drían ser tan grandes y crecidas , que no parece se 
compraban caros, aún a precio de tentativas mas 
costosas. 

Me opondrán la objeción, de que las hormigas 

no son tal vez menos numerosas en el Continente 

donde viven los hormigueros , que en las Antillas 

donde no hay estos quadrúpedos, Responderé prj- 

Hjstoria NaíiuhL Tum. U, 



MAR 



145 



mero, que esto no es asi, pues aunque se quejen de 
las hormigas en el Continente, no se pintan con 
mucho los danos que en el hacen , tan grindes co- 
mo los que causan en las Islas. 

En segundo lugar debe notarse , que los hormi- 
güeros protegidos por el hombre en unas Islas don- 
de no ha\a que temer , como en el Continente , de 
parte de los animales carniceros que les hacen cuer- 
ra , podrían á proporción del espacio ser mucho 
nijs abundantes , y mas comunes , que en un Con- 
tinente inmenso ; mientras que al contrario se vería 
disminuir infin¡t.imente la propagación de las hor- 
migas perseguidas, y destruidas en un terreno estre- 
cho por un enemigo numeroso , contenido en un 
espacio limitado. Los dos quadrúpedos de que aca- 
bo de hablar , no son los únicos enemigos que po- 
drían tal vez oponerse á las hormigas : pero asi co- 
mo las aves del genero de los mirlos , esto es, los 
m.uíincs han contenido en la Isla de Borbon los da- 
ños y destrucción de los plantíos y sembrados aso- 
lados por las langosias; también las aves del mismo 
genero, según el orden metódico, que el Conde de 
Buflbn ha llamado hormigueras , por su modo de vi- 
vir , podrían tal vez contener , ó a lo menos dismi- 
nuir los perjuicios que causan las hormigas en las 
Antillas. 

Estas aves del genero del mirlo , como tainbien 
el rnaríin Viven de insectos , y especialmente de 
hormigas , como los primeros se mantienen á ex- 
pensas de las langostas : son muy comunes en la 
Guayana , y se conocen seis ó siete especies dife- 
rentes, l'cansc HoKMi&üERo , Rey de los hormi- 

CUEROS, RiPICADOR, Y PaXARO ATALAYA. 

Seria sin duda mas fácil el transportar las a'va 
hormigueras , que los quadrúpedos del mismo nom- 
bre , y puede creerse que se lograría igualmente su 
multiplicación , alimentándolas en paxareras bastante 
espaciosas , antes de echarlas á volar. 

Los honnigueros qttadriqedos destruirían cada uno 
de por sí mucha mayor cantidad de hormigas; pero 
las aves del mismo nombre compensarían piol^able- 
mente, este defedo con su maycr número. Final- 
mente si las aves han podido librar á la Isla de 
Borbon de las !a?igos¡as , la analogía inclina á creer 
que unas aves que son del mismo genero , y que se 
mantienen de hormigas , podrían igualmente conte- 
ner los daños de las hormigas en las Antillas , ó á 
lo menos disminuirlas mucho. Es cierto que las 
hormigas forman poblaciones inmensas , pero vi- 
viendo las aves del genero de que hablamos , y que 
yo aconsejo que se opong.in á dichos insedos , con 
quietud , y al abrigo de todo enemigo en una Isla 
donde no tienen que temer , y su pasto es rauy 
abundante , podrían en pocos años componer legio- 
nes opuestas 3 las de las hormigas. Las tentativas 
que propongo convendría tal vez principiarlas por 
la transportación de las a\es' hormigueras , como mas 
fácil, y como casi cierto que multiplicarían con ma- 
yor felicidad : y si alguno las halla destituidas de 
fundamento, que me explique, ¿cómo han podido 
unas aves destruir la langosta en una Isla, porque 
se sustentaban de ella ; y por qué otras aves que se 
alimentan de hormigas , no las destruirían ó dismi- 
ouirian mucho m número en ouas Islas } 

I . Mar- 



ij{.6 



MAR 

Martin érame, ri.igc ú li'i ¡ndids , >' á ¡a Ch'tiig, 
íom. II. pag. ii9- 

Esta es una ave del mismo genero que el mhio, 
y un poco mayor que el gorñon : la cabera esta po- 
blada de plumas largas , estrechas y negras , que el 
ave eriza á su voluntad : las que cubren la garganta, 
el cuello, el pecho, y el vientre tienen la misma 
forma, pero son bermejizas, con una mancha lon- 
gitudinal blanca enniedio : el lomo , el ovispillo , y 
lo alto de las alas son de color de gris ; las plumas 
del ala , y de la cola son negras : la raíz del pico 
de este mibmo color, y todo lo demás amarillo, 
como también los pies , y las uñas. Este m'niu se 
halla en la costa de Malabar y Coromandel. Gf- 
neio XXII, 

Mar-iin- (pequeño) de Gíngi. ¡''lagc ¡t las hid'ias, 
y a la tliiaa , lom. U. ffg. I5i4- 

Su tamaño es casi el mismo que el del \oi%al co- 
mmi : tiene la cabeza cubierta de plumas largas , es- 
trechas y negras que forman una especie de mono: 
del ángulo superior del pico nace una banda amari- 
lla sin plumas, y se dilata un poco mas alia del ojo: 
el cutllo, el lomo y el vientre son de gris: lo alto 
del ala vi.rdoso : sus guias grandes de un encarnado 
claro en su primera mitad , y negras en la segunda; 
la cola negra , con remate encarnado : el iris encar- 
nado , y el pico y los pies amarillos. Hallase en la 
costa de Coromandel. 

Mariin viejo de la costa de Malabar. Viage a Ln 
Indias , y a la. Ciíi/ia, tom. l¡. pag. líj. 

I\o es tan grande como el /'í"lo uisiado de Su- 
rate ; las plumas de la cabeza , y del cuello son de 
un gris ceniciento, largas, estrechas y con una raya 
longi:udi:.al blanca enmtdio : el lOmo , el ovispiUo, 
lo aUo «.le las alas y de la cola de un color gris ce- 
niciento : las guias grandes de las alas negras: lo in- 
ferior del cuerpo de un pardo bermejizo ; el pico 
negro , con ajgo de amarillo por la punta ; y el iris 
y los pies amaiillos. (jen. .\Xil. 

**MAKT1NE1E. 

Alcedo en Lacia. 
Esta es una especie de ga/'X^a del tamaño de la 
ga>\ota , y de color ceniciento , que ordinariamente 
freqtienta las riberas y lugares pantanosos en los 
quaies halla su sustento. De las plumas de esta ave 
se hacian penachos para las gorras y sombreros, los 
quales se llamaban también martinetes. Llega á 
nuestras riberas por el mes de Marzo , y marcha 
por San Martin , de lo qual , según dice Menage, 
le proviene el nombre de ma,¡¡nctc. En mi juicio 
esta es la misma ave que el ayiun , ó á lo meaos 
una simple variedad. Vemc Ayron'. 

MARTINETE PESCADOR O EL HOACTLI. 

Briss. tum. y. fag. 418. 

AidcA Mcxkana cristala en Latin. 

HoaíUi , toloañll en Mexicano, 

tlucVi en Francés. 
El Conde de Buftbn dá por contracción el nom- 
bre de ''"i7i a una gaiTfi de México que los naturales 
del país llaman buami ó toloafíH. Es menor que la 
gíi>-^'¡ comun : la delantera de la cabeza esta cubierta 
de una venda blanca, cuya parte posterior es negra, 
y adornada de una cresta del mismo color : la gar- 
ganta , la delantera del cuello, y la parte inferior 
del cuerpo son blancas; el lumo, el ovispillo, las 



MAR 

plumas escapularias , y las cubiertas de lo superior 
de la cola son de un negro que tira á verdoso : las 
cubiertas de lo superior de las alas , sus plumas , y 
las de la cola cenicientas , peto las cubiertas de las 
alas están teñidas de un matiz verdoso : el iris es 
amarillo , y los parpados roxos :1a piel , desnuda de 
cada lado de entre el pico y el ojo , amarilla ; el pi- 
co negro , y amarillazo por los lados : y lo inte- 
rior de las piernas y los pies de un amarillo claro. 

Los Mexicanos dan á la hembra un nombre di- 
ferente de el del macho , y la llaman lioailou. Su 
pluma es parda por la parte superior del cuerpo, 
mezclada con algunas plumas blancas , y por el cue- 
llo , y la parte inferior del cuerpo blanca , variada 
de algunas plumas pardas. Esta ave se halla en la la- 
guna de México : hace su nido entre los cañavera- 
les , y tiene la voz muy tuerte. Coi, Lxxxr. 

MARTÍN-PESCADOR, ISPIDA O ALCIÓN. 
Antes de escribir la historia del martin-pcscador, 
propiamente asi llamado , hablaré de los caraélé- 
res por los quales se reconocen las aves de este 
genero. 

Los martlncs-fescadores tienen quatro dedos, tres 
delante y uno atrás : el de enmedio de los tres an- 
teriores está estrechamente unido con el dedo exte- 
rior hasta la tercera arácuLcion , y con el interior 
hasta la primera j las piernas cubiertas de plumas 
hasta el talón; y el pico largo, grueso y puntiagudo. 
A estos caradéres sacados del método de Biis- 
son , y por los quales indica el genero LVIII. que 
es el del maiiin-pescador , pueden añadirse las obser- 
v.Kiones siguientes: todas las aves de este genero 
son generalmente mal proporcionadas : tienen la 
cabeza muy grande , el pico muy largo y grueso, 
los pies pequeños y cortos , y las alas no muy lar- 
gas : muchas especies tienen la cola corta , y el co- 
lor azul es el dominante en la mayor parte de 
ellas. 

Todos los mait'm-fescadoics habitan en las ori- 
llas de las aguas , y por lo comun mas en lo inte- 
rior de las tierras cerca del agua dulce , que en la 
orilla del mar , y se mantienen de peces que cogen 
al vuelo, luego que aparece alguno en la superhcie 
del agaa. 

Acá no conocemos mas que una especie de 
tnanln-pesiadui- , y es la misma en los países diver- 
sos de la Europa ; en las otras tres partes del mun- 
do hay muchas especies diferentes de estas aves; 
pero en general peitenecen a los países calidos , y 
paiece que no pasan mas alia de las regiones tem- 
pladas, 

Martin-puscador. 

La»i. 77. 

Briss, tom. 11-'. pag. 471. 

hiL, Hisí.nat. des Oís. pag. llS. fig.y p.ig. il9. 

Bei. Port, des Qis.pag. 50, 

hpida , Alcedo en Latin. 

Marthi-pccheur Ó Alijon en Francés. 

Vccllo pcscatoic , pescaíore de re , plomb'ino , &c, 
en Italiano. 

"¡ss-wngel , cys-i'ogel en Alemán. 

Kjng-fisht> , ¡¡al afon en Inglés. 
Dase á esta ave el nombre de Alción que la 
daban los Griegos , y en efe¿to es la misma. Véase 
sobre este asunto la sabía disertación con que el 

Con- 



MAR 

Conde de Buflbn comienza la historia de esta ave. 
Lite aucor la pinta en los termiaob bigniciictb: 

„ Esca es el ave mas bella de nuciaos climas, y 
„ no hay ninguna en turopa que pueda compararse 
„ con el irhii iin-¡ escudo)- , por ia limpieza, hennosu- 
„ ra , variedad y brillantez de sus colores , que son 
„ loi mismos que los del arco iris ; y tienen el bri- 
„ lio del esmalte, y el lustre de la seda ; todo el me- 
„ dio del lomo, y lo superior de la cola es de un 
,, azul claro y resplandeciente , que a los ra}os del 
„ sol tie u' el brillo del zafiro , y la vista de la tur- 
„ quesi; el color verde se iiiezcJa en las alü ccn el 
„ azul : la mayor parte de sus plumas están termina- 
„ das y salpicadas de un color de verde mar ; y la 
„ cabeza , y lo superior del cuello' también lo están 
„ de nianchis mas ciaras, sobre fondo azul," 

La ijarg inta es de un blanco mezclado de una 
leve tintura de encarnado ; la delantera del cuel.o, 
y lo iaferim: del cuerpo son de un color de castaña, 
mas claro y blanquecino por el medio del vieatit: 
en cada lado de la cabeza , entre el ojo y el pico, 
tiene una mancha encarnada ; detrás del ojo dos 
bandas longitudinales , una encarnada , y otra de un 
blanco btniKjizo; el pico es negro, los pies encar- 
nados , y las unas negras. 

ti Mdiílii-pcscadaí es del mismo tamaño que una 
alnndi.i : su longitud total viene á ser de seis pulga- 
das y nueve lineas , y la de su pico de dos pulgadas 
menos una linea ; tiene diez pulgadas y dos lineas 
de vuelo , y sus alas recogidas apenas llegan hasta 
la mitad de la coia , la qual tiene quince lineas de 
largo. 

Estas aves tienen el vuelo rápido , pero por lo 
común no son muy largos sus vuelos : se paran en la 
punta de las ramas pendientes sobre el agua , ó se 
ponen en qualquier tierra algo elevada que las do- 
mine : quietas en su posición , esperan que se pre- 
sente algún pez en la superficie del agua , y enton- 
ces dirigen a el su vuelo, según donde están en es- 
pera ; si es en la punta de una rama , se arrojan 
como una saeta contra el lugar donde se descubre la 
presa , y se calan sobre ella con la misma impetuo- 
sidad que una bala arrastrada de su peso ; y si se 
hallan en algún terreno elevado , ó se deslizan por 
la superficie del agua, o se elevan a la altura de al- 
gunos pies , y en linea reda de donde se halla el 
pez , y se arrojan sobre él como si se echaran des- 
de alguna rama alta ; bien que siempre pasan rasan- 
do el agua , y cogen la ¡>resa , elevándose tan rapi^ 
damente , como se precipitaron : unas veces cogen 
el pez al través , otras á lo largo , y después se pa- 
ran en las ramas cercanas, ó en tierra; pero no tra- 
gan el pez hasta haber tomado la orilla. Quando la 
presa es chica se suben á los arboles , y quando es 
grande se apean en tierra , para manejarla con ma* 
comodidad, para haceise dueños de ella á menos 
cosu , y matarla á picoc.izos si es necesario ; pero 
no he visto que los martin-peicudo/ es se metan deba- 
xo del agua , y persigan el pez que han atisbado su- 
mergiéndose hasta alguna profundidad. Infinitas ve- 
ces he tenido proporción de observar esto en el si- 
tio que llaman meüno iiermoso muy inmediato á Pa- 
rís , regado por muchos brazos del Sena , poblado 
de árboles , y de muchos marthi-fescadores , y eo 
cuyas aguas es la pesca muy abundante ; bien que 



MAR 



147 



donde ¿>ta no lo es tanto , quizás perseguirán estas 
aves su presa con mayor actividad. Ni menos he 
notado en dicho lugar que quando el agua está tur- 
bia se sostengan a veces inmobles soore ella , ni 
que les sea preciso para descubrir el pescado que su 
Vista penetre mas diredtamente ; pero son hechos 
reteudos y atestiguados por los autores. 

Permaneciendo siempre los manin-pescadores 
cerca de las aguas , en las quales encuentran su sus- 
tento , hacen en sus riberas la postura, aprovechán- 
dose de los agujeros que los turones , (au¡,ejo¡ y go- 
lüiuírinas de tibeía hacen en los vallados ; los pro- 
Lndizan mas y agrandan, ó achican su entrada, qui- 
tmdo ó añadiendo tierra, según la necesidad , sin 
guarnecerlos , como lo acostumbran las demás aves: 
las hembras ponen sus huevos al descubieito sobre 
el polvo caiao de la circuirferencia del agujero. Es- 
tas aves se aparean desde el mes de Marzo : su pos- 
ttira es de seis a nueve huevos ; pero no sé si po- 
nen una ó mas veces en el año : siendo verisímil 
que , según el número de huevos , y los pocos 
maitiii-pcscudores que por lo común se vén , solo 
pongan una vez : sin embargo , lo que podria dis- 
minuir la probabilidad de esta opinión , es , que la 
especie esta expuesta freqijentemente á grandes 
pérdidas , a lo menos en nuestros climas ; quando 
las aguas estancadas están heladas, reducidos estos 
páxaros á les arroyos y rios , hallan en ellos el ali- 
mento con tanta mayor dificultad , quanto estas 
aguas salen entonces de madre con mucha frequen- 
cia , y están turbias y agitadas : los peces salen me- 
nos a la superficie , y es mas difícil el percibirlos; 
pero este mal no es todavía comparable con la es» 
casé- que estas aves débiles y mal armadas padecen, 
quando el rigor del frió ha helado también la su- 
perficie de los rios grandes ; pues entonces no tie- 
nen otro recurso que los agujeros que descubren en 
el hielo , ya que los hombres los hayan hecho 
adrede para acudir a sus necesidades , ó y¿ que pro- 
vengan de la colocación que los carámbanos haa 
tomado entre sí al tiempo de juntarse. Entonces 
perecen muchos de escasez , y de los riesgos que 
encuentran enmedio de los hielos ; se ven áltennos 
que obligados de la necesidad , se meten debaxo de 
los hielos que están entreabiertos , especialmente 
quando las aguas han baxado después de helada su 
superficie : otros se arriesgan a sumergirse entre los 
hielos , y muchos de unos y otros quedan cocidos, 
ó hechos pedazos debaxo de ellos , donde se en- 
cuentran con harta ftequencia. En el hibierno del 
ano de 177Í , ano de frió muy dilatado y rifurosOj 
me traxeron algunos marthi-pescadoícs de los mu* 
chos que se hallaron muertos de este modo en las 
orillas del brazo del Sena que atraviesa á París , y 
que sin duda alguna habían acudido alli por la ma« 
yor cantidad de agujeros que contenia el hielo en el 
espacio del rio que está en el centro de la población 
ó de la Ciudad , sin embargo de que estas aves son 
naturalmente silvestres, y están acostumbradas á los 
parages solitarios. 

Los martin-pescítdores tienen un grito bastante 
agudo , que repiten quando se precipitan sobre la 
presa , y quando el macho persigue á la hembra : su 
carne tiene un gnsto desagradable, y no son de uti« 
lidid ninguna ; pero siendo aves pequeñas , y en 
T i cor- 



148 MAR 

corto número pnra poder caus.ir peijjicio , sirven 
de adorno por Li hermosura de su phiin,i en las sel- 
Viis y florestas plantadas á orillas de las aguas. Sin 
embrago , en ocro tiempo se las atribuía la propie- 
dad de auyencu- la polilla, y con este fin las tenían 
en jaulas en los almacenes de panos , &c. Pero le- 
xos de tener la propiedad que se les atribula , sus 
plumas secas , como las de las demás aves, son 
alimento de la polilla , y su carne el de diversos 
escarabajos t¡ue viven de este genero de comida. 

Mariin-píscador (el mayor.) 

Marira-pdíadur grande de la nueva Guinea. La- 
mbí. 66 2. 

y'ti\'¿e ti la nueva Cu'n(~7 , pag, 171. /um. i oí. 
„ Hsta ave , la mayor de su genero, se halla en 
„ la nueva Guinea : iene diez y seis pulgadas de 
3, larfo , y es del tamaño de una cbov.i : todo su 
„ plu.iiagc, excepto la cola, parece de color de ho- 
,, Ilin , pardusco por el lomo y el ala , mas claro y 
,, levemente atravesado de onditas negruzcas por 
„ toda la delantera di:i cuerpo, y al rededor del 
„ cuello, sobre un fondo mas blanco: las plumas de 
j, la coi'oniíla de la caDeza son del color del Jomo, 
„conio cambi..!. una 1 aya ancha que tiene debaxo 
3, del ojo : la cola es de un konado roxo , ondeado 
„ de ncg;to y blanco por la punta : el medio pico 
„ x.ilenor de color de narai.ja, el supiírior negro, 
„ y un poco otqu uclo por la punta j üistimivo por 
„ el qual partee que esia ave sale y se alexa un 
„ poco del gLíiero de los Maiihi-pcscadoia , al qual 
„ pertenece por todos los demás cara¿téres. " 

Esta descripción esta copiada de la obra del 
Conde de Bution. 

bonnerat , a.itor del viage á la nueva Guinea, 
dcstriDe por M,i,¿¡d ¡acidu/ , una ave del mismo 
genero , que se halla en la misma región : todo su 
plumage es negro , salpicado de pintitas blancas por 
la cabeza , lo posterior del cuello , lo superior del 
cuerpo, las al.s, y la cola; y variado por debaxo 
de rayas d',1 mi^mo color, que siguen la dirección 
de las plumas ; en cada lado del cuello tiene dos 
manchas anchas blancas , tina en tornia de lagrima, 
y la otra redonda : el iris , el pico , y los pies son 
negruzcos. Lsta ave esta representada en el fiaec á 
¡a anexa Ciiiiica , lam. 107. y descripta en la ¡i.i¡. 
171. con el nombre de Md( t-n-pcuadut- de la mieía 
(juiiUií.. l-iii. L rii!. 

Martin-tescador azul y Encarnado. 

Míirtiir-jicscadiii eidiuk' de Madagiscar. La»i. iji. 

Briss. tam. U '. pag. ^96. lam. XXXl'lU. fig. 1. 
Su longitud es de diez pulgadas , y de vuelo 
tiene diez y seis y media : la tabeza, el cuello, el 
pecho, el vientre, los costados, las piernas, y las 
cubiertas inferiores de la cola son de un color de 
castaña mas fusco en la cabeza, y en lo superior del 
cuello , que en las demás partes ; la garganta de un 
blanco pajizo : el lomo , el oviboillo , las plumas es- 
capularias , y las cubiertas superiores de la cola de 
un azul de mar brillante : las cubiertas superiores 
de las a!as lie un n.gro violáceo , excepto las mas 
apartadas del cuerpo que por el Jado exterior son 
del mismo color que el lomo : ¡as alas», y la cola 
parecen enteramente azules en el estado de tranqui- 
lidad , aunque las plumas stn negras por debaxo, y 
algunas de ellas circuidas del mismo color por el la- 



MAR 

do interno : el pico y los pies son encarn.idos , las 
unas pardas. 

Ll páxaro representado en la lam. 8^4. con el 
nombre de marlin-pcuador de la coua de Malabar , V 
descripto por Brisson con el de marün-pacadur ó al- 
(iun «landi de Bengala, toi/i. ly. pag. 501. se diferen- 
cia muy poco del anterior. Es del mismo tamaño, y 
tiene el propio fondo de colores distribuidos del 
mismo modo , excepto que la delantera del cuello, 
el pecho , y lo alto del vientre son blancos : tam- 
bién tiene alguna diferencia relativamente á las cu- 
biertas superiores de las alas. Estos rasgos de dese- 
mejanza poco numerosos en comparación de los 
que establecen la similitud , e harán acaso que estas 
dos aves se tengan por dos especies , ó por una 
simple variedad? 

finalmente , el wartln-pescador de Esmirna de 
Brisson , lom. W. pag. 499. que describe , según Al- 
bÍ!jo, tiene mucha conexión con los dos-antiriores: 
sin embjrgo , es m.is pequeño , y lo que en los 
oti os es Cíe un color blanco verde mar , es en este 
de un verde obscuro ; pero esia diterencia puede 
imputarse al mal uso del color en la lamina de Al- 
bino : en el pecho tiene una banda transversal blan- 
ca muy ancha , y en lo restante no se diterenria de 
los otros dos. £s muy dificultoso el juzgar bien de 
este pjxaro por la lamina iluminada , y a lo menos 
es probable que sea de la misma especie que el se- 
gundo de e te artículo. 

MAri.iiN-i'£sCADOR AZUL Y NEGRO del Seucgal. 

Maríin-pescador del Senegal. Lam. 35Í. 
Este , según ¡a lamina , parece mucho mas gran- 
de que nues.ro martin-pescador : h cabeza , y lo 
posterior del cuello son de un azul pálido ; el lo- 
mo, el ovispíllo, las cubiertas superiores de la cola, 
sus plumas grandes , y las mediana- de las alas son 
de un azul obscuro : las guias grandes , y cubiertas 
superiores de las alas , y las plumas escapularias ne- 
gras : la garganta de un pardo blanco : la delantera 
del cuello , y todo lo in'erior del cuerpo rubio : el 
pico, y los pies de un encarnado cárdeno y deslu- 
cido. Gen. LVin. 

Martín-pescador cangrejero. 

Martln-jeHadoi del Secegal. Lam. 334. 
Tiene un pie de largo : lo superior de la cabe- 
za , lo posterior del cucilo , y lo superior del cuer- 
po de uii azul de mar ; encima del ojo tiene una 
raya blanca, y detias otra negra : las cubier.as de 
las alas, y las guias mas inmediatas al cuerpo son 
negras: las demás del mismo azul que el lomo, con 
las puntas negras : la cola azul : la garganta , la de- 
lantera del cuello , y todo Jo inferior del cuerpo de 
un color de gamuza claro : el pico y los pies encar- 
nados. Este paxaro es verisímil que sea el mismo 
de que habla el Capitán Cook , en el segunda fia- 
ge , líim. I, pag. 36. que vio en las Islas del Cabo 
Verde , y que , dice , se alimenta de cangrejos de 
tierra. Gen. LI'IU. 

MaRIIN-PEíCADOR Dí COIOR de peRPURA. 

Martin- llenador de Pondichery. Lam. 77S. i¡g. z. 
Es muy pequeño, solo tiene cinco pulgadas de 
largo, y es muy notable por la belleza y brillantez 
de su pluma. La cabeza es de color de aurora , con 
matices purpúreos y azules: estas mismas tintas bri- 
llan en el ovíspillo , y encima de la cola : lo poste- 
rior 



MAR 

rior del ciu-Uo, e! lomo, laS cubiertas y guias gran- 
des dt las ai.'.s bon a2.uLs, sobre tundo negro aitr- 
ciopc^ado : la garganta blanca, y todo lo inícrior 
del ciKrpo de un roxo dorado ; detrás del ojo tiene 
una mancha de color de lila , y algo mas apartado 
una raya longitudinal de azul de esmalte ; el pico, y 
los rii-s encarnados. Soji. muy pocos los Gabinetes 
ene poseen esta hermosa ave. ldi, lFIII. 

MarTIN-PISCADOR CRISIADO. 

Martin-pescadof distado del Cabo de Buena Espe- 
ranza, um. 6t9. 

Tiei:e diez y seis pulgadas de largo , y su tama- 
ño es á proporción de su longitud ; la coroi.illa de 
la cabc/a , lo posterior del cuello , lo superior del 
tuerpo , las alas y la cola están variadas ile lanares 
blancos , sobre un fondo de gris negruzco ; la gar- 
qaiifa es blanquecina, con lunares oblongos pardus- 
cos: la delantera del cuello, y lo alto del pecho cs- 
ráii cubiertos de plumas pardas, perfiladas de blan- 
co : los costados son rosados , y el medio de lo in- 
ferior del cuerpo blanco : el pico negro, y los pies, 
seíuii la lamina iluminada , de un pardo amarillazo. 
Aunque he visto esta ave , no la tengo en mi co- 
lección, y asi hablo de ella por lo que dice el Con- 
de de Bui;on , y por la lamina iluminada que la re- 
presenta. Las plumas de la coronilla de la cabeza 
son Uii poco mas altas que las demás ; pero como 
hay muchos niarüú-ltsíadoies cñsíados , no es suti- 
cienie este cara¿ler para tenerlo por una especie se- 
parada , y la denominación de este debia mudarse 
por esta razón. Ce», LFIll. 

MARTiN-risCADoR CRisTADo de Filipinas. Briss. 
íom. ll'.fag. 483. l'cdsc ViNTsr. 

MARTiN-risCADOR (pequeño) cristado de Fili- 
pLias. Lam. fig, 1. Vca^c Vintsi. 

Marun-i'íscador Cristado de Indias. Briss. 
tom. /í'. fag. 479. yctue ViNisi. 

Martin-pIsCador cristado de la Luisiarta. 
Lam. 775. l'eaic Jacuacaii. 

MARUN-rEscADOR CRISTADO del Brasil. Briss, 
Hm, ly. ¡lag, 5 1 I. I Cíiic Jaguacati. 

Martin PESCADOR chistado del Cabo de Buena 
Esperan73, ¿íi'«. 716. l'edie Martín-pescador pío. 

Martín-pescador cristado del Cabo de Buena 
Esperanza. Ldm, 6t6. Vcase Martín-pescador 

CRISIADO. 

Martin-piscador cristado de México Ií- 
mhi. 184. Briss. lom, IW. ¡>ag. 518. l'case Aiatli. 

Martin-píscador cristado de Santo Domingo. 
Lúiii. 593. Briss. tom. W, pag. 515. P'caa Jaoüa- 
cati. 

Martín-pescador de Bengala. . .. 

Briss. lom. ¡F. fag. 477. Gen. LÍ'III. 

toW. tOM. 1. fíig.y lam. 1 1. 
Este no tiene mas que quatro pulgadas y dos li- 
neas de largo , y es del tamaño del lardo. La cabe- 
za , lo superior del cuello , el lomo , el ovispiílo, 
las plumas escapularias , las cubiertas superiores de 
las alas , y de la cola son de un azul verde mar ; y 
este color es mas vivo , y rnas brillante en la extre- 
midad de las plumas: tn cada lado de la cabeza tie- 
ne dos manchas encarnadas , una entre el pico y el 
ojo, y otra detrás : la garganta, la delantera del 
cuello , y lo nferior del cuerpo son de color encar- 
nado : las plumas de las alas , y de la cola de un 



MAR 149 

pardo obscuro; y el pico y los pies de un encarna- 
do descolorido. 

Esta ave ha sido indicada por Ed^ítars , quien 
hizo representar en la misiiía lamina , figura infe- 
rior , otro maitw-jescadiif igualmente de Bengala, 
que se diferencia niuv poco del precedente: es un 
poco ma) or : el azul ue su pUimage verdoso ; la ca- 
be/a esta ra\Jda tiansversalmente de un azul mas 
obscuro : las alas y la cola son por encima uel mis- 
ino azul verdoso que el lomo , y esta es la oiferen- 
cia mas notable entre estas dos aves , que se pare- 
cen en todo lo demás. Como ambas se hallan en la 
ir.i<nia región , y solo se diferencian en los matices, 
es muy probable que sean macho y henil ra. Bris- 
son describió el segundo en el lom. U'.fag. 47?. 
con el nombre de maitin-l'CiCador de Bengala. 

Martín-pescador (grande) de Bengala. Briss. 
tom. ly. fag. %oi. I case Martín-pescador azul v 
Encarnado. 

MartIn-pEscador de cabeza azüI. 

Matl'ifi-jescadui del Senegal. Lam. 35Í. 
El Conde de Buffon , que nos ha dado á crjio- 
cer esta ave , hace de ella la descripción siguiente: 

„ No tiene mas que quatro pulgadas de longi- 
„ tud : lo inferior del cuerpo hasta junto al 0)o es 
„ de un encarnado hermoso ; la gargdn:a bLnca ; el 
,, lomo de un azul uliramar hermoso: el ala tiene el 
,, mismo color, excepto sus piuir.as grandes que son 
5, negruzcas : la coronilla de u cabeza es de un An\\ 
„ \ivo , ondeado de ot-o azul mas ci.iro y veriioso: 
;, el pico muy largo, á proporción de su pequeño 
,, cuerpo , tiene trece lincas." Esta ave la enviaron 
de Mad.igascar. Cín. lyni, 

Martin-píscador de cabeza de cris. 

Ma)!Ín-¡e¡cadoi' de cabera de giis del Senegal. 
Lam. J94. 

Briss. tom. IV. pag. 494. iam. XL, fig, i. Ce- 
no o Ll' ¡n. 

Su longitud desde la punta del pico á la de la 
cola es de nueve pulgadas. Bri son , que ha sido el 
primero que lo ha descripto , lo compara en su ta- 
niatío al citoin¡>io, advir iendo sin embargo que es 
un poco mas pequeño : la cabeza , la gargana , y el 
cuello son de un gris blanco , algo mas obscuro en 
la cabeza : en cada lado , y entre el ojo y el pico 
tiene una raya longitudinal negra ; el lomo , las plu- 
mas escapularias , el ovispiílo , y las cubiertas supe- 
riores de la cola son de un azul de mar : el pe- 
cho , y todo lo iiiferior del cuerpo blancos : las cu- 
biertas pequeñas superiores de las alas , y las gran- 
des mas inmediatas al cuerpo negras : las demás 
también son de es e colrr por el lado interior, pe- 
ro por el opuesto del mismo color que el lomo: el 
ala recogida parece de un azul de mar, con las puntas 
negrjs ; pero tendida manifiesta el color blanco que 
pinta el lado interior de las plumas desde su naci- 
ir.iento hasta la mitad de su longiiud , y el negro 
que se extiende por lo restante del mismo lado: 
Ja cola es negra por debaxo , y azul por encima, y 
las plumas grandes laterales respedo á las dos in- 
termedias son negras por lo interior : el rr.edio pi- 
co superior encarnado ; el inferior , los pies , y las 
uñas negias. 



Mar- 



150 MAR 

Mariin-piscadoí de CABizA DI GRIS dcl Se- 
ne"al. Lam. 594. Vcase Maríin-piscadoe. de 

CABEZA DE GRIS. 

MaRTIN-PISCADOR de cabeza VERDE. 

Ma,-tin-fCHiidor de cabexa 'veidc del Cabo de Bue- 
na Eíptranza. Lam. 783- -fe- ^• 

Ll Conde de Buflon nos adviene que esta ave 
fue observada y descnpta por ConniÉrsou , no en 
el Cabo de Buena Esperanza , sino en la Isla de 
Borneo. 

„ Tiene nueve pulgadas de loní:;itud : un casque- 
„te vcide, guarnecido al rededor de negro, cu- 
„ bre su cabeza : e] lomo es también verde , y las 
„ alas , y la cola de un azul de mar ; el cuello, 
„ la ííar'?anta , y toda la delantera del cuerpo son 
„ blancas : el pico, los pies, y lo inferior de la cola 
„ nebros. '= Esta descripción está copiada de la obra 
del Conde de Buftbn. Ofrt. ll'JU. 

MAR-IIN-rESCADOR DE CABEZA VERDE dcl Cabo 

de Buena Esperanza. Law.jSi.pg.i. Vene Martín- 
pescador DE CABEZA VERDE. 

Martín-pescador de cabeza tí cueho pajizos. 

AIa,t¡nfCicadii, de Java. lam. 557. 
Tiene un pie de laig'J : la cabeza , el cuello , y 
todo lo inferior del cuerpo de color de gamuza cla- 
ro : lo superior de la cabeza con lunares negruzcos 
por la extremidad de las plumas , y con otros igua- 
les detrás y debaxo del ojo ; y las alas , la cola , y 
sus cubiertas por encima de un azul verdoso : una 
banda de este mismo color se extiende á modo de 
semicollar por deUixo , y detras dcl cuello : el lo- 
mo , y el ovispiUo son de un azul blanquecino : las 
guias de las alas , y plumas grandes de la cola par- 
das por debaxc, v por el lado interior ; las cubier- 
tas inferiores de las alas del mismo color leonado 
que el vientre , y este color se extiende por la ori- 
lla superior y externa de las alas : el pico es ensar- 
nado , los pies pardos , según puede juzgarse por 
un indivi.iuo deseado, y las unas negras. 

Esta ave me la dieron como traiiia de Java; 
pero la persona que me la regaló , la obtuvo de 
otro sujeto : y asi todavía no está bien averiguado 
el parage donde se hdja. Gen, U'III. 

MaRIIN-PESCADOK de cofia KEGR..A. 

Mait'in-fcHadof de la China. Ldm. 671. 
Esta es una de las aves mas krmosas de este 
genero , y algo mayor que el m.irtin-lcícador fio. : lo 
superior, los" lados, y lo posterior de la cabeza son 
de un negro obscuro : el lomo, el ovispillo, las cu- 
biertas superiores de la cola , y las plumas escapula- 
rias azuladas : la c.-la , y las guias medianas y gran- 
des de las alas del mismo color , aunque menos vi- 
vo , con la extremidad negra : las cubiertas de las 
alas también lo son , y forman una plancha ancha 
de este color en cada ala , cuya orilla exterior es 
blanquéenla: la garganta, la delantera del cuello, y 
el pecho son de un blanco hermoso , el qual por 
un 1a.1o se adelanta en punta por el medio del vien- 
tre > y por el otro se extiende por detras del cuello 
hasta sobre el lomo , donde forma un semicoilar 
ancho entre lo negro de la cabeza, y lo azul del 
lomo : el vientre , y todo lo restante de la parte in- 
ferior del cuerpo es de color leonado , lavado de 
rosado : el pico encarnado , y los pies , según he 
podido juzgar por un individuo que conservo dése- 



MAR 

cado , de un pardo am-irillazo. Esta hermosa ave 
ine la hjn enviado dos veces de Cantón. Ocn.lVlU, 

Mariin-píscador de collar blanco. 

M.nñii-feicndo, de collai- Llamo de Filipinas, ¡'¡"ge 
é la iiiic-ia O ¡linea , pag, 67. l.u». 33. 

Este es un poco menor que un mirlo : lo supe- 
rior , los lados , y lo posterior de la cabeza , lo su- 
perior del cuello , el lomo, las alas , y la cola son 
de un azul verdoso : la garganta , la delantera del 
cuello, el pecho, el vientre, y las cubiertas infe- 
riores de la cola de un blanco hermoso : por deba- 
xo del cuello hacia atrás tiene una banda blanca, 
que forma un semicoilar , y que por sus dos puntas 
se junta con el blanco que pinta todo lo interior 
del cuerpo : el pico , y los pies son negruzcos , ex- 
cepto la raiz del medio pico inferior que es amari~ 
liaza, ütn. imi. 

Mariin-pescador de collar de Indias. 

Briss. tom. ¡r.pag.^iSi. lam. XXAKU. fig. i. Ge- 
nero LVlll. 

Brisson es el único autor que ha descripto este 
páxaro, y habla de él por un diseño que Mr. Poivre 
hizo en las Indias. 

Es mucho mayor que nuestro martJn-pcsc.jdor: 
su longitud es de seis pulgadas y nueve lineas : tie- 
ne la cabeza, lo superior del cuello, el lomo, y las 
plumas escapularias de un color blanco brillante: 
en lo alto del cuello un collar blanco: y el ovispillo, 
y las cubiertas superiores de la cola son de i:a verde 
lustroso : en cada lado de la cabeza tiene d,os ban- 
das transversales , una blanca , y otra ros.;da , pues- 
tas una encima , y otra debaxo del ojo ; la garganta 
es rosada : la delantera dcl cuello, y todo lo infe- 
rior del cuerpo encarnado: las alas y la cela azu- 
les por encima , y negruzcas por debaxo ; y este 
color circuye todo lo interior de las plumas ; pero 
no se percibe sino quando el ave tiende las alas ó 
la cola : el pico es de gris , y negruzco por la pun- 
ta : los pies pardos , y las uñas negruzcas. 

Martín-pescador de Esmirna. Briss. tom. IV, 
fag. 495, Véase Martín-pescador azul y encar- 

MACO. 

Wa.'itin-pesCador de Frente amarilla. 

Briss. toni. U'.pag. 503. Cen. iril!. 
Es casi del tamaño de nu^'tro m.irtln-pesca- 
dcr : ia coronilla de la cabeza por deldnte tiene una 
mancha amarilla : lo restante de lo superior de la 
cabeza es de un encarnado obscuro ; en cada lado_^ 
de la linea en que esta colocado el ojo tiene una 
banda negra , y detras de esta otra de un azul des- 
colorido : lo superior del cuello está rodeado de 
una linea blanca , que forma un semicoilar : lo res- 
tante del cuello , el lomo , y las plumas escapularias 
son de un azul obscuro : el ovispillo , y las cubier- 
tas superiores de la cola de un encarnado descolori- 
do : la garganta blanca : lo inferior de las mexillas, 
la delantera del cuello , y todo lo inferior del cuer- 
po de un amarillo hermoso ; las ahs de un ceni- 
ciento que tira a gris ; la cola de un roxo cárdeno; 
y el pico, los pies, y las uñas de un encarnado 
hermoso. 

Esta ave ha sido indicada por Albino , quien 
dice ser de Bengala. No puedo menos de observar, 
que los colores parecen hermanados de un modo 
tan caprichoso , y tan poco conforme a lo que co- 
mún- 



MAR 

munmente se vé en el plumage de Ijs demás aves, 
^iie ti encarnado y amarillo convienen tan poco 
con e.scos páxaros , y que el gris de las alas con 
otros colores tan opuestos en lo restante del cuer- 
po , es una cosa tan exiraordmaria , que en mí jui- 
cio ha tenido Albino alguna ave íacticia ó ariiticial 
por un verdadero maran-pescador. 

MARiiN-rEscADOR dc Indias. 

Briss. tum. ¡y. pag. 479. Um. XXXFII. fi~. i. A. 
Cen. Ll -m. 

Un diseiio hecho en Indias por Mr. Poivre , es 
el qae le sirvió de guia a Brisson para describir es- 
ta ave. Tiene de largo quatro pulgadas y media 
poco mas ó menos : lo superior de la cabeza , y la 
garganta son de un azul brillante : en las mexillas 
riene una raya transversal blanca por cnci;na del 
cjo , dtbaxo de éste otra rosada , y en la parte su- 
perior de las mexillas una banda azul : lo posterior 
de la cabeza y del cuello , y lo superior del cuerpo 
es de un verde brillante : la delantera del cuello, y 
todas las partes inferiores están cubiertas de plumas 
rubicundas; las de las alas son negras por debaxo 
y por el lado interior , y por encima y el lado ex- 
terior de un azul brillante ; las de la cola del mis- 
ino color: el pico , los pies y las uñas encarnadas. 

Martin-pEscadok de Java. Lam. 557. Idease 
Martín-pescador de caeeza y cuelio pajizos. 

Mariin-pescador de la China. Lam. 673. ycass 
Martin-pesc^dor de cofia negra. 

Martin-peücador de la costa de Malabar, iij- 
W2Í/L i94. í í''JC MariIn-pescador azul y Encar- 
nado. 

Martin-pescador de la Isla de Luzon. P'iage k 
la nucua Gitinca , pag. 66. lam, jj. l-'i'aie Mariin- 
pesCador de trEs dedos. 

Martín-pescador (grande) de la Isla de Luzon. 
yiagc á la vitcva Guinea , pag. 6 5 . 

Sonnerat , que es el primero que nos ha dado 
á conocer esta ave , la compara al w;V/fl en el tama- 
ño : tiene lo superior de la cabeza , y lo alto del 
cuello por detras de color pardo , debaxo del ojo 
una ra}'a blanquecina , y en la linea en que éste está 
colocado otra raya parda : el lomo , y las cubiertas 
de hí> alas son del mismo color que lo superior de 
la cabeza: el ovispiUo , y las cubiertas superiores 
de la cola de un azul claro : las guias de las alas 
azuladas , con remate negro : la cola de un azul 
obscuro : la garganta , la delantera del cuello , y 
todo lo inlcrior del cuerpo de un blanco variado 
de rayas pardas oblongas cnmedio, y a lo largo de 
las plumas : en lo interior del cuello hacia atrás 
tiene un semicollar blanco , con rayas pardas, como 
en lo inferior del cuerpo. Nada dice Sonnerat del 
color del pico , y de los pies, Cen. Llalli. 

Martin-pescador de la nueva Guinea, ylage í 
la nueva Guinea , pag. 17 ¡.lam, 107, Feaie Marxin- 
• TEsCADOR (el mayor). 

Martin-pescador (grande) de la nueva Guinea. 
Lam. 667,, Véase Martin-pescador (el mayor'). 

Martin-pescador del Cabo de Buena Esperanza, 
ítf'«. J90. Briss. tom. ¡K pag, 4SS, VeaíS Martin- 
pescador DE PICO GORDO. 

Martin-pescador Uel Senegal. Lam. 61, Veast 
Martin-pescabor pto. 



MAR 



i<r 



5 



Martin-pescador del Senegal. Lam. 456. ¡.'case 
Martin-pescador azul y necro del Senegal. 

Martin-pescador del Senegal. Lam. 1^6. (La fi- 
gura m.is chica de las áos.) l'c ase Martín-pescador 

Dfc CAIEZA AZUL. 

Martin-pescador del Senegal. Lam. 534. Véase 
Martin-pescador cangrejero. 

Martin-pescador del Senegal. Véase Babucard, 

Martin-pescador de Madagascar. iaw. ijü fig.t. 
Briss. lom. IV. pag. 508. Vcasc Martin-pescador 
encarnado. 

Martin-pescador (grande) de Mada^ascar. L»- 
m'iii. zii. Vcase Martin-pEsCaDor azul r encar- 
nado. 

Martin-pescador de pico blanco. 

Briss. tom. IV. pag. 505. Cni.LVIII, 
Esta ave , indicada por Seba , no ¡lega á tener 
cinco pulgadas de largo; la cabeza, y lo superior 
del cuello son de un roxo bayo , con visos purpú- 
reos; los costados del mismo color; las guias de las 
alas cenicientas: la parte de arriba de sus cubiertas, 
y el lomo de un azul muy hermoso : la garganta, 
la delantera del cuello , el pecho , y el vientre de 
un amarillo claro : la cola por encima es de un azul 
violáceo, y por debaxo cenicienta; y el pico blan- 
quecino. Nada dice Seba del color de los pies , ni 
determina en qué parre de América se halla, por 
consiguiente no podemos indicarlo. 

Martin -lEsCADOR de pico gordo. 

Maitin-pticador del Cabo de Buena Esperanza. 
Lam. 5 90. 

Briss. tom. IV. pag. 488. lam. XXXVl, f¡g. 3. Ci- 
ñero LVIII. 

Su tamaño no es mucho mayor que el del mirlo: 
sin embargo, tiene catorce pulgadas de largo; pero 
solo su pico tiene tres pulgaoas y cinco lineas , y 
cerca de una pulgada de grueso en su raiz : lo supe- 
rior de la cabeza es de un color de ceniza que tira 
a leonado : lo alto del lomo , las plumas escapula- 
rias , y las cubiertas superiores de las alas son de un 
azul verdoso obscuro , lavado de ceniriento : lo in- 
ferior del lomo , el ovispiUo , y las cubiertas supe- 
riores de la cola de un azul verde mar claro y 
brillante : la garganta , el cuello , y todo lo inferior 
del cuerpo de color leonado : las alas y la cola por 
encima de un azul verdoso , y por debaxo de color 
de ceniza : el pico encarnado, su punta negruzca ; y 
los pies y las uñas encarnadas. 

MaRTIN-PEsCADOR DE PLUMAS LARGAS. 

Manin-pcscador de Ternate. Lam. 116, 
BrIss. tom. IV. pag. ^í^.lam. XL.fig. í.Gcv. LVIII. 
Este martin-pescador se distingue de todos los 
demás , por las dos plumas largas que sobrepasan el 
resto de la cola; y también es notable por la bri- 
llantez de sus colores : su tamaño es casi el mismo 
que el del estonímu : la cabeza , y lo superior del 
cuello de un azul brillante, como también las plumas 
que cubren lo alto del lomo , y las escapularias : la 
garganta , la delantera del cuello , el pecho , el 
vientre , el ovispillo , todo lo inferior del cuerpo. 
Jo inferior del lomo , y las cubiertas superiores c 
inferiores de la cola son de un blanco , sobre el 
qual se percibe un ligero matiz de color de rosa; 
las plumas de las alas son pardas por el lado inte- 
rior , Y azules por el opuesto : la cola se compone 

de 



1^2 MAR 

de diez plumas , entre las qiiales las dos del centro 
f.on quacro pulgadas mas largas que las de los lados; 
estas plumas largas tienen las barbas muy cortas , y 
terminan en otras mas largas que forman por la 
punta una extensión a manera de espátula ; estos hi- 
los son blancos en los dos tercios de su longitud, 
después algo azules , y terminan en blanco ; su ca- 
ñón es azulado : las plumas laterales blancas ; eJ 
pico de color lie naranja, los pies y las uñas berme- 
jizas. Parece que en esta especie hay variedad, 
lírisson dice que las plumas laterales de la cola es- 
tán desifiialcs , Y que tienen un ribete pardo muy 
estrecho, como cambien que las plumas escapularias, 
y las que cubren lo alto del lomo son pardas, perfi- 
ladas de azul. Yo conservo un individuo que no tie- 
ne color pardo , ni las plumas laterales de la cola 
desipuales , pero me acuerdo haber visto algunos 
que tenian estas señales diuintivas, y por uno de 
estos individuos lian iluminado la lamina ii6. 
Martin-vescador de l^ondicheri. ijw.yyS.^f.i, 

Vcase MARTlN-rESCADOR CülOR DE PURPURA. 

Marün-í'iscador de Témate. Lam. i66. Brüs, 

tom, ir. ¡'ag. 515. í'ii'íf Martín-pescador de 

riUMAS LARCAS. 

Martin-pescador de tres dedos. 

Miuthi-jicuadoi- tle la Isla de Luzon. Viage k la. 
nwva OuhiCii , püg. 66. Luii. 31. 

Soni:Crat es el primero que nos ha dado á co- 
nocer este maii'¡ii-¡.f:s(ado¡- , que halló en la Isla de 
Luzon j y que tiene un carácter muy notable , y es 
no tener mas que ..res dedos , dos delante , y uno 
atrás ; carece absolutanunic del dedo interior , el 
qual , á ia verUad , no es libre en las demás aves 
de este genero , y no consiste mas que en una sola 
articulación. 

Esta ave con tres dedos es cerca de un tercio 
mas pequeña que nuestro martin-peicaáor : tiene la 
cabeza, lo posterior y lados del cuello, el lomo, el 
cvispillo , y la cola de color de lila obscuro ; las 
alas de un azul obscuro, pero realzado por un azul 
vivo y briiianic que rodea las plumas : la garganta, 
la delantera del cuello , y lo inferior del cuerpo 
blancos ; el pico de color de carmín desmayado , y 
los pies rubicundos. En lo sucesivo se verá que hay 
también un pici'vítdc con tres dedos , y ya hemos 
hablado de una codonú^ que carece del dedo de 
atrás. Estas aves, por decirlo asi, detléluosas, ¿son 
por ventura producciones que han salido asi de las 
manes de la naturaleza, y que deban mirarse como 
conformes a su plan , ó soi) razas cuyo tronco ha 
padecido una niuiilacion por alguna circunstancia 
particular , y en las quales el defedo individual de 
los padres se ha transmitido a los hijos de genera- 
ción en generación ? Cííi. U'lll. 

Martín-pescador encarnado. 

Mítitin-fcscadur de Madagascar. Lam. 778. fig, i, 

Briss. tom, IV. pug. 508. lam. XXXV Ul. f!g. 1. 
Gen. U'lU. 

Este »/a, lia -pescado/- es una de las aves mas pe- 
queñas de este genero , por tener solo cinco pulga- 
das desde la punta del pico a la de la cola : Ja ca- 
beza , lo posterior del cuello , y todo lo superior 
del cuerpo es encarnado : la garganta blanca , como 
también la delantera del cuello; todo lo inferior del 
cuerpo es blanco, con viso-- bermejizos: Las ciñas 



MAR 

de las alas son negras , perlilndas de encarnado por 
ti lado exterior : las de la cola por debaxo de un 
negro claro ; las dos plumas del centro por encima 
rubias ; y las laterales negras por el lado interior, 
y rubiaindas por el opuesto : el pico, los pies, y 
las uñas encarnadas. 

Mariin-pescadür pío. 

Ma,t¡ii-pc¡udu,- ciisiacio del Cabo de Buena Espe- 
ranza. L.im. 716. 

Briss. lum. IV. pag. 150. lam. .V,VA7.Y. (i'g. a. 
Cc/i.LVU!. 

EdW. tow. ¡.pag. IX. lam. 9, 
Es algo menor que el mlílo : tiene de largo diez 
pulgadas y tres lineas : de vuelo diez y siete pulga- 
das , y sus alas recogidas llegan hasta las tres quar- 
tas partes de la cola : todo su pltimage está variado 
de negro , sobre fondo blanco , asi en lo superior 
del cuerpo , coiViO en las alas y en la cola : el pe- 
cho , y los costados tienen también algunas man- 
chas negras; pero la garganta , la delantera del cue- 
llo , el vientre , las piernas , y las cubiertas inferio- 
res de la cola son de un blanco puro y sin man- 
chas. No entraré^en el por menor del modo con 
que el color negro corta las diversas partes en que 
se halla esparcido , porque esta descripción seria 
muy larga , y en la obra de Brisson se halla con 
mucha exactitud. La poca similitud de los coiores 
del ave de que liablamos con los de las d.-mas Uel 
mismo genero , es suficiente para darla a ccnocsr: 
el pico , los pies , y las uñas son negras. 

Esta especie es muy dilatada , y se halla en mu- 
chos paises muy distantes unos uc otros. Según la 
Li»¡. ilum. 71Í. parece que el itiaiilii-pacador pio íc 
encuentra en el Cabo de Buena Esperanza : por la 
t.u,;. ¡liim. 61. en la qual esta demostrado con el 
nombre de mattm-paíador del Senegal , se vé que 
igualmente se halla en esta parte de África. El que 
describió Edwars, vino de Persia. Holande, Doctor 
en Medicina , vio el mismo paxaro en tsminia , y 
traxo algunos , de ¿os quales me regalo una piel , y 
otro de ellos me envió de la Chiní Sonnerat , du- 
rante su mansión en Cantón. Finalmente , parece 
que la misma ave descripta por Ray , ispid.i ex ai>o, 
& albo "ja/la. Syn. av. pag. iSi. '/iiim. 14. se halla 
también en la Jamaica , y por consiguiente pertene- 
ce á ambos Continentes, no porque pueda haber 
pasado de uno á otro superando los mares que los 
dividen , sino porque ha podido penetrar por las 
tierras de la Jamaica antes de la irrupción de los 
mares que ha formado una Isla , permaneciendo y 
conservandas.- allí la especie. 

Martín-pescador (pequeño) verde de la Caye» 

na. Lam. 756. Ve-ISC MARTIK-rFsC>,DOR ViRDÉ T 
COiOR DE NARANJA. 

MaRTIN-PESCADOR verde y ElAKCO. 

M.irtin'pescídor ■víide y Olamo de ia Cayena. La- 
mu. $■?!. fig. 1. il maiiju, z. la hembra. 

No llega a ser tan grande como nuestro marthi- 
penadoiy pero tiene la cola mas larga, de modo que 
iu longitud total es de siete pulgadas. La cabeza , y 
lo alto del cuello por detrás son de un verde obs- 
curo : del ángulo del pico por debaxo de la mexilla 
luice una raya de un blanco hermoso , la qual se 
l>rolonga por detras , y se une con otra semejante 
que viene de la parte opuesta ; su rcur.ion forma 

uu 



MAR 

un semicollar blanco debaxo del cuello: el lomo, 
las alaSj y h parte superior de la cola son verdinc- 
"ras : en las alas tiene algunos lunares blancos , y 
hacia los dos tercios de su longitud una banda do- 
ble transversal de pintas blancas oblongas i^ue ter- 
minan la pur.ta de las guias medianas : la garganta 
es de un blanco sucio: en lo ako del cueilo por de- 
lante tiene una banda verde transversal , y en lo al- 
to del pecho por debaxo otra banda del raismo 
blanco ejue el de la garganta: lo restante de la parte 
inferior del cuerpo y la cola son de un blanco her- 
moso 5 variado irregularmeute de lunares verdes, 
excepto el medio del vientre que es blanco sin man- 
chas : el pico , los pies , y las uñas son negras. 
£sra descripción se ha hecho por un individuo que 
conservo ; y según indica la lamina iluminada , el 
macho tiene la deian.era del cuello , y io ako del 
pecho de un roxo uorado. Uin. Ll'Ul. 

Makiin-píscador \£rd£ y color de naranja. 
Manin-fCicador icráe de la Cayena Law, 756. 
_^|:. 2. el macho , 3. la hembra. 
1 Briss. /«/». /F./i¿i¿. 490. Gf«. Lí^///. :;■■.:.. -• 
hoyi .pag. 73. cap. 35. lam. 145. 
Este es el mas pequeño de los martin-pacadores 
de América, conocidos has.a ahora, y, quando m.is, 
vendrá a tener cinco pulgadas de largo. La cabez.a, 
lo alto del cuello, la par^e supi.rior uei cuerpo , las 
plumas escapularias , y las cubiertas superiores de 
Jas alas y de la cola son de un verde ouscuro , sal- 
picadas de algunas pintas rosadas : en lo oaxo del 
cuello per de;ras úei.e un semicollar estrecho de 
un roxo dorado: la garganta, y la delantera del 
cuello son rosadas : fo ako del pecho lo atraviesa 
una banda verde ; el vientre es blanco, como tam- 
bién las piernas, y cubiertas inferiores de la cola: 
los costados de un roxo dorado : las guias ó plumas 
grandes de la cola pardas por debaxo , las dos del 
centro verdes por encima, y las lat^raies, que tam- 
bién SO:, verdes per encinta, están vaiiadas de blan- 
co por el lado interior : la cola va un poco en di- 
minución del centro hacia los lados : ei pií-o es ne- 
oriizco , pero la raiz del medio pico inferior es 
encarnada ; los pies lo son también , y las uñas 
negras. 

La hembra no tiene semicollar roxo dorado , ni 
banda verde en el pecho , el qual es enteramente 
de color de naranja. 

Martin-pescador verde y encarnado. 
Mart'm-pe¡Lador -vede y encanado de la Cayena. 
lam. y^z.fig. i. el macho, 2. la hembra. 

Esta es una especie nueva que nunca se ha des- 
crlpto , sin embargo de ser muy común en la Gua- 
yana , y qne la lamina iluminada da de ella una ¡dea 
muy exacta. Este paxaro es del mismo tamaño que 
el nuestro, pero tiene el pico y la cola mas largos, 
por lo qual su total longitud es de ocho pulgadas: 
coda la parte inferior del cuerpo es de un encarna- 
do obscuro y dorado , y la superior de un verde 
obscuro , con manchas blancas en las alas y en la 
cola: entre el ojo y el pico tiene ui^a raya del mis- 
mo color que lo inferior del cuerpo : el macho tie- 
ne además en lo alto del pecho una banda semicir- 
cular ülanca , variada de verde : el color encarnado 
dorado se exiiende por detris en lo inferior del 
cuello , donde forma un semicollar muy estrecho: 
Hiítotiit Nalmal, Tum, ¡I, 



MAR .53 

el pico es casi todo negro , aunque la raí? del me- 
dio inferior tiene por debaxo una raya blanca 
que llega hasta mas de la mitad de su loneirud , y 
la punta de ambas mandíbulas es también blan- 
ca ; los pies son parduscos , y las unas negras. 
Cc!. U'HI. 

Martín-pescador violáceo de Indias. 
y'iagc á las Indias y a la Chiva , tom, II. pag. in. 
law. 118. 

La cabe7a , la parte posterior del cuello , eJ 
lomo , las alas y la cola , son de un color de lila 
bermejizo cambiante en violeta , y las guias de las 
alas por dentro de un encarnado amarillazo : una 
banda de un blanco azulado divide el ovispillo : la 
garganta es blanca : la delantera de! cuello , toda la 
parce if.ftrior del cuerpo , y las alas por debaxo de 
un encarnado claro ; y el iris , el pico y los pies 
berme) zos. 

Este m.inin-pcscador es del tamaño del mirlo; 
hallase en la costa de Coromandel, Oí». LViii, 

MARUETA. Especie de Codorniz pe<;üe51a de 
mar. 

Lam. 751. 

Briss tom. V. pag. 155. lam. XIII. fig. j. Gene- 
ro LXX.K 

Kallus aquaticus minor , ¡iiie mámela en Latín. 
Mannicte en trances. 
Es.a es la especie mas pequeña de roiicm que se 
halla en Europa : la mantcu es del tamaño de una 
codo, i,!-;, pequeña , pero es mas alta uc piernas , y 
de forma mas prolongada : su longkud desde la 
punta del pico a la de la col.i es de aiez pulgadas y 
once lineas , y tiene de vuelo doce pulgadas y seis 
lineas: todo el fondo de su plumage es de un pardo 
aceytun.ido , con manchas blanquecinas , y mas ó 
menos ooscuro en aiferentes partes ; la garganta es 
cenicienta , y es:e color se extiende por la delante- 
ra del cuello , lo alto del vientre , y las piernas : la 
orilla del ala es blanca hacia el pliegue que corres- 
ponde a la muñeca : el pico, y las uñas son de un 
amarillo aceytunado : y la parte desnuda de las pier- 
nas , y los pies pardos , con una tintura de 
amarillo. 

La manicta es ave de pasa como las demás co- 
dornicci : viene muy temprano a lines de Febrero, ó 
principios de M^rzo : habi'.a en los pr.,dos D^xos y 
húmedos a orillas de las aguas y ríos, ó cerca de es- 
tanques ó lagunas , donde hace su nido entre los ca- 
ñaverales ; le coinpone de juncos enlazados , y le dá 
una figura oval : le au á qualquier va tago de caña, 
de modo que puede estar sostenido por el agua , y 
levantarse y baxarsc con ella : la hembra pone de 
seis á ocho huevos : luego que han nacido los hijue- 
los , corren , entran en el agua , nadan , se zabu- 
Hen , y buscan su alimento : permanecen muy poco 
tiempo con su madre , y pronto se separan unos 
de otros. 

La maructa es un ave tan solitaria , que el ma- 
cho y la hembra solo se buscan en tiempo de la 
postura , y hablando con propiedad no se aparean, 
ni forman sociedad, siendo su cohabitación no mas 
que un encuentro : la educación de los polluelos, 
como se acaba de ver , cuesta poco cuidado á estas 
aves, y asi no necesitan de una sociedad mas intima, 
pues la hembra puede fácilmente cuidar de la cria, 
V Mo 



154 MAS 

No obstante el poco atradtivo reciproco de las ma- 
rueias , tienen costumbie de llamarse con un gnto 
a"udo , al qiial responden luego que lo oyen , y á 
esto se reduce todo el comercio que tienen entre sí. 
Estas aves solitarias siempre ocultas entre los juncos 
y cañaverales son muy silvestres , y no se puede 
lograr domesticarlas : en el estado de libertad 
corren mucho por los prados y riberas : en.ran tam- 
bién en el agua , y aunque tienen los dedos separa- 
dos , nadan y se zambullen con mucha facilidad. No 
se las puede descubrir sino con auxilio de un 
perro , delante del qual permanecen tan obstinada- 
mente , que algunas veces se las puede coger con la 
mano , y matarlas con un palo : se elevan rara vez, 
vuelan mucho menos que andan , y de este ultimo 
modo penetran muy adentro en las playas mariá- 
mas por la primavera , en los paises del Norte , y 
vuelven en los meses de Septiembre y üitubre á 
las orillas del Mediterráneo ; y a pesar de la poca 
extensión de sus alas atraviesan su espacio de Isla 
en Isla con el auxilio de un viento favorable. 

Yo he lecioido de la Cayena dos aves, que me 
parecen de la misma especie que la mct,ucta , y que 
no se ditcrencian , ni en los colores , ni en la 
disposición de las manchas , ni tampoco en las di- 
mensiones. 

MASCARIN. Especie de Papagayo. 
Lam, ;5. 

Briss. tum. W. fag, 315. Gen. Lili. . . ■ 

Lo mismo en Francés. 
El nuuiaiin es un poco mayor que el ■¡a(o ó pa- 
pagayo cinkienio cíe Uiiiuea : su longitud total es de 
trece pulgadas y media : tiene dos pies y quairo pul- 
gadas de vuelo , y sus alas recogidas llegan hasta el 
ultiino tercio de la cola : el Conde de Kuribn da una 
idea muy exacta de sus colores en la descripción si- 
guiente: 

„ El masca) ¡n , asi llamado , porque al rededor 
,, del pico tiene una especie de mascarilla negra que 
5, coge la frente, la gjrganta y el cerco del ros- 
„ tro , tiene el pico encar.iado : lo posterior de la 
„ cabeza y el cuello cubierto de una cofia de gris: 
„ todo el cuerpo pardo , y los dos tercios de las 
„ plumas grandes de la cola del mismo color , ex- 
„ cepto en su nacimiento , ó en el primer tercio 
„ que son blancas." 

Las dos plumas del centro de la cola son ente- 
ramente pardas , y las de las alas del mismo color: 
los ojos están rodeados de un pellejo desnudo de 
un encarnado hermoso , que se extiende por la raiz 
del medio pico superior : los pies son de color de 
carne pálido , y las uñas de un gris pardo. 

Hallase el mascaiin en la Isla de Borbon ; y he 
visto algunos vivos en París , que eran bastante 
suaves , y solo tenian en su favor el pico encar- 
nado que sobresalía agradablemente por el fondo 
obscuro de su plumagc ; pero no hablan aprehendi- 
do á hablar. 

„E1 Conde de Buffon dice , que en el Gabinete 
„ del Rey de Francia hay un individuo del mismo 
j, tamaño y color , excepto que no tiene la mascari- 
„ lia negra , ni color blanco en la cola : el pico es 
„ también mas pequeño , y por este caraíter se 
„ acerca mas á la especie del -vasa ó pafagayo >ieg/o 
„ fie Míidagaicar , del qual parece ser «na variedad. 



MAT 

„ si no forma una especie intermedia entre éste y 
„ el Mincarln, " 

Este naturalista junta á esta especie ó variedad 
el papagayo coloría pa,do de Brisson , tom. ir. 
pag. 314. quien añade á la descripción anterior, que 
los ojos están cercados de una piel desnuda y paraa 
que se extiende por la raiz del medio pico superior: 
esta piel desnuda y su extensión dan a esta ave otra 
semejanza con el mauann ; pero según el mismo 
autor, el papagayo cotona pardo que vio vivo es algo 
m.nor que el ]aco:, y el mascarin , al qu.il se seme- 
meja el papagayo del Gabinete del Rey de Francia 
por sus diinensiones , es un poco mayor : esta di- 
ferencia, que en una ave llena de paja puede ser 
solamente ocasionada por la preparación , no me 
parece que debe impedir que se refiera con el 
Conde de Bullón a la variedad ó especie de que ha- 
bla, el papagayo cotorra pardo de BrissOii: y aim quan- 
do esta diferencia hubiese existido en los indivi- 
duos vivos , no mudarla yo de parecer , porque las 
medidas estribas no pueden servir para idenátícar, 
y diferenciar las especies , puesto que varian , y no 
tienen una extensión cierta según los individuos. 
MATUITUI. Especie de Ispida del Brasil. 
Briss. tom. W. pag, 5 14. ücn. LP'lll. 
Ispida Brai'tí.cm'is slve Matiiituí en Latin. 
Matuttiú en Francés. 
MatiíHul es el nombre quedan los Brasilienses 
á un martin-pcicador del tamaño del estornino, des- 
cripto por Marcgrave : tiene la cabeza , lo superior 
del cuello, el lomo, el ovispillo, las plumas esca- 
pularias , las cubiertas superiores de las alas, y de 
la cola de color pardo con manchas pajizas : la 
garganta amarilla : la delantera del cuello , y toda 
la parte inferior del cuerpo blancas , con pintas 
pardas : las alas , y la cola variadas de manchas 
transversales de un amarillo pálido , sobre fondo 
pardo : el pico encarnado : los pies , y las uñas de 
un ceniciento obscuro. 
Maiuitüi de ribera. 
Briss. tum. y. pag. 337. Gen. LXXVlU. 
Del mismo nombre dado a un marthi-pescador, 
se sirve Marcgrave para demostrar tres aves difere^^ 
tes : la adición de ribera hecha en este artículo , in- 
dica que se trata de una especie diferente de aque- 
lla para la qual usaron del nombre solo sin añadir- 
le cosa alguna. 

El matuhuí de que tratamos es un ytrapito casi 
del tamaño de una gallina ; la delantera del cuello 
hasta mas allá de los ojos está sin plumas , y cu- 
bierta de un pellejo negro : lo posterior de la ca- 
beza y el cuello son de gris : lo alto del lomo , el 
pecho , el vientre , los costados , las piernas , las 
plumas escapularias , y las cubiertas ialciiores de las 
alas , y de la cola blanquecinas : lo ia'^erior del lo- 
mo , el ovispillo , y la^ cubiertas superiores de la 
cola verdinegras: las guias de las alas por encima 
djl mismo color , y por debaxo negras : la cola 
como las plumas de las alas : el pico pardo berme- 
jizo: lo inferior de las piernas y las patas de un en- 
carnado pulido , y las uñas negras. 

No se sabe porque Brisson ha dado á este '^.rm' 
pito el epíteto de pequeño, siendo del tamaño de una 
gallina , y habiendo en America otras aves de esta 
especie , con las que conviene mucho mejor. 

MEAU- 



M E A 

** MEAUCA. ^ _ '-'■.'■ 

Ave semejante al ¿nade , bien c^ue algo mayor, 
y mas corea de cucho : es muy vocingltra , y ami- 
ga lie cuerpos niuercos , especiaimeiue de los hu- 
manos. 

MLDIA LUNA. -■- - ■'-''- ' 

Co/rion del Cabo de Buena Esperanza. Um. 130, 

Briss. tom. Ul.pug. Í04. l.wi. k'. p'g. 3. 

Ooiisaní en Francés. 
El ?/icdia lima es del tamaño de un goriion j y 
del mismo genero ó del XXXIII. El verdee ó co- 
ronilla de la cabc?a , la garganta , y la parte de aba- 
xo del cuello por delante , todo es de un negro 
obscuro ; lo alto del cuello , también por delante, 
es blanco : este color sube hicia ia cabeza rodean- 
do la garganta , pasa por encima del ojo , termina 
\.m poco antes del nacimiento del pico, y forma 
iiiía mancha que tiene alguna semejanza con una 
media luna , de lo que le ha provenido este nom- 
bre : la parte de abaxo , y de atrás del culíIo , las 
plumas escapularias , el loino y el ovispillo son de 
color de castaña : el pecho , y todo lo de abaxo 
del cuerpo blancos ; el ala parda , con un perfil 
de un gris sucio en la orilla exterior de cada plu- 
ma, y enmedio del ala campea una banda blanca 
iransveisal estrecha , formada por la extremidad 
de las plumas que la cubren ; la coia es parda , el 
pico nrijro ; y pies y uñas pardas, be encuentra en 
el Cabo de Buena Esperanza. 

MEDIO LUTO. Especie de Abejaruco. 'S' • '' 

Vetii diitl! en Francés. 
Montbeillard da el nombre de medio luto por 
ios colores de sus plumas , a un abeja, neo que traxo 
Sonncrat del Cabo de Buena Esperanza ; la cabeza, 
el cuello, lo su'erior é inferior del cuerpo son de 
un ^ris claro : las guias de las alas negras, ribetea- 
das de blanco : la cola negra por encima , y blanca 
por debaxo. Construye su nido como el paro de 
eola Liig.i con corta diferencia ; pero con mas arte, 
V fabrica un lugar o habitacioncita separada , donde 
permanece el macho mieniras empolla la hembra. 
00;. xa. 

MENSAGERO. l-ar,¡. 711. Véase Secretario. 

MERCADER, l-'eaíe Zopiloto. 

MERGANSAK. 
- ■ Los mcrgansam son aves palmipcJes : tienen el 
pico derecho, esirecho, y corvo por la punta, con 
unos dientes en forma de sierra por las dos orillas 
de auibas mandíbulas , cuyas puntas ó dientes están 
inclinados hacia acras: lo inferior de la pierna carece 
de plumas , y el dedo posterior no esta unido por 
la membrana que une los tres anteriores. Brisson 
ha compuesto de eítas aves el genero CV. de su 
nictodo. Solo se ven por hibierno, y con particu- 
laridad durante los hielos fuertes : su aparición es 
anuncio de grandes fiios, pero esto no siempre se 
verifica. La historia de estas aves , que solo vemos 
quando hace trio , que permanecen poco tiempo en 
nuestras regiones, y cuyo regreso no tiene época 
fixa , no nos es bien conocida. Generalmente se 
sabe que los mcrgansaies viven en los lagos , en los 
estanques , y en los rios , que cogen muchos peces, 
que son excelentes nadadores, que nadan con viva- 
cidad entre dos aguas , y que con el favor del a)re 
que detienen en su 'gaznate pueden permanecer al- 

tiiitO'ia Natí'.i al .Tom. II, 



MER ,¡^ 

gun tiempo aeb.ixo del agua: son mas comunes en 
el Norte de donde parece que vienen por el hibier- 
no, que en las regiones meridionales, en las quales 
se ii.ternan en ¡a mala estscioii. 
Su nombre genérico es: 
y>Iíiga>ise,- en Liún. '-.' ■ 

Híí'/c en Francés. ■ ■ ,.■ •"•■■'' 

O.irgailty ín luYumo. - .- ■ '■•■ ■ • '- 

Mai-l-aeh en Alemán. •, " ■ ■ -v. • 

i\>/í{- /«Oí m(v' en polaco. •, v.' .,.;•.,■•',. ,> 

Cíosander en Ingles. ■' ■•--• ■- í- 

El niergariíar , propiamente asi llamado , ó la 
primera especie , según el orden en que el Conde 
de Buti'on describe las aves de este genero , es 
también el tm-fgainar de Brisson, tom. VI. ¡>ag. 131. 
y el biiitic de Islanda de Anderson. Es mayor que 
el añade silvestre : tiene dos pies y dos pulgadas 
desde la punta del pico a la de la cola , y dos pies 
y once pulgadas de vuelo : sus alas plegadas llegan 
hasta la mitad de la cola : la cabeza esta cubierta de 
plumas filias , largas y unidas de un verde obscuro 
que tira , según le da la luz , a un verde mas claro, 
y a color de violeta ; estas plumitas forman una es- 
pecie de corona erizada que hacen la cabeza muy 
gruesa: lo alto del cuello es del mismo color, pero 
las plumas tienen la longitud regular : el resto del 
cuello, el pecho, lo alto del vientre, y los costa- 
dos son de un leonado agamuzado, mas obscuro en 
algunos individuos, y mas claro en otros : la parte 
superior del lomo , y varias plumas escapularias son 
negras: lo inferior del lomo, el ovispillo, y las cu- 
biertas de la parte superior de la coia están vestidas 
de plumas de un gris ceniciento, rodeadas de blan- 
quecino : la cola va un poco en diminución del 
centro hacia la ciicuníerencia : sus plumas grandes 
son Cenicientas , y su cañón negruzco : las "uias 
grandes del ala son de un negro teñido de cenicien- 
to ; las otras , unas son del todo blancas, otras per- 
filadas de un negro aterciopelado , y estando el lia 
plegada , la mayor parte de ella parece blanca por 
medio , rayada a lo largo de negro , rodeada por 
fuera y terminada por la punta con una banda ancha 
■negruzca , que forman las guias grandes : el iris es 
roxo , la parte inferior del pico negra , y la supe- 
rior y coscados de un roxo mas ó inenos vivo , el 
qual en todos los individuos no se extiende igual- 
mente por la parte superior, que como hemos di- 
cho es negra, como también su ericorvadura ; los 
pies son de un roxo hermoso , y las uñas ber- 
mejizas. 

La descripción que acabamos de hacer es la del 
macho: puesto que la hembra, descripca por Bris- 
son ^ íom.'Vl, pag, 154. con el nombre de /',;//(• ien- 
d,e, ó de bic-víe , meígansa/ cenidíiilo , ó eiieiio glan- 
de de ño , que Bellon , blst. >¡at. des Gis. pag. 11Í3. 
llama bicurc-oiseau , y a la que da él simplemente el 
nombre de bieva, poit.des Gis. pag. 35. es algo mas 
pequeña que el macho , y en nada le parece en los 
colores : su cabeza está coronada como la del ma- 
cho, pero las plumas son rubias: lo alto del cuello 
es del mismo color: la earg.inta blanca: lo inferior del 
cuello, lo superior del cuerpo, y la cola son de un 
gris ceniciento: los lados del cuello están cubiertos 
de plumas de gris , rodeadas de blanco -. su parte 
anterior , y la ele abaxo del cuerpo de un blanco, 
V i te- 



5' 



MER 



ceñido de una mezcla de rosado : lo alto del ala ce- 
niciento , la extremidad negruzca , y cnniedio tiene 
una mancha blanca : la porción superior del pico es 
parda , y la inferior , y los pies bermejizos, 
Merganíar coronado. 

AUrgansar cihtado de Virginia, lam. 9^^. el ma- 
cho , 936. la hembra. 

Brus. tom. l'l. pag. 25 8. Om. CV. 
EdW. glM. fag. 360. 
CatesB. tom. l.¡'dg.)i lam. 9^- 
Esta es un ave muy hermosa que se halla en la 
Carolina , en la Virginia , y en México ; y que es 
muy común en la Luisiana , de donde Mr. le Beau 
traxo un gran numero de pieles : es un poco mayor 
que la unan g^miiU: su longitud de diez y seis pul- 
gadas desde la punta del pico a la de la cola : la ca- 
beza esta cubierta de plumas estrechas de dos pul- 
gadas y media de largo , dispuestas en rayos que 
forman un disco compuesto de dos planos levanta- 
dos y arrimados uno a otro; este hermoso penacho, 
que por su forma tiene mucha semepnza con el del g. - 
lio de los peñascos , es de un blanco brillante , cer- 
cado de un limbo ancho de un negro de terciopelo: 
este ultimo color se extiende por toda la parte pos- 
terior del cuello , por sus lados , y por su faz ante- 
rior, hasta la mitad de su longitud ; el lomo es de 
un negro menos lustroso , que desciende sobre la 
rabadilla y la cola , pero desluciéndole y tomando 
una tintura pardusca: la parce inferior del cuello por 
delante, el pecho , y lo alto del vientre son blan- 
cos : el baxo vientre , y lo inferior de la cola par- 
duscos : lo negro dd lomo se extiende en dos 
bandas transversales sobre los lados del cuello por 
su parte inferior , y divide el color blanco que 
realza : los costados ó hijares están variados de un 
pardo bermejizo , y de gris que dividen las plumas 
con pequeñas rayas tr.msversales : las cubiertas chi- 
cas de bs alas son pardas , las grandes tambitu, 
pero su extremidad es blanca , y la punca negra: 
las guias grandes del ala son de un pardo negruzco, 
y las mas inmediatas al cuerpo tienen enmedio una 
raya longitudinal de un blanco brillante , entre otras 
dos rajas de un negro aterciopelado: el pico t* 
ne"ro ; los pies , y los dedos tienen una tintura 
amarillaza sobre fondo negruzco : la membrana que 
une los dedos , y las uñas son negras. 

La hembra es mucho mas pequeña que el ma- 
cho : su penacho es mas corto , y pardusco : el cue- 
llo , toda la parte superior del cuerpo , la cola , y 
las alas son del mismo color : enmedio del ala tie- 
ne una mancha blanca : la garganta es blanquecina: 
las plumas pardas que cubren la parte inferior del 
cuello están ribeteadas de blanco ; y todo lo in- 
ferior del cuerpo es de un blanco lavado de ro- 
sado. 

Meroansar cristado. 
l.aiii. 107. 

Briss. lom. Vl.fíig. ij7. /<!w. XXlll. Gen. CV, 
Bel. Hiit. iiat. des Ois. p.ig. 164. 
Hl mcrganiiir ciistado es mas pequeño que el co- 
mún j y fácil de reconocer por un penacho com- 
puesto de plumas largas, finas, y estrechas, a'gunas 
de las quales timen tres pulgadas , y caen de lo 
postenor de la cabeza sobre lo superior del cuello, 
MI color es de violeta obscuro , cambiante en verde 



MER 

dorado : la cabeza , lo alto del cuello , y la gargan- 
ta son del mismo color : por debaxo tiene un semi- 
collar blanco : el resto del cuello , y lo alto del pe- 
cho están variados de blanco, de negro, y de ro- 
sado : lo alto del lomo es de un negro lustroso ; el 
resto de la parte superior del cuerpo , y ios costa- 
dos están rayados en zigzags de pardo , y de gris 
blanco ; la parte inferior del cuerpo es blanca, pero 
las plumas de los lados , y de sobre el pecho , las 
quales cubren el borde de las alas recogidas , están 
guarnecidas en toda su circunferencia de una franja 
negra ; las alas recogidas están terminadas y circui- 
das por su parce inferior de un pardo negruzco, 
que es el color de las plumas exteriores , las quales 
están por medio variadas de negro , blanco , pardo, 
y cénit ienco : las plumas grandes de la cola son 
pardas , variadas y rodeadas de pardo blanco : el 
medio pico interior roxo , el superior del mismo 
color en algunos individuos , y en ocros pardusco: 
los pies , y las uñas roxas. 

Este paxaro , según Wilhugby , es común en 
las lagunas de Venecia. Linnco dice que se halla en 
la Laponia ; y es verisímil que se detenga en las re- 
glones incermedias : yo le he visto vender en los 
mercados de París en el hibierno , y balerno dice 
que es común en las orillas del Loira. 

Ei penacho, la cabeza, y lo alto del cuello de 
la hembra son de un roxo ds-Stolorido : su garganta 
blanca: el lomo pardo ; la parte inferior del cuerpo 
blanca , con un viso bermejizo en el pecho : y las 
alas , y la cola tienen casi los mismos colores que 
las del macho. 

MiKOANSAR CRISTADO de Virginia, lam. 935. y 
536. Briss. tom. yi. pag. 258. Iciuc Mergansasl 

CORONAiDO. 

Mbkgansar (pequeño) cristado. 

lam. 449. el macho, 450. la hembra, 

Baibi. tom. l'l.pag. 243. lam. XXXV. el macho 
fig. I. la hembra y;¿. 2. Gen. Cl-'. 

hit. Hlsl.nat. des Oís. fag. 17 1. fig. V pag. 171. 

Bel. Pon. des Ois. pag. 36. 

Mergaiiscí cistaius fri'mvi en Latin. 

Piciic , ó peiit hade inippc en Francés. 
El mcg.nisar peqiaño distado es un ave aquatil 
del mismo genero que el común. Es un poco nw- 
yor que la caceta , y tiene de largo un pie y quatro 
pulgadas; de vuelo dos pies , y las alas recogidas 
¡le"an casi al tercio de la cola : la cabeza , la gar- 
ganta , y el cuello son de un blanco muy hermoso: 
en cada lado de la cabeza tiene una mancha redonda 
de un negro cambiante en verde , en la qual está 
colocado el ojo: las plumas de la coronilla de la ca- 
beza son laj-gas , estrechas , forman un moño muy 
vistoso , y están variadas de blanco y verde negruz- 
co : el lomo, y el ovispillo son de un negro de 
terciopelo : el pecho , y lo inferior del cuerpo de 
un blanco muy bello, excepto los costados que es- 
tan ondeados en zigzags de un pardo obscuro , so- 
bre fondo de gris blanco : tn la parte superior del 
cuerpo , esto es , entre el cuello y hasta un poco 
mas abaxo de los encuentros de las alas, tiene tres 
bandas semicirculares de un negro hermoso , imbri- 
cadas ó puestas unas sobre otras : las plumas escapu- 
larias , y las cubiertas superiores de las alas están 
variadas de negro y blanco: la tixera, los cuchillos, 

y 



MER 

y ]js dos pljmas del ala inmediatas á ellos son ne- 
gruzcas; las dc-mas de un negro violáceo por el 
lado excerior , y parduscas por el interior ; las tres 
mas inmediatas al cuerpo cenicientas : la cola de es- 
te ultimo color , )• recortada de manera que parece 
redonda : el pico , lo desnudo de las piernas , los 
pies , los dedos y sus membranas son de un negro 
verdoso , y las uñas negruzcas. 

La hembra es un poco menor que el macho: 
tiene lo superior de la cabeza , y io alto del cuello 
por detras de un castaño obscuro : la garganta blan- 
ca : lo inferior y la delantera del cuello , y todo lo 
superior del cuerpo de un cenicieiuo obicuro ; lo 
¡.li-erior blanco : los costados cenicientos ; las alas 
del mismo color que las del macho , aunque menos 
vivo : la cola cenicienta: el pico negro , y los pies 
de color de plomo. 

Halljse esta ave en los rios y estanques : es 
de pasa como los otros mcigayisaies , y no vie- 
ne hasta el hibierno : pero es el ave de este ge- 
(Tero que mas vemos , y en mayor numero todos 
<los años. 

ME.RGANSAR DE CAPA NEGRA. . ^ ,.;:J:.I;-. ; 

Bkiíí. lom. ¡■'I. pag. i'iO. Gen. cy. ;, ..„'•.■.; ....i 

Bli. Hisr. ntit. dei üii. ¡lag, 165. . iv'mv-m 

hste mcig.imar , según Brisson , es del mis- 
mo tamaño que el me>gít>iiai ctisiado, Hl Conde 
de Buiion pinta su plumage en los términos si- 
guientes: 

Tiene la cabeza , la parte superior del cuello, 
el lomo , las guias grandes del aia , y el ovispillo 
nebros , y toda la parce an erior del cuerpo de un 
blanco hermoso , con la cola parua. hs^a des- 
cripción , añade el Conde de Eufton , conviene en- 
teramejte con el mngamar b anco y negro de Bris- 
son , é igualmente conviene con su mc/gan¡a> negro, 
excepto que en el cuello de éste, se vé un color ro- 
xo bayo , y que la cola es negra ; amuos tienen el 
pico y los pies T' xos. 

La semejan/a que presentan entre sí los dos 
tnergíinsíirei qae hemos descripto , han empeñado al 
Conde de Bunon á reunirlos en un mismo arúculo; 
y en efe¿to es muy probable , ó que solamente 
sean una leve variedad , ó tal vez macho y hembra. 

MERGAS'SAR estreliado. 
- Briss. tum. ¡■'I.pag. 156. Gen. CK 

Es del tamaño del inogans.r,- pequeño c/ista- 
do ; dos manchas cubren las mexillas , una negra en 
la qual csiá colocado el ojo , y mas abaxo otra 
blanca , que tiene la figura de una estrella ; la parte 
superior de la ca.beza es de un roxo bayo, la pos- 
terior del cuello , y la superior del cuerpo de un 
pardo negruzco : la delantera del cuello, y la par.e 
inferior del cuerjio blancas , y es.e mismo color se 
extiende sobre las pequeñas cubiertas de las alas, y 
soure las grandes mas i' meeüa.as al cuerpo ; las de 
estas uLimas , que esc .n mas aparcadas , son negras; 
jas guias grandes de las alas de este ultinio color, 
las medianas blancas , y la mas arrimada al cuerpo 
negra : la cola es de un pardo negruzco : el pico 
negro , los pies del mismo color en algunos ii di- 
viduos , y en otros de un roxo pálido ; las uñas 
negras. 

Wilhugoy pensaba que el wergamar CitrcUado 
era la hembra del merganinr pequeño crinado ; pero 



MER 157 

esta hembra es bien conocida , y la descripción del 
mergamar estrellado le conviene en algunas cosas, 
pero no en todo. En efe¿to , el mcrgansar estrellada 
es un poco mayor que el cristado hembra , y ésta es 
mas peqjena que su macho , con cuyas dimensiones 
convienen muy bien las del mcrgansar esi, diado. Nun- 
ca he visto esta ave sino desecada , y he creído por 
su piel que es una ave nuevecilla ; lo que , sin em- 
bargo de esto parece indicar que forma una especie 
Separada y distinta del mergamar pequeño distado , es 
que la del mergansar es mijs abundante en nuestros 
estanques , la que se vé antes , y la que mas perma- 
nece durante el hibierno^ pero el Mirgansar estrella- 
do jamas le vemos en nuestras regiones , tal vez 
porque las freqiienta rara vez , y por otra parte en 
el pais Suizo donde es bien conocido , le han dado 
un nombre que expresa que solo llega en tiempo 
de fríos grandes , a/iade de hielos : lo qual no con- 
cuerda coa las costumbres del mergansar fequeño 
cristado , á lo menos en nuestros países, 

Mergansar negro. Briss. tom. F¡. fag, zji, 
reafe Mergansar de capa isfiSKA. . ■ ,,, ^.i^^ 

MEKGO. yease Colimbo., f,.¿,.<'.> li.i víc í¿ ¿í.:í.. 

Mergo de América, f'case Colimbo 'ó merco 
cristado. 

Merco grande. /i;e>;;;vu; e:-i 

Mcrgontm rr.'.twmus en Latín. ■ ,: ; : 

Bievre en Seranees. 
Esta ave ts Ja misma que el cuervo grande de 
rio. yease Cuervo grande de rio. 

MERLA. Lo mismo que Mirlo. 

MlKÜPs ROXIAZUL O ABEJARUCO del 
Brasil. ,,;, ,; _ ,._ 

Briss. tem. II'. pag. 540. Gen. LX, j»', 

Merops , aplaste, en Laiin. , •, , ,^\]. 

Merops rouge cr- bleu en trances. •• 

Brisson coloca esta ave entre los abejarucos , y 
Moncbeillard entre estos y los j rome, ops , pero am- 
bos juzgan de ella con arreglo á la lamina publicada 
por beba , modo de decidir el genero de una ave 
siempre bastante incierto , y mucho mas quando se 
habla de ella por la obra de beba 

El merops rox'ia^ut es casi del tamaño de nuestro 
abejaruco común : la cabeza, la garganta , la delantera 
del cuello , y todo lo inferior del cuerpo es de un 
encarnado que tiene la brillantez del rubí , y la sua- 
vidad de la seda : lo superior del cuello , el lomo, 
las plumas escapularias , la rabadilla , y las cubiertas 
superiores de la cola están variadas de negro y 
pardo : las alas y la cola son de un azul claro ; las 
cubiertas chicas superiores de las alas de un encar- 
nado obscuro : las grandes están variadas de los 
mismos colores que el lomo ; el pico , Irs píes, 
y las uñas amarillas. Hallase este hermoso páxaro 
en el Brasil , según Seba , quien le llama Pica Brasi- 
linisis , tom. I. pag, lOz. tab. LATÍ. fig. i. 

MESTURA. La piel blanca y harinosa que rodea 
los ojos de algunas aves , como la paloma y el gallo. 

MÉTODO. 

Aíeihode en Francés. 
Los mítudoi han sido imaginados para facilitar y 
abreviar el estudio : consisien en separar y dividir 
las aves en díH rentes secciones ; y las divisiones que 
de ellas se han hecho están fundadas en la semejan- 
za y conformidad de las partes exteriores. Estas se- 

me- 



158 MET 

tnejanzas entre las aves son los que se llaman caiaílé- 
rcs. Los cavadtres deben ser fáciles de aprender, 
y sacarse de las partes aparentes que no estén suje- 
tas á vari.ir , sino que tengan una forma constante: 
tales son el pico , y las p.uas o garras ; por esta ra- 
zón la mayor parte de los autores lun recopilado 
los métodos qite han propuesto por la forma del 
pico y de los pies : los caracteres que son comunes 
a un "ran numero de aves , sirven para establecer 
las divisiones mas generales , y los que solamente 
convienen a un corto número , sumiaisiran las ulti- 
inas divisiones , ó las que están mas limitadas ; y asi 
tener las ¡lieiii.u cubiciias de plumas baua el talón , ó 
dcsntídai y ¡in plumas á alguna distancia del talón , y 
un poco mas aniia , el tener los dedos sueltos ó palmea- 
dos , son caradéres que pertenecen á un gran nú- 
mero de aves , y por los quales se pueden estable- 
cer las divisiones generales ; pero el tener el pico 
de tal ó tal forma particular , los dedos mas ó me- 
nos unidos con membranas enteras o parciales , con 
membranas simples ó recortadas , tice, son carat'^é- 
res que solo convienen á algunas aves , y por los 
cuales se pueden establecer divisiones mas limitadas 
y restringidas. 

Buen MÍ lodo es aquel en que se admiten ba'-tan- 
tes divisiones para que el estudio sea tatil, y para 
que la inteli¿cncia y aplicación del método sem aco- 
modadas y breves ; si las divisiones son excesivas, 
el mi'íodo es complicado, y falta á su objeto; si son 
pocas, no aclara bastante el asunto, y no abrevia el 
estudio ; los métodos , pues , proporcionan las mis- 
mas ventajas , ó son capaces de los mismos despre- 
cios , á medida que sus autores usan de caraótéres 
simples , fáciles de indicar y conocer , aparentes y 
visibles, ó complicados, obscuros en la demostra- 
ción que hacen , dificiles de determinar , indicar 
y conocer, poco aparentes, que exigen investiga- 
ción , y que jio pueden comprehenderse a primera 
vibta. 

La ventaja del meioao consiste en facilitar el es- 
tudio y abreviar el tiempo : es un modo de arre- 
glar , valiéndose de estas o las otras seriales aparen- 
tes, un catalogo formándolo de manera que paia ver 
si un objeto está coinprt hendido en él, baste re- 
correr una parte sin registrarlo desde el principio 
hasta el fin, como se veria uno precisado a hacerlo 
por falta de método : siguiendo esta comparación, 
sucede lo mismo respedto á un catalogo de una 
Biblioteca : si está dividido por la forma de los 
libros , a primera vista del que se tiene presente, 
se vé en un instante en que porción del catalogo 
se debe buscar , y se hallará lo que alli dice sobre 
este libro ; pero si el catalogo no tiene división, 
sera forzoso recorrerlo todo , ó la mayor parte 
para hallar el artículo concerniente al libro que se 
quiere ver. Los métodos , pues , son únicamente 
unos catálogos hechos de modo que con la vista de 
los objetos , se encuentre fácil y prontamente si es- 
tán comprehendidos en el catalogo, y si en él se 
dice algo acerca de ellos. 

Se habla con freqüencia de un método natura!, 
quiero decir , de un mttodo que presente los objetes 
con el 01 den en que se supone que la naturaleza 
los ha colocado : pero además de que un método 
igual debe fundarse sobre todas las relaciones poti^ 



MET 

¿les , asi internas como externas , y que por consi- 
guiente seria el resultado de la ciencia , y no un 
medio de abreviar su estudio : además de que, 
vuelvo a decir , un míiodu semejante no ha sido to- 
davía presentado en orden 3 las aves, parece muy 
dudoso que haya un método natural: las divisiones 
son unos puntos de apoyo para nuestra debilidad: 
nos es necesario separar los objetos para coiisitie- 
rarlos ; pero no es verisímil que la naturaleza , que 
puede abrazar de una misma ojeada el conjunto y 
por menor de sus producciones , las ha\a colocado 
a nuestro modo , y haya formado su plan sobre se- 
paraciones y divisiones : ella lo ha concebido y 
executado con un solo rasgo , y esto no tan. o es 
formarse una idea justa de su poder , quanio pres- 
tarla la debilidad de nuestras miras. 

No solamenre es verisímil que no existe método 
alguno natural , sino que aún los artificiales son 
inútiles para el hombre consumado en la ciencia; 
distingue y reconoce los objetos a primera vista 
por la costumbre de verlos y compararlo^, no solo 
por algunos rasgos limitados , sino baxo todas sus 
relaciones , y en su conjunto : sin embargo , los 
métodos no son menos necesarios para facilitar el 
estudio á los priMcipianies , y abreviar el tiempo: 
de suerte , que con el auxilio de estos medios inge- 
niosos pueden enCDitiimo tiempo adquirir cono- 
cimientos, á los quales no llegarían , pnvados del 
socorro de los métodos , sino empleando muchos 
aiíos en adquirirlos. Finalmente , los métodos son 
medios de conocer fácil y prontamente los objetos 
juzgándolos por el exterior , y de separarlos y dis- 
tinguirlos unos de otros : primera noción , siempre 
necesaria antes de llegar a los conocimientos mas 
profundos , que es el camino por el qual es preciso 
pasar ; y esta primera noción , muy larga y traba- 
josa de adquirir sin los métodos , cuesta poco de lo- 
grar si se valen de ellos ; lo qual es un argumento 
suficiente de su utilidad y necesidad. Podría una 
obra ser excelente , y contener en un objeto todos 
los conocimientos adquiridos , pero si le falta el 
método , esto es , puntos de apoyo sobre lo. quales 
descanse nuestra memoria , y con cuyo favor nos 
recuerde esta los conocimientos esparcidos en la 
obra , solo abrirá á los que estudien esta ciencia un 
camino largo y penoso, quando al contrario la mis- 
ma obra con auxilio de un método , los conducirá en 
poco tiempo al punto de doétrina y s..ber , de que 
es capaz la ciencia. 

Los métodos no presentan los objetos con el or- 
den y serie baxo las quales quizas los ha colocado 
la naturaleza , sino que los ofrecen en un orden 
adaptable á nuestra manera de verlos , de compa- 
rarlos y distinguirlos , y logran el fin , que es el 
ahorrar tiempo , y abreviar el estudio de la nomen- 
clatura , tan fastidioso, y tan poco importante en si 
mismo , para dexarnos pronto libres para entregar» 
nos á ocupaciones mas útiles y agradables. 



m- 



MIL 



MILANO. 

Lam. 411. 

Briís. toiii. I. fxg. 414. lam. XXXIII. Cea. rill. 

liil. m¡t. iiat. des Oís. pag. izi>. fig.y fag. 130, 

Bíi. Fo)l. des Oís. fag. 11. . . . j. 

Milvus en Latín. 

Milán en Franccs. 

yV/Z/í/o , mhio , niggo , payana en Italiano. 

M)', Tví/f , wdhci- , hemier-geyerac en Alemán. 

Kariía en Polaco. 

OLula en Sueco. i ■■ 

hjie , glcad , puttol^ , &c. en Inglés. 
El miLvín es una ave de rapiña vil y villana, 
aunc]t:e sea ave de alto vuelo: no es capaz de tnse- 
lunza , y en la cetrería solo se conoce por la caza 
que la dan las aves adestradas : huye del gavilán 
tjue es mucho mas pequeño que él , y se remonta 
hasta las nubes para evitar su persecución , hasta 
que este enemigo adivo , supliendo la tuerza con 
el valor , le alcanza , y trae a tierra vencido , sin 
haber intentado defenderse: por estar en otro tiem- 
po en uso el vuelo de esta ave , y ser la diversión 
que nuestros Principes cenian , dieron al milano el 
epíteto de rc.il , que no le conviene. 

Desde la punta del pico á la de la cola tendrá 
dos pies de longitud : pesa dos libras y media ; y la 
extensión de sus alas vier.e a ser de cerca de cinco 
pies : su pico no es inferior al de las aves de rapi- 
ña mas animosas, ni por la forma, ni por las dimen- 
siones; pero su pie ó garra apenas tiene dos pulga, 
das de largo : esta diferencia tan grande entre la 
garra del milano , y la de las demás aves de rapiña, 
y no ir.ferior entre sus costumbres , ¿no sera tal 
vez la que le haga cob.irde y pusilánime , estando 
por otra parte conformado para ser animoso y 
atrevido ^ 

La garra es la primera arma de las aves : con 
ella hieren, detienen, abarran y cogen la presa; lue- 
go necesariamente es la medida de su valor , por- 
que es la de sus facultades , y el milano es cobarde 
porque esta mal armado. < De qué sirve la tuerza y 
el tamaño contra una arma acerada manejada dies- 
tramente? Y en lugar de evitar los golpes, ofrecen 
mayor objeto. Al escribir la historia del milano po- 
dremos compadecerle , mas no despreciarle , pues- 
to que si Se examina con cuidado la materia , se 
hallara que las qualidades y defeitos son siempre en 
los animales el producto necesario de sus facultades, 
y que la organización es la que decide. Esta es la 
que acobarda al milano mal armado , con garra cor- 
ta , y poco flexible en vista del gavilán que le al- 
canza desde lejos con una arma suelta , y que se 
presta á todos sus movimientos : el ardimiento es 
el cfedo de la confianza prudente en las fuerzas 
que se conocen , y la temeridad el de la confianza 
vana en las fuerzas que no se alcanzan. El animal 
que el instinto conduce , baxo la mano de la natu- 
raleza , es animoso si tiene lugar de serlo , pero 
nunca temerario ; por ser este un produóto de nues- 
tra vanijjd , que los animales 110 alcanzan. Mas 
continuemos en el examen del milano , sio llevar 
mas adelante su apología : distingüese de las demás 
aves de rapiña por un ciradter particular : las plu- 
mas del centro de la cola son las mas cortas , las 
dos laterales van succesivamente aumentando su 



MIL 159 

longitud , y las externas de cada lado son las mas 
largas , de modo que tiene la cola muy ahorquilla- 
da. Solo este caraóter bastaría para dar a conocer al 
milano , y por lo mismo no entrare en una descrip- 
ción circunstanciada de su plumage , cuyo color do- 
minante es un matiz ceniciento en algunas partes, 
y rosado en otras, con manchas pardas oblongas en 
la dirección de las plumas : la tixera , y los quatro 
cuchillos de las alas son negros, y las demás plumas 
parduscas; las de la cola rubias, con las puntas 
blanquecinas : las de la cabeza , garganta , y alto del 
cuello son largas y estrechas ; el pico pardusco , y 
negro por la punta: los pies amarillos, y las uñas 
negras. 

El milano real no es común en las cercanías de 
París; pero sí en el Franco Condado, el Delfina- 
do , Auvernia , y en todos los países vecinos á los 
montes. 

Los milanos por lo común hacen su nido en los 
agujeros de las rocas , y algunas veces en los árbo- 
les ; su postura es de dos huevos blanquecinos , con 
manchas amarillas : estas aves solo dan caza a los 
luioncs , y á los paxariUos mas pequeños : en su de- 
fedfo se calan sobre los reptiles , langostas y pes- 
cado muerto arrojado a la orilla por las olas , y á 
veces sobre la carne mortecina. No temen acercar- 
se a los parages habitados , y cogen muchos pollos; 
pero la resistencia de la gallina es suficiente para 
espantarlos , sino han cogido la presa sin ser descu- 
biertos : asi como no acometen por estar mal arma- 
dos , asi tampoco temen acercarse a los poblados, 
porque conocen la tacllídad que tienen de escapar 
del peligro con el favor de sus largas alas : no hay 
ninguna ave que tenga el vuelo mas fácil y mas rá- 
pido : con las alas tendidas é inmobles , y dirigien- 
do todos sus movimientos por los de la cola , se 
remonta sin esfuerzo hasta desaparecer entre las nu- 
bes ; baxa como sí camínase sobre un plano inclina- 
do ; siendo siempre dueño de su vuelo , que dirii^e 
á su arbitrio , le apresura , le amaina , se arroja , ó 
queda suspenso en el mismo instante , según las 
circunstancias. Su vista penetrante corresponde a la 
facilidad de su vuelo : vé , y espía la presa desde 
una distancia que nosotros no podríamos descubrir, 
y estas ventajas que tiene , superiores á las otras 
aves, supkn los defeétos de su garra. Su especie 
esta esparcida por todas las regiones de Europa. 

Milano bermejo. Véase Büteon, 

Milano de la Carolina. ' c ■ - - 

Jitíiss.. tom. I. pag. ni%. 

Ca'íEsey torn. I. pag.y lam. 4. 
Esta ave es del genero VIII. y muy notable por 
la forma y loní^itud de la cola , y por la pequenez 
de las piernas ; tiene dos pies desde la punta del 
pico á la de la cola , la qual viene á tener trece pul- 
dadas de largo , y está desigual y ahorquillada : Ja 
pluma mas exterior de cada lado es ocho pulgadas 
mas larga que Jas dos de enmedio : las demás se 
acortan a proporción hacia el centro : las aJas tie- 
nen quatro píes de extensión , y estando recogidas 
llegjn a los dos tercios de la cola : todo el pluma- 
ge es de un blanco brillante , excepto las alas , la 
cola , y el ovíspillo que son de un negro , que tira 
á purpúreo : el pico es negro ; las piernas son suma- 
mente cortas, é ignoro su color, pero en el animal 

de- 



1 6o 



MIL 



desecado parecen parduscas. Catesby dice que estas 
aves vuelan largo dempo al modo de las golondri- 
nas , y que cogen al vuelo los inseitos de que se 
mantancn : que dan caza á los lagartos y culebras, 
por lo qual las han llamado ga'vilanes de culíbiun: 
y cree que son aves de pasa en la Carolina, donde ja- 
mas las vio en el hibierno. La descripción y lamina 
que nos ha dado de esta ave son muy exadas ; pero 
es de admirar que no la haya reconocido por mila- 
no , como lo han hecho Brisson y Bufron. Hallase 
cambien en la Luisiana de donde me la han enviado, 
pero sin decirme si es de pasa en aquel país como 
en la Carolina. 

Milano etoliano. l'íase Milano negro. 

Milano NtoRo. 
. Lam, 47 i. ■■. .1, ■■ ■■ ■,■."' 

Briss. lom, I. pag. 413. Cea. VlU, ; '.. ■■ . . . . ' - 

Bel, H'ist, nal. des Oh. pag, 131. ■ t 

"btL. Po>l. des Oís. pa¿. iz. 
Es mas pequeño que el milano nal ; y principal- 
mente se diferencia en no tener la cola ahorquilla- 
da : el fondo del plumage es el mismo , pero los 
matices son mas obscuros, y el pardo-negruzco el co- 
lor dominante : la cola es parda por encuna , y blan- 
quecina por debaxo : el pico negro , y los pies ama- 
rillos. Es ave de pasa en nuestras regiones ; anida 
«n Alemania , y se retira por el otoño a los paises 
meridionales. Bcllon ha presenciado el pasage de 
los mllaaus negros desde Europa á Egypto en el oto- 
ño , y su vuelta por la primavera. Según dice Al- 
drovandOj aunque este Milano bea mas chico que el 
real , es sin embargo mas fuerte y mas ágil : como 
tiene las garras mayores y inas sueltas , la obser- 
vación de Aldrovando confirma lo que yo he dicho 
en el artículo del mllanu real , sobre la cobardia im- 
putada a esta ave. 

El milano negro es el etoliano de Aristóteles. 

Milano real, l'casc Milano. 

MIlUINAN. Especie de Añade penelope. 

Lam. 1 002. 

Miloulnan en Francés, 
Es una especie nueva , hallada en Picardía , y 
de la que no se tenia noticia ; siendo natural que 
rara vez se acerque a aquellos parages. 

Es del mismo tamaño que el ánade penelope. 
„ Según dice el Conde de Butíbn , tiene la cabeza y 
„ el cuello cubiertos de una especie de domino ne- 
„ gro , con reflexos de color de cardenillo , corta- 
„ do en círculo por el pecho , y lo alto del lomo: 
„ la capa esta hermosamente labrada con unas listas 
„ cruzadas negruzcas , sobre un fondo de color de 
„ perla: en los hombros ó sobre los encuentros tie- 
j, ne otras dos labores iguales , aunque mas estre- 
„ chas ; el ovispillo tiene la mi^ma labor : el vien- 
„ tre y el estómago son de un blanco muy hermo- 
,, so ; enmedio del cuello se divisa la impresión 
5, obscura de un collar encarnado : el pico es mas 
j, largo y mas ancho que el del inuide penelope. " 

Esta misma especie ha venido de la Luisiana, 
Gen. Cl 'II. 

MIMO, rcnse Poligloto. 



MIR 

MIRLO. 

La/H. 1. - 

Briss. ¡om. 11. pag. 1x7, Cm. XXII. 

Bel. Hist. nat. des Ois, pag, i^o, jig, ibid. 

Bel. Pon. des Oh. p.ig. 80, 

Ale, ala en Latín. • :..; .■. 

Merle en Francts. • : 

AJei lo, Meriilo , Mcrla en lta[Í3no. 

Alo loa en Portugués. 

Amscl , scbwarf^-amsel en Alemán. 

Alerlaer , meerel en Flamenco. 

Blatl^-blrd , blancl(-osel , blac^-oiísse en Inglés. 

Ti asi, ¡^ohl-trast en Sueco. 

Kos en Polaco. 
El Mirlo tiene diez pulgadas y tres líneas desde 
la punta del pico a la de la cola , catorce pulgadas 
de vuelo , y sus alas recogidas solo llegan al tercio 
de la cola ; todo su plumage es de un negro obscu- 
ro sin mezcla de otro matiz : las guias de la cola 
son iguales, excepto las dos mas exteriores de cada 
lado , que son un poco mas cortas que las demás: 
los parpados , el pico , y el paladar son de un ama- 
rillo hermoso : los pies y las uñas negras. 

La hembra es muy diferente del macho adulto; 
la cabeza, lo posterior del cuello , todo lo superior 
del cuerpo , y lo inferior del vientre están cubier- 
tos de plumas pardas : la garganta variada de pardo, 
de gris y de rosado : U delantera del cuello , el pe- 
cho, y lo alto del vientre son pardo;,, con una leve 
tintura de rosado : las alas y la cola pardas : el pico 
negruzco , los pies y las unas pardas. 

Los ml/Ios nuevos tienen el mismo plumage 
que su madre , pero desde la primer muda comien- 
za el pico á amarillear, y su pluma se vuelve negra; 
de modo que quanta mas edad tienen tanto mas ne- 
gra se hace , y mas vivo el amarillo del pico. 

Nunca se ha observado sí los mirlos , y gene- 
ralmente todas las aves , cuyos machos nuevos 
visten el mismo plumage de la hembra , y cu- 
yos colores se avivan en cada muda , retroceden 
en la vejez , si sus colores disminuyen , y si 
baxo este punto de vista están sujetas las aves á 
esta ley , y á estas dos señales exteriores de la fla- 
queza y debilidad , que por lo común acompana los 
dos ukinips periodos de la vida. En esta suposición 
los mirlos nuevos y los viejos tendrían el plumage 
de un negro menos obscuro: el pico, los parpados, 
y el paladar de un amarillo menos vivo , y los que 
tuviesen estos colores en toda su fuerza , estarían 
en el término medio de su vida. La averiguación de 
ello sería un hecho curioso en la historia de las 
aves , y un modo de juzgar de su edad. Yo no he 
observado cosa alguna de positivo sobre este asun- 
to, para sentar mí didlamen; pero me parece que 
generalmente las aves muy viejas, aunque conser- 
ven el mismo plumage , tienen los colores mas obs- 
curos , mas pálidos , y que los machos que han en- 
vejecido se aproximan por este matiz al de su pri- 
mera edad , y a la semcjaiiza que entonces tenian 
con su madre. 

El mirlo es conocido en todos los países de Eu- 
ropa , y ya sea su especie diferente en los diversos 
climas , ya esté alterada ó disfrazada á nuestros ojos 
por su influencia , se halla i:;ualmen:e en las dile- 
fsntes parces del mundo, Pero el temperamento en 

En- 



M I R 

Europa no es tan difciente para haber mudado la 
constitución dtl »;///o, que por todas partes es el mis- 
mo , y sus costumbres parece no tienen diferencia 
alc;una : se sustenta de bayas , insedos y gusanos: 
gusta de los bosques : no viaja , y parece que no se 
aleja del parage donde se ha fixado : no es tan in- 
clinado a los bosques grandes, que algunas veces no 
se ie vea en nuestros jardines y vergeles ; ni tan 
arisco que huya de los poblados ; pues se le vé 
con freqiiencia en los jardines del centro de las ciu- 
dades , y por espacio de quince años he observado 
que en un jardín inmediato a mi habicacion, anida- 
ban sobre unos tilos de mediana altura; pero du- 
rante el hibierno solo veia en el mismo jardin un 
par ; lo qual me ha hecho conjeturar que los pe- 
queñuelos estaban obligados á ceder el terreno á 
sus padres , y á elegir otro domicilio • esta conjetu- 
ra reipeCto al mirlo , está confirmada por el exem- 
plo de algunas otras aves , )■ por su modo de vivir: 
etectivamcnte no vuela en bandadas, sino que siem- 
pre va solitario , y solo se ven algunos juntos en 
un parage de bascante extensión , en los paises don- 
de hay fuentes calidas , ó árboles que no pierden 
la hoja , se aproximan á ellos los mirlos en hibier- 
no , y están mas inmediatos unos á otros para go- 
zar en común de estas ventajas , aunque sin formar 
sociedad ; por otra parce , estas mismas ventajas pa- 
rece que les son mas agradables que necesarias, 
pues no dexan los parages donde no hallan las mis- 
mas conveniencias , y porque a fines de la mala es- 
tación , en que las primeras influencias de la prima- 
vera hacen experimentar al mirlo la necesidad de 
propagar , hace en ellos su nido desde principios de 
Marzo , y algunas veces desde fines de tebicro , el 
qual coloca en les arbustos y matorrales , y en agu- 
jeros á algunos pies de altura de tierra : lo constru- 
ye de yerba , fortificada por fuera con barro , y lo 
guarnece por dentro de paja , y de tallos de yerbas, 
de crin , y de lana : la lu'mbra pone dos o tres ve- 
cts al año : en la primera de cinco á seis huevos, 
y en la segunda quacro : los huevos son de un ver- 
de azulado , con manchas sin orden , y mezcladas 
de color de oUin : ella los empolla sola , y el ma- 
cho contribu}e a las necesidades de la nidada , tra- 
) endo el alimento á la madre , y a los pequeñuelos 
luego que han nacido. 

El canto natural del mirlo es un süvido corto 
que repite á menudo , especialmente por tarde y 
n^añana , y que hace oir trequentemente quando 
el ciclo está nublado , cae humedad , ó llovizna: 
canta desde el principio de la primavera hasta el 
otoño , y vuelve a comenzar su canto á fines del 
hibierno : quando se coge nuevo , se domestica 
fácilmente , se hace familiar , y aprende á cantar y á 
hablar : aliinentanlos con cañamones machacados, 
mezclados con miga de pan , y leche cuajada : tam- 
bién comen carne cruda ó cocida dándosela picada; 
pero es petulante , y atormenta las demás aves si se 
le encierra junto con otras en una paxarera , por lo 
qual es preciso tenerlo a parce. 

El millo , en el estado de libertad , pasa por fi- 
no; pero es silvestre , huye del hombre , evita su 
vi^ta , y por esta causa es dificil de sorprender en 
la caza; bien que cae en las trampas, y se cogen con 
lazos , redes , itc. su carne es muy inferior á la de 
Historiíi NuturaL Tom. U. 



MIR 



i6 



I 



los x/iiy¡les, lo que sin duda procede de los alimen- 
tos de que se sustenta ; en los paises donde solo se 
alimenta de bayas de enebro durante el hibierno, 
es iu carne de un amargo sumamente fastidioso; 
pero en los paises meridionales donde hallan acey- 
tiiiias, bayas de myrco , y un gran numero de otros 
arbustos , es muy estimada : las pepitas de la man- 
zana , y de la granada dicen que son veneno para 
los mirlos , á cuyo peligro están en parte expuestos 
en nuestras provincias meridionales, si el hecho es 
cierto. Carece de fundamento la opinión de que no 
ha)' cosa mas rara que hallar mliluí blancos : al con- 
trario, es muy común el verlos blancos del todo, ó 
a lo menos vanados de este color; el qual en los 
que tienen el plumage uniforme , es algo sucio y 
tira a gris , y en los que esian variados de otro co- 
lor es limpio y muy puro. 

MiKro ACiYTUNADo dc Berbería. 
Esta es una especie nueva descripta por Monc- 
beillard con arreglo a las observaciones del Caba- 
llero Bruce , y á una figura que traxo el mismo 
viagero. 

„ Este mirlo es mayor que la drena ó tordancha: 
„ tiene la parte superior del cuerpo de un amarillo 
„ aceytunado : las cubiertas chicas de las alas del 
,, mismo color , con una tintura parda : las grandes 
„ cubiertas , y las guias negras ; las plumas grandes 
„ de la cola negruzcas , y terminadas de amarillo: 
„ lo inferior del cuerpo de un blanco sucio : el pico 
„ pardiroxo : los pies cortos y aplomados , y las 
„ alas recogidas solo llegan á la mitad de la cola. " 
Ocn. XXU. " 

Mirlo eceytunado de Indias. 
. Lam. 564. num. i. 

Briss. tom. I. pag. 298. lam. XX'XI. fig. i. Cc- 
vcro XXU, 

Su longitud es de ocho pulgadas , su vuelo de 
un pie y algunas lineas, y sus alas recogidas llegan 
ha- ta cerca de la mitad de la cola : todo su pluma- 
tje es de un color verde oliva , obscuro en las par- 
tes superiores , y mas claro y tirando a amarillo en 
las inferiores: las alas recogidas, y la cola son tam- 
bién de un verde oliva obscuro , pero las barbas de 
las plumas de las alas son pardas , y circuidas de 
amarillo por el lado del cuerpo: el pico , los pies y 
las uñas negruzcas. 

MiRio ACEvTüNADo de la Cayena. Latn, 558, 
fi¿.í.J''caíc Mirlo acbytunado de Santo Domingo. 

Mirlo aceytunado del Cabo de Buena Espe- 
ranza. 

Briss. tom. U. fag. i?4- /'"«• ^''^'i^- H- 3- Gí- 
ncro XXU. 

Es del tamaño del malvis con corta diferencia: 
desde la punta del pico a la de la cola tiene de lar- 
go ocho pulgadas y tres lineas , de vuelo un pie y 
diez lineas, y sus alas recogidas llegan hasta la mitad 
de la cola: todo lo supeiior del cuerpo es de un 
pardo aceytunado: la garganta, la delantera del cue- 
llo , y el pecho dc un pardo leonado , con manchas 
de pardo puro en la garganta ; lo restante de lo in- 
ferior del cuerpo de color de ante : las plumas de 
las alas pardas , con una tintura aceytunada única- 
mente en las barbas del lado exterior : las dos plu- 
mas del centro dc la cola son enteramente de este 
ultimo color , y las cinco laterales de cada parce 
X tie- 



102 



MIR 



tienen el mismo color que las guias de las alas ; y 
el pico , los pies , y las uñas son pardas. 
MiRio ACEITUNADO de banco Domingo. 
Briss. lom. II. ¡lag. i9é. Lim. XXl^'l. jig. i, Ce- 
7ieri) XXII. 

M'iilú de Santo Domingo. Lam. ij^. fig. i. 
Es del mismo tamaño que una cíoiiidi : su lon- 
gitud de seis pulg.idas , su vuelo de ocho y diez li- 
neas, y sus alas plegadas llegan un poco mas allá de 
la mitad de la cola: todo su plumage es de un acey- 
tunado , puro en las partes superiores , y mezclado 
confusamente de gris , que es el color dominante, 
en Lis interiores : las grandes cubiertas y gulas de 
las alas son pardas, ribeteadas de aceytunado por el 
lado exterior : las dos plumas del centro de la cola 
aceytunadas , las laterales del mismo color por el 
lado exterior, y pardas por el interior con las pun- 
tas blanquecinas ; y el pico , los pies y las uñas de 
un gris pardo. 

La /íim. itiim. num. 558. representa en la flg. 1. 
con el nombre de mi/lo íttiftnnado de l,i Cayena , un 
ave que , según el diétamen de MontbeiJlard , es 
una variedad del anterior : tiene el mismo tamaño; 
lo superior del cuerpo mas pardo , con una tintura 
verdosa; y lo inferior de un gris blanco; pero yo 
creo reconocer, sin asegurarlo, en la Hqura de que 
hablamos , no un mirlo , sino un pjjujmoscas que 
(ífcítivamente se halla en la Cayena. 

Mirlo amarillo de la China. F'iiige á las Inilias 
y á U China , tom. II. pac. i9'¡. 

Tiene el tamaño del mi>¡o de Europa : todo su 
plumage de un amarillo obscuro por el lomo , y 
claro por el vientre : el cañón de las plumas es 
blanco , y el parpado rodeado de plumitas blancas: 
en el ángulo superior del pico nace una bar.da ne- 
gra , y llega hasta un poco mas alia del ojo : el iris 
tira á color de gris ; y el pico y los pies son encar- 
nados. Gen. XXII. 
Mirlo azul. 

Mirlo iolitario de Italia. Lam. ifO. 
Briss. tom. II. pag. i8i. Gen. XXII. 
EdW. toM. I. pag. y lam. i8. ' 

Bbl. H¡¡1. nat, des Oís. pag.y fig. 31Í. 
Bel. Foit. des Ois. pag. 79. 
El millo a%)d es mas pequeño que el común: 
con todo eso tiene las alas mas largas , y recogidas 
llegan hasta los dos tercios de su cola : su vuelo es 
de un pie y dos ó tres lineas : todo el cuerpo , co- 
mo también la cabeza , y el cuello están cubiertos 
de plumas de un ceniciento azulado , muy obscuro 
en la extremidad de cada pluma , y blanquecino por 
la punta : las guias de las alas son pardas , rodeadas 
de ceniciento azulado por lo exterior de ellas : las 
de la cola negruzcas , rodeadas exteriormente 
de azul : el iris de color de avellana : los parpa- 
dos de un amarillo desmayado : y el pico , los pies, 
y las uñas negruzcas. 

Bellon que vio aves de estas en Dalmacia , en 
las Islas de Negroponto , y de Corfú , dice que no 
se hallan en Italia , ni en Francia : sin embargo , es- 
tá verificado que son comunes en la primera re- 
gión de estas , y que se hallan también en algunas 
partes de la segunda. Viajando yo por Italia oi el 

(•) También st sncuentrun en España. 



MIR 

canto de los mirlos ayiles en las costas de Genova, 
y no cesé de verlos hasta después de haber pasado 
los Alpes á mi regreso : en todas partes los aprecia- 
ban por su canto que tiene mucha semejanza con el 
del násemr , bien que es mucho mas fuerte : en Ita- 
lia los conocen con el nombre de paxaros iolitaiios: 
los tienen en jaulas que preparan como las de los 
riiisíñnres , y los alimentan con una pasta de arina 
de guisantes sin cascara , de miel y manteca de baca 
cocida en horno ; esta pasta puede conservarse mu- 
cho tiempo , y cada dia se ralla la cantidad suficien- 
te para la ración de estas aves : yo logré dos en 
Florencia , y los traxe á París ; eran aves muy aris- 
cas y temerosas , y solo cantaban quando se halla- 
ban incitadas de algún objeto ó ruido que pudiese 
inquietarlas. 

Los mirlos aydcs , quando están libres , habitan 
en las rocas y cimas de los montes, en las costas 
escarpadas a la orilla del mar , y en las eminencias 
de las ruinas y edificios antiguos : y desde estos 
parages solitarios hacen oir su canto harmonioso, 
especialmente al salir la aurora. Estando en Roma, 
y en otros lugares de Italia observé que siempre 
que Íbamos a ver alguna ruina , velamos mirlos acu- 
les que emprendían su vuelo por el lado opuesto 
á aquel por donde entrabamos, y que se alejaban á 
medida que nosotros nos acercábamos : qualquiera 
que hicse la extensión del lugar donde nos hallába- 
mos , suspendían el canto a nuestra vista , y le re- 
novaban quando nos Íbamos. Pasando por León el 
difunto Soubri que habla recogido una colección de 
aves del pais , me enseñó mirlos aydcs cogidos en 
los montes de las cercanías , y he recibido algunos 
de los Alpes. (*) 

Mirlo azul de la China. I'iage á ¡as Indias y á 
la China, tom. II. pag. iíi8. lam. 108. 

Este mirlo de igual tamaño que el nuestro , es 
de un color azul que tira á violeta ; tiene dos rayas 
blancas en cada ala : las piernas son de este mismo 
color por el lado interior , y de un azul obscuro 
por el exterior : el iris es encarnado ; y el pico y 
los pies negros. Gen. X.VII. 
Mirlo blanco. Fcase Mirlo. 
Mirlo calvo de Filipinas. Lam. lOO. Briss. 
tom. II. pag. 280. Fease Gulin. 

Mirlo ceniciento de América. Lam. ^6o,fig.i, 
Briss. tom. II. pag. 1S8. I'easc 1 illy. 
Mirlo ceniciemo de Indias. 
Bkiss. tom. II. pag. züó. lam, XXF. fig. 3. Ge- 
nero XXII. 

Es un poco menor que el -^or-xal : tiene de largo 
siete pulgadas y nueve lincas , y de vuelo un pie y 
ocho lineas : sus alas recogidas llt gan hasta la mitad 
de la cola. Las partes superiores de la cabeza y del 
cuerpo , y la de atrás eiel cuello son de color de 
ceniza obscuro : la ^arg.inta , la ilelantera del cue- 
llo , y todas las partes inferiores de un cenic ento 
mas claro : las cubiertas grandes superiores de las 
alas negras : las guias de "las alas también negras, 
ribeteadas de pardo : las medianas tienen el riuetc 
mas ancho, y los dos tercios de su longitud están 
circuidos de blanco por el lado inteiior : de las do- 
ce plumas grandes de la cola las dos del medio son 

de 



MIR 

de un ceniciento obscuro ; las ktcr.ilcs del mismo 
color por el lado exterior y por la punta , y lo 
restante negro ; Jas demás son enteramcHte negras; 
como también el pico , los pies y las uñas. 

Brisson , a quien se debe la descripción de este 
n!',ilt, dice que se halla en las Indias Orientales, 
pero no especifica en que parte, 

MiKLo CENICIENTO de Madagascar. Lam. %%!• 
jlg. 2. Briss. tom. 11, ¡>ag. 191, lam. .VAT, Ocn.XXll. 
i 'i'.iic Urovang. 

Mirlo ceniciento de Santo Domingo. La- 
m'in. í^S.fig. i. ¡-'ciiic Policio 10. , ^:,i , 

Mirlo color de rosa. • ■ t;l . 

J.am, 251. >! •; . 

Briss. lom. II. pal, 250. Ccv. XXII. 
Este mirlo, notable por la belleza de sus colo- 
res, solo se conoce por sus despojos: algunas ve- 
ces suele pasar por diferentes provincias de trancia, 
y por distintas regiones de Europa , pero nunca en 
tiempo ti)o ni determinado ; siempre va solo, o 
acompanaiido á los mÍiIos de peto ¡/¡anco, y los indi- 
viduos que se han observado en diferentes tiempos, 
solo eran unas aves , que por alguna circunstancia 
par.icular se habían visio precisadas a desamparar la 
ruta que sigue la especie. Según Lineo , habita en la 
l.aponia, y en las montañas del pais Suizo ; sin em- 
bari70 , por lo que dice Klein , de que este >/¡i/¡o 
titne un nombre en la lengua Española, se puede 
inferir que habita lambien en España. Podra ser que 
se retire en el hibii.rao , ó que viva en sus mon- 
tañas. 

El millo (o¡or ele rosa es menor que el común: 
la cabeza , la garganta , y el cuello son de un negro 
que tira a violeta : las plumas que cubren lo supe- 
rior de la cabeza , y lo inferior del cuello largas, 
estrechas \' ttexibks : lo superior del cuerpo , el pe- 
cho, el vientre y les costados de color de rosa : el 
baxo vientre , las piernas , y las cubiertas interiores 
de la cola parduscas : las guias grandes de las alas 
son pardas, ribeteadas hacia la punta y por el lado 
cxreiior de negro violeta: las medianas de un ne- 
gro verdoso por lo exterior , y pardas por lo inte- 
rior : las tres mas inmediatas al cuerpo tle un negro 
verdoso por los dos lados: la cola de im negro 
mixto entre el verde y violáceo , y el lado interior 
de las plumas grandes, exceptuando las dos del cen- 
tro, negro; la hembra tiene los colores mas débiles 
que el macho. 

Mirlo cristado de la China. 

Lam. 507. 

Briss. tom. II. pag. 253. Cen. XXII. 
Este »/¡i¡o se diferencia del nuestro en que es un 
poco mayor, y en que tiene la cola mas corta, los 
pies amarillos, y un raoñito de plumas estrechas, y 
al^o mas largas que las demás en la delantera de la 
cabeza a raiz del pico. También se diferencia en 
que las guias de las alas son blancas por medio , lo 
qual , est ndo recogidas, forma una banda oblonga 
de este color ; y finalmente , en que la extremidad 
de las plumas laterales de la cola es blanca , lo 
restan. e ael plumage negro , el iris anaranjado , y 
el pico amarillo. Yo me determinarla, con Mont- 
beillatJ, a tener á este mirlo por una variedad del 
iiue>tro , con tanto mayor motivo, quanto en las 
regi'>nes de la China situadas baxo de un paralelo 

Historia Naiiual. Tom, II, 



MIR 163 

que corresponde al nuestro , se han hallado )¿ va- 
rias aves, muchas plantas, y algunos insectos de los 
que se crian en nuestros climas. 

Mirlo chistado de la China (pequeño). 

LaM. 508. 
Es del tamaño de un gorrión. Las plumas que 
cubren lo superior de la cabeza van aumentando de 
lorigiaid desde la raiz del pico hacia atrás; son es- 
trechas, y torman un moño desigual de un pardi- 
negro , y muy largo á proporción del tamaño de la 
ave : los lados de la cabeza , la garganta , y lo alto 
del cuello por delante son de un blanco hermoso: 
en la delantera del cuello tiene una plancha trans- 
versal ó semicollar negro , que sube estrechándose 
por los lados del cuello hasta cubrir lo posterior 
de la cabeza : lo superior del cuello , el lomo , el 
ovispillo , las alas , y la cola son de un pardo obs- 
curo ; el pecho , y el vientre cenicientos : en cada 
lado por debaxo del ojo tiene una raya transver'al 
de un encarnado muy vivo, y otia negra en el extre- 
mo de la abertura del pico : las cul/iertas inferiores 
de la cola son de color de cereza brillante ; y el 
pico y los pies negros. Entre las pieles de esta ave 
remitidas de la China por Sonnerat , había algunas, 
cuyos colores