(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "España sagrada. Theatro, geographico-historico de la iglesia de España. Origen, divisions, y terminos de todas sus provincias. Antiguedad, traslaciones, y est ado antiguo y presente de sus sillas, en todos los dominios de España, y Portugal. Con varias dissertaciones criticas, para ilustrar la historia eclesiastica de España"

J*^:. 



■ -' ■ X* ; 









1 



■f .-í, -■> 



^' ■> 



ESPAÑA SAGRADA, 
THE .V TRO 

GEOGRAPHICO-H I S T O RI C O 

DE LA IGLESIA 

DE ESPAÑA. 

TOMO VI. 



]Á\Jlt. 



r. r"^ 



' '1 






J. V o !:-■' í) 1' 



ESPAÑA SAGRADA, 

T H E A T R o GEOGRAPHICO-HISTORICO 

DE LA IGLESIA DE ESPAÑA. 

ORIGEN , DIVISIONES , Y LIMITES 
de todas fus Provincias. 

ANTIGÜEDAD , TRASLACIONES , Y ESTADO 

antiguo y prefente de fus Siiks^en todos los Dominios 
de Efpaña , y Portugal. 

CON rj(^AS (DISSE^ ACIONES CRITICAS, 
para ilujirar la Hi/ioria Edejla/lica de E/pana. 

TOMO VI. 

DE LA SANTA IGLESIA DE TOLEDO EN QUANTO 

Metropolitana. De fus Concilios , y honores f obre las demás Iglejias 

de ejios Reynos : juntamente con los Santos de la Diecefi, 

y Provincia antigua de Toledo, 

ANADENSE ALGUNOS APÉNDICES DE DOCUMENTOS 

hafta hoy no publicados 5 iluftrando el Chronicon del Biclarenfe, 
con los de Sanlfidoro: y refpondiendo en el Prologo .^ 

~ "" Moderno eftrangero fobre la «nAV^ 

Venida de Santiago. \VüX'^ \ 



á un Moderno eftrangero fobre la <n vV^^J^ 

S U A U T O R "A^' 



EL P. MAESTRO FR. HENRIQUE FLOREZ , DOCTOR, 

y Cathedratico de Theologia de la Univerjidad de Ahaldj 
y Ex-Provincial de fu Provincia de Cajiilla del 
Orden de San Augujlin , O^c. 

En Madrid ; Por Antonio Marín ^ Año mdccli. 



ex 

i:. Lo 



!\J\' aa K\í. :i Jl\J\ 



r-í o T U A J ¿ 

'^ «\ ■;•• 

UHZ ufe it^ 



AL R^^ SEÑOR, 

Y PADRE MUY ILUSTRE, 

FRANCISCO DE R A V AGO^ 

PE LA compañía DE JESÚS, 
CONFESSOR DEL REY.N.S.&c. 



Rmo. P. Y SEÑOR, 




L Libro que dedico a V. S. Rma. 
va ordenado á dejar un perpetuo teftimonio 
de lo obligado que me reconozco á las íin- 
gularcs honras , con que V. S. Rma. fe ha 
férvido favorecerme. No es mi intención 
foHcitar fu Protección por efte medio : ni 
bufeo manifeftar los conatos de un animo 
Jaboriofo , para lograr fomento : pues aun- 

5 3 .^^^ 



que eílos motivos fuclcn alentar a los que 
dedican lus eftudios a Pcrfonas del elevado 
cnracler de V. S. Rma. y aunque parecen juf- 
tos;con todo eíTo no tienen lugar en mi:. 
porque la anticipada dignación , con que 
V. S. Rma. fe firvió favorecer mis Efcritos^ 
antes de tener yo la honra de rendirme per- 
fonalmente a fu obediencia _, me obliga a 
que eíle reconocimiento fe publique orde- 
nado ^ no a empeñar fu Patrocinio , fino a 
manifeftar una perpetua gratitud del que 
logro , fin haverle merecido. 

Otro fuperior inductivo es manifeftar el 
zelo_, imparcialidad _, y desinterés y con que 
V. S.Rma. mira por el bien publico ^ quan- 
do fin accepcion de Perfonas ^ y aun por lo 
que a mi toca y fin mas mérito que el que ha 
querido atribuirme^ protege ^ esfuerza ^ y 
fomenta lo que juzga de alguna utilidad. 
Efte amor es el único que confidcro haver 
movido a V. S. Rma. para que por fu medio 
y por fu influjo haya yo confeguido el 
inopinado c imponderable honor de c]ue 
nueftro Catholico Monarca fe dignaífe to- 
mar bajo fu Real Protección cños conatos^ 

con- 



concediéndome ya focorros liberales y para 
que por falta de medios no dcjaíTe de publi- 
car lo efcrito \ ya honras multiplicadas ^ in- 
terponiendofe con nueftro SSmo. Padre Be- 
nedióto XIV. á fin que me concedieíle los 
honores y fueros de Provincial abfoluto^ 
para que fin atención a otros cargos pudief- 
fe continuar mis tareas j y finalmente feña- 
landome fu Mageftad una honorífica Pen- 
fion annual en fu Real Theforeria^ para cof- 
teár las expenfas precifas de la Obra. 

Todo cílo es tanto mas digno de que yo 
lo preconice , quanto no debo confiderar en 
ello mérito de mi parte y fino un ardiente 
zelo , que reyna en nueftro Catholico Mo- 
narca^ y en los Miniftros á quienes fia la inf- 
peccion^ para promover (entre otras gravif- 
fimas atenciones) el bien publico de las le- 
tras^ como uno de los brazos del acierto y 
fama de las Repúblicas ^ fin que nos puedan 
dar otra prueba mas real de femejante zelo: 
porque fi la Corte fomenta afsi una Obra_, 
que no merece mas calificación , que la de 
un buen intento j qué fera en las de feliz 
cgecucion? Si afsi protege lo que viene a fcr 
' ■ Í4 co- 



como un cníliyo _, ideado dentro de las cf- 
trecheces y efcaféz de una Celda j qué fera 
en las que pueden concebirfe con grandeza^ 
y repreíentarfe con acierto^ Qué esfuerzo 
no tomaran los eruditos con fcmejante 
cgcmplo y para empeñarfe en obras dignas 
de la Real Protección? Yo confielío _, que 
mientras mas confidero la falta de mi méri- 
to para las honras que han llovido íobre 
mi ^ tanto mas me complazco de que afsi 
vera el Publico la benignidad del Cielo en 
que vivimos , y los influjos que pronoftíca 
á los laboriofos en el campo de las letras; 
pues el que mas quiera exagerar mi impro- 
porcion _, eíle mifmo hará refaltar el zelo de 
la mano fuperior que nos domina. 

A eíle fin_, Rmo. Señor^ me he vino pre« 
cifado á fer yo el Panegyrifta de mis hon- 
ras ^ mirándolas no tanto por la ley de pu- 
blicar el beneficio , quanto por el mas alto 
fin á que fe ordenan ^ de dar aliento á otros: 
y como V. S. Rma. ha fido el Mecenas _, por 
cuyo medio nueftro Augufto fe ha dignado 
diípenfarme tantos bienes^ debo en primer 
lugar rendir por fu milma mano mil inmor- 

ta- 



taíes gracias a nueftro Catholico Monarca^ 
de que fe haya férvido dar tan patentes 
pruebas de fu animo Serenifsimo fobre el 
bien de las letras : y defpues manifeílar a 
V. S.Rma. el íntimo reconocimiento de mi 
cílrechifsima obligación ^ó por mejor decir^ 
dar a entender al Publico lo que ni me es 
licito _, ni defeo callar; para que afsi tenga 
una nueva fatisfaccion de lo abiertas que 
eftan las puertas de V. S. Rma. para promo- 
ver quanto vaya ordenado al bien común. 

Sobre eíla inevitable gratitud confpira 
a cohoneftar mi defeo la proporción del li- 
bro ; todo eclefiaftico _, y fagrado en el af- 
funto; y por tanto nada ageno de los gra- 
ves negocios ^ que tocan a la infpeccion de 
V. S.Rma. ofreciendofe aqui una de las ma- 
terias m.as importantes que pueden ocurrir 
en el gobierno de una Igleíia Nacional _, co- 
mo fon los Concilios : que fi en todas las 
Naciones merecen particular atención, de- 
be fer muy notable en los de Efpaña^ por 
las circunílancias que fe envuelven en ellos: 
pues refervando para fus proprios fitios lo 
individual de los Cañones^ es caracler de 



Efpaña la fingular piedad que fus Reyes de-r 
jaron perpetuada en los Concilios : viendofc 
en ellos fu firme propeníion a quanto era 
del bien de las Iglefias : fu zelo en proteger 
a los Prelados ^ para la frequencia de los Sy- 
nodos : fu efmcro en proponer materias dig- 
nas de fer eftablecidas en los Cañones : fu 
empeño en que fe reformaíTcn los abufos: 
fu folicitud para confervar en vigor la anti- 
gua Difciplina : fu cuidado en que los go- 
bernadores de los Pueblos miraílen en pri- 
mer lugar a las fagradas máximas : y en fin 
fu firmeza en confirmar y foílcner lo decre- 
tado por los Padres. 

De parte de los Eclefiafticos vemos una 
finifsima reciproca correfpondencia á fus 
Reyes : una folicitud continua en mantener 
a los Pueblos en la debida fugecion y amor 
ü fu Monarca : una providencia efpecial fo- 
bre la indemnidad del Soberano^ y de fu 
Real familia : un zelo tan efmerado por fu 
bien , que llegaron a formar Canon _, para 
que cada dia fe hicicífe oración a Dios en el 
Venerable Sacrificio por la íalud del Rey, y 
de la prole Regia , como fe pradiíca en Efpa- 
ña 



ña mas ha de mil y quinientos años ^ defdc 
el feiícientos y noventa y tres_, en que fe tu- 
vo el Concilio décimo fexto de Toledo. De- 
más de eílo complaciendofe los Padres de 
ver tanta piedad en fus Monarcas^ huvo lan- 
ce en que congregados en un Synodo Na- 
cional^prorrumpieron en dar gracias á Dios^ 
de que huvieíTe criado una alma tan iluílrc^ 
como la que dio al Rey Catholico reynan- 
te^fcgun fe apunta aqui en la pagina ij6. 

Todo eílo y Rmo. Señor _, es cfedo de 
aquella firme alianza ^ que defde la conver- 
fion de los Godos contrajo nueílra Iglcfia 
con fus Principes : y como de efta liga reíul- 
ta lo floreciente de un Imperio ^ y f e halla 
tan proclamada en eñaObra^no dudo fera 
agradable á V. S.Rma. ver aqui renovadas 
las máximas con que nucílros Prelr^dos eA 
forzaron la piedad del Soberano : ver la Po- 
lítica fagrad a con que los mifmos Reyes me- 
recieron el <iloriofo diélado de Cathoíicos: 
el modo con que le confervaron^ unidos con 
la Iglefia : los motivos con que éfta preconi- 
zo á fus Principes \, ya por el zelo que mof- 
traban contra los enemigos de la Fe : ya por 

el 



el alivio que daban a los Pueblos^condonan- 
do tributos ; ya por leyes juilas que ponian 
para el mayor bien de la República : y en fin 
quanto parece que puede conducir para la 
firme concordia de unos y otros y en perpe- 
tua eftabilidad de la gloria del Reyno: y fien- 
do todo tan proprio del caraóter y folicitud 
de V.S.Rma. quedare yo con la guftofa fatif- 
facción de que perfi^na y obra deben de- 
cirfe j no mias ^ fino todas de V, S. Rma. afsi 
por la proporción de la materia , como por 
la perpetua fervidumbre en que me dejan 
conftituido fus finezas. 



R™ SENOR^ 

B. L. M. de V. S. Rma. 
Su mas obligado y reco- 
nocido fervidor 



Fr. Henri^ue Florez. 



mCTAMEN BEL SEnOR DON PEDRO DE CANTOS 

Benitez , del Confejo de S, Mag,y Alcalde de la Cafa y Cor-i 

te , ^íT. 

M. p. s. 

HE vifto el Tomo Texto de la E/pana Sagrada , compiieí^ 
to por ei P. M. Fr. Henrique Florez , del Orden de San 
AngLiftin , que V. A. remite á mi cenftira : y como efta Obra 
fe halla ya conocida en el Público , y recibida con el aprecio 
correfpondiente al prolijo trabajo con que In Autor fe ha de- 
dicado á formarla? me parece fatrsfago con la íencilla ex- 
prefsion de que no hallo en efte Tomo cofa que perjudique 
á las Regalías de S. Mag. Pragmáticas y Leyes de eftos Rey-, 
nos : refervando al mérito de la mifma Obra lo que el ufo 
fuele anticipar en crédito del Autor, Afsi io fienta: falvo^&c^ 
Madrid y Abril i8. de 1750» 

D. Fedro de Cantos Benitez» 

? - " - -j 

Lie ENC lA DEL CONSEJO. 

Tiene el Autor licencia de los Señores del Confejo , para 
imprimir efte Tomo VI. de la Efpaña Sagrada : como 
mas largamente confta de la Certificación dada por Don Jor 
feph Antonio de Yarza , Efcribano de Cámara mas antiguo^^ 
pn 21 .de Abril de 1750» 



"JPROBA-i 



AFRO B ACIÓN DEL M, R. P. Tr. GERONTMO 
de Salamanca , de la Sagrada Rdigion de^Meitores Capuchitios, 
Lscior que ha/ido deTheologia ^Dífinidby ^y doi. •otees Vro~ 
vincial en fu Provincia de la Encarnación de las dos Cajl illas. 



HE leído con la mayor atención, que puedo , el fexto Tjb- 
mo de la E/paña Sagrada , que remitió á mi ceníurai el 
íenor Vicario de cíla Villa y Corte de Madrid. Y apenas 



concluí fu lección , quando entre admirado , y guftofo , íin 
libertad de Cenfor , exclame Panegyriíla con Erafmo : Ingens 
Íabor\ Mirandum opus\ defunt tamen coaquales gratice. Noble 
aflfiinto la idea de eílaObra! fu continuación de trabajo im- 
menfo : y empreña cafi impofsible fu complemento , y perfec- 
ción. Pero el corazón heroyco y generoíb de un Erpañcl to- 
.do hijo de la Patria , no havia de elegir menos aíTunto , que 
el que por mas arduo es mas gloriofo : Ni el ingenio , erudi- 
ción y fabiduria de un hijo del Grande Auguftino emplea los 
rVuelos de fu'pluma de Real Águila , fino para rcmontaríb á lo 
mas fublime y excelfo. .\ \ ' . , *, .; / 

La Obra es verdaderamente admirable en todo : bien 
ideada , y con maduro juicio : gloriofamente emprchendida: 
trabajada con mucho eftudio, y diligencia : difpuefta con be- 
llifsimo orden y amena variedad de noticias : continuada con 
infatigable defvelo : enriquecida de ineftimables teforos de 
nueftra antigua y primitiva Iglefia : firme y conftante; en la 
folidéz de monumentos de la mejor autoridad : Obra tan ca- 
bal y perfeda , que nunca vio igual en fu genero nueftra Ef- 
paña , I ni tan acreedora a la immortalidad de la fama. Y pa- 
ra decirlo de una vez , es obra dignifsima de fu Autor el 
Rmo. P. M. Fr. Henrique Florez , quien femejante al fabio Ar- 
chitedo , que elogia la Sabiduría Divina en el Eclefiaftico, la 
continúa , y pcrficiona de dia en dia con el laboriofo defvelo 
de fus vigilias. * 

Verdaderamente que no fabre decir , quál fea mas digno 
de alabanza en el Autor : fi la erudición copiofa y univerfal 

con 

(O Aliquot annis nihilgeneris eju/dem abfolutiusfcriptum. 

Plin. lib.4. Epift.22. (2) Et "jigiliafnaperjieiet opus. Eccli.38. 



con que efmalta fu Obra , ó la julciofa Crifis con que difpo- 
ne , y fepára lo verdadero y cierto, de lo fingido, y fabuloíb? 
Pero qué me fufpende? Efte Texto Tomo es en todo fcmcjante 
a Jos cinco que le precedieron en la Prenla. Y todos fcis for- 
man un hermofo ramillete de Flores , que en fu fegura eípc- 
ranza ofcecen copiofos dulces frutos de honor y gloria á nuel- 
tra Efpaña : por lo que toda Efpaña debe rendir immortales 
gracias y eternos honores á fu nobilifsimo Autor. 

Pero qué honores , qué gracias , qué aplaufos ferán igua- 
les al mérito incomparable del Autor? Confieílb que ningu- 
nos. Mas en efta ocafion , fin fonrogear fu modeftia , me pa- 
rece muy oportuno aquel elogio que el Cardenal Bona dio á 
la fabiduria de Origines : Rarum fapientia fydusl Utinam non 
caducuml Es el Autor noble hijo de Auguftino , en cuya Reli- 
gión , Cafa propria de la fabiduria , fon herencia las Ciencias, 
y todos fus hijos Eftrellasde eflé Cielo, que brillan en per- 
petua eternidad de erudición y dodrina. Y entre tanto Af- 
tro ferá fin duda el Maeftro Florez aquella fehz Eftrella , que 
echaba menos el mifmo Augurtino i para decorofo defagra- 
vio de Minerva en contrapoficion de Venus : Quid quod Venus 
habeat Stellam , 6^ Minerva non habeatl Ojalá que las Flores, 
que apellidan efta Eftrella , nofean fatal pronoftico á la be- 
lleza frágil y caduca de fus excelentes prendas! Viva para luf^ 
tre de las Ciencias j para defagravio del honor de Efpaña , y 
para Corona florida de fus Ingenios. 

Con efte corto elogio pudiera cerrar mi Aprobación , y 
quedarla defahogado en parte mi afedo , y menos expuefto a 
cenfura de adulador , ü lo exquifito de la Obra , los méritos 
del Autor , y aun la obligación de Aprobante , noegecutáran 
mi pluma á mas individual gratitud y alabanza. 

Ya sé yo , que efte punto de Aprobaciones panegyricas íe 
pretende hacer Problema difputable é indifinible. La chufma 
defpreciable y enfadofa de los Catones de la Critica , con;o fe 
lifongean de Didadores en la República de Minerva, conde- 
nan por abufo intolerable, y adulación importuna, quaíquier 
elogio del Autor , porque fe perfuaden malamente , que al 

Apro- 
(i) AuguftiH. lib, I. de Con/en. Evmg. cap. 23. 



Aprobanw incumbe folo el declarar , C\ el Libro eftá efcritt) 
conforme á los Dogmas Sagrados de la Fe Catliolica , las bue- 
nas coílambrcs , y Regalía de fu Mageílad. Pcroefcribir elo- 
gios es tomarle voluntariamente el empleo de Panegyrifta , y 
exceder fu comifsion. 

Raro genio y caprichofo dictamen de hombres! Efta erpc-i 
cic de Criticos es la que un difcreto llamó gente áfpera y 
feroz : Crlticorum gens afper.% d^ ferox. Yo digo que fon here- 
ges de la Política mas racional. Por huir el efcollo de una 
inocente lifonja , no es prudenda eftrellarfe contra el ruílico 
peñafcode una ingratitud groflera. Por el mifmo cafo , que 
á un hombre dodo le cometen la revifsion de un libro , le 
mandan , que dé un teftimonio publico de la calidad pofitiva 
de la Obra. Si el Autor en el ingenio es un Phenix, fi la Ob ra 
por fu perfección fe vocea immortal , y fe remonta hafta el 
Firmamento : ñ el Aprobante la halla de gravifsima utilidad 
al Común , de honor y gloria para la Patria , y de interés á 
las coftumbres Chriftianas ; por que ley quieren eftos cejudos 
Criticos , que fe le nieguen al Autor nobilifsimo los mereció 
dos elogios y aplaufos? 

Degemos á dk.05 hombres con fu capricho , y fepa Efpa-. 
lía , que al nobilifsimo Autor de cfte Libro de la Efpaña Sa- 
grada , fe le deben de jufticia immortales gracias , fm que el 
mayor elogio pueda peligrar por excefsivo: i pues al quevi-- 
ve dia y noche dedicado todo al defagravio y honor de Eí^< 
paña , fi enmudccielVen los hombres , ó ingratos , ó grofleros,- 
las piedras mifmas de Efpaña publicarían los méritos del 
Rmo. M. Florez. 

Efta excelencia gozan las Obras verdaderamente grandes 
que como el Sol tienen fu lengua de luces y rayos , que pre- 
gonan á todo el mundo fu gloria , como dice Philon. * Verdad 
es j que por efta parte feria ociofa qualquiera alabanza miayt 
pucs^ tiene tantos Pancgyriftas el Autor , quantos Monumcn-;» 

tos^ 
(i) Ñeque enimpey'iculum ejl , mjít nimitim , quod ejfe máxi- 
mum dcbet. Plin. Iib.8. cpift. fin. (2) Veré bono, ex feipjts natu^» 
ruliter voc:m cmittunt : ñjim nec Sol , nec Luyia opus haltent int(r^ 
prete. De Sacúf. Abel. • 



tos de la Iglcfu de Efpaña faca á luz. Pero aunque íu fama 
vucíc ya por ei Orbe , y aunque todo el Oirbe fe haga len- 
guas en fu aplaufo , y el Cielo publique fus alabanzas , feria 
delito en el Aprobante no concurrir con algún efpccial elogio 
del Autor. 

Et qiiamquam cumfamavoUt , cum Maxhnus orbis 
Solvitur in plaufus , Ú" plaitfihus accinit iy£tsry 
Nil príscone opus efi \fce\iis eft tatnsn alta/ílere. i 
Siguiendo pues efta máxima politica y razonable , reflexiono 
aquel efpiritu noble y genercfo , fu corazón exceifo , magná- 
nimo , y mayor que el de Alejandro , con que arroftró intré- 
pido á una empreíTa reputada hafta hoy no folo por ardua, fi-j 
no totalmente impofsible. Efte generoío efpiritu , y efta em- 
preña tan ardua , piden de jufticia, que fe le numere en la 
clafe de los Héroes de Minerva, y fe le conceda lugar preemi- 
nente entre los ingenios mas eruditos de nucftra Efpaña. Su 
aplicación y continuo eftudio en regiftrar Archivos , en ad- 
quirir noticias , leer manufcritos , y monumentos recónditos 
de la antigüedad , y defcubrir las preciofidades de la Primiti- 
va Igleíia Efpañola , nos le acredita otro Hercules infatiga- 
ble y laboriofo , fobre cuyos hombros defcanfa feguro y fir- 
me todo el Cielo Eclefiaftico de Efpaña. 

Su copiofa y univerfal erudición de todas Facultades , cci^ 
que enriquece fus Libros , publica fu entendimiento capacif- 
íimo y adornado de las Ciencias , que concurren á hacer un 
hombre univerfalmente docto.Aquel candor ingenuo con que, 
íidelifsimo amante de la verdad,rigue fiempre fus luces, íin ad- 
hefsion a partes,íin refpeto a pcrfonas,fm preocupar el juicio 
de la autoridad, ni fentencia mas aplaudida , ennoblece fuma- 
mente fu Criíis, y la acredita fútil, exada, jiiiciofa, prudente, 
Chriftiana , piadofi , y libre de aquel melindre masque en- 
fadofo del rigor eftrangero , que tiene infamada de impia, y 
facrilega , la noble y utilifsima arte de la Critica : y verdade- 
ramente puedo decir , que fu pluma fe afsimila mucho a 
]2i boca de Dios , cuyo carader es feparac lo preciofo de 
Tom.VI. %% lo 

(i) Carolas Ricseus lib. i.Carm.Pmeg. i. 



Jo vil, í eftocs , lo verdadero de lofalfo. Y en fin corona to-i 
das fus prendas con la mas noble de todas en mi eftimacion, 
que es aquel ayrofo zelo de verdadero Eípañol , con que mi- 
ra por el honor de la Patria , deslucido de la emulación ef- 
trangera , á quien dieron la mano los baftardos Efpañolcs, 
que Tiendo en la verdad Proditores de la Patria ,pretendea 
que los veneremos por juftifsimos Ariftidcs. Todas eftas pren- 
das caracterizan al M. Florcz de un nuevo Colón de otras In- 
dias mas apreciablcs y ricas , que las que rindió aquel Héroe 
á la Monarquía de Efpaña , quanto excede el oro finifsimo 
de las antigüedades de nueílra Iglefia y la antigua Difciplina 
de las ccftum.brcs en que fe fundó , á la precioíldad defpre- 
ciable de la Plata de Megico , y del Oro del Períi. Sepa el 
Mundo , y acaben de entender los malos Críticos de Efpaña, 
que Efpaña en todos Siglos y Edades , produce ingenios de la 
íingularidad delPhenix , fin que tenga que envidiar la erudi- 
ción novelera de los Eftrangeros. 

Sirvió fin duda á nueftro Autor para tan glorioía cmpreíla 
cl ver quanto florece hoy en las Naciones de Europa , y lo 
útil y neccíTario que fe confidera para las controverfias , cl 
punto de hiftoriaEclefiaftica , ya fea la univerfal de la Igle- 
íia , en que con tanto efméro y gloria trabajaron el Cardenal 
Barón io, fu Compendiador Efpondano, Abrahán Zobio, Ray- 
naldo , Pagio , Graveflbn , y otros : ó ya fea la particular de 
las Iglefias Nacionales , y proprias de ciertos Reynos. Nuef- 
tra Efpaña carecía de Hiftoria de fu Iglefia , acafo y fin acafo, 
porque las continuas Guerras que padeció en todos tiempos, 
y la inundación de las Barbaras Naciones que la dominaron, 
la hicieron del todo impofsible por la falta de Monumentos 
precifos , ó no fer fácil encontrarlos verídicos y auténticos, 
como íe requieren. Pero qué impofsible no vence el amor á 
la Patria? Fabrica Héroes como el M. Florez , que emprendan 
lo mas arduo , y á coila de fu defvelo venzan lo que parecía 
del todo impofsible. 

No puede negarfe que la demafiada propenfion de los 

Theo- 
(i) Sí feparaveris fretíofum a vili j quafi os meum eris. Je- 
lem. 15. v. 19. 



tr-heologos dt Efpaña á las futilezas de la Metaphiíica , retar- 
dó efte y otros puntos pradicos en todas las Facultades , y 
pudo dar algún motivo, aunque aparente, para que los Éf- 
trangeros nos hayan vendido en el mundo por nada eruditos, 
y totalmente inhábiles para lo que con melindre mugeril lla- 
ma el Italiano BELLE LETTERE j y nueftros Críticos Mo- 
nos de los Eftrangeros , Bellas letras. Y en verdad , que mas 
de una vez fon bien feas , y horribles , y por lo común fiíti- 
les y indignas de eftimacion y aprecio. 

Pero quando en eílo fe haya notado algún defedo de apli- 
cación , no puede atribuirfe á la Nación , como iacapaz de 
efla erudición. Yo tengo por cierto, que deíde que fe movie- 
ron las difputas de Ciencia Media , y Phyfica Predetermina- 
ción con tanto ardor de las Partes , padeció Efpaña notable 
quiebra en todas las Ciencias. Es verdad que florecían en- 
tonces unos ingenios monftruoíos , aquellos grandes Theolo- 
gos Domingo Bañez , Diego AI varez,Thomás de Lemos, Zu- 
mel , Luis de Molina , Gregorio de Valencia , Gabriel Váz- 
quez , el Eximio Suarez, y otros muchos ingenios capacifsi- 
mos para la Ciencia univcrfal , y que elevaron la Theologia 
á fu mayor perfección : pero es igualmente cierto , que los 
fuceflbres de eíTos Gigantes degeneraron en Pygmeos,compa- 
rados con fus Maeftros , fin que pudieíTe Efpaña confolar fu 
pérdida con lo de David : Pro Patribus tuis natifunt tibiFilij; 
porque enardecidos en las fobredichas difputas , íe vio toda 
fu Theologia redundante de inútiles Queftiones puramente 
Metaphifícas , y de las que fe dicen de fupuefto impofsible, 
quando al mifmo tiempo los Theologos de las otras Nacio- 
nes peleaban gloriofamente con los Hereges fobrc el punto 
gravifsimo de las Tradiciones , de la Autoridad de la Iglefia, 
y fus Concilios , de la Infalibilidad del Romano Pontífice, y 
fu Poteftad Suprema , y Monárquica , del carader de la ver- 
dadera Iglefia de Chrifto , y Religión , con otros puntos de 
la Hiítoria Eclefiaftica , neceífarios á un Theologo coníuma- 
do , y perfecto. 

No digo eílo, porque pienfe aprobar la ccnfura, que la 
emulación eftrangera ha dado contra los Ingenios, y Autores 
Efpañoles. Ni foy , ni, fere jamás de didamen que fus inge- 

2 nios 



níos fon mas ñoridos que los de Eípaña : folo advierto la omir- 
íion de nucílrcs Efcritores , y el dcmafi^.do eftiidio de nucftros 
Theologos á eíTis Metaphyficas , las mas veces inútiles. No 
ignoro que aquellos grandes Elpañoles , que dejo ya referi- 
dcs , fueron bien inftruidos en quanto pertenece a las contro- 
verfias : y que fin agravio de Nación alguna , las fuentes pu- 
ras , y criílalinas de donde bebieron tcdos, fon Efpañcles. 

Las controverfias del gran Cardenal Delannino es Obra 
cxcelentifsima, y la mas perfeda que goza laTheologia Dog- 
mática. Pero cómo fe puede negar que le precedieron los cé- 
lebres Efpañoles Alfonfo deCaíiro , Andrés de la Vega , Pe- 
dro de Soto , y Domingo de Soto , y el que fue primero fin fe- 
gundo Melchor Cano , en aquella Obra primcrofa , y admira- 
ble de Lccis Theoíogicisi De eftos Autores Efpi-.ñüles temó fin 
duda mucha luz aquel infigne Cardenal. Y en fin , abfit ¿nvi~ 
día , que ignoró el Eximio Suarez , que pudiefle faber Eílran-: 
gero alguno? 

La verdadera fabiduria , y univerfai erudición , no fe ca-. 
lifica bien por fola la multitud de Libres , que fe imprimen, 
ri por la corpulencia de los Tomos , ni por la novedad \-aria 
de aíTuntos , ni por correr la pluma libre en las fcntencias , y 
menos por llenar los libros , y fus hojas de locuciones fantaí- 
ticas , y de fanfarronadas : fino únicamente en tratar bien la 
verdad , y afianzarla con los mas fólidos , y feguros ftinda- 
mentos. Defengafíémonos , que la libertad Pirrónica , que 
reyna en ios Eftrangeros , para difputarlo todo , dudar y ne- 
gar quanto quieren , no adelanta las Ciencias , antes las cor-, 
rompe , y las confunde. 

Eñe engaño , eñe embelefo , cfte fatal hechizo , que fal- 
famente llaman erudición , y bellas letras , tiene fafcirada 
mucha parte de Efpaña , donde hay un vulgo de preíumidos 
ignorantes , que fe perfuaden es carader indifpeníable de Sa-: 
bios el íer Noveleros , y arbicrar novedades eftranas>y coa 
afpedo de monílruos. Que ceguedad tan milerable! Abranfe 
los ojos de la reflexión , y fe hallara , que todos elVos Nove- 
leros no hacen otra cofa , que defenterrar los hucílbs áridos 
de antiguas opiniones , que por hediondas fcpultaion los me- 
jores Sabios de la antigüedad. 

No 



. No puedo contener ia pluma en efte afílirito. De aquí pcn- 
He por la mayor parte el honot de ia amada Patria Efpana, 
y- el crcdiro de fus Sabios. No apreciare en un comino, 
que me digan que la ocafion es importuna , y bufcada de pfo- 
pofito : porque en defenfade la verdad fe debe argüir opor- 
tuna j y importunamente , efto es , en toda ocafion , y tiem- 
po , que no es juílo , que el error , por no haver quien fe le 
oponga , prevalezca contra la verdad. . .. - 

Hoy fe leen con la mayor eftimacion las Obras de tr¿s Au- 
tores Efpañoles , que cada uno de ellos afpira por díverfos 
rumbos á la Monarquía de los Criticos. Y tengo obfervado, 
que todos tres arrojan por bafa fundamental de fu Monarquía 
fantaftica , ó República Platónica, lo que lo es también del 
Pirronifmo mas rígido. 

TODO LO QUE SE DISPUTA SK IGNORA: 
pronuncian muy fatisfechos ; y aquí flmdan. Que fundamen- 
to tan leve , y defpreciable! Paflan de veinte Tomos los que 
cfcribieron eílos Criticos , y no quiíieron advertir , que, á 
fer verdad fu propoficion fundamental , los veinte Tomos fon 
la obra mas inútil , que fe ha efcrito en el mundo ; porque 
en todos ellos apenas fe halla aífunto, que no fea agriamen- 
te difputado , y por configuiente todo fe ignora , y no hay en 
ellos una verdad demoftrada. Que tiempo tan perdido , ef- 
cribir tantos libros para enfeñar al mundo ignorancias! Qmc 
buen defcngaño de errores , el que folo firve de multiplicar 
Ja ignorancia , multiplicando dudas , y difputas de fantaíia! 
Hál Que cierto es , que eftos malos Criticos no pretenden 
otra coía , que confundir los entendimientos , y la verdad en- 
tre las fombras del Pirronifmo. Si todo lo que fe difputa fe 
ignora , los Myílerios infiílibles de nueftra Santa Fe , y fus 
verdades catholicas , no íerán tales mientras hay Hereges, 
que nos las difputen. 

A todos crtos Críticos los remito á cfta Obra de la Efpa- 
na Sagrada. En ella difputa el Autor efpecialifsimos puntos 
de nueftra Hifcoria Eclefiaftica , ya con los Eílrangeros , que 
cmalos jurados de- nueftras glorias , han pretendido obfcure- 
ccrlas con las fombras de la difputa 5 ya con'nueílros Efcrito- 
res , que ó por falta de teílimonios verídicos , ó por fobra de 



adulación , han ofufcado la verdad con voluntarlas ficciones, 
y excelencias mal fundadas. Diremos por eñb , que todo 
qlía^.to el Autor aquí difputa , lo ignora? El afirmarlo feria la 
mayor ignorancia. Se difputan muchas verdades, al modo 
que el Angélico Doctor Santo Thomás pufo en utrum los Myf- 
terios mas Soberanos de la Fe Caiholica , no porque ignoraf- 
fe fu verdad infalible , fino para fu mayor claridad , para dar- 
la á ccROcer á los que la diíputaban , por ignorancia , o ma- 
licia. Los entendimientos de los hombres no pueden íer igua- 
les , ni todos conocen igualmente la verdad. Lo que uno co- 
noce con cierta ciencia , y por dcmonftracion , como fe fuelc 
decir , otro lo ignora , y lo quiere poner á pleyto , y difputa. 
Bueno friera , y ridiculo mcdo de opinar, que la ignorancia de 
eñe , y fu terca obftinacion gozara poder para quitar del en-, 
rendimiento del Sabio la verdad que ciertamente tiene cono-, 
cida. Reniego una y mil veces de aquel Pirronifmo ignoran- 
te : Todo lo que fe difputa fe ignora. 

Nadie me cenfure por extravio , ni fe perfuada que eíla 
reflexión es agena de mi comifsion de Aprobante : porque to- 
da ella mira a dar a conocer una prenda , ó mejor diré un 
privilegio fingularifsimo , que admiro en el Maeftro Florez. 
Ya fon feis los Tomos , con la Clave Hiftorial, que antes de 
efte tiene dados a la Prenfa de eíla Obra de la Efpaña Sagra- 
da. Y fiendo los puntos de hiftoria , y mas de nueftra Efpa- 
ña , ran expueftos á interminables diíputas , ninguno en eftos 
Reynos le contradice ,ni ha havido quien fe oponga a quan- 
to tiene efcrito. No es privilegio efpecial? 

No falcará quien diga , que es fortuna , ó feliz eflrella de 
eíleEfcritor nobihfsimo. Yo digo que no es fino mucho mé- 
rito , y excelencia de fu pluma : Gloria, invidiatn mcifti : dijo 
Saluílic de otro , no con tanta razón como yo del Maeftro 
Florez. Hay glorias tan excelfas , por bien merecidas, que no 
lube á íu alta esfera el negro humo de la emulación : al mo- 
do que las nubes no trafcienden á la cumbre del Olimpo. O 
fcrá , que el Maeftro Florez efcribe tan ajuftado a la verdad, 
y con fundamentos tan feguros , que ni la Crifis mas efcrupii- 
íofa encuentra en que egercer fu rigor. 

Hicribe como verdadero Efpañol , fiempre amante fino de 

U 



la verdad , y de la Patria , con fola una pluma , pero toda de 
ünifsimo oro. No como el Jovio , que fm pudor fe gloriaba 
que tenia dos plumas para hiftoriar los hechos , y fuceíTos de 
los Principes de fu tiempo , una de oro , y otra de hierro , íe- 
gun que los miímos Principes le pagafíen en hierro , ó en oro. 
$íi efcribe tampoco como el Florentino Poggio , que hifto- 
riando las grandezas de Florencia , manchó mucho papel en 
lifongear la Patria , y defdorar otras Ciudades: por lo que 
juftamente fe mereció que le digeíTe un Satyrico : Q^c ni fue 
mal Ciudadano , ni buen Hiftorico. 

Dum Patriam laudat , temnit dum Poggius hojlem^ 

Nec malus eft Cives , nec bonus Hijioricus. 
Del Maeftro Florez diré yo que es buen Patricio y fidelifsimo 
Hiftoriador , á cuyo efmerado eftu<iio,y continuo defvclo, 
debe ya nueílra común y fidelifsima Patria E'paña lo que tan- 
to deíeaba , que es una Hiíloria completa de fu Iglefia , v de 
la Diíciplina con que la fundó nucftro Gloriofo Parrón San- 
tiago , y la educaron en las coftumbres Chriftianas , y Evan- 
gélicas fus Prelados Apoftolicos. 

Ya nada tiene que envidiar Efpaña a la curiofidad eftran- 
geraen el punto de hiftoria. Las Naciones Elrangeras si que 
-pueden envidiar á Efpafía los dos Héroes , y Principes de la 
Hiftoria : el Pad-re Juan de Mariana en la Civil , y el M leítro 
florez en la Ecleíiaftica. Eftos dos Héroes dividieron entre si 
el Orbe Hiftorico de Efpaña, al modo que Alejandro Sexto, 
también Efpañol , dividió el Nuevo Mundo de las Indias en- 
tre dos Reyes Efpañoles , tirando una linea fobre las Islas de 
Cabo Verde , con que feñaló rumbo á fus conquiftas , dando 
las de Oriente a Portugal , y las de Occidente a Cartilla. 

Aqui me ocurre lo que pafsó con Alejandro defpues de la 
Gonquifta^e JaPerfia. Pretendía efte Principe pallar fus ar- 
mas viddriofas del Oriente al Poniente , y fugetar efte a fu 
Imperio. Pero recelofos fus Áulicos , y Capitanes de la in- 
eonftanciade la fortuna ; y que acafo' perdiefle en Occidente 
el renombre de Grande , que le havian grangeado fus viso- 
rias en Oriente , procuraron diíTuadirle aquella emprelTa con 
una bellifsima lifonja : O Grande Alejandro, le dicen : á Her- 
cules fue bañante algo mas dcla Grecia , para que la tama le 

tf4 P^'^ 



proclamafle el primero de los Héroes , y Medio-Dios : y Ik 
mayor parte del mundo no fcrá bailante para que Alejandroi 
lea un fegundo Hercules? Creed que ciertamente Alejandro 
íerá el Hercules del Oriente , y Hercules el Alejandro del Oc- 
cidente. 

Por la Hiíloria del Padre, Mariana fe dijo ya que Efparía 
tiene un Hiftoriador folo , pero perfecto. La Francia ningu- 
no : y la Italia medio. Hoy con razón íe puede gloriar Elpa- 
ña , que goza en el Heno de perfección fu Hiíloria. Una es, 
y dos fus Hiíloriadores , ambos Primeros, y ninguno Segun- 
do ; porque fi el P. Mariana fue el Hercules de la Hiftoria Ci- 
vil y Política; el Maeílro Florez es Alejandro en la Hiíloria 
Sagrada y Eclefiaílica, 

Y porque es preciíb ya concluir mi Aprobación y Dicli- 
mcn , fcrá el mayor elogio que yo pueda dar al Macftro Flo- 
rez el que dio S. Braulio al Gran Doclor de las Eípauas S. líi- 
doro , con la debida y juila proporción , que le puede conve- 
nir , y fe le debe apropriar. Dice pues , que deíiinó Dios cofi 
amante providencia a eíle Sapientiísimo Dodor S. Ifidoro en 
aquellos últimos tiempos ^ foflegada ya la tempcílad horrible 
de calamidades y miferias , que padeció en la inundación de 
Barbaras Naciones, qual una luz , ó brillante Sol , de las Ef- 
pañas , para reílaurar fus antiguos Monumentos , y que no 
cnvegecieífe Efpaña en la ruílicidad que tenia introducida el. 
Imperio de Vandales , Suevos y Godos. ^ 

Profmue lueí^o individuando Icsdefvclos del Santo Doc- 
tor , y las luces de dodrina que dio a toda Efpaña , y le apli- 
ca lo que eícribió Cicerón de Marco Varron , y Jo reñere San 
Aup^ullin en fj Ciudad de Dios: » Nos innojirs urbe peregri- 
nantes , errante/que tamquam hofpites tui libri qitxfi damum re- 
dtixernnt , ut pofiimus aliqu^n.io , qiti d!^ ubi ejje/uus agnofcere. 
Tu atatem Patria , Tu defcriptiones temporuní , Tu Sacrorum 
Ju,\t , Tu, Süc^rdoiu:'}! , Tu domefticam^ Tu publicam difciplinarny 
TuSediu'.-HyRegionur/i, LocornmjTu omnium Divnhirumykumík-, 
narumque rerum nondnA , genera , officiay caufas aperuifii, 

To- 
(i) D. Braulio in Elogio íjídoriy tám. j. P^fp* Sacrít, pag.AóS. 
(2) Auguíl. deCívit, Di'i,¡¡b,6. fjp.i. ,Ji; XTir^H./J 3m¿:>iU5 



Todo eíl:ó debió Roma á Marcó Varron per confefsion 
(de Marco Tulio Cicerón. Efto miínio debe Eípaña á fu Doc- 
tor S. Ifidoro en pluma de S. Braulio : y eílo nuevamente d&^ 
be Efpaña al MaciliO riorcz , íi mi juicio no rae engaña. Las 
calamidades , miferias , y ruítlcidad , que padeció Erpaiiaen 
la dominación de Vándalos , Suevos , y Godos , eíías rairmas, 
íi no mayores , lloró muchos figlos defpues que la dominaron 
los Meros del África. Defde aquel miíerable tiempo vivieron 
nueílros mayores errantes como huefpedes y peregrines , é 
ignorantes de fu nobilifsimo fér , y origen de las excelencias 
de la Patria que vivían , de los fundamentos de fu íi^leíia , de 
la Difciplina Chriftiana , Evangélica, y Catholica, en que los 
criaron fus Fundadores Apoítolicos* 

Pero ya , gracias al Cielo , nos amaneció a todos la Ivjz 
en la Efpaña Sagrada del Maeftro Florcz. En fus libros utilif« 
íimos nos enfeña quién lomos ^ que Patria vivimos tan glorio- 
fa , que Iglcfia la de Efpaña tan Catholica , pura y Evangeli-í 
ca en fu antigua , y primitiva Difciplina : ya fabemos las Le- 
yes , y Eftatu tos Sagrados de fus Venerables Concilios, el 
zelo ardiente de fus Prelados , las Sillas de fus Obifpos, las 
Provincias de fus Metropolitanos. Y en eñe Sexto Tomo con 
efpecialidad vemos afianzada la Primacía de Efpaña en la San- 
ta Iglcfia de Toledo, y fus Arzobifpos. Y en fin en efta Obra 
e nos da noticia cierta é infalible de los nombres, géneros 
y oficios de quanta pertenece a la Religión , y Cuito. Divino^ 
Puede defearfe mas en efta Obra? No es digno fu Autor de 
que toda Efpaña le tribute immof tales honores? Digo que si 
una y mil veces. 

• Y á quien efcrupulofo qtiifiere dudar de efta tan debida 
gratitud, preguntaré, arguyendo con el Grande Auguílino; 
í Quién de los Autores Efpañolcs bufeo con mayor curiofi- j 
dad , ni igual empeño , los monum.entos Sagrados de Efpaña? 
Quién los halló, y recogió mas dodamente? Quién ios refic-, 
xionó mas atento? Quién fupo diílinguirlos con mayor agu- 

de- 
(i) Quís M. Varrone curhjíHS tfta, qtiéeJiuH^. Q¿¿rs invenit doc^ * 
tl'iís] Quis confdr/'dvit attent'us'l Qu^s cú/linxit acutius^ Quis ííi-¡ 
ligenthu^pknuijiíue confm^Jiii Auguft. ubi fup. 



dcza'? Y quién los efcríbió con mas dirpoficion , con mefoc 
orden , v con todo el lleno de perfección debido? Ninguno 
cierro. ÍEs verdad que el Autor no figne con rigor las forma- 
lidades de hiíloria , ni efcribe con ellilo afluente , dulce , y 
florido , lo que algunos echan menos en efta Obra , pero eftc 
reparo es defpreciable , por hijo de la ignorancia. No elogia 
Tulio á Marco Varron , dice San Auguftin , de eloquentifsi- 
mo , ni de n)uy facundo , v florido eftilo : que en cQa prenda 
le fue fuperior el mifmo Cicerón : pero le llama do¿tifsimo, y 
de ingenio mas agudo , y perfpicaz. 

Ella prenda bafta para cumplido elogio de nueftro Autor, 
La Obra no es hifl:oria formada , es una Criíis Chronologica, 
en que fe zanjan ios fundamentos fólidos , y fe ordenan los 
materiales mas preciofos , y principios confiantes, y verdade- 
ros , para una Hifl:oria completa de la Iglefia de Efpaña , con- 
forme al decurío de los tiempos. Y efta efpecie de efcritos 
rio pide tratarfe con afeitado efméro de Rhetorica , fino con 
folidéz , y agudeza de ingenio j con Crifis juicio fa, y pura , y 
con fuma indiferencia por la verdad de los fuceíTos. Todo lo 
quales como carácter del Maeftro Florez. Sin que en efte Sex- 
to Tomo halle mi cuidado que poder cenfurar, ni advertir. 
Todo él es muy conforme á los Sagrados Dogmas de nueftra 
Santa Fe Catholica , y en utilidad de las buenas coftumbres: 
de mucho honor , y gloria para nueftra común , y nobilifsima 
Patria Efpaña. Afsi de corazón lo íicnto , y afsi lo afirmo. 
Salvo mejor juicio. En efte Real Convento de Capuchinos del 
Santifsimo Chrifto de la Paciencia. Madrid , y Abril 14. 

de 1750. 

Fr, Gfronyjno de SaUmumay 



IICEN^: 



LICENCIA DEL ORDINARIO. 

NOS el Licenciado Don Thomas de Nagera Salvador, 
del Orden de Santiago , Capellán de Honor de S. m' 
Inquifidor Ordinario , y Vicario de efta Viila de Madrid , y 
fu Partido , &c. Por la prefente, y per lo que á Nos toca,'-, 
damos licencia para que fe pueda imprimir , e imprima el 
Sexto Tomo de la E/pana Sagrada , compucfto por el R. p. 
M. Fr. Henrique Florez , del Orden de N. P. S. Au<^uPtin: 
atento que de nueftra orden ha íido reconocido , y no con- 
tiene cofa que fe oponga á nueftra Santa Fe , y buenas cof- 
tumbres. Fecha en Madrid en diez y íietc de Abril de mil 
íetecientosy cincuenta. 

Licenciado Na¿era^ 

Por fti mandadoj 

Miguel AJamedai 



'APROBA-^ 



"APROBACIÓN DEL Rmo. P.M.Fr. FRANCISCO JAVIER 
Vázquez , del Orden de N. P. S. Angi'ñin , Macfiro de Nu^' 
■mero de fu Provincia del Perú , y hoy Afsiftente General de 
las Provincias de E/paña. 

SI la ccnfura de rna Obra , para fer ingenua , debe redii- 
cirfe á decir finceramente el juicio , que fe hace de ella, 
digo, que la que contiene cite Texto Tomo de la Efpaña St%~ 
grada fol-imente en el famofo nombre de fu Autor tiene tan 
calificada aprobación , que no debe comprehenderfe en la 
formula comiin de bufcar para impiimirfe cenfuras , que la 
acrediten digna de falir á luz. No me atreviera a dar efta pro- 
poficion por efcrito , fi no pudiera cfcribir también las prue- 
bas. Años ha, que es notoria la varia , y eimerr.da erudición 
de nueítro Autor. El fruto primero de fus cftudios juveniles 
merece tanto aprecio en las Univerfidades , y Clanílros , que 
aun Tiendo una compendióla Theologia , que le obligó á ef- 
cribir la obediencia para inílruccion de la Reügiofa juventud 
de fu Provincia., le ha conciliado crédito no pequefío entre 
los Sabios. Enfayado en crifól tan puro fu religiofo zclo, que- 
dó tan bien difpnefto á confagrar fus defvelos al bien común, 
que folo eftefuc deldc entonces el único fin de fus cuidados. 
Tanto puede la virtud de la obediencia en un animo religio- 
fo , que aun ha viendo celfado el motivo de obedecer por ha- 
ver ceffado el derecho de obligar , no fabe el fabio obedien- 
te poner en otro affunto la mira de fus talentos. Animado de 
eíle noble impuüb , fe dedicó (por precepto que le impufo fu 
proprio arbitrio) al bien publico de fu patria. Rcgillró con 
eíliidiofiísima atención los monumentos antiguos , y moder- 
nos de Tu hiftoria 5 y cotejando unos con otros fus documen- 
tos , hallo cafi todo el elplendór de Efpaíía obfcurecido. Vio, 
que las falfedades neciamente creídas, ü obiTmadamente au- 
torizadas , havian reducido a una tan lamentable confulion fu 
figrada hiftoria , que aun las verdades mas claras eflaban ex- 
pueAas al injun;ü conibatcde las dudas. Bien conoció , que 
era ardua cmprcíía diísipar tanta confufion , que apoyada de 
tod«) ge 'lero de autoridad patricia , y cftrangera , cftaba apof- 
fchionada por muchos ligios del derecho de impedir á Efpa- 

ña 



fía fus mas adnilrables lucimientos ; pero como el amor since- 
ro de fu patria en la mifma arduidad que conocía le fugeria 
eftimulos a vencerla , deliberó entrar en la efcabrofa carrera 
de componer la hilioria de las Iglcíias de Efpaña. 

Premeditada ya eíla Obra grande, dio al publico un Com-r 
pendió de hiíloria univerfal , con titulo de Clave hiftorial^ 
Prefenta en fus breves lineas la fagrada ferie de los Pontifíces. 
Sumos , Emperadores , y Reyes , íin omitir fu exaíiaChrono- 
logia feñalar en las figlos refpedivos los Santos Padres , que 
iluñraron la Iglefia Caiholica con fus admirables dodrinas y y 
virtudes: los Hereges , que pretendieron eclipfaila con fus 
falfos dogmas : y los Efcritorcs,que florecieron en todos tiem- 
pos. Efta Obrilla , que compufo únicamente para aficionar la 
juventud al eftudio de la hiíloria , aumentó mas el crédito 
que le havia ya concillado fu Epitome Theologico j porque 
los Varones Sabios , que no fulamente ccmprchendieron fu 
grande utilidad para inftruir la Juventud , fmo que vieron di- 
bujado en ella como en pequeño grano el grande árbol de la 
Hiftoria Sagrada de Efpaña , levantaron fu nombre haíla la 
alta efphera de fu eílimacion , y aprecio. Aun el empeño de 
impugnarle lo que dijo como probable fobre la hiftoria de 
cierto iluítrc perfonage , contribuyó también a aumentar fu 
fama j porque exponiendo en fu fegunda imprcfsion las prue- 
bas , que por no defmentir la propriedad de Epitome , omitió 
en la primera : hizo conílanre, que lo que fu impugnador pre- 
tendia que adoraÜe como cierto , era íolamente probable , y 
cjue es tal el carader de ingenuidad que profella en quanto 
dice , que nada de lo que no es cierto , por mas que fe vifta 
de piedad , cautiva fu entendimiento , pues la piedad es , á lo 
menos , imprudente, quando no la acompaña el derecho de 
la verdad probada. 

La noticia de efta Obrilla difpufo los ánimos á defear coií 
anfia fu Obra grande , en que ya no folamente la juventud 
efperaba hallar dodrina , fmo aun los Varones Sabios fe pro- 
inetian ver averiguadas las verdades de los fuceífos á^ U Sa- 
grada Hiftoria. A efta aníiofi expedacion de todos ha cor-i 
refpondido el regocijo univerfal con que fe han recibido los 
,cinco primeros Tomos de ÍU Bfpam Sagrada , en que fijandí), 

ia.$ 



lis mas fcguras reglas de la Chronologia , y Gcographia-, in- 
genuos crifoles en que le apuran las verdades , feñala el tiem- 
po , en que fembraron los Aportóles el Tanto grano del Evan- 
gelio , tan maravillofamente propagado por \á predicación 
de fus fíete heroycos Difcipulos , y tan religiofamente culti- 
vado en los Sagrados Jardines de las Iglefias de Elpaña , que 
fus copiofos frutos han merecido el renombre ác Catholico a 
fu terreno. Para prueba de lo que afirma como cierto, lo que 
propone como verofunil , lo que refiere como probable , y lo 
que impugna como falfo , defentierra con eftudiofif imo def- 
velo algunos documentos , que fepultados en la incuriofidad, 
ó el olvido , no han podido hafta ahora fervir de apoyo a U 
verdad 5 y defnuda con difcrecion juiciofa otros inílrumcntos 
de la mafcara infiel de la verofimilitud con que han enga- 
ñado a los Hiftoriadores patricios , cuyos indifcreros anti- 
guos Chronicones han feguido los ettraños , con perjuicio 
grave de la verdad en los mas importantes fuceífos de las 
Iglefiasde Efpaíía. 

Es increíble el conato , que por muchos años ha aplicado 
para lograr el defcubrimiento de efte teforo efcondido. Sin 
perdonar trabajo alguno ha regiílrado Archivos , ha vifitado 
perfonalmente lugares famofos por algún monumento anti- 
guo , ha eftablecido correfpondencia con otros Sabios , ha 
confultado Academias, y fe ha valido del favor de Uuftrifsi- 
mos Señores Obifpos , cuyas Santas Iglefias archivan algu- 
nas memorias , de que ha adquirido noticia fu cuidado , ya 
por la que le ha miniftrado la atentifsima ledura de la hifto- 
ria antigua, y ya por las luces que le han dado fus pruden- 
tes reflexiones , fundadas en una continua , y juiciofa combi- 
nación de cfpecies 5 haciendo de eílc modo por inftantes pre- 
ciofosdefcubrimieMtos de la verdad que bufca. Ha copiado 
de proprio puño muchos documentos originales , pero con 
tan prudente , e infatigable pluma , que cotejando los unos 
con los otros , ha notado lo que en ellos fe halla corrompido, 
ó por variación de la fignificacion, ó pronunciación de las vo- 
ces , ó por la confufion que caufa el tiempo , que todo lo de- 
vora , íi no hay mano que repare continuamente los monu- 
mentos , que arruina. A efte gran trabajo de fu entendimien- 
to. 



to , y no pequeño de fu cuerpo , que bafta a hacer immortal 
fu memoria en los futuros figlos , y á conftituirie en el prefen- 
te tantos deudores , quantos Icen fus Eícriros : ha añadido el 
continuo de delinear Mapas Geographicos , conformandofe 
con las reglas de la antigua , y moderna Geographia , á fin 
de mofttar , como dicen > con el dedo los nombres antiguos, 
y modernos de las Sillas Epifcopales y y deslindar las Jurifdic- 
ciones que tuvieron. Por la translación de unas, por la unión 
de otras , y por la incurfion de los barbaros , han padecido 
tan portentoía variación las Iglefias , que íin el admirable tra- 
bajo de nueftro Autor, de ninguno haíla aquí pradicado , no 
era pofsible darles lo que les toca con derecho verdadero, 
fegun fus antigüedades, privilegios, y coftumbres. Injuria 
feíia de los Sabios , y aun de los que folo pueden coníiderar 
fuperficialmente efta parte del trabajo de nueftro Autor , de- 
tenerme en ponderar el gran concurfo de dones neceílaríos 
para hacerlo tan perfédo , y puntual en todo -■, pero también 
feria injuria de la verdad no decir , que todo fe lo ha. adqui- 
rido fu induftria fola , fin mas auxiho que el Divino. 

Para tener de coíecha propria los preciofos frutos que 
produce en beneficio de la hiñoria el fólido campo de la 
Ciencia Monetaria , fe ha aplicado á entender, y deícifrar las 
figuras confufas , y caradéres abreviados de las Medallas an- 
tiguas , haña pofleer efta Ciencia en grado tan heroyco, que 
parece no haver hecho otro eftudio en todo el tiempo de fti 
vida. En fu pobre Celda , donde fe vén con delicia los origi- 
nales de las Cartas Geographicas que ha delineado , verá el 
Curiofo un Monetario que ha compuefto con tan prohia dif- 
tribucion aíphabetica , y Chronologica , que al mifmo tiem- 
po que recrea el entendimiento ,. facilita el ufo de las Meda- 
llas que tiene en él depofitadas , no folamente comprando 
quantas fe le han prefentado , y haciendo venir de lejos las 
que le han facilitado otros Sabios , fina regiftrando perfo- 
nalmente hafta defvanes de cafas viejas , de entre cuyas ba- 
furas ha libertado algunas , c^uc fon otras tantas preciofas. 
margaritas. 

Confiderando á mis folas varias veces todos eftos admira- 
bles progreíTos hechos en la fenda liteíaria por un hombre 

fo- 



fulo ,cíefl:Ituido de todo favor ageno , me he fingido ver un 
crpaciofirsimo terireno cubierto todo úe envejecidas malezas, 
y que un hombre folo fm mas auxilio , que el de fu grande 
cfpiritu , capaz de arroftrar las mayores ardiiidadcs por amor 
á fu patria , defarray gando troncos apoíTefsionados del ter- 
reno por muchos figlos , arraíTando boíques , que de tiempo 
immemorial impedían aun al Sol que regiftrañe con fus rayos 
el fuelo que ocupaban , y derrocando peñafcos que por mu- 
cho tiempo incultos havian desfigurado ios linderos de lus 
varios diftritos , hafta borrar de la memoria de fus dueños Cus 
derechos : llega al gloriofo fin de defcubrir la hermofura del 
terreno , poner en ufo fus precioíidades hafta entonces igno- 
radas , y dar á los patricios noticia de los lindes que dividen 
unas heredades de otras , y aíícguran fus dominios. Efta fic- 
ción , que ha fido algunas veces delicia de mi imaginación, es 
verdad que fiempre admiro con regocijo en nueftro Autor. 
Porque fin mas auxilio que el de fií grande alma , zelofifsima 
del mayor luílre de fu patria , ha emprehendido , y confegui- 
do derrocar fortifsimos peñafcos de razones apoyadas en la 
autoridad de muchos fabios perfonages , defarraygar enve- 
gccidos arboles de antiguas inconfideradas tradiciones,defen- 
redar bofques de enmarañadas falfedades , y exterminar otras 
varias malezas , que parecían haverfe confpirado a confundir 
toda la hermofura del mas venerable terreno de fu patria. , 

Es admirable , que un hombre folo haya podido vencer 
tan graves dificultades , pero es mucho mas admirable , que 
las haya podido vencer (no digo todas) un folo hombre , tan 
deítituldo de todo medio neceflario , que no pudiendo fin in- 
decencia de fu eftado , y fu perfona , verter otro fudor , que 
el que le ha exprimido la fatiga de fu continuo eftudio, ni aun 
ha podido pagar las expenfis de la erudición con que ha iluf- 
trado fu patria , recurriendo al arbitrio del famofo Griego 
Clcanthes , que con el precio del fudor que vertía , regando 
huertos á la inclemencia de la noche , compraba la erudición 
que apreheniia a la luz del dia. A la gloria de eftc célebre 
Cieanihcs Efpañol añade tantos realces el cotejo de fus gran- 
des hechos con fu habito corporal , que con titulo mas jufto 
le conviene , eu mi didamen , el renombre de Grande , que le 



dan hs hiftorias á Alejandro. Las grandes hazañas de efte u\- 
mofo Conquiftador llegaron á fer mayores en la eltimacion 
de aquellos que pudieron cotejarlas por fus ojos con la pe- 
queña cíiarura de íii cuerpo , no obílantc que tuvieron parte 
en ellas los Parmeniones, los Epheftiones , los Clitos , los Per- 
dicas , y otros muchos Héroes tan grandes de alma , y cuer- 
po, que cada uno era capaz de emprehcnder , y confeguir pot 
s> folo cofas grandes. Pues quánto mayores no deberán fer eei 
el aprecio de los que pueden cotejar, como yo , el débil 
c'uerpecillo de nueílro Alejandro Efpañol , con los grandes 
defcubrimientos , y conquiftas literarias que ha hecho , lin el 
auxilio de otros Parmenioncs , ó Epheftiones eruditos? Aun- 
que Alejandro mas eludió que llenó el Oráculo , cortando 
con el filo de' fu efpada el nudo, que no pudo defatar fu 
induftria , refieren fus hiftorias efte hecho , como uno de los 
mas iluftres teftinionios de la grandeza de fu alma. Pues qucr 
íe podrá decir de nueftro Autor , que no ha eludido , fino fa- 
tisfecho los votos de los Sabios , lao cortando un nudo , fino 
defatando . muchos , mas enmarañados que el Gordiano , a 
esflierzos de fia admirable induftria en delinear Mapas , dcfci- 
frar Infcripciones ,y dar al púbUco Medallas nunca conoci- 
das? Que íe podrá decir al ver los muchos nudos Gordianos, 
que ha defenredado , fin mas filos que los de una pluma ma- 
nejada de fu brazo tan endeble como una mimbre? Se podri 
decir , y diré yo con verdad , que le conviene mayor > y me- 
jor grandeza que á Alejandro. Una grandeza , que llenando 
ya el efpacio que limita el Pyrinéo, íe eftiende mas alli 
aplaudida del Orbe literario -, una grandeza, que celebran aá-, 
mirable , no folamente los Eruditos , que han aprobado los 
anteriores volúmenes de fu hiftoria , fino aun aquellos que fi» 
eftár obligados por ley alguna á decir el dictamen que han 
formado de ella, la han aprobado de oficio, como el Iluftrifsi- 
mo , y Reverendifsimo Padre Maeftro Feyjoo , de la Sagrada 
Familia Benedictina , quien no ha dudado hacer de las fatigas 
literarias de nueftro Autor aíTunto digno de una de fus Cartas 
Eruditas. Convienele finalmente una grandeza , que ha podi- 
do llegar al Trono Soberano de nueftro Monarca , (que Dios 
guarde) en cuyo Real aprecio ha hallado nueftro Autor el mas 
Tom,VL %%% cla-s 



claro teftimoniodc fu grandeza -■, pues fe ha dignado fu Mag. 
patrocinarle con tanta humanidad, que le ha procurado por 
Indulto Pontificio , no folamente las eíTenciones que gozan kts 
MM. RR. PP. Macftros Ex-Provinciales de fu Provincia , fino 
otras muchas , que confultando fu mayor commodidad para 
el clUidio , le colocan en el alto grado de un honor recomen- 
dable ; le ha miniftrado medios para codear las imprefsiones, 
y facilitar los documentos que huviere menefter para conti- 
nuar fu Grande Obra 5 y finalmente le ha dado en eftas pri- 
meras expreísiones de fu Real generofidad , y agrado , fegu-i 
ras arras de fu fomento foberano , para que pueda hacer á pie 
firme mayores progreílbs en fu carrera. 

Aunque todos eílos aprecios , y eftimaciones prueban baf- 
tantemente , que el crédito de nueftro Autor fe halla ya co- 
locado en tan alta efphera, que no alcanzan formulas comu- 
nes para aprobar fus Obras : conduce al mifmo añanto con- 
fiderar , que el empeño con que fe aplica á manifeílar el ef- 
plendor mayor de las Iglefias de Efpaña , a eftablccer los fo- 
beranos derechos del Monarca , y á infpirar a todos los mas 
puros fentimientos de religión , y coftumbres , previene toda 
cenfura dirigida á decir fí tienen , ó no tienen fus Efcritos al- 
guna , ó algunas exprcfsiones poco conformes con la pureza 
de la Fe Catholica , con las reglas del Moral Chriftiano , ó 
con los juftos derechos del Monarca , que fon los fines a que 
fe ordenan las que comunmente llamamos Aprobaciones. Ni 
el error, (quién es el que hafta ahora no lo ha cometido en la 
hiftoriaí ) en que por falta de documentos , por confufion de 
cfpecics , 6 por equivocación de voces , huvicra incurrido en 
la hifloria contenida en cite Sexto Tomo , pudiera fer , (i\ yo 
lo hallara) alfunto de mi cenfura para corregirlo, pues folo 
debria ferio de mi advertencia para que lo corrigiefle fu pro- 
pria mano ; porque previniéndolo todo fu religiofifsima mo- 
dcrtia , ha fuplicado á los Lectores de fus Libros , que le ad- 
viertan fus errores para emendarlos , y ha eftampado ya en fu 
Tomo tercero las correcciones de aquellos, de que le han da- 
do noticia algunos Sabios. 

Eftas mifmas razones,que me pcrfuadieron a decir al prin- 
cipio, y á volver á decir ahora , que las Obras de nucítro Au- 
tor 



tor no debea fugetarfé ya á fort-nulas comunes de 'apmb.iríe 
para Cúk a luz : me obligan á afirmar, que íolo puede íer cen- 
fura digna de fus preciofifsimos trabajos , ponderarlos bien, 
y aplaudirlos. Efte diclamen me movió á emprehendcr un pa- 
negvrlcQ en íii elogio 5 pero á la mitad de mis borrones folté 
la pluma , porque confideré que verían los ojos de los eftra- 
ños mis exprefsiones como partos de hermano , que ama fu 
perfona con efpecial eftimacion , y venera fu erudición con 
fumo aprecio. A ella confideracion añadieron otra mis pro- 
prios ojos. Vi , que quanto havia efcrito era tan inferior, que 
no alcanzaba a explicar dignamente la alta idea que tengo 
formada del admirable agregado de dones que le ha concedi- 
do el Criador , y que tan religiofamente ha empleado en be- 
neficio común de fu patria. Efto , que vi , y conoci , me de- 
terminó a renunciar del todo mi primer intento , pero no n^i 
efperanzade que lo egecuten otros , que libres, por eftraíios, 
de toda fofpecha de apafsionados , y dotados de mejoreg ta- 
lentos que los mios, correrán la pluma con libertad, y expon- 
drán al publico en fus elogios la idea digna de tal Autor. No 
le harán en efto gracia alguna : cumplirán si con dos obliga- 
ciones , porque los mifmos elogios , de que hicieren omena- 
gedebido á un Literato tan benemérito de Efpaña , fervirán 
de eftimulos a otros , que tomando de fu canfada mano (no 
ts ímmortal) U antorcha que le alumbra en la carrera quo 
hace tanto mas glorióla, quanto mas difícil de hacerfe fin tro- 
piezo , correrán por la mifma fenda á defcubrir nuevos luf- 
tres á la Sagrada E/paña, Afsi lo fiento , falvo , &c. En eftc 
Convento Real de San Phelipe de Madrid á,ié,. de Abril 

de 1750. -: .i,.niíN"-;. 

Fr, FramifcQ Javier Vázquez, 



f f f t ircENr 



UCENCIA DE LA ORDEN. 

EL MAcftro Fr. Francifco Martínez , Provincial de la Pro- 
vincia de Caftilla , de laObfervancia del Orden délos 
Ermitaños de N- P. S. Auguftin , &c. 

Haviendo villo la Aprobación que ha dado el Rmb. Pa- 
'drc MaeftroFr.Francilco Javier Vázquez al Tomo fexto de 
la E/pana Sagrada , que ha compuefto N. P. M. Fr. Henrique 
Florez ; por la prefente le doy licencia para que , cumplien- 
do con los Decretos del Santo Concilio de TrcHto , y Leyes 
de eftos Rey nos, pueda dar á la Eftampa dicho Libro. Y man- 
do en virtud de fanta obediencia , que ningún nueílro infe- 
rior fe lo impida. Dada en eftc nueílro Convento de N. P. S. 
Auguftin de Salamanca , fellada con el Sello menor de nuef- 
tro Oficio , y refrendada de nueílro Secretario en 4. de Ma-. 
yo de 1750. -i 



JFr. Francifco MartJneZj 
í'rovincial. 



Por mandado de N. P. M. Provincial; 

Fr. Mamiel Tellez, 
Secret. 



FE DEL CORRECTOR. 

EL Tomo fexto de la E/paña Sagrada , compueílo por el 
, P. M. Fr. Henrique Florez , Cathedratico de la Univer- 
íidad de Alcalá , del Orden de San Auguilin , correfponde; 
cen fu original. Madrid, y Mayo 16. de 175 1. 

Lie. D. Manuel Lieardo de Rivera^ 
Corred. Gen. por S. M. 
.. ,1 ■ I ■ i 

SUMA DE LA TASSA. 

TAfHíron los Señores del Confejo á ocho maravedís ca- 
da pliego de efte Tomo fexto de la E/paña Sagrada, 
como mas largamente coníla por Certificación de Don Jo-, 
feph Antoiiig de Yarza , en 2 1. de M^yo de 175 1. 

r" - ■■'^ -^'' PROLQ- 




PROLOGO. 

gj A previne en el Tomo precedente , que la materia 
^''' de efte fe havia de reducir a la Santa Iglefia de 
Toledo en quanto Metropolitana : y correfpon- 
% diendo á lo ofrecido , (defpues de una larga de- 
tención por falta de papel igual al que en el año 
paíTado íirvió para los principios de efte libro) empiezo de- 
clarando los fueros de aquel honor , con todo lo que mira á 
ios Concilios antiguos de Toledo, que forman una de las prin-? 
cipales planas de fus mas fobrcfalientes excelencias. 

Sobre eftos hay que atender alas particulares circunftan- 
cias , no folo por la Chronologia , Cañones , y puntos de la 
Kiftoria , fino por los conceptos comunes de la Difciplina 
antigua ; en que no podrá menos de eftrañar algunas cofas el 
que ignorando la prádica de aquellos Siglos , quiera medir 
lo antiguo por lo moderno. Acerca de efto debo prevenir, 
que no inventó dodrinas nuevas , ni finjo Documentos : doy 
los textos como eftán? y ufo de los reconocidos por legítimos: 
pero previniendo la debilidad de algunos Ledores menos 
hvíviles , esfuerzo , ó declaro el fentido que me parece ver- 
dadcio : v. g. quántos eílrañarán lo propuefto fobre que les; 
Reyes no folo convocaban , fino que confirmaban los Conci- 
lios? Bien creo que havrá algunos : mas por lo mifmo procu- 
ro lo primero poner delante el hecho , dándole como íe halla 
autenticado en las Adas : y luego manifiello el fentido en- 
que debe entcnderfe , efto es , de potejiad de Protección , no 
autoritativa , u de régimen : añadiendo que a folo los Prela- 
dos Eclefiafticos corre íponde la acción como á Interpretes de 
los Cañones , y á los Principes Civiles como a Protedores de 
la Iglefia 5 que es el fin para que Dios les dio la Poteílad , co- 
mo con el Papa San León , y otros Santos Dodores, expongo 
en la materia. Si con eftas, y otras declaraciones , quiere al- 
guno abufar , ferá deftroncar los penfamientos del modo y 
conftruccion en que fe hallan : y eífo no ferá ya la mente del 
Autor: pues las fentencias fe deben extradar , no defnuda- 
mcnte , fino contraídas al intento y fentido en que fe ex- 
ponen. 

TomVL f f «f[ 5 Otra 



Otra prevención debo hacer en cnanto á Ibs Concilios," 
fcgun fe hallan en las Euciores de Loa', fa , y de Aguirreá 
porque haviendoíe concillado ellos Autores un gran rcl}.eto 
enti e las gentes de letras por íu mérito y fama ; creerá algu- 
no, que el corregirlos varias veces, es querer deslucirlos. 
Bien lejos me parece que elloy de efta intención ; leniei dola 
únicamente de bufcar la verdad : pero fi hallada efta , juzgo 
no haverla manifertado los demás ; creo tener obligación de 
defcubrirla, fin reparar en agena autoridad. Algunas veces 
me parece difculpo á los mencionados Elcritores, atribuyern 
do el yerro de lo que defeo corregir , á los Amanuenfes poco 
fieles de quienes fe valieron ; y afsi tengo por fijo , le fucedió 
á Loayfa. En el feñor Aguirre contribuyó la fima y autori- 
dad extrinfeca del primer Editor, para no adelantar , ni cor- 
regir lo que con buena fé juzgaba eftár exado 5 y afsi no hi- 
zo mas que copiar lo que Loayfa dio , poniendo fu atención 
en aumentar la Colección con muchos Monumentos. Por tan- 
to en lo que toca á las piezas Conciliares, no recurro en mis 
citas á Aguirre, fino á Loayfa, porque la Edición de efte es la 
que han íeguido los demás, fin cuidar de acudir á los manuf- 
critos , porque no les ha parecido neceflario , como me pare- 
ció á mi: pues embarazado con diferentes dudas , tuve que 
pafiár al Efcorial , á reconocer las que tenia fobrc fubfcrip- 
ciones de Obifpos, que por ahora fon de mi inftituto princi- 
pal. Defpues fe me proporcionó otra ocafion mas oportuna, 
por havcrfe traido á Madrid los Códigos Gothicos MSS. de 
Concilios , que fe guardan en aquel Real Monafterio: y ha- 
llandofe eílos en el Gavinete del feñor Don Blas Antonio Na/-' 
f arre y Bibliothecario Mayor del Rey nueftro Señor , (que en 
cftos dias ha pallado á mejor vida , i'epultandofe en el un co- 
piofo caudal de erudición) no folo tuve oportunidad para 
confultarlos , fino que el mifmo Bibliothecario Mayor , íe 
firvió de franquearme humaniísimamente una copia de todas 
las fubfcripciones de los Concilios de Ef} aña, Icgun fe hallan 
en los expreñadüs manufcritos. En fuerza de eíta , y de lo 
que examine y cotege por mi mifmo , es preciíb corregir, 
o añadir , lo que fe lee en Loayfa > pues muchas \q.qqs hay 
notable diferencia entre fu Edición , y los Códigos manuf- 
critos. 

Con". 



Concluidas las materias que pertenecen al eftado antiguo^ 
tíe la Santa Igleíia de Toledo , profeguimos con lo empezado 
*en el tomo 4. á cerca de los documentos generales , proprios 
de nueftra Hiftoria , por dar lugar á ello el cuerpo de eílc 
Libro. Ofrezco algunas Piezas hafta hoy no publicadas: pero' 
ü ha de mirarfe mi trabajo , debe eftimarfc mas lo que fe ha- 
llaba antes dado á luz : pues defeando adelantar , y darlo 
aqui mejor que en ninguna otra Edición , ha fido tal mi co- 
nato , que folo quien tenga experiencia en efta linea , lo po- 
drá conocer : porque fobre el molefto cotejo de diferentes 
textos, fe añade el mas efpinofo delaChronologia: y efte por 
lo mifmo que no folo es defapacible , fino de ingrata lección 
para los que no cuidan de los tiempos , pide en el Efcritor 
una robufta intención , que le de tenacidad en un trabajo, 
que firve para pocos. Pero en fin por lo mifmo conviene que 
algunos le tomen a fu cargo : y fi yo no logro el acierto, 
me contento con defpcrtar á otros , y manifeftarlcs mis in-. 
tcntos. 



5rff4 ^o- 



JDrE^ENCIAS SOH^E "EL TQUO Va 

j ./oíre una melDa Obra publicada en ^ma, 

TEngo dicho , que en cada Tomo iré advirtiendo lo qiid 
fea digno de notar , ó corregir , fobre los precedentes: 
y en confequencia advierto , que en el Tomo quinto, pag. 
270. col. I. fe erró la Era DCLXXVllI. aplicada a la muerte 
del Metropolitano de Sevilla, Honorato , fucefíbr de San líido-' 
ro. Aísi la imprimió Rodrigo Car^ en el Convento Jurídico^ 
de Sevilla fol.22. por donde nos guiamos : pero falta un niiw| 
mero final, y debe leerfe DCLXXVlllI. (679.) conforme la ef-' 
tampó el mifmo Autor fobre el Chronicon de Máximo pag. 
233. cuya Era ccrrcfpondió al año de 641. y decíle modo' 
íaiebien tcd© lo que alli fe deja dicho , fm necefsitar mas' 
corrección , que en lo que mira al numero de la Era. 

Efto es lo mas notable , que hafta hoy fe ha obrervador 
lo demás fe reduce á erratas materiales , que podrán condo-f 
nar los Letores 5 y por ü alguno las quiere corregir , preven- 
go las iiguientes.Pag.il 5. col.i.lin.2:>. Carthagena, y Murc/a, 
lezCeCartbagena, y Ecija.Va^.iiS. col. 2. lin. 3. dice 388. lea-; 
fe 588. Pag.264. col. 2. lin. 7. unOf \e:iicJiuo. Pag. 394. lin. 14. 
en el Griego act^ÍÁiÜ^ leafe 7rct^áAi(^. Pag. 420. lin. ante-, 
penult. col.i. nigay Ldiga. Pag.448. Y\n 10. jujié, 1. injufte. 

Sobre lo dicho en el Tomo 3. acerca de la Predicación 
de Santiago, nos ha dado ocafion de advertir algo un Mo- 
derno efcrito , que acaba de publicarfe en Roma ; y afsi vea- 
fe la figuiente refpuefta» 



o*. 



S^ES- 



Í^ESfONíDESE A LA nUEVA O^^A 
del Mae/} YO Mam achí. 

EN el ano paflado de 1750. falio á luz en Roma el To- 
, m02.de la Obra intitulada : Origines 0* Ant i quítate s 
Chriftiana , fu Autor elP.M.Fr.Thomás Maria Mamachi , de- 
la efclarecida Religión de Santo Domingo : quien al llegar a 
tratar del Origen y progrejfo de h Religión ChriJiíAna en EJpaña. 
en el cap.23. del mencionado Tomo , me hace el honor de 
publicar minombre repetidifsimamente, como que toda la 
difputa tiene fu fondo principal en lo recopilado en mi To- 
mo 3. Y aunque el examen principal de la materia le refer- 
vamos para mejor oca fion 5 conviene hacer delde luego al-; 
gunas preveiiciones fobre el modo con que extrada mi Obra, 
en quanto á la Predicación de Santiago, pues algunas vece?" 
fe remite elexpreíTado Autor a mi fegundo examen, repitiendo 
Tpfe viderít , y no queremos dilatar el manifeílar lo que fenr 
timos. 

Primeramente refiriendo en la pag.27S. num.3. lo que di- 
gimos no oponerfe á la Venida de Santiago a Eípaíía, y ex- 
preflando la Época de la feparaeion de los Apoftoies , puede 
íer, dice, que los que antes defendían lo contrario fácilmen- 
te nos concedan lo cftablecído alli : Ac de' Epacha divijionis 
'Apof.olorumqucdfcribit (Florctius') facile fcrtajfe concedenty 
qui contra ipjum pugnant. Y fegun eíto ceísó ya aquel gran 
argumento , tan preconizado por el Maeftro Natal , fobre 
tjue Santiago no pudo venir á Efpaña , por haver muerto an-. 
tes de la diíperficn deles A.poftolcs : cefsó digo , pues ya pa- 
rece que no fe halla eñcaeia en femejante medio , para im- 
pugnar la Venidade Santiago : y por tanto hemos adelantado 
algo en cfta caufa. ■ 

Lo mifrno digo del fegundo argumento de Natal , en que 
fe valió déla difputa atribuida al Arzobifpo de Toledo Don- 
Rodrigo en el Concilio Lateranenfe: de la qual afirma ya re- 
dondamente el Macíiro Mamachi, fer efpuria , y que fe ha- 
Jta-demoflrado en mi libro , haver errado mucho Natal , y 
otros , que en virtud de íiqucl teílimonio negaron la Vemda 

d^ 



de Santiago : Floretius cap.3.§.2.Tom.3. HifpaniíE Ss.crxplu^ 

ribus demonjirat , errare vebcmenter Natalem Alexandrunty 
aliofque , qui Rodericum Archiepifcopum l'oletanum , Bomam ad 
Concilium Lateranenfcm venijfe * , contendi£}que mirnquam 
S, Jacobum ker Hifpanicum fufcepijfe : cui equidem vehementer 
affentior , affirmoque fpuriam effe controverjíam illam , quam 
a¿iitatam ínter Tolctanum eumdem , O* Cornpojlellanum Antif^ 
titem ferunt , etji d Loayfa publicafa. pag.iSó. num.i. Luego 
hemos adelantado otm paílb, ccíílmdo ya aquel ruidofo ar- 
gumento que obligó al Cardenal Baronio á mudar fentencia; 
que tanta fuerza hizo á Natal , áTilemont , á Baillet , y á 
otros 5 confeíTandofe ya de ningún valor , como efpurio, y 
apocrypho. 

ÚE LA JUWKJDAÍ) ©£ SAK ISIDOI^. 

LAS demás citas de Mamachi Te ordenan á dar nuevo co- 
lor á los argumentos que impugnan la Venida de San- 
tiago ; á cuyo fin niega en el num. 2. de la pag. 280. que fea 
de San líidoro el Tratado de Ortu d^ Obitu Patrum, adoptan- 
do lo que Cenni pronunció , de eftar lleno de fentencias 
ineptas é indignas de la gravedad del Santo. Mas como ya 
moftramos , que lo alegado por Cenni no convence fu inten- 
to í fuera bueno que Mamachi huvieíTe declarado lo que 
juzgaiTe oportuno contra nueílra rcfpueíla ; al modo que 
procuró esforzar otros conceptos. Pero como ni refumc , ni 
infta lo refpondido fobre las fentencias que Cenni tuvo por 
ineptas 5 tampoco nos obliga á adelantar en efto. 

Solamente repara , en que entre los Autores que cité á 
cerca de fi la Epiílola Canónica de Santiago fe ha de recono- 
cer precifamente por obra del Menor , no refiero á ninguno 
de los Occidentales antiguos. Y á efto reípondo , que ni me 
ftic prccifo , cuidando únicamente de moftrar la facilidad 
con que Cenni efcribió , no haver havido hombre que atri- 
buyefle a Santiago el Mayor la Epiftola Canónica , que le 

de-. 

^ Falta algún verbo. 



defiere San Ifidoro en la citada Obra. Contra aquella locu- 
ción de Cenni , alegué yo los Autores que bailaron para pro- 
barla faifa , pues di no íbio uno , fino muchos hombres , que 
Ja atribuyeron á Santiago el Mayor : y añadí la exprcfsion 
de que me ceííia á efte fin , y no por eftár perfuadido á que 
fueíle del referido Apoftol h Epiílola Canónica , íino para 
falvar , que pudo efcribir San Ifidoro lo que aunen tiempos 
mas claros afirmaron otros. 

En quanto á la opoíicion que en aquel Tratado del San- 
to parece haver con otros , ya refpondimos en el Tomo 3. y 
aunque aquí procuró adelantar el M. Mamachi , viene á pa- 
rar fu esfuerzo en decir , que eftá viciado aquel Efcrito, fin 
que haya mayor motivo para ello , que el contenerfe alli la 
Predicación de Santiago en Efpaña : lo que es dejar la quef- 
tion en el eílado antiguo : pues nofotros moílramos que nin- 
gún antiguo dejó de reconocer aquel Tratado por obra legi- 
tima del Santo , y añadimos la calificación del Señor Marca, 
Arzobifpo de París, que teftificó leerfe la Venida de Santiago 
en aquel Código Ifidoriano de San Germán , efcrito mas de 
ochocientos años antes del 1658. por lo que fe defvanece 
(dice aquel líuftrifsimo) la fofpecha de fi algún aféelo á Jas 
cofas de Efpaña , vició la claufula , pues fe incluye en aquel 
antiquifsimo MS. confervado en Francia : y mientras no fe 
defcubra Código en que falte , ó fe convenza la interpola- 
ción , podrá Efpaña alegar el teftimonio de San líidoro^con- 
tenido en obra que reconccen fer fuya San Biaulio, y San 
Ildefonfo, fin que falte en ningún MS. aun de los mas anti- 
guos que fe han viílo. 

Concluye Mamachi la nota del numero citado , diciendo 
que no quiere detenerfe en lo que añado , fobre que acafo 
debe Iccrfe fráaicavit , donde el texto de San Ifidoro dice 
fcr!pj¡t : lo que infla reponiendo que ferá inepta la repeti- 
ción del /'r<í'í¿/V<jt//í. Pero no fe enteró bien de mi mente, 
ni dt mi efcrito. No de mi efcrito : porque no digo yo, que 
donde á\cQ fir:p/'t fe penga prcedicavit ^ fino que algunos 
recurrieron á lalvar la dificultad incluida en el Tratado cita- 
do de San IfidorG(quando dice que Santiago el ]s'\2iyoxefcr¡bíd 
una Epiítolaj refpondiendo que fe quite Qlfcripjh , y quede 

lo- 



íl4o el verbo pradicíivit , en que acaba el periodo del Santo: 
en cuya fupoficion no debió Mamachi eftampar fu inílancia, 
pues ceña la repetición que imaginó ; no fiendo intento de 
los alli citados , que fe repita aquel verbo , fino que fe fupri- 
ma el precedente. Tampoco fe enteró de mi mente : pues cxti 
preíf-imente diísiento del recurfo de aquellos Autores , y le 
impugno con mas eficacia que Mamachi : luego de ningún 
niodo me le debe imputar. Vea/e mi Tomo ^.pag.106. 

ÍOEL HXMKO MUZÁRABE, Y HISTO^A 

Compo/ielana, 

PRofigue diciendo en lapag.281. queMondejar, Aguirrc, 
y yo , no moílramos , que el Hymno de Santiago inclui- 
do en el Breviario Muzárabe , fea mas antiguo, que la inven- 
ción del cuerpo del Apoítol : reproduciendo otra vez mi 
nombre , íobre el mifmo concepto en la pag.iS^.num./:^. Por 
lo que á mi toca , digo , que fe vea lo efcrito defde el n. 1 14. 
donde mol\re , que los Hymnos en Efpaña fon mas antiguos 
que el Concilio quarto de Toledo, aun incluidos los que 
pertenecen á los ApoAoles, Propufe también un Código de 
carecter Gothico legitimo , donde fe halla ^el Hymno de San- 
tiago , fm que fepan^os íu origen , y teniendo fu material ef- 
critura la antigüedad de ochocientos años á lo menos. Defa- 
tamos lo que Blanquini , y Ccnni alegaron en contra : fin que 
nos opongan documento pofitivo tan antiguo , como lo pro- 
pueílo en favor : y refpondiendo a lo negativo de un modo, 
que no fabemos como lo impugna Mamachi , pues no fe hace 
cargo de ello : y alsi mientras no convenzan fu intento los 
que afirman íer mcdcrno aquel Hymno , prevalecerá la 
poflcfsion. 

En lo qr.e Mamachi fe contrajo mas a mi libro , fue en la 
Hiftoria Compoflelana : pero en ninguna coía dio menos a 
entender ,que me huvielfc Icido. En lApag.iSi.mim.i. dice, 
que el Autor de aquella Hiftoria , fcgun fe colige de mi 
Obra, no anteccüió al Siglo X. y acafo ni al XI. ni al XII. de 
lo que infiero, no haveríe enterado de mi libro , donde fir- 
me- 



memente fe expfefla deberfe reducir aquella Hiftoria á la 
entrada del Siglo doce , efto es , al año 1109. en que la efta- 
ban efcribiendo fus primeros Autores : y por tanto la cita 
de mi libro no debió interpoiarfe con los ambages de qué 
fegun lo allí efcrito, íe colige , ^o anteceder la Hiftoria 
Compoílelana al Siglo X. acafo ni al XI. ni al XII. fino con-i 
traherla al año de 1109. Pero debiendo de parecer tiempo 
muy reciente el del Siglo XII. quifo reveftir el concepto de 
alguna mayor antigüedad , para dar color al intento de que 
entonces no fe hallaba admitida en Efpaña la Tradición. 

Lo mas gracioío es , que deípues de referir las palabras 
ton que aquella Hiftoria dice , que Santiago fe quedó en Ge-: 
rufalen predicando , eftando ya repartidos por el mundo los 
Apoftoles , pregunta Mamachi , que' refpondo yo á eftoí y ea 
lugar de refumir mis refpueftas , da una que no es mia: 
Refpondeo, inquit (Floretius) Hifpania O* Hierofolymis uerbum 
Dei pradicavit. Quam id re Be refpondeat , ipfe viderit. No he 
de fer yo el que vea la legitimidad de mi refpuefta, mientras 
no haya quien la impugne : lino el que fe ponga á examinar 
mis alegatos, haciendofe cargo de ellos; pefando lo que ha- 
ga mas tuerza , y proponiendo lo que advirtiere en contra.' 
Entonces es ya de cargo del Autor , reducir a nuevo examen 
fu refpuefta. Pero tan lejos eftá Mamachi de inftar mis folu- 
ciones , que una fola que ofrece , no la reconozco por mia; 
pues no verá que yo pruebe el intento en virtud de la Hif- 
toria Compoftelana : antes bien no quiíe difsimular el decir 
que no fe exprefía alli la Venida de Santiago : y fobrc eftó 
ofrecí las refpueftas, que ni infta, ni refume aquel Autor. 

Refpondi lo i. que el fin de la Hiftoria Compoftelana no 
fue hiftoriar la Vida del Apoftol , fmo precifamente la del Ar- 
zobifpo Gelmircz , como confía por íus mifmos Autores.ReA 
pondi lo 2. que la Predicación de Santiago en Efpaña es ac- 
ción que pertenece á fu Vida : y afsi no hay que eftrañar la 
callaífen los que no refirieron la Vida del Apoftol. Refpondi 
lo 3. que folamente miraron á lo que fe lee en la Sagrada Ef- 
critura en quanto al fin de Santiago : Sicut ex veritate Evatt- 
gelica didicinms : y coimo alli no fe explica la Predicación en 
Efpaña, no eftuvieron obligados á hiftoriarla. Refpondi Jo 4, 



que tampoco refirieron , que prcdicaíTe fuera de Gerufaleti 
en jLidca , y en Samaría : y con todo eíTo no baila aquel filen- 
CÍO; para impugnar la afirmación , incluida en el Breviario, 
y en la continuación deSophronio fobre los Varones ilullres 
de San Geronymo. Refpondi lo 5. que el capitulo i . de aque- 
lla Hiftoria empieza por la Traslación del cuerpo de Santia- 
go : y quien afsi procede , no necefsita expreíTar las accio- 
nes de la Vida , fino decir el lugar donde fi.ie el martyrio, 
para tomar de alli la Traslación. Refpondi lo 6. que la Igle- 
fia CompofteLina no fe fundó por la Predicación del Apoílol, 
íino por la circunílancia de fu cuerpo : luego no tuvieron 
precifion de referir fu Vida , fino el modo con que el Cielo 
la dotó con fus Reliquias. Refpondi lo 7. que aquella Obra 
fe efcribió en la entrada del Siglo XII. tiempo en que ni en 
Efpaiía, ni fijera de ella, fe lee^'que dudaíTe nadie de la Veni- 
da de Santiago: pues aun los Críticos modernos no piden tex- 
tos poíleriores al defcubrimiento del cuerpo, contentandofc 
con decir que no antecedió la Tradición al Siglo IX fino que 
empezó con la manifeílacion de las Reliquias. Luego havien- 
dofe efcrito la Hiftoria Compoftelana trecientos aiíos def- 
pues de aquel fuceífo , no omitieron la Tradición fus Auto- 
res, por ignorarla, (pues ciertamente era notoria antes de fus 
dias) ni por duda que la Iglefia de Santiago tuviefle de lo que 
las demás abrazaban fin efcrupulo , fino porque no era cofa 
perteneciente a fu aíTunto. 

Efto es (aunque no con efte orden) lo que alli refpondi- 
mos al filencio de la Hiftoria Compoftelana : y efto es lo que 
debe refumir quien intente hablar de mi refpuefta 5 anadien- 
do lo que juzgare oportuno para inftarla : al modo que ci- 
tando alli Mamachi el dicho de Cenni , en que fe atrevió á 
publicar , que tenia á aquella Hiftoria por una de las ficciones 
mas famofas , infta bien Mamachi , que ñ afsi han de diftbl- 
verfc las dudas , no havrá ninguna tan perpleja , que no pue- 
da cortarfe fácilmente. De eííe modo podia haver refumido 
y examinado mis refpueftas, reponiendo las ínftancias que le 
parecieüen mas urgentes^ mas no difsimular lo refpondido ; y 
mucho menos trasformarlo á fu arbitrio. 

SO' 



SOS^B LA AUTO(^rl)jD ©E SAK 

Geronymo, 

EN la pag.2S5. n.i. opone una autoridad de San Gerony- 
mo , que dice intenté yo conciliar con otra , pero en 
vano : Hieronymumjibi comiliare nititur Floretius cap.'i,. %.VII, 
tom.j. Hifpania Sacra, fed frujlra. Aqui cometió el mifmo 
dcfedo , y no me citó bien : pues en aquel lugar no traté yo 
de la autoridad alegada por Mamachi 5 y afsi ni bien , ni mal 
Ja pude conciliar. Pero aun prefcindiendo de la cita , debió 
dar razón de fu cenfura, alegando la '-efpueílajdada en el §.4. 
y moílrando los principios por donde no la juzgaba fufícien- 
te : pues de otro modo es tan urgente la folucion , que podrá 
alguno juzgar , íé eximió de exprcflarla, por no tener cofa 
firme con que rebatirla. Y fi no renovemos la memoria. Ar- 
guyen los Eftrangeros, que San Pablo predicó donde otros 
no havian predicado : y eílo es cierto , pues lo expreflaSan 
Pablo. Pero fi pretenden , que folamcnte anunció el Evange- 
lio , donde no íé havia oído, eílo es falfo, porque no lo dijo 
afsi el Apoílol : y es de fé que predicó en Antioquia , en Ge- 
rufalén , y en Roma , donde no fue el primero que anunció 
el nombre del Señor. También moílré , que quando San Ge- 
ronymo usó de las palabras de San Pablo , no las pudo alegar 
en el fentido abíoluto , en que no fon verdaderas (eílo es, que 
folo predicó, donde otro nohavia predicado) fino con con- 
tracción al texto , y la materia de que trata : pues del modo 
que dijo ufq^ue ad Hi/panias, pudo decir u/que ad Italiam , fin 
que por efto íe dejaflé de verificar , que edificó fobre funda- 
mento proprio : confola la diferencia , que fi huviera dicho 
ufque ad Italiam, no explicaba toda la Esfera de la carrera 
Apoílolica , la qual declaró bien diciendo ufque ad Hijpanias^ 
porque eíla fue la Meta occidental , y la que mas hacia al 
texto del Propheta Amos , de que trataba, Effudit aquam 
fuper faciem térra , por verfe mejor la extenfion fobre la faz 
de la tierra , recurriendo defde Gerufalén haíla Elpaíía , qae 
infiftiendo en Italia. Otras foluciones dimos 5 contra quienes 
no es bailante decir , que no fon fi^ficientes, fi no fe da razoo 

que 



que prepondere, erpecialmcnte, qiiando ni aun fe mcncio^ 
nan: v.g. fi 3'o digcia, que Mamachi intento defatar la auto- 
ridad de San Geronymo, que los Erpanoles citan en fu favor, 
y añadiera que fue en vano , fin dar prueba ; pudiera defay- 
rarme á mi mifmo en la ceníura , ó perjudicar al cenfurado: 
á cfte, en los que me creyefíen: y á mi, entre los que bufcaf- 
Xen la prueba que no hallaban. Pues para ocurrir á uno , y a 
ptro, pongamos la autoridad, y fu refpuefta. 

Alegan los Efpanoles el texto en que San Geronymo dice, 
ique el Efpiritu Santo dividió á los Aportóles , para que uno 
fuejfe dla$ Efpafias , otro al Ilyrico , O'c. y como el Ilyrico 
fue el Theatro de San Pablo , y San Geronymo atribuye á 
otro las Efpañas , infieren , que eftas pertenecieron a Santia- 
go: pues fuera de San Pablo, a nadie fe han atribuido mas que 
^eíte. Que refponde Mamachi? Dice , que las voces alius ad 
JJi/panias , alius ad Illyricum , denotan á un Tolo Pablo , por 
fer peculiar a eíle Apoftol la predicación en el Ijyrico y en 
Efpaña , fin dar mas apoyo para ellOj como veras en fu pa^. 
285. Aqui podemos ufar de fus palabras , Q¿iam id r.e5le rej-^ 
fondcat, ipje viderit, y añadir, que aquello no folo es refpon-; 
iler con la conclufion , fino violentar la locución de San Ge- 
ronymo: pues fiel Santo quilo denotar á un folo Apoftol 
por las voces alius Ú" alius , no pudo ufar de palabras mas 
oportunas para publicar diftincion de perfonas ; como fe ve 
en el Symbolo atribuido a San Athanafio , donde confellamos 
la diftincion de las Perfonas Divinas por la mifma locución, 
alius Pater, alius Filius, alius Spiritus SanBus : y como no de- 
bemos decir que San Geronymo ignoró la energia de aque- 
llas voces , no debemos aprobar la folucion,que infifta en de-í 
cir, que alius 0" alius denotan una mifma Perfona. 

T>EL MOHUMEKTO <DEL flLA^B^ 

de Z^YíXgoyí, 

COntcntandofc Mamachi con rebatir los argumentos por 
medio de una claufula común, que no pruebe nada eta 
|>aaicular , dice que o^iiite cj Monumento del Pilar , porque 
c.'í; " coa 



enn razón fe halía reprobado por ios Eruditos : Nihil de Mo- 
numentis Cafar augujlanis dico , qu£ jure ab eruditis reproban- 
tur {pag.2jc).nutn.i.) No eílamos ya en tiempo de fentenciac 
ias coías por foia la autoridad extrinfeca de los iVlodernos : y, 
eíle es uno de tales calos : pues el M. Natal fue fin duda 
uno de los citados eruditos : y haviendole refpondido en 
nueftro libro , probando que no convenció lo que intentó; 
debiera el que tomó á fu examen nucftro efcrito , proponer 
ío que fe le ofrecía contra aquellas refpueftas , y no con- 
tentarfe con decir, que los eruditos fientenlo contrario: pues 
también los eruditos de aquella claíTe preconizan contra la 
Venida de Santiago la Difputa atribuida al Arzobifpo Don 
Rodrigo : y ya confieífa Mamachi , (en fuerza de lo que vio 
e,n nueftro libro) que en efto no fe portaron como eruditos. 
Fuera de que también hay eruditos que admiten no conven- 
cerfe fer falfo lo que fe cree á cerca del Monumento del 
l'ilar : pues fin meternos con Efpañoles , vemos que los Pa- 
dres Jefuitas Antuerpienfes propuficron al fin del tratado de 
la Predicación de Santiago , dia 25. de Julio, lo que toca al 
Pilar de Zaragoza : y para omitir otros , baila por ahora la 
autoridad del Cardenal Lambertini (hoy N. SS. P. Benedicto 
XIV.) quien figuiendo al Cardenal de Aguirrc , reconoce en 
fu Obra de Beatif. lib. /^. p.i.cap. io.n.20. no fer increible,que 
Santiago , íi otro Apoílol , dedicaíTc á Dios una Capilla en 
nombre de la Virgen : porque la dignidad incomparable de 
la Madre de Dios , hace que no fe deba medir por ninguna 
otra criatura , por fer fuperior aíin á los Efpiritus Celeftialesj 
y afsi ni d.i egcmplar , ni le toma de la calidad del culto de 
otros inferiores : debicndofe añadir , que la acción de San- 
tiago no fe ha de reconocer fin que mediaífc algún efpecial 
influjo del Efpiritu Santo , en cuya fupoficion fe defarma 
quanto contra aquella piadofa Tradición oponen los Mlqder-: 
nos. yeafe lo dicho en el cap. 3. §. 11. del Tomo 3. 



Tom.VI, H%%% ^^ 



SOBT{E LA JUrOTlWAD (DE SAN JULIÁN, 

j de (Be da. 

PRofiguc Mamachi en la pag.285. n.5. diciendo , que m¡ 
empeño fue dar por legitima qualquiera Obra , que in- 
cluya la Venida de Santiago , por mas que haya que fufrir 
en ella j y que por tanto admití como de San Julián la que los 
Doctos le niegan : Floretius hoc induxit in animum , ut modo 
ndventumjacobi defendat i quidvisferendum , at que conceden" 
dum putet. Itaque Comment ariorum librum in Nahum , quem 
viri doíii Juliano Toletano Epi/copo adimunt , eidem adjcribt 
cportere contendit. En cfto no fe informó como debia de mi 
libro : porque fi le huviera manejado de efpacio , notara, 
que teniendo prefentes diferentes Efcritos , donde fe inclu- 
ye la Venida de Santiago ; tan lejos clUive de adoptarlos, 
que antes bien me deícarté de algunos con total exprefsion, 
y de otros con el dcfprecio y filencio de no ufarlos. Pues 
conftando efto por mi Obra ; con que razón permitió Mama- 
chi defayrarfe con la abfoluta , de que en el texto donde fe 
halle la Venida de Santiago , fue mi animo fufrir y conceder 
qualquiera cofa , por el precifo titulo de contener la Venida 
del Apoftol a Efpaña? 

Por ventura , no leyó en mi libro (pag. 112.) que no quife 
reconocer por legitimo el teftimoniodeSan Braulio (mas an- 
tiguo que San Julián) por mas que uíaron de él otros Autores? 
Por ventura no vio alli (ó debió ver, para impugnar) que dcf- 
precic lo atribuido á Turpin Remcnfe , y á otros menciona- 
dos en común 5 por mas que fe inculca en ellos la Predicación 
de Santiago? Por ventura no vio en la pag. 126. que no quilc 
reconocer por legitima la claufula en que una Copia de la 
Hiftoria Compoftelana exprefla la Venida del Apoftolí Por 
ventura vio en mi libro el Concilio 1. Bracarenle , atribuido 
al afíode4ii. en que fe menciona Santiago, y San Pedro 
Ratiñenfe como fu Dilcipulof Leyó acafo, que yo alegue 
alguno de los Pfeudo-Chronicones , donde fe preconizan las 
coías de Santiago? Pues fi mi animo fuera el que imaginó 
Mamachi , de conceder qualquiera cofa , donde fe hallaHe 

la' 



Ja Venida del Aportol, bien claro c§, que no Ivjvicta yo omi- 
tido aquellos teílimonios. Luego iiaviendolos dcfprcciado, 
no tuvo fundamento, para decir lo que dijo. 

Si Te mira la materia en que declaró aquel didamen, tam- 
poco lé aplicó bien fobrc el efcrito de San Julián : pues no es 
punto de que yo fea Autor : conftando , que Henrique Cani- 
llo fue el que publicó aquel Tratado en nombre del Santo, 
Tacándole de un Código MS. de Baviera : y que le cita como 
tal la Bibliotheca de Mireo , fin que Fabricio notaíTe nada 
en contra , ni Don Nicolás Antonio en fu Bibliotheca anti-* 
gua lib.5. n.418. ni Labbc en la Diñertacion ingerida en les 
Efcritores Eclefiafticos deBelarmino pag.247. de la Edición 
del 1728. y que ufaron de aquel texto, antes que yo, el 
Marqués de Mondejar , el Cardenal de Aguirrc , y otros : de 
modo que yo folo cuidé de ver, fi Natal conv^encia de apo- 
crypho el documento , y ya vimos que no. Luego no tuve 
nccefsidad de hacer en efte lance el animo que Mamachi me 
imputa. Ni urge lo que ahora añade con Fr. Miguel de Santa 
Maria, diciendo que Félix no refirió aquel Tratado entre las 
Obras de San Julián. No urge, digo; porque tampoco cxpref- 
só la Vida de San Ildefonfo, de quien haíla ahora no he leído, 
ni oído , que nadie niegue fer de San Julián : y por tanto el 
filencio de una cofa pequeña , (como fucede en el cafo) no 
bafta para fentenciar. 

Lo mifmo digo a lo incluido en lapag. 28(5. n. 2. donde 
nota Mamachi , que yo me engañé como perreras , en men- 
cionar por Obra del Venerable Beda la de Excerpta & Collec- 
tanea y que fe incluye en el Tomo 3. de fus Obras. Pues fo- 
bre atribuirme los títulos que yo no doy a aquel Tratado , y 
omitir los que ufo 5 calíalos inductivos alegados, que no fe 
redugeron á la autoridad de Sixto Senenfe, fino principal- 
mente a la Carta de un Difcipulo del mifmo Beda , reconoci- 
da por Baronio como autentica; y juntamente, porque las du- 
das fobre aquel Tratado no nacieron antes de las excitadas 
fobre la Venida de Santiago , fiendo afsi que antes fe hallaba 
teftimoniado a favor del Venerable Beda. Luego el que no 
juzguen legitimo aquel efcrito los que niegan la Venida de 
Santiago, no baila para la dccifion , mientras no den prucb..s 
que obliguen aldiíTcafo délo que antes eílaba recibido. 

%^\%%i DE 



T>E LO QUE U AUACni nSC^I'BE 
Johre el 'Brclpiario, 

EN el numero fíguicntc de la mifma pag.28d. dice ^ que; 
yo eftribo y confio guandcmcnte en la autoridad del 
Breviario Romano : refpondiendo por fu par.te , que en el 
Breviario hay mucho que ncccísita corrección : Nititur Fio-, 
retius, maxiweque Brcviarij Eomani auéloritate conjidit. cap,"^: 
%.i . tom .1 .p'ig.¿^i . feqq. Pero con íu licencia digo , que tam- 
poco íe entero bien en efto; dándonos ocafion á que recele- 
mos del acierto de fu Obra , en orden á otras Naciones , á 
vifta de la ligereza, y poco informe con que procede en lo ef-. 
crito modernamente fobre la nueílra; pues no verá, que cite- 
mos al Breviario entre las pruebas pofitivas del aOlinto : lo 
que no faltaria , fi en aquella autoridad huviera la confianza 
que eñe Autor imagina. Únicamente citamos al Breviario 
en el lance de referir el eftado de la queftion , por Ter efta 
una parte de lo acontecido en el proceflb de la caufa ; y jun- 
tamente quando llegamos a la rcfpucfta de Natal fobrc el 
Rezo Muzárabe. Entonces, viendo que recurría á fi el Bre- 
viario Muzárabe eftaba aprobado por la Santa Sede , le eftre- 
chamos con el cgemplar de otros aprobados con autoridad 
Apoftolica de divcrfos Pontificcs; convenciendo con cí\o,que. 
íi no le hacia fuerza aquella autoridad , no la debía echarme- 
nos en el Muzárabe : pues otros Breviarios hay con tal apro- 
bación (y aun algo mas) y con todo cñb no le bailaron á Na- 
tal para feguirlos : feñal que aquella autoridad no alcanza- 
para dar ley : y por cfib no infiílimos en ella entre las prue- 
bas. 

Pero fi alguna vez debiera decidir , nurrca mejor que en" 
aquella materia : en fuerza de las notables circunftancias,que 
cxpufimos en el §. i. de las quales no hizo mención Mama- 
chi : pues alh vimos , que la- cofa fe examino en juicio con- 
tradicljrio : y que aun atraveíandofe la reputación de los Mi- 
niftros Romanos, por cftar ya los Decretos publicados ; con 
todo cíTo fe deshizo lo hecho: íeñal que los inductivos ale 
gados fueron de autoridad muy podcrofa , quando obligaro 

" áu-- 



á Rema , á mudar de opinión : y eftas fon circnnílañcias tiñ 
norabJcs , que dan recomendación particular al punto deter- 
minado en fuerza de ellas. Con todo cíTo no tuvimos en efto 
Ja confianza publicada por Mamachi , pues no iníiítimos en 
ello, quando alegamos las pruebas poíitivas. 

La principal confianza eftuvo en ver que los Modernos 
no oponen cofa , que convenza repugnante el afllmto 5 como 
en quanto á las dos mas capitales (de la Difperíion de los 
Apodóles , y de la Difputa atribuida al Arzobifpo Don Ro- 
drigo) confieña ya Mamachi. Moviónos también el ver que 
tampoco deíarman firmemente las autoridades alegadas : y 
ahora podemos añadir otra confianza, viendo la folucion que 
da efte Autor al texto ya citado de San Geronymo ; con la 
experiencia de que no añade cofa que obligue a mudar de 
opinión 5 antes bien ofi-ece algunas que la esfuerzan : y fe 
deja fin reíponder a teílimonios anteriores al d efe ubr i mien- 
to del cuerpo de Santiago , los qualcs por fer legítimos au- 
mentan la confianza , no folo en quanto á rebatir el intento 
de los que reducen la Tradición al Siglo IX. ó figuientes; fino 
en quanto a eftablecer la Venida de Santiago : porque docu-* 
mcntos anteriores al defcubrimiento del cuerpo , ciertamen- 
te fuponen alguna Tradición antiquifsima , por no haver otro 
reeurfo para atribuir a Santiago las Efpañas en tiempo que 
fe ignoraba el fitio donde eftaba fu cuerpo. En efto fe fundo 
nueftra principal confianza , para falir al publico fofteniendo 
la Tradición 5 y no en lo que Mamachi imaginó : pues cier- 
tamente antes de ver fu Obra , tenia yo manifeftado en el 
Tomo 5. mi fentir fobre la autoridad que defiero al Breviario. 

S)E LA FEKWA ÍDE S AK TA^LO¿ 

EN quanto á la Predicación de San Pablo no tenemos opo- 
ficion: pero haviendofe remitido á efte fitio en quanto 
al examen de la autoridad de San Inocencio , que alegó por 
argumento pofitivo contra la Venida de Santiago ; tambiet* 
iRofotros examinaremos aqui lo que dice fobre efto. 

Dijo el Sumo Pontífice San Inocencio , que ea Efpañay 



Italia , dic. nadie inftituyó Tglefias , fino aquellos que San 
Pedro , 6 íusSiicclTorcs , ordenaron de Sacerdotes : y íi no 
(añade) lean , fi en eftas Provincias fe halla , que otro x\pofi:ol 
predicaíTe. De aquí arguyen, que Santiago no predicó en Ef- 
paña. Refpondituos, que aquella autoridad fe ha de entender 
contraída al aíTunto en que íe profirió, refpondiendo á una 
Goníulta hecha por un Obifpo de Italia fobre Ritos Eclefiaf- 
ticos : en cuya linea reconocimos por Autores á los Varones 
Apoftolicos confagrados por San Pedro , como probamos con 
San Ifidoro, y con San Julián , y Félix, Metropolitanos de 
Toledo. Añadimos fer efte el legitimo fentido , no folo por 
quanto San Gregorio Séptimo entendió aquella Decretal del 
mifmo modo , ufándola en materia de Ritos j fino porque 
entendida como fuena , no admitiendo en Efpaña , ni en Ita- 
lia, mas enfenanza de Apoftol que la de San Pedro i afsi no es 
verdadera : pues no fe debe dudar, que San Pablo predicó en 
Italia , y aun en Efpaña, fcgun Natal, y Mamachi. Luego afsi 
coino el filencio del nombre de San Pablo , no excluye fu 
Predicación j tampoco la de Santiago , por no o poner fe nin-. 
guna al afliintode que los Ritos provienen de S.Pedro. 

A cerca de efta refpuefta folo entra bien Mamachi , en 
que yo no aprobalTe el recurfo de ii el Papa erró, como refu- 
me enelnum.3. delapag.283. pero en el fin de aquel nu- 
mero, parece no le gufta el dicho de que San Inocencio trata 
de los Ritos que fe deben guardar en los Divinos Oficios, 
^ recelandofe de fi efto es violentar el fentido. ^ Pero que el 
Papa trata alli de efte afilinto , no fe debe dudar , como co- 
nocerá quaL-]uiera que lea aun folo el exordio de la Carta ; y 
vea qi^ie San Gregorio Vil. la citó, quaiido perfuadió a los 
E(})añulcs^l ufo del Oficio Romano. La atención debe cftár 
en el medio de que San Inocencio fe valió para inducir a la 
uniformidad de los Ritos : y efte fue, que ningún Apoftol 
diftinclo deS. Pedro (alius Apo/f olonim) cnícñó en Italia , Ef- 
paña, ¿xc. lo que fe debe contraer a la prefcripcion de los Ri- 
tos, 
^ Floretius de Divinis OfficUs agere Innoccntium arbitr.t- 
tur. Verum is quoque v'ide.it, ne Innocentij verba in alium feítz 
fum contor^ueat, (¿uam ipfa pojinknt, pag.184. 



t©s, determinados por San Pedro , y propagados , en lo que 
mira á Efpaña, por los Miniítros que el mifmo Apofiol nos 
envió. Pero aísi como la Venida de eftos no excluye la 
precedente de San Pablo , tampoco fe opone con la anterior 
de Santiago. 

Veamos ahora que refponde Mamachi a la infancia , de 
que San Inocencio no mencionó a San Pablo en Italia , ni 
en Efpaíía 5 y con todo eflb no debemos excluirle de ambas 
partes. Refponde lo i. dando las palabras de Baronio , en 
que, fobre el año 6i. num.5. dice, que como San Pablo enfe- 
ño en Roma del modo que S. Pedro , y el Papa excita á aque- 
llos contra quienes eícribe , a que figan /í?/ Ritos deUlgleJia 
Romana , de ai es , que no debió exceptuar a San Pablo. 
pag.288. 

Prinieramente debemos advertir á Mamachi , que no 
eílrañe la explicación arriba dada (de que San Inocencio 
trata de los Ritos) pues ya aqui adopta el mifmo aquel re- 
curfo , dando las palabras de Baronio : Cum igítur idem Inno- 
centius agens de tyaditis in Occidente Apo/ioUcis inflitutis , eos 
in quosfcribit , provocet ad Romana Ecclejtie RITUS , Ú"c. lue- 
go íi aprueba con Baronio, que alli fe trata de Ritos , no me- 
rece aprobación , quando viendo lo mifmo en mi refpueíta, 
fe recela de fi hay violencia en el fentido. 

En fegundo lugar prevenimos al mifmo Autor, que Baro- 
nio usó de aquella íblucion , quando permanecía en el fentir 
de que Santiago predicó en Elpaña : y quando efcribió , que 
era fé cierta , é indubitable , que San Bernabé predicó en 
la Liguria, y erigió la Iglefia de Müánj pues todas tres cofas 
fe incluyen en un mifmo libro, que es el Tomoi. de fus 
Anales : luego fegun Baronio , no folo no excluyó San Ino- 
cencio la Predicación de Santiago en Efpaña , pero ni la de 
San Bernabé en Italia : componiendofe todo con el recurfo 
á los Ritos : y por tanto la primera folucion de Mamachi, ale- 
gando á Baronio, califica la explicación que dimos a la Carta 
de S. Inocencio, y no excluye la Venida de Santiago. 

Refponde lo 2. que pudo S. Inocencio atribuir a S.Pedro, 
y á los enviados por él , la inftitucion de las Iglefias de Efpar 
ña, aun fupuefta la Venida de S. Pablo, porque fe debe creer, 

1If1ít4 que 



■que el Apoílol emprendió fu viage con voliintíid , y con- 
íentimicnto de S. Pcdi"0: Propterea quad id iter ab eo volún- 
tate , atque confcnfii Petri fufceptíimfitiJJTe credendum Jit.Q'czd.- 
fe afsi en hora buena. Pero por que fe ha de creer que S.Pe- 
dro negó el miímo conlentimienro a Santiago? Ni dónde ef- 
tán las pruebas para efto? ínterin que las bufca , veafe lo di- 
cho en el Tom.3. cap.3.num.92. 

Rcfponde lo 3. iMamachi , que no ignoró S. Inocencio la 
predicación de S. Pablo en Efpaña , tan preconizada por los 
Antiguos: ni podrá decir hi negó , quien fepa, que el que 
calla no niega : Silentem nega,f[e numqtLim. Aqui debemos 
reconvenirle , que íi no niega el que calla , no debe Mama- 
chi argüir , que S. Inocencio excluyó la Venida de Santiago: 
pues el que calló la de S. Pablo , eífe mifmo dejó de expreflar 
la de Santiago. Refponde a efto, diciendo , que hay difcren-; 
cia 5 porque aquella, y noefta expedición , fe hallaba tefti- 
moniada por los Mayores. Infto yo ahora de muchos modos; 
el I. que la fama de la Venida de S. Pablo pudo conducir pa- 
ra expreílarla , mas no para callarla. El 2. que fi efta es buena 
refpuefta, debe Mamachi reconocer por buena la arriba da- 
da fobre el filencio de la WJloria Compojlelana : porque no 
íblo fe verifica que el que calla , no niega , fino que al tiem- 
po de efcribirfe aquella Hiftoria andaba tanto , ó mas afama- 
da en el Occidente la Venida de Santiago, que la de S. Pablo, 
■quando efcribio S. Inocencio : pues trecientos aííos antes de 
la Hiftoria Compoftelana confieñan los Críticos Modernos 
que fe introdujo la Tradición de la Venida de Santiago , no 
pidiéndonos textos de todo aquel efpacio , por los muchos 
que fe les pueden dar : y no afsi fobre la Venida deS. Pablo 
antes de S. Inocencio , pues ningún Latino anterior la havia 
cxprcftado : luego ni era entonces tan notoria como la de 
Santiago en el Siglo XII. ni fe debe decir que la Hiftoria 
Compoftelana niega, quando calla, conio S. Inocencio. 

Infto lo 3. queS. Inocencio de tal modo calló el nombre 
de S. Pablo, que le excluyó, quando dijo que ningún Apoftoi 
diftinto de S. Pedro cnfeñó en el Occidente : luego fi efto no 
fe opone con la Predicación de S. Pablo en Italia , y en Efpa-, 
ña^ (fino precifamente cop el aflUnto de que los Ritos provern 



gan de otro Apoílol diftlnfo deS. Pedro) fe infiere, que por H 
autoridad de S. Inocencio no fe hace argumento pofitiv» 
contra Santiago: y alsi no hizo bien Mamachi en alegar aquel 
texto como prueba pofitiva contra la expedición de aquel 
Apoftol. 

Antes de paíTar adelante advierto , que fobre la Venida 
de S. Pablo citamos áS. Clemente en la Épift.i. ad Corinthios 
déla Edición de Cóielér en Amfterdám año de 1725. y á cer-!» 
ca de cito prevengo, que fe quite el dictado de Padre , aplica- 
do allí á Caí£'/^r , pues no fue Religiofo : y el ano 1725. fe 
corrija en el de 1724. errado en mi imprefsion. Pero no 
puedo aprobar , que Mamachi corrija aquella cita , redur 
ciendola alano de 1742. porque no tuve obligación de re- 
mitirme á Edición de tal año (lila hay) no fiendo única , co-j 
mo no lo es: pues antes fe hizo la de París en el año de 1672'.' 
la de Antuerpia en el de 1698. y la de Amfterdám de 1724,' 
De qualquiera de eftas Ediciones fe puede valer el Efcritor, 
íin que haya ley que le obligue a citar determinadamente 
aquella de que ufe Mamachi j fi es que hay tal imprefsiort 
del año 1742. pues fi la ultima fue la del 1724. es prueba, 
que la Edición de Mamachi falió errada en veinte años : y 
dado cfto, bien podrá condonar que la mia íaüeíle errada eci 
uno. 

COK LA TA(^WA^ T^E SAN <PA^W 

fe dejarma lo ^ue Mamachi e^one contra la Venida 

de Santiago, 

SUpuefta con Mamachi la Expedición de S. Pablo pierdétí 
toda fu. fuerza otros argumentos que hace contra la de 
Santiago y recurriendo al filencio de los Concilios de Toledo^ 
de Braga. , y de Eliberi. Nofotros le añadiremos los Conci- 
lios de Sevilla , de Zaragoz^a , de Tarragona , y de otras Ciu-. 
dades de Efpaña j preguntándole , fi leyó en alguno de ellos 
la Venida de San Pablo? y como dirá que no j dá licencia á 
que le volvamos á preguntar ; por qué opone contra Santia- 
|go , lo que m £íueba nada contra S. fiíbio ? Si dice ,. que 



cfto coníU por otros textos ; añadiremos , que va cíTo es 
dcfamparar el intento déla infancia que nos hacia por los 
Concilios, qiiando él mi fmo argüido con la paridad de San 
Pablo , apela á otros Jueces : y de cfte modo le dirán los Ef- 
pañolcs , que también hay otros textos a ñivor de la Venida 
de Santiago: y que aun dercartandofe de algunos , quedan 
otros anteriores al defcubrimiento del cuerpo del Apoílolj 
contra los quales no pufo ninguna inllancia eíle Moderno. 

Demás del filencio de los Concilos , arguye con el reparo 
de que no conftan muchos convertidos en Éfpaña por Santia- 
go ; como efcribe en la nota de la pag.284. dejando antes 
dicho (en la pag.279.n.3.) que con tal que los Eípañoles pon- 
gan a eíle Apoííol enEípaña , fe matan poco por" fi hizo , ó 
no, fruto. Aqui debemos fuplicar á Mamachi , que nos haga 
el favor de explicárnoslos frutos que labe haver confeguido 
en Efpaña el Apoítol de las Gentes S. Pablo. Yque.nos diga, 
en que parte de fu Tomo 2. pufo tanto empeño en feñalar 
los efectos ; como en moítrar la caufa. Y mientras tanto le 
remitiremos á nueftroTomo 3. donde fi le parece que hay 
poco , y no a íu güilo 5 le ellimarémos que nos dé mas , y 
mejor. 

El hecho es , que las inílancias tomadas de. la paridad de 
S.Pablo fon tan urgentes , que podemos recelar, haverfe mo- 
yido algunos a negar la Venida efectiva de eíle Apoílol, por 
iio verle preclfados á foílener Ja Tradición de Santiago. Pcrb 
en ello mifmo fe conoce la poca eficacia con que la impug- 
nan , quando fus argumentos van á contr^idcVir un puiito 
tan autorizado por los Padres , como es el de la Venida de 
S. Pablo : y afsi para tales Efcritores poco importara, que tu- 
vieíle tantos textos la de Santiaíio, 

Concluímos pues , que aunque no haya telbmonios per- 
petuos defde el Siglo primero en adelante ; tampoco hay do- 
cumentos pofitivos que convenzan fer fallos los que exilien, 
ó prueben fer repugnante la alfercion . y afsi aunque los Crí- 
ticos modernos digan no íer punto de los indubitables de fé 
cierta en la Hi (loria (lo que ni pretendemos, ni nccefsitamos) 
tampoco deben tratarle como repugnante , 6 quimérico: pues 
€l primer Eftrangero , á cuyas manos ha llegado nueftro efr 

en-. 



crito, concede ya lo que ninguno hafta hoy : fírviendo antes 
de eílorvo, por un lado lo delayrada que íe vio defde el Si- 
glo panado la Hiíloria Eclefiaftica de Éfpaña , manchada con 
ficciones modernas ; y por otro el que ios mas efcribieron en 
lengua Caftellana , poco familiar á los de fuera , como parece 
Je fucede al M. Mamachi; pues eílando algo dífufo mi Tra- 
tado , y en lengua no vulgar para Italia , es lo mas honorífico 
reducir áefte motivo , mucho de lo que decimos no ha en- 
tendido. Pero íi fe aplican á examinar la cofa , informandofe 
íin parcialidad de lo expuefto en favor , nos podremos lifon- 
gear de que alo menos templarán el rigor conque parecQ 
han excedido en la cenfura. 



'Aj io'úhncO?: 






IN- 



índice 

DE LOS capítulos, 

y §§. de cílc Tomo fexto. 



TRATADO VI. 

DE la Iglefia de Tole- 
do en quanto Metro- 
. politana, 

jCap. I. §. I. Proponenfe los 
fueros Metropoliticos , y 
explicafe la formaiidad de 
las Cartas Canónicas , que 
llamaban Formadas, pag. i, 
§. II, De los Obifpados que 
tuvo debajo de fu jurifdi- 
cion la Metrópoli de To- 
ledo en tiempo de los Go- 
dos, lO. 
Cap. II. De los Concilios de 

Toledo, 12. 
§. I. De fu autoridad, impor- 
tancias, y fama, 12. 
§. II. De como los Reyes 
convocaban y confirma- 
ban los Concilios, 18. 
§. III. Del modo con que fe 
celebraban losConcilios,28. 
$. IV. Si los Concilios de Ef- 
paña en tiempo de los Go- 
d s deben decirfc Cortes 
del Reyno? 37. 
Dijfert ación I. Sobre el Con- 
cilio I. de Toledo, 49. 
§. I. Prucbafc que antes del 
^Concilio intitwUdo prime-q 



ro , huvo otro en Toledo 
cerca del año 396. en que 
fe empezó a proceder con- 
tra los Prlícilianiftas, 49. 

§.IL El Concilio I. de Toledo 
no fe puede remover del 
año 400. ni fe debe confun- 
dir con otro del tiempo del 
Papa S. Inocencio. Prué- 
bale que no puede reducir- 
fe al Municipio ácC^lenis 
en Galicia, 55. 

§. III. Defcubreíe una nota- 
ble equivocación, y confu-. 
fion fobre el aífunto, 65. 

§. IV, Muertrafc contra TV/^- 
monty que los veinte Caño- 
nes del Concilio de Tole- 
do no fe hicieron en tiem- 
po de S. León , fino en el 
año de 400. 72. 

§. V. Pruebafe que la Regla 
de Fe fe hizo en el Conci- 
lio I. de Toledo : y expli- 
cafe el orden, y dias de las 
Scfsiones, 77. 

§• VI. Explican fe los motivos 
de que fe haya dudado en 
cfte punto, diflblviendo las 
dudas. El Coledor de eftas 
AA^S liocs^Á» CU Ú ün del 

Si. 



Siglo V. por lo que no fon 
onginalcs fus dichos , pero 
si venerables por tan no- 
table antigüedad. Gloria 
íingular de la Santa Iglefia 
de Toledo por la Regla de 
Fe d- eítc Concilio, 86. 

§» VII. Las Actas de las Pro- 
fefsiones de Fe fe hicieron 
en el Concilio I. de Tole- 
do. Impügnaíe la opinión 
contraria dcPagi, y lo que 
efcribió Quefnel centra eíla 
parte, 96. 

§• VIII. La Sentencia Difíni- 
tiva es del año de 400. y 
no del Concilio de Zarago- 
za. Explicaíe >y corrigen fe 
algunos términos, loi. 

§• IX. Del Cifma que relultó 
en Eípaña defpues delCon- 
eilio I. de Toledo. Carta 
de S. ínocencio , y nuevo 
Synodo Toledano en aquel 
Pontificado ; impugnando 
á los que intentan reducir- 
le á laGalia, 112. 

S' X. Concilio del tiempo de 
S. León , en que fe repro- 
dujo la Regía de la Fe del 
Toledano I. Trai^aíc contra 
Qj-ieíncí del que fe tuvo en 
Galicia , moftrando que no 
fue en Celenis , con otras 
cofas notables, i ip. 

Cap. III. Del Concilio Segur- 
do de Toledo. Provincial. 
Año de 527. 130^ 



Épocas del Reynado de Ama- 
larico. Explicafe un texto 
de S. Ifidoro , y corrigefe 
á Loayfa, 1^0. 

Cap. IV. Del Concilio terce- 
ro. Nacional, Año de 589, 

Subfcripciones de los Obif- 
pos que concurrieron al 
Concilio III. Toledano , y 
nombre de fus Sillas, 146. 

Cap.V.- De los Synodos Tole- 
danos, flicra de numero,en 
tiempo de los Reyes Reci- 
redo, y Gundemaro, 154. 

§. í. Impugnafe Baluzio, y fe 
corrige LaEdicion de Loay- 
fa fobre eí Concilio de Re- 
caredo, moftrando,que fue 
Naciotial, 154.- 

§. II. Del Synodo y Decreto- 
de Gundemaro, 158, 

§. IIÍ. Otro Concilio ToJedar-; 
no, 15.9. 

Cap. VI. Del Concilio quarro^ 
de Toledo. Nacional. Año 
de 633. 160, 

Cap. VIL Del Concilio quin* 
to. Nacional. Año de 636.. 
167. 

Corrigenfc algunos Autores^ 
1 67. 

Cap. VIH. Del Concilio fexto^ 
Nacional. Año ác 6 ^S, 172.'. 

Corrigenfe Loayfa y Aguir- 
re, 172. 

Cap. IX. Del Concilio fepti- 
mo. Nacional. Año de 64^.: 
180. Cor-i 



Corrigen fe las Ediciones, 1 8o. 

Cap. X. Del Concilio octavo. 
Nacional.Añoácó^'^. 185. 

Cap. XI. Del Concilio nono. 
Provine i al. Año de 655. 191, 

Cap. XII. Del Concilio déci- 
mo. Nacional. Año de 656. 

195- 

Cap. XIII. Del Concilio once. 
Provincial, Año de 675. 
199. 

Cap. XIV. Del Concilio do- 
ce. Nacional. Año de 68 r. 
205. 

Cap. XV. Del Concilio trece. 
ÁZ^f/owj/.Año de 683. 209. 

Corrigcnfe las Ediciones, 209. 

Cap. XVI. Del Concilio ca- 
torce. Provincial. Año de 
684. 218. 

Cap.XVII.Dcl Concilio quin- 
ce. Nacional. Año de 688. 
221. 

Cap. XVIII. Del Concilio 
XVI. Nacional. Alio de 693. 
223. 

Corrifi^enfe las Ediciones, alli. 

Cap.XlX. Del Concilio XVII. 
Nacional. Año ác 69^. 228. 

Cap.XX. Del Concilio XVIII. 
, antes del 702. 231. 

t)^(^c noticia de que eftuvo 
incorporado con los demás 
Concilios, alli. 

Dijfert ación II. Si la Santa 
Iglcíla de Toledo fue Pri- 
mada de las Efpañas en 
tiempo de los Godos, 237. 



§. I. Eftablecenfe algunos fu- 
pueftos fobre el eílado , y 
mod) de proceder en la 
duda, 237. 

§. II. Impugnanfe los que pa- 
ra eítablecer la Primacía 
iníiílen en los íeis prime-^ 
ros Siglos , y medio, 241. 

§. III. No prueba Primacía el 
hecho de haver juzgado el 
Toledano á Obifpo de di- 
verfa Provincia , ni le per- 
judica la falta de efte fuero 
en el eftado de la Diícipli- 
na antigua, 249. 

§• IV. Del fuero particular de 
Toledo fobre que fu Prela- 
do eligiefle, ó no fe hicief- 
fen fin fu acuerdo las elec- 
ciones de Obifpos de qual- 
quiera Provincia , en que 
fue fuperior á todos los 
Metropolitanos, 260. , 

§. V. El Prelado de Toledo 
tuvo el fuero de confagrar 
Obifpos de diverf\ Provin- 
cia , conviniendo en eílo 
con Primados, 273. 

§. VI. Otro honor de que el 
Toledano precediefíe , y 
prefidiefle á todos los Me- 
tropolitanos de Efpaña, fin 
refpedo á mayor antigüe- 
dad, 278. 

§. VIL Otros cfcclos de las 
prerrogativas proprias de 
Toledo en el eftado anti- 
guo , que la mueftran fu- 

pc- 



perlor a las demás Iglcfías, 

§. VIII. De la Bula de la ref- 
tauracion de la Primacía 
de Toledo , dada por Ur- 
bano il. 298. 

Cap. ulrim. De los Santos de 
Toledo , y de íu Aizobif- 
pado, 303. 

'Apéndice I. De las Adas de la 
Confefsion de Santa Leo- 
cadia, 313, 

'Apéndice II. Adas de las Pro-, 
fcfsiones, y Sentencia Difi- 
nitiva del Concilio I, de 
Toledo, 319, 

'Apéndice III. Carta de S. Ino- 
cencio Papa álos Padres 
del Concilio L de Toledo, 
fcgun la lección que reful- 
ta de los MSS. de Sirmon- 
do,y Couftanr, 32 j. 

^Apéndice IV. Concilio de To- 
ledo del tiempo del Rey 
Gundemaro , año de 610, 
330. 

Decreto del Rey Gundema- 
ro á favor de la Metrópoli 
de Toledo, 333. 

Apéndice V. Bula de Urbano 
lí. rcftituyendo ai Arzo- 
bispo D. Bernardo , y á fus 
SuceQures en la antigua 
Primacía de F/paña, 337. 

Apéndice VI. Ci.ronokgia de 
un hlpaííui Arionymu del 
Sigl > Texto , h.ijia hoy no 
publicado } jí^i. 



Apéndice Vil. Chronicon de 
las Eras de los Martyres, 
haftíi hoy no publicado ^ 34^» 

Apéndice VIII. Carra del Rey 
Recaredo á S. Gregorio M. 
no exhibida por nueftro» 
Hiftoriadores 5 pero publi- 
cada por Baluzio, 351. 

Apéndice IX, Del Chronicon 
del Biclarenfe iluftrado. 

§.1. Vida, y fantidad del Au- 
tor , y Concilios á que af- 
fiílió. Corrigeníe algunos 
Efcritores fobre firmas de 
Concilios, 353. 

§. II. De las Ediciones del 
Chronicon del Biclarenfe. 
Notas de Aguirre en Ja fu- 
ya. Fama de S. Hermene- 
gildo no denigrada por los 
Coetáneos. MSS. antiguos 
por quienes va arreglada 
efta Edición, 362. 

Notas fobre el Chronicon del 
Biclarenfe. 

Nota I. Dificultad de redu- 
cir los años de los Reyna- 
dos á los años vulgares. 
Methodo de que usó el Bi- 
clarenfe , y razón de los 
años marginales, 392. 

Nota lí. Sobre el año de la 
muerte del Rey Leovigil- 
do, y principio de Recare- 
do , notando que efte no 
tuvo mas que una Época. 
Trataíe del año del Marty- 
rio deS.Hcrmenegildü;4oo, 

N02 



Nota III. Sobre los puntos 
mas obfciuos que fe leen 
en el Biclareníe en orden 
á la Geographia de Efpa- 
ña, 404. 

Nota ultima fobre el Conci- 
liábulo de los Arianos en 
Toledo , tenido en el año 

. de 580. 41 j. 

Apéndice X. Continuación del 
Chronicon del Biclareníe, 
bafia hoy no publicad a, ¿\i^, 

^Apéndice XI. Del Chronicon 
de Melito , Efcritor Efpa- 
ñol , ha^a hoy no publicado'. 
y del Chronicon de S. líi- 
doro, 4^3. 

De la Chronologia líidoria- 
na,no explicada liafta hoy, 
441. 



Godos /Vándalos , y Sue-: 
vos , efcrita por S. líidoro; 
Mas perfsfta que en todar 
las Ediciones anteriores ^¿^6gí 

Elogio de Eípaña por ¿). lli- 
doro , no incluido en las 
Ediciones de las Obras del 
Santo , y mas correcto, que 
en Grocio , y que en Lab- 
be, 473. 

Divi Ilidori Hifpal. Epiícopi 
Hiíloria de Regibus Go-i 
thorum, 474. 

Hiíloria Wandalorum, 498. 

Hiftoria Suevorum, 503, 

Notas fobre las Eras , y años 
Imperiales del documento 
precedente, 507. 

Apéndice ultimo, Hiíloria del 
Rey Vamba , efcrita por 
S. JuliáQ de Toledo , 5 29. 



ESPA- 




TRATADO VI. 

DE LA IGLESIA DE TOLEDO 

en quanto Metropolitana. 

CAP. I. §. I. 

^roponenfe los fueros Metropolitlcos , y expUcafe lé 

formalidad de ¡as Cartas Canónicas , que llamaban 

Formadas. 




ESPUES de 

ha ver coníi- 
dcrado el ef- 
tado antiguo 
de la Santa 
líílefia de To- 
ledo en quanto Silla Pontifi- 
cia , poL- fu origen , progref- 
íos , y PreLuios j conviene 
proponer lo que la corrcfpon- 
de por Metrópoli j porque 
una coGí es la razón particu- 
lar de Silla Pontificia , y otra 
la formalidad de íer Matriz. 

2 Por concepto de Ca- 
thedra Epifcopal no corref- 
Tom.VL 



ponde al Prelado mas que la 
juriídicion fobre Parroquias, 
la ordenación de todos los 
Miniílros defde Presbytero 
á bajo , y quanto mira á la 
buena adminiftracion de Sa- 
cramentos , y paílo de las al- 
mas, que en una palabra íc 
reduce al cargo y autoridad 
de Obifpo. 

3 En quanto Metrópoli 
aííade fobre eftos fueros los 
de Cabeza de Provincia , te- 
niendo jurifdicion fobre 
Obiípos , como cttos fobre 
los Clérigos ; por lo que fe 
A íiom- 



z Efi^-iTÍa Sagrada, 

nombra Meti-opoUtanOjó Ar- 
zobifpo. 

4 Ya digimos, que el Pre- 
lado de Toledo fae el Metro- 
politano de la Provincia Car- 
thaginenfcydefde que coníhi 
íer cílables las Primeras Si- 
llas. Moftramos también el 
tiempo , y competencias que 
huvo en orden á íer recono- 
cida por única Metrópoli, no 
folo de la Carpetania,íino de 
tcdo lo que incluía el ámbito 
de la Carthaginenfe : de fuer- 
te, que defdc el año de 6io» 
coníla no poder fer recono- 
cido otro Primado en aquella 
Pro\incia, mas que el déla 
Igleíla de Toledo. Mucho 
a lites havia egercitado elle 
fuero ; como fe probó por el 
Concilio II. y por las Cartas 
de Montano : pero fobievi- 
nlendo diffenfiünes dcfpues 
del Concilio III. de Toledo 
per algunos Obifpos, que in- 
tentaron reconocer otro Me- 
tropolitano parcial dentro de 
la uiiíma Provincia , fue pre- 
cifo ocurrir á la moílruoíidad 
de dos Cabezas , y fe corto 
aquel Cifina por el Synodo 
del referido año de 6io. De 
lo que íe iníiere , que no em- 
pezó Toledo á fer Metrópoli 
cílable en aquel año, fino que 
ficndolo ya en el Siglo ante- 
cedente , logró deldc aquel 



Ti'dt.6. Ca[).l, 

tiempo el que de tal fuerte 
fuelle reconocida por Capital 
de toda la Provincia Cartha- 
ginenfe , que ninguna 'otra 
IgleGa pudieíTe participar de 
tal honor. 

5 Supueílo pues por lo 
dicho en el Tomo anteceden- 
te, que antes del Siglo VI. ya 
gozaba Toledo de fer Metro- 
poli permanente , es precifo 
reconocer en fu Prelado los' 
fueros proprios de los Metro- 
politanos : conviene á fiber, 
que tenga Obifpos Sufragá- 
neos á (¡uienes prcfidir , los 
quales fuera de lo que perte- 
nece á fus Parroquias, no pue- 
dan hacer nada fin fu acuer- 
do , defiriéndole el honor de 
fu Cabeza , y cediéndole la 
primacía en el afsiento. Lo 2. 
deben pender de el para las 
configraciones de Iglellas y 
de Obifpos , de modo que no 
fe haga nada de eíta linca ílii 
fu aviíb. Lo 3. pertenece a 
fu cargo el convocarlos a. 
Concilio Provincial , y prefi- 
dir en cL Lo 4. debe cono- 
cer en las Caulas que ocurran 
entre los Obifpos Sufraga- 
neos; y fer el quien los de las 
Cartas Canónicas , que lla- 
maban Forwaclas , para quan- 
do huvielVen de hacer ^■iage 
lar^o. 

6 Eílc derecho de dar las 

Car- 



(De Id Metrópoli de Toledo* 



Cartas Formadas coníla ha- 
verfe incorporado en el Có- 
digo de los antiguos Cañones 
ufados en Efpaña , pues lee- 
mos en el índice, que Ningún 
Obiípo vaya lejos fin la For- 
mada del Metropolitano : Ut 
Epifco^us fine formato, Metro- 
j;oUtaní longius 77on projicifca- 



Obifpo de la Primera Silla, 
lea principalmente á quien 
pertenezca el derecho de exa- 
minar las Carras Comunica- 
rias , ó Formadas , informan- 
do fe de la legitimidad por 
preguntas hechas ai miímo 
Portador, para ver fi unas co- 
fas correfponden con otras. 



tur^ lib. T^.tit. 4. citando para Afsi por ello, como por lo fu- 
ello al Concilio Carthaginen- lemne y frequente que es la 
fe III. í/f.28. Era efte un fue- mención de eftas Cartas en 
ro de tanta jurifdicion , que los documentos antiguos, nos 
fervia para todo el mundoj parece conveniente fervir a 
por lo qualdifputandoN.P.S. los principiantes con alguna 
Auguftin con Fortunio , Obif- noticia de lo que quieren de- 
po Donatifta, fobre qualera ck q(\:3.s Formadas. 
la Iglcfia Carbólica , ó Uni- 8 Según la mención del 
verfal , y afectando el heregc Eliberitan o,yLaodiceno Can, 
generalidad en los de fu Sec- 41. confta , que el ufo de las 



ta, redujo el Santo la difputa 
á compendio , entechándole 
á que digeíTe > fi podia dar 
Cartas Formadas para qual- 
quiera parte que fe las pidief- 
fcn : Y como era manificfta- 
mente falfo , que fus Cartas 
fucñen recibidas por los Obif- 
pcs de la Iglefia Catholica, 
brevemente pafsó a otra cofa 
el lierege, viendofe eftrecha- 
do por aUi 5 como refiere el 
mifmo Santo en laEpiftola 44. 
(al. 163.) n.^.y^. ^ 

7 En el Concilio de Eli- 
beri hallamos ya mención de 
efte fuero Metropolitico,men- 



Cartas citadas fue anterior al 
Concilio Niceno: y afsi la re- 
ducción que fe hace á aque- 
llos Padres, no fe debe enten- 
der de primera introducción, 
fino del modo de formarlas 
artificiofamente para evitar 
los fraudes. Ni eftrañes, que 
en la Carta, que anda en nom- 
bre de yír/Ví), Prelado de Conf- 
tantinopla , fe cite para cílo 
á los Padres del Niceno, íien- 
do afsi que en los Cañones 
que tenemos no fe halla tal 
mención : porque íin recurrir 
á la opinión de los que íintie- 
ron haverfe hecho en aquel 



clonado por titulo de que el Concilio mas Cañones que los' 

A 2 que 



4 E/¡iíTÍa S iterada. Trat» 6. Cap,i: 

que perfevcran , es pofsible donenfc ; de la qual fe hace 

que i'c tratafle allí de la mate- mención cxprella en el índice 

ria, lln reduciila a Canonjpor de nueftros antiguos Cañones 

íer cola de las que debían ef- lib.3. tit.2. Quomodo fíat for- 

tar refcrvadas al conocimien- mat.iiEpftol.x Attici C.P.Epif- 

to de los Padres, y no del copi ^qua efi injine Gr^corum 

vulgo , á quien no conduelan. Comiliorum^ ex integro : y la 

9 Prefcindiendo pues del ponen á la letra los Códigos 
origen, confia por el Concilio MSS. del Eícorial , el Vigila- 
de Eliberi , que muy defde el no , y Emilianenfe , de quien 
principio de la Iglefia fe in- la tengo copiada por Juan 
trodujo el ufo de aquellas Vázquez del xMarmol , y es la 
Cartas, formándolas con unas mifma que anda imprefla , ex- 
ciertas Notas fecretas, quefir- ccpto que al fin no tiene la 
vieíVen como de caracl:er,para interpolación de Válete in Do- 
diílinguir á los Carbólicos de r/iino , que ya Gerardo Rodol- 
fos Hercgcs , Cifmaticos , ó pho notó de adulterina , en el 
Apoitatas: de modo que nin- tratado que efcribió fobrc 
gun Obifpo pedia recibir á L\ ellas Cartas. 

Comunión de los Fieles al 1 1 Dice pues aquella for- 

que vinieífe íin l^s Cartas muía, que en primer lugar fe 

Formadas , dadas por fu Pre- pongan las iniciales griegas 

lado, y fehacia fofpechofo, íi del Padre , Hijo, y Eípiritu 

el informe que daba de pala- Santo, que fon tt. v. ol. la pri- 

bra no corrcfpondia a lo eí- mera de narii^ , la fegunda de 

crito, como fe infiere del Ca- Toí , y la tercera de X'yí^ > 

non 58. del Eliberitano. i en cuyas tres letras fe deno- 

10 El arte con que fe for- tan los números 481. porque 
maban las Cartas fe explica t^. vale 400. tt. 80. y a.\, A 
en una que anda en nombre eíias í'c havia de Juntar la ini- 
de Ático, Obií'po de Conílan- cial del nombre de S. Pedro, 
tinopla , rcMrida por Ivon, que es también w. que vale 
Burcardo, y Círacian, y puef- otros 80. A cfto ultimo fe 
ta al fm del Concilio Calce- opone Natal Alejandro {en la 

Dijp, 
(i) Interrogentur hi qtii Communicatorias ¡rtteras tradunt, 
an omnia reále ijabcaut ^ 0' fuo tejlinjonio comprobent, Eiibcr^ 
.Can. 5 8. 



©^ la Metrópoli de Toledo* 



Dif. iS. delS'-glo 11^.) no que- 
riendo íidiiiitir j que eíla íe- 
giinda TT. denote el nombre 
de S. Pedro , fino el de el Ef- 
piritLi Santo , ct. tt. eílo esj 
¿yíCi Trye^z-iít: porque de otra 
fuerte , dice, no huvieran ex- 
preíTado enteramente el nom- 
bre del Efpiritu Santo , ll po- 
nían folo el Santo a, yiov , y 
no el Efpiritu ttvívucí.. Con- 
tra eflo milita la expreña de- 
claración , que fe lee en la 
Epiílola de Ático , donde la 
fegunda -tt. fe aplica á S. Pe- 
dro : y como ellas notas eran 
arbitrarias , pudieron recibir- 
las los Padres en aquel fenti- 
do 5 afsi porque la contrac- 
ción immediata del Padre , y 
del Hijo determinan fuficien- 
temeotc la inteligericia del 
Efpiritu Santo por el Alpha 
de lavQzAyíov i como por- 
que mandando que fe apunte 



las iniciales de los nombres 
del Obifpo que efcribia la 
Carta; del de aquel á quien fe 
dirigía , y del que la llevaba. 
Iten,la primera letra del nom- 
bre de la Ciudad donde e fia- 
ba el Prelado : y la Indicción 
que corría. 

13 En África fe mandó en 
el Concilio Milevítano IL del 
año 416. t't. 20. que fe aña- 
dieífe el día de la Pafcua , 6 
el de la precedente , ñ aun 
no fe labia el día de aquel 
año:excomulgando al Cleric^o 
que íe 'attevienfe á caminar 
íin Formada. En Efpaíía pare- 
ce fe introdujo lo miíiiio, 
pues para el modo de hacer 
eftas Cartas , no folo citan la 
Epiftola de Ático, fino tam- 
bién (en la claufula íiguiente) 
el Canon Milevítano mencio-* 
nado , aunque dándole nom- 
bre de Carthagínenfe odlavo. 



defpues el nombre delObíf- fegun fe folia intitular. 



po , cuya es la Carta , parece 
muy congruente el mencio- 
nar primero el de el Principe 
de- ios Obifpos S.Pedro. En 
fin en fignos voluntarios , co- 
mo eran ellos , debemos reci- 
bir la acccpcion en que los 
ufaron los antiguos : y eíla 
fue entender á S. Pedro por 
la fegunda tt. 

12 Profeguian las Notas 
de la Formada , añadiendo 

romVL 



14 Como todas las letras 
fon en el Alphabeto griego 
numerales , fe recogía al fin' 
la fuma que refultaba de las 
iniciales referidas : y aparte 
fe ponían los números de no- 
venta y nueve , que en Grie- 
go fon lo mifmo que Ameni 
porque la primer a, vale i. la 
fegunda ^ vale 40. la tercera 
n vale 8. y la ultima v 50, y 
junto todo fuma xcix. 

Ai EftA 



Efpnmi Sa^raJa. Triít.6. Cap.l, 



1 5 Efta era la forma arti- 
ficial de las Cartas que lla- 
maban Formadas : por lo que 
con razón mandaron los Pa- 
dres del Concilio de Elibcri, 
que fe hicielTen preguntas a 
los que las trahian , para ver, 
íi todo correfpondia: pues fi 
el Portador no era legitimo, 
no fabria los nombres del que 
Ja hizo, &c. y para que no las 
falfeaíTen , las difpufieron con 
aquel artificio ignorado del 
vulgo. Los Eunomianos in- 
ventaron para los de fuSedta 
unas cifiras particulares, como 
refiere Sozomeno lib. 7. cap. 
17. pero no apruebo que Na- 
tal en el lugar citado diga ha- 
ver fido efta la ocafion de que 
los Catholicos caraderizaíTen 
fus Cartas Comunicatorias 
con aquellas Notas j fiendo 
antes , en fu opinión , arbitra- 
rias. Lo contrario fe infiere 
del Canon Eliberitano , y que 
íiendo nucftras Formadas mas 
antiguas que Eunomio, es mas 
conforme decir , que eftos in- 
ventaron para si otras cifras, 
y no el que nofotros las em- 
pezamos á ufar con aquella 
ocafion. Ni fe puede decir, 
que antes de los Eunomianos 
ulaban nueftros Prelados de 
Notas arbitrarias : porque no 
era pofsible que pudieílcn en- 
tenderle y comunicarfc por 



el Orbe , fi no tuvieran No- 
tas prefijadas. Luego no pen- 
dían de arbitrio particular: 
y folo en fu primera inílitu- 
cion debemos reconocerlas 
arbitrarias. 

1 6 El nombre general era 
de Letras Canónicas , afsi lla- 
madas por ertar eftablecidas 
y autorizadas por los Caño- 
nes. Eí\as fe dividian fe^un 
las períonas y materias. Unas 
fe llamaban Formadas j de que 
vamos hablando , y eran Co- 
municatorias entre los Mi- 
niaros de la Iglefia , fegun la 
forma explicada. Otras fe lla- 
maban Dimijforias , con las 
quales podia un Obifpo or- 
denar al Clérigo de diferente 
Diecefi. Otras Comendaticias, 
las quales fe daban á los que 
havian padecido algo en la 
fama , quando quedaban re- 
conciliados , abfueltos , ó de- 
clarados inocentes. Otras/?^- 
cificas , que fervian para paf- 
far a la Corte , ( fegun algu- 
nos) ó para los pobres que 
viajaban^ (fegun otros) ó erar» 
dadas por el Papa en fuerza 
de la paz de unas Iglefias con 
otras , en que no necefsita- 
mos detenernos , (como ni en 
las de los Confeffores del nom- 
bre del Señor) hartando , y' 
aun Ibbrando , lo que fe ha 
apuntado fobrc las Forma- 
das, 



■De Id Metrópoli de Toledo. 



d:íS , para entender lo que fe 
quiere decir en el lance que 
leas pertenecer al Metropoli- 
tano dar Formadas á los Óbif- 
pos, quando falgan de la Pro- 
vincia. 

17 El juzgar las Caufas 
del territorio de la Metrópo- 
li es fuero correfpondiente á 
la fuperioridad que tiene por 
Derecho fobre todos los Su- 
fragáneos ; pues las diflenfio- 
nes de los miembros fe deben 
dirimir por la Cabeza : y co- 
mo el Metropolitano lo es de 
toda la Provincia , no pueden 
aduar ultimadamente los Su- 
fragáneos íin intervención de 
fu Prelado. Efte con otros 
Obifpos debia juzgar fus Cau- 
fas ; y en cafo que las Partes 
pidieífen feñalamiento dejue- 
ces , tocaba al xMetropolitano 
el feííalarlos. Si el punto no 
era de Obifpos , y con todo 
eflb pertenecía al bien común 
de la Provincia , tocaba tam- 
bién al Gefe el conocimiento 
del Reo, en quanto á los efec- 
tos comunes , v. g. de expe- 
lerle del territorio de la Me- 
trópoli , como hizo el de Mé- 
rida con un herege en el año 
de 448. fegun el Chronicon 
de Idacio. Si de fuera fe ape- 
laba á la Provincia confinan- 
te , havia de fer al Metropo- 
litano, como practicó S. líi- 



doro con el de Toledo, S. He- 
ladio , remitiéndole un Obif- 
po reo de la Betica, fegun to- 
do conftará al hablar luego 
de la Primacía, 

18 El tercer cargo que 
apuntamos arriba fobre con- 
vocar y prefidir los Concilios 
Provinciales , es efecto de la 
mifma razón de fer Cabeza: 
y afsi lo vemos practicado en 
Efpaña antes que los Reyes 
fe mezclalTen en eíto , como 
diremos defpues al tratar de 
los Concilios Toledanos. Ef- 
tas Cartas Tra^orias , ó Con- 
vocatorias del Metropolita- 
no eran tan obligatorias , que 
el Obifpo que no las dieífc 
cumplimiento, quedaba apar- 
tado de la comunión de los 
demás , como fegun Cañones 
antiguos decretó el Concilio 
Tarraconenfe del año 516. 
tit. 6. El prefidir á todos en 
el Synodo íin atender á ma- 
yor antigüedad fue también 
honor proprio de Cabeza, 
defdc que fe hicieron eílables 
las Metrópolis , y fe halla 
practicado en el Concilio fe- 
gundo Bracarcníe, como que- 
da probado. 

19 El fuero de confagrar 
á todos los Obifpos Compro- 
vinciales es la raiz de toda la 
excelencia del Metropolita- 
no : porque íi no me engaño, 

A 4 vie- 



s 



EfpiVna Sdgrada. trát.é. Cap, i: 



viene aquí el argumento de 
S. Pablo , quando en la Epif- 
tola á los Hebreos cap.'j. pro- 
bó \^i fuperioridad del Sacer- 
docio de Melquifedec ( figu- 
rativo del Mefias) fobre el 
antiguo de Levi , por quanto 
Melchifcdec bendijo a Abra- 
han ; y fin duda alguna (dice 
el Apoílol) el que recibe la 
bendición es inferior al que 
bendice. Perteneciendo pues 
al Metropolitano la bendi- 
ción , ordenación , ó conla- 
gracion de todos los Prelados 
de íu Provincia , como íe ha- 
lla reducido a los Cañones en 
el IV. del Niceno 5 es prccifo 
que en efto fe manifiefte co- 
mo primordialmente Tu exce- 
lencia y fuperioridad. 

20 Y debemos advertir al 
principiante , que en todas 
las materias de los Cañones, 
de que iremos tratando, no fe 
atiende al prccifo egercicio 
de la acción exterior , fino á 
la poreftad 5 porque en efta es 
donde eíTencialmente fe fun- 
da lo que llaman Derecho : y 
afsi con energía digcron en 
aquel Canon 4. los Padres del 
Niceno , que al Metropolita- 
no correfportdia la autoridad, 
la potcrtad , la principalidad 
en las Conlagraciones , (pues 
aquello fignifica la voz ki>^(^) 
denotando que aunque el Me- 



tropolitano no pueda obrar en 
pcrfona , no fe ha^a fin fu in- 
flujo, difpoficion, o confirma- 
ción : y afsi lo que hacen los 
dem-is , tiene toda fu firmeza 
por aquel : y aun en cafo que 
el Metropolitano no pueda 
ordenar por si , quedaba el 
confagrado en obligación de 
prefentarfe á fu Gefe,como fe 
mandó en nueílros Concilios, 
de Tarragona, de Braga, y de 
Toledo , prefcribiendole el 
te rmino de dos mefes , que 
defpues fe alargó a tres,quan- 
do todos debian confagrarfe 
en Toledo , como luego dire-s 
mos. 

21 Eñe Derecho Metro- 
politico es el único que ex- 
preñaron los Padres del Con- 
cilio Toledano del año 610» 
quando redugeron toda la 
diífenfion de los que negaban 
á Toledo el fcr única Metró- 
poli de la Carthaginenfe al 
precifo concepto de que al- 
gunos Obifpos pallaban á 
confagrar á otros fin acuerdo 
del Toledano ; porque real- 
mente manifeftaban en ello 
el principal efecto de no reco- 
nocerle por Cabeza. Lo mif-^ 
mo íiguióS.Julian, Metropo- 
litano de Toledo, quando pa- 
ra expreñar el defordcn que 
havia en Ki Galia Narbonen- 
fc,ca tiempo del Tyrano Pau- 



!De la Metrópoli de Toledo. 



lo, fe confcntó con dccir,qne 
el Abad Ranimiro fue eledo 
Obifpo íin atender a la difpo- 
fic'ion del Rey , ni del Metro- 
politano , como veras en el 
num.6. de la Hill:. de Vamba, 
en el ultimo Apéndice. 

22 El fuero de confa2;rar 
Jas Iglelias no podía tampoco 
fer egercitado per los Óbif- 
pos fin orden del Metropoli- 
tano , como fe Ice en la Epift. 
9. de S. Gelafio a los Obifpos 
de Lucania^út.^. 725. En el 
Prelado de Toledo tenemos 
una excelente prueba de efte 
honor^quando Montano efcri- 
bio a los de Falencia , que no 
podían llamar para confagrar 
Iglefias a Obifpos de diverfa 
Provincia ; porque aunque la 
Efpofa del Señor no tiene mas 
que un .tálamo en todo el 
mundo, y fus Miniaros la fir- 
ven igualmente unidos todos 
en una mifma fé , y caridad, 
con todo eíío tiene cada 
miembro fus límites , cada 
Provincia fu esfera , y cada 
Rey los Eftados que Dios le 
ha encomendado : en fuerza 
de lo qual manda que le avi- 
fcn en femcjantes lances, para 
que por si , o por el Obilpo 
que le pareciere conveniente, 
fe haga la confagracion de las 
íglcíias. 

.23 De alli provenia otio 



fuero Metropolitico , de que 
ningún Obiípo pudieíTe ena- 
genar los bienes de fu Igleiia 
fm acuerdo del Metropolita- 
no: porque como no debía 
dedicarle el Templo íin eílár 
antes afianzado el Dote(como 
fe expreíia en el Bracarenfe 
II. til. 5.) de ai es, que afsi co- 
mo la confagracion pertene- 
cía al Prelado fuperior , tam- 
poco fm fu acuerdo debían 
enagenarfe los bienes : y por 
tanto con total exprefsion in- 
girieron nueftros antiguos Pa- 
dres en el índice de fus Caño- 
nes efte fuero Metropolitico: 
Res Eccle/ia tmonfulto Metro^ 
poli taño Epifcopo non alienan- 
da. Concil. Carthag. V. tit.^^ 
(lib.^Mt.^S.) 

24 El gran cargo de los 
Metropolitanos le manifeíla- 
ron los Padres del Concilio X. 
de Toledo , quando en el De- 
creto de Potamio , al colocar 
en la Sede Bracarenle á San 
Frudtuofo , no folo le propu- 
fíeron, que tomaife á fu cargo 
á todas las almas pertene- 
cientes a la Iglefia de Braga; 
íino á todos les Pueblos , y 
Obifpos de fu Provincia , con 
quanto pende, y es parte de 
laMeti-opoli : Or/inern Met/'o^ 
polim Provincia GalUciíe.cunc-* 
tofqtie EPISCOPOS, popuhp. 
^ue Con'Ventus ipjiusj omníum^ 

que 



1 o Efp a fía Sitara Ja . Trat.é, dip . i . 



que Cuy.xm anhnarum Braca- 

renjis EccUJÍ£ gubern.indam 
fnfcipigns y íta componat , C^c, 
cuyas claufuLis aunque gene- 
rales , mucftran no folo lo i^c- 
neral del fuero Metrópoli ti- 
co , fino la grandeza del car- 
go , pues debe cuidar de to- 
dos fus Obifpos. 

§. H. 

Df los Obifpadüs , que tuvo de^ 
bajo de fu juri/dicion la Me- 
trópoli de Toledo en tiempo 
de los Godos. 

25 I XE todo lopropuef- 
i J to fe convence, 
que no puede haver Metropo- 
litano fin tener otros Obifpos' 
Comprovincinles á quienes 
prefidir , por quanto la razón 
de Cabeza dice orden a los 
miembros. Ya explicamos en 
el tomo I. pag.126.que podia 
havcr Arzobijpo fin tener Su- 
fragáneos, por el precifo fuero 
de goz.ir de independiencia 
de Metrópoli : pero por lo 
mifmo fe infiere , que no pue- 
de reconocer fe Obifpo Me- 
tropolitano fin Comprovin- 
cialcs ; por no fer poísible 
Provincia fin tener a lo menos 
tres Sillas Pontificias , cuyos 
Prelados formen un como 
cuerpo particular ante quien 
íc ventilen las Caulas, con 



mododccifivo , y juntamente 
puedan fer confagrados los 
Obifpos dentro de fu Provin- 
cia , lo que no puede hacerfe 
fi a lo menos no hay tres. Por 
tanto la razón de Provincia, 
el concepto de Primera Silla, 
y de Cabeza, piden que no ha- 
ya Metropolitano fin Obif- 
pos. 

26 En cíle fuero tuvo 
tanta excelencia el Toledano, 
que defpues de la Divifion de 
Provincias hecha por Conf- 
tantino Magno , afsi como 
niníTuna fue tan dilatada co- 
mo la Carthagmenfe , tampo- 
co huvo Prelado que tuviefle 
debajo de si tantos Obifpos. 
Ellos fueron los que en el 
Mapa antecedente fe expref- 
firron. También los mencio- 
namos en los Catalagos de 
Provincias , propueftos en el 
Tom,4. Pero por fer el\e el fi- 
tio de la Carthaginenfe en fin- 
gular, conviene cntrefacardc 
aquel concepto común los 
que pertenecen á cña Metro- 
poli , fcgun íu eftado antiguo 
del tiempo de los Godos , y 
mirado lo que reinita de los 
Concilios Provinciales, que 
(on los documentos mas fir- 
mes : porque lo que pertene- 
ce á Catalagos , ya vimos en 
el Tomo 4. que ni tiene firme- 
za, ni inficiente generalidad. 

El 



©^ ¡a Metrópoli de Toledo^ 



1 1 



27 El modo con que he- 
mos ofrecido tratar de cada 
Obifpado en fingular es fe- 
gLiir el orden Alfabético : y 
afsi para corre fponder á efto, 
como para íeñalar aquí los 
limites á que fe extendió To- 
ledo en quanto Iglefia Metro- 
politana , nos parece conve- 
niente dejarlo proyectado 
defde ahora. 

Límites Metropoliticos de 
Toledo, 

Acci. 

Arcabrica. 

Bafti. 

Beatia. 

Bigaftrum. 

Caílulo. 

Complutum. 

Dianium. 

Elotona. 

Illici. 

Mentefa. 

Oretum. 

Oxoma. 

Palentia. 

Sxtabi. 

Secobia. 

Segobriga. 

Segontia. 

Valentia. 

Valeria. 

Urci. 

28 Todos eftos conftan 



pertenecer á la Metrópoli de 
Toledo , por haver afsiftido 
á fus Concilios Provinciales. 
Pero no todos exiftieron á un 
mifmo tiempo, no obftante 
que cada uno alcanzó el de 
los Godos , por lo que los po- 
nemos : V. g. Cajlulo y BeatÍA 
no coníla que coexiftielfen; 
pues quando empieza á íonar 
en los Concilios el nombre 
de Beatia , no fe oye mas el 
de Cafiulo. Lo mifmo fucedió 
con Bigajiro y Carthagena, 
por quanto folo hallamos 
Obifpo Bigaftrenfe , quando 
ya no fuena el Carthaginen- 
fe. Pero omitimos áCartha- 
gena , porque nunca fe lee 
entre los Concilios Provin- 
ciales, (ni Nacionales) de To- 
ledo : y el Catalogo fe funda, 
como fe ha dicho, en las fubf- 
cripciones. Por efto ponemos 
á Elotona , pues fe halla en el 
Synodo Provincial del año 
610. aunque luego fe fupri- 
mió , anejándole á Ilici , co- 
mo confta por las firmas del 
Ilicitano , que afirma ferio 
también de Elotona. 

29 Con los Obifpos de 
todas eftas Iglefias egercito 
el de Toledo los fueros Me- 
tropoliticos, que dejamos ex- 
plicados : en que fe ve haver 
fído fu jurifdicion la mas am- 
pia , pues ningún otro Metro- 

po- 



I z 



Efparííi Sagrada. Trat.6. Qp.i, 



poütano tuvo ni tanto territo- 
rio, ni tan crecido numero de 
Sillas Sufragáneas, no havicn- 
do pallado el que mas , de ca- 
torcc;y el Toledano tuvo á un 
miímo tiempo diez y nueve. 

30 De todas ertas Sillas 
en particular Ílc ha de tratar 
defpucs del concepto de la 
Metrópoli : y afsi por ahora 
bafta referirlas como miem- 
bros , para que fe vea haíla 
donde fe extendió la Matriz, 
debiendo concurrir todos á 
Xoledo , para las funciones 
que pendian del Primado de 
ia Provincia, 

31 Entre todas las prer- 
rogativas de Metrópoli nin- 
guna ha hecho mas famofa á 
Ja Santa Iglefia de Toledo,que 
la de fus Concilios. De ellos 
|blo los Provinciales arguyen 



fuero Metropolitico en el que 
los congrega ; porque defde 
el Concilio Antioqueno cita- 
ba ya prohibido que ningún 
Obifpo congregarle Synodos, 
fino los Metropolitanos , co- 
mo fe mande) en el titulo 20. 
y S. Martin Bracarenfe lo in- 
ferto afsi en fu Colección, co- 
mo también fe lee en el índi- 
ce de nueílros antiguos Caño- 
nes lib.7^. tit.26. De todos ne- 
cefsitamos tratar , por fer una 
de las principales planas de 
efta Iglclla , y aun de la Hif- 
toria Eclefiaílica ; en que no 
faltan algunas dudas que dif- 
fülver, no folo por lo que mi- 
ra á los conceptos generales 
de los Concilios , lino por los 
particulares de cada uno ; y 
afsi empezaremos por la ra-, 
zon común. - ■ 



CAPITULO II. 

(De los Concilios de Toledo en general., 

§. I. 

Síe fu autoridad y importancias , y fama. 



t T TNA de las cofis que 
V^ han cnfalzado mas 
el nombre de la Santa Igleíia 
de Toledo , ha fido el crecido 
numero de Concilios celebra- 
dos en ella , los qualcs por fu 



importancia , autoridad, y ft- 
ma , han hecho célcb re en el 
Orbe el nombre de cita Iglc- 
lla , y por ella el de Eípaña, 
ficndo perpetuos tcíligos del 
zelo que reynaba en nueftros 

Pa- 



De los Concilios de Toledo. 



13 



Padres acerca de la Difclpli- 
na , quando vemos en ello 
tanto efímero , fobre la fre- 
quencia de los Synodos , qual 
en igual ámbito de tiempo no 
folo no íe lee en ninguna otra 
Metrópoli , pero ni en otra 
Región : pues defde el año 
527. hada el 703. hallamos 
en ella mas de diez y fíe- 
te Concilios , fuera de otros 
con que antecedentemente 
cftaba confagrada defde el 
año 396. como luego dire- 
mos. 



das , reduciendo a efle medio 
la corrección de los abufosí 
afsi como los Padres del Con- 
cilio III. y IV. de Toledo atri- 
buyeron la licencia de los ma- 
les ala filta de Synodos 5 de 
que nuevamente volvieron á 
queiarfe en el Concilio XI.' 
donde viendo que en diez y 
ocho anos no havian podido 
congregarfe , lloran la infeliz 
conftitucion del tiempo , eti 
,, que quitada (dicen) la luz 
3, de los Concilios , no folo fc3 
„ havian aumentado los vi-; 



2 Efte crecido numero (á „ cios , fino que prevalecía U 



que para el concepto prefen- 
te fe debe añadir otro no me- 
nor de las demás Igleílas de 
Efpaña) mueílra el zelo de la 
Cafa de Dios con que nueliros 
Prelados figuiendo los primi- 
tivos Cañones , miraban por 
el bien de las almas, juntan- 
dofe para corregir los defor- 
dcnes , y eftablecer quanto 
podia afianzar la Difciplina 
Eclefiaftica , que era el fin pa- 
ra que defde los primeros Si- 
glos íe mandó tener cada año 
dosConcilios,ó que en cafo de 
dificultad , no dejafie de cele- 
brarfe uno,como defde el año 
521. intim.ó á los Obifpos de 
Efpaña el Pontífice Hormif- 



,, Ignorancia , madre de los 
„ yerros. Mirábamos (aña- 
y, den; encendida la olla de la 
„ confufion de Bvibylonia, la 
,, qual no folo no permitia 
„ congregar los Synodos , fi- 
„ no que enlazaba á los mif- 
„ mos Sacerdotes en diífolu- 
,, cioncs. La inft^liz Ramera, 
„ pintada en el Apocalypfi, 
„ aumentaba con fus galas y^ 
,, alhagos fu comitiva , por- 
„ que faltaba la difciplina 
„ Eclefiaílica,hija de los Con- 
„ cilios: y no haviendo eftosy 
„ no folo faltaba la correc- 
„ cion , fino que cada dia fe 
„ iban empeorando las cof- 
„ tumbres. * 



Afsi 

(i) Annofa feries temporum ,fubtraBa luce Concíliorum, 

non tam vitia au^qrat^ qudra raatjrm omnium errorum ignoran- 

tijir/i 



1 4 E/pam Sii^p'ada, Trat. 6 . Cap . z . 

3 Aísi lloraban aquellos les , manifeítaron bien los Pa- 
antii7,iios Padres , y aisi mof- dres en Tus juntas, que no 
traban la importancia de los pendía de ellos la omiísionj 
Synodos , que fue la que les y ha querido Dios que duraf- 
obligo a celebrarlos con tan fcn liafta hoy tantos efectos 
notable frequencia , qual en de fu zelo , quantos fon los 
ninguna otra parte, como he- Concilios que tenemos, 
mos prevenido. Aun mayor 4 A efta frequencia y nu- 
que la de los monumentos mero de Concilios Toledanos 
confervados , era la decreta- fe junta una tan venerable 
da : pero ni todo lo que havo autoridad de fus Cañones en 
feconfervaj ni tampoco baf- el aprecio de la Igleíia Ca- 
taba la folicitud Eclefiiíilca tholica , como correfponde á 



entre tantas turbaciones Ci- 
viles , pu¿s ellas folian no 
permitir á los Padres los 
Congreflbs. En Toledo (fue- 
ra del cílorvo común del 
tiempo de los Gentiles , que 
tenian prohibidas eftas Jun- 
tas) huvo aun dcfpues del Si- 
glo quarto las turbaciones 
del tiempo de los Godos Aria- 
nos (en que folo obtuvieron 
licencia para un Synodo) y 
las del fin del Rey nado de 
Receívintho y principios de 
Wamba. Pero al punto que fe 
vencieron los eilorvos civi- 



la fmtidad de fus doctrinas, 
todas fanas , uniformes con el 
efpiritu común y fentido que 
anima á los Fieles de todo el 
Orbe, conforme fe reveló por 
los Profetas y Apodóles , y 
como efta recibido por los 
Concilios Generales , Tradi- 
ciones , y declaraciones de la 
Iglefia. La Fe preconizada 
por los trecientos y diez y 
ocho Padres del Concilio Ni- 
ceno , es caratteu tan apro- 
priado a nueftros Synodos, 
que fe empezó a poner por 
bafa defde el Concilio prime- 



ro 

tiam ot'iojis 'mentibus ingerchjLt. Cernehamtn enim, quomodo Ba~ 
bylonica confujionis olla fucccn/a , nunc témpora Conciliorum 
averteret , nimc Sacerdotes Duinini r:fjlut'¡s vioribus irretiret. 
Pnrpiírita enim meretricis fuqucbantur invitamcnta, quia Eccle- 
^Jiaflici conventus non aderat difciplina , n:c erat qui errayttium 
corrigeret partjs, cum fermo diviyntf babero tur cxtorris. Et qu'a 
non erat adunandorum Pontijictun ulla praceptio , crefcebat in 
majus vita detcrior. Concil. XI. Tol. in Exord. 



S)e los Concilios de Toledo. 



M 



ro Toledano , teniendo tantas eílablecido haíV.! allijíino que 

nuevas aclamaciones, quan- fedecretaíTede nuevoquanto 

tos fueron los lances en que fe íe confidcraíle que faltaba : y 

tocaron los puntos de la Fe. perfiftiendo en el reílableci- 



Eí myílcrio de la Procefsion 
del Efpiritu Santo no fe vio 
en ningún Concilio de lalgle- 
íia con la exprefsion de que 
procedía , no folo del Padre, 
fino del Hijo , antes que en 
los Concilios de Toledo. El 
entonar elSymbolo en la Mif- 
fa empezó en el Occidente 
por el tercero Toledano, co- 
mo digimos en el Tomo 3. 

5 Las heregias de Ario, 
Prifciliano , Macedonio, Nef- 
torio , Eutyques, y Apolinar, 
fe hallan anathematizadas 
hafla con los nombres de fus 
mifmos Set£larios ; con todas 
quantas puedan nacer , por 



miento de lo antiguo , profi- 
guieron defde el tercero , au- 
mentando nuevos Cañones, 
tan útiles , que recibidos y 
adoptados por la Igleíia , lle- 
nan tantas planas en el cuer- 
po del Derecho Canónico, 
que íi fe apartara lo extracta- 
do de los Concilios Toleda- 
nos , quedara muy diminuto, 
y lleno de vacíos. Por tanto 
pudo decir jucamente el Pa- 
pa Urbano II. que el que no 
ignore los Cañones , labra 
bien las utilidades que por la 
Igleíia de Toledo refultaron 
para los negocios Ecledafti- 
cos , como arinna en elRef- 



la firmeza con cjue preconiza- cripto dado fobre la Prima- 



ron los infalibles Dogmas. 

6 Los Cañones de la Dif- 
ciplina antigua de la Iglefia 
fe hallan tan renovados é in- 
culcados , que defpues de la 
Fe les dieron la primera aten- 
ción nueftros Prelados , em- 
pezando defde el primero de 
Toledo con la exprefsion de 
que no fe proccdiefle a nada, 
antes de convenir todos en la 
Difciplina eftablecida en el 
Niceno, En el Concilio II. 
iníif[icron en que no folo re- 
cibieñe nuevo valor todo la 



cia,que ponemos en el Apén- 
dice V. El Santo Papa Ino- 
cencio I. hizo honoriñca me- 
moria del Concilio L Toleda- 
no, intimando fe íiguíeñe lo 
que alli fe havia eílablecido, 
en la conformidad que veras 
en fu Carta del Apéndice 3. 

7 La fima de aquellos 
tan venerables Decretos voló 
luego por todas las Regiones 
del Occidente , mencionan- 
dofe eftos Coní^reíTos en las 
hiftorias que íe efcribian aun 
en las Provincivas Eílrangeras, 

lo 



l¿ Eflhina Sd^^rada, Trat.6. Cdp.l: 

lo que no fe lee afsi de los in moribus corrige ndls , magna 

Concilios Provinciales de o- vencratione citare non dedig^ 

trosReynosjdandoá entendei- nentur , como fe lee en clDe-* 

en efto lo fobrelalientes que creto anrepueílo al citado, 

eran los de Efpaila. Con cíla Concilio, 

general adopción de las Na- 8 Formabanfe aquellos Sy-' 

ciones han merecido , y lo- nodos por unos Padres fingu- 

grado en la Iglcfia una tal lamiente verfados en las la- 

aprobacion , que por ella tie- gradas letras , y que no fola- 

nen los Canoniftas y Theolo- mente debían tener fabidos 

gos en los Concilios de Tole- los Cañones antes de ordc- 

do copiofos y eficaces argu- narfe, (como fe lee en el Indi- 

mcntos. Afsi decía el Señor ce de los antiguos de Eípa- 

D. ChriRoval de Rojas, Obif- ña lib.i. tit.48.) fmo que ac- 

po de Córdoba , Preíidente tualmente fe leían citando 

del Concilio Provincial To- congregados en el Synodo. 

ledano del año 1565. que los Por efto fe hallan citados no 

Concilios Toledanos anterio- folo los Cañones de los Con- 

res fon tenidos en tanta vene- cilios Generales , fino los de 

ración, que los recibe al mo- otras Regiones fuera de las 

do de Sagrados Oráculos la del Oriente , como eran las 

Iglefia , mereciendo tanta au- de África , y Galia , fin omi- 

toridad y cr-cdito, que losSu- tir las Decretales autenticas 

mos Pontífices y Concilios de los Sumos Pontifices , que 

Generales no fe han dedigna- ingirieron en el Cuerpo de 

do de citarlos con grande ve- los Concilios , y Cañones : y 

neracion para apoyo de ma- como fe hacian teniendo por 

terias del Dogma , y de la delante las Reglas de los Pa- 

corrcccion de las columbres: dres de las demás Naciones, 

Ceríe Concilio Toletana , qua falian las de El'páña como 

a'nte ítos celcbrMs, nofciintur, una qninta clVencia , ó Rami- 

tiXntA acceptatíone digna fiint Hete de todo lo mas puro, 

habita , ut veluti facra oracula que podia acomodarfc á cíla 

univerfafene Ecclejta fufcepe- Región. Tal vez tomaban de 

rit : tantamquc au¿ioritatem lo acordado en África , tal de 

O^fideinaJfccíítafuntyUtSum- lo cfi:ablecido en las Galias; 

mi Pontijicesy & Concilia Ge- y cftas reciprocamente le va- 

ncralia iyifidc con/irnhwda , (^ lian de lo decretado cu E (pa- 



na, 



De los Concilios de Toledo, 



17 



ña , como nota Sirwondo , ha- 
blando de los Concilios de la 
Galia. 

p De aquí refulta fer los 
Concilios de Toledo unas de 
Jas Piezas de mayor impor- 
tancia , y autoridad , no folo 
por el coníentimiento gene- 
ral con que los ha abrazado 
y aprobado la Igleíia , fino 
por fu materia ; ó bien fe mi- 
re la condenación de las he- 
regias que fe incluyen en 
ellos , (fin haver punto que 
difcrepe del Dogma) ó por lo 
que toca a la Difciplina Ecle- 
fíaílica , ordenado todo á ha- 
cer reflorecer la primitiva , y 
á cftablecer lo que fegun el 
curfo de los Siglos era mas 
conveniente. De modo que 
en la edición del Cabilonen- 
fe hecha con la Geographia 
de Ptoloméo en Uima , año 
de 1480. dice fu Autor en la 
palabra Toletum,quc en aque- 
llos Concilios Generales To- 
ledanos fe profefsó la Fe por 
todas las Naciones del Occi- 
dente : Hic ab anno Domini 
600. in atea, Domini celebra- 
tafunt decem Concilla Genera- 
lía y 0- publica profejfa fanóia 
F/des Catholica pro Nationibus 
Occidentis. 

10 Finalmente , gozaron 
los Concilios Nacionales To- 
iedanijs del fcllo de íentcngi^ 

Tom.VI, ' ' - -^ . 



irrefragable, declarandofc en 
ellos íer decifiones ultimas^ 
á^ que no fe debia contrade- 
cir, ni intentar anular , no fo- 
lo en lo que mira á las cali- 
fas de Fe , pero ni en las ma- 
terias Eclciiaílicas. Afsi lo de- 
clararon los Padres en el Con- 
cilio oBavo y decretando ci% 
nombre del Efpiritu Santo, 
que nadie fe atrevieífe á de- 
jar de cumplir , a invertir , ó 
impugnar , lo hafta alli efta- 
blecido , ó que en adelante 
fe formaíTe con acuerdo ge- 
neral de los Prelados : Ah hoo- 
ergo Spiritu San¿;to Juccenjí...¿ 
plena decernimus unanimitate 
connexi , tit qii¿zcu7vqite pro Fi^ 
dei cavijis , Ecclejiajiicíjque ne-^ 
gotiis y atit in prteteritis gefiisy 
aut in prafentibus conftitutis, 
aut futuris etiarn in Decretis^ 
veljinty velfuerint definitionet 
confcriptae , univerfali au¿io^, 
ritate , nullus his deinceps con-* 
tradicere audeat: nullus ea ever^ 
tere prafumat : nullus non im^ 
plere contendat , tit. XI. Lo 
mifmo fe renovó en el Conci- 
lio XVI. tit.y. Y pues los mif- 
mos Padres recomendaron 
por si la autoridad irrefraga- 
ble de los Synodos , (exco- 
mulgando , y privando de fu 
honor al inobediente , ó mur- 
murador) bien podemos pafi 
faje á otro concepto. 



1 8 Efpa)ía Sagrada. 

§. II. 

De como los Beyes convocaban 
y conjirmahan los Concilios» 

II ^Egun Derecho Ca- 
v3 nonico era proprio 
de h autoridad Metropoliti- 
ca el convocar los Sy nodos, 
como del Concilio Antioque- 
no cxtradó S. Martin Braca- 
renfe en fu Colección de Ca- 
ñones tit.iS. Convocante Me- 
tropolitano Epi/copo , 0'c. Lo 
milhio íe praclicó en el Con- 
cilio fegundo de Toledo, don- 
de publicaron los Padres,que 
el Metropolitano Montano los 
convocarla para el íiguiente 
Synodo. 

12 Defpues que los Sue- 
vos y los Godos abrazaron 
la Fé , ya no vuelve a fonar 
mas la convocación hecha en 
nombre del Metropolitano, 
fino precifamcnte en cabeza 
del Rey , y con exprefsion de 
precepto : como en lo reípec- 
tivo a los Suevos confta por 
los Concilios de Braga, cuyas 
Acias expreílan ícr congrega- 
dos ex precepto glorioJJfsimi 
Ixc^is. En lo que mira á los 
Godos hallarás lo mifmo en 
el Concilio tercero de Tole- 
do , que fue el primer cele- 
brado dcfpucs de fcr Catho- 
Jicüs : In unum convenire man^ 



congregar! j u/si mus 



Trdt.ó. C¿ip.i, 

davit.. 

Synodum , coiuo digeron los 
Padres , y el mifmo R^y : de 
fuerte que de alli adelante 
no íe oye mas orden de con- 
gregar Concilios Nacionales, 
ó Provinciales , que el man- 
dato del Rey : y porque eílo 
podrá caufar alguna novedad 
al que ignore lo antiguo,con-. 
viene ocurrir alefcrupulo. 

13 Sabido es , que el pri- 
mer Concilio General Niceno 
fe convocó de orden del Em- 
perador Conftantino , como 
confta no íblo por Eufcbio, 
Sócrates, y los demás hifto- 
riadores Griegos , fmo por la 
Synodica del mifmo Conci- 
lio , dirigida a los de Egypto, 
y exhibida por Gelafio Cyzi- 
ccnocap. 33. y por Theodo- 
retolib.i.cap.9. donde fe lee: 
Quoniarn Dei gratia, O' MAM- 
DATO fanciifsimi Imperatoris 
Conjlantini , qui nos ex variis 
Provimiis , Ó" Ciuitatibus in 
unum ccngregavit , f^c. Lo 
mifmo confta por el fegundo 
Synodo General , donde los 
Padres refieren haverfe con-« 
gregado de orden del Empe- 
rador Theodofio : en cuya 
conformidad exprcfso S. líi- 
doro en el Chronicon , que 
Conllantino , y Theodoíio 
fueron l(^s que congregaron 
cftos Synodüs. Lo milmo por 

el 



(De los Concilios de Toledo. 



ip 



el Epheíino , General tercero, Sacerdocio, efcribió a la Rey- 

en cuya Acción primera fe na Buunichilde , diciendola 

dice congregado por decreto que mandatTe congregar uta 

de los Emperadores Theodo- Concilio : Synodiini Jidri jufsio 

Cío y Valentiniano : de modo, vejlr¿i conjlituat , lib. 7. cpift. 



que para omitir mas teílimo- 
nios , baila el del Synodo oc- 
tavo General , en que todos 
los Concilios anteriores fe di- 



114. al. 113. 

I) A cftc modo los G3^ 
dos , émulos de la grandeza 
de los Emperador es, liguicro a 



cen congregados por los Em- la mifma práctica de fer ellos 

peradoresj'/'/oyí/j", omnes pr^s- los que convocallen los Con- 

teritis a'ttnis jab Imperatoribus cilios: de fuerte que ni los 

Sy nodos ejfe coalas. A¿l. 5. §. havia, quando no querían; ni 

Leólis. fonaba otro nombre en la 

14 Afsi lo reconoció tam- convocación , como fucedia 

bien el Sumo Pontifice San en los congregados por los 

León en las Cartas efcritas á Emperadores. Por tanto el 

Theodoíio , que fe ponen en Papa S. León II. correfpon-. 

las Adas del Calcedonenfe, diendo a lo que fus antecelíb-: 

num. 19. y 20. donde dice, res practicaron con losPrin- 

que el Emperador mandó cipes , efcribió á nueílroRey, 

;untar el Concilio Epheflno: Ervigio , fobre que mandaíTc 

Quod haberi apud Ephefum congregar un Concilio , en 

^racepijiis : y para refarcir los que nueftros Obifpos rubfcri- 

daños del fegundo Concilio bieílen á la condenación de 

de Ephefo (Conciliábulo de Apolinar , como fe ve en la 

Diofcoro) previene al Empe- mifma Carta de S. León II. y. 



rador el Santo Papa, que man- 
de congregar un Synodo Ge- 
neral en Italia: Gauralem Sy~ 
nodum jubeatis intrA Italiam 
ceUbrari , como fe lee en el 
num. 20. que antecede á la 
Acción primera del Calcedo- 
nenfe. Afsi también S. Gre- 
gorio Magno , quien compa- 
decicndofe del deforden con 



en el titulo i. del Concilio 
XIV. de Toledo. 

1 5 Pero aunque los vaíTa- 
llos no podian tener congref- 
fos públicos íin la voluntad 
del Soberano , tampoco falta- 
ba la de los Metropolitanos, 
(como ni la de los Papas en 
los Concilios referidos) Los 
Obifpos citaban obligados 



que en la Galia fe afcendia al por la Ley,á congregaríe una 

B 2 vez 



'10 Efpciña Síigrctda* Tr¿ít.6. Cap.z, 



Vez en el año en fu Provin- 
cia , y en el lugar que fena- 
lafle el Metropolitano , como 
fe decretó en el Concilio IV. 
de Toledo , tit. 3. El Concilio 
de Mérida dice , que fe con- 
greguen en el tiempo que fe- 
ñale la voluntad d j1 Prelado, 
y el precepto del Rey : Tem- 
pore quo Cüncilium per Metro- 
polit.mi voluntaterij , &" Re- 
gí am jufs i onern , ekclum fuerit 
agere , como expreíTa en el 
titul. 5. volviendo á incul- 
car ambas cofas en el titulo 7. 
Tieri ConcilUirn , ubi Metropo- 
litanus elegerit .,., qUiC res non 
extra, Regiam agttur volunia- 
tem. Sunt non7iu¡li qui pro hoc 
■ adnwnitionem fui MetropoUta- 
ni , O' Regi.tm jufsionem acci- 
p'mnty (^ rninime i?77ple7}t, O'c, 
En el XI. de Toledo tit. 15. 
^empore quo Principisvel Me- 
tropolitani eleBio dejinierit: 
Monde el vel fe ha de enten- 
der copulativamente : al mo- 
do que en el exordio del To- 
ledano tercero fe dicen con- 
gregados los Obifpos de to- 
da Efpaña , y de la Galia 
Gothica : Totrus HifpAnia, vel 
Gallia : y claro efta , que 
no debe entenderfe difyun- 
tivamente , (unos ü otros) 
fmo determinada y copula- 
tivamei.te , unos y otros. 
Vcafe el Apcn iice 3 . del to- 



mo precedente , num'. ló. 

17 Concurrían pues am-! 
bas potcftadcs , la del Metro- 
politano como interprete de 
los Cañones : la Real para la 
egecucion de la junta publica 
de los Padres: pues como def- 
de el tiempo de los Empera- 
dores Gentiles eftaban prohi- 
bidos los Congreílbs,que juz- 
gaban y llamaban en voz 
Griega Phratrias , y aun dcf- 
pues de la paz creció la au- 
toridad y veneración de los 
Prelados unidos en fus Sy- 
nodos 5 por tanto fe mezcla- 
ron en las juntas Concilia- 
res las Poteftades Civiles , no 
folo para dar pallo franco, 
fino para cfue no fe tuvieíTen 
Cm fu orden , á caufa de que 
podia haver coyunturas en 
que fuefien perjudiciales pa- 
ra lo político : y como por 
otro lado es muy importan- 
te á la Iglefia el poder y pro- 
tección de los Reyes , por 
tanto caminaban acordes unos 
y otros. 

18 En Efpaiía fue tan fina 
eíla unión , como publican las 
Ac\as de los Sy nodos. No fe 
merian los Principes en hacer 
por si Cañones ; pues bien fa- 
bian que no eran Legislado- 
res Eclefiallicos ; per(^ cuida- 
ban de que fe fbrmaílen por 
los Jueces leí^itimos. Tampo- 
co 



S)e los Coyicilios de Tokio: 



zt 



co los Metropolitanos inten- 
taban turbar la paz del Rey- 
no por medio de movimien- 
tos públicos contra la volun- 
tad del Soberano : y afsi ve- 



no provenga por la parte del 
Rey : i en lo que fuponen, i; 
no poderfe juntar fin la vo- 
luntad del Soberano: y aun íi 
el punto le mira metaphiíica-. 



mos, que S. Ildefonfo no con- mente, puede imaginarfe lan 
gregó ningún Synodo:no por- ce en que el Soberano ios 



que el Santo no fueíTe bien 
zelofo de la obfervancia de 
los Cañones, ni porque fueíl¿ 
menos diligente que los de- 
más Prelados; fino porque era 
diverfa la Conftitucion del 
Eftado,y la índole del Rey en 
el tiempo que correfpondió á 
fu Pontificado , y en lo que 
miraba a efta Provincia. 

19 En fuerza de eílo fe 
ve, que entre los dos Eges de en que el Rey podia ufar del 
quienes pendía el movimien- rigor de fií Soberanía ; pues 



obligaflc á celebrar el Syno- 
do, como v.g. fi haviendo al- 
gunos públicos defordenes 
entre los Eclefiafticos , eftu- 
vielTen negligentes los Pre- 
lados. Ello, aunque en la prac- 
tica no fe puede admitir pru- 
dentemente , por el zelo qu3 
debemos fiiponer en los Pre- 
lados , con todo cfí^o conduce 
para la formalidad del lance 



to para juntarfe a Synodos, 
era el de los Reyes tan preci- 
ío y que fin efte no podian 
moverfe , y fu falta bailaba 
para difculparlos en la omif- 
íion de la obfervancia , como 



fupuefta la omifsion de ios 
Obifpos en coyuntura de la 
publica necefsidad , entonces 
como Protector de los Caño- 
nes , y en fuerza de la obfer- 
vancia de los Concilios que 



fe prueba por el Decreto 15-. por ley particular confirma- 

del Concilio Xl. donde exco- toria , havian ya pallado á 

mulgan a los Obifpos de toda Ley del Reyno , podia el Rey, 

la Provincia , fi cada año no valerfede fu Soberanía, man- 

fe juntan á Synodo , con tal dando que fe juntaíTen á cum- 

(dicen) que el impedimento plir lo eílablecido por los Ca- 

Tom.VI. B 3 no- 

(l) Quod /i deinceps abfque cekbratiom Concilij anni unius 

metíi tranjierit j omnes in commune Pontijices fuperioris cenfur¿e 

fententia obnoxios retimbit : id ejiyji nulLt Jibi impedí ente Prin^ 

cipis potefiate folrus propridi voluntctis libido ,fe ad celsbrandum 

Concilium non collé^erint. 



11 



E/palía Sa¿rddci.Trat,é, Cap, i. 



nones , y proveer , como Jue- 
ces privativos , el remedio 
contra los males públicos. De 
hecho en el Concilio XI. de 
Toledo , tit. ult. vemos , que 
elogiando los Padres al Rey 
iVamba con el "loriofo titulo 

o 

de Reftaurador de la Difcipli- 
na Eclcíinftica^no folo le atri- 
buyen el haverlos juntado en fmo de protección , fobre lo 
íiquelSynodo, fino la dctcr- que es muy digno de poner 
minacion de que annualmcn- por delante el teftimonio de 
te debieíTen concurrir á Con- S. Ifidoro, que en el lib. 3: 



mente interna : no porque la 
Jurifdicion Real fea Eípiri- 
tual, o Eclefiaftica , fino por- 
que al fupremo derecho eftá 
vinculada la protección de la 
Iglcfia, en cuyos lances obran 
como egecutores de las leyes 
eílablecídas por los Padres: 
con poteílad no de régimen^ j^ji 



Sent. cap.5 1, dice afsi: 

21 ,, Algunas veces eger- 
,, citan fu Soberanía dentro 
,, de la Igleíía los Principes 
j, del Siglo , para que con 
5, aquella Poteftad fuprcma 
,, defiendan y den vigor a 
j, la Eclefiaftica difciplina.Pe- 
3) ro no ferian neceflarias eti 
„ la Iglcfia aquellas PoteíVa- 
„ des 5 fi no fuera por la utili- 
„ dad de que lo que el Sacer- 
„ dote no alcanza a egecutar 
,, por medio de la exhorta- 
,, cion de la doiílrina^lo haga 
,j cumplir el Principe por el 

ter- 
(i) Wawbano Regí gratiarum a¿l iones perfolvimusj cujus or^ 
dinatione colleéíiy cujus etiamjludio a^gr egsdi fumus ; qui Eccle- 
JíaJIicx di fe i p Un a his nojlris fdculis huius reparator occurrcnsy 
(jmijfcs Concíl'orum ordincs non Jolum refiaurare intcndit , Jed 
eti.nn annuis recurfbus celebr.mdos INSTíTUJT , ut ad alternam 
Tfiorurn correBionem annuo tempore aLzcritcr concurrentes ^ juxtjt 
Prophí'ta i\it:c!n:u7n , quod in nohis defr.-iéiíun eft alligctur ^ O' 
^uud abje¿lum ejl rcducAtur, Concil. XI. de Tol. tit. ultim. 



cilios. I 

20 Por efto afsi el Conci- 
lio IV. de Toledo en el Exor- 
diojcomo los Padres del Con- 
cilio de Mérida, no folo atri- 
buyeron al Soberano el cui- 
dado de lo Civil, fino también 
Ja infpeccion de la buena dif- 
poficion de lo Eclefiaftico: di- 
ciendo los primeros : Non jo- 
lum in rebus huma.nis , vcrum 
etiam in Caujis Dizinis folici- 
tus maneat\ y los fegundosrDír 
fdcularibus Sanóla illi manet 
«ura : O' Ecclejiajiica per divi- 
nam gratiam reóle difponit 



(De los Concilios de Toledo, 



^3 



y, terror de fu dominación. 

„ Muchas veces fe aumenta 

„ el bien del Reyno de los 

„ Cielos por medio del Rey- 

„ no temporal, conteniendo 

^, los Principes con la fuerza 

„ de fus brazos á los que 

„ pueftos dentro de la Iglefia 

„ obran contra la Fe , y con- 

„ tra la Difciplina : y hacien- 

„ do que la mifma difciplina poco necefsitas empeñarte en 

„ a quien la humildad de la que aquel fueífe mandato ri- 



„ fu tutela : porque ó ya fe 
,, aumente, ó ya fe difminuya 
yy por medio de los Reyes la 
„ paz y la difciplina de la 
„ Iglefia , les ha de pedir 
„ cuenta aquel que la fió á 
j, fu poteftad. i 

2 2 Podian pues los Reyes 
mandar juntar los Synodos: 
pero (como ya notamos) tam- 



„ Iglefia no puede imponer 
„ en el cuello de los íober- 
„ bios , no folo fea reducida 
„ a pradica por la Poteftad 
„ del Rey, fino que tenga pa- 
.,, ra con todos la debida ve- 
„ neracion. Sepan los Princi- 
j, pes del mundo , que han de 
j, dar cuenta a Dios por la 
„ Iglefia que les ha puefto en 



gurofo: porque en todo aquel 
tiempo de los Godos , en que 
reynaba tanto el zelo de los 
Cañones en los Padres , tanta 
unión entre el Sacerdocio y 
el Imperio , que parece fe 
univocaban las poteftades, 
mas necefsitaban nueftros 
Prelados de facultad , que de 
eftímulo : pero aquella mif- 
B 4 ma 

(i) Principes Sieculi nonnumquam intraEccleJtam potejlatis 
[fidepta Qulmina tencnt , ut per ea.m potejiate-m Difciplinam Ec^ 
clejiajiicarn muniant. Cáterum intra Ecclejiam Potejiates necef- 
fcíria non effent , niji ut quod nonpravalet S aceraos ejjicere per 
doBrince fermonem , Pote fias hoc imperet per difciplina térro- 
rem, Scepe per regnumterrenurn cdlejie regnumproficit yUt qui 
fntra Ecclefiam pojiti contra fidern Ú' difciplinam Ecclefiae agunt^ 
vigore Principum conterantur : ipfamque difciplinam , quam Ec^ 
elefide humilitas exercere non pr^valet , cervtcihus fuperhoriim 
potejias Principalis imponat , (2^ ut venerationem virtute potef 
tatis irnpertiat. Cognofcant Principes Sceculi Deo deberé fe ra- 
tionem redd^re propter Ecclefam quam d Chrifio tuendarn fufci- 
piunt \namfive augeatur pax O' difciplina Ecclefije per Jideles 
Principes ffive folvatiir s Ule ab eis rationem exiget , qui eorum 
potejiatifuam Ecclefiam credidit. 



2 4 Ef()ana Sagrada . Trat. 6 . Cap. i . 



ma unión retardaba tal vez 
el juntarfe los unos , poi* eftar 
los otros ocupados en guer- 
ras , ó con alüiun eftorvo. 

23 El modo pradico con 
que fe debe explicar la con- 
vocación de los Concilios, 
es que primero confidcraba 
el Metropolitano las circunf- 
tancias que hacían aíTcquible 
el efecto, fegun la necefsidad, 
oportunidad , y calidad del 
cftado de las cofas : y hallan- 
do que urgía la obligación, 
daba parte al Rey; el qual no 
fclo concedía facultad para el 
congreílb , fino que enviaba 
fu decreto, en que intimaba á 
los Obifpos , que para tal dia 
concurrieflen perfonalmente 
á tal Ciudad , para tal fin , fe- 
gun refulta por los textos 
arriba referidos , en que lee- 
mos afsi la voluntad del Pre- 
lado, como el orden del Rey. 

24 Si eí Concilio havia de 
fer Nacional, parece muy ve- 
rofimil , que la propuefta fe- 
ria del Prelado de la Iglefía 
Real, el qual por la immedia- 
cíon y valimiento que tenia 
con el Soberano , reprefenta- 
ria la urgencia del Congreílb 
Sacerdotal, y aprobada le ex- 
pediría á todas Lis Provin- 
cias la Tradoria en nombre 
de fu Magcl^ad , como mani- 
ñeílaa lob Concilios : y ahí 



como en los Provinciales fa- 
bemos que no iba folo el De- 
creto del Rey , fino ir.tervi- 
niendo también el orden del 
Metropolitano (como expref- 
fan las palabras dadas del 
Emeritenfe) del mifmo modo 
parece configuiente que en 
los Nacionales fe daría el or- 
den Real a los Metropolita- 
nos por medio del Prelado de 
ia Corte , en efpecial defde 
el Concilio XII. de Toledo, fi 
antes fe mezclaba en efto el 
Metropolitano mas antiguo, 
que era el que prefidia ; por- 
que no podemos probar que 
no interviniefle en los Conci- 
lios Nacionales alguna potef- 
tad Ecleíiaftica , como fin 
excluir el decreto del Rey fe 
mezclaba en los Provincbles: 
y en efta fupoficion es mucho 
menos de eftranar , que los 
Padres defirieren fu convoca- 
ción al mandato del Sobera- 
no, pues iba eñe fundado ea 
la jurífdicion del Eclefiaftíco: 
por lo que digeron en el VII. 
de Toledo que fe havian Jun- 
tado , Ta7n no/Ira devotíaney 
quam Jiudio....Regis. 

25 No fe contentaba la 
potcftad principal (ello es la 
del Príncipe , en fraile de los 
Godos) en moílrar fu Protcc- 
Qion fcbre mandar que los 
Padres fe juiítaücn á Sy nodos, 

flr 



U)e los Cóndilos de Toleilc. 



^S 



fino que anadia la de confir- 
marlos. Efta acción de dar 
Ley Confirmatoria del Con- 
ciIio,podra también excitar el 
efcrupulo de algún inerudito, 
que mirando á que los Reyes 
no pueden formar Cañones, 
eftrañe la confirmación de lo 
que no hacen. Pero afsi lo 
uno como lo otro era para 
bien de la Iglefia y del Efta- 
do : porque al modo que los 
malos Principes perjudican á 
la verdad con Leyes que fo- 
menten el error (como Nabu- 
codonofor mandando adorar 
el Simulacro) afsi también ex- 
tirpan los errores,quando dan 
Ley en favor de la verdad : y 
entonces firven a Dios como 
Reyes , porque hacen lo que 
no puede hacer ningún parti- 
cular , como delicadamente 
obfervó N. P. S. Auguftin en 
]a Epift. 185. (al. 50.) cap. 5. 
donde añade, que fi la Potef- 
tad Secular da Ley prohi- 
biendo el adulterio , también 
la puede dar en favor de la 
Religión, por no fer menos el 
que todos guarden la fé debi- 
da á Dios, que la de la Eípofa 
á fu Marido : y afsi concluye 
en otra parte , que los Reyes 
íirven á Dios como Reyes, 
quando mandan lo bueno y 
prohiben lo malo , no folo en 
jo que mira á lo Civil, íino en 



lo que toca a Religión : Iíí hoe 
Reges,/icut eis divinitus praci- 
pitur,Deoferviunt in quantmn 
Regesfuntyji infuo regno bona 
jubeant , mala prohibeant , non 
folum qua pertinent ad huma- 
nam focietatem , verhn etiam 
qua ad divinam Religionemí 
lib. 3. contra Crefcon. cap, 51. 

26 En ella conformidad 
decía San León al Emperador 
León (en la Epift. 75. puefta 
en la parte 3. del Caicedon. 
num.25.) que en ninguna co- 
fa podia moftrar mejor fu po- 
teftad y piedad,que en decre- 
tar el que nadie trafpaffaflfe 
lo eftablecido en el Calcedo- 
nenfe , poniéndole delante, 
que no le havia dado Dios la 
Poteñad Imperial paraelpre- 
cifo gobierno de lo mundano, 
fino principahnentepara pro- 
teger la Iglefia , con el fin de 
que reprimiendo los atrevi- 
mientos nefirios , defendieflc 
los EftatutosEclefiafticos:Dí- 
bes inctmóianter advertere,Re~ 
giiim poteftatem tibí non folum 
ad mundi regimeny fed máxime 
ad Ecclejia prajidiuyn , ejfe col- 
latam , ut aufus nefarios com- 
primendoy^^ qu^e beni funt fia- 
tuta defendaSj &' veram paccm 
bis qucsfunt turbata refiituas. 

27 Bañe para prueba de 
todo , el fucefíb del fcgundo 
Sy nodq General , en ^ cuya 



2 6 E/pana Sagrada 

Nuncupatoria a Tlicodofio el 
Magno (que fe antepone a los 
Cañones) empezaron los Pa- 
dres dando gracias al Señor, 
que dio al Emperador fu po- 
teítad para la común paz de 
Jas Iglefias , y para la confir- 
mación de la fana dodrina: 
Qui vejlra pietatís imperium 
conjlitmt ad communem pacem 
Eccle/iarum^ & fan<£ jidei con- 
fr^n.itionem : y dándole cuen- 
ta de lo que decretaron én el 
Santo Concilio, le piden, que 
afsi como favoreció á la Igle- 
íia con las Cartas convocato- 
rias para el Synodo , de tam- 
bién fus Letras confirmato- 
rias di lo actuado : Rog^mm 
igHur ClemcntiMntuarny ut per 
literas quoq^ue tu£ p'etatis RA- 
TUM HABEATUR COMCI- 
LIJ DECRETUM ; íU ficut 
literh , quibus nos conuocajii, 
BcclefiAm bonore profecutus es; 
ita etiam finem eorum qu<£ de- 
creta funt , ohjignes. 

28 A efte modo los Go- 
dos que figuieron a los Em- 
peradores en la acción de 
convocar los Concilios, abra- 
zaron también la pradica de 
la confirmación : ellando efio 
tan remoto de fer ufurpacion 
de agena poteftad , que los 
mifmos Padres , congregados 
en el Concilio trece de Tole- 
do,y defeando dar total vigor 



. Trat.é. Cap.i. 

al precedente , recurrieron á 
la Real Confirmación , para 
que fegun ella fuello caíligado 
el tranfgrefibr : Qui contra fu- 
pradiBorum capitulorum de- 
creta ve ñire prafumpferit , CÍ^ 
Ecclcjiaflicde excomunlonis fen- 
tentia feriatur , Ú'' AD LE~ 
GEM GLORIOSI PRINCI- 
PIS, QlJ,y£ IN CONFIRMA- 
riONE EJUSDEM CONCI- 
LIJ fa6la efl , teneatur obno- 
xius: tit.g. El dar pues los Re- 
yes fu Decreto en favor de lo 
efiablecido por losPadres,era 
moílrarfe tan unidos con ellos, 
que nunca mas corre fpondiaii 
á fus de feos , obrando enton- 
ces los Reyes como Reyes,fe- 
gun la frafie de S. Auguftin, y 
como confederados con el 
Rey del Cielo , fegun S. Sixto 
III. en la Epift. á Juan Antio- 
queno,infertada en el Ephefi- 
no part. 3. cap. 42. donde 
viendo que los Principes Ci- 
viles foftenian la condenación 
de los errores Neftorianos, da 
á Dios la gloria, de que tenga 
confederados configo los Re- 
yes de la tierra : De qua re 
nos conuenit gloriarij qui cdlef- 
tem Regem vi de mus foc deratos 
Reges habere terrarum, 

29 La acción mifma de 
juntar a los Obifpos para que 
;uzí;uen,y el aplicar fu poder 
para autorizar lo juzgado , es 

buc- 



!De los Concilios de Toledo. 27 

buena prueba de que no fe medios proprios de fu Sobera- 
arrot^aban los Principes la po- nía, ya con la confircacion,ya 
teftad que no tienen, para exa- con el deftierro , y ya con ías 
minar lo fagrado , ni difcernir demás penas que tenían por 
entre lepra y lepra ? fino va- juilas : Quodnon pravalet Sa^ 
Jiendofe de la jurifdicion del cerdos per doclrina fermonerriy 
Tribunal legitimo, procedían Potefias hoc imperet per difci- 
al u:o de lapoteftad que Dios í^'ne terrorem , como fe dijo 
\qs dio acerca aun de las cofas arriba con San Illdoro. 
de la Divina Religión , (ccmo 30 Fuera de la protección 
habla S. Augftin)^ foftenicndo de la Iglel'ia,havía en las con- 
cón fu derecho fupremo , y firmacíones de los Sy nodos, 
con la efpada dada por Dios, en quanto decretado fu vah- 
ío que fegun S. Ifidoro, no al- miento por los Reyes , la cir- 
canza la humildad de la Igle- cunllancía efpecial de que 
fia á praclícar: y una vez ella- defpues de mandados obfer- 
blecido ya el Canon por los var por el Monarca , pallaban 
Padi es,puede la Regaha mez- a fer Leyes del Rey no , cuya 
clarfe haíla en lo que por si es obfervancía podía y debía 1er 
Eclefiaílico, como en el vigor zclada por el Principe. En 



de la excomunión, y degrada- 
ción, defpues de fentenciadas 
por la Igle fia. Aísi fe vio en 
la confiímacion del Concilio 
III. de Toledo : donde el Rey 
Rccaredo renovó las exconui- 
niones falm.inadas por el Con- 
cilio, por quanto ya en eílo 
era egecutor de los Cañones 
el que ño podía fer Legislador 
Ecl^fiaftico : y por lo milmo 
fubfcribe diciendo , que difi- 
n'ó con el Sínodo 5 no porque 
el Rey fja Juez de lo figrado, 
ííno porque accedió, y añadió 
fu Decreto en apoyo de las 
difiniciones de los Padres, 
compeliendo a la egecucion 
aun de lo efpiritual por los 



eíla conformidad fe valió el 
Rey Egica, en la Ley con que 
confirmó el Concilio XVII.de 
Toledo, de la autoridad y vi- 
gor en que fe mantenían las 
demás Leyes confirmatorias 
de otros Concilios , para de- 
cir que fegun ellas feria te- 
nido por excomulgado , y rea 
de las penas allí expueílas, 
qua [quiera que fe atrevielle a 
trafpaflarlas : Quariitn omnium 
Conjiiiuiior.urn decreta quicuni- 
que temeranda cr^diderint, ob~ 
fervare noluerinty'uencrari ne- 
glexeririt , cujuslibet Jínt gene^ 
ris , perfon¿e , vel oruinis , SE- 
CUNDUM PRzA-CEDEN- 
TIUM CONCJLlORüM LE^ 

GES 



18 lEfp aña Sagrada, Tyat.6. Cap.i, 



GES , Oy^ IM CONFIR- 

MATIONE EORUM SUNT 
PROMULGATt^y five excom- 
municatione , five etiam dam- 
no, mansant ufquequaque dam^ 
nxti. PoL' tanto no folo llama- 
ban Ley al decreto de la con- 
firmación , fino que exprefla- 
ban las materias á quienes da- 
ban el vigor de Ley, para que 
íi fe quebrantaban por algún 
licenciofo, pudieíTen fer vin- 
dicadas por la poteftad. 

31 Reduciafe pues aque- 
lla acción de confirmar los 
Concilios , a dar firmeza con 
los Padres , (fegun la volun- 
tad, y libertad que tuvieron 
al decretar) á todo lo que ha- 
vian eftablecido : y como lo 
que miraba á la Diíciplina fe 
enlazaba con el gobierno ex- 
terior, y pertenecía al efplen- 
dor del Reyno , jullamínte lo 
adoptaban los Principes, dán- 
donos que alabar por la bue- 
na conduela de una unión 
entre el Sacerdocio y el Im- 
perio, tan eftrecha, que ni los 
Obifpos fe de ("cuidaban del 
bien de los Monarcas , ni el 
Rey de promover el bien de 
las Igleíias. 

32 De aquella unión re- 
fultaba también que no folo 
tomaban á fu cuenta los Re- 
yes el convocar los Synodos, 
y autorizarlos con fus Leyes, 
íino que proponían lo que 



juzgaban útil al bien publico. 
Afsi Recaredo manifcftó á los 
Padres del Concilio III. de 
Toledo , que fu folicitud no 
fe contentaba con mirar a lo 
civil , fino que atendiendo 
también á lo que podia diri- 
gir á fus pueblos al Cielo, 
havia determinado que el 
Symbolo de la Fe fe cantaífc 
en la Mifla , fegun ufaban 
las Iglefias del Oriente , para 
afianzar en los dogmas a fus 
vaíTalIos : por lo que les pidió 
que le ingirieflen entre los 
demás Cañones del Concilio. 
Otros propufieron otros pun- 
tos , como Chintila las Leta- 
nías de Diciembre , y Ervigio 
Leyes contra los Judíos: pero 
nada era arrogarfe la potef- 
tad fagrada , fino moftrar que 
ordenaban a ella la Civil que 
Dios les diói por lo que fue fu 
Reyno muy feliz mientras fe 
mantuvieron protegiendo las 
Conftituciones de la Iglefia.. 

§. III. 

Del modo con que fe celebraban 

los Concilios. 
33 OObre el orden con 
O qiic fe congregaban 
los Concilios tiene Éfpaña la 
gloria de fer fuya la forma 
que anda propuerta en las 
Colecciones generales de 
Concilios : y aísi por ertár in- 
cluida la fubftancia eq uno de 

los 



©e los Concilios de Toledo, 



29 



los Concilios de Toledo , co- 
mo por fer útil para algunos 
puntos hiftoriales , conviene 
no excluirla del tratado ge- 
neral de los Concilios. Hdlla- 

fe en el Código MS. Vigilano tes, efcogidos por los mifmos 
de laRcal Bibliothecadcl Ef- Padres del Concilio: y fí- 



citaban de pie en frente de ios 
Prelados. Ordenados los Ecíe- 
fiafticos en aquella conformi- 
dad entraban algunos Segla- 
res feñalados y Yobrefalíen- 



corial : y haviendola publica- 
do Loayfa , Aguirre , y los 
Coledlores pofteriores, podrá 
verla alli en latin el que qui- 
íiere: bailándonos arreglar á 
ella el Caílellano , que es aísi: 
34 Una hora antes de fa- 
lir el Sol fe echaban de la lírle- 
lia todos los que havia en 
ella ; y cerradas las puertas fe 
juntaban los Oíliarios en 
aquella por donde havian de 
entrar los Prelados. Concur- 
riendo ya todos los Obifpos, 
entraban a un tiempo , y fe 
colocaban en los afsientos fe- 
gun el orden de fu confagra- 
cion. Defpues de eftar fenta- 
dos los Prelados por fus anti- 
güedades , llamaban a los 
Presbyttros que havian juz- 



guiendofe á eftos los Nota- 
rios , que havian de recibir y 
aduar las caufis que ocurri^f; 
fen, fe cerraban las puertas. 

35 Eftando afsi todos era 
íTlencio decia el Arcediano: 
Orad : y al punto fepoftraban 
todos en tierra, orando fecre-. 
tamente con llanto y gemi- 
dos. Entonces levantandofe 
uno de los Obifpos mas anti- 
guos , y quedandofe pofcrado 
todo el Circo , decia en clara 
voz efta Oración : Aqui eíla- 
mos Soberano Efpiritu : aquí 
eftamos, entorpecidos con las 
firagiiidades del pecado , pero 
efpecialinente congregados 
en vucílro nombre. Venid Se- 
ñor á nofotros ; afsiftidnos; 
defcendcd a nueftros corazo- 



gado dignos de afsiftir al Con- nes. Enfeííadnos lo que debe- 
cilio,y entraban íolos, fin que mos hacer: moftradnos donde 



fe mezclaíle con ellos ningún 
Diácono 5 pues fi havian de 
entrar algunos de eftos, lo ha- 
cían defpues de los Presby te- 
ros : y hecho ya el Circo de 
los afsientos de los Obifpos, 
fe fentaban los Prcsbyteros á 
fus efpaldas , y los Diáconos 



nos debemos dirigir : y obrad 
lo que debemos obrar. S^á 
Vos folo el que fugiera y for- 
me nueftros juicios , pues fois 
Vos falo el que con el Padre 
y con el Hijo gozáis nombre 
gloriofo. No permitáis, (pues 
amáis infinitamente lo jufto) 

quq 



30 Efpana Sagrada 

que fcamos peirturbadorcs de 
la jiirticia ; qae nos guie el 
yerro de la ignorancia, ni nos 
tuerza el favor , ni nos cor- 
rompa el interés , ó accep- 
cion de las pcrfonas ; fino 
puntadnos á Vos mifmo efi- 
cazmente por Vos mifmo, pa- 
ra que fcamos uno en Vos , y 
en nada nos apartemos de la 
verd-id : de modo que con- 
gregados en vuelbo nombre, 
de tal fuerte manegémos la 
jufticia con moderación de la 
piedad , que no difcrepe aquí 
en nada nuellra fentencia de 
la vueílra,y defpues conll- 
gamos por lo bien hecho pre- 
mio eterno 5 concediéndole 
Til , que con el Padre y con 
el Hijo permaneces un Dios 
por infinitos figlos de ios fi- 

3<5 Quando era Concilio 
Nacional de diverfos Metro- 
politanos , anadian mas Ora- 
ciones , y refpondiendo todos 
á la ultima Amen, volvia a de- 
cir el Arcediano : Levantaos ^ 
á cuya voz fe levantaban , y 
Tentaban con mucha compof- 
tura, y filencio. Entonces uno 
de los Diáconos , revertido de 
Alba , y puerto en medio con 
el Código de los Cañones, 
Icia los Capítulos pertene- 
cientes á la celebración de 
ios Concilios , conviene a fa- 



. Trat.6. Cap,i. 



ber el titulo 18. del Calccdo^ 
nenfe ; el 18. de la Colección 
de S. xMartin Bracarcnfe : el 
tit. 3. del IV. Toledano : el 
16, (ó 71.) del A^athenfe : el 
Sermón de S. Ambrofio fobre 
la paz , ü otros Cañones , íe- 
gun lo que al Metropolitano 
le parcciefle mas oportuno. 
Concluida erta lección exhor- 
taba el Metropolitano al Con- 
cilio en erta forma: 

37 Defpues de las fu plicas 
que hemos hecho a Dios , me 
convierto, Santifsimos Sacer- 
dotes , á vofotros , exhortán- 
doos en el nombre de Dios, 
que recibáis con toda piedad, 
y procuréis cumplir con fuma 
reverencia , quanto os fuere 
propuerto en orden a las co- 
fas de Dios , de los Sagrados 
Ordenes , íi de las buenas 
coftumbres. Y fi acafo algu- 
no de vofotros fíntiere de di- 
ve rfo modo lo que fe digere; 
podr.i fin recelo hacer ui re- 
prefentacion , para que exa- 
minada por rodos la duda, nos 
en^zño. , ó pueda fer en fe ña- 
do con la ayuda de Dios. De- 
mas de erto en el mifmo nom- 
bre os conjuro , fobre que 
ninguno atienda a la accep- 
cion de las perfonas, ni fe 
aparte de lo verdadero por 
favores , o dones ; fino que 
todo quanto ocurra en el 

Con- 



Del orden del Concilio. 



31 



ConereíTo fe mire con tanta 
integridad , que ni tenga lo- 
sar entre nofotros la difcor- 
día que atrepelle la jufdcia, 
ni fe entorpezca la folicitud 
ó vigor de nueftro orden, pa- 
ra decretar la equidad. 
. 38 Concluida eíta adlo- 
cucion hecha al Synodo Na- 
cional , entraba el Rey con 
fus Magnates , y puefto entre 
el Circo de los Obifpos y el 
Altar , con las efpaldas á los 
Prelados y la frente al Altar, 
oraba un poco : defpues de 
cuya Oración fe convertía á 
los Padres , y poftrandofe á 
fu vifta , y levantandofe , fe 
encomendaba a las Oracio- 
nes de los Obifpos, y hablan- 
do con el Concilio les hacia 
una breve y religiofa exhor- 
tación, fobre que obraffen lo 
juño , remitiendofe , quando 
tenia que reprefentar , á un 
pliego que les daba: y al pun- 
to que acababa el Rey de ha- 
blar , decia el Diácono : Ore- 
tnos^ A efta voz fe poftra- 
bau en tierra los Prelados, 
quedando el Rey vuelto al 
Oriente , en cuya conformi- 
dad fe decia eíVa Oración: 
Dios Rey que gobiernas el 
Reyno de los Reyes , hacién- 
dole fublime , fi le riges , y 
arruinandüfe íi le decampa- 
ras i afsiílld Señor con vucf- 



tra mano á vucftro Siervo N. 
Dadle firme rectitud en la Fe, 
y continua obíervancia de 
vueftra Ley. Concededle,que 
florezca en una tal honeílidad 
de coftumbres , que fea del 
agrado de vu:ftra Magellad: 
y que de tal modo prefida 
ahora á los Pueblos , que fe 
corone defpues con los Bien- 
aventurados. 

Al punto fe decia : Vater 
nofier , y empezaban las Ben- 
diciones figuientes: 

Bendígate , Serenifsimo 
Principe , el Señor de las Vir- 
tudes , y Dios Omnipotente. 
Amen. 

Infpirete cl hacer miferi- 
cordia, y templar la juílicia. 
Amen. 

El que te dio el Reyno, 
eíTe mifmo conferve tu cora- 
zón ilefo de los daños de los 
Pueblos. Amen. 

Y Tu que por reverencia 
del Señor veneras nueftro 
Concilio , feas con todos los 
tuyos coronado por largos 
íiglos de los figlos. Amen. 
Por los méritos de N. Señor 
Jefa Chrifto , que con Dios 
Padre , y el Efpiritu Santo, 
es glorificado Dios por los íir 
glos de los figlos. 

39 Dadas eíl:as Bendicio- 
nes, volvia á decir el Diáco- 
no : En nombre de N. Señor 

Je- 



^% T/p aria S dorada. Triit,6, Cóp.i, 



Jefii Chrlfto idos cw paz : y 
diciendo todos Deo grafías , fe 
retiraba el Rey : entrando en- 
tonces otros Presby teros, Diá- 
conos , y Religiofos, á oír la 
doclrina que íe les daba. Y 
con el difcurfo del tiempo le 
añadió , que el Arcediano le- 
yciTc el Canon I. del Conci- 
lio XI. de Toledo , fobre que 
no huviefíe el mas minimo 
tumulto mientras fe hacia el 
Synodo. Defpues fe Icia tam- 
bién el Concilio Ephcfino : y 
fe trataba no folo del Myfte- 
rio de la Trinidad , fino de fi 
en todas las Iglefias fe oblcr- 
■\aba un miímo orden en los 
Oficios , como fe eílableció 
en el Concilio IV. de Toledo: 
leyendo para efte fin la Epif- 
tola de S. León á Flaviano, 
acerca de los errores de Eu- 
^ tyqucs , y los Cañones que 
tocaban á la uniformidad de 
los Divinos Oficios : de mo- 
do que no fe podia paflar á 
ninguna otra cofa , antes de 
quedar acordes en el Myíle- 
rio Deifico , y en lo que toca- 
ba a Ordenes Sagrados,v Ofi- 
cios : para lo que te ni a n fe ña- 
Jados los tres primeros dias, 
en que fe decian Letanias : y 
era Regla general que ningu- 
na materia fe controvirtielíe, 
fin UxT primero los Cañones 
que tenían conexión con el 
¿íllinto. 



40 Para empezar el Con- 
cilio en el fegundo dia , de- 
cían efta Oración : Inclinan- 
do Señor las rodillas de nuef- 
tros corazones , te pedimos 
la egecucion del bien que de 
Ti efperamos, a fin que cami- 
nando acia Ti con pronta fo- 
licitud , formemos un buen 
juicio de lo que es dificil de 
difccrnir : y amando la mife- 
ricordia florezcamos en el ef- 
tudio de la acción que te fea 
agradable. 

41 En el tercer dia empe- 
zaban el Concilio con la Ora- 
ción figuiente : Pedimoílc, Se- 
ñor , unánimes con voces del 
clamor interior , que afianza- 
dos con la firmeza de tu gra- 
cia nos hagas incontraftables 
pregoneros de la verdad , y 
que con toda confianza poda- 
mos publicar vueftras pala-» 
bras. 

42 En el quarto dia fe 
proponían las demás canias 
que ocurrían , fuera de los 
myfterios acordados en las 
tres primeras Sefsiones. Para 
efio fe echaban fuera todas 
las Perfonas Religiofas que 
entraron a la inllruccion de 
la doctrina clpiritual , que- 
dando folamente algunos fe- 
ñaiados Prcsbyteros , á quie- 
nes el Metropolitano tenia 
por conveniente hacerles elle 



Vel orden del Cdmilioi 



33 



honor. Eílando todos por fit 
orden , y Juntvindofc cada dia 
en la conformidad ya feñala- 
da , empezaban á tratarfc los 
negocios de Jas caufas , íin 
ruido, ni tumulto : y fi algún 
Clérigo, ó Seglar , de los que 
eftaban fuera del Concilio 
tenia que reprefent;ir, acudia 
al Arcediano de la Metrópoli, 
dándole cuenta de fu caufaj y 
cfte la paliaba á noticia de los 
Padres ; los qiules daban li- 
cencia á la Parte para que en- 
traíie y expufieflc fu caufa. 

43 Ningún Obifpo podia. 
apartarfe del CongreíTo hafta 
que Uegaflc la hora de dlÜol- 
ver la Sefsion : ni tampoco 
podia ninguno aufentarfe del 
Synodo , hafta que fe huvief- 
fen concluido las canias, á fin 
que todos fubfcribieñen por 
JTu propria mano lo que pedia 
común deliberación. 

44 Dos ó tres días antes 
de diífolver el Concilio vol- 
vían á ver con nueva dihgen- 
cia todos los decretos que ha- 
vian eftablecid(3: y en el ulti- 
mo leían publicamente en la 
Iglefia los Cañones determi- 
nados en el Santo Concilio, 
refpondiendo al fin: Amen. 

45 Leídos en la Iglefia 
los Cañones fe volvían a la 
Sala del Concilio,y alli firma- 
ban todos lo ^ítalpUcido, 

Tom.VL 



45 Entonces el Metropo- 
litano avifaba el dia en que 
cala la Pafcua figuicnte 5 eli- 
giendo los Obifpos , que ha- 
vian de venir a celebrarla con 
él, juntamente con la Paf- 
cua de Navidad. Publicabafe 
también el tiempo en que ha- 
via de celebrarfe el Concilio 
del año figuicnte : y conclui- 
do todo fe poftraban en tierra 
á la voz del Arcediano , que 
decía Oremos: y orando todos 
muy devotamente, uno do los 
Mayores decía efta Oración: 

47 No hay , Señor , nin- 
guna virtud humaiia, que coa 
total perfección pueda dar 
expediente a los juicios de 
vucftra voluntad : por tanto 
pues vueftros ojos ven nuef- 
tra imperfección j os pedimos 
que pcrficioneis lo que defea-i 
mos concluir con un fin per- 
fecto de equidad. A Vos, Se- 
ñor, ocurrimos en los princi- 
pios de la Acción : á Vos tam-" 
bien acudimos en el fin , para 
que condonéis los excefus 
que haya havido en nueftros 
juicios : conviene á fiber; 
que perdonéis la ignorancia, 
condonéis el yerro , y deis 
perfecta eficacia a los defeos 
de la perfección. Y por quan- 
to la mifma flaqueza nos hace 
recelar, fi acafo la ignorancia 
nos indujo á algún yerro, ó íl 



3 4- E/pdiía Sagrada, 

la precipitación del afecto, 
nos hizo deslizar de la jufti- 
cia ; por tanto os pedimos , os 
rogamos, que fi en la celebra- 
ción de efte Concilio hemos 
incurrido en algo, condonán- 
donoslo Vos , fe tenga por 
perdonado ; a fin que quando 
queremos diíTolver elSynodo 
congregado , fea nueltro pri- 
mer fruto la ablblucion de lo 
que hemos pecado i y afsi á 
los tranfgreflbres fe les figa 
el perdón, y a los que os con- 
ficílan, el premio fempiterno. 
Por los méritos de N. Señor 
Je fu Chrifto, &c. 

4S Immediatamente echa- 
ban la Bendición , diciendo: 
El Hijo de Dios Padre, que es 
principio y fin, os dé el com- 
plemento de la Caridad. 
Amen. Y el que hizo que per- 
ficionafleis el Concilio,os pu- 
rifique de todo contagio de 
delito. Amen. Para que libres 
de toda culpa, y abfueltos por 
el Don del Efpiritu Santo, 
volváis felizmente fin daíío a 
vuefi:ras Sedes. Amen. Yciido 
fiempre delante L\ luz de la 
Divinidad de N. Señor , que 
lo gobierna todo por los ñ- 
glos de los figlos. 

49 Concluida la Bendi- 
ción , y diciendo el Arcedia- 
no : Levantaos , fe daban la 
faz unos á otros , empezando 



Trat.6. Cap 1, 



por el Metropolitano , qué 
fentado rccibia el ofculo de 
todos : y hecho mutuamente 
eíle oficio de caridad, decia el 
Diácono: En el nombre de N. 
Señor Jefu Chrifio ca mi lie- 
mos todos en paz. Refpon- 
dian Dej grutiüs '-, y afsi que- 
daba el Concilio concluido. 

50 tile es todo el orden 
de celebrar los Synodos anti- 
guos en El'pjña , fegun le pu- 
blicó Loayfa , facandole del 
Código MS. Vigilano , fin 
mas diferencia , que propo- 
nerfe aqui.con modo hiftorial 
lo que alli con modo diredli- 
vo 5 pero todas fon claufulas 
íacadas de aquel methodo. 
Es mas extenfo que el dado 
en las ediciones antiguas de 
Concilios , tomado de la Co- 
lección de IJidoro Mercator: 
el qual aunque no confia que 
fLclic Autor Eípañol ( y hoy 
es indubitable , que no fueS. 
Ifidoro de Sevilla) con todo 
cfib fe valió para efte docu- 
mento, no tanto del Concilio 
IV. de Toledo, quanto de al- 
^un Codiiio de Concilios de 
El paña, en que eftuviefien las 
Oraciones y claufulas que no 
confian por aquel Concilio: 
pues el fignificar alli el modo 
de celebrarlos , fue para dar 
autoridad canónica á aquel 
methodo , y que uniforme- 

mcn- 



í)el orclen del Concilio. 



3Í 



mente fe obfervañe por to- 
dosjtenicndole completo, en 
lo que mira á Oraciones y cir- 
cunftancias íingulares , en el 
Ceremonial común de los 
Concilios , 6 al principio del 
libro de los Cañones. Todo 
efto fe debe atribuir á S. líi- 
doro, á lo menos en fu forma- 
lidad , porque afsi lo autoriza 
la combinación del tiempo, y 
la identidad de las palabras 
del Canon 4. del Concilio IV. 
Toledano , que fue prendido 
por el mifmo Santo : y en pre- 
íencia de un tal Dodlor no 
podemos decir que fucile 
otro el que tuvieíle la acción 
de difponer aquellos Caño- 
nes. 

51 En el titulo 3. del mif- 
mo Concilio IV. de Toledo fe 
propufo por tiempo apto pa- 
ra celebrar el Concilio, el dia 
18. de Mayo , por caufa de la 
templanza de la Primavera. 
En el antecedente , tit.iS. fe 
havia feñalado el Otoño , dia 
primero de Noviembre. Pero 
como las concurrencias va- 
riables no permitían eftabili- 
dad , fe verificó lo prevenido 
por otros Cañones de que 
perteneciefle á la difcrecion 
del Metropolitano la elección 
del tiempo y del lugar: y efto 
ya tenia advertido el líl. de 
Jokdo que fe hicieíTe ai lia 



del Concilio en que eftabati 
actualmente , para evitar los 
gaftos de Cartas convocato- 
rias: en cuya conformidad in- 
timo a los Padres del Conci- 
lio IX. el Metropolitano de 
Toledo , el dia del Concilio 
íiguiente , diciendo que fe 
volverian a juntar en prime- 
ro de Noviembre del año íi- 
guientc en la mifma Ciudad.- 
52 De hecho huvo Con- 
cilio en el año figuiente, pero 
no en aquel dia feñalado, íino 
en I. de Diciembre: de lo que 
fe infiere , que ocurriendo 
algún eftorvo , fe velan pre- 
cilados a variar. Expreffafc 
alli mifmo (tit.ult.) que ya ha- 
vian dado cuenta del dia en 
que al año figuiente havia de 
celebrarfe la Pafcua, diciendo 
que afsi efto, como el tiempo 
del Synodo futuro , fe decla- 
raba entonces en cumplimien- 
to de los Cañones antiguos: 
prueba de lo tenaces que eran 
en la Difciplina. Añaden 
también , que el volvcrfe á 
juntar para el año figuiente, 
era á fin de eftablecer lo que 
ocurricfle , ó íi no havia def- 
orden que corregir, gozarfe a 
lo menos en fu junta djl bien 
de la Paz: Aut qua profpexeri^ 
mus congrux clecernamus , aut 
foliíis pacis conventu latemuri 
dv donde fe infiere, que el no 
C2 ha- 



3« 



E/p afta S dorada. Trdt.6, Cdp.i: 



havernos quedado monumen- 
to de los Concilios anuales 
(pues hay muchos años fin 
ConciUos) ó fue por no haver 
cofa que decretar , ó porque 
los accidentes Civiles no die- 
ron lugar para los Congrclfos 
EclefialVicos. 

53 No íc prefcribe en la 
Formula precedente el nume- 
ro de di as que ha vían de gaf- 
tarfc en el Concilio 5 porque 
ni el numero de caulas era 
íiempre uno mifmo , ni para 
quando huvicfle pocas que- 
rían ocupar tantos dias como 
para el lance en que ocurricf- 
Icn muchas. En el índice de 
los Cañones tenían adoptado, 
que el Concilio no pafTafle de 
quince dias : Ut non amplius 
quam dies quindecim in Conci- 
lio rer/iorentur Epi/copi , //¿.3. 
tit. 26. infn. Pero eílo era 
por ocurrir a voluntarias di- 
laciones , proveyendo , que 
los Prelados no tuvieíTen con 
aquel pretexto aufencias lar- 
gas de íus Iglcfias.En la prac- 
tica pcndia todo de los nego- 
ciosi necefsitando ya mas, ya 
*menos dias: y afsi vemos, que 
en el Concilio XIV. tardaron 
folos fíete dias: en el XII. diez 
y íiete: en el IX.veinte y tres, 
íl no hay errata en los núme- 
ros , como rczclo , y fe dirá 
dcfpues. 



54 A continuación del 
orden de celebrar los Conci- 
lios pufo Loayfa otra Pieza, 
intitulada Via Re^ra,ó Exhor- 
tación al Principe , facada de 
los Códigos Albeldenfe , y 
Emilianenfe. E(la no era par- 
te de Concilios , ni tenia for-: 
zofa conexión con ellos, ficn- 
do propria del tiempo en que 
fe coronaban los Reyes ; a los 
qualcs defpues de ungirlos 
ponían por delante las obli- 
gaciones de fu cargo , fcgun 
fe manifieilan en las Sagradas 
Letras , reprefentandolcs la 
Ley del Rey de Reyes , y el 
modo de lograr fehz Reyna- 
do. Es cofa muy devota , y 
digna de que no fe apartaiTe 
de la vifta de los Principes: 
pero por no pertenecer a los 
Concilios, profeguircmos con 
lo que tenemos comenzado: 
baítando prevenir que la Un- 
ción de los Reyes (que coníta. 
por aquel inílrumento, como 
también por el Concilio XII. 
en las palabras del Rey , y en 
otros varios textos) no era co- 
mo la Sacerdotal , ñno Real, 
al modo de los Reyes de If- 
rael,en que fueron los prime- 
ros entre los Reyes Chriília- 
nos los de Efpaña : y fe un- 
gían en la Corte por mano 
del Arzobifpo de Toledo, 
que les hacia entonces la ex- 

bor- 



Sí los Concilios eran Cortes} 



37 



hortacion del camino Real 
para reynar. 

§. IV. 

Si los Concilios de Efpaña en 

tiempo de los Godos deben 

decirfe Cortes del 

Re y 710 i 

55 A Vifta de que en el 
jt\_ orden precedente 
del Concilio fe dice , que en- 
traban algunas perfonas Se- 
glares de diftincion , y efpe- 
cialmente viendo que en los 
mi irnos Concilios firmaban 
los Varones ilaftres del Pala- 
cio , fe ha hecho muy común 
el decir , que los Concilios 
Nacionales ds Efpaña eran 
juntamente Cortes , ó Comi- 
cios del Reyno. El moderno 
Cayetano Cenni (tom. 2. DiJ/l 
4. cap.^.) no quiío admitir ef- 
t05 y con razón : porque bien 
mirada la cofa, no fue afsi. El 
Cl. Thomafino (en el tomo 2. 
de la antigua y nueva Difci- 
plina , lib. 3. ca.p. 50. num.X.) 
infíite, en que fueron Cortes: 
mas no alega para ello bue- 
nas pruebas : y como es punto 
que derechamente pertenece 
á la naturaleza de los Conci- 
lios de Efpaña , conviene no 
omitirle. 

56 Defde el Concilio 
Tarraconenfc , del año 515. 
rom,VL 



previnieron los Padres , tit, 
ult. que al convocar el Me- 
tropolitano los Concilios in- 
timaíle a losObiípos,que tra- 
geííen configo no folo Pref- 
byteros de fu Dieceíl , (ino 
también algunos fieles hijos 
de la Iglefia Seglares : Et ali^ 
quos de filiis Ecclejide Sceculari^ 
bus feczim adducere debeant. En 
el III. de Toledo tit.i8.aldif- 
penfar por lo largo de los ca- 
minos y pobreza de las Iglc- 
ílas fobre que no huvieíTe dos 
Concilios al año , fino uno, 
mandaron que concurriefieri 
también los Intendentes y 
Jueces de los Pueblos en vir- 
tud deam Real Decreto dado 
para eíle fin; de modo que ef- 
ta difpoficion fue original- 
mente Real , en quanto á la 
determinación de las perfo- 
nas Seglares j y los Padres la 
adoptaron para admitirlos eti 
fu Synodo, no como partes, 6 
Jueces de lo Eclefiaftico (ni 
aun como Aflefibres) fino de- 
terminadamente para que los 
Jueces de los Pueblos tomaf- 
ien Ley de los Prelados en 
orden al modo con que de- 
bían mantener y promover el 
bien efpiritual decretado por 
los Eftatutos Ecleíiafticos: 
Judices veré locoraw^ vel Aclor 
res fifcalium patrimoniorm/ijení 
DECRETO glGriofifsirni Do-^ 
C 3 mit 



3 8 B/jhma Sa^ydda . Trat. 6 . Ca^. i. 



mini nojlrijjintul cum Sacerdo- 
tal! Concilio in imum con- 

veríiant: UT DISCANT, quarn 
pie O- ]ufie cum Populis agen 
íiebeant, &c. 

57 De modo, que defean- 
do el Rey Catholico que to- 
das las Leyes de fu Rcyno 
tuvicílen por baila y blanco 
el aprovechamiento efpiri- 
tual de fus VaCTallos 5 mandó 
que los principales Miniftros 
cineflen el lado de los Prela- 
dos , para templar el rigor 
con la piedad, y tuvieflen por 
delante las Leyes de la Igle- 
íia , para no perjudicar á na- 
die. No contento con obligar 
á los Jueces a que aprendief- 
ítn de los Obiípos el modo de 
gobernar al fubdito, teniendo 
licmpre por delante la Ley de 
Dios; difpufo que los Obifpos 
fucfícn Infpedorcs del modo 
con que los Intendentes fe 
portaban con los Pueblos; 
amoneílandoles y corrigién- 
doles de qualquier exceíTo 
que vienen : y fi no fe emen- 
daban , que dieííe el Obifpo 
cuenta al Rey , Icgun tenia 
difpuefto fu Magcftad : y el 
Concilio añadió , que fi def- 
pucs de amoneftarlos no lo- 
graban la emienda , que los 
excluyeílcn de la Iglcfia: pro- 
veyendo en tal cafo el Prela- 
do con las pcrfonas de mayor 



gravedad el modo de que la 
Provincia no carecieíTc de 
Tribunal : Sint etiam pro/pee^ 
tares Epifcopi SECUNDUM 
REGIAM ADMONITIO' 
NEM , qualiter Judices cum 
Populis agant, ita ut ipfos pr¿e- 
monitos corrigant , aut info- 
lentias eorum auditibus Prin- 
cipum innotefcant, Q¿iod fi 
correrlos emendare necpuive- 
rint ; 'O' ah Ecclejia , O" d com- 
munione fufpendant. ASacer-- 
dote vero & Senioribus delibe- 
retur , quod Provincia Jine fuo 
detrimento prajiare debeat ju~ 
dicium, 

58 Efte es el primer tefti- 
monio que tenemos fobre la 
afsiílencia de los Jueces al 
Concilio en tiempo de los 
Godos Catholicos : y efte 
también uno de los mejores 
Índices de la piedad de aque- 
llos Principes , quando vemos 
renovado para todos los Jue- 
ces lo que en un folo Ambro- 
fio de feo el Prefecto Romano 
Probo , diciendole que fe por- 
tafle en fu Intendencia como 
Obifpo : Age non ut Judex,fed 
ut Epifcopus. En Eípaña cui- 
daban los Pvcyes de que todos 
lus Miniftros públicos Civiles 
fucifcn como Paftorcs de al- 
mas, no como deftruidores de 
haciendas , ni preci finiente 
como Jueces Civiki., fino co- 
mo 



Sf ios Concilios eran Cortesí ^ p 

ífio Padres de los pobres ; por mentes ducentes obfutu , quid-^ 

lo que difpuíieron que llevaf- quid innocentia vicijjum,quid-i 

fen íiempre por delante el go- quid jujiitine proximum , quid- 

bierno de la Igleíia, y firmaf- quid d pietate non dienum, vel 

fen fus Cañones, afsi para que foli Deo cognoveritis exi/iere 

las dos Poteítades hícieíTen placiturum, injianter, modeji^, 

mas formidable la fracción de ^ cum omni dignemini inten- 

los Decretos , como para que tione COMPLERE , &c. Y, 

los mifmos Jueces eítuvieíten para mayor firmeza en :imbo$ 

mas obligados a fu obfervan- ordenes, Eclefiaflico, y Civil, 

cía y protección, por fer pun- ofrecía el Rey toda fu Real 

tos firmados por fu mano. protección en favor de quan- 

59 Efte fue el fin de que to alli fe eílablecieíf^ : Qmniat 

entraífen y firmaíTen en los f avente Deo perflciAm , <& ad-^. 

Synodos Nacionales los Mi- 'verfui omnimodam controver-^ 

niftros Civiles , como fe ma- Jiarum qusrellam principalí 

nifiefta , no folo por las pala- au^foritate tnuniam ac defen-* 

bras dadas del Concilio III. dam. 

de Toledo , (primero de los 6o En el Concilio XII., 
Go dos Cathoiicos) fino por el anadio el Rey Ervigio hablan-; 
oBavo, en que primera vez fe do con los Padres , que allí 
hallan las firmas de los Varo- tenian á los Intendentes , dif»; 
nes iluílres de la Corte : don- pueílos á recibir las Senten- 
ác hablando el Rey Recefvin- cias que promulgaífen , y ha-í 
tho con ellos , los exhorta a cer que íe pufieífen por obra 
que fin apartarfe en cofa ai- en todas fus Provincias loí 
guna del confentimiento de Decretos que por eítar pre- 
los Obifpos prefentes, procu- fentes al tiempo de fu forma- 
ren cumplir confiantemente cion percibieron original- 
quanto fe determine , juílo, mente de boca de los mifinos 
piadofo,y del agrado de Dios: Obifpos: Ut quia prajlofunt 

Vos etiam lllujires Viros Religioji Provinciarum ReBo- 

adjurans ohtejior ut ad res y O" Clarifsimorum ordinum 

cun6Í£ veritatis ac difcretionis totius Hijpaniee DuceSy promul-* 

jujlifsimce formuhm ita ani- gationis vejíra fententias co-i 

mos dirigatis , ut nibil d con- ram po/iti pránofcentes^eo illas 

fenfuprefentiumPatrum.fanc- in commijfas Jihi terrarumla- 

torumque Virorum , aliorfum titudines inoffenjtbili exerant 

C4 y«3 



40 E/JhUhí Siigr¿t¿a . Trj t.6. Cap. i. 



judfciorttm in/lantia , quo ¡/r<£- 
fentiaüter .%fsi/lentes perfpicux 
erls vejlri concc^erunt injli- 
tiit.t. ■ 

6\ Aun mas clanmenre 
h.iljl ) el mifino Rcv Ervif^io 
en el ConLilio íiguientc, don- 
de forma;:dj dos claíles , una 
de losPrcl.idos de la Iglefia, 
y otra del Rey con fus Minif- 
tros; les atribuye a los Padres 
el reparrimienro de la doctri- 
na CtUidable , y fe toma para 
si, y para los fuyos, la cgecu- 
cion de lo que decretaren j á 
fin dice , que predicando vo- 
forros , y egecutando nofo- 
tros , fean ambas parres una 
fola para el cuíco de Dios: 
Qualiter dum doóirinam ref- 
pergitis falutArem tn populis, 
Chrijlum Dominum in emolu- 
mente ]ufi¡tia cap.'atis ; ut (S" 
'Vobis pradicantibiís , O" Nobis 
i'inplcntibus quf divinis oculis 
^co'rKpLicejjt jj¡t utrifque p.xrti- 
hns & in hoc fícenlo de lucro 
aniíTJ.irum tneJfAbile gaudium, 
(^ in futuro de perventione 
aternitatis pramium inconvul- 
ftim, 

6z A vifta de eftos,y otros 
teftimonios , (que no nos ha- 
cen falta) quién no atribuirá 
la prefencia de los Jueces al 
Concilio á una envidiable 
conftitucion de tiempo en 
que parece no fcr'via la Coro- 



ni mas que para rendirla de- 
lante del Throno de la Igle- 
íia'íLos Jueces parecían Obif- 
pos : y los Obifpos daban ley 
a los Jueces. Unos y otros 
emulando la mayor gloria de 
Dios , ordenaban el gobierno 
temporal á laconfecuciondel 
bien eterno , Norte que debe 
f-T de todo buen gobierno. 
Pero que hay en todo cfto 
para afirmar que los Concilios 
fueíTen legitimas Cortes? Jun- 
tas eran generales del Reyno; 
mas no tenían como las Cor- 
tes por aílunto los intereífes 
temporales del Hitado, íino de 
arreglar el Eftado a lo inva- 
riable , como les correfponde 
á los Concilios. Si los Jueces 
concurrían al Synodo Nacio- 
nal, para aprender , {ut dif- 
cAnt^&'c.) Si para no apartarfc 
en nada del confentimiento 
de los Padres {ut nibil a con- 
fenfiiprafentium Patrum^O'c ) 
Si para cnteraríe bien de lo 
que promulgaílen los Obilpos 

{ut promulg.xtion'ts vefirje 

fentcnti.is, &c.) Si para poner 
por obra las palabras {ut C> 
Vobis prj^dic.intibus , O" Nobis 
iniplentibuSy O'c.) quién a vif- 
ta de cílo hará a los Jueces 
de los Pueblos Jueces de los 
Concilios? Ni quién juzgara 
Cortes , ó Comicios de un 
R,cyno , al CongrclVo donde 

no 



Si los Concilios eran Cortes} 4X 

no tiene voto el Civil y Poli- en los Synodos por las forma- 
tico? lidadcs conexas con el fuero 

63 Es verdad que en los Eclefiaílico; afsi como las Le- 
Synodos fe trataban algunos yes de les Principes Seglares 
puntos refpeclivos al Reyno tocan algunos puntos íagra- 
y al Eftado; pero no era civil- dos , pero por el concepto 
m^nte, ó en quanto mira á lo que mira á lo Civil. Tal vez 
temporal y mundano, fino en parece que.. no le defcubre 
quanto cae bajo la jurifdicion forzofa conexión con lo Ecle- 
-de la Iglefia , y del fuero in- íiaítico : pero ó iba ordenado 
terno: v.g. tratábale de la pa- al aprovechamiento efpiri- 
cifica y general acceptacion tual por medio de la paz y 
de un Rey , en quanto legiti- concordia entre el Sacerdo- 
mo Monarca : pero no infif- ció y el Imperio, ó defcendia 
tiendo en la ley de los votos de comifsion efpecial del So- 
de Electores, fino para abfol- bcrano , que ya que tenia aUi 
ver a los Pueblos de la ley del unidos a los Prelados y Va- 
juramento hecho á otro, y roñes iluílres , defeaba que 
declararle obligado a la fide- el tal Decreto , por fer del 
lidad debida al verdadero bien común , fueíTc también 
Principe reconocido por talj aprobado y promulgado poi: 
como fucedió en el Concilio los Padres , a fin que el Pue- 
XII. y efto aunque por la ma- blo tuviefle la fatisfaccion de 
teria del objeto es Político, la equidad y utilidad de la 
por la formalidad del jura- materia , quando los mifmos 
mentó es Eclefiaftico; y fupo- Paftores de las almas la da- 
ñe la elección del Soberano ban por honefta y laudable: 
hecha en congreíTo Civil , ó y en tales lances folian ex- 
en circunftancias y medios preífar los Obifpos la volun- 
proprios de aquellos á quie- tad del Rey , y el confenti- 
nes por las Leyes mundanas miento de los Proceres y Jue- 
correfponde la nominación, ees , por fer materia que lo 
ó aclamación del Soberano. requería , y era digna de que 

64 Lomiímoen otros va- la Iglefia la apoyafle coma 

rios negocios tocados en los honefta. 
Concilios defde el III. (en di- 65 Todo efto fe fundaba 

fcrentes títulos , y del IV. en en aquella laudable liga , que 

el 75.) los quales fe trataban podemos decir ofenfivay de- 

fen- 



4 2. Effam Sagrada, Trat. 6 . Cap . z: 

Fenfiva , entre el Rey y la Concilios quarto , ( tit. 7^. ) 



Igleíia : confederado aquel en 
defender quanto efta decre- 
taífe conveniente para el bien 
'de los Fieles : y los Prelados 
empeñados mutuamente en 
zelar contra los que maqui- 
naífsn ofenfas contra el Prin- 
cipe y la Familia Real , por 



quinto {tit. 2.) y Texto (/•/>., 
16. ) fe explican en efte ulti- 
mo diciendo , que fe guarden 
los antecedentes Cañones ef- 
tablecidos contra los que in- 
juriaban á los hijos de los 
Reyes en fus honores , ó bie- 
nes , porque (fuera de los 



fer eílo prohibido en la Ley. textos fagrados que dejan ya 
En efta conformidad decía alegados) es digno , dicen. 



ThomaQno , hablando de los 
Concilio^ de Efpaíía , que es 
dificil de explicar , en que li- 
nea havia mas motivo de 
aplaufo ; íi en la obfervancia 
y humanidad de los Reyes 
para con los Prelados 5 ó en 
la reciproca veneración de ef- 
tos para con los Principes? 
Diffi.ile dióiu in utro plus ef- 
fet quocl miremur : an obf¿r- 
<vxnti.x 0" humanitas Reg:im in 
Epifcopos , an vicifsim pronif- 
Jtm.x Bpifcoporum in Reges ve- 
neratio'^ ( De Vet. D'ifcipl. p.i. 
lib. T^. c. ^o.nuín.2.) Sirva de 
egcmplo el gran cimero de la 
Iglefia de Eípaña fobre la in- 
columidad de los Reyes con- 
tra los pérfidos , que olvida- 
dos aun de la Ley natural 
confpiraban contra la perfo- 
na y la Familia Real : a lo que 
ocurriendo los Padres en los 



„ que la Iglefia dé feguridad á 

,, las prendas de aquel por cu- 

,, yo régimen la gozan : y fon 

,, tantos y tales los beneficios 

,, que hemos recibido de 

,, nueftro Soberano , que fue- 

,, ra largo el querer expref- 

„ farlos : pues el , por la gra- 

,, cia de Dios , nos concedió 

,, la Paz : él refcató la Cari- 

,, dad, que eftabacomo cauti- 

,, va: por fu medio eftamos 

,, en quietud : fu liberalidad 

,, nos tiene ricamente dota- 

„ dos : él por fu bondad per- 

,, donó a los reos , y enfalzó 

„ á los buenos : v fi de nuef- 

,, tra parte quifieramos cor- 

,, refponder igualmente, nos 

,, faltaran los medios , con- 

„ tentándonos por efto con 

„ la prontitud y defeos del 

,, afedo. I Afsi protegía la 

Igleíia , a quien afsi la "prote- 



gía! 



(i) Dignu7n cfl , ut cujus regí mine habemus fecuritateniy ejus 
pojieritati decreto Concilij ifnpertia-f/ius (¿uietem, Deniq^ue tanta 



Sí los Concilios eran Cortes} 



43 



gia! y para conocer el carác- 
ter de aquella mutua concor- 
'dia, me remito á lo que verás 
mas adelante en los mifmos 
Concilios. 
66 De efta linea es el tex- 



ei didamen de los Padres de 
la Igleíia : y eftos viéndola 
juila la aprobaron. Y para 
que no íe digeíTe, íi trafpaíTa- 
ban fus límites , no folo la 
publicaron en nombre del 



to que alegó Thomafino para Rey, fino también añadieron, 
probar que los Concilios eran que afsi lo fentian los Proce- 
Cortes , citando el VIII. de res del Reyno j á que ellos 



Toledo en la claufula : Cum 
omni Palatino Ofjicio , Jimul- 
que cum Majorum , Mínorum^ 
que Conventu , nos omnes tam 
Pontífices, quamSacerdotes,&c. 
cuyas palabras no fon de los 
Cañones Conciliares , fino de 
un Decreto que los Padres 
publicaron en nombre del 
Rey : Decretum editum in no^ 



accedieron con toda la Cle- 
recía, para que fiaefle mas in- 
violable la Sanción. En efto 
qué prueba hay , de que los 
Concilios fueílen Cortes? Yo 
no defizubro en.ello , mas que 
los dos brazos, Eclefiaftico, y 
Seglar , que unidos en un 
cuerpo afpiran concordemen- 
te a un mifino fin , concibien- 



mine Princípís,poi: fer Civil la do la Ley el Eftado Civil , y 
materia fobre los bienes que acudiendo con ella al Ecle- 



adquirian los Reyes , aunque 
también Eclcfiaftica , por los 
modos lícitos , ó ilícitos de fi.i 
repartición : mas viendo el 



fiaftico , para darla mas fuer- 
za y extenfion. 

67 El afsiílir pues los Le- 
íaos al Concilio , no prueba 



Soberano que era muy Jufta que cfte fuelTe Afiamblea Ci- 
la Ley, quifo que también los vil , pues ya fe ha dicho el 
Padres la examinaflcn , en fin por que afsiftian ; convie- 
fuerza de aquel zelo laudable ne á faber, para fer inftruidos 
de aílegurar fu conduda con en la difciplina que los Pa- 
dres 
erga nos noflri Principis extant beneficia , ut longum Jit Jígilla^ 
tim eapromere lingua. Ipfe enim auBore Deo nobis pacem j ipfe 
quají captivam reduxit Charitatem : ipjius ope quieti j ipjíus fu- 
mus largjtione dítati : ipfe medie amine bonitatis fuce O" reis pe^ 
percit , d?' reBos fublimavit : cuiji dignis volueriynus refpondere 
beneficiis , non t antis extamus copiis virtutis, quanto voto fiijji" 
eimiisvoluntatis. Tolet. 6. tit.16. 



44 EfpáHiiScígfúda, Trat.^.Ccip,!. 



drcs dccretaíTcn ; y egccutar 
obligados con fu mifma fir- 
ma :^cn la que no digeron, 
que ellos decretaban , ílno 
que fubfcribian con güilo á 
lo que ha vían afsiftido : Hac 
hijlituta.f ubi interfuiy anniiens 
fubfcripji: hablando como tc(~ 
tigos,no como Jueces. El que 
los Padres alegaílen el con- 
fentimicnto de los Proceres, 
también fe dijo provenir de 
que la materia era de aquel 
origen , pero por fer juila y 
útil para la paz del Reyno y 
de la Iglefia, acudian los Prin- 
cipes á que cfta Ja confirmaf- 
Te. Que ci Rey convocafle 
los Synodos,y diefle Ley con- 
tra los tranfgreflbres , mucho 
menos los podrá remover de 
la linea Eclefiaítica , como fe 
vio en los egemplos de los 
Orientales : y afsi por eílos 
principios no fe deben con^ 
fundir los Concilios con las 
Cortes del Reyno. 

68 Si preguntas , fi havia 
Juntas Civiles que no fucilen 
Synodosí Digo que si : lo pri- 
mero , porque el Congrcflb 
para elegir Rey Jio era Con- 
cilio , aunque también con- 
currian Obifpos , como conf- 
tfi por el IV. de Toledo //í.75. 
y por el VIII. tit. 10. En cfte 
lance hacian el principal pa- 
pel los Proceres del Reyno, 



por fer punto civil , y el voto 
de los Obifpos era para que 
concordes las voluntades de 
unos y otros, no huvieffe tur- 
bación en el Reyno , conte-< 
niendo los Prelados como Pa- 
dres la ambición del menos 
oportuno : Defuncio Principe 
Pri-fiíates totius gentis cum Sa^ 
cerdotibus fuccejjorem Regni 
Concilio communi conjlituanti 
ut dum unitatis concordia a no- 
bis retinetur , niillum patria 
gentis difsidium per vim atque 
ambitum oriattir. Tol.^. tit. y 5 . 
En eíle lance ves que fe po- 
nen en primer lugar los Pro- 
ceres , por fer materia pro- 
pria de fu esfera: y hallamos 
egemplares , en que ellos fue- 
ron los que elegían fin Con- 
greflb de Obifpos, como fe 
vio , quando muerto Recef-» 
vintho fuera de Toledo eli- 
gieron los Señores de fu Cor- 
te kFatnba en el mifmo dia 
en que murió P.ecefvintho , y 
en el mifmo lugar. Antes de 
cílo havia también fido elec- 
to y . reconocido Gundemaro 
fin Concilio de Obifpos , co- 
mo fe ve por los que concur- 
rieron á felicitarle en Toledoj 
los quales al firmar cl Decre- 
to íobre la única Metrópoli 
de laCarthaginenfe cxprefia- 
ron que fe hallaban en Tole- 
do con motivo de recibir al 

Rey: 



Si los Concilios eran Cortes"*. 



4y 



Rey : Dum in tirbem ToUta- 
nam pro occurfu Regio adve- 
pijfem : (como pulo en fu fir- 
ma S. Ifidoro , y el Metropo- 
litano de Mérida) en lo que 
ya le fuponen cle¿lo. 

69 En efta miíma confor- 
midad vemos que ninguno 
de los Concilios que tenemos 
fe celebró en ocaíion de elec- 
ción de Rey , fino fuponien- 
dole ya reconocido y coro- 
nado , como quien por tal los 
convocaba: V. g. en el V. de 
Toledo fe exprcíla que empe- 
zaba entonces á reynar Cbin- 
tjla , (út.i.) pero el Synodo 
no fe tuvo á efte fin , confian- 
do , que fe celebró en fin de 
Junio , en cuyo ultimo día 
confirmó el Rey el Decreto 
acerca de las Letanias man- 
dadas en el Concilio : y como 
diremos al hablar del VI. de 
Toledo, fe hallaba ya Rey 
Chintila dcCdc el dia dos de 
Abril precedente. El Conci- 
lio Xlí. fue también en el año 
I. del Reynado de Ervigio: 
pero el Synodo fe tuvo en 
nueve de Enero 5 y el Rey fe 
hallaba coronado y ungido 
defde 21.de Oclubre del año 
antecedente, como probamos 
en el Ton-fo 2. y aun el mifmo 
Rey dice alli á los Padres en 
fu Pliego , que ya le tenian 
reconocido por Mpñ^tQ^:Suf- 



ceptum regnum ^Jtcutjam vef- 
tris adfenjionibus teneo gra^ 
tuniy ita vejiraru7n henedictio- 
num perfruatur definitlonihus 
confecrandum. Lo mifmo el 
XV. de Toledo , año I. de 
Egíca : pero el Concilio íe ce- 
lebró en once de Mayo 5 y el 
Rey reynaba en 24. de No- 
viembre del año precedente: 
y afsi fe convence , que nin- 
gún Synodo fe tuvo por mo- 
tivo civil de elección , ó co- 
ronación de Rey. Y como 
tampoco fe podia elegir Prin^ 
cipe fin Congreflb de los 
Proceres dclReyno, fe ve una 
clara diferencia entre los Sy- 
nodos y las juntas Politicas; 
por lo que no hicieron bien 
los que las equivocaron. 

70 Otras Cortes Civiles 
eran las de promulgar Leyes; 
las quales aunque fe hacia» 
con prefencia de Magnates y 
de Obifpos , no eran Syno- 
dos , porque entonces no eran 
Jueces los Prelados , fino tef-. 
tigos , que aclamaban el va- 
lor de las Leyes j y el Thea- 
tro era muy diferente í pues 
entonces fe manifefiaba el 
Rey en el Throno de fu Pa- 
lacio con la Soberanía de Mo- 
narca 5 pero en la junta Ecle- 
fiaftica fe humillaba hafta al 
fuelo , como hijo de la Igle- 
fia^ al ver á fu Madre coni^re- 



ga- 



4^ E,//m/2¿í Sd^r¿ícla, 

gadc-f a Juzgar : Hur,io pro/ir a- 
tíis , dice d Orden del Con- 
cilio. En el libro 2. do Lis Le- 
yes de los Viiígodos tit. i. en 
que fe hizo el Congrellb para 
promulgar las Leyes , muy 
lejos de poftrarle la Magef- 
tad , fe hacia reípetable y 
formidable por la grandeza 
con que prcfidia en fu Thro- 
no : Sublijne in Turcno Jereni- 
tatis nofíra Cclfitiidine rejiden- 
U videntibus cunctis Sacerdoti- 
bus Dci , Senioribus Palatij,at- 
que G.rrding/s , earu/n ni^ni- 
feftatio clariüt. Lo mifmo fe 
ícpite en el tit. V. Judiciali 
f^íCjidens Thrcao coram uni- 
verjis Díifanóiis SMtrdotibus, 
eunciifqt'e Ofjiciis Palatifiis, 
O-c. De fuerte , que aunque 
en unos y otros lances con- 
currian Obifpos y Magnates, 
folo eran Concilios, quando 
fulos los Obifpos eran Jueces 
lübre puntos Eclefiafticos ; y 
Cortes , quando la materia 
era civil precilamcnte. 

71 Para ocurrir Thoma- 
fmo á la novedad que podia 
cauíar el que los Legos afsif- 
ticñen al Concilio,fe contentó 
con prevenir , que en los tres 
primeros dias , en que trata- 
ban de la Fe y difciplina de 
los Clérigos , no intervenían 
Jos Seglares , como le ve en 
í^iCgnciUoXVil.m.i. Yfe- 



Trat. é. Cap, 1. 

gun eílo , no fe puede decir, 
que fueílon Cortes las de los 
tres primeros dias , pues eran 
de puros Sacerdotes, y en ma- 
teria fagrada. Pero fegun lo 
dicho tampoco puede apli- 
carfe á los dias figuientes 
aquella formalidad Política, 
por no fer verdad , que los 
negocios fucilen meramente 
temporales , fino elevados al 
fuero cfpiritual , en que de 
ningún modo eran Jueces los 
Legos, fino teftigos que pro- 
tegían a los Padres. 

72 Ni es verdad que an- 
tes del Concilio XVIL no af- 
fiftieílen los Seglares a la doc- 
trina de Fé que fe conferia en 
los tres dias primeros -■, pues 
lo contrario confta no folo 
por el orden de celebrar el 
Concilio (donde fe fupone la 
entrada de los Lcízos. nombra- 
dos, antes de empezar el Sy- 
nodo) fino exprelfamente por 
el XII. de Toledo tít.i. don- 
de dicen : Primi diei Synodalt 
exordio con/identibus Epifco- 
pis , atqite Senioribus Pahtij 
univer/iíj habita primiw: e/i de 
S. Trinitate colUtio , C^c. y 
realmente como los Seelarcs 
no afsídian como Jueces , y 
las doctrinas Chriílianas Ion 
comunes para todos los Fie- 
les, no haviaprecifion de que 
los Proceres no eLluvicIlen 

prc- 



Sí los Concilios eran Cortes} 



47 



prefentes ; antes bien el Papa 
Nicolao I. en la Epift. 8. al 
Emperador Miguel, dice que 
los Emperadores folo afsiftian 
á ios S y nodos en que fe tra- 
taba de la Fé , por no fer pro- 
pria de los Clérigos , fino co- 
mún á los Seglares : Di cite, 
qua/íimus, ubi nam Ugijlis Im~ 
peratores antecejfores vejlros 
in Synodalibus convejitibiis in- 
terfuijfe, niji forjitan in quihus 
de fide traióiattim eji , qua non 
folum ad Clericos, verum etia?n 
ad Laicos , c!?' ad omnes omnino 
pertinet Chrijiianos'i pofi med. 
Afsi parece fe obfervaba en 
tiempo del Concilio XII. re- 
ferido. 

73 Pero en el XVII. teni- 
do trece años deípues, decre- 
taron los Padres que las mate- 
rias de los tres primeros dias 
fe trataflcn fin afsiftencia de 
los Seglares: Kullo Sacularium 
ajsijieate , como expreflan en 
el titulo I. Eílo no era por- 
que no oyeíTen las doctrinas 
de Fe , fino porque en aque- 
llos dias (en que el orden del 
Concilio intimaba el examen 
de lo que tocaba á los Sagra- 
dos Ordenes ) conferian lo 
que correípondia á la correc- 
ción de los Sacerdotes , como 
dicen los mifmos Padres del 
Concilio XVII. Trium diermn 
fpatiis perturrente je junio , ds 



Myfierio SanSia Trinitatisy 
alíifqus fpiritualibus , Jive pro 
moribus Sacerdoium corrigen" 
dis , nullo Scecularium afsi/ien^ 
te , Ínter nos habeatur collatio: 
y tuvieron por conveniente 
los Padres , que en caufas de 
corrección de Sacerdotes ef- 
tuvieflen íblos los Eciefiaíli- 
cos. 

74 Afsi fe vio que cíela-' 
tandofe un Obifpo de un pe- 
cado muy grave , por medio 
de un pliego que prcfentó al 
Concilo X. fe juntaron los 
Padres fecretamenre á exami- 
nar al reo , fin afs'ftencia de 
ningimo que no fucile Obif- 
po, como expreñan en el De- 
creto de Potamio : Tune foli^ 
tarie tcmtum , fecretimque ad^ 
unatis Vontificibus Dei , Ú'c, 
Por eíto , y por otros lances 
que debieron de ocurrir in- 
opinadamente fobre cxceílos 
de Sacerdotes , refolvieroii 
que los tres dias primeros, en 
que debian venrilarfe eftas: 
caufas, le tuvieüen fin afsif- 
tencia de Seglares , mirando 
al decoro y reputación del 
Eftado Eclefiaíiico. 

75 Eílo va en fupoficion 
del texto propucílo en el fe- 
ñor Loayfa, , donde fe lee: 
Nullo Secularium afsijiente : lo 
que no fe hallaba afsi en 
aquelCodigo antiguo MS.que 

tuvo 



48 Efpíiña Sítgrndá 

tuvo el Tenor Carranza, y era 
del Monafterio de Sahagun, 
de quien íacó y publicó los 
Concilios Toledanos poíle- 
riores alXÍI. que hafta en- 
tonces no fe havian dado á 
luz. AI reíumir pues el Syno- 
do XVII. (que no pufo á la le- 
tra , por eftar mal confervado 
el Código) dice, que en el ca- 
pitulo 2. íe intima el ayuno 
de tres días con Letanías , á 
fin de merecer la inípiracion 
de la Santiísima Trinidad , y 
que no íe admita por enton- 
ces ningún negocio Seglar: 
Nullum /aculare mgotlum ad- 
tnittentes , como verás en la 
pag.480. de \á Edición de Sa- 
lamanca, año de 1 549. Según 
cita lección , no fue la mente 
del Concilio, que no arsiftieí- 
fen los Seglares en los tres 
primeros dias , fino que en 
ellos no fe trataíle de nego- 
cios feglares , ello es, de pun- 
tos que no fueíTen concer- 
nientes á la Fe , Ritos , íi Or- 
denes Sagrados. Pero como 
aquel Manufcrito Gothico de 
que usó el feñor Carranza, 
no eíhiba bien confervado, es 
porsible,quc no fe percibiefle 
Í?.kn la cUufíila 5 y que geaU 



. Trat,6.Cítp.i: 

mente eftuviefle como la dé 
Loayfa : Nitllo Sccularium 
afsifiente : probando fe por ef- 
to , que dcfde el Concilio 
XVII. no entraban los Segla- 
res al Concillo en los tres pri- 
meros dias: mas de aqui no fe 
infiere , que losSynodos pre- 
cedentes fueflen Cortes Civi- 
les: pues en ellas tienen voto 
los Diputados del Reyno ; y 
en los Sy nodos eran folo tef- 
tigos y proteftores. En las 
Cortes no fe tratan materias 
de difciplina Eclefiaftica , ni 
de Fé , que eran los aíluntos 
del Concilio: luego a fs i por 
la calidad de las materias de 
unos y otros congrelToSjComo 
por la diferencia de los Jue- 
ces, no deben conftwidirfe, fi- 
no dar á Dios lo que es de 
Dios, y al Cefar lo que es del 
Cefir. 

76 Efto es lo que en co-s 
mun pertenece á los Conci- 
lios de Efpaña , rcfervando 
para cada Iglefia, y parí cada 
Synodo , la contracción á fus 
circunftancias individuales, 
como en orden á los de Tole- 
do fe irá propoiiicndg en lo 
figuicatc. 



DIS- 



©é'/ Concillo 1. de Toledo* 4^ 

DÍSSERTACION I. 

SOBRE EL CONCILIO PRIMERO 

de Toledo. 

§. I. 

^ruehafe que antes del Concilio intitulado ¡m mero , hulp^ 

otro en Toledo cerca del ano ^96, en que fe aripc^o 

a proceder contra los Trl/cilianí/las, 



1 OON tantas y tan gfa- 
v3 ves las dificultades 
que acercA del Concilio I. de 
Toledo han embarazado a los 
Autores ; que al primer pallo 
necefsitamos detenernos en 
fu examen ; porque no íolo 
fe han propaflado á decir, 
que no pertenece á efta Igle- 
íia y Provincia , fino también 
á quitarle la antigüedad , y 
aun los Cañones. £1 aílunto 
es muy grave : la materia per- 
pleja : los Autores gravif>i- 
mos : mas por lo mifmo deben 
no defpreciarfe los conatos, 
que fe oidenen á fu declara- 
ción. 

2 Primeramente debemos 
fuponer,qne aunque en !a fe- 
rie de los Concilios de Tole- 
do no fe numeran mas que 
diez y ocho , con todo cílb 
no fe debe dudar que huyo 
Tom.FL 



mas : porque faer^ de los nu- 
merados , tenemos en el Có- 
digo Emilianeníe otro Syno- 
do Toledano , celebrado en 
el año XLI. de Recaredo por 
Mayo , que corre fponde ai 
año 597. de Chriílo. Tam- 
bién fe halla en los Coditos 
MSS. otro del ano I. de Gun- 
demaro, que fue el de 610, 
y ni uno ni otro entran en el 
numero de los 18. Toleda- 
nos. 

3 Lo mifmo digo da 
otros mas antiguos : uno an- 
tes del que intitulamos /?ri???f- 
ro 5 y otros poñeriores á efte, 
en tiempo de S. Inocencio, y 
de S. León , como luego dire- 
mos. Añadiendo pues q\\.gs 
cinco á los 18. numerados, 
refulran 23. De todos tene- 
mos Acias , menos de ios mas 
antiguos , y del ultimo de los 



<¡o E/jhwa Sa^rddk, Trat.6. T)ijjert.í, 

Godos, que fue el XVIII. Pe- ticLis fon prcciQs para no 

ro aunque de eñe no hay Ac- confundir lo que toca al pri- 

tas , y ic mantienen las de los mero. 

referidos del año 597. y del 5 Que antes del Concilio 

610. con todo eñb entró I. de Toledo huvo otro en la 

aquel en numero , y eftos no, mifma Ciudad (que no fe po- 

por lo que fe dirá en fus lu- ne en numero) confta por la 

gares : notando ahora , que Sentencia DiJinltivA , que da- 

en tiempo de los Godos fe mos en el Apéndice II. por fer 

graduaron los números y or- baía para la controverfia. Y 

den de los Concilios Toleda- para que en puntos tan obf- 



nos en la mifma conformidad 

en que hoy los tenemos; pues 

afsi confta por el índice de 

los Cañones antiguos de que 

usó nucftra Iglcfia : y aun el cilio cerca del año 380. con- 

ConcilioXIIÍ. qi-.e menciona tra Prifcilianoy fus fequaces. 



euros y remotos procedamos 
con alguna claridad , debes 
renovar la memoria de que 



tenido en Zaragoza un Con- 



cn el titulo9. el Synodo an-. 
teccdente del año i. del Rey 
Ervjgio , le intitula duodéci- 
mo , que es el orden con que 
los mantenemos. 



y condenados algunos de los 
que fomentaban los errores, 
refultaron tantas turbacio- 
nes , que coftó mucha fitiga 
apaciguarlas. Uno de ios re- 



4 De aqui refulra, no de- curios ds los culpados fue 
ber eftrañarfe , que digamos acudir al Obifpo de Milán, 



haverfe celebrado en Toledo 
un Concilio extranumeral an- 
tes del primero : porque efte 
titulo fe entiende de los que 
fe mantienen : y viendo , que 
aun hoy perfeveran algunos 
que no entraron en numero, 
menos deberá eftrañarfe la 



S. Ambrofio, que florecía co- 
mo Sol entre los Aftros. Pro- 
pufieronle unos medios, que 
al Santo le parecieron fufi- 
cienres para terciar con los 
Obifpos de Efpaña , cfcri- 
biendolos que con aquellas 
condiciones podian admitir á 



excepción en aquellos cuvas los que havian defechado , y 
Acias no exiftcn, com.o luce- quedar todos unidos en ver- 
de en el que precedió al Ha- dadera Paz. ,• 
mado^r/Wro ,y en otroGe- 6 Uno de los Caudillos 
i'ieral que íc flguio,al medio de tanta turbación fue Sym- 
del Siglo quinto, cuyas no- /^/;^c> , á quien algunos hacen 
t Ohif- 



5?í'/ Concillo I. de Toledo^, 



y I 



Obirpo de Orenfe. Elle no 
fue malo al principio , fegun 
el comiin fentir de recono- 
cerle los Autores por uno de 
Jos que firmaron en el Conci- 
lio citado de Zaragoza : mas 
defpues de la muerte de Prif- 
ciüano parece que fue per- 
vertido , como le infiere de 
la mencionada Sentencia Di- 
finitiva: y no contento con 
fer malo , pafsó de perverti- 
do á pervertidor, eníeñando 
los errores a un hijo fuyo 
carnal , llamado Diólinioy que 
aumentó la turbación por me- 
dio de unos perverfos Trata- 
dos , que efcribió , autoriza- 
<lo con el carácter de Obifpo, 
■a CUYO honor le elevaron los 
que fentian con el. Elia elec- 
ción fue muy doloroía para 
los Obifpos Catholicos, vien- 
do que ponian al Lobo por 
paftor. S. Ambrollo que foli- 
"citaba el remedio del defor- 
■dcn , propufo en los Capítu- 
los de Paz , que no tuvieflc 
efedo efta elección , y que 
Diciinio fe quedafle precila- 
-mente Presbytero , añadien- 
•do entre otras condiciones, 
.que los Sectarios condena- 
rían lo malo que havian apro- 
bado i con cuya mediación y 
fantas providencias de Am- 
-brofio , reíbl vieron nueftros 
-Prelados admitirlos á todos á 
h. comunión. 



7 Pero tan lejos eíluvie- 
ron los Prifcilianiítas de cum- 
plir lo que havian prometi- 
do , que paliaron á confagrar 
á Diciitijo en el Obifpado (d: 
Aftorga^ fegun la tradición de 
aquella Iglelia) contra lo que 
havia acordado S. Ambrollo^ 
Viendo los Obiípos Catholi- 
cos que los Sectarios no folo 
no fe reconciliaban , fnio que 
profeguian en las turbacio- 
nes , ordenando Obifpos de 
fu facción e;i las Iglefias, (una 
de las quales fue Br■:ig^ , en 
que pu fie ron a P.íf£'r;w,Prifci- 
lianiíla) convocaron un Con- 
cilio general en Toledo , cer- 
ca del año 396. y antes del 
intitulado /'r/>7á'r£> , que fe tu- 
vo en el de 400. A efte Sy no- 
do llamaron á Symphojio , y a 
todos los de fu Secla , para 
hacerles el cargo de por que 
no cumplían las condiciones 
que ellos mifmos havian ofre- 
cido a S. Ambrofio? y junta- 
mente para admitirlos á la 
Paz , fi las cumplían. Concur- 
rió perfonalmentc Sympho- 
fio : pero fegun indica la Sen- 
tencia Difinltlva poílerior, no 
eftuvo alli mas que un dia, 
retirándole fm efperar la Sen- 
tencia , ni dar lugar fuficien- 
te para ella. En aquel dia ref- 
pondió a los cargos , dicien- 
do que ya fe havia apartado 
D2 áz 



5 i Bfi^:M¿i Sd¿rncla. TraH. 6 . T^iffcrt.í, 

"de lo que decían los Prifci- g Sh:^uiülc en todo Dic- 

lianirtas. Pero como no per- tinio , condenando no Iblo 

icveio en el Synodo , ni efta- los efcritos y perfona de Prif- 

ban alii prefentes los Seqna- ciliano, fino los que el miímo 

ees , no pudieron los Padres havia efcrito. Paterno , Obil- 

proceñar eña Caula. Averi- po de Braga , confeísó fer 

guaren luego que Sympho- verdad , que quando le hi- 

Ho no eftabadelprendidü de cieron Obifpo, era Prifcilia- 

la mala dodrina ; pues o ha- nirta 5 pero que luego, leyen- 



bló íairaniente loque dijü,ó 
le volvieron á pervertir los 
Sedar ics , en vifta de que 
delpues refieren haveile ha- 



do las Obras de S. Ambroílo, 
conoció los errores.LosObif- 
pos Ifonio , Vegetino , y el 
Presbvtero Comajioy ílguicron 



liado envuelto en malos li- á Symphofio en la ProfeLion 
bros , como fe explicara. de la Fe. Lo miímo hizo el 
8 Viendo que el mal ere- Obifpo Rufino , fegun la Gar- 
cía , volvieron á convocar de ta de S. Inocencio , que fe 
nuevo otro Concilio en Tele- pondrá en el Apéndice 111. y 
do , en el año de 400. que es de elle modo empezó á lo- 
el Synodo que llamamos j^ri- grarfe la paz , aunque no du- 
rizcvG. Concurrió no folo Sym- ró mucho , por el Cifma que 



phoílo , fino fu hijo Diclinioj 
tocados ya de Dios para ha- 
cer una verdadera convcr- 
íion. Refpondió entonces 
Symphcfio , que el haver 



diremos dclpues. 

10 Todo eílo confta afsi 
por la Sentencia Diíinitiva, 
fegun la pcrcebimos y com- 
probaremos en el Difcurío de 



configradoa Didinio contra la DiÜcrtacion , por fcr tranf- 
lo dlípueílo por S. Ambrofio, cendental. Y conita que las 
íwa por cxtorfion del Pueblo; Converfiones fueron buenas, 
obligándole aquel miínio mo- no fclo por no haver vuelto 
ti\'0 para los que ordenó en al vomito , fino porque Dic- 
otras Igleíias , porque todas tii^o murió fantamente, y ce- 
Jas plebes de Galicia tenían lebra fu ficlla la Santa Iglefia 
tenacidad en el Partido. Dif- de Allorga. Demás de ello, 
culpado con eño , y viendo afsi ;i Didinio , como a Sym- 



princípalinente que abjuraba 
los errores Priílilianifías , y 
á íu Autor , fue reconciliado. 



phofio , V Comallo los da ti- 
tulo de f anta vnmoria el Co- 
lector de las Adas del Con- 

ci- 



Oí*/ ConciÜQ I. íle Toledo, 



S3 



cilio I. de Toledo, (en la con- 
formidad que hoy las tene- 
mos) el quil efcribió al fin del 
Siglo quinto , quando ya ha- 
vian mnerto : lo que prueba 
que todos ñillecíeron dentro 
del gremio de la Igleíia , de- 
jando buena memoria. 

II Supueílo el referido 
proccíTo , ( baía de quanto fe 
ha de tratar) deducido con 
prolijo examen de las Actas 
del Concilio del año 400. em- 
pezamos infiriendo, que antes 
del primero de Toledo , fe 
convocó otro en la miíma 
Ciudad , cerca del año 396. 
Pruebafe por la Sentencia Di- 
finitiva (dada en el año 400. 
fegun fe moílrara) donde ex- 
preífamente fe dice : Prijs 
indióium in Toletana Urbe Con- 
cilium declinarant : lueízo an- 
tes del año 400. huvo otro en 
Toledo. 

12 Que no folo fue con- 
vocado (como efcribió Perre- 
ras) fino efedivamente con- 
gregado, y compuefco de baf- 
tantcs Catholicos , confta lo 
I. por la palabra declinarant, 
aplicada a los reos 5 pues no 
pudieron apartarfe de lo que 
no eftaba congregado. Lo 2. 
porque luego fe añade , que 
refpondió Symphofio al car- 
go: Patuit refpondiffe Sympbo- 
Jiiim \ y quien refponde á lo 

T:om,VL 



que le recargan , fu pone ya 
formado el Tribunal. Por otra 
parte confia, que el defcargo, 
ó refpuefia referida en las 
Aftas , no fe debe atribuir al 
año 400. fino alSynodo ante- 
cedente : porque immediata-i 
mente fe propone , que def- 
pues le hallaron envuelto en 
malas dodrinas : Dehinc repe- 
rimusj &c. y decir de/pues, ó 
dehinc , no fe puede aplicar 
á refpuefi:a dada en clSyno- 
do del año 400. en que fe ha- 
llaban actualmente , y le ab- 
folvieron, fino á defcargo da- 
do en otro antecedente , def. 
pues del qual (y antes del año 
400.) hallaron no fer firme la 
refpucfta. 

13 Lo 3 . porque del Con- 
cilio tenido cerca del año 
395. y no del de Zaragoza an- 
tecedente , debe entender fe 
la claufula de que Symphofio 
efliuvo prefente folo un dia, 
por lo que fe dirá num.i 5 1. y. 
Concilio a que afsiílió Sym-, 
phofio , aunque no perfevc-, 
raflc en el , fue efedivamen^ 
te congregado , y tuvo algu- 
nas Sefsiones , aunque por la 
aufencia de los reos no pu- 
diefíen concluir fe las caufiísj 
fíendo precifo para ello con- 
vocar otro en el año de 400. 
Lo 4. confia , que la primera 
refpuefta de Symphofio no 
P 3 pue^ 



5 4- Ef¡hwii Ság)\\Jd. TriU.6. T)ljjert.t 



puede ucducirfc al Synodo de 
Z.uML^oza,en fuerza de íer da- 
da a los cargos de no cumplir 
lo acordado conS. Ambrofio: 
y re (puertas, y cargos que fu 



bro en el año 396. en que 
Perreras dijo haverfe ideado 
el congregarle. Pero ni aun 
Perreras dio por conllantc el 
año , efcribiendo únicamente 



ponen Cartas de S. Ambrofio, que por ejie tiempo parece que 
Ion pofteriores al Concilio de trataban los Obifpos de cele- 



Zaragoza , por quanto de re- 
fulta'dc la Sentencia dada 
alli, acudieron los culpados á 
Italia , y el Santo efcribió á 
Efpaña , como exprefla la Di- 
finitiva del año de 400. Lue- 
go la refpuefta dada por Sym- 
phofio á cargos que fuponen 
Cartas de San Ambroíio , fue 



brar un Concilio; infiriéndolo 
de las Actas de la Sentencia 
Difinitiva. Pero como en ef- 
tas no hay principio, que con- 
venga al año 396. mas que al 
97. ó al 98. le dejaremos en 
erta incertidumbre , conten- 
tándonos con decir , y citarle 
con la exprefsion de cerca del 



defpues del Concilio de Za- año 396. para que afsi fe dif- 
ragoza. Por otra parte fe tinga del celebrado en el año 
prueba , que antecedió al Sy- de 400. 
nodo de Toledo del año 400. 1 5 Sobre la materia que 
como mueílran las dos pri- fe aduó en el Concilio de cer- 
nieras razones : luego es pre- ca del 396. no hay tampoco 
cifo reconocer otro Toleda- mas veííigio , que el mencio- 
no anterior , mencionado en nado , de haver afsiftido alli 
las mifmas Adas, y que por Symphoíio un folo dia , y la 
las pruebas alegadas fe diga refpuefta que dio : lo que no 
no folo convocado , fino con- pudo perficionarfe por no ha- 
gregado, y de algunas Sefsio- ver tiempo y partes necefta- 



nes , aunque no del todo per- 
ficionado , por la aufcncia de 
los que dcbian fer juzgados. 

14 En que año fucile de- 
terminadamente, no podemos 
refolverlo, por falta de docu- 
mentos. D. Francifco de la 
"Huerta á\ct en fus Anales de 
Galicia (fobre el año 396.) 
que es conjiante, que fe cele-. 



rías para hacer el procello. 

16 El Doctor Huerta an- 
duvo mas liberal ; pues aplica 
á erte Concilio del año 396. 
la afsiftencia de todos los 
Obifpos de Galicia , mencio- 
nados en la Sentencia Difini- 
tiva , diciendo que los puntos 
incluidos en ella fueron las 
acciones cic aquel Synodcí: 

en 



¡Df/ Concilio I. de Tolcíh. 



S$ 



en cuya conformidad propo- 
ne aqui la Sentencia Difiniti- 
va , y no en el Concilio del 
año de 400. Yo la refervo pa- 
ra efte , y de ningún modo la 
aplicaré al preíente de cerca 
del año 395. La razón (íi no 
me engaño) es convincente: 
porque en la Sentencia Difi- 
nitiva fe da ya por difunto á 
San Ambrofio , tratándole de 
Janta memoria: y juntamente 
mencionan a San Simpliciano 
fuceíTor del Santo en la Silla 
de Milán, y como tal Obiípo. 
Erto no pudo aduarfe en el 
año 396. en que vivia S. Am- 
brollo , y San Simpliciano no 
era Obifpo. Lo mifmo prue- 
ba el ver que en aquellas Ac- 
tas fe propone la memoria del 
Sumo Pontifice San Siricio, 
como difunto 5 y en el año 
396. confta que vivia , como 
verás en el Propyleo de los 
Padres Antuerpienfes , y en 
Pagi : y por tanto no pueden 
anticipar fe ellas Adas al año 
396. ni removerlas del año 
400. por lo que fe dirá. 

17 Otras cofas añade el 
referido Autor en prueba de 
que antes del año 400. huvo 
en Toledo Concilio ; lo que 
tenemos por cierto : pero ni 
fon tales los medios de que fe 
vale, ni necefsitamos detener- 
nos en ello , á caufa de que 



por el dilcurfo de c.'b DllTer- 
tacion fe conocerá no fundar- 
le en buenos documentos. 

§. II. 

El Concilio /. de Toledo no fe 

puede remover del año de 400. 

ni fe debe confundir con otr9 

del tiempo del Papa San Ino-, 

cencio. Pruebafe que no puede 

reducir/e al Municipio 

de Celenis en 

Galicia, 

1 8 '^7 A digimos en el To- 
^ X molv. que en To- 
ledo fe tuvo en el año de 400. 
un Concilio, el qual entre los 
que perfeveran fe intitula ^^W- 
mero. Moftramos en el Idacio 
ilujirado , que fegun la mente 
de Idacio, no puede remover- 
fe aquel Concilio del referido 
año : y á villa de una tal au- 
toridad de Efcritor Efpañol 
y Coetáneo , parece que ^o^ 
bran las demás : mas no fobra 
quanto confirma una fenten- 
cia tan digna de autorizarle, 
por las dudas que fobre ella 
han excitado los Autores. 

19 Añado pues al tefti- 
monio de Idacio, y en confor- 
midad de como le publica- 
mos , la Era 438. propueíla 
(fegun Don Juan Bautiíla Pé- 
rez) en dos Coditos xMSS.Go- 
thicos del Concilio (uno de 
D4 los 



5 6 Efp.irla Síigrcula,- Trdt,6, ^¡jjcrt.í. 



los qiulcs fue el Lucenfc , cl 
mas antiguo de qiiantos le 
llevaron "al Efcorial) y ella 
Era fue el ano de 400. 

20 Confirmafe por el Con- 
fulado de Eftilicon (atribuido 
á eftc Concilio por todos los 
MSS. antiguos ) el qual cor- 
refpondio al año de 400. pues 
aunque es verdad , que tuvo 
íegundo ConfuLido en cl de 
405. no permiten recurrir á 
eíte los demás teftimonios : y 
afsi fe vio que haviendo fe- 
ííalado Baronio el Confulado 
fegundo , fe retrató defpues, 
infiítiendo en el I. proprio 
del año 400. Eftc primer 
Confulado fe puede confir- 
mar por quanto los Códigos 
MSS. feñalan aquel Confuí, 
íin añadir Colega, ni numero 
de Confulado fegundo : lo que 
prueba que hablaron del pri- 
mer Confulado, en el qual no 
fe ponia nota numeral : y fi 
huvicran entendido el fcízun- 

o 

do, digcran Stilicone II. aña- 
diendo el numero , como fe 
acoftumbraba. Juntamente 
propuficran , fi no cl numero, 
á lo menos el Colega , dicien- 
do Stilicone & Antberfíio. 

2 1 A vifta pues de que ni 
ex preñaron numero, ni Cole- 
ga, es fcñal que hablaron del 
primer Confulado , en el qual 
no debia poncrfc nota nume- 



ral, ni era neccfl'irio exprefí-ir 
cl compañero en cl empleo; 
no porque realmente no le 
tuvieíle Eftilicon en el primer 
Confulado , fino porque en 
Eípaña , ó no conocieron el 
Socio , ó no ufaron fu expref- 
fion , como vimos en los Faf- 
tos Idacianos , en cuyo año 
400. fe lee: Stilicone V.C.Con^ 
fule: y en el 405. Stilicone 11. 
& Anther/iio , poniendo en ci- 
te Icgundo no folo el num. II. 
fino el Colega: pero en el pri- 
mero, folo á Eftilicon: y como 
cíle mifino methodo feobfer- 
va en el Concilio , inferimos 
por el modo de expreílar el 
Confulado , que fe debe con- 
traher al primero , y no al fe- 
gundo. 

22 Fuera de las notas 
Chronologicas referidas en cl 
titulo del Concilio , hay otra 
terminante en el egemplar de 
las Profefbiones , cuyo titulo 
contrahe todo el hecho al 
mes de Setiembre de la Era 
438. que es el año de 400. 
Demás de eflo la materia de 
aquellos documentos obliga 
á no atraÜarlos al fecundo 
Conluladode Eftilicon, como 
fe dirá: y alsi no puede remo- 
verfc del año referido. 

23 Pero aun mas notable 
es , que cl fundamento por 
quien algunos rcdugeron ci 



^el Concillo L de Toledo. 



S7 



Svnodo al Confulado II. de 
Eftilicon, no permite tal cofa. 
El fundamento fue una Carta 
del Papa 5". Inocencio /. dirigi- 
da á los Obifpos del Concilio 
Toledano : y como eíle Santo 
Pontífice no alcanzó el Con- 
fulado I. de EíVilicon , fino el 
11. por tanto recurrieron á ef- 
te. Mas que de alli no fe pue- 
de inferir tal año , me parece 
coía demoílrable en fupofi- 
cion de la Carta del referido 
Papa , que no vieron entera 
los Efcritores antiguos , por 
no haverfe publicado cabal 
hafta que la dio el CL P. Ja- 
cobo Sirniondo : y afsi fon 
diículpables los anteriores. 

24 Sobre cfto fe ha de 
notar , que el Concilio I. de 
Toledo es el de 19. Obifpos 
prefididos por Pat ruino : y fin 
añadir mas > fe convence con 
fola fu explicación, que no 
debe reducir fe al tiempo de 
San Inocencio. Explicafe fu- 
poniendo , que aunque en al- 
gunos Códigos fe lee dirigida 
la Carta del Pontifice á los 
Obifpos del Synodo T alófano, 
debe entenderfe Toledano^ co- 
mo proponen Carranza,Surio, 
Sirmondo , y Couftant , y di- 
remos defpues. Demás de ef- 
to debe tenerfe por cierto, 
que no dirigió el Papa aque- 
lla Carta a los Obifpos del 



Concilio I. de Toledo a¿Luaf- 
mente congregado, y prcfi- 
dido por Patruino , (que es el 
Synodo de que vamos hablan- 
do) fino de rcfulta de lo que 
alli fe aduó , recibiendo a la 
comunión á diverfos Obifpos 
que havian fido tenaces Prif- 
cilianiftas. Efta acción no a 
todos los Obifpos les pareció 
bien : y fueron de tan rígida 
difciplina algunos de ellos, 
que no quifieron condefcen- 
der á recibir a los que huvicf- 
fen caldo. De efte modo fe 
hallaron nueftras Iglefias tur- 
badas con el Cifma de los Lii- 
cifcrianos: y defeando ocurrir 
á eíle daño un zelofo Prela-* 
do de los que fe havian halla- 
do en el Concilio I. de Tole- 
do, llamado Hilario , refolvia 
ir á la Sede Apoñolica, acom-i 
panado de un PresbyterOjque 
liaíla en el nombre de Elpidio 
parece llevaba la efperanza 
del remedio. 

2 5 Viendo el Paílor uní- 
verfal S. Inocencio , que en el 
mifmo [eno de la, Fe (aísi habla 
de Efpaña) eftaba violada la 
Paz de eftas Iglefias , y per- 
vertida la Diíciplina , (pues 
nunca viene folo un deforden) 
compadecido por los infor- 
mes de Hilario , y esforzada 
con los alientos de fu Oncioj 
efcribió á los mifmos Obif- 
pos, 



58 Efpcvla Sagrada, Trat.é. DiJfertJ, 



pos, que fe havian congrega- 
do en Toledo , y debían con- 
ciu-rir allí de nuevo , dando 
Jas providencias , que en Ef- 
paña dificultoHimente podían 
tomau por si Tolos los Prela- 
dos , á caula de militar entre 
ellos la difcordia. 

26 Elle es el hecho y mo- 
tivo de la Carta , como verás 
por ella mifina en el Apéndi- 
ce. Pero lejos de inferir por 
fu contexto , que el Conci- 
lio I. de Toledo fe tuvieíle 
en aquel Pontificado , confia 
fuponerle ya concluido ante- 
cedentemente , legun prue- 
ban fus palabras en el tit. 2. 
donde dice : Dudum in Conci- 
lio Toletano : y en el tit. 3. ci- 
ta también el Concilio cele- 
brado en Toledo : infiriendo- 
fe de aquí , que le fuponej 
con tanta antelación, quanta 
lea la que dieres á la palabra 
dudum. 

27 Y que el Concilio To- 
ledano fupuefto allí por el 
Papa , no es el que antecedió 
al año de 400. fino determi- 
nadamente el de el Coníula- 
do de Eftilicon , confta con 
certeza por el tit. 5. donde 
afirma , que havía ya muerto 
Patruino , Obifpo de Me'rida, 
( Préndente de aquel Synodo) 
y que tenia por fuceílbr á 
(Jre^orio : luego no habla con 



el Concilio del año 400. fU'. 
poniendo al de cerca del 396. 
porque en ninguno de ellos 
años havia fallecido Patrui- 
no; fabiendofe que vivia fien- 
do Confuí Ellilicon. 

28 De eíle hecho cierto 
legun el contexto de la Car- 
ta , fe infiere que por ella no 
puede reducirfe el Concilio 
I. prendido por Patruino , al 
Confulado 11. de Ellilicon, ni 
al Pontificado de S. Inocen- 
cio ; por íer impofsible pro- 
bar tenido en aquel tiempo 
un Concilio prendido por el 
que en aquel tiempo , y en 
aquella Carta fe fupone muer- 
to. Tampoco puede decirfe^ 
que el Papa habla en efle do- 
cumento con el Synodo pri- 
mero de Toledo , prefidido 
anualmente por Patruino : en 
fuerza de la mifma razón , de 
que ya fupone celebrado 
tiempo antes el tal Synodo, 
(dudum in Concilio T'oletano) y 
ver , que menciona como di- 
funto al que le prefidió. 

29 Lo que puede decirfe 
es, que habla con los Padres 
que havian concurrido al 
Concilio prefidido por Pa- 
truino en el año de 400. á fin 
que cortaífen los daños de la 
r;iulta, intimándoles por me- 
dio del mifmo Obifpo HiU- 
rio , que volvieífcn á juntar fe 

en 



S)cl Coíicilío L de Toledo, 



^9 



en Toledo , y congregados 
Icyeílen la Carta del Pontífi- 
ce , que les prefcribia los re- 
medios. Afsi fe verifica á la 
Jetra el titulo de la Carta: 
Univerjis Epifcopis in Toleta- 
na Synodo conjlitutis. 

30 Pero efte Concilio de 
S. Inocencio precifamente fe 
debe diftinguir del primero 
del año 400. dándole poíle- 
rior , no folo al 402. (en que 
empezó á fer Papa S. Inocen- 
cio) fino algún tiempo def- 
pues , pues empieza diciendo: 
Seepé me , & nimia cum tens- 
ret cura folicitum, &"c. lo que 
denota fer la acción algo dif- 
tante del principio de fia Pon- 
tificado : y del Concilio pre- 
ndido por Patruino no pode- 
mos dudar , que fi.ie anterior 
al Pontificado de S. Inocen- 
cio,ni removerle del año 400. 
por lo dicho , y por lo que fe 
añadirá , tratando de las par- 
tes del Concilio. Del tenido 
en tiempo de S. Inocencio, 
volveremos á hablar en el 

§■9- 

3 1 Supuefto pues , que el 
Synodo de 19. Obifpos , pre- 
fidido por Patruino , no fe 
debe atraílar del año 400. 
(no obfi:ante la Carta de S. 
Inocencio) relia la mayor di- 
ficultad de feñalar lo que fe 
aótuó en aquel Concilio. La 



razón de dudar nace de que 
fegun le tenemos coníla de 
quatro partes , en cada una 
de las quales fe traslucen in- 
ductivos que autorizan la du- 
da. Las partes fon , la i. el 
mifmo Synodo en quanto á 
los Cañones de Difciplina 
Eclefiaftica , que fueron vein- 
te 5 y á efta parte la intitula- 
ron Conjiitucion del Concilio 
Toledano , firmada por diez y 
nueve Obifpos. La 2. es la 
Regla de Fe, compuefta de 18. 
Artículos contra todas las 
heregias , y en efpecial con- 
tra los Prifcilianiftas. La 3. 
incluye el Egemplar de las 
Profefsiones de la Fe , que hi- 
cieron los dos Obifpos Sym- 
phofio, y Diclinio , y el Pref- 
bytero Comafio. La 4. es el 
Egemplar de la Sentencia Di^ 
finitiva trasladado de las Ac- 
tas del ConciHo , como fe ex- 
hiben aqui en el Apéndice 2. 

32 Todas eftas quatro 
partes fe incluyen bajo el ti- 
tulo de Concilio I. Toledano, 
reduciéndolas nofotros a efte 
numero , y exprefsion de par- 
tes , para proceder por medio 
de efta partición con menos 
confufion en una materia, 
donde no folo el todo , fino 
cada parte , efta cubierta de 
tales dificultades , y ofufcada 
con tantas complicaciones^ 

que 



66 Efpr<fja Sagrada. 

que no folo no fe tiene por 
cierro que todas fuellen Ac- 
ciones del Concilio I. Tole- 
dano, fino que dando cafi por 
fupneíto no fer fuyas las mas, 
culpan al Coledou , por ha- 
ver juntado en uno lo que 
afirman pertenecer a diver- 
fos Concilios. 

33 En lo que mira á la 
Regla de Fe no íe oye otra co- 
fa mas que fe debe reducir al 
Synodo del tiempo de S.Leon, 
tenido medio Siglo dcfpues 
del que ahora tratamos. De 
Jas dos ultimas partes ya di- 
gimos que havia también 
quien las omitieíTe en cfte 
Concilio del año 400. y las 
antepufiefle en otro Synodo, 
dejando al de Patruino con 
fola la Conjlitucion de los 
veinte Cañones. En quanto 
á cfta parte de los Cañones 
tampoco falta quien la omita 
en el Concilio del año 400, 
y lo que mas es , llegó a du- 
dar D. Nicolás Antonio , íi 
fe tuvo en Toledo , ofrecien- 
do alegatos en prueba de que 
fe tuvo en Galicia, {lih.i.Bibl. 
Vet. d num. 150.) y aunque fe 
contuvo en orden al aflenfo, 
dando fundamentos para lo 
opucfto ; parece dio mas vi- 
veza á lo primero. De lo que 
rcfulta, que no folo no conf- 
ía lo que fe a¿tu6 cu el Svao-. 



Trat.6,T)¡feytJ. 

do del año de 400. fino qué 
puede dudarfc , fi fe tuvo en 
Toledo. 

34 Eítas y otras dificulta- 
des, que fe irán proponiendo, 
mueftran fer no poco ardua la 
materia, efpecialmente quan- 
do las mas principales fe ha- 
llan füftenidas por los prime- 
ros hombres. Por otra parte 
fe hace cofa muy dura el de- 
jar como péndulo un Conci- 
lio tan notable como cíle, fin 
firmeza en los puntos que le 
tocan : y que al empezar la 
ferie de los Toledanos, fe de- 
ge el Primero vacilando en 
tanta incertidumbre. Ya di- 
ge , que el punto es muy obf- 
curo : pero fin decirlo yo, po- 
drá conocer fu gravedad é 
importancia , quien lepa que 
de aqui penden, como de tex- 
to mas antiguo, noticias de 
notable gravedad j baftando 
para esforzar los conatos el 
ver que fue Concilio Nacio- 
nal , congregado para el af- 
funto mas ferio de quantos 
pueden ofrecerfe en la Igle- 
fia , y en fin , que es el pri- 
mero de Toledo. Por efto he 
procurado no perdonar á tra- 
bajo : y digo , que he medi- 
tado en ello algunos años , á 
fin de difculpar á los Varones 
gravifsimos que impugno; los 
quales ó no pudieron , 6 no 

juz- 



©f/ Concilio 1, de Toledo: 



6 i 



jnzgíiron neceíTario el dcte- 
iicrfe tanto. Ni tampoco en 
materia tan obfcura te alle- 
gnro mas acierto que el que 
juzguen los doctos en fuerza 
de los fundamentos que fe 
aleguen : para lo qual no cui- 
do de la autoridad extrinfeca 
de los Autores modernos? 
porque los mas íe han ido 
copiando unos a otros. 

35 Digo pues , en primer 
lugar : que no fe puede dudar 
prudentemente , que el Con- 
cilio, ó Conílitucion de vein- 
te Cañones , eftablecidos por 
diez y nueve Obifpos , preíi- 
didos de Patruino, fe celebró 
en Toledo. Confta lo i. por- 
que todos los Códigos MSS. e 
imprelTos, y quantos docu- 
mentos he viílo que hablen 
de elle Concilio , afirman que 
íe tuvo en Toledo ; no folo 
en el titulo , donde exprefícm 
Tdleti habiti , ó Concílium To- 
letanum , fino también algu- 
nos en el fin : Explicit Conjli- 
tutio Concilij Toletani , como 
leerás en Loayfa, y en Aguir- 
re. Lo 2. porque el mifmo 
texto empieza publicando ef- 
ta verdad , por las palabras 
exprc¡X:\.s:Convenientíbí{s £p¿/~ 
cop's in Ecclefia Toleto, O^cA^ls 
quales fon parte legitima de 
las Acias, y proprias de la for- 
paula cüngiiiar,en que fe debe 



cxpreíTar el fitio del Congref- 
fo , como fe ve practicado en 
los Concilios antecedentes de 
Eliberi , y de Zaragoza , y en 
los poíleriores : de modo que 
no fe ha vifto Código MS. ni 
edición antigua ó moderna, 
donde fe omitan las citadas 
palabras : haciendofe por ello 
muy eílraño el penfamiento 
de Don Nicolás Antonio , fo- 
bre que fe pueden excluir las 
palabras : In Ecclejia, ToletOy 
que le parecieron ingeridas, 
por fer totalmente opueftas á 
íli idea.. Pero ni la exprefsion 
del lugar es incongrua en la 
formula conciliar , (fino pro- 
pria de todos los Concilios) 
ni podemos , contra la fé de 
los documentos uniformes, 
quitar , ó fofpechar intrufion, 
en unas voces , fin las quales 
quedara vago el Synodo, con- 
tra la practica de los demás 
Concilios. 

36 Lo 3. porque no folo 
en el índice de los Cañones 
antiguos de Efpaña , (que no 
vio D. Nicolás Antonio) fino 
en el Concilio Xí. de Toledo, 
tit. II. fe cita una Sentencia 
de las decretadas por los 19. 
Obifpos , con exprefsion de 
Toledano , y ó.c primero. En el 
mencionado Índice fe cita del 
mifino modo muchas veces: 
y para atropeilar fcnicjantes. 



él E fluiría Sagrada. Trat.é. ^¡ffertJ, 

documentos , fe nccefsitaban Toledo : firvicndo por ahora 

las dcmoftracioncs que haíla la primera claufula de que fe 

hov no fe han hecho. tuvo , no en la Provincia de 

57 Aunque lo dicho baf- Galicia, (cuyas turbaciones y 

tapara autorizar la fenten- partido predominante de Prií- 

cia , quiero añadir otra irre- ciliano no pcrmitia la paz ne- 

fragable del Chronicon de ceñarla para el Svnodo) fino 

Idacio, cuya claufula nos íer- en la Provincia Cartha«;incn- 

vira como de farol , para pro- fe , en la Ciudad de Toledo, 

ceder con luz en efta compe- Y que elle fue el mifmo Con- 

tencia. Dice pues aquel coe- cilio de que vamos hablando , 

taneo , qué en la Provincia confta no folo por las Notas 

Cartha^Zjincnfe , y determina- Chronologicas , (que expufi- 

damente en la Ciudad de To- mos en el Idacio iluftrado) íi- 

ledo , fe juntó eílc Coiicilio no por las partes de losCa- 

del año 400. /;; Provincia nones de difciplina , y Pro- 

Carthaginenjí in Civitate TO- fefsiones de Fe , que le adju- 

LETü Synodus Epifcopoi-iim dica , con la circunftancia 

contrahitur : in qu.i , qiiocl gef- de afsiftir Symphoíio , Dicti- 

tis continetur ^ Symphojius , Ó* nio , y Ortiz , que todo es 

VíBiniuSy & alij cumhisGal- proprio del ConciHo/^Ww^rí?, 

laciie Provincia Epifcopi, Prif- como luego diremos. 

cilihinifeBatores ybarejhnejus 39 De paíTo prevengo, 

hUfphemifsimAm cum ¿idferto- que aunque defpues cita Ida- 

re eodem profefsionis fuíe fiíbf- ció a un Obifpo Symphoílo 

criptione condcmnant,Statuu7t- en el año 437. es diverfo del 

tur quídam etiam obfcrv^.vrida que nombra ahora: pues elle 

de Eccleji'j: difciplina , coranm- era vicjO en el año de 400. 

nicante in eodem Concilio Or- (como fe lee en las Adas del 

tigio Epifcopo, qui Calenisfue- Concilio de elte año) y por 

rat ordinatus , fed agentibus tanto el que treinta y ile- 

Prifcilianifiís pro Fide CatÍJo- te años defpues fue a las Ga- 

lica pulfus faóiionibiis exiila- lias por Embajador , era di- 

bat. vcrfo. Lo miímodiiio de un 

38 Eftc preciofo teftimo- Dióiinio y que nombra en el 

nio es una armadura general año 462. (que debe corregir- 

para quanto mira a d;.fcnder fe en el 460.) pues ni á efte le 

Jas partes del Concilio I. de llama Obifpo , ni (aunque lo 

fuef- 



(Del Concilio I. de Toledo. 



é} 



faeíTe) fe puede equivocar 
con el Dictinio del año 400. 
que murió antes , como conf- 
ta por la Cauta de S. León a 
Toribio. 

40 Fuera de eftos funda- 
mentos pofitivos hay el de 
no tener fuerza lo contrario, 
en que D. Nicolás Antonio 
eftrivo para proponer por 
egercicio el peníamiento de 
que fe tuvo aquel Sy nodo en 
Galicia , y que debiera ex- 
cluirfe de las Actas el nombre 
de Toledo. Los alegatos fe 
reducen á que en el margen 
de Loayfa fe lee: Hic Conven- 
tus municipiis Celenis aclus 
tji : y como los Geographos 
colocan a Celenis en Galicia, 
debcreducirfe allí el Conci- 
lio, ítem : el Obifpo que pre- 
fidió era Paterno, Patrono, ó 
Patruino , Obifpo de Bragas 
y por tanto inñere que fue 
junta de Galicia, y no de Car- 
petania , á vifta de que no 
íiendo Concilio Nacional, 
(fegun parece por el corto 
numero de Obifpos) viene 
bien que prcfidicífe elBraca- 
renfe en fu Provincia, pero 
no en la Carpetania. Y por- 
<Jue no le opongan , que folo- 
de un Obifpo fe afirma perte- 
necer á Galicia en las mifmas 
Adas (lo que mueítra no ha- 
verfe tenido alli ei Concilio) 



dice , que todo quedará lla- 
no , quitando aquella expref- 
íion , y aplicando el nombre 
del lugar de Celenis , no á la 
Silla de un Prelado , fmo al íi- 
tio del Synodo. 

41 Eftos alegatos no cor- 
refponden al mérito de tan 
gran Varón 5 aunque en parte 
es difculpable por ignorarfe 
en fu tiempo la Silla verdade- 
ra de Patruino , que no fue la 
de Braga , fmo de Mérida,co- 
mo confta por la Carra de 
S. Inocencio, í;í. 5. y aun por 
las Adas de eíle mifmo Con- 
cilio fabemos que el Obifpo 
de Braga era entonces Pater- 
no , diftinto de Patruino, pues 
elle prefidió , y era Juez en 
el Synodo : aquel fue juzgado 
como reoiy no es poísible 
que aunque los nombres feaa 
parecidos convengan a una 
miíma perfona , quando conf- 
tan fer de Juez , y de reo. 

42 Ni es verdad que fuef- 
íe Provincial > y no Nacional, 
aquel Concilio : porque cfta 
calidad no pende eflencial- 
mente del numero de los 
Obifpos , íino de la variedad 
de las Provincias : y fabemos 
que de la Luíltania concur- 
rió Patruino : de laCarthagi-í 
nenfe iMlurio : de laTamco- 
nenfe Olympio : de Galicia 
Ortiz- ; y el no determinar 

mas. 



^4 Efpnríd Sd^riída. 

mas Sillas en los diez y nue- 
ve , es por falta de compi-in- 
cipios que tupian el filencio 
c^e las íiibfcripciones , donde 
/olü firmaron como Obifpos, 
fin expreílar de donde : pero 
en ios referidos tenemos do- 
cuuienros que lo mueítrcn, 
como le irá diciendo. 

43 Demás de ellos 19.hu- 
vo otros , como Svmphofio, 
Diclinio , y otros de Galicia, 
íegun exprefiá Idacio en las 
palabras dadas. S. Inocencio 
añade , que un Obi fpo, llama- 
do f«j?i , accedió por fus Vi- 
carios á la admifion de Sym- 
phofio y Dictinio (tit.i,.) En 
lance pues donde huvo tan- 
tos reos, y Jueces , fe vé, que 
ro podia íer el Synodo Pro- 
vincial, porque nunca huvo 
Provincia de tan crecido nu- 
mero de Obifpos : ni debe- 
mos echar áz menos las fir- 
mas de los que no eran Jue- 
ces, fino reos. Demás de cfto 
el Concilio de Eliberi no tu- 
vo mas que el referido nume- 
ro de 19. Obifpos ; y por ha- 
Ver fido de diverfas Provin- 
cias , no fe puede reducir á 
Provincial. Luego ninguno 
de eftüs alegatos en coiura, 
puede prevalecer contra los 
antepueftos en fivor de fer el 
Synodo ToL\iano. 

44 El primer argumento 



Trdt.6. (Differt.t 

de la lección marí^inal def 
Loayla , es el que ha ocafio- 
nado la mayor confufion en 
cíle punto. Pero fe debe no- 
tar , que no es facada de nin-, 
gun Código MS. de Efpaña, 
fino del texto imprefib anti- 
guamente , como denota 
L'oayfii , quando añade exc. 
eílo es, lo imprefib ,• o excufo. 
Ni tampoco aquella lección 
fe pufo en la edición antigua 
de Surio con la mifma letra 
que lo demás del texto, fino 
con diferente , moftranda 
que no tenia igual autoridad: 
lo que no fucedió en la clau- 
fula primera , donde unifor- 
memente queda declarado el 
fitio de la Iglejia de Toledo, fia 
que ediciones antiguas , ni 
modernas alteren nada en cf- 
to : y en fu conformidad pa- 
rece no fe necefsitaba otra 
cofa para excluir el recurfo 
al municipio de Celenh , por 
quanto un mifmoSvnodo no 
fe pudo tener en Toledo y 
en Galicia en unos mifmos 
dias : y como la lección de 
que fe tuvo en Toledo es fir- 
me en todos los documentos, 
y no la de havcrfe congrega- 
do en Celenis ; folo ello baf- 
taba para anteponer la pri- 
mera , en que ningún Código 
dá lugar para duda; y excluir 
U fcLjunda incompatible , y 

dcf": 



T)el Ccncilío X, de Toledo* 



^f 



acfautonzada, por no hallar- 
fe como texto legitimo aun 
en las ediciones , donde eíla, 
y porque falta totalmente en 
Jos MSS. que tenemos. Pero 
fuera de efto defmerece mu- 
cho mas por lo que va á ex- 
plicarfe» 

§. III. 

"Pefcubrefe una notable equivo^ 
eacion y y confujionfobre 
el ajfunto. 
Sj.5 T O mas notable es, 
JL.Í que fui remover el 

Edición antigua de Surie. 

COnvenien- 
tibus Epif- 
copis in Eccle- 
íia Toleto , id 
eft , Patrono, 
Marcello , Ali- 
ciano , Aprodi- 
íio , Jocundo, 
Olympio , Se- 
vero , Aílcrio, 
Hilario , Lápa- 
^ dio, Euftochio, 
Exuperantio, 
Sereno , Floro, 
Leporio, x\ure- 

liano , Lampa- 

I- T ^ ^ * ^ De Gallitia 

dio, Leona,- Lucenfis mbls 
Gallia , Lucen- com-entu & mu- 
t'lOyHic Conven- nícípíj Celenis, 
oes dccem & 110- 
vcm j iíli funt. 



-tus municij)iis 



Celenis aóíus eji, 
'IJli funt q^ui O* 
■ Tomyí. in 



Synodo de fu legitimo lugar,' 
(qual fue Toledo) y fm Infiftir 
precifamente en nueftros Co-i 
digos MSS. puede por ellos 
cxplicarfe la lección de las 
antiguas ediciones , que ha 
dado tanto que hacer á los 
Autores. Para eílo debo po- 
ner por delante el texto con-r 
forme le imprimió Surio , an- 
tes que Loayfa publicañc el 
fuyo •■> y juntamente el de ef* 
te , para que fea el concepto 
mas cabal. 



Edición de Loayfa, 

COnvenicn- 
tibusEpif- 
ccpis in Eccle- ^ Paft-o» 

íia Toleto, id "°' '^'• 
n TI • ^^"20 en 

elt,aParruinus, suño-.pe^ 

Marcellus , A- rojtnva^ 

phrodifius , Li- ''''^'' ^'^ 
,cbn.s Jucun-2t»^ 

clus , Severus, tra. 

Leonas, Hilari- 

US , Olympius, 

Orticius, AiUi- 

rius , Lampidi- 

uSjSereniiSjFIo- 

rius , Leporius, 

Statius , Aure- 
De^GaU ^janus. Lampa- 
lida , dius,Exuperan- 
^c. co- tius deGaliicia, 
^"^ ^1 Lucenfis Con- 
de Su- ventus,Munici- 
tk>. pij Celenis, * 



66 E/paña S (lirada. Trat.é, ^¡ffertX, 



Edidon antigua de Surio* 
ín aliis gejiís 
adverjus trifci- 
liíxni feóiato-- 
res d^ háreJirUy 
qtiam adjíruxe- 
rat , libellarem 
dedere fenten— 
tia:v) coríldcn- 
tibiis presbyte- 
lis, &c. 

46 El texto de Siirlo eíla 
íjn duda alguna adulterado, 
diminuto y redundante: pues 
le ñilta el nombre de Orticio, 
que labcmos por Idacio ha- 
ver aísirtido al Synodo 5 y fin 

-recurrir a los Códigos MSS. 

■y al texto de Loayía , conlla 
por la edición de Surio íu af- 

^íiílcncia , pues le exprefla al 
dar las firmas en el fin del 
Concilio. Y no obfiante, que 

"al principio omitió el nombre 
de aquel Obiípo , oñrcce el 
numero de veinte : fiendo aísi 
que aun contando á Orticio, 
folo fijeron 19. como confia 
aun por el texto marginal de 
la edición del milmo Surio. 
En lugar de Galicia ( nom- 
brada en les Códigos cor- 
rcíftos para explk'ar la Pro- 
vincia del Municipio de Ce- 
lcnis)ponc a Galliay como 
nombre de Obifpo : y donde 
luivia de cxprclVar la \ozLu- 



Edicion de Loayfa. 
omnes decem & 
novem ifti fiint,qui 
& aliis geftisadver- 
fi-isPriícilliani fi:c- 
tatores, 6¿: hairefim 
quam adftruxerat, 
libellarem dircxere 
fcntentiam. Confi- 
dentibusPresbyte- 
ris, &c. 

cenfe , aplicada al Convento 
Jurídico de Lz(g(9 , introduce 
un Obiípo Lucentio : cuyos 
dos yerros motivaron , que 
fin contar a Orticio fie hallen 
20. Prelados , fiendo afsi que 
aun con el , íolo huvo 19. co- 
mo fe vé en las firmas que 
ofi-ecc el mifino Surio , donde 
fií lee Ortygio , y no Galliay 
ni Lucentio. 

47 A viftade eftoes clara 
la poca te del texto de la edi- 
ción antigua , donde hay tan 
graves yerros : y pues aun allí 
le pone firmemente la cele- 
bración de elle Synodo en la 
IgleJIa de Toledo , poca fijcrza 
debe hacer la ckiufula , que 
con diverfa letra parece que 
denota otra coía : efpecial- 
mcnte quando fe ofiece en 
el margen una lección legi- 
tima , que declara no men- 
cionarfe Celcnis por lugar 
del Concilio , fino por nom- 
bre 



T>el Concilio L de Toledo, 



¿7 



bre de la Silla de un Obifpo. 
48 Pero demos que la 
claufula en que fe entiende 
celebrado el Synodo en Ce- 
Icnis , fueíTe de una mifma 
ierra , que la demás del tex- 
to. No podia tener mayor au- 
toridad que lo redante : y 
pues ya moftramos que íc ha- 
lla adulterado ; de ningún 
modo debiera prevalecer con- 
tra la fé de los MSS. del Etco- 
rial , donde no ha y tal claufu- 
la , antes bien el modo con 
que l\ dio Loayía, y pufo Su- 
rio al margen , defcubre que 
la otra fue velliigio de eíla , y 
en fuerza de los yerros apun- 
tados fe infiere , que fe debe 
emendar , ó entender arre- 
glándola á ella : porque en- 
tendido el texto de Surio co- 
mo fuena, tiene complicación 
repugnante , de fer Concilio 
de Toledo , y de Celenrs. Uno, 
íi otro fe debe defechar : D. 
Nicolás Antonio arguye en 
favor de Celenis : yo por To- 
ledo. Pero aquel alega un 
texto , que no hace fé , no fo- 
lo por fus yerros, fino porque 
allí mifmo fe fupone firme- 
mente Toledo , fin que en ef- 
to haya la variedad que en 
Celenis. Yo infifto en lo que 
coníla por teftimonios irre- 
fragables : doy textos MSS. y 
impieíTos , donde no hay tal 



efpecie de haverfe celebrado 
el Concilio en Celenis : luego 
cfto es lo que debe prevale- 
cer. 

49 Pero lo mas es , que 
me parece he defcubierto el 
motivo de la equivocación; 
pues creo que aun admitida 
la claufula conforme fe lee en 
Surio , no fe debe decir que 
fe tuvielTe en Celenis el Con- 
cilio. Para eft^'hasde reno- 
var la efpecie de que la voz 
Conue^i-^o no fignifica deter- 
minadamente congregación 
actual de las que llamamos 
Concilios , fino diílrito de )u- 
rifdicion , como explicamos 
largamente en el Tomo 4. 
dafde la pag. 146. También 
has de faber , que Celsne , ó 
CeleniSy pertenecía al Co?tven- 
f(5 Jaridico, que los Romanos 
colocaron en Lugo , como 
confta por el texto de Loay- 
fa , V Dor la claufula marízi- 
nal de Surio , correlpondien- 
do afsi a lo que Plinio efcribe 
lib. 4. cap. 20. donde pone á 
losCilenos en el Convento de 
Lugo , confinante con el de 
Braga. Finalmente debes te- 
ner prefente que el Obifpo 
Orticio (uno de los de efte 
Synodo) fue Obifpo de Cele- 
nis ; y que le echaron de eíla 
Silla losPrifcilianillas , como 
refiere Idacio. 

E2 Su- 



6 8 E/pana Sagrcida, 

50 Snpiicftos cftos prin- 
cipios digo , que la cUufula 
de Sui-io : Hic Conventus Mu- 
nicipiis Celenis acitis eft , no 
quiere decir , como los Auto- 
res han juzgado , que cftc 
Concilio íe tyvieílc en Cele- 
nis j fino que el Obifpo Orti- 
cio fue arrojado de Celenis, 
Municipio del Convento de 
Lugo : de modo , que la voz 
Conventus no denota Synodo, 
fino el Convento Jurídico , ó 
Chancilleria, de los Roma- 
nos en Lugo 5 y el verbo ac- 
tíis efi , tampoco fignifica allí, 
feí' celebrado , fino fer echado 
fuera , de modo que agere fea 
lo mifmo o^iiefíi^are , y aófus 
lo que Idacio dice ptiljus. En 
cuya conformidad , autoriza- 
da con los preínpucílos , fe 
enerva toda la fuerza de los 
que por la clauíula referida 
lian querido reducir eñe Sy- 
nodo á Celenis : pues yo 
inucílro un fcntido legitimo 
correfpondiente á lo hifto- 
riado por Idacio j y que filva 
la con«plicacion repugnante 
que fe inculcaba en el texto 
de Surio , fi fe entendiera en 
el vulgar fcntido : fiendo im- 
polsilíle que ww milino Con- 
cilio fe cclebralfe en la Iglc- 
fia de Toledo , y en Gali- 
cia : y cfto bafta para que 
aunque aquella lecciün no 



Trc\t.é.^¡ffcrt.t: 

tiene autoridad , con todof \ 
cíTo , admitida , íe la de un 
fencido autorizablc , y que 
aquiete , fin perjudicar á lo 
que aquel mifmo texto fu- 
pone , de haverfe tenido el 
Synodo en Toledo. 

51 Añado en confirma- 
ción , y para declarar mas el 
concepto , que en el orden 
con que Surio propone las 
Subfcr i pelones , tiene OrtygJo 
(que es el mifmo que Orticro) 
el ultimo lugar: y como íubf- 
eribian por fus antigüedades, 
y por las mifmas fe ponian fus 
nombres en el Exordio , infie- 
ro que en eñe fe debió referir 
Orticio el ultiino de todos, 
como fe prueba por aquellas 
firmas. A eñe Prelado favo- 
rece tambicn la circunfiancia 
de fer el Obiípo defpojado de 
la Silla de Celenis. Viendo 
pues algún curioTo la noticia 
en Idacio , la trasladó al Có- 
digo Conciliar , añadiendo la 
Nota referida , de que havia 
fido echado fuera de fu Silla: 
como fe infiere lo i. por efiar 
la Nota en ultimo lugar, don- 
de corre fpondió la mención 
de Orticio, (egun el orden de 
aquellas Sublcripciones. Lo 
2. porque , fegun la miíma 
edición de Surio , vemos que 
efia claufula es de dillinta le- 
tra j y por tanto tomada de 

di-i 



Del Concilio L de Tokíh* 



€$r 



Üiverro principio de menor 
autoridad, v.g. de alguna pre- 
vención marginal ; al modo 
que Surio mantuvo otra en 
fcl margen : pero con la dife- 
rencia de havcr trocado los 
textos ; pues el que pufo fue- 
ra, debia eftár en el texto, por 
íer la lección formal , con cu- 
ya clauíula tenia perfección 
cl fentido : y al contrario la 
que ingirió dentro con letra 
diferente mueílra fer adición, 
pues fin ella queda corriente 
el texto : y afsi folo debe rc- 
conocerfe , ó tolerarle , como 
Nota marginal , y de ningún 
modo como parte del texto, 
fegun prueba el ver que no 
fe halla tal claufula en los de- 
rtiás MSS. y que aun alli fe 
propone con diferente letra. 

52 Ni contra la explica- 
ción dada me debes oponer 
la ley grammatical , de íi ha 
de fer aBiis eji Conventu , o 
Conventus , en genitivo , pues 
de ambos modos fe pudo 
proferir : ni tampoco , íi falta 
Lucenjts , como contradivo, 
ó exprefsivo del Convento 
Juridico : pues diciendo que 
expelieron 2I Obifpo del Con- 
vento del Municipio de Ce- 
lenis , fe denota la jurifdicion 
de la Chancilleria á que per- 
tenecía; y ella era la de Lugo. 
Fuera de que es preciío con- 



feíTar , que hay yerro de lati- 
nidad en la claufula de Surio,' 
poniendo Municipiis donde 
no puede tolerarfe tal -voz; 
porque Celenis no era Muni- 
cipios, fino Municipio , ni el 
Concilio podia tenerfe en di- 
verfos Municipios a un tiem- 
po. Y fi corriges el Mzmici^ 
piis en Municipio , mudare yo 
cl Conventus en Conventu : y 
aun fin mudarle , tengo mejoc 
latinidad, que la propueftaeii 
Surio. En la Edición de Me/^- 
Un hecha en París en el año 
1524. fe halla His Conventus 
Municipiis ; lo que mueftra 
mas deforden en la claufula. 
Otro egemplar he vifto MS. 
donde dice : Is Conventus : de 
lo que infiero,no folo que por 
titulo grammatical no hay 
mas apoyo para el vulgar 
concepto , que para el mioj 
fino que todo aquello es vcf- 
tigio de apelar la claufula fo- 
bre el Obifpo precedente, de 
quien fe entiende el /j , ó el 
H/V, y no del Concilio: al mo- 
do que la otra claufula mar- 
ginal de Surio : De Gallitis 
Lúcenos Urbis Conventu , O'c, 
no debe aplicar fe al Synodo, 
ni a todos los Obifpos prece- 
dentes , como Juzgó Morales 
lib. II. cap ^ 25. fino determi- 
nadamente al ultimo Prelado, 
porque en Galicia no pudo 
E 3 hai 



- -N 

7Ó 



E/patíaS ¿agrada, Trát.é. ^¡/Jert.I. 



'Kaver tantos Obifpos , fobrc Idacio que los PrifcUianiftas 

los demás reos que mencio- tcnian defpojado á Orticio 

lian las x^das. de la Silla de Cclenis : y fin 

53 Si preguntas , por que duda no quitarían á cftc, para 

■folo fe declara la Silla de cfte poner otro mejor, fino para 



Obilpo , y no de los demás? 
Refpor.do , que huvo razrn 
eípeciah y tanto que aun Ida- 
cio no exprefso tampoco mas 
íglefia, que la de uno ; y eíle 
fue Orticio , Obifpo de Ccle- 
nis. El motivo fue , fer Silla 
de Galicia , donde ardia el 
fuego de la perfecucion de 
los Prifcilianiftas , con tanta 
vivacidad , que por fer eñe 
Catholico le echaron de lli 



introducir a uno de fi.i Seda: 
en cuya conformidad mandó 
el Concilio que á Ortigio íe 
le reftituyeflen las Iglelias de 
que le havian echado , anu- 
lando con efto la intrufion del 
Sectario. En viña de efto, có- 
mo es pofsible admitir , que 
viviendo Ortigio huvieíTe en 
Ceienis otro Obifpo Catholi- 
co , digno de fentarfe como 
Juez en el Circo de los demás 



Iglefia , como refiere Idacio: Prelados que no havian íe- 

y por lo mifmo que concurrió guido áPríJciliano? 
á Toledo, tuvo el Coledor 55 Si Exuperancio fuera 

por conveniente exprelTar fu el pucílo por los Sectarios en 

Provincia y Cathedral , para Cclenis en lugar de Orticio, 



que fe viefie, que aun alli ha- 

' vía Prelado que mantuviefie 

" la verdadera doctrina , y pu- 

'dicñe fer Juez con los de- 
más. 

54 Pero aqui ocurre otro 

' cftorvo en el orden con que 

' nos propone Loayfa aquellas 
firmas; fcgun el qual no apela 

■ füb re Omr/o la cxprcfsion de quando á el\c le admiten á. 
la Silla , fino fobre Exuperan- firmar , lo que no fiícedió en 



debia fer juzgado, y no Juez: 
debia, aun en calo de haverfe 
convertido , hacer fu Profeí^ 
fion de Fé, como Symphojh, y 
Diftinio: debia a lo m.enos pu- 
rificar fu nombre , como Pa^ 
temo : debia Ibnar algo de ef- 
to en las Acias , como eti 
los referidos 5 cfpecialmenre 



cío. Contra efto fe me ofre- 
cen graves dificultades , en 
prueba de que no debe pre- 
valecer cita lección. La ra- 
' zon es , porque fabcmos por 



ninguno de los otros : debia, 
al tiempo de m.nadarfe que á 
Orticio fe le reíVituya fu Si- 
lla , darle alguna providencia 
íóbrc Exuperancio. Nada ck 
"" •■ Cf:: 



©f/ Concilio L de Toledo. 



71 



cftoHay: ni Idacio mencionó 
á t.ii Obifpo , Tiendo mas no- 
table fu afsiftencia al Conci- 
lio , que la de Orticio. Pues 
cómo es pofsible , . que admi- 
tamos apelar la Silla de Cele- 
nis , fobre otro fuera del le- 
gitimo Catholico, cuyo nom- 
bre leemos en Idacio ? Yo 
confieíTo , que no reconoceré 
á Exuperancio en paciñca 
poíTcfsion de la Igleíia de Ce- 
lenis (como propone Loayfa 
en el Exordio) á vifta de man- 
dar los mifmos Padres , que á 
Orticio fe le reftituyan fus 
Iglefias ; y declarar Idacio 
que fu Cathedra era la de Ce- 
Icnis. 

56 Autorizo efto mifmo 
con las Ediciones de Crabbe, 
y Surio, donde vemos á Orti- 
gio firmando en ultimo lu- 
gar , conforme le menciona 
Morales lib. 11. eap.^. y afsi 
tengo textos en mi favor , los 
qualcs en efto convienen con 
lo que refulta por legi timos 
documentos. , Las demás Edi-r 
r ciones , y aun Códigos MSS. 
tienen menos firmeza en efte 
punto 5 pues aun en Loayfa 
vemos , que no graduó bien 
los números de las Subfcrip- 
ciones , aplicando el de oncey 
al que en el Exordio pufo por 
fegundo ■■> y afsi de los demás. 
JLos mifmos Coditos del Ef- 



corial , tampoco eftán unifor- 
mes del todo •■> no folo porque 
en el que falta el nombre del 
Obifpo Sever& , fe altera la 
graduación de los demás/ino 
porque poniendofe feguido 
lo que fe torno de dos cola- 
nas, fue muy fácil incidir ea 
lo que incurrió Loayfa , de 
juzgar undécimo al fegundo, 
quarto al odavo, &c. Y auti 
de aqui faco yo apoyo para 
mi penfamiento ; porque en 
la Edición de Loayfa, y en los 
MSS. que no omiten ningún 
nombre , hallamos ( en el 
Exordio ) que á Orticio le 
correfponde el décimo lugar:- 
pon los nueve reftantes en fe- 
gunda coluna : y íl empiezas 
tomando el primero de la 
una , con el primero de la 
otra , alternando hafta el fin 
en efta conformidad , verás, 
que el décimo de la primera 
(Orticio) fale el ultimo de 
todos : y como efto deja á 
Exuperancio ultimo de la otra 
coluna , donde tocan folos 
nueve , advertirás la facilidad 
cjue -huvo en defordenar los 
nombres al juntarlos, poniente 
do por ultimo al de la fegun- 
da coluna,debiendo efto con- 
venir al ultimo de la primera, 
como prueban los fundamen- 
tos alegados , y el egempiac 



de las Ediciones antisaas. 



£4 



íP/i 



7 i Efparía Safp'ada. Trat.é. T)':ffeYt. t. 



57 Epilogando lo cxpuef- 
ko , rellilta que el Conci- 
lio I. de Toledo fe debe atri- 
buir firmemente á cfta I'.^le- 
íia ; fin que obftc la lección 
de las Ediciones antiguas, por 
no fer legitima, ni hallaríe en 
los Códigos MSS. de Erpaíía: 
y aun admitiéndola , hay mo- 
do de exponerla , entendién- 
dola , no como vulí^armente 



de Tul.'do , fi no explicamos 
lo que aduaron en el. Y em- 
pezando por la primera parte 
de los veinte Cañones , halla- 
mos que S^baftian de Tih- 
mont no quiere reconocerlos 
como firmados en el Conci- 
lio I. de Toledo del ano 400. 
fino en otro del tiempo de S. 
León , como dice en el tomo 
XV. Articulo XIX. de la vida 



fe ha juzgado, de fitio de Con- del miímo Papa : y aun añade 
cilio , fino de Silla Pontificia, que el atribuirlos al Concilio 
que por razón cfpecial fe de- del año de 400. es fin funda- 
claró en unObifpo de Gali- mentó , y opuefto a los ter- 
cia, el qual fue Orticio , cuyo minos expreflbs de las Adas. 



nombre debe preceder á la 
claufula, reconociéndole nom- 
brado en ultimo lugar, fin que 
obften las Ediciones moder- 
nas, como fe ha eílablecido. 

§. IV. 

Muejirafe contra Tilemont, 

que los veinte Cañones del Con- 

■ cilio de Toledo no fe hicieron 

en tiempo de S.Leon ^Jino 

en el ano de 400. 

5S "VTO bafta havcr pro- 

J_ >' bado, que el Con- 

tilio de los diez y nueve 

Obifpos prcfididos por Pa- 

truií^o , no debe removerfc 

" ba 

(i) Nous avo-iis ancore ees 20. Canons , que quelques uns at- 
'tribuent au Concile de V an /^oo. fans a?i avoir aucun fondeinenty 
0^ QQntre les termes exprés des a¿ies, TUlcmont tom. 1 5 .pas.45 6^ 



59 Eftacsünade las co- 
fas mas elhañas , que he viílo 
en Efcritores de eílos tiem- 
pos. Bien se , que no ha fal- 
tado alufion para reducir al- 
go de elle Synodo al tiempo 
de S, León , como diremos 
delpues : mas para extraher 
del año de 400. los veinte 
Cañones, y elpccialmente pa- 
ra decir que el colocarlos alli 
no tiene fundamento, y que 
es contra los términos exprcf- 
fos de las Adas,.? me parece 
á mi , que no folo fon dichos 
fin fundamento , fino contra- 
rios á las Adas del Concilio: 
y ya que Tilemont no prue- 



íDel Concilio L de Toledo: 



73 



Ba nn dicho tan eftraño, fian- 
dofe en las Adas, debemos no- 
fotros alegarlas para ver lo 
que refulta de ellas,y de otros 
irrefragables teftimonios. 

60 Priraeramenre el titu- 
lo de la Conftitucion de los 
20. Cañones , dice fer del 
Concilio tenido en Toledo 
en los tiempos de Arcadio y 
Honorio , íiendo Confuí Efti- 
licon ; íin que fe alegue , ni 
fe haya vifto Código, que no 
convenga en eílo : y bien cla- 
ro es , que Cañones eftableci- 
dos en aquel Imperio , y en 
el Confulado de Eftilicon 
( aunque fuefic el II. ) no fe 
pueden reducir al tiempo de 
S. León ; ficndo indubitable 
que el Confuí , y los Empera- 
dores havian muerto mucho 
antes de aquel Pontificado. 

61 Lo 2. confía por el 
mifmo Concilio , que el Obif- 
-po Preíidente Patruino , fue 
el que proponia lo que havia 
de cfíableccrfe , fegun eftylo 
antiguo : Patruinus Epifcopus 
dixit , Oc, Y confiando que 
mucho antes de S. León ha- 
via ya muerto Patruino , co- 
mo fe lee en la Carta de S. 
Inocencio , (que dejamos ci- 
tada , y fue reconocida por el 
mifmo Tilcmcnt, en el tomo 
X. art. 3. de la Vida de aquel 
¿anto) íc mfiere , fer impofsí-. 



ble que Cañones decretados 
y firmados por Patruino,Ob:f- 
pode Mérida,fe eftableciefieii 
en tiempo de S. León. Lo 
mifmo digo en vifta de que 
Afíurio j de Toledo , fe halló 
en aquel Concilio , y firmó 
los 19. Cañones; pues uno y 
otro correfponden al tiempo 
que dice el titulo de fer Con- 
fuí Eftiiicon: como también 
la afsiftencia de Orticio , que 
no vivia en tiempo de S.Leon, 

62 Lo 3 . fe vé por la pro- 
puefta de Patruino , que ante 
todas cofas fe trató guardar 
Í£!ualmente en todas las li'le- 
fías el Concilio Niceno: y ci- 
to no fe debe reducir a otro 
del tiempo de S. León , conf- 
tí.ndo por la Carta de S. Ino- 
cencio , que ya havian de- 
cretado los Padres d-el Con- 
cilio de Toledo , que fe hi- 
cieíl¿n las Ordenaciones fe- 
gun el Niceno. Efto no lo ha- 
llarás mas que en el Synoda 
prcfídido por Patruino:y fíen- 
do cofa anterior a S. Inocen- 
cio , ferá defacierto reducirlo 
al tiempo de S. León. 

63 Efto es lo que deno- 
tan las Actas del Concilio en 
quanto al tiempo de la pri- 
mera parte de los Cañones, 
fín que en efta haya la mas 
minima alufíon al tiempo de 
S.Leon. Pues cómo podre- 



74- E/¡hi?1a Siígradn. Trat. 6, (Dijfcrt. t, 
mos aprobar , que fea contra los reos', no tocan a la Difcí-^ 



los términos exprejfos de las Ac- 
tas , cí poucr ertos Cañones 
en el año de 400; Tan lejos 
cfta de ello , que antes bien 
íerá contra ellas cxprcílamen- 
te el remover efta Conjiitu- 
eion del Concilio del tiempo 
de Arcadio y del Con tillada 
de Eílilicon , recurriendo á 
otro en que no vivían los 
Obifpos que formaron y fir- 
maron los Cañones. 

64 Ya dige que hay alu- 
fion pata atraüar otras partes 
del Concilio : pero también 
queda moftrado , que para la 
primera de que hablamos, no 
hay el mas minimo funda- 
mento en fus Adas. 

65 Fuera de eftas hallo 
otro irrefragable tcftimonio 
en el que dimos de Idacio al 
■num.'37. Habla alli fm duda 
del Concilio celebrado en 
Toledo en el año de 400. y 
dice , que también fe eílablc- 
cicron algunos puntos de Dif- 
ciplina Ecleíiafiica : Statnun- 
tur quadam etiam obfervanda 
de Ecclejicz difciplina , CTr. 
Pregunto : quales fon los Cá- 
nones de difciplina EclcfiaíVi- 
ca? Poca erudición fe necef- 
fita para conocer , que la Re- 



plina Eclefiaílica ; ni habla ác 
ello Idacio , que dcfpues de 
mencionar las Acias de las 
Profcfsíoncs , añade y con- 
tradiftinguc los eftableci- 
micntos que fe hicieron fo- 
bre la Difciplina de la Igle- 
íia. Luego es precifo atri- 
buu^ al Concilio del año 400. 
los veinte Cañones que com-. 
poncH fu primera parte. 

66 Lo único que pudo 
mover á Tilemont, es el exor- 
dio de la fegunda parte (ó 
Regla de la Fe ) donde fe di- 
ce , que los Cañones y la Re- 
gla de Fe , fe formaron por 
unos mifmos Padres. Mas de 
aqui folo fe infiere , que afsi 
lo uno como lo otro fe hizo 
en el año de 400. en quien 
folo (y no en tiempo de S. 
León ) íabemos que viviaa 
Patruino , Afturio, y Orticio: 
íin q^^e obfte, para lo que mi- 
ra á la Regla , la mención de 
S. León , como fe probara en 
los §§. figuientes. 

67 Omito lo que dijo Ti- 
lemont , que los Padres del 
Concilio Toledano del tiem- 
po de S. León , parece que 
examinaron lo actuado contra 
los Prifcilianiftas en el Con- 
idia de Fe , ni el egcmplar de cilio del año de 400. de cu- 
tas Profefsiones , ni el de la yas Actas , dice , íacaron di- 
SentcQcia Dirinitiva cwitra vcrfos extraaos, (toip. 15.. 



©e/ Concilio I. de Tol?do: 



7S 



pag. 45^0 Omitolo , digo, 
porque , fi en el año de 400. 
110 formaron los 20. Caño- 
nes , ni ia Regla de Fe , fegun 
afirma , no tuvieron que ex- 
tractar de allí los que íe Jun- 
^:aron cinquenta años defpues 
en tiempo de S. León. La ra- 
nzón es : porque lo que en fu 
opinión no fe hizo antes , no 
'fe pudo extractar : y de efta 
clalTe fon las dos partes pri- 
•nieras. Las dos ultimas de los 
-egemplarcs de las Profefsio- 
nes , y Sentencia Difínitiva 
-fon las únicas que en el tomo 
-2. art.16. de los Frifciliani/iasy 
atribuye al año de 400. jpero 
Profefsionesv Sentencia dada 
medio Siglo antes , á que fin 
fe ha de reproducir , quando 
ya havian muerto los recon- 
ciliados y los reos? Y aunque 
-íe quiera decir, que íe extrac- 
tó como formula correfpon- 
'diente á un lance femejantej 
i qué texto fe alega para ello? 
No las Adas de las mifmas 
•Profefsiones y Sentencia: por- 
que efias las tenemos del mif- 
mo modo que Tilemont \d.s 
aplica al año de 400. íin in- 
terpolación de termino que 
íuene , ó aluda , al tiempo de 
S. León. Luego no puede de- 
' cir que entonces fe extracló 
lo actuado antes , quien nie- 
gue que fe hizo en el aíío de 



400, la Regla de Fe , que es la 
única, que fabemos fe extrac- 
tó en tiempo de S. León. No- 
fotros atribuiremos al Conci- 
lio L la Regla de la Fe : y fo- 
lo en eílc fentido huviera ha- 
blado con fundamento aquel 
Autor. 

. 68 Probado , que no íe 
deben remover los 20. Caño- 
nes , del año de 400. refta dar 
noticia de ellos en compen- 
dio , para que fe vaya defcu- 
briendo la Difciplina de aquel 
tiempo j en cuya conformi- 
dad iremos praclicando lo 
mifmo en los figuientes. 

Cañones del Concilio^ 

6g TJRimeramente acor- 
J. daron los Padres, 
que todos obfervaíTcn el Con- 
cilio Niceno, fin que fe oyef- 
fe diverfidad en el modo de 
las Ordenaciones de los Clé- 
rigos. Y hecho efte fupuefio 
general paflaron á otros Ca- 
ñones. 

El I. prefcribe la continen- 
cia de los Clérigos , prohi- 
biendo , que afcienda áPref- 
bytero el Diácono que llegó 
á fu mugcr , aun antes de la 
prohibición decretada por los 
Obifpos Lufitanos : y que no 
fea elevado á dignidad Ponti- 
ficia el Presbytcrü,que incur- 

m 



7 6 Efpana Sa¿ra¿a. Trcit.6 . ^ijfert. I. 

rió en la mifma incontinen- 7. Que ü pecaren las miP 

cia , antes de la mencionada geres de los Clérigos puedan 

prohibición. caftigarlas los maridos gravc- 

2. Qje los Penitentes (ef- mente, excepto con lo que 

to es, los que defpues de bau- induzca muerte : y no deben 

tizados cometieron algún cri- ni aun comer con ellas , fi no 

mcn ó pecado gravifsimo,por que hecha penitencia fe vuel-.^ 

el qual hacían publica peni- van al temor de Dios. 



tencia) no fean admitidos a 
las Ordenes, fino de Oftiario, 
ó Ledores , y eílo en cafo de 
necefsidad , con tal , que no 
lean la Epiflola, ni el Evange- 
lio : y fi eran antes Diáconos, 
fe reduzcan á Subdiaconos, 
con ral que no hagan la im- 
poficion de manos , ni toquen 
las coílis íaííradas. 



8. El que defpues de bau-» 
tizado fe haga Soldado , no 
afcienda al Diaconado, fi fue- 
re admitido en la Clerecía. 

9. Qiie ninguna ProfeíTa, 
ni Viuda , rece en fu cafa coii 
el Clérigo. 

10. El que tenga obliga-, 
cion legal, no pueda fer orde- 
nado fin coníentimiento del 



3. Que el Ledor que fe Patrono, y con tal que fea de 
cafe con Viuda , no afcienda vida aprobada. 



de Lector , fino á lo mas á 
Subdiacono. 

4. Si enviudando el Sub- 
diacono, fe cafa de nuevo, fea 
reducido á Oftiario, ó Lcítor: 
y fi tercera vez fe cafare , fe 
abftendrá por dos años, y lue- 
go comulgará éntrelos Legos 
reconciliándole por la Peni- 
tencia. 

5. El Clérigo que no acu- 
da a la lízlefia al Sacrificio 
quoridiano,lea dcpucfto,fi no 
mereciere el perdón del Obif- 
po por la fuisfaccion. 

6. La Doncella confagra- 
da a Dios no tenga famiüari-. 
dad con Varones. 



11. Si algún Podcrofo 
dcfpojare a otro, y no oye la 
amoncftacion del Obilpo, fea 
excomulgado , halla que ref- 
tituya lo ageno. . 

12. Que ningún Clérigo 
fe aparte de fu Obifpo , para 
irfe con otro. 

13. Que fea excomulgado 
el que nunca comulga. 

14. Que fi no fume la for- 
ma dada por el Sacerdote, 
fea excomulgado. 

15. Que nadie trate con 
el excomulgado : y fi lo hi- 
ciere , fe tenga también por 
excomulgado. 

id. "Si la confagrada i 

PÍ05,^ 



©>/ concilio I.de ToleJol 



77 



Dios , faltare á la Caftidad, 
no entre en la Igleíia ,' ü no 
hace penitencia por diez años: 
(y lo mifmo el que la violó) 
Si fe casó , no fea admitida á 
h pemtencia, fino defpues de 
vivir caílamente por muerte 
del marido, ó aunque viva. 

17. Que fea excomulga- 
do el cafado que tenga con- 
cubina. 

18. Si la Viuda del Obif- 
po, ü otro Clérigo , fe cafare; 
ningún Clérigo , ni Religiofa 
trate con ella j ni comulgue, 
íino en la hora de la muerte. 
(B/Io es, porque quando fu ma- 
rido fe ordenó con aprobación 
de l.x 77iuger , ofrecieron cajti^ 
dad) 

19. Si la hija del Obifpo, 
confagrada á Dios , faltare á 
la pureza , ó fe cafare , no fea 
admitida á la Comunión, fi no 
hiciere penitencia muerto el 
marido : y fi viviendo él , fe 
apartare, y penitente pidiere 
la Comunión , fe la dará en 
el articulo de la muerte. 

20. Qiie fulo el Obifpo 
haga el Chrifma : y nadie le 
adminiftre fino el Presbytero 
en aufcncia del Obifpo , ó de 
fu orden , fi eftá preíente. 
Menciónale aquí el Arcediano^ 
diciendo , que acuerde á los 
pbifpos efte decreto. 

jEirman luego los i^. Qbif- 



pos eftos 20. Cañones : y por 
ellos fe vé el efpiritu de difci- 
plina de aquel tiempo; en que 
la penitencia eftaba en fu vi- 
gor: y aunque lees que los ca- 
íados. eran admitidos a la Cle- 
recía , también vés , que una 
vez ordenados debian apar- 
tarfe del ufo del Matrimonio, 
guardando la pureza que re- 
quiere el Altar, efpecialmcnte 
en los grados fuperiores , de 
que trataremos en fu fitio. 

§. V. 

Pruehafe , que hi Regla de Fé fe 

hizo en el Concilio I. de 'Toledo', 

y explicafe el orden y días 

de Us Sefsiones, 

70 "T^Efpues de los Ca- 
\_J nones referidos 
propone el Col;;clor de las 
Adas del Concilio I. de To- 
ledo , una B.egla de Fe , com- 
puefta de diez y ocho Artí- 
culos , en que fe condenan 
todos los errores de ios Prif- 
cilianiítas. Efca es la que lla- 
mamos fegunda parte del 
Concilio , légun hoy le tene- 
mos : y no iblo fe duda, fi fue 
Acción del primero de Tole- 
do , íino que fuele darfe por 
fentado entre los Autores cla- 
íicos y no claficos , domeíli- 
cos y eftringeros , que no fe 
hizo en ci Synodo del año 

de 



7 8 E/pdría S¿í^ rada . 

de 400. fino en otro muy pof- 
terior del tiempo de S. León. 

71 El fundamento noca- 
rece de aluíion que los dif- 
culpe ; pues fe toma de las 
mifmasAdas, que en el Ex- 
ordio de cfta parte , dicen: 
Incipit regula Fidei Catholicíe 
contra omnes hésrefes^ & quam 
máxime contra Pri/cillianoSy 
qua-m Epifcopi Tarraconenfes, 
Car th aginen] es , Lufitani , 0" 
B<etici fecerunt , 0" cum pre- 
cepto Vap£ Urbis B.dtn£ Leonis 
ad Balconiarn , Epifcopurn Gal- 
lieia tranfrnijferunt. Ipfi etiam 
& fuprafcripta viginti Cano- 
7Uira capitula Jlatuerunt in 
Concilio Tolctano. A elle pe- 
queño exordio íc íigue el tex- 
to de la Re-ila : Credimus in 
nnum Denm , <&c. antepuerto 
en la edición de Surio el titu- 
lo: Affertio Fidei e'mfdem Con- 
cilij. Credimus , C^c. 

72 Viendo pues los Au- 
tores , que aqui fe hace ex- 
prcíTa mención del Papa San 
León , el qual no empezó a 
ferio hafta el año de 440. rc- 
folvieron que aqui le halla- 
ban envueltos dos Concilios; 
uno del año 400. y otro de 
medio íií¡,Io defpues : y que 
cfta parte y Concilio en quan- 
to á la Reunía de Fe , no debió 
fer colocada en el año de 400. 
fmo rcfervarla para otro que 



Trat.6. (Difert.t 

fe tuvo de orden de S. León 
(defpues del año de 446.) co- 
mo aqui fe declara,y íe confir- 
ma por el Concilio Bracaren- 
fe I. donde hablando del mif- 
mo Sumo Pontífice , refiere: 
Cujus etiam precepto Tarraco- 
nenfes^& Carthaginenfes Epif- 
copi, Lufitani quoque Bati- 
ci yfafto ínter fe Concilio Re- 
gulam Fidei contra Prifcillia' 
nam hcerejim cura aliquibus 
Capitulis confcribentes (cfto es 
los 18. Artículos) ad Balco^ 
nium tune ¡nvus Bracarenjís 
Ecclefia Pre/ulem direxerunt, 
A villa de efto , infieren 
no fin fundamento los Auto- 
rcs,quc cfta parte es del Con- 
cilio tenido en tiempo de San 
León ; y que afsi no fe debió 
infertar en el Toledano I. 

73 No obílante la gene- 
ralidad de efta opinión entre 
los mayores hombres, y el 
fundamento referido, me per- 
filado, que no íedebe excluir 
del Concilio I. de Toledo la 
mencionada Regla : y que el 
Colector de las Adas no es 
culpable' en haverla inferta- 
do aqui, fino, á lo mas,en que 
no la colocafle antes de los 
20. Cañones , que es el orden 
con que fe hizo , como fe ex- 
plicará. 

74 Que la Regla de Fe fe 
debe reconocer por parte del 

Con- 



í)el Concilio L de Toledo. 



79 



Concilio I. de Toledo , y que 
como tal la reconoció y citó 
la Iglefia antigua de Efpaña, 
confia por el infigne docu- 
mento (no vilto por los Efcri- 
tores Efpañoles anteriores á 
efte Siglo) del índice de nuef- 
tros antiguos Cañones ufado 
en tiempo de S. líidoro. Alii 
fe vé muchas veces alegada 
efta Regla de Fe , y íiempre 
con el titulo de Concilio I. 
de Toledo , correfpondicn- 
do puntualmente las claufu- 
las citadas con el numero de 
los Artículos que incluye, co- 
mo fe lee en todo el libro 
oBavo y diciendoíe antes en 
el l¿b. 4. tit. 4.. con total ex- 
prcísion : Regula Fidei habita 
in Concilio Toletano /. 

7) Lo mifmo prueba el 
Exordio referido de las Acias, 
donde exprefla el Colector, 
que los Obifpos . formadores 
de la Regla , ellos mifmos hi- 
cieron los veinte Cañones an- 
tepuertos de la Difciplina 
Eclefiaftica : Ipji etiam O' fu- 
prafcripta viginti Canonum 
Capitula Jíatuerunt : y íi fe le 
da crédito (como fe debe) en 
lo que dice alli , fobre que 
aquella Regla fue remitida a 
Galicia en tiempo de S.Leon, 
no fe le debe negar , quando 
afirma , que los que hicieron 
los Cañones, eflbs mifmos dif- 



pufieron la Regla : pues uno 
mifmo dice las dos cofas; y 
como los Cañones fe hicieron 
en. el ano de 400. lo mifmo 
diremos de la Re^Ia. 
- "j6 Confirmafe por el ti- 
tulo referido de Surio : pues 
alli fe expreífa , que la Regla 
de Fe , fue eílablecida por los 
Padres de aquel mifmo Coa- 
cilio I. de Toledo : AJfertio 
Fidei ejufdem Concilij. Por ef- 
to no debemos aprobar el re- 
paro de Pagi ( fobre el año 
405. n.i5.) que al excluir del 
Concilio I. la Regla de la Fe, 
alega, leerfe antes de ella en 
Loayfa : Explicit Conjiitutio 
Toletani Concilij , como que 
lo ílguiente no es ya de aquel 
Concilio. Pero aquella ex- 
prefsion no denota que alli 
fe acabaron todas las Acias 
del Synodo, fino prccifamen- 
te la parte , que llamaron 
Conjiitucion del Concilio , efto 
es , los 20. Cañones : y afsi 
queda lugar para que acaba- 
da efla parte , empiecen las 
demás , como de la Regla de 
la Fe afirman los teftimonios 
que vamos alegando; y def- 
pues probaremos fer también 
del año de 400. los egempli- 
res de las Profefsiones , no 
obftante que fe figuen tAEx- 
plicit Conjiitutio Concilij. Por 
lo que mira á la Regla , aña- 
den 



8o Efpafía Sagrada. \trat.é.T>ilJert.'[, 

d'Zn hs ediciones antiguas Aqui ves claramente, que eííá 
iiHA prueba irrefragable, fubí- Acción fue del año 400. que 
tituvcndo al fin la firma de es la Era 4^)8. Proílgue em- 
los Obilpos , Patruino , M.tr~ pezando 3.is'v.PoJ¿ Ijabitum jant 
celo , &"€. que fon los del año Goncilium Kal. Septembribus 
de 400.7 afsi aunque fe ílga ( i.de Setiembre) tertio No^ 
al Explicit ConJiitutio^TíO pue- ñas Septembris (día l^pofl di~ 
de exclulrfe el\a Regla de las verfas cognitioncs tune habitas, 
partes de aquel Concilio. Ni Ji^b die octavo Iduura Septera^ 
obfta , que en la Edición de brium (dia 6.) excerpta funt 
Loayfa no haya firmas def- de plenariis ge/lis Frofefsionesy 
pues de la Regla, pues no folo O'c. Y mas abajo: Era quafu-^ 
tenemos textos que las pon- pra(\i^7,'é.)fub diem tertrum 
gan, fino que esprecifo rcco- Idmim Septembrium (dia 11.) 
nocer Subfcripciones , conf- Profefsiones , O'c.. De fuerte 
tando, como fe dirá , que fue que por ello fe diftingue lo 
enviada á Galicia : y ello no aduado en el dia primero de 
podia fer fin remitirla firma- Setiembre , en el dia 3. en el 
da por los Padres qnc forma- 6. y en el 11. de aquel mes, 
ban el Synodo : luego hallan-^ pero con la efpecialidad de 
dola firmada por Patruhoy que el Concilio fe tuvo en el 
^c. es precifo decir que le dia k Poft habitum ]am Con- 
hizo en el primero de .To*- eilium Kal. Septembribus. Prc- 
ledo. gnnto : que le entiende aqui 
77 Otra prueba fe toma por el Concilio? Fue acafo la 
de las Actas át las Profefsio- Conftitucion de los veiente 
nes de la Fe , fegun las quales Canonesí Digo, que no : por- 
refulta^que en el mifmo Con- que efta Conllitucion fe hizo 
cilio I. de Toledo del año40o. en Q.\á\:xjí£ti de Setiembre, 
fe hizo la Regla de Fe , en la como firmemente proponen 
Selsion primera, tenida íeis las Ediciones antiguas y nio- 
dias antes de la Conftitucion dernas, y ios MSS. que mane- 
de los XX. Cañones de la Dif- jó Loayía : Conftitiitio Concia 
ciplina Eclefiafiica. Dice pues lij....fub die Jeptimo Idus Scp- 
afsi el texto : Incipiunt exem- tembris , como le lee en el ti- 
piarla Profefsionum in Conci- tulo. Tampoco debe enten- 
Í!o Tületano contra fe5iam Prif- derfe por Concilio , en aquel 
ciiliarü. Era CCCCXXXí^iíí, fcntido , U Acción de las Pro- 

' tcf^ 



S)ci Concilio 1, de Tokio, 



Sí 



Fersioñes; pues eftas fe empe- 
zaron á extradar en el dia 
feisyY^Q- reprodageron en el 
ence^ en cuyo dia íe leyó tam- 
bién la Sentencia Difinitiva: 
Die qua/upray&c. Pues que 
cofa podremos atribuir ai pri- 
mer dia, que merezca , como 
aquí fe dice , el nombre de 
Concilio'^ 

yS Refpondo , que la Re- 
gla de Fe , con fus i8. Artí- 
culos. Fundome^en los fun-^ 
damentos alegados : y en que 
fiipueftos los funeftos errores 
que defde el fin del Siglo 
quarto tenían turbada la Paz 
de nueftra Iglefia , no es pru- 
dentemente imaginable , ni 
havrá quien nos perruada,que 
anduvieñcn los PaTtores tan 
foiicitos en el bien de laDif- 
ciplina exterior -, formando 
20. Cañones; y^que defatgn- 
dieíTen , ó fs defcuidafleii del 
principal aíTunro d5la Fe* Si 
la hercgia es la pcíle, que in- 
ficiona yj)erturba la Nación, 
dónde eftá el remedio de tal 
mal, en fupohcion que exclu- 
yamos la Regla? Cómo la 
junta de Médicos fe olvida 
del motivo principal que - los 
hizo >jun tari . Yo.se , y todos 
deben 'faber , quei cuidaron 
mucho de que fe deteílafíe el 
nombre de Prifcilianoi.pucs 
cómo no recetan ctantifioto 

Tom,VI. 



de que fe debe ufar contra cí 
veneno del error? Si aíin en 
tiempo de Paz, y fin ccntl- 
gios , fe elmeraron nucíiros 
Prelados en dar principio á 
fus juntas por el prefervatívo 
de prtíteílar la Fe ; cómo es 
pofsible , que quando aquella 
vacilaba,y filtaba en muchif- 
fímos, faltaflen ellos á la obli- 
gación de proponer la norma 
de lo qbe todos d~bian creer, 
y de lo que dsbian deteílar?-. 
Yo ccr.fieííb que aunque ha- 
llara menos textos en prueba 
de que la Regla contra \o% 
Prifcilianiftas fe hizo en el 
Concilio I. de Toledo, re fol- 
viera , por la naturaleza de la 
aftual coyuntura , que no fe 
olvida ron los P:.dres del prin- 
cipal punto de la Fe. Tenien- 
do pues fobrc ello los funda- 
mentos que fe van alegando, 
digo, que la Regla dogmática 
fe hizo antes que los 20. Ca- 
ñones, en el dia i. de Setiem- 
bre, en que el Coleílor de las 
Acias dice que fe tuvo el Con- 
cilio , aplicando* por antcno- 
msfía cfta voz á la materia 
mas importante de la Fe. 

79 Pero porque eíle pun- 
to fe halla generalmente con- 
tradecido , y pende de el una 
gran gioria de la Santa Iglefia 
ae Toledo, quiero ariadir otra 
prueba ^poficiva , que juzgo 
F irrcs! 



irrefragable ; tomada de las 
Actas tie la Sentencia Difini- 
tiva,de quien luego proba- 
remos , que no puede remo- 
verfe del año de 400. 

80 Diceíe alli , que el 
Concilio envió á Galicia una 
roríf?a , para que ü los Obif- 
pos de aquella Provincia la 
admitían y firmaban , ílrvief- 
fe de cftablecer la Paz : Ac- 
cepta FORMA a Concilio mif- 
fa ^Jifubfcripfcrint , etiam ipjt 
in cáie/lis pacis contempUtio- 
ne conjijí^nt. Immediatamente 
añade , que fi no fubfcriben á 
la Forma remitida , fean de- 
pueílos de fus Iglefias : Si ¿tu- 
tem fubfcriptionem FORM<iy£^ 
quam mijimus , non dederinty 
Bcclejjas quas detinent non re- 
tineant. 

. 81 Pregunto : que Forma 
es efta? Es la Conftitucion de 
los veinte Cañones? No : por- 
que aquella es puramente de 
Dilcipíina Ecleíiaílicajfin me- 
terle con los errores de Prif- 
ciiiano , ni aun mentarle. Se- 
ra el Egemphr de la Senten- 
cia Dlfinitiva'í Tampoco; por- 
que la Forma , ó Formula , fe 
havia enviado antes a Gali- 
cia ; y la Sentencia Difinitiva 
fe cftaba haciendo actual- 
mente : ni hay en ella merho- 
do de Formula que deba fubf- 
cribirfe. Pues fuera de ello. 



Trat.6.'D¡[fen.L 

que otra Forma podremos 
entender? Digo que la Regla 
de Fe , hecha en el dia i. de 
Setiembre 5 de la qual pudie- 
ron decir con verdad , en el 
dia once , que ya la havian re- 
mitido á Galicia a los Obif- 
pos que no afsiftieron al Con- 
cilio : y folo de eíta podemos 
afirmar, que efperaban ver ü 
lubfcribian , porque alli fe 
hallan anathematizados todos 
los errores (\^ Prilciliano. 

82 En efta fuporicion,quc 
me parece la mas autorizada, 
(fuera de lo que refultará, 
defatando el fundamento con- 
trario) diftribuyo el Conci- 
lio y fus Acciones en el orden 
ílguiente , conforme fe colige 
de las Acias. 

83 En el dia I. de Setiem- 
bre fe celebró el Concilio, 
por medio de la Regla de U 
Fe , contra los errores anua- 
les que por ella fe condena- 
ban : y ella parte es la que el 
Colector llama Concilio , por 
haver fido el motivo princi- 
pal de la Convocación ; y por 
tanto debió fer el primero y 
principal aífunto , de quien fe 
dice Pojí hahitum jam Conci" 
lium Kalendis Sept, Efta cs 
también la que fe intitula 
Forma , que es lo mifmo que 
Regla. 

84 En el dia tres fe empe* 

ZQ 



S)el Cóndilo L de Toledo. 



^3 



¿O a conocer de varios pun- 
tos , que no fe expreflan j pe- 
ro debieron fer refpedivos al 
orden judicial de las caufas 
de los Obifpos que fe nom- 
bran defpucs : Pojl diverfas 
cognlt iones habitas tertio Nonas 
Sept, (efto es, el día 3.) Eldia 
dos fe omite ; y me inclino á 
que fue por fer Domingoj 
(Cyclo Solar 17. letras Do- 
minicales A. G. ) y como el 
aíllinto era judicial , obferva- 
ron la ñefta 5 en cuya confor- 
midad decretó defpues el 
Concilio Tarraconeníe, tit. 4. 
que ningún Obifpo , ni otro 
inferior juzgaíle caufas en 
Domingo. 

- 85 Empezaron pues los 
proceíTos en el dia 3. que era 
Lunes 5 y ellos fueron profi- 
guiendo haíta el Jueves , dia 
6. en que formadas ya Adas 
generales, fe extractaron de 
ellas las Profcfsiones de Sym- 
phofio , Diclinio, y Comafio, 
que citaban prefentes : Sub 
die 8. Iduum Sept. excerpta 
funt de plenariis gcfiis Profef- 
Jionesy O-c. Nota bien el Ple- 
fiáriis gejiis, que denota ha- 
terf; aduado mas : aludien- 
do á lo mifmo ía voz excerp- 
ta (que imprimió primera vez 
Morales) y no excepta , como 
copió el Amanuenfc de Aguir- 
re. 



86 Al dia figuiente ,/iete 
de Setiembre ( Viernes ) íe hi- 
zo la Conftitucion de los Ca- 
ñones de Difciplina Eclefiafti- 
ca : Confiitutio,... fub die fep- 
timo Idus Sept. El Sábado y 
Lunes íiguiente fe emplearon 
en difponer la Sentencia X>'i- 
finitiva , que fe leyó publica- 
mente en el Martes , (once de 
Setiembre) defpucs de re- 
producir las Profcfsiones , en 
que Comafio parece fue el 
motor de la ratificación, pues 
dijo , que no temía repetir 
muchas veces lo que una pro- 
nunció , para gozarfe en la 
ratificación : Non timeo fre^ 
quenter dicere , qtwd fcmel di^ 
xijfem yUt gaudcam. Publica- 
da la Sentencia , fe concluyo 
el Concilio. 

87 El orden referido de 
Sefsiones no tiene contra si 
autoridad , ni razón : antes 
bien fe califica con la razón y 
textos alegados , fin que pue- 
da haver duda mas que en la 
primera Acción de la Regla, 
fobre fi es efta la que debe 
entenderfe hecha en eldia i, 
de Setiembre , fegun las pa- 
labras : Poji habitum Concia 
lium Kal. Septeinbris. D. Ni- 
colás Antonio dijo en el lib, 
2. n.i/^6. que alli fe habla del 
Concilio tenido en tiempo de 
S. LeoR. Pero con fu licencia 

E 2 di- 



84 E/pana S^i^raia^Trnt. 6 . (Di^ffcrt. L 

digo , qne no puede aprobar- removida aquella acción del 

Jfc tal cofa : porque lo repug- dia i. de Setiembre , no hay 

na la Era 438. á que fe con- otro en que poderla colocary 

trahe la acción : y juntamente fcgun mucftra el orden de 

la materia , en que empiezan Selsiones referido. 



á hablar y hacer fus Profef- 
íioncs de Fe , Symphofio , y 
Didinio , que cftaban ya di- 
funtos en tiempo de S. Lcon: 
y afsi es prccifo entender 
aquella claufula del dia del 
Ccnciiio en que fe formo la 
Regla. 

88 Para efto nos da otro 
apoyo el mifmo Colc¿tor,que 
en el Exordio de la Confli- 
tucion de los 20. Cañones, 
'dice que los 19. Obifpos prcj 
íididos por Fatruino , dieron 
fentcncia por efcrito,.no folo 
contra los Sectarios de Prif- 
ciliano , fino contra fu hcxc- 
SÚa:- Omnes detem O" n^'^etn 



^9 A eftc primer dia fa- 
vorece también la mifma na- 
turaleza del íxobicrno Ecle- 
fiaílico , para no remover del 
la formación de la Regla: por- 
que como declararon los Pa- 
dres del Concilio XVII. de 
Toledo , es orden inalterable 
bufcaH y cuidar primero de 
las cofas de la Fe, que de otro 
qualquier negocio : Neceffa.- 
v'ws, ordo dcpofcit-) ut fecundum 
Paiili Vas elíBioniS' ediclufn,] 
ante initimn qnariirncümqué 
caafcxrum , regnumDú qUiera- 
tur : en cuya conformidad 
empiezan por los Myfterios 
de Fe , antes de paflar á la 
iji'i funt ^ qui d?" aliisgeftis.ad- Difciplina Eclcfiaftica? fiendo 
verfus-PrifcHli^ni JeBatoreSj afsi que no havia la neccfsi- 
0" Ht^RESIM quam adjlrtí- dad , que en el año de 400. 



xerat , libsllarem direxere Jin-t 
tent/arr9. Aqui reconoce y 
atribuye a ellos Padres ^ ¡del 
año de 400. otras Ácl:as, > ó 
Ge^a , fuera de los 20. Caño- 
nes , cx'preflando no folo el 
Prcccflb ííirmado contra los 
Prifcilianifias , fino la Senten- 
cia dada contra la hercgia; 
y bien claro es , que fola la 
Kcgla de Fe es la contra- 



en qifie la Fe cftaba combati- 
da. Luego el mifmo orden, 
dignidad, y circunttancia de 
rievnpos, obliga á que no ex- 
cUiyamos del plimcr dia del 
Concilio laSefsion refpcctiva 
á la Regla de Fe : pues aun 
en tiempo de Paz nos propufo 
el orden de cel»;,btar los Con- 
cilios , que los, tres primaros 
días fe empleaflen en la Aten- 



^idpria á, ¿a hciegia , y que ciqn de los Myítcrios. 



4 
►1/ 



De 



íDel Conc-iltQ t de Tofech, 



S 



90 De todo QÍlo le infie- 
re , que fi en algo hemos de 
culpar al Coledor de - lo ac- 

■ tuado en el Concilio I. de To- 

■ icdo ^iió hfi de fer, en que ín- 
; girieffe aU'i la Rcgk de la Fe, 

lino en que no la puhefle an- 
tes de todo , pues precedió á 
la Conílitucion de losCano- 

91 ; Pero aun en aquella 
poípoíicion parece que tuvo 

-<iirculpa : porque la Regla de 
Fe , con fus 18. Ca pirulos fue 
reproducida, y enviada á Ga- 
licia, en tiempo /de S. León, 
como el mifuib declara , y el 
Concilio I. Bradarenfe. Eíla 
.-íegunda acción fue 47/ííños 
defpucs del Toledano prime- 
ro , (en que fe hizo , con los 
-veinte Cañones) y como del 
'Concilio del- tiempo de S. 
León no quedó mas docu- 
mento que el de havcr ufido 
los Padres de aquella Regla, 
remitiéndola otra vez á Ga- 
licia, por íer el cafo idéntico; 
de ai es , que el Coledor tuvo 
por conveniente pofponerla 
•á los Cañones , á fin que afsi 
■tuvieffemos el orden de los 
dos Concilios 5 uno el del año 
de 400. en que pufo los Caño- 
nes ; otro del tiempo de S. 
icOn , que denotó en la pof- 
püficion de la PvCgla. 

92 Y para que no fe juz- 



gane,que eíla era preciía- 
mentc del tiempo de S. L'^on, 
prev'ino en el Exordio de los 
Cañones , que los Padres í^üs 
formadoics.compufieron tam-; 
bien la Sentencia contra la he-í, 
regia de Prifciliano , que es la 
Regla de Fe. Y al poner efto, 
repite la mifma prevención,- 
diciendo que fue hecha por 
los Padres que formaron los 
veinte Cañones precedentes: 
con lo qual contrajo las dos 
cofas a un mifmo año , eílo es 
al de 400. porque los Obif-, 
pos prcíididos por Patruino, 
ciertamente fueron proprios 
de aquel año , y no vivían eti 
tiempo de S. León. A viíla 
de unas prevenciones y de- 
claraciones tan expreífas del 
Coledor , no es razón que 
por la fencilla mención del 
nombre de S. León , fe ex:- 
traygan eftas Adas del ano 
de 400. contra la mente ex- 
preíla del mifmo Coledor; 
pues , como prevenimos, íi íe 
le cree en uno , no hay moti- 
vo para no darle crédito en 
lo otro. Y lo que mas es ; te- 
nemos legitimo fentido ea 
que falvar fus dichos : lo quó 
bailaba para anteponer nueA 
tro fentir : pues el común nó 
puede conciUar todas las 
claufulas , como fe vio en 77- 
Umont j que eftrechado cort 
F i las 



8 6 E/p.ma Sagrada, Trat.é, 'Diffeyt.t 

las dificultades, extrajo del ron ferio también las piezas, 
año de 400. la Coi^rtitucion Ei\o procedia bien , (i el do- 
dc los Cañones, contra loque cumento fuera puramente 
firmemente refulta de las Ac- original: pero el mifmo de- 
tas, clara no fer afsi , fino inter- 
§. Vi. pojado por un Coledor azi 
Explican/e los motivos de que fin del Siglo quinto , el qual 
fe haya dudado de ejie puntOy añadió de fuyo algunas clau- 
dijfolviendo las dudas. El Co~ fulas, moftrando en ellas y 
Ie¿lor de ejlas ABas forecio en por ellas , que no efcribia en 
elfn del Siglo V. por lo que no el año de 400. fino mucho 
fon originales fus dichos , pero defpues. 
SI venerables por tan notable 94 Confta efto con certc-» 
antigüedad. Gloria fingular de za por el Exordio de la ter- 
la Santa Jglefia de Toledo cera parte , donde retroce- 
der la Regla de la Fé diendo y expceflando el año 
de eJie Con-. de 400. coala Era 438. muef- 
cilio. tra referir efto.en tiempo pof- 
terror. Extractaronfe, dice, las 
^3 ^TpOdo lo cxpuefto Profefsiones de Symphofio, y 
X hafta aqui recibe Didinio , Obifpos de finta 
mayor fuerza, mortrando,que memoria , y de Comafio tam- 
no tiene valor lo que íe alega bien de fanta memoria , que 
en contra. Para efto hemos ENTONCES era Presbyte- 
de fiiponer que todas las per- ro; las qualcs Profefsioi^.es hi- 
plcgidades que han fatigado cieron ellos entre otros en el 
á los Autores, y obligado a QoncxWoToXcáAwo : Excerptte 
remover del Concilio I., de funt de plenariis gefiis Proff- 
Toledo lo que no fe le debe fiones Dni Syr/ipuojtj , Cí^ Dni 
dcfr.uidar , provienen de ha- Di¿iinij fanáia memoria Epif- 
ver juzgado fer originales, coporum^O' Dni fan^ce memo- 
fin interpolación , \:s Adas ri^ Lomajij , TUNC Presbyte- 
que hoy tenemos : en fuerza ri 5 quas inter rcliquos habue^ 
de lo qual han formado fu runt in Concilio Toletano. 
critica fegun lo que promete 95 Aqui ves claramente 
cada terniino : y como mu- quc habla de fuyo un Colcc- 
chos ion poíleriores al Con- tor que floreció deípues del 
íiiÁP í» Jolcdano , concluye- año de 400. á que reduce la 

Aci 



©¿7 Concilio I. de Toledo, 



87 



Acción : pues en el ano dt 
400. eílo es en la Era 438. in- 
troducen las Acl:as á Sympho- 
fio, Diclinio , y Comafio, ha- 
blando : Diciinius dixlt , &c, 
y el que recoge aquí las Ac- 
tas los ÍLipone difuntos, quan- 
do los trata con el diclado de 
fanta memoria ; lo que no po- 
día decir el Notario del año 
de 40Ü. que cíluvieíle reci- 
biendo las depoíiciones. Aña- 
de el Colcdor , que Comaíio 
era entonces Presbytero : tune. 
en lo que manifiefta que ha- 
bla en tiempo pofterior, y no 
en el año de 400. pues efte 
digera ahora , y no entonces. 
ítem. Que cftas Profefsiones 
fon del i^oncilio Toledano : lo 
que no explicara afsi el No- 
tario de las Actas originales; 
pues haviendo prevenido al 
principio , que fe juntaron los 
Obiípos en la Iglefia de To- 
ledo, fe explicara defpues di- 
ciendo, en ejle Concilio. Mas el 
Colector pofterior , como no 
hiftoriaba originalmente la 
acción durante el Synodo,ne- 
cefsitó retroceder ala expref- 
íion del Concilio , diciendo 
que era el Toledano de la 
Era 438. 

90 Lo mifmo prueba el 
Exordio de la Regla de Fé, 
puefto en el num. 71. el qual 
por todas fus clauíulas da vor 



ees , d^ que no es original del 
año 400. fino pofterior áSaa 
León , pues le menciona ; y 
vuelve á ufiír la fralTe del 
Concilio Toledano : moftrando 
por todo el periodo , que 
aquel Exordio es glofla fijya, 
y no parte de las Acias origi- 
nales , como confta lo i. por 
decir: Empieza la Regla contra 
todas las heregias^y efpedalifsi^ 
mámente co'ntra los P rife illa" 
ñiflas: lo que no intitularan 
alsi los Padres del año 400. 
que no formaban Synodo Ge- 
neral Ecuménico , fino parti- 
cular , contra determinados 
errores. Lo 2. por la expref- 
fion de que los Obifpos Tar- 
raconcnfes , Carthaginen res> 
Lufitanos, y Beticos,hicierorr 
aquella Regla: y en el año de 
400. no le efcribiera efto aísi, 
fino precifamente como Re- 
gla de efle Concilio, en que ef- 
taban actualmente congrega- 
dos los Padres que concurrie-, 
ron de diverfas Provincias. 

97 Lo 3. porque añade 
haverfe remitido á Galicia en 
tiempo de S. León; lo que no 
pudo efcribirfe en el año de 
400. defde el qual pallaron 
quarenta años harta fer Papa 
S. León. Lo 4. por la fraile de 
que hicieron los Cañones en 
el Concilio Toledano los mif- 
mos que compufieron la Re-* 
f4 gla; 



8 8 E/pana SagrcicU» 

'gla : y eílos 110 digcran en el 
Concilio Toledano , fip.o en cjlc 
Concilio, como queda notado. 
Pero ei Colccior pofterior 
necefsitó prevenirlo afsi , pa- 
ra que fe vicíle que la forma- 
ción primera de la Regla , re- 
producida en tiempo ^de San 
León , pertenecia al Concilio 
Toledano , en que fe hicieron 
los 20. Cañones precedentes 
del año 400. 

98 Otra interpolación del 
Colector es la del Exordio de 
la Conílitucion de los Caño- 
nes , donde para enlazar efta 
primera parte con las rcftan- 
íes, añade de fuyo: Omnes de- 
£€m 0' novem ijii funt , qui & 
^liis gejiis adverfus Prifcillia- 
pi fectatoresy 0' hterefim quam 
adjiruxerat , lihellarem dire- 
ícere fententiam , cuya claufu- 
la no es del año de 400. en 
que ni fe contaba el numero 
de los Obifpos , ni fe hablaba 
de pretérito, ni fe necclsitaba 
la exprefsion de que eran lu- 
yas las demás Adas í pues íl 
todo citaba junto , y firmado 
por los ObiTpos, claro es, que 
íb.brariael decir, que los Jue- 
ces eran unos mifmos. Pero el 
Coledor pcfterior que epilo- 
gó las Acias , neceísito decir- 
lo afsi, por quanto dio las pie- 
zas fueltas, V no todas firma- 
das por loi Prelados ai^in. Y 



fi quitas efta claufula, queda- 
ra aquella parte pura , pues 
Im ella, íe cfilaza mejor lo fi- 
guientc, ConJ¡dtr.t:bus Pref- 
byteris , C7v. con lo prece- 
dente , Con-venieiitibus Epifco- 
pis ; y afsi es prueba de ler 
interpolación , quando fin 
ella , no íblo queda perfecto 
el í cutido, fino mas corriente, 
y encadenado. 

PS? El no haver diftingui- 
do los Autores lo que es pro- 
prio del Coledor , de lo que 
pertenece , íegun el miímo, 
al año de 400. ha fido la cau- 
fa de las dificultades : pero 
reparando lo que confta fer 
aditamento , ceíían los argu- 
mentos , y las perplegidades, 
y complicaciones con que fe 
han embarazado , y pretendi- 
do dar por viciadas las Actas: 
v.g. los que intentan dar por 
apocryfas las de las Profefsio- 
nes , infilten en los dictados 
de/anta 7ncr)ioria , que íe apli- 
can á Symphofio y Diclinio: 
y D. Nicolás Antonio al im- 
pugnar que S. Toriblo fuce- 
dielfe a Dictinio en la Silla de 
Aítcrga , fe vale de que efte 
era ya muerto en el año de 
400. como infiere por el dic-. 
tado referido.(//¿?.q.».iio.) 

100 Todo efio ceíTa con 
la diftincion propueíta , de 
que aquel titulo 110 es origi- 

nai, 



í)el Concilio I. de Toledo, 8 p 

nal de las Actas , íino añadido clon : Si aliquid inemoria Dic^ 
por el Colector , como con- tinij tribzícndum put.wt ,repa- 
vence el miinio documento: rationem ejus magis debeant 
porque fi alli fe introduce ha- amare y quam lapfum, Epifl.gi^. 
blando Dicíinio , cómo es al. i^. adThuribium , tit.ió. 
po-fsible , que en Adas de El Concilio I. Bracarenfe ex- 
aquel miimo tiempo fe le fu- preña también la converficn 
penga muerto ? Si alli fe le de Dicíinio, quando en el Ca- 
trata de reo , refiriéndole en- non 17. condena los libros 
tre los Sectarios 5 á que fin que efcribió antes de coíiver- 
le honrarian , ni darian el ti- tirfe. Efcribiendo pu^s el Co- 
tulo de Tanta memoria, fiendo lector de eítas Actas deípues 
tan pervería la de lo paíTado de S. León , pudo con rázon 
hafta la converfion? tratarle como difunto , y de 
loi Luego es precifo de- íanta memoria 5 como hizo 
cir que eftos términos los in- también con Symphofio , y 
girió de fuyo el Coledor h el Comafio , que ninguno vivia, 
qual pudo , y debió tratar á y todos fe convirtieron de co- 
Dictinio como difunto , pues razón, pues no vuelve á fonac 
havia fallecido mucho antes, mas cofa que defdiga ; antes 
y con feliz memoria , pues fe bien la converfion de Sym- 
convirtió tan de corazón, que phofio fírvió de egemplar pa- 
lé celebra como Santo fu Igle- ra otros , como fe lee en la 
fia de Aftorga. N.P.S.Auguf- Sentencia Difinitiva , y acafo 
tin hablando (en el libro con- por eíto le tratan alli los Pa- 
tra mendacium ad Confentiutn) dres , defpues de convertido, 
del Obifpo Dictinio, refiere do. Religiofo viejo. Con eílo, 
la fuña que corria ya por el y lo que fe dirá en el §. 8. 
mundo de que havia fido Ca- contra Quefnel , fe defvane- 
tholico , convirtiendofe del cen los argumentos en que 
error Prifcilianifta : ///í'/'«fíí- tanto han inñítido los Auto- 
turfuijfe Catholicus , atque ex res. 

illo errcre correBus, cap.-^. El 102 Por lo que mira a los 

Papa S, León aplaudió fu cor- pueftos dcfde el num.71. ya 

rcccion, diciendo, que la me- queda refpondido , que aque- 

moria de Dictinio fe debe lias no fon palabras origina- 

amar , no por la calda , y ma- les , fino del Colector poíle- 

ips libros^ fino por la repara- rici á San León , el qual allí 

mil^ 



p o Efparfa Sagrada . Trat. 6 . Dlffert . I, 

mifmo cxprclla fcr la Regla 104 Tambicn fe d^bc ad- 

de que hablamos , propria del vertir, que el precepto del 

ano 400. en que íc formaron Papa no fue para que hicief- 

lüs Cañones , que antepone: Ccn Reíala de Fe, Ímo para que 

y afsi milita en nueílro favor; juntaílen Coiicilio , en que 

V le tienen contra si quantos curaflen las recaídas de los 



recurren al tiempo de S.Leon, 
para decir , que no fe hizo 
halla entonces. 

103 Sübre efto has de no- 
tar , que las ediciones ante- 
riores a Loayfa tienen yerro, 
diciendo de la Regla fer he- 



Prilcilianidas , como confta 
por fu Carta a S- Toribio , y 
lo dice expreflamente el Con- 
cilio I. Bracarenfe en las pa- 
labras del argumento pu^fto 
enelnum.72. Cujus precep- 
to... Epifcopf... f.UJo Ínter, fe 



cha por los Padres ex pr¿ecep- ConciUo , regul.nn Jidei... conf- 
io Papa Leonis. Nuellros xMSS. cribentes... ad B.ilconium... di- 
no dicen afsi , fino fuponien- 
dola hecha , añaden , que Ix 
remitieron a Galicia, por pre- 
cepto del Papa : Quam Epif- 
copi.... fecerunt ^O' cum pra- 



rexerunt : de fuerte que el 
precepto fue para que fe jun- 
talTen á Concilio , en villa de 
que retoñaba en Galicia la 

y co- 



heregia de Prifciliano 



cepto Pap£.... trjtnfrnijferunt: mo para efte mifmo fin fe ha- 
y no es lo mifmo hacerla de vían ya juntado en el año de 
orden del Papa , que enviar- 400. formando para fu reme- 



la por fu precepto eftando ya 
hecha. Si no fe huviera he- 
cho hafta mandarlo S. León, 
claro es , que no pertenecía 
fu primer íér al año de 400. 
Pero no dicen efto los textos 
corregidos , fino que hecha, 
fue remitida a Galicia en 
tiempo de aquel Santo ; y 
cfto es verdad ; mas también 
fe falva con ello lo que deci- 
mos , que formada en el uño 
de 400. fe reprodujo medio 
Sii;lo defpues , por ocurrir la 
mifma nccefsidad. 



dio la Regla con 18. Artícu- 
los ; no neceísitaron los Pa- 
dres del tiempo de S. León 
mas decretos , que reprodu- 
cir y enviar de nuevo á Gali- 
cia los antiguos , por quanto 
proviniendo la recaída de 
unos mifmos principios , dc- 
bian ufir del mifmo medica- 
mento. Ello pidió que copiaf- 
ítn y firmaíl'en de nuevo la 
receta : y ello es lo único que 
afirma el Concilio I. Braca- 
renfe : fin que por ello fe 
oponga á lo que dejamos re- 

fCr 



iDel Concilio 7. de Toledo» 



Pi 



fjrido : al modo que S. León 
pudo enviar á Efpaña el Sym- 
bolo Conftantinopülitano, fin 
que el decir que precedieüe 
para efto algún Synodo , en 
que íe refolvieire eícribir á 
los Eípañoles remitiéndoles 
-aquella Regla de Fe , probaí- 
fe que no la havia antes: pues 
afsi como í abemos que prece- 
dió á S. León el Symbolo 
'arreglado en Gonftantinopla, 
también (abemos que le pre- 
cedió la primera formación 
xle la Regla del Concilio L de 
Toledo , porque nos lo dice 
el Colector de las Acias de 
que vamos tratando. 

105 ti tiempo en que flo- 
reció efte Efcriror fue polle- 
rior al de S. León , pues fu- 
pone el Concilio tenido de fu 
orden : pero me parece mas 
antiguo que el Concilio I. 
Bracarenfe , como infiero por 
la uniformidad de fiís pala- 
bras y las del Concilio , las 
qualcs mueítran , fer tomadas 
unas de otras. El Colector 
no las tomó del Concilio de 
Braga , fino al revés 5 porque 
la individualidad con que ha- 
bla de las acciones del Tole- 
dano primero , y las palabras 
mifmas de las Adas , deno- 
tan haver diílado menos del 
año de 400. que los Padres 
del Bracarenfe , los qualcs no 



fe juntaron hada ciento y fe- 
fenta y un año defpues del 
Toledano : tiempo muy apar- 
tado, y en que las funefias 
guerras de Wandalos, Suevos, 
Godos , y Romanos , que ar- 
dieron en Galicia , parece 
fueron caufa de que no fe 
mantuvieflen enteros los Pro- 
ceños del Toledano. 

106 De hecho hoy no 
gozamos de las Adas totales: 
y eítas exiftian en tiempo del 
Coledor , como muel\ra íu 
modo de proceder en el ex- 
trado que hizo: de loque in- 
fiero fer mas antiguo que el 
Concilio I. Bracarenfe : por- 
que fi en aquel tiempo exif- 
tieran las Adas totales del 
Toledano, era d"ficil que fe 
huvieran perdido , liendo ya 
tiempo de Paz : mas prece- 
diendo la recopilación del 
Coledor , efto miüno pudo 
cooperar a que no íe mantu- 
vieífe lo demás : y afsi no fo- 
lo fue mas antiguo que el 
Bracarenfe , fino cercano al 
tiempo de S. Leen , í\ del fin 
del Siglo V. De lo que infie- 
ro , que aun las interpolacio- 
nes fuyas , pueftas en los 
Exordios de las Adas , fon de 
mucha autoridad , por la ve- 
nerable antigüedad que in- 
cluyen. 

107 yifio , que no hay 
prin- 



9 1 E/¡hv1a Sagrada, Trat. 6. (Diífcrt.L 



principio iirme para excluir 
del Concilio 1. de Toledo la 
Regla de la Fe , relia otra 
t^rave dificultad en fu mate- 
ria ^ no tanto por el numero 
de Artículos , quanto fobre ñ 
eítá interpolada en lo que 
mira al dogma de que el Ef- 
piritu Santo procede del Pa- 
dre y del Hijo, pues CcIqs 
<aqui ^lá partícula F///íp^«^. 

io8 Afsi como es lo mas 
común de los Autores el re- 
mover del Concilio I. de To- 
ledo efta Regla , también lo 
es el que la "palabra F/7/o^a^ 
ife infirió por mano mas mo- 
derna. P.rgi dice que no debe 
haver duda en efte punto ; y 
íirsi fe lee al pie de la novif- 
ílma Colección de Concilios 
por Coletii Qnefnéljreducien- 
•do la B.cgla al- tiempo de S. 
X.éon , 'diceqi^c d Papa la 
^remitió' á los Obifpos de Ef- 
-paña , 6 que eftos la recibie- 
ron de N. P. S. Auguftin por 
«ledio de Paulo Óroílo. Si 
S. León la envíen á Eípaíía, fu- 
pone la faco del Código Ro- 
mano , mmuhdo Libcllus Fi- 
dei Cod:cis Romani : y no ha- 
llandofc en efte la partícula 
Fiiioaue , fe infiere fer adi- 
cion moderna ; al modo que 
entre las Obras de N.P.S. Au- 
guíVm fe lee aquella Regla 
con mas Artículos que en el 



Concilio T'.)ledano , ingerí- 
dos con difcurfo del tiem- 
po. Los Padres de la Coiir- 
greg.icion de S. Mauro-, Eefi*- 
riendo en el tomo 5.4Íe las 
Obras Auguftiniana5, que el 
Codií^o Romano es , fegun 
Q^iefnél , dg un Obífpo Ef- 
panol ^(Gregorio Elibcritano) 
añaden que la palabra Filíor- 
que^ incluida en el Sermoa 
235. del Apéndice del tomo 
5. de N. P. S. Augaftin , es 
añadida , por no hallarfe en 
el referido Código Romane^ 
como dicen en el titulo del 
citado Sermón. 

109 En quanto al numero 
de los 18. Artículos de la Re- 
gla , decimos , que af^i fe ha- 
llan firmemente en nueílros 
MSS. como afirma Loayfi , y 
confta por las ediciof.es antí*" 
guns : fin que para el affunto 
del Concilio I. de Toledo de- 
bamos atender a otras Reglas 
fegun fe hallan entre las 
obras de Geronymo y Auguf- 
tino , fino como fe ponen ca 
•los'MSS. del Concilio. 

lio En quanto a la pala^ 
bra Filioqiie convienen ios mas 
ilullrcs Efcritores modernos 
en decir que no es de, aquel 
tiempo ! mas yoquifiera que 
propufieran pruebas : pues 
ya vimos , qiie aunque tam- 
bién convienen en reducir la. 

für- 



{Hcl Concilio L de Toledo, 



93 



Formación de la Regla al 
tiempo de S. León, es mas au- 
torizable lo contrario. 
. III El decir con Quernel, 
que Efpaña recibió aquella 
Pvegla de África , ü de Italia, 
lo reputó Pagi por tan volun- 
tario , que dijo ío.}: frivolo y 
Jin fundamento , como expref- 
fa fobre el año de 405. n. 17. 
Que en el Código Romano 
no fe lea Filioque , tdmpoco 
perjudica , en fupoficion de 
que la Regla no vino de Ita- 
lia: y aunque huviefle venido, 
tampoco es argumento , fa- 
biendo , como fabemos , que 
en los Concilios de Efpaña. fe 
halla aquella particula mu- 
cho antes de fonar en los Có- 
digos de. Italia. 

112 Si con Baronio, y Ti- 
Icmont, fe admite , que en el 
Concilio del tiempo ác Sm 
León expreíl'aron los Efpano- 
les la particula j arguyo , y 
pregunto yo , por que no pu- 
do íer antes? La Fe ílempre 
ha\Udo invariable : ni éíla, ni 
las Efcrituras Divinas , ni las 
Tradiciones Appftolieas , fe 
pueden alterar. De alli pro- 
viene quanto fe propone creí- 
ble : alli feincluyc : de alli fe 
deduce eíla , ó aquella parti- 
cular exprefsion , fegun obli- 
ga la nqceísidad de las here- 
gias moderíias, que fe oponen 



á lo que eftíiba incluido en 
aquellos principios infalibles, 
creídos implícitamente por 
los Fieles , aunque por falta 
de cxprefla contradicion no 
íe huviefle propueílo la ex-) 
prefsion. 

113 Pues fi mucho antes 
de San León fabemos que ha- 
via nacido la heregia de Prif-^ 
ciliano (la qual pecaba contra' 
la Fe Carbólica en quanto 
mira al Efpiritu Santo) fi efta 
heregia precedió al Concilio 
I. de Toledo (como es indubi- 
table) que inconveniente hay 
para que los Obifpos Efpaño-> 
les congregados en el año de^ 
400. á contradecir aquel y: 
otros errores , ufaffen de una 
exprefsion Catholica , para 
cuya propoficion explícita 
huvo entonces la mifma ne- 
cefsidad, que en tiempo de S. 
León , por fer tina mlíma: ln. 
heregia? Yo a. lo menos de-^ 
feára , que feñaláran , ,y pro-? 
báran el eftorvo , que prohi-1 
ba reconocerla propuefta en' 
el año de 400. y no en el del 

447- ■ '• ■•"'' 

1 14 Por S. León fibemos 
(en la Carta á Santo Toribio> 
tit.i.) que los Prifeilianiflas( 
confundían las tres Perfonas 
Divinas, culpándoles el Santo 
aquel error , por medio dci 
unas claufulas en que expiicór 

k 



5? 4- ^ff^ ^^ Sagra da . 

h Procefsion dci Efpiritu 
Santo, no íblo del Padre, fino 
del Hijo , diciendo que no 
hacían uno al Padre, que en- 
gendró ; otro al Hijo engen- 
drado ; y otro al que procede 
de los dos : Alius qui de utro- 
que proceda. Aqui ves expli- 
cado , que el Efpiritu Santo 
procede del Padre y del Hijo: 
y efte fue el primer Papa que 
manifefto por efcrito aquella 
verdad Catholica : pero antes 
cftaba creída , y expreflada 
por otros Santos Padres , co- 
mo mueftra mi ChriJiUno 
Lupo en la Diflertacion de el 
oclavo Synodo General , ale- 
gando á los dos Cyrilos , Hi- 
lario , Bafilio , y Athanafio, 
&c. 

11) Pues fi los Prifcilia- 
niílas fe oponian á la verdad 
Catholica de la diftincion de 
las Perfonas Divinas ; que in- 
conveniente hay en recono- 
cer, que los Obifpos de El'pa- 
ña fe opufieíVen al errror, 
moftrando la dillincion que 
la Perfona del Efpiritu Santo 
tiene de las del Padi-e y del 
Hijo , por medio tan eficaz 
como es laconfefsion de qUe 
procede de los dos ? Verdad 
era ya revelada por Dios: co- 
nocida y creída ellaba ya en 
la Iglcfia : pues que eftorvo 
fe alega , para que ccwigre- 



gados los Padres a rebatir ufí 
error que fe oponía a la dif- 
tincion del Hijo y del Efpiri- 
tu Santo , ufaflcn de una ex- 
prefsíon Catholica , derecha- 
mente opucfta á la heregia? 

ii6 Sobre no alegarfe 
prueba en contra , la ofrece- 
mos nofotros en favor. Da- 
mos los Códigos íMSS. del 
Concilio I. de Toledo , que 
unifórmente la incluyen en la 
Regla: damos el mífmo texto, 
el qual no permite, que fe di- 
ga nuevamente añadida la 
partícula , por fer tal la ene a- 
denacion de la materia, que íi 
fe quita aquella voz , que da 
deííruído el contexto : lo que 
no fucede en términos inge- 
ridos; pues fin ellos , queda 
aun mas congrua la Oración, 
como vimos en las claufulas 
añadidas por el Colector. 

117 Dice pues afsí el tex- 
to : Spiritum queque Paracle^ 
tum ejfcy qu! nec Pater Jit ipfcy 
nec Films ^ fed a Patre Filioque 
procederé. Supucfta la men- 
ción previa del Padre y del 
Hijo, (que no puede decir fe 
no fer propría del año 400.) 
es ihfcparable la recopilación 
de las dos Perfonas para pro- 
nunciar la Procefsion: porque 
í\ exprcfladas antes, fubfumie- 
ran a fola la del Padre , di- 
ciendo que procedía de el; no 

im-i 



I 



©f/ Concilio I. de Toledo. 



$5 



impugnaban el error de que 
el Eípiritu Santo no fe diftin- 
guia del Hijo : y efto no pue- 
de decirle : ni tampoco fe fu- 
pone dicho , íi excluyes la 
expreísion de que procede del 
Hijo. Luego mirado el con- 
texto no puede decirfe inter- 
polada la palabra Filioque; 
porque faltando efta fe deC- 
truye la claufula , y no fe im- 
pugna el error del que con- 
fundía al Hijo con el Efpiritu 
Santo. Efta es la razón de que 
en ningún Código impreflb, 
ni MS. falte aquella voz en el 
Concilio I. de Toledo: y íi no 
nos exhiben ningún texto del 
Concilio, en quefilte, ni hay 
autoridad , ni razón , que la 
excluya ; por qué razón fe ha 
de dar por fupuefto que no es 
fuya? Nofotros alegamos en 
prueba de que si, tantos textos 
impreflbs y M>SS. quantos fe 
han vifto hafta hoy : moftra- 
mos que en el año de 400. ha- 
via tanta necefsidad de ex- 
preílarefta verdad, como cin- 
quenta años defpues , íiendo 
una mifma la heregia : alega- 
mos el mifmo documento, 
que no permite recurfo á voz 
interpolada : decimos que los 
Autores contrarios no prue- 
ban fu propuefta : luego es 
precifo fentenciar por nueí- 
tra parte 5 y no remover de| 



Concilio I. de Toledo ni la 
Regla de Fe , ni la voz Fil/o^ 
que, que fe contiene en ella. . 
118 De aqui refulta una, 
gloria íingular de los Prela- 
dos de Eípaña , y de la Santa 
ígíeíia de Toledo ; en la qual 
fe oyó primera vez la expref- 
íion conciliar de la verdad 
Catholica , de que el Efpiritu 
Santo procede del Padre y 
del Hijo , como de un princi- 
pio. Efte dogma no folo no 
fe havia refetido en ningún 
Concilio anterior , fino que 
tardó muchos Siglos en po- 
nerfe en el Symbolo. Propu- 
fole el fcptimo Synodo Gene- 
ral i^Niceno Secundo; del año 
787.) Abrazóle univeríalmen- 
te la Iglefia en el Florentino: 
pero á todos fe anticipó Ef- 
paña : Toledo fue donde pri- 
mera vez fe oyó la exprefsion 
conciliar de efta verdad, pro- 
figuiendo firmemente en fus 
Concilios Nacionales del Si- 
glo fexto y fcptimo, y paíTan- 
do de aqui a fer recibida de 
Francia y Alemania , y final- 
mente á Italia , y a toda la 
Chriftiandad , conforme hoy 
nos la propone el Symbolo. 
Veafe el Tomo 3.pag.2 3o. 



§. VIL 



P 6 Efpdna Sagrada, Trat,'6.T)¡jfcrt.L 



§. VII. 

Las A¿fas de las Profefsiones 

de. Fe (^puejias en el Apcndice 2.) 

Je hicieron en el Concilio /. de 

"Toledo, hyipugnafe la opinión 

contraria de Pagi ; y lo que 

efcribio Queíhcl contra 

eji aparte, 

119 ^Obre el tercer pun- 
O ío del Concilio I. 
de Toledo (que fon las Pro- 
fefsiones de Fé de Sviriphofio, 
Didinio , y Comaíio ) leerás 
en Lis Notas de la Colección 
General novifsima de Conci- 
lios , que efta parte no pue- 
de decirfe prcpria del prefcn- 
te Concilio : y que fi no fon 
fingidas , como folpccha 
Quelnél , y con clBalucio en 
el Prologo á fu Edición de 
Concilios , fe deben reducir 
alSyndo pofterior del tiem- 
po de S. León. Ella nota es de 
Pagi íbbre el año 405. n.17. 
exceptuando la cita de Balu- 
cio, añadida por el Editor. 

120 D;.'ígr;tciada ha íido 
la fuerte de elle Coucilio.-unos 
le quitan los Cañones : otros 
la Regla : otros las Adas fi- 
guientes 5 y hafta el titulo de 
Cqncilio Toledano : pero nin- 
guna de eftas cofas es digna 
de adoptarfe. 

121 Q1.1C las ProfcfMones 
no fe pueden remover del 



año 400. y del Concilio To- 
ledano , confta expreíTamen- 
te por Idacio, en las palabras 
dadas www. 3 7. donde vemos, 
que le atribuye efta parte, 
mencionando las Adas de las 
Profefsiones de Symphofio y 
los demás : In qua , quod 
GESTIS cOfjtinetur , Sympho- 

Jíus y & DiBinius haré Jim 

Prifcilliani ciim adfertore 

eodem PROFESSIONÍS fuá: 
fuhfcriptione condemnant : y 
afsi no debió decir Balucio, 
que efta pieza es una de las 
no mencionadas por los An- 
tiguos. 

122 Lo mifmo afirman 
las Adas , donde fe exprcíla 
la Era 438. contrahida á,la 
Acción de las Profefsiones. 
Lo mifmo fu Coledor , que 
no folo nos propone efta Era, 
fino la contracción aiConcilio 
Toledano tenido en aquel año 
contra la leda de Prifciüano: 
Incipiímt exer/iplaria Profef- 
Jionum in Concilio Tole taño 
contra Je Bam Prijcilliani. Era 
CCCCXXXVIÍI. Lo mifmo 
el Papa S. Inocencio, que fu- 
pone en fu Carta las Profef- 
lioncs y reconciliación de 
Symphüfio y Didinio : y cla- 
i'o eílá, que S. Inocencio I. no 
pudo hablar de Concilio te- 
nido en tiempo de San León 
(ante cuyo tiempo murió) y 



(Del Concilio L de Toledo, 



97 



por tanto He ningnn modo fe 
pueden reducir eftas Adas al 
medio del Siglo V. fino con- 
traherlas al año de 400. y 
reconocerlas mencionadas 
por los Efcritores immedia- 
tos. 

123 Son tan poderofos 
eftos textos que no permiten 
pofponerfe á otro : y afsi las 
alufiones que hay en contra, 
deben exponerfe con fu luz, 
y no obícurecerlos con nin- 
guna fombra : aunque fegun 
el fyílema proyedado de íe- 
parar lo que es texto original, 
y lo que es del Colector,que- 
da todo corriente. 

124 Para eíto hemos de 
fuponer, que el intento de los 
que fe han inclinado a dar por 
efpurias eftas Adas , provino 
de unas dificultades que no 
pudieron defatar , por no ha- 
ver diftinguido lo legitimo de 
lo interpolado; y por otra an- 
gullia voluntaria , como íe va 
á explicar. 

125 Quien mas esforzó 
cílos conatos fue Pafcual 
Quefnel , fcbre la Epift.i). de 
S. León (que es hoy la 93. a 
Santo Toribio) donde preten- 
de dar por efpurias las dos ul- 
timas partes del Concilio, 
fundandofe en un teftimonio 
falfo, y en las complicaciones 
que incluyen fegun la fuper- 

Tom.VI. 



ficie de la letra , por lo que 
aunque del todo no tomó par- 
tido, dio mas color al cxpuef* 
to, refolviendo , que á lo me- 
nos fueron recopiladas por 
algún imperito, trincadas, ó 
interpoladas per algún hcre- 
ge. De aqui nació que Balu- 
cio adoptafic la fopecha : y 
aun el Cardenal de Aguirre 
infertó en el tomo 2. de fus 
Concilios las Notas de Quef- 
ncl (defdc la pag.215.) fin dif- 
foiver lo que contradice á la 
verdad : y efto nos obliga á 
nofotros a examinar el punto» 

I2<5 Primeramente quiere 
enervar Quefnél loqueen la 
Sentencia Difinitiva fe con- 
tiene, fobre que á Didinio 
defpues de convertido fe le 
guarde fu Iglefia , alegando 
en contra un teftimonio de 
Idacio (cuya autoridad pon- 
dera con razón) en que rcfie-, 
re havcr fido arrojado Didi^ 
nio de fu Silla , y entrado eti 
ella Santo Toribio : Diciintus 
Afiurícenfis Epifcopus , cu-i ob 
Prifcilliani h<erejím^ quíim pro- 
fitchatur , e]c5lo cum aliis ejuf- 
der/2 feElái Epifcopis , fuccefsit 
Tur ib i US. 

127 Pero quién le metió 
a Q_iefnél en eftas anguftias? 
Ni yo lo se •■> ni el lo fupo. El 
cafo fue , que defpues de pu- 
blicada fu obra , conoció lo. 
(j pocc^ 



5^ 8 E/[hma Sagrada. Trat.6. T)iffert.l. 



poco canto que anduvo en 
atribuir á Idacio aquella clau- 
fula, pues ni es luya, ni Qucf- 
nél fe pudo acordar de donde 
la havia Tacado , como fe ex- 
pufo en cl^Tomo 4. pag. 418. 
dordc dimos íiis palabras, to- 
madas de la fcgunda Edición: 
y alsi cae el aru;umento , por 
eñribar en fundamePito raUb. 

128 Opone lo 2. que en 
Didinio havia motivos efpe- 
cialcs para no fer admitido, 
por haver efcrito en favor de 
Prifciliano, y fer fu coníagra- 
cioH contra lo difpueílo por 
San Ambrofio. Pero efto no 
tanto es contra la fé de las 
Actas , en quanto a que fue 
reconciliado , fino contra las 
entrañas maternales de la 
Iglcfia , que vuelve á recibir 
en fu gremio al que fe aparta 
de el , con tai que á la apoíla- 
íia, fe ílgael arrepentimiento: 
y por ei bien de la Paz fabc 
mantener en fus honores al 
convertido que la havia tur- 
bado, como confta por diver- 
íüs fuceflüs. 

129 Opone lo 3. que ef- 
tas Acl:as no fe han vifto mas 
que en un MS. publicado por 
Morales. Pero omitiendo las 
inílancias de tal medio , por 
otros cgem.plares , de que no 
le ha dcícubicrto mas que un 
Código í es indubitable U 



exiftcncia original de I prefen- 
te , por hallar fe teftimoniado 
en Idacio , que afirma y men- 
ciona las A¿ias de hs Profef- 
fionts. La falta de otras co- 
pias es defgracia dei tiempo, 
1:0 folo mirada la antigüedad, 
hno las c.ifualidades moder- 
nas : pues hoy ya no exifte ni 
aun el Código mencionado 
por Morales , haviendo íido 
uno de los que perecieron en 
el fanefto incendio del ano 
1 67 1, como 01 con dolor en 
la Bibliothcca del Efcorial en 
el año 1746. en que fui a re- 
conocer eíta Pieza por las di- 
ficultades que en si envuelve 
íegun la publicó Morales, co- 
mo diremos en el num.155. 

1^0 Opone lo 4. los dic- 
tados de fantA r/¡einoria , que 
aunque en otra ocafion fue- 
ran tolerables , no lo pueden 
í-er , dice , en la que fe hallaa 
abjurando los errores. Pero 
ya vimos , que aquello es de 
tiempo pofterior , añadido 
muchos años defpues por el 
Colector , que eícribia quan- 
do ya h avian muerto los que 
fe convirtieron. Y afsi no fe 
debe fofpechar por tales vo- 
ces, que fcan documentos fin- 
gidos por algún aficionado á 
Priíciliano ; porque fon tan- 
tas las execraciones que repi- 
te de íu crrür,ydc Tu peiíona, 

que 



(Del Concilio L de Toledol 



99 



que no permite duda en de- 
cir que no era profeílbr de 
aquella Sed:a. 

131 Añade finalmente 
Qnefnél , que alii no fe men- 
•cionan los errores de Priíci- 
liano , fino tal qual ; y aun 
cfto entre las perplegidades 
de condicionales , y compli- 
•caciones , que luego fe ex- 
pondrán. 

132 Aqui es precifo con- 
feftar , que fegun tenemos las 
Acias , incluyen dificultadcsj 
pero no tales que fean iníb- 
lublcs. Parte creo íe remedia- 
ra, íl permaneciera el MS. 
Parte , fi fe defcubriera otro: 
y todo , ü huviera aquellas 
Acias completas de que fe 
valió el Coleclor , y mencio- 
na, quando dice : De plenariis 
ge/iis. Pero pues hoy no te- 
nemos mas texto , que el co- 
piado por Morales ; de folo 
eíle debemos hablar : y en 
primer lugar relpondo , que 
el no mencionarle todos los 
errores de Prifciliano , folo. 
prueba, que no tenemos com- 
pletas las Acias generales , íi- 
no unas partes : y afsi no po- 
demos exhibir lo que falta: 
pero por lo que exilie fabe- 
mos que fe abjuraron todos 
ios errores de Prifciliano. 
Seciam qua recitata íjlj damno 
cum auílore. 



133 Las condicionales: 
Si erravi , corrigite S¿ 

quos male condidit libros , cum 
ipjo Miclore condemno. fon ex- 
prefsiones de quien por todos 
modos quiere condenar el 
error , no de quien le intente 
difsimularj pues juntamente 
ufa de otras que excluyen 
toda tergiverficion : SeBara 
qíi(£ recitata eji , damno cum 
aucíore. Orrmia qUíC inveniun- 
tur contra fidera , cum ipfa 
auciore condernno, Omnia qu^ 
Prifcillianus aut male docuity 
aut mole fcripjit , cum ipfa 
auSiore condernno. 

134 El contraher la de-? 
teílacion á lo malo, es porque 
losHereges mezclan algunas 
verdades , para difsimular los 
errores : y queriendo Dicli- 
nio abjurar quanto havia ef- 
crito , con la prccifa excep- 
ción de fi incluía algo bueno, 
dijo que lo condenaba todo, 
excepto el nombre de Dios: 
Excepto nomine Dei or/intúo 
anathematizo. Teniendo pues 
tan abfolutas cxprefsiones, 
debemos entender las demás 
condicionales , no como ref- 
triclivas ,fmo como enuncia- 
tivas , de que de qualquícr 
modo que le juzgue erróneo, 
fí erróy/V vel Jic , en todo lo 
detcíla. 

1.25 Fuera de eílo ms 



U2 



¿ai 



100 E/panaSa^r/iáa, 

inclino a que muchas de cftas 
dudas provienen de cftár im- 
peifcdo el C2;cmplar 5 no te- 
niendo Profcfsiones mas que 
de tres , fiendo afsi que huro 
más , como le infiere de Ida- 
cio, y confta pou la Carta de 
San Inocencio : y pues faltan 
piezas enteras , que mucho 
cue no erten cabales todas las 
clauÍLilds de las que nos han 
quedado' Con todo cflb no 
fe opone contra la legitimi- 
dad de lo que hay , cola que 
lio íe pueda diíTulver con fun- 
damento , como has vifto : y 
aun adelante fe moftraran , y 
corre£;irán algunos yerros en 
el §. ng. 

136 El mifmo Qucfnel 
pretendió dar falida á las di- 
ficultades que propufo; y pa- 
ra eño di ftinguió en Dictinio 
dos caldas , apoyándolo con 
]o que fe lee en fu miíma Pro- 
fefsion : In priori comprehe?2- 
Jione mea , Ü" inprincipiis con- 
*uerJ¡onis mea y qutecumque conf- 
(ripjiy omnia me toto corde ref- 
fucre : de la primera caída 
cniiejidc la rcñitucion de Si- 
lla que decreto el Toledano; 
y de la fegunda , el que por 
ella entro S. Toribio en fu 
Obil'pado. El Card. de Aguir- 
re , dice que dificultofimen- 
te fe podrán dcfatar las du- 
das de otro modo , que el 



Trat.6.!Differt.l. 

fignificado por QMefnel. 

137 Pero con lu Ucencia 
digo , que eíle no es el modo 
de diífolverlas : lo i. porque 
cílo fe ordena á conciliar las 
Adas con el teftimonio ima- 
ginado de Idacio ; de que ya 
digimos , que no debia ale- 
garfe , porque ni es de Ida- 
cio , ni lo puede fer, como di- 
remos al hablar de Ajiorgn. 
Lo 2. porc|ue en Didinio no 
huvo dos caidaSjfino una con- 
tinuada haíta el año de 400. 
en que fe convirtió : por lo 
que San León (en las palabras 
dadas num.ioi.)no le atribu- 
ye mas que una. Lo 3. por- 
que el texto citado por Qucí- 
ncl no prueba las dos caídas 
que el intenta ; conviene á fa- 
ber , una antes del Concilio, 
y otra defpues. La razón es, 
porque texto del año 400. no 
puede referir, ni probar,caida 
püí^erior á tal año, fi no que 
fea tomado de algún Prophe- 
taj lo que alli no fe verifica. 

1 38 Es pues el fentido de 
las palabras {in priori compre^ 
henjione mea , & in principiis 
converjíonis mece ) no de dos 
caídas , fino de dos cargos, 
uno que fe le hizo en tiempo 
de San Ambrofio, y otro def- 
pues de muerto el Santo , co- 
mo Ib infiere de la Sentencia 
Difinitiva, ww//?. I. Tampoco 

U 



®f/ Concilio L de Toledo, 



lOI 



la voz converjton denota alli 
abjuración del error 5 porque 
en los principios de la conver- 
fion dice que efcribió la doc- 
trina perverfa , que luego 
condenó : y claro ella que en 
los principios de la conver- 
són á la verdad , no huviera 
efcrito, ni efcribio , los erro- 
res. Es pues aquella voz de 
converjton lo miímo que decir 
el tiempo en que mudó de 
cftado , paíTando del Seglar al 
Ecleílaftico , como dejamos 
notado en el Tomo ^.pag.^ij. 
Entonces empezó Didinio á 
defender por efcrito á Prifci- 
liano en aquel infame libro, 
in rulado Libra (por eftár di- 
vidido en doce queftiones, al 
modo que la libra en doce 
onzas) de quien trata N. P. S. 
Auguftin en el libro contra la 
Mentira ad Confentium^cap.7^» 
y afsi de aquellas palabras no 
pueden inferirfc dos caídas 
en el fentido pretendido por 
Quefnél , efto es , una ante- 
rior, y otra poftcrior al Con- 
cilio : y aunque fe infirieran, 
folo podian fervir para áQ^^.- 
tar el primer argumento, que 
es el menos digno de fcr ale- 
gado. 

1 39 Por efto parece que 
quifo ocurrir á todo Quefnel 
añadiendo, que eftas Adas, ó 
ion de algún indodo^ Ü de 



algún hercgc Prircilianifra, 
con lo que parece que quilo 
cortar , no defatar el nudo. 
Pero efta refpuefta no la de- 
bió adoptar el Cardenal de 
Aguirrc , el qual no reputó 
por efpurias las Adas , ni por 
hijas legitimas de algún Prif- 
cilianifta. La refpuefta de las 
dudas alegadas es la Iblucion 
dada hafta aqui (con loque 
íe añadirá) u otra que fe dcC- 
cubra mas congrua j con tal 
que no fe deftruya la autori- 
dad de las Adas. Y porque U 
mayor obfcuridad proviene 
de la Sentencia Difinitiva, 
conviene examinarla fepara-» 
damentc. 

§. VIII. 

La Sentencia Dijínitiva es del 

año de 400. y no del Concilio 

de Zaragoza. Explica/e : y ' 

cQrrigenfe algunos ter^. '■ j 

minos. ' ■ '" 

140 THL cgcmplar de íá 
x2j Sentencia Difíni- 
tiva es la ultima parte agre- 
gada á las Adas del Concilio 
I. de Toledo: de la qual digí-: 
mos en el num. í6. que no 
puede aplicar fe al año ^g6, 
por las razones alli dadas : y, 
ahora añadimos , que fe debe 
reconocer propria del año 
40Q. del mifmo modo que las 
Q 3 Ma§ 



101 E/paíía Sagrada. Traté, Dijfert. 7. 



Adas de las Profefsiones, por 
quanto es Tu apendicc,y par- 
te iní'cparable, donde ícdá la 
Sentencia fegun y con men- 
ción exprcfla de la detefta- 
cion previa de los errores. 
Añade fe , para mayor confir- 
mación, la Era y dia : Era qua 
fu^ra : die qua fupra. La Era 
es la 438. (¿00400.) el dia 
a que ie remite y precede ex- 
prcílado , es el once de Se- 
tiembre ( fub d:em tertium 
Iduum Septenibrium) y aísi no 
pedemos remover la Senten- 
cia del año y dia manifcílado 
en ella. Lo milmo prueba la 
cita del Concilio antecedente 
Toledano mencionado en ci- 
ta parte : y por tanto fue pof- 
tcrior al año 396. Fue tam- 
bién antes del tiempo de San 
León , y aun del Pontificado 
de San Inocencio •■> como conf- 
ía lo I. por el decreto de, que 
á Orticio fe le reiVituyan fus 
Iglefias (lo que no pudo fcr 
en el medio del Siglo V. en 
que havia muerto , fegun el 
Chronicon do Idacio ) y lo 2. 
por la mención de S. Simpli- 
ciano , que muvio antes de S. 
Inocencio : y afsi es precifo 
reducirlo todo al año de 400. 
141 Contra cfto tuvo un 
cftraño empeño el M. Tañez 
^n el Tomo 1. de la Era y Pe- 
lchas de Efpaña , cap.ii.pag. 



146. donde quiere anticipar 
efta Sentencia Difinitiva al 
Concilio de Zaragoza, pidien- 
do atención a los Letores , y 
diciendo luego, que es admi- 
rable inconfidcracion, querer 
afirmar que vivia San Simpli- 
ciano porque fe cita alli, pues 
también fe cita S. Ambrofio 
que no vivia en el tiempo del 
Concilio de Toledo. 

142 Yo temo que fe alu- 
cino mucho efte Efcritor:pues 
conforme tenemos la Senten- 
cia ( en cuya confideracion 
habla de ella) de ningún mo- 
do fe puede reducir al Con- 
cilio de Zaragoza de cerca 
del año 380. no folo porque 
alli fe dice: Diu deliberantibus 
verum , poji Cafaraugujlanum 
Concilíum 5 fino porque a San 
Ambrofio fe le trata de difun^ 
,to , con el didado de fanta 
memoria : y en el año de 380. 
no havia muerto el Santo , ni 
murió en algunos años def- 
pues. Lo milmo por la Era 
438. que fe antepone á la 
Sentencia, la qual en ninguna 
opinión puede reducirfc al 
Concilio de Zaragoza. 

143 Ni fe puede negar 
que el Egcmplar de la Sen- 
tencia Difinitiva fupone vivo 
á S. Simpücianc , y no á San 
Ambroíio ; no folo porque á 
elle le da el trato de fantA 



(De! Conciüo I. Je Toledo. 



103 



ffimorta , y no a aquel ; fino 
porque cxpreílamcnte dice 
nqnc (c efpei-e la reípuefta de 
la confulta que afsi á S. Sim- 
pliciano, como á otros eftaba 
hecha : Expeóiantes quid Pa- 
pa, quid Sanóius Simplicianus, 
Mediolanenjii Epifcopus , reli- 
quique Ecclejiarum refcribant 
Sacerdotes, Pregunta , íl efpc- 
xarian relpucfta de un Obif- 
po , á quien tuvieíTen por 
muerto? luego es cierto, que 
al diiftar cfto , juzgaban que 
vivia S. Simpliciano. En rea- 
lidad no era afsi : porque ya 
havia panado a mejor vida en 
el dia 13. de Agofto de aquel 
año de 400. como cxprcfla el 
Breviario Auguftiniano : pero 
«no havia llegado á Toledo la 
íjoticia por la mucha diftan- 
cia , y por el corto cfpacio de 
dias que huvo entre la muer- 
te del Santo y el Concilio 5 y 
afsi le trataron como vivo , y 
con el dictado expreflb de 
Obifpo de Milán , lo que no 
puede reducirfe al tiempo del 
Concilio de Zaragoza, en que 
ni era Obiípo , ni lo fue en 
muchos años. Luego efta 
Sentencia no fe puede apli- 
car al Concilio de Zaragoza, 
ni al Toledano del año 396. 
en que S. Simpliciano no era 
Obifpo , por vivir S. Ambro- 
fio : üi al año 405, en que no 



podian ignorar los OblTpos 
ác Efpaña la muerte de San 
Simpliciano , que havia fucc- 
dido cinco años antes : y afsi 
debemos infiftir firmemente 
en la Era 438. y año de 400. ' 

144 Antes de profcguiry 
y apartarnos de la mención 
de los Obifpos de Milán, prc^ 
vengo , que para la confulta 
de los Obifpos de Efpaña a 
S. Simpliciano, no es neccílaf- 
rio iníiftir en lo que con Ba^ 
ronio dicen comunmente los 
Autores , fobre que los de 
Milán eran Legados Pontifi*. 
cios, Ell:o no me parece rc- 
curfo ncceíTario , ni conforme 
con lo que refulta de las Acias; 
La razón es, porque iguala 
mente nos dicen , que efpcra- 
ban refpucfta de otros Obif- 
pos : Reliquique Ecclejiarum 
refcribant Sacerdotes : y como 
no todos fe han de decir Le- 
gados Pontificios para efta 
caufa , fe infiere que el efcri- 
bir á los de Milán, no era por 
comifsion efpecial , fino por 
razón común á otros fobre- 
falientes Prelados, en quienes 
no fe reconoce el honor de 
Legados Pontificios. 

145 Demás de efto , ex- 
preflán alli mifmo,que havian 
efcrito al Papa que era enton- 
ces , quando dicen que fe ef- 
perafle fu rcfpuefta con la dfe 

<3 4 los 



rcgiin dice 



104. E/pana Sagrada. Trat.6. T)¡ffeYt. L 

los otros : Expeclantes pari Ambrofio (cxprcñ^cdos en las 
exemplo , quid Papa , qui nunc Ac^js) y otros que no fe ex- 
ejiy quid S. Simplicianus , O'c. picñ'in 
y claro eftá , que la Carta al 
de Milán no pende de ícr Le- 
gado, quando coníla el recur- 
íb al miiino juez fuperior , y 
á otros que no eran fus Vica- 
rios. 

146 El motivo de tantas 
Cartas fue porque Prifcilia- 
no , y muchos de fus Diícipu- 
los, faliendo fuera de Efpaña, 
fe valieron de S. Ambroíio , á 
fin que con fu intcrcefsion y 
acertadas providencias fe 
compufieflcn las cofas j aun- 
que no fe logró viviendo el 
Santo , por la inconftancia de 
los Prifcilianiftas,como muef- 
tra la Sentencia Difinitiva. 
Muerto San Ambrofio antes 
que fe lografle la paz , le fu- 
cedió en la Silla de M.ilán San 
Simpliciano , Varón tan Santo 
y dü£to que aun deíde África 
le confultaba N. P. S. Auguf- 
tin : y como en aquella Sede 
fe havia empezado ya. á tra- 
tar fobre la compoficion de 
efta caufa , ocurrieron opor- 
tunamente los Prelados de 
Efpaña a ella;, y á otras de á 
fuera, que en algún modo ha- 
vian intervenido en la com- 
puíicioni lasquaI>!S fucfo,n la 
de Roma , prcfidida ppi'^an 
,{Sui(;io , y U de Milán po^: San 



entre cuyas Sedes 
entiendo la Turonenfe , del 
gloriólo San Martin , y la de 
Burdeos , por fu Obifpo Del- 
fín , que havia actuado con- 
tra Prií'ciliano , 
Sulpicio. 

147 En prueba de que el 
recurrir a fuera provino de 
haverfe mezclado otros Obii- 
pos en las caufas de los Prif- 
cilianiílas , vemos que nuef- 
tros Prelados proceden libre- 
mente en erden á los que no 
tchian contra si ninguna pre- 
via fentencia, como.(c lee ex- 
preíTamente en la Pcrfojna de 
Vegetino , á quien reciben fin 
reltriccion , pero exprcífando 
que contra cite no fe havia 
fentenciado nada anreceden- 
temcnte : In quem nulla Jpe^ 
•ciáliter dicía fuerat ante Jen- 
teniia. Al contrario^ de otros 
dicen que refolverán los Obif- 
pos confultados : Ut de ceteris 
aéia teftantur , de qiiihus qui 
confuí M^tur Epifcopi judica- 
bunt : y de Symphofio ex- 
prcllan > que efpere la Comu- 
nión de donde fe le prometió 
la Paz : Inde expeétabit Com- 
munionem , unde prius fpem 
fuíura pacis acceperat. Por ef- 
to pues , y no por otra caufa 
de Legacía Pontiíicia , acu- 

dic-í 



íDel Concilio I, de Toledo, 



dieron á Milán, y a otras Igle- 
íias, los PrcLitlos de Eípana. 

148 En fuerza de las ra- 
zones dadas confta que la 
Sentencia , de que vamos ha- 
blando , no fe puede decir 
hecha en el Concilio de Zara- 
goza , y reproducida en To- 
ledo , fino formada aqui pri- 
mera vez en el año de 400. 
en que no vivia S. Ambrofio, 
ñi fe íabia la muerte de San 
Simpliciano , pero ya le fupo- 
nian Obifpo de Milán , como 
realmente lo era en aquel 
?ño. Lo que dio motivo á 
;Yañez para aplicarla á Zara- 
goza fue leer aq.ui:Poy? Cafar- 
aiigujianum Concilium in qiio 
SentenÚA in certos quofdam 
diBafueraty c. Pero cfto no 
favorece á fu opinión , pues 
la Sentencia incluida en eftas 
palabras no es de la que ha- 
blarae-s, hecha en Toledo, fi- 
no otra que fe menciona y 
íupone publicada mucho an- 
tes en Zaragoza j la qual fe 
cita ahora como dada en 
aquel Concilio , no com.o re- 
producida en Toledo. Confta 
la diftincicn entre la Senten- 
cia del Toledano y la de Za- 
ragoza , por quanto la de To- 
ledo fe formó con mucha de- 
liberación defpues de la Sen- 
tencia que fe dio en Zarago- 
za : Etjl din deliherantihus 'ue- 



rum (a fsi empieza) /?<?/? Ccsfar- 
augujlanum Concídurf?, &€. y 
Sentencias de tan divcrfos 
tiempos, lugares, y Jueces, 
fon diverfas. 

149 Añade fe , que a la 
Sentencia dada en Toledo 
precedieron las Cartas que 
alli fe citan de S. Ambrollo: 
las quales fueron poílcriores 
al Concilio de Zaragoza , co- 
mo expreílan las mifmas Ac- 
tas : y afsi fueron diverías las 
Sentencias'; una anterior , y 
otra pofterior. Ni tampoco 
fe diferencian folo en el tiem- 
po , fino en la materia : por- 
que la de Zaragoza in certos 
quofdam fue fegun Sulpicio 
{lib.i.alfn) contra Inftan- 
cio , y Salviano , Obifpos , y 
contra Helpidio y Prifcilia- 
no , Legos. La de Toledo no 
fue contra ninguno de eftos, 
fino contra Symphofio, Dicti- 
nio, y otros : y afsi no fe pue- 
de decir que efta fije la for- 
mada veinte años antes en 
Zaragoza , fino muy diverfas, 
por el tiempo , lugar , Jue- 
ces , y reos. 

150 Supncfto que eíta 
Sentencia Difinitiva fe hizo 
en Toledo en el año de 400. 
reftan otras dificultadcs^fobre 
fu contexto , que debemos 
confeflar tiene defedos , ya 
de puntos truncados , ya de 

erra- 



I o (5 E/pana Sci^/adíí, Trat, 6, DiJJcrtJ, 
cviatas : v co-no no fe fabc 



mas que de un MS. Gothico, 
que \M no cxilte, no podemos 
autorizai* por aquel medio 
Vas emiendas , ni ocurrir á lo 
que íl)bre cfto oponen los 
Autores. No obl"i:ante algo fe 
puede aclarar por el contex- 
to y por la naturaleza de las 
colas , que es el único recur- 
ío en tales lances. Y para 
aclarar algo , prevengo que 
leas el Apéndice 2. §.2. en 
cuya fupoíicion 

1 5 1 Digo , que el primer 
período no fe debe entender 
aplicando toda íu materia al 
Concilio de Zaragoza , (men- 
cionado alli) fino al de Tole- 
do tenido cerca del año de 
396. del qual debe entender- 
fe lo hiftoriado en aquel pun- 
to. La razón es,porque aque- 
lla larga deliberación que di- 
ce fe tuvo delpues del Conci- 
lio de Zaragoza , no puede 
entenderle del Concilio de 
Zaragoza ; pues lo uno fue 
antes , y lo otro deípucs: Diu 
dfliberantibus poji Cafarau- 
gu/ianum Conalium. Tampo- 
co debe entenderle de aquel 
Synodo el dicho de que Sym- 
phofio no cQuvo prefente 
mas que un dia. La razón es, 
porque entre los Obifpos del 
Concilio de Zaragoza halla- 
mos en el exordio y en el fin, 



el nombre de Sympo/Io , que 
comunmente enrienden los 
Autores fer el mifmo de que 
vamos hablando : y aun el 
MS. Colbertino de la Carta 
de S. Inocencio pone la voz 
Sympojio en lugar de Sympho- 
íio, com.) dice Coujiant : aun- 
que erte diftingue entre los 
dos, previniendo que el Sym- 
phofio del Concilio de Tole- 
do no es el de el Cefarauguf- 
tano : pero no lo podemos 
adoptar , por fundarle en el 
falfo fupueílo de pertenecer 
eftas Actas al tiempo de S* 
León: y afsi no fe prueba que 
el Sympofio del Ccfarauguf- 
tano fea divcrfo del que aho- 
ra fe menciona , fino uno mif- 
mo , como afirman comun- 
mente los Autore's con Baror 
nio num.'^'j. dsl año 405. 

152 En efta lupoficion no 
es pofsible entender del Con- 
cilio de Zaragoza el dicho de 
que Sympholio afsillió iblo 
un dia : porque hallando alli 
fu nombre entre los que fir- 
man los Cañones , es preciíb 
reconocer que cftuvo mas dc 
elpacio , y que fue Juez : lo 
que no fe verificó en el Sy- 
nodo de que va hablando la 
Sentencia , diciendo que no 
quifo eftar prefente a la Cau- 
L\ , y que declinó la Senten- 
cia i fcñal dc que ya era uno 

dc 



Del Concilio L de Toledo. 



107 



de los reos , pervertido def- 
pues del Concilio de Zarago- 
za. Luego en aquel primer 
punto fe menciona no folo el 
Concilio CcGirauguftano , fi- 
no otro pofterior , tenido en 
Tuledo cerca del año 396. 
del qual no folo le entienden 
las palabras prius indicium in 
Toletma, urbe Concilium decli- 
narant , fino el dicho de que 
Symphofio no afsiílió mas 
que UQ dia , declinando lue- 
go la Sentencia. ítem , debe 
entenderle de eíle Synodo de 
Toledo del año 396. la larga 
deliberación que huvo def- 
pues á?\ Concilio de Zarago- 
za : la dificultad de oír en el 
á los que fueron fcntcnciados 
en el Cefarauguftano , (pues 
unos havian muerto j otros 
no quifieron afsiítir) y final- 
mente la paciencia que mof- 
traron en cfperarlos , y en 
felicitar reducirlos al cumpli- 
miento de las condiciones de 
paz propueftas por S. Ambro- 
fio en Cartas pofteriores al 
Concilio de Zaragoza , que 
dejan mencionado. Todo cfto 
toca al Toledano anterior al 
año 400. Al Cefarauguftano 
no pertenece mas que las dos 
exprefsiones de poJiCcefarau- 
gujljinttm Conciliunr.y la de las 
Cartas deS.Ambrofio quaspoji 
illud Concilium ad nos mi/erat. 



153 Pertenece también 
al Concilio Toledano del 
395. la refpuefta que fe refie- 
re de Symphofio , de que ya 
fe havia apartado de la doc- 
trina de los Alartyrcs (ello es, 
de los perverlbs dichos de 
Prifciliano y fus compañeros, 
á quienes llamaban xMartyres 
los Sedarlos) Efta refpuefta es 
del dia en que cftuvo prcfente 
al Toledano del 396. porque 
en la Sentencia promulgada 
en el año de 400. (de que va- 
mos hablando) dicen quedef- 
pues hallaron los Padres que 
engañado por muchos havia 
hecho algunas cofas contra-? 
rias á fu refpuefta : Dehinc de^ 
ceptum y tentumque per pluri^ 
mas fecus aliqua gefijfe repe- 
rimus : en lo que fe ve , que 
aquella refpuefta fue anterior 
al Concilio prefentc del año 
400. en que la refieren de 
pretérito ; y propria del 796. 
(en que ya fuponian las Car- 
tas de S. Ambrofio) por lo 
que en el año de 400. dicen, 
que de/pues hallamos: ( Dehinc 
reperi?//us) eftoes, defpues del 
396. como fe empezó á notar 
nwm. 1 2 . 

1 54 Pero aqiii debemos ad- 
vertir, que quando añadcn^no 
haverle hallado envuelto en 
ningunos libros apocryfos , ó 
doctrinas nuevas , compueftas 

por 



io8 Efpdña Sagrúda. Trat,6, T>íjfert,T. 



por Prifciliano 5 en cn:o(ri 
fuera afsi) argüía bica Qacf- 
nel , diciendo que parece in- 
ventado (con lo que fe ílgue 
de Diclinio) para negar , ó 
aminorar las caídas: y es cier- 
to que miradas las ediciones, 
hace fuerza ; pues leemos : Se- 
cus aliquA gejijfe reperimuSy 
nullis libris apocryphis , aut 
novis fcientiis , quas Frifcil- 
lianus cowpofucrAt involutum. 
Dióiinium epijlolis aliquantis 
jpene Lipfiim , ó^r. 

155 Pero tengo por cier- 
to , que hay erratas materia- 
les del copiante , poniendo 
fjullis libris , en lugar de non- 
nullis ; y pene lapfum en lugar 
de plene. La razón es, porque 
el mifmo contexto pide que 
fe lea afsi ; y es muy veroíl- 
mil , que hallando el copian- 
te dos n n juntas en la voz 
nonnullis (puefta la primera 
en abreviatura para denotar 
el no7i) creyefle que fobraba 
la una , y trasladaíTe nullis. 
jEl hecho es , que al contexto 

e repugna la lección de nul- 
lis : pues havicndo dicho que 
hallaran haverfe portado 
Symphofio en algunas cofas 
contra lo que havia dicho: 
(de que fe havia apartado de 
ios Sectarios) Dshine decep- 
tum y fecus aiiqu.r gcfijfe repe- 

rimus} no ÍQ puede purificar 



aquel fecus , fino aiíadiendó 
en prueba la voz nonnullis li-^ 
hris apocryphis involutum ; de 
fuerte que el fentido fea: 
,, No correfpondio á la pala- 
,, bra , porque defpues le ha- 
,, llamos envuelto en algunos 
„ libros apocryfos , efto es, 
,, en doctrinas nuevas coni- 
„ puedas por Prifciliano. 

156 Conñrmafe: porque 
como fe halla imprefla la clau-, 
fula , es contraria á si mifma. 
Dice , que Symphofio engar 
nado apoílató de lo dicho 
antecedentemente : y que le 
hallaron reo en algunas cofas 
opueílas : deceptu?n , fecus ali-^, 
qua gefijfe reperimiis. Dónde 
ertá aquel engaño , y aquellas 
algunas cofas contrarias , fi al 
punto añaden , que en ningu^, 
na, mala doctrina eftaba cn-^ 
vuelto? Clara es la contradic-* 
cion : y para falvarla , debe- 
mos verificar el primer dicho, 
con el fcgundo de algunos 
malos libros , excluyendo el 
nullis, y añadiendo nonnullis, 

157 Lo mifmo califícala 
Profcfsion de la Fe , que le 
hicieron hacer : pues fi conír 
tara que no fe havia mezcla- 
do en ninguna mala doctrina, 
;io tenia que abominar los li- 
bros de Prifciliano: pero obli- 
gándole , como le obligaron, 
á dctcilar aquellas malas dcxc^ 

tri-5 



1 



(Del Concillo L de Toledo, 



lop 



irinas , fe infiere que le ha- 
vian hallado envuelto en ma- 
los libros. 

158 De aquí infiero, que 
hay otra errata en la Profcf- 
íion de Symphofioj pues don- 
de dice : Sí quos male condidit 
libros , cum ipfo aucíore con- 
demno , fe debe leer : Sic quos 
rnaU sondidit , O'c. La razón 
es : porque immediatamente 
precede el dicho de Comaíio, 
tjue abfolutamente y fin con- 
dicional abjuró todos los ma- 
los libros de Prifciliano: Quos 
male condidit libros , cum ip/b 
ñuólore condemno : y al oír 
Symphofio aquella expref- 
fion , la adopto por fu parte, 
diciendo que del mifmo mo- 
do los deteílaba el : Sic quos 
tnale condidit libros , C^c. La 
razón es , porque ni antes, ni 
defpues hay principio para 
entender la condicional St. 
No antes : porque Comafio 
habló abrolutamente : Quos 
male condidit. No defpuesj 
porque Didinio , figuiendo á 
Symphcfio , pronunció fin 
condicional la deteftacion de 
las malas doctrinas y libros 
de Priíciliano : Omnia qua aut 
male docuit , aut male fcripjity 
cum ipfo auéiore condemno. 
Pues íi lo que antecede y fe 
figue , es abfoluto , no hay 
inütivo para no entender del 



mifmo modo lo que media. 

159 Añado , que Didinio 
aprobó quanto habló fu Pa- 
dre Symphofio : Qucecumque 
locutus eji , loqu9r : y como 
Didinio no refumió el dicho 
condicionalmente , fe infiere 
que Symphofio no habló con 
condición , fino abfolutamen- 
te , como repitió fu hijo , y 
antes lo havia dicho Coma- 
fio , fu Presby tero. Demás de 
cfto j el mifmo Concilio po- 
ne por norma de otras abju- 
raciones de los libros de Prif- 
ciliano á la de Symphofio; 
luego efta no fue condicional, 
dolofa , ó tcrgiveruinte , fino 
qual defeaban los Padres : y 
por tanto ceíTan las dudas de 
Quefnel 5 y por el mifmo tex- 
to fe infiere , que en lugar 
de Si y debe fubílitulrfe Sic. 

1 5o ViÍTO que la Copia 
hecha por Morales fiílió im- 
preíTa con algunos deslices, 
no tendrás que eiluañar fe 
añada otro. Eftc es el que 
Didinio eftuvo cajl caldo en 
algunas Cartas : Epijlolis ali~ 
quantis pené lapfum : y digoy 
que en lugar de pene debe 
iQerfcplené. La razón es, por- 
que la calda de Didinio en 
nada fue mas total y cumpli- 
da , que en -lo refpcdivo á 
Efcritos i por lo que no folo 
empezó fi^ f lofcfsion conde- 



no Efpana Sagrada, Trat. 6, (Dijfért.L 
nandolos todos , fino que en fus Sillas , pero no á la cóma- 



la Sentencia Dihnitiva fe aña- 
de a las palabras dadas , que 
condeno y pidió perdón de 
todas aquellas Cart.is : Epif- 
tolis Aliqíi.intis... Lipfurn , qujis 
ornnesfuA Profefsione condem- 
nansj O'e. luego no puede ad- 
mitirfe diminución de pené, 
fino la ampliación de plenei 
pues Didinio fue tan Prifci- 
lianifta en fus efcritos , que 
como dijo S. León (en la Car- 
ta 93. tit. 16.) los que leían 
fus papeles , no leían a Dicti- 
nio (ya convertido) fino a 
Prifciliano : Non DiBinitim, 



nion , hafta que vinieífen las 
rcfpueftas de las confuirás he- 
chas á otras Igleíias : previ- 
niendo , que los que fe man- 
tenían en ÍLis Sillas , y no eran 
admitidos a la Comunión de 
los demás , hafta recibir las 
Cartas de a fuera ; eftos no 
pudieílen ordenar á Clérigos 
en aquel intermedio : y que 
velaflen los Prelados en no 
permitir que los dcpueftos 
tuvielfen juntas en cafas par- 
ticulares , ó IcyeíTen libros 
apocryfos. Y finalmente man- 
dan, que a Orticio le fcan ref- 



fei PrifcilliAnum legunt : lúe- tituidas las Iglefias de que le 
go no puede decirfe cafi cal- havian defpojado los Prif ci- 



do en efcritos , uno plena- 
mente engañado: Epi/iolis pie- 
né lap/um, quas omnes/ua Pro- 
fefsione condemnans, correSiio- 
nem petens , veni.im poJiuLx- 
ret. 

161 Efto es lo mas obf- 
curo de la Sentencia Difiniti- 
va : lo reliante tiene menos 
pcrplcgidad : y fe reduce á 
deponer a algunos Obifpos, 
Herenas , Donato , Acurio, 
y Emilio , y a todos los au- 
fentes , que no quificflen fir- 
mar la Regla de la Fe, remiti- 
da por el Concilio ; a los qua- 
les los privaron de tratar con 
Jos convertidos. A otros los 
admitieron á que gozaflea de 



hanillas. 

162 Finalmente debemos 
advertir , que no todos los 
Obifpos reos , incluidos en la 
Sentencia, eran Gallegos; por- 
que fibemos que el error cun- 
dió por muchas partes , lle- 
gando no folo á Palencia , y 
Abila , fino a Córdoba ; y aun 
Gerona participó del defor- 
den de la Difciplina , fcgun 
la Carta de S. Inocencio, tit. 2. 
H.illandofe pues cftendida la 
infección por muchas partes, 
no hay fundamento para re- 
ducir todo el mal á Galicia. 
Ni tampoco podemos afirmar 
que huvielfe tantos Obifpa- 
dos en una Provincia que en 

aquel 



T)el Concilio I. de Toledo* 



iir 



aquel tiempo no paflaba del 
Duero , ni llegaba á Falencia; 
y en tan corto límite no de- 
bemos reconocer tantos Obif- 
pos , como alli fe mencionan, 
que ion á lo menos trece : los 
diez por eftos nombres : Acu- 
rio , Anterio , Di¿iinio , Dona- 
to , Emilio y Herenas , Ifonioy 
Paterno , Symphojio , y Vegeti- 
no : fuera de eftos fe añade 
una exprefsion general , de 
los demás Gallegos que concur- 
rieron al Concilio, &c. Reliqui 
qui ex Provincia Gallacice ad 
Concilium (del año 396.) con- 
veneranty&'c. Eftos debian fer 
dos , o tres , qiiando menos: 
y no tuvo tantos Obifpados 
Galicia en tiempo de los Ro- 
manos , en que era de menos 
extcnñon que en el de los 
Suevos , por lo e]ual no pode- 
mos afirmar que todos los 
doce , ó trece Obifpos reos, 
fu eñe n Gallegos. 

163 Tampoco de aquel 
numero de Obifpos fe puede 
probar igual numero de Si- 
llas ; porque defde el fin del 
Siglo IV. fe empezaron á ha- 
cer ordenaciones ilícitas de 
Obifpos , ya defpojando de 
fu Silla al Catliolico , y po- 
niendo un Sectario, (como fa- 
bemos de Ortició) y ya po- 
niendo Obifpos donde no ha- 
yia Sillas, como refiere S. Ino^ 



cencio , culpando los exceños 
de uno, llamado Rufino , que 
contra la voluntad de los 
Pueblos , y contra la razón de 
la Difciplina , fin acuerdo def 
Metropolitano , ordenaba 0-: 
bifpos en lugares obfeurosy 
llenando las Iglefias de efcan- 
dalos : EpiJcopu?n locis ahditif 
ardinajfe y &c. A vifta de lo 
qual hay principio para decir 
que havia mas Obifpos que 
Obifpados , aun dado que 
todos los Prelados menciona- 
dos como reos en la Senten- 
cia , quieran reducirle á Gali- 
cia ' para lo que no defcubro 
fundamento. 

164 Ambrofio de Mora- 
íes , cquivocandofe con la 
mala puntuación de las pala- 
bras marginales de Surio (da- 
das en el num.45.) refirió que 
todos los 19. Obifpos , que 
firman los Cañones del Con- 
cilio , eran de Galicia , y del 
diílrito de la Chancilleria de 
Lugo. Efto no debe enten- 
derfe afsi : porque repugnan 
19. Obifpados en el Conven- 
to de Lugo : y á eftos debian 
añadirfe luego algunos de los 
Obifpos reos , reducidos a 
Galicia en la Sentencia Difini- 
tiva : y fi juntas el numero 
de 19. Jueces con el de otros 
reos , (acaras un numero, qual 
no folo en Convento , pero ni 

en 



III 



Efpana S cidrada, Trat,6. (Di/fcrtJ. 



en Provincia de Efpaña, fe 
vio jamás. Es pues el fentido 
de aquella claufula , que el 
Obifpo ultimo , immediato á 
las citadas palabras , era de 
Galicia , y del Convento de 
Lugo, en el Municipio deCe- 
lenis. Aquidebe ponerfc pun- 
to i y empezar con may úfen- 
la la voz Omnes 19. ijii funti 
de modo que el fentido fea: 
Todos ejios fon 19. y no : To^ 
dos ig. fon de Galicia. Enten- 
dida afsi la claufula marginal 
dcbia colocarfe por texto , y 
facar al margen laqueSurio 
pufo dentro : anteponiendo 
punto á la voz Omn:s , para 
que no fe aplique á la claufu- 
la precedente. 

165 Concluyo diciendo, 
que la Sentencia Difinitiva 
publicada en el Concilio To- 
ledano , no fue aprobada por 
muchos de los Obifpos Ca- 
tholicos que no afsiítieron al 
Synodo ; los quales repugna- 
ron que Symphofio, Diclinio, 
y otros , que deteftaron los 
errores , fuellen admitidos á 
la Iglefia : y de crtc modo 
pmpezo un funcílo Cifma, 
que dará materia al 
§. íiguiente. 



j^^^ *^*^ 



^>u^ 



^^^ 



^^^ 



íit 



§. IX. 

Del Cifm.% que re falto en £'//;¿í- 
wj defpues del Concilio I. de 
Toledo. Carta de S. Inocencio, 
y nuevo Synodo Toledano en 
aquel Pontificado-^ impugnan- 
do d ¡os que intentan 
reducirle d U 
Galia, 

166 /^^Oncluido el Con^ 
\^_j cilio Toledano de 
el año 400. no fe concluye- 
ron las antecedentes turba- 
ciones j antes bien el medio 
que fe efcogió para lograr la 
Paz , fue feminario de una 
nueva guerra, movida no ya 
tanto contra los Sectarios, co- 
mo entre los miíinos Catho- 
licos , que fe dividieron en un 
funefto Cifma. 

167 Fue el cafo que los 
Padres del Concilio I. de To- 
ledo defeofos de extinguir el 
fuego que fe excitó con la 
Sec1:a de los Prifcilianiftas, 
conde fceniieron con los que 
havian errado , al verlos arre- 
pentidos , y que abjuraban 
las malvadas doctrinas: admi- 
tiéndolos no folo á fus hono- 
res , íino á la Comunión de 
los Fieles , con tal que en cito 
ultimo convinieflen los Prela- 
dos de fuera de eltos Reynos, 
á quienes tenian confultados. 
El efecto nos dice , que fue 

apro- 



T> el Concilio í. ieToledo, 



"3 



aprobado por todos los 19. 
Obifpos el Decreto , pues 
muy poco defpues hallamos 
admitidos á la comunión Ca- 
tholica á los reconciliados 
efpecialmente á Symfaojio , y 
Vitiinio , que havian íido los 
mas perjudiciales : pero por 
iomiímo íintieron defde lue- 
go muchos de los Prelados 
mas feveros , que fe les hu- 
vieífe admitido y reconocido 
en el honor de Obifpos ; y 
nofolo no quifieron condef- 
cender en ello , fino que fe 
apartaron del trato con los 
Catholicos que los havian ad- 
mitido. De eíle niodo íe ha- 
lló Efpaña turbada con el 
Cifma de los Luciferianos : y 
como la divifion es madre de 
defordenes , preño fe vio vul- 
nerada la Difciplina Eclefiaf- 
tica , haciendofe Conlagra- 
clones fin acuerdo de los x\lc- 
tropoli taños , trafpafiando los 
límites prefijados , violentan- 
do la voluntad de los Pue- 
blos , y ordenando á perlb- 
nas que no tenían proporción 
para las Dignidades. 

168 Viendo eílas turba- 
ciones el Obifpo Hilario , que 
mencionamos en el num. 24. 
informó perfonalmente al 
Pontífice , ('que era ya S. -Ino- 
cencio) y fe hicieron Acias 
de todo en prefencia del Sa- 

tom.VL 



ero Confiftorio. Viendo el 
Sumo Paftor , que crecía el 
deforden en Efpaña , deliberó 
algún tiempo íobre la provi- 
dencia del cumplimiento de 
los Cañones que pertenece á 
la infpeccion de la Cabeza fu- 
prema de la Iglefia ; y á eftc 
fin expidió una Decretal, lle-r 
na de dodrina y gravedad, ení 
que aprobó la admifsion dé 
los reconciliados , con los 
egemplos deque ni S. Pedro,- 
ni S. Thomas , perdieron fu» 
honores de Apollóles , ni Da-: 
vid el de Profeta , porque hu- 
vieffen caldo ; pues el llantoy 
y la converfion deílruyen los 
errores , que hacían defmere-; 
cer las Dignidades. 

169 Exhorta a todos á 
que fean uno en la admifsíoa 
de los que havia recibido el 
Concilio de Toledo , propo-, 
niendo el modo de acabad 
con el deforden , por el exa- 
men de algunas caufas parti- 
culares, que llegaron a fu no-< 
ticia ; anulando las malas or-í 
denaciones, y explicando pa^. 
ra en adelante las calidades 
de los que debían fer Minif- 
tros de la Iglefia. 

170 Sí con el aífunto d(í 
efi:a Carta , fe junta el de Pa-» 
truino en el Concilio I. á^ 
Toledo , refulta , que en Ef- 
paña no íolo huvo al fin del 

H Sil 



114 E/pAría Sagrada. Tr¿it.6, T>ljjert. I. 

Siglo IV. la turbación de la la prueba de lo que queda di- 
heregia de los Priícilianifta.s, cho. 

fino otra de elcandalos y cif- 171 Sobre ella fe ofrecen 
ma en quanto á la Difciplina algunas dirtcultadcs : la i. íi 
de las Ordenaciones de Cleri- fue dirigida á los Obifpos 
gos , que fe hacian injufta- 
mente , como denota Patrui- 
no , quando di)0 : Singuli coe- 
pimus in Eccleftis nojiris faceré 
diverfa , O' inde tanta fcanda- 
lafimt , qu<e ufqiie ad fchifrna 
pervenerunt. De efto es la ma- 
yor parte de la Carta de S. 
Inocencio, culpando los arro- 
jos de Rufino , y Minicio,quc 
ordenaban Obifpos , en dón- 
.de y como no debian : pero 
no fe expreíla nada de ello en 
la Sentencia Difinitiva , orde^ 
nadi toda al juicio de los Sec- 
tarios : mas en común fe ocur- 
rió en el Concilio á tal defor- 
den , conviniendo los Prela- 
dos en que fe obfcrvañen las 
Reglas del Niceno. No pare- 
ce que bailó la providencia, 
-a vifta de que fegun la Carta, 
proílguió Rufino con el dcfor- 
dcn , no obftante que en el 
-Concilio de Toledo havia pe- 
dido perdón de fus cxccflos: 
y afsi ¡untando los documen- 



congregados en Toledo, como 
fe lee en las antiguas edicio- 
nes , ó en 'Tolofa , como pro- 
ponen muchos MSS. Pedro 
Rofello procuró esforzar la 
lección de Tolofa , en la pag. 
201. de fu Obra de Antiqtia 
Gallias Ínter atqtte Hi/panias 
in divinis O" humanis rebus 
communione. Pero en favor de 
Toledo militan Sirmondo , Pa- 
gi, Fleury , Tilemont, Dupin, 
Couftant , y otros , por eftár 
pidiendo cílo la materia , que 
toda es de nucftras cofas , ex- 
hortando a la Union , que no 
confia haver taltado en aquel 
tiempo entre los Obifpos de 
las Galias. En el ultimo titu- 
lo expone el modo con que 
en adelante debian hacer las 
Ordenaciones : y como efto 
no fe fabc que cftuvieffc per- 
vertido en las Galias , fe in- 
fiere que no habla con los 
Obifpos Galicanos , fino con 
los Efpañoles, donde corria el 
tos del Synodo y de la Epillo- Cifma , y con el el deforden. 
Ja , fe diftingue la materia de 172 Ni obfta , que diga 
los Cifmas. Veafe en el Apcn- Obifpos de E/paña , Provincias 
dice 3. efta Carta, donde fe de E/pana , y no Provincias 
pone (mas correrla que en vuejlras , como pretende Ro- 
¿irmondo, y Aguirrc) por fcr fclo que hablarla , fi tratara 

con 



íDr/ Concilio I. de Toledo. 



115 



con losEfpañoles. No obft.i, 
vuelvo á decir 5 porque de 
otras tales locuciones eftan 
llenas algunas Decretales, que 
íiendo dirigidas á Obifpos 
V. g. de las Galias , incluyen 
la exprefsion de Provincias 
Galicanas , y no precifamen- 
te vuejlras. La razón de am- 
bas partes es , porque no con- 
viene que la determinación 
de la Provincia con quien íe 
habla, penda puecifamente de 
un íbbreefcrito , fino del mif- 
mo texto : y afsi para mayor 
contracción , y determina- 
ción de la Provincia intereíla- 
da , fe exprefla por fu pro- 
prio nombre en la materia. 

173 Y verdaderamente, á 
que fin havia de recurrir el 
Papa á unos Obifpos de To- 
lofa , para apagar un fuego, 
que folo ardía en Efpaña'f El 
Pontífice por si folo , y por 
medio de la Carta dirigida á 
los intereíílidos , es el proprio 
y legitimo arbitro de la Pazj 
no por medio de unos Obif- 
pos, que ni conocían las Igle- 
fias de ios de acá , ni eftaban 
enterados de fus caufas , que- 
jas , ó turbaciones : ü no que 
digas , que los Efpañoles paf- 
íaron a Tolofa , y nos intro- 
duzcas un Concilio de dos 
Naciones , nunca vino , ni 
oído en niiigun documento, 



poniéndole no en alguna Me^ 
tropoli , fino en una Sufragá- 
nea , quando ni aun por aquel 
tiempo fe ha oído que los 
Galicanos tuvieflcn particu- 
lar Synodo en Tolo fi. Tam- 
poco correfponde á la pradí- 
ca , y methodo mas oportuno 
del remedio -■, fegiin el qual fe 
congregan los Sy nodos Pro- 
vinciales y Nacionales , en la 
Región donde prevalecen los 
males : y afsi vimos que en el 
primero contra Prifciliano, 
no paÜaron los Efpañoles a. 
las Galias , fino los Galica- 
nos concurrieron (fegun Sul- 
picio) a Zaragoza , fitlo pro- 
porcionado para el confín de 
las Galias , y para los Efpaño- 
les Meridionales. 

174 El Cl. Sirmondo ha- 
viendo dicho en la primera 
edición de efta Carta , que fe 
debía guardar la infcripcion 
antigua de Toledo , y no To- 
lo ía , añadió en las Notas 
poílhumas, (dadas en cl tomo 
2. del Apéndice de la Colec- 
ción Labbeana , y en la no- 
vifsima de Coleti tom. 3. col. 
43.) que fi confiara haverfe 
dirigido la Carta del Pontífi- 
ce á los Obifpos del Synodo 
Tülofano , no fuera cofa ab- 
furda , que fe tratafien en la 
Galia caufas de los Efpaño- 
les ; confi:ando que las Gali- 
H 2 ca-5 



ii6 Ef¡hmíí Sajirada, 

tanas fueron fcMtenciadas en 
un Concilio de Tiirin. 

175 Mas por fi alguno 
jprctendc valerie de efto para 
esforzar , que no fe antcpon- 
í^a la lección del Synodo To- 
ledano , digo , que fi conílára 
el Synodo Toloíano fobre 
puntos de Efpaña , como el 
Tauíinenfe para los de la Ga- 
lia , es cierto que no fuera 
ningún abfurdo : porque el 
de Turin fe tuvo á petición 
de los Obifpos de la Galia, 
como declara el titulo: E¡>iJ- 
coporum Gullia rogatu : y aun 
en el texto del Exordio fe ex- 
preíTa congregado alli ad pof- 
tiiuitionem Provinciarum Gal- 
lite Sacerdotum. Si conftára 
pues que los Prelados de Ef- 
paña fe huvieílcn comprome- 
tido en los Galicanos , como 
ellos en los de Italia, ni era 
abíurdo, ni cofa fin egcmplar. 
Pero en nueftro cafo , no hu- 
vo tal compromiílb , confian- 
do que la providencia de la 
Paz fe originó de un Obifpo 
Efpauol , que acudió imme- 
diatamente al Pontífice : y ef- 
tc por si difpufo lo que los 
mi finos Naturales debian egc- 
cutar. 

i-jó Tampoco ha faltado 
¡quien para dar alguna depen- 
dencia áEfpaíía en compara- 
ción de ios Obiípos de 1^$^ 



Trat.6,T}¡ffert.l 

Galias , recurra a una Carta 
do S. León. Pero tampoco es 
prueba del intento : porque 
lo que S. León hizo , fue en- 
cargar a los Galicanos que 
comunicaílen a K>s Efpañoles 
el afiunto , que era de la con- 
denación de los errores ana- 
thematizados en el Calcedo- 
ncnfe , tenido en el mifmo 
año de la Carta , efto es , en 
el 45 1 . y como la materia era 
de gozo común para la Igle- 
fia , quifo elPontifice que fe 
cxtcndiefle luego por todo el 
Occidente la noticia. ( Epijí. 
5 1 .) Mallabafe anualmente en 
Roma un Obifpo enviado por 
los Galicanos con Carta para 
el Papa : refpondiales efte por 
el mifmo medio : y ya que te- 
nia quien llcvafle la noticia á 
las Galias, les encargó á ellos, 
que la comunicaílen á Efpa- 
ña , por la vecindad de unos 
con otros , la quai hacia me- 
nos cofcoíb y mas pronto el 
avifo. Con efte fin , y en ef- 
tas circunílancias pafsó a Ef- 
paña por la Galia la noticia; 
y bien fe vé , que aqui no re- 
luce dependencia , fino unión 
de territorio confinante, y ca- 
ridad fraterna. Ya tocamos, 
algo de efto en el tomo 3. def- 
de la pag. 37. por ahora fe in- 
fiere , que no firvc de egcni- 
ph^ para fcducir á Tolofa 



S)el Concilio 1. de Toledo* 



Í17 



ti Synodo en que el Papa 
S. Inocencio dirpufo fe reme- 
diaíTe el Cifma que andaba 
por Efpana. 

177 La fegunda dificul- 
tad que ocurre fobre efta 
Carta , es feííalar el Concilio 
de Toledo con quien habla, 
pues por no diftinguirle bien 
algunos , quifieron reducir al 
405. el Synodo del 400. de 
que vamos hablando. Ya di- 
gimos, que no fe puede apro- 
bar eílo, pues lamifma Car- 
ta fupone difunto al Obifpo 
Patruino que prefidió el Con- 
cilio , como fe expufo defde 
el num. 26. Por tanto algu- 
nos que conocieron no poder 
atrafiarfe aquel Concilio al 
tiempo de S. Inocencio , re- 
folvieron, que hablaba S. Ino- 
cencio con los Obifpos que 
afsiílieron al Primero Tole- 
dano , íin querer reconocer 
otro diftinto , como juzgó 
Morales , creyendo que la 
Carta del Papa era refpueíla 
á la Confulta que menciona 
la Sentencia Difinitiva. 

178 Efto no fue afsi , co- 
mo confta por la mifma Éplf- 
tola , (que no vio entera Mo- 
rales) donde fe ve , que fue 
efcclo del recurfo que hizo 
el Obifpo Hilario , y no por 
confulta de los Padres del 
Synodo. Ni podemos decir 



que el Pontífice hable con fo- 
los los Obifpos del Toledano 
I. fino con todos los de Efpa- 
na , pues la materia era co- 
mún á todas las Provincias, 
y el Cifma no provino por los 
Padres del Concilio , que ad- 
mitieron á Symphofio y Dic- 
tinio, fino por parte de los 
demás , que no aprobando la 
acción, fe apartaron de ellos: 
lo que prueba que habla cori 
los que no afsiíiieron al Con- 
cilio , mas que con los que le 
compufieron. 

179 Digo pues , que diri- 
gió fu Carta á todos lo'^ Obif- 
pos de Efpaña que fe juntaf- 
^Qn en Toledojy con eftos afsi 
congregados adualmente,ha- 
bla el Santo Pontífice: Univer-' 
Jts Epifcopis in Toletana Syno^ 
do CONSrrrUTlS. De eñe ti- 
tulo fe infiere , que no habla 
con los del año 400. fíenda 
fu Carta muy poílerior , a lo 
menos en cinco , ó feis años, 
como fe dirá : y afsi es necef-. 
íario reconocer en Toledo 
otro Concilio, congregado en 
el Pontificado de San Inocen- 
cio , y de orden del Papa, pa- 
ra que fe verifique el titulo, 
y aun la materia , en que da 
diverfas Providencias,las qua- 
les no podían pradicarfe,fino 
juntando un Synodo. Sobre 
cíle raanifeíló fu mente el 
H 3^ Saní 



í 18 Efpana Sagriula. Trat.6. T>iJfcYtJ, 



Santo, en la infcripcion de la 
Carta , y afsi le lo intimaria 
al Obiípo Hilario , que ^úz el 
móvil de todo. Ni es creíble 
que los Prelados de Efpaña 
tuvieíTen omilsion en materia 



Toledano , como reconocen 
Vafeo, Garivay , y otros ; y 
aun fe ha colocado en la Co- 
lección novifsima de Conci- 
lios. Morales procedió mal 
informado en la Época de Saa 



tan grave , que fe ordenaba á Inocencio , que redujo al año 
dar concordia á todas las de 401. debiendo fer un año 
Iglefias : por lo que debemos dcfpues : por lo que (fobre lo 
fuponerle. dicho) no es mucho que ex- 

180 Tampoco obfta, que cluycñe efte Synodo. 

181 En orden al año de- 
terminado hay la dificultad 
de que no incluye firma aque- 
lla Carta: pL'ro fabcmosquc 
es polterior al año de 402. en 
que empezó el Pontificado de 
San Inocencio ; y en el exor- 



efte fegundo Concilio no fe 
halle entre los demás ; pues 
tampoco fe recogió el que 
precedió al año de 400. y fi 
para aquel baila la mención 
incluida en la Sentencia Difi- 
nitiva ; para efte es fuficiente 



Ja del Papa en fu Carta , pues dio de la Epiftola mueftra que 
alli manificfta una voluntad tardó algo en efcribirla. Por 



feria de que fe tenga j y no 
tenemos fundamento para 
decir que losObifpos no cor- 
refpondicron. Añado que 
aquel Synodo fe debia redu- 
cir al cumplimiento de la 
Carta : y no fiendo necefia- 
rias mas Adas , no debemos 
echar menos fu recopilación, 



otro lado da a entender fu 
contexto , que antecedió al 
409. en que entraron los Bar- 
baros en Efpaña , y empeza- 
ron las guerras , y divifiones 
de dominios 5 que no havia, 
quando le efcribió la Carta, 
pues toda ella fupone Paz , y 
libertad : por lo qual la debe- 



bafiatxio que nos perpctuaf- mus colocar antes del 409. en 
fen la Epillüla , cumo lo hi- que entraron los Alanos,Van- 
cieron, ingiriendola entre las dalos , y Suevos: dejando re- 
Decretales Pontificias, y ci- ducido el Synodo, que en vir- 
tandula con frequencia en el tud de ella fe congregó en 
Índice de los Cañones, en cu- Toledo, al efpacio intermc- 
yo lib. I. tit.i. fe cita quatro dio, qual fue el cercano al 
veces. Por tanto digo , que fe año de 405. 
debe admitir otto Synodo 

§.x. 



Del CoucíHo /. de Toledo, 



119 



§. X. 

Concilio del tic?npo de S. Leoriy 

en que fe reprodujo la Regla de 

la Fé del Toledano I. Tratafe 

contra Quefnél del que fe tuvo 

en Galicia, mofirando que no 

fue en Celenis, con otras 

cofas notables, 

182 /^ON la Carta de S. 
\_j Inocencio y Con- 
cilio tenido fobre íu allanto, 
parece que fe acabó la tur- 
bación del Cifma , pues no 
vuelve a íbnar mas por aquel 
tiempo : pero como immedia- 
tamente fobrevino en el año 
de 409. la irrupción de los 
Barbaros , duró poco aquel 
bien , turbandofe de nuevo 
las Provincias con inhumanas 
guerras, cuyos defordenes no 
Iblo no permiuieron arrancar 
las raices de la Seda de los 
Priícilianiftas , fino que vol- 
vieron a brotar de nuevo, re- 
novadas por los malos libros 
que perfeveraban , y por al- 
gunos que en Galicia feguian 
ocultamente fu partido. Def- 
cubierto en fin el contagio fe 
empezaron á poner pronta- 
mente los remedios , por ha- 
llarle proveída la Provincia 
de unos excelentifsimos Mi- 
niílros. 

183 El primero que ad- 
virtió los males fiac Santo To- 



ribio de Lie vana; el qual vol- 
viendo de fus peregrinacio- 
nes halló renovados en Gali- 
cia los errores que fe havian 
condenado anriguamente.Dió 
cuenta con preíleza á dos 
Obifpos fiimofi)s de la Pro- 
vincia, IdaciOy y CeponiOy a fía 
que vclaflen y zclaífen fobre 
los efcritos apocryfos que in- 
fcfiaban las almas : y como la 
pefie fuefle creciendo mas de 
día en dia, no baftando ya 
las providencias domefticas 
recurrió fuera a la Silla Apof- 
tolica , prefidida á la fazon 
por San León, Magno , y Pri- 
mero , á quien encaminó a un 
Diácono , llamado Pervinco, 
con Carta, y un Commonito- 
rio de todos los errores que 
de nuevo fe havian encrude-. 
cido en Galicia. 

184 El Santifsimo Padre 
rcfpondió con una Carta, co- 
mo fuya , llena de gravedad, 
efpiritu, y dodrina , dada en 
2 1 . de Julio del año 447. ( en 
que fueron Confules Alipio, y 
Ardabure ) que entre las del 
Santo es la 93. (al. 15. y 91.) 
y fe halla incorporada en el 
Código de nueftros antiguos 
Cañones. Alli no folo reca-. 
pirula el Santo las abomina- 
ciones de los Prifcilianiftas, 
refutando fus blasfemias, fino 
que juntamente difpone fe 
H 4 teñJ 



1 10 Ef¡hvhi Sítgriula. Trañ. 6. (Dlffert.L 



tenga un Synodo N.icional, 
para cuyo fin cfcribió otra 
Carta á todos los Obifpos de 
Elpana , encargando á Tori- 
bio que la comunicaíle a to- 
dos : y t]ue ú huvicílc algún 
impedimento para laconcur- 
rer.cia de todos , no dejaílon 
de juntarfe a Synodo Provin- 
cial los de Galicia , velando 
en ello los Obifpos Idacio , y 
Ceponio con el miímoTori- 
bio , á fin que quanto antes 
fe aplicafle el remedio á tales 
males. 

i8j Recibida eíla impor- 
tante providencia , y partici- 
pado a todos el orden Ponti- 
ficio , procuraron los Padres 



mofo a quien tanto quifieroii 
enriquecer los Autores , que 
le atribuyeron quanto deja- 
mos aplicado al Toledano del 
año de 400. porque folo á 
cfie , y no al de S. León con- 
vino lo que alli íe contiene. 
Lo único que nos confta ha- 
verfc acluado en efte , es la 
reproducción de la Regla de 
Fe , que por los dos tellimo- 
nics referidos fabemos fue di- 
rigida á Galicia por los Obif- 
pos de las demás Provincias 
congregados en Synodo. Ef- 
tos confiderando la aclual 
conftitucion que los obligo á 
juntarfe , y viendo que era 
idéntica con el eftado del 



correfponder en el modo pof- año de 400. no necefsitaron 
fible , juntandofe los de las hacer nuevos Decretos , fino 



quatro Provincias, Carthagi- 
nenfe, Betica, Lufitania , y 
Tarraccnenfe , por quanto la 
de Galicia , dominada de los 
Suevos , no pudo concurrir 
con las demás. 

186 El Concilio tenido, 
por las quatro Provincias re- 
feridas , de orden deS. León, 
confia expredlimcnte por el 
de Braga 1. en las palabras 
dadas nur/j.-ji. como también 
por el Cclcclor de las Acias 
del Concilio I. de Toledo, en 
el ex(>rd!o de la Regla de Fé. 
187 EíK- Svnodo del 



valerfc del medio cftableci- 
do contra los errores de Prif- 
ciliano ( que en ambos lances 
fueron el motivo de las Jun- 
tas) conviene a faber la Regla 
de la Fé con fus 18. capitu- 
lóse la qual reprodugeron , y 
enviaron á Galicia. 

188 Puédele autorizar 
efto con la milhia falta de Ac- 
tas del Concilio del tiempo 
de San León , de que no te- 
nemos mas colección , ni no- 
ticia , que la incluida en ios 
documentos alegados : pera 
como no confia que fe attuaí- 



tticmpü de San Leoii es el fá- fe alli mas que reconocer de 



íDel Concilio L de Toledo. 



121 



huevo la Regla y fus Capítu- 
los , y reíoivcr enviarla á 
Balconio Metropolitano de 
Galicia , para que efte la pro- 
puficíTe á tcdcs 5 por tanto no 
fue neceíiaiio recopilar mas 
Acias, que la de añadir entre 
las del primero Toledano la 
noticia de que aquella Regla 
de Fe fue enviada por los 
ObifposTarraconenfes ,Car- 
thaginenles, Lufitanos , y Be- 
ticos, á los de Galicia,quando 
fe congregaron de orden de 
San León. De efta noticia afsi 
perpetuada , fm mas circunf- 
tancias, ni Acias, infiero, que 
aquel Synodo fe redujo á fola 
la providencia referida: opor- 
tuna y inficiente en aquel 
lance 5 pues como el motivo 
de la junta fe reduela á los 
errores de Prifciliano , bafta- 
ba una S}Tjodica en que to-. 
dos los Obifpos de Efpaña 
rubricaíícn la Fé que con- 
fcfl'aban contra aquellos de- 
lirios , obligando á quantos 
quificífcn^fer tenidos por Ca- 
tholicos a que la profeíTafíen 
con los mifmos Artículos. 
'. 189 Lo único que fe pu- 
diera conceder, á los que re- 
dugeron la primera forma- 
ción de eña P^egla al tiempo 
de San León, es que entonces 
añadieron el ultimo anathe- 
ma , que dice ; SI quis in his 



erroribus Frlfcilliani feciam 
fequitur , vel profitetur , aut 
aliud in falutari baptifr/io, 
contra, Sedem S. Petri faciat, 
anathe-,na Jit. El ver eíla men- 
ción expreíla de la Silla de S. 
Pedro , puede hacer recelar, 
que le formó eíle Canon en 
tiempo de S. León : porque 
como ya entonces fe havia 
mezclado el Santo en la con- 
denación expreíla de los erro- 
res, huvo mas induclivo para 
interponer la autoridad deS. 
Pedro: y como el Coleclor de 
las Adas floreció defpues de 
San León , nos dio la Regla, 
como fe dirigió por los cita- 
dos Padres a Galicia. 

190 Viendo que eílos 
Prelados eran de quatro Pro- 
vincias , es precifo confeífar 
que no fue Syncdo Provine 
ciaJ , fino Nacional : y es coÍj 
mun en los Autores el fentlr 
de que el lugar en que fe tuvo 
fue Toledo. Yo no hallo para 
eílo mas prueba , que la bien 
fundada congetura , de que 
defde el año de 396. no te- 
nemos egemplar de que fe 
celebraífe ningún Syncdo Na- 
cional fuera de la Santa I"le- 

o 

lia de Toledo. San León folo 
previno, que fe efcogielfe un 
lugar oportuno para todos: 
Ad eum locurn qui ómnibus op^ 
^ortunus Jit p 0'<;. tit.ij. y 

co- 



I2Z 



Efpaíía Sagrada, Trat,6, íDifflrtJ, 



como Toledo es el centro de 
todas Lis PL'ovincias , á foLi 
c(bi debemos recurrir mas 
oportunamente. 

191 Viílo , que el de feo 
del Papa fe cumplió en quan- 
to á la junta General de las 
quatro Provincias , reda ver, 
ii los Obií'pos de Galicia cor- 
re fpondieron en tener por fu 
parte el Sy nodo mandado , ya 
que no pudieron concurrir á 
Toledo. Convienen los Auto-' 
res en que le huvo : pero el 
fundamento que alegan , to- 
mado del primero de Braga, 
no es por si Tolo convincen- 
te: pues folo fe dice alli , que 
San León efcribió al Synodo 
de Galicia : Ad Synodum Gal- 

Uci¿e ./cripta fuá direxit: y 

como vimos que también ef- 
cribió para congreíTo de to- 
das las Provincias (que no 
pudo tenerfe por filta de la 
Gallega) pudiera también de- 
cirfe que en aquellas palabras 
fe denota un Concilio que 
debió haver , mas no que en 
efe£lo le huvieííe , firviendo 
de impedimento para el de 
Galicia , lo que no los permi- 
tió concurrir á Toledo. 

192 No obftante digo que 
Je huvo , en virtud de otro 
teflimonio de Idacio, que ha- 
blando de las Caitas de San 
J-con en el ano 447. dice, que 



algunos Gallegos no abraza-* 
ron tan íinceramentc como 
debian los eícritos del Papa: 
De hctrefumbLisphemiis difpu- 
tatio plena dirigiiur , qua ab 
aliquibus GalUcis fuhdolo pro-» 
batur arbitrio. Para ello pa- 
rece precifo fuponer que hu- 
vo junta de Obifpos en Gali- 
cia, en la qual íe propufo la 
doclrina que el Santifsimo 
proponía en fu Carta ; pues 
folo afsi fe pudo dcfcubrir 
que algunos la recibieron 
aparentemente , ó con modo 
dolofo : lo que mueftra que 
defpues manifeftaron diferen- 
te ícntir , pues algunos de los 
inficionados eftaban bien ha- 
Hados en el contagio , como 
moftró el efedo; pues mas de 
un Siglo defpues no fe ha vi a 
arrancado la raiz. Defde que 
fe congregaron , empezarla eí 
remedio ., que tomarla mas 
fuerza^ deCpues que llegalVe 
el . eftablecimiento de los 
Obifpos de las demás Provin-? 
cias •-> porque el Metropolita-» 
no Balconio obligarla a todos 
a que firmalfen la Regla de U 
Fe , por medio de la qual fe 
configuió la Paz , fegun fe in-> 
fiere de que no vuelve a fonar 
turbación , fmo folo tal qual 
propenfion a Prifciliano. 

193 En uno de cftos lan-r 
CCS , quando llego la Carta 

del 



S)el Concilio I. de Toledo, 



123 



del Pontífice , ó la Regla din- 
gida por los Obiípos a Braga, 
parece prccilb confeííar que 
huvo Synodo en Galicia: por- 
que no es imaginable omif- 
fion en materia tan grave en 
Prelados tan zeloibs como 
Toribio , y Idacio , y junta- 
mente en el empeño en que 
pufo a Balconio la Synodica 
de los demás Obifpos. 

194 El lugar en que fe 
tuvo fue fc£iun Don luán Bau- 
tifba Pérez (en la Chronologia 
que pulimos en el Tom.2.pag. 
192.) el Municipio ácAquis- 
Celcnis. Elia opinión ha pre- 
valecido tanto , que no folo 
la figucn los Autores aun mas 
claficos, fino que Baronio di- 
ce confiar afsi por antiguos 
monumentos , como expreíTa 
fobre el año 447. num 16. Yo 
me alegrara faber , qué mo- 
numentos Ibn eflos ? Si recur- 
res al Exordio del Concilio I. 
de Toledo , yad^gimos, que 
no fe halla tal coí'a en lus Có- 
digos MSS. del Efcorial , ni la 
voz de Celenis es alli indicio 
de lugar del Concilio , fino 
de la Silla de un Obifpo. Y 
an.nque en las aiuiguas Edi- 
ciones fe lee : Híc Conventtis 
Municípiis Celenis a¿ius ejt^ 
también vifte , que no es tex- 
to conciliar , fino Nora aña- 
dida con diferente letra i la 



qual tiene diferente fentido 
del que fe pretende , como 
todo fe explicó en el §. 3. 

195 Fuera de efto la par- 
te en que fe lee aquella voz 
es determinada y únicamen- 
te en la Conjlitucion de los Ca- 
ñones : la qual no fe puede re- 
mover de Toledo , ni del año 
de 400. fegun queda proba- 
do. Pregunto ahora : Podra 
aplicar fe al Pontificado de S. 
León un Concilio tenido 
quarenta años antes de aquel 
Pontificado? Claro es, que no. 
Y como el Concilio que los 
Autores reducen a Celenis es 
el de San León , ferá también 
cofa clara que efto no pudo 
convenir al Synodo donde 
leemos la palabra Celenis : ef- 
to es en la Conftitucion de los 
Cañones : en cuya fupoficion. 
queda totalmente defautori- 
zado el decir, que al medio 
del Siglo V. huvo en Celenis 
Concilio : pues el único tex- 
to donde fe menciona tal voz 
con alufion a Synodo , es an- 
terior á tal tiempo en mas de 
40. años, y no fe debe dudar, 
que aquel nombre Celenis 
perteneció a la Silla de un 
Obifpo de los que concurrie- 
ron al Concilio I. de Toledo. 

196 Digo pues, que no 
encuentro fundamento para 
reducir k Celenis el Synodo 

de 



114 Efp ana Sagrada, 

'de Galicia en tiempo de San 
León : porque el único que 
fe ha ílgnificado , eítuiba en 
equivocación , ó mala inteli- 
gencia de la claulula. Fuera 
de cílo no dcfcubro teílinio- 
nio antiguo , que lo afirme: 
antes bien el que formó las 
Lecciones del Rezo nuevo de 
Santo Toribio , defpues de 
haWar del Concilio de Tole- 
do , pone el de Galicia en un 
Municipio que llama Ullenen- 
Je : y ü cfte no es el Celenen- 
Je, tienes ya otro argumento 
contra los que recurren á 
Celínis. El hecho es que ni 
uno, ni otro fe lee en el anti- 
guo Leccionario de Aílorga, 
ícgun le da Tamayo : y afsi 
nos confirmamos en que no 
hay fundamento para inhítir 
en el Municipio de Celenis. 

197 Lomas verollmil nos 
parece decir , que fe tuvo en 
Braga i porque lo común ha 
fido celebrarle los Concilios 
en \.\ Metrópoli , y mientras 
no confte la excepción, debe- 
mos feguir la Regla mas co- 
mún. A ello puede aludir la 
acción de los demás Obi (pos, 
que remitieron la Regla de la 
Fe á Balconio , Obifpo de 
Braga : ó bien por ícr el Me- 
tropolitano (pues le nombran 
como por aivjonomaíia Obif- 
po de Galicia) 6 porque alli 



Trat.é, T>ijfért,l 

era la junta de los demás Prc-< 
lados. 

19^ Sobre el año de eftos 
Concilios , afsi del Toledano, 
como del tenido en Galicia, 
fabemos que no precedieron 
al 447. por Julio, en cuyo dia 
21. firmo San León llis Car- 
tas , en que mandaba fe tu- 
vielFen losSynodos.Haíla me- 
diado de Agorto no debemos 
reconocerlas puertas en Af- 
torga, donde era Obifpo San- 
to Toribio. No fe defcuida- 
ria el Santo en comunicar 
prefto a todos la voluntad del 
Papa: pero por mas que acce- 
Icraíle las Providencias de 
Curfores , no pudo efectuarfe 
el Concilio General antes del 
Otoño , porque era precifo 
dar parte á todos los Metro- 
politanos, y ver fi los Reyes 
permitían el congreíVo , lo 
que no podria efcduarfe an- 
tes de Oclubre , ó Noviem- 
bre : y alsi no podemos anti- 
cipar el Synodo Nacional del 
Otoño del 447. antes bien las 
diftancias permiten le apli- 
quemos á la Primavera fi- 
guientedel 448. 

199 Los Gallegos como 
fueron los primeros que fu- 
pieron la voluntad Pontificia, 
y podian juntarfe mas pron- 
tamente , lo hicieron afsi lue- 
go , fegun prueban las pala- 
bras 



©é*/ ConcilíG I. de Toledo: 



tij 



brás de Idacio , referidas por 
el en el año 447. y viéndolas 
contra liidas á eñe año , no 
tenemos fundamento para re- 
mover de allí la intimación 
que de las letras Pontificias 
hizo á los Obifpos de Galicia 
Santo Toribio. 

200 Pafcual Quefnel en 
las Notas que reprodujo 
Aguirre tomo 2. pag. 203. n. 
52. dice que fin duda paíTa- 
ron muchos me fes entre re- 
cibir S. Toribio la Carta , y 
enviar á cada Obifpo las Le- 
tras Pontificias , para que de- 
liberaren fobre la Junta. Aña- 
de , que no pudiendo tenerle 
el Synodo General , fe empe- 
zó a tratar del de Galicia : y 
que fabiendo eílo el Papa por 
nuevo avifo de Santo Tori- 
bio , ó por rcg.efib del Por- 
tador que vino con la Carta 
para las quatroProvincias^, le 
pareció conveniente volver á 
efcribir al Synodo de Galicia, 
que fe difponia , ó efiaba ya 
juntado. F.ftas fon, dice Quef- 
nel , las letras que el Braca- 
renfe I. menciona remitidas 
por S. León al Synodo de Gali- 
cia por medio del Notario 
Toribio : pues las primeras, 
dirigidas a S. Toribio , vinie- 
ron por íu Diácono Pervincoy 
y efras por el Notario de la 
§ede Romana , que fe jltemó 



Toribio , fegun el Concilio 
Bracarenfe: y afsi no folo hu- 
yo diverfas Cartas en diferen- 
tes tiempos, fino diverfos To- 
ribios : y el Concilio de Gali- 
cia fe debe diferir mas de la 
que hemos dicho. 

201 Efte punto incluye 
muchas partes, (y una bien 
trafcendental para otros fí- 
tios) careciendo de funda- 
mento en lo principal del 
aflunto. 

Primeramente fe dice fía' 
apoyo , que S. Toribio tar-; 
dañe muchos mefes en remi- 
tir á los Obifpos el orden del 
Pontifice : y tiene contra si 
el zelo , y folicitud del Santo, 
que haviendo andado tan fó- 
licito antes de recibir las Car- 
tas de S. Leofí , y fiendo eftas 
urgentes; no es creíble deten- 
ción en el expediente de un 
negocio tan grave , y tan de- 
feado por el mi fino que ha de 
comunicar los Ordenes; an- 
tes bien la naturaleza de las 
circunftancias nos obliga á 
decir , que no perderla inílan-: 
te en poner los medios con-; 
ducentes para el logro. Y fí, 
como es verofimil , al ver que 
pertenecía Galicia a dominio 
de Principe muy diverío , co- 
noció no fer pofsible concur- 
rir todas las Provincias a una 
Iglefia 3 deberemos decir quq 



ii6 EfpafídSagYiula, Tr 

toda la atención de Toribio 
fue congregar el Synodo de 
Galicia , mientras los demás 
Obiljx)S difponian el fuyoj 
pues todo eílo es conforme 
con la naturaleza del nego- 
cio gravifsimo , puedo en 
mr," o de un Prelado muy em- 
peñado y fólicito en curar el 
mal que pedia pronto reme- 
dio. 

202 Lo 2. es voluntario 
decir , que Toribio efcribió 
fegunda vez al Papa , 6 que 
cfte íupo las dificultades inci- 
dentes por regrelTo del Por- 
tador de la primera Carta. Lo 
contrario conl\a , por la mií- 
ma Epiítola de S. León , y 
por Idacio , donde vemos que 
el Pontífice eícribió por me- 
dio de un Diácono de Aftor- 
t^a , que le llevo las Letras de 
S. Toribio : y Tiendo elle Por- 
tador fubdito de Toribio , íe 
infiere que no tuvo que vol- 
ver a Roma el que trajo las 
Cartas del Santifsimo : y con- 
íiguicntemente por regrellb 
del Portador no tuvo el Pa- 
pa que íaber , ni que cfcribir, 
pues no huvo tal regreñb. 

203 Ya la verdad , que 
havia de añadir , ni S. Tori- 
bio , ni el Papa , en nuevas 
Cartas? Aquel havia ya ma- 
nifcftado toda la enfermedad; 
(Cilc Uavia recetado el iinico 



at.é,(DíJJert,L 

remedio , de condenar los er- 
rores por si, y mandar fe con- 
vocaíle Synodo General , 6 á 
lo menos Provincial de Gali- 
cia. Llegó el cafo, de que los 
Gallegos no pudieíTen con- 
currir con las demás Provin- 
cias : pues que necefsita To- 
ribio efcribir de nuevo a Ro- 
ma? Ya éfta havia prevenido 
aquel lance. ,, Si huviere, di- 
„ ce, alguna dificultad para el 
,, Concilio General , á lo me- 
,, nos procuraras que qiiMíto 
y, antes fe remedien I os males 
,, con un Provincial de Gaü- 
,,cia:^<? citius vel Provin- 
ciali Conventii re7nediu m t antis 
vtilncr'ihus adferatur. Dada cf- 
ta ultima refülucion no hay 
que confultar, ni que intimar 
de nuevo 5 fino antes bien el 
tiempo que fe havia de gaftar 
fin necefsidad , en recurrir á 
Italia , tomarle para juntar el 
Synodo , pues ya el Papa lo 
tenia mandado. 

204 Solo refta el recurfo 
de quien diga , que la Carta 
donde fe lee aquello no es la 
primera por mano de Pervin- 
co , fino otra dirigida por el 
Notario Toribio. A cfio digo 
íer tallo : pues en la Carta de 
S. León á Toribio , traída por 
el Diácono Pervinco , que es 
donde fe lee el orden referi- 
do , alli mifmo refiere el Papa 

que 



(Del Concilio I. de Toledo. 



117 



qne efcrlbe otra para todos 
los Obifpos , encargando á 
S. Toribio , que cuide de en- 
caminarla á las demás Pro- 
vincias ': en fuerza de lo qual 
-no queda arbitrio para atri- 
¡buir á diftintos Portadores la 
Carta común á los Prelados 
de Efpaña, y la particular pa- 
ra que huvieííe quanto antes 
un Synodo en Galicia , pues 
uno y otro fe lee en una mif- 
ma. 

205 Supongamos que S. 
Toribio , con Idacioy Cepo- 
nio (á quienes encomendó el 
Papa efte negocio) manifefta- 
ron luego el orden y la Carta 
á todos los Obifpos de Gali- 
cia 5 no folo porque afsi re- 
fulta del teftimonio alegado 
de Idacio , fino porque no es 
creíble que Prelados tan zc- 
lofos fe defcuidaílen en cum- 
plir lo que les manda el Papa. 
Congregado aquel Concilio 
en virtud de las Cartas traí- 
das por Pervinco , pregunto, 
qué necefsidad hay de otras 
nuevas de S. Toribio al Papa, 
y de efte al Synodo de Gali- 
cia] Si con la primera fe juntó 
el Synodo , vuelvo a pregun- 
tar j quanto duró? El que di- 
ga que S. Toribio efcribió fe- 
gunda vez á Roma , eftando 
en el Concilio , y que recibió 
alli la refpuefta , (fegun la fur 



perficie de las palabras del 
Bracarenfe , que menciona 
efcritos del Papa al Synodo de 
Galicia) efte necefsita decir, 
que duró el Concilio de Gali- 
cia algunos metes , pues algu- 
nos fe necefsitan para ir y vcr 
nir defde Galicia a. Roma, ef- 
pecialmente en tiempo en 
que no havia Pojias , turba- 
das eftas Naciones con guer- 
ras de diferentes Principes : y 
una dilación tan prolongada 
en Synodo Provincial , no tie- 
ne apoyo , aun en otros Na- 
cionales , y por tanto para fer 
admitida necefsita de apoyos 
irrefragables, los que no hayj 
antes bien fe infiere fu falfe* 
dad por el filencio de Idacio, 
que hablando de aquel tiem- 
po no refiere tal cofa , y no 
era para paflarfe en blanco: 
luego la brevedad con que 
trata del punto , prueba que 
la junta fue breve , y que no 
huvo necefsidad de mas Car- 
tas del Papa , que las dadas 
á Pcrvineo , íegun el mifmo 
Idacio. 

2o5 Digo pues que el 
leerfe en el Concilio Braca- 
renfe , que el Pontífice envió 
letras al Synodo de Galicia., no 
fe debe entender de fuerte, 
que eftas fean diftintas de las 
que trajo a S. Toribio fu Diá- 
cono Pervinco , fino en el 

fea- 



1 1 8 lEf paita Sagrada. 

fentido que de la Carta de S. 
Inocencio digimos fcr dirigi- 
da no á Obifpos que antes 
cítuvieQen ya en Concilio, fi- 
no que debian juntarfe en 
virtud (iiya,con los quales ya 
congregados hablaba el Papa. 
A cite modo dijo elBracareníe 
que S. León dirigió fus Ef- 
critos al Synodo de Galicia^ ef- 
to es , á un Synodo que man- 
do juntar alli , en el qual for- 
zoíamente havian de leerfe. 
'Y aun fe puede añadir , que 
entendieron la voz Synodo, 
por lo miíiiio que Obifpos del 
territorio de Galicia, del mo- 
do que ufiíron aquella voz 
once años defpucs en el Con- 
cilio II. Bracarenfe , como ex- 
plicamos en el tomo 4. y aísi 
ceña el intento de Doner íe- 
gundas Cartas en virtud de 
aquel texto. 

207 El que fe de titulo de 
Notario á Toribio , tampoco 
prueba diferencia de Epifto- 
las , pues las mifmas que Per- 
Viuco trajo á S. Toribio, eílas 
fon las que el Bracarenfe dice 
remitidas al Synodo de Gali- 
cia por Toribio , Notario de 
fu Sede : pues de cftas dice el 
Concilio que fueron contra 
impía?» Pri/cilliani /e¿Íam , y 
lo mifiuo dice Idacio de las 
que vinieron por Pervinco: 
^untra Frifcillianijias, Todo 



Trat.é, Tüjfcrt.L 

efto conviene idénticamente 
á la Carta que tenemos de S. 
León á Toribio : pues alli ex- 
pone el Santifsimo tan por 
menor las abominaciones de 
los Prifcilianiítas , que fue- 
ra fuperflua otra qualquiera 
Carta fobre el aflunto. 

208 El que llamen N'^ífií- 
r'io á Toribio.no excluye que 
cfte fea Santo Toribio 5 por- 
que fegun Baronio , conviene 
aquel dictado al que en una 
Provincia cuida de notificar 
al Papa lo que paífi, como di- 
ce fobre el año 447. n. 12. 
Convino efto á S. Toribio, 
pues hizo notorio al Papa lo 
que paíHiba en Galicia : y mi- 
rando a efto los Padres del 
Concilio Bracarenfe , como 
también á que S. Toribio fue 
el que notifico al Synodo lo 
que le efcribió el Papa, dige- 
ron , que S. León efcribió al 
Concilio de Galicia , por me- 
dio de Toribio , Notario de 
u Sede. 

209 Q^iefnel , y Pagino 
afsicnten a Baronio., y por 
tanto ponen (como Morales 
lib. 2. cap. 26.) por diftintos al 
Toribio Notario , y á Santo 
Toribio. Pero , como digi- 
mos, no obligan a efta dillin-; 
cion las palabras del Braca- 
renfe : antes bien fegun Ida- 
cio la Difputa, plena de San 

Lcon 



Dd Concilio L de Toledo, 



I2p 



Lcon contra los Prircilianir- 
tas fue la que vino al Obiípo 
Toribio , y eíla miíma fue 
la recibida fraudulentamente 
por algunos Gallegos , lo que 
indica fer ella la propucíta 
en el Synodo de Galicia, pues 
era la que intimamente toca- 
ba y exponía la materia. 

2IO Ni debemos infiílir 
mucho en el rigor de la voz 
Notario , cotejándola con la 
accepcion de los mas anti- 
guos : porque no fue ufada 
por el milmo San León , fmo 
pucíla en un documento pof- 
terior a aquel tiempo en mas 
de cien años (qual es el Con- 
cilio Bracarenfe ) y entonces 
con el largo dominio de las 
Naciones barbaras havia em- 
pezado yaá decaer el efplen- 
dor y accepcion rigurofa de 
algunos términos : al modo 
que en el fegundo de Braga 



hallamos que tomaron la voz 
Synodo en una íignificacion 
qual diñcultofamente fe ha- 
llará en otros documentos 
mas antiguos. No debemos 
pues eftrañar que llamen No- 
tario de la Sede Romana , al 
que notificó las Letras del 
Pontífice : y en efta fupoíl- 
cion fe deberá excluir de 
nueftras hiftorias el Toribio 
que introducen en Galicia al 
medio del Siglo V. diftin- 
^uiendole de Santo Toribio 
Obifpo , pues no hay bailan- 
te fundamento para ello : y 
afsi concluyo que por medio 
de las Cartas venidas á efte 
Santo fe celebró elConcilio de 
Galicia en tiempo de S. Leony 
fin que fe pueda decir, que fe 
tuvo en Celenis , ni fe deba 
confundir con el primero de 
Toledo, á que es razón dar yí| 
fin , para paífai: a otiios» 



rom-VÍ. 



I 



capí. 



1 3 Q E/piína SíigradiU Trctt. 6 . Ca[>. $ . 
CAPITULO III. 

DEL CONCILIO SEGUNDO DE TOLEDO. 

Provincial, Ano de 527. 

Épocas del ^ynado de Amalarico. Explíca/e un texto de 
San l/ídoro , y corrige fe a Loayfa, 

DLXV. año de 527. como fe 
previno en el Tomo 2. pa^. 
192. (donde pufimos la Chro- 
nologia de Concilios del Cl. 

"3^-- Don Juan Bautifta Pérez, con 

(de que hablamos defde el las prevenciones de Loayfa) 
niim. 1 1.) Otro en el de 400. Reynaba entonces el Rey 
que es el intitulado I. (de que Amalarico, y corría íu año V; 
hablamos dcldc el num.18.) quando fe celebró el Conci- 
Otro en tiempo de San Ino- ho , como exprcíVan fus Acias 



I ^Egun lo dicho hafta 

O' aquí confta que huvo 

en Toledo quatro Concilios 

antes del año 450. El uno le 

celebró cerca del año 396. 



cencío : tenido cerca del año 
405. (como fe dijo dcfde el 
num.177.) y finalmente cl del 
Pontificado de San León, con- 
vocado en el 447. de que fe 
trató en el§. precedente. En- 
tre eftos folo pone en numero 
el del año de 400 pues folo 
de efte tenemos Adas furma- 
les, aunque no completas : y 
como no conviene pervertir 



en el titulo, añadiendo que le 
contaba el dia 16. délas Ka- 
lendas de Junio , que fiae el 
17.de Mayo. 

3 Convienen en la Era íe- 
ñalada los C^ll-^os, Lucenfe, 
Hilpalenle, Vigiiano , y Tole- 
dano , íegun tellifica Juan 
Vázquez del Marmol en un 
MS. que íe guarda original 
en mi ell'.idio con el Índice 



cl orden que dejaron prefija- qre el Señor Pérez hizo del 
do los Antiguos , proleguire- Hilpalenle : y ü.ndo tanta la 

moscón él en los Concilios " 

íignientcs , en ninguno de los 
quales hay tantas dificulta;ies 
como en los precedentes. 

2 El Concilio intitulado 
Segundo fc tuvo en la Era 



autoridad de cítos Coditos 
contclies , no íe puede apro- 
bar la opirñon de Pagi con 
Baronio , que reducen cfte 
Concilio ai año 531. fundán- 
dole en U expreísion del año 

y. 



(Del Concilio 11. de Tele do. 



V. del Rey Amahrico , y en 
que fcgun San Ifidoro empe- 
zó aquel Reynado en el año 
525. Si al año 526. añades 
€Ínco,yefuk:ír:k el 531. en que 
le ponen no folo aquellos Au- 
tores , fino el Colector de la 
Edición novifsima de Conci- 
lios Nicolás Coleti. 

4 No obílante digo , que 
no puede adoptarfe aquel 
fentir , porque Amalarico tu- 
vo dos Épocas ; una en que 
empezó á reynar , viviendo 
Tlieodorico , y otra que fe 
contó ácCác la muerte de ef- 
te : y fí los Autores referidos 
huvieran conocido aquellos 
dos principios , fin duda hu- 
vieran convenido con la au- 
toridad de nueftros Códigos 
MSS. La primara Época fue 
en el año 522. en que vivien- 
do Theodorico empezó Ama- 
larico á gobernar por si , co- 
mo fupone y prueba la Era de 
eñe Concilio , quando aneja 
fu año V. al 527. La fegunda 
•^fue quando por muerte de 
Theodorico (que antes havia 
gobernado por fu nieto Ama- 
Jarico) quedó folo el nieto : y 
eíto fue en el año 526. en 
que San Ifidoro introduce el 
computo de los años de Ama- 
larico , por quanto en aquel 
año murió Theodorico. Dif- 
tinguidos eílos dos principios 



131 

fe falva el computo de las Ac- 
tas del Concilio , y de la Hif- 
toria de San Illdoro : pues las 
Adas miran a la primera Épo- 
ca del 522. en que defpues 
del 17. de Mayo empezó á 
reynar Amalarico , viviendo 
fu abuelo: y San Ifidoro aten- 
dió al 526. en que murió 
Theodorico. 

5 Lo mas notable es, que 
aun el mifmo San líidoro co- 
noció eílas dos Épocas : pues 
diciendo (en fu breve Hiílo- 
ria de los Godos , que damos 
en el Apéndice 1 2.)que Theo- 
dorico dejó el Reyno de Ef- 
paña á fu nieto Amalarico, 
añade , que fe fue á Italia , y 
que reynó algún tiempo con 
toda profperidad : Hifpania 
Regnum fu^erjliti Amala- 
rico nepoti fuo reliquit. Inde 
Italiam repetens aliquamdiu 
0}nni cum profperitate regna- 
vit. Aqui ves claro , que vi- 
viendo Theodorico empezó 
á reynar fu nieto: y que aquel 
reynó algún tiempo en Italia 
defpues de dar el Reyno de 
Efpaña á Amalarico : luego 
es indubitable que fegunSan 
Ifidoro empezó á reynar 
Amalarico antes de la muerte 
de fu abuelo , efto es , antes 
del 526. en que fegun el 
Chronicon coetáneo publica- 
do por Cufpiniano , y por 
1 3 Pan- 



13 2' Efpánd Sagrada, 

Panvinio , falleció Theodo- 
rico por Setiembre , ílendo 
Conílil Olibrio fulo , fin Cole- 
ga. En eftc mifmo año 526. 
introduce San Ifidoro á Ama- 
la rico , refiriendo que murió 
en el Theodorico : luego ha- 
bla de la fegunda Época , y 
con exprefsion que íupone la 
primera , á que atendió el 
Concilio. 

6 San Ildefonfo conoció 
también la primera Época del 
año 522. pues tratando de 
Montano ( que prefidió efte 
Concilio) dice , que rigió la 
Iglefia de Toledo por nueve 
años,reynando Amalarico. Si 
eíle no tuviera mas Época, 
que la del año 526. ( en que 
murió Theodorico) no eftre- 
chára San Ildefonfo el Ponti- 
ficado de Montano a folo el 
reynado de Amalarico : por- 
que defpues del año 5 26. folo 
vín'Ío cinco años, como afirma 
San Iíidoro,y fe confirnia por 
Jos Concilios llerdcnfe,y Va- 
lcntino,que fuponen fu muer- 
te , y entrada del fucefibr 
Theudis en el año 531. Si 
Amalarico no tuviera mas 
años de Reynado que efios 
cinco, no contragcraSan Il- 
defonfo al cfpacio de eñe 
Rey un Pontificado que le ex- 
cedió en quatro años; porque 
es practica del Santo Icñalar 



los Reynados qnc alcanzaron 
losObifpos, efcogicndo los 
principios de unos, y los fines 
de otros , para caracterizar 
bien los Pontificados : y co- 
mo quatro años de excelTo es 
cfpacio notable , fe infiere 
que fi Amalarico no huviera 
vivido mas que cinco años, 
aplicara San Ildefonfo ¿Mon- 
tano los quatro de otro Rey- 
nado : y no haciéndolo , fe 
comprueba , que conoció la 
primera Época del año 522. 
defde el qual al 531. van los 
nueve años de Montano, cor- 
riendo iguales con diferencia 
defpreciable, fi huvo alguna. 

7 En efta fu poficion fale 
bien el año V. del Rey Ama- 
larico , en que fe tuvo eíle 
Concilio , con la Era 5^5. 
(año 527.) fin que fe necefsi- 
te corregir ningún numero. 

8 Otro empeño tuvo Bi- 
nio con Baronio , queriendo 
reducir el Concilio al Rey 
Theudis, fucefibr de Amala- 
rico , contra la fe de las Edi- 
ciones y Códigos MSS. que 
afsi en el titulo , como en el 
fin del Synodo, cxprefian uni- 
formes á Amalarico. El funda- 
mento que les movió , fue ver 
qi'e San Ifidoro refiere de 
Theudis y haver concedido li- 
cencia á los Obifpos Carho- 
licüs (no obítantc fcr hercgc) 



©f/ Concilio IL de Toletló; 



133 



para que tuvicíTen un Conci- 
lio en Toledo. Pero eílo no 
baila para negar que hiivicfie 
alli otro en tiempo de Ama- 
larico 5 porque San líldoro no 
Je excluye poli tivamente j y 
folo negándole el Santo , pu- 
diéramos removerle del tiem- 
po de aquel Rey. Añado,que 
íi huviera de reducirle á 
Theudis , no folo debía cor- 
regirfe el nombre de Amala- 
rico , fino la Era , y el año 
quinto del Reynado , junta- 
mente con el año 531. á que 
tecurrió Binio con Baronio: 
porque en el 531. no era 
quinto de Theudis , fino pri- 
mero. Y a eílo digo yo , que 
con que licencia fe atropella 
la fé de tan inhgnes Código?, 
fin apoyo en Ediciones, ni en 
MSS? San Ifidoro no niega, 
que huviefle Concilio en To- 
ledo en tiempo de Amalarico: 
pues por que hemos de negar- 
le noíbtros contra la autori- 
dad de tan venerables monu- 
mentos que lo afirman? 

9 Queriendo l^afeo falvar 
las dos autoridades de las 
Adas del Concilio , y de la 
hiftoria de San Ifidoro , dijo, 
fobre el año 530. que en 
tiempo de Theudis fe tendría 
otro en Toledo , del qual ha- 
bló San Ifidoro. Lo m-iímo 
fintió el feñor Pérez eíi el Ca- 
Tow.VI, 



talogo que dimos de Conci- 
lies en el Tomo 2. donde fije- 
ra del prefente , de Amalari- 
co , admite el que no exilie, 
citado por San Ifidoro en 
tiempo de Theudis. 

10 Yo no me inclino g¿ 
eílo , porque no hallo fiínda- 
mento para que el Santo omi^ 
tieíTe el Concilio II. de Tole-! 
do, introducido en el cuerpo 
y colección de ios Cañones, 
y refirieíTe folamente otro, 
que ni hay, ni (abemos que le 
haya havido : efpecialmente 
quando el motivo que alega, 
para hacer la cofa notable, es 
que el Rey fiendo herege dio 
licencia a los Catholicos para" 
tener un Synodo en Toledo.' 
Eíla circunílancia no convina 
menos a Amalarico , que á 
Theudis, antes bien en aquel 
era mas digna de notarfe que 
en eíle : porque de Amalarico 
folamente íabemos que per- 
mitiefle el Synodo de que ha- 
blamos : Theudis dtó licencia 
para mas : pues en fu Reyna-. 
do huvo Concilios en Valen-i 
cia, y en Lérida : y mas notan 
ble era referir la acción de 
Amalarico , por fer unica,quc 
lapermifsion de Theudis, que 
fe extendió á otros Synodos. 
II A villa pues de que S. 
Ifidoro no menciona Synodos 
de Amalarico , y de Theudis, 

ll fe 



134 ^''' ^^^ Sagrada ,Trat.6, Cap, 3 . 



fino uno folo , debemos prc- 
lumir , que no omitió el mas 
notable , fino que habló de 
eíle : pues folo refiriendo los 
dos , pudiéramos admitir el 
de Theudis : mas quando no 
reconoce mas que uno, y por 
motivo común á Amalarico 
( qual fi-ie el de la hcregia) 



ce de nueftros antiguos Ca- 
ñones formado , ó tormaliza* 
do por el mifmo San Ifidoro, 
como afirman algunos Sabios, 
y declararemos en fu fitio. 
Teniendo pues el Santo pre- 
fente aquel Concilio , y con- 
viniéndole a efie la circunf- 
tancia ponderada por él mif- 



nunca me perfuadiré a que la mo, de que ficndo herege el 
mente legitima del Santo no Rey, le permitieífe , no pode- 
fucffe aplicar el Concilio II. mos perfuadirnos a que ha- 
de Toledo al tiempo del Rey blaíle de otro no conocido 



Amalarico, á quien folo favo- 
recen las notas Chronologi- 
cas , y las claufulas de los 
Códigos conciliares MSS. 

12 Pues qué diremos al 
teílimonio de San lfidoro,qüe 
folo refiere el Synodo en 
Theudis ? Refpondo, que fu¿ 
muy fácil tral'portarfe la clau- 
fula de un Rey nado á otro 
por algún copiante, poniendo 
el final del precedente al prin- 
cipio del que fe figue i pues 
fe hallan cgemplares de tales 
inverfiones en puntos confi- 
nantes. Y á viña de las razo- 
nes al:gadas , mas fácilmente 
podemos admitir cflc recur- 
fo , que decir de San Ifidoro 
que omitió el Concilio T(^le- 
dano II. de Amalarico, quan- 
do no era pofsible que íe le 
oculraflcn las Acias que aun 
hoy exiílen , y fe hallan cita- 
das y cxtradadas en el Indi- 



en Toledo , ni mencionado 
en documento alguno, ni tan 
notable en el Reynado de 
Theudis, como en el de Ama- 
larico 5 pues aquel dio licen- 
cia para diveríos Syaodos:eíte 
para folo uno. 

Cañones del Concilios 

13 T O priinero que hi- 

I V cieron los Padres 

fue dar fuerza y vigor a todos 
los Cañones anricuos, fi alííu- 
no con el tiempo citaba dcí- 
atcndido ; y que fe decret."iflc 
de nuevo quar.to no ell:aba 
prevenido por los antiguos: 
en cuya fupoficion formaron 
cinco Cañones. 

El I. trata de los Jóvenes 
dedicados a la Iglella , que fe 
criaban en un C<jlegio á v'Üa 
del Ob'í'po ; dil'pon'endoque 
en llegando ulos 18. años fe 

les 



!Del ConciUo It de Toledo* 



ÍQS cxploraíle pubiicamenre 
la voluntad Cobre el cílado 
que efcogian. Si elegían el 
Eclefiaílico , prometían cafti- 
dad , y a los veinte años fu- 
.bian al Subdiaconado : á los 
25. al Diaconado, fiendo juz- 
gados dignos de uno y otro. 
Si íc cafaban , ó incurrían en 
contarlo fjmenil , eran exco- 
mulgados como íacri legos. 
El que eícogia el eílado Se- 
glar , y fe calaba , podia fer 
defpues admitido a los Orde- 
nes Sagrados, con tal que re- 
nuncialle el comercio de la 
muger. 

El 2. que el educado en 
ellalglefia , no pudieíle paf- 
far a otra , ni el Obiípo reci- 
birle fm acuerdo del proprio 
Prelado. 

El 3. que ningún Clérigo 
defde el Subdiacono arriba 
tuvieíle familiarmente en fu 
cafa ninguna muger. 

El 4. que fi algún Clérigo 
plantó viñas en tierras de la 
Igleíla, ó algún otro fruto pa- 
ra mantenerfc, pueda pofleer- 
los mientras viva : y que en 
muriendo pañen al Derecho 
de la Iglefia , fin poderlos he- 
redar otro , fino con acuerdo 
del Obifpo, en recompenfa 
de férvidos que el tal huvief- 
íe hecho a la Iglefia. 

El 5. que ningún fiel fe cafe 



con parienta : y fi lo hiciere, 
fea caítioado tanto mas ízra- 
veniente , quanto lea mayor 
el parentefcQ. 

14 Firmaron ocho Obif- 
pos : y aunque no todos eran • 
de una Provincia , no fue 
Concilio Nacional , pues no 
fueron convocados, fino ha- 
llados alli por accidente. Uno 
llamado Marciano , ó Maraci^ 
no , eílaba alli deílerrado por 
caula de la Fe , como explica 
en fu firma. Otros dos (que 
llegaron algo defpues delSy- 
nodo ) eran de la Provincia 
Tarraconenfe : uno de Egara, 
llamado Nebridio; otro de Ur- 
gcl , \L\m:idoJti/lo , hermano 
del precedente. Y no me pa- 
rece mal eldifcurfo deFerre- 
ras , fobre que eílos dos ven- 
drían en feguimiento de la 
caufi de Marac/no , a fin que 
fueñe reftituído a fu Igleíia; 
y fi fue afsi , feria tambier^ 
eíte de la Tarraconenfe. 

15 Defde aquí fe empie- 
za á ver el perjuicio que nos 
causo Loayfi en el poc 3 cui- 
dado que pufo fobre el ordea 
de las fubfcripciones de los 
Concilios , y en que Aguirre 
le figuieíTe fm examen, aquie- 
tado con la buena fé de aquel 
Autor. Pone uno , y otro á 
Nebridio en tercer lugar (y, 
los figuen las ediciones pofr 

Í4 te. 



iy6 Ejpafía Sagraba. Tr¿¡t.6, Cúp.^. 



tenores) dando no poco que 
hacer á los Autores , y obli- 
gando me á mi á borrar lo 
que antes tenia ercrito,der- 
pues de ha ver vifto en los 
Códigos MSS. del Efcorial, 
que no hay tal cofa, fino con- 
forme pufo las firmas Loren- 
zo Surio , dando el ultimo y 
penúltimo lugar a Nebridio y 
Jufto : en cuya conformidad 
firmando los demás die O' an- 
no quo fuprj , eftos dos no 
ufan de aquella exprefsionj 
pues llegaron concluido el 
Concilio , como declaran en 
las miímas firmas. Yo duda- 
ba fi habrían hecho nueva 
Copia , para que eftos firmaf- 
fen fegun fu antigüedad; pero 
viendo que ni lo impreílb , ni 
losCodigos citados MSS. guar- 
dan el orden propuefto por 
Loayía , no podemos esfor- 
zar , fino retratar el penfa- 
. miento. 

16 Confia por e fie Con- 
cilio que Toledo era Metro- 
poli el\able por aquel tiem- 
po i como explicamos en el 
tomo precedente : y que fu 
Prelado era quien convocaba 
lós Svnodos , pues afsi lo pu- 
blican los Padre<; en la con- 
(lufion del Concilio. 



17 El firmarle en elmip. 
mo dia en que fe dice tenido 
(die quo fupra) hace relación 
al dia 17. de Mayo expreffa- 
do en el titulo. Pero no de-, 
bemos entender , que no du-- 
raíTe el Concilio mas que un 
dia 5 fino que tratando antes 
y confiriendo lo que fe ne- 
cefsitaba decretar , eftable- 
cian , y publicaban lolemne- 
mente lo acordado , y en 
aquel mifmo dia lo firmaban; 
con lo que concliñan el Sy- 
nodo. Poco defpues llegaron 
los dos Obil'pos Nebridio y 
Juílo ; y leyendo lo decreta- 
do , lo aprobaron , y fubfcri- 
bieron. 

18 Prevengo que aunque 
hablando de ello Morales ha- 
ce a Nebridio Obifpo de Bi^ 
gerra en Languedoc^ fe equivo- 
co : pues conlla por los Có- 
digos MSS. que lo era de Ega- 
ra en Cataluña. Su' firma fue: 
Nibrid'us in Cbrijii uowine 
Epifcopus Ecclejia Catbolica 
Fgarenjis , ha}jc CGnftiiutionem 
confjicerdotUin mcorum in To- 
h'tAna urbe habitam , cutn poji 
ali quantum temporis advenif- 
fcm , falvA au¿íoritate prifco- 
rum Canonum relcgi , probavi, 
O-fubfcripJi, 



¿API- 



i)el Concilio IIL de Toledo» 



?37i 



CAPITULO IV. 

DEL CONCILIO TERCERO DE TOLEDO. 
NacionaL Año de 58^. 



;i T AS continuas guerras, 
J , y variedad de Prin- 
cipes , que dominaron en Ef- 
paila harta el tiempo de Leo- 
vigildo , juntamente con la 
periecucion de los Árlanos, 
no dieron lugar para que los 
Prelados Catholicos fe pu- 
dieífen juntar en cafi dos Si- 
glos á Concilio general de 
todas las Provincias. Llegó en 
fin el defeado día , en que los 
Godos abjuraron las blasfe- 
mias Arianas , reynando el 
gloriofifsimo , Orthodoxo , y 
Catholico Recarcdo , aclama- 
do con eítos honoríficos dic- 
tados por los Padres del Con- 
cilio tercero de Toledo , de 
que ahora tratamos. 

2 Haviendofe convertido 
el Rey , y con fu egemplo to- 
da la Gente Goda , en la en- 
trada del año 587. en la con- 
formidad que fe dijo en el 
tomo precedente , (Trat. 5. 
cap. 2.§.4. ) difpufo Recare- 
do , luego que fe vio en paz, 
que fe juntaíle un Concilio 
General de todos fus domi- 
nios , con afsirtencia de los 
Qbifpos-no- folamente Catho- 



licos , fino también de los 
Ariancs convertidos. Hizofe 
afsi á primeros de Mayo de la 
Era DCXXVII. (627) como 
expreflan unánimes los Códi- 
gos de Toledo, con el Lucen- 
fe , Vigilano , y Hifpalenfe: 
fin que debas oponer el que 
Loayfi cita al Hifpalenfe pa- 
ra la Era 629. pues ya nota- 
mos en el tomo precedente, 
pag. 372. que aquel Autor 
confundió al Código Emilia- 
ncnfe con el Hifpalenfe. Y 
aunque el Emilianenfe pone 
la Era 629. fe conoce que fo- 
bran dos unidades , no folo 
por la uniformidad de los de- 
más MSS. fino por el teftimo- 
nio irrefragable del Biclaren- 
fe , que a'neja efte Concilio 
al año quarto de Recaredo, 
(como expreñan también las 
Adas del mifmo Synodo) y al 
oBavo del Emperador Mauri- 
cio , que uno y otro conviene 
á la Era 627. (año 589.) y no 
á la 629. ni tampoco al año 
590. en que un Moderno in- 
tenta colocar el ConciliOjCon- 
tra la Era declarada en los 
Códigos , fin apoyo , y coa 



138 Efpjríit Si-ígraia, Trat. 6., Cap,\, 



niaUi inteligencia de la Época 
de Recaredo , y ái\ Proceíll) 
dclChronicon del BicKirenfe. 

3 Congregarunfc los Pa- 
dres de las r¿is Provincias (in- 
cluida la Narboncnfe) en el 
día qnatro'de Mayo de.1 refé-^ 
rido ano 589. como ¡"nueílran 
las Acias ; y el Rey les hablo, 
dándoles cuenta del ñn para 
que los havia congregado, 
conviene á laber, para que no 
iblo dieflch gracias á Dios y 
fe gozaíV-n por la Co iveríion 
de los Godos , fino para que 
reítaurallcn la Dilci^JinaEcle- 
íiaftica , que con las guerras y 
hercgias precedentes eftaba 
vulnerada, y olvidada, a cau- 
fa de la falta de Concilios. 
Pero que pues por la gracia 
de Dios fe havia ya removido 
aquel eftorvo , podian tener 
el gozo de reducir á fu ef- 
plendor los Cañones , previ- 
niendoíc primero con oracio- 
nes , y ayunos , para pedir á 
Dios íuz , en tiempo de tanta 
obfcuridad. 

4 La alegria y ternura 
con que los Padres oyeron de 
boca de un Principe civil, 
(antes hcrcge) claululas tan 
proprias del zelo de un Padre 
cfpiritual ; no parece que la 
pudieron referir individual- 
mente, contentandofe conde- 
cir en las Actas , que todo^ 



prorrumpieron en dar gracias 
áDios, y mil aclamaciones 
a tan religiofo R^y. Prouvjl.- 
garon tres dias á¿ ayuno y 
oraciones , que fe acabaron 
en el día Jiete de Mayo : por 
lo que dige ,-que fue en n:l 
quarto ix primera junta , fi- 
guiendofc los ayunos en el 
cinco , feis , y fíete. 

5 Volviéronle á juntar en 
el di a ocho : y eílando to- 
dos fentados por fu orden 
áz antigüedad , volvió el Se- 
renifsimo Principe á iluf- 
trar con fu amable prefencia 
aquella venerable AlTamblea: 
y dándoles cuenta brevcmcn^ 
te do .la Converíion que ya 
fabian , les ofreció un Pliego 
en que manifeító la Fe que 
profolfaba, autorizada con las 
decifiones de los quatro Con- 
cilios Generales , Niceno, 
Conftantinopolitano , Ephell- 
no , y Calcedonenfe. Pidióles 
qiie le leyelVen : y hecho afsi, 
declararon fcr aquella la Fe, 
que todos debian abrazar y 
profeflar , anathematizando á 
qualquiera que lintielVe otra 
coía. 

6 Viendo el Rey que to-: 
,dos aprobaban fu Confelsion, 
volvió a ratificar , que aque- 
lla era la Fe que profelfaba, 
publicándola con la boca, con 
el coraion ^y con b. dieilrA> 

piiej 



S)et Concilio IlL de Toledo. 



J39' 



pues la fírmó con fu mano, „ verdaderamente Apoftoli- 
fii^uiendole la Reyna en la „ co , pues cumplió con el 
niifma confeísion , y en fubf- „ oficio de Apofioi : fea ama- 

„ ble á Dios y á los hombres, 
„ pues tan maravillofamente 
,, glorificó a Dios en la tier- 
„ ra j y fea afsi por nueílro 
„ Señor Jefu Clirifio , que 
„ con Dios Padre vive y rey- 
5, na en unidad del Efpiritu 
„ Santo por todos los figlos 
„ de los figlos. 

8 Al egemplo del Rey fe 
ííguieron todos los Obifpos, 
Clérigos , y Proceres de los 
Godos , que antes fueron 



cribir los Dogmas. 

y Al ver efto , y no pu- 
diendo contener fu gozo los 
Padres del Concilio , volvie- 
ron á dar gracias a Dios , y 
alabanzas al Principe , con 
unas tan tiernas aclamacio- 
nes , que por únicas en todos 
nueftros Concilios , y por fer 
digno de repetir á Dios las 
gracias por tan fobrefaliente 
beneficio , no deben omitirfe. 
^, Gloria á Dios (decian) Pa- 



j, dre, Hijo, y Eípiritu Santo, Árlanos , repitiendo la Con- 

jVque fe ha dignado conceder fefsion de la Fé , y abjurando 

„ á fu Iglefia Paz y Union, folemnemenre la heregia,que 

¿, Gloria a nueílro Señor Jefu ya havian deteftado en el ano 



Chrifto , Dios , que por el 
5, valor de íu preciofifsima 
„ Sangre congregó de todas 
„ las Naciones fu Catholica 
„ Iglefia. Gloria a nueílro Se- 
„ ñor Jefu Chrifto, Dios, que 
5, unió a la verdadera Fé a tan 
5, iluftre Gente de los Godos, 
>, haciendo de todos un Re- 
„ baño debajo de un PaÜor. 
„ A quién fino al vcrdudera- 
„ mente Rey Catholico Re- 
,, caredo dará Dios mereci- 
„ miento erern&'íA quién fino 
5, á efte dará Dios eterna Co^ 
„ roña? El ha fido el que au- 
„ mentó nuevos Pueblos á la 
^, Iglefia : merezca mérito 



primero del Rey , como digi- 
mos en el Tomo precedente. 
Hecha por los Obifpos Aria- 
nos la Profeísion de la Fé, fas- 
ron admitidos por los Cath.o- 
licos , para que unánimes for- 
maren y firmaíTen los Decre- 
tos Coriciliares j coníiguiendo 
con efto mas firmeza en los 
Godos Seglares convertidos, 
( á \ iíta de que ív.s aiitiguos 
Obifpos firmaban los Myíte- 
rios, y Cañones) y juntamen- 
te quedando Ibs mifmos Obií^ 
pos mas obligados a la obfer- 
vancia de lo eílablecido , por 
haverlo firmado por fu mano. 
p Unidos ya todos en un 
cuer- 



1 40 Efpaña Sagrada . Trat, 6 . Cap . 4 . 

cuerpo , y en un mifmo cfpi^ guos : y por mandado, quan-» 

ritii , volvió el Rey á exhor- to tenían prevenido, 

tallos íobre la rcftauracion El 2. que fe introduzca el 

de la Dirciplina Eclefiafticajy Symbolo en la Millui. 

corrección de los abuíbs , y El 3. que no pueda el 

cxccíTos de coftumbres , ex- Obifpo enaí^cnar los bienes 
prefUindo que no fe reduela 
lu deívelo al gobierno civil de 
fus V'aiidlos , lino a quantos 



'V"ÍD 



de la Igleíia. 

El 4. que pueda hacer 

Monaílerio de alguna de fus 
bienes elpirituales podian ha- Parroquias, aplicándole lo 
cer fieles a llis Pueblos: y afsi que no haga falta a fu Iglefia.- 



para afianzar a todos en la Fe, 
determinó que en la Mida fe 
cantaQe el Symbolo , confor- 
me ufaban las lí^lefias del 
Oriente , encargando a los 
Padres que ingirieiren eíle 
Decreto entre los demás que 
forma den. 

10 Con cfto paííliron los 
Obifpos á eftablecer lo que 
pertenecia á la Difciplina 



El 5. que los Obifpos , ó 
Clérigos convertidos , no co- 
habiten con fus mugeres: y el 
que conociere de nuevo a fu 
mnger, fea reducido al grado 
de los Leclores. Los Catho- 
licos antiguos fi tuvieren mu- 
ger fofpechofa donde habí- 
tan, lean caftigados fegun los 
Cañones; y, las tales muger- 
zuelas fean vendidas por el 



Eclefiaílica , que fegun el Bi- Obifpo , repartiendo el pre 
clarenfe corrió por cuenta ció a los pobres. 



de San Leandro , y del Abad 
San Eutropio , los quales def- 
de los primeros dias tendrían 
difpuefto lo que havia de pro- 
ponerfe en el Synodo , y fe 
redujo a veinte y tres Ca- 
ñones , en la forma fi- 
guiente. 

Cañones del Concilio. 

II "T^L T. que fe tenga por 

Lí prohibido quanto 

prohiben los Cañones auti- 



El 6. que los Efclavos liber- 
tados por el Obifpo , queden 
libres , pero fin apartarle del 
Patrocinio de la Iglelia. 

El 7. que en los mcfas de 
los Sacerdotes haya lección 
fagrada , para evitar fábulas 
ociofas. 

El 8. .que ningún Clérigo 
codicie los Donados aplica- 
dos por el Rey al fervicio de 
\i Iglefia. (Eíle Canon eftá 
muy dificil de percebir fu fen- 
tido) 

El 



Del Concilio IIL de Toledo: 



141 



El 9. que las Iglefias de los 
Arianos ya convertidos per- 
tenezcan con fus bienes al 
Obifpo de cuya Silla euan 
Parroquias. 

El 10. que nadie impida el 
propofito de Cafcidad en las 
Viudas^ y Doncellas: y íl qui- 
íieren cafarfe , fea con quien 
ellas quifieren , fin que pue- 
dan fer obligadas contra fu 
voluntad : paralo qual inter- 
vino también difpoílcion del 
Rey, por lo Civil. 

Él 1 1, que los Penitentes fe 
arreglen al modo de la Peni- 
tencia de los Cañones anti- 
guos. 

El 12. que fe corten el ca- 
bello, ó muden el veftido, los 
que han de hacer penitencia. 

Ei 1 3 . que no pueda un Clé- 
rigo litigar contra otro ante 
Juez Seglar , fmo ante fu 
Obifpo. 

El 14. que los Judios no 
tengan muger , manceba, ó 
efclava Ctiriftiana , y fi en 
ellas tuvieren algún hijo , fea 
bautizado : que no tengan 
cargos públicos , fegun en to- 
do convino el Rey con el 
Concilio. 

El 15. que fi el íiervo del 
Fifco hiciere , y dotare algu- 
na Iglcfia, procure el Obifpo 
ratificarlo con la autoridad 
del Rey, 



El 16. que el Sacerdote, el 
Juez , y el Señor , procuren 
derruir del todo la Idolatría. 

El 1 7. que fean caftigados los 
que mataren fus hijos;hacien- 
do algunos eíla impiedad para 
volverfe á cafar. Y afsi para 
efte, como para el Canon pre- 
cedente , interpufo el Rey fu 
autoridad, para obligará los 
Jueces a la pefquifa del mal. 

Ei 18. que ya que por la 
diftancia y pobreza no podía 
haver dos Concilios al año, 
concurrieílen a uno los Obif- 
pos , y Jueces , fegun fe dijo 
en la pag.37. num.56. 

Ei 19. que los dotes de las 
Iglefias toquen al manejo y 
jurifdicion de los Obifpos. 

El 20. que los Obifpos fe 
porten con moderación con 
lus Parroquias fegun lo que 
les conceden los Cañones , y 
no con nuev^as exacciones ó 



cargas. 



El 2 1, que los Jueces no fa- 
tiguen con fervidumbres á los 
fiervos de las Iglefias , para lo 
que imploran la protección 
del Rey. 

El 22. que los cuerpos de 
los Religiofos fean llevados á 
la fepultura con folos Cánti- 
cos de Pfalmos, fin darfe gol- 
pes en los pechos , ni cantar 
el lúgubre Cántico que fe 
ufaba. 



1 4 i E/paría Sd^racla. 

£12-5. que en las fieftas de 
los Santos no fe permitieíTcn 
danzas , y cantares torpes. 

12 Formados tan lakida- 
bles Cañones dio el Rey fu 
confirmación , para que nin- 
guno de fus Vaílallos fe atre- 
viefle á contravenir, ó defpre- 
ciarlos , en el fentido que ex- 
plicamos en el cap. 2. §.2. Fir- 
mó erta Ley el Rey a conti- 
nuación del Concilio ; y dcf- 
pues fe figuieron por fus an- 
tigüedades las de los Obiípos, 
y Vicarios. Concurrieron 
también algunos Abades,aun- 
que no fe mencionan en las 
Adas ; pero por el Rielaren fe 
fabemos que afsiftió San Fat- 
tropio , Abad entonces del 
Monafterio Seuvitano , del 
qual dice que juntamente con 
San Leandro pendió todo el 
pelo y manejo del Concilio: 
Summa tamen Synodalis ns- 
gotij penes S. Leandrum , Hif- 
palenjis EccUfidi Epifcopum,& 
BeMifsimum Eutrop'mm , Mo- 
najierij Scrvitani Abb.itsm 
fuit : y á vifta de la afüiRencia 
de eflc Abad es muy creíble 
que concurrieüen otros , en 
efpecial los mas Ibbrelalien- 
tcs , como el mifmo Biclarcn- 
fe , que lo era de fu Monalle- 
rio, llamado entonces BJcLiro; 
y Nunto, Abad de Mérida. 

13 Concluidos los ncgo- 



Trat.6.T)ilfcrt.l. 

cios djl Dogma , y de la Dif- 
ciplina Ecleíiaílica , hizo S. 
Leandro un Sermón de Gra- 
cias en alabanza de Dios v de 
la Iglefia , por la converfion 
de tantas almas ; manifeftan- 
do el efpecial y nuevo gozo 
de aquella folemnidad , por 
la novedad y grandeza del 
aflunto: pues fi antes havia 
gemido nucftra Iglefia largo 
tiempo por la infidelidad y 
perfccucion de los Godos, ya 
debia medirle la alegría fe- 
gun lo largo de la tribula- 
ción , al ver que le convertían 
en Corona de honor los que 
antes la regieron de efpinas 
por la infidelidad, 

Defpues de tenido efte 
Concilio efcribió el Rey al 
Papa S. Gregorio dos Cartas, 
una de las quales ponemos en 
el Apéndice 8. S. Leandro le 
efcribió también , dándole «^ 
cuenta de la Converfion de 
los Godos , y de las Virtudes 
del Rey , como fupone la ref- 
puefta del Santo , que es la 
41. del lib. 2. El Santifsimo 
Prelado no fabía cómo mani- 
feliar fu gozo , fegun tocamos 
en el tomo precedente , al ha- 
blar de la Converfion de los 
Godos , pag. 220. donde fe 
puede ver , aunque mejor en 
las Cartas del mifmo S. Gre- 
gorio, líb.i. Epijl.^^i. y lib. 7. 
EpiJL 12\Í, En 



©e/ Cojícilío llL de Toledo, 



143 



14 En orden á los Prela- 
dos y Vicarios que concur- 
rieron al Synodo f hay algu- 
na variedad hafta en el nu- 
mero 5 pero lo mas común 
en quanto á efto es que fue- 
ron fefenra y dos , como dice 
el Arzobifpo D. Rodrigo , y 
fe prueba por los Códigos 
MSS. del Efcorial , donde no 
fe hallan mas Prelados : infi- 
riendofe lo mifmo del texto 
del Biclarenfe , que aunque 
comunmente fe pone LXXII. 
fe infiere deber leerfe LXII. 
(quitando un decenario) co- 
mo imprimió Baínage 5 por- 
que no hay veíligio para tan 
crecido numero, y la vecin- 
dad de las notas mueftra fer 
añadida la una X. y afsi aun- 
que en Loayfi y Aguirre fe 
numeran 68. has de quitar 
de aqui , lo primero un nu- 
mero , que aplicaron á la fir- 
ma del Rey > y demás de efta 
el de los cinco nombres últi- 
mos , que no fon de Obifpos, 
fino de Vicarios : y de efte 
modo quedan 62. Prelados 
en Perfona. 

15 Sobre los Metropoli- 
tanos que afsiítieron , hay 
muchos yerros. Primeramen- 
te en las antiguas Edicioiies 
fe omitió el nombre de S. 
Leandro , que no falta en 
nucihos Códigos MSS. Lo 2. 



ponen prefente al Metropoli- 
tano de Tarragona , dándole 
nombre de Erevan ; lo que 
fue mala lección de la Iglefia 
Tyrafonenfe , (que es Tarazo- 
na) en lugar de la qual puíie- 
ron Tarraconenfe ; pues en 
aquella ponen a Eíievan los 
MSS. Entre los demás Obif-. 
pos hay mucho deforden y 
corrupción de voces en aque- 
llas Ediciones, por no cono- 
cer los Ertrangeros nueftras 
antiguas Sillas. 

16 La hiíloria de Doíi 
Rodrigo íe halla aun mas vi- 
ciada en efta parte de los Me- 
tropolitanos y diciendo que 
afsiftió el de Tarragona lla- 
mado Euphemio » y el de To- 
ledo Heladio. ( lib. 2 . cap. 15.) 
Efto no fue afsi r porque en 
muchos años defpues no pre- 
fídio en Toledo San Eleladio^ 
ni Euphemio fue de Tarrago- 
na , fino de Toledo , como 
confta por los Códigos MSS. 
y por el Catalogo Toledano* 
Pero de aqui nació, que Vafeo 
figuiendo la Edición antigua 
pulieíTe por de Tarragona á 
EJlsvan : y el CI. Don Anto-? 
nio Auguftin figuiendo á Don 
Rodrigo coloco entre los Pre- 
lados de Tarragona á Euphe- 
mio ; aunque previno que las 
Ediciones de Concilios le ha^^ 
cían de Toledo, 

El 



E/paría Sagrada, Trat.6. Cap.^, 



144 

17 El hecho es , que ni 
Eftevan , ni Eaphemio fueron 
de Tarragona , fino de Tara- 
zona aquel , y de Toledo ef- 
te. Según la edición de Loay- 
fa , y los Códigos del Efco- 
rial , no afsiftió , ni por si, ni 
por Vicario , el Metropolita- 
no de Tarragona ; por lo que 
me pcrfuadi algún tiempo á 
que eftaria vacante ai cele- 
brarfe el Concilio : pero co- 
mo cada día fe defcubren 
nuevos Códigos , quifo Dios 
que parecieíVe uno , donde 
leemos haver concurrido por 
fu Vicario el Metropolitano 
de Tarragona , que fe llamó 
Arte mió , y fu Vicario E /le- 
van. Coníla afsi por un Có- 
digo MS. caüñcado por Lab- 
be con el diulado de óptima 
nota y el qual libro era de 
Claudio Hardy Senador Pari- 
fienfc 5 y pone en primer lu- 
gar de los Vicarios ai lignicn- 
te : Stepbanus i'a Chrifti nomi- 
ne Presbyter vicem agens Arte- 
mi Metropolitani Tarraconen- 
fis Epifcopi fubfcripj;. Afsi lo 
imprimió Nicolás Cckti en el 
tomo 6. de la Colección no- 
vifslma de Concilios, col.714. 
18 Efta es una prcciofa 
noticia , que tiene a fu favor 
el hallarfe autorizado el nom- 
bre de efte Metropolitano en 
un Concilio que a. los tres 



aiíos defpues congregó en 
Zaragoza , y le preíidió. A 
viíta de lo qual fe hace muy 
veroíimil fu afsiftencia al ter- 
cero de Toledo por medio de 
Vicario , a caufa de no per- 
mitirle la falud , que acudief- 
fe en perfona. Es verdad que 
en nueftros Coditos no le ha- 
lia aquel Vicario ; pero eílo 
no nos debe embarazar , te- 
niendo como tenemos defcu- 
bierto otro MS. de óptima 
nota con el qual fe autoriza. 
Añado que en algunos de los 
MSS. del Efcorial faltan algu- 
nas firmas de Vicarios : y con 
efto no fe hace eftrañable, 
que no fe halle la del Tarra- 
conenfe : pues fi bafta que el 
defedo de uno fe fupla por 
otro 5 lo mifnio fe verifica en 
eíle lance, pues alegamos MS. 
anticuo donde fe halla. 

19 Mas fuerza puede ha- 
cer el que en el mifmo Códi- 
go Parifienfe fe incluye un 
Obifpo Commnndo de Egita- 
nia , (hoy Idaña) el qual no 
fe menciona en nueftros Có- 
digos : y doy a elto mas fuer- 
za , por quanto algunos MSS. 
contrallen el numero de los 
Obifpos a LXll. y fuponien- 
do a Commu'/jdo , refulta uno 
mas , como también fe debe 
decir de los Vicarios , íi fe 
añade el de Tarragona. Pero 

tam- 



©e/ Concilio lll. de Tokio. 



HJ 



tampoco nos debe aterrar ef- 
te reparo : porque como no 
conftci aquel numero de 61, 
por el texto del Concilio, fi- 
no por el titulo , debemos 
prcrumir " que los Copiantes 
le expreíTaron fegun el nu- 
mero de fabfcri pelones que 
havia en el Código que te- 
nían por delante : y pues ha- 
llamos defcubierto teftimo- 
nio de un Obifpo mas , (que 
falta en los otros) tenemos 
fundamento para decir que 
fueron 63. y feis Vicarios. A 
mi me hace mucha fuerza el 
coníiderar que en libro con- 
fcrvado en Francia no es ima- 
ginable fofpecha de interpo- 
lación en el nombre de Com^ 
mundo , y en una Igleíia como 
la Egitanienfe , la qual ni aun 
feria conocida por el Efcri- 
biente de aquel Código : y 
afsi lo reduzco á que efecti- 
vamente fe hallaba del mif- 
mo modo en otro MS. mas 
antiguo por quien fe hizo la 
Copia : y no defcubro funda- 



mento para rebatirlo , pues 
en Loayfa fe áQ]A comj va- 
cante aquella Iglefia , y no 
hay con quien pueda equivo- 
carfe el nombre de Commun^ 
do. Por tanto ufaremos del 
documento fin recelo. Vea- 
fe otro egemplar en el cap. 5. 
num. 7. del Concilio IV. y en 
el Synodo V. num. 11. 

20 Concurrieron pues to- 
dos los Metropolitanos de las 
feis Provincias ; los cinco per- 
fonalmente, y el de Tarra- 
gona por Vicario. Preíidió el 
de Me'rida Majfona, , que era 
el mas antiguo. Y porque en 
el diícurfo de eíla obra hemos 
de recurrir muchas veces á 
las firmas del Concilio , por 
incluirfc en ellas algunas pri- 
meras menciones de Obifpa- 
dos , que no fe oyeron antesj 
me parece mas conveniente 
proponerlas aquí , y dar- 
las con las prevenciones de 
Loayfa, fuera de otras que he 
obfervado en los Códigos 
MSS. del Efcorial. 



Tom.n, 



K 



S17SS-.. 



I. Maufana. Exc. j^ 



I4é E/paría Sacada. Trat,6, Cap,^» 

SUBSC^rPClOKES ©fí LOS OSISTOS 

que concurrieron al Concilio 111. Toledano , y 
nombre de fus Sillas, 

MAíTbna, i in Chrifti nomine Eede-? 
lix Catholicce Emeritenfis Mctro-i 
politanus Epifcopns Provincia: Lufitaniar, 
his Conftitutionibus, quibus inUrbcTo- 
letana intcrfui , annucns fubfcripíi. 

2. Euphcmins , in Chuilii nomine Ecclcíias 
Catholica: Toletaníé MetropolitanusEpií- 
copus Provincias Carpetanix , his Confti^ 
tutionibus , quibus in Urbe Tolctana in- 
terfui, annuens íubfcrlpíi. 

3. Leander, * in Chrifti nomine EcclefiíE' * 
Spaleníis Metropolitanus Provincia Bíe- 
t'icx , his Ccnftitutionibus , quibus in Ur- 
be Tolctana interfui, annuens fubfcripíi. 

Micctius. C.A. 4. Migetius 3 in Chrifti nomine Narboncn- 
fis Metrópoli tanus Epifcopus GalliíE Pro- 
vincia; , his Conftitutionibus , quibus 
in Urbe Toletana interfui , annuens fubf- 
cripfi. 
5. Pantardus, in Chrifti nomine Ecclcíia; Ca- 
tholicx Bracarenfis Mctropolitanus Epif- 
copus Gallicia: Provincia:, his Conftitu- 
tionibus, quibus in Urbe Toletana inter- 
fui, annuens , tám pro me , quám pro fra- 
tre meo Nigifio 4 Epifcopo de Civitatc 
Lucí , fubfcripfi. 



a. Hujus rubfcrip- 
tio deeft; in Exc. 
♦ Caíholicíe in 
MSS. 



4. In MSS. Kltl- 
gioíío , Niúcl- 
íio j y Niglíio. 



6. Ugnus , in Chrifti nomine Barcinoncnfis 

Ecclcfia: Epifcopiis , his Conftitutionibus, 

quibus interfui, annuens lubfcripíi. 

* Mamila. 7. Murila, * in Chrifti nomine Valentinas 

(debe leer/e Palentina) Ecclcfia: Epifcopus, 

his Conftitutionibus, quibus intcifui,an- 

1; nucns fubfcripfi. 

' ' •- * An-i 



íDf/ Concilio Ilh de Toledo, 

8. Andonius, i m Chriftl nomine Ecclefia; 

OretancE Epifcopus, his Conílitiuionibus, 
quioLis intcrfLii, annuens fubrcuipfi. 

9. SedcitLis i in Chrifti nomine Beterrcnfis 

EcclsfiíE Epifcopus fubrcripfi. 

10. Palmatius , in Chrifti nomine Eccleíice 

Pacenfis Epifcopus fubfcripfi. 
ir.Joannes, in Ciirifti nomine Mentefanx 
Ecclefiaj Epifcopus fubfcripfi. 

12. Mutto Setabetana: Ecclefia: Epifc. fubfc. 

13. Petrus Oílbnobenfis Ecclefiíe Epifc. fubfc. 

14. Steplianus TyraíToncnfis 3 Eccleíix Epifc. 

fubfc. 

15. Gabinus 4 OfcenfisEcclcílx Epifc. fubfc. 

16. Neufila Tudenfis Ecclefia: Epifc. fubfc. 

17. Paulus Olyfipponenfis Ecciefiaí Epifcopus 

fubfcripíi. 

18. Sophronius Eí^arenfis í Ecclefíse Epifco- 

pus fubfcripfi. 
Ip. Joanncs Egabreníis Ecclefiíe Epifc. fubfc. 

(Loayfa Dumienjis MouaJí.) 
.20. Benenatus ^ Elenenfis Eccleíice Epifcop. 

fubfc. (Loayfa. Egahrienfis) dcfpucs del 

qual ponz'.jaan. Elnen/is. 

21. Polybius Ileirdenfis Ecclcfise Epifc. fubfc. 

22. Joannes Dumienfis Monafterij Epifcopus 
^ fubfc. 

23. Proculus Segobrienfis Ecclefia: Epifcopus 

fubfc. 

24. Ermaricus Laniobrenfis 7 Ecclefix Epif- 

copus fubfcripfi. 

25. Simplieius Ccefarauguftanas Ecclefia; Epif- 

copus fubfcripfi. 
25. Conítantius Portucalenfis Ecclefix Epif- 
copus fubfcripfi. 

27. Simplieius Urgeiitaníc Ecclefix Epifcopus 

fubfcripfi. 

28. Aílerius Aucenfis s Ecclefiaí Epifc. fubfc. 

K 2 Aga- 



V47 

I. Adc'oü.p in 
C. US. 



i. ScduAus ill C. 
MS. 



3. TeiTaconcníís. 
In C. MS. 

4. C.A. Gabinius, 
alias Oflonenlí*. 



f . Alias Agareuf. 



€. Joannes In C, 
MS.Alias Agra- 
gcnfis. Alias 
Agabicníis. 



, Lanlbieníís jh 
C. MS. Lanio- 
brenf. alias Li- 
boicnfis , vcl 
Ladoicuf. Exc, 



8. Auzcnf.Exc. 



148 Efpdña Sagrada, Trat. 6 . Cap. 4. 



■f. ünus MS. Ir- 
cadiccnf. C. A. 
licadic.idicens. 

a. C.A. Ubiliglf- 
clus. 

Vclcnfc 5 vel 
Velícnfe. Es el 
Valirknfe, 



3 



4. Aufcnfi. C. A. 



j. In C. MS. Hl- 

lipleníís. 

i. Tn C. MS. Eo- 
lalius. 



7. 7n alíoMS. Gí- 

giidiii% 
í. AliusMS. Ac- 

cianx. 
♦En.ll.C. P4/f«- 

t'm r. 
f. Ihcudov. C. A. 



JO. Unus MS. Sc- 



2p. AgapiusCordubcnfis Ecclcíix Epifcopus 

lubfcripíí. 
30. Stcphinus Eliberitana: Ecclefiae Epifcopus 

fubfcripíi. 
3i.PctiTis Arcavicen. i Celtiberia; Ecclcfía: 

Epifc. rubfc. 
32..Wili^irculus i EcclefiíE Valentina: Epifc. 

fubfc. 

33. Joannes Vclenfis 3 Ecclefix Epifc fubfc. 

34. Sunila Vefenfis Ecclcfia: Epifc. fubfc. 

35. RhilippusLameccnfis Ecclefix Epifcopus 

fubfcripfi. 
35. Aquilinus Aufoncnfis 4 Eccleíia: Epifco- 
pus (ubfcripfi. 

37. Dominicus Irieníis Ecclefix Epifc. fubfc. 

38. Sergius Carcaífoneníis Ecclefix Epifco- 

pus fufcripfi. 

39. Bcifilius Ilipenfis 5 Ecclefux Epifc. fubfc, 

40. Lcuterius Salmanticenfis Ecclefix EpiJf* 

copus fubfcripfi. 

41. Eulalius ^ Iralicenfis EcclcfixEp. fubfc. 

42. Julianus Dcrtofanx Ecclefix Epifc. fubíc. 

43. Froiíclus Ítem ibi Epifc. (ubfc. 

44. Theudorus Baftitanx Eccleí. Epifc. fubfc. 

45. Perrus lUiberitanx ( he Abdciitanx ) Ec- 

clef Epifc. fubfc. 

46. Becilla Luccnfis Ecclef Epifc. fubfc. 

47. Petrus Scgobienfis Ecclcl. Epifc. fubfc. 

48. Gardingus Tudcnfis Ecclcf.Epilc. íublc. 

49. Tigridius 7 Agathcnfis Ecclcl'. Ep. íi;bfc. 

50. Aigio\irusPuitucaleníis Ecclcf.Ep.lublc. 

51. Liiliolus Accitanx s Ecclef. E^iíc. fublc 
52.. CcKlnus Valcntinx * EccleCEpilc. fubíc. 

53. Theudeiicus 9 Caftuloncnfis Ecclcfix 
Epifcop. fubfc. 

54. Bclarus Tuccitanx Ecclef Epifc. fubQ:. 

55. Prot()gcr.?s Sagüntinx i^Eccklix Epiíco- 

pub lubfcripíi. 



S)el Concilio líL de Toledo. 

yé, Muminius i CalahorritanícEcderiíc Epií- 
copus íubfcL-ipíi. 

57. Aliciiis GerundenfisEccleíiíeEpirc.rnbrc. 

58. Pofsidonius Eminieníis ^ Ecclefi^ Epif- 
copus fubfcripíl. 

59. Thalaísius Aítoricenfis Ecclef. Ep.fubfc. 

60. Agrippinus Civitaris Lutubenfis 5 Pro-. 

vincia: Galliíc Epifcopiis fubícripll. 

61. Liliolus Pampiloneníis Ecclef. Ep.fubfc. 

62. Jaquintus Caurienfis Ecclef. Epifc. fubfc* 

Siguenfe los Vicarios. 

í53.Galanus Archiprcsbyter EmpuritanxEc- 
clefiíe agens Vices Domini mei Frutluo- 
íi Epifcopi fubfcripfi. 

ÍÍ4, Servandus Diaconus Ecclcfia: Aftigitancc 
agens Vices Domini mei Pegaíij Epifco- 
pi, fubfcripfi. 

6 'y. Hildemirus Archiprcsbyter Aurienfis 
Eccleíiee agens Vices Domini mei Lupa- 
ti Epifcopi , fubfcripfi. 

'66. Genefius Archidiaconus Ecclefiar Maga- 
loncnfis 4 agens viccm Domini mei Boe- 
ti; Epifcopi fubfcripfi. 

'6j. Valerianus Archidiaconus Ecclefije Ne- 
ma fe nfis 1 agens vicem Domini mei 
Pelagij Epifcopi fubfcripfi. 
El Obifpo de Lugo efia incluido en I a fuhf- 

tripcion quinta. 



14^ 

I. Mumius. C. A. 



2. C.A. EmlnenC 
& in alio Henii- 
nenf. 

3. In alio MS. 
lutacnfib. alias 
Lutubcxifib. 



4. Matabonenllr 
MS. umis. 



. Mafcuíls. 



A eftos debemos añadir la 
obfervacion de Labbe, repro- 
ducida al fin de las firmas pre- 
cedentes en Harduino , y Co- 
kti, en eíla forma, 

pbfervatio Philippi Labbe, S.J, 

2 1 ínter Liliolum & Ja^ 
Tom.VI» 



quintum hisc inferuntur in Co^ 
dice MS. óptima nota viri cL%-i 
Tífsimi Claudi Hardy , Senato-i 
ris Farijienjis. ' 

Commundus in Chrifti no-* 
mine Epifcopus Egedenfis Ec^ 
clefiaj fubfcripfi. 

I-iliolus in Chrifti nom.ine 
K i EpiA 



I ^o E/ihina Sagrada 

.Epifcopus Acritanx Ecclcfix 
fLibrcripfi. (leafc Accitana) 

Deinde poft jaqumtum: 
■Stephanus m ChrilU nomine 
■Prcsbyter Viccm agcns Arre- 
mi Mctropolitani Tarraco- 
nenfis Epifcopi (ubfcripíi. 

Galanus Viccm agcns 
Frucluofi Epifcopi Impori- 
tani. 

Aquel Liliülo Accitano le 
tienes aqui en el num.51. La 
Igleíla de Commundo es la 
áé Idafja , llamada Egitania, 
pero efcrita con m icha va- 
riedad, Iditana, Egiditanay y 
Egedana , de que íacó el Co- 
piante de aquel Código Ege- 
denfe. Jaquinto es el ultima 
entre los Obifpos: y afsi el fe- 
guirfe a el Ei\cvan , Vicario 
del Tarraconenfe , mueftra 
híVver firmado en primer lu- 
gar entre los Vicarios , como 
le corre rpcndia , por hacer 
veces de un Metropolitano. 
Veaíc el num. 18. 

22 El hallarfedos Obif- 
pos en una fola Iglefia ya di- 
jimos fue por haverfe conler- 
yado el Ariano convertido 
juntamente con el Caiholico, 
al modo que los Obifpos de 
África ofrecieron a los Do- 
natiílas , que fe les guarda- 
ría fu honor , por el bien de 
la paz , confervaiidofe Obif- 
pos mientras vivieíicn : y (¡uc 



Ci los Pueblos no pudieífen 
fiifrir dos Prelados , fe apar- 
tarían todos, para fer coloca- 
dos uno por uno en las Igle- 
fias vacantes , como ofrecie- 
ron en la Epiítola 128. entre 
las Auguftinianas de la nueva 
Edición, y refiere el Santo 
en el Brevicnlo, cap.'). En Ef- 
paña fe mantuvieron ambos: 
y uno de los dos , que firman 
con una Igleíia , era nueva- 
mente convertido , coniQ 
confta por las Subfcripciones 
de la Proteftacion de la Fe, 
hecha por los Obifpos Ariar 
nos defpues de la del -Rey, 
donde firman ocho coi,-iverti- 
dos, en eíta forma. ^ 

23 I . Ug7ius in Chrijli no- 
mine Epifcopus , anathemati- 
zans hisrejis Arian<£ dogmat^ 
fuperiui dAmnata y Fidim hanc 
SanBam Catholicam , quam in 
EccUjijLin Catholicam veniem^ 
ere di di, manu mea de tota cor-, 
de Jubfcripjí.. 

2. Muriía. in Chrijii nomine 
Epifcopus j anatbematizans ha-i 
refis Arlante dogmata ftipcrius 
damnata , Fidem hanc fíítiíi am 
Catholicam , quam inEccleJiam 
Catholicam veniens credidi^ma- 
nu mea de tota corde fubfcripfí, 

3. Ubilig'fculus in Chrifl\ 
nomine , (í^c. afsi efte , como 
los figuientes firman del waC- 
mo modo que los prccedcn- 

"- |cs; 



í)el Concilio III. de Tdeck: 



tes : con fola la diferencia que 
los cinco íiguientcs expuelia- 
ron fus Sillas , lo que no de- 
clarai-on aqui los tres pro- 
pueftos , pero las manifcíla- 
ron en las Subfcripciones del 
Concilio , donde vemos , que 
Ugno era de Barcelona : Mziri- 
la de Falencia : JJhiligiJculo de 
Valencia , como fe lee en las 
firmase. 7. y 32. 

4. Sumilcí in Chrijli nomine 
Civitatis Vefenjis Epifcopus 
anathematizans, O'c. Efte era 
Obifpo de Viíeo en Portugal, 
y repitió fu firma en el lu- 

'^. Gardingus inChriJti no- 
mine Civitatis Tudenjis Epif- 
copusj &"€. Efte fue Obifpo de 
Tuy, cuyo nombre fe halla 
con la mifma Iglcfia en la 
fubfcripcion 48. 

6. Becila in Chrijii no-mine 
Civitatis Liicenjts Epifcopus, 
&€. Fue Obifpo de Lugo , y 
y firmó en el lugar 46. 

7. Argiovitus in Chrijli no- 
mine Civitatis Portugaknjís 
Epifcoptis, O'c. Era Obifpo de 
Porto : y repitió fu firma en 
el numero 50. 

24 8. Froifcliis in Chrifti 
nomine Civitatis Dertofana 
EpifcopuSy&c. Fue Prelado de 
Tórtola; cuya fubícripcion fe 
halla en el num.43. Por lo 
que no puede dudarfe , que 



151 

los Obifpcs de las firmas 6. 
7. 32. 34. 43. 46. 48. y 50. 
fon de Obiípos Arianos con- 
vertidos á la Fe Catholica , a 
quienes por efta converfioii 
fe les confervó la Sede mien- 
tras vivieron. Entre eftos hu- 
vo una diferencia ; que unos 
tenian compañero Catholico: 
otros quedaron folos, fin ve- 
rificarle dos en una Iglefia; 
porque en Barcelona , Falen- 
cia , y Vifeo , no fe lee mas 
Obifpo que el Ariano conver- 
tido : de lo que infiero , que 
haviendo muerto los Obifpos 
Catholicos , y hallandofe ac- 
tualmente vacante cada una 
de eftas Sillas^ quedó por Pre- 
lado uiiico el que antes pufo 
alli Leovigildo. 

25 En las otras cinco (y 
no en mas) haviados Obifpos 
á un tiempo , porque Froifclo 
de Tortofa tenia por compa- 
nero a Julián, Catholico, que 
firmó antes que él : Argiovito 
de Porto , a Canftancio , que 
firmó en el num.26. Becila de 
Lugo á Nigifio , cuyo nom- 
bre fe halla con Pantardo en 
el num.5. Gardingo de Tuy á 
Neufila del num. 16. Vviíi- 
gifclo de Valencia á Cc'lfino 
del num. 52. En folas eftas 
cinco Iglcfias havia dos Obif- 
pos: porque aunque enLoay- 
fa, y Aguirre fe leen en los 
K 4 nu- 



Efpana S.igraJa. Trat.é. Cap.^. 



M* -// -c. 

números 31. y 46. (y en el 
orden que yo he pueíío , 30. 
y 45.) Éftevan de Elibcri , y 
Pedro Iliberitano , confta fer 
Abderirano efte ultimo , y no 
de Elibcri 5 no tanto por leer- 
fe al año figuiente Pedro Ab- 
deritano en el Concilio de Se- 
villa , quanto por no haver 
masObifpos Árlanos conver- 
tidos , que los ocho expreíla- 
dos : y Obifpo que no fe con- 
virtieíle , no entraría á fer 
Juez en el Concilio : el con- 
vertido firmarla , como los 
otros ocho , fu Protcílacion: 
y afsi no tenemos fundamen- 
to para reconocer entre las 
firmas de los convertidos nin- 
gún nombre, que no fe lea 
en las Proteftaciones : y por 
otro lado le tenemos para re- 
conocer al Obifpo de Abde- 
ra , pues le hallamos al año 
figuiente en Sevilla con el 
niifmo nombre de Pedro , y 
Silla Ah de ritan A'-, afsi como en 
la de Eliberi fe lee alli el Ef- 
tevan que aqui. Pero quita 
toda duda lo que D. Fernan- 
do de Mendoza afirma , ( fo- 
bre el Concilio Elibcritano 
cap. I. §. Ncc pluris referí) 
donde pone , que en los me- 
jores Codij^os no fe lee Pedro 
Illibcritano , fino Abderitano: 
y afsi queda autorizado lo 
propueftü. pero yo quificra 



nos huviera declarada que 
Códigos alega. Suriopufoal 
margen Ahderitaná : y fi no 
aludió á efto Mendoza , aña- 
diré yo el teílimonio mencio- 
nado de Surio. 

26 Por los mifmos princi- 
pios fe conoce la errata de la 
lubfcripcion 7. donde Mauri- 
la (o Murila) fe atribuye á 
Valencia , introduciendo tres 
Obifpos en eíla Iglefia, (pues 
fuera de Maurila firman co- 
mo Valentinos \'^ iligifclo , y 
Celüno) lo que no puede ad- 
mitirfe , porque ni huvo dos 
Árlanos a un tiempo , ni dos 
Catholicos. De Maurila conf- 
ta por S. Ildefonfo que fue an- 
tccelTor de Conancio en la Si- 
lla de Palencia , y aun algu- 
nos Códigos MSS. de efte 
mifmo Concilio de Toledo 
ponen fu firma con el cxpref- 
fo nombre de Palentin¿ey y no 
Valentinx, fegun Mendoza al 
margen de aquel párrafo ci- 
tado : y el feñor Pérez en la 
nota fobrc la vida de Conan- 
cio (elcrita por S. Ildcfonfo) 
dice, que Murila firma en cftc 
Concilio como Obiípo Pulen- 
tina , no Amalen/e , que era 
( l'egun dice ) la lección im- 
prcíla : y afsi no debe dudar- 
fe que el Amanuenfe permu- 
tó una letra por otra, ponien- 
do Valentín» por Palmiina. 

El 



íDf / Concilio IIT. de Toledo. 



IS3 



El Código Emilianenfe pufo 
á Celíino en Falencia : en lo 
que fe ve Obifpo en efta Igle- 
íia : pero Cclílno era de Va- 
lencia , y Maurila el de Fa- 
lencia. 

27 Hallaban fe vacantes 
muchas Igleíias al tiempo de 
cfte Concilio , fcgun mueílra 
la falta de Frelado , y de Vi- 
cario j pues los que no pudie- 
ron concurrir períonalmente, 
enviaron quien hicieífc fus 
veces , como fe vio en el de 
Lugo, Ampurias, Ecija,Oren- 
fe, Magalona, y Nimcs: y afsi 
las Sillas que de ningún mo- 
do fe mencionan , cftarian va- 
cantes. Tales fueron Malaga^ 
y MedínaJídoniajQn la Betica. 
Britonia en Galicia. Ahila, 
Coimbra , Ebora , y Caliabria 
( íi citaba ya erigida ) en la 
Luíltania. Alcalá, Ilici, Ofma, 
y Vrct , en la Carthaginenfe. 
El Obifpo de Carthagena fe 
hallaba en Conftantinopia. 
Btgajlro y y Dénia , no confta 
fueífen Sillas por entonces. 
Solo la Provincia Narbonen- 
fe eftaba fin vacante , pues 
concurrieron todas fus ocho 
Sillas. 

28 Con eftas prevencio- 
nes no tendrás que fatigarte 
en bufcar entre aquellas 
Subfcripciones a los que deci- 
mos que no concurrieron. Y 



añado que de intento no he 
contado entre las Vacantes de 
b. Carthaginenfe la Iglefia 
VaUrienfe , no obftante , que 
Loayfa no la pufo con erta 
terminación entre las Subf- 
cripciones : pero debe enten- 
derfe en mi num.33. clof^de 
los Códigos ponen Velenjis en 
lugar de Vahrienjís , fiendo 
lo uno abreviatura de lo otro; 
y afsi lo entendió el mifmo 
Loayfa , quando en la Nota 
recapitula los Obifpos que 
concurrieron con el Toleda- 
no , donde exprcíTa a Juan 
VaUrienfe. 

29 De las dos Subfcrip- 
ciones 24.y 58. donde íe \^(tn 
Laniobria, y Eminio , fe trata 
en otras partes, por no fer ne- 
ceíTario diftrahernos del prin- 
cipal aflunto. 

30 A viña de fuceífos de 
tanta ,Tiagnitud como los que 
fe efeduaron en efte tercer 
Concilio , me admJró , que el 
formador de las Lecciones 
del Oficio nuevo de San lu- 
doro digeffe que el mas cele- 
bre de todos los de Efpaña 
fue el quarto Toledano, fien- 
do afsi, que no huvo en él cir- 
cunftancia que igualafle a la 
de la Profefsion de la Fe he- 
cha por ios Godos j por lo 
que fe debe anteponer y apli- 
car a eíle tercer Concilio la 

mas 



I j4 E/paría Sagrada. TviU.é. Cap.^, 



mas acerrada critica del Cl. 
Don Juan Bautifta Pcrez, que 
hablando de cfte Synodo en 
fu Catalogo , le dio la prima- 
cía de excelencia fobre todos 
los de Efpaña : Omnium Hif- 
fanienfum ceUherrimum^quod 
in eo Gens Gothorum abjurata 
hcersji Ariana ad Catbolicam 
Fidem ejl converfa. Bien se, 
que el quarto Synodo fue 
muy célebre , y nombrado el 



gran Synodo , por el mucho 
numero de Cañones , que alli 
fe eftablecieron : pero no es 
lo mifmo fer grande en el nu- 
mero de partes , que fer el 
primero en excelencia : y co- 
mo laFéproteftada en el Ter- 
cero es cofa mas fobrefalien- 
te que la Difciplina Eclefiafti- 
ca , íublcribimos aldidamcn 
de que eftc fue el mas célebre 
de todos. 



CAPITULO V. 

DE LOS SYNODOS TOLEDANOS, 

fuera de numero , en tiempo de los Reyes 

Recarcdo^ y Gundemaro. 

§. I. 

Impugnafe 'Balu::jo , y fe corrige la Edición de Loayfíi^ 

fobre el Concilio de ^enredo , ino/lrandoy 

que fue Nacional. 



I T7N el año XII. del Rey 
t2i Recaredo, dia 17.de 
Mayo , fe congrego en Tole- 
do otro Concilio , (en la Era 
DCXXXV. año de 597- ^J^ 
Chrirto) Tuvofe en la Iglcfia 
Prctorienfc de San Pedro , y 
San Pablo, fita en un Arrabal 
de la Ciudad , como fe lee en 
cl Concilio Xll. tit.4. y cíle 



es el primero , queconfta ha- 
veríe celebrado en aquel 
Templo. 

2 No fe halla elle Conci- 
lio mas que en cl Código 
Emllianenfe, como previno 
Loayía : pero me caula mu- 
cha eftrañcza , que el Cl. Ba- 
luzio fe declaralVc contra c(- 
te , y el figuicntc Synodo en 

cl 



íDc los Co?2ciUos fuera de numero. 



el Prologo de fu C elección, 
dudando de fu te ; y lo que 
mas es alegando en fu favor 
al Cl. D >n"juan Bautifta Pé- 
rez , de quien dice que/z¿/^/- 
cionemfacítdefdJitateQjoriim) 
Concilíorum. Previno antes, 
que los Efpañoles, efpecial- 
mente los accionados á la 
Primacía de Toledo , fueron 
los que empezaron á publicar 
Acias de Synodos no mencio- 
nados por los Efcritores an- 
tiguos , y que fi íc confidcran 
por dentro , fácilmente fe 



fen; como ni tampoco del te- 
nido en tiempo de Gundcma- 
ro5 que juntaremos con el de 
Pvccaredo (de que vamos tra- 
tando) por haverlos juntado 
Pérez , y Baluzio , y fer co- 
mún á ambos Synodos la fof- 
pecha pretendida por Balu- 
zio , ocurriendo nofotros á 
ello , porque no cunda el tef- 
timonio que(íi no me engaño) 
levantó al feñor Pérez , pues 
vemos que Harduino adoptó 
la mifma cita para la fofpe- 
cha , diciendo que Pérez ha- 



conocerá , que no fon verda- via fofpechado fer efpurio ei 
dsras. Para ello aíe.^a las Ac- Concilioyz¿¿; Giindemaro. 



tas de lasProfefsiones de Fé 
del Concilio I. de Toledo, 
publicadas por Morales , con 
ía Carta de Santo Toribio á 
Idacio, y Ceponio , y el De- 
creto de Gundemaro; autori- 
zando fu fentir con el feñor 
Pérez , á quien atribuye lo 
expreílado. 



4 Digo pues,que el feñor 
Pérez no ílntió mal del Con- 
cilio de Recaredo , ni del de 
Gundcmaro : antes bien los 
pufo firmemente en fu Cata- 
logo de Concilios Toledanos, 
como verás en mi Tomo 2. 
pag. 194. Del Synodo de 
Gundemaro folo dijo ( en el 



- 3 En nada de efto nos pa- Prologo , ó Carta , que ante- 
rece que tiene razón eíte Ef- pufo á fu Colección MS. de 



critor. De las Profefsiones 
publicadas por Morales ya 
tratamos en la Diífertacion 
del Concilio I. de Toledo: 
ahora folo nos toca lo que 
mira al Synodo prefente , de 
quien decimos que Don Juan 
Bautifta Pérez , no fofpechó 
falfedad , ni dio fundamento 
para que otros la fofpechaí* 



de Concilios) lo que debia 
decir contra los que intentan 
probar por aquel Concilio la 
Primacía de lasEfpañas: con- 
viene a faber , que no tiene 
conexión con tal empeño, 
como h¿mos dicho , y diré* 
mos en la Difiertacion del 
Primado. Pero efto bien cla- 
ro es , que folamente.vá con-^ 

tra 



1^6 Ef panel SagradiU Trat. 6. Cúp. 5 . 



tra los que violentan la inte- 
ligencia del Decreto, no con- 
tra la Icsiitimidad del Docu- 

o 

mentó , á quien da por au- 
tentico , y por tanto le expli- 
ca , y propone por norma pa- 
ra entender las firmas del 
Egarenfe. 

5 Fuera de efto Tolo aña- 
de que duda el motivo de que 
no entrañen en numero eftos 
dos Synodos de Racaredo , y 
Gundemaro : reípondicndo 
que fe puede atribuir a fu pe- 
quenez , pues el uno no tie- 
ne mas que dos Cañones, y el 
otro fe reduce á declarar la 
única Metrópoli , que debia 
haver en la Carthaginenfe : y 
ella es una reípuefta muy fu- 
ficiente : y fobre todo el du- 
dar de porque no fe puíieron 
en numero , no es baftantc 
para atribuir á eíte Cl.Varon, 
que los tuvo por cfpurios: 
pues fobre lo dicho añade, 
que no puede juzgar fe vero- 
íimil que los Godos pofterio- 
xes ignoralfen la exiftencia de 
cftos Synodos , eftando tan 
reciente fu celebración. 

6 I unta fe á efto la auto- 
ridad del Código Emilianen- 
fc , en que fe halla el de Re- 
caredo, y la del Albeldcnfe,y 
Sor i en fe , que tienen el de 
Gundemaro : cuya antigüe- 
dad no es , como juzgo Balu- 



zio , del tiempo de Don Al-' 
fonfo VI. el que ganó á Tole- 
do, de quien alega lo inclina- 
do que fue á efta Santa Igle- 
fia , como que efto contribui- 
rla para que fe fingieíTen 
aquellos Synodos. Efto no 
fue afsi: ni tiene mas funda- 
mento para haverfc efcrito, 
que el haver equivocado Ba- 
luzio los libros de eftos Con- 
cilios , con el Código de que 
Morales facó las Profefsiones 
del Concilio I. de Toledo : de 
cuyo Código dice , que pare- 
ce fe efcribió para el Rey 
Don Alfonfo el Sexto. Pero 
como aquellas Profefsiones 
no tienen conexión con Pri- 
macia,ni cofa que engrandez- 
ca a la Santa Iglefia fobre lo 
indubitable del mifmo Syno- 
do I. refulta, que ni aun es 
fofpechola la circunftancia de 
que el libro fe huviefle efcri-. 
to para el referido Principe. 

7 El Albeldenfe , y Emi- 
liancnfc tienen mas alto prin- 
cipio , pues eftc fe empezó 
12;. anos antes de la con- 
quirta de Toledo : y aquel fe 
acabó con anticipación de 
113. años antes de la rcftau- 
racion de aquella Iglefia : y 
fe hallaron uno y otro en ter- 
ritorio que no tenia cone- 
xión con la Metrópoli de To- 
ledo. Fuera de que la >nifma 

ma- 



De los CondÜos fuera J.e numero, 157 



materia de los textos prueba 
no fer íbff echóla : el eftylo 
y eípiritn la califica de legi- 
tima :á diferer.cia del Syno- 
do Bracareníe ftib PancratiOj 
que trata Baliizio de antiquif- 
íimo , íiendo una de las pie- 
zas mas apocryfas de quan- 
tas fe inventaron en el Siglo 
paíTido , como moílraremos 
en fu fitio. 

8 La materia determina- 
da en cfte Synodo de Reca re- 
do fe redujo , lo i. á renovar 
el decreto de la caftidad en 
los Obifpos , Presbyteros , y 
Diáconos : lo 2. que el edifi- 
cador de alguna nueva Igle- 
íia haya de tener un Presby- 
tero , ó a un Diácono , fi no 
alcanza la renta para mante- 
ner al Presbytero : y fi fuere 
menos la renta , elija el Obif- 
po un Cftiario qwq. cuide de 
la limpieza del lugar fagra- 
do , y encienda las Lamparas 
de las (antas Reliquias. Efte 
Decreto tiene vicio en el tex- 
to latino feíjun le imprimió 
Loayía : pues ó falta algo , ó 
debe leerle Presbyterum de- 
fervientem habeatjáouác dice, 

Preshyter deferviens, 

9 Loayfa pufo en el titu- 
lo, que concurrieron diez y 
feis Obifpos : pero no impri- 
mió mas que el nombre de 
trece , por lo que Ferreras di- 



jo , que no debía llamarfc Sy- 
nodo Nacional , á vliía de tan 
corto numero. Sobre cfto hay 
dos coí.sS c\\.\^ notar : la i.que 
los Concilios Nacionales no 
fe intitulan tales por el nu- 
mero de Obifpos , fino por la 
diverfidad de las Provincias 
de cuyas Sillas concurren : y 
como en cfic fe hallaron los 
Metropolitanos de Lufitania, 
Narbona , y Toledo , con 
Obiípüs pertenecientes á cin- 
co Provincias: de ningún mo- 
do íe le puede negar el titulo 
de Concilio Nacional ; pues 
tales eran los de África, á ciue 
no concurrían mas qnedos ó 
tres de cada Provincia, por 
evitar gaftos y fatiga de tan 
largas difiancias. A efte mo- 
do íuccdió en nueftro cafo, 
pues de la Betica conctirrie- 
ron dos : de la Narbonenfe 
otros dos : de Tarragona lo 
mifmo: de Lufitania tres: y 
de la Carthaginenfe cinco. 
Otro mas huvo , cuya fiíma 
falta. 

10 Lo 2. que ha de no- 
tarfe es, que Loayfa cometió 
aqui un gran defcuido , fian- 
dofe de malos Amanucnfcs, 
que omitieron con gran per- 
juicio el nombre y S'lla de 
dos Obifpos que fe hallan en 
el Código Emilianenfe de 
quien facó el Concilio. Eílos 

fon. 



I 5 8 E/pana Sagrada. Tratl 6 . Cap, f . 



imprimió Loayfa , pág. XI. 
donde añade , que cfte Syno- 
do no fe halla mas que en el 
Código Hifpalenlc (nombre 
que dio mal al Emilianeníc) 
En efto tampoco procedió 
con acuerdo, pues como afir- 
ma el fcñor Pérez , le ponen 
también otros MSS. Gothi- 
cos , fegun dice en el Catalo- 
go de Concilios. En la Carta 
previa a los Concilios de Ef- 
paña , expreíla los Códigos, 
Albcldenfe , ySorienfeCno 
Sarraceno como imprimió 
Aguirre tom.i. pag. ii.)De 
hecho fe halla hoy eftc Sy- 
nodo en tres Códigos que fe 
mantienen : en el Vigilano, 
el Emiliancnfe, y el Sorienfe, 
que es el del num 12. mas 
antiguo que los precedentes: 
y de como efta en el Vigilano, 
tengo yo Copia hecha al 
tiempo de llevarle al Efco- 
rial. 

13 El motivo de eftc 
Concilio , fue ocurrir al Cif- 
ma de los Obifpos de la Car- 
thagi nenie , que intentaban 
cñablccer otra Metrópoli fue- 
12 YZ N el año I. del Rey ra de la Toledana: lo qucdef- 
LJ Gundcmaro , Era de aquel dia y año de 610. 
DCXLVIII. (648)añode6io. quedó prohibido , y rccono- 
fe tuvo otro Concilio en To- cida Toledo por única de to- 
ledo , en el dia 23. de Odu- ád la Provincia. Formaron y 
bre , como le cxprclVa al fin; firmaron cfte Concilio, quin- 
y no en el dia primero , como ce Obifpos , fuera del de To- 
le- 



fon , el uno S. Juan de Vali- 
dara , y el otro Lauro, Pa- 
cen fe : y por refarcir efte da- 
ño , conviene darlos aq^ui, fe- 
gun el orden con que cílan en 
el MS. ^ 

Mafona, Emeritenfc. 

Migccio, Narbonenfc. 

Adelfio, Toledano. 

Motto, Setabitano. 

Pjduo, Arcavicenfe. 

Ai\erio, Aucenfe. 

Eleuterio, Cordobenfe. 

Juan , Oxomenfe. 

Juan, Gcrundenfe. 

Baddo , Eliberitano. 

Licerio , Egitanienfe. 

Lauro , Pacen fe. 

Genefio , Magalonenfe. 

Eftevan , Oretano. 

lofimo, Elboreníe. 
II Aun afsi falta uno, pa- 
ra el numero XVI. prometi- 
do en el titulo del Concilio: 
quiera Dios fe defcubra nue- 
vo Código Gothico , en que 
fe halle. 

§. II. 

Del Synodo y Decreto de 

Gundeínaro. 



!¡)e los.Condlios fuera de numero, 
teTr. 



^S9 



ledo (que era entonces Aura- 
fio ) el qiial no fe hizo Juez, 
porque era Parte. 

':f4S ■ En confequencla de la 
corroboración que tos Reyes 
añadían con fui Leyes. Lbbre 
lo eftablecido por los Obif- 
pos, dio Gundemaro Cu Decre- 
to , en que confirmó la refo- 
lucion de los Prelados , aña- 
diendo contra, los rranfgref- 
fores, fobre las penas decre- 
tadas en el Synbdo , las de 
fu Real indignación. Y por 
quanto el Concilio no fue 
mas que Provincial de los 
Obifpos de la Carthaginenfe, 
y havian concurrido a Tole- 
do los de di ver fas Provincias 
áxelebrar la entrada del Rey, 
folicitó efte , que todos fubf- 
cribieíTen fu Decreto , como 
lo hicieron 26. Obifpos , en- 
tre los quales el primero fue 
San Ifidoro , con tres Metro- 
politanos (el de Mérida, el de 



4.C.3. §.6. donde expli- 
camos lo que perteneció al 
Cilma de que fe ocafionó ef- 
te Concilio, y Decreto. 

§. III. 
Otro Concilio Toledano. 

15 T~^Efpues del Synodo 
1^ precedente , y an- 
tes del quarto , que fe l^gue, 
huvo en Toledo otro Conci- 
lio Provincial , prefidido por 
San Heladio , en el qual fe 
juzgo la Caufa de un Obifpo 
de Córdoba , remitido por S. 
Ifidoro al Tribunal del Me- 
tropolitano de Toledo , el 
qual como confinante con la 
Betica , podia reconocer jun- 
to con algunos Sufragáneos 
en las caulas, o: apelaciones 
de aquella , y otras Provin- 
cias. 

16 Efte Synodo nos conf- 
ía por una Carta de San 111- 



Tarragona, y el de Narbona) doro efcrita para efte fin a S. 
Los demás Obifpos firmaron Heladio. No fe mantienen 



íin orden de antigüedades, 
conforme ocurrían,' pues no 
eftaban en Synodo^ fcgun no- 
taremos en el Biclarenfe iluf- 
trado , por fer efte Biclarenfe 
el que fubfcribió primero en- 
tre los Sufragáneos, fin tocar- 
le por la antigüedad de Or- 
denación. 

[Veafe el Tomo preceden- 



fus Acias, pues fe reducirían 
á dar por bien hecho lo ac- 
tuado por San Ifidoro; porque 
era punto muy patente en el 
Canon. Tratamos de efta ma- 
teria en la DLfertacíon íobre 
la Primacía , por fer una de 
las pruebas en que mas infif- 
ten los modernos: y afsi nos 
remitimos á ella. 

CA- 



i6o E/l^ana Sagrada. Trat,6,Cap.6, 

CAPITULO VI. 

DEL CONCILIO QIJARTO PE TOLEDO. 
Nacional, Ano de 633. 



I TI7N el año tercero del 
kj Revn.ido de Sifc- 
nar.do,Era DCLXXI. (671) 
íiñüde633. íc congregó en 
Toledo el Concilio intitulado 
quarto , dia de las Nonas de 
Diciembre (que fue el dia 5.) 
y no en el nono de Diciembre, 
que imprimieron Loayfa, 
Aguirre, y ios que adoptaron 
dclpues el numero del titu- 
lo. Coníla que fue el dia cin~ 
cOy ó dia 4. de las Nonas , no 
folo por teílimonio de Juan 
Vázquez del Marmol , al ha- 
blar del Código Luccnfe , íl- 
no por el mifmo Loayfa, pag. 
1 1, donde pone die Ñoñas De- 

2 Convienen en la Era fe- 
ñalada (S-ji) los Codig )S Lu- 
cenfe , Hifpalenfe , Vigilano, 
Emilianenfe , y uno de Tole- 
do;por lo que aunque en otro 
í¿ lea un año menos (fegun 
Loayfa) fe debe reputar def- 
cuido del Amanuenfc , como 
prueba la uniformidad de los 
demás : y afsi debemos vcdu- 
eirle firmemente al año de 



3 Fue Concilio Nacional 
de todas las Provincias de Ef- 
paña , y ác la Galia Narbo- 
nenie , en cuyo, lugar pune- 
ron las Ediciones antiguas 
Gallkia en lugar de Gallieff 
acafo por juzgar los Copian^ 
tes que en Concilios de Ef» 
paña era impertinente la ex* 
prefsion de la Galia 5 fin ad-* 
vertir que la Narbonenfe per- 
tenecia á Efpaña en aquel 
tiempo.' 

4 Tuvofe en la BafiHca 
de Santa Leocadia : y es el 
primero que nos confta ha- 
verfe celebrado en tal Ii;leíia. 
Eílando alli los Padres con- 
gregados fue el Rey con fus 
Mignates al Concilio : y en- 
comendandofe humildemen- 
te á fus Oraciones, les exhor- 
tó a que fi^uicndo los Caño- 
nes antiguos eftablecicflen 
quanto convenia a los dere- 
chos Eclefiaílicos, y reforma- 
ción de las coilumbres.Gozo- 
fos los Prelados con oír de 
boca del Principe lo que ellos 
por si mas dcfeaban , eftable- 
eícron loj Canoucs figuientes. 



Del Concilio IV* de Toledo: 



úi 



Cañones del Concilio, 

'^ T^ L I . fue proreílar la 
g^j Fe folemnemenre. 

El 2. que todas las Igle- 
sias gnardaíTen un mifmo Rito 
•en ios Divinos Oficios : de 
que tratamos largamente en 
el Tomo 3. defdc la pag.241. 

El 3. que pues la corrup- 
ción de las coitumbres prove- 
nia de la omilsion de los Sy- 
nodos, en que fe corrigen los 
abuíbsjfc tuvieíle de alli ade- 
lante uno cada año. 

El 4. preícribe la forma 
de celebrar los Concilios : de 
que tratamos en el cap. 2. §.3. 
El 5. que antes de Epipha- 
nia fe averiguaíle el diadela 
Pafcua , para celebrarla á un 
tiempo en todas partes. 

El 6. que en el Bautifmo 
íe ufane una fola immerfíon 
en el agua. 

El 7. que el Viernes San- 
to fe predique la Pafsion,y fe 
celebren publicamente los 
Oficios. 

El 8. que no fe quebrante 
el ayuno de aquel dia. 

El 9. que fe bendiga la 
Lampara , y el Cirio en el Sá- 
bado Santo. 

El 10. que los Clericos di- 
gan todos los dias el Pater 
nofter en fus Oficios , y no en 
foios los Domingos. 
tomyL 



El II. que no fe diga el 
Alduy.% en Qnarefma , ni en 
el día I. de Enero , ni en los 
dias en que como en Quaref- 
ma no fe come mas que peces 
y verduras , abfteniendofe de 
toda carne , como algunos fe 
abftenian hafta del vino. 

El 12. que el verfíilo lla- 
mado Lauda no fe íiga a I«i 
Epiftola, fino al Evangelio. 

El 13. que no fe omitan 
los Hymnos en el Oficio Di-, 
vino. 

El 14. que el Bene dicite fe 
diga publicamente en el Pul- 
pito en todas las MiíTas So- 
lemnes. 

El 15. que al fin de cada 
Pfalmo fe diga Qloria O' honor, 
Patri. 

El 16. que en los Refpon- 
forios fe añada Gloria , quan- 
do no fon fúnebres. 

El 17. que fea excomul--; 
gado el que no admita el li-«, 
bro del Apocalypjj. 

El 18. que no de el Sacer- 
dote la Bendición al Pueblo 
defpues de comulgar, fino an- 
tes. 

El ip. trata de las calida- 
des del que ha de fer elcd.o 
Obiípo , y circunftancias de 
fu Confagracion. 

El 20. que los Levitas ha- 
yan de tener 25. años , y 30. 
los Presbyteros. 

L El 



i6z Efpaiía SdgYiiia, Trat. 6 . Cap. 6 . 



El 2 1. reiiuc\a Li caftid.id 
de los Sacerdotes. 

El 2 2. c]i\c Ics.Obifpüs 
tengan, a fu lado períonah de 
buena fama , que aíícgiircn 
la buena reputación de íu 
vida. 

El 23. que hagan lo mií- 
mo los Presbytcros, y Diáco- 
nos , que no pueden vivir en 
el Conclave del Obiípo. 

El 24. que los Clérigos 
mozos vivan juntos en un 
Claullro : y el pupilo viva 
debajo de la tutela del Sa- 
cerdote : metiendo en Con- 
ventos á los que falten aefto. 
^ El 25. que como la igno- 
rancia es madre de todos los 
errores , deban faber los Sa- 
cerdotes la Sagrada Efcritu- 

o 

ra, y los Cañones. 

. El 26. que el depurado á 
gobernar una Parroquia de- 
ba tener el libro de adminif- 
trar los Sacramentos. 

El 27. que prometan ante 
el Obifpo vivir caftamen- 
te , para que fe obliguen mas 
á la pureza con efta profef- 
fion. 

El 28. que el Clérigo de- 
pucílo injuftaniente , fea ref- 
tituido , recibiendo el diftin- 
tivo, del Ráculo , Alva, ó Pa- 
tena , que correfpondió á fu 
grado , quando le ordenaron. 

£1 2^. que fea. depueílo 



de fu honor el Eclefiaílico 
que conlulte a Agoreros , o 
Supe rllicio los. ; 

El 30. que los Sacerdotes 
comarcanos de tierra de ene- 
migos no puedan fin comif- 
fion del Rey enviar, ni recibir 
nada de fuera , so pena de 1er 
caftigados por el Concilio. 

El 31. que no pueda el 
Sacerdote fer Juez en caufa 
de efufion de fingre. 

El 32. que los Obi fpos de- 
fiendan á los pobres : y fi no 
baña fu reprefentacion con- 
tra el oprefior, den cuenta al 
Rey. 

El 33. que el Obifpo no 
pueda tomar mas que la ter- 
cera parte de las Oblaciones, 
y rentas de las Iglefias: y íl 
excediere , de cuenta al Con- 
cilio el fundador de la Igle- 
fia , ó fus parientes , y here- 
deros. 

El 34. que fea del Obif- 
po la Iglefia poñeida pacifi- 
camente por treinta años, 
aunque fuefle antes de otro, 
contal que no efte la Parro- 
quia fuera de la Provincia. 
V'ea/e tojn.^.p.ig. 112. 

El 35. las Iglefias que fean 
fabricadas de nuevo , perte- 
necerán al Obifpo cuyo fea 
el territorio Dieccfano. 

El 36. que los Obifpos vifi- 
tcn fus Dicccfis cada año. 

El 



^cl Concilio JV. de Toledo, 



16^ 



El 7,"^. que fe retiribuya lo 
paclado con el qne huviere 
dado algo á la Igleíia. 

El 38. que fi los fundado- 
res de las Iglcfias, ó fus hijos, 
Jíeízaren a verfe en necefsi- 

o 

dad , lean alimentados por la 
milma l^leíia. 

El 39. que los Diáconos 
reconozcan fer mas que ellos 
los Prcsbytero^y no les u Tur- 
pén el primer Coro. 

El 40. que el Levita no 
ufe mas que de una Eftola. 

El 41. que todos los Clé- 
rigos ufen igual ton fura, 
cortado todo el pelo por la 
parte de arriba , y dejando a 
bajo un circulo á modo de 
Corona: prohibiendo el ufo 
de los Ledores en Galicia, 
que mantenían cabellera, con 
una Coronita en lo mas alto 
de la cabeza , fegun cílilaban 
los hereges. 

El 42. que los Clérigos 
no tengan en fus cafas muge- 
res, que no fean madre , her- 
mana, tia , 6 hija tenida antes 
de fervir a la Iglefia. 

El 43. que la criada, ó 
muger eftraña , que viviefle 
deshoneflamcnte con el Clé- 
rigo , fean vendidas por el 
Obifpo. 

El 44. que fean excluidos 
del Clero los que fin acuerdo 
del Obifpo fe cafaren con 



viuda, con repudiada , ó con 
muger publica. 

El 45. que íi algún Clé- 
rigo en alguna pendencia to- 
mare armas voluntariamente, 
ó fe hallare con ellas, pier- 
da el Grado , y fea metido en 
un Convento. 

El 46. el Clérigo que de- 
moliere algún fepulcro haga 
penitencia tres años excluido 
del Clero. 

El 47. que los Clérigos 
ingenuos fean eflsntos de tra- 
bajar en obras publicas , para 
darfe a Dios libremente ; lo 
que fe decretó por voluntad 
áú Rey. 

El 48. que los Adminif- 
tradores de los bienes de la 
Iglefia fean elegidos del pro- 
prio Clero. 

El 49. que el Mongc no 
pueda volver al figlo. 

Ei 50. que no fe impida 
al Clérigo el paffir a Reli- 
gión , pues eseílado mas per- 
fe do. 

El 51. que el Obifpo no 
fe porte como Señor , fino 
como Padre con los Monaf- 
teriüs , poniendo allí Abades, 
y los demás Oficios , y corri- 
giendo lo que fea contra la 
Regla. 

El 52. que el Monge que 

falga del Monaílcrio , y fe 

cafe , fea vuelto al Monaf- 

L2 te- 



I é 4. Efpana Sagrada 

tciio , dcputLindolc á peni- 
tencia. 

El 53. que losRergiofos 
vagos de la Región propria, 
fcan reducidos al Clero , o al 
Monafterio. 

El 54. que fi alguno en 
peligro de muerte pidió el ef- 
tadü de penitente, íin confiar 
de pecado publico , pueda, íi 
convalece , íer admitido al 
Eftadü Eclefiaftico 5 mas no 
fí publicamente manifeftó 
culpa grave. 

El 55. que todo penitente 
que dege el habito de peni- 
tencia , íea reducido a ella. 

El 56. la viuda que dege 
el trage Seglar, y tome el Re- 
ligiofo^ no pueda volverle á 
caílir. 

El 57. que los Judios no 
han de Ter oblir-ados con 
tuerza á creer , excepto los 
que fueren bautizados en 
tiempo del Rey Si/chuto. 

El 58. que ninguno pa- 
trocine á los Judios. 

El 59. que los Tedios, 
vueltos Chriftianos , Ti vuel- 
ven á judayzar fean reprimi- 
dos : y íi circuncidaren á los 
hijos , íean citos feparados 
de los padres > fi a los fiervos, 
reciban libertad : decretado 
cfto con acuerdo del Rey. 

El 60. que los hijos de los 
judios fean apartados de los 
padres. 



. Trat.6. Cap. 6, 

El 61. que los hijos fieles 
de los Judios bautizados no 
fean privados de los bienes 
de fus padres , aunque los pa- 
dres reincidan en judaizar. 

El 62. que el Judio bauti- 
zado no comercie con el Ju- 
dio infiel , para evitar la re- 
caída. 

El 63. que el Judio calado 
con Chriftiana , fea feparado, 
íi no fe hace Chriftiano ; y 
los hijos figan la condición 
de la madre. En el matrimo- 
nio de Chriftiano con la que 
no lo fea , figa el hijo la Re- 
ligión del Padre. 

El 64. que fi el Judio con- 
vertido , prevarica , no pueda 
fer admitido por teftigo, aun- 
que diga que es Chriftiano. 

El 65. que ni el Judio, ni 
fus hijos , puedan tener car- 
gos pubUcos ; hecho efte de- 
creto con voluntad del Rey, 
y declarado afsi , para obli- 
gar a los Jueces de Provin- 
cias á que fufpendan las in- 
trufiones fraudulentas. 

El 66. que ningún Judio 
tenga Siervo Chriftiano: de- 
cretado afsi con voluntad del 
Rey. 

El 67. que los Obifpos por 
SI no puedaii dar libertad á 
los fiervos de la Ií;lefia. 

El 68. y los hete íiguientcs 
tratan de los Manumillbs , y 



0el Concilio IF, deToledo, 



Libertos de las Iglefia. 

El 75. íe ordena á la fegu- 
ridad del Reyno , contra los 
que faltan á la fé jurada al 
Principe, manifeílando la fuer- 
za con que fegun la divina 
Efcritura obliga la immuni- 
dad de la íalud del Rey 5 fo- 
bre lo qual repitieron tres 
veces ia excomunión y con- 
denación del que intentare 
alguna traycion contra la vi- 
da , ó Cetro del Soberano, 
induciendo á todos á la fé de- 
bida , y fencilla obediencia. 
Exhortaron también al Rey, 
y á fus fuceíTores fobre la 
moderación con que fe de- 
ben portar con fus VaíTallos: 
declarando por excluidos de 
fu conforcio , y privados de 
honores y de bienes no folo á 
Suínthila , (que por miedo de 
fus maldades dejo el Cetro) 
ílno á fu muger, á fus hijos, 
y á fu hermano Geh , que fue 
compaíícro fuyo en los ma- 
les , infiel al hermano , y al 
Rey fuceíTor S ¡feriando , en 
cuyo tiempo fe tuvo efte 
Concilio. Con efto dando 
gloria a Dios , y gracias al 
Principe , ratificaron con 
acuerdo del Rey la firmeza 
de lo decretado. 

Erte Canon fe volvió á re- 
novar en otros Concilios : y 
en la Sentencia promulgada 

Tom.VJ, 



les 

contra el tyrano Paulo cu 
tiempo del Rey Vamba , fe 
alego por fundamento , como 
verás en el Apéndice ultimo, 
num.37. 

6 Concurrieron h eftc 
Concilio todos los feis Me- 
tropolitanos de Efpaña , fien- 
do el único en que fe halla- 
ron juntos perfonalmente. 
Prefidió á todos el de Sevilla, 
que era S. IJídoro; el 2. fue 
Sflva de Narbona : el 3. EJíí- 
van de Mérida : el ^.Juflo de 
Toledo : el <y. Julián de Bra- 
ga : el 6. Audaz de Tarragona. 
Y advierto , que Loayfa pufo 
en quinto lugar al Toledano, 
pofponiendole al de Braga; 
lo que no íe debe tolerar: 
pues no folo las ediciones an- 
tiguas , fino todos los MSS. 
del Efcorial , convienen en 
poner antes al de Toledo,quc 
al de Braga. 

7 Sobre el numero de 
Obifpos previene Marmol que 
hay fuma varií dad en el Lu- 
cenfe : pues en el titulo fe po- 
ne LX. en el principio del 
Concilio , LXVI. y en las fir- 
mas LXIL y Vicarios VII. 
Loayía imprimió LXVI. en el 
texto marginal de la pag.327. 
En la pag. 330. pufo LXIL 
Eíle es el numero de fubf- 
cripciones que imprimió: y 
aunque algunos Códigos no 
L 3 po- 



j66 Efpam Ságraia, Trat.é, Cap. 6, 



ponen mas firmas que fefen- 
ta , omitiendo á Hi Lirio de 
Compliiro,y a Antonio Se- 
gobricníc •, con todo cñb fe 
hallan eftos en otros : y afsi 
juntándolos todos , refiilcan 
LXII. En una oja de perga- 
mino en Guthico , que fue 
del Monaftcrio de Ceíanova, 
y me la comunicó el Rmo. P. 
Maeñro Sarmiento , Benedic- 
tino , donde fe incluye parte 
del índice de los Concilios 
y Dccret.iL's que contenia 
aquel gran libro , fe lee que 
á eíle Concilio concurrieron 
ícCc\^t¿i yfeis Obifpos , (como 
del Luccnfe previno Vázquez 
del Marmol) declarado por 
Jctras el Jex Epijcoporum , y 
precediendo (por corre de la 
oja) la filaba final de fexag'n- 
ta. El mifmo numero de fe- 
fenta y feis exprella el Pacen- 
fe. De aqui infiero , que po- 
demos cfperar nuevos defcu- 
br'miertos ; pues en las anti- 
guas ediciones fe halla entre 
los Vicarios un Obifpo (mal 
colocado) que fe nombra 
Domnelo , como verás en Su- 
rio tom. 2. pag. 738. Elle 
Obifpo no fe incluye entre 
l<;>s cxprcflados en Loayfa ; y 



afsi los Códigos defcubiertos 
dan luz y argumento para 
muchas cofas , pero no con- 
vencen por fu filencio la ex- 
clufiva de lo que fe halle en 
otros ; como fe confirma en el 
cafo prefente por el Emilia- 
nenfe , donde faltan muchas 
fubfcripciones. Y efto firve 
para confirmación de lo di- 
cho fobre el Concilio 3. cap. 
4. num. 19. Aííadiendo que 
en el índice impreílo por 
Couftant en fu pag. CXVII. fe 
lee el numero de 46. y aun- 
que el 4. eftá errado ; cl 6, es 
veftigio del 66. arriba mcn^ 
clonado. 

8 También prevengo que 
aunque Loayfa no previene 
variedad de Códigos en el 
orden de lis Subfcripciones, 
la hay en los M.SS. pues en al- 
gunos precede Sifaldo de Am- 
purias (que es el 14. en Loay- 
ía) á Vigitino de B'gaftro, 
También los nombres tienen 
diveríídad ; y cfta fe- irá de- 
clarando en fus litios. 

El Concifo V. tit. 2. lla- 
ma á eíle , Vniverfal , y Gran 
SynodOj v realmente es el mas 
numcrofo en dccretcís entre 
todos quantos tenemos. 



capí- 



(Del Concilio V. de Toledo, i ^ 7 

CAPITULO VII. 

DEL CONCILIO QUINTO. NACIONAL^ 
Año de 6^6, 

Corrigenfe algunos Autores, 

I T7N el año I. del Rey era impofsible que elConci- 
1^ Chintila fe tuvo el lio del Tmofegundo fe tuvieíTc 
Concilio quinto , en la Era en la Era 676. á vifta de que 
DCLXXIIII. (074.) que fue el un año de Reynado no puede 
año de 636. Convienen en la concurrir con tres Eras , ó 
Era los Códigos , Vigilano, tres años naturales , fino pre- 
Emilianenfe , Hifpalenfe , y cifamentc con dos : luego ha- 
los dos de Toledo. El Lucen- viendo concurrido el año fe-» 
í¿ pufo un año menos, Era gundo con laEra676. no pu- 
673. lo que ciertamente es do concurrir el año i. con la 
yerro del Copiante , como í^ Era de tres años antes , 673. 
convence por expreílar aquel y por tanto el Concilio quin- 
(como los demás Códigos) el to , celebrado en el ano 1. de 
año primero de Chintila , y Chintila , no fe puede remo- 
eíle año no concurrió con la ver de la Era 674. 
Era 673. fino con la 674. y la 3 Confirmafe efto por los 

675. Pruébafe por el mifmo mefes de uno y otro Conci- 
Codigo Lucenfe, que contra- lio : pues el VI. fe tuvo por 
he el Concilio figuiente (VI. Enero: y elV. fue pofterior 
de Toledo) al año fegundo á Marzo , y antes de julio, en 
del Rey , feñalando la Era cuyo intermedio empezó á 

676. (decia^óóó. pero es evi- reynar Chintila , como dire- 
de nte que el Copiante omitió mos en el cap. figuiente : y 
un decenario , y fe debe en- fiipuefta aquella Euoca en el 
tender 6q6^ en cuya Era con- Rey , y el tiempo fcñalado en 
viene el Vigilano. los Concilios , es repugnante, 

2 Según efto digo que es que el quinto fe tuvieífe en 
errata el reducir el Concilio la Era 673. fiel Vi. fae en el 
del año jS'Wwé'ro de Chintila á año fegundo delPvey,y en 
la Era 673 . porque en tal cafo la Era ¿75. 

L 4 No 



léZ F/píina'Síigrada. Trat.6, Cíif.7. 



4 No cxpreflvín los Códi- 
gos el dia , ni mes en que fe 
tuvo eftc Concilio V. pero, 
fegun el Decreto Real confir- 
matorio , confta haver fido en 
fin de Junio , pues firma el 
Rey en el día ultimo de ju- 
nio. Y a viíla de que por el 
Concilio XII. fabemosquc el 
Rey dio la Ley Confirmato- 
ria en el mifmo dia en que fe 
acabo el Synodo, diremos lia- 
ver fe concluido el quinto en 
ultimo de Junio del año 636. 
El fitio fue el milrno que en el 
Concilio antecedente , la Ba- 
filica de S. Leocadia , á quien 
en ambos textos intitulan 
Confefora , por lo dicho to- 
mo 4. pag. 42. 

Cañones del Concilio, 

5 TUntos alli los Obifpos 
„) concurrió el Rey, con 

fus Proceres , y encomendán- 
dole á las oraciones de los Pa- 
dres con el rendimiento , y 
exhortación acoftumbrada, 
les prcpufo , infpirado por 
Dios (afsi habla el Concilio) 
i'n Decreto , de que en todo 
fu Rey no fe hiciellen Leta- 
nias por tres días dclde el 
1 3 . de Diciembre ; como efec- 
tivamente eftablecieron los 
Padres en el titulo i. contra- 
poniendo a los nuevos modos 



de pecar , la nueva coflumbrc 
de aplacar al Cielo por tal 
medio. 

El 2. renueva el decreto 
75. del Concilio precedente 
Ibbre la indemnidad de los 
Reyes , añadiendo también el 
que fe debe amar , fervir , y 
no defraudar en nada los bie- 
nes legítimos de fus hijos. 

El 3. que fuelle excomul- 
gado el que fin nobleza fo- 
brefaliente de Godos , y fin 
común elección , intentare fer 
Rey : obligándoles á ello los 
males nuevos que experimen- 
taron fobre ello ; y á males 
nuevos (dicen) fe han de apli-, 
car nuevos remedios. ''^ 

El 4. que como ts contra- 
rio a la Religión el peníar ilí- 
citamente en lo que efta por 
venir , y querer íaber quando 
morirá el Rey , para fuceder- 
Ic , fea excomulgado el que 
incurriere en ello. 

El 5. que fea excomulga- 
do el que maldigere al Prin- 
cipe 5 pues fi el maldecidor 
no entrará en el Cielo, bien 
fe puede exchur de la Iglefia 
al que afsi quebranta el pre- 
cepto de Dios. (Exod.ii.) 

El 6. que no fe defraude 
nada a los que han férvido 
fielmente á los Reyes ; pues 
fi no hay firmeza en ello , na- 
die querrá ferviiles. 

n 



!Del Concilio V, de Tokio, 



16^ 



El 7. qne en todos los Con- 
cilios de Efpaña fe lea al fin 
el Decreto 75. del Concilio 
IV. de Toledo , eíhblecido 
para feguridad de la vida de 
los Reyes. 

El 8. qne en todos los de- 
litos íobre cuyas materias fe 
formaron les decretos prece- 
dentes , pueda el Principe 
perdonar á los que fe emen- 
daren. 

6 A vifta de efto fe cono- 
ce la barbarie que todavia 
perfeveraba en los Godos á 
cerca de introducirfe en el 
Throno por malos medios; 
y juntamente que fe havia vif- 
to mucho deforden repetidas 
veces en defear al Rey la 
muerte , lo que era no folo 
contra la Ley Divina , fino 
contra el bien publico : y pa- 
ra reprimir aquella inflime 
propenfion, renovaron los Pa- 
dres muchas veces fus exco- 
muniones , poniendo por de- 
lante el refpeto que Dios 
manda tengamos á los Prin- 
cipes , y la fidelidad jurada 
por los Pueblos. La repeti- 
ción de eftos Decretos es ín- 
dice de las recaídas en el vi- 
cio : y pues con perjuicio de 
las almas fe inventaban nue- 
vos modos de pecar , jufto era 
que los Padres infiftieífen en 
poner nuevos remedios. 



7 A eftos ocho decretos 
íe iiguió el ultimo de darlos 
fuerza con la firma , dando 
gracias á Dios , y aclamacio- 
nes al Rey , por el zclo de la 
Fe , y la buena intención que 
manifeftaba. 

8 Fue Concilio Nacional, 
fin que fe deba tolerar que 
Coleti previniefle en el titulo 
lo contrario, llamándole Pro- 
vincial. Lo mifmo pufo Su- 
rio : pero efte parece tomó la 
voz Provincial latamente , en 
quanto contrapuerta á Syno- 
do Ecmnenico , óUniverlal de 
toda la Igleíia ; como fe infie- 
re , de ver que aplica el nom- 
bre de Provincial al Concilio 
tercero, y al quarto de Tole- 
do , que indubitablemente 
fueron Nacionales : y fi no 
entendió afsi aquella voz , le 
corregiremos del mifmo mo- 
do que á Coleti. En efte no 
hay lugar al fentido en que 
falvamos á Surio 3 porque en 
el Concilio figuiente , VI. de 
Toledo , dice fue Nacional : y 
quien usó efte nombre en el 
fexto , no debió llamar Pro- 
vincial al quinto. 

p Qne fue Nacional el 
V. confta por el mifmo Syno- 
do , que en el exordio dice 
que fe formaba de Obifpos de 
diverfas Provincias : y afsi fe 
vé por las firmas. Lo mifino 

íe 



1 7 o Ef paría Sdgra da . 

fe convence por el Concilio 
VI. tir.iS. que citando al V. 
le llama Uniuerfal , efto es, de 
Jas mas Provincias de Efpaña. 
Ni oblla , que el numero de 
Obil'pos fucile corto: pues ya 
notamos , que los Concilios 
no fon Generales por tener 
mas vocales que los de una 
Provincia , íuio por fer con- 
vocados de diverfas Provin- 
cias , aunque no concurrafi 
todos los de cada una , con 
tal que afsiílan algunos, como 
íucedio en efte lance ; pues 
firman todos los de la Car- 
thaginenfe,algunos de la Tar- 
raconenfe , uno de Ja Luí ira- 
nia : otro de Galicia , y otro 
de la Narbonenfe. De la Be- 
tica no huvo ninízuno. A^uir- 
re dice fue por hallarle va- 
cante la Aíerropoli. en el dia 
30. de Junio en que fe tuvo 
el Concilio : lo que no fue 
afsi , pues mas de un mes an- 
tes era ya Prelado de Sevilla 
Honorato , fuccfibr de San Ifi- 
doro , como probamos en el 
Tomo precedente : y afsi el 
motivo no fue efte , fino otro 
que ignoramos. 

10 El numero de Obifpos 
que concurrieron fue Ibgun 
Loayía (pag.376.) veinte. En 
la pag.XII. dice, que unos Có- 
digos ponen XX. otros XXIIII. 
pero que el numero de firmas 



Tract. 6. Cap.j, 

favorece á lo primero , pues 
fon veinte las llibícripciones. 
1 1 Yo no acabo de admi- 
rarme , como elcribió eftc 
Autor femejanrcs cofas : pues 
fin íalir de fu Edición halla- 
ras que ciertamente fueron 
mas , viendo que pone 24. 
firmas , numeradas con efta 
fuma: las 22. fueron de Obif- 
pos prcibntcs , y las otras dos 
de Vicarios , uno del Obiípo 
de Cazloná Pérfeverancio i y 
otro del Segobricenfe AntO'^ 
nio. El Paccnle, y con el Don 
Rodrigo , refieren el mifiTio 
numero de XXIV. Obifpo§:' 
y añaden, que por el libro de 
los Cañones' fe conocerá la 
excelencia de la Junta, no fo- 
jo en lo que mira a los Obif- 
pos, y Vicarios, fino en qua ti- 
to a los Varones ilullres del 
Palacio que afsiftieron al Sy- 
Jiodo. Según hoy le tenemos 
en ningún Código hay firmas 
de Palatinos : y afsi íe confir- 
ma lo dicho, fobre que por el 
filencio de los Códigos act- 
tuales, no fe prueba cxcluíi- 
va de lo que apunten otrosc 
pues aqui ves que algunos no 
conocieron mas que veinte 
Obi 1 pos , otros XXIV. el Pa- 
cen fe propufo Varones Pala- 
tinos : y hoy ninguno los tie- 
ne. Don Rodrigo dice que 
afsiílió Selva , Metropolitano 

de 



!Del Concilio V. de Toledo, 



de Narbona (es errata el leer- 
fe alli Tarragona) tampoco fe 
halla eftc Obifpo en los Có- 
digos defcubicrtos : luego es 
verdad lo expueílo. 

1 2 También fe debe no- 
tar que Loayla en lugar de 
atender á la variedad que 
én el orden de, las firmas re- 
fultaba por los MSS. fe con- 
tentó con mirar a lo que cf- 
taba impreflo ; íiendo ello lo 
menos neceflarío , pues qual- 
quiera puede confultar las 
Ediciones, y no los MSS. 

13 Digo pues, que en el 
Código Vigilano, y en el Go- 
thico del num. 12. fe ponen 
en tercero y quarto lugar, 
Braulio de Zaragoza ., y Oy^y 
ü Ola y de Barcelona (que en 
Loayía fon el 9. y el 10.) En 
quinto lugar eílá Clarencio de 
Acci , íiguiendole luego les 
demás como en Loayía , con 
la excluíiun de Braulio , y 
Oya , antepuertos. En algu- 
nos nombres hay mucha va- 
riedad , como fe dirá en cada 
Iglefia. 

14 Conchudo y firmado 
el Conciliojdió el Rey (u Real 
Decreto , confirmatorio de 
quanto fe havia eílablecido 
alli , haciendo efpecial men- 
ción de los tres días de las 
Letanias de Diciembre , en 
que manda á todos fus V afía- 



líos , y Magnates , Condes, 
Jueces, y de otraqualquiera 
condición , que en tales dias 
ceíTen de todo negocio , de- 
dicándole a Dios en lagri- 
mas y en ayunos , para fatif- 
facerle por las culpas. Dado 
en Toledo á ultimo de Junio 
del ano I. de fu feliz Rey- 
nado. 

15 En el Chronicon del 
Monafterio Alerfpachenfefen 
Baviera) copiado por el Pa- 
dre Crendelio , Jefuita , y 
pucfto en la fegunda parte 
del tomo 3. del Tbeforo de 
los Monumentos Eclefiafticos 
que fobre las Lecciones anti- 
guas de Caniíio publicó Baf- 
nage , fe dice , que por el ano 
637. fe tuvieron dosSyrodos 
en Toledo, en que íe promul- 
garon , y firmaron mrchas 
cofas de la Fé Carbólica, y de 
la Religión Chriftiana ; óxj. 
Tune etiam Syncdus bis habita 
ejl in Urbe Toietana , ubi plu- 
rima de Fide Catbolica , 0" Re- 
ligone Chrijliana promulgata 
Junt , d^ feriáis roborata. 
La Chronologia de eñe Au- 
tor no tiene mucha firmeza, 
como fe infiere en eñe año 
637. en que pone el Imperio 
de Heracleonas , haviendo íi- 
do quatro anos defpues: pero 
Junto al añofeñalado nohii- 
vo mas que el Concilio V. y 



E/pana Sagrada, Trat,é,Cap,Z. 



VI. los qualcs parece fe de- 
notan (fino hay errata) en la 
palabra bis , pues uno fue en 
el 6;5. y otro en el 63S. por 
lo que parece infiftio en el 
ano intermedio. Por otro la- 
do parece quifo denotar el 
Concilio IV. del año 633. por 
lo que dice de machos pan- 
tos de Fe , y Dlíciplina Ecle- 
íialtica. De qualquier modo 



que fea, íirve para conocer lo 
flimofo de eílos Synodos To- 
ledanos , quando en el Siglo 
XII. en que fe cfcribió aquel 
Chronicon (concluido en el 
1 1 67.) íe hicieron parte de 
una hiftoria formada en Pro- 
vincia tan remota, y fin co- 
mercio con Eípaña, qual era 
la Baviera. 



CAPITULO VIII.' 

DEL CONCILIO SEXTO. NACIONAL. 
Año de (538. 

Corrigenfe Loayfa , y Aguirre. 



1 TI?N el año fegundo del 
JL^ milmo Rey Chi n ti- 
la , y en la Era DCLXXVI. 
(676) fe tuvo a nueve de Ene- 
ro del año 638. el Concilio 
Sexto de Toledo. La Era íe- 
ñalada fe lee a£si en el Códi- 
go Vigilano por letras , no 
por números , como previ- 
no Marmol , y conviene íon 
ella el año del Rey nado , y 
dia del Concilio : por lo que 
íe deben reducir a efta fuma 
los Códigos que diícrepan de 
aquel numero. El Lucenfe, 
y los dos Tolcdarios , citados 
por Loayfa , puficron la Era 



666. con evidente errata át\ 
faltar un decenario , como 
prevenimos en el tomo 2, 
pag. 195. (y aquí en el cap., 
precedente) porque fi el Con- 
cilio antecedente del año I, 
del Rey fe tuvo en una Era 
que no bajaba áQ fetenta en 
ninguno de aquellos Códigos 
(poniendo todos dos XX. Ib- 
bre el cinquenta de la L.) es 
impofsible que el O)ucilio 
figuiente tenido un año def-; 
pues en el numero del Rey- 
nado , fucile diez años antes, 
fegun los cieccnarios de la 
Era : y afsi donde ponen 

Lxyi. 



(Del Concilio VI de Toledo: 



«75 



LXVI. debieron añadir una dian otros dos de exceflb en 

X. y expreílar LXXVI. la otra: y como el primer 

2 Lo miTmo digo del Co- Concilio fe tuvo en el año I. 

di<^o Hiípaleníe5donde fe Icia del Rcynado , añadió á eíle 

la^Era 674. que es la miTma computo las dos unidades dé 



del Concilio antecedente , y 
fe debe leer VI. en lugar de 
IIII. como fe convence por la 
circunftancia de los mefes, 
pues ter.ido un Concilio por 



la Era, para que afsi reíiilraí- 
fe año tercero. Pero aunque 
las Eras fe diferencien en dos 
años , no debe aumcntarfe 
mas que un numero en la Epo- 



|unio, y otro por el Enero íi- ca del Rey. La razón fe pro- 
luiente , es indirpciiícible la pufo en el tomo 2. pag. 189. 



diferencia en la Era , que fe 
alteraba a i. de Enero : y aísi 
todos deben arreglarfe al Vi- 
gilano , y á otros dos MSS. ci- 
tados por el feñor Pérez, don- 
de fe pone la Era 676. (año 
de 638.) 

3 Convienen los Códigos 
en que corria el año fcgundo 
del Rey : y aunque Aguirre 
quifo introducir el año tercf- 



ro empezado (como dice en el la 676. 



proviniendo de los principios 
diferentes de uno y otro com- 
puto. La Era aumentaba uni- 
dad en el dia prim.ero de Ene- 
ro : y como entre el Concilio 
V. y VI. huvo dos Kalendas 
de Enero , fue precifo que el 
íegundo Concilio tuvielí e dos 
unidades mas , que la Era del 
primero j teniendofe eíle en 
la' Era 674. y el íiguiente en 



miímo titulo del Concilio, y 
en fus Notas) no le debemos 
feguir, fmo infittir firmemen- 
te en el año fegundo no aec- 
hado , pues ni en dos mefcs 
defpues fe concluyó. 

4 La razón de dudar, que 



5 En el numero de les 
años del Reynado no es afsi, 
porque eftos no fe m.iden por 
Enero, fino por el dia en que 
los Reyes empiezan á reynar. 
Cbintila empezó muy cerca 
del primer dia de Abril del 
le moverla para hacer aquella año 636. efto es en el dia dos 
corrección en los Códigos, de aquel mes , como feprue- 
fue que el Concilio antece- ba por la Chronologia dada 



dente fe tuvo dos anos antes 
que eíle , fegun la Era : y a 
dos años de diferencia en una 
Época , le pareció correfpon- 



cn el tomo 2. pag, 180. pues 
fi tomas la Época del fuceflor 
Cbíndajvintho , retrocedien- 
do los años, mefes, y días, 

que 



Efpam Sagrada. Trat.é. Cdp.2, 



174 

que la Chronica de los Viíi- 
godos fcña la en Tulga , y 
ChintiLtyVcrsiS, que elle Chin- 
tila empezó en el día dos de 
Abril de la Era 674. año de 
636. en cuya conformidad el 
Concilio quinto , tenido en 
ultimo de Junio de aquel 
mifmo año , y Era , precifa- 
nientc fue en fu año I. y á los 
principios de fu Rey nado, 
como exprcíVa el Concilio en 
el tit. I. {ChintiU Regís initia) 
y era afsi , pues no tenia tres- 
mefcs cabales en el Throno. 
Siguió elle año I. liaíla i. de 
Abril del año 637. y el fe- 
gundo hafta i. de Abril del 
año 638. en que fe cumplia^ 
el año dos: luego el Concilio 



Apollóles San Pedro, y Sari 
Pablo tenian en Toledo ur.a 
Bafilica , llamada Pretorienfe: 
nombre que no la debía cor-' 
refpondcr por concepto de 
Corte , pues era razón común 
á todas las Iglefias de la Ciu- 
dad. Tampoco puede redu- 
cirfe a eftar cercana al Pala- 
cio que huvieÜc dentro de 
Toledo , pues fabcmos por el 
Concilio XII. tit. 4. que la 
Pretorienfe de San Pedro , y 
San Pablo eftaba en un Arra- 
bal : In Juhurbio. Debemos 
pues reducirlo a que junto á 
aquella Iglcíia de los Apodó- 
les haviia algún Palacio , por 
el qual fe intitularía Preto^ 
rienfe. En el cafo prefente no 
Sexto (de que hablamos) cele- dicen, que la Iglefia de Santa 
brado en el dia 9. de Enero Leocadia era Pretorienfe , íi- 



del mifmo año 638. indubi-' 
tablemente incidió dentro 
del año Jegundo de Chin ti la, 
y no en el tercero ; pues para 
empezar elle faltaban dos me- 
í^ís y veinte y quatro dias. 

6 Celebrófe en el Preto- 
rio Toledano de la Iglefia de 
Santa Leocadia , como dicen 
las Adas : In Prd!torio Toleta- 
no in Ecclejia S. Leocadia. Ella 
locución parece obfcura , fi 
por Pretorio Toledano no en- 
tienden lo mifmo que Corfe 
de Toledo : y para fu inteli- 
gencia prevengo , que los 



no que el Concilio fe tuvo en 
el Pretorio Toledano en la 
Iglefia de la Santa. Efla Igle- 
íia no eílaba dentro , fmo en 
otro Arrabal á la orilla delTa- 
jo, donde fue fcpultada ; á la 
qual por cíle refpctode fus 
Reliquias acudían los Padres 
a tener los Concilios , que fe 
dicen conü;re£íados en la Ba- 
íilica de la Sanra , como fe lee 
en el (Concilio XVII. In Eccle- 
Jia gloriofa Virginis & Confef- 
foris Cbrifli S. Leocadia , quce 
e/i in Suburbio ToJet.mo , ubi 
funólum eJHs corpas requiejcit. 

El- 



{DelConcíliG VI. deToíedo^ 



7 Eftando pues fuera de 
la Ciudad efta fglefia, no po- 
demos entender el Pretorio 
por concepto de cercanía al 
Alcázar que los Reyes tuvief- 
íen dentro de Toledo ; fino al 
modo que el Arrabal de la 
Baíilica de los Apoftoles te- 
nia algún Edificio , o Palacio 
contiguo que la denominaíle 
Pretorienfe^; afsi también el 
Templo de Santa Leocadia 
íendria otro,edificado por los 
Reyes a devoción de la San- 
ta, para refidir alli en la cita- 
ción del Invierno , y Prima- 
vera, en cuyo tiempo incidie- 
ron todos los Concilios cele- 
brados en ella : y en efpecial 
fe hace efto mas creíble por 
haver ya precedido la fabri- 
ca , que fegun San Eulogio 
hizo alli el Rey Si^'^ekuto , en 
cuyo lance es muy veroíimil 
que fabricalle Palacio, al mo- 
do que Phelipe II. levantó el 
fuyo junto al Templo que 
erigió a San Lorenzo en el 
Valle del Efcorial : y en Ma- 
drid le tienen también los 
Reyes junto al Monafterio 
Real de San Geronymo. 

8 Y añado , que pues efte 
Concilio no fe dice celebra- 
do en la l2:lefia Pretorienfe 
de Santa Leocadia, lino en el 
Pretorio que havia alli, fe ha- 
ce también creíble^ que no fe 



»75 

tuvo e;-! la mifma Iglcfia; IIp.o 
en algún Salón edificado a 
propolito para tener Conci- 
lios, como le tenian los Arzo- 
bifpos de Toledo en fu Pala- 
cio de Alcalá, y fe llamaba la 
Sala de Concilios, donde efec- 
tivamente fe juntaren algu- 
nos. A eíle modo es verohmil 
que huvieíle en la Iglefia de 
S. Leocadia una Pieza Real 
para cfte efecto, de quien en- 
tendamos a la letra el dicho, 
de que eñe fe celebró en el 
Pretorio Toledano , que ejia en 
la Iglefia de Santa Leocadia. Y 
íi efta refpuefta no aquietare, 
podrá fervir de incentivo pa- 
ra que otro nos declare mejor 
el texto del Concilio. 

Cañones del Concilio. 

9 |^^~"'Ongregados alli los 
\^_j Padres empezaron 
por la Confefsion de la Fe, 
como fe acofiumbraba en los 
Synodos Generales : y efte 
fue el primer Canon. > 

El 2. que fe obfervafien 
cada año las Letanías infti- 
tuidas en el Concilio antece- 
dente del año I. del Rey , co- 
mo fe practicaba. 

El 3. que pues fe havia 
Dios férvido de ablandar la 
perfidia Judaica, por medio 
del ardor de la Fe del Rey, 

que 



ij6 Ef[>and Sagra Ja , 

que no permitía vivir en fu 
licyno al que no facíTe Ca- 
thalíC0::primeraniente fe dief- 
fen gracias á Dios , porque 
ha\'ia criado una Alina tan 
iJuílre , llenándola del fervor 
de la Fe , y de fu Sabiduria; 
lo regundo,que íc debia pro- 
curar mantener aquel ardor 
del Rey , v el trabajo de los 
Prelados : y para que en ade- 
lante no fe fruftraíle, deter- 
minaban , con acuerdo de los 
Magnates de Palacio, que ni- 
die (libicfle a ferRey , fin ju- 
rar antes entre las demás con- 
diciones , que no permitiria 
el Judaifmo ; pues de poco 
íirve procurar el bien , fi no 
f^fe pone cuidado en la perfe- 
verancia: y afsi el que que- 
brantare efta promelíli , fea 
maldecido , y anathematiza- 
do delante de Dios , y firva 
de materia combu(V;ble al 
fuego eterno : fuponiendo, 
que renovamos (dicen) qunn- 
to en el Concilio Univerfal 
(cfio es, en el 4.) fe eftableció 
acerca de los judíos. 

El 4. que fea excomulga- 
do el Simoniaco , que adqui- 
riere por dones los Grados 
Eclcflafticos. 

El 5. que los Clérigos que 
reciban algui\ ufufrudo de la 
Iglefia , llagan declaración 
por cfcrito , para que no ic 



Trat»6, G/7.8. 

figa perjuicio a los bienes de 
la Iglefia : y íi no , fean pri- 
vados de ellos. 

El 6. que afsi el Religiofo, 
como la Religiofa , Doncella, 
ó Viuda , que defampararon 
el eftado y Habito que toma- 
ron , fean reducidos á él , y 
fi no quifieren , fean exco- 
mulgados. 

El 7. que lo mifmo fe en- 
tienda de los que defimo ara- 
ren el habito de Penitentes, 
fegun lo antes decretado. 

El 8. que el mozo cafado 
que en peligro de muerte 
profefsó Penitencia , pueda íi 
convalece, y íi tiene peligro 
de incontinencia , volver al 
ufo del M-itrimonio , hafta 
que entrando mas en edad 
pueda contenerfe : pero fi la 
muger fe muriere , no pueda 
el Penitente Cdlarfe; y'lo mif- 
mo fe entienda de ambos fe- 
xos : atendiendo en todo á lo 
que fobre eílo difponga el 
Obifpo, 

El 9. que los Libertos de 
la Iglefia renueven la decla- 
ración de ferio , ante cada 
nuevo Obifpo , prefcntandole 
la Carta de libertad dentro 
del primer año , y confelVan- 
do 1er Mafiumiilbs de la Igle- 
fia ; volviendo a íervidumbrc 
perpetua , (i no lo hicieren 
aísi. 

El 



(Del Concilio VI, de Toledo, 



Í77 



El lo. que los hijos de 
aquellos Libertos fean edu- 
cados por la Igleíia , y no por 
otro Patrono. 

El II. que ninguno fea 
condenado , no haviendo le- 
gitimo acufador. 

El 12. que el que fe refu- 
gie a los Enemigos en caufa 
perjudicial a la Patria , pre- 
tendiendo fer defendido de 
los Contrarios j fi acafo fuere 
cogido , fea excomulgado y 
cerrado a larga penitencia, 
Pero íl conociendo fu mal fe 
acogiere a la Iglefia , le valga 
la intercefsion del Sacerdote, 
por la reverencia del lugar, 
para que el Rey ufe con él de 
piedad , fin f litar a la juíti- 
cia. 

El 13. que los Proceres 
del Palacio fean refperados 
en todo por los mas mozos: 
pero que también los ancia- 
nos amen , y den buen egem- 
plo a los menores. 

El 14. que los Criados fie- 
les de los Reyes gocen y dif- 
pongan libremente de lo que 
adquirieron en remuneración 
de fus fervicios , fegun el 
Concilio antecedente. Pero fi 
alguno fuere traydor al Rey, 
ó no firviere bien , quede en 
arbitrio de fu Mageftad lo que 
fe debe hacer , pues no debe 
dudarfe de la poteÜ:a4 de 

Tom,VI, 



aquel a quien Dios delego el 
gobierno de todo. Si defpues 
de muerto el Rey fe defcu- 
briere la traycion , fea confif- 
cado quanto la Real liberali-j 
dad le concedió. 

El I), que las Iglefias go- 
cen firmemente los bienes que 
los Reyes y los demás las ha- 
yan concedido juftamentc,- 
pues fon alimentos de los po-, 
bres. 

El 16, confirma lo decre- 
tado en el Concilio antece- 
dente acerca de los hijos del 
Rey , fobre que fean amados, 
y no perjudicados en nada; 
por las razones dadas en el 
cap. 2. W.65. 

El 17. renueva el Canon 
contra los que viviendo el 
Rey proveen fuceflbr : y que 
ninguno lo pueda fer por ty- 
ranla , ó ufurpacion de potef- 
tad : ni fi tuvo Habito de Re- 
ligión , ó fi por ignominia le 
cortaron el pelo , 6 defcien- 
de de Siervo , ü de extrange- 
ro j fino de fangre Goda , y 
de prendas y coltumbres cor-, 
refpondientes. 

El 18. reproduce elCanort 
ultimo del Concilio 4. contra 
los que maquinaren daño a la 
Vida , óThrono del Rey, ful- 
minando el divino Anathema 
de eterna condenación: y que 
d Rey fuccílbr vengue el de- 
Al li- 



178 Ef'fü na S cidrada . Tra t.6. Ccip. 8 . 



lito como en ii.juria hecha a 
fu Padre , lüítcniendcle tod.i 
la Gente de los Godos : y íi 
fueren omiíTos , fean todos 
cprobrio de las Gentes. 

En el 19. dan gracias á 
Dios , y al Rey , pidiendo al 
Cielo firmeza para cumplir 
lo eftablccido , y bendiciones 
para el Principe. 

10 Fue Concilio Nacio- 
nal , en que fe hallaron los 
Metropolitanos de Narbona, 
de Braga , de Toledo , de Se- 
villa , de Tarragona , y folo 
faltó el de Mérida 5 pero en- 
vió Vicario. 

11 Eftrañaras que diga 
havcr afsiftido el Metropoli- 
tano de Tarragona , íiendo 
afsi que ni Loayfa , ni Aguir- 
re mencionaron tal cofa : pe- 
ro con mas fundamento eftra- 
ñoyo el que no lo digeílen. 
Uno y otro pufo en quinto 
lugar a Protajio con titulo de 
Obiípo de Valencia , previ- 
niendo al mareen la leccic n 
de las antiguas ediciones, que 
pcnian Ecclejiá Plactntina : lo 
que con razón impugna 
Aguirre , pues en tiempo de 
les Gcdos no exiftia la Igle- 
fia de Plafencia : pero exclui- 
do eíTo fe ratifica en que fe 
haya de leer Valencia , ale- 
gando MSS. antiquifsimos. 
%\ cierto , que fe hallan Có- 



digos en donde fe lee Valenti- ■ 
n<£ , como confta por el Emi-^ 1 
lianenfe, y uno de los dos Go- 
thicos que exiílen en Toledo: 
pero también es verdad, que 
el mas antiguo de Toledo , y 
todos los demás del Eícorial 
dicen que fue de Tarragonaj 
y el pequeño del Efcorial pc^ 
ne la firma afsi : In nomine 
Dni ego Protajíus Sanéia pri" 
ma Seáis Tarraeonenjts Eccle^ 
J¡£ immerito Epifcopus his 
Conjiitutionibus d nobis editis 
fub/cripJí,{oimu\2iyquQ de nin- 
gún modo puede equivocar- 
fe con Valencia. 

12 A vifta deque tene- 
mos cinco Códigos Gothicos 
con la exprefsion de Tarra- 
gona , fuera mucho mas im- 
portante , que los Efcritores 
nos huvieran dado en lugar 
de la Iglefia de Valencia , la 
de Tarragona , expreífada en 
tantos MSS. y no huvieran 
priwido a efta Santa Iglefia de 
la mención , y antigüedad de 
eñe Mctropolitanujni a mi me 
huvieran dado tanto que ha- 
cer, como trabagé , antes de 
ver los Códigos MSS. en pro- 
bar que Protajio no podia fer 
Obiípo de Valencia , fino de 
Tarragona : pues aunque fola 
una razón bañaba para con- 
vencer el empeño , con todo 
eflb , viendo que no fe daba 

Ice-: 



(Del Concilio VI. de Toledo, 



lección variante, )uzgaba que 
cílarian uniformes todos los 
MSS. y para oponerfe á efto 
era neceíTario ofrecer mucho 
pefo, que contrarreftaíTe. Ya 
baila poco , por caufa de fer 
mas aurorizado lo que mira á 
Tarragona , fegun los mifmos 
Códigos MSS. 

1 3 Digo pues , que aun 
fm eftos no debía tolerarfe 
que Protafio le diga Obifpo 
de Valencia. La razón es, 
porque en eíle mifmo Con- 
cilio, y en la edición de Loay- 
fa (copiada por Aguirre) fe 
pone en ultimo lugar un Vi- 
cario del Obiípo de Valencia 



I7P 

taíio del Concilio VI. es el 
mifmo que fe lee como Tar- 
raconenfe en el feptimo : y 
por tanto aunque no huviera 
tantos MSS. obligaban eítas 
razones a reconocerle como 
tal , y no de Valencia ; por- 
que de lo contrario fe feguia 
el abfurdo de admitir Vica- 
rio de un Obifpo prefente. 

14 Afsi Loayfa , como 
Aguirre puíieron en el titulo 
del Synodo el numero de 48. 
Obifpos : pero íi confuirás las 
firmas no hallaras mas que 
47. porque omitieron a uno, 
que fue el Obifpo d^ Ac1:or- 
ga, llamado Ofcando , el qual 



Mujitacio. Pues cómo es pof- fe debe ingerir en el num.44. 
íible que Frotxjio fueíTe al entre TuniU de Malaga , y 



mifmo tiempo Prelado de Va- 
lencia \ Protaíio fe halla pre- 
fente : luego no afsiftió por 
Vicario. El Obifpo de Valen- 
cia no eíluvo allí en perfona: 



Jujio de Acci: pues afsi le po- 
nen , no folo los MSS. del Ef- 
corial , fino la Edición de 
Surio 5 y no debemos defrau- 
dar a efta Santa l2;lefia de un 



Protafio, si: luego fon de dif- Prelado que es fuyo con cer-* 
tintas Iglefias 5 pues no era teza. De efte modo fe verifi- 
tiempo aquel de dos Obifpos can los 48. Obifpos , fuera de 
juntos , como en el Concilio cinco Vicarios. 

15 Demás de efto hay 
que notar, que en el Vigilano 
precede el Obifpo Lciudefre^ 
do de Córdoba , á Vi^lt'no de 



tercero. De Mujitacio fabe- 
mos por el Synodo preceden- 
te , que era Obifpo de Valen- 
cia : de Protafio fe fabe por 
el figuiente , que lo era de 
Tarragona , y en ambas par- 
tes firma en el lugar que le 
toca, antes de los Sufragáneos 
mas antiguos : luego el Pro- 



Biíaftro 



el EmUia- 



nenfe efta , como en Loayfa, 
pofpuefto, en el num.8. Jun- 
tamente prevengo , que el 
Obifpo ác Porto , que afsiftió 
Mi á 



1 8 o E/paña Sagrada, 

á efte Concilio no fe llamó 
lJ/wefi,como imprimió Loay- 
ÍA en el texto de la firma 29. 
lo que ha d ido ocafion para 
que en los Faílos de aquella 
Iglclia fe introdugcfe efte co- 
mo ociavo Obifpo , diftinto 
de Anjíulfo , fiendo afsi que 
es uno miímo , pues el Vigila- 
no , y otros dos del Elcorial, 
y aun la Edición de Surio , no 
ponen á Ufibefo , fmo a Au- 
Jíulfoj como fe lee en dos Co- 



Trat.6Xap,Í: 

digos: el Emiliancnfe Ajiulfo\ 
y Surio Ag'ulpho , el qual fir- 
ma en el Concilio IV. (n.47.) 
con nombre idéntico , en 
los citados Códigos , y en 
otros Anjjulfo : por lo que 
debe excluirfe de las Edicio- 
nes el nombre de U/íbefo , co- 
mo perjudicial : pues ha oca- 
fionado la introducción de 
un Obifpo que no huvo,obli- 
gando á formar dos de folq 
uno. 



CAPITULO IX. 



DEL CONCILIO SÉPTIMO. NACIONAL. 
Año de 6^6. 

Cor/frcnfe las Ediciones* 



1 1^ L Concilio fcptimo fe 
r, tiivo en el año quin- 
to del Rey Chinda! vinrho,Era 
DCLXXXIV. (684.) como di- 
cen unánimes los Códigos 
MSS. Efta Era fue el año 646. 
á 15. de las Kalendas de No- 
viembre , efto es , á 18. de 
Octubre , por lo que corref- 
ponde el Concilio al año V. 
del Rey > que empezó a rey- 
nar en diez ác Mayo del año 
642. como fe dijo romo 2. 
pag.iSo. y afsi el año V. em- 
pezó en 10. de Mayo del 646. 



en que por Odubre fe cele- 
bró el Concilio. 

2 Empieza fin exordio por 
el Canon i. contra todos los 
Legos , ó Clérigos , que ma- 
quinando perjuicios contra el 
Rey , ó contra el Reyno , fe 
paíicn a otra Nación , para 
legrar el efeclo ; á los quales 
como á pérfidos , y enemigos 
del bien publico , excomul- 
gan , y privan de bienes , pi- 
diendo para ello la protecr 
cion de los Principes. 

El 2. que pueda un Sacer- 

dOr 



5)el Concilio VIL de Tokio. 



iSí 



aote acabar la MiíTa que otro 
por accidente repentino no 
pudo perficionar : y para que 
no fe abufe de efto , manda 
que ninguno diga MiíTa def- 
pues de haver tomado el mas 
minimo alimento , ó bebida, 
y que fuera del repentino ac- 
cidente nadie dege de acabar 
la MiíTa , fó pena de excomu- 
nión. 

El 3. que el Obifpo que 
llamado no acuda pronta- 
mente á las Exequias del 
Obifpo difunto (íegun fe man- 
dó en el Concilio de Valen- 
cia) no diga MiíTa en un año, 
ni fe le dé la Comunión : y íi 
los Clérigos primeros de la 
tal Igleíia ñieren omiíTos en 
avilar al Obi ípo vecino , ha- 
gan por un año penitencia en 
un Convento. 

El 4. que por quanto los 
Obiípos de Galicia extenua- 
ban las Parroquias en las Viíi- 
tas con graves exacciones, 
mandan que no puedan reci- 
bir mas que dos fueldos por 
cada Iglefia , exceptuando las 
de los Monafterios. Que no 
fean onerofos en la Comitiva, 
ni fe detengan mas que un 
dia. 

El 5. que fe recojan a los 
Monafterios los que andan 
fuera , fin ciencia , y fin ho- 
nor 5 y que en adelante no fe 

Tom.VI. 



de la Profefsion , fino a los 
que viviendo en el Monaíle- 
rio fe les halle bien inftruidos 
en la Regla , en honeílidad, 
y fanta doctrina. 

El 6. que por reverencia 
del Rey y de la Silla Real , y 
por confolacion del Metropo- 
litano , concurran cada mes a 
Toledo los Obiípos comarca- 
nos , fegun les avifare el Pre-. 
lado , excepto los dias de la 
Siega y de la Vendimia. Y. 
acaban dando gracias á Dios, 
y al Principe. 

3 Fue Nacional de qua- 
tro Metropolitanos , Orondo 
de Metida , Antonio de Sevi- 
lla , Eugenio de Toledo , y 
Protíijio de Tarragona. Loay- 
fa en el titulo del Concilio, 
y en la pag.XII. impriiuió que 
concurrieron treinta Obifposi 
y aísi confta por algunos Có- 
digos : pero fi vas a las íiibf-. 
cripciones , no hallarás mas 
que veinte y ocho Obifpos. Lo 
cierto es, que afsiftieron trein- 
ta , no folo por el teftlmonlo 
de los MSS. que lo expreíían, 
fino porque en el Lucen fe 
havia , fegun Marmol , trein- 
ta firmas. Hoy no fe propo- 
nen mas q^re 28. veamos 
quienes fon los dos que fal- 
tan. 

4 Digo , que uno de los 
omitidos es Tagoncio , Obifpo 

M3 dq 



1 8 1 Efpam Sagrada, 

de Valeria , el qnal firmó aCsi: 
Tagontius Deo fni/erante Ec- 
tlejíce Valerien/ís Epifcopus hac 
fiatutix dejiniens fubfcripjt. El 
orden en que firmó fue def- 
pues de EJievan Aftigitano, 
y antes de Egilx Oxomenfe, 
de fuerte que le toca en 
Loyfa el undécimo lugar , y 
á Egila el 12. Confta afsi por 
tres Códigos MSS. del Efco- 
rial, el- Emilianenfe , el' Vigi- 
lano, y el de el num.12. 

5 El fegundo Obifpo de 
los omitidos es Eufloquio de 
Abila: el qual firma afsi: Euf- 
tocbius in Xpti nomine Ecclejtdi 
Avelenjis Epifcopus hcecjl atu- 
fa definiens fuhfcripfi. El lu- 
gar de fu firma es defpucs de 
Maurufio Oretano, y antes de 
Juan Caurienfe,que en Loay- 
fa correfponde al numero 16. 
dando a Juan el 17. Aqui co- 
metió Loayfa el defcuido de 
poner á Maurijio en Abila, 
Tacando al margen la lección 
de Oretana en lugar de Abe- 
lenfe, y parece que cita al Có- 
digo Albeldenfe : pero en eíle 
no fe omite (como el omitió) 
áEuftoquio de Abila : y afsi 
hizo mal en dar dos lízlcfias 
a un Obiípo , debiendo ave- 
riguar á qual tocaba Mauri- 
jio : y digo que efte fue de 
Orcto , Euftoquio de Abila. 
Coníta todo lo dicho por los 



Trat.é, Cáp,j: 

Cod'gos citados : y por tanto 
fe debe colocar entre los 
Obifpos de Abila efte Prela- 
do Euftcxiiiio, que no fe halla • 
mencionado en fu Catalogó, 
y quitar dé alli a Maurufio 
(Maurofio,ó Mauriíio) que no 
es fu yo , fino de la Iglefia de 
Oreto. 

6 También debemos no- 
tar que en algunos Códigos 
(en el Vigilano,y el del n. 12.) 
falta la firma de Protafio de 
Tarragona , que fe halla en el 
Emilianenfe, y en otrosiy pa- 
rece precifi para cumplir el 
numero de treinta. Pero me 
parece que no la introdu ge- 
ron en el firio que la corref- 
ponde, porque fe figue .a Eu- 
genio de Toledo,y debia pre- 
cederle. La razón es , porque 
efte Prorafio era Obifpo en 
tiempo del Concilio antece- 
dente , como confta por los 
Códigos citados , y por la ra- 
zón dada en el cap. preceden- 
te num.i 3. Entonces no era 
Obifpo de Toledo el Euge- 
nio que fe halla en efte, como 
probamos en el tomo prece- 
dente: lucido era mas antii^uo 
el Tarraconenfe, que el Tole- 
dano : y por tanto debió in- 
troducirfe fu firma antes que 
la de Eugenio. 

7 En efta fupoficion debe 
fcr Prütaíio el 3. y Eugenio 

el 



ÍDe! Concilio VIL de Toledo. 



183 



cl 4. Y por q llanto Loayfa no 
previno las variedades del or- 
den de las firmas querefultan 
entre fu Edición , y los MSS. 
conviene darlas aqui fegun fe 
hallan en el Vigilano,y otros, 
fupliendo no folo los dos omi- 
tidos por Loayfa , fino á Pro- 
tajio de Tarragona , y a Do- 
numdei de Ampurias, que fal- 



í. 
2. 

3- 

4- 

^¿' 
6. 

7 
8. 

9. 

IQ. 
II. 
12. 

14. 

16. 

17- 
18. 

19. 
20. 
21. 

22. 

23- 

24. 

^5' 



Orden de los MSS. 

f " ■ 

O Rondo de Mérida. 
Antonio de Sevilla. 
ProtaGo de Tarragona. 
Eugenio de Toledo. 
'Hilario de Alcalá. 
Deodato Egabrenfe. 
Ejparcio Italiccnfe. 
Eftevan Aftigitano. 
Tagoncio Valerienfe. 
■Egila Oxomenfe. 
RichimiroDumienfe. 
SiíifcloElborenfe. 
Anferico Segobienfe. 
Uviderico Segoncienfe. 
Uvinibal Ilicitano. 
Mauruüo Oretano. 
Euftoqui© Abeknfe. 
Joan Caurienfe. 
Egeredo Salmanticenfe. 
Servufdei Caliabrenfe. 
Vafconio Lucenfe. 
Gotomaro Irienfe. 
Farmo Vifenfe. 
Sonna Britonienfe. 
, í^udeftheo Aurienfe. 



tan en algunos MSS. pero fe 
hallan en otros. h"itroducien^ 
do pues a Donumdei en el ul- 
timo lugar (en que le pone el 
Emilianenfe,y otros dosMSS.) 
y dando á Protajio cl lugar 
(que decimos pertenecerle) 
tienen efte orden los treinta 
Prelados , ícgun los Códigos; 
Gothicos. 



I. 

2. 

3- 

4- 

5- 
6. 

7- 
8. 

9- 

10. 
ir. 
12. 

13- 
14- 

16. 

í7- 
18, 

19 

20 
21 

1 22 

23 
24 



Edición de Loayfa, 

ORoncio de Mérida. 
Antonio de Sevilla,: 

Eugenio de Toledo. 

Protafio de Tarragona,: 

Hilario de Alcalá. 

Sififclo Elborenfe. 12; 
Recimiro Dumienfe. II.] 

Deodato Egabrenfe. 6,. 

Eparcio Italicenfe. 7. 

Elle van Aftigitano. 8. 

Eíiila Oxomenfe. 10, 

Anferico Segobienfe. 13; 
Ubiderico Segoncienfe. 14. 
, Ubinibal Ilicitano. 15. 
, Mauriiüo Abelenfe. Oreta- 
no. C. A. 
, Joan Caurienfe. 18. 
Égeredo Salmanticenfe. i^ 
.Servusdei Caliabrenfe. 20,* 
. Bafconio Lucenfe. 21. 
. Gotomario Irienfe. 23, 
. Farno Vifenfe. 23. 
. Sona Britanienfe. 24. 
. Gaudefteo Aurienfe. 25'.- 
. Ubitarico Lamecenfe. 26, 
M4 Ar- 



Í184' E/píiííaSdgradd, Trat.é.Ccif,^; 



Edición de Loaypa, 

25. Armenio Egitanienfe. lj¿ 

26. Adimiro Tudcnfc. 28. 

27. Anniano Valentino. 291^ 

28. Donundci £mpuritáno. 



Orden de los MSS. 
'ió. Uvitirico Lamcccnfe. 

27. Armenio Egiranienfe. 

28. Ademiro Tudenfe. 

29. Aneíio Valentino. 

30. Donumdei Empuritano. 

8 Sobre los treinta Obif- orden que en Loayfa en los 
pos prefentes, concurrieron MSS. por lo que también 
otros once por Vicarios: y aun conviene proponerlos. 

.en quanto á eftos hay diverlb 

1. Valentiniano Arcipreíle por Laude/redo át Córdoba.: 

2. Crifpino Abad por Ncuf re do de Lisboa. 

3. Uvilienfo Presbytero por P/'/^if^í/o Afidonienfe. 

4. Paulo Presbytero por CandeJato Afturicenfe. 

5. Magno Presbytero por Marcos Caftulocenfe. .f 

6. Conftancio Presbytero por Theuderedo Pacenfe (eS 
Loayía 7.) 

7. Reparato Presbytero por Etherio de Elibcri (en Loay- 
fa 6.) aplicándole al Pacenfe omitiendo al de Elibert , 3^ 
á fu Obifpo Etherio, y dando dos Vicarios al Pacenfe. .^ 

S- Clemente Diácono (Loayfa Decano) por Juan Iliplenfe. 

9. Ambrofio Diácono por Giveric0Mcntcf3.no. 

10. Egila Diácono por Vigitino Bigaftrenfe. 

11. Mathacelo Diácono por Dudila de Malaga. 

9 Todos eílos firman di- fultores , fino como Jaeces,- 
ciendOjque difinian las deter- del modo que fu Obiipo cu-, 
minacioncs alli puertas , por- yas veces haciaUjj 

que no afsiftian como Con- 



CA- 



S)el Cóndilo VllL de Toledo. 



^^i 



CAPITULO X. 

DEL CONCILIO OCTAVO- 

ISlacíonaL Año de ^53. 



'I T7L odavo Concilio 
J3> í"ue en tiempo de Re- 
cefvintho , corriendo fu año 
quinto , como expreflan las 
Adas , en la Era DCXCI. 
(69 i) á 16. de DiciembrCjpcr 
cuya razón fe contaba Ja Era 
feñalada, y año V. del Rey^ 
pues como le dijo en la Vida 
de San lldefoníb, empezó á 
reynar Recefviniho en el día 
12. de Enero, y en la Era 
687. (fet^un lo dicho temo 2. 
pag.177.) per lo que empezó 
fu año quintó en 22. de Ene- 
ro de la Era fcñabda 6gi, y 
como el CcncUro ir cidio den- 
tro de aquella Era por Di- 
ciembre, coircíporde lo uno 
con lo otro puntualmente. 
Eña Era coníla aísi por los 
Códigos MSS. exceptuando 
el Lucenfe , que pufo un año 
menos : pero fe vé fer errata, 
por el dia, mes , y año quinto 
del Rey cxpreíTados allí co- 
mo en los demás ,. fegun Váz- 
quez del Marmol , losquales 
precifamente concurrieron 
con la Era 691. año de ^53. 
y üo con U ira 6$o>.^ 



2 Tuvofe en la Igleíia de 
los Apodóles , eílo es , en la 
Pretorienfe de San Pedro, y 
San. Pablo , cerno expreíla el 
Pacenfe. Eftando ya los Pa- 
dres fentados por fu orden, 
concurrió el Rey, encomen- 
dandofe humildemente a íus 
Oraciones, á quecorrefponí- 
dieron los Prelados con aclor- 
macioiies gozólas , y gracias 
reverentes. Entrególes un 
Pliego , en que declaraba la 
Fé Caihclica que creía, y jun- 
tamente, que pues havian de- 
cretado antecedentemente 
que fucíTe irrevocable la Cen- 
tencia dr.da centra los que 
maquinafien contra la vida 
del Rey, ó bien de la Patria, 
defeaba templaflen el decre- 
to de tal modo que ni fe ñil- 
taíle á la fidelidad del jura- 
mento , ni dejaííe de ha'ver 
alguna puerta para k piedad/. 

3 Demás de efto exhoi'tó 
á los Padres á que. miraffeii 
con toda vigilancia , juíHeici, 
y mifericordia á las caufas 
que ocurrieíTen , y al eílableU 
íiimientOj y declaración de los 



1 8 ^ E/páña Sagrada. Tr¿it, 6 . Cap~,i o; 
Cañones, de fiiCL'tc que el Rey 



lograllc el deíco de lo bueno 
á que anhelaba , y los Padres 
el fruto de la bienaventuran- 
za^que tes corre fpondia. Lue- 
go íe convirtió á los Varones 
iluftres , encargándoles que 
no fe apartaficn en cofa algu- 
na del confentimienao de a- 
quellos Santos Padres, y pro- 
curaflen cumplir quantovief- 
fen que era del agrado de 
Dios j pues correfpondiendo 
á tan faludables deíeos del 
Soberano , ferian agradables 
á Dios , y el mifmo Rey efpe- 
raba fer accepto al Señor en 
lo mifmo en que aplicaba fu 
favor á lo que decretaffen, 
pues prometía follener con fu 
poder,y con la ayuda de Dios 
quanto bueno, juño, y pió ef- 
tablecieífen. 

4 Y por quanto fe ha fér- 
vido Dios (añadió el Rey) 
arrancar de efte Reyno todas 
las heregias, dejándonos folo 
que corregir y caítigar la per- 
fidia Judayca, en que algunos 
le mantienen , y otros mas 
culpablemente reinciden ; os 
pido , y os conjuro por la Di- 
vina Trinidad , por la Encar- 
nación del Hijo de Dios, y por 
fu venida á juzgar los vivos, 
y los muertos , que fin accep- 
cion dePcrfonas , ni mirar á 
fevor , dcteimincis íbbrc ello 



quanto correfpondc á la Fe 
de mi Señor, y Redemptor 
Jefu Chriílo , promulgando 
fentencia agradable al Señor, 
y a mi tej para que afsi como 
la Divina Piedad me dio el 
régimen de unos Vallallos 
Fieles , con quienes debe fer 
glorificado por mi 5 afsi tam- 
bién me conceda ventajas fo- 
bre los Infieles , en quienes 
vea yo cumplirfe la voluntad 
de Dios , y que fe verifique 
haver venido á nofotros fu 
venerable Reyno. 

5 Leído a la larga por los 
Padres lo epilogado aqui,die- 
ron gloria á Dios por la Fé, 
y devoción del Principe , y 
pallaron a eílablecer los fi-, 
guientes decretos. 

Cañones del Concilio. 

EL I. fue proteftar la Fe 
Catholica, fegun la pro- 
mulgaron los Apollóles , y cf- 
tablecieron los Sy nodos Ge- 
nerales contra Ario, Macedo- 
nio, Nertorio , y Eutiques , y 
conforme fe repite en la Mil- 
la. 

El 2. fue controvertir el 
punto rcprefentado por el 
Rey , fobre fi dcbia mitigarfe 
la fentencia dada contra los 
pérfidos , que filtando'al ju- 
ramento de fidelidad llena- 
ban 



©f / Concilio Vlíl. de Toledo: 



187 



ban el Reyno de tumultos y 
eícandalos : y defpues de lar- 
go examen , y clamores al Ef- 
piritu Santo para que los 
alumbraíTe , reíolvieron, que 
pudielíe el Rey perdonar á 
los que convinieíTe para la pu- 
blica quietud , de modo que 
por ellos no pudiefle la Patria 
padecer ningún daño: porque 
el juramento que fe havia he- 
cho no miraba immediata- 
mente á puntos de la Ley de 
Dios , fino al bien de la Re- 
publica : y havia llegado lan- 
ce en que era dañofo el rigor 
univerfal , y afsi no obligaba 
en quanto era mayor mal. 

El 3. renovó la excomu- 
nión contra los que por do- 
nes íubian al fumo Sacerdo- 
cio. 

El 4. recomienda la pure- 
za en los Obiípos , de modo, 
que fea privado del honor del 
Orden, y del lugar, el que fe 
manche con tado, ó particu- 
lar famiUaridad de muger. 

El 5. intima lo miímo a 
los demás Sacerdotes , man- 
dando á los Obiípos la folici- 
tud ; y que al reo le metan en 
un Monafterio , por toda la 
vida íi no hay otro remedio^ 
y la muger -íe aíTegure con 
tal cautela > que no pueda 
yerfe con el cómplice. 

f 1 6. contra los Subdia- 



conos que no guarbaban caf- 
tidad , y aun fe calaban : la 
que les prohiben. 

El 7. contra los que coti 
pretexto de que no fue á guf- 
to fuyo el ordenarfe, volvian 
al figlo , y íe cafaban : á los 
quaíes obligan á mantenerfe 
en la gracia recibida , excO'^ 
mulgandolos, y mandándolos 
cerrar de por vida en un Mo-^ 
nafterio , fi volvieren al íi- 
f'lo 

El 8. que no fe ordene á 
quien no fepa bien los Ofi- 
cios Eclefiaílicos , y fobre el 
conocimiento de la Ley de 
Dios no fe halle á lo menos 
medianamente inílruido en 
letras. 

El 9. contra los que co- 
mían carne en Quarefina , fin 
obligarles la necelsidad,edad^ 
ó enfermedad. 

El 10. que en falleciendo 
el Rey fe elija otro en Tole- 
do, ó donde muriere el decef- 
for, por los Prelados, y Seño- 
res del Palacio: y que el elec- 
to defienda la Fe contra la 
perfidia Judayca , declarando 
allí los Padres el modo con 
que fe debe portar, y que los 
bienes de la Corona paflen al 
fuceflbr, tocando áloshere- 
deros del difunto los que te- 
nia antes de fer Rey : de 
modo que antes de fer coro- 
nada 



1 8 8 EfpAna Saff'ctda. 

nado jure obfervaí' cfto pun- 
tualmente. 

El II. que ninguno pueda 
quebrantar los Cañones cíla- 
blecidos en los Concilios : y 
que al celebrarlos , cedan al 
voto de los mas los menos , y 
íi nOy fean feparados , y exco- 
mulgados por un año. 
¿c' El 12. fue contra los Ju- 
díos , corre fpondiendo a la 
propuelía del Rey , con re- 
novar quanto fobre cílo fe 
havia decretado en el Conci- 
lio quaito. 

El 13. fe reduce a dar gra- 
cias a Dios , y al Rey por la 
perfección del Concilio , aña- 
diendo aclamaciones al Prin- 
cipe : \o que aunque no es 
nuevo Decreto, con todo eíTo 
fe numera fobre los demás, 
por fer ratificación de lo pre- 
cedente : y afsi vemos que al 
recapitular en el Concilio 
XIII. lo actuado en el XÍI. 
dan titulo diftinto al ulti.no 
de acimiento de gracias. En 
el de ahora hay cfpecial mo- 
tivo para numerarle , pues 
añaden , que aprueban una 
Ley del Rey, y el Decr-jto 
que publican en fu nombrej 
de los quales dicen que fe 
¡nfcrten er. las Adas. 

6 El Decreto de los Pa- 
dres dado en nombre del Rey 
fe coloca deípues de las fubf- 



Trítt.é. Cáp,To: 

cripciones ,y fe reduce a quí; 
los bienes que antes de fer 
Rey tenia Chindafvintho, 
paiten á fus hijos 5 y al rey- 
nantc en quanto tal lo que 
entró en manos de fu padre 
Chindafvintho defde el dia 
en que fubió al Throno. 

7 La Ley promulgada en 
el mifmo Concilio por el Rey 
fe ordena a reprimir la avari- 
cia de los Principes fobre la 
mifma materia de los bienes 
del anteceíTor , y por el modo 
de aumentar los Eftados pro- 
prios con daño de los Vaf- 
íallos. 

8 Fue Concilio Nacional, 
concurriendo los Metropoli- 
tanos , Oifoncto de Mérida, 
Antonio de Sevilla, Eugenio de 
Toledo, y Pota^mio de Braga» 
El numero de todos los pre- 
fen tes fue 52. como expref- 
fan los Códigos, y coníla por 
las firmas. Pero fe debe no- 
tar que en los MSS. hay muy 
divei'fo orden del imprefib 
por Loa V la , pues Egeredo, 
Obifpo de Sala nanea , firma 
en el lugar 16. y Loayfa le 
pone en el 23. 

9 Defde el num. 34. hay 
mucha diverfidad, por lo que 
conviene prevenirla en la for- 
ma figuiente. 

34!" Afrila ( 6 Aj^rih ) Dcr- 
tolano. 

Adco- 



38. 
41, 



Del Concillo Vllt de Toledo, i S ^ 

'35. Adeodato Pacenfc. Eftc fe pofpone en al¿iir 
nos Códigos al num.44. 

36. Froiia M-Mitefano. 

37. Bacauda Egabrenfe. 
Félix Valentino. 
Maurelo Urgelitano. 
Aícarico Palentino. 
Litorio Auceníe. 

42. Sonna Aurienfe. 

43. Sifeberto Conimbrícenfc. 

44. Taio Cíefarauguílano. 

Adeodato Paceníe. Un Código pone aquí a 
Eujebio OíqqvSq. El Adeodato\Q,^uíoziúb2i\xn 
Código. El Vigilano, y otro, aqui. 

45. Fosforo Cordubeníe. 

46. Giberio Bigaftrenfe. 

47. Ermenfredo Lucenfe. 

48. Celedonio Calabrienfe." 
4p. Julián Accitano. 

50. Servodeo Baftitano. 

51. Balduigio Arcavicenfe. 

52. Eufebio Ofcenfe. 
El Código Vigilano,y 

Be los Abades , Vicarios , y Pa^ 
latinos. 



10 

ti Código delnum.i2. omi- 
tieron á Servando Eliplenfc, 
por lo que les falta uro en el 
numero. En dos MSS. fe ha- 
lla el orden que prepone 
Loayfa deíde el num. 5 7. den- 
de pone a Félix Valentino. 
Pero en el orden que da á 
Egeredo de Salamanca tiene 
contra si a los Códigos que 
he vifto , y aun á la Edición 
de Surio , que le pone tam- 
bién en elnum.id. 



■F 



STE es el primer 
Concilio en que fe 
hallan firmas de Abades , con 
la circunftancia de anteceder 
á los Vicarios de los Obifpos, 
lo que me parece digno de 
que fe eftrañe , y aun de que 
fe reduzca á inverfion de los 
Copiantes , pues al Vicario 
le compete el honor de aquel 
por quien hace las veces , ce- 
diendo folamente ai Obifpo; 

en 



1 9 o E/pañd Sagrada, Trat. 6 . Cap .10. 



en cuya confinnicion verás 
en Loayíci, y en el Emilianeti- 
fe , que los Vicauios preceden 
á los Abades 5 en el Concilio 
XI. y en el XV. preceden 
también en el Código del 
num.i2. y pues tenemos apo- 
yo de MSS. con todas las Edi- 
ciones del Concilio XI. pare- 
ce debemos fentenciar por 
los Vicarios. 

1 2 Loayfa fumo el titulo 
de los Abades con el nnm.12. 
pero los dos últimos no fue- 
ron Abades, fino el Arcipref- 
te , y Primicerio de Toledo. 
En el Código Vigilano fe po- 
rjcn en primero y legundo lu- 
gar las firmas de Eumerio , y 
Ildefonfo , que en Loayía , y 
en otros Códigos tienen el 

13 Los Vicarios tienen 
también en algunos MSS. or- 
den diverfodel impreño , en 
efta conformidad : el de Du- 
mio : el Egarenfe : el Ilerden- 
fe (falta en algunos) el Dia- 
nienfe : el Oxomenfe : el Ur- 
citano : el Irienfe : el Oílbno- 
benfe : el Britonienfe : y el 
Tudcníc. En todos diez. 

14 También fe ha de no- 
tar, que en el Vigilano, fe an- 
teponen al Damienfe dos 
nombres diferentes de los ci- 



tados , que fon Asfalto Arci- 
prefte , y Guterio Diácono, fin 
decir porque Iglefia concur- 
rieron. 

15 Es también eíle Con- 
cilio el primero en que fe 
hallan firmas de los Varones 
iluílres de Oficios Palatinos: 
los quales en unos Códigos 
fe reducen á i6\ fegun pufo 
Loayfa : en otros hay tres 
mas, Riccira, Comes Patrimo- 
niorum. Ubenedarius , Comes 
Scantiarum & Dux. Cuniefre^ 
dus, Cofnes Spatariorum. Pero 
eftos eftán repetidos : lo que 
notamos para que fe vea la 
incuria de los Copiantes. De 
la afsiftencia de los Varones 
iluftres a los Synodos trata- 
mos en el cap. 2. §.4. De la 
calidad de los Oficios que 
expreífan en fus firmas , veafe 
el tratado que fin nombre 
de Autor diílinto imprimió 
Loayfa pag.455. y fe repro- 
dujo en el tomo 2. de la Efpa^ 
ña ilujirada , pag. 195. con 
nombre de Pedro Pantinoy 
Flamenco , que vivió en To- 
ledo en tiempo que Loayfa 
trabajaba la obra de los Con- 
cilios, y le ayudó en ella, co- 
mo efcribe en el tom.2. de fu 
BibÜothcca Auberto Mireo. 



CA- 



íDel CcncUíO IX. de Toledo. 



í9t 



CAP'ITULO XI. 

DEL CONCILIO NONO, 
ProvimiaL Año de ^55. 



I A Los dos años def- 
j\ pues fe tuvo el 
Concilio nono , corriendo el 
año feptimo de Recefvintho, 
y Era DCXCIII. (693.) año 
de 655. Convienen los Códi- 
gos en los números feñala- 
dos , exceptuando el Vigila- 
no , que erró poniendo un 
año nías a la Era , pues el año 
del Rey no permite tal nume- 
ro , haviendo fido el Concilio 
por Noviembre. 

2 Sobre el dia en que fe 
tuvo hay en Loayfa una gran 
inconftancia ; pues en la pag. 
12. dice, que fue el i. de Di- 
ciembre ( die Kalendarum De- 
cembrium) En la pag. 477. pu- 
fo al margen del titulo,8.K¿í/. 
Decembr. que es el 24.de No- 
viembre. Ni uno,m otro pue- 
de aplicarle al dia en que fe 
empezó el Concilio , pues 
confia por el texto del exor- 
dio que fue el dos de Noviem- 
bre : Pojl diem Kalendarum 
Novembrium , como verás en 
Loayfa, pag.478. y á efto de- 
bemos cftár. 



3 El dia en que fe con- 
cluyó fe dice en el texto de 
Loayfa (al fin) quarto Kaknd, 
Decembr. que es el 28.de No- 
viembre : y al margen pone 
alli oBavo Kal. Decembr. que 
es quatro dias antes (el 24.de 
Noviembre) y efla es la lec- 
ción del Código Vigilano , y 
de la Edición de Surio. Una 
de las dos eftá errada : y yo 
creo que ambas : porque fa- 
bemos que procuraban dete- 
nerfe poco en los Synodos, 
como hemos notado muchas 
veces : y no hay fundamento 
para decir , que tardaíTen en 
eíte á lo menos veinte y tres 
dias , que es lo que refultaba 
de las lecciones referidas : y 
por tanto me inclino , á que 
donde dice oBavo fe lea déci- 
mo oóiavo Kal. Decembr. pues 
aun de efte modo huvo trece 
dias para el Concilio , efpa- 
cio fuficiente para lo que en 
él fe trató , y aun mas dilata- 
do que el empleado en otros, 

4 Tuvofe en la Bafilica 
de la Virgen Santa Maria, 

que 



E/pajía Sagrada, Trat. 6, Cap. 1 1'; 

ó dotü : y fi fe cn:i^znírc al- 
go por algan Miniftro, pue- 
dan los herederos del Funda- 
dor dar cuenta al O JÍfpo : j^ 
fi el Obifpo es el que defrau- 
da, acudan al Metropolita- 
no: y fi eíle lo hiciere , dea 
cuenta al Rey. 

El 2. que mientras vivatí 
los Fundadores de las I^le- 
lias cuiden por si de ellas , y 
preíenten a los Obifpos Mi- 
niftros idóneos para que lean 
ordenados por ellos : y fi los 
Fundadores no hallaren fu- 

_ j _ getos idóneos , los ponga el 

j, , fue que fe ingirief- Obifpo con acuerdo del Fun- 

fcn en el cuerpo délos Cano- dador : de modo que fi el 
nes los Decretos que falta- Obifpo pufiere alli Miniftros 
ban: lo que (como notaremos defatendiendo la voluntad de 
en otra parte) abrazó lo eíla- los Fundadores , fea nula fu 
blecido dcfde el Concilio IV. ordenación , y deba para 
en adelante 5 pues la ultima vergüenza luya ordenar alli 
Colección que havia , era del los condignos que el Funda- 
tiempo de San Ifidoro , y ya dor elija. 



191 

que era la advocación de la 
Cathedral , como infiero por 
el Concilio XI. donde á cíla 
Igleíia fe la aplica el concep- 
to de fer la Silla : y en la fir- 
ma de Gudila en el mifmo 
Concilio expreQa fer Arcedia- 
no d: la Sede Re^ja de Santa 

o 

Maria , lo que prueba fer ef- 
ta la Iglefia Mayor, donde ef- 
taban los Títulos de las Dig^ 
nidades. 

Cañones del Concilio, 

5 T Oí. que decretaron 



havia mucho que añadirla. A 
cfto mandan que fe de la mif- 
ma autoridad y reverencia 
que a los Cañones antiguos: 
y para corregir bien los de- 
feceos de los fubditos , empe- 
cemos, dicen, corrigiéndonos 
á nolbtros : fobre lo qual 
formaron los Decretos fi- 
guientes. 

El I. que no fe defraude 
nada de los bienes , que dio 



El 5 .que de todos los bie- 
nes de la Iglelia que íe den a 
otro , fe expreíTe en la Efcri- 
tura la caufa , para que conf- 
te lo julio , o fe evite el per- 
juicio. 

El 4. que el Clérigo Ad- 
minillrador de los bienes de 
la Iglefia aplique á favor de 
ella lo que comprare: y C\ tie- 
ne hacieiida propria , fe re- 
partirá proporcionalmentc 



á una Iglcfia el que la edifico, entre cita , y la que adminif- 

tra 



(Del Concilio IK, de Toledo, 



^93 



ira de lalglefia lo que adqui- 
riere defde el dia en que fe 
ordenó i y lo correfpondiente 
á lu hacienda tocará á fus 
herederos : lo que huviere 
adquirido por donación , a- 
miáad, íi otro titulo perfo- 
«al , pertenecerá á fu arbitrio 
el difponer de ello : y íi mu- 
riere fin haverlo deílinado, 
tocará á fu Iglefia, 

El 5. que fi el Obifpo 
■quiere hacer Monaílerio de 
una Parroquia , y dotarle con 
ios bienes de fu Iglefia , no 
pueda dar mas que uno de 
cada cinquenta : y fi la dota- 
ción no es de Igleíia fugeta á 
Regla Monaílica , no pueda 
dar mas que la centeílma 
parte. 

El 6. que puedan los Obif- 
pos aplicar á la Igleíia que 
quificrenia tercera parte que 
les toca á ellos. 

El 7. que los parientes 
'del Obifpo difunto no tomen 
nada de fus bienes , fin 
noticia del Metropolitano : y 
en la muerte de efte efperen 
alSuceíTor, ó al Concilio : en 
la del Presby tero, ó Diácono, 
den cuenta al Obifpo. 

El 8. que en las difpofi- 
ciones hechas por losClerigos 
injuftamente , no fe compute 
la poíTefsion tricenal defde 
^1 dia en que fe hizo la Ef- 



'^om.VL 



critura, fino defde que mu- 
rieron. 

El 9. que no pueda el 
Obifpo que fue al funeral de 
otro recibir mas que una libra 
de oro , fi el difunto era ricoi 
y media , fi era pobre. Qac 
haga inventario de todo , y 
le remita al Metropolitano. 

El 10. que fean Efclavo^ 
de la Iglefia los que nacieren 
de Clérigo defde Subdiacono 
arriba , y los Padres fean caf- 
tigados fegun Derecho , para 
ver fi afsi fe remedia la incon- 
tinencia de los Clérigos. 

El II. que fi el Obifpo 
quiere meter en la Clerecía 
á los Siervos de la Iglefia , los 
dé libertad , y pueda afcen- 
dcrlos fegun fus méritos; pero 
fi no fe corrigen en lo malo, 
fean perpetuamente Sierv^os, 

El 12. que lalibertad di 
los Siervos de la Iglefia no fe 
cuente defde que fe hizo la 
Efcritura, fino defde que mu- 
rió el Sacerdote que la hizo. 

El 13. que los Libertos no 
puedan cafarle con perfonas 
ingenuas, ó libres : y fi lo hi- 
cieren, quedarán fus hijos et\ 
fervicio de las Iglefias. 

El 14. que filos Libertos 
de la Iglefia cafandofe cotí 
ingenuas no vuelven al debi- 
do obfequio (como también 
fus hijos) fe aplique a la Igle- 
N fia 



1^4 Efydña S agorada, 

fin tcdo lo que los padres , ó 
hijos adquirieron de la Iglc- 
Ü2, ó por fu patrocinio. 

El 15. que los Libertos, y 
fus hijos firvan obíequiola- 
mente á la I^Icfia que les dio 
libertad : y lino fcan caftiga- 
dos. 

El 16. que cftos no pue- 
dan enagenar los bienes que 
recibieron de la lí^lefia. 

El 17. que los ludios bau- 
tizados celebren con los Obif- 
pos las Fieftas íolcmnes. 

6 En el 18. dan gracias á 
Dios y al Principe : y íupo- 
niendo que ya labian el dia 
de la Pafcua ílguientc , feña- 
laron el Concilio futuro para 
el dia I. de Noviembre en el 
mifmo Toledo. Acabofe efte 
en el dia arriba expuefto, 
Dum.3. 

7 Fue Concilio Provincial 
de los Obifpos de la Cartha- 
gincnfe: pues aunque concur- 
rió Tayon de Zaragoza , fue 
cafual fu afsiftencia , y no en 
£ieFza de convocación que 
huviclfe ido a la Provirxia 
Tarraconenfe , pues la mifma 
razón havia para las di. mas, y 
no fe convocaban dos lolas, 
íi-no una, 6 todas: No havien- 
do pues concurrido de ningu- 
Ka otra Provincia , de la Bcti- 
ca,'Lufuania, Galicia, y Nar- 
igona , es prueba que no fe 



Trat.6, Cap.ii, 

convocó Syncdo Nacional 5 y 
que el Obifpo de Zaragoza, y 
el de Urgcl , que fe hallaron 
en el , concurrieron por ne- 
gocio particular. En el de Za- 
ragoza fe de fe ubre la veroíl- 
militud de que havria vuelto 
de Rom a con los Morales de 
San Gre gorio , que íegun el 
Pacenle fue á bufcar de or* 
den del Rey Chindafvintho, 
y de vuelta debió acudir á la 
Corte, a dar cuenta de fu buen 
éxito: y como entonces fe ce- 
lebraba el Concilio le convi* 
dó el Metropolitano , fegun 
fe pradicó en el Segundo de 
Toledo. El de Urgeí , ó le vi* 
no acompañando , ó eftaba 
alli a negocio de fu Iglefia , 6 
Perfona. í i 

8 Entre todos flieron diez 
y íeis : un Vicario : feis Aba- 
des ( entre quienes San Ilde- 
fonfo , como en el Concilio 
antecedente) el Arciprefte , y 
el Primicerio de Toledo , loi 
mifmos que en el precedente: 
y quatro Varones iluftres.Prc- 
íidio San Eugenio Mctro^oli- 
tano de Toledo. El orden de 
las firmas no correfponde al 
de otros Concilios, ni le pue- 
de corregir en todos los Obií- 
pos á un tiempo , por la in-^ 
conftanc'a de losCodig05,quc 
á un miímo Prelado le ante- 
ponen y püípoDcn en diverr 

Jos 



S)el Concilio X*. de Toledo. 



»9Í 



/os Concilios. Eíto confiftió argumento de antigüedad, fi- 
en que faltando la firma de no folo quando hay firmeza 
unos Obifpos en algunosMSS. en el orden de fiíbícribir. Al- 
ias ingirieron en otros fiaera go fe corregirá , al tratar de 
de fus firios : por lo que en cada Iglefia en particular, 
tales lances no puede hacerfe 

CAPITULO XII. 



t» E L CONCILIO DÉCIMO. 
Nacional. Año de 6^6. 



•A 



Códigos 



L año figuiente , oc- 
tavo de Receivin- 
tho, 656. de Chrifto , v Era 
DCXCIIII. (694.) le congregó 
el Concilio décimo en el día 
I. de Diciembre , re£;un afir- 
man uniformes los 
MSS. 

2 Lo I. que fe decretó 
fue > que por eftár ocupado 
el dia de la Anunciación en 
celebrar la Pafsion , ó Refur- 
reccion del Salvador, fe dedi- 
que el dia 18. de Diciembre 
para la folemnidad de la Vir- 
gen. 

El 2. que el Clérigo , ó 
Monge , que violare el jura- 
mento hecho en favor de la 
indemnidad del Rey , y del 
bien del Reyno, fea privado 
del honor de la dignidad , y 
lugar, fin poder fer reftituido 
íino por voluntad del Rey. 



El 3. que por quanto al- 
gunos Obifpos ponian á fus 
parientes , ó amigos por Pre- 
lados de Monafterios , ó Igle- 
fias, no fea licito egecutar tal 
cofa. 

El 4. que la viuda que in- 
tente guardar caftidad en vef- 
tido de Religiofa , haga fu 
Profelsion por efcrito delante 
del Miniftro de la Iglefia , y 
no pueda mudar el trage, fino 
traher fiempre en la cabeza 
algún velo encarnado , ó ne- 
gro , para que fea patente fu 
propofito. 

El 5. lasque anteceden- 
temente recibieron vcftido de 
Religión no puedan dcfpren- 
derfe de él por ningún pre- 
textoi metiéndolas en Monaf. 
terios , fi no baila la amonef- 
tacion : entendiendofe efto 
í^un délas que por si recibie- 
N 2 ron 



1^6 E/pajía Sagrada 

ron el Habito fin mano del 
Sacerdote , las qiiales debe- 
rán traher cubierta la cabe- 
za, y hacer clcritura de fu 
Profefsion ; excomulgando á 
las tranfgreílbras, y metién- 
dolas en Conventos. 

El 6. que no puedan vol- 
ver al íiglo los hijos á quie- 
nes fus padres ofrecieron á la 
Tonfura, 6 Religión : ni ofre- 
cerlos afsi los padres mas que 
en el efpacio de los diez años 
primeros , debiep.do defpues 
atender á la voluntad de los 
hijos. 

£1 7. que ninguno pueda 
vender Eíclavos Chriftianos 
á Judíos, ó Gentiles. 

3 Concluyeron los De- 
cretos dando á Dios , y al 
Principe las gracias acoftum- 
bradas. Pero luego fe les con- 
virtió el gozo en llanto reci- 
biendo un Pliego de PotamiOy 
Metropolitano de Braga , que 
fe delató voluntariamente de 
un pecado carnal , que havia 
comcrido.TrafpaíTados losPa- 
dres de dolor al verpollrado 
al Cedro , juntándole íecrc- 
tamente fin afsiftcncia mas 
que de Pontífices , y del mif- 
mo reo , le preguntaron mas 
con follozos y iagriiuas , que 
con voces , fi era íuyo aquel 
Pliego , y aqnel del'graciado 
contenido I ^0 podía negar 



. Trat, 6. Cap. iz, 

el que voluntariamente fe 
acusó ; ni los Padres fe acaba- 
ban de perfuadir que la caída 
fueífe tal , qual allí fe expref- 
faba. Volviéronle a cor. jurar 
en nombre de D'ios , que de- 
clarafle, fi fe acufaba a si mif- 
mo faltando á la verdad , ó íi 
lo hacia por alguna violencia 
exterior que le obligaüe a 
pronunciar tal mal. 

Entonces haciendo fuyo 
el reo el mifmo juramento del 
nombre del Señor, con lamen- 
table voz, bañado todo en la- 
grimas, y reprimiendo elitro- 
pel de los follozos que le corJ- 
taban el habla, a impulfos del 
dolor, conteftó fer fuya la fu- 
neíta calda , confeííada fin 
violencia, ni miedo mas que 
de la eterna confufion ; en 
cuyo reconocimiento anadió, 
que fe havia retirado de fu 
Iglefia cafi por nueve mefes, 
en que eftuvo haciendo peni-n; 
tencia en una cueva. : 

Viendo los Padres tan cla- 
ra y humilde confefsion , y 
que ya el mifmo reo fe havia 
retirado de fu honor , fe con- 
tentaron con deftinarle á per- 
petua penitencia : y en fu lu- 
gar nombraron para la Silla de 
líraga á Fruóluofo que era 
Obifpo de la Dumienfc : au- 
torizando el Decreto dado 
contra Potamio con el Conci- 

1¡9 



0e/ Concilio X*. de Toledo» 



ip7 



lio de Valencia de la Galia. haíta que eíla reíarcierio lo 

Poramio con-efpondió en que la hivia pcrjudlcavia en 

limpia i'fe como jufto , de la fus uteníilios. Qje en quanro 

mancha que contrajo como á los Libertos , v lo que les 



flaco í tanto que el Breviario 
Eborenfe (en la Vida de San 
Fruduoíb Bracarenlc) le apli- 
ca los dictados de Venerable y 
defanta memoria. 

4 Hizofe efte Decreto en 
el mifmo día i. de Diciembre 
en que fe publicó el Concilio: 
y le firmaron los Obiípos que 
concurrieron al Synodo, aun- 



havia dado, fe dcjaíT^ a la dif- 
crecion de Frudiuofo. 

6 Fue Concilio Nacional 
de todas feis Provincias, aun- 
que folo concurrieron veinte 
en Perfona : Eugm'io de Tole- 
do , con nuevos Sufragáneos: 
Fugitivo de Sevilla : FruEiuofo 
de Braga , afcendido á efta 
Silla en el mifmo Concilio 



que en algunos Códigos no fe por la depoficion de Potamio, 
ponen las firmas , que hay en íiendo antes Obifpo Dumien- 
otros , exceptuando la de 
Fruduofo Bracarenfe , que 
parece no firmó por eftár in- 
cluido en el Decreto. 

5 En el mifmo dia firma- 
ron los Padres otro Decreto, 
en que declararon fer el Rey 
Cumplidor y Patrón del Te f- 
tamento que San Martin Bra- 
carenfe hizo fobre el Monaf- 
terio de Dume , que él havia 
fundado. Y como fe propu- 
fieíTe que Recir/iiro fu Obiípo 
havia repartido indifcreta- 
mente fus bienes á los pobres 
con perjuicio delalglefia, fin 
haver en ellos precita necef- 
fidad, ni dejar para mantener- 
la •■> declararon que era nulo 
fu Teílamento en algunas co- 
fas : y que todo lo que era 
fuyo , fe aplicaíle á la Iglefia, 

Tom.FL 



fe : y mas tres Obifpos de 
Galicia : uno de la Narbonen- 
fe : tres de Lufitania : y uno 
de Barcelona. 

7 Por Vicarios afsiftieroti 
cinco de la Carthaginenfe, 
con el orden que propone 
Loayfa : pero en el que ofre- 
ce fobre los Obifpos hay va- 
riedad , pues otro Código los 
pone de elle modo. 



Eugenio de Toledo. 
Fugitivo de Sevilla. 
Fructuofo de Braga. 
Marco Caftuloncnfe. 
Uviderico de Si¿[uenza; 
Maurufio de Oreto. 
Egeredo de Salamanca. 
Achanafio de Setabi. 

9. Balduigio de Arcabrica. 

10. Hermenfredo Lucenfe. 
N 3 Mag- 



I. 

2. 

3- 

4- 

5- 
6. 

7- 
8. 



1^8 E/}úm Sagrada. 

11. Mngnario de Acci. 

12. Elpidio de Añorga. 

13. Zofimo Elboreiilb. 

14. Eftevan Valericnfe. 

15. Flabio de Porto. 
Aquí acaba un Código: 
Otro pone defpues de 

Eftevan á 

16. Uvitarico Elencníe. 

17. Dadila Complutcnfe. 

18. Quirico de Barcelona. 

19. Ctflario de Lisboa. 

20. Euíicio Scgobrienfc. 
Otro pone defpues de 

FLivio de Porto á 
Uvitarico Elenenfe. 
Dadila Complutcnfe» 
Quirico de Barcelona, 
CeÜario de Lisboa. 
Euficio Segobrienfe, 

S En las firmas de los De- 
cretos que dejamos referidos 
hay mayores variedades,pues 
aun los Códigos , que ponen 
unas y otras fubfcripciones, 
no convienen en el orden de 
i:na parte con el de otra ; lo 
que prevengo para que fe vea 
cftár copiados con poca firme- 
za en cfta parte; y que por lo 
mifmo debemos atribuir áde- 
fedo de los Copiantes el que 
no fe hallen firmas deAbades: 
pues haviendo afsiftido y fir- 



Trat,é, Cap.Ti. 

mado enConcilios anteceden- 
tes y ílguientes, no es creíble 
que faltafleii en efterantes bien 
es perfuafion común de los 
Autores , que San Ildefonfo 
intervino en el Synodo ; tan- 
to que á el le defieren el De- 
creto primero fobrc la folem- 
nidad de la ficfta de la Vir- 
gen : y por entonces no era 
mas que Abad Agalienfe, 
pues San Eugenio prefidia en 
la Silla. Por tanto digo , que 
fe debe atribuir á defedo de 
Copiantes, ó imperfección de 
Códigos, el no hallarfe fir- 
mas de los Abades,y Varones 
iluftres Palatinos. 

9 Apoyafe no folo con la 
falta de firmas aun de Obif- 
pos en algunos MSS. fino á 
vifta de que en el Vigilano fe 
omitió el capitulo leptimo. 
El mifmo faltaba también en 
el texto del Lucenfe , y le in- 
fertaron al fin , como teftifica 
Marmol, añadiendo que tam- 
poco tenia los dos Decretos 
de Potamio , y del Monaftc- 
rio Dumienfe.Pues entre tan- 
tas faltas y deforden de fir- 
mas , que mucho reduzca- 
mos a la incuria de los Co- 
piantes , Ja omifsion de los 
Abades , y Varones iluftres? 



s:^- 



©e/ Concilio KL de Toledo. 



^99 



CAPITULO XIII. 

DEL CONCILIO ONCE, 

Provincial. Añodedy^'. 



i "\ /T^Y defeado fue de 
IVX ios Padres el dia 
de eíle Synodo , porque en . 
diez y ocho años no havian 
podido congregarfc : y cono- 
ciendo los daños que ocaíio- 
naba la falta de Concilios en 
tan prolongado crpacio;quan- 
to fue el llanto mientras vie- 
ron eldeforden fin freno, tan- 
to creció el gozo al ver que 
ya podian reprimirle. Veanfe 
fus palabras en el cap. 2. de 
*eftc Tratado, num.2. 

2 A vifta de lo que los 
Padres lloran los males que 
ocaíionaba la falta de la luz 
de los Concilios , fe infiere 
que el no haverfe tenido nin- 
guno en tanto tiempo , no 
debe reducirle á incuria de 
los Metropolitanos , íino á 
que las circunftancias no lo 
permitieron : cfpecialmente 
haviendo florecido en el ef- 
pacio intermedio el gloriofo 
Padre San Ildefonfo > de cuyo 
zelo y fantidad no podemos 
fofpechar omifsion en materia 
tan importante. Lo cierto es^ 



que en todo fu Pontificado, y 
algunos años defpues , no hu- 
vo Concilio en Toledo , por- 
que fabemos por elle , que en 
18. años no fe tuvo ninguno, 
que fueíTe Nacional , ni parti- 
cular de eíla Provincia. 

3 Qual fucíTe la caufa , es 
muy dificil de acertar , y ni 
aun fe halla controvertida la 
duda entre nueftros Autores. 
Por lo que mira al tiempo áz 
San Ildefonfo , eílo es, al que 
huvo defde el Concilio X. 
hafta los años últimos del 
Santo, atribuyo la falta de 
los Synodos a la grande tur- 
bación de la guerra movida 
contra el PvCy Recifvintho 
por losVafcones, fegunefcri- 
be Ifidoro Pacen fe , y mas 
individualmente Tayon Obií^ 
po de Zaragoza en la Carta á 
Quirico de Barcelona , donde 
dice que fe llamaba Froyji el 
rebelde motor de tantos ma- 
les, como alli menciona. 

4 A efto fe añade , que 

en tiempo de San Ildefonfo 

parece que fe havia maleado 

N4 Re- 



lOó Ef^\míi SngYáia, Trcit.é, Cúp,l 3 : 



Recefvintho , fiendo antes 
bueno, lujgo m:\l05 como in- 
fiero de que el Pacenfe le lla- 
ma riagiciofo : y Cixih , ha- 
Mando de él en la V'da de 
San lldcfonfo/ic trata con du- 
ras exprefsioncs , diciendo 
que el Santo le reprehendía, 
como fe vio en el Apéndice 8. 
del lomo precedente. El Obif- 
po de Falencia Don Rodrigo 
Sánchez de Arevalo , aiíade: 
F'Uit autem pefs^nms : namfa- 
crijicabat DarAonlbus. 

5 Lo cierto es , que por 
el mifmo San lldefonlb íabe- 
iTJos, que vivía en una co- 
yuntura tan delicada , y tan 
funcfta por los males que fe 
temían , que ni aun daba ga- 
ra de vivir. Afsi lo dijo , ef- 
cribiendo á Quirico de Barce- 
lona , que le exhortaba a que 
no tuviefle cciofa la pluma: 
y el Santo le refponde, que de 
fu gurto era emplear la vida y 
Ja lengua en meditar y tratar 
de la Ley de Dios? yero tnl 
es , d'ce , la conftitucion de 
los tiempos , y de tal modo 
acongoja los ánimos , que ni 
aun dcleyta el vivir, por no 
ver los males que amenazan: 
Jgitur ut- prac'pis appeterem 
loc^ui frequenter y Cí^ hoc mihi 
pía devotionc adeft , ut in tnedi- 
í.itiune legis Dei lingua fimul 
O' vita Jilentium nvn habcret; 



fed íta necefsitAs temporumvi-^ 
res Atterlt animonim , uí nec 
delíclet vita propter irnmimn- 
tia mala. Afsi debe leerfc toda 
la claufula , que juzgó Acheri 
muy defecluofa , por faltar en 
fu MS. el verbo deleBet : pero 
fupliole por otro Martene en 
el tom. 3, ád Spicilegio de la 
ultima edición pag. 315. don- 
óle da entera la Carta, que re- 
produgimos en el Apend. 7. 
precedente. 

6 De aqui fe infiere , que 
havia mucha turbación y def- 
orden en la clañe fuprema, 
que no podía fer arreglada 
por el Santo : lo que precifa- 
mente debe reducirfe al Pa- 
lacio , y afsi no era tiempo de 
que el Rey convocaffe a Con- 
cilio, a lo menos para Toledo,' 
en tiempo que San Ildefonfo 
pudieíle Iblicitarle y prefidir- 
le. Y digo cito para ocurrir á 
lo que puede decirfe , en vífta 
de que viviendo el Santo hu- 
vo un Synodo en iMéridarpues 
con lo prevenido fe ocurre á 
elle reparo : porque aquel 
Concilio no era Toledano ; y 
pudo el Rey tener menos re- 
paro en que le huvieíTc en 
Luíirania , que en permitirle 
en Toledo. Demás de efto íi 
el Rey eíLiba ya convenido á 
mejor con fe jo (como fe infie- 
re del modo con que le trata 



S)el Concilio XI. de Toledo, 



2oi 



el Synodo Emeritenfe) no era 
ya tiempo de que San lide- 
fonfo íblicitaíTc otro para fu 
Provincia , porque eftaba 
muy quebrantado de íalud , y 
efcdivamcnte pafsó a mejor 
vida al raes y medio defpues 
del Concilio de Metida, Por 
tanto aunque ya el Rey fe ha- 
llaíTe mas benigno , no podia 
el Santo intervenir en el Con- 
cilio , por las varias moleftias 
que le fobrevinieron en los 
últimos aiios 5 por las quales, 
como efcribe en fu Vida San 
Julián , no pudo aun perficio- 
nar los Efcritos que tenia 
empezados , como fe lee en 
el Apéndice d. del Tomo pre- 
cedente, cap. 1 5. 

7 Juntandofe , pues , las 
guerras , genio , y aufencia 
del Rey (pues murió fuera de 
Toledo) no pudo aun el fu- 
ceífor de San Ildefonfo con- 
gregar Concilio en los últi- 
mos años de Recelvintho , ni 
en los primeros de Vamba, 
por la rebelión que en la Ga- 
lla Narboneníe excitó el Ty- 
rano Paulo. Reprimida la re- 
belión , y quedando ya en paz 
el Reyno j fe juntaron en el 
año quarto del Rey Vamba 
los Obiipos de la Provincia 
Carthaí^inenfe en la Era 
DCCXÜI. r7i3.) a íiete de 
Küviembre del año 675. Con-. 



vienen en la Era los Codic^os- 
y corre! ponde puntualmente 
con el año quarto del Rey, fe- 
gun la Época declarada en el 
Tomo 2. 

8 Tuvofe el Concilio en 
la Sede Toledana de la Vi-r^en 
Alaria : y colocados los Obif- 
pos por fu orden , propufo el 
Metropolitano en el dia pri- 
mero lo que debia tratarfe en 
aquellos tres dias fobre la Fé 
de la Trinidad deifica ; como 
efectivamente fe trató 5 y al 
tercer dia fe pronunció cla- 
ramente quanto debia creer- 
fe y confeííarfe en el aíTunto. 

Cañones del Concilio. 

9 A L dia 4. empezaron 
_/\ los Decretos Syno- 
dales, mandando en el prime- 
ro, que el Concilio fe debe ce- 
lebrar , fin tumulto , con pa- 
labras blandas , fin converfa- 
ciones vanas , ni rifas , ni al- 
tercaciones : excomulgando 
por tres dias al que lo que-, 
brantáre. 

El 2. que no ceíTe el x\íe- 
tropolitano de inílruir á los 
Sufragáneos , y ellos á fus 
Subditos , de modo que todos 
eften b'cn informados en 
la Ley de Dios , y lea fre- 
quente la lección. 

El 3. que en todas las 
Pro- 



2 01 Bfpañd S ¿lirada . 

Provincias fea uno mifmo el 
modo de los Divinos Oficios, 
ílgLiicndo todos á la Metro- 
poli , aun los Monaílerios. 

El 4. que no haya difcor- 
dias entre los Sacerdotes, 
mandando que no lleguen al 
Altar , hafta que fe hayan re- 
conciliado. 

El 5. que el Prelado no 
pueda arrogarfe nada con 
fuerza , fino íegun orden ju- 
dicial , aplicando penitencia 
al que faltare. Y en particu- 
lar ocurren al exceñb del 
Obifpo , que fe manche con 
muger , hija , ó paricnta de 
los Magnates : al qual privan 
del honor, con deílierro , y 
excomunión perpetua, excep- 
to en la hora de la muerte: 
extendiendo la pena del De- 
creto al homicidio , ó injuria 
grave del noble , de fus hijas, 
o muge res. 

El 6. que no pueda el 
Eclefiaftico mezclarfe enjui- 
cio de caufa de muerte , ó 
truncacion de miembros, aun- 
que fea circo de la familia de 
la lízlefia. 

El 7. que las correccio- 
nes fe hagan delante de dos ó 
tres , y no fm ok los defcar- 
gos , ni por capriclio proprio 
con odio , mas que con de feo 
de la emienda : y que fe firme 
la Penitencia , para que llem- 



Trdt.6. Cap.i^, 

prc coníle la juflicía. 

El 8. contra los Simonía-* 
eos , que dan por precio los 
Sacramentos. 

El 9. que no fea confa- 
grado el que haya dado, ó 
prometido algo por el Obif- 
pado : y que u defpues de or^ 
denado fe fupiere la fimonía, 
fea excluido de la Iglefia , y^ 
deílerrado por dos años : pu- 
diendo fer reftituido , fi cum- 
pliere bien la penitencia. 

El 10. que todos los Pre- 
lados antes de fer confagra- 
dos proteílen la fe, y vivir en 
julVicia , y piedad , fin con- 
travenir a los Cañones en na- 
da, con obfequio y reverencia 
del que es fu Superior. 

El 1 1, explicó lo dicho en 
el Concilio I. de Toledo con- 
tra los que no fumen la Eu- 
charilFia, diciendo que no fea 
excomulgado el que por en- 
fermedad no pueda palfar la 
forma, ó el que por demencia, 
ó falta de ufo de razón la ar- 
roge : pero si , fuera de eftcs 
lances : y fi fuere infiel , fea 
deserrado y azotado. 

El 12. que fi llega peligro 
de muerte al que efla hacien- 
do penitencia, fe le admita á 
la reconciliación: y fi muriere 
antes de fer reconciliado,pue- 
da recibirle lo que ofreciere 
por fu alma, haciendo me- 
mo- 



Del Concilio XL de Toledo. 



105 



moría de el en la Iglefia. 

El 13. ci"e el Sacerdote 
cfpiritado , ó fienctico , no 
fe llegue al Altar , hafta que 
Jibre por un año juzgue el 
Obifpo que es capaz de fer- 
vir el Oficio. 

El 14. que fi lo permiten 
las rentas , y el numero de la 
Clerecía , haya prevenido 
Miníftro que acabe lo qne 
por accidente repentino no 
pueda perficionar el que lo 
empieza. 

El 1 5. que todos los años 
haya Concilio , en el dia que 
el Rey , y el Metropolitano 
difpufieren , fm que falte 
ningún Obifpo íin caufa , ó 
necefsidad , so pena de fer 
excomulgado por un año : y 
la mi fina pena incurran todos 
los Prelados de la Carthagi- 
nenfe , fi dejaren paífar un 
año fin juntarfe , con tal que 
la omifsion no provenga por 
agena poteftad del Principe. 

En el 16. ponen fin al 
Concilio dando gracias á 
Dios , y al piadofo Rey Vam- 
ba , aclamándole Reftaurador 
de la Difciplina Eclefiafi:ica, 
por quanto queria que cada 
año fe tuviefl'e Concilio. 

10 Fue Concilio Provin- 
cial dí 17. Obifpos, entrando 
el Metropolicano de Toledo 
que los preüdió 5 y era Quirir 



co , fucefibr de San Ildefonfo. 
Afsiftieron por Vicarios los 
Obifpos de Segobia, y Arca- 
brica , componiendo entre 
todos 19. de modo que no 
faltó mas que el Obifpo de 
Mentefa, para verificarle que 
afsiftieron todos los Prelados 
de la Carthaízinenfe. 

II El orden de las firmas 
tiene divcrfidad del publica- 
do por Loayfa , pues en el 
Emilianenfe es como fe fisue. 

1. Quirico de Toledo. 

2. Athanafio deSetabi. 

3. Argemundo deOreto. 

4. Leandro de Ilici , que 
en Loayfa es 6. 

5. Juan de Bigaftro. 4. 

6. Gaudifcalco de Of- 
ma. 5, 

Los demás como en 

Loayfa. 
En otros Códigos afsi: 

5. Argemundo Oretano. 
4. Juan Bigaftrenfe. 

K, Godlfcalco Oxomenfe. 

6. Leandro de Ilici. 

7. Palmaciode Urci. En 
Loayf. 9. 

8. Concordio de Palen- 
GÍa. 13, 

9. Heredo de Bafti. 12. 

10. Acifclo de Alcalá. 14. 

11. Félix de De'nia. 7. 

12. Richila de Acci. 10. 

13. Rogato deBaeza. 11. 

Sijin-: 



2 04 E/¡ja?j a Sagrada, 

14. Suíntherlcode Valen- 
cia. 8. 

Mcmorio Segobrienfe. 
Egica de Siguenza. 
Gaiidencio de Valeria. 



16. 

17- 



12 En el Emllianenfe fe fi- 
gnen los Vicarios, y luego los 
Abades, que en otros antece- 
den á los Vicarios : y eílos 
ion 

Liberato , Diácono, por el 
Obiípo de Segobia Sin- 
duito. 

Egila , Diácono , por Mii- 
niilo Arcavicenfe (Kar- 
taginenfe , pulo el Co- 
piante en lugar de Ar- 
cavieníe , ó Arcliaviccn- 
fe, como fe lee en otros) 

13 En quanto á ios Aba- 
des debemos fuponer, que en 
algunos Códigos no hay mas 
que tres : Julián, ínvolato, y 
Añila •■> y no explican el nom- 
bre del Monafterio. En otros 
fe hallan cinco : Julián de la 
Iglefia del Monafterio de San 
Miguel : Valderedo del de 
Santa Leocadia : Gratindo de 
^an Cofmc , y; San Damián; 



Trát.6, Cap,is» 

Abfalio de Santa Crnz : y 
Florencio de Santa Enlalia: íi- 
guiendofe GudiU Arcediano 
de Toledo. De modo, qne ni 
en los dos MSS. que fe man- 
tienen en la Santa Igleha de 
Toledo , ni en los del Esco- 
rial le halla exprefsion del 
Monafterio de . San Julián 
Agalienfe , fegun imprimió 
Loayía en un Abad que nom- 
bra Avila. Propufolc en fu 
Edición Surio : y figuiólc 
Loayía , fin prevenir que fal- 
ta en nueftros MSS. Veafe lo 
dicho enclTom.5. fobre la 
Vida de San Ildefonlb, donde 
fe menciona el Agalienfe , en 
laspag. 277. y 510. 

14 En efte Concilio cre- 
yeron nueftros Autores que 
íe havía hecho la Divifion de 
Obifpados atribuida , á Vam- 
ba 5 y no folo lo ingirió afsi 
Loayfa en fus Notas, fmo que 
Aguirre lo colocó en el titu- 
lo. Pero ya en el Tomo 4.dc- 
jamos declarado , que no hu- 
vo tal Divifion , en efte, ni cri 
otro Synodo^ 



CA- 



0el Concilio XíT. de Toledo^ 



¿05 



CAPITULO XIV. 

DEL CONCILIO DOCE. 

Nacional. Año de (58 1. 



i T7 L Concilio XIL fe tu- 
£_i vo en el año prime- 
ro del Rey Erv'gio , íucef- 
for de Vamba , en la Era 
pCCXIX. (yip.) año de 68i. 
á nueve de Enero , ( cinco de 
lus Idus) como fe lee en unos 
Códigos, fiendo errata la de 
los que en lugar de Enero, 
pufieron Mayo , pues confta 
que el Concilio fe acabó en 
25. de Enero. Lo mifmo di- 
go de la Era que en el Lucen- 
fe tenia un año menos , (po- 
niendo 718.) la que preciía- 
m^nte íe debe corregir por 
los Códigos que expreñan un 
año mas , feñnlando la 719. 
pues en Enero de la 718. no 
era Rey Ervigio , como conf- 
ta por ío dicho en elTom.2. 
2 Congregofe en la Igle- 
íia Pretorienfe de San Pedro, 
y San Pablo, en que havia íí- 
do ungido el Rey Varaba^co- 
mo efcribe San Julián en fu 
Hiftoria n. 4, Concurrió alli 
el Rey Ervigio en el dia re- 
ferido , y defpues de las ce- 
remonias acüítumbradas , ha- 



bló afsi al Concilio : „ No 
„ hay duda , Padres Santifs- 
„ mos , que los Concilios ÍÍl- 
„ ven de remedio a los males 
,, del m.undo : y pues lo co- 
,, noceis , y fois la Sal de Ja 
,, tierra , procurad aplicar los 
„ medicamentos convenien- 
,, tes 5 examinando lo que de 
,, mi parte hay que reprefen- 
„ raros, que para no fiarlo á 
,, la memoria , ni alargarme^ 
3, lo veréis brevenienre en 
,, efle Pliego. Recibido por 
los Padres , le dieron gracias 
de que los convidafie y mo- 
vielie a corregir los deíbrde- 
nes: y defpedido con las ben- 
diciones acoítumbradas ( y 
expueftas en el cap. 2.) vieron 
que el Pliego fe reduela á que 
de nuevo reconocieíTen ia 
fucefsion legitima en el 
Throno , con las Leyes que 
havia dado contra los Judios, 
pues queria , que en íu tiem- 
po no fe faltafie a los Caro- 
nes tan Juftamente eftableci- 
dos para extirpar toda mala 
femilla. Otro si , que pues 



20^ Efparia S atraía, Trat, 6 . Cap. 1 4: 



Vamba havia dado una Ley 
en que declaraba infames á 
los deíeirtoues del Egercito, y 
á los nobles que no le fe- 
guian , de la qual refultaban 
varios inconvenientes, queria 
templarla por fu clemencia, 
defcando que por teftimonio 
de los mifmos Padres pudief- 
fen fer reftituidos á fu honor, 
•y admitidos a fer tcftigos de 
caulas , los q[ue havian falta- 
do a la tal Ley. Y general- 
mente , que apartaíTen de la 
Iglefia quanto no les parc- 
cieíle bien , y que fm accep- 
cion de per lonas refolvieífen 
quanto les pareciefle conve- 
niente ; pues para la pronta 
egecucion de todo tenian alii 
á los Duques , é Intendentes 
de las Provincias. 

Cañones dd Concilio. 

3 "T Tlfta la Reprefenta- 
V cion del Rey , em- 
pezaron los Padres por la 
Profcfsion de la Fe : y luego 
reconociendo la legitimidad 
de la elección de Ervigio,por 
cftár hecha con acuerdo de 
los Sciíores áz\ Palacio por 
iVamba , en virtud de lo qual 
el Prelado de Toledo San Ju- 
lián havia ungido en el Rey- 
no al cxprcñado Ervigio ; re- 
Cüuocido tüdü eíloi, reíolvie- 



ron que eflaba el Pueblo ab- 
fuelto del juramento de fide- 
lidad prcftado á Vamba , el 
qual aunque vivía , no podía- 
yareynar por haver recibido- 
Hábito de Religión, y la Ton- 
fura : y afsi que todos debian 
fervir y obedecer á Ervigio. 

El 2. que no fe imponga 
el Habito de penitencia á 
quien no le pida de algún 
modo: pero que obligue el 
ya impuefto á los que fe vie- 
ron en peligro de muerte. 

El 3. que fi el Principe 
perdona al que pecó contra 
fu Cetro , ó Reyno , efte tal 
fea también admitido a la Co- 
munión de la Igleíia , y de los 
Pueblos. 

El 4. que no fe ponga 
Obifpo en Villas donde no 
huvo nunca Obifpado : anu- 
lando el que Vamba pufo en 
Aquis : y que el confagrado 
en aquel lugar fuelle coloca- 
do en lalglefia que vacaíTe. 

El 5. que por quanto al- 
gunos Sacerdotes que decian 
mas de una Mifla aldia , no 
comulgaban mas que en la 
ultima , mandan que comul- 
guen en todas. 

El 6. que pudieííe el Me- 
tropolitano de Toledo elegir, 
y confagrar Obifpos para 
todas las Provincias , ponien- 
do en cada Siiia vacante los 

que 



(Del ConciUo XlL de Toledo. 



207 



■que al Rey con informe del 
Toledano le parecicflen dig- 
nos , fin eí'pcrar confuirá de 
las Iglefias : pero que el con- 
faírado debieíTe prefenrarfe 
denrro de tres mefes ante fu 
Metropolitano : y lo mifmo 
fe entendieffe de los demás 
Redores de las Iglefias. 

El 7. que pudieífen vol- 
ver á fus honores los nobles 
que havian faltado á la Ley 
que Vamba pufo contra los 
que no le figuieíTen en la 
Campaña , por cuya falta no 
podian teftificar : reftituyen- 
dolos a efte honor con acuer- 
do y voluntad del Principe. 

El 8. contra los que fe 
apartan de fus mugeres , fin 
que intervenga culpa de adul- 
terio : á los que excomulgan 
jfnientras vivan feparados. 

El 9. que fe guarden las 
Leyes promulgadas contra 
los Judíos, de que fe forma 
un extravio por menor. 

El 10. que goce de immu- 
nidad el que fe refugie á la 
Iglefia , excomulgando al que 
la quebrante en el ámbito de 
treinta paíTos , y fiendo cafti- 
gado por el Rey, con cuyo a- 
cuerdo fe eftableció el De- 
creto. 

El 1 1, que los Sacerdotes, 
y Jueces arranquen de raíz, 
quanta Idolatria vean en los 



Efclavos , azotándolos, y en-» 
tregandoíüs , cargados de 
yerro , á fus Amos , con tal 
que el Amo ofrezca zelar fo4 
bre evitar la reincidencia: 
pues fino fe encargade efto, 
deberán los tales Efclavoá 
paíTar á ^ la difpoficion del 
Rey. Si algún ingenuo fe 
mezclare en Idolatría , ferá 
excomulgado, y defterrado. 

El 12. que cada Provincia 
tenga Concilio en el dia i . de 
Noviembre , excomulgando 
al que falte. 

En el 13. concluyen rati- 
ficando, y firmando lo decre- 
tado , con las gracias debidas 
á Dios , y al Rey : y exprcf- 
fando que fe acabó el Conci- 
lio en 25. de Enero ( 8. i(< 

4 Fue Concilio Nacional 
de 35. Obifpos , y entre eHos 
quatro Metropolitanosjí^//^?? 
de Toledo : Julián de Sevilla: 
Liuba de Braga ; y Efievan de 
Merida. En algunos Codií^os 
precede el de Sevilla afde 
Toledo ; pero no folo en los 
dos Gothicos que fe mantie- 
nen hoyen la Santa Iglefia de 
Toledo , fino en otros del Ef- 
corial , fe halla antepueÜo el 
Toledano al de Sevilla, como 
diremos en la Diflcrtacion de 
la Primacía, §.6. En ellndice 
Gothico, que pondremos al 



2. o 8 Efpam S^f^raJa , Trnt. 6 . Cap, 1 4. 



hablar del Concilio XVIII. re- 
mara en ocho el numero de los 
Obifpos que afsiftieron al 
prefente : lo que mucftra ha- 
llarfe mas completo aquel 
Código , que los que hoy te- 
nemos. 

5 En quanto á los Sufra- 
gáneos erró Loayfa en poner 
por Obifpo Segobrienfe á 
Simpronio , y por Arcavicenfe 
á Memorio. Efto fue al rcbcs: 
porque Sempronio era Obif- 
po Arcabricenfc , como íe ve 
en el Concilio XIII. y Memo- 
rio era Segob ricen fe , fegun 
confta por el Concilio XI. y 
afsi lo califican algunos Có- 
digos MSS. de cfte mifmoSy- 
nodo: donde hallamos orden 
diferente del publicado por 
Loayfa , que debe darfc afsi; 

'}S>i^ Simpronio Arcabricenfe; 



no Segobrienfe. » 

11. Memorio S'gobrienfe, nó 

Arcavicenfe j ni pofpuef-. 
to al lugar 13. 

12. Speraindeo Italicenfe : en 

Loayfa 11. 

13. Gera Eliplenfe. 12. 

14. Trudemundo Elborenfe: 
Lo demás como en Loayfa,, 

Por Vicarios concurrieron 
el de Alcalá, el de Dénia, y el 
de Valencia. Iten quatro Aba- 
des , y 15. Varones iluftres. 

En el mifmo dia 25. de 
Enero firmó el Rey la Ley^ 
Confirmatoria del Concilio. 

Efte fue el ultimo en las 
Colecciones antiguas , que fe 
imprimieron antes de la de 
Carranza : las quales no te- 
nian mas que un fragmento 
del ConciUo decimotercÍQ 
íiguicnte.^ 



C:A-: 



0el Concilio XIII. de Toledo, 



to^ 



CAPITULO XV. 

DEL CONCILIO TRECE. 
Nacional. Año de (58 3. 



Corrigenfe las Ediciones. 



,-£H 



el año quarto del 
mifmo Rey Ervigio, 
á quatro de Noviembre de la 
EraDCCXXI. (721.) año de 
683. fe tuvo el Concilio trece j 
como todo confta por los Có- 
digos MSS. y conviene con la 
,C&onologia cftablecida. 

2 Celebrófe en la mifma 
Iglcfia de San Pedro , y San 
-Pablo 5 y concurriendo alli el 
Rey dio á los Padres el Plie- 
go acoílumbrado , el qual fe 
reducía a proponer algunos 
puntos que necefsitaban de 
remedio , y queria cgccutar- 
los con examen , y coníejo de 
los Padres , porque lo que ef- 
tos determinaflen unidos en 
el nombre d-: Dios , aquello 
era lo que fe debia eftablecer: 
y que cumpliendo el Rey lo 
que la Iglcfia prcdicafle , am- 
bos brazos formarían un cuer- 
po en el Reyno del Cielo. 
JLeido por los Padres , empe- 
zaron fus Decretos por la 
Confefsion de h Pe, y paf- 

Tom,FÍ, 



faron á . las demás Sefsió;^ 
nes. 

Cañones del Concilio. 

3 T7L I. que atendiendo 
IHí á la clemencia y vo-. 
luntad del Rey fueíTen reco-i 
nocidos en fus honores los 
que havian fido privados dp 
ellos por cómplices en la re- 
belión delTyrano Paulo,pues 
el Principe no folo los per- 
donaba, íino que mandaba fe 
les reftituyeflen los bienes 
que permanecían en el Fifco: 
y que pues era eílo tan pia- 
dofo , nadie fe atrevieíTe á 
quebrantarlo 5 y fi lo hicief-; 
fe, fueíTe excomulgado. 

El 2. que no pueda fer de- 
puefto de fu honor , ni pade- 
cer otros daños graves (alli 
expreíTados) el Obifpo , ni el 
Procer, ñn que fea juzgado 
en CongreíTo de Sacerdotes, 
y de Señores. 

El 3. qvie por quanto el 
Ó Rey. 



lo E/}nm S^'^gr^íl^* Tr at .6, Cctp. i j. 



Rey íc dignaba perdonar los 
tributos que fe debían haíla 
el año primero de fu Reyna- 
áo, no íblo daban vigor á efta 
'piedad , fino que excomulga- 
ban a quien cpntravinielfe. 

El 4. confidcrando los 
Padres les £^rand:s beneficios 
que la Iglefia recibía del Rey, 
quifieron retribuir, mirando 
■por el bien de fií familia , hi- 
jos, y muger , llamada Liubi- 
goto , y quantos fe cnlazafien 
con lu fangre,de modo que á 
nadie le fiícfie licito perjudi- 
carlos en nada , excomulgan- 
do á quien injufiamente los 
dañaíle. 

El 5. que muriendo el Re y 
no por eítb ha de permitirle 
el deshonor de la Reyna : y 
afsi que nadie la abata á nuc- 
A'o catamiento , ni trate con 
ella impuramente, aunque fea 
Rey : y fi foltáre á efto , íea 
•í\i nombre borrado del libro 
-de la vida. 

El 6. file ccn acuerdo del 
"Rey , íbbre que ningún Sier- 
vo , ó Liberto pudiefle aícen- 
der á Oficio P.Jatino , ó ad- 
minifirar la Real Hacienda^ 
excepto los que ílieflcn Sier- 
vos delFitco: los demás íe 
debían mantener inferiores á 
fus Señores , y ün dañarlos a 
^cllos, ni a fu pofteridad. 

£1 7. que el Sacerdote 



que por venganza de odió 
per fonal haga defnudar los 
Altares , apagar las Lampa- 
cas , 6 ceflar los Oficios , fea 
privado del honor , íi no hi- 
ciere penitencia ante el Me- 
tropolitano. 

"El^. que ningún Obifpo 
dege de acudir llamado por 
el Principe , 6 por el Metro^ 
poli taño , á tratar algún pun- 
to neceflario; excomulgándo- 
le fi lo deja de hacer , no ex- 
hibiendo legitima difculpa, 
autorizada. 

El 9. que fe tenga nue- 
vamente por firme lo eílable- 
cido en el Concilio antece- 
dente en fus 13. títulos , que 
repiten : y demás de exco- 
mulgar al tranfgrefibr, aprue- 
ban que fea reo de la Ley da- 
da por el Rey en confirma- 
ción del Concilio. 

El 10. que el Obifpo, ó 
Sacerdote que en peligro de 
muerte fin confeíTar pecado 
recibielíé penitencia , pudief- 
fe volver al Altar , recibien- 
do la reconciliación por el 
Metn^politano. Mas fi con- 
fefsó pecado, arbitrará el Me- 
tropolitano , (q^uw las cir- 
cunílancias ; y fi le tiene, pe- 
ro no íe atreve á publicarle, 
quedará a la voluntad del 
reo. 

El II. que ninguno reci- 
ba» 



^el Concilio XIIL de Toledo. 



211 



ba , ni ampare al Clérigo , ó 
Mongc , vago , ó fugitivo, 
bajo kis penas allí feñaladas, 
fi no le entrega a los ocho 
dias. 

El 12. que no fea exco- 
mulgado el que en caufa con 
fu Obifpo acuda á valerfe del 
Metropolitano. Y lo miímo 
en el orden judicial reftante, 
del que gravado por fu Me- 
tropolitano recurre al de otra 
Provincia ; ó al Rey , fi los 
Metropolitanos no le oyeren. 
En eftos lances el que quando 
apeló eftaba ya excomulga- 
do , deberá fer tenido por tal 
en el Tribunal á que apela, 
haíla que por los Alegatos 
confte , fi la excomunión fue 
juila, ó injufta. 

El ultimo fue ratificar , y 
firmar lo decretado , dando á 
Dios y al Principe las gracias 
acoílumbradas. 

4 Concurrieron quarenta 
y quatro Obifpos con quatro 
Metropolitanos , Julián de 
Toledo , Liuba, de Braga, 
Efievan de Mérida , y Flore- 
fmdo de Sevilla : porque Su- 
niefredo de Narbona , y Cy~ 
priano de Tarragona no pu- 
dieron afsiftir pcrfonalmente; 
pero enviaron fus Vicarios: y 
afsi fue Nacional. 

5 Sobre los Vicarios me 
parece que fe ha mezclado 



mucha confufion , no folo cní 
los Autores, fino en los Có- 
digos MSS. Morales fobrc 
haverfe contentado con unos 
no completos , y dcfcduofos, 
confundió la Silla de Urgel 
con ladeVique, eílranando 
que la primera no fe nombraf- 
fe Aufetana. , como fi Urgel 
huviefle tenido tal nombre 
en algún tiempo : y aiíadien-? 
do, y omitiendo otras cofas, 
en que no necefsitamos d. "te- 
nernos , pues folo lo apunta- 
mos, para que ninguno infiíla 
en las fubfcripciones confor- 
me - las propone Morales. 
Loayfa dice , que firmaron 
por Procuradores 27 Obif- 
pos : y afsi refulta por la fu- 
ma de Vicarios que ofrece: 
pero como al Obifpo de Ta- 
razona le atribuye dos Vica- 
rios , fe infiere, que fegun fu 
edición los Obifpos no fue- 
ron 27. (como los Procurado- 
res) fino 26. Eíle fue uno de 
los defcuidos de la edición de 
Loayfa , pues el Vicario del 
num.21.que aplica al Obif- 
po Aufierio de Tarazona , no 
fue de eíle , fino de Jacobo 
Gerundenfe , como coníla por 
el Gothico del Efcorial , díl 
num. 1 3 . y afsi debe afíadirfc 
eíle Prelado Gerundenfe , o- 
mitido en las Ediciones. De 
eíle modo falen 27. Obifpos 
1 por 



2 1 1 Efpana Sagrada. Tyat.6. Cap,í 5': 



I^or Vicarios. Pero hay tanta 
rariedad en los MSS. Ibbre el 
rtumero, nombre , y orden de 
ios Vicarios , Obilpos , y Si- 
llas, que diñcnltofamcnte po- 
dremos arreglar el punto, 
micnrras no fe defcubran 
riucvos Códigos. En el Lu- 
Cenfe no havia Icgun Mar- 
mol mas que XXV. Vicarios: 
en otros hay menos: y aun fe- 
gun Loayfa faltan los ocho 
iilrimos en muchos MSS. Eflo 
ya pudiera componcrfe , aña- 
diendo á uno lo que confta 
por otro , y form.ando un to- 
tal de lo que reinita por to- 
dos. Lamifmodiízo del or- 
den; pues bailaba prevenir las 
variedades , donde no alcan- 
zaba otra difpcficion. 
' 6 Lo mas diñcil es lo que 
toca á los nombres : pues al 
•Vicario de Eftevan de Carca- 
fona le llama un Código C/- 
truino , y otro Sifuldo. Al de 
Félix Dianicníe le nombra 
lino Sefnldo, otro Samuel. Al 
de Eufrafio de Calahorra le 
Jlama uno Citrnino , otro Au^ 
derico: lo que prueba , que 
los Copiantes confundieron 
los nombres pallándole de 
una á otra linea 5 por lo que 
también invirtieron las anti- 
guedaddes , y turbaron el 
numero , omitiendo algunas 
Subícripciones. 



7 De aqui fe infiere , qug 
no pueden darnos Ley ea 
punto eftraño unas firmas tan 
defordenadas. Es el cafo que 
entre eftos Vicarios fe men- 
cionan dos Obifpados nunca 
oídos en los demás Concilios: 
uno Ut/cenfe , ó Atícenle , y 
otro Berecenfe--, con la circunf- 
tancia de llamarle en ambas 
partes Potentino el Obifpo : y 
juntamente el Vicario del 
Uticeníe fe llamaba Leopardo^ 
cuyo mifmo nombre fe halla 
en el renglón antecedente del 
Obifpo Berecenfe. Sobre ef- 
to digo, que para admitir dos 
Obifpados nui'ica oídos , no 
pueden darnos Ley las firmas 
de los Códigos donde hay 
tanto deforden : porque la 
calidad del nombre Potentino 
(que no es vulgar) hace (o(- 
pechar que no convino á dos 
Obifpos a un tiempo , fino á 
uno. El nombre del Vicario 
Leopardo (también poco co- 
mún) aumenta la íofpecha: 
porque en el Código del num. 
12. fe da al Vicario de Po- 
tentino Uticcnfe ; y en el MS. 
del num. 1 3. fe aplica al Vi- 
cario del de Allorga i como 
veras en Loayt'a : pero con la 
circunftancia ( no prevenida 
por LofiVla) que en el Códi- 
go donde hay el Potentino 
Uticefi/e j no fe Ice el Poten- 
tino 



íDe/ Concilio XIIL de Toledo^ 



1X3 



'tino Becerenfe : á vifta de lo 
qual podemos afirmar que el 
nombre de Potentino no con- 
vino mas que á un Obifpo, 
cuya Silla eftá mal efcrita. 
Iten, el Vicario Leopardo que 
le aplica al Uticenfe no diíla 
del Berecenfe del modo que 
Loayfa le pufo ( con nueve 
yicarios entre los dos llama- 
dos Leopardos) fino que eftán 
feguidos en los MSS. de mo- 
do que los dos que ponen á 
Potentino Berecenfe, le colo- 
can en el renglón figuiente al 
que en otro Código fe lee 
Leopardo por Potentino Uti- 
cenfe : y efta immediacion en 
libros donde vemos trocados 
los nombres del Vicario ante- 
cedente con el figuiente , nos 
obliga a decir , que fucedió 
lo mifiíio en los dos Obifpos 
Potentinos , que fe multipli- 
caron , puefto aquel nombre 
en dos Códigos con titulo de 
Berecenfe , y en otro con el 
de Uticenfe: pues en unos y 
otros precede Potentino al 
Obifpo de Acci Riccila : y ef- 
ta identidad del lugar en los 
MSS. prueba que fue uno fo- 
lo. Añádele que el Leopardo 
que un Código pone por Vi- 
cario del Uticenfe , es en otro 
en aquel mifmo fitio y orden 
de firmas el nombre del Vica- 
rio del Obifpo Aifturiccnlc: 
Tom^VL 



luego aqui huvo inverfion,- 
aplicando el nombre del Vi- 
cario Aíluricenfe a la Silla 
Becerenfe: y como erraron la 
voz Aíluricenfe efcribiendo 
Aticen fe , afsi también erra- 
ron la Silla de Potentino , tro-* 
cando los Vicarios , y las Si- 
llas , que no tenian ningún 
renglón en medio. 

8 He dicho Aticenfe don-: 
de Loayfa pufo Uticenfe ^ por- 
que en el Gothico rara vez 
tiene diferencia la a de la u^ 
y aun quando la tiene , es tan 
delicada , que fe necefsita 
pradica en el determinado 
libro de que fe hable , para 
diílinguirla : y como el Có- 
digo que pone el Potentino 
Aticenfe es en el fitio donde 
el otro efcribe AJiuricenfey'fpQ^ 
demos fofpechar que el pri- 
mer nombre fue abreviatura^ 
del fegundo , pues tenemos 
muchos cgemplares de que 
omitan letras iniciales eftos 
MSS. y afsi el que uno abre-, 
vio de Aíluricenfe en Uricenfey 
otro redujo á Uticenfe : y ve 
aqui el modo con que fe nos 
introdujo una Silla, que tanto 
ha dado que hacer , como la 
Uticenfe , nunca conocida en 
Efpaña. 

9 Loayfa fe inclinó , á 
que feria Obifpo de África, 
que habría pallado á Toledo 



E/pana Sagrn.h. Trat.6. Cap»i^: 



á algún negocio, y ác eñe 
mocfü admitió a Potentiiio 
Gbiípo Uticcnfe. Pero efto 
ni aun fe cicbe recelar : por- 
que eJ L'tiíehfe que imprimió 
Lcayía no concurrió al Con- 
cilio en perfcna, finó pur V^i- 
cario : y quién ha vino , ni 
imaginado en Elpaña Vicario 
de un Obifpo Africano ? Cla- 
ro eñá que repugna : pues no 
envía Vicario el que no es 
convocado por Derecho : -y) 
en Efpaña no havia jurifdi- 
cion para convocar á los Atri- 
canos. . 

I o Gtros quieren que, 
fticfié Silla de Efpaíía la VtL- 
unfe. Pero efto no puede au-. 
torizarfe. Sabemos que Apia- 
no mencionó en Elpaña una 
Vtica ; y que en el Itinerario 
dé Antonino fe coloca entre 
Córdoba, y Cazlona : pero es 
neceílhrio probar que exiftia 
en tiempo délos Godos: y 
que fi pcríevcraba , tenia Si- 
lla : lo que no puede afirmar- 
fe , á vifta de que en ningun 
G(;ncilio firma tal Obilpo : y 
el leer fe en efte , digo yo que 
no hace fé , por las razones 
d^idas > pues el Código que 
pono- á. Potcntino , :tJ,ticeni'e> 
oniite al Bercccnle 5 y el que 
pone á efte, le coloca. donde 
otro al Uticcnfe ; y alsi no 
h»iy lección firme de Uticen- 



fe , que no pueda lcerfe7\ft:H 
ceiife , Afturicenle , ó Berc- 
cenle , de que hablaremos, 
defpues. 

11 Dirá alguno, que el 
no leerle el Gbifpado Uticcn- 
fe en otros Synodos no exclu- 
ye que le huvieftc en tiempo 
de efte \ fabiendo por el ante- 
cedente , que el Rey Vamba 
erigió algunas Sillas , que ni- 
huvo antes , ni perfcveraron 
defpues : y tales ferian la Uti- 
cenfc , y Berecenfe. 

12 Pero tampoco fe pue- 
de afirmar efto en el afilinto: 
porque íabémós por el Con=< 
cilio XII. tit.4. que Vamba^ 
pu fo un Gb i fpo en la Jg I efi"aí 
Pretorienfe de Tüledo,.y orro 
llamado Cuniulda en la Villa 
de Aquis. . Ninguno de eftos 
dos concurrió -al. Concilio Xí. 
ni XII. ni XIIIv de Toledo-, 
porque el Concilio XII. anuló- 
aquellas Sillas. Pues fi en las 
dos que-fabemos inftiruidas- 
por Vamba, no afsiftió nin-.» 
í^un Gbilpo á los Concilios? 
por que razón hemos de afiíM 
mar efto de Jas que. nilnca 
confta haver havidof- Y' Vi 
fueron Sillas nuevas del Rey», 
nado de Vamba , Qhmo no 
fuena ninguna en el Concilio 
XI. y XII. ni por si, ni por fus- 
Vicarios ? El motivo que Ib-j 
fíalo ei XU. para no pcr-J 

jni- 



S)etConcil.¡Q TCITI* de Toledo . \ 



inltir aquellas Cathedras , fue 
4)orque nunca las huvo en 
.tales íitíos : en fuetza de lo 
íjual mandan que Cuniuldo 
fueíTe refervado para la pri- 
mera Silla que vacafle (con 
.eíle nombre fe lee luego el 
.Obifpo de Itálica) por quanto 
no tuvo culpa en fu confagra- 
cion , como parece que la 
tuvo el de la Iglefia Preto- 
rienfe,.pues le dejan exclui- 
do. Si el Obifpo que inocen- 
temente fue ordenado en 
tiempo de Vamba , no es re^- 
conccido , fino fufpendido 
por los Padres 5 cómo es pof- 
íible que admitamos á dos , á 
quienes era común la mifmíi 
caufa, y de quienes no hay 
fundamento para íer recono- 
cidos como tales? 

13 Digo, pues, que ni 
.el Uticenfe , ni el Bereceníe 
fon nombres legítimos de Si- 
llas , fino corrupción de otra 
voz , V. g. Britonienfe , ó Af- 
turicenfe: pues el Afturicenfe 
es el Obifpo que precede, y 



215 

efto obliga el ver que no fé 
nombran en Efpana femejan- 
tes Ciudades 5 ni hay funda- 
mento para admitir Sillas, 
donde no hay pueblo flimo- 
fo , ni tellimonio que lo aíle- 
gure; como fucede aqui, pues 
el único Documento de ellas 
firmas no hace fé , ettaado 
tan viciadas. 

14 Añado en confirma^ 
cion otro gran yerro que im^ 
primió LoayGi entendiendo 
mal una firma , pues dio en 
el nuniero 25. la firma de un 
Abad Juan , poniéndole pot 
Vicario de Regincio Obitpcí 
de Occí: y oannes Abbas , age.is 
vicem Reginci Epifcopi Aucen^ 
Jis. Aqui hay dos yerros:anQ 
poner Vicario del Obifpo dij 
Oca, fiendo afsi , que entre 
los Obifpos pufo en undéci- 
mo lugar al Obifpo de Oca* 
como prefente , con elnom^ 
bre de Stercorio Aucenfe : y 
fi eítuvo prefente el Obifpo 
de Oca , cómo havia de ca- 
viar Vicario ? Otro yerro es 



de quien fue Vicario Leopar- poner á un tiempo dos Obif-- 
do. Efte no fubfcribió por pos en una Iglefiaí el unolla- 



Potentino , fino por Aurelio 
de Aftorga : el Vicario de 
Potentino fe llamó Habito : y 
donde leemos Berecenfe , pue- 
de fer voz desfigurada de 
Britonienfe , pues falta efta 
Silla en el Concilio. A todo 



raado Stercorio , y el otro Re- 
gincio : lo que no fue af-ji. 

15 Al hablar Loayfa de 
las Sub fe rip clones dice que 
concurrieron dos Obifpos 
Aucenfes , Stercorio , y Regi- 
nicio (afsi llama al que antes 
O 4 fir- 



XI € E/pana Sa¿rdda. Trat.^. Cap.\ j . 



firma Begincio ) porque eftc 
por enfermedad , ó edad ha- 
vria renunciado el Obifpado, 
y por cíVo envió Vicario , y 
íuenan dos Obifpos. Pero 
tampoco fe puede adoptar 
efto : lo I. porque fuera del 
tiempo del Arianilmo, no hu- 
vo dos Obifpos en ninguna 
de nueftras Igleíras: lo 2. por- 
que Stcrcorio era muy anti- 
guo , fegun prueba el firmar 
undécimo entre 48. y Rcgi- 
nicio era muy moderno , fe- 
gun le pone Loayfa , antepe- 
núltimo de todos los aufen- 
tcs que firman por Vicario : y 
havia de fer al revés , ñ Regi- 
nicio huviera renunciado, y 
entrado en fu lugar Srerco- 
rio , pues efte havia de fer 
muy moderno , y aquel muy 
antiguo : lo 3. porque fi Re- 
ginicio fe apartó de la Digni- 
dad , y fue otro Obifpo por 
fu Iglcíia Aucenfe , no necef- 
fítaba enviar Vicario , ni dar 
Jas veces á otro que al mifmo 
fuccfibr : pues no hay egem- 
plar de que enviaflc Vicario 
el que ya no era Obifpo. 

\6 Pero fobre todo debe 
prevalecer el que ni huvo Vi- 
cario por Obifpo Aucenfe , ni 
Obifpo que fe llamaífe Re- 
gincio , jii Rcginicio , fino 
Arcgio, el qual era Obifpo de 
SNinijes en la Galia Narbonen- 



fc , y envió por Vicario al 
Abd.á Juan. Ello me ha cof-r 
tado bailante folicitud , por-; 
que nunca pude entrar en 
que afsiíliefle Vicario de una 
Iglefia , que tenia Obifpo 
prefente en el Concilio : y fi- 
nalmente halle que en el Có- 
digo Gothico del Efcorial 
del num. 13. dice 2lísi: Job an^, 
nes Abba regineum aucenjis 
ejs slr. Aquí fe incluye el 
Obifpado Neumaucenfe- , fin 
que le falte ninguna letra , y 
folo hay divifion de la dic-- 
cion , como acoftumbran a- 
quellos Efcribientes Gothicos 
en otras muchas palabras. 
Tenemos pues al Obifpo Ne- 
maufenfe , ó Neumaucenfe, 
cuya Silla faltaba en Loayfa. 
Rcfia ver , quien la preíidia 
por entonces : y digo , que 
el Obifpo Aregio , menciona- 
do, y elogiado por San Julián 
Toledano (Prefídente de eftc 
Concilio) en la Hiftoria ác 
Vamba que ponemos en el 
Apéndice ultimo , como ve- 
ras en el num. 6. y en cfta 
conformidad debe leerfe afsi 
la firma referida : Johannes 
abb. aregí nemauccnfis , como 
fe convence por el veftigio de 
regineum aucmjis , que es de 
aregi nernaucenjis , (\x\ que le 
falte , ni fobre ninguna letra: 
y de efte modo no folo íc 

evita 



S)el Concillo XIIL de Toledo; 



evita el inconveniente del 
[Vicario Aucenfe , quando ef- 
tá prefente el Obiípo de efta 
Igleíia 5 fino que reftituimos 
á Jas Subfcripciones el Obif- 
po de Nimes , que faltaba en 
Loaj^fa , como antes añadi- 
dnos el que omitió de Gerona, 
17 A vifta de eílo , quién 
'dejará de reducir á vicio de 
Efcribientes ignorantes los 
nombres de los Obifpados 
Uticenfe, y Berecenle, Tiendo 
monftruofidades en laHifto- 
ria Eclefiaftica de Efpana? 
Si de un Obifpo de Nimes, 
hicieron uno de Oca 5 qué 
mucho que los dos nombres 
referidos , fean desfiguración 
de algunas de las Sillas legi- 
timas que havia por entonces 
en Efpaña, y no fe leen entre 
Jas de efte Synodo ? Las que 
faltan fon la Britonienfe , Ca- 
¡abrienfe , y Dumienfe : luego 
aquellos nombres fe deben 
reducir á algunos de eftos , fí 
el Uticenfe no fe aplica al 
Aftu ricen fe , por las razones 
dadas. En fuerza de las qua- 
les concluyo , que fegun los 
Códigos MSS. defcubicrtos, 
y exiííentes , no podemos re- 
conocer mas que un Abad 
llamado Leopardo , el qual 
fue Vicario de Aurelio Aftu- 
ricenfc , y no de Potentino 
Uticenfe : y que el Obifpo 



217 • 

Poten tino fue uno , y no dos 
de efte nombre •■> cuya Silla 
fue no Bcrecenfe, fino una de 
las tres referidas , por fer las" 
únicas que faltan entre las 
Subfcripciones. 

18 Concurrieron también 
cinco Abades;y el Arciprefte, 
Arcediano , y Primicerio de 
Toledo: con 26. Varones iluf- 
tres de Oficio Palatino, 

ip A las Subfcripciones 
fe figue la Ley del Rev , en 
que perdonó los tributos que 
no fe havian pagado en todo 
el tiempo antecedente al año 
primero de fu Reynado. Efte 
Decreto fe dio antes de em- 
pezar el Concilio, en cldia i. 
de Noviembre : pero como 
los Padres le aprobaron, y 
mencionaron en el titulo 3,' 
le pufíeron al fin incorpora- 
do en las Adas. 

20 Immediatamente fe 
coloca la Ley Corfirmatoria 
del Concilio, numerando uno 
por uno todos los trece De- 
cretos : y firmada en Toledo 
en eldia 13. de Noviembre; 
efto es nueve días deípues de 
aquel en que fe empezó el 
Concilio. 

21 Efte Concilio, y Jos 
figuientes , fueron dados á 
luz por Fr. Barthoíomé Car~ 
ranza, d^l Orden de Predica- 
dores, que defpiies llegó á fer 

Ar-. 



Zl% 



Efpdña Sagrada, Trat.é. Cap, 1 6, 



Arzabilpo de Toledo. No dio 
las liniias de los que afsilVie- 
ron í y aunque en el titulo 
pufo el numjrode58. Obif- 
pos {como íe lee en la pag. 
428. de la Edición de Sala- 
manca año de 1549.) djoe 
leerle 48. como le eftampo 
allí en la pag.441.De los Aba- 



des dice , que f.ierorí 9. y ^ 
los Vicarios da el numero de 
26. lo que mueílra íer aquel 
Código diverfo de los que 
hoy le mantienen : pero re- 
celo fer uno de los que pere- 
cieron en el incendio de la 
Real Bibüotheca del Efcoria^ 
del año de 1671. 



CAPITULO XVI. ' 

DEL CONCILIO CATORCE, 

Provincial. Año de ó 8 4. 



I T7N el año figuiente, 
Kj quinto del Rey Er- 
vigio, EraDCCXXlI. (722.) 
y año de 684. le tuvo ¿14. 
de Noviembre el Concilio 
XIV. de cuya Chronologia 
tratamos ya en .el Taino 2. 
pag.96..-frr-*r.ih-;íf<-.I 05 

2 El fitio en que Te tuvo 
fue en la Iglefia ya mencio- 
nada : InprcememorMa Ecclc- 
Jia, legun fe lee en el titulo i. 
Pero legun tenemos las Adas 
no precede mención de Igle- 
íia : por lo que parece aluden 
á la expreílada en el Concilio 
antecedente , que fue la de S. 
fedro , y San Pablo. 

3 El motivo fue para con- 
denar la hercgia de Apolinar, 
por quanto v.l P^p^^ cílribió 



al Rey que mandaíTe juntac 
los Obifpos , para fubfcribir 
al Sexto Synodo General , cu-i 
yas Actas envió á Efpaña,coa 
Carta para todos los Prela- 
dos , como fe lee en el tituló 
i^ y 2. del prefente Concilio, 
f 4 Llegaron eftas Cartas 
del Papa, San León 11. en oca- 
fion que las Iglellas de Efpaña 
acababan de celebrar elSy-, 
nodo XIII. y no folo fe ha- 
vian ya feparado, lino que el 
rigor de las Nieves no permi- 
tía que fe volviclVen a juntar 
por entonces : y afsi refolvie- 
ron, que los Obifpos de la 
Provincia Carthaginenfe ce- 
lebraííen Concilio con inter- 
vención de los Vicarios de 
Us demias Provincia^ j y quo 

lúe- 



(Del Concilio 'KlV, de Toledo, 



luego íe promulgaííe en to- 
das. 

/ 5 El Metropolitano de 
Toledo (que era San Julián, 
íuceíTor de Quirico , á quien 
el miímo Papa havia efcrito 
fobre el mifmo aílunto) ref- 
pondió prontamente , dando 
razón y diículpa de no juntar 



2Ip 

quales unánimes con los Obif- 
pos Carthagineníes volvieron 
á aprobar lo que ya havia ido 
firmado a Roma en ci primer 
Apologético : ccnfe liando qué 
lo decretado en el Sexto Syv 
nodo debiá fer admitido , por 
eílár conforme con la doíárH 
na delNiceno, Conftantino- 



Synodo Nacional por los mo- politano, Ephefino , v Calce- 

tivos referidos , pero firman- donenfe; y que fe infertaria^ 

do y confirmando el Sexto immediato al Caicedonenfe^^ 

Synodo : ácuya refpuefia dio como decretaron en los titu-.' 

titulo de Apologético , y eílaba los 5. 6. y 7. 
ya encamin.ida á Roma, antes 7 En el titulo 8. inílrii-' 

de te nerfe efte Synodo, como yen a los Pueblos contra los> 



fe dice en el titulo 4. 
. 6 No obftante como la 
materia era fobre puntos de 
Fé , que pedia Synodo Nacio- 
nal , convenia que la> fubf- 
cripcion fueífe común a tedas 
las.Ptovincias. Para efto dif- 



errores de Apolinar conde-" 
nados en el Sexto Syucdoü 
predicando que- 'en Chrifio 
hay en una Perfona dos na-- 
turalezas diftintas, é inconfxK 
fas , y dos volunindes,' una' 
Divina, y otra Humana , cor-. 



pufíeron , que. fin aumentar refpcmdienteS"á3las^dos3"yat«ij' 
incommodidades , ni gafios, ralezas, como^éx'préftan^n.cl: 



huviefie un Concilio de los 
Obifpos de la Carthaginenfe, 
con prefencia de Vicarios de 
los Metropolitanos , a fin que 
luego en cada Provincia fe 
tuviefle nueva junta en que 
fe promulgaíTe lo eftablecido 
en efta. Concurrieron pues 
los Vicarios de Cypriano,T2.x:- 
raconenfe , de Stiniefredo de 
Narbona , de EJievan de Mé- 
úá2i,Julici'n de Braga , y Flo- 
reíindo de Sevilla; todos los 



p. anathematizando en el fi- 
guiente al que difminuya, 
quite , ó defraude algo de la 
Divinidad en |efu Chrifto, 
Hijo de Dios , y de la Virgen 
Maria •■> 6 que le niegue lo 
que es proprio , y de perfec- 
ción de la Humanidad : pues 
á un mifmo tiempo fe debe 
confeílar Dios , y Hombre 
verdadero en una Perfona. Y 
el Apologético que fe publi- 
có en confirmación de ellos 

dog- 



2. 2 o Efpjirla Sagrada. Trat, 6 . Cúf, i 6, 

dogmas , mandan que fea re- valor, y autoridad, pero Pro-i. 

vcrcnciado como las Epifto- vincial en quanto á las perfo-^ 

las Decrétale s,por ferinftruc- ñas. Concurrieron también 

tivo , y útil para la Diíciplina cinco Abades , y Félix , Arci-, 

Eclcíiaílica , como fe lee en prefte de Toledo. LosVica- 

eltit.ii» rios fe numeran lo. en Car- 

8 El 12. y ultimo es de ranza, y en Loayfa ; pero no 
gracias á Dios , y al Rey, por correfponden á otros tantos 
la perfección del Concilio; Obifpos , fmo precifamcntc 
cxpreífando , que fe acabó en a ílete : los dos de Falencia, y 
Domingo, 20. de Noviembre, de Valencia ; y los cinco fue- 
que fue efpacio de íiete dias, ron de los Metropolitanos de 
defde el 14. Tarragona,Narbona, Mérida, 

9 Concurrieron folo ios Braga, y Sevilla : con la dife- 
Obifpos de la Carthaginenfe: rencia , que el de Mérida , y, 
diez y íiete en perfona, y dos el de Sevilla no enviaron mas 
por Vicario : y como no huvo que un Vicario: los otros, dos 
ningún Obifpo de otra Pro- cada uno; y por elfo es mas el 
vincia , no podemos intitular- numero de los Vicarios , que 
le Nacional , por no haver el de los Obifpos. 
precedido convocación co- El orden de las firmas de 
raun , mas que precifamente los Obifpos tiene mucha in- 
para Vicarios de las primeras verfion , como fe irá notando 
Sillas : por cuya afsiftencia en cada Iglcfío; 

puede decirfe N^ciojiai en ei 



CA- 



!Del Concilio 'KV* de Toledo, 



221 



CAPITULO XVII. 



DEL CONCILIO Q^U I N C E.i 

Nacional. Año de 688. 



t T7N el año primero del 

A ^ Rey Egica,k once de 

Mayo de la Eia DCCXXVI. 

(726.) año de 688. fe tuvo el 
Concilio quince, como coníla 
por las Adas, y Códigos MSS. 
el Lucenfe, Vigilano , y Emi- 
lianenle , que convienen en 
los números feñalados, y cor- 
Tcfponden á la Chrcnologia 
íeñalada en elTom.2. Loay- 
ía citó al Código Wfpalenfe 
para eíle Syncdo , por haver 
dado aquel titulo al Emilia- 
nen/e : pero nunca mejor que 
ahora fe vé fu equivocación, 
confiando por Don juanBau- 
tifta Pérez en el Prologo MS. 
que hizo íobre el Ccdigo 
Hifpalcnfe , que no fe irxluia 
alli efte Concilio XV. y aísi 
no. puede citarfe aquel libro 
para tal Concilio. 

2 Tuvcfe en la Iglcfia 
Pretorienfe de San Pedro, y 
San Pablo, donde concurrió 
el Rey , y con las ceremonias 
acGÍlumbradas les habló , y 
entregó un Pliego, en que -les 
decia , declar alien lo que de- 



bía egecutar fobre dos jura- 
mentos que el Rey Ei vigió: 
le hizo hacer : uno al darle 
en cafamiento a íu hija, obli- 
gándole á que en todo mi- 
rafie por las caufas de fus hi- 
jos , facandolos bien de ellas: 
otro á la hora de la muerte, 
íbbre que antes de fubir al 
Throno juraria no negar juf- 
ticia á los Pueblos. Las dos 
cofas eran incompatibles: 
porque para hacer jufticia, 
era precifo no defender a los 
hijos de Ervigio , por quanto 
el padre hizo algunas injuíli- 
cias : y aun obligó á los Pue- 
blos a jurar la defenfa de fus 
hijos. 

3 Leída la Reprefenta- 
cion por los Padres , empe- 
zaron per laC onfcfsion de la 
Fe : y trataron de lo que el 
Papa San Bcnedido II. havia 
reparado en el Apologético, 
de que tratamos en el Conci- 
lio antccedciite , a que ya 
San Julián havia refpondido 
en ei año de 6S6. (efto es, dos 
años antes del Concilio XV. 

de 



212. 



Efpana Sagrada, Trat,6, Cap. 1 7. 



de que hablamos) pero los contra ellos lo que era con- 
Padrcs volviendo á reconocer trario a la jufticia , afín que 



los puntos, declararon, 

4 Lo I. que en Dios pue- 
'de decirfe que la voluntad 
engendró la voluntad , confi- 
dcrando , no lo relativo , fino 
lo abfoluto , y en fentido 
idéntico y real , en el qual 
no fe diftinguen en Dios el 
ser , el entender, y el amar. 

5 Lo 2. que en Chrifto 
hay tres fubftancias : Alma, 
Cuerpo, y Divinidad: fobre 



fe deckiraflc lo julio 5 y afsi 
que en lo honcftj les debían 
defender. 

Con cfto concluyeron el 
Synodo , dando gracias á 
Dios , y aclamaciones al Rey 
Egica. 

8 Fue Nacional , con prc- 
fencia de cinco Metropolita- 
nos : San Julián de Toledo: 
Suniefredo de Narbona : Ho- 
rejtndo de Sevilla : Faujiino de 

lo que ya tratamos en el To- Braga : y Máximo de Mérida. 

mo precedente en la Vida de Cypriano de Tarragona envió 

San Julián , que prefidio efte fu Vicario. 

Synodo. 9 Fueron entre todos fe- 

6 Explicado lo que toca fenta y un Obifpos , como fe 

álaFé, pallaron á deliberar ve en las firmas, y del Codi- 



fobre la propuefta del Rey 
y refolvieron que no le obli- 
gaba el primer juramento, 
acerca de ios hijos del Rey 
difunto , en quanto incluía 
accepcion de Perfonas í ni 
tampoco debia perjudicar á 
unos por otros , íino mirar á 
los Pueblos , fm defraudar á 
los Parientes , y dar a eftos 
lo que les pertenecía por juf- 
ticia. 

7 En el fegundo punto 
del juramento que Ervigio 
hizo hacer a los Pueblos (o- 
bre la dcfenfa de fus hijos, 
refolvieron , que no fe oponia 
á que fe alcgalle , y juzgaflc 



go Lucenfe afirma lo mifmo 
Marmol. El orden de Concor- 
dio Palentino , y Munmlo 
Cordubenfe , fe invierte en 
algunos Códigos : pero debe 
prevalecer el publicado , por 
fer conforme con el que fe 
halla en el Concilio XIII. El 
Obifpo de Baeza , Rogato , fe 
halla también fuera de fu pro- 
prio lugar, como probaremos 
al hablar de fu Iglefia en el 
Tomo fi luiente. 

10 Los Vicarios fueron 
cinco : pero en el Código Go- 
thico del num.i2. eftácn fe- 
gundo lugar el de Floro Men- 
te fano : en 2. el de Leuberico 

de 



{Del.Concilio lO/, deTolaloí 



'deUrgel: en 4. el Abad Gun- 
dila por Agripio de OíTonoba. 
Loayía (con otro Código) 
piiíb en lugar de Gundila á 
Daniel; y todos con orden 
diferente 5 excepto en el pri- 
mero de todos,que fue el Vi- 
cario delTarraconenfe. 

1 1 • Afsiftieron nueve Aba- 
des, fegun algunos MSS. y el 



Arcediano , y Piimicerio , ó 
Primiclerio , de Toledo. El 
Código dclnum.i2. anadea 
Fel:X Arciprefte. 

12 Concurrieron también 
17. Varones ilnflrcsde Oficio 
Palatino, que fír.naron : y á 
todo fe íiguió la Ley del Rey 
dada en confirmación del 
Concilio. 



CAPITULO XVIII. 

DEL CONCILIO XVL NACIONAL, 
Año de 6^^. 



Corrlgenfe las Ediciones. 



'¥!' 



el aíío fexto del 

mifmo Rey Egica 

(cinco defpues del Concilio 
precedente ) y en la Era 
DCCXXXI. (73103 dos del 
mes de Mayo del año 693. fe 
congregó el Concilio decimo- 
fexto de Toledo. La Era fe- 
ñalada fe halla en el Código 
Lucenfe, fegun Marmol, y en 
otros del Efcorial, y de Tole- 
do: por lo qual , y por el año 
fexto del Rey , Junto con el 
dia del mes , confta fer errara 
de Amanuenfes la de otros 
Códigos , que pufieron la Era 
XLVI. en lugar de XXXÍ. ío- 
bre DCC. 



2 Tuvofe en la mifma; 
Iglefia Pretorienfe de los A- 
portóles, donde concurriendo 
el Rey en la forma acoílum- 
brada,les habló,ydió a leer lo 
que tenia que proponer, que 
defpues de las exhortaciones 
regulares fe redujo en efpe- 
cial , a que proveyeílen re- 
medio fobre la mala afsiften- 
cia de culto , que havía en al- 
gunas Igleíias, y la ruina que 
muchas padecían: recargando 
fu atención en que íe extir- 
parte la idolatria de algunos 
Efclavos> la perfidia de los 
Judíos, el vicio Sodomitico , y; 
Ja traycion al Rey, ó á la Pa- 

tria> 



214- Efpdría Sagrada, 

tria, con todo quanto les pa- 
rccicíle que en los Cañones 
nccefsitaba de remedio. 

3 Leído el Pliego del Rey 
con notable gozo , por el fer- 
vor que moftraba, empezaron 
las Sefsiones por la confefsion 
de la Fe, y luego paííliron á lo 
que pertenecía a la Difcipli- 
na Eclefiaílica , y corrección 
de las malas coftumbres. 

Cañones del Concilio. 

4 1 'L I. que Te guarde lo 
JCj^ eílablecido antes 
contra los Judios , añadiendo 
que fean libres del tributo 
que pagaban al Fifco los que 
fe convirtieren : porque los 
ennoblecidos con la Fe, deben 
fer tenidos , y mirados como 
nobles entre los hombres. 

El 2. que todos los Sacer- 
dotes, y Jueces velen fobre la 
inveftigacion , y extirpación 
de la Idolatría, bajo las penas 
alli feñaladas contra el que 
no lo zele. 

El 3. contraía abomina- 
ción del vicio Sodomitico, de- 
poniendo , y defterrando para 
íiemprc al Obifpo , Prcsby te- 
ro, ó Diácono, que incurriere 
en tal vicio : y á los demás, 
defpues de graves penas , le 
les niegue la Comunión , aun 
en la hora d.c la muerte^ íi no 



Trát.6, Cap,iS.. 

hicieren digna penitencia. 

El 4. que fean excomul- 
gados por dos me fes los que 
intenten darfe muerte deíef- 
perados , fi quifiere Dios que 
no lleguen á perder la vi.da; 
para que con efta penitencia 
aprendan a efperar. 

El <y. que íi el Obifpo re- 
cibe las Tercias de fus Parro- 
quias, debe reftaurar los Tem- 
plos, y fi no , los mifmos Fie- 
les 5 de modo , que el Obifpo 
no pueda recibir nunca mas 
que las Tercias; ni dar tierras 
de las Iglefias por eftipendios. 
Que la Iglefia que tuviere 
diez Efclavos, goce de Sacer- 
dote proprio : la que no , fe 
agregue á otra. 

El 6. que el Sacerdote no 
confagre en laMilla pan ufual, 
fino hoília difpuefta á propo- 
íito para el fin: excomulgan- 
do por un aíío al tranfgrelV 
for. 

El 7. que cada Obifpo 
promulgue en fu Diccefi los 
Decretos del Concilio, que íc 
tenga en la Provincia , para 
que nadie ignore lo que fe 
corrige,nidege de cumplirlo. 

El 8. que atendiendo los 
Padres a lo que el Rey favo- 
recia liberalmentc a las Iglc- 
fias, y a los Pueblos , debían 
correfponderle en algo , para 
lo qual mc^ndaban , que nadie 

le 



^(Dcl Concilio Xl^^L de Toledo, 



ii-j. 



fe atrevieíTe á dañar , ni per- 
judicar á fus hijos , ó parien- 
tes : y que en todas las Miflas 
fe haga oración por él , y por 
4os fuyos, mientras viva. 

El p. que iefpues de Dios 
fe ha de guardar fidelidad á 
los Reyes, como fus Vicarios, 
pues fon Chrijios , ó Ungidos 
de Dios, y nadie puede llegar 
a ellos fin que experimente 
caíligo. Haviendo pues falta- 
do á'éfta fidelidad, debida, y 
jurada , el Prelado de Toledo 
Sisberto , conjurandofe contra 
la vida del Rey , y de otros, 
por lo que ya le havian de- 
puefto de la Silla ; decretaban 
q-ue tuvieíTe total valor aque- 
lla dete'rminacion , .y que fe 
infertafle en las Adas del 
Concilio : quedando Sisberto 
depueílo , y defterr¿ido para 
íiempre , fm que pueda co- 
mulgar mas que á la hora de 
la muerte , excepto íi la pie- 
dad del Rey le perdonare an- 
tes. ¡ . 

El 10. que pues el común 
cxceflb de .maquinar contra 
la vida del Rey y bien del 
Reyno, pedia grave y fevera 
cenfura , refolvian , que afsi 
el que cometiefTe elle mal, co- 
mo toda. fu pofteridad , fueíle 
excluido de toda dignidad 
Palatina , con perpetua fervi- 
dumbre del Fifco i excepto fi 



el Rey quifiere perdonar a 
alguno: concluyendo con re- 
petir por tres veces una fjr- 
midable Excomunión contra 
los tranfgreilbres. 

El II. incluye .gracias a 
Dios , y aclamación al Prin- 
cipe por la conclufibn dei 
Concilio. i 

5 Defpues de efto fe po- 
ne un Decreto con titulo de 
XII. el qual fue hecho antes 
de em.pezar el Synodo 5 como 
coníla por fu materia. Fue el 
cafo, que como Sisberto , Me- 
tropolitano de Toledo , havia 
incurrido en el crimen de lefa 
Mageílad , era precifo feguii 
los antiguos Cañones depo- 
nerle: y como el Prelado de 
Toledo preíidia por eíle tiem^ 
po los Concilios, por honor 
de fu Sede , empezaron los 
Padres por aqui , declarando 
la vacante de la Silla , y pro- 
veyendo en ella a ia perfona 
nombrada por el Rey,que fue 
la de Fdix, Metropolitano de 
Sevilla : el qual dclde enton-r 
ees quedó por Prelado de To- 
ledo: y concluyen los Padres, 
que efte fu Decreto , hecho 
en Sefsion preliminar , fe in- 
corpore con las Actas de lo 
demás , que fe difinira en el 
Concilio, como vuelven ara- 
tifícajy en el titulo 9. donde 
dicen , que ya citaba depuef- 
P to 



11 6 E/[).ma Sa¿ táLí . T!rat, 6 . Cajy . fB . 

to Sisbcrto , y que tuvieíTe 7 Fue Nacionar de todas 
valor y lugar entre los demás las Provincias de Efpaña , fal- 
Dccretos Conciliares aquel tando la Narboncnle , por 
de la Sefsion preliminar. Con 
cfto no cftrañarás el ver que 
defpues de concluido el Sy- 
nodo en el titulo 11. fe lee 
en el figniente , que todavía 
ro havian comenzado : pues 



caufa de una plaga , que lla- 
man inguinal , la qual no les 
permitió venir á Toledo: pe- 
ro mandó el Rey en la Ley 
Confirmatoria (donde refiere 
eílo) que fe juntaüen en Nar- 



cfto fe pufo alli infertado por bona todos los Sufragáneos, 

recapitulación , no fegun el y accedieflen á las firmas del 

orden del tiempo. ' ' Synodo. 

6 Lo mifmo digo de la 8 Concurrieron todos los 

Carta del Rey,pucfta dcfpues demás Metropulitanosj prefí- 

dc la confirmación del Conci- diendo Félix de Toledo : fi- 



lio : la qual no correfponde 
alli , porque fe hiciefie del- 
pues , fino porque aunque fe 
hizo antes (en el dia i.de Ma- 
yo) fe infertó en las Adas, 



guiendofe Fmfiinoá<t Sevilla: 
Máximo de Metida : Vera de 
Tarragona^ y Idix Bracaren-í 
fe, que afcendió defde PotWj 
y retuvo ella Iglefia. El C6- 



por fcr Reprcfentacion Real digo del num.13. le hace Bra- 
fobre lo que debian los Pa- carenfe, y Dumienfe: pero en 



dres decretar centra el cri- 
men de lefa Mageílad : y afsi 
antecedió á ladcpoficion de 
Sisherto : pero fe pofpufo á la 
confirmación del Concilio, 
porque la confirmación del 
Rey no debia caer fobre Car- 
ta, ó Pliego fuyo , fino fobre 
las Adl'as Conciliares, como fe 
colocó. La Ley Confirmato- 
ria tiene aqui el titulo 13. 
pero me parece mejor que no 
íc ponga en numero con los 
Cañones de los Padres , por 
quanto no fe numera en los 
demás Concilios. 



\\.\^-M áo. Dumienfe (qiie falta 
en el MS. del num.20.) debe 
leerfe PortucaJenfe , por conf- 
tar que de aqui ,.y no de Du-r 
me, afcendió a Braga. 

9 El numero de Obifpos 
que concurrieron dice Loay- 
fa en el titulo que fue de LX^ 
pero en las firmas hallarás 
folo 5 8. pues aunque fuma 59. 
fue por yerro de omitir el nu- 
mero 2 2. En mis copias no hay 
mas que 58. pues aunque pa- 
rece incluiríc otro fobre a- 
qucllos , es por eftár repetido 
JJidoro de Setabi. Ambrofio de 

Mor 



^d Concilio X¡^ I. de Toledo. 



2-7 



Morales pufo también dos 
veces al Obifpo Suniaglfio : y 
cftos dos Prelados repetidos, 
pudieron fer caufa de que los 
•Copiantes puíieíTen en el ti- 
tulo LX. Obifpos. Pero con- 
viniendo todos los Códigos 
MSS. en tal numero,no le de- 
bemos corregir, como Coleti, 
fino efperar á que nos den 
luz otros MSS. 

lo Otra cofa notable es, 
que Loayfa pone en el num. 
8. á Er vigió , como Obifpo 
Beterrenft : lo que no puede 
admitiríe , conftandj por lo 
dicho, que los Obifpos déla 
Narbonenfe no afsiííieron al 
Concilio , por la plaga ingui- 
nal. Los dos citados MSS. le 
efcriben Vetefenfe 3 y es erra- 
ta, pues no huvo tal Silla.De- 
befe reducir efte Prelado Er- 
vígio a ix Igléfia Calabrienfe-y 
pues en el Concilio antece- 
dente fe halla Er vigió en Ca- 
labria, con la antigüedad que 
aquí fe le difiere, efto es, def- 
pues de Gaudencio de Vale- 
ria, y mucho antes de Fruc- 
tuofo de Oren fe , que en efte 
Synodo XVI. fubfcribe en el 
lugar immediato defpues de 
Ervigio : luego fe figue aquí 
Gaudiia de Ampurias j que 
también en el Concilio ante- 
cedente fubfcribio defpues 



de Ervigio:pcro a vifta de que 
en el XV. precedió Gaudiia á 
Fruduofo de Orenfe,con mu- 
cha, anticipación ; fe infiere 
que en el XVI. deben mudar- 
fe los renglones , poniendo á 
Gaudiia antes que á Fru£í:uo-« 
fo : porque fegun notamos 
muchas veces , fue le n los Co- 
piantes invertir las firmas de 
ios Obifpos que no tienen 
otro en medio, 

II Finalmente debemos 
advertir , que en aquellos 
MSS. no fe da á la Igleíla 
Egahrienfe el Obifpo Arce fin- 
do,3. quien Loayfa pone como 
talenelnum,4i. Efte Prelado 
Arceíindo fe exprelfa alfi Egi- 
tanienfe : y afsi debemos r^f- 
tituirle a efta Igleíia , y aña- 
dirle al Catalogo de Per'eyra, 
que acaba en el anrcceílbr 
Monefonfo , como fe ve en fu 
cap. 14. 

12 Dornas de los fefenta 
Obifpos concuri'ieron tres Vi- 
carios de aufentes,cinco Aba- 
des , y 1(5. Varones iluítrcs, 
como imprimió Loayfa j y 
Vázquez del Marmol certifi- 
ca , que los mifmos números 
de unos y otros confiaban eti 
el Código Lucenfe. Afsi tam- 
bién el MS. que manejó Car- 
ranza. 



P2 



CA- 



'i i 8 E/p.ina Sagrada. Trat.é. Caf.i^: 



CAPITULO XIX. 

p,EL CONCILIO XVII. NACIONAL 
'^^' Año de <5p4. 



í/l A L año figuicnte, fep- 
jt\ timo del Reynado 
del mifmo Esjica en la Era 
DCCXXXU. '(732.) á-mieve 
del mes de Noviembre' del 
ano 694. fe congregó el Gon- 
cilio XVII. Cüva Chronolo- 
gia cbiiña por la del prece- 
dente i, pues cada uno de los 
numero.9 fe diferencia propor- 
cionalmente en una íbla unir- 
dad: fiendo eíle y el prece- 
dente los dos únicos Sy nodos 
generales entre los quales no 
huvo año intermedio, lo que 
no íe verificó mas que entre 
el nono y dec';mo,XlÍI.y XFV. 
aunque no fueron unos y 
otros Nacionales , como lo 
fueron eftos. 

2 Tuvoíe en la IgleíTa ex- 
tra muros de Santa Leocadia, 
donde eftaba el cuerpo de la 
Santa, fegun cxpreílan los Pa- 
dres ene! Exordio. Concur- 
riendo alli el Rey , les dio el 
Pliego acoftumbrado en que 
dccia , que mirando primero 
n las cofas de la Fé, ociirricf- 
fen juntos con los Proceres a 
reprimir la audr.cia de los Ju- 



<iios , que uniendofc con las 
de África havian fraguado 
una general traición contra 
los Chriftianos^ como confia- 
ba por los informes y confef- 
íiones que verian. Demás de 
efto debía reprimirfe la infa- 
nia de algunos Sacerdotes, 
que dccian Millas de Difun- 
tos por algunos vivos con in- 
tención depravad-a de que les 
faltaíle la vida. Otrosí , que 
pues el enemigo de las J 
almas no ceíTaba de folicitar * 
el mal , fe procuraíTc el bien 
con oraciones y ayunos , fe- 
ñalando tres diaS de Letanías 
defpucs de concluido el Con- 
cilio , y que proílguiefien ca- 
da mes halla fin del año , para 
que no percciefle ninguno de 
quantos Dios le havia dadp 
por Vaflallos: y que afsi fobrc 
efto^como c:; quanto ocurrief- 
fe , decretañen lo que mas 
convinicíle. 

dwónes dí¡ConcilÍQ. 
3 1 _J Aviendo empezado 
I i los Padres por la 
Confefsion de la Fe, dccreta- 

roQ ¿ 



íDd Conc'dio 'Kl^IÍ. de Toledo» 2 2p 



fon lo I. que los tres prime- 
ros dias del Concilio fe em- 
pleaíTen fiempre en los Myf- 
terios de Fe , y caufas de los 
Sacerdotes , íln afsiftencia de 
Seglares : en la conformidad 
que fe explicó en el cap. 2. 
num.yj. 

El 2. que las Pilas delBau- 
tifmo fe cerraífen , y fellaíTen 
con el Anillo del Obifpo def- 
de el primer dia de Quarefma 
hafta el Jueves Santo , íin 
abrirlas Tino en caío de gra- 
yifsima necefsidad. 

El 3. que todos los Obif- 
pos de Efpaña y la Galia la- 
vaífcn los pies de fus Minif- 
tros en el Jueves Santo. 

El 4. que ninguno ufe de 
los Vafos y Ornamentos de 
la Iglcíia para proprios fuyos. 
El 5. que fea depuefto el 
Sacerdote que para daño del 
vivo diga MiíTa de Difuntos, 
deílerrandole para íicmpre y 
privándole de Comunión (ex- 
cepto en la hora de la muerte) 
afsi al Sacerdote, como al que 
le incite. 

El 6. que por fer tan co- 
mún el pecar , y el faltar á la 
fé prometida, fe tengan Leta- 
nías en cada mes , por el bien 
de la Iglefia , felicidad del 
Rey, y falvacion del Pueblo. 
El 7. que en atención á 
lo«^ grandes beneficios que 
Tom.VL 



recibían del Rey , debían de- 
fender fu familia , mandando 
que nadie confpiraíTe , ni da-: 
ñafle á la Re y na Cixilo , y a 
íus hijos, bajo la pena de ex- 
comunión , y de que fu nom- 
bre fueífe borrado del libro 
de la vida. 

El 8. que todos los Judíos 
fean hechos Efclavos , \ con- 
fifcados todos fus bienes, pues 
no folo havian judaizado def- 
pues de bautizados , fino que 
havian confpirado contra el 
Reyno. Que quien los reciba 
por Efclavos, aflegure no per- 
mitirá de ningún modo , que 
vuelvan a fus Ritos. Que los 
hijos no puedan habitar con 
fus padres defde los fiete 
años , fino que fe entreguen 
á muy fieles Chriftianos , 7. 
que puedan cafarlos coiv 
Chriftianas. 

Concluyeron dando á 
Dios y al Rey las gracias : y. 
luego dio el Principe la Ley 
Confirmatoria , para que nin-: 
guno trafpaífafle lo eftableci- 
do en los ocho Decretos. 

4 Fue Nacional , como 
confia por el Exordio , donde 
fe dice , que concurrieron 
Obifpos de las Efpañas , y de 
la Galia. Pero tenemos la def- 
gracia de que en ningún Có- 
digo fe mantienen las Subf- 



cripciones. 



El Arzobifpo 
P3 Don 



E/paña Sdgr¿iJ(i»Trat,é. Cap. i $, 



2-30 -jc —s 

Don Rodrigo dice , que afslí- 
tieron los Metropolitanos F^- 
lix de Toledo, íanjiino de Sc- 
v'úkijMaxinw de Méx'iáci^l^era 
de Tarragona, y Fclix de Bra- 
ga, los quales afsift^eron tam- 
bién al Concilio precedente: 
y es muy veroílmil que hu- 
viefle muy peca diferencia 
de los Prelados de uno y otro, 
fUQS no huvo mas c\uc año y 
medio de diferencia : y aun 
parece que haviia mas Obif- 
pos en eíle , pues aísiftieron 
algunos de la Galia, lo que no 
fucedió en el antecedente. 

5 En una oja de pergami- 
no eícrita en letra Gothica, 
que fervia de índice á un li- 
bro de Concilios , y era del 
Monafterio de Celanova en 
Galicia, hevifto, que fe in- 
cluía efteSynodo, y el Co- 
ledor tuvo la curioíidad de 
poner el numero de los Obií- 
pos que/ aísiftieron á cada 



uno. Ella muy maltratada la 
letra j pero de fijo le conoce 
que en cfte huvo LXI. pu- 
diéndole dudar , fi huvo al- 
gún numero mas. Franqueó- 
me eftc bello fi-aG¡mento el 
RniQ. P. M. Fr. Martin Sar- 
miento , Benedictino , que ha- 
llándole de fatendido, penetró 
luego fu importancia , por el 
conocimiento que tiene de 
los documentos antiguos , y. 
en fuerza del aprecio que ha- 
ce de ellos , por conocerlos. 
En virtud de efte fabemos, 
que huvo Codito donde fe 
confervaban las firmas, como 
da a entender también loex- 
pueílo del Arzobifpo Don 
Rodrigo. Dios quiera, que la 
folicitud adual dcfcubra algo 
de lo mucho que nos oculto 
la inciiria antigua. Lo inclui- 
do en aquella oja , lo pondre- 
mos en el capitulo figuiente. 



CA- 



(Del Concilio XP^UL de Toledo, 
GAPtTULO XX. 



231 



DEL CONCILIO XVII L 
Antes del 7Q2. 

Oafe noticia de que e/lulpo incorporado con los demás 

Concilios» 



1 Tn\EL Concilio décimo 
\^J odavo trata Ifidoro 
Pacenfe, quando dice , que el 
Metropolitano de Toledo Fé- 
lix celebró algunos Concilios 
aun viviendo los dos Princi- 
pes Egica y Uvitiza: Per idem 
tempus Félix JJrbis Regia Tole- 
tan<e Sedis Epifcopus ,gravita- 
tis O" prudentiíC excellentia ni- 
mia pollet , 6^' Concilia fatis 
prceclara etiam adhuc curn am- 
bohus Principibus agit. Si Fé- 
lix tuvo algún Concilio def- 
pucs que Egica adoptó a fu 
hijo Uvitiza ( como prueba 
la fentencia del Pacenfe) es 
precifo decir, que aquel Con- 
cilio fue el décimo odavo: 
porque el XVII. no fe tuvo 
en tiempo de Uvitiza 5 conf- 
iando por lo dicho en el To- 
mo 2. que Egica no adoptó 
á fu hijo halla el año 698. 
quatro años defpues del Con- 
cilio XVIÍ. y por tanto eñe 



no es el que Ifidoro atribuye 
á Félix en tiempo de reynar 
los dos Principes , Padre y^ 
Hijo , fino otro pofterior , te- 
nido defpues de cftár adop- 
tado Uvitiza , efto es, defpues 
del año 698. y muy cerca de 
efte año: porque parece vero- 
íimil , que Egica cuidaíTe de 
aífegurar y arreglar el Impe- 
rio de fu Hijo; haciendo cele- 
brar efte Concilio al tiempo 
que los Obifpos concurrían á 
reconocer fu adopción. 

2 El Arzobifpo Don Ro- 
drigo dice que fe celebró ef- 
te Concilio para arreglar el 
Rey nado de Uvitiza : Super 
erdinatione Regni Concilium 
cekbravit : pero como tuvo 
diferentes Épocas aquel Rey, 
no bafta efta fentencia para 
refolver el tiempo , pues fe 
puede entender de quando 
empezó a reynar folo por la:- 
muerte del Padre: y de hecho 
P4 lo 



l^t 



E/pdríd Sagrada. Trat,é/Cap,ío, 



lo refiere Don Rodrigo dcf- 
pues de expreíl'ar la muerte 
de Eaica. Pero el Pacenfe fu- 
pone el Concilio viviendo los 
dos Pvcyes : y mas fé debe ha- 
cer el que vivió en el mifmo 
íiglo , que el que difto fcií- 
cientos años. Añade a cfto la 
verofimilitud de que Egica 
en el principio del Reynado 
de fu hijo querria añegurarle; 
y deberás refolver , que el 
Concilio fe tuvo , quando el 
Pacenfe dice, que reynaban 
les dos Principes 5 efto es, an- 
tes del año 702. muy cerca 
del 65>8. en que fue adoptado 
Uvitiza , ó cerca del 700. en 
que empezó á reynar Iblo, 
no obftantc que vivía el Padre 
ya decrepito. 

5 Eíle Concilio no fe con- 
fcrva : pero dice Don Rodri- 
go que fe tuvo en la Iglefia 
de San Pedro extra muros de 
Toledo, que era la Pretorien- 
fe : y añade , que no eftá in- 
corporado en el cuerpo de 
los Cañones. Pero aunque 
fuera feparado nos alegrára- 
mos mucho de que fe defcu- 
brieífc , para utilizarnos de 
fus Cañones , y ver los nom- 
bres di Obifpos y Sillas que 
aísiílicron ; pues parece pre- 
cilb con fe fiar que íi\t Nacio- 
nal y havier. Jolc congregado 
para inftiuir a Uvitiza en fu 



Reynado , que al principio 
fiíe bueno , como expreíTa el I 
Arzobifpo Don Rodrigo. " 

4 Lo que añade, de no 
hallarfe efte Concilio en el 
cuerpo de los Cañones , folo 
prueba que Don Rodrigo no 
le vio , ni le havia en las 
Colecciones que tuvieífe por 
delante 5 como ni hoy le te- 
nemos en las que fe ccnfer- 
van. Pero es cofa muy nota- 
ble el faber, que efedivamen- 
te eftuvo incorporado efte 
Concilio en algunos Codigosj 
como fe convence por la o;a 
Gothica citada en el cap. an- 
tecedente, num.5. donde def- 
pues de expreífar el Concilio 
XVII. Toledano con el nume- 
ro de los Obifpos que afsif- 
tiercn , profigue en la linea 
íiguiente : Synodus XVlILTo- 
le tañí Concflij L.... Epifcopo- 
rtin?. El numero eflá mal con- 
fervado , como también la 
ultima dicción : pero fe co- 
noce Ja L. y que huvo mas 
notas numerales. En la linea 
íiguiente empiezan los Sy no- 
dos Bracareníes , figuiendofc 
el índice de los Sevillanos y 
el Emcritenfe, con el numero 
nr.^rginai de LXVl. en el Se- 
villano primero : con el de 
LXVII. en el Sevillano lí. y 
de LXVilI. en el Emeritenfe; 
lo que es muy digno de ad^ 



yer-^ 



íDel Concilio XFllL de Toledo, 2 3 3 

vertirfe por denotar una Co- una Colección completa, 

lección la mas completa que quiero no defraudar alPubli- 

fe ha vifto , con tres títulos co , y proponer aqui lo que 

mas , que la publicada por refulta del expreíTado docu- 

Cenni , pues la de efte acaba mentó Gothico membrana- 

cn el num. LXVil. y la citada ceo , que fe efcribio en el Si- 

oja remata en LXX. ítem, en glo X. fegun la cafta de letra: 

Cenni quedaron números íin y para no faltar a la fidelidad, 

contracción á Concilios , lo fuplire con letra diferente lo 

que no fucede en efta oja : y que no puede lecrfe bien, pe- 

por fer muy importante para roconfta porfusmifmqscoin-s 

adelantar en la materia de principios. 

Epifioh Montani Epifcopi fratribus...; 
in teráx.oúo Palentino commanentibus 

£ji7/íloia ipfius Montani Epifcopi adTuribiuní 
'46 Synodus tertia Toletani Concilij fexa 

ginia auorum Epifcoporum cum confirmatio 

ne íc^í-f^rediPrincipis, &fubfcriptione 

..... eodem Concilio, & homelia Lean- 

dri in laude Ecclefiíe > ob converfionem Gentisv 
47 vSyw(?¿3Í«j quarta Toletani Concili) 

Jexagin\.2i fex Epifcoporum. 
■48 Synodus ^'uinra Toletani Concilij XX Epifcoporum.; 

49 Synodus Icxta Toletani Concilij univerf^//^ 

^^¿.-idraginta odo Epifcoporum. 

50 Synodus íeptima Toletani Concilij 
Epifcoporum. 

51 Synodus octava Toletani Concilij 
qulncjtia-^WiX-;^ dúo Epifcoporum , & decretum 
Synodi ^iniverfalis editum in nomine Prin 
eipis /ve-cefvinthi , & lex edita in eodem Con- 
cilio ab ipfo Principe. 

■52 ¿y^o^us nona Toletani Concilij XVI 
£^//coporum. 

53 Synodus decima Toletani Concilij XX eporum. 

54 Synodus undécima Toletani Concilij 
Epifcoporurait 



2 54 Wp^na Sagriída . Trat, 6 . Cap .10; 

5 5 Symdus dtioáQcÁmz. Toletani Concilíj 
mginta odo Epiícoporum. 

56 Synodm XIII. Toletani Concilij. .. 
Epifco^oium 

57 iJy77o^us XIÍII Toletani Concilij 
/<?í'í'W2 & feptem Epifcoporum 

58 .y^/woííus XV Toletani Conciij 

59 Synodus XVI Toletani Concilij LX Epijcoporum 

60 Synodws XVII Toletani Concilij LXI. Epórum. 

61 Synodus XVIII Toletani Concilij L 

62 Synodus Bracareníis prima. . . i 
VIII.... 

^3 Synodus Bracarenfis fecunda XII. Epórum. 
64 Synodus Bracareníis tertia, quod íunt 
capitulan ex Orientalium PatrumSynodis 
a Marúno Epifcopo hordinata atque colleda 
quod funt excerpta ejufdem. 
LXV. Synodus Bracareníis quarta Vllt Epórum. 
LXVI Epiftola Epifcoporum de Concilio Spaleníl 
ad Pegafium EpIÍÍ milla , qu^ eíl Synodus 
prima ocio Epifcoporum. 
LXVII. Synodus Spalenfis fecunda odo Epórum. 
LXVIII. Synodus Emeretenfis XII Epórum. 
LXVIIII. Sententix quíc in veteribus exemplaribus Concí- 
liorum non habentur , fed a quibufdam in ipíis 
inferta funt. 
LXX Epiftola: diverforum Patrum numero centum tres. 

5 Immediatamente empie- de LXX. como fe convence 
za el titulo y texto del Con- por los precedentes : en fuer- 
cilio Niceno , que es á quien za de los quales , fi retroce- 
correfponde el titulo I. en el des, correfpondcrá ácadati- 
Indice de nueftros Cañones tulo el numero fcñalado: pe- 
antiguos. Dcfdc el numero ro ufamos de los Arábigos, 
LXV. profigue claro el tex- por quanto no fe Icen los 
to , con el único defcuido de Romanos, por eftar recorta- 
havcr pucfto en el ultimo ti- da la plana. Elle numero de 
tulo el num. LXXX. en iugai' títulos es el publicado por 



©f/ Concilio XFIII. de Toledo: 



Cenni en el Código de los 
anriguos Cañones de Efpana: 
pero defde el Concilio XVIIL 
hay una unidad mas en eíl:a 
oj'a , por caufa de faltar alii, 
clXVllI. que aquile pone en 
numero. Luego fe aumenta 
el Synodo Emeritenfe,que no 
íe incluye en el índice de 
Cenni : y por el Concilio 



^35 

á las Leyes Ecieíiafticas , y 
que por eílb no fe halla , ni 
convino que fe incorporafie 
en los Códigos de los demás 
Concilios. Pagi, y otros pof- 
teriores á Mariana , adopta- 
ron fu dicho , fm detenerle á 
bufcar comprobaciones au- 
tenticas , y antiguas , de una 
efpecie tan injuriofa á los 



XVIIL y el de Mérida , hay Obifpos de Efpaña : en cuya 



en nueftro documento dos 
unidades mas. De lo que fe 
infiere , que la Colección in- 
cluida en el libro de que fue 
índice la referida oja , era la 
mas completa de quantas fe 
confervan : y fabemos por 
ella , que el Concilio XVIII. 
(por quien fe ha dicho todo 
efto) eftuvo incorporado en 
el cuerpo de Concilios , aun- 
que no en todos : lo que no 
iiOs debe embarazar , á vifta 
de que en los Códigos Vigi- 
lano , y Emilianenfe del Ef- 
corial , (que fon los mas abul- 
tados de quantos hoy fe con- 
fervan) faltan algunos Conci- 
lios Toledanos , que hay en 
otros : y aísi no es mucho 
que falte el XVIII. fabiendo- 
fe que le huvo en otro Có- 
digo tan antiguo como ellos. 
6 El P. Mariana , hablan- 
do en lib.6. cap. 19. de efte 
Synodo , dice que fe eílable- 
cieron en él cofas contrarias 



fupoíicion no receláramos 
afirmarla , pues debe antepo-. 
nerfe la verdad. 

7 Pero no folo no defcu- 
brimos tefcimonios en fu apo- 
yo , fmo que fe hallan algu- 
nos , capaces de prevalecer 
por lo contrario : lo i. por- 
que fegun el libro antiguo 
Toledano , que cita el feñor 
Pérez en la Chronologia da- 
da en el tomo 2. pag.197. fe 
tuvo eíte Concilio en el año 
I. de Uvitiza. Lo mi fmo conf- 
ta en la Hiftoria General' : y 
el Arzobifpo Don. Rodrigo 
lo contrahe también al prin- 
cipio de aquel Reynado 5 co- 
mo luego Morales: Garivay 
( lib.8. cap. 46.) expreíTa el 
año primero de Uvitiza : de 
lo que fe infiere, que el Con- 
cilio fue bueno : pues no folo 
ellos Aurores , fino el mifmo 
Mariana , confíefla , que los 
principios de aquel Rey fue- 
ron buenos , con muellras de 



z^6 Efpam Sa^raJa . Tra t.^. Cap .10. 



'i\n oprimo Reamado : y no 
(liavicndo puobabilidad para 
cxtraher el Concilio del prin- 
cipio de fu Imperio , no po- 
demos decir , que fe eftable- 
cicíTen entonces las abomi- 
naciones que repugnan en 
tal tiempo , pues no folo los 
Obifpos , fino el Rey , fe ha- 
llaban contenidos en lo ho- 
nefto. 

8 Lo 2. porque el Pacen- 
fe elogiando los principios de 
Uvitiza , pone en fu Reynado 
á Félix, Metropolitano de To- 
ledo , celebrando Concilios 
en vida de cfte,y de fu Padre: 
y aun defpues de muerto Egi- 
ca , infiRe en referir el gozo 
con que Efpana fe hallaba en 
el Reynado del hijo, introdu- 
ciendo con aplaufo al Metro- 
politano Gunderico. En fuerza 
de efto corre fponde el Conci- 
lio XVIII. al Pontificado de 
uno de los dos (y folo á Félix 
favorece el Pacenfe , pues en 
Gunderico no refiere ningu- 
no) fin que haya fundamento 
para reducir al tiempo de tan 
plaufibles Varones, eftabljci- 
mientos opuefto^ á la Difci- 
plina Eclefiaftica : pues afsi 
uno como otro,tiencn á fu fa- 
vor la fama : y aun los demás 
Prelados que havian de con- 



currir , precifamente haviart 
de fer los mas del Concilio 
XVII. (haviendo mediado tan 
corto efpacio) los quales no 
fe de ben infamar con la nota 
de pervertidores de las Leyes 
Eclefiafticas , fiendo Autores 
de las referidas en el capitulo 
precedente. 

9 Lo 3. porque fegun la 
oja dada , fe incorporó efte 
Concilio con los demás : y 
no havia de tener plaza en 
tan fagradas Planas, lo que 
fueíTe tan conocida corrup- 
ción. Por tanto , en cafo de 
infiftir , en que no fe halle 
eíle Concilio en otras Colec- 
ciones , es mas autorizado, 
decir con Baronio fobre el 
año 701. n. 17. que defpues 
de la pcrverfion de Uvitiza, 
le arrancaron fus fcquaces 
del cuerpo de los Cañones, 
no queriendo el Rey fufriC) 
lo que de fu orden , y con fu 
confirmación fe havia efta- 
blecido , contrario a fus dif- 
foluciones pofteriores. Y 
aunque en los mas de los Có- 
digos falto aquel teftimonio, 
no dejó de confervarfe algu- 
no , cuya copia fe introdujo 
en cíle de que tenemos índi- 
ce, con antigüedad de cerca 
de ochocientos aaos. 



VIS' 



^37 



DISSERT ACIÓN IL 

SI LA, SANTA IGLESIA DE TOLEDO 

fue Primada de las Efpañas en tiempo 

de los Godos^ 



til.Hi -^ 



^B/lallecenfe algunos füfue/íós fohrt el e/lado y j molp^ 
de proceder en la duda. 



'••■rt^rT 



1 np Odas las dificultades 
. X 4^^c í'^^s han. eger- 
.citadohafta aquí, parece que 
no tienen arduidad á villa de 
la que ocurre ahora 5 no tan- 
to por las materias que en- 
.cietra,quanto por las circunf- 
.tanclus de ios pode ro íes em- 
.penos con que fehan aparti- 
jdado.diferentes^utoreSjCon- 
jducida ya la elpecie. á ur tal 
generó de cdnltitacien yqiit 
por íli altura parece nos exi- 
jtpia. á no.íotros' de. tocar la, re- 
í u ni e ndo á. la fe n re nc ia del 
Poeta: Non nojirum ínter vos 
•tantcs componere lites» 

2 Eüe rieígo , ó cenfura, 
ino es bailante para hacernos 
letirar , alentándonos , ya la 
precifioja de no dejar en blan- 
co una Plana tan principal de 
la Erpaiía Sagrada , y ya Ja 



utilidad de que pues han ha^ 
blado las Partes intereíTadas, 
fe oyga á algún imparcial, 
que precede á cartas viítas de 
unos y otros. Lo mas íenfi- 
ble es, que mientras mas im- 
parcialmente le trabage el 
airunto, fe hace defagradabie, 
no folo á una Parte ,fma á 
artibas , porque quando mu- 
chos pretenden una .mifma 
cofa indivifibk .,. ■ no es pofsi- 
bie contentar a todos j y ü 
admite partición , no agra- 
-íkce el uno lo que le dan, 
juzgardcfe defayrado vox Iq 
que le quitan. 

3 Pero en fin como eíta obra 
va ideada á efcoger lo qué 
refuite de buenos documen- 
tos, no debe detener, ni el re- 
celo de los defayres del vul- 
go , ni la impoí sibiUdad de 

Ü-3 



2 3^ ^/p'^f^^t sagrada. 

JifonL^car , 6 concordar los 
Partiios; baílvindo proponer 
Jo que al erudito, al impar- 
^cial , y ^ aun -al intercíTado , le 
oüHgue a 'conocer que aque- 
llo es lo ique refulta de las 
pruebas. En el Tribunal de la 
Critica no fon irrevocables 
las fentencias. Siempre que 
fe aleguen mejores documen- 
tos, fe da entrada y favor á la 
Parte : perofi no puede auto- 
Trizar fu pretenfion con inf- 
trumentos legítimos que ha- 
gan fé, no deberá quejarle de 
Jos Jueces. Efto quiere decir 
que lo que aquí mas fe mira 
fon las Pruebas : pues jamas 
fe llegará á defcubrir la ver- 
dad , íi formare Partido la li- 
fonja. Por tanto el modo con 
que nos debemos portar con 
cada Iglefia , es de fechando 
fin accepcion de Partes lo 
que hoy , aclaradas mas las 
cofas , no puede foftenerfc: 
pero también esforzando en 
favor de cada una (fea ií que 
fuere) quanto ceda en fu ho- 
nor, íi fe puede defender pru- 
dentemente. 

No necefsita efta quef- 
tion contraherfe á diverfas 
Iglefias , examinando la pre- 
tenfion de cada una en lingu- 
lar : ó bien porque los l3e- 
rcchos de otras [c tocarán en 
fu fitio í ó porque ahora no fe 



jj 
trata de lo que pudo fer , fino 
de lo que fue en el Imperio 
de los Godos : y efto, contra- 
hido a la Primacía General 
- de las Efpañas 5 no de una^íi 
dos Provincias, fino de todas 
feis ; lo que no pudo convenir 
á dos Prelados: y afsi debien- 
do fer uno folo, preguntamos, 
fi eíte fue determinadamente 
el Metropolitano de la Pro- 
vincia Carthaginenfe, eíloes, 
el Toledano? -'vi^^^^V... , ^ .. 

4 Primeramente fe debe 
fuponer , que la voz Primado 
fe aplica fiempre á Perfonas 
de primera excelencia , aun- 
que fea en el erden Civil, 
como vemos en el Concilio 
VI. de Toledo, Í/Y.13. y en el 
XI. tit. 5. donde fe llaman 
Primados los que tienen los 
primeros Oficios en Palacio. 
Pero en la linea Eclefiaílica 
tiene dos ílgnificaciones efta 
voz : una en quanto mira ál 
Gefe fuperior de una Provin- 
cia : y otra en quanto corref- 
ponde al Prelado que tenga 
alguna preeminencia fobrc 
otras Provincias. 

5 En el primer fentido fe 
intitulo Primado qualquicr 
Metrópoli tanOjpor fcrCabeza 
de toda lu Provincia, á quica 
deben recurrir todos los 
Sufragáneos. Afsi fe pradicó 
en Aftica , dando titulo de 



V, : S)e ¡a f rimada de Toledo, 



^39 



Primados de las Provincias al los xMcrropolitanos dentro de 

que dentro de cada una era fu Provincia. En fuerza de 

el mas antiguo : y en nucftra efto fe conoce también , que 

Efpaña hallamos el miímo ti- el mencionado Synodo y De- 

tuio de Primado aplicado á creto de Gundemaro no tie- 

todo Metropolitano, como fe nen conexión con el aífunto 

lee en el Concilio I. de Braga de la Primacía de las Efpanasy 

en el Canon 6. (Confervato pues expreífamente fe orde-» 

Metropolitani Epifcopi Prima- nan á conceder al Prelado 

tu) y en el de Zaragoza líl. de Toledo el honor de único 

xit.i, (Omnes confinititni Epif- Metropolitano dentro de fu 

copi annua vicijsitudine Pri- Provincia Carthaginenfe , y 



matum fuum inquirant , O'c.) 
Lo mifmo fe verifica en el 
Synodo de Gundemaro , don- 
de hablando de la Iglefia de 
Toledo , fe la aplica el nom- 
bre de Primacía : Hujus Sa~ 
cro/anóia Ecclejta Toletance 
primatuw. Lo mifmo en el 
Decreto de aquel Rey : Hono- 
rem primatus per omnes Car- 
thaginenj¡s Provincite Ecclejias 
Toletarite Sedis Epifcopum ha- 
here ojiendimus. 

6 De aqui fe infiere , que 
no íiempre que leas la voz 
J^rir/.ado en \\n Obifpo , has 



en toda ella, al modo que uno 
folo era el que prefidia en las 
demás Provincias , como el 
Rey manifieíla : Sictit Batica, 
Lujitania , vel_ TarraconenJiSy 
^(^.\Jingulos nofcuntur haber e 
Metropolitanos; ita & Cartba^ 
ginenjisy &c. intentando con 
efta providencia cortar el Cif- 
ma que havia de dos Metro- 
politanos dentro de la Pro- 
vincia, como explicamos en el 
romo precedente : pero fm 
dar al Toledano fuero alguno 
fcjbre otras Provincias. Coa> 
efto no tendrás que efrrañaiv 



de ji^zgar lo fue en el lentido que no uTemos aq'ii de aque- 



€n qwe íe controvierte j por- 
que en el referido documen- 
to ves efte ■ honor aplicado á 
Toledo, y nó es del que tra- 
tamos, íino una Primacía pre- 
ciíaracnte limitada a las Igle- 
fias déla Cr.rthag'nenfe í al 
modo que en los textos pre- 
cedentes fe aplica á todos 



líos Documentos (tan precQr.{ 
nizados por algunos) porque 
no los juzgamos concernien- 
tes al punto.de la duda. 

7 Infierefe también por 
efte prefupuefto, lo inútil del 
trabajo de algunos , que por 
la fenciila mención de la voz 
Primado^ pretendieron extra- 

her 



z 40 Efpaiía Sdj^rad^ . Trat, <í . Tiif/i,tJL 



her ti^ TclcJo aquel honor, 
y aplicarle a otra Iglefia.-fien- 
doafsi, que las pruebas ha- 
blan precifamente de Prima-^ 
cia Mctropolitica ; eíto es, de 
nquel honor y precedencia 
que cl Metropolitano goza 
dentro de fu Provincia ; la 
qual no es difputable en nin- 
guna de las Matrices. 

■8 Reducefe pues la con- 
troverlia al fegúndo , y pro- 
prio fentido de Primado , en 
quanto fuperior , no folo á 
Sufragáneos , fino á Metro- 
politanos , de modo que los 
preceda , y egercite algun- 
fuero fobrc ellos , ó íbbrefus 
Iglefias. ^t^-i\r. 

9 También fe ha dé fu- 
poner que eñe honor no le 
ha de correfpondcr por titulo 
puramente perToníil y adven- 
ticio, de que fea fobrefalien- 
te en doótrina, fantidad, anti- 
güedad , ó por comifsion ac- 
cidental, y temporal, fino por 
fuero proprio y eftable de fu 
Silla :- por 'ló que tampoco 
íírven para eíla decifion los 
iVicariatos que los Sumos 
Pontifices concedan á cíle , ó 
aquel Prelado, para determi- 
nado fin , ó tiempo, fino que- 
da aquel honor prefijado y 
continuado en las Pcrlbnas 
por el precifo titulo (U Obi/pos 
de tal Silla; pues folo cfte es cl 



que puede denominar Prima-s 
da á la Iglefia , y á todos fus 
Prelados : en cuyo fentido fe 
ventila la duda. Veafe el to- 
mo I. defde la pag. 136. don- 
de tratamos de eíío , y no es 
neceílario repetirlo. 

10 Otro tranfccndental 
fupuefto es el que mira a dif- 
tincion de tiempos y de luga- 
res; porque como cfte es pun- 
to de Dilciplina Eclefiaftica, 
no es como la Fe , invariable 
en todo Siglo y Nación , fino 
fugeto á lo que fegun la va- 
riación de circunftancias , fe 
hace mas útil y con\modo a 
la Iglefia. D^ lo que paíTa en 
an Reyho'no fe hace buen 
argumento para otro : y. tal 
vez aun aquella miíma Na- 
ción fe gobernaba en un Si- 
glo con modo diferente de lo 
que ufaba en otro : v.g. en 
Efpaña gozaron los Metropo- 
litanos en el Siglo VI. de la 
exprefsion de aquella voz , y 
del honor de precedencia, 
que no tenian en el Siglo IV. 
África dio ficmpre la Prima^ 
cia de una Provincia al Prela- 
do mas antiguo:y. efto no per- 
fevero fuera de África : luego 
es precifo diftinguir de luga- 
res , y de tiempos : por lo 
que infiero, que para eftablc- 
ccr , ó negar , Primacía en 
Efpaña , no b^íta , ni fe debe 



in- 



íDe ¡a Primada de Toledo. 



241 



infiftir en la Difciplina de 
otros Reynos , ü fue diverfa: 
ni aun en la que huvo acá en 
los primeros. Siglos ; porque 
negado aquel fuero en el Si- 
glo , no íolo primero , fino 
en el fexto , pudo introdu- 
cirfe en el feptimo j pues, co- 
mo fe va notando , es precifo 
diílinguir de tiempos para 
arreglar Derechos. 
1 n Efte tiempo que deci- 
mos fe atienda, no es el déla 
mayor antigüedad de una 
Iglefía , fino el del eftado en 
que los Padres de la Iglefia,y 
las alternaciones del Imperio, 
conftituyeron las cofas , def- 
caeciendo unas ,,¿y enfalzan- 
dofe otras. Afsi fe-vió , que 
íiendo Jerufalen Iglcfia mas 
antigua que todas las demás; 
y Antioquia mas que Romaj 
con todo eflb fue aquella Su* 
fraganea de Cefarea ; y eña 
íio permaneció Patriarcal pri- 
mera. Sin haver empezado 
Conftantinopla por fuero de 
Metropoli,llegó á fer Patriar- 
cal : y haviendo fido Jerufa- 
len la primitiva , tardó mu- 
cho en tener Patriarca. Cayó 
Jerufalen : medró Conftanti- 
nopla: y atemperandofe los 
Padres á eftas variedades, 
amanecieron unos Siglos con 
un afpefto de gobierno ex- 
Tom,VL 



tcrior bien diverfo del que 
tenian antes. 

12 No faltará en Efpaiia 
Iglefia que fe glorie de fer la 
mas antigua : pero de alli no 
podemos íácar la Primacía, 
mientras no ofrezca pruebas 
de haver convenido los Pre- 
lados en deferirla efte honor. 
Otra querrá valerfe del ma- 
yor poder y grandeza de 
Ciudad , ü de Corte: pero 
aunque nos ofrece un bello 
fundamento para la fábrica, 
necefsita añadir haver fido 
reconocida por primera entre 
todas las Iglefias. Ni bafta 
que en un tiempo fueífe una 
pequeña , y otra grande , íi 
fe mudaron los tiempos en 
aquel en que tiene entrada la 
difputa: y afsi de que ayer no 
fueífe Primada , no fe puedq 
argüir que hoy no lo fea, 

§. II. 

Imptignanfe los que para efior^ 
blecer la Primacía injijlen en 

, los feis prim eros Siglos, 

... y ^sdio, 

13 T7L tiempo á que de- 
tij be contraherfe la 
duda es el Siglo feptimo,por- 
que antes no hallo funda- 
mento con que pueda decirfe 
haver fido Primada ninguna. 
Q. dG 



tí*< 



'^\^ E/paña Sap'ada, 

de hslglcfias de Efpañaificn- 
do muy de admirar , que con 
tanta confianza hayan tribu- 
tado algunos á Toledo efte 
honor , no menos que defde 
el Siglo primero , fin alegar 
documento,antes bien defay- 
rando con femejante lifonja 
Ja gravedad de tan venerable 
Iglefia , y exafperando el ge- 
nio de los que aman fencilla- 
mentc la verdad. 

14 En los tres primeros Si- 
glos no folo no fucToledoPri- 
mada , pero ni aun Metrópoli 
permanente , conftando que 
antes de Conftantino Magna 
no havia Provincia Carthagi- 
nenfe, de quien luego fue Ca- 
pital Toledo , eftando antes 
incorporada con la de Tarra- 
gona.En el tiempo en que fue 
parte de la Tarraconenfc, 
quién podrá decir , que Tole- 
do era Metrópoli , fuperior á 
Carthagena,y Tarragona? Y 
íi la Ciudad eftaba íugeta al 
Convento Juridico de Car- 
thagena, y la Iglefia no era 
Metropolitana , cómo podre- 
mos deferir á fu Prelado ho- 
nores de Primado de las Efpa- 
ñas? Claro cftá, que fi no era 
ni aun Cabeza de Provincia, 
ni tenia Sufragáneos , menos 
podria fer fuperior á los Me- 
tropolitanos. 



jj 
15 Aun dcípucs de fer 
Provincia la Carthagineníe, 
no podemos probar que el 
Obifpo de Toledo fuefle por 
fuero proprio de fu Iglefia el 
primero de toda la Provincia 
en el efpacio que huvo defde 
el medio del Siglo IV. al me- 
dio del Siglo V. porque mien- 
tras duró el Imperio de los 
Romanos , era Carthagena 
Metrópoli Civil , y no confta 
que la Eclefiaftica eftuvieíTe 
fijada en determinada Silla 
antes de la entrada de los 
Vándalos. Con la venida de 
eftos quedaron las Provincias 
independientes unas de otras, 
aun en la .dominación Civil, 
en que antes reconocían á un 
mifmo Emperador: y aunque 
el Señorío de los Alanos , y 
Vándalos duró poco , íe man- 
tuvo en Galicia el de los Sue. 
vos por cerca de dos Sigloj 
en que la variedad át\ ReynQ 
de eftos y de los Godos , im ^ 
pidió el mutuo comercio de 
Prelados,de modo que ni el de 
Braga podia eftablcccr nada 
fuera de fu Provincia, ni el de 
Toledo tenia la mas minima 
jurifdicion en Galicia , por lo 
que ni aun huvo Concilio ge- 
neral defde el año 400. hafta 
el 589. en que ya el Godo era 
único Señor de Efpaña , y de 

ia 



©e la T rimad a de Toledo. 



*43 



laGalía Narbonenfe: y afsi ñor en los Concilios citados,- 
en aquel efpacio de los Sue- quifo componer uno y otro, 
vos, ninguno pudo fer Prima- diciendo „ lib.iz, cap.i^foL 



do de ambos Reynos. 

i6 En el Concilio de Eli- 
berí hallamos al Obifpo de 
Toledo precedido de doce 
mas antiguos. En el I.de To- 
ledo del año 400. fe fentó y 
fubfcribió en undécimo lugar. 
En el III. en que gozaba ya 
de la exprefsion de Metropo- 



„ 122. que el firmar quarto y 
„ no primero (en el Concilio 
„ IV.) no hay d ida , fmo que 
„ fue por humildad, y por dar 
„ egcmplo de ella: con lo que 
parece , que quifo de;ar falva 
la Primacía , defatando el ar- 
gumento hecho por falta de 
precedencia. Pero tan lejos 



litano, y del fuero de prece- eftá de que no haya duda ea 
der á todo Sufragáneo, fue que aquello fue ceder el lugar 
ptefidido del Prelado de Mé- por humildad , que no debs 
rida. En el quarto precedie- 
ron al Toledano San Ifidoro 
de Sevilla, Selva de Narbona, 
y Eftevan de Mérida : y afsi 
en otros Concilios pofterio- 
res , en que cada uno obfer- 
Vaba el lugar de fu antigüe- 
dad i manifeftando con eíto 
que entonces no havia nin- 
gún Primado en Efpañaj por- 
que fer Primado, y no fer pri- 
mero en honor y precedencia 
fobrc Metropolitanos , no fe 
compone bien ; ni hallamos 
egemplar de que los Patriar- 
cas, Exarcos , y Primados ha- 
yan fido prendidos de infe- 
íriores., 

17 Ambrofio de Morales 
conociendo que el fuero de 
preceder era imprefcindiblc 
del Primado , y que el Tole- 
dano no gozaba de cite ho- 



por humildad , que no 
havcr duda en que no fe mezr 
ció en efto la humildad; como 
fe vé en el Concilio de Elibc- 
ri , donde el Toledano fe an* 
tepufo a feis Obifpos: en el I, 
de Toledo firmó antes de 
otros ocho : en el II. preíidio 
á todos los que concurrieron; 
por quanto no eran Metropo- 
litanos, y el si: en el III. pre- 
cedió a San Leandro de Se- 
villa ; a Migecio de Narbona, 
yáPantardodeBraga : en el 
IV. firmó antes que los Me- 
tropolitanos de Braga , y de 
Tarragona. Pues qué efpecic 
de humildad es la que le ante- 
pone á tantos? Si cede a unos 
por humildad ; por qué pre- 
cede á otros? PvfnJen acafo 
de fu arbitrio los fueros infe- 
parables del honor de fu 
SiUa? 



2 44 E/pana Sdgri\id,Trcn.6.T>¡Jfcrt,lí, 



18 Lo cierto es , que eti 
aquel tiempo todos los Obif- 
pos tomaban el lugar que les 
correfpondia por íli antigüe- 
dad de ordenación , con el 
precifo privilegio de que el 
Metropolitano precedlefle al 
que no lo era , fin mirar á la 
antigüedad , como reconoció 
el Autor de la Defenfa déla 
Primacía de Toledo,pag.2 76. 
pareciendole que con efto 
quedaba falva la autoridad 
del Primado. Pero nos debia 
explicar , que Primacía es 
aquella que da lugar a que el 
Primado fea precedido y pre- 
íidido de otro que no es Pa- 
triarca? El Primada debe fer 
fuperior á los Metropolita- 
nos en jurifdicion y honorj 
porque fi folo egerce fupe- 
rioridad con Sufragáneos , no 
fale de la esfera de Metropo- 
litano. 

19 Defde el principio del 
Siglo fcxto ya vemos en los 
Concilós de Tarragona,y To- 
ledo , introducido el fuero de 
que el Obifpo de la Metrópo- 
li preccdiefTe , fin refpeto á 
antigüedad, a todos los que 
fucilen Sufragáneos. Pues fi 
al principio del Siglo VI. no 
era ya componible el honor 
de Primado de una Provincia 
con el fubícribir- por orden 
de antii^ucdad ; cómo fera 



pofsible que deP^mcs fe com'- 
padccielle la Primacía legitr-' 
nía fobrc diverías Provincias 
con la circunílancia de que 
concurriendo diftintos Me- 
tropolitanos no los prefidieíTe 
el Primado? Si en el Siglo 
fexto no podía fer Metropo- 
litano fin preceder á quantos 
no lo faefen (aunque fucflt 
menos antiguo) cómo en a»- 
quel mifmo tiempo podremos 
reconocer fer primero entre 
los Metropolitanos , fiendq 
precedido de ellos? 

20 Lo único que pod-e-. 
mos admitir entre nueftros 
Prelados es,que haftaha^ierfc 
eílables las primeras Sillas 
dentro de cada Provincia, pre- 
fidicíle el mas antiguo;el qual 
aunque alli fuelle Metropoli- 
tano , fi concurría á Concilio 
Nacional , no llevaba configo 
mas honor de precedencia, 
que el de fu antigüedad : de 
modo que fi el Sufragáneo de 
otra Provincia era mas anti- 
guo, fubfcribiria primero,co- 
mo inferimos por el primer 
Concilio Nacional tenido cti 
Eiiberi: y aun por el de Zara- 
goza, y el deToledo,primeros, 
pues aunque en eftos no fe ex- 
prcflan las Iglefias á que per-» 
tenecia cada Obifpo,cün todo 
efib por los nombres de los 
Prelados hay algún veftigio 

de 



Déla Trlmada de Toledo:^ 



Z45 



."cíelo mirmo. Defpues ya- ve- 
]mos,queihechas lasMetropo- 
. lis eftables^ no fe atendía a la 
antigüedad en el Gefe , lien- 
dolo en cada Provincia el que 
;prefidia en la Metrópoli. De 
aqui argüimos , que pues no 
era componible 1er primero 
en la Provincia con ceder el 
lugar á otro mas antiguo, 
tampoco puede reconocerle 
Primacía mientras la Preíi- 
dencia penda de antigüedad: 
pues el fer primero y fupe- 
rior á los Metropolitanos es 
impreícindible del honor de 
Primado,erpecialmcnte en un 
tiempo .en que el fer cabeza 
de Provincia no era compo- 
nible con ceder el lugar a otro 
inferior/por antiguo que fuef- 
fe. Veafe el §. 6. 
.21 Mas intolerable fe ha- 
ce el dicho de ios que íiguien- 
do al z\utor del falfo Chroni- 
con de Dextro , efcribieron 
que el Concilio de Eliberi fe 
congregó por mandado del 
Prelado de Toledo , como 
Obifpo de la Primera Sede de 
las Efpañas : fin reparar que 
el que manda congregar el 
Concilio no podia fentarfe y 
flibfcribir en. décimo tercio 
lugar , y que en aquel tiem- 
po no folo no era Toledo pri- 
mera Silla de las Efpañas, pe- 
ro ni de fu-Provincia , porque 
Tom.FI. 



como el Conci-lio fe tuvo an- 
tes de Conilantino , no havia 
Provincia Carthaginenfe 5 ni 
Toledo puede imaginarfc pri- 
mera Silla de la Tarraconen- 
fe , mientras fue miembro de 
efta^ pues por entonces no ha- 
via primeras Sillas permanen- 
tesjy en cafo que las huvieíTei 
no fe podia extraher aquel 
honor de la famofifsima Me-». 
tropoli de Tarragona. 

22 A todo efto obliga ló 
que fe propafla una lifonja 
fundada en ignorancia , con 
perjuicio no folo del interés 
de la verdad, fino defayrando 
el honor de la Santa Iglefia 
de Toledo , á quien han per- 
judicado las adulaciones mas 
que la emulación 5 pues fiem^- 
pre que fe defcubre algún ci^ 
miento falfo preconizan los 
émulos la ruina de la fabrica, 
como fi fus grandezas eílri- 
varan en impoíluras de tan 
infelices Arquitectos. Tengo 
por muy probable , que fi los 
que han efcrlto por Toledo, 
fe huvieran contenido en la 
que juiciofamente podian ca-^ 
lificar , eftuviera la caufa ea 
otro eftado ; pues lo que mas 
ha llegado a cxafperar á mu-, 
chos , ha fido el defgraciado 
modo . con qu3. queriéndola 
enfalzar , la han defayrado. 
La gravedad de la materia, 
0^3 d 



T^6 E/pjría Sagrada, Trat,é. ^Di^ert.ÍL 



el honor y reputación no folo 
de la Santa Iglcíia de Toledo, 
fino de las demás de eítos 
Reynos , y de fus antiguos 
Prelados , pide que fe trate 
con la mayor fcricdad é im- 



24 Si para cfto nos alega- 
ra pruebas antecedentes al 
Concilio Niceno , bien tuvié- 
ramos que agradecer fu dili- 
gencia : pero tan lejos eftá d^ 
proponerlas , que Tcgun las 



parcialidad , bufcando en los feñas que da para conocer la 
documentos legítimos loque Iglcíia que los Apoftolicos fe- 



debe refolverfe, y no pruebas 
para la refolucion anticipa- 
da , porque la preocupación 
perjudica no íolo al que in- 
tenta eílablccer , fino al que 
fe empeña en impugnar. 

23 A efte motivo atribu- 
yo el que en nuellros dias fe 
haya cfcrito , que la Primacía 
de Toledo es mas antigua 
que el Concilio Niceno , y 
que por no conocer felá el ori- 
gen fe puede reducir al tiem- 
po de los Apoftoles , quienes 
por medio de los fíete Apof- 
tolicos difpufieron laGerar- 
quia de Efpaña, repartida en 
Obifpos , Arzobifpos , y Pri- 
mado, dejando eftablecido en 
Toledo aquel honor fegun 
las feíías , que para Iglcíia 
Primada fe requieren ; efto 
es , que alli íe congregaílen 
los Concilios Nacionales: que 
fu Prelado juzgarte las caufas 
de los demás Obifpos : que 
cíle rcfida en la Ciudad Re- 
gia '. y que fea el que coníá- 
gre los Arzobifpos : todo lo 
qual , dice , fue proprio de 
Toledo. 



ñalaron por Primada, ningu- 
na fe verificó en Toledo , ni 
en otra de las de Efpaña. 
Porque el Concilio de Eliberi 
(anterior al Niceno) y el I. de 
Zaragoza (poílerior a los dos) 
no fe congregaron en Toledo, 
y no fueron Provinciales , ni 
faltó á ellos el Prelado de To- 
ledo, fegun los que en el de 
Zaragoza leen Audencio don- 
de fe efcribe Augeacio ; y de 
la afsiftencia deMelancio al 
de Eliberi, ninguno pone du^ 
da. Vé aqui ya dos Concilios 
de Prelados de diverfas Pro- 
vincias que no íe congrega- 
ron en Toledo. .Qi;.e fus Obif- 
pos no juzgaron las caufas de 
otros de diftinta Metrópoli, 
coníla por la de Bnfíiides y 
Marcial (expucfta en el to- 
mo 4.) y ya confieíTit el mo- 
derno Dcfcfifor de la Prima-^ 
cia de Toledo, que no fe halla 
egcmplar antes del Siglo fep- 
timo , el qual es muy diñante 
del primero de los íicte Apof- 
tolicos. 

25 Que no ora Ciudad 

Re- 



(De la Trimaáa de Toledo. 



Regia la de Toledo en los pri- 
meros Siglos , es precifo que 
lo confieílen quantos faben 
que no tuvo aquel honor haf- 
ta los Godos. Y aun ya 
moftramos que no era Capi- 
tal de Provincia hafta que 
pafsó algún tiempo defpues 
de Conftantino Magno : de lo 
que fe infiere que en el efpa- 
cio antecedente no havia alli 
Arzobifpo, ni Metropolitano: 
y por tanto no fe puede decir 
que en Toledo fe debian con- 
fagrar los Arzobifpos, ni aun 
los Obifpos , hablando de los 
primeros Siglos antecedentes 
al Concilio Niceno 5 porque 
entonces ni era Metropolita- 
na aquella Igleíia, ni havia la 
Provincia Carthaginenfe : en 
cuya fupoficion decimos, que 
folo por preocupacionjy falta 



27 
Siglo 



2-47 

Aun dentro de aquel 
es neceílario excluir 
notable efpacio: porque en el 
año de 610. fabemos fue de- 
clarada por única Metrópoli 
de toda la Provincia Cartha- 
ginenfe, dándola el honor co- 
mún a las demás Capitales, 
que antes la havian defrauda- 
do los Obifpos que fin dar 
parte al Toledano paflaban á 
confagrar Prelados , como 
confia por el Concilio tenido 
en aquel año, reynando Gun- 
demaro: y fi en la entrada 
del Siglo feptimo fe hacian 
fin acuerdo del Toledano las 
Confagracioncs de Obifpos 
de fu mifma Provincia,mucho 
menos eftaria reconocido por 
Primado, pues en cafo de fer- 
io , no folo los de fu Provin- 
cia , fino los de otras , debian 



de noticias, fe puede atribuir darle parte. 



Ja Primacía á Toledo en los 
Siglos anteriores al quarto, 
injuriando a tan venerable 
Iglefia , con pretender impu- 
tarla lo que los eruditos co- 
nocen no fer fuyo. 

26 Decimos pues, que fe 
debe infiíliren el Siglo fepti- 
mo : porque en todo el efpa- 
cio antecedente no fe defcu- 
bre veítigio de que huvieífe 
Primacía en Efpaña , antes 
bien los que exiften , obligan 
á decir que no kliuvo. 



28 Cerca del medio de 
aquel Siglo , ya pretenden al- 
gunos, que huvieífe Primacía 
en Toledo, reynando Chin- 
dafvintho, del qual dicen, que 
facó privilegio del Romano 
Pontífice , para que fcgun el 
beneplácito de los Obifpos 
de Efpaña gozaíle aquella 
Santa Igleíia de efte honor. 
Afsi el Arzobifpo Don Rodri- 
go lib. 2 . cap. 2 1 . En Don Lu- 
cas de Tuy no folo leemos 
efto mifmo , fino que fe pro- 
CL4 po- 



2 4? J^fp^f^a Sagrada. Trat.6, (Dl/fert^It. 

m¿ititi d/^nitas ejfet Hifpaft^ 



pone en nombre de San II- 
dcfonío , en la continuación 
de las Chronicas de San IH- 
doro, que fe le atribuye. 

29 Por lo que mira al 
nombre de San lidefünío ya 
digimos y probamos en fu Vi- 
da , que no efcribió tal Con- 
tinuacionjy qne folo no vién- 
dola , ó viéndola en tiempo 
de poca luz , fe podia imagi- 
nar íer obra iliya: pero ya no 
es razón atribuir al Santo 
aquel montón de fábulas. 

30 El modo con que allí 
fp propone el cftablccimiento 
de la Primacía en Toledo , es 
diciendo , que fe trasladó de 
Sevilla , por las maldades de 
un Prelado que introducen 
fuccübr de San Ifidoro , lla- 
mado Tbeodífclo. Pero por lo 
dicho en el Tomo precedente 
pag.270. confta, que no huvo 
tal fuceflbr del Santo en aque- 
lla Silla •■> ni fe lee en fu Cata- 
logo antiguo j ni hay men- 
ción , ni noticia de tal hom- 
bre antes del Siglo XIII. fien- 
do una de las cofis apocryfas 
adoptadas por los que no tc- 
rian luz en los Siglos obícu- 
105. 

31 El privilegio Pontifi- 
cio para la Primacía fe pone 
en el Tudcnfe , no determi- 
nado á Toledo , íino indife- 
írente á cña y á Sevilla : Pr/- 



vel Tokti : y bien fe vé la 
incompatibilidad de que fe 
pufieíle en Sevilla el privile- 
gio, fi fe fupont que antes pof 
pecados pcrfonales de Theo- 
difclo fe caftigó a la Igleíia, 
quitándola fu honor , y traf- 
ladandole á otra: fegun la 
qual no podia el Rey facar el- 
Privilegio difyuntivOjíino de-^ 
terminado á la Silla de fu 
Corte. El Arzobifpo D. Ro- 
drigo fe explica diciendo,quc 
el Privilegio fe facó para To- 
ledo, por quanto defde lo an- 
tiguo havia íido aquella la 
Primada : Ut Primatia digni" 
tas ejfet Toleti ^ficut fuerat ab 
antiqtw. Efto no lo pufo el 
Tudenfe : y afsi parece que 
cada uno hablo fegun fu de- 
voción , y no inüílicndo en • 
documentos auténticos : por- 
que fi negamos , que Sevilla 
huvielle tenido la Primacía 
que dicen fe trasladó á Tole- 
do , creo que no havra quien 
nos lo pruebe. Si pregunta- 
mos á Don Rodrigo , que Pri- 
macía era la que defiere á fu 
Iglella dcfde lo antiguo,ó que 
eniicüde por aquella antigüe- 
dad 5 no faltará quien rcfpon- 
da por él , que habla de Pri- 
macía legitima deíde los pri- 
meros Siglos. Pero primera, 
es que nos prueben , que era 

Me- 



T>e la Trimacia de Toledo. 



2 4P 



Metropolitana eftable en el havcr fupenor a los Metro- 
Siglo quarto, y defpues fe tra- politanos , ni veftigio de otro 



tara de como era Primada en 
la entrada del feptimo, quan- 
do no precedía á todos, y ha- 
tian Confagraciones fin fu 
acuerdo. 

32 Si pedimos que nos 



honor fuperior, harta el tiem- 
po que luego fe dirá en favor 
de Toledo: y entonces no fue 
por Privilegio de la Santa 
Sede , fino por confentimien- 
to y decreto Conciliar de los 



mueftren el Privilegio obte- Obifpos de Efpaña , concor- 
nido de Roma por el Rey des con la voluntad de fus 



Re)es. Y como Chindafvin- 
tho vivia al medio del Siglo 
feptimo , reynando ya en 
aquel tiempo con fu hijo Re- 
cefvintho 5 fe infiere , que no^- 
podemos eftablecer Primacía 

vo, fe perdió, nos contentaré- en Toledo antes del año 650.;' 

mos con que fe mueñre al- 



Chindafvintho, ó que nos di- 
gan en qué documento au- 
tentico fe mencionó antes del 
Siglo XIII. creo que havrá 
mucho que efperar : y por 
quanto mucho de lo que hu- 



gun apoyOj egemplar , ó fun- 
damento para atribuir á un 
Rey Godo el que recurrió á 
Roma para obtener de la San- 
ta Sede alguna Bula, Pvcfcrip- 
to, ó Privilegio para alguna 
Iglefia : y mientras tanto di- 
remos que el genio de los Go- 
dos, y la practica de la Iglefia 
de Efpaña en aquel Imperio, 
no permite decir que Chm- 
dafvintho facalfe íemejante 
Privilegio. 

33 Lo mifmo fe anroriza 
por los efedos 5 pues ninguno 
fe de (cubre en orden a que 



§. IIL 

No prueba Primacia el hecho de 

ha-ver juzgado el Toledano d 

Obifpo de aiverfa Provincia: ni ■ 

le perjudica la falta de efie - 

fuero en el e fiado de la 

Difciplina antigua, 

34 A Ntes de empezar a 
X\_ proponer lo que 
hay de pofitivo en el aíluntoy , 
conviene examinar otro dif- 
curfo en que han fiado min- 
cho los Defcnfores de la Pri- ' 
macia Toledana, el qual íi ef- 
tuviera bien fundado en laDif- '■ 
huvieífe Primacía en Efpaña ciplina antigua de eílos Re}^- • 
en algún tiempo defpues, per- nos, fin duda era poderofifsi- 
feverando el gobierno del mo argumento , no íolo con- 
inudo que eftaba antes ^ fin tra lo dicho haáa aquí, fino 

pai 



E/pana Sagrada. Trat,6. (DiJfert.IL 



150 

para cílablecer legitima Pri- 
macía antes del año 650. en 
que ya fe intenta fuponei:, 
que el Metropolitano de To- 
ledo fentenció por fuero pri- 
vativo de fu Silla una caufa 
de Obifpo de dilVinta Provin- 
cia : y u efto fuera afsi , te- 
la iamos la caufa fentenciada. 
Pero yo me inclino á que efte 
Diedio es ineficaz, fin que ne- 
cefsitcinos,ni debamos alegar- 
le , por quanto fe fabe el mo- 
tivo de aquel hecho , tan in- 
conexo con lo que fe preten- 
de eftablecer , que no folo no 
havia entonces en Efpaña 
Prelado , que por fuero pri- 
vativo juzga ñe las can fas de 
diverfas Provincias , pero ni 
es cierto que le huvieífe en 
to do el tiempo de los Godos, 
por no fer efto componible 
con la Difciplina Eclefiaftica 
que fabemos haver obferva- 
do nueftra Iglefia. 

3 5 Para efto fe ha de no- 
tar,que las caufas de los Obif- 
pos no pertenecian a deter- 
minada Silla , que ultimada- 
mente y por apelación , dc- 
bieQe dar la ultima fentcncia; 
eftando expreflamente decla- 
rado , que efto pertenecía al 
ConciUo , y en cafo de dif- 
cordar los Jueces , fe acudief- 
fe , no á tal Prelado , fino va- 
gamente a alguno de los Me- 



tropolitanos confinantes , el 
qual junto con otros Obiípos 
terminaíTe la caufa. Afsi íc 
eftableció en el año 341. ea 
el Concilio Antioqueno , Ca- 
non 14. del qual fe valió San 
Martin Bracarcnfe para intro- 
ducir en la Colección de fus 
Cañones la fentencia , de que 
fi algún Obifpo viere diver- 
fídad de votos en los Prela- 
dos que le juzgan, teniéndole 
unos por reo,y otros por ino- 
cente j en tal cafo apele al 
Metropolitano confinante : St 
quis Epifcopus in aliquibusju^ 
dícatury & viderit ipfos Epif- 
copos qui in Provincia, funt jin^ 
terfe in judicio difcrepare , ut 
alij videantur eum qui judica- 
tur jujiijícare , alij condem" 
nare 5 pro dejinitione hujus dif- 
fenjíonis hoc placuit fanólo 
Concilio , ut de vicina Provin^ 
cia alter Metropolitanus convo- 
cetur Epifcupus , ut per eum 
conjirmetur , quod fecundum 
rettum placuit Canonem, tit, 

13- 

36 Lo mifmo fe recopilo 
en el Código de los Cañones 
de que usó nueftra Iglefia , en 
cuyo índice del lib.3. tit.19. 
fe propufo : De Epifcopis accu^ 
fatii : ut ji una pars eum in^ 
nocentem , & altera judicave- 
rit reum ; cúter Metropolitanus 
eum alfquantis Epifcopis ve- 

niatf 



fDe la Trlmaáa de Toledo. 



2.51 



niaty ut contentionem dijfolvat. 
Lo mifmo hallamos también 
en el Concilio IV. de Toledo 
tit.28. donde fe fupone , que 
Ja califa de depoficion del 
Obifpo, Presbytero, ó Diáco- 
no fe ha de ver en fegundo 
Synodo ; Epifcopus, Presbyter, 
aut Diaconus , Jt dgradu fuo 
injujie dejeóius, infecund.i Sy- 
nodo innocens rsperiatur , O-c. 
Lo mifmo en el Concilio XIII. 
tit. 12. donde tratando del 
recurfo que debe hacer al 
Metropolitano el que fe juz- 
gare gravado por fu Obifpo, 
y akf gando la queftion al 
cafo en que la moleftia pro- 
venga por el Metropolitano, 
íupone que fé baga el recur- 
fo al de otra Provincia : Quod 
etiam ínter Metropolitanos con- 
venit ohfervari't Ji fr ce grava- 
tus quis a Metropolitano pro- 
prioyad alPerius Provincia Me- 
tropolitanum molefiiam prafu- 
ra fuce agnofcendam detulerit, 
&c. 

37 En eíla conformidad 
fe verifica, que la primera inf- 
tancia era ante los Obifpos de 
la mifma Provincia , no folo 
en las caufas mayores de los 
Prelados , fino aun en lasd« 
los Presbyteros , y Diáconos, 
á quienes no podia deponer 
un Obifpo folo , fino unido 
con otros , á fin que los afec- 



tos humanos de ira , ó aver- 
fion , no dieflen la fentencia, 
como fe aftableció fegun Ca- 
ñones antiguos en el Concilio 
II. de Sevilla , prendido por 
San Ifidoro en el año de 6ip. 
tit. 6. porque el Obifpo, dice, 
puede folo dar honor a los 
Miniftros, pero no puede qui- 
tarfele por si folo : al modo 
que en el orden Civil puede 
el Señor dar libertad a fu Ef- 
clavoj pero no volverle á ef- 
clavizar por si folo , debiendo 
para eílo acudir al Pretor. 

38 Vida lacauía ante los 
Obifpos de la mifma Provin- 
cia , quedaba lugar para fe^ 
gunda inftancia , recurriendo 
al Metropolitano de una de 
las confinantes, el qual junta 
con algunos otros , concluí^* 
la caufa , como fe ve por los 
teftimonios alegados , y por 
el fragmento qiie fe cita por 
del Concilio I. de SevilIa,pro- 
pueílo por Loayía , pag. 246. 
donde fe manda , que la caufa 
del Obifpo fe rrare ó por los 
que el Metropolitano fenalc, 
ó por los que fe elijan de al- 
guna Provincia confinante: 
Per Epifcopos judíces caufa ■ 
finiattir ,f¡ve quos eis Primates 
dederint ,Ji-ve quos ipji vicinos 
ex confenfu elegerint. Llaman-f 
fe aqui Primados los Metro- 
politanos , porque ellas pala- 
bras 



2,-^-2 ÉfpanaSaff^ada, Trat\6,D!jJe)'tJL 



bras fon del Código de los 
Cañones Africanos tit. 120. 
donde (como notamos) fe lla- 
.maban Primados los Obifpos 
úc cada primera Silla : y en 
África vemos la mifma Difci- 
pÜna , pues en el Concillo 
Milevitano 11. del aíío 416. 
tit.22, feeftableció , que las 
caulas de los Presbyteros , y 
los demás Ordenes inferiores, 
fe finalicen ante los Obifpos 
comarcanos : y en cafo de no 
bailarles cfto , acudan á los 
Metropolitanos , ó álos Con- 
cilios Africanos, de modo que 
no pudieífen apelar fuera de 
África. En el titulo antece- 
dente hablando de los Obif- 
pos , ufan de las palabras da- 
das : Per Epifcopos judices 
e^ufa jinlatur , Jivc qiios eis 
Primates dederint , Jive quos 
ipfi vicinos ex confenfu Pri- 
watis ekgerint. En la Colec- 
ción de los Cañones Africa- 
nos , al proponer Aurelio lo 
decretado en el Milevitano, 
fobrc las caufas de los Pref- 
byteros , añadió , que el nilf- 
mo orden fe havia ellablecido 
en las de los Obifpos : Si de 
judiciis Epifcoportim fiiorum 
qiiefii fuerint , vicini Epifcopi 
eos cum confenfu fui Epifcopi 
audiant , C^ inter eos dejmiant 
adhibiti ab eis Epifcopi : quod 
Ji O* ab eis provoca7ídíim pu-^ 



taverint , non provocentr • ad 
tranfmarina judicia , fed ad 
Prii/íates fuarum Provincia^ 
rurriy aut ad univerfale Concia 
lium , ficut O- de Epifcopisfa^ 
pe confiitutum eji. (Cod. Can. 
Eccl. Afric. tit. 2%.) Lo mifmo 
fe repite en los títulos 121. y 
122. tomados del Concilio 
Milevitano , a que afsiftió N. 
P. S. Auguftin 5 de íi crte,que 
fegun eílos Cañones , no ha- 
via en Efpaña , ni en África, 
Prelado determinado, á quien 
por fuero privativo de fu Si- 
lla pertenecieíTe el conoci- 
miento de las caufas dq los 
Obifpos, dcbiendofe concUiir 
eftas , ó por el Metropolitano 
confinante, ó por el Concilio^ 
íl entonces fe congregaba al- 
guno Nacional , como fe vio 
en Efpaña en los dos graYÍfsi- 
mos lances de deponer al Pre- 
lado de Braga (en el Concilio 
X. de Toledo) y en la depo- 
ficion del Toledano (hecha 
en el XVI.) uno y otro Cpnr 
cilios Nacionales. 

39 Supueíla aquella anti- 
gua Difciplina fe ve, no tener 
eficacia para probar la Prima- 
cía antigua de Toledo el fu- 
ceílb en que tanto fe infiftc, 
de que el Metropolitano de 
\:í Betica , San líidoro , remi- 
tieñe al Toledano la caula de 
un Obifpo de Córdoba , que 

era 



<De la Trimnclá de Toledo, 



253 



era Sufragáneo del Santo. Fue 
el cafo , que un Obifpo de 
Córdoba incurrió en un pe- 
cado carnal , en que eílaba 
confeíTo : y haviendo el Santo 
Metropolitano conocido y 
aduado en el delito de fu Su- 
fragáneo (por lo que le in- 
titula Hifpakíjfe Sacerdote, 
por fer déla Metrópoli de Se- 
villa) le remitió áToledo,pa- 
ra que efte Metropolitano, 
junto con algunos Obifpos de 
fu Provincia, dieíTe el ultimo 
valor á la fentencia de Depo- 
íicion, que intimaban los Ca- 
ñones. Afsi confta por la Car- 
ta de San líidoro , quinta en 
el orden de la Edición Real de 
fus Obras , tomo 2. pag.395. 
cuyo fobreefcrito dice : Do- 
minis meisy C^ Dei Servís, Hel- 
ladio,ceterifque qui cum so funt 
coadunati , Epifcopis , IJidorus. 
Helladio era el Metropolita- 
no de Toledo. 

40 Efte fuceíTo es una 
puntual comprobación de la 
Difciplina antigua , fobre que 
las caufas de los Obifpos fuef- 
fen egecutoriadas en el Con- 
cilio de algún Metropolitano 
confinante , defpues de fen- 
tcnciadas por los Prelados de 
la primera inftancia : y como 
San Ifidoro era tan infígne 
Canonifta , no ignoraba lo 
que eftaba prevenido por ios 



Cañones , ni quería dejar de 
dar toda la perfección y au- 
toridad pofsible á una caufa 
tan grave , para que nunca 
pudieíTe havcr fofpecha en la 
re¿litud de la jufticia.Por tan- 
to , aunque el reo confcífaba 
el delito, le remitió al Tribu- 
nal confinante : de lo que in- 
fiero, que el recurfo á otro 
Metropolitano, no fe usó pre- 
cifamente en el lance de dif- 
cordar los Jueces ; porque en 
efte de que vamos hablando, 
no fe puede imaginar , que 
confeíTado por la Parce el de- 
lito (agnito d vobis confefsionis 
eloquio) huviefíe Juez,que dif- 
crepafle en la fentencia" de 
Dcpofícion , tan firmemente 
intimada por los Cañones : y, 
afsi digo, que la acción de San 
Ifidoro fue efedlo de un gran 
defeo de que la caufa quedaf- 
fe parafiempre autorizada. 

41 A efto miraron tam- 
bién los Padres del Concilio 
X. de Toledo , que por otro 
pecado femejante depufíeron 
de la Silla de Braga á fu Obif- 
po Potamio: y no obftante ef- 
tár tan confeflb , que él mif- 
mo fue delator de fu delito^ 
refolvieron , que era conve- 
niente mirar a lo futuro,y que 
para obviar nuevo pleyto en 
efta caufa, fe ingirieífe la fen- 
tencia de ios Padres , c^uc 

in-i 



1^4- Bfpana Sagrada. 

intiman la Depoficion aun á 
los que por si mi finos confief- 
fcn el pecado : Quia vero ad 
futura pro/piccre convenit , ne 
exoriri pofsit in Jiatu pacis 
quídam commotio litis , O'c. 
Era aquel Concilio Nacional 
con afsiílencia de Metropoli- 
tanos , y Obifpos de Provin- 
cias diftintas : y no obftante 
la rcditud de tan venerable 
Tribunal , miraron á lo que 
eílaba por venir , por íer cau- 
ía. gravilsima de un Obifpo, 
que confcíTaba íu pecado. Ef- 
te era el mifmo cafo del Su- 
fragáneo de San Ifidoro : y 
mirando el Santo á que el pro- 
ceflj podia recibir nuevo Se- 
llo por el Tribunal de los 
Obifpos confinantes , no qui- 
fo que faltaíVs; aquella fubf- 
cripcion , al modo que def- 
pues los Padres del Concilio 
X. añadieron á fu Decreto la 
fentencia de otro Concilio, 
porque hallandofe en Synodo 
Nacional , no prex'enia el or- 
den judicial otro recurlb , y 
aun efta acción fue en ellos 
de fupererogacion , para que 
en adelante no fe tergiver- 
faife. 

42 Todo efto va en fupo- 
ficion de que ni huvieíTe ape- 
lación por la Parre del reo, ni 
dilcurdia en los Jueces de la 
Botica 5 pues li liuvo alguna 



Trat.6, "Difert.íl. 

cofa de eftas , en tal cafo fue 
precila la acción de acudir fc- 
gun la Ley a otro Metropoli- 
tano confinante ; recurriendo 
á fu Tribunal no por fuero 
privativo de tal Silla, fino por 
concepto de diverfa Provin- 
cia, en que la independencia 
afleguraba una fentencia libre 
de particulares pafsiones con- 
tra el reo : y como la Cartha- 
ginenfe y la Lufitana confi- 
naban con la Betica , debió 
el Santo remitir la caufa á 
uno de eftos dos Metropolita- 
nos. Efcogió determinada- 
mente al Carthaginenfe , que 
era el gran Varón San Hela- 
dio: pero fí huviera recurri- 
do al de Mérida , con quien 
también confinaba, procedía 
fegun la Difciplina de aquel 
tiempo , que íolo le mandaba 
acudir á uno de los cercanos, 
fin determinar Silla fija para 
las caufas de todas las Provin- 
cias, como fucediera ü el Pri- 
mado de aquel tiempo tuviera 
anejo á fu Sede el fuero judi- 
ciario, lo que no fe verificaba 
en Efpaña , fegun conftapot 
los textos alegados. 

43 De aqui fe figuc , que 
el argumento tomado del re- 
ferido hecho de San Ifidoro, 
no es eficaz para probar Pri- 
macía en Toledo , pues fin 
ella , hizo el Santo lo que 

preíi 



'De laTrintaaa deToleJo. 



*íí 



prefcriblan los Cañones de 
aquel tiempo , y fe da legiti- 
ma refpueíla á todas las pon- 
deraciones , que fobre cíle 
fuceíTo propone el Defeníbr 
moderno de la Primacía de 
Toledo en los capítulos 12. y 
13. de la fegunda Parte, don- 
de defpues de trece ojas de 
folio , en que pidió reípueíta 
de por que fue aquel Obifpo 
remitido á Toledo , fí en Se- 
villa havia autoridad para de- 
ponerle, epiloga lo efparcido, 
diciendo , que fegun aquel 
recurfo , es precifo reconocer 
en Toledo alguna autoridad y 
jurifdicion para la depoíicion 
del Obifpo de Córdoba. Pues 
que autoridad es efta? De 
puro Metropolitano no pue- 
de fer ; porque aquella no fa- 
le de los limites de fu Provin- 
cia j y la del Cordobés no era 
entonces laCarthaginenfe, fi- 
no la Betica , donde fue fen- 
tenciada primeramente fu 
caufa,fegun correfpondia por 
Derecho. Pues por qué (dice) 
pafsó en fegunda inftancia al 
Prelado de Toledo? Sin duda 
havia en efte mayor autori- 
dad que en el Metropolitano 
de Sevilla : y como efta no 
puede fer otra que la de Pri- 
mado, fe infiere, que en tiem- 
po de San Iñdoro fe hallaba 
aquella Dignidad cítablecida 



fin controverfia alguna en la 
Santa Iglcfia de Tok-do. 

44 A todo efto fe puede 
refponder con firmeza , que 
el recurfo á diverfa Provincia^ 
fue porque no fe egecu tona- 
ba la caufa haíta (cr vifta eñ 
fegundo Tribunal de algún 
Metropolitano confinante : y 
queriendo , ó debiendo San 
Ifidoro dar toda la fuerza pof- 
fible, ó necefl'aria , á la caufa 
que pafsó por fus manos, 
cumplió con lo determinado 
por la Ley , de acudir á di- 
verfa Provincia : Alter Metro- 
politanas cum aliquantis Epif- 
copis veniat , ut contentionem 
dijfolvat , palabras y Canon 
extractado por el mifmo San-. 
to , fegun los que le hacen 
Autor de aquella Colección 
antigua , confiderada en lo 
que no paíTa del Concilio IV. 
de Toledo , y II. de Sevilla, 
como la propone Coujiant en 
el Proemio de las Cartas de 
los Papas pag.117. Obede- 
ciendo el Santo á la Ley , dio 
toda la fuerza á la fentencia, 
acudiendo al Metropolitano 
de Toledo: pero fi huviera 
recurrido al confinante de' 
Mérida , quedarla la caufi' 
concluida con toda y la mif- 
ma formalidad con que la 
egecutorió San Heladio. , 

45 Havia pues en efte en' 

quan-l 



X ^'6 E/pana Sagrada, 

quanto xMetropolitano potef- 
t.ii de conocer en fegunda 
iiiílancia de las caufas de di- 
verfas Provincias, fin queefto 
le correrpondieíTe por dere- 
cho privativo de tal Silla, fino 
por jurifdicion concedida 
igualmente a los que confina- 
ban con el, de modo que fus 
caufas debian mutuamente 
terminarle por los Obifpos de 
diítinta Metrópoli , como 
mandaba el Canon. Pero efto 
tan lejos eílá de probar Pri- 
macía , que antes bien la ex- 
cluye en quanto ala linea del 
fuero judiciario : porque íl 
huviera alguna Silla a quien 
fola pertenecieíTe conocer las 
caufas de todos los Obifpos, 
cligeran los Padres en fus Cá- 
nones que fe acudieífe en las 
dudas á tal Prelado , y no in- 
fiftieran en lo que precifa- 
mcnte nos proponen, de que 
fe recurra á Synodo Nacio- 
nal , ó al de algún Metropoli- 
tano confinante : por cuya 
ra zon no remitió San Ifidoro 
el Subdito al Prelado de To- 
ledo por SI fulo, fino junto 
con otros Obifpos , como 
coníla por el titulo referido 
de fu Carta. 

46 No contento el men- 
cionado Autor con probar 
por ella el Primado , adelanta 
fu pcnfamiento a que jpor D¡- 



Trat.é. ^¡fert.ll 

vina difpojicion correfpondia 
á Toledo el honor de juzgar 
a fcmejante delinquente , co- 
mo infiere de las palabras del 
Santo : Vob'ts folicitudo Pa/lo^ 
ralis incumbit , ve/iroque judi^ 
cío delinquentitim errores dif^ 
cutiendos cenfura Divina dif^ 
pofuit.Vcio fi profiguiera ade- 
lante, viera que el mifmo San- 
to manifieíta el fentidp de la 
Divina difpoílcion, ó cenfura, 
por medio del texto que pro- 
pone : Cenfura Divina difpo- 
fiút y dicens : Sacerdotes Jia^ 
bunt injfidiciif meis, Ó" judi^ 
cabunt Ínter SanBum O' pollu^, 
tum. Hanc igitur vocem Domi- 
ni agnofcentes , cum effu/ione 
lacrymarum vejlram fan¿iita- 
tem depo/címus, O^c. El Santo 
exprefla bien claro el ícntido 
en que propone pertenecer á 
los Obifpos por Divina cen- 
fura el juzgar y diltinguir de 
los pecados ; pero afsi como 
el referido texto no habla de 
autoridad privativa concedi- 
da a los Obifpos de Toledo, 
(como es de fé) tampoco la 
acción y palabras de San líi- 
doro , fundadas fobre aquel 
texto , (junto con lo prevenir 
do por los Cañones) conven- 
cen fuero particular en Tole- 
do, para que a folo fu Prelado 
fucífcn á parar las caufas 
EclclialHcas , lo que fe rc- 

que- 



(De la Trimacia de Toledo, 



^57 



iqüeL-ía para probar la Prima- 
cía por titulo del fuero judi- 
ciario. 

47 No obílante que -no 
hallamos eficacia en aquel 
medio para eftablecer legiti- 
ma Primacía en Toledo , de- 
cimos , que tampoco obíla la 
falta de tal fuero , para poder 
argüir verdadera Primacía, 
en el fentido en que luego di- 
remos.Por efto Tupufimos^que 
para puntos de Difciplina 
Eclefiaftica (qual es efte) fe 
debe atender mucho al tiem- 
po , y a la Nación de que fe 
trata : porque en unas fe go- 
bernaban los Padres con dif- 
tinto methodo que en otras, 
como fe dijo de los Metropo- 
litanos Africanos : tal vez en 
una mifma Región fe varió la 
Difciplina con el tiempo,. co- 
mo fe pruebajln falir de Ef- 
paña , ni de la materia pre- 
fente, por la renovación de la 
Primacía de Toledo , que 
quando fe eftableció por Bula 
de la Santa Sede , incluyó el 
fuero judiciario , y efte no te- 
nia lugar en el eftado anti- 
guo, como fe deja dicho. 

48 Los Primados que fe 
eftablecieron por Privilegio 
de la Santa Sede , llevaban 
configo aquel fuero , aunque 
con alguna Refervacion , co- 
mo del Theífalonicenfe fe ke 



en la Epiftola 84. de S.Leon I. 
á Anaftafio. Otros fe eftable- 
cieron fin Privilegio formal 
del Romano Pontifice , por 
confentimiento de las mifmasf 
Iglefias por mérito de la Ciu- 
dad Matriz de toda la Na- 
ción í los quales como no fe 
erigieron por titulo de hacer 
veces Pontificias , no era pre- 
cifo que incltiyeífen el fuera 
privativo de Apelación en 
caufas de diverfas Provincias: 
baftandoles iníiftir para el or- 
den judiciario en el methoda 
antiguo prefijado eii los Ca- 
ñones primitivosjde que unas 
Naciones fueron mas tenaces 
que otras. 

49 De efta linea fueron, 
las Primacías de África y Ef- 
paña : en las quales fegun los 
Cañones citados fe termi- 
naban las caufas de los Obif- 
pos por el Synodo Nacional, 
ó Provincial de algún Metro- 
politano confinante , íin que 
en una , ni en otra parte fe 
anejafte efte fuero á deter- 
minada Silla : antes bien en 
África eftaban tan en fu fuer^ 
za los Cañones de que folo el 
Concilio general , ó los Obif- 
pos feííalados , concluyeíTea 
. las caufas , que pofitivamea-i 
te tenian prohibida la apela- 
ción , como fe lee en los tex- 
tos referidos , y en eltitur 



2, 5 8 Efpana Sagrada, 

lo 122. de los Cañones Afri- 
canos , donde defpues de fc- 
ñalar el rccurfo á los Obifpos 
vecinos, prohiben que fe ape- 
le á otro : AJudicibus autem, 
quos communis confenfus ele- 
gerit , non l'tceat provocare. 
Donde fe vé , que no folo no 
eftaban reducidas las caufas 
al Primado por derecho pri- 
vativo, pero ni era licito ape- 
lar á él , defpues de viftas por 
los Obifpos comarcanos. 

50 Ni yo defcubro vefti- 
gio de que el Africano tuvief- 
lé fuero particular de cono- 
cer en las caufas de diverfa 
Provincia : por quanto \o que 
leemos en el Código Africano 
tit.^2. de viíltar las Provin- 
cias , no fe debe entender en 
el común fentido de Juez de 
ViJítAy (como entendió Tho- 
maíino Uh. 3. cap, 77. de Vet, 
^ Nov. Di/cipl.) fino de que 
el Obifpo de Carthago con- 
currieíTe al Synodo Nacional 
aun quando fe celebraífe en la 
Mauritania 5 porque fegun lo 
decretado , debian repartirfe 
las celebraciones de los Sy- 
nodos plenarios por todas las 
Provincias, no convocándolos 
ficmpre á una mifma Iglefia, 
como fe determinó en el Con- 
cilio Hiponcnié , á quien cita 
el mencionado Canon, decre- 
tando que el Obifpo de Car- 



Trat.6,T}ifertJL 

thago fe dignaífc de vt/ttar la 
Provincia en que fe tenia el 
Synodo , efto es , hacer/e pre^ 
/ente á ella en el tiempo en 
que los Padres concurrían al 
Synodo, como nota Labbc ai 
pie de aquel Canon : Vijitare 
hoc loco eji adejfe Concilio ple^ 
narro, &c. De modo , que el 
Obiípo de Carthago no tenia 
fuero alguno para juzgar pri- 
vativamente las caufas de los 
Obifpos defpues de eftár ac- 
tuadas por los Jueces refpec- 
tivos. Y con todo cílb no ha» 
vrá quien diga , que no fue 
Primado verdadero de toda 
África , conftando que tenia 
otras prerrogativas Primacia- 
les , por la poteftad de confa- 
grar los Obifpos de todas las 
Provincias, convocarlos a Sy- 
nodos Nacionales , y prcfídir- 
los , &c. 

51 A eíle modo aunque 
la Igleíia de Efpaña no dcfi- 
rieflé el fuero judiciario á fo- 
lo el Prelado de Toledo , por 
mantenerfe , como la de Áfri- 
ca , en la Difciplina antigua, 
de que las caufas fueflcn cge- 
cutoriadas por los Obifpos 
comarcanos , con todo eíTo 
no fe debe echar de menos 
lo que no le hizo falta al Pri- 
mado Africano ; porque afsi 
uno como otro gozaba de 
otros honores Primaciales, fe- 

gug 



IDe la Trlmada de Toledo, 



^S9 



gim liics,o moftraremos ha- 
blando de la del Toledano: 
firviendo lo propuefto para 
prueba de que no fe mida lo 
antiguo por lo moderno, y 
fe vea que el gozar de mas, 
ó menos fueros, es accidental 
en muchas cofas variables 
fegun el tiempo , y fegun las 
Naciones ; como digimos ha- 
blando de losMetropolitanos, 
en quienes con el tiempo fe 
ñicron introduciendo algunas 
formalidades que no tuvieron 
antes : pues en los primeros 
Siglos ni gozaron del dictado 
de Metropolitanos , ni de Ar- 
zobifpos, ni eíluvieron anejos 
á determinada Silla en todas 
partes , ni pudieron juzgar 
caufas por si folos , íino 
acompañados con otros Obif- 
pos. Con todo eflb eran ver- 
daderos Primados de fu Pro- 
VÍncia,por gozar de otros ho- 
nores iníeparables de aquella 
Dignidad, qualcs eran el pen- 
der de ellos las Confagracio- 
nes de todos fus Obifpos,con- 
vocarlos a Concilio , y preíi- 
dirlos , y que fm fu acuerdo 
no fe hiciefíe cofa notable en 
la Provincia. 

52 A efte modo huvo 
también algunos accidentes 
en los Primados , ó Exarcos,* 
porque el fer eftablecidos por 
los Sumos Pontífices , ó no 



ferio , fino por la excelencia 
de la Matriz común y confen- 
timiento de las Igleílas; el te- 
ner derecho de que a ellos 
acudieflen por apelación las 
caufas, y que fin depender de 
otro las juzgaflenj no es eífen- 
cial requifito para la Prima- 
cía , fino formalidades perte- 
necientes a mas ó menos ex- 
celencia , y dependientes del 
concepto de fu origen , de la 
Región, calidad de la Matriz, 
y de los tiempos: fin las qua- 
les puede havcr verdadero 
Primado, con tal que como fe 
dijo de ios Metropolitanos, 
no falten los conceptos eflen- 
ciales de fer fuperior a eílos, 
pendiendo de él las Confa- 
graciones de todos los Prela- 
dos, y prendiéndolos por fuer 
ro de fu Silla. 

53 Concluyo pues, que 
aunque en tiempo de los Go- 
dos no confte cxpreílamentc 
que en Efpaña huvieíle algún 
Prelado , á quien por fuero 
privativo perteneciefle la ape- 
lación de las caufas Eclefiafti- 
cas , no obfta para admitir 
verdadera Primacía , íi huvo 
alguno á quien por titulo de 
fu Iglefia fueífen debidas las 
j)rerrogativas expreífadasjpor 
íer formalidades fcparables 
en la Difciplina antigua de 
eftós Rcynos , como en la de' 



x6o E/píina Sagrada, Trat.6.T)¡JJert.IL 



los Padres Africanos. Y afsi 
mirado lo clVencial e iníepa- 
rablc del Primado , le bafta, 
que por el precifo concepto 
de fcr Obifpo de tal Silla, ten- 
ga no lolo como los demás 
Metropolitanos jurifdicion 
fobre Obifpos , fino fuperio- 
ridad á los Metropolitanos, 
pudicndo fegun Derecho Ca- 
nónico obrar fuera de fu Pro- 
vincia, y fiendole accidental 
la mayor ó menor excelencia 
en el modo y circunftancias 
del obrar , como confta por 
lo dicho hafta aqui , y cote- 
jando las calidades del Pri- 
mado Africano con los Exar- 
cos , ó Primados del Oriente, 
en quienes hallarás poteftad 
para que fe apele á ellos , y 
no en el Primado de Car- 
tílago. 

.. S. IV. 

Del fuera particular de Toledo 

fobre que fu Prelado eligieffe, 

6 no fe hiciejfen fin fu acuerdo 

las Elecciones de Obifpos de 

cualquiera Provincia: en que ■ 

jue fuperior d todos los r ' 

Metropolitanos. 



'54 



Emos vifto, que an- 



tes del medio del 



H 

Siglo feptimo no ocurren 
pruebas de que huvieífe en 
Toledo Primacía.; Rcft a alio- 
na cxamiüar , Q Uhuvo dcíi 



pues , en aquel mifmo Siglo: 
y digo, que afsi como los De- 
fcn lores fe han propaíTado a 
darla una antigüedad, que no 
pueden probar ; afsi también 
han faltado los opuellus en 
no querer reconocer unos ho- 
nores que parece no pueden 
rebatir. Ni en lo uno , ni en 
lo otro nos mueve la emula- 
ción , ni la paísion , fino pre- 
cifamente lo que nos parece 
fe deduce de los documentos 
legítimos 5 fegun los quales 
decimos, que defpues del me- 
dio del Siglo feptimo, quando 
ya no folo fe havia engran- 
decido Toledo con prefencia 
continuada del Throno de los 
Godos,fmo con losCeleftiales 
favores de la gloriofa Santa 
Leocadia , y la Defcenfion 
de la Virgen , eftando ya el 
Reyno y las Iglefias en una 
fingular harmonía , figuió a 
la Santa Iglefia Toledana una 
tan buena fuerte de excclen-i 
cia fobre todas las del Impe- 
rio de los Godos, como la que 
enfalzó á la Ciudad : y afsi 
como efta por la fortuna del 
Throno llegó á lo que la fal- 
tó en los primeros Siglos , üc 
fer Capital común de todo el 
Reyno s afsi también la Igle- 
íla que al principio no gozó 
aun del fuero de Metrópoli, 
obtuvo con el tiempo fcr la 
' ' P^- 



?)e la Trlmada de Toledo, 



i6i 



primera Silla de todas las de 
Efpaña : verificándole aqui lo 
mifmo que en el Oriente con 
Bizancio , la qual fin haver 
empezado mas que por Sufra- 
gánea , llegó con el favor de 
los Emperadores , y con el 
aíTenfo de los Padres , á fer no 
menos que Patriarcal prime- 
ra defpues de la Romana, an- 
teponiendofe no folo á fu an- 
tigua Capital, y Matrices mu- 
cho mas antiguas , fino aun á 
los mifmos Patriarcas del 
Oriente. A efte modo Tole- 
do empezó como miembro de 
las Provincias de Tarragona 
y Carthagcna ; pero emulan- 
do defpues los Reyes Godos 
las glorias de los Emperado- 
res , elevaron por excelencia 
de fu Throno la Sede de To- 
ledo al honor de fer la Prime- 
ra de fu Imperio , por deter- 
minación y confentimiento 
general de todos los Prela- 
dos. 

55 El tiempo en que lle- 
gó Toledo á aquella altura 
fue el de Ervigio (fucefíbr del 
Rey Vamba ) y de San Julián, 
fegundo defpues de San Ude- 
fonfo , que prefidió el Conci- 
lio XII. de ifoledo, tenido en 
el año de 68 1. defde el qual 
hallamos ya a efla Iglefia con 
unos tan relevantes honores 
fübre las demás de Efpaña, 



que fi por un lado no tenia lo 
que la difcipUna de aquel 
tiempo no pedia , ni era infc- 
parable de verdadero Prima- 
do (aunque algunos lo gozaf- 
íen) por otro la ennoblecían 
y enfalzaban prerrogativas 
en algún modo mas altas que 
las de hoy. 

56 Eftas conftan por el 
Concilio XII. del año 68 r. 
donde le concedieron los Pa- 
dres cierta efpecie de JuriG- 
dicion fobrc todas las Provin- 
cias deEípaña, diciendo, que 
pueda el Toledano elegir Su- 
ceflores en todas las Iglefias 
que vacaren en qualquiera 
Provincia , ordenando alli 
Obifpo al que el Rey eligie- 
re , aflegurado por juicio del 
Prelado de Toledo de que el 
fulero era dieno : Placutt orn- 
nibus PontiJicioHsHífpaniayUt 
falvo privilegio uniíifcujufque 
Provincias , licitum maneat 
deinceps Toktano Pontificia 
quojcumque Regalls potejias 
elegerit , C" jam di ¿I i Toletani 
Epijcopi judicio dignos ejfe pro^ 
baveritj in quibuslibet Provin-^ 
ciis in pracedentium Sedibus 
pr<eficere PrcefuleSy O' deceden^ 
tibus Epifcopis ELIGERE 
SUCCESSORES , tit. 6. Eftc 
es el texto mas honorífico, 
que tiene Toledo a fu favor. 
Reducefc á dos partes : una 
R3 de 



%6t E/paña Sagrada. Trat. 6 /Dijjert.lí. 



ele confac^rar Obifpos de di- 
vcrfa Provincia : orra de ele- 
girlos. De aquella fe tratara 
en el§. figuiente : en elk de 
la elección , por fer antes que 
la confagracion , en el orden 
del tieinpo. 

57 Sobre el fuero de ele- 
gir puede haver duda : pero 
también folucion. La duda 
es, que por el miímo Canon 
confta fer la eleccionpcopria 
del Rey ; y parece , que no 
pudo pertenecer á dos. Pero 
efto no tanto es contra el ho- 
nor del Toledano , quanto 
contra el mifmo Concilio, 
donde expreflamente fe dice, 
que pueda aquel Prelado ele- 
gir fuceíTores en todas las Si- 
llas que vacaren: Decedentibuí 
Epifcopis eligerefuccejfores. De 
efte modo lo entendió Tho- 
mafino en el lib.i.de la Dif- 
ciplina antigua,cap. 3 o.num.4. 
Hujus Concilij Paires ToUtano 
Metropolita id_addídere jurisy 
ut Hifpania Epifcopos m pof- 
terum SOLUS ELIGERET^O^ 
iilos in vacantium Epi/copa- 
lium EccUJiariim poffefsionem 
mitteret , quos Rex norninajfet, 
Aísi también Morales lib.12. 
cap. 5 3. „ Se le da(dice}gran- 
„ de autoridad y poderlo al 
,j Arzobilpo de Toledo en 
„ elegir ObiTpos : pues le con- 
„ ceden , que . . . nombre y 



„ ponga fucejfor , el qual con 
,, la aprobación del Rey que- 
,, de por Prelado. Afsi tam- 
bién Padilu tomo 2. fol. 
299. b. donde expone el 
, Canon , diciendo , que pu- fl 
, dieíle el Metropolitano de 
, Toledo nombrar y poner 
, fuceflbr en aquel Obiípado: 
, y que el que afsi fuelle por 
, el nombrado , aprobándolo 
, defpues el Rey , quedaflc 
, por Prelado de aquella 
, íglella en que havia fido 
y nombrado por el MetropoU- 
, taño, &c, y añade (en las 
palabras que fe darán en el 
num.68.) otras mas vivas cx^ 
prefsiones, como verás alli. 

58 Yo creo , que afsi al 
Rey , como al Prelado de To- 
Jedo fe puede deferir la elec- 
ción : pues aun hoy vemos eó 
Éfpaña , que el Rey , y la 
Cámara de Caftilla eligen el 
fugeto que ha de fer confa- 
grado: la Cámara elige al que 
Ja parece digno del honor; y 
el Rey al que juzga mas con- 
veniente : uno proponiendo; 
otro nominando libremente. 
Defde el tiempo de los Go- 
dos reconocieron nucftros 
Prelados- en íus Monarcas la 
Regalía de la libre elección, 
como fe ve (fuera de otros 
textos) en cfte Canon , donde 
cxpreílan , que para ordenar 

Su- 



S)e la Trimada de Toledo, 



i6$ 



SuceíTores en las Sedes , efpe- 
raban la libre elección del 
Rey : Libera Principis ele ¿í i o 
praJloUri : pero no fe opone 
á eíto el fuero del Metropo- 
litano de Toledo : pues folo 
eligía proponiendo , ó en 
quanto determinaba la ido- 
neidad del fugeto ; de modo 
que la elección de los Obif- 
pos atribuida en eftc Canon 
al Toledano , folo llegaba á 
cfedo por voluntad del Rey, 
y configuientemente no po- 
día perjudicar a la Regalía. 
Teniendo pues los Toledanos 
á fu favor, que íu Prelado eli- 
gía fuceflbres en las Sillas de 
qualquiera Provincia , fegun 
las palabras dadas del Conci- 
lio, y fegun la inteligencia de 
los Autores citados , pueden 
argüir de aquí fuperioridad 
no folo de Metropolitanos 
íbbre Obifpos , fino fobre to- 
dos los Metropolitanos. La 
razón es, porque al Metropo- 
litano le tocaba folamente el 
influjo en las elecciones de fu 
Provincia , de modo que nin- 
guna fe hicicfle fin fu acuer- 
do : pero no fe extendían ni 
aun un palmo fuera de los tér- 
minos de fu Metrópoli. En el 
Toledano no havia reftric- 
cion : a todas las Provincias 
fe alargaba fu fuero : In qui- 
buslibet Frovinsiis ; y afsi te-: 



nía honor fuperior a los Me- 
tropolitanos , para el qual no 
fe ha defcubierto otra voz 
mas que la de Primado, quien 
folo (omitidos l:)s Patriarcas) 
puede obrar fuera de fu Pro-- 
vincía. 

59 Aun mas aríadió Tho- 
mafino en el lugar citado , di- 
ciendo , que el fuero del To-.. 
ledano fue fuperior al de 
otros Primados, que no llega- 
ron a tanto : Eo potefiatis 
nulli umquam venerant Priman 
tes. Del Primado del llyrico 
leemos en la Epiílola 84. de 
San León , tit.6. que los Me- 
tropolitanos tenían obliga-i, 
cion de darle cuenta de las 
Elecciones hechas en fus Pro- 
vincias , como fe recopiló en 
el índice de nueílros antiguos 
Cañones lib. i . tit./i^g. por ef- 
tas palabras : Ut Metropolita*, 
ñus de Epífcopo ele¿io ad Eplf- 
copum Primatum tenentem rC" 
ferat. Epijl. Leonis ad Anaft, 
tit.6. 69. En el Toledano fe 
verificó , que deípues del 
Concilio XII. ninguna elec- 
ción fe podía hacer, no folo 
dentro de fu Metrópoli , pero 
ni en todas lis d:mas Provin- 
cias de eftos R:ynos , fin fu 
noticia y aprobación , como 
es innegable á viíla del Canon 
referido : luego aun prcfcin- 
diendo del rigor de la voz 
R 4 ele- 



lé^ E/pana Sagrada. Tr at. 6. (Di^ert, 7L 

elegir , convenia con el men- politanos de África por la \U 

clonado Primado del llyrico cencia que tenia de poder fa- 

cn el fuero de que las Elec- car de qualquiera Iglefia y 

clones no tuvielTen efedo en Provincia a los Clérigos que 

ninguna Provincia fin fu apro- fuefíen poftulados para los 

bacion : y recurriendo á que cargos,lin que eíloconvinief- 

por SI eligía con el Rey , ef- íe á otro Prelado; pues dicen 

cribió Thomafina , que era que era fuero peculiar de fu 

fuperior a otros Primados, Sede. Elta mifma Ucencia 

pues no eligían íuccflbres concedieron a la de Toledo 

concurriendo a ello con los los Efpañolcs , diciendo , que 

EL'diores , fino aprobando, 6 le pertenezca ordenar Obif- 

conñrmando la elección : y pos y Rectores en todas las 

efto a lo menos , ü no mas^ Iglefias que vacaíTen en qual- 

convlno al Prelado de Toledo quiera Provincia : lo que for« 

defdc el citado Canon. zofamente incluye el ftiero 

6o Del Primado Africano del Primado Africano , fobrc 

íabemos por el Concil.o 111. poder extraher de qualquiera 

de Carthago , tlt.45. que fue Iglefia y Provincia para otra, 

pr'vilegio de fu Iglefia el po- ai Clérigo , que fuefle poftu* 

der facar de qualquiera Pro- lado: y afsi contó aquello era 

vincia al Clérigo que pidieíTe privilegio de la Sede de Car- 

algún Pueblo. para confagrar- thago, también lo fue de la 

\e Obifpo , ó por Rector: /a/í Toledana > pues en ningún 

pet/;per licentia buic Sedi , unde. Metropoliiíano leemos femc-/ 

vellet^ & de lujus nomine fuif- jante poteftad. 

fet conz'entus,pro dejiderio cu- 61 Y es muy de reparar, 

jufque Ecdejia ordinnre Epif- que aquella excelencia del 

c'opum. . . Unde liceat voJuntatt Piimado Africano no pendía, 

tua femper & tenere quern-vo- ni eftrivaba en que hicielTe 

lety iit Prapojitos PlebibuSy'L'el. por si las elecciones , ni , aun 

Ecdejíis conJtituM , qtti pojiu- las pr.>pue{las , confiando por 

lati fuerint , O" unde voles. el c'tado Canon , que folo fe 

Eñe honor del Primado de extendía á los Clérigos , que 

Carthago creo que es el mas fucffen poftuhidos , por las 

oportuno para manifcftar el Iglefras: y con todo cflo por 

de Toledo : pues aquel era poder ficar al eledo de qual- 

íiipcrior á todos los Metro- quiera Provincia donde eftii- 

yiclr 



©^ la Trimacia de Toledo, 



i^j 



VieíTe , para confagrarle en la 
Iglefia vacante, era relpetado 
y mirado como Primado: lue- 
go teniendo efte mifmo fuero 
el Toledano , con la mayor 
excelencia de que por si folo, 
íin dependencia de Iglefias, 
eiigieííe con el Rey los fucef- 
fores , y los coníagraíTe , íin 
reílriccion de Provincias ; pa- 
rece que no folo fue igual, 
íino fuperior al honor de 
otros Primados : fin que pue- 
da perjudicarle el exceíTo: 
porque íi el tener la precifa 
facultad que en orden á efta 
linea gozaban otros Prima- 
dos , le baftaba para partici- 
par de un mifmo honor ; por 
qué razón le podrá defraudar 
el tenerla con mayor pleni- 
tud? El no llegar a la mifma 
excelencia, qualquiera lo gra- 
duaría de falta : pero gozarla, 
aun con mayor'autoridad , no 
debe defdecir de - aquel ho- 

62 Con efto parece que 
fe ocurre al. modo con que 
intentó cvadirfe el Autor del 
Memorial de Sevilla , dicien- 
do , que el nombrar perfonas 
para Obifpos de las Sillas va- 
cantes no íirve para elevar ai 
Toledano á ia Dignidad de 
primado , por quanto los Pri- 
mados nunca tuvieron, ni tie- 



nen femejante fuero ; como 
efcribió en lapag.124. Ocur- 
refe, digo, porque íi nos pro- 
bara, que el privilegio no lle- 
gaba a la facultad de otros 
Primados , fruftraria el aíTun- 
to: pero no le defrauda , con- 
feílando que en el Toledano 
havia mas que en otros. Para 
igualarfe con el Thefaloni- 
cenfe le bailaba el derecho de 
que los Metropolitanos tu- 
viefíen que darle cuenta de 
las elecciones 5 de modo que 
ninguna confagracion fe hi- 
cieÁfe íin fu acuerdo : y como 
en Efpana no podia ninguna- 
elección tener efedo , fía 
aprobación del Toledano, 
confta que gozaba un privile- 
gio tan honorífico, ó mas,que 
el del Ilyrico. Al Africano de 
taljnodo le excedía el de Ef- 
pana, en el faero de concur- 
rir á la eL ccíon (lo que no 
tenia el de Africa)que le igua- 
laba en la facultad de poder 
facar áqualquier Qerigo de 
una íglefía para otra fuera de 
fu Provincia : luego el excef- 
fo incluye el honor de otros 
Primados , aunque con mas 
excelencia : y por tanto no fe 
puede decir que el Toledano 
no fuefle tan perfedo como 
otros , íino que digas que eT 
Ángel (v.g.).no es tan per-- 

fecn 



i66 E/paña Sagrada. Trat. 6 . Tfijfert. ÍL 



fcdamcntc racional como el 
hombre , por ferio en un 
grado mas perfecto. 

63 Con efto puede eftre- 
charfe mas el argumento. O 
la ficultad que el Concilio 
XII. concedió al Prelado de 
Toledo incluye imprefcindi- 
blemente el honor de elegir 
con el Rey, ó fe falva fin ele- 
gir , con el fuero precifo de 
aprobar , y confagrar por si? 
Si infiftieres en efto,le Tacaras 
igual con los Primados refe- 
ridos. Si dices que el fuero 
concedido al Toledano en 
aquel Canon es fuperior a los 
demás ; confieífas que pendia 
de él, y no de otros , la elec- 
ción: y entonces te hallas con 
una jurifdicion que fe exten- 
día fob re feis Provincias : lo 
que no puede convenir á un 
puro Metropolitano 5 y no fo- 
lo incluye el fuero de otros 
Primados, en quanto a elec- 
ciones y confagraciones , fino 
que les excede 5 y afsi no le 
puede defraudar, 

64 Otro recurfo del re- 
ferido Autor fue decir con 
Mariana , que el privilegio de 
nombrar Obiípos fe redujo ai 
Janee en que el Rey eíluvief- 
fc aufente ; y confirmarlos y 
cpnfagrarlos quando eíluvief- 
íc prefentc. Pero efto ni qui» 



r'Ji^*. 



ta la fubftancia del fuero (pues 
a lo menos queda lo que en 
otros Primados) ni tampoco 
fue afsi 5 como confia por el 
mifmo Canon : para cuya in- 
teligencia conviene renovar 
lo apuntado fobre la Regalía 
de los Godos, que fe hallaban 
en poficfsion de elegir los 
Obifpos. El modo que fe ob- 
fervaba en efto , era primera- 
mente dando parte al Rey de 
la vacante : luego confultaba 
el Soberano a la Iglefia del di- 
funto fobre la perfona que 
juzgaba mas digna para el 
cargo , fin que efto le preci- 
fafle á la elección , como 
confl:a por la Carta 13. ác 
San Ifidoro á San Braulio , y 
por efte mifmo Canon de que 
hablamos , donde fe publica 
libre la elección del Rey,aun 
quando fe exprefl"a que efpe- 
raba la Confuirá de las Igle*- 
fias , en las palabras que luc- 
ido fe pondrán. Refuelto en 
fin el Principe enviaba la no- 
minación del que elcgia, par- 
ticipándola al Metropolitano 
y Obifpos de la Provincia 
rcfpedtiva ; los quales viendo 
que la perfona era digna,' 
aprobaban la elección, y con- 
fagraban al fugeto en la Si- 
lla. 

65 Viendo los Padres que 

en 



©f la ^rmaaa de Toledo, "^ i éy 

en eílas dil'gcncias folia gaf- toUri , nafcitur fewper 0- nof- 
taríe mucho tiempo , tardan- tro ordini de relatione talium 
do el Rey en elegir, por efpe- difficultas , O^ Regice potejiati, 
rar las Confultas ; y las Igle- dum con/ti¡tu77J nojinim pro 
fias en gozar de Paftor , por fubrogandis Pontificibus fujH- 
Ja diílancia que muchas te- i^et y injuriofanecefslt.is. Unde 
nian de la Corte : viendo por pLicuit ómnibus Por.tificibus 
otra parte los perjuicios que Hí/panice, d7v. profigue lo da- 
las prolongadas vacantes oca- do en el num. 56. 
íionaban al Culto, y á los ex- 66 En todo efto no halla- 
pedientes Eclefiafticos ; refol- ras claufula , ni pi.labra , que 
vieron de común acuerdo, eftreche la potcftad del Tole- 
juntos en Concilio Nacional, daño al tiempo de la aufcncia 
ocurrir á eftos daños, elevan- del Rey, íiindandoíe el privi- 
do al Prelado de Toledo al legio en el defeo de cortar los 
-fuero de que por si eligieíTe perjuicios que ocafionaba la 
con el Rey , y confagraííe los diílancia entre algunas Ciu- 
Obifpos de todas las Provin- dades y la Cortea lo que fiem- 
cias, de fuerte que no huvief- pre fe verificaba aun eílando 
fe que efperar Confuirá de los Reyes en Toledo, como fe 
IgleíiaSjni aprobación de otro ve en las Igleíias del Algarve, 
Metropolitano : Illud quoqug de Galicia, de Cataluña, y de 
ccllationi mutua decernendum la Galia Narbonenfe. Tuesto 
nobis occurrity quod in quibuf- fin fundamento fe contrahe la 
dam Civitatibtis decedentibus elección de los Obifpos á 
Epifcopis propriis, dum differ- lances de la aufencia del Rey. 
tur diu ordinatto ..fucce^oris, Ni obíla tampoco el corfcep- 
non mínima creatur 0' Officio^ to de que fe hicieífe aquello 
rum Divinorum offenjío y O' por evitar los perjuicios de 
Ecclejiaf/icarum rerum perdí- las largas vacantes. No obfta, 
tío. Nam dum longe , lateque digo, porque también la Santa 
diffufo traBu terrarum com- Sede inftituyó el Primado def 
rneantium impedítur cekritas Ilyrico, para ocurrir álosda- 
nuntiorum , quo aüf non queat ños de la mucha diftancía dé 
Kegis auditibus decedentis Prf~ Provincias , como manifefto 
fulís tranjitus innotefci , aut San León en la Carta citada, 
de fucceJTore moríentis Eprfco- tit.i. y con todo eOb era ver- 
pi libera Príneipis eleÜio praf- dadero Primado : porque efte 

ho- 



lé^ Efpnha Sagrada . 

honor Te califica por los fue- 
ros ; no por los induclivos. 
Ojien podrá imaginar , que 
la Iglcíia de Efpaña havia de 
hacer lo que hizo, fin motivo? 
Tuvolé muy grande, que fue 
el de el bien común de las 
Iglefias : y afsi el pleyto no 
ella en el inductivo que mo- 
vió á nueftros Padres,para ce- 
der y defprenderfe de los fue- 
ros de cada uno en efta linea, 
fino en el privilegio concedi- 
do al Toledano , mirando la 
naturaleza de lo concedido: 
pues íi tiraron á cortar los 
perjuicios , poniendo en él 
unos fueros Primaciales , con 
que pudieíTe extenderfe á to- 
das fcis Provincias; claro efta, 
que ni eflo podía hacerfe fin 
motivo , ni puede perjudicar 
al honor el fin con que fe 
hizo. 

6j Tampoco le difminu- 
ye la poca duración, que hu- 
vo defde aquel Canon hafta 
la pérdida de Efpaña , como 
apunta el Autor del Memo- 
rial, num. 1 1 6. La razón es, 
porque el fondo de la dificul- 
tad cftriba en fi huvo tal ho- 
nor en tiempo de los Godos, 
y fi de fuyo pedia fer perpe- 
tuo. El que infiíle en la corta 
duración , fupone la cxiften- 
cia. Que de fuyo era durable, 
fe declaró cxprcíTamentc por 



Trat.6. fD'ifcrt.IT. 

los Padres en el Concilio fi- 
guientc , confirmando quanto 
fe decretó en efte, y aíí adien- 
do que valga para fiempre: 
Iterato inconvuljibilis noJiriS 
definition'is affenfu ea ipja 
gej^ayproutgeftáifuntyvelconf- 
cripta , OMMl TEMPORUM 
<ty£TERNITATE valitura de- 
cern'tmus , y para que no fe 
dudafe , fi quedaba inclui- 
da aqui la poteftad conce- 
dida al Toledano , la expref- 
faron con voces terminantes: 
De concejfa Toletano Pontijíei 
generalis Synodi potefiate : y 
aun fin mencionarla, quedaba 
comprehendida en la claufu- 
la , ipfa gejia prout gejia Junty 
vel lonfcripta , en que maní- 
fieftan , que no reftringen na- 
da de lo efe rito en el Canon 
de que hablamos , fino que 
todo lo confirman ut jacet, 
añadiendo que valga para 
Jiempre : luego el recurfo á la 
corta duración del Imperio 
de los Godos , no firve para 
un aflunto en que fe bufca el 
fuero y el derecho. 

68 Solo pudiera hacer 
fuerza , y aun enervar lo di- 
cho , fi fuera verdad lo que 
efcribió Don Francifco de 
Padilla en fu Centuria 7. cap. 
58. donde alega y dice coa 
el Tudenle, „qucalReyEr- 
„ vigió no le debió de agrá- 

„dar 



S)e la Trimacia de Toledo, 



i6(^ 



-), dar efte Decreto, por pare- 
,, cerle , que aquella pree- 
„ minencia , que fe daba al 
5, Metropolitano de Toledo, 
„ era en perjuicio de íu Co- 
5, roña Real , como verdade- 
„ ramente (dice) lo era poder 
„ elegir el Metropolitano de 
„ Toledo Obifpos antes que 
j, fuefíen prefentados por el 
3, Rey , y poder no inílituir a 
3, los que el Rey prefentafle, 
j, íi le parecieíTe no fer dig- 
,, nos los prefentados. Y tam- 
5, bien era en perjuicio de los 
„ otros Metropolitanos , que 
j, el de Toledo pudieíTe inf- 
„ tituir y confagrar Obif- 
,) pos , que no fuellen fus Su- 
,y fraganeos. Y dice el mifmo 
„ Don Lucas (proíigue Padi- 
„ lia) que elle Rey Ervigio 
>, alcanzó del Papa , que nin- 
„ gun Metropolitano flieíTe 
„ fugeto al de Toledo. Afsi 
Padilla. Y añade Efpondano 
con Baronio (fobre el año 
68 1.) que huvo tumulto en 
el Rey no , y que los demás 
Obifpos obligaron al Rey , a 
que mudaífe la conduda, mo- 
viéndole á que obtuviefle del 
Papa el Privilegio de que nin- 
gún Metropolitano eftuvieíTe 
fugeto al Primado, fino al Pa- 
pa, como efcribe el Tudenfe. 
. 6p Aquí no puedo menos 
de eílrañar , gue haviendQ 



fuentes originales acudan cf- 
tos, y otros Autores, a beber 
en arroyos, no folo poco lim-. 
pios , fmo pofitivamente tur- 
bios , como fucede en el pun- 
to de que hablamos. Primera- 
mente esfolfo, que elTuden- 
fe digeífe , que huvo tumulto 
fobre efto , ó que al Rey le 
defagradalTe aquel Decretos 
pues no encontramos tal cofa 
en fus Efcritos. Lo fegundo, 
que aunque lo digera, (como 
dijo lo ultimo del Privilegio 
Pontificio fobre la eflencion 
de los Metropolitanos) feria 
efta una de las cofas en que fe 
puede probar que hablo fin 
lima, al modo que moftramos 
fer falfo lo que dijo en orden 
al Primado de Toledo en 
tiempo de Chindafvintho , y, 
lo demás que fe ha cxpuefto 
en otros Libros. 

70 En el cafo prefente 
confia que ni el Rey , ni los 
Obifpos tuvieron finfabor 
con tal Decreto : lo primero 
íe vé expreíTamente en la Ley 
Confirmatoria del Concilio, 
donde con toda claridad dijo 
el Rey, que todo lo actuado 
en el Synodo, afsi como havia 
fido efedo de fu piadofa de- 
voción , afsi también debia 
fer defendido con fu irrefra- 
gable autoridad , formando 
¿ey contra quaiquicra que 

-fe 



ayo E/paña Sagrada . 

fe atrevieíle á la fracción: 
Süut pió devotionis noflr£ fiu- 
dio aéia funt , ita inconvulji- 
bilis nojira legis valido oráculo 
confirmentur\ y para que no fe 
dudaíTc de fi elDecreto de que 
vamos hablando, era de fu 
Real agrado, le entrefaca con 
cxprefsion entre lo que man- 
da que fe guarde: ítem de con- 
ceffci Toletano Pontifici Genera- 
lis Synodipotejlatey &c. 

71 De parte de losObif- 
pos confta lo efpontaneo del 
Privilegio, quando expreflan, 
que a todos los Obifpos de 
ETpaña les agradó : Placuit 
ómnibus Pontificibus Hifpania. 
Y porque no fe imagine , íi 
de (pues lo fmtieron , y que fe 
tumultuaron contra la con- 
cefsion, hallamos que juntan- 
dofe a los dos años figuientes 
en el Concilio XIII. del año 
683. proponen que fe hizo 
todo de común confentimien- 
to: Unanimi confenjionis nojira 
judicio, volviendo á confirmar 
de nuevo el Privilegio , ex- 
preflandole entre los que 
mandaron que fe tuvieíTen 
por válidos para ücmpi:e:Item 
de coneejfa Toletano Pontifici 
Ceneralis S y no di potefiate , ut 
fipifcopi alterius Provincia 
cum conniventia Principum in 
Urbe Regia ordinentur. tit.g. 
Ni convenia otra cofa con el 



Trat,6,(D¡fert.IL 



fin que les movió , de evitar 
los perjuicios feguidos de la 
prolongación de las vacantes: 
pues el zelo del remedio pe- 
dia perfiftencia, y no una pro- 
vifion de quatro dias . 

72 Afsi como los Padres 
ratificaron en el Concilio fi- 
guiente fu Decreto , también 
el Rey volvió a dar otra Ley 
Confirmatoria de la renova- 
ción del Privilegio incluido 
fegunda vez en el titulo 9. del 
Concilio XIII. Pues fi todos 
decretan uniformemente , no 
folo los Padres , fino el Rey: 
íi unos y otros perfiften y re- 
nuevan á los dos años la mif- 
ma concefsion , mandando 
que fea válida para fiemprej 
dónde eftá el difgufto , ni la 
retratación? A viíladeunos 
teftimonios tan auténticos de 
los mifmos Obifpos , y del 
Rey , qué autoridad merece 
fobre lo contrario el que ef- 
criba feifcientos años def- 
pues , fin darnos documento 
que le fie? 

73 Ya efcribió Garivay 
lib.2. í''í/?-43. que el Tudenfe 
,, recibió manifiefto engaño, 
,, porque como Efcritor (di- 
,, ce) que en el progreíTo de 
„ fu Hiiloria fe da á conocer 
,, fíempre, no íer nada propi- 
,, ció y devoto á la Primacía 

de Toledo, manifcító que^ 

,,rcr 



1 



t> 



5!)eta ^rimana^e Toledo, 



171 



yy rer fuftentar la parte de los 
5, Arzobifpos de Santiago, 
,, fiendo Autor del diftrito 
j, del Reyno de León. Padilla 
por el extremo contrario 
quiere defender al Tudenfe, 
tratándole de libre y verda- 
dero Hiíloriador. Pero el he- 
cho es que D. Lucas de Tuy 
tan prefto da como quita la 
Primacía, fin firmeza , ni apo- 
yo de fus dichos , y contra- 
yendo lo antiguo al afpedo 
de las cofas de fu tiempo, 
porque por la falta de cultura 
de fu Siglo , creía que ñem- 
pre havian tenido aquel cita- 
do, fíendo cierto que fue muy 
diferente , como fobre el cafo 
prcfente mueftran los tefti- 
monios alegados 5 fegun los 
quales no podemos decir, que 
de parte del Rey , ni de los 
Obifpos huvieíTe el mas mí- 
nimo refentimiento,ni mucho 
menos lo que dice Padilla, de 
que no feria por voto de los 
Metropolitanos , ni fin voces; 
pues los mifmos Padres afir- 
man que fue á gufto de todos, 
-y por unánime confentimien- 
to. 

74 El Autor Sevillano 
queriendo falir de un golpe 
de eíte lazo tiró á cortar el 
nudo, diciendo , que aunque 
ios fueros incluidos en aquel 
gecreto fueíTen derechos de 



Primacía , todavía ni el Rey, 
ni los Metropolitanos,ni todo 
un Concilio Nacional pudie- 
ran haverfelos dado , porque 
la jurifdicion de Primado , es 
jurifdicion Pontificia , como 
re fue 1 ve num.112, 

75 Ya eftamos no tantrf 
en la queftion de la Poteftad 
del Toledano , fino en la del 
Concilio Nacional para pun- 
tos refpedivos a íu Diecefi; y 
es alizo de eílraííar un femé- 
jante corte en efte Autor,ha- 
viendo dicho en la entrada 
de aquel numero, que al elec- 
to por el Rey para la digni- 
dad Epifcopal fe le conferia 
el cargo fin intervención ni 
aun del Sumo Pontifice , á 
quien de derecho, dice, toca- 
ba la aprobación , como hoy 
íe pradica , y entonces (aña- 
de) ni aun efta circunftancia 
intervenía. Aqui pudiéramos 
preguntar íi la Jurifdicion 
Epifcopal es Pontificia? y al 
oír que si , pues dice tocaba 
al Sumo Pontifice por dere- 
cho la aprobación , volver á 
preguntar , fi en aquel tiem- 
po intervenía fu consenti- 
miento ü aprobación para las 
Confagraciones de los Obif- 
pos? Refponde, que no, como 
es confiante. Pues quién dio 
aquella poteftad á los Obif- 
pos? Si íiendo Pontificia , no 

fea- 



lyl 



E/pana Sagrada, Traté, T>íJfert.lL 



pendía de Refcripto Pontifi- en Ta mayor grandeza de fu 

cío j por que fe echa de me- Throno , havia fundamento 

nos en la Primacial en los Cañones , para que los 

76 Sin meternos en los Padres elevaflcn al Obifpo de 

Exarcados del Oriente , po- Toledo á mayor excelencia 

diamos preguntar a aquel Au- que todos los demás. Proce- 

tor, íl vio alguna Bula Ponti- diendo pues conformes con el 

ficia en que la Iglefia de Car- Canon , y eftando congrega- 

thago fe erigiefle Primada , ó dos en Synodo Nacional , tu- 

íi algún Sumo Pontífice trató vieron poteftad para decretar 

de Vicario fuyo al Carthagi- lo que hicieron, lin necefsitar 

nenfc? ítem, íi las Metrópolis para dentro de fu Reyno de 

que de cierto fabemos havia intervención de afuera , afsi 

permanentes en Efpaña , fe como no la havia , para jun- 

erigieron por Bula Pontificia? tarfe , para eftablecer Cano- 

Y íitodo efto incluye jurifdi- nes, para deponer á Obifpos 

cion efpiritual? y Metropolitanos , para con- 

77 Demás de efto, fi jun- í agrarios, y para.quanto con- 

tos los Prelados en Synodo venia al gobierno de fus feis 

Nacional podían formar Ca- Provincias , como fucedia en 

nones , que obligaban a todas los Prelados de otras Partes :y 

fus Igleíias , y deponer Obif- afsi por el común ufo de hoy 

pos , y Metropolitanos , fin no fe concluye bien contra 

acudir á Italia 5 qué les falta lo que fe pradicaba antigua- 

para poder conceder por si ai mente : quedando en fu vigor 

Metropolitano de la Ciudad el argumento,dc que las Iglc- 

Capital de todo el Reyno, un fias de Efpaña concedieron á 

honor fuperior á los demás? la de Toledo , y no á otra , el 

Defdc el Concilio Calcedo- honor fuperior á todo Metro- 

nenfe del año 451. eftaba ya politano , de influir en las 

decretado en el Canon 17. elecciones de fuera de íu Pro- 

que ü por Imperial autoridad vincia, de modo que ninguna 

fubicíre alguna Ciudad á mas fe hicieíTe fin fu acuerdo , y 

honor , pudieíTe lo Eclefiafti- aun con mayor excelencia que 

co atemperarfe á lo Civil, co- la practicada en efta linea por 

mo digimos en el tom.i. pag. otros verdaderos Primados. 
130. Hallandofe pues Toledo 
por difpoücion de los Reyes 



T>e la Tnmach de Toledo, 



^73 



§. V. 

El Prelado de Toledo tuvo el 
fuero de confagrar Ohifpos de 
diverfa, Provincia , convi- 
niendo en ejio con 
Primados, 

78 /^TRO honor de los 
V^ que prueban fupe- 
rioridad á todos los Metropo- 
litanos en el Toledano , es el 
de poder confagrar á los 
Obiipos de diílintas Provin- 
cias , como coníla por el mif- 
mo Concilio XII. en el tit.d. 
por las palabras ya dadas , de 
que hacemos reflexión á par- 
te, porque pudo eftár un fue- 
ro fin el otro, como eftuvo en 
el Primado de África , el qual 
confagraba , pero no elegía 
los Obifpos : mas los Padres 
'de Efpaña defirieron ambos 
honores al Prelado de Tole- 
do, previniendo, que el Con- 
fagrado fe prcfentafle dentro 
de tres me fes delante de fu 
Metropolitano , como eftaba 
decretado en el Tarraconen- 
fe, tit.5. aunque alli por ha- 
blar de los limites de una Pro- 
vincia, folo prefcribieron dos 
mefes,y aqui tres,por incluir- 
le mas diftancia. 

79 El fuero de que al 

Prelado de Toledo pertcne- 

cieflen las Confagraciones de 

todos los Obiipos, fe exprefsó 

romVU 



en las palabras: Tn qutbudibct 
Prov indis inprdcedentiurn Se- 
dibus pr a fíe ere Pr<e fules. . . Ita 
tamen ut quifqiiis Ule fuerit 
ordinatus , pof ordinationis 
fu(£ tempus infra triurn men^ 
fiuní fpatiura proprij Metro^ 
politani prajentiam vifurus 
aecedat. Lo mifmo confirma 
el Rey, y los Padres del Con- 
cilio fíguientc , por las pala- 
bras Epifcopi alterius Provin- 
cia cum conniventia Principum 
in Urbe Regia ordinentur , co- 
mo digimos num.71. y 72. 

80 Efta poteftad es la que 
mas caraderizó al Primado 
de Africa,el qual tenia el mif- 
mo fuero de confagrar los 
Obifpos dediverfa Provincia, 
como fe prueba por el Conci- 
lio, llamado Africano, tit.i5. 
donde el Obifpo de Carthago 
Aurelio dijo , que frequentc- 
mente , y cafi cada Domingo 
havia que confagrar Obifpos: 
Crebró ac pene per Domlnicam 
diem or diñándoos h abe mus , lo 
que no podia fuceder , fi fola- 
mente ordenara los de fu Pro- 
vincia, como notó el Cardenal 
de Noris de Synodo V. cap. 10, 
y aísi ordenaba , á lo menos, 
á los de las Provincias confi- 
nantes , y fi alguno era con- 
fagrado por otros, no fe hacia 
íin fu acuerdo , como fe vio 
en la Confagracion de N.P.S. 



i 7 4 E/jhwa Sa^radí . 

'AuguíVm, fcgun refiere en fu 
VicU Pülldio ; y con toda ex- 
prclsion coníla por el Conci- 
lio Carthaginenfe III. como 
digimos num.6o. Y ü en 
África era fuero Primacial el 
peder confagrar al Obifpo de 
qualquiera Provincia , claro 
cfta que en Efpaña tendría la 
mifma fuerza. 

8 1 La razón es, porque 
fiendo indubitable que la 
Confirmación de los Obifpos 
dedos pertenecía a los Me- 
tropcliranos , de modo que 
no pudieflen fer confagrados 
fin fu acuerdo y fiempre y en 
qualquiera parte , donde ha- 
ya otro á quien pertenezca 
aquel fuero , fobre díveríiis 
Metrópolis, le conílituírá Me- 
tropolitano común de diver- 
fas Provincias, que es fer Pri- 
mado, ó Exarco de la Dieceíi 
Nacional. El Prelado de To- 
ledo tenía por fuero de fu 
Iglefia, y por Cañones de dos 
ConciliüsNacícnales efte Pri- 
vilegio : luego era pc^r eñe 
titulo fuperior á los Metro- 
politanos de cada Provincia, 
incluyendo en si la potcflad 
que cada uno tenia para den- 
tro de fu territorio , y la que 
á ninguno fino a él , y a los 
Primados , les pertenecía, de 
cftenderíe á los Prelados de 
divctfas Provincias. 



TrAt.6.T)iJfert.lt 

82 A eí\c fuiídamento 
refponde el Autor del Me- 
morial de Sevilla , con las. 
mifmas evafiones ya impug- 
nadas , de que duró poco 
tiempo ; que no era fuero de 
Primados el poder confagrar 
Obil'pos (como efcribe al fin 
del num.i2i.) y finalmente 
que los Prelados de Efpaíía 
juntos todos no podían con- 
ceder al Toledano aquella 
fuperioridad. La corta dura- 
ción accidental ya digimos 
que no perjudica a la exce- 
lencia del fuero , quando por 
naturaleza de la concefsion 
es perpetuo , como lo fue la 
de elle. Que no convino á- 
otros Primados , es falfo , co- 
mo fe ha vifto en el de África, 
y en el Theflalonicenfe fo- 
bre el Ilyrico : y aun el miP 
mo Efcritor confiefia, como 
debe (en el num.TT9.)quc los' 
Primados del Oriente tenian 
derecho de que fe les avifaf- 
fe de la Elección , y „ hafta 
,, recibir fu coníentimiento 
„ no fe pallaba a conlagrarle: 
,, y fi el Primado quería con- 
,, fagrarle , el Metropolitano 
,, elcdo tenia obligación de 
,, ir a fer conlagrado por fu 
,, Primado. Ya ves aquí defe- 
rida al fuero Primacial la 
confagracion de Obifpos fue- 
ra de fu Provincia : y como 

al 



(De la T rimada cíe Tolcaol 



^7$ 



di Toledano le perteneció cf- juntas para cftableccrle en fu 

te derecho fobre ObiTpos y Dieccfi común : al modo que 

Metropolitanos de todos los en la elección de un Rey, nin- 

Dominios de los Godos,no fe c;uno lo es antes de la elec- 



Je puede negar el mifmo ho- 
nor. 

83 Enqnanto a que los 
Obiípos de Efpana pudieron 
conceder al de Toledo el fue- 



cion : pero el cuerpo tiene 
poteílad para hacerle. Lo 
mifmo en la elección de ios 
Metropolitanos, decide no hu- 
vo Primado. Ninguno de los 



ro de lasConfagraciones, hay Obifpos Eledores , ó Confa- 
no folo la evidencia de que grantes, era Metropolitanoj 



de hecho lo hicieron , fino la 
prueba de que procedieron 
conformes con el Canon , por 
fer Ciudad elevada á Capital 
de todo el Rey no : y que ha- 
ll andofe juntos en Synodo 
Nacional tuvieron autoridad 



y tenian facultad para hacer- 
le. Afsi fe vio quando nuef- 
tras Provincias paíTaron de 
primeras Sillas defultorias á 
Metrópolis eftables : en nin- 
guna Provincia la havia per- 
manente 5 y en todas huvo 



de poner y quitar Leyes, que poteftad para anejarla a de- 
fueflen obli^satorias entre terminada Iglefia , fm dcpen- 



ellos , aunque no para fuera 
de fus Provincias. Ni obfta la 
formula de argüir , de que 
nadie puede dar mas de lo 
que tiene. No obfta , digo: 
porque aunque antes ningu- 
no era Primado en ellos Rey- 
nos , havia poteftad en los 
Primados de Provincias para 
conceder, por utilidad común 
de las Iglefias , la que cada 
uno tenia , defiriéndolas al de 
una determinadamente : y 



dencia , ni intervención de 
voluntad agena , por precifo 
confentimicnto de fus Prela- 
dos arreglados a los Cañones, 
ó mirando a la utilidad co-r 
mun, como hicieron los Obif- 
pos de Galicia en la erección 
de la nueva Metrópoli áz 
Lugo. 

84 Del fuero de la Con- 
fagracion en la pcifona á 
quien toca por Derecho fe 
infiere imprefcindiblcmentc 



unidas aquellas facultades en fupericridad al Confagrado; 
uno le conftituian fupcrior á porque la raíz de la que tiene 
todos. No havia pues Prima- el Metropolitano en fu Pro- 
do antecedentemente .; iicro vincia, y el Obifpo en lii Die- 
havia poteftad en las Iglefias ccfi, proviene de pender dci 

S 2 ellos 



11 6 E/paña Sa¿rali. TrntJ . (DiJprtJt: 



ellos las Ordenaciones , por 
donde les compete la Prima- 
cía dentro de íu refpecLÍvo 
territorio. Teniendo pues el 
Toledano aquel Derecho fo- 
bre los Obifpos de todas las 
Provincias , le convino reali- 
dad de Primado. Y digo rea- 
lidad , porque havicndo for- 
malidades Primaciales > ferá 
queílion de voz infiftir en el 
titulo : y en materia tan gra- 
ve no debemos embarazarnos 
con queftiones de nombre, 
quando confte del hecho : al 
modo que aunque los Metro- 
politanos no firmaíTen , ni fe 
intitulaflen Primados de fus 
Provincias en Efpaña , como 
fe ufaba en África ; no fe in- 
fiere que no tuvieíTen aqui, 
como alli , verdaderos hono- 
res , y fueros de primeros y 
Primados de todos los Obif- 
pos Comprovinciales. Ni tam- 
poco el Primado Africano 
firmaba como Primado de 
África, bailándole los fueros 
en que eftaba reconocido, co- 
mo Obifpode tal Iglefia, a la 
qual correfpondian los ho- 
nores. 

85 En Efpaña como no fe 
intitulaban Primados los Me- 
tropolitanos, tampoco lo ufa- 
ba el Toledano : pero la mif- 
ma excelencia , que le hacia 
fiípcrior a los Metropolita- 



nos , arguye el ícr primero: 
pudiendofe decir que tampo- 
co fue del todo peregrina la 
voz de Primado en tiempo de 
los Godos : pues la ufa Félix 
en el elogio que efcribio de 
San Julián : Poji fanóia mc^ 
moría Q¿iiricum idem egregins 
Julianus prafata Urbis eji 
unóius PRIAIATUj y aunque 
alguno la quiera contraher á 
concepto común de las Me- 
trópolis , fegun lo prevenido 
en el num.5. podra otro re- 
poner, que fignifica mas , por 
quanto en tiempo de Félix 
gozaba ya fu Iglefia de fupe- 
rioridad a otras Metrópolis: 
y al modo que por femejantes 
fueros damos al, Primado de 
Carthago mas rigor que á los 
Metropolitanos Africanos, 
aunque les fueíTe común la 
voz Primado ; afsi también íe 
puede contraher hablando de 
Toledo defpues del Concilio 
Xn. por la circunftancia de 
fus mayores fueros. Omitien- 
do pues el ufo de la voz , por 
no hacer filta ; bafta ver, por 
el Canon citado, que Toledo 
quedó con jurifdicion fobre 
di verfas Provincias por el De- 
recho de lasConfacraciones. 
86 Dirás , que tampoco 
bafta efto 5 por no havcr fido 
fuero peculiar del Toledanoj 
pues aun defpues del Concilio 

pot 



(De la Trimada de Toledo: 



^77 



podían los Metropolitanos 
hacer lasConfacjraciones por 
si , quando quiíieílen , como 
coníla por el mifmo Canon, 
quando añade : Salvo privile- 
gio tmiufcujufque Provincif. y 
íi á cada uno le queda falvo 
fu fuero , podrá hacer por si 
la Coníagracion quando qui- 
fiere. Refpondo , quelaim- 
munidad del privilegio de ca- 
da Provincia no fe puede en- 
tender en el fentido de la ínf- 
tancia , de modo que los Me- 
tropolitanos pudieíTen hacer 
por SI las ConfagracioneSjdef- 
de que cedieron al de Toledo 
aquel Derecho. La razón es, 
porque aquella inteligencia 
deftruye el fin del Canon, en 
•que intentaron los Padres cor- 
tar los daños de las prolon- 
gadas vacantes, por medio de 
que folo el Toledano confa- 
grafle por si, y hicieíTe las 
elecciones con el Rey. Si def- 
pues de efta concefsion intcn- 
taíTen ufar de los antiguos 
fueros , de informar al Rey 
fobre las elecciones , y apro- 
bar por si la Real nominación, 
quedarían los perjuicios anti-r 
guos en fu ser , con las mif- 
mas demoras j y no fue cfta la 
intención de los Padres : lue- 
go afsi como no podían , ni 
debian ejercitar el fuero de 
influir por si en las elecciones, 
Tomyí. 



proponiendo , ó aprobando»' 
fino por el Toledano ; tampo" 
co podían confagrar ya po^-' 
si : fin que efto perjudique a^ 
privilegio de cada Provincia, 
que intentan dejar falvo , co-- 
mo no le perjudica la cefsion 
del Derecho de que las Elec- 
ciones no fe hicieífen fin a- 
cuerdo delMetropolitanojpor-; 
que en el lance de conceder 
al Toledano las dos cofas po- 
nen la claufula de Salvo , ¿^r. 
luego afsi como efta fe veri- 
fica en lo uno , quando ya no 
pueden egercitarlo por si, del 
mifmo modo en lo otro. 

La razón de todo es,por-i 
que la excepción no perjudi- 
ca , quando defciende de la 
voluntad del que tenia el De- 
recho , como fucedió en eftc 
lance. Juntamente fe vé, que 
los Padres no intentaron man- 
tener lo que cedían , fino que 
por la tal concefsion no fe 
perjudicafle el privilegio de 
cada Metropolitano fobre fu 
Sufragáneo j por lo qual ex- 
preífiron , que los Confagra- 
dos por el Toledano debief- 
itn prefentarfe ante fus Gefes 
dentro de tres mefes. Efte 
fuero , y los demás que no fe 
oponen á la concefsion , es lo 
que fe entiende por la clau- 
fula Salvo privilegio uniu/cU" 
juf^ue Provintia ; pero no fe 
S i pue^ 



puede entender de modo que 
dcftruya lo concedido, 6 pii- 
-ve al Toledano de íu fupcrio- 
ridad : al modo que quando 
Urbano II. reftauro aquella 
Primacía , usó de la miüna 
claufula de que fe mantuvief- 
fcn /alvos los privilegios délos 
Metropolitanos yCQiwo verás en 
fu Rcfcripto, y en la Carta al 
Legado Rayixrio , imprcíla 
por Baluzio en el Apéndice 
de k;S Primados de Pedro de 
Marca, Documento VI. Lue- 
go afsi como efta exprefsiotí 
no difminiiye el fuero Prima- 
cial , tampqco perjudica en 
nueítro lance j pues en ambos 
fe entieiuie la immunidad de 
todos los demás privilegios 
ordinarios. Infierefe pues, que 
defde el Concilio XII. era ya 
tan proprio del Toledano el 
fuero de las Elecciones y Con- 
fagraciones en todas las Pro- 
vincias, que ninguna podia 
hacer fe fin fu acuerdo , en lo 
que li no excedía , convenia 
i:pn otros legitimos Primados. 

§. VL 
Otro honor de que el Toledano 
precedicjfe y prejidiejfe d todos 
los Metropolitanos de E/paria, 
Jin rejpeéio d mayor an- 
tigüedad. 
87 A Los cxpreflados 
x\, lucros fe juntó 



TrAt.6,T>¡JJertJL 

otro, de que por titulo precifo 
d^' tal Silla piecedielfe el Pre- 
lado . de Toledo á todos los 
Metropolitanos; lo que es ho- 
nor legitimo Piimacial ,- y 
uno de los que mueftran la 
primacía de una pri.ncra Silla 
dentro de íu Provincia ; vien- 
do que por tal Iglefia precede 
fu Prelado á los demás, hn ne- 
celsitar de mayor antigüedad 
de Ordenación. Hallando 
pues en el Toledano el mifmo 
honor fobrc Metropolitanos 
de diverfas Provincias, ofrece 
un nuevo fuero proprio de I05 
Primados. 

88 El iDodo con que ín.^ 
tenta perfuadirle el Defenfor 
moderno de la Primacía de 
Toledo , es defde, el Concilio, 
nono : defcartajidófe de los 
antecedentes > como que no 
le perjudican,- porque hl prin- 
cipio (dice) no eflaba bien for* 
mada la Igleíia, hallandofe los 
privilegios fin ufo , y aun 
ün noticia , como efcribe en 
la pag.285. Pero fi aquel /^r/'w-i 
cipio/áMKo hafta el Concilio 
nono , del año 655. muy lar- 
gos principios dá á la infancia 
de la Iglefia, teniei'idola como 
informe por efpacio de feif- 
cientos años : y.fi hada el ci- 
tado Concilio eílaban los pri- 
vilegios de la Primacía fin 
ufo , y aun fin noticia 5 no se 



{DelaTrimada de Toledo, 



^19 

Concilio VIL era ya Obifpo 
aquel Eugenio , y no lo eran 
los de Sevilla y Braga , que 
concurrieron al X. fino fus 
anteceíTores : y afsi por efte 
titulo no fe explica fuero de 
la Silla , fino de la Perfona. 
PaíTando mas adelante halla- 
mos que tampoco firve el 
Concilio XI. por haver fido 
Provincial •fin concurrencia 
de Metropolitanos. El XII. 
fue Nacional; pero aquí nos 
hallamos con un grave emba- 
razo , de que en la Edición 
antigua de Surio, feguida por 
Morales , Mariana , y otros, 
íe pone en primer lugar al de 
honor de legitimo Primado: Sevilla; con cuyo fundamento 
luego no haviendo concurrido clama el Autor moderno, que 
al Concilio IX. ningún Obif- efcribió contra Toledo , acu- 
po de primera Silla , no pue- lando a Loayfa, de que invir- 
dc deducirfe por él lo que fe tió aquel orden. El Defenfoc 
intenta ; porque mucho antes Toledano , que refpondió al 



yo , como funda Primacía en 
los Siglos antecedentes ; pues 
no podemos reconocer Pri- 
mado fin ufo de fus fueros. 

?^g El hecho es, que ni aun 
el Concilio nono es buen me- 
dio para probar precedencia 
Primacial, que exceda a la co- 
mún de los Metropolitanos. 
La razón es , porque aquel 
Conciho no fue Nacional , fi- 
no Provincial , con afsiftencia 
cafiíal de dos Obifpos Sufra- 
gáneos de la Tarraconeníe, 
lin que concurriíVe ni un folo 
Metropolitano , en cuya pre- 
cedencia por fuero de tal 
Iglefia es donde fe verifica el 



fe verificaba y a , que el Me- 
tropolitano antecediefle al 
que no lo era , aunque elSu- 
fraí^aneo fuefle masantiquo. 

Tampoco firve para el 
fin , el Concilio X. del año fi- 
guiente 656. porque aunque 
es verdad que en aquel fe 
hallaron los Metropolitanos 
de Sevilla y de Braga , pre- 
cediéndolos el Toledano Eu- 
genio: también nos confia que 
eratha» anticuo eñ Ordena- 



Memorial de Sevilla , recurre 
a cofas que no vio , (qualds 
eran los Quadernos de Con- 
cilios remitidos a Roma por 
'el Señor Quiroga , y Don Juan 
Bautifia Pérez) fin decirnos eí 
orden de Subícripciones que 
incluían ; y alegando los Con- 
cilios de Carranza , y de Ca- 
bafucio, en quienes no hay 
firmas de Obifpos, de que fo- 
lo es la duda : y folo trahe a 
fu favor las Ediciones pofte- 



cion^j 'poiJque en tiempo del riores á Loayfa ; pallando en 

'.; S4 blauT 



2,8 o EfpanaSdff'dda, 

blanco las de Mcrlin, Crabbe, 
y Surio , donde efta el ñinda- 
inento de la duda , y que por 
tanto no queremos dirsimu- 
larla. 

90 Efte punto no fe pue- 
de decidir por las Ediciones. 
Pero mirados los CodÍ2;os 
MSS. de la Real Bibliotheca 
del Efcorial , hay mas tefti- 
monios a flivor del Toledano: 
porque elEmilianenfejle tiene 
en primer lugar , en efta for- 
ma ijuliantís Regia Urbis Me- 
tropolitanus Epifcopus , (^c. 
En otros dos Códigos fe pone 
también primero el de Tole- 
do, y luego el de Sevilla '.Ju- 
Jianus indignus Urbis Regia 
Toletana Sedis Epifcopus , CT^f. 
En el Vigilano , y en otro pe- 
queño fubfcribe primero el 
Sevillano, con el mifmo nom- 
bre ác Julián : con que fegun 
cRos documentos tenemos un 
tcíligo mas á favor del Prela- 
do de Toledo : y añadiendo 
otros dos de los MSS. Gothi- 
cos que fe e;uardan en aquella 
Santa Iglelia , donde fe pone 
en fcí^undo luí;ar el de Sevi- 
lia, debe prevalecer el de To- 
.Icdo. 

' 91 Pucdefe añadir tam- 
bién otra no defpreciable re- 
flexión , de que fe debe fof- 
pechar haverfe mezclado, en 
í;íle punto ali^una equivoca- 



Trat.6. DifertAL 

clon , nacida á¿\ nombre de 
Julián que promifcuamcnte 
fe aplica , afsi al de Toledo, 
como al de Sevilla. Lo cierto 
es, que en elCatalogo antiguo 
de los Prelados Sevillanos no 
fe halla tal nombre ácjuljariy 
defpues Fugitivo , (que es el 
que firmó en el décimo Tole- 
dano) ni antes de Florejindo, 
Florentino , ó Florencio , que 
fubfcribio en el XUI. En efte 
intermedio fue el Concilio 
XII. de que vamos hablando: 
y entre Fugitivo y Florencio 
nos da el Catalago antiguo á 
Bracario , el qual ni fe lee en 
el Concio XII. ni en otro do- 
cumento que yo fepa. Su- 
pongamos , que Bracario fe 
llamó también Julián (pues 
no hay otro recurfo para fal- 
var la ferie del Catalogo y la 
de los Concilios) Supongamos 
juntamente , que el Catalago 
tiene vicio en la multiplica- 
ción de poner entre Antonio 
y Faujiino quatro nombres 
que no componen mas que 
dos Prelados. Noobftante ef- 
to no fe puede dudar , que en 
tiempo del Concilio XII. fe 
llamaba J/z/mw el Metropoli- 
tano de Toledo , fegun aque- 
llos Códigos: ni tampoco que 
el nombre de Julián aplicado 
por aquel tiempo al de Sevi- 
lla padeció una gravifsima 

cqui-. 



{De la Trimciáa de Toledo, 



2.81 



equivocación en los Manuf- 
critos por do!KÍe íe hizo la 
Edición antigua de Concilios, 
donde leemos á Julián Sevi- 
llano entre las firmas del Bra- 
carenfe III. del año 675. (íeis 
íiños antes del XII. de Tole- 
do) fiendo afsi , que no huvo 
tal Metropolitano de Sevilla 
en el Concilio de Braga 5 ni 
mas fundamento para ello, 
que el haverle llamado Leo- 
dicijio Julián el Bracareníe 
que gobernaba aquella Iglcfia 
•por entonces. 

92 A vifta de una tal 
equivocación es muy temible, 
que en los Códigos citados 
huvicíle padecido una fuerte 
femejante el nombre de Ju- 
lián en las firmas del Concilio 
XII. con motivo de fer nom- 
bre proprio del Toledano , y 
de andar vacilando por aquel 
tiempo otroFrelado deSevilla, 
mal intitulado Julián , y peor 
aplicado a tal Iglefia , en la 
firma del Concilio III. Braca- 
jenfc. Confirmafe todo efto 
con un egemplar notable , de 
que en el Código Emilianenfe 
firma en primer lugar el Ju- 
lián de Toledo , y no hay tal 
Subfcripcion de Obifpo de 
Sevilla, fíguiendofe en fegun- 
do luear Lhiha Bracarenfe. 
-Tenemos .pues egemplar MS. 
¿onde no haya tal nombre de 



Julián Sevillano : tenemos 
egemplares donde, aun quan- 
do le hay, precede el Toleda-; 
no : tenemos que en el Cata- 
logo antiguo no fe lee entre 
los Metropolitanos de Sevilla 
el nombre de Julián: tenemos 
que fe aplicó mal á uno de 
aquella Santa Iglefia en el 
Concilio III. Bracarenfe en 
las Ediciones anticuas : luesío 
ni eílas, ni los Códigos MSS. 
donde el nombre de Julián fe 
aplica en primer lugar al Se- 
villano , pueden decidir nada 
á fivor de tal Prelado , fiendo 
mas autorizable que fe mez- 
cló alguna equivocación, na-; 
cida del nombre del Toleda-; 
no , por algunos que le hicie- 
ron común al de Sevilla. 

93 En fuerza de efto fe 
infiere, que no debió quejarfe 
tanto el Autordel Memorial 
de Sevilla de lo que hizo 
Loayfa, ni argüir de alli Ma- 
riana, que acafo el Metropo- 
litano Sevillano no quiío ce- 
der al de Toledo nada de la 
dignidad, que egercitó en los 
Concilios figuientes , prece- 
diendo á todos por el Dere- 
cho de la autoridad que fe le 
defirió en eíle Synodo:Forí.i/^- 
Jís Hifpalenjis Toletano Pr<e- 
fuli de dignitate noluit quid-> 
quam concederé , cum in fub- 
fequentihus Conciliis primum 



2, Si E/p.inn Sagrada. 

Ínter Patrcs ToletAnus locum 
PRO JURE COXCESS,y£ 
AUCTORlTAtlS occuparit. 
lib.6 c.ip.i'j. Según lo dicho, 
ceña aquella congetuua , que 
va en ílipucrto no cierto de 
que precediefle el Sevillano: 
pero fe ve, que cftc Autor re- 
conoció bdverfe echado ahora 
el funiamento de la Primacía, 
no folo porque expreííamenre 
lo dijo afsi poco antes , fino 
por lo que añade , de que 
prefidió los Concilios figuien- 
tes por el Derecho de la au- 
toridad decretada en efte : y 
afsi parece que fi huviera vií- 
to los Códigos, que ponen en 
primer lugar al Toledano, no 
tuviera que retardar el eger- 
cicio que le da deípues , por 
titulo , no de antigüedad, fino 
del fuero aplicado á la Sede 
en efte Svnodo. 

94 Yo cr«o, que efedi va- 
mente empezó San Julián á 
egercitar en el Concilio XII. 
el honor de preceder á todos 
fin refpedo á mayor antigüe- 
dad : y íi logro autorizar elle 
concepto, moftrando que á lo 
menos es mas fundado que el 
opueilo , parece que no folo 
reciben nueva fuerza los Có- 
digos que le ponen prefidien- 
db , fitio que tendrá mayor 
apoyo el honor de que fe va 
tratando. 



Trat.ó.DiJprtJL 

95 Para efl) hemos de 
fuponcr , que tíxios los Me- 
rropoiitartos del (/)ncilio XIÍ. 
fe hallaban electos y confa- 
grados en el Rcynado de 
Vamba , como fe convence á 
vifta de c]ue el menos antiguo 
(que era Ellevan de Mcridí) 
fe hallaba prelidiendo en fu 
Iglefia en tiempo de aquel 
Rey, fcgun leemos en el titu- 
lo 4. de elle Synodo : y fi el 
menos antiguo perteneció al 
Rey nado de Vamba , no pue- 
den reducirle al figuiente de 
Erviííio los mas antiguos, co- 
mo es indubitable. También 
debe fuponerfe, que el menos 
antiguo Emeritenfe no folo fe 
hallaba confagrado en tiem- 
po de Vamba, fino que alcan- 
zó fu Reynado por algún 
tiempo ; conftando por elle 
Concilio , que el Rey le mo- 
vió á erigir una nueva Silla, 
en fitio donde nunca la havia 
havido, cfto es, en un Lugar- 
cilio llamado Jquis , donde 
havia un Monaftcrio , y dorí- 
dc defcanfaba el Venerable 
Cuerpo de San Pimenio, Con- 
feñbr. De hecho el Rey logró 
fu defeo, y el Emeritenfe con- 
fagró por Obifpo del referido 
Monafterio á un Sacerdote, 
llamado Cuniuldo, el qual go- 
bernó aquella Iglefia , no co- 
mo Abad , fino como Obil'po, 

haf- 



íDe la Trinictda de To!e¿h^ 



283 



halla que luego el Concilio 
XII. lo anuló. Todo efto no 
pudo efectuarle Im algún el- 
pacio de tiempo : pues prime- 
ramente debio' el Rey mani- 
fellar al Metropolitano Tu in- 
tención , fobre , levantar el 
nuevo Obifpado : y lograda 
Ja condefcendenciadel Prela- 
do , necefsitaron tratar de la 
dotación , y elegir íligeto, 
que fuefle de la aprobación 
de los Obifpos á cuya Provin- 
cia tocaba : lo que precifa- 
mente pide muchas idas y ve- 
nidas : y aun ajuftado todo 
efto,reíla conyocara losCon- 
fagranres > que havian de fer 
el Pacenfe , el de Coria , ó 



confagracion del Eleclo, aña- 
des la fupoíicion de que antes 
de eílo era ya Eílevan Me- 
tropolitano de Mérida , creo 
te períuadirás a que no es 
mucha antelación el decir, 
que el Emeritenfc fue conía- 
grado nueve nicles antes de 
acabarfe el Reynado de Vam- 
ba, y que en aquel efpaciojno 
Tolo pudo ícr enfalzado á la 
Metrópoli , fino que pudo ef- 
tablecer nueva Silla, y confa- 
grar á otro con todas las dili-^ 
gencias previas referidas. 

Dado efto fe infiere, que 
San Julián no era mas anti- 
guo; pues folo alcanzo á Vam- 
ba en ocho metes y medio. 



Ebora; pues íi recurres a otros cuyo efpacío parece fe neceí- 
mas diñantes , tendrás que íita para admitir praclicamen- 



gaílarmas tiempo : perQ aun 
infiíliendo en eítos mas cer- 
canos , Te necefsita efpacio» 
para que deíocupados de los 
negocios de fus Iglefias , fe 
congreguen en el íitio defíi- 
nado , y convengan en el dia 
apto para todos. Hizofe en 
ñn la función ante^ que re- 
nunciaíTe Vamba , efto es, an- 
tes del i4.de Oftubre del año 
680. pues confta por el Con- 
cilio , que fe havia efectuado 
todo lo referido , durante 
aquel Reynado : con que íi ai 
tiempo neceflkrio para la 
erección de nueva Silla , y 



te la confagracion delEmeri- 
tenfe , y que hiciefle lo refe- 
rido. No obílante por • fer 
pofsible que todo aquello fe 
efectuafle en menos tiempo, 
te quiero conceder, quefuef- 
fe afsi , y que efectivamente 
pudiefíe el de Mérida fer con- 
sagrado defpues de S. Julián, 
de modo que ei Santo flieíle 
mas antigtio ,. como declarar 
el orden de las firmas r y aurj; 
añado > que íi yo viera a Sai> 
Julián firmando en penúltimo 
lugar , con antelación a íolo 
el Emeritenfe , na iníiíliria 
en el argumento propuello,- 

por' 



284 Efparía Sagrada . 

pDü fcr pofsible metaphyfica- 
incntc la practica de lo refe- 
rido, no obftante que el de 
Mérida fiiefle menos antiguo 
que San Julián. Pero lo que 
mas urge, es ver que el Santo 
no folo precede al Emeriten- 
le , fino á otro mas antiguo, 
que era el de Braga; y aun fe- 
gun los Códigos citados pre- 
cedió al de Sevilla , que era 
mas antiguo que los dos : y 
aqui entra mi reparo , íbbre 
que San Julián no firmo en 
cftc Synodo por fuero áz an- 
tigüedad perfonal : pues el 
corto efpacio de ocho mefes 
y medio en que precifamente 
alcanzó al Reynado de Vam- 
ba , no baila para decir , que 
precedió á tantos Metropoli- 
tanos por titulo de antigüe- 
dad de Ordenación , contlan- 
do que aun el menos antiguo 
fixe confagrado en tiempo de 
aquel Rey , con taiua antici- 
pación á fu renuncia , qual fe 
necefsita para verificar las 
acciones referidas , las quales 
íi no llenan el efpacio de los 
ocho mefes y medio , le ocu- 
pan tanto, que no queda lugar 
para que el Toledano adqui- 
rielTe precedencia no folo íb- 
bre el Emeritenfe , fino fobre 
otro, íi otros, mas antiguos, fi 
huviera de firmar por orden 
precifq de; antigüedad perfo-: 



nal : y afsi digo , que aunque 
pudiera aquel pequeño efpa- 
cio darle mas antigüedad 
que la del Emeritenlc(no obf- 
tante que en cfte hallamos 
cofas que parece necefsitan 
los ocho mefes y nicdio) con 
todocffo el ver que no folo 
precede al de Merida , fino á 
otro mas antiguo que elle, y 
aun a otro que precedió á los 
dos , fe hace mas verofimil, 
que firmó fin refpccto a ma- 
yor antigüedad , por no fer 
prácticamente pcrfuafible, 
que quien era tan moderno al 
tiempo de la renuncia de 
Vamba , los precedieÜe á to- 
dos en fuerza de mayor anti- 
güedad. 

Añadefe , que el firmar 
San Julián con tanta antela- 
ción , file en un lance, en que 
los Padres havian cle\'ado á lli 
Silla aunas prerrogativas lii- 
periores alas demás Iglefias: 
y los que enfiílzan la So-dCy 
precifamente honran a fu Pre- 
lado. Pues fi la Silla de Tole- 
do precedia ya en honores á 
las demás Iglefias ; por que 
razón no ha de preceder a to- 
dos fu Prelado? Luego el ver 
que firma en primer lugar, 
fiendo tan moderno , y que 
cito fue quando fu Iglcfia aca- 
ba de fer en (alzada fobre las 
demás de cítos Rcynos, muc- 

yc 



S)e la Trlmaaa de Toledo, 



iS$ 



Ve á decir que prefidió , no 
por mayor antigüedad de 



Ordenación , fino por privile- 
gio proprio de fu Silla. 

p5 Confirmaíe todo efto 
jpor el egemplar del fuceíTor 
ád Santo , llamado Félix : el 



con rigor Efcolaftlco de futi- 
leza y formalidades metaphy- 
íicas , debe preponderar : y 
afsi para manifeftar fu fuerza, 
conviene ver lo que fe puede 
refponder , proponiendo la 
folucion con mas viveza de 



^qual aunque era Metrópoli- lo publicado hafta hoy. Dirás 



taño menos antiguo que los 
'demás , con todo eífo preíidió 
el Concilio XVI. Y como en- 
tre el Concilio XII. y el XVI. 
no adquirió Toledo nuevo 
honor, fe infiere, que afsi co- 
mo Félix precedió á todos 
por fuero de fu Sede, del mif- 
mo modo los prendió San Ju- 
lián. Que Félix tuvo el primer 
lugar en el Concilio XVI. es 
conftante en los Codigos,im- 
preflbs y MSS. Que era Me- 
tropolitano menos antiguo 
que el de Sevilla y Mcrida, 
(que firmaron en íegundo y 
en tercer lugar) fe convence 
por el hecho de que eílos af- 
íifi:ieron al Concilio XV. pre- 
cedente , en que todavía no 
era Félix Metropolitano : lue- 
go el precederlos en el Con- 
cilio figuiente no fue por fer 
Metropolitano mas antiguo, 
fino por fuero de la Silla de 
Toledo , en que ya no fe mi- 
raba á la antigüedad de Or- 
denación. 

Efte fundamento es tan 
jirgente , que aunque fe mire 



pues, que Félix era menos an- 
tiguo en razón de Metropo- 
litano , mas no en razón de 
Obifpo : porque fi lo fue an- 
tes en otra Iglefia , le ferviria 
la antigüedad de fu confagra- 
cion, para preceder á los Me- 
tropolitanos menos antiguos 
que el , como fe verifica di- 
ciendo , que fue Obifpo de 
Iria , en cuya Iglefia leemos 
el mifmo nombre de Félix 
defde el Concilio XII. en que 
no eran Obifpos los Metro- 
politanos del Synodo XVI. y 
afsi trasladado el Félix de. 
Iria á Sevilla , y luego a Tole- 
do , firmarla en primer lugar 
por fer Metropolitano mas 
antiguo en confagracion , ya 
que no en el honor de Me- 
tropolitano. 

Efia es la única folucion,^ 
que fe puede alegar ; pero • 
como va fundada en el preciíb 
concepto del nombre de Fé- 
lix , no debe prevalecer , fa- 
biendofe que en diílintas per- 
fonas fuele haver un mifmo 
nombre , en efpecial quando 

no 



z2 6 E/pana Sa¿raila.Trat.6 .í)ijjcrt 11. 



no es de los mas irregulares, 
como no lo era el de Félix, 
pues en el Concilio XII. ve- 
mos, que fe llamaba Félix el 
Obifpode Dénia: en el XV". 
y en el XVI. fe lee el mifmo 
nombre en los Obifpos de 
Iria, y de Porto ; en un Arci- 
preíle de Toledo; y en el Me- 
tropolitano de Sevilla : luego 
la conveniencia de la voz , no 
prueba identidad en las per- 
íonas. Ni añide nueva fuerza 
el decir , que quando fe oye 
Pelix Hiípalenfe ( que luego 
pafso a Toledo) celfa el Félix 
de Iria. No añade, digo, por- 
que lo mifmo fucede en los 
demás : pues quando fuena 
Félix Portuenfe , no fe ove 
mas el de Iria: y al nombrar- 
fe el de Sevilla , no fe men- 
ciona el Félix Arciprefte: lue- 
go por el argumento de la 
voz , no fe prueba que el 
Irienfe fueíTe trasladado a Se- 
villa , y no á Porto : ni que el 
Hifpalenfe no fuelTe el que 
era antes Arciprefte ; pues 
igualmente ceíTa el dictado 
de uno, quando fe oye el del 
otro. 

Añadefe , que ni la Iglefia 
ídc Iria, ni la de Sevilla , tie- 
nen tradición, ni monumento, 
de femejante traslación de 
Félix ; como fe ve , por la 
Icieafc , en fu Chronicon , y 



en la Hiftoria Compoftclana: 
y por la de Sevilla, en Don 
Pablo de Efpinofa , Sevilla- 
no , que ninguno mencionó 
tal efpecie , aunque hablaron 
de Félix : y Don Nicolás An- 
tonio , que la cito , no quifo 
aílentir á ella , por falta de 
fundamento : pues aunque fe 
lee aquel nombre en un Obif- 
po de Iria, refolvió que debia 
dar mas pruebas el que buf- 
caíTe crédito : Hunc tanien Fe- 
lícem Irienfem Hifpalenjibus 
inde maBum infulis , ut ere- 
damus , aliis tejlimoniis per- 
vincendum eft. lib.^. Bibl. vet. 
num.^ii. Luego no haviendo 
adoptado tal cofa ninguna 
Igleíia , y íicndo in fuficiente 
la alufion del nombre , no 
puede calificarfe fin mas 
pruebas : pues de otra fuerte 
llenarias de traslaciones de 
Obifpos las Iglefias antiguas, 
fi bailara el argumento cita- 
do, de la voz , diciendo v. g. 
que el Eugenio Toledano del 
Concilio V. fue antes Egaren- 
fe , por leer fe el mifmo nom- 
bre en aquella Iglefia, quando 
fe celebró el Concilio quar- 
to , y ceílar el Eugenio de 
Egara , al fonar el de Toledo: 
y afsi de otros: lo que no folo 
es infuficientc,fino que tiene 
contra si al rigor de los Ca- 
ñones anticuos. 

'' De 



{De la Trimaaa de Toledo. 



2,5^ 



97 De aqni fe toma otro 
argumento , fobre que el Fé- 
lix de Iria no fue trasladado á 
Sevilla , y defpues á Toledo: 
porque el ponto de Trasla- 
ciones fe debe reftringir 
quanto fe pueda , por los mu- 
chos Cañones antiguos que 
las prohibian , como fe reco- 
piló en el índice de los reco- 
nocidos en Efpana , lib.i.tit. 
58. en cuya conformidad fo- 
lo debemos admitir entre los 
Antiguos las que manifieften 
publica utilidad autorizada? 
6 contenernos á las precifas 
que conften por algún docu- 
mento irrefragable : para lo 
qual conviene recopilar las 
innegables entre nueftros 
Prelados , omitiendo la pri- 
mera (intentada en el Siglo 
iV.) por haver fido anulada 
por el Papa San Hilario , no 
tanto por titulo de Trasla- 
ción , quando por incluir he- 
rencia de un Obifpo a otro 
en la Scáo. de Barcelona. 

98 San Martin Dumienfc 
pafsó á Braga defde la Silla de 
Dume : pero efto no íolo 
confta por San líidoro , y por 
los Concilios Bracarenfes, fi- 
no que manifíefta notoria uti- 
lidad : pues Tiendo el reftau- 
rador de la Difciplina Ecle- 
íiartica en Galicia , y como 
Apoftol de aquella tierra. 



quie'n havia de prefidir en la 
Metrópoli a vifta de los mé- 
ritos del Santo? Vacando 
pues aquella Iglefia en fus 
dias, y no ficndo Prelado mas 
que de un Monafterio , cla- 
maba la publica utilidad por' 
la perfona de un Varón tan 
fanto y tan doílo. Lo mifma 
fe verificó defpues en San 
Fruduofo , Obifpo del mifmo 
Monafterio Dumienfe ; eleva-' 
do por los Padres del Conci- 
lio X. a la Sede Bracarenfe (de 
que depuíieron a Potamio) 
no folo por lo que fobrefalian 
los méritos de San Fruduofo, 
fino por la efpecial razón de 
la Silla Dumienfe , que no te- 
nia mas feligresía, que el Mo- 
nafterio , y la familia de los 
Siervos ; por lo qual puefto ' 
lu Prelado en Braga gober- 
naba commodamente el Mo- 
nafterio , fin que fueífe necef- 
fario poner nuevo Obifpo en 
Dume , mientras vivia el af- 
cendidojcomo fe vio en tiem- 
po de los dos referidos, que 
mantuvieron la dignidad Du- 
mienfe, fin que íe lea alli otro.' 
Obifpo en todo el tiempo que ' 
San Martin , y San Fruduofo 
tuvieron la de Braga. Y afsi 
en las Traslaciones de Dume 
á Braga huvo fobre la utili- ' 
dad de las perfonas , la cir- • 
cunftancia particular ácl Mo- 

nafr 



2 8 8 E/pana Sagrada, 

haftcrio Dumienfe , que no 
admire paridad , ni puede 
fervir de egemplar para otras 
partes , pues no Tolo eí1:aba 
dentro de la Diecefi Braca- 
reníe , fino que por fu cerca- 
tiia era como un Arrabal de 
la Ciudad , cuyas ruinas fe 
dcfcubren detrás de los Mu- 
ros de Braga vieja , como re- 
fiere y fe explica mi Gerony- 
mo Román en la Hiftoria iné- 
dita de aquella Santa Iglefia, 
que tengo manufcrita, copia- 
da del original , que los Pa- 
dres de nueftro Colegio de 
Coimbra fe fir vieron comu- 
nicarme por medio del P. M. 
Fr, Manuel de la Cruz , men- 
cionado en el Prologo del 
Tomo 4. A viíla de ello , y 
que aquel Monafterio no te- 
nia mas Diecefi que los Mon- 
ges y la familia de los Siervos, 
no firve de egemplar para 
otras Traslaciones , pues no 
havia que divorciarfe de la 
primera Efpofa, ni tcnian que 
falir del terreno de la Diecefi 
en que eftaban , quando pre- 
cifamcnte paíTaban á la Ciu- 
dad de Braga : confiriendo 
todo efto en la cfpecial cir- 
cunftancia de que folo por 
honor de San Martin fe con- 
cedió al Monallerio , que fu 
Abad fe confagraíle Obiípo. 
99 Excluidos cftos dos fu- 



Trat.é.Difert.IL 

ceíTos de razón de verdadera 
Traslación , en el fentido en 
que fe entienden las demás, 
no quedan mas que las efec- 
tuadas en el Concilio XVI. 
donde depuefto el Metropo- 
litano de Toledo , colocaron 
en fu lugar al de Sevilla, traf- 
ladando á efta al de Braga , y 
elevando á Brag a al de Por- 
to. Eftas fon las únicas legi- 
timas Traslaciones que nos 
conftan , hechas todas á Me- 
trópolis , en lance de publica 
utilidad, como fe infiere por 
haverlas efectuado un Conci- 
lio Nacional , y de unos Pa- 
dres tan zelofos del Canon, 
qual mueftra el hecho de no 
hallaríe en Efpaña otro egem- 
plar: y viendo que folo ahora 
lo pradican , es feñal que tu- 
vieron gravifsimoinduclivodc 
publica utilidad. Ella fe rraf- 
luce en el mifmo face lio del 
Toledano depuefto , y por los 
Concilios de aquel tiempo; 
donde vemos que prevalecía 
la infidelidad á los Reyes, 
confpirando contra fus vidas 
no folo los Seglares , fino aun 
los Eclefiafticos, como refiere 
el mifmo Concilio XVI. tit.9. 
£y? enim quorumdam Sacula- 
rium , O" {quod pejus ejí) Sa- 
cerdotum , improbanda fatis 
objlinatio , O'c, y de hecho 
fue depuefto Sisberto Metro- 

po. 



íDe la T rimada de Toledo, 



aSp 



politano de Toledo, poi* cri- 
men de leía Mageítad. Vien- 
do pues los Padres el riefgo 
que amenazaba al Rey no y á 
la Igleíia una tan delicada 
coyuntura , conocieron fer 
de publica utilidad el poner 
en las Ciudades Matrices unas 
perfonas de fidelidad y pru- 
dencia conocida , quales juz- 
garon a los Prelados referi- 
dos , por lo que en tan grave 
lance recurrieron á Trasla- 
ciones , autorizadas con la 
necefsidad de la particular 
conílitucion. 

Pero demos á Cayetano 
Cenni (tom.2.pag.i58.) que 
no huvieíle ninguna necefsi- 
dad , para remover al de Bra- 
ga , y al de Porto. Efto aun- 
que parece temerario (pues 
no folo no hay fundamento 
para ello, fino que lo con- 
trario fe vé calificado por un 
Synodo Nacional, y por tan- 
to fupone grave indudivo 
para el hecho) dado en fin, 
que hoy no fepamos la utili- 
dad que les movió 5 con todo 
cíTo debemos admitir las re- 
feridas Traslaciones , por ha- 
llarfe autorizadas en un irre- 
fragable documento , qual es 
el Concilio XVI. De aqui ar- 
guyo, fobre que no debe afir- 
marfe la traslación del Obif- 
po h-ienfe a Sevilla (a cuyo 
Tom.VI, 



fin fe antepufo lo expuefto) 
no folo por no havcr veíligio 
de utilidad , fino porque no 
teniendo teftimonio ninguno 
en fu favor, milita contra ella 
el rigor de los Cañones anti- 
guos, y la pradica de los Go- 
dos : pues no tenemos egem- 
plar de que antes del Conci- 
lio XVí. hicicflen ninguna ri- 
gurofa traslación : y la del 
Irienfe debió preceder al 
Concilio , pues antes de él, 
fe hallaba Félix en Sevilla: 
luego fi pafsó alli defde Iria, 
fue eíle afccnfo anticipado 
al citado Concilio, y antes de 
manifeftarfe la confpiraciotí 
y traycion de Sisberto : lo 
que hace que no fe deícubra 
utilidad en femejan^e trasla- 
ción , pues la de lasfiguien- 
tes fe fundó en la necefsidad 
de remediar los daños que 
defpues ocurrieron. Demos 
en fin , que finjas la utilidad 
que no puedes probar ; aqui 
te eftrcchará el Toledano,pi- 
diendo teftimonio en que te 
fundes : pues fi aun las trasla-» 
cior.cs hechas defpues de pu- 
blicada la confpiracion , no 
fueran admit"das , a no conf- 
iar en un texto irrefragable? 
cómo podrá afirmarfe la an- 
terior , no hiftouiada por nin- 
guH antiguo? Aun las que fe 
hallan expreííadas en el Con- 
T ti- 



2 po F/pam S llorada, Tr.it. 6. T)ijJcYt.íí, 

cllioXVI. tienen quien lasnio- que no prueba , fino que fu- 
tcge , de opueftas á los Cano- pone, U traslación : y contra 
ncs en lance que no fupone aquel intento milita la praC' 
necefsidad (cerno las culpa tica del rigor de los Cañones, 
Cenni ) pues que diremos de que eflá en fu fuerza y vigor, 
una, que no 'ío lo no tiene a mientras no alegues texto 
fu favor ningún Concilio, pe- irrefi-agable que pruebe la 
ro ni teftimoTiío de i.n Ínfimo exc-cpcion : lo que no íucede 
Eícritor? Diremos, que te- en el hecho referido: pues 
niendo contra si a los Cano- el modo en que le entiende 
nes antiguos , a la pradica de la inftancia , es opueíto al ri- 
rucftra Iglcfia en todo el gor de los Cañones , y a la 
tiempo anterior al Concilio practica antigun,en que nohu- 
XVI. y al filcncio de los Au- vo excepcionjluego no es bue- 
tores , no puede fer admiti- na inteligencia , quando aun 
da. el mifmo Canon clama contra 
loo Mas figuiendo la idea ella. AI contrario , el que re- 
de adelgazar el argumento duce la prefidencia del Prela- 
y las ihftancias fegun todo do de Toledo afuero de fu 
rigor , podrá alguno refpon- Sede , no folo fe libra de la 
der , que fobre la identidad anguftia de introducir una 
del nombre entre el Félix traslación quena confia, y 
Irienfe y el de Sevilla , hay no folo deja en fu fuerza á 
el hecho de verle prefidiendo los Cañones que la prohibían, 
el Concilio í lo que fegun la íino que va conforme con el 
pradica de aquel tiempo pe- Canon 6. del Concilio XII. 
dia mayor antigüedad de luego ella inteligencia es la 
configracion , y cfta no pue- antepoi-¡ible. Y por tanto fe 
de fal\ arfe , fi no le fupone- deshace la inílancia , negan- 
mos prendiendo antes en do , que al tiempo de celc- 
otra Iglefia , que debió de fer brar el Concilio XVI. fe aten- 
la de Iria, por no Icerfe aquel dieíle ya á la practica primi- 
nombre mas que en efta en tiva de que prefidielle el mas 
los Concilios immediatos al antiguo. Efto no fue afsi , ni 
XVI. parece que fe puede probar 
Eñe es el único recurfo el q..c perrcvcraflc : porque 
que fe puede alegar : mas no como aquel fuero peitencce 
parece bailante folucionj por- á Difciplina Eclcfiaílica , no 

es 



(De la Trlmacia de Toledo, 



z^i 



es precifo que fea invariable; 
antes bien flibemos que fe 
alteró , empezando á fubícri- 
bir los Prelados en Synodos 
Nacionales , íin refpeílo á 
Metrópolis , y paflando ó.t(- 
pues á que el Metropolitano 
precedieíTe al que no lo era, 
aunque el Sufragáneo tuvieífe 
mayor antigüedad : y afsi 
confta no fer invariable el 
fuero de preceder : y no lo 
fiendo, es mz\ modo de ar- 
güir , el querer probar lo que 
pafsó en el Concilio XVI. 
por paridad de lo que fe ufa- 
ba en el tercero , y décimo: 
porque en el tiempo inter- 
medio huvo la novedad , de 
difponer el gobierno de otra 
fuerte : y afsi como por el 
ufo de que en tiempo del 
Concilio X. coníagrafle cada 
Metropolitano a íus Sufraga- 
neos , no fe arguye lo mifmo 
en tiempo del Concilio XVI. 
tampoco firve aquel medio, 
para argüir precedencias,por- 
que fe altero defde el Conci- 
lio XII. en que concedido á la 
Sede de Toledo el fuero de 
confagrar Obifpos de diver- 
fas Provincias, quedó elevada 
á unos honores fuperiores á 
los demás Metropolitanos 
(pues nunca pudo ningún otro 
confagrar al Obifpo de Pro- 
vincia agena ) y por tanto 



elevada la Sede, precifamente 
fe enfalzó el que fe fienta 
en ella. Negando pues (por 
la do¿trina dada) que en tiem- 
po del Concilio XVI. fe aten- 
dieíTe ya a las practicas primi- 
tivas , ceíTa toda la inílancia, 
y recibe nueva fuerza el prin- 
cipal argumento, pues fe nie- 
ga aquello, fundándolo en el 
Concilio XII. y en que Félix 
era Metropolitano menos an- 
tiguo , como lo era en reali- 
dad , fin que contra efto fe 
alegue cofa anteponible. 

loi Pero aun reíta otra 
notable reflexión en prueba 
de que Félix prefidió el Con- 
cilio XVI. por titulo precifo 
del honor de la Iglefia de To- 
ledo.Fundafe efte reparo en el 
mifmo Concilio í/í. 12. donde 
fe expreíla , que no convenia 
empezar el Concilio, fin po- 
ner primero quien prefidiefle 
en la Cathcdra de Toledo en 
lugar del que havian depuef- 
to : Non congruit , nos prius 
Concilium incboare , niji... in 
loco ejus alius fuerit Jubroga- 
tuSf Toletana Seáis Catbedram 
retenttirus. De aqui fe infiere, 
que el Toledano era el que 
debia empezar y prefidir el 
Synodo , por el precifo con- 
cepto de ferMetropoIiíano de 
Toledo, atendiendo a los ho- 
nores de la Sede, y no á la ca- 
T2 li- 



z 9 z E/pcíTÍa S¿í^r¿tcU. 

lid.ui de Li pei-fona. La razón 
es , porque fi no le toca á el 
dar principio al Concilio, a 
que fin fe contienen de em- 
pezar , antes de proveher 
aquella Silla? Para aumentar 
los votos no fe necefsitó la 
proviíion; pues hecha fe que- 
daron los precifos que havia, 
quando eftaba vacante, por 
caufa de haver pueíto en To- 
ledo al Sevillano , en Sevilla 
al de Braga , y en efta al de 
porto , que mantuvo las dos: 
y afüi no fe aumentaron los 
Vocales. Tampoco fe necef- 
fitó dar Prelado a Toledo, 
con fin de llenar el numero 
de los Metropolitanos: lo i. 
porque aun afsi faltó uno (que 
era el de Narbona) lo 2. por- 
que nunca fe necefsitaron to- 
dos los Metropolitanos, ha- 
viendofe tenido algunos Con- 
cilios con folo quatro,y otros 
con tres. Ni debió precifar,el 
que fe tuvieñe el Concilio en 
la mifma I"lefia de Toledo; 
porque havicndo Metropoli- 
tano que prefidia a 58. Prela- 
dos, que falta hace el de To- 
ledo? Por ventura no puede 
el Metropolitano congregar 
Concilio en Ciudad de Silla 
vacante, y aun donde no ha- 
va Sede? Si alc^una vez le de- 
bicra difsimular la falta del 
Pbifpo del litio donde fe tie- 



Trat.ó.'Dlfert.Il 

ne el Synodo , nunca mejor 
que en el lance del Concilio 
XVI. pues como acababan de 
deponer al Prelado de Tole- 
do , tenian buena refpueíla 
para profeguir fin el , aun en 
cafo que imagines congruen- 
cia en que haya Obifpo en el 
íltio del Synodo.Viendo pues, 
que no folo no fe atreven á 
celebrarle , careciendo Tole- 
do de Prelado , fino que ex- 
preffan no convenir en-rpezar 
el Concilio fin poner quiei\ 
ocupe aquella Silla, es feñal, 
que a eíle le correfpondia el 
influjo en el principio del Sy- 
nodo , lo que es fer Prcfiden- 
te. De hecho el que pufieron 
prefidió, fiendo Metropolita-» 
no m.enos antiguo; porque los 
Padres no anduvieron íolici- 
tos fobre que en Toledo fal- 
taba Obifpo de mayor anti- 
güedad , fino en que carecía 
de Prelado : y afsi folo cui- 
daron de los Privilegios déla 
Sede. 

102 Contra efto no hace 
fuerza lo que opufo el Autor 
del Memorial de Sevilla , di- 
ciendo , que al mifmo tiempo 
proveyeron los Padres las Si- 
llas de Sevilla, y de Braga, que 
vacaron por el afcenfo de Fé- 
lix ; y con todo eflb (dice) no 
los elevó a Primados aquella 
anticipada provifion. Á efto 

rcf- 



5)í la Trimada de Toleáo. 



^9S 



?erpondIó bien el Autor de la 
Defenfa de Toledo , que el 
Concilio nunca íignificó nc- 
cefsitarfe la prefenciadel Se- 
villano , ó Bracarenfe , pa- 
ra empezar el Synodo , co- 
mo lo dijo hablando del Pre- 
lado de Toledo : y afsi á Tolo 
efte ítivorece el argumento. 
Iníta mas el Sevillano : que 
pues los Padres tuvieron au- 
toridad para deponer á Sif- 
berto , es feñal que no necef- 
íitaban del Prelado de Tole- 
do. Pero efto parece que es 
¡nftar contra el miímo 
Concilio j culpándole de que 
digeíTe lo que dijo : porque 
íi tiene autoridad para depo- 
ner al Toledano j á qué fin 
dice necefsitarle para empe- 
zar el Synodo? El cafo es, que 
uno, y otro fe compone bien: 
porque los miembros unidos 
tienen autoridad para nom- 
brar cabeza; para declarar la 
legitima en el Janee de duda; 
y para deponerla en el preve- 
nido por la Ley : mas no rie- 
ren autoridad para proceder 
fin cabeza eñ las deliberacio- 
nes ordinarias , como explicó 
bien el Defenfor de Toledo 
en la paridad de los Concilios 
Generales, que pueden decla- 
rar la cabeza legitima de la 
Iglefia , quando hay cifma , ó 
deponerla , en el fentido y 
Tom.FI. 



circunftancias de que trataní 
los Theologos ; mas no para 
perfeverar , y profeguir fin 
cabeza en las deliberaciones 
ordinarias. A eíle modo la 
Iglefia particular de Efpaña 
congregada en un cuerpo te- 
nia autoridad por los Caño- 
nes , para deponer al que las 
Leyes mandan : mas no para 
profeguir en fus Sefsiones fin 
Prefidenre , que fueíTe como 
Cabeza de aquel cuerpo : lo 
que fe debía hacer , ó bien 
reconociendo al que era mas 
antiguo , fegun la primitiva 
difciplina, ó poniendo Pre- 
lado en la Silla , que tuvief- 
fen reconocida por primera. 
Efto ultimo es lo que fe veri- 
ficaba en Efpaña acerca de 
Toledo defdc el Concilio 
XII. lo primero es lo que ufa- 
ba África; pues quando havia 
alguna duda fobre el Gefe, fe 
empezaba el Concilio exami- 
nando a quien correfpondia 
fer Primado , como expreíTa 
N. P. S. Auguftin en la Epift.' 
59. (a 1.2 1 7.) Qui mítxime ai 
Concilium venire debiiit , ut de 
ipfo primatus ordine coram 
omnium Numldarum Epifcopis 
Ecclejiarum primitus ageretur, 
Al modo pues que en África 
empezaba el Concilio , reco- 
nociendo al que debia fer te- 
nido por Primado en fu Pro-. 



2 94' E/pci7Ía Sagrada. Trat,6,T>ijfert,lí, 



vincia, y no profcguian fin él 
en las Sefsiones ordinarias; 
afsi también en Efpaña qnan- 
do ya no era dcfultorio el ho- 
nor de prefidir los Synodos, 
empezaron los Padres por la 
acción de poner Prefidentc 
en la Sede de Toledo ; lo que 
es íeñal de que le reconocían 
por cabeza. Veafc el cap.iS. 
del Concilio i6. n. 5. donde 
explicamos el motivo de que 
haviendo fido efta acción 
preliminar del Concilio , íe 
pufiefle al fin, en el tit. 1 2. 
103 Otro argumento 
hace comunmente para 
Primacía de Toledo , por el 
precifo titulo de que Félix 
paflaíTe de Sevilla á Toledo. 



fe 
la 



por extraordinarias circunf-- 
tancias fe haíza tranfito de ma- 
yor á menor Iglena : pero efto 
íiendo cofa notablemente ir- 
regular , no puede fervir de 
regla para lo común , ni apli- 
carfe a un fucefib donde no 
confte la inferioridad. En el 
lance de la traslación de Félix 
defde Sevilla a Toledo, no fe 
puede decir que pafsó de ma- 
yor á menor > pues la Ciudad 
por fer Corte, y la Iglefia por 
¡US honores , era (á lo menos 
defde el Concilio XII.) mas 
excelente que Sevilla : y afsi 
las circunftancias pueden ca- 
lificar que la traslación in-» 
cluyó afcenfo, pues no íe de- 
be confiderar el hecho efpe- 



Es cierto , que fcgun propufo culativamente por si folo , fí- . 
en el Canon primero del Con- no contrahido al todo de lo 
cilio Sardicenfe,Ofio, Obifpo que fe ha expueílo. 



de Córdoba , no intentan los 
Prelados paíTar de una Iglcfia 
mayor á otra menor , fino af- 
cender : por lo que infería 
Ofio , que les movia la ava- 
rkia y ambición : NuUus enim 
Epijcopus adhuc invenir} po- 
tuit , qui d rrjaiori Civitate in 
minorem tranjire Jiudtterit: 



104 Al fuero de prefidir 
los Synodos correfpondia el 
de convocarlos , que es otra 
formalidad de las primeras 
Sillas, explicada en el Conci- 
lio fcgundü de Toledo, donde 
fe defiere la convocación al 
milmo que fe hallaba prefi- 
dicndo clSynodo. Efie fuero 



unde conjiat , eoi ardenti piura no es tan proprio de los Prc- 

habendi cupiditate fucccndi^O' lados, que no pueda convenir 

rnagís arrogantia fervire , ut también en algún modo a los 

viúeantur wa]orem habere po- Principes civiles: pues va vi- 

tejiatem. También puede ha- mos en la pag. 18. que defde 

ycr lance particular , cn-ique el Concilio tercero de Tole- 
do 



Oe la Trimada de Toledo. 



do fe hacía la convocación 
£Q nombre de eftos : pero 
tampoco excluía el orden de 
Jos Metropolitanos, como allí 
le moílró , hablando de los 



2.P5 

mas, no faltan otras confirma- 
ciones , que aunq'ac cada una 
de por SI no llegue á conven- 
cer 5 con todo eílb en fíjpofi- 
cion de lo ya dicho , d\n rhxs 



Concilios Provinciales : y al fuerza al concepto, fi fe mira, 
modo que eítos fe juntaban como debe, lo que refulra dd 



por difpoíicion del Primado 
de la Provincia , tratando efte 
con el Rey la necefsidad del 
Synodo , y comunicando el 
Rey a los Óbifpos fu Decreto 
por medio del Metropolita- 
no; afsi también los Naciona- 
les fe debían efectuar por dif- 
poficion del Prelado de la 
Iglefia primera de todo el 



todo. 

10 j Una es , que el Pa-^a 
San León II. al remitir á Ef- 
paña las Adas del Concilio 
fexto General, á fin que nuef- 
tros Prelados fe juntalf^n , y 
las fubfcribieífen , no ef^-ribió 
á ningún Obifpo de eílos 
Reynos mas que al de Tole- 
do; manifeftando en ell:o que 



Reyno , que era el de la Cor- tenia a fu Sede por fuperior á 
te , avifando el Rey por fu todas las demás , pues la ma- 



medio á los demás, por ve- 
rificarfe en él , en orden á las 
cinco Provincias , lo mifmo 
que en cada Metropolitano 
(Con la fuya. 

§. VII. 
Otros efeóios de las prerrogati- 
vas proprias de Toledo en el 
ejiado antiguo , que la muef- 
tranfuperlor a las demás 
Iglejías. 

AUnque los fueros mani- 
felíados hafta aqui tie- 
nen fuficiente valor para per- 
fuadir al imparcial la exce- 
lencia del Metropolitano de 
Toledo fobre todos los de- 



teria no era particular á fu 
Provincia , ni efcdo Óli con- 
fuirá que le huvieílc hecho 
el Toledano , fino acerca de 
juntar Concilio Nacional. Y. 
aunque es verd.id que no vi- 
vía ya el Prelado cuyo nom- 
bre moftraba el fobreefcrito; 
no perjudica eílo á la eminen- 
cia de la Silla: porque no acu- 
día á tal Preladj por la cali- 
dad de la perfona, fino por la 
excelencia de (^i\ IgL-fia. Vea- 
fe lo dicho en ordin á eíla 
Carta en el tomo precedente, 
donde hablamos de Quirico, 
que fue para quien vin j. 

10(5 Otra acción , que 

mueílra la fuperi¿n-idad d j k 

T4 Ser 



z^6 E/paña Sagrada . 

Sede Toledana fe manifeíló 
en la refpucfta de la Carta 
citada : pues no podiendo 
jüntarfe todos los Obifpos de 
ífpaña , para fubfcribir al 
Concilio fexto General , y 
refpondcr por efte medio al 
defeo del Papa San León , to- 
mó la acción a fu cargo el 
Metropolitano deTolcdo(que 
era á la fazon San Julián ) y 
dirigió a Roma la rcfpueíla, 
íubícribiendo al referido Sy- 
nodo General , y calificando 
lo actuado en Conftantinopla 
contra el infeliz heregc Apo- 
linar , por medio del famoíb 
Apologético primero , como 
refiere Félix en fu vida , y 
confirma Ilidoro Pacenfe,que 
ambos reducen al Santo la 
refpuefta , y no á otro algún 
Obifpo r lo que prueba que 
<sl de la Sede Toledana era el 
que tomaba á fu cargo los 
negocios comunes de nueítra 
Igleíia. Y haviendo reparado 
el fuccffor de San León ( Be- 
nediólo IL ) en algunas clau- 
fulas del primer Apologético 
de San Julián > no folo fatisfi- 
zo el Santo a las dudas , fino 
que congregados los Prela- 
dos de Eípaña en el Synodo 
XV. hicieron fuya la doctrina 
del Toledano , reproducién- 
dola y firmándola en aquel 
í^oücilio. Confirmafc todo 



Trat.ó. ^IJfertJt. 



cito por la exprefsion de Fe-- 
lix , que en el elogio del San- 
to le aplica el de haver fido 
eximio en la defcnfa de to- 
das las Iglefias : In defenjione 
omnium Ecclejiarum eximiuSy 
como veras en el Apéndice 6, 
del tom. 5. cap. 16. num.5. y 
eíta folicitud por todas las 
Iglefias , da á entender que 
todas pertenecían en algún 
modo á fu infpeccion : lo que 
junto con lo demás alegado, 
denota y favorece al cargo 
Primacial. 

107 Defpues de la entrada 
de los Moros hallamos que 
el Arzobifpo de Toledo £//- 
pando congregó un Concilio 
contra la heregia de los Mi- 
gecianos , que andaba por 
la Provincia de Sevilla r y de 
hecho confta que la extin- 
guió y como refiere el mifmo 
en eí fi-agmento de la Carta 
á Fidel y que dimos en el 
Apéndice 10. del tomo pre- 
cedente §. 3. Algunos dicen-, 
que aquel Synodo le congre- 
gó Elipando en Sevilla: pero 
yo no hallo prueba autentica 
para cito ; pues lo que cl mif- 
mo dice, de que emendó con 
ros demás Obifpos á los. Jf- 
palitanos , fe entiende de los 
que erraban en la Bctica , no 
de que el Concilio fe tuvieííe 
en Sevilla. Y ü fe iKillarcn 

prucrí 



S)e la Trlmaáa de Toledo, 



2^7 



pruebas de que Elípando 
congregó y prefidió alii aquel 
Synodo,ferá mayor la urgen- 
cia : Ínterin baña ver , que 
fu folicitud fe extendía á di- 
verfas Provincias : pues por 
tanto no tolo pretendió cor- 
tar el que juzgaba error en 
las Afturias,antcs de dar cuen- 
ta á los Obifpos, fino que de- 
cía le feria injuriofo, que fe 
oyeíTe en los términos de 
Toledo , el que no fe extin- 
guía tal error : añadiendo, 
que íi procedían con tibieza, 
y no le defterraban , daria 
cuenta á los Obifpos , como 
verás en la Carta del citado 
Apéndice. 

1 08 Todo eílo denota 
que el Toledano eílaba re- 
putado y reconocido en Ef- 
paña por Prelado a cuya foli- 
citud tocaba mirar por el bien 
de las Provincias con fuperio- 
ridad en cada una: porque de 
otra manera pudieran decli- 
nar fus inftancias los de AíUi- 
rias , diciendo que quien le 
daba jurifdicion fuera de fu 
Provincia : y no fe lee tal co- 
fa , fino antes bien una fuma 
reverencia (aun quando le co- 
nocían apartado de la verdad 
del Dogma) tratándole con 
los didados de Arzobifpo , y 
Eminentifsimo , títulos tan de 
íuigular hoiior,que íi aun hoy 



fobrefiliera el de Eminencia, 
entonces no era menos nota- 
ble el de ArzobifpOjó Primero 
de los Obifpos , por no eftác 
recibido y ufado como aho- 
ra, 

lop Verdaderamente el 
decir Elípando que le feria 
ignomíniofo , que cundieílb 
por Afturias el que Juzgaba 
mal, íi no le remcdiabaímuef- 
tra que fe tenia por de fti inf- 
peccion el ocurrir al publicc> 
contagio en qualquiera Pro- 
vincia í pues la de Afturias y. 
Montañas de Liebana , no 
eran de fu Metrópoli. Ni obA 
ta el que fea parte quien lo 
dice ; pues en materias de re-, 
prehení"ion,como era aquella,; 
fe fuhda el que paila a corre- 
gir en reconocida autoridad, 
porque ílno , fe tuerce á def-' 
doro lo que intente cgecutar 
por honor. Lo mífmo mani- 
fíefta la amenaza de quedaría 
cuenta á los Obifpos : y Ix 
queja de que no acudieflen á 
él á confultarle , preguntán- 
dole lo que fe debía feguír, 
como hizoAfcarico Bracaren- 
fe : todo lo qual indica que 
era fuya y que pendía de el 
la caufa general; lo que prue- 
ba que eílaba reconocido por 
primero entre todos los Obif-^ 
pos de eftos Rey nos. Expref- 
famcnte k leconocíó por tal» 

Al 



2^8 Efpañii Sagrada. 

fu antagonifta Alcu'inOy quan- 
do en el principio de fus dos 
libros contra Elipando , dijo 
en la Carta dirigida al Obif- 
po de León , al de Narbona, 
y á otros , que Elipando era 
él primero en dignidad en las 
partes de Efpaña : Eumdem 
Elip.intum/icut dignitate , ña 
^tiam perfidia malo primum 
ejje partibus in illis agnovi. 

lio Omito algunas cofas 
que fuelen alcgarfe ; porque 
no las juzgo eficaces para 
nueftro aílunto. Tal es el ti- 
tulo 5. del Concilio Vil. de 
Toledo, donde fe manda, que 
por reípeto del Rey , y de la 
Sede Regia , como también 
porconfolacion del Metropo- 
litano , concurrieíTen por me- 
fes a Toledo los Obifpos co- 
marcanos fegun fueíTen avifa- 
dos por fu Prelado: Placuit,ut 
pro reverentia Principis^ac Re- 
gia Sedis honore, vel Metropo- 
litani Civitatis ipjius confoh- 
tione , convicini Toletana Sedis 
Ep-fccpi , juxta quod ejufdem 
Pontificis admonitionem acce- 
perint , Jingulis per annum 
menjibus in eadem Urbe debeant 
€ommorari. Pero como por 
entonces, y aun en el Conci- 
lio figuiente , todavía , no 
precedia el Toledano á los 
demás , no alcanza para de- 
cirle primero por honor de fu 



Trat.6,í)':JJert.JÍ. 

Silla. Conocefe por cílo, que 
Toledo iba creciendo cada 
dia en honores que la cnfal- 
zaban fobre todas las I^bfias: 
pues aunque d^ípucs le man- 
dó en el Concilio de Mérida, 
tit.6. y enelXlIl. Toledano 
Í/Í.8. que los Sufragáneos 
concurriellen al m.uidato del 
Metropolitano , fue precifa- 
mente para lafolemnidad de 
las Pafcuas , confagracion de 
Obifpos , ó algún particular 
negocio. Pero en Toledo era 
para refidencia continua, (ex- 
cepto en los mefes de cofe- 
cha , y vendimia) de modo 
que al lado del Prelado To- 
ledano huviefle fiempre algún 
Obifpo , por honor particular 
de la Real Sede , y compañía 
del Metropolitano. Eílo no 
lo tuvo otro , entonces , ni 
defpues : y afsi mueílra , que 
por fer Toledo única Corte 
del Reyno , fue creciendo fu 
Iglefia de dia en dia hafta 
llegar a fer la primera en ho- 
nores y excelencia , como lo 
fue defde el Concilio XII. fe- 
gun fe ha declarado. 

§. VIII. 

De la Bula de la Re fiaur ación 
de la Primacía de Toledo 

dada por Urbano II. 
III \\ Ecobrada Toledo 
JLv ^ci poder de ios 
Mo- 



(De la Trhfiaaa de Toledo. 



^99 



Moros por el Rey Don Alon- 
fo el VI. en el año de 1085, 
fue precifo que á vifta de los 
ñieros que en tiempo de los 
Godos la en raizaron íobre 
otras Iglefias, renacieíle iluí- 
trada en correfpondencia al 
cfplendor antiguo : mas co- 
mo algunas de las Sillas Pon- 
tificias gemían todavía bajo 
el yugo de los Saracenos , fin 
poder tributar el antiguo 
confentimiento j y otras aun- 
que eftaban libres del cauti- 
verio , tampoco podian con- 
currir , por tocar al dominio 
de diferentes Principes ; por 
tanto fue precifo que el pri- 
irier Arzobifpo de Toledo 
Don Bernardo , Monge Bene- 
didino , recurriefíe á la Santa 
Sede , para que proveyeíTe 
lo mas oportuno y neceííario 
fobre el orden gerargico de 
efta gran Monarquía, que con 
favor del Cielo iba cada día 
adelantando en la reftaura- 
cion de fus antiguas Sillas 
Pontificias. 

112 Era á la fazon Sumo 
Pontífice Urbano íl. Monge 
ác\ mifmo ip.ftituto que Don 
Bernardo : y exponiéndole 
efte la notoria excelencia de 
la S. Igleíla de Toledo fobre 
las demás Provincias antiguas 
de eftosReynos j fe dignó fu 
Santidad de rcveftir á Don 



Bernardo del Palio y honores 
Priniaciales en el tenor co- 
mún á otros Primados. Y por 
fer eíle el primer refcripto 
Pontificio a favor de la Pri- . 
macía de Toledo,te daré aquí . 
traducido lo formal , refer- 
vando el todo para el Apén- 
dice 5. por quanto en Loay- 
fa, en Aguirre,y en las Colec- 
ciones pofteriores de Conci- 
lios no hay mas que un frac- 
mento defcduofo. El feñor 
Cajiejon pufo toda la Bulaipe- 
ro no como fe halla puntual- 
mente en el original. Yo la 
tengo muy exada , copiada 
por el feñor Dodtoral Infan^,. 
tas : y la daré hafta con los 
Sellos , y con el Monograma 
del Bene válete en el Apéndi- 
ce V. 

Urbano , Ohifpo , Siervo de los 

Siervos de Dios, al Rever endif- 

Jimo hermano Arzobifpo de To-, 

ledoBernardo,y afusjucejfo- 

res parajiempre. 



113 



;;N 



Otorio es á to- 
dos los que fa- 
„ ben las inftituciones decre- 
„ tales de los San tos, de quan-*, 
„ ta dignidad fue la Iglefia de 
,, Toledo defde lo antiguo? 
5, quanta autoridad tuvo en 
„ las Regiones de Efpaña , y 
,) de la Galia , y quantas utili- 

„ da- 



Ef peina S Agrada. Tr¿ít,6. (DiJfertJL 



300 

^, dadcs han provenido de ella 
^, en los negocios Eclefiaíli- 
,, COS. Pero creciendo los pe- 
,i cados del Pueblo, nierecie- 
,, ron que fuelle la Ciudad 
,, tomada por los Saracenos, 



,, Ciiriftiana de la mifma Tgte-« 
„ fia de Toledo : alcgrando- 
,, nos y dando , como es ra- 
,, zon, muchas gracias a Dios, 
,, de que fe haya dignado 
,, conceder en nucftro ticm- 



,, y tan aniquilada la libertad ,, po a los Chriftianos una tal 
j, de la Religión Chriíliana, ,, victoria : y defeando efta- 



j, que cafi por trefcicntos y 
„ fetenta años no floreció alíi 
,, ninguna dignidad Pontifi- 
,, cia , hafta que en nueílros 
,, tiempos compadecida de 
,, fu Pueblo la Divina Cle- 
,, mencia , fue reftaurada la 
„ Ciudad de Toledo y expe- 
„ lidos los Saracenos por fo- 



,, bleccr y aumentar con fu 
,, ayuda el eftado de la mif- 
,, ma Ciudad en lo que á Nos 
,, toca , afsi por la benevo- 
„ lencia acoftumbrada de la 
,, Iglefia Romana , como por 
,, la reverencia digna de la 
„ Iglefia de Toledo, y por las 
,, fúplicas del muy excelente 



„ licitud del gloriofifsimo „ y clarifsimo hijo el Rey AU 
5, Rey Alfonfo , y por virtud „ ibnCo, te damos , venerable 



^, y fuerzas de losChriftianos: 
„ fnviendofe la Divina M.i- 
,, geftad de que Tu Charlfsi- 
„ mo hermano Bernardo fucf- 
„ fes ciedlo primer Prelado 
„ de aquella Ciudad , por vo- 
„ luntad y unánime confen- 
„ timiento de los Pueblos, 
„ Obilpos , Principes , y del 
„ excelente Rey Alfonfo. 

,, Queriendo pues nofo- 
•^f tros correfponder a la mi- 
fy feracion de la Divina gra- 
y, cia, y atendiendo álos pe- 
„ ligros de los Mares y tiem- 
,, po que has gaftado en acu- 
„ dir á la autoridad de la Igle- 
„ fia Romana , no nos nega- 
fj mos a reftituir la autoridad 



„ hermano Bernardo, el Palio 

,, de la bendición de los Apof- 

„ toles San Pedro y San Pa- 

„ blo , conviene á faber , la 

„ plenitud de todi la digni- 

„ dad del Sacerd ció , y por 

,, eílablccimiento de nuellro 

,, Privilei;io te conftituimos 

,, Primado de las Efpanas fe-^a 

,, gun conrta haverlo fido 

,, antiguamente los Prelados 

,, de ella mifma Ciudad. To- 

,, dos los Obifpos de Efpaña 

,, te miraran como Primado: 

„ y ü entre ellos fe excitare 

,, alguna duda , acudirán a 

,, Ti , quedando falva la au- 

„ toridad de la Iglefia Roma- 

„ na y los Privilegios de los 

„ Me- 



{De la Trmúáa de Toledo. 



301 



j, Metropolitanos , ore. Dada 
5, en Anagni por mano de 
^, Juan Diácono de la Santa 
5, Romana Igleíia , y felluda 
yj del Señor Urbano II. Papa 
„ á 15. de Oclubre del año 
yy de la Encarnación del Se- 
„ ñor mil y ochenta y ocho, 
,y en la Indicción undécima, 
„ año primero del Pontifica- 
5, do del mifmo Señor Urbano 
„ Papa. 

114 Eíte aíTunto es ya 
proprio deleftado moderno, 
por feguirfe á la reftauracion 
de la Ciudad : pero también 
fupone y hace expreíTa rela- 
ción a lo antiguo : y mirada 
eíla formalidad, decimos que 
fegun lo expueílo hafta aqui 
pudo Toledo íin injuria de 
ninguna Iglefia de eños Rey- 
nos pedir la inveftidura de 
primera Silla , precediendo 
á todos los Metropolitanos, y 
preíidiendolos en Concilio 
Nacional : de modo que íin 
fu prefenciá no fe acluafe 
ningún punto Synodal j en 
tanto grado que aun en cafo 
de vacar la Sede, fe proveyef- 
fe ante todas cofas de Prela- 
do , en conformidad á lo que 
las miüuas Igleíias decreta- 
ron en el Concilio XVI. de 
Toledo, donde m.andaron que 
aquella determinación , acor- 
ciada en la Se/sion preliminar 



del Synodo , fe infertaíTe en- 
tre las demás del Concilio, 
para que fe perpetuafle y tu- 
vieífe el mifmo valor que las 
demás. Veafe el num.ioi. 

115 Tuvo también dere-' 
cho la Iglefia de Toledo para 
pedir una jurifdicion que no 
eíluvieíle ceñida a los limites 
de fu Provincia, fino extendí-, 
da á todas las de Efpaña , no 
folo por el derecho antiguo 
de los- Pueblos y Clerecía, en 
quanto á poílular los Obif- 
pos dc^quaiquiera Provincia 
(com.o fe dijo deíde el nume- 
ro 56.) fino en quanto al 
egercicio de confagrar en fu 
Iglefia á todos los nombra- 
dos : de modo que íin" fu 
acuerdo ó comifsion , no paf- 
fañe ningún Metropolitano a, 
la confagracion de ningua 
Sufragáneo , fegun lo expuef- 
to defde el numero 79. y íin 
que ningún Primado de Pro- 
vincia pudiefle qucjarfe coa 
razón de que le defraudaba 
fu derecho : pues no folo lo 
decretaron afsi a favor del 
Toledano los Metropolitanos 
antiguos, y Obifpos que con- 
currieron al Concilio XII. fi- 
no que declararon fer Hbre y 
eípontanea la concefsion , ra- 
tifícandofe en el Concilio 
XIII. los Metropolitanos que 
fe hallaron prefentcs; convie- 



•301 E/pajía Sagrada, Trat,6. T>iJprt.U. 

ne á Caber , el Bracarcnfe 
Liuba, cl Emeritenfc EJiev.m, 
cl Sevillano Florejindo : como 
tambicn por fus Vicarios , el 



de voz , que le falta al Tole- 
dano para la Primacía? El 
tuvo aun mas que otros Pri- 
mados , en cl fuero de elegir, 



Karbonenfe Suniefredo , y cl y fer el único que propufieííe 

iTarraconenfe Cypriano : con al Soberano la perfona que 

otros 44. Obifpos prefentes, debia fer prefcntada para el 

y 2 j. por Vicarios j todos los cargo : y bien fe ve , que cl 



I 



quales teftificaron encl Con- 
cilio XIII. que la poteftad 
deferida al Toledano en el an- 
tecedente era por confenti- 
miento unánime de todos los 
pontífices deEfpaña; y que 
debia ferie propria para ílem- 
pre : Omni temporum aterni- 
tate valitura , como fe dijo 
num.67. 

116 Aviílade efto , nin- 
guna Iglefia pudiera reclamar 
güilamente contra las expref- 
fadas pretenfiones del Tole- 
dano al tiempo de fu reftau- 
racion; pues fus mifmos Obif- 
pos , unidos en Concilio Na- 
cional, reprefentando lalgle- 
fia de eftos Reynos, fe dieron 
por obligados para fiempre á 
reconocer en él los mencio- 
nados fueros. 

Pues ñ la queílion no es 



haver íido mas , no le debe 
precifar á fer me nos. El tuvo 
el fuero de poder facar de 
qualquiera Iglefia y Provin- 
cia al Clérigo nominado por 
el Rey , para confagrarle en 
otra , como el Primado de 
África. El preíidió en todos 
los Concilios Nacionales def- 
de el duodécimo. El convino 
con el de Carthago , y con 
otros , en el derecho de las 
Confa^raciones fobre aqena 
Provincia. Saquen pues la 
confequencia las Partes, ó los 
Jueces , que á nofotros nos 
bafta exponer lo que refulra 
de los textos , no con modo 
deciíivo , fino precifamcnte 
como los entendemos ; refer- 
vando las competencias pof- 
teriores , para quando llegue- 
mos á fu íltio. 



CA- 



S)e los Santos de Toledo. 



303 



CAPITULO ULTIMO. 

De los Santos de Toledo ^ y de fu, A}\ohi/pado. 



NA de las cofas mas 



proprias de la Hif- 



■ ij . . 

toria Sagrada de qualquiera 
Nación , es la claíle de 
Santos , con que el Cielo fe 
dignó iluftrar aquella Patria,* 
aísi para la imitación de fus 
virtudes, como para que los 
Pueblos recurran a fu pode- 
rofa intercefsion. Toledo ha 
íido muy feliz en efta linea, 
haviendo producido Santos y 
Santas excelentes , no foio 
dentro de los limites de fu 
Metrópoli , y Silla , fino den- 
tro de fus Murallas : y lo que 
mas es , y digno de empeñar 
todos los corazones Toleda- 
nos á una perpetua fervidum- 
bre de la Reyna del Cielo,fue 
el haverfe dignado de bajar 
la mifma Madre de Dios á 
honrar el Templo que defde 
los primeros Siglos , parece 
que fe deftinaba á tal favor, 
intitulandofe Sede de Santa, 
María, Efta fiefta la celebra 
todo el Arzobifpado en el dia 
figuiente al de San Ildefonfo, 
por ha ver fido efeílo de los 
méritos de efte gloriofifsimo 
Prelado , en cuya Vida la de- 



jamos referida en el Catalogo 
del Tomo precedente. Men- 
cionamosla aquí en primee 
lugar, por fer efte el que toca 
a la Madre de Dios. 

2 San Euge-dio , primer 
Prelado de Toledo, Veafe 
Tomo 3. y el Catalogo de los 
Prelados de Toledo,Tomo 5. 

3 Santj. Leocadia , Virgea 
confagrada á Dios, naturaifde 
Toledo, nobilifsima por el 
nacimiento , y mas iluftre por 
la muerte, haviendola logra- 
do por confeíTar la Fe de jeíu 
Chrifto. Lo mucho que fo- 
brefalia fu Virtud y Nobleza 
obligó áDaciano, á mandar 
que la trageífen á fu vifta , y 
ver íi la podía cegar con el 
culto de los ídolos, apartán- 
dola de la Fe del Celeftial Ef- 
poíb. Para efto empezó fu af- 
tucia por promeflas y lifonjas, 
de que fiendo tan noble , no 
debia portarfe como Sierva 
del Crucificado. La Santa 
defpreciando fus palabras,fir- 
me en la Fe , y refuelta á dar 
por ella la vida , pufo fu ma- 
yor honra en fer Efclava del 
verdadero Dios j y que por 

nin- 



£/pa?ía $¿igrad(t, Trat.6. Capjdt, 



304. 

ninguna promeíTIi, ni tormen- 
to negaría la Fe debida a fu 
Elpofü Jefu Chrifto. Viendo 
Daciano una confefsion tan 
folemnc , y conftante, mandó 
que la cerraíTen en un eñrc- 
clio >y lóbrego calabozo, 
ideando medios con que qui- 
tarla la vida cruelmente, para 
que íirvieíTe de terror á los 
demás. 

4 Dejándola afsi encarce- 
lada con tal fin, pafsó a cebar 
fu furia en la carne y fangre 
de otros Santos y Santas , lle- 
nando toda la Provincia de 
terror por los inhumanos mo- 
dos con que las furias infer- 
nales le í ugerian dar la muer- 
te a los Siervos de Dios. Re- 
fonó hafta en la Cárcel de 
Leocadia aquella crueldad, 
cfpecialmente la egecutada 
en Mérida con la Virgen Eu~ 
lalíct , cuyos efpantofos tor- 
mentos commovieron tan in- 
timamente las tiernas y pia- 
dofis entrañas de Leocadia, 
que pidió á Dios la concc- 
dieíTe el fin de fus dolores, 
por no oír las execrables blaí- 
femias de fu nombre. Conce- 
dióla el Señor íu petición, 
trasladando a fu Gloria el im- 
maculado efpiritudefu Sicr- 
va , que con el horror de la 
Cárcel , lobreguez , immun- 
dicia , ambrc , fcd , y malos 



tratamientos , fuñidos por la 
Fe, mereció la corona de ver- 
dadera Martyr. 

5 En los Concilios Tole- 
danos , y en el Código Vero- 
nenC'Z fe lee el nombre de 
Confcjfor , tomado en fentido 
antiguo de los que morían 
por la confefsion de la Fe;que 
aunque no perdieffen la vida 
por medio del cuchillo, fuego, 
ó fieras , eran verdaderos 
Martyres , como efcribe %\x\ 
Cypriano epift.37. Afsi fuce- 
dio en nueftra Santa : no mu- 
rió por efufion de fangreimo- 
tivo porque algunos no la in- 
titulan Martyr : pero perdió 
la vida en feguimíento de la 
caufa de la Fe , y en el adual 
tormento de una molefta Cár- 
cel, con todo lo que allí {c 
fuele padecer. En fuerza ds 
eílo , las Adas de fu con fe f- 
fion y muerte fe intitularon 
Pafsion de Santa Leocadia, co- 
mo las alega Adon , tratando 
de Santa Eulalia de Barcelo- 
na : Scr'iptum in Pafsione S, 
Leocadia (día 12. de Febr.) Y 
hablando de nueftra Santa en 
el 9. de Diciembre, refiere de 
ella el tormento de las dure- 
zas y moleftias de una cftre- 
cha cárcel : Dirá carceris cuf" 
todia tn acerata ejl. El Pacen fe 
tratando del Rey Chintila , y 
del Concilio que congregó en 

To- 



(De los Santos de Toledo, 



S^S 



Toledo , la llama Virgen y 
Martyr de Chrijio : y es tefti- 
monio mas de un figlo ante- 
rior al de Adon Vienen fe. 

6 El Hymno del Brevia- 
rio Muzárabe exprefla que 
padeció las penas de fer cafti- 
gada por el Pretor, fer carga- 
da de cadenas , y eftár encar- 
celada haíla la muerte. 

Hxc namque Virgo nobilis 
Exorta claro germine, 
ConfeíTa Chriftum fortiter, 
Pocnas libenter pertulit. 

Correda juíTu Prxíidis 
Vacis ligatur ferréis: 
XJt vinculürLUn pondere 
Fides PlicIIx cederet. 

Illic per abftinentiam 
Chrifto placeré cogitans, 
Laudum rependit gratias 
PrecLimque defert victimas 

Sed mox Bcatce Eulal'n; 
Mortem facraram comperit: 
In carcerali vinculo 
.Ca:lo refudit rpiritum. 

En el MiíTal Muzárabe fe 
exprefla en la Inlacion , que 
venció con fortaleza tormen- 
tos en el cuerpo : Cruciatus 
fortfter vincebat in corporcy 
como verás al fin del Apendi-" 
ce 1. y afsi no folo padeció 
en la preparación del cora- 
zón , fino en el efedo , y por 
la Fé , perseverando en fu 

Tom.VI^ 



confefsion hafta la muerte:" 
por cuya razón al referir Her- 
manno Contrado los nom- 
bres de los que padecieron 
en la Perfecucion de Diocle- 
ciano , pone a Leocadia en 
Efpaña , con Eulalia , y Julia, 
fin darlas mas titulo que el 
de Virgenes , aun en el lance 
que las exprefla entre los 
Martyres: In perfecutlom Dio^ 
cletiani... pafsi funt... In Hif" 
pania Leocadia ; Emérita Civi-^ 
tate Eulalia ^ Julia, Virgines, 
7 Los Martyrologios , y 
Breviarios la celebran en nue-, 
ve de Diciembre. Afsi el Mar- 
tyrologio Romano pequeño, 
y el adual. Adon , Ufuardo, 
y el Fuldenfe , con los Bre-. 
viarios antieuos y modernos. 
De aquí infiero , que la San- 
ta efl:uvo mas de un año en la 
Cárcel , fi fue efte el dia de 
íu tranfito. La razón es, por- 
que corfta ha ver muerto def- 
pues de S. Eulalia de Mérida, 
y de rcfulta ád martyrio de 
efta , como expreflan fus Ac- 
tas , y el Hymno que fe acá-. 
ba de alegar. Santa Eulalia fe 
celebra no folo en el Marty- 
rologio Romano pequeño, fi- 
no en el Carthaginenfe de 
África , y otros muchos , ea 
el dia diez de Diciembre: lue- 
go fi ambos dias fon de tran-- 
lito , es precifo decir, que 

y S. 



3 o tf E/paña Sagríula . 

S. Leocadia cftiivo mas de un 
año en la Cárcel , y que mu- 
rió un año dcfpucs de S. Eu- 
lalia ; porque efta falleció en 
el dia diez , y aquella en el 
nueve j lo que pide diverfos 
años , no ficndo pofsible que 
Leocadia muiicñe el dia an- 
tes que Eulalia , fcgun los do- 
cumentos alegados , que afir- 
man haver muerto de refulra 
de oír el martyrio deS. Eula- 
lia : y afsi , dado que ambos 
dias fon de tranfito , es prc- 
cifo decir , que como el mar- 
tyrio de Eulalia fue en el año 
de 304. a diez de Diciembre, 
( fegun moftra remos eÍTfu Vi- 
da ) el de Leocadia fue á nue- 
ve del mifmo mes , pero del 
año figuientc 505. Difícil fe 
hace , que tardafle un año en 
llegar á Toledo la noticia de 
los tormentos de Eulalia : pe- 
ro también es difícil , que do- 
cumentos tan antiguos conf- 
piralTcn á un mifmo dia que 
no fueíTe del tranfíto en una 
y otra Santa ; y afsi tengo por 
mas verofímil , que ya que á 
Toledo llcgaire la noticia con 
mas anticipación , no la oyó 
S. Leocadia tan prefto , por 
eftar cerrada en la Cárcel : y 
por tanto fue muy prolonga- 
da fu pafsion y prifíon , pues 
defdc Toledo pafsó Daciano 
a Lufitania, dejando á la S»i- 



Trat.é. Ca[K ult, 

ta encarcelada mucho antes 
d^l Diciembre de 304. y haf- 
ta el año ligniente por el mif- 
mo mes , eftuvo padecieiido. 

8 El P. Juan Bautiíla So^ 
lerio toca elía dificultad en el 
dia 9. de Diciembre del Mar- 
tyrologio de UfuardOjimpref- 
fo en el tomo 7. del A^a 
San¿iorum de ]unio : y rcf- 
ponde , que la única foliKion 
es reducir la afsignacion de 
los dias de eftas fieftas al ar- 
bitrio del Antefignano de 
Adon. Pero en lo que mira á 
S. Eulalia , fe vé contrahida 
al X. de Diciembre en el Mar- 
tyrologio de la Iglefía de Car- 
thago , de quien dificultofa- 
mente fe probara defccnder 
de quien ignorafle el dia del 
martyrio de la Santa , fiendo 
fu antigüedad tan cercana al 
fuceílb , como mucílra el que 
aun el todo del documento no 
llega mas que al principio de 
la perfecucion de los Vánda- 
los. De S. Leocadia tampoco 
fe podrá perfuadir , que fu 
Iglefía no la cclebraíTe antes 
que el Antefignano de Adon 
la ingirieÜe en fu Martyrolo- 
gio ; ó que cfte no recibicííe 
de Efpaña el dia de la Santa, 
como re<cibió el nombre: por- 
que no fe puede decir , que 
Toledo cclebraíTe á S. Leoca- 
dia con noticia del dia deri- 
va- 



©f los Santos de Toledo, 



307 



vado de afaera , á viíla de 
que no folo en los antiquifsi- 
raos MSS. Toledanos , fino en 
el Código Veronenfe de Bian- 
quini , confta firmemente el 
dia p. de Diciembre : y afsi 
infiáirémos en la refpuefta 
dada, que tiene también á fu 
favor el Efcrito de Cixila, 
quandp^dice , que pocos dias 
defpues de la fieíta de S. Leo- 
cadia fe celebraba , viviendo 
S. Ildefonfo , la principal de 
la Virgen nueftra Señora, co- 
mo vimos en el Apéndice 8. 
precedente : lo que prueba 
que la Santa íe celebraba al- 
gunos dias antes del 18. de 
Diciembre , como fe verifica 
en el dia p. 

De efte modo fe ocurre 
también a lo que efcribió Bai- 
llet , pues reduciendo el mar- 
tyrio de las Santas Eulalia, y 
Leocadia , al año de 304. no 
admite , que el dia 9. de Di- 
ciembre fueíTe el del feliz 
tranfito de S.Leocadia. Ocur- 
reíe , digo , porque nofotros 
damos textos antiquifsimos 
en favor de aquel dia , contra 
el qual no leemos texto , ni 
razón : pues la alegada de fer 
la muerte de S. Leocadia pof- 
terior a la de Eulalia , prueba 
bien que no ^nurieron en un 
año 5 mas no fe alega repug- 
nancia en que S. Leocadia 



muriefie en el año figuiente a 
S. Eulalia , mientras no fe 
pruebe que llegó a Toledo 
algún Decreto del Pretor , íi 
del Emperador , para que fol- 
taífen a los que eílaban prc- 
fos por la Fe defde el año an- 
tecedente. Y no menos prue- 
ba fe requiere para enervan 
los textos alegados. 

9 Sobre la aparición de 
S. Leocadia a S. Ildefonfo , y 
el Templo que la edificó el 
Rey Godo Sifebuto, tratamos 
ya en el Catalogo, como tam- 
bién , que no fue la Igleíia de 
la Santa la primera de los 
Chriftianos de Toledo. Vea- 
fe el tomo preced. pag.194. 

10 Tres Igleíias fe erigie- 
ron con fu titulo \ una en la 
cafa en que vivió , junto á la 
Parroquia de S. Román : otra 
en la Cárcel donde murió, 
junto al Alcázar : y otra don- 
de fue fepuitada , fuera de la 
Ciudad en la Vega , cerca del 
Rio Tajo. Allí fe celebraron 
los Concilios , quarto , quin- 
to , fexto , y 17. efcogicndo- 
la S. Ildefonfo , y otros Arzo- 
bifpos,para fu fepulcro. Man- 
tuvofe alli el Sagrado Cuer- 
po hafta el tiempo de los Mo- 
ros , reynando Abderramen, 
en que le retiraron los Chrif- 
tianos , como a los de otros 
muchos Santos,fegun digi- 

V 2 nios 



E/^AnaSdgrLula. Trat.6. Cap. tilt: 



308 

mas en el Catalogo , cap. 5. 

II Con el difciufo del 
tiempo fue a parar á Flandcs 
al Condado de ILimw-.íia en 
la Diecefi de Camhrjy , por 
motivo de un Conde de Han- 
nonia, que vino á militar acá 
contra los Moros , y cobran- 
do devoción con efta Santa, 
logró fu Cuerpo para iluílrar 
con el la Provincia, como con 
Uíuardo dice Pifa en la Hifto- 
ria que al fin de la de Toledo 
..pufo de los fiLceííbs de la San- 
ta, fol. II. Depoíitófc el Sa- 
•grado The foro en el Monaíle- 
•rio de S. Gislen : y el Rey D. 
Phelipe I. logró una gran Re- 
liquia de la Santa, que cedió 
;i la Santa Iglefia de Toledo 
en el año de 1500. excitando 
con efto el defeo de confe- 
guir el todo , ó lo mas , como 
dcfpues de algunas diligen- 
cias fe coníiguió en el año de 
1 587. por medio de un Padre 
de la Compañia de Jefus, lla- 
mado Miguel Hernández , na- 
tural de Mora , Junto a Tule- 
do : el qual hallandofe en 
Flardes , fupo que en el cita- 
do Monafterio íe guardaba el 
Cuerpo de S. Leocadia , Vir- 
gen Toledana ; y temiendo 
con grave fundamento , que 
iio fucile maltratado por la 
turbación e infolencias de los 
Heregcs , dio cuenta al Arzo-. 



bifpo D. Gafpar de Qniroga,- 
y al Capitán General Alejan- 
dro Farnejío , que gobernaba 
en Flandcsjiogrando tan buen 
éxifo , que configuio le entre- 
gañen el Cuerpo. De todo ló 
que pafsó en tan prolongado 
viage, Tacó un libro , a que 
me remito. Baronio tcftifica 
que en fus dias entró en Ro- 
ma el Sagrado Depoílto , pa- 
ra pallar a Efpaña , con pom- 
pa muy fülemne , como efcri- 
be en el Martyrologio. Piía 
refiere la entrada que hizo en 
Toledo dia veinte y fcis de 
Abril del año 1587. defde el 
qtial fe confervM alli reílituida 
á fli Patria la Santifsima Pa- 
trona , fin que fe pueda dudat 
prudentemente de la identi- 
dad , por los teílimonios que 
veras en los citados libros. 

Vean fe las Adas de fa 
Confefsion en el Apéndice I.-^ 

12 S.Dar/íafo , á quien 
algunos hacen natural de Ma- 
drid ; y por tanto de la Die- 
cefi de Toledo : pero le refer- 
vamos para otro fitio , que 
juzgamos muy proprio , por 
no pender de ninguna opi- 
nión particular : y entonces 
fe vera , fifue Efpañol. 

S. Heladio. 



S. Eugenio IIL 
S. Ildefunfo. 
S. Julián,^ 



Vi^ 



(De los Santos de Toledo» 



'309 



De eftos tratamos ya en el 
Catalogo de los Arzobifpos 
de Toledo , en el tomo y. 

S, Eulogio , eleclo Arzobif- 
po de Toledo , de quien tra- 
taremos en Córdoba. 

Santa Obdulia Virgen» 

15 T^E efta Santa fe lee 
t_J en el Martyrolo- 
gio Romano , día j. de Se- 
tiembre : Toleti SanBa Obdu- 
lia Virginis. Lo mifmo en el 
Kalendario Muzárabe , con 
folo titulo de Virgen , y Ofi- 
cio del Común. Él Breviario 
Toledano , anterior a la edi- 
ción del Muzárabe , la cele- 
bra en el mifmo día cinco con 
titulo de Virgen. Los Oficios 
nuevos de aquella Santa Igle- 
íia la añaden el de Martyr, 
íin proponer nada proprio; 
por lo que también nofotros 
nos remitiremos al Común. 

Santa Marciana , Virgen^ 

y Martyr. 
14 T7N el dia doce de 
XIj Julio celebra el 
Martyrologio Romano a efta 
Santa , reduciéndola á Tole- 
do , y expreíTando que fue 
martyrizada , arrojándola á 
las fieras , y defpedazada por 
un Toro : Toleti S. Marciana 
Virginis & Martyris , q^ita ^ro 
Tom.VL 



fide Qhrifti hejliis objeÓla , ¿if j 
que a tauro difcerpta , marty- 
rio coronatur. En el Breviario 
Muzárabe fe celebra en el 
mifmo dia una Santa de efte 
nombre , íin exprefsion que 
la manifieíte Toledana , y aun 
parece fer diverfa de la que 
el Martyrologio pone defpe- 
dazada por un Toro , pues 
aquella aunque fue herida 
por tal fiera , murió a impulr 
fo de otra , que usó de ar-< 
mas diftintas de las del Toro.; 

At fera pernix corpore, 
Et maculofo tegmine, 
Lethali DENTE ad ultii 

mum 
Membra puellx laniat. 

En África huvo una Santa 
Marciana , que fegun Pedro 
Galefinofue defpedazada por 
un Leopardo : lo que es muy_ 
conforme con el Hymno cita- 
do , por convenir á efta fiera 
la ligereza de cuerpo , man- 
chas de la piel , y ufo del bo-. 
cado. Baronio dijo que era 
una mifma Santa , trasladada 
á Toledo. El Oficio no men- 
ciona traslación. Entre los 
nuevos Rezos Toledanos , es 
todo del Común : y afsi tam- 
poco infiftiremos en lo pro- 
prio , pues no lo ufa fu Igle- 
íia. Veanfe los Continuadores 



310 EfpAm Sagrada . Trat. 6 . Cap. ult. 



de r.ipcbroquio fobre el dii 
12. tic J«-:Uo en los Vretermif- 
fas. 

En el Kalendario de los 
Ofieiüs nueves de Toledo íe 
ponen ellas dos Santas como 
naturales de la Diecefi : pero 
iníiftimos en la cxprefsion del 
Martyrologio Romano , que 
las contrahe á Toledo. 

SAYita. CaJíUa Virgen. 

1 5 T7Ue hija del Rey Mo- 
X"^ ro de Toledo , Ca- 
non , muy inclinada a lo bue- 
no , y por tanto bien aféela á 
]ós ChriftLanos , á quienes fo- 
corria con limofnas. Un dia 
que llevaba en fu regazo 
alimento para los Cautivos 
Chriftianos que ellaban en- 
carcelados en fu mifmo Pala- 
cio , encontrándola el Padre, 
y preguntándola que llevaba, 
refpondió que Rofa'^jloque 
el Padre vio fer afsi , y la 
Santa obfervó nuevo milagro, 
en confervaríe. vianda para 
los Cautivos lo que antes pa- 
ra el dil'simulo aparecía flo- 
res. Afsi lo exprcífa el Bre- 
viario antiguo de Burgos cor- 
regido , añadiendo , que fo- 
breviniendola una enferme- 
dad incurable , fue avilada 
por Dios , que fanaria , fi iba 

a ios Baños de S. Vicente , en 



el territorio de Burgos. Et 
Rey deleofo de la falad de fu 
hija , la permitió el viagc : y; 
como efectivamente fanaífe, 
recibió alli el Bautifmo , fa-- 
bricando una Ermita donde 
acabó fu vida ; obrando Dios 
por fu medio mil maravillas. 
Pifa , Ferrarlo, y otros ponen 
fu feliz tranfito en el año de 
1047. a nueve de Abril. Ta- 
mayo en el Martyrologio fo- 
bre el 15. de Abril recurre a 
diverfo dia y año. Baílanos la 
cita : y que halla hoy fe man- 
tiene el fitio de los Baños con 
nombre de S. Cafilda , y vir- 
tud para fanar de muchas en- 
fermedades. En la edición deb 
Cabilonenfe fegun eítá al fin 
de Maurolico fe lee , en la pa- 
labra Toletum : Hlc CafAdn 
cujufdam Mauri Toletanoruní 
Principisflia,, ergs Chriftianos 
officiofA y in Boetio fonte faiu 
guinis profiuvio céelitus libera-», 
ta , ibi deinceps vixit non fine 
multis fanóiitatis indiciis , cui 
a pofieris ades in calle jnxta 
fontem confiruEla. Falta efta 
claufula en la edición de Ul- 
ma del año 14S6. y en la de 
Roma de 1508. por lo que lá 
recelo interpolada por Mau-^ 
rolico. Rezan actualmente de 
la Santa los Arzobifpados de 
Toledo y de Burgos. Pape^ 
broquio cfcribe íu Vida ert 

el 



' (De los Santos de Toledo, 



er día p. de Abril , donde nos 
remitimos. 

San Gumejindo , Preshyfero, 
y Martyr, 



16 



,E efte Santo no re- 



za ía Santa Iglefia- 



511 

cana en la Campiña de la mif- 
ma Ciudad. Viniendo de aüi 
á Córdoba, fue martyrizado 
con otros en efaíio y dia ie- 
ñalado. Su nombre fue efco- 
gido por muchas Familias no- 
bles, que aun le mantienen 
hoy , abreviado y reducido á' 
Gómez. ^ '■ 



S.JííJlo,y Pajiory Martyres, 



Stos benditos Santos 
fueron naturales de 
la Diecefi de Toledo, de quie- 
nes trataremos en la Silla de 
Alcalá. 

S. Giralda, Capifcól de To-. 
ledo , y Arzobifpo de Braga. 
S. Pedro, Arcediano de To- 



D 

de Toledo , por lo que le pof- 
ponémos , no obílante que es 
mas antiguo , haviendo pade- 
cido martyrio en Córdoba en 
trece de Enero de la Era 890. 
año de 852. como efcribe San 
Eulogio lib. t2. del Memorial 
de los Santos cap. 9. donde di- 
ce , que fus Padres eran de 
Toledo , y que íicndo aíin ni- 
ño fueron con él a Córdoba, 
donde llegó á fer Presbyte- 
ro , y Cura de una Iglefia cer- ledo , y Obifpo de Ofma. 

V4' S¿ 

- (a):. SanBus Gumejindus Presbyter ex oppido Toletano , oUm 
cum utroque Párente puer adhuc parrulus Cordubam veniens-f'Vó^ 
tiüo genitorum ajfe¿iu per facrum Clericatus ordinem cáUJli adf- 
criptus militice apud Ba/ilicatn SanBorurn trium , qua FauJluSy 
Januarius , O' Martialis Martyres prafentialibus corporum/uo- 
rum favila s quiefcunt , digna p¿edagogorum educatione in Dei ti- 
more clarefcit. Ubi pojl aliquod ten:pus infan¿¡o Diaconij -minif- 
terio confecratus , demum cuuifdam cawpaniiS Cor¿nh:)iJis Eccle- 
Jia Sacerdos adolc/cens prcejicitur. Inde ad urbem defccndens cum 
beato Servo 'Dei r/ionacho , qui tune in fupradiclo San^iuario ad~ 
huc juvenis cum Paulo Presbytero reclufus rnanebat , Principibus 
&Judicibus ambo afsijlentes fub confijsione Cisterorum occubue^ 
re , Idibusjanuarij Era oBingenteJima nonageJJma. Qjorum cor- 
pora furtim d Chriftianis fublata , inBa/il ca SanBi ^brijfopho- 
ri Martyris , quce ejl ultra amnem in parte meridiana reVgiofo 
cultu extant recóndita. S. Eulog. lib.2. Memor. Sandor. 



Bfpañit Sa¿i\ida. Trat.6. Cap. ult. 



311 

5. J«/M»,Arcediano de To- 
ledo, y Obifpo de Cuenca. 

S. Thomas de VilUnueva, 
natural dci Arzobifpado. 

S. IJidro , Labrador. 

S. Diego^ de Alcalá. 
Eftos pertenecen al eftado 
moderno , á que nos remiti- 
mos 



1 8 Tales fueron los Apof-. 
tolicos S. Torqiiato , y S. In-^ 
dalecio , Obifpos de Acci , y 
de Urci , Sillas de la Dieceíi 
Mctropolitica deToledo,don-, 
de refidieron y murieron. 

1 9 Por la razón de naci- 



tios. 



miento pertenecen a efta mif- 
en fus reípcdivos Ci- ma Metrópoli los gloriofos 

hermanos , 5. Leandro, S. Fui- 
gencio f S. Florentina , y S. Ifi- 



Santos de la Metrópoli 
de Toledo. 

FUera de los Santos refe- 
ridos , que fon proprios 
de la Ciudad , ó Diecefi de 
jToledo, en quanto Silla Epif- 



doro , naturales de Carthage- 
na j aunque por fu grandeza, 
y feliz tranfito , honraron 
también á otra Provincia , é 
Igleíias, corno declararemos 
ai tratar de la Betica. 

2 o S. Frutos , natural de 



copal , podemos aplicarla o- Segobia , fue por la mifma ra- 

tros que nacieron > ó murie- zon Santo de la Metrópoli de 

ron , dentro de la jurifdiccion Toledo , como S. Fandila de 

de fu Provincia , y por tan- Guadix , y otros que refpec- 

to fon proprios de fu Metro- tivamente fe irán exprcflandq 

polii gn fus Iglefias. 



APEN-t 



íDe ¡as Añús de Santa Leocadia» 3 i j 

APÉNDICE L 

DE LAS ACTAS DE LA CONFESSÍON 
de Santa Leocadia. 



I T AS Adas de Santa 
I I Leocadia tienen la 
recomendación de hallarle 
citadas en el Siglo nono por 
Adon Vienen fe , el qual para 
dar autoridad al Martyrio de 
Santa Eulalia de Barcelona, y 
á los de S. Cucufate , y S. Fé- 
lix , recurrid (en el dia diez 
de Febrero) á las Adas de la 
Pafsion de Santa Leocadia: 
Scriptum ( dice ) in Pafiione 
Sanóla Leocadia. Efte inftru- 
mento parece fer el mifmo 
que exhibimos , pues fe halla 
en él la mención exprefla de 
Félix, Cucufate , y Eulalia 5 y 
aun Adon , y el Martyrologio 
Romano , tomaron de aqui 
las voces con que expreflan 
la muerte de nueftra Santa: 
Cenibus in Oratione pojitis, que 
fe hallan puntualmente en 
efte Documento , con las fi- 
guientes , ImpoUutum fpiri- 
tum Chrijio reddidit. 

2 Domingo Georgi en fu 
nuevo Adon iluftrado , dice, 
Ibbre el dia g. de Diciembre, 
que no fe hallan las Adas ge- 
nuinas de la Santa : ABafin- 
tera non fuperfunt ; y que íe- 



gun Solerio tienen los Padres 
Antuerpienfes Jefuitas , algu- 
nas manuícritas que dar a 
luz , las quales mas p?.re- 
cen Panegyris , que Hiftoria. 
Según efto fon diílintas de las 
que aqui ofrecemos : pues ef- 
tas parece que no incluyen' 
claufulas que excedan la li- 
nea puramente hifiorial , fin 
diílraccion á conceptos Pane-i 
gyriccs. 

3 El genio, y color del 
Efcriro me parece de notable 
antigüedad. El eftylo ha pa- 
decido algo por las Copias, 
quemueftran eftar truncadas 
en diverfos paüages : pero eí^ 
to no defrauda la antigüedad, 
como fe ve en otros dccur 
mentos, 

4 Los que me han férvi- 
do para el cgempiar que 
ofrezco , fon les Breviarios 
antiguos del Siglo XV. de 
Toledo , y de Burgos , con el 
Eborenfe del Siglo XVI: y un 
MS. del P. Juan de Mariana. 
Y advierto que el P. Mariana 
eílampó eftas Adas en fu hif- 
toria latina lib.4. cap. 15. pe- 
ro con todo cfíb iníiíto en ci-; 

tai 



514 I^f^dña Sagra da . 

tar el MS. porque hay alguna 
variedad, y qualquiera piie-- 
ác confultar lo impreífo. I¡)e 
Jas Aílas que dio Tamayo, no 
quiero hacer mención y par-i 
que las vició con interpola- 
ciones voluntarias. 

Hilando para ir á la Im- 
prenta efte pliego , llegó á 
mis manos un gran libro MS. 
en pergamino de oja Atlánti- 
ca, que es de la Bibliotheca 
de los Padres Francifcanos de 
S. Juan de los Reyes dcTole- 
dojobtenido para el fin de co- 
piar le, por benignidad, y fran- 
queza del Rmo. P. Fr. Pedro 
Juanecio de Molina, General 
de todo el Orden deS.Francif- 
co; donde entre otras muchas 
Pafsiones de Martyres fe in- 
cluyen eftas Adas : pero no 
añaden nada á lo que va pro- 
puefto.Defde el tomo figuien- 
tc empezaremos á citar,y uti- 
lizarnos del mencionadoCodi- 
go:anticipando defde ahora la 
mención ; afsi para dar efte 
nuevo apoyo á las Adas íi-' 
guientes , como por no efca- 
fear la gratitud. Ningún Bre- 
viario pone la pieza entera, 
efcogicndo precifamente las 
partes que correfpondian al 
orden de fus Lecciones ; pues 
el Burgenfe no pone el final; 
el Eborenfe omitió el princi- 
pio : el de Toledo por abra- 



T)\ít.é, JpemiJ. 

zar la fubftancia de la Hlfto- 
ria', omitió muchas claufulas. 
D¿ los ttjes rcfulfa el todo- 
'qtte propongo , fin que hayar 
I voz que no confte por alguno 
de ellos : y quando la varie- 
dad es de alguna importan- 
cia , la prevengo, con las^No- 
tas de B. que fignifica el Bur-" 
genfe : E. el Eborenfe: M. 
Mariana : T. el Toledano. 

5 Compruebafe por efte 
Documento , que la Perfecu- 
cion de Dioclcciano alcanzó 
á las Galias : pues por lo mif- 
mo que hay fundamentos pa- 
ra la afirmación y negación^ 
es importante la comproba- 
ción que fe halle para deter- 
minar. Pero no puede difsi- 
mulairfe que por cfta no fe 
puede eftablecer Perfecucion, 
mas que en laGaliaNarbo-i 
nenfe , por fer aquel el cami- 
no real de Italia para Efpaña; 
y fabcrfe que entró Daciano 
por losPyrineos , como conf- 
ta por los Martyrios de Ge- 
rona y Barcelona, Lo mucho 
que viajó Daciano por Efpa- 
ña , y lo poco que duró la 
Perfecucion (pues no pafsó de 
dos años) no permiten decir, 
que fe internafle ó diftrageí- 
fe por ias Gallas , fino preci- 
famente. por la Narbonenfe, 
y no de afsiento , fino como 
de paño ; pues el deftino fiío 



©e las ASlíts de Santa Leocadia* 31 f. 

a Efpnna , fegun confía por la tor de las Gallas. Por tanto el 

Infcripcion pueda en el To- daño que hizo allí, debe con- 

mo I. pag.243. donde vemos, traheríe á las Ciudades que 

que fu titulo era Prejidente de eran camino para venir acá, *» 

las EJpañas , que es el miímo refervando fu fuerza y enco- ■ 

deftino ^, que expreífan eftas no principal contra las Pro- 

A^:ís,ad evertendam Spaniamf vincias de Efpaña. 
fin que fe lea haver fido Pre- 

ACTAS DE LA CONFESSION^ 

y Pafsion de Santa Leocadia. 

I TN temporibus illis, dum poft corporeum Salvatoris adn 
X ventum^ pro redemptione noftra fanguinis ejus eífu- 
íionem, ad inferos defcenfionem, á mortuis refurredionem, & 
¡n Cxlüs afcenfionem , Evangélica eruditio íeníim atque gra- 
datim ApoftoLorum dodrina in cmnem terram refulíiílet; fe- 
roa tándem in-Spanix íinibus innotuit : eratque rara fidcs, » 
& ideó magna, quia rara. Delubra vero Gentilium in omni 
Joco facrilega eftufione fanguinum , taurcrum , hircornmque 
fumabant. Et qucni-am nonnullx Civitates,Oppida, Vici,Caf- 
teila, plena erant fanorum, monüruoriím, aliiíque imaginibus ?i 
ex a^ro, argento, & omni metallo \> (erant) colebantur prx- b 
terea in effigie doemonis j propterea fides in Chrifto puliu- 
lans Ínter tantas rabies Paganorum palpitabat : conventícula 
vero nominisChriíli facratifsimis & abditifsimis locis a pau- -i 
cis & perfeá:is ingrediebantur peragenda : & quantum cref- 
cebat Chriíti nominis dignitas, tantum deficiebat execranda 
calamitas: ita pervenit ^ ut in ncnnullis urbibus perfedíe fi- c 
dei flagrarent incendiaj^ ut non jam per latebras occultando, 
fed publicé Ecclefix . Sacerdciibus , & omni pracpclleren^ 
Clero. 

2 Quae fama non folum Italiam totam , fed & Bizantium 
peragravit. Qux caufa fuit , ut impiifsimum Datianum Prxn 

fi- 

(a) M. y el T. fera tándem Spaniez, M. oixúxtfinibus. 

(b) lÁ.Jine fanorum , monjirorumque imaginibm ex aurOy 
éf^cntQ non er^tnt, (c) M. y ci T^fibat, >■ 



a 



3 I ó Efpana Sagrada, Trat,6, Apenl, I. 

fidem Diocletianus & Maximianiis Imperatorcs ad evcrteñ- 
dam , magis quam ad gubernandam , dcílinarcnt Spaniam. 
Primum namque Galliam , ut lupus cruentas intravit : ibi- 
quc cxfatiatus fanguine Martyrum, ac cadavera » crapulatus 

í> ruftans, Spaniam aggreíTus eft. t» Feliccm, Cucuñitem , Eula- 
liam, & alios, quorum nomina longum eft fcribere , gravifsi- 
mis tormentis afticiens, Deo animas confecravit innocuas : ac 
poft inde felicifsimam Cxfarauguftam quafi Ico fredens iter 

fe c arripuit. Quanta ibidem ludibria,quanta verbera, quot Cru- 
ces, quotque eífufiones fanguinum in ea opcratus fucrit , lin- 

d gua taceat, ipfa qux rigata d eft Chriftianorum fanguinibus 
térra loquetur : co quod nullus cxccptus fuerit qui tali íltu 

p e non tencat redivivos ac fiorentifsimos ciñeres Martyrum 
locus. 

3 Inde alacri profedu Complutenfem ingreditur Civi- 
í tatem. f Pro cruore lac truncatis corporibus fundens, geminas 

margaritas in diademate noftris Regisafñgcndas , & innocen- 
tiae dignitate velut auro conípicuas , Juftum & Paftorem á 
térra ad Caílos per feralem impietatem pius Dominus fufr 
cepit. 

4 Deinde adveniens Toletanam Civitatem ingreíTus coepit 
fagaci indagine perquirere membra Sanáiorum: ibiqíie repe- 

g rit g DeodicatamSandamLeocadiam, genere nobiiifsimam, 
nobiüori tamen propofito mentís ornatam : quae non diebus, 
non nodibus pervigili cura ab oratione ceíTabat. Qui cum 
eam príeíentari fuis confpedibus prascepilfet , ita aft'atus eft; 

h Cur te tam levis ^ & vana deludit circumvcntio , ut de tam 
prarclaro genere nata derelinquas cerimonias Deorum noftro- 
rum, Se nefcio cui Chrifto te proferas fervituram. Cui beata 
Leocadia cum grandi audacia ita ad hxc refpondit : ,, Non 
„ me tua fuaíio á propoílto Chrifti , cui me intcgram vovi, 
„ revocar : non illufio verborum tuorum , nec blandimcnta 
',, natalium quibus me fuadere conaris , retrahet a íervitutc 
„ vel promifsionc Domini mei Jefu Clirifti , qui nos pretioíb 
^, Sanguine fuo redimens magna induit libértate. 

Fre- 
ía) B. cadavere. (b) T. ingrejfus efi. (c) falta iter en el T. 
(d) B.polluta. (c) M. bujluali^tu, (f) M^. Protinus pro 
ermre» (g) B. ccept, (h) E. Ubilis. 



\ 



T)e tas Acias de Santu L eocuJid. 317 

5 Freir.ens itaqiie Datiañus prxcepit miihibus ardifsiniis 
^incLilis beatam Leocadiam coUigatam in carcercm triidií 
coí^itans qiialibus tormentis vel poenis eam poííet aftligere. 

6 Properans itaqiie Eboram a inguefllis officium omne ^ 
t priemónet , ut indagine percurrentes Chriílianos quof- b 
cumque inveniüent , ejus tribunali príefentarent. Statimqiie 
repertiim adoleícentem quemdam nomine Vinccntium, c cu- c 

;lis meritum nomini comitabatur fuo compirehenfum ejus conf- 
pedibus fiftunt, c qucm cum Sabina & Chrifteta^cjus Sororí- é 
bus, in Abulcnfem Civitatem profequens , digna pro Chriílo 
muñera confecravit. Profedufque ab Ebora ^ Emeritenfcm d 
ingreditur Civitatem. Illico tribunal fibi prxparari pra:cepit: 
muitofque Sandos crudeliter fanguine fufo tranímifit ad Do- 
minum. ínter quos Sanctam Eulaíianí mukis cruciatibus,mul- 
tifque verberibus affliclam, igne applicato Domino coníecra-; 
vit. e _ ^ 

7 Cumque tam crudelium ejus geftcrum-in Toletanam 
Urbem ad beatam Leocadiam percurriflet fama , genibus ia 
oratione pofitis in eodem quo retrufa tenebatur confefsionis 
loco, oratione completa fuum Domino commendavit & emi- 
ílt fpiritum. El Breviario antiguo Eborenfe dice: Impollutum 
Deo reddidit fpu'itum , quinto Idus Dccembrisj ad laudem 
Ciirifti , qui Martyres & Confeflbrcs fuos coronat in pace.; 
Mariana: Dno commendavit fpiritum , qui Martyres & Coit- 
feíTores fuos coronavit in pace: cui cft honor & gloria, Virtus> 
& Poteílas in fxcula fa:culorum. Amen. 

ORAr 

(a) B. y el Eb. Eboram. M. Helboram. T. Elboram. 

(b) E. conquiJitores.pr(£n2onet. (c) Afsi M. falta en los Bre4 
Viarios lo incluido entre las ce. (d) T. ab Abula. j 

(e) Hallafe todo efte punto en M. y en el Toledano Fratrs 
cifcanQ. 



jiS E/p.ma Sagrada. Trat.6. Apeñi.í. 

ORACIÓN DEL MISSAL MUZÁRABE 
en la fiefta de Santa Leocadia. 

IKLATIO. 

Dígnum & juftum cft Omnipotens Patcr tibi in honorcm 
Confeílbris tuac Leocadine gratias agcre per Jefum 

.' Chriftum Filium tuum Dominiim noftriim : cujus nec fidcs ne- 
cefsirate fexus variatiir , ncc vircus teaeritadine mulicbriuní 
artiuiii encrvata dlfTjlvitur. Itividam eniíii Ecclefiíe Catho- 
licae caput ita fuis mcmbris fubrogivit virtutis augmentum, 
ut non folum viros fui nominis teftes in certaminc victorcs 

^ per patientiam redderet ; verum etiam focininis triumpha- 
Icin coronan! per tolerantiam condonaret. Implacabilis quip- 
pe carnitTcis furor cxquillta íupplicia msmbris muliebribus 
admovebat , fed virilis in foe "ninis virtus inlata cruciamenta 
tenebar. Necenim debuit freniitum viri formidare tortoris, 
qux intimo palatio mentís prxfenti fruebatur prícfidio Sal- 
vatoris : & quoniam invidi Regis auxilio utebatur in cordc, 
cruciatus fortiter vincebat in corpore. Sed in his ómnibus 
Chriílus Dominus Unigenitus tuis continuis laudibus cíl glo- 
rificandus , qui eíl ubique huidabilis, ubique mirabilis , qui & 
Mariam Matrem inlibatam ab omni corruptione fervavit , &: 
Leocadiam famulam fui nominis fidelifsimam tertem in ora- 
tione fufcepit. Et ficut Mariam fccit Virgincm permanerc 
poílpartum, ita Leocadiam Victricem fecir elle pol\ tranfi- 
tum. Qiiem conlaudaiit omncs Angcli (Se Archangeli , ira 
Vicentes ; Sandus, &c. 



APEN- 



íDe las Añas id Concilio 7. de Tokio, 3 i p 

APÉNDICE II. 

ACTAS DE LAS PROFESSIONES,| 

y Sentencia Difinitiva del Concilio I. 

de Toledo. 

§. I. 

mcmUKT EXEUVLA'SJA ff^íJFESSlOKUM. 
In Concilio Tole taño , contra/eElam Tri/cilliaui 

ERA cccc. xxxvm. 

I TQOft habitum jam Concilium Kal. Septembribus, tertioi 
J. Nonas Septen^bris , poíl diverfas cognitiones tuiiC 
habitas , fub die octavo Iduum Septembrium excerptse fiii.t 
de plenariis geftis profefsionis Domini Symphofij , & Domi- 
ni Dictinij fanctce memoria: Epifcoporum , & Dcmini íandíE 
memoria: Comafij, tune Presbyteri , quas inter reliqucs hü- 
buerunt in Concilio Toletuno , de damnatione Pricilliani, 
vel i'edix eJLis , in hnnc modiim. 

2 Pcft aliquanta , & inter aliquanta eodem tempere ada, 
Di¿lin¡us Epilcopus dixit : Audite me , optimi Sacerdotes, 
corrigite cmnia : quia vobis correclio data eft. Scriptum eft 
enim : Vobis data: funt claves Rcgni Cxlorum. Sed peto á 
vobis , ut claves nobis Regni , non porta: aperíantur Inferni. 
Ha:c , íi dignamini , omnia ante oculos pono. Hoe en'm irt 
me reprehendo , qnod dixerim imam Dei & hcminis efie na* 
turam. Ítem dixit : E"o non íolüm correclionem veüram ig- 
go, fed & omnem prícíiimpticnem nicam de ícriptis meis ar- 
giio, arque condemno. ítem dixit : Sic feníl , tcílis eft Deii'". 
Si erravi , corrigite. ítem dixit : Et pauló ante dixi , & nunc 
iterum repeto : In priori coniprcheníione mea , & in princi- 
piis converíionis mcx , quxcumque confcripfi, omnia me 

to- 



3^0" Efpam Sagrada. Trat,6. JperJ. IL 

foto corde rcfpiicre. ítem dixit : Excepto nomine Dei,om-i 
nia anathematizo. ítem dixit : Omnia qux inveniuntur contra 
fidem , cum ipfo au£lorc condemno. 

3 Symphofius Epifcopus dixit : Jnxta id quod paulo ante 
leáum efl: in membrana nefcio qua , in qua dicebatur filius 
iñnafcibilis , hanc ego doduinam , qux aut dúo principia di- 
cit , aut filium innafcibilem , cum ipfo auflore damno, qui 
ícripfit. ítem dixit : Ego feclam , qua: recitata eft , damno 
cum audore. ítem dixit : Ego fedam malam, qua; recitata eft, 
damno cum audore. ítem dixit : Date mihi chartulam ; ipfis 
verbis condemno. Et cum acccpiíTet chartulam , de fcripto 
recitavit : Onnes libros híercticos, & máxime Prifcilliani doc- 
trinam, juxta quod hodie led'im eft, ubi innafcibilem filium 
fcripíiíT; dicitur , cum ipfo aiid ):c damno. 

4 Comifias Presbyter dixit: Nrm) dubitet,me cum do- 
mino meo Epifcopo fenrirc , Se om lia dim lare , qux damna- 
vit, Sí nlUil ejas prxferre Tapie uít!, niíi folum Deum. Atquc 
ideo nolo me dabitetis aliud eíT: fadarum, al terve fenfurum, 
quam quod profeiris eft : ac pro^.ndí qio n rio dixit Epifco- 
pus meus,quem fequor , qalcq.iid 'úh daniavit, & ego 
damno. 

5 ERA, qua fupra, fub dieni tertium Idaum Septembríum, 
profefsiones fandx memoriíB Epifcoporum domini Svmphoíi;, 
de domini Didinij , & ünda: memoriíc Comafi; tune Presbyte- 
ri. Comallus Presbyter dixit : Non timeo ñequenter diccre, 
quod femel dixiftem , ut gaudeam. Seqnor audoriratem Epif- 
copi mei Symphofii, fequor fapientiam fenis. Sentio quod di- 
xi ; fi ji.ibetis ex chartula rehgam. Omnes id fequantur , qui 
voluerint vcftro hxrerc confortio. 

6 Er C )'ni'l!is PrGsbvtei- ex chirtula \zi(\t : Cum catholi- 
cam Sí Nica:nam fidem fequamur omnes , Sí fcriptnra recita- 
ta ut , quam Donatus Presbvrer, ut legltar , ingefsit, ubi Prif- 
cillianus innafcibilem eile filiuin dixit, conftat hoc contra Ni- 
cxnam fidem efl^ diclum : at-|ue ideo PrifciHiannri liiiius dic- 
ti audorem , cum ipíius didi perverfitate , Sí quos male con- 
didit libros , cum ipfo audore condemno. 

Sic. 7 Symphofius Epifcopus dixit : Si quos male condidit li- 
bros, cum ipfo audore condemno. DidiniusEpiícopus dixit; 

fe- 



!De las Añas íklCcncilio I. de Toledo, 



11 



Teqnor fententiam domini nici Si patris mei , & genitoi-is & 
dodoris mci , Symphofij : Qjxcumque loqautus cí\ , loqiior. 
Nam fcriptum legimus : Si quis vo'ois aliter evangelizaverir, 
prxrerquain quod evangelizatum eft vobis , anathcma fit : Se 
idcircó ümnia , qux Priícillianus , aut male docuit , aut male 
^cripíit, cum ipfü auclore condemno. 

§. II. 

EXEMTLA^ í)WFmmVM SEKTENTIM, 
transíate de gc/lis. 

1 Tp^Ic qua fupra , Epifcopi dixenint: Lcgatnr fcriptnrí 
j[ J fententiac. Et legit : Etfi diudeliberantibus veruin, 
poft Ca:fciranguftanumConcilinm , in quo fentcntia in certos 
quofquedida fueuat, fola tamcn una die , prícfcnte Sympho- 
ÍIo , qui poftmodum declinando fententiam , prxfcns aiidirc 
contempíerat , arduum nobis eíTet audire jam dictos , literis 
tamen fanctse memorisc Ambrofij , quas poft illud Concilium 
ad nos miflerat 5 ut fi condemnaíTent , qux perperam cgerant, 
& impleíTent conditiones , quas praefcriptas literx contine- 
bant , rcvertercntur ad pacem (adde qux fandx memoria: Sy- 
ricius Papa fuafiflet) magnam nos conftat pracílitiíTe patien- 
tiam : & fi prius indidum in Toletana urbe Concilium dccli- 
harant , ad quod illos evocavcramus , & audiífemus , cnr non 
impleflent conditiones , quas fibi ipfi , fando Ambrofio prx- 
fcntc, & audiente pofuiíTent , patuit refpondiíle Symphofium, 
fe á recitatione eorum , qux dicebant martyres , rccefifle, ac 
de hincdcccptum tentumque , per plurimos fecus aliqua ge- 
fiíTe repeiúmus,nullis librisapocryphis,aut novis rc!entiis,quas 
Prifcillianus compofuerat involutum : Didinium epiftolls alU 
fjuantis pene lapfum , quas omncs fuá profefsione condem^ 
nans , corredionem petens , veniam poftularer. Qjem conf- 
tat , ut Symphofius fecit , quaecumque contra fidem Cathoür 
cam Prifcillianus fcripferat , cum ipfo audore damnaífe. Ca:- 
terum extortum fibi de multitudine plebis probaret Sympho-. 
íium , ut ordinaret Didinium Epifcopum , quem fandüs Am- 
brofius decreviíTet , bonx pacis locum tencre PresbytcriJ, nott 



311 Efpana Sagrada, Trat.6. ApenL IL 

acciperc honoris augmentum. Confitcntiir ctiam illud quod 
alios per diverías Ecclefias ordinaücnt , quibus dccrant Sacer- 
dotes ; habcntes hanc fiduciam , quod cum illis prope modiim 
roriusGallicix fentiret plebium mnlritLido. Ex quibus ordi- 
natus eft PaternusBracharcnfis Eccleüx Epifcopus. In hanc 
voccm confefsionis primus erupit , & fectam Priícilliani fe 
fcifle , fcd factum Epifcopum liberatum fe ab ea , lectione li- 
brorum fanfti Anibrofij elTe juraret. 

2 ítem Ubnius nuper baptizatum fe a Symphofio, & Epif- 
copumfadum,hoc fe tenere, quod in prxfenti Concilio Syni- 
phüfius profcflus eft , refpondir. 

3 Vegetinus vero olim , ante Cxfarauguftanum Conci- 
lium Epifcopus fadus , fimiliter libros Prifcilliani , cum audo- 
re damnaverat 5 ut de cxteris ada teftantur. De quibus qui 
confuluntur Epifcopi , judicabunr. 

4 Herenas Clericos íuos fequi maluerat ; qui fponte , nec 
Ínter rogati , Prifcillianum catholicum , fandumque martyrem 
clamairent , atque ipfe ufque ad finem , catholicum hunc eíTc 
dixiílet , perfecutionem ab Epifcopis paflum. Quo dido om- 
nes fandos , jam plurimos quiefcentes , aliquos in hac luce 
durantes , fuo judicio deduxerit in reatum. Hunc cum his 
ómnibus , tam fuis Clericis , quamdiverfis Epifcopis, hoc eft. 
Donato , Acurio , Emilio , qui ab eorum profefsione receden- 
tcs maluiftent fequi confortium perditorum , decernimus ab 
Sacerdotio fubmovendum , quem conftaret ctiam de reliquis 
verbis íuis convidum per tres Epifcopos , multos quoque 
Presbyteros , five Diáconos , cum perjurio efle mentitum. 

5 Vegetinum aurcm , in quem nuUa fpecialitcr dida fue- 
rat ante íentcntia , data profeísionc , quam fynodus accepir, 
flatuimuscommunioni no-ftrx efle reddendum. 

6 Paternum , licet pro cathofica fidei vcritate , 8c publi- 
catae hxrefis errore , libenter amplexi , Ecclefiam in qua Epif- 
copus fucrat conftitutus , tenere pcrmifsimus ; recepturi etiam 
in Boftram communioncmcum Sedes Apoftolica refcripferit. 

7 Reliqui qui ex provincia Galla:cia ad Concilium conve- 
Iicrant , & in Symphofij fcmper communione duraverant , ac- 
cepta forma a Concilio miífa ,fi fubícripferint , ctiam ipfi in 
picl^ftis pacis contcmplatione confiílant 5 expedantcs parí 



íZ)e las Añas del Concilio I. de Toledo. 313 

cxcmplo , quid Papa , qui nunc cíl:,quid Tandas Simplicia- 
nus Mcdiolanenlis Epifcopus , reliquiquc Ecclefiarum referí- 
bant Sacerdotes. Si aiitem fubícriptioncm formx,quam mif- 
fimiis , non dederint , Ecclefias quas dctinent , non rctineant; 
ñeque his communicent qui reveríi de Synodo , datis profef- 
fionibus ad fuas Ecclefias reverterunt. 

8 Sané Vegctiaum foliini cum Paterno contimunicare dc- 
crevimus. Symphofius autem fenex reIigiofi.is , qui quod ege- 
rit íupra fcribimus , inEcclefia fuá confiftat , circumfpectior 
circa eos , quos ei reddemus , futurus , inde expedabit com- 
munionera , unde prius fpem futurx pacis acceperat. Quod 
obfervandum etiam Didinio , & Anterio eíTe decrevimus. 

9 Conftituimus autem, priufquam illis per Papam, vel per, 
Sandum Simplicianum communio redditur , non Epifcopos, 
non Presby teros , non Diáconos ab illis ordinandos ; ut fcia- 
mus fi vel nunc fciant , fub conditione remifsi , tándem Syno- 
dicae fententiíE przeílare reverentiam. 

10 Meminerint autem fratr^s & Coepifcopí noftri enixcí 
cxcubandum , ne quis communione depulfus , coUediones fa- 
ciat per mulierum domos , & apocrypha , qua; damnata funt 
legant ; ne communicantes his, pari focietate teneantur. Quo- 
niam quicumque has fufceperint , certum eft eos etiam gra-. 
viori fententia retincndos effe. 

1 1 Fratri autem noftro Ortygio Ecclefias , de quibus pul-- 
fus fuerat , pronuntiavimus eíTe reddendas. 

APÉNDICE IIL 

f(IlErEKCIONES SOBÍ{B LA CA^^Á 

Jtguiente. 

EL Cl. Padre Pedro Couf- por qué defgracia fe halla fift 
fííwí de la Congregación continuar, pues no llega lo 
dcS. Mauro , hizo unas opor- publicado mas que al año de 
tunas prevenciones , antes de 440. AUi pues advierte , que 
dar la Carta de S. Inocencio eíía Carta fe dio incompleta 
en fu iluftre Obra de las Epif- antes de Sirmondo , y que 
tolas de loíPítpá^, queno se cfedivamente fe encuentra 

X2 dd 



k 



3 i4 E/paría Sagrada, Trat,6 Jpend. IlL 



de efte modo en muchos MS. 
de la Colección antigua de 
Jos Cañones de Efpaña 5 por 
Jo que foCpcchó haverla acor- 
tado el Autor de aquella Co- 
lección , hafta que la halló 
entera en otros egcmplares 
antiguos de la mifma Colec- 
ción , quales fon el Colberti- 
TiO , el Coisliniano , el Urge- 
lenfe , elGerundenfe , y el de 
RipoU : en cuya fé no duda- 
mos ponerla toda entera. 

Añade , que en dos MSS. 
halló el titulo de Toletana Sy- 
9wdo , y no Tolo/ana : y que 
havicndo también en otros el 
nombre de Tolotana , fue fá- 
cil que algunos fubftituyeflen 
Tolo/ana : pues aun en el cuer- 
po de la Carta , donde fe lee 
generalm-entc Toletano Conci- 
lio , pufo el MS. Corbeyenfe 
Tolo/ano : de efte modo fe in- 
trodujo en el Titulo aquella 
voz ; debiendo leerfe Toleta- 
wa y no folo por la autoridad 
de los MSS. que lo ponen afsi, 
fmo por las r.izoncs dadas 
defdc la pag. 114. 

En quanto a la duda de 
a que Conciho Toledano ef- 
cribió S. Inocencio > refolvió 
bien Couftant , que debe en- 
tcnderfc el del año 400. no 
como aclualmente congrega- 
do, fino de modo que el Papa 
fe diga haver cfcrito á Jos 
padres que compufieron a- 



qucl Synodo. Veafe nucftrai 
I)iírcrtacion I. dcfde el num.' 
177. pag. 117. Lo mas nota- 
ble es, que para deducir Couf- 
tant eñe concepto , fe pufo á 
tratar del Concilio I. divi- 
diéndole en tres partes ; y di- 
ciendo , que nadie havia ex- 
plicado el modo , de cómo 
pueden concordarfe entre sij 
ni cómo fe hayan de reducir 
á un mifmo Synodo: pues haf- 
ta ahora folo confta entre los 
eruditos , que la Regla de Fé 
pertenece á otro Concilio del 
tiempo de S. León , y que 
erró el Coledór en ponerla 
bajo el titulo del Concilio L 
Añade , que ni la tercera par- 
te fe une bien con aquel Con- 
cilio : pero que todo quedará 
corriente , íi íe aplican aque- 
llas partes al tiempo de S. 
León , poniendo un nuevo ti- 
tulo , que ofrece alli , y no 
necefsitamos dar aqui , lifon- 
geandonos de que huviera ha- 
blado de otro modo aquel y 
otros clarifsimos Varones , íi 
huvieran tenido delante lo di- 
cho en nueftra Diífertacion. 
Luego para refolver , que S, 
Inocencio efcribió a los Obif- 
pos,que concurrieron al Con- 
cilio I. de Toledo , no es ne- 
celTIiriodefnudarle, ni quitar- 
le lo que los Padres le dieron. 
La Carta toda entera dice 
afsi. 

APEN- 



©e la Carta de San Inocencio: 3 1 5 

APÉNDICE III 

CARTA DE SAN INOCENCIO PAPA. 

á los Padres del Concilio I. de Toledo^ 

íegun la lección que refulta de los 

MSS. de Sirmondo^y Couftant. 

ÍKKOCEKTIUS UKIFE(KSIS EflSCOVlS 

in Toletana Sjnodo con/litutis, dileñifsimis fratribns y 

in Domino /alutem, 

Si£PE me & nimia cum tenerct cura folicitum fiiper dif- 
feníione & rchifmate Ecclefiarum , quod per Hifpanias 
latiíis in dies ferpere , & citatiore gradu incedere fama pro- 
loquitur i neceíTarium tempus emerfit ;, quo non poíTet emen- 
dado tanta diíFerri , & deberct congrua medicina provideri. 
Nam fratres noftri , Coepifcopus Hilarius & Elpidius Presby- 
ter, partim unitatis amore permoti , partim quá laborat pro- 
vincia pernicie , ut oportuit , excitati, ad Sedem Apoílolicam 
commearunt , & in ipfo íinu Fidei violatam intra provinciam 
pacem, difciplinze rationem eíTe confufam , & multa contra 
Cañones Patrum , contempto ordine , regulifque negledis, 
in ufurpatione Ecclefiarum fuiíTe commiífa , nec concordiam^ 
in qua Fidei noftrse ftabilitas tota confiílit, poífs rctineri, ciim 
dolorc &gemitu prolequuti funt. Qux in confeflu Presby- 
terij adorum confeccione retinentur , & poífunt vobis iedio^ 
tie monftrari.. 

I. 
Jam primüm , quod ad ipfam Fidem attinet quod Bxtici 
Vel Carthaginenfes Epifcopi , propter Galliciorum commu- 
nionem á pace omnium difcederunt , orta diflenfio eft : qua: 
non folüm non minuitur , verúm ctiam per dies ñngulos ilu- 
dió contcntionis augetur, cum obtinendi propoüto unufquif- 



^z6 E/¡hwa Sagrada . Trat, 6 . Jpeni.líL 

que qnod voluit , ítternum orbem malí , & circiilum qiicm- 
dam de tali animofitatc fecerunt ; cum utique bono cuique 
in rcbíis talibiis vinci melius fit , quam malo more pravum 
propofirum quod femel placuit obtincre. Nam qiix alia can- 
la & fuperioribiis tcmporibus illiiis Luciferi praster pertina- 
ciam fuit , qua; eum retraxit a concordia illorum , qui Aria- 
norum hxreílm prudcnti converfionc damnaverant'í Eodem 
iludió poíl Prifcilliani dcteftabilem fectam , omnium mérito 
dereílatione damnatam , receptos in Catholicam Fidem eos 
qui confilio faniore , converfi funt , a;gerrime aliquos tuliíTe 
cognovimus. Quibus tactum utile & ipíam Eccleíiarum pa- 
cem difplicuifle detegitur.Nam cum unitatis propofito atque 
concordia:, ipfi quoque Symphollus atque Diclinius dam- 
nantes pravam hxrefim íint recepti , ut perfonis talibus am- 
putatis extingueretur pcnitüs innata diíTenfio , inventi funt 
quibus recle faCla ipfa correclio difpliceret. Et nunc Eccle- 
íia; dilsident , quce non módica á fe animoíitate diísimulant. 
Quód fi faniore confilio á Sacerdotibus fuiflet cuftodita cor- 
reclio; & ílatus Cathoücx Fidei integer permaneret , & nul- 
lum fcandalum concordiam rebus ómnibus utilcm corru- 
piíTet. Qtiícro enim , quare doluerint Symphofium atque 
Diclinium , aliofquc qui deteílabilem hxrefim damnaverunt, 
receptos in Fidem Catholicam tune fuifle? Num quod non 
aliquid de honoribus amiferint quos habcbant? Quód írquos 
hoc pungir aut ílimulat , legant Petrum Apoílolum poíl la- 
crymas hocfuiíTe quod fuerat. Confiderent Thomam poíl 
dubitationem illam nihil de prioribus mcriús amifllTc. Deni- 
que David Proplietam egregium poli manifcllam confefsio- 
nem íuam prophetiíc fuas meritis non fuilVc privatum. Quód 
fi emendatio converíionis,& errores iplos amputar, & retinet 
dignirates, qux malum ratio cíl , viam redi & iter quod diri- 
gat ad falutem , propofito pertinacia: nollc retiñere? Quarc 
incumbendum eíl dilcclioni veftrx , & bonis Sacerdotibus ad- 
nltendum, quatenus prxeunte dodrina in unitatem Catlioli- 
cx Fidei omnes qui difpcrfi funt, congrcgentur , & eíTe inex- 
pugnabile unum corpus incipiat , quod íl ícparetur in partes, 
ad omnes patcbit lacerationis injurias, & ex fefc pcílem pa- 
tictur intcrnam , quando fccum compago ipfa confligit. S^á 



T>e la Carta de San Inocencio, " 327 

hxc generalirer de unitatls retürmatione omnes , tamquam 
ílngulis fcripta finr, accipiant Sacerdotes. Dchinc in partes 
aniínam fuper ómnibus diledio veílra , qux proponentur, in-? 
tendat. 

II. 
Non enim latere potnit , quod Ruffinus atque Minicius 
Epifcopi in aiienis Ecclefiis , contra Nicaenos Cañones , Epif- 
copos ufurpaverunt ordinare. Hxc ne quis fibi audeat vendí- 
care faltcm nunc a nobis eft falubriter providendum : ne im- 
proba Liíurpatione difsimulatio in deterius convalefcat; & fíat 
de confuetudine regula , qux non vcniat ab ipfa qux iitteris 
mandata eft, diíciplina. Qua in reHilarij fratris & confacer- 
dotis noftri querela primitus audiatur , qui aíleruit Ruffinum 
contra Eccleíiarum pacem omni oppugnatione fuifle verfa- 
tum , & dudum in Concilio Toletano erroris fui veniam pof- 
tulafle , & nunc cum Metropolitano Epifcopo ordinandi Sa- 
cerdotes Pontificium deberetur , contra populi voluntatem & 
difciplinx rationcm , Epifcopum locis abditis ordinafle , Ec- 
cleíias ícandalis mifcuiíle. Dehinc Tarraconenfium Epifco- 
porum eft caufa tradanda, quipari modo Minicium in Gerun- 
deníi Eccleíia Epifcopum ordinafle conquefti funt 5 & juxta 
Nicxnos Cañones fcrenda eft de tali ufurpatione fententia. 
Illorum etiam Epifcoporum , qui a Ruffino vel á Minicio con- 
tra regulas ordinati funt, habeatur plena difcufsio ; ut quia 
perperam fadi funt , intelligant id quod vitiofo initio adcpti 
funt , fe diutiús obtinere non pofle. 

III. 

De Joanne quoque Epifcopo , cujus in Synodo Toletana 
fuper receptis Symphofio atque Didinio per legatos confen- 
fus accefsit , & cui probabilis vifa illa corredio , examinen- 
tur qux poftea funt fecuta 5 & proríus fuper ómnibus , quo- 
rum in dubium vcnit de ceñatione communio , plena inqui- 
íitio veftigetur : ut fecundum decretum Synodi Toletanx, 
vel communionis confortio propter abolendam fufpicionem 
fchifmatis mifceanturj vel íi qui fuerint deprehenfi , qui ab- 
nuant concordiam & conftituta placitorum , a communionc 
Catholicae Fidei per dikdionis veftrx fententias abdicentiir: 

X4 u| 



3 1 8 E/paña Sagrada. Trat, 6 . Apend, III. 

ut jam non internum malum , quod tacitum non definit fer- 
pere, fed íchifmaticorum manifeíla profefsio contagioque vi-. 
tetur. 

IV. 

Nam de ordinationibus , quas pravas confuctudinis vitio 
Hirpanienfes Epifcopos celebrare cognofcimus, fuerat aliquid 
fecundum majorum traditioncm ftatuendum , nifi perpende- 
remus ne perturbationcs quamplurimas Ecclefiis movere- 
mus. Quorum fadum ita reprehendimus , ut proptcr nume- 
rum corrigendorum ea quse quoquo modo facta funt , in 
dubium non vocemus , fed Dei potiíis judicio dimittamus. 
Quantos enim ex his , qui poft acceptam baptifmi gratiam in 
forenfí exercitatione verfati funt , & obtinendi pertinaciam 
fufceperunt , adfcitos ad Sacerdotium eíle comperimus , e 
quorum numero Ruffinus & Gregorius perhibentur ? Quan- 
tos ex aliqua militia , qui cum poteftatibus obedirent , ne- 
ceíTarió prarcepta funt exfequuti? Quantos ex curialibus qui 
dum parent poteftatibus , qux fibi funt imperara fecerunt? 
Quantos qui voluptates & editiones populo celebrarunt , ad 
honorem Summi Sacerdotij perveniflc? quorum omnium nc- 
minem ne ad focietatem quidem Ordinis Clericorum opor- 
tuerat pervenire. Qux ü fingula difcutienda mandemus, non 
módicos motus aut fcandala Hifpanienfibus Provinciis , qui- 
bus mederi cupimus , de ftudio emendationis inducemus. 
Idcircó remittenda ha:c potiüs putamus. Sed ne deinceps fi- 
milia committantur, diledtionis veftríE maturitas providere 
dcbebit , ut tanta: ufurpationi faltem nunc finis ncceílarius 
imponatur. Eo videlicet conftituto , ut íi qui poft hxc adver- 
fus formas Canonum, vel ad Ecclefiafticum Ordinem , vel ad 
ipfum Sacerdotium vcnire tcntaverint , una cum creatoribus 
fuis ipfo , in quo invcnti fucrint , ordine & honore priventur., 

V. 

Gregorij etiam Emeritenfis Epifcopi , qui in locum Pa- 
truini venerabilis recordationis cft ordinatus , querela , íi 
qua eft, audiatur : & ü contra meritum fuum paífus eft inju- 
riam , in invidos honoris altcrius vindicetur : ne pofthac in 
quemquam bonoium fpiritus factionis infurgat. 

" '. yi 



©e la Carta ck San Inocencio^ 3 2p 

VI. 

Et quamvis diIe£lioni veílrac , fratres charirslmi, regula3 
KicíeníE íint cognitae , fecundum qnas ordinationes facien- 
das eíTe per fententiam decernitis; tamen aliquam partem,qua; 
de ordinationibus eíl provifa , inferendam putavi , ut fecun- 
dum hanc ordinationes inpofterum celebrandas , ne cui in- 
terpretandi aliter liberum arbitrium relinquatur. Ac primum 
qu2E funt prohibirá digeruntur. Ne quifpiam qui poft baptif- 
mum militaverit , ad Ordínem debeat Clericatus admitti: 
ñeque qui caufas poft acceptum baptifmum egerint j aut qui 
poft acceptam Dei gratiam adminiftraverint : ñeque de cu- 
rialibus aliquem venire ad Ecclefiafticum Ordinem pofle, qui 
poft baptifmum vel coronati fuerint , vel Sacerdotium quod 
dicitur , fuftinuerint, & editioncs publicas ceiebraverint. 
Nam & hoc de curialibus eft cavendum , ne iidem qui ex 
curialibus fuerint , aliquando á fuis curiis , quod frequenter 
videmns accidere, repofcantur. Qux omnia rationabiliter 
prohibita oportet modis ómnibus cuftodiri. 

Qtiales vero eligendi funt in ordine Clericorum, evidens 
forma declarar. Id eft , qui ab ineunte áltate baptizati fue- 
rint , & Ledorum officio fociati j vel fi majores fmt , cnm 
fuerint Dei gratiam confequuti , ftatim fe Ecclcíiafticis Or- 
dinibus mancipaverint. Et fi uxores habuerint , quxrendum, 
fí uxorem virginem acceperint ••> quia fcriptum eft in Veteri 
Teftamento : Uxorem virginem accipat Sacerdos. Et alibi; 
Sacerdotes mei femelnuhant. Ñeque qui duas uxores habue- 
rit : quia Paulus Apoftolus ait : Vnius uxoris virum. Ncc illud 
deberé admitti , quod aiiquanti pro defenfione pravi erroris 
opponunt , & aíTerunt , quod ante baptifmum uxor accepta 
non debeat imputari , quia in baptifmo omnia dimittuntur: 
non intelligcntes hujufmodi, quod fola in baptifmo peccata 
dimittuntur, nec uxorum numerus aboletur. Nam fi a Deo 
(ut fcriptum eft) praparatur viro uxor , & quod Deus con- 
junxit , homo nonfeparet ; & ipíi audores generis humani in 
origine á Domino benedicuntur ; quomodo inter peccata, 
ifta creduntur pone dimitti? Quod íi fecundum illos qui ita 
credunt verum eft 5 ergo omnis juftitia , qua; a catechum.enis 
ante baptifmum fuerit operata, per baptifmum auferetur^ 

Nul-3 



^ $o E/parfa Síígrada, Trat.é. Jpeml.IIL 

Nullns ergo contra Apoftolum tale aliquid fcntiat , ncc ad- 
mirtat : led fideliter intelligat , uaius uxoris virum , five ante 
baptifiHLim , five poft baptifmum , cíTe nominatum. Si enim 
uxor ante baptifinum accepta non ducitur in numerum ; nec 
filij ex eadem fufcepti ínter filios poterunt numerari. Quod 
quam abfurdum fit, atque alienum , prudentia vcílra me- 
liiis arftimabit. Undc nemini liceat interpretar! aliter Divinas 
Scripturas, niíl quod reífta ratio permittit : ne dum remedia 
fibi iniqua ad excufationem prxparant,& corrupiíTe legem, 
& regulas evertiíTe judicentur. Sed ea tenenda funt , qux & 
Divinarum Scripturarum feries continet , & a Sacerdotibus 
utiii ratione íiint inílituta. Et alia manu : Bene válete , fra- 
tres chariísimi. 

APÉNDICE IV. 

CONCILIO DE TOLEDO DEL TIEMPO 
del Rey Gundemaro año de ^lo. 

m KOmKE mmmNOST^JESUCH^STI: 
Con/íitutio Cartháginenjtum Sacerdotum , in Toletana 
Urbe apud SanBifsimum Ecclejt.z ejufdem Antifiitem, 

I /^^Onvenientlbus nobls in unum , pro religione , &fi- 
V-i de , quam Chriílo debemus, placuit ; ne quid ultra 
in nobis abfurdum , vel inlicitum oriatur , alterna conlatio- 
ne decretum juftifsimas promulgare fententix ; quo perfpicue 
clarear inter nos , ordo , ac difciplina Ecclefial\icx dignita- 
tis, & agnofcatur fraterna: concordia pacis. 

2 Tali ergo difpofitione neceílarium contuentes , ob 
ftudium noílri ordinis , communi elcdione decrevimus , con- 
gruum eíTe provida difpofitione judicium , fatentes hujus Sa- 
crofandce Tolctana; Eccleíia; Sedem Metropolitani nominis 
habere auftoritatem , eamque noftris Ecclcfús , & honoris 
anteire poteftate , & mcritis. 

Cu- 



Concilio de Gundenuiro, 331 

5 Cujus quidem principatus nequáquam conlationis nof- 
trae conniventia nuper eligitur , fed jam dudum exiftere an- 
tiquoruin Patrum Synodali lententia declaratur -■> ea dumta- 
xat Concilij forma , quaí apud Sanctum Montanum Epifco- 
pum in eadem Urbe legitur habita. Proinde ergo difpofitio- 
nem noftram ínftrufts conlationis definitione celebrantes, 
ciegimus , ne quis ultra comprovincialium Sacerdotum inani, 
ac perverfa contentlone obnitatur hujus Sacrofandx Eccle- 
üx Toletans Primatum contemnere : ñeque pervicaci fchif- 
matum ftudio adSummos Sacerdotalium infularum Ordines, 
remota hujus Sedis poteílate , á nobis quempiam , ficut hac- 
tenus factum eíl , provehere. Talem itaque fpeciahter á no- 
bis , ac fuceíToribus noílris deíFerri dignitatis honorifícen- 
tiam huic Ecclefia:: pollicemur , qualem in Decretis Sanclo- 
rum Conciliorum beatiísimi Patres Metropolitanis Eccleíiis 
.decreverunt. Hujus ergo , & nos reverentia; obfervationem 
íideli cuftodia pollicemur : hujus honorificentiam coníeirva- 
ri diligenti profpedu á fucceíToribus noftris , per metas fe- 
quentium artatum, volumus. Sané quicumque ex nobis, vel 
fucceíToribus noftris \\xc ftatuta tranfcenderit , anathema íit 
Domino noftro Jefu Chrifto ; atque culmine Sacerdotal! 
dejeclus , perpetuíE excommunicationis fententia prasdam-: 
netur. 

Fada conftitutio Sacerdotum in Urbe Toletana , fub die 
X. Kalendarum Novembrium , anno regni primo piifsimi, at- 
que gloriofifsimi Gundemari Regis. Era DC. XLVIII. 

1 Protogenes Sandx Eccleíias Segontienfis Epifcopus, 

hanc decreti noftri profefsionem , pro firmitate fubfr 
cripíi. 

2 Theodorus Sandae Ecclefiíe Caftulonenfís Urbis Epifco- 

pus fubfcripíi. 

3 Minitianus Sandse Eccleíix Segovieníis , fubfcripíi. 

4 StephanusSanda: Eccleíise Oretanee Epifcopus, fubf: 

cripíi. 

5 Jacobus Mente faníeEcclefia^ Epifcopus , fubfcripíi. 

¿ Magnentius Santo Eccleñae Y^lerieníis Epifcopus, 
fubfcripíi. 
" ' Jheo- 



'3 3 2- Efparíá Sagrada. Trat. 6, JpendJF. 

7 Thcodofius San¿taE Ecclefíje Arcavicenfis Epircopus> 

fubfcripíl. 

8 Marinus Sandse Ecclefiae Valentinae Epifcopus , fubfr 

cripfi. 

9 Conantius Sandíe Ecclefias Palentinae Epifcopus , fubfr 

cripíi. 
JO Porcarius Sandaí Ecclcfiaj Segobrienfis Epifcopus,fubf-3 

cripíi. 
;il Vincentiiis Sandíe EccIcÍiíe Bigaftrenfis Epifcopus,- 

fubfcripíl. 

12 Eterius Sandaí Ecclefiac Baftitanas Epifcopus, fubfcripfí. 

13 Gregorius Sanda: Eccieíiíe Oxomenüs Epifcopus, fubf- 

cripíl. 
'14 Prcefidius Sandx Ecclefiai Complutcníis Epifcopus,- 

fubfcripíl. 
í i ?^.nabilis Sand« Ecclcíia: Elotanae Epifcopus, fubfcripíi^ 



y£d 



Con cilio de G linde jn ¿tro, 353 

DECRETO DEL REY GUNDEMARO 

a fovor de la Metrópoli 

de Toledo. 

INCIPIT DECRETUM PIISSIMI3 

atque glorioíifsimi Principis noílri^ 

Gundemari Regís. 

ERA DC.XLVIII. 

Flalpius Gundemarus (í^x, Venerahilihus Tatrihus nofirié 
Carthaginenfihus Sacerdotihus, 

'iT leer Regni noftri cura in difponendis atque guberM 
I t nandis humani generis rebus promptiísima efle vi- 
'deatur j tune tamen majcftas noftra máxime gloriofiori deco- 
ratur fama virtutum , cum ea, qua: ad divinitatis & rcligio-, 
nis ordincm pertinent , a^quitate rediísiiri tramitis difponun- 
tur : fcientts , ob hoc pietatem noftram , non fclum diutur- 
nuní temporaiis imperij ccnfcqui titulum , fed etiam jeterno- 
rum adipiíci gloiiam meritorum. Nonnullam enim in difci^^ 
plinis Eccleílaflicis contra Canonum audoritatem per mo- 
res a procedentium ternporum licentiam fibi de ufurpatione a 
prxteriti Principis fecerunt :Ita ut quídam Epifcoporum Car- 
thaginenfis prcvinciíe non revereantur contra Canónica: auc- 
toritatis rententiam , pafsim ac liberé contra Metropolita-i- 
ríe Eccleíiíc poteftatem , per quafdam fratrias , & confpiratío- 
nes , inexplorataí vitK omnes b Epifcopali ofncio pro\ ehi , at- b 
que hanc ipfam prxfatíE Ecclefix dignitatem , imperij noñri 
folio rublimatam contemnere , perturbantes Eccleíiaftici or- 
dinis dignitatem c ejufque Sedis auQoritate , quam priíca Ca- c 

no- 
(z) hozy [a. : moras pracedíntium^ (b) í'c^rí^ homines. 



5 5^ EfpciJÍA Sagrada. Trdt 6, ApcnL W, 

noniim declarar fenrcncia , abutcntcs. QjoA nos ultra modo 
iifqac in pcrpctiiuin ticri nequáquam pci:n'trimus : fed hono- 
rcm Primatus, jiixrd antiqLiam Synodalis Concilij auctorita- 
tem , per onincs Carthagincnfis prüviiKix Ecclcfias , Toleta- 
nx Fccleíi.r Scdis Epifcopiim habcre oftcndimus : ciimquc ín- 
ter íujs Coepifcopos, taai honoris pra:ccllerc dignirate, quam 
nominis : Jiixta quod de Mctropolitanis per finguias provin- 
cias anriqua Canoniim traditio fanxit , &: aiictoriras vetus per- 
niiUt. Ñeque camdem Carthaginenfcm provinciam in anci- 
piti duorum Metropolitanoruin regimine contra Patrum de- 
creta permittimus dividendain ; per quod oriatur varietas 
Ichifinatum, quibus fubvertatur ñdes, & unitas Icindatiir. S^d 
a haíc ipfa fedes , íicirt pra^dita a eft antiqua nominis fui, * 
* ac n-jftri cultu imperij , ita& tocius provincix polleat Eccle- 
íix dignitatc , & prxceliat poteftate. 

Illud autem quod jam pridem in generaliSynodo ConciliJ 
Tolctani , a vcnerabiii Euphimio Epiícopo , manus íubfcrip- 
tione notatum eíl , Carpetanix provincia: Toleranam efle Se- 
jdem JMetropolim , nos ejufdem ignorantix fententiam corri- 
gimus : fcientes proculdubio Carpetanix regioncm non eíTe 
provinciam, íed partem Carthaginenfis provmcix, juxtaquod 
& antiqua rerum geílarum monumenta declarant. Ob hoc, 
quia una eademque provincia eft , decernimus , ut ficut Bxti- 
ca , Lufirania , vel Tarraconenfis provincia , vel reliqux ad 
regni nollri regimina pertinentes , fecundimí antiqua Parrum 
decreta , íingulos nofcuntur habere Metropolitanos , ita & 
Carthagineníis provincia unum, eumdemque quem prifcaSy- 
. nodaüs declarar audoi-itas,& veneretur Primatcm , & inter 
omncs Comprovinciales fummum honoret x\nt5íTitcm , ñeque 
quidquam contempto eodem ultra fiat , qualia hactenus arro- 
gantium Saccrdotum íupcrba tcntavit prxlumptio. Sane per 
hoe audoritatis noftrx ediclum, amodó & vivendi damus te- 
norem , & religionis , vel innocentix legem ; nec ultra poíl- 
modiim inordinata liccniia ab Epifcopis llmilia fieri patimur: 
íed per noílram clementiam prxteritx negligentix , pictatis 

in- 
(a) Lo^yC-i pradicíum ejl, MS.pradi^ia eji, ^ Padilla Tur 
pie alli veneratione. 



Concilio de Gundcma'O, 535 

intuítu, & veniam damns , & indiilgentiíE opem concediiniis, 
& dum íit magna culpa hadenus deliquiílc , majoris tamen 
ac inexplicabilis cenfura tenebit obnoxios , qui hcc ncftrum 
decretum , ex audoritare priícorum Patrum veniens , temera- 
rio aufu violare tentaverit , nec ultra veniam delidi facicmus 
admiísi , adempri , fi dchinc honorem ejuldem Ecclcfix qui- 
libet Carthaginenfium Sacerdotum contempíerit ; fubiturus 
proculdubio inobediens tam degradationis, vel excommunica- 
tionis Ecclefiafticx fententiam , quám ctiam noftrx feveritatis 
cenfuram. Nos enim talia in divinis Ecclefiis dilponentes cre- 
dimus fideliter Regnum Imperij noftri ita divino gubernaculo 
regí , ficut & nos cultum ordinis , zelo juílitix acccnfi , & cor- 
rigerc ftudemus , & in perpetuum perleverare dilponimus. 

Flavius Gundemarus Rex , hujus edidi conftitutionem pro' 
confirmatione honoris Sandx Ecclefix Toletanxj propria mar 
nii íubrcripfi. 

I Ego IfidorusHifpalenfisEccleíiíE provincia! Ba:ticaíMe- 

tropolitanus EpiTcopus, dum in Urbera Toletanam pro 

occurfu Regio advenillem agnitis his conílitutionibus 

adfenfum príebui , atque fubfcripfi. 
1 Ego Innoccntius Emeritenfis provincia: Lufitania: Me- 

tropolitanus Epifcopus, dum inUrbem Toletanam pro 

occurfu Regio adveniflcm, agnitis his conílitutionibus 

adíeníum prasbui, & ÍLibfcripíi. 
■3 Ego Eufebius Tarraconenfis Ecclefiíe Epifcopus , fubf- 

cripfi. 
'4 Ego Sergius Narboneníls Ecclefia: Epifcopus, fubfcripfi, 

5 Ego Joannes Gerundenfis Ecclefia: Epifcopus, SS. 

6 Ego Ilergius Egarenfis Epifcopus, SS. 

7 Ego Licerius Ecclefix Ec^xditana: Epifcopus, SS. 

8 Ego Maximus Ecclefix Cxfarauguftanx Epifcopus, SS. 

9 Ego Mumius Ecclefix Calagurritanx Epifcopus, SS. 

10 Ego Floridius Ecclefix TyraíTonenfis Epifcopus, SS. 

11 Ego Elias Ecclefix Caurienfis Epifcopus, SS. 

12 Ego Goma Ecclefix Olyfipponenfis Epifcopus, SS. 

13 Ego Fulgentius Ecclefix Aftigitanx Epifcopus, SS. 

14 Ego Emila Ecclefix BarcinonL^nfis Epifcopus, SS. 
í 5 Efc^ Theudorus Ecdefiíe Auriíinx Epifcopus, SS. 



3 3^ Efpaña S aforada, Tr^t. 6. ApencLV"^. 

16 Ego Joannes Pampilonenfis Ecclcíia: Epifccpus, SS, 

17 Ego Benjamín Ecclcficc Dumienfis Epifcopus, SS. 

18 Ego Agapiíis Tuccitana: Eccleficc Epifcopus, SS. 

19 Ego Gundemarus Eccleíia; Vefenfis Epifcopus, SS. 

2 Ego ArgebertusPortucalenfis Ecclefia: Epifcopus, SS, 

21 Ego Tcveriftus Salmanticenfis Ecclcfix Epifcopus, SS. 

22 Ego Vitulatius Ecclefia; Lavericenlls Epifcopus, SS, 

23 Ego LeontianusLotobcnfis Epifcopus, SS. 

24 Ego Pifinus Ecclefix Eliberritana; Epifcopus, SS. 

■ 25 Ego Juftinianus Ecclefix Abelenfis Epifcopus, SS. 
26 Ego Venerius Ecclefix Caílulonenfis Epifcopus, SS. 

Efte ultimo Obifpo Vensrio es el único que entre todos 
los de la Provincia Carthaginenfe fubícribe al Decreto , por 
quanto los demás de e(U Provincia concurrieron al Synodo, 
y entre ellos el anteceflbr de Venerio : pero muerto aqueJ^ 
y confagrado prontamente Venerio , le hicieron rubícribir el 
Pecreco , como fe dirá cq el toaio ¿guíente.^ 



APEN^ 



íBula de la Trimada, 557 

APÉNDICE V. 

BULA DE URBANO SEGUNDO, 

reílituyendo al Arzobifpo D. Bernardo, 

y á fus fuceíTores en la antigua 

Primacía de Efpaña. 

URBANUS Epifcopus , fervus fervorum Dei j Revercn- 
tifsimo Fratri Bernardo Toletano Archiepifcopo , ejuf- 
que fucceíToribus, in perpetuum. Cundís , Sanclorum Decre- 
tales fcientibus inftitutiones, liquet , quantas Toletana Eccle- 
íla dignitatis fuerit ex antiquo, quanta: in Hifpanis , & Galli- 
cis regionibus audoritatis extiterit , quantíEque per eam in 
Eccleíiafticis negotiis utilitates accreverint. Sed peccatorum 
populi multitudine promerénte , á Saracenis eadem Civitas 
capta, & ad nihilum Chriftianas Religionis illic libertas re- 
dada eft, adeó ut per annos CCC.os pxne LXX. ^ nulla illic 
vigueritChriftiani Pontificij dignitas. Noftris autem tempo- 
ribus Divina populum fuum relpiciente mifericordia , iludió 
Ildefoníi , glorioíifsimi Regis , & labore Chriftiani populi, 
Saracenis expulíis , Chriftianorum juri Toletana eft Civitas 
reftituta. Igitur volúntate, & confenfu unanimi Comprovin- 
cialium Populorum Pontificum, atquc Principuní , & Ildefon- 
íi, Excelcntifsimi Regis , te frater charifsime Bernarde pri- 
mum illius Urbis poft tanta témpora' Prxíulem eligi Divinie 
placuit examini Majeftatis. Et nos ergo miferationi íuperna: 
gratias refpondentes, quia per tanta terrarum,mariumque dif- 
crimina Roman^E audoritatem Ecclefix fuppliciter expetifti, 
audoritatem priftinam Toletanas Ecclefix reftituere non ne- 
gamus. Gaudemus enim, de corde Izctifsimo , magnas , ut de- 
cet , Deo gratias agimus , quod tantam noftris temporibus 
dignatus eft Chriftiano populo prícftare Vidoriam , ftatum.- 
que ejuídem Urbis , quoad noftras eft facultares ftabiÜre, 
arque augere , ipfo adjubante , peroptamus. Tum benevolen- 
TomyL Y tía 



3 3 8 E/pana Sagrada, Trat.6. ApemL V. 

tia crgo Roman.T Ecclcfix folita ,& digna Toictana: Eccleíiae 
revcrcntia, tum charifsimi ñlij noftri, prxílantifsimi Regisll- 
defonfi precibus invitati, Palleum tibí frarer Ven. Bernarde, 
ex Apoftolorum Petri , & Pauli benedictione contradimus: 
plenitLidinem fcilicet omnis Sacerdotalis Dignitatis. Teque, 
íicut ejufdem Urbis antiquitus conftat extitile Pontífices , in 
totis Hifpaniarum Regnis Primatem, privilegij noftri faná:io- 
ne ftatuimus. Palleo itaque in Miflarum celebrationibus uti 
dcbebis tantüm in prxcipuis feftivitatibus. Tribus diebus in 
Nativitate, in Epiphania, Hypopanton,CoenaDomini,Sabba- 
to Sando, tribus diebus in Pafcha, in Aícenfione , Pentecofte: 
tribus Solemnitatibus Sanctx MariíE, Sandi quoque Michae- 
lis, & Sandi Joannis Baptiftx : in ómnibus natalitiis Apof- 
tolorum, & eorumMartyrum , quorum pignora in veftra Ec- 
clcfia requiefcunt: Sandi Martini quoque , & Ildefonfi Con- 
feflbruni,& omnium Commemoratione Sanctorum, in Confe- 
crationibus Eccleíiarum, Epifcoporum , Clericorum , annuo 
confecrationis tux die, natali etiam Sandi Ifidori, & Leandri. 
Primatem te univerfi Hifpaniarum Prasfules reípiciant , & ad 
te, íi quid Ínter eos quxftionc dignum cxortum fuerit , refe- 
rent. Salva tamen Romanx audoritate Ecclefix , & Metro- 
politanorum Privilegiis fmgulorum. Toletanam ergo Eccle- 
íiam Jure perpetuo tibi, tuifque , íi Divina prx'ftirerit gratia, 
fucceflbribus Canonicis , tenore hujus Privilegij confirma- 
mus, una cum ómnibus Ecclefiis,& Dioeccfibus , quas proprio 
jure nofcitur antiquitus poflcdiífe •■> prarcipientes de iis qux 
Saracenoium ad prxfens fubjaccntd'iioni,ut cum cas Dco pla- 
euerit poteftati populi reftituere Chrilliani,ad debitam Eccle- 
íix veílrx obcdicntiam referantur. lllarum etiam Civitatum 
Dioecefcs, qux Saracenis invadentibus , Metropolitanos pro- 
prios perdiderunt, vellrx ditioni eo tenore fubjicimus,utquo- 
ad íinc propriis extiterint Mcrropolitanis, tibi ut proprio, de- 
beant fubjacere. Si vero Metrópolis quxlibct in ftatum fuerit 
priliinum reftituta,fuo quxque Dioccefis Metropolitano ref- 
tituatur. Ñeque tamen ideo minus tua debet ftudere frater- 
nitas , quatcnus unicuique Metrópoli fux rcftituatur gloria 
Dignitatis. Hxc & cetera omnia , qux ad antiquam Toleta- 
nx Sedrs Dignitatcm , atque nobilitatem , probari poterunt 

per- 



Sula de la Trimaáa. 



359 



pertlnulíTe , au<5l:ontate certa Sedis Apoftolicíc concefsione, 
nos tibi, ruifque fucceíToribus perpetuo pofsidenda conccdi- 
mus atque firmamus. Te Reverentiísime Frater affeclione in- 
tima exortamus , quatenus dignum te tanci honore Poncifi- 
cij femper exhibeas ,Clirifti^nis ac Saracenis fine oíFcníionc 
fempcr eíTe procurans , & ad fidem Infideles convertere, Deo 
largiente , verbis íludeas & exempUs. Sic exterius Pallei Dig- 
nitate & Primatus prerrogativa praicellas in oculis hominum, 
ut interius virtutum exceilentia polieas coram fuperníc 
oculis Majeftatis. Plañe hoc noftrse Privilegium fandlonis , íi 
quis in craftinum Archiepifcopus , aut Epiícopus fi quis Rex, 
íi quis Princeps, (i quis Dux , íi quis Marchio , fí quis Pra:fec- 
tus, fí quis Judex, U quis Comes, fi quis Vice-Comes , fí qua 
perfona magna, vel parva, potens aut impotens fcientér in- 
rringere , vel aufu temerario violare príefumpferit , fecundo, 
tertiove commonituSjfi non fatisfaclione congrua emendave- 
rit, á Chriíli , &Ecclefiíe corpore audoritate eum poteftatis 
Apoílolicae fegregamus. Confervantibus autem pax a Deo, & 
mifericordia prxfentibtís ac futuris fxculis confervetur. 
Amen. Amen. 




Da- 



3 40 E/pana Sagrada, Trat. 6 . Apend, V, 

Datum Anagnixj per manus JoannisDíaco- 
ni S.'^ Rom.^ Eccl.^ Pfignatoris Dñi Urbani 
fccundi Papae. Idibus 0(5tobris. Anno 
Dominicae Incarnationis millefimo ^ oc- 
togefimo oótavo ^ diótione undécima. 
Anno Pontificatus ejufdcm Dñi, Urbani 
Papas, primo. 




APEN- 



■ ©^ un Anonymo ¡ne¿lito, 3 4.1 

APÉNDICES GENERALES 

EN CONTINUACIÓN DEL IDACIO 
ilujlrado ^uejlo en el tomo 4. 

APÉNDICE VL 

CHRONOLOGIA DE UN ESPAÑOL 
Anonymo del Siglo fexto. 

Ha/ia hoy no publicada. 



EN el mifmo Siglo fexto 
.. en que Idacio , Obifpo 
ide Galicia , efcribio fu Chro- 
jnicon, continuando el de San 
Geronymo, florecía en Efpa- 
iía otro Efcritor , cuyo nom- 
ibre ignoramos , por lo que le 
ponemos con diñado de Ano- 
nymo. Efte efcribio antes 
que concluyefle Idacio fu 
breve Chronicon; ambos def- 
pues del medio del Siglo VI. 
El primero en el año de 562. 
y el íegundo en el de 569. 
Pero aunque el Anonymo 
acabó de cfcribir íiete años 
antes que Idacio , con todo 
eflb debemos pofponeclc, por 
quanto Idacio continuando el 
Chronicon de San Gerony- 
mo, y de Eufcbio , fe enlazó 
con ellos por el feguimiento 
Torfí.VI, 



de unas mifmas Épocas Chro-J 
nologicas. 

El tiempo en que efcribio 
efte Anonymo confta haver 
íido en el año de 562. cor-, 
riendo la Era Efpañola 600. 
como expreffa al fin del n.2, 
y afsi tiene ya de antigüedad 
mil ciento y ochenta y ocho 
años. Que fue Efpañol conf- 
ta por el ufo de la Era Efpa- 
ñola , familiar únicamente á 
los de nueftra Nación -•, fin 
que fe pueda tergiverfar el 
computo , ni decirfe adven- 
ticio i afsi por la reduccj.011 
que hace de la Era á los años 
comunes con h revaja délos 
precitos treinta y ocho años; 
como por hacer la fuma con- 
trayendola al año en que ef- 
cribia , caracterizándole fe- 
y 3 gutu 



5 42* Efpjría Sa^}\ida, 

giin los (dos principios de la 
Ei-a Erj-añjla, y Li Chriftian.i: 
y por qiianto es un prccio- 
fo documento para nucllra 
Chronobgia , no folo en 
qnanto al excedo de la Era 
Éípañola á la Chriítiana, fino 
en lo que mira ala voz de 
Natividad del R::demptor; le 
citamos y alegamos en el 
tomo 2. pag.y. 

Alli mi4ma digimos el 
MS. de donde le hemos to- 
mado , que es de un libro de 
pergamino de la Univerlidad 
de Alcalá , en donde eftán las 
Chronicas de Eufebio y los 
Continuadores , fegun queda 
prevenido en el tomo 4. pag. 
419. !•> no ohf. 

Efte documento tiene er- 
rados bailantes números , y 
algunas voces : pero no he 
querido alterar , por darle 
fielmente como fe halla: pero 
quando por el contexto fe 
conoce el yerro, doy la cor- 
rección en un parentefis , de- 
jando inta(flo el texto : v.g. 
en el num.2. da defde Adán 
i. Chrifto 5 169. años : lo que 



Trat. ^. Jpéniri. 

no falc bien : pues fumando 
las partidas , defde Adán al 
Dilu\'io , con lo que huvo 
defde el Diluvio, a Abrahan/ ■ 
y defde elle halla Chrillo, 
refultan 5199. que i'o:\ los 
años fcñalados en la Kalenda 
de Navidad , defde la Crea- 
ción del Mundo hafta el Na- 
cimiento de Chrifto. / 1 [^ 
Lo mifmo fe verifica en 
el num 3. donde en lugar de 
5752. debe leerfe 57^1. co- 
mo dice el parentelas : pues íi 
con los 5199. que huvo def- 
de Adán á Chrifto , juntas los 
562 . que feñala efte Autor 
defde Chrifto hafta el año en 
que efcribia, refultan 5761. 
fin que fe evite el yerro de 
los 5752. aun en cafo de ad- 
mitir los 5 169. que antes cor-* 
regimos , porque también fa- 
le mal : y aun en los núme- 
ros que exiften en efta fcgun- 
da partida , hay vertigio para 
la corrección q'ic hacemos, 
pues la penúltima unidad 
fue en fu origen X. y algún 
Copiante la hizo I. como al 
ultimo numero. 



JD- 



!De un Anonymo inédito. 3^3 

Am^viArio oimíUM temto^uaí, 

Jimulque nuncfcru^ulo/e colleña, 

I A ^ Adam urque ad dlluviiim anni n. CC. XLII. 

Xjl a diluvio uíque ad Abraham anni DCCCCXLÍI ' 
Ab Abraham ufque ad Moyfem , & exitum lírael de Egypto 

anni DV 
A Moyíe ufque ad Salomoncm, & Templi xdificationem^anni 

CCCC. LXXX 
Ab sedificatione Templi ufque ad captivitatem Samarix anni 

CCL. 
A captivitaíe Samarix per Senachcrib ufque ad captivitatem 

Hierufalcm , & Templum incenfum , per Nabuzardam, 

anni CLXV 
A captivitate ufque ad reftaurationem anni LXX 
A reftauratione Templi ufque adHircanum regnaverunt Pon- 
tífices per annos CCCCLXXXIII. 
Poíl quos alienigena regit á regno Herodis ufque ad XLIL 

annum Auguíli , in quo natus eft Chriílus Dominus , annis 

XXXIII. 
'2 Ab Adam ergo ufque ad Nativitatem Chrifti anni v. 

CLXIX. Cr. CXCIX) 
A diluvio ufque ad Nativitatem Chrifti anni fi. DCCCCLVII. 
Ab Abraham ufque ad Nativitatem Chrifti anni ü. XV 
Ab egrelTu Moyíi de Egypto anni T. CCCCIX. 
A Salomone , & cedificatione Templi anni T. XXX. 
A Nati vitare Chrifti ufque nunc , id eft, ufque ad Eram DC. 

anni DLXII. 
3 Fiunt ergo fimul ab Adam ufque in Etam prsefentem anni 

v. DCCLII. (y. DCCLXI.) 
A diluvio uíque ad ídem anni fin. DXXX. 
Ab Abraham uíque ad idem anni n. DLXXVIII. 
A Moyfe ufque ad idem anni íi. LXXIIII. 
A Samfon & captivitate Troix anni T. DCCXLIIÍI. 
A Salomone & prima ardificatione Templi t. DLXIIII 
A prophetia Ifaix, & Olympiade prima an. T. CCCXXXVUI 

Y4 A 



3 44 Bfimíui Sagrada. Trat.é./ípcrjJ. VL 
A rcílauratione Templi fub Dario anni T. LXIII. 

Adbreviatio Ebdomadarii??] Daniel. 

4 LXX Septimaníc quas primíim pofuit, qux faciunt annoá 
CCXXLX á primo anno Darij in annum / Herodis íiht 
plcntur. 

ítem in confequentibiis ponit Ebdomadas VII. & LXII. quse 
fimiil LXIX faciunt annos CCCCLXXXIII qui crgo a fe- 
cundo D.'.ri] , quü Tcmplum rcxdiñcatum ell , in annum 
XVIII. Tibcrij computantur , cujus temporibus pafllis eft 
Dominus noftcr. 

ítem tcrtio Daniel ponit Ebdomadas LXXII. quct faciunt an- 
uos DIIII. qui de anno XXXII. Artaxerxis computantur, 
quo tempore per Nchcmiam rcazdificati funt muri & pla- 
tea: Hierufalem ; & ex ipfo anno in annum lili Vefpafiani, 
íub quo Hieruíaiem iterum fubverfa cíl ^ complentur anni 
DIIII. 

^ A prima xdificatione Templi nfque ad novifsimam rui-» 
namperTitum anni T. C. II. 

A novifsima ruina Templi ufque ad difperfionem Judxorum; 
per Hadrianum anni plus minus L. 

íAnno ufque ad Urbem conditam , anni X CCC. alitcr T. 
CCLIIIL 

'Ab incendio Sodomít ufque ad ídem, anniT. CLX 

A fame Egypti fub jofeph, & á Moyfe Pharao anni DCCV 

A Lino , & Scolapio, quorum conjugio prius Amazonum an-, 
ni CCCLXXX 

Ab excidio Troiíc anni CCCCXXX 

ASardanapalo & Arbie , qui regnum Afsvriorum in Medos 
tranftiilit an. LXIIII 

Ab Urbe condita ufque ad Impcrium Gaij ]ulij Cxfaris anni 
DCX 

Ab Urbe condita ufque ad Nativitatem Domini anni DCCL. 

A Narivitate Doiiiini ufque ad Conllantinum anni CCCCXII. 
{Jobra un centtnurio ) 

Anni Sacerdotum Hebr£orum, 
i6 Ab cxitu ifrael de Et^ypto ul'quc ad Salomo ncm , & 

ícdi- 



!De un Anonymo Incdito. 54^ 

ícdlficationem Templi fuerunt Principes Sacerdotum XII; 
annis DCXÍI. 

ASalomone uíque ad captivitatem Templi incenfi per Nabu- 
zardam fuerunt Principes Sacerdotum XVI II annis CCCQ 
m.VI. diebusX 

poíl captivitatem LXX annorum,regreflb Jefu Filio Jofadech^ 
ab ipíb fuerunt Principes Sacerdotum per fucceísiones XV. 
per ann. CCCCXIIII. ufque ad Antiochum , qui cccillb 
Honia Principe Sacerdotum fuftinuit Alchimum , qui licet 
de genere fuit Aaron, non tamen de ipfa domo. 

Poft huncfuit Jodtha, cui fucceísit Simón germanus, & huic 
Hircanus , & Ariftobulus , qui & rcgnum & Sacerdotium 
junxic. 

7 Ordo autem Machabbseorum hic eft: Mathatias , Judas,; 
Joathas, Johannes, &Eleazar , Simón , Johannes filius Si- 
monis , ipfe Hircanus Pontifex , qui primus Xenodochia 
ínftituit. Huic fuccefsit Pontifex Ariftobulus , qui fimul & 
diadema impofuit poft annum captivitatis CCCCLXXXIIII 

S Poft hunc Alexander , cujus filij fuerunt Hircanus , & 
Ariftobulus, ufque quos Pontifica tus Judxorum fuit. 

ÍA regno autem Herodis ufque ad excidium Templi per Ti-: 
tum fuerunt Principes Sacerdotum per mixtum genere 
XXVIII. an. CXII. 

'$ A pra:dicatione autem Domini , qui baptizatus eft a 
Johanne, ufque ad Caypham Pontificem , quando pafíus 
eft, anni IIII. nam Valerius Gratus expulfo Anania Sacer- 
dotcm conftituit Ifmaelum filium Annia-: mutato hoc , Si- 
moné filium Caenovi : mutato hoc fuccefsit Cayphas , cui 
Jofephus fuit cognomentum, fub quo paftus eft Dominuí^ 

BxplíCít Líber ChrenícorurfJt 



Avmi 



54^ E/pAna Sagrada. Tnrí.^. Jpeud. VIL 

APÉNDICE VIL 

CHRONICON DE LAS ERAS 
de losMartyrcs. 

Ha/ld hoy no publicado. 



AUnqiie no (abemos el 
tiempo, ni el Autor del 
íiguiente Chronicon , con to- 
do eílb le pofponemos al an- 
tecedente por razón de la 
•materia , pues aquel empieza 
.•antes de los años de Clirifto, 
y efte figue dcfde fu naci- 
miento haíla la muerte de S. 
Martin , por cuyo termino, 
y principio debemos poípo- 
nerle. 

Hallafe eíle Documento 
en un Código Gothico muy 
antiguo , que fue de Miguel 
Ruiz de Azagra , Secretario 
de los Principes de Bohemia, 
elogiado por Ambrofio de 
Morales en el Prologo de fu 
tomo 2. (en el fol. de la fig- 

natura 4 lo- ^0 Y ^"^^V ^'^ 
conferva entre los MSS. de la 
Santa Iglefia de Toledo. Tu- 
viéronle en fu poder Morales, 
y Juan Vázquez del Marmol: 
y eíle facó por ib mano una 
copia del prefentc documen- 
to , la qual fe halla original 
Olí uú Eíludio. Yo me he va- 



lido no folo de la citada co- 
pia , fino del mifmo Original 
Gothico , con quien la cote- 
jó el feñor Dottoral de Tole- 
do D.Juan Antonio de las In^ 
fantas , con puntualifsimo ef- 
méro , notando haíla lo ma- 
terial del carader , quando 
podia haver alguna duda. De 
ellos dos puntuales extraaos 
refulta el que doy aquij apli- 
cando al margen algunas lo- 
cuciones barbaras , y folecif- 
mos del antiguo Copiante , a 
quien , y no al principal Au- 
tor , creo fe deben reducir : y 
aunque no altera el concepto 
Li corrección , con todo ello 
quiero fer fiel en exhibir el 
texto, como cílá , reducien- 
do al margen lo que dentro 
de la materia pudiera diílra- 
hcr , aunque manteniendo lo 
que fuera de los filecifmos es 
indicio de la GcJthica anti- 
güedad , a excepción de los 
dyptongos que el MS. no ufa, 
y vo propongo. 

La cxprclsion de las Eras 

es 



■ De las Erns de los Mnrtyres. 3 47 

es muy eílimablejdediicien- meros ; per lo que algnn.is 

dofe por ellas el año que eñe veces tendremos que añadir 

Autof íeniló á los Martyrios; prevenciones. Debajo de ca- 

aunque con el tiempo y di- da Era damcs la reducción 

verfidad de copias , íe desfi- del año que correíponde. 
guró la legitimidad de ios nu- 



a. MS. 
Eraj in 
quo. 



m NOMinE Doumi mcmunr 

Er<iíy ^ in quihusMartyres pa/sijunt. 

Iñ Era xxxviii. TEfus Chriftus Eilius Dei in Beth- 

^1 lem JudíE nalcitur. 1 

In Era xlii. Erodcs Infantes occidi juf- 
Año 4. íit. 

In Era ixix. Jhoannes Baptifta decollatus eíl fub 
A.; I. imperio TiberijCaífaris. 

In Era Ixix. Chriftus ad Pafsionem venit b anno ^ 
A. 3 1. Tiberij XVIII. ^/^P'^'^^"*^ 

In Era cviii. S. Petrus , & Paulus pafsi funt fub ^^"^ ^ 
A. 70, Nerone Cíefare. 

In Era cxxxix. Adíiimtus eft S. jhoannes Apofto- 
A. loi. lus fub Trajano c Impcratcre. c 

In Era cxlvi. Simón Cleope filius crucifigitur in Tiokno. 
A. loS. Iherofolyma íub Trajano Im^^e- 

ratore. d 

In Era civi. Pafiíc <1 funt iij. filia: Sanftíe ScfHae, P^'^'* 
A, iiS. Spes,Fide<,&Charitase :&Eleu- j^^.F^jjj^ 

therius í" Epifcopus fub Adriano g . . f 
Imperatore. Euleteiius, 

in Era ccvii, Paflus eft Sandus Félix Epifcopus F> 
A. l6p. Nolenfis,& Sanóla Felicitas cum ' u'' ' 

VII. filiis fuis fub Marco Aure- Marceliano 
lio ^ Antonino Imperatore, & 

Paf- 
(g) Debefer Hadriano , como confia por la Era y Año , en 
^uc ya bavia muerto Trajano : y otros Martyrologios le reducen 
también d Hadriano. (h) Según la Brafeñaladadebe kerfe Mar* 



3 4^ E/¡)ana Sa^rddd.Trat.6, JpenJ, y, 

In Era ccxix. PaíTa eft Sanda Eugenia fub Com- 

A. i8i. modo Impcratore. 

In Era cclx. Pafsi íunt SS. Facundus & Primiti- 

A. 222. vus , fub AtticQ & Pretextato I „ L 

Confulibus. Piotcftato, 

In Era cclxvi. PaíTa eft Sanda Cecilia fub Alcxan- 
A. 228. dro Imperatore. 

In Era cc.iii. Pafsi funt SS. Xiftus Epifcopus , & 
a Laurcntius Diaconus, & Ippoly- 

tus , de SS. Ghriftophorus fub 

Decio a Imperatore, 

Paf- 
co Aurelio Antonino , en lugar ¿/^ Marceliano & Antonino* 
jorque no huvo tal Etrtperador h'í-s.iceXi^ino. El Aíartyro logia 
Romano exprejfa a Marco Antonino. (i) El Confulado de Árti- 
co y Prctextato/Iv^ en el año 2^2, de la Era vulgar , en que hay 
dos decenarios de diferencia -.pero como ejie Martyrio fe antepone 
al Imperio de Alejandro Severo, (a quien fe f guió aquel Confuía^ 
do) fe infiere que el Autor , o el Copiante hallaron los números 
errados , ó que fe deben poner en la Era cclxxx.f fe admte el 
Confulado. To le excluiré : pues el Martyrio fue eflando Attico 
en Efpaña , antes defer Confuí \ y af si fue fub Attico ,pero no 
en fu Confulado. 

(a) Debe decir CCXCVI. año 2 58. confiando ya entre los DoEloSy 
que en aquel año fue el martyrio ,poco antes del de S. Cypriano, 
Pero aqui hay erratas de números , como fe vé por la Era antece^ 
dente , que tiene muchas unidades mas , que las fgui entes j lo que 
repugna en el orden de tiempos. Elvefligio del Original denota la. 
Era CCXI^III. pero aun afsi faltan muchos años para el Imperio 
de Decio , 'd quien recurre efte Autor , y aun fe lee afsi en el Chro- 
nicon de Eufebio : pero ya notó Efcaligero, (num. 2267.) que fue 
intrufo, pues falta en dos MSS. yfegunPontac {col. 6 /\%.) falta en 
muchos mas. Lo cierto es que S. Lorenzo padeció fub Valeriano: 
^ero en muchos documentos fe reduce d Decio , porque haviendo^ 
fe enlazado la perfecucion de uno y otro fin paufcí interinedia , fo- 
lia nombrarfe como una fub Decio & Valeriano ,fegun habla 
S. Geronymo en los Efcritores Eclcfiaflicos cap. 83. Cotejando ef- 
t* Era con las fgui entes , debe Uerfe CCXCIII. pues los Marty- 

rios 



b 

Elgs. 



í)e las Eras de los Mártires. 34^ 

InEraccxlviii. PaíTus eft SandusCyprianus Epif- 
a (ccxcviii.) copus fub Valeriano & Gallieno 

(A. 258.) Impperatoribus. 

In Era cclviiii. Pafsi funt SS. Fruótuofus Epifcopus, 

a (ccxcviiii.) Augurius,& Eulogius, b fubVale- 

(A. 259.) riano & Gallieno Imperatoribus. 

In Era cccx. PaíTa eft Sanda Columba fub Aure- 

A. 272. üano Imperatore. 

In Era cccxiii. Paflus eft San£tus Chrifantus & 

a (cccxxii.) Darla , fub Numeriano Impera-. 

A. 384. tore. 

In Era cccxxvi.' Pafsi funt SS. Julianus,& SS. Sebaf- 

A. 288. tianus , & S'anclus Hadrianus fub 

Diocletiano & Maximiano. 
PaíTus eft SS. Romanus fub Diocle- 
tiano & Maximiano. 
Pafílis eft SS. Vincentius,& SS. Fe- 
iix" , Cofmas & Damianus , & 
Theodoíia. c 

w , , ., , Eulalia Emeritenfis, ^ Juftus & Paf- 

tor, fub Diocletiano & Maxi- 
miano. 

In Era cc.iii. Quiriacus Epifcopus cum Matre 
fuá Anna , fub juliano Cxfare. 

ip- . 

ríos de S. Cyprimo y S. Fruóiuofo muejiran que el Copiante pu-^ 
fo L. en lugar de C. y afsi por CCXLIII. debía fubjiituirfe CC^ 
JiCIIL y lo mifmo en las dos Eras que fe Jiguen , como pide tam- 
bién el preceder LXFI, /obre dos CC. En ejia conformidad fe 
acerca el documento a la verdad : pues aunque los años no fon del 
todo puntuales , confia , que a S. Cypriano le pone {fcgun las ulti- 
mas unidades) en el año antes que d S. Fruóiuofo ( lo que fue ajsi ) 
A S.Lorenzo le anticipa cinco años mas que d S»Cypriano. ( lo que 
no fue afsi , aun en la opinión que pone d S. Lorenzo en el 256.) 
Pero en fn puede utilizar la mente referida de efie Autor. 

(a) La Era CCCXIII, debe leerfe CCCXXIL Año de 384. en 
que otros documentos ponen aquel Martyrio : y confia, que en la 
Era CCCXIII, no era Emperador Numeriano,^ 



In Era cccxx- 
viii. A. 290. 
In Era cccxlvi. 
A. 308. 



c 

Todoíi.1, 

d 
Eolalia E- 
meictenfe. 



5 5 o E/pafía Sagrada. Trat, 6, Apend.y, 

Iple Crucem Domini invenit 
cum Matre Conftantini Impera- 
toris. Eo tempore erat S 7ú An- 
tonij Monachi. d j 

In Era ccccxlvi. Obiit Santtus xMartinus Epifcopus monad, 

A. 408. c TuronicíE Sedis. 

InEraccccxlviü. XVIIII. Menfe Martio a Diocle- 

A. 410. e tiano& Maximiano Imperatori- iiT^pciato-^ 

bus f Ecclefiac fubverfa: funt. res. 

APEN- 

(c) No vivid tanto S. Martin : ni tampoco fue h ajfolacion 
de las Tgle/ias en la Era queaquife pone ^ haviendo renitneiado 
ya Diocleciano y Maximiano : y afsi en ejios últimos números hay 
erratas , nofolo en quanto a la Era ^Jino en quanto al di a de la 
dejlruccion de las Iglejias , que aqui fe denota el ig. de Marzo y y 
falta die, con quien debe concordarfe Menfis Mar tij. En ejie Mes 
pifo Eufebio el fucejfo : La5iancio , en el antecedente , hablando 
efle de la publicación del Edi¿lo en la Corte de Nicomedia,y aquel 
del tiempo en que fe publico donde Eufebio vivia. 



Carta del ^y ^caredo. 351 

APÉNDICE VIIL 

CARTA DEL REY RECAREDO 

á San Gregorio Magno ^ no exhibida por 

niieftros Hiíloriadores ; pero publicada por 

Balucio (tom.5. Mifcellan.) aunque con 

algunos dcfeólos ^ del modo 

que la damos. 

iKCmr ETISTOLA %pCHA(^E(Dl <^GIS 

GothoYum ad 'Beatum Gregorium ^men/em 

Epifcopum direBa, 

D Omino Sando ac Beatifsimo Papx Gregorio Epifcopo 
Rocharedus. Tempore quo nos Dominus íua mifera- 
tione nefandx Arrians ha:reíis fecit eíTe difcordes , meliora- 
tos fidei tramite intra fmtis ftios Catholica coUigit Ecciefía, 
Volantatis tune noftrse fuit animus tam reverentifsimum vi- 
riim , qiii prx canteros polles Antiílites , omni intentione ani- 
mi deledanter inquirere, 3c tam dignam acceptam áDeoreni 
pro nobis hominibiis modis ómnibus laudaret. Unde nos mul- 
tafque regni curas gerimus , diveríis occaíionibus occupati, 
tres príEterierunt anni voluntatcm animi noftri minimé fa- 
tisfacere. Et poft hoc ad vos ex Monafteriis Abbates elegi- 
mus , qui ufque ad tuam praifentiam peraccederent, & mu- 
ñera á nobis diredla Sando Petro oíFerrent , tua: fanda: re- 
verentiaí falutem nobis manifedius nuntiarent. Qui prope- 
rantes , jam pene litora cementes Italias, in illis vi maris ad- 
venir quibufdam fcopulis prope Mafsilia iniíaerentes, vix fuas 
potuerunt animas liberare. Nunc autem Presbyterum quem 
tua gloria ufque ad Malecitanam Urbem direxerat oravimus 
eum ad noftrum venire confpedum. Sed ipfe corporis infir- 

mi- 



5^2, EfparidSagradá,Trat.6 .A^cndVllL 

n-iitate detentus nullatenus ad regni noílri folium valuit per- 
accederé. Sed qiiia certifsime cognovimus eum á tiia fandi- 
tatc fuifle directum , calicem aureum deüiper geni mis orna- 
tum dircximus, quem , ut de tua confidimus fanctitate , illa 
dignam Aportólo, qui primus fulget honore , ofFerre digne- 
mini. Nam & peto tuam celfitudinem nos facris tuis litteris 
aureis opportunitate reperta requirere. Naiii quantum te 
veraciter diligam tu ipfe pedoris foecunditatem infpiranteDo- 
mino latere non credo. Nonnunquam folet ut quos fpatia 
terrarum five maria dividunt , Chrifti gratia ceu vifibiliter 
glutinare. Nam qui te minime pracfentialiter cernunt -■, bo- 
num tuum illis fama patefcit. Leandrum vero Spalenfis Ec- 
clefia: Saccrdotcm tuac in Chrifto fanditati cum omni vene- 
ratione commendo , quia per ipfum tua benivolentia nobis 
cft lucidata , & dum cum eodem Antiftite de tua vita loqui- 
mur, in bonis adibus veftris nos minores efle cenfemus. Sa- 
lutcm vero tuam , rcverentifsime & randifsime vir , audirc 
deledor , & peto tux Chriftianitatis prudentiíe, ut nos gen- 
tefquc noílras , qux noftro poftDeum regiminc moderantur, 
& veftris funt á Chrifto adquifitsc temporibus communi Do- 
mino tuis crebro commendes orationibus , ut per eandem 
rem quos orbis latitudo dirqtiat, vera in Deum ada charitas 
felic^er convalefcat» 



ÁPEN- 



!Del lí ¡dar en/e ilu/lrádo] 



3S3 



APÉNDICE IX. 

DEL CHRONICON DEL BICLARENSE 

iluftrado. 



§. I. 

ÍTWÁ Y SANTIT)A^ (DEL AUro% 

y Concilios a que afsi/iio, Corrtgenfe algunos Ef- 

critores fohre firmas de Concilios. 



1 TT? L Autor de efteChro- 
r¿ nicon fue San Juan 
Biclarenfe, Godo por familia, 
Luíitano por Patria , y natu- 
ral de la antigua y famofa 
Ciudad de Scalabis , (fita al 
Rio Tajo , antes de llegar á 
Lisboa ) conocida hoy por 
Santa Irene , cuyo nombre 
ocafionó el que tiene la Ciu- 
dad de Santaren. Siendo Jo- 
ven pafsó á eíludiar a Conf- 
tantinopla, donde fe mantuvo 
diez y fíete años : y havien- 
doíe iluftrado con la erudi- 
ción Griega y Latina , fe ref- 
tituyó a Éfpaña en tiempo 
que el Rey Ariano Leovigil- 
do perfiguia cruelmente a 
los Catholicos. La fama de 



fu fabiduria llegó 



luego 



noticia del Rey 5 y ó bien 
por querer autorizar fu Se¿ta 
'Tom,VI, 



con el crédito de eftc grant' 
Varón , ó por librarfe de la 
fuerza con que combatia los 
errores ; procuró atraherle á 
fu partido con todos los me- 
dios con que un Rey puede 
empeñarfe en conquiíiar. Na- 
da le baftó á Juan para apar- 
tarfe de la verdadera Fe: def« 
preció las promcfl'as , pisó los 
interefles , menofpreció las 
honras y amenazas , y en fin 
antepulb la caridad Divina á 
las iras del Rey 5 fufriendo no. 
íblamente el deftierro con 
que le deftinó a Barcelona, fi- 
no una contradicion y perfc- 
cucion prolongada por efpa- 
cio de diez años , en que le 
egercitaron los Arianos. Na- 
ciendo en fin la Paz con la 
muerte del Rey , y defeando 
retirarfc del mundo, fundo 
Z un 



3 5 4 Bf paría Sagrada. Trdt. 6. Jpeud, TK, 



un Monaílcrio que fe llamó 
Biclaro , por lo que le intiru- 
] ?. mos Biclarcn/e. 

2 Eí\o es lo que , entre 
erras cofas, elcribe San Ifido- 
ro, fu Coetáneo (fegun íc irá 
exponiendo) y afsi de efto, 
como de lo que el mifmo Au- 



del Rey fe acabo la pcrfccu- 
cion y el dcrticrro ; lo qual 
fue cerca del fin de Abril del 
ano 586. como fe dijo en el 
tomo 2. pag.159. y por tanto 
defde entonces pudo empe- 
zar la obra., que tendria muy 
ideada en los diez años que 



tor dice de si , y lo que conf- eíluvo padeciendo ,y es muy 
ta por los Concilios, y Efcri- creíble que no dilataíTe fus 



tores, infiero que nació cerca 
del año 540. y que de edad 
de unos diez y ocho años 
pafsó á Conílantinopla ; de 
donde volvió cerca del 575. 
en que tenia 35. años con po- 



defeos de foledad al punto- 
que los pudo pradicar. Re- 
trocediendo los diez años del 
deftierro , confta haver em- 
pezado en el 576. y como 
no podemos eftablecer mu- 



ta diferencia. Enel5S6. edi- cho tiempo entre fu arrivo 

ficó el Monafterio , teniendo á Efpaña , y los intentos del 

ya 46. años de edad. Por eñe Rey fobre atrahcrle á fu Sec- 

tiempo agregandofele algu- ta (pues fu fama y la viveza 

nos Monges efcribió , como de Leovigildo no permiten 

dice San Ifidoro , una Regla, tardanzas) por tanto reduci- 

no íolo útil para los Religio- mos fu regreíTo de Conflan- 

fos, fino para todos los teme- tinopla al año antes 575- def- 

rofos de Dios. Todo fe ne- de el qual al figuiente hay 

ccfsita probar , por no hallar- lugar proporcionado para 

fe propuefto en los Autores, que el Rey le tentalTe y def- 

3 Que en el año 586. ( ó terraflc. 



muy cerca de el , en cuya 
conformidad fe ha de enten- 
der todo ello) fundo el Mo- 
nafterio , confta por haver ef- 
tado defterrado en Barcelo- 



4 Diez y fiete años cftu- 
vo en Conftantinopla , como 
fe lee firmemente en la Edi- 
ción Real de San Ifidoro, y es 
prccifo confefí^ir fe^un el 



na , y perfeguido , mientras proceíTo de fu hiftoria. Rcva- 

duró la vida de Leovigildo: y jandolos del año 575. en que 

aí'si no pudo retirarfe a fun- vino a Efpaña , refulta que 

dar jhafta que con la muerte llegó á aquella Corte en 



S)el Siclaren/e ih/írado, 555 

cl 55S. viviendo el Empera- atraher á fu Sc£í:a,no debien- 

dor Juftiniano, cuyo Imperio do hacer cafo de un mucha- 

prortguió (fegun el mifmo Bi- cho, quando havia tantos Va- 

clarenfc, y elTunnenfe) hafta roñes fobrefalientes. De aquí 

el año 566. eíto es , feis años infiere bien efte Efcritor, que 



defpues de eftár en Conftan- 
tinopla elBiclarenfe. Mantú- 
vole alli hafta el año 575^. co- 
mo fe ha dicho: y por fu obra 
fabemos que dos años antes 
(en el 573)íe hallaba en aque- 
lla Corte 5 y habló como ueC- 



no eftuvo en Conftantinopla 
folos íiete años, fmo 17. por- 
que haviendo ido allá ado- 
lefcente (como afirma San 
Ifidoiío) fe volviera a los fietc 
años tan joven que no debie- 
ra íbbrefalir j ni tuviera ma- 



tigo de vifta Cobre la mortan- duréz para fundar á los diez 
dad que huvo alli en aquel años figuientes , y fer Padre 



ano : In qua multa, miilia ho- 
minum vidimus defuijfe : lo 
que es prueba de ir bien or- 
denado el computo , que lle- 
vamos. Añade San líidoro, 
que fe hallaba en la adolef- 
cencia , quando pafsó a eftu- 
diar : y fiendo edad muy pro- 
porcionada para aquel fin y 
viage la de 18. años, fe infie- 
re, que nació muy cerca del 
540. como fe ha prevenido. 

5 Otra confirmación fe 
toma del efpacio de fu vida, 
que llegó hafta el año de 
621. y por la proporción que 
del nacimiento feñalado re- 
fulta en favor de lo propuef- 
to , y de la Dignidad Epifco- 
pal : pu;s como notó bien 
Don Nicolás Antonio lib. 4, 
n. 104. es precifo confeflár 
que tenia mas de treinta años, 
quando Leovigildo le defeó 



de Monges. En la Chronolo- 
gia propuefta fale todo pro- 
porcionado i pues tenia 35. 
años , quando volvió á Efpa- 
ña : y 46. quando empezó á 
fundar , defde el 586. en ade- 
lante. 

6 Mantuvofe en el Mo- 
nafterio hafta el 591. (muy 
cerca de quatro años ) pues 
en el 589. no era Obifpo ; ha- 
llandofe entonces en la Silla 
de Gerona Alicio , ( á quien 
fucedió) como fe lee en la 
fubfcripcion 57. del Concilio 
III. de Toledo. En el año 592. 
ya prefidia en Gerona , fien- 
do uno de los Obifpos que 
concurrieron en aquel año al 
Concilio lí. de Zara^za : eíi 
fuerza de lo qual feñalamos 
fu elección en el 591. en que 
tenia 5 1, años , edad muy 
proporcionada para fufrir la 
Z 2 caí- 



3 ) ^ B/pAfla Sap'ada. Trnt.é.ApcnLlK. 



carga Paíloral : y ni fe le pue- 
de quitar , ni añadir numero 
notable : no añadir ; porque 
con Tolos eftos , confta que 
vivió ochenta y un años, co- 
mo fe verá ■-, y fin gravifsimo 
fundamento , no podemos 
cargarle mas edad. Tampo- 
co íe le pueden quitar mu- 
chos años de los 51. pues de- 
biendo preceder algunos en 
el régimen , cftablecimiento, 
y fundación del Monafterio, 
íide los 51. quitas numero 
notable , no queda en edad 
proporcionada para la pru- 
dencia y madurez que pide 
la fundación de un Monafte- 
rio : y afsi entonces fe le de- 
.ben apUcar los 46. feñalados, 
dando cinco defde que em- 
pezó la fabrica hafta fer elec- 
ío Obifpo j pues de otro mo- 
do no fe combina prudencial- 
mente el todo. 

7 Con la fama que fu li- 
teratura , prudencia , y ho- 
ncftidad, extendió por todo 
el Rcyno , (efpecialmcnte en 
Cataluña , donde vivió en 
fu dcíVierro y Abadía) le eli- 
gió el Clero y Pueblo de Ge- 
rona por fu Obifpo. Efta elec- 
,cion la pongo cerca del año 
591. porque en el 592. fe ha- 
lla y di j van Obifpo , en el 
Concilio tenido en Zaragoza 
á primero de Noviembre del 



año VII. del Rey Recarcd'o> 
que fue el 592. de CJirifto. 

8 Sobre efto debe notar- 
fe, que los Obi fpos firmaron 
en aquel Synodo con la ex- 
prcfsion fola del nombre y 
Dignidad , fm explicar la 
Iglclla. De aqui nació que no 
haya firmeza en los Autores 
fobre la Silla de que fue cada 
uno. El feñor Loayfa dice 
(\UQjuan,Q.]:A Obifpo de Men- 
te/a : lo que me parece pedia 
una comprobación notable 
para afirmarfe , pues el Obif- 
po Mentefano no pertenecía 
á la Tarraconenfc , ni podía 
convocarle efte Metropolita- 
no. Padilla qiüfo corregir á 
Loayfa , y dijo que Juan eras 
Obifpo de Elna. Pero contra 
efto milita el mifmo incon- 
veniente : porque la Silla de 
Elna , nunca perteneció á 
Tarragona : y afsi debían dar 
texto irrefragable. El que Pa- 
dilla alega en fu favor, es, que 
tres años antes firmó en To- 
ledo un Obiípo de Elna , lla- 
mado Juan (y creo que lo 
mifmo le moverla á Loayfa, 
para recurrir a Mentefa, pues 
en el tercero de Toledo fir- 
mó por efta Iglefia otro del 
mifmo nombre) Pero por la 
mifma razón pudieran recur- 
rir a Dume , y a Egabto , cu- 
yos Prelados convenían en 

" " ?! 



!Del Siclaren/e ilufirado: 



el nombre : y ninguno de los 
quatro concurrió á Zaragoza, 
fiendo de diverfa Provincia. 

p El Cardenal de Aguirrc 
pone otra nota de Dgrmer, 
que hace á Juan , Obiípo de 
Elna , y cita a Loayfa fobre 
que el de Mentefa íuq Juliana 
lo que impugna , diciendo 
que por aquel tiempo no fe 
lee en infcripcion alguna 
Obiípo Mentefano. Admiro- 
rne , que el Cardenal aña- 
dieíTe á Loayfa efta Tola No- 
ta, íín ocurrir a tantas equi- 
vocaciones , como aquí fe 
incluyen ; porque fobre no 
-tocar á Tarragona , ni Eina, 
ni Mentefa , es falfo que 
'Loayfa ponga por Obifpo de 
Mentefa á Julián ; leyendofe 
claramente que á eftc le da 
la Iglefía de;Tortofa , y á 
Juan la de Mentefa. Que por 
aquel tiempo no fe lee Obif- 
po Mentefano , es notable 
defcuido , confiando la fubf- 
cripcion del Prelado de aque- 
lla Igle fia en el Toledano III. 
y en otros muchos : de modo 
que folo puede tolerarfe, 
confundiendo eíle nombre 
con el Giennenfe de Jaén , á 
que reduce á Mentefa. Pero 
quién le da licencia para con- 
fundir dos nombres tan dif- 
tintos, y medir la antigüedad 
de la Iglefia de Mentefa por 

romyi. 



SS7 

la novedad del nombre dt 
Jaén? De efto hay mucho eti 
los libros i pero la Época del 
Obifpado del Biciarenfc, que 
intento averiguar, me obliga 
á no difsimularlo. 

I o Digo pues , que el 
Obifpo llamado Juan en el 
Concilio II. de Zaragoza , fue 
el de Gerona , de quien va- 
mos hablando : pues eíle mií^ 
mo nombre perfevera en el 
Concilio Barcinonenfe , teñí-* 
do fíete años dcfpues , y apU-; 
cado al Obifpo de Gerona, 
con la antigüedad correfpon- 
diente á eftc tiempo. Luego 
folo á efta Iglefia conviene 
aquel Prelado. Confirmafe; 
porque entre los trece Sufra- 
gáneos , que compufieron el 
Synodo , folo á la Iglefia de 
Gerona fe puede reducir el 
Obifpo , llamado Juan. La 
razón es , porque de los diez 
fabemos las Iglefias : Sofronio 
fue de Egara , Eftevan de Ta-. 
razona , Julián de Tortofa> 
Simplicio de Urgél , Aftcrio 
de Oca , Mumio de Calahorr 
ra , Liliolo de Pamplona, Ga-. 
laño de Ampurias , Gavino de 
Oca , Aquilino de Viquc. Pa-. 
ra cumplir el numero de to^ 
dos los Sufragáneos no faltart 
mas que quatro : y confta que 
el de Barcelona no aísiftió, 
pues antes y defpues de aquel 
Z.3 S¿- 



358 E/paría Sagrada 

Synodo prcfidia en cfta Iglc- 
lui Vgno , cuyo nombre no fe 
mezcla en las ñrmas : y alsi 
Juaíz no toca á Barcelona , ni 
á ninguna de las once íeñala- 
das. Tampoco puede aplicar- 
fe a Zaragoza , porque aqui 
perteneció el que íe llama 
Magno , que ícgun Loayra,es 
lo Tnifmo que Aíaximo'y cuyo 
nombre le lee en el Concilio 
de Barcelona del año ^p^. 
aplicado á la Iglefia de Zara- 
goza. Ni he vifto, que en ef- 
ta Iglefia ponga nadie por 
Obifpo en efte tiempo , á 
Jfuan y fino a Magno , ó Má- 
ximo , como propone Carri- 
llo en el Catalogo de los 
Obifpos de Aragón 5 ó á Sim- 
plicio , el que firmó en el 
Concilio III. de Toledo : pe- 
to á Juan ninguno le pone 
anteceíTór de Máximo. Lo 
mifirío digo de Lérida (que es 
otra de las Iglefias que reftan) 
pues tampoci3 he vifio quien 
Ja de por efi:c tiem[)0 Obifpo 
llamado Juan c y folo puede 
aplicar felá el fcgundo Julián 
que firma en el Synodo , por 
fer efta la Iglefia que rcfta pa- 
ra cumplir el numero de Su- 
fragáneos y Obifpos cuyos 
nombres fe leen en eftas Ac- 
tas. Al contrario vemos que 
en Gerona empezó por aquel 
tiempo á fer Obifpo uno Ua- 



1 r 



'cU.6. JpemlJX. 

m:\ao Juan, cuy o nombre per- 
fevera firmemente : vemos 
que de los trece Sufragáneos 
que concurrieron , ni Juan 
puede atribulrfe a otra Igle- 
fia , ni dar a efta mas Prela- 
do que a Juan : vemos tam- 
bién , que no faltó mas que 
el Obifpo de Barcelona, don- 
de no podemos reducir á 
Juan : luego no haviendo 
mas Sillas en la Provincia,fo- 
lo a Gerona fe la puede apli- 
car : y en efta fupoficion fue 
el Biclarenfe eledo muy cer- 
ca del 591. al fin de efte año, 
ó principios delfiguiente; co- 
mo fe infiere de que firma en-, 
tre los menos antiguos. 

1 1 Pero acerca del orden 
de las fubícripcioncs debe- 
mos renovar lo prevenida en 
otra parte j '.que aunque es 
buen argumento , quando fe 
halla conftancia en los Códi- 
gos , y no hay firme razón de 
lo contrario , con todo eflb 
no coiivence por ahora, fien- 
do cierto que hay yerro; v.g. 
en efte Concilio de Zaragoza 
fe lee primero á Juan , que a 
Galano , lo que es inverfion 
conocida del Copiante : por- 
que tres dias defpues de efte 
Concilio , haviendofe ya re- 
tirado diez Obifpos , y que- 
dandofe folos tres con el Me- 
tropolitano , firmaron un De- 
ere- 



©f/ ^iclarenfe iln/írcido. 



creto fobre el Fifco de Barce- 
lona, en que Galano fe ante- 
pone á Juan. Lo mifmo fe ve 
en el Concilio figuiente de 
Barcelona: y como la unifor- 
midad de dos rubfcripciones 
fe debe anteponer á una fola, 
debe prevalecer la mayor an- 
tigüedad de Galano , del mo- 
do que perfevera en las íi- 
guientes. Pero aun fuera de 
efto confta , que ó los Ama- 
nuenfes traftornaron las fir- 
mas de eftos Sy nodos , ó los 
Obifpos no guardaron pun- 
tualmente fu antigüedad, por 
caufa de la mezcla de los Pre- 
lados Arianos convertidos, 
que es á lo que puede atri- 
buirfe eldefordende las fubf- 
cripciones de aquel tiempo: 
V.g. en el Concilio de Barce- 
lona del año '^99. firma Gala- 
no primero que Froifclo, fien- 
do afsi que efte era mas anti- 
guo , como fe convence, por- 
que diez aííos antes hallamos 
á Froifclo , Obifpo de Torto- 
fa , firmando en el Concilio 
III. de Toledo , en que Gala- 
no no era Obifpo de Am pu- 
nas , fino Aiciprefte , como 
confia por fu firma , dada con 
efte carácter en nombre de 
Fruduofo Empuritano , á 
quien fucedió en la Silla. En 
el mifmo Concilio de Barce- 
lona firmó Máximo de Zara- 



3^9 

goza , antes que Ilergio de 
Egara , porque realmente era 



mas ant!2;uo. 



1 2 En el Decreto de Gun- 
demaro , fe mudo el orden, 
firmando Ilergio, no folo pri- 
mero que Máximo, fino antes 
de Mumio de CaLvhorra , que 
debia preceder á los dos : en 
vifta de lo qual infiero , que 
como efte congrefib de Gun- 
demaro , no fue propriamentc 
Concilio (fuera del que tuvie- 
ron los Obifpos Carthagineii- 
fes) fino puramente un De- 
creto Real ; le dieron á fir- 
mar á los Obifpos fegun fe 
pufieron por delante ; y afsi 
no debe dar argumento, pues 
confta con certeza que los 
Obifpos Sufragraneos no 
íubícriben por fu orden. 

13 En el Concilio IV. de 
Toledo hay otro yerro , po- 
niendo a Nonnito , fuceflbc 
del Biclarenfe , antes que á 
Conancio ; fiendo indubita- 
ble que efte era mas antiguo 
que aquel : pues Conancio 
era Obifpo de Palencia en el 
año de 610. en que firmó el 
QonQ.\Y\o fub Gundemaro : en 
el mifmo año firmó el Bicla- 
renfe el Decreto del Rey:lue- 
go Nonnito que le fucedió 
precifamente era menos anti- 
guo que el Obifpo contem- 
poráneo de fu anteceífor : y 

Z4 aisi 



E/l^ana Sííg)yJú. Trdt.6. JpeniJX. 

de Gundemaro , fobre qiienó 



3Ó0 

afsi aquí erró el Amanuenfc 
poniendo un renglón por 
ofro , pues la immediacion 
pudo facilitar el defcuido, no 
havicndo otro Prelado entre 
Jos dos. Por tanto el ar^u- 

o 



huvieíTe en la Carthaginenfe 
mas Metrópoli que Toledo, 
Concurrió al Concilio Ega- 
rcnfc, tenido en el dia 13. de 
Enero de la Era 652. que fue 
el año 614. Y cfta es la ulti- 
ma acción que fabemos de él 
como Prelado. 

15 Por caufadclaSilladc 
Gerona le nombran algunos 
con titulo de Gerundenfe : pe- 
ro fe debe cuidar mucho no 
equivocarle con otro , lia- 
^ _ , mado también Juan, y Gu- 
iando lo propuefto para afir- rundenfe, que vivió nueve Si- 
mar , que antes del 592. fe glos dcfpues , como prevcni- 



mento que fe haga de dos 
immediatos , no convence, 
fi no hay mas comprobación: 
y como en los Sy nodos áoX fin 
del Siglo VI. tenidos en la 
iTarraconcnfe , no hay firme- 
za en el orden ; no infifto en 
inoftrar la antigüedad del Bi- 
clarenfe por las firmas 5 baf- 



hallaba confagrado Óbifpo 
de Gerona, 

14 Afsiftió como tal Pre- 
lado al Svnndo referido de 



mos en el tomo 4. pag. 125^. 
Y por evitar confuiion, tan 
perjudicial j nunca le nombro 
Gerundenfe , fino Biclarenfez 



Zaragoza del año 5-92. y fir- cuyo titulo le provino por el' 



mó el Decreto fobre el Fifco 
de Barcelona , fegnn la edi- 
ción de Loayfi. Concurrió 
también al Synodo Toledano 
fub Reccaredo en el año de 
595. aunque Loayfa omitió 
íu firma 5 pero fe halla en el 
MS. Gothico Emiünncnfe, co- 
mo prevenimos nqui png.157. 
Afsiftió demás de efto ni Con- 
cilio de Barcelona del año 
599. donde explicó fu Sillaj 
y fu hu mi !d.id,fir mando Joan- 
nes peccator de Gerunda. En el 
año de 610. fe halló en To- 
K'do , y fubfcribio al Decreto 



Monafterio que (como fe ha 
dicho) fe riamó B ¡claro , fito 
en Cataluña ; y fegun Gero- 
nymo Pujades líb.6. cap.^2, 
cftuvo a dos leguas de Mont- 
bUmh en las faldas de las 
Montañiis de Pradas , donde 
hoy la Villa de F^Z/r/^r^jd en- 
tro del Arzobifpado de Tar- 
ragona , y á fu Noroefte, per- 
teneciente á la Abadía de 
Pohlét. Efto parece muy pro- 
bable , y autorizado por per- 
fonas de aquella tierra , con- 
tra quienes no tenemos fun- 
damento para oponernos, 

aun- 



5)e! 'Btclarenfe ílu/lríído, 3^1 

aunque el Macfiro Diago re- folo k llama Santo , fino San- 
curre á otro íitio junto á tifsimoj y (afiade Tepes en fu 
G«¿/ci«^(lib.2.cap.2i.) y afsi tomo i. fol.415.) } or tales 
nombramos algunas veces á celebrado de los antiguos, 
nueílro Autor con titulo de Corbera en fu Cataluña iiuf- 
San Juan de Validara, que trada pag.113. Dia^o en los 
por ia reducción propucña es Condes de Barcelona, fol.39. 
Jo mifmo que decir Biclaren- Pujades lib.6. cap. 62. Feliu, 
fej manteniendo la crthogra- Anales de Cataluña tomo i, 
phia antigua de ^/V/^ro, y no pag.i8o. Roig Antigüedades 
la moderna de Validara; por- de Gerona pag. 261. donde 
que aquella es la que fe halla pone fu vida con tirulo de 
en San líidoro. San Juan. Don Nicolás Aur 
16 Sobre la virtud y fan- tonio lib.4. Bibl. Vet. n.112. 
tidad del Biclarenfc hay el donde dice : Plañe i'ita ejus, 
grave fundamento de lo que conteJlatA etlam vAraculis 
padeció por la fé en el pro- fanétítas , locum Jibi fecit in 
iongado efpacio de diez Bcclejia Fajiis: y otros. 
Tinos , fegun el teílimonio de 17 El tiempo de fu vida 
Sanlíidoro, y haver florecí- fe alargó haíla el año ác 
ido en milagros fegun Dome- 621. ó muy cerca de él , co- 
f7ec en los Santos de Cataluña, mo afirma Don Nicolás An- 
día fcis de Mayo. Favorécele tonio , fcguido del m.odcrno 
también ia aclam.acion de Ef- Diego Barbofa Machado en 
tritores , que le aplauden fu Bihliutheca Lufitana tom.2. 
por Santo, y le ponen en los V. Joan pag. 576. fm que fe 
Santorales , y Martyrologios; pueda prolongar mas riempo, 
como Ferrario en la nueva pues aun en aquel año tenis, 
Topographia del Martyrolo- fegim lo que fe ha dicho, 
gio Romano V. Csrunda. ochenta años de edad : y fa- 
Uvion en el Martyrolcgio Be- bemos por San Udefonfo," que 
nediílino, á 6. de Mayo. Ma- muy cerca de aquel año le 
rieta , Santos de Efpaña lib.5. fnccdió en la Dignidad Non- 
cap. 37. Dommec Santos de «/V^ , de quien afirma el San- 
Cataluña lib 2. Cardofo y to, que gobernó la Silla en 
Tamayo en fus obras , Agio- tiempo de los Reyes Suinrhi- 
Jogio Lufitano , y Martyro- la y Sifenando, cüo es, defde 
lügio Hirpano. Jrjtemio no el 621. (en que empezó Suin- 

thila) 



^6i E/¡him Sd^radd. Trat.é. Jpoid. /X. 

thiLi) hafta el 6^6. en que permite tan larga vida-, pues 

ya no viviaSifenando.SiNon- pallaria de noventa años , lo 

nito empezó en el 62i.espre- que no puede admltirfe fía 

cifo poner la muerte del an- texto irrefiagable. Pero fo- 

tecelTor Juan, por aquel tiem- bre todo, ni eíl:a,ni la opinión 

po ; pues confia, que no duró de que murió en el año de 

la vacante, diciendo San 11- 625. tienen conformidad tan 



dcfonfo , que fu elección no 
fe hizo por deliberación pro- 
longada de los hombres , fino 
por pronta determinación de 
Dios : y afsi muy cerca de 
efte año 621. es precifo eíla- 
blecer la vacante y la elec- 
ción : defpreciando la opi- 
nión de los que pnficron la 
muerte del Biclarenfe en el 
año de 631. pues fiendo efte 
el ultimo de Suinthila,no pu- 
ñera San lldefonfo á Nonni- 
to en un Rey nado , que fue 
proprio del anteceífor de 
aquel Prelado. 

18 Demás de efto confta 
por el Concilio IV. de Tole- 
do (del año 633.) que Non- 
nito era de los Obilpos mas 
antiguos 5 pues aunque fe an- 
tepufo a Conancio, por yerro 
del Amanuenfe , no fe puede 
negar , que es de los mas an- 
tiguos , teniendo (aun pof- 
puefto á Conancio) mas de 
cinquenta Obifpos defpiies 
de SI : lo que no pudiera fer, Vidor , Obifpo de Tunezjef- 
fi folo dos años antes huviera toes, dcfde el año primero 
fallecido fu antcccílbr. Ni la de Juftino el Menor (año de 
Chronologia del Biclarenfe 566.) hafta el quarto dcRc- 

ca- 



puntual con el teftimonio de 
San lldefonfo , como la feña- 
lada del año 621. pues el 
Santo midió los Pontificados 
por los Reynados con mucha 
atemperación de uno áotro*. 
y afsi debemos feñalar la 
muerte de San Juan , y la 
elección de Nonnito en el 
principio de Suinthila, á que 
confpira el conjunto de todo 
lo propuefto. 

§. II. 

Délas Ediciones del Chronicon 
del Biclarenfe. Notas de Aguir- 
re en la fuya. Fama de S.Her- 
menegildo no denigrada j)or los 
Coetáneos. Manufcritos anti^ 
guos por quienes va arregla- 
da efia Edición. 

19 T^Emás de la Regla 
I 3 que ercribió para 
fu Monafterio , compufo el 
Chronicon prcfente , empe- 
zándole defde donde acabó 



S)el Ciclar cnfe ilu/irado. 



3^3 



caredo , y o^lavo del Empe- 
rador Mauricio, ( 589, de 
Chriíto) que fe reduce á vein- 
te y tres años , empezando 
deíde el tiempo en que vivió 
en Conílantinopla , hafta que 
fue eledo Obiípo ; pues los 
fuceíTos en que acaba los ef- 
cribió en elaño de 590.(íien- 
do proprios del año prece- 
dente por entero) y en el íi- 
guiente , empezó á fer Obif- 
po, como fe deja dicho. 

20 No obftante fer tan 
corto el efpacio de fu Chro- 
nicon , mereció , que San líl- 
doro*' le aplaudiefíe con el 
elogio de muy útil Hijioria, 
pues realmente incluye mu- 
chos fuceífos no explicados 
en otros -Documentos , y en 
que fe interefla mucho la 
Hiftcrja de Efpaña , por ha- 
vcr atendido á ella con ci- 
mero , como Patricio, y como 
Coetáneo. Defpues que fu- 
bió a la Silla , fe promulgó fu 
Efcrito, como infiero de San 
Ifidoro , que haviendo aca- 
bado el libro de Viris illujiri- 
bus muy cerca del año 610. 
celebra ya elChronicon,datl- 
do a fu Autor el titulo de 
Obifpo Gerundenfe.Tambien 
fe infiere lo mitmo de la Re- 
gla, que efcribió ; pues ya la 
havia vifto Sah Ifidoro. Otra 
prueba de que compufo el 



Chroni con antes de fr.bir á la 
Silla, y que fe promulgó pron- 
tamente, fm di dado de Obif- 
po, fe toma del tirulo de la 
Obra, fegun fe halla en el li- 
bro de las Chronicas ( á que 
dice San Ifidoro que añadió 
fu Hilioria) EÜe hbro de las 
Chronicas era un conjunto de 
las de Eufebio Cefarienfe,San 
Geronymo , Profpero , Sulpi- 
cío, ldacio,y Vidor Tunenfe, 
á quien continuó el Biclaren- 
fe: y fegun fe halla efte libro 
en la Bibliotheca de San II- 
defonfo de Alcalá, manufcrito 
en pergamino , dice al acabar 
el Chronicon de Viüor: Hac^ 
tenus Vióior Tunnenjís. Ab hh 
hijioriam ducit Venerabilis 
Pater nojler Joannes AbbaSy 
Monajierij Biclarenjjs Funda^ 
tor. Del mifmo modo fe lee 
en los MSS. de que usó M^v 
xiana , y en las Ediciones de 
Efcaligero , que fe citaran 
luego : infiíiendofe ahora, 
que el libro de las Chronicas 
citado por San líidoro, es eñe 
donde íé hallan los Efcritorcs 
expreífados :, y que la conci;- 
nuacion del Tunenfe efe rií-g. 
por el Biclarenfe fe ingirió 
originalmente en aquel libro 
de Chronicas que havia en el 
Monafterio de Biclaro , del 
qual fe tomó y publicó la 
Copia de que hablamos , fer 



3 <^ 4 E./pana Sagrada, Trat. 6 . Jpend.DC, 






prueba el didado de Biclarenfe , Tiendo afsi que le 
nuejiro l'^ensrahle Padre Abad, nombró , al hablar del fucef- 
lo que es exprefsíon propria for Nonnito : y parece que fi 
del tirulo que tenia efta Obra huvicra mas cícritos, huviera 
en cl Monafterio Biclarenfe. pradicado con San Juan lo 
Inticrcfe también, que la acá- que con San Gregorio. El ca- 
bo antes de fer Obifpo , pues fo es , que aun hoy no íc tic- 



fe publicó fm tal diclado, con 
los precifos títulos de Abad 
y Fundador. 

21 Añade San Ifidoro, 
que fe decia eílar efcribiendo 
-otras cofas: Multa aliafcri- 
htre dícitur. Efto £ivorece á 
lo dicho, fobre que San Ifido- 
ro acabó el libro de Warones 
iluftrcs cerca del año 6io, 
(once años antes de morir ci 
Biclarenfe) y que por enton- 
ces cftaba también compo- 
niendo otras Obras San Juan, 
como prueba cl/cribere , que 
debe leerfe zíú, y no fcrip^/e, 
como pufieron al margen de 



ne mas noticia, que del Chro- 
nicon, y de la Regla : y de ef- 
tos folo el Chronicon fe ha 
publicado , teniendo ya feis 
imprcfsiones , en lo que ha 
llegado a mi noticia. 

23 La I. Edición fe hizo 
en Ingolftad en el año de 
1600. no en los Tomos de las 
Antiguas Lecciones de C^nijio 
(como efcribieron Vofio , y 
Don Nicolás Antonio) fino 
antes de imprimirfc aquellos 
Tomos , en obra á' parte con 
elTunenfe,&c.D.Nicolás An- 
tonio fe perfuade á qu£.Ca- 
nifío usó del egemplar faca- 



fus Ediciones Mireo, y Fabri- do de Efpaña por Andrés Ef- 

cio ; y Aguirre en cl texto coto , pues cfte fe le comuni- 

principal. có al Senador Auguftano Mar- 

22 Aquellas Obras que eos Velfero , y de eíle parece 

fe decia eftár efcribiendo el que pafsó áCanifio. El mif- 



Biclarenfe , no llegaron á no- 
ticia de San Ifidoro , como 
íañade cl Santo : y creo que 
por quedar imperfcdas , no 
ic publicaron ; pues San Ilde- 

ionio que añadió en San Gre- ra vez en Ingolftad los Chro- 
gorio Ma^no los cfcritos dé niconcs del Tunenfe y del 
que San Ifidoro no tuvo no- Biclarenfe hallados por éi en 
íicia i no añade nada en el Efpaña : lo que indica feref- 

tos 



mo Padre Andrés Efcoto da 
á entender efto en el tomo 4. 
de la Efpaña iluftrada , quan-. 
do en el Prologo á Idacio di- 
que fe publicaron prime- 



!DellDÍclaren/e ilu/lrrJo. 3^5 

tos los publiCciclos en Alema- vilegio del Rey de Francia, 

nia. Don Nicolás contrahe a dado en el año 1599. en que 

la Santa Iglefía de Toledo lo íe expreíTli , no eftár hafta 

que Efcoto dice en comiin de entonces publicado el Chro- 

Efpaña : y efeclivamente el nicon del Biclarenfe : v aun 

P. Labbe , en las DiíTertacio- 

nes fobre los Efcritoires Ecle- 

íiaílicos , dice aflertivamente, 

que Canifio usó del Código 

facado de Toledo por Efcoto. 

Yo tengo alguna duda fobre 

eílo : por quanto Don Juan 

Bautiíla Pérez ( que manejó 

bien los MSS. de Toledo ) 



el mifmo Efcaligero dice al 
fin de aquel Chronicon, en la 
citada edición , que le copio 
del traslado de unos Amigos, 
tres años antes de la Edición 
de Ingolíiad. La tercera fe 
hizo en Francfort , año de 
1608. en el tom.4. de la Ef- 
paña iluftrada , copiando la 



dice en la Nota al cap. 44. de primera de Canifio, con la ex- 
los Varones iluftres de San prefsion de Kunc primum in 



Illdoro , que tenia efte Chro- 
nicon copiado de unantiquif- 
íimo libro Gothico , y no 
conviene con el publicado en 
Alemania , como verás def- 



liicem editum ah Henrico Ca- 
nijío f lo que debia baverfe 
omitido , para no alucinar a 
los que no tengan noticia de 
las Ediciones precedentes. La 



pues : y íi Efcoto, y Pérez fe quarta fe hizo en Amílerdán 

íiuvieran guiado porunmif- en el año de 1658. en que fe 

ruó MS. de Toledo , parece reprodujo y fe aumentó la 

que convinieran las Copias. Obra que con titulo de The- 

tn fin lo cierto es, que Andrés faurus temporum, fe havia im- 

Efcoto facó eñe Chronicon preíTo antes en Leyden con 



de Efpaña , y que fe hicieron 
traslados en Alemania, fiendo 
Canillo el primero que le pu- 
blicó enlngolílad. 

24 La fegunda Edición 
fe hizo en Levden en ei año 
de 1606. en ía Obra de Eu- 
febio con Notas de Efcalige- 
ro , la qual eílaba difpueíla 
antes de la imprefsion de In- 
goiílad , como fe ve en el Pri- 



las Notas de Efcaligero. -La 
quinta fue la del. Cardenal de 
Aguirre, en el tGm.2. de fus 
Concilios , impreíTo en Roma 
en el año de 1694. La fexta-y 
y ultima de que tengo noti- 
cia , es la de Antuerpia, en el 
año de 1725. en el tom.i.dei 
Tkeforo de los Monwmentos 
Eclejiafticos , publicados por 
Canifio^ reproducidos y au~ 

gien- 



3 (j ^ Efpúm Siígrdia. Trat, 6 . /^pcnd.IX. 



mentados por Jíicobo Bj/na- 
ge en quati-o grandes toinos 
<lc folio. 

25 El Cardenal de Aguir- 
re , al imprimir en Roma el 
tomo I. de la Bibliotheca an- 
tigua Hiípana de Don Nico- 
lás Antonio , pufo al margen 
de aquel libro en la pag.227. 
la cita de la Edición del Biela- 
re nfe , que dos años antes 
havia hecho en el tomo 2. de 
los Concilios , expreflando 
que añadió unas Not.is y 
prevenciones muy neceíTa- 
rias:CV/w Kotis quibufdarn Jiue 
monítu ad Lectores apprime 
neccj/ario. Eftis Notas le ha- 
llan en el mencionado tom.2. 
de Concilios , pag.42 2.donde 
previene que imprimió el 
Chronicon del Biclarenfe fe- 
gun le publicó Canifio , y 
que ofrece aquellas preven- 
ciones , por quanto parece 
que fm duda eftaba viciado 
el egemplar de que Canifio 
fe valió, á vifta de la poca de- 
cencia con que fe expreílan 
en aquel texto las cofas de 
San Hermenegildo , y fegun 
fe enfalzan las del Rey Leo- 
vi^ildo , fiendo afsi que eñe 



y le hizo padecer mucho por 
diez años. A vifta de efto le 
pareció al Cardenal de Aguir- 
re , que algún Ariano vicio 
el Código delBiclarenfe , por 
no haccrfe creíble , que el 
mifmo Santo Abad hablaflc 
tan indecentemente de San 
Hermenegildo , fabiendo 
bien , que fu perfecucion fue 
por defender la Fe Catho- 
lica. 

26 Prcílgue esforzando 
lo propuefto con los Marty- 
rologiüs antiguos de Ufuar- 
do, Adon, y Vandelberto ( á 
que añadimos con Georgi el 
Martyrologio Fuldenfe ) los 
quales celebran por Martyr 
indubitable á San Hermene- 
gildo , y que ni en San Gre- 
gorio Magno, ni en el Turo- 
nenfc , ni en otro de aquel 
tiempo, fe léelo que aqui, 
fino muy diftinto. Qi_ie tam- 
poco en los egemplares del 
Biclarcnfe , ufados por Mo- 
rales , Mariana , Baronio , el 
Tudenfe , y Don Rodrigo, 
parece fe leían las cofas que 
hay en efte contra la tama de 
San Hermenegildo : pero co- 
mo fe hallaba en Roma el 



fue enemigo declarado de los feñor Aguirre , quando efcri- 
Catholicos , pues por tanto bia aquello , y confiefla no 
no folo quitó la vida a fu hijo tenia modo , ni tiempo para 
Hermenegildo , fino que al bufcar en Elpaña los egem- 
mifmo Biclarenfc le defterró, piares de que ufaron Mariar 

na 



fDel 'B'uhnenfe ilu/íraio. 



3^7 



' na y los demás; por tanto, di- 
ce no pudo darle caíligado 
fegun los MSS. y afsi repro- 
dujo c\.á<i Canifio, previnien- 
do no íolo aqui , lino en Jas 
margenes del Chroniccn , los 
Jugares que juzgó viciados 
por algún Ariano. 

27 Ellas prevenciones me 
parecen muy útiles por lo 
que mira á inculcar la fama 



res , era neceíl^irio haverlos 
vifto , ó moflrar que atribu- 
yeron a nueüro Autor clau- 
íulas diílintas de las que te- 
nemos : lo que no es afsi: an- 
tes vemos en algunos total 
identidad en la exprefsicn 
que mas defazono al Carde- 
nal 3 pues todo el fundamen- 
to de fu queja eñriba en que 
el Biclarenfe llama rebelde y 



del gloriofo Martyr San Her- tyrano al hijo que movió ia 
mencgildo , que mereció te- guerra al padie : fraile pun- 



ner por Hiftoriador de fu di 
chofa caufa al SS. Pontífice 
Gregorio , á quien con razón 
íiguieron los Martyrologios 
y Iglcfias. Pero en orden á 
que el Biclarenfe denigra el 
crédito de San Hermenegil- 
do, ó que los Efpañoles cita- 
dos tuvieron diverfos MSS. 
del Chronicon , donde no fe 
hallafle lo que tenemos hoy, 
y el Cardenal juzgó viciado 
por los Árlanos j no puedo 
eondeíccnder : porque de 
Mariana me coníla havcr te- 
nido el mifmo Ciironicon que 
doy aqui con fola la variedad 
de términos que propongo 
entre las Lecciones diverfas. 
Morales, y los demás expref- 
lados , no citan al Biclarenfe 
en punto alguno con dife- 
rente modo del que le dio 
Canifio : y para decir que 



tualmente refimiida por al- 
gunos de los citados ; pues 
Morales (aunque no alega los 
textos en Latin) pufo en Ro- 
mance el concepto con la ex- 
preísion de levantarfe el hijo 
contra el padre , y copió al 
Biclarenfe en que quando 
Leovigildo gozaba entera paz 
en fu Reyno, fe le movió lue- 
go guerra dentro de fu caía 
por fu mifmo hijo. Y confía 
que notó Morales la dificul- 
tad de los términos faciio-ne 
Gofvintha Regina: ( que yo 
creo fer yerro en lugar de 
Ingunthes , como fe previno 
en el Tom.5. pag.203.) lo que 
mucfira identidad entre el 
MS. que tuvo , y el que te- 
nemos. Ni podemos prefu- 
mir otra cofa con fundamen- 
to : pues los Códigos que pu- 
dieron ufar eftos Autores fe 



tuvieron divcríos egempla- reducen á los que conocemos^ 

el 



3^3 E/pa?lA S^^rada . Trat, 6 . Jfeml.IX, 



el antiquifsimo Gothico, que 
copio el fe ñor Pérez , cl que 
tenemos en Alcalá , efcrito en 
el Siglo trece ,• el del P. Ma- 
riana , o el de Portugal , ufa- 
do por Vafeo : y todos cdos 
convienen en lo que Aguirre 
fu pone no havcr tenido los 
antiguos. 

■ 28 Los lugares en que 
reparó , y previno eftár vi- 
ciados por los Arianos , ^fon 
aquellos en que fe Ice: Tyran- 
nidcm ajfumens. Tyrannu-ni 
fiUum, y rehellem (como veras 
en los años 1 1. y 14. de Leo- 
vigildo) Sobre eílo no pode- 
mos decir , que faltafie en el 
MS. de Don Rodrigo, pues 
expreílamente efcribe lib. 2, 
cap. 14. tiermergüdum filium 
control, imperiura TTRANNÍ- 
ZANTEM: pero tampoco in- 
fiero que Don Rodrigo tu- 
vieíTe al Biclarenfe , pues no 
dá mueftra alguna de haverle 
viílo i copiando únicamente 
(en efto) á San Ifidoro , que 
en la Hiftoria de Leoviíiildo 
dice : Herminígildum filitim 
hnperiisfun TTRANNÍZAN- 
TEMy &c. En la Hiftoria de 
los Suevos dice el Santo , que 
cl Rey Miro ayudó á Lcovi- 
gildo contra el hijo rebelde: 
Adverfus rehcUcmjUiíim , Ó-c. 
Lo mifmo repitió clTudenfe, 
pag.42. Vafeo pufo a la letra 



las palabras del Biclarenfe, 
tyrannldeyn ajfumcns. Pues fi 
'^^xw líldoro , íi el Tudenfe , fi 
Don Rodrigo , fi Vafeo , po- 
nen a boca llena efta exprcf- 
fion , que fundamento tene- 
mos , para atribuirla -a algún 
Ariano'í En elTuronenfe fe 
halla aun mas dura locución, 
llamando miferable aS. Her-. 
menegildo , y que le amena- 
zaba el Divino juicio,por pen- 
íar matar al padre , aunque 
era Herege : Nefciens mijer 
judic'íumjibi imrainere Divi^ 
num , qui contra genitorerny 
qu.vnlibet hareticum , taita co- 
gitareis lib. 6. WJl.Franc.n.^-^. 
Mucho mas afpero es efto, 
que lo que fe lee en el Biela- 
renfej y no he vifto que algu- 
no lo atribuya á vicio de los 
Arianos. 

29 En vifta de efto nos 
hallamos en un eftrccho,don- 
de por un lado parece que ur- 
ge el honor del Santo , y por 
otro el de los Efcritores Coe- 
táneos , y Santos. Mas yo 
creo, que no debe cortarfe 
por ninguno. Para efto debe- 
mos diftinguir la linca Civil 
y Política , de la Eclefiaftica 
y Sagrada. Hecho San Her- 
menegildo Carbólico por me- 
dio de San Leandro , y de fu 
muger Ingunde , empezaron 
a mirarle con ungular amor 

no 



^el Ble! aren fe ilu/lrdlo. 



3^9 



rio folo hs Ciudades que fu 
padre le havia feñalado para 
que las gobernaíTe como Rey, 
íino otras que no pertenecían 
á fu Rcyno. Eftas no tuvieron 
mas titulo para negar la obe- 
diencia a Leovigildo , que el 
fer Herege. Con motivo de la 
igualdad de Religión perfua- 
dieron los Catholicos á Her- 
menegildo , que levantaíTe 
iVandera contra el padre. El 
Santo Joven condefccndió 
con los Pueblos , y de hecho 
divididos los Godos,unos con 
el hijo , y otros con el padre, 
empezó la guerra civil, funef- 
ta en cfta linea por las muer- 
tes y defgracias que ocafio- 
nan las guerras. Confta eíto 
no folo por el Biclarenfejfino 
porS.Ifidoro en el Chronicon, 
alano 5780. Gotbi per Her- 
rnenegildum Leovigildi Regis 
Jilium bifarie diviji , mutua 
cade vajiantur. Las mifmas 
voces pone á la letra el Con- 
tinuador de Mario Aventi- 
cenfe , que acabó de efcribir 
nueve años defpues que San 
Ifidoro , aquel en el año 61 5. 
(quinto del Emperador Hera- 
clio) y eíle cnel 623. ambos 
Coetáneos , como el Bicla- 
renfe. Mirando eftos a la li- 
nea Política, y no hallando 
derecho en lo Civil, para que 
I4S Ciudades y el hijo quifief- 
Tom.VL 



í^Qn defpojar al Rey y al pa- 
dre de los Dominios que pa- 
cifícaracnte poíTeia , pronun- 
ciaron íer rebelión, pues haí^ 
ta ahora no ie deícubre otra 
cofa , ni diremos que murie- 
ron Martyres los que perdie- 
ron la vida en aquella guerra. 
La corona de Gloria, que ga- 
nó San Hermenegildo, la me-; 
recio defpues , por ha verle 
propuefto el padre, que íi ab- 
juraba la Religión CathoHca, 
y comunicaba con el en los 
errores, volvería á fu gracia. 
El Santifsimo Confellbr de 
Jefu Chriílo , firmifsimo en 
la verdadera Ee , defpreció el 
Rey no temporal , la libertad, 
y la vida , por no negar á 
Chrifto : murió por efta cau- 
fa : y efta es la que le dio la 
corona del martyrio: en cuya 
conformidad fe lee en el 
Chronicon de la Bibliotheca 
Urbino Vaticana , que impri- 
mió Schelftrate al fin del to- 
mo I. pag.593. Gotbi per Er^^ 
minigildum Levigildi Regis Jí^ 
lium bifarie divijiy mutua cade- 
vaflantury (2^ ipfe martyrio cp* 
ronatur. Vcio fi huvicra muer- 
to en el curfo anterior de la 
campaña , en que el padre 
procuraba recobrar las Ciu- 
dades que fe le havian rebe- 
lado , no le celebráramos, cor 
mo hoy le veneramos, 

Aa Mi- 



3 7o Efpaña Sagrada. Trat. 6. Jpend.IX, 



30 Mirando pues los Ef- 
critores Coetáneos al curfo 
político de la Hilloria,refirie- 
ron la diíTenfion civil , el or- 
den del rebelión , el proceílb 
de los cercos de las Ciudades, 
fu rendición, el defticrro, pri- 
íion , y muerte del que fe ha- 
via levantado contra el Rey. 
Pero en efto no hallo defayre 
contra la Chriftiandad , y fir- 
meza de la fe de San Herme- 
negildo , fiendo diverfas li- 
neas ; y que el aplaufo del 
Santo no proviene por no ha- 
Verfc contentado con los Do- 
minios temporales que le 
dieron , y a que no tenia de- 
recho en vida de fu padre; fi- 
no por lo referido; a cuya di- 
cha le condujo Dios , por la 
ocafion en que le pufo la re- 
belión de los Catholicos , que 
le aclamaron fu Rey contra 
d Ariano. San Gregorio Tu- 
lonenfe le trató de miferablc, 



teílimonio de la caufa feliz 
de la muerte de San Herme- 
negildo , diciendo del Minif- 
tro que le degolló, que acabó 
con una muerte feifsima: Sif- 
bertus interfeóior Hermenegil^ 
di morte turpifsima per i mi- 
tur : y afsi es feñal , que en 
lo demás miró al concepto 
hiftorial de la guerra civil, 
y que no tenemos motivo de 
afirmar que los Árlanos ef- 
cribieron lo que fe halla en 
el Chronicon de nueftro Au- 
tor , y de otros Coetáneos; 
porque eftos ufaban de las 
voces con mayor libertad, 
mirando mas en efto a la hif- 
toria Política , que á la Eclc- 
fiaftica. 

31 Sirve también para 
aqui lo antepuerto , de que 
cfte Chronicon fe facó del 
Monafterio Biclarenfe , y por 
tanto fe publicó como falió 
de las manos de fu Autor. Y 



ó defdichado , mirando pura- aunque los Árlanos quifieífen 
mente á la muerte temporal, adulterarle, no huvicran pre- 



que de alli fe le havia de fe- 
guir, al tiempo que le pone 
ideando la del padre. Pero 
en la caufa de la muerte , no 
contradice á la verdad , ha- 
viendo dicho antes , que la 
perfecucion del padre nació 
del odio de la Religión , co- 
mo afirma en el lib.^.num.'^p. 



valecido en tiempo que exif- 
tia el original , y el mifmo 
Autor. Fuera de que los 
Obiípos todos eran ya Ca- 
tholicos , quando íalió á luz 
cfte documento , fin que hu- 
vieífe quedado ningún fec- 
tario de Ario , como fe infie- 
re del fin del Chronicon. Pero 



El Biclarenfe dio %nn mayor lo mas es la uniformidad que 



T>el 'S id aren/e Hti/írado, 571 

fe halla en todas las Copias pureza de efte Documento, 
que han quedado, conformes 
con la noticia que da San líi- 
doro. El Santo aplaude la 
utilidad de efta Hiíioriaj lue- 
go en fu tiempo fe mantenía 
¡nta¿ta,y fm vicio de los Aria- 
nos : y quando en la entrada 
del Siglo feptimo (en que cf- 
cribio aquello San Ifidoro) no 
la havian adulterado los He- 
reges , no tenemos funda- 



3 2 De aquí infiero , que 
las Ediciones precedentes o 
deben fcr culpadas , por cofa 
que defdiga del Biclareníe, 
fino por falta de exaditud 
en las lecciones , y no haver- 
le cotejado con varios MSS. 
como defeaba el fe ñor Aguir- 
re. Yo he podido pradicar 
lo que no configuió aquel 
Eminentifsimo , haviendo lo- 



mento para decir que fe vició grado tres preciofos MSS.uno 
defpues : lo i. porque ya no en el Colegio Mayor de San 



havia Árlanos en Efpaña : lo 
2. porque las claufulas que 
fe notan , tienen fentido le- 
gitimo , proprio de un Hifto- 
riador Coetáneo , fin vifos de 
fer didadas por Hereges, co- 
mo fe deja dicho : y fe com- 
prueba , porque entre tantos 
como tuvieron efte Chroni- 
con , no he vifto quien le 
notaíTe de adulterado por 
Árlanos ; antes bien el Cl. 
Pérez , hablando de la Hifto- 
ria que fe halla aqui (y como 
fe halla aqui) del Rey Leo- 
vigildo , la aplaude como 
dodifsima : Nojirorum Regum 
Leovigildi O' Reccaredi hijlo- 
riam per Jtngulos Imperatorum 
annos doólifsimc perfequitury 
{cap^/:^7, . de Viris illujl. Ifidori 
Edit. Matrit.) Lo mifmo di- 
go de Don Nicolás Antonio, 
que no opulb nada contra la 



Ildefonfo de efta Üniverfidad 
de Alcalá, que es del Siglo 
XIII. otro en la Santa Iglefia 
de Toledo , que es la Copia 
del feñor Pérez , de que dijo 
haverla facado de un anti- 
quifsimo libro Gothico. Otro 
cl del Cl. P. Juan de Mariana: 
y aun pudiera añadir el que 
tuvo Juan Fafeo,p\ics figuien- 
do el mifmo aífunto de Chro- 
nicon que tomó el Biclarenfe, 
nos le dio cafi á la letra. No 
obftante por haver perifraf- 
feado algunos términos , le 
omito í contentándome con 
añadir el de Henrique Cani- 
fio, dado por Efcoto en la Ef- 
paña iluftrada, tom.4. y pre- 
viniendo lo que es de cada 
uno con la nota de la letra 
inicial. 

C. denota el MS. Complu- 
tenfe. 

Aa 2 Hí 



372» E/pana Sagrada, Trat.é.Jpend, IX. 

H. la Edición de Hcnri- 
que Canino en Efcoto. 

M. el MS. de Mariana. 

Seal, las Ediciones de Sea- 
ligero. 

J. clMS, de Toledo, del 
fcñor Pérez, 



De la Edición del Eminen- 
tifsimo Aguirre re fu kan tam- 
bién algunas varias lecciones, 
que no pongo , porque con- 
fiefla , que no tuvo MSS. y 
que figuio la Edición de Ca- 
nifio : en fuerza de lo qual 
atribuyo a erratas , ó arbitrio 
del Amanucníe , las varieda- 
des que hay, v.g. en el año i. 
de Juftino pone receptorum en 
lugar de receptum. En el año 
4. Bajiitanice , conviniendo los 
MSS. y la edición de Canillo 
en Baji antee. En el año 8. ope- 
ra en lugar de opes : y afsi de 
otros , como appeluntur por 
pelluntur : compittatis por a-m- 
futAtis ; lllyrmm por lllyri- 



cum : Domini en lugar de Do- 
minis , utilitatem , por vilita-. 
tejn , (2^£•. 

33 Otra cofa muy impor- 
tante es la Chronoíogia de 
efte Chronicon , en que los 
Autores han defconvenido, 
por no averiguar bien la 
mente del Autor. Sobre efto 
fegui remos el methodo que 
fe dio en el Chronicon de 
Idacio; añadiendo al margen 
los años de la Era vulgat 
Chriftiana , a que deben re- 
ducirfe los íuceflbs;por qu au- 
to es muy importante para la 
comprobación de cada cofa, 
ver la encadenación del todo, 
y que la harmonía de las par- 
tes no permite alteración en 
una, fin que de ella fe figa to- 
tal perturbación. Afsi de ef- 
to, como de otras individua- 
lidades que fuponen el texto,- 
fe tratará dclpues de él , en 
las Notas que fe feguirán. 



TBS- 



©^/ ^¡cUrénfe tlu/lrado. 373 

TESTIMONIO (DE SAN ISWO%p^ 

en elogio del Ciclar enfe , fegttn la Edición ^al, 
cap. 44. de Viris illuftribus. 

JOannes Gcriindenfis Ecclefiíc Epifcopus , nativitate Go- 
thus , Provincia Lufitaniíe , Scalabi natus. Hic , cum 
eílet adolefcens , Conftantinopolim perrexir , ibique GríEca 
& Latina eruditione munitus poft decem ¿c íeptem annos 
in Hifpanias reverfus eft , eodem tempoie quo incitante Leo-, 
vigildo Rege Ariana fervebat infania. Hunc fiipradictus Rex 
cum ad nefandx hierefis crudelitatem compelíeret , & hic 
omnino refiíleret , exilio triilus & Barcinonem relegatusy 
per decem annos multas infidias & perfecutiones ab Arianis 
perpeíTus eíl. Qui poftea condidit Monaítenum , quod nomi-* 
ne Biclaro dicitur , ubi congregata Monachorum focietate? 
fcripfit Regulam ipil Monafterio profuturam , fed & cundís 
Deum timentibus íatis neceíTariam. Addidit in libro Chro-» 
nicorum ab anno primo Juftini Junioris principatus ufque iri 
annum odavum Mauricij Principis Romanorum , & quartura 
Reccaredi Regis annum , hiílorico compoíitoque íermonc 
valde utilem hiftoriam , & multa alia ícribere dicitur^ quas a4 
noftram notitiam non perveneruntj 



tom.ri Aa 3: gZ,?^ 



3 7+ ^/p'í ^'í Sagrada . Trat. é . A'pcn I . fX. 



ELOGIO (DEL ^IC LA ÍCENSE 

en los ^ít'Viarios antiguos IBracarcnfe , y Ehorcnje, 

dia \6.de Mril , ficfla de San FriiFtuofo 

(Bracarcn/e. 

I< ,TEmcrare non p'gcat Juanncm Monachum , poftca Ge- 
V I rundcnícm Epilcopum , virum fuo tempore maximis 
compjrandum , five lingual tam Graccx , quám Latina; ele- 
gantiam , fivc Sandarum Scripturarum cruditionem , five 
morum & vito: fanc^itatcm , five contra Arianos pro Cathor 
lica Fidw labores, fpectare vclimus. 



Tratan también de nucftro 
Biclareníe todos los Efcrito- 
res de Bibliothccas : pero co- 
mo no añaden nada al tefti- 
monio de San Ifidoro , nos 
bafta el del Santo Dodlor. 
Don Nicolás Antonio en fu 



B'.bliotheca Hifpana antigua 
ikiftró mejor que ningún 
otro lo que pertenece a nuef- 
tro Autor en quanto á fus 
efcritos , y a fu vida : pero lo' 
principal queda ya mencior 
nado. 



CHRO- 



fDel Bichrenfe ¡lu/lr ado, 

CHRONICON 



37Í 



JOANNIS BICLARENSIS. 

POft Eurebium Cxfarienfis Eccleíia: Epifcopum , Hierony- ^ 
mum toto Orbe notum Presbyterum , nccnon & Profpc- 
riim , viuLim reiigioíum , atque Vidorem Tünenfis i Eccle- i 
íiae AfricaníK Epifcopum , qui hiftoriam omnium pené gen- - 
tium , fumma brevitate &diligenria contexere viíi funt , & . 
ufque ad noftram a;tatem congeriem perduxcriint annorums 
& qux acia funt in mundo ad agnirionem noftram tranfmiHe- 
runt ; Nos ergo in adjutorio D. N. Jelli Chrifti, qiiaí temporl- 
bus noftris ada funt , ex parte quod oculata fide providi- ^ 
mus, 1 & ex parte quod 3 ex relatu fidclium didicimus , íludui- , 
mus ad pofteros notefcenda 4 brevi ftylo trafmittere. ^ 



Años: 
aña- 
didos. 



567 



Quintadecima ergo Indidione , ut didum eft, ? Juf- % 
tiniaiio mortuo , Juftinus Júnior , nepos ejus , Roma- 
norum efficituí" Imperator. 

Romanorum Lili, regnat Juftinus Júnior an. XI. 
qui Juftinus anno primo regni fui ea quaí contra Syno- 
dum Ciíalcedonenfem fuerant commentata deftruxit, 
Symbolumque Sandorum centum c¡uinquaginta Pa- 
trum Conftantinopoli congrcgatorum , & in Synodo 
Chalcedonenfi laudabiliter receptum , in omni Eccle- 
ÍLi Catliolica a populo concinendum ^ intromiíit, ¿ 
priufquam Dominica dicatur Oratio. Armeniorum 
gens , & Iberorum , qui a pra:dicatione Apoftolorum 
Chrifti fufceperuntFidem , dum áCofdra , 7 Perfarum y 
Imperatore , ad culturam Idolorum compellerentur, 
renuentes tam impiam Jufsionem, Romanis fe cum Pro- 

Aa 4 vin- 

(i) H. Tunnunenjís. T. T'unnonenjis . M. Túnenjis, antepongo 

efta lección , por hallarfe r6vv^g en Polybio lib. 14. al fin. 

{2) hX.pervidimus, (3) H. qua. (4) M. notefcendo. (5) En el 

Chronicon del Tunnenfe. (6) M. concinendam. (7} T. Cojdro'é, 



37^ 'Bfpnñci Sagrada, Trat.¿. JpcnLTK.» 



^ /-Hiús. 



JO 

xt 

12 

14 



568 



vinciis I luis , tradiderunt : qux res ínter Romanos 5c 
Períiis pncis Foedera rupit. * 

Anr.o II. mcmorati Principis in Regia urbe ittherius 
& Addeus, 3 Patricij, dum ]ull:ino mortem vellent ve- 
nrno potius quam ferro, pcrMcdicos inferre,dcte<3:i ca- 
pitali lentcntia puniri jnfbi , prior a feris devoratus, 
fecundus incendio 4 concrcmatus interiit. Juftinus fi- 
lius Germani Patricij , confobrinus Juílini Imperato- 
ris , fadione Sophix Augufto: in Alexandria occiditur. 

His temporibus Athanagildus s Rex Gothorum in 
Hifpania vitxfincm íufcepit, & Liuva ^ pro eo in reg- 
num provehitur. 

569 Anno III. jiiftini Tmp. Garamantes per Legatos pa- 
cí 7 Romannc Reipublicn: & Fidei Chríílianíc fociari 
dcfidcrantcspofcunt, 8 quí ítatim utrumqueimpetrant. 
Theodorus, Prxfedus Africx, á Mauris interfedus cft, 
Mauritarum 9 gens hís temporibus Chrifti fidem reci- 
pit. 10 

Hujus Imperatoris 11 anno III. Leovegildus, i^ ger- 
manus Líuvani Regís , fuperftite fratre , in Regnum 
Citerioris Hilpania: conftituítur, Gofvintham, rclidam 
Athanagildi , in conjugium accipit, 13 & provincianí 
Gothorum , qux ¡ani per rebellíones u diverforum 
fucrat diminuta, mirabiliter ad príílinos revocar ter- 
I minos. 

570 I Anno IIII. Juftini Imp. quí cft Lcovigildi Regís fe- 
! cundus annus , Theodillus, Magiller Miiitum Pro\in- 

cix 
(i) T. comprovincíis. (2) C. rutnpit. (3) T. Addiftus. M. Ad- 
dus. H. pone al margen Addeus : y efte es el nombre autoriza- 
do entre Jos Griegos. (4) Afsi el "C. los demás inccndiis. (5) Af- 
íi el T. los ácmbiS Atbanaildus. (6) Por las monedas confta,fer 
cl nombre Liuva (7) T.pacetn. (8) Q.popofcerunt. (9)C. M.ic- 
turitarum. (lo) C. recepit. (i i)Alsi el C. otros impcrij. (i2)Ar- 
fi elC. y T. pero la Infcripcion de Alcalá de Guadayra , los 
Códigos Góticos , y la Moneda citada por Yañcz, Lwvigildo, 
(i 3) C. accepit. (14) H. jam rcbellione : M. y cl C pro rcbcllioz 
fie loiT. per rchdlioneSj,. 



©f / 'Bíchrenje ilu/írddo: 377 

^üos, '] cía» Africana;, a Manris bello fiiperatiis interiit. 

Leovigildus Rcx locaBaftanix , i & Malacitana ur- s 
bis, repulfis Miliíibus vallat,& vic^or folio redit. Jul- 
tinus Imperator peu Tibeuium excubitorum Comitem 
m Thracia bellum genti barbarouLim ingerit , & victor 
Tiberius Conftantinopolim redit. 

In Provincia Gallxcia: Miro poft Theodomirum ^ ^ 
Suevorum Rex efficitur. 

Anno V. Juítini Imp. qui eft III. Leovigildi Regis 
annus , Juftinus Imperator Armeniam & Iberiam , re- j 
i pulíis Perfis, Romanas provincias facit, & belliim Per- , 
íarum Imperatori 3 per duces parcit. 4 Amabilis, 5 Ma- ^ 
gifter Militiíc Africanx ^ a Mauris occiditut. ^ 

Leovigildus Rex Afmodam 7 for ti fslmam civitatem ¿ 
proditione cujufdam Framidanei , notle occupat , & 
militibus interfedis memoratam urbem ad Gothorum 
rcvocat jura. 8 8 

Donatus , Abbas 9 Monafterij Servitani, mirabilium 9 
operator , clarus habetur. 

Anno VI. Juftini Imp, qui eft Leovigildi Regis IIII. 
annuSjGepidarum 10 regnum finem accepit^qui a Lon- 10 
gobardis príelio fuperati , Cunicmundus ^^ Rex campo n 
occubuit , & theíauri per Trafaricum Arianx Ccdx 
Epifcopum , & Reptilanem Cunicmundi nepotem, Juf- 
tíno Imperatori Conftantinopolim ad integrum per- 
dudi funt. 

Leovigildus Rex Cordubam Civitatem diu Go- 
this rebellem node occupat , de cxCis hoftibus pro- 
priam facit : multafque Urbes & Caftella , interfeda 
rufticorum multitudine, in Gothorum dominium revo^ 
cat. 

Mi- 

^i) "BafianiíSy veafe la nota 3. (2) C. Theuiemirum. M. Theu- 
domirum, (3) W, Imp. C Imperatori: en M. falta. (4) Seal, 
al margen peragit 5 y lo permite el C. que no pone mas que, 
pit. (5) M. Annibalis, C. Amabilis. (6) C. África. (7) Forte 
yí/í¿¿owííw. V. lanota 3.n.2. (8)T. ;/íx. (si)T* Abha, (10) C. 



7': 



9. 
lo 



57'8- EfpnñdScigra¿d.,Trat,6,, ApenL IX. 

Anos. \ Miuü SuevorumRex bcllmncoiiti-a Aragonés t mo- 
ver. Donmus - Hclencnfis Ecclcfix Epiícopus chirus 
habctur. 
5-73 Auno VIL Jiiftini Imp. qui eft Leovigikii V. annus, 
Albüinus, 5 Longobardorum Rex , Eiclione coiijugis 
ÍLia; a íuis nocle intcrficitur. Theíauri vero ejiís cum 
ipl'a Regina in Reipublica! Romanx ditionem obve- 
niunr, <^v Longobardi linc Rege & thefauro remaniere. 
His dicbus Liiiva Rex vitx finem accepit , & Hiípa- 
nia omnis , Galliaque Narbonenfis, 4 in regno & po- 
tetlate Leovigildi concurrir. Juftinus Imp. gravi infir- 
mirareconcuririir •■> qux infirmiras ab aiiis quidem ce- 
rebri morio , ab alus dxmonum vcxario purabatur. In 
Regia urbe {ConJ¡ antinomia) morraiiras inguinalis pla- 
gx exardefcit , in qua muirá millia hominura vidimus 
deluifle. f 

Leo vigi Idus Rex Sabariam (■ ingreíTus Sapos vaftat, 
& provinciam ipfam in fuam redigit 7 dirionem : duof- 
que íilios fuos ex amiíTa conjuge , Hermenegildum & 
Reccaredum , conforres Regni tacir. 

Legari genris Macurirarum sConftanrinopolim ve- 
niunr , denres Elephanrinos , & Camelopardam? Jus- 
tino Principi muñera aíFerenres, 10 fibi cum Romanis 
amicirias coUocanr. 

Poft Joannem Romana; Ecclcfia: Benediclus ordina- 
tur Epiícopus : prarfuir ann. IlII. 

Maufona Emeriienfis Ecclefix Epifcopus in noílro 

dogmarc clarus haberur. 

574 Anno IIX. Juftini , qui eíl Leovigildi VI. an. Perfa; 

cum Romanis pacis focdera rumpunr , & congrefsione 

facía, Darás, Civirarem. forrifsimam bello fuperanr: & 

ca;- 
(i) V. la ñora 3. num.3. (2) M. y el T. Domimn. C. Don- 
ninus. H. y Seal. Domnus. (3) C. Aluinus. T. Albernus. 
(4) Afsi el C. en orros fe pofponen á la voz Leovigildo las de. 
Galliaq. Narb. (5) C. defecije. (6) V. la ñora 3. n. 4. (7) M 
y el C. redegit. (8) C. Mavurritarmr?. (9) Afsi el C. orros Ca-. 
melos Pard^ilim, y Camelo pardalim. (lo) C. ojferentes» 



fDel'BidciYenfe ilu/írdilo. 379 

cxh multitiidine militum r Romanoriun , mcmoratam i 
Lirbem ingrefsi depopulati funt. 

His diebus Lcovigildiis Rex Cantabriam ingrefllis, í^^ 
Provincias pervafores interficit * , Am:iiam 3 occupat, , 
opes eorum pervadit , & Provinciam in fuam revocat;' 
ditionem. 

Judinus Imp. TiberÍLim , quem fuperius excubito- 
rum Comitcm diximus , Cícfarem facit, & non multo^ 
poft Imperiali faftigio provehit , & Reipublicíe Princi-r 
peni deíignat. HujusTiberij Ccefaris die prima in Re- 
gia urbe inguinalis plaga fedata eft. 

Anno IX. Juftini Imp. qui eíl Leovigildi Regis VII. 
annus , Cofdroes Perfarum Imperator cum nimia mul- 
titudine exercitus ad vaftandos Romanorum términos 
promovet. Cui Juftinianus Dux Romanx Militia; , & 
Magifter Militum Orientis , á Tiberio deftinatus bel- 
lum parat , & in campis^qui inter Darás & Nozi-'\ 
nios y ponuntur, forti pugna congreflus , habens fecum y 
gentes fortifsimas, quze bárbaro lermone Hermán nun- 
cupantur , memoratum Imperatorem bello fuperat; 
quo cum fuo exercitu in fugam verlo , caftra ejus per- 
vadit , & Provincia; Períidis ^ fines vidor Juftinianus ^ 
vaftat , exuviafque 7 eorum pro triumphoConftantino- 7 
polim dirigir: XXIIII. Elephantos inter cerera , qui 
magnum fpedaculum Romanis in urbe Regia exhibue- 
runt : prazdx ^ vero de manubiis Romanorum , Perfa- ^ 
rum multitudo ad nimiam vilitatem nummo publico 
venundata; 9 funt. 9 

Leovigildus Rex Aregenfes montes 10 ingreditur, 10 
AfpidiumlociSeniorem n cum uxore&filiis captivos n 

du- 

(i) Afsi el C. falta militum en otros. (2) C. interfecit. (3) V. 
la Nota 3. n.io. (4) M. y el T. campos, (5) M. Daros, & Ne- 
zinios, C. Nizivios. (6) Afsi el T. otros Pérfida. (7) H. excu^ 
biafque, (^)H.YSca.\.pradam. Entre Romanorum y Perfa- 
lum ponen una laguna , que falta en los MSS. (9) Seal, yf-: 
nundata. (10) H.ySgíLmontihus, EiQ. montes, (11) Afsi ei 
C. ~ H. Séniores^ 



f«- 



380 Efparía Sagrada. Trat. 6, Apeni. /X. 

Mos, diicit , opefque ejiís , & loca in fium rcdigit potcfta-» 
tem. Aramundarus Saracenorum Rcx CA)!i("l:antinopo- 
lim venit, & cum ftlicmate ^ fuo Tiberio Principi 
cum donis Barbarice occurrit : qui á Tiberio bcnignc 
exceptus, * & donis optimis exornatus 5 ad Patriam 
abire pcrmillus eft. 
^j6 Anno X. Juftini Imp. qui eft Lcovigildi Regís IIX. 
an. Bandariiis 4 gcner Juftini Principis , in Italia ^ á 
Longobardis prxlio vincitur , & non mulco poft inibi 
^ vitaí finem accipit. 7 Romanusfilius AnagaftiPatri- 
cij, Magifter militia; gentis Suevorum Regem vivuin 
cocpit , quem cum fuo theíauro, uxorc, & ñliis, Conf- 
tantinopolim adducit, & Provinciam cjus in Remar 
norum dominium redimir. 

Leovigildus Rex in Gallxcia Suevorum fines con- 
turbar , & a Rege Mirone per Legatos rogatus, pacem 
eis pro parvo tempore tribuir. Sclavini 8 in Thracia 
multas Urbes Romanorum pervadunt , quas de popu- 
laras vacuas relinquere. Abares littora maris captiosé 
obíldent , & navibus littora Thraciac navigantibus fa- 
tis infefti ílinr. 

Poft Benedidum Romana: Ecclefia: Pelagius júnior 
ordinatur Epifcopus: prxeft annis XI. 
577 Anno XI. regni fui Juftinus diem clauíit cxtrem um; 
Se Tiberius fingulare obtinuit Imperium. 
Romanorum LIIII. Tiberius regnac annis VI. 
Anno crgo I. Imperij Tiberij , qui eft Leovigildi 
IX. regni annus 9 , Abares Thracias vaftant , & Re- 
"iam Urbem á muro lonsic i^ obfident. 

Leovigildus Rex Oroipcdam ingrcditur , & Civi- 
tates atqiie Caftcila ejufdcm Provincix occupat , & 
liiam Provinciam facit : & non multó poft inibi Ruftici 

re-: 
(i) T. fchematc. (2) T.fufceptus. (3) C. adornatus, 
(4) C. Baudarius. (5) falta /» /í¿í//¿» en los Códigos j po- 
ndo el C. (6) Afsi el C. y M. ñlta en otros, inibi (7) C. ^c- 
cepit. (8) C. Selavihuni. (9) Afsi el C. otrps; Leovigildi annus 
/X (10) H. longQ\ otros: lon¿é. 



9 

lo 



Del Bídaren/e llu/írcido. 



381 



/í«w. I rebellantes á Gothis opprimuntur, & poft hícc integra 
á Gothis poísidetLir Orofpeda. 
cy8 Anno II. Tiberij Imp. qui eft Leovigildi Rcgis an, 

X. Gennadius Magiílcr Miiitum in África Mauros vaf- 
tat. Gafmulem fortifsimum Regem , qui jam tres Bu- 
ces, fuperius nominatüs Romani exercitus , interfcce- 
rat, bello fuperat , & ipíum Regem gladio ínter- 
ficir. 

Tiberius Mauricium excubitorum Comitem Magif- 
trum Miiitiaj i Orientis inftituit, & ad repugnandum 
Perfis direxit. Romani contra Longobardos in Italia 
lacrymabile beJlum gerunt, 

Leovigildus Rex extinctis undiqne tyrannis, de per- 
vaforibus Hiípania: fuperatis , fortitus réquiem pro- 
priam cum plebe refedit , & Civitatem in Celtiberia 
ex nomine filij condidit, qux Reccopoíis nuncupatur, 
quam miro cpcre , & moenibus , & fuburbanis ador- 
nans, privilegia populo nova:Urbis inftituit. 

JoannesPresbyter Eccleíix Emeritenfis clarus ha- 
bemr. 
57P Anno III. Tiberij Imp. qui eft Leovigildi Regis 2 

XI. annus, Abares a finibus Thracia: pelluntur,& par- 
tes Gra:cia;, arque Pannonia; occupant. 

Leovigildus Rex Hermenegildo filio fue filiam Sif- 

berti Regis Francorum in matrimonium 3 tradir, & 

j. Provincia; partem ad regnandum tribuit. Leovigildo 

** ergo quieta pace regnante adverfariorum fecuritatem 

4 domeftica rixa conturbar. Nam eodem annofilius 

ejus Hermenegildus, fadione Gofvintha: 5 Regina; ty- 

rannidem aflumens in Hifpali Civitate rebelüone fac- 

ta recluditur, ^ & alias Civitates , atque Caftclla fe- 

cum contra patrem rebellarefecit. Qurc caufa inpro- 

H vincia Hifpanise , tam Gothis , quam Romanis , majo- 

ris 

^i) T. Miiitum : otros militia. (2) Afsi el C. falta regis 
en otros. (3) C. matrimonio. (¿^) C.fecuritate. falta en Scal.- 
(5) parece debe decir Inguntha, fegun fe previno en el toin.5 w 
pag.203. (6) H. redudif. ios á^üú$ mlfíditur. 



9 

lO 

II 



381 Efpíim Sagrada, Trat,6,/4pend.IX, 

Años» ris exitij, quam adveríacionim infeftitio fult. i 

Novellus i Compluteníis Epifcopus clarus hji- 
betur. 

j8a Anno IIII. Tiberij, qui cft Leovigildl XII. an. Mau- 
ricius MagUlcr Militum Orientis contra Pccfas bellu n 
iiiovct , & repulía Períarum mukitudine , in Oriente 
hyemavit. 

LeovigUdus Rcx in Urbcm Tolctanam Synodum 
Epifcoporum fedaj 3 Arianx congregar , Se antiquam 
híErcíim novcllo errore emendar , dicens : De Roma- 
na religione ad noílram Catholicam Fidem venientes 
non deberé baptizar!, fed tantummodo per manusim- 
pofitionem, & communionis perceptionem 4 abluí f , 
& gloriam Patri per Filium in Spiritu Sando dari ^ . 
Per hanc ergo tedudionem plurimi noftrorum cu- 
piditatc potius quam impulíione 7 , in Arianum dog- 
ma declinant. 

581 Anno V. Tiberij, qui eftLeovigildi XIII. an. Lon- 
gobardi in Italia Regem fibi ex fuo genere cligunt, 
vocabulo Antharich « , cujus temporc & Milites Ro- 
mani omnino íunt cxfi , & términos Italis Longo- 
bardi fibi occupant. Sclavinorum gens Ilyricum & 
Thracias vaílant. 

Leovigiidus Rex partem Vafconix occupat , & Ci- 
vitatem qua; Vidoriacum 9 nuncupatur,condidit. 

Tibcrius Imp.Mauricio 10 Magiftro Militum Orien- 
tis filiam fuam in conjugium n tradit. 

582 Anno VI. Tiberij , qui eft Lcovigildi XIIII. an. Ti- 
berius vita: terminum dedit , & Mauricius pro eo Ro» 
manorum Imperator cfficitur. 

Ro- 

(i) H. pone defpues ds fu't unos puntos , que faltan en 
otros. (2) H. Nonellus. (3) M. Seccionis, (4) Afsi M. el T. y 
otros praceptionem, (5) Ótvos pollui, y al margen ablui. V. la 
Nota 4. (6) Afsi el C. otros daré. (7) H. y Seal, cupiditate 
potius impulji. Los MSS. impuljione. El T. añade quam , como 
le correfponde. (8)T. Antharich. (9) V. la nota 3. n.i8.(io;EI 
T. añade Mauricia, que falta en otros, (i i) M. in CQnjugem. ^ 



S)el Sidaren/e ilu/lrado, 383 

Romanorum LV. Mauricius rcgnat ann. XX. 

Leovigildus Pvcx cxercitum ad expugnandum ryran- 
num íilium colligit. 

Anno ergo I.Mauricij Imp. qni eft Leovigildi Re- 
gis XV. an. Leovigildus Rex Civitatem Hilpalenfem 
congregato exercitu obíidet, & rebellem filium gravi 
obíidione concludit ; in cujus folatio i Miro Siicvo- i 
rumRcx ad expugnandamHifpalim advenir, - ibique ^ 
diem clauíit exrremum. Cui Eburicus filius in Provin- 
cia GallíEciíe in Regnum fuccedit. Interea Leovigil-j 
dus Rex fiipradidam Civitatem nunc fame , nunc fer- 
ro , nuncBsetis concluíione, omnino conturbar. 

Anno II. Mauricij Imp. qui eft Leovigildi XVI. an. 
Leovigildus muros Itálicas 3 antiquae Civitatis rcftau- • 
rati qux rex máximum impedimentum Hifpaicníi po- 
pulo exhibuit. 

His diebus Andeca in Galla:cia Suevorum Regnum 
cum tyrannide aííumit , & Sifeguntiam 4 relidam Mi- 4 
ronis Regis in conjugium accepit. Eboricum Regno 
privar , & monafterij Monachum facit. 

Leovigildus Rex filio Hermenegildo ad Rempubli- 
cam commigrante , Hifpalim pugnando ingredirur, 
Civitates & Caftella , quas filius occupaverat , coepit; 
& non multo poft memoratum filium in Cordubeníi 
Urbe comprehendit , & Regno privatum in cxilium 
Valentiam mittit. 

Mauricius Imp. contra Longobardos , Francos per 
condudelam movet : qua: res utrique genti non parva 
intulit damna. 

Eutropius Abbas Monafterij Servitani , difcipulus 
S. Donati, clarus habetur. 

Anno III. Mauricij , qui eft Leovigildi XVII. an. 
Mauricius perDuces bellum infert. 
j Leovigildus Rex Gallardas vaftat. Andecanem 5 y 
j Regem comprehenftim Regno privar : Suevorum gen- 

tem, 
(i) T.folatiunj. (2) C. advenit: otros devenit. (5) T. Italia* 
¡(4) C. Sifegutfar»,{^) C, Andetanemí otios Ande canini» 



58 + 

Añcs, 



5 



S6 



Efpana Sagrada. Trat.é. Jpencl.t^. 

tem, thcfauriim, & patriam, fuam in poreftatem redi- 
git, & GothoruinProvinciam flicit. Hcimencgildas 
in Urbe Tarraconcnfi á Sisberto intcrñcitur. Franci 
Galliam Naiboncnfcm occuparc ciipientcs ciiiii cxcr- 
citu in-^rcfsi : in quorum congrefsioneni Leovigildus 
Rex I Reccaredum filium obviam mittens , & Fran- 
corum cft ab eo exercicus repulfus , & Provincia Gal- 
lia; i ab eorum cft infeftationc liberara. Caftra vero 
dúo cum nimia hominum multitudine, unum pace, al- 
terum bello occupat. Caftrum vero quod Ugcrno j 
vocatur , tutif^imum valdc in ripa Rhodani fluminis 
ponirur: quodReccarcdus Rex fortifsima pugna ag- 
grelTus obtinuit , & vidor ad patrem, Patriamque re- 
dit. Andeca vero Regno privatus tondetur , & hono- 
re Presbyteri 4 poft Rcgnum honoratur. Non du- 
dum 5 quqd in Eborico Regis filio , Rege fuo fecerat, 
patitur, & exilio Pacenfi Urbe relegatur. 

Malaricus ^ in Gallxcia tyrannidem aflumens,quafi 
rcgnare vult : qui ftatim á Ducibus Leovigildi oppref- 
fus, comprehcnditur, &: Lcovigildo vin¿lus prasfen- 
tatur. 

Leander Hifpalenfis Ecclcfix Epifcopus darus ha- 
betur. 

Anno IIII. Mauricij Imp. qui cft Leovigildi Regis 



XIIX. annus , Autharic 7 Longobardorum Rex 



cum 



Romanis congrefsionc fadla, fuperat, 6c cxCa multitu- 
diBC Militum Romanorum, Italise fines occupat. 

Hoc anno Leovigildus Rex diem claufit extremum, 
Sí filius cjus Rcccarcdus cum 8 tranquillitate Regni 
cjus fumit fceptra. 

586 Anno V. Mauricij Imp. 9 Romanorum, qui cft Rec- 
y caredi Regis primus feliciter annus , Mauricius Theo- 

587 dofium filium, ex filia Tiberij Impcratoris natum, Cx- 

(i) T. añade Rex. (2) H. Gallatia: Seal. Gallada : ambos 
al margen GallUj como en el T. (3) V. la nota 3. n.19. (4) C. 
rresbyterij. (5) H. dubium, M. dudum. (6) H. Maluricus. 
(7) H. y Seal. Anthanc. J. Autharic, (8) C. y M. cum, H. in.^ 
{9} C. Principis. 



Del Blclareti/e ilujlrado* '3 8 j" 

'Áhs, T farem facit. Pelagio junioie mortuo , Roraaníc Eccle- 
fiac Gregorius in Epifcopatum fuccedit : prscft ann. 
XV. 

Romani per Francorum adjutorium Longobardos 
vaítant , & Provinci^e Italiac partem in fuam redigunt 
poteftatem. 

Sisbertus interfector Hcrmencgildi mortc turpifsima 
perimituir. 

Reccaredus primo Regni fui anno , menfe X. Ca- 
tholicus Deo ¡avante efticitur , & i Sacerdotes Sedas '' 
Ariana» lapienti coUoquio aggceíTus , ratione *■ potius *>. 
quam imperio convertí ad Gatholicam fidem facit, 
gentemque omnium Gorhorum & Suevorum ad unita- 
tem & pacem revocat Chriftians Eccleíix : Seclze 
Arianas gratia Divina in dogmate veniunt Clirif- 
tiano. 

Deíiderius Francorum Dux, Gothis fatis infeftus , á 
Ducibus Reccaredi Regis fuperatur , & c^fa Franco- 
rum mulritudine in campo moritur. 

Reccaredus Rex aliena a prxdeceíToribus direpta, 
& fifco 3 fociata , placabiliter reftituit. Ecclefiarum & j 
Monaíleriorum conditor, & ditator efíicitur. 
■587 [ Anno VI Mauricij , qui eft Reccaredi íecundus an- 
nus, quídam ex Arianis, Sunna 4 Epifcopus, & Segga, 4 
cum quibufdam ty rannidem aíTumerc cupientes detc- 
guntur : convidi , Sunna exilio traditur , & Segga 
manibus amputatis in Galia:ciam exul tranfmitti- 
tur. f r 

Mauricius Thecdofium filium , ^ quem fupra Cx- ^ 
farem diximus , Romanorum Imperatorcm facit. 
588 Anno VIL Mauricij Imp. qui eft Reccaredi III. an- 
nus, Uldila 7 Epifcopus cum Gofvintiía Regina iníi- 7 
diantes Reccaredomanifeftantur , & Fidci CatKolic» 
Tom.VI. Bb com- 

(i) C. qtd, los demás d^. (2) C. idem , los demás ratione. 
(3) W.fco.(^^Q.Suima,(^<y) H. exulans mittitur, C. exul 
fran/mittitur, (6) C. añade Jlliumfuum. (7) C. UJdida, 



3 8 í Efpam Sagrada. Trat, 6 . Jpoid. IX. 

Aña. comnuinionem , quam fub fpccie Chriftiana quafi 
lumcntes projiciunt , publicantur. Quod malum m 
cognitionem hominum dcdiidum Uldila exilio con- 
demnatur, Gofvinrha vero Catholicis lemper infefta, 
vita: tune terminum dedit. 

Francoruirr cxercitus aGonterano » Rege tranfmif- 
fus Bofonc duce, in Galliam Nai'bonenfem obveniunt, 
& ;uxta Carcafibnenfem iirbcm caílra mctati lunr: cui 
Claudius Lufitanix Dux á Reccaredo Rege diredus 
obviam, inibi occurrit , cum quo congrcfsione fada, 
Franciin fugam vertuntur ; 6¿ di repta caftra Franco- 
rum , &exercitus áGothis cxditur. In hoc ergocer- 
tamine gratia Divina, & Fides Catholicajquam Recca- 
rediis Rex cum * Gothis fideliter adeptas eft , eíTe 
nofcitur 3 operata. Quoniam 4 non eft difficile Deo 
noftro íi in paucis una in multis 5 detur vidroria : nam 
^ laudius Dux vix ^ cum CCC.viris, LX. miilia ferme 
Francorum nofcitur infugaíle,^& maximam eorum par- 
tem gladio trucidaíTe. Non immeritó Deus laudatur 
temporibus noftris in hoc prxlio efle operatus , qui íi- 
militer ante multa temporum fpatia per manuní Du- 
cis Gedeonis in trecentis Viris 7 multa miilia Madia- 
nitarum , Dei populo infeftantium , nofcitur cxtin- 
xifte. 

58p Anno IIX. MauriciJ Imp. quí eft Reccaredi Regis 
IIII. an. S.'ncla Synodus Epifcoporum totius Hifpaniar, 
Gallix, & Gallxcix, inUrbe Toletana prxcepto Prin- 
cipis Reccaredi congregatur , Epifcoporum numero 
LXII. 8 in qua Synodo intcrerat memoratus Chriftia- 
nilsimus Rcccaredus , ordinem convcifionis fuá: , & 

om- 
(i) Otros: Gotheramno. (2) C. cumGothis : otros in. V. 
tom. 5. pag^2l6. (3) Ccognofcitur. (4) H. Qiiewadmodum, 
(5) H.Jive in paucis f five in multis dctur. Seal. Si in paucis una 
in rnuliis , como en los tres MSS. El Cparvis. M. y el T.pau- 
cis. (6 Afsi cl C. V M. falta vix en out s. (j) Seal. MCCC. la 
M. debe fcr m. (8) H. y Seal. LXXII. Bafnage LXII. Y- lo 
dicho fobrc cl Concilio 111. de Toledo, pag.143. 



^el'Bíclnrcnfe ilu/lrado» 3^7 

omnium Sacerdotum vel gentis Gothicíe confefsionem 
tomo ícriptam mana íua Epifcopis porrigens,& omnia 
qiia: ad profefsionem Fidei orthodoxíe pertinent , in- 
notefcens : cuius tomi ordinem decrcvit Sanda Epif- 
coporum Synodus Canonicis applicare monumentis. 
Summa tamen Synodaiis ncgotij penes Sandum Lean- 
drum , Hifpalenfís Ecclefice Epifcopiim , & Beatifsi- 
mum Eiitropium, Monaílerij Servitani Abbatcm , fuit. 
Memoratus vero Pveccaredus Rex, ut dlximus , Sando 
intererat Concilio , renovans temporibus noftris' anti- 
quum Principem Conftantinum Magnum Sandam Sy- 
nodum Nicasnam fuá illuftraíTe prgelentia: i necnon & 
Marcianum Chnílianifsimum Imperatorem; cujas inf- 
tantia Chalcedonenfis Synodi decreta fcrmata ^^ funt. 
Siquidem & in 3 Nicsna Urbe Hzereíis Ariana & in- 
itium fumpfit, &damnatlonem meruit , radicibus non 
amputatis. Chalcedone vero Neftorius & Eutyches, 
4 una ciim Diofcoro, ipforum patrono , & híErefibus 
propriis, condemnati funt. In pra:renti vero Sanda 
Toletana Synodo Arij perfidia, poíl longas Catholico- 
rum neces , atque innocentium ftrages , ita radixrirus 
amputara eft, infidente Principe memoratoKeccaredo 
Rege , ut ulterius non pullulet,Catholica ubique p:xe 
data Ecclefiis. Harc ergo nefanda Hcerefis , íecundam 
quod fizriptum eft: De domo Domini exiet rentatio, ab 
Alexandrina Ecclefia, detegente S.Alexandro,ejufilcm 
Urbis Epifi:opo, per Arium Presbyterum inolevir, qui 
inNiccena Synodo CCCXVIll. Epifi:oporum judicio,., 
f vigefimo Impcrij Conftantini Senioris anno , Syno- .. 
daliter damnationem cum proprio errore fiífcepit. í 
Quse pofi: hísc non fiDlum Orientis & Occidentispar- 
tem maculavit , fed & Meridianam , & Septemtrionis, 
plagam,& ipfas Infiílas, fuá perfidia irretivit. A vige- 
fimo ergo Imperij ^ Conftantini Principis anno , quo 

Bb 2 tem- 

(i) H. potentla. El C. y Seal, prafentia. (2) C.firmata.('^') falta 

in en H. (4) M.y Sc^X.Eutycbius y(<^) M.en lugar ¿iíjudldo pone 

Indí^íGne XIII. (6) EIC. imperij falta en otros. 



5 8 S Efpaíía Sagriula, Trat.6. ApemllX. 

Moj, tcmpore hírrefís Ariana initiiim fnmpfit , ufque in cc- 
tavum Linnnm Mauricij PrincipisRomanoruní , qui cfl: 
Reccaredi quartus Regni annus, anni funt CCLXVI. 
I qiñbus Ecclefia Catholica hujus haírefis infcftatio- 
ne laboravit: fed favente Domino ^ vicit , quoniam 
fundara eít íupra 5 petram. 

In his crgo temporibus , qnibns omnipotens Deiis 
proftrato veternofx hxrefis veneno pacem íuar refti- 
tuit Eccleíia:, Imperator Perfarum Chrifti fufcepit Fi- 
dem , & pacem cum Mauricio In?)pcratore firma- 
vit. 

Reccaredo ergo Orthodoxo quieta pace regnantc 
domeftica; infidix prxtenduntur. Nam quidam ex cu- 
bículo ejus , etiam Provincias Dux , nomine Argimun- 
dus , advcrfus Reccaredum Regem tyrannidem affu- 
mere cupiens , ita ut fi poíTet, eum & Regno privaret, 
& vita: íed nefandi eJus confilij detctla machinatione 
comprehenfus, & in vinculis ferréis redadus , habita 
difcufsione , fccij ejus impiam machinationem con- 
fcfsi , condigna funt ultionc interfedi. Ipfe autem 
Argimundus, qui Regnum aílumere cupicbat, primum 
verberibus interroga tus , deinde turpiter decalvatus, 
poft hxc dextra amputata, exemplum ómnibus in To- 
letana Urbe , afino fedens , pompizando dcdit j & do- 
cuit fámulos Dominis 4 non efle fupcrbos. 

(i) C. anni cclxxx. El T. cclxii. H. y Scal. cclxvi. parece 
debe decir cclxiv. que es el efpacio intermedio dcfde el año 
325. del Niceno ( que el Autor fcííala en el año XX. del Im- 
perio de Conftantino) hafta el 589. del Concilio 111. de Tole- 
do. (2) H. y Scal. Deo. El C Domino, (3) Ní.Ju^er, (4) Afsi el 
C =5 H. y Scal. dominij. 



S)el 'BícUrenfe ilujlrado, 3 8p 

Ha/la áqvLi las Ediciones del 'Biclarenfe ; y los MSS, de 

Mar i ana y y Tere^. El Complutenfe añade immedia-^ 

tamente efte Eplogo, 

rj y^Olliguntur omnes anni ab Adam ufquc ad diluviiim 
V^ anni fi. CCXII. 

'A diluvio ufque ad Abraham anni DCCCCXII. (dccccxIü.) a 

Ab Abraham vero ufque ad Nativitatem Domini noítri Jefa 
Cbriíli fecundum Carnem anni ií. XV. 

Piunt íimul anni v. CLXVIIII. 

2 Porro a Nativitate Domini noftri Jefu Chriíli ufque ití 
annum VIH. Mauricij Principis Romanorum anni DLXII. 
b (dxcü.) 

Fiunt íimul omncs anni ab Adam ufque in annum VIII. Mau- 
ricij Principis Romanorum , qui cí\ IIII. annus Reccaredi 
Gothorum Principis , in quo eft Era DCXXX. & á princi- 
pio mundi anni v. DCCLXI. 

■3 Ufque DCLIIII. vero Eram, in qua Beatus Ifidorus Chro- 
nicam fuam condidit, in quinto EradiJ (Heraclij) Impcrato- 
ris anno, & quarto Sifebuti Regis Gothorum , fiunt omnes 
ab initio anni v. DCCCXV. ( v. dccIxxxv. ^ ) 

Deinde ergó ufque iiis temporibus , in quo eft Era 
DCCLXXX. creverunt anni CXXVI. qui additi ad fupe- 
riorem fummam faciunt omnes annos ab Adam ufque in 
prxfentem Eram , quse eft DCCLXXX., v. DCCCCXL 
Poft hxc quippe fuperfunt ufque ad finem fextx hujus 
astatis , vel introitum feptimx xtatis , in qua Domini m 
Majeftate pra^ftolatur advcntus anni (a/si acaba) 

Nota I. f obre efie Epilogo, hafta fu tiempo reftaba en las 

Chronicas precedentes , es 

Todo lo incluido en los precifo confeíTar , que afsi 

números i. y 2. tengo como los anteceflbres forma- 

por cierto que fue del Biela- ron Epilogo de los tiempos 

renfe : porque como fu in- que hiftoriaron 5 no fe def^ 

tentó fue continuar lo que cuidaria nueftro Autor ea 

Tom,VI^ ' Bb3 guar^ 



E/pííña Sagrada. Trat.6. Afend. IK. 

Nota Il.fobre los numeras del 
Epilogo. 



390 

guardar aquel methodo ; y 
por tanto formarla también 
recopilación de los años haf- 
ta donde alcanzaba fu Efcri- 
to, que afsi en el texto, como 
en el Epilogo , confta fue el 
quarto de Recaredo : y como 
no folo concuerda uno con 
otro , fmo que tenemos MS. 
que lo califique , no podemos 
dejar de reconocer por obra 
del Biclarenfe la referida re- 
copilación j efto es , lo inclui- 
do en el num.i. y 2. porque 
dcfde el 3. no íe le debe de- 
ferir , á viíta de que hablan- 
do en fu Proemio de los Hif- 
toriadorcs , incluidos en el 
cuerpo de las Chronicas , no 
mciiciona á San Ifidoro , de 
quien habla el Epilogo: y lo 
que antes no fe nombra , no 
debe entrar en la recopila- 
ción. 

Teniendo pues alli otro 
Continuador que efcribió en 
la Era 780. año de 742. á efte 
fe le debe atribuir el enlace 
con el Chronicon de San Ifi- 
doro , y no folo el mal Latin 
de ufque bis temporibus , O'c. 
fmo las erratas que hay de 
algunos números í aunque en 
clío pueden haver influido 
otros Copiantes , que es á lo 
que mas me inclino. 



POR las fumas declaradas 
en el mi fmo texto fe co- 
noce , no folo que hay erra- 
tas, fmo el modo de corregir 
algunas: v.g. al fin del num.i. 
da la fuma de 5169. la qual 
no refulta de las cantida- 
des precedentes , fi la de 
DCCCCXII. no fe hace 
DCCCCXLII. En efta con- 
formidad fale puntual el nu- 
mero de 5169. Pero demás 
de efto parece fe debe añadir 
á la primera partida la mifma 
L. que falta en la fegunda: 
porque a vifta de los 2015. 
años que pone defde Abra- 
han hafta Chrifto , fe infiere, 
que el Autor figuió la Chro- 
nologia de Eufebio : y como 
en efte , y en San Geronymo 
hay en las dos primeras Épo- 
cas una L. fobre el X. (que 
falta aqui en ambas) debía- 
mos añadirla en las dos par- 
tes , poniendo en la primera 
2242. y en la fegunda 942. 
(como fe ha corregido) en 
cuyo lance , ferá la fuma to- 
tal, no 5 169. (como aqui fe 
halla) fino 5 199. como en San 
Geronymo, y en otros ; en cu- 
ya conformidad vifte en el 
Anonymo del Apéndice VI. 
que las dos primeras Épocas 

tiCr 



(Del 'Biclarcfi/e ílufirado. 



391 



tienen los mifmos números 
de 2242. y 942. que debie- 
ran haverfe pueílo aqui : pe- 
ro no ponemos mas que la 
una corregida , por quanto 
folo afsi fale bien la fuma en 
que acaba el num.i. de 51 69. 
con la qual va proíiguiendo, 
por lo que no alteramos mas 
que la una partida (denotada 
con la ^marginal) pues aque- 
lla corrección fale del miímo 
texto, a vifta de que folo afsi 
confta la fuma figuiente de 
5159. 

La fegunda (notada con 
la ¿> ) es también indubitable, 
que no puede fer 562. fino 
592. como fe convence por la 
Era figuiente (630. año de 
592.) y por la fuma total de 
5761, la qual refulta de los 
5i<59. de arriba , y de eftos 
592. que fe añaden ahora : y 
áfsi debe prevalecer la cor- 
rección fegunda : aunque eíta 
mifma debia corregirfe de 
nuevo, reduciendo los 592. 
años de la Era 630. a 589. de 
la Era 627. pues en eíla , (y 
no en la 630. ) fe contaba 
el año quarto de Recaredo, 
que concurrió también con 
el año 590. y afsi hay dos ó 
tres años de diferencia entre 
el año verdadero , y el aqui 
propuefto. Pero no he queri- 
do alterar , porque conforme 



eftá la Era , fale bien la fuma 
total figuiente : la qual no fe 
debe atribuir al Biclarenfe 
(en el modo que fe halla) fino 
al Continuador del Siglo oc- 
tavo , que añadió de fuyo no 
folo lo figuiente (defde el 
num.3.) ^^'"'^ ^^ exprefsion de 
que en el año 4. de Recaredo 
corría la Era 630. lo que no 
fue afsi , fino la 627. ó 628. 
Mas por no invertir el docu- 
mento , baila la prevención. 

En el num.3. poíic hien la 
Era 654. (Año 616.) aplicán- 
dola al año en que San Ifido- 
ro acabó fu Chronicon : pero 
hizo mal en dar por fuma to- 
tal el año 5815. de la Crea- 
ción del Mundo : porque efte 
numero fe acerca al feñalado 
por San Ifidoro , mas no al 
fyítema de eñe Continuador, 
pues fe diferencian en treinta 
años , dando el Santo defdc 
Adán al Diluvio 2242. y el 
Continuador fotos 2212. Si 
igualamos á uno con otro ea 
la primera partida > difcrepan 
de ella todas las fumas de eíla 
continuación , menos la pre- 
íente (que es primera del nu- 
mero 3.) y no es razón alte- 
rar a todas por una , fino an- 
teponer la uniformidad de la 
mayor parte 5 como fe hace 
con la corrección del numero 
5815. en 5785, pues aunque 
Bb 4 aquel 



3 5> ¿ E/pana Sagrada, Trat, 6 . Jpend, IK. 



aquel es el de S. Ifidoro, (con 
fola una unidad de diferen- 
cia) no puede fer adoptado 
por el Continuador , que no 
íigue la mifma Época , y que 
forma todas las demás fumas 
en fupoficion de que deíde 
Adán al Diluvio no huvo mas 
que 2212. años. 

Convencefe , que el nume- 
ro 5815. debe corregirfe en 
5785. porque folo con eíle 



fale bien lo que añade , di- 
ciendo que hafta fus dias ha- 
vian paliado defde S. Ifidoro 
126. años, los quales forma- 
ban el total de 5911. fegun 
concluye al fin : y como efto 
fu pone , no el 5815. fino el 
5785. refulta , que eíle Con- 
tinuador efcribió el numero 
5785. que damos en la cor- 
rección , notada con la c , y 
no el de 5815. 



NOTAS SOBRE EL PRECEDENTE 
Chronicon del Biclarenfe. 



NOTA I. 



(Dificultad de reducir los 

arios 'pulgares, Methodo 

y ra^n de los 

LA cofa mas notable y 
trafcendental á todo el 
Chronicon es el orden de los 
años, y modo de entenderlos; 
pues por falta de efta averi- 
guación , y no haver dado el 
Documento con años margi- 
nales comprobados , han va- 
riado y errado los moder- 
nos. 

I Lo I. que fobrc efto 
debemos prevenir es , que el 
Biclarenfe atendió á los años 
imperiales , y no á los vulga- 



años de los ^y nados a los 
de que uso el ^iclarenfey 
años marginales. 



" -> 



reSjComo expreíTamente conf- 
ta por fu Efcrito , que no ex- 
presa mas números que los 
Imperiales y Reales , dicien- 
do : Año tantos de tal Empe- 
rador , ó tal Rey. Eftas Épo- 
cas no tienen puntual reduc- 
ción con los años vulgares, 
porque ninguno de los Em- 
peradores y Reyes , mencio- 
nados en el Chronicon , em- 
pezó por Enero , fino antes, ó 
defpues: v. g. Juftino en 14. 
de Noviembre : Tiberio en 6, 



Del Siclítreu/e ilu/iraJo. 



393 



de Oíílubre : y Mauricio en 
13. de Agofto. En fuerza de 
ello cada año del Reynado 
participó de dos vulgares , y 
el que empiece feñalando 
aquel que correíponde al 
principio de Juftino (como 
empieza nueííro Autor) es 
precifo , que anege fu primer 
año al que corría quando em- 
pezó á reynar, eíto es, al que 
correfpondió al dia 14. de 
Noviembre , y no al de los 
mcfes íiguientes a Diciembre, 
no obftante , que el primer 
año de aquel Emperador 
abrazó mas de diez mefes de 
aquel año vulgar que fe figuió 
al de fu Época : porque fí el 
Emperador empezó en 14. de 
Noviembre del ^66. y el hif- 
toriador Analifta puliera fu 
primer año en el 567. (por 
haver alcanzado mas efpacio 
de efte que del precedente) 
atraíTaba la Época en un año: 
y efto era perjudicial , íi no 
que lo previnieífe expreíTa- 
mente (como nofotros lo pre- 
venimos para nueftro metho- 
do) á fin que no fe engañaf- 
fen los Letores en los años 
de las Épocas Imperiales, 
(que importan mas que los de 
otros fuceflbs incidentes,pues 
eftos deben arreglarfe por 
aquellos) Nueftro Autor no 
previno nada de efto : y afsi 



lo que dice de la Indicción 
XV. debe entenderfe del añg 
en que empezó el Empera- 
dor Juftino, que fue el ^66. 
por Noviembre , en el qual 
debíamos poner el primer año 
de todo el Chronicon , íi no 
fuera por lo que fe dirá, acer- 
ca de que nofotros feguimos 
el año vulgar en fa mayor 
efpacio. 

2 Sobre efto ya preveni- 
mos en el tomo 2. pag. 149. 
la opinión de los que retroce- 
den al año 565. (Indicción 
XIV.) para feñalar el princi- 
pio de Juftino , infinuando 
que no hay fundamento con- 
vincente para que nos apar- 
temos de los Coetáneos, Ma- 
rio Aventicenfe , el Tunenfe, 
el Biclarenfe , y el Chronicon 
Alejandrino , que feñalan la 
Indiccion XV. Pero lo que 
no puede dudarfe , es que el 
Biclarenfe empieza fu Chro- 
nicon por el año 566. preí- 
cindiendo de si efte y los de- 
más atraftaron un año ; pues 
una cofa es , íi erraron , ó noj, 
y otra fu mente : de aquello 
fe ha dudado ; de efto noj 
pues es claro , que la Indic- 
ción XV. contrahida á No- 
viembre (como fe contralle el 
principio de Juftino) corref- 
ponde al año de 566. y no al 
antecedente, ni al figuiente. 



3 9 4 E/paña Sagrada, Trat. 6.Apend,llC, 



3 Ahora que damos el 
Chronicon eftcndido , fe pue- 
de argüir en favor del Autor, 
moftrando , que el Imperio 
de Juftino no fe puede anejar 
á Noviembre del 565. (en que 
con Noris le coloca Pagi) y 
que los que erraron , no fue- 
ron los Coetáneos , fino los 
que fe apartan de ellos , anti- 
cipando un año. La prueba 
es el contexto de los años fe- 
gun los diílribuye el Chroni- 
con , y como los admite el 
Cl. Pagi. Cotejados los tiem- 
pos de los fuceñbs con los 
años vulgares , hallamos que 
Paqi los coloca en el mifmo 
año de Chrifto , que el pro- 
puefto en efte Chronicon 5 de 
fuerte que conviniendo en el 
año vulgar, fe diferencian en 
el Imperial : de lo que infie- 
ro , que no fue el Biclareníe 
el que feñaló mal los años 
del Emperador , fino quien fe 
aparta del : porque fi aquel 
huviera empezado la Época 
un año mas tarde , fueran 
arranados en otro año los íU- 
ceílbs que arregla por tal 
Época 5 lo que no fucede afsi: 
luego parece que los moder- 
nos deben arreglarfc a los 
Coetáneos en los años Impe- 
riales (y no al revés) pues 
hallan los fuceílbs en los años 
vulgares, que les tocan. 



Sirvan de egemplo algunos 
cafos. El Rielaren fe pone la 
muerte del Rey Athanagildo 
en el año II. de Juílino 5 Pagi 
en el año III. que empieza, 
fegun fu computo , en el año 
de 567. en el qual propone 
eíle fuceñb. En nueftra edi- 
ción correfponde al mifmo 
año j pero con la diferencia, 
que nofotros falvamos el año 
H. de Juftino ; y Pagi el III. 
fin necefsidad de apartarfe 
del Biclarenfe : lo que fe vé 
mas claramente en la Época 
de Leovigildo , que niieítro 
Autor aneja al año III. de Juf- 
tino , figuiendole en eíto San 
Ifidoro en laHiftoria de los 
Godos , que damos en el 
Apend. XII. Pagi la contralle 
al año quinto de aquel Em- 
perador , diñando ya en dos 
años del computo Imperial 
del Biclarenfej fiendo afsi que 
en el año vulgar conviene con 
nueftro Chronicon , poniendo 
uno y otro el año I. de Leovi*" 
gildo concurrente con el 569, 
de Chrillo , como realmente 
fue. Luego el yerro no eftá 
de parte del coetáneo , (que 
va firme en ios años Imperia- 
les con una reducción á los 
vulgares tan buena , como es 
verla aprobada por quien fe 
aparta de él en la Época Im- 
perial}, fino por parte del que 

nó 



^el Ciclar oi/e ilufirado. 



59S 



no íiguc fu computo , cuya 
inconftancia en la diferencia 
ya de un año , ya de dos, 
mueílra que el vicio pende de 
no feguir la verdadera Época 
Imperial. 

4 Sobre efte año I. de 
Leovigildo ( importantifsimo 
para la hiftoria de Efpaña) 
tratamos en el tomo 2. pag. 
157. moftrando , que empezó 
por Diciembre del año 568. 
Era DCVI. Pagi recurre á la 
Era DCVII. figuiendo la Edi- 
ción de Labbe , que en efto 
es defeóluofa 5 y fe debe eílar 
á la Real de S. Ifidoro , y á la 
de Grotio , (que feñalan la 
Era DCVI.) como fe com- 
prueba por el conjunto de 
Notas Chronologicas pro- 
pueílas en el lugar citado : y 
aun por ello fe vé el buen 
computo Imperial y Real del 
Biclarenfe , que lleva iguales 
las Épocas de Juílino y Leo- 
vigildo , por haver empezado 
uno y otro al fin del año 
ufual ; efto es , Juftino por 
Noviembre , y Leovigildo 
por Diciembre ; en fuerza de 
lo qual el año de cada uno 
abrazó dos vulgares , del uno 
folo el fin , y del otro diez ti 
once mefes : y efta es la ra- 
zón de que Pagi difte del 
computo Imperial del Bicla- 
renfe, ya en ua año,ya ^n 



dos 5 porque no conoció , que 
el principio de Leovigildo 
fue como el de Juftino , en el 
fin del año vulgar ; y por tan- 
to el año común de 569. con 
quien concurrió el I. de Leo- 
vigildo , le juzgó año de fu 
primer dia de Reynado , no 
haviendo concurrido con efte 
el primer dia , fmo el primer 
año 5 porque el primer dia 
fue en Diciembre del año an- 
tecedente 568. En fuerza de 
efto fe conoce , que Pagi yer- 
ra en los años Imperiales , y 
no el Biclarenfe : porque en 
la Época de Juftino no diftan 
mas que en un año , ponien- 
do Pagi fu primer dia en No- 
viembre del 565. y nueftro 
Autor en el año figuiente 
566. Al llegar al principio de 
Leovigildo diftan en dos años, 
porque el Biclarenfe le aneja 
al año 3. de Juftino, Pagi al 
quinto. Luego es feñal , que 
efte no feñalo el año en que 
cayó el dia primero del Rey, 
fino aquel en que fe profeguia 
contando fu año I. porque fi 
Pagi pufiera bien fu Época, 
no diftára del Biclarenfe mas 
que en el año de la diferencia 
de Juftino : diferencianfe en 
dos : luego es por yerro del 
moderno , que fe apartó del 
antiguo en la Época deLeo- 



vigddo. 



Otro 



3 p ^ Efpana Sagrada. Traú.é. Apend, /X". 



5 Otro egemplo es la 
guerra de los Perfas, que Pa- 
gi confielTa no poderfe remo- 
ver del año 575. alegando 
para efto al Biclarenfe. (como 
propone en el num. 7. de 
aquel año) Supuefta la uni- 
formidad en el año vulgar, 
hay la diferencia de que Pagi 
íeñala el año once de Juftino, 
y nucílro Efcritor el nono. En 
el principio no le diferencia- 
ron mas que en un año Impe- 
rialrpues cómo ahora fe dillin- 
gue Pagi en dos?Si en la reduc- 
ción ellan puntuales , cómo 
es polsible , que el Biclaren- 
fe errafle en la Época Impe- 
rial , quando los fuceíTos que 
arregla por los años del Em- 
perador , falen puntuales con 
la Era vulgar? Parece pues, 
que el yerro no debe reducir- 
fe á nueftro Autor. Pero aun 
dado , que atrafaíTe el princi- 
pio de Juftino , no obfta al 
computo de los fuceíros,vien- 
do que falen bien los años de 
la Era común : y afsi prefcin- 
dicndo de fi erró , ó no en 
aquello , fe comprueba lo di- 
cho en el tomo 2. que en am- 
bas combinaciones fe verifi- 
can unos mifmos años en los 
hechos. 

6 Toda la dificultad de 
confrontar años vulgares con 
los de cílc Chronicon, nace 



del principio feñalado , fobre 
que ios años Imperiales que 
figue el Autor, concurren con 
dos de la Era vulgar ; y afsi 
no haviendo otros principios, 
folo podemos decir , que tal 
cofa fue en el fin de tal año, 
ó entrada del figuiente ; por- 
que el año de cada Empera- 
dor concurrió con los dos. En 
fuerza de efto , debiéramos 
proponer dos números, empe- 
zando por el 566. y 567. con 
los quales concurrió el año 
I. de Juftino ; y afsi de los de- 
más. Pero como efto fuera 
confafion , feguimos la cof- 
tumbre ; contentándonos cort 
la prevención de que efcoge-. 
mos el numero del año vul- 
gar, en que fe cumplió el Im-: 
perial , y no aquel en que em- 
pezó fu primer dia de Impe- 
rio. De fuerte que el princi- 
pio del Emperador Juftino le 
has de fuponer en el fin del 
año que precedió al propuef-' 
to en la margen ; en 14. de 
Noviembre del 566. y lo mif- 
mo en Leovigildo , en el de 
5(58. por Diciembre ; pues co- 
mo uno y otro empezó al fin 
del año , debemos atender al 
figuiente en que fue fu año 
primero fegun la mayor parte. 
7 En Tiberio fucceflbr de 
Juftino , no hay que alterar 
nada ?. porque como cite fe 

in« 



1 



!Del ^tcUrenfe ilu/lmh. 



197 



introducé en el año de la zando no por aquel en que 

muerte de Juílino Tu antecef- cayó fu primer día , fino por 

íor, es precifo , que el año en el figuiente , en que corría y 

que falleció el uno, fea el del acababa el primer año 5 eíla 

principio del otro •-, por lo es, por el 583. como coníla 

que el Biclarenfe forma un claramente , por haver puefr. 

folo año del ultimo de Juíli- to la entrada de Mauricio en 



no , y primero de Tiberio, 
íln contar mas que el nono 
de Leovigildo. Si Juftino im- 
peró once , ó trece años, no 
es de nueftro aflunto, porque 
fegun el Biclarenfe es indubi- 
table , que no contó mas que 



el mifmo año catorce de Leo- 
vigiido en que íeñaló la 
muerte del antecefíbr Tibe- 
rio 5 y al año ílguiente , quin- 
ce de Lecvigildo , pene año 
I. de Mauricio ; lo que prue- 
ba claramente , que eñe aña 



once : pero íirvc cito para I. de Mauricio (y losíiguicn- 

que no eftrañes , ver en nuef- tes ) fon dejincntes ( efto es^ 

tro Chronicon la muerte de contados por el año en que 

Juílino en el año 577. y en acaban) pues íi los temara fe- 

Pagi el año 578. porque efte gun el dia en que empcza- 



Autor dio ajuftino Xlll.anos, 
que fon dos masque el Bicla- 
renfe , los que en el fuceíTor 
de Juftino refarce Pagi , dan- 
do á Tiberio folo quatro años, 
y el Biclarenfe feis. De efte 
modo falen iguales en la 
muerte de Tiberio , que uno 
y otra anejan al año de jSz. 
8 En efte mjfmo año de 



ban , puñera fu año I. en eí 
XIV. de Leovigildo , en que 
empezó a imperar : y no lo 
hace afsi , fino contando fu 
año I. en- el íiguiente, XV. de 
Leovigildo : luego es claro,- 
que habla de los años Impe- 
riales , tomados por la parte 
en que acaban 5 y por tanto 
fe confronta el año LdeMau- 



582. en que murió Tiberio, ricio con el 583. en queá 12,' 

(que era, fegun el Biclarenfe, de Agofto fe cumplió ; y em- 

el XIV. de Leovigiido) em- pezó elll. Conefto veras que 

pezó á imperar Mauricio en los- fuceflos correfponden al 

el dia 13. de Agofto , y por al año m.^rginado , fín que fe 

tanto fu primer año abrazó oponga en nada el impeviaL 
el- fin del 582. y principios 9 Lo miímo practicó en 

del 583. El Biclarenfe puío la Época de Recaredo? con- 

cn numero fus años , cmpe- tando íu año X. no en acjucl 



ea 



3 (? 8 Ef¡) Añil Sagrada. Trat.6. A peni. /X. 

de 



en que empezó (quarto 
Mauricio) íiiio en aquel en 
que acabó (quinto de Mauri- 
cio) De aquí le figue, que re- 
duciendo etlo a los años vul- 
gares , nos propaíTamos un 
ano en laChronoIogia de los 
fdccllbs ; porque cl Autor fe- 
ñala los imperiales de Mauri- 
cio fegun el que correfpondc 
á fu final, v.g. el ano quarto 
fe debe confrontar con el 
586. en que fe cumplió, y no 
con el 585, en que empezó 
el tal año quarto. Lo miímo 
hace con Recaredo , ponien- 
do fu año I. en el 587. en que 
acabó, y no en el 586. en que 
empezó : y como Mauricio 
cumplia fus años por Agofto, 
y Recaredo por el Abril fi- 
guiente , fe infiere que al 
confrontarlas cofas de Reca- 
redo con los años vulgares, 
atraíTaremos un año los fucef- 
fos ; lo que podrá equivocar 
a los Letores. 

10 Sirva de egcmplo el 
ultimo año del Chronicon, 
que acaba en cl año 4. de Re- 
caredo , y 8. de Mauricio. Si 
vamos aumentando la fuma 
marginal de los años fegun 
el numero del primero de 
Mauricio , tomado por aquel 
en que acabó, corrcfponde el 
octavo al 590. de Chrifto, en 



que a 12. de Agofto fe acabó 
el tal año octavo. En eftc 
mifmo año 590. fe cumplió 
el quarto de Recaredo á fin 
de Abril. Mirando pues la 
mente del Autor , que habla 
de los años Imperiales , y 
Reales como defmentes, ferá 
buena Chronologia acabar 
con el año vulgar 590. en el 
qual fe verifico el fin del año 
odavo de Mauricio , y quarto 
de Recaredo. Pero el Letor, 
que íin mas prevención , vea 
al margen el año 590. creerá 
que el fuceíTo del Concilio 
III. Toledano (de que fe trata 
alli) fue en cl año 590. y que- 
dará engañado; pues realmen- 
te , aunque íe tuvo en el año 
quarto de Recaredo , no fue 
en el 590. fino en el 589. La 
razón es, por haverfe juntado 
aquel Concilio en Mayo, y 
por tanto en el año vulgar en 
que empezó el año quarto 
del Rey , y no en el año vul- 
gar en que fe cumplia el del 
Re^'nado : luego aunque mi- 
rando al termino de los años 
del Rey, fale bien el 590. fal- 
drá mal la Chronologia del 
fuceíTo. Por tanto para obviar 
cftas equivocaciones en fucef- 
fos tan principales de nucftra 
Hiftoria Ecicfiaftica y Civil, 
conviene rclarcir el año que 



(Del 'BiclúYenfe ilujlraao. 



399 



cl Biclarenfe envuelve en los 
finales de los años Imperiales 
y Reales. 

1 1 Efto puede hacerfe de 
dos modos f ó poniendo al 
margen los años ineuntes y 
labentes , ó ruprimiendo uno 
de ios dos. Lo. primero ya di- 
gimos , feria confuíion : lo 
fegundo es lo pra¿licado por 
cl mi fmo Biclarenfe : pues en 
el año XI. de Juftino- intro- 
dujo dos imperiales , uno 
el XI. de Juftino , y otro el I., 
de Tiberio fu fuceíTor , con- 
frontando uno y otro con el 
nono de Leovigildo. A efte 
modo noíbtros , del año ulti- 
mo de Leovigildo y I. de fu 
hijoRecaredo formaremos un 
folo año vulgar; porque real- 
mente en el mifmo 586. en 
que por Abril murió Leovi- 
gildo , empezó fu hijo a rey- 
nar , por lo que conviene dar 
al año I. de Recaredo el mif- 
mo 586. pues concurrió con 
él en la parte principal. De 
efte modo file bien la Época 
del Rey , y los fuceíTos que fe 
arreglan por ella- El Bicla- 
renfe aumentó un año impe- 
rial entre la muerte de Leo- 
vigildo y el año I. de fu hijo; 
poniendo aquella en el año 
quarto de Mauricio , y a efte 
en el qmnto. Efto bien claro- 
Hsueftra , que no pide aumcDr 



to en el año vulgar entre uno 
y otro : porque Recaredo no 
empezó á reynar en el año 
defpues de la muerte de fu pa- 
dre , fino en el milmo. Y afsi 
ni nofotros podemos poner 
dos años entre los dos fucef- 
fosjui el Biclarenfe quiío unir- 
los en uno , por no haver 
ufado mas computo que el 
imperial, tomado por clfín 
de los años imperiales , y íi- 
guiendo lo mifmo en los de 
Recaredo. La cofa es algo 
obfcura , por concurrir dos 
años emergentes con cada 
uno vulgariy afsi el que quie- 
ra, enterarfe , necefsitará te- 
ner por delante el Chroni- 
con, y leer mas que una vez, 
lo que fe ha dicho. No obf- 
tante para que veas la enca- 
denación que el Chronicon 
pide de fuyo , añado en el 
año 586. labente , el 587. 
ineunte: pero al figuiente in- 
íifto en el año corriente , por 
no dar confufsion á los. fu-r 
ceflbs. 



NO- 



4-00 Efpana, Sagrada. Trat.6. Apeni.í'X, 



NOTA II. 



H 



merece fer adoptada: porqucí 
en el año 591. ya Recaredo 
contaba fu fcxto año , como 
es indubitable. En el 585. no 
havia muerto Lcovigildo;por- 
que falleció en fin de Abril, 
concurrente con el año quar- 
to de Mauricio , en que pone 
fu muerte el Biclarenfe ; y en 
Afta aquí hemos tratado el año 585. por Abril , no ha- 
del orden precifo de los via empezado el año 4. de 

Mauricio , ni empezó hafta 
1 3 . de Agofto del mifmo año. 
En el 587. ya havia muerto, 
como confta por fer año 4. 



Sobre el año de la muerte del 
Rey Leovigildo , y principio de 
Recaredo , notando que ejle no 
tuvo mas que una Época. Tra- 
tafe del año del Martyrio 
de S.Hermenegildo, 



años que pide el Chronicon. 
Ahora conviene tocar otras 
materias en particular, afsi de 
la Chronologia , como de 



el Concilio III. de Toledo ; y 
por tanto murió íu padre no 
dos años antes del 589. fino 
tres antes, en el 586. como 
con el Biclarenfe efcribc 
Pagi. 



vigildo 



otras lineas , aunque infiftien- de Recaredo el 589. fegun fe 
do en lo que mira á Efpaña, vé en efte Chronicon , y ea 
por íer eílo lo que pertenece 
á nueílra obra. 

I Cinco cofas muy nota- 
bles de Chronologia penden, 
ó fe autorizan con efte Do^ 
cumento. La i. es el princi- 
pio y fin de Leovigildo , en 
que han variado mucho al- 
gunos Autores; pues Baronio, 
que una vez fcñaló fu muerte 
en el año 585. recurrió def- 
pucs al 591. como propone 
Pagi fobre el año 585. n.3. 
añadiendo , que por haver fe- 
guido Efpondano efte ultimo 
Icntir , turbó mucho la Chro- 
nologia del tiempo de Mauri- 
cio. Alli refiere también la 
opinión de Coincio , y de Do- 
lando , que recurrieron al año 
587. Pero ninguna de cílas 



De la muerte de Leo- 
pende la Época de 
Recaredo , que es otro de los 
puntos notables. De uno y 
otro tratamos en el tomo 2. y 
ahora fe confirma aquello 
con efte Chronicon , fegun el 
qual no fe puede anteponer 
el principio de Recaredo an- 
tes del año 586. como mueí- 
tra el proceflb de los años 
marginales , fegun los quales 
puede con verdad decirfe, 
que el año 587. era primero 
de Recaredo (pues concurrie- 
ron 



íDel SI el aren/e ilujlraieí 



rorí iifto y otro) pero no debe 
afírmarfe , que en cfte año 
empezó a reynar , íino en el 
antecedente 586. El motivo 
de equivocarfe algunos fue 
ver , que en realidad conta- 
ba año I. en el 587. y por no 
faber la Época puntual del 
mes en que empezó , la atraf- 
faron un año , ane-jandola al 
definente , y no al ineunte. 
Pagi la conoció del mifmo 
modo que la dimos en el to- 
mo 2. (efto es , contrayendo 
fu primer dia al efpacio que 
hay entre el 13. de Abril y 
el 8. de Mayo) y por efto fe- 
ñaló bien los años. Supuefto 
que empezó Recaredo en fin 
de Abril , fe prueba , que fu 
Época no debe contraherfe 
al 587. porque en efte y en 
tal mes , ya fe havia acabado 
el quarto de Mauricio,en que 
pone fu principio el Bicla- 
renfe ; y afsi debemos infiftir 
firmemente en el 586. 

3 Otra cofa notable acer- 
ca de Recaredo, es que no tu- 
vo dos Épocas (una viviendo 
el padre , y otra deíde fu 
muerte) no obftante que le 
llama Rey nueftro Autor en 
vida de Leovigildo , fobrc el 
año 585. Efte titulo fe le dio, 
por quanto defde el año 573. 
aflbció el Rey á fus dos hijos 
<cn el Reyno , como afirma &1 

tomVL 



401' 

Autor : pero que en lo que 
mira á Recaredo folo fue dar- 
le el titulo , y que no conta- 
ron fus años por tal Época, fe 
convence por el mifmo Biela- 
renfe , que empieza á contar 
los años de Recaredo por la 
muerte del Rey padre , trece 
defpues de aquel en que fue 
declarado fuceíTor, Efto mif- 
mo confta por los Concilios 
de aquel tiempo : pues aun- 
que en algunos Principes 
acoftumbraron defpues , fe-; 
ñalar los años de fu Rcynado 
por aquel en que acompaña- 
ron al padre en el gobierno 
(como de Recefvintho fe dijo 
en el tomo 2. pag. 178.) con 
todo efto en Recaredo no fe 
hizo afsi, fmo mirando preci- 
famente a la Época de !a 
muerte del padre, como conf- 
ta por el Concilio 111. de To- 
ledo en fu año 4. por el de 
Zaragoza de fu año Vil. por 
el de Toledo de fu año XII. 
por el de Huefca de fu año 
XIII. y por el de Barcelona de 
fu año XIV. Todos eftos con- 
vienen en una fola Época, 
confirmada por el numero de 
las Eras \ cuyo conjunto uni- 
forme no permite duda , en 
que folo contaron los años 
por el de la muerte de fu pa- 
dre , en la conformidad que 
fe ha propuefto j efto es , en 

Ce €i 



40 z E/¡)Aña Sagrada . Trat. 6 . /Ipeml, ÍX, 

el año 586. Era 624. en que domiro, Rey de los Suevos, y 
pone S<ín Ifidoro fu Época : y íucefsion de fu hijo Miro, que 
afsi fe infiere también , que no puede removerle del año 



no proceden bien los que in- 
tentan corregir eftos núme- 
ros, en la Era del Concilio III. 
de Toledo , ó en la primera 
del Reynado de Recaredo: 
pues aunque una fecha pudie- 
ra eftár errnda , fe convence 
que no , por la harmonía de 
tantas uniformes. En San Ifi- 
doro erraron la Época de Re- 
caredo algunas Ediciones, 
pues en unas fe lee la Era 
DCXXXV. y en otras la de 
DCXXV. La primera es la 
que vio y corrigió Baronio 
(de las Ediciones de París) la 
fegunda es de Aguirre? ambas 
erradas : fiendo la verdadera 
la Edición de Madrid , que 
feñala la Era DCXXIV.(624.) 
y la de Labbe , que conviene 
en lo mifmo. Baronio no vio 
ni una ni otra , y recurrió á 
la DCXXIII. anticipando un 
año , por no haver conocido 
el mes en que empezó el Rey- 
nado. Debe pues quedar ef- 
tablecido , que Recaredo no 
tuvo mas que una Época , y 
cfla deíde fin de Abril del año 
586. Era DCXXIIII. Sobre S. 
Hermenegildo veafe el tomo 
j.pag. 206. 

4 Otro punto de Chrono- 
logia es la muerte de Theo- 



570. en que lo refiere el Bi- 
clarcnfe. De cito tratamos 
en el tomo 2. 

) El quarto punto es el 
año de la muerte de San Her- 
menegildo, en que han varia- 
do mucho los Autores , feña- 
lando ya el 583. ya el 584.ya 
el 586. Domingo Georgi en 
las Notas fobre el Martyro- 
logio de Adon , día 13. de 
Abril , infifte novilVimamen- 
te en la opinión de Bolando, 
que recurre al 586.fiendo afsi 
que interpreta al Biclarenfe 
del año 584. citando á Ma- 
billon lib. 7. Annal. Bened. 
§. 27. Pero mejor difcurrió 
Pagi , infiftiendo en el 585. 
en que el Biclarenfe y el Tu- 
ronenfe proponen efta muer- 
te , y ambos fon Coetáneos. 
Del Biclarenfe no fe puede 
dudar, que feñaló el 585. lo 
I. porque la prepone en el 
año III. de Mauricio , el qual 
fulo concurrió con la Prima- 
vera del año 585. por quanto 
en la del 584. no fe contaba 
todavía año 3. de Mauricio, 
ni empezó harta el 13. de 
Agofto : y como no fe puede 
dudar , que el Martyrio fue 
en la Primavera , de ai es, 
que fola aquella en que corría' 

cl 



Del 'Sícldren/e ¡lu/írado ; 40 3 



el año 3. de Mauricio , es á 
quien fe debe recurrir.; y efta 
fue la de 585. Lo 2. porque 
San Hermenegildo murió en 
el año antes que íu padre, 
como confta por el Biclaren- 
fe:y ya vimos que Leovigildo 
murió en el 586. luego el hi- 
jo pafsó á mejor vida en el 
585. como digimos en el to- 
mo 2. pag. 159. 

6 Los que recurrieron al 



recurfo de que ftie fu marty- 
rio en el Sábado Santo , pues 
efto lo tengo por falfo , ni 
hay teftimonio que lo afirme; 
porque San Gregorio mas fa- 
vorece al Domingo , íi fe en- 
tiende como acoííumbran los 
Autores , efto es, de no poner 
dias entre el intento de la 
Comunión , y el martyrio : lo 
que no fe puede probar, fi no 
mueftran que el Rey Leovi- 



585. fe fundaron en que el dia gildo eftaba en la mifma Ciu- 
13. de Abril ( confagrado á dad en que murió fu hijo (fea 
San Hermenegildo) fue Saba- Sevilla, ó íea Tarra^ona)Haf- 

ta ahora no he vifto quien 
pruebe hallar fe el Rey en la 
Ciudad de la prifion del hijo; 
y fin efto no fe puede afirmar 
que murió el Santo en el mif- 
mo dia en que no quifo co- 
mulgar por mano del Obifpo 
herege ; porque San Gregorio 
dice , que el Obifpo volvió á 
dar cuenta al Rey de la firme- 
za del hijo , y que furiofo en- 
vió fus Miniaros á que le cor- 
taflen la cabeza. Si el Rey 
no refidia atlualmentc en la 
mifma Ciudad , fue precifo 
que mediaflen dias. 

7 Yo creo que no fe ha- 
llaba alli : lo I. porque ya 
havia puefto fu Corte en To- 
ledo : y el Turonenfe dice 
que fe volvió á efta Ciudad 
defpues de coger y defterrar 
al hijo, Ub.5.n.38. Rigrejfuf- 
Ce 2 ({ue 



do Santo ; en que creyeron 
haver fido el martyrio fegun 
San Gregorio Magno. Pero el 
Santo Do¿1or no dice que el 
martyrio fuefle en el Sábado, 
iVifpera de la Pafcua, fino que 
llegandofe la Pafcua envió 
el padre al Obifpo Ariano en 
el filcncio de la noche para 
que le diefte la Comunión. 
Efto mueftra que la Comu- 
nión havia de fer en el mifmo 
dia de Pafcua , paflada la me- 
dia noche del Sábado , y en- 
trado ya el dia 14. en que 
fue la Pafcua. Luego fi de re- 
fulta fue el martyrio (como 
fue) no debe contraherfe al 
dia 13. fino al 14. y de efte 
modo ceña el argumento, to- 
mado por el titulo de cele- 
brar fu fiefta en el dia 13. de 
Abril ; como también por el 



4-04 E/¡Jciha Sagrada. Trat,6. Apcnd.íX, 

que adVrhe?n'T'oktimiy ahlatis los tranfitos de los Santos 
^:í£i'Ís ejus níift eum in ex- (como propone en varias par- 
iliura cum uno tantum puerulo. tes Pa^i , y veras en algunas 
Lo 2. porque fi eftaba fuera de mi Obra) en efie lance no 
de la Corte , es mas verofimil tenemos argumento que 
reconocerle en la Campaña, mueílre diferencia: antes bien 
porque actualmente andaba Wandelberto, Autor del Si^-^Io 
la guerra por Galicia, y por IX. infille en poner fu trium- 
Francia. A cfta fue fu hijo pho en cite día. 
Recaredo: y es muy vcrofimil Idibus Hery/iingUde Fatrem 
que el padre comandaífe la Rex alme furcntem 
otra, fegun promete fu animo Perfentis--, verum referens de 
Marcial;y el ver que el Biela- morte trinráphtim, 
renfe diñingue lo que el Rey Y afsi infiriendo en que mu- 
hizo por si , y por fus Capi- rio en el dia 13. que es el de 
tañes, dando acftos la acción los Idus de Abril (aunque al- 
de reprimir la tyrania de Ma- gunas Iglcfias le celebraron 
larico en Galicia, dcfpues de en el dia 14. como noto Mo- 
haver atribuido al Rey la rales) fe infiere , que no ef- 
Conquifta del Reyno de los taba Leovigildo en la Ciudad 
Suevos. Lo 3. porque fupuef- de la prifion del Santo. Por 
to (como es precifo fuponer tanto el dia de fu ficfta no íé 
por lo dicho) que el martyrio opone al año feñalado, antes 
no fe puede remover del año bien le comprueba. 
^85. es precifo conceder dias El quinto y ultimo punto 
entre la Pafcua, y el dia 1 3 .de Chronologico de nueílro 
Abril : porque en el año 585. Chronicon es la Época de 
fue la Pafcua en 25.de Marzo Recaredo, de que ya trata- 
( Áureo numero XVI. letra mos en el romo 2. y en la No-, 
Dom. Ci.) y defde eíle dia al ta precedente. 
13. de Abril hay 19. dias : ef- 

paciü proporcionado para las N O T A I II. 

diligencias que mediaron. De Sobre los puf/tos tuAs obfcuros 

eñe modo íe puede conceder, íjuefe leen tn el Bidarenfc en 

que las Igleílas cclebraüen orden d la Geo^raphia 

en fu dia la fieíla 5 pues aun- de Efpaíia. 

que no fiem]ire correfponden | N orden a los lugares dc 

ios dias de lub IVczos á los de Jl^j Elpañ* mencionados en 

■ " «lie 



fDel (B ¡ciar en fe Uu/irado* 



cftc Chronicon , parece que 
hay alguna corrupción^, y 
mucha dificultad en feñalar 
el fitio donde citaban : por lo 
que conviene proponer algu- 
nas prevenciones. 

I En el año 570. mencio- 
na los lugares de la Baftania, 
y jurifdicion de Malaga. Va- 
feo (fobre el año 568.) efcri- 
bió Bajietanide citando al Bi- 
clarenfe ; la que prueba , que 
fu MS. decía afsi , ó lo enten- 
dió como lo pufo. Mariana 
dio el mifmo nombre en fu 
Hiftoria , no obftante que el 
MS. tiene en el texto Bajía- 
nia. Yo creo que debe leerfe 
Bajlitania , porque folo eftos 
Pueblos fon conocidos en Ef- 
paña , y no inconexos con la 
jurifdicion de Malaga , que 
enlaza aqui el Autor 5 pues 
los Bajiitanos abrazaban def- 
de cerca de Jaén , por Baza y 
Guadix hafta el Mediterra- 
neo,como fe dijo en el tom.5. 
y afsi parece que Leovigildo 
defalojó a los Romanos de 
efte territorio , y del de Ma- 
laga. 

2 Lo mifmo fucede en 
Ajinada (que menciona al 
año 571.) Los MSS. y aun 
iVafeo la proponen afsi. Ma- 
riana en la Hiftoria Latina, 
exprelTa Ajsidonia , y en la 
Caftellana del año i6oi.(que 

Tom,VL 



405 

es de la que yo ufo) pone á 
Medina Sidonia. La afinidad 
de Afinoda y Afidona , y el 
que folo efta ultima es la co- 
nocida , facilitan que diga- 
mos fer inverfion de Copian-i 
tes la lección de Ajinada , y^ 
que debe Qnt^nátiÍQ, AJidana, 
Ciudad antiquifsima , antes 
Epifcopal , llamada hoy Me- 
dina-Sidonia, Capital del Du- 
cado de fu nombren y á quien 
conviene bien lo que dice el 
Biclarenfe de íer muy fuerte, 
pues la favorece la fituacion, 
que efta en baftante altura; 
lo que obligo a que folo por 
traición de Framidanco (afsi 
le nombran Vafeo, Morales, y 
Mariana) pudiefle fer toma- 
da. 

3 En el año 572. mencio- 
na la voz Aragonés , ó fegun 
la Edición de Canifio Arrago- 
nes. Convengo con Vafeo, en 
que hay errata ; porque refi- 
riendo San Ifidoro efta guerra 
del Rey Suevo Miro, nombra 
á eftos Pueblos Riiccones , eti 
la Edición Real. Don Rodrigo 
Ruchones. En el margen dcí 
Tudenfe , fe lee Vafcones 
(pag. 42. ÍÍ7W.4. Hifp. ilhifir.) 
Viendo pues que la voz Ara-^ 
gones no fe puede entender 
por lo mifmo que Aragonefes 
(por mas que diga Bivar fobre 
Máximo pag. 571.) y que fe 
Ce 3 ha- 



40^ Ef[dfid Sagrada, Trat.é. Jpend. 7X. 



halla otra lección en diferen- 
tes Hillorias 5 no podemos 
autorizar la propuefta, ni re- 
ducirla 5 (i no equivale a Vaf- 
cones y ó á Ruccones , que Ma- 
riana entiende de la Rioja, 
y Ortelio pufo entre los Pue- 
blos inciertos. 

4 En el año 573. nombra 
á Sab.iria , como fe lee co- 
munmente. El Código Com- 
piutenfe, y el de Mariana al 
inru-gen, ponen Saparia. De 
Sabaria, confíeflan Morales, y 
Mariana no faberfe la reduc- 
ción, líivar (fobre Máximo 
pag. 562.) quiere que fe lea 
Nabar i a , entendiendo por 
ello a Navarra. Vafeo dudó, 
íi deberla leerle Sahaudia (ef- 



ciuntur, tom. i . Scriptor.Franc. 
p-ig.J'i,^' Erta lección de Sua- 
via me parece viciada , y fer 
veíligio de las precedentes: 
pero fm mejores tcftimonios 
no me pcrfuadiré, á que Leo- 
vi gildo llegaíTe á la S aboya, 
atravefando la Vicnenfc (que 
hoy llamamos Delphinado) 
donde no confta que tuvicf- 
fen dominio los Godos, ni hay 
MS. antiguo que autorice el 
Sabaudia, y menos del Naba- 
ria : y aísi parece todo volun- 
tario. 

5 Yo me perfuado, a que 
Sabaria, denota Ciudad y ter- 
ritorio de Efpana; porque to- 
do el contexto del Biclarenfe 
indica efto , en vifta de que 
to es la Saboya) como efcribió antes y defpues trata de co- 
DiegoValera 5 en cuya fupo- fas de Efpaña , 'concluvendo 



íiclon corrigió el Sabandria, 
(que fe lee en Don Alfon fo de 
Cartagena cap. 26.) fubftitu- 
ycndo Sabaudia. En Don Ro- 
drigo Sánchez de Arevalo 
cap. 19. no folo hallamos Sa-, 
baudia , fino determinación á 
las Gallas, pues dice : Sabau- 
diam, 0^ nonriullas alias Gullia 
Urbes , Ó^c. Fredegario en el 
Epitome dclTuuoncnfe dice 
que Leovigildo fugeto a co- 
das las Galicias , y las Sua- 
vias : A Leuviido (efto es Leo- 
vigildo) Suavia Ó' omnes Gal- 
lina £otcJ2atí Gothorumfubjí- 



con decir, que Leovigildo lo- 
gró paz en el año de 578. por 
haver extinguido todos los 
rebeldes de eíle Reyno : y 
halla mi;cho defpues no íe 
ve paílb alguno por las Ga- 
llas. No confta ndo pues mo- 
vimiento por alii , y Cabiendo 
que en Eípaña les faltaba mu- 
cho que conquiftar á los Go- 
dos anteccilbrcs ( y íi"n a 
Lcovigild(i delpucs de rendir 
a Sabaria) me inclino á que la 
debemos fuponer dentro de 
las Eípañas. 

6 Pero dónde í El Dodlor 

'Tu- 



®¿'/ 'Bicl aren/e il u/Irado. 



Tutor (en la Hiftoria de las 
dos Numancias lib.2. cap. 7. y 
íig.) quiere que donde hoy 
Soria. Pero como no alega 
documentos auténticos , no 
podemos condefcender : pa- 
reciendo mucho mas arregla- 
do , recurrir á la parte orien- 
tal de Salamanca , poco mas 
de cinco leguas, donde la co- 
loca el Itinerario de An toni- 
no j pues á XXI. Millas de Sa- 
lamanca , caminando á Sego- 
bia pone a Sibaria , que es la 
lección común , pero Wefe- 
lingio (en las Notas íobre el 
Itinerario) previene que otros 
Códigos dicen Sabaria : en 
cuya íupoíicion tenemos den- 
tro de Efpaña población de 
efte nombre , y en un fitio 
oportuno para que Leovigil- 
do dilataííe por alli fu domi- 
nio , pues vemos , que antes 
110 fe extendían los Godos 
por las partes confinantes con 
los Suevos , eílo es , por lo 
cercano al Duero , ni por la 
Rioja , y afsi convino que 
Leovigildo fe fueíTe apode- 
rando de Caftilla la Vieja, pa- 
ra paíTar defpues , como paf- 
só , al territorio de los Sue- 
vos. 

7 En vifta de que Anto- 
nino pone en tierra de Sala- 
manca á Sabaria , y que por 
allí pone también Ptolomeo 



407 

a Sarabris , es muy de rece- 
lar que denote una mifma 
Población , trafmutadas las 
letras 5 pues tenemos prueba 
de femejantes erratas en Pto- 
lomeo , como v.g. en lugar de 
Segifamon ( de que hablare- 
mos luego) pone Setifacon 
en los mifmos Murbogos en 
que Plinio pone a Segifamon; 
pues como notó bien Zurita, 
(fobre el Itinerario) los Tur- 
modigos de Plinio fon los 
Murbogos de Piolomeo;y alli 
mifmo previene Zurita , que 
en Ptolomeo debe leerfe Se- 
gifamon por Setifamon.A efte 
modo el Sabaria de Antoni- 
no parece fer lo mifm.o que el 
Sarabris de Ptolomeo , pues 
efte la Junta con Sentica , y lo 
mifmo Antonino , que foio 
mezcla entre una , y otra á 
Salar/ianca. 

8 A los del territorio de 
Sabaria los llamaban Sabos-y 
pues el leerfe Sapos en nuef- 
tro Autor es confequencia de 
los que efcribieron Saparia: 
pero es mas autorizada la voz 
Sabaria , hallándole en la edi- 
ción Real de S. Ifidóro , en 
Canifio , en Efcaligero , en 
Vafeo , en Morales , Mariana, 
&c. y fi de Saparia facaron 
Sapos , deduciremos Sabos de 
Sabaria. González , fobre el 
Concilio de Eliberi , y Vvcfe- 
Cc 4 lin- 



40 8 E/paña Sagr acia . 

ling en el lugar citado , fi- 
gurcron la lección vulgar de 
que el Obifpo Januario , que 
firmó en el Concilio de Eli- 
beri , era Sibarienfe : pero los 
MSS. que alega Mendoza, 
(fobre aquella firma) no po- 
nen Sibarienfe , fino Salarien- 
fe. González recurre para Si- 
barienfe á Códigos los mas 
correaos de aquel Synodo. 
Ni uno , ni otro expreíTan 
qué Códigos fon eílos tan 
opueftos. Lo que yo he vifto 
en el Efcorial , es que el Vi- 
gilano pone de Fiblaris : el 
Emiliancnfe , y otro Gothico, 
graduado con el numero 12. 
de Fiblaria , como los Tole- 
danos, que cita con expref- 
íion Mendoza. Loayía impri- 
mió Salaria en el texto , co- 
mo antes Surio al margen : y 
o bien fea Salarienfe , Fibla- 
rienfe , ó Fibularienfe , fe in- 
fiere de cfto mifmo , que no 
puede reduciríe a nueftra Sa- 
baria aquella Silla ; ni Saba- 
ria á Salaria , porque no hay 
teítimonio para efto. 

9 En el año figuiente, 
'574. dice el Autor que Leo- 
vigildo entró en la Canta- 
bria , paíTando á cuchillo á 
los que turbaban la Provin- 
cia ; tomó á Atnaya , y fe apo- 
dero de las riquezas de ios 
Cántabros , quedando Señor 



Trat.'óJpendAX. 

del territorio. Sobre efto fe 
ofrecía largo campo , fi no 
eftuvieramos reducidos al de 
unas puras Notas. La parte 
de Cantabria en que entró 
Leovigildo , alcanzó fegun S. 
Braulio en la Vida de S. Mi- 
llán , gran porción del terri- 
torio donde vivia el Santo, 
pues profetizando la deftruc- 
cion de la Cantabria , y def- 
preciando el anuncio uno que 
fe llamaba Abundancio , aña- 
de murió luego en la inva- 
fion de Leovigildo : Gladio 
vindice Leuvigildi ejl inte- 
remptus. §. 26. 

10 Según la mención de 
Amaya , que hace aqui el 
Biclarenfe , fe infiere que ef- 
te lugar era de la Cantabria.- 
Zurita en la Defcripcion de 
efia Provincia dejó en blan- 
co la explicación de la fitua- 
cion de efte lugar. Morales 
le pone con mucha generali- 
dad entre Burgos y León.- 
(lib. 12. c. 63.) Yo he eftado 
en él , pues no difta mas que 
tres leguas de mi Lugar. 
Mantiene el nombre de Ama- 
ya , y eftá a la falda de una 
peña del mifmo nombre , de 
tan mala calidad , que la tcm- 
pcftad que fale, ó paila por a- 
lli,es íicmpre perjudicial a los 
campos. En lo alto de aque- 
lla peña hay una llanura ca- 
paz 



uJel jJicUrerife ilujiraao. 



40 p 



paz de una Ciudad muy po- 
pulofa '■, y la huvo en lo anti- 
guo , como fe vé por fus rui- 
nas , manteniendofe porción 
del Cadillo , y fembrado to- 
do el campo de diverfos vef- 
tigios , no folo defde fu ref- 
tauracion , fino del tiempo de 
los Romanos , pues recogí 
alii Monedas Confulares y 
Imperiales, que hallan los La- 
bradores y Paftores. Siem- 
brafe hoy el terreno (que es 
como una gran Mefa) tan ef- 
carpado e inaccefsible , que 
la mifma naturaleza parece 
que fe empeñó en formar 
unos Muros de circunvala- 
ción inconquiftables , pues 
folo por el lado, en cuya fal- 
da eftá hoy el Lugar , podia 
haver entrada , mas por tanto 
mira acia alli el Caftillo. La 
fortaleza en que la Naturale- 
za pufo aquel íitio , movió 
a los antiguos Efpañoles a 
fundar alli 5 y con razón fe 
pudo explicar por triunfo de 
Leovigildo el haverla rendi- 
do , pues fi tuviera dentro vi- 
veres y Soldados competen- 
tes , era empeño aun para 
nueftros dias. 

II Su fituacion es á nue- 
ve leguas mas allá de Burgos 
al Noroefte : y defde alii em- 
pieza ya la tierra á fer mon- 
tuofa ; de fuerte que miradas 



las llanuras que preceden , y 
las afperezas que fe figuen, 
me perfuado. fer aquel el 
principio y límite meridional 
de la Cantabria por la parte 
que mira al nacimiento del 
Ebro 5 porque las flientes de 
efte caen al Norte de Amaya, 
una jornada mas á dentro, 
arrimadas a Reynofa , y dif- 
tantesde ella poco mas de im 
quarto de legua. Sabiendo 
pues por Plinio , que el Ebro 
nace en los Cántabros , y por 
Ptolomeo , que nace en el 
mediodía de los Cántabros, 
(pag. 1^1. de la edic. de Baji- 
léa G, L. ) no fe puede dudar, 
que era legitima Cantabria 
lo que eílá al Norte de Fonti-, 
bre y de Reynofa. 

12 Y añado (por haver 
pifado aquello) que la famofa 
Juliobriga , junto a quien dice 
Plinio lib. 3. í:. 3. que nace el 
Ebro , eftuvo de la parte de 
acá del Rio, media legua cor- 
ta de Reynofa , á fu medio- 
día , en un altillo , en que me 
pareció aun defde lejos , que 
era íitio proprio para Pobla- 
ción , fegun el genio de los 
antiguos , que bufcaban altu- 
ras para fus Ciudades , en cu- 
ya conformidad parece haver 
dicho elP.edenror : Nonpotejl 
Civitas abfcondifupra montem 
pojíta. De hecho informándo- 
me 



4 1 o Efpaña Sagrada, Trat. 6 . Apend. IX. 

me de los Payfanos , halle colocó qaarcnta leguas dif- 
fcr verdad lo que yo imagi- tante de Fontibre. 
naba, pues ea aquel mif¡no Volviendo á nucítraAma- 
fitio fe mantienen veftigios ya , y á que era ya parte de 
de antigüedad Romana , ha- Cantabria , añado para fu 
llandofe Monedas , que reco- apoyo , que a quatro leguas 
gi,y una Infcripcion de Conf- antes , y á fu mediodía , cftá 
tantino M. que copie ( puefta el Lugar Segi/amo , ó Segi/'a- 
hoy en Reynofa en la Efcale- ma, donde Augufto pulo tus 
ra de una Cafa del Marqués Reales al empezar la guerra 
de Villa-Torre) que tiene los contra los Cántabros , como 
dictados, Pío , ALixhno j/em- refieren Floro , y Oroíio. La 
per Augufio. Juntando pues el íituacion de efte Lugar Scgi- 
dicho de Plinio , fobre que el Tamo (mencionado por Plinio 
Ebro nacía en la Cantabria en los Tlí/rwíJ^r^oj) fe halla ya 
junto a Juliobriga , y hallan- del todo averiguada en fuer- 
do veíligios de Población an- za de una Infcripcion que en- 
tigua en íitio tan proporcio- contrc yo en él , donde fe 
nado , como es el que hoy expreíla el mifmo nombre de 
llaman Retortillo , me inclino Segifamonenfes que propone 
á que fue aquel el de Julio- Plinio , cuyo tenor es eíle: 
brigajynodondeOrtelio la 

A. 

STA 

..ONI SEGI 

SAMONENSIVM 
A ELI VS MARI 
TIMVS B.FJCOS 

E X E D R A M 

C V M B A SI 

O ^ F C 

13 Eft^ al principio y al 10 cXnomhitác los Segif amo- 
nio mal conícrvada , pero cía- nenfes , y que (¡x£//í> Mariti^ 

mo, 

{ 



T)el 'Bldárcnfe ih/Iíiulo, 



411 



mo , Beiiejiciarlo del Conjul^ 
cuido que de fu dinero fe hicief- 
fe un afsiento publico (que po- 
demos llamar Cathcdra , ó 
Pulpito) con fu bafa. Las ci- 
fras con que fe denotaba el 
cargo de Beneficiario del 
Confuí B. F. COS. fon baf- 
tantemente ufadas en otras 
Infcripciones , como verás en 
Grevio {p¿ig.^. n.j.pag.S. n.6. 

10. También fe hallan algu- 
nas con el cargo de Benefi- 
ciario del Pretor B. F. PR. y 
Beneficiario del Tribuno B. F. 
TRIB. como verás en los lu- 
gares que cita el mifmo Gre- 
vio pag. 96. del tomo 4. de las 
Infcripciones Romanas : en 
que no necefsitamos detener- 
nos , pues bafta lo citado pa- 
ra apoyo de las cifras de 
nueílra Piedra. El apellido de 
Marítimo fe halla también en 
otras. Efta Piedra es de Mar- 
mol blanco , y fervia de cu- 
brir parte de una Sepultura en 
la Iglefia : pero perfuadi al 
Vicario D. Juan Antonio del 
Corral , que la colocaíTe en 
la pared dentro de una Capi- 
lla , que tiene Rejas, para que 
no fe defgraciaffe. Llamafle 
el Lugar Safamon , feis leguas 
de Burgos al Noroeftc , y 
quatro cortas de Amaya 5 fi- 
lio oportuno para que Au- 



guílo pufieíTc alli fns P^ealcs, 
por fer frontera de las Cueí- 
tas que eran principio de los 
Cántabros, y juntamente por- 
que , como efcribe Orofio, 
eílos pueblos Turmodigos 
eran unos de los que los Cán- 
tabros infeftaban ; y afsi era 
muy proprio que el Cefar em- 
pezaííe defde alli la guerra: 
de lo que fe infiere , fer lo 
mifmo el Segifama de Orofio 
que el Sesjifamon de Antoni- 
no , y Plinio , pues convie- 
nen los Turmodigos (en que 
Plinio coloca á eíle Ingar) con 
los que Orofio dice inquie- 
tados por los Cántabros : pu- 
diendofe folo dudar , fi los 
Reales de Auguílo fe pufie- 
ron en Safamon , ó en Segifa- 
ma Julia : aunque la fituacion 
de Safamon es muy oportuna 
para el cafo , por lo que fe ha 
propuefto. Juntamente fe tie- 
ne una eftacion fija para inte- 
ligencia del Itinerario de An- 
tcnino , pues á eílc Safimon 
conviene la diílancia de 47. 
millas en que le fepára de 
Virovefca , hoy Briviefca. 

Y ya que tocamos eñe 
punto, quiero añadir otra in- 
figne Infcripcion , que no ha 
fido conocida por nueftros 
Efcritores , á caufa de ha- 
verfe defcubierto moderna- 
mente en Roma en ei año 

d¿ 



E/pana Sagrada. Trdt»6, jpevd. ÍX. 



412 

de 1727. por diligencia del 
Em. Cardenal de Polignac,co- 
mo refiere Muratori en la pag. 



CCCXXVII. del Nuevo Thc^ 
foro de Infcripciones , num.7. 
y dice afsi; 



D. M. 

PHOEBVS 

QJ/i. ET. TORMOGVS 

HISPANVS 

NATVS SEGISAMO 

NE III. K MARTIAS 

C. BELLICIO TORQJ/A 

TO. TI. CLAVDIO 

ATTICO. HERODE COS 

DEFVNCTVS II 1 1. 

NONAS AVGVSTAS 

Q,MVSTIO PRISCO 

M. PONTIO. LAELIANO 

COS 

PHOEBION ET PRIMI 

CENIA, FILIO. KARISSI 

MO FILIO DVLCISSI 

MO FECERUNT. 



Sobre los Confules menciona- 
dos , (que no fe leen en los 
Faftos ordinarios) veafe Mu- 
ratori, pag. cccxxxv. Pero no 
previno nada fobre la patria 
de cfte Efpañol, acafo porque 
no fupo la fituacion del lu- 
gar donde nació Phcebo Tor^ 



mogo , que fue el Safamon , de 
que hablamos 5 y paflando á 
Roma con fus Padres Phoc- 
bion y Primigenia , murió 

14 De todo efto fe infie- 
re , que Amaya (fita junto á 
Safamon) era ya parte de 

Can- 



Del 'Bídaren/e ilujlrado. 



413 



Cantabria , como ílgnifica el 
Biclarenfc: y que digna mente 
fe menciona entre las Con- 
cjuiftas de Leovigildo , por 
fer difícil fu rendición 5 mo- 
tivo qne indujo al Rey D. 
Ordeño I. á reftaurar y po- 
blar eíla fortaleza contra las 
invafiones de los Moros, co- 
mo refieren losChronicones 
antiguos , aunque algunos 
tienen errado el numero de 
la Era , reduciéndola á un 
año en que no reynaba nin- 
gún Ordoño 5 y folo los Ana- 
les Compoílelanos van con- 
formes con la Época de D. 
Ordoño I. poniendo el año 
860. Era DCCCXCVIII. po- 
^ulavit Rodericus Comes Ama- 
yam mandato Ordonij Regís. 

15 En el año 574. dice el 
Biclarenfe , que entró Leo- 
vigildo en los Monees Are- 
^enfes. Morales y Mariana en 
la hiftoria , puíieron Ageren- 
Jes. El primero confieíTa , que 
no fabe íli fituacion : el íe- 
gundo los pone en la Aquita- 
»ia,junto a laCiudad de Agenj 
jnovido , fegun creo , por la 
alufion del nombre. Pero ni 
los Códigos dicen Agerenfes, 
fino Aregcnfes , ni tenemos 
fundan:ier:ro para poner á 
Leovigildo conqniílando en 
las G alias , efpccialmente por 
aquel año , en que todavia no 



tenia pacificada a Efpaña. S. 
líidoro menciona entre las 
conquiftas de efte Rey á A^-re- 
gia , como fe lee en la edi- 
ción Real 5 y no hizo bien 
Morales en aplicar efte nom- 
bre al fuceflb antecedente de 
Amaya s fiendo proprio de la 
expedición prefente 5 pues de 
Aregia proviene el nombre 
de los montes Aregenfes , íin 
que pueda confiindiríe con 
Cantabria , ni Amaya. Orte- 
lio en la Tabla de laElpaña 
antigua pone al Oriente de 
León , y no lejos de aquella 
Ciudad , á Aregia. No da ra- 
zón , ni hay mucho que fiar 
en aquel Mapa : y afsi lo de- 
jaremos fobre fu palabra^pues 
parece le favorece , ver que 
en el año figuiente empezó 
Leovigildo á en tr arfe en los 
términos de Galicia, turban- 
do la jurifdicion de los Sue- 
vos , como teftifica el Bicla- 
renfe. 

16 En el año 577. dice 
el Autor , que Leovigildo fe 
apoderó de las Ciudades y 
Caftillos del Orofpeda , <]ue 
fon unos Montes muy dilata- 
dos , cuya cordillera palTa 
á^íáe, Molina de Aragón, y 
Cuenca , halla el Eftrccho, 
atravefando por los Reynes 
de Murcia y de Granada', fe- 
gun las conquiftas anteriores 

de 



414- EfpdHa Sagrada. Trat,6. Apend, IX. - 



de la tierra de Baza y Mala- 
ga, parece que ella fe debe 
conrraher a los términos de 
Alcaraz , Cazorla , y fus con- 
fines , donde en el tomo 5. 
pag.32.digimos queelOrof- 
peda gozaba principalmente 
de aquel nombre. 

17 En el año de 578. dice 
elBiclarcnfe, que fundó Lco- 
vigildo la Ciudad , que por el 
nombre de fu hijo Recaredo, 
fe Hamo Rccopolis. Guian- 
dofe algunos por la alufion 
de los nombres , recurrieron 
á Ripóll en Cataluña , cerca 
del Pyrinco, fobre Viqus: pe- 
ro contra efto milita el Bicla- 
renfc , que dice eftaba en la 
Celtiberia. Morales dio por 
cierto , que eíluvo junto á 
Almonacid de Zurita donde 
fe junta con Tajo el Rio Gua- 
diela. No alega fundamentos, 
pero en aquel fitio (erto es, 
poco mas arriba de juntarfe 
Guadicla con el Tajo) fe lee 
en el Mapa del Obifpado de 
Cuenca un fitio que mantiene 
el nombre de Recopolis , entre 
Sacedon , y Sayatón , á la ri- 
bera oriental del Rio Tajo; 
donde también la coloca el 
Moro Rafis : en el tiempo de 
cuyo efcrito , eílo es en el 
año de 977. parece que exif- 
tia aquella Ciudad , pues di- 
ce , hablando de ella en la 



Dcfcripcion de Efpaña: „ La 
,, Cidad de Rocapcl es muy 
,, fermofa , é muy buena , e 
„ muy viciofa de todas las 
„ cofas de que ios omes fe 
,, han de mantener. Luego 
añade que Zorita parte ter- 
mino con Rocapel , y que 
aquella: „ Es fuerte Cida , e 
„ muy alta , e ficieronla de 
,, las piedras de Rocapel, que 
,, las hay muy buenas en un 
,, rio que llaman Guadielas. 
Todo efto mueftra, que Rc- 
copolis fue diverfa , pero cer- 
cana de Zurita , como corref- 
ponde al fitio feñalado. 

18 Al año 581. dice el 
Autor , que Leovigildo ocu- 
pó parte de la Vafconia , y 
que edificó la Ciudad llama- 
da ViBoriacum. Henrique Ca- 
nifio imprimió la voz Vito- 
ria •■, pero los MSS. de Maria- 
na , y de Toledo , ponen Vic- 
toriacum , como el de Vafeo. 
El Complutenfe tiene Vióio- 
riaco. Morales conviene con 
el nombre Vicloriaco : pero 
culpa á Vafeo , de que atri- 
buyeíTe al Biclarenfe la fun- 
dación de efta Ciudad en los 
Vafcones , fiendo afsi , dice, 
que en el efta muy claro ha- 
ver fido fundada en Italia, 
por Autharico Rey de los 
Longobardos. Efto prueba, 
que Morales tuvo un Codíí^o 

di- 



■Del Ciclaren/e ihijlrado, 

diminuto en efta parte , donde 
no bavia ciauíuias que 



ciivi- 
dieflen la relación rreccden- 



te de Autharico , de ia funda- 
ción de Vidoriaco-: y por tan- 
to atribu^'-ó al Longobardo lo 
que fue proprio del Viíigodo. de n explicación. 
Pero no fe puede dudar , que 



4M 

Su ftuacion fue junto al Rho- 
dano no lejos de Ni/mes acia 
Arles. 

Los demás Lugares y Pro- 
vincias que cita el Biclarenfe, 
ío n tan famofos , que no pi-. 



Vafeo citó bien , pues los Có- 
digos convienen en el hecho, 
perreras fobre el año de 
580. dice que Vicloriaco es 
la que hoy llamamos Vitoria 
en la Provincia de Alaba. A 
efto parece que favorece, de- 
cir el Biclarenfc que era par- 
te de Vafconia , coníideran- 
do eíla voz en el fentido en 
que Avieno dijo del Ebro, 
defcender y correr por los 
Vafcones. 

ig Finalmente al año de 
585. menciona el Autor la 



NOTA ULTIMA. 

Sobre el Conciliábulo de ¡os 

Árlanos en Toledo , tenido 

en el año de 580. 

Enrique Caniíio, afsi 
en el Prologo , co- 
mo en el margen del ano 
580. nota fer lugar cbfcuro 
el que trata del Concilio , ó 
Conciliábulo , de los Go- 
dos Árlanos en Toledo ? no 
folo por la mala aplicación 
de los términos , Romana Re- 
ligión , y Fe Carbólica , (que 



que entonces 
herecia 



corrigieren 



antigua 



fortaleza de Ugerno. Canifio fe contradiftinguen alli , apli- 
imprimió Hodierno eneltex- cando el ultimo a la hcregia 
to,poniendo al margen Uger- de Ario) fino por lo que aña- 
no, que es la Lección de Ma- de el Biclarenfe , diciendo, 
riana en fu MS. y en la hifto- 
ria. En otro MS. de Marcos 
Velfero (citado por Wefeling 
en las notas al Itinerario de 
Burdeos á Gerufalen , fobre 
la palabra Ponte Aerariu-m) fe 
éfcribe el mifmo Ugerno. 
También fe lee efta voz en la 
Tabla Peutingeriana , en Ef- 
trabón , y en otros , por lo 



la 
con otro 
nuevo error. Veanfe fus pa- 
labras. 

2 Es cierto que parece 
bien obfcuro aquel paila ge: 
pero lo que mira á la expref- 
fion de Religión Romana, 
contrapueíta á laCatholica, 
no debe embarazarnos, fupo- 
que la colocamos en el texto, niendo como debemos fupo- 

ner^ 



é^i6 Bf^uma Sagrctda, 

ner , qnc aquella claufula no 
es m.iiúfcftativa de la mente 
del Biclauenfe , fino relación 
que hace de lo decretado por 
los Obifpos Árlanos en fu 
junta , como confta por fu 
mifmo Elcrito. Supucfto pues, 
que aquellas fon palabras de 
los Hereges , no debemos ef- 
trañar que fu arrogancia in- 
tentafle colorear los errores 
con el honrofo titulo de fer 
íu Fe la Catholica , aplicando 
á la nueftra el nombre de Ro- 
mana. La razón es , porque 
como el intento era engañar; 
convenía a fu depravado fin 
Ja atribución de íer ellos los 
Catholicos. 

3 No diftinguiendo algu- 
nos , que aquella claufula fue 
didada por los Arianos , pa- 
rece que fe movieron á po- 
ner pollui , donde fe lee abluid 
juzgando que la acción de 
paíTarfe á la comunión de los 
he reges , no limpiaba , fino 
manchaba Pero aunque en 
realidad era gravil'sima man- 
cha ; con todo eflb debemos 
leer abluí : porque el Ariano 
(cuya es aquella voz) no po- 
día ufar de la ácpollui : y afsi 
diftinguiendo el que habla 
alli , (que es el Conciliábulo 
de los hereges) no podemos 
alterar la lección , fino darla 
como propone el texto. 



Ti'at,6.Jpcm!.IX, 

4 La mayor duda es ex- 
plicar , en que eltuvo el nue- 
vo error , con que fe emendo 
la heregia antigua : pues fe- 
gun el modo de hablar del 
Biclarenfe , fe incluyó en lo 
decretado : y cfto precifa- 
mente fe reduce á que no fea 
bautizado el Catholico que 
fe paíTaíf^ á ellos , fino reci- 
bido por la impoficion de las 
manos , por la comunión , y 
dando gloria al Padre por el 
Hijo en el Efpiritu Santo : lo 
que fegun el Biclarenfe hizo 
apoftatar á muchos : pero la 
duda efta en defcubrir , que 
error nuevo hay en efto? Ca- 
nifio fe inclinó á que no hay 
en ello nuevo dogma : fino 
nueva ocafion de errar : por- 
que quitado por los Hereges 
el rebautizar á los Catholi- 
cos , apoílataron muchos : y 
afsi pudo llamar fe nuevo 
error ocafional , efto es , nue- 
va ocafion de errar. Podemos 
añadir , que huvo en la rea- 
lidad nuevo error , en decir 
que el Catholico apoftata ne- 
cefsitaba fer purificado por 
la impoficion de las manos 
y por la comunión de los he- 
reges , como alli decretaron; 
Deberé per mánus impojttio- 
nem , O" coviviunionis pcrcep-* 
tionern abluí. Pero en donde 
parece que cftuvo la mayor 



Del 'Bidarenfe ilv/lrado. 



añil cía y novedad de fu error 
fue en lo que mira a la cx- 
prefsion del Myílerio de la 
Santifsima Trinidad,como in- 
fiero de que al convertir fe 
aquellos mifmos Obifpos,que 
formaron el Conciliábulo, pu- 
íieron la mayor fuerza , y 
contracción en las voces con 
que explicaron el myfterio, 
diciendo en el tit. i6. de los 
anathemas que fe leen al 
principio del Concilio III. 
de Toledo : Quicumque libel- 
lum detejlabilem duodécimo an- 
no Leovigildi Regís d nobis edi- 
tum y in quo continetur Roma- 
norum ad hcerejim Arianam 
traduBiOy & in quo Gloria Pa- 
tri per Filíum in Spiritu Sane- 
to malé d nobis injiituta conti- 
netur , hunc líbellumji quis pro 
vero habuerit , anathema fit in 
aternum. Aquí ves que re- 
Capitulando lo que hicieron 
en el Conciliábulo de Tole- 
do , expreffan la mala decla- 
ración del myfterio Deifico: 
y por tanto parece fe incluyó 
en efto la novedad de fu 
error. 

5 Para explicar efto de- 
bemos renovar la memoria 
del error que en aquel Siglo 
VI. andaba por Galicia, re- 
bautizandofe algunos que a- 
poftataban á los Árlanos, y 
diciendo Gloria Patri ^ Fi- 

tomyi. 



'417 

lio , Spiritrd SanBo , como fe 
lee en la Epiftola de Vigilio 
á Profaturo tit. 2. y 3. donde 
vemos que feparaban las per- 
fonas Divinas en la 2:lorifica- 
cion : y ello pradicaban los 
Godos , como prueban los 
anathemas que ellos mifinos 
fulminaron en el Concilio III. 
de Toledo , diciendo en el 
tit. 12. Quicumque Patrem O* 
Filium O" Spiritum Sandum 
honor e & gloria C^ divinitate 
feparat O' disjungit , anathe- 
ma Jit. Y en el tit. 13. Qui- 
cumque Filium Dei &" Spiri- 
tum Sanóium cum Patre nott 
crediderit ejfe glorijicandos & 
honorandos , anathema Jit, Se-, 
gun efto no unian los Godos 
en el hymno de glorificación 
á las tres Perfonas Divinas: 
lo que era muy íeníible para 
los Catholicos: y viendo Leo- 
vigildo que eftos feguian el 
partido de fu hijo S. Herme- 
negildo por motivo de reli- 
gión , mandó a los Obifpos 
Árlanos que fe juntaíTen , y 
corrigieífen el error de fepa- 
rar las perfonas , uniéndolas 
de un modo que pudieíTe alur 
cinar á los Catholicos , di- 
ciendo Gloria Patri per Fi- 
lium in Spiritu Sanóio , lo que 
realmente es error , y nuevo 
para los que antes decian el 
Gloria Patri fm copulativas: 
Dd pu- 



4 1 8 Efpjjía Sagrada, Trat. 6 . /ipe?uLl7^. 

pud'.endofc añadir que Leo- ñas en la Glorificación. Y íl 
vigildo ingirió en ellas pala- 
bras fu nuevo error de que 
el Elpiritu Santo no era Dios, 
como refiere el Turonenfe 
lib.6. num.iS. Spiritum Sane- 
tiim Deum penitus ejfe non cre- 
do , lo que acalb intento de- 
notar por la particula in Spi- 
ritu Sanólo , queriéndole pu- 
blicar criatura , pues no le 
daba gloria como al Padre, 
íino gloria al Padre en el Ef- 
piritií Santo. 

6 De todo efto inferimos, 

que el nuevo error con que 
los Godos Arianos corrigie- 

ron fu heregia antigua , cllu- 
vo en difponer el hymno de 
Glorificación (efto es , el Glo- 
ria Patri) de un modo que 

parecía fer proteftativo de la 

igualdad de las tres Divinas 

Perlonas , no lo fiendo en 

realidad , pues ó intentaron 

negar por aquella expreísion 

la Divinidad del Efpiritu San- 
to (como la negó el Rey) ó 

recurrieron á las voces de 

que ufaban los Arianos con- 
tra la confubftancialidad del 

Hijo con el Padre , por medio 

del Gloria Patri per Filium: 

y efto aunque en los Arianos 

c^e otras partes era error an- 
tiguo , no lo era entre los 

Arianos de Efjwña , que no 

wfun las tres Divinas Pcrlo- 



aun nii-.guna folncionde eftas 
aquietare , lera bien recibido 
el que de otra mejor, 

7 Perreras dice , que con- 
currieron á efte Synodo to- 
dos h)s Obifpos, alsi Arianos, 
como Catholicos. No tiene 
razón en efto , pues el Bicla- 
renlb lo contrahe á los Aria- 
nos : Epifcoporurn Se¿Ía Aria- 
na : y ellos mifmos en las pa- 
labras que fe acaban de po- 
ner , dicen d nobis editum. Y 
lo mas eftraño es, que en apo- 
yo de fu dicho alega al Bicla- 
renfe , v al anathematifmo 
1 6. del Concilio III. de Tole- 
do , (que es el propuefto en 
el num 4.) por el qual fe prue- 
ba , que concurrieron folar 
mente los Arianos. 

8 De rcfulta de aquel 
Synodo figuieron el Partida 
del Rey muchos de los nuel- 
tros : pero como añade el Bi- 
clarenfe , mas fue por ambi- 
ción , que por extorfion : y 
afsi de aqui no fe prueba que 
concurrieftcn al Conciliábulo 
los Catholicos ; pues aun los 
apoftaras fueron engañados 
de refulta de lo decretado ; y 
no por creer que aquella era 
la verdadera Fe , fino por go- 
zar de los honores y oro que 
el Rey les ofrccia , como di- 
cen el Biclarcufc v S. Ifidoro. 
APEN- 



Continuación del'Biclarenfe. 41^ 

APÉNDICE X. 

CONTINUACIÓN DEL CHRONICON 

del Biclarenfe, 

Hafta hoy no publicada, 

PREVENCIONES. 

EStc es uno de los Do- te luz de los Efcritos de ef-. 
cumentos que ofre- tos. 
ció publicar el Cardenal de 2 Quien fucíTe el Autor 
Aguirre (en la Noticia que del prefente documento no 
antepufo á la edición de los íe fabc : pero fegun el com- 
Concilios) y luego , no sé por puto de la Era Efpañola , y 
qué motivo , le omitió 5 ni ha los Reyes Godos , que men- 
llegado á mi noticia , que ciona , coníla que fue Efpa- 
otro alguno le haya dado á ñol , y que intentó enlazarfc 
luz , fiendo afsi, que tiene fo- con el Chronicon del Bicla- 
bre las utilidades generales renfe ; pues empezó por la 
de Efcritor coetáneo , las de muerte de Recaredo , en cu- 
poder juzgar de algunas ci- yo Reynado acaba aquella 
tas que fe hallan entre Auto- hiftoria. El tiempo que abra- 
res modernos, y efpccialmen- za efta , es de ciento y veinte 
te conocer el Efcrito original años , que huvo defde Rcca-, 
de quien fe valieron algunos redo haíla la vidoria de Eu- 
Efcritores antiguos, como en- don en los campos de Tolofa, 
tre noíotros el Pacenfe, que la qual fue en el año de 721. 
desfrutó efta Continuación, fegun los Analiftas Nazaria- 
ufando muchas veces aun de nos , y Petavianos , citados 
lo material de las voces : y por Pagi ( fobre aquel año 
como veras en la profecucion, num.v. ) y aun fe puede ale- 
íirve para aclarar algunos gar por el mifmo año el 
puntos de la hiftoria de líi- Chronicon Moifsiacenfe , que 
doro Pacenfe ,y de D. Ro- (fobre el año 715.) reduce 
drigoj recibiendo mutuamen- la toma de Narbona , y la ba- 

Dd2 ta- 



'4 2. o Efparía Sagrada, Trat. 6 . Apend, X. 

talla de Tolofa al ano nono fiieíTe alguno de los confumi- 
defpLies de la entrada de los dos en el incendio que pade- 
Saracencs en Efpaña , la qual " ' ''"' 



fue en el año 712. ( Era 750. 
fegun elPaccníe) y dardo 9. 
fobre 12. lale el 21. fin que 
lea neceíTario corregir el 9. 
en II. como \\\zo Marca lib. 
3. cap. I. nnm. 8. de fu Limi- 
te Hifpanico. Pero prcfcin- 
dicndo de las variedades, que 
hay fobre efto , confta haver 
florecido el Autor de efta 
Continuación por los años de 
720. y que acabó fu Obra 
treinta años antes que Ifido- 
ro Pacen fe , (con poca dife- 



C16 el Efcorial. 

4 Tiene efte Código de 
Mariana la erpeciaüdad de 
algunos Rcynados de los Go- 
dos , que no fe hallan en el 
Toledano de Pérez , ni aun 
fon de la mifma letra , con 
que fe hizo la primera Co- 
pia ■, fino ingeridos por mano 
de Mariana en todos los fi- 
tios , y claufulas donde pon- 
dremos las figuientes notas 
*^ * Pero no fe debe juzgar, 
que ello fueíTe interpolación 
voluntaria del referido Au- 



rencia) por lo qual le desfru- tor , fino incorporación de lo 
tó en quanto pertenece á la que halló en otro Código 



hiftoria de los Árabe ^ , que 
es el aílunto principal á que 
atendió efte Continuador,co- 
mo fe ve por el mifmo Docu- 
mento. 

3 Los Manufcritos de que 
me he valido fon el que fe 
guarda en la Santa Iglefia de 
Toledo , en la Colección del 
feñüi D. Juan Bautifta Pérez, 
y otro que ^v.o. del P. Juan de 
Mariana , ficado de uno Go- 
xKico Sor i enj c , como previno 
el mifmo Padre al margen, en 
una nota que cfcribió por fu 
mano , diciendo : Ex Códice 
vctti/io Gothico Sorienfi, Efte 
Gothico Sorienfe no se don- 
de para hoy : y recelo^ que 



mas completo , pues todas las 
claufulas , y en efpecial las 
del num. 43. mueftran no fer 
formadas por Mariana , en 
vifta de que ni concuerdan 
con íu